Home
  By Author [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Title [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Language
all Classics books content using ISYS

Download this book: [ ASCII | HTML | PDF ]

Look for this book on Amazon


We have new books nearly every day.
If you would like a news letter once a week or once a month
fill out this form and we will give you a summary of the books for that week or month by email.

Title: Historia de la célebre Reina de España Doña Juana, llamada vulgarmente, La Loca
Author: Anonymous
Language: Spanish
As this book started as an ASCII text book there are no pictures available.
Copyright Status: Not copyrighted in the United States. If you live elsewhere check the laws of your country before downloading this ebook. See comments about copyright issues at end of book.

*** Start of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Historia de la célebre Reina de España Doña Juana, llamada vulgarmente, La Loca" ***

This book is indexed by ISYS Web Indexing system to allow the reader find any word or number within the document.



[Nota del transcriptor: se conserva la ortografía del original.]

[Illustration]

                        HISTORIA
              DE LA CELEBRE REINA DE ESPAÑA
                       DOÑA JUANA,
                   LLAMADA VULGARMENTE
                        LA LOCA.

                         Madrid.
            IMPRENTA DE D. JOSÉ MARIA MARÉS,
          Corredera Baja de San Pablo, núm. 27.
                          1848.

       *       *       *       *       *



                    CAPITULO PRIMERO.

_De cuáles fueron los padres de Doña Juana la Loca, y las cosas que
pasaban en su palacio._


[Illustration]

Don Fernando y doña Isabel, célebres y nunca bien ponderados reyes
católicos, ocupaban los tronos de Aragon y Castilla, dando un ejemplo de
moralidad y sabiduría á toda su córte, y siendo estimados altamente, no
solo por la aristocrácia de su época, sino tambien por todos sus
súbditos. Muy agradecidos los régios esposos á las muestras de cariño
que estos continuamente les prodigaban, no podian menos de espresarles
su reconocimiento de una manera mas loable, porque estos monarcas no se
desdoraban de que cualquier vasallo hiciese parar su carruaje, aun en
los sitios mas públicos y concurridos, para prestar atencion á lo que
les quisiesen manifestar. No obstante de esto, siempre se ha conocido,
segun los historiadores, el no faltar nunca entre los palaciegos
aquellas comunes discordias y hablillas, hijas de la envidia. Ninguna
prueba que caracterice mas esta verdad, que la de que hallándose ya en
cinta la reina Isabel la Católica, comenzasen á propalar varios
personajes, entre los cuales se hallaba D. Enrique de Villena, que la
sucesion que esperaban no podia menos de ser bastarda; y esto lo
deducian de las varias escenas que habian presenciado en palacio. Mas
sin embargo de ser D. Fernando tan previsor, y de inspeccionar tanto las
cosas que le eran anejas, parece que estas voces las tomó por vagas, y
no se cuidó de ellas; asi es, que dichos personajes atribuian la
indolencia de D. Fernando en este punto, al miedo ó al escesivo amor que
profesaba á Doña Isabel, la cual unia á los vínculos de esposa, el ser
nieta de su hermano.

Miras particulares se llevaban el de Villena y otros en difundir por el
vulgo tales voces, pero miras que mas tarde fueron descubiertas por los
que mas le vendian amistad, declarando al soberano verbalmente los
proyectos concebidos por ellos, y mostrándole por escrito la
correspondencia que habian interceptado dirigida á D. Juan de Portugal,
á la cual contestó inmediatamente D. Fernando por medio de su enviado de
negocios, Lope de Alburquerque. No habiendo querido Don Juan de Portugal
dar audiencia al enviado de Castilla, y habiéndolo llegado á saber muy
pronto D. Fernando, montó en cólera de tal suerte, que nadie se atrevia
á dirigirle una palabra. Procuraban aplacarle en algunos momentos de
furia, pero todo era en vano; amenazaba que haria entender á sus
contrarios lo que merece el que agravia al monarca de Castilla, y que
mostraria cuán grandes eran sus fuerzas contra los que le enojaban.
Tampoco fueron bastantes á aplacar su ira los ruegos de su hermano D.
Pedro de Acuña, conde de Buendia, quien le protestaba no se irritase tan
terriblemente, que tal vez una fraguada noticia, como podia ser, fuera
el motivo del ludibrio y las imprecaciones que dirigia sin distincion de
parientes y amigos. Solo á las amonestaciones de un personage que por
respeto se calla, era á las que daba cabida el rey D. Fernando. Este
personaje se supo grangear su cariño por su bella cualidad, que era la
de todo adulador, logrando con sus palabras henchir el pecho del monarca
cada dia de mayor pasion. Aun la misma reina Isabel tuvo en muchas
ocasiones que valerse de este favorito para hablar con su real esposo.

Estos sucesos ocurrian en el palacio de la imperial Toledo, cuando dió á
luz la reina Isabel, el 6 de noviembre de 1479, á la princesa Doña Juana
de Castilla, muy parecida á su abuela Doña Juana, esposa de D. Juan III
de Aragon, segun afirma el autor de _las Reinas Católicas_.

El nombre de Doña Juana es el de uno de los monarcas que por mas largo
tiempo han figurado en España al frente de los documentos y órdenes
reales, y no obstante se puede afirmar que en pocas ocasiones, ó mejor
dicho en ninguna, tuvo parte la aficion á los trabajos que le
proporcionaba su elevada gerarquia. Esta especie de hastío al destino
árduo que debia ejercer á la edad que requieren las leyes, se le iba
aumentando con los años; por el contrario, cualquier faena á que la
dedicasen de las propias de su sexo, la abrazaba con el mas indecible
júbilo; asi es que, todavia de corta edad, era la admiracion de cuantos
la oian y observaban sus entretenimientos. A esto se puede añadir que su
nombre no era mas que una mera forma para dar á conocer que la heredera
del trono de Castilla existia.

Cuando pocos años despues su hijo el célebre Cárlos V tomó las riendas
del gobierno de España, por la habitual imposibilidad de su madre,
observó el mismo método, ora porque asi lo dispusieron en varios
Estamentos del reino, ora porque ella era la soberana en realidad y ora
por respeto y atencion, como lo hizo conocer al renunciar los estados en
su hijo Felipe, al cual pedia encarecidamente hiciese conservar ileso el
nombre de su desventurada abuela al frente de los negocios públicos,
para no causarla descontento.

Cincuenta años conservó esta soberana el título de reina de España, á
pesar de no haber gobernado ni un solo dia; tal era la enagenacion
mental de que se hallaba poseida causada por los poderosos y bien
fundados motivos que mas adelante se irán conociendo.

El memorable D. Francisco Jimenez de Cisneros y el rey Don Fernando,
ordenaron, como gobernadores durante la menor edad de Cárlos V, no se
hiciese pública la insuficiencia de Doña Juana, á pesar de estar
íntimamente convencidos de su incapacidad; de manera que por muchos y
reiterados esfuerzos que hicieron algunos para declarar su nulidad, no
lo lograron; y eso que para nada les estorbaba, pues que jamás se
resintió de que no contasen con su voluntad para ninguno de los actos de
gobierno.

