Home
  By Author [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Title [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Language
all Classics books content using ISYS

Download this book: [ ASCII | HTML | PDF ]

Look for this book on Amazon


We have new books nearly every day.
If you would like a news letter once a week or once a month
fill out this form and we will give you a summary of the books for that week or month by email.

Title: Impresiones, Poesías
Author: Campo-Arana, José
Language: Spanish
As this book started as an ASCII text book there are no pictures available.
Copyright Status: Not copyrighted in the United States. If you live elsewhere check the laws of your country before downloading this ebook. See comments about copyright issues at end of book.

*** Start of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Impresiones, Poesías" ***

This book is indexed by ISYS Web Indexing system to allow the reader find any word or number within the document.



IMPRESIONES

POESÍAS
DE
JOSÉ CAMPO-ARANA

CON UN PRÓLOGO
DE DON CÁRLOS COELLO


MADRID
LIBRERÍA DE M. MURILLO
CALLE DE ALCALÁ, NÚM. 18
1876



            AL EXCMO. SEÑOR

  D. FRANCISCO ROMERO Y ROBLEDO

  _Debo á usted lo poco que soy y atenciones que con nada
  podré pagarle: por gratitud y por cariño, coloco su nombre al
  frente de este tomo de poesías._

                                   JOSÉ CAMPO-ARANA.

  Madrid 29 de Diciembre de 1875.



PRÓLOGO.


I.

La aparicion de las poesías de Don José Campo-Arana, es una de tantas
respuestas victoriosas como la realidad ofrece diariamente á los
empeñados en la triste tarea de probar al público que atravesamos un
período de paralizacion y esterilidad artística; privando al talento
del entusiasmo y de la fé, únicos estímulos que para él dejan á
nuestra desangrada patria los que más prosaica y ventajosamente la
explotan.

No hay que negarlo; los mercaderes están aposentados en el templo del
arte, y el público se hace su primer cómplice concediendo decidida
proteccion á todo lo malo y escatimándola á todo lo bueno: lo que vive
cuando todo conspira á su muerte, tendrá desgracia sin duda, pero no
puede decirse con fundamento que carece de vitalidad.

El arte vive, y vive tan sólo de sí mismo en nuestra sociedad
indiferente, aturdida, ávida siempre de sensaciones y embotada para
los sentimientos. Nada puede el arte esperar de ella: ella, por el
contrario, debe esperarlo todo de él. El arte regenerará á quien le
abandona; el arte enseñará á pensar á quien los hechos no inspiran una
reflexion; el arte enseñará á sentir á quien las desventuras que
directamente no le tocan, arrancan tan pocas lágrimas.

El arte alienta y crece en España como una flor fragante entre
pavorosas ruinas; y esto no es menester probarlo: basta con tomarse el
sencillo trabajo de verlo.

Nuestros pintores, áun despues de muertos Rosales y Fortuny, hacen el
primer papel en los talleres de Roma, en los mercados de París y
Lóndres; y si consiguen sobreponerse á las exigencias de una moda
estúpida, que tiende á empequeñecer el tamaño y el asunto de sus
concepciones, los nombres de Velazquez y Murillo no serán los únicos
que pronuncie la posteridad con cariñoso respeto.

La música, desde que Gaztambide, Barbieri y Monasterio echaron sobre
sí la difícil tarea de descubrir á nuestro filarmónico pueblo tesoros
para él ignorados, ensancha su esfera de accion en España. Marqués
coloca sus inspiradas sinfonías, sin extrañeza de nadie, con
aprobacion de todos, al lado de las de Mozart y Beethoven, y Arrieta y
Caballero engrandecen poco á poco la zarzuela para que, en dia no
lejano, la noble aspiracion de la ópera española se convierta en
hermosa y firme realidad.

Aunque la escultura no hubiera producido en nuestra época otra cosa
que la estátua, tan bien concebida como ejecutada, del torero
moribundo, que tanto nos hizo admirar y sentir en la última
exposicion, y los nombres de Ponzano, Suñol, los Vallmitjana y tantos
otros no gozaran de reputacion europea, aquel atrevido intento,
aquella estética innovacion, sería triunfo suficiente para la gloria
de la más ingrata de las artes.

En cuanto á la literatura... La grandeza del cuadro impone y espanta,
pero su hermosura atrae y hace irresistible el deseo de ensanchar el
ánimo con el placer de su descripcion.

En el centro, en la cumbre del lienzo, se destaca una figura amable,
sonriente, serena, que goza en vida de la estimacion y de la fama que
la muerte concede á tan pocos: es un anciano en cuya mirada brillan
juntamente el talento y la bondad con la misma fuerza, en cuya sien
los laureles son tantos como las canas venerables: es el autor de _Los
Amantes de Teruel_ y de _La Ley de raza_ y de las _Fábulas_ y de _Los
Cuentos_: es D. Juan Eugenio Hartzenbusch. La época literaria que le
cuenta dentro de sí, que le mira como su patriarca y áun le ha
contemplado recientemente lanzar destellos dulces y puros como los de
un sol de primavera en su ocaso, no puede ser acusada de esterilidad;
tiene que ser respetada, si no envidiada, de cuantas le sigan en la
sucesion de los tiempos.

Al lado de D. Juan, y rodeándole con cariño, hay tántos, que
nombrarlos á todos, áun teniéndolos presentes, es empresa mayor de lo
que parece á primera vista. Ved allí á D. Antonio García Gutiérrez, al
ilustre veterano del teatro español, á quien los años parecen
rejuvenecer el alma; que todavía dá, que todavía ha de dar muchas
obras á la escena que honró con el _Trovador_ y con _Juan Lorenzo_
(drama superior al público que creyó juzgarlo y se condenó á sí
mismo), para gloria suya y aliento y enseñanza de la juventud, que
reza sus versos como las ancianas las oraciones de sus devocionarios.
Ved más allá á Manuel Tamayo y Baus, que no contento con la reputacion
que basta á todos los hombres, ha querido conquistar dos, y tomando el
pseudónimo de Joaquín Estébanez, ha acometido y llevado á cima con _Un
drama nuevo_ la temeraria empresa de eclipsar al autor de _Virginia_ y
_La Locura de amor_. Junto á él y cogidos de sus manos, como un
hermano afectuoso el uno, como un maestro y un padre el otro, están
Manuel Cañete y D. Aureliano Fernandez-Guerra... Manuel Cañete, el
poeta inspirado y elegante, el restaurador de nuestro primitivo
teatro, el crítico á quien la fuerza, la violencia del amor á lo bello
encarnado en su espíritu, le obliga hasta á ser cruel y despiadado con
lo malo; Fernandez-Guerra, el sabio infatigable, el sabio poeta, á
quien acusan de soñador en sus juicios los que no comprenden que, á
veces, tiene que inventarse cosas que no sepa para estudiarlas, porque
cuanto humanamente se puede saber está ya tan bien colocado en su
cerebro como los libros en una biblioteca. Esforzad, esforzad la
turbada vista y descubrireis más rostros conocidos y simpáticos.
Rosell, el docto Rosell, cuya prosa sólo puede rivalizar con sus
versos; Escosura, siempre elocuente en sus escritos, siempre chistoso
en su conversacion, siempre benévolo con la juventud de que
eternamente formará parte; Arteche, el severo, inimitable historiador
de la _Guerra de la Independencia_, el narrador ameno de la vida de
_Un soldado español de veinte siglos_; Valera, el naturalmente
correcto autor de _Pepita Gimenez_; Campoamor, el que hasta nombre ha
tenido que inventar para su poesía, tan singular y extraña como
avasalladora del ánimo y de la atencion; Oliván, el hablista rival de
Cervantes y de Moratin, el que posee en su pluma una varita mágica que
hace brotar poéticas flores sobre los problemas económicos y sobre las
leyes agrícolas; Balart, el ingenioso crítico que vuelve sobre su
olvidada pluma para terror de los poetas chirles, para regocijo de los
que arrancan un elogio á su censura severa y sana; Canalejas, el ameno
preceptista; Selgas, el incansable rebuscador de retruécanos y
paradojas, el terrible censor de las modernas costumbres; Nuñez de
Arce, el viril cantor de las angustias de la patria; Silvela, el fino
y cáustico Velisla; Frontaura, el ingeniosísimo retratista del pueblo;
Luis Guerra, el biógrafo, el vengador del autor insigne de _La verdad
sospechosa_; Castro y Serrano, el que fué á Suez sin moverse de
Madrid, el que escribió las _Cartas trascendentales_, y _La Capitana
Coock_ y _Las Estanqueras_; Alarcon, el _Testigo de la guerra de
África_, el viajero _De Madrid á Nápoles_... Mil más que convierten el
grupo de los escritores que tienen ya basada en sólido cimiento su
reputacion, en un inmenso océano de cabezas.

A su lado, y como huyendo avergonzados de la compañía de los demás,
nos muestran la espalda los tránsfugas de la literatura; los que van á
buscar en la política, más que el nombre que su natural disposicion
les brindaba, un descrédito probable por el pronto, y, á la larga, el
anatema ó el olvido.

No es insignificante el número de los que en otro extremo del cuadro
se impone al cansancio de nuestros ojos con la viveza y animacion de
sus figuras. Echegaray, el hombre de ciencia, el político, aparece en
primer término al frente de la alborotada multitud de los Zapata, los
Herranz, los Sanchez de Castro, Gaspar, Calvo y Revilla, Barrera,
Valcárcel, Bustillo, Balaciart, etc., etc., etc., trocando el compás
por la pluma, y trasformándose de un golpe en el autor dramático más
atrevido de su época.

Vedlos á todos, entusiastas soldados del arte, escalar las ásperas
alturas que guian á la cumbre donde se asienta el templo de la Fama,
enardecidos por la fé que rebosa en sus almas, por la hermosura de la
conquista, y no ménos que por todo eso, por las voces del ilustrado y
benévolo Navarrete, del ático Sanchez Perez, del tan discreto como
bilioso Revilla, del juicioso y noble García Cadena, del entusiasta
Alfonso, del concienzudo Cortázar.

¡Estéril el período literario que atravesamos! ¿Vale la pena tan
peregrina acusacion de que nos ocupemos de ella un momento más?


II.

Hace algunos años, ofrecía la Plaza de Santa Ana un aspecto muy
distinto del que ahora presenta; y, sin duda porque el que estas
líneas escribe la contemplaba entónces con los aduladores ojos de la
adolescencia, infinitamente más bello. Verdad es que la fachada del
teatro Español no ostentaba los primores del revoque moderno, que
confunde en sabrosísimo consorcio los edificios públicos y los platos
de huevos moles adornados de clara batida, donde las Góngoras lucen la
habilidad de sus manos para delicia de los fieles golosos; verdad es
que aquella tierra inculta no se habia engalanado todavía con la
improvisada exuberancia de la naturaleza municipal; pero no es ménos
cierto que la Plaza de Santa Ana, sin sus tenduchos de madera en que
los gorriones morian tan rabiosos y desesperados como Werther, en que
los grillos se ensayaban para cantar zarzuela, en que los titís y las
cacatúas daban con sus asquerosas miradas y con su coquetismo,
abundantes pruebas de que los vicios y flaquezas son lo que más une al
hombre con los animales; sin todo eso, repito, la Plaza de Santa Ana
será todo lo que se quiera... ménos la Plaza de Santa Ana. ¿Quién,
cuando muchacho, no se ha extasiado ante aquellos destartalados
cajones? ¿Quién, por el módico precio de dos cuartos, no ha comprado,
al mismo tiempo que la pobre víctima, el cargo de verdugo, ejercido
con tanta inocencia como resolucion? Yo sé de un niño (cuyo nombre
reservo para no ofender la modestia y resucitar los remordimientos en
quien ya es hoy un hombre muy barbudo y que peina canas); yo sé de un
niño que, al cumplir los nueve años, repasó la lista de sus
_avicidios_, y, ménos sanguinario que Tenorio, sintió profundo
arrepentimiento y vivo deseo de enmendar de alguna manera sus
crímenes, y ya que no pudo decir aquello de

    Si buena vida os quité,
    buena sepultura os dí...

porque los cadáveres se habian extraviado por el garguero del gato de
su casa, pidió á su padre (no al padre del gato, al marido de su
madre) dinero para comprar todos los billetes de la próxima extraccion
de lotería; medio ingenioso que habia imaginado el infante para sacar
el premio gordo, comprar con él todos los pájaros de la Plaza de Santa
Ana, y en un dia y una hora darles libertad.

¡Dulce, encantadora edad de la infancia, en que lo feo es bonito, toda
ambicion posible, y hasta los remordimientos se presentan con forma
cómica!

En un ángulo de la plazuela, se alzaba por el año de 1868, y debe
alzarse todavía (el regente de la imprenta no me dá tiempo para
averiguarlo), una casa de tres pisos y un solo balcon en cada uno,
propiedad de una maestra de niñas, que tenia _amiga_ en la calle de
Belen, y que, para cierto objeto que más adelante se dirá, cayó en
gracia (el cuarto, no la maestra,--esto de escribir de prisa tiene
muchos y graves inconvenientes) á unos cuantos jóvenes, escritores
unos, que no escribian; estudiantes otros, que no estudiaban, y
empleado alguno, que empleaba el tiempo en no asistir á la oficina.
Aquel cuarto, tan reducido que bien hubiera podido llamarse ochavo,
constaba de un pasillo estrecho, que parecia ancho á fuerza de ser
corto, un gabinete donde bien podrian caber seis personas de pié, pero
incómodamente, y un balcon á la _plaza de los pájaros_.

Cuando los mancebos en cuestion se dirigieron á su propietaria y le
manifestaron el atrevido pensamiento de alquilarlo, la ilustrada y
nariguda maestra de niñas estuvo indecisa largo tiempo: el que ellos
tardaron en reunir, escudriñando y vaciando los bolsillos de todos, la
escasa cantidad á que montaba el mes adelantado y el de fianza. Sin
embargo, sus temores, que entónces ni siquiera sospecharon los
inquilinos, eran injustos y probaban que la maestra de niñas sabía más
de lo estrictamente necesario para dar buena educacion á unas cuantas
señoritas. Aquella habitacion se habia alquilado para trabajar;
para,--huyendo de lloros de niños y cánticos de criadas en las
respectivas casas de los mozalvetes, y de la inspeccion más bien
intencionada que rígida de la familia,--dedicarse á lo que formaba
todo su encanto: emborronar cuartillas y hacer artículos que se
insertaban de balde en el _Cascabel_ ó en el _Museo Universal_ (y
resultaban caros), componer versos indignos hasta de los periódicos de
modas, dramas destinados á ser rechazados por todas las empresas, y
otras hazañas por el estilo.

¡Cuán dichosa tarde, aquella en que sentados en el suelo al rededor de
una silla de Vitoria, ante una humeante ponchera, se inauguró lo que
desde luego fué bautizado con el poético nombre de _El Nido_, y se
acordó por unanimidad la conveniencia de amueblarlo... si la próxima
sesion habia de levantarse con pantalones completos. Uno llevó las
sillas al dia siguiente (¡cuántas noches debió soñar el sillero con
que se habia ido á Sevilla!); otro una máquina de café; otro una
coleccion de retratos de hombres célebres; otro una pipa para fumar él
y llenar el cuarto de peste y de humo, asegurando que así lo
calentaba, y otro una estera de verano, aprovechando la circunstancia
de ser invierno,--con lo cual lograron hacerse en Diciembre la ilusion
de estar en Agosto y llegar á Junio con la estera tan rota, que con
barrer un poco quedó hecho el desestero.

