Home
  By Author [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Title [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Language
all Classics books content using ISYS

Download this book: [ ASCII | HTML | PDF ]

Look for this book on Amazon


We have new books nearly every day.
If you would like a news letter once a week or once a month
fill out this form and we will give you a summary of the books for that week or month by email.

Title: Biografia del libertador Simon Bolívar, ó La independencia de la América del sud - Reseña histórico-biográfica
Author: Campano, Lorenzo
Language: Spanish
As this book started as an ASCII text book there are no pictures available.
Copyright Status: Not copyrighted in the United States. If you live elsewhere check the laws of your country before downloading this ebook. See comments about copyright issues at end of book.

*** Start of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Biografia del libertador Simon Bolívar, ó La independencia de la América del sud - Reseña histórico-biográfica" ***

This book is indexed by ISYS Web Indexing system to allow the reader find any word or number within the document.



images generously made available by the Bibliotheque
nationale de France (BnF/Gallica) at http://gallica.bnf.fr.



     [Ilustracion: SIMON BOLÍVAR]



     BIBLIOTECA DE LA JUVENTUD


       *       *       *       *       *


     BIOGRAFIA

     DEL LIBERTADOR

     SIMON BOLÍVAR


      ó


     LA INDEPENDENCIA DE LA AMÉRICA DEL SUD



     RESEÑA HISTÓRICO-BIOGRÁFICA

     POR L. C.


     PARIS

     LIBRERIA DE ROSA Y BOURET

     23, CALLE VISCOSTI, 23


       *       *       *       *       *

     1868



El general Bolívar es delgado, y algo menos de una regular estatura.
Viste bien, y tiene un modo de andar y presentarse franco y militar. Es
ginete muy fuerte y atrevido, y capaz de resistir grandes fatigas. Sus
maneras son buenas y su aire sin afectacion, pero que no predispone
mucho á su favor. Se dice que en su juventud fué de buena figura; pero
actualmente es de rostro pálido, pelo negro con canas, ojos negros y
penetrantes; pero generalmente inclinados á tierra ó de lado cuando
habla; nariz bien formada, frente alta y ancha y barba afilada; la
expresion de su semblante es cautelosa, triste....

       *       *       *       *       *

Su carácter, viciado por la adulacion, es arrogante y caprichoso.... Su
imaginacion y su persona son de una actividad maravillosa.... Su voz es
gruesa y áspera; pero habla elocuentemente en casi todas materias....

       *       *       *       *       *

(Retrato hecho por el general SUCRE.)



PROLOGO


Ardua empresa es la de escribir la biografia de los hombres célebres
contemporáneos. En todo tiempo, aquel que por sus méritos ha llegado á
colocarse sobre el nivel de las gentes, siempre se ha visto atacado por
la mordacidad de sus émulos y por muchos á quienes sus actos no podian
menos de herir, ora en sus intereses, ora en sus familias. ¿Que
resolucion se ha llevado á cabo sin lastimar intereses creados, sin
sembrar la devastacion y la muerte por todas partes?

Por mas que el hombre de que vamos á ocuparnos haya derramado en su
camino la sangre de sus hermanos, no por eso dejará de ser el
_Libertador_ de un pueblo que gemia bajo el yugo de la opresion.

En la obra de la independencia de su pais que desde los primeros años
del presente siglo fué iniciada, por el espíritu mismo de la época, en
aquellas espléndidas regiones, el nombre de Bolívar fué conocido ya
entre sus compatriotas; y desde el momento en que se le vé aparecer
afiliado á la santa causa de la libertad, por su mérito personal es
honrado con el alto cargo de los intereses de Venezuela cerca de los
poderosos gobiernos de las naciones europeas.

Aun cuando no se hallase adornado de otro alguno, bastarian su
constancia, su amor sin limites ni resfriamiento por la libertad de su
pais; bastarian su génio infatigable para administrar y allegar medios
de sostener la lucha con gloria, su noble desinterés, su probidad y su
grandeza de ánimo durante los reveses de que fué víctima; bastaria, en
fin, su sana intencion, su respeto hácia el descubridor del Nuevo Mundo
y 16 años de no interrumpidos servicios prestados por su patria, que al
cabo habia de ultrajarle menospreciando sus servicios y la rectitud de
sus sentimientos, para que nuestra pluma no vacilase un solo punto en
distinguirle con el glorioso título de _héroe_, añadido á los que el
mismo pueblo venezolano, y á nombre de él sus representantes, le dieron,
sin duda con justicia, de _Libertador_ y _Padre de la Patria_.

¿El espíritu público podia llegar á estraviarse hasta el extremo de
honrarle de una manera indebida, precisamente en los momentos en que las
exigencias de la guerra, que siempre va acompañada del desórden y el
dolor, venian á destrozar los intereses, el bienestar y aun el corazon
de los mismos que asi le aclamaban? Esta y otras consideraciones no
menos poderosos nos han dado valor para acometer la empresa de ofrecer
el retrato del célebre guerrero americano; pero como el mejor medio
indudablemente es el de pedir prestados los colores á los
acontecimientos mismos en que figuró desde su juventud, ofrecemos un
bosquejo de los mas principales en la larga lucha que los Sud-americanos
sostuvieron para conquistar su independencia.

Si nuestro pincel no ha sido empleado con acierto, no se culpe jamás á
nuestro buen deseo.

EL AUTOR.



CAPITULO PRIMERO


Introduccion.--Causas que influyeron en la sublevacion de la América del
Sud.--Llegada de unos confinados á presidio.--Primeros movimientos
revolucionarios de Venezuela.--Picton.--Publicidad de los futuros
acontecimientos.--Carbonell y Rico.--Medidas represivas.--Expatriaciones
y encarcelamientos.--Vasconcelos.--Actos con que se inauguraba en el
mando.--Sus efectos.--Gestiones patrióticas.--Miranda.--Bolívar, su
juventud, su regreso á Europa.



Entre las nobles y dignas figuras que en el glorioso cuadro de la
independencia se destacan majestuosamente durante la revolucion que
dió la libertad á las antiguas colonias españolas de la América Central
y de la América del Sud, la del esforzado caraqueño Simon Bolívar se
encuentra en primera línea al lado de las de Miranda, San Martin y Sucre,
orlada de inmortal auréola.

El ejemplo de los Estados-Unidos del Norte influyó de una manera
extraordinaria en el porvenir de los pueblos Sud-americanos, que desde
muy atrás venian experimentando la tiránica opresion de los vireyes
españoles, y el eco del santo grito de emancipacion dado por Washington
en las márgenes del Potomac, poderoso á despertar el entusiasmo patrio,
resonó en las del Magdalena, el Orinoco y el Plata, conmoviendo tambien
el corazon de los Andes.

Corria el año 1796, cuando en el puerto de la Guaira, remitidos desde
España, desembarcaron Manuel Cortés Campomanes, José Laz, Sebastian
Andrés y Juan Bautista Picornell con destino á los presidios de América,
como cabezas de cierta conspiracion, cuyo fin era dar á la monarquia
española una forma democrática despues de derribar el trono de Cárlos
IV, rey incapaz de alcanzarse por sus actos el buen nombre con que su
antecesor habla bajado al sepulcro.

Iniciados estos hombres, como la mayor parte de los españoles ilustrados
de su tiempo, en las doctrinas propaladas por la revolucion francesa, se
anunciaron desde luego con el carácter de mártires de la causa
republicana, dando pábulo por medio de sus sencillos y fáciles
principios políticos al entusiasmo liberal que habia principiado á
germinarse en el ánimo fogoso de la juventud.

Conspirábase ya en favor de las nuevas ideas, cuando Sir Tomás Picton,
gobernador inglés de la isla de la Trinidad, recibió un despacho en el
cual su gobierno le encargaba favoreciese la causa de la independencia
americana; pues por aquel entonces, rotas las buenas relaciones entre
España é Inglaterra, ésta buscaba todos los medios hábiles de hacer la
guerra á aquella, y el mencionado despacho, impreso de órden de Picton,
circuló con gran rapidez entre todos los venezolanos.

Esta determinacion del gobernador inglés tenia lugar el 26 de Junio, y
cerca un año mas tarde, el 4 de igual mes de 1797, los conspiradores
resolvian dar libertad á los encarcelados para que fuesen á buscar
auxilios extranjeros, y facilitaban la evasion de todos ellos menos Laz,
que habia sido ya remitido á su presidio hacia algun tiempo, sin que
este hecho diese lugar por parte del gobierno á otra cosa que á algunas
pobres é infructuosas averiguaciones.

La gestion de aquellos hombres decididos en contra del gobierno que los
habia expatriado, poniendo entre ellos y su suelo natural la inmensidad
de los mares, fué bastante activa y produjo algunos buenos resultados,
disponiendo favorablemente los ánimos de los americanos residentes en
Europa á la causa de las libertades patrias.

Casi todos los habitantes de la Guaira sabian que por el mes de Enero de
1798 un grande acontecimiento tendria lugar en el pais, y hablaban de
sus planes con poca reserva y sobrado calor.

Era por entonces capitan general Don Pedro Carbonell, en cuyas manos
vino la casualidad á poner el hilo de la trama, ó mas bien que la
casualidad la poca discrecion de un comerciante de Carácas, llamado Don
Manuel Montesinos y Rico, quien deseoso de hacer prosélitos se franqueó
á su barbero, mancebo timorato y de pocas luces. Este, despues de haber
descubierto el secreto á otros jóvenes de su clase, y previo acuerdo de
todos, fué á consultar el caso con un sacerdote amigo suyo llamado Don
Domingo Lander. Por boca de este y de otro clérigo llegó á oidos del
provisor, quien lo notició al capitan general.

Preso Rico y ocupados sus papeles, ofreció Carbonell á los conjurados el
perdon y olvido de su delito, siempre que se presentasen en cierto
término ante su autoridad. Semejante medida produjo grande alarma entre
todos los iniciados, despertando en sus ánimos el temor de verse
denunciados unos á otros, y corrieron de tropel á ponerse en manos de
las autoridades, con la inocente credulidad de hombres novicios en el
arte de conspirar.

Pronto las cárceles se vieron atestadas de venezolanos honrados y
laboriosos. Aun no habia corrido un mes desde la denuncia, cuando ya se
oficiaba á la Córte de España diciéndole: "que á excepcion de dos, que
habian buscado amparo en las colonias extranjeras, los demás cómplices
se hallaban presos." Don Manuel Grial, capitan retirado y Don José Maria
España eran los referidos prófugos.

Pero en vez de perdonar y olvidar, conforme á la promesa, en Agosto del
mismo año ordenaba la Audiencia que los detenidos fuesen desterrados á
perpetuidad y trasladados unos á la metrópoli y otros á Puerto-Rico.

Algunos meses despues, el capitan general era reemplazado por Don Manuel
de Guevara Vasconcelos, quien haciendo un uso inhumano de las ámplias
facultades de que iba investido, condenó á ser ahorcados y
descuartizados á seis de los principales conspiradores. Este inicuo é
injusto proceder exacerbó al pueblo venezolano, tanto mas cuanto que los
promovedores de la conspiracion, Sebastian Andrés y José Laz, á pesar de
su mayor delito por esta circunstancia y la de ser reincidentes no
merecieron otra pena que la de reclusion en las provincias de Panamá y
Puerto-Cabello.

Asi inauguraba Guevara su entrada en el mando y la del año 1799, en cuyo
mes de Abril fué apresado Don José Maria España, á quien su mala
estrella trajo desde la Trinidad á la Guaira en busca de su esposa; la
tierna solicitud de esta no bastó á tenerle bien oculto ni defendido
contra las pesquisas de los agentes del gobierno. El 8 de Marzo, esto
es, á los nueve dias de su captura, sufrió el desgraciado la pena de
horca y su cabeza, dentro de una jaula de hierro, estuvo expuesta al
público en la Guaira, mientras sus mutilados miembros fueron
distribuidos entre varios pueblos y fijados en escarpias al borde de
los caminos.

Pero semejantes medidas de terror solo servian para enconar mas y mas
los ánimos y excitar el ódio y general descontento de un pueblo digno de
mejor suerte, tratado con tan cruel manera, como el mas abyecto de
los esclavos.

Asi cerraban los desaciertos de España el siglo XVIII, contribuyendo no
poco de este modo á acelerar la emancipacion de Venezuela y la de todas
las otras colonias, cuyos clamores, llevados á Europa por algunos de sus
mas decididos patriotas, solicitaban de Francia é Inglaterra los
necesarios socorros para emprender la obra santa de su independencia y
tratar de sacudir para siempre el pesado, el ominoso yugo ejercido alli
desde hacia tres siglos por los españoles con menoscabo, injusticia y
fragrante impunidad de los sagrados derechos naturales de aquellos que
llevaban su sangre, de aquellos cuyo sudor y afanes no eran aun
bastantes á alimentar su insaciable codicia.

Entre los celosos gestores de la mas noble de las causas figuraban el
peruano Don José Caro, el granadino Don Antonio Nariño y, con sus vastas
relaciones y gran nombre europeo, el caraqueño Don Francisco Miranda.
Llenos todos tres de ardiente patriotismo, todos tres animados del
mejor deseo, ponian en juego cuantos medios estaban á su mano para
concertar en el antiguo continente la manera de cambiar la faz política
de su pais, dándole un gobierno independiente y republicano que guiase
los pueblos á la prosperidad y adelantos que el movimiento general de la
época y la riqueza de la América reclamaban.

Tal era la situacion de Venezuela al perderse en la inmensidad de los
tiempos el siglo último, siglo que, al engendrar un Napoleon y un
Washington, hizo participe de una chispa de su génio revolucionario al
hombre que mas tarde habia de merecer el glorioso nombre de _Libertador
de su pais_, y cuyos altos hechos vendrian á inmortalizar el cincel, el
bronce y la pluma. Simon Bolívar pisaba los umbrales de la vida en la
ciudad de Carácas el dia 24 de Julio de 1783. Nacia adornado de los
talentos y dotes necesarias para consumar la obra de la independencia
del Sud de América, y á ser el reparador de la injusticia que los
hombres de otro tiempo habian inferido al intrépido y sábio descubridor
del Nuevo Mundo, intentando, con la mas noble elevacion del espiritu al
mismo tiempo que exponia su vida en los campos de batalla, perpetuar el
recuerdo de Colon en la Confederacion que se esforzó en constituir bajo
el título de _Colombia_.

Este probo, inteligente, noble, infatigable y decidido patriota, tuvo la
desgracia de perder sus padres en la mas tierna edad. Estos fueron Juan
Vicente y Maria de la Concepcion Palacios. Su afecto filial, falto de
objetos tan queridos, rebosaba en su pecho y le consagró lodo entero á
su patria, única madre que el cielo le habia conservado y por la cual
mas tarde sacrificaba gustoso su sangre y su fortuna.

Diez años contaba apenas cuando pasó á Europa con la mira de completar
su educacion y perfeccionarse en la carrera de las armas, hácia la cual
le llamaba su natural inclinacion, sobreescitada por el mas ardiente
amor de gloria. ¿Qué otra aspiracion mas digna y santa podia acariciar
un corazon huérfano y un corazon sensible como el suyo?

Despues de haber viajado por Francia é Italia, donde las ideas liberales
y de progreso prestaron á las suyas el calor y solidez que mas tarde
habian de producir la independencia de su pais natal, y á poco de haber
buscado entro los brazos de una esposa en la córte de España el amor de
la familia, se trasladó á Venezuela. Aqui, trascurridos pocos meses, la
compañera que habia elegido pasó á mejor vida, dejándole de nuevo en la
antigua soledad y lleno de tristeza.

Entonces, por segunda vez, se encaminó hácia el Continente Europeo y
presenció la coronacion de Napoleon I, de cuyo génio militar y político
era apasionado admirador, y cuatro años despues vibraba en sus oidos el
grito de _independencia ó muerte_ dado por los españoles al lanzarse al
campo para estorbar por medio de las armas el poderoso vuelo de las
águilas invasoras.



CAPITULO II


Aparente restablecimiento del órden.--Tentativas de Miranda.--Don Juan
Casas.--Su situacion comprometida.--Los emisarios de Mural.--Actitud
tomada por el pueblo venezolano.--La junta auxiliar.--Gestiones del
Ayuntamiento.--Creacion de una junta suprema.--Bolívar y Emparan.--
Aborto de conspiracion.--Confirmacion de los rumores acerca de los
sucesos de España.--Primer paso hácia la revolucion.--Destitucion de
Emparan.--Declaraciones del Ayuntamiento de Carácas.--Destierro de las
antiguas autoridades españolas.--Pronunciamientos.--Los emisarios en la
provincia de Coro.--Primera salida á campaña.--Mision de Bolívar en
Europa.--Don Antonio Cortabarria.--Actos de la junta de Carácas.--Conato
de levantamiento.--Prisiones y asesinatos.--Rómpense las
hostilidades.--Vuelta de Miranda.--Conflicto de la Junta.--Demostracion
popular.--Nombramiento de Miranda.



Volvamos á anudar el hilo de los acontecimientos de Venezuela.

Ahogada en la apariencia la revolucion, fermentó sordamente durante los
primeros años del siglo actual entre la juventud venezolana. Las
familias que tuvieron la desgracia de perder alguno de sus miembros, y
aquellas que habian sufrido y sufrian aun las consecuencias del primer
paso dado hácia el templo de la libertad, aleccionadas por la
experiencia, se agitaban con cautela en favor de la santa causa y
esperaban el momento oportuno de poder obrar con mayor acierto, con
nueva decision y energia.

Despues de mil y mil contrariedades, el 25 de Marzo de 1806 se
presentaba Miranda en la Costa Firme, á vista de Ocumare, con una
corbeta y dos goletas, únicos auxilios que pudo conseguir de la América
del Norte. Sus fuerzas de desembarco se componian de unos 200 jóvenes
que se le unieron un Haiti. Atacado de improviso por dos bergantines,
despues de una vigorosa pero inútil pelea, con pérdida de las goletas,
se retiró á Trinidad, donde impetró el auxilio de los ingleses y muy
particularmente el de Cochrane, almirante de la escuadra que estacionaba
entonces en las islas de Barlovento.

De alli á cuatro meses guiaba quince diferentes buques con 500 hombres,
y habiendo puesto en fuga á los enemigos que defendian la costa, penetró
vencedor en la Vela de Coro el segundo dia de Agosto; pero no
encontrando alli la acogida y proteccion que esperaba, renunció á su
expedicion y regresó á Trinidad, pasando luego á Europa desde esta isla.
Diez de los suyos, hechos prisioneros en el combate, fueron pasados por
las armas en Puerto-Cabello y varios otros confinados á los presidios.

Este fué el último de los actos del mando de Vasconcelos.

Los acontecimientos de España en 1808 pusieron al capitan general
sucesor, Don Juan Casas, en la mas crítica situacion. Los comisionados
mandados alli por Murat que le exigian obediencia al nuevo monarca, y la
presencia de un buque de guerra inglés en las costas, le envolvieron en
una inmensa perplejidad. Por otra parte, la imprudente lectura que un
oficial francés hizo en público de la _Gaceta de Bayona_ produjo un
motin entre los oficiales criollos y españoles, que dieron el grito de
"¡Viva Fernando VII y mueran los franceses!" Además, la actitud del
pueblo le impidió decidir por si solo en tan árduas circunstancias, y
acordó reunir una junta auxiliar compuesta de un miembro por cada
tribunal, corporacion y clases de la sociedad.

La junta, presidida por Casas, se hizo cargo de los despachos de Murat y
de los que el gobierno británico habia enviado por medio de Colincour y
de Cochrane, y optó decididamente por la conservacion del estado de
cosas sin alteracion de ninguna especie. Esta medida, como era natural,
mantuvo y sobreescitó la general inquietud, ocasionando motines y
alborotos que el capitan general tuvo que castigar con mano fuerte.

El ayuntamiento le instaba á que constituyese una junta como las de la
metrópoli, algunos dias antes de la llegada de un comisionado mandado
por la junta de Sevilla. El 28 de Julio Casas accedió á las instancias
del ayuntamiento, y el 5 de Agosto se presentaba en Carácas el
mencionado agente.

Constituida la junta, no sin que antes hubiesen mediado contestaciones
entre el cabildo y el capitan general que exigió de este obediencia
ciega, subsistió hasta el 13 de Enero de 1809, en que fué reconocida la
soberania de la central, instalada en Aranjuez por Setiembre del
año anterior.

Declarados como parte esencial é integrante de la monarquia española sus
dominios ultramarinos, el valiente, antiguo y distinguido capitan de la
marina real Don Vicente de Emparan fué nombrado, en reemplazo de Casas,
como capitan general de Venezuela.

Bolívar acompañó en su viaje al nuevo representante militar de España,
pues como buen patriota no podia vivir lejos del suelo que le habia
visto nacer y cuya precaria suerte tantas veces aceleraba los latidos de
su noble y esforzado corazon. La idea de poder dar á su pais dias de
dicha y prosperidad, abriéndole la senda de su futura independencia, en
mas de una ocasion habia venido á interrumpir su sueño y á mecer sus
halagüeñas esperanzas de gloria. El 17 de Mayo Emparan y Bolívar pisaban
la Costa Firme. Las primeras disposiciones del nuevo capitan general
fueron tan violentas y desacertadas, que todos, sin excepcion alguna,
asi españoles como criollos, con ánimo de no separar la colonia de la
madre patria, formaron el plan de derrocar su poder y de constituir en
seguida un gobierno análogo al de aquella.

Espiraba el mes de Marzo de 1810, y segun estaba convenido, el marqués
del Toro, coronel del batallon miliciano de los valles de Aragua, debia
señalar la entrada del de Abril apoderándose por sorpresa del capitan
general, quien noticioso del proyecto, merced á un vil denunciador, dió
un golpe de mano á los conspiradores.

Contra lo que podia esperarse, y en desacuerdo con sus primeros actos
de gobierno, se limitó Emparan á confinar en Maracaibo, Margarita y
otros puntos de la provincia á los principales autores del
abortado plan.

Vagos rumores se esparcieron por este tiempo acerca de la disolucion de
la Junta central y de la dispersion de sus miembros, rumores que fueron
confirmados el 18 de Abril, dia de Miércoles Santo, de una manera muy
ámplia, pues además se supo que toda la Península, menos Cádiz y la Isla
de Leon, estaba ya ocupada por los franceses; lo cual hizo cundir la
inquietud con la rapidez del rayo entre todas las clases del pueblo, y
hasta los mismos españoles manifestaban temores, sobresaltos y
desconfianza del gobierno.

La ocasion se presentaba muy propicia para hacer renacer en los criollos
las pasadas pretensiones, y conjurándose nuevamente, atrajeron á su
partido á los principales jefes y oficiales de las tropas que guarnecian
la ciudad; y hasta el cabildo, que estaba compuesto de españoles y
americanos casi por partes iguales, se prestó á provocar una discusion
con el capitan general.

El dia siguiente, con motivo de la asistencia á la celebracion de los
oficios de Jueves Santo, el ayuntamiento, fiel á su promesa, pasó una
invitacion á Emparan, quien se presentó en la casa capitular y encontró
al cuerpo municipal constituido en sesion extraordinaria, arrogándose
agenas facultades y tratando del peligro que corria la América, de la
política que debia adoptarse en aquellas circunstancias y de la
perentoria necesidad de organizar un gobierno propio que la pusiera á
cubierto de la anarquia.

Emparan, despues de haber eludido hábilmente las consideraciones y
dificultades que el ayuntamiento le presentaba, concluyó declarando:
_"que seria inconvenientísima toda innovacion,"_ y salió de alli
dirigiéndose luego hácia la iglesia metropolitana. Pero los
conspiradores le siguen, le interceptan el paso, y uno de ellos, llamado
Francisco Sálias, auxiliado del populacho, le obliga á volver á la casa
capitular sin que los cuerpos de guardia que encuentran al paso opongan
la menor resistencia, sino que, antes por el contrario, manifiestan su
actitud amenazadora negando á su jefe los honores de ordenanza.

Emparan tuvo que asentir á la idea de formar una Junta suprema; pero
habiendo tenido los capitulares la debilidad de acceder por su parte á
que este siguiera ocupando al frente de ella el cargo de Presidente, un
doctor y canónigo de la catedral de Carácas, el Señor Don José Cortés
Madariaga, que se anunció en el ayuntamiento como diputado del clero y
del pueblo, en un interesante y elocuente discurso pidió la deposicion
del capitan general.

En tan críticas circunstancias, Emparan, presentándose en el balcon á la
muchedumbre que cercaba la casa capitular, apeló á su voto; pero esta,
siguiendo á los conjurados, gritó: _¡Afuera! ¡Afuera! No le
queremos.--Ni yo tampoco quiero el mando_, dijo él despechado, si bien
tratando de disimular su enojo y bochorno. Tomóse acta de estas palabras
y se consideraron alli mismo como una renuncia voluntaria.

El ayuntamiento, auxiliado por varios particulares llamados á su seno en
calidad de diputados de las diferentes corporaciones y clases de la
sociedad, declaró: _"Que las provincias de Venezuela procederian á
constituir un gobierno encargado de ejercer la soberania á nombre y en
representacion de Fernando VII_," neto por medio del cual desconoció la
autoridad de la regencia, y luego expulsó de su territorio las
autoridades principales que hasta alli habian representado á la nacion
española, aboliendo al propio tiempo el odioso tributo de los indios y
la Inútil de esclavos.

Una vez desterrado el capitan general, el mando superior de las armas
fué conferido á un sugeto de gran instruccion y valor personal; este era
el coronel Fernando Toro, hermano del marqués de este nombre, que habia
sido educado en España.

Pronto las provincias de Barcelona, Cumaná, Margarita, Varinas y asi
sucesivamente las demás, menos las de Coro y Maracaibo que se declararon
fieles á la regencia, enviaron sus diputados á la junta, reconociendo
asi el nuevo gobierno de Venezuela. Y si bien es cierto que á poco la
Guayana se retractó de su primer acuerdo mandando presos á la metrópoli,
á la Habana y Puerto-Rico á los adictos al nuevo órden de cosas, por
otra parte, el reconocimiento hecho por Mérida del gobierno establecido
en la capital, separándose de Maracaibo con noble entusiasmo, compensó
en parte semejante defeccion.

La Junta envió á Coro y Maracaibo algunos comisionados para tratar con
las autoridades españolas, y estas los recibieron como traidores, y como
á tales los remitieron sin vacilar un momento á las prisiones de
Puerto-Rico. En vista de semejante atropello, ordenó la Junta que el
marqués del Toro partiese al frente de alguna tropa contra la provincia
de Coro; y dicho señor, cumpliendo con lo dispuesto por aquella, situó
por lo pronto su cuartel general en Carora.

Mientras estos sucesos tenian lugar, el coronel Simon Bolívar, investido
de los poderes necesarios por la Junta y acompañado de Luis Lopez
Mendez, se dirigia á Inglaterra para solicitar la proteccion de su
gobierno contra el enemigo comun, en el caso de que este intentara
apoderarse de Venezuela, y al propio tiempo impetrar su mediacion con el
de España para que no se turbase la paz y buena armonia que hasta alli
habian existido entre los habitantes de ambos hemisferios.

Aunque Bolívar fué bien recibido por el marqués Wellesley, ministro de
Negocios Extranjeros de la Gran-Bretaña, solo obtuvo contestaciones
evasivas á causa de la alianza que por aquel tiempo tenian hecha las dos
naciones. Cumplida esta mision, nuestro héroe se hizo á la vela de
regreso para su pais nativo en compañia del general Miranda.

Las Córtes generales y extraordinarias de la nacion española, instaladas
el 24 de Setiembre en la Isla de Leon, dieron omnimoda facultades al
ministro del Supremo Consejo de España é Indias Don Antonio Cortabarria
para que, auxiliado por algunos buques de guerra, las tropas de
Puerto-Rico, Cuba y Cartagena, interviniese en los asuntos de las
colonias; pero con la prevencion de no apelar á la fuerza de las armas
sino en el caso extremo de que los medios de persuasion fuesen de todo
punto estériles. Para esto debia obrar de acuerdo con el gobernador de
Maracaibo, Don Fernando Miyares, á quien el mismo Cortabarria llevaba el
nombramiento de capitan general de Venezuela.

La junta de Carácas se negó en un principio á reconocer y prestar
obediencia á las Córtes generales; pero luego, accediendo á la opinion
de sus miembros mas respetables, quiso dar una prueba de desinterés
convocando á un Congreso nacional. Hubo por entonces un conato de
sublevacion en sentido de reconocimiento del Consejo de regencia, y
sorprendidos por la Junta, los revoltosos fueron condenados unos á
encierro en las bóvedas de Puerto-Cabello y la Guaira, y otros
desterrados á perpetuidad. Entre estos últimos figuraban los ricos
hermanos peninsulares Don Francisco y Don Manuel Gonzalez y Linares, del
comercio de Carácas.

La noticia de horribles asesinatos perpetrados en Quito en las personas
de varios decididos patriotas, produjo grande indignacion en el pueblo
caraqueño, quien, cercando el palacio de la Junta, pedia la expulsion de
los españoles y canarios; pero la Junta, decretando se hiciesen honores
fúnebres á los desgraciados americanos, logró apaciguar el tumulto; y
para evitar la reproduccion de semejantes escándalos y trastornos, la
noche de aquel mismo dia, que era el 24 de Octubre, apresó y expulsó á
los que suponia promovedores de disturbios. Estos fueron José Maria
Gallegos, José Félix Ribas y tres hermanos suyos.

Treinta y cinco dias despues de este acontecimiento, es decir, el 28 de
Noviembre, el ejército de occidente, al mando de Toro, atacaba á las
tropas de guarnicion en Coro, desalojándolas de un reducto y tomándoles
un cañon; y dos dias despues ponia en fuga á las de Miyares, que le
salió al paso en Sabaneta con 800 hombres entre infantes y caballos,
haciéndole algunos prisioneros y ganando una pieza de campaña. En Carora
dejó de picarles la retaguardia, y despues de guarnecer esta poblacion,
asi como tambien la de Barquisimeto, se retiró á Carácas, donde corria
la noticia de la llegada de Miranda al territorio venezolano.

La Junta que gobernaba en nombre de Fernando VII, creyó que el dar asilo
á tan ardiente republicano seria altamente contradictorio con la
situacion en que se habia colocado, y trató de estorbar el desembarco de
este general, y hasta llegó á brindarle con una dependencia diplomática
á fin de alejarle. Pero el pueblo le tendió su mano protectora,
recibiéndole con las mas singulares muestras de respeto y deferencia.
Entonces el gobierno hizo alarde de entusiasmo y le confirió el título
de teniente general, mandando que se buscasen y destruyesen todos los
documentos que la anterior administracion formuló contra el buen nombre
de tan distinguido militar y patriota.

De este modo terminaba el año 1810, preparándose, merced á
acontecimientos que casi nos atreveremos á calificar de providenciales,
la realizacion de los deseos en que ardia el corazon de los venezolanos.



CAPITULO III


Entrada del año 1811.--Reunion y organizacion de un Congreso.
--Disposiciones adoptadas por esto Cuerpo.--Conspiraciones.--Salida del
general Toro para Valencia.--Nombramiento de Miranda como jefe del
ejército.--Sus actos.--Constitucion de Venezuela.--La capital del
Estado.--Monteverde.--Sucesos de la época y posteriores á la llegada de
este personaje.--Molestar de la causa de Venezuela.--Terremoto.
--Influencia de sus desastres unidos á los de la guerra.--Defeccion de
algunas ciudades.--Suspension de la ley del Estado.--Donativos.--Proyectos
de Miranda.--Elevacion de Bolívar al gobierno de Puerto-Cabello.--Esfuerzos
inútiles.--Escenas sangrientos.--Descrédito de Miranda.--Ofrecimientos
estériles.--Derrota del Dictador.--Bandolerismo.--Inminente peligro de
Bolívar y su viaje á la Guaira.--Proposiciones de armisticio.--
Capitulaciones.--Monteverde se hace dueño del pais.



Inaugurábase el año 1811 con el bloqueo de las provincias venezolanas,
bloqueo que Cortabarria mandaba ejecutar en cumplimiento de un decreto
de la regencia, mientras que la junta, fiel á su convocatoria, llevaba á
cabo la reunion del aplazado Congreso. Conforme á lo dispuesto por ella
debia constar de cuarenta y cuatro diputados.

El 2 de Marzo era el dia señalado para la reunion, la cual debia
verificarse en la capital, donde aquel alto cuerpo quedó instalado,
formando una Cámara, comun é indivisa, compuesta de respetables
patricios enviados por las provincias de Barcelona, Varinas, Carácas,
Cumaná, Margarita, Mérida y Trujillo. Entre sus dignos miembros
figuraban el general Miranda, el marqués del Toro, Francisco Javier
Ustáriz, Lino Clemente, Martin Tovar, Juan German Roscio, Antonio
Nicolás Briceño, Francisco Javier Yánes y otros varios.

Despues de haber organizado su servicio; el Congreso nombró tres
individuos encargados de ejercer el poder ejecutivo, y otros tres como
suplentes para los casos necesarios de ausencia ó enfermedad de los
primeros, que fueron los señores Baltasar Padron, jurisconsulto
acreditado; Juan Escalona, oficial de milicias elevado á la clase de
coronel por la Junta Suprema, y Cristóbal Mendoza, que ejercia de
abogado. Además estableció un Consejo Consultor.

Uno de los acuerdos mas importantes del Cuerpo Legislativo fué el de la
sancion de la famosa acta, por la cual se declaraba que las provincias
de Venezuela en él representadas, formarian en lo sucesivo una
Confederacion de Estados libres é independientes, con absoluta
separacion de España. Cada uno de estos podria darse la forma de
gobierno que mas le conviniera, conforme á la voluntad de sus pueblos.

Pronto se hicieron sentir algunos movimientos revolucionarios,
promovidos por los agentes de Cortabarria, que fueron sofocados por las
fuerzas del gobierno, y condenadas á la última pena por sus tribunales
las personas que aparecian como autoras de la rebelion. Pero una
peligrosa sublevacion estalló en Valencia, donde los revoltosos,
desconociendo la autoridad del Congreso, proclamaron la legitimidad de
Fernando VII.

El general Toro voló á reprimirla, logrando en un principio desalojar al
enemigo de sus puestos avanzados, y concluyendo por ser rechazado á su
vez hasta Maracay, desde cuyo punto envió emisarios á Carácas para que
le auxiliaran con tropas de refuerzo. El gobierno entonces nombró á
Miranda general en jefe del ejército; marchó este contra los españoles y
les obligó á capitular, entrando en la ciudad sublevada el 13 de Julio.
Pero por falta de la precaucion necesaria los vencidos, que habian
conservado armas y municiones, saliendo de sus cuarteles cayeron sobre
las tropas de Miranda, llevándolas en precipitada fuga hasta Guaraca.

Despues de un hecho tan poco noble, Miranda, en ánimo de tomar venganza,
allegó nuevas fuerzas y en los dias 12 y 15 de Agosto, reducidos los
españoles al último extremo, se rindieron á discrecion por haberles sido
rechazadas cuantas proposiciones de capitulacion habian presentado. Los
prisioneros fueron condenados á muerte por los tribunales, pena que el
Congreso determinó se conmutara por otras.

Formulada, discutida y sancionada la Constitucion federal de las siete
provincias venezolanas, se publicó el decreto en 21 de Diciembre.
Reconocíase como base el sistema representativo, residiendo la soberania
en el pueblo; dividíase el poder en legislativo, ejecutivo y judicial,
formando cuerpos independientes entre sí; garantizábase el derecho
popular y la inviolabilidad de domicilio; proscribíase para siempre el
uso de la tortura y el fuero personal, y ninguna sentencia pronunciada
por traicion contra el Estado tendria carácter difamatorio para los
hijos del reo; abolíase la trata de negros y los indios eran igualados
á los demás venezolanos en derechos y deberes: desarrollábase la
instruccion pública; extinguíanse los títulos de nobleza hereditarios,
asi como toda calificacion degradante de raza y, por último, quedaba
adoptado el pabellon amarillo, azul y rojo, enarbolado por Miranda
cuando su expedicion de 1806, considerándolo como distintivo de la
federacion.

La ciudad de Valencia fué declarada despues como capital del Estado; y
el Congreso suspendió sus tareas el 15 de Febrero de 1812, aplazando su
próxima reunion para el 1° de Marzo, no sin haber antes de disolverse
ordenado guarnecer la márgen izquierda del Orinoco para colocarse á la
defensiva.

Desde esta fecha hasta la llegada del capitan de fragata Domingo
Monteverde, natural de Canarias y al servicio de España, hubo algunos
encuentros, prósperos unos y adversos otros, entre las tropas federales
mandadas por los coroneles Francisco Gonzalez y Moreno, Manuel Villapol
y Francisco Solá y las españolas; estos combates tuvieron lugar en Santa
Cruz de la Soledad, en las aguas entre el caño de Macareo y el de
Pedernales, en Barrancas, en Lorondo y en Angostura, donde, despues de
un grave descalabro en que Villapol tuvo que fortificarse en Maturin
para salvar su gente, Moreno y Solá desaparecieron, dejando sus soldados
en el mas criminal abandono y á merced del enemigo.

Monteverde llegó á Coro en compañia del brigadier Don Juan Manuel
Cagigal y otros jefes militares, llevando consigo dinero, armas y demás
necesario para hacer la guerra á las provincias sublevadas; y desde este
momento los patriotas, no por falta de valor y decision sino á causa del
menor número, fueron estrechados y acosados con mayor actividad
cada dia.

El 15 de Marzo protegia Monteverde la revolucion que en Liquisique
acaudillaba deslealmente el indio Reyes Vargas, que sin grandes
merecimientos habia recibido el nombramiento de capitan del gobierno de
Venezuela; y á los seis dias de esta defeccion los patriotas, á quien
una grave dolencia privaba de su jefe el comandante Gil, eran derrotados
completamente en Carora.

La causa de la independencia principiaba á perder terreno en Venezuela,
viniendo un sacudimiento momentáneo de la naturaleza á juntarse con los
de la guerra. El 28 de Marzo, dia de Jueves Santo, á las cuatro de la
tarde, un espantoso terremoto destruyó la mayor parte de Carácas,
sepultando millares de habitantes bajo sus minas. Igual desgracia
afligió á la Guaira, Barquisimeto, San Felipe, Mérida y otras
poblaciones, en las que, asi como en la primera, perecieron gran número
de voluntarios al servicio de la Confederacion. No faltaron adeptos al
antiguo régimen que hicieran correr la voz de que semejante natural
suceso era un castigo del cielo, puesto que venia á cumplirse
precisamente en el dia mismo en que dos años antes la revolucion habia
depuesto y desterrado á las autoridades españolas.

Este acontecimiento, unido á los desastres que la guerra hacia sentir á
los pueblos, no dejó de influir en favor de la regencia, cuyas armas,
guiadas por el general Monteverde, se presentaban favorecidas por la
fortuna en todas partes y ocupaban la arruinada ciudad de Barquisimeto
el 7 de Abril. Alli se detuvo su jefe algunos dias desenterrando
pertrechos y armamentos, reclutando gente y dando acogida á algunas
partidas que con sus oficiales desertaron de las filas republicanas. El
dia 25 batia cerca de San Cárlos al coronel Miguel Ustáriz, bajo cuyas
órdenes puso Jalon cerca de 1.400 hombres. En lo mas encarnizado de la
pelea, y cuando el triunfo estaba aun indeciso, el escuadron de Pao se
pasó á los realistas dándoles la victoria. Casi todos los soldados de
Venezuela que habian tomado parte en la accion cayeron en el campo de
batalla; y, con los pocos que se quedaban, Ustáriz se refugió
en Valencia.

Mérida, Trujillo y otras poblaciones de la parte occidental fueron
declarándose por el invasor, que se disponia á proseguir su marcha; y en
tan tristes circunstancias la idea de la dictadura vino á apoderarse del
ánimo de los leales. El poder trató de realizarla delegando todas sus
facultades en el marqués del Toro, quien rehusó esta distincion;
entonces fué puesta la suerte de la santa causa en manos de Miranda;
este no tuvo dificultad en admitir el alto cargo y peligrosa confianza
con el título de Generalísimo, por juzgarlo menos pretencioso y mas
modesto que el de dictador.

La Constitucion, promulgada aun no hacia tres meses, quedó en suspenso
de este modo; y mientras que el jefe absoluto fijaba su cuartel general
en Maracay, y en Varinas se juntaba una fuerza considerable de
caballeria, y salian emisarios en busca de hombres, buques y
subsistencias, Ustáriz, elevado al cargo de gobernador de Valencia, se
veia abandonado de sus tropas y, dejando la plaza en poder de
Monteverde, se retiraba á la Cabrera.