Su razon se encontraba sumamente turbada por los impulsos de una lícita
y vehemente pasion: por esta causa fue su vida cruel la de un reo
aprisionado; y si alguna vez pareció resentirse de su precaria suerte,
era para en seguida fomentarla ella misma con los padecimientos de su
imaginacion ardiente, creyéndose que tal vez cometeria un desacato
contra el objeto de sus mas tiernas adoraciones.

Hé aqui el motivo por qué un nombre de suyo tan esclarecido, apenas ha
figurado bajo, el concepto político, en el catálogo inmenso de los
soberanos españoles; y por consecuencia es enteramente nulo. Mas no
obstante de todo, fue reina de esta magnánima y poderosa nacion, hija de
los grandes reyes católicos D. Fernando y Doña Isabel, y madre del noble
y valiente emperador Cárlos V; de suerte que los pormenores de su vida
privada, los motivos por qué le sobrevino su demencia, y el fundamento
con que se la llama la Loca, no pueden menos de escitar la curiosidad, y
con doble causa, porque puede uno mirarse en esta soberana, como en el
triste espejo de los funestos resultados que las violentas pasiones
llevadas al estremo tienen, siempre que no se modifican y reprimen con
la razon.

Dotada Doña Juana de un talento nada comun, de una viva y ardiente
imaginacion, fue educada de una manera no vulgar para aquella época: y
especialmente en la lengua greco-latina, hizo tan admirables adelantos,
que la hablaba con una soltura encantadora. El sábio Luis Vives afirma
que de cualquier materia que se le tratase en este idioma, contestaba
repentinamente como si fuera en castellano. A estas cualidades unia la
de una figura esbelta y de mucho interés; era el tipo de la hermosura,
colmada de gracia y dignidad: sus grandes ojos, espresivos y rasgados,
denotaban el raro talento y energia de su alma, á lo que acompañaban los
dignos y elegantes modales de la córte de Isabel, dechado de virtudes y
moralidad.

Todas estas grandes circunstancias, reunidas con el poderío de sus
padres, hacian de Doña Juana uno de esos partidos mas aventajados para
cualquier jóven príncipe de Europa. Estas mismas circunstancias la
constituian en una infanta acreedora á ser idolatrada, aun por los que
no tuviera el placer y el honor de admirarla. Prueba evidente, que no
tardaron mucho tiempo algunos príncipes en ver cuál era el que podia ser
dueño de joya de tan inestimable valor. D. Fernando y Doña Isabel no
quisieron tampoco prolongar su casamiento, asi es que contando apenas
quince años, esto es, en 1494, ajustaron las deseadas bodas con D.
Felipe, archiduque de Austria, duque de Flandes, de Artois y del Tirol,
é hijo del emperador de Alemania, Maximiliano I. Ajustadas que fueron,
al instante se dió principio á los preparativos de marcha con el boato y
solemnidad dignos de la hija de tan poderosos señores. Una armada de
ciento veinte navíos de alto bordo se aprestó en el puerto de Laredo,
embarcándose en ella quince mil hombres de guerra no incluyendo la
tripulacion. A Don Alonso Enriquez, gran almirante de Castilla, estaba
encomendado el mando de esta flota: iba de capellan mayor D. Diego de
Villaescusa, dean de Jaen; y la encargada por el rey de servir y
hallarse á las inmediatas órdenes de la infanta, era Doña Teresa de
Velasco, esposa del admirante que dirigia aquella espedicion. La cámara
y todos los destinos pertencientes á su persona, se servian por damas y
caballeros de la primera nobleza de España; asi lo dice en las listas
que de ellos forma D. Lorenzo de Padilla. Inútil es hacer mencion de las
ropas y alhajas que habian de adornar á tan augusta princesa: se puede
decir para abreviar que se habian dispuesto con elegancia y profusion.

Terminados los preparativos, se dirigió toda la real familia por Almazan
al puerto de Laredo, para despedir á tan escelsa infanta, escepto el rey
D. Fernando que por hallarse celebrando de Córtes en Aragon, no pudo
verificarlo, muy á pesar suyo. El malogrado príncipe D. Juan, hermano de
Doña Juana, y su augusta madre la acompañaron hasta la entrada del
navío, donde anegados en un mar de lágrimas, se dieron mútuamente el mas
tierno y afectuoso á Dios. A Dios, que resonó por todos los ángulos de
la embarcacion, en señal de reconocimiento á las reales personas que
quedaban en tierra. El dia 19 de agosto de 1496 se hicieron á la vela
con direccion á los Estados flamencos. Ningun contratiempo se habia
notado, ninguna cosa que hubiera venido á turbar la tranquilidad de la
ilustre viajera habia acurrido, hasta tocar en las costas de Flandes, en
donde se levantó un temporal tan borrascoso, que se vieron precisados á
guarecerse en el primer punto de salvacion que encontraron. Grande era
la afliccion de Doña Juana al ver en tan inminente peligro su vida, pero
Dios quiso pudiesen arribar en el puerto de Toorlan, en Inglaterra,
despues de haber caminado por término de mas de dos horas, luchando con
los embravecidos oleajes que un momento mas los hubiera sumergido en lo
profundo de los mares. Permanecieron en esta poblacion siete dias,
durante los cuales fue la infanta muy obsequiada por las damas y
caballeros principales de aquel pais, que acudieron presurosos á besar
su mano y juntamente á ofrecerla sus servicios.



                    CAPITULO II.

_De cómo se casó Doña Juana, los hijos que tuvo y otros asuntos del
mayor interés._


[Illustration]

Cuando el temporal se hubo apaciguado, dispusieron el viaje hácia
Flandes; y el 8 de setiembre desembarcaron en la bahia de Ramna, puerto
situado en las inmediaciones de Holanda, sin otró contraste que haber
desaparecido varias alhajas de gran valor de la princesa, porque el
navío donde se encontraba su recámara encalló en un banco llamado el
Monge, sitio bastante peligroso. El príncipe que el Cielo habia
destinado para esposo de Doña Juana, habitaba entonces un suntuoso
palacio en Lande, pueblo del Tirol; mas cerciorado de la venida de su
cara prometida, abandonó este, dirigiéndose con la mayor velocidad á
Lieja, donde tuvo el placer de admirar la belleza de la infanta, despues
de haberla esperado impaciente en esta ciudad trece dias. Inmediatamente
se puso en ejecucion el casamiento habiéndoles dado las bendiciones D.
Diego de Villaescusa, dean de Jaen.

Practicadas con la mayor solemnidad y magnificencia las ceremonias de
costumbre, pasaron á Amberes, y de aqui á Bruselas, donde fueron
colmados de enhorabuenas, y donde tenian dispuestas para su llegada los
habitantes de esta provincia muchas fiestas, de las cuales estuvieron
los jóvenes esposos disfrutando largo tiempo. Tales fueron las
diversiones dispuestas por el pueblo de Bruselas, que afirman algunos
autores, se le oyó mas de una vez decir á Felipe, que de buena gana
seria su punto de residencia esta capital.

