Home
  By Author [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Title [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Language
all Classics books content using ISYS

Download this book: [ ASCII | HTML | PDF ]

Look for this book on Amazon


We have new books nearly every day.
If you would like a news letter once a week or once a month
fill out this form and we will give you a summary of the books for that week or month by email.

Title: Lucrecia Borja - Estudio Histórico
Author: Villa-Urrutia, Wenceslao Ramírez de
Language: Spanish
As this book started as an ASCII text book there are no pictures available.
Copyright Status: Not copyrighted in the United States. If you live elsewhere check the laws of your country before downloading this ebook. See comments about copyright issues at end of book.

*** Start of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Lucrecia Borja - Estudio Histórico" ***

This book is indexed by ISYS Web Indexing system to allow the reader find any word or number within the document.



(This file was produced from images generously made


NOTA DE TRANSCRIPCIÓN

  * En el texto las cursivas se muestran entre _subrayados_, las
    negritas entre =iguales= y las versalitas como MAYÚSCULAS.
  * Se ha respetado la ortografía original, normalizándola a la
    grafía de mayor frecuencia.
  * Los errores obvios de imprenta han sido corregidos sin avisar.



LUCRECIA
BORJA



OBRAS DEL AUTOR


  =Relaciones entre España y Austria= durante el reinado de
  la Emperatriz Doña Margarita, Infanta de España, esposa del
  Emperador Leopoldo I.—Madrid, 1905.—En 4.º

  =España en el Congreso de Viena= según la correspondencia oficial
  de D. Pedro Gómez Labrador, Marqués de Labrador.—Madrid, 1907.—En
  4.º con un fotograbado.

  =Ocios diplomáticos.= La jornada del Condestable de Castilla a
  Inglaterra para las paces de 1604. La embajada de Lord Nottingham
  a España en 1605.—Rubens diplomático.—Antonio Van Dyck.—Madrid,
  1907.—En 4.º

  =Relaciones entre España e Inglaterra= durante la guerra de la
  Independencia. Apuntes para la Historia diplomática de España, de
  1808 a 1814, con prólogo del Excmo. Sr. D. Antonio Maura. Tomo
  1. 1808-1809. Desde el Dos de Mayo hasta la batalla de Talavera.
  Madrid, 1911.—Tomo II. 1809-1812. Desde la batalla de Talavera
  hasta la de Arapiles. Madrid, 1912.—Tomo III. 1812-1814. La
  Embajada del Conde de Fernán-Núñez.—El Congreso de Viena. Madrid,
  1914.—En 4.º, tres volúmenes.

  =La Misión del Barón de Agra a Londres en 1808.=—Madrid, 1909.—En
  4.º

  =El Rey José Napoleón.=—Madrid, 1911.—En 4.º

  =La Embajada del Conde de Gondomar a Inglaterra en 1613.=
  Discurso leído ante la Real Academia de la Historia, en el acto
  de su recepción pública, el 25 de Mayo de 1913.—Madrid, 1913.—En
  4.º mayor.

  =El estilo diplomático.= Discurso leído ante la Real Academia
  Española en el acto de su recepción pública, el 4 de Junio de
  1916.—En 4.º mayor.

  =Las Mujeres de Fernando VII.=—Madrid, 1916.—En 4.º, con cinco
  retratos.

  =El Palacio Barberini.= Recuerdos de España en Roma.—Madrid,
  1919.—En 4.º, con una lámina.

  =El Papa de Velázquez.=—Madrid, 1920.—En 4.º mayor, con una
  lámina-retrato.

  =La Embajada del Marqués de Cogolludo a Roma en 1687.=—Madrid,
  1920.—En 4.º, con una lámina.

  =El Duque de Medinaceli y la Giorgina.=—Madrid, 1920.—En 4.º

  =Algunos cuadros del Museo del Prado.= Cómo se recobraron y
  salvaron de segura ruina los de Rafael que se llevó Bonaparte.
  París.—En 8.º mayor, con láminas.

  =Fernando VII, Rey Constitucional.=—Historia diplomática de
  España de 1820 a 1823.—Madrid, 1922.—En 4.º



  [Ilustración: PINTURICCHIO
    SANTA CATALINA DE ALEJANDRÍA
    Supuesto retrato de LUCRECIA BORJA.]



  MARQUÉS DE VILLA-URRUTIA
  DE LAS RR. ACADEMIAS ESPAÑOLA Y DE LA HISTORIA


  LUCRECIA
  BORJA

  ESTUDIO HISTÓRICO

  [Ilustración]


  FRANCISCO BELTRÁN
  LIBRERÍA ESPAÑOLA Y EXTRANJERA
  PRÍNCIPE, 16—MADRID



  ES PROPIEDAD
  DERECHOS RESERVADOS



El porqué de este libro.


No es sólo en España donde los historiadores modernos, impulsados
acaso por el espíritu caballeresco de la raza, han salido a la
palestra, enristrando algún potísimo documento, en defensa de la
honra de egregias damas asendereadas y maltrechas, y así como a Don
Quijote se le antojaron en la venta hermosas doncellas las mozas del
partido que ayudaron a armarle caballero, así también las que gozaron
en vida fama de impenitentes pecadoras, se nos presentan ahora con
ropa de pudibundas matronas y esposas ejemplares, que murieron
casi casi en olor de santidad y sin el menor tufillo de carnal y
pecaminoso ayuntamiento.

Un historiador alemán, como sus compatriotas concienzudo y minucioso,
dedicó, a orillas del Tíber, largas horas de paciente busca en los
archivos, y no pocas vigilias al estudio de la Roma medioeval, y
en sus andanzas topó, en la Corte de Alejandro VI, con la hija de
aquel Papa, la sin par Lucrecia Borja, puesta en solfa por Víctor
Hugo y Donizetti. Prendóse de ella, como tantos otros, y se propuso,
siquiera fuese tardíamente, rehabilitarla ante la mal informada
posteridad, acabando con la leyenda romántica y con los adjetivos
denigrantes que afeaban los amores de una dama que no había nacido
ciertamente para figurar un día con aureola en los altares ni en la
Historia como heroína, ejecutora o inspiradora de gloriosas hazañas.
Era una mujer por cuyas venas corría la sangre española y ardentísima
de los Borjas, no entibiada en su mezcla con la romana y plebeya, no
menos alborotada de la Vannozza, y ni heredó de sus padres virtudes
que ellos no poseyeron ni pudo tampoco sustraerse al ambiente de
abominación y de lujuria que se respiraba en la Corte pontificia.
Pecó como otras muchas hijas de Eva que probaron y saborearon la
fruta prohibida y de ella luego se nutrieron y hartaron; mas pudo
alegar como disculpa la de un temperamento excesivo, al que servía
de aguijón el mal ejemplo de cuantos la rodeaban: padres y hermanos,
tías, cuñadas y primas, sin que bastaran a apaciguarlo y refrenarlo
ni su voluntad flaquísima ni su conciencia por completo embotada.
Predominó en Lucrecia la hembra enamorada, y más que a su belleza,
cuidada con esmero y realzada por el exquisito y dispendioso gusto
con que se vestía y adornaba, rendíanse a su encanto cuantos se le
acercaban y disfrutaban de su trato. Sumisa en Roma para sus enlaces
matrimoniales a los antojos de la familia, vióse obligada en Ferrara,
para satisfacer los propios, a contenerlos dentro de los límites de
la honestidad y la prudencia, impuestos por un marido celoso y una
Corte hipócritamente pudibunda. Falleció en edad temprana, antes de
que el tiempo le hiciera sentir demasiado sus ultrajes; pero sus
últimos años, muertos ya sus padres, sus tres hermanos, sus hijos
Rodrigo y Alejandro, fueron de preparación para la muerte, que por
obra de la divina misericordia presintió ya próxima. Apartóse de
los placeres mundanos, que tanto le gustaron; entregóse a lecturas
ascéticas poco amenas, atenazó con cilicios la carne hermosa y
pecadora, fundó conventos y enriqueció los existentes, y cuando llegó
la Descarnada, hallóla tan bien dispuesta al duro trance, que no
quedó en el ánimo de los ferrareses duda alguna de que aquella alma
bendita había ido derechamente al cielo.

Con estos datos, un historiador español se hubiera apresurado a
instruir el expediente de beatificación de la Duquesa de Ferrara,
para aumentar el ya crecido número de santos famosísimos con que ha
poblado España la Corte celestial, pues española era, y muy mucho
en sus sentimientos, gustos y aficiones, la gentilísima Lucrecia.
No se ha atrevido, sin embargo, a tanto el historiador alemán.
Propúsose Gregorovius solamente limpiar a su heroína de todo el
fango que sobre ella había vertido la calumnia, tanto la de sus
contemporáneos italianos, como la del dramaturgo francés que la sacó
a las tablas sin el más mínimo respeto a la verdad, y rehabilitarla,
dejándola reducida a las modestas proporciones de una pecadora
común y corriente, sin los descomedidos apetitos meretricios de una
Mesalina, y sin otra participación que la de mera comparsa en el
terrible drama de que fueron protagonistas los Borjas, y Roma teatro
durante el papado de Alejandro VI[1]. Lograra o no el sabio tudesco
su propósito, ello es que su libro sobre Lucrecia Borgia fué muy
leído y acreció el interés que la hija de Alejandro inspiró siempre,
no sólo durante su vida, intensa y breve, sino después a cuantos se
aficionaron a la historia del Renacimiento italiano y se sintieron
poderosamente atraídos por la magia de la grande enamorada, que cada
cual veía y pintaba a su manera, según su fantasía, y sin poner
mano en el velo que cubría la esfinge. Rasgólo Gregorovius, y su
libro pareció una revelación que satisfizo, sin embargo, a pocos. La
diosa bajó del pedestal y las gentes quedaron muy mohinas al ver que
el supuesto monstruo apocalíptico era una mujer de carne y hueso,
de la talla y condición de los demás mortales y con las flaquezas
propias de su sexo. Era el fin de una leyenda que, como tantas otras,
desaparecía por obra de uno de esos roedores de bibliotecas y de
archivos que se nutren de libros y papeles viejos y se complacen en
rehacer la Historia, arrancando a la Humanidad sus ilusiones respecto
del pasado.

  [1] Quien primero trató de rehabilitar a Lucrecia Borja en
  Italia, fué el Marqués Campori, de Módena, en un breve artículo
  que publicó en 1866 en la _Nueva Antología_, con el título de
  _Una vittima della Storia—Lucrezia Borgia_.

Pero si acabó la leyenda para los que creyeron, y fueron los más,
que era el Evangelio cuanto les decía Gregorovius, hubo también no
pocos, entre los que profesan o por afición cultivan la Historia,
que se permitieron tratar de apócrifo el tal Evangelio, y siguieron
revolviendo archivos a caza de papeles que pusieran en claro la vida
y milagros de Lucrecia Borja, la cual, a través de los siglos, nos
atrae con la misma irresistible fuerza del encanto con que sedujo a
sus contemporáneos. El autor de la _Historia de los Papas desde el
fin de la Edad Media_, el Barón Luis de Pastor, que representa hoy a
la República austriaca cerca de la Santa Sede, sin dejar de la mano
la obra magna, de la que lleva publicadas ya seis tomos que alcanzan
hasta el Pontificado de Pablo IV, al tratar del de Alejandro VI,
con su escrupuloso y desapasionado amor a la verdad, no deja bien
parados al Papa y a su hija predilecta. Y la pelea sigue encarnizada
entre los caballeros andantes, dispuestos a romper lanzas en favor
de Lucrecia, y los que ponen todavía en duda su honestidad, muy
discutida en Roma, y la sinceridad de su arrepentimiento y conversión
en Ferrara.

Esto ha dado lugar a una literatura copiosísima, obra de
historiadores y novelistas, dramaturgos y pornógrafos que en Italia
como en Francia, en Alemania como en Inglaterra, inspirados por las
gestas de los Borjas, dedicáronse a escribirlas, los unos con ánimo
de arrancar a los archivos su secreto, los otros con fines puramente
literarios, deformando o transformando los hechos según los gustos y
el propósito del autor. En España no ha despertado el debido interés
entre los historiadores la vida de esta ilustre española, hija de un
Papa.

El marqués de Laurencín ha publicado una _Relación de los festejos
que se celebraron en el Vaticano con motivo de las bodas de Lucrezia
Borgia con Don Alonso de Aragón_, que escribió la hermana del novio
Doña Sancha, acrecentándola con muy curiosas noticias y aclaraciones,
en su mayor parte inéditas, que nos dan a conocer los principales
personajes que a las bodas asistieron y en la Relación se nombran,
uniendo su elogio a los del autor de _Las Quincuagenas y batallas_,
el buen capitán Gonzalo Fernández de Oviedo, que vió a Lucrecia
muchas veces y la tuvo por «persona muy hermosa, sabia e valerosa
señora, e por dicho de muchos de aquel tiempo, era clarísima e pocas
a ella semejantes, cuyas excelencias no se podrían decir sin muchos
renglones y en poco tiempo». Pero el vulgo se contenta con conocer a
_Lucrezia Borgia_ por la ópera de Donizetti aún más que por el drama
de Víctor Hugo, y la gente culta se ha dado por enterada y satisfecha
con el libro de Gregorovius.

En este caso me encontraba cuando vine a Roma. Mis aficiones
diplomáticas habían pasado por una crisis dolorosa y padecido un
amargo desengaño. La fortuna, como mujer, al fin y al cabo antojadiza
y más apegada a jóvenes que a viejos, después de haberme otorgado
durante muchos años, y acaso con inmerecido exceso, sus favores,
volvióme las espaldas y se acopló con quien, en acecho, aguardaba
mi caída. En las postrimerías de una vida consagrada a _la luciente
ociosidad_ con que los profanos, que aspiran a gozarla, estigmatizan
a los profesionales de la carrera diplomática, no cabía ya el cambiar
de oficio, viniendo éste a ser una segunda naturaleza por fuerza
de la costumbre, que tenía ya más de cincuenta años en su abono.
Gracias a un ilustre y bondadoso amigo que me tendió la mano para que
pudiera, no sin trabajo, levantarme, vime restituído a mi carrera
y volví a servir al Rey en la Embajada de Roma con no menor celo
que en las de Londres y París. Y teniendo en cuenta, aquí como en
todas partes, que la ociosidad, siquiera sea luciente, es madre de
todos los vicios, procuré evitarla y dediqué los ratos de vagar a la
lectura de libros y papeles viejos, siendo los libros amigos que no
cambian, y el más seguro trato el de los muertos, nunca engañoso.

Entre los libros que cayeron en mis manos, interesáronme sobre manera
los referentes a Lucrecia Borja, que no son pocos, extrañando, como
queda dicho, que no hubiera tentado la pluma de los historiadores
españoles tan ilustre dama, en cuyo favor ha salido únicamente a la
palestra, dispuesto a romper lanzas con su caballeresco espíritu,
mi buen amigo el Marqués de Laurencín, director de nuestra Real
Academia de la Historia. No pretendo recoger el guante, ni aporto
al pleito ningún nuevo documento que pueda servir para su fallo. Mi
propósito, mucho más modesto y proporcionado a mis fuerzas, se reduce
a dar a conocer a Lucrecia Borja a los españoles que ignoran quién
fué o que sólo la conocen por el libro de Gregorovius o la ópera de
Donizetti. Es un mero trabajo de vulgarización, basado sobre los
datos publicados por los historiadores que hicieron objeto de sus
pesquisas a los Borjas. En Inglaterra, como en Francia, abundan esta
clase de libros en que la Historia no se nos presenta como maestra de
la vida, palmeta en mano y con las severas tocas de dueña quintañona,
sino como garrida institutriz, risueña y parlera, que nos divierte
al par que nos instruye con su amena charla. Se guardan muy bien
los autores de entrar en liza de erudición con esos varones sesudos
en cuyas obras se masca el polvo del archivo; pero no se recatan
de aprovechar los papeles que éstos encontraron y publicaron, para
levantar con los acopiados materiales, no un palacio de sólidos
cimientos y vastas proporciones, sino un modesto pabellón de recreo
para que en él se cobijen los aficionados a las cosas de antaño, que
prefieren la Historia ilustrada con anécdotas y estampas a la que
abunda en documentos inéditos y se cae por pesada de las manos.

Muy digna de encomio es la intención de los que quieren despojar
a la Historia del manto y del coturno para ponerla al alcance de
los simples mortales; mas no siempre corresponden las obras a la
sana intención, y pudiera suceder lo propio en el presente caso. Si
así fuere, perdónenmelo Lucrecia Borja y el lector amigo, a cuya
benevolencia me encomiendo.



  I

  Don Alonso de Borja, Obispo de Valencia, viene a Italia
  acompañando al Rey D. Alfonso V de Aragón.—Cúmplese la profecía
  de San Vicente Ferrer y es elegido Papa, como Calixto III,
  a la muerte de Nicolás V.—Su Pontificado.—El disculpable
  nepotismo.—Los hijos de su hermana Isabel: Pedro Luis, Prefecto
  de Roma, y Rodrigo, Cardenal Vicecanciller de la Iglesia.—Los
  Borjas.—Antigüedad de su linaje.—La política de Calixto III.—La
  cruzada contra los turcos.—La batalla de Belgrado.—Su disputa
  con el Rey D. Alfonso.—Su fallecimiento.—Estalla el odio de los
  romanos contra los catalanes.—Huye y muere en Civitavecchia
  Pedro Luis.—Regresa a Roma Rodrigo.—Su influencia en la
  elección de Pablo II, de Sixto IV y de Inocencio VIII.—Su
  carrera eclesiástica.—Cursa el Derecho en la Universidad de
  Bolonia.—Es nombrado Cardenal a los veinticinco años y al
  siguiente Vicecanciller de la Iglesia.—Pasa a España, en 1472,
  como Legado _a latere_ de Sixto IV.—Su riqueza.—Elección
  simoníaca de Alejandro VI.—Elogios que del nuevo Papa hacen los
  Prelados españoles.—La inmoralidad de Rodrigo de Borja y la del
  Renacimiento en Italia.—El _uomo carnalesco_ que era el Papa.—Sus
  amores con Julia Farnesio.—Su hija Laura Orsini casa con el
  sobrino de Julio II.—D. Juan, el infante romano.—Los hijos de la
  Vannozza y de Rodrigo de Borja.


El primer Borja que vino a Italia en 1420, acompañando a D. Alfonso
V de Aragón, _el Magnánimo_, Rey de Nápoles, fué D. Alonso, hijo de
Domingo de Borja, Señor del lugar y de la Torre de Canals, cerca de
Játiba, calificado de _Mosén_ y de _Doncel_, que casó con Francina o
Francisca Martí. Nació D. Alonso en dicha Torre de Canals el 31 de
Diciembre de 1378, y fué estudiante y luego profesor de Derecho en la
Universidad de Lérida y uno de los más reputados jurisperitos de su
tiempo. Siendo todavía un modesto clérigo se encontró con San Vicente
Ferrer, el cual le dijo que «sería un día ornamento de su patria y de
su familia y se vería revestido de la más alta autoridad que puede
alcanzar un mortal»; profecía que, andando el tiempo, se cumplió y no
la olvidó el Papa Calixto III, que canonizó al elocuente predicador
dominicano. Era don Alonso, no sólo peritísimo en jurisprudencia,
sino también especialmente apto para la diplomacia, y habiéndose de
ello percatado el Rey D. Alfonso de Aragón, lo tomó a su servicio
como secretario y consejero, y pudo apreciar su gran capacidad y
su destreza en cuantos asuntos puso mano, tanto eclesiásticos como
políticos y civiles. A él se debió la renuncia del antipapa Clemente
VIII[2], que premió Martino V con el Obispado de Valencia[3], y obra
suya fué también la reconciliación del Rey D. Alfonso con Eugenio
IV, que le valió la púrpura, asignándosele como iglesia titular
la antigua basílica de los Cuatro Santos Coronados. Vino entonces
a establecerse en Roma desde Nápoles, donde había estado ayudando
muy eficazmente a su soberano a reorganizar aquel reino, y a la
muerte del Papa Nicolás V, no habiéndose podido poner de acuerdo
los Cardenales italianos, por la rivalidad entre los Orsini y los
Colonna, recayó la elección del Cónclave, el 8 de Abril de 1455, en
D. Alonso de Borja, a cuya amistad con el Rey de Nápoles, muy digna
de tenerse en cuenta, uníanse los muchos años y los muchos achaques,
que prometían un brevísimo Pontificado.

  [2] Gil Sánchez Muñoz, nombrado Papa por los dos Cardenales de
  Pedro Luna (Benito XIII) en Peñíscola.

  [3] El 20 de Agosto de 1429 recibió en Peñíscola el orden
  sacerdotal y al día siguiente fué consagrado por el Cardenal
  Pedro de Foix como Obispo de Valencia.

El nuevo Papa, que tomó el nombre de Calixto III, era un respetable
anciano probo y recto, ducho en negocios, erudito en leyes y cánones,
afable en su trato, de vida honesta y buena fama, sin que la
pública maledicencia pudiera echarle en cara, en punto a castidad,
ningún pecado de los que eran a la sazón harto frecuentes en la
Corte de Roma y de los que no se vieron exentos muchos Cardenales
y aun algunos Papas[4]. Pero con todas estas excelentes cualidades
faltábale a Calixto III, para su popularidad, una condición
esencialísima: la de ser italiano. Y no sólo era extranjero, sino
español o _catalán_, que así llamaban a cuantos, atraídos por el
esplendor de la tiara y el nepotismo del Pontífice español, su
ilustre compatriota cuando no pariente, acudieron a Roma para
engrandecerse, según Escolano, _a costa de la bolsa de San Pedro_
y con apetitos tales que para satisfacerlos hubiéranse necesitado
diez pontificados. Malquistos y temidos eran estos catalanes,
gente soberbia, batalladora y prepotente, con sentada reputación
de avara[5], cuya dominación en Sicilia y Nápoles llegó a hacerse
insoportable y odiosa. El nepotismo del Papa tenía fácil explicación,
y de haberse mantenido dentro de prudentes límites no hubiesen sido
justificadas las censuras e indignación de los romanos. La avanzada
edad y precaria salud de Calixto III moviéronle a buscar en los suyos
los instrumentos necesarios para el gobierno de la Iglesia, que
confió a sus sobrinos, y principalmente a los hijos de su hermana
Isabel, casada con Jofre de Borja, hijo de Rodrigo Gil de Borja
y de la catalana Sibila D’Oms o Doms. Fué Isabel madre de Pedro
Luis, Príncipe Nepote, Capitán general, Prefecto de Roma y Duque de
Spoleto; y del Cardenal Rodrigo, Obispo de Valencia y Vicecanciller
de la Iglesia, sobre el que derramó el Pontífice las más altas
dignidades y los más pingües beneficios eclesiásticos y seculares[6].
Otras tres hermanas tuvo el Papa: Juana, que casó con Mateo Martí y
no tuvo sucesión; Catalina, mujer de Juan del Milán o Milá, cuarto
Barón y Señor de Masalavés, y madre de Pedro del Milá, Camarero mayor
del Rey D. Alfonso V, de cuya hija Adriana, casada con Ludovico
Orsini, Señor de Bassanello, hemos de hablar más adelante, y de
Luis Juan del Milá, que llegó tempranamente a Cardenal y a Obispo de
Segorbe y luego de Lérida, y al fallecimiento de su tío regresó a
España, donde vivió oscurecido y murió casi octogenario; y Francisca,
que hizo en su casa vida religiosa y gozó fama de beata.

  [4] Tuvo, probablemente antes de recibir las órdenes sagradas,
  un hijo natural, Francisco de Borja, nacido en Játiba, del que
  no se oyó hablar hasta la accesión de Alejandro VI, que le
  hizo Arzobispo de Cosenza y Cardenal de Santa Cecilia, siendo
  generalmente conocido como el Cardenal Cosentino. Los editores
  de los _Monumenta Historica Soc. Jesu_ lo tienen por hijo de un
  Juan Borja, hermano legítimo o ilegítimo de Jofre de Borja y
  Doms, el cuñado de Calixto III, padre de Alejandro VI; murió en
  Octubre de 1511, excomulgado por Julio II como cismático por su
  participación en el Concilio de Pisa.

  [5] Decía un proverbio: _los catalanes, de las piedras sacan
  panes_, y Dante en _El Paraíso_ hace que Carlos Martel aconseje a
  su hermano Roberto que huya de _l’avara poverta di Catalogna_.

  [6] Además de estos dos hijos tuvo Isabel tres hijas que casaron
  y quedaron en España. No tuvieron sucesión ni Tecla, mujer de
  Mosén Vidal, de Vilanova, ni Beatriz, que lo fué de D. Ximén
  Pérez de Arenós, Señor de Castelnovo, la cual sobrevivió pocos
  días a su hermano el Papa. La mayor, Juana, contrajo matrimonio
  con Pedro-Guillén Lanzol, de Romani, Señor de Villalonga, y sus
  hijos, por autorización del Papa Alejandro VI, tomaron el nombre
  materno de Borja anteponiéndolo al de Lanzol, lo cual dió lugar
  al error en que incurrió el P. Mariana y los historiadores que
  le siguieron, incluso Gregorovius, de reputar padre de Alejandro
  VI a Jofre de Borja Lanzol, que era su sobrino carnal. Este
  Jofre casó con Juana de Moncada y tuvo en ella numerosa prole.
  De sus tres hijos varones, Rodrigo, el primogénito, fué Capitán
  de la Guardia del Papa, y los otros dos, Cardenales. Juan,
  llamado _el Menor_ para distinguirlo de su tío el Arzobispo de
  Monreale, sucedió a César en el Arzobispado de Valencia, y Pedro
  Luis sucedió a su hermano y fué el último Borja Arzobispo de
  Valencia. De las hijas, cuatro, D.ª Leonor, D.ª Marquesa, D.ª Ana
  y D.ª Isabel casaron en Valencia, y en Italia las otras dos, D.ª
  Jerónima y D.ª Angela, que acompañaron a Ferrara a Lucrecia Borja.

Fué la Naturaleza con los Borjas pródiga en extremo, dotándoles
de todas aquellas cualidades en que estriba el secreto de la
irresistible influencia que ejercen algunos seres privilegiados,
hembras y varones, en el ánimo de los demás mortales. Eran de cuerpos
bien trazados, de sangre alborotada y ardentísima, de despierta
inteligencia, de valor temerario y de una voluntad férrea que les
hacía aptos para las grandes empresas a que la desmedida ambición les
empujaba. Presumían de ilustre y antiquísima prosapia, que hacían
remontar hasta el siglo XI, pretendiendo entroncar con la Casa Real
de Aragón en Don Ramiro I, quien tuvo, fuera de matrimonio, a D.
Sancho, primer Señor de Aybar y abuelo de Pedro de Atarés, el insigne
caudillo que acompañó a su pariente D. Alfonso _el Batallador_ en
la conquista de la tierra baja, y al ganarse la villa de Borja fué
su primer Señor, y en su palacio residió y descansó de las fatigas
bélicas, habiendo contraído matrimonio con D.ª Garcenda de Bearne
y rehusado la Corona de Aragón, que los navarros y aragoneses le
ofrecieron a la muerte de _el Batallador_. Pero descendieran o no de
Pedro de Atarés, lo cual no aparece suficientemente probado, ello
es que hallamos a los Borjas heredados en Játiba, después de la
conquista de Valencia, en cuyo repartimiento figuraron en 1240, y los
vemos dos veces elevados a la Silla de San Pedro, primero con Calixto
III, Alonso de Borja, en 1455, y luego, en 1492, con su sobrino
Rodrigo de Borja, que fué Alejandro VI.

Pero no debió ciertamente Alonso de Borja a la antigüedad de su
linaje y a los méritos de sus antepasados: primero, el Obispado de
Valencia; luego, la púrpura, y por último, la tiara. Cuando con él se
enemistó su antiguo soberano y protector el Rey D. Alfonso, por no
haber hallado en el Papa la ductilidad y sumisión que esperaba del
Secretario a quien tanto había favorecido, recordóle, por boca del
enviado napolitano en Roma, su humilde origen y el haber enseñado a
leer en el pueblecillo de Canals y cantado la epístola en la iglesia
de San Antonio; como si no fuera razón de más para sentirse ufano y
satisfecho el llegar, por el propio valer y los servicios prestados
a su Rey y a la Iglesia, a la alta autoridad que San Vicente Ferrer
habíale predicho.

Tres años duró el Pontificado de Calixto III, y su principal
preocupación fué la política oriental y la cruzada que promovió
contra los turcos, los cuales, apoderados de Constantinopla,
constituían una seria amenaza para la Europa. El ánimo esforzado y
varonil del Papa no decayó un instante, a pesar de las trabas que
a su actividad ponían los quebrantos de su gastada naturaleza y la
poca ayuda que encontró en los Príncipes de quienes más la esperaba.
Oriundo de una nación en que el _puñar con infieles_ había sido
durante siete siglos la cotidiana labor de todo buen cristiano[7],
creía que la voz del Papa sería por todos escuchada y que bastarían
las bendiciones e indulgencias, juntamente con el producto de los
diezmos, para alistar un ejército poderoso al que Dios daría la
victoria; habiendo hecho voto solemne de reconquistar Constantinopla
y siendo esta reconquista, según frecuentemente repetía, la cosa
que, después de su salvación eterna, más ardientemente deseaba. No
logró Calixto ver a los turcos expulsados de Constantinopla, ni
parece probable que hayamos de verlo en nuestros días por las mismas
razones que entonces lo frustraron, o sea por el desacuerdo entre las
Potencias europeas; pero sí tuvo el Papa la satisfacción, que fué la
mayor de su vida, de ver contenida en Belgrado la avanzada turca y
deshechas las huestes de Mohamed por un puñado de húngaros y cruzados
y por obra de tres Juanes, de quienes se dijo, como del vencedor de
Lepanto, que habían sido enviados por Dios: el héroe húngaro Hunyadi,
que levantó a su costa un ejército de siete mil hombres y dirigió la
batalla; el septuagenario fraile Capistrano, que capitaneó y alentó a
los cruzados, y el Cardenal Carvajal, Legado y compatriota del Papa,
uno de los más grandes purpurados de su tiempo, que fué el alma de
la empresa y el organizador de la victoria, y si de ella no se sacó
mayor partido no fué por culpa del Papa y su Legado.

  [7] Para fomentar la guerra contra los moros dió a Enrique IV
  de Castilla una Bula de Cruzada en la cual por vez primera se
  concedieron indulgencias para los difuntos. También envió a aquel
  Rey una espada bendita que se conserva en la Armería Real.

Faltóle desde luego el eficaz apoyo de los Príncipes a quienes
acudió, y sobre todo el del poderoso Rey de Aragón, que lo era
entonces de Nápoles, Sicilia y Cerdeña, y cuyas disputas con el Papa
amargaron el Pontificado de Calixto III. A tal punto se agriaron las
relaciones entre el Rey y el Papa, que éste le dirigió un Breve en
que le decía: «Sepa Vuestra Majestad que el Papa puede deponer al
Rey»; a lo que contestó el aragonés: «Sepa Su Santidad que si el Rey
quiere, encontrará los medios para deponer al Papa». Así las cosas,
llegó a Roma, con un numeroso y lucido séquito, la hermosa Lucrecia
de Alagno, que la voz pública tenía por manceba del Rey, aunque
D. Alfonso pretendiera que no pasaban de platónicas sus amorosas
relaciones con la dama. Recibióla el Papa con gran agasajo; pero se
negó a la anulación del matrimonio que el Rey solicitaba, fundado
en la esterilidad de la Reina María, para poder contraer segundas
nupcias; con lo cual, lejos de haber servido el viaje para suavizar
asperezas, contribuyó a hacerlas mayores. Causa principal de la
enemistad era la negativa del Papa a reconocer como heredero de
Nápoles al Infante D. Fernando, hijo natural de D. Alfonso[8], que
en 1436 vino a Italia con el futuro Calixto III, que fué también
su maestro. Al fin vióse libre el Papa de su acérrimo enemigo, que
murió el 27 de Junio de 1458; mas no le sobrevivió mucho Calixto,
que después de haber luchado tenazmente con la muerte durante quince
días, entregó su alma a Dios el 6 de Agosto.

  [8] No se supo con certeza quién fuera su madre. Pontano refiere
  variedad de opiniones y se inclina a que lo había sido la Infanta
  D.ª Catalina, cuñada del Rey. Zurita y Bofarull piensan que lo
  tuvo en D.ª Margarita de Hijar, dama de la Reina. El Papa Calixto
  III decía que no era hijo de D. Alfonso sino de un hombre bajo
  y de vil condición, por lo que algunos tenían por su padre a un
  moro bastardo, de Valencia.

La exagerada afición a los suyos, llamáranse Borjas o fueran
simplemente catalanes, única debilidad de Calixto III, suscitóle
la animadversión de los romanos, y como quiera que se hablase del
matrimonio del Prefecto de Roma, D. Pedro Luis de Borja, con una
Colonna, bastó esto para que se echaran al campo en guerra abierta
contra el Papa los Orsini. Un historiador moderno compara a los
nepotes Borjas con los Claudios de la Roma Imperial, y pudiera
decirse de Calixto III lo que de Napoleón dijo Stendhal: que hubiese
sido una suerte para él no tener familia. Corría por las venas de
los Borjas sangre de conquistadores. Calixto III españolizó la Curia
y Alejandro VI y su hijo César intentaron crear para el Papado el
poder temporal a que después dió vida Julio II; mas su dominación
fué efímera en Italia, y a la muerte de Calixto estalló fragoroso y
potente el odio amasado contra aquellos catalanes que habían sido,
durante tres años, señores de Roma. En la madrugada del día en que
expiró el Papa huyó el nepote Prefecto, temeroso de caer en manos
de los Orsini, y se refugió en Civitavecchia, en cuyo castillo
falleció de la malaria el 26 de Septiembre siguiente. Y no le faltó
razón a D. Pedro Luis para temer el odio popular que se sació en los
españoles, muriendo asesinados no pocos de los que ejercían mando.
Saqueó la plebe el palacio del Cardenal D. Rodrigo de Borja, a la
sazón ausente, y las casas de muchos españoles que se habían puesto
en salvo, y aun las de algunos romanos afectos a los Borjas. Dió
entonces el Cardenal D. Rodrigo prueba de valor, pues después de
haber favorecido la fuga de su hermano el Prefecto, regresó a Roma
y aquí permaneció sin que le intimidara la cólera de sus enemigos,
ni le afligiera el desamparo en que le dejaron sus antes numerosos
amigos. Debióle su elección Pío II, Eneas Silvio Piccolomini, de
Siena, e intervino también muy principalmente en la de sus sucesores,
el veneciano Pedro Barbo, Pablo II; Francisco de la Rovère, Sixto IV,
y el genovés Cibo, Inocencio VIII, hasta que, al fin, llegó su hora,
y como era el Cardenal que tenía más que dar, sea con buenos medios,
sea con malos, salió del Cónclave con la tiara adjudicada al mejor
postor, como se dijo en Roma.

Apenas puso el pie en Italia tuvo Rodrigo de Borja por amiga a la
fortuna, que le otorgó con largueza y sin tasa sus favores. Dedicado
casi desde la infancia a la carrera eclesiástica, entonces una de las
más conspicuas y lucrativas, sobre todo para los parientes del Papa,
que gracias al imperante nepotismo se ennoblecían y enriquecían a su
sombra, cuidó Calixto III de prepararlo para los más altos destinos
dándole por preceptor de Humanidades a Gaspar de Verona y enviándole
luego a Bolonia con su primo Luis Juan del Milá, que iba a encargarse
del gobierno de aquella ciudad, donde residió Rodrigo quince meses en
el Colegio de San Clemente, fundado por el Cardenal Gil de Albornoz
para estudiantes españoles, y cursó el Derecho canónico en aquella
Universidad, no menos reputada que la de Salamanca. Durante su
ausencia, y en un Consistorio secreto, confirió el Papa el capelo
a sus dos sobrinos, el 20 de Febrero de 1456, y el joven Cardenal,
que apenas contaba veinticinco años[9], fué enviado como Legado a
Ancona, y al año siguiente, con escándalo de toda la Curia, obtuvo
el codiciado cargo de Vicecanciller, que era la primera dignidad
eclesiástica después del Papa. En él proveyó también Calixto III,
en cuanto falleció el Rey D. Alfonso, el Arzobispado de Valencia,
que desde su elevación al Pontificado había quedado vacante por no
haberse rendido el Papa a los apremios del Rey, que lo pretendía para
su hijo bastardo D. Fernando.

  [9] Según el documento publicado por Villanueva en su _Viaje
  literario a las iglesias de España_, nació en Játiba, en Julio
  de 1431. Burchard declara que en su presencia dijo el Papa a los
  Cardenales, el 1.º de Enero de 1498, que el día anterior había
  cumplido 67 años y que había nacido en Año nuevo que era domingo.
  Y como no era domingo el 1.º de Enero de 1431 debió nacer, según
  Pastor el 1.º de Enero de 1430.

Con la muerte del Papa Calixto padeció un eclipse la estrella de los
Borjas, mas no así la del Cardenal Vicecanciller, que continuó en
su puesto y sin menoscabo de su influencia en los Cónclaves y en la
Curia. Como Legado _a latere_, para preparar la cruzada contra los
turcos que proyectaba Sixto IV, pasó a España en 1472, desembarcando
el 20 de Junio en el Grao de Valencia.

Salió a recibirle, por encargo del Rey de Castilla don Enrique IV,
el Obispo de Sigüenza D. Pedro González de Mendoza, que andaba harto
desabrido por la tardanza del Papa en darle el capelo que pretendía y
que esperaba ahora lograr por medio del Cardenal Legado. Fué éste muy
festejado en Valencia, si bien no plugo a sus paisanos, que le habían
conocido apenas sacristán de Játiba, la excesiva ostentación de su
riqueza, de la que daba muestra su lujosamente ataviada comitiva.
De Valencia pasó por tierra a Tarragona para hablar con el Rey de
Sicilia, D. Fernando, y luego a Barcelona para avistarse con el Rey
D. Juan II, partiendo de aquellos Estados para Castilla el 29 de
Octubre. Recibiéronle en Madrid con gran acompañamiento, debajo de
palio: los Grandes y Prelados iban delante y el Rey le llevaba a
su mano derecha, costumbre de España de mucha honra. No sabemos si
con los agasajos y festejos pudo el Legado darse cuenta de que la
ignorancia estaba apoderada de los eclesiásticos en España en tanto
grado, según dice Mariana, que muy pocos se hallaban que supiesen
latín, dados de ordinario a la gula y a la deshonestidad, y lo menos
mal a las armas. En cuanto a la simonía, muy común y reputada mera
granjería en España, no podía sorprender a quien venía de Roma y de
ella había luego de valerse para llegar a la Silla de San Pedro. Fué
portador de la dispensa del Papa para el matrimonio que D. Fernando
había contraído tres años antes con la Princesa D.ª Isabel, hermana
del Rey de Castilla, y aunque usó de gran diligencia para apaciguar
y sosegar aquel Reino, no pudo conseguirlo por estar las voluntades
enconadas y ser él mismo más aficionado, como era natural, al partido
de D. Fernando, que con todas sus fuerzas pretendía adelantar. Con
este intento pasó a Alcalá de Henares, donde estaban D. Fernando
y D.ª Isabel, y de allí a Guadalajara, sin otro objeto que el de
granjearse la Casa de Mendoza y apartarlos del Rey y del Maestre de
Santiago. No olvidó D. Fernando los servicios que el Legado prestara
a su causa, y comprendió, desde luego, la importancia y conveniencia
de contar en la Curia con un Cardenal tan hábil, tan influyente y tan
español como el de Borja, amistándose con él estrechamente. Apadrinó
el Cardenal al Príncipe D. Juan, primogénito de D. Fernando y D.ª
Isabel, nacido en 1478, y cuando tuvo noticia de la toma de Granada,
hecho glorioso y fausto para la Cristiandad y para España, lo celebró
con una fiesta genuínamente española y nunca vista en Roma, a saber:
con una corrida de toros. Y siendo ya Papa otorgó a los Reyes de
España el título de Católicos, y en las tres famosas Bulas de 3 y
4 de Mayo de 1493 reconoció nuestra soberanía en América y fijó la
línea de demarcación entre las posesiones españolas y portuguesas.
Era la Italia entonces teatro de intrigas y de guerras en que cupo
parte principal y muy lucida al astuto D. Fernando. La sangre
aragonesa de Alejandro VI movíale a seguir la política de aquel gran
Rey, cuyas altas dotes había tenido ocasión de apreciar como Legado
del Papa en España. Durante veinticinco años mantúvose fiel a la
política española, y cuando en los últimos de su vida se apartó de
ella, no por propia convicción, sino rendida su voluntad a la de su
hijo, el prepotente César, los hechos probaron que el afrancesamiento
había sido para los Borjas una lamentable y desastrosa equivocación.

Ya hemos dicho, con Mariana, que como el Cardenal Borja era el que
tenía más que dar, sea con buenos medios o con malos, salió del
Cónclave con el Pontificado. Superaba en riqueza, según Giacomo de
Volterra, a todos los Cardenales, excepto a Estouteville. Las rentas
que percibía de numerosos beneficios eclesiásticos, de muchas Abadías
en Italia y España y de sus tres Obispados de Valencia, Porto y
Cartagena, además de su oficio de Vicecanciller, que producía 8.000
ducados de oro al año, eran enormes. Grande era también la cantidad
de su vajilla de oro y plata, de sus perlas y joyas, de sus trajes,
de sus ornamentos de seda y oro, de sus libros de varia disciplina, y
todo de tan fastuosa magnificencia, que sería digna de un Rey o de un
Papa.

El palacio que edificó entre el puente de Sant’Angelo y el Campo dei
Fiori, y que regaló, al ser elegido Papa, al Cardenal Ascanio Sforza,
hoy propiedad del Duque Sforza Cesarini, con cuyo nombre se conoce,
estaba alhajado con extraordinario lujo, del que podemos darnos
cuenta por una carta que el Cardenal Ascanio Sforza escribió a su
hermano Ludovico _el Moro_, el 22 de Octubre de 1484, y en la que al
hablarle de una cena con que le obsequió aquel día el Vicecanciller,
en unión de otros tres Cardenales, describía la magnificencia de
la decoración interior del palacio. Las paredes de la primera sala
estaban todas cubiertas con tapices de asuntos históricos. De allí
se pasaba a otra sala más pequeña, cubierta también con preciosos
tapices las paredes y con alfombras el pavimento, en armonía con
los demás adornos de la sala, en la que había una cama con dosel de
raso carmesí y un aparador en que lucía la vajilla de oro y plata
con piezas primorosamente labradas que eran una maravilla. Seguían
dos salas: la una con tapices y alfombras y una cama de parada con
dosel de terciopelo alejandrino, y la otra, aún más rica, con cama de
aparato con dosel de brocado de oro y en el centro una mesa con un
tapete de terciopelo alejandrino, rodeada de unas sillas de madera de
finísima talla.

No es, pues, extraño que cuando a la muerte de Inocencio VIII se
reunió el Cónclave, entre los aspirantes a la tiara se contara el
Cardenal Borja, que si bien como español era malquisto, poseía tan
cuantiosa riqueza, que podía ser ésta la que decidiera la elección
en su favor, según acertadamente preveía el enviado de Ferrara Juan
Andrés Bocaccio, Obispo de Módena. Con siete votos seguros y cuatro
probables contaba Sforza, y no pasaban de nueve los de Julián de la
Rovère, que era el candidato de Francia y de Génova[10]. El 6 de
Agosto empezó el Cónclave, y cuando el día 10, después de varias
votaciones, se convenció Sforza de que no tenía ninguna probabilidad
de sentarse en la Silla de San Pedro, prestó oídos a las tentadoras
promesas de Borja, que le ofreció, no sólo el Vicecancillerato y
su palacio de Roma, sino también el castillo de Nepi, el Obispado
de Erlau y otros beneficios. Al Cardenal Orsini le aseguraron las
importantes ciudades de Monticelli y Soriano, la Legación de la Marca
y el Obispado de Cartagena; al Cardenal Colonna, la Abadía de Subiaco
con todos los castillos adyacentes; al Savielli Cività Castellana y
el Obispado de Mallorca; al Pallavicino, el de Pamplona; al Michiel,
el de Porto; a los demás, ricas Abadías y pingües beneficios,
llegando así a reunir catorce votos. Faltábale uno, y con el soborno
de sus familiares se obtuvo el del Cardenal Gherardo, anciano de
noventa y cinco años cumplidos y notoriamente desmemoriado que
decidió la elección. Esta fué anunciada al rayar el día 11 de Agosto
de 1492.

Cuantos conocieron al Papa Alejandro VI están conformes en pintarlo
como hombre de gallarda presencia, alto, fornido y bien trazado,
reconociéndole todos grandes dotes de inteligencia, siquiera fuese
mediocre su cultura, una astucia natural y una vasta pericia en el
manejo de los negocios, sobre todo cuando había en ellos dinero de
por medio. El Obispo español Bernardino López de Carvajal, creado
Cardenal de Santa Cruz en Jerusalén, encomiaba, en 1493, la soberana
belleza y la fuerza física del nuevo Pontífice, belleza que, por
los retratos que de él se conocen, y especialmente por el del
Pinturicchio, en el famoso fresco del apartamento de los Borjas, en
el Vaticano, no sería hoy igualmente apreciada. Otro prelado español,
Juan López, el futuro Cardenal de Capua, Secretario del Papa,
escribía, el 28 de Marzo de aquel mismo año, a don Enrique Enríquez,
padre de la Duquesa de Gandía: «Estos otros Pontífices antepasados
ninguno ovo de tan sublime natura, ni tan temido cuanto Papa
Alejandro por su luenga experiencia, acertísimo ingenio y vehemencia
en las acciones... Se viésedes, Señor, y contemplásedes como nosotros
acá vemos en su regimiento y gobierno Su Beatitud, con qué gracia
y suavidia fabla, con qué justicia y clemencia donde conviene se
tempra, con qué devoción religiosa y liberalidad en las cosas pías
se porta, vos maravillaríades por cierto. Da sus audiencias públicas
_speso_ (a menudo) fasta a las pobres vegezuelas, y con qué paciencia
y sufrimiento. Espende y gasta lo que tiene en justos y buenos usos
la mayor parte; e dá y dará tal razón delante Dios y el mundo de su
gloriosa vida que todos devemos de estar contentos y asombrados.»

  [10] El Agente del Marqués Gonzaga, Antonello de Salerno, en
  despacho fecho en Rimini, el 21 de Julio de 1492, cuenta que a la
  cabecera del moribundo Inocencio VIII estuvieron a punto de venir
  a las manos los dos Cardenales Borja y Julián de la Rovère.

Era natural que esto pensasen y escribiesen del Papa los prelados
españoles que habían de ser por él agraciados con la púrpura, y
que el advenimiento de Alejandro VI fuese saludado con júbilo por
los catalanes, parientes y conterráneos de Su Santidad, que a Roma
acudieron de nuevo, atraídos por el dinero de San Pedro y con ánimo
de recobrar el menoscabado señorío. De la inmoralidad de Rodrigo de
Borja nada nos dicen los escritores, sus contemporáneos, italianos y
españoles, porque era cosa común y corriente, no sólo en Italia, sino
en España, donde abundaban, en los más ilustres linajes, los hijos
fornecinos, y no era óbice la bastardía para llegar a los más altos
puestos, incluso el trono. No podía, por tanto, causar sorpresa la
vida licenciosa del Cardenal Borja y de sus hijos bastardos, porque
así vivían los Príncipes italianos de su tiempo, los eclesiásticos
como los seglares. Siete Príncipes, ninguno de ellos fruto de
legítimo matrimonio, recibieron, en Ferrara, a Pío II, y en el mismo
caso se encontraban, según escribió aquel Papa, la mayor parte de
los que, a la sazón, gobernaban la Italia: Fernando de Aragón, en
Nápoles; Francisco Sforza, en Milán; Borso de Este, en Ferrara;
Segismundo Malatesta, en Rimini.

El Renacimiento con el culto de la antigüedad pagana, que resurgió
en las letras y las artes, hizo que también resurgieran vicios y
costumbres que al amparo de la filosofía florecieron en Grecia,
patria de pensadores y de estetas. La prostitución vulgar del siglo
XV, aceptada como mal menor y tenida por oficio vil, y aunque
necesario, despreciable, pasó a ser a principios del siglo XVI
artículo, no sólo de necesidad, sino de lujo, y adquirió formas más
afinadas y atractivas. Las que se llamaban simplemente _pecadoras_ se
convirtieron, a imitación de las heteras griegas, en _cortesanas_,
nombre que, según Burchard, se daba a las _meretrices honestas_, las
cuales vivían suntuosamente en Roma y no se contentaban con poseer
todos los secretos del arte para conservar, realzar y adornar la
corporal belleza, haciéndola más seductora y lucrativa, sino que
también nutrían con provechosa enseñanza su entendimiento para que
la plática, culta y amena, fuera un encanto más que les captara
el ánimo de los Príncipes de la Iglesia y de los grandes señores
que las frecuentaban. Una de las más famosas entre las romanas,
la Imperia, tuvo por amigo al banquero Agustín Chigi[11], y por
maestro al _Strascino_ de Siena[12], y esmaltaba sus cartas con
citas griegas y latinas, y sólo otorgaba a escogidos primates sus
codiciados favores. Tulia de Aragón[13] se distinguió como cortesana
y poetisa, y también Verónica Franco[14]. Bandello conoció en
Milán a la majestuosa Catalina de San Celso, que tañía y cantaba
maravillosamente y recitaba poesías, y acaso fuera ella la cortesana
de quien dice Aretino que se sabía de memoria a Petrarca y Bocaccio
e innumerables versos latinos de Virgilio, Horacio y Ovidio, y por
su amena conversación, tenía fama la española Isabel de Luna, mezcla
bizarra de bondad de corazón y de procaz e impudente malignidad.

  [11] Riquísimo banquero, hijo de un Embajador de Siena. Vino a
  Roma, ayudó a César Borja y obtuvo la confianza de Julio II y la
  superintendencia de la hacienda pontificia. Se hizo construir,
  por Baltasar Peruzzi, el palacio llamado de la Farnesina, que
  decoraron al fresco los más ilustres artistas del siglo XVI, y
  en el que obsequió con suntuosos banquetes a León X y su Corte.
  Arruinados los Chigi vendieron el palacio a los Farnesios,
  de donde le vino su actual nombre, y extinguida esta familia
  en 1731 pasó a la Corona de Nápoles, y el último Rey la dió
  en _enfiteusis_ al Duque de Ripalda. Hoy es propiedad de su
  hija la Duquesa de Santa Lucía y lo habita el Príncipe Chigi,
  descendiente del primer propietario.

  [12] Nicolás Campani, llamado el _Strascino_ de Siena, autor de
  un célebre _Lamento_ sobre el mal francés.

  [13] Era hija del Cardenal Pedro Taglaria de Aragón y de la bella
  Julia Campana, famosa cortesana de Ferrara, en quien la hubo,
  dice un cronista, _furtivamente_. Tuvo una corte de poetas y la
  protegió D.ª Leonor de Toledo, Duquesa de Florencia. Después de
  haber ganado con su belleza y con su arte una fortuna, murió en
  la miseria en una taberna del Transtevere. (G. Biagi.—_Un etèra
  romana Tullia d’Aragona._ Firenze, 1897.)

  [14] G. Passini.—_Veronica Franco, celebre poetessa e
  cortigiana_, 2.ª edición, Venezia, 1888.

Mas no bastó a los humanistas para su solaz el renacimiento de
aquellas ilustres cortesanas. No les bastaron los placeres a que
naturalmente nos inclina la flaqueza humana. Parecióles digno de
imitación y de encomio el ejemplo de los filósofos helenos, y
ensalzaron y practicaron el pecado nefando a que los griegos dieron
nombre. Ya desde principios del siglo XIV se conocía en Venecia, en
Nápoles, en Siena. Dante tropezó en el Infierno con estos pecadores,
entre los cuales estaba su propio maestro, Brunetto Latini, y el
Obispo de Florencia, Andrés de Mozzi, y otros que fueron todos
clérigos o letrados insignes de gran fama, y San Bernardino de Siena
los amenazó en sus sermones con todas las iras y castigos del
cielo. No se puede decir, como Ariosto, que de este vicio estaban
infestados todos los humanistas; pero es indudable que en el número
de los que por ahí pecaron figuró Angel Poliziano, cabeza de los
humanistas en la Corte de Lorenzo de Médicis, y el cronista veneciano
Sanuto, y el Embajador de Venecia cerca de Inocencio VIII, Antonio
Loredano, que por el escándalo perdió su puesto, caso que pudiera en
nuestros días repetirse, si el nefando pecado, público y notorio ya
en varias residencias, llegase alguna vez a cometerse en forma que,
traspasando los límites de la maledicencia diplomática, adquiriese
las proporciones del manifiesto escándalo.

Consideróse entonces como uno de los castigos del cielo, anunciados
por San Bernardino, un mal que causó aún mayores estragos que la
peste, y que los italianos llamaron francés por suponerlo importado
de Francia por el ejército de Carlos VIII, que ocupó a Nápoles y
allí vivió entregado a Baco y a Venus; mientras que los franceses lo
bautizaron de napolitano, teniéndolo por enfermedad propia de aquel
reino.

No respetó el terrible mal ni aun a los que habían de sentarse en la
Silla de San Pedro. No era, a la verdad, ejemplar la vida de aquellos
Cardenales mundanos como Ascanio Sforza, Riario, Orsini, Balue,
Savelli, Sanseverino, Julián de la Rovère, que nada tenían que echar
en cara a Rodrigo de Borja. Vivían todos como príncipes seculares,
en regios palacios, con centenares de servidores, los más de ellos
armados, y paseaban por la ciudad a caballo, ataviados militarmente
y con la espada al cinto, y acompañados de lucida escolta. Cazaban,
jugaban, banqueteaban, cortejaban a casadas y doncellas, tomaban
parte en las fiestas del Carnaval y se permitían toda clase de
desenfrenos, sin desdeñar el meretricio. Profundamente mundana era
la personalidad más importante del Sacro Colegio, el Cardenal Julián
de la Rovère, que fué luego el Papa Julio II, verdadero hombre del
siglo XV por la fuerza de la voluntad, la impetuosidad de la acción
y la grandeza de sus proyectos e ideas, el cual tampoco guardó el
celibato, pero sí cierta decorosa seriedad.

Hubo ésta de echarse de menos en Rodrigo de Borja, a quien nadie
pudo disputar la palma de mujeriego y lujuriante. El Papa Pío II,
que profesaba al Cardenal Vicecanciller un verdadero afecto, hubo de
amonestarle por cierta fiesta que dió en Siena, de la que excluyó
a padres, hermanos y maridos, para que no presenciaran cosas que
el pudor obligaba a callar y no permitía llamar por su nombre[15].
Pero las amonestaciones y consejos, siquiera fuesen tan autorizados
y prudentes, de poco sirvieron para morigerar a aquel _uomo
carnalesco_, que de mozo como de viejo, de Cardenal como de Papa, amó
con pasión y hasta el fin a las mujeres, a quienes atraía como el
imán al hierro[16].

  [15] He aquí la traducción castellana de la carta de Pío II:

  «Amado hijo: Cuando hace cuatro días se juntaron en los jardines
  de Juan de Bichis algunas damas de Siena entregadas a la mundana
  vanidad, olvidaste, según hemos sabido, la dignidad del cargo
  que desempeñas y te entretuviste con ellas desde las 17 hasta
  las 22. Tuviste por compañero a quien la edad, si no el honor de
  la Santa Sede, hubiera debido recordarle su deber[A]. Hemos oído
  que se bailó disolutamente, sin omitir ninguno de los atractivos
  del amor, y que tu conducta fué la de cualquier joven mundano.
  Lo que allí ocurrió el pudor obliga a callarlo, porque no sólo
  el hecho, sino hasta el nombre es indigno de tu posición. Los
  maridos, padres, hermanos y parientes de aquellas damas, casadas
  y solteras, no fueron admitidos, para que vuestro placer pudiese
  ser más desenfrenado. Os encargasteis, con pocos criados, de
  dirigir y de animar los bailes. No se habla hoy en Siena sino
  de tu ligereza, que anda hoy en boca de todos. Es verdad que en
  estos baños donde es grande el concurso de clérigos y seglares
  eres la fábula de todos. Es indecible nuestro disgusto porque
  esto redunda en desdoro del oficio y dignidad sacerdotal. Se dirá
  que nos enriquecemos y encumbramos, no para vivir honestamente,
  sino para procurarnos los medios de satisfacer nuestros antojos.
  De ahí el desprecio de los Príncipes y de las Potencias y el
  cotidiano sarcasmo de los legos. De ahí que se nos eche en cara
  nuestra manera de vivir cuando reprendemos la de los demás, y que
  las censuras alcancen al Vicario de Cristo porque tolera tales
  cosas.

    [A] Mons. de Robau.

  »Tú, hijo amado, estás a la cabeza de la diócesis de Valencia,
  la primera de España; eres, además, Canciller de la Iglesia,
  y, lo que hace más reprensible tu conducta, figuras entre los
  Cardenales que con el Papa forman el Consejo de la Santa Sede.
  Dejamos a tu juicio si conviene a tu dignidad el cortejar
  doncellas, el enviar fruta y vino a tu predilecta y el pasar el
  día sin pensar más que en solazarte deleitosamente. Por culpa
  tuya se nos censura y padece la memoria de tu tío Calixto que,
  a juicio de muchos, hizo mal en cubrirte de tantos honores. Si
  buscas excusas con la edad, no eres tan joven que no puedas
  comprender los deberes que tu dignidad te impone. El Cardenal
  debe ser irreprensible y modelo de conducta moral a los ojos
  de todos. ¿Podremos, acaso, enojarnos si los Príncipes de la
  tierra nos dan calificativos poco honrosos, si nos disputan la
  posesión de nuestros bienes y nos obligan a someternos a sus
  mandatos, cuando somos nosotros mismos los que nos inferimos
  estas heridas y los que nos aparejamos estos males, menoscabando,
  cada vez más, con nuestras acciones, la autoridad de la Iglesia?
  Nuestro castigo en este mundo es la vergüenza, y en el otro el
  consiguiente padecer. Ponga tu prudencia coto a estas vanidades
  y tenga presente tu dignidad, para evitar que ganes fama de
  pisaverde entre las damas. Si tales hechos se repitieran
  Nos veríamos obligados a hacer ver que ocurren sin nuestra
  aprobación, antes bien, muy a pesar nuestro, y nuestra censura no
  te favorecería. Siempre te hemos querido y te hemos creído digno
  de nuestra protección porque parecías hombre serio y morigerado.
  Haz de modo que podamos seguir teniendo de ti la misma opinión
  y nada contribuirá más a ello que el llevar una vida más seria.
  Tu edad, que promete todavía mejora, nos permite amonestarte
  paternalmente.

  »Petriolo, 11 de Junio de 1460.»

  [16] Cuando en 1464 acompañó a Pío II en su viaje a Ancona
  enfermó allí y el médico dió pocas esperanzas _Maxima quia paulo
  ante non solus in lecto dormiverat_.

Frisaba en los sesenta cuando empezaron sus amores con Julia
Farnesio, que apenas contaba quince abriles, y de cuya peregrina
hermosura se hicieron lengua los romanos, que por antonomasia
llamábanla _la Bella_ y también, impíamente, _la esposa de Cristo_.
Lorenzo Pucci, el Embajador florentino, que la vió un día en casa de
Adriana Milá, calentándose al fuego con Madonna Lucrecia, _la hija
de Nuestro Señor_, después de haberse lavado la cabeza, operación
frecuente y necesaria para las que, como Lucrecia, se enrubiaban a
la veneciana, dice que parecía Julia un sol con la dorada cabellera
que le llegaba hasta los pies. No tuvo la fortuna de pasar a la
posteridad retratada por un gran artista, como le sucedió a Laura
di Dianti, la amiga del Duque de Ferrara, Alfonso del Este, cuya
belleza fijó en el lienzo el famoso Tiziano. Pretende el Vasari
que Pinturicchio la pintó en una sobrepuerta del apartamento de
los Borgias, en el Vaticano, como una Virgen a quien adora el Papa
Alejandro VI; pero ni la Virgen que está en la sobrepuerta de la Sala
de la Vida de los Santos se parece en nada a Julia, por los retratos
que de ella trazaron con la pluma sus contemporáneos, ni está ante
ella en adoración el Papa, maravillosamente retratado en el fresco
de la Resurrección, en la Sala de los Misterios. Hay quien supone
que es Julia, y no Lucrecia Borja, como hasta ahora se ha creído, la
protagonista de la Disputa de Santa Catalina, la joven que, ricamente
vestida de azul y rojo y suelta la dorada y copiosa cabellera,
aparece ante el trono del Emperador; porque Julia Farnesio, que tenía
entonces diecinueve años, gozaba en la Corte Pontificia de lugar
preeminente como favorita oficial de Alejandro VI[17].

  [17] Es pura leyenda la de que sirvió de modelo a la Justicia en
  el mausoleo de su hermano Pablo III, que en el estilo de Miguel
  Angel hizo Guillermo della Porta en San Pedro; estatua cuya
  desnudez veló Teodoro della Porta, en el Pontificado de Clemente
  VIII, con una lámina de hierro que se confunde con el mármol.

En ella tuvo el Papa una hija que se llamó Laura, y cuyo _indecente
parecido_ proclamaba a voces su paternidad, la cual tampoco ocultaban
los Farnesios, que en el lenocinio fundaron su grandeza, ni podía
ignorarla el apartado y pacientísimo marido, Orsino Orsini, _el
Tuerto_, que para el caso resultaba ciego, emparentado asimismo
con el Papa por su madre Adriana Milá, sobrina de Alejandro VI, y
zurcidora del matrimonio de su hija y del adulterio de su nuera.

Esta Laura Orsini, apenas cumplidos los trece años y declarada
núbil a ojo y fe de notario[18], casó el 16 de Noviembre de 1505
con Nicolás de la Rovère, sobrino del reinante Julio II, enemigo
declarado de Alejandro VI, a quien públicamente llamaba _Marrano_,
nombre con que se designaba a los judíos conversos. Celebróse la
boda con gran pompa en el Vaticano, y a la ceremonia y al banquete
de familia, presididos por el Papa, asistió la madre de la novia,
doblemente viuda[19], llamando la atención por su gran dignidad y
espléndida belleza, no afectada por los años ni por los escrúpulos
de una conciencia estrecha. La sobrina de Su Santidad pasó a Urbino
en compañía de la Duquesa Leonor de Gonzaga, mujer de intachable
reputación; mas no pudo decirse lo mismo de la de Donna Laura, que
sin duda heredó de sus padres descomedidos apetitos que no bastaba
a satisfacer el cuitado marido. Ello es que pocos años después
escribía el poeta Tebaldeo al Conde Baltasar Castiglione, que era
D.ª Laura mujer de quien se debía huir, pues por haberla él servido
quince días, temía que le durara quince años el recuerdo de aquella
intimidad, por lo que aconsejaba al árbitro de las elegancias del
Renacimiento que añadiera a sus letanías: _A consuetudine Lauræ,
libera nos Domine_.

  [18] Declaró un notario que, _por su aspecto_, parecía núbil.

  [19] _El Tuerto_ murió en Agosto de 1500, trágicamente, sepultado
  bajo los escombros del techo de su habitación.

Casada su hija, desapareció Julia Farnesio de Roma, y a principios de
1509 contrajo segundas nupcias con un napolitano oscuro, que si bien
tenía escasos medios de fortuna, poseía, al decir de las mujeres,
inestimables prendas naturales que despertaron la curiosidad y la
afición de Madonna Julia, la cual se hallaba a los treinta y cinco
años solicitada por el recuerdo de las pasadas concupiscencias,
seniles y sacrílegas, y por el ansia de arder, sin asomo alguno de
pecado, al fuego de una sangre moza, que se le antojaba dispuesta a
cumplir espontáneamente y con largueza todos sus deberes. Apartóse de
las gentes para que no le robasen, las siempre envidiosas amigas, el
tesoro de que quería gozar a solas, y cuando llegó su hora, antes de
los cincuenta[20], pudo estimarse dichosísima por no haber conocido
los desmedros y achaques de la vejez, que son en este mundo el mayor
padecer y castigo de la mujer hermosa.

  [20] Murió el 24 de Marzo de 1524.

Yriarte cree[21] que no fué Laura Orsini el único fruto de los amores
de Alejandro VI con la bella Julia, y pretende que en ellos tuvo
a un D. Juan, infante romano, nacido en 1498 y reconocido por dos
Bulas del 1.º de Septiembre de 1501, primero como hijo de César y
de mujer soltera, y luego por hijo suyo y de la dicha mujer, que se
ignora quién fuese. Otorgóle el Papa el Ducado de Nepi y después el
de Camerino, y túvolo a su lado en el Vaticano, donde se crió con
Rodrigo, el hijo de Lucrecia y de Alfonso de Aragón, demostrando
Alejandro VI una especial predilección por ambos pequeñuelos. Esto
dió lugar a que la maledicencia pública propalara la voz, que
acogieron los poetas Sannazzaro y Pontano, y los historiadores y
políticos Matarazzo, Marco Attilio Alessio, Guicciardini y otros,
de que el Papa tuvo a D. Juan en su propia hija Lucrecia, separada
a la sazón de su marido Juan Sforza, cuyo matrimonio se anuló por
impotencia; pero el Tribunal de la Historia, por falta de pruebas, ha
absuelto a Alejandro VI del nefando incesto, reputándolo calumniosa
especie a que no fué extraño el despedido y despechado Sforza. Del
infante romano habremos de tratar más adelante.

  [21] El profesor de Oxford, Mr. W. H. Woodward, en su biografía
  de _Cesare Borgia_, tiene también por hijo de Julia a un
  Rodrigo Borja que nació en 1503; es decir, en el último año del
  Pontificado de Alejandro VI, y cuando éste había cumplido ya más
  de setenta.

Otros bastardos tuvo el Cardenal Borja en diferentes y desconocidas
mujeres. De Jerónima de Borja tenemos noticia, por su contrato de
boda con Juan Andrés Cesarini, de 24 de Enero de 1482, en el que
la reconoce el Cardenal por hija y la llama _hermana del noble
adolescente Pedro Luis y del infante Juan_. Otra hija, Isabel, casó
el 1.º de Abril de 1483 con el noble romano Pedro Juan Mattuzi, y
cuando a la muerte de Alejandro VI se derramaron por Roma los Orsini
clamando venganza, entraron en casa de Mattuzi y se llevaron a su
mujer y a una bellísima hija casada para vengar en ellas los ultrajes
de que habían sido víctimas, por parte de los Borjas, las mujeres de
la familia Orsini.

Pero los bastardos más famosos fueron los que engendró Rodrigo en la
romana Vannozza de Cattaneis, con quien mantuvo amorosas relaciones
durante veinte años, siendo de ellas fruto, según rezaba la lápida,
ya desaparecida, que cubría su sepultura en la Iglesia de Santa
María del Popolo, en Roma, César de Valencia, Juan de Gandía, Jofre
de Squillace y Lucrecia, Duquesa de Ferrara.

No se cita en la lápida, obra del fideicomisario y albacea Jerónimo
Pico, a Pedro Luis, a quien tuvo Mariana por primogénito de la
Vannozza, y cree Gregorovius muy probable que lo fuera, y lo mismo
opinan Oliver[22] y Höfler[23]. Debió nacer en 1463, porque en la
Bula de su legitimación, de 5 de Noviembre de 1481, le llama Sixto IV
_adolescente romano_, hijo _tunc Diacono Cardenali et soluta_, y al
ser nombrado tutor de su hermano menor, Juan, en 29 de Enero de 1483,
debía tener al menos veinte años. El Rey Fernando el Católico le
concedió privilegio de legitimación y naturalización el 9 de Octubre
de 1481, y en 20 de Mayo de 1485, el título de _Egregius_, extensivo
a sus hermanos, a quienes nombra por este orden: a César, a Juan y a
otro, cuyo nombre está en blanco, que debe ser Jofre; fundándose este
título en los méritos que contrajo en la conquista de Ronda, en cuyo
arrabal entró el primero por la fuerza de las armas, según afirma el
Rey haberlo visto por sus propios ojos. En igual año y con fecha 3 de
Diciembre, en Alcalá de Henares, le vendió el Rey en 63.121 timbres,
tres sueldos y nueve dineros, la villa de Gandía, y como había sido
ya vendida el 4 de Junio de 1470 a la ciudad de Valencia por su padre
don Juan II de Aragón, que fué Duque de Gandía, le impuso D. Fernando
la obligación de satisfacer a la ciudad las cantidades entregadas por
ella y de depositar las sobrantes en la Tesorería Real, como se hizo
el 14 de Diciembre, y el día 20 le hizo el Rey merced del título de
Duque perpetuo y hereditario, que continuó en la Casa de Borja hasta
su extinción, por línea directa y varonil, de esta famosa raza en
1748[24].

  [22] «D. Rodrigo de Borja (Alejandro VI), sus hijos y
  descendientes» Informe de D. Manuel Oliver y Hurtado. _Boletín de
  la Academia de la Historia._ Tomo IX. Madrid, 1886.

  [23] Höfler. _D. Rodrigo de Borja (Papst Alexander VI) und seine
  Söhne, D. Pedro Luis, erster, und D. Juan, zweiter Herzog von
  Gandia aus dem Hause Borja._ Wien, 1889.

  [24] Hubo doce Duques de Gandía por descendencia directa y
  masculina de los Borjas, hasta que extinguida en 1748 pasó el
  Ducado a D. Francisco Pimentel y Borja, Duque de Benavente. Este
  no tuvo hijos varones y su hija y sucesora, la famosa Duquesa
  de Benavente, D.ª María Josefa, casó con D. Pedro de Alcántara
  Téllez Girón, Duque de Osuna.

Tanto por el afecto que profesaba a su antiguo Camarlengo, como por
el interés de atraerse la benevolencia del Cardenal Vicecanciller,
arregló el Rey Fernando el matrimonio del Duque de Gandía con D.ª
María Enríquez y Luna, hija de D. Enrique Enríquez de Quiñones,
hermano de la Reina de Aragón D.ª Juana, y Mayordomo mayor de su
sobrino el Rey D. Fernando; pero D. Pedro Luis murió en Roma, en
Agosto de 1488[25], sin haber consumado el matrimonio y dejando por
heredero del Ducado de Gandía y demás bienes a su hermano Juan, aún
menor de edad, según testamento otorgado el 14 del mismo mes y año,
en el cual legó 11.000 timbres como dote a su hermana Lucrecia.
El Ducado de Gandía dejado a Juan, la dote legada a Lucrecia y la
fecha del nacimiento de Pedro Luis, cuando ya habían empezado las
relaciones de la Vannozza con el Cardenal Rodrigo, son datos que
confirman la opinión de Mariana y la de los autores que la siguen.

  [25] Gregorovius dice que Pedro Luis murió muy joven, en España,
  antes de 1491, y Béthencourt da como fecha de su fallecimiento
  el 3 de Septiembre de 1488. Murió en Roma, si no el mismo día en
  que otorgó su testamento, pocos después, porque el 28 el Deán
  de Valencia, D. Juan López, que ejercía el cargo de notario
  apostólico, extendió un instrumento público de poder a favor de
  Francisco Prats, para que en nombre de D. Juan de Borja y con el
  cargo de procurador suyo, se trasladase a España y firmase las
  capitulaciones matrimoniales con su cuñada D.ª María Enríquez
  que, siendo todavía innúbil, había quedado intacta. Y como el
  nuevo Duque no había cumplido aún los catorce años, pues sólo
  contaba doce, necesitaba la dispensa de edad y la del impedimento
  de parentesco, que el Papa Inocencio VIII, a instancia de D.
  Rodrigo de Borja, otorgó al instante en la misma fecha. Los
  restos del primer Duque de Gandía fueron trasladados de Roma a
  Gandía, en cuya Colegiata, reedificada por D.ª María Enríquez,
  están enterrados muchos de sus sucesores. D.ª María nació en
  1479, casó el 24 de Agosto de 1493, con D. Juan, segundo Duque
  de Gandía; enviudó el 14 de Junio de 1497, y puestos en orden su
  Casa y Estados pudo entregarlos a su hijo D. Juan y entró en el
  Convento de Santa Clara, en 1511, y en él murió en 1537, con el
  nombre de Sor María Gabriela. En este Convento había ya profesado
  su hija Isabel y profesaron también cinco hijas del tercer Duque
  de Gandía, hermanas de San Francisco de Borja.

Entre los recientes apologistas de Alejandro VI, que para
rehabilitarle han apelado, según Pastor, a la indigna alteración
de la verdad histórica, figuran el dominicano Ollivier[26] y el
escolapio Leonetti[27]. Niega el primero la autenticidad del
epitafio, mientras el segundo, haciendo caso omiso de Bulas de
legitimación, despachos de diplomáticos y testimonios contemporáneos,
pretende que los hijos de Vannozza no lo fueron del Papa, sino de un
su hermano que quedó rezagado en España o de un hijo del Prefecto
de Roma, Pedro Luis, hermano de Rodrigo, que murió soltero y sin
conocida sucesión en 1458 o del padre del Cardenal Juan de Borja el
joven, porque César le llamó hermano al participar su fallecimiento,
o de cualquiera de los treinta Borjas que se encontraban en Roma.
Compadecido el Papa de aquellos hijos de la Vannozza, engendrados
por un Borja que se contentó con darles su apellido, sin que esto
conste en documento alguno, viéndolos condenados a padecer varios
padrastros, los recogió, los educó, los casó, los encumbró y los
quiso como si fueran sus propios hijos, dando así lugar a que muchos
los tuvieran por tales. ¡Hipótesis peregrina la de que estos hijos
de la Vannozza, que Alejandro VI reconoció por suyos y carnales en
documentos fehacientes, tuvieran por padre a un hermano de Rodrigo,
hasta ahora desconocido, que quedó en España y desde allí los procreó
en una romana que no salió de Roma!

  [26] _Le Pape Alexandre VI et les Borgia._ París, 1870.

  [27] _Papa Alessandro VI, secondo documenti e carteggi del
  tempo._ 3 vol. Bologna, 1880.



  II

  Quién era la Vannozza.—Sus maridos.—Domenico d’Arignano.—Jorge
  de Croce.—Carlos Canale.—A la muerte de Alejandro VI estalla
  de nuevo en Roma, y con más fuerza, el odio contra los Borjas
  y los españoles.—Elección de Francisco Piccolomini, Pío III,
  y de Julián de la Rovère, Julio II.—Negociaciones y disputas
  del Papa con César Borja.—Capitulación de las fortalezas de
  la Romaña.—César pasa a Nápoles con un salvoconducto del Gran
  Capitán, que lo prende y envía a España.—Se evade del castillo
  de la Mota, de Medina del Campo, y muere frente a Viana peleando
  al servicio de su cuñado, el Rey Juan de Navarra.—Los últimos y
  devotos años de la Vannozza.—Sus hijos.—Juan II, Duque de Gandía,
  casa con D.ª María Enríquez, viuda de su hermano Pedro Luis.—El
  retrato del Pinturicchio en el apartamento de los Borjas.—Se
  desacredita como Gonfaloniero de la Iglesia, derrotado por los
  Orsini en la batalla de Soriano.—César, el Duque Valentino.—Su
  ambición.—Su carrera eclesiástica.—A la muerte de su hermano Juan
  cuelga los hábitos, aunque no le estorbaban en sus aventuras
  amorosas.—Casa en Francia con Carlota de Albret.—Jofre, Príncipe
  de Squillace.—Destinado primeramente a la Iglesia, contrae
  después matrimonio con Sancha de Aragón, hija natural de Alfonso
  II de Nápoles y se resigna a la constante infidelidad de su
  mujer.—Muere ésta y pasa a segundas nupcias con María Milá de
  Aragón.


¿Quién era esta Vannozza, durante largos años fiel amiga del Cardenal
Rodrigo de Borja y _la feliz e infeliz madre_ de sus ilustres hijos,
según la antefirma de las cartas que les escribía? Sábese que se
llamaba Vannozza, diminutivo de Juana, y que su apellido era de
Cataneis, aunque usaba en sus cartas familiares el de Borja[28];
que era romana y vivía en la Plaza Pizzo di Merlo, llamada hoy
Sforza Cesarini, en una casa de su propiedad cercana al palacio
del Cardenal; que fué madre de cuatro de sus hijos, según rezaba
su epitafio; que tuvo dos o tres maridos, de los cuales había ya
enviudado antes de que muriera Alejandro VI; que alcanzó después tres
Pontificados y murió en el de León X en avanzada edad y gozando fama
de respetable, piadosa y benéfica señora, habiendo repartido, en vida
y en muerte, su fortuna entre iglesias, hospitales y cofradías.

  [28] En 1841 reimprimió Luis de Usoz, en Londres, el _Cancionero
  de burlas provocantes a risa_, publicado en Valencia en 1519,
  y hablando en sus _Advertencias previas_ de Alejandro VI, dice
  que «pocos años antes de ser Arzobispo cayó en amor con cierta
  dama, viuda con dos hijas, que había venido con su familia de
  Roma a Valencia. Rodrigo, hecho ya dueño del honor de la madre,
  y crecidas en tanto las hijas, las puso también asechanzas; pero
  la muerte de la madre puso un dique a su carrera de lascivias.
  Dejó bajo el cuidado de la madre a las muchachas; e puso la una
  monja en un monasterio y a la otra, llamada Catalina y que otros
  llamaban en Valencia _Rosa Vannozza_ tomó por concubina y de ella
  tuvo muchos hijos antes y después de ser Papa».

  No sabemos de dónde tomó Usoz estas noticias que tenemos por
  apócrifas y no las citaríamos si no fuera por lo del nombre de
  _Rosa_, porque las tres veces que Burchard la menciona en su
  _Diario_, la primera, cuando saquearon su casa los soldados de
  Carlos VIII; la segunda, cuando al repasar por Roma los suizos,
  camino de Francia, les quitaron algunos bagajes los hombres de
  César en venganza del hecho anterior, y la tercera, cuando dió a
  sus hijos una cena en su viña la noche del asesinato del Duque de
  Gandía, la llama solamente _domina Rosa_, omitiendo su apellido.

  Don Juan de Borja segundo probó, ante la Corte de justicia de
  Valencia, por medio de una justificación de testigos, que su
  padre del mismo nombre y Doña Lucrecia de Borja eran hermanos,
  hijos ambos de la propia madre y ésta la noble _D.ª Bennosa_.

  Y en el instrumento de 29 de Enero de 1483 en que se daba tutor
  a D. Juan de Borja, cuya madre (la Vannozza) había contraído
  segundas nupcias, se decía que su abuela materna D.ª Mónica era
  viuda de un Jacobo Pinctor y estaba excusada por su edad senil
  y que los parientes que había en Roma, por parte de la madre,
  hábiles para el cargo eran Juan Bautista y Paulo, hijos del
  maestro Antonio de Brixio o Brixia, familia no conocida.

No fué una de tantas famosas cortesanas de las que entonces
pululaban en Roma y entre las que descollaron, por cantidad y
calidad, las españolas, según el testimonio de _la Lozana Andaluza_,
de Francisco Delicado, digna compañera de _la Nanna_, protagonista
de los _Ragionamenti_, de Pedro Aretino. Debió ser, en su mocedad,
doncella honesta, y figúrasela Gregorovius como una de esas hermosas
romanas, recias y voluptuosas, que tienen algo de la grandeza de
Roma y en las que se juntan y acoplan Venus y Juno. Pero no pudo
sustraerse a los ultrajes del tiempo, para las mujeres hermosas tan
sensibles, y cuando pasaron los cuarenta no fué la costumbre, a pesar
de su fuerza de atar, bastante poderosa para retener al ya maduro
amante que por ley fatal de la edad se refocilaba y creía remozarse
con el íntimo trato de las apenas núbiles doncellas. Una de éstas,
_la Bella_, Julia Farnesio, vino a ocupar el puesto que durante
veinte años había fecundamente usufructuado la Vannozza, la cual se
jubiló con honores de madre, por serlo de los hijos predilectos de
Alejandro VI, y continuó el Papa dispensándole a título, por decirlo
así, familiar y en forma menos íntima, su bondadosa protección.

Tuvo, según Pastor, tres maridos: el primero de ellos un tal Domenico
d’Arignano, con quien la casó el Papa en 1474. Cuando Alejandro
VI quiso, en 1493, dar el capelo a su hijo César, Arzobispo ya de
Valencia, al que para poder ordenarlo había dispensado Sixto IV,
el 1.º de Octubre de 1480, del impedimento canónico, por defecto
de nacimiento honesto, como _nacido de Cardenal Obispo y de mujer
casada_[29], «salió nombrado Cardenal con probanza de muchos
testigos, que juraron no ser hijo del Papa, sino de Dominico Ariñano,
marido que era de la Zanozia; probanza que pasó por Rota y por el
Consistorio, sin que casi persona se atreviese a hacer contradicción;
tal era el poco miramiento de aquel tiempo». Esto dice Mariana,
siguiendo en este punto al cronista Infessura; pero Gregorovius
pone en duda que existiera este marido o que el matrimonio fuera
legalmente reconocido, y se funda en que el contrato de boda con
Carlos Canale expresa que pasa con éste a segundas nupcias, y en una
donación a la iglesia de Santa María del Popolo, en que se declara
viuda del dicho Canale y llama a Jorge de Croce su primer marido,
obligándose los Agustinos a decir una misa en el aniversario del
fallecimiento de cada uno de ellos, sin hacer mención del Arignano,
de quien dice no hay más noticia que la del Infessura. Pero no
conoció, sin duda, Gregorovius la Bula de 19 de Septiembre de 1493
en que se dice a César que había nacido del legítimo y constante
matrimonio de Domenico d’Arignano, militar y doctor en leyes, y de
Vanotia de Cathaneis, mujer romana, y habiendo fallecido el Domenico
y quedado viuda, en ella procreamos a nuestro querido hijo el noble
varón Juan de Borja, Duque de Gandía.

  [29] _De Episcopo Cardinali genitus et conjugata._

Después de haber sido Vannozza por largo tiempo la amiga del Cardenal
Borja, dióla éste por marido, en 1480, al milanés Jorge de Croce,
para encubrir así unas relaciones que continuaron, sin embargo, a
ciencia y paciencia del elegido esposo. De éste tuvo un hijo, o al
menos pasó por tal, el llamado Octaviano, que murió en 1486, el mismo
año que su padre, y en 1481 dió a luz Vannozza otro, a quien pusieron
por nombre el de su abuelo paterno, Jofre, y el Papa lo reconoció,
el 6 de Agosto de 1493, por hijo suyo y de mujer viuda[30]. Para
Croce obtuvo el Cardenal, del Papa Sixto IV, un empleo de Secretario
apostólico, y era natural que con el aumento de familia y la paternal
munificencia del Vicecanciller fuera Vannozza adquiriendo casas y
viñas y las tres conocidas hosterías _el León_, _la Vaca_ y _el
Gallo_, y se enriqueciera a la par el predestinado y bonísimo marido,
que fundó para él y los suyos una capilla en la iglesia de Santa
María del Popolo.

  [30] _Nobis genitus et muliere vidua._

No le parecía al Cardenal que la viudez fuese estado que conviniese
a la Vannozza, por lo que la instó para que tomara nuevo marido que
pudiera defenderla, administrar su fortuna y mantener el decoro de
la casa. Y por complacerle, a los pocos meses de enterrado Croce,
casó, el 8 de Junio de 1486, con el mantuano Carlos Canale, conocido
como humanista en su ciudad natal, donde estuvo al servicio del
Cardenal Francisco Gonzaga, y a la muerte de éste pasó a Roma con
el Cardenal Sclafetano, de Parma. Habíalo conocido Borja en casa
de ambos Cardenales y parecióle que, como hombre de ingenio y bien
relacionado, sería para la Vannozza un buen marido. No le había
servido, sin embargo, su ingenio para hacer fortuna, por lo que si
aceptó la mano que le ofrecían, fué con ánimo y esperanza de que
tuvieran la merecida recompensa los servicios que pudiera prestar a
un Cardenal de la pujanza y largueza de Rodrigo Borja. No se sabe
si Vannozza llegó a tener sucesión del Canale como del Croce; pero
síntomas hubo de ella, puesto que Ludovico Gonzaga, Obispo de Mantua,
dió poder a su agente en Roma para que le representara como padrino.
Lo que sí se sabe es que Canale se mostraba muy satisfecho de haber
emparentado, por conducto de la Vannozza, con el Papa, y de tener
por hijastros[31] a los que con un elegante eufemismo llamaban los
romanos «sobrinos de un hermano de Su Santidad». Canale, cuyas armas
cuartelaba Vannozza con la de los Borjas, según puede verse en una
pila de agua bendita donada a la iglesia de Santa María del Popolo,
que se conserva en la sacristía, murió antes que el Papa[32], de
suerte que al fallecimiento de éste buscó la viuda la protección de
la gente de armas de su hijo César, a cuyo frente, por la enfermedad
del Valentino, estaba el Príncipe de Squillace, Jofre, con el
valenciano Miguel Corella, el Don Michelotto, de siniestra memoria,
ejecutor de las justicias del Duque. Envió César a su madre, a su
cuñada D.ª Sancha y a las mujeres de todas clases que tenía consigo,
a Cività Castellana, y de allí pasó con ellas a Nepi, hasta que
por enfermo, y a instancias de los Cardenales españoles, obtuvo,
del bondadoso y compasivo Pío III, permiso para regresar a Roma y
vino entonces a habitar con su madre el Palacio del Cardenal de
San Clemente, en el Borgo, que había el Papa Alejandro dado al de
Squillace; pero no considerándose en él seguro, trasladóse luego con
los suyos al castillo de Sant’Angelo.

  [31] En carta que escribió el 25 de Noviembre de 1492 a un Fray
  Jorge de Mantua, solicitaba le enviase el Marqués un buen caballo
  _para el Duque de Gandía mi hijastro, que lo demás corre de mi
  cuenta_.

  [32] El 1.º de Abril de 1500 escribía Cristóbal Poggio, Embajador
  mantuano en Venecia, que Carlos Canale había muerto de fiebre.

Contra los Borjas y los españoles desatóse por segunda vez, con
más fuerza, la cólera de los romanos, exacerbada por la mayor
duración del Pontificado. Era natural que Alejandro VI, como
Calixto III, ateniéndose al consejo de «a los tuyos con razón o sin
ella», favoreciese en primer término a sus parientes y luego a sus
conterráneos. De los cuarenta y tres Cardenales que creó Alejandro,
diecinueve eran españoles, no menos merecedores de la púrpura que los
italianos. Españoles fueron sus médicos, Pedro Pintor, autor de un
tratado _De morbo gallico_ dedicado al Papa, y el valenciano Gaspar
Torella; su bibliotecario, el catalán Pacell, que obtuvo el puesto
que pretendía Poliziano; su camarero, Pedro Calderón, _el Perotto_,
asesinado, según la leyenda, por el propio César en presencia del
Papa; su bufón, Gabrielleto, y los soldados que formaban su guardia,
capitaneada por su sobrino Rodrigo Borja, mercenarios reclutados en
España, de donde vino también una legión de pecadoras, igualmente
mercenarias, dispuestas siempre a entrar en la amorosa lid y a
señorear, como el soldado español, la tierra extranjera que pisaban.
Y fué tan grande el número de ellas[33], que se dijo había más en
Roma que frailes en Venecia. Pero cuando llegó el fin del Pontificado
de Alejandro VI, que las tales tuvieron _por su mejor tiempo_, a
duras penas se salvaron los españoles de la sañuda persecución de
los romanos; distinguiéndose en aquella ocasión, por la acogida que
dispensó en su casa a sus perseguidos compatriotas, el Cardenal
Carvajal, según lo atestiguó Alonso Hernández, de Sevilla, paniaguado
de su Eminencia y autor del poema _Historia parthenopea_, escrito en
honor del Gran Capitán[34].

  [33] Según Infessura, había en Roma, en 1490, antes de que se
  conociera el mal francés, 6.800 mujeres públicas, sin contar las
  concubinas, y según Sanudo, 11.654 en Venecia, en 1500.

  [34]   Tu casa fué el arca donde han escapado
       toda nobleza de gente d’España,
       según el gran odio, rancor y gran saña,
       que tanto Alexandre nos ovo dexado...

César puso todas sus esperanzas en el Cardenal d’Amboise,
Ministro y privado de Luis XII, que aspiraba a la tiara, y a
quien prometió los votos de los once Cardenales españoles; pero
éstos, manteniéndose unidos, se atuvieron a las instrucciones
del Rey Católico, y se negaron a votar al francés. No era, sin
embargo, posible sacar triunfante a ningún español, siquiera
tuviese las dotes del Cardenal Carvajal, por lo que aceptaron al
anciano y achacoso Francisco Piccolomini, propuesto por Julián de
la Rovère como Papa depósito, según se llamó después al elegido
sólo para poco tiempo. En efecto, no duró un mes el Pontificado
de Pío III.

Aspiraba Julián de la Rovère hacía ya mucho, y con hartos
méritos, a la tiara, que no había obtenido en el último Cónclave
por la oposición de Ascanio Sforza, y para que no se malograran
de nuevo sus deseos, que dependían de la voluntad de los
Cardenales españoles, hechuras de los Borjas, abocóse con ellos
y con César, y se los ganó, prometiendo al Duque el nombramiento
de Gonfaloniero de la Iglesia y otras mercedes. Para obtener
los votos restantes hasta el número necesario para asegurar la
elección, no tuvo Julián más escrúpulos que Rodrigo, y adonde
no llegaron las promesas alcanzaron las dádivas. Así es que del
Cónclave, que fué el más breve en la larga historia del Papado,
puesto que no duró más que un día, salió Papa, con el nombre de
Julio II, Julián de la Rovère.

No eran hombres que pudieran entenderse César y el Papa, siendo
igualmente grandes e irreconciliables las ambiciones del uno y
del otro; pero como la fortuna, cansada de proteger al primero,
se hubiera puesto de parte del segundo, era fácil de prever el
fin de la dominación de los Borjas en Italia. Concertó César
con el Papa que le entregaría las fortalezas que en la Romaña
presidiaban sus gentes, y con este intento enviaron, de común
acuerdo, a Pedro de Oviedo, cubiculario del Papa y Ministro que
fué del Duque; pero arrepentido éste de lo concertado, escribió
al alcaide que tenía en Cesena y se llamaba Diego de Quiñones,
que prendiese y ahorcase a Oviedo, e hízolo así; lo cual tuvo el
Papa por gran desacato, y mandó detener al Duque en Palacio hasta
que se entregaran Cesena, Forli y Bertinoro. Entre tanto que
esto se cumplía, acordaron estuviera el Duque detenido en Ostia,
en poder del Cardenal Carvajal, el cual, cuando se entregaran
las fuerzas, le pondría en libertad y le daría dos galeras para
pasar a Francia. Luego que supo estos conciertos el Gran Capitán,
envió a Ostia a Lezcano para que tratara con el Cardenal y le
advirtiese que sería de grande importancia si pudiese persuadir
al Duque se fuese a Nápoles, por excusar que aquel tizón no
pasase a otra parte donde hiciese más daño, y le dejó para el
efecto un salvoconducto del Gran Capitán. Entregáronse sin
dificultad Cesena y Bertinoro; pero el alcaide de Forli, Gonzalo
de Mirafuentes, navarro, no quiso entregar aquel castillo si no
se le contaban quince mil ducados, que el Duque libró en Venecia.
Púsole en libertad el Cardenal, y a su persuasión tomó César el
camino de Nápoles, yendo a alojarse en casa del Cardenal Borja.
Recibióle muy bien y agasajóle el Virrey; pero enterado éste de
que el Duque, arrepentido ya de su resolución de ir a Nápoles,
intentaba salirse del Reino por la posta, lo detuvo algún
tiempo en Castelnovo, donde entregó su espada a Núñez Docampo,
Gobernador del castillo, y después de haber alcanzado de él,
con buenas palabras y la promesa de ponerlo en libertad, que se
entregara Forli al Papa, acordó que don Antonio de Cardona y
Lezcano lo llevaran a España, como se verificó el 20 de Agosto
de 1504. Echóse en cara al Gran Capitán que hubiese faltado a
su palabra, por lo que, al saberlo, dijo el Rey de Francia que
«de aquí en adelante la palabra de españoles y la fe cartaginesa
corrían parejas»; pero, a juicio de Mariana, el Gran Capitán,
como tan prudente que era, tuvo en cuenta que los grandes
Príncipes deben obrar lo que conviene y es justo sin mirar mucho
a su fama y qué dirán.

Estuvo el Duque Valentino preso en España, primero en Chinchilla
y luego en Medina del Campo, hasta el 20 de Octubre de 1506 en
que logró evadirse, no sin peligro de su vida y harto maltrecho.
Presentóse a su cuñado el Rey de Navarra, Juan de Albret, y
peleando a sus órdenes, contra el Conde de Lerín, halló frente a
Viana la muerte honrosa del soldado.

Muerto César, refugiado en Nápoles Jofre y reinante Lucrecia en
Ferrara, donde nunca se atrevió Vannozza a presentarse, la feliz
e infeliz madre de los Borjas quedó en Roma y volvió a su casa de
la plaza Branca, hoy Cairoli, contando con la protección de los
Farnesios, emparentados con el Papa por la boda de Laura Orsini,
la hija de Alejandro VI y de _la Bella_. Para salvar su fortuna
donó, el 4 de Diciembre de 1503, a su capilla gentilicia de
Santa María del Popolo, las casas que poseía en la plaza Pizzo
di Merlo, reservándose el usufructo vitalicio y comprometiéndose
los Padres Agustinos a decir una misa el 24 de Marzo por el alma
de Carlos Canale, otra el 13 de Octubre por la de Jorge de Croce,
y otra el día en que ella muriera. Los últimos quince años de su
vida fueron para Vannozza de apacible y digno reposo. Gozó de la
grandeza de los hijos, que alcanza refleja a los que tuvieron la
fortuna de engendrarlos, y en ella no vieron ya los romanos a la
concubina de Alejandro VI, sino _a la magnifica e nobile Madonna
Vannozza_, que Paulo Jovio llamó _donna dabene_; es decir: señora
honrada, madre de la Duquesa de Ferrara, que cantó Ariosto en
su _Orlando furioso_, y del famoso César que fué _el Príncipe_
ideal de Maquiavelo. Contaba con medios bastantes de fortuna
para que no le faltasen amigos en el Sacro Colegio, aunque de él
hubiesen ya desaparecido los Cardenales hechuras de los Borjas. A
la vida devota la inclinaban, naturalmente, sus muchos años; los
recuerdos de la lejana mocedad, alborotada y pecadora; la muerte
del potente protector y de los hijos y maridos, y el ambiente
romano con sus iglesias, que pasaban entonces de trescientas,
sus poblados conventos de frailes y de monjas y sus innumerables
hermandades y obras pías, que servían para que el alma adormida
despertase a tiempo, y la descarriada oveja, que abundaba en
Roma, cansada de triscar por montes y por valles, se restituyera
al redil con las primeras sombras de la noche. La vida devota
y la frecuentación del confesor en busca de absolución y de
consejo, no la obligó a apartarse del trato de las gentes que
gustó de cultivar, no sólo en edad propicia a tentaciones, sino
cuando después de haber a ellas sucumbido estaba ya harta y
satisfecha.

Murió a los setenta y seis años, el 26 de Noviembre de 1518,
y fué su fallecimiento anunciado, según la costumbre romana,
por un pregonero que gritó: «El Señor Pablo participa que ha
muerto Madonna Vannozza, madre del Duque de Gandía. La difunta
pertenecía a la Hermandad del Gonfalone.» Fué enterrada con
gran pompa, como si fuera un Cardenal, en su capilla gentilicia
de Santa María del Popolo, junto a su hijo D. Juan, el Duque
de Gandía, y a sus honras acudió la aristocracia y burguesía
romana, que formaba parte del Gonfalone, y el Papa León X se hizo
representar, cosa nunca vista, por dos de sus camareros.

Siete años después, Marcantonio Altieri, guardián del Gonfalone,
haciendo el inventario de los bienes de la Hermandad, enumeraba
los valiosos donativos de joyas y otros socorros de la Vannozza
que habían permitido cancelar obligaciones y alimentar crecido
número de pobres y niños, por lo que la Hermandad acordó por
unanimidad, no sólo solemnizar sus exequias con toda esplendidez
de honores y pompa, sino también recordar su memoria con un
magnífico y grandioso monumento, que no se llevó a efecto. Por
pública aclamación se resolvió igualmente festejar en adelante
el día de las exequias en Santa María del Popolo, donde estaba
enterrada, con misas, concurso de hermanos, profusión de cirios
y hachas y toda clase de devociones, y esto, no sólo para
recomendar su alma a Dios, sino para demostrar al mundo que
odiaban la ingratitud.

Dijéronse, por los Padres Agustinos de Santa María del Popolo,
las convenidas misas durante doscientos años, al cabo de
los cuales, según Gregorovius, las suprimió la autoridad
eclesiástica, bien fuera porque las estimara bastantes para
sacar de penas el alma de Vannozza, si estaba aún purgando en
el otro mundo sus pecados, bien porque empezaba a levantar
cabeza una conciencia crítica e histórica. Más tarde, añade, un
sentimiento de odio, y quizá de vergüenza, hizo desaparecer la
lápida sepulcral con su epitafio. Creemos, sin embargo, que esta
desaparición no se debió a un sentimiento de odio, harto tardío,
sino simplemente a la acción destructora del tiempo que acabó
por borrar el epitafio y por gastar la piedra, como sucedió con
otras tumbas que sin motivo alguno corrieron igual suerte que la
de Vannozza en Santa María del Popolo.

Según el tal epitafio, era Vannozza madre de los Duques César
de Valencia, Juan de Gandía, Jofre de Squillace y de la Duquesa
Lucrecia de Ferrara. ¿Quiere esto decir que el mayor de los
cuatro fuese César? No andan los autores de acuerdo respecto de
la fecha de su nacimiento, que varía de 1474 a 1476. Gregorovius
sostiene que nació en 1476, fundándose en los despachos de los
Embajadores del Duque Hércules de Ferrara, Juan Andrés Bocaccio y
Saracini; el primero de los cuales, en Febrero y Marzo de 1493,
daba a César dieciséis o diecisiete años, y el segundo, en 26 de
Octubre de 1501, refería una conversación que había tenido con
el Papa, quien le dijo que la Duquesa (Lucrecia) cumpliría en
Abril veintidós años y el Duque de Romaña veintiséis. De mayor
peso son las razones, basadas en Bulas pontificias, en favor de
la fecha de 1474, que es la asignada por Burchard. En la primera
Bula de legitimación, de 1.º de Octubre de 1480, se dice que
tenía _seis años cumplidos_ y no había llegado al séptimo, y en
otra Bula de Inocencio VIII, de 12 de Septiembre de 1484, se dice
que estaba _en el nono_; de suerte que, según Oliver, la época
de su nacimiento queda reducida al espacio que hay entre el 13
de Septiembre y el 1.º de Octubre de 1475. Esta es la fecha que
fija Pastor, teniendo a la vista un documento por él hallado
en el Archivo Vaticano, y es el nombramiento de César para el
Arzobispado de Valencia en 31 de Agosto de 1492, en el que le
dice el Papa que, nombrado por Inocencio VIII Obispo de Pamplona
a los diecisiete años, había desempeñado laudablemente el cargo
y tenía ya unos _dieciocho años_[35]. Tanto de esta Bula como de
las otras dos citadas por Oliver se deduce que César nació en
1474 y no 1475, puesto que el 1.º de Octubre de 1480 tenía seis
años cumplidos y dieciocho el 31 de Agosto de 1492.

  [35] _Ad presens in decimo octavo vel circa tue etatis anno
  constitus._ En la Bula de la misma fecha dirigida al Clero de
  Valencia, que publica el Sr. Sanchís, empléase igual expresión:
  _hodie in decimo octavo vel circa suæ etatis anno_.

En cuanto a la cuestión de la primogenitura, a pesar de
la respetable opinión del Barón Pastor[36], que es la de
Gregorovius, Oliver, Höfler, el Marqués de Laurencín y la
generalidad de los historiadores, que tienen por mayor a
Juan, creemos, con el Sr. Sanchís, que lo fué César. Además
del epitafio de Vannozza y del orden en que el Rey Católico
los nombra al hacer a ellos extensivo el título de _Egregio_
concedido a Pedro Luis de Borja, hay en abono de esta opinión,
no sólo la de Burchard[37], que es terminante, sino varias
pruebas documentales, como el instrumento de tutela a favor de
Pedro Luis, hecho en 29 de Enero de 1483, en que se llama a
Juan _infante_, el testamento otorgado por Pedro Luis el 14 de
Agosto de 1488, en que al nombrar a Juan su heredero le sujeta a
curadoría hasta que llegue a los veinte, y, en fin, la dispensa
_ex defectu ætatis_, dada el 28 del propio mes y año por el Papa
Inocencio VIII al segundo Duque de Gandía para las capitulaciones
matrimoniales con D.ª María Enríquez, por no haber cumplido los
catorce años, contando entonces sólo _doce_, según el Breve de
dispensa, por lo que debió nacer en 1476. Por último, la antes
citada Bula del 19 de Septiembre de 1493, que declara a César
hijo legítimo, dice que Juan fué procreado después, cuando
Vannozza era ya viuda.

  [36] Me dice el Barón Pastor que en la nueva edición que va a
  publicar del tomo III, escrito hace muchos años, rectifica esta
  opinión y reconoce que César fué el mayor de los dos hermanos.

  [37] _R. d. Cardinalis Valentinus dicti ducis frater germanus et
  natu major_, dice en su Diario el 10 de Agosto de 1496.

Heredó D. Juan de su hermano Pedro Luis el Ducado de Gandía, y por
su enlace con D.ª María Enríquez emparentó con el Rey Católico. Del
de Nápoles obtuvo, al casarse Jofre, el Principado de Tricarico,
y luego el de Teano y el Ducado de Sessa, que su viuda vendió en
1506 al Rey Católico y éste hizo de él merced al Gran Capitán.
Era Gandía el predilecto de su padre, _el ojo de Su Santidad_,
según decía Canale. Dedicáronlo a la carrera de las armas para que
fuera estirpe de un linaje que había de ser, tal como Alejandro lo
soñaba, uno de los más ilustres en Italia y España. César y Jofre
se vieron, sin vocación, destinados a la Iglesia. Al de Gandía lo
retrató Pinturicchio en el fresco de la _Disputa de Santa Catalina_,
siendo el gallardo mozo, jinete en un caballo blanco y tocado con un
turbante, porque gustaba mucho de vestir a la turca en competencia
con el Príncipe Djem, que también figura en el fresco[38]. En punto a
costumbres, pecaba de enamorado y mujeriego, como el padre, y tenía
además la pasión del juego y la afición al vino, sin que estos vicios
se vieran compensados por virtudes o calidades que los hicieran
disculpables; siendo justificada la opinión de los españoles que,
según Bernáldez[39], le tenían por un _muy mal hombre, soberbio, muy
enlodado de grandeza e de mal pensamiento, muy cruel y muy fuera de
razón_. Ansiaba el Papa tener a su lado a aquel hijo predilecto, a
quien suponía grandes dotes militares, y para apresurar su regreso
de España nombróle Capitán general de la Iglesia, aun reconociendo
su poca edad e inexperiencia, pero dando como razón del nombramiento
el haberlo pedido el Rey D. Alfonso y los principales condotieros,
el Señor de Pesaro (su yerno), el de Piombino, D. Próspero Colonna
y otros Señores y Barones que no querían estar a las órdenes de un
Capitán que no fuera de la sangre del Papa. Puesto al frente de las
tropas pontificias destinadas a castigar a los Orsini, quedó en la
batalla de Soriano derrotado su ejército y demostrada su incapacidad,
viéndose obligado Alejandro a hacer las paces con aquellos poderosos
Barones romanos, émulos de los Colonnas. Y para rescatar a Ostia, que
había quedado en poder de los franceses, apeló el Papa a la amistad
de Gonzalo de Córdoba, que con mil infantes y seiscientos caballos
se apoderó en ocho días de la plaza. Hizo su entrada en Roma el Gran
Capitán acompañado del Duque de Gandía, y allí se vió la diferencia
entre un verdadero General, hombre de Estado, y un Príncipe de
teatro, cubierto de oro y alhajas.

  [38] El Sr. Sanchís reproduce, como retrato de D. Juan, el de
  la tabla de principios del siglo XVI, que existe en el Colegio
  de Corpus Christi, de Valencia, y representa a la Virgen con el
  Niño, teniendo a sus lados a Santo Domingo y Santa Catalina y a
  sus pies dos grupos de hombres con trajes de la época. Sospecha
  Bertaux que dicho cuadro fué pintado por algún discípulo de Pablo
  de S. Leocadio con destino al oratorio de la Duquesa de Gandía,
  que se lo encargó en 1507, y que el Duque es el hombre que en el
  grupo de la derecha está arrodillado, coronado de flores, con las
  manos juntas en actitud suplicante, y a quien sujeta por detrás
  y amenaza herirle con un largo puñal un asesino. Este retrato es
  muy semejante al del fresco del Pinturicchio.

  [39] _Historia de los Reyes Católicos._ Sevilla, 1870.

Cuentan los historiadores aragoneses Abarca y Zurita que le
recibió el Papa sentado en su solio y rodeado de su familia, de
los Cardenales y de la Corte, y que cuando se inclinó Gonzalo
para besarle el pie se levantó Alejandro y le besó en la frente,
manifestándole su gratitud por el servicio que le había hecho y
dándole por su mano la rosa de oro con que solían los Papas premiar
cada año a los beneméritos de la Santa Sede. Mas como al despedirse
le diese el Papa algunas quejas de los Reyes Católicos, que él
mejor que nadie conocía, respondióle el Gran Capitán con libertad y
rudeza de soldado, llegando a decirle «que le valía más no poner la
Iglesia en peligro con sus escándalos, profanando las cosas sagradas,
teniendo con tanta publicidad cerca de sí y en tanto favor sus hijos,
y que le requería reformase su persona, su casa y su Corte, que bien
lo necesitaba la cristiandad». Enmudeció el Papa, asombrado de que
supiese apretar tanto con palabras un soldado, y que así hablara al
Pontífice, en punto de reformas, un hombre no aparecido del cielo.

Muy otro era César; no porque tuviera menos vicios que su hermano,
sino porque estaba dotado de mucho mayor entendimiento y sagacidad.
Animoso condotiero y astuto político, desleal y falso, según era
entonces uso, león y raposo a la par, como debía ser, a juicio de
Maquiavelo, el perfecto Príncipe, había heredado del padre la
jocunda serenidad propia de la familia; pero era terrible en sus
odios y venganzas, y su crueldad pareció, aun en aquellos tiempos,
excesiva. Su desmedida ambición no conocía obstáculos ni escrúpulos,
y fiel a su lema _aut Cesar aut nihil_, después de haber sido señor
potísimo en Italia, murió en España oscuramente, no como Capitán,
sino como soldado al servicio de una causa mezquina e ingloriosa.
Claro es que no le llamaba Dios por el camino de la Iglesia, aunque
lo recorrió en breve tiempo, sin pararse en barras. A los siete años
era Protonotario Apostólico; diez años después, Obispo de Pamplona;
al siguiente, Arzobispo de Valencia, y al otro, Cardenal. Para que
pudiera ordenarse le dispensó Sixto IV el impedimento de honestidad
por ser hijo de Cardenal y de mujer casada, y para hacerlo Cardenal
lo declaró Alejandro VI hijo legítimo de la Vannozza y de su marido
Domenico d’Arignano. Harto sabía César que en la carrera eclesiástica
no podría llegar a la meta, o sea al papado, y como no bastara a su
ambición la púrpura cardenalicia, aspirando a más altas grandezas
mundanas y aun a coronas reales, colgó en cuanto pudo los rojos
hábitos talares. No le estorbaron, sin embargo, para sus aventuras
amorosas, que tempranamente empezaron con la Fiammetta y siguieron
después con honestas meretrices y deshonestas damas, demostrando en
ellas que al heredado apetito acompañaban las dotes necesarias para
dejar satisfechas a cuantas invitaba a compartirlo. Entre las damas
figuró durante algún tiempo su cuñada D.ª Sancha de Aragón, mujer de
su hermano Jofre, y la leyenda, que ha hecho de estos Borjas unos
monstruos de crueldad y de concupiscencia, no se ha detenido ante el
incesto, acusando a Lucrecia de haberlo cometido con su padre y con
su hermano.

César, que tenía puestos los ojos en la corona de Nápoles, aspiró a
enlazarse con Carlota de Aragón; pero ni ésta ni el Rey Fadrique,
su padre, prestáronse a la boda, y Luis XII, deseoso de ganárselo,
hízolo Duque de Valencia, en Francia, y cuando fué a Chinon como
portador del capelo para Amboise y de la dispensa para que pudiera
el Rey casarse con Ana de Bretaña, ofrecióle la mano de la bellísima
Carlota de Albret, hermana del Rey Juan de Navarra. El 12 de Mayo de
1499 celebróse en Chinon, con gran pompa, el matrimonio; que aquel
mismo día y noche quedó ocho veces consumado, según lo participó
César a su padre por medio de un correo despachado al efecto[40].
Escribió también Carlota a Su Santidad, muy contenta con el marido,
que la había dejado satisfecha. Mas duró poco la luna de miel, pues a
los cuatro meses partió el Duque Valentino para Italia, y su azarosa
vida y temprana muerte le impidieron volver a reunirse con su esposa
y conocer a su hija, fruto de su efímera temporada conyugal[41].

  [40] Esto dice Burchard, _Matrimonium... consumasse et fecisse
  octo vices susccesive_. Luis XII escribió al Papa que Valencia
  había roto cuatro lanzas más que él, dos antes de la cena y seis
  por la noche, siendo costumbre en Francia que se consumase el
  matrimonio de día.

  [41] Luisa de Borja, la hija de César, casó a los dieciséis años,
  con Luis II de la Trémoille, muerto en la batalla de Pavía,
  y cinco años después contrajo segundas nupcias con Felipe de
  Borbón-Busset.

  Estaba aún en la infancia cuando su padre entró en tratos para
  casarla con Federico Gonzaga, el primogénito de Isabel de Este,
  Marquesa de Mantua, del que había sido padrino de bautismo;
  tratos que, muerto César, se renovaron en 1516 y no tuvieron
  éxito porque los mentores del Príncipe mantuano, enviado a la
  Corte de Francisco I para completar su educación, calificaron
  la novia de «pequeñuela, fea de cara y nariguda y con una señal
  en la frente que la hacía parecer aún más fea», no bastando a
  compensar estos defectos físicos la pingüe dote y «el ingenio
  vivo y pronto, natural en quien era hija de español y de gascona».

  Tuvo César dos hijos naturales: Jerónimo y Camila, que estuvieron
  en Ferrara al cuidado de Lucrecia. Jerónimo casó en 1537 con
  una Pizzabeccari y en 1545 con Isabel Pío, de los señores de
  Carpi. Camila entró a los cinco años en el Convento de Clarisas
  del _Corpus Domini_, y habiendo mostrado su inclinación a la
  vida monástica, edificó Lucrecia la iglesia y convento de San
  Bernardino, en el que profesó Camila, tomando el nombre de
  Lucrecia, y allí está enterrada. Del Jerónimo se sabe, por el
  Diario de un tal Jacoppo Ranieri, de Bolonia, que «el 4 de Marzo
  de 1542 fueron decapitados tres ferrareses que vinieron a Poggio,
  por encargo de un hijo del Duque Valentino, para matar a un tal
  Castrone», el cual, por cierto, fué asesinado el 15 de Noviembre
  de 1546, junto a la puerta de San Jorge, en Ferrara, no habiendo
  podido escapar a la venganza del Borja, que debía tener sobre su
  conciencia la desaparición de tres Lambertini, Señores de Poggio,
  a cuyo servicio estaba el Castrone.[A]

    [A] Conrado Ricci. _Anime dannate. Il figlio di Cesare Borgia._
    Milano, 1918.

Jofre, Príncipe de Squillace en el Reino de Nápoles, el menor de
los hijos que tuvo Rodrigo de Borja en la Vannozza, y a quien,
por Bula de 6 de Agosto de 1493, reconoció como hijo suyo y de
mujer viuda[42], estaba destinado a seguir, como César, la carrera
eclesiástica que empezó tempranamente, puesto que era ya canónigo de
Valencia a los diez años; pero razones políticas movieron al Papa a
cambiar de parecer y a casarlo con D.ª Sancha de Aragón, hija natural
del Rey D. Alfonso II de Nápoles; habiéndose celebrado el matrimonio
por poder, en Roma, el 16 de Agosto de 1493, y representando a la
novia su tío Fadrique, Príncipe de Altamura, que recibió el anillo
nupcial con risa de los asistentes y del Papa, que lo abrazó. El 11
de Mayo del año siguiente se casaron de presente en Nápoles, cuando
Jofre sólo contaba trece años. Dos más tenía Sancha, que a los ocho
se había desposado con Honorato de Gaetani, desposorios anulados
por una Bula de 17 de Septiembre de 1493, casando Gaetani el 8 de
Diciembre con Lucrecia, hija natural del Rey Fernando.

  [42] _De Nobis genitus et muliere vidua._

Era Sancha mujer de gran belleza, como su madre Trusia, hija de
Ursula Caraffa, de Gaeta, y de Antonio Gazella, Señor de Campello,
Secretario de Fernando y su Embajador en Milán y en Roma. La
sangre real aragonesa que corría por sus venas, al mezclarse con
la napolitana, resultó ferventísima e hízola por demás enamorada
y pecadora, sin que para su salacidad hallase freno ni remedio
el cuitado marido, que apenas varón la noche de la boda tuvo que
habérselas con aquella hembra harto viripotente[43]. Jofre, que
según decía su hermano César era hombre para poco, resignóse a
la constante infidelidad de su mujer, y mientras ésta llamaba la
atención de los romanos por su hermosura y sus amores, y pasaba
de los brazos del Cardenal de Valencia a los del Duque de Gandía,
causa, según se dijo, del fratricidio atribuido a César, buscaba
el pacientísimo marido el venal consuelo que en su infortunio le
ofrecían las menos honestas meretrices y andaba con otros españoles a
caza de nocturnas aventuras, en una de las cuales tuvo un encuentro
con los esbirros y quedó malherido, con gran disgusto de Su Santidad.
A la muerte de Alejandro VI púsose al lado de César y le acompañó a
Nepi, mientras D.ª Sancha, a quien, para mayor seguridad, dejó en el
Castillo con los dos pequeñuelos Rodrigo y Juan, tomó el camino de
Nápoles con Próspero Colonna para tratar de recuperar sus bienes en
aquel reino. Reuniósele el marido cuando fué con César a Nápoles;
pero no duró la unión más que una semana y tuvo que volverse el
Príncipe con su hermano a casa del Cardenal Borja, cuyos esfuerzos,
así como los del Gran Capitán y los de la Reina de Hungría y la
Duquesa de Milán, resultaron vanos para reconciliar a los mal
avenidos cónyuges. No es cierto que Jofre corriera la misma suerte
que César y estuviera con él preso. Veíasele todos los días con el
Gran Capitán, con quien cabalgaba y triunfaba, faltándole solamente
para colmar su felicidad, según escribía Pandolfini, recobrar a su
mujer, que no quería saber nada con él. Un año después[44], y en
edad tempranísima, falleció sin sucesión D.ª Sancha, y pasó el viudo
a segundas nupcias con doña María Milán de Aragón, de los Condes de
Albaida por su padre, y Villahermosa por su madre, en quien tuvo
descendientes, siendo la última D.ª Ana de Borja, que a principios
del siglo XVII trajo a la Casa de Gandía el principado de Squillace
por su matrimonio con D. Francisco de Borja. Dice Gregorovius que
no se sabe el fin que tuvo Jofre; pero en una carta de 2 de Enero
de 1517 daba Lucrecia al Marqués Francisco Gonzaga la noticia del
fallecimiento de su querido hermano el Príncipe de Squillace, que
le había sido comunicada por un correo enviado por don Francisco de
Borja, hijo del difunto.

  [43] El Embajador mantuano en Venecia, Tosabezzi, escribía el 28
  de Septiembre de 1497, que corrían voces de que D. Jofre no había
  podido nunca consumar el matrimonio con D.ª Sancha, por lo que
  pensaban casarla con el Valentino.

  Contradice estas voces la carta del Cardenal de Monreal, que
  original se conserva en el Archivo de la Catedral de Valencia,
  fecha en Nápoles, el 12 de Mayo, y dirigida a D. Juan de Marrades
  dándole cuenta de la boda, para conocimiento del Papa, en los
  siguientes términos: «Después de levantarnos de la mesa el Rey
  y yo con todos los Grandes del Reino, acompañamos a D.ª Sancha
  y a D. Jofre hasta la puerta de la posada en que se alojaba el
  Príncipe fuera del Castillo nuevo y los acompañamos hasta su
  cuarto, y S. M. y yo la entregamos a las damas que la aguardaban
  en casa del Príncipe y a quienes tocaba meterla en la cama a
  ella y al Príncipe, y al Rey y a mí nos tocaba aguardar a que
  estuvieran en la cama y entramos luego en el cuarto y allí
  estuvimos hasta una hora antes de amanecer, mirando cómo estaban
  en la cama, y S. M. y yo bromeando con ellos, y el Príncipe
  estaba tan gracioso y animoso en la batalla que hubiera dado
  cualquier cosa porque lo hubiesen podido ver otros como yo le vi.
  Después de darle la bendición en la cama, nos fuimos... Mandé hoy
  por la mañana un camarero mío para saber cómo estaba el Príncipe,
  que estaba todavía en la cama, y le dijo en secreto que se había
  portado muy bien, y estaba tan alegre, que delante de él besó dos
  o tres veces a D.ª Sancha y daba gusto verlo». Y tanto satisfizo
  al Papa esta relación del Cardenal, que se apresuró a participar
  al Duque de Gandía, en carta del 18 de Mayo, que su hermano Jofre
  «había consumado el matrimonio con D.ª Sancha, su esposa, y _se
  había portado muy bien, aunque no tenía más que trece años_».

  [44] Decíale Emilia Pía a la Marquesa de Mantua, en carta fecha
  en Urbino el 21 de Diciembre de 1504: «D. Gonzalo (el Gran
  Capitán) ha mandado celebrar exequias bellísimas a la Princesa
  de Squillace, en las que quiso se hallase reunida toda la
  familia, la cual quedó malcontenta, porque D. Juan de Cardona
  les había quitado toda la fortuna, dejándolos sin nada, salvo a
  una favorita suya a quien quedaron unos cuantos centenares de
  florines, y esto quizá porque era muy hermosa, según se dice, y
  natural de Fossombrone.»

  A. Luzio y R. Reiner. _Mantova e Urbino._ Turín, 1893.



  III

  Nacimiento de Lucrecia.—Su educación encargada a Adriana
  Milá.—La religión.—Las lenguas y letras clásicas.—Las mujeres
  italianas del Renacimiento.—_Las Claras Mujeres_ de Jacobo
  de Bérgamo.—Los conocimientos de Lucrecia según el biógrafo
  de Bayard.—Sus retratos.—Las medallas de Filippino Lippi y
  Caradosso.—Los cuatro retratos que Yriarte supone reproducción
  del único retrato de Lucrecia, obra de Dossi.—La placa de plata
  del arca de San Maurelio.—_La Schiavona_, del Tiziano.—_La Santa
  Catalina_, del Pinturicchio.—Lucrecia según la describieron sus
  contemporáneos.—Los áureos cabellos de Lucrecia.—Su dulzura y
  su gracia.—La alegría de los Borjas.—Sus dos pasiones, según
  Catalano: el _flirt_ y las fiestas.—Su afición a los trajes y las
  joyas, y su rivalidad con Isabel de Este.—Carácter opuesto de las
  dos cuñadas.—Las fiestas y diversiones de la Corte de Ferrara.


Nació Lucrecia en Roma, el 18 de Abril de 1480, según el documento
valenciano de sus esponsales con don Cherubín Joan de Centelles,
hermano del Conde de Oliva[45], fecho el 26 de Febrero de 1491, en
el cual se expresa que el matrimonio se llevaría a cabo en el mes
de Abril del año 1492, en que cumplía Lucrecia, el día 18, los doce
años. Y el Papa Alejandro VI, en una conversación que tuvo con el
agente del Duque Hércules de Ferrara, y que éste refiere en despacho
de 26 de Octubre de 1501, díjole que la Duquesa (Lucrecia) cumpliría
en el siguiente Abril veintidós años. Esto no obstante, Pastor,
siguiendo a L’Epinois y a Citadella, le echa un par de años más,
dándola por nacida en 1478.

  [45] Alfonso V dió título de Conde, en 1448, a Francisco Gilabert
  de Centelles, su Camarlengo, en premio a sus servicios en las
  guerras de Nápoles. Por la extinción de la línea masculina recayó
  el Condado en una hembra, Magdalena, que casó con el quinto Duque
  de Gandía, Carlos, hijo de San Francisco de Borja.

Educóse en casa de Adriana Milá, hija de Pedro Milá, primo hermano
del Cardenal Borja, y mujer de Ludovico Orsini, señor de Bassanello,
de quien tuvo a Orsino Orsini, _el Tuerto_, marido de Julia Farnesio.
Gozó Adriana de gran valimiento con su tío el Cardenal, aun antes de
ser suegra de _la Bella_, y lo atribuye Gregorovius a que había ya
mediado en otras intrigas y aventuras de Rodrigo y estaba al tanto de
sus secretos y pecados. Pero la razón de que le confiara la educación
de su hija predilecta debió ser porque Vannozza, concubina y madre
ejemplar, no era mujer de letras ni había todavía adquirido, con
el íntimo trato cardenalicio, esa culta gracia natural femenina,
desenvuelta y perfeccionada, que se designaba entonces con la palabra
latina _pudor_, y que hubo de poseer Lucrecia en alto grado.

No hay ningún dato que permita afirmar o suponer que estuvo de
educanda en el convento de San Sixto, en la vía Appia, pues sólo
se sabe que a él se retiró en 1498, cuando, separada de su primer
marido, dió a luz un hijo cuya paternidad se atribuyó a _Pedro
Calderón_, el primer Camarero de Su Santidad, y que pudo ser el
_infante romano_ Juan, reconocido por las dos Bulas de 1.º de
Septiembre de 1501 como hijo de César y del Papa.

En la educación de toda mujer italiana entraba entonces, como ahora,
en primer término, la religión, cuyas prácticas se consideraban
esenciales y se guardaban ostensiblemente hasta por las más grandes
y empedernidas pecadoras. Es, pues, seguro que tanto Vannozza como
Adriana cuidarían de que conociese Lucrecia, desde su más tierna
infancia, las verdades de nuestra santa religión y cumpliera todos
los preceptos de la Iglesia. En esto mostróse Lucrecia siempre
puntualísima, y mereció los elogios del Embajador de Ferrara en
Roma, quien escribía al Duque que era _no menos católica, temerosa
de Dios e iba a confesarse en Nochebuena para comulgar el día de la
Natividad_.

Además de la religión, era base de la enseñanza, común a ambos
sexos, el conocimiento de las lenguas clásicas y de los tesoros
literarios, griegos y latinos, cultivando también las mujeres la
elocuencia y la poesía, la música y el dibujo, a que, naturalmente,
las convidaba el florecimiento de las Bellas Artes. Brillaron las
mujeres italianas del Renacimiento por su superior cultura en varias
disciplinas, siendo tanto más admiradas cuanto que no andaban reñidos
el entendimiento y el saber con la belleza y con la gracia. Jacobo
de Bérgamo, en el libro que escribió en 1496 sobre _Las Claras
Mujeres_, cita, entre otras, a la veneciana Casandra Fedeli, que
era a fines del siglo XV maravilla de su tiempo y tan maestra en
Filosofía y Teología, que competía con los más doctos varones, y con
ellos discutía públicamente en presencia del Dux Agustín Barbarigo,
suscitando con su elocuencia y con su gracia el entusiasmo del
auditorio. La bella mujer de Alejandro Sforza, de Pesaro, Constanza
Varano, era también muy versada en poesía, elocuencia y Filosofía,
trayendo siempre entre manos a San Agustín y San Ambrosio, San
Jerónimo y San Gregorio y a Séneca y Cicerón. No fué menos erudita
su hija Bautista Sforza, que casó con Federico de Urbino. La famosa
Isotta Nugarola de Verona estaba también muy familiarizada con los
Santos Padres, que tampoco les eran desconocidos a Isabel de Este y a
Isabel Gonzaga. De Hipólita Sforza, la mujer de Alfonso II de Aragón,
Rey de Nápoles, dice el de Bérgamo que reunía una cultura finísima,
una maravillosa elocuencia, una belleza rara y un nobilísimo pudor
femenino. Gran renombre alcanzó como poetisa Vittoria Colonna y de
la Trivulzia, de Milán, que a los catorce años llamaba la atención
por su elocuencia; dícese que cuando los padres se dieron cuenta de
las extraordinarias dotes de la niña, que tenía apenas siete años, la
dedicaron a las Musas para que éstas la educaran.

  [Ilustración: LUCRECIA BORJA
    Medalla de Filippino Lippi.
    ANVERSO
    REVERSO]

En la pléyade de _Las Claras Mujeres_ del Renacimiento no tiene
derecho a figurar Lucrecia Borja. Había aprendido lenguas, música
y dibujo en Roma, y más tarde, en Ferrara, admiráronse mucho sus
bordados de seda y oro, para los que debió tener por maestro al
bordador de Leonor de Aragón, el español Jorba[46] famosísimo en su
arte. El biógrafo de Bayard decía de ella, en 1512, que «hablaba
español, griego, francés y un poquito también correctamente el
latín, y en todas estas lenguas escribía y hacía versos». Tenía
Lucrecia tanto de española como de italiana, y no es extraño que
ambas lenguas le fueran igualmente familiares, y sobre todo, el
valenciano, que era la lengua materna que hablaba siempre el Papa con
los suyos. Sus cartas a Bembo, dos en español y siete en italiano,
muestran algún sentimiento, pero ninguna profundidad espiritual.
La caligrafía es desigual: a veces los trazos enérgicos y duros
recuerdan la del padre, otras veces la escritura clara y menuda se
asemeja a la de Vittoria Colonna. En ninguna de sus cartas se ve
que poseyera el latín; mas algo debía entenderlo puesto que el Papa
la dejó en el Vaticano como representante suyo, con facultad de
abrir sus cartas. Muy somero debía ser también su conocimiento del
griego, que es posible aprendiera con Ludovico Podocatharo, médico
de Inocencio VIII y secretario de Rodrigo Borja, que lo hizo Obispo
y Cardenal. Y aunque en alguna Historia de la Literatura italiana
figura Lucrecia como poetisa, ni sintió el estro divino, ni de sus
versos se conoce más que una canción española en una de sus cartas a
Bembo, canción que debió tomar de alguno de los cancioneros españoles
que poseía[47], como las que se tuvieron por poesías de Bembo,
compuestas en español para Lucrecia, y fueron simplemente copias que
hizo para su uso, de estrofas de Alonso de Cartagena, Juan de Tapia,
Juan Alvarez Gato y Diego López de Haro. Verdad es que el enamorado
Bembo, en una poesía latina dedicada a Lucrecia, la llama poetisa
y dice que cuando declama versos en lengua vulgar parece nacida en
tierra italiana, y cuando toma la pluma y compone versos y poemas,
son versos y poemas que emanan de las Musas. Pero ni los Strozzi,
ni Ariosto, ni Aldo, ni otros muchos de sus contemporáneos, que no
anduvieron parcos en el elogio de Lucrecia, no hubieran dejado de
otorgarle las palmas de la poesía de haber sabido que también la
cultivaba la Duquesa de Ferrara, y aun hubiera salido a relucir su
tía D.ª Tecla de Borja, hermana de Alejandro VI, poetisa muy loada
por el gran poeta Mosén Ausias March. Para lo que sí tenía dotes
y gracia especialísimas era para el baile y, sobre todo, para las
danzas españolas. El Prete que informaba a la Marquesa de Mantua
de cuanto pasaba en la Corte de Ferrara, le escribió que tenía la
Duquesa dos bufones españoles que cuando bailaba iban gritando por la
sala: «Miren la gran señora, qué linda es de cara y qué bien baila:
poco y bueno.»

  [46] El Sr. Sanchís en su trabajo sobre _El arte del bordado en
  Valencia en los siglos XIV y XV_, cita a un Luis de Sent _Jordi_,
  a quien se le llama maestro.

  [47] Los libros que figuran en el inventario de Lucrecia,
  publicado por Luca Beltrami (Polifilo. _La Guardaroba di Lucrezia
  Borgia._ Milano, 1903), son quince; de ellos, cuatro españoles:
  Un libro de coplas a la española, en pergamino, miniado de oro,
  cubierto de terciopelo carmesí, con cantoneras y broche de plata,
  en una bolsa de gamuza roja; un libro manuscrito de canciones de
  varios autores y al principio los proverbios de D. Iñigo López
  (el Marqués de Santillana), encuadernado en cuero encarnado,
  con cantoneras y broche de latón (este Cancionero Estense se
  conserva, aunque con distinta encuadernación, en la Biblioteca
  de Módena); una _Vita Christi_, en español, y el _Dodese del
  cristiano_, en valenciano.

De Lucrecia no existe, según Gregorovius, más retrato que el de las
dos conocidas medallas. La de Filippino Lippi (reproducida en este
libro), modelada en cera en Bolonia en 1502 y ejecutada en 1505,
cuando ya era Duquesa de Ferrara[48], es una de las más bellas
del Renacimiento. En ésta, que llama Yriarte la medalla heroica,
Lucrecia está con el cabello suelto, sin adorno ni detalle ninguno
indumentario. En el reverso, que es precioso, hay un amorcillo atado
a un laurel, teniendo a sus pies un violín y un papel de música:
del árbol pende, rota, la aljaba, y en el suelo está el arco con la
cuerda rota; alrededor se lee la siguiente inscripción: _Virtuti ac
forma pudicitia prœciosissimum_, que quería decir que había pasado
el tiempo de los amores libres, estando ya atada al laurel, que
simbolizaba la Casa de Este. La otra medalla, atribuída a Caradosso
y llamada la de _la redecilla_ por el peinado, tiene más carácter
de retrato y sus detalles coinciden con los que Yriarte cree
retratos de Lucrecia, si bien, en punto a traje y peinado, existe
igual coincidencia con los de otras damas de su época. El cabello,
aplastado en ondas regulares, que cubren parcialmente la frente y
baja en cocas que ocultan por completo las orejas, está recogido por
detrás en una coleta, que llamaban _cuazzone_ las milanesas, dejando
libres dos rizos o tirabuzones que caen a ambos lados de la cara. La
_lenza_ o hilo que ciñe la cabeza y la bordada redecilla en la parte
posterior del cráneo, completan el peinado. Esta descripción del
de Lucrecia es la del de Beatriz de Este en el busto de Cristóforo
Romano, que se conserva hoy en el Louvre.

  [48] Esto dice Friedländer, Director del Gabinete Numismático, de
  Berlín. En el Gabinete de la Biblioteca Nacional de París, hay
  una medalla atribuída a Medioli, y en el Museo del Prado, entre
  las medallas del legado de D. Pablo Bosch, hay otra, que también
  posee el Marqués de Laurencín, atribuída a Geremia, cuyo anverso
  es parecido al retrato de Lucrecia de Lippi, pero en el reverso
  aparece el de Alfonso de Este.

Crowe y Cavalcaselle, después de discutir los supuestos retratos de
Lucrecia, creen, como Gregorovius, que no existe ninguno auténtico
y que hay que atenerse a las medallas, y de la misma opinión es el
Marqués Campori. Pero si no se ha podido encontrar ningún retrato
de mano de un gran artista contemporáneo, hay cuatro, a juicio de
Yriarte, que son la reproducción del único retrato de Lucrecia. Uno
es el de Ferrara, que poseía Mgr. Antonelli; otro, el del Museo de
Nimes; el tercero, el de Florencia, de Mr. Spence, y el último,
reproducido en color por Yriarte en su libro _Autour des Borgia_, el
del Sr. Gugenheim, de Venecia. Estas cuatro Lucrecias, dice, vistas
por el mismo artista el mismo día, con la misma redecilla, el mismo
collar, el mismo traje del dibujo de Dosso Dossi, representan el
mismo personaje que fué, probablemente, retratado por un hermano de
este artista, pintor oficial de la Corte de Ferrara[49].

  [49] Habiendo sabido que el Señor Duque de Solferino creía poseer
  en su palacio de Centellas, de Barcelona, un retrato de Lucrecia
  Borja, me permití escribirle preguntándole si era cierto, y
  rogándole me enviase, en caso afirmativo, una fotografía. Nada
  puedo decir de este retrato, porque el Señor Duque no se ha
  dignado contestarme.

Los demás supuestos retratos, el del Tiziano, de la Galería Doria,
de Roma; el de Giorgione, del Museo de Dresde, y el de Dosso Dossi,
de Londres, de Mr. Henry Doetsche, no tienen el menor parecido
con Lucrecia. El de la Galería Doria, y el del Museo Nacional de
Stockholmo, son réplicas o copias del que hoy está en la Galería de
Sir Herbert Cook, en Richmond. De Venecia pasó a Praga a poder del
Emperador Rodolfo II; de allí a Stockholmo, como botín de guerra;
vino a Roma con la Reina Cristina de Suecia; a su muerte pasó a la
familia Azzolini, de quien lo adquirió el Príncipe Livio Odescalchi,
y luego a la Galería del Duque de Orleans, en el Palacio Real, en
1721; vendiólo Felipe Igualdad a un banquero de Bruselas, y fué, por
último, a parar a Londres; lo compró allí el Conde de Suffolk en
52.000 francos, y de otras manos pasó a las de su actual poseedor.
Lo grabó Sadeler, en Praga, y le dió el nombre de _Lucrecia Borgia_;
pero Malœvre, que lo grabó, en 1786, para la _Galerie du Palais
Royal_, lo cambió por el de _La Esclavona_, con el que figuraba en
el catálogo de Roma[50]. Aunque esta Esclavona en nada se asemeja
a Lucrecia, un autor italiano, Portigliotti, que recientemente ha
maltratado a los Borgias[51], cree, sin embargo, inducido a error
por Sadler y por Ridolfi, que éste es el retrato de la Duquesa de
Ferrara, que pintó Tiziano al mismo tiempo que el del Duque, que
se encuentra en el Museo del Prado. En cuanto al del Duque, ya
probó cumplidamente Justi que no es Alfonso de Este el retratado, e
intentó, equivocadamente, demostrar, por semejanza con unas medallas,
que era Hércules II, el hijo de Alfonso y de Lucrecia. Los Sres.
Allendesalazar y Sánchez Cantón[52] identifican, con fehacientes
datos, el personaje, que es Federico Gonzaga, primer Duque de
Mantua, hijo de Isabel de Este, a quien retrató Tiziano, en Mantua,
en 1530.

  [50] El cuadro del Museo de Stockholmo, designado como _Retrato
  de una Señora de calidad_, procede de la colección del Rey
  Gustavo III, en la que era conocido como _Retrato de la Princesa
  Laura d’Este_, siendo ésta la Laura Dianti, la _donna amata_ de
  Alfonso de Este, que casó con ella a la muerte de Lucrecia.

  [51] _I Borgia._ Milano, 1921.

  [52] _Retratos del Museo del Prado._ Madrid, 1919.

Se ha dicho, y se ha repetido tantas veces, que el Pinturicchio
retrató a Lucrecia, y que ésta es la Santa Catalina de Alejandría,
del famoso fresco de la Sala de los Santos, del apartamento de los
Borjas en el Vaticano, reproducida al frente de este libro, que ha
llegado a tenerse por cosa cierta, aunque para afirmarlo no haya
ningún dato ni fundamento serio. No hay autor contemporáneo que
lo diga. El propio Vasari, que ha creído ver a Julia Farnesio en
una Virgen, que está, según ya queda dicho, en una sobrepuerta de
la Sala de los Santos, no hubiera dejado de hacernos saber que la
protagonista de la disputa de Santa Catalina era la hija de Alejandro
VI. En nuestros días surgió la idea de que Pinturicchio no se había
contentado con retratar al Papa, sino que había querido dejar a la
posteridad el recuerdo de la prole y de la Corte de Alejandro VI,
retratándola en sus frescos de las salas de los Borjas. Y el Conde
Lemmo Rossi Scotti, que había pasado largas horas contemplando y
copiando estos frescos, se persuadió de ello y quedó convencido
de que la Santa Catalina de Alejandría no era otra que la propia
Lucrecia, siquiera no se pareciese a la Lucrecia de las medallas y de
los cuatro retratos que Yriarte tiene por reproducciones del perdido
de Dossi; mas hay que tener en cuenta la diferencia de edad, pues
apenas contaba trece años cuando pintó su fresco el Pinturicchio[53].

  [53] En el arca de bronce que guarda las reliquias de San
  Maurelio, en la iglesia de San Jorge, de Ferrara, hay una placa
  votiva, de plata, que representa a Lucrecia Borja ante el Santo,
  con su hijo Hércules y cinco de sus damas. El parecido con las
  medallas es grande aunque se ve que es ya una mujer de más de
  treinta años. La ha reproducido el Sr. Michele Catalano en su
  opúsculo _Lucrecia Borgia, Duchessa di Ferrara_. Ferrara, sin
  año, publicado en el de 1921.

No podía competir Lucrecia con Julia Farnesio en hermosura. Los que
la miraron con enamorados ojos la tuvieron por la propia Venus, y
puestos en el caso de Paris no hubieran vacilado en darle la fatal
manzana. Pero si no reunió el conjunto de perfecciones físicas, que
valieron a Julia Farnesio el ser llamada _la Bella_ por antonomasia,
y si, a juicio de la Marquesa de Cotrone, de las tres Princesas que
se juntaron en Ferrara: Isabel de Este, Isabel Gonzaga y Lucrecia
Borja, llevábase la palma de la belleza la primera; reconocía la
Marquesa que Lucrecia, sin ser una hermosura, tenía _una dolce
ciera_, frase italiana que, literalmente traducida, sería una cara
dulce, pero que expresa algo intraducible, un especial encanto, que
seducía a cuantos la veían y trataban, y cuyos efectos se hacían
sentir con más fuerza en los hombres, a quienes, por natural instinto
de femenina coquetería, se complacía en someter dulcemente a sus
antojos y mandatos.

El primer documento diplomático que cita Yriarte para darnos a
conocer a Lucrecia, tal como la vieron y pintaron sus contemporáneos,
es la carta que escribió el 23-24 de Diciembre de 1493 a su hermano
Giannozzo, Lorenzo Pucci, Embajador florentino cerca del Papa, que
vió a Lucrecia con Julia Farnesio y Adriana Milá calentándose al
fuego de la chimenea en el Palacio de Santa María dei Portici. Dice
Yriarte, incurriendo en grave error, que Pucci encontró a Lucrecia
parecida al Papa, _adeo ut vere ex ejus semine orta dici possit_. Mas
no era a Lucrecia a quien se refería Pucci, sino a Laura, la hija
de Julia Farnesio, la cual Julia, dice, «quiso que viese yo a la
niña, que ya es grande, _et ut mihi videtur est simili Pontifici_».
Dió suelta Julia a la rubia cabellera, que le llegaba hasta los
pies, para que la peinaran, y parecióle a Pucci un verdadero sol. De
Lucrecia sólo dice que se fué a quitar un peinador que tenía a la
napolitana y volvió al poco rato lujosamente ataviada.

No sabemos si Julia era naturalmente rubia o si debía la dorada
cabellera a alguna _lexía para enruviar_, como la que recomendaba
Celestina, o a alguna de las recetas _a far capelli biondi come
oro_ de las que juntó en sus _Experimenti_ Catalina Sforza, la
señora de Forli. En cuanto a los decantados áureos cabellos de
Lucrecia, aunque los autores del libro _Les femmes blondes selon
les peintres de l’école de Venise_, los Sres. Baschet y Feuillet de
Conches[54], la citen con Beatriz de Este y Juana de Aragón, como
las tres únicas rubias verdaderas, no cabe duda de que había nacido
morena, como era natural lo fuera, siendo hija de un valenciano[55]
y una transteverina, y de que se teñía el pelo cada cinco días por
lo menos, y cuando dejaba pasar una semana sin lavarse la cabeza
quejábase de dolores que pudieran atribuirse a la mala condición
del tinte. Cada cinco días tuvo que detenerse en su viaje de Roma
a Ferrara, que duró veintisiete, y porque una vez transcurrió una
semana sin haberse lavado la cabeza, hubo de dolerle, y se retrasó
con este motivo la llegada a Ferrara.

  [54] _Les femmes blondes selon les peintres de l’école de
  Venise_, par deux Vénitiens. París, Aubry, 1865.

  [55] Cuando vino de Roma por Legado y pasó por Játiba, dijo que
  fué bautizado en la iglesia de San Pedro y llamado Rodrigo; que
  era _Narahinet_, hoc est, _Morenico_ y _Morrudet_.

Bernardo Zambotto, que la vió en Roma el día de su boda con Alfonso
de Este, escribía: «Tiene veinticuatro años (tenía dos menos), es
bella de cara, tiene hermosos ojos despiertos, es derecha de cuerpo y
de estatura regular.» Cagnolo, que aquel día asistió a la ceremonia
en representación de Parma, la describe: «De estatura mediana,
esbelta; la cara más bien larga, la nariz bella y bien perfilada, los
cabellos dorados, los ojos _blancos_, la boca un poco grande, los
dientes relucientes, el pecho firme y blanco, _ornato con decente
valore_: todo respiraba en ella la alegría y la sonrisa.» Si Cagnolo
calificó de _blancos_ los ojos de Lucrecia fué porque el blanco del
ojo debió llamarle más la atención que el color de la pupila, pues
hubiera dicho que eran azules o negros si hubiesen sido decididamente
de uno u otro color. El preferido de los griegos y de los italianos,
según el florentino Firenzuola en su tratado _Della perfetta bellezza
di una donna_, eran los ojos blancos con la pupila castaña. El color
de los ojos de Lucrecia acaso fuera gris, pero desde luego no muy
marcado, porque ninguno de los muchos poetas que cantaron en Ferrara
su dulce mirar hizo mención del color de sus ojos[56]. Fijándose
Yriarte en estas descripciones y en los retratos que tiene por
auténticas copias del de Dossi, nos la pinta así: «La cara era llena,
sin rasgos bien definidos; los ojos grandes, _blancos_, muy abiertos
y distantes de las cejas, y almendrados de forma; la frente lisa y
muy descubierta; el mentón entrante, que fué redondeándose cuando
engordó con los años. En lo físico, como en lo moral, resulta algo
dulce, blando, sin voluntad ni arranques, sin exaltadas alegrías y
sin cóleras terribles, una mujer sin nervios, incapaz de oponerse al
destino que la hace, en manos de Alejandro y de César, un instrumento
demasiado dócil.»

  [56] En una de sus poesías latinas, dijo Hércules Strozzi que
  la mirada de Lucrecia, ora inflamaba, ora helaba y petrificaba;
  quien mira al sol, queda ciego; quien se fijaba en Medusa,
  quedaba hecho piedra, y quien miraba a Lucrecia quedaba primero
  ciego y luego petrificado. _Fit primo intuitu cœcus et inde
  lapis._

La dulzura y la gracia constituían el principal encanto de Lucrecia,
además de la ingénita alegría heredada del padre, que caracterizaba a
todos los Borjas. No heredó la lujuria paterna, que hubiera hecho de
ella una ménade; pero mujer, al fin y al cabo, flaca de voluntad y no
desprovista de temperamento, no pudo resistir a las tentaciones y a
ellas sucumbió, debiendo parecerle sus amorosos lances pecadillos de
poca monta, acostumbrada a los que cometían sin recato alguno cuantos
la rodeaban.

La escasa fortuna que tuvo en sus dos primeros enlaces matrimoniales,
disuelto el de Sforza por la supuesta impotencia del marido, y el
segundo por el asesinato de D. Alfonso de Aragón, obra de César,
no turbó en ella la alegría de vivir y pasó a terceras nupcias con
Alfonso de Este, sonriente y regocijada, sin que la amedrentara la
suerte que cupo en la Corte de Ferrara a la infeliz y enamorada
Parisina. Y tanto bailó la noche que se publicó en Roma la noticia
de la concertada boda, que tuvo un acceso de fiebre que la obligó a
guardar cama el día siguiente.

Tampoco la afligió grandemente la muerte del Duque de Gandía ni la
de Pedro Calderón, el _Perotto_, Camarero de Su Santidad, asesinados
ambos por orden o por mano del Cardenal de Valencia. Otras eran o
debían ser, en aquellos momentos, sus preocupaciones, porque anulado
ya su matrimonio con Sforza, de quien estaba hacía tiempo separada,
dió a luz un hijo que tuvo, según se dijo, por obra del tal _Perotto_
y que creemos fuera el infante romano Juan, reconocido, cuando tenía
tres años, por dos Bulas del 1.º de Septiembre de 1501, como hijo
primero de César y luego del propio Papa habido en mujer soltera.

Gregorovius y los ferrareses pretenden hacer de Lucrecia dos mujeres
distintas: la Lucrecia romana, que viviendo en la Corte de Alejandro
VI fué acaso pecadora, sin que de sus pecados haya noticia cierta,
y la Lucrecia, Duquesa de Ferrara, dechado de virtudes, que vivió
adorada por sus vasallos y murió casi en olor de santidad.

Las dos pasiones de Lucrecia, dice Catalano, fueron el _flirt_ y las
fiestas. Respecto al _flirt_ cree que las relaciones amorosas de la
Duquesa con el veneciano Bembo y con su cuñado el Marqués de Mantua,
Francisco Gonzaga, el marido de Isabel de Este, acreditadas por
cartas fehacientes, fueron pecados de pensamiento y de palabra, que
no llegaron a ser obras; pero fuera o no un mero _flirt_, que de ello
hablaremos en su lugar, resulta desde luego evidente que Lucrecia
era naturalmente enamoradiza y que en Ferrara dió al corazón, por
lo menos, lo suyo, cuidando de no comprometer su reputación y la
honra del marido, porque si bien éste, como joven, anduviese de día
buscando su placer en varias partes, y hacía muy bien, según decía Su
Santidad, era hombre capaz, si se creía afrentado, de tomar cruenta y
cruelísima venganza.

La otra pasión de Lucrecia, no menos femenina, pero mucho más
inocente, era la de los trajes, las joyas y las fiestas. En Roma
competía en el vestir con su cuñada Sancha; pero en Ferrara la
competencia fué más seria, porque la entabló con otra cuñada, Isabel
de Este, que pasaba por ser la mujer más elegante de Italia y por
tal se la tenía también en Francia, donde la moda no había todavía
sentado sus reales para ejercer desde allí, sobre todas las partes
del mundo, un perdurable imperio.

Isabel, como mujer honrada a carta cabal, y religiosa, había visto
con malos ojos la boda de su hermano Alfonso con la hija del Papa,
sobre cuyas costumbres llegaron hasta Ferrara y Mantua las voces
poco halagüeñas que corrían en Roma. Mas se resignó, sabiendo que
obedecía a la razón de Estado que aconseja tales enlaces entre
Príncipes, soliendo los italianos mitigar sus rigores con alguna
bella y complaciente amiga, que les ayudaba a soportar el matrimonio
y contribuía al aumento de la familia con una abundante prole de
reconocidos bastardos, y esto sucedía en todas partes, en Roma y en
Nápoles, y en Milán, y en Florencia, y en Ferrara. Las relaciones de
Isabel de Este y Lucrecia Borja fueron siempre corteses, pero nunca
llegaron a ser amistosas, porque lo estorbaba el opuesto carácter
de las dos cuñadas. La Marquesa de Mantua era la encarnación del
Renacimiento triunfante. Su prodigiosa actividad se ejercitaba en
múltiples y variadas esferas. Poseída de una insaciable curiosidad,
quería saberlo todo, verlo todo, hacerlo todo. Ocupábase en los
negocios de Estado, supliendo las deficiencias del marido y
concibiendo la política, como se practicaba entonces en Italia,
para vivir al día, que no era poco, dados los revueltos tiempos que
alcanzó, desde la invasión francesa de Carlos VIII hasta el saqueo
de Roma por las tropas del Emperador Carlos V, coronado después en
Bolonia por el Papa Clemente VII. No sintió el arte, pero protegió
a los artistas, que se llamaban Mantegna y Francia, Miguel Angel y
Rafael, Lorenzo Costa y Perugino, Tiziano y Correggio, y con sus
obras adornó el _Paradiso_ y los _Camerini_ del palacio de Mantua.
Fué ardiente coleccionista de antigüedades y viajera infatigable, y
cantó acompañándose con el laúd, e inventó trajes y cofias y empeñó
a menudo sus joyas para sufragar las empresas bélicas del versátil
Marqués o los caprichos artísticos de la Marquesa, y no dió a su
espíritu ni a su cuerpo instante de reposo, ni dejó que el amor le
robara momento alguno de su atareada vida. Y como era, además de
amable, hermosa, tuvo muchos amigos y pocos enemigos, y la cantaron
los poetas, y de ella hizo el Ariosto honrosa mención en su _Orlando
furioso_.

Claro es que también obtuvo Lucrecia puesto no menos honroso en
el poema del poeta ferrarés; pero desde luego se comprende que no
congeniara ni pudiera competir con su cuñada de Mantua. No atraían
a la hija de Alejandro las letras ni las artes: su biblioteca era
exigua y copioso el inventario de sus ropas y alhajas. Su perezosa
actividad no traspasaba los límites del cuidado de su persona y del
cultivo de aquellas artes que, como la danza, contribuían a realzar
su ingénita gracia y a conquistarle la admiración y el aplauso
cortesano. Los trajes y las joyas eran su principal preocupación, y
fué su mayor afán el empuñar el cetro de la moda, que estaba entonces
en manos de la Marquesa de Mantua. En cuanto a las alhajas, túvolas
en abundancia y muy valiosas, siendo su especial predilección las
perlas. Su padre había dicho a los enviados del Duque de Ferrara,
mostrándoles un cofrecillo lleno de perlas: _Quiero que mi hija sea
la princesa que en Italia tenga más perlas y las más hermosas_. Y,
por su parte, díjole el Duque de Ferrara que aunque no era tan rico
como el de Saboya, podría enviar a su futura nuera joyas tan bellas
como las de éste, y que tendría Lucrecia piedras preciosas más
valiosas y en mayor número que las que había poseído la Duquesa su
esposa. Y entre las alhajas que le regaló, cumpliendo lo ofrecido,
figuró un collar de gruesas perlas que había sido de la Duquesa D.ª
Leonor de Aragón[57]. Otro collar de brillantes y rubíes, también de
su madre, lo vió Isabel, con tanto disgusto como envidia, ciñendo el
cuello de su cuñada el día de su entrada en Ferrara.

  [57] Este collar conocíanlo los banqueros y joyeros de Roma
  y Florencia por haberlo tenido repetidas veces en prenda por
  préstamos hechos al Duque Hércules, y en 1510, por causa de la
  guerra que tuvo que sostener Ferrara, empeñó Alfonso de Este las
  alhajas de Lucrecia y fundió la plata.

Acostumbrada Lucrecia a las fiestas de la Corte pontificia, quiso
renovarlas en la de Ferrara, tan luego como por el fallecimiento
del Duque Hércules heredó sus Estados D. Alfonso. Encantaban a la
nueva Soberana los saraos y los bailes, que le permitían lucir sus
naturales gracias y sus trajes y joyas y recibir los homenajes
y agasajos de sus amartelados admiradores, entre los que se
encontraban, en primer término, Pedro Bembo y sus dos cuñados el
Cardenal Hipólito de Este, que había cortejado también a D.ª Sancha,
y por temor a César había huído de Roma, y el Marqués de Mantua,
Francisco Gonzaga. Con estas diversiones alternaban otras más
groseras que para entretenerla le ofