Home
  By Author [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Title [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Language
all Classics books content using ISYS

Download this book: [ ASCII | HTML | PDF ]

Look for this book on Amazon


We have new books nearly every day.
If you would like a news letter once a week or once a month
fill out this form and we will give you a summary of the books for that week or month by email.

Title: Diario de la expedicion de 1822 a los campos del sud de Buenos Aires - Desde Moron hasta la Sierra de la Ventana
Author: García, Pedro Andrés, 1758-1833, Reyes, Jose Maria de los
Language: Spanish
As this book started as an ASCII text book there are no pictures available.
Copyright Status: Not copyrighted in the United States. If you live elsewhere check the laws of your country before downloading this ebook. See comments about copyright issues at end of book.

*** Start of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Diario de la expedicion de 1822 a los campos del sud de Buenos Aires - Desde Moron hasta la Sierra de la Ventana" ***

This book is indexed by ISYS Web Indexing system to allow the reader find any word or number within the document.



(This file was produced from images generously made
available by the Bibliothèque nationale de France
(BnF/Gallica) at http://gallica.bnf.fr)



DIARIO

DE LA

EXPEDICION DE 1822 A LOS CAMPOS DEL SUD

DE

BUENOS-AIRES,

DESDE

MORON HASTA LA SIERRA DE LA VENTANA

AL MANDO DEL CORONEL

*D. PEDRO ANDRES GARCIA.*

CON

LAS OBSERVACIONES, DESCRIPCIONES Y DEMAS TRABAJOS CIENTIFICOS,
EGECUTADOS POR EL OFICIAL DE INGENIEROS

D. JOSE MARIA DE LOS REYES.

Primera Edicion.

BUENOS-AIRES.

IMPRENTA DEL ESTADO.

1836.



DISCURSO PRELIMINAR

AL DIARIO DE LA

EXPEDICION A LA SIERRA DE LA VENTANA.


Hemos sido generosos en franquear nuestras páginas á los trabajos
inéditos del finado Coronel D. Pedro Andres Garcia, porque en todos
ellos resalta un talento de observacion, fortificado por la experiencia,
y una perseverancia, sostenida por el deseo de ser ùtil al pais que
habia adoptado. Cuanto mas se agolpaban las dificultades, tanto mayor
era su ahinco, y mas acerado el temple de su patriotismo. Penetrado de
la necesidad de ensanchar los límites de esta provincia, se ofreciò á
entrar en relaciones amistosas con los indios, para estudiar su índole,
ponderar sus recursos y adquirir un conocimiento práctico de los parages
que ocupaban.

Buenos-Aires, cabeza entonces del vasto vireinato de este nombre, yacia
en un rincon de las _pampas_, rodeada de unos pocos fuertes, que
formaban como una línea de circunvalacion à menos de treinta leguas de
sus arrabales; y Chascomus, Lujan y Salto marcaban los límites
territoriales de una ciudad, cuya jurisdiccion se extendia hasta el
Desaguadero.

Tal era el estado de nuestra frontera en 1768, cuando dejò el mando
Bucareli, hombre activo, pero ocupado exclusivamente en dar cumplimiento
á la cédula de expulsion de los Jesuitas. En los últimos dias de su
administracion, D. Manuel Pinazo, gefe del cuerpo de blandenguez, notò
la inseguridad de la campaña, y aconsejò que se ocupase Camarones, los
Manantiales de Casco y la Laguna del Carpincho: pero los pilotos Pavon,
Eguia y Ruiz, contestando al Virey Ceballos que les habia encargado de
elegir puntos á propósito para fuertes y poblaciones, opinaron que debia
avanzarse hasta las Lagunas de los Huesos, del Trigo y del Bragado
Grande.

Estos proyectos, que tendian à alejar los salvages de las inmediaciones
del Salado, fueron desechados por Vertiz, que se contentó con añadir á
los fuertes existentes los de la Guardia del Monte y de Rojas,
interpolando entre ellos los fortines de Ranchos, Lobos, Navarro y
Areco. La ineficacia de estos arbitrios se manifestò en la invasion de
1780, en que los indios penetraron por Lujan, sin hacer caso de los
elementos de defensa tan penosamente amontonados al rededor de nuestros
establecimientos.

Entretanto se celebraban parlamentos con los caciques, para inducirlos à
que dejasen pasar las expediciones que costeaba el Cabildo para cargar
sal en la _Laguna de Salinas_. El Maestre de Campo Pinazo,[1] el mismo
de quien acabamos de hacer mencion, dirigió tres de estas expediciones
en el espacio de pocos años[2];--la última de ellas muy remarcable por
haber proporcionado à D. Pablo Zizur la oportunidad de determinar
astronomicamente varios puntos ignorados. Al mismo tiempo otros
facultativos recorrian la costa patagónica para reconocer sus puertos, y
el Gobierno tomaba medidas eficaces para establecer un camino militar
entre Buenos Aires y el Fuerte del Carmen en el Rio Negro.

Estos trabajos, que anunciaban el deseo de ensanchar el ámbito de la
provincia, no alteraron el estado de sus fronteras, que en 1796 halló
Azara reducidas à los estrechos limites que les fueron trazados por sus
fundadores. Ni se hubiera ganado mucho con llevar á efecto el plan de
este Oficial, cuya linea de fuertes y poblaciones costeaba timidamente
el Salado, desplegándose por ambos lados del desague del Arroyo de las
Flores; al norte, por las lagunas del Espejo, Palantelen, Tigre Tuerto y
Carpincho, y al sud, por los Manantiales de Lopez, de Porongos, y los
Altos de Troncoso, acabando en la Isla Postrera[3] por el Paso de los
Camarones. Pinazo, que en su edad avanzada tomó parte en la expedicion,
hizo notar la poca amplitud de esta linea: pero se desatendieron sus
consejos, y las cosas quedaron en los términos indicados.

Entretanto eran perentórias las òrdenes que se recibian de la metrópoli
para abrir comunicaciones interiores con el reino de Chile. La guerra
marítima, en que se hallaba empeñada España por efecto de su alianza con
la Francia, le hacia recelar una interrupcion con las colónias
establecidas del otro lado del Cabo de Hornos; y hombres celosos é
intrépidos se ofrecieron á explorar los puntos mas retirados de la Gran
Cordillera, que abrió sus flancos à Molina, à Cruz, y al mas diligente
de todos, Sourryère de Souillac.

Estas tentativas, que pertenecen á la última época del gobierno
colonial, multiplicaron los puntos de contacto con los indígenas, cuya
amistad se solicitaba con una templanza que rayaba en humillacion. Los
gefes de estas expediciones científicas, con un corto séquito y un
copioso surtido de chucherias, entraban en conferencias con los caciques
para atraerlos con los presentes, y captarlos con sus palabras. Esta
actitud pacifica, si producia momentaneamente el efecto de amansarlos,
los hacia tambien mas exigentes é intratables, porque estos agasajos les
parecian una prueba de debilidad del poder que los amagaba. Los
acontecimientos del año 10 cambiaron el aspecto de los negocios, y uno
de los primeros cuidados de la Junta que se organizò entonces, fué poner
la campaña al abrigo de las incursiones de los bárbaros: con cuyo objeto
hizo salir una expedicion para Salinas, al mando del Coronel Garcia, con
el encargo de proyectar un plan de defensa, fundado en los datos que le
ministraria la inspeccion ocular del terreno, y la actitud de las tribus
que lo ocupaban.

En una memoria, con que este oficial acompañó al Gobierno el diario de
su viage[4], insistiò en la necesidad de ocupar las lineas del Colorado
y del Negro, y de establecer un cuartel general en Salinas, para poblar
sucesivamente las sierras de Guamini, de la Ventana y del Volcan; y de
trasladar mas al sud las fronteras de Còrdoba y Cuyo para ampliar la
jurisdiccion de estas provincias.

Este modo de resolver el problema era el mas lato, y los sucesos
posteriores han probado que era tambien el mas prudente: pero las
circunstancias del momento no se prestaban á la realizacion de este
plan. Su autor, que abrigaba el convencimiento de ser el ùnico que podia
librarnos de la rapacidad de los bàrbaros, volvió à proponerlo en 1814;
y habia logrado que se le autorizase para llevarlo á efecto, cuando la
caida del gobierno lo envolvió en sus ruinas, y de la residencia de
Moron fué arrastrado à los calabozos de la capital.

Restablecido poco despues en su rango y prerogativas, olvida el agravio
recibido, los perjuicios que se le habian irrogado, y se ofrece à
acometer la empresa, que formaba el objeto de sus anhelos, y que, segun
se expresa, le costaba cuarenta años de meditacion.

Pero estos deseos fracasaban siempre en la instabilidad de los
gobiernos, y la escasez de recursos que se empezaba ya à sentir en el
erario. Talvez se hubieran olvidado en los trastornos del año 20, sin la
grande invasion de los indios que se verificò poco despues. La mala
direccion que se diò à la campaña que se abrió bajo el mando inmediato
del Gobernador de la provincia, armó á los Pampas, que el Señor Rosas
habia logrado separar de la alianza de los Ranqueles, y que no hubieran
engrosado las filas de nuestros enemigos, si, contra el consejo de este
Gefe, no hubiesen sido sorprendidos y acuchillado, en Chapaleufú. Este
error del General Rodriguez costò à la provincia pérdidas considerables,
y trajo los indios hasta 15 leguas de la capital.

El año siguiente se ordenó al Coronel Garcia que emprendiese el viage,
cuyo diario publicamos por primera vez. Su objeto debia ser, no solo el
ajustar paces con los indios, sino predisponerlos á favor de las nuevas
poblaciones que se pensaba fomentar en el sud.

La exiguidad de los recursos que franqueó el Gobierno para una empresa
tan árdua, comprometió su buen éxito, y puso en peligro la vida misma de
los comisionados. El Coronel Garcia salió con una escolta de _catorce
hombres_ y _sesenta caballos_, para ir à tratar con los caciques de tres
naciones belicosas,[5] de las cuales, las dos primeras, en el parlamento
celebrado el dia 28 de Abril, le presentaron una fuerza de 2,520 hombres
de pelea, subdivididos en nueve divisiones; bien armados, bien montados,
y formando _una hermosa y regular línea de parada_.[6]

La opinion del Coronel Garcia variò notablemente en este viage. Su
primer plan habia sido reforzar el punto de Kakel, construir un fortin
en Nahuel-Rucá, y avanzar las demas guardias en el órden siguiente: 1º.
La de Chascomus à la Laguna del Sermon.--2. La de Ranchos à la de los
Huesos.--3. La de San Miguel del Monte á la del Toro.--4. La de Lobos á
la Laguna Blanca, ó à las Polvaderas.--5. El Fortin de Navarro à la
Laguna del Trigo, ó à la de Gomez.--6. La Guardia de Lujan à la Cañada
de las Saladas; desde donde se inclinaría la línea hácia la Laguna de
los Leones, para juntarse al Fortin de Areco, Salto, Rojas y Mercedes,
que quedaban inmoviles, por no tener poblaciones que cubrir en su
frente.

Pero no tardò en conocer que la obliquidad y las inflexiones de esta
traza, tan prominente por un lado, y tan retirada por otro, hacian tanto
mas difícil su custodia, cuanto que el Salado, que la cortaba en el
medio, en vez de ser una defensa presentaba un estorbo.

Redujo pues el problema á un postulado: á saber, que "la mejor lìnea de
defensa es la que, siendo mas corta, abrace y guarde la mayor extension
de terreno posible"; y se decidiò por la ocupacion de las _Sierras_,
aguardando una época mas favorable para avanzar hasta el Colorado y el
Negro.

Al reasumir sus ideas, preguntaba à sì mismo el Coronel Garcia _¿cuales
no serán los resultados de una combinacion tan acertada, y cual la
gloria del que la lleve á efecto?_--sin preveer que esta gloria estaba
reservada al génio emprendedor y perseverante del Sr. General Rosas.
¡Cual no hubiera sido el júbilo de este respetable anciano al ver
coronados tantos esfuerzos, y realizadas tantas esperanzas!.... Pero la
Parca inexorable truncó el hilo de su existencia, cuando se preparaba à
celebrar los triunfos del que desplegò primero el estandarte de la
Pátria en los desiertos del sud, y que en una sola campaña anonadò para
siempre el poder salvage de los bárbaros.

El Coronel D. Pedro Andres Garcia falleció en Buenos Aires el dia 21 de
Abril de 1833, en su avanzada edad de 75 años. Naciò en Santillana,
cerca de Santander, donde se educó en un colegio de esculápios, y pasó á
América en la edad de las ilusiones y esperanzas. Adquiriò gran renombre
en las invasiones de los Ingleses, en que con valor heróico peleó al
frente de los _Montañeses_, y cuando el curso de los acontecimientos lo
colocó en una situacion mas azarosa, teniendo que pronunciarse entre una
patria que idolatraba, y los nuevos destinos que se preparaban en las
Colónias, se identificò con los de sus hijos, y obró, no con la
hesitacion de un trásfuga, sino con la firmeza que inspira el recuerdo
de un acto magnánimo. Desde entonces fueron muy pocos los momentos que
pasò en el descanso, acreditando sumo celo é inteligencia en todos los
trabajos que le fueron encomendados.

A los que hemos mencionado, deben agregarse:--1.º Un plan de
contribuciones, que elevò al Gobierno en 1811, para la manutencion de un
ejército de 6,000 hombres. 2.º Una razon estadística de los partidos de
campaña, con sus respectivos planos, indicando los terrenos baldios y
los poblados. 3.º Un reconocimiento científico del caudal de aguas del
Rio de las Conchas, de la fuerza de su corriente, de la elevacion de sus
barrancas, y de todo cuanto era necesario para establecer una fábrica de
armas en sus inmediaciones. 4.º Un padron general de los habitantes de
los partidos de campaña. 5.º Un mapa topogràfico, desde la provincia del
Tucuman hasta el Desaguadero. 6.º Otro de todas las provincias del
antiguo vireinato de Buenos Aires, hasta el puente de _Apurimac_, en que
se comprendia el reino de Chile, señalando los rios navegables, etc.

Estos apuntes los hemos sacado de un cuaderno autógrafo, que nos ha sido
franqueado por el Señor Dr. D. Tomas Manuel de Anchorena, à quien los
que se interesan en el buen nombre del Coronel Garcia deben agradecer la
conservacion de estos títulos con que lo presentamos à la estimacion
pública.

  _Buenos Aires, Marzo de_ 1837.

  *PEDRO DE ANGELIS*.

[Footnote 1: Este valiente oficial fué el alma de todas las empresas de
esta clase que se proyectaron en su tiempo.]

[Footnote 2: En 1770, 1778 y 1786.]

[Footnote 3: Le hemos conservado el nombre que le dá el Departamento
Topografico en sus mapas, á pesar de que se lea _Potrera_ en el borrador
original del de Azara, que forma parte de nuestra coleccion.]

[Footnote 4: Forma parte del III tomo de la presente Coleccion.]

[Footnote 5: Los Pampas, Huilliches y Ranqueles.]

[Footnote 6: Son palabras del Diario, pág. 81.]



EXPEDICION

A LA

SIERRA DE LA VENTANA.

       *       *       *       *       *

OFICIO DEL GOBIERNO.


Siendo uno de los objetos mas interesantes de este gobierno, la
seguridad y adelanto de las poblaciones y fronteras de la provincia,
teniendo presente la dedicacion de V. S. á este importante ramo, tiene
por conveniente comisionarle al efecto, y espera que á la mayor brevedad
se le presentarà un plan correspondiente en que á su juicio crea el mas
oportuno por ahora á precaver las incursiones del enemigo infiel; sin
perjuicio de ulteriores medidas, y pacificacion y avenimientos, que
sucesivamente prevendrá á V. S. el gobierno para su
cumplimiento.--Buenos Aires, Noviembre 15 de 1821.

  (_Firma del Ministro_.)

  Al Coronel D. Pedro Andres Garcia.



INFORME.

EXMO. SEÑOR:--


La Comision, despues de haber reconocido varias piezas que en diversas
épocas se tiraron, con objeto al adelanto de nuestras fronteras y
seguridad de las campañas de la Provincia contra las frecuentes
invasiones con que la han mortificado y afligido los indios Pampas;
despues tambien de haber dedicado la mas diligente y madura meditacion
al desempeño de esta honrosa confianza, tiene el honor de presentar sus
tareas á la atencion de la superioridad de V. E.

Convertida á tan dificil exámen, ella hubo de proceder en él con gran
circunspeccion, para no aventurar el descubrimiento de la verdad en una
materia en que los errores son de tan general y perniciosa influencia.
Su exposicion aparecerá con el caracter de sencillez y unidad que
distingue la verdad de las opiniones, apoyada en el principio que
presentan las leyes primitivas de la naturaleza y de la sociedad, tan
general y fecundo, que envuelve en sí todas las consecuencias aplicables
á su grande objeto.

Los extravios de la razon y el celo, admitidos ó tolerados sobre este
particular, acaso han deslumbrado á los gobiernos precedentes,
principalmente desde el año de 1740. Ellos no han podido provenir sino
de supuestos falsos que hicieron lugar á falsas inducciones, ó de hechos
ciertos y constantes á la verdad, pero juzgados siniestra y
equivocadamente. De unos y otros pudieran citarse muchos egemplos, si la
Comision no estuviese tan distante de censurarlos, como de seguirlos, y
si dejase de creer que no son desconocidos á la penetracion de V. E.

La Comision, Señor Exmo., mas convencida que nadie de lo mucho que falta
á nuestra poblacion, agricultura y ganaderia, para llegar al grado de
prosperidad á que puede ser elevada, que es el distinguido anelo de V.
E., lo está tambien de la decantada decadencia, que á ser cierta,
supondria la caida de nuestro cultivo, desde un estado próspero y
floreciente á otro de atraso y desaliento. Pero, despues de haber hecho
muchas observaciones sobre la história de la Provincia, desde su origen
de civilidad, y buscado en ella el estado progresivo de nuestra
poblacion y agricultura en sus diferentes épocas, puede asegurarse que
en ninguna se ha encontrado tan estendida ni tan animada como en la
presente.

La política errada de los Españoles en querer sugetar los indios á la
bayoneta, mantuvo al país en guerra abierta mas de doscientos años: los
males que con este motivo sobrevinieron à la provincia, haciéndola
teatro de continuas y sagrientas batallas, bastan para probar que hasta
la paz del año de 1790 ella no pudo gozar el cultivo, la estabilidad, ni
gran fomento, á cuyo tiempo parece debe referirse la primera época de su
felicidad. Es cierto que desde aquel punto la agricultura, protegida
algun tanto por las leyes, y mas perfeccionada por el progreso de las
luces del siglo que ya empezaban á desplegarse, cuenta por primero, y
acaso el único de sus mejores periodos, aquel tiempo.

Pero, al paso que la necesidad estrechaba á dar ensanches á la poblacion
ganadera y labradora, se cruzaban los obstáculos que paralizaban las mas
interesantes ideas: á la vez se sucedian las mezquinas con las
extremadamente confiadas:--aquellas por lo comun hijas de la
pusilanimidad ó cobardia, y estas de una avanzada intolerante necedad:
unas y otras nacidas de la ignorancia de la posicion geográfica de los
terrenos, número de habitantes indígenas, poder fisico y moral que
podian presentar en caso de atacarlos, como muchas veces se meditó.

Mientras que los gobiernos fluctuaban, sin poderse decidir en tal
contraste de opiniones, por la medida que deberian adoptar, eran bien
rápidas las irrupciones vándalas que cometian en las poblaciones de
nuestras campañas, cubriéndolas muchas veces de cadáveres, y menguando
considerablemente sus familias: asesinando unas y cautivando otras.

Estas escenas, con lastimosas lamentaciones del pueblo, alarmaban por
algunos dias á las autoridades que indicaban querer prepararse á
vindicarlas. Pero, ó fuese que los recursos no podian proporcionarse con
la premura que exigia el remedio; ó, lo que parece mas cierto, que la
obscuridad é ineptitud de la medida presentaban justas desconfianzas del
favorable éxito, quedando sin efecto, el mal multiplicaba las
desgracias.

La Comision cree un deber de su desempeño presentar á V. E. con
respetable libertad su opinion, apoyada en mas de cuarenta años de
observaciones en este particular: y así es, que cuando asienta que se
propone no aventurar el descubrimiento de la verdad, en una materia en
que los errores tienen tan perniciosa influencia, tiende sus miras á
indicar los que á su juicio han retardado demasiadamente las ventajas
que le han arrancado de las manos la apatia é indolencia de aquellas
personas, á cuyo cargo se hallaba la direccion y seguridad de la
Provincia y sus habitantes.

No hay cosa que mas impida los progresos de una república, que insistir
en yerros antiguos, en especies mal averiguadas, ó vulgaridades indignas
de adoptarse.

La crítica, y el discernimiento que resulta del exàmen de las cosas sin
preocupacion, es el único norte que nos puede libertar de tales
inconvenientes: parece, pues, que en nada ha de ponerse mayor ahinco que
en no dejarse llevar como los rebaños, desatendiendo el camino que debe
tomarse, por atender ciegamente al que suele seguirse.

La Comision deja asentado que tiene mas de cuarenta años de
observaciones sobre esta Provincia, y puede añadir que ha reconocido sus
costas, atravesado y cruzado por tierra la parte de los Pampas, objeto
de este informe: ha podido distinguir muy de cerca los muchos indígenas
que la habitan, sus génios, usos y costumbres, y no puede lisongearse
que tenga los conocimientos necesarios para calcular, ni por
aproximacion, las medidas de una fuerza imponente para atacarlos con
suceso feliz, aun cuando se considere justo hacerlo. Porque, viviendo en
pequeñas tribus diseminadas en un mundo desierto, no es facilmente
averiguable su número: pero sí, no cabe duda, que en tratándose de
defensa comun, se reunen, por la amovilidad que tienen, con la velocidad
del rayo, al punto donde les llama su defensa, con tal entusiasmo y
ferocidad, que cargan sobre el cañon en el mas activo fuego, hasta morir
al pié de él: y acaso V. E. mismo ha presenciado alguna vez este
atrevido hecho, con otros no menos respetables, en el manejo de sus
armas y formacion de batalla, bastante á mandar idea de su disposicion
guerrera para defender sus propiedades, de que son tan idólatras como
vengativos; pues nunca perdonan el agravio, cuya venganza reencargan á
sus hijos, cuando ellos no han podido tomarla.

La agricultura y ganaderia en una nacion puede ser considerada bajo dos
grandes respectos, á saber:--con relacion á la prosperidad pública y á
la felicidad individual. En el primer caso, es innegable que los grandes
estados y señaladamente los que gozan de un fértil y estendido
territorio, deben mirarlo como la primera fuente de su prosperidad,
puesto que la poblacion y la riqueza, primeros apoyos del poder
nacional, penden mas inmediatamente de ella, que de cualquiera de las
demas profesiones lucrativas, y aun mas que de todas juntas. En el
segundo, tampoco se podrá negar que la agricultura sea el medio mas
fácil, mas seguro y entendido de aumentar el número de los individuos
del Estado y la felicidad particular de cada uno: no solo por la inmensa
suma de trabajo que puede emplear en sus varios ramos y objetos, sino
tambien por los que puede proporcionar á las demas profesiones que se
emplean en el beneficio de sus productos.

Proteger la industria y el comercio, talvez con daño y desaliento de la
agricultura y ganaderia, es tomar el camino al reves, ó buscar la senda
mas larga, mas torcida y mas llena de riesgos y embarazos para llegar al
fin. Si el comercio, la industria y la navegacion son dependientes de la
agricultura y ganaderia, y estas la cuna de los pueblos, la fuerza y la
riqueza de ellos, ¿como puede mirarse con indiferencia su postergacion,
ó casi abandono de las bases primeras del Estado? Todos los ramos á la
vez sufragan, son necesarios y forman el todo de su respetabilidad que
se les tributa á las naciones que las poseen.

Cuando la defensa del Estado es una pension natural de todos sus
miembros, no puede, es verdad, desconocer la agricultura y ganaderia
esta primitiva y sagrada obligacion, ni en manera alguna libertarse de
ella los cultivadores: entonces corran en hora buena á las armas y
cambien el arado y la azada por el fusil, tratándose de socorrer á la
Patria y defender su causa: pero nunca será justo que, en el mayor
conflicto de sus afanosas tareas, abandonen sus hogares, haciendas y
cultivos para surtir los talleres, los cuarteles y otros semejantes
destinos, y acaso los asilos de la ociosidad, á que por esta causa se
entregan. Parece sumamente necesario que, aclarando cuanto sea dable la
legislacion y la política en este particular, se alejen los sistemas
parciales, los proyectos quiméricos, las opiniones absurdas y las
màximas rateras, que tantas veces han convertido la autoridad pública,
destinada á proteger y edificar, en instrumento de opresion y de ruina.

La Comision parece en parte haberse extraviado de su principal objeto,
cuando ha discurrido sobre la importancia de esta porcion del Estado mas
interesante, y cuando ha intentado demostrar que ella ha sido abatida y
aun oprimida, hasta el estado de emigar de sus hogares, y acogerse al
último y miserable recurso de la mendicidad para alargar su vida.

Es verdad que el horroroso azote de la guerra civil de estos últimos
tiempos ha cooperado á la devastacion de nuestra campaña; la
desmoralizacion que ella causa, la ha aumentado, y á su vez los indios,
conducidos de su inclinacion y seducidos de los invasores, han aumentado
grados de ambicion y ferocidad á la que poseian: ellos han traspasado
los limites de sus antiguas correrias, y sobreponiéndose á nuestras
tropas, las han atacado de frente, de una manera desusada por ellos en
sus incursiones, y harto imponente á nuestros labradores y hacendados.

La atencion repartida del Gobierno à los diferentes puntos de la
Provincia, que imperiosamente llamaban sus cuidados y auxilios por mar y
tierra, no le permitian una contraccion tan asidua y eficaz como
deseaba, y era necesario al reparo de la campaña, hasta que mas
desembarazado, asistió personalmente á ella.

Este conocimiento, que le presentó la marcha hasta la Sierra, y que le
proporcionó observar la animosidad de los indios, sus depravados
intentos, la fertilidad de sus campos, las posiciones ventajosas para
mantener una guerra devastadora sobre nuestras poblaciones, lo indefenso
de estas, y la absoluta necesidad de repararlas, ha sido precisamente el
primer paso de felicidad, que preságia que la suerte futura de nuestras
fronteras và necesariamente á tomar una marcha la mas lisongera y
ventajosa á la Provincia en el aumento de su poblacion y primeras
riquezas, con la seguridad de personas y propiedades: lo que no podia
suceder jamás sin que el Gobierno, rompiendo enérgicamente aquellas
ataduras que siempre tuvieron ligados á sus antecesores, no hubiese
tocado tan de cerca y practicamente el error que desgraciadamente los
tuvo envueltos por tantos años, cuando en estas materias vivian á merced
de un informante tímido, ó acaso cobarde, y de otro neciamente atrevido,
sin todos los conocimientos de la geografia del país, y demas que se ha
expuesto.

Así es que, teniéndose por un triunfo el avanzo de terrenos hechos por
los años de 1778 y siguientes, por el cordon de fronteras que se
estableció con las guarniciones del cuerpo de blandengues, compuesto de
700 hombres, se miró en seguridad la Provincia, respecto à su anterior
estado. Y aunque este cuerpo tuvo necesidad de batirse muchas veces
parcialmente en la línea, para contener las irrupciones que repetian los
bárbaros, sin embargo, el aumento de poblacion que recibian las guardias
y sus inmediaciones, ya le imponian y hacian menos osados, pero no
destemidos para impedir sus invasiones: y en una de estas fué que, por
la primera vez en el año de 1790, se trató de establecer paz y permitir
á los caciques venir á la capital, y sus indios á las guardias.

El trato docilizó á algunos y acomodó á todos, hasta establecer sus
artículos de comercio con peleteria, plumas y otras pequeñeces de su
rústica industria; tomando en cambio diferentes útiles, algunas ropas,
tabaco y yerba, y especialmente bebidas; formando de algunos de estos
artículos una absoluta necesidad, especialmente el tabaco y la yerba del
Paraguay.

Esta recíproca comunicacion determinó á algunos hacendados á establecer
sus estancias al sud del Salado, á su riesgo, y á merced ó tolerancia de
los mismos indios, sufriendo unas veces sus rudas impertinencias, y
otras sus robos y raterias, dejando nuestra línea de fronteras á
retaguardia mas de sesenta leguas. Sin embargo, algunos indios con este
motivo se mantenian en las labores de campaña de peones en toda clase de
trabajo, y otros en la ciudad y suburbios, prefiriendo la civilidad á la
vida errante y salvaje. Mucho contribuyó el Gobierno mismo, halagando
con gratificaciones efímeras á los que se presentaban con el título de
caciques, que se creian serlo sobre su palabra: porque esto era mas
fácil que averiguarlo, y todo contribuia á mantener una paz aparente, de
la que siempre se reportaba mejor partido.

El avanzo de nuestras poblaciones á tanta distancia, sin poder ser
observadas de la fuerza militar ni de la jurisdiccion civil, produjo
muchos excesos, dificiles hoy de reparar, y de que la Comision tratará
mas abajo, en órden à su minoracion ó exterminio.

Por lo expuesto en el artículo antecedente, resultaban casi en toda la
línea de fronteras, inútiles las guardias, por cuanto las poblaciones ya
guardaban las fronteras, subrogándose aquellas à estas, bien que sin
armas ni defensores.

La atencion sobre la frontera de Portugal puso en la necesidad á este
Gobierno de mandar las tropas de caballeria, casi únicas de la
Provincia, que eran los blandengues, á cubrir aquellas líneas, donde
permanecieron muchos tiempos, y casi acabaron su número en aquel
servicio y en la pérdida de Montevideo: resultando otra mayor, de la
horfandad de sus familias, antes avecindadas en las guardias á que
pertenecian, y sostenidas de los soldados que ordinariamente era cada
uno un padre de familia, de que resultaba la seguridad del soldado en el
servicio y el aumento de la poblacion.

En el año 10 terminó de todo punto el resto de esta fuerza y armamento
con que cubria sus fuertes, porque pasó integramente á la Banda
Oriental, como necesaria allí. He aquí el último período de vida militar
de las que fueron guardias, y que con dispendiosos gastos fueron
establecidas en los años de 1778 y siguientes.

Aunque en el desconcierto general del sistema del antiguo gobierno y
subrogacion del nuevo, por virtud de la revolucion para obtener la
independencia, se hicieron indispensables muchos trastornos, y tocar
necesidades extremas en toda línea y órden de cosas; sin embargo, la de
fronteras se miró siempre con el cuidado que demandaba su peligrosa
situacion: pues en el año 10, entre los apuros y escaseses de tropas y
auxilios, se formó una expedicion, que marchó hasta la laguna de
Salinas, mas afianzada en la maña y política, que en las fuerzas y
auxilios que la componian. El éxito, en efecto, correspondió á las
esperanzas, y los indios mismos lo auxiliaron con sus personas y
cabalgaduras en su regreso, hasta la fortaleza de esta plaza.

Esta primera relacion de amistad estuvo afianzada hasta el año de 15, y
elevada á tal grado de harmonia, que presentándose ante el Gobierno doce
caciques al adelanto de nuestras fronteras, se acordó precederia un
parlamento general de los de su clase con el Comisionado del Gobierno, y
encargado de este negocio que estableciese, no solo los puntos en que
deberian construirse las guardias, sino tambien otros asuntos relativos
á intereses particulares de los mismos caciques, á manera de los que
disfrutan en Chile los Araucanos.

Aprestáronse los útiles que se creyeron mas necesarios, y muchos fueron
transportados al otro lado del Salado, y estando en marcha el
Comisionado, ocurrió una de las muchas oscilaciones que ha presentado el
curso de nuestra revolucion, y aunque en distancia de los mismos
revolucionarios, se le comprende y aprende, haciéndole volver á la
capital, para sepultarle en un calabozo bien asegurado de grillos, hasta
que se le confina á una guardia, y al año se le repone de oficio á su
empleo, pero no á su comision.

Los indios estrañaron la falta de cumplimiento al término señalado:
ocurrieron á averiguar el motivo, y se les dió por respuesta razones que
no creyeron y que los preparó á la mayor desconfianza: las que
manifestaron osadamente al Gobierno, cuando pudieron entender, que se
trataba de formar á su frente nuevos establecimientos, á que
abiertamente se opusieron; ya por la desconfianza en que se les habia
puesto, y ya tambien por las funestas ideas que les inspiraban nuestros
transfugos desertores que se habian refugiado á sus toldos, á quienes
conservaban aun con armas, por la direccion que les daba para cometer
robos y asesinatos sobre nuestras estancias.

Ultimamente, ellos fueron seducidos por Carreras y Ramirez, y
perpetraron horrorosos excesos, que hoy llora nuestra campaña, ya por
sí, ya sirviendo de auxilio à aquellos malvados invasores. Estas
ocurrencias les han dado causa á creer, que pueden hacernos frente, y à
considerarse vencedores de los desarmados, como si lo hubiesen estado, á
estender sus miras mucho mas allá donde alcanza su vista, y finalmente,
á creer que tienen un derecho á devastarnos.

Las ocurrencias en suma hasta aquí detalladas, referentes á nuestra
poblacion de campaña y fronteras, presentan la nulidad absoluta en que
se hallan, la de no poderlas defender ni mantener, y que es de la mayor
urgencia é interes poner nuestras poblaciones á cubierto del enemigo que
las acecha, vigilante para extinguirlas.

Los puntos que hayan de formar esta línea, las fuerzas para mantenerla,
los fondos de que subsistan sus guarniciones, son fecunda materia de
opiniones, y divididas segun el modo de ver de cada uno, no parecen
fácilmente combinables: pero el tiempo las insta, y es necesario que el
Gobierno se decida con la posible brevedad, por el riesgo que ofrece la
demora.

La que cree que contendria al enemigo un ataque, que lo alejase y
pusiese al menos al otro lado de la Sierra, sin duda que no respeta su
número y localidad y que el desaire de verse batidos, si lo fuesen en
sus terrenos natalicios, los empeña á sostener la guerra hasta verse
esterminados: tampoco cuenta con la suerte de la guerra y sus funestas
variedades, que á no corresponder una suerte favorable, era inevitable
la ruina de la Provincia.

La que discurre sobre formar en la Sierra del Tandil una poblacion de
villa, otra en la Laguna Blanca, y la última en la Cabeza del Buey, toca
aun mas inconvenientes en los ataques, formacion del pueblo y su
conservacion: dejando en flanco los costados al este y oeste de la
primera y última. Y aunque es verdad que las dos opiniones á la vez
tendrán su lugar, este lo ha de graduar el tiempo, y ahora seria empezar
por donde debe acabarse.

La que propone una línea ò camino militar hasta Patagones, se halla en
el propio caso, aunque mas útil y afianzada sobre la costa del mar: pero
á juicio de la Comision, tampoco debe emprenderse, y solo cree preciso y
absolutamente necesario el establecimiento de una línea sobre las
estancias avanzadas al sud del Salado, cuya línea de longitud
este-oeste, en que corren sus poblaciones hasta aquí toleradas por los
indios, no puede llamarles la atencion de un modo que traten de
resistirlo.

La guardia de Kakelhuincul debe ser uno de los fuertes mas equipados,
ampliando sus líneas, y el depósito en que provisionalmente se acopien
los útiles de este y sus contiguos, hasta el punto de abrir los
trabajos.

Esta guardia y poblacion, con las que sigan al sud, deben ser auxiliadas
de las poblaciones de Bruscas, el Tordillo y Montes Grandes, de que
podria encargarse el comandante del mismo fortin, ampliando antes sus
líneas, para que con seguridad pueda recibir mas guarnicion, y en que
con este motivo puedan apoyarse y defenderse en caso necesario la
milicia, vecindario y tropas de línea, en cualquiera accidente de
guerra, invasion ó sorpresa que cometan los indios.

Al costado izquierdo de esta guardia, y en la laguna Naquelrucà, debe
formarse un fortin, que cubra el flanco que media á la Sierra del
Volcan, distante de este punto diez leguas al sud-este: por manera que
Kakelhuincul distará de este fortin detallado trece leguas, que unidas á
las anteriores de la laguna Rucà, resulta el Volcan veinte y tres
leguas:--puntos los tres los mas avanzados al sud y á la frontera
enemiga, y los mas interesantes para las primeras y mas cuantiosas
haciendas de aquellos destinos.

No pudiendo guardar rectitud ni proporcion de distancia la línea de
fuertes que al costado derecho de Kakel debe seguirse, sin aventurar un
choque con los indios, pues se acercarian demasiado á los arroyos en que
tienen situados sus toldos y ganados, se forma oblíqua, consultando las
aguadas permanentes como de absoluta necesidad.

Debe seguir al frente de la guardia de Chascomus, y subrogarse esta en
la laguna del Sermon, ocho leguas de Kakel, y diez y ocho al sud de
Chascomus. Al frente de la guardia de Ranchos debe formarse otra en la
laguna de los Huesos, distante nueve leguas de la del Sermon.

Por el mismo órden debe salir á su frente la guardia antigua del Monte,
y situarse sobre la laguna del Toro, distante de aquella diez y ocho
leguas, y de los Huesos diez leguas.

La de Lobos debe avanzar á la Laguna Blanca, ó si se quiere á las
Polvaderas, distante de la antigua guardia diez y ocho leguas, y nueve
de la del Toro.

El fortin de Navarro sale á la laguna del Trigo, ó laguna de Gomez,
distantes diez leguas de la Blanca, y ocho de las Polvaderas.

La de Lujan, à la cañada de las Saladas, doce leguas distante de las del
Trigo y Gomez.

Esta línea, que promedia obliqua la frontera, corre desde el Volcan
hasta el punto de los Leones, ochenta leguas, y el resto hasta Rojas
desde el fortin de Areco, incluso Salto y Pergamino que se encuentran
hoy en frontera efectiva, por cuanto á su frente no hay hacienda alguna,
por haber sido devastadas por los anarquistos y los indios, deben
reponerse á su antigua fuerza en fuertes y guarniciones: así para que
los vecinos que andan errantes vuelvan á sus hogares y puedan vivir
seguros en sus personas y bienes, como para que los hacendados y pueblos
interiores afiancen igualmente su propiedad, y se dediquen con
tranquilidad á sus labranzas y talleres, libres de las zozobras que
hasta aquí han experimentado; pues llegará bien pronto el tiempo en que,
avanzada la guardia del Salto á la laguna de Palantelen, distante
igualmente del Salto que de la guardia de Lujan, veinte y cinco leguas,
cubra con una respetable guarnicion aquellos dos puntos y terrenos
feraces de invernadas, en que ordinariamente eran ocupados: formando
otra mas al oeste, sobre la laguna del Tigre tuerto, que deje á cubierto
el Pergamino y Rojas, por ahora término de nuestra frontera al norte;
hasta que formada una línea de demarcacion que señale la division con
Santa Fé, manifieste si el fortin de Mercedes deba ó no salir á su
frente al sud á la laguna del Milagro, para que deja en total seguridad
la carrera del Perú y Chile.

La Comision cree, por los conocimientos que tiene de esta línea, por la
que ocupan los indios mas inmediatos, á lo largo, sobre los arroyos que
descienden de la Sierra y su distancia, por el bañado inmenso, de
dificiles pasos que nos divide, como depósito de todas las aguas de la
misma Sierra, cuyo terreno es tan nivelado por la naturaleza que no se
le percibe declive alguno, inutil para todo genero de cultivo y
haciendas; por todo esto, repite la Comision, que cree y le parece, que
esta especie de vallado fija unos límites inequívocos, que dejándolos
sin alteracion á la banda austral de él, no podrán los indios reclamar
nuestras disposiciones como detentadoras de sus posesiones: pues tienen
hasta ahora nuestros hacendados la ocupacion que ellos han tolerado sin
reclamacion; haya sido ó nó con la doble mira de robarles, como lo han
hecho, con repeticion, perfidia y atrozmente.

La Comision se vé necesitada de circunscribirse, á pesar de sus deseos,
á la propuesta línea de fortificacion, siguiendo la máxima política de
obrar segun el estado y circunstancias de la Provincia en el momento.
Desea ciertamente que ella no esté reducida á tan escasos términos; pero
toca como de bulto las dificultades que han de inutilizar otras medidas,
que deben quedar pendientes para su ejecucion, en seguida de esta.

El transporte solo de la antigua línea á la que nuevamente se detalla,
ofrece en su egecucion no pocos tropiezos, no obstante á deber hacerse
casi en el centro de nuestros recursos. ¿Cuanto mas dificil seria
establecerse fuera de ellos con las armas en las manos? Los terrenos por
su aridez, falta de montes, y las mas veces de aguadas, son trabajosos
aun á los escoteros, que miden las jornadas para auxiliarse. ¿Como se
presentaria para vencerlos, un ejército que deberia ir provisto, no para
ocho ni quince dias, sino para meses enteros? Era necesario arrastrar
centenares de carruages y miles de caballos, para atacar á un enemigo,
que siempre está en campo volante, y con mas amovilidad y destreza que
los Arabes: ellos burlarian los mejores planes, y pondrian en ridículo á
sus autores, y despues de haber llevado por los desiertos que los
amparan, á un ejército sin vara de virtud que hiriese á las piedras para
que brotasen agua, sin maná para su alimento, y sin nubes que
interpusiesen sus sombras, para que les libertase de los rigores del
sol, tendrian que sucumbir á la sed y al hambre, y finalmente á manos de
sus enemigos. Sr. Exmo., la Comision se persuade que no debe confundirse
un golpe de mano que suele darse para escarmentar á un enemigo, con las
medidas de una ocupacion ó conquista: aquel es una aventura ó albur que
se dá á la suerte; y estas, el resultado de una profunda meditacion,
calculada sobre las fuerzas fisicas y localidades del país, con otras
muchas reflexiones y razones que van á la par para su logro.

Si solo esta medida, que podrá acaso ser tenida por mezquina de algunos
génios exaltados y celosos del aumento de la Provincia, se pusiese en
toda su evidencia, guarnecida la frontera de las fuerzas que demanda
para su seguridad, y llegando á perfeccionarla, no solo habriamos
alejado para siempre el recelo de otras invasiones, sino que habriamos
dado el paso mas preciso y necesario para la total ocupacion á que
aspiramos, sin pérdida de un hombre, ni menoscabo de hacienda.

La Comision se atreve á decir que, perfeccionada hasta el punto que
debe, ella solo vá á ser la riqueza y seguridad de la Provincia, y capaz
del mayor aumento de poblacion que necesita, abriendo la mano á recibir
y proteger á cuantos quieran venir á establecerse en ella, bajo la
proteccion del Gobierno.

Entre la antigua y nueva línea demarcada, se miden mas de 1,400 leguas
cuadradas, terreno no solo feraz, productivo y útil, sino que
proporciona, una vez asegurado, el descubrimiento de otras riquezas
efectivas y abandonadas, que la escasez de poblacion no ha podido dar á
luz ni reconocer con exactitud. Pero antes de esplanar cuales sean, cree
la Comision hacer otras observaciones, para que el Gobierno ajuste sus
resoluciones del modo que estime por conveniente á la salud pública de
la Provincia y sus intereses.

Atendiendo al orgullo con que se presentan los indios, podran mirar de
mal ojo nuestra nueva línea, y aun tratarla de enervar á viva fuerza,
para cuyo caso es necesario estar prevenidos y alarmados á su repulsa.
Ellos no deben desconocer que la fuerza de nuestras poblaciones los vá á
acercar á la pèrdida de las faldas de la Sierra que ocupan, y este temor
impulsarlos á tomar la medida de incursiones y ataques parciales de que
ordinariamente usan: por lo tanto, dispuestos y armados los partidos,
cuando hayan de dar principio á las obras, parece de necesidad que las
obras se combinen y arreglen de modo, que sean escarmentados en su
primera tentativa.

Es de absoluta necesidad que nuestras poblaciones se estiendan, y que
esta estension sea correspondiente al objeto á que por ahora
principalmente se dirigen, que es el de la labranza y ganaderia. Para
conservar la que tenemos, y mas á la que aspiramos, debemos buscarla, si
fuera preciso, con las armas en la mano, y mucho mas pronto, si la
solicitud de paces que ellos tienen interpuesta con el gobierno, se
descubre ser llamada falsa, de que usan con frecuencia mientras algun
interes particular no les mueve á ello; bien sea por temor de ser
atacados de otros indios, ó por carecer de comunicaciones que les
faciliten los artículos, de que ya han formado necesidades que no pueden
sobrellevar. Pero es preciso estar ciertos que jamas les anima un
principio de buena fé ni desinteresado. Alguna vez se someten á una
fuerza imponente, y se resignan al castigo si se les aprende en el
delito: y aunque se les perdone, su carácter innoble y desconfiado les
precipita de nuevo á cometer excesos y bajezas horrorosas, sin que se
excepcionen entre sí aun sus propios deudos. Como la vida salvaje los
tiene siempre cubiertos de miserias, estan á toda hora asechando el
momento de robarse mutuamente; y por lo mismo no puede detener sus
pasiones sino un motivo muy poderoso, como el de mirar su existencia en
peligro.

La incertidumbre en que por el momento debe estar el gobierno acerca de
la conducta ulterior de los indios, respecto á su propuesta de paces,
ciertamente no puede decidirle á tomar medidas de oposicion: pero si en
efecto continua su propósito de conservar la paz, entre otras cosas,
parece que el comisionado del gobierno, despues de asentar la seguridad
de la línea, seria muy conveniente que tratase de exigirles el
acomodamiento de fortificar uno ó dos puntos del camino militar sobre el
frente del Volcan al otro lado de la Sierra, porque con ellos, y los que
puedan formarse sobre el Rio Colorado y á las márgenes de la Bahia
Blanca, quedarian enteramente dominados, y en precision de abandonar las
sierras y retirarse al oeste, ó repasar el Colorado. Esto es
indispensable que suceda; pero será de un modo que los comisionados, ó
gefes de los destinos, lo presenten en mas ó menos tiempo, segun los
grados de su actividad en promoverlo.

No desconoce la Comision la necesidad que hay de sugetar á nuestras
milicias á sus precisos deberes en los fuertes de fronteras, y de que
han tenido orígen muchas desgracias, sobrevenidas por el mal trato dado
á los indios, cuando en ellas se han presentado con sus miserables
artículos de comercio, procurando robarselos descaradamente y aun darles
de golpes, herirlos, y matar algunos. Estos hechos, que la Comision ha
visto repetir, y aun castigado, han incendiado los ánimos de un modo
terrible, provocándolos á la venganza: muchos y lastímosos hechos
pudiera referir que mas de una vez han comprometido la mejor armonia con
el gobierno; y este desórden puede facilmente remediarse, conviniendo
con los indios en que sus arribos á las guardias sean á determinados
puntos de la misma frontera, reservando solo á los caciques el paso
franco al gobierno, escoltados para su seguridad.

Nuestra campaña, harto desmoralizada por muchas causas que la han
conducido á tal desgracia, principalmente las escaseses á que la han
reducido las incursiones anárquicas, la multitud de desertores y otros
delincuentes que abriga, presenta un motivo de atencion muy particular
sobre esta clase de hombres que la infestan, á mas de una gran porcion
de familias indigentes que sirven de pesada carga al honrado labrador y
útil hacendado, á quienes se les haria un bien en trasladarlos á
aquellas nuevas poblaciones, dándoles propiedades que cultivasen, y
útiles correspondientes: conduciéndoles, si fuese necesario, por fuerza
á su fortuna, evitando su perdicion y la de sus hijos; y á aquellos
persiguièndolos eficazmente, hasta ponerlos en seguridad, ó esterminio,
segun sus delitos.

Este exámen puede hacerse prolijo y exacto, formando una razon
estadística de cada partido, cometida al vecino mas proporcionado, y
vicario de él, con responsabilidad en su inexactitud. Como en dicha
razon debe constar todo vecino y habitante, su ejercicio, propiedades y
proporciones de que se mantiene, el número de hijos, criados y peones,
sus sexos y edades, no podria escapar ninguno á su vigilancia, y el
gobierno podria muy en breve tener en su mano, y á un golpe de vista, la
nota de cuantos fueren disponibles, en servicio y aumento de las nuevas
poblaciones.

La policia de los partidos deberia igualmente ser encargada á vecinos de
las localidades, bajo los reglamentos que el gobierno les prescribiere:
porque tratándose de la seguridad pública é individual, ninguno debe
conocer y celar mejor á los vagos y malos vecinos, que sus propios
convecinos.

Conducido el vecindario por los principios de liberalidad y en favor de
sus intereses, no puede desconocer las bondades del gobierno y de la ley
que lo protege.

La Comision es militar, y ha asentado que con respetable libertad dará
su opinion, apoyada en la justicia y en sus conocimientos. Estos le han
suministrado muchos motivos de observacion para entender y persuadirse
que, mientras no esten perfectamente deslindadas las atribuciones de las
respectivas jurisdicciones, política y militar, no podrá hacerse el
servicio, como corresponde á la tranquilidad y adelantamiento de los
pueblos.

Señor, unas tenebrosas habitudes de despotismo militar han aniquilado el
ánimo del vecindario de campaña, vièndose despejados violentamente de
sus propiedades, ultrajadas sus personas de palabras y obras, y acaso
arrastrados á una cárcel con pérdida total de sus bienes. Estas
impresiones estan aun muy vivas, y se resiente demasiado la provincia de
estos tristes acontecimientos: porque sí algunos elevaron sus quejas, no
merecieron mas que el desprecio, y los demas ahogaron sus sentimientos
para no multiplicar los padecimientos, llorando sus desgracias en el
seno de sus familias.

Los gobiernos turbulentos que nos han precedido, no podian fijar, es
verdad, un mètodo que nivelase la justicia y conducta de los encargados
que sabian eludir las quejas, y poner en peor condicion al reclamante.
La Comision fué encargada por una vez de inspeccionar las fronteras, y
tuvo la desgracia de no encontrar en toda la línea mas que uno solo que
llenase las intenciones del gobierno: todos los demas eran ciertamente
criminales, pero á ninguno se removió. Esta degradacion de aquellos
militares, propiamente de revolucion, no puede mancillar el honor del
cuerpo en general, á quien se debe, por sus heróicos sacrificios, la
libertad é independencia del país.

La sabiduria y política del gobierno se persuadirá, que este rasgo solo
tiene por objeto presentarle la necesidad que hay de inspirarle
confianza y seguridad, sin embargo de la promulgacion de las leyes que
las afianzen.

Tanto mas juzga precisa esta medida, cuanto que vá á gravitar sobre el
vecindario de la campaña todo el peso de esta obra. Cree la Comision
que, sin esta política diestramente manejada, no se dará un paso de
felicidad en la obra gefe de la provincia: porque, como decia un sábio
de nuestro tiempo á un Soberano, con referencia á asunto mas elevado:
_justo es Señor, que el dueño de la casa mande en ella_. Y aunque es
verdad que el gobierno, vigilante en su administracion, no perdona
fatiga, ni se permite descanso, sin embargo, debe partir sus fatigas y
franquear confianzas, para dar vado á las penosas tareas de su
administracion: y ciertamente que ningunos estan mas bien indicados que
los mismos interesados en su felicidad y seguridad, consultando al mismo
tiempo la pública.

Los puntos que principalmente deben ser reforzados, como cardinales, son
tres, á saber: Laguña de la Naquelrucá, Kakelhuincul, y el Volcan. Los
demas, como fortines auxiliares, deben por lo mismo ser sus dimensiones
proporcionadas, á este respecto, con una doble fuerza y amplitud, y
todas equipadas de armamento, artilleria, municiones respectivamente
bien conservadas, y sus precisos repuestos, de que deben responder los
gefes encargados, y sufrir con frecuencia la inspeccion que delegue la
Superioridad sobre el reconocimiento de todo, y de la tropa misma.

El adormecimiento y apatia en que ordinariamente quedan sumergidos los
hombres con la pax, aun en las fronteras mas expuestas á rompimientos,
hace y causa el abandono de la disciplina, el de armas y municiones; y
una triste experiencia ha demostrado y hecho tocar funestos resultados,
provenientes acaso de que los gefes militares, mas atentos á sus
negocios particulares que á los deberes de su profesion y carrera,
posponiendo aquellos por esta, no calculan los daños que infieren: punto
que merece estar muy observado del gobierno en precaucion de semejantes
males.

La fuerza efectiva de cada frontera principal, considera la Comision
debe ser de 100 hombres de caballeria veterana, y algunos auxiliares de
milicias, y los fortines de 50 hombres, por mitad de veteranos y
milicias, y mas, segun las circunstancias lo exijan.

Si restablecida la caballeria de blandengues, tuviese cada guardia su
dotacion, seria utilísimo que fuesen casados y arraigados en ella,
dándoles el gobierno en propiedad un solar para establecer su casa,
porque entonces creceria la poblacion proporcionalmente, y el soldado
defenderia mas ahincadamente su hogar, muger é hijos, y jamas ó rara vez
se notaria desercion: y á la primera generacion ya la reproduccion del
soldado, por si sola, habria formado un pueblo agricultor y ganadero.
Pero como en la seguridad de los hacendados y labradores de la comarca
respectiva, el traficante que acude, llevando artículos de consumos en
cambio de frutos y numerario, viese un compensatívo de su trabajo,
procuraria tambien avecindarse, y lo mismo los artesanos, é
insensiblemente se verian crecer y prosperar estas guardias con una
rapidez increible, hasta formarse en cada una de ellas poblaciones de la
mayor consideracion.

El labrador y hacendado sufren, y se han constituido hace muchos años,
al pago del ramo de guerra, con destino á estos importantes
establecimientos: y jamas han resistido otros gravámenes que con miras
de auxiliarlos se han creido necesarios, aun cuando se hayan frustrado
los objetos mismos de su invencion. Ellos, siempre prontos con sus
personas y haberes, han dejado en abandono estos y sus familias, para
correr á las armas en defensa de la patria, hasta sacrificarse en la
guerra; y hoy el gobierno necesita de sus brazos, de sus bienes, y de
toda su concurrencia, para dar á la Provincia toda la estension y
grandeza de que es susceptible: pues si esencialmente ha de gravarse
esta privilegiada porcion de ella, la justicia reclama imperiosamente
que se desvien, cuanto estè al alcance del gobierno, aquellos
calamitosos tiempos, haciendo un lugar distinguido á sus méritos y
servicios, los que es preciso que ahora presten á la importante atencion
de las nuevas poblaciones y á su seguridad.

La Comision está penetrada del sumo é importante interes que se promueve
en esta medida á favor de la campaña, y que, conducida sabiamente por el
gobierno á sus mayores ventajas y engrandecimiento, vá á presentar el
campo del Lácio, para dar á la provincia, como este dió á Roma, toda la
grandeza y poder que la hizo respetar del orbe conocido entonces, y
proporcionalmente lo será aquella en América.

Entre los muchos y extraordinarios privilegios con que agració la
naturaleza à esta provincia es su localidad, por desgracia poco conocida
de sus naturales. Por el norte la baña el magestuoso Rio de la Plata,
que se interna á mas de setecientas leguas navegables, por diferentes
provincias que atraviesa en su tránsito; mientras que por el sud la
circuye el mar Oceano, por donde puede extraer todos los cuantiosos
frutos que la produzca su cultivo: y á mas le brinda con inmensas
riquezas de la pesca y peleteria de anfibios, que hoy hacen la fortuna
de las naciones cultas que á nuestra vista se las llevan.

Son pocos conocidos, y nada frecuentados por nosotros, los puertos que
se encuentran á la vuelta del cabo de San Antonio: como son, el de Tuyú
en el Cabo de Corrientes, la Bahía de San Andres, la Bahía Blanca, la de
San Bias, el Rio Colorado y el Negro.

Los terrenos bajos que presenta la costa del mar no han permtido, sin
riesgo, hacer el reconocimiento de otros puertos y calas que
necesariamente hay en la confluencia de los rios Sauce Chico y Grande, y
otros de menos caudal de aguas que descienden de las sierras: ademas de
los que naturalmente tenga en su seno el mar, y descubrirán los
frecuentes reconocimientos desde tierra, cuando estén pobladas y
registradas por la caza y pesca de anfibios, que la curiosidad y
especulacion de los pobladores emprenderán tras de un interes á que los
conducirá su codicia.

Muchos de estos terrenos estan hoy infestados de gentes bandidas,
abrigadas en los montes, que llaman de las Islas del Tordillo y Monte
Grande, desde cuyo asilo hacen sus incursiones á las vecindades,
cometiendo grandes excesos, que deben quedar extinguidos, luego que las
tres mas avanzadas fronteras al sud se hallen establecidas, y con las
fuerzas de sus dotaciones, para atacarlos con suceso feliz. La rigorosa
policía que se establezca en todos los puntos de la campaña, hará que
desaparezcan de ella, hombres y aun familias tan inmorales y vagas,
ponièndolas en sus deberes, ó en las seguridades convenientes.

Parece necesario fijar el órden de la empresa, y debiendo empezarse por
las mas necesarias, es sin duda de la mayor importancia graduar esta
necesidad, la cual, aunque parezca indicada por la misma naturaleza de
los estorbos, que se oponen á darle vado, no puede dejar de someterse á
otras consideraciones, y principalmente á la mayor ó menor estension de
su provecho: es decir, que entre dos caminos igualmente necesarios,
aquel será digno de preferente atencion, que ofrezca mayor utilidad y
socorra á mayor número de individuos.

Entre las ventajas de situacion que gozan las naciones, sin duda,
ninguna es comparable con la cercania del mar, unidas por su medio á los
mas remotos continentes del mundo conocido. Al mismo tiempo que su
industria es llamada á proveer una suma inmensa de necesidades, se
estiende la esfera de sus esperanzas á la participacion de todas las
producciones de la tierra: y si se atiende al prodigioso adelantamiento
en que está el arte de la navegacion, parece que solo la ignorancia ó la
pereza pueden privar á los pueblos de tantos y tan preciosos bienes.

Es verdad que semejante ventaja suele andar compensada con grandes
dificultades; porque si de una parte la furia de aquel elemento amenaza
á todas horas las poblaciones que se le acercan, por otra los altos
precipicios y las playas inclementes que le rodean, y que parecen
destinados por la naturaleza para refrenarle, ó para señalar sus
riesgos, dificultan su comunicacion ó la hacen intratable. ¿Pero quien
no vé que en esta misma dificultad halla un nuevo estímulo el deseo del
hombre, que llamado á proveer á su seguridad, ó á estender la esfera de
su interes, está como forzado continuamente á triunfar de tan poderosos
obstáculos? Ello es, que el engrandecimiento de las naciones, sino
siempre, ha tenido muchas veces su orígen en esta ventaja; y que ninguna
que sepa aprovecharla, dejará de hallar en ella un principio de
opulencia y prosperidad.

Esta provincia ha sido particularmente favorecida por la naturaleza,
pues á mas de las ventajas de su clima y suelo, tiene la de estar bañada
por el mar y el gran Rio de la Plata la mayor parte de su territorio,
colocado, por decirlo así, sobre el mejor punto del Océano: ella parece,
que por sus puertos está llamada á comunicarse con toda la tierra; y si
á esto se agrega la posesion de sus vastas y fértiles campañas, no
podremos desconocer que una particular Providencia la destinó para un
grande y glorioso objeto. ¿Como es, que en tan feliz situacion podamos
abandonar los medios mas necesarios para llegar á aquel fin, ni
desatender á sus puertos, sin los cuales es de todo vana é inutil
aquella gran ventaja, cuya falta será siempre uno de los principales
estorbos que mas poderosamente retarden la prosperidad de nuestra
agricultura?

La Comision no necesita recordar que este objeto tan recomendable con
respecto á la industria, navegacion y comercio, lo es mucho mas respecto
al cultivo. La industria sigue naturalmente á los consumidores y se
situa á par de ellos, mientras el cultivo no puede buscar sus ventajas,
sino esperarlas inmobil. Por otra parte, si todas las provincias pueden
ser industriosas, no todas pueden ser cultivadoras, y es preciso que en
unas abunden los frutos que escasean en las otras: es preciso que el
sobrante de la primera acuda á socorrer las segundas; y solo de este
modo el sobrante de todas podrá alimentar aquel comercio activo que es
el objeto de la ambicion de los gobiernos y el fruto de sus meditaciones
económicas y políticas.

Es últimamente necesario, si aspiramos á obtener todas aquellas
ventajas, dar el último impulso á la agricultura y ganaderia: pues
cuando la circulacion interior produzca la abundancia general, cuando
haya abundado y abaratado las subsistencias, y por consiguiente la
poblacion multiplicados los productos de la tierra y del trabajo,
alimentado y avivado el comercio interior, entonces la misma
superabundancia de frutos y manufacturas, que forzosamente resultará,
nos llamará á hacer un gran comercio esterior, que clamará por este
auxilio, sin el cual no puede ser conseguido.

Este punto podia dar á la Comision materia para hacer muy estendidas
reflexiones: mas ella solo se contentará con presentar una á la sábia
ilustracion del Gobierno, que le parece sumamente importante, y de la
mayor influencia sobre la mejor poblacion, aumento de la agricultura,
ganaderia y labranza previniendo ya la navegacion, comercio é industria
á un mismo tiempo, que oportunamente iria adelantando, poniéndose en
activa accion el resto de la provincia á su ejemplo.

La Comision está persuadida de que alguna vez los buenos ejemplos suelen
ser perniciosos. Esto se prueba observando que los Romanos emprendieron
todos los caminos de su vasto imperio, llevándolos desde la plaza de
Antonino en Roma hasta lo interior de Inglaterra, de una parte, y de la
otra hasta la Palestina; tan firmes y magníficos, que sus grandes restos
hasta hoy llenan de admiracion al viagero observader: y las naciones
modernas, queriendo imitarlos sin tener los mismos medios para ello,
afligieron á los pueblos sin poderles comunicar tan grande beneficio.
Sin embargo, esta regla admite excepcion en favor de la provincia, y no
puede haber inconveniente en la empresa, con tal que no se piense en
grandes é inadoptables comunicaciones exteriores, hasta que hayan sido
establecidas las poblaciones, su labranza, y pastoreo, de un modo
suficiente á promover la industria, navegacion y comercio que ha de
formar la marcha unida de sus ventajas y especulaciones, para llegar al
término de su engrandecimiento.

Afortunadamente el Gobierno empeña sus desvelos en remover los estorbos,
proponiendo leyes, simplificando las administraciones, arreglando la
policía y mala jurisprudencia mercantil; en fin, todo cuanto retarda el
aumento y seguridad de nuestra comun felicidad, destruida y aniquilada
por falta de estos principales elementos; buscando directamente los
medios de arruinar nuestro cultivo y poblacion, ó por mejor decir,
removiendo hasta los estorbos que la naturaleza opone á su prosperidad:
bajo cuyos principios es de esperarse que la opinion misma cederà á la
buena y útil enseñanza, como las tinieblas á la luz; bien que, para
luchar con la naturaleza son necesarios grandes y poderosos esfuerzos,
con extensos recursos, que no siempre estan á la mano.

Cuando se considera de una parte los crecidos fondos que exigen las
empresas, y de otra, que á las veces una sola es muy superior á la
porcion de rentas públicas que suelen destinarse à ella, parece mas
disculpable el desaliento con que se miran por los gobiernos: y como
estos fondos, en último sentido, deben salir de la fortuna de los
individuos, parece tambien como inevitable la alternativa, ó de
renunciar á la felicidad de muchas generaciones por no hacer infelice á
una sola, ó de oprimir á una sola para hacer felices á las demas. Sin
embargo, es preciso confesar que el atraso muchas veces no proviene
tanto de la insuficiencia de la renta pública, cuanto de la injusta
preferencia que se dá en su inversion á objetos menos enlazados con el
bienestar de los pueblos, ó talvez contrarios á su prosperidad.

Para demostrar esta proposicion, bastaria considerar que la guerra forma
el primer objeto de los gastos públicos, y aunque ninguna inversion sea
mas justa que la que se consagra á la seguridad y defensa de los
pueblos, la historia acredita, que para una guerra emprendida con este
sublime fin, hay muchas que se empeñan con los innobles motivos de
ambicion y orgullo; y por consiguiente, privan de la abundancia y
prosperidad, de que disfrutarian si hubiesen invertido sus fondos en
adoptar y comprar, si fuese nacesario, un sistema de paz, con
preferencia á malbaratarlos en proyectos de vanidad, destruccion, y
nulos en sus resultados.

La Comision se ha estraviado otra vez, arrebatada del ardiente celo y
deseo que le anima por el bien de la provincia, discurriendo en su
beneficio, y espresando las reflexiones que le han parecido se acercan
mas á nuestro estado civil y militar. Volviendo sobre sus pasos y al
objeto principal de su encargo, que es la seguridad de fronteras, el
aumento de la poblacion, el cultivo y las haciendas pastoriles, cree
deber añadir:--

Que siendo el principal y mas interesante punto el del Volcan, debe
mirarse con preferente atencion, en razon de su fortificacion y fuerza
efectiva; en la de hallarse mas avanzado al enemigo; en la de tener la
mas apreciable localidad de la campaña, por sus hermosos pastos, campos
y aguadas; y finalmente en la de estar vecino al mar, para progresar
extraordinariamente por todas las proporciones que no tienen, ni pueden
tener los otros, como mas mediterraneos ó centrales.

Entre los extraordinarios recursos que sabiamente ha propuesto el
Gobierno á la Honorable Representacion, se ofrece la ley de retiro, que
transmitida á la posteridad, señalará la época en que fuè dictada, sin
contradiccion alguna, como la mas memorable de nuestra revolucion en
honra de sus autores; de que no nos presentan modelo alguno las
historias, tanto mas digna de elogio al considerar la utilidad y
ventajas públicas que pueden y deben sacarse de los mismos retirados.

Entre otras altas miras que el gobierno se ha propuesto, es igualmente
loable la fondacion de una ciudad, cuyo título perpetúe la memoria del
benemérito Ciudadano y General de los ejércitos de la Patria, D. Manuel
Belgrano. Ciertamente que ninguno se presenta mas adecuado, mas útil, ni
mas honorífico. No mas adecuado, por la localidad y hermosura de que
disfruta; no mas útil, por las ventajas que le ofrecen la misma
localidad y su feraz terreno; no mas honorífico, porque iban á formar
este precioso monunmento á la fama póstuma de aquel general y de esta
provincia, los mismos guerreros, y sus compañeros de armas, que despues
de haber regado con su sangre el campo de las victorias por salvar la
patria de los enemigos que la oprimian, sellaban su marcha gloriosa con
la fundacion de una ciudad, que pasando á los venideros, perpetuára un
ejemplo, que acaso no se registrará en los anales de las naciones mas
cultas: y cuyas cenizas invitarán desde el sepulcro á sus hijos, á la
continuacion de aquella heroica carrera; al paso que las propiedades y
posesiones que les quedasen en herencia, les recordarian incesantemente
su deber hácia tan nobles objetos.

Invitados por el gobierno los oficiales reformados á tan noble empresa,
dándoles de merced, como á fundadores, los solares para la fundacion de
sus casas, los terrenos de chacras para su labranza, y los de estancia
para la cria de ganado, con las excepciones y privilegios de libertad de
toda pension y derechos en los frutos de sus cosechas, y aun en los de
consumo, en la forma y tiempo que pareciese conveniente á su mas pronto
y eficaz progreso, sin duda que de esta medida reportaria la provincia
incalculables beneficios, y el gobierno tendria el placer de recibir los
respetos y homenages que le tributarian, aun al través de los siglos,
las generaciones venideras, bendiciendo la mano benéfica y laboriosa por
todo lo que le debian.

Esta nueva poblacion, que formaba el honor y el mérito de sus
fundadores, á que unia la de capitalistas, empezaba á brillar desde su
cuna, desenrollando á la par de su acrecentamiento un poder y facultades
que no estan concedidas á las demas, por no ser facil reunir en un punto
tales y tan singulares proporciones.

Ella como mas avanzada iba á imponer á los enemigos, de quienes se haria
tan temible como respetada, y no pudiendo resistir á la fuerza, mal de
su grado habrian de ceder el campo que ocupan, retirarse à mayor
distancia, ó talvez repasar el rio Colorado para refugiarse á las
cordilleras de los Andes, término á que deben venir por un órden regular
en la sucesion de los tiempos.

Esta disposicion acercará mas pronto la època en que debe formarse el
camino militar arriba indicado, y la trasposicion de los indios al sud
de las sierras; quedando entonces á favor de nuestros hacendados libre
la falda de estas, que es toda la aspiracion á que por ahora anhela
nuestra poblacion.

La Comision omite detallar el servicio de las guardias, pero no puede
menos de observar, que las partidas descubridoras, que deben estar
siempre en campaña, hagan su servicio de una á otra guardia, hasta el
punto dado en que deban encontrarse ó cambiar las tablillas que lleven,
para acreditar haber llegado á él, y comunicarse reciprocamente las
novedades que ocurran; porque si fuesen avanzados al sud podria suceder
que los indios, puestos en observacion, asechasen el momento de su
retirada, para introducirse en nuestros campos, burlando aquel servicio,
lo que no es tan facil suceda cruzando de una á otra guardia.

Tampoco parece á la Comision debe ingerirse en los fondos y arbítrios
con que han de emprenderse estas obras porque estando nombrada una junta
de hacendados, y teniendo el gobierno tomado á su cargo estas
dispocisiones, facilmente podrian contrariarse con los conocimientos y
trabajos que ya tengan incoados, cualesquiera que fuesen las
indicaciones de la Comision, que siempre ha sido de dictámen se forme un
ramo con el cual se sufrague esclusivamente el adelanto de fronteras y
poblaciones, asegurado ó custodiado en la Tesoreria General, y
administrado y distribuido en el servicio por òrden del gobierno, á
quien inmediatamente debe estar todo sugeto y dependiente, para evitar
los deservicios que en otra forma se han esperimentado, y de que son
susceptibles.

La disciplina, subordinacion y respeto en la tropa de línea y milicias,
son la base en que se afianza la defensa y seguridad del Estado. Estas
deben ser observadas, y sus gefes, de comisiones superiores, que
rigorosamente las inspeccionen, y si faltáre esta exactitud, la obra no
podrá llegar á su complemento y perfeccion.

Las delineaciones de los fuertes y poblaciones requieren no menos
diligencia y actividad, y que sean en todo sentido sin mesquindad, ni
escasez, consultando siempre su salubridad y plantas de la mejor
arquitectura civil y militar: con especialidad en las que, como en el
Volcan, desde luego pueden empezar á hacer edificios de fábrica, por la
proporcion de cal. Las delineaciones deberán preferirse de nord-este á
sud-este, y al menos veinte varas de luz en sus calles, presentando
antes al gobierno el plano respectivo para su aprobacion, si la
mereciese.

Cuando estuviese encabezado y hecho el libro ó censo de su vecindario,
de modo que trasmitiere á la posteridad sin equivocacion sus fundadores
en un libro maestro firmado de sus primeras autoridades y sellado,
deberia hacerse otro, firmado y sellado como el anterior, en que
constasen las mercedes que se les hacian, y repartos de tierras, con
prohibicion à los poseedores de su enagenacion en el tèrmino de veinte
años, con la precision de poblarlo y cultivarlo. Y para arrancar antes
de nacer el ruinoso semillero de pleitos en las ubicaciones de los
terrenos, deberian estos darse medidos y deslindados, de que deberia
ponerse constancia en el libro de mercedes, y conservar con él un plano
topográfico en el archivo de su custodia, para aclarar todas las dudas
que el transcurso de los tiempos presentan. De estos libros y planos
deberian conservarse cópias fieles en el archivo general de la
provincia, y muy particularmente deberian asentarse los puntos de
arranque, ó mojonera comun, que acaso serian los mas ciertos, las plazas
mayores de cada pueblo: señalando con la mayor exactitud del arte los
rumbos á que corrian, con correccion de la brújula, y espresion puntual
de su variacion, porque esta, está observado, se aumenta, y el
transcurso de años hace tocar inconvenientes notables.

Los errores en que incidieron nuestros mayores nos marcan la senda que
debemos sequir para evitarlos, y no dejar en herencia á nuestros hijos
pleitos interminables, discordias y odiosidades, que llegan á destruir
de todo punto las familias.

La Comision, en precaver estos riesgos, se haria molesta, si no temiera
serlo ya en un informe, que por demasiado largo debe terminar.
Cualesquiera que sean sus errores, cree que merecerán indulgencia ante
la respetabilidad de V. E.; porque el ardiente deseo de la felicidad de
la Provincia, á quien tiene el honor de servir y de quien se halla tan
beneficiada, en fuerza de la gratitud que le tributa, le impulsa á
creer, que todo es poco y muy menguado en su obsequio.

Dios guarde á V. E. muchos años. Buenos Aires, Noviembre 26 de 1821.

  #Exmo. Señor.#

  *PEDRO ANDRES GARCIA.
  JOSE DE LA PEÑA Y ZAZUETA.*

Exmo. Sr. Capitan General de la Provincia.



DIARIO.


La Comision, destinada á establecer las paces con las tribus de indios
al sud, tiene la honra de presenter á V. E. el diario de su viage, hasta
las faldas de la Sierra de la Ventana, su derrota, observaciones
facultativas, planos y demas que ha puntualizado en cumplimiento de sus
deberes.--Luego que recibió la órden superior y se presentó á su
cumplimiento, advirtió que el cacique Cayupilqui en su invitacion
hablaba con generalidad, sin determinar el número de caciques
concurrentes, ni punto en que deberian reunirse estos, para establecer
los tratados á que aspiraban; sin cuyos prévios requisitos y rehenes
correspondientes, no solo parecia vaga la propuesta, sino tambien inutil
en el caso de no convenir los principales y acordar el punto de reunion,
el cual deberia ser en las primeras sierras ó lagunas de Milla Lauquen:
en inteligencia, que no pasaria mas adelante, por lo avanzado de la
estacion, si, como espresamente pedian al Coronel exponente, querian que
fuese al asentamiento de la paz. El cacique Cayupilqui convino en volver
á los toldos acompañado de un intérprete, que por parte del gobierno
asegurase á los de su clase la aceptacion de S. E. á la propuesta de
paz, y marchar á realizarla en su nombre. Dicho Coronel partió en
efecto: reunió todos los caciques Pampas, Guilliches y Ranqueles; y
estos, á virtud de lisonjeras promesas que les significó aquel,
esperaban el momento de su llegada, cuyo falso supuesto de ofertas,
cuando fué demostrado, puso en el mayor de los compromisos, y muy en
riesgo de ser degollado con toda la comitiva de su cargo, al Coronel, y
tambien de que se separasen los Ranqueles con miras de egecutarlo, como
se demostrará cuando se esprese esta ocurrencia.

Del mismo modo omitió manifestar que la reunion la habian acordado hacer
en el Sauce Grande, esto es, al pié de la Sierra de la Ventana, sin
exponer á los caciques, que la Comision solo se habia allanado á llegar
á las primeras sierras y no á tan enorme distancia, en estacion tan
avanzada, y sin auxilios correspondientes á tan larga marcha; á mas de
los riesgos que deberia recelar de entrar al centro de sus tolderias,
donde podia ser atacada á toda hora de unos hombres feroces que viven
del robo y matan impunemente al forastero. A su vuelta manifestó
Cayupilqui que todos los caciques estaban prontos á otorgar la paz,
hasta el número de quince que nombró: que à la Comision la esperaban sus
antiguos amigos con impaciencia, y que no se demorase la salida,
quedando él en rehenes hasta la vuelta. El retorno de este cacique fué
en Febrero, y como mas principalmente tenia por objeto esta Comision,
reconocer facultativamente los terrenos, de cuya geografia estabamos
absolutamente ignorantes en la mayor parte, convino en dar un oficial
facultativo, de dos que le fueron pedidos, para levantar el plano y
hacer otros reconocimientos cientificos, si fuese posible, en medio de
los riesgos que ofrecian estas operaciones, si llegasen á ser advertidas
de los indios. Este oficial es D. José Maria Reyes, ajudante mayor de
artillería é ingeniero.

No habiendo podido facilitar el gobierno mas instrumentos que un
teodolite y un nivel, fué preciso á la Comision proporcionar á su costa
los que principalmente eran necesarios para obrar, demarcar y medir, con
cuanto mas se requiere y demandan semejantes operaciones, de cronómetro,
estadales, planchetas, estuches, &c. En el resto de Febrero se aprestó
una escolta de caballería de catorce hombres, un sargento, y un oficial
que debia mandarla y servir de ayudante; dos carretas, una carretilla y
un coche con algunos víveres; yerba, tabaco y ropa hecha para los quince
caciques; y por todo auxilio, para carruages y soldados, sesenta
caballos de los del servicio de plaza: á que se agregaban dos
intérpretes, que tambien se pidieron al gobierno como indispensables
para entederse con los indios. El cacique Cayupilqui vino acompañado de
catorce indios mas, hijos, deudos y parientes de caciques, (que ellos
llaman _chasquis_) para ratificar al gobierno la adhesion de sus
comitentes á la paz, y al mismo tiempo afirmar la exposicion del
comisionado principal Cayupilqui, y que debian acompañar à la Comision
en el viage hasta los toldos, presididos del caciquillo ó capitan
_cona_, conocido por Antiguan. En efecto, ya dispuesto todo á punto de
marchar, fueron recibidas las últimas órdenes del gobierno que señalan
los documentos respectivos.


_Partida de Buenos Aires, Marzo 6 de 1822._

En 6 de Marzo salimos á las cinco de la tarde de Buenos Aires, llevando
en nuestra compañia á los catorce indios _chasquis_ y al cacique
Antiguan. A las seis, despues de inescusables demoras ocasionadas del
mal estado de los caminos en las salidas, salvaron los carruages los
muchos pantanos y atolladeros, que llegaron á inutilizar principalmente
la carretilla.--A las siete y media de la noche llegamos al pueblo de
Moron, con el ayudante mayor Reyes, y la comitiva de indios y peones que
se componia de veinte personas; donde hicimos alto para pasar la noche y
reconocer el carruage que se hallaba deteriorado. Reconocido el dia 7 la
carretilla, se vió no estar en estado de continuar el viage, y fué
forzoso remitirla á la ciudad para reponerla con otra, lo que se
verificó el dia 8.

El 9, partimos de Moron y llegamos à hacer noche en la Cañada de los
Pozos, donde sobrevino un huracan y tempestad de truenos y lluvia, que
nos demoró el viage hasta las 11 de la mañana del 10, y á las 6 de la
tarde arribamos al Pueblo y Guardia de Lobos, punto destinado á reunirse
las carretas, escolta y demas carruages, con los víveres y útiles que
debian servir al viage y cumplimiento de la Comision. El teniente de
húsares y capitan graduado, D. Julian Montes, que debia acompañarnos, ya
se hallaba en aquel punto con la escolta, é igualmente las carretas. Las
autoridades, política y militar, prepararon alojamiento, lo mas cómodo
posible, y franquearon con el vecindario todos los auxilios que estaban
á sus alcances, y era preciso acopiar, pagando sus valores.

Deseosos de dar principio á una obra gefe, de cuyos resultados se
esperaban grandes ventajas para la provincia, con la nueva adquisicion
de feraces terrenos para su estension, y la principal de estas, mejorar
la geografia de aquellos hermosos campos, habitados hasta hoy de
salvages, por medio de los indicados reconocimientos, cuyas ventajas
refluian en beneficio público, la Comision no pudo detenerse un momento
en hacer presente á las autoridades de aquel partido, le eran necesarios
algunos auxilios de ganados y yeguas, que podrian suministràrsele á
justo precio por aquellos hacendados. En efecto, invitados por el juez
respectivo, no trepidaron en franquearle hasta el número de setenta
reses, que se creyeron suficientes, cien yeguas, algunos caballos, y
ocho bueyes, con cargo de reintegro estos últimos. Las milicias se
prestaron á hacer los apartes, y reunir en un punto estas haciendas,
como lo verificaron en la mayor parte; y en su consecuencia estaba
detallada la marcha de aquel punto para el dia 14.

En medio de la agitacion con que se trabajaba en estos aprestos, se
recibió en la Comandancia militar una órden circular que comunicaba la
Inspeccion General, dando parte á todos los Comandantes de fronteras
para que vigilasen en la seguridad respectiva de ellas, poniéndose
alerta contra una nueva invasion de los indios, que se sabia debia
verificarse en el presente mes, al mando del cacique ranquel, Pablo,
dirigidos por transfugas, desertores y resto de chilenos de los de
Carreras, que aun existian entre ellos. Ella, á la verdad, no dejó de
sorprendernos, mucho mas cuando estaba de por medio la buena fé tantas
veces manifestada por los caciques en el pedimento reiterado de la
Comision, para hacer una paz sólida y permanente con la provincia: á que
se agregaban otras poderosas razones para no creer semejante movimiento
ofensivo de aquel cacique, que tantas veces habia instado por la quietud
y harmonia á que aspiraba, con los demas de su clase.

Aunque la Comision no habia recibido comunicaciones oficiales sobre la
materia, y creia inverosimil la especie, sin embargo, no creia deberse
exponer á cargos ulteriores, respecto á la notoriedad de dicha órden
circular, en un caso desgraciado. Por otra parte, la desconfianza de los
vecinos de la campaña crecia, y la emigracion á lo interior ya habia
acobardado á los peones que debian servir en los carruagues, y arreos de
ganado y caballada. Pero, debiendo decidirse en falta de comunicaciones
del gobierno, llamó al cacique Antiguan y á los demas indios de la
comitiva, para imponerles de la novedad, y hacerles cargo de
ella.--Antiguan protestó á la Comision, bajo la buena fé que presidia á
sus buenos servicios prestados á la provincia, que nada habia ni podia
haber contrario á ellos, y estaba pronto á responder con su cabeza: que
cuando mas, podria ser alboroto tramado ó causado por alguna partida de
ladrones, que no faltaban en todas partes, capaces de comprometer los
mejores sentimientos.

Manifestó el que le ocupaba, con muchas y muy eficaces reflexiones; y
ellas presentaron motivo á la Comision para hacerle entender, que no
podria dar un paso mas en su marcha sin asegurar antes la certeza de
esta novedad, y para ello se hacia necesario que el mismo cacique
Antiguan, con uno de los intérpretes del gobierno, pasase á los toldos,
reuniese los caciques y los hiciese sabedores del caso; previniéndoles
que la Comision esperaba sus resultas en aquel punto.--El cacique se
prestó gustoso á la medida, y salió el dia 14, acompañado de dos indios
y el intérprete, habilitados de caballos, yerba, tabaco y otros
menesteres para el camino; ofreciendo volver á los quince dias de su
salida.--De todo dió cuenta la Comision al Gobierno en el acto
instruidamente, solicitando su aprobacion. A la verdad, parecia no haber
un motivo para temer un movimiento ofensivo en masa de todas las tribus,
ni aun parcial, como se indicaba de parte del cacique Pablo, por haber
asentido y convenido este con los demas en la invitacion á la paz. A mas
de que, los rehenes establecidos por preliminares de ella, las numerosas
partidas de indios de comercio que existian en la capital, y los que
acompañaban á la Comision, eran todas circunstancias que inclinaban á
creer los retragese de emprender una invasion que ponia en riesgo sus
personas é intereses. La Comision adoptó aquella medida que creyó mas
prudente, y esperaba que ella seria aprobada del gobierno, por cuanto al
mismo tiempo conciliaba la tranquilidad de las familias de los
vecindarios de las guardias fronterizas, de los temores y sobresaltos
que las afligian, recelando ser nuevamente víctimas de la ferocidad de
los indios. De este modo se evitaron muchos males y perjuicios, que la
sola emigration causaba á los partidos en el abandono de sus hogares y
haciendas.

Manifestadas las causas que motivaron la demora, pasaremos á hacer un
relato de los trabajos facultativos que emprendió la Comision como
objeto principal de su encargo, hasta la vuelta del cacique Antiguan.
Cualquiera cosa que ella trabajase en materias científicas, creia que
seria de utilidad á la provincia, aun cuando no se tuviesen todas las
proporciones que demanda aquella clase de operaciones. Se acordó
levantar el plano topográfico del pueblo de San Salvador de Lobos en que
residíamos, y determinar su latitud, aunque por lo pronto no se hiciese
el cálculo de su longitud, pues él demandaba algun tiempo y mas datos de
los que teniamos. Contraidos á lo primero, ayudados de buenos
instrumentos para ejecutarlo, se consiguió concluirlo en el término de
cuatro dias de asiduo trabajo, porque la premura del tiempo no permitia
hacerlo mas despacio, y las comodidades eran escasas para este género de
ocupacion. El método adoptado era seguramente el mas sencillo, pronto, y
mas propio á la situacion de aquel pueblo, y su resultado debia
comprobarlo. En efecto, visto el curso de sus calles, corregida la
aguja, medidos los angulos formados por sus manzanas, determinados
algunos puntos principales, recorridas con la toesa las diferentes
manzanas de que se compone, para ver la poblacion de cada una de ellas y
determinar sus detalles, tomado en cada finca el nombre del propietario;
observado al mismo tiempo el curso de una cañada y lagunas que forma
esta, y pasa inmediata al pueblo, suministrándole agua para su consumo,
con cuanto mas se creyó conveniente:--en toda esta operacion, hecha con
escrupulosidad y exactitud, manifestó la acertada adopcion de su
sencillez; de cuyos resultados nos prometimos sacar ventajas en las
operaciones ulteriores.

Concluido el primer trabajo, se pasó en el momento á hacer el segundo,
es decir, el de la latitud del lugar. Sabíamos que esta se hallaba,
hacía algun tiempo, observada por un respetable facultativo (D. Pedro
Cerviño) en la expedicion de fronteras mandada por D. Feliz de Azara,
con objeto de hacer observaciones científicas en el curso de ellas.
Entre las muchas que hicieron, fué una la que trataba la Comision de
determinar. No se dudaba de la exactitud de aquella operacion, se
respetaba su autor como sugeto conocido por sus talentos: se creia que
una operacion no complicada como aquella, con mucha mas razon habria
dado un resultado exacto. La Comision no tenia aquel, é ignoraba cual
era la observacion hecha; pero pareciéndole muy propio de su objeto
hacerlo, cuando tenia proporcion para ello, para averiguar tambien si
habia alguna diferencia entre las dos observaciones, especialmente
cuando de los mismos instrumentos que habian servido á aquel
facultativo, franqueados por la viuda del mismo Cerviño--quintante y
horizonte artificial--se iba á hacer uso en la nuestra. Todas estas
circunstancias nos empeñaban á hacerlo con doble cuidado si fuese
posible.

El dia 21, preparado el horizonte con escrupulosidad, para hacer la
observacion por el planeta Marte, con los datos sacados de las tablas
astronómicas, cuando pasase por el meridiano, dió por resultado, despues
de hechas las correcciones necesarias, 35° 16' 2" de latitud austral.
Parece que ambas operaciones fueron hechas con exactitud: aquella queda
comprobada por la de la Comision, y esta con aquella. La pequeña
diferencia que se nota de 14" no se puede reputar por tal en una
observacion. Mil causas pudieron influir. La Comision cree fué
seguramente un intérvalo muy corto que se demoró en fijar la alidada,
mientras se reconocia si el astro habia llegado al punto _maximum_ de su
altura, y si bajaba sobre el horizonte. Esta pequeña diferencia es claro
que provino de la causa antes manifestada, pero nada de esto influye en
lo exacto de la observacion, ni en su resultado. Es despreciable
cualquiera diferencia que en segundos pueda haber en una operacion de
esta clase. Los que conocen las causas que obran para considerarse como
tal, juzgarán que cualquiera diferencia de esta naturaleza no es error.
Lo es cuando alcanzan á minutos, aunque sea uno solo, y entonces se
reputa como tal; pero cuando versa en segundos, cualquiera que sea su
número, no se para la consideracion, y solo se cuida de anotar con
exactitud la primera y segunda clase. Colocados en órden nuestros
trabajos para su remision al gobierno, no se verificó hasta poder
acompañar algunos mas de igual naturaleza, y sobre la estadística de
diferentes partidos que la Comision trataba de averiguear, porque todos
reunidos presentaban alguna utilidad y ventajas que podria reportar la
provincia con estas obras; y la Comision en vista de ellas poder
satisfacer al gobierno del empeño en su adelantamiento, y los deseos que
la animaban en beneficio y prosperidad del país. Un vasto campo de
operaciones presentaba esta campaña, en la que seguramente interesa
conocer la multitud de hermosos terrenos, que una industria mas activa
sabria aprovechar, y sacar partido de las ventajas que prometen á la
agricultura y mecanismo rural. De aquellas posiciones y puntos
interesantes, se hallan muchos en nuestra provincia no conocidos hasta
ahora, sino superficialmente. El curso del tiempo los descubrirá, y una
agricultura mas adelantada disfrutará de sus ventajas y comodidades, si
antes, como es de esperar, no las saca el gobierno de la obscuridad y
embolismo en que yacen, por medio de planos topográficos y estadísticas,
que señalen sus bondades, para aplicar con conocimiento y fruto los
auxilios y medidas de que son susceptibles, y hacer la felicidad de sus
habitantes, y en general de la provincia. La Comision habría deseado
desempeñar estos objetos tan dignos como benéficos al interes publico; y
por entonces hubo de contraer su atencion y ocuparse de los que mas se
recomendaban. El tiempo era corto: los emisarios debian regresar en
breve, como lo prometieron; pero la Laguna de Lobos se llevaba la
atencion de la Comision con preferencia, para un exacto reconocimiento
de ella y formacion de su plano. A la verdad merecia todo este trabajo,
su hermosura, posicion, calidad de su terreno, magnitud, pastos,
aguadas, &c.--Demora dos leguas al sud del pueblo, y demandaba una
operacion de esta naturaleza.--Dos dias consecutivos sobre sus margenes
preciosos fueron necesarios para concluir aquella trabajosa operacion.
Con suma dificultad se reconoció su fondo por medio de la sonda; y otras
calidades que la adornan, entre estas la abundancia de pescado: teniendo
por último el placer de agregar este trabajo importante á los demas para
su remision al gobierno.

Situada la laguna en un hermoso terreno desnivelado, y rodeada de
preciosas colinas por el norte y este, siendo el nivel de estas
sobremanera superior al de la laguna; por el sud y oeste se advierte una
gran planicie horizontal que se eleva suavemente sobre su nivel. Esta
bella campaña está cubierta de poblaciones, ganaderia y labranza. Su
terreno en general es fértil y su cultivo laborioso y abundante. Las
colinas que rodean la laguna por el este tuvieron en otro tiempo situado
el Fortin de Lobos, cuyas ruinas aun subsisten. Por esta parte como por
el sud se hallan poblaciones de pingues ganaderias, y varios de estos
establecimientos son bien conocidos por su riqueza, y forman una parte
muy principal de la provincia.

La laguna provee de agua á las muchas haciendas de aquellos
establecimientos vecinos. Ella es permanente en su caudal, y aquellas
reportan esta ventaja que es sumamente interesante á la agricultura y
ganadería, porque los hacendados no sufren en tiempos de seca las
pérdidas de ganados que son susceptibles, faltándoles aquel elemento
preciso á su sosten.

Generalmente en toda la circunferencia de la laguna, tiene barrancas
altas, menos por el oeste, por la igualdad de su nivel con el del
terreno ó superficie comun. Sus aguas se estienden y forman un gran
bañado por toda la campaña en tiempo de lluvias, pero cuando no las hay
se reunen como un centro, formando horizonte á la vista del observador,
colocado en un punto cualquiera de su circunferencia. Esta tiene 11,139
varas, resultado sacado despues de levantado su plano: su profundidad es
generalmente de 30 á 40 varas de la orilla, de una y media á dos varas:
mas adentro de tres, tres y media á cuatro; su fondo de arena; y en su
centro se encuentra alguna loma especial en la mayor profundidad. Esta
ademas tiene una cañada por el sud-este que aumenta sus aguas
considerablemente por su cauce. Ella corre por un encadenamiento de
lagunas y bañados algunas leguas al mismo rumbo, y mas en las cercanias
del Salado. No dá paso generalmente en todo su curso por ser pantanoso,
solamente en su embocadura ó confluencia. En la laguna trafican los
prácticos ó baqueanos por uno que conocen y tienen bien marcado,
bastante ancho y malo, por ser parte de la laguna, es decir, que para
pasarla, se hace necesario atravesar 200 á 220 varas de agua. El piso es
sumamente blando é imposible por ello de acercarse tres á cuatro varas
de su orilla: su profundidad no es constante. Lo reconocido es de una á
tres varas en las partes abordables de su curso: su ancho de seis á
siete varas, y en partes forma el cauce un canal profundo, con una
corriente rápida, y esta es en proporcion al acrecentamiento de sus
aguas. Estas son salobres, y un poco menos las de la laguna; pero para
el ganado útiles en estremo: de ellas se proveen, como se ha dicho, los
establecimientos vecinos. Por el norte aumenta sus aguas del mismo modo
una pequeña cañada, que al fin de catorce á veinte cuadras de curso,
desagua en ella. Esta se forma de un bañado pequeño: sucesivamente va
aumentando su cauce con otros mas que se le reunen. No forma lagunas en
su curso; pero las mismas calidades que constituyen aquella, se
verifican en esta. No dá paso por la calidad de su terreno pantanoso
hasta doce ó catorce cuadras de su embocadura. Un cauce caudaloso de
aguas, con mayor profundidad que la otra, la hace inaccesible, y para
pasarla es preciso costearla hasta su nacimiento, y entonces se presenta
un dilatado bañado bastante penoso por su anchura, pero sin peligro de
mal paso: su ancho es de siete á ocho varas, y su profundidad en
disminucion desde su embocadura hasta su vertiente, y la mayor es de
dos, ó dos y media brazas. El cauce de este bañado es limpio, y se
encuentra en él aquella cantidad de maciegas en su interior, como
generalmente sucede en las cañadas.--Otras varias calidades hacen
recomendable este interesante punto, y es sensible que la industria de
nuestros hacendados, situados en las cercanias de una posicion tan
ventajosa, no progrese como pudiera.

La Comision creyó podia emprender otros trabajos en puntos no menos
interesantes que aquellos, aunque distantes de su actual posicion; pero
temia no fuesen infructuosos, porque aguardaba por momentos los
emisarios. Para evitarlo se dispuso enviar una partida de soldados con
un intérprete y un baqueano, para que, avanzando hasta el Rio las
Flores, reconociesen el paso de este, bastante dificultoso para
carruages, igualmente el del Salado y Saladillo, y otros embarazos que
presentan los grandes bañados que se interponen; observando al mismo
tiempo cualquiera movimiento del enemigo infiel, y el regreso de la
partida remitida en Comision á los toldos, cuya demora ofrecia tantas
dudas sobre la conducta de los indios; especialmente con los varios
movimientos ofensivos, anunciados con frecuencia por circulares
comunicadas de las mismas guardias fronteras. Todas las circunstancias
inclinaban á creer que la demora procedia de aquellas ocurrencias, y que
debia la Comision prepararse á una defensiva, avanzando partidas con
aquel objeto. Esta medida, que fué tomada de acuerdo con las autoridades
territoriales, que conocian muy bien sus ventajas y la conveniencia
general que resultaba de esta determinacion, hasta que oportunamente se
dictase en caso necesario por la superioridad la que hubiese de asegurar
sus personas y fortunas, fué conciliatoria de la tranquilidad del
vecindario, que, agradecido por el esfuerzo arriesgado de la Comision, y
por el interes que se tomaba en la prosperidad y seguridad de la
provincia, no sabia como manifestar su gratitud, especialmente desde que
vió salir la tropa, municionada completamente de artículos de boca y
guerra.

Allanado este obstáculo, creyó la Comision que mientras surtia el efecto
á que dirigia sus miras, podia hacer el esfuerzo premeditado sin ser
infructuoso. Consideró que el plano topográfico del Pueblo del Monte y
su laguna podria ser interesante; mayormente cuando no existia un
documento de esta naturaleza, y aquella guardia y poblacion se habian
estendido y adelantado considerablemente, y de su hermosa laguna y otras
adyacentes no se tenia ningun conocimiento particular.--Esto demandaba á
toda costa un reconocimiento con toda la exactitud posible, y al efecto
marchó á aquel destino, distante ocho y media leguas al E de este
pueblo, el facultativo, ayudante mayor D. José Maria Reyes, con los
instrumentos y comitiva necesarios para aquellas operaciones, y con los
recaudos respectivos para las autoridades de la misma guardia y pueblo,
con objeto de que le proporcionasen los auxilios que necesitase para
evacuar con prontitud los trabajos de su encargo: como así lo egecutaron
con puntualidad los sugetos principales, dandole ademas todos los
conocimientos precisos sobre las propiedades y límites del partido,
requisito necesario para la formacion y organizacion del trabajo.--Del
mismo método observado en el trabajo anterior se hizo uso para este. La
laguna demandaba otro distinto, como que la calidad de la operacion era
diferente por su naturaleza. Para ello se adoptó el método general que
en casos iguales se hace necesario. Una base exactamente medida,
proporcional à su extension, grandes miras ó _jalones_, colocados en los
puntos remarcables de su circunferencia, se hacian precisos para
levantar el plano: la mensura de los ángulos, formados por estos
distintos puntos sobre la base, daba por resultado la verdadera posicion
de aquellos, que, junto á un reconocimiento de toda ella, eran
suficientes para la conclusion de la operacion.

Era ademas indispensable reconocer otra laguna llamada de las Perdices,
unida por un pequeno arroyuelo, facil de egecutar, despues de conocida
la posicion de muchos puntos que tenia en sus inmediaciones. Ellos
servian de base, y las miras colocadas en sus puntos mas remarcables
daban su verdadera figura y extension. Al mismo tiempo se determinaba la
posicion de los establecimientos vecinos á la laguna: muchos de estos se
hallan situados en sus inmediaciones, y algunos de consideracion por su
riqueza en ganaderia. Determinada, pues, la verdadera posicion del
pueblo y laguna en cuatro dias de trabajo consecutivo, y reunidos los
datos para formar una memoria estadística del partido, no hubo detencion
de un momento: especialmente cuando en el mismo dia la partida
observadora avisaba haber encontrado mas allá del Salado á la indios,
remitidos á los toldos, de vuelta de su comision, y que al siguiente
debian regresar unidos al punto de su partida, esto es, al Pueblo de
Lobos.

Habiendo sido favorables los resultados de los emisarios, y celebrados
con salvas y general regocijo, al ver desmentidos los rumores esparcidos
por toda la campaña, que habian perturbado su tranquilidad, de que se
hablará despues; siendo necesario aprestarse á la marcha, la Comision
trató de reunir sus trabajos, y hacer la remision de ellos al gobierno,
antes de su partida ó al mismo tiempo: entretanto, no puede dispensarse
de hacer una descripcion del pueblo y laguna que dieron motivo á sus
tareas.

Se hace forzoso considerar:--Primero, la verdadera situacion y
circunstancias que constituyen la laguna, y es fácil en seguida conocer
la del pueblo y establecimientos en varios puntos de su circunferencia;
pues que esta está descripta, y aquellos son relativos á ella, y deben
considerarse así. Describir este punto interesante y calidades que le
constituyen, es sumamente sencillo. Ellas son semejantes á las del otro
anterior, pero sin embargo, tiene otras que le distinguen.--La laguna es
menor que la de Lobos: su circunferencia es de 10,421 varas, 712 varas
menos que aquella. La calidad de sus aguas es potable, aunque algo
salada: su fondo arena en todas partes, barrancosa por toda su
circunferencia, excepto por el O y OSO, donde su nivel tiene muy poca
elevacion sobre sus aguas: por los demas rumbos tienen sus barrancas de
diez á catorce pies de altura sobre el nivel del agua. La gran planicie
de la campaña del este y sud es horizontal, su plano y su nivel elevado
sobre la superficie de la laguna: ella es limpia, y no se encuentra
ninguna maciega en su extension. La campaña del oeste es hermosísima y
pintoresca, pero su nivel diferente de aquella. El terreno de sus campos
es fértil, y su cultivo abundante. Sus pastos fuertes, aunque mesclados
con el cardo, que abunda demasiado. Sus horizontes se ven cubiertos por
todas partes de ganados de todas especies, perteneciente á los
establecimientos limítrofes. Estos terrenos, cuyos límites confinan con
las márgenes de la laguna, en ninguna ocasion son votos por los ganados,
pues encuentran en ellos las ventajas de pastos y aguas; y los muchos
senos que forma la posicion de dicha laguna con la union de la otra (la
de las Perdices) de casi igual magnitud, sirven á los propietarios para
tener como encerradas sus haciendas; y de este modo han prosperado
sobremanera aquellos establecimientos, que ciertamente forman la riqueza
de aquel partido.

Por el OSO rompe el gran caudal de aguas de esta laguna, por un brazo
encajonado y caudaloso, cuando salen de madre, y de un centro de union
mas elevado. Estas aguas forman, como á treinta varas de la laguna
principal, otra de igual magnitud, pero sin las calidades que
constituyen á aquelia (las Perdices), ó mas propiamente bañado, sin
formar barranca ninguna, que se extiende al S, de que se forman otros
bañados y pequeñas lagunas, y por un encadenamiento sucesivo, ya de
bañados, ya de pequeñas lagunas, desagua en el Salado, cerca de la
Laguna de las Flores. Sus aguas son iguales en salidad á la laguna de
donde toman su orígen. Su interior está lleno de maciegas, junco,
duraznillo, &c., su fondo es lama, su sonda la de un bañado; y
generalmente se observó en su reconocimiento igualdad en ella, esto es,
de cuatro á cinco pies de agua en su centro: en sus orillas de dos á
tres. Sus campiñas, por el S y E, tienen las mismas calidades que las ya
descritas, en fertilidad y pastos. Las poblaciones de ganaderia
disminuyen hacia el S: se hallan, sin embargo algunas de mucha
consideracion, limítrofes al Salado. La gran laguna aumenta sus aguas, y
puede decirse se forma principalmente por las de una gran cañada,
llamada del Totoral, que viene del N y corre al S: su orígen se halla de
doce á trece leguas de su confluencia en la laguna: desde aquel punto
viene recibiendo de varias cañadas un caudal considerable de aguas, que
deposita en una laguna de 500 varas de la principal, con quien pasa á
unirse. Su ancho en la embocadura excede á 400 varas, disminuyendo este
hácia el N. En su curso forma varios bañados, poblados de juncos unos, y
de totoras otros; y en toda ella abundan las maciegas que embarazan el
paso. Su piso es pantanoso, y en las inmediaciones de su confluencia
franquea paso, negándolo en su curso por lo pantanosos que son sus
bañados. Su fondo en su desagüe es de tres á cuatro pies, y su paso,
aunque poblado de juncos, no es expuesto ni dificultoso. La calidad de
los terrenos que riega es igual al descrito: sus pastos fuertes, y sus
tierras vegetales. En su orilla ó inmediaciones se encuentran muchos
establecimientos de ganaderia y labranza, que forman la riqueza del
partido. Ademas recibe la laguna las aguas de una pequeña cañada por el
SE, que toma su orígen á dos millas de aquel rumbo: su cauce es corto,
su ancho tres varas, pantanosa, pero de paso en todo su curso.

El pueblo ó guardia se halla situado al N sobre las márgenes de la
laguna, en una colina que se extiende al S hasta las barrancas de
aquella, prolongándose en disminucion al E hasta las orillas de la
Cañada del Totoral.--La poblacion se halla situada en esta colina y
fuera de ella. Esta se extiende sobre la costa de aquella y de la laguna
al O: tiene por límite al S la ribera barrancosa de esta, al E las
márgenes de aquella, al N una espaciosa y horizontal campaña, y al O
otra de igual naturaleza, limitada al S por la ribera dicha de la
laguna. La poblacion tiene de extension E á O diez cuadras, de N á S
siete: estas tienen ochenta varas de largo y ocho de ancho. Las calles
corren ENE á OSO, y de NNO á SSE.--El fuerte se halla situado sobre la
ribera de la laguna: su circunferencia es de una cuadra caudrada. Tiene
dos pequeños baluartes ó esplanadas circulares en los ángulos del N y S
del cuadro: en ambos hay una pieza de artilleria de fierro del calibre
de á 4, montada en cureña de costa. Toda esta fortificacion es inutil,
ni puede llamarse tal en cualquier caso de defensa, pues no podria
hacerse uso de las piezas, ó si se hiciese, seria infructuoso. Ninguna
dotacion se halla allí de repuesto para su servicio: tampoco artillero
alguno que las gobierne, y en un estado ruinoso sus montajes, sin
provision de cartuchos, estopines, cuerda mecha, atacadores, &a., &a.

En este estado miserable aparece hoy esta guardia, y así, y aun mas,
todas las demas en las fronteras, sin foso ni estacada regular en alguno
de estos puntos para defenderse, ó al menos ponerse á cubierto el
vecindario con sus propiedades de un enemigo encarnizado y constante en
sus incursiones, de cuyo resultado aun se lamentan todos. ¿Y de este
modo se podrán contar seguras las propiedades que constituyen la riqueza
del país, y cuyos conatos deben ser, preservarlas de las funestas
lecciones que nos han dado constantemente nuestros invasores? No:
¿Seremos y continuaremos infelices? ¿La desolacion, el terror y la
miseria las habremos de ver siempre pintadas en nuestros campos, y que
las hogueras voraces sostituyan à las pingues poblaciones que hacian la
felicidad de la provincia? Esta inercia y los males que ella puede
originar reclaman pronto remedio. Es ciertamente lamentable la suerte de
nuestros establecimientos en el sud. Algunos se conservan sin haber sido
arrasados de los bárbaros, porque por fortuna sus incursiones las han
hecho sin combinacion, y sobre los establecimientos de las fronteras del
oeste principalmente y con repeticion; siendo este partido, y algunos
otros inmediatos, los que esperimentaron menos desgracias. No obstante,
los establecimientos al otro lado del Salado, cercanos á los montes de
aquella, fueron arrasados sin quedar muestra de haber existido.

No se encuentra en esta poblacion nada interesante: ranchos de paja, la
mayor parte de ellos cubiertos con los bosques ó montes de durazno, que
en cada finca hay. En cada manzana ó cuadra, comunmente se hallan dos ó
tres poblaciones; y aun en las mas cercanas al centro no todas se hallan
pobladas. Se encuentran muchas propiedades de construccion de material y
techos de paja. Este modo de techar, aunque demanda renovaciones, es
cómodo por su menos costo y por encontrarse en abundancia la paja de
diversas calidades. Los montes, que forman á la vista un bosque de todo
el pueblo, suministran á los propietarios muchas ventajas por ser este
ramo escaso en la campaña. En las calles de su interior no se disfruta
vista agradable por la multitud de árboles que privan la de la campiña y
laguna, y aun de la ribera al sud de la poblacion. No se puede dar una
vista mas deliciosa y pintoresca. Su horizonte, por todas partes de
hermosas praderias, cubiertas de ganados de todas especies, cuyas
imágenes apenas se perciben á la simple vista, entretienen al observador
agradablemente. Un número prodigioso de rebaños de ganadas vacunos,
lanares y caballares, de la pertenencia de los establecimientos vecinos,
presentan una perspectiva risueña. La situacion del pueblo es el punto
mejor que se encuentra en toda su extension, y aunque domina á aquella
campiña, metido entre sus bosques, le privan de la mejor vista. El
monumento mas marcante que le adorna es su capilla, toda hecha de
ladrillo cocido, y el adorno interior, lo mejor que se encuentra en
todos los pueblos de la frontera.--Se omite detallar otros pormenores,
que pueden verse en la pieza núm. 2, relativa á la estadística de aquel
pueblo: ella suministra los conocimientos de su poblacion, producciones,
número de hacendados, labradores, límites, &a., &a.

Concluido el trabajo, segun queda relacionado, en el partido de la
Guardia de San Miguel del Monte, se reunió la Comision sin pérdida de
instantes en el de Lobos, donde acababan de arribar los indios
emisarios, y duplicada comitiva que les acompañaba en clase de
_chasquis_; y de todas las ocurrencias de su mision, hicieron una exacta
relacion, de que inmediatamente se dió cuenta al gobierno; remitiendo al
intérprete para que la espusiese á viva voz, si se creia necesario: al
mismo tiempo que se recomendaba al cacique Antiguan, por la eficacia de
su diligencia, y cuanto habia trabajado con los demas de su clase por la
paz, esponiendo su vida por haber quedado á pié en la ida, en falta de
caballos. El resultado de su mision hará ver cuan acreedores se hicieron
estos emisarios á una recompensa por sus distinguidos servicios.

La Comision, apremiada de la estacion para emprender su marcha á las
sierras por una parte, y egecutada por otra de ordenar los trabajos
hechos en la manera y demostracion facultativa que correspondia,
aprovechaba todos los momentos del dia y aun de la noche á este efecto;
sin descuidar la reunion de reses, caballos, bueyes y demas que debian
servir al viage. Pero mientras se realizaban todas estas disposiciones
prèvias á la marcha, la Comision referirá el retazo de los emisarios é
intérprete, con las particulares ocurrencias en su ida, estada y vuelta
de los toldos, y se colegirá de ella, que entre la bárbara desconfianza,
característica en el indio, y la ambicion de poseer lo ageno, zozobra y
se quebranta la buena fè; y esta se hace para ellos insignificante en el
momento que crean convenirles romperla, aun cuando sacrifiquen los
rehenes y personas mas allegadas, y entre ellos de estimacion y opinion
singular.

El cacique Antiguan con su comitiva é intérprete salió el 14, como se ha
dicho, en activa diligencia de pasar a las tolderias y averiguar
ciertamente la verdad sobre las incursiones parciales que se hacian en
nuestras fronteras del norte. Su empeño le hizo acelerar la marcha; pero
á los cinco dias se les rindieron los caballos, y siguió con ellos
cansados, hasta quedar totalmente á pié.--Siguió así, hasta que
afortunadamente topó con una de las muchas partidas avanzadas que tenian
puestas los indios, temerosos de ser atacados por el gobierno, segun
avisos que se les había dado. Con este motivo fueron auxiliados de todo
lo necesario, hasta ser transportados al mismo toldo de Antiguan, que
llegó bastante enfermo á los nueve dias de viage. Dió aviso á todos los
caciques, y los invitó á tener una entrevista, y conferenciar sobre los
motivos de su mision y resolucion última de todos juntos, para
comunicarla al gobierno, con quien quedaba comprometido de hacerlo:
urgiendo mas esta pronta medida, cuanto que de ella dependia la
existencia del cacique Cayupilqui, que de acuerdo con todos los de su
clase, se hallaba prestado con Antiguan á quedar en rehenes, mientras se
hiciese la paz que ellos habian pedido.

Reunido un número considerable de caciques Pampas, Guilliches y
Ranqueles en los toldos de Antiguan, este espuso á la reunion el objeto
y causas de su mensage, cuyo interesante motivo le habia impulsado á
emprender tan molesto y desagradable viage, en virtud del irregular
procedimiento de los indios, para desmentirlo si no era cierto: y si
tenia algo de verdad ¿porqué se queria sacrificar á Cayupilqui, á él y á
los muchos indios que se hallaban en Buenos Aires?

Los caciques Pablo, Calimacú y Ancafilú, con algun otro de los
principales, manifestaron su opinion; y se altercó en ella la mayor
parte de la noche en que se tuvo la sesion. Antiguan les dió en cara con
su proceder; protestó que vengaria la sangre de Cayupilqui y de las
demas víctimas que resultasen de esta felonía, procediendo contra sus
autores. Dijo que el gobierno de Buenos Aires habia creido de buena fé
la paz que se le habia pedido: habia igualmente accedido á la solicitud
hecha para que viniese en su nombre á asentarla el coronel D. Pedro
Andres Garcia, el cual quedaba ya en la frontera, esperando la
confirmacion de esta novedad, para seguir su marcha ó retirarse.
Ultimamente exigió una contestacion categórica, asegurando la mejor
buena fé por parte del gobierno; pero que temiesen los resultados,
porque ya no existian Carreras ni Ramirez que los habian comprometido,
faltándoles á todo lo que les habian ofrecido; y que hoy el gobierno,
libre de aquellos enemigos, aplicaria todas sus fuerzas para
destruirlos, y lo conseguiria bien presto.--Entonces los caciques
disidentes espresaron, que por muchos conductos habian sido informados
de que el gobierno trataba de sorprenderlos y atacarlos: que por lo
tanto creian deberse poner en armas, y que ciertamente lo habrian hecho,
si el no hubiese llegado. Adujo Antiguan otros muchos razonamientos de
conveniencia é interes. Les demostró los males de la guerra; la pérdida
de su comercio; la de muchos artículos de consumo entre ellos, que ya se
habian hecho como de primera necesidad; la inquietud y continua
agitacion en que vivian, huyendo de unos y temiendo de otros. Sin
embargo, uno ú otro de los Ranqueles manifestó su descontento, como
motores de los movimientos anunciados, y cuyas partidas habian invadido
por el norte nuestros campos. Acto continuo tomó la palabra el cacique
Neclueque, conocido por el _Platero_, manifestó razones que creia
poderosas para aceptar la paz, é impuso en tono amenazante á todo aquel
que fuese de contraria opinion.

El cacique principal y mas antiguo, Lincon, que habia sido mero
espectador de la discusion hasta entonces sostenida, siendo el mas
adicto á la paz propuesta, habló enérgicamente, y dirigiendo su
alocucion á los disidentes, les dijo: "Que el que no estuviese por la
opinion de la paz antes convenida, y pedida al gobierno de Buenos Aires,
se retirase en el instante de aquella reunion con todos los suyos: que
pusiesen en ejecucion sus planes hóstiles contra la provincia, que ellos
tambien pondrian los suyos para escarmentar á la faccion agresora y á
hacer una paz sólida y permanente, que les proporcionase un perpetua
sosiego á sus familias, que hacia algun tiempo no disfrutaban por causa
de los malvados: que en el momento el encargado Antiguan regresaria á
dar cuenta al Gobierno de lo resuelto, y conducir á la Comision que se
mantenia detenida en la Guardia de Lobos."

A virtud de este último razonamiento accedieron los disidentes,
aparentando entrar todos en la paz, que quedó sancionada: y
determinando, que cualquiera que dijese que el gobierno pretendia
sorprenderlos ó atacarlos, por este mero hecho debia ser muerto coma
perturbador de la paz; y Antiguan deberia marchar inmediatamente con un
enviado de cado cacique principal, que saludase al Coronel comisionado y
le acompañase en su viage, dando de este modo mas fuerza á la seguridad
de su oferta y decision: cuya conferencia habia presenciado el
intérprete del gobierno, que la ha referido de conformidad con el
emisario Antiguan.

El 19 de Abril estuvo de vuelta á la Guardia, á los diez y nueve dias de
haber salido de ella con catorca indios, parientes é inmediatos deudos
de los caciques á los fines expresados, con otras varias partidas de
comercio que pasaron á esta capital. La Comision, segun deja expuesto,
dió cuenta puntual al gobierno, y no se ocupo de otra cosa que del
arreglo y organizacion de sus trabajos, y de preparar los auxilios de su
marcha por unos desiertos de todo desprovistos, á mas de la penosa
empresa que dificultaba mas, el avance de la estacion de invierno.
Hubiera sido culpable en todo tiempo si se hubiese hecho indiferente á
unos reclamos que por su conducto debian llegar á oidos de la
superioridad. Ellos exigian que tomase una parte activa, para evitar los
males que su negligencia podia haber ocasionado. Cumplia con un deber
que le imponia la humanidad, para cruzar de un solo golpe la avaricia de
algunos hombres, cuyas miras tendian á la destruccion de nuestra
naciente labranza, posponiéndola á sus intereses privados. Grandes males
debian originarse, cuando se paralizaba por algun tiempo el curso de la
agricultura en un país que sin ella jamas progresará. Esta es la que
constituye la verdadera riqueza de las naciones: si se aniquila ó trata
de destruir, decae la industria: sin esta, la ruina de los estados es
inevitable.

En todos los partidos de la campaña resonaban los clamores de los
infelices labradores y ganaderos. Se habia formado una liga de
propietarios para arrojar á aquellos de sus hogares, con varios
pretestos que daban colorido á la injusticia, y que eran el velo que la
cubria. Estos hombres, ocupados de una escomunal ambicion, procuraban
eludir las mas activas medidas del gobierno; y la ley, que prescribe la
proteccion de las propiedades, la hacian servir á sus intereses,
sobreponiendo estos al celo de aquel, mientras que entregado á sus
meditaciones benéficas, formaba los planes mas útiles de conveniencia
general para la provincia. Pero el interes particular los entorpece,
alejando todo aquello que estaba en oposicion, con perjuicio notable de
la causa comun.

El número de esta clase perjudicial, por desgracia, se aumenta en
nuestra campaña; y seguramente la destruiria, arrojando de sus
poblaciones á la clase productora, labradora y ganadera, en la que está
refundido este trabajo, prevaliéndose al intento de una ley publicada
con un mas noble fin.

Cuando el gobierno hizo conocer al país sus verdaderos intereses, y las
riquezas que en ella se encerraban, hemos visto desprenderse de la
capital un enjambre de especuladores y ganaderos, y abarcar con sus
fondos considerable extension de terrenos; la mayor parte de estos,
poblados de antiguo tiempo, y aun defendidos de los indios por sus
poseedores, sin ser propietarios. Y hé aquí que por la codicia de
aquellos se han visto repentinamente hechos sus colonos; y por último,
arrojados de sus hogares con sus familias y haberes, atacados con
combinaciones judiciales las mas fuertes, para ejecutarlos al desalojo.
¡Qué injusticia y qué despotismo!

No podia la Comision ser insensible al llegar á sus oidos estos
clamores. No podia disimularlo sin dar cuenta al gobierno, prefiriendo
los intereses particulares á la ruina de tantos miserables. No: ella
llenó este sagrado deber, instruyendo sobre el particular y pidiendo un
corto remedio á tan grave mal. En la sencilla exposicion hecha á la
superioridad, la Comision no habló del abuso que se hizo del candor é
ignorancia de los que tenian mejor derecho por su antigua posesion á una
moderada composicion. Tampoco del silencio que generalmente se ha
guardado de este legal impedimento por los denunciantes en sus
adquisiciones, ni de los reclamos desatendidos de muchos en las
posesiones judiciales: solo contrajo su atencion á hacer respetuosamente
presente, se sirviese dispensar la proteccion y amparo á estas familias
y á sus intereses, porque en otra forma iban á ser víctima de la
miseria; perdiendo la provincia los brazos agricultores ya formados, sin
otro recurso que el de la mendicidad, que no podrian soportar con
resignacion, ni dejar de sentir del modo mas vivo la indiferencia con
que se mirasen sus ruinas. Por último, la Comision espuso, que estos
desgraciados tocaban ya la raya de la desesperacion; y no tanto se
empeñaban en permanecer en sus hogares, como en procurar terrenos donde
mudarse, aunque á costa de graves atrasos y quebrantos en sus haciendas
y poblaciones. Que entre estos se contaba gran número de labradores, y
muchos hacendados de mil, dos mil y tres mil cabezas de ganado, y á mas
los tauares, caballares y de cerda. Que era consecuencia necesaria de
este despojo la mengua considerable de nuestras cosechas de granos: pues
los propietarios no podian sostituirlas en muchos años. Que creia
oportuna una medida que acomodase á unos y aquietase á otros, contraida
á prevenir, por medio de una circular á los propietarios, que en el
término de un año no innovasen, ni perturbasen á los situados en sus
terrenos, dentro del cual procuraria el mismo gobierno proporcionarles
otros en que pudiesen retirarse con sus ganados. En comprobacion de lo
espuesto, tambien añadió la Comision, que solo en el terreno llamado la
Cañada del Toro, debian desalojarse mas de ochenta de estos labradores;
siendo muy probable que de los demas destinos, en solo el partido de
Lobos ascendiese y aun excediese el número de ciento cincuenta, y
enteramente imposible que pudiera llenarse este _déficit_ de brazos
labradores.

La medida propuesta parecia cortar los males, y dejar preparados
pobladores voluntarios para los nuevos destinos que meditaba establecer
el gobierno, como absolutamente necesarios á la extension de la
provincia. Igualmente se persuadia la Comision, que el gobierno no
tendria el pormenor de estas ocurrencias, y que era sumamente
interesante la conservacion de los primeros brazos del estado. Bajo de
estos conceptos es, que creyó oportuno analizarlas á la superioridad,
para que hiciese de ellas el uso que creyese conveniente. A la verdad
podria esta materia estenderse; pero las páginas de este diario no
permiten hacerlo: el se contrae solamente al objeto principal de su
tendencia. Sí se dirá, que el gobierno recibió con agrado las
comunicaciones y trabajos facultativos que se le remitieron, y la parte
activa que habia tomado en favor de los débiles, añadiendo que proveeria
de oportuno remedio, como lo hizo y consta del Registro oficial. Encargó
tambien á la Comision que prosiguiese esta misma marcha, pues en ella
servia al pais y complacia sobremanera à las miras que el gobierno se
proponia; no dudando que continuaria, hasta concluir la obra que habia
emprendido; siendo ciertamente uno de los objetos mas dignos en que
debia ocuparse.

Despues de reunidos los auxilios, calculados segun el tiempo que
debiamos emplear en el viage, y con respecto á la comitiva, aumentada
doblemente con la de indios, la Comision creyó no deberse detener un
momento.

Dia 11 de Abril. Se emprendió la marcha, llevando los carruages que van
espresados, con ocho hombres auxiliares para el arreo de ganados y un
baqueano que nos señalase los pasos únicos que franquean de menos riesgo
los rios Salado, Saladillo y Flores. En este dia se cumplieron los
deseos de la Comision. Ansiaba ver el resultado, despreciando el peligro
que por todas partes se le anunciaba: anelaba poner en planta sus
reducidos conocimientos en beneficio del pais, que la honraba con un
encargo de tanta importancia. Los descubrimientos y adelantamientos que
podrian hacerse en el viage en una campaña desierta, fértil y llena de
hermosuras, era la idea constante que nos acupaba: por ella estabamos
prontos á sacrificar nuestra existencia, como se transmitiesen á la luz
los conocimientos que adquiriesemos: el poder ser autores de alguno era
lo que deseabamos, y esto nos compensaria al mérito que se creyese
habiamos contraido: que se adelantase la geografia de este país,
confusamente conocido en su interior, era el objeto mas digno y mas
importante á que se nos destinaba: nuestras facultades y proporciones
eran muy escasas; pero nuestra constancia y aplicacion todo lo vencia:
el riesgo era inminente, pero lo despreciabamos, como se lograse el
objeto que nos proponiamos.

Rompimos la marcha, pues, descubriendo un horizonte con una hermosa
perspectiva: un verde risueño y agradable le señoreaba, cubierto de
poblaciones de labranza y ganaderia, crecidos rodeos que pastaban al
rededor de ellas, establecimientos de hombres industriosos cargados de
una dilatada familia; esta es la poblacion de todo este partido, y por
esta razon se le considera como el granero de la provincia, y el mas
industrioso y poblado de todos los demas de nuestra campaña. Su suelo
fèrtil procura á sus habitantes grandes cosechas, y la reproduccion es
admirable por su feracidad: en ellos se hallan labradores de crecidas
siembras, y sus establecimientos se hallan á tres y cuatro leguas al sud
del pueblo: los mas australes arriban hasta la costa del Salado, adonde
hizo alto la comitiva para emprender la marcha al dia siguiente.

El rumbo S 1/4 O fué constante desde nuestra salida, con algunas
pequeñas variaciones, ocasionadas por las tortuosidades del camino, pero
de poca consideracion: se hicieron cuatro y media leguas de jornada
hasta la estancia de un labrador, nombrado Araoz, tres cuartos de legua
antes de llegar al Salado, uno de los principales en el partido. No hubo
entorpecimiento en la marcha, por lo llano del terreno y fácil de
transitarse hasta este punto: él es bastante seco, y en él se encuentran
muy pocas lagunas, pero las que tiene le subministran por su magnitud la
agua suficiente para sus haciendas. Algunos bañados se hallan con poca
agua antes de llegar á aquel establecimiento; pero en la estacion del
invierno la mayor parte de este campo se inunda, no obstante que su
nivel es el mas elevado de todas las campañas vecinas, y superior al de
la poblacion: èl vá disminuyendo naturalmente hacia el Salado, como
centro ó depósito de todas las aguas que bañan la campaña del sud.

Dia 12. A las 8 de la mañana rompimos la marcha, con un dia claro y
hermoso: brisa suave NO. El rumbo desde la salida fué S 1/4 O con
algunas pequeñas variaciones: los baqueanos nos condujeron al paso del
rio Salado, por un camino seco, sólido, terreno elevado: algunas
pequeñas cañadas se encontraron al salir de la parada, pero de poca
consideracion: al aproximarnos á las márgenes de aquel rio, veiamos todo
el horizonte cubierto de montes, al parecer poblaciones de labranza
solamente, pues ganados no se veian por ninguna parte. Un aspecto
bastante triste presentaba toda esta campiña, aunque por todas
direcciones llena de bosques de durazno de los antiguos
establecimientos. Pero muy poco tardó el desimpresionarnos de nuestra
ilusion. Ah!.. Al acercarnos á ellos no encontramos sino vestigios de
que un dia existieron. Los bárbaros, en sus últimas y sangrientas
incursiones, asolaron todos los situados en esta y la otra parte del
rio, en este partido. Al aproximarnos descubrimos las ruinas de aquellas
pequeñas poblaciones de los labradores que un dia servian de abrigo á su
indigencia, y que el fuego devorador habia consumido: solo existian
tristes y ensangrentados restos de algunos árboles: rastrojos destruidos
ó pequeñas sementeras quemadas, que servian de sustento á las familias
de un labrador honrado que allí moraba. Descubrimos mas: vimos aun sus
cadáveres, cuyos esqueletos servian de alimento á los pájaros y fieras,
al lado de los restos de un arado con el que hacia menos penosa su
existencia. Por otra parte se encontraban huesos de cadáveres asesinados
por el bárbaro, entre los arbustos y lagunas que la sorpresa les hacia
ganar para defenderse: allí perecian, y aun mas, llevando á la tumba el
desconsuelo de ver arrastrada por los asesinos su muger è hijos, los que
se libraban de ser envueltos en las ruinas que el fuego consumia. Este
cuadro, á la verdad lastimoso, no dejaba de conmovernos: formaba en
nuestra imaginacion ideas tristes, que correspondian al espectáculo que
mirábamos: sentiamos la necesidad de que estos males se reparasen, aun
cuando no fuese mas que custodiar los que aun existian expuestos á
sufrir la misma suerte cuando el incursor quisiese hacerlo: sentiamos la
necesidad de que su custodia no se abandonase á manos de milicianos, que
miraban con indolencia la pérdida que ellos mismos sufrian: preferian
una fuga vergonzosa antes que socorrer al labrador anciano que perecia y
á quien cautivaban sus familias, siendo partes ellos mismos en esta
pèrdida, pues era su propia sangre. Muchos sucesos semejantes nos han
dado á conocer la desmoralizacion de la milicia en general de nuestra
campaña, llegando á un estado mas degradante la de la frontera: á la
vista de un bárbaro enemigo despreciable, huyen y abandonan sus hogares,
dejándolos entrar al pillage. Multiplicados sucesos, repetimos, nos han
demostrado el estado miserable de nuestros paisanos en la pelea con unos
constantes desoladores de bienes y familias, y vemos cuan inutiles han
de ser los esfuerzos que se premediten con ellos. Hemos visto emplearse
el castigo que merecia la indolencia y cobardia de estos hombres, sin
que haya producido efecto. Pero el castigo ¿qué efecto puede hacer en
una clase de hombres que no defienden sus hogares, ni precaven la ruina
de sus hijos y mugeres? No hay moralidad ni amor al suelo que los
alimenta, y faltando estas calidades que deben revestir al ciudadano, no
se pueden esperar acciones que los califiquen de amantes á su país.

Dejando á retaguardia este espectáculo afligente, nos dirigimos al paso
del rio, el que efectuamos á las 9 de la mañana: los carruages pasaron
sin tropiezo ninguno, á pesar que tuvieron que vencer á la entrada un
bañado pantanoso, que acababa en la ribera: tenia muy poco cauce, que no
pasaba de cuatro pies, y su ancho no sobresalia de 32 á 35 pies: su
fondo de barro y lama, pero sin pantano: su curso rápido: su ascenso y
descenso fàcil: sin barrancas en mas de media legua de su curso, siendo
solamente una cañada, que el conjunto de aguas que recibe le hacen
formar mayor cauce en su curso de O 1/4 N á E 1/4 S, no saliendo de la
esfera de ella. El conjunto de arroyos que le entran en su curso al E le
forman un cauce considerable, y en el invierno no dá vado en ninguna
parte. Los vecinos, establecidos en sus riberas, cuidan tener para el
tráfico, una canoa que sirve para los transeuntes; y aun su paso en
esta, en la estacion de las aguas, es peligroso: el ancho del rio en
esta época es constante, hasta que disminuyen aquellas: en todo su curso
pasa de 800 á 900 pies, y su cauce es profundo. Efectuado este, entramos
en una planicie elevada sobremanera á la de la ribera septentrional: un
horizonte, hermoso y nivelado, se presentaba lleno de pequeños
establecimientos de labranza, que nuevamente se habian repoblado,
confiados en la próxima paz que debia efectuarse con los infieles:
algunas sementeras que comenzaban á trabajarse y preparativos para una
siembra considerable se hacian por algunos labradores de fondos. El
terreno favorecia sus empresas, y confiados en su feracidad, se esponian
á ser víctimas, no obstante que con alguna mas seguridad ó confianza,
por las ocurrencias que observaban, de ver establecida una paz duradera
con la Comision que el Gobierno destinaba al efecto. Transitando por
este mismo terreno, dejamos en menos de media hora á retaguardia las
últimas poblaciones: á las dos leguas del paso del rio, con el mismo
rumbo, encontramos una laguna á la izquierda de la marcha, llamada de
Biznagal, distante del camino seis, á seis y media cuadras. Reconocida,
vimos ser de excelente agua, formada de manantiales, al piè de un mèdano
de poca elevacion, situado al NE de su ribera: su circunferencia pasaba
de 2000 pies: límpio su interior: su fondo arena, y cinco á seis pies de
agua en su centro, siendo menos en sus orillas. En esta alegre posicion
parece, segun noticias, hubo un establecimiento, que fué destruido y
abandonado de su poblador por temor de los bárbaros. Continuando nuestra
marcha por el mismo terreno, aun mas elevado desde esta laguna para
adelante que el anterior, desde ella hasta el Salado, arribamos á las
tres de la tarde á la laguna llamada de Espejo, seis leguas del punto de
salida, y del Salado cinco y cuarto, con el objeto de pasar allí la
noche para refrescar las cabalgaduras, y seguir la marcha al dia
siguiente. Desde la Laguna del Biznagal, no se encontró nada particular:
hermosos pastizales de cuatro á cinco pies de altura; terreno seco y
elevado, aunque gredoso en partes, y que generalmente se componia de
tierra negra y vegetal: plantas ningunas: menos cañadas ni aguadas,
hasta esta laguna en donde paramos, la que describiremos.

Se halla situada al pié de dos mèdanos ó colinas, de mas de 25 pies de
elevacion cada una, formada de un bañado y manantiales que vierten de
estos: su agua regular: los medanos se hallan situados al S. respecto á
la circunferencia de ella, la que pasa de 4000 pies, estendiéndose al
NE, por un bañado del que se forma principalmente: su longitud pasa de
1000 pies, y su latitud de 400: su cauce profundo, y aun en sus orillas
tiene doce á catorce pies: su interior lleno de junco y duraznillo: su
fondo lama y barro: los pastos de su circunferencia fuertes y hermosos:
la posicion de los médanos bastante agradable: desde ellos se descubre
toda la planicie que la rodea, á mas de tres cuartos de legua de
diametro. Algunos otros se déscubrian al NE prolongándose al NNO, pero
de menos elevacion: leña muy escasa, siendo necesario hacer fuego con
estiercol, que se encuentra en abundancia, de las muchas tropas de
hacienda chúcaras que se hallan desparramadas en todo aquel campo, de
las robadas por los bárbaros en la frontera. A las 5 de la tarde tuvimos
una brisa NO que desterró los mosquitos que nos importunaban, y los que
ya empezaban á encontrarse en la campaña.

Dia 13. Claro y hermoso: calma por la mañana, á la tarde brisa fuerte
del segundo cuadrante ó rumbo SE. A las 6 de la mañana nos pusimos en
marcha con rumbo S directo: los carruages salieron mas temprano para
avanzar todo lo posible: con este rumbo caminamos media legua, al cabo
de la que encontramos con el arroyo Saladillo, cuyo orígen aun no es
bien conocido; el que, segun informes de personas inteligentes, desagua
en el rio Salado, distante del lugar en donde las riberas del de las
Flores desembocan en el mismo 3/4 legua al NO: en su paso, llamado de
las Toscas, observamos corria de NO á SE: su cauce no excedia de tres
pies: su agua salada mas que la del primero en donde vierte: su ancho 7
á 8 varas, generalmente en mas de media legua de lo reconocido: su fondo
tosca, del mismo modo en la mayor parte de él, y en otras de arena: sin
barrancas en ninguna parte: pastos fuertes en sus inmediaciones: su
corriente rápida, mas veloz que la del Salado,[1] y su ancho constante.
Se halla en él pescado de pequeña magnitud, siendo el bagre negro, de un
pié de largo, el que mas se encuentra: el terreno transitado hasta el
paso de este arroyo, es de la misma naturaleza que el descrito en la
jornada pasada: el nivel del anterior igual: los pastos elevados y
fuertes, tierra negra, con la diferencia de encontrarse algunas flores
silvestres que podrian lucir en un jardin, y variedad de yerbas.

Efectuado el paso del arroyo sin tropiezo, seguimos la marcha por el
mismo rumbo, pero por terreno enteramente diferente del anterior. A los
3/4 de legua de haber transitado, encontramos con una laguna á la
derecha del camino, distante de este como 40 toesas: su circunferencia
de 100 á 110 toesas; agua buena y mucho junco en su interior. Desde este
punto hasta la laguna llamada de las Polvaderas, distante 2-3/4 leguas,
el terreno es diferente del anterior: en todo el tránsito de esta
distancia se encuentran multitud de médanos y colinas que forman una
perspectiva hermosa, creciendo sin interrupcion hasta las cercanias de
la laguna por la derecha del camino: su nivel es constantemente variado
por estos médanos. El terreno es sólido, y la tierra negra y dura: los
pastos cortos y fuertes en la llanura, y en las faldas y superficies de
aquellos es mucho menos; se halla mezclado con piedras, aunque se
encuentran pocas en las alturas.

A las 10-1/4 de la mañana arribamos á la Laguna de las Polvaderas, con
rumbo S, distante de la de Espejo 4-1/4 leguas: su posicion merece
describirse. Su dimension es de NO á SE de 550 varas, y de NE á SO de
711 varas: su figura rectangular, su agua esquisita, limpia en su
interior: su fondo arena y tosca, su profundidad constante de 4 á 6 pies
en su centro, disminuyendo alternativamente en sus orillas: barrancosa
en la costa del E y en las demas que forma el rectangulo. Su nivel es
poco menos elevado que el de su superficie, y el de aquella mucho mas
que el de las demas: se encuentra el pescado nombrado _bagre-negro_, de
un pié de largo, en abundancia; sus pastos en los terrenos inmediatos
son elevados y hermosos, y la tierra negra y vegetal. Al O, á distancia
de 1,200 varas, se vén varios médanos de arena que presentan una
agradable perspectiva, de mas de 12 varas de elevacion: en su superficie
se forma un pozo, ó mas bien una pequeña laguna, de 140 varas de
circunferencia, formada de las aguas detenidas en aquella superficie,
rodeada por todos sus lados por los mismos médanos. En ellos no se
encuentra piedra; pero escabrosos en su acceso por hallarse llenos de
variedades de espinas que lo hacen penoso, sin embargo de ser sus faldas
extensas: el agua de la pequeña laguna que contiene en su interior, es
algo salobre y bastante sucia; llena de junco y paja toda ella,
conteniendo muy poca agua. Esta posicion interesante llamó la atencion
de la Comision, y durante su demora en ella, desde las 10 del dia hasta
las 6 de la mañana del dia siguiente, se ocupó en levantar un plano,
haciéndolo de modo que nuestros indios amigos no lo apercibiesen. Esta
operacion fué tanto mas trabajosa, cuanto que el terreno mas aparente
para medir la base estaba á la vista del campamento, y cualquiera
operacion que allí se hiciese debian verla, de modo que fué menester con
sumo trabajo cargar los instrumentos y medirla en un paraje retirado y
oculto, á donde se proporcionase descubrir los principales puntos: cuya
operacion se logró sin dar á sospechar á nuestros cosacos, quienes
celosos de sus terrenos, y maliciosos de lo mismo que egecutábamos,
vigilaban y procuraban descubrirnos, lo que nos hubiera sido bastante
funesto. El indio _cona_, que capitancaba la partida de los guiadores,
tenia sus sospechas que lo tenian sobresaltado, desde el momento que por
descuido nuestro nos observó en la Guardia de Lobos con el quintante en
la mano, tomando una altura, lo que lo asustó, y le hizo afirmar que
llevabamos el _gualicho_. Esto mismo le confirmó lo que en Buenos Aires
le habian dicho, que iba en la Comision, para hacer los tratados, un
oficial, que llevaba un anteojo _con que se veia todo el mundo_: esto le
aumentó sus recelos, y procurábamos no hacerle traslucir ninguna
operacion, cuando él ó algunos de los suyos se hallase presente.

Dia 14. Nos pusimos en marcha á las 7-1/2 de la mañana, con un
hermosísimo dia: brisa suave del NO, rumbo S cuarta E. Con este rumbo
hicimos alto á las 10-1/2 de la mañana en la costa de un bañado,
distante del punto de salida cuatro y media leguas, cuyo paso costó
demasiado á los carruages: lo que egecutado, se hizo alto en la parte
opuesta para dar descanso á las cabalgaduras y seguir inmediatamente. El
bañado no era extenso: su ancho no pasaba de 200 toesas; la mayor parte
pantanoso, el terreno transitado era bajo y nivelado, su tierra negra y
húmeda, los pastos regulares y todo él abundante de caza, principalmente
de perdices que abundan asombrosamente: leña de cardo se halla tambien
con abundancia. A las 2-1/2 de la tarde, despues de haber descansado
nuestras cabalgaduras, nos pusimos en marcha: el viento cambió al NE, y
hasta las 5 siguió la brisa fuerte, y el tiempo parecia descomponerse y
prepararse una furiosa tormenta. A las 5-1/2 hicimos alto en la costa de
una pequeña laguna, distante del bañado 3-1/4 leguas y 7-3/4 del punto
de salida. El rumbo en esta media jornada fué variable, pero sin salir
del tercer cuadrante, siendo mas general el S y O por las infinitas
sinuosidades que hacia el camino, y tambien por librarnos de los
bañados. El terreno era el mismo y de la misma naturaleza que el
anterior descrito: la circunferencia de la laguna no pasaba de 150
toesas, la agua regular, y llena de pajonal y junco en su interior. A
las 6 de la tarde calmó el viento del primer cuadrante, y parecia que
una tormenta furiosa iba á descargar sobre nosotros: desde las 8 de la
noche hasta las 6 de la mañana, reinando calma, llovió incesantemente,
quedando nuestras tiendas y nosotros empapados, y en malísima
disposicion para seguir la marcha al dia siguiente.

Dia 15. Amaneció lloviendo hasta las siete de la mañana, reinando calma.
A esta hora supló una brisa del S, que despejó en algun tanto el
horizonte. A las 7-1/2 nos pusimos en marcha, y á las 12 arribamos á la
costa de una laguna, á la derecha del camino, distante 4-1/2 leguas del
punto de salida, en donde hicimos alto para seguir la marcha despues de
medio dia, refrescado que hubiesen las cabalgaduras. En el rumbo hubo
muchas variaciones, y las mas notables de las cingladuras fueron tres:
la primera, desde la salida, con rumbo SSO, con el cual se hicieron dos
leguas: la segunda al SO, se caminó una, y la tercera al SO 1/4 S, en
una y media leguas, que hacen las cuatro y media avanzadas. La laguna en
donde se hizo alto con este último rumbo SO 1/4 S es de figura circular,
su diàmetro 40 toesas, su agua buena, su ribera casi inabordable, por
formarse toda ella de pantanos, y su interior lleno de lo mismo: su
profundidad no excedia de dos pies, y en su centro llena de duraznillo,
de que se proveen los transeuntes. El terreno es hermosísimo, su
planicie horizontal, su superficie muy elevada, la tierra negra y
vegetal, los pastos altos y hermosos, abundancia de caza de todo él, y
principalmente de perdices, que con ellas se puede mantener un ejército
desprovisto de víveres en estos desiertos: variedad de flores y plantas;
y en fin, un país ó campiña deliciosísima. A las 2-1/2 de la tarde
seguimos la marcha, despues que se hizo medio dia con rumbo S directo,
brisa fuerte NO, y por terreno diferente del descrito, se hizo una y
media legua de jornada, hasta arribar á la costa de un bañado, en donde
se hizo alto, para pasar allí la noche; pues las cabalgaduras no podian
llegar aquella tarde misma al paso del Arroyo de las Flores, por ser
necesario atravesar bañados de alguna distancia y dificultosos. A una
cuadra distante de la parada, sobre la derecha, se halla una laguna de
figura irregular, de mas de 400 varas de circunferencia, formada por un
bañado que la rodea por todas partes, el cual se extiende y forma muchas
mas al O, cuyas aguas vierten en el Rio de las Flores, próximo de este
punto. Desde la salida del mediodia hasta la parada, transitamos por un
terreno, aunque horizontal, pero muy bajo y de un nivel muy inferior al
anterior: los pastos, la tierra y todo lo demas era de un bañado que en
tiempo de lluvia seria inaccesible, y aun entonces se formaba de barros
hasta las inmediaciones del otro en donde paramos. Advertimos que en
esta pequeña distancia se encontraba aun mas caza que en todo lo
transitado: la perdiz y la mulita abundaba con exceso en todo el campo,
y nuestra comitiva se proveyó con profusion, lo mismo que el avestruz,
gama y venado, animal indígena que abunda con extremo. Pasamos la noche
sufriendo una grande helada, y perseguidos por un enjambre de mosquitos
que no nos dejaban descansar.

Dia 16. Claro y hermoso: viento N, 42° NO. A las 8 de la mañana nos
pusimos en marcha con rumbo SSO 12° O, no verificándolo mas temprano por
haber precedido un reconocimiento que los baqueanos hicieron hasta el
paso del Rio las Flores, con el objeto de vadear los pasos de muchos
bañados que se hallan desde el punto de la parada hasta aquel. Desde
aquella hora hasta las 12, caminamos la major parte del camino por
bañados dificultosos de transitarse con carruage, hasta el otro lado del
rio, en donde hicimos alto: el rumbo SSO 12° O, con que salimos. Se
caminaron 2-1/2 leguas por un bañado formado por dos cañadas; la primera
que nace desde el punto de salida, y corre de NE á SO, la que se
extiende por el camino, hasta unirse por medio del mismo á otra que
corre al rumbo dicho, distante dos leguas de ella. De esta última aun se
esparcen sus aguas mas adelante, como 3/4 de legua, ó menos, desde donde
comienza un grande albardon de buen terreno, hasta el paso de las
Flores, de 1-1/2 leguas de extension al rumbo andado, formando una gran
planicie, hermosa y horizontal por los tres cuadrantes: de buenos
pastos, tierra negra y vegetal, abundante de yerbas medicinales y flores
odoríficas, ciervos, gamos, avestruces, liebres, mulitas, perdices, y
toda clase de aves de caza que allí se encuentra, haciéndose mas
abundante en la ribera del rio: estas aguas, que forman estos bañados,
desembocan en el Arroyo de las Flores, siguiendo el rumbo dicho: su
nivel es superior al resto del camino, y disminuye repentinamente como
4,000 varas del paso, formando una planicie horizontal por donde corre
el rio. A las 12 lo pasamos, no dando mucho trabajo á los carruages,
aunque sus barrancas son elevadas; pero los transeuntes naturales lo han
allanado un poco con su tráfico continuo, en donde puede pasar cualquier
clase de rodado, y al que le dan el nombre de Paso de las Toscas: sus
barrancas pasan en todo su curso de diez á once pies de altura. En su
paso se observa que el rio corre de O 22° S á N 38° E: su paso es de
tosca: su agua colorada, densa y salada, mucho mas que la del nombrado
Salado: su profundidad no excedia de 2-1/2 pies à 3: su velocidad no era
constante, por la diferencia de nivel que se halla en su plan; pero en
varios lugares donde se observó, recorria un cuerpo colocado en su
superficie, un espacio de 50 pies en 28" de tiempo, y en otros parages
mas y menos, pero en lo general la distancia calculada: la tierra de sus
contornos es greda: su ancho es 42 pies generalmente; en él se halla
pescado bagre en abundancia, y su cauce limpio sin maciegas, ni aun en
sus barrancas. Efectuado el paso, se hizo alto en la ribera austral para
descansar las cabalgaduras y despachar á una partida de milicianos que
se nos franqueó por el Coronel del regimiento de campaña residente en
Lobos, para que nos condujesen el ganado y caballada hasta este punto,
desde el cual debian regresar incontinente á nuestra llegada. En efecto,
en el mismo dia se les despachó, gratificándolos la Comision, y con
oficios de agradecimientos á su gefe: al mismo tiempo, el capitan _cona_
hizo presente á la Comision, que algunos indios que nos acompañaban,
estaban destinados y encargados de sus correspondientes caciques, que en
el momento de nuestro arribo á este punto debian adelantarse á dar
cuenta á ellos del lugar en que nos hallàbamos, y de acuerdo con la
Comision, nuestro compañero determinó que al dia siguiente saldrian dos
chasques, el primero hijo del cacique principal Avouné, y el otro para
el cacique Lincon. A peticion del _cona_, se les proveyó de yerba y
tabaco para su viage hasta los toldos; pidiendo al mismo tiempo se les
obsequiase á los caciques con los mismos artículos, y con especialidad á
su hermano el cacique Huilletrur y demas, quedando preparados los
enviados para marcharse al dia siguiente.[2]

Dia 17. Amaneció nublado: brisa fuerte S 10° E: parecia que una
tempestad, que se formaba al S, debia descargar muy pronto. A las 8
calmó la brisa, y en el momento cubrió el horizonte la niebla que
impedia seguir la marcha, porque los baqueanos, con la tormenta y este
inconveniente, temian perderse. A los 8-1/2 despejó en algun tanto, y la
tormenta variaba de rumbo, lo que nos determinó á seguir la marcha, la
que se efectuó á esta misma hora con rumbo S 12° SO, por un terreno
elevado, horizontal y duro: à la hora de jornada siguió el viento
anterior con mayor fuerza, despejando enteramente la niebla, apareciendo
nublado la atmosfera. A las 12 hicimos alto en la márgen de un pequeño
juncal á la izquierda del camino, para descansar y seguir la marcha
despues de mediodia, distante del arroyo 4-1/2 leguas al rumbo dicho. El
juncal, ó pequeña laguna, no excedia de 200 varas de circunferencia: su
agua mala, é inabordable por los pantanos que lo rodean: á las 9-1/2
elegimos la marcha, siempre con el viento S en cara, el que à las 2
despejó enteramente el horizonte: á las 6-1/4 de la tarde y á 4-1/2
leguas de la parada de mediodia, hicimos alto en la márgen de una
hermosa laguna, llamada por los indios de _Nulquiñeu_. Antes de llegar á
ella, como á 35 cuadras de distancia, se encontró un hermoso lago de mas
de 1300 varas de circunferencia: buena agua, bastante profundidad, llena
de junco en su centro, situado en un terreno elevado, abundante de leña
de duraznillo y biznaga en sus márgenes. La de la laguna de Nulquiñeu es
mayor, y sus calidades la hacen mas recomendable: ella pasa de 1400
varas, de buena agua: llena 2/3 de ella de junco y duraznillo: su
interior barro y casi toda sin barrancas: su profundidad no excede de 3
á 4 pies: su agua colorada y dulce: abundante de maciegas de pajonal en
sus orillas: una parte de ella, que mira al primer cuadrante, está
cubierta de un monte de hinojo y biznaga, de donde se proveen los
transeuntes á la ida y vuelta con los artículos de su comercio: en ella
ha habido poblaciones ó tolderias, las que se retiraron en el año
pasado, cuando fueron atacados por la expedicion del O. En este espeso
monte, que tiene mas de 300 varas de circunferencia, encontramos
animales feroces, como tigres, leopardos, &c., que se abrigaban dentro
de él: se halla situado en la parte mas elevada de su circunferencia, en
terreno duro y sin pasto, ni yerba alguna. En la jornada se caminaron 9
leguas, al rumbo S 12° SO que fué constante desde el paso del rio hasta
la parada, efectuada á las 6-1/2 de la tarde: el terreno transitado era
nivelado, y su horizonte se perdia sin diferencia ninguna: sus pastos
fuertes y altos, su tierra negra, abundante de yerbas y flores
silvestres: cubiertos de gamos, ciervos, avestruces, caza, &a., &a. Este
terreno por lo transitado era enteramente diferente del N de las Flores:
su nivel, la calidad de las tierras, los pastos, las yerbas, las flores,
y aun las aguas, lo distinguen de aquel: en las 9 leguas transitadas, no
se encontró una sola vara de bañado.

Las indios destinados para enviados, marcharon como buenos baqueanos al
rayar el dia, dando siempre fuego al campo sin interrupcion, á poca
distancia que andaban; telégrafo adoptado por todos para comunicarse sus
novedades, y hacer saber el lugar en donde se hallan. Pasamos la noche
sufriendo una fuerte helada, que cayó desde las 7 de ella hasta las 7
del dia siguiente.

Dia 18. Claro y frio: brisa suave S: la niebla cubria el horizonte,
haciendo un frio extraordinario. A las 11 vimos el sol, que despejó y
calmó el frio: á esta hora nos pusimos en marcha con rumbo S 4° SSO: á
la 1-1/2 leguas se cambió de rumbo al SSO á las 12-1/4 de la tarde, y se
caminaron con él 3/4 de legua: á las 2 se cambió nuevamente al SO, con
el que se caminaron 1-1/4, á donde se hizo alto en la orilla de una
laguna llena de junco, á la derecha del camino. Estas variaciones
tuvieron efecto á causa de no encontrarse aguada para hacer la parada,
transitando por un terreno seco, duro y elevado, semejante en sus
calidades al descrito en el diario anterior. Su nivel el mismo y sin
interrupciones: sus pastos iguales: abundante de caza, y al mismo tiempo
de mosquitos y tábanos, que con el sol hacian insufrible la marcha, y
fastidiaban á las cabalgaduras. De esta plaga abundan estas campañas
despobladas, y desde nuestra salida hasta este lugar la hemos
encontrado, pero con major abundancia en la parte opuesta de la ribera
de las Flores. Esta plaga se destruye, ó gana los pajonales, en donde se
abrigan, desde las 5 ó menos, de la tarde; cuando la brisa continua del
3.^er cuadrante reina en aquella hora, y sucede la helada ó fuerte
rocio, que obliga á cualquier viagero á arroparse y guarecerse de las
tiendas, para hacer mas llevadero los trabajos de la marcha, por un pais
desabrigado y espuesto á la mas cruda intemperie. Esta operacion nos
veiamos obligados á egecutarla, siendo enteramente imposible proseguir
la jornada con la luna por este inconveniente, al que no resistirian las
mejores cabalgaduras. La laguna en donde se hizo alto, se componia toda
ella de junco, y era pantanosa en sus márgenes: su agua regular, su
circunferencia de mas de 200 varas, y abundante de buenos pastos en mas
de 6 cuadras de radio, tomada como centro de una circunferencia. En ella
pasamos la noche, sufriendo la helada que imposibilitaba que la jornada
del dia siguiente se hiciese temprano, hasta que el sol no tuviese 40° á
45° de elevacion sobre el horizonte.

Dia 19. Amaneció nublado, amenazando agua, aunque con brisa fuerte O 20°
NO que parecia debe pasar pronto: á las 6-1/4 de la mañana nos pusimos
en marcha con rumbo SSO. A la partida nos advirtió nuestro amigo y
baqueano _cona_, que mas adelante no se encontraria leña, ni tal vez
agua, y que se cargase toda la que se pudiese, por si acaso no se
encontraba: lo que asi se efectuó. Se observó por la mañana, á las 6-1/2
al rumbo S 10° SO, dos mogotes de la sierra, los que á la simple vista
eran imperceptibles, mezclados con el nublado y cerrazon de la mañana, y
la distancia en que se hallaban de mas de 18 leguas. Informados de los
naturales, nos digeron que era la llamada _Sierra de Curacó_; que los
dos mogotes que se divisaban, pertenecian á esa misma sierra, y que
algunas leguas mas adelante veriamos mas claramente su encadenamiento
con otra, llamada _Sierra Amarilla_, que quedaba mas al S. Seguimos la
marcha con el rumbo dicho, y el dia no aclaraba, calmando la brisa del O
y preparándose para llover, lo que nos impedia cada vez mas que, al
aproximarnos á la sierra, fuesemos descubriendo sus ramificaciones y sus
vistas. A las 10 se hizo alto en la costa de una pequeña laguna llena de
maciegas, á la derecha del camino, distante 3-1/4 leguas del punto de
salida: allí se hizo alto, con objeto de descansar, y caminar despues de
mediodia: el juncal con agua no pasaba en circunferencia de 150 varas,
lleno de barro y mala agua. A la 1^h 10' seguimos la marcha con rumbo S
12° SE, y desde esta misma hora comenzó á llover incesantemente: pero á
pesar de esto, seguimos hasta completar la jornada: á la 1-1/2 leguas de
camino con este rumbo, se cambió al rumbo S 35° SE para encontrar aguada
y pastos regulares para hacer la parada. Con él se caminó 1-1/2 leguas,
en donde se halló una laguna pequeña, como de 50 varas de
circunferencia, con un depósito de agua llovediza y buena, en donde se
hizo alto. La agua seguia á las 4 de la tarde en que se paró, y
permanecia cerrado el horizonte: deseabamos que cuanto antes se
aclarase, para descubrir las vistas de la sierras por donde debiamos
pasar.

El terreno transitado en esta jornada, era nivelado y horizontal, sin
diferencias ningunas: buenos pastos y elevados; caza abundante; tierra
negra sólida y vegetal; abundante de yerbas y flores campestres, aunque
sin aguadas permanentes mucha parte de su estension.

Dia 20. Nublado, calma: brisa muy suave del NO; á las 7-1/2 vimos el
sol, y en el momento volvió á nublarse. A las 6 nos pusimos en marcha
con rumbo SSO, descubriendo con bastante claridad las sierras de
Limahuida y Curacó, demorando el mogote de la primera al rumbo S 12° SE,
y la segunda al rumbo SSO. El cerro de la de Curacó era de mayor
elevacion que los que se veian de la otra, no obstante que aun no se
descubrian con claridad por el dia aturbonado, y aguardabamos á la
parada para determinar su perspectiva de un punto fijo, y con mayor
claridad si se despejaba el horizonte. Seguimos la marcha con el rumbo
dicho, guiados por el _cona_, quien á 1/2 legua de distancia á
vanguardia, recorria todos los lugares en donde se encontraba aguada ó
lagunas capaces de hacer la parada; guiando y descubriendo al ingeniero,
uno de los de la Comision, para reconocerlos de un modo que no diese que
sospechar, así se lograba que la Comision averiguase las
particularidades del terreno. A las 10 de la mañana se hizo alto en la
márgen de una laguna pequeña, á la izquierda del camino, llena de
maciegas y buena agua, 4 leguas distante del punto de salida: en el
rumbo hubo variacion: con el de la salida se caminó 1-1/4 leguas: con el
rumbo S 16° SO, 1-3/4 leguas, y con rumbo S 12° SO, 1 legua. Desde este
punto observábamos las sierras con alguna claridad; ellas son hermosas,
aunque de poca elevacion: presentan una perspectiva agradable, formando
las dos ramificaciones un seno ó abra, al que nos dirigimos. Ellas son
ramificaciones de las primeras, Volcan, Tandil, &c ya descubiertas, pero
estas no se encontraban en ninguna carta, y nos sorprendimos cuando con
el rumbo andado encontramos estas sierras, pues creiamos que el
encadenamiento primero de las dichas no continuase al NO como se
descubria, formando con ellas una union subversiva, reunido aquellas su
orígen ó su principio. Al pasar por ellas determinamos observar la
latitud, para de este modo fijar su verdadera posicion y el curso de sus
continuas ramificaciones, que se prolongaban al NO por la de Curacó en
donde concluyan, y en donde se halla el nacimiento del Rio las Flores.
Estas sierras, ó primera cadena, se introducen á las pampas del NO,
comenzando desde el paralelo de los 37°, y concluyendo en el de los 36°
30' en su prolongacion al occidente. Deseabamos acercarnos hasta su
paso, para hacer allí la observacion, de manera de no ser vistos por
nuestros indios que nos espiaban.

A la 1^h y 8" seguimos la marcha, con rumbo S 8° SO, á una laguna
pequeña que nuestro baqueano nos indicó se hallaria á poca distancia y
muy inmediata á la sierra: en efecto á la 1-3/4 leguas con aquel rumbo
la encontramos, en la que se hizo alto, por hallarse las cabalgaduras
fatigadas, y encontrarse allí leña y agua buena, capaz de proveernos de
ambos artículos, y continuar al dia siguiente el camino; siendo al mismo
tiempo lugar propio para la observacion que tratábamos de hacer. El
punto en que nos hallábamos de parada era el mejor para aquella, situado
en medio del seno formado por las ramificaciones de las sierras de
Curacó y Amarilla. Con cautela se hicieron descargar los baules en donde
venian colocados los instrumentos de observacion, y se dejaron
preparados para la noche, de modo que ni el _cona_, ni sus compañeros lo
trasluciesen. La tarde se hallaba despejada y hermosa, el sol se puso á
las 5^h y 26' de la tarde, y desde el punto de parada se sacó la
perspectiva de las sierras, que se nos presentaban á los rumbos en donde
hemos dicho demoraban.

La parte de terreno transitado, desde la salida del mediodia, era de la
misma naturaleza que los anteriores descritos: algunas diferencias de
nivel se observaban por su aproximacion á las faldas de la sierra: la
tierra era gredosa y arenisca, y se hallaban algunas piedras en el
tránsito: los pastos cortos, y no tan fuertes como los anteriores;
abundando la caza de ciervos, gamos y liebres, mas que en los campos del
norte.

El oficial ingeniero de la Comision, á su salida de la capital no perdió
los instantes que se le presentaban para adquirir todos aquellos
conocimientos y datos que sirviesen para hacer mas apreciable de las
ciencias las observaciones que practicase en el curso de su comision,
como se verá mas adelante en sus trabajos. Reunió todos los datos de las
tablas astronómicas y del almanaque nautico, para aprovechar la feliz
oportunidad que se presentaba de determinar por observaciones
cientificas los puntos principales de un terreno desconocido y lleno de
preciosidades, que debian aumentar los conocimientos geográficos de esta
parte interesante de la América meridional, cuyo viage debia reputarse
como necesario y urgente; y al mismo tiempo esperar de él los mejores
conocimientos en el vasto campo que nos presentaba una naturaleza
virgen.

El oficial ingeniero no perdia la oportunidad que se ofrecia de hacer
las observaciones, ocultándolas á los bárbaros que nos acompañaban, y
que no dejaban burlar su vigilancia, mayormente cuando se hallaban con
prevencion para tenerla. Una operacion delicada como esta no permitia
que se hiciese sin las comodidades que son necesarias, mayormente cuando
se observaba con horizonte artificial. Los inteligentes en estas
operaciones de la geodesia conocerán cuanto es el mérito que se contrae
en hacer una observacion entre gente desconfiada, que á la sola vista
del quintante ó sestante temblaban y concebian supersticiones funestas
para el observador. No solamente veiamos pintado el peligro en nuestro
viage, al ejecutar aquellas operaciones, sino que ni el relox se podia
sacar á luz delante de alguno de ellos: mucho menos la aguja, que era
necesaria para determinar el rumbo de la jornada, sus variaciones, y los
objetos que se descubrian sobre el horizonte. Pero á pesar de esto, la
Comision trabajó sin temor, enganando algunas veces, cuando eramos
vistos, á los indios con dádivas é insinuaciones que aquietasen su ánimo
exaltado.

Así pues, la noche del dia 20 nuestros indios dormian desde la 6-1/2,
habiendo llegado fatigados de lo penoso por la jornada: con esta
oportunidad, y á tientas, se preparó el horizonte artificial, en una
mesa colocada en un plano nivelado, y el quintante pronto y corregido
para hacer la observacion detras de una de las tiendas de campaña: la
noche estaba serena por fortuna, y el horizonte no sufria ningun
movimiento. Los datos para las observaciones sacados de los almanaques,
eran para hacerlas con el planeta Marte, con el mismo que hemos dicho se
observó en el pueblo de Lobos. Por ellos sabiamos que el dia 20 debia
pasar por el meridiano á las 7^h 53' de la noche[3] y á las 7-1/4
estuvimos aguardándolo, con el cronómetro arreglado por una altura
meridiana desde nuestra salida: en el curso del viage no fué posible
tomar otra para arreglarlo nuevamente, y así hicimos uso de él en el
estado en que se hallaba cuando salimos. En el momento de pasar por el
meridiano el astro observado, se determinó su altura, y el cronómetro
dió las 7^h y 55', 2' mas que lo que señalaban las tablas, lo que prueba
que el relox habia variado desde el 11 hasta el 20, 2'. La altura
observada fué de 73° 34' 10": hechas las correcciones precisas para las
observaciones con horizonte artificial, dió por resultado 36° 45' 10" de
latitud austral, y por la longitud 54° 13' al occidente del meridiano de
Cadiz, calculada por el estado del cronómetro y la diferencia de
longitud contraida en el viage. Hecha esta importante operacion,
tratamos de completarla, levantando á todo riesgo el plano del paso de
las sierras: punto interesante y que presentaba una hermosa perspectiva.
En efecto, habiéndose cargado con sigilo los instrumentos, se dejaron
prontos los necesarios para hacer la última operacion, y que debian
transportarse á caballo al lugar adonde debia medirse la base, para
determinar los puntos mas remarcables desde ella, midiéndola
primeramente en un lugar oculto. Pasamos la noche, en la que cayó una
fuerte helada, deseando amaneciese para dar principio á la obra
proyectada.

Dia 21. Hermoso y claro: brisa fuerte SO. A las 5-3/4 seguimos la marcha
con rumbo S 20° SO, llevando consigo la leña y agua que pudo cargarse,
segun advertencia de nuestro baqueano, pues no se encontraria sino á
nueve ó diez leguas. A las 10-1/4 se hizo alto en la orilla de un juncal
con agua, pero mala, y muy poca, que ni las cabalgaduras podian tomarla,
haciéndose uso de la que se habia cargado, y tambien de la leña, por no
hallarla. Este punto se halla a cuatro leguas de la salida: la
circunferencia del juncal no excede de 170 varas, y es muy probable que
en tiempo de aguas esté llena de ella.

Acordado con el oficial ingeniero el levantamiento del plano del paso de
la sierra, dispuso este que los instrumentos que debian servir[4] para
la operacion, y que al efecto se habian dejado prontos, cargasen con
ellos los soldados de la escolta y lo acompañasen hasta el punto en
donde debia medirse la base. Esta operacion se egecutó cuando habian
marchado con todo el tráfago el capitan _cona_ y los suyos, quedándose
la partida con los instrumentos tapados á retaguardia, hasta dejar que
avanzasen terreno los carruages, traspasasen la sierra y nos dejasen
libre el seno para trabajar sin ser vistos. Se hallan situados dos
senos[5] en la mediania del paso, en cuyas faldas, ó antes de ellas,
debia medirse la base, por hallarse centrales, y poder descubrir con
facilidad todas las elevaciones ó puntos principales de ambas sierras,
que forman la abra ó seno.

Ayudado de los asistentes, el ingeniero midió la base á distancia de 500
toesas de las faldas de los cerros, en un terreno elevade, horizontal y
nivelado, desde cuyas extremidades se podian medir los ángulos formados
por ella, con los puntos que debian formar el plano. Medida la base de
1,100 varas al rumbo E 1/4 S, O 1/4 N se logró determinar los diferentes
mogotes de ambas sierras, que daban su verdadera posicion, y la
situacion de unos con respecto á otros. Concluida esta operacion, se
procedió á tomar los detalles particulares, que desde las extremidades
de la base era dificultoso tenerlos.

Se logró efectuar esta operacion, con sumo trabajo, aunque sin toda la
exactitud que su delicadeza demandaba, y aquel grado de perfeccion de
que es susceptible esta clase de trabajos. Porque, aun cuando los
instrumentos y útiles precisos, hubiesen sido tan exactos como era
necesario, la premura del tiempo el sobresalto en que trabajamos de ser
vistos, la priesa que nos dabamos, y las pocas manos que nos ayudaban,
todo nos impedia de proceder, aunque quisiesemos, con mayor exactitud.
Sin embargo, la Comision puso todos los medios que estaban á sus
alcances, para obtener un resultado satisfactorio, y que sirviese de
base á ulteriores observaciones.

En los detalles particulares describiremos algunas de importancia,
tomadas en la sierra. Los dos senos que hemos dicho, situados en el
centro de la abra, se hallan de tal modo colocados con relacion á los
demas, que guardados estos, ningun transeunte podria pasar por la abra.
Los dos cerros son dos conos truncados, el primero que se halla al SE
del paso, y mas cercano á la sierra Limahuida, tiene 40 varas[6], y el
segundo situado al NO, próximo á la sierra de Curacó, 32 varas de
altura: sus faldas se unen, formando un arco cóncavo, cuya cuerda tiene
1178 varas, que es la distancia á que se halla uno de otro, hasta sus
cúspides. La meseta del primero, ó corte del cono, tiene de diámetro 196
varas, la del segundo 228 varas, formando ambas una circunferencia
regular. La circunferencia de la base del primero ó del cono, tiene 1168
varas, la del segundo, 1,369 varas[7]. Por lo calculado, se vè que la
altura del primero excede la del segundo en 8 varas, y que la
circunferencia de las bases, la segunda excede á la de la primera en 200
varas: por lo demas sus figuras son semejantes, y su posicion
hermosísima[8]. La meseta del primero es impenetrable, formada toda ella
de piedra pedernal: una sola pequeña abertura al NE sirve para
introducirse. La del segundo es accesible por el NO, siendo lo contrario
por las escabrosidades en los demas rumbos.

En las sierras se hallan algunos mogotes inaccesibles y elevados. El
principal de la sierra de Limahuida, situado al SE del paso, tiene 65
varas de elevacion, y sobresalen sus picos á la perspectiva de ella. Las
demas de esta sierra no pudieron medirse por la premura del tiempo: pero
todos los demas que forman la ramificacion, son colinas de 20 á 25 varas
de altura. En la ramificacion de la sierra de Curacó se hallan dos
bastantes elevados, y son los primeros que se aperciben à distancia de
10 á 12 leguas. El primero, situado al N 15° NE, tiene 89 varas de
elevacion: el segundo al mismo rumbo, 74 varas, distante uno de otro mas
de 1500 varas.

Esta posicion interesante debe mirarse como tal, y ser al mismo tiempo
útiles los conocimientos que sobre ella se hayan adquirido, para
aprovecharla con datos seguros de lo que en ella se encierra, y las
ventajas que de ella se puedan sacar, principalmente para el
establecimiento de una fortificacion ó de un punto militar. Desde el
principio de las sierras en el Volcan, hasta las faldas de la de
Cairú,[9] es decir, desde los 37° hasta los 35° de latitud austral, no
se halla un punto mas interesante ni mas ventajoso para una
fortificacion.[10] Su construccion seria fácil, pronta y poco costosa.
Dos baterias colocadas en los cerros descritos, guardarian la entrada y
salida de este paso, surtidas de un par de piezas de artilleria en cada
una: los materiales allí se encuentran, la piedra, y la cal de
conchilla, fácil de hacerse, ó por tapias, que son mas usuales en
nuestras obras de fortificacion.

Concluida la operacion, condujimos, sin ser vistos, todos los
instrumentos para acomodarlos en la carretilla que los conducia, la que
al efecto se hizo demorar á doce ó trece cuadras de los cerros al sud,
siguiendo con ella hasta una laguna, cuatro leguas del punto de salida,
al S 15° SO, en donde se hallaba acampada la comitiva, desde las 10-1/4
de la mañana, aguardándonos para seguir adelante. Luego que llegamos,
fatigados del trabajo, nos propusimos descansar, y al mismo tiempo no
dar á conocer à los indios, en nuestro semblante y acciones, que
acabábamos de efectuar alguna operacion oculta que les causase celos, ó
diese á sospechar, en su modo de juzgar, ò en su barbarie, se hacian
cosas sin que ellos las supiesen. La laguna era un juncal con poca agua,
de 120 varas de circunferencia poligonal, llena de barro y casi toda
ella seca.

Se observó en esta parada la variacion de la aguja, de 17° 10', para
trabajar con mayor exactitud el plano levantado.

Despues de mediodia nos pusimos en marcha, á la 1-1/4 de la tarde, con
rumbo S 10° SO, por un campo hermoso, llano y horizontal. Los calores
del sol se dejaban sentir en la llanura: con este rumbo caminamos dos
leguas, y en seguida nuestro baqueano tiró al SSO 15° O, con el que se
caminaron dos leguas mas; y hallándose fatigadas las cabalgaduras, se
determinó hacer alto á las 4-1/2 de la tarde, en la orilla de un juncal,
á la derecha del camino, distante de la salida del mediodia cuatro
leguas, es decir, ocho leguas de jornada, y en línea recta siete y media
por lo calculado. El juncal tiene 200 varas de circunferencia regular:
de agua buena, accesible por todas partes, y llena de junco, biznaga y
duraznillo en su centro: del que nos surtimos de leña, que no se
encontraba desde el principio de la jornada. Las calidades del terreno
transitado son las mejores que, puedan encontrarse en los vastos campos
que habitan estas tribus. Los campos inmediatos, á una y media ó dos
leguas de las primeras sierras al N ó al S, son deliciosísimos, y
apropósito para la labranza y cria de ganados: posiciones ventajosas
para establecimientos, aguas las mejores de los arroyos que descienden
de las sierras; abras, colinas y llanuras para poblaciones, y demas en
esta clase de terreno, que si fuese cultivado, nos daria producciones
exquisitas que de él se podrian sacar con abundancia. Facil es citar
otras comarcas, en donde, semejante la naturaleza, se disfruta de
abundantes cosechas de todos granos en la labranza de la agricultura.
Ventajas incalculables, repetimos, conseguiriamos si fuesemos poseedores
de ellos. En ningunos puntos con mas comodidad y utilidad se podrian
establecer fortines ó reductos, fortificados ellos mismos por la
naturaleza, y guardados por muy corta guarnicion, que con los diferentes
puntos que tenemos allí, en una línea bien concertada de defensa, talvez
ocuparian un lugar en ella.

Pasamos la noche con comodidad, calmando la brisa del SO á las seis, la
que no cesó en toda la mañana y tarde, recibiendo una lluvia que
descargó fuertemente á la noche. No dejabamos de tener algun pequeño
sobresalto por nuestros compañeros, que maliciosos de nuestra conducta
por la mañana, murmuraban de ella toda la noche, segun informes del
intérprete. A las tres de la tarde vimos una partida de ginetes al NO,
que se dirigia hácia nosotros. El capitan _cona_, y uno de los suyos
picaron y salieron á su encuentro: á media legua de haber avanzado se
reunieron con otros indios paisanos que venian de regreso de la
frontera, y temerosos que fuese alguna partida de cristianos armados,
trataron de reconocerla para dar cuenta; pues, por el recelo de ser
invadidos, reconocian el campo diariamente. Supieron por el _cona_, quo
era la Comision que iba á tratar de paces, y contentos con verla tan
cercana á sus poblaciones, se retiraron à llevar primeros la nueva de
aquel encuentro á sus camaradas, pegando fuego al campo[11], y marcando
su camino para ser visto y seguir sus huellas por el mejor terreno.
Temerosos, como hemos dicho, de ser envadidas todas sus poblaciones
situadas en la sierra pasada, es decir, desde el Volcan hasta el Cairú,
fueron abandonadas por sus dueños; entre ellos el cèlebre cacique
Ancafilú y Pichiloncoy se retiraron á la vista de la segunda sierra de
la Ventana. Las poblaciones las desampararon poco antes del paso de la
Comision por la sierra, pues se encontraban aun claros en donde habian
existido. El cacique Ancafilú fué el primero que abandonó la suya,
situado con su tribu en las márgenes del arroyo Chapaleofú, cerca de las
faldas del Tandil, cuando fué sorprendido y acuchillado en la expedidon
del año 20, (en donde nos hallamos) hasta cerca de la Ventana, adonde
permanece al presente.

Dia 22. Claro y hermoso: brisa fuerte SE. A las 5-1/2 de la mañana nos
pusimos en marcha antes de salir el sol, con rumbo SSO 10° SO, con un
frio y helada intolerable, que esparcida en los pastos hacia dificultoso
el transitar á caballo por su altura. Se cargó toda la agua y leña que
se pudo, por aviso de los baqueanos, que temerosos de no encontrarla,
hicieron la prevencion. A las 11-1/2 hicimos alto en la márgen de un
juncal seco con leña, 5-3/4 leguas de la salida. En el rumbo hubo
variaciones para buscar el agua con que refrigerar á las cabalgaduras y
hacer la parada. Las dos primeras leguas se hicieron con el rumbo de la
salida, SSO 10° SO; las dos siguientes, con rumbo SSO 15° SO, y el resto
de 1-3/4 leguas, con rumbo SO. La escasez de agua en el juncal hizo que
los peones de la comitiva hiciesen una escavacion para encontrarla, pero
fué en vano: cavaron mas de una toesa cuadrada, y no dieron sino con
duros terrones de piedra arenisca, que inutilizó el trabajo hecho. Este
descubrimiento, y otros muchos, nos confirmaron en que todo el terreno,
desde el paralelo de los 36° 30' de latitud hasta el de los 37° 30' de
latitud austral, es de piedra en su interior, á distancia de 1-1/2 á 2
pies. Esta observacion fué hecha por Zizur en su viage á Patagones,
abrazando menos terreno en su cálculo. Las escavaciones continuas en
nuestra marcha nos demostraron que su aserto era exacto. Despues de
mediodia, y despues de haber desesperado de encontrar agua para las
cabalgaduras, que en todo el dia no habian tomado, arribó á nuestro
campo el _cona_, de vuelta de buscarla, y que avergonzado, se habia
adelantado á ver si la descubria. Este nos dijo, que á 1-1/4 leguas de
distancia se hallaba una hermosa laguna, en donde teniamos buena parada,
agua y pastos suficientes para los animales. Con este aviso seguimos
adelante á la 1-1/4 de la tarde, con rumbo SSO 10° SO. A las 2-3/4
arribamos á la laguna, á la izquierda del camino, adonde hicimos alto.
Se dió agua á la caballada y bueyes, y pasamos la noche con comodidad. A
las 8 calmó la brisa SE, que en toda la tarde siguió sin interrupcion.

En la noche, despues que todos los indios dormian, el oficial ingeniero,
no desperdiciando el momento que se le proporcionaba para trabajar,
empezó á hacer el borrador del plano levantado hacia dos dias, segun el
cuaderno de datos que llevaba. Estando para concluirlo, encerrado en la
tienda de campaña, con un farol, dos instrumentos y el plano sobre una
mesa, abre repentinamente la puerta, y entra el indio _cona_ desnudo. El
bárbaro, sorprendido al ver los instrumentos, la aguja, el plano, las
líneas, &c., preguntó ¿qué era aquello? (por el dibujo) el ingeniero le
contestó, que era una pintura que habia en Buenos Aires. Entonces
repuso, sonriéndose, que era _muy vale_,[12] y se retiró á su rancho.
Esta visita imprevista no dejó de sorprendernos, pero en aquel momento
lo primero que procuramos fué cubrir la aguja de marear con un papel,
para que no pudiese verla y le causase sorpresa, ó creyese que
llevábamos _gualicho_, ó cosa mala. Antes de retirarse, le convidamos á
cenar, lo que aceptó con su semblante grave, pero con agrado. La figura
de este pampa, á pesar de su ceño, es hermosa y severo, sus facciones
toscas y bien hechas, su talla alta, corpulento y bien proporcionado[13].
Guardado todo para no exponernos á un segundo chasco, vino el indio, y
cenamos con él: se despidió segunda vez, y se fué á dormir.

Dia 23. Nublado y calma. A las 6 nos pusimos en marcha hácia las
primeras tolderias, que segun el baqueano _cona_ distaban una jornada de
la parada, con rumbo SSO 5° SO. Antes de partir supimos que un peon
habia descubierto una hermosa laguna, habiéndose apartado del camino. El
oficial ingeniero en el momento se puso á caballo, y con el descubridor,
y algunos instrumentos, marchó á reconocerla. A la 1-1/2 leguas de
marcha al O SO encontró con ella, transitando por un terreno bajo,
húmedo y lleno de cuevas de vizcachas, leones, &c.: los pastos elevados,
y la tierra negra y blanda. La laguna era hermosa, llamada por los
naturales de Milli-Lauquen; y el oficial ingeniero, haciendo un
reconocimiento momentaneo y pronto, no tuvo mas lugar que para medir una
pequeña base con una aguja de demarcacion, y determinar su
circunferencia y su figura con toda la exactitud que daba el
instrumento, provisto de dos pinolas. El terreno en donde se hallaba era
sumamente bajo, y en ninguna parte de su circunferencia tenia barrancas.
Su figura era irregular, y su ámbito de 9,227 varas, por lo calculado en
la determinacion de algunos puntos mas remarcables. En la parte que mira
al NE, se halla un juncal ó hinojal, que forma un bosque, y tambien en
otros lugares. En su centro encontramos y determinamos un albardon de
tierra, ó islote, de figura irregular, lleno de maciegas, en donde habia
inmensidad de patos y caza de todas clases: su circunferencia era de 192
varas: su agua un poco salobre, pero potable. En este parage, segun
noticias, habitaba una numerosa tolderia, la que habia sido abandonada.
En nuestro reconocimiento, aun hallamos algunos parages que demostraban
habian sido habitados. Concluida nuestra operacion, se retiró el oficial
ingeniero á reunirse con la Comision que, desde las 6, habia avanzado
terreno durante este trabajo, cortando el campo al S, para encontrar el
camino que habian llevado. A la 1-1/4 leguas encontró con él, y
siguiendo por la huella de los carruages se reunió. A las 10 despejó el
horizonte, y vimos el sol, con brisa fuerte del SO.

A esta hora nuestro compañero _cona_ dió parte á la Comision que ocho
indios jóvenes, parientes de otros tantos caciques, y á nombre de ellos,
venian á felicitarla. El lugar del aviso no era propio para recibirlos,
y á media legua mas adelante se hizo alto, para cumplimentarlos, á las
4-1/2 leguas de la salida. Los comisionados, despues de esta ceremonia,
dijeron al Coronel enviado, que los caciques principales Lincon, Avounè
y otros de segunda clase, los enviaban á felicitar á la Comision por su
feliz viage hasta aquel punto: que, suplicaban los caciques que
apresurase sus marchas, pues lo deseaban para entablar la paz que tanto
anhelaban. Que marchase segura que no sufriria ningun daño, ni menos
ultraje alguno de las tribus: añadiendo los comisionados, que el cacique
principal Lincon no tendria el gusto de abrazar á su antiguo amigo el
Coronel comisionado, hasta pasado cuatro dias que eran necesarios para
reunirse y conferenciar con todos los caciques, destinar el lugar en
donde debian ser los tratados, y dia en que debia reunirse para ello: y
que, mientras se tomaba esta determinacion, la Comision podia hacer
alto, y aguardar el aviso en la primera laguna y toldos que se
encontraren, ó á casa del capitan _cona_, quien se hallaba encargado de
hospedarla.

La Comision dió las gracias á los enviados, por las buenas intenciones
con que procedian los caciques, y la buena fé con que la hospedaban:
dijo, que haria todo lo posible para que los tratados de paz se
celebrasen cuanto antes, para ver de este modo unidos á sus hermanos, y
ver acabada para siempre esa guerra desoladora que los habia destruido y
afligido por tanto tiempo: que aguardaria el resultado de la reunion que
*trataba el cacique Lincon, y que marcharia incontinente á los toldos
del capitan _cona_ á aguardar allí la determinacion que tomasen. Los
comisionados fueron regalados con yerba, tabaco, azucar, &c., y se
marcharon juntos con la Comision, que por no haber allí agua ni leña,
siguió mas adelante para encontrarla, ó si era posible, llegar hasta los
toldos del capitan _cona_, que segun él, poco distaban del lugar de la
conferencia. A las 3-1/4 leguas, con el mismo rumbo SSO 5° SO[14], se
viró al OSO, á encontrar con una laguna en donde podiamos parar, y al
otro dia llegar á las tolderias, porque los bueyes y caballos se
hallaban fatigados é imposibilitados para seguir adelante. La laguna era
pequeña, y mas bien un bañado: su circunferencia no excedia de 200
varas: su agua buena y leña en abundancia. Pasamos allí la noche, en la
que sufrimos la helada que cayó en toda ella. Nuestro baqueano se marchó
antes de la parada, á su casa, distante 1-1/2 leguas al S, á prepararse
para hospedar la Comision al dia siguiente[15].

Dia 24. Nublado, calma: amaneció garuando. A las 8-1/2 salió el sol, con
brisa templada del SE. A esta hora nos pusimos en marcha con rumbo S
cuarta O; y á las diez de la mañana llegamos á una laguna hermosa en
donde hicimos alto, 1-1/2 leguas de la salida. En esta jornada se vió
sobre el horizonte la hermosa y elevada Sierra de la Ventana, demorando
los mogotes que se veian, el primero al SO, y el segundo al OSO. El
primero se elevaba sobre el horizonte mas que el segundo; el mas elevado
pertenecia á la Ventana, y el segundo á otra sierra unida á la primera,
llamada de Guaminí. La cerrazon de la mañana, con la niebla que aun no
se habia despejado, no permitia ver con mas claridad las sierras unidas
á la Ventana, que prolongándose al NO, forman la segunda cadena ó
ramificacion de sierras, todas perpendiculares á la costa del mar.
Aguardábamos con impaciencia se despejase el horizonte para verla con
mas claridad. En la laguna de la parada encontramos situados en su
circunferencia al SO, algunos toldos, pertenecientes al cacique
Huilletrur, y al capitan Antiguan, ó _cona_. La laguna en donde paramos
es de 1,300 pies de circunferencia: agua salada, limpia en su centro,
sin barrancas, situada en un terreno bajo y húmedo; tierra negra blanda
y arenisca, buenos pastos. Los toldos situados en su circunferencia eran
diez: mas al S 10° SE como á 12 cuadras, se halla otra pequeña laguna,
en donde se hallan situados los toldos de Antiguan, que son cuatro. Al E
10° SE, se halla otra pequeña laguna á 6 cuadras de distancia; todas en
un terreno bajo y húmedo, que en tiempo de invierno debe ser
inhabitable, ó transformarse en un bañado.

Despues de haber parado la Comision, marchó á felicitar al amigo y
compañero Antiguan á sus toldos: llegamos á ellos y encontramos al
_cona_, su muger, hijos y una caterva de indios, chinas y muchachos que
á la novedad se habian reunido. _Madama_ Antiguan nos convidó con
asiento[16], teniendo al efecto preparado una tipa tapada con un
_quillango_ que debia servir de asiento al Sr. Coronel comisionado, y
todos los demas adonde hemos dicho. Al efecto, _madama_ invitó con mate
al Sr. Coronel[17], y en seguida al oficial ingeniero y demas que lo
acompañaban, los que por no desairar á los invitantes, tomaron el que
les tocó por turno. Acabada esta operacion, nos invitaron con un asado
de cordero que tambien habian preparado: este obsequio es para ellos el
mayor que pueden hacer, y la carne que mas aprecian. El asado nos lo
presentaron semi-crudo, que es del modo que ellos lo comen, y nosotros
concluimos tomando unos cuantos bocados, y nos preparamos para
retirarnos. Al efectuarlo, despidièndonos de _madama_, rodeados de
multitud de indios y muchachos, llegaron hácia los toldos algunos
ginetes, y entre ellos el cacique Huilletrur, á cumplimentar á la
Comision: fueron recibidos por el Sr. Coronel con demostraciones de
cariño[18]. El cacique apeandose del caballo y dando la mano al Coronel,
dijo á este por medio del intérprete: que no estrañase que antes no
hubiese salido á recibirlo y felicitarlo: que él, y demas compañeros
caciques, tenian órdenes espresas de los demas principales, de no
apersonarse ninguno á la Comision, hasta que se decidiese á donde debian
hacerse los tratados, y dia en que cada uno debia reunirse con su tribu
para hacer la paz: pero que creia que, hallándose la Comision en su
casa, era un deber suyo hospedarla, hasta que pasase mas adelante, ó al
punto en que se hiciesen los tratados. El comisionado contestó, dándoles
las gracias, y reiteràndole su afecto, con el placer de haberlo conocido
por primera vez: que no podia dejar de ser agradecido a los favores
hechos á la Comision por su hermano el capitan _cona_, y que este motivo
le habia impulsado á llegar á su casa, antes que hacerlo hecho á las
demas de los caciques; pues se hallaba persuadido que seria disimulable
este paso, mayormente cuando sabia que el haberlo hecho con algunos
caciques antes de la reunion, hubiera causado celos y desconfianzas de
los caciques principales y de los demas: y que así se reservaba, para el
dia de la reunion, abrazar á todos sus amigos y hermanos, entablando una
paz solida y permanente. El cacique Huilletrur, y los que lo
acompañaban, se despidieron de la Comision, y se marcharon a sus casas.
Nosotros incontinenti hicimos lo mismo, marchándonos á nuestro campo, en
la orilla de la laguna principal.

Pasado 1/4 de hora, arribaron á él _Madama_ Antiguan, sus hijos é hijas,
multitud de chinos, chinas y muchachos, á pagarnos la visita: estos
impertinentes no se retiraron hasta las 6 de la tarde, despues de
habernos molido con petulancias continuas: á esta hora se despidieron,
marchándose, bien recompensados de la visita que habian hecho. A esta
misma hora arribó un chasque de los caciques Lincon y Avouné, avisando a
la Comision, que el primero llegaria al dia siguiente de concluir la
suya, de prevenir á todos los caciques para la reunion general, y que lo
felicitaban por su feliz arribo; debiendo ambos dentro de dos dias
arribar á este punto y abrazarlo, en prueba de amistad antigua que le
profesaban. Los chasques comisionados por despedida, presentaron grandes
bolsas de yerba y azucar para que fuesen llenas, pues así lo pedian los
caciques, sus señores; fueron complacidos en su pedimento, añadiendo el
Sr. Coronel que agradecia los recuerdos amistosos de sus hermanos; que
anhelaba por el dia en que se efectuase la reunion, para reiterarles de
nuevo su amor y antigua amistad que les profesaba. Se marcharon
contentos, llevando el presente para sus caciques.

Dia 25. Claro y despejado, pero muy frio: brisa suave del SE: toda la
noche anterior heló[19]. A las 11 empezaron á reunirse en nuestro campo
todos los indios y chinas de la poblaciones vecinas, que con interes de
las dádivas que su petulancia podia sacar, no quedaba uno solo en sus
toldos; así es que á esta hora teniamos al rededor de nuestras tiendas y
carruajes, mas de 1500 de ambos sexos, que nos aturdian, pidiéndonos por
un lado yerba, tabaco, azucar, por otro jugando á la baraja, por otro al
dado, armando con estos corrillos gran bulla y confusion. A las 12 vimos
se presentaba al frente del campo multitud de ginetes, formando una
línea en ala, de ciento y tantos: aproximándose, descubrimos que se veia
algun personaje que presidia aquella comitiva: el aire de gravedad y de
importancia que se daba en su marcha, nos hacia creer esto mismo. A
cuatro cuadras del campo, hizo alto toda ella, mandando un indio
ayudante intérprete á hablar con el Coronel comisionado. La mision se
reducia á que dicho Sr. saliese á recibirlo á la distancia en que se
hallaba; que tenia que comunicarle asuntos interesantes. El Comisionado
con alguna repugnancia se preparaba á salir, pero el personage y demas
se aproximaban, hasta que á media cuadra de nuestro campo, hizo alto y
allí nos dirigimos[20]. Averiguando el nombre de este cacique, se nos
dijo por el intèrprete se llamaba Ancaliguen. El Coronel comisionado,
despues de haber llegado á la presencia de aquel indio, le dió la mano
con señales de amistad: el bárbaro con tono y aire imponente la dió, y
al mismo tiempo hizo que la diera á otros dos personages al parecer, que
se hallaban formados sobre su derecha[21]. Concluida esta ceremonia,
tomó la palabra el cacique, y dijo por medio del intérprete: que
felicitaba á la Comision por su feliz arribo hasta aquel punto, y por el
objeto que la conducia: que este placer y el de conocer al Comisionado
por primera vez le era muy agradable, porque veia que los habitantes de
aquel pais iban á disfrutar de los placeres de una paz permanente, que
veria realizada muy pronto, y que coadyuvaria con toda su opinion y
respetos á que asi fuese lo mas pronto posible: que su mision á su vista
era con consentimiento y aprobacion de los caciques Lincon y Avouné, y
que su objeto principal era prevenirle de parte de ellos, que este no
era el lugar en donde debian celebrarse los tratados, y sí una laguna
distante 1-1/2 leguas, que al objeto se habia elegido, y á donde debia
dirigirse para la reunion general.

Toda esta conferencia se tenia ante toda la comitiva del personaje, y la
multitud que se hallaba reunida antes de su llegada á nuestro campo, á
mas de la que se reunió á la novedad, de los establecimientos vecinos,
la que habia formado un círculo á nuestras personas, tan limitado, que
no podiamos darnos vuelta. El cacique hizo apartar á la muchedumbre, y
continuó su discurso, dirigiéndose al Comisionado: añadiendo, que uno de
los encargos especiales que traia en su comision era que, no hallándose
satisfechos algunos caciques é indios de la buena fé que presidia en los
tratados con esta Comision, y desconfiados que bajo la capa de paz se
tramase algun movimiento ofensivo contra ellos, era menester que tomasen
medidas y precauciones para no ser sorprendidos: que se les habia dicho
que la Comision venia escoltada con mucha gente armada, y por
consiguiente era necesario reconocer el número de los que la componian,
para dar cuenta á las tribus, y al mismo tiempo satisfacerse, y
satisfacer á su comitiva y demas. El Coronel comisionado contestó, entre
la bulla de la turba multa que pedia á grandes voces que querian ver á
la gente armada que venia, y que saliesen; repitiendo, _salgan_,
_salgan_, á gritos y algazaras. El cacique impuso silencio y oyó la
contestacion del Comisionado, que se reducia á manifestarle el gusto y
placer que sentia al verlo interesado en la paz que todos deseaban, y
que cuanto antes partiria al lugar que se le destinaba para celebrar la
union que anhelaba, y para concluir unos tratados que asegurarian para
siempre la paz: que esos temores que manifestaban algunos cacique é
indios eran infundados, pues bien pronto se desengañaria él y su
comitiva, que el número de hombres que escoltaba la Comision no era
temible, y mucho menos incapaz de traicionar la buena fé de sus
tratados, y que el Comisionado habia expuesto su existencia,
arriesgándose á emprender una marcha y una comision, con grave daño de
su salud y edad, solamente porque sus hermanos los caciques, lo habian
solicitado con el Gobierno repetidas veces, como el único capaz por su
opinion de entablar los tratados de paz: que esta conducta bien clara y
manifiesta, estaba en contradiccion con los recelos y desconfianzas que
expresaban algunas tribus; y por fin, que verian el número de la
comitiva, y se desengañarian. Al efecto se mandó se formasen en frente
del campo, y delante del cacique, la escolta, peones, &c.; y efectuado
esto, contó el cacique uno por uno, comenzando por el Comisionado hasta
el último peon, el número de treinta y tantos. Concluido este
escrutinio, hecho por la mayor parte de su comitiva, habló el cacique
con tono airado, y dirigiéndose á los suyos, les dijo: que ya veian el
número de los que venian á hacer la paz: que no debian tener ninguna
desconfianza: y en seguida dijo al Comisionado, que no temiese ningun
ultrage de las tribus; que con toda confianza marchase á la laguna
destinada, que todo el mundo lo recibiria con los brazos abiertos, como
á su bienhechor. Concluyó su discurso pidiendo yerba, tabaco, pasas,
&c., de lo mejor que hubiese; lo que al momento se le mandó dar, y al
mismo tiempo á los personages que lo acompañaban[22]. En seguida se
despidieron y se marcharon, dejándonos aun multitud de corrillos y
circos de juego, que nos mortificaban sobremanera, y con tanta
petulancia, que era menester evitar su vista para librarse de ellos.

Estos corrillos se formaban por todas partes, conforme se llegaban los
aficionados, y se aumentaba la bulla en proporcion de la pérdida ó
ganancia que hacian con las apuestas.

En unos observamos que jugaban al dado, y en otros á la baraja: en los
primeros manejaban con suma destreza y órden cuatro dados, no
pulidamente construidos ni cuadrados, pero sí con sus caras y señales de
suerte y pierde, marcada con puntos. A ellos jugaban una especie de
moneda adoptada en el juego, (unas pequeñas argollitas amarillas, como
sortijas) que cada una tenia su valor determinado en cierta especie, y
un cierto número de ellas determinaba su valor, y entonces el que las
perdia la entregaba, ya en un caballo, ya un chapeado ó espuelas,
estribos, &a., &a., que antes de empezar el juego apostaban. En los dos
observamos al mismo tiempo, que jugaban con destreza, ya al monte, paro
y otros juegos conocidos, pero con mas generalidad el llamado
_tenderete_, que lo usan mucho y lo prefieren á todos los demas: á èl,
como á los otros, se descamisan y juegan todo lo que tienen, con las
argollas ó equivalentes al valor de una especie. Este sistema lo adoptan
por cómodo, pues cuando se reunen en las ferias no pueden cargar ni
arriar las telas y bestias destinadas al juego, y sí aquella moneda que,
perdida, el acreedor ó ganador ocurre ó vá en persona á recibirse de su
ganancia. Muchas veces algunos se hacian dueños de la escasa fortuna de
un pequeño rodeo de vacas, y las pocas telas que tenia para sustento,
quedándose reducido á la mendicidad, y por consiguiente sin tener como
alimentar á su familia[23]. Es una de las pasiones ó vicios que mas
predomina á estos bárbaros, y lo excesivo de él es lastimoso cuando no
respetan para sacrificarle lo mas sagrado, cual es, la vida de su muger
é hijos; porque faltándoles el sustento ninguno se lo facilita. El
egoismo ha llegado á tal grado que asombra, y por consiguiente dá á
conocer el estado de barbarie en que se hallan sumergidos. Mas adelante
hablaremos de esto, aclarándolo con datos y observaciones, que no dejan
duda ninguna de su miseria.

A las 5 de la tarde se retiraron todos reunidos á sus casas, quedándose
en nuestro campo á dormir algunos, con objeto de jugar y robar lo que
pudiesen. En esta noche heló, reinando un frio excesivo.

Por la mañana observamos en medio de la confusion y desórden de los
reunidos, á la hermosa _Sierra la Ventana_, que con la claridad del
horizonte se distinguia toda su ramificacion, y principalmente el mogote
elevado que lleva aquel nombre. Este demoraba de nuestra posicion al
rumbo O 20° SO, y el segundo, ó del _Guaminí_, al rumbo O 5° NO,
prolongándose este por una sucesion de mogotes hasta el NO, en donde se
pierde en colinas en la vasta pampa por donde pasa el camino á Salinas,
que sigue hasta las fronteras de la provincia de Cuyo. Todas estas
sierras son por consiguiente casi perpendiculares á la costa del mar, y
paralela á la primera ramificacion. Deseábamos aproximarnos à ella para
adquirir conocimientos de su verdadera situacion y particularidades, y
al mismo tiempo para reconocer algunos arroyos que de ellas descienden,
y que generalmente oiamos nombrar á los indios.

Dia 26. Nublado, y calma. A las 8 salió el sol con brisa del SE, la que
despejó el horizonte. Desde esta hora se comenzaron á reunir los mismos
corrillos del dia anterior, con la misma confusion y desórden. Entre
varios indios, que se habian quedado en nuestro campo á dormir, de los
del dia anterior, se presentó uno al Sr. Coronel comisionado, el que,
antes de apersonarse, habia hablado largamente toda la noche con el
intérprete, imponiéndole de su mision, para que este lo hiciese al dia
siguiente con el Comisionado. En efecto, él se presentó acompañado de
este, el que dió cuenta al Sr. Coronel, que por la narracion que le
habia hecho el indio, era enviado por el cacique Neclueque á dar cuenta
á la Comision, que sabia que los caciques Ranqueles no querian hacer la
paz con ella, porque se hallaban imbuidos por la multitud de tasfugas
desertores que ellos abrigan, los que se valian de cuentos para
alucinarlos y discordarlos, y al efecto habian hecho creer á todos ellos
que los presentes que la Comision llevaba para regalarlos despues de
hechas las paces, estaban todos envenenados y cargados del _gualicho_ ó
cosa mala, para hacerlos víctimas de la buena fé con que se prestaban á
tratar, y que así no creyesen en tal Comision enviada con miras
siniestras por el Gobierno de Buenos Aires para engañarlos, mientras
tanto que se preparaban para hacer una expedicion contra ellos; y que lo
que convenia era no hacer la paz, y mantenerse en guerra abierta como
hasta entonces. Concluida la relacion del intérprete, dijo el indio, que
su cacique lo felicitaba, deseando que llegase el dia que se verificase
la reunion general para entablar duraderas relaciones de amistad, que
afianzasen para siempre la paz: y que dicho cacique añadia á su mensage,
que los desertores que se abrigaban entre los disidentes eran
veintisiete, la mayor parte chilenos, restos de la division de Carreras,
capitaneados por un oficial nombrado Curado, tambien chileno. El
Comisionado pidió por último, yerba, tabaco, azucar, &c., para su
cacique, lo que al momento se le satisfizo; y tambien se le contestó al
mensage de su cacique, disuadiéndole de la creencia de semejantes
mentiras, é invitándole á la paz, mediando con sus respetos y opinion,
para que los disidentes, si acaso hubieren, entrasen en tratados, y les
asegurára por su parte la falsedad de los chilenos que les habian
introducido los trasfugas. Se marchó con esta respuesta el enviado, muy
contento, y cargado de regalos para su señor.

Toda la mañana lo pasamos rodeados de los corrillos de juego, y
recibiendo visitas que nos hacian algunos indios principales, entre
ellos uno quo vimos se llegó á saludarnos, venia muy bien vestido, y con
un excelente apero, adornado con un chapeado completo de plata. Su
figura no era despreciable, y su tez era blanca: no dijo su nombre, ni
los indios concurrentes á quienes preguntamos, tampoco lo sabian, por lo
que creimos quo no fuese principal, ni cacique, sino uno de los muchos
que han robado largamente en las incursiones en la provincia, y vienen á
lucir en sus tierras la presa. A las 12-1/2 del dia arribó un chasque
del cacique Lincon, el que venia acompañado de una multitud
considerable, y entre ellos el capitan _cona_. Este, despues de muchas
ceremonias, antes de entrar á manifestar su embajada, dijo: que su
cacique saludaba á la Comision con todo aquel respeto que le merecia su
carácter: que en aquel mismo dia acababa de llegar de concluir
felizmente la suya: que de ella se esperaban buenos resultados, con
haber reducido á hacer la paz á muchos que no la querian: que un dia
hermoso y lleno de delicias se esperaba, en el que se unirian para
siempre con lazos indisolubles todas las tribus con la provincia de
Buenos Aires, con unos tratados permanentes, que muy pronto y con buen
resultado se harian; y que así esperaba que sin pérdida de instantes se
pusiese en marcha para la laguna que se habia destinado, sirviéndole de
guia el mismo chasque, á la que al dia siguiente se reuniria él y todos
los caciques, con sus tribus, á celebrar los tratados: que deseaba
llegase ese momento para abrazar á su antiguo amigo, y renovar la
amistad que en el año 10 contrajo, en su viage á Salinas: que no se
sorprendiese de las ceremonias y demostraciones, y maniobras que se
harian en la reunion, por las divisiones que debian asistir armadas,
segun el régimen que en estos casos se usa. Concluida la mision del
chasque, contestó el Coronel comisionado, que era grande el placer que
sentia al ver próximo el dia de la union general, en que iba á abrazar á
sus amigos y hermanos: que sentia la necesidad que se efectuase cuanto
antes, pues ni su salud, ni el mal estado de los carruages y
cabalgaduras permitia que la estacion del invierno lo tomase en la
campaña, ni tampoco demorase demasiado. En seguida de esta contestacion,
se mandó cargar los equipages y poner todo pronto para marchar al lugar
destinado.

A las 4 de la tarde nos pusimos en marcha, llevando un numeroso
acompañamiento de indios, por delante, por detras y por los flancos,
multitud de chinas y muchachos con grande bulla y alboroto, mesclado
entre ellos el fiel Antiguan, haciendo cabeza á los vivas de paz, que á
cada instante se prorrumpian por la muchedumbre. Con rumbo OSO,
inclinándonos por algunas sinuosidades del camino al O 1/4 S, arribamos
á la laguna á las 4-1/2 de la tarde, distante 1-3/4 leguas de la
anterior. En el camino se encontraron dos lagunas pequeñas: la primera á
una legua de la salida, sobre la derecha del camino, de 150 varas de
circunferencia: buena agua, buenos pastos, sin barrancas, en un terreno
sumamente húmedo, y con 4 toldos situados en su circunferencia: la
segunda á 6 cuadras de esta mas adelante, de 55 varas de circunferencia,
ambas regulares, y con las mismas calidades: con diferencia que esta
estaba llena de juncales y duraznillo, y en la misma calidad de terreno.
En la que se hizo alto, encontramos buena proporcion para hacer una
parada con comodidad; en magnitud es de 500 y mas varas de
circunferencia, bastante regular, de rica agua, con bastante leña de
duraznillo en su centro, con buenos pastos en sus cercanias, sin
barrancas y abordable por todas partes, aunque situada en un terreno
demasiado húmedo, que con muy poca diferencia era un bañado. En su
circunferencia se hallan situados mas de ocho toldos de poblacion, y á
mas se encontró pescado bagre en abundancia. En la parte de su
circunferencia que mira al OSO, nos acampamos, formando un pequeño
campo, atrincherado circularmente con los carruages, para impedir que
ninguno pudiera entrar dentro del círculo a caballo ni aun á pié, para
no sufrir el mismo desórden de corrillos de juego, y confusion que
anteriormente. En él pasamos la noche con comodidad, no obstante que con
algun recelo, fuese positiva la noticia dada por el cacique Neclueque, y
que por consiguiente se entorpeciese el éxito de la Comision.

Dia 27. Nublado, calma: á las 8 vimos el sol, y en seguida tuvimos un
dia claro y despejado, con una pequeña brisa que se levantó á las 10 del
NO. Debièndose celebrar en este dia la reunion general, nos dispusimos
para preservarnos de la confusion y desórden, que con la multitud de
concurrentes habria: atrincheramos al pequeño campo ó circuito en que
estabamos para no ser atropellados, ni esponernos á ningun ultrage de
tanto facineroso, debiendo entrar á èl solamente los caciques, para
tratar y hacerlo con alguna formalidad, como creiamos; pero nos
engañamos. Pasemos á los sucesos de este dia, demasiado tristes y
peligrosos.

A las 10 de la mañana arribó un chasque del cacique Lincon en que
avisaba que dentro de pocos momentos arribaba con su tribu, y que al
mismo tiempo que él, arribarian los demas con sus gentes; que se
estuviese pronto, y no nos sorprendiesemos de las operaciones que debian
hacer en esta reunion. A las 12 del dia se presentaron al SO de la
laguna, como á 10 cuadras de ella, 200 y mas ginetes, formados en
batalla en ala, algo desordenados, con el cacique Lincon; los que se
aproximaron, conservando esta formacion, paso á paso y con marcha
magestuosa al son de cornetas y bocinas, hasta dos cuadras del campo, en
donde hicieron alto. En seguida de esta ceremonia prorumpieron en grande
alboroto, desordenándose la línea, corriendo ó dando cargas en grupo con
sable en mano y lanza,[24] tirando cortes y lazazos al aire á diestro y
siniestro: dando vueltas á toda carrera circularmente al rededor del
cacique que se hallaba en el medio, presenciando este ensayo guerrero de
su tribu. Algunos de los ginetes que acompañaban al gefe de la division,
se presentaron con los caballos enjaezados, con cuentas, cascabeles y
campanillas; encoletados con una túnica de cuero perfectamente hecha,
como una saya, y con sombrero de cuero, formando un solideo con su
grande ala semejante al de un fraile, de seis á siete cueros de fondo,
lo mismo que los coletos: con la diferencia que estos son tan blandos y
dóciles como una seda, porque lo benefician de tal modo, que los ponen
en este estado, y aquellos tan duros como una piedra, que un sable no
les penetra, ni tampoco á los primeros una bala de fusil á distancia de
media cuadra, por observacion hecha anteriormente con uno semejante, en
la campaña del año 21 al sud. Estos personages ó ayudantes de órdenes,
traian ademas su sable de laton cada uno, sus pistolas aunque inutiles,
las lanzas, bolas y puñales, los que se apersonaron al Comisionado á
saludarlo de parte de su cacique. A las 12-1/2 se presentaron, cubriendo
el horizonte por todas partes, líneas de batalla en ala, que abrazaban
una estension considerable de terreno, y presentaban á la vista del
observador un aspecto imponente y pintoresco. A la 1 llegaron á tres
cuadras del campo, lo cercaron é hicieron alto: su marcha, desde que se
presentaron, fué pausada y magestuosa: al son de cornetas de cuerno y
caña que manejaban algunos indios en cada division, y cada una de ellas
con sus caciques á la cabeza, con mucho órden en la formacion, sin dar
voces.

Esta uniformidad nos asombraba, y al mismo tiempo el alineamiento y
silencio que guardaban, presentando el aspecto de escuadrones
disciplinados, con sus sables y lanzas en asalto y guardia. Esta primera
perspectiva nos hizo conocer el carácter guerrero y militar á que tiende
directamente el génio de estos bárbaros, y que el mismo los conduce á un
adelantamiento que talvez nos será funesto. Veiamos con dolor á estas
líneas, cargadas con sables de laton, y multitud de armas blancas, y aun
de chispa, que por su barbárie no las sabian aprovechar, y que habian
sido adquiridas en los infinitos combates y guerrillas, en que han
atemorizado á nuestras milicias de campaña, y veiamos aun mas, algunos
uniformes y gorras de nuestros soldados, adquiridos del mismo modo, con
multitud de carabinas y tercerolas inutiles, que por lujo ó insulto las
cargaban á la espalda, para que les viésemos, y hacernos entender, y ver
por nuestros propios ojos, el estado preponderante en que se hallaban,
así en fuerza como en instrumentos de defensa, y maniobras de
caballeria, aunque brutales, dirigidas solamente por su génio, ó por
cosas semejantes que han visto[25]. En esta posicion, las divisiones al
parecer aguardaban órdenes del cacique principal, que se hallaba con su
gente formado del mismo modo; y en efecto, no tardó poco en que vimos
salir de su division dos encoletados, que le servian, como hemos dicho,
de ayudantes. Estos se dirigieron á la division de Avouné, uno de los
caciques principales, y su mision la repitieron dos veces al mismo,
hasta que su division se puso en marcha, que se hallaba al SE de la
laguna, como á dos cuadras de la primera, y de las mas próximas á ella.
La marcha con que rompió fué a gran carrera, con gritos de alegria, y
con las mismas ceremonias que lo hizo la primera; no cesando de dar
estas cargas hasta que dió tres veces vuelta la línea de la primera
division que se hallaba formada, y que se conservaba en este órden
mientras que la otra concluyó su ceremonia, la que en seguida de este
acto, pasó á formar en batalla, á continuacion de la primera, y al mismo
frente. Incontinenti de este acto marcharon los mismos ayudantes a
practicar igual diligencia con la tercera division, que se hallaba
formada al E de la laguna como á dos cuadras, y despues de una larga
parla con el cacique Anepan, que la mandaba, hizo este la misma
evolucion que la anterior. La cuarta division del cacique Pichiloncoy;
la quinta del cacique Ancaliguen y otros; la sesta de los caciques
Llanqueleu, Huilletrur, Antiguan y otros; la septima de los caciques
Chañabilu, Chañapan, Neculpichuy, Trignin; la octava, de los caciques
Cachul, Catriel y otros; la novena, de los caciques Huilliches,
Nigiñile, Quiñifoló, Pichiacurá, y las que se hallaban formadas en la
circunferencia de la laguna, pasaron á formar en batalla, haciendo antes
las mismas evoluciones que las otras, antes de practicar esta última;
hasta que formaron una hermosa y regular línea en órden de parada, y con
el mayor silencio, que hacian guardar los gefes de cada una de las
divisiones, y por consiguiente la alineacion con la primera division que
formaba la cabeza. Concluida la formacion de la línea, los dos caciques
principales, Lincon y Avouné, mandaron formar un círculo a toda ella, lo
que se efectuó sin alboroto, pero desordenadamente, porque á pesar del
silencio y buena disposicion con que lo hacian, no podian ejecutarlo, y
para hacerlo era menester que el desorden presidiese la maniobra.
Formado el círculo, todos los caciques se metieron dentro de él, y
tuvieron una larga parla de mas de dos horas, acerca de los tratados que
se iban á celebrar nuevamente, y al mismo tiempo, acordar con el pueblo
las bases que debian presidir, y si debian celebrarlos por sí solos, sin
la reunion de los Ranqueles, cuando se dudaba de la buena fé de estos,
no obstante que muchos querian tratar. El cacique Lincon dijo en la
reunion, que los tratados no debian efectuarse sin la asistencia de los
Ranqueles, pues que cualesquiera que fuesen los que se hiciesen, serian
efimeros si con aquellos no se contaba: que se aguardase á que se
reuniesen, ya todos ó algunos, que entonces se harian con mas
formalidad, y todos disfrutarian de los presentes que el Gobierno les
hacia por medio de la Comision: y que hacer lo contrario traeria malas
consecuencias á ellos mismos, porque se renovaria el rencor que se
tenian, y á la Comision, que habia dado un paso tan precipitado,
sabiendo que aquellas tribus son las mas fuertes, y con las que
principalmente debia hacerse una liga. La franqueza con que este bravo y
elocuente cacique habló en la reunion, no pudo menos que chocar con el
orgullo y disposicion de sus compañeros, que se manifestaron contrarios
á esta opinion. El interes particular, mas bien que el deseo que
demostraban por la paz, era el que obraba en este caso: los cortos
articulos que la Comision llevaba para obsequiarlos eran tales, que para
los reunidos no alcanzaban, y cada uno de ellos se creia dueño y
poseedor de todo, y no querian que otros disfrutasen: esta liga
premeditada que todos formaron, chocó igualmente al desinteres y buena
fé del cacique Lincon. El sostuvo su opinion hasta el último estremo
contra el cacique Avouné, y demas de los reunidos, que querian
celebrarlas incontinenti, y que despues de cangeados los tratados con
ellos, como una tribu diferente é independiente de los Ranqueles, la
Comision marchase á celebrarlos con los caciques que de esta tribu
quisiesen. El cacique Lincon conocia demasiado por su esperiencia la
codicia ó interes de sus paisanos: el sostenia aquella opinion, porque
la creia conciliatoria con los dos partidos siempre opuestos, y al mismo
tiempo libraba á la Comision de los riesgos que esta medida podia
haberle ocasionado. El sabia que, efectuándose en esta reunion las
conferencias, ibamos poco mas ó menos á ser saqueados, y por
consiguiente cuando se celebrase la segunda con los otros, no podriamos
llenar las miras del Gobierno y de la Comision, y esta se espondria à un
desaire, á una ruina inevitable, si aquellos traslucian que la Comision
habia obsequiado a sus enemigos, con las especies que para todos se
destinaban, para celebrar una paz con la província. Esta opinion
juiciosa del caciqne Lincon, vertida en la reunion, hubo de costarle el
sacrificio de su existencia: su conocido amor al órden, las
consideraciones que habia merecido de las autoridades del país, y su
opinion entre todas las tribus, aumentaban los celos y envidia de los
demas caciques, y principalmente del principal Avouné, joven orgulloso y
aspirante, hermano y sucesor del célebre Carritipay. El pueblo, que se
hallaba reunido y presenciaba su discurso, no pudo menos que seguir la
opinion de los caciques, y lo insultaba á grandes voces é invitaba y
mandaba que ella fuese seguida. El respeto del viejo cacique contenia
estos insultos, reprendiéndolos voz en cuello, y haciendo ver á sus
compañeros que el paso que iban à dar, traeria funestos resultados.
Todos despreciaron sus consejos, excepto algunos viejos caciques
octogenarios y sus tribus pequeñas; pero fueron arrastrados por la
opinion tenaz de la fuerza principal, que ordenó incontinenti, de
acuerdo con Lincon, que el Comisionado se presentase á la reunion, para
conferenciar y comunicarle la medida que se habia sancionado.

A las 2 de la tarde recibimos la órden de apersonarnos delante de los
caciques, y desde luego marchamos, el Comisionado, el Ingeniero y el
intérprete, hácia ellos, que distaban seis cuadras de nuestro campo al
SE. En seguida á esta órden el cacique Lincon se dirigió a
comunicarnosla, y tras él se desordeno enteramente toda la línea ó
círculo en donde se habia tenido la parla. Este desórden comenzó en
derrota: unos á dar carreras con gritos, bulla y confusion, y otros se
dirigian del mismo modo a nuestro campo: en él se armó una terrible
zambra; todos pedian, todos gritaban, y clamaban por tabaco, yerba &c.
&c. Rompieron por último el pequeño círculo que lo rodeaba, y no quedó
uno de los petulantes, que no fuese satisfecho: indios, chinas y
muchachos, pasaban de 1,500 los que nos rodeaban en él, fuera de la
turba considerable que se hallaba en el campo, en correrias.

El cacique Lincon, al comunicar la noticia al Comisionado, lo estrechó
fuertamente, á pesar de la incomodidad y disgusto con que venia: él
mismo nos condujo a los reunidos, mezclados entre la multitud de
ginetes, que á la novedad de vernos, lo acompañaban, y nos llevaban con
gran bulla y desórden, todos armados y en guardia como en procesion, al
parecer al sacrificio. Arribamos al lugar en donde se hallaban los
caciques: mandaron ordenar sus gentes, y formar un círculo, y en él
entramos: los caciques se apearon de sus caballos, y formados en tierra,
cada uno nos abrazó y dió la mano, saludándonos cariñosamente. Hicieron
descender á varios ginetes que se hallaban entre la multitud, para que
sirviesen de intérpretes en compañia del nuestro, la mayor parte de
ellos desertores. Uno de ellos, despues de haber hablado el cacique
Avouné, dijo al Sr. Coronel comisionado, que aquel cacique por su parte
y á nombre de los reunidos, felicitaba á la Comision, demostrando la
sensacion que les causaba, el ver próximo el felix instante en que se
unirian para siempre con sus hermanos los cristianos, por medio de unos
tratados que asegurarian la paz, pues que conocian las ventajas de esta,
y la destruccion que la guerra les habia causado por tanto tiempo: que
en aquella reunion habian determinado los caciques, que se celebrarian
los tratados con las tribus, Pampa y Huilliches, y que la Comision
pasaria, concluidos estos, á entablarlos con los Ranqueles, pues que de
este modo se evitaban los celos de aquellos, y no se renovaria el
antiguo rencor que le profesaban: que los tratados se efectuarian al dia
siguiente, para cuyo efecto se reunirian separadamente con el
Comisionado. Dicho Sr. contestó por medio del intérprete, felicitando
del mismo modo á sus hermanos: que solamente por haberlo ellos
solicitado para hacer la paz, podia haberlo hecho, sacrificando su salud
en una estacion peligrosa: que la Comision no creyó haber llegado á un
punto tan avanzado, pues solamente se le dijo que hasta las sierras de
Curacó seria el viage, y allí se reunirian: que el mal estado de los
carruages y cabalgaduras no permitia internarse mas; pero para que
estuviesen convencidos de la disposicion que asistia á la Comision para
entablar la paz, aun con aquellos que la despreciaban, marcharia á
conferenciar con ellos al punto que se le destinase.

Los caciques oyeron con agrado la relacion de la Comision, no obstante
que ella se opuso fuertemente pasar adelante: pero era menester obedecer
á todos ellos que lo mandaban, y al pueblo que á grandes voces lo pedia.
El cacique Lincon apoyaba la opinion de la Comision, y con demasiada
arrogancia reprendia al cacique Avouné, el mas tenaz de todos, y al
pueblo que lo pedia. En estas parlas todos hablaban, unos reñian, otros
contestaban y reprendian, y nadie se entendia: los parciales del cacique
abogaban por su opinion, y los otros, por la de sus gefes: de modo que
hubo de armarse una gresca á balazos, sable y lanza, que nos hubiéra
costado muy caro. Pero lo que sucedió fué, que el pueblo incomodado
contra Lincon y sus parciales, arremetieron algunos atrevidos contra él
y los suyos: en la confusion el bravo cacique no se turbaba, y á todos
atendia con su espada en mano, y causaba respeto á los desertores, que
eran los que capitaneaban estos insultos, con un objeto diferente: no
directamente contra el cacique, sino para que fuesemos envueltos en sus
contiendas, y disponer francamente de la yerba, tabaco, &c., por que
anhelaban, á mas del odio con que nos miraban. Sus intenciones fueron
conocidas: el círculo que formaba la plebe á caballo era reducido, y en
estas disputas lo redujeron tanto, que apenas cabíamos de pié,
sofocándonos de tal modo en la multitud de 3,000 y mas caballos en
desorden, que nuestras voces no se oian, ni por consiguiente la voz de
los caciques, que trataban de aquietar sus tribus, y evitar la lid
desigual que amenazaba. El lance fué apurado, en él creimos ser
envueltos, y quedar entre las patas de los caballos.

Contenido el desórden, nos dieron satisfaccion todos los caciques,
reiterando su amistad y buena fé: partimos á nuestro campo, y con
nosotros todos ellos á tomar mates, y conferenciar sobre lo que debia
practicarse al dia siguiente.

Toda la línea en desórden se vino á nuestro campo con sus caciques. Su
objeto era conocido:--disfrutar de los obsequios que debian hacerse á
sus caciques, y espiar la oportunidad que se les presentase para
adquirir alguna cosa contra la voluntad de su dueño. A los caciques se
les tenia preparados los instrumentos en que debian tomar los mates, y
que cargasen una dosis de yerba que saciase la buena disposicion con que
lo tomaban[26]. Sentados en tierra, formando un gran círculo, se
regocijaban, acomodando los presentes provisionales que se les hacia, en
las mantas, ponchos y bolsas, entablando la parla mezclada con la risa y
algazara, ó mas bien confusion y desórden; porque no hay acto por formal
que sea en donde no mezclen estas dos calidades propias de su génio. En
estas ocupaciones pasaron toda la tarde hasta que anocheció, y se
marcharon todos los caciques á sus campamentos, que habian formado las
divisiones cerca del nuestro en las mismas riberas de la laguna. La
Comision tuvo que ceder todo el poco ganado que habia conducido, para
que pasasen la noche: la cesion fué á impulsos de ver arrebatarlo sin
permiso á los mismos que se hospedaban. El bravo y constante Antiguan
contuvo en esta ocasion los excesos que se cometian por algunos, que no
tenian las mejores intenciones, en nuestras cabalgaduras y comestibles,
que los arrancaban casi forzosamente á nuestros peones. Antiguan,
respetado entre todos por su opinion y valor, castigó á algunos de estos
facinerosos que conducian la presa. El se distinguió en esta ocasion, y
sus servicios fueron muy recomendables, á mas de los que lo habian hecho
acreedor á las consideraciones que la Comision le dispensaba. Se
distinguió igualmente en las conferencias de la reunion, secundando la
opinion del viejo cacique, y sosteniéndola con su espada y arrogancia en
su parla, á los que se dirigia.

El cacique Lincon, despues de haber tenido una corta conferencia con el
Comisionado, dejó á sus compañeros y se marchó á sus toldos con los
suyos, para tratar cuando se efectuase la segunda conferencia con los
Ranqueles. Este desprecio que hizo de los demas, les hizo conocer el
desaire que les habia hecho, y por consiguiente el poco interes que
tomaba en sus tratados, y en los presentes que se le podia hacer. La
Comision no dudó un momento de la impaciencia, desinteres y buena fé que
caracterizaba á este buen viejo: ella se propuso tratar con él
largamente, despues que se concluyese este primer compromiso,
atrayéndolo con mejor agrado, y hacerle conocer cuan justificada era su
conducta, y el alto aprecio que con ella se habia grangeado en la
Comision, y que seria recomendable ante la autoridad de la provincia.
Mientras tanto, era menester que ella siguiese el torrente de la opinion
de los que componian el mayor número, y tenian la principal fuerza. La
Comision encontraba en el orgullo natural de las tribus Pampas y
Huilliches una razon para que hubiesen dado aquel paso no uniforme. Los
primeros componian una tribu diferente de los Ranqueles y sus constantes
enemigos[27]; y su orgullo no podia sobreponerse á la uniformidad del
pacto, cuando mediaba una enemistad que solamente la desprecian en una
liga general, ya para robar como hemos dicho, ó ya para defender su pais
cuando es invadido. No por esto desconociamos que este acto chocaria
igualmente con los Ranqueles, y al mismo fin que se propuso el cacique
Lincon en llevar adelante su opinion, porque veia presidir en el acto
mas formal que se podia presentar, el interes que obraba con mas fuerza
que ninguna otra cosa, y que habiendo uniformidad, ni aquellos podian
quejarse, ni la Comision padecer ningun desaire, ni mucho menos dejarse
de hacer unos tratados con mejores bases. Ambas razones pesaban en el
concepto de la Comision, pero ella contaba que, aunque fuesen agotadas
las especies que debian repartirse para ambas tribus, en el segundo
pacto con la otra tribu, el cacique Lincon saldria garante del paso que
las otras habian dado, y en este caso, aun cuando no se consiguiese un
feliz resultado en los tratados, se conseguia aumentar é influirles mas
y mas el odio y disposicion, para un choque entre ambas.

La tribu Huilliches, aun no se habia reunido toda, y se aguardaba un
major número con sus caciques principales, para el dia siguiente. La
division que habia llegado, deseaba del modo que fuese, establecer sus
relaciones con la Comision y marcharse. Esta tribu es respetada de las
demas, por su carácter guerrero; y por la respetabilidad de sus fuerzas;
jamas ha entrado en coalizacion con ninguna para el pillaje: cuando lo
hizo fué sola, sin auxilio de ninguna el año 20, en las costas del Cabo
San Antonio y montes vacinos, destruyendo las poblaciones, y llevándose
cuanto ganado y familias encontraron, y desde entonces han habitado
pacificamente las costas del mar, desde el paralelo de los 37° de
latitud austral, hasta los 41°, es decir: desde la Sierra del Volcan,
hasta el establecimiento del Rio Negro en la costa Patagónica. Los
puntos en donde habitan las mayores poblaciones, son las costas boreal y
austral del Colorado: las costas de los rios Sauce Grande y Chico,
Saladillo, Clarameco y Malepundejo, y riberas de la Bahia Blanca, y su
poblacion se asegura ser la mas considerable de las tribus, y su fuerza
militar respetada. Con ellos no intervienen los Ranqueles ni Pampas,
solo sí para el comercio con el establecimiento del Rio Negro, el que
muy poco visitan, dejándoles á ellos el tráfico esclusivo por su
aproximacion á él. Los caciques Nigiñelé, Quiñifoló y Pichincurá, que
mandaban la division de esta tribu, no se mezclaron en ningunas de las
grescas que se suscitaron en la reunion, y su indiferencia dió á conocer
la buena fé y disposicion con que deseaban entrar en tratados. Ellos
participaron de los obsequios que se hizo á los demas, y se acamparon
cerca de nuestro campo para reunirse al dia siguiente.

A pesar de la confusion y desórden que reinaba en este dia, la Comision
no perdia un instante en adquirir conocimientos geográficos y
estadísticos del terreno y poblacion. El oficial ingeniero buscaba la
ocasion de hacerlo, evadiéndose de las reuniones, ya calculando el
número de las divisiones, y observando algunas particularidades que se
encontraban en ellas, ó ya recorriendo el campo á 1-1/2 y 2 leguas hácia
todas direcciones, para observar lo que se encontrase en el terreno. En
estas indagaciones, se adelantó todo lo que se pudo en conocimientos.
Daremos el cálculo hecho de las divisiones reunidas en este dia, el
número de las armas de toda clase, y el de sus caciques: el se ha hecho,
ya contando algunas fracciones, ya calculando por aproximacion ó
adquiriendo informes de los desertores, que con sumo cuidado tratabamos
de indagar. Esta fuerza podemos decir es la disponible, y la mayor que
puede poner la tribu de los Pampas en caso de defensa. Para esta reunion
no quedó una de las tolderias que no acudiese á la formacion; y en este
caso menor seria el número que presentasen en aquel, no obstante que
para defender el pais y propiedades hasta las mugeres cierran las
líneas, y las defienden como varones.

                                                     #Hombres.#

  La 1.ª division, del cacique Lincon                   200
  La 2.ª idem, del cacique Avouné                       180
  La 3.ª idem,  del cacique Anepan                       260
  La 4.ª idem, del cacique Pichiloncoy                  296
  La 5.ª idem, del id. Ancaliguen y otros               300
  La 6.ª idem, del id. Llangueleu, y otros              140
  La 7.ª idem, del id. Chañabilú, y otros               450
  La 8.ª idem, de los id. Cachul, Catriel               364
  La 9.ª idem, de los caciques Huilliches               400
                                                      -----
  Fuerza que componia la linea[28]                    2,520
  Chinas, y muchachos de ambos sexos que se hallaban
    esparcidos por el campamento                        650
                                                      -----
  Total de la reunion                                 3,240
                                                      =====

El número de armas blancas y de chispa es el siguiente.--

                    #Lanzas# #Sables# #Tercerolas# #Bola y Daga.#

  La 1.ª division.      24      36        3           137
  La 2.ª idem.          14      31        5[29]       130
  La 3.ª idem.          19      15       13           214
  La 4.ª idem.          29      10        1           256
  La 5.ª idem.          32      10        "           258
  La 6.ª idem.          15       3        "           122
  La 7.ª idem.          37      17       11           385
  La 8.ª idem.          20      23        3           318
  La 9.ª idem.          56      14        5           325
                       ---     ---      ---         -----
  Total del armamento  246     159       41         2,144.
                       ===================================

Por lo dicho se vé que solamente una quinta parte de los reunidos, ó de
los que formaban la línea, venian armados de lanza, sable, y algunas
armas de fuego, y el resto de bolas y puñales, que es la arma mas
general, y que no hay uno que no la cargue. El mismo cálculo hicimos en
la campaña del año 20 con la fuerza que se nos presentó, aunque un
tercio menos de la que se vé, segun consta del diario presentado al
gobierno, cuando se le incluyó una carta de la marcha de la expedicion y
descubrimientos que en ella se hicieron.

Los caciques que se reunieron fueron los siguientes.--

                          /  Lincon       Neculpichuy    \
                          |  Avouné       Pitrí          |
                          |  Pichiloncoy  Califiau       |
                          |  Anepan       Ancaliguen     |
                          |  Cachul       Llangueleu     |
_Ulmenes_, ó principales <   Epuan        Huilletrur      >  Pampas.
                          |  Chañabilú    Catrill        |
                          |  Chañapan     Trignin        |
                          |  Curunaquel   Amenaguel[30]  |
                          \  Tacuman                     /

                          / Antiguan
  Capitanejos, ó _Conas_ <  Catrillan, y diez mas, cuyos nombres
                          \                 nos son desconocidos.

  Huilliches             Niguiñilé, Quinifoló, Pichincurá[31].

En los reconocimientos que se practicaron en este dia y el anterior, se
encontraron algunas lagunas y poblaciones de indios en ellas. Tan vasto
era el horizonte que por todas partes se nos presentaba para observar,
que no era posible que abrazasemos un trabajo superior á las
proporciones que teniamos. Sabiamos que la Comision debia seguir
adelante, por el rumbo OSO, hasta la sierra de la Ventana, que á la
vista de esta posicion demoraba al mismo rumbo, y por consiguiente
debiamos descubrir todo lo que se encontrase en la ruta. Por el rumbo NO
se nos presentaba una vasta pampa, por donde aun no se habia descubierto
nada, hasta el paralelo del camino de Salinas conocido por varios
viageros. Por el SE se nos presentaba una planicie inmensa, limitada por
las costas del Atlántico: por ella uno solo habia viagado, y de este
viage no tenemos noticias exactas; aun cuando hubiésemos querido
practicar reconocimientos por ambos rumbos, no podiamos separarnos á una
lejana distancia de la Comision: pero creimos que por esta razon, no
dejarian de ser interesantes las observaciones que se hiciesen en las
inmediaciones de nuestras paradas y marchas. Asi recorriendo el campo
del SE, descubrimos la primera laguna 1-1/4 leguas al S 20° SE, en donde
tenia su poblacion el cacique Llangueleu. Su magnitud era de 320 varas
de circunferencia, su agua regular, su profundidad de cuatro á siete
pies, su fondo arena y tosca, límpia en toda su estension, sin barrancas
por ninguna parte y accesible, buenos pastos en sus cercanias. El número
de toldos situados en sus riberas eran 10, y su poblacion se calcula de
200 personas, de las que 50 á 60 hombres capaces de llevar armas.

La observacion constante que habiamos hecho era, que en cada toldo ó
gruta de salvajes habitaban 20, 22 y hasta 25 personas de todos sexos.
En muchos vimos cuatro y seis matrimonios, todos mezclados con dos y
tres hijos cada uno, fuera de la inmensa cantidad de mugeres y niños
cautivos que se encuentran en las poblaciones, y que sirven de
esclavos[32]. En esta última, se encontraron cuatro mugeres y seis
niños.

La segunda laguna que se encontró, fuè dos leguas al S 5° SE, en donde
tiene sus tolderias el cacique principal Avouné. Su magnitud es mayor
que la anterior, y pasa de 500 varas de circunferencia: su agua buena,
su profundidad de siete á ocho pies, su fondo tosca y lama, su centro
lleno de junco y paja, hermosos pastos en sus alrededores. Al E de ella,
como á 1-1/2 cuadras de distancia, se hallan dos médanos de 15 á 20 pies
de elevacion: sus faldas se estienden hasta la ribera de la laguna: se
halla alguna piedra en sus cimas. En la ribera de la laguna se hallaban
16 á 20 toldos, y su poblacion pasa de 450 personas, de las que cuentan
150 y tantos hombres capaces de llevar armas. En esta poblacion se
encontraron tres mugeres blancas y 5 niños.

La tercera laguna se halla al S 10° SSO distante dos leguas: su magnitud
es menor que la anterior, y su circunferencia pasa de 400 varas: su agua
buena, su profundidad de cuatro, tres y dos pies, su fondo barro y lama,
su interior lleno de pajonales, accesible por todas partes y sin
barrancas: los pastos de sus cercanias, fuertes y elevados. En sus
orillas se encuentran 21 toldos, pertenecientes al cacique Ancaliguen, y
su poblacion llega à 500 personas: en ella hay cerca de 180 hombres, y
el número de mugeres y niños cautivos pasa de diez.

Se nos aseguró que en la pampa, ó llanura del SE, se hallaban algunas
lagunas de magnitud y con poblaciones: nosotros no podiamos separarnos
de la Comision, ni menos internarnos demasiado, y sin baqueanos. El
terreno descubierto, y sus lagunas, deliciosas: la perspectiva que
presenta al SO la vasta planicie al SE de la Ventana, es hermosa; ella
se estiende hasta las riberas del Rio Sauce por el SO; por el O la
sierra, y por SE la costa del Océano. No se encuentra diferencia ninguna
de nivel á la vista sobre su horizonte: en él se observa con mayor
abundancia la caza de gamos, ciervos, avestruces, liebres, mulitas, &c.
y algunos rodeos considerables de ganado de las poblaciones vecinas, la
mayor parte marcado: la tierra es húmeda, negra y dura, y los pastos
fuertes y elevados.

Por el NO se nos informó no se hallaban lagunas ni poblaciones hasta una
distancia considerable, é inmediatas al camino de las Salinas. Por lo
poco transitado hácia este rumbo, observamos en la campaña que el
terreno era muy blando y húmedo, los pastos variables en su fortaleza y
altura, algunos bañados cortos, ó pequeños juncales, el nivel parecia ir
en disminucion hácia el NO, y las aguas sepultarse en su planicie, en
alguna gran cañada ó lago. Los naturales nos informaron repetidas veces
que se encontraban grandes cañadas y bañados intransitables, y
seguramente debia ser así, porque al mismo rumbo, y á algunas leguas, se
encuentra cerca de la ruta para Salinas, la gran Cañada Larga, llamada
así porque se estiende muchas leguas, y su paso es peligroso á los
transeuntes.

A las 6 de la tarde de este dia, se levantó una brisa fuerte del ONO,
que parecia amenazante. A las 7 calmó y se nubló la noche con semblante
de llover toda ella. A las 8 tuvimos brisa del O, que despejó la
turbonada.

Dia 28. Despejado y ventoso: brisa fuerte del tercer cuadrante. Al rayar
el dia nos pusimos en movimiento, para recibir á los que debian reunirse
á hacer los tratados, y disponerles los presentes que debian hacerseles
despues de ellos con mètodo y órden, para no ser envueltos en la
confusion, que sabiamos positivamente debia armarse, aunque reinase el
mayor órden en las reparticiones. A las 8 de la mañana ya estaba el
campo rodeado de toda la turba del dia anterior, redoblando sus
peticiones acostumbradas. A las 10 del dia se empezaron á reunir todos
los caciques que se hallaban dispersos fuera del campo, en donde sus
divisiones se habian alojado, y que temerosos del tiempo se marcharon á
las poblaciones vecinas á pasar la noche con su comodidad. A las 11 se
hallaban todos reunidos, y sus divisiones á la vista: si en el dia
anterior hubo algun órden preliminar en la formacion de una línea de
batalla, en este no hubo cosa que se pareciese, sino un desórden
completo, ocasionado por la misma reunion. Las consecuencias de esto son
bien claras: el robo, el insulto por tantos facinerosos que nadie los
reprendia, y por último el desórden, nos ponian en una posicion
dificultosa, que solamente la paciencia y política con que nos
manejabamos, podia habernos hecho superar aquellos trabajos.

Los caciques reunidos, presididos por el _ulmen_, ó principal Avouné,
fueron los mismos que el dia anterior. Principiaron los tratados con los
intérpretes correspondientes, y el Comisionado, quien les dirigió un
convincente razonamiento á todos, acerca de las ventajas que la paz les
proporcionaba, y la necesidad que ellos tenian de celebrarla por medio
de un pacto solemne y duradero con la Provincia: que estaba conocido muy
bien que la guerra no llevaba consigo sino la desolacion y la muerte:
que la razon y la justicia clamaban por que cesase este mal desolador,
que les privaba de la sociedad y lazos que debian unirles con sus
hermanos por medio del comercio recíproco: que este cesaba en el momento
que empezaba aquella, y por consiguiente desesperaban con la privacion
de los artículos que han constituido sus primeras necesidades, y que la
habitud se los ha hecho apreciables, y sin los que seria penosa su
existencia, privados de este auxilio en los desiertos: que los tratados,
ó bases de estos, no se quebrantarian del modo que lo habian hecho otras
veces con pactos diferentes: que el Gobierno de la provincia, á
invitacion de todos ellos, habia remitido la Comision que trataba,
conociendo que el estado actual de las circunstancias, no podia
permanecer, pues que era necesario ó entablar la paz, ó que el Gobierno
supiese la opinion de las tribus, para de este modo poner los medios de
ataque y defensa de la frontera, y privar las continuas incursiones que
la desolaban: que las propuestas que el Gobierno les hacia, para
cimentar desde luego la union, la Comision las esplanaria segun la
opinion que sobre lo principal manifestasen los caciques reunidos, y por
último que deseaba oirla, para entrar al objeto principal.

En esta situacion el pueblo oia la relacion que el intèrprete hacia del
discurso del Comisionado, y á grandes voces pedian la paz,
interrumpiendo continuamente el órden que habia reinado hasta entonces.
Hecho guardar silencio, contestó al Comisionado el cacique principal
Avouné por medio del intérprete, que los deseos de todas las tribus,
Aucas y Tehuelcha, era celebrar la paz con la Provincia, para cuyo
efecto habian suplicado al Gobierno la remision del Comisionado: que sus
intenciones eran bien conocidas, que anhelaban el sosiego y la
tranquilidad, y el comercio legal que les producia grandes ventajas: que
por esta opinion estaban todos: que los tratados se harian bajo ciertas
bases, que propondrian á la Comision, y que si las conseguian, jamas se
quebrantarian: que ellas debian cimentar la union de un modo inmutable,
que jamas ellos lo habian hecho, que los cristianos siempre habian sido
los primeros en romper la guerra, presididos por hombres díscolos y
ambiciosos, que no podian mirarlos con indiferencia posesores de sus
terrenos y haciendas; ó que de nó, se recorriese la historia de la
guerras anteriores, y se verian cuan injustas fueron, sin que ellos
jamas hubiesen hecho otra que defender sus propiedades, y el suelo que
la naturaleza les dió para sustentarlos y habitarlo: que esto era muy
justo, y la razon lo aconsejaba, para no ver á sus familias y
propiedades ser la saña y venganza de los usurpadores: que ellos habian
conocido que jamas podrian vivir tranquilos, porque eran poseedores de
un pais que la ambicion habia de suscitar pretestos para arrancarselos.

El cacique descendió por último á buscar el orígen de las guerras
pasadas, haciendo uso de la tradicion comunicada por sus mayores, como
un misterio ó costumbre, á que no deben faltar los que gobiernan á sus
presuntos herederos, y estos á las demas generaciones de su famillia. El
cacique, con tono magestuoso y semblante airado, siguió su razonamiento
cansado, echándose á rodar en el vasto océano de la história bélica de
su tribu con los cristianos, desde tiempos muy remotos: concluyendo por
último, que si sus paisanos habian invadido y robado las poblaciones de
la frontera repetidas veces, habia sido en justa represalia de las
usurpaciones de terrenos, y violaciones continuas de sus propiedades é
intereses: y que el Comisionado y ellos entrarian desde luego á
establecer las bases ó principios de los tratados.

No habia concluido el orador de la reunion, cuando toda ella se alarmó
al oir las palabras "usurpaciones de terrenos, y violaciones continuas
de sus propiedades." Entonces cada uno hablaba á voces á la reunion de
sus caciques, haciendo presente las épocas en que habian sufrido aquella
clase de tropelias: en estos recuerdos, tristes para su imaginacion
exaltada, se enfurecian de tal modo, que pedian á grandes voces que se
reparasen aquellos males y pérdidas, castigándose. Un viejo de talla
gigantesca, de los mas elocuentes, que hablaba y sobresalia en sus
quejas á todos los demas, dijo que el habia sido dueño y poseedor de una
parte considerable de terreno en las costas del Salado, en el rincon
llamado del Toro, y que de allí lo habian arrojado los cristianos, con
graves perjuicios de sus intereses, y espuesto á perecer de indigencia
en paises estraños; pidiendo por último que se le devolviese. Otro dijo
al mismo tiempo, que cerca de la guardia de Kakelhuincul habia tenido su
establecimiento, y que habia tenido que emigrar á una larga distancia,
para librarse de las tropelias que sufria de los cristianos. Una
multitud de ellos redobló estas mismas quejas, porque les parecia que
habia llegado el caso de pagarles cuanto habian perdido, y que en los
tratados debia acordarse para su indemnizacion. Los gritos y el desórden
se dejaban entender por todas partes, mezclados con la cólera y venganza
que habian excitado en ellos aquellas memorias tristes: hasta que los
caciques tuvieron que hacer guardar otra vez el silencio para continuar
en el pacto. Se descendió en seguida á articulos y cosas particulares
que debian estipularse, despues que el Comisionado desvaneció toda la
pesada relacion del cacique, sobre el orígen de las guerras pasadas, y
les hizo ver que las circunstancias en que se hallaba la provincia, eran
diferentes de las que habian estado en gobiernos anteriores, y que si se
habian en aquel tiempo precipitado sobre su pais, habia sido á impulsos
de las mismas tropelias que ellos habian cometido sobre nuestros
establecimientos: concluyendo por último, apartàndose de una cuestion
majadera, con maldecir á todos aquellos que habian sido el orígen de las
desgracias que lamentaban, y que desde aquel momento se olvidarian para
siempre tan funestos recuerdos, y entrarian á entablar una union que
jamas se disolveria. Todos al oir estas espresiones prorumpieron
contentos que se entrase á tratar, y se olvidase lo anterior. Admitida
pues esta base, que no fué otorgada sino despues de muchas razones de
convencimiento por lo demostrado anteriormente, se trató de asentar el
libre comercio y seguridad de las tribus de indios contratantes con la
provincia: y aunque se procuró esforzar que el comercio se hiciese por
tres distintos puntos de la frontera, se negaron á ello, replicando que
la amistad acabada de establecer, no podia sufrir las limitaciones
indicadas, y que todas las guardias de frontera debian ser francas.

Se procuró indicar el avenimiento que el año de 15 habian prestado los
caciques principales para el adelanto de nuestras fronteras,
especialmente para asegurar la comunicacion con el establecimiento de
Patagones, y defender las costas de las invasiones que se recelaban por
el gobierno de otras naciones que intentaban ocupar el pais, atacando
igualmente á ellos como á la provincia, refiriendo muy por menor el
acuerdo que con el Gobierno hicieron á este efecto; y se repuso á la
Comision, que no solo no convenian en eso, sino que espresamente pedian
se retirase la tropa que habia en Patagones, y que ademas en el término
de un año se retirasen todas las estancias y familias situadas al sud
del Salado, terrenos que eran de su particular ocupacion, y de que se
les habia desalojado, avanzando la nueva guardia de Kakelhuincul con
miras de poner otras que no tolerarian.

Esta reclamacion se esforzó tan acaloradamente, que no dejaron arbítrio
al Comisionado para dar evasion á la solicitud, que el de reponer que el
término de un año era corto: que no estaba en el límite de sus
facultades prestarse llanamente, y que daria cuenta á su gobierno, para
que enterado, resolviese la indicada pretension. Acto continuo,
procuraron exigir les otorgase la Comision á nombre del Gobierno, no
solo la entrada franca, sino tambien los precios á que debian darseles
los efectos de sus permutas, por cuanto observaban una alteracion tan
subida en cotejo con los años anteriores, que parecia dedicarse todos á
sacrificarlos. Creyeron que seria conveniente la variacion de corrales y
corraleros, y tambien pidieron la supresion de unos, y la habilitacion
de otros, y fueron discurriendo tan favorablemente en su beneficio, que
desde la Sierra de la Ventana querian imponer la ley á los comerciantes
con ellos en la capital; reclamando ademas una seguridad de sus personas
é intereses, que mas bien aparecerian sirvientes de ellos los
negociantes, tropas que pretendian de custodia, y el gobierno mismo, que
contratantes libres en este caso. La Comision creyó hallarse en el caso
que le señala el artículo nono de sus instrucciones, acerca de hacerles
entender que entre las partes contratantes continuarian del mismo modo
la amistad y la paz existente, procurando del mejor modo posible
terminar el presente tratado y retirarse: porque no siendo fácil
garantir ninguna proposicion que por ellos se aceptase, y conociendo por
otra parte que procedian con miras dobles, aparentando amistad que no
tenian miras de guardar, y que su íntimo deseo era sacrificar la
Comision, ó al menos detenerla, era forzoso atemperar á las
circunstancias, sacando la única ventaja que se propuso la Comision, y
aun el Gobierno, de reconocer sus intenciones, sus fuerzas fisicas, sus
campañas, la poblacion de las diferentes tribus, la estadística en
general y su industria, con menos dudas y obscuridad que la que hasta
aquí teniamos: convencida la Comision de que una fuerza imponente, ó
medidas correspondientes, podrian hacer que abatiesen el orgullo con que
se creian sobrepuestos á las nuestras.

Siguió la algazara y alegria en celebracion de lo estipulado, y duró mas
de una hora el desórden, con las petulancias acostumbradas: en el
momento se ordenó se bajase de las carretas la yerba y tabaco que
hubiese, reservando una tercera parte para los que se debian reunir mas
adelante. Se formaron todos los caciques, para que cada uno recibiese su
parte en aquellas especies, como en otros artículos que se les llevaba
al efecto, hacièndose los pequeños lotes para cada uno igualmente,
excepto el principal. El pueblo rodeaba ó formaba barrera á este
espectáculo, agradable á su vista, y ciertamente veiamos que la barrera
era peligrosa, porque eran los primeros que pedian, é impedian que se
hiciese cosa en òrden. Se repartió todo lo que se les llevaba, pero su
petulancia no se contentaba con lo que á cada uno le habia tocado, sino
que codiciaban lo poco que habia quedado de reserva; y estas
aspiraciones con mal tono, queriendo violar el lugar del depósito. Dos
horas se pasaron en estas reparticiones desordenadas, y fuè menester que
el cacique principal aquietase los tumultos que se preparaban para
chocar, ya con sus mismos compañeros que habian participado mas, ó
desigualmente, ya con el repartidor de las especies, ó con el
Comisionado, quien procuraba por su parte quedase todo transado,
recompensando ó añadiendo á los que no habian tomado igual parte, y
despacharlos. A los caciques se les obsequió lo mejor que se pudo, pero
de los muchos que habia, querian que todo se les diese, y no pasase nada
la Comision adelante para sus enemigos. Tanta fué la impudencia de estos
hombres, que fué menester darles la mayor parte de lo reservado, segunda
vez. En seguida, la plebe volvia á segundar sus caciques, y á todos era
menester agradarlos: á estos últimos los capitaneaban los desertores,
que el deseo de hacer mal hacia que molestasen con tanta impertinencia.
Ninguna razon, por formal que fuese, de las muchas que le hacia el
Comisionado, bastaba para calmarlos, hasta que los caciques los hicieron
retirar á sus respectivos campos, quejándose de lo poco que les habia
tocado.

A las 4 de la tarde, despues que muchas divisiones se habian marchado
con sus caciques á sus toldos, y concluido sus pactos particulares con
la Comision, arribó una de Huilliches, á cuatro cuadras del campo: á
esta distancia hizo alto, y despues de esta ceremonia, formada en
batalla en ala, se desordenó completamente, en correrias al rededor del
cacique que la mandaba, llamado Llampilcó, conocido con el nombre del
_Cacique Negro_. La division hizo alto segunda vez, y sus caciques
arribaron á nuestro campo à felicitar y saludar á la Comision. Esta los
recibió con todo el agrado y demostraciones de cariño que su buena
disposicion y sincera amistad exigia. El principal, ó Llampilcó, despues
de un largo razonamiento, reducido á los tratados que su tribu deseaba
entablar con la Comision, y las relaciones de su comercio recíproco,
dijo que no habia podido arribar á la par de la otra division que se
habia hallado en los tratados y reunion general, porque la distancia en
que se hallaba no se lo habia permitido: que habia sabido las cuestiones
que se habian suscitado acerca de la forma come se debia celebrar la
reunion: que hubiera sentido á la verdad, hallarse en ella, porque su
opinion la hubiese sostenido con su fuerza, y no hubiese permitido se
violentase el dictámen de la Comision y del cacique Lincon, por hombres
cuyo espíritu é interes era conocido: que su tribu jamas se habia unido
con ellos en sus coalizaciones generales, porque conocia su carácter
ambicioso y falso: que el interes era el que obraba en sus tratos, y no
se encontraba ninguno en donde no se conociese este espirítu, y que no
solamente con los extrangeros, sino con los mismos suyos: que á la tribu
Tehuelcha jamas se le imputarian estas calidades degradantes, ni menos
esos robos y tropelias cometidas en la frontera: que lo que deseaban era
un pacto serio, por que se asegurase la tranquilidad y posesion del
comercio, y se acabasen esas épocas tristes que los habian degradado, y
hecho sufrir pérdidas irreparables en sus propiedades y familias: que á
parte de su tribu y á èl se les habia despojado, por un derecho injusto,
de los terrenos que antes habitaban, desde el cabo San Antonio ó rincon
del Tuyú, hasta las faldas del monte Volcan, y principalmente al que
habitaba la laguna de los Camarones, grandes y chicos: que estas
pérdidas las habian sufrido por no mezclarse en cuestiones, que mas les
hubiesen hecho perder que lo que podian haber conseguido, prefiriendo
retirarse á vivir á las riberas del Colorado en paz, sin que nadie
perturbase su tranquilidad, ni menos fuesen violadas sus propiedades:
que desde esta época, una vez sola capitaneó su gente en una correria,
porque no tenian como sustentar á sus familias; pero que nunca se unió
con los incursores continuos, ni menos cometió ninguna atrocidad con las
poblaciones de la costa á donde arribó, y solamente llevó una tropa de
ganado á sus establecimientos: que con toda franqueza confesaba esta
accion, ni tendria porque temer, cuando en ellos se encontraba tal vez
un derecho para hacerlo. Concluyó con que la paz era lo que deseaba
entablar con la Comision, sin poner ningunas condiciones, ni menos
ningun interes en un pacto de donde les provenian ventajas
incalculables: que al dia siguiente se marcharia con su division,
llevando este lauro incomparable, que haria la felicidad de sus familias
y un porvenir tranquilo en el seno de ellas[33].

El Sr. Coronel felicitó al cacique Llampilcó, por la sinceridad y
franqueza de su trato, y las buenas disposiciones de su tribu, hácia la
union y felicidad futura que la paz les proporcionaba, y el desinteres
que manifestaban en un pacto tan solemne, y al mismo tiempo la franqueza
con que se ofrecian á socorrer y proteger la Comision en su marcha á los
segundos toldos con los caciques disidentes: que esta conducta seria
recomendada, lo mismo la que habian guardado hasta entonces, y que la
Comision no podia menos de quedar agradecida. En el momento se le hizo
dar algunos regalos á él y sus cuatro compañeros mas que lo acompañaban,
con mas abundancia que en lo repartido á los otros, con lo que se
retiraron á acamparse, para marchar al dia siguiente.

La fuerza de esta division se componia de 420 hombres todos Huilliches,
de hermosa talla y bien puestos á caballo: el mejor escuadron de
caballeria no presentaba una perspectiva mas respetable que estos bravos
guerreros: de medio cuerpo arriba desnudos, con sus turbantes de cuero ó
sombreros de lo mismo, con plumajes: los rostros pintados de negro y
colorado, y la mayor parte armados de lanza: su talla es ciertamente
respetable, y la historia del descubrimiento de la costa Patagónica por
los españoles pone en los indígenas esta cualidad que los asombró, y les
hizo parecer que eran gigantes como lo dice la historia. Esta misma
tribu es aquella, aunque ha degenerado mucho de los Patagones, en que se
hallan hombres de tallas extraordinarias. El cacique Llampilcó es hombre
de siete pies y mas, y otros muchos bizarros que vimos en la línea, le
sobrepasaban ó igualaban.

  El número de lanzas eran   100, que tenia la línea.
  El de sables.               10
  El de armas de chispa.       2
  El resto de bola y puñal.  308
                             ---
  Total.                     420
                             ===

Desertores ú hombres blancos no vimos ninguno, ni menos mugeres en la
línea. Los caciques que venian en ella, fueron los siguientes.

  Principal. Llampilcó, ó _Cacique Negro_.
                    /  Canilié.
  Caciques         <   Sebastian.
                    |  Churlaquin.
                    \  Napoló.

La primera division de estos, á las órdenes del cacique Nigiñilé, se
marchó á las 12 del dia con otros varios á sus tolderias. El cacique
Avouné se presentó antes de retirarse á sus toldos á comunicar al
Comisionado, que al dia siguiente debia tener una corta conferencia
antes que siguiese mas adelante, para efectuar la segunda reunion, como
antes se habia acordado en los tratados, y que al efecto se habia
dispuesto que los caciques, Pichiloncoy, Llanqueleu, Chañabilu,
Huilletrur, debian acompañarla hasta que aquella reunion se hubiese
efectuado. Se marchó con su gente, quedándose en nuestro campo los
caciques que debian acompañarnos al dia siguiente.

Observamos en la reunion de los caciques y el pueblo para los tratados
con la Comision, el poder que en estos actos ejerce la voz viva de este
último sobre las decisiones del pacto, y su opinion es seguida y
obedecida de sus caciques, ó de lo contrario se hacen obedecer de un
modo hostil, vengándose en el acto del que no obedece: no valiendo en
estos casos el poder que egercen en el trato doméstico de su gobierno
interior. Este es mixto de democracía y aristocracia. La primera la
ponen en planta en casos de igual naturaleza al anterior, es decir, en
reuniones públicas, en pactos ó tratados, en donde pende ó se espone la
seguridad del pais, el interes ó promocion de una guerra con otra tribu
ó nacion, ó en asuntos de su dogma, ó misterios de su vida ó religion
doméstica: el segundo lo egercen sus caciques en el gobierno interior de
su tribu, en donde mandan despóticamente, y disponen de las personas y
de las cosas como unos sultanes, y son obedecidos como un rey en la
costa de Berberia. En la guerra no sucede esto, ni hay uniformidad en
este respeto ú obediencia. En unos casos, como en funciones públicas,
cuando se presentan con carácter guerrero, obedecen á sus gefes; pero
cuaundo hay que pelear con enemigos, cesa aquella, y la voluntad
particular de cada uno lo conduce ó lo precipita hácia su contrario,
para lucir el primero su valor sin obedecer las voces y órdenes de sus
caciques. Casos de la misma naturaleza hemos visto, en que un gran grupo
de estos bravos debia cargar á una línea, y hacerlo uno solo, primero
que sus compañeros, y pelear contra todos, y perecer por último, siendo
efimero su valor.

Dia 29. Claro y despejado, muy frio por haber helado fuertemente la
noche anterior: el viento del SO seguia con fuerza. A los 8 de la mañana
se despidieron los caciques Huilliches, Llampilcó y sus compañeros, para
marcharse con su division. El cacique Avouné tuvo una corta conferencia
con el Comisionado, sobre algunos objetos particulares, relativos á la
entrega general que debia hacerse, despues de hechas las paces, de las
cautivas que se hallaban entre las tribus Pampas, y que todos los
caciques que habian entrado en tratados, tenian en sus poblaciones, como
un paso, sin el que todo lo pactado seria efimero, y que el gobierno no
podria mirarlo sino como tal, y nada se habria hecho, si ellos por su
parte no lo acordaban: pues de lo contrario era una conducta que probaba
no existia buena fé ninguna. Que ellos habian visto que todos los suyos,
que se hallaban en Buenos Aires, habian sido entregados por el gobierno
en el momento que los habian reclamado, y que las bases del pacto hecho
debian rolar sobre este principio. El cacique contestó con una frialdad
que hacia conocer la poca gana que él y sus compañeros tenian de
hacerlo, sino á costa de una suma que se les pagase por cada una de
ellas: contestó que hablaria con los demas caciques, y que al retorno de
la Comision daria cuenta de lo acordado.

Despues de haber desalojado nuestro campo toda la multitud de los
reunidos, y marchádose cada division á sus establecimientos, se mandó
preparar todo como para marchar adelante, á las tolderias del cacique
Lincon, si no habia algun impedimento. A las 9-3/4 nos poniamos en
marcha, cuando arribó el cacique Lincon y mas de cincuenta de su gente,
y un intérprete del cacique principal Neclueque, enviado para tratar
algunos asuntos con la Comision. Nosotros seguimos la marcha á nuestro
destino, y allí se determinó volviesen para conferenciar, tanto con el
intérprete como con el cacique, á cuya casa ibamos á hospedarnos. La
marcha la rompimos con rumbo O, y á las 3-1/2 leguas hicimos alto, en la
márgen austral de la laguna en donde habita el cacique Lincon, á las
12-1/2 del dia.

El rumbo O con que salimos, no fué constante, por las sinuosidades del
camino y del terreno, en donde se encontraban muchas diferencias de
nivel. Desde la salida empezamos á transitar por un campo desigual,
duro, pastos cortos: multitud de pequeños mèdanos que al O se nos
presentaban, hacian dificultosa la marcha con los carruages: multitud de
piedras en las cuchillas manifestaban la aproximacion á las faldas de la
sierra; y por consiguiente, la solidez del terreno y la calidad de sus
tierras lo daban á conocer. Agua no se encontraba por ninguna direccion:
el terreno presentaba una perspectiva agradable, aunque al O se
presentasen algunas desigualdades: al NO y SO veiamos una planicie
inmensa sin límites, y al frente la hermosa Sierra de la Ventana, cuya
vista atraia al observador á descubrir particularidades, y observarla
con atencion. A su vista no podiamos menos que deponer el peligro que
nuestros deseos llevarian consigo. Anhelabamos aproximarnos para
reconocerla, y arrostrar cualquier riesgo que se nos hubiese presentado,
mientras que el Sr. Coronel comisionado, por una parte, cumplia con los
objetos de su comision: allí mas que en ninguna parte los habia, por el
enjambre de poblaciones que se hallan situadas en toda ella, y arroyos
que descienden, formando una poblacion no interrumpida de
establecimientos de ganaderia de todas clases, como al punto mas lejano,
en donde las creen capaces de preservarlas de cualquiera invasion que se
les haga, y que la temen é insisten en sus desconfianzas; y así es que
todas sus poblaciones se hallan en la vista, y en la segunda cadena de
la sierra habiendo desalojado la primera por temor.

A dos leguas de marcha, con el rumbo dicho, se encontró una pequeña
laguna sobre la derecha de la ruta, con tres ranchos ó toldos en sus
orillas, que disfrutaban de la buena agua y de los pastizales de sus
cercanias, para sus pequeños rodeos de ganados. Ella no tenia 100 varas
de circunferencia, y su profundidad no excedia de 4 pies: su fondo lama
y barro, y accesible por todas sus partes: llena de junco en su centro,
y abundante de leña de cardo en sus alrededores.

En la parada encontramos una hermosa laguna, en cuyas márgenes tiene sus
ranchos ó toldos el cacique Lincon. La posicion es interesante, y lo es
mucho mas la risueña perspectiva que, desde una legua antes de arribar á
ella, se descubre de un horizonte pintoresco, y de una campiña
descubierta y adornada, en el que se paseaban grandes rodeos de
haciendas, pertenecientes á los habitantes de ella. El tránsito por esta
campiña lo hicimos, apartando la inmensa cantidad de ganados que de
todas clases se presentaban sobre la marcha, á la novedad de los
objetos, tal vez los primeros que por aquellos campos habian transitado.

A la entrada á la laguna se descubre una planicie, cuya superficie se
halla en un nivel muy inferior á la transitada, y rodeada de médanos por
todas direcciones, formando en ella una circunferencia de mas de 1-1/4
leguas, con intérvalos ó abras formados por ellos mismos: sus alturas no
se elevan mas que 36 hasta 60 pies sobre el nivel del terreno y sus
faldas encadenadas, unos con otros cierran enteramente el círculo. En el
centro de estos se halla la laguna formada de la recopilacion de todas
las aguas que vierten, ó descienden desde las alturas: al rumbo O de
ella, los médanos forman una abra de mas de 1,200 varas, originando una
pequeña planicie, en donde se estienden las aguas de la laguna, y sin
formar cauce, un bañado algo pantanoso, que se estiende mas de 300 varas
fuera de la circunferencia de aquellos. Al rumbo NE se forma del mismo
modo una pequeña abra de 100 y mas varas, por donde entramos á las
poblaciones, que se prolongan circularmente sobre las orillas de la
laguna y faldas de los médanos. Al rumbo S se halla un gran mèdano mas
elevado que todos, desde cuya altura se descubre toda la vasta planicie
y la cadena de sierras, desde la Ventana hasta el Guaminí, con mucha
claridad, como que no dista cinco leguas de la primera: su altura no
excedia de 60 pies y sus faldas no son estensas. Al N los médanos forman
una agradable perspectiva: unos y otros se encadenan á una distancia de
200 y mas pies de interrupcion: esta uniformidad y la de sus alturas,
forman unas barreras que desde el NO hasta NE, no se interrumpe,
abrigando las poblaciones ó cabañas de los habitantes de las brisas del
primer y segundo cuadrante, que son insufribles en las llanuras. El frio
excesivo de estas, y de los aires del elevado monte cercano, harian
inhabitables sus cercanias, si la naturaleza no hubiese favorecido este
delicioso pais, formando esas diferencias remarcables en su
superficie--esas desigualdades, y esos elevados pastos y maciegas en
donde se abrigan de las intemperies del invierno y en los rigores del
estío.

La laguna presenta un horizonte limitado, por las alturas que se
distinguen confusamente desde las riberas opuestas: su circunferencia no
pasa tangente á las faldas de las colinas, pero en la estacion de las
aguas sucede así. En los meses de Abril y Mayo que la observamos, su
circunferencia no excedia de 2250 varas, quedando un espacio
considerable de ella hasta las alturas. Su cauce no era constante: en lo
reconocido hallamos 6, 7 y hasta 9 pies, y en 40 y 50 varas de las
riberas 2, 2-1/2, aumentando al centro progresivamente: su fondo barro y
arena, en su centro se encuentran algunos cortos juncales; sus aguas no
son muy buenas, porque el terreno es salitroso, aunque se forman de la
lluvia: se hallan algunos pescados, bagres en abundancia, pero muy
pequeños. En todo el círculo de esta posicion interesante no hay pastos,
solamente muy cortos, y estos consumidos por el tráfico de las mismas
poblaciones: fuera de él se encuentran elevados y hermosos, en donde se
esparcen los rodeos considerables que hemos visto, mas que en todas las
demas posiciones de estos indígenas, y la mayor parte marcado. En las
alturas, y en todo el campo vecino á ellas fuera del círculo, se
encuentran muchas piedras porosas y areniscas, blancas la mayor parte,
semejantes al yeso y piedras-cal, fáciles de beneficiar.

Desde el médano principal, al S de la laguna, demoraba el mogote
elevado, llamado de la Ventana, al rumbo SO, prolongándose sus faldas y
encadenamientos sucesivos con otros menores hasta el rumbo OSO, donde se
hallan otros menos elevados que el primero, llamado de Curumualá,
demorando de la misma posicion al rumbo O 16° OSO, y prolongando sus
encadenamientos con otros de la misma altura y menores hasta el O, en
donde empiezan á parecer los de la elevada sierra Guaminí, los que
forman una abra estensa con la de Curumualá. Los mogotes ó puntos mas
elevados de aquella demoran desde el O hasta los rumbos 10° NO,
perdiéndose sus límites en pequeñas colinas, que insensiblemente
disminuyen hasta quedar al mismo nivel de la pampa, ó desierto inmenso
del NO. Las perspectivas de todas ellas fueron sacadas al instante
proporcionalmente á la distancia en que nos hallábamos. Procuramos,
durante este dia de parada, hacer alguna observacion á mediodia, pero
fué en vano, porque la caterva que nos rodeaba lo impedia: procuramos
salir con el quintante, una plancha de madera, y el horizonte
artificial, á una distancia en donde no pudiésemos ser vistos, pero todo
fuè en vano, lo mismo que de noche: esto lo poniamos en practica todas
las noches, pero no se apartaba la multitud de nuestro campo, ya jugando
hasta media noche á los dados y naipes, ó acompañándonos, aunque no
quisiesemos, mientras no dormiamos.

La poblacion de este punto, en donde se hallaban 25 á 30 toldos, no
pasaba de 500 almas, de las que 150 hombres capaces de tomar armas.
Cautivos encontramos 10, seis varones pequeños, y cuatro mugeres
blancas, fuera de otra poblacion que se nos aseguró estaba al SO, como
media legua, la que determinamos reconocer al dia siguiente. En la
parada, hasta donde nos acompañó el cacique Lincon, los suyos y el
intèrprete cacique Neclueque, nos felicitaron, dicho cacique, todo su
pueblo, _Madama_ Lincon y el cacique Epuan, quien tiene su pequeña
poblacion unida á la del primero, y bajo la direccion y órden de este. A
todos los cumplimentantes se les obsequió. El intérprete felicitó a la
Comision de parte de su cacique, que este se hallaba impuesto de todo lo
acaecido á la Comision desde su salida de la frontera, y sus últimos
sucesos con los caciques Pampas en su reunion: que se hallaba informado
por el cacique Lincon, de todo lo ocurrido, que él estaba pronto á
entrar en tratados, que la Comision debia acercarse hácia sus tolderias
en las faldas de la Ventana, adonde estaban citados los caciques
Ranqueles para reunirse los que quisiesen entrar en tratados, y que
probablemente se reunirian la mayor parte que estaban invitados, no
obstante que entre ellos habian muchos desertores que se oponian al
pacto; pero que mediaria para que los consejos de estos no influyesen en
nada sobre las disposiciones de los caciques: que le suplicaba al
Comisionado que le remitiese al intérprete de la Comision con el
enviado, para tener el gusto de ver á uno de sus antiguos amigos, y
manifestarle el estado de los caciques Ranqueles, para que pudiesen
pasar adelante con mayor seguridad, sin embargo de que podia hacerlo sin
ningun temor.

La mision fué recibida con agrado por el Sr. Coronel, quien accedió á la
demanda ó remision del intérprete, remitiéndoles algunos regalos que se
le tenian destinados. Se le contestó que por lo que tocaba pasar
adelante, era imposible, por el mal estado de los carruages y
cabalgaduras, y que sus achaques no le daban lugar para internarse mas
en una estacion que le seria dificultoso poder volver en los rigores de
las aguas: que consultaria con el cacique Lincon y resolveria. Se
despidió el intérprete, obsequiado, y el nuestro con otros chasques que
el mismo cacique habia hecho á otros de la misma clase, para la reunion
que debia celebrarse.

Pasamos sosegados todo el dia. El gobierno interior de esta pequeña
tribu y su organizacion son enteramente diferentes de las demas: no se
alborotó en toda el dia, ni hubo el mas pequeño desórden en nuestro
campo. La voz del viejo cacique, era allí respetada como un oráculo, y
su conducta con esta poblacion, era la de un padre de familia que se
desvelaba en la educacion y felicidad de sus hijos, hacienda una
recíproca union y enlace de unos con otros. Toda la poblacion es una
misma familia, y sus bienes comunes á todos.

Dia 30. Despejado y muy ventoso[34]: brisa fuerte del tercer cuadrante ó
SO: amaneció el horizonte cubierto de helada: nuestras tiendas de
campaña no resistieron, á pesar de ser fuertes: se pasó toda la nieve al
lado interior, y por consiguiente el terreno circunscripto en su
circunferencia, apareció lo mismo que el resto del campo. Seguramente no
hemos visto ni sufrido una helada mayor, ni una noche mas cruel, pero no
dejamos de sorprendernos al observar á los habitantes de esta pequeña
poblacion, principalmente al sexo femenino, que al rayar el dia saliesen
de sus habitaciones á bañarse á las riberas de la laguna. La madre de
familia, mas diligente que el varon, salia con todos sus hijos y criados
á este ejercicio, que generalmente se practica todos los dias, aun en
los mas crueles del invierno: no habia pasado media hora, cuando ya
veiamos sobre la laguna á todas las gentes de la poblacion en el baño, y
los esposos y la juventud, aun recreándose en la ociosidad y holgazania
en sus inmundas habitaciones. Nos sorprendió igualmente que á la par de
las indígenas, en quienes no era estraño esta costumbre, lo hiciesen
algunas jóvenes cautivas que servian de esclavas. Este acto á la verdad
lo presenciamos, y observamos que no lo egecutaban forzosamente, sino
que en fuerza de la costumbre, encontraban en él un rato de placer; no
obstante que en una jóven bien parecida que sufria esta suerte, le era
insoportable este duro trance que forzosamente se lo hacian egecutar.
Ella, al parecer, como otras que la acompañaban en su desgracia, eran de
buena cuna, y educadas ciertamente en una vida bien diferente. ¡Cuan
sensible, cuan lastimoso nos era ser frios espectadores de la desgracia
de estas infelices, víctimas de la miseria, sin poder correr á su
socorro! Ellas lo imploraron varias veces, para que legalmente
propendiésemos, por medio del pacto con los caciques sus amos, á
sustraerlas de esta dura esclavitud; pero á pesar de los repetidos
esfuerzos que hizo la Comision, para practicar esta diligencia, su
resultado fué ninguno ó insignificante. Cada amo de una de estas
víctimas se creia tener en ellas un tesoro, que ciertamente contaba con
él, afianzando su tenacidad en no ceder á ningun trato que no fuese una
suma, ó especies equivalentes que pidiesen: los caciques en esta parte
no podian determinar nada, porque hasta la violacion de la propiedad de
sus súbditos no llega su poder: mucho menos cuando ellos eran
interesados, y ponian todos los medios de su génio, para sustraerse de
entrar en tratados sobre una materia que era contraria á sus intereses,
y que de su generosidad nada iban á conseguir, sino perder sus tesoros
infructuosamente, consiguiendo de este modo aparentar una paz mas ó
menos éfimera, porque no podria llamarse tal, sino accedian á un
sinnúmero de ilegalidades que se reclamaban por la Comision, para
conseguir un resultado que, si no era el mas firme, era por entonces el
que se deseaba; y de lo contrario dar cuenta de lo acaecido, y hacer ver
que la voz de paz aislada, sin entrar en pactos por ambas partes, era un
acto ilegal, é insignificante, que no haria mas que aumentar la mala fé,
y que su resultado seria una quiebra inevitable.

Mientras tanto, ¡qué dolor! Si los parientes y deudos inmediatos de
estas desgraciadas no podian disponer de la suma necesaria para su
rescate, debian permanecer en la miseria: muchas de ellas no los tenian,
porque habian perecido á manos de sus opresores: otras, aunque los
tuviesen, eran por su estado ó egercicio unos aldeanos ó labradores que
jamas en el resto de su existencia podian adquirir una suma tal. Se
veian por último desamparadas de todo auxilio; violado su pudor con el
trato mas bárbaro que en sociedad de hordas puede presentarse, y
sufriendo la vida mas cruel que la naturaleza puede ofrecer.

Nuestra sensibilidad, al presenciar este cuadro lastimoso y aflictivo,
no podia menos que pagar el justo tributo á la naturaleza: nos convencia
al mismo tiempo de la necesidad de una medida capaz de cortar este mal,
que nos aniquilará, si pronto no acudimos al remedio: nuestra poblacion
fronteriza dentro de poco desaparecerá, lo mismo que nuestras
poblaciones de industria, y servirán para aumentar la suya, como lo
hemos visto, y privarnos de los brazos industriosos que forman la
riqueza de nuestro pais. Las guardias del Salto, Rojas, Pergamino,
Areco, Lujan, Navarro, &c., &c., hasta las costas del mar del sud, las
hemos visto en otro tiempo encerrar establecimientos pingues, y una
poblacion correspondiente à su industria: y ahora ¿qué vemos? Vemos la
primera arruinada y desolada, por tierra sus edificios, muertos sus
habitantes á manos de sus enemigos ó infieles, y cautivas sus familias y
sus bienes: la segunda y tercera han corrido la misma suerte repetidas
veces, quedando sus campos y poblaciones desoladas, sostituidas por
nuevos pobladores: las demas las hemos visto, que á las que no han
sorprendido y arrasado, han robado y cautivado las familias de su
campaña, quedando toda la línea de frontera, excepto la Guardia del
Monte, en un estado deplorable: atrasada considerablemente la poblacion,
perdida la industria, y aumentada la de los indios, acrecentando su
poder y su espirítu militar para repetir estas escenas.

Estas observaciones deben suministrar al Gobierno los conocimientos
precisos para tomar una medida acertada, ó al menos darle á conocer el
carácter de las tribus vecinas, para incitarle á poner todos los medios
que le aconseje la prudencia, para que aquel enjambre de víctimas vuelva
á disfrutar de la educacion que recibieron de sus padres, en su suelo
natal, y bendiga á la mano bienhechora que las libertó del cautiverio.
¡Cuan dulce y placentera deberá ser la sensacion que cause á la
autoridad que cumpla con este sagrado deber como padre de su pueblo, y
como el único en donde se hallan los recursos que este le ha confiado!
Estos males no se ignoran, y creemos que el Gobierno, que tan sabiamente
ha dado impulso á nuestra civilizacion y prosperidad, no descuidará este
objeto interesante, y afiance de este modo el engrandecimiento de
nuestro pais y su futura felicidad.

Pasemos á lo ocurrido en este dia. El cacique Lincon, nuestro hospedario
y amigo, que así se habia declarado, interesándose por nuestro feliz
éxito, no perdia un momento para comunicarnos las noticias ó medidas que
se debian tomar. Por la mañana se llegó á nuestro campo, y despues de
saludar á la Comision, hizo presente que parte de los chasques que habia
enviado el cacique Neclueque no habian marchado, y que habian tomado la
determinacion de comunicarle que hiciese todo el esfuerzo posible para
que la Comision no pasase mas adelante de este destino, pues que el Sr.
Coronel se hallaba enfermo, los carruages en mal estado, y las
cabalgaduras del mismo modo: y que así invitase á los que debian
reunirse, que lo hiciesen en esto punto, que no habia diferencia ninguna
en que así lo efectuasen, evitando de este modo algunos malos pasos é
incomodidades á la Comision. El viejo cacique exhortó é impuso del mismo
modo á todos los caciques, para que lo hiciesen con los demas caciques
de la reunion: su diligencia y buena disposicion nos hacia creer que de
su hombria de bien no habia que dudar, y que teniamos en todo trance un
defensor constante, que pondria todos los recursos de su fuerza y
opinion para no faltar á los principios de su conducta con la Comision.
A pesar de los recuerdos que el cacique Neclueque habia hecho por medio
de sus chasques á la Comision, no estábamos enteramente persuadidos cual
era su opinion ni su caracter, ni su posicion, ni influencia con los
caciques Ranqueles, ni con las tribus Aucases y Huilliches; y por
consiguiente, aun cuando manifestase buenos deseos en sus embajadas de
hacer paces, esto no era suficiente, si no influia en su opinion y
respetos para que los disidentes entrasen en liga. Por su posicion
veiamos que podia ser interesante entrar en amistad con él, porque
vulgarmente oiamos nombrarle con respeto y confianza entre todos. Desde
nuestra salida de la frontera, por las noticias y anécdotas que habiamos
oido de este cacique, habiamos formado de él algun concepto. Pero
estabamos persuadidos de que no seria un paso infructuoso entrar en
tratados, aunque insignificantes, para esplorar su carácter, y entrar en
relaciones mas íntimas. Al mismo tiempo, aunque habia algunos obstáculos
en pasar adelante, por no saber el punto adonde debiamos dirigirnos,
creiamos que era ya mucho llegar á reconocer el terreno y la hermosa
Sierra de la Ventana, que demoraba muy próxima á nuestra situacion, y
que buscando las ocasiones el oficial ingeniero de internarse, como lo
deseaba con anhelo, pudiésemos agregar todos esos reconocimientos à
nueutras cartas, y á la geografia de este pais, principalmente el de un
punto que nunca habia sido observado científicamente.

Estos deseos nos hacian sentir la necesidad de avanzar, aunque
sufriésemos algunos trabajos, prefiriendo el adelantamiento de los
conocimientos topográficos á todo otro atraso que pudiese ocasionarnos.
El cacique Lincon nos habia prometido que, en caso de seguir adelante,
no nos abandonaria, ni menos los caciques Aucases, aunque se hallaban
destinados para acompañarnos, y representar su tribu durante los pactos
celebrados con sus vecinos los Ranqueles. El cacique Neclueque no
pertenecia, segun las indagaciones que haciamos, ni á los Aucases, ni
Ranqueles, mucho menos á los Huilliches, porque habita en puntos muy
distantes, en donde se nos aseguró tenia su residencia. No pertenecia á
los primeros, porque ocupaba el terreno de los segundos, ni pertenecia á
estos, porque sus antiguos predecesores eran de la primera tribu, hasta
el último nombrado Callmegue, hermano suyo, que murió en una de las
incursiones en la frontera de Navarro, y á quien sucedió como el mayor
de los hermanos de los que existen. Sus relaciones con ambas son
continuas, y en los pactos, incursiones ó tratados, es consultado por
las dos, sin pertenecer á ninguna.

Por la mañana, mientras el cacique Lincon visitó nuestro campo, se
procedió al reconocimiento de una laguna, que se nos informó habia á una
ó dos millas de esta posicion, al SO. En efecto à 16 cuadras por este
rumbo la encontramos, con un baqueano que nos condujo á ella. Su
magnitud no excedia de 400 varas de circunferencia: su profundidad diez
y doce pies en su centro, disminuyendo hasta 4-1/2 y 5 progresivamente
en sus orillas: buena agua, fondo de arena y tosca, límpia en todo su
interior, algunas pequeñas barrancas de dos y tres pies de altura;
situada en un terreno sólido y elevado à la planicie descrita, con
pastos abundantes, en un terreno desigual, y tierra negra y muy seca.

En la circunferencia de la laguna se hallan algunos ranchos ó toldos de
algunos indios, pertenecientes á la misma jurisdiccion del cacique
Lincon. El número de habitaciones eran seis, y su poblacion de 100 y mas
personas: entre ellas tres mugeres jóvenes cautivas, de 16 á 18 años, y
un jovencito de seis años. El número de la poblacion no pasa de 600, en
los que se cuentan 200 hombres capaces de llevar armas. El de cautivas
ya lo hemos espresado, y seguramente se nos aseguró que se habia
ocultado mucho à la noticia de nuestra llegada á sus poblaciones. Las
demas divisiones que se reunieron y tenian sus poblaciones á 10, 12 y 14
leguas, no conducian á ninguno de estos desgraciados; y su número, ó
total en esta tribu no se pudo calcular. El cacique Ancafilú sabiamos
qne tenia en sus toldos algunos mas, y tambien de los demas caciques. La
tribu de los Ranqueles sabiamos positivamente era en donde existia el
mayor número, como los que habian asolado la frontera del O y concluido
con su poblacion: los que en el comercio interno de una tribu con otra,
habian procurado cangear á sus vecinos los Pampas sus cautivos Chilenos
ó Araucanos por sus cautivos de la provincia de Buenos Aires: y en
efecto, este comercio se habia hecho tan activamente, que los esclavos
que generalmente tenian, eran Araucanos, quedándoles algun número de
prisioneros para hacer su comercio con mas lucro. Muchos habian entrado
por el cange, porque su vecindad con la frontera, y las proporciones que
podrian tener para fugarse, como estaba sucediendo, les hacia perder en
el momento su presa: otros no solamente por esta razon, sino porque con
la llegada de la Comision temian que se los hiciesen entregar
forzosamente, despues de concluidas las paces. Los Ranqueles, que
generalmente estaban en guerra con sus vecinos los Araucanos, tenian
cautivos ó prisioneros de estos, ó ya esclavos comprados á los mismos en
su comercio con los Andes, que provenian de las guerras interiores de
las tribus Araucanas, y los prisioneros pasaban á manos distintas en
cambio de especies con las que hacian su comercio los primeros. Estos,
temerosos, por la misma razon que tenian los otros, de la fuga de sus
esclavos á su pais, proponian y efectuaban el cange por nuestras
cautivas; las que no podian escaparse de su poder por la distancia en
que se hallaban, y para hacerlo, tenian que arrostrar grandes peligros.
Ellos sabian que distaban de entrar en pactos con la provincia, para
tener que entregarlas, y aun cuando así lo efectuasen, jamas entregarian
su presas como lo hacian los Pampas, segun lo hemos dicho mas arriba.

Dia 1.º de Mayo[35]. Despejado y hermoso: viento fuerte del NO, fresco:
por la mañana, aun no habia parecido el sol sobre el horizonte, y ya se
hallaban sobre el lago las familias de los indígenas, recreándose en el
baño. La mañana era muy fria: la helada aun existia sobre el campo, la
agua de la laguna estaba escarchada: pero la naturaleza de estos
vivientes, acostumbrada á esta operacion diaria, vencia estos obstáculos
de la estacion, que nos parecian intolerables. Nos ocupamos por la
mañana hasta mediodia, en reconocer la campaña vecina, y nada
encontramos de particular, sino las calidades descritas.

Permanecimos en este punto, aguardando los chasques enviados al cacique
Neclueque el dia anterior, y cuya contestacion debia determinar nuestra
marcha al punto de reunion que se indicase. El dia siguiente de su
salida, se nos aseguró volverian con la contestacion, porque no distaban
mucho las poblaciones de dicho cacique, 7-1/2 leguas al OSO, habiendo
que atravesar algunos arrojos y malos pasos, hasta llegar á ella.

La mañana estaba hermosa, y despejado el horizonte, lo que nos
facilitaba distinguir con mas claridad el hermoso monte vecino. A la
vista el mogote principal parecia ser muy elevado: sobrepasaba à otro de
alguna elevacion en mucha altura: antes de ver sus faldas, se descubrian
otros que impedian observar sus cimas ó mogotes, sino á una altura algo
elevada. Este se mostraba á una distancia de 25 á 30 leguas: su figura
es semejante á la del mogote principal del Tandil, pero mas elevado que
este: se distingue á 18 ó 20 leguas sobre el horizonte, estando
despejado: su vista no está impedida por ningun otro objeto: su
perspectiva es magestuosa, y por su aislamiento en un campo tan
dilatado, parece mucho mayor de lo que es realmente[36].

Tal es el efecto admirable de estas obras de la naturaleza, en medio de
una pampa al parecer sin limites, y tal es la sorpresa que causa al
observador, cuando son vistas á una lejana distancia por primera vez en
un pais desierto: semejante á un oceano, en donde vaga como un bajel,
sin mas auxilio que los que le proporciona la casualidad! La casualidad
ciertamente es la que conduce al viajero á encontrar un pequeño lago en
donde refrigerarse de la pesada jornada y de los calores del sol, y es
igualmente la que lo ampara en estas soledades, cuyo cielo es benigno, y
que por las variaciones de la atmósfera no deja de ser delicioso en
ciertas épocas, y digno de ser habitado. Que nuestra poblacion é
industria se pongan al frente de los obstáculos que presenta este vasto
desierto, y su naturaleza virgen dará á este país una nueva existencia
en América.

Aguardando la contestacion en nuestro campo de los chasques enviados,
corrió á las 4 de la tarde una noticia vaga, que no dejó de
sorprendernos, poniendonos en largas cavilaciones: ella era que el
intérprete, enviado á peticion del cacique Neclueque, habia sido
asesinado por este, estando borracho él y su gente. Estas voces eran
solamente las que se esparcieron y llegaron á nuestros oidos. A las 5
salimos de esta nueva con la llegada de unos de los chasques enviados el
dia anterior por el cacique Lincon: este, despues de haber recibido el
mensaje que le traian, vino á nuestro campo á dar cuenta al Sr. Coronel
comisionado de lo ocurrido. Dijo que la noticia que poco antes habia
corrido era incierta, pues era obra de hombres conocidos por sus malas
intenciones, que rodeaban á la Comision por sus fines particulares, y
que no debiamos prestar oidos á sus insinuaciones, ni consejos: que por
desgracia esta clase de gente se habia introducido y tolerado en su
pais, cuya felicidad y tranquilidad turbaban continuamente: que eran los
principales motores de los movimientos é incursiones que se habian
hecho, y que procuraban se hiciesen, porque no tenian nada que perder.
Que el cacique Neclueque no era capaz de cometer un crimen de esta
naturaleza: que era verdad que se habian embriagado en sus tolderias, y
que en este caso no era estraño que se cometiese un crímen tal, pues que
se habian visto casos semejantes: que el intérprete debia llegar esa
misma tarde ó al dia siguiente: que el cacique Neclueque habia recibido
con placer los recuerdos de la Comision, y se habia impuesto de todo lo
ocurrido, que repetia á la Comision, que el interes general exigia que
ella avanzase an dia mas de camino hácia sus tolderias, para concluir
con mas brevedad los tratados, y aproximarse a las principales tribus
ranqueles, porque esto en nada podia influir en perjuicio, ni menos en
atraso de ella. El cacique Lincon, en vista del mensage, invitó á la
Comision á seguir un dia mas de camino adelante, y que él la acompañaria
con alguna gente y los caciques destinados para el efecto. Que á cinco ó
seis leguas para la sierra se encontraban algunos arroyos y buenas
paradas, y que allí podia hacerse alto: que él y su gente no la dejarian
hasta su vuelta de los Patos, no permitiendo que se le llegase á inferir
ningun ultrage. El Sr. Coronel adhirió incontinenti á marchar el dia
siguiente, hasta el punto que se habia acordado.[37]

Dia 2. Claro y despejado, brisa suave y fresca del NO. Por la mañana nos
preparamos para marchar al punto dicho: aguardamos al cacique Lincon
para partir: este, á las 11-1/2 de la mañana nos invito á hacerlo. En
efecto, á esta hora lo ejecutamos, llevando un lucido acompañamiento de
toda la poblacion, hasta las mugeres, que seguian á su cacique, el que
despidió á poca distancia toda la multitud á sus habitaciones, siguiendo
solamente él, los cuatro caciques Pampas y algunos sirvientes. La marcha
la rompimos con rumbo O, 20° grados SO; y á 1/3 de legua encontramos la
misma laguna reconocida el dia 30. En ella encontramos lo mismo que se
describió, con la diferencia que se habian aumentado dos toldos ó
ranchos en la orilla de la laguna, cuyos dueños, escasos de agua, se
habian venido á alojar á ella. Esto es muy general, y continuamente se
secan los lagos, y sus habitantes tienen que cargar sus viviendas, y
arrear sus tropas de ganado, hasta encontrar otro, en donde vuelven á
domiciliarse: de modo, que sus poblaciones no son constantes en un mismo
punto. En la estacion del estío tienen que abandonar todas sus campañas,
y abrigarse en las faldas de la Sierra de la Ventana, en donde se hallan
buenas aguadas; y en la siguiente se retornan á sus terrenos ó
posesiones, aunque todo el país es comun á sus indígenas para habitarlo,
y solo guardan algun respeto á las fronteras ó límites de las tribus
vecinas; porque de lo contrario, sucederian largas contiendas, que
acabarian por una guerra, como ha sucedido muchas veces.

Con el rumbo dicho seguimos la marcha, hasta las 5-1/4 de la tarde, por
un campo delicioso, elevado, y lleno de sinuosidades, semejante al resto
de la campaña ya descrita. En esta sus calidades eran diferentes, los
pastos mas cortos, la tierra seca, negra y dura, el terreno lleno de
diferencias de nivel, y muy seco, algunas colinas de poca elevacion, y
muchas piedras en todo el tránsito, por la aproximacion á la sierra. A
esta hora, y á 4-1/2 leguas del punto de salida, comenzó á aumentar de
bellezas, la perspectiva risueña y agradable de la campaña: la mañana
estaba fresca, serena y despejada, el campo iba variando sucesivamente,
y á los pastizales y dureza de la tierra, sostituia una verde campiña, y
una tierra mas blanda y vegetal, con diversidad de plantas, yerbas y
flores deliciosas, que aumentaban la belleza del pais. En él paseaban
cuantiosos rodeos de ganado vacuno, caballar y lanar, y el horizonte
aparecia al rumbo O 10° SO, cubierto de estas especies, envueltas
confusamente en una corta niebla que por ese mismo rumbo se habia
levantado: á poca distancia que caminamos, distinguimos poblaciones en
una vasta llanura de un nivel muy inferior á la que habiamos cruzado,
mezcladas en la perspectiva con inmensos rodeos que á sus cercanias
pastoreaban. A las 5-1/4 de la tarde, cuando el sol llegaba á su ocaso,
arribamos á la ribera de un arroyuelo, en cuyas orillas se encontraban
muchas poblaciones de indígenas, que à la noticia salian de sus casas á
recibirnos, y cercaban nuestro coche con saludos y vivas de alegria. En
la ribera hicimos alto, entre las poblaciones que á derecha é izquierda
se prolongaban sobre el curso de ella, y lo mismo los hermosos rodeos,
descansando al lado de las habitacioncs de sus dueños. Tuyimos en esto
momento unos instantes deleitosos al ver la mansedumbre y humildad de
las mugeres y juventud indígena, que á nuestra arribada nos recibian con
demostraciones de cariño y de paz, è igualmente al presenciar los
atractivos de la naturaleza que á nuestra vista se presentaban por todas
partes. El monte vecino demoraba al rumbo S 10° SO dos y media leguas, y
podiamos desde luego admirar su perspectiva. Suspendimos por entonces
nuestras observaciones, deseando descansar de nuestra pesada jornada,
para comenzar al dia siguiente á hacer algunos reconocimientos, y á dar
algunas descripciones particulares de este pais encantador.

El cacique Lincon y sus compañeros, despues de haber hecho alto, dejaron
á la Comision en aquel punto, que era hasta donde la conducian, porque
de allí no pasarian mas adelante: y aun cuando quisiesen obligarla,
ellos no lo permitirian. La Comision aprobó su dictámen, y se resolvió á
que se avisase al cacique Neclueque el punto á donde se determinaba la
reunion.

El arroyo en donde hicimos alto se llama en el idioma Auca,
_Quetro-eique_, ó arroyo cortado. Informándonos de sus vertientes y su
curso, se nos aseguró que nacia en la Sierra de la Ventana y desaguaba
al NO, perdiéndose en bañados y médanos de arena que se encuentran por
donde hace su curso, ocultando su cauce en ciertos parajes. Corre de SO
á NE, serpenteando mucho para buscar el nivel del terreno, que es
sumamente quebrado, formando muchas sinuosidades particulares, por entre
lomadas y médanos: su cauce no excede en todo su curso de cinco á ocho
pies: su latitud es siempre de 20 á 24 pies: su fondo lama y zarca,
siendo casi imposible vadearle por el tegido de berros que se forma bajo
de su superficie. Su agua es un nectar: dorados y bagres se encuentran
en abundancia, de 1-1/2 á dos pies de largo.

En sus riberas tiene constantemente barrancas de siete, cinco á cuatro
pies de altura, cubiertas de maciegas y pajonales elevados; su
superficie es límpia, pero su paso dificultoso, por la razon indicada.
Un punto solamente de su lecho es conocido para el tráfico de los
habitantes, y este se efectua casi á nado: el fondo barro, y su latitud,
mayor que en todas partes. La velocidad del curso de sus aguas fué
calculada del mismo modo que la de los rios de las Floras, Salado y
Saladillo: el resultado de la operacion fué, que en 10" de tiempo
recorrió un espacio de 16 pies del pais, ó en 1' de tiempo 96 pies, ó 32
varas, lo que equivale á 5760 pies ó 1920 varas en una hora: de donde
resulta, que la velocidad de sus aguas está en una razon inferior á la
del Salado, Saladillo y las Flores, en donde se ha hecho el mismo
cálculo: es decir, en razon de ocho á siete, á seis, y á cinco
comparativamente.

Estas cortas noticias que procuramos adquirir sin ser vistos, no bastan
á dar un conocimiento, ya de su orígen, ya de su desague, y variaciones
sucesivas que forme su cauce, ni menos de las poblaciones que se hallen
en su costa. Se nos aseguró igualmente, que á una y dos leguas se
encontraban algunos otros arroyos, que corrian casi paralelamente al
descubierto, y descendian de la misma sierra: igualmente, que el
nacimiento ó vertientes del rio Sauce Grande y Sauce Chico no se
hallaban muy distantes de nuestra posicion, siendo la sierra orígen de
muchos arroyos; con otras particularidades no descubiertas por ningun
facultativo. El único que ha transitado[38] este pais, y dado algunas
noticias de él, nada ha dicho del arroyo _Quetro-eique_, cuyo
conocimiento es debido á nuestra Comision, ni menos de otros que corren
mas al O de este. En ninguna carta, de las pocas que conocemos de este
pais, se encuentran estos puntos remarcables, ni tampoco se halla
determinada la verdadera posicion de la sierra. Su curso y
ramificaciones así como las vertientes y desagues de los rios Sauces,
fueron fijados arbitrariamente por otro piloto que viajó á Patagones.
Los desagues de estos rios, en la costa del mar del S, y algunos otros
de la planicie del SE antes de arribar al monte cercano, son trazados
por un reconocimiento hecho recientemente de la Bahia Blanca en donde
desembocan.

Estos rios, así como sus orígenes, se hallan determinados con mas
exactitud en algunos reconocimientos particulares, que en ninguna carta
formal del país. Las desembocaduras, descubiertas en el reconocimiento
de la Bahia, han sido determinadas por algunos marineros ingleses, y sus
nacimientos, en algunos derroteros poco exactos de viages terrestres:
aunque no queda duda ninguna qne se forman de las aguas de la sierra;
pero esto no basta. Nosotros nos ocupamos, desde que arribamos á este
destino, de dar principio á reconocimientos que aclarasen y quitasen el
velo que tanto tiempo habia encubierto la geografía de este pais, con el
objeto de perfeccionar la carta que nos proponiamos formar, reuniendo
los mejores trabajos científicos.

Dia 3. Nublado y calma, brisa fuerte del SE. A las 12 del dia vimos el
sol, la niebla y cerrazon de la mañana lo habian impedido hasta
entonces: en el momento volvió a toldarse, amenazando lluvia,
impidiéndonos de este modo el ver la sierra y el hacer algunos
reconocimientos, no obstante que la niebla nos hubiera favorecido para
que no fuésemos vistos cuando los practicásemos; siendo indispensable
internarnos por entre las mismas poblaciones de indios, solos y sin
baqueano, guiándonos solamente con la aguja, para no perdernos á la
vuelta con la densidad de la niebla. El objeto principal que nos
conducia, era averiguar los orígenes de los arroyos, y reconocerlos
hasta donde fuese posible, y despues de esta dificil operacion, observar
las alturas y detalles particulares de la sierra, avanzando hasta donde
las circunstancias nos permitiesen, para trabajar con mejor éxito. Por
la mañana dispusimos todo para emprender el viage, llevando tres ó
cuatro soldados, que cargasen ocultamente los instrumentos que pudiesen
ser necesarios para la práctica de las operaciones en el terreno.

Aguardábamos antes de partir algun resultado del cacique Neclueque, en
contestacion à los chasques que se le habian enviado, y al intèrprete
mismo, que aun no habia llegado; para saber de este modo la ùltima
resolucion de la invitacion ultimamente hecha por dicho cacique á todos
los Ranqueles de la misma clase, porque nuestros trabajos no se podian
efectuar si habia algun movimiento, ó miras siniestras qne descubriesen
los disidentes contra la Comision: mayormente cuando el cacique Lincon
por la mañana, al saludar à la Comision, le participó que sabia
extraordinariamente que los caciques Ranqueles manifestaban ideas
hostiles contra la Provincia y Comision, que no querian reunirse à
tratados, y sì continuar la guerra. Que opinaba se aguardase
sosegadamente al intèrprete, y con la contestacion del cacique y la
narracion de este, determinar lo que debia hacerse. En efecto, á las 12
del dia llegó el intèrprete, y hablò al Coronel comisionado, dándole
cuenta de lo ocurrido, diciendo: que habia tenido una conferencia
favorable con el cacique: que la Comision no dudase un momento de su
sinceridad y buena fé: que era el primero que gustoso se presentaria à
entablar una negociacion, sosteniendo otros principios que los que se
habian puesto en planta en la primera reunion por hombres que presidian
estas tribus, y que habian sido talvez los que ocasionaban la morosa ò
dificultosa transacion con la tribu Ranquel; porque tan solamente los
intereses particulares se habian dejado entreveer, desatendiendo la
felicidad de su pais, y los intereses generales de su pueblo. Que el
cacique le habia suplicado hiciese todo esto presente á la Comision, y
que le participase igualmente los hechos que habia presenciado èl mismo,
y su conducta con los caciques disidentes. El intèrprete añadiò, que
durante su morada, habia sido testigo de varios chasques que habia
enviado à todos los caciques, principalmente a los _ulmenes_, ó
principales, Pablo, Calimacuy, Joaquin, Antenau, Grenamon, &c, para que
se reuniesen al pacto en el punto donde la Comision habia hecho alto:
que habia sido desairado otras tantas veces en sus invitaciones,
contestando con razones vagas é inconducentes que alegaban para no
asistir, y que en los preliminares para el pacto en cuestion se habian
recordado ciertos ofrecimientos que el Gobierno les habia hecho. Que el
uno era una promesa, que por conducto del capitanejo en rehenes se les
habia comunicado, sentándose como un principio que jamas se
quebrantaria, y como base de lo que debia practicarse: el era que el
Gobierno debia remitir, como presente, por la Comision, 50 aperos
completos con espuelas, estribos y demas avios de plata, à mas de otros
tantos sombreros finos, casacas y espadas con guarniciones de lo mismo;
y que sabian lo contrario: es decir, que la Comision decia, que no
llevaba semejantes especies, ni menos cosas equivalentes. Que por esta
razon, y por otras infinitas que ocultaban, no queriàn hacer pacto
alguuo, pues que la conducta que el Gobierno les presentaba, eran lazos
y trampas, que al fin si se mostraban incautos, se enredarian en ellos,
y el resultado seria manifiesto. Mayormente cuando sabian por sugetos de
Buenos Aires, que à eso tendian las miras del Gobierno, y que su
conducta lo manifestaba claramente. A mas de que, ¿porquè la Comision
habia observado esa conducta desfavorable hàcia ellos en los primeros
pactos con sus vecinos los Pampas, distribuyendo los artìculos y
especies diferentes de los tratado anteriormente, que habia remitido el
Gobierno para obsequiar á todos igualmente, cuando se realizase la
reunion? Y porquè tampoco los caciques Pampas la observaron, y
avaramente se repartieron à manos llenas lo que á todos pertenecia? ¿Y
porquè al mismo tiempo la Comision no los hizo responsables de su
conducta, y de los resultados que practicamente producia, y las
desavenencias que ulteriormente podria ocasionar? Concluyó el intérprete
por último, diciendo, que estas eran las contestaciones que repetidas
veces habian dado; añadièndole al cacique invitante, que los caciques
Ranqueles no querian hacer un papel triste, ni menos recibir los restos
despreciables que sus enemigos les enviaban, y que la Comision conducia
para entablar una negociacion: que ellos se decidian à no admitirla,
poniendo en planta los recursos que de su negativa eran consiguientes,
es decir, una guerra interminable. Añadiò, que el cacique Neclueque se
hallaba sumamente disgustado con la conducta que observaban los
desidentes, y la poca justicia con que calumniaban al Gobierno, y los
procedimientos íntegros y justificados de la Comision, durante los
negocios que habian tenido lugar en los sucesos con la primera tribu. Su
opinion estaba cimentada en otros principios, y que haciendo justicia al
Gobierno y á ella, se presentaria al dia siguiente con los caciques sus
compañeros y sus gentes á felicitarla, y à entablar los mejores y mas
duraderos principios de una paz, que sellaria su felicidad futura, y
haria honor à la Comision, despreciando esos viles pretestos, tan
injustos como siniestros y cavilosos que se alegaban para no entrar en
tratados.

Con esta contestacion y estos principios, fàcil era tomar una
resolucion: pero la oferta del caciqne era menester que fuese
correspondida del mismo modo y con la misma franqueza que su
corresponsal lo hacia, y al efecto se hacia preciso demorarnos en aquel
destino, hasta aguardar la reunion de este y demas que quisiesen
hacerlo. Mientras tanto el oficial ingeniero de la Comision, que escuchó
esta narracion hasta llegar à su resultado, aprovechando la oportunidad,
marchó[39] sin pèrdida de instantes al objeto que se proponia, con los
cuatro soldados armados y municionados, por lo que podia ofrecerse en el
curso de sus operaciones, internandose á campos incógnitos y llenos de
enemigos por cualquiera parte que se echase la vista.

Analizaremos sucintamente los principios vertidos por los disidentes, en
justificacion de su conducta, ò como argumentos y razones poderosas que
daban para persistir en sus planes. Mirados bajo el punto de vista en
que deben analizarse, estaban de acuerdo con sus ulteriores miras, las
que han manifestado desde el principio del siglo pasado: es decir, que
siempre han fundado su conveniencia, su prosperidad y su incremento, en
principios que ciertamente harian nuestra ruina y desgracia. Jamas se
han acomodado à otros que no han sido el robo y el pillaje, egercidos
constantemente sobre nuestras poblaciones fronterizas, y que les han
proporcionado fortunas, y procurado, à costa de los pobladores de
aquella parte de la campaña, su engrandecimiento y un considerable
aumento en sus ganados de toda clase, en especies, en cautivas ò
esclavas: sin que les costase mas que presentarse à nuestros paisanos,
enmascarados, las caras pintadas, y armados con una caña y piedras:
agregàndose á esta pantomima un poco de valor caracterìstico y
emprendedor, calidad conocida en todo indìgena, y principalmente en esta
tribu, que tiene un génio mas guerrero que las demas limìtrofes.

Esta conducta, ventajosa para ellos, los ha enriquecido á costa nuestra,
desde tiempos atras: así, si la abandonasen serian unos incautos, porque
¿qué males han experimentado en sus incursiones á nuestra frontera? ¿Qué
pérdidas, qué escarmientos, qué matanzas ó carnicerias se han hecho con
ellos en las distintas épocas en que han desplegado sus miserables
líneas a la vista de nuestros milicianos? ¿Qué detrimento, qué
cautiverio han sufrido sus bienes y sus familias, en las empresas, que
nuestros milicianos ó tropas que han custodiado la frontera han
intentado sobre sus campos y poblaciones? ¿Cuantas veces han invadido y
se han retirado sin presas, haciendo conocer à los dueños de ellas, lo
necesario, que es guardarlas mejor, y los medios que deben ponerse en
planta para librarse de las funestas y continuas lecciones que les ha
dado la esperiencia? ¿Cuantas veces?--Pero para que recordar tristes
memories, que echarian una luz sombria sobre los trabajos mencionados en
esta memoria. Bastan estas indicaciones para hacer conocer cual es el
objeto y el fin que se proponen nuestros rivales. Ellos conocen bien que
geográficamente, por su situacion, se hallan garantidos de todo lo
funesto ò desgraciado que puede sobrevenirles: ellos no ignoran la
imposibilidad de nuestros recursos, para poner en ejecucion la empresa
de buscarlos en sus mismas guaridas, é indemnizarnos de lo mucho que nos
han arrebatado, y rescatar los esclavos que han usurpado á nuestra
poblacion industriosa. Lo conocen, no hay duda, pero llegarà tiempo en
que nuestros recursos prosperen: entonces sentirán el peso de nuestra
venganza, y empezarà una època diferente de aquella en donde encontraron
tanto placer en asaltarnos impunemente. Llegará época, en que tengan que
ir à mendigar el sustento y acampar sus tristes chozas en las faldas de
los altos Andes, y llorando la suerte de sus mugeres è hijos, maldigan
la conducta que por tanto tiempo observaron contra el pais que les hizo
mas dulce su existencia, y les proporcionò los medios y los artìculos
mas preciosos para hacerla mas llevadera con la reciprocidad del trato.
No hacemos estas reflexiones con la esperanza de retraerlos de sus
designios, sino para dar una idea del caràcter de estos hombres, y de
los principios que reglan su conducta.

Los pretestos que alegaron para no entrar en tratados con la Comision,
no merecen la pena de rebatirlos, porque ellos mismos se impugnan. Los
pretestos ó razones.... Pero ¿qué razones? La primera, la oferta del
Gobierno es falsa, y nunca ha existido, ni menos pudo ser hecha al
capitanejo en rehenes, como este mismo lo asegurò á nuestro retorno. La
segunda, que la conducta del Gobierno hàcia ellos los impulsaba á no
adherir à ninguna invitacion ó pacto. ¿Qué conducta? ¿Adonde estan las
tropelias, los insultos, asesinatos, y robos, autorizados por la
autoridad, para tildarle? Se dirà que se han cometido algunos en la
campaña, principalmente en la frontera, por sus jueces ó comandantes de
ellas, cuando pacìficamente han traficado: pero esta no es razon para
culpar à la autoridad, y clasificar de pérfida è inconsecuente su
conducta.

No entraremos à analizar los hechos que motivaron esos insultos, que
sabemos han sufrido por el paisanage ó comandantes, no por autorizacion
del Gobierno, sino por un espìritu de venganza; cuando, despues de una
invasion, en donde habian cometido hechos horrorosos, aparecian con
mucha frescura à comerciar precisamente al mismo punto en donde
impunemente perpetraron esas atrocidades; en donde aun humeaba la sangre
de las víctimas que habian inmolado, y en donde existian las ruinas de
las habitaciones que el fuego habia consumido. Si entonces un deudo, ó
un infeliz labrador ó hacendado, á quien habian dejado en la miseria, à
mas de haberle muerto un hermano ò hijo, y haberle cautivado su familia,
cometió un hecho tal, ¡como se le puede reconvenir! En este caso, si mil
tropelias, de cualquier naturaleza que fuesen, se hubiesen cometido con
estos asesinos, debian tolerarse; porque los ultrages que pueden haber
sufrido, han debido ser inferiores à los que nos han prodigado.

La tercera, es la conducta de la Comision observada con las tribus
Pampas, perjudicàndolos en el reparto de los intereses, ó especies
comunes à todos. Bastan los hechos que hemos relatado para comprobar
nuestra conducta en los tratados, y desvanecer este cargo.

La cuarta y quinta son resultados de la anterior: rebatida aquella,
quedan impugnadas estas, porque los pasos que dió la Comision fueron à
consecuencia de la ratera conducta de ellos, como se hace manifiesto en
los diarios de aquellos dias, y en las reuniones que se celebraron.
Queda, pues, demostrado que sus cargos eran infundados, y que ocultan
miras siniestras, y un objeto depravado y falaz, que solo sirven para
dar á conocer mas á fondo el caràcter de estos traidores, y el modo como
deben ser tratados. Pasaremos à lo reconocido.

El oficial ingeniero, desde las 12 del dia hasta las 5 de la tarde en
que volvió al campo, hizo las observaciones siguientes:--Habiendo
penetrado al interior de la sierra, hasta las faldas del mogote de la
Ventana, siguiendo el curso de la ribera horizontal del arroyo
_Quetro-eique_ hasta su orígen, lo efectuò al cabo de 3-1/2 leguas que
caminó por el rumbo S 8° SO. Las vertientes se encontraron en las faldas
del mogote de la Ventana, entre una pequeña abra que tiene otros, para
entrar en una pequeña planicie en donde se elevaba el monte principal,
confundiendo sus cúspides con la cerrazon de la mañana. Antes de subir
sus faldas era necesario atravesar dos pequeñas cañadas ó fuentes, que
por el NO y S 12° SE se unian al entrar por la pequeña abra, y formaban
ambos el cauce del arroyo, que no excedia de 1-1/2 varas, engrosàndose
progresivamente con las vertientes de otros pequeños cerros que formaban
la entrada de la planicie, en donde señoreaba aisladamente el de la
Ventana. El cauce del arroyuelo se ensanchaba hasta ocho à nueve varas,
disminuyendo al mismo tiempo su velocidad, hasta llegar al punto de
nuestra parada, en donde se calculó la que allí llevaba. Marcado
exactamente el rumbo y las distancias, pasó el ingeniero à reconocer
todo aquel seno, rodeado de cerros menos elevados que el principal, al
rededor del cual formaban una figura circular, cuyo centro comun era el
cerro. Puso en planta la mensura de una base para levantar el plano de
toda aquella superficie interesante, pero la densidad de la niebla no
permitia descubrir los puntos principales que debian cerrar el area, à
pesar de haberla reconocido. Toda ella forma una abra, de donde nace el
arroyo descubierto, de 500 pies de ancho: de allí al NO sigue un
encadenamiento de colinas y cerros, de 300 y 350 pies de elevacion, que
cambiando de direccion en su curso á 2,000 pies, siguen al O,
disminuyendo sus alturas, hasta perderse à 1,000 y tantos pies en
pequeñas colinas, formando una abra considerable de mas de 1,500 pies.
Siguiendo al SE se vuelven á encontrar algunos cerros unidos por sus
faldas al principal, de la misma altura, y aun mayores, de 900 pies, que
corren circularmente hasta la abra, en donde se origina el arroyo.
Recorrido este círculo, no distinguiamos por la parte septentrional de
su lìmite la sierra de Curumualá, unida à ella por medio de una abra,
que forman algunas colinas, y la separan de la principal. Sus diferentes
mogotes elevados no se apercibian desde aquella posicion, mucho menos
los del Guaminí que se une al Curumualá por un encadenamiento sucesivo.

Al recorrer el terreno que hemos descrito, no encontramos otros arroyos,
como se nos decia, que corren paralelamente al descubierto: nos
figuramos entonces que sus vertientes tenian orìgen en el Curumualá, que
se prolongaba mas de una legua al NO, hasta unirse con la ùltima
ramificacion que se pierde en la llanura--el Guaminí: Se nos aseguró
igualmente por los mismos indígenas, que en la Sierra de la Ventana se
hallaban las vertientes de los rios Sauces: estas no las encontramos,
pero se nos dijo por los desertores è indios, que se hallaban en la
parte austral del cerro de la Ventana, y de allì corrian hasta las
costas de la Bahia Blanca, en donde desagua. Mucho menos encontramos las
del Sauce Chico, que se hallan en el Curumualá. Ambos arroyos pasó un
facultativo en su viaje à Patagones, es decir, hácia la parte meridional
de la sierra, dejando el curso á la derecha, como lo describe en su
diario, y dando como positivo el punto que indicamos por su orìgen.

A las 2 de la tarde, cuando parecia que despejaba el horizonte, y se
descubrian las cimas del monte principal, nos dispusimos à medir su
altura trigonómetricamente. Ella resultò, despues de haber hecho el
càlculo por logaritmos, y resuelto los triangulos, de 2,500 pies sobre
el nivel general del terreno. Su altura es imponente, su perspectiva
magestuosa, y lúgubre todo el terreno que domina su elevacion, y en
donde se halla situado: el es totalmente desnivelado y lleno de piedras,
y de una magnitud excesiva en las faldas y cimas de los cerros. La parte
medida era accesible hasta 150 varas, pero á una mayor elevacion forma
despeñaderos de piedra, elevándose perpendicularmente hasta completar su
altura, y formando algunos mogotes en su misma cima; pero de menor
altura que el superior, el cual es perpendicular sobre su base, formada
sobre la cúspide de los inferiores. Antes de arribar à la parte
inaccesible, se forma una gran meseta de mas de 190 pies de
circunferencia, con aguadas de las lluvias, que forman un depósito en un
pequeño pozo. En toda la superficie del cerro, no se encuentran pastos,
sino piedra pedernal y comun, y aun algunos minerales, como se asegura
que lo es el armazon del cerro.

No sería estraño que esta cadena ò ramificacion de los Andes encerrase
estos metales, siendo una masa homogenea á aquellos que los producen.
Cuando se nos presentaban aquellas particularidades á nuestra vista,
anhelabamos tener un caudal mayor de conocimientos, principalmente en la
química, para poder analizar con mas propiedad, y dar una descripcion
mas exacta de las bellezas de aquel suelo. Bàstenos indicarlas, aunque
no las analizemos: llegurá otra época en que génios mas felices que el
nuestro, sepan aprovecharse de estas indicaciones, y corran á
descubrirlas, para llenar el vacio de los que, teniendo proporcion, no
lo hicieron. Pero los motivos que nos impidieron de llenar todos los
objetos de nuestra Comision, no fueron solamente los que hemos alegado,
aunque nuestra capacidad era bien limitada, por las circunstancias
aflictivas que nos rodeaban, y los peligros á que nos esponiamos.

Siguiendo nuestra descripcion, se verà cuan interesante hubiese sido
haber hecho una observacion astronómica en la falda de aquel monte, y
reconocer el lugar que ocupaba en el continente americano: pero
desgraciadamente no vimos el sol en todo el dia que tuvimos proporcion
de egecutarla sin ser vistos, reservándonos hacerlo en la costa del
arroyo, si se nos ofrecia la oportunidad. Hasta las 3 de la tarde no
despejò la niebla, y à esta hora apareció el horizonte cerrado y
nublado, amenazando una fuerte turbonada. Entonces nos resolvimos
retirarnos, costeando si era posible la sierra, hasta el Curumualá, para
descubrir el orígen de dos arroyos que se nos informò de allí nacian. A
3/4 de legua que anduvimos, encontramos, entre la abra de la Ventana y
el Curumualà, las de uno, llamado _Ingles-mahuida_, ó arroyo del Inglès,
por haber sido asesinado un extrangero en tiempos atras por los
Ranqueles. Su orígen era una pequeña cañada, que corria por medio de la
abra, recibiendo algunas aguas de unos cerros, de los boreales del
círculo de la sierra desierta. Siguiendo mas adelante, como á 1/3 de
legua, encontramos el de otro, formado en la misma abra, y recibiendo
las aguas de algunos cerros poco elevados, que rodeaban el
encadenamiento del Curumualà, distante al O 1-2/3 leguas, cuyas aguas
formaban un pequeño cauce de 2-1/4 varas. El prímero lo reconocimos
hasta 1-1/2 leguas en su curso, casi al mismo rumbo SO à NE que el
anterior _Quetro-eique_: su cauce se aumentaba considerablemente hasta 7
á 8 varas, y sus calidades eran las mismas, sin ninguna diferencia de
las descubiertas en el primero. La velocidad de sus aguas estaba en una
razon de 6 à 5: es decir, que su velocidad era mayor que el anterior, y
en 1' de tiempo recorria 110 pies, ó 6,600 pies, ó 2,200 varas en 1^h
cuando en el mismo tiempo el otro no recorria sino 1,920 pies. El
tercero, nombrado _Malloleufú_, (_arroyo blanco_) lo reconocimos
igualmente hasta 1/3 de legua, y parecia apartarse considerablemente del
segundo: es decir, de rumbo SO à rumbo NE 18° N. En lo poco reconocido
encontramos precisamente las mismas calidades que los otros dos, pero en
la velocidad diferian. Este recorria en 1' de tiempo 102 pies, ó 6,120,
pies ò 2,040 varas en 1^h: es decir, que sus velocidades se hallaban en
la proporcion de 5 la del primero, 6 la del segundo, y 5-1/2 la del
tercero.

Este último no lo reconocimos mas estensamente, porque en sus riberas
divisamos un enjambre de poblaciones pertenecientes al cacique
Neclueque: el segundo lo hicimos hasta donde encontramos otra multitud
de toldos pertenecientes al cacique Necul, hermano del anterior, y
sentiamos sobre todo no reconocerlos todo lo que fuese posible, para
averiguar sus desagues, ó el depósito de sus cauces, al parecer
consíderable, hacia el rumbo á que todos se dirigian: no quedando duda
que seria en algun gran lago ó en algun bañado, que era lo mas probable,
y lo que se nos aseguró. Las calidades del terreno eran buenos
pastizales poco elevados, tierra dura, negra y vegetal, diversidad de
flores y de yerbas, caza abundante, y de toda especie.

En la sierra[40] se encontraron grandes tropas de guanacos, liebres,
gamos, avestruces, &c., y para la caza de los primeros los naturales
usan bolas, en que ponen su lujo particular, preparándolas de un modo
industrioso. Entre los arroyos y las poblaciones se descubrieron
inmensos rodeos de ganado de todas especies, no pudiendo hacerse su
cálculo por no haberlos visto sino á distancia de algunas cuadras;
cubrian el horizonte, y pastoreaban al rededor de las poblaciones. Nos
reservamos reconocerlos en la reunion que debia realizarse al dia
siguiente, conforme lo ofrecieron.

Mientras tanto nos lisogeamos haber agregado este conjunto de noticias á
las existentes para aumentar los datos de la geografia de este pais, y
perfeccionar la carta general que nos propusimos trabajar[41]: dando á
conocer al mismo tiempo que cualquier trabajo de esta naturaleza que se
emprendiese, debe ser interesante, porque se hace en un pais, del que se
tienen ideas vagas manifestándolo los mapas que hasta ahora hemos visto,
en que se encuentran errores notables.

En todas las cartas se echan menos esas posiciones interesantes, es
decir, la primera cadena de los pequeños Andes, formada desde el Volcan
hasta el cerro del Cairú en donde concluye; dejándose ver en su lugar
una vasta pampa en vez de una serrania que la atraviesa. Lo que hemos
encontrado representado en su verdadera posicion son el Volcan y el
Tandil, pero no la continuacion del encadenamiento de sierras que
atraviesa el desierto, corriendo mas de 30 leguas al NO. En otras ni aun
se hallan indicadas, y solo se encuentran encadenadas las dos primeras,
corriendo á rumbo diferente de lo que es realmente, y sin formar entre
ambas esa abra inmensa de 12 á 14 leguas. Estas, podemos decir sin
vanidad, quedaron determinadas en la expedicion que hicimos el año 21,
aumentando con nuestros reconocimientos la parte geográfica de aquellos
parages. La segunda cadena de los Andes (la Ventana) se halla igualmente
mal representada, corriendo á un rumbo diferente del que sigue: ni
tampoco estan determinados otros puntos de ella, como el Curumualá, el
Guaminí y los arroyos que de ellos descienden, contentàndose con anotar
la posicion del primero vagamente, como lo han hecho con el Tandil.

La única carta en donde se hallan representados los dos puntos
principales de ambas cordilleras, es la de la provincia que construyeron
los marinos españoles, Bausá y Espinosa, por órden de uno de los
vireyes. En ella se encuentra el mejor monumento de los trabajos
científicos de nuestros antepasados: pero es incompleta toda la parte de
este pais, porque hasta entonces muy pocos, ó ningunos habian viajado
por él: siéndolo sí la parte interior de la provincia, rectificada
ultimamente por los trabajos científicos de Cerviño en la expedicion de
Azara, y por reconocimientos que despues se han hecho. Esta carta la
conservamos como una obra preciosa, y nos hemos propuesto sacar
ventajas, aprovechando sus datos para formar una obra completa del
interior de nuestra provincia y pampas del sud, hasta el establecimiento
del Rio Negro, aunque no se estiende sino hasta el cabo Corrientes,
prolongándose por el meridiano de los 38° de latitud hasta la Ventana y
Guaminí. Pero un acopio de los mejores trabajos de la costa Patagónica,
los viages terrestres, y los nuestros, nos darán por resultado una obra
completa, que si no llega al grado de exactitud que estos trabajos
demandan, al menos hará conocer el pais que habitamos, y lo que él
encierra.

De nuestra provincia no tenemos mas carta que esta, es decir, del
terreno comprendido entre la ribera del Salado, el Arroyo del Medio, el
Paraná y las costas del Rio de la Plata: y aunque en el año 20 se
practicó un reconocimiento, esto no pasó de la esfera de un ensayo, pues
se hizo á la ligera, con la aguja y las noticias vulgares de las
distancias que dieron los paisanos ó vecinos. Sin embargo se juntó un
caudal de detalles y de circunstancias que no dejan de ser útil, pero
con la condicion de no darles mas confianza que la de un simple
reconocimiento, no obstante que fué egecutado por un ingeniero que
trabajó en aquel año, y dirigió un pequeño departamento que se
estableció á sus órdenes en esta ciudad.

Seguiremos los sucesos de la Comision y sus trabajos. La tarde continuó
nublada, y á las 5 comenzó á llover, no cesando hasta las 10, en que
sopló una brisa fuerte del SO, y calmó. No se vió en toda la noche el
planeta Marte, que habia servido de base á nuestras observaciones.

Dia 4. Claro y despejado, brisa fuerte del SO. A las 10 comenzó á
nublarse, y permeneció de este modo hasta las 3 de la tarde, en que
despejó, soplando una brisa del primer cuadrante ó NO. Por la mañana
aguardábamos el resultado de la oferta que el cacique Neclueque habia
hecho, de venir á nuestro campo con su pequeña tribu á tener una corta
conferencia.

A las 2 llegó un indio ó chasque, avisando al Sr. Coronel Garcia que no
estrañase si en aquel dia no llegase á una hora competente para tratar,
porque talvez arribaria de noche, por lo dificultoso de reunir su gente,
y de que otros caciques amigos lo hiciesen, porque demoraban algo
retirados de su poblacion, adonde les habia dado órden que se reuniesen.
A las 12 arribaron otros chasques, avisando que se ponia en marcha. A
las 4 de la tarde presentó una línea como de 400 hombres, á cuatro
cuadras de la ribera opuesta del arroyo, formados en ala, y armados
mucha parte de ellos, de lanza. Con alguna confusion, y su griteria
acostumbrada, atravesaron el arroyo, y se acamparon á una cuadra á la
izquierda de nuestro campo, y allí se dispusieron á pasar la noche. El
cacique avisó al Sr. Coronel que hasta el dia no daria principio á sus
conferencias, por ser ya tarde para efectuarlo. A su aproximacion se le
hizo una salva por la escolta, á peticion del cacique Lincon, ceremonia
de mucho aprecio para ellos. Al momento de efectuarse se repitió la
griteria por mas de 150 indios que se hallaban á caballo en nuestro
campo, y que habian llegado antes que el cacique á los toldos cercanos,
y establecido sus corrillos de juego de dado, semejante á los que
habiamos presenciado en la primera reunion. No dudábamos, por el aspecto
que presentaba esta, sufririamos las mismas incomodidades, y talvez
mayores, porque habiamos observado muchos hombres blancos entres sus
líneas, la mayor parte compuestas de Ranqueles, que se habian unido con
algunos caciques de segunda clase á las gentes de Neclueque, y que
habian venido, con la capa de tratar solamente por ver el partido que
sacaban de la reunion: y ademas, como no los distinguiamos por el color,
no sabiamos si eran de la tribu amiga de Neclueque, ó de los Ranqueles
enemigos. La turba de este cacique es compuesta de estos y de Pampas:
pero en este caso, los mismos disidentes que se habian negado á tratar,
enviaban sus gentes á observar y lucrar si podian, á todo trance, lo que
la proporcion les presentase.

El número de los reunidos se aumentaba considerablemente, conforme iban
acudiendo de sus toldos, y al dia siguiente nos esperaba un rato pesado,
porque pronosticamos su resultado con la primera experiencia. Los
caciques pampas, Lincon, Pichiloncoy, &c., &c., que nos acompañaban,
vieron precisamente que no era la pequeña tribu del cacique Neclueque la
que se habia reunido, y que la que se presentaba era de disidentes, cuya
reunion la efectuaban con siniestra intencion. Mas nos dijeron, que
estando ellos presentes, nada debia temer la Comision: que ellos harian
que la respetasen, y que esperaban igualmente que el cacique Neclueque
no faltaria á sus principios y á los buenos sentimientos que habia
desplegado en sus mensages á la Comision. En los sucesos de la reunion
del dia siguiente se verá la conducta de este, en nada diferente de la
de los disidentes y de los de la primera entrevista.

La cadena de los Andes se veia claramente desde nuestra posicion, y su
perspectiva era agradable. El cerro de la Ventana demoraba al S 18° SO,
prolongando sus ramificaciones hasta los 40° SO. El Curumualá demoraba
al rumbo S 60° O, extendiéndose hasta los 80°: el Guaminí se prolongaba
hasta los 30° al rumbo O 10° NO. La segunda sierra, ó las cimas del
Curumualá, forman un seno en la Ventana y Guaminí, es decir, que se
hallan mas al occidente que las otras dos, y así lo demuestra su
perspectiva, apareciendo las elevaciones del primero y el último sobre
el horizonte, y ocultándose confusamente en el centro las cimas elevadas
del segundo. Toda la cadena corre de NNO á SSE, y es un error
notabilísimo representarla en las cartas de E á O, lo mismo que el
Tandil.

Logramos en este dia tomar la latitud de la posicion en que nos
hallabamos, por nuestro planeta, y al mismo tiempo averiguar la
variacion de la aguja. El método de que nos valimos fué el mas sencillo,
adoptado por las circunstancias: un pequeño tratado náutico de Cedillo
lo indica sucintamente. Las sombras de los hilos que se hallan sobre la
rosa de la aguja de demarcacion, son los que dan el resultado, tomando
dos alturas correspondientes por la mañana y la tarde. Si las sombras
que marca el punto de interseccion de ellas, y que señala los grados en
la roseta, son ambas de distinta especie, esto es, por la mañana señala
un cierto número de grados al NO, y por la tarde al NE sobre una misma
altura, réstese una de otra, del residuo sáquese la mitad, y esta será
la variacion de la aguja de la parte de la cantidad menor: pero si
dichas cantidades fuesen iguales, no habrá variacion alguna. Es decir,
si el punto de interseccion de los hilos de la roseta señala por la
mañana, sobre una misma altura, 30° NE, y á la tarde, otros 30', la
diferencia será cero, y la variacion ninguna. Asi por este método
encontramos la que nos propusimos, y dió 18° 30' por variacion.

Ella nos parecia excesiva, pero egecutada la operacion distintas veces,
y aun rectificada por una meridiana que construimos, dió repetidas veces
los mismos grados con diferencia de minutos, cuyo término medio de todos
los resultados, son los que se indican. Al principio creimos que tuviese
parte ó influyese directamente en el exceso la atraccion magnética de
las partes metálicas del monte cercano: pero á pocos dias la repetimos 8
leguas mas distante y dió el mismo resultado. La variacion que habiamos
observado en las primeras sierras fué 17° 10', y en otra, en la Laguna
de las Polvaredas, 16° 30', y el incremento hasta 18° 30' nos hacia
notar que era mayor, mientras mas nos internábamos y aumentábamos de
latitud: esta razon no es constante, y en otras observaciones que hemos
hecho, nos ha dado resultados diferentes, como lo espresaremos con los
que obtuvimos á nuestra vuelta. En Buenos Aires se han observado en
distintas èpocas las variaciones de la aguja, por los agrimensores en
sus mensuras de terrenos, y siempre se han encontrado diferentes
resultados.

En 1813 fué observado ser de 12-1/2° E, y en 1708, de 16° 45' E: de
donde resulta que en 105 años se ha acercado la aguja al meridiano 2'
30" al año. Otras observaciones se han hecho, y de su comparacion
resulta el mismo aumento progresivo: así las variaciones no son
constantes en todos los paises.

El pequeño censo de las poblaciones que se hallan situadas en los
arroyos y faldas de las sierras, lo daremos mas adelante, lo mismo que
la latitud observada, es decir; en el diario siguiente.

La noche calmó, y heló fuertemente. En toda ella tuvimos grandes
alborotos de la familia que teniamos acampada cerca de nuestro campo:
una pequeña partida que habia arribado de esta ciudad, los habia
provisto de aguardiente, y á poco rato ya estaban borrachos, con
síntomas que no son de despreciar, y que se anuncian bajo los mas
alarmantes auspicios. El efecto que los licores causan en la naturaleza
y máquina de estos hombres, lo analizaremos en la memoria sobre sus
costumbres, en donde indicaremos los resultados y hechos particulares á
que los precipita el frenesí que los causa.

El cacique, gefe do los reunidos, impedia que su gente nos incomodase:
él por esta vez no habia querido acompañarlos en sus festines, por
consideraciones, y por no desmerecer en el concepto de la Comision
mientras tratase con ella: pero se engañó miserablemente: la perdió muy
pronto, y no pudo menos de descubrir su interes y avaricia, y la ratera
conducta que manifestó en el reparto: ó mas bien violacion que hizo de
las especies que se distribuyeron, obligando á la Comision á
sacrificarse por contentarlo, y á hacer demostraciones que nunca debió
haber hecho, con un ambicioso usurpador y lleno de perversas
intenciones, cubiertas artificiosamente con la capa de moderacion y
buenos sentimientos que habia manifestado para engañarla. Su reunion no
era tan solo con el objeto de hacer paces, sino para apoderarse de lo
que pudiese, y obligar á la Comision á desnudarse para saciar su codicia
infernal, y la de la turba de ladrones que lo acompañaban con iguales ó
peores intenciones que las de su gefe.

Dia 5. Claro y despejado: viento fuerte del SO: la helada desapareció á
las 9-1/2 del horizonte que lo cubria: los aires saludables que corrian
de la sierra, hacian deliciosa nuestra posicion, aumentada con la
riqueza de las aguas, ó nectares de sus arroyos. Por la mañana se armó
nuevamente el desórden de la gente acampada, y de la demas turba que se
habia reunido en nuestro campo, para pedir de todo lo que veian, gritar
y armar confusion; para buscar las conveniencias ó resultados que podia
hallar, como objeto principal de su reunion.

A las 9-1/2 hizo el cacique reunir toda su gente á caballo, desalojando
nuestra posicion, la que rodeaban con petuluncia y desórden, robando lo
que podian. Establecida la línea á dos cuadras del campo, se formó un
círculo desordenado: á esta ceremonia se les hizo una descarga con la
escolta á peticion del cacique Lincon, y despues de ella se
desórdenaron, prorumpiendo en griteria, con cargas á sable en mano, y
lanzando cortes al aire para asesinar al _gualicho_ que se habia
interpolado en sus líneas, huyendo de la descarga que le habian hecho.
El _gualicho_ es un ser imaginario ó genio del mal, que creen que los
persigue y causa todos los males que les sobrevienen: enfermedades,
muertes, robos y desgracias; para evitar que se cumplan, cuando sienten
síntomas de una próxima desgracia, ó de un enfermo que está en peligro,
se arman todos los parientes de él, con todas las armas á cuestas que
tienen, montados en sus mejores caballos, llenos de cascabeles, cuentas
y cascajos que metan ruido, y pintadas las caras, lo mismo que los
ginetes, encoletados y con todas las insignias de guerra, prorumpen en
griteria y cargas, cortando á diestro y siniestro, hasta que concluyen
dar vuelta á todo el toldo, ó rancho que habita el enfermo. Cuando este
les dice de adentro que ha sentido alguna mejoria, entonces es cuando
creen que su operacion de perseguir al génio maligno, orígen de todo
aquel daño, ha surtido efecto, es decir que ha huido; y en este caso el
enfermo deja de sentir la influencia de su aproximacion: esta operacion
la repiten cuantas veces se empeora, ó dice que se ha acercado de nuevo
el gualicho ó _hucasbe_, y vuelto á sentir los mismos síntomas. En el
momento de la descarga, el _gualicho_ que perseguian era el estruendo
que los asustó, y hasta que aquel cesó de causar en sus sentidos el
efecto comun, no cesaron de correrlo, y entonces creyeron que habia
desaparecido, porque calmó la impresion. En general, _gualicho_ llaman
al génio del mal que origina las desgracias, y un fusil, cañon ó arma
cualquiera, dicen que trae el gualicho, porque causan un efecto
semejante, y que ningun otro génio produce.

Formado, como hemos dicho, el círculo de los reunidos con todos sus
caciques, llegó un division de 150 hombres Huilliches con sus ceremonias
acostumbradas, y antes de entrar á la reunion, se incorporaron á los
demas: estos no se habian podido juntar en la primera conferencia con
los suyos, porque habitaban las riberas mas occidentales del Colorado.
Los caciques, nuestros compañeros, se incorporaron en la reunion y
conferenciaron mas de una hora sobre los objetos de que se habia ocupado
la Comision al paso por sus tribus, y las reconvenciones por los sucesos
de entonces, que les hacia el cacique Neclueque, no en favor de la
Comision, sino en su conveniencia, diciéndoles que los habian
perjudicado con haberse repartido mas de lo que les correspondia. Los
caciques contestaron, defendiendo su opinion, la del cacique Lincon y la
de la Comision, rebatiendo con energia los sentimientos que expresaba el
cacique, no semejantes á los que antes habia manifestado. Concluida la
parla, dieron órden para que el Coronel comisionado marchase á la
reunion, y al momento lo egecutó en coche con el oficial ingeniero.
Llegado que hubimos, hicimos alto, y tardamos mas de una hora en
descender, mientras concluyeron sus parlas. Entramos en el círculo,
donde se hallaban 20 y mas caciques y capitanejos, presididos por el
indio cacique principal, quien cumplimentó á la Comision, y esta á todos
abrazó y les dió la mano en señal de amistad. El cacique manifestó al
Coronel comisionado el vivo placer que sentia al conocerlo y respetarlo,
como un hombre de opinion, tributada por su difunto hermano el cacique
Calhueque y sus antepasados: siendo un deber suyo tributarsela, lo mismo
que á su gobierno.

El Comisionado satisfizo por su parte á los cumplimientos hipócritas de
este jóven perspicaz, astuto, y lleno de una fogosidad, característica
de su juventud y su génio. El volvió á tomar la palabra, é hizo un
elocuente razonamiento, que descubria su viveza y disposicion: manifestó
de un modo imponente el orígen de sus calamidades, las guerras pasadas y
sus motores, las muertes ó incursiones ocasionadas por la conducta de
los gobiernos, la pérdida de su hermano, el cacique Calhueque, en
Navarro; las tropelias y vejaciones que continuamente sufrian los indios
transeuntes; la conducta que se observaba, que tendia siempre á
esclavizarlos y subyugarlos; los cuentos y enredos que les habian
introducido, y que los habian impulsado muchas veces á cometer actos
violentos. Que se hallaban recelosos de la fuerza que se habia mandado á
Patagones: pues ¿cual era su objeto?, sino el de procurar invadirlos con
una fuerza considerable, como la que se habia remitido á aquel punto.
Que en la reunion estaban algunos de su tribu que habian sido robados y
ultrajados por el comandante de Navarro, y acababan de arribar á pié,
habiendo salvado de los que los perseguian para asesinarlos: que se
observase aquel acto, y se veria si era digno que ellos hiciesen lo
mismo, y ejecutasen las incursiones: que de esto tenian la culpa los
cristianos, así como de las resultas que su conducta ocasionaba.

Interrumpieron la palabra del cacique los mismos indios que acababan de
arribar del suceso referido, pidiendo venganza, clamando por sus
intereses que habian perdido, que se les remunerasen, ó ellos tomarian
su partido. El Comisionado trató de aquietar los ánimos exaltados de los
exponentes, porque pronosticábamos por sus semblantes cual seria el fin
de aquella fiesta: calmándolos, y ofreciéndoles castigar al delincuente,
y remunerarles todo lo perdido. Contestó á todos los cargos del cacique,
á mas de los que repitió en consonancia de principios con los
disidentes, sobre la plata, y especies importantes de aperos, &c., &c.,
que hemos dicho. A esto se hacian fuertes cargos á la Comision, hasta
dudar de su buena fé, y añadiendo que sabian lo contrario, pues que
encubrian en los carruages encajonadas aquellas especies: que se les
diese todo al momento, pues que no eran menos que los primeros, que
recibieron con mas generosidad de la Comision la mayor parte de lo
mismo. Fueron desvanecidas todas estas imposturas, calmando á todos con
la promesa de darles lo que habia, desengañándoles de lo que se les
habia insinuado; y que, viendo lo que se llevaba, tributasen mas honor á
la Comision: que jamas se hubiese expuesto á ser desairada, si hubiese
sabido que existia tal oferta: que ella era incierta, y que el mismo
gobierno le desmentiria esta especie[42]. Pidieron el cacique y el
pueblo á grandes voces se les diese lo que habia en las carretas, y en
el acto se les hizo venir la yerba, tabaco, mantas, ponchos, sombreros,
y de todo lo que habia. En este momento se armó el desórden: el cacique
repartia á los suyos todo lo que se habia llevado, y las reparticiones
se concluyeron, tomando cada uno á la fuerza lo que queria,
desobedecièndole, armándose una pelotera y confusion, unos á pié y otros
á caballo, que nadie se entendia; expuestos nosotros allí á que
cualquiera nos hubiese descuartizado para repartirnos tambien. El
cacique calmó y aquietó á su tribu: pidió mas, se le contestó que no
habia: replicó sabia lo contrario, y entonces por temor do una tropelia,
se ordenó á un pobre pulpero que nos acompañaba y que llevaba un poco de
yerba y mantas, las entregase; vinieron, y en el momento no quedó señal
de haber existido tales cosas. Gritaban: _á las carretas_, _á las
carretas_, que allí habia mas, y todos á ellas se dirigian. Entonces
tomamos la determinacion de ampararnos de nuestro campo, y defender allí
hasta el último trance nuestras propiedades: no tanto estas, sino por el
temor que, saqueando las carretas y nuestros equipajes que allí
existian, encontrasen con las cajas de instrumentos de matemáticas que
llevabamos en una carretilla. ¿Y entonces á la vista de estos objetos,
qué ilusion, qué celos, y qué asombro no les hubiese causado? ¿Y cual
hubiera sido la suerte que hubiesemos corrido?--Acudimos prontamente á
poner remedio á nuestra inminente ruina, si así lo egecutaban: la
escolta se puso sobre las armas, cuidando la carretilla y carretas, y
nuestro viejo cacique Lincon y demas que nos acompañaban, á la par de
nosotros, aguardabamos por momentos emprender una lucha nada igual: su
número excedia de 1,500, y nuestra comitiva no pasaba de 40. Algunos
atrevidos dieron principio á sus proyectos, y el primero recibió en
recompensa, del bravo cacique amigo, un estocada que dió con él en
tierra: segundó otra al que seguia al primero, y que huyó herido, y
acometiendo despues á otros que querian efectuarlo, calmó con su
presencia á estos asesinos, que temerosos de la saña y elocuencia del
viejo cacique, desampararon sus puestos, y se retiraron bramando de
cólera contra su vencedor.

El cacique Neclueque, que habia presenciado esta guerrilla, se determinó
con mucha calma á aquietar y reunir á su gente furiosa. No puso mucho de
su parte en hacerlo, y demostró algunas ganas de que se hubiesen
realizado los planes de sus compañeros de armas, y los principios que
desplegó este avaro, orgulloso y miserable, fueron los mismos ó peores
que los que manifestaron sus corresponsales los Ranqueles. Los demas
caciques ó capitanejos, capitaneaban ó influian en sus camaradas á que
lo hiciesen, porque á todos les tocase parte de presa: pero se engañaban
estos viles; el crímen que cometian no iba recompensado con el botin, y
entonces hubieran visto su temeridad.

Con estos hechos resta pues algo que añadir. ¿No son suficientes para
probar hasta la evidencia, la falacidad y mala fé de estas hordas de
hombres bárbaros? No hay talvez sino uno solo que tenga sensibilidad, y
aquellas cualidades que constituyen á los seres racionales, y los
distingue de los que no lo son. El buen viejo se acreditó en esta
ocasion, è hizo conocer que habia hombres entre los salvajes, no con los
principios y fiereza que les caracteriza, sino con los de amistad,
fidelidad y buenos sentimientos. No queda pues duda que será efimero
cualquier esfuerzo que se haga para entablar paces y pactos de amistad:
lo que debe convencernos de la necesidad de poner en planta todos
nuestros recursos, para castigar su audacia y refrenar su osadia: de lo
contrario estaremos sufriendo insultos con impunidad, que no haran mas
que aumentar su desenfreno, para incitarlos á cometer mas crímenes, que
nos asolen y aumenten su preponderancia, que dentro de uno ó dos
lustros, todos en masa talvez no seamos capaces de contener, y evitar
que cargen con toda la poblacion.

La turba se retiró con su cacique á las 5 de la tarde, á acamparse en la
ribera del arroyo, quedándose aun en nuestros campos, algunos corrillos
de los mas pacíficos.

Prometió el cacique tener una conferencia mas tarde con la Comision,
dejando sosegada su gente, para que nadie pudiese turbarnos, y hablar
sobre lo ocurrido. En efecto, á las 8 de la noche se apareció en nuestra
tienda, manifestó cuanto le habia sido sensible la conducta de su gente
en la reunion: que él no habia podido evitarla. Su semblante demostraba
que no se hallaba convencido todavia, ni menos saciada su codicia,
dirigiendo su entrevista mas bien á que lo satisfaciesen, que á
satisfacer. Fué menester mucha paciencia y política para manejarse en
aquella certa conferencia, en donde descubrió mas su génio y talento
este jóven. El Sr. Coronel comisionado le hizo algunos presentes lucidos
para atraer y desimpresionar á este taimado enemigo: entre ellos fué un
sable de parada, que apreció sobremanera, y su espíritu ambicioso se
tranquilizó por entonces. Se trató en seguida sobre las bases del pacto,
objeto de la reunion celebrada particularmente: no se consiguió se
espresase de un modo terminante sobre las indicaciones que se hicieron
en los primeros tratados, con respecto á cautivas, terrenos, comercio,
&c., &c. Sobre cautivas le habló con calor el Coronel comisionado,
impulsado por algunos paisanos labradores que acompañaban la Comision, y
cuyas hijas y mugeres estaban en poder de los indios: á pesar de haberlo
hecho estos infelices con él anteriormente, ofreciendo condiciones que
cumplirian hasta rescatarlas[43]. Ni la Comision, ni estos infelices
consiguieron una respuesta definitiva de este cacique, que se contentó
con asegurar que al dia siguiente lo haria, consultando á otros
compañeros suyos á quienes pertenecian igualmente. Nada obraron en el
ánimo de este hombre las protestas que el Coronel comisionado le hacia,
saliendo garante del cumplimiento de las ofertas de los interesados, si
ellos no las cumplian en ciertos plazos que se señalasen: nada se
consiguió en favor de esos desgraciados. Queria que en el momento, ó
cuando quisiesen rescatarlos, le llevasen en especies una cantidad de
700 á 800 pesos: pero sin embargo, dijo que contestaria. Se marchó muy
contento á su campo, y mas sosegado con los presentes que se le
hicieron: prosiguió el festin de aguardiente, y el campo fué una
continua griteria toda la noche, con peleas entre ellos, robándose unos
á otros, &c., &c.

El pequeño cálculo que presentamos del número de los reunidos y de la
poblacion de los arroyos, no inclusa toda la que no observamos en las
faldas del Curumualá, Guaminí y lagunas del NO, se puede decir que de la
primera fuè hecho con alguna exactitud, pero de la segunda talvez nó,
porque las poblaciones se estendian por las costas de los arroyos, y
estos no fueron reconocidos sino à una corta distancia de cada uno: es
decir, lo que se pudo sin que fuesemos vistos. Daremos solamente en esta
parte lo que vimos.

Por noticias de desertores ó indígenas, sabemos que la poblacion es
inmensa, y no interrumpida por toda la costa ó faldas de la sierra hasta
Salinas, inclusos los rios Guaminís que desaguan en la laguna de San
Lucas, los que se hallan poblados por la tribu Ranquel.

El número de los reunidos pasaba de 1,300 hombres, segun el total que
formaban las divisiones siguientes.

                                    #Hombres.#  #Sables.#  #Lanzas, &c.#

  La del cacique Neclueque.           300         18        100
  La del id. ranquel, Culeclen.       320         19         50
  La del id. id. Salomon.             100          3         25
  La del id. id. Necul.               120          "         32
  La del id. id. Llangretaun.         380         16         54
  La de los Huilliches, cuyo nombre
    del cacique no se conoce.         150          "         62
                                    -----      -----      -----
                                    1,370         56        323
                                    =====      =====      =====

En el primer arroyo _Quetro-eique_ se encuentran 24 toldos, y su
poblacion se calcula de 400 almas, hombres capaces de llevar armas 92.
En el segundo Malloleufú se hallaban situados[44] en ambas riberas del
arroyo 28 toldos, y su poblacion se calcula de 560 almas, en las que hay
120 hombres capaces de llevar armas. En el tercero, _Ingles-mahuida_ se
cuentan las tolderias del cacique Neclueque y otros: en ambas riberas se
encuentran 59 toldos, y su poblacion se compone de 1,200 almas, de las
que, 290 hombres en estado de hacer la guerra. El número de ganados es
considerable, ellos se multiplican mas allá de todo cálculo, abandonados
á ellos mismos; porque aun cuando es manso y continuamente en rodeo, sus
amos no los consumen, porque aprecian mas la carne de potro que la de
esta especie. Lo mismo sucede con el caballar y lanar.

La observacion que se hizo de la latitud en el punto de parada en el
arroyo _Quetro-eique_, dió por resultado, hecho el cálculo de latitud,
37° 50' latitud austral, 56° 20' longitud occidental del meridiano de
Cadiz, ó 16' 10" de diferencia de longitud occidental del meridiano de
Buenos Aires, como punto de partida, y á cuyo meridiano se refieren las
diferencias de latitud y longitud contraidas durante el viage, conforme
se expresan en el estado general al fin de esta obra.

En algunas cartas hemos visto representada la Sierra de la Ventana en
los 37° 55': pero como nuestra observacion no fué hecha en la falda del
cerro, y sí á 5-1/2 millas mas al oriente, en la costa del arroyo, la
diferencia de 5' es precisamente en lo que influye la distancia en
millas que se ha dicho habia de un punto á otro, y entonces solo
resultan 28" de diferencia: á no ser que la distancia no haya sido bien
calculada, como es probable que así sea. La longitud es la misma, con la
diferencia de 48", de la que se establece en las cartas que estan
construidas con respecto al meridiano de Londres, al que se halla
arreglado el de Buenos Aires que rige las longitudes de los demas puntos
de la Provincia. En lo que solamente se encuentran algunos puntos del
interior del sud, es en la esférica de Espinosa y Bausá, trazada por el
meridiano de Cadiz, que regla la longitud de Buenos Aires[45].

Dia 6. Claro, brisa fuerte del SO, frio. Por la mañana volvimos al mismo
alboroto: toda la gente del dia anterior la tuvimos en nuestro campo,
redoblando sus esfuerzos para salir ganando. En este dia descubrieron
mas el velo de su pirateria, dándose cada una de ellos á adquirir lo
ageno contra la voluntad de su dueño: procuraban hacerlo á todas luces;
lo veiamos pero teniamos que hacernos ciegos, porque no eran aquellos
momentos para reclamaciones, ni quiebras de lanzas. Era insufrible la
presencia de esta horda desenfrenada.

Se invitó al cacique y demas capitanejos á tener una corta conferencia
para concluir algo de lo que habia pendiente, y emprender nuestra
retirada, si podiamos. Reunidos, tuvimos una corta parla con ellos, en
la que se suscitaron largas altercaciones sobre los mismos objetos que
habian tenido lugar el dia anterior, relativo á la plata encajonada que
se les tenia guardada y no se les repartia. Los capitanejos, que
acompañaban al cacique en cuestion, eran los que interrumpian y
renovaban las peticiones sobre la _cócora_ guardada. En estas
altercaciones se pasaron mas de dos horas: se entró en composicion, pero
la composicion era con preliminares de conveniencia para los
contratantes. El cacique, presidente, no se contentaba aun con lo que
habia arrancado, sino que hacia propuestas para lo futuro, y estas las
renovaba cada uno de los que le oian, obligando la Comision á que así lo
cumpliese á su llegada á Buenos Aires. Querian que se les remitiesen, si
posible era, las mismas promesas supuestas, á mas de los infinitos
encargos que cada uno hacia particularmente: de modo que, todas las
entradas de la Provincia de un año, no eran suficientes para remitir lo
que pedian á la vuelta de la Comision, si se habia de cumplir lo que
exigian.

Entretanto se actuaba en estas cuestiones de pedir de boca, la gente
buscaba la ocasion, ya por las carretas, ya por nuestras tiendas, de
conseguir alguna cosa. Por conclusion volvieron á fijar precios á todos
los artículos de consumo que compraban en la frontera y en la ciudad,
como á la yerba, tabaco, azucar, &c., &c., poniéndolos á su antojo, y
que así se les vendiese en lo sucesivo, como base de la paz: y tambien
sobre las condiciones que debian ponerse á los corraleros, ó casas en
donde paran y depositan sus efectos, para la seguridad de estos y de los
intereses que continuamente perdian en la capital y en la frontera; en
fin los mismos reclamos que en la primera conferencia hicieron los
otros. A todos los caciques y capitanejos se les dió patentes de paz,
para que pudiesen arribar libremente á cualquier punto de la frontera
que quisiesen, con recomendaciones particulares, para evitar cualquiera
hostilidad que se intentase.

Se dispuso todo para emprender en el momento la retirada á la poblacion
del amigo Lincon. A las 2 de la tarde nos despedimos de todos ellos, y
rompimos la marcha. Toda la reunion se fué igualmente con su cacique,
pero no sin dejar de cometer alguna tropelia para no faltar á sus
principios. No habiamos avanzado 6-1/2 cuadras del arroyo, cuando arribó
desnudo a nuestro alcance un pobre miliciano, que con interes de hablar
con el cacique que iba en retirada, habia pasado el arroyo para
proponerle nuevamente el rescate de un hijo que tenia en su poder. Antes
de arribar á èl, lo abordaron tres de los que se retiraban con su Señor,
lo desnudaron completamente, y escapó, amenazándoles que daria parte al
cacique: contestaron, _que lo hiciese, y entonces perderia mas: que se
retirase, pues le tendria mas cuenta_. El miliciano nos abordó desnudo,
dando parte de lo acaecido, y siguió conformándose por no haber perdido
mas.

Si con nosotros se contuvieron de algun ultraje personal, fué porque
velaban en nuestra seguridad el viejo cacique Lincon y el cacique
Ranquel Quirusepe, á quien la antigua amistad con el Comisionado le
indujo á abandonar su casa, al O de la sierra, con el objeto de hablarle
y prestarle los auxilios que su sincera amistad le ofrecia, sirviéndole
con sus respetos y crédito para influir en la paz con los disidentes. No
habia acudido con su gente, porque ninguno de su tribu lo habia hecho:
pero su opinion era conocida. Vino acompañado con su muger è hijos, y
estos fueron obsequiados por la Comision del mejor modo posible: desde
el 2 hasta el 6 inclusive nos acompañó, y a nuestra despedida se retiró
con su familia, ofreciendo á la Comision algunos indios de su tribu que
la custodiasen hasta las fronteras. Este hombre singular, y talvez el
mas racional entre todos los que habitan este pais, ha estado infinitas
veces en esta ciudad: su génio, carácter y amabilidad lo hacen
apreciable y digno de habitar en otra sociedad mas ilustrada. Se viste
como cualquier otro hombre; su figura y fisonomia no indican que es
indígena, sino un paisano decente: al mismo tiempe que su ceño es
amable, es tambien respetable; su rango es cacique de los principales
Ranqueles, compañero del célebre Quintileu que fué asesinado por sus
compañeros por haber coadyuvado á las empresas de Carreras, cuando este
se refugió bajo de su proteccion, y demoró algun tiempo en la Sierra de
la Ventana. Este amable sujeto jamas ha invadido, ni menos prestado su
consentimiento y auxilios á sus compañeros, que constantemente lo han
hecho.

Con rumbo ENE rompimos la marcha, y con él hicimos las 4-1/2 leguas
hasta los toldos del cacique Lincon, en donde hicimos alto á las 7 de la
noche. Nos acampamos en el lugar anterior, y pasamos la noche con
tranquilidad[46].

Permanecimos en este punto desde el 6 hasta el 15. Daremos las causas de
esta demora y demas sucesos.

El 7[47] estuvimos aguardando al intérprete de la Comision, que el
cacique Neclueque se habia llevado consigo para tratar particularmente
con él, antes que emprendiésemos la retirada. La Comision obsequió al
desinteresado viejo hospedario, para afianzar mas su amistad: aunque no
habia necesidad de hacerle presente, porque su opinion era bastante
conocida por la Comision, pues le habia dado pruebas que la confirmaban
en el buen concepto que siempre habia formada de él.

Repetimos la observacion de la variacion de la aguja y la latitud del
lugar, porque hubo proporcion de hacerla: la primera resultó 18° 55'
25", mayor que la observada en la sierra, y en la latitud, menor: por lo
que repetimos lo que aseguramos anteriormente, que las variaciones de la
aguja no son constantes; que en menos latitud es mayor que cuando esta
se aumenta, y vice-versa: aunque la práctica de otras muchas observadas
nos habia manifestado lo contrario, que, cuanto mas se aumenta de
latitud, tanto mayor es la variacion; pero el caso anterior nos
manifiesta lo contrario, y lo mismo otras observaciones.

En el establecimiento de Rio Negro la variacion es 17' en la latitud de
41°, y en la Sierra de la Ventana es 18' 30", en los 37° 50', lo que
prueba la razon anterior.

La latitud resultó[48] de 37° 43' 12" austral, y 15' 1" de longitud
occidental del meridiano de Buenos Aires.

El dia 8[49] aun no habia llegado el intérprete para marchar. En la
retirada debiamos confereciar con el cacique Aveuné sobre la respuesta
que quedó en dar á la Comision á su vuelta, sobre las cautivas que tenia
en su poder: aunque creiamos que la contestacion seria la mísma que dió
el cacique Neclueque (que fuè ninguna), despues que se ofreció hacerlo
el dia que se trató sobre el particular. Su objeto sabiamos que era
desentenderse de tratar este punto definitivamente, no entregarlas
legítimamente por medio del pacto, sino por su contingente
correspondiente. Tenemos á la vista la razon de las cantidades que han
pedido por el rescato de mugeres é hijos: ellas ascienden á 400 y 600
pesos (al que mas favor le hicieron), no precisamente en dinero, sino en
varios artìculos que hacen un contingente igual á aquella suma. Estos y
otros infelices aldeanos y labradores de la campaña, que han visto la
precisa condicion que se les pone para conseguir sus familias, han
perdido la esperanza de rescatarlas.

Los que nos acompañaban, desesperados igualmente de no haber conseguido
sus deudos en la segunda conferencia, en donde creyeron que el cacique
contratante operase de un modo análogo á los principios que habia
manifestado, porque lo creyeron de buena fé, trataban talvez de
sacrificar su existencia, antes que dar vuelta y dejar en poder de los
bárbaros sus caras prendas, objetos de sus afanes, que derramando
arroyos de lágrimas, se despedian de sus esposos, rindiendo sus débiles
brazos á sus cuellos; y pronunciaban el postrer adios, quedando
desmayadas en el suelo: los hijos abrazados de sus padres, era preciso
que sus verdugos los arrancasen de sus brazos, para prolongar su
cautiverio, en donde recibian todo género de vejaciones y mal trato. Era
un cuadro lastimoso el que presentaban estos infelices al darse el
ultimo adios. ¡Cuantas escenas se nos presentaron muchas veces, á las
que no pudimos menos que rendirles el justo tributo que la naturaleza
prescribe á la sensibilidad de los hombres! ¿Cuan aflictivos momentos,
por nuestra desgracia, presenciamos, al ver esclavizada por la poblacion
indígena á la usurpada en la nuestra? Jóvenes hermosas de 15 á 20 años
de edad, mugeres ancianas de 40 á 50, y criaturas de ambos sexos de dos
á ocho años: las primeras arrastrando su hermosura é inocencia en
miserables gergas, que por todo socorro les daban sus opresores, á
quienes servian de esclavas en los serrallos[50]. Las segundas,
despreciadas por su vejez, servian en el interior de las inmundas
habitaciones de sus señores, y eran tratadas con mas rigor. La tercera
clase era tratada del mismo modo: los muy jovencitos olvidaban su idioma
natal, y aprendian el que le enseñaban en su nueva educacion, sirviendo
de esclavos á sus amos, y las jovencitas, á las mugeres de sus señores,
hasta que se hallasen en edad de aumentar el número de aquellas.

El 9[51] aun no parecia el intérprete: teniamos todo preparado para
marchar, y habiamos desistido de tener entrevista con ningun cacique;
aguardabamos solamente la oportunidad de marchar, evitando toda demora,
pues que no haciamos mas que perder el tiempo inutilmente. Pero parecia
que no solamente se empeñaban en conseguirlo, sino en que recibiesemos
peores ratos aun que los que hasta entonces nos habian mortificado.

El viejo cacique se presentò á nuestro campo á las 10 de la mañana, con
el semblante alterado, y un chasque que habia llegado del cacique
Neclueque: hizo llamar al intérprete, y dijo á la Comision: que en
consonancia con los principios que habia manifestado, no podia menos que
exaltarse al comunicar la noticia que por media de aquel chasque le
participaba el cacique Neclueque. Que los caciques Ranqueles disidentes,
combinados todos, habian determinado reunir sus fuerzas y formar
divisiones, para hacer una incursion á la frontera y atacar á la
Comision, y vengarse de los procedimientos del Gobierno y de los de ella
misma: que al efecto habian marchado las divisiones cada una á su objeto
particular: que unas se dirigian á las guardias del Salto, Rojas y
Pergamino, y otras á cortar la retirada de la Comision; y que al efecto
se hallaban apostadas en varios puntos del tránsito que debia hacer: que
las quemazones de la campaña, y los humos que al N se veian,
manifestaban como telégrafo, que las divisiones iban pasando de la
sierra para efectuar sus planes. Que la Comision no siguiese mas
adelante por ningun motivo: que hiciese chasques al Gobierno con
oficios, dando cuenta de lo acaecido, y pidiendo auxilio: que mientras
tanto ella permaneciese en su casa: que él y los suyos la defenderian,
si fuese atacada por los disidentes á costa de su existencia; que si los
Ranqueles eran muchos en su número, ellos eran pocos, pero valientes:
que les haria conocer que no eran menos guerreros que sus rivales, y que
el cacique Lincon sabia ser consecuente en su amistad indisoluble con el
Gobierno y la Comision. Que él como cacique principal de las tribus
Pampas, haria convocar á todos sus caciques y les ordenaria que se
preparasen para defendernos con sus fuerzas, demostrando sus principios
y amistad que habian proclamado no hacia mucho tiempo en la reunion
general: que él y su gente velarian desde aquel momento sobre su
seguridad. En efecto, el bravo cacique se puso en precaucion: mandó
chasques á todos los caciques para que al dia siguiente se reuniesen en
su casa, y determinasen lo que debia observarse: es decir, quienes
debian remitirse de chasques, el número de tropa que debia pedirse de
auxilio, y como y hasta donde debia conducirse; y mientras tanto, los
auxilios que debian prestarse por todos, si eran invadidos sus
territorios contra la Comision por los disidentes. Nosotros nos pusimos
en precaucion en nuestro pequeño campo, atrincherándonos con nuestros
carruages.

Esta noticia, lejos de sorprendernos y causarnos agitacion, la recibimos
con serenidad, á pesar del peligro; porque la pronosticábamos
anteriormente como un resultado de la conducta que habian manifestado,
principalmente con la Comision, y porque veiamos demorar su ejecucion,
esperándolos à la retirada. Ellos no hubiesen surtido efecto, porque era
de esperar que, ignorantes de su movimiento, nos hubiesemos puesto en
marcha sin auxilio ninguno: pero sabiendo lo contrario, nunca creimos
que por venganza hubiesen de abrir una guerra con la tribu aliada, lo
que les hubiese originado muchos males: esperábamos por consiguiente,
que desistirian de su empresa cuando supiesen el amparo y proteccion que
nos dispensaban los caciques adictos á ella. Así la Comision se propuso
dar cuenta al Gobierno de todo lo acaecido, desde su llegada hasta lo
ocurrido en la fecha, como lo efectuó, esperando el resultado de la
reunion del dia siguiente, para dar cuenta igualmente de lo resuelto por
ella en órden á los mismos asuntos, y disposiciones que se diesen para
la forma de remitir los oficios.

El oficio número 1, que se tenia preparado, en donde se daba cuenta
desde los primeros acontecimientos del 24 de Abril hasta la fecha,
estuvo pronto para remitirlo, y el número 2, que igualmente se
remitiria, debia encerrar las disposiciones de la reunion que se iba á
efectuar.

El intérprete de la Comision arribó á las 5 de la tarde, y confirmó la
noticia remitida segunda vez por el cacique Neclueque. El cacique Lincon
tuvo su gente toda la noche sobre las armas en número de 300 hombres, y
á cada moment mandaba órdenes á nuestro campo para que hiciesen salvas y
descargas. Estas peticiones extravagantes eran cosa de risa: pero era
menester agradecerlas.

Las caballadas y ganados de la poblacion y los nuestros se pusieron en
movimiento á la novedad de la explosion: se armó una confusion horrorosa
en toda la poblacion, á la bulla y disparadas de algunos millares de
caballos, yeguas, &c. &c. La nuestra se hubiera perdido toda, si antes
de hacer la descarga no la hubiesen custodiado. Todo el dia, y á cada
instante volvia á repetir sus insinuaciones el cacique. Es imponderable
el placer que sentia al oir un tiro de fusil ó de cañon.

El 10[52] por la mañana, se reunieron algunos caciques de los
convocados, y el principal, Avouné, para tener la conferencia. Este se
presentó á la Comision, y le manifestó el disgusto que tenia al observar
la mala fé de los Ranqueles, y al ver demorada su retirada: que ellos
iban á tomar una determinacion para que fuesen infructuosos sus
esfuerzos. A las 10 se reunieron los caciques siguientes.--

Lincon, Pichiloncoy, Ancaliguen, Chanabilú, Neculpichuí, Pitrí, Avouné,
Huilletrur, Llanqueleu, Chanapan, Epuan, Califiau, y cinco ó seis
capitanejos.

Presididos por el primero, dió cuenta este á la asamblea de todo lo
acaecido, invitándolos con arrogancia á poner un pronto remedio, y
cumplir con los hechos lo que de palabra se habia asegurado tantas
veces. Acordaron unanimemente que se remitiesen dos chasques al Gobierno
por la Comision, con una relacion circunstanciada de lo ocurrido,
pidiendo auxilio de 200 hombres; que permaneciese mientras tanto en la
posicion en que se hallaba: que los dos caciques partirian el 12, porque
era menester que se proveyesen de víveres para el viage: que el uno
traeria la contestacion del Gobierno con lo resuelto, y el otro
conduciria la fuerza hasta un cierto punto que la Comision eligiese;
hácia el cual marcharia escoltada por un cierto número de hombres que
cada cacique daria, para completar un número imponente á cualquiera
fuerza enemiga que se hallase apostada en el camino. Que previniese la
Comision al Gobierno que se cuidase, de que las partidas que traficaban
en la frontera no fuesen confundidas con las enemigas, y que se
advirtiese al cacique en rehenes, Cayupilquí, que las reconociese, y si
se encontraban algunas enemigas, se ordenase su prision, que ellos
estaban igualmente prontos á la primera señal á prestar sus auxilios.

Concluida la conferencia arribó un chasque de los caciques Huilliches,
que habian entablado relaciones con la Comision, y consecuentes á ellas,
ofrecian cooperar con sus fuerzas á mantener el órden. La Comision les
agradeció sus recuerdos, dejando la contestacion á la asamblea. Digeron
que estuviesen alerta para acudir á la primera órden que se les
comunicase. La Comision reiteró sus agradecimientos á las buenas
disposiciones y sentimientos que todos los caciques habian desplegado en
esta ocasion. Los oficios quedaron preparados para cuando los chasques
saliesen.

Al dia siguiente 11[53] el cacique Lincon comunicó á la Comision que iba
á remitir un chasque al cacique Neclueque, dándole cuenta del resultado
de la asamblea, y que, si aprobaba lo resuelto, podia prestar el auxilio
que creyese por su parte ser suficiente: para que, reunido al que él
daria y los demas de su departamento, la Comision marchase bien
escoltada, sin necesidad de pedir auxilio, ni de remitir chasques que
causarian una demora considerable. Que la Comision, guiada por buenos
baqueanos, extraviaria camino por diferente rumbo del que habia traido,
para burlar de este modo la astucia de los enemigos, y salir á otro
punto mas á la costa de la frontera, pues que se repetia que los
enemigos se dirigian á atacar á Navarro, Lobos y Areco, y que
retirándonos á la Guardia del Monte no habria nada que temer. Con el
resultado de la mision que esperamos al dia siguiente, creimos ponernos
en movimiento, aunque no muy fiados en la custodia prometida.

El dia 12[54] por la mañana llegó aviso del cacique Pichiloncoy, que se
hallaba muy malo de hemorragias de sangre: que esto le impedia poder
acompañar y auxiliar á la Comision; que supiese que era amigo del
Gobierno y de la paz: que tendria la satisfaccion de visitar á la
Comision en Buenos Aires cuando se mejorase. Mandó pedir un remedio para
su mal, y temiendo las funestas consecuencias que de su aplicacion
podian haber resultado, nos abstuvimos de remitirselo. El chasque era un
hermano suyo, y este debia llevar consigo al cacique principal, Lincon,
para presenciar la enfermedad y su muerte, que segun sus pronósticos
estaba cerca, y para que á su vista se le aplicasen los remedios, y se
egecutasen otros misterios que en estos casos acostumbran. El cacique se
marchó á las 10, despidiéndose de la Comision y llevàndose consigo una
escolta de 4 soldados con armas y municiones, para escopetear al
_gualicho_ en casa del enfermo. Prometió volver á la noche, no obstante
que los toldos del cacique enfermo se hallaban 5-1/2 leguas al E,
situados en una hermosa laguna[55]. Lo acompañó nuestro Antiguan, el que
habia permanecido con nosotros desde que supo el movimiento de los
enemigos: en la reunion habló á todos los caciques con energía, à favor
de la Comision; y con el chasque, que se le remitió al cacique
Neclueque, le mando decir, que sabia el mal concepto que habia formado
de la Comision en asunto á las alhajas de plata &c., &c. que le
imputaban se usurpaba, por no entregárselas: que si queria informarse á
fondo hablase con él que le desengañaria, para que otra vez tuviese mas
política, y no fuese tan embustero: que él habia acompañado á la
Comision, y que sabia todos los artículos que se habian embarcado para
la expedicion, y que no habia descubierto jamas esa mina que suponian.

Tuvimos un gran placer en tener este bravo amigo en nuestra compañia: él
protestó á la Comision, que no la habia acompañado en su viage á los
Ranqueles por la enfermedad de su muger y otros inconvenientes que habia
tenido, pero que su hermano el cacique Huilletrur lo habia hecho en su
defecto.

A las 4 de la tarde arribó el chasque enviado, con la contestacion del
cacique Neclueque: nuestro protector no estaba por recibirla, pero el
chasque informó á la Comision que el cacique Neclueque aprobaba por su
parte todo lo obrado en la reunion: que se habia hallado sobresaltado en
los sucesos acaecidos, temeroso de la suerte que correria la
Comision:[56] pero que al saber se hallaba hospedada por el cacique
Lincon, se habia calmado. Que no tuviese cuidado ninguno, que sabia
positivamente que las divisiones que habian salido á hacer incursiones,
se dirigian á la frontera: y que la que se habia dirigido á hostilizar á
la Comision, habia mudado de plan, dirigiéndose á la Guardia de Navarro:
que en todo el camino no habia novedad ninguna: que algunas partidas de
su gente arribarian al dia siguiente para acompañarla: que se hallaban
demoradas á causa de lo anunciado, pero que todas irian con sus
artículos de comercio á acompañarla: que el cacique Lincon la auxiliase,
y lo mismo todos los demas, no haciendo demorarla mas tiempo. Otros
avisos justificaron este aserto, que al principio dudàbamos que
encerrase un ápice de verdad: pero nos desengañamos, que por esta vez
habia hablado la verdad, à pesar suyo, este hipócrita; y ciertamente lo
contrario hubiese sido, si sus intereses no le hubiesen impulsado á
hablar de este modo. Las partidas de comercio que prometió mandar,
cargaban precisamente sus efectos, que tenia necesidad de mandar á la
permuta á la frontera.

El 13[57] arribó á las 11 del dia Lincon: se dió cuenta de lo ocurrido,
y resolvió tomar las medidas de precaucion para efectuar nuestra
retirada en virtud de la respuesta del cacique Neclueque: al efecto,
impartió órdenes de convocatoria para una reunion á todos los caciques,
dando cuenta de lo comunicado por el cacique Neclueque, y que nosotros
nos pondriamos en marcha el 15, hácia la laguna en donde tuvimos los
primeros tratados, y recibir el auxilio que allí reunidos los convocados
acordasen prestar, mandados por sus capitanes ó indios parientes ó
principales; á lo que accedió la Comision de conformidad.

A las 12 llegó otro chasque del cacique Neclueque, ratificando lo que
anunció en el primero: que los Ranqueles no tenian miras hóstiles contra
la Comision: que su principal objeto era atacar la frontera del
Pergamino y Areco, á donde se dirigian, capitaneados por desertores y
trásfugas de Carreras, á las órdenes de un tal Curado chileno, capitan
de una compañia de la division de este. El cacique remitió al Coronel
comisionado un sable que este le habia hecho presente, porque era de
baina y puño amarillo, puesto que no podian usar nada de oro, si no de
plata, y que en consecuencia le remitiese otro de este metal. Estrañamos
este paso, y mucho mas que luchase el fanatismo y credulidad de estos
hombres contra el interes, que por observaciones constantes habiamos
creido era la pasion mas dominante que los caracterizaba. El sable era
lucido, y despreciarlo por conformarse á los hábitos de sus padres, nos
hacia conocer que eran los mismos hombres de ahora 300 años, que
inmolaban víctimas en las hogueras, cuando faltaban de cumplir los
misterios que todos juntos no forman un dogma: sabemos positivamente que
aun se inmolan las adulteras, los asesinos, &c., &c. A cualquier cosa
dorada ó de oro le atribuyen ciertas supersticiones de un mal agüero que
aquel metal lleva consigo, y le desprecian por esta razon, mirándolo
como el ínfimo de los metales. La plata nó: todos los indígenas la
cargan en los adornos, chapeados y espuelas, en sus caballos: y
cualquiera cosa de este metal es apreciada por ellos. La causa y orígen
de esta distincion no sabemos de donde proviene. Otra particularidad se
nos refirió por uno de los soldados de la escolta que acompañó al
cacique Lincon á los toldos del cacique enfermo Pichiloncoy: que
habiéndose hecho la misma ceremonia que á todos los enfermos se hace,
para espantar al génio del mal ó _gualicho_ que se halla á las
inmediaciones del doliente, como lo hemos esplicado anteriormente, no
surtió efecto por mas que cortaron, lanzaron y corrieron todo el dia;
mucho menos los tiros y descargas que se tiraron por los soldados: y
hallándose malo el enfermo, consultaron al médico _Machis_, ó agorero
(como ellos llaman) á indagar con sus inspiraciones quien habia tenido
la culpa, ó cual era la causa que el _gualicho_ se hubiese acercado á
sus habitaciones, y puesto en aquel estado á su cacique. El agorero
dijo, que los cristianos que habian llegado, eran los que lo habian
traido, y que estos tenian la culpa de su muerte. Nos esplicaremos: la
suma de todo mal es conocido; el motor de esta causa es el que se
ignora, y es el que se trata de averiguar, porque creen que es el que ha
influido en hacer aquel estrago.

Los sacerdotes, ò _Machis_, son los encargados de descubrir este
misterio, y generalmente son los hombres ó mugeres mas ancianas y de mas
opinion entre el vulgo. A su arbítrio queda decir _Fulano_ ó _Sutano_
tiene la culpa, y entonces todos los parientes y vasallos se arman, y lo
asesinan ó lo queman, haciendo lo mismo con sus mugeres, hijos, y
ganados ó haciendas que tenga. Si por casualidad hay algun indio mal
visto ó mas pobre, ó algun otro que haya tenido alguna desavenencia con
el difunto, ese es el que padece la pena irremediablemente. Con el
cacique en cuestion habia habido un antecedente que venia á propósito
para el pronóstico del indio _Machí_. Este cacique la noche del 3 habia
tomado una furiosa tranca con los caciques sus compañeros y los indios
del cacique Neclueque: se mojó en seguida, y resultó la enfermedad
mortal. Bastante enfermo se retiró à sus toldos desde esta posicion: la
enfermedad se agravó progresivamente, hasta que lo puso en aquel estado.
El aguardiente era regalo de un pequeño barril de dos frascos que la
Comision habia hecho al cacique Neclueque, y de este era el que habia
recibido el cacique enfermo: con estos antecedents el _Machí_ dijo, que
los cristianos habian traido el _gualicho_, y que ellos todos eran causa
de la muerte, que por instantes se aguardaba. Felizmente el cacique no
murió con la aplicacion de varios remedios que le hicieron los soldados
de la escolta apurados con el dictámen del _Machí_, y temerosos que se
muriese, y se llevase á debido efecto la egecucion de la hoguera,
inventaron cuanto remedio habia para salvarle. Por fortuna nuestra uno
dió con la tecla, que hizo bostezar al cacique en cuestion, porque en
aquel caso cuando se trataba de hoguera, discurrian como unos sábios los
remedios que pudieran ser aplicables á la enfermedad. Se mejoró el
hombre, y nosotros nos libertamos de ser quemados sin remision. ¡Que
bárbaros! Hubiera sido ciertamente un caso particular, y un fin
memorable el de la Comision del sud, al cabo de sus tareas y trabajos,
ser quemados por la inquisicion de las tribus de indios. Se hubiera
llevado á debido efecto la sentencia, si muere el doliente, porque
sabemos de otros casos particulares, en donde han asesinado y quemado á
los que los infernales _Machis_ les ha dado la gana de acriminar. Uno,
ciertamente particular, acaeció el año pasado á la muerte del cacique
Calueque, hermano del célebre Neclueque. Lo esplicaremos en la memoria
sobre las costumbres, religion, &c., &c., que seguirá á esta obra.

La muger mas antigua del cacique Pichiloncoy debia ser enterrada viva
con su marido, porque es costumbre que los caciques que mueren, lleven
una muger, todos sus bienes, haciendas, armas, alhajas, &c., &c.: la
razon es, porque creen que el hombre que deja de existir en este mundo,
vá á existir á otro imaginario, y para que no lo pase solo, le dan la
muger, y todos sus demas bienes, para que transmigren á otro pais en
donde van á existir segunda vez: creen como uno de los dogmas mas
respetables de su creencia, _la transmigracion de las almas_.

La china, muger de Pichiloncoy, ya se habia preparado para hacer este
viage con su marido, y acomodado todo su equipage para su marcha. Oh!
costumbres bárbaras, azote de los hombres y de la prosperidad de los
paises!

Por esta razon la poblacion de estas tribus no se presenta con su
incremento proporcional, que desde la conquista debia haber inundado
esta vasta region, y cuyas consecuencias nos hubieran sido fatales. La
práctica de esas costumbres horrorosas es la causa del descrecimiento de
su poblacion. Por un cálculo prudente, en una poblacion de 10,000 almas
que reproduce 1,500 al año, entre estas hordas mueren mas de 1,200,
quedando solamente 300 de aumento; de donde resulta que al cabo de 38 á
40 años se duplica la poblacion. Esta causa no es el único obstáculo á
su progreso; la guerra los asola entre sí en las contiendas civíles, á
mas de las exteriores, en donde continuamente sufren algunas pérdidas en
sus incursiones. Es verdad que su poblacion la han aumentado con la
nuestra, una duodécima parte mas de la que tienen: pero este aumento les
dura muy poco, la vida diferente y mortificada que sufren los cautivos,
los hace sucumbir bajo el peso de los trabajos, ó fugan, cuando ellos no
los enagenan en el comercio interior de esta clase de esclavos. En el
dia conservan muchos, pero este es un censo casual, y fácil de
desaparecer.

Si con este lento progreso en su poblacion, sentimos la influencia
funesta de sus insursiones ¿cuales serian los males que
experimentariamos, si su poblacion no fuese interrumpida por aquel mal
devorador, y que por fortuna de la humanidad tiene lugar en sus
sociedades? Las costumbres en todas las tribus son las mismas, y
observándolas con rigor, todas sufren el azote de su preocupacion. El
Ranquel y Huilliche, con génio é idioma de distinta especie, profesan
unas mismas costumbres, y se nos asegura, que entre los segundos hace
mas estragos la observancia de sus prácticas que en las demas, por la
austeridad con que lo hacen, con relacion á su índole y vida doméstica.

El 14[58] se despachó con el chasque, que aun no habia salido, la
contestacion al cacique Neclueque: que la Comision agradecia la parte é
interes que habia tomado en favor de ella, como una prueba que garantia
su conducta de toda calumnia, y un acto consecuente á lo pactado: que
los disidentes serian castigados por el Gobierno, prohibiéndoles su
tráfico y comercio con la provincia: que estos los habian de obligar á
hacer la paz, y que entonces se la negarian, y que les pesaria aun mas
haber persistido en su tenacidad, poniéndose toda la gente en armas para
castigarlos: que si observaban con él una conducta análoga á sus
sentimientos, los despreciase, y si queria vengarse, pidiese auxilio á
la provincia: que esta se los franquearia, consecuente á la amistad que
reinaba: que ya era tiempo que desplegasen su energia, y pusiesen todos
sus recursos en planta, para vengarse de sus enemigos que habian talado
sus campos repetidas veces, robando impunemente sus haciendas: que
recordasen los motivos que tenian para no ser indulgentes con sus
enemigos, y que obrasen en union; y resolviendo darles un golpe, lo
comunicasen al Gobierno para que les prestase los auxilios que pidiesen.
Se agregó, que se le remitirian todos los encargos que habia hecho
incontinenti á la llegada de la Comision.

Se dispuso todo para emprender nuestra retirada, defiriendo la reunion á
la laguna, en donde debiamos pasar hasta el 16.

La pacífica gente de esta poblacion, que nos habia hospedado mejor que
ninguna, no nos incomodó en lo mas mínimo todo el tiempo de nuestra
morada, como lo habian hecho otras bien gobernadas.

Observamos en nuestras paradas en las poblaciones, que los naturales se
egercitaban en algunos juegos gimnásticos, como la caza á caballo de
ciervos, gamos, &c., la lucha, las carreras, el _pilmatum_, juego
particular, que merece describirse.

El _pilmatum_ es un juego semejante á la lucha: para presentarse á la
palestra, se desnudan ocho ó diez jóvenes los mas gallardos y mas
aguerridos en ella, forman bandos de cuatro y cinco de parte á parte:
describen una circunferencia de cuatro varas de radio, marcándola con
rayas ó lazos para no traspasarla. En el centro se colocan los
lidiadores, formados ambos partidos á 1/2 vara, cara á cara. Uno de
ellos tiene una pelota en la mano: este la arroja con violencia sobre el
cuerpo de su contrario: este la recibe, y la dirige sobre otro enemigo
distinto de él que se la dirigió primero; este la recibe, y con fuerza
la arroja sobre otro del partido opuesto: así es que este continuo
movimiento para no perder la pelota, lo egecutan de un modo pronto y
agil: cuando recibe uno el golpe en cualquiera parte del cuerpo,
corresponde al mismo ó á otro del partido opuesto con igual tiro: si
alguno no acierta al contrario, pierde cierto número de tantos; y si no
corresponde con la pelota al recibir el golpe, ó la deja caer en tierra,
pierde igualmente cierto número de tantos: si alguno traspasa el límite
descripto, pierde igualmente un número determinado; y un cierto número
de pérdidas completa una partida, á la que juegan intereses de ambas
partes. Si la pelota cae acaso en tierra, lidian luchando para tomarla
primero ambos partidos, porque ganan una corta cantidad de puntos: en
estas luchas arrancan con las uñas, que al propósito se las dejan
crecer, algunos pedazos de carne de los contrarios para conseguir la
pelota. Era ciertamente singular la perspectiva de este juego: la
hermosura de la juventud lidiadora, su agilidad, destreza y viveza,
proporcionaba un rato de diversion. El partido que gana recibe su premio
en especies de plata, telas ú otras cosas que apuestan; y recibe por
conclusion música y festejos de los mirones. La música que gastan son
flautas de cañas, arcos de cerdas con cascabeles, en forma de violines;
y para la pelea, trompas de cuerno, y bocinas de tonos tristes.

La Comision dió cuenta de lo acaecido por otro oficio al Gobierno, desde
lo resuelto por la junta hasta lo nuevamente acordado, con noticia del
dia de su marcha, y de no haber necesidad del auxilio que en el primero
se pedia. Todos estos oficios los teniamos detenidos hasta tener
oportunidad de remitirlos.

El 15[59], á las 12 del dia, nos pusimos en marcha á la laguna llamada
de las Tratados, por haber sido allí la primera reunion general. El
cacique Lincon y toda su tolderia nos acompañaron cerca de media legua.
Su cacique y demas se retiraron á sus casas, ofreciendo éste arribar al
dia siguiente á nuestra parada para acordar, con los que se reuniesen,
el auxilio que debia acompañarla, que allí se dispondria de la Comision
por última vez. Mientras tanto, toda la poblacion nos abordaba para
despedirse, y deseándonos un viage feliz se retiraban, llenándonos de
adioses.

Con rumbo E 1/4 S, caminamos 3-1/2 leguas, hasta las 4 de la tarde, en
que paramos en la misma posicion anterior. En las márgenes de la laguna,
en que antes existian cuatro toldos, á nuestra vuelta encontramos
veintidos. La poblacion del cacique Ancaliguen se habia trasladado de la
posicion que ocupaba, por haberse secado la laguna en cuyas riberas
habitaba.

Al dia siguiente, 16[60], aguardábamos los caciques que debian reunirse
para determinar nuestra partida. Mientras tanto, teniamos en nuestro
campo toda la turba de indios y mugeres de las poblaciones vecinas, con
sus acostumbradas petulancias. Nuestros víveres ya estaban en mala
situacion para obsequiar: los recursos se habian concluido.

A las 11 se reunieron en nuestro campo todos los caciques invitados que
asistieron á la reunion anterior, presididos por el cacique Lincon. Hubo
felicitaciones, y en seguida el cacique Avouné habló en nombre de sus
compañeros, sobre algunos puntos particulars que el dia de la reunion no
habian tenido ocasion de considerarlos.--Que no podia menos que repetir
sus solicitudes tantas veces indicadas en las anteriores juntas, sobre
el buen trato que demandaban en la frontera y capital para sus indios.

Recordó el cacique los robos, insultos, &c., &c. que decia habian
recibido repetidas veces por los comandantes y paisanos. Se remontó al
siglo pasado para comprobar con antecedentes la causa ú orígen de este
mal. Hizo ver con los mismos sucesos el mal estado de la policía de la
frontera, quedándose las partidas de tráfico muchas veces sin tener como
efectuar su retirada, por la pérdida de sus cabalgaduras, y muchas mas
las que tenian que vender sus efectos, no á los precios corrientes, sino
al que la codicia de los comandantes ó corraleros les imponian,
sacrificando de este modo los intereses, cuando no experimentaban
mayores males: que pedian á la Comision hiciese esto presente al
Gobierno, y se estableciese el órden en este ramo, castigando a los
delincuentes. Que exigian igualmente que sus chasques ó enviados no
fuesen detenidos tanto tiempo sin poder hablar al Gobierno cuando
arribasen con embajadas: que este desprecio que hacian de ellos querian
que se reformase, y se les tratase como á amigos; mas que estas demoras
los perjudicaba en sus intereses: que repetian segunda vez, como base de
lo pactado, que todas las estancias y poblaciones que estuvieren
situadas al otro lado del Salado, se retirasen, en el término de un año,
á la parte opuesta, dejando todo el terreno á sus poseedores (la tribu
pampa): que este acto sellaria una paz duradera: que de lo contrario
seria inevitable el rompimiento de la guerra, si no se cumplia lo
pactado en el término prefijado.

Esto mismo se acordó en los artículos estipulados en la reunion general,
como lo digimos. ¿Puede acaso tener lugar esta peticion?.... Es menester
que nos convenzamos y conozcamos, lo que debemos hacer.

Convinieron los reunidos en seguida, que auxiliarian, cado uno con una
pequeña partida, ó algunos indios de los parientes de cada cacique, para
que la acompañasen, no siendo necesario mas auxilio, porque no habia
necesidad de él: que el camino estaba bueno, y que debiamos dirigirnos á
la Guardia del Monte, estraviando rutas por precaucion: que los indios
de los otros caciques no se reunirian hasta dos ó tres dias, porque
tenian que prepararse para el viage: que en este intermedio
adelántasemos camino, y que nos alcanzarian. Así se resolvió, y marchar
al dia siguiente á los toldos del capitan _cona_ á aguardarlos, y de
allí partir sin detenernos.

El cacique Lincon reiteró de nuevo su amistad con sus brazos en el
cuello del Comisionado. Su sensibilidad se dejó ver en este acto: dijo
por último, "que habia completado la obra de proteccion que desde el
principio se habia propuesto: que sentia un placer interno que lo
lisonjeaba, haber servido á un amigo antiguo, y á la provincia con su
amistad: que esta era la causa qoe lo impulsaba á jamas abandonar esta
lisonjera idea." Se despidió el buen viejo, lanzando sus ultimas miradas
sobre los objetos que habian ocupado su atencion, y lo habian desvelado
todo el tiempo que les sirvió de custodia. Los demas caciques se
despidieron con sus gentes y se marcharon.

En la reunion arribaron dos chasques de los Andes. Estos venian á dar
cuenta en nombre del cacique araucano, Victoriano, á todos los caciques
de estas comarcas, de un triunfo que habia conseguido sobre un partido
rival suyo: que la guerra civil hacia extragos entre los mismos
indígenas, y que dicho cacique estaba victorioso: que habia trabado una
batalla con 4,000 hombres por ambas partes, y que habia salido vencedor;
que habia conseguido entablar el órden, é invitaba á todas estas tribus
á que hiciesen las paces con la provincia.

En el mismo dia se puso otro oficio, dando cuenta al Gobierno de lo
acordado en la reunion, y del dia que debiamos partir.

El 17[61] á las 9-1/2 nos pusimos en marcha á la laguna y toldos del
cacique Antiguan, con rumbo E 4° N: hicimos 1-2/3 leguas de jornada é
hicimos alto en los toldos del cacique _cona_. Fuimos bien hospedados.
En el momento de parar, se nos acercó toda la poblacion vecina al
pedimento de sus vicios acostumbrados.

El capitan _cona_ por despedida fué obsequiado, lo mismo que el cacique
Huilletrur su hermano. Ambos ofrecieron que sus hijos y hermanos
acompañarian á la Comision hasta la capital. El capitan _cona_,
complacido de ver de vuelta á la Comision, por la que habia hecho tantos
esfuerzos, y por cuyo feliz éxito se hallaba interesado por conseguir
afianzar su opinion, y para que sus servicios reputados como tales, le
mereciesen una recompensa, no podia menos en su visita que halagarla, y
corresponder de un modo amistoso á las consideraciones que ella le habia
dispensado. Invitó á la Comision á comer en su toldo. La Comision aceptó
la oferta y pasamos á él: á pocos minutos que allí estuvimos, nos
retiramos.

El pequeño _ambigú_ era mas bien para no mirarlo que para el objeto á
que se le destinaba: el desaseo y el mal olor de la miserable choza la
hacian mas bien una habitacion de animales feroces que de hombres, por
mas salvages que fueson. La disposicion de los platos y el asado que nos
presentaron eran asquerosos, y la inmundicia en que estábamos no nos
permitia quedarnos allí mas tiempo. Por no desairar á la buena
disposicion y sentimientos del invitante, y de _Madama_ Antiguan,
tomamos lo muy preciso para que no pudiese causarnos una enfermedad. Nos
retiramos, y quedaron contentos.

En el toldo habia mas de 30 personas que allí habitaban: ocho ó diez
jóvenes en rueda, jugando el dado y naipes, y las mugeres que preparaban
las comidas y los asados para ellos. Es inesplicable la holgazaneria y
repugnancia al trabajo de estos hombres. Las mugeres son las que
desempeñan sus obligaciones, á mas de cumplir con las cargas que una
dilatada familia les impone.

Las comidas son en estremo asquerosas:[62] estas las disponen para sus
esposos las mugeres: ellas, como lo hemos dicho llevan consigo los
trabajos mas fuertes y dificultosos de su sexo. El varon, holgazan,
acostumbrado á que le ensillen el caballo, le maten el ganado para
comer, le den todo hecho, no piensa en buscar medios de industria para
entretener su familia. Algumos vimos quo se egercitaban en tegidos, y
las mugeres en disponer la lana, teger cosas ordinarias, y siempre
entretenidas con labores. Los Ranqueles no son de la misma especie que
la tribu Pampa. El varon, aunque igual al otro, no reposa en la
holgazaneria: las telas son su principal entretenimiento, con mas finura
y gusto que los demas. Las mugeres hacen lo mismo, y en su vida
doméstica egercitan los pesados trabajos de la otra tribu. Ninguna de
ellas llega al grado de civilizacion é industria de los Araucanos. Sus
telas finas las introducen á estos en cambio de ganados, y aun de las
suyas mismas. El Ranquel parece haberle heredado, (como familia que de
ellos recibe su orígen) el valor y la constancia para la lucha, pero no
sus virtudes, que los hacian recomendables en medio de su estado
salvaje. El Pampa, raza que recibe su orígen, al parecer, del occidente
de los Andes, se halla mas adulterado en sus costumbres que el anterior.
No tienen las virtudes ni el valor extraordinario de los primeros, ni la
constancia de los segundos. Son guerreros por naturaleza, pero no
valientes con orgullo como sus antepasados, y sus vecinos. Amigos del
robo mas que los otros, avaros sin cotejo, audaces y orgullosos en su
suelo, hipòcritas y humildes en el ageno, piratas en el comercio, y
desconfiados sin iguales. Los Ranqueles con muy corta diferencia tienen
las mismas cualidades: mas guerreros y sanguinarios, y de su valor hacen
fé sus acciones; ambiciosos, orgullosos è hipócritas como sus vecinos
los Aucaces: constantes en la pelea y en sus opiniones, hacen alarde de
cometer acciones horrorosas, y en la mezcla se distinguen por su
intrepidez: desafian en la lid mano á mano á sus adversarios, y se
desdeñan batirse con menor número que sus fuerzas, á no ser que sean
batidos. Gallardos y ágiles en el caballo, y de tallas regulares,
desnudos y pintados hasta medio cuerpo, se presentan en las líneas con
sus densos cabellos estendidos, que hace mas imponente y respetable su
figura.

Los Aucaces no egercen esas acciones particulars de valor, pero son
guerreros, aunque no en igual grado. Se presentan del mismo modo, y aun
podemos asegurar que son mas ágiles y poseen mejor el caballo que todas
las tribus: son mas sanguinarios que los Ranqueles, porque son mas
cobardes: cargan y cubren sus líneas con sus mugeres è hijos en estado
de cargar la lanza. En ellas sufren los contrastes á la par; y la muger
amable y sencilla (cualidad natural de este sexo) es sacrificada á sus
caprichos. Las Ranquelas son amables, y sus esposos no tienen esa
costumbre impropia que es tan comun en los Aucases. Estas dos castas
traen su orígen de los Araucanos: su idioma y costumbres son las mismas,
sin embargo de que el primero se halla algo adulterado.

Los Huilliches, tribu de distinta especie, son hombres con cualidades
diferentes de las otras dos. Estos no descienden de aquellos, y sí de
los Patagones: su talla es aventajada, su tez mas negra, su figura mas
noble. Habitan el pais que mas atras se ha descrito: son ágiles y bien
hechos, manejan el caballo en igual grado que los Aucases, son guerreros
é infatigables en la lucha, valientes con honor, no cometen esas
acciones degradantes, que afean á los demas: hospitalarios y afables,
constantes en sus amistades, amables en su vida doméstica, hombres de
bien, legales en sus tratos, é industriosos mas que todos. Sobremanera
orgullosos en la lid, pero virtuosos, dan cuartel al rendido: poco
avaros y nada desconfiados, su buena fé la ostentan en todas partes. En
la lucha se presentan del mismo modo que los otros, pero con turbantes
llenos de plumas; cargan las mismas armas, se pintan el rostro, y el
aspecto de sus facciones es el mas imponente. Sus mugeres tienen las
mismas calidades que sus varones. Su idioma es diferente del de las
demas tribus, sin ninguna diferencia de los Patagones: sus costumbres
son idénticas á las de las demas naciones.

El 18[63] á las 9-1/2 nos pusimos en retirada, despidiéndonos de toda la
multitud que antes de partir nos rodeaba. Nuestro amigo Antiguan se
dispuso á acompañarnos hasta las primeras sierras, y de allí retirarse.
Llevábamos con nosotros una comitiva de 100 personas con los indios
parientes que cada cacique habia reunido, con artículos de comercio, y
que debian ir en nuestra compañia. Un indio baqueano nos guiaba hacia la
Guardia del Monte. Con rumbo E 30° NE rompimos la marcha: á la 1-1/4
leguas encontramos una laguna, como de 900 varas de circunferencia,
llena de junco, buena agua, y de 5 á 7 pies de profundidad; fondo lama y
barro, su nivel poco menor que el del terreno. Mas al SE de ella, como
una milla, se halla otra pequeña de 300 varas de circunferencia, con las
mismas cualidades que la anterior: ambas estan cubiertas de elevadas
maciegas y pastízales en todos sus alrededores. En la primera contamos
15 á 16 toldos, en la segunda 5, pertenecientes al cacique Neculpichuí y
Chañapan, los que al paso saludaron á la Comision por despedida.

La poblacion de ambas lagunas se calcula de 300 á 350 personas, de las
que solamente 80 á 90 hombres. Con el mismo rumbo, y á 2-1/4 leguas del
punto de salida, se encontró otra á la derecha del camino, como á media
milla, de 350 varas de circunferencia: buena agua, llena de junco y
sucia, fondo lama y barro, y dos ó tres pies de agua; en sus orillas se
hallan cinco toldos pertenecientes al cacique Catrillan; el nivel de la
laguna es el mismo que el del terreno. La poblacion no pasa de 80 almas,
y de ellas 12 ó 14 hombres. En sus cercanias se hallan algunos médanos,
los mismos que pasamos antes á nuestra arribada. En sus inmediaciones se
encontraban algunos rodeos considerables, y su número puede ser
calculado de 12 á 16,000 cabezas de ganado vacuno. El caballar y lanar
pasa de 8,000, pertenecientes al mismo.

A esta distancia viramos al rumbo E 48° N, y en esta direccion caminamos
una legua, en donde encontramos una laguna sobre la izquierda del
camino, como de 250 varas de circunferencia: su nivel es el del terreno,
agua salobre, fondo barro y lama, dos á cuatro pies de agua, buenos
pastos á sus alrededores: á 2/3 de legua y con rumbo E 38° N, que
avanzamos de esta laguna, adelante, se encontró otra hermosa: su
magnitud una milla de circunferencia, figura irregular, buena agua,
fondo lama y arena, cuatro á cinco pies de profundidad, límpia y pastos
cortos en sus inmediaciones: el terreno blando tierra negra y húmeda.
Con rumbo E 39° N seguimos la marcha, y á 2-1/4 leguas de esta laguna
hicimos alto á las 6-1/2, en un pequeño monte de cardos sin aguada; pero
advertidos por el indio baqueano, se habia cargado la que se pudo en la
laguna anterior. Desde el momento de la salida hasta la parada llovió:
se hicieron 6-1/4 leguas de jornada, que resultan en línea recta 5-3/4,
desde los toldos del indio Antiguan hasta la parada.

El terreno transitado en esta jornada era bastante húmedo y horizontal,
sin ninguna diferencia de nivel: la tierra húmeda, negra y vegetal,
abundante de plantas y flores: pastos cortos y buenos, leña de cardo
bastante, la caza de ciervos, gamos, liebres y avestruces se
multiplicaba á nuestra vista sobre el horizonte: la de mulitas, zorros,
conejos, cuises, caranchos, peludos, zorrinos y perdíces, cubrian la
campaña, y el viagero no encuentra otras especies sobre su marcha que
esta prodigiosa multiplicidad, que en los desiertos sirve para el sosten
de los transeuntes y de los indígenas. De los cueros beneficiados de
zorrinos, zorros y liebres, forman grandes mantas, cuyo vello les sirve
para abrigarse de los rigores del pais que habitan; los benefician de
tal modo, que este artículo es apreciable en todas partes, y en los
estrados se sirven de ellos. En su idioma los nominan _quillanqús_, y
todos trabajan en este ramo, ya por su uso, ó ya para acopios que
permutan á la frontera.

El 19[64] á las 8 de la mañana, rompiendo la belada que cubria el campo,
nos pusimos en marcha: transitando por un campo horizontal y quemado. A
las 3-1/4 leguas del punto de salida, y con rumbo N 25° E, se encontró á
la izquierda del camino como tres cuadras, una laguna de 600 varas de
circunferencia; con barranca, agua regular, fondo barro y lama, dos y
tres pies de profundidad, cubiertas sus riberas de mostaza y duraznillo.
Aqui se cargó agua, porque mas adelante se nos advirtió que no se
encontraria. A las 2-3/4 leguas de este punto con rumbo N 18° NE
encontramos la huella ó camino que llevábamos á la ida. El objeto que se
proponia el baqueano al tomar el antiguo camino, era pasar por el mismo
paso de la sierra, y de allí dirigirnos á la Guardia del Monte. Nuestro
objeto era ciertamente diferente: pasar la sierra por otro punto mas
oriental y reconocerla, porque en este ya lo habiamos hecho. De aquí
hubiesemos perdido mucho camino, si así lo hubiesemos querido efectuar,
y no hubo otro remedio que seguir adelante. Desde el punto en que
encontramos la huella, transitamos por ella 2-1/2 leguas, haciendo alto
á las 5 de la tarde, por el mal estado de las cabalgaduras, fatigadas de
la jornada.

No se encontró agua en la parada, pero la habiamos cargada. A 2/3 de
legua mas adelante de la parada, se encontraba un pequeño juncal, en
donde la habiamos hecho á la ida, y cavado algunos posos igualmente.
Hicimos de jornada 7-3/4 leguas, que en línea recta resultan 7-1/4.

El terreno transitado era en partes tierra negra y blanda, y en otras
dura y gredosa, y la mayor parte de esta clase, y quemado recientemente.
Las mismas circunstancias del transitado en el dia anterior se
reproducen en este, respecto á caza y pastos, con la diferencia de ser
mas seco por su aproximacion á la sierra. Esta la vimos desde la parada.
El mogote principal de Limahuida, ó _Sierra Amarilla_ demora de nuestra
posicion al N 65° E. prolongando sus encadenamientos hasta el N 50° E.
Los dos cerros llamados de la Comision del Sud, demoraban al N 35° E. La
sierra del Curaco, al N 15° E, prolongando sus encadenamientos hasta el
N 5° O.

El 20[65] à las 8-1/4 horas rompimos la marcha por sobre la helada que
cubria el campo: la cerrazon de la niebla impedia ver la sierra próxima.
Partimos con rumbo NE, siguiendo la misma huella transitada: por ella
hicimos 2-1/2 leguas de jornada, y á esta distancia la dejamos,
siguiendo por el mismo rumbo á pasar por la abra de la sierra, á la
derecha de los dos cerros, dejando la huella antes citada á la izquierda
de ellos. A media legua de haberla abandonado, arribamos á una pequeña
laguna llena de junco, la mayor parte seco: tenia alguna agua, la
suficiente para que las cabalgaduras pudiesen refrigerarse, para seguir
adelante y arribar al rio Barrancas, en su nacimiento en la Sierra de
Limahuida, el que no distaba mucho de la laguna. Esta tenia como 700
varas de circunferencia, y en un nivel igual al del terreno, cubierta de
juncales y maciegas, y sin agua: era un terreno húmedo y tierra negra,
blanda y vegetal: bastante leña de duraznillo y cardo se encontraba en
sus alrededores.

A las 12 seguimos la marcha con el mismo rumbo, y á las tres leguas
arribamos à la ribera occidental del arroyo Barrancas, el que pasamos, é
hicimos alto en la ribera opuesta para pasar allí la noche. El terreno
transitado en la Jornada ha sido diferente en partes: las 2-1/2 leguas
primeras, hasta la laguna descrita, fueron por un suelo blando, hùmedo,
tierra gredosa y pastos cortos: las tres restantes mas próximas á la
sierra, de calidad diferente, buenos pastos, terreno sòlido, tierra
negra, dura y gredosa arenisca. En la primera distancia el terreno era
horizontal, y en la segunda lleno de sinuosidades y diferencias de
nivel, y muy seco. En el arroyo Barrancas no fueron descritas algunas
observaciones que hemos hecho á nuestra vuelta.

La premura del tiempo, cuando levantamos el plano de este parage, no nos
permitiò dar algunos detalles particulares de él. En él se espresan sus
vertientes, curso, sinuosidades, &c., &c. que fueron entonces
determinadas. Ahora añadiremos una descripcion mas detallada.

Nace de la parte occidental de la sierra Lima-huida, ò _Sierra
Amarilla_, allá donde su ramificacion parece que se pierde en el
desierto occidental. Una pequeña fuente es su orìgen, y esta se aumenta
progresivamente hasta formar un cauce de seis á siete varas de ancho:
corre desde su orígen de SO à NE, con corta diferencia, paralelamente à
la ramificacion de la sierra de donde nace, serpenteando por sus faldas,
y formando sinuosidades pintorescas en todo el curso, por un terreno
bastante quebrado, al pié de los montes que forman el seno. Pasa entre
barrancas de cuatro à ocho pies de altura, con algunas maciegas en sus
bordes: su terreno duro, la tierra colorada y gredosa, pastos cortos y
regulares, su agua esquisita, y cubierta de zarzas en su superficie, su
profundidad 4-1/2 à 7 pies; su piso tosca y lama: no da vado en todo su
curso, sino en ciertas partes conocidas por los indígenas transeuntes, y
el punto principal es por donde lo efectuamos: la velocidad de sus aguas
fuè reconocida: en 20" de tiempo recorria un cuerpo el espacio de 32
pies, en una hora 96 pies; lo que equivale en 1^h à 5,760 pies ó 1920
varas: su velocidad estaba, con muy corta diferencia, en la misma razon
que las de los arroyos de la Sierra de la Ventana.

La velocidad de las aguas de este arroyo, reconocida en su desembocadura
al de las Flores, fuè calculada en 2,340 varas en una hora. Resulta,
pues, una diferencia de la observada en su orìgen, de 420 varas menor
que aquella, recorriendo en este punto 1,920 varas en una hora. Esta
diferencia proviene de la mas ò menos diferencia de nivel de la
superficie del terreno que recorre, y del caudal de aguas que se
precipitan. Parecia natural que en su orìgen fuera mayor la velocidad
del cuerpo arrojado en su superficie, pero el resultado demuestra lo
contrario: es decir, que el nivel del terreno que mas abajo recorre,
antes de su desembocadura, es mas elevado y de mas sinuosidad en su
superficie.

Este arroyo, por informaciones contestes de los baqueanos é indios, es
el que se llama _Tapalquen_, que desagua en el arroyo de las Flores, y
cuya desembocadura fué reconocida à nuestro paso por dicho arroyo,
distante dos leguas al NE de él. La direccion de su curso es aquel mismo
rumbo, y antes de desaguar en aquel arroyo se pierde en cañadas ò
bañados, y en forma de tal desagua, transitando por anegadizos y grandes
cañadas que se le unen, y forman un cauce estenso que aumenta
considerablemente el de las Flores.

Con estos datos, facil era determinarlo, y tener unas noticias bastante
exactas desde su orígen hasta su desagüe. En la carta general se hallan
determinados ambos estremos y lo reconocido, quedando la parte
intermedia trazada, y que manifiesta no haberlo sido.

Se nos aseguró que mas adelante se le unia otro arroyo, que nace de la
parte elevada y mas oriental de la Sierra Amarilla, el que debiamos
pasar al dia siguiente de la parada[66]. En la ribera de este arroyo
demoraban los dos cerros llamados de la Comision, al ONO como una milla.
El de la Sierra de Curacó al NO, prolongando sus ramificaciones hasta el
NNO: el mogote, ó cerro principal de la Sierra Amarilla al ESE,
estendiendose al SE y al NE un pequeño mogote, al que llaman los
naturales Pichimauida, ò _Sierra Pequeña_.

El 21[67] à las 8 nos pusimos en marcha con rumbo NE. La mañana estaba
fria y cerrada. Con este rumbo costeamos el arroyo Barrancas, y
determinamos sus diferentes sinuosidades, y demas detalles de su curso.
A las 3-1/4 leguas que avanzamos, costeando el arroyo, encontramos con
los mogotes de la sierra llamada Pichimahuida: pasamos, dejàndola á la
derecha, como 1/2 cuadra por sus faldas. Los dos pequeños mogotes que la
forman, y á cuyas faldas pasa el arroyo, son de figura irregular, y de
poca elevacion: el primero tiene 115 pies de altura, y el segundo 157:
el primero se halla con el segundo, enfilados ambos al NE: del uno al
otro hay mas de 1,000 varas: ambos se unen por sus faldas, formando un
arco cóncavo: el primero es accesible por todas partes, y tiene en su
pequeña cima algunas piedras de gran magnitud, y por todas sus faldas
esparcidas otras menores: el segundo es accesible por algunos puntos, y
en los demas escabroso, y de un acceso muy dificil. En su cima ó meseta,
como de 50 varas, de figura irregular, se encuentra agua, depósito de
las lluvias que se conservan en una pequeña fuente: en toda su
superficie, se encuentran igualmente piedras de mucha magnitud: en sus
superficies no hay pastos: una sola yerba es la que cubre la de todos
estos montes, asì como el de la Ventana, llamada _yerba de la piedra_,
la que tiene algunas aplicaciones en la medicina.

Desde las cimas ó alturas de ellos se disfruta una pintoresca
perspectiva de todo el seno, y de las sierras. En el mismo paralelo de
su situacion, se halla un pequeño morro á la ribera opuesta del arroyo,
transitando este por medio de la pequeña sierra y de aquel: tiene de
altura 29 pies, y todo él inaccesible, compuesto de piedra viva, que
forma un torreon cilíndrico: el diametro de su base es casi igual al de
su cùspide: tiene este 14 pies: dista del cauce del rio como 400 varas,
situado en un terreno desnivelado y lleno de sinuosidades, las que
fenecen à muy poca distancia de su plano: lo mismo sucede con
Pichi-mahuida. De la cima del mogote principal de esta, demoraba la
parte mas elevada de la de Lima-huida al SSE: los cerros de la Comision
al OSO: la parte principal de la de Curaco al O. Desde esta altura se
descubriò un mogote al ONO, en seguida de la parte mas boreal de esta
ùltima sierra, bastante confusamente sobre el horizonte, al que los
naturales dan el nombre del Cairù:[68] su elevacion no parecia exceder à
las demas. A su pié se extiende la hermosa Laguna Blanca[69].

En la falda de la Sierra Lima-huida se encontraron algunos cadáveres,
medios enterrados, al parecer de indìgenas, y algunas otras sepulturas
que demostraban la existencia de otros muchos. No pudimos averiguar, de
los naturales que nos escoltaban, cual era el motivo de encontrarse allí
aquellos cadáveres. Uno de ellos, bastante racional, nos informò, que
hacia algun tiempo que aquellos cuerpos habian sido sepultados: que
antes de la expedicion del año 21, cuando los naturales habitaban estas
comarcas, era aquel lugar enterratorio de los indios, y que así habia
quedado, habiendo sido abandonado por los poseedores de aquel pais, que
de aquel modo honraban las cenizas de los que morian, preservando sus
cadáveres de ser alimento de las fieras. La informacion no dejó de
hacernos conocer un acto de humanidad, y una costumbre piadosa, á pesar
de encontrarse en ellos varias otras que no debieran oirse sino con
horror. Esta costumbre la conservan desde tiempos atras. En la Sierra de
la Ventana, en una de sus concavidades intransitables, está uno de estos
depósitos ó enterratorios: no lo vimos, ni tampoco sabiamos el lugar.

Una legua mas adelante de la Sierra Pichima-huida, con el mismo rumbo,
hicimos alto en la ribera del arroyo que costeabamos, á 4-1/4 leguas de
la salida, con objeto de descansar y seguir adelante.

A las 2-1/2 de la tarde seguimos con el mismo rumbo, y á 1-1/2 leguas
encontramos una cañada, que corriendo de SE á NO, desagua en el arroyo
al cabo de cuatro á cinco cuadras de curso con un cauce pequeño. A 1/2
legua en seguida se encontrò sobre la costa del arroyo una laguna de
6,000 varas de circunferencia; buena agua, llena de junco, su nivel el
del terreno: accesible por todas partes, y en un terreno húmedo: su
profundidad no excedia de cuatro à seis pies, su fondo lama y barro,
alguna leña en sus alrededores y buenos pastizales. A media legua, en
seguida, se encontró un juncal de las mismas calidades que el anterior,
y de igual magnitud. De este, à media legua adelante, hicimos alto en la
costa del arroyo, y con el mismo rumbo, con objeto de pasar allì la
noche. Se hicieron 7-1/2 leguas de jornada en línea recta.

Las calidades del terreno transitado han sido diferentes. En la
distancia, desde el punto de salida hasta la Sierra Pichi-mahuida, es de
una calidad semejante al descrito anteriormente: desnivelado y duro,
tierra gredosa y seca, pastos cortos y regulares. En la otra, desde la
pequeña sierra hasta la parada, fuè diferente: pastos cortos y
regulares, tierra negra, blanda y húmeda, terreno horizontal y sin
sinuosidades, húmedo y muy blando. En tiempo de aguas debe ser un bañado
intransitable. El arroyo no forma barrancas, y su nivel es igual al del
terreno. Sus aguas salen de su centro, y se esparcen por la campiña.

Al fin de la jornada vimos sobre el horizonte, cuando se hallaba mas
despejado, un mogote que demoraba à mucha distancia y mas allá de la
Sierra Lima-huida, en donde se pierde su ramificacion en el oriente, y
parece que se acaba la cadena de sierras, que forman una abra con este
otro monte elevado. Demoraba al S de la parada: los naturales la nombran
Sierra de Huellucalel, y se nos asegura, (á mas de haberla reconocido un
sugeto respetable) que el Arroyo Azul nace de este morro, corriendo
paralelamente al nombrado Torralñelu, Chapaleofù y Tandil, reconocidos
en la expedicion que se efectuó el año 20.

Todos corren de este modo, hasta sepultarse en el vasto bañado ò estero
que, paralelamente al curso del Salado, se forma al sud, à 16 y 20
leguas de distancia.

El 22[70] nos pusimos en marcha à las 9-1/2 de la mañana, à pesar de la
densa niebla que cubria el horizonte. Abrimos la jornada con rumbo NE,
costeando siempre el arroyo Barrancas. A 2-1/2 leguas con este rumbo
encontramos tres lagunas de diferentes magnitudes: la primera de las
tres formaba un triángulo rectàngulo, unidas por un bañado: su agua
salobre, llena de junco, accesible por varias partes: cuatro y cinco
pies de profundidad: su fondo lama y barro: alguna leña de duraznillo en
sus alrededores: situadas en un terreno hùmedo, ó mas bien bañado:
crecidas maciegas las rodean.

La mayor, que forma el vertice del triàngulo, y que se halla à la
derecha del camino, tiene 450 varas de circunferencia, las otras dos,
situadas à la izquierda, son de 360 á 380 varas. Su nivel es el del
terreno. Distan unas de otras de 1-1/2 á 2 cuadras, encadenadas por
algunas fuentes de buena agua. A la media legua mas adelante se encontró
otra de 400 varas de circunferencia, y con las mismas calidades que las
anteriores, sin ninguna diferencia. A 1/4 de legua mas adelante, y con
el rumbo anterior, apartàndonos mas de dos millas del arroyo que
costeábamos, encontramos otro que parecia unírsele á muy poca distancia.

Mientras la comitiva de la Comision seguia adelante, nos dirigimos
siguiendo su curso al S, à averiguar si era positivo que sus vertientes
se hallaban en la Sierra Amarilla, en la parte mas oriental de ella.
Reconocimos 3-1/2 leguas, no quedando duda de su orìgen, comprobándose
las noticias que el indio baqueano nos aseguró. Retrocedimos por la
misma ribera al N para reconocer su desagüe. En efecto, 1-1/4 leguas del
paso, siguiendo su curso al N 5° NE, se encontrò en el arroyo, aumentado
considerablemente su cauce. A este arroyo se le dá el nombre de
_Quelro-leufú_, (ó arroyo pantanoso), corre de S 5° SO à N 5° NE, su
agua buena, su nivel el del terreno, serpenteando en forma de cañada,
sin barrancas: la latitud de su cauce ocho á diez varas, su profundidad
cuatro à cinco pies, sus riberas cubiertas de una maciega, su fondo
barro y alguna zarza, en su paso pantanoso y no accesible; por esta
razon en otros puntos la velocidad de su corriente se encontrò menor que
la del anterior: en 20" de tiempo recorriò un cuerpo el espacio de 25
pies, cuando el otro en igual tiempo recorrió 32 pies, hallàndose sus
velocidades en la razon de 5 à 4 comparativamente. El terreno por donde
corre es mas bien un bañado: à nuestro trànsito, à pesar de la seca que
habia agotado las lagunas de todo el pais, las costas de este arroyo
eran intransitables: terreno hùmedo y blando, tierra negra y pantanosa:
su cauce aumenta el descrito anteriormente: ambos, desde su punto de
union, forman el rio conocido con el nombre de _Tapalquen_, que desagua
en el de las Flores, cuya desembocadura, como hemos dicho, fuè
reconocida al paso por dicho arroyo.

A dos leguas del paso del arroyo, se hizo en la márgen de una cañada,
con el objeto de pasar allí la noche: desde el arroyo viramos al E 25°
NE: à cuatro cuadras del paso con este rumbo se encontró el camino que
desde aquel comienza para la Guardia del Monte, trillado y frecuentado
por los indígenas en su tràfico à esta guardia y otras mas al sud. Se
hicieron seis leguas de jornada, y en línea recta 5-3/4, por un campo
malísimo desde el punto de salida. La seca de la estacion nos favorecia,
de lo contrario era intransitable este terreno con carruages. La tierra
ó barro (porque todo era con corta diferencia un bañado) negro, á 1/4 de
profundidad se encontraba greda: los pastos cortos y malos; en parte se
encontraban maciegas elevadas, como en las orillas del arroyo, cañadas
&c. En la cañada donde hicimos alto, pasaban los pajonales de dos varas
en sus orillas: tenia siete á nueve varas de ancho, y su cauce, de
cuatro á cinco pies de profundidad, sucio y pantanoso. Su curso de ESE
ONO manifestaba desaguar en el arroyo Tapalquen, y en efecto reconocido,
siguiendo su curso al ONO, encontramos el arroyo y su desembocadura: sus
riberas eran intransitables por los pajonales y pantanos.

Los indios que los diferentes caciques prometieron, se nos reunieron en
los dias anteriores de marcha, llevando un acompañamiento lucido. El
capitan _cona_ lo hizo hasta la sierra de Lima-huida, y de alli se
retirò à su casa con demostraciones de agradecimiento y cariño hacia la
Comision.

El 23[71] à las 8 de la mañana nos pusimos en marcha por el camino
encontrado. A dos leguas con rumbo E 25° NE, se abandonò el camino que
habiamos encontrado: la razon que dió el indio baqueano para ello fué,
que por dicha camino se hallaban muy malos pasos para los carruages, y
que daba algunas vueltas, lo que nos haria retardar el viage, y
peligrarian los rodados. Abandonado el camino viramos al E 55° N, y à
1-3/4 leguas de haber cortado el campo por elevados pastizales que
dificultaban abrir la huella, y al mismo tiempo fatigaban à las bestias
de tiro, encontramos una cañada de seis à siete varas de latitud, llena
de agua y con tres à cuatro pies de profundidad, sucia y cubierta de
maciegas en sus bordes: corria E SE à ONO: su origen se hallaba á una
milla al primer rumbo. Formaba de unos juncales ó bañado, que se
estendia por toda la pampa y la hacian intransitable: su desague lo
hallamos á tres millas al 2' rumbo, bañado inaccesible, lleno de
juncales y pajonales, que presentaba la perspectiva de un abismo en
donde se sepultaba todo el que osaba abordarlo. El se esparcia por toda
la campaña, y se comunicaba con el opuesto por la cañada, la que costò
gran trabajo abordarla por sus pantanos. Siguiendo el mismo rumbo y á
1-1/4 leguas encontramos otra de las mismas calidades que la anterior,
corriendo paralelamente á ella: se formaba á cuatro cuadras de su paso,
à la derecha de un pequeño bañado, y entra, à media cuadra del mismo á
la izquierda, en una laguna de seis à siete cuadras de circunferencia;
llena de junco, mala agua, lo mismo que toda la de las cañadas, è
inaccesible por todas partes. Una legua mas adelante, transitando por un
albardon, y con rumbo NE, encontramos una cañada con bastante agua,
corrida paralelamente y al mismo rumbo que las anteriores; su latitud
excedia de siete varas; su origen provenia de un gran bañado, que
costeàbamos, à nuestra derecha, como media legua, y al parecer sin
límites, formando lagunas y cañadas como todas las que hemos pasado, que
desaguan en otro gran bañado que corria paralelamente al de la derecha,
formando un encadenamiento de lagunas y juncales sin interrupcion. El
camino pasaba por un albardon, como una milla de distancia entre ambos.
A tres cuartos de legua, con el mismo rumbo y por el mismo albardon, se
encontró una laguna, á la derecha del camino como una cuadra; su
circunferencia 1000 varas, llena de junco, buena agua, accesible por
todas partes; cinco à seis pies de fondo, con barro y lama; su nivel el
del terreno, alguna leña en su circunferencia: en sus alrededores buenos
pastizales y cortos en partes.

Aqui se hizo alto á las 5-1/2 de la tarde, á las 7-1/2 leguas de
jornada, 6-3/4 en linea recta, por un campo lleno de agua, ò mas bien mi
bañado, excepto las dos últimas leguas de la jornada, en que se encontrò
el albardon ya indicado. Los pastos cortos y buenos, largos en las
riberas de las cañadas y bañados: tierra ó barro negro: á la media vara
de profundidad gredoso. Este terreno en la estacion de las aguas seria
peligroso transitarlo: en la que no lo era, y aun reinando una seca
general que habia agotado todo el desierto, en esta parte se encontraba
en abundancia: en los diferentes malos pasos que nos presentò, costó
vencer sus obstáculos.

En esta altura se despacharon todas las comunicaciones pendientes, que
aun no se habian remitido, desde el número 1 hasta el nùmero 5, que era
el de remision y de la posicion en que nos hallabamos en aquella fecha.
Un indio intérprete, que pasaba con una partida de comercio, y un
miliciano de nuestra comitiva, eran los conductores.

El 24[72] á las 7-1/2 de la mañana nos pusimos en marcha, con rumbo NE
5° E por diferente terreno que el anterior, por el mismo albardon, pero
mas firme y seco. A los tres cuartos de legua de trànsito, se
encontraron à la izquierda del camino como á media cuadra, dos juncales
con buena agua: el primero, mayor de 500 varas de circunferencia, era
accesible: profundidad cuatro à cinco pies, fondo barro y lama, y su
nivel el del terreno; el segundo de 200 varas, de las mismas calidades
que el anterior. A media legua mas adelante se encontró un pozo de
cuatro varas de diàmetro, á una cuadra del camino, con buena agua, y de
una profundidad de cuatro à cinco varas; en sus cercanias se encontraba
leña de duraznillo y cardo. El parecia obra de los transeuntes que paran
en un lugar cualquiera de la marcha, para descansar de las jornadas.

A una legua mas adelante de este pozo se encontraron dos lagunas,
separadas del camino como dos cuadras, y una de otra 100 á 150 varas: la
primera de 350 varas de circunferencia; la segunda de 220 varas, ambas
pantanosas; la mayor un poco menos que la segunda; las dos de regular
agua, la segunda llena de junco, la primera lìmpia, ambas de cinco à
seis pies de profundidad: fondo lama y barro; y abundantes de leña en la
campaña adyacente, como generalmente se encuentra en toda la planicie en
abundancia. A 1/2 legua adelante hicimos alto, para que refrigerasen las
cabalgaduras, en la màrgen de un juncal á la izquierda del camino como
1/2 cuadra de él: su circunferencia pasaba de 280 varas, sucio, pero de
buena agua, accesible y de un nivel igual al del terreno: de tres à
cuatro pies de agua, fondo lama y barro. A la una de la tarde seguimos
la marcha con el mismo rumbo, y á una milla que avanzamos, encontramos
una laguna á la izquierda del camino, como un 1/4 de cuadra de 900 à 950
varas de circunferencia: límpia, buena agua, fondo barro y tosca, de
cuatro à seis pies de profundidad, sin maciegas, algunas barrancas de
1-1/2 pies, con elevados pastizales en sus bordes. Avanzando con el
rumbo de la salida, hicimos alto en la ribera de un juncal, tres leguas
de la laguna anterior, à las cinco de la tarde, para pasar allí la
noche. El juncal tenia buena agua, como de 260 varas de circunferencia,
sin barrancas, pantanoso pero accesible y limpio; bastante leña en sus
alrededores y buenos pastizales elevados, y situados en un terrano duro
y seco. Se hicieron 8-1/2 leguas de jornada y 8 solamente segun el
càlculo, por las pequeñas, sinuosidades del camino que encontramos
segunda vez.

El terreno transitado ha sido mejor que el del dia anterior: desde la
salida, las tres primeras leguas fué por un albardon seco, duro y buenos
pastos, tierra negra y blanda, nivelado y elevado sobre el terreno de
los flancos: á una milla á ambos rumbos se encontraba una planicie de
nivel mas inferior, que se estendia por todo el cuadrante y camino por
el rumbo opuesto: ambos bañados inaccesibles por todas partes. Desde las
primeras lagunas hasta la segunda varió un poco la tierra: negra, humeda
y gredosa, menos firme el piso, blando y algo desnivelado, pastos cortos
y regulares, pocas maciegas, pero elevados pajonales en la ribera de las
lagunas. El resto del campo hasta la parada era de la especie de la
primera parte, pero siempre á nuestros flancos los bañados. Este es el
gran estero que casi paralelamente al Salado corre mas adelante: en él
desaguan todos los arroyos que descienden de la sierra, menos los
últimos descubiertos que lo verifican en las Flores. Este gran bañado se
extiende hasta las costas del mar, formando bañados, cañadas, arroyos,
lagos, &c., á una distancia casi constante del Salado al sud: como se ha
expresado anteriormente, su orígen es desde el arroyo Quetro-leufú, y su
desague en los montes de la costa del sud.

El 25[73] á las 7 de la mañana, rompimos la marcha disfrutando de su
serenidad. Con rumbo NE abrimos la jornada, y con él á dos leguas que
anduvimos se encontró una laguna de 270 varas de circunferencia: agua
regular, accesible por todas partes, fondo barro y lama, cinco á seis
pies de agua, límpia con bastante leña, y buenos pastos en sus
alrededores. Una y media legua mas adelante se encontró otra á la
derecha del camino, de 290 varas de circunferencia, y de las mismas
calidades que la anterior. Un 1/4 de legua en seguida otra á la derecha
del camino de 200 varas de circunferencia, y de las mismas calidades que
las anteriores. En frente y en la misma latitud, á la izquiera del
camino, se halla otra laguna como de 690 pies de circunferencia, buena
agua, las demas calidades que las descritas: un 1/4 de legua en seguida:
otro juncal á la derecha de 380 varas de circunferencia, sucio é
inaccesible: buena agua y con bastante leña. Todas estas lagunas y
juncales en su nivel igual, y situados en terreno húmedo y blando.
Avanzando una legua, encontramos con el mismo rumbo otra laguna hermosa
y de figura regular, de 700 á 800 varas de circunferencia, rica agua, de
cuatro á cinco pies de cauce: arena y tosca su piso: límpia y sin
maciegas. En la misma latitud y á la derecha del camino, se halla un
juncal casi seco de 400 varas the circunferencia, y en el mismo nivel
que el terreno.

A una legua mas adelante se hizo alto, en la ribera de otro juncal, para
que refrigerasen las bestias y seguir la marcha, distante 5-1/4 leguas
de la salida: tenia buena agua, límpio, bastante pantanoso: de 300 varas
de circunferencia, y de tres pies de fondo.

A las 2-1/2 de la tarde seguimos la jornada, y á una legua con rumbo N
38° NE encontramos el arroyo nombrado de Romero, por llamarse así su
descubridor: lo pasamos á cuatro cuadras de sus vertientes, corre de S á
N, y desagua en el rio las Flores siguiendo el segundo rumbo: fueron
reconocidas en el momento sus vertientes: ellas quedaban á la distancia
que hemos dicho: tenian su orígen en el gran bañado que costeábamos: se
formaban de cuatro lagunas que originaba aquel, unidas por el mismo
bañado: cada una tenia 250 á 260 varas de circunferencia. Todas
encierran un espacio de 1,000 y mas varas de circunferencia:
inaccesibles por todas partes: buenas aguas, llenas de juncales y
pajonales: de ellas nacen cuatro fuentes cristalinas que se unen á 50
varas, y forman el pequeño cauce del arroyo: este se aumenta
progesivamente, y á media legua de su orígen forma uno de 20 varas. En
su paso no excedia de cinco varas; su agua delicada: su piso barro y
concha: su profundidad cinco y nueve pies en todo su curso reconocido.
En su ribera se encuentra una prodigiosa cantidad de caracoles y
conchas, que forman una perspectiva deliciosa: aumentándose su cauce, se
aumenta su latitud; y sus pajonales y maciegas elevadas que le bordean,
lo hacen impracticable. A media legua de su paso, siguiendo su curso al
N, no dá vado, y su tránsito es peligroso por los pajonales, y el cauce
pantanoso y considerable; á mas del enjambre de leopardos y tigres que
habitan sus riberas: corre por un campo, como hemos dicho, húmedo é
inaccesible: no forma barrancas: su agua algo colorada, pero buena. La
velocidad de su corriente se encontró que en 30" de tiempo recorriò un
cuerpo el espacio de 40 pies, y en 1' 80, ó 26 varas y 1/2. En el paso,
al sud reconocimos sus vertientes, como lo hemos explicado: al N
reconocimos dos leguas, á pesar de lo peligroso que era este
reconocimiento. El desague en las Flores á cinco leguas de su orígen, y
à tres leguas de la desembocadura de este en el Salado, siguiendo su
curso al SO.

A 1/2 legua del paso, con rumbo N 28° NE, encontramos tres juncales,
pasando el camino por medio de ellos; dos á la derecha, y uno á la
izquierda: sus ámbitos eran iguales con corta diferencia: no excedian de
500 varas cada uno: inaccesibles y de buena agua. A 1/2 legua en
seguida, transitando por un bañado, aunque bastante seco, encontramos
con un cañadon pantanoso, formado del gran bañado, á 1/4 de legua del
camino, y que se pierde en el otro á 1/2 milla á la izquierda: algunos
juncales son su orígen, confundidos con el bañado, y otros á la
izquierda son su depósito. El cauce de la cañada era de 4 á 6 varas,
pantanoso, sucio y lleno de maciega, con 2-1/2 á 3 pies de agua. A una
legua de esta se halló otra de las mismas calidades, formada por el
mismo bañado, y que desagua en el opuesto.

Facilitado el paso con algun trabajo, hicimos alto en la ribera opuesta
á las 5 de la tarde, y á ocho leguas de jornada, ó á 7-1/2 en línea
recta.

El terreno transitado al principio de la jornada ha sido en partes duro,
y de una tierra negra y sólida con pastos quemados: el resto un bañado
continuo, con algunos cortos retazos de albardon, pastos quemados en
partes, y elevadas maciegas y pastizales en el bañado, lagunas y
cañadas.

En la parada encontramos un baqueano de la Guardia del Monte, que con
una partida de paisanos habia salido á la caza de nutrias en las
lagunas. El baqueano prometió guiarnos al dia siguiente hasta la
Guardia, porque dijo que se encontraban malos pasos en el resto de la
jornada para arribar á ella.

El 26[74] à las 7 empezamos á caminar con direccion al Salado, que segun
el baqueano no distaba mucho del punto de salida. Con rumbo N 10° NE
rompimos la marcha, y á 1/2 legua encontramos un bañado ó cañadon que
atravesaba el camino, formado del bañado de la derecha: desaguaba á la
izquierda, ambos distaban una milla ó menos del camino. A 1-3/4 leguas,
con el mismo rumbo, encontramos una laguna á la izquierda del camino,
limpia, de buena agua, y de 400 varas de circunferencia, de 2 á 4 pies
de cauce. A una legua en seguida, entramos en un gran bañado, obra del
principal. Transitamos por agua mas de una legua, á la derecha
encontramos grandes juncales, y á la izquierda lo mismo. En este bañado
se volcó un carruage, y fué menester parar para levantarlo.

Desde este punto, cuatro leguas hácia el Salado, fué constantemente por
bañados, con mas ó menos aguas y lagunas, que en ambos flancos formaba
el estero principal. Seguimos por agua, y á las 5 de la tarde arribamos
al Salado, despues de fatigas y trabajos que en esta jornada tuvímos. El
paso lo ejecutamos con alguna dificultad, por lo pantanoso de él: tenia
de ancho de 50 á 70 varas; su profundidad de 4 á 5 pies: á nuestra
izquierda del paso formaba la gran laguna, llamada de las Flores. El rio
forma aquí un golfo, y sale en seguida formando un cauce al E.

Del paso, á media legua á la izquierda, se halla este depósito que se
estiende por toda la campaña: tiene mas de 3-1/2 millas de
circunferencia, y su profundidad y demas cualidades no pudieron
reconocerse por ser ya tarde. En la ribera opuesta hicimos alto para
continuar al dia siguiente hasta la Guardia, cuyas poblaciones ya se
distinguian.

En efecto el 27[75] nos pusimos en marcha, con rumbo N 5° NE hasta la
Guardia, á la que arribamos con este rumbo, distante cinco leguas del
paso del rio, transitando por diferente terreno que el anterior, y por
entre las poblaciones de ganaderia y labranza, que cubrian la campaña,
cuyos pobladores salian á recibirnos. Las autoridades y demas personas
de la Guardia nos recibieron del mismo modo, y nos hospedaron á medida
de nuestro deseo.

El 28 se pasó oficio de nuestra llegada al Gobierno, debiendo marchar al
dia siguiente. El oficial ingeniero, durante este dia de parada, tuvo
proporcion de poner en órden sus trabajos, para arribar con todo pronto
á la capital para su presentacion al Gobierno, y para que viese el fruto
de una comision peligrosa, en que si no consiguió entablar una paz como
se deseaba, consiguió llenar su objeto principal, por el que anhelaban
los amantes de las ciencias y de la prosperidad del pais.

El 29 permanecimos en la misma Guardia. El 30 salimos para la capital, y
el 1.º de Junio arribamos á ella.

La Comision del sud concluye el cuadro de sus observaciones, habiéndolo
presentado con toda la exactítud que ha estado al alcance de la esfera
limitada de sus conocimientos. Al encargarsele de esta delicada y
peligrosa comision, veia los inconvenientes que en ella habia para
llenar los objetos que la autoridad se habia propuesto. Sin embargo, se
lisonjea de haber cumplido con el deber que se le impuso, dando á
conocer un pais inculto, desierto, y muy poco recorrído por los
víageros; que por su situacion geográfica, y las bellezas de su suelo,
está destinada á formar un apendice importante al territorio de la
provincia. Cuando se desarrollen sus fuerzas, y se llegue á subordinar
las hordas salvages que amagan ahora nuestras poblaciones, entonces
estos campos yermos é incultos, se cubrirán de establecimientos que
ensancharán los límites de nuestra provincia. Un clima benigno, un suelo
feraz y extenso convidarán al hombre industrioso, y le retribuirán con
usura sus sacrificios y trabajos. Talvez no sea distante la época de
este gran paso en la carrera de nuestros adelantos! Solo así conseguirá
el pais afianzar sus propiedades, estableciendo una línea permanente,
que las defienda de los amagos del enemigo infiel.

La Comision, al emprender sus trabajos, advirtió la falta de
instrumentos para las operaciones fisicas y astronómicas, aunque para
las de geodesia, se les dieron los que pudieron proporcionarse. Uno solo
destinado á la práctica de estas complicadas operaciones, no podia
llenar todos los objetos que se ofrecian á un tiempo. Los
reconocimientos de esta naturaleza se fundan en los observaciones
matemáticas y fisicas, y en sus descripciones debian ligarse ambos
ramos. Mientras que se conseguia efectuar una observacion astronómica, ó
una operacion geodésica, no se ponia atencion á la temperatura, ni se
median las alturas barométricas por falta de instrumentos. Teniamos por
consiguiente que dejar este vacío en el cuadro de las observaciones, y
contraernos á la calidad de las aguas, tierras, pastos y demas
producciones: y á estos detalles importantes sobre la naturaleza del
terreno, procurábamos agregar otros estadísticos, combinando las
noticias é indagaciones con el cálculo: llenando por último la série de
nuestras observaciones, con los actos de la Comision en sus relaciones
con las tribus contratantes.

La precipitacion con que se procuraron los instrumentos á nuestra
partida, y la ninguna esperanza de hallar los necesarios para las
observaciones en los distintos ramos que abrazaba la esfera de trabajos
que debiamos emprender, nos hizo salir sin este auxilio preciso para
adquirir los conocimientos fisicos de aquel territorio. Los que
conseguimos, fueron proporcionados por el departamento de ciencias
exactas, y apenas bastaban para las operaciones geodésicas. La Comision
se procuró unos cuantos mas para las observaciones
astronómicas:--operaciones indispensables, para determinar la verdadera
situacion de los puntos mas interesantes, que sobre la marcha se
encontraban, y de otros muchos que se reconocieron: principalmente en el
paso de la primera cadena de sierras, y en los trabajos que se
emprendieron en la segunda. Los de geodesía fueron de suma utilidad para
el levantamiento de los planos que merecian la atencion de detallarse, y
para las operaciones ulteriores que se efectuasen. Sirvieron al mismo
tiempo para determinar la altura de los cerros principales de ambas
cadenas.

Concluida y ordenada la sèrie de nuestros trabajos, cotejamos los viages
que por distintos rumbos habian practicado algunos facultativos, á mas
de los descubrimientos que se hicieron en la expedicion del año 20. Los
viages de la costa Patagónica; las observaciones astronómicas hechas en
el interior de la provincia, en sus poblaciones principales, y en la
costa oriental y occidental del rio de la Plata, y otros muchos
reconocimientos modernos, con los mas exactos de la provincia, fueron
consultados para la formacion de un mapa general, hasta el
establecimiento del Rio Negro en la costa Patagónica, y el interior del
pais del sud habitado por los bárbaros; el que tuvimos el honor de
presentar á la autoridad, como el primer monumento de esta naturaleza
hecho en el pais, y como el fruto de nuestra asidua contraccion, que
podia servir de base á un trabajo mas formal sobre nuestra geografia;
consiguiendo por este medio esparcir la luz sobre los ulteriores
proyectos de invasion en el desierto.--Introducir una luz, digimos,
porque estamos firmemente convencidos de que sin estos preliminares todo
será efimero, y su ejecucion acarreará talvez funestos resultados á la
causa general, si se acometiese una empresa en un territorio no
conocido. Recórrase la carta de aquel país, que hemos presentado,
cotèjese con las que hemos tenido á la vista, búsquense las que existen,
y se verá la notable diferencia entre la primera y las otras.

La primera cadena de los Andes, que corre mas de 50 leguas al NO desde
el cerro del Volcan, en la costa del Atlántico, atraviesa la vasta
pampa, hasta el paralelo de la Guardia Lujan. La segunda, desde el cerro
de la Ventana, á 22 leguas del Ocèano, en la altura de la Bahia Blanca,
corre paralelamente á la primera, á 60 leguas de distancia, hasta la
vista de la laguna de Salinas, y atraviesa el desierto por mas de 25
leguas. Ni una ni otra se encuentran en las cartas anteriores; y si se
ignora hasta este grado la geografia de aquel pais, ¿á qué aventurarnos
á grandes operaciones?

No es estraño que se haya hablado y escrito tanto sobre un proyecto de
línea de defensa permanente: creemos que los que lo han hecho, al abrir
la carta desistirán de las ideas que tenian entonces. Sobre esta materia
existen infinitos dictámenes con opiniones encontradas, que no sirven
mas que para aumentar la confusion. La casualidad nos condujo por la
parte mas importante de reconocer. ¡Feliz casualidad! Ella nos ha
proporcionado determinar con la exactitud posible los límites de
aquellas cadenas en el occidente, sin dejar de reconocer con certeza su
ramificacion al oriente.

El Gobierno, deseoso de poner una barrera á las continuas incursiones de
los bárbaros, premedita el establecimiento de una línea de defensa
pemanente, establecida bajo la proteccion de un cuerpo respetable, que
opere, mientras se efectuan los trabajos previos de aquellos
establecimientos. Con la carta geográfica en la mano no será dificil
hacerlo con acierto, y eligir la posicion mas ventajosa, llevando por
máxima en la eleccion "que la línea de defensa mas corta abrace y guarde
la mayor estension de terreno posible." Las ventajas que resultan de
esta combinacion no es menester detallarlas. Si á esto se añade la buena
calidad del terreno que se ocupe, no habrá mas que desear en el pais
donde se establesca. Todo proyecto que no lleve por base este principio,
solo originará males y pérdidas.

Se trata de custodiar las propiedades de nuestra campaña del sud y
oeste, y de dar mayor extension á la provincia, imposibilitando las
invasiones de los bárbaros, sin dejar impune su arrojo. Esto consagra
dos principios: el primero, la buena eleccion de una línea que llene
aquel objeto, y el segundo, la organizacion de una fuerza suficiente. Si
nos contraemos al primero, podemos asegurar que se llena el fin
principal en la empresa que se propone. Si á lo segundo, no podremos
garantir el resultado, porque ignoramos la fuerza veterana con que se
cuenta para la custodia y defensa de la línea.

Todos los proyectos, repetimos, han sido cimentados en nociones erróneas
del terreno, y con relacion á él vemos trazadas líneas de defensa, que
lejos de defendernos, son incapaces de evitar la ruina de las
poblaciones que se situen á su abrigo. Otros, por su estension y el poco
terreno que avanzan, hacen improductiva esta empresa.

Ya es tiempo que se obre en grande, y con mayor utilidad era beneficio
del pais: consultar la seguridad de las propiedades, y el
engrandecimiento del territorio, es á lo que se debe propender. Se
pueden proyectar líneas de defensa que concilian ambas cosas; pero es
menester que el esfuerzo que se haga corresponda á los recursos de que
pueda disponer la provincia. Todo lo que salga de esta esfera presentará
graves inconvenientes en su egecucion.

Las operaciones militares, que se emprendan con este objeto, deben
llevar por base los mismos principios. El establecimiento de la linea de
defensa, es en lo que se ocupa la autoridad, y es la obra por que clama
la campaña, y los que representan la riqueza del pais. El Gobierno
sabemos se prepara para la ejecucion de sus premeditados planes. Estos
no deben ocultarse á los hombres pensadores, y que aman la felicidad de
su suelo. Si fuesen secretos, desmentirian la liberalidad con que el
Gobierno abrió su marcha pública, y la confianza que los ciudadanos
depositaron en sus manos. La Comision, lejos de impugnarlos, hará
conocer la justicia con que hace sus observaciones. Ella no se atreveria
á hacerlo, si un conocimiento práctico del teatro de las operaciones no
le hubieran persuadido de que podia vertir sus opiniones sin contrariar
las miras de la autoridad, y mas bien segundándolas. No hará mas que
indicar el metodo que en su ejecucion debe observarse, conciliando todos
los principios anexos á ella:--es decir, la situacion que debe ocupar la
nueva línea de frontera. Marchando de acuerdo con el proyecto
analizaremos los principios fundamentales en que estriba, para que no se
frustren los esfuerzos de un Gobierno que arrancó al pais del estado
ruinoso á que lo condugeron las pasiones.

El obgeto principal que se propone el Gobierno, en la abertura de la
próxima, campaña, es la formacion de dos fuertes ó poblaciones
fortificadas: el primero en la Sierra del Volcan, y el segundo en las
faldas del Tandil. Ignoramos cual sea la prolongacion de la linea que
debe servir de base á estos establecimientos. Estas poblaciones son
precisamente los puntos fundamentales mas adecuados, mas útiles y mas
hermosos que se pueden elegir para la formacion de un camino militar,
que abra la comunicacion con el establecimiento en el Rio Negro, y
sirvan de bases á una linea defensira, ó de frontera.

Establecidos estos fuertes, y el centro de los recursos en ellos para
las operaciones ulteriores, la linea de defensa continuará prolongándose
sucesivamente y sin dificultades. Mas ignoramos cual es el rumbo y el
terreno que ocupe, ó si se reduce solamente á un camino militar. Creemos
que este debería formar un objeto secundario. La Comision está
persuadida de que con los últimos descubrimientos que ha hecho en su
viaje, puede aventurarse á detallar los puntos de la fortificacion
permanente. Desde el cerro del Volcan, origen de la cadena de sierras
que atraviesan la pampa al NO, y corren mas de 50 leguas hasta el
paralelo de la Guardia de Lujan, concluyendo en el cerro llamado Cairú,
el terreno presenta una barrera que, guarnecida con algunas
fortificaciones, aumentaria el territorio de la Provincia con mas de
2000 leguas cuadradas, y custodiaria toda la frontera hasta el paralelo
de aquella guardia, y aun la de Rojas.

Elegidos en la cadena de estas posiciones interesantes, los mas propios
para el establecimiento de estos fuertes, arribariamos hasta el Cairú,
cerro el mas occidental y límite de la sierra, donde es de indispensable
necesidad la construccion de un gran fuerte. La razon es, porque una
fuerza disponible en este punto, impediria las incursiones continuas que
los Ranqueles hacen á la frontera del O, y cubriria el importante camino
de Salinas, distante siete leguas al NO, por donde transitan los
invasores.

Las fortificaciones que deben ocupar la cadena de sierras desde el
Volcan, creemos que deberian ser seis. La primera, en donde se piensa
establecer la del Volcan: la segunda en el arroyo Torrolñelú en la
Sierra del Tandil: la tercera en el Arroyo Azul, en la Sierra de la
Tinta: la cuarta en la abra de la Sierra Huellucalel: la quinta en el
Arroyo Barrancas, en la abra de la Sierra Amarilla y Curacó; y la sexta
en la ribera del Rio las Flores, en el cerro Cairú. La primera posicion
es un elevado cerro con algunos encadenamientos, que á poca distancia al
E se pierden en una grande abra, vertiendo á cuatro leguas las aguas en
varios arroyos, que desaguan en la costa del mar. Este punto interesante
tiene las ventajas de un puerto próximo, en donde la caza de peleteria y
de lobos haria aumentar considerablemente la poblacion. La segunda,
distante de la primera 19 leguas, tiene por intermedio con la anterior,
una abra que ambos cerros forman, de 13-1/4 leguas, en donde se levanta
el monte Tandil, prolongándose seis leguas mas hasta el Arroyo Torrol.
De este delicioso monte descienden los arroyos Tandil, Chapaleofú y
Torrol, de ricas aguas, formando senos y diferencias de nivel, que
harian progresar los establecimientos de ganaderia y labranza, y
fomentaria un pueblo el mas hermoso en toda la cadena. La tercera dista
de la segunda seis leguas, teniendo por intermedio una barrera
inaccesible de morros escarpados: encadenamiento que desde el Tandil
sigue al NO, formando arroyos que descienden por terrenos fértiles y
pintorescos.

De esta sierra, nombrada _la Tinta_ por los naturales, nace el caudaloso
Arroyo Azul, donde debe situarse el pueblo, teniendo á su derecha una
abra, por donde transitan á la frontera las tribus Huilliche y Pampa, en
sus incursiones y comercio. La cuarta, situada en la abra de la Sierra
de Huellucalel, cubrirá igualmente el paso por ella de las mismas
tribus, en un terreno de la misma naturaleza que los demas: dista de la
anterior 6-1/2 leguas, siendo en esta parte la sierra menos elevada, y
sin aguadas permanentes, pero con algunas estacionales. La quinta,
situada en las riberas del Arroyo Barrancas en la Sierra Amarilla,
cubrirá la abra entre esta sierra y la de Curacó, camino frecuentado por
las mismas tribus; dista de la anterior 6-3/4 leguas, en un terreno
delicioso, como se describe en el reconocimiento que efectuamos á su
paso. Este gran seno está guardado por los dos cerros, llamados de la
_Commision_, que harian inaccesible este paso. De esta sierra nacen los
arroyos Quetro-leufú y Barrancas, fertilizan su suelo y aumentan las
delicias de clima. El comercio de las tribus se haria mas directamente,
y su poblacion seria muy frecuentada. La sexta, situada en la ribera del
Rio las Flores, en las faldas del cerro Cairú, seria una poblacion
interesante por su comercio con Salinas, y con las tribus Ranqueles, que
conducirian á ella directamente sus artículos de consumo. Dista de la
anterior 8-1/2 leguas, teniendo intermedia la sierra elevada de Curacó,
con aguadas permanentes, y con la misma calidad de terrenos para los
progresos de la agricultura. Nacen estas aguadas de algunas lagunas, y
entre ellas la principal, llamada _Blanca_, dista 1-1/2 leguas al E del
Rio las Flores. Esta poblacion disfrutará de tantas comodidades y
proporciones para ser un pueblo rico, como la del Volcan, cuando la
industria progrese, y la hidráulica ordene las fuentes que se encuentran
en aquel pais para el transporte de sus producciones, hasta el interior
de la provincia. El Rio las Flores, capaz de ser navegado, conduciria
los frutos al rio Salado, y este al de la Plata y á los pueblos
interiores.

Las Guardias de Rojas, Salto y Pergamino pueden ser atacadas por una
invasion, aunque con dificultad si se establece un acantonamiento en el
Cairú, por las razones que hemos aducido. Sin embargo, si el proyecto ha
de llevarse al cabo, deberian fortificarse aquellas Guardias, ó
avanzarlas hasta el S del Salado, á las lagunas de Palantelen, Cerro
Colorado, ó á otras posiciones que se crean ventajosas.

De la remocion de estas tres poblaciones resultarian muchas ventajas: no
precisamente para librarlas de una invasion, porque fortificadas en
donde existen, lo estan, sino porque se abrazaria una extension de
terreno hermoso, y útil para la labranza y los establecimientos de
ganadería; á mas de poder combinar con mas facilidad cualquiera
operacion militar, con el acantonamiento del Cairú, por su aproximacion
en cualquiera posicion donde se situen en la parte austral de aquel rio:
en cuyo caso nada habria que recelar.

Las poblaciones que deben guardarse y fortificarse con mas anhelo, son
la primera y sexta, siéndolo igualmente la segunda y quinta, porque los
límites de la línea están mas expuestos á ser flanqueados por una
invasion. Entre la primera y la segunda, en la abra que las intermedia,
es de absoluta necesidad la formacion de un reducto ó vigia, capaz de
avisar cualquier movimiento á las guardias colaterales en caso de
invasion. En los demas puntos no los consideramos necesarios, porque
están en menores distancias.

La línea que hemos proyectado está precisamente sujeta á los principios
anteriores: con seis fortificaciones se guarda perfectamente una
estension considerable de terreno, se cubren las propiedades de once
poblaciones, se evitan las continuas incursiones de los bárbaros, se
abraza la parte mas interesante de su territorio, y por último se
establece con facilidad un camino militar por la costa del Océano hasta
el Rio Negro, empezando desde el Volcan, y asegurando sus mejores
posiciones.

Establecida esta línea, un segundo esfuerzo, que no costará tanto como
el primero, nos asegurará la posesion de todo el pais que habitan los
salvages, obligándolos á retirarse a las faldas mas occidentales del
Colorado y Negro. El camino militar los rechazará de las costas del
Quequen, Claramelo, Saladillo, Malepundejo, de ambos Sauces, del
Colorado y Negro. Las tribus estacionadas en la Sierra de la Ventana,
cercadas por todas partes, nos abandonarian esa segunda cadena de
montes, para buscar un abrigo en las riberas del Diamante ó del Neuquen,
y talvez en los Andes. Entonces ¿cuales no serian los resultados de una
combinacion tan acertada? ¿Y cual la gloria del que la llevase á efecto?

No descenderemos á los pormenores de la ejecucion, ni detallaremos la
fuerza que debe obrar. Dos regimientos de caballeria y los esfuerzos de
la milicia nos parecen suficientes para la custodia permanente de la
línea: y para su construccion, los inteligentes formarán los
presupuestos. Nosotros no hemos hecho mas que indicar el camino,
valiéndonos de los conocimientos de aquel pais, y combinando los
principios fundamentales de las obras de esta naturaleza.

Pero estamos persuadidos de que, antes de practicarse los trabajos al
abrigo de una fuerza imponente, deben hacerse por oficiales geógrafos
reconocimientos parciales de toda la cadena para elegir las posiciones
de los pueblos.

La Comision concluye, habiendo tenido el honor de espresar su opinion en
consonancia con los principios que la han conducido. El engrandecimiento
y la felicidad del pais han sido su norte. Si sus esfuerzos pueden
cooperar á ellos, será este su premio, y de no, cederá esta gloria á
génios mas felices que llenen con mas acierto esta tarea.

  _Buenos Aires, Febrero 3 de 1823._

  PEDRO ANDRES GARCIA.
  #Jose Maria de los Reyes.#

[Footnote 1: En el paso del arroyo Saladillo se observó la velocidad de
la corriente de sus aguas, por un cuerpo colocado en su superficie, y
una distancia medida en su ribera en pies del país. El cuerpo arrojado
desde un extremo de ella recorrió en 20" de tiempo 48 pies ó 16 varas,
lo que hace en 1' 48 varas, y en 1^h 2,880 varas. En el Salado recorrió
el cuerpo, en los 20" de tiempo, 42 pies ó 14 varas, en 1' 42 varas, y
en 1^h 2,520, de donde resulta esta razon: que la velocidad del primero
es á la del segundo, como 8 á 7.]

[Footnote 2: Durante la parada en la ribera austral del rio, se nos
comunicó por el baqueano, que á poca distancia al este se encontraba un
arroyo, nombrado _Tapalken_, que desemboca en el de las Flores, y que se
decia trae su orígen de la Sierra. En el momento, aprovechándonos de
esta noticia interesante, partió el oficial ingeniero á su
reconocimiento. En efecto, á 2-1/4 leguas, siguiendo el curso del rio al
este, encontramos su desembocadura en él. Su cauce era de 10 á 12 pies:
su ancho de 40 á 45 pies; sin barrancas, con la forma de una cañada, y
grandes pajonales en sus orillas: la velocidad de su corriente estaba en
razon con la del rio, de 6 á 9: es decir, que la misma cantidad de 50
pies fué recorrida en 36" de tiempo, ó en 1' 110 pies, y en 1^h 6,600
pies ó 2,200 varas.

El terreno que observamos en parte de su curso, reconocido al SE 20° S,
era muy húmedo, ó mas bien bañado: su nivel casi el mismo de las aguas
del arroyo, y todo el campo es inundado por estas. En los pajonales de
sus riberas se encontró una inmensa tropa de tigres y leopardos.]

[Footnote 3: Este planeta en defecto de la luna era el único por el que
debia observarse, y el que veiamos en esta parte de América: por el sol
no podia hacerse sin ser vistos. En aquel mes no veiamos la luna, pero
los conocimientos sacados de las tablas nos facilitaban hacerla por el
planeta.]

[Footnote 4: El teodolite, nivel, toesas, cuerda, jalones, mesas, etc.,
etc.]

[Footnote 5: Los que se describirán mas adelante.]

[Footnote 6: Medidos trigonométricamente con el teodolite.]

[Footnote 7: Calculado geométricamente.]

[Footnote 8: Sus figuras son semejantes á dos tazas volcadas, siendo el
asiento de ellas la figura de las mismas mesetas ó cúspides de los
cerros, ó el corte superior del cono.]

[Footnote 9: En donde se pierden sus límites, en la pampa del O.]

[Footnote 10: En la expedicion del año 20, mandada por el Señor
Gobernador, reconocimos en ella todas las sierras, desde el Volcan hasta
la llamada de la Tinta ó de Limahuida; y á la verdad, no hemos hallado
un parage mas ventajoso y agradable. La carta general demuestra la
situacion de él con respecto á aquellas; es decir, aquella misma sierra
que formando una ramificacion corre al NO de la primera, y concluye
perdiéndose en pequeñas colinas, como hemos dicho, en la pampa, en donde
la pasamos: pues dos á tres leguas al NO del paso, allí concluye en la
nombrada _Cairú_.]

[Footnote 11: Este telégrafo, adoptado entre todas las tribus, es útil
para ellos por la facilidad con que se comunican, y al mismo tiempo para
los campos que continuamente queman. Ademas de disminuir las maciegas
elevadas que cubren el horizonte al observador, aumenta la salubridad de
la tierra y de los pastos, que vuelven á criarse, desparramándose todas
aquellas partículas ó cenizas, llevadas por el viento en toda la campaña
vecina á la quemazon. Ellas aumentan con sus cales la feracidad del
terreno, y el ganado que allí se cria disfruta de esta ventaja
prodigiosamente.]

[Footnote 12: Señal de aprobacion.]

[Footnote 13: Su caricatura y de otros fueron sacadas por el ingeniero.]

[Footnote 14: A esta distancia se encontraron dos médanos bastantes
elevados, de 40 pies de altura, desde donde descubrimos la laguna al
OSO, en donde paramos. Se apercibieron tambien los toldos y otras
poblaciones de indios, cubiertas de ganados de todas clases. La mas
abundante y rica de todas era una, que desde el mismo lugar se descubria
al E, de un indio capitan, llamado Catrillur, que segun noticia posee
mas de 10,000 cabezas da ganado de todas clases.]

[Footnote 15: Las observaciones sobre el terreno avanzado en esta
jornada son, tierra negra, blanda y arenisca; buenos pastos; el campo
seco y horizontal por todas partes: algunas diferencias de nivel mas
allá de los médanos al SSE, formadas por algunas colinas de poca
elevacion.]

[Footnote 16: No se crea que silla ó cosa que se paresca, sino en el
suelo, mezclado con la inmundicia. Mas adelante hablaremos de las
habitaciones y costumbres de estos bárbaros.]

[Footnote 17: El mate que ellos usan es correspondiente á su miseria: un
cuerno de vaca de un pié de largo es en lo que sacian este vicio que los
domina. La asquerosidad de él, y el modo con que lo sirven, es mas bien
para estremecer al que lo mira que para tomarlo. Una holla llena de
inmundicia sirve para calentar el agua: el cuerno sucio y lleno de polvo
de yerba, mezclado con esta agua, es el mate. La bombilla asquerosa
jamas se limpia, y ella sirve hasta que no quedan sino los pedazos.
Concluida el agua, se echa otra vez sobre la yerba misma, y es el
segundo mate: esta operacion se repite tantas veces cuantas sean
necesarias, para que la yerba no tenga jugo ninguno, y entonces lo que
queda se lo mascan. Esta es la operacion de que se sirven: la yerba
gruesa la muelen y tambien los palos, y esto es lo mismo para ellos.]

[Footnote 18: El capitan _cona_ no cesó de hacer tirar tiros á los
soldados de la escolta, desde nuestra llegada á su casa: del mismo modo
fué recibido su hermano el cacique Huilletrur. Esta ceremonia para ellos
es del mas alto aprecio, y a cada instante la pedian y era menester
contemplarlos. El cacique, su hijo y varios particulares que lo
acompañaban venian en buenos caballos adornados con chapeados, estribos,
espuelas de plata y buenos aperos; pintadas las caras, pies y brazos de
diversos colores: las chinas, chinos y muchachos del mismo modo. Esta
ceremonia la usan en tiempo de guerra ó en un dia de fiesta entre ellos,
ó en las reuniones públicas.]

[Footnote 19: Por observacion hecha en todo nuestro viage, hemos visto
que en los meses de Marzo y Abril las heladas son diarias y fuertes, y
que el temperamento ha sido constante, aun variando 2 y 3 grados de
latitud austral.]

[Footnote 20: El Señor Coronel, el Ingeniero y el intérprete.]

[Footnote 21: Averiguados despues los nombres de estos dos corifeos,
supimos que el uno se llamaba Califiau, hijo del célebre cacique
Carritipay; y el segundo Triguin, ambos caciques de segunda clase. El
último capitaneaba en la accion dada en las faldas del monte Tandil, el
año 20, una division que cargó sobre el centro de la linea, y fué el
primero que montó al elevado cerro Maguita, en donde sorprendió y
degolló á dos milicianos, que hallándose de vigía en su cima, y cansados
con esta centinela, fueron postrados por el sueño.]

[Footnote 22: En este caso toda la multitud de malvados y asesinos
desertores que la acompañaban, se daban un aire de importancia, y se
desdeñaban hablar, y entrar en conversacion con ninguno de la comitiva:
todos ellos vestidos como bárbaros, y su mayor gala en el caballo:
ninguno de los que vimos dejaba de tener sus espuelas, estrivos y
chapeado de plata. A todos estos transfugas, que hacian alarde de
presentarse é insultar, era menester contemplarlos y regalarlos, porque
de lo contrario hubiera sido muy mala política, y nos hubieramos
expuesto á grandes peligros.]

[Footnote 23: Hemos sido testigos de casos de igual naturaleza en las
reuniones ó ferias que tuvieron en el tiempo de nuestra comision.]

[Footnote 24: Los de esta division traian mas de 60 sables, y el resto,
lanza, bolas y un pequeño machete ó daga que todos cargan, y es el arma
mas general entre ellos. La lanza la cargan pocos, porque no es tan
general como vulgarmente se dice. En la division de que hablamos, 24
solamente las tenian, y en la observacion hecha sobre toda la línea,
diremos su número mas adelante.]

[Footnote 25: Esta formacion en batalla no era nueva á nuestra vista: de
este mismo modo se presentaron á batirnos en las faldas del monte
Tandíl, el año 20, aunque en mucho menor número del que ahora. Allí
vimos por nuestros ojos capitanear esta formacion á varios trasfugas y
desertores, que con ellos se arrojaron sobre nuestra pequeña línea.

Ahora no sucedia así: las divisiones las conducian los mismos caciques,
y les hacian guardar aquel mismo órden, sin embargo de que en cada una
de ellas vimos un número considerable de hombres vestidos y acomodados á
sus costumbres. El número de estos lo diremos mas adelante, por el
cálculo de todas las divisiones, hecho en la reunion de este dia.]

[Footnote 26: Los mates que se les tenia preparados para este caso, eran
algunos cuernos de 1-1/2 pies de largo, y algunos jarros que se habian
llevado de lata, de un tamaño casi igual al de los primeros. En estos
cabia una libra de yerba con su parte de azucar correspondiente, la que,
despues de consumida el agua, se la echaban al cuello, y repetian la
misma dosis cuantas veces se les daba. A todos se les satisfizo con este
obsequio, á mas de las buenas bolsas que al efecto traian preparadas
para proveerlas con diferentes especies. A mas de esto esperaban que en
el reparto de los artículos que ocupaban toda su atencion, les tocase
una parte considerable, que los proveyese por algun tiempo. Sabíamos
positivamente que en ellas nos veríamos apurados, porque se puede
asegurar que no hay bárbaros en lo descubierto en quienes reine mas la
codicia, petulancia é interes, como en estos indígenas.]

[Footnote 27: La enemistad la conservan mientras no hacen causa comun
para robar en las fronteras. En este caso son amenazados para la
coalizacion por los Ranqueles: ellos acceden, ya por temor, ó ya por la
buena disposicion que les acompaña para el pillage. En estas
coalizaciones al fin de la fiesta salen perdiendo, porque _el lobo
grande se come al chico_. Los Ranqueles, que han cobrado una
superioridad incomparable sobre los Pampas, en la lid, se han hecho
mucho mas temibles, por las continuas cargas que les hacen sobre sus
propiedades, ya en harmonia, ó ya cuando se unen para robar. El número
de estos equilibra el valor y génio mas guerrero de aquellos, de quienes
hablaremos.]

[Footnote 28: En esta fuerza se hallan incluidos los desertores. Por los
que vimos, en cada division su número total pasa de cincuenta. No era
facil distinguirlos por el color: acostumbrados á la vida salvage, sus
figuras son las mismas que las de los indígenas.]

[Footnote 29: En las tercerolas se hallaban comprendidas algunas
pistolas y trabucos que se encontraron, pero todos inútiles, excepto
algunas pistolas que cargaban los desertores.]

[Footnote 30: El cacique Ancafilú, uno de los de esta tribu, y de los
principales por su antiguedad, fuerzas militares y valor acreditado en
sus correrias, no se reunió á los tratados, á pesar de haber sido
invitado por todos los caciques, y repetidas veces por los principales ó
_ulmenes_, á quienes no quiso obedecer.

La causa de esta conducta nos era desde antes de emprender esta comision
bien conocida: este resultado lo esperábamos por los antecedentes que
teníamos que era uno de los opuestos para hacer la paz, y confabulado
con el cacique ranquel Pablo, que era el mas tenaz, y el principal de
los disidentes. Sabíamos que este se oponia á entrar nuevamente en liga,
y era regular que aquel siguiese su opinion y no adhiriese, hasta que no
entrase este último en relaciones. Ancafilú conservaba, y conserva aun,
un odio irreconciliable contra la Provincia, desde la expedicion del año
20, como uno de los que fueron atacados y sorprendidos en sus tolderias,
en las riberas del arroyo Chapalcofú, y el que hizo la guerra de
intrigas por vengarse de la sorpresa, y habia jurado no cesar en sus
proyectos hasta que así lo consiguiese. Esta conducta conocida hubiera
estado en contradiccion con cualquier paso que hubiese dado en union de
sus compañeros, á quienes trataba de disuadir á que no admitiesen la
Comision, é hiciesen la guerra á la Provincia.]

[Footnote 31: La division que entró en la reunion habia salido primero
que la fuerza principal.]

[Footnote 32: Iremos progresivamente dando el número de los infieles
conforme se calcule en las poblaciones que se encuentren, y á mas un
cálculo aproximativo de las noticias que hemos adquirido sobre este
punto.]

[Footnote 33: Concluyó su parla el cacique, ofreciéndose él y su tribu á
la Comision, para protejerla en su marcha hácia los Ranqueles: que se
hallaba pronto para socorrerla en el momento que supiese se le inferia
un ultraje: que en este caso le mandase un chasque, dandole cuenta de
cualquier evento, para ponerse en marcha.]

[Footnote 34: Calma á la noche desde las 6 hasta las 10: brisa del O
hasta las 12.]

[Footnote 35: La noche de este dia la pasamos sosegadamente con nuestros
vecinos: heló fuertemente desde las 7 de la noche, hasta por la mañana
del dia siguiente: por la tarde sopló la brisa del tercer cuadrante, y á
las 9 calmó.]

[Footnote 36: En la campaña del año 20 lo reconocimos, lo mismo que los
arroyos, que de él descienden: su altura no la medimos, porque la marcha
del ejército en donde ibamos no lo permitia, ni teniamos instrumentos
con qué hacerlo. Pero se demuestran algunas particularidades de él en la
carta de la marcha de la expedicion que se presentó al Gobierno
entonces. En la nuevamente construida de toda la provincia, que
igualmente se ha presentado, se demuestra su perspectiva.]

[Footnote 37: Pasamos la noche tranquilamente, siguió en todo el dia el
viento fuerte del cuarto cuadrante, heló toda la noche, y desde las 6
calmó.]

[Footnote 38: D. Pablo Zizur, en su viage á Patagones, pasó de nuestra
parada ó situacion, como media legua mas al sud, y atravesó el pequeño
Andes, dando solamente algunas descripciones de los rios Sauce Grande y
Chico, y de las calidades de las tierras.]

[Footnote 39: A las 12-1/2 del dia siempre cerrado.]

[Footnote 40: En la parte occidental de la sierra se encuentrán montes
de chañar, mistol y algarroba, de cuyos frutos se proveen los naturales,
y consumen en abundancia.]

[Footnote 41: Esta, como lo hemos dicho, ha sido presentada al Gobierno,
y existe en su poder.]

[Footnote 42: Se les satisfizo del objeto de la fuerza de Patagones, y
su número, que solamente eran 50 negros, destinados á guardar aquel
punto, pues trataban de invadirlo las naciones estrañas, y entonces
resultábales una ruina inevitable, porque querian, segun se decia,
ponerles guardias en la Sierra de la Ventana. Con este pretesto, que dió
la Comision para salir de aquel apuro, calmó á los oyentes: pero,
permaneciendo en sus desconfianzas, preguntaron en seguida, si el número
era considerable: se les contestó, que solamente 50 negros. A esto de
negros ó _tapangú_, que ellos llaman, prorumpieron en risa al oir el
color, porque los desprecian en alto grado, y los miran como una clase
de hombres inferiores á los demas, y por consiguiente incapaces de
batirse con ellos, y de hacer grandes acciones. Los pocos que tienen,
que han robado de las fronteras, les sirven de esclavos, y los tratan
con rigor.]

[Footnote 43: Al partir de la frontera en nuestra compañia todos estos
aldeanos y labradores en busca de sus familias, salieron del supuesto
que debian ser entregadas sin interes ninguno, como un acto natural del
mismo pacto que se celebrase. Se engañaron, y se volvieron con la nueva,
de que era menester trabajar todo el resto de su existencia, para
acopiar la suma que por valor de ellos se les exigia.]

[Footnote 44: En el primero y segundo arroyo se hallan estas
poblaciones, pertenecientes á los caciques hermanos, Neclueque y Necul,
y en el tercero las del primero, y las del cacique Salomon.]

[Footnote 45: El dia siguiente ventoso y frio. A las 6 de la tarde
calmó, y á las 7 empezó á helar.]

[Footnote 46: A las 8 se toldó la noche, cambiándosa el viento al
segundo cuadrante. En el momento se preparó para llover, pero á las 10
cambió al cuarto cuadrante y despejó.]

[Footnote 47: Claro, calma, heló fuertemente en la noche del 6, á las 10
sopló una brisa fuerte del SE. A las 2 calmó, y á las 7 de la noche
comenzó á helar copiosamente.]

[Footnote 48: Observada en la ribera austral de la laguna.]

[Footnote 49: Claro, ventoso, viento del tercer cuadrante, ó OSO. A las
3 calmó y se nubló: á las 6 despejó, y á las 7 comenzó á helar.]

[Footnote 50: La poligamia tiene lugar entre estos indígenas. Es
permitido á cada indio tener las mugeres que pueda mantener. Las
cautivas sirven de esclavas, pero entran tambien en el número de sus
mugeres. El adulterio es castigado con la última pena, si se prueba
infraganti.]

[Footnote 51: Despejado, brisa suave del O. A las 12 viento S, á las 6
calmó y a las 8 heló.]

[Footnote 52: Claro y calma, caluroso. A las 3 de la tarde brisa suave
del O, á las 8 calmó y helada.]

[Footnote 53: Amaneció nublado, calma. A las 8-1/2 comenzó á llover
fuertemente hasta las 4-1/2 de la tarde que calmó: brisa suave del ENE,
á las 7 despejó.]

[Footnote 54: Claro y hermoso, brisa fria del SE. A las 12-1/2 calmó, y
á las 7 comenzó á helar.]

[Footnote 55: La laguna tiene de circunferencia 590 pies, su agua
regular, llena de barrancas en toda su circunferencia, su fondo lama y
zarza, y de 5 á 9 pies: abundante de caza, buenos pastos en toda su
circunferencia. En ella se hallan 16 toldos con 320 personas, de las que
solo 100 hombres: se nos aseguró que tenia otra pequeña poblacion hácia
el mismo rumbo, como media legua.]

[Footnote 56: ¡Cuan diferente es la lógica de este hipócrita á la
distancia, que cara á cara! ¡Malvado!........Prentendia que la Comision
permaneciese en la primera opinion que se habia formado antes de conocer
sus trampas y falacidad. Aunque ahora procediese de buena fé, le
convenia hacerlo así contra sus sentimientos.]

[Footnote 57: Ventoso y húmedo, viento fresco del SO. A las 4 de la
tarde calmó, y á las 7 heló.]

[Footnote 58: Despejado y claro, briza fuerte del NO. A las 6 de la
tarde calmó, y á las 7-1/2 empezó á helar.]

[Footnote 59: Claro y frio, brisa fuerte del NNO. A las 7 de la noche
calmó, y á las 8 comenzó á helar.]

[Footnote 60: Nublado y ventoso, por la mañana viento fuerto y del E. A
las 4 brisa suave del NO, que despejó la turbonada: á las 8 heló.]

[Footnote 61: Nublado, calma: la mañana parecia amenazar agua, el dia se
mantuvo cerrado y no llovió. A las 9 de la noche despejó con brisa SO.]

[Footnote 62: La carne la comen cruda cuando no tienen fuego, porque la
leña es escasa, la sangre la beben como agua en el momento que matan una
res: las presas interiores mas asquerosas y despreciables las comen del
mismo modo.]

[Footnote 63: Nublado, calma. A las 10 hubo brisa fuerte del NO, y
comenzó á llover hasta las 8, que despejó y heló.]

[Footnote 64: Nublado y calma: se mantuvo de este modo. A las 10 de la
mañana despejó con brisa fuerte del NO. A las 7 calmó y heló.]

[Footnote 65: Cerrado y muy frio, la niebla no despejó el horizonte
hasta las 11-1/2 que vimos el sol. A la 3-1/2 brisa fuerte del cuarto
cuadrante.]

[Footnote 66: Se hizo 5-1/2 leguas de jornada, sin ninguna diferencia de
lo transitado, lo que resulta por el cálculo en línea recta.]

[Footnote 67: Cerrado, frio y calma. A las 8 despejó, y en el momento
volvió. A las 11 vimos segunda vez el sol. La helada que cubria el campo
no se disipó hasta las 12-1/2. A las 4 brisa fuerte del NO. A las 8
heló.]

[Footnote 68: Véase la carta general.]

[Footnote 69: Hasta este punto arribó la expedicion, que se dirigió á
este rumbo el año 21, mandada por los coroneles Orteguera y Madrid:
desde él retrocedieron hasta la frontera, segun noticias que nos han
dado los indígenas, observadores constantes de sus operaciones.]

[Footnote 70: Cerrado, frio y calma: la helada y la cerrazon no se
disipó hasta las 11-1/2: á las 3 brisa suave del SE. A las 5 calmó, y á
las 7 comenzó á helar.]

[Footnote 71: Cerrado y calma, algo frio, no heló la noche anterior,
pero la cerrazon seguia á causa de los bañados y lagunas que elevaban
sus vapores y eclipsaban el horizonte. A las 12 despejó. A las 4 brisa
fuerte del NO, y á las 7 heló.]

[Footnote 72: Claro y hermoso. La mañana amaneció templada. A las 10
brisa suave del NE. A las 3 de la tarde cambió al cuadrante opuesto al
NO. A las 7 calmó y heló.]

[Footnote 73: Despejado y hermoso, calma por la mañana. A las 12 brisa
suave del NE. A las 7 calmó, y á las 8 comenzó á helar.]

[Footnote 74: Despejado y hermoso, calma: á las 10 brisa suave del NO: á
las 12 calmó segunda vez: á las 3 de la tarde volvió la brisa al mismo
cuadrante, y á las 7 calmó.]

[Footnote 75: Calma y cerrado. A las 10 brisa suave del NO, y á las 12
brisa del mismo cuadrante. A las 5 calmó.]



INDICE

DE LAS OBRAS CONTENIDAS EN EL CUARTO TOMO.


I.

     _Tratado firmado en Madrid á 13 de Enero de 1750, para determinar
     los límites de los estados pertenecientes á las Coronas de España y
     Portugal, en Asia y América._

     _Proemio del editor._


II.

     _Tratado preliminar sobre los límites de los estados pertenecientes
     á las Coronas de España y Portugal, en la América meridional,
     ajustado y concluido en San Lorenzo, á 11 de Octubre de 1777._

     _Proemio del editor._


III.

     _Carta de D. Manuel A. de Flores al Marques de Valdelirios,
     Comisario General de S. M. C. para la ejecucion del tratado de
     límites, celebrado en Madrid en 1750._

     _Discurso preliminar del editor._


IV.

     _Informe del virey Arredondo á su sucesor Melo de Portugal, sobre
     el estado de la cuestion de límites en 1795._

     _Discurso del editor._


V.

     _Correspondencia oficial sobre la demarcacion de límites, por D.
     Felix de Azara._

     _Discurso del editor._


VI.

     _Apuntes históricos sobre la demarcacion de límites de la Banda
     Oriental._

     _Proemio del editor._


VII.

     _Relacion geográfica é histórica de la provincia de Misiones, del
     Brigadier D. Diego de Alvear, Primer Comisario y Astrónomo en gefe
     de la segunda division de límites por la corte de España, en
     América._

     _Noticias biográficas del autor._


VIII.

     _Diario de la navegacion y reconocimiento del rio Paraguay, desde
     la Asumpcion hasta Albuquerque y Coimbra, por D. Ignacio Pasos._

     _Proemio del editor._


IX.

     _Reconocimiento del rio Pepirí-guazú, por D. José Maria Cabrer,
     Coronel de ingenieros, Segundo Comisario, y Geógrafo de la segunda
     partida demarcadora, extractado de su diario inedito._

     _Proemio del editor._


X.

     _Informe de D. Felix de Azara sobre varios proyectos de colonizar
     el Chaco._

     _Proyectos de colonizacion del Chaco, por D. Antonio Garcia de
     Solalinde._

     _Proemio del editor._


XI.

     _Expedicion al Chaco por el rio Bermejo, por el coronel D. Adrian
     Fernandez Cornejo._

     _Discurso preliminar del editor._


XII.

     _Descubrimiento de un nuevo camino, desde el valle de Centa hasta
     la villa de Tarija, por el mismo._

     _Poemio del editor._


XIII.

     _Diario de la expedicion de 1822 á los campos del sud de Buenos
     Aires, desde Moron hasta la Sierra de la Ventana, al mando del
     coronel D. Pedro Andres Garcia; con las observaciones,
     descripciones y demas trabajos científicos, ejecutados por el
     oficial de ingenieros, D. José Maria de los Reyes._

     _Discurso preliminar del editor._





*** End of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Diario de la expedicion de 1822 a los campos del sud de Buenos Aires - Desde Moron hasta la Sierra de la Ventana" ***

Doctrine Publishing Corporation provides digitized public domain materials.
Public domain books belong to the public and we are merely their custodians.
This effort is time consuming and expensive, so in order to keep providing
this resource, we have taken steps to prevent abuse by commercial parties,
including placing technical restrictions on automated querying.

We also ask that you:

+ Make non-commercial use of the files We designed Doctrine Publishing
Corporation's ISYS search for use by individuals, and we request that you
use these files for personal, non-commercial purposes.

+ Refrain from automated querying Do not send automated queries of any sort
to Doctrine Publishing's system: If you are conducting research on machine
translation, optical character recognition or other areas where access to a
large amount of text is helpful, please contact us. We encourage the use of
public domain materials for these purposes and may be able to help.

+ Keep it legal -  Whatever your use, remember that you are responsible for
ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just because
we believe a book is in the public domain for users in the United States,
that the work is also in the public domain for users in other countries.
Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we
can't offer guidance on whether any specific use of any specific book is
allowed. Please do not assume that a book's appearance in Doctrine Publishing
ISYS search  means it can be used in any manner anywhere in the world.
Copyright infringement liability can be quite severe.

About ISYS® Search Software
Established in 1988, ISYS Search Software is a global supplier of enterprise
search solutions for business and government.  The company's award-winning
software suite offers a broad range of search, navigation and discovery
solutions for desktop search, intranet search, SharePoint search and embedded
search applications.  ISYS has been deployed by thousands of organizations
operating in a variety of industries, including government, legal, law
enforcement, financial services, healthcare and recruitment.



Home