En medio de tantos desastres como sufria la causa de la independencia,
los generosos donativos de muchos extranjeros, amantes del nuevo órden
de cosas y de la libertad de América, vinieron á fortificar un tanto los
abatidos ánimos, que recobraron su antigua esperanza viendo como al
mismo tiempo se organizaba un cuerpo de franceses á las órdenes del
coronel Ducaylá, y cómo algunos alemanes é ingleses de distincion, entre
los cuales figuraban Sir Gregor MacGregor empuñaban las armas en defensa
de Venezuela.

Miranda formó entonces el plan de estrechar á Monteverde: al intento,
despues de haberse asegurado de la custodia de Puerto-Cabello, poniendo
en esta plaza un oficial de _toda confianza_ asi por su _aptitud_ como
por su _valor y decision hácia la santa causa de la independencia_,
cubrió el punto de los Guayos con un fuerte destacamento que á los pocos
dias, mientras él avanzaba en la línea de las operaciones proyectadas,
fué batido y desbaratado el 8 de Mayo por la deslealtad de algunas
compañias que se pasaron al enemigo. En vista de esto volvió atrás y se
dispuso á fortificar bien la Cabrera, Guayca y Magdalena para poder
hacer frente á los ataques de Monteverde, quien se disponia á atacarle.

El _hombre de confianza_, el militar experto, el valiente soldado, el
inteligente y decidido patriota que Miranda colocó en el mando de
Puerto-Cabello, aquel que habia merecido este cargo delicado y de cuya
aptitud para el desempeño no podia dudarse un solo instante, no era otro
que el coronel Simon Bolívar, á quien el Generalísimo consideraba como
el oficial mas activo y de mas vasta instruccion de todo su ejército.

A pesar de los esfuerzos de Miranda, de los auxilios que encontraba, de
alguna que otra accion en que el enemigo era rechazado, no por eso
dejaba de agravarse la causa de la independencia, siendo derrotados sus
patriotas hasta en las llanuras de Carácas, en Calabozo y San Juan de
los Morros, donde el jefe español Don Eusebio Antoñanzas pasó á
cuchillo, sin piedad alguna, no solo á los prisioneros sino tambien á
las mujeres y los niños.

La autoridad y prestigio del dictador menguaban de dia en dia,
haciéndose mas frecuentes las decepciones de sus subordinados; por lo
que, para vigorizar su poder, se rodeó en Maracay de algunas personas
notables pertenecientes á los altos cargos del poder ejecutivo, del
Congreso y del gobierno peculiar de Carácas, y de todas formó una
especie de Consejo Consultor que le auxiliaba en los casos graves y
circunstancias apremiantes ó difíciles.

Sin embargo, de nada sirvió que la promulgacion de una _ley marcial_
llamando á las armas á todos los venezolanos, excepto los ordenados _in
sacris_ y unos pocos empleados de la administracion civil, y la de un
decreto ofreciendo la libertad á los esclavos que se alistasen por diez
años, prometiendo indemnizar á sus amos en mejores circunstancias, le
diesen una superioridad numérica sobre el enemigo; pues habiendo
perdido el punto de Magdalena y las alturas que dominan á Maracay, el
jefe venezolano se encontraba cortado en sus posiciones, viéndose
forzado á retirarse y pegar fuego á los ricos depósitos de víveres y
municiones que venia formando en aquella poblacion.

Con sus fuerzas, las de Guayca y la Cabrera, se encaminó hácia la
Victoria: pero Monteverde, sabedor de este movimiento, se adelantó hasta
San Mateo y le sorprendió, poniendo en desordenada fuga á sus soldados.
Mientras tanto la capital de la república se encontraba en un estado de
continua alarma, pues los esclavos de Curiepe y otros puntos de la costa
y de los valles orientales, á pretexto de defender los derechos de
Fernando VII, desde el 24 de Junio, en que habian tomado las armas,
andaban cometiendo todo género de desmanes, tropelias y vejaciones con
el mas feroz vandalismo, y Monteverde avanzaba hácia alli, despues de
haber dejado algunas tropas frente á la Victoria.

En el punto que este movimiento del enemigo tenia lugar, una nueva
decepcion ponia á Bolívar en inminente peligro y con él á la república.
El último dia de Junio, el oficial de milicias Francisco Fernandez
Vinoni, con alguna tropa, el presidio y varios reos de Estado,
proclamaba á Fernando VII, enarbolando en el castillo de San Felipe de
Puerto-Cabello una bandera roja, y despues de algunas intimaciones
infructuosas rompia el fuego de su artilleria contra la plaza. En tan
crítica situacion, y fuera de sí con un suceso que tal vez iba á decidir
de la suerte del pais, trató Bolívar sin embargo de sostenerse, y lo
hizo asi durante tres dias; pero al saber que los españoles de Valencia
se dirigian ya hácia alli y que sus puestos avanzados se pasaban al
enemigo, antes de abandonar Puerto-Cabello quiso tentar fortuna y mandó
á su encuentro unos 200 hombres con los coroneles Mirés y Jalon. Estos
fueron derrotados en San Estéban y habiendo quedado prisionero el último
con solo siete soldados regresó el primero al lado de Bolívar.

Con 40 hombres que le quedaban, despues de haber capitulado los
habitantes de Puerto-Cabello temiendo la ruina de la poblacion, el digno
jefe trató de defenderse todavia en las afueras desde el Trincheron:
pero el dia 6 no contando sino 8 oficiales á su servicio, se embarcó con
ellos en Borburata, arribó á la Guaira y comunicó á Miranda desde
Carácas, algunos dias despues, los incidentes de tan lamentable
acontecimiento.

Asi que lo supo el Generalísimo, propuso á Monteverde, que se hallaba en
Valencia, una suspension de hostilidades; pero el general español por
toda respuesta se ofreció á concederle una capitulacion; la cual,
admitida en principio por Miranda, pronto recibió este las condiciones
que, despues de ajustadas, dieron lugar á algunas diferencias. Pero
apremiado por Monteverde las ratificó Miranda el 25 de Julio de aquel
año, el de 1812, _quedando la Confederacion,_ conforme á las
capitulaciones, asi como el _armamento_ y _demás objetos militares_ en
poder del general español _bajo garantia de respeto á las personas,
cualesquiera que hubieren sido su conducta y opiniones durante la
revolucion._

Al dia siguiente las tropas españolas penetraban en la Victoria, y tres
mas tarde en Carácas, de donde huyeron algunos patriotas con intencion
de embarcarse en la Guaira, y entre los que asi se precipitaban, poco
seguros del cumplimiento de lo estipulado, figuraba tambien el
desgraciado Generalísimo de la efímera Confederacion venezolana.



CAPITULO IV


Bolívar se embarca para Curazao.--Tirios y Troyanos.--Constitucion de
1812.--Complot de varios jóvenes patriotas.--Marino y Bermudez.--
Atrocidades de Zuazola.--Sus consecuencias.--Sitio de Maturin.--La
revolucion revive.--Bolívar en Cartagena.--Principia á ejecutar sus
planes.--Paso del Zulia.--Asciende á brigadier.--Penetra en Venezuela.--
La guerra á muerte.--Conquistas.--Proclama.--Nuevos triunfos.--Entrada
de Bolívar en Carácas.



Bolívar, cuyo ánimo acostumbrado desde la niñez á los grandes reveses y
cuyo amor por la patria no se abatian en ninguna circunstancia, dominado
en la que tan cruelmente pesaba sobre el pueblo venezolano por la idea
de salvarle y de sacudir un dia el pesado yugo que venia á esclavizarle
de nuevo, trató de conservarse, y merced á la buena amistad del español
Don Francisco Iturbe, que gozaba de gran favor cerca de Monteverde,
obtuvo un salvoconducto y se embarcó en seguida para Curazao.

La terminacion de la campaña trajo la desavenencia entre el capitan
general Miyares y Monteverde, que se negaba á reconocer su autoridad en
los paises por él recuperados para la España, dando por resultado la
destitucion del primero y la elevacion del pacificador á la dignidad
superior de Venezuela. Entonces, alegando que se conspiraba nuevamente,
apresó á muchos distinguidos americanos. Miranda siguió muchos meses en
los calabozos de Puerto-Cabello, de donde fué trasladado á Cádiz y con
destino al arsenal de la Carraca, que andando el tiempo le vió morir el
dia 14 de Mayo de 1816. Juan Pablo Ayala, Madariaga, Mirés y Roscio,
patriotas venerables, fueron tambien remitidos á España y encerrados en
seguida en los presidios de África.

La Constitucion española, jurada en Cádiz por Fernando VII, fué
publicada por Monteverde el 3 de Diciembre y adoptada, cinco dias mas
tarde, por el pueblo y el clero. Pero algunos jóvenes patriotas, llenos
de intrepidez y desesperacion, concibieron el proyecto de sorprender,
desembarcando en la Guaira, el destacamento realista que alli estaba y
cuya fuerza consistia en 300 hombres, la mayor parte güireños. Eligieron
como jefe al rico margariteño Santiago Mariño, quien para el golpe de
mano intentado no contaba sino con el insignificante número de seis
fusiles. Sin embargo, llegada la ocasion de obrar, la guarnicion del
puerto, abandonando á sus jefes, se unió con los venezolanos.

Pronto las fuerzas de Mariño, convenientemente distribuidas entre él,
Bernardo Bermudez y José Francisco, derrotaron las tropas de Cervéris y
ocuparon á Maturin, cuya guarnicion huyó tan luego como Bermudez se
presentó en sus cercanias. Con no menos rapidez, las fuerzas destacadas
por órden del capitan general al mando de Don Antonio Zuazola batieron á
los patriotas, primero en los Magueyes, y el 16 de Marzo de 1813 en
Aragua. Este jefe no solo fusiló á los prisioneros que hizo, sino que
mostró la mayor inhumanidad mandando matar á inofensivas mujeres, á
venerables ancianos y á inocentes niños.

Una parte de los derrotados y otros muchos patriota, irritados en vista
del proceder de Zuazola, se refugiaron en Maturin, donde Piar y Azcúa
mandaban durante la ausencia de Bermudez, y cuyos jefes lograron
desbaratar con solo 500 hombres, en una salida que hicieron de la plaza,
á 1.500 mandados por Don Lorenzo de la Hoz, rechazando despues á fuerzas
mayores todavia, y poniendo al capitan general en el caso de presentarse
en el teatro de la guerra á dirigir por sí mismo las operaciones.

Monteverde, á la vista ya de Maturin con mas de 2.000 hombres, intimó la
rendicion de la plaza en el término de dos horas, so pena, en caso
contrario, de entregarla al furor de sus soldados. La contestacion fué:
"_Que el pueblo de Maturin estaba resuelto á perecer en defensa de las
libertades patrias_." Entonces tuvo lugar un sostenido y encarnizado
combate por ambas partes, retirándose al fin los españoles con pérdida
de 500 hombres muertos en el campo de batalla, entre los que habia 27
oficiales, y abandonando Monteverde al enemigo cinco cañones, muchas
armas y pertrechos, su propio equipaje y mas de 6.000 pesos de plata.

Este memorable hecho de armas tenia lugar el 25 de Mayo; y desde esta
fecha la revolucion cobraba nueva vida. Entre tanto el general San
Martin adelantaba tambien en la causa de la independencia en
Buenos-Aires, y todo parecia anunciar dias de bonanza para la América.
El abatido espíritu público volvia á levantarse, saliendo como del
estupor de un terrible sueño á la realidad amable de la vida, cuando el
leal Bolívar, á quien el gobierno de España habia confiscado los bienes,
que eran cuantiosos, con anterioridad á los últimos sucesos referidos,
se presentaba en Cartagena en los primeros dias de Octubre de 1812,
decidido á inmolar su existencia en aras de la patria por su libertad y
engrandecimiento. Venia acompañado de los hermanos Miguel, de Manuel
Cortés Campomanes, de Fernando Carabaño, de José Félix Ribas y de varios
distinguidos oficiales.

El plan que guiaba sus pasos, mirado aun por los menos desconfiados como
irrealizable, era el de dar la libertad á Venezuela con el concurso de
la Nueva-Granada, que hasta cierto punto habia seguido la misma marcha
en su revolucion contra los españoles realistas. En Cartagena obtuvo el
mando de una pequeña fuerza, con la cual subió por las márgenes del
Magdalena, y despues de haber batido varias partidas de las tropas
enemigas en diferentes puntos de aquel rio, desde Ocaña solicitó el
permiso del gobierno de Cartagena para pasar á Cúcuta.

Obtenido el consentimiento, con grande esperanza y entusiasmo emprendia
su obra el valeroso caudillo. Solicitó auxilios del gobierno de
Cundinamarca, que le facilitó 500 hombres, y se puso en marcha con ánimo
de llegar hasta Carácas conforme á su ofrecimiento. El coronel español
Don Ramon Correa podia disponer hasta de unos 4.000 hombres que por
aquella parte guardaban la frontera venezolana. Pero Bolívar, valiéndose
de ingeniosas extratagemas, apoyado por el pueblo y con relaciones de
falsos espias, hizo que el enemigo abandonase algunas fuertes
posiciones, llegando asi á la vista de San José de Cúcuta, donde Correa
habia concentrado mas de 800 hombres.

Al amanecer del 28 de Febrero de 1813 ocupó Simon Bolívar las alturas
sitas al Oeste de San José, para cuya operacion tuvo que atravesar el
caudaloso Zulia con una miserable canoa, y cayendo sobre las tropas
españolas, despues de arrojarlas de sus posiciones, cargándolas á la
bayoneta las derrotó completamente, ocupó su artilleria, fusiles y
cuantos pertrechos tenia Correa dentro de la villa, y retirándose á la
Grita, los valles quedaron libres del todo. El empleo de brigadier, el
título de ciudadano de la Union, y además el mando en jefe de la
division, de Cúcuta, fueron las recompensas otorgadas á Bolívar por tan
señalado triunfo.

Unida su fuerza á la que trajo el coronel Manuel Castillo, jefe militar
de Pamplona, ascendia ya á unos 1.200 hombres bien municionados y
armados. Con 800 destacó al citado coronel para que atacase á Correa,
quien el 13 de Abril se veia forzado á abandonar la angostura de la
Grita, en donde estaba bien atrincherado. Entonces Bolívar se dirigió á
Venezuela con sus exiguas fuerzas, pero con buenos oficiales. Entre
estos iba en clase de mayor general de la expedicion el venezolano
Rafaél Urdaneta, el valiente jóven José Félix Ribas y el comandante
Atanasio Giraldot, asi como tambien el capitan Luciano D'Eluyar. Estos
últimos eran dos bizarros granadinos. En Cúcuta quedaron Joaquin
Ricaurte, segundo jefe del ejército, Francisco de Paula Santander y
algunos otros.

El jefe venezolano fué recibido en Mérida con grandes muestras de
aprecio y entusiasmo el dia primero de Junio. Alli concibió el mas
grande, el mas importante y trascendental de sus pensamientos
revolucionarios. Desde el principio de la guerra eran condenados á
muerte por los españoles cuantos individuos caian en su poder, con las
armas en la mano, mientras que los suramericanos daban cuartel á sus
enemigos. Esta ventajosa circunstancia hacia que los naturales, puestos
en el duro trance de servir, se afiliasen con preferencia en las filas
realistas. Asi, pues, la _guerra á muerte_ fué el grandioso pensamiento
que habia de dar á Venezuela su deseada independencia. Antes de imprimir
á su resolucion un carácter solemne, se limitó por el momento á publicar
una proclama, fecha el 8 de Junio, en la cual lanzaba á los enemigos la
amenaza de una guerra de exterminio si ellos seguian usando con los
prisioneros el mismo rigor que hasta entonces. Y luego marchó sobre
Trujillo, donde entró Giraldot sin encontrar la menor resistencia.

Menos de un mes bastó á Bolívar para conquistar dos provincias
venezolanas, libertando por una serie no interrumpida de triunfos el
extenso pais que media entre Tenerife y Trujillo, desde cuyo último
punto, el 15 de Julio, anunció á la república la solemne resolucion que
desde aquel dia adoptaba, declarando la _guerra á muerte á los enemigos
armados contra la patria_. "Españoles y canarios, decia en su
manifiesto; contad con la muerte aun siendo indiferentes, si no obrais
activamente en favor de la libertad de la América. Americanos, contad
con la vida aun cuando seais culpables."

Al siguiente dia, al pié de la cordillera que separa la comarca de
Niquitao de las llanuras de Varinas, en el punto llamado las Mesitas,
los oficiales Urdaneta y Ribas atacaban con 550 hombres á un cuerpo de
realistas compuesto de 800 soldados, venciéndolos tras un reñido combate
que duró desde las nueve de la mañana hasta las cinco de la tarde. Unos
450 prisioneros y todas las armas de los realistas quedaron en poder de
los vencedores.

A esta victoria siguió la de los Horcones, nombre del territorio en que
Ribas volvió á derrotar á los españoles y está situado entre el Tocuyo y
la ciudad de Barquisimeto. Por fin, desbaratando aqui y alli cuantos
obstáculos se oponian á su paso, el 7 de Agosto Simon Bolívar hacia su
entrada triunfal en Carácas, victoreado por un pueblo entusiasta y
numeroso que le saludaba con el glorioso nombre de _Libertador de
su pais._



CAPITULO V


Situacion del partido independiente,--Consecuencias de la toma de Cumaná
y del fusilamiento de Bernardo Bermudez.--Sitio de Puerto-Cabello.--
Represalias.--Refuerzo de tropas españolas.--Muerte de un valiente
granadino.--Es vengado por sus compatriotas.--Combate de
Mosquitero.--Bolívar es nombrado general en jefe del ejército y titulado
Libertador.--Nuevos triunfos de las armas republicanas.--Sus efectos
sobre Monteverde.--El Libertador da cuenta de sus operaciones al pueblo
de Carácas.--Continuan las victorias.--Fin de varios patriotas
notables.--Rasgo heróico de Ricaurte.--Asedio de Valencia.--La situacion
de los independientes se agrava.--Inútil tentativa.--Batalla de
Carabobo.--Descalabros.--Triste espectáculo de la emigracion.--Bóves se
declara como primer jefe del ejército español.--Sus primeros
actos.--Desgraciado combate de Aragua.--Deliberacion.--Bolívar y Mariño
se embarcan para Margarita.--El depósito sagrado.



Antes de continuar la relacion de los sucesos que siguieron á la
entrada del jefe venezolano en Carácas, preciso es echar una mirada al
estado en que se encontraban los republicanos. Dos facciones distintas
figuraban dentro del partido que se batia por la causa de la
independencia. Una, partidaria de las divisiones provinciales, se
esforzaba por el triunfo del federalismo, en tanto que la otra, aferrada
al principio de la unidad como único medio de fuerza y consistencia,
aspiraba á la concentracion del poder en el gobierno. A la cabeza de
esta, lleno de la mas profunda conviccion, se hallaba Simon Bolívar.
Tal era el estado de los independientes en Venezuela, despues de la
reaccion provocada por los triunfos que sus armas habian obtenido desde
el desembarco de Mariño, á principios de 1813, con los refugiados en
Chacachacare, islote perteneciente al gobierno inglés de Trinidad.

Luego que este valiente margariteño logró apoderarse de Cumaná auxiliado
por un paisano, el coronel Juan Arismendi, primera autoridad militar de
Margarita desde el 5 de Junio, fecha de su última proclamacion en pro de
la independencia, Antoñanzas, herido de gravedad, huyó á morir en
Curazao. Hacia el mismo tiempo, hecho prisionero por los realistas,
Bernardo Bermudez habia sido fusilado por órden de Cervéris; pero
recogido con vida el mismo jefe mandaba asesinarlo en su propio lecho al
tener noticia de la victoria alcanzada por Mariño, quien luego añadió á
este lauro el de la toma de Barcelona.

Este acontecimiento obligó al jefe que defendia la ciudad, el mariscal
de campo Don Juan Manuel Cajigal, á retirarse á Guayana; y entre los
oficiales que lo acompañaron, Francisco Tomás Morales y José Tomás
Bóves, adquirieron despues gran celebridad, lanzándose desde aquel
momento, al frente de una division de caballeria, á recorrer en medio de
mil azares las llanuras de Carácas. Volvamos ahora á seguir á Bolívar en
su expedicion, diciendo antes que Monteverde huyó á encerrarse en
Puerto-Cabello tan luego como supo que aquel, favorecido por su valor,
su génio y la fortuna, se aproximaba á Valencia.