La vida de los habitantes del _nido_ era tan dulce como la de todos
los que esperan, como la de todos aquellos para quienes en el despacho
del teatro de la ilusion no ha aparecido aún el fatídico letrero de
«No hay billetes.» Casi todos eran republicanos, y no eran más, porque
no habia más que ser; y el único decididamente afiliado en el partido
conservador, pensaba con seriedad en la conveniencia de escribir un
drama político-filosófico-social probando que los casamientos de
Estado son una infamia intolerable, que un rey debe casarse por amor y
dar su mano á una fregona de palacio, si ésta, con la bondad de sus
prendas y la belleza de su palmito, ha logrado inclinar el ánimo de
S.M. desde las ventanas de la régia cámara hasta los respiraderos de
las régias cocinas.

Todos los habitantes del _nido_ eran críticos entónces (apenas habian
escrito nada que valiese algo todavía), y á haberles conocido las
empresas, les hubieran prohibido la entrada en sus teatros las noches
de estreno. Siempre recordaré (eternamente impreso lo tendrá alguno de
aquellos jóvenes... en la mejilla izquierda) el lance acontecido la
noche que por primera vez se representó cierta bufonada en el coliseo
de Jovellanos. Los carteles anunciaron el desafuero contra el arte, y
aquella alborotada juventud se posesionó del centro de la galería
baja, dispuesta á vengar las injurias que, no sin razon, daban de
antemano por inferidas á su ídolo. El público sensato se mostraba
descontento, los _alabarderos_ aplaudian más furiosamente á medida que
perdian la esperanza de vencer en aquella jornada, y su jefe, harto ya
de oir los dicterios que contra la pieza proferia el más procaz de los
habitantes del _nido_, encaróse con él, y díjole:--«¿Cuántos años
tiene usted, caballerito?»--«Quince, para servir á usted,» contestó el
interrogado con un aire que desmentia lo compuesto de las
palabras.--«Y ¿no le gusta á usted esta obra?» tornó á preguntar el
jefe de alabarderos.--«Nó, señor,» tornó á contestar aquél, y añadió
acto contínuo:--«Y á usted ¿le agrada?»--«A mí me parece una obra muy
aceptable,» repuso el imprudente amigo de la empresa. Nuestro jóven le
miró de alto abajo, y exclamó:--«Pues compadre, está usted adelantado,
para la edad que tiene!» Frase que le valió un coro de carcajadas de
todos los que le rodeaban, un tremendo bofeton del militar-paisano, y
la probabilidad de pasar la noche en la prevencion con todos sus
compañeros, que salieron bizarramente á su defensa.

Justo es decir que los que en ciertas ocasiones se mostraban
implacables, eran cuando se estrenaba una obra de algun autor de
merecido crédito, los que con más placer le palmoteaban y con más
entusiasmo pedian su nombre.

Las ideas revolucionarias que los dominaban en política, los
avasallaban tambien en literatura; y para ellos lo más exagerado era
siempre lo mejor.

De resultas de una discusion comparando el romanticismo y el
clasicismo, el busto de Molière salió desterrado del _nido_, y aún me
parece leer sobre sus paredes la quintilla escrita con carbon un dia
que se recordaron las burlonas censuras de Moratin al autor de _La
vida es sueño_.

      Os indignais sin razon
    Contra ese ultraje tan ruin;
    ¿Puede, en ninguna ocasion,
    Amenguar un MORATIN
    La gloria de un CALDERON?

Los caractéres de los habitantes del _nido_, corrian parejas, por lo
distintos, con los muebles de la salita. Todos, y esto era lo único en
que se parecian, eran aspirantes á escritor; á excepcion de dos, cuyas
obras habian sido aplaudidas por el público, y que sin tener en cuenta
esa circunstancia, se dignaban mirar como compañeros á los demás. Era
el más viejo, y era y es bien jóven aún, uno cuyo nombre es ya
garantía para el público que asiste á los estrenos de sus obras, de
que va á pasar una noche feliz: tanta es la habilidad con que sabe
disponer la sencilla y natural trama de sus piezas: tanta y tan fina
es la sal con que sabe aderezarlas y servirlas al público, su
infatigable convidado. De mediana estatura, delgado, nervioso, su
cabeza ocupaba casi una tercera parte de su cuerpo; quebrado el color,
rayando en bilioso, un mechon de alborotados cabellos negros adornaba
su despejada frente y entonaba la dureza de líneas de aquella nariz
aguileña, de aquellas cejas desiguales que daban sombra á unos ojos en
que la impaciencia, la sutilidad y la astucia eran tres amigas que
contínuamente caminaban del brazo. ¿No le conoces, lector? ¿No le has
visto salir á escena estas noches? Es Miguel Ramos Carrion, el autor
de _Un sarao y una soirée_, y de _La gallina ciega_, y de _Esperanza_,
y del _Cuarto desalquilado_, y de _Los doce retratos_, y de _La mamá
política_, y de una obra que se representará en breve y acabará de
consolidar su reputacion.

Miguel ¡quién lo diria conociendo sus obras! era desgraciado: ya no lo
es; ya su trabajo basta para sostener las cortas necesidades, la
existencia preciosa de su madre, y el recuerdo del tiempo malo sólo
puede ser para mi amigo el fondo negro, que no es triste, puesto que
hace destacar la claridad del primer término. Miguel, luchando con
innumerables contrariedades de todo género, escribia artículos, hacía
versos para mil objetos distintos, traducia en tres dias una pieza ó
una zarzuela que solia representarse con ajeno nombre, y en vano pedia
á los sucesos un momento de tranquilidad para hacer al fin algo más
digno de sus envidiables facultades. Sus compañeros del _nido_ se las
reconocian á coro, sostenian su fé vacilante, y hoy sienten tanta
felicidad por su suerte como orgullo por no haberse equivocado en sus
pronósticos.

No puedo dejar de hablar de Ramos sin nombrar al que, unido
constantemente á él, lo completa como la postdata á la carta en que
falta algo. Me refiero á cierto estudiantillo de taquigrafía,
asturiano de profesion, de alma de niño, de corazon de hombre, nacido
para tener un amigo, y á quien todos desean tener por tal. Toribio
Granda idolatra á Miguel Ramos como la madre quiere á su hijo, y le
admira sinceramente y le gruñe sin cesar, y sufre más que él, que es
cuanto se puede decir, la noche en que estrenan alguna obra,--obra que
la noche del estreno es tan de Toribio como de Miguel;--que tiene
tanta influencia sobre Ramos, que, á veces, hasta le hace trabajar.

Al _nido_ pertenecia tambien otro pájaro que despues ha tomado vuelo
por las regiones de la política, y sabe Dios hasta dónde llegará.
Hasta donde quiera, porque, hoy como entónces, todos sus compañeros
reconocen en él más talento que en ninguno y ménos discrecion para
emplearlo y convertirlo en otra cosa que en un perro que muerde á su
amo. Adolfo Malats era, al formarse el _nido_, cuando él no habia aún
soltado el cascaron, un muchacho rubio, largo, paliducho y ojeroso. En
su mirada lánguida se veia contínuamente prematuro cansancio: en su
frente cubierta de pelo no se adivinaba la inteligencia, pero allí
estaba, y esto es lo principal; en sus labios desdeñosamente plegados,
una sonrisa fria helaba de pena á sus amigos, que le miraban harto del
mundo sin conocerle, incrédulo sin creerlo él mismo, holgazan con
terrible trabajo, murmurador sin interés y perdiendo lastimosamente el
tiempo con la serenidad del que se las echa á correr con un chiquillo
y le dice:--«Anda, llévame un cuarto de hora de delantera, que yo te
alcanzaré ántes de cinco minutos.» Adolfo Malats, la memoria más
feliz, el juicio más hábil para tropezar en una cosa con el defecto,
la imaginacion más ingeniosa del mundo, uno de los hombres que tienen
más talento para encerrar un tomo en una frase, para estarse una
semana contando cuentos que nadie sabe, era el año de la fundacion del
_nido_ un hombre de mucho talento que no habia encontrado todavía el
sentido comun. Hoy sus palabras y su conducta parecen anunciar á la
vez el hallazgo. Adolfo Malats era el aficionado á todo (pero el
aficionado inofensivo, el que _no ejerce_); nuestro consultor, el que
con un elogio, rarísimo en su boca, nos hacía felices. Hombre de
condiciones buenas y malas más diversamente mezcladas, dudo que haya
existido jamás; mejor amigo de sus amigos, corazon más noble para
gozar con la felicidad ajena, alma más libre (y se comprende bien) de
envidia por nadie ni por nada, eso sí puedo afirmar rotundamente que
jamás ha existido.

Tipo bien opuesto al de Adolfo, es Andrés Ruigomez, el autor de
_Silvestre del Todo_, que no sé cuándo acabará una preciosa novela de
costumbres que en Francia haria su reputacion y su fortuna; que hoy,
alejado de la literatura, entregado á las nobles tareas del foro,
quizá le reserva la suerte una existencia más desahogada y tranquila
que la de sus compañeros, si bien todos éstos la mirarán siempre como
propia y creerán que en su querido Andrés han mejorado de fortuna.
Andrés era el padre grave de la reunion; el padre grave por la
seriedad de su cara, por lo reposado de su voz, por la entonacion
verdaderamente forense con que ya entónces explanaba sus originales
teorías sobre arte, sobre política, sobre religion y sobre todo.
Andrés se las echaba de hombre de mundo, y apenas era hombre mundano;
Andrés se las echaba de hombre libre de preocupaciones, y hasta mucho
despues de aquellos venturosos dias no ha logrado verse libre de la
preocupacion de no tener ninguna; Andrés se las echaba de hombre
formal, y él era el único que mientras hablaba conservaba la cara
séria, resalte el mejor de sus chistes. Talento sólido y bien nutrido,
sagaz observador y pintor felicísimo de costumbres, Andrés Ruigomez
hubiera alcanzado en Francia, con aliento para sus primeros pasos y
recompensa para sus primeros merecimientos, una reputacion no menor
que la de Paul de Kock, á quien vence en la profundidad de las ideas y
no cede en la fuerza del chiste.

Tipo bien opuesto tambien al de Adolfo, era el de otro personaje que
no quiero bosquejar, para irme directamente á la figura principal de
mi cuadro, que tambien se crió al calorcillo del _nido_: el autor del
presente libro, mi querido amigo Campo-Arana.


III.

_Don Quijote_ le llamaban sus compañeros; y hoy, que ya es todo un
guapo mozo, no parecerá imprudente confesar que el mote le estaba como
anillo al dedo. Y Campo recordaba á D. Quijote por algo más que por lo
seco y desgarbado de su cuerpo, lo avellanado del rostro y el rumbo de
los bigotes: por lo exaltado de su imaginacion, pronta en hacerle
recibir como realidades sus sueños de cada momento, infatigable para
persuadirle á creer que está en verso nuestra existencia, contra la
opinion de un personaje de comedia del pobre Luis Eguílaz. Campo se ha
pasado, y se pasa, y se pasará la vida (porque es el individuo del
_nido_ ménos sujeto á cambio), tomando por gigantes los molinos de
viento, y por castillo la venta tan justamente antipática á Sancho
Panza.

Campo era, de todos sus compañeros, el que ménos versos hacía y el más
poeta sin duda alguna. Si el que escribe estos renglones no creyera
firmemente que el artista es echado al mundo por Dios, ni más ni ménos
que el ave, que siempre encuentra las yerbecillas que han de
alimentarla mejor, creeria con no ménos seguridad que Campo-Arana era
un talento perdido á quien habian faltado favorables condiciones de
desarrollo. Pero quien repare un poco en la vida de los hombres
notables que honran á la humanidad, comprende desde luego que
Shakespeare, con una vida más tranquila, con una instruccion más
sólida, quizás hubiese escrito dramas ménos gigantescos; que Moratin,
nacido en el siglo XVII, acaso no hubiera tenido un talento bastante
enérgico para salir de la oscuridad; que Hartzenbusch, ménos sabio y
despues de arrojar en _Los Amantes de Teruel_ todo lo que un hombre
solo puede inventar, acaso hubiese valido ménos, mientras la musa
inquieta y viva de Narciso Serra probablemente se habria muerto de
fastidio en la fria, aunque sana atmósfera de una biblioteca. Campo es
poeta de impresion; ha recibido impresiones, posee el don de expresar
de una manera siempre clara y á menudo elegante sus pensamientos:
Campo es lo que puede ser. No hay que indignarse con el pez porque no
ande, si sabe nadar bien, ni echar en olvido la fábula de Iriarte, que
nos presenta al ganso haciendo de todo un poco, y haciéndolo todo como
quien era.

Campo no es un sabio; pero con que nadie se lo conozca en sus
escritos, con que posea la principal sabiduría del hombre de letras
(la de saber bien qué es lo que no sabe, para no hablar de ello), él
tiene bastante y el lector de sobra.

Su primer maestro ha sido el mejor: la naturaleza vista á través del
sentimiento propio. Algo ha modificado esa espontaneidad la influencia
que sobre él ha ejercido la lectura frecuente de los poetas alemanes:
influencia ménos perjudicial en Campo que en otros escritores, por ser
ménos opuesta á la índole del talento de nuestro autor, á cuyo
espíritu soñador y vago ha debido sucederle con las odas y baladas del
inmortal autor del incomparable _Wallensthein_, lo que al viajante que
hallándose en tierra extranjera, oye por azar palabras del habla
nativa de labios de un natural del país.--Poeta dramático Campo, de no
vulgares condiciones, siempre valdrá cien veces más como poeta lírico:
así se nos presenta en su primera obra de importancia, el presente
tomo de poesías, y así debe juzgársele. Bien ha hecho en bautizarlo
con el nombre de _Impresiones_; difícil sería encontrar otro que le
sentára mejor. Porque la poesía de Campo es eminentemente individual,
verdaderamente lírica. Así como en el drama el autor no debe aparecer
nunca (mas que al final, cuando el público le aclame), el soneto, la
oda, la elegía, son como la máscara por que hablaban los actores
griegos y latinos con la voz natural, pero aumentada para que llegase
á todos los ámbitos del anchuroso coliseo. Las impresiones de
Campo-Arana, producirán impresiones en el lector. Casi cuantas
contiene el tomo están inspiradas por un suceso real siempre, cuando
ménos en la mente del poeta; con lo cual basta para que nazcan con la
vida que sólo de la mente del poeta han de recibir. Por eso unas
podrán leerse con ménos agrado que otras, pero ninguna con
indiferencia: por eso tambien nos sorprenderá la diversidad de su
género, nos extrañará y hasta nos disgustará la diversidad, la
oposicion de juicios y opiniones que se observa en ellas. Este tomo es
la vida de su autor, cuyos sucesos pasan rápidamente á nuestros ojos,
como cincuenta figuras distintas se reflejan á la vez una tras otra,
en los contínuos, diversos y paralelos espejos de un café. El autor no
nos engaña; en su introduccion nos lo dice bien claro: allí hace su
programa, y más adelante lo cumple... El lector debe darse por
satisfecho: ¿qué más podria pedir un pueblo á su gobierno ó un
distrito á su diputado?