Es opinion comun que D. Felipe era de una arrogante figura, apuesto
caballero y muy amigo de vestir con esplendidez. Añádese á esto un
carácter amable, por lo cual todos lo apreciaban. Estas cualidades
fueron las que le grangearon el renombre de _Hermoso_. La infanta Doña
Juana, era por el contrario estremada y enérgica; pero no obstante, se
apoderó de ella una pasion tan vehementísima, que desde el instante que
le vió le amó con ciega idolatría. El cariño de Doña Juana hácia Felipe
el Hermoso se aumentaba mas cada dia, por el modo de vivir que
observaron, y por el buen comportamiento del archiduque, que como jóven,
no pensaba en otra cosa que en los placeres; asi es que continuamente se
hallaban en torneos, saraos y otras diversiones, con las cuales crecia
mas la pasion de su jóven esposa, contemplando la gallardía y la
destreza en las armas de su Felipe. Su marido era el objeto de sus
adoraciones, en él tenia depositado su corazon, y para él únicamente
vivia; el jóven archiduque pagaba este cariño á Doña Juana con todo el
calor de su corta edad, y las galantes maneras de un príncipe, de suerte
que la infanta se contaba por uno de esos seres mas felices, y mucho mas
cuando llegó á notar que pronto iba á ser madre.

Llegó la ocasion en que partieron para Flandes despues de algun tiempo,
donde dió á luz Doña Juana el 15 de noviembre de 1498 á Doña Leonor,
continuando hasta entonces ileso su amor en ambos y no cesando de ser el
ejemplo de los esposos bien queridos. A pesar de que aunque no hubiera
sido asi, bastaba solamente la posesion del fruto de su casamiento para
que hubiese tomado mas incremento su acendrado cariño.

No tuvo para sus estados el mejor éxito haber nacido hembra; pero sin
embargo, como eran queridos los padres, fue apreciada la hija. Dos años
despues, el año de 1500, marcharon á Gante, donde el dia 21 de febrero
tuvieron un hijo, al cual nominaron Cárlos, despues conocido en todo el
universo por su fama y poderío. Grande era el alborozo que se veia
pintado en los semblantes de los habitantes de aquellos estados,
esforzándose cada cual á espresar la alegria que experimentaba por el
heredero príncipe. Innumerables tambien fueron las fiestas que con tan
solemne motivo se ejecutaron, y seria por lo tanto causa de elevar el
estracto de esta historia á una inmensa altura.

Empezaba por esta época ya Doña Juana á sumirse en la desesperacion;
porque desde que la fortuna parecia inclinar todo el favor al recien
nacido, empezaba á desvanecerse como por ensalmo la felicidad de la
madre del emperador Cárlos V.

La desgracia vino á arrebatar la vida en el mismo año de 1500 á fines de
julio al infante D. Miguel, hijo del rey D. Juan de Portugal, último
vástago en la línea masculina de los reyes Católicos D. Fernando y Doña
Isabel, recayendo por consecuencia la corona de España, en la madre de
Doña Leonor y D. Cárlos.

D. Fernando y Doña Isabel llamaron inmediatamente á Don Juan de Fonseca,
obispo de Córdoba, y le intimaron la órden de pasar cuanto antes á
Flandes para hacer sabedores á los archiduques de este suceso, para que
les felicitase en sus reales nombres, y los hiciese conocer la imperiosa
necesidad que tenian de preparar su viaje á España, pues ya los
aguardaban con impaciencia para ser jurados como príncipes de esta gran
nacion, de que el Cielo se habia dignado dejar por únicos herederos.
Pocos dias transcurrieron sin que D. Juan de Fonseca cumpliera su
cometido; pero el hallarse en cinta Doña Juana y las muchas y delicadas
ocupaciones que en este tiempo llegó á tener Felipe el Hermoso en
aquellos estados, fueron causa de que no se pudiera verificar el
proyectado viaje hasta finalizado ya el año de 1501, en el cual nació su
tercer hijo, (Doña Isabel.) Eran tan continuas las instancias que
dirigia D. Fernando desde su córte, que se vieron obligados los
archiduques á ponerse en camino, aun sin hallarse completamente
restlablecida Doña Juana de la indisposicion de su parto, de modo que
resolvieron hacerlo por tierra, atravesando los estados franceses.

Los soberanos de esta nacion los recibieron con la mayor afabilidad,
prodigàndoles incesantes muestras de cariño, y tratándolos con el
decoro y respeto debidos á tan poderosos señores.

Un pequeño disgusto ocurrido fue la causa de que los archiduques se
pusieran mas pronto en marcha de Francia para España. Un dia de fiesta
salió á misa solemne la real familia francesa, acompañada de sus
augustos huéspedes. Al ofertorio se acercó una dama á Doña Juana,
aproximando á su mano una cantidad de monedas, para que segun costumbre
la ofreciese al público en nombre de la reina. Esta la rechazó con
violencia, diciendo: «_Haced saber á vuestra soberana que yo no ofrezco
por nadie, ¿lo entendeis?_». Con el dinero y la respuesta volvió la
mensajera á la reina, quien en alto grado sintió un desaire tan marcado;
mas tratando de refrenar su enojo, se contentó con pagar aquel con otro
mayor, que era el no ofrecerla la salida de la iglesia antes que á la
real comitiva. La perspicacia de Doña Juana la hizo presentir algo sobre
este particular, y efectivamente no se engañaba, porque concluida ya la
misa, empezó á reunirse la familia, y sin embargo, ella quedaba en la
iglesia. La reina aguardó un poco en la calle, pero Doña Juana haciendo
como que ignoraba todo esto, permaneció en aquella posicion largo rato,
dirigiéndose luego sola á palacio.

Todo se volvian hablillas en la Córte sobre el desaire que queda
esplicado, y hubieran pasado mas adelante si el archiduque no tratase de
disculpar á su esposa de los tiros que se la dirigian; por lo cual tuvo
que abreviar precipitadamente su viaje para el suelo español.

Ya habian comenzado los dias de 1502, cuando hicieron su entrada en
España por Fuenterrabia. En esta capital los aguardaba segun
recomendacion de D. Fernando y Doña Isabel, Don Bernardo de Sandoval y
Rojas, que los acompañó por Burgos, Valladolid y Madrid á Toledo, punto
donde estaban convocadas las Córtes generales del reino, y donde despues
fueron jurados herederos de la corona de España, que segun cálculo, fue
el 22 de mayo del mismo año 1502. Despues pasaron á ser jurados
igualmente á los reinos de Aragon y Valencia, en cuyo viaje les
acompañaron sus padres.

De regreso ya de esta espedicion hubo que detenerse en Alcalá de Henares
á consecuencia de encontrarse próxima á parir Doña Juana. Todas las
fiestas que se preparaban en la córte á los herederos archiduques,
tuvieron que suspenderse para ejecutarlas luego con el doble objeto del
nuevo alumbramiento de un príncipe, el cual tuvo efecto, el dia 10 de
marzo de 1503 con el nacimiento del infante Don Fernando quien sucedió
despues al emperador Cárlos V en el imperio de Alemania.