Un año hacia que en los calabozos de Puerto-Cabello gemia prisionero el
valiente Jalon, y Bolívar, tanto por salvarle cuanto por humillar á
Monteverde, puso sitio á la plaza con las tropas de Urdaneta y la
division de Ribas, mandadas por Giraldot. En una de las salidas que los
de la plaza intentaban Zuazola cayó prisionero; y Bolívar propuso
inmediatamente su cange con Jalon, propuesta que fué rechazada por
Monteverde, quien persistia en su conducta de no querer tratar con los
enemigos. Esto y el haber Monteverde fusilado algunos prisioneros,
obligó al jefe venezolano a ordenar que Zuazola pagase sus desmanes
siendo ahorcado al frente de la plaza. Crueles represalias se siguieron
por parte del sitiado.

Unos 1.200 hombres de desembarco, al mando del coronel Salomon,
vinieron en auxilio de Monteverde el l6 de Setiembre, y Bolívar,
levantando el sitio, se dirigió hácia Valencia. Á los pocos dias, el
capitan general salia en persecucion de los sitiadores y destacaba una
fuerza que ocupó el cerro de Bárbula, en el ramal de los montes de
Guataparo; y el 50 del mismo mes las columnas de Giraldot, D'Eluyar y
Urdaneta atacaban la vanguardia española, y trepando la montaña el arma
al brazo ponian en fuga al enemigo, haciéndole gran número de
prisioneros. En esta gloriosa accion el bizarro Giraldot, al tiempo que
plantaba la bandera tricolor sobre la mas fuerte posicion de los
realistas, herido de un balazo cayó para no levantarse mas.

Entonces los soldados granadinos, para vengar la muerte de su heróico
compatriota, pidieron y obtuvieron de Bolívar la formacion de un cuerpo
aparte; y D'Eluyar, á la cabeza de mil valientes, derrotaba á los
españoles en el sitio llamado las Trincheras, coronado por un triunfo
completo, de cuyas resultas, herido en la cara de un balazo, Monteverde
huia á encerrarse en Puerto-Cabello. El sitio de esta plaza quedó
restablecido otra vez y Giraldot vengado al tercer dia de su muerte.

Una semana mas tarde, á 11 de Octubre, el teniente coronel Campo Elias
reunia algunas fuerzas á los mil fusileros con que, conforme á las
órdenes de Bolívar, habia salido de Coro; y habiendo allegado hasta
1.200 caballos, puesto á las órdenes de Miguel Ustáriz, alcanzaba una
espléndida victoria en el sitio de Mosquitero sobre los 2.000 ginetes y
500 peones que mandaban Bóves y Morales, quienes, acompañados de solo
treinta hombres de caballeria, se refugiaron en Guayabal, sobre la
izquierda del Apure. El jefe de la infanteria española, Francisco Tomás
Morales, salió gravemente herido de la batalla.

El mismo dia en que las armas republicanas se señalaban con tan glorioso
hecho, se reunian en Carácas las autoridades civiles y el cabildo en
medio de los victores, aplausos y aclamaciones del pueblo, y de comun
acuerdo conferian á Simon Bolívar el empleo de capitan general del
ejército y el título de LIBERTADOR DE VENEZUELA. Pero el célebre
caudillo no se durmió sobre sus laureles ni interrumpió un solo instante
la marcha de sus operaciones; y ordenando al general Ribas que acudiera
de Carácas, salió él de Valencia, y el 25 de Noviembre, con 2.000
hombres entre infantes y ginetes; estorbó el movimiento intentado por la
division de Salomon sobre las alturas de Vijirima, y, batiéndola con
grandes ventajas, la obligó á retirarse á Puerto-Cabello. De alli á diez
dias Salomon procuraba un nuevo combate en Araure con fuerzas bastante
superiores en número, y las armas republicanas, dirigidas por el mismo
Bolívar, obtenian una señalada victoria, pues, con muy pocas pérdidas,
ocuparon todo el tren militar del enemigo, que huyó dejando en el campo
mas de mil muertos.

En esta brillante jornada dieron heróicas pruebas el general Urdaneta,
el coronel Florencio Palacios, el teniente coronel Manuel Manrique, los
capitanes Campo Elias, Briceño, Ribas Dávila, Villapol, Mateo Salcedo y
otros varios republicanos. Los soldados merecieron gracia de su jefe,
que hizo de todos los mayores elogios en el parte detallado de esta
brillante accion. Estas derrotas trajeron consigo el desaliento y la
desconfianza en las filas españolas; y el 28 de Diciembre los
defensores de la plaza de Puerto-Cabello, destituyeron del mando á
Monteverde, quien once dias despues se retiraba á ocultar su humillacion
en Curazao.

Bolívar volvió á Carácas, y haciendo que el gobernador político
Cristóbal Mendoza convocase á las corporaciones, vecinos mas notables y,
en fin, á todos los padres de familia, el 2 de Enero de 1814, en el
convento de San Francisco, ante una inmensa concurrencia, dió cuenta de
los actos administrativos de su dictadura y esperó el fallo del pueblo.
Á propuesta del gobernador, en medio de la mas viva, entusiasta y
prolongada aclamacion, se confirmaron al Libertador los poderes de que
hasta alli habia estado investido; y lleno este de gozo, dirigió frases,
de gratitud al pueblo venezolano por la confianza con que lo honraba.

Partió en seguida para el campo de batalla, y despues que Ribas
rechazaba valerosamente á Bóves en la Victoria el 12 de Febrero,
poniendo sus tropas en dispersion, si bien teniendo que lamentar entre
otras la pérdida del distinguido Ribas Dávila, el 28 del mismo mes, con
solos 1.800 hombres por parte de Bolívar y 7.000 por la de Bóves,
vencido este tuvo que dejar el campo de la accion, que era el de San
Mateo, despues de haber costado á los republicanos este triunfo 203
hombres entre muertos y heridos. Entre los primeros habia que lamentar
al valiente Villapol y otros dos oficiales, y entre los segundos habia,
con Campo Elias, otros 30 oficiales; pero la pérdida del enemigo fué
mucho mayor. Ricaurte guarnecia en la cima de un cerro cercano á San
Mateo una casa perteneciente á Bolívar y destinada á servir de parque.
[Nota: Algunos dicen que el Libertador nació en esta casa, que hoy se
vé reedificada.] La fuerza de que disponia no era capaz de hacer frente
el ataque de la fuerte columna que Bóves destacó contra la casa; y
conociendo que su resistencia seria inútil, hace salir á sus soldados,
se queda solo, pega fuego á los pertrechos del parque y destruye asi al
enemigo, quedando sepultado con él entre los escombros.

A fines de Marzo los realistas ponian sitio á Valencia con 4.000 hombres
que Don José Cevallos traia de refresco de la provincia de Coro, pero
sin artilleria. La ciudad estaba defendida por Urdaneta como primer
jefe, Juan Escalona como segundo, y el Doctor Espejo como gobernador
político. El comandante Taborda dirigia las baterias. Despues de varios
incidentes, siempre ventajosos para los sitiados, el 5 de Abril,
replegando sus fuerzas en la falda del Morro, el jefe sitiador
desapareció por el camino del Tocuyito. Bolívar entró en la plaza el
mismo dia, acompañado de algunos oficiales; y despues de tributar á los
heróicos defensores los elogios que merecian se dirigió hácia
Puerto-Cabello.

A causa de la escasez de recursos y de algunos descalabros que por el
espacio de un mes habian experimentado los patriotas, su situacion
principiaba á hacerse un tanto embarazosa. Cagigal en persona mandaba el
ejército que habia traido Cevallos, y hostilizaba activamente á los
republicanos, cuando el 16 de Mayo resolvió Bolívar presentarle batalla,
lo cual verificó el dia siguiente en los campos del Tocuyito, sin poder
conseguir cosa alguna por haber paralizado la accion una fuerte lluvia,
y el 18 se retiró tranquilamente acampando en las afueras de Valencia.

Diez dias mas tarde Bolívar desplegaba los grandes recursos de su génio
militar presentando un bien combinado plan de batalla á Cagigal en las
llanuras de Carabobo. El jefe español, por su parte, se habia situado
convenientemente y con admirable órden. La primera línea de los
republicanos estaba mandada por Urdaneta, mientras el Libertador, Ribas,
Mariño y otros jefes operaban en la segunda. La fuerza total ascendia á
unos 5.200 hombres; el enemigo presentaba en línea mas de 6.000. Las
acertadas disposiciones de Bolívar, hábilmente ejecutadas por sus jefes,
dieron como resultado el exterminio de casi toda la infanteria enemiga,
pues los ginetes huyeron ilesos á refugiarse en parte segura, por la
derecha del camino del Pao. Con solo la pérdida de unos 60 hombres entre
muertos y heridos obtuvo en este dia el jefe venezolano 8 banderas, toda
la artilleria enemiga, mas de 500 fusiles, gran número de caballerias,
municiones, provisiones y ganados, salvando asi por quinta vez á
su patria.

A pesar de las medidas preventivas tomadas por Bolívar, seguro como
estaba de que Bóves allegaba gente para tomar desquite de la última
derrota de los realistas, no pudo evitar que en la Puerta los 5.000
ginetes y 5.000 infantes españoles derrotaran á Meriño, cuya fuerza no
llegaba á una mitad de este número. Mas de l.000 republicanos quedaron
sobre el campo de batalla, muchos de ellos asesinados despues de haber
sido hechos prisioneros. El coronel Aldao y el comandante Freites fueron
muertos en la accion; y entre los prisioneros el coronel Jalon, cangeado
hacia algun tiempo por el teniente coronel Marimon. Tambien pereció en
este aciago dia el secretario de Estado Antonio Muñoz y Tévar.

Mientras Bolívar y Mariño, que habian salvado con bien, habiendo
despachado emisarios á Escalona para que defendiese la plaza de
Valencia, corrian á sacar recursos de la capital, Bóves, despues de
perseguir á los vencidos hasta la Victoria y destacado su columna de
1.500 hombres al mando del capitan Ramon Gonzalez para que se dirigiese
á Carácas con el resto de su gente, se presentó el 19 delante de
Valencia, y reduciendo á Escalona en ella al estrecho recinto de la
Plaza Mayor, le obligó á capitular, ofreciéndole ante Dios que
respetaria la vida y propiedad de cuantos ocupaban la plaza; pero á los
dos dias el coronel Alcover, el Doctor Espejo, todos los oficiales,
menos Escalona que pudo huir á favor de un disfraz, los sargentos y
varios particulares de Valencia perecian vilmente asesinados.

Poco antes de la toma de esta ciudad, Carácas fué tambien ocupada por
los españoles, y el 6 de Julio Bolívar, afligido por el triste
espectáculo de las numerosas familias que como un fúnebre cortejo
seguian sus pasos, caminaba hácia Barcelona por la montaña de Capaya y
la costa del mar. Bóves por este tiempo, á ejemplo de Monteverde, se
apoderó del mando y erigido en señor absoluto de sus actos, dejó en
Carácas como gobernador al traidor Quero, en Valencia al oficial Don
Luis Dato, y ordenó á Morales que partiese en persecucion de Bolívar.
Durante los diez dias que permaneció en Carácas hizo circular dos
indultos, y despues ofició á todas las autoridades y justicias mayores
de los pueblos para que de mano poderosa mandase fusilar á cuantos
hubiesen tenido participacion en la muerte de unos prisioneros,
ejecutada mientras el coronel Arismendi era gobernador interino de
aquella capital.

En el tránsito logró todavia Bolívar recojer y organizar hasta 2.000
hombres, que hizo se posesionasen de Aragua de Barcelona. El coronel
Bermudez acompañaba al jefe venezolano en calidad de su segundo. El 18
de Agosto, y guiando la respetable fuerza de 8.000 bayonetas, Morales
atacó á los republicanos; despues de un largo combate la victoria vino á
declararse por los realistas, si bien es cierto á un precio muy alto,
pues les costó mil hombres y mas de dos mil heridos. Lleno de furor el
jefe español mandó pasar á cuchillo, además de los prisioneros, á gran
parte de inofensivos vecinos, sin respetar sexo ni edad.

Acosado por tan fatales reveses de fortuna, otro menos enérgico y de fé
no tan pura ni entusiasta por la libertad de su cara patria, habria
desesperado de su empresa; pero el Libertador, cuyo temple y constancia
eran inquebrantables, oyendo los consejos de un prudente valor se
dirigió á Cumaná, donde unido á Ribas, Mariño, Valdés, Azcúa y otros
bravos oficiales, pesó, midió y estudió las circunstancias que hacian su
situacion tan precaria, y, despues de un largo debate, decidieron la
evacuacion de la ciudad. La poca tropa que alli habia salió el 25 de
Agosto para Maturin; y en la escuadrilla que mandaba Bianchi, Mariño y
Bolívar se hicieron á la veja con rumbo á la Margarita, pues el
_Libertador_ tenia que poner á salvo el gran tesoro que el alto clero de
Carácas habia colocado en sus manos para atender á las necesidades de la
República. Aquel tesoro se componia de todas las joyas de las iglesias,
y Bolívar en tan difíciles momentos, tenia que hacer uso de ellas para
comprar el armamento y demás necesario á la creacion de un ejército
respetable, capaz de ayudarle á salvar la madre patria, asegurando para
siempre á sus hijos el goce de la libertad, objeto de sus mas ardientes
deseos y por el cual sacrificaba, no solo la existencia, sino tambien la
gran fortuna que sus padres le habian dejado.



CAPITULO VI


Un abuso de confianza.--Juicio contra Bolívar y Mariño por su
ausencia.--Destitucion del Libertador--Nuevo asedio de Maturin.
--Derrotas de Morales.--Muerte de Bóves.--La adversidad persigue
á los republicanos.--Maturin cae en manos de Morales.--Triste fin de
Ribas.--Ventajas de las armas españolas.--Entrevista de Urdaneta y
Bolívar.--Este se presenta á dar cuenta de su conducta al gobierno y es
bien acogido.--Conquista de Santa Fé de Bogotá.--Conflictos de Bolívar
con el gobernador de Cartagena.--Consecuencias de la rebeldia.--Retirase
el Libertador á Jamaica.--Cartagena es tomada por Morillo.--Nuevos
derramamientos de sangre.--La república parece haber tocado á su
fin.--Sucesos de Margarita.--Bolívar amenazado por el puñal de un
traidor.--Preparativos hechos por Brion.



La desgracia no habla cesado aun de afligir y poner á prueba el noble
amor del heróico patricio; no habia cesado aun de acrisolar con el fuego
de los mas rudos tormentos su lealtad y su constancia; aun no habia
descargado sobre su cabeza el mayor y mas formidable de sus golpes. Una
nueva defeccion, hija de la tentadora codicia, vino á cortar las alas á
su patriótica y halagüeña esperanza. Las riquezas que llevaba
embriagaron el avaro corazon de Bianchi, y con el mayor cinismo declaró
á Bolívar que estaba dispuesto á despojarle, lo cual habria verificado
por completo si las vivas reclamaciones de los portadores de aquel
tesoro, destinado á comprar la libertad de la América del Sud, no
hubieran conseguido que, avistando la Margarita, el desleal marino les
cediese una parte muy pequeña de las alhajas y dos buques de su
escuadrilla para que guiasen á Cartagena; pero desbaratados sus planes
se dirigieron hácia Carúpano y desembarcaron en este punto el 5 de
Setiembre.

Pero otra nueva desventura les esperaba alli. Durante su ausencia los
jefes militares de la provincia los juzgaron como traidores; y por haber
abandonado el ejército, este era su juicio, se dió un decreto de
proscripcion contra ellos, y Ribas y Piar habian merecido los dos
primeros cargos militares. Ribas se presentó en Carúpano el dia
siguiente á la llegada de Bolívar y Mariño; puso preso á este, y dejó
libre, pero destituido, al noble cuanto desgraciado _Libertador_. Sin
embargo, por uno de esos actos inexplicables en los hombres, por uno de
esos caprichos de la suerte, el mismo que acababa de robarles se
presentó en actitud amenazadora á protegerlos; y habiéndolos reclamado
enérgicamente á Ribas, les prestó auxilios y partieron para Cartagena
el dia 8, mas dispuestos que nunca á sacrificarse por su patria.

Por este mismo tiempo, con cerca de 6.500 hombres, Morales se presentaba
delante de Maturin é intimaba la rendicion, ofreciendo una honrosísima
capitulacion á los que defendian este punto; pero el pueblo maturinense
reproducia otra vez sus antiguas palabras, diciendo con entereza: _"Que
preferia el exterminio á la esclavitud."_ Bermudez tenia á su lado al
leal Pedro Zaraza, al sumiso y valiente Cedeño, al activo José Tadeo
Monágas, á otros distinguidos jefes, 1.000 ginetes y como unos 300
infantes, todos ellos valientes, todos buenos patricios.

Grande fué la victoria que Bermudez alcanzó sobre Morales, á pesar de la
superioridad numérica de las fuerzas mandadas por este, en la batalla
que le presentó el dia 12 de Setiembre. Despues de haberle muerto mas de
2.000 hombres, cogiéndole hasta 900 prisioneros, se hizo dueño de 2.100
fusiles, 6.000 bestias de carga, 700 caballos con sus monturas, mas de
150.000 cartuchos, gran número de reses y, otras provisiones de boca,
sin otro sacrificio por su parte que el de 75 muertos y unos 120
heridos. El jefe español huyó á Urica con la gente que le quedaba para
esperar alli á Bóves.

Llegó este general algunos dias despues, y el 5 de Diciembre sus fuerzas
y las de Morales derrotaban cerca de Urica á Ribas y Bermudez. Cara
costó esta victoria al general en jefe español, pues Morales recogió su
cadáver en el campo de batalla, mientras los jefes republicanos, casi
solos, de alli á poco tiempo regresaron á Maturin. No era solo esta la
derrota que tenian que llorar los partidarios de la independencia
americana, pues otras muchas iban experimentando por su division de
pareceres, altivas presunciones é indigna insubordinacion los caudillos
defensores de la libertad en la parte oriental de Venezuela.

Inútil fué la resistencia que en Maturin pudieron oponer á Morales los
que escaparon con vida de la última refriega. El nuevo general del
ejército español, por tal le reconoció su oficialidad, llevándolo todo á
sangre y fuego, degolló sin piedad y sin distincion de edad ni de sexo á
los leales maturinenses. Bermudez se refugió con menos de 200 hombres
en las montañas del Tigre; Ribas, en compañia de unos pocos, suponiendo
encontrar á Urdaneta, se encaminó hácia la comarca de Barquisimeto.
Apresado este valeroso guerrero mientras dormia en los montes de
Tamanaco, su cabeza, con el mismo gorro frigio que constantemente solia
usar, fué llevada á Carácas en una jaula de hierro y expuesta al público
sobre el camino de la Guaira.

En el curso del último mes de aquel año se hizo dueño Morales de toda la
parte oriental, y su escuadrilla bloqueó las costas desde Irapa á
Trinidad, impidiendo la huida á los patriotas. Sometido tambien al
propio tiempo el occidente venezolano por las armas de España, Urdaneta
se puso bajo la proteccion de la Nueva-Granada, esperando adquirir
noticias algun dia de la reaparicion de Bolívar. Vióle con efecto en
Pamplona, y le dejó camino de Tunja, á donde se dirigia para dar cuenta
de su conducta al gobierno general, con ánimo tranquilo y lleno como
siempre de su franca lealtad y de su nunca abatido entusiasmo.

El gobierno le acogió benévolamente, aprobó todos sus actos, y como
prueba de su cabal conviccion y confianza, le encargó tomar á Bogotá, lo
que realizó el 12 de Diciembre, concediendo á los vencidos una
capitulacion honrosa. Esta ciudad fué desde luego asiento del gobierno,
que ordenó al ilustre caraqueño descendiese el Magdalena para obrar
contra Santa Marta, y este partió al frente de la division de Urdaneta,
reforzada por algunos reclutas granadinos. La sumision de Santa Fé de
Bogotá trajo consigo el reconocimiento por las provincias del Congreso
reunido en Tunja para juzgar á Bolívar, y un nuevo esfuerzo para
establecer un gobierno constitucional.

A fin de facilitar el buen resultado de la empresa, fué autorizado
Bolívar á tomar en los arsenales de Cartagena algunos cañones y cuanto
al intento necesitare; pero el jefe que mandaba en aquella plaza se negó
á ello, y entonces se vió en el caso de sitiar á sus mismos
coreligionarios. Mientras ejecutaba esta para él repugnante operacion
con ánimo de castigar la desobediencia, á fin de mantener el órden y
disciplina, sin las cuales era imposible marchar adelante en el camino
de la emancipacion proclamada, el general español Don Pablo Morillo
fondeaba en Puerto Santo, á 5 de Abril de 1815, al mando de una
expedicion que, incluso la fuerza de marina, constaba de 15.000 hombres
auxiliados por 18 piezas de artilleria, un regimiento de dragones, otro
de húsares y algunas compañias de zapadores.

A vista de tan formidable refuerzo, y cansado de luchar sin fruto contra
un cúmulo tal de inconvenientes, hijos la mayor parte de la rastrera
envidia, y sin desistir por eso de esperar tiempos mejores para empezar
de nuevo la conquista de las libertades de su pais, puso á disposicion
del jefe de Cartagena las fuerzas que llevaba, y á los tres dias de la
llegada de Morillo se retiró á Jamaica, donde despues se le reunieron
Mariño y algunos otros jefes y oficiales venezolanos.

Poco despues el general Morillo puso sitio a Cartagena, que á causa del
que le habia hecho sufrir el Libertador, se hallaba exhausta de viveres
y no pudo resistir sino algunos dias. La toma de esta importante
poblacion facilito á los realistas el medio de reconquistar la
Nueva-Granada, y pronto corrió á torrentes en el patíbulo la sangre de
sus decididos y honrados habitantes.

La república habia dejado de existir en la apariencia; pero aun se
albergaban en las montañas pequeñas y diseminadas algunas partidas, como
vivo testimonio de que el fuego de la revolucion existia en el corazon
de los bosques, preparado á producir nuevos incendios, lo mismo que en
los corazones de los Sud-americanos, dispuestos ya favorablemente al
recobro de sus siempre hollados derechos, por mas que en aquellos
momentos se viesen ahogados por la fuerza brutal.

Para gobernador de la isla de Margarita nombró Morillo á Don Antonio
Herraiz, cuyo bondadoso carácter no estando en armonia con el violento
sistema de secuestros y prisiones que en todas partes se llevaba á cabo,
dió márgen á que al poco tiempo quedase destituido, y fué á reemplazarle
persona mas idónea, mas dura de corazon, y por lo tanto en conformidad
con las arbitrariedades y vejaciones por aquel entonces á la órden del
dia. El reemplazante no era otro que el teniente coronel Don Joaquin
Urreiztieta, que en seguida se inauguró haciendo una ruda persecucion á
los principales sugetos de la isla. Entre otros que decidieron vender
cara su vida en vez de esperar á que inicuamente se la quitaran,
despojándolos de sus haciendas y encerrándolos en lóbregos calabozos,
Arismendi se refugió en los montes decidido á rendir la suya, pero con
las armas en la mano.

Entretanto la Providencia parecia proteger los dias del Libertador en
Jamaica, alejando de su pecho el puñal traidor que habia de atentar
contra ellos. Un español, pagado por Don Salvador Moxó, que habia
sustituido á Cevallos mientras un viaje de este á la Península, logró
seducir en Kingstown á uno de los sirvientes de Bolívar; y cierta noche,
acercándose á la hamaca en que solia dormir, clavó su acero homicida en
el corazon de la persona que alli estaba acostada. Al ¡ay! lanzado por
la victima Bolívar se levantó, hizo preso al criminal y lo entregó á la
justicia, que oida la confesion del infiel servidor le condenó á sufrir
la última pena.

Este incidente necesita una explicacion. El Libertador y un emigrado de
Carácas amigo suyo, llamado Amestoz, acostumbraban dormir en la misma
habitacion. El primero se acostaba en una hamaca y el segundo en una
cama. Pero aquel dia, en que el calor fué extraordinario, habiéndose
retirado Amestoz mas temprano se acostó en la hamaca mientras volvia su
amigo. Cogióle el sueño, y Bolívar á su llegada, por no molestarle,
ocupó la cama que estaba vacia. Este cambio casual le salvó la vida. Sin
embargo, el aguerrido soldado, el esforzado campeon de la independencia
de Venezuela, si bien no pudo menos de lamentar el sangriento é inhumano
fin de su querido amigo, no por eso se inquietó y siguió habitando en
Kingstown hasta que sabedor de que el capitan propietario de la corbeta
_Dardo_, Luis Brion, habia marchado hácia Cartagena con algun armamento,
y se hallaba en los Cayos de San Luis allegando gente y acopiando
víveres para acudir al socorro de la plaza, voló á ofrecerle su espada,
entusiasta como siempre, como siempre alentado por el mismo noble valor
y la misma imperturbable esperanza.



CAPITULO VII


Apertura de una nueva campada.--Presas hechas por la escuadrilla de
Bolívar.--Su acogida en Margarita.--Expedicion á Costa-Firme.--Decretos
dados por Bolívar en Ocumare.--Sucesos de Güiria.--Emigracion á Haiti.
--MacGregor y Piar.--Nueva expedicion de Bolívar.--Desembarco en
Juan Griego.--Nueva-Granada en poder de Morillo.--Reúnense en Venezuela
algunos elementos dispersos.--Nombramientos inútiles.--La causa liberal
á principios de 1817.--Regreso de Morillo.--Aspiracion de Mariño,
simulacro de un Congreso y sus actos.--Conducta de Bolívar.
--Arrepentimiento de Brion y sus buenos efectos.--Mas defecciones.
--Fusilamiento de Piar.--Creacion de un Consejo de Estado.
--Reparticion de bienes nacionales.--Planes militares de Bolívar.
--Nuevo peligro de muerte.--Sublevacion de Paez.--Manifesto del
Libertador.--Ascenso de Santander.--La fortuna vuelve la espalda á
los republicanos.--Famoso decreto.--Bolívar deja la Guayana.



Durante la terminacion del año 1810 y los cinco primeros meses de 1817
la isla de Margarita iniciaba con buen éxito una nueva campaña.
Arismendi habia logrado hacer frente á las armas españolas y desde
mediados de Noviembre las tenia circunscritas á las fortificaciones de
Pampetar y Santa Rosa; pero se esforzaba inútilmente por reducirlas del
todo, disponiendo ya de mas de 1.500 combatientes medianamente armados.
Entretanto, reunido á Brion, el Libertador disponia de siete goletas
armadas de guerra y se hacia á la vela del puerto de Anquin con 250
hombres, el 30 de Marzo, acompañado de Mariño como jefe de estado
mayor, del coronel Cárlos Soublette en calidad de segundo y, además, del
ilustre granadino Francisco Antonio Zea, de Piar, del escocés MacGregor
y del coronel Pedro Briceño Mendez, secretario suyo.

Esta expedicion, que llevaba abundantes fusiles y municiones, cerca de
la isla de Santa Cruz apresó un buque mercante español, y el bergantin y
la goleta de guerra _Intrépido_ y _Rita_, vispera de surgir felizmente
en el puerto de Juan Griego, esto es, el dia 5 de Mayo. Los dos últimas
presos bloqueaban la Margarita por el rumbo de Occidente. La isla toda
recibió con júbilo á los expedicionarios; y reunidos luego en la iglesia
de la villa del Norte los jefes y oficiales de la isla, los emigrados
del continente y, en fin, muchos honrados y respetables moradores de
Margarita, reconocieron por jefe supremo á Bolívar y como segundo al
valiente general Mariño.

Entonces dispuso una expedicion á Costa-Firme donde, asi que llegó, fué
reconocida su autoridad por Monágas y otros jefes de guerrillas,
logrando aumentar sus tropas hasta unos mil hombres; y para hacer una
invasion en la provincia de Carácas, toda vez que el general Morillo se
encontraba en Nueva-Granada realizando su reconquista, guió para la
costa de Ocumare, que abordó el 6 de Julio. Alli publicó dos decretos;
uno relativo á la pena de muerte y otro á la libertad de esclavos; pero
los desgraciados encuentros que tuvo le obligaron á reembarcarse para la
isla de Bonaire, donde el comandante Francisco Piñanzo organizaba un
batallon que, á las órdenes de MacGregor, habia partido ya con objeto de
reunirse á las fuerzas de Zaragoza y Monágas en los Llanos.

Bolívar encontró á Brion en Bonaire, y, prévio algunas disposiciones
relativas á la escuadrilla, acompañado de Bermudez dió á la vela para
Güiria, punto en que desembarcó el 16 de Agosto, y donde una semana
despues veia desconocida su autoridad, so protesto de haber abandonado
la expedicion de Ocumare. Este hecho nació de una trama urdida por
Mariño y Bermudez, que se arrogaron los primeros cargos en el ejército;
y vendido otra vez mas por aquellos á quien él mismo habia elevado,
partió para Haiti en seguida, fijando su residencia en Puerto-Príncipe
luego de su llegada á esta isla.

MacGregor realizaba mientras tanto sus planes y, en compañia de los
caudillos que habia salido á buscar, mas algunos otros partidarios que
se le reunieron, batió varias veces al enemigo; el 13 de Setiembre
entraba con su victoriosa division en Barcelona y algunos dias despues
se ponia á las órdenes de Piar, que llegó tras él á la ciudad. Pero á
poco tiempo de este acontecimiento MacGregor marchaba á las Antillas, á
consecuencia de disensiones habidas entre él y sus compañeros; y Piar,
con 1.500 hombres, se dirigia hácia la provincia de Guayana con
intencion de unir su fuerza á la que alli mandaba Cedeño. Tambien por
entonces, á principios de Noviembre, despues de varios hechos de armas
favorables á los patriotas y en los que se distinguió, entre otros, el
capitan José Antonio Paez, los soldados españoles evacuaban la isla de
Margarita.

Retirado el Libertador en Puerto-Príncipe trabajaban en tanto para
organizar una nueva expedicion, cediendo á las instancias que varios
jefes y oficiales distinguidos del ejército le habian dirigido; y ya
contaba de hecho con Brion, á cuyos buques, unidos los de Villaret
formaron una escuadrilla respetable, y con varios oficiales italianos
del disuelto ejército de Napoleon, que con el general español Francisco
Javier Mina habian llegado á Haiti por aquel tiempo. Hechos sus
preparativos salió del puerto de Jacmel y, el 28 de Diciembre, tras una
navegacion de siete dias, desembarcando en Juan Griego expedia una
proclama-manifiesto sobre las causas y motivos de su separacion del
mando y la necesidad urgente de reunir un Congreso en Margarita para el
establecimiento de un gobierno apropiado á las circunstancias, en
consonancia con la voluntad de los pueblos libertados de la opresion; y
el último dia del año, entrando en Barcelona, se puso nuevamente á la
cabeza del ejército.

Cumplíanse estos sucesos y al propio tiempo se refugiaban en el
territorio venezolano los patriotas que pudieron escapar de la
sanguinaria cuchilla de Morillo, dueño ya de la Nueva-Granada. Entre
ellos se encontraban varios jefes y oficiales de mérito, tanto
granadinos como venezolanos, y asi como hubieron llegado á Guadaslito
para dar unidad y eficacia á los esfuerzos comunes--tal era al menos su
propósito--establecieron un gobierno, nombrando como Presidente de la
República al ex-gobernador de Pamplona, teniente coronel Fernando
Serrano, y á Urdaneta, á Servier y al Doctor Francisco Javier Yánes por
Consejeros de Estado, con el coronel Santander como jefe del ejército.
Este gobierno nacia muerto porque los jefes venezolanos aspiraban á
concentrar el poder en un solo jefe de confianza entre los llaneros,
para que les condujese á la guerra investido de un carácter absoluto; y
renunciando Santander el mando, recayó en Paez, á quien la junta elevó
al grado de general de brigada. Pronto allegó gente y se hizo temible en
las llanuras á las tropas realistas, derrotadas mas tarde por él en
varios encuentros.

A principios de 1817, libertada la isla de Margarita, recuperadas las
provincias de Barcelona y Cumaná, y dueños ya los venezolanos de las
llanuras de Carácas, Paez habia ocupado el territorio que se extiende
entre el Arauca y el Apure, Piar seguia hostilizando al enemigo en la
Guayana y merced á los desmanes de Morillo que habian enconado el ánimo
de los llaneros, la guerra habia cambiado de faz y se hacia enteramente
nacional, si bien aun quedaba por realizar la grande obra de disciplinar
el ejército, cortando el vuelo á las ambiciones de algunos jefes,
nacidas del mismo desórden en que hasta entonces estuvo envuelta la
causa de la independencia.

Coronado por algunos triunfos se encontraba Bolívar en Guayana, cuando
tuvo noticia de que Morillo, de vuelta ya en Venezuela, reuniendo su
gente con la del coronel Don José Aldama, en el Chaparro, el dia 13 de
Mayo, se disponia á pasar el Orinoco al frente de 6.000 hombres, y que
Mariño, aspirando como siempre al mando supremo, reunia en Cariaco un
Congreso revistiéndole de poderes para legislar y ante el cual
representaba la farsa de ofrecer la dimision del Libertador con la suya
propia para obtener la distincion que ambicionaba.

Este Congreso, sin autoridad legítima, nombró como funcionarios del
poder legítimo á los generales Fernando Toro y Simon Bolívar, con el
coronel Francisco Javier Maiz y por suplentes á Zea, al coronel
Vallenilla y á Madariaga, que acababa de llegar de la Península
española. Mariño quedaba en el soñado cargo de general en jefe del
ejército; y Brion, cómplice en este descabellado negocio, ascendia nada
menos que á almirante. Aunque Piar mostró su adhesion á semejante
proyecto, la mayor parte de los jefes de division, asi como la
oficialidad y la tropa, unánimes todos y conociendo los méritos de su
verdadero jefe, manifestaron la firme resolucion de seguir á sus
órdenes, y Bolívar reprobó pública y solemnemente la Asamblea
de Cariaco.

Al poco tiempo, profundamente convencido de su error, llevó Brion al
Liberlador su escuadra, con la cual y la escuadrilla de Antonio Diaz
salió de Pampalar el 31 del mismo mes de Mayo, y despues de algunos
combates en que los patriotas pelearon con la acostumbrada bizarria,
sometió á Guayana. Mientras verificaba esta operacion, el brigadier Don
José de Canterac, al frente de 3.000 peninsulares, llegaba al Morro de
Barcelona y el republicano Piar, movido por la ambicion, minaba
lentamente la estabilidad de las posesiones alcanzadas, promoviendo la
discordia entre los jefes, alentando la tropa á la rebeldia y haciendo
renacer la ya olvidada idea de colores y diferencias de raza.

Semejante proceder no podia ser tolerado en los momentos en que la union
era tan necesaria para marchar viento en popa á la conquista de la
independencia. Asi, pues, arrestado de órden de Bolívar, fué conducido á
Angostura, juzgado en consejo de guerra y condenado á muerte. Brion
desempeñó el papel de Presidente del tribunal; y la ejecucion de la
sentencia pronunciada contra el reo tuvo lugar el 16 de Octubre de 1817,
produciendo los mas excelentes resultados en el ejército, pues
restableció algun tanto la disciplina, afirmó la autoridad suprema, y
dió una alta idea á propios y extraños, á amigos y enemigos, de aquel
gobierno militar, verdadero cáos hasta entonces.

Despues de este acto, sensible para quien como el Libertador mil veces
habia combatido al lado de tan valiente militar, puso jefes dignos de su
confianza al frente de las libertadas provincias, creó un Consejo de
Estado con derecho de consulta en las materias de guerra y en las
gubernativas, con voto deliberativo en las administrativas y económicas,
declarando al propio tiempo capital y residencia provisional del
gobierno de Venezuela la ciudad de Angostura. Por último, dictó una ley
en la cual se mandaba repartir los bienes nacionales con justa regla y
proporcion entre sus compañeros de armas; y, despues de ordenar á Zaraza
y á Monágas que cubriesen con su caballeria el primero las llanuras de
Carácas y el segundo las de Barcelona, el Libertador remontó el Orinoco
con todas sus fuerzas, yendo á reunirse al ejército que mandaba Paez en
el Apure, lo cual realizó por Enero de 1818.

El año que espiraba habia sido fecundo en buenos resultados para las
armas republicanas, no solo en Venezuela sino tambien en Buenos-Aires, y
por la proclamacion de independencia que hizo Chile; pero el año que
daba principio habia de ser les infausto. En el sitio llamado Rincon de
los Toros, cerca de San José de los Tiznados, la noche del 16 de Abril,
una partida de realistas á favor de la oscuridad, penetró osadamente en
el campamento de Bolívar, habiéndose este visto en peligro de perder la
vida, que el cielo le conservó una vez mas como necesaria al triunfu de
la santa causa.

Hallábase despues en Guayana reorganizando sus tropas y separándose de
los muchos desastres que las habian afligido desde aquella noche fatal,
cuando un comisionado de la provincia granadina de Casanare se presentó
á informarle de que Paez, desconociendo su autoridad y la del Consejo de
gobierno, habia sido elevado por el ejército del Apure á la dignidad de
primer jefe y director supremo del pais. El mismo mensajero traia el
encargo de pedirle que nombrase una persona leal y capaz que, encargada
del mando general, regularizase las operaciones en su provincia. Bolívar
dió un manifiesto en que no solo se limitaba á reprobar la insurreccion,
sino en el cual se extendia á dar en cara el villano proceder á cuantos
bajo una hipócrita apariencia se vendian como amigos suyos y de la
independencia nacional. En seguida ordenó que Francisco de Paula
Santander, ascendido al grado de general de brigada, con Jacinto Lara,
varios excelentes oficiales y los tenientes coroneles granadinos Antonio
Obando, Francisco Vélez, Joaquin Paris y Vicente Gonzalez, con armas,
municiones y demás pasase á Casanare como jefe de operaciones de un
cuerpo avanzado que alli debia formarse y mantenerse para, mas adelante,
invadir la Nueva-Granada y devolverle la libertad de que Morillo la
habia privado.

En vano la fortuna, volviendo la espalda al mas constante y benemérito
de los venezolanos de su tiempo, pretendia humillar y arrebatarlo el
entusiasta amor que á su patria profesaba; en vano descargaba sobre él,
en formidable turbion, defecciones y crueles golpes; en medio de la
tormenta, como la empinada palma que sacudida por el huracan se dobla
para erguirse con gran fuerza, asi el ánimo altivo del inquebrantable
guerrero se rehacia de los vaivenes que le azotaban y, siempre sereno,
siempre confiado en la bondad de su causa, despreciando los embates que
sus émulos promovian, continuaba ocupándose de la organizacion de un
gobierno que, afianzando la libertad, á la cual habia consagrado su vida
entera, labrase el bienestar futuro de su pais y, el 10 de Octubre,
propuso al Consejo de Estado que al efecto convocase la reunion de
un Congreso.

Algo mas tarde, el 20 de Noviembre, temeroso de que las potencias
europeas, solicitadas por el gobierno español, ya casi convencido de la
inutilidad de sus esfuerzos, llegasen á prestarle apoyo para la
conservacion de sus colonias, expidió un famoso decreto en el cual
declaraba abiertamente "_que el pueblo de Venezuela estaba resuelto á
sepultarse todo entero en medio de sus ruinas, por mas que la España, la
Europa y aun el mundo entero, llegasen á tratar de encorvarle nuevaments
bajo el yugo que pronto iban á sacudir_."

Esto no obstante, la adversidad le perseguia este año hasta el último
dia; viéndose al fin obligado á desprenderse de la Guayana, seguia el
curso del Orinoco en direccion de las llanuras de Apure, al acercarse el
nuevo año, con objeto de consolidar el poder del gobierno entre las
tropas republicanas alli acantonadas, y con el de oponerse á Morillo en
el teatro probable de sus operaciones, marchando, en medio de todos sus
reveses, siempre fijo el pensamiento en dias de gloria para él y para su
amada patria.



CAPITULO VIII


Vindicacion de Paez.--La reconciliacion.--El caudillo del Apure asciende
á general.--Reunion del Congreso y abdicacion de Bolívar que es honrado
con mas gloriosos nombres.--Ideas del padre de la patria respecto á la
república.--Propuesta hecha por él al Congreso.--Provincias
representadas en el Cuerpo Legislativo.--Persistencia de Bolívar en su
renuncia. Por fin conserva su mando.--Refuerzos extranjeros--Nueva
campaña.--Victoria de Paez.--Bolívar marcha á Nueva-Granada.--Disposiciones
militares.--Viaje de la expedicion y sus resultados.--Triunfo de Bolívar
en Boyacá.--Fuga del virey á Honda.--Entrada del Libertador en
Bogotá.--Medidas gubernativas.--Bolívar en Angostura.--Sus gestiones
respecto á la Confederacion.--Nacimiento de á República de Colombia.