He dicho ántes, y vuelvo á afirmarme en ello, que nadie leerá con
indiferencia este tomo de poesías. Todos los que han vivido la
existencia agitadísima de nuestra sociedad, donde los sentimientos se
tropiezan, se chocan, se confunden en el corazon, como la gente á la
salida de un teatro, encontrarán aquí á cada paso la expresion exacta
y concisa de sus propios sentimientos. Muchos dirán: «¡Qué bien dice
el autor lo que tan bien he sentido yo!» Y ¿cómo no ha de apreciar el
público un libro que le parecerá escrito por él? Este es, á mi pobre
juicio, el triunfo más completo del poeta lírico. Después de publicar
Becquer sus admirables _Rimas_, que han hallado eco en todas las
almas, y Nuñez de Arce sus robustas inspiraciones, que ya saben de
memoria todas las personas de buen gusto, la poesía que consiste en la
pulcritud, en el _aseo_, por decirlo así, de los versos, ha muerto ya
y está enterrada para siempre. En literatura, la forma y el fondo son
lo que en la humanidad el cuerpo y el alma; el cuerpo es la hermosura,
el alma la bondad, y ésta, sólo ésta, es inmortal. Si aquél sobrevive
en las obras del ingenio, es porque todo se vuelve _alma_ en ellas,
como en el hombre cuando traspasa el umbral terrible de la insondable
eternidad.

¿Será esto querer sostener que las poesías de Campo son perfectas?
Nada más léjos de mi ánimo. Acercáranse más á la perfeccion y
estarian, tales como son ellas y la índole del talento poético de su
autor, más léjos de la belleza artística. El lector encontrará en las
_Impresiones_ estilo frecuentemente incorrecto, versos flojos y
desaliñados, imprudencias de asunto y de frase, falsedad y
contradiccion en los juicios; todo mezclado y compensado con bellezas
de primer órden, de esas que saltan á la vista del lector ménos
perspicaz, como ciertas mujeres hermosas, de provocativa belleza, se
nos entran por los ojos, atrayéndonos con sus miradas.

Campo, que posee una facilidad, á veces lamentable, para expresar sus
pensamientos, paga á menudo una licencia poética, que pudiera haberse
excusado, con mil primores; á la manera (y perdóneseme lo vulgar de la
comparacion por lo que tiene de expresiva), á la manera del niño que
promete á su madre no salir de casa en todo el domingo si le perdona
media hora de escuela para ir á bañarse al rio con sus compañeros...
donde de milagro no se ahoga y de seguro se resfría.

Otra ventaja hay en los versos de Campo: rara vez deja de acudir la
inspiracion á su llamada. Para nuestro amigo, es siempre la poesía una
amante esposa que se entrega con tranquila felicidad á su marido: nó
la pobre mujer que fuerza un soldadote brutal y feroz.

Campo, esto no se puede negar, canta tan á menudo lo que siente como
lo que no siente, y creo en conciencia que él mismo no lo distingue:
el poeta cantará siempre mejor lo que cree sentir que lo que siente en
realidad... ¡Ay! Si expresáramos bien lo que á veces sentimos, ¿qué
poeta no sería gran poeta? La verdad del sentimiento no logra nunca
salir por entero del corazon: ha echado en él raíces: al exterior
brotan únicamente las ramas, ¡y éstas son tales que parecen árboles!
Campo escribió indudablemente la hermosa poesía que me hace la honra
de dedicarme (una de las más defectuosamente bellas de la coleccion)
un dia que habia sostenido una discusion con un clérigo carlista,
enterádose del asesinato legal de Reus y leido algun tratado de
filosofía alemana...

Pero aquí han terminado mis observaciones sobre su libro. En
literatura, divido yo los críticos (¡cuántas veces me han dividido y
me dividirán ellos á mí!) en dos clases. Pertenecen á la primera los
que acogen sin prevencion, con benevolencia, las primeras obras de un
jóven, saben y comprenden lo difícil que es ponerse, sólo ponerse, en
el camino de la perfeccion artística, y censuran lo malo sin acritud,
ensalzan lo bueno con expansion, y hacen con el principiante en tan
difícil carrera lo que el hábil doctor con el enfermo de que se
encarga: lo animan, lo confortan, le prescriben el régimen más propio
para su restablecimiento, y le hacen confiar en la conquista de la
salud.

Pertenecen á la segunda clase, los críticos para quienes todo es malo,
para quienes nadie sabe nada, para quienes nadie debe escribir; que
vierten hiel sobre las primeras ilusiones de un alumno de las Musas,
que mutilan sin piedad sus composiciones, ensañándose en ellas con
tanta fé como alevosía, como cristiano contra moro. A éstos no les
llamo yo críticos, sino verdugos de los que en tiempos de triste
recordacion atenaceaban el cuerpo, sacaban los ojos y cortaban las
orejas á los delincuentes... todo con el objeto de decidirlos á la
enmienda.

Sin ciencia ni entendimiento para lo primero, me encuentro con
demasiado buen corazon para lo segundo, y dejo el libro de mi amigo
querido á los que de una clase y de otra no faltan en nuestra
república literaria: á los primeros se lo abandono con alegría y
confianza; á los segundos... por fuerza se lo entrego.


IV.

Llego aquí fatigado, jadeante, como el que ha hecho una larga jornada,
con gusto, pero con precipitacion excesiva, y conozco que he dicho
muchas impertinencias, algunas verdades, y varias cosas que podria
haber reservado para mejor ocasion... Sin embargo, ya es costumbre (y
costumbre mala, de dificilísimo destierro por lo tanto) que al frente
de toda nueva publicacion vayan unas cuantas páginas escritas con el
objeto de que nadie las lea: Campo ha puesto empeño en que el prólogo
de sus versos lleve mi firma; yo he dejado hablar por cuenta propia al
corazon y á la fantasía: y comprendiendo, aunque algo tarde, que mi
prólogo podria carecer de interés, por lo ménos, una reflexion me
consuela de todas las demás. Si el prólogo no se ha de leer, más vale
que sea mio que de una persona autorizada.

                                        CÁRLOS COELLO.



INTRODUCCION


MELANCOLÍA.

      Yo padezco, lector, frecuentemente,
    --sin que sepa la causa verdadera
    ni si es cosa del cuerpo ó de la mente,--
    una tristeza amarga, que inclemente
    me domina, me rinde y desespera.

      La sangre que en mis venas comprimida
    caminaba en raudal impetüoso,
    parece detenerse en su carrera,
    y sin calor, sin fuerza, empobrecida,
    se desliza con paso perezoso
    como si en mí la vida se extinguiera.
    La luz no hiere con su lumbre pura
    mis ojos apagados
    donde ántes su fulgor resplandecía,
    y á través de una niebla siempre oscura
    miro la alegre claridad del dia.

      No hay eco que hasta mí llegue distinto,
    ni idea que despierte mi entusiasmo;
    no hallo placer que excite en mí el instinto,
    ni dolor que me saque del marasmo.
    Dios, la gloria, el amor, la patria, el arte,
    ídolos de mi ardiente desvarío,
    sólo me inspiran pesaroso hastío;
    que parece domar mi sér inerte
    la calma precursora de la muerte.

      Un remedio á mi mal buscando en vano,
    ya me siento al piano
    y recorro con mano perezosa
    las teclas de marfil de uno á otro extremo,
    modulando en su marcha caprichosa
    extrañas melodías
    en las que siempre va del alma parte,
    llenas de extravagantes fantasías,
    sin hilacion, sin formas y sin arte,
    brillantes una vez y otra sombrías;
    canto salvaje que mi mente eleva
    sin que el arte lo cubra con su manto,
    que el viento nunca lleva
    á donde yo lo envío;
    notas de una oracion ó de un lamento
    que nadie escuchar quiere,
    y que van á perderse en el vacío
    ignoradas y solas,
    como el grito del náufrago que muere
    en el rumor de las revueltas olas.

      Ya el exánime cuerpo abandonando
    á la extraña inaccion que le avasalla,
    los tristes ojos á la luz cerrando,
    sin que la voluntad le oponga valla,
    dejo á mi pensamiento libre vuelo;
    mas de un sueño imposible en pos se lanza,
    y vaga en loco anhelo
    de un recuerdo á un dolor ó á una esperanza,
    de una idea á otra idea,
    sin conseguir hallar lo que desea.
    Ya queriendo fijar mi pensamiento,
    sobre el blanco papel la mano puesta,
    expresar con palabras mi ánsia intento;
    y comienzo novelas y canciones,
    y poemas, y dramas, y cien cosas
    que no pasan jamás de tres renglones.
    Fragmentos que conservo en mi cartera,
    que leo con el alma estremecida,
    porque en esos fragmentos está entera
    la historia de mi vida.

      Mas todo en vano: ni en los dulces sones
    de la rica armonía,
    ni en las anchas regiones
    donde mi pensamiento desvaría,
    llenas de luz, de amor y de belleza,
    puedo encontrar alivio á mi tristeza.

      Si vuelvo á Dios el ánimo contrito
    y piedad de mi pena le demando
    con humilde fervor y acento blando,
    el aliento maldito
    de la duda cobarde y acerada
    á envenenar mis pensamientos viene,
    y en mis labios detiene
    Una oracion apenas comenzada.

      Vuelvo entónces los ojos á la tierra
    y de mí se apodera horrible espanto
    al ver los séres que en su seno encierra.
    Unos con rabia atroz, otros con llanto,
    alzan al cielo punzador gemido,
    y el de unos en el de otros confundido,
    en concierto infernal, que crece y crece
    como el mar al alzarse enfurecido,
    hacen llegar sin tregua hasta mi oido
    un grito de dolor que me enloquece.

      Por fin, tras largas horas
    de ignorado martirio, el mal se aleja
    trocándose en hondísima amargura
    que ya nunca me deja.

      Entónces, á mi afan suelto la llave
    y escribo, sin pensar adquirir gloria
    ni de fama ó de títulos ansioso,
    --que esa ambicion en mí fuera irrisoria.
    Escribo, como llora el desgraciado,
    como canta el alegre; porque el pecho
    es para el hondo sentimiento estrecho
    y se desborda el duelo ó la alegría,
    ésta con expansiva carcajada,
    aquél en una lágrima sombría.
    Escribo sin buscar otra ventura,
    sin anhelar más precio á mis canciones
    que desahogar un poco mi amargura.

      No busques pues, lector, en mí al poeta
    ni al hablista galano,
    ni al pensador severo:
    Dios me negó favor tan soberano
    y yo que fiel su voluntad venero,
    á mi modesta inspiracion me allano.
    Dotes tan altas, ni fingirlas puede
    el mortal á quien Él no las concede.

      Mas no por eso cesará mi canto,
    que en el concierto inmenso,
    de la tibia mañana
    que la dulce y alegre primavera
    con aromas y flores engalana,
    del grillo entre las yerbas escondido
    el ingrato chirrido,
    se une al canto de amores regalado
    del _pardo ruiseñor enamorado_,
    y al zumbido monótono y constante
    del insecto infeliz, el tierno arrullo
    de la tórtola amante
    y del arroyo el plácido murmullo;
    y de unos en la de otros confundida
    la voz, ésta apacible, aquélla ingrata,
    forman, por atraccion desconocida,
    el himno poderoso de la vida
    que en los aires fermenta y se dilata.



¿DÓNDE ESTÁ?


    ¡Oh! sí: para vivir, yo necesito
        lucha, esperanza, amor.
    Los instantes de dicha y de abandono,
        ciclo de la pasion;
    la duda inquieta del desden fingido,
        tormento abrasador,
    que con lágrimas baña las pupilas
        y de ira el corazon;
    el tembloroso afan de la respuesta
        y del primer favor;
    el nervioso delirio de los celos,
        que turba la razon.
    . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
    . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
    Mas ¿dónde hallar una mujer que sepa
        comprender mi dolor?
    ¿Dónde encontrar una mujer, esclava
        del mismo afan que yo?
    ¿Una no habrá en el mundo que me escuche,
        que sienta así el amor?
    ¿Una no habrá en el mundo, que me quiera
        mentir por compasion?



¡SOLO!


      Solo... Solo... Siempre solo,
    siempre solo con mis penas!
    Solo mientras dura el dia,
    solo en la noche serena,
    solo cuando pienso en Dios,
    solo al pensar en la tierra,
    solo cuando canto alegre,
    y solo con mi tristeza!...
    Solo siempre... Mas ¿por qué,
    esa soledad eterna?
    Es ¡ay Dios! que el alma mia
    no ha hallado su compañera,
    y siento que me hace falta
    la mitad de mi existencia;
    es que soy un pobre loco,
    ó la humanidad entera
    es ménos buena que yo,
    y que su maldad me aterra;
    es que el mundo me rechaza,
    ó que mi alma le desprecia,
    porque en él, ¡ay! no ha podido
    encontrar su compañera.

    * * * * *

      Es que yo adoro las lágrimas
    y el mundo se rie de ellas;
    es que es mi ambicion muy grande
    ó que mi alma es muy pequeña:
    es que siempre, combatido
    por encontradas ideas,
    fluctúa mi pensamiento
    por que la verdad no encuentra;
    es que no tengo la fé
    del mártir ni del poeta;
    es que todos mis dolores
    son despreciables miserias
    que no levantan el ánimo
    y que las fuerzas enervan;
    es que anhelo un imposible,
    delirio de mi tristeza;
    es que me falta un apoyo
    á que asir mi mano trémula;
    es ¡ay Dios! que el alma mia
    no ha hallado su compañera.

    * * * * *

      Es que me siento vencido
    en esta lucha suprema,
    y no hallo un amante seno
    donde apoyar mi cabeza,
    y á cuyo tibio calor
    resuciten mis ideas;
    es que veo, á mi pesar,
    cerradas todas las puertas,
    y sólo me ofrece asilo
    la muerte... Quizás en ella,
    al otro lado del manto
    que la eternidad nos vela,
    mi alma que triste y doliente
    su camino hace en la tierra,
    podrá conseguir su anhelo:
    encontrar su compañera.



ÁNSIA.


      Y qué ¿de esta inquietud jamás postrada,
    de esta lucha sin tregua que en mí siento,
    de este loco y altivo pensamiento,
    ¿no habrá de quedar nada?--¡Nada!...--¿Nada...
      La pobre flor en el pensil tronchada,
    deja sus hojas y su aroma al viento;
    la ola al besar la playa, su lamento
    deja, y la linda concha nacarada.
      Yo tambien dejar quiero mi memoria;
    aunque agostado como débil lirio,
    quiero esculpir mis huellas en la historia.
      Quiero que un dia el mundo con delirio
    orne mi tumba con laurel de gloria...
    Laurel de gloria, ó palma de martirio.



SÚPLICA.


      ¡Ay Dios! ¿No quereis decirme
    dónde la podré encontrar?
    Largos dias há, su huella
    busco con ardiente afan...
    Yo quiero verla un instante...
    Un instante nada más.
    Yo ahogaré en mi pecho el grito
    de inmensa felicidad
    que al volverla á ver de nuevo
    el amor me arrancará.
    Yo la dejaré camino
    viéndola, triste, pasar
    sin pedirle una sonrisa
    que calme mi ardiente afan.
    Yo me esconderé en la sombra
    cual medroso criminal...
    No buscaré su mirada...
    Su voz no me arrastrará...
    La veré como un delirio
    irrealizable y fugaz...
    Mas... quiero verla un instante,
    un instante nada más.
    --Por Dios, ¿no quereis decirme
    dónde la podré encontrar?



DIOS.


      Lucha tenaz; mi espíritu se aterra,
    y en vano busca el insoluble arcano
    tras de el que en pos, el pensamiento humano,
    riñe consigo mismo cruda guerra.
      ¡Dios! ¡Un tiempo tirano de la tierra!
    ¡Terrible agitador del Occeano
    que sumerge azotándola inhumano
    la pobre nave que en su seno encierra!
      Mas nó; los elementos obedecen
    sólo una ley, y ante ella, cual el suelo,
    los infinitos mundos se estremecen.
      Mintió quien en tu sér forjó su anhelo...
    --Mas... ¿por qué mis pestañas se humedecen
    al levantar los ojos hácia el cielo?



SOMBRA EN LA LUZ.


I.

      A mi ruego tenaz por fin rendida,
    ella, oculta en la sombra, me esperaba,
    y yo, de orgullo y gozo el alma henchida,
    buscándola, en la sombra caminaba.

      Sólo la tibia luz de las estrellas
    mis pasos alumbraba:
    su pálido fulgor me parecia
    aún más alegre que la luz del dia.


II.

      Al dejarla, sus tintas de oro y grana
    esparcia en el cielo la mañana,
    y cuando el sol se alzó en el horizonte,
    pensando en la victoria
    que al dulce amor debia,
    yo no sé qué sentia
    que en medio del recuerdo de mi gloria
    triste la luz del sol me parecia.



Á CÁRLOS COELLO.


NOSCE TE IPSUM.

      ¡Rey de la creacion, hombre! Despierta.
    Sál del letargo en que sumido vives,
    abre una vez á la verdad tus ojos,
    si á resistir su luz tu vista acierta.
      Despierta contemplando los despojos
    de tu pobre grandeza,
    mezquino sueño de tu sér soberbio.
      Despierta con presteza,
    baja del trono de oropel y harapos
    que rico solio en tu locura crees.
    Suelta el cetro de caña con que riges
    el engañoso mundo que posees,
    y sombras vanas con afan diriges.
      Deja caer la máscara arrogante
    con que encubres tu bajo pensamiento
    de bien y de grandeza vergonzante.
      Hipócrita insensato,
    que de soberbia en insondable abismo,
    en tu loco arrebato
    te mientes la grandeza áun á tí mismo.

    * * * * *

      ¡Ah! no es ciego extravío
    la fuerza poderosa que arrebata
    la templada razon, y se apodera
    del pensamiento mio.
      Nó; no es la duda ni la envidia artera,
    no es la fiera afliccion de la amargura,
    ni el débil grito del herido esclavo.
      La envidia mata, si la duda altera,
    la amargura tan sólo el llanto funde,
    la cobardía besa al que la azota.
      Yo vivo y pienso, y, al error atento,
    del tirano el poder no me confunde
    ni doblego á su antojo el pensamiento;
    pues sé que ante la voz conmovedora
    de la santa verdad, en su flaqueza
    caerán, sobre su asiento mal seguros,
    como de Jericó los anchos muros,
    sus sueños, su poder y su grandeza.
      Y esa verdad sus alas me ha prestado,
    á su cielo de luz me ha conducido,
    y ora desesperado,
    ora preocupado ó divertido,
    al ver el hombre desde allí he llorado,
    y volviendo á mirarle, me he reido.

    * * * * *

      Envidia ó egoismo; ese es el hombre
    por más que luche en disfrazar su anhelo
    con un hermoso nombre.
      Llama amor al deseo disoluto
    á que rinden tributo,
    sin la inmunda torpeza á que él se entrega,
    el ave, el pez, el bruto,
    la misma flor inmóvil que despliega
    su cáliz á la brisa y al rocío.
      Llama ambicion á la locura ciega
    que tenaz le persigue hasta en sus sueños
    sin que olvido ó reposo se demande,
    no por ser él más grande,
    sino por ver á los demás pequeños.
      Llama equidad á la ruïn codicia,
    llama heroismo al crímen más sangriento,
    saber á la malicia,
    redencion al tormento,
    y á la venganza bárbara, justicia.
      Ciencia al enmarañado laberinto
    en que su limitada inteligencia
    se pierde errante sin hallar salida;
    alma á su ciego instinto,
    al vil temor prudencia,
    fé al fanatismo ciego,
    ley al hierro homicida,
    y á la inaccion estúpida, sosiego.
      Caridad á la dádiva avarienta,
    migaja de su mesa suntüosa,
    que presta, haciendo cuenta
    de recobrar crecida
    de la mano potente y dadivosa
    de un Dios que se ha forjado en otra vida.
      Y se cree un sér grande porque siente
    afectos que orgulloso diviniza,
    cuando acaso los miente.
      ¡Amor de patria! dice, imaginando
    que es privilegio la atraccion sagrada
    que hace al ave viajera
    amar á la enramada
    donde elevó su voz por vez primera,
    donde pasó el estío,
    donde vuelve á anidar la primavera.
    ¡Razon! exclama con acento grave,
    y áun blanquean al sol en la llanura
    las osamentas de cien mil soldados
    que asesinó su bárbara locura;
    el paso de la fiera muchedumbre
    áun destroza la miés de la campiña,
    y cadáveres mil ensangrentados
    alimentan las aves de rapiña.
      ¡Arte!... Tal vez tan sólo ese deseo
    es en él verdadero y grande y puro...
    Tal vez... Mas, ese mismo sentimiento,
    ¿no es acaso el altivo desvarío
    de hallar de Dios el ignorado asiento,
    adivinar su imágen escondida,
    sorprender su existencia en un momento,
    y robarle el secreto de la vida?



LA VUELTA.


      --Cuando tras tanto penar
    llegas, cubierto de gloria,
    á gozar de la victoria
    al amor de nuestro hogar,
    dime: ¿Qué negro pesar
    turba, hermano, tu alegría?
    ¿Qué negra melancolía
    te entristece á nuestro lado?
    --¡Ay, Julián! ¡Que me ha olvidado
    la mujer que yo quería!

      --Hijo, ¿y por eso abatido
    al dolor te rindes ciego?
    ¿Perdiste el valor y el fuego
    con la sangre que has perdido?
    ¿Lloras?... Mas dime, ¿qué ha sido
    del valor que yo sentia
    cuando tus cartas leía
    ansioso y entusiasmado?
    --¡Ay, padre! ¡Es que me ha olvidado
    la mujer que yo quería!

      --Hijo: tu dolor me mata,
    ven y reposa en mi seno,
    de amor para tí está lleno,
    en él tu llanto desata,
    ¿Qué te importa si una ingrata
    de sus brazos te desvía?
    Toda es tuya el alma mia,
    reposa en mí confiado.
    --¡Ay, madre! ¡Que me ha olvidado
    la mujer que yo quería!



¡REBELDÍA!


      No, ya no quiero consolar al triste,
    ni con mis manos enjugar su llanto:
    ya mi alma, endurecida, se resiste
    hasta del bien al goce sacrosanto.
      Ya el dolor me arrebata y desespera,
    sin que consuelo á la paciencia pida:
    ya aborrezco el dolor... ¡el dolor, que era
    la ilusion más hermosa de mi vida!
      Espíritu rebelde, á Dios me atrevo,
    y de su fé rompiendo ya los lazos,
    como reproche, ante sus ojos llevo
    de mi alma destrozada los pedazos.
      Si al escuchar mi queja en la agonía,
    de la lucha feroz al fin rendido,
    me echa en cara mi osada rebeldía,
    yo le podré decir: «Tú lo has querido.
      Tú me marcaste de la vida el paso,
    tú un cuerpo débil para mi alma diste:
    si era para el licor frágil el vaso,
    ¿por qué no lo cambiaste ó lo rompiste?
      ¿Dónde está tu justicia, que no acudes
    un remedio á aplicar á los dolores
    del que siente la fé de las virtudes
    y el gérmen del amor de los amores?»
    . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
    . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
      ¡Ah, no sabeis vosotros, desdichados,
    que acaso oís riendo mis gemidos,
    los momentos de angustias ignorados
    que guardan estas letras escondidos!
      Con los años de vida que se aleja,
    una ilusion tras otra desparece,
    y hasta el rastro de fuego que en mí deja
    tambien año tras año palidece.
      Una sola, no más, conservo entera,
    refugio fiel donde mi fé se escuda,
    y esa ilusion bendita, la postrera,
    hoy viene á arrebatármela la duda.
      ¡Dios! ¿Dónde está? Mis ojos le veian
    en un tiempo feliz, yo no sé donde;
    pero siempre encontrarle ellos sabian...
    ¡Hoy no le encuentro ya! ¿Dónde se esconde?



A...


      Suave el dorado virginal cabello,
    puros y azules los rasgados ojos,
    blanca la tez, enrojecido el labio,
            lánguido el talle.

      ¡Cuántas bellezas por mi mal nacidas!
    ¡Cuántos tesoros, para mí vedados!
    Tiemblo, mujer, al recordarte ausente,
            tiemblo y suspiro.

      ¡Sabes que sólo gozo cuando sueño
    (cuando en mí la existencia se interrumpe!)
    al dar mi mente á los recuerdos vida,
            sér á tu imágen!

      ¿Sabes amar, sin esperar siquiera
    ¡triste placer! que tu pasion conozcan?
    ¿Sabes llorar... pero llorar de celos?
            ¡Ay! no lo sabes.

      Sigue, sigue inocente tu camino,
    piensa una vez, y compadece al triste;
    ruede una vez por tu sereno rostro
            lágrima ardiente.

      Y cuando al seno de la madre tierra
    vuelva tu cuerpo, en mármol convertido,
    unjan tu frente de olorosas flores
            suaves aromas.

      Tiemble al contacto de la forma pura
    dándole abrigo, la feliz arena,
    muera yo luégo, y del sepulcro frio
            repose al lado.



EL ANOCHECER.


      La tarde muere; la sombra
    se extiende por todas partes,
    y con el dia concluyen
    los gorjeos de las aves.
      Sólo alguna que tardía
    cruza tristemente el aire,
    á buscar allá en la aldea
    nido donde refugiarse,
    exhala un débil gemido
    triste, dulce, inexplicable;
    tal vez un adios al dia
    que no volverá á alumbrarle,
    tal vez murmullo de pena
    al verse sola y errante.
    Y pasa cual leve bruma
    que en sí misma se deshace,
    y entre la sombra se pierde
    desvanecida su imágen.
      Calla la naturaleza
    que, tambien del dia madre,
    enmudece en la agonía
    de la moribunda tarde.
    Y el religioso silencio
    del triste y supremo instante,
    deja inmóviles y mudas
    á las hojas de los árboles,
    que, embebecidas, esperan
    que la noche les ampare,
    ó vuelva á lucir el dia
    para volver á besarse.
      Llegan en alas del viento
    melancólicos cantares,
    y el eco de la campana
    que á un tiempo en la aldea tañen...
    Y es que los hombres tambien
    al ver el dia alejarse,
    sienten la misma tristeza
    que los campos y las aves,
    y cantan ó rezan...--¡Ay!
    ¡quién pudiera acompañarles,
    y cantar con los dichosos
    y orar con los miserables!



Á UNA LÁGRIMA.


      Rueda, bañando mi mejilla helada,
    lágrima temblorosa y vacilante;
    pára al tocar mis labios un instante,
    y refresca su piel seca y quebrada.
      Contigo va de la mujer amada
    el último recuerdo delirante;
    contigo va de mi ambicion gigante
    la ilusion ántes muerta que soñada.
      Mas no sigas... Detente... Si supieras
    que al sentir en mis labios tu frescura,
    me dá vida el dolor, te detuvieras...
      Tánta es la hiel que en tí mi labio apura,
    que tornándose dulce el mar, pudieras
    tú sola devolverle su amargura.



NUBE DE VERANO.


      Iba cayendo el dia,
    y ella y él, caminito de la fuente
    que entre los olmos murmurar se oia,
    marchaban vivamente;
    ella lloraba y él palidecia.
      Y con ira creciente
    los dos se denostaban,
    y «aleve» el uno al otro se llamaban,
    apurando el atroz vocabulario
    que tiene el amoroso diccionario
    para tales combates, precursores
    de más estrecha paz cuanto mayores.
      Ella, con las mejillas cual la grana
    y cortada la voz por cien suspiros,
    llorosa le decia
    llena de rabia insana:
    --«¡No te he querido nunca, no te quiero!»--
    Y él tambien, á porfía,
    --«Tampoco yo te quiero»--le decia.
      Y al cabo, tantas cosas se dijeron,
    un odio tan eterno se juraron,
    que uno y otro su paso detuvieron
    y sin decirse adios, se separaron.

    * * * * *

      Tambien moria el sol al otro dia,
    y ella y él, caminito de la fuente
    que entre los olmos murmurar se oia,
    iban pausadamente;
    ella lloraba y él se sonreia.
      Él, con ánsia creciente,
    --«Me quieres, vida mia?»--le decia;
    y ella, alzando la frente,
    donde el santo pudor resplandecia,
    le miraba á los ojos fijamente,
    y mil veces--«¡Te quiero!»--repetia.



EFECTO DE ÓPTICA.


      Porque no te veia,
    una vez maldiciendo, otra llorando,
    la vista dirigia
    á la arboleda umbría,
    sólo de ruiseñores habitada,
    que, la intensa pradera atravesando,
    termina en el umbral de tu morada.
      Ya se iban apagando
    del ciclo azul los tornasoles rojos...
    Yo, el rostro contrayendo
    de rabia y de dolor, cerré los ojos
    y... ya nunca te aguardo maldiciendo.



EL ÁGUILA.


      Alza su vuelo el águila altanera
    ráuda cruzando pueblos y naciones,
    y hace con sus despojos y pendones
    arco triunfal á su triunfal carrera.
      Tiembla aterrada y muda Europa entera
    por su acerada garra hecha girones
    desde las frias, árticas regiones,
    hasta la Italia donde el sol impera.
      Quiere herir al Leon envanecida,
    mas, de su roja crin tendiendo el pelo,
    su zarpa clava en ella y cae vencida.
      Duda, vacila alzándose del suelo
    al sentirse en Bailén de muerte herida,
    y abate en Waterlóo su incierto vuelo.



DESEO.


      Eras tú: mi deseo adivinaba
    tus rojos labios, tu mirar de fuego,
    de tu amor las histéricas caricias,
    el ardiente perfume de tus besos.
      Eras tú, que surgias en mi mente
    envuelta entre la niebla de mis sueños,
    radiante y bella, cual la luna surge
    del horizonte entre el celaje denso.
      Eras tú, realidad de una quimera,
    demonio tentador, terrible y bello,
    que venía á encrespar con la tormenta
    de mi existencia el mar triste y sereno.
      Al eco de tu voz, como las olas
    se elevan hostigadas por el viento,
    despertando del tímido letargo,
    se elevaron en mi alma cien recuerdos.
      Sentí la vida en mis hinchadas venas
    cual lava ardiente discurrir de nuevo,
    y esperanzas, y dichas, y temores
    germinar en mi oscuro pensamiento;
    aspiré de la dulce primavera
    áuras y aromas en el triste invierno;
    la existencia encontré fácil y hermosa
    y de morir me abandonó el anhelo;
    me sentí renacer cuando ya estaba
    para el amor y la esperanza muerto,
    bajo la enorme losa de la tumba
    que levanté para mi amor primero.
      El fantasma dorado de la gloria,
    el de fortuna deshechado empeño,
    ante mis ojos, por su brillo atónitos,
    plácidos otra vez aparecieron.
      Tímido como el niño adolescente,
    te persigo doquier; y hallarte espero,
    cual el que sueña dichas y dormido
    á sí mismo se guarda el dulce sueño,
    temiendo, al despertar, todo el encanto
    de su delirio contemplar deshecho.
    ¿Quién eres? ¿Quién á mí te ha conducido?
    ¿Acaso el ánsia de carnal deseo?
    ¡Ay de mí! No lo sé, que áun no te he hablado;
    áun si mientes ignoro... y ya lo temo.
      No es el instinto el que hácia tí me arrastra,
    más noble es la pasion con que yo sueño;
    pero ¿qué importa si una impura llama
    á pesar tuyo te calcina el pecho?
    Yo tengo para tí raudal sin fondo
    de casto amor y nobles pensamientos,
    y al enlazar mis manos con las tuyas,
    al oprimir tus labios con mis besos,
    el perfume de amor que mi alma llena,
    trocará el vil calor en santo fuego.
      Beberás ese amor en mis miradas,
    lo absorberás al respirar mi aliento,
    te lo trasmitiré cuando mi mano
    acaricie amorosa tu cabello.
    Te envolveré en su atmósfera divina,
    como en nube de aromas y de incienso,
    despertaré tu corazon dormido,
    te volveré al amor y al sentimiento.
    Tú acaso pagarás con la sonrisa
    mi amor sin mancha, aspiracion del cielo;
    yo lloraré, mi bien, y tántas lágrimas
    ablandarán tu loco menosprecio.
    . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
    ¡Y al fin me olvidarás! Llegará un dia,
    en que acaso con odio nos veremos...
    ¡El deseo en tu sér se habrá extinguido!
    ¡Este amor que me inspiras habrá muerto!



¿POR QUÉ?


      ¿Por qué? Yo te he cubierto con mis besos;
    el párpado süave, el fresco labio,
    la blanca frente y el nevado pecho,
    tu garganta, tus rizos y tus manos...
    ¡Todo, de amor en el delirio ardiente,
    mis dedos con afan lo acariciaron!
      Y tú, rendida al ruego, y al instinto
    que en el hombre engendró quien le ha creado,
    beso por beso, loca me volviste,
    buscando, al esconderte entre mis brazos,
    oprimiéndome á un tiempo con los tuyos,
    tu cabeza en mi pecho sepultando,
    camino de llegar hasta mi alma
    para buscar en ella tu retrato,
    ó el fuego de la llama abrasadora
    del amor y el placer ¡crímenes santos!
      Y fundidos en uno nuestros séres,
    sin idea del tiempo ni el espacio,
    sin que tanto placer y dicha tanta
    pagára ningun hombre con su llanto,
    secreto como el génesis del mundo,
    grande, amada mujer, como el espacio,
    creamos un momento de ventura
    de nuestra vida en el trascurso amargo.
    Momento que era un mundo... ¡cuán distinto
    del mundo miserable que habitamos!
      Todo era amor y dicha, saturada
    con la miel regalada de tus labios.
    . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
    . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
    ¡Y tal felicidad era un delito!
    ¡Tanta dicha, mujer, crímen nefando!
    ¡Por qué? Yo no lo sé; pero es un crímen...
    Por tal el mundo entero lo ha juzgado...
    ¿Qué importa? Yo desprecio su sentencia,
    y en tus caricias y en tu amor soñando,
    sólo sé que me arrastras en pos tuyo,
    sólo sé que eres bella y que te amo.



EN EL ÁLBUM DE ELISA.


    Nacida bajo el sol de Andalucía,
        bella, jóven, discreta...
    ¡Dios mio! ¡Cuántas cosas te diria
        si fuese yo poeta!

    * * * * *

    Y áun sin serlo, mirándome en tus ojos,
        de inspiracion venero,
    á Byron y Petrarca diera enojos...
        si estuviera soltero.

    * * * * *

    Mas ¿qué quieres, Elisa, que te diga,
        si, aunque de mente inquieta,
    no soy, por mi desgracia, hermosa amiga,
        soltero ni poeta?



DEBILIDAD.


    Me sentía morir, y quise verla,
        darle mi maldicion;
    y... vino... y ví sus ojos, y... le dije...
        «¡Que te bendiga Dios!»



AYER.


        «¡La amo!» yo me decia
    loco, embriagado en su recuerdo hermoso,
        y «¡la amo!» repetia.
    ¿Dónde se fué el ensueño venturoso
        que en su amor me forjé?
    Fué no más vago sueño mentiroso;
        hoy me digo: «¡la amé!»



Á UNA ROCA.


      A través de los siglos que han pasado,
    inmóvil en tu asiento;
    bañada por el mar desenfrenado
    que ruje turbulento
    ó seca por el viento
    que azota tu semblante descarnado,
    miras llegar tranquila
    la ola hirviente que rugiendo avanza,
    se recoge al llegar, duda, vacila
    y contra tí con ímpetu se lanza.
      Choca, gime, se rompe, y agitada
    te envuelve con furor en densa bruma,
    y murmurando, vuelve al mar cansada
    dejando su impotencia en tí marcada,
    dolor y rabia, lágrimas y espuma.
    . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
      ¿Y estarás siempre así, muda y sombría,
    recostada en la arena?
      Es imposible. Nó; llegará un dia,
    que acaso en el reloj del tiempo suena,
    en que la fuerte mano
    del hombre llegue en tí á posarse ardiente,
    y entónces, á su impulso soberano,
    una existencia en tí quizás aliente.
      Entónces, ya con vida,
    tal vez tu masa para el mundo sea
    muro de una prision aborrecida,
    humilde signo de potente idea.
      Tal vez tendrás un nombre;
    tal vez, deshecha en trizas,
    serás estátua que eternice un hombre,
    pobre losa que guarde sus cenizas.



EL ÚLTIMO AMOR.


      ¿Lloras, mirando deshecho
    el encanto embriagador,
    que, de la vida al calor,
    engendró en tu tierno pecho
    el primer sueño de amor?

      ¿Lloras, por siempre perdida
    tu esperanza más querida,
    y la dicha y la ilusion
    ardiente de la pasion,
    aureola de la vida?

      ¡Entornas tus negros ojos,
    que oscuro círculo abraza,
    y contraes tus labios rojos,
    llenos de penas y enojos,
    de dolor y de amenaza!

      --¡Que ese amor era el primero!
    --¡Que no hay otro verdadero!
    Triste error, yo te lo digo;
    escucha mi acento amigo,
    que yo consolarte quiero.

      Tú amarás; mil y mil veces
    libarás hasta las heces
    de amor la inmensa ventura;
    ese llanto, esa amargura
    él te pagará con creces.

      ¿Sabes cuál es el amor,
    profundo, arrebatador,
    por el que ese olvidarás;
    pensamiento roedor
    que no se olvida jamás?

      El último; amor nacido
    con el doliente gemido
    de la juventud cercana
    que se aleja, y que mañana
    por siempre se habrá perdido.

      Ciega y ardiente ambicion
    que nada apaga en el mundo,
    que arranca del corazon
    la suprema convulsion
    postrera del moribundo.

      ¿Y sabes, de esos amores,
    cuál dá tormentos mayores;
    ¿Cuál, si la esperanza muere
    en quien realizarla quiere,
    causa más vivos dolores?

      ¿Cuál llena nuestra memoria
    sin consuelo que le cuadre?
    ¿Cuál es de la vida historia?...
    Para los hombres, la gloria;
    para la mujer, ser madre.



Á LA SEÑORA

DOÑA TEODORA LAMADRID

DESPUES DE ADMIRARLA

EN LA REPRESENTACION

DEL DRAMA

«LA LOCURA DE AMOR.»


      Necio fuera, señora, en tal momento,
    rebuscando un concepto pretencioso
    digno de honrar sujeto tan glorioso,
    esforzar el indócil pensamiento.
      Permitid que, de tal martirio exento,
    vuele desatinado y caprichoso
    para expresar cuán grande, cuán hermoso
    es el placer que al escucharos siento.
      El ánimo os persigue embebecido,
    altérase el aliento acompasado
    y el corazon redobla su latido;
      una lágrima ensancha el pecho ahogado,
    surge, tiembla en el párpado encendido
    y cae... ¡Al alma se la habeis robado!



ILUSION.


      Columpiarse veíala en mis sueños
    al blando soplo de la dulce brisa,
    y llegaba su voz hasta mi oido
          clara y distinta.
      Veíala en las nubes de la tarde
    dibujarse cual vaga fantasía,
    aspiraba su aliento en los aromas
          que el viento me traia.
      Sentia su contacto léjos de ella,
    y al sentirlo, mi sér se estremecia,
    y cerraba los ojos para verla
          más clara y más distinta.
      Conversaba con ella, en inefable
    dulce coloquio, como en otros dias;
    mirábala llorar de amor, y loco
          sus lágrimas bebia.
    . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
      Creia verla, entrándome en su alma,
    pura como mi amor, pura y bendita;
    creia que me amaba y que era buena...
          ¡Y era mentira!



REALIDAD.


      Triste, marchita y harapienta y sola,
          ocultando su faz
    con extraño rubor, casi á mi lado
          hoy la he visto pasar.
      Al mirarla, mi sangre ha detenido
          su curso natural;
    he sentido la angustia de la muerte...
          No he podida llorar.
      ¡Ella pobre, marchita, sola y triste!
          ¡Oh! ¡Cuánto sufrirá!
    ¡Ella, que ayer en régias bacanales
          consumia su afan!
      El vicio y la impureza la han manchado
          arrugando su faz...
    ¡Dios mio! Al verla así, ¿cómo no puedo
          áun dejarla de amar?



RESIGNACION.


      Cúmplase mi destino; yo no quiero
    luchar ya más contra la adversa suerte;
    el negro porvenir tranquilo espero,
    puestas mis esperanzas en la muerte.
      Siento que ya mis fuerzas agotadas,
    que mi mente, serena en otros dias,
    las unas por mis penas enervadas,
    la otra presa de horribles fantasías,
    ya nada oponen al terrible embate
    de ignota maldicion, que me persigue.
    Ya no espero vencer en el combate:
    ¿qué fuerza habrá que á combatir me obligue?
      Si es que merezco tal rigor, lo acato;
    quede vengado el crímen cometido:
    si es injusto placer de un Dios ingrato,
    goce en mi mal; ni compasion le pido.
      Yo volveré mis ojos anublados
    por un dolor mayor que mi arrogancia,
    no á los cielos sin nubes y azulados
    donde un Dios me mostraron en la infancia;
    yo de mi alma llevaré el desvío
    viendo á los hombres de pesares llenos,
    y buscaré, para consuelo mio,
    remedio no á mi mal, á los ajenos.
      Mi adios he dado sollozando y triste
    del amor á los goces inefables;
    ya la mujer que idolatré no existe
    sino en mis pensamientos implacables.
    Ellos me la retratan bella y pura
    como la flor al despuntar la aurora...
    --¡Sarcasmo horrendo! ¡Bárbara impostura!
    ¿Dónde estará la pobre pecadora?
    . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
    . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
      Gloria, poder, serena paz del alma,
    tambien con su pureza habeis huido,
    y del mártir y el héroe la palma
    por siempre con vosotras he perdido.
      Ya ni gloria, ni amor, ni bien espero;
    y á tanto de mi suerte el odio alcanza,
    á tanto llega su castigo fiero...
    ¡que me deja vivir sin esperanza!
      Tal vez pensó la mano misteriosa
    que así á un suplicio eterno me condena,
    que al ver perdida mi ilusion hermosa,
    al verme entre las sombras de la pena,
    en justo desagravio del martirio
    que en un infierno convirtió mi vida,
    ciego, iracundo, presa del delirio
    fuese á buscar el arma del suicida...
      ¡Ah! nunca; suya fué la atroz sentencia
    que, dócil al capricho de mi suerte,
    me libró, sin pedirlo á la existencia,
    y ella no más ordenará mi muerte.
    Ella hará que este sér su afan soporte
    cercana viendo la entreabierta tumba,
    ni tan valiente que su vida corte,
    ni tan cobarde que al dolor sucumba.
      Como en la oscuridad busca el que ciega
    alivio de su bárbara fortuna,
    yo buscaré la paz que se me niega
    de mi propio dolor en la amargura.
      Veré pasar en juvenil cortejo
    tantos dichosos que envidiar debiera,
    y hallaré en su alegría algun reflejo
    del tiempo en que tambien dichoso era...
      ¿Envidiarlos?... ¿Por qué? ¡Yo me divierto
    ahogando en sus murmullos mi agonía...
    ¡Si aunque ellos la perdieran, sé de cierto
    que para mí su dicha no sería!



¡SE VAN!


      ¡Se van! ¡Qué triste me quedo!
    Apenas vencerme puedo,
    que, oprimido el corazon,
    infunde al alma afliccion
    con los fantasmas del miedo.

      ¡Se van! A mi pobre nido
    silencioso y escondido,
    no podrá prestar amor
    el dulce y tibio calor
    de su aliento bendecido.

      Va á faltarle la armonía
    de sus gritos de alegría,
    de su voz, timbre de plata
    que la inocencia retrata
    y que inunda el alma mía.

      ¡Te has roto, dulce cadena!
    ¡Ay! En la noche serena
    le faltará á mi contento
    el murmullo de su aliento
    que arrulla y duerme mi pena.

      ¡Se van! Cual la golondrina
    que el frio invierno adivina,
    y guiando sus hijuelos
    breve y fugaz, por los cielos
    buscando la luz camina...

      Mas luégo vuelve ligera
    cruzando la azul esfera,
    de amor su sér todo henchido,
    á buscar el mismo nido
    al volver la primavera.
    . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

      Sí; cuando de gozo henchido
    oiga el canto bendecido
    de vuestra voz hechicera,
    será tambien primavera
    para nuestro pobre nido.



Á LA MUERTE.


      ¿Temes, acaso, que al sentir tu mano,
    tiemble asombrado el ánimo cobarde,
    y se estremezca el alma recelosa?
    Te engañas. ¡Temor vano!
      ¿Crees que te hablo en arrogante alarde,
    que la mente medrosa
    desmiente con terror? ¿Piensas acaso,
    que sabiendo que Dios únicamente
    puede cortar de la existencia el hilo,
    me rio de tu saña? ¿O que sintiendo
    robusto el cuerpo, el ánimo tranquilo,
    desprecio tu impotencia?
    ¿O que á grave dolencia
    rendido, busco en tí el alivio ansiado?
      Mas... ¡ah! Tal vez sospechas
    que abatido, sin fé, desesperado,
    sin calor en el alma, y ya deshechas
    mis ilusiones de ventura y gloria,
    busca en tí el alma herida que padece
    la sola realidad que el mundo ofrece.
      Te engañas: ni en mi pecho tiembla el miedo,
    ni confiado en Dios te reto osado;
    y si el cuerpo abatido,
    por males y dolores combatido,
    la dulce paz de tu retiro anhela,
    el alma nó, que con distinta suerte,
    busca el cuerpo reposo, el alma vida,
    y reposo no más hay en la muerte.
      La frïaldad con que el sepulcro hiela
    no puede codiciarla quien ansioso
    busca luz y calor, lucha y victoria.
      Si el corazon medroso
    teme hallar la verdad, porque al hallarla
    tal vez encuentre el mal, necio sería
    si en tí buscara alivios y consuelo,
    pues harto sé por desventura mia,
    que tú hieres la paz y la alegría
    y eres sorda á la voz del hondo duelo.
    . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
    . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
      No: te busco y te temo.
    Te busco, como busca el peregrino
    un lecho hospitalario
    donde reposa un dia
    para seguir al otro su camino.
      Te busco, porque eres
    el «más allá» que loca el alma ansía
    cuando, al morir el dia,
    miro ocultarse el sol detrás del monte,
    ó cómo se confunden
    el mar y el cielo allá en el horizonte.
      Te temo porque ignoro lo que ocultas,
    mi mente no lo alcanza,
    y temo al encontrarme entre tus brazos,
    rotos por tí los mundanales lazos,
    perder en ellos mi última esperanza.
      Temo que con mi cuerpo dolorido
    muera tambien mi idea;
    temo que el alma sea un sér fingido,
    que sólo polvo, como el cuerpo, sea.



