Home
  By Author [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Title [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Language
all Classics books content using ISYS

Download this book: [ ASCII | HTML | PDF ]

Look for this book on Amazon


We have new books nearly every day.
If you would like a news letter once a week or once a month
fill out this form and we will give you a summary of the books for that week or month by email.

Title: Reina Valera New Testament of the Bible 1909
Author: Reina, Casiodoro de, 1520?-1594 [Translator], Valera, Cipriano de, 1532?-1625 [Translator]
Language: Spanish
As this book started as an ASCII text book there are no pictures available.
Copyright Status: Not copyrighted in the United States. If you live elsewhere check the laws of your country before downloading this ebook. See comments about copyright issues at end of book.

*** Start of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Reina Valera New Testament of the Bible 1909" ***

This book is indexed by ISYS Web Indexing system to allow the reader find any word or number within the document.



La Valera 1909 de la SBBE y la SBA.



Aviso:

Este texto del Nuevo Testamento (Valera 1909) fue bajado de la pagina de web:
Antigua Versión Valera 1909 – La palabra de Dios en español.
(www.valera1909.com)  Este texto no tiene derechos reservados, puedes
distribuirlo como quieres.  Solamente pedimos que por respeto del trabajo que
invertimos en dándote este texto (Encontrando, escaneando, y corrigiendo.),
que dejes este aviso y la siguiente introducción (Todo entre [Empieza…] y
[Termina…]) en cualquier copia que publicas sobre el Internet.  Si tienes
cualquier pregunta o comentario por favor escribe a: info@valera1909.com.



Introducción a la Valera 1909 de la SBBE-SBA.



       El siguiente texto es una copia extensamente verificada del texto Valera
1909 de la Online Bible (OLB) (www.onlinebible.org) la cual ellos obtuvieron
de las Sociedades Bíblicas Unidas (SBU).  Lo verificamos usando
primordialmente una 1909 impresa por la Sociedad Bíblica Británica y
Extranjera (SBBE) para la Sociedad Bíblica Americana (SBA) en 1925, la cual
compré en México D.F.  Esta 1909 tiene el formato común usado actualmente por
la Asociación Bíblica Internacional (ABI), ABS, SBU, Vida, Unilit, y quizá
algunos otros.  Usamos como referencia una 1909 impresa por la SBBE para la
SBA en 1922, la cual tiene el formato "angosto" que ya no se imprime,
probablemente por su tipo de letra tan pequeña.



       Como el texto digital de la OLB fue escaneado y no fue verificado muy
bien estaba lleno de errores.  Muchos de estos errores se encuentran en las
1909 impresas por UBS y Hollman, rindiéndolas inservibles, en mi opinión.  La
razón principal que nosotros hemos empezado a verificar el texto digital de la
1909 es para que nosotros podamos imprimir el Evangelio de Juan (y otros
libros) para la obra de evangelismo.  Pero también reconocemos la necesidad de
tener un texto mas correcto poder hacer comparaciones exactas con otras
versiones.  Y últimamente, esperamos que la SBU, Hollman, y los demás corrijan
sus textos para que sus publicaciones de la 1909 sean útiles.



       En todos nuestros textos, letra itálica se reproduce entre corchetes
[...], para que se convierte fácilmente el Nuevo Testamento a muchos
diferentes formatos.  Algunas ediciones impresas tenían tanto letra itálica y
palabras entre corchetes.  En estos casos, para mantener la integridad de la
reproducción, aún corcheteamos palabras inicialmente itálicas, pero para
indicar la diferencia encerramos entre símbolos relativos <...> las palabras
originalmente entre corchetes.



Este texto digital de la 1909 es reproducida, tal cual.  No hemos hecho
ninguna corrección al texto en cuanto a como aparece en la 1909 impresa en
1925 y como esa coincida con la que fue impresas en 1922.



       M. N. Jackson



[Termina Aviso e Introducción]



LA

SANTA BIBLIA

QUE CONTIENE

LOS SAGRADOS LIBROS

DEL

ANITGUO Y NUEVO TESTAMENTO



ANTIGUA VERSIÓN DE CIPRIANO DE VALERA COTEJADA CON

DIVERSAS TRADUCCIONES Y REVISADA CON ARREGLO

Á LOS ORIGINALES HEBREO Y GRIEGO



Capítulo  1

        1 EN el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era
Dios.

        2 Este era en el principio con Dios.

        3 Todas las cosas por él fueron hechas; y sin él nada de lo que es
hecho, fué hecho.

        4 En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres.

        5 Y la luz en las tinieblas resplandece; mas las tinieblas no la
comprendieron.

        6 Fué un hombre enviado de Dios, el cual se llamaba Juan.

        7 Este vino por testimonio, para que diese testimonio de la luz, para
que todos creyesen por él.

        8 No era él la luz, sino para que diese testimonio de la luz.

        9 [Aquél] era la luz verdadera, que alumbra á todo hombre que viene á
este mundo.

        10 En el mundo estaba, y el mundo fué hecho por él; y el mundo no le
conoció.

        11 A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron.

        12 Mas á todos los que le recibieron, dióles potestad de ser hechos
hijos de Dios, á los que creen en su nombre:

        13 Los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni
de voluntad de varón, mas de Dios.

        14 Y aquel Verbo fué hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su
gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad.

        15 Juan dió testimonio de él, y clamó diciendo: Este es del que [yo]
decía: El que viene tras mí, es antes de mí: porque es primero que yo.

        16 Porque de su plenitud tomamos todos, y gracia por gracia.

        17 Porque la ley por Moisés fué dada: [mas] la gracia y la verdad por
Jesucristo fué hecha.

        18 A Dios nadie le vió jamás: el unigénito Hijo, que está en el seno del
Padre, él [le] declaró.

        19 Y éste es el testimonio de Juan, cuando los Judíos enviaron de
Jerusalem sacerdotes y Levitas, que le preguntasen: ¿Tú, quién eres?

        20 Y confesó, y no negó; mas declaró: No soy yo el Cristo.

        21 Y le preguntaron: ¿Qué pues? ¿Eres tú Elías? Dijo: No soy. ¿Eres tú
el profeta? Y respondió: No.

        22 Dijéronle: ¿Pues quién eres? para que demos respuesta á los que nos
enviaron. ¿Qué dices de ti mismo?

        23 Dijo: Yo soy la voz del que clama en el desierto: Enderezad el camino
del Señor, como dijo Isaías profeta.

        24 Y los que habían sido enviados eran de los Fariseos.

        25 Y preguntáronle, y dijéronle: ¿Por qué pues bautizas, si tú no eres
el Cristo, ni Elías, ni el profeta?

        26 Y Juan les respondió, diciendo: Yo bautizo con agua; mas en medio de
vosotros ha estado á quien vosotros no conocéis.

        27 Este es el que ha de venir tras mí, el cual es antes de mí: del cual
yo no soy digno de desatar la correa del zapato.

        28 Estas cosas acontecieron en Betábara, de la otra parte del Jordán,
donde Juan bautizaba.

        29 El siguiente día ve Juan á Jesús que venía á él, y dice: He aquí el
Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.

        30 Este es del que dije: Tras mí viene un varón, el cual es antes de mí:
porque era primero que yo.

        31 Y yo no le conocía; mas para que fuese manifestado á Israel, por eso
vine yo bautizando con agua.

        32 Y Juan dió testimonio, diciendo: Vi al Espíritu que descendía del
cielo como paloma, y reposó sobre él.

        33 Y yo no le conocía; mas el que me envió á bautizar con agua, aquél me
dijo: Sobre quien vieres descender el Espíritu, y que reposa sobre él, éste es
el que bautiza con Espíritu Santo.

        34 Y yo [le] vi, y he dado testimonio que éste es el Hijo de Dios.

        35 El siguiente día otra vez estaba Juan, y dos de sus discípulos.

        36 Y mirando á Jesús que andaba por [allí], dijo: He aquí el Cordero de
Dios.

        37 Y oyéronle los dos discípulos hablar, y siguieron á Jesús.

        38 Y volviéndose Jesús, y viéndolos seguir[le], díceles: ¿Qué buscáis? Y
ellos le dijeron: Rabbí (que declarado quiere decir Maestro) ¿dónde moras?

        39 Díceles: Venid y ved. Vinieron, y vieron donde moraba, y quedáronse
con él aquel día: porque era como la hora de las diez.

        40 Era Andrés, hermano de Simón Pedro, uno de los dos que habían oído de
Juan, y le habían seguido.

        41 Este halló primero á su hermano Simón, y díjole: Hemos hallado al
Mesías (que declarado es, el Cristo).

        42 Y le trajo á Jesús. Y mirándole Jesús, dijo: Tú eres Simón, hijo de
Jonás: tú serás llamado Cephas (que quiere decir, Piedra).

        43 El siguiente día quiso Jesús ir á Galilea, y halla á Felipe, al cual
dijo: Sígueme.

        44 Y era Felipe de Bethsaida, la ciudad de Andrés y de Pedro.

        45 Felipe halló á Natanael, y dícele: Hemos hallado á aquel de quien
escribió Moisés en la ley, y los profetas: á Jesús, el hijo de José, de
Nazaret.

        46 Y díjole Natanael: ¿De Nazaret puede haber algo de bueno? Dícele
Felipe: Ven y ve.

        47 Jesús vió venir á sí á Natanael, y dijo de él: He aquí un verdadero
Israelita, en el cual no hay engaño.

        48 Dícele Natanael: ¿De dónde me conoces? Respondió Jesús, y díjole:
Antes que Felipe te llamara, cuando estabas debajo de la higuera te vi.

        49 Respondió Natanael, y díjole: Rabbí, tú eres el Hijo de Dios; tú eres
el Rey de Israel.

        50 Respondió Jesús y díjole: ¿Porque te dije, te vi debajo de la
higuera, crees? cosas mayores que éstas verás.

        51 Y dícele: De cierto, de cierto os digo: De aquí adelante veréis el
cielo abierto, y los ángeles de Dios que suben y descienden sobre el Hijo del
hombre.



Capítulo  2

        1 Y AL tercer día hiciéronse unas bodas en Caná de Galilea; y estaba
allí la madre de Jesús.

        2 Y fué también llamado Jesús y sus discípulos á las bodas.

        3 Y faltando el vino, la madre de Jesús le dijo: Vino no tienen.

        4 Y dícele Jesús: ¿Qué tengo yo contigo, mujer? aun no ha venido mi
hora.

        5 Su madre dice á los que servían: Haced todo lo que os dijere.

        6 Y estaban allí seis tinajuelas de piedra para agua, conforme á la
purificación de los Judíos, que cabían en cada una dos ó tres cántaros.

        7 Díceles Jesús: Henchid estas tinajuelas de agua. E hinchiéronlas hasta
arriba.

        8 Y díceles: Sacad ahora, y presentad al maestresala. Y presentáron[le].

        9 Y como el maestresala gustó el agua hecha vino, que no sabía de dónde
era (mas lo sabían los sirvientes que habían sacado el agua), el maestresala
llama al esposo,

        10 Y dícele: Todo hombre pone primero el buen vino, y cuando están
satisfechos, entonces lo que es peor; mas tú has guardado el buen vino hasta
ahora.

        11 Este principio de señales hizo Jesús en Caná de Galilea, y manifestó
su gloria; y sus discípulos creyeron en él.

        12 Después de esto descendió á Capernaum, él, y su madre, y hermanos, y
discípulos; y estuvieron allí no muchos días.

        13 Y estaba cerca la Pascua de los Judíos; y subió Jesús á Jerusalem.

        14 Y halló en el templo á los que vendían bueyes, y ovejas, y palomas, y
á los cambiadores sentados.

        15 Y hecho un azote de cuerdas, echólos á todos del templo, y las
ovejas, y los bueyes; y derramó los dineros de los cambiadores, y trastornó
las mesas;

        16 Y á los que vendían las palomas, dijo: Quitad de aquí esto, y no
hagáis la casa de mi Padre casa de mercado.

        17 Entonces se acordaron sus discípulos que está escrito: El celo de tu
casa me comió.

        18 Y los Judíos respondieron, y dijéronle: ¿Qué señal nos muestras de
que haces esto?

        19 Respondió Jesús, y díjoles: Destruid este templo, y en tres días lo
levantaré.

        20 Dijeron luego los Judíos: En cuarenta y seis años fué este templo
edificado, ¿y tú en tres días lo levantarás?

        21 Mas él hablaba del templo de su cuerpo.

        22 Por tanto, cuando resucitó de los muertos, sus discípulos se
acordaron que había dicho esto; y creyeron á la Escritura, y á la palabra que
Jesús había dicho.

        23 Y estando en Jerusalem en la Pascua, en el día de la fiesta, muchos
creyeron en su nombre, viendo las señales que hacía.

        24 Mas el mismo Jesús no se confiaba á sí mismo de ellos, porque él
conocía á todos,

        25 Y no tenía necesidad que alguien le diese testimonio del hombre;
porque él sabía lo que había en el hombre.



Capítulo  3

        1 Y HABÍA un hombre de los Fariseos que se llamaba Nicodemo, príncipe de
los Judíos.

        2 Este vino á Jesús de noche, y díjole: Rabbí, sabemos que has venido de
Dios por maestro; porque nadie puede hacer estas señales que tú haces, si no
fuere Dios con él.

        3 Respondió Jesús, y díjole: De cierto, de cierto te digo, que el que no
naciere otra vez, no puede ver el reino de Dios.

        4 Dícele Nicodemo: ¿Cómo puede el hombre nacer siendo viejo? ¿puede
entrar otra vez en el vientre de su madre, y nacer?

        5 Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere
de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios.

        6 Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del
Espíritu, espíritu es.

        7 No te maravilles de que te dije: Os es necesario nacer otra vez.

        8 El viento de donde quiere sopla, y oyes su sonido; mas ni sabes de
dónde viene, ni á dónde vaya: así es todo aquel que es nacido del Espíritu.

        9 Respondió Nicodemo, y díjole: ¿Cómo puede esto hacerse?

        10 Respondió Jesús, y díjole: ¿Tú eres el maestro de Israel, y no sabes
esto?

        11 De cierto, de cierto te digo, que lo que sabemos hablamos, y lo que
hemos visto, testificamos; y no recibís nuestro testimonio.

        12 Si os he dicho cosas terrenas, y no creéis, ¿cómo creeréis si os
dijere las celestiales?

        13 Y nadie subió al cielo, sino el que descendió del cielo, el Hijo del
hombre, que está en el cielo.

        14 Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es necesario
que el Hijo del hombre sea levantado;

        15 Para que todo aquel que en él creyere, no se pierda, sino que tenga
vida eterna.

        16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado á su Hijo
unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida
eterna.

        17 Porque no envió Dios á su Hijo al mundo, para que condene al mundo,
mas para que el mundo sea salvo por él.

        18 El que en él cree, no es condenado; mas el que no cree, ya es
condenado, porque no creyó en el nombre del unigénito Hijo de Dios.

        19 Y esta es la condenación: porque la luz vino al mundo, y los hombres
amaron más las tinieblas que la luz; porque sus obras eran malas.

        20 Porque todo aquel que hace lo malo, aborrece la luz y no viene á la
luz, porque sus obras no sean redargüidas.

        21 Mas el que obra verdad, viene á la luz, para que sus obras sean
manifestadas que son hechas en Dios.

        22 Pasado esto, vino Jesús con sus discípulos á la tierra de Judea; y
estaba allí con ellos, y bautizaba.

        23 Y bautizaba también Juan en Enón junto á Salim, porque había allí
muchas aguas; y venían, y eran bautizados.

        24 Porque Juan, no había sido aún puesto en la cárcel.

        25 Y hubo cuestión entre los discípulos de Juan y los Judíos acerca de
la purificación.

        26 Y vinieron á Juan, y dijéronle: Rabbí, el que estaba contigo de la
otra parte del Jordán, del cual tú diste testimonio, he aquí bautiza, y todos
vienen á él.

        27 Respondió Juan, y dijo: No puede el hombre recibir algo, si no le
fuere dado del cielo.

        28 Vosotros mismos me sois testigos que dije: Yo no soy el Cristo, sino
que soy enviado delante de él.

        29 El que tiene la esposa, es el esposo; mas el amigo del esposo, que
está en pie y le oye, se goza grandemente de la voz del esposo; así pues, este
mi gozo es cumplido.

        30 A él conviene crecer, mas á mí menguar.

        31 El que de arriba viene, sobre todos es: el que es de la tierra,
terreno es, y cosas terrenas habla: el que viene del cielo, sobre todos es.

        32 Y lo que vió y oyó, esto testifica: y nadie recibe su testimonio.

        33 El que recibe su testimonio, éste signó que Dios es verdadero.

        34 Porque el que Dios envió, las palabras de Dios habla: porque no da
Dios el Espíritu por medida.

        35 El Padre ama al Hijo, y todas las cosas dió en su mano.

        36 El que cree en el Hijo, tiene vida eterna; mas el que es incrédulo al
Hijo, no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él.



Capítulo  4

        1 DE manera que como Jesús entendió que los Fariseos habían oído que
Jesús hacía y bautizaba más discípulos que Juan,

        2 (Aunque Jesús no bautizaba, sino sus discípulos),

        3 Dejó á Judea, y fuése otra vez á Galilea.

        4 Y era menester que pasase por Samaria.

        5 Vino, pues, á una ciudad de Samaria que se llamaba Sichâr, junto á la
heredad que Jacob dió á José su hijo.

        6 Y estaba allí la fuente de Jacob. Pues Jesús, cansado del camino, así
se sentó á la fuente. Era como la hora de sexta.

        7 Vino una mujer de Samaria á sacar agua: [y] Jesús le dice: Dame de
beber.

        8 (Porque sus discípulos habían ido á la ciudad á comprar de comer.)

        9 Y la mujer Samaritana le dice: ¿Cómo tú, siendo Judío, me pides á mí
de beber, que soy mujer Samaritana? porque los Judíos no se tratan con los
Samaritanos.

        10 Respondió Jesús y díjole: Si conocieses el don de Dios, y quién es el
que te dice: Dame de beber: tú pedirías de él, y él te daría agua viva.

        11 La mujer le dice: Señor, no tienes con qué sacar[la], y el pozo es
hondo: ¿de dónde, pues, tienes el agua viva?

        12 ¿Eres tú mayor que nuestro padre Jacob, que nos dió este pozo, del
cual él bebió, y sus hijos, y sus ganados?

        13 Respondió Jesús y díjole: Cualquiera que bebiere de esta agua,
volverá á tener sed;

        14 Mas el que bebiere del agua que yo le daré, para siempre no tendrá
sed: mas el agua que yo le daré, será en él una fuente de agua que salte para
vida eterna.

        15 La mujer le dice: Señor, dame esta agua, para que no tenga sed, ni
venga acá á sacar[la].

        16 Jesús le dice: Ve, llama á tu marido, y ven acá.

        17 Respondió la mujer, y dijo: No tengo marido. Dícele Jesús: Bien has
dicho, No tengo marido;

        18 Porque cinco maridos has tenido: y el que ahora tienes no es tu
marido; esto has dicho con verdad.

        19 Dícele la mujer: Señor, paréceme que tú eres profeta.

        20 Nuestros padres adoraron en este monte, y vosotros decís que en
Jerusalem es el lugar donde es necesario adorar.

        21 Dícele Jesús: Mujer, créeme, que la hora viene, cuando ni en este
monte, ni en Jerusalem adoraréis al Padre.

        22 Vosotros adoráis lo que no sabéis; nosotros adoramos lo que sabemos:
porque la salud viene de los Judíos.

        23 Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores
adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales
adoradores busca que le adoren.

        24 Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es
necesario que adoren.

        25 Dícele la mujer: Sé que el Mesías ha de venir, el cual se dice el
Cristo: cuando él viniere nos declarará todas las cosas.

        26 Dícele Jesús: Yo soy, que hablo contigo.

        27 Y en esto vinieron sus discípulos, y maravilláronse de que hablaba
con mujer; mas ninguno dijo: ¿Qué preguntas? ó, ¿Qué hablas con ella?

        28 Entonces la mujer dejó su cántaro, y fué á la ciudad, y dijo á
aquellos hombres:

        29 Venid, ved un hombre que me ha dicho todo lo que he hecho: ¿si quizás
es éste el Cristo?

        30 Entonces salieron de la ciudad, y vinieron á él.

        31 Entre tanto los discípulos le rogaban, diciendo: Rabbí, come.

        32 Y él les dijo: Yo tengo una comida que comer, que vosotros no sabéis.

        33 Entonces los discípulos decían el uno al otro: ¿Si le habrá traído
alguien de comer?

        34 Díceles Jesús: Mi comida es que haga la voluntad del que me envió, y
que acabe su obra.

        35 ¿No decís vosotros: Aun hay cuatro meses hasta que llegue la siega?
He aquí os digo: Alzad vuestros ojos, y mirad las regiones, porque ya están
blancas para la siega.

        36 Y el que siega, recibe salario, y allega fruto para vida eterna; para
que el que siembra también goce, y el que siega.

        37 Porque en esto es el dicho verdadero: Que uno es el que siembra, y
otro es el que siega.

        38 Yo os he enviado á segar lo que vosotros no labrasteis: otros
labraron, y vosotros habéis entrado en sus labores.

        39 Y muchos de los Samaritanos de aquella ciudad creyeron en él por la
palabra de la mujer, que daba testimonio, [diciendo:] Que me dijo todo lo que
he hecho.