Las ocurrencias que habia por entonces en los estados de Felipe el
Hermoso, no le permitian continuar por mas tiempo en España: asi es que
determinó ponerse en marcha al instante, aun en contra de su voluntad,
no bastando ni los ruegos de su madre, ni los de Doña Juana para hacerle
desistir de su empeño. Desde esta época fatal data la locura de la madre
de tantos reyes. Desde este tiempo fue tan desgraciada una muger digna
de mejor suerte. Cualquier persona que sepa lo que son los celos, podrá
juzgar de los que tenia Doña Juana, pues se presumia que hasta su sombra
iba á arrebatarle un esposo tan querido. Felipe por su parte la habia
pagado con justo valor el amor que depositara en él; mas se le iba
estinguiendo, no le entusiasmaban ya los repetidos halagos de su esposa,
y por esto no le causaba sentimiento su partida, verificándola aun antes
de que esta se hallase repuesta de la indisposicion de su parto.

En la comitiva que acompañó á Doña Juana, formando su servidumbre,
cuando pasó á Flandes para efectuar sus bodas, iba una jóven, que era la
admiracion de todos. Rubia poseia una hermosura agradable y seductora,
graciosa en demasia, y de un talento estraordinario. El hallarse en el
palacio de los archiduques, motivó que Felipe el Hermoso de vuelta de
España, una vez desembarazado de los halagos sin límites de Doña Juana,
la mirase con tal adhesion, que al fin concluyó por apasionarse
ciegamente de los atractivos de la rubia española, cuya magnífica
cabellera dorada llegó á seducir su corazon.

No tardó mucho en sucumbir á las reiteradas instancias de Felipe, la que
pocos dias hacia no era mas que una sirviente y que ahora ocupaba el
lugar de una reina. La murmuracion y la envidia empezó á sentirse en
palacio, y por consiguiente no duró mucho sin que se divulgase este
acontecimiento, de tal manera, que con la mayor rapidez vino la noticia
á España, y al momento se enteraron las personas reales.

¿Será posible esplicar lo que padeció Doña Juana al ser sabedora de esta
noticia? Esta y no otra fue lo que privó á la archiduquesa de su razon
hasta que dejó de existir. Este y no otro fue el mas agudo puñal que
introdujera Felipe en su amante pecho. Deténgase cualquiera que haya
amado en este punto, y considere la fiebre devoradora que se apoderaria
de un carácter tan firme y enérgico como el de Doña Juana. Tormentos
indecibles sufria; tormentos que turbaban su razon hasta el dilirio:
hasta no querer abrazar á lo que mas queria en el mundo despues de su
esposo, que eran sus hijos. Su rostro siempre triste y demudado,
revelaba los atroces tormentos que esperimentaba: su errante mirada
parecia como querer distinguir un objeto, el cual encontrado, apartaba
su vista, colmándolo de improperios é imprecaciones; huia de todas las
personas y no preferia mas que la soledad: en esta hallaba distraccion,
dedicando su pensamiento á Felipe, á pesar de serle infiel. Con este
motivo determinó abandonar la Córte, y retirarse á la Mota de Medina del
Campo, por estar íntimamente persuadida de que en este lugar se veria
libre de los observadores cortesanos, y poder desde alli escribir á la
reina Isabel, su madre, noticiándola de su última resolucion, que era la
de partir á la mayor brevedad á Flandes, para de esta suerte volver á
ser dueña del corazon de su esposo, y destruir cuanto antes el amor que
hubiera depositado en la rubia española. La reina Isabel, antes que su
hija, estaba enterada de todo; conocia perfectamente el ardiente amor
que esta profesaba á su marido, y presumiéndose que tal vez su partida
seria el móvil principal de un gran escándalo, trató de evitar su
marcha, aunque á costa de mucho trabajo. Conocia que las relaciones de
amor de Felipe eran demasiado nuevas para que tan pronto pudiese haber
un rompimiento. Asi es que trataba de disuadirla de la idea de
marcharse, poniéndola por pretesto el hallarse sumamente delicada su
salud, y tambiem el encontrarse su padre celebrando Córtes en Aragon, el
cual adorándola tan entrañablemente, sentiria muchísimo el que se
hubiera tomado esta determinacion sin su consentimiento. Tanto la reina
Católica como su hija Doña Juana, llevaban su intencion; la primera, por
ver si podia sin dar escándalo, desvanecer el amor que habia puesto
Felipe en la camarista; y la segunda, porque queria dar una leccion á su
esposo, confundiendo á su querida.

No dejaba Doña Juana de escribir á su madre con el objeto indicado; pero
inútiles habian sido hasta entonces sus súplicas para alcanzar el
permiso de esta: habia llegado hasta el punto de mandar á los personajes
mas influyentes de su córte para si por este medio lograba lo que
hubiera deseado aun á costa de su vida. Mas viendo que todo era en vano,
tomó la determinacion de marcharse sin el consentimiento de su madre,
sin que llegase á oidos de su padre, y si era posible, sin que se
enterasen mas que los conductores de su carruaje. A aquellas personas en
quien tenia depositada su confianza dió las órdenes oportunas para que á
la mayor brevedad preparasen los útiles mas necesarios de marcha. Todo
se encontraba ya dispuesto; pero quiso la casualidad fuese avisada Doña
Isabel de esta resolucion inesperada, por lo cual mandó inmediatamente á
Don Juan de Fonseca, obispo de Córdoba, para que la suplicase en su
nombre no marchara. A punto de subir al carruage estaba ya Doña Juana
cuando llegó el enviado de la reina. Un momento despues no la hubiera
encontrado. Mandó al instante D. Juan de Fonseca se retirase el
carruage, y en seguida se fue á ver á la archiduquesa, á la cual
encontró ya á la puerta del palacio de la Mota, preparada á marchar en
trage de camino. Con el acatamiento que requeria su posicion, la hizo
sabedora de la órden de la reina Católica, intimándola á que volviese á
su aposento, mas la archiduquesa no se hallaba ya en el caso de guardar
consideraciones de ningun género, asi es que no contestó una palabra; en
el calor de su vehemente pasion no encontraba mas que misterios, agentes
secretos de su rival y de su infiel esposo, que no tenian otro
entretenimiento que retardar su partida. El obispo de Córdoba apuraba en
vano sus instancias aun presentándole á cada palabra el nombre de su
madre, pero ya cansada de escuchar desobedeció la órden y los ruegos de
este, y preparándose á salir: «_Dejadme_, dijo, _es un deber sagrado el
que no me detenga á nada en este viage_.» Entonces el obispo mandó á
cerrar la puerta, dejando de la parte de dentro á la desgraciada Doña
Juana.

Viéndose encerrada esta señora llegó al colmo de su desesperacion, y
empezó á proferir tanto denuesto y tan insolentes frases, que D. Juan de
Fonseca se fue sumamente irritado, á pesar de haberlo mandado llamar á
la archiduquesa por medio de su gentil-hombre de cámara, D. Miguel de
Ferrera. No quiso volver, sino que tomó el camino de Segovia, donde á la
sazon se hallaba la reina Doña Isabel.

Llegado que hubo D. Juan de Fonseca á donde estaba la reina le dió parte
de todo lo ocurrido con la princesa; Doña Isabel, á pesar de lo débil
que se hallaba y de la multitud de negocios que le proporcionaba su alta
posicion, se puso en camino para la Mota de Medina del Campo,
presumiéndose que tal vez su presencia haria desistir á su hija de un
proyecto para ella tan sensible. Despues de los cumplimeintos de
costumbre y á los cuales no prestaba atencion esta, la prometió que muy
pronto iria á reunirse con su marido. «_Nunca quiera Dios_, decia la
reina, _que mi voluntad ni la del rey vuestro padre sea la de apartaros
del lado de vuestro esposo, y si otra cosa sobre este particular se han
atrevido á deciros, despreciadla_.»