RECUERDOS.


      Suelto el cabello en desatados rizos,
    que en caprichosas ondas
    sobre tu espalda mórbida se tienden,
    velando y no cubriendo sus hechizos;
    entornados los ojos, que se encienden
    absorbiendo el placer con sus miradas,
    tus hermosas mejillas sonrosadas
    por el calor intenso
    de la pasion ardiente;
    entreabierto el labio sonriente,
    y en lánguido abandono reclinada,
    altiva recordando
    con la mente inflamada,
    los pasados momentos de ventura,
    la idea de otros mil acariciando
    que guarda para tí lo venidero...
      ¡Qué hermosa estás así! ¡Qué feliz eres!
    ¡Cuántos tesoros guardas codiciosa!
    ¡Qué ignorados placeres
    promete tu mirada cariñosa!
    ¡Oh! pero... escucha y dí: ¿ya no te acuerdas
    de aquella niña hermosa é inocente,
    encanto de mi loca fantasía?
    ¿Acaso no recuerdas
    su tibia y pura frente?...
    Toca la tuya... ¿No es aquella?... ¿Abrasa,
    y no es ya trasparente como aquella?...
    Mas ¿qué importa si es bella?
    ¡Sigue escuchando, sigue!...
    ¿No recuerdas sus ojos apagados,
    grandes, suaves, serenos...
    --No me mires...--Los tuyos, entornados,
    de brillo y pasion llenos,
    son más hermosos... pero ya han perdido
    la tranquila mirada que lucia
    en la niña inocente que amé un dia.
    ¿Has dado ya al olvido
    aquellos labios rojos y brillantes,
    frescos y húmedos siempre,
    como la rosa que mojó el rocío?...
    ¿Por qué tocas los tuyos, amor mio?
    ¿Están secos? ¿Qué importa?... ¿Queman tánto?...
    No te aflijas por eso.
    Es el calor de la pasion ardiente,
    que les dá nuevo encanto...
    ¡Qué! ¿no recuerdas que me has dado un beso?
    Mas deja que te cuente
    cuánta locura me forjé de niño;
    deja que haga volver á mi memoria
    el delirio sin fin de aquel cariño.
    Deja que te retrate
    mis ensueños de gloria,
    deja que su recuerdo me arrebate.
    . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
    Mira: tanto llegué á quererla un dia,
    tan loco y ciego estaba,
    que donde quiera que su pié ponia,
    su dulce huella con afan besaba.
    Absorbía el aroma de su aliento;
    sueño constante de mis sueños era;
    su hermosa imágen en mi sér vivia,
    y al sentir su contacto,
    de temor y placer me estremecia.
    Y guardo en mi memoria mil cantares
    que yo la oía, ó que escuché con ella;
    recuerdo con anhelo los lugares
    donde la ví una vez; y hasta las flores
    que su mano cuidaba, me han dejado
    recuerdo de su aroma y sus colores.
    Todo me la recuerda: el mar, la tarde,
    la luna con su luz vaga y dudosa;
    la primavera tibia y perfumada;
    la brisa juguetona y misteriosa;
    la noche oscura, el abrasado estío;
    el murmullo fugaz de la enramada;
    hasta de Dios la idea poderosa,
    funde con ella el pensamiento mio.
    ¡Oh! ¿por qué ha de pasar así la vida?
    ¡Cuánto, amor mio, diera,
    porque aquel tiempo y mi niñez volviera!
    Yo imaginaba... ¡loco desvarío!
    que acaso un tiempo fuera tan dichoso
    que junto á mí la viera
    unida en santo lazo, y me forjaba
    verla en mi hogar, partiendo mi destino,
    que mi nombre sus labios bendecian,
    que «hija mia» mi madre la llamaba,
    y que «madre» mis hijos la decian...
    . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
    ¿Lloras? Tu corazon he destrozado...
    --¡Si tú supieras lo que yo he llorado!...



¡YA NO!


      Ya pasaron los dias,
    ya pasaron las horas de ventura
    en que al mirarme, amante sonreias
    con infantil ternura.
      Ya ha borrado la mano del olvido
    mi nombre de tu mente,
    ya no busca tu oido
    el tierno halago de mi voz ardiente.
      ¡Ya no piensas en mí! Ya cuando al cielo
    vuelves los claros ojos,
    pides calma á tu duelo,
    no paciencia á mi queja y mis enojos.
      Ya cuando pinta el éter la mañana
    con brillantes albores,
    no corres presurosa á la ventana,
    porque yo no la adorno con mis flores.
      Ya al esquivar el celo con presteza
    de importuno testigo,
    no vuelves la cabeza
    á ver si yo te sigo.
      De otros sitios respiras el ambiente
    que yo no he respirado...
    Ya no temes jamás entre la gente
    que pase yo á tu lado.
      Los goces que soñé en mis desvaríos
    puede decirme otro hombre que son suyos...
    ¡Tú tienes hijos ¡ay! y no son mios!...
    --¡Yo los tengo tambien, y no son tuyos!



¡IMPOSIBLE!


      Niégame el sueño su apacible olvido,
    y el solo pensamiento de mi mente,
    el eco solo que mi oido siente,
    es de tu dulce nombre eco querido.
      Si al fin de la velada, ya rendido,
    busco el descanso, mi cerebro ardiente
    forja sueños de dicha sonriente,
    y siempre va tu nombre á ellos unido.
      Mas ¿cómo en él no pensaré despierto?
    ¿Cómo sin él soñar cuando dormito,
    ávido el pecho á la ilusion abierto?
      ¿Cómo no recordar su eco bendito,
    que hace santo mi loco desacierto,
    si aquí, en mi corazon, lo llevo escrito?



Á MI BUEN AMIGO

ANDRÉS RUIGOMEZ.


LA GUITARRA.

      ¡Cuánto sueño de gloria!
    ¡Cuánta esperanza
    despiertan en mi mente los acordes
    de la guitarra!

    * * * * *

      La luna se esparcia
    sobre la playa,
    el mar, dormido, con su blando arrullo
    la acariciaba,
    y léjos, de la brisa
    vagando en alas,
    se escuchaban los sones misteriosos
    _de la guitarra_.

    * * * * *

      Yo, trémulas las manos,
    trémula el alma,
    llevando entre mis brazos á la hermosa
    mujer amada,
    iba siguiendo el ritmo
    de alegre danza
    que modulaban las cadencias dulces
    _de la guitarra_.

    * * * * *

      Y tras de muchos años,
    muchos, de amarla,
    por la primera vez á sus oidos
    mi voz llegaba;
    mi voz, que, balbuciente
    y entrecortada,
    se confundia con las notas trémulas
    _de la guitarra_.

    * * * * *

      Y pasaron los años
    cual todo pasa,
    y aquel amor inmenso que escondido
    llevo en el alma,
    parece que despierta
    con nueva llama
    cuando escucho las vagas armonías
    _de la guitarra_.

    * * * * *

      Y la voz engañosa
    de aquella ingrata,
    y el murmullo del mar, que se dormia
    sobre la playa,
    y la emocion inmensa
    que me agitaba,
    todo me lo recuerdan los acordes
    _de la guitarra_.

    * * * * *

      ¡Oh! Si acaso algun dia,
    ciego de rabia,
    hácia el crímen ó el mal, con torpe paso
    llevo mi planta,
    haz tú, Señor, que escuche
    para pararla
    uno de esos acordes misteriosos
    _de la guitarra_.

    * * * * *

      Y tú, mujer, que hoy ciega
    tu virtud manchas,
    tú, que fuiste adorada cual ninguna
    por pura y cándida,
    dime: ¿No te sonrojas,
    no sientes nada
    al escuchar las vagas armonías
    _de la guitarra_?



JUNTO Á LA CUNA.


    _¡Cómo duerme! ¡Chist!... ¡Silencio!
    no se despierte mi niño._

    * * * * *

      ¡Qué hermoso está! Se sonríe
    con un gesto tan tranquilo...
    Revueltos sobre la frente
    de su cabello los rizos,
    descubierta la garganta,
    cuyo cútis cristalino
    dibujan de azul las venas
    y hacen mover los latidos,
    su blanca manita oculta
    por el redondo carrillo...
    todo en él es inocencia,
    parece un ángel bendito.
    Ganas me dan de besarle...
    Si estuviera bien dormido...
    ¿Despertará?... Por un beso...
    ¡Qué placer! ¡Dulce amor mio!
    _¡Ay! ¡se mueve!... ¡Chist!... ¡Silencio!
    no se despierte mi niño._

    * * * * *

      Ya se sosegó, ya vuelve
    á sus labios bendecidos
    la sonrisa; ya respira
    como hace poco, tranquilo.
    ¡Ay! no respiraba así
    cuando estuvo tan malito.
    ¡Qué pálido estaba entónces!
    Flaco, los ojos hundidos,
    ¡y una mirada tan triste!
    Aun me dan escalofrios
    de pensar en aquel tiempo.
    ¡Oh! ¡Cuánto sufrí, Dios mio!
    Luégo, aquel llanto tan débil
    que parecia un gemido...
    Si volviera á estar así...
    Si se muriera... ¿Qué he dicho!
    ¡Hijo de mi corazon!
    . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
    No te enfades, hijo mio.
    Es claro, ¡le beso tanto!
    ¡Y él, que estaba tan tranquilo!
    _¡Ya reposa!... ¡Chist!... ¡Silencio!
    no se despierte mi niño._

    * * * * *

      ¡Bah! voy á dejarle solo
    para que duerma... ¡Angel mio!
    ¿Se queja?... Sí... Nó; es que sueña.
    ¡Ay qué gesto tan bonito!
    Mas ¿qué es eso? ¿Se despierta?
    Nó; pero ¡qué es ese ruido?
    Agita sus labios rojos...
    ¿Será verdad lo que he oido?...
    Otra vez... ¡Ah! sí; mamá,
    mamá, no hay duda, eso ha dicho.
    ¡Me llama!... ¡Bendito seas!
    ¡Una y cien veces bendito!
    . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
    Mas ¡ay, Dios! va á despertarse...
    ¡Que he de hacer siempre lo mismo!
    _Vaya; no guardeis silencio:
    ya se ha despertado el niño._



EN EL ÁLBUM DE MERCEDES.


¿ESTAMOS CONFORMES?

      Cuentan profundos doctores
    que hubo otros tiempos mejores
    --yo no sé cuándo sería--
    en que el hombre en paz vivia
    sin penas y sin dolores.

      Yo, Mercedes, imagino
    que esto es cuento y nada más,
    pues del mundo en el camino,
    de ese tiempo peregrino
    ninguna huella verás.

      Mas, cuando me lo dijeron,
    pensando en los que vivieron
    aquella edad de ventura,
    exclamé con amargura:
    «¡Qué desventurados fueron!»

      ¿Te ries? La risa ten,
    hasta que oigas los informes
    que mis ideas te den;
    verás, si lo piensas bien,
    que al cabo estamos conformes.

    * * * * *

      Primavera es la ventura,
    triste invierno es el dolor
    sin brisas y sin ventura;
    pero en medio de ese horror,
    tiene tambien su hermosura.

      Que si aquella tiene flores
    y calor, vida y amores
    y crepúsculos serenos
    de santo misterio llenos
    y aromas, luz y colores,

      éste, con distinta suerte,
    tiene el hielo caprichoso,
    el silencio de lo inerte,
    el misterio del reposo,
    la majestad de la muerte.

      Pero si el sol su semblante,
    rasgando la niebla oscura,
    muestra en el cenit radiante,
    su luz parece más pura,
    su calor más penetrante.

      Así, cuando el alma ahogada,
    en sí misma retirada,
    gime, presa del dolor,
    la dicha ménos ansiada
    parece mucho mayor.

      ¡Dolor! Palma bendecida,
    del martirio prenda cierta,
    sola verdad conocida,
    sin tí el alma no despierta
    y es imposible la vida.

      Sin tí no hay inspiracion,
    y agostado el corazon
    en nada descubre encanto;
    sin tí no existiera el llanto,
    bálsamo de la afliccion.

      El placer de más valía,
    al llegar á poseerlo,
    cual humo se desharía:
    porque ¿qué valor tendria
    sin el temor de perderlo?

      Sólo por mi desconsuelo
    vuelvo los ojos al cielo;
    sólo del dolor en pós,
    el alma eleva su vuelo
    hasta la idea de Dios.

      El que le maldice, yerra;
    fuera insensato matarlo;
    en su desconsuelo encierra
    el mayor bien de la tierra,
    que es el poder consolarlo.

      Y cuando acaba el amor
    y la mente envejecida
    pierde frescura y calor,
    ¿qué fin tendria la vida
    si no quedara el dolor?

    * * * * *

      Tú, Mercedes, que has sufrido
    y has llorado y has sentido,
    despues de oir mis informes,
    piensa en lo que me has oido
    y dime: ¿estamos conformes?



Á MI ANTIGUO AMIGO

ADOLFO MALATS.


LA CONCIENCIA.

PROBLEMA.


I.

      Juana, pobre mujer envilecida,
    que arrastrando su espíritu en el cieno,
    pasó la triste vida
    vendiendo por amor letal veneno;
    cabeza hermosa, donde de seguro
    no brotó nunca pensamiento puro,
    y que ignorando el bien que poseia,
    vendia, por un poco de dinero,
    en público mercado,
    el placer más inmundo, si es vendido,
    el mayor y más dulce, si es ganado;
    próxima al duro instante
    de la triste agonía,
    á un padre confesor agonizante
    con anhelosa voz así decia:
    --«Padre: yo de mis culpas me arrepiento
    »y pido á Dios perdon de mi impureza;
    »miradme bien al rostro, que no miento.»
    Y levantando la cabeza en tanto,
    fijaba sobre el fraile macilento
    una mirada de ansiedad y espanto;
    y al ver que nada el fraile le decia,
    con ansiedad creciente proseguia:
    --«Él sabe bien, y me lo tendrá en cuenta,
    »que del vicio en la senda siempre impura,
    ȇun cuando de placeres avarienta,
    »tan sólo me ha tocado la amargura.
    »¿Qué es el mayor tormento, comparado
    »al pesaroso hastío del pecado?»
    Y vertiendo de lágrimas un rio,
    seguia con acento sofocado:
    --«¡Ay! ¡He sufrido tánto, padre mio!»
      Alzándose convulsa, en vano abria
    sus ojos, ya sin brillo,
    y olvidándolo todo, descubria
    el pecho descarnado y amarillo
    que hinchaba el estertor de la agonía.
    --«Acaso Dios me señaló en la cuna»
    (siguió con voz oscura y misteriosa)
    «la senda de mi vida vergonzosa;
    »me negó la virtud y la fortuna,
    »y en cambio me hizo hermosa.
    »Tal vez de mi impureza el desvarío
    »habrá sido castigo de otros séres...
    »Más de una vez, detrás de su desvío,
    »noté... ¿podreis creerlo, padre mio?
    »¡Noté que me envidiaban las mujeres!...
    »Quizás mis muchos yerros han servido
    ȇ Dios, para mostrarles de otra suerte
    »lo espantoso del vicio en que he caido;
    »y mis faltas quizás ha permitido
    »para dar el ejemplo de mi muerte.»
      Y así diciendo, la infeliz gemia
    entre la duda y la esperanza ansiosa
    al ver que nada el fraile le decia;
    y en aquella mujer, un tiempo hermosa,
    con su horrible piedad, desvanecía
    de la muerte la calma silenciosa
    la horrible agitacion de la agonía.