        40 Viniendo pues los Samaritanos á él, rogáronle que se quedase allí: y
se quedó allí dos días.

        41 Y creyeron muchos más por la palabra de él.

        42 Y decían á la mujer: Ya no creemos por tu dicho; porque nosotros
mismos hemos oído, y sabemos que verdaderamente éste es el Salvador del mundo,
el Cristo.

        43 Y dos días después, salió de allí, y fuése á Galilea.

        44 Porque el mismo Jesús dió testimonio de que el profeta en su tierra
no tiene honra.

        45 Y como vino á Galilea, los Galileos le recibieron, vistas todas las
cosas que había hecho en Jerusalem en el día de la fiesta: porque también
ellos habían ido á la fiesta.

        46 Vino pues Jesús otra vez á Caná de Galilea, donde había hecho el vino
del agua. Y había en Capernaum uno del rey, cuyo hijo estaba enfermo.

        47 Este, como oyó que Jesús venía de Judea á Galilea, fué á él, y
rogábale que descendiese, y sanase á su hijo, porque se comenzaba á morir.

        48 Entonces Jesús le dijo: Si no viereis señales y milagros no creeréis.

        49 El del rey le dijo: Señor, desciende antes que mi hijo muera.

        50 Dícele Jesús: Ve, tu hijo vive. Y el hombre creyó á la palabra que
Jesús le dijo, y se fué.

        51 Y cuando ya él descendía, los siervos le salieron á recibir, y le
dieron nuevas, diciendo: Tu hijo vive.

        52 Entonces él les preguntó á qué hora comenzó á estar mejor. Y
dijéronle: Ayer á las siete le dejó la fiebre.

        53 El padre entonces entendió, que aquella hora era cuando Jesús le
dijo: Tu hijo vive; y creyó él y toda su casa.

        54 Esta segunda señal volvió Jesús á hacer, cuando vino de Judea á
Galilea.



Capítulo  5

        1 DESPUÉS de estas cosas, era un día de fiesta de los Judíos, y subió
Jesús á Jerusalem.

        2 Y hay en Jerusalem á [la puerta] del ganado un estanque, que en
hebraico es llamado Bethesda, el cual tiene cinco portales.

        3 En éstos yacía multitud de enfermos, ciegos, cojos, secos, que estaban
esperando el movimiento del agua.

        4 Porque un ángel descendía á cierto tiempo al estanque, y revolvía el
agua; y el que primero descendía en el estanque después del movimiento del
agua, era sano de cualquier enfermedad que tuviese.

        5 Y estaba allí un hombre que había treinta y ocho años que estaba
enfermo.

        6 Como Jesús vió á éste echado, y entendió que ya había mucho tiempo,
dícele: ¿Quieres ser sano?

        7 Señor, le respondió el enfermo, no tengo hombre que me meta en el
estanque cuando el agua fuere revuelta; porque entre tanto que yo vengo, otro
antes de mí ha descendido.

        8 Dícele Jesús: Levántate, toma tu lecho, y anda.

        9 Y luego aquel hombre fué sano, y tomó su lecho, é íbase. Y era sábado
aquel día.

        10 Entonces los Judíos decían á aquel que había sido sanado: Sábado es:
no te es lícito llevar tu lecho.

        11 Respondióles: El que me sanó, él mismo me dijo: Toma tu lecho y anda.

        12 Preguntáronle entonces: ¿Quién es el que te dijo: Toma tu lecho y
anda?

        13 Y el que había sido sanado, no sabía quién fuese; porque Jesús se
había apartado de la gente que estaba en aquel lugar.

        14 Después le halló Jesús en el templo, y díjole: He aquí, has sido
sanado; no peques más, porque no te venga alguna cosa peor.

        15 El se fué, y dió aviso á los Judíos, que Jesús era el que le había
sanado.

        16 Y por esta causa los Judíos perseguían á Jesús, y procuraban matarle,
porque hacía estas cosas en sábado.

        17 Y Jesús les respondió: Mi Padre hasta ahora obra, y yo obro.

        18 Entonces, por tanto, más procuraban los Judíos matarle, porque no
sólo quebrantaba el sábado, sino que también á su Padre llamaba Dios,
haciéndose igual á Dios.

        19 Respondió entonces Jesús, y díjoles: De cierto, de cierto os digo: No
puede el Hijo hacer nada de sí mismo, sino lo que viere hacer al Padre: porque
todo lo que él hace, esto también hace el Hijo juntamente.

        20 Porque el Padre ama al Hijo, y le muestra todas las cosas que él
hace; y mayores obras que éstas le mostrará, de suerte que vosotros os
maravilléis.

        21 Porque como el Padre levanta los muertos, y les da vida, así también
el Hijo á los que quiere da vida.

        22 Porque el Padre á nadie juzga, mas todo el juicio dió al Hijo;

        23 Para que todos honren al Hijo como honran al Padre. El que no honra
al Hijo, no honra al Padre que le envió.

        24 De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me
ha enviado, tiene vida eterna; y no vendrá á condenación, mas pasó de muerte á
vida.

        25 De cierto, de cierto os digo: Vendrá hora, y ahora es, cuando los
muertos oirán la voz del Hijo de Dios: y los que oyeren vivirán.

        26 Porque como el Padre tiene vida en sí mismo, así dió también al Hijo
que tuviese vida en sí mismo:

        27 Y también le dió poder de hacer juicio, en cuanto es el Hijo del
hombre.

        28 No os maravilléis de esto; porque vendrá hora, cuando todos los que
están en los sepulcros oirán su voz;

        29 Y los que hicieron bien, saldrán á resurrección de vida; mas los que
hicieron mal, á resurrección de condenación.

        30 No puedo yo de mí mismo hacer nada: como oigo, juzgo: y mi juicio es
justo; porque no busco mi voluntad, mas la voluntad del que me envió, del
Padre.

        31 Si yo doy testimonio de mí mismo, mi testimonio no es verdadero.

        32 Otro es el que da testimonio de mí; y sé que el testimonio que da de
mí, es verdadero.

        33 Vosotros enviasteis á Juan, y [él] dió testimonio á la verdad.

        34 Empero yo no tomo el testimonio de hombre; mas digo esto, para que
vosotros seáis salvos.

        35 El era antorcha que ardía y alumbraba: y vosotros quisisteis
recrearos por un poco á su luz.

        36 Mas yo tengo mayor testimonio que [el] de Juan: porque las obras que
el Padre me dió que cumpliese, las mismas obras que yo hago, dan testimonio de
mí, que el Padre me haya enviado.

        37 Y el que me envió, el Padre, él ha dado testimonio de mí. Ni nunca
habéis oído su voz, ni habéis visto su parecer.

        38 Ni tenéis su palabra permanente en vosotros; porque al que él envió,
á éste vosotros no creéis.

        39 Escudriñad las Escrituras, porque á vosotros os parece que en ellas
tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí.

        40 Y no queréis venir á mí, para que tengáis vida.

        41 Gloria de los hombres no recibo.

        42 Mas yo os conozco, que no tenéis amor de Dios en vosotros.

        43 Yo he venido en nombre de mi Padre, y no me recibís: si otro viniere
en su propio nombre, á aquél recibiréis.

        44 ¿Cómo podéis vosotros creer, pues tomáis la gloria los unos de los
otros, y no buscáis la gloria que de sólo Dios viene?

        45 No penséis que yo os tengo de acusar delante del Padre; hay quien os
acusa, Moisés, en quien vosotros esperáis.

        46 Porque si vosotros creyeseis á Moisés, creeríais á mí; porque de mí
escribió él.

        47 Y si á sus escritos no creéis, ¿cómo creeréis á mis palabras?



Capítulo  6

1 PASADAS estas cosas, fuése Jesús de la otra parte de la mar de Galilea, [que
es] de Tiberias.

        2 Y seguíale grande multitud, porque veían sus señales que hacía en los
enfermos.

        3 Y subió Jesús á un monte, y se sentó allí con sus discípulos.

        4 Y estaba cerca la Pascua, la fiesta de los Judíos.

        5 Y como alzó Jesús los ojos, y vió que había venido á él grande
multitud, dice á Felipe: ¿De dónde compraremos pan para que coman éstos?

        6 Mas esto decía para probarle; porque él sabía lo que había de hacer.

        7 Respondióle Felipe: Doscientos denarios de pan no les bastarán, para
que cada uno de ellos tome un poco.

        8 Dícele uno de sus discípulos, Andrés, hermano de Simón Pedro:

        9 Un muchacho está aquí que tiene cinco panes de cebada y dos
pececillos; ¿mas qué es esto entre tantos?

        10 Entonces Jesús dijo: Haced recostar la gente. Y había mucha hierba en
aquel lugar: y recostáronse como número de cinco mil varones.

        11 Y tomó Jesús aquellos panes, y habiendo dado gracias, repartió á los
discípulos, y los discípulos á los que estaban recostados: asimismo de los
peces, cuanto querían.

        12 Y como fueron saciados, dijo á sus discípulos: Recoged los pedazos
que han quedado, porque no se pierda nada.

        13 Cogieron pues, é hinchieron doce cestas de pedazos de los cinco panes
de cebada, que sobraron á los que habían comido.

        14 Aquellos hombres entonces, como vieron la señal que Jesús había
hecho, decían: Este verdaderamente es el profeta que había de venir al mundo.

        15 Y entendiendo Jesús que habían de venir para arrebatarle, y hacerle
rey, volvió á retirarse al monte, él solo.

        16 Y como se hizo tarde, descendieron sus discípulos á la mar;

        17 Y entrando en un barco, venían de la otra parte de la mar hacia
Capernaum. Y era ya oscuro, y Jesús no había venido á ellos.

        18 Y levantábase la mar con un gran viento que soplaba.

        19 Y como hubieron navegado como veinticinco ó treinta estadios, ven á
Jesús que andaba sobre la mar, y se acercaba al barco: y tuvieron miedo.

        20 Mas él les dijo: Yo soy; no tengáis miedo.

        21 Ellos entonces gustaron recibirle en el barco: y luego el barco llegó
á la tierra donde iban.

        22 El día siguiente, la gente que estaba de la otra parte de la mar,
como vió que no había allí otra navecilla sino una, y que Jesús no había
entrado con sus discípulos en ella, sino que sus discípulos se habían ido
solos;

        23 Y que otras navecillas habían arribado de Tiberias junto al lugar
donde habían comido el pan después de haber el Señor dado gracias;

        24 Como vió pues la gente que Jesús no estaba allí, ni sus discípulos,
entraron ellos en las navecillas, y vinieron á Capernaum buscando á Jesús.

        25 Y hallándole de la otra parte de la mar, dijéronle: Rabbí, ¿cuándo
llegaste acá?

        26 Respondióles Jesús, y dijo; De cierto, de cierto os digo, que me
buscáis, no porque habéis visto las señales, sino porque comisteis el pan y os
hartasteis.

        27 Trabajad no por la comida que perece, mas por la comida que á vida
eterna permanece, la cual el Hijo del hombre os dará: porque á éste señaló el
Padre, [que es] Dios.

        28 Y dijéronle: ¿Qué haremos para que obremos las obras de Dios?

        29 Respondió Jesús, y díjoles: Esta es la obra de Dios, que creáis en el
que él ha enviado.

        30 Dijéronle entonces: ¿Qué señal pues haces tú, para que veamos, y te
creamos? ¿Qué obras?

        31 Nuestros padres comieron el maná en el desierto, como está escrito:
Pan del cielo les dió á comer.

        32 Y Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: No os dió Moisés pan
del cielo; mas mi Padre os da el verdadero pan del cielo.

        33 Porque el pan de Dios es aquel que descendió del cielo y da vida al
mundo.

        34 Y dijéronle: Señor, danos siempre este pan.

        35 Y Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida: el que á mí viene, nunca
tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás.

        36 Mas os he dicho, que aunque me habéis visto, no creéis.

        37 Todo lo que el Padre me da, vendrá á mí; y al que á mí viene, no [le]
echo fuera.

        38 Porque he descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, mas la
voluntad del que me envió.

        39 Y esta es la voluntad del que me envió, del Padre: Que todo lo que me
diere, no pierda de ello, sino que lo resucite en el día postrero.

        40 Y esta es la voluntad del que me ha enviado: Que todo aquel que ve al
Hijo, y cree en él, tenga vida eterna: y yo le resucitaré en el día postrero.

        41 Murmuraban entonces de él los Judíos, porque había dicho: Yo soy el
pan que descendí del cielo.

        42 Y decían: ¿No es éste Jesús, el hijo de José, cuyo padre y madre
nosotros conocemos? ¿cómo, pues, dice éste: Del cielo he descendido?

        43 Y Jesús respondió, y díjoles: No murmuréis entre vosotros.

        44 Ninguno puede venir á mí, si el Padre que me envió no le trajere; y
yo le resucitaré en el día postrero.

        45 Escrito está en los profetas: Y serán todos enseñados de Dios. Así
que, todo aquel que oyó del Padre, y aprendió, viene á mí.

        46 No que alguno haya visto al Padre, sino aquel que vino de Dios, éste
ha visto al Padre.

        47 De cierto, de cierto os digo: El que cree en mí, tiene vida eterna.

        48 Yo soy el pan de vida.

        49 Vuestros padres comieron el maná en el desierto, y son muertos.

        50 Este es el pan que desciende del cielo, para que el que de él
comiere, no muera.

        51 Yo soy el pan vivo que he descendido del cielo: si alguno comiere de
este pan, vivirá para siempre; y el pan que yo daré es mi carne, la cual yo
daré por la vida del mundo.

        52 Entonces los Judíos contendían entre sí, diciendo: ¿Cómo puede éste
darnos su carne á comer?

        53 Y Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Si no comiereis la
carne del Hijo del hombre, y bebiereis su sangre, no tendréis vida en
vosotros.

        54 El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna: y yo le
resucitaré en el día postrero.

        55 Porque mi carne es verdadera comida, y mi sangre es verdadera bebida.

        56 El que come mi carne y bebe mi sangre, en mí permanece, y yo en él.

        57 Como me envió el Padre viviente, y yo vivo por el Padre, asimismo el
que me come, él también vivirá por mí.

        58 Este es el pan que descendió del cielo: no como vuestros padres
comieron el maná, y son muertos: el que come de este pan, vivirá eternamente.

        59 Estas cosas dijo en la sinagoga, enseñando en Capernaum.

        60 Y muchos de sus discípulos oyéndo[lo], dijeron: Dura es esta palabra:
¿quién la puede oir?

        61 Y sabiendo Jesús en sí mismo que sus discípulos murmuraban de esto,
díjoles: ¿Esto os escandaliza?

        62 ¿Pues [qué], si viereis al Hijo del hombre que sube donde estaba
primero?

        63 El espíritu es el que da vida; la carne nada aprovecha: las palabras
que yo os he hablado, son espíritu y son vida.

        64 Mas hay algunos de vosotros que no creen. Porque Jesús desde el
principio sabía quiénes eran los que no creían, y quién le había de entregar.

        65 Y dijo: Por eso os he dicho que ninguno puede venir á mí, si no le
fuere dado del Padre.

        66 Desde esto, muchos de sus discípulos volvieron atrás, y ya no andaban
con él.

        67 Dijo entonces Jesús á los doce: ¿Queréis vosotros iros también?

        68 Y respondióle Simón Pedro: Señor, ¿á quién iremos? tú tienes palabras
de vida eterna.

        69 Y nosotros creemos y conocemos que tú eres el Cristo, el Hijo de Dios
viviente.

        70 Jesús le respondió: ¿No he escogido yo á vosotros doce, y uno de
vosotros es diablo?

        71 Y hablaba de Judas Iscariote, [hijo] de Simón, porque éste era el que
le había de entregar, el cual era uno de los doce.



Capítulo  7

        1 Y PASADAS estas cosas andaba Jesús en Galilea: que no quería andar en
Judea, porque los Judíos procuraban matarle.

        2 Y estaba cerca la fiesta de los Judíos, [la] de los tabernáculos.

        3 Y dijéronle sus hermanos: Pásate de aquí, y vete á Judea, para que
también tus discípulos vean las obras que haces.

        4 Que ninguno que procura ser claro, hace algo en oculto. Si estas cosas
haces, manifiéstate al mundo.

        5 Porque ni aun sus hermanos creían en él.

        6 Díceles entonces Jesús: Mi tiempo aun no ha venido; mas vuestro tiempo
siempre está presto.

        7 No puede el mundo aborreceros á vosotros; mas á mí me aborrece, porque
yo doy testimonio de él, que sus obras son malas.

        8 Vosotros subid á esta fiesta; yo no subo aún á esta fiesta, porque mi
tiempo aun no es cumplido.

        9 Y habiéndoles dicho esto, quedóse en Galilea.

        10 Mas como sus hermanos hubieron subido, entonces él también subió á la
fiesta, no manifiestamente, sino como en secreto.

        11 Y buscábanle los Judíos en la fiesta, y decían: ¿Dónde está aquél?

        12 Y había grande murmullo de él entre la gente: porque unos decían:
Bueno es; y otros decían: No, antes engaña á las gentes.

        13 Mas ninguno hablaba abiertamente de él, por miedo de los Judíos.

        14 Y al medio de la fiesta subió Jesús al templo, y enseñaba.

        15 Y maravillábanse los Judíos, diciendo: ¿Cómo sabe éste letras, no
habiendo aprendido?

        16 Respondióles Jesús, y dijo: Mi doctrina no es mía, sino de aquél que
me envió.

        17 El que quisiere hacer su voluntad, conocerá de la doctrina si viene
de Dios, ó si yo hablo de mí mismo.

        18 El que habla de sí mismo, su propia gloria busca; mas el que busca la
gloria del que le envió, éste es verdadero, y no hay en él injusticia.

        19 ¿No os dió Moisés la ley, y ninguno de vosotros hace la ley? ¿Por qué
me procuráis matar?

        20 Respondió la gente, y dijo: Demonio tienes: ¿quién te procura matar?

        21 Jesús respondió, y díjoles: Una obra hice, y todos os maravilláis.

        22 Cierto, Moisés os dió la circuncisión (no porque sea de Moisés, mas
de los padres); y en sábado circuncidáis al hombre.

        23 Si recibe el hombre la circuncisión en sábado, para que la ley de
Moisés no sea quebrantada, ¿os enojáis conmigo porque en sábado hice sano todo
un hombre?

        24 No juzguéis según lo que parece, mas juzgad justo juicio.

        25 Decían entonces unos de los de Jerusalem: ¿No es éste al que buscan
para matarlo?

        26 Y he aquí, habla públicamente, y no le dicen nada; ¿si habrán
entendido verdaderamente los príncipes, que éste es el Cristo?

        27 Mas éste, sabemos de dónde es: y cuando viniere el Cristo, nadie
sabrá de dónde sea.

        28 Entonces clamaba Jesús en el templo, enseñando y diciendo: Y á mí me
conocéis, y sabéis de dónde soy: y no he venido de mí mismo; mas el que me
envió es verdadero, al cual vosotros no conocéis.

        29 Yo le conozco, porque de él soy, y él me envió.

        30 Entonces procuraban prenderle; mas ninguno puso en él mano, porque
aun no había venido su hora.

        31 Y muchos del pueblo creyeron en él, y decían: El Cristo, cuando
viniere, ¿hará más señales que las que éste hace?

        32 Los Fariseos oyeron á la gente que murmuraba de él estas cosas; y los
príncipes de los sacerdotes y los Fariseos enviaron servidores que le
prendiesen.

        33 Y Jesús dijo: Aun un poco de tiempo estaré con vosotros, é iré al que
me envió.

        34 Me buscaréis, y no me hallaréis; y donde yo estaré, vosotros no
podréis venir.

        35 Entonces los Judíos dijeron entre sí: ¿A dónde se ha de ir éste que
no le hallemos? ¿Se ha de ir á los esparcidos entre los Griegos, y á enseñar á
los Griegos?

        36 ¿Qué dicho es éste que dijo: Me buscaréis, y no me hallaréis; y donde
yo estaré, vosotros no podréis venir?

        37 Mas en el postrer día grande de la fiesta, Jesús se ponía en pie y
clamaba, diciendo: Si alguno tiene sed, venga á mí y beba.

        38 El que cree en mí, como dice la Escritura, ríos de agua viva correrán
de su vientre.

        39 (Y esto dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyesen en
él: pues aun no había [venido] el Espíritu Santo; porque Jesús no estaba aún
glorificado.)

        40 Entonces algunos de la multitud, oyendo este dicho, decían:
Verdaderamente éste es el profeta.

        41 Otros decían: Este es el Cristo. Algunos empero decían: ¿De Galilea
ha de venir el Cristo?

        42 ¿No dice la Escritura, que de la simiente de David, y de la aldea de
Bethlehem, de donde era David, vendrá el Cristo?

        43 Así que había disensión entre la gente acerca de él.

        44 Y algunos de ellos querían prenderle; mas ninguno echó sobre él
manos.

        45 Y los ministriles vinieron á los principales sacerdotes y á los
Fariseos; y ellos les dijeron: ¿Por qué no le trajisteis?

        46 Los ministriles respondieron: Nunca ha hablado hombre así como este
hombre.

        47 Entonces los Fariseos les respondieron: ¿Estáis también vosotros
engañados?

        48 ¿Ha creído en él alguno de los príncipes, ó de los Fariseos?

        49 Mas estos comunales que no saben la ley, malditos son.

        50 Díceles Nicodemo (el que vino á él de noche, el cual era uno de
ellos):

        51 ¿Juzga nuestra ley á hombre, si primero no oyere de él, y entendiere
lo que ha hecho?

        52 Respondieron y dijéronle: ¿Eres tú también Galileo? Escudriña y ve
que de Galilea nunca se levantó profeta.

        53 Y fuése cada uno á su casa.



Capítulo  8

        1 Y JESÚS se fué al monte de las Olivas.

        2 Y por la mañana volvió al templo, y todo el pueblo vino á él: y
sentado él, los enseñaba.

        3 Entonces los escribas y los Fariseos le traen una mujer tomada en
adulterio; y poniéndola en medio,

        4 Dícenle: Maestro, esta mujer ha sido tomada en el mismo hecho,
adulterando;

        5 Y en la ley Moisés nos mandó apedrear á las tales: tú pues, ¿qué
dices?

        6 Mas esto decían tentándole, para poder acusarle. Empero Jesús,
inclinado hacia abajo, escribía en tierra con el dedo.

        7 Y como perseverasen preguntándole, enderezóse, y díjoles: El que de
vosotros esté sin pecado, arroje contra ella la piedra el primero.

        8 Y volviéndose á inclinar hacia abajo, escribía en tierra.

        9 Oyendo, pues, ellos, redargüidos de la conciencia, salíanse uno á uno,
comenzando desde los más viejos hasta los postreros: y quedó solo Jesús, y la
mujer que estaba en medio.

        10 Y enderezándose Jesús, y no viendo á nadie más que á la mujer,
díjole: ¿Mujer, dónde están los que te acusaban? ¿Ninguno te ha condenado?

        11 Y ella dijo: Señor, ninguno. Entonces Jesús le dijo: Ni yo te
condeno: vete, y no peques más.

        12 Y hablóles Jesús otra vez, diciendo: Yo soy la luz del mundo: el que
me sigue, no andará en tinieblas, mas tendrá la lumbre de la vida.

        13 Entonces los Fariseos le dijeron: Tú de ti mismo das testimonio: tu
testimonio no es verdadero.

        14 Respondió Jesús, y díjoles: Aunque yo doy testimonio de mí mismo, mi
testimonio es verdadero, porque sé de dónde he venido y á dónde voy; mas
vosotros no sabéis de dónde vengo, y á dónde voy.

        15 Vosotros según la carne juzgáis; mas yo no juzgo á nadie.

        16 Y si yo juzgo, mi juicio es verdadero; porque no soy solo, sino yo y
el que me envió, el Padre.

        17 Y en vuestra ley está escrito que el testimonio de dos hombres es
verdadero.

        18 Yo soy el que doy testimonio de mí mismo: y da testimonio de mí el
que me envió, el Padre.

        19 Y decíanle: ¿Dónde está tu Padre? Respondió Jesús: Ni á mí me
conocéis, ni á mi Padre; si á mí me conocieseis, á mi Padre también
conocierais.

        20 Estas palabras habló Jesús en el lugar de las limosnas, enseñando en
el templo: y nadie le prendió; porque aun no había venido su hora.

        21 Y díjoles otra vez Jesús: Yo me voy, y me buscaréis, mas en vuestro
pecado moriréis: á donde yo voy, vosotros no podéis venir.

        22 Decían entonces los Judíos: ¿Hase de matar á sí mismo, que dice: A
donde yo voy, vosotros no podéis venir?

        23 Y decíales: Vosotros sois de abajo, yo soy de arriba; vosotros sois
de este mundo, yo no soy de este mundo.

        24 Por eso os dije que moriréis en vuestros pecados: porque si no
creyereis que yo soy, en vuestros pecados moriréis.

        25 Y decíanle: ¿Tú quién eres? Entonces Jesús les dijo: El que al
principio también os he dicho.

        26 Muchas cosas tengo que decir y juzgar de vosotros: mas el que me
envió, es verdadero: y yo, lo que he oído de él, esto hablo en el mundo.

        27 Mas no entendieron que él les hablaba del Padre.

        28 Díjoles pues, Jesús: Cuando levantareis al Hijo del hombre, entonces
entenderéis que yo soy, y que nada hago de mí mismo; mas como el Padre me
enseñó, esto hablo.

        29 Porque el que me envió, conmigo está; no me ha dejado solo el Padre;
porque yo, lo que á él agrada, hago siempre.

        30 Hablando él estas cosas, muchos creyeron en él.

        31 Y decía Jesús á los Judíos que le habían creído: Si vosotros
permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos;

        32 Y conoceréis la verdad, y la verdad os libertará.

        33 Y respondiéronle: Simiente de Abraham somos, y jamás servimos á
nadie: ¿cómo dices tú: Seréis libres?

        34 Jesús les respondió: De cierto, de cierto os digo, que todo aquel que
hace pecado, es siervo de pecado.

        35 Y el siervo no queda en casa para siempre: el hijo queda para
siempre.

        36 Así que, si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres.

        37 Sé que sois simiente de Abraham, mas procuráis matarme, porque mi
palabra no cabe en vosotros.

        38 Yo hablo lo que he visto cerca del Padre; y vosotros hacéis lo que
habéis oído cerca de vuestro padre.

        39 Respondieron y dijéronle: Nuestro padre es Abraham. Díceles Jesús: Si
fuerais hijos de Abraham, las obras de Abraham harías.

        40 Empero ahora procuráis matarme, hombre que os he hablado la verdad,
la cual he oído de Dios: no hizo esto Abraham.

        41 Vosotros hacéis las obras de vuestro padre. Dijéronle entonces:
Nosotros no somos nacidos de fornicación; un padre tenemos, [que es] Dios.

        42 Jesús entonces les dijo: Si vuestro padre fuera Dios, ciertamente me
amaríais: porque yo de Dios he salido, y he venido; que no he venido de mí
mismo, mas él me envió.

        43 ¿Por qué no reconocéis mi lenguaje? porque no podéis oir mi palabra.

        44 Vosotros de [vuestro] padre el diablo sois, y los deseos de vuestro
padre queréis cumplir. El, homicida ha sido desde el principio, y no
permaneció en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de
suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira.

        45 Y porque yo digo verdad, no me creéis.

        46 ¿Quién de vosotros me redarguye de pecado? Pues si digo verdad, ¿por
qué vosotros no me creéis?

        47 El que es de Dios, las palabras de Dios oye: por esto no [las] oís
vosotros, porque no sois de Dios.

        48 Respondieron entonces los Judíos, y dijéronle: ¿No decimos bien
nosotros, que tú eres Samaritano, y tienes demonio?

        49 Respondió Jesús: Yo no tengo demonio, antes honro á mi Padre; y
vosotros me habéis deshonrado.

        50 Y no busco mi gloria: hay quien [la] busque, y juzgue.

        51 De cierto, de cierto os digo, que el que guardare mi palabra, no verá
muerte para siempre.

        52 Entonces los Judíos le dijeron: Ahora conocemos que tienes demonio.
Abraham murió, y los profetas, y tú dices: El que guardare mi palabra, no
gustará muerte para siempre.

        53 ¿Eres tú mayor que nuestro padre Abraham, el cual murió? y los
profetas murieron: ¿quién te haces á ti mismo?

        54 Respondió Jesús: Si yo me glorifico á mí mismo, mi gloria es nada: mi
Padre es el que me glorifica; el que vosotros decís que es vuestro Dios;

        55 Y no le conocéis: mas yo le conozco; y si dijere que no le conozco,
seré como vosotros mentiroso: mas le conozco, y guardo su palabra.

        56 Abraham vuestro padre se gozó por ver mi día; y lo vió, y se gozó.

        57 Dijéronle entonces los Judíos: Aun no tienes cincuenta años, ¿y has
visto á Abraham?

        58 Díjoles Jesús: De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham fuese,
yo soy.

        59 Tomaron entonces piedras para tirarle: mas Jesús se encubrió, y salió
del templo; y atravesando por medio de ellos, se fué.



Capítulo  9

        1 Y PASANDO [Jesús], vió un hombre ciego desde su nacimiento.

        2 Y preguntáronle sus discípulos, diciendo: Rabbí, ¿quién pecó, éste ó
sus padres, para que naciese ciego?

        3 Respondió Jesús: Ni éste pecó, ni sus padres: mas para que las obras
de Dios se manifiesten en él.

        4 Conviéneme obrar las obras del que me envió, entre tanto que el día
dura: la noche viene, cuando nadie puede obrar.

        5 Entre tanto que estuviere en el mundo, luz soy del mundo.

        6 Esto dicho, escupió en tierra, é hizo lodo con la saliva, y untó con
el lodo sobre los ojos del ciego,

        7 Y díjole: Ve, lávate en el estanque de Siloé (que significa, si [lo]
interpretares, Enviado). Y fué entonces, y lavóse, y volvió viendo.

        8 Entonces los vecinos, y los que antes le habían visto que era ciego,
decían: ¿No es éste el que se sentaba y mendigaba?

        9 Unos decían: Este es; y otros: A él se parece. El decía: Yo soy.

        10 Y dijéronle: ¿Cómo te fueron abiertos los ojos?

        11 Respondió él y dijo: El hombre que se llama Jesús, hizo lodo, y me
untó los ojos, y me dijo: Ve al Siloé, y lávate: y fuí, y me lavé, y recibí la
vista.

        12 Entonces le dijeron: ¿Dónde está aquél? El dijo: No sé.

        13 Llevaron á los Fariseos al que antes había sido ciego.

        14 Y era sábado cuando Jesús había hecho el lodo, y le había abierto los
ojos.

        15 Y volviéronle á preguntar también los Fariseos de qué manera había
recibido la vista. Y él les dijo: Púsome lodo sobre los ojos, y me lavé, y
veo.

        16 Entonces unos de los Fariseos decían: Este hombre no es de Dios, que
no guarda el sábado. Otros decían: ¿Cómo puede un hombre pecador hacer estas
señales? Y había disensión entre ellos.

        17 Vuelven á decir al ciego: ¿Tú, qué dices del que te abrió los ojos? Y
él dijo: Que es profeta.

        18 Mas los Judíos no creían de él, que había sido ciego, y hubiese
recibido la vista, hasta que llamaron á los padres del que había recibido la
vista;

        19 Y preguntáronles, diciendo: ¿Es éste vuestro hijo, el que vosotros
decís que nació ciego? ¿Cómo, pues, ve ahora?

        20 Respondiéronles sus padres y dijeron: Sabemos que éste es nuestro
hijo, y que nació ciego:

        21 Mas cómo vea ahora, no sabemos; ó quién le haya abierto los ojos,
nosotros no lo sabemos; él tiene edad, preguntadle á él; él hablará de sí.

        22 Esto dijeron sus padres, porque tenían miedo de los Judíos: porque ya
los Judíos habían resuelto que si alguno confesase ser él el Mesías, fuese
fuera de la sinagoga.

        23 Por eso dijeron sus padres: Edad tiene, preguntadle á él.

        24 Así que volvieron á llamar al hombre que había sido ciego, y
dijéronle: Da gloria á Dios: nosotros sabemos que este hombre es pecador.

        25 Entonces él respondió, y dijo: Si es pecador, no lo sé: una cosa sé,
que habiendo yo sido ciego, ahora veo.

        26 Y volviéronle á decir: ¿Qué te hizo? ¿Cómo te abrió los ojos?

        27 Respondióles: Ya os [lo] he dicho, y no habéis atendido: ¿por qué lo
queréis otra vez oir? ¿queréis también vosotros haceros sus discípulos?

        28 Y le ultrajaron, y dijeron: Tú eres su discípulo; pero nosotros
discípulos de Moisés somos.

        29 Nosotros sabemos que á Moisés habló Dios: mas éste no sabemos de
dónde es.

        30 Respondió aquel hombre, y díjoles: Por cierto, maravillosa cosa es
ésta, que vosotros no sabéis de dónde sea, y [á mí] me abrió los ojos.

        31 Y sabemos que Dios no oye á los pecadores: mas si alguno es temeroso
de Dios, y hace su voluntad, á éste oye.

        32 Desde el siglo no fué oído, que abriese alguno los ojos de uno que
nació ciego.

        33 Si éste no fuera de Dios, no pudiera hacer nada.

        34 Respondieron, y dijéronle: En pecados eres nacido todo, ¿y tú nos
enseñas? Y echáronle fuera.

        35 Oyó Jesús que le habían echado fuera; y hallándole, díjole: ¿Crees tú
en el Hijo de Dios?

        36 Respondió él, y dijo: ¿Quién es, Señor, para que crea en él?

        37 Y díjole Jesús: Y le has visto, y el que habla contigo, él es.

        38 Y él dice: Creo, Señor; y adoróle.

        39 Y dijo Jesús: Yo, para juicio he venido á este mundo: para que los
que no ven, vean; y los que ven, sean cegados.

        40 Y [ciertos] de los Fariseos que estaban con él oyeron esto, y
dijéronle: ¿Somos nosotros también ciegos?

        41 Díjoles Jesús: Si fuerais ciegos, no tuvierais pecado: mas ahora
porque decís, Vemos, por tanto vuestro pecado permanece.



Capítulo  10

        1 DE cierto, de cierto os digo: El que no entra por la puerta en el
corral de las ovejas, mas sube por otra parte, el tal es ladrón y robador.

        2 Mas el que entra por la puerta, el pastor de las ovejas es.

        3 A éste abre el portero, y las ovejas oyen su voz: y á sus ovejas llama
por nombre, y las saca.

        4 Y como ha sacado fuera todas las propias, va delante de ellas; y las
ovejas le siguen, porque conocen su voz.

        5 Mas al extraño no seguirán, antes huirán de él: porque no conocen la
voz de los extraños.

        6 Esta parábola les dijo Jesús; mas ellos no entendieron qué era lo que
les decía.

        7 Volvióles, pues, Jesús á decir: De cierto, de cierto os digo: Yo soy
la puerta de las ovejas.

        8 Todos los que antes de mí vinieron, ladrones son y robadores; mas no
los oyeron las ovejas.

        9 Yo soy la puerta: el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y
saldrá, y hallará pastos.

        10 El ladrón no viene sino para hurtar, y matar, y destruir: yo he
venido para que tengan vida, y para que [la] tengan en abundancia.

        11 Yo soy el buen pastor: el buen pastor su vida da por las ovejas.

        12 Mas el asalariado, y que no es el pastor, de quien no son propias las
ovejas, ve al lobo que viene, y deja las ovejas, y huye, y el lobo las
arrebata, y esparce las ovejas.

        13 Así que, el asalariado, huye, porque es asalariado, y no tiene
cuidado de las ovejas.

        14 Yo soy el buen pastor; y conozco mis [ovejas], y las mías me conocen.

        15 Como el Padre me conoce, y yo conozco al Padre; y pongo mi vida por
las ovejas.

        16 También tengo otras ovejas que no son de este redil; aquéllas también
me conviene traer, y oirán mi voz; y habrá un rebaño, y un pastor.

        17 Por eso me ama el Padre, porque yo pongo mi vida, para volverla á
tomar.

        18 Nadie me la quita, mas yo la pongo de mí mismo. Tengo poder para
ponerla, y tengo poder para volverla á tomar. Este mandamiento recibí de mi
Padre.

        19 Y volvió á haber disensión entre los Judíos por estas palabras.

        20 Y muchos de ellos decían: Demonio tiene, y está fuera de sí; ¿para
qué le oís?

        21 Decían otros: Estas palabras no son de endemoniado: ¿puede el demonio
abrir los ojos de los ciegos?

        22 Y se hacía la fiesta de la dedicación en Jerusalem; y era invierno;

        23 Y Jesús andaba en el templo por el portal de Salomón.

        24 Y rodeáronle los Judíos y dijéronle: ¿Hasta cuándo nos has de turbar
el alma? Si tú eres el Cristo, dínos[lo] abiertamente.

        25 Respondióles Jesús: Os [lo] he dicho, y no creéis: las obras que yo
hago en nombre de mi Padre, ellas dan testimonio de mí;

        26 Mas vosotros no creéis, porque no sois de mis ovejas, como os he
dicho.

        27 Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen;

        28 Y yo les doy vida eterna y no perecerán para siempre, ni nadie las
arrebatará de mi mano.

        29 Mi Padre que me [las] dió, mayor que todos es y nadie [las] puede
arrebatar de la mano de mi Padre.

        30 Yo y el Padre una cosa somos.

        31 Entonces volvieron á tomar piedras los Judíos para apedrearle.

        32 Respondióles Jesús: Muchas buenas obras os he mostrado de mi Padre;
¿por cuál obra de esas me apedreáis?

        33 Respondiéronle los Judíos, diciendo: Por buena obra no te apedreamos,
sino por la blasfemia; y porque tú, siendo hombre, te haces Dios.

        34 Respondióles Jesús: ¿No está escrito en vuestra ley: Yo dije, Dioses
sois?

        35 Si dijo, dioses, á aquellos á los cuales fué hecha palabra de Dios (y
la Escritura no puede ser quebrantada);

        36 ¿A quien el Padre santificó y envió al mundo, vosotros decís: Tú
blasfemas, porque dije: Hijo de Dios soy?

        37 Si no hago obras de mi Padre, no me creáis.

        38 Mas si las hago, aunque á mí no creáis, creed á las obras; para que
conozcáis y creáis que el Padre está en mí, y yo en el Padre.

        39 Y procuraban otra vez prenderle; mas él se salió de sus manos;

        40 Y volvióse tras el Jordán, á aquel lugar donde primero había estado
bautizando Juan; y estúvose allí.

        41 Y muchos venían á él, y decían: Juan, á la verdad, ninguna señal
hizo; mas todo lo que Juan dijo de éste, era verdad.

        42 Y muchos creyeron allí en él.



Capítulo  11

        1 ESTABA entonces enfermo uno [llamado] Lázaro, de Bethania, la aldea de
María y de Marta su hermana.

        2 (Y María, cuyo hermano Lázaro estaba enfermo, era la que ungió al
Señor con ungüento, y limpió sus pies con sus cabellos.)

        3 Enviaron, pues, sus hermanas á él, diciendo: Señor, he aquí, el que
amas está enfermo.

        4 Y oyéndolo Jesús, dijo: Esta enfermedad no es para muerte, mas por
gloria de Dios, para que el Hijo de Dios sea glorificado por ella.

        5 Y amaba Jesús á Marta, y á su hermana, y á Lázaro.

        6 Como oyó pues que estaba enfermo, quedóse aún dos días en aquel lugar
donde estaba.

        7 Luego, después de esto, dijo á los discípulos: Vamos á Judea otra vez.

        8 Dícenle los discípulos: Rabbí, ahora procuraban los Judíos apedrearte,
¿y otra vez vas allá?

        9 Respondió Jesús: ¿No tiene el día doce horas? El que anduviere de día,
no tropieza, porque ve la luz de este mundo.

        10 Mas el que anduviere de noche, tropieza, porque no hay luz en él.

        11 Dicho esto, díceles después: Lázaro nuestro amigo duerme; mas voy á
despertarle del sueño.

        12 Dijeron entonces sus discípulos: Señor, si duerme, salvo estará.

        13 Mas [esto] decía Jesús de la muerte de él: y ellos pensaron que
hablaba del reposar del sueño.

        14 Entonces, pues, Jesús les dijo claramente: Lázaro es muerto;

        15 Y huélgome por vosotros, que yo no haya estado allí, para que creáis:
mas vamos á él.

        16 Dijo entonces Tomás, el que se dice el Dídimo, á sus condiscípulos:
Vamos también nosotros, para que muramos con él.

        17 Vino pues Jesús, y halló que había ya cuatro días que estaba en el
sepulcro.

        18 Y Bethania estaba cerca de Jerusalem, como quince estadios;

        19 Y muchos de los Judíos habían venido á Marta y á María, á consolarlas
de su hermano.

        20 Entonces Marta, como oyó que Jesús venía, salió á encontrarle; mas
María se estuvo en casa.

        21 Y Marta dijo á Jesús: Señor, si hubieses estado aquí, mi hermano no
fuera muerto;

        22 Mas también sé ahora, que todo lo que pidieres de Dios, te dará Dios.

        23 Dícele Jesús: Resucitará tu hermano.

        24 Marta le dice: Yo sé que resucitará en la resurrección en el día
postrero.

        25 Dícele Jesús: Yo soy la resurrección y la vida: el que cree en mí,
aunque esté muerto, vivirá.

        26 Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente. ¿Crees
esto?

        27 Dícele: Sí, Señor; yo he creído que tú eres el Cristo, el Hijo de
Dios, que has venido al mundo.

        28 Y esto dicho, fuése, y llamó en secreto á María su hermana, diciendo:
El Maestro está aquí y te llama.

        29 Ella, como lo oyó, levántase prestamente y viene á él.

        30 (Que aun no había llegado Jesús á la aldea, mas estaba en aquel lugar
donde Marta le había encontrado.)

        31 Entonces los Judíos que estaban en casa con ella, y la consolaban,
como vieron que María se había levantado prestamente, y había salido,
siguiéronla, diciendo: Va al sepulcro á llorar allí.

        32 Mas María, como vino donde estaba Jesús, viéndole, derribóse á sus
pies, diciéndole: Señor, si hubieras estado aquí, no fuera muerto mi hermano.