Estas y otras razones le esponia Isabel, y ella en su frenesí, no
respondió mas que: «_Son inútiles los ruegos del mundo entero: no cejaré
ni un ápice... El padre de mis hijos!... yo quiero verlo_»...

Pronunciaba estas palabras, y anegada en lágrimas, se arrojaba al suelo,
rechazando los cuidados que todos trataban de prodigarle.

Terminadas ya las Córtes de Aragon, no creyó prudente el rey Fernando,
detener por mas tiempo su viage, porque ya era sabedor de lo que sucedia
con su hija, cuya enagenacion mental se fomentaba cada dia, y era muy
posible que el detenerla mas, hubiera sido causa de declarar su locura.

Premeditando esto mismo, mandó aprestar una armada en el puerto de
Laredo concediendo al mismo tiempo á su hija, el permiso para que
practicase su espedicion á Flandes.

Los trasportes de alegria que esperimentó Doña Juana con la última
voluntad de su padre, son indescriptibles, y pocos dias despues se
preparaba á hacer su deseada espedicion.



                    CAPITULO III.

_Del mal temporal que fue causa para que el viage de Doña Juana se
hiciese mas largo, y de la entrevista que tuvo con la querida de Felipe
el Hermoso._


[Illustration]

El dia 15 de marzo de 1504, se dirigió Doña Juana acompañada de sus
padres para el punto donde se iba á embarcar (Laredo), pero todo parecia
venirle en contra, todo parecia revelarse á su voluntad. Un recio y
continuo temporal impidió poder darse á la vela. Esto hacia crecer los
tormentos de la princesa, y revestirla mucho mas de indignacion, porque
todo parecia combinarse para evitar la reunion con su esposo. Dos meses
tuvo que residir en Laredo, que fueron los que duró la tempestad; dos
meses que fueron dos siglos, si se atiende la disposicion en que se
hallaba esta señora, y que agravaron muchísimo sus constantes
padecimientos. A mediados de abril logró hacerse á la vela, llegando en
nueve dias felizmente á Vergas, distante tres leguas y media de Brujas.

En este punto la estaba esperando su esposo, el cual manifestó un
indecible júbilo al volverla á abrazar; y ella, segun el cariño que este
la pintaba, pareció completamente olvidada de un resentimiento tan
justo. A pesar de darse los dos mútuas pruebas de amor y contento,
abrigaban ambos fatales y mortificadoras pasiones; el archiduque, por el
vehemente amor con la camarista; y por los mas rabiosos celos, Doña
Juana. Pero vivian con la esperanza el primero de que jamás esta se
enteraria de sus amores: y la segunda, de vengarse de una mujer que tan
grandes sinsabores la habia hecho sufrir.

Desde Brujas se trasladaron á Bruselas y en este punto fijaron su
residencia por entonces.

¿Quién puede ocultarse lo suficiente de las investigadoras pesquisas de
una mujer perspicaz? Esta reflexion debió hacer Felipe el Hermoso.
¿Quién puede ocultarse tampoco de las escudriñadoras miradas de los
dependientes de un palacio, donde es una especie de comercio los chismes
y enredos, dando publicidad en su provecho á todos los defectos de sus
soberanos?

Grande paz pareció reinar al principio desde la llegada de Doña Juana;
el archiduque hacia por no dar á conocer á nadie lo que ocupaba su
imaginacion, disimulando en cuanto podia el amor de su rubia, pero se
engañaba; ni aun sus pasos mas recónditos se escapaban á la penetracion
de su esposa. Los mismos palaciegos daban parte diario á su señor de si
lo celaba su esposa; y estos mismos palaciegos cercioraban á la
archiduquesa detalladamente de cuanto podia contribuir á irritarla mas.
Por uno de estos llegó á saber que una de las cosas que mas habian
encantado á su esposo de la camarista, era su hermosísima poblada y
rubia cabellera. Mas no contento aun con esta declaracion, le indicó los
sitios y horas donde comunmente se daban las citas.

Con la relacion anterior llegó á agotarse completamente la paciencia de
la archiduquesa, porque acabó de conocer, que habia empleado en vano
todos los recursos que le proporcionara su acendrado amor, para ver si
de esta suerte hacia desaparecer de su marido una pasion que ella jamás
creyó arraigada, porque la creia un capricho. Sus celos, refrenados por
algun tiempo, eran desde este dia un violento frenesí que aumentaba sus
padecimientos. Alguna que otra vez ya habian mediado varias palabras
entre los esposos, pero el archiduque, muy enamorado de su rubia, hacia
por disculparse, practicándolo con la mayor sangre fria. Estas cosas era
imposible durasen asi largo tiempo, porque ni el uno podia satisfacer su
amor, ni el otro soportar tantas humillaciones y desvío, y tampoco
porque las pasiones de ánimo no se pueden contener.

Una escena terrible, por un descuido de Felipe, tuvo lugar. Le
sorprendió su esposa con la querida... Grande fue el escándalo que
circuló por toda la Córte, y grande fue el trabajo que le costó contener
la furia de su mancillada esposa, porque esta ya no pensaba mas que en
la venganza. ¡Y cosa admirable en esta mujer!... De esta venganza no
queria fuese participe su esposo, pues aunque habia llegado á notar el
despego y descaro con que solia tratarla, no obstante lo idolatraba de
todo corazon. Su furia era espresamente dedicada para su adversaria,
para aquella indigna mujer que le habia arrebatado lo que mas adoraba en
la tierra. Y gracias que la timidez de abandonar del todo el amor de su
marido, la reprimia en parte.

Ya era testigo el palacio de Bruselas de los descompasados gritos,
repetidas contiendas, y descompuestas palabras de los jóvenes príncipes,
sin embargo de poner cuanto estaba de su parte por disimular el
archiduque, para evitar los escándalos.

[Illustration]

Los celos habituales de la infanta daban orígen á que no cesase de
acechar el momento de realizar su venganza, mas llegó por desgracia. Un
dia ¡dia fatal! que pasando su errante mirada por todos los objetos que
la circundaban, se encontró con la camarista, echó mano de unas bien
afiladas tijeras, de que siempre iba armada, se lanzó sobre ella cual el
águila sobre su presa, y antes de que su contraria lo hubiera podido
evitar, ya la habia despojado de su dorada cabellera. No satisfecha aun,
la llenó de contusiones y arañazos, y podemos asegurar que si los gritos
de la camarista, no hubiesen hecho acudir al lugar de la sangrienta
escena á todos los dependientes del palacio, y hasta á su mismo marido,
era probable hubiese acabado con la que habia sido causa de sus
sufrimientos.

Felipe, viendo despojada á su querida del objeto que mas lo
entusiasmara, se llenó de indignacion: y fueron tantos los improperios,
tantas las palabras ofensivas é insultantes que dirigió á su esposa, que
no se le hubieran dicho iguales á la muger mas despreciable de la
sociedad.