II.

      En tanto que así Juana se acababa,
    cerca de allí, sobre otro pobre lecho
    de aquel santo hospital, que cobijaba
    la pobreza y el mal bajo su techo,
    tambien un hombre viejo agonizaba,
    y en una cruz muy tosca, de madera,
    como si algun secreto le dijera,
    los turbios ojos con afan fijaba.
      Aquel santo varon, de alma tan pura
    como la blanca nieve de sus canas,
    que al cabo de una vida de amargura,
    consumida en virtudes sobrehumanas,
    iba á llevar de Dios á la presencia
    cual la de un niño pura su conciencia,
    piensa profundamente
    que es esa dicha demasiado grande
    para poder lograrla fácilmente;
    y aún cuando su alma cándida le abona,
    y aunque la llama de la fé le escuda,
    siente que la esperanza le abandona
    nublada por las sombras de la duda.
      Y por esa, fijando su mirada
    en aquella cruz tosca de madera
    enfrente de él en la pared colgada,
    mientras la muerte su semblante altera
    así piensa en su mente, casi helada:
    --«Yo no hice á nadie mal; nunca en mi vida
    »en mí venció al deber pasion alguna,
    »y al bien y á la virtud con ánsia ardiente
    »mis fuerzas consagré desde la cuna.
    »La oracion y el ayuno, rudamente
    ȇ la carne rebelde han amansado,
    »y ha sido de mi vida en el pasado
    »mi orgullo la humildad, mi lecho el suelo,
    »mi amor el bien y mi ambicion el cielo.
    »Mas por cuidar del alma, he descuidado
    »el cuerpo á mi custodia confiado,
    »y devuelvo á la tierra sus despojos,
    »por rudas penitencias macerado,
    »blandas las carnes y los nervios flojos.
    »Yo, del caudal de fuerzas en mí unidas
    »para crecer al riego del trabajo,
    »sin pensar que mi vida era cien vidas,
    »que nada creó Dios que inútil sea,
    »enamorado loco de una idea
    »he dejado los gérmenes secarse
    »sin cumplir su mision, comun á todo,
    »de crecer, dar el fruto, y trasformarse...
    »Justo será el castigo, aunque severo...
    »¡Tu mandato, Señor, olvidé impío!
    »¡En vano de mi afan el logro espero!
    »Culpable soy... ¡Perdon! ¡Perdon, Dios mio!»
      Y al elevar sus ojos á la altura,
    una lágrima, mundo de amargura,
    cae de sus ojos á sus labios yertos;
    suspira, un nombre y un adios murmura,
    y queda con los ojos entreabiertos.


III.

      ¡Qué cosa tan extraña es la conciencia!
    Juana, la mujer loca
    que, con dura y tenaz impenitencia,
    vivió de la impureza en los horrores,
    sus inmundos errores
    como descargo de su culpa invoca...
    ¡Y al mismo tiempo, el justo
    que consagró á su Dios el pensamiento,
    con alma temerosa y juicio adusto
    hace de la virtud remordimiento!



AMOR Y RESPETO.


    Te ví niña: tus labios sonreian
      con infantil placer,
    tu blanca frente, inmaculada y pura,
      sonreia tambien;
    en tus ojos brillaba la inocencia
      santa de la niñez,
    y te seguí tenaz con la mirada,
      tu mirada busqué,
    porque el rostro de un ángel de los cielos
      en tí creia ver.

    * * * * *

    Te ví mujer: tus ojos entornados
      con dulce languidez,
    en su cristal ardiente, retrataban
      tus sueños de placer;
    cien ofrendas de amor los hombres todos
      postraban á tus piés,
    y te seguí tenaz con la mirada,
      tu mirada busqué,
    y largos dias en delirio ardiente
      tu imágen recordé.

    * * * * *

    Te ví madre: tus pálidas mejillas,
      sonrosadas ayer,
    en ignoradas horas de amargura
      marchitó el padecer;
    acaso sus colores te robaba
      quien te debia el sér,
    acaso el ciego amor te consumia
      que tú pusiste en él.
    Yo te amaba, y al verte, silencioso
      de nuevo te adoré,
    y, temiendo que el paso detuvieras...
      humilde me aparté.



A UN AMBICIOSO.


      No te envidio el poder ni la grandeza,
    ni el nombre que á grabar vas en la historia,
    ni el ardiente placer de la victoria,
    ni el laurel con que ciñes tu cabeza;
      no te envidio el placer, ni la riqueza,
    ni las horas de triunfos y de gloria,
    que eternas deben ser en tu memoria
    si han de aliviar tus horas de tristeza.
      Ciega se ceba en mí la desventura,
    soy pobre, y sólo espero ya en la muerte,
    mas arrostro sereno la amargura;
      pues contra ella una cosa me hace fuerte
    que vale más que toda tu ventura:
    un alma resignada con su suerte.



AL PRÍNCIPE DE NUESTROS CRÍTICOS,

Á MI RESPETABLE AMIGO

EL SEÑOR DON MANUEL CAÑETE.


MEDITACION.

      Hundo en el polvo la soberbia frente
    que, cual reto orgulloso,
    erguida un dia, levanté á la altura;
    pára asombrado el corazon valiente
    su latido anheloso,
    y la vista que ayer al sol miraba,
    hoy se clava en la tierra
    temerosa y sombría.
    ¿Y qué poder me aterra?
    ¿Qué causa hubo tan fuerte que ha vencido
    el salvaje valor del alma mia?
    Una idea no más; una palabra
    que el viento ha hecho llegar hasta mi oido
    ignorando el pesar que me produce.
    ¡Dios! ¡Idea infinita,
    imposible verdad, tonante dueño
    de cuanto en el vacío
    cruza, bulle y se agita
    arrastrado en contínuo movimiento!
    ¡Dios! ¡La fuerza que crea
    cuanto concibe el hondo pensamiento;
    la mano que aniquila indiferente
    para crear de nuevo... ¡Oscura idea!

    * * * * *

    Yo creia en un Dios cuando era niño;
    con santa uncion su nombre pronunciaba
    durmiéndome con él entre los labios;
    Él era quien me daba
    tranquilo sueño y plácidas visiones,
    Él tambien quien mis cortas soledades
    guardaba de terror y apariciones.
    Padre amante, curaba cuidadoso
    los males que en mi seno se escondian,
    y guardaba piadoso
    la vida de mis padres,
    que conmigo su nombre bendecian.

    * * * * *

      Despues, con mis ideas trasformado,
    tambien en él creí. Yo le veia
    entre las vagas nubes que colora
    el sol que presta su matiz dorado
    á la primer sonrisa de la aurora;
    la armonía solemne,
    grave, dulce y pausada,
    que encanta los sentidos
    en la tarde serena
    de luz, de aromas y de cantos llena,
    era su voz; el rayo su mirada;
    el ronco trueno, el ruido de su carro
    que cruzaba el Empíreo;
    su suspiro la brisa;
    su espejo el ancho mar; su manto el cielo,
    y el sol esplendoroso su sonrisa.

    * * * * *

      Y en una y otra edad le comprendia,
    sentia su presencia en el ambiente
    que el pecho respiraba...
    ¡Ah! tambien hoy le siente
    mi sér al agitarse entre la duda,
    pero en las sombras del temor se escuda
    y en vano busco su mirada ardiente;
    porque mi entendimiento limitado
    recorre con afan de una á otra idea
    el campo estrecho que le dió el destino,
    y nunca llega al límite anhelado
    sin caer en grosero desatino.
    ¡Vano afan! Pensamiento equivocado.
    ¿Cómo medir con la ligera copa
    que el labio apura en solo un movimiento
    la inmensidad del mar?... ¡Y solicito
    medir con el pigmeo pensamiento
    la idea sin igual del infinito!...



A MI HIJA MARÍA.


LA PLEGARIA POR TODOS.

(Traduccion de Víctor Hugo.)


FRAGMENTO.

          _Ora pro nobis._

      Vé á rezar, hija mia. Mira: la noche llega,
    un planeta dorado allá su luz desplega,
    la bruma de los valles se extiende por doquier;
    apenas por la sombra cruza algun peregrino,
    todo busca reposo; del árbol del camino
    el viento de la tarde hace el polvo caer.

      El crepúsculo, abriendo la noche por Oriente,
    hace brillar los astros con claridad creciente,
    descolora el ocaso su franja de carmin;
    sobre el agua, el reflejo de los astros se mece,
    surcos, senderos, bosques, todo se desvanece,
    el pasajero inquieto duda por dónde ir.

      El dia es para el dolo, el mal y la fatiga.
    Recemos. Vé la noche. ¡La noche, dulce amiga!
    De la torre en las grietas el viento gemidor,
    las aguas, los rebaños con su voz agitada,
    todo sufre y se queja; la natura cansada
    necesita reposo, rezo, silencio, amor.

      Es la hora en que los niños hablan con otros séres,
    y mientras que corremos tras extraños placeres,
    ellos murmuran todos una plegaria igual;
    y con las manos juntas, de rodillas postrados,
    piden, hácia los cielos los brazos levantados,
    gracia para nosotros al Padre Universal.

      Y dormirán á poco; entónces, en la sombra,
    sueños de oro, en alegre tropel que el alma asombra,
    que nacen con los ruidos del dia al espirar,
    de léjos atraidos por sus labios de grana,
    cual vuelan las abejas sobre la flor lozana,
    de su lecho en los pliegues se vendrán á posar.

      ¡Oh sueño de la cuna! ¡Plegaria de la infancia!
    ¡Voz que siempre acaricia del mal en la ignorancia,
    religion que se esparce y sonrie al surgir,
    preludio del concierto que en la noche se exhala!...
    Como el pájaro esconde su pico bajo el ala,
    en la oracion el niño mece su alma al dormir.


II.

      ¡Vé á rezar, hija mia! Primero por aquella
    que meció tantas veces tu cuna blanca y bella,
    por la que, tú en el cielo, fué á buscarte hasta él;
    y te puso en el mundo, y madre cariñosa,
    por tí haciendo dos partes de la vida azarosa,
    tomó siempre el acíbar y te dejó la miel.

      Ruega por mí en seguida. A mí me hace más falta.
    Ella, como tú, áun lleva la frente pura y alta,
    tiene el alma serena y el corazon sin hiel;
    piadosa para todos, ignora qué es la envidia
    y sufre resignada el mal y la perfidia
    sin pensar en quien lo hace y sin quejarse de él.

      Cogiendo sólo flores, nunca su mano hermosa
    ha tocado del vicio la copa contagiosa,
    ningun lazo la arranca al amor y al hogar;
    en su clemencia olvida pasados extravíos...
    ignora qué son esos pensamientos impíos
    que pasan por el alma cual sombras por el mar.

      Ella ignora--que siempre lo ignores, hija mia,--
    las miserias del mundo con que el alma se enfria:
    placeres, vanidades, vergonzoso dolor,
    pasiones, locos sueños de mentida ventura,
    recuerdos misteriosos de tédio y de amargura
    que hacen subir al rostro la llama del rubor.

      Yo sé más de la vida, y yo podré decirte,
    cuando crezcas, y tenga, por tu mal, que instruirte,
    que perseguir el arte, la gloria y el poder
    son locura y mentira; que al tocar la victoria
    se encuentra la vergüenza en lugar de la gloria,
    y que el hombre en la lucha suele el alma perder.

      Viviendo, el alma duda, y aunque en todo se siente
    el fin supremo claro, visible y trasparente,
    se envejece del vicio en negra esclavitud;
    el hombre olvida el gérmen de su orígen divino,
    que á todos roban algo las zarzas del camino,
    su vellon á la oveja y al hombre su virtud.

      Vé, pues, y por mí reza; y reza solamente
    diciendo á Dios: «¡Tú eres nuestro Padre clemente!
    ¡Piedad! ¡Tú eres el bueno! ¡Tú eres el inmortal!»
    Deja ir la palabra donde el alma la envía.
    No te inquietes por ella, todo sigue su vía;
    no pienses el camino que ella puede tomar.

      Todo tiene aquí bajo marcado el derrotero:
    el rio, hasta el mar hondo sigue el curso ligero,
    la abeja laboriosa va de la flor en pos;
    que tiene su destino todo vuelo que zumba:
    el águila á los cielos, el vampiro á la tumba,
    la golondrina al nido y la oracion á Dios.

      Cuando por mí hasta el cielo su voz vuela ligera,
    soy como el pobre esclavo sentado en la ladera,
    que al borde del camino deja el fardo cruel.
    Me siento descansado, que la carga espantosa
    de penas y de errores que agobia mi alma ansiosa,
    tu rezo bendecido hace volar con él.

      Vé á rogar por tu padre. Pide á Dios me conceda
    sueño tranquilo y dulce con que reposar pueda,
    que la fé torne viva mi espíritu á inflamar.
    Borra todas mis culpas con tu aliento inocente,
    y que á su beso quede mi corazon doliente
    puro como la piedra del ara del altar.



AL INSIGNE AUNQUE POCO CONOCIDO POETA

DON JOSÉ ANTONIO PAZ.


ÚLTIMO ASILO.

      Dime, negra tristeza,
    ¿no me quieres dejar? ¡Qué desvarío!
    ¿Cómo apartarte intento
    del pensamiento mio,
    si contigo nació mi pensamiento?
    . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
      ¡Oh! ¡Qué amarga es la vida!
    ¡Luchar! Siempre luchar, y nunca llega
    el dia embriagador de la victoria.
    Lucha desconocida,
    lucha de muerte, desigual y ciega
    en que el pobre habitante de este suelo,
    héroe predestinado á la derrota,
    cuando su fuerza en el combate agota,
    pide favor al cielo contra el cielo.
    ¡Vida! ¡Horrible quimera!
    ¡Placer! ¿Dónde encontrarle,
    si en medio del placer no se le espera?
    El descanso es ansiado
    tan sólo cuando el cuerpo está cansado;
    agua ansía el sediento;
    tener hambre es forzoso,
    para que sea ansiado el alimento;
    sentirse débil para ansiar la ayuda;
    ciego para anhelar el sol hermoso...
    y para tener fé, sentir la duda.
    ¡Placer!... Mentido ensueño,
    rayo que presta luz sólo un instante
    y deja en pos de sí terrible huella;
    que con tenaz empeño,
    sigue al amor el pesaroso hastío,
    la sórdida avaricia á la riqueza,
    á la amistad el desengaño frio,
    la ambicion al poder, y la tristeza
    á la expansiva risa del contento.
    Mas nó; mi pensamiento
    juzga por el presente
    y se deja llevar de la amargura...
    Recordaré el pasado, que en mi mente
    dejó tántos recuerdos de ventura.