        33 Jesús entonces, como la vió llorando, y á los Judíos que habían
venido juntamente con ella llorando, se conmovió en espíritu, y turbóse,

        34 Y dijo: ¿Dónde le pusisteis? Dícenle: Señor, ven, y ve.

        35 Y lloró Jesús.

        36 Dijeron entonces los Judíos: Mirad cómo le amaba.

        37 Y algunos de ellos dijeron: ¿No podía éste que abrió los ojos al
ciego, hacer que éste no muriera?

        38 Y Jesús, conmoviéndose otra vez en sí mismo, vino al sepulcro. Era
una cueva, la cual tenía una piedra encima.

        39 Dice Jesús: Quitad la piedra. Marta, la hermana del que se había
muerto, le dice: Señor, hiede ya, que es de cuatro días.

        40 Jesús le dice: ¿No te he dicho que, si creyeres, verás la gloria de
Dios?

        41 Entonces quitaron la piedra de donde el muerto había sido puesto. Y
Jesús, alzando los ojos arriba, dijo: Padre, gracias te doy que me has oído.

        42 Que yo sabía que siempre me oyes; mas por causa de la compañía que
está alrededor, lo dije, para que crean que tú me has enviado.

        43 Y habiendo dicho estas cosas, clamó á gran voz: Lázaro, ven fuera.

        44 Y el que había estado muerto, salió, atadas las manos y los pies con
vendas; y su rostro estaba envuelto en un sudario. Díceles Jesús: Desatadle, y
dejadle ir.

        45 Entonces muchos de los Judíos que habían venido á María, y habían
visto lo que había hecho Jesús, creyeron en él.

        46 Mas algunos de ellos fueron á los Fariseos, y dijéronles lo que Jesús
había hecho.

        47 Entonces los pontífices y los Fariseos juntaron concilio, y decían:
¿Qué hacemos? porque este hombre hace muchas señales.

        48 Si le dejamos así, todos creerán en él: y vendrán los Romanos, y
quitarán nuestro lugar y la nación.

        49 Y Caifás, uno de ellos, sumo pontífice de aquel año, les dijo:
Vosotros no sabéis nada;

        50 Ni pensáis que nos conviene que un hombre muera por el pueblo, y no
que toda la nación se pierda.

        51 Mas esto no lo dijo de sí mismo; sino que, como era el sumo pontífice
de aquel año, profetizó que Jesús había de morir por la nación:

        52 Y no solamente por aquella nación, mas también para que juntase en
uno los hijos de Dios que estaban derramados.

        53 Así que, desde aquel día consultaban juntos de matarle.

        54 Por tanto, Jesús ya no andaba manifiestamente entre los Judíos; mas
fuése de allí á la tierra que está junto al desierto, á una ciudad que se
llama Ephraim: y estábase allí con sus discípulos.

        55 Y la Pascua de los Judíos estaba cerca: y muchos subieron de aquella
tierra á Jerusalem antes de la Pascua, para purificarse;

        56 Y buscaban á Jesús, y hablaban los unos con los otros estando en el
templo. ¿Qué os parece, que no vendrá á la fiesta?

        57 Y los pontífices y los Fariseos habían dado mandamiento, que si
alguno supiese dónde estuviera, lo manifestase, para que le prendiesen.



Capítulo  12

        1 Y JESÚS, seis días antes de la Pascua, vino á Bethania, donde estaba
Lázaro, que había sido muerto, al cual había resucitado de los muertos.

        2 E hiciéronle allí una cena: y Marta servía, y Lázaro era uno de los
que estaban sentados á la mesa juntamente con él.

        3 Entonces María tomó una libra de ungüento de nardo líquido de mucho
precio, y ungió los pies de Jesús, y limpió sus pies con sus cabellos: y la
casa se llenó del olor del ungüento.

        4 Y dijo uno de sus discípulos, Judas Iscariote, [hijo]de Simón, el que
le había de entregar:

        5 ¿Por qué no se ha vendido este ungüento por trescientos dineros, y se
dió á los pobres?

        6 Mas dijo esto, no por el cuidado que él tenía de los pobres; sino
porque era ladrón, y tenía la bolsa, y traía lo que se echaba en ella.

        7 Entonces Jesús dijo: Déjala: para el día de mi sepultura ha guardado
esto;

        8 Porque á los pobres siempre los tenéis con vosotros, mas á mí no
siempre me tenéis.

        9 Entonces mucha gente de los Judíos entendió que él estaba allí; y
vinieron no solamente por causa de Jesús, mas también por ver á Lázaro, al
cual había resucitado de los muertos.

        10 Consultaron asimismo los príncipes de los sacerdotes, de matar
también á Lázaro;

        11 Porque muchos de los Judíos iban y creían en Jesús por causa de él.

        12 El siguiente día, mucha gente que había venido á la fiesta, como
oyeron que Jesús venía á Jerusalem,

        13 Tomaron ramos de palmas, y salieron á recibirle, y clamaban:
¡Hosanna, Bendito el que viene en el nombre del Señor, el Rey de Israel!

        14 Y halló Jesús un asnillo, y se sentó sobre él, como está escrito:

        15 No temas, hija de Sión: he aquí tu Rey viene, sentado sobre un
pollino de asna.

        16 Estas cosas no las entendieron sus discípulos de primero: empero
cuando Jesús fué glorificado, entonces se acordaron de que estas cosas estaban
escritas de él, y que le hicieron estas cosas.

        17 Y la gente que estaba con él, daba testimonio de cuando llamó á
Lázaro del sepulcro, y le resucitó de los muertos.

        18 Por lo cual también había venido la gente á recibirle, porque había
oído que él había hecho esta señal;

        19 Mas los Fariseos dijeron entre sí: ¿Veis que nada aprovecháis? he
aquí, el mundo se va tras de él.

        20 Y había ciertos Griegos de los que habían subido á adorar en la
fiesta:

        21 Estos pues, se llegaron á Felipe, que era de Bethsaida de Galilea, y
rogáronle, diciendo: Señor, querríamos ver á Jesús.

        22 Vino Felipe, y díjolo á Andrés: Andrés entonces, y Felipe, lo dicen á
Jesús.

        23 Entonces Jesús les respondió, diciendo: La hora viene en que el Hijo
del hombre ha de ser glorificado.

        24 De cierto, de cierto os digo, que si el grano de trigo no cae en la
tierra y muere, él solo queda; mas si muriere, mucho fruto lleva.

        25 El que ama su vida, la perderá; y el que aborrece su vida en este
mundo, para vida eterna la guardará.

        26 Si alguno me sirve, sígame: y donde yo estuviere, allí también estará
mi servidor. Si alguno me sirviere, mi Padre le honrará.

        27 Ahora está turbada mi alma; ¿y qué diré? Padre, sálvame de esta hora.
Mas por esto he venido en esta hora.

        28 Padre, glorifica tu nombre. Entonces vino una voz del cielo: Y lo he
glorificado, y lo glorificaré otra vez.

        29 Y la gente que estaba presente, y había oído, decía que había sido
trueno. Otros decían: Angel le ha hablado.

        30 Respondió Jesús, y dijo: No ha venido esta voz por mi causa, mas por
causa de vosotros.

        31 Ahora es el juicio de este mundo: ahora el príncipe de este mundo
será echado fuera.

        32 Y yo, si fuere levantado de la tierra, á todos traeré á mí mismo.

        33 Y esto decía dando á entender de qué muerte había de morir.

        34 Respondióle la gente: Nosotros hemos oído de la ley, que el Cristo
permanece para siempre: ¿cómo pues dices tú: Conviene que el Hijo del hombre
sea levantado? ¿Quién es este Hijo del hombre?

        35 Entonces Jesús les dice: Aun por un poco estará la luz entre
vosotros: andad entre tanto que tenéis luz, porque no os sorprendan las
tinieblas; porque el que anda en tinieblas, no sabe dónde va.

        36 Entre tanto que tenéis la luz, creed en la luz, para que seáis hijos
de luz. Estas cosas habló Jesús, y fuése, y escondióse de ellos.

        37 Empero habiendo hecho delante de ellos tantas señales, no creían en
él.

        38 Para que se cumpliese el dicho que dijo el profeta Isaías: ¿Señor,
quién ha creído á nuestro dicho? ¿Y el brazo del Señor, á quién es revelado?

        39 Por esto no podían creer, porque otra vez dijo Isaías:

        40 Cegó los ojos de ellos, y endureció su corazón; Porque no vean con
los ojos, y entiendan de corazón, Y se conviertan, Y yo los sane.

        41 Estas cosas dijo Isaías cuando vió su gloria, y habló de él.

        42 Con todo eso, aun de los príncipes, muchos creyeron en él; mas por
causa de los Fariseos no [lo] confesaban, por no ser echados de la sinagoga.

        43 Porque amaban más la gloria de los hombres que la gloria de Dios.

        44 Mas Jesús clamó y dijo: El que cree en mí, no cree en mí, sino en el
que me envió;

        45 Y el que me ve, ve al que me envió.

        46 Yo [la] luz he venido al mundo, para que todo aquel que cree en mí no
permanezca en tinieblas.

        47 Y el que oyere mis palabras, y no las creyere, yo no le juzgo; porque
no he venido á juzgar al mundo, sino á salvar al mundo.

        48 El que me desecha, y no recibe mis palabras, tiene quien le juzgue:
la palabra que he hablado, ella le juzgará en el día postrero.

        49 Porque yo no he hablado de mí mismo: mas el Padre que me envió, él me
dió mandamiento de lo que he de decir, y de lo que he de hablar.

        50 Y sé que su mandamiento es vida eterna: así que, lo que yo hablo,
como el Padre me lo ha dicho, así hablo.



Capítulo  13

        1 ANTES de la fiesta de la Pascua, sabiendo Jesús que su hora había
venido para que pasase de este mundo al Padre, como había amado á los suyos
que estaban en el mundo, amólos hasta el fin.

        2 Y la cena acabada, como el diablo ya había metido en el corazón de
Judas, [hijo] de Simón Iscariote, que le entregase,

        3 Sabiendo Jesús que el Padre le había dado todas las cosas en las
manos, y que había salido de Dios, y á Dios iba,

        4 Levántase de la cena, y quítase su ropa, y tomando una toalla, ciñóse.

        5 Luego puso agua en un lebrillo, y comenzó á lavar los pies de los
discípulos, y á limpiarlos con la toalla con que estaba ceñido.

        6 Entonces vino á Simón Pedro; y Pedro le dice: ¿Señor, tú me lavas los
pies?

        7 Respondió Jesús, y díjole: Lo que yo hago, tú no entiendes ahora; mas
[lo] entenderás después.

        8 Dícele Pedro: No me lavarás los pies jamás. Respondióle Jesús: Si no
te lavare, no tendrás parte conmigo.

        9 Dícele Simón Pedro: Señor, no sólo mis pies, mas aun las manos y la
cabeza.

        10 Dícele Jesús: El que está lavado, no necesita sino que lave los pies,
mas está todo limpio: y vosotros limpios estáis, aunque no todos.

        11 Porque sabía quién le había de entregar; por eso dijo: No estáis
limpios todos.

        12 Así que, después que les hubo lavado los pies, y tomado su ropa,
volviéndose á sentar á la mesa, díjoles: ¿Sabéis lo que os he hecho?

        13 Vosotros me llamáis, Maestro, y, Señor: y decís bien; porque lo soy.

        14 Pues si yo, el Señor y el Maestro, he lavado vuestros pies, vosotros
también debéis lavar los pies los unos á los otros.

        15 Porque ejemplo os he dado, para que como yo os he hecho, vosotros
también hagáis.

        16 De cierto, de cierto os digo: El siervo no es mayor que su señor, ni
el apóstol es mayor que el que le envió.

        17 Si sabéis estas cosas, bienaventurados seréis, si las hiciereis.

        18 No hablo de todos vosotros: yo sé los que he elegido: mas para que se
cumpla la Escritura: El que come pan conmigo, levantó contra mí su calcañar.

        19 Desde ahora os lo digo antes que se haga, para que cuando se hiciere,
creáis que yo soy.

        20 De cierto, de cierto os digo: El que recibe al que yo enviare, á mí
recibe; y el que á mí recibe, recibe al que me envió.

        21 Como hubo dicho Jesús esto, fué conmovido en el espíritu, y protestó,
y dijo: De cierto, de cierto os digo, que uno de vosotros me ha de entregar.

        22 Entonces los discípulos mirábanse los unos á los otros, dudando de
quién decía.

        23 Y uno de sus discípulos, al cual Jesús amaba, estaba recostado en el
seno de Jesús.

        24 A éste, pues, hizo señas Simón Pedro, para que preguntase quién era
aquél de quien decía.

        25 El entonces recostándose sobre el pecho de Jesús, dícele: Señor,
¿quién es?

        26 Respondió Jesús: Aquél es, á quien yo diere el pan mojado. Y mojando
el pan, diólo á Judas Iscariote, [hijo] de Simón.

        27 Y tras el bocado Satanás entró en él. Entonces Jesús le dice: Lo que
haces, haz[lo] más presto.

        28 Mas ninguno de los que estaban á la mesa entendió á qué propósito le
dijo esto.

        29 Porque los unos pensaban, por que Judas tenía la bolsa, que Jesús le
decía: Compra lo que necesitamos para la fiesta: ó, que diese algo á los
pobres.

        30 Como él pues hubo tomado el bocado, luego salió: y era [ya] noche.

        31 Entonces como él salió, dijo Jesús: Ahora es glorificado el Hijo del
hombre, y Dios es glorificado en él.

        32 Si Dios es glorificado en él, Dios también le glorificará en sí
mismo, y luego le glorificará.

        33 Hijitos, aun un poco estoy con vosotros. Me buscaréis; mas, como dije
á los Judíos: Donde yo voy, vosotros no podéis venir; así digo á vosotros
ahora.

        34 Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos á otros: como os he
amado, que también [os] améis los unos á los otros.

        35 En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor
los unos con los otros.

        36 Dícele Simón Pedro: Señor, ¿adónde vas? Respondióle Jesús: Donde yo
voy, no me puedes ahora seguir; mas me seguirás después.

        37 Dícele Pedro: Señor, ¿por qué no te puedo seguir ahora? mi alma
pondré por ti.

        38 Respondióle Jesús: ¿Tu alma pondrás por mí? De cierto, de cierto te
digo: No cantará el gallo, sin que me hayas negado tres veces.



Capítulo  14

        1 NO se turbe vuestro corazón: creéis en Dios, creed también en mí.

        2 En la casa de mi Padre muchas moradas hay: de otra manera os [lo]
hubiera dicho: voy, pues, á preparar lugar para vosotros.

        3 Y si me fuere, y os aparejare lugar, vendré otra vez, y os tomaré á mí
mismo: para que donde yo estoy, vosotros también estéis.

        4 Y sabéis á dónde yo voy; y sabéis el camino.

        5 Dícele Tomás: Señor, no sabemos á dónde vas: ¿cómo, pues, podemos
saber el camino?

        6 Jesús le dice: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida: nadie viene
al Padre, sino por mí.

        7 Si me conocieseis, también á mi Padre conocierais: y desde ahora le
conocéis, y le habéis visto.

        8 Dícele Felipe: Señor, muéstranos el Padre, y nos basta.

        9 Jesús le dice: ¿Tanto tiempo ha que estoy con vosotros, y no me has
conocido, Felipe? El que me ha visto, ha visto al Padre; ¿cómo, pues, dices
tú: Muéstranos el Padre?

        10 ¿No crees que yo soy en el Padre, y el Padre en mí? Las palabras que
yo os hablo, no [las] hablo de mí mismo: mas el Padre que está en mí, él hace
las obras.

        11 Creedme que yo soy en el Padre, y el Padre en mí: de otra manera,
creedme por las mismas obras.

        12 De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo
hago también él [las] hará; y mayores que éstas hará; porque yo voy al Padre.

        13 Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, esto haré, para que el
Padre sea glorificado en el Hijo.

        14 Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré.

        15 Si me amáis, guardad mis mandamientos;

        16 Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con
vosotros para siempre:

        17 Al Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no
le ve, ni le conoce: mas vosotros le conocéis; porque está con vosotros, y
será en vosotros.

        18 No os dejaré huérfanos: vendré á vosotros.

        19 Aun un poquito, y el mundo no me verá más; empero vosotros me veréis;
porque yo vivo, y vosotros también viviréis.

        20 En aquel día vosotros conoceréis que yo estoy en mi Padre, y vosotros
en mí, y yo en vosotros.

        21 El que tiene mis mandamientos, y los guarda, aquél es el que me ama;
y el que me ama, será amado de mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré á él.

        22 Dícele Judas, no el Iscariote: Señor, ¿qué hay porque te hayas de
manifestar á nosotros, y no al mundo?

        23 Respondió Jesús, y díjole: El que me ama, mi palabra guardará; y mi
Padre le amará, y vendremos á él, y haremos con él morada.

        24 El que no me ama, no guarda mis palabras: y la palabra que habéis
oído, no es mía, sino del Padre que me envió.

        25 Estas cosas os he hablado estando con vosotros.

        26 Mas el Consolador, el Espíritu Santo, al cual el Padre enviará en mi
nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todas las cosas que os
he dicho.

        27 La paz os dejo, mi paz os doy: no como el mundo [la] da, yo os [la]
doy. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo.

        28 Habéis oído cómo yo os he dicho: Voy, y vengo á vosotros. Si me
amaseis, ciertamente os gozaríais, porque he dicho que voy al Padre: porque el
Padre mayor es que yo.

        29 Y ahora os lo he dicho antes que se haga; para que cuando se hiciere,
creáis.

        30 Ya no hablaré mucho con vosotros: porque viene el príncipe de este
mundo; mas no tiene nada en mí.

        31 Empero para que conozca el mundo que amo al Padre, y como el Padre me
dió el mandamiento, así hago. Levantaos, vamos de aquí.



Capítulo  15

        1 YO soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador.

        2 Todo pámpano que en mí no lleva fruto, le quitará: y todo aquel que
lleva fruto, le limpiará, para que lleve más fruto.

        3 Ya vosotros sois limpios por la palabra que os he hablado.

        4 Estad en mí, y yo en vosotros. Como el pámpano no puede llevar fruto
de sí mismo, si no estuviere en la vid; así ni vosotros, si no estuviereis en
mí.

        5 Yo soy la vid, vosotros los pámpanos: el que está en mí, y yo en él,
éste lleva mucho fruto; porque sin mí nada podéis hacer.

        6 El que en mí no estuviere, será echado fuera como [mal] pámpano, y se
secará; y los cogen, y los echan en el fuego, y arden.

        7 Si estuviereis en mí, y mis palabras estuvieren en vosotros, pedid
todo lo que quisiereis, y os será hecho.

        8 En esto es glorificado mi Padre, [en] que llevéis mucho fruto, y seáis
[así] mis discípulos.

        9 Como el Padre me amó, también yo os he amado: estad en mi amor.

        10 Si guardareis mis mandamientos, estaréis en mi amor; como yo también
he guardado los mandamientos de mi Padre, y estoy en su amor.

        11 Estas cosas os he hablado, para que mi gozo esté en vosotros, y
vuestro gozo sea cumplido.

        12 Este es mi mandamiento: Que os améis los unos á los otros, como yo os
he amado.

        13 Nadie tiene mayor amor que este, que ponga alguno su vida por sus
amigos.

        14 Vosotros sois mis amigos, si hiciereis las cosas que yo os mando.

        15 Ya no os llamaré siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su
señor: mas os he llamado amigos, porque todas las cosas que oí de mi Padre, os
he hecho notorias.

        16 No me elegisteis vosotros á mí, mas yo os elegí á vosotros; y os he
puesto para que vayáis y llevéis fruto, y vuestro fruto permanezca: para que
todo lo que pidiereis del Padre en mi nombre, él os lo dé.

        17 Esto os mando: Que os améis los unos á los otros.

        18 Si el mundo os aborrece, sabed que á mí me aborreció antes que á
vosotros.

        19 Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; mas porque no sois del
mundo, antes yo os elegí del mundo, por eso os aborrece el mundo.

        20 Acordaos de la palabra que yo os he dicho: No es el siervo mayor que
su señor. Si á mí me han perseguido, también á vosotros perseguirán: si han
guardado mi palabra, también guardarán la vuestra.

        21 Mas todo esto os harán por causa de mi nombre, porque no conocen al
que me ha enviado.

        22 Si no hubiera venido, ni les hubiera hablado, no tendrían pecado, mas
ahora no tienen excusa de su pecado.

        23 El que me aborrece, también á mi Padre aborrece.

        24 Si no hubiese hecho entre ellos obras cuales ningún otro ha hecho, no
tendrían pecado; mas ahora, y [las] han visto, y me aborrecen á mí y á mi
Padre.

        25 Mas para que se cumpla la palabra que está escrita en su ley: Que sin
causa me aborrecieron.

        26 Empero cuando viniere el Consolador, el cual yo os enviaré del Padre,
el Espíritu de verdad, el cual procede del Padre, él dará testimonio de mí.

        27 Y vosotros daréis testimonio, porque estáis conmigo desde el
principio.



Capítulo  16

        1 ESTAS cosas os he hablado, para que no os escandalicéis.

        2 Os echarán de las sinagogas; y aun viene la hora, cuando cualquiera
que os matare, pensará que hace servicio á Dios.

        3 Y estas cosas os harán, porque no conocen al Padre ni á mí.

        4 Mas os he dicho esto, para que cuando aquella hora viniere, os
acordéis que yo os lo había dicho. Esto empero no os lo dije al principio,
porque yo estaba con vosotros.

        5 Mas ahora voy al que me envió; y ninguno de vosotros me pregunta:
¿Adónde vas?

        6 Antes, porque os he hablado estas cosas, tristeza ha henchido vuestro
corazón.

        7 Empero yo os digo la verdad: Os es necesario que yo vaya: porque si yo
no fuese, el Consolador no vendría á vosotros; mas si yo fuere, os le enviaré.

        8 Y cuando él viniere redargüirá al mundo de pecado, y de justicia, y de
juicio:

        9 De pecado ciertamente, por cuanto no creen en mí;

        10 Y de justicia, por cuanto voy al Padre, y no me veréis más;

        11 Y de juicio, por cuanto el príncipe de este mundo es juzgado.

        12 Aun tengo muchas cosas que deciros, mas ahora no las podéis llevar.

        13 Pero cuando viniere aquel Espíritu de verdad, él os guiará á toda
verdad; porque no hablará de sí mismo, sino que hablará todo lo que oyere, y
os hará saber las cosas que han de venir.

        14 El me glorificará: porque tomará de lo mío, y os [lo] hará saber.

        15 Todo lo que tiene el Padre, mío es: por eso dije que tomará de lo
mío, y os [lo] hará saber.

        16 Un poquito, y no me veréis; y otra vez un poquito, y me veréis:
porque yo voy al Padre.

        17 Entonces dijeron [algunos] de sus discípulos unos á otros: ¿Qué es
esto que nos dice: Un poquito, y no me veréis; y otra vez un poquito, y me
veréis: y, porque yo voy al Padre?

        18 Decían pues: ¿Qué es esto que dice: Un poquito? No entendemos lo que
habla.

        19 Y conoció Jesús que le querían preguntar, y díjoles: ¿Preguntáis
entre vosotros de esto que dije: Un poquito, y no me veréis, y otra vez un
poquito, y me veréis?

        20 De cierto, de cierto os digo, que vosotros lloraréis y lamentaréis, y
el mundo se alegrará: empero aunque vosotros estaréis tristes, vuestra
tristeza se tornará en gozo.

        21 La mujer cuando pare, tiene dolor, porque es venida su hora; mas
después que ha parido un niño, ya no se acuerda de la angustia, por el gozo de
que haya nacido un hombre en el mundo.

        22 También, pues, vosotros ahora ciertamente tenéis tristeza; mas otra
vez os veré, y se gozará vuestro corazón, y nadie quitará de vosotros vuestro
gozo.

        23 Y aquel día no me preguntaréis nada. De cierto, de cierto os digo,
que todo cuanto pidiereis al Padre en mi nombre, os [lo] dará.

        24 Hasta ahora nada habéis pedido en mi nombre: pedid, y recibiréis,
para que vuestro gozo sea cumplido.

        25 Estas cosas os he hablado en proverbios: la hora viene cuando ya no
os hablaré por proverbios, pero claramente os anunciaré del Padre.

        26 Aquel día pediréis en mi nombre: y no os digo, que yo rogaré al Padre
por vosotros;

        27 Pues el mismo Padre os ama, porque vosotros me amasteis, y habéis
creído que yo salí de Dios.

        28 Salí del Padre, y he venido al mundo: otra vez dejo el mundo, y voy
al Padre.

        29 Dícenle sus discípulos: He aquí, ahora hablas claramente, y ningún
proverbio dices.

        30 Ahora entendemos que sabes todas las cosas, y no necesitas que nadie
te pregunte: en esto creemos que has salido de Dios.

        31 Respondióles Jesús: ¿Ahora creéis?

        32 He aquí, la hora viene, y ha venido, que seréis esparcidos cada uno
por su parte, y me dejaréis solo: mas no estoy solo, porque el Padre está
conmigo.

        33 Estas cosas os he hablado, para que en mí tengáis paz. En el mundo
tendréis aflicción: mas confiad, yo he vencido al mundo.



Capítulo  17

        1 ESTAS cosas habló Jesús, y levantados los ojos al cielo, dijo: Padre,
la hora es llegada; glorifica á tu Hijo, para que también tu Hijo te
glorifique á ti;

        2 Como le has dado la potestad de toda carne, para que dé vida eterna á
todos los que le diste.

        3 Esta empero es la vida eterna: que te conozcan el solo Dios verdadero,
y á Jesucristo, al cual has enviado.

        4 Yo te he glorificado en la tierra: he acabado la obra que me diste que
hiciese.

        5 Ahora pues, Padre, glorifícame tú cerca de ti mismo con aquella gloria
que tuve cerca de ti antes que el mundo fuese.

        6 He manifestado tu nombre á los hombres que del mundo me diste: tuyos
eran, y me los diste, y guardaron tu palabra.

        7 Ahora han conocido que todas las cosas que me diste, son de ti;

        8 Porque las palabras que me diste, les he dado; y ellos [las]
recibieron, y han conocido verdaderamente que salí de ti, y han creído que tú
me enviaste.

        9 Yo ruego por ellos: no ruego por el mundo, sino por los que me diste;
porque tuyos son:

        10 Y todas mis cosas son tus cosas, y tus cosas son mis cosas: y he sido
glorificado en ellas.

        11 Y ya no estoy en el mundo; mas éstos están en el mundo, y yo á ti
vengo. Padre santo, á los que me has dado, guárdalos por tu nombre, para que
sean una cosa, como también nosotros.

        12 Cuando estaba con ellos en el mundo, yo los guardaba en tu nombre; á
los que me diste, yo los guardé, y ninguno de ellos se perdió, sino el hijo de
perdición; para que la Escritura se cumpliese.

        13 Mas ahora vengo á ti; y hablo esto en el mundo, para que tengan mi
gozo cumplido en sí mismos.

        14 Yo les he dado tu palabra; y el mundo los aborreció, porque no son
del mundo, como tampoco yo soy del mundo.

        15 No ruego que los quites del mundo, sino que los guardes del mal.

        16 No son del mundo, como tampoco yo soy del mundo.

        17 Santifícalos en tu verdad: tu palabra es verdad.

        18 Como tú me enviaste al mundo, también los he enviado al mundo.

        19 Y por ellos yo me santifico á mí mismo, para que también ellos sean
santificados en verdad.

        20 Mas no ruego solamente por éstos, sino también por los que han de
creer en mí por la palabra de ellos.

        21 Para que todos sean una cosa; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti,
que también ellos sean en nosotros una cosa: para que el mundo crea que tú me
enviaste.

        22 Y yo, la gloria que me diste les he dado; para que sean una cosa,
como también nosotros somos una cosa.

        23 Yo en ellos, y tú en mí, para que sean consumadamente una cosa; que
el mundo conozca que tú me enviaste, y que los has amado, como también á mí me
has amado.

        24 Padre, aquellos que me has dado, quiero que donde yo estoy, ellos
estén también conmigo; para que vean mi gloria que me has dado: por cuanto me
has amado desde antes de la constitución del mundo.

        25 Padre justo, el mundo no te ha conocido, mas yo te he conocido; y
éstos han conocido que tú me enviaste;

        26 Y yo les he manifestado tu nombre, y manifestaré[lo aún]; para que el
amor con que me has amado, esté en ellos, y yo en ellos.



Capítulo  18

        1 COMO Jesús hubo dicho estas cosas, salióse con sus discípulos tras el
arroyo de Cedrón, donde estaba un huerto, en el cual entró Jesús y sus
discípulos.

        2 Y también Judas, el que le entregaba, sabía aquel lugar; porque muchas
veces Jesús se juntaba allí con sus discípulos.

        3 Judas pues tomando una compañía, y ministros de los pontífices y de
los Fariseos, vino allí con linternas y antorchas, y con armas.

        4 Empero Jesús, sabiendo todas las cosas que habían de venir sobre él,
salió delante, y díjoles: ¿A quién buscáis?

        5 Respondiéronle: A Jesús Nazareno. Díceles Jesús: Yo soy. (Y estaba
también con ellos Judas, el que le entregaba.)

        6 Y como les dijo, Yo soy, volvieron atrás, y cayeron en tierra.

        7 Volvióles, pues, á preguntar: ¿A quién buscáis? Y ellos dijeron: A
Jesús Nazareno.

        8 Respondió Jesús: Os he dicho que yo soy: pues si á mí buscáis, dejad
ir á éstos.

        9 Para que se cumpliese la palabra que había dicho: De los que me diste,
ninguno de ellos perdí.

        10 Entonces Simón Pedro, que tenía espada, sacóla, é hirió al siervo del
pontífice, y le cortó la oreja derecha. Y el siervo se llamaba Malco.

        11 Jesús entonces dijo á Pedro: Mete tu espada en la vaina: el vaso que
el Padre me ha dado, ¿no lo tengo de beber?

        12 Entonces la compañía y el tribuno, y los ministros de los Judíos,
prendieron á Jesús y le ataron,

        13 Y lleváronle primeramente á Anás; porque era suegro de Caifás, el
cual era pontífice de aquel año.

        14 Y era Caifás el que había dado el consejo á los Judíos, que era
necesario que un hombre muriese por el pueblo.

        15 Y seguía á Jesús Simón Pedro, y otro discípulo. Y aquel discípulo era
conocido del pontífice, y entró con Jesús al atrio del pontífice;

        16 Mas Pedro estaba fuera á la puerta. Y salió aquel discípulo que era
conocido del pontífice, y habló á la portera, y metió dentro á Pedro.

        17 Entonces la criada portera dijo á Pedro: ¿No eres tú también de los
discípulos de este hombre? Dice él: No soy.

        18 Y estaban en pie los siervos y los ministros que habían allegado las
ascuas; porque hacía frío, y calentábanse: y estaba también con ellos Pedro en
pie, calentándose.

        19 Y el pontífice preguntó á Jesús acerca de sus discípulos y de su
doctrina.

        20 Jesús le respondió: Yo manifiestamente he hablado al mundo: yo
siempre he enseñado en la sinagoga y en el templo, donde se juntan todos los
Judíos, y nada he hablado en oculto.

        21 ¿Qué me preguntas á mí? Pregunta á los que han oído, qué les haya yo
hablado: he aquí, ésos saben lo que yo he dicho.

        22 Y como él hubo dicho esto, uno de los criados que estaba allí, dió
una bofetada á Jesús, diciendo: ¿Así respondes al pontífice?

        23 Respondióle Jesús: Si he hablado mal, da testimonio del mal: y si
bien, ¿por qué me hieres?

        24 Y Anás le había enviado atado á Caifás pontífice.

        25 Estaba pues Pedro en pie calentándose. Y dijéronle: ¿No eres tú de
sus discípulos? El negó, y dijo: No soy.

        26 Uno de los siervos del pontífice, pariente de aquél á quien Pedro
había cortado la oreja, [le] dice: ¿No te vi yo en el huerto con él?

        27 Y negó Pedro otra vez: y luego el gallo cantó.

        28 Y llevaron á Jesús de Caifás al pretorio: y era por la mañana: y
ellos no entraron en el pretorio por no ser contaminados, sino que comiesen la
pascua.

        29 Entonces salió Pilato á ellos fuera, y dijo: ¿Qué acusación traéis
contra este hombre?

        30 Respondieron y dijéronle: Si éste no fuera malhechor, no te le
habríamos entregado.

        31 Díceles entonces Pilato: Tomadle vosotros, y juzgadle según vuestra
ley. Y los Judíos le dijeron: A nosotros no es lícito matar á nadie:

        32 Para que se cumpliese el dicho de Jesús, que había dicho, dando á
entender de qué muerte había de morir.

        33 Así que, Pilato volvió á entrar en el pretorio, y llamó á Jesús, y
díjole: ¿Eres tú el Rey de los Judíos?

        34 Respondióle Jesús: ¿Dices tú esto de ti mismo, ó te lo han dicho
otros de mí?

        35 Pilato respondió: ¿Soy yo Judío? Tu gente, y los pontífices, te han
entregado á mí: ¿qué has hecho?

        36 Respondió Jesús: Mi reino no es de este mundo: si de este mundo fuera
mi reino, mis servidores pelearían para que yo no fuera entregado á los
Judíos: ahora, pues, mi reino no es de aquí.

        37 Díjole entonces Pilato: ¿Luego rey eres tú? Respondió Jesús: Tú dices
que yo soy rey. Yo para esto he nacido, y para esto he venido al mundo, para
dar testimonio á la verdad. Todo aquél que es de la verdad, oye mi voz.

        38 Dícele Pilato: ¿Qué cosa es verdad? Y como hubo dicho esto, salió
otra vez á los Judíos, y díceles: Yo no hallo en él ningún crimen.

        39 Empero vosotros tenéis costumbre, que os suelte uno en la Pascua:
¿queréis, pues, que os suelte al Rey de los Judíos?

        40 Entonces todos dieron voces otra vez, diciendo: No á éste, sino á
Barrabás. Y Barrabás era ladrón.



Capítulo  19

        1 ASÍ que, entonces tomó Pilato á Jesús, y le azotó.

        2 Y los soldados entretejieron de espinas una corona, y pusiéron[la]
sobre su cabeza, y le vistieron de una ropa de grana;

        3 Y decían: ¡Salve, Rey de los Judíos! y dábanle de bofetadas.

        4 Entonces Pilato salió otra vez fuera, y díjoles: He aquí, os le traigo
fuera, para que entendáis que ningún crimen hallo en él.

        5 Y salió Jesús fuera, llevando la corona de espinas y la ropa de grana.
Y díceles [Pilato:] He aquí el hombre.

        6 Y como le vieron los príncipes de los sacerdotes, y los servidores,
dieron voces diciendo: Crucifícale, crucifícale. Díceles Pilato: Tomadle
vosotros, y crucificadle; porque yo no hallo en él crimen.

        7 Respondiéronle los Judíos: Nosotros tenemos ley, y según nuestra ley
debe morir, porque se hizo Hijo de Dios.

        8 Y como Pilato oyó esta palabra, tuvo más miedo.

        9 Y entró otra vez en el pretorio, y dijo á Jesús: ¿De dónde eres tú?
Mas Jesús no le dió respuesta.

        10 Entonces dícele Pilato: ¿A mí no me hablas? ¿no sabes que tengo
potestad para crucificarte, y que tengo potestad para soltarte?

        11 Respondió Jesús: Ninguna potestad tendrías contra mí, si no te fuese
dado de arriba: por tanto, el que á ti me ha entregado, mayor pecado tiene.

        12 Desde entonces procuraba Pilato soltarle; mas los Judíos daban voces,
diciendo: Si á éste sueltas, no eres amigo de César: cualquiera que se hace
rey, á César contradice.

        13 Entonces Pilato, oyendo este dicho, llevó fuera á Jesús, y se sentó
en el tribunal en el lugar que se dice Lithóstrotos, y en hebreo Gabbatha.

        14 Y era la víspera de la Pascua, y como la hora de sexta. Entonces dijo
á los Judíos: He aquí vuestro Rey.

        15 Mas ellos dieron voces: Quita, quita, crucifícale. Díceles Pilato: ¿A
vuestro Rey he de crucificar? Respondieron los pontífices: No tenemos rey sino
á César.

        16 Así que entonces lo entregó á ellos para que fuese crucificado. Y
tomaron á Jesús, y le llevaron.

        17 Y llevando su cruz, salió al lugar que se dice de la Calavera, y en
hebreo, Gólgotha;

        18 Donde le crucificaron, y con él otros dos, uno á cada lado, y Jesús
en medio.

        19 Y escribió también Pilato un título, que puso encima de la cruz. Y el
escrito era: JESUS NAZARENO, REY DE LOS JUDIOS.

        20 Y muchos de los Judíos leyeron este título: porque el lugar donde
estaba crucificado Jesús era cerca de la ciudad: y estaba escrito en hebreo,
en griego, y en latín.

        21 Y decían á Pilato los pontífices de los Judíos: No escribas, Rey de
los Judíos: sino, que él dijo: Rey soy de los Judíos.

        22 Respondió Pilato: Lo que he escrito, he escrito.

        23 Y como los soldados hubieron crucificado á Jesús, tomaron sus
vestidos, é hicieron cuatro partes (para cada soldado una parte); y la túnica;
mas la túnica era sin costura, toda tejida desde arriba.

        24 Y dijeron entre ellos: No la partamos, sino echemos suertes sobre
ella, de quién será; para que se cumpliese la Escritura, que dice: Partieron
para sí mis vestidos, Y sobre mi vestidura echaron suertes. Y los soldados
hicieron esto.

        25 Y estaban junto á la cruz de Jesús su madre, y la hermana de su
madre, María [mujer] de Cleofas, y María Magdalena.

        26 Y como vió Jesús á la madre, y al discípulo que él amaba, que estaba
presente, dice á su madre: Mujer, he ahí tu hijo.

        27 Después dice al discípulo: He ahí tu madre. Y desde aquella hora el
discípulo la recibió consigo.

        28 Después de esto, sabiendo Jesús que todas las cosas eran ya
cumplidas, para que la Escritura se cumpliese, dijo: Sed tengo.

        29 Y estaba [allí] un vaso lleno de vinagre: entonces ellos hinchieron
una esponja de vinagre, y rodeada á un hisopo, se la llegaron á la boca.

        30 Y como Jesús tomó el vinagre, dijo: Consumado es. Y habiendo
inclinado la cabeza, dió el espíritu.

        31 Entonces los Judíos, por cuanto era la víspera [de la Pascua], para
que los cuerpos no quedasen en la cruz en el sábado, pues era el gran día del
sábado, rogaron á Pilato que se les quebrasen las piernas, y fuesen quitados.

        32 Y vinieron los soldados, y quebraron las piernas al primero, y
asimismo al otro que había sido crucificado con él.

        33 Mas cuando vinieron á Jesús, como le vieron ya muerto, no le
quebraron las piernas:

        34 Empero uno de los soldados le abrió el costado con una lanza, y luego
salió sangre y agua.

        35 Y el que [lo] vió, da testimonio, y su testimonio es verdadero: y él
sabe que dice verdad, para que vosotros también creáis.

        36 Porque estas cosas fueron hechas para que se cumpliese la Escritura:
Hueso no quebrantaréis de él.

        37 Y también otra Escritura dice: Mirarán al que traspasaron.

        38 Después de estas cosas, José de Arimatea, el cual era discípulo de
Jesús, mas secreto por miedo de los Judíos, rogó á Pilato que pudiera quitar
el cuerpo de Jesús: y permitióselo Pilato. Entonces vino, y quitó el cuerpo de
Jesús.

        39 Y vino también Nicodemo, el que antes había venido á Jesús de noche,
trayendo un compuesto de mirra y de áloes, como cien libras.

        40 Tomaron pues el cuerpo de Jesús, y envolviéronlo en lienzos con
especias, como es costumbre de los Judíos sepultar.

        41 Y en aquel lugar donde había sido crucificado, había un huerto; y en
el huerto un sepulcro nuevo, en el cual aun no había sido puesto ninguno.

        42 Allí, pues, por causa de la víspera [de la Pascua] de los Judíos,
porque aquel sepulcro estaba cerca, pusieron á Jesús.



Capítulo  20

        1 Y EL primer [día] de la semana, María Magdalena vino de mañana, siendo
aún obscuro, al sepulcro; y vió la piedra quitada del sepulcro.

        2 Entonces corrió, y vino á Simón Pedro, y al otro discípulo, al cual
amaba Jesús, y les dice: Han llevado al Señor del sepulcro, y no sabemos dónde
le han puesto.

        3 Y salió Pedro, y el otro discípulo, y vinieron al sepulcro.

        4 Y corrían los dos juntos; mas el otro discípulo corrió más presto que
Pedro, y llegó primero al sepulcro.

        5 Y bajándose á mirar, vió los lienzos echados; mas no entró.

        6 Llegó luego Simón Pedro siguiéndole, y entró en el sepulcro, y vió los
lienzos echados,

        7 Y el sudario, que había estado sobre su cabeza, no puesto con los
lienzos, sino envuelto en un lugar aparte.

        8 Y entonces entró también el otro discípulo, que había venido primero
al sepulcro, y vió, y creyó.

        9 Porque aun no sabían la Escritura, que era necesario que él resucitase
de los muertos.

        10 Y volvieron los discípulos á los suyos.

        11 Empero María estaba fuera llorando junto al sepulcro: y estando
llorando, bajóse á mirar el sepulcro;

        12 Y vió dos ángeles en ropas blancas que estaban sentados, el uno á la
cabecera, y el otro á los pies, donde el cuerpo de Jesús había sido puesto.

        13 Y dijéronle: Mujer, ¿por qué lloras? Díceles: Porque se han llevado á
mi Señor, y no sé dónde le han puesto.

        14 Y como hubo dicho esto, volvióse atrás, y vió á Jesús que estaba
[allí]; mas no sabía que era Jesús.

        15 Dícele Jesús: Mujer, ¿por qué lloras? ¿á quién buscas? Ella, pensando
que era el hortelano, dícele: Señor, si tú lo has llevado, dime dónde lo has
puesto, y yo lo llevaré.

        16 Dícele Jesús: ¡María! Volviéndose ella, dícele: ¡Rabboni! que quiere
decir, Maestro.

        17 Dícele Jesús: No me toques: porque aun no he subido á mi Padre: mas
ve á mis hermanos, y diles: Subo á mi Padre y á vuestro Padre, á mi Dios y á
vuestro Dios.

        18 Fué María Magdalena dando las nuevas á los discípulos de que había
visto al Señor, y que [él] le había dicho estas cosas.

        19 Y como fué tarde aquel día, el primero de la semana, y estando las
puertas cerradas donde los discípulos estaban juntos por miedo de los Judíos,
vino Jesús, y púsose en medio, y díjoles: Paz á vosotros.

        20 Y como hubo dicho esto, mostróles las manos y el costado. Y los
discípulos se gozaron viendo al Señor.

        21 Entonces les dijo Jesús otra vez: Paz á vosotros; como me envió el
Padre, así también yo os envío.

        22 Y como hubo dicho esto, sopló, y díjoles: Tomad el Espíritu Santo:

        23 A los que remitiereis los pecados, les son remitidos: á quienes los
retuviereis, serán retenidos.

        24 Empero Tomás, uno de los doce, que se dice el Dídimo, no estaba con
ellos cuando Jesús vino.

        25 Dijéronle pues los otros discípulos: Al Señor hemos visto. Y él les
dijo: Si no viere en sus manos la señal de los clavos, y metiere mi dedo en el
lugar de los clavos, y metiere mi mano en su costado, no creeré.

        26 Y ocho días después, estaban otra vez sus discípulos dentro, y con
ellos Tomás. Vino Jesús, las puertas cerradas, y púsose en medio, y dijo: Paz
á vosotros.

        27 Luego dice á Tomás: Mete tu dedo aquí, y ve mis manos: y alarga acá
tu mano, y métela en mi costado: y no seas incrédulo, sino fiel.

        28 Entonces Tomás respondió, y díjole: ¡Señor mío, y Dios mío!

        29 Dícele Jesús: Porque me has visto, Tomás, creiste: bienaventurados
los que no vieron y creyeron.

        30 Y también hizo Jesús muchas otras señales en presencia de sus
discípulos, que no están escritas en este libro.

        31 Estas empero son escritas, para que creáis que Jesús es el Cristo, el
Hijo de Dios; y para que creyendo, tengáis vida en su nombre.



Capítulo  21

        1 DESPUÉS se manifestó Jesús otra vez á sus discípulos en la mar de
Tiberias; y manifestóse de esta manera.

        2 Estaban juntos Simón Pedro, y Tomás, llamado el Dídimo, y Natanael, el
que [era] de Caná de Galilea, y los [hijos] de Zebedeo, y otros dos de sus
discípulos.

        3 Díceles Simón: A pescar voy. Dícenle: Vamos nosotros también contigo.
Fueron, y subieron en una barca; y aquella noche no cogieron nada.

        4 Y venida la mañana, Jesús se puso á la ribera: mas los discípulos no
entendieron que era Jesús.

        5 Y díjoles: Mozos, ¿tenéis algo de comer? Respondiéronle: No.

        6 Y él les dice: Echad la red á la mano derecha del barco, y hallaréis.
Entonces la echaron, y no la podían en ninguna manera sacar, por la multitud
de los peces.

        7 Entonces aquel discípulo, al cual amaba Jesús, dijo á Pedro: El Señor
es. Y Simón Pedro, como oyó que era el Señor, ciñóse la ropa, porque estaba
desnudo, y echóse á la mar.

        8 Y los otros discípulos vinieron con el barco (porque no estaban lejos
de tierra sino como doscientos codos), trayendo la red de peces.

        9 Y como descendieron á tierra, vieron ascuas puestas, y un pez encima
de ellas, y pan.

        10 Díceles Jesús: Traed de los peces que cogisteis ahora.

        11 Subió Simón Pedro, y trajo la red á tierra, llena de grandes peces,
ciento cincuenta y tres: y siendo tantos, la red no se rompió.

        12 Díceles Jesús: Venid, comed. Y ninguno de los discípulos osaba
preguntarle: ¿Tú, quién eres? sabiendo que era el Señor.

        13 Viene pues Jesús, y toma el pan, y les da; y asimismo del pez.

        14 Esta [era] ya la tercera vez que Jesús se manifestó á sus discípulos,
habiendo resucitado de los muertos.

        15 Y cuando hubieron comido, Jesús dijo á Simón Pedro: Simón, [hijo] de
Jonás, ¿me amas más que éstos? Dícele: Sí, Señor: tú sabes que te amo. Dícele:
Apacienta mis corderos.

        16 Vuélvele á decir la segunda vez: Simón, [hijo] de Jonás, ¿me amas?
Respóndele: Sí, Señor: tú sabes que te amo. Dícele: Apacienta mis ovejas.

        17 Dícele la tercera vez: Simón, [hijo] de Jonás, ¿me amas?
Entristecióse Pedro de que le dijese la tercera vez: ¿Me amas? y dícele:
Señor, tú sabes todas las cosas; tú sabes que te amo. Dícele Jesús: Apacienta
mis ovejas.

        18 De cierto, de cierto te digo: Cuando eras más mozo, te ceñías, é ibas
donde querías; mas cuando ya fueres viejo, extenderás tus manos, y te ceñirá
otro, y te llevará á donde no quieras.

        19 Y esto dijo, dando á entender con qué muerte había de glorificar á
Dios. Y dicho esto, dícele: Sígueme.

        20 Volviéndose Pedro, ve á aquel discípulo al cual amaba Jesús, que
seguía, el que también se había recostado á su pecho en la cena, y [le] había
dicho: Señor, ¿quién es el que te ha de entregar?

        21 Así que Pedro vió á éste, dice á Jesús: Señor, ¿y éste, qué?

        22 Dícele Jesús: Si quiero que él quede hasta que yo venga, ¿qué á tí?
Sígueme tú.

        23 Salió entonces este dicho entre los hermanos, que aquel discípulo no
había de morir. Mas Jesús no le dijo, No morirá; sino: Si quiero que él quede
hasta que yo venga ¿qué á ti?

        24 Este es aquel discípulo que da testimonio de estas cosas, y escribió
estas cosas: y sabemos que su testimonio es verdadero.

        25 Y hay también otras muchas cosas que hizo Jesús, que si se
escribiesen cada una por sí, ni aun en el mundo pienso que cabrían los libros
que se habrían de escribir. Amén.



LA EPÍSTOLA DEL APÓSTOL SAN PABLO

Á LOS ROMANOS.



Capítulo  1

        1 PABLO, siervo de Jesucristo, llamado [á ser] apóstol, apartado para el
evangelio de Dios,

        2 Que él había antes prometido por sus profetas en las santas
Escrituras,

        3 Acerca de su Hijo, (que fué hecho de la simiente de David según la
carne;

        4 El cual fué declarado Hijo de Dios con potencia, según el espíritu de
santidad, por la resurrección de los muertos), de Jesucristo Señor nuestro,

        5 Por el cual recibimos la gracia y el apostolado, para la obediencia de
la fe en todas las naciones en su nombre,

        6 Entre las cuales sois también vosotros, llamados de Jesucristo:

        7 A todos los que estáis en Roma, amados de Dios, llamados santos:
Gracia y paz tengáis de Dios nuestro Padre, y del Señor Jesucristo.

        8 Primeramente, doy gracias á mi Dios por Jesucristo acerca de todos
vosotros, de que vuestra fe es predicada en todo el mundo.

        9 Porque testigo me es Dios, al cual sirvo en mi espíritu en el
evangelio de su Hijo, que sin cesar me acuerdo de vosotros siempre en mis
oraciones,

        10 Rogando, si al fin algún tiempo haya de tener, por la voluntad de
Dios, próspero viaje para ir á vosotros.

        11 Porque os deseo ver, para repartir con vosotros algún don espiritual,
para confirmaros;

        12 Es á saber, para ser juntamente consolado con vosotros por la común
fe vuestra y juntamente mía.

        13 Mas no quiero, hermanos, que ignoréis que muchas veces me he
propuesto ir á vosotros (empero hasta ahora he sido estorbado), para tener
también entre vosotros algún fruto, como entre los demás Gentiles.

        14 A Griegos y á bárbaros, á sabios y á no sabios soy deudor.

        15 Así que, cuanto á mí, presto estoy á anunciar el evangelio también á
vosotros que estáis en Roma.

        16 Porque no me avergüenzo del evangelio: porque es potencia de Dios
para salud á todo aquel que cree; al Judío primeramente y también al Griego.

        17 Porque en él la justicia de Dios se descubre de fe en fe; como está
escrito: Mas el justo vivirá por la fe.

        18 Porque manifiesta es la ira de Dios del cielo contra toda impiedad é
injusticia de los hombres, que detienen la verdad con injusticia:

        19 Porque lo que de Dios se conoce, á ellos es manifiesto; porque Dios
se lo manifestó.

        20 Porque las cosas invisibles de él, su eterna potencia y divinidad, se
echan de ver desde la creación del mundo, siendo entendidas por las cosas que
son hechas; de modo que son inexcusables:

        21 Porque habiendo conocido á Dios, no le glorificaron como á Dios, ni
dieron gracias; antes se desvanecieron en sus discursos, y el necio corazón de
ellos fué entenebrecido.

        22 Diciéndose ser sabios, se hicieron fatuos,

        23 Y trocaron la gloria del Dios incorruptible en semejanza de imagen de
hombre corruptible, y de aves, y de animales de cuatro pies, y de serpientes.

        24 Por lo cual también Dios los entregó á inmundicia, en las
concupiscencias de sus corazones, de suerte que contaminaron sus cuerpos entre
sí mismos:

        25 Los cuales mudaron la verdad de Dios en mentira, honrando y sirviendo
á las criaturas antes que al Criador, el cual es bendito por los siglos. Amén.

        26 Por esto Dios los entregó á afectos vergonzosos; pues aun sus mujeres
mudaron el natural uso en el uso que es contra naturaleza:

        27 Y del mismo modo también los hombres, dejando el uso natural de las
mujeres, se encendieron en sus concupiscencias los unos con los otros,
cometiendo cosas nefandas hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la
recompensa que convino á su extravío.

        28 Y como á ellos no les pareció tener á Dios en [su] noticia, Dios los
entregó á una mente depravada, para hacer lo que no conviene,

        29 Estando atestados de toda iniquidad, de fornicación, de malicia, de
avaricia, de maldad; llenos de envidia, de homicidios, de contiendas, de
engaños, de malignidades;

        30 Murmuradores, detractores, aborrecedores de Dios, injuriosos,
soberbios, altivos, inventores de males, desobedientes á los padres,

        31 Necios, desleales, sin afecto natural, implacables, sin misericordia:

        32 Que habiendo entendido el juicio de Dios que los que hacen tales
cosas son dignos de muerte, no sólo las hacen, mas aun consienten á los que
las hacen.



Capítulo  2

        1 POR lo cual eres inexcusable, oh hombre, cualquiera que juzgas: porque
en lo que juzgas á otro, te condenas á ti mismo; porque lo mismo haces, tú que
juzgas.

        2 Mas sabemos que el juicio de Dios es según verdad contra los que hacen
tales cosas.

        3 ¿Y piensas esto, oh hombre, que juzgas á los que hacen tales cosas, y
haces las mismas, que tú escaparás del juicio de Dios?

        4 ¿O menosprecias las riquezas de su benignidad, y paciencia, y
longaminidad, ignorando que su benignidad te guía á arrepentimiento?

        5 Mas por tu dureza, y por tu corazón no arrepentido, atesoras para ti
mismo ira para el día de la ira y de la manifestación del justo juicio de
Dios;

        6 El cual pagará á cada uno conforme á sus obras:

        7 A los que perseverando en bien hacer, buscan gloria y honra é
inmortalidad, la vida eterna.

        8 Mas á los que son contenciosos, y no obedecen á la verdad, antes
obedecen á la injusticia, enojo é ira;

        9 Tribulación y angustia sobre toda persona humana que obra lo malo, el
Judío primeramente, y también el Griego:

        10 Mas gloria y honra y paz á cualquiera que obra el bien, al Judío
primeramente, y también al Griego.

        11 Porque no hay acepción de personas para con Dios.

        12 Porque todos los que sin ley pecaron, sin ley también perecerán; y
todos los que en la ley pecaron, por la ley serán juzgados:

        13 Porque no los oidores de la ley son justos para con Dios, mas los
hacedores de la ley serán justificados.

        14 Porque los Gentiles que no tienen ley, naturalmente haciendo lo que
es de la ley, los tales, aunque no tengan ley, ellos son ley á sí mismos:

        15 Mostrando la obra de la ley escrita en sus corazones, dando
testimonio juntamente sus conciencias, y acusándose y también excusándose sus
pensamientos unos con otros;

        16 En el día que juzgará el Señor lo encubierto de los hombres, conforme
á mi evangelio, por Jesucristo.

        17 He aquí, tú tienes el sobrenombre de Judío, y estás reposado en la
ley, y te glorías en Dios,

        18 Y sabes su voluntad, y apruebas lo mejor, instruído por la ley;

        19 Y confías que eres guía de los ciegos, luz de los que están en
tinieblas,

        20 Enseñador de los que no saben, maestro de niños, que tienes la forma
de la ciencia y de la verdad en la ley:

        21 Tú pues, que enseñas á otro, ¿no te enseñas á ti mismo? ¿Tú, que
predicas que no se ha de hurtar, hurtas?

        22 ¿Tú, que dices que no se ha de adulterar, adulteras? ¿Tú, que
abominas los ídolos, cometes sacrilegio?

        23 ¿Tú, que te jactas de la ley, con infracción de la ley deshonras á
Dios?

        24 Porque el nombre de Dios es blasfemado por causa de vosotros entre
los Gentiles, como está escrito.

        25 Porque la circuncisión en verdad aprovecha, si guardares la ley; mas
si eres rebelde á la ley, tu circuncisión es hecha incircuncisión.

        26 De manera que, si el incircunciso guardare las justicias de la ley,
¿no será tenida su incircuncisión por circuncisión?

        27 Y lo que de su natural es incircunciso, guardando perfectamente la
ley, te juzgará á ti, que con la letra y con la circuncisión eres rebelde á la
ley.

        28 Porque no es Judío el que lo es en manifiesto; ni la circuncisión es
la que es en manifiesto en la carne:

        29 Mas es Judío el que lo es en lo interior; y la circuncisión es la del
corazón, en espíritu, no en letra; la alabanza del cual no es de los hombres,
sino de Dios.



Capítulo  3

        1 ¿QUÉ, pues, tiene más el Judío? ¿ó qué aprovecha la circuncisión?

        2 Mucho en todas maneras. Lo primero ciertamente, que la palabra de Dios
les ha sido confiada.

        3 ¿Pues qué si algunos de ellos han sido incrédulos? ¿la incredulidad de
ellos habrá hecho vana la verdad de Dios?

        4 En ninguna manera; antes bien sea Dios verdadero, mas todo hombre
mentiroso; como está escrito: Para que seas justificado en tus dichos, Y
venzas cuando de ti se juzgare.

        5 Y si nuestra iniquidad encarece la justicia de Dios, ¿qué diremos?
¿Será injusto Dios que da castigo? (hablo como hombre.)

        6 En ninguna manera: de otra suerte ¿cómo juzgaría Dios el mundo?

        7 Empero si la verdad de Dios por mi mentira creció á gloria suya, ¿por
qué aun así yo soy juzgado como pecador?

        8 ¿Y por qué no [decir] (como somos blasfemados, y como algunos dicen
que nosotros decimos): Hagamos males para que vengan bienes? la condenación de
los cuales es justa.

        9 ¿Qué pues? ¿Somos mejores que ellos? En ninguna manera: porque ya
hemos acusado á Judíos y á Gentiles, que todos están debajo de pecado.

        10 Como está escrito: No hay justo, ni aun uno;

        11 No hay quien entienda, No hay quien busque á Dios;

        12 Todos se apartaron, á una fueron hechos inútiles; No hay quien haga
lo bueno, no hay ni aun uno:

        13 Sepulcro abierto es su garganta; Con sus lenguas tratan
engañosamente; Veneno de áspides está debajo de sus labios;

        14 Cuya boca está llena de maledicencia y de amargura;

        15 Sus pies son ligeros á derramar sangre;

        16 Quebrantamiento y desventura hay en sus caminos;

        17 Y camino de paz no conocieron:

        18 No hay temor de Dios delante de sus ojos.

        19 Empero sabemos que todo lo que la ley dice, á los que están en la ley
lo dice, para que toda boca se tape, y que todo el mundo se sujete á Dios:

        20 Porque por las obras de la ley ninguna carne se justificará delante
de él; porque por la ley [es] el conocimiento del pecado.

        21 Mas ahora, sin la ley, la justicia de Dios se ha manifestado,
testificada por la ley y por los profetas:

        22 La justicia de Dios por la fe de Jesucristo, para todos los que creen
en él: porque no hay diferencia;

        23 Por cuanto todos pecaron, y están distituídos de la gloria de Dios;

        24 Siendo justificados gratuitamente por su gracia, por la redención que
es en Cristo Jesús;

        25 Al cual Dios ha propuesto en propiciación por la fe en su sangre,
para manifestación de su justicia, atento á haber pasado por alto, en su
paciencia, los pecados pasados,

        26 Con la mira de manifestar su justicia en este tiempo: para que él sea
el justo, y el que justifica al que es de la fe de Jesús.

        27 ¿Dónde pues está la jactancia? Es excluída. ¿Por cuál ley? ¿de las
obras? No; mas por la ley de la fe.

        28 Así que, concluímos ser el hombre justificado por fe sin las obras de
la ley.

        29 ¿Es Dios solamente [Dios] de los Judíos? ¿No es también [Dios] de los
Gentiles? Cierto, también de los Gentiles.

        30 Porque uno es Dios, el cual justificará por la fe la circuncisión, y
por medio de la fe la incircuncisión.

        31 ¿Luego deshacemos la ley por la fe? En ninguna manera; antes
establecemos la ley.



Capítulo  4

        1 ¿QUÉ, pues, diremos que halló Abraham nuestro padre según la carne?

        2 Que si Abraham fué justificado por las obras, tiene de qué gloriarse;
mas no para con Dios.

        3 Porque ¿qué dice la Escritura? Y creyó Abraham á Dios, y le fué
atribuído á justicia.

        4 Empero al que obra, no se le cuenta el salario por merced, sino por
deuda.

        5 Mas al que no obra, pero cree en aquél que justifica al impío, la fe
le es contada por justicia.

        6 Como también David dice ser bienaventurado el hombre al cual Dios
atribuye justicia sin obras,

        7 [Diciendo:] Bienaventurados aquellos cuyas iniquidades son perdonadas,
Y cuyos pecados son cubiertos.

        8 Bienaventurado el varón al cual el Señor no imputó pecado.

        9 ¿Es pues esta bienaventuranza [solamente] en la circuncisión, ó
también en la incircuncisión? porque decimos que á Abraham fué contada la fe
por justicia.

        10 ¿Cómo pues [le] fué contada? ¿en la circuncisión, ó en la
incircuncisión? No en la circuncisión, sino en la incircuncisión.

        11 Y recibió la circuncisión por señal, por sello de la justicia de la
fe que tuvo en la incircuncisión: para que fuese padre de todos los creyentes
no circuncidados, para que también á ellos les sea contado por justicia;

        12 Y padre de la circuncisión, no solamente á los que son de la
circuncisión, mas también á los que siguen las pisadas de la fe que fué en
nuestro padre Abraham antes de ser circuncidado.

        13 Porque no por la ley fué [dada] la promesa á Abraham ó á su simiente,
que sería heredero del mundo, sino por la justicia de la fe.

        14 Porque si los que son de la ley son los herederos, vana es la fe, y
anulada es la promesa.

        15 Porque la ley obra ira; porque donde no hay ley, tampoco hay
transgresión.

        16 Por tanto [es] por la fe, para que [sea] por gracia; para que la
promesa sea firme á toda simiente, no solamente al que es de la ley, mas
también al que es de la fe de Abraham, el cual es padre de todos nosotros,

        17 (Como está escrito: Que por padre de muchas gentes te he puesto)
delante de Dios, al cual creyó; el cual da vida á los muertos, y llama las
cosas que no son, como las que son.

        18 El creyó en esperanza contra esperanza, para venir á ser padre de
muchas gentes, conforme á lo que [le] había sido dicho: Así será tu simiente.

        19 Y no se enflaqueció en la fe, ni consideró su cuerpo ya muerto
(siendo ya de casi cien años), ni la matriz muerta de Sara;

        20 Tampoco en la promesa de Dios dudó con desconfianza: antes fué
esforzado en fe, dando gloria á Dios,

        21 Plenamente convencido de que todo lo que había prometido, era también
poderoso para hacerlo.

        22 Por lo cual también le fué atribuído á justicia.

        23 Y no solamente por él fué escrito que le haya sido imputado;

        24 Sino también por nosotros, á quienes será imputado, [esto es], á los
que creemos en el que levantó de los muertos á Jesús Señor nuestro,

        25 El cual fué entregado por nuestros delitos, y resucitado para nuestra
justificación



Capítulo  5

        1 JUSTIFICADOS pues por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de
nuestro Señor Jesucristo:

        2 Por el cual también tenemos entrada por la fe á esta gracia en la cual
estamos [firmes], y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios.

        3 Y no sólo esto, mas aun nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo
que la tribulación produce paciencia;

        4 Y la paciencia, prueba; y la prueba, esperanza;

        5 Y la esperanza no avergüenza; porque el amor de Dios está derramado en
nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos es dado.

        6 Porque Cristo, cuando aun éramos flacos, á su tiempo murió por los
impíos.

        7 Ciertamente apenas muere alguno por un justo: con todo podrá ser que
alguno osara morir por el bueno.

        8 Mas Dios encarece su caridad para con nosotros, porque siendo aún
pecadores, Cristo murió por nosotros.

        9 Luego mucho más ahora, justificados en su sangre, por él seremos
salvos de la ira.

        10 Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la
muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su
vida.

        11 Y no sólo esto, mas aun nos gloriamos en Dios por el Señor nuestro
Jesucristo, por el cual hemos ahora recibido la reconciliación.

        12 De consiguiente, [vino la reconciliación por uno], así como el pecado
entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, y la muerte así
pasó á todos los hombres, pues que todos pecaron.

        13 Porque hasta la ley, el pecado estaba en el mundo; pero no se imputa
pecado no habiendo ley.

        14 No obstante, reinó la muerte desde Adam hasta Moisés, aun en los que
no pecaron á la manera de la rebelión de Adam; el cual es figura del que había
de venir.

        15 Mas no como el delito, tal fué el don: porque si por el delito de
aquel uno murieron los muchos, mucho más abundó la gracia de Dios á los
muchos, y el don por la gracia de un hombre, Jesucristo.

        16 Ni tampoco de la manera que por un pecado, [así] también el don:
porque el juicio á la verdad [vino] de un [pecado] para condenación, mas la
gracia [vino] de muchos delitos para justificación.

        17 Porque, si por un delito reinó la muerte por uno, mucho más reinarán
en vida por un Jesucristo los que reciben la abundancia de la gracia, y del
don de la justicia.

        18 Así que, de la manera que por un delito [vino la culpa] á todos los
hombres para condenación, así por una justicia [vino la gracia] á todos los
hombres para justificación de vida.

        19 Porque como por la desobediencia de un hombre los muchos fueron
constituídos pecadores, así por la obediencia de uno los muchos serán
constituídos justos.

        20 La ley empero entró para que el pecado creciese; mas cuando el pecado
creció, sobrepujó la gracia;

        21 Para que, de la manera que el pecado reinó para muerte, así también
la gracia reine por la justicia para vida eterna por Jesucristo Señor nuestro.



Capítulo  6

        1 ¿PUES qué diremos? Perseveraremos en pecado para que la gracia crezca?

        2 En ninguna manera. Porque los que somos muertos al pecado, ¿cómo
viviremos aún en él?

        3 ¿O no sabéis que todos los que somos bautizados en Cristo Jesús, somos
bautizados en su muerte?

        4 Porque somos sepultados juntamente con él á muerte por el bautismo;
para que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así
también nosotros andemos en novedad de vida.

        5 Porque si fuimos plantados juntamente en [él] á la semejanza de su
muerte, así también [lo seremos á la] de su resurrección:

        6 Sabiendo esto, que nuestro viejo hombre juntamente fué crucificado con
[él], para que el cuerpo del pecado sea deshecho, á fin de que no sirvamos más
al pecado.

        7 Porque el que es muerto, justificado es del pecado.

        8 Y si morimos con Cristo, creemos que también viviremos con él;

        9 Sabiendo que Cristo, habiendo resucitado de entre los muertos, ya no
muere: la muerte no se enseñoreará más de él.

        10 Porque el haber muerto, al pecado murió una vez; mas el vivir, á Dios
vive.

        11 Así también vosotros, pensad que de cierto estáis muertos al pecado,
mas vivos á Dios en Cristo Jesús Señor nuestro.

        12 No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal, para que le
obedezcáis en sus concupiscencias;

        13 Ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado por instrumentos de
iniquidad; antes presentaos á Dios como vivos de los muertos, y vuestros
miembros á Dios por instrumentos de justicia.

        14 Porque el pecado no se enseñoreará de vosotros; pues no estáis bajo
la ley, sino bajo la gracia.

        15 ¿Pues qué? ¿Pecaremos, porque no estamos bajo de la ley, sino bajo de
la gracia? En ninguna manera.

        16 ¿No sabéis que á quien os prestáis vosotros mismos por siervos para
obedecer[le], sois siervos de aquel á quien obedecéis, ó del pecado para
muerte, ó de la obediencia para justicia?

        17 Empero gracias á Dios, que aunque fuisteis siervos del pecado, habéis
obedecido de corazón á aquella forma de doctrina á la cual sois entregados;

        18 Y libertados del pecado, sois hechos siervos de la justicia.

        19 Humana cosa digo, por la flaqueza de vuestra carne: que como para
iniquidad presentasteis vuestros miembros á servir á la inmundicia y á la
iniquidad, así ahora para santidad presentéis vuestros miembros á servir á la
justicia.

        20 Porque cuando fuisteis siervos del pecado, erais libres acerca de la
justicia.

        21 ¿Qué fruto, pues, teníais de aquellas cosas de las cuales ahora os
avergonzáis? porque el fin de ellas es muerte.

        22 Mas ahora, librados del pecado, y hechos siervos á Dios, tenéis por
vuestro fruto la santificación, y por fin la vida eterna.

        23 Porque la paga del pecado es muerte: mas la dádiva de Dios es vida
eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.



Capítulo  7

        1 ¿IGNORÁIS, hermanos, (porque hablo con los que saben la ley) que la
ley se enseñorea del hombre entre tanto que vive?

        2 Porque la mujer que está sujeta á marido, mientras el marido vive está
obligada á la ley; mas muerto el marido, libre es de la ley del marido.

        3 Así que, viviendo el marido, se llamará adúltera si fuere de otro
varón; mas si su marido muriere, es libre de la ley; de tal manera que no será
adúltera si fuere de otro marido.

        4 Así también vosotros, hermanos míos, estáis muertos á la ley por el
cuerpo de Cristo, para que seáis de otro, [á saber], del que resucitó de los
muertos, á fin de que fructifiquemos á Dios.

        5 Porque mientras estábamos en la carne, los afectos de los pecados que
eran por la ley, obraban en nuestros miembros fructificando para muerte.

        6 Mas ahora estamos libres de la ley, habiendo muerto á aquella en la
cual estábamos detenidos, para que sirvamos en novedad de espíritu, y no en
vejez de letra.

        7 ¿Qué pues diremos? ¿La ley es pecado? En ninguna manera. Empero yo no
conocí el pecado sino por la ley: porque tampoco conociera la concupiscencia,
si la ley no dijera: No codiciarás.

        8 Mas el pecado, tomando ocasión, obró en mí por el mandamiento toda
concupiscencia: porque sin la ley el pecado [está] muerto.

        9 Así que, yo sin la ley vivía por algún tiempo: mas venido el
mandamiento, el pecado revivió, y yo morí.

        10 Y hallé que el mandamiento, [intimado] para vida, [para mí] era
mortal:

        11 Porque el pecado, tomando ocasión, me engañó por el mandamiento, y
por él me mató.

        12 De manera que la ley á la verdad es santa, y el mandamiento santo, y
justo, y bueno.

        13 ¿Luego lo que es bueno, á mí me es hecho muerte? No; sino que el
pecado, para mostrarse pecado, por lo bueno me obró la muerte, haciéndose
pecado sobremanera pecante por el mandamiento.

        14 Porque sabemos que la ley es espiritual; mas yo soy carnal, vendido á
sujeción del pecado.

        15 Porque lo que hago, no lo entiendo; ni lo que quiero, hago; antes lo
que aborrezco, aquello hago.

        16 Y si lo que no quiero, esto hago, apruebo que la ley es buena.

        17 De manera que ya no obro aquello, sino el pecado que mora en mí.

        18 Y yo sé que en mí (es á saber, en mi carne) no mora el bien: porque
tengo el querer, mas efectuar el bien no lo alcanzo.

        19 Porque no hago el bien que quiero; mas el mal que no quiero, éste
hago.

        20 Y si hago lo que no quiero, ya no lo obro yo, sino el pecado que mora
en mí.

        21 Así que, queriendo yo hacer el bien, hallo [esta] ley: Que el mal
está en mí.

        22 Porque según el hombre interior, me deleito en la ley de Dios:

        23 Mas veo otra ley en mis miembros, que se rebela contra la ley de mi
espíritu, y que me lleva cautivo á la ley del pecado que está en mis miembros.

        24 ¡Miserable hombre de mí! ¿quién me librará del cuerpo de esta muerte?

        25 Gracias doy á Dios, por Jesucristo Señor nuestro. Así que, yo mismo
con la mente sirvo á la ley de Dios, mas con la carne á la ley del pecado.



Capítulo  8

        1 AHORA pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo
Jesús, los que no andan conforme á la carne, mas conforme al espíritu.

        2 Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la
ley del pecado y de la muerte.

        3 Porque lo que era imposible á la ley, por cuanto era débil por la
carne, Dios enviando á su Hijo en semejanza de carne de pecado, y á causa del
pecado, condenó al pecado en la carne;

        4 Para que la justicia de la ley fuese cumplida en nosotros, que no
andamos conforme á la carne, mas conforme al espíritu.

        5 Porque los que viven conforme á la carne, de las cosas que son de la
carne se ocupan; mas los que conforme al espíritu, de las cosas del espíritu.

        6 Porque la intención de la carne es muerte; mas la intención del
espíritu, vida y paz:

        7 Por cuanto la intención de la carne es enemistad contra Dios; porque
no se sujeta á la ley de Dios, ni tampoco puede.

        8 Así que, los que están en la carne no pueden agradar á Dios.

        9 Mas vosotros no estáis en la carne, sino en el espíritu, si es que el
Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo,
el tal no es de él.

        10 Empero si Cristo está en vosotros, el cuerpo á la verdad está muerto
á causa del pecado; mas el espíritu vive á causa de la justicia.

        11 Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos á Jesús mora en
vosotros, el que levantó á Cristo Jesús de los muertos, vivificará también
vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros.

        12 Así que, hermanos, deudores somos, no á la carne, para que vivamos
conforme á la carne:

        13 Porque si viviereis conforme á la carne, moriréis; mas si por el
espíritu mortificáis las obras de la carne, viviréis.

        14 Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, los tales
son hijos de Dios.

        15 Porque no habéis recibido el espíritu de servidumbre para [estar]
otra vez en temor; mas habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual
clamamos, Abba, Padre.

        16 Porque el mismo Espíritu da testimonio á nuestro espíritu que somos
hijos de Dios.

        17 Y si hijos, también herederos; herederos de Dios, y coherederos de
Cristo; si empero padecemos juntamente [con él], para que juntamente [con él]
seamos glorificados.

        18 Porque tengo por cierto que lo que en este tiempo se padece, no es de
comparar con la gloria venidera que en nosotros ha de ser manifestada.

        19 Porque el continuo anhelar de las criaturas espera la manifestación
de los hijos de Dios.

        20 Porque las criaturas sujetas fueron á vanidad, no de grado, mas por
causa del que las sujetó con esperanza,

        21 Que también las mismas criaturas serán libradas de la servidumbre de
corrupción en la libertad gloriosa de los hijos de Dios.

        22 Porque sabemos que todas las criaturas gimen á una, y á una están de
parto hasta ahora.

        23 Y no sólo ellas, mas también nosotros mismos, que tenemos las
primicias del Espíritu, nosotros también gemimos dentro de nosotros mismos,
esperando la adopción, [es á saber], la redención de nuestro cuerpo.

        24 Porque en esperanza somos salvos; mas la esperanza que se ve, no es
esperanza; porque lo que alguno ve, ¿á qué esperarlo?

        25 Empero si lo que no vemos esperamos, por paciencia esperamos.

        26 Y asimismo también el Espíritu ayuda nuestra flaqueza: porque qué
hemos de pedir como conviene, no lo sabemos; sino que el mismo Espíritu pide
por nosotros con gemidos indecibles.

        27 Mas el que escudriña los corazones, sabe cuál es el intento del
Espíritu, porque conforme á [la voluntad de] Dios, demanda por los santos.

        28 Y sabemos que á los que á Dios aman, todas las cosas les ayudan á
bien, [es á saber], á los que conforme al propósito son llamados.

        29 Porque á los que antes conoció, también predestinó para que fuesen
hechos conformes á la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre
muchos hermanos;

        30 Y á los que predestinó, á éstos también llamó; y á los que llamó, á
éstos también justificó; y á los que justificó, á éstos también glorificó.

        31 ¿Pues qué diremos á esto? Si Dios por nosotros, ¿quién contra
nosotros?

        32 El que aun á su propio Hijo no perdonó, antes le entregó por todos
nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas?

        33 ¿Quién acusará á los escogidos de Dios? Dios es el que justifica.

        34 ¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aún, el que
también resucitó, quien además está á la diestra de Dios, el que también
intercede por nosotros.

        35 ¿Quién nos apartará del amor de Cristo? tribulación? ó angustia? ó
persecución? ó hambre? ó desnudez? ó peligro? ó cuchillo?

        36 Como está escrito: Por causa de ti somos muertos todo el tiempo:
Somos estimados como ovejas de matadero.

        37 Antes, en todas estas cosas hacemos más que vencer por medio de aquel
que nos amó.

        38 Por lo cual estoy cierto que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni
principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir,

        39 Ni lo alto, ni lo bajo, ni ninguna criatura nos podrá apartar del
amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.



Capítulo  9

        1 VERDAD digo en Cristo, no miento, dándome testimonio mi conciencia en
el Espíritu Santo,

        2 Que tengo gran tristeza y continuo dolor en mi corazón.

        3 Porque deseara yo mismo ser apartado de Cristo por mis hermanos, los
que son mis parientes según la carne;

        4 Que son israelitas, de los cuales es la adopción, y la gloria, y el
pacto, y la data de la ley, y el culto, y las promesas;

        5 Cuyos son los padres, y de los cuales es Cristo según la carne, el
cual es Dios sobre todas las cosas, bendito por los siglos. Amén.

        6 No empero que la palabra de Dios haya faltado: porque no todos los que
son de Israel son Israelitas;

        7 Ni por ser simiente de Abraham, son todos hijos; mas: En Isaac te será
llamada simiente.

        8 Quiere decir: No los que son hijos de la carne, éstos son los hijos de
Dios; mas los que son hijos de la promesa, son contados en la generación.

        9 Porque la palabra de la promesa es esta: Como en este tiempo vendré, y
tendrá Sara un hijo.

        10 Y no sólo esto; mas también Rebeca concibiendo de uno, de Isaac
nuestro padre,

        11 (Porque no siendo aún nacidos, ni habiendo hecho aún ni bien ni mal,
para que el propósito de Dios conforme á la elección, no por las obras sino
por el que llama, permaneciese;)

        12 Le fué dicho que el mayor serviría al menor.

        13 Como está escrito: A Jacob amé, mas á Esaú aborrecí.

        14 ¿Pues qué diremos? ¿Que hay injusticia en Dios? En ninguna manera.

        15 Mas á Moisés dice: Tendré misericordia del que tendré misericordia, y
me compadeceré del que me compadeceré.

        16 Así que no es del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que
tiene misericordia.

        17 Porque la Escritura dice de Faraón: Que para esto mismo te he
levantado, para mostrar en ti mi potencia, y que mi nombre sea anunciado por
toda la tierra.

        18 De manera que del que quiere tiene misericordia; y al que quiere,
endurece.

        19 Me dirás pues: ¿Por qué, pues, se enoja? porque ¿quién resistirá á su
voluntad?

        20 Mas antes, oh hombre, ¿quién eres tú, para que alterques con Dios?
Dirá el vaso de barro al que le labró: ¿Por qué me has hecho tal?

        21 ¿O no tiene potestad el alfarero para hacer de la misma masa un vaso
para honra, y otro para vergüenza?

        22 ¿Y qué, si Dios, queriendo mostrar la ira y hacer notoria su
potencia, soportó con mucha mansedumbre los vasos de ira preparados para
muerte,

        23 Y para hacer notorias las riquezas de su gloria, [mostrólas] para con
los vasos de misericordia que él ha preparado para gloria;

        24 Los cuales también ha llamado, [es á saber], á nosotros, no sólo de
los Judíos, mas también de los Gentiles?

        25 Como también en Oseas dice: Llamaré al que no era mi pueblo, pueblo
mío; Y á la no amada, amada.

        26 Y será, que en el lugar donde les fué dicho: Vosotros no sois pueblo
mío: Allí serán llamados hijos del Dios viviente.

        27 También Isaías clama tocante á Israel: Si fuere el número de los
hijos de Israel como la arena de la mar, las reliquias serán salvas:

        28 Porque palabra consumadora y abreviadora en justicia, porque palabra
abreviada, hará el Señor sobre la tierra.

        29 Y como antes dijo Isaías: Si el Señor de los ejércitos no nos hubiera
dejado simiente, Como Sodoma habríamos venido á ser, y á Gomorra fuéramos
semejantes.

        30 ¿Pues qué diremos? Que los Gentiles que no seguían justicia, han
alcanzado la justicia, es á saber, la justicia que es por la fe;

        31 Mas Israel que seguía la ley de justicia, no ha llegado á la ley de
justicia.

        32 ¿Por qué? Porque [la seguían] no por fe, mas como por las obras de la
ley: por lo cual tropezaron en la piedra de tropiezo,

        33 Como está escrito: He aquí pongo en Sión piedra de tropiezo, y piedra
de caída; Y aquel que creyere en ella, no será avergonzado.



Capítulo  10

        1 HERMANOS, ciertamente la voluntad de mi corazón y mi oración á Dios
sobre Israel, es para salud.

        2 Porque yo les doy testimonio que tienen celo de Dios, mas no conforme
á ciencia.

        3 Porque ignorando la justicia de Dios, y procurando establecer la suya
propia, no se han sujetado á la justicia de Dios.

        4 Porque el fin de la ley es Cristo, para justicia á todo aquel que
cree.

        5 Porque Moisés describe la justicia que es por la ley: Que el hombre
que hiciere estas cosas, vivirá por ellas.

        6 Mas la justicia que es por la fe dice así: No digas en tu corazón:
¿Quién subirá al cielo? (esto es, para traer abajo á Cristo:)

        7 O, ¿quién descenderá al abismo? (esto es, para volver á traer á Cristo
de los muertos.)

        8 Mas ¿qué dice? Cercana está la palabra, en tu boca y en tu corazón.
Esta es la palabra de fe, la cual predicamos:

        9 Que si confesares con tu boca al Señor Jesús, y creyeres en tu corazón
que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.

        10 Porque con el corazón se cree para justicia; mas con la boca se hace
confesión para salud.

        11 Porque la Escritura dice: Todo aquel que en él creyere, no será
avergonzado.

        12 Porque no hay diferencia de Judío y de Griego: porque el mismo que es
Señor de todos, rico es para con todos los que le invocan:

        13 Porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo.

        14 ¿Cómo, pues, invocarán á aquel en el cual no han creído? ¿y cómo
creerán á aquel de quien no han oído? ¿y cómo oirán sin [haber] quien [les]
predique?

        15 ¿Y cómo predicarán si no fueren enviados? Como está escrito: ¡Cuán
hermosos son los pies de los que anuncian el evangelio de la paz, de los que
anuncian el evangelio de los bienes!

        16 Mas no todos obedecen al evangelio; pues Isaías dice: Señor, ¿quién
ha creído á nuestro anuncio?

        17 Luego la fe es por el oir; y el oir por la palabra de Dios.

        18 Mas digo: ¿No han oído? Antes bien, Por toda la tierra ha salido la
fama de ellos, Y hasta los cabos de la redondez de la tierra las palabras de
ellos.

        19 Mas digo: ¿No ha conocido [esto] Israel? Primeramente Moisés dice: Yo
os provocaré á celos con gente que no es [mía]; Con gente insensata os
provocaré á ira.

        20 E Isaías determinadamente dice: Fuí hallado de los que no me
buscaban; Manifestéme á los que no preguntaban por mí.

        21 Mas acerca de Israel dice: Todo el día extendí mis manos á un pueblo
rebelde y contradictor.



Capítulo  11

        1 DIGO pues: ¿Ha desechado Dios á su pueblo? En ninguna manera. Porque
también yo soy Israelita, de la simiente de Abraham, de la tribu de Benjamín.

        2 No ha desechado Dios á su pueblo, al cual antes conoció. ¿O no sabéis
qué dice de Elías la Escritura? cómo hablando con Dios contra Israel [dice:]

        3 Señor, á tus profetas han muerto, y tus altares han derruído; y yo he
quedado solo, y procuran matarme.

        4 Mas ¿qué le dice la divina respuesta? He dejado para mí siete mil
hombres, que no han doblado la rodilla delante de Baal.

        5 Así también, aun en este tiempo han quedado reliquias por la elección
de gracia.

        6 Y si por gracia, luego no por las obras; de otra manera la gracia ya
no es gracia. Y si por las obras, ya no es gracia; de otra manera la obra ya
no es obra.

        7 ¿Qué pues? Lo que buscaba Israel aquello no ha alcanzado; mas la
elección lo ha alcanzado: y los demás fueron endurecidos;

        8 Como está escrito: Dióles Dios espíritu de remordimiento, ojos con que
no vean, y oídos con que no oigan, hasta el día de hoy.

        9 Y David dice: Séales vuelta su mesa en lazo, y en red, Y en
tropezadero, y en paga:

        10 Sus ojos sean obscurecidos para que no vean, Y agóbiales siempre el
espinazo.

        11 Digo pues: ¿Han tropezado para que cayesen? En ninguna manera; mas
por el tropiezo de ellos [vino] la salud á los Gentiles, para que fuesen
provocados á celos.

        12 Y si la falta de ellos es la riqueza del mundo, y el menoscabo de
ellos la riqueza de los Gentiles, ¿cuánto más el henchimiento de ellos?

        13 Porque á vosotros hablo, Gentiles. Por cuanto pues, yo soy apóstol de
los Gentiles, mi ministerio honro,

        14 Por si en alguna manera provocase á celos á mi carne, é hiciese
salvos á algunos de ellos.

        15 Porque si el extrañamiento de ellos [es] la reconciliación del mundo,
¿qué [será] el recibimiento [de ellos], sino vida de los muertos?

        16 Y si el primer fruto es santo, también lo es el todo, y si la raíz es
santa, también lo son las ramas.

        17 Que si algunas de las ramas fueron quebradas, y tú, siendo acebuche,
has sido ingerido en lugar de ellas, y has sido hecho participante de la raíz
y de la grosura de la oliva;

        18 No te jactes contra las ramas; y si te jactas, [sabe que] no
sustentas tú á la raíz, sino la raíz á ti.

        19 Pues las ramas, dirás, fueron quebradas para que yo fuese ingerido.

        20 Bien: por su incredulidad fueron quebradas, mas tú por la fe estás en
pie. No te ensoberbezcas, antes teme,

        21 Que si Dios no perdonó á las ramas naturales, á ti tampoco no
perdone.

        22 Mira, pues, la bondad y la severidad de Dios: la severidad
ciertamente en los que cayeron; mas la bondad para contigo, si permanecieres
en la bondad; pues de otra manera tú también serás cortado.

        23 Y aun ellos, si no permanecieren en incredulidad, serán ingeridos;
que poderoso es Dios para volverlos á ingerir.

        24 Porque si tú eres cortado del natural acebuche, y contra natura
fuiste ingerido en la buena oliva, ¿cuánto más éstos, que son las [ramas]
naturales, serán ingeridos en su oliva?

        25 Porque no quiero, hermanos, que ignoréis este misterio, para que no
seáis acerca de vosotros mismos arrogantes: que el endurecimiento en parte ha
acontecido en Israel, hasta que haya entrado la plenitud de los Gentiles;

        26 Y luego todo Israel será salvo; como está escrito: Vendrá de Sión el
Libertador, Que quitará de Jacob la impiedad;

        27 Y este es mi pacto con ellos, Cuando quitare sus pecados.

        28 Así que, cuanto al evangelio, son enemigos por causa de vosotros: mas
cuanto á la elección, son muy amados por causa de los padres.

        29 Porque sin arrepentimiento son las mercedes y la vocación de Dios.

        30 Porque como también vosotros en algún tiempo no creísteis á Dios, mas
ahora habéis alcanzado misericordia por la incredulidad de ellos;

        31 Así también éstos ahora no han creído, para que, por la misericordia
para con vosotros, ellos también alcancen misericordia.

        32 Porque Dios encerró á todos en incredulidad, para tener misericordia
de todos.

        33 ¡Oh profundidad de las riquezas de la sabiduría y de la ciencia de
Dios! ¡Cuán incomprensibles son sus juicios, é inescrutables sus caminos!

        34 Porque ¿quién entendió la mente del Señor? ¿ó quién fué su consejero?

        35 ¿O quién le dió á él primero, para que le sea pagado?

        36 Porque de él, y por él, y en él, son todas las cosas. A él sea gloria
por siglos. Amén.



Capítulo  12

        1 ASÍ que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que
presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable á Dios, [que
es] vuestro racional culto.

        2 Y no os conforméis á este siglo; mas reformaos por la renovación de
vuestro entendimiento, para que experimentéis cuál sea la buena voluntad de
Dios, agradable y perfecta.

        3 Digo pues por la gracia que me es dada, á cada cual que está entre
vosotros, que no tenga más alto concepto de sí que el que debe tener, sino que
piense de sí con templanza, conforme á la medida de fe que Dios repartió á
cada uno.

 4 Porque de la manera que en un cuerpo tenemos muchos miembros, empero todos
los miembros no tienen la misma operación;

        5 Así muchos somos un cuerpo en Cristo, mas todos miembros los unos de
los otros.

        6 De manera que, teniendo diferentes dones según la gracia que nos es
dada, si [el de] profecía, [úsese] conforme á la medida de la fe;

        7 O si ministerio, en servir; ó el que enseña, en doctrina;

        8 El que exhorta, en exhortar; el que reparte, [hágalo] en simplicidad;
el que preside, con solicitud; el que hace misericordia, con alegría.

        9 El amor sea sin fingimiento: aborreciendo lo malo, llegándoos á lo
bueno;

        10 Amándoos los unos á los otros con caridad fraternal; previniéndoos
con honra los unos á los otros;

        11 En el cuidado no perezosos; ardientes en espíritu; sirviendo al
Señor;

        12 Gozosos en la esperanza; sufridos en la tribulación; constantes en la
oración;

        13 Comunicando á las necesidades de los santos; siguiendo la
hospitalidad.

        14 Bendecid á los que os persiguen: bendecid, y no maldigáis.

        15 Gozaos con los que se gozan: llorad con los que lloran.

        16 Unánimes entre vosotros: no altivos, mas acomodándoos á los humildes.
No seáis sabios en vuestra opinión.

        17 No paguéis á nadie mal por mal; procurad lo bueno delante de todos
los hombres.

        18 Si se puede hacer, cuanto está en vosotros, tened paz con todos los
hombres.

        19 No os venguéis vosotros mismos, amados míos; antes dad lugar á la
ira; porque escrito está: Mía es la venganza: yo pagaré, dice el Señor.

        20 Así que, si tu enemigo tuviere hambre, dale de comer; si tuviere sed,
dale de beber: que haciendo esto, ascuas de fuego amontonas sobre su cabeza.

        21 No seas vencido de lo malo; mas vence con el bien el mal.



Capítulo  13

        1 TODA alma se someta á las potestades superiores; porque no hay
potestad sino de Dios; y las que son, de Dios son ordenadas.

        2 Así que, el que se opone á la potestad, á la ordenación de Dios
resiste: y los que resisten, ellos mismos ganan condenación para sí.

        3 Porque los magistrados no son para temor al que bien hace, sino al
malo. ¿Quieres pues no temer la potestad? haz lo bueno, y tendrás alabanza de
ella;

        4 Porque es ministro de Dios para tu bien. Mas si hicieres lo malo,
teme: porque no en vano lleva el cuchillo; porque es ministro de Dios,
vengador para castigo al que hace lo malo.

        5 Por lo cual es necesario que [le] estéis sujetos, no solamente por la
ira, mas aun por la conciencia.

        6 Porque por esto pagáis también los tributos; porque son ministros de
Dios que sirven á esto mismo.

        7 Pagad á todos lo que debéis: al que tributo, tributo; al que pecho,
pecho; al que temor, temor; al que honra, honra.

        8 No debáis á nadie nada, sino amaros unos á otros; porque el que ama al
prójimo, cumplió la ley.

        9 Porque: No adulterarás; no matarás; no hurtarás; no dirás falso
testimonio; no codiciarás: y si hay algún otro mandamiento, en esta sentencia
se comprende sumariamente: Amarás á tu prójimo como á ti mismo.

        10 La caridad no hace mal al prójimo: así que, el cumplimiento de la ley
es la caridad.

        11 Y esto, conociendo el tiempo, que es ya hora de levantarnos del
sueño; porque ahora nos está más cerca nuestra salud que cuando creímos.

        12 La noche ha pasado, y ha llegado el día: echemos, pues, las obras de
las tinieblas, y vistámonos las armas de luz.

        13 Andemos como de día, honestamente: no en glotonerías y borracheras,
no en lechos y disoluciones, no en pedencias y envidia:

        14 Mas vestíos del Señor Jesucristo, y no hagáis caso de la carne en
[sus] deseos.



Capítulo  14

        1 RECIBID al flaco en la fe, [pero] no para contiendas de disputas.

        2 Porque uno cree que se ha de comer de todas cosas: otro que es débil,
come legumbres.

        3 El que come, no menosprecie al que no come: y el que no come, no
juzgue al que come; porque Dios le ha levantado.

        4 ¿Tú quién eres que juzgas al siervo ajeno? para su señor está en pie,
ó cae: mas se afirmará; que poderoso es el Señor para afirmarle.

        5 Uno hace diferencia entre día y día; otro juzga [iguales] todos los
días. Cada uno esté asegurado en su ánimo.

        6 El que hace caso del día, háce[lo] para el Señor: y el que no hace
caso del día, no lo hace para el Señor. El que come, come para el Señor,
porque da gracias á Dios; y el que no come, no come para el Señor, y da
gracias á Dios.

        7 Porque ninguno de nosotros vive para sí, y ninguno muere para sí.

        8 Que si vivimos, para el Señor vivimos; y si morimos, para el Señor
morimos. Así que, ó que vivamos, ó que muramos, del Señor somos.

        9 Porque Cristo para esto murió, y resucitó, y volvió á vivir, para ser
Señor así de los muertos como de los que viven.

        10 Mas tú ¿por qué juzgas á tu hermano? O tú también, ¿por qué
menosprecias á tu hermano? porque todos hemos de estar ante el tribunal de
Cristo.

        11 Porque escrito está: Vivo yo, dice el Señor, que á mí se doblará toda
rodilla, Y toda lengua confesará á Dios.

        12 De manera que, cada uno de nosotros dará á Dios razón de sí.

        13 Así que, no juzguemos más los unos de los otros: antes bien juzgad de
no poner tropiezo ó escándalo al hermano.

        14 Yo sé, y confío en el Señor Jesús, que de suyo nada hay inmundo: mas
á aquel que piensa alguna cosa ser inmunda, para él es inmunda.

        15 Empero si por causa de la comida tu hermano es contristado, ya no
andas conforme á la caridad. No arruines con tu comida á aquél por el cual
Cristo murió.

        16 No sea pues blasfemado vuestro bien:

        17 Que el reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia y paz y
gozo por el Espíritu Santo.

        18 Porque el que en esto sirve á Cristo, agrada á Dios, y es acepto á
los hombres.

        19 Así que, sigamos lo que hace á la paz, y á la edificación de los unos
á los otros.

        20 No destruyas la obra de Dios por causa de la comida. Todas las cosas
á la verdad son limpias: mas malo es al hombre que come con escándalo.

        21 Bueno es no comer carne, ni beber vino, ni [nada] en que tu hermano
tropiece, ó se ofenda, ó sea debilitado.

        22 ¿Tienes tú fe? Tenla para contigo delante de Dios. Bienaventurado el
que no se condena á sí mismo con lo que aprueba.

        23 Mas el que hace diferencia, si comiere, es condenado, porque no
[comió] por fe: y todo lo que no es de fe, es pecado.



Capítulo  15

        1 ASÍ que, los que somos más firmes debemos sobrellevar las flaquezas de
los flacos, y no agradarnos á nosotros mismos.

        2 Cada uno de nosotros agrade á su prójimo en bien, á edificación.

        3 Porque Cristo no se agradó á sí mismo; antes bien, como está escrito:
Los vituperios de los que te vituperan, cayeron sobre mí.

        4 Porque las cosas que antes fueron escritas, para nuestra enseñanza
fueron escritas; para que por la paciencia, y por la consolación de las
Escrituras, tengamos esperanza.

        5 Mas el Dios de la paciencia y de la consolación os dé que entre
vosotros seáis unánimes según Cristo Jesús;

        6 Para que concordes, á una boca glorifiquéis al Dios y Padre de nuestro
Señor Jesucristo.

        7 Por tanto, sobrellevaos los unos á los otros, como también Cristo nos
sobrellevó, para gloria de Dios.

        8 Digo, pues, que Cristo Jesús fué hecho ministro de la circuncisión por
la verdad de Dios, para confirmar las promesas [hechas] á los padres,

        9 Y para que los Gentiles glorifiquen á Dios por la misericordia; como
está escrito: Por tanto yo te confesaré entre los Gentiles, Y cantaré á tu
nombre.

        10 Y otra vez dice: Alegraos, Gentiles, con su pueblo.

        11 Y otra vez: Alabad al Señor todos los Gentiles, Y magnificadle, todos
los pueblos.

        12 Y otra vez, dice Isaías: Estará la raíz de Jessé, Y el que se
levantará á regir los Gentiles: Los Gentiles esperarán en él.

        13 Y el Dios de esperanza os llene de todo gozo y paz creyendo, para que
abundéis en esperanza por la virtud del Espíritu Santo.

        14 Empero cierto estoy yo de vosotros, hermanos míos, que aun vosotros
mismos estáis llenos de bondad, llenos de todo conocimiento, de tal manera que
podáis amonestaros los unos á los otros.

        15 Mas os he escrito, hermanos, en parte resueltamente, como
amonestándoos por la gracia que de Dios me es dada,

        16 Para ser ministro de Jesucristo á los Gentiles, ministrando el
evangelio de Dios, para que la ofrenda de los Gentiles sea agradable,
santificada por el Espíritu Santo.

        17 Tengo, pues, de qué gloriarme en Cristo Jesús en lo que mira á Dios.

        18 Porque no osaría hablar alguna cosa que Cristo no haya hecho por mí
para la obediencia de los Gentiles, con la palabra y con las obras,

        19 Con potencia de milagros y prodigios, en virtud del Espíritu de Dios:
de manera que desde Jerusalem, y por los alrededores hasta Ilírico, he llenado
[todo] del evangelio de Cristo.

        20 Y de esta manera me esforcé á predicar el evangelio, no donde [antes]
Cristo fuese nombrado, por no edificar sobre ajeno fundamento:

        21 Sino, como está escrito: A los que no fué anunciado de él, verán: Y
los que no oyeron, entenderán.

        22 Por lo cual aun he sido impedido muchas veces de venir á vosotros.

        23 Mas ahora no teniendo más lugar en estas regiones, y deseando ir á
vosotros muchos años há,

        24 Cuando partiere para España, iré á vosotros; porque espero que
pasando os veré, y que seré llevado de vosotros allá, si empero antes hubiere
gozado de vosotros.

        25 Mas ahora parto para Jerusalem á ministrar á los santos.

        26 Porque Macedonia y Acaya tuvieron por bien hacer una colecta para los
pobres de los santos que están en Jerusalem.

        27 Porque les pareció bueno, y son deudores á ellos: porque si los
Gentiles han sido hechos participantes de sus bienes espirituales, deben
también ellos servirles en los carnales.

        28 Así que, cuando hubiere concluído esto, y les hubiere consignado este
fruto, pasaré por vosotros á España.

        29 Y sé que cuando llegue á vosotros, llegaré con abundancia de la
bendición del evangelio de Cristo.

        30 Ruégoos empero, hermanos, por el Señor nuestro Jesucristo, y por la
caridad del Espíritu, que me ayudéis con oraciones por mí á Dios,

        31 Que sea librado de los rebeldes que están en Judea, y que la ofrenda
de mi servicio á los santos en Jerusalem sea acepta;

        32 Para que con gozo llegue á vosotros por la voluntad de Dios, y que
sea recreado juntamente con vosotros.

        33 Y el Dios de paz sea con todos vosotros. Amén.



Capítulo  16

        1 ENCOMIÉNDOOS empero á Febe nuestra hermana, la cual es diaconisa de la
iglesia que está en Cencreas:

        2 Que la recibáis en el Señor, como es digno á los santos, y que la
ayudéis en cualquiera cosa en que os hubiere menester: porque ella ha ayudado
á muchos, y á mí mismo.

        3 Saludad á Priscila y Aquila, mis coadjutores en Cristo Jesús;

        4 (Que pusieron sus cuellos por mi vida: á los cuales no doy gracias yo
solo, mas aun todas las iglesias de los Gentiles;)

        5 Asimismo á la iglesia de su casa. Saludad á Epeneto, amado mío, que es
las primicias de Acaya en Cristo.

        6 Saludad á María, la cual ha trabajado mucho con vosotros.

        7 Saludad á Andrónico y á Junia, mis parientes, y mis compañeros en la
cautividad, los que son insignes entre los apóstoles; los cuales también
fueron antes de mí en Cristo.

        8 Saludad á Amplias, amado mío en el Señor.

        9 Saludad á Urbano, nuestro ayudador en Cristo Jesús, y á Stachîs, amado
mío.

        10 Saludad á Apeles, probado en Cristo. Saludad á los que son de
Aristóbulo.

        11 Saludad á Herodión, mi pariente. Saludad á los que son de [la casa
de] Narciso, los que están en el Señor.

        12 Saludad á Trifena y á Trifosa, las cuales trabajan en el Señor.
Saludad á Pérsida amada, la cual ha trabajado mucho en el Señor.

        13 Saludad á Rufo, escogido en el Señor, y á su madre y mía.

        14 Saludad á Asíncrito, y á Flegonte, á Hermas, á Patrobas, á Hermes, y
á los hermanos que están con ellos.

        15 Saludad á Filólogo y á Julia, á Nereo y á su hermana, y á Olimpas, y
á todos los santos que están con ellos.

        16 Saludaos los unos á los otros con ósculo santo. Os saludan todas las
iglesias de Cristo.

        17 Y os ruego hermanos, que miréis los que causan disensiones y
escándalos contra la doctrina que vosotros habéis aprendido; y apartaos de
ellos.

        18 Porque los tales no sirven al Señor nuestro Jesucristo, sino á sus
vientres; y con suaves palabras y bendiciones engañan los corazones de los
simples.

        19 Porque vuestra obediencia ha venido á ser notoria á todos; así que me
gozo de vosotros; mas quiero que seáis sabios en el bien, y simples en el mal.

        20 Y el Dios de paz quebrantará presto á Satanás debajo de vuestros
pies. La gracia del Señor nuestro Jesucristo [sea] con vosotros.

        21 Os saludan Timoteo, mi coadjutor, y Lucio y Jasón y Sosipater, mis
parientes.

        22 Yo Tercio, que escribí la epístola, os saludo en el Señor.

        23 Salúdaos Gayo, mi huésped, y de toda la iglesia. Salúdaos Erasto,
tesorero de la ciudad, y el hermano Cuarto.

        24 La gracia del Señor nuestro Jesucristo sea con todos vosotros. Amén.

        25 Y al que puede confirmaros según mi evangelio y la predicación de
Jesucristo, según la revelación del misterio encubierto desde tiempos eternos,

        26 Mas manifestado ahora, y por las Escrituras de los profetas, según el
mandamiento del Dios eterno, declarado á todas las gentes para que obedezcan á
la fe;

        27 Al sólo Dios sabio, sea gloria por Jesucristo para siempre. Amén.


The first pass correction was made by Adrian Silva, Bret Carpenter, and MnJ on Sunday, May
        18,     1997; using primarily the two non-suspect*      1909’s: ABS/BFBS     1922 and the
ABS/BFBS        1925; but for reference the (suspect) ABS       1980, the (s) IBA (No date
available.), the (s) TSELF      1977, the (s) Gideons   1974, the (n-s) Gideons 1968, and the
(s) Trinitarian Bible Society (No date available.).  All ties decided by the "casting of the lot"
(Flipping a coin, and letting providence decide.), and are reserved for possible correction.

* Those leaving the reading "dia de Domingo" in Revelation        1.10 instead of "dia del Señor.
This change appears to have been made between   1968 and        1974, possibly because of the
influence of the KJB and the Reina Valera       1960 translation.


Of the non-suspect      1909’s, those that DO NOT have a comma after "Así que" are the
following: the ABS/BFBS 1925 and the Gideons International      1968.  This is supported by the
following suspect       1909’s:  Gideons International       1974 and the Trinitarian Bible Society
(No date available.).  These total to four (4) without a comma.

The non-suspect 1909 supporting a comma after "Así que" is: ABS/BFBS   1922.  The
suspect 1909’s not supporting a comma are:  ABS      1980, IBA (No date available.) (Box
        225646, Dallas, Texas,  75265, USA), and the TSELF      1977 (P.O. Box
        6094, Grand Rapids, Michigan,   49506, USA.  ISBN:84-399-5760-2)
These total four (4) with a comma.

Because of the tie between available readings, we commended the matter to providence and
flipped a coin. (Cast the lot in the lap.).





*** End of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Reina Valera New Testament of the Bible 1909" ***

Doctrine Publishing Corporation provides digitized public domain materials.
Public domain books belong to the public and we are merely their custodians.
This effort is time consuming and expensive, so in order to keep providing
this resource, we have taken steps to prevent abuse by commercial parties,
including placing technical restrictions on automated querying.

We also ask that you:

+ Make non-commercial use of the files We designed Doctrine Publishing
Corporation's ISYS search for use by individuals, and we request that you
use these files for personal, non-commercial purposes.

+ Refrain from automated querying Do not send automated queries of any sort
to Doctrine Publishing's system: If you are conducting research on machine
translation, optical character recognition or other areas where access to a
large amount of text is helpful, please contact us. We encourage the use of
public domain materials for these purposes and may be able to help.

+ Keep it legal -  Whatever your use, remember that you are responsible for
ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just because
we believe a book is in the public domain for users in the United States,
that the work is also in the public domain for users in other countries.
Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we
can't offer guidance on whether any specific use of any specific book is
allowed. Please do not assume that a book's appearance in Doctrine Publishing
ISYS search  means it can be used in any manner anywhere in the world.
Copyright infringement liability can be quite severe.

About ISYS® Search Software
Established in 1988, ISYS Search Software is a global supplier of enterprise
search solutions for business and government.  The company's award-winning
software suite offers a broad range of search, navigation and discovery
solutions for desktop search, intranet search, SharePoint search and embedded
search applications.  ISYS has been deployed by thousands of organizations
operating in a variety of industries, including government, legal, law
enforcement, financial services, healthcare and recruitment.



Home