El haber visto que Felipe la trataba de aquella manera, contribuyó en
gran modo á trastornar completamente su juicio. Jamás podia creer Doña
Juana semejante trato en su esposo.

La escandalosa escena que acabamos de pintar, no tardó en llegar á oidos
de la reina Isabel, y tuvo tan gran sentimiento, que fue la causa de que
se agravase mas su enfermedad. Sin embargo, procuró por todos los medios
que estuvieron á su alcance, introducir la paz entre sus hijos, ni
siéndola posible lograrlo por algun tiempo: la archiduquesa tenia una
herida que no era fácil cicatrizar. Por fin, alcanzaron sus sùplicas
hacer la reconciliacion. Se unieron los esposos, pero no por esto
recobró Doña Juana su tranquilidad.

Entretanto la salud de Doña Isabel decaia por instantes. Sus
padecimientos eran tan continuos, que ya no se dudaba de su pronta
muerte. Uno de los principales personajes de la córte, única heredera
del reino de Castilla á su hija Doña Juana, y en defecto de esta á D.
Cárlos, su nieto; pero advirtiendo que si la primera se hallaba
imposibilitada, y Cárlos no tenia veinte años, gobernase D. Fernando,
hasta que aquel llegara á esta edad.

Efectivamente, el dia 26 de noviembre de 1504 falleció en Medina del
Campo la reina Isabel la Católica, y al siguiente dia ordenó D. Fernando
proclamar por reina de España á su hija la archiduquesa de Austria. Las
Córtes verificadas en Toro el 11 de enero de 1508, fueron las primeras
que juraron á Doña Juana por reina propietaria de los vastos dominios de
España. No pudieron por entonces los archiduques abandonar á Flandes,
tanto por los innumerables asuntos pendientes en él, como por el
avanzado estado de preñez de la reina; habiendo nacido á poco tiempo la
princesa Doña María.

Restablecida Doña Juana de su parto, pusiéronse en camino; mas un
fuerte temporal, los hizo arribar á Inglaterra, en cuyo reino fueron
perfectamente recibidos. Pocos dias despues partieron con direccion á
España, llegando el 26 de abril de 1506 á la Coruña; donde esperaba la
mayor parte de la grandeza á recibirlos y rendir un justo homenaje á sus
nuevos monarcas. A su paso por Valladolid fueron jurados, y alli
disfrutaron de las fiestas que habian prevenido en su obsequio.

Parecia estar en esta época sumamente aliviada Doña Juana, no tratando
mas que de complacer á su esposo en todo, y dejándole gobernar el reino
á su gusto. Pero ¡cuán poco le duró esta felicidad! Asi que se
concluyeron las Córtes de Valladolid, determinaron recorrer las
principales capitales de España para darse á conocer, porque asi lo
exigian de todas partes. Empezaron su carrera por Burgos; pero ¡oh
desgracia! En una de las tardes que salian á pasear, se acaloró tanto D.
Felipe en una partida de pelota, que le sobrevino una pulmonía, de cuyas
resultas fue víctima á los seis dias, dejando embarazada á Doña Juana de
seis meses. Falleció Felipe el Hermoso el dia 29 de setiembre de 1506,
cuando contaba apenas veinte y ocho años.

Tal fue el poderoso influjo que obró en la imaginacion de la nueva reina
la inesperada muerte de su esposo, que muchos dias estaba fuera de sí, y
encerrada en el aposento que á ella le parecia mas lóbrego y triste.
Durante este enagenamiento, se habian hecho los funerales, y por
consiguiente el cadáver del monarca sepultado en la cartuja de
Miraflores. En cuanto esto llegó á su noticia, mandó se lo trajesen en
una caja bien dispuesta y embetunada, porque no queria vivir lejos de
él. Asi se practicó, y no permitia que nadie entrase, llevándose los
dias y las noches contemplando los restos del ídolo de su amor.[*]
Ninguna clase de ruegos la hacian desistir de alejarse del cadáver. En
vano eran las amonestaciones del cardenal Cisneros; inútiles tambien las
de las damas y principales personajes, advirtiéndole la necesidad de
ocuparse de los negocios del reino. Cerróse por dentro de la habitacion
y mandó hacer una ventanita para que por alli pudiesen mandarla algunos
alimentos.

[*Véase el grabado que vá al frente de esta historia.]

Muchas veces iban los grandes á hacerla saber la alteracion en que se
hallaba España, y contestaba que si su hijo estaba en disposicion,
viniese á gobernarla, y que si no, su padre; que ella tenia otros
deberes mas sagrados que cumplir como viuda.

Varios de los personajes creian, al oirla hablar con cordura algunas
veces, si la querida de su esposo habria usado de algunos maleficios
para hacerla padecer tan terriblemente. ¡Qué credulidad la de aquella
época! No trascurrió mucho tiempo sin que á la misma reina Doña Juana le
pareciera insoportable aquella existencia; y poco despues llamó al
cardenal Cisneros, haciéndole saber que no podia vivir por mas tiempo en
la capital donde habia muerto su marido; pero el cardenal queria
suspender por entonces su determinacion, á causa de hallarse en un
estado avanzado de preñez; mas como la voluntad de Doña Juana fue
siempre decidida, no se atrevio á oponerse á su mandato. Se trasladó la
córte á Valladolid, por órden espresa de la reina.

Haciendo jornadas muy cortas salió de Burgos el 20 de diciembre de 1506,
acompañada de un crecido número de vasallos con hachas encendidas,
muchos frailes franciscanos tambien con luces, el prior de la cartuja y
algunos monges que decian misas diarias por el alma del soberano, cuya
caja iba en medio de esta fúnebre comitiva, seguida del coche de la
desdichada Doña Juana y de las damas y caballeros de su palacio. De esta
manera marcharon hasta llegar á Torquemada, donde la reina no quiso
pasar adelante, alojándose en casa de un clérigo, y esponiendo que el
estado de su salud no la permitia seguir. El 14 de enero de 1507 parió
en este pueblo á la infanta Doña Catalina.

Triste y desconsolador fue este año para España. A consecuencia de una
miseria y escasez grandes, se desarrolló una peste que causó
innumerables estragos. ¿Y se creerá que á pesar de ser el pueblo de
Torquemada uno de los mas invadidos por la epidemia, no bastasen los
ruegos del cardenal á que continuara la reina su camino? Muchas y muy
reiteradas fueron las instancias que á este le costó, hasta lograr que á
fines de abril se volviese á emprender la marcha con el mismo aparato
que al principio; pero pronto se cansó de viajar. Al llegar á Hornillos
distante dos leguas de Torquemada, quiso fijar su residencia en él,
esponiendo viviria con mas comodidad que en una grande poblacion. De
manera que volvió á encerrarse en este pequeño pueblo con el inanimado
cuerpo de su esposo, no cesando de hablarle, ya con cariño, ya con
quejas, ya con reconvenciones, que aumentaban mas su incurable locura.

Todo seguia de este modo, hasta que la dieron noticias de la venida de
su padre á España. Esta noticia la recibió con gran placer, porque al
momento manifestó deseos de salir á encontrarse con D. Fernando, en
Castilla, advirtierdo que habia de ser en cortas jornadas y con el mismo
cortejo fúnebre. Inútilmente se cansaba el regente del reino, arzobispo
de Toledo, para hacerla viajar de dia, sin el cuerpo de su esposo; todo
era en vano: de suerte que no habia otro recurso que repetir todas las
noches el entierro. Asi caminaron hasta entrar en Tórtoles, poblacion
donde tuvo su padre el gusto de abrazarla. Pero cuál fue la sorpresa de
D. Fernando al encontrar á su hija mas querida en aquella situacion;
aquellos ojos desencajados, aquel rostro cadavérico, y aquella errante
mirada! Cuando se le venia á la memoria lo que habia sido causa de que
su hija estuviera en aquel estado, la pena lo ahogaba, y gruesas
lágrimas surcaban sus mejillas. Doña Juana estaba inmóvil: _Llorais,
padre de mi corazon?_ le dijo: _vuestra hija no puede ya imitaros.
Cuando sorprendí á la querida de mi esposo, se me agotaron las lágrimas.
¡Considerad cuál seria mi tristeza!_

Doña Juana habia llegado al último grado de locura, estaba enteramente
loca; mas sin embargo era la reina propietaria de España y su nombre y
consentimiento eran necesarios para dar algun carácter á los actos del
gobierno. Esta consideracion movió al rey Católico á entrar en algunas
consultas con su hija para el mejor arreglo de los negocios y volver
otra vez á gobernar los dominios de España. Doña Juana, por su parte,
admitió sin réplica alguna cuanto le propuso su padre, poniendo
solamente una condicion, que la habian de dejar permanecer en la villa
de Arcos, «_en completa libertad, sin tener que intervenir en otro
negocio, que pasar los dias que la restaban de esta vida, al lado del
cuerpo de su esposo._» Mucho trabajaron por hacerla variar de este
pensamiento, pero siendo todo inútil se le concedió el permiso, mandando
prepararle una casa en Arcos, digna de la persona que la iba á habitar.

Mas de año y medio residió Doña Juana en la villa de Arcos sin que se
hubiese mejorado en nada su locura. Era de ver, segun afirman algunos,
las animadas conversaciones que esta infeliz señora, tenia con el
cadáver de su esposo; conversaciones que aumentaban mas su delirio, y
que en lugar de aliviarla, la agravaban. «_Por qué no me respondeis,
Felipe?_ le decia: _callais!... todavia me sereis infiel!..._» Estas
palabras proferia á su marido, y otras que causaria lástima escucharlas.

Desde Santa María del Campo le escribió D. Fernando á su hija
advirtiéndole de la necesidad que tenia de marcharse á Tordesillas y
haciéndola saber era poblacion mas salubre que la villa de Arcos, y que
por consecuencia habia determinado, se pusiese en camino para este
punto. Doña Juana, se encontraba perfectamente, segun la contestaba, en
Arcos. De manera que viendo el rey Católico que su hija no accedia á sus
súplicas tomó la determinacion, de ir en busca de ella para ver si con
su presencia lograba lo acompañase hasta Tordesillas. Asi lo hizo D.
Fernando habiendo podido con el influjo que ejercia sobre su hija hacer
se marchase á dicho punto, pero viajando con el mismo aparato que en las
otras espediciones. Sea el haber mudado de temperamento, sea que el
viaje no fue de su agrado, lo cierto es que la reina Doña Juana estaba
mas furiosa cada vez, y tomó mas incremento su ya incurable enfermedad.

El anciano Luis Ferrer era el que estaba encargado del cuidado de Doña
Juana, y al cual esta no podia ver; por eso encontraba en ella una
oposicion enorme á todo lo que la encargaba hiciera, complaciéndose en
ejecutarlo al contrario. Si la rogaba, por ejemplo, se acostase en su
cama, lo hacia en el suelo; si disponia que se trasladase á otra
habitacion mas decente y ventilada, cerraba con mas fuerza los cerrojos
de la en que estaba. Cuando hacia frio, desechaba las pieles y objetos
de abrigo que le proporcionaban, y cuanto mas la suplicaba Luis Ferrer
se vistiese y asease, con mas empeño andaba sucia y mal vestida. Poco
tiempo despues se le puso en la cabeza la mania de no comer ni beber; y
hubo ocasion de que pasasen tres dias sin tomar nada; hasta que acosada
por el hambre, tomaba algo, empeñándose que los platos donde le mandaban
las viandas no saliesen de su habitacion; de suerte que estos objetos
sucios con otros, daban un olor insoportable á aquella morada, é
imposible por tanto de aguantarlo. Momentos habia en que despues de un
gran delirio, gozaba de alguna razon, y se lamentaba de que habian
arrancado la corona de sus sienes, y no contentos sus enemigos con un
rapto de este género, la habian sepultado en un calabozo tan hediondo y
custodiada por un carcelero tan despreciable.

Estas palabras llegaron con la velocidad del relámpago á oidos del
Católico D. Fernando, asi es que al siguiente año de 1510, cuando pasaba
para las Córtes de Monzon, hizo por visitarla, y cerciorado de todo lo
que ocurria reunió un consejo de los grandes para deliberar sobre el
método que se debia observar en adelante con su hija, porque sabia que
la presencia de D. Luis Ferrer la martirizaba; del consejo salió, que
despues de haberla provisto de todo lo necesario de aseo, ropas y
alimentos, se eligiesen doce señoras para que cuidasen continuamente de
ella, y cada una se quedara una noche en vela para obligarla á vestirse,
desnudarse y mudarse de camisa, aun en contra de su voluntad. Veinte
dias estuvo el rey Católico acompañando á Doña Juana, en los cuales
estuvo menos mal; pero despues que se la obligaba á ejecutar lo pactado
por su padre, se apoderaba de ella una furia tan grande, que nadie
podia permanecer á su lado. Mas previsor el cardenal Cisneros que los
grandes de que se habia compuesto el consejo, creyó oportuno jubilar á
D. Luis Ferrer, porque opinaba que tal vez nombrando á otro lo pasaria
mejor Doña Juana; asi lo hizo sustituyéndolo con Don Fernando Ducos de
Estrada. Este caballero fue tal la habilidad que mostró en el desempeño
de su encargo, que á poco tiempo logró que comiese y bebiese, que
durmiera en su lecho, que se aseara y vistiera, y hasta que mudara de
habitacion, porque ya la suya no era mas que un fétido muladar. Se llegó
á fortalecer su físico, porque con su habitual finura y modales, logró
este caballero el que fuese á misa y que asistiese á varios actos
religiosos.

Ya sus accesos de locura eran menos constantes, asi es que determinaron
apartar de su vista el féretro de su esposo, siendo conducido algunos
dias despues á Granada, y aunque fue grande su exasperacion cuando lo
echó de ver, pudo al fin D. Fernando Ducos de Estrada tranquilizarla.
Pero no se crea que por este llegó á ponerse buena del todo; jamás esta
infeliz reina llegó á recobrar su perdida calma. Sin embargo, el
Católico rey le escribió á Estrada, dàndole las mas afectuosas y
repetidas gracias por el servicio que habia hecho á su hija.

En esta época no habia ya una sola persona que no estuviese enterada de
la enfermedad de la reina Doña Juana; pero no obstante, conservaban
alguna esperanza de alivio, hija mas bien del deseo de sus súbditos, que
de la posibilidad.

En las Córtes que se celebraron en Valladolid por enero de 1518, se
decretó que si en algun tiempo la reina Doña Juana se hallaba en
disposicion de mandar los vastos dominios de España, cesase de su
gobernacion el Católico rey D. Fernando; y que Doña Juana fuese la
soberana absoluta.



                    CAPITULO IV.

_De las disensiones que habia en España, y muerte de Doña Juana._


[Illustration]

Eran muchas las disensiones que habia en España con varios partidos que
empezaron á formarse unos á favor de Doña Juana, otros al de su hijo D.
Cárlos, otros al de su padre, y algunos otros que deseaban viniese á
gobernar el emperador Maximiliano I, su suegro, asi es que ya en 1520
peleaba la España por su libertad agonizante. Los partidarios de Cárlos
V levantaron en Castilla el pendon de la independencia, y los gefes de
unos y otros partidos para dar valor á sus determinaciones acudian á
Doña Juana. El cardenal Cisneros, entonces regente y gobernador del
reino, fue el primero que determinó apelar á la reina para ver si se
podia salir de las apuradas circunstancias en que los partidos habian
colocado á las provincias y particularmente á Valladolid.

Cuantos iban á tratar sobre asuntos tan delicados con la reina, salian
sumamente descontentos por no obtener nunca una contestacion digna de
aplacar los ánimos de los revolucionarios. Pero el grande talento del
cardenal gobernador y de todos los que componian su real consejo, logró,
aunque á costa de un incansable trabajo, aplacar las turbulencias; y
poco despues, cuando falleció el rey D. Fernando el Católico, empezó á
gobernar la España el emperador Cárlos V, por no hallarse con la
capacidad suficiente para ello, su madre Doña Juana. Ya la ocupaba á
esta señora otro pensamiento que habia venido á acibarar mas su
miserable vida. El marqués de Denia le trajo la noticia de haber
fallecido su padre; noticia que la puso rematada del todo; invocando sin
cesar los nombres de su esposo y de su padre, con tan fuertes y
descompasados gritos, que habia ocasiones en que todos temian por su
vida. Ninguna dama ni caballero, se atrevian ya á permanecer solos á su
lado. Sus ensangrentados ojos, su descarnada cara, su descompuesto
cabello, todo inspiraba horror.

En este triste estado pasó el resto de su vida la infeliz reina en el
palacio de Tordesillas, donde estuvo cuarenta y seis años luchando con
lo que todos conocen, y no existiendo otra cosa en su imaginacion que la
memoria de su adorado padre y los celos de su idolatrado esposo.

Despues de conocidos los lechos que se han acabado de referir, lo
restante de su vida, que á pesar de los largos y terribles sufrimientos,
fue larguísima, no ofreció novedad, digna de mencionarse.

La reina de España, Doña Juana, alargó sus dias hasta los setenta y tres
años, sin que su incurable mal hubiera podido hallar un correctivo, pero
en los últimos meses se agravó estraordinariamente. Nunca tuvo dolencia
de otro género, de manera que á haber vivido Felipe el Hermoso mucho
tiempo, hubiera tenido que espiar su mal proceder para con esta reina,
acreedora de mejores miramientos.

A principios del año 1555 empezó á enfermar de bastante consideracion;
llegando hasta el punto de no querer tomar ninguna medicina. Cuando la
obligaban arrojaba al suelo ó á la cara de quien se la hacia tomar.
Tres meses pasó esta señora en la agonía, no habiendo ya, una persona
que quisiera permanecer en su compañía. Todos estaban fatigados,
aburridos, de sufrirla. Gritos desaforados y lastimeras voces eran los
que se oian en palacio; y todo cuanto se hacia para tranquilizarla era
nulo, en lugar de aliviarla, escitaban mas y mas su furor.

El marqués de Denia, que era uno de los que continuamente estaban á su
lado le escribió al rey, su hijo, advirtiéndole de esto mismo, á lo que
contestaba Cárlos V: «_Sufrid con resignacion las impertinencias de mi
pobre madre, que el Cielo os recompensará._» Lo mismo les contestaban
las demas personas reales.

Dios quiso por fin recogerla bajo su amparo, pero se asegura muy de
positivo que poco antes de morir recobró perfectamente su entendimiento;
y cual el que despierta azorado por los mágicos efectos de una terrible
pesadilla, y queda después inmóvil y sumergido en un grande abatimiento,
asi quedó esta soberana... tranquila. Por lo que dedicó su pensamiento á
orar fervorosamente, y á la disposicion de su alma, á lo cual le ayudó
con su inimitable celo San Francisco de Borja, duque de Gandía, que dió
la casualidad de hallarse presente á tan terrible acto. El dia 11 de
abril de 1555 y en su misma noche, que era la del jueves Santo, finalizó
su larga y penosa existencia, siendo sus últimas palabras: «_Jesucristo,
acogedme en vuestro seno._» Asi terminó esta soberana española, poseida
de una pasión aunque lícita, exagerada. Se vuelve á repetir, que si el
archiduque hubiera existido, habria espiado terriblemente su crímen solo
con ver el incomparable daño que habia causado á una reina que no tuvo
otro delito que adorarlo con ciega idolatría. ¡Ejemplo terrible, para
despues de conocido procurar refrenar las exageradas pasiones, que no
traen otro resultado que males sin cuento, como se podrá conocer por el
retrato que se ha trazado de la reina de España, DOÑA JUANA LA LOCA.

[Illustration: FIN]





*** End of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Historia de la célebre Reina de España Doña Juana, llamada vulgarmente, La Loca" ***

Doctrine Publishing Corporation provides digitized public domain materials.
Public domain books belong to the public and we are merely their custodians.
This effort is time consuming and expensive, so in order to keep providing
this resource, we have taken steps to prevent abuse by commercial parties,
including placing technical restrictions on automated querying.

We also ask that you:

+ Make non-commercial use of the files We designed Doctrine Publishing
Corporation's ISYS search for use by individuals, and we request that you
use these files for personal, non-commercial purposes.

+ Refrain from automated querying Do not send automated queries of any sort
to Doctrine Publishing's system: If you are conducting research on machine
translation, optical character recognition or other areas where access to a
large amount of text is helpful, please contact us. We encourage the use of
public domain materials for these purposes and may be able to help.

+ Keep it legal -  Whatever your use, remember that you are responsible for
ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just because
we believe a book is in the public domain for users in the United States,
that the work is also in the public domain for users in other countries.
Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we
can't offer guidance on whether any specific use of any specific book is
allowed. Please do not assume that a book's appearance in Doctrine Publishing
ISYS search  means it can be used in any manner anywhere in the world.
Copyright infringement liability can be quite severe.

About ISYS® Search Software
Established in 1988, ISYS Search Software is a global supplier of enterprise
search solutions for business and government.  The company's award-winning
software suite offers a broad range of search, navigation and discovery
solutions for desktop search, intranet search, SharePoint search and embedded
search applications.  ISYS has been deployed by thousands of organizations
operating in a variety of industries, including government, legal, law
enforcement, financial services, healthcare and recruitment.



Home