    * * * * *

      Niñez, amor, ensueños encantados,
    que murieron cual flores con el dia,
    vanos fantasmas de placer mentido,
    dejando sus recuerdos amargados
    por el dolor de haberlos ya perdido.
    Y la razon, en tanto, aprisionada,
    luchando con la fiebre abrasadora
    de la ardiente ilusion, pugnaba en vano
    por disipar la nube embriagadora,
    cuya letal atmósfera aspiraba
    mi pulmon impaciente,
    y en él toda mi sangre envenenaba
    adormeciendo al corazon valiente...
    . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
    ¿Dónde hallar la verdad?... Tal vez oculta
    la tiene el porvenir... ¿Y qué me ofrece?
    ¡Confusa mezcla de placer y espanto,
    que al sondear el alma se estremece!
    Promesa y amenaza,
    placer que oculta el llanto,
    duda cruel, que el alma despedaza.
    . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
    Sentir el frágil cuerpo deshacerse
    al peso de la edad agobiadora,
    y caminar con paso vacilante,
    mústios los ojos y el cabello cano;
    y, buscando un apoyo, á cada instante
    ¡triste tender la temblorosa mano!
    Y cuando destruido y fatigoso
    el cuerpo vuelva hácia la madre tierra,
    ávido de reposo,
    ¿qué quedará de mí? ¿Tras de la tumba,
    no habrá ya nada más? ¡Oh! sí: tras ella
    está la eternidad, dulce consuelo,
    que al grito del dolor mis labios sella.
    ¡Oh muerte! ¡Cuánto tardas! Yo te anhelo,
    y te espero temblando de alegría.
    No más dolor, más quejas ni más duelo.
    ¿Quién como yo? ¡La eternidad es mia!



Á MI QUERIDÍSIMO AMIGO

EL FÁCIL É INGENIOSO AUTOR CÓMICO

DON MIGUEL RAMOS CARRION.


OTOÑO.

      Horas de duda, aborrecidas horas,
    apartaos de mí, que ya no os temo
    sino en recuerdo, como á mal pasado.
    Fiebres abrasadoras
    que tántas, tántas veces me han postrado,
    en vano el eco mi memoria hiere,
    del angustioso grito
    que hacíais resonar dentro del pecho
    despedazando el corazon marchito.

      «Ha muerto tu poder, pobre demente;
    »ya no podrás crear; tu alma gastada
    »sólo el instinto ó la avaricia siente:
    »no te conmueve nada;
    »ni la sonrisa de la vírgen bella,
    »ni del amor la asoladora llama,
    »ni el mar, ni el cielo, ni la fé, ni el mundo,
    »nada deja en tí huella,
    »y duermes con el sueño más profundo.»

      Así hacías llegar hasta mi oido
    la voz del desaliento envenenado,
    eco perpétuo en la conciencia mia;
    y yo triste, temblando, dolorido,
    escuchaba ese grito desgarrado,
    que el alma en mil pedazos me partia.
      Yo recordaba el tiempo venturoso
    en que todo en mi sér hallaba un eco,
    que avaro el corazon guardaba ansioso.
    Y al mirarlo ya léjos, engañado,
    la vida de mi mente desechaba,
    y recostando la arrugada frente
    en mi mano convulsa, que abrasaba,
    maldecia el presente
    y, cobarde, lloraba...

    ¡Como si el árbol que de hermosas flores
    la Primavera plácida engalana,
    las conservára en el ardiente Estío!
      El sol marchita y borra sus colores
    dando al tiempo tributo,
    y tras la flor galana
    hincha su piel el sazonado fruto.

      Pasó la juventud, y, al tiempo que ella,
    sus puras emociones,
    flores que ya perdieron su perfume;
    santas é inexplicables emociones
    que, como la tristeza
    que mi vida consume,
    ni explicar puede el labio su grandeza,
    ni comprender su encanto el pensamiento.

      Pasó la juventud; llegó el momento
    en que el suspiro ardiente
    del jóven entusiasta,
    eterna aspiracion á un imposible,
    se trueque en viril canto
    en que lo hermoso de la forma sea,
    no la belleza plástica insensible:
    cuerpo que encierre el alma de una idea!

      Y es porque cada edad tiene marcada
    una mision distinta y la huye en vano:
    el jóven sueña, el hombre fuerte piensa,
    y recuerda el anciano.
      Verdad que en la mitad de nuestra vida
    la ilusion vagarosa ya se aleja
    entre las sombras del ayer perdida;
    verdad que ya mi mente no refleja
    la plácida frescura
    de los años felices; mas ¿acaso,
    al ocultarse el astro luminoso
    de mi pasada juventud cercana
    en el sombrío ocaso
    donde áun despide claridad liviana,
    murió el fuego sagrado,
    la actividad eterna y sobrehumana
    que Dios me dió al nacer? ¿No hay en la tierra
    nada capaz de enaltecer mi canto?

      La patria amada, la nefanda guerra,
    la dulce libertad, la ciencia ignota,
    de Dios el pensamiento sacrosanto,
    del despotismo inícuo la derrota,
    la virtud, el valor, la santa idea
    de ley y de justicia,
    el arte, hijo de Dios, ¿son ménos grandes
    que los sueños que el jóven acaricia?

      Horas de duda, aborrecidas horas,
    apartaos de mí, que ya no os temo
    sino en recuerdo, como á mal pasado.
      Ya sé que el árbol que de hermosas flores
    la Primavera plácida engalana,
    no las conserva en el ardiente Estío;
    que el sol marchita y borra sus colores,
    dando al tiempo tributo,
    y, tras la flor lozana,
    germina y crece el sazonado fruto.



¡MÁS!


      Señor, yo que de bienes en la cuna
    pude largos tesoros merecerte,
    tal vez para que así fuera más fuerte
    el golpe de perder tanta fortuna;
      no te pido, con súplica importuna,
    ni paz del alma, ni tranquila muerte,
    ni que el rigor endulces de mi suerte,
    ni de este pobre mundo dicha alguna.
      Sólo te pido, ahogando mis lamentos,
    por la misma crueldad con que condenas
    un débil sér á bárbaros tormentos,
      que en mí arrojes dolor á manos llenas,
    porque nunca me falten pensamientos
    para cantar tus obras y mis penas.



EN EL ABANICO

DE

MI HIJA MARÍA.


      Hija, ¿qué te diria
    que fuera de mi amor vivo traslado?...
    Dos palabras no más; oye: ¡hija mía!
    --¿Es poco?... Al escribirlas he llorado.



Á MI MADRE.


      ¡Madre! ¡Cuán dulce entre mis labios suenas,
    oh nombre idolatrado!
    ¡Cuántos recuerdos en mi mente agitas!
    Torcedor y consuelo de mis penas,
    de santa idolatría enajenado,
    he querido mil veces escribirte,
    y mil veces las letras he borrado.
      Porque es tal el respeto y el cariño,
    la adoracion inmensa que en mí siento,
    que, aunque el cielo me dió el dolor por vida
    y sé lo que es sufrir desde muy niño,
    volveria contento
    á empezar esta lucha maldecida,
    si, al ligarme á la tierra nuevos lazos,
    me arrullara tu acento
    al dormirme tranquilo entre tus brazos.

    * * * * *

      Todos aman la gloria;
    unos por necio orgullo, otros soñando,
    en la mujer que adoran con locura;
    yo nó: si la victoria
    llego á alcanzar un dia de ventura,
    por tí será, que para tí la quiero.
    ¿Quién como tú podria merecerla?
    ¿Acaso no he bebido
    en tu seno purísimo la esencia
    de fé, de amor, de bien y sentimiento
    que nutre mi existencia
    y eleva con su savia el pensamiento?
    ¿Acaso no me han dado
    dolor bastante que mi canto inspire,
    tus lágrimas benditas?
    --¡Cuántas por culpa mia has derramado!...
    ¡Ah! Dios las tendrá escritas...

    * * * * *

    ¡Madre! ¡Quiero estampar aquí tu nombre,
    una, y otra, y cien veces, madre mia!
    Cuando niño, encantada en tu cariño,
    tú me enseñaste á pronunciarle; hoy, hombre,
    el hombre adora lo que hablaba el niño.
      El hombre graba en su angustiada mente
    con santos signos la mejor palabra,
    y canta en tus recuerdos inspirado,
    volviendo tristemente
    sobre el tiempo dichoso y ya pasado,
    en que tu amor tan sólo, su amor era;
    amor dulce, sereno, inmaculado
    como el rayo del sol en primavera.
    Y canta y llora; sí, madre querida,
    lloro entregado á sin igual tristeza,
    que el cuerpo y el espíritu, abatidos,
    no pueden desechar; que con la vida
    no ha de acabar aunque con ella empieza;
    pues una voz callada y misteriosa
    resuena en mis oidos,
    y me dice que el alma no reposa.
    ¡Lloro, insensato, y creo
    que este llanto terrible y encendido,
    mísero y solo bien que ya poseo,
    puede pagar el que por mí has vertido!
    Así piensa el avaro
    poder pagar con un puñado de oro
    la dicha de este mundo:
    avaro soy y el llanto es mi tesoro.
    En él mi dicha fundo,
    que cuando con el alma acongojada,
    pobre, impotente, sin amor ni gloria,
    busco ansioso la nada,
    para ahogar mi memoria,
    que altivos sueños del ayer me acuerda
    y el terrible presente me recuerda,
    nada puede calmar esta agonía
    como el amargo llanto
    donde encuentra mi sér vida y encanto.

    * * * * *

      Madre, sobre mi edad pasará el tiempo,
    vendrán en pos un dia y otro dia,
    y á calmar mi dolor vendrá la muerte;
    y, acaso, madre mia,
    cuando pesada y fria
    caiga la tierra sobre el cuerpo inerte,
    ni un sér querido por mi vida llore,
    ni una oracion por mí, perdon implore.
    Acaso ¡ay Dios! profanen mi memoria
    al ver que no les dejo por herencia
    más que mis sueños de mentida gloria
    y el terrible luchar de la existencia...
    ¡Oh! tú que crees y que en Dios confias,
    tú que sabes rezar, madre adorada,
    dime, por Dios, una oracion; aprenda
    yo de tus labios, como en otros dias,
    una plegaria que la fé apagada
    haga en mí renacer... Pero es en vano.
    Ya torna al pecho la perdida calma.
    ¡Tambien yo sé rezar... ¿Sabes qué rezo?
    ¡Tu nombre nada más, madre del alma!



AL DISTINGUIDO CRÍTICO

MI MUY QUERIDO AMIGO

DON EDUARDO DE CORTÁZAR.


MÚSICA CELESTIAL.

      Me han contado de un hombre que vivía
    contento únicamente cuando oía,
    ya fuese á una voz sola, ó más, ó un coro,
    ó instrumento sonoro,
    cualquiera melodía;
    daba por una nota el mundo entero...
    Y perdió la aficion desde aquel dia
    en que oyó á una mujer decir: «Te quiero».



AL EXCMO. SEÑOR

DON FRANCISCO BARCA.


¿ES VERDAD?

      Yo sé, sólo de oidas,
    que hay un monton de libros y de escuelas,
    cuanto más semejantes más reñidas,
    en que hombres que respeta todo el mundo,
    de claras luces y saber profundo,
    uno en forma, otro en sér, otro en esencia,
    todos de Dios discuten la existencia.
      No me lo sé explicar, aunque lo creo.
    ¡Que de Dios pueda un hombre haber dudado!
    Yo, si me siento triste ó angustiado,
    corro al balcon en alas del deseo,
    miro al cielo estrellado...
    y, no sé cómo es, pero le veo.



AL ILUSTRE AUTOR

DE LAS

DOLORAS Y LOS PEQUEÑOS POEMAS

AL EMINENTE POETA

DON RAMÓN DE CAMPOAMOR.


¡COSSÍ FAN TUTTI!

      Él era un infeliz. Aun conservaba
    todos los sueños de la edad primera...
    hasta fé en el amor; y así, la amaba
    como un demente: con el alma entera.
      Ella, docta en las luchas de la vida
    --cosas que sólo una mujer entiende
    cuando del vicio á los horrores llega,--
    sabía que halla paga más subida
    una prudente infamia que se vende,
    que una loca inocencia que se entrega.
      Pero él,--que no creyó ni por asomo
    que, oculto bajo un rostro de ángel puro,
    hubiera un sér de cieno,--
    cuando en su amor vivia más seguro,
    la halló con no sé quién, yo no sé cómo,
    y haciendo no sé qué, que no era bueno.
      Y cuentan,--yo no sé si será cierto,--
    que, herido por el duro desengaño,
    le vieron discurrir hosco y huraño
    buscando siempre el sitio más desierto,
    y siempre solo, un año y otro año;
    y hasta dicen que ha muerto.

    * * * * *

      Me es infiel la memoria
    y no puedo decir precisamente
    quién me contó la historia.
    Sólo recuerdo--y con dolor lo digo
    pues sé que era un amigo,--
    que el que la referia,
    --que puedo asegurar era hombre honrado,
    ó al ménos todo el mundo lo decia,--
    comentando el dolor del engañado,
    me lo mostró en la calle, y se reia.



AYER, HOY Y MAÑANA.


A MI ESPOSA.

      Ayer, con amor creciente,
    amor que sólo se siente
    de la vida en los albores,
    se unió con lazo de flores
    tu alma pura á mi alma ardiente.

    * * * * *

      Hoy, con más tranquilo amor,
    dando treguas al dolor,
    unidos en tu regazo,
    nuestros hijos son el lazo
    que al cariño dá vigor...

    * * * * *

      Que mañana, yo lo anhelo,
    busquen tambien de esta guerra
    juntos reposo y consuelo
    nuestros cuerpos en la tierra,
    nuestras almas en el cielo.



FIN.





*** End of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Impresiones, Poesías" ***

Doctrine Publishing Corporation provides digitized public domain materials.
Public domain books belong to the public and we are merely their custodians.
This effort is time consuming and expensive, so in order to keep providing
this resource, we have taken steps to prevent abuse by commercial parties,
including placing technical restrictions on automated querying.

We also ask that you:

+ Make non-commercial use of the files We designed Doctrine Publishing
Corporation's ISYS search for use by individuals, and we request that you
use these files for personal, non-commercial purposes.

+ Refrain from automated querying Do not send automated queries of any sort
to Doctrine Publishing's system: If you are conducting research on machine
translation, optical character recognition or other areas where access to a
large amount of text is helpful, please contact us. We encourage the use of
public domain materials for these purposes and may be able to help.

+ Keep it legal -  Whatever your use, remember that you are responsible for
ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just because
we believe a book is in the public domain for users in the United States,
that the work is also in the public domain for users in other countries.
Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we
can't offer guidance on whether any specific use of any specific book is
allowed. Please do not assume that a book's appearance in Doctrine Publishing
ISYS search  means it can be used in any manner anywhere in the world.
Copyright infringement liability can be quite severe.

About ISYS® Search Software
Established in 1988, ISYS Search Software is a global supplier of enterprise
search solutions for business and government.  The company's award-winning
software suite offers a broad range of search, navigation and discovery
solutions for desktop search, intranet search, SharePoint search and embedded
search applications.  ISYS has been deployed by thousands of organizations
operating in a variety of industries, including government, legal, law
enforcement, financial services, healthcare and recruitment.



Home