Muchos é importantísimos eran los servicios prestados á la causa de la
independencia por el caudillo del Apure, y si la ambicion habia podido
estraviarle, los medios empleados para llevarlo á cabo no se habian
desviado del santo fin; no podian mirarse como disolventes, puesto que
habian emanado del loco amor por la patria y hasta cierto punto daban
una buena idea de su génio diplomático. Conservando en su gobierno al
Libertador, rodeado de ilustres y beneméritas personas, solo habia
buscado el medio de hacerle dejar vacio su puesto de general en jefe
para entrar él á reemplazarle en el mando. Esto ni menoscababa el
prestigio de la autoridad, ni minaba la disciplina, ni amenguaba lo mas
mínimo el entusiasmo de los defensores de la libertad.

Bolívar y Paez se vieron en San Juan de Payara el 16 de Enero de 1819, y
pronto quedaron reconciliados por el deseo que en ambos existia de
levantar el ánimo de sus soldados, algo abatido por los desastres del
año anterior, y marchar en buena armonia desde enfonces al noble fin que
les hacia exponer su vida en el campo de batalla. Asi reunieron un
ejército de 2.000 ginetes y número igual de infantes, poco mas ó menos,
inclusos mil hombres mandados por el general Anzuátegui y la division á
cuyo frente se hallaba Cedeño; y como sello de esta alianza, elevado
Paez á general de division, delegándole por entonces el mando de todas
las tropas, con el fin de disponer lo necesario á la reunion del
Congreso, aplazada para el mes de Febrero, Bolívar se puso en marcha con
direccion á Angostura.

Paez avanzaba victorioso por las llanuras, y el Congreso de Guayana se
reunia el 15 de Febrero, dia en que Bolívar ante aquel deponia su
autoridad suprema. Pero este alto Cuerpo, despues de confirmar
unánimemente los actos y disposiciones del dimitente, le aclamó de nuevo
_Libertador, padre de la patria_ y _terror del despotismo_, con la mas
sincera expresion de gratitud y afecto.

Conocidas eran desde 1815 las ideas del célebre campeon americano
respecto á la Constitucion de la república, su forma de gobierno, su
administracion y nombre que debia llevar. Llamariase _Colombia_, como
tributo de justicia, gratitud y honor al grande hombre que dió al mundo
antiguo un nuevo mundo, y en cuanto á lo demás, la forma de gobierno de
Inglaterra creia ser la mas conveniente para la nueva república, que se
compondria de Venezuela, Nueva-Granada y Quito. Á diferencia de la
nacion que tomaba por modelo, el rey seria representado por un _poder
ejecutivo_ de eleccion, vitalicio cuando mas, pero nunca hereditario,
dado caso de que optara por la _República_; un _Senado legislativo_
hereditario y una _Cámara,_ tambien legislativa, de libre eleccion, sin
mas restricciones que las de la Baja de Inglaterra.

Esto mismo propuso al Congreso tan luego como dió principio á sus
sesiones, ampliando sus antiguas ideas con la formacion de cierto poder
moral que llamó _Areópago_. Compondriase de dos distintas Cámaras, cuyas
atribuciones eran: en la una, el velar de la educacion de los niños
desde su cuna hasta la edad de 12 años; y en la otra, la de castigar los
vicios con el oprobio y la infamia, y dar el premio conveniente á las
virtudes públicas por medio de los honores. Semejante innovacion fué
desechada, y en cuanto á la Constitucion que se votó, el Congreso se
apartaba bastante de algunas de las disposiciones enunciadas
por Bolívar.

Un Congreso general, dividido en dos Cámaras de _Representantes_ y de
_Senadores_, ejerceria el poder legislativo, siendo meramente vitalicios
los segundos. Habria un _Presidente de la República_ por cuatro años, y
reelegible por una sola vez, encargado de ejercer el poder ejecutivo.
Este, aunque personalmente responsable ante el Congreso por usurpacion ó
mal uso de las rentas públicas, traicion, venalidad ó conspiracion
contra la ley del Estado, gozaba sin embargo de muy ámplias facultades.
Además habria un Vice-Presidente sucesor en los casos de destitucion,
renuncia ó muerte. En cuanto al resto era grande a afinidad que existia
entre este y el código Constitucional sancionado en 1811 por el Congreso
que Miranda reunió el 2 de Marzo.

Carácas, Barcelona, Cumaná, Varinas, Guayana y Margarita por parte de
Venezuela, y Casanare, única provincia granadina ocupada por las armas
republicanas, se hallaban dignamente representadas en esta ocasion
solemne. Bolívar manifestó repetidas veces al Congreso que no se
encargaria mas de la suprema autoridad ejecutiva; pero despues de mil y
mil vivas instancias por parte de sus compañeros, aceptó la presidencia,
que fué investida de facultades mas ámplias, tanto políticas como
militares, en las provincias que fuesen teatro de la guerra. Estas
atribuciones podia delegarlas en caso de necesidad; y mientras se
hallase en campaña, el ciudadano Francisco Antonio Zea, en calidad de
Vice-Presidente, ejerceria la potestad ejecutiva. El ministerio de
Estado quedó compuesto de los señores: coronel Pedro Briceño Mendez como
ministro de Guerra y Marina, Diego Bautista Urbaneja del Interior y
Justicia, y el Dr. Manuel Palacios de Hacienda.

Hacia el mismo tiempo desembarcaban en Angostura y Margarita tres
cuerpos de tropas reclutadas en Inglaterra, mandados por Elsom, English
y Uzlar, sirviendo esto á Bolívar para completar su plan de campaña, á
cuya combinacion se consagraba seriamente y con su habitual actividad.
En su consecuencia, Urdaneta pasó á organizar en Margarita una division
que debia componerse de los dos cuerpos de ingleses que alli habia con
English y Uzlar, y ponerse al frente de ellos despues de haber
organizado otro de gentes del pais. Hecho esto, con la escuadra de Brion
debia dirigirse á tomar Carácas y entenderse luego por la retaguardia
hasta enlazar sus fuerzas con las del ejército del Apure, que el
Libertador mandaria en persona. Mientras tanto Mariño, con la division
de Oriente, distraeria la atencion del enemigo en aquella direccion. El
coronel Manuel Manrique, con los cuerpos organizados en Angostura y las
tropas de Elsom, pasaria inmediatamente á reunirse á Paez.

Principiadas las operaciones, y habiendo remontado el Orinoco, el 17 de
Marzo Bolívar se reunia al ejército del Apure; y Paez, con solo 150
caballos á sus órdenes, el 1° de Abril, en las Queseras del Medio,
derrotó la division que mandaba Morillo. Poco despues Bolívar se dirigia
á atacar la provincia de Varinas; pero un aviso del general Santander
acerca de la buena disposicion de Nueva Granada, le hizo suspender su
intento, y reuniendo una junta de guerra le expuso sus intenciones de
aprovechar la ocasion, puesto que se presentaba favorable. Anzuátegui,
Torres, Iribarren, Rangel, Briceño Mendez, Plaza y el jefe de Estado
Mayor Soublette fueron sus vocales, y todos aprobaron el proyecto con el
mayor entusiasmo. Al momento se despachó un emisario á Paez, que estaba
en Guasdualito, y otros fueron con instrucciones y órdenes á los demás
generales que habia en Venezuela.

Reunido á Paez en el Mantecal, le mandó que permaneciese en Apure
haciendo frente al enemigo acantonado en Varinas, y que tratase de
interceptarlas comunicaciones entre Venezuela y Nueva Granada, ocupando
á Pamplona, ó si posible fuera, á Suata. Bolívar pasó en seguida el
Arauca con un regimiento de caballeria de guias del Apure, un escuadron
de carabineros y dos de lanceros del Alto Llano de Carácas, los
batallones Rifles, Albion, Barcelona y Bravos de Paez á las órdenes de
Anzuátegui. Al cabo de veintiseis dias de un camino lleno de peligrosos
accidentes á causa de las lluvias é inundaciones de la estacion, el 11
de Junio se avistaban Santander y Bolívar en Tarne, y el 23 se reunia en
Pore con la vanguardia de la division mandada por el primero, la que
guiaba Anzuátegui, componiendo entre ambas unos 2.500 hombres.

Convenia aprovechar el tiempo; Morillo se estacionaba en cuarteles de
invierno, y la ocasion era propicia para la reconquista; leve fué el
descanso concedido á la tropa, que Bolívar llevó inmediatamente por el
camino de Morcote hácia la cordillera, logrando desalojar, sin grande
esfuerzo, á la avanzada que defendia la formidable posicion de Paya el
dia 27 de Junio y comenzar el paso de la Serrania. Á pesar de lo que en
tan larga travesia padeció el ejército libertador, con el heróico
esfuerzo y decidido concurso de venezolanos y granadinos, recogiendo
laureles en todas las ocasiones que el enemigo se oponia al paso, el 5
de Agosto Bolívar se apoderó de Tunja, derrotando una vez mas las tropas
del virey Don Juan Sámano, mandadas por el brigadier Barreiro, á quien
Morillo habia enviado en su auxilio.

Desde esta ventajosa situacion el Libertador podia acechar los
movimientos de Barreiro, cuyo fin era el de reunirse con el virey, y
estorbar á todo trance que sus proyectos se realizasen. Asi sucedió,
alcanzando un completo triunfo en Boyacá. El jefe realista mandaba 5.000
hombres, Bolívar contaba con una tercera parte menos; pero gracias á su
admirable estrategia, no solo consiguió derrotar al enemigo, sino que
cercándole y acosándole por todas partes, despues de sembrar la muerte
en el campo de batalla, cuantos lograron sobrevivir depusieron las armas
y se entregaron á discrecion. Además del coronel Jimenez, segundo en el
mando de aquella columna respetable, casi toda la oficialidad, 1.800
soldados, artilleria, armamento, caballos y municiones quedaron on poder
del vencedor, que á poco de esta victoria, con el ejército mayor que
basta alli habia tenido la República, marchaba á batir las tropas
de Sámano.

Sobrecogido este por el terror, asi que recibió la noticia del desastre,
huyó á Honda, pero con tal precipitacion, que abandonó depósitos,
archivos, oficinas públicas y cerca de un millon de pesos que habia en
la casa de moneda. Esto tenia lugar el 9 de Agosto, y al siguiente, dia
de San Lorenzo, saludado por las expresiones de la mas viva alegria,
entraba el Libertador en Santa Fé de Bogotá. Tres dias duraron los
festejos del pueblo bogoteño, despues de los cuales Bolívar se ocupó
asiduamente de los arreglos económicos, administrativos y militares,
cuya operacion duró hasta el 13 de Setiembre, en que apareció un decreto
por el cual se establecia un gobierno provisional para la Nueva-Granada,
encargándole de él, como Vice-Presidente, al general Santander.

Una semana despues, entre las aclamaciones del pueblo, el Presidente de
Venezuela salia de Bogotá, y el 12 de Diciembre, cuando nadie le
esperaba, penetró en Angostura á dar cuenta al Congreso de sus
operaciones militares, recomendando el mérito de sus compañeros de
armas, haciendo un justo elogio del heroismo con que el pueblo
granadino se habia portado, y manifestando, por último, que la union
entre Venezuela y Nueva-Granada, como ya cien veces, lo habia dicho, era
la garantia mas segura de la emancipacion de toda la América del Sud.

Entonces se sancionó una ley fundamental que establecia la reunion de la
Nueva-Granada y Venezuela bajo el glorioso título de _República de
Colombia_, dividiendo el nuevo Estado en los departamentos de Venezuela,
Quito y Cundinamarca: y la reunion de un Congreso general en 1° de Enero
del año siguiente en la villa del Rosario de Cúcuta para la formacion de
una Constitucion, rigiéndose mientras tanto por un Presidente y un
Vice-Presidente con carácter provisional. En seguida Bolívar dictó
algunas disposiciones para la prosecucion de la campaña, y el 24 salió
con direccion á Guasdualito, satisfecho de haber abierto los cimientos
de la para él tan deseada República colombiana.



CAPITULO IX


Principios del año 1820.--Proposiciones de paz.--Resultado de las
negociaciones.--Momentos de esperanza por la forma política que la
España ha adoptado.--Estipulacion de un armisticio.--Entrevista de
Morillo y Bolívar.--El general español se retira del mando.--Don Miguel
de la Torre.--Estado de los asuntos del Perú.--Acantonamientos
militares.--Ruptura de las hostilidades.--Batalla de Carabobo.--Sucesos
que siguieron.--Tributo rendido al vencedor.--Entrada de Bolívar en
Carácas.--Conquistas.--Estado próspero de la causa de la
libertad.--Desgracia de la expedicion de Urdaneta contra Quito.--Sucre
toma el mando de ella.--Prepárase para la nueva campaña.--Acciones de
Yaguada y Riobamba.--Armisticio acordado por Aymeric.



Fernando VII acababa de jurar en Cádiz la Constitucion de 1812, y á
fines de Marzo Morillo recibia esta noticia proponiéndose, segun
manifiesto fecha 11 de Abril, el restablecimiento de la paz por medio de
una reconciliacion fraternal entre España y la República de Colombia. En
su consecuencia, el 7 de Junio de 1820 el jefe español proclamaba el
Código de la monarquia española en Carácas, solicitando en seguida una
suspension de hostilidades de los caudillos patriotas, mientras se
entablaban las negociaciones necesarias entre su gobierno y el Congreso.

Nada consiguió con esta gestion, porque los patriotas contestaron:
"_que solo podrian acceder cuando las órdenes partieran de la legítima
autoridad por ellos reconocida_."

En vano se dirigió despues al Congreso y particularmente á Bolívar,
quien como el caso requeria hizo una convocatoria extraordinaria, en la
cual, con toda dignidad y entereza, fueron rechazadas las proposiciones
de Morillo. Los resultados de acto semejante probaron que el pueblo
venezolano y granadino bajo pretexto alguno querian volver á estrechar
relaciones con los españoles, adquiriendo de este modo gran importancia
á los ojos de todo el mundo. Esto no obstante, como medida conveniente á
los planes del Libertador, el 21 de Setiembre solicitó de Morillo
únicamente el armisticio que antes le propusiera, siempre que le diesen
á Colombia las garantias y seguridades necesarias, cosa que estaba en el
caso de poder exigir; y despues de repetidas conferencias entre los
comisionados por una y otra parte, Bolívar establecia su cuartel general
en Sábana Grande y Morillo el suyo en Carache, pueblos ambos de la
provincia de Trujillo.

La forma liberal adoptada por la monarquia española daba lugar á
esperar una convencion favorable á las miras é intereses de la América,
cuyos triunfos se iban extendiendo por todos lados, y en la noche del 25
de Noviembre se firmó un armisticio de seis meses, prorogables á
conformidad de ambos contratantes por el tiempo que se estimase
conveniente, en el caso de no haberse podido ajustar las condiciones de
la paz dentro del término prescrito. Además de este se firmó el
preliminar de otro tratado para regularizar la guerra, en todo evento,
conforme lo reclamaban la humanidad y la justicia. Toda vez que fueron
terminados estos tratos, á instancias del jefe español Bolívar marchó á
celebrar una entrevista con él, el dia 27, en el pueblo de Santa Ana.
Morillo salió á su encuentro hasta las afueras y le tendió amistosamente
los brazos. Alli estuvieron juntos los dos caudillos hasta el siguiente
dia, y despues de reiterar el juramento de eterna amistad, se
despidieron victoreando á Colombia y á la madre España, llenos todos de
la mas cordial alegria.

Fatigado Morillo por la lucha que inútilmente habia sostenido contra la
libertad, defendida por aquel pueblo heróico, solicitó su retiro del
mando; aunque desatendida en un principio la súplica, al fin logró que
le reemplazara el eminente y bizarro general Don Miguel de la Torre y se
embarcó para Cádiz el 17 de Diciembre. Y mientras estos acontecimientos
tenian lugar en Colombia, Buenos-Aires gemia envuelto en el cáos de la
disolucion política y el general San Martin, al frente de veinte velas,
montado en el navio de su nombre, zarpaba en el puerto de Valparaiso la
tarde del 20 de Agosto, siendo bien recibido por el pais, donde mas
tarde ocupó Lima y el Callao.

Calabozo, Barquisimeto, Tocuyo, San Cárlos, Carácas, Cumaná, Maracaibo,
Puerto-Cabello y la Guaira eran los puntos en que el ejército español,
compuesto á principios de 1821 de solo 11.000 hombres, estaba
acantonado. El armisticio, firmado hacia cosa de dos meses, fué roto por
el pronunciamiento de Maracaibo en favor de la independencia el 28 de
Enero y por la ocupacion que las tropas de Urdaneta hicieron de esta
plaza. En vano La Torre protestó y representó contra tamaña violacion;
frases de amistad, promesas, amenazas, todo fué inútil, y las
hostilidades comenzaron de nuevo el 28 de Abril, dia aplazado de
comun acuerdo.

Favorables fueron los encuentros habidos desde esta fecha hasta mediados
de Junio para las armas republicanas; pero el 24 lograron sobreponerse
al poder de España en la batalla de Carabobo, Paez y Bolívar eran los
campeones de aquellas; La Torre, al frente de mas de 5.000 soldados
españoles, ocupaba las llanuras. Tres eran las divisiones del
Libertador: mandaba Paez la primera, que se componia de 1.500 ginetes,
el batallon Británico y el del Apure. Cedeño guiaba la segunda,
compuesta del batallon de Tiradores, el de Vargas, el de Boyacá y el
escuadron Sagrado. En la tercera, dirigida por el coronel Plaza,
figuraban los batallones Rifles, Granaderos, Anzuátegui, vencedor en
Boyacá y un regimiento de caballeria. El total de estas tres columnas
era de unos 6.000 combatientes.

Altamente gloriosa, y con la insignificante baja de 200 hombres entre
muertos y heridos, fué la jornada de Carabobo. Á excepcion del valiente
coronel Don Tomás Garcia que, al frente del primero de Valancey, supo
retirarse con vida hasta Valencia, el resto del ejército quedó
completamente derrotado. Batallones enteros cayeron prisioneros en manos
de los patriotas, en tanto que otros, arrojando las armas, dispersos
como aves espantadas, huyeron á guarecerse en los bosques. Entre los
muertos del ejército de Bolívar hubo que lamentar dos pérdidas de
consideracion: el general Cedeño y el coronel Ambrosio Plaza quedaron
sepultados bajo sus propios laureles.

Habíase reunido ya el Congreso en la villa del Rosario de Cúcuta y se
ocupaba de formar la Constitucion del Estado cuando á consecuencia del
éxito obtenido en Carabobo, decretó los honores del triunfo para el
ejército y sus dignos jefes, ordenando al propio tiempo que el retrato
del hijo ilustre de Carácas, del benemérito padre de la patria, fuese
colocado en las Cámaras legislativas con la siguiente inscripcion: SIMON
BOLÍVAR, LIBERTADOR DE COLOMBIA.

Cinco dias despues de tan relevante hecho de armas, con el cual podia
darse ya por asegurada la libertad de la República colombiana, el
celebérrimo caudillo caraqueño entró en su pueblo natal, donde una vez
mas fué acogido con extraordinaria y completa ovacion. Pero no era esto
solo la consecuencia necesaria de la victoria de Carabobo; la Guaira se
rindió el dia 2 de Julio, y mas tarde, el 11 de Octubre, segun
disposicion de bloqueo que anteriormente habia dado el Presidente y jefe
supremo del ejército al general Mariano Montilla, este tomaba la plaza
de Cartagena.

Todos los acontecimientos conspiraban ya en favor de la independencia
general de la América del Sud, pues en el mismo año, sin contar la
actitud favorable que habia tomado Quito, el general San Martin en el
Perú minaba el poder del virey Pezuela que se vió depuesto del mando por
sus mismas tropas, hecho inaudito en aquel pais; constituia un gobierno
á cuya cabeza se ponia como dictador; daba al pueblo una Constitucion y
derrotaba al enemigo comun. Como lo hemos indicado mas arriba, á fines
del año último tambien Guayaquil habia proclamado su independencia, y á
las órdenes del general Luis Urdaneta mandó una expedicion contra Quito;
pero derrotado el 12 de Noviembre de 1820 en las cercanias de Guachi,
este dejó á Miguel Valdés en el mando y se retiró de aquellos lejanos
climas. A su vez Valdés fué batido en Genoi el 2 de Febrero siguiente,
replegándose sobre el pueblo de Mercaderes, donde el general Antonio
José de Sucre se hizo cargo del mando de aquella desgraciada expedicion.

Por aquel tiempo se circuló la noticia del armisticio, y el nuevo jefe
delegando sus funciones al general Pedro Leon Torres mientras su
ausencia, pasó inmediatamente á Guayaquil, donde le llevaba la idea de
organizar nuevas tropas para que la próxima campaña no le cogiese
desprevenido. Asi, pues, á la ruptura de las hostilidades se encaminó á
Quito, encontrándose que el coronel Don Francisco Gonzalez le salia al
paso con una division por él organizada en Cuenca, fecundando de este
modo el movimiento que hacia la de Don Melchor Aymeric, Presidente de la
provincia á donde Sucre llevaba sus refuerzos revolucionarios.

Gonzalez fué derrotado en Yaguachi, y su plan con Aymeric quedó
desbaratado por completo. Este emprendió su retirada hácia la capital, y
con el fin de rehacerse, se parapetó por lo pronto en Riobamba. Sucre
entonces colocó su fuerza al otro lado de la cordillera del Chimborazo
en el pueblo de Mocha, situado en el paralelo de Riobamba, y ambos
ejércitos continuaron su camino hasta que, encontrándose en Guachi el 12
de Setiembre, trabaron un encarnizado combate; el jefe republicano, á
pesar de su valor y de la mortandad causada al enemigo, resultó vencido
con pérdidas de consideracion.

Trascurridos dos meses desde esta malaventurada accion de guerra,
conforme á propuesta de Sucre, concedió Aymeric una suspension de armas
de noventa dias, durante los cuales el general republicano, que era
adorado en el pais por sus virtudes habia de prepararse y reclutar gente
con objeto de reaparecer en su dia mas formidable que antes.



CAPITULO X


Primer Congreso de Colombia.--Este no admite la renuncia que hace
Bolívar.--Publicacion de la Constitucion de Colombia.--Sancion de la ley
política del Estado.--Eleccion de Bolívar para la presidencia del
Congreso.--Proyecto de libertar Perú.--Preparativos de marcha.--Paso de
Sucre por la cordillera occidental.--Ocupacion de la provincia de
Loja.--Abrese la campaña de Quito.--Entrada del ejército libertador en
Pasto.--Conquistas de Sucre.--Batalla de Pichincha.--Sumision de
Quito.--Ovaciones.--Oferta hecha al Perú.--Entrevista de Bolívar y San
Martin.--Estado del Perú.--Reunion del Congreso de Colombia.--Expedicion
á Maracaibo.--Combate naval.--La fortuna se muestra propicia á la
República.--Capitulacion de Morales.--Venezuela queda libre.



Por un decreto de Roscio, expedido en Angostura el 9 de Noviembre de
1820, á 6 de Mayo del siguiente año el primer Congreso de Colombia se
instaló en la villa del Rosario de Cúcuta, con diputados elegidos libre
y legalmente por las provincias emancipadas del poder de España, cuyo
número era el de veintidos entre las de Venezuela y Nueva-Granada.
Principió sus sesiones ocupándose de la renuncia que Bolívar habia hecho
de su magistratura política, y determinó: que este leal y desinteresado
patricio, mientras se daba al Estado un gobierno definitivo por medio
de una Constitucion, siguiese como hasta alli en el desempeño de
su cargo.

Por fin, el 12 de Julio de 1821, despues de la batalla de Carabobo, se
publicaba la ley fundamental que, bajo la denominacion de República de
Colombia, reunia en un solo cuerpo nacional á Venezuela y Nueva-Granada
con un gobierno popular representativo, declarando su independencia
absoluta de toda dominacion extranjera y de todo dominio particular, y
dividiendo el ejercicio del poder supremo en legislativo, ejecutivo y
judicial. Santa Fé de Bogotá era declarada capital hasta tanto que, en
mejores tiempos, se erigiese una ciudad al efecto con el nombre del
Libertador Bolívar.

El 30 de Agosto quedó sancionada la Constitucion del Estado, la cual
diferia de las anteriores en algunos puntos esenciales. Los senadores no
eran vitalicios, siguiéndose para todo cargo público los principios de
eleccion periódica y alternativa; y el poder ejecutivo seria ejercido
por un solo individuo. Entre las importantes leyes dadas al pais habia
dos, una del 19 y otra del 28 de Julio, ambas notables. La primera
declaraba que desde el dia de su publicacion se considerarian _libres_
los hijos que nacieren de _esclavas_; la otra suprimia todos los
conventos de regulares que no tuviesen por lo menos ocho religiosos de
misa en aquella misma fecha, aplicándose á la educacion nacional todos
los bienes y propiedades, derechos y acciones legados á las comunidades
que se hallaren comprendidas en la citada ley. Esta exceptuaba á los
hospitalarios, considerada la utilidad de sus servicios.

El 7 de Setiembre, conforme á la facultad que la Constitucion concedia
al Congreso de nombrar por la primera vez los cargos de Presidente y
Vice-Presidente, la eleccion recayó en Bolívar y Santander, aquel para
el primero de dichos empleos y este para el segundo. Luego, con fecha 2
de Octubre, otra ley dividia el territorio en siete departamentos, que
eran: Orinoco, Venezuela, Zulia, Boyacá, Cundinamarca, Cauca y
Magdalena; y despues de otros varios trabajos del alto Cuerpo
legislativo, dejando á Santander al frente de la administracion, el
Libertador partió de Cúcuta para Bogotá, con objeto de hacer los
preparativos necesarios á la campaña que habia proyectado hácia el Sud.

Asi terminaba este año, fecundo en notables acontecimientos, y en los
primeros dias de Enero del siguiente, 1822, en conformidad con lo
dispuesto por un decreto del poder ejecutivo, la reunion del mando
militar quedaba establecida en los departamentos de Venezuela, Orinoco y
Zulia. El general Cárlos Soublette, con el cargo de intendente, quedaba
en el primero al frente de la direccion de la guerra, y Paez en calidad
de comandante general del mismo; Bermudez en el de Orinoco, y Lino
Clemente en el de Zulia. Bolívar hácia este tiempo se dirigia de Cali á
Popayan para esperar alli las fuerzas con que pensaba dar principio á la
campaña de Quito. Mientras esta operacion se realizaba, ya próximo á
espirar el plazo de los tres meses de armisticio, Sucre atravesaba la
cordillera occidental el 9 de Febrero y ocupaba á Zaragoza en la
provincia de Loja, punto en el cual las tropas enviadas del Perú por el
dictador San Martin vinieron á reunirselo.

Abierta la campaña de Quito, dirigiéndose hácia Pasto, el Libertador
destrozó en Bomboná las tropas acaudilladas por Don Basilio Garcia el 7
de Marzo; pero tuvo que lamentar la pérdida del general Pedro Leon
Torres. El 8 de Junio entró victorioso en Pasto, haciendo prisionero á
Garcia y las tropas que habian quedado á este jefe español. Entro tanto
Sucre y Aymeric se batian encarnizadamente por el lado de Guayaquil,
apoderándose el primero, una tras de otra, de las poblaciones de Cuenca
y Alausi, teniendo que batirse siempre contra fuerzas superiores en
número. La toma de Riobamba tuvo despues lugar el 22 de Abril, tras un
brillante combate, en el que Sucre dió una prueba mas de sus buenas
dotes militares.

Por la llanura de Turubamba se dirigió de esta ciudad á Quito, logrando
situarse al pié de las alturas que forman la cresta del Pichincha entre
los pueblos de Chillogallo y Magdalena, flanqueando de este modo y por
la retaguardia al enemigo. Movióse durante la noche del 23 de Mayo, y al
siguiente dia, con sorpresa de sus burlados contrarios, apareció sobre
la montaña, de donde aquellos intentaron desalojarle; pero derrotados
completamente y careciendo de seguro refugio, rindieron, mediante
capitulacion, la ciudad de Quito el 25 de Mayo, dia en que 280 años
antes albergó la misma por primera vez las armas españolas. Aymeric, con
el resto de sus tropas, quedó en poder de Sucre, el vencedor en la
batalla de Pichincha. Cuatro dias despues los ciudadanos de la
conquistada capital ratificaban solemnemente el pacto de union entre
Quito, Venezuela y la Nueva-Granada.

Las capitulaciones de Pasto y de Quito aseguraron la libertad en un
vasto y hermoso pais, no hollado hasta entonces por plantas
republicanas, quedando en poder de Sucre 14 piezas de artilleria, 1.260
prisioneros, de los que 160 pertenecian á la clase de oficiales, y en
fin, los fusiles y cuantos elementos de guerra poseian los enemigos. A
poco de la toma de la capital de esta rica provincia, esto es, el 15 de
Junio, entraba Bolívar en ella precedido de las mas calurosas y
expresivas muestras de aprecio y entusiasmo de los pueblos del tránsito.
De aqui se trasladó á Guayaquil, donde las aclamaciones de júbilo se
reprodujeron, pasando despues á Cuenca, desde cuyo punto puso á
disposicion del gobierno del Perú una division de 4.000 colombianos.

San Martin corrió á encontrar á Bolívar, y el 25 de Julio se abrazaban
en Guayaquil estos dos valientes guerreros, que habiendo partido desde
ambos extremos del Nuevo Mundo, iban á conferenciar acerca de la
independencia de su pais bajo el ardiente sol del Ecuador. Tres dias
pasaron reunidos estos dos héroes americanos, sin que un solo momento se
les viese al uno sin el otro; pero el resultado de sus conferencias
quedó envuelto en la noche del misterio. Solo se sabe que aunque en las
entrevistas reinó la mas atenta cordialidad entre ellos, su separacion,
sin embargo, no fué de aquellas en que la amistad deja ver la efusion
del entusiasmo ó la ternura de un vivo afecto. Entre las ideas políticas
de estos dos hombres eminentes se alzaba tal vez una gran valla.

Los realistas ocupaban por entonces, no solo todo el Alto Perú, sino
tambien la mayor parte del Bajo, y se encontraban muy animados y llenos
de esperanza á causa de sus recientes triunfos. Los patriotas poseian
únicamente á Lima y los paises situados en la costa del Norte; además
se hallaban separados en diferentes partidos políticos, que minaban por
su base la fuerza de la causa comun del Sud de América, y sus recursos
metálicos no eran sobrados, antes por el contrario, andaban escasos. Tal
era la situacion del Perú desde fines de 1822 á mediados de 1823.

El 8 de Abril de este año el Congreso de Colombia se reunia otra vez, y
el 4 de Julio autorizaba al Libertador para que pasase á llevar sus
auxilios al Perú, acto el mas notable de aquella legislatura. Ya
conocemos la entrevista que luego tuvieron el llamado dictador de aquel
pais y el ilustre caraqueño. En el trascurso del mismo año Montilla
preparaba en la ciudad de Hacha una expedicion contra Maracaibo,
combinándose al efecto con las fuerzas navales que mandaba el coronel
jefe de la escuadra José Padilla, quien juzgó posible la arriesgada
empresa de forzar la barra, operacion que se ofreció á cumplir y que
cumplió el 8 de Mayo con solo la pérdida del bergantin _General
Bolívar_, al mando y de la propiedad del capitan de navio Nicolás Joly.

Una vez libre de cruzar las aguas del lago, en las cuales llegó á
enseñorearse, á fines de Junio, y mientras el general Francisco Estéban
Gomez, por enfermedad de Montilla, se dirigia contra Maracaibo, Morales
reforzaba su escuadrilla con dos goletas que el capitan Laborde traia de
Curazao. Reunida la flotilla española en Zaparas, fondeaba el 22 de
Julio entre Maracaibo y el islote de Capitan-Chico. Los independientes
hacian lo propio en Altagracia y Punta de Piedras. Ambos combatientes, á
vista uno del otro, esperaban el viento para acometerse, cuando
habiéndolo tenido favorable los patriotas, abordaron el 24, tres horas
despues del medio dia, al enemigo, y trabando un reñidísimo combate
quedó vencedor Padilla. Los realistas tuvieron 800 bajas entre muertos y
heridos, mas 420 prisioneros entre oficiales, clase de tropa y
marineria. Los patriotas contaron 44 muertos entre oficiales y tropa y
119 heridos.

Las armas republicanas, favorecidas por su valor y la buena causa,
marchaban sembrando por su camino los laureles de la victoria y
añadiendo cada dia una piedra mas al colosal edificio de su
independencia. Alli donde se presentaban, desalentados por sus estériles
esfuerzos los antiguos dominadores de Venezuela, cedian el campo á los
ya aguerridos soldados de la libertad. El 3 de Agosto capituló Morales
bajo las mas generosas condiciones de los republicanos, que haciéndolo
asi se coronaban de gloria; y doce dias despues se hacia á la vela aquel
memorable general con rumbo á la isla de Cuba. En el resto del año Coro
y Puerto Cabello, últimos baluartes de la dominacion española en
Venezuela, cayeron tambien en manos de los valientes y beneméritos hijos
del Nuevo Mundo, cuya heróica sangre venia derramándose hacia tantos
años, y por fin, al despedirse el de 1823, podian exclamar, enarbolando
el pabellon de Colombia: "_Ya somos libres._"



CAPITULO XI


Bolívar en Lima.--El espíritu público en el Perú.--Pérdidas.
--Disolucion del Congreso.--El Libertador organiza una gran
expedicion.--Paso de los desfiladeros de los Andes.--Victoria de los
colombianos en Junin.--Retirada de las tropas españolas.--Descanso.
--Combinaciones estratégicas.--Bolívar se dirije al Alto Perú.--Batalla
de Ayacucho.--Capitulaciones.--Entrada de Bolívar en Lima.--Convocatoria
para la reunion de un Congreso.--Su reunion y sus actos.--República
Bolívar.--Rendicion del Callao.--Emancipacion de la América del Sud
realizada.--Consideraciones.--Principia á turbarse el órden entre los
venezolanos.--Deposicion decretada contra Paez.--Sublevacion de Valencia.
--Los partidos.--Asamblea provocada por los federalistas de Carácas.
--Bolívar se dirije á Venezuela.--Proclama dada en Maracaibo.
--Acontecimientos del Perú.



El 1° de Setiembre de 1825 habia hecho el libertador su entrada en
Lima, donde fué investido del poder dictatorial, con autorizacion de
disponer libremente de todos los recursos del pais; pero en vista de la
oposicion de algunos partidos políticos, y comprendiendo que con los
elementos disolventes que minaban su noble empresa no seria posible
llegar al término que se habia propuesto, se retiró á Trujillo.
Abandonada asi la capital, pronto se vió ocupada por las tropas
realistas al mando del general Canterac.

A principios de 1824 el estado de la causa de la independencia era
lastimoso en el Perú y marchaba desalentadamente á la ruina. Pérdidas el
5 de Febrero las fortalezas del Callao, se disolvió el Congreso,
depositando en Bolívar la esperanza de su salvacion. El ilustre jefe
colombiano, aun cuando no fuera por su ardiente amor hácia la causa de
la libertad de la América del Sud, no podia mirar con indiferencia los
peligros que vendrian á amenazar la obra por él realizada hasta alli si
las armas españolas llegasen á entronizarse en el Perú; y cuando recibió
la triste noticia de los últimos desastres se hallaba en la provincia de
Huamalies organizando tropas y esperando refuerzos de su república para
continuar las operaciones de su cuenta y riesgo, pudiendo oponer de alli
á poco á las desgracias ocurridas un ejército de 4.000 patriotas del
pais y 6.000 colombianos.

Cruzó entonces los desfiladeros de los Andes, mientras Canterac
guarnecia los de Jauja y situaba sus puestos avanzados en Casas, y
marchó decididamente sobre Pasco. El general español, que ignoraba la
direccion seguida por su contrario, se encaminó hácia este mismo punto
con objeto de practicar un reconocimiento. Aqui supo que el 5 de Agosto
habia pasado Bolívar tomando por la derecha de la laguna de Junin, y
retrocedió en el acto para estorbar que las fuerzas enemigas vinieran á
situarse á su espalda. Al practicar este movimiento, y á los tres dias
de haberlo emprendido, Canterac fué alcanzado por Bolívar y los
realistas sufrieron una gran derrota en Junin ó Pampa de los Reyes.

Los vencedores siguieron en persecucion de Canterac que, sucesivamente y
en buen órden, fué retirándose á Tarma, Jauja, Huancayo y Huamanga,
llegando por fin á Cuzco con una pérdida de mas de 2.000 hombres. El
ejército libertador no pasó de Huamanga sino despues de haber descansado
alli por espacio de un mes, en cuyo tiempo, segun lo dispuso su jefe, el
general Sucre debia dirigirse sobre Challuanca para amenazar la
retaguardia del enemigo, en tanto que él practicaba un reconocimiento
hácia el Apurimac, operacion en la cual vino á sorprenderles el invierno
y se suspendieron las que despues de esta debian verificarse. Entonces
Bolívar, movido por causas poderosas, se separó de su ejército,
dejándole en cuarteles de invierno, y se dirigió al Alto Perú con el
fin de preparar los medios necesarios para cerrar la campaña y al propio
tiempo organizar un buen gobierno en aquel pais.

Mas tarde, el 9 de Diciembre, los tropas de Sucre se coronaban de
laureles en Ayacucho, alcanzando una decisiva victoria sobre las armas
españolas, mandadas por Laserna, virey entonces del Perú. Á cerca de
9.500 hombres ascendian las fuerzas del virey, mientras que no llegaban
á 6.000 las comandadas por el general republicano; pero bien combinado y
hábilmente dirigido el plan de batalla, los realistas fueron deshechos
completamente, quedando en poder de Sucre, además de Laserna, 15
generales, 16 coroneles, 68 tenientes coroneles, 484 oficiales, 3.200
soldados, cabos y sargentos, 11 piezas de artilleria, gran número de
fusiles, municiones y en fin, todos los pertrechos de guerra
pertenecientes al enemigo, que habia sido puesto en el caso de rendirse
por capitulacion.

En esta memorable jornada, la mas brillante de las que tuvieron lugar en
la América del Sud, junto al jefe que la alcanzó se distinguieron
heróicamente José Maria Córdoba, el inglés Miller y el general Lamar.
Segun las bases de la capitulacion los españoles se obligaban á entregar
los paises aun dominados por ellos en el Alto y Bajo Perú y los
vencedores á respetar las vidas y haciendas de los vencidos y de sus
partidarios, costeando además el viaje á la península á los individuos
del ejército que asi lo solicitasen. La batalla de Ayacucho inmortalizó
el nombre del valiente hijo de Cumaná, tan buen patriota como virtuoso
ciudadano, tan hábil como noble general.

Al siguiente dia de esta batalla Bolívar entraba en Lima y expedia un
decreto por el cual convocaba un Congreso para el 10 de Febrero del
próximo año. Llegada esta fecha y reunido ya, los primeros actos de este
cuerpo se encaminaron á manifestar de una manera solemne su gratitud
hácia los libertadores del pais, ordenando se abriese una medalla en
honor del Libertador y que en la plaza principal de Lima se le erigiese
una estátua. Además hízole presente de dos millones de pesos, para que
uno lo distribuyese entre los generales y demás clases de ejército,
reservándose el otro para si, lo cual rehusó dignamente; y al mismo
tiempo distinguió al general Sucre con el título de mariscal de
Ayacucho. Despues confirió á Bolívar el poder ejecutivo, y este pidió
permiso á Colombia para poder aceptarlo, pues, segun sus palabras en
esta ocasion, _reconocia monstruosa aquella autoridad é impropia de él._

Bajo la denominacion de _República Bolívar_ (mas tarde Bolivia), se
constituyeron por medio de una Asamblea general, declarando en
independencia, las provincias del Alto Perú á 10 de Julio del mismo año
1825 y confiaron al Libertador la autoridad ejecutiva por todo el tiempo
de su permanencia en el territorio del Estado, y Sucre quedó encargado
del mando inmediato de los departamentos en que aquel habia sido
dividido. A los tres meses no cabales, esto es, el 6 de Octubre, despues
de haber encargado al Libertador que formase una Constitucion política
para el pais, se disolvió la Asamblea, aplazando la reunion del cuerpo
constituyente, reunion que debia realizarse el 25 de Mayo del
siguiente año.

A pesar de los esfuerzos hechos por los partidarios de la independencia,
el general Rodil, refugiado en el Callao, sostuvo durante mas de un año
esta plaza, rendida por fin el 23 de Enero de 1826, dia en que el Perú,
á consecuencia de este acontecimiento quedaba totalmente emancipado de
España y la América del Sud veia terminarse la sangrienta y larga lucha
comenzada y llevada á feliz término por los valientes hijos de
Venezuela, bajo la gloriosa direccion del celebérrimo Bolívar.

Pero el pueblo colombiano, como sucede con todos los pueblos colocados
en análogas circunstancias, si bien cediendo á un natural impulso, habia
desplegado todas sus fuerzas para sacudir el yugo de la esclavitud, no
bien dispuesto aun á recibir la nueva forma de gobierno, poco ilustrado
para conocer los medios de aprovecharse de la libertad que habia
conquistado, y no comprendiendo el valor de los deberes que adquiria al
adquirir nuevos derechos, pronto se vió envuelto en las discordias
civiles por no prestarse de buen grado á ellos. Resistiéndose los
caraqueños á la tercera invitacion hecha por Paez, que queria dar
cumplimiento al decreto sobre la organizacion de milicias, se vió este
jefe obligado á hacer algunas prisiones, y con tal motivo Carácas
presentó 17 dias antes á la toma del Callao la imágen de una espantosa
revolucion.

So color de haber sido hollados los derechos del pueblo en la manera de
dar cumplimiento á los decretos del gobierno, la Cámara de los
representantes fulminó contra Paez una acusacion, que en 30 de Marzo
admitió el Senado, suspendiéndole de su empleo y citándole á dar cuenta
de su conducta. No solo desobedeció esta órden trasmitida por medio del
poder ejecutivo, sino que por disposicion de la Asamblea municipal de
Valencia, en cuya ciudad se hallaba Paez entonces, el 30 de Abril
reasumió el mando de que el Senado le habia separado, dando lugar este
hecho á que todos los pueblos se creyeran autorizados á desconocer el
legítimo gobierno, y pronto se vió la República envuelta en las
discordias civiles.

Dos fueron los bandos que se alzaron: uno _federal_ y otro _central_,
siendo los partidarios del primero de los sistemas quienes marchaban á
su fin con mayor unidad, con mas perfecta armonia. Los federalistas de
Carácas concitaron á Paez para que convocara y presidiera una Asamblea
general con objeto de fijar el destino político de Venezuela en
aquellas circunstancias; y verificada la reunion el 7 de Noviembre,
despues de mediar violentas discusiones y una incalificable votacion,
Paez quedó autorizado; conforme á los poderes de que la Asamblea le
habia investido, dió un decreto señalando el 10 de Diciembre para la
reunion de los colegios electorales y para la instalacion del Cuerpo
constituyente en Valencia fijó igual dia de Enero de 1827.

Bolívar, noticioso de los escándalos promovidos en Venezuela, partió de
Lima el 4 de Setiembre y cuarenta dias mas tarde entraba en Santa Fé de
Bogotá, siendo recibido con generales muestras de afecto. El 25 de
Noviembre se dirigió á Venezuela y durante su travesia hasta Cúcuta fué
reuniendo tropas para presentarse con imponente actitud. El 16 del
siguiente mes dió una proclama desde Maracaibo en que, ofreciendo
acelerar la gran Convencion nacional para que legalmente tuviera el
pueblo leyes fundamentales, decia: _solo él_ (el pueblo) _conoce su bien
y es dueño de su suerte, y no un poderoso, ni un partido, ni una sola
fraccion del mismo pueblo_. El Libertador, al cual volvian algunos de
los extraviados patricios, llegó por Coro á Puerto-Cabello el último dia
del año, época en que Paez se encontraba en Valencia.

Los acontecimientos del Perú mientras el trascurso del año que asi
espiraba fueron: la reunion del Congreso constituyente de Bolivia, que
con lijeras variantes aceptó el proyecto que le habia enviado Bolívar,
acompañado del reconocimiento de aquella república por el Consejo de
gobierno del Perú; el nombramiento del general Sucre como Presidente
vitalicio del Estado, dignidad que solo admitió por dos años; la
declaracion de nulidad en los poderes otorgados por los colegios de
algunas provincias á sus representantes, hecha por el Consejo de
gobierno peruano en su primer Congreso constitucional; la disolucion de
este; la reunion del colegio electoral de la provincia de Lima, en
virtud de decreto de la autoridad competente, el 16 de Agosto; la
aceptacion que el mismo hizo de la Constitucion boliviana como Código
fundamental del Perú, y el nombramiento de Bolívar para Presidente
perpetuo de la República, actos sancionados por el Consejo de gobierno,
en vista de la unanimidad conque los colegios electorales habian
procedido en todos sus acuerdos.



CAPITULO XII


Disposiciones conciliatorias.--Bolívar y Paez se reconcilian.--Error
político.--Reclamaciones de Nueva-Granada y del Perú.--Dimision del
Libertador ante el quinto Congreso reunido en Bogotá.--No es admitida
su dimision.--Se levantan facciones en Venezuela.--El Congreso
Constituyente del Perú.--Agitaciones políticas y desunion de Colombia.
--Fracasa la Convencion de Ocaña.--Acta del 15 de Junio de 1828.
--Conjuracion á mano armada.--Peligro del Libertador.--Acto de justicia
contra los conspiradores.--Nueva convocacion á un Congreso
Constituyente.--Trabajos de zapa de los descontentos.--Manifiesto de
Bolívar.--Consecuencias del manifiesto.--Es llamado el Libertador por
algunos miembros del Congreso de Colombia.--Sancion del Código
político.--Cesacion de la dictadura y de la representacion de la
Colombia.--Viaje de Bolívar á Cartagena.--Decretos de Paez.--Instalacion
del Congreso en Valencia.--Nueva Constitucion de
Venezuela.--Fallecimiento del Libertador.



El año 1827 era inaugurado por el Libertador de una manera política y
conciliatoria. El primer dia de aquel desde Puerto Cabello publicó un
decreto de amnistia, confirmando á Paez la autoridad de jefe civil y
militar que al principio de la revolucion le habia sido conferido por
los concejos municipales. Este dictó al siguiente otro decreto por el
cual reconocia y mandaba reconocer á Bolívar como Presidente de la
República, anulando al propio tiempo todas sus anteriores resoluciones,
inclusa la de reunion de un Congreso. El 4, á las dos de la tarde, ambos
jefes se habian visto y abrazado al pié del cerro de Naguanagua,
entrando luego juntos en Valencia entre las aclamaciones entusiastas del
pueblo; y el 10 del mismo mes todo Carácas se deshacia en expresiones de
la mas grande admiracion al acoger en su recinto á su ilustre hijo, el
Libertador de la América del Sud.

El excesivo amor de este grande hombre por la causa que tan constante y
noblemente habia defendido, el vivo deseo que le agitaba de consolidar
su grande obra, le hizo cometer un error, perdonable bajo este punto de
vista. Pero ¿quién que sintiese como él sentia, quién que como él se
viese rodeado de tan rebeldes circunstancias cuando apenas lucia la
primer aurora de la libertad de su patria, quién que como él la
encontrase amenazada de ser envuelta entre las sombras de una
devastadora tempestad en el momento mismo de nacer, no hubiera tratado
de evitar á toda costa las tristes consecuencias que resultarian de la
desunion entre los elementos políticos que debian formar entonces su mas
firme apoyo? Esto fué sin duda lo que le hizo halagar á los disidentes,
lo que le obligó á apagar su desenfrenada ambicion y deseo de mando,
produciendo entre sus amigos el descontento y la envidia. ¡Amigos!...¡Qué
lastimoso abusó se ha hecho de esta bella frase, empleándola sin
razon en vez de _adeptos_ al tratarse de aquellos hombres que, como
Bolívar, llegan á tener entre sus manos los destinos de una nacion!

En la Nueva-Granada, lo mismo que en el Perú, muchos militares dirigian
representaciones al gobierno reprobando las reformas introducidas en la
primitiva ley del Estado; y despues de tantos y tan inmensos
sacrificios, despues de tanta y tan preciosa sangre vertida en aras de
la patria, mezquinos intereses, miras egoistas de dominio, envidias y
rencores mal comprimidos, encienden los ánimos y los concitan á la
guerra mas inicua que la humanidad conoce entre la iniquidad misma de la
guerra, á la que el génio del mal despierta y mantiene en el corazon de
los que debiera unir el vínculo fraternal de las costumbres, del idioma,
del pais y la familia. Asi, pues, por desgracia, al triunfo de la
independencia sucedia la discordia civil en la América del Sud, enconada
y sobreexcitada por medidas cuyo espíritu, cuyo fin no era otro que el
de la conciliacion, el bienestar y la fuerza. Pero el hombre propone y
Dios dispone.

Ante el quinto Congreso, reunido en Bogotá, dimitió Bolívar su cargo de
Presidente, y despues de largos y acalorados debates, por 50 contra 24
votos no fué atendido. Esta dimision la hizo desde su pueblo natal; en
vista de la negativa, el 10 de Setiembre pasó á Bogotá, jurando
nuevamente ante el Congreso, al efecto reunido en sesion extraordinaria,
sostener y defender como hasta alli la Constitucion de la República. En
Venezuela mientras tanto se habian levantado facciones que, como la de
Cisneros en Carácas, llevaban la devastacion á todas partes.

El Congreso constituyente del Perú se habia reunido, con antelacion á
los hechos últimamente citados, el 1° de Mayo, y declaró que la
Constitucion jurada en 9 de Diciembre del año anterior _era nula y sin
ningun efecto, por haber sido sancionada de un modo ilegal y atentatoria
á la soberania del pueblo_; restableciendo provisionalmente en su fuerza
y vigor, con supresion de algunos capitulos, interin el Cuerpo
Legislativo se ocupaba de formar otra nueva, la admitida y votada en
1823. Don José de Lamar, gran mariscal, y Don Manuel Salazar y
Barquijano fueron elegidos, el primero como Presidente y el segundo como
Vice-Presidente de la República. Tales fueron los hechos mas notables ó
importantes de la América del Sud en este año.

En el siguiente de 1828 dos eran los grandes partidos que se agitaban en
el seno de la Colombia. Los que aspiraban con la mejor buena fé del
mundo á hacer alteraciones liberales en la ley fundamental,--cuyo medio,
á los ojos de sus émulos, era el mas á propósito para derrocar al
Libertador, asi como tambien para los que deseaban dividir el territorio
colombiano en tres distintos estados independientes entre si,--formaban
el primero de estos partidos. En el segundo estaban afiliados la mayor
parte de los generales, jefes y oficiales venezolanos, mas todos los
extranjeros que subsistian al servicio de la Colombia y los deudos y
amigos de Bolívar, que se esforzaban en sostener la integridad de la
república creada por la union de Venezuela, Quito y la Nueva-Granada.
Esta era precisamente la division intentada por los de la faccion
contraria.

Despues de haber fracasado la Convencion nacional reunida en Ocaña el 9
de Abril, á causa de lo encontrado de las opiniones y principios
políticos alli representados, una junta de personas notables, formada en
Bogotá, suscribia el 13 de Junio una acta en la cual hacian solemne
protesta contra toda reforma que emanase de la Convencion, depositando
el cargo supremo de la República y su entera confianza en el general
Bolívar, ejemplo que luego fué imitado y seguido en toda su latitud por
los demás pueblos. De una manera tan pública y esplicita fué reconocido
el ilustre Libertador como jefe supremo del Estado y revestido de las
mas ámplias facultades.

El 24 del mismo mes, este hombre, objeto de tantos y tan continuos
ataques, doblemente realzados por ellos, por sus actos de desinterés y
por su heróica perseverancia en el fin que se habia propuesto desde el
principio de la campaña de la independencia; este hombre, digno de un
pueblo, no mejor, pero sí mas ilustrado, comenzó á legislar en
importantes materias, suprimiendo la Vice-Presidencia y dando al Consejo
de Estado una forma nueva y mas adecuada á las necesidades que
le rodeaban.

Llegó á tan alto grado el encono de sus adversarios políticos, que
conjurándose contra él, dominados por el criminal objeto de arrancarle
el mando con la vida á un mismo tiempo, apellidándole _tirano de la
patria_, el 25 de Setiembre atacaron de mano armada en Bogotá el palacio
á la hora de la media noche, despues de asesinar á los centinelas, y
lograron penetrar hasta la estancia del Libertador; afortunadamente pudo
este salvarse arrojándose á la calle desde una ventana que por falta de
prevision de parte de los agresores habia quedado sin custodia alguna.
Una vez libre, pudo luego con su actividad y energia de costumbre tomar
las medidas necesarias; y habiendo sido aprehendidos los conjurados,
todos pagaron con la vida su temeraria empresa menos el general
Santander, complicado tambien en la trama y á quien la última pena fué
conmutada por Consejo de gobierno en la de destierro con privacion
del empleo.

De esta manera, y con la convocacion de un Congreso en Bogotá para el 2
de Enero de 1830, el cual vendria investido con el carácter de
Constituyente, cerraba sus puertas el año 1828, año lleno de malestar
por la efervescencia de los partidos en que estaba dividida la opinion
pública del pais, tanto mas temible cuanto que se alzaba en el corazon
de hombres vigorosos y avezados á los azares de la guerra.

Fácil es comprender que á pesar de tan enérgicas medidas el mal no
habria cesado; y asi era en efecto. Siguió sorda y lentamente bullendo
en los ánimos de los descontentos durante el año 1829, y arraigándose
mas profundamente toda vez que el peso del poder no le permitia salir á
la superficie; pero como el momento señalado para la instalacion del
Congreso se acercase, publicó Bolívar un manifiesto en que autorizaba á
los pueblos para que pudiesen emitir libremente su dictamen, ya por
medio de la imprenta, ya por otro cualquiera de los permitidos por
la ley.

A una reunion provocada por el jefe general de policia, que lo era
Arismendi, acudieron varios vecinos notables de Carácas con el fin de
tratar de las peticiones que debian elevarse al Congreso. Una carta
circular de Paez los animaba tambien á emitir sus opiniones con plena
franqueza y libertad. Asi es que acordaron pedir á la autoridad superior
civil de su provincia se convocase el pueblo á una Asamblea general,
súplica que fué atendida, ordenándose inmediatamente la convocatoria.
Esta Asamblea, legalmente constituida en la capital el 26 de Noviembre,
resolvió: "desconocer la autoridad del Libertador; separar á Venezuela
del gobierno de Bogotá; consultar la voluntad de los antiguos
departamentos de aquella, invitándoles á que por medio de un cuerpo
constituyente reconociesen, defendiesen y manifestasen públicamente la
separacion que de aquel gobierno intentaban los venezolanos, todo lo
cual quedó consignado." Por último, decidieron "que el general Paez se
encargase del mando de los departamentos en tanto se verificara la
instalacion del nuevo Congreso."

No reinaba menos agitacion entre los granadinos. El 2 de Enero de 1830,
constituidos en comision preparatoria varios miembros del Congreso de
Colombia en Bogotá, dieron principio á sus tareas, y el 4 se pusieron de
acuerdo sobre la conveniencia de hacer que Bolívar en persona instalase
el Congreso para demostrar á los pueblos la buena armonia en que sus
representantes se hallaban con el padre de la patria, llamándole á fin
de combinar los medios mas acertados de conjurar las calamidades que
amenazaban al pais. Acudió Bolívar al llamamiento, y el 20 del mismo
mes, cinco dias despues de su llegada á Bogotá, dejó instalado el
Congreso, renunciando formalmente á la presidencia que se le habia
conferido; pero su renuncia fué desechada, exigiéndole que hasta que la
Constitucion quedase sancionada y nombrados los funcionarios superiores
en el órden político, para cortar las alas á la anarquia conservase su
autoridad, único medio que el Congreso estimaba hábil en aquellas
amenazadoras circunstancias.

En efecto, el 29 de Abril quedó sancionado el Código político y,
nombrados como Presidente y Vice-Presidente, para el primer cargo
Joaquin Mosquera y para el segundo el general Domingo Caicedo, tuvo fin
la dictadura. Doce dias despues cerraba el Congreso las sesiones de
aquella Asamblea legislativa, que fué la postrera de las reunidas á
nombre y en representacion de Colombia.

El Libertador de la América del Sud, reducido ya á la simple condicion
de ciudadano, el 8 de Mayo salió para Cartagena con objeto de pasar á
Europa; y al despedirse de los constituyentes, herido en lo intimo de su
noble corazon de patriota, no por su separacion del alto cargo que hasta
alli habia ejercido, el cual tantas y tantas veces como al presente
renunciara leal y dignamente, ni tampoco lastimado en su ambicion,
puesto que solo se retiraba "rico de honores y de gloria;" pronunció
estas notables palabras: _Me ruborizo al pensarlo, pero la independencia
es el único bien que hemos conquistado á costa de todos los demás._

En Venezuela, mientras tanto, con fecha 13 de Enero, el general Paez
expedia dos decretos, uno por el cual creaba para el despacho de un
gobierno provisional tres ministerios de Estado, cuyas funciones debian
ejercer, en Guerra y Marina, el general Soublette; en Interior, Justicia
y Policia, el Dr. Miguel Peña; en Hacienda y Relaciones exteriores, el
Licenciado Diego Bautista Urbaneja; y el otro concerniente á la manera
con que debia precederse para las elecciones del Congreso
Constituyente, que constando al menos de las dos terceras partes, debia
reunirse en Valencia el dia 30 de Abril.

Instalado este el 8 de Mayo, su primer acto fué la confirmacion del
poder ejecutivo de que Paez estaba investido hasta nueva resolucion del
Congreso, cuyas tareas quedaron terminadas el 22 de Setiembre,
sancionando un Código fundamental por el que declaraba: "que el gobierno
de Venezuela es y será siempre republicano, popular, representativo,
responsable y de eleccion," dividiendo la potestad suprema en judicial,
legislativa y ejecutiva, con un cuarto poder exclusivamente destinado á
entender en la parte municipal. De este modo la forma adoptada era un
término medio entre el centralismo y el federalismo. El poder ejecutivo
quedaba á cargo de un magistrado con el título de Presidente de la
República, y tanto este cargo como el de Vice-Presidente, cesaban á los
cuatro años en sus funciones, no siendo reelegibles sino despues de
pasar por lo menos un período constitucional. Cuatro secretarios
responsables serian elegidos por el Presidente para el ejercicio de su
ministerio. El poder legislativo constaria de un Congreso popular,
dividido en dos Cámaras, una de diputados representantes y otra de
senadores, elegidos tambien por solo cuatro años.

Este fué el último resultado que alcanzó á ver Bolívar, el hombre cuyos
esfuerzos bastaron á conquistar la independencia de su pais, y los
cuales fueron impotentes para conservar la integridad de Colombia. Desde
este momento, perseguido por la idea de la inevitable ruina de la nacion
que á costa de su sangre y de casi toda su fortuna habia logrado sacar
de la nada, herido mortalmente en su tierna y constante afeccion hácia
su adorada patria, el 17 de Diciembre, á la una de la tarde y los 47
años de edad, espiró en la quinta de San Pedro, situada á corta
distancia de Santa Marta, dirigiendo la expresion de su último
sacrificio á los pueblos de Colombia en estos memorables palabra: Si _mi
muerte contribuye á que cesen los partidos y la union se consolide, yo
bajaré tranquilo al sepulcro_.

¿Podia exigirse mas del heróico Libertador de la América del Sud? Sus
restos descansan en la Santa Iglesia metropolitana de Carácas desde el
17 de Diciembre de 1842, despues de haber permanecido doce años justos
entre los granadinos. ¡Cosa extraña! el general José Antonio Paez era
Presidente de la República de Venezuela cuando el Congreso sancionaba la
traslacion de las preciosas cenizas del Padre de la Patria.

FIN.





*** End of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Biografia del libertador Simon Bolívar, ó La independencia de la América del sud - Reseña histórico-biográfica" ***

Doctrine Publishing Corporation provides digitized public domain materials.
Public domain books belong to the public and we are merely their custodians.
This effort is time consuming and expensive, so in order to keep providing
this resource, we have taken steps to prevent abuse by commercial parties,
including placing technical restrictions on automated querying.

We also ask that you:

+ Make non-commercial use of the files We designed Doctrine Publishing
Corporation's ISYS search for use by individuals, and we request that you
use these files for personal, non-commercial purposes.

+ Refrain from automated querying Do not send automated queries of any sort
to Doctrine Publishing's system: If you are conducting research on machine
translation, optical character recognition or other areas where access to a
large amount of text is helpful, please contact us. We encourage the use of
public domain materials for these purposes and may be able to help.

+ Keep it legal -  Whatever your use, remember that you are responsible for
ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just because
we believe a book is in the public domain for users in the United States,
that the work is also in the public domain for users in other countries.
Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we
can't offer guidance on whether any specific use of any specific book is
allowed. Please do not assume that a book's appearance in Doctrine Publishing
ISYS search  means it can be used in any manner anywhere in the world.
Copyright infringement liability can be quite severe.

About ISYS® Search Software
Established in 1988, ISYS Search Software is a global supplier of enterprise
search solutions for business and government.  The company's award-winning
software suite offers a broad range of search, navigation and discovery
solutions for desktop search, intranet search, SharePoint search and embedded
search applications.  ISYS has been deployed by thousands of organizations
operating in a variety of industries, including government, legal, law
enforcement, financial services, healthcare and recruitment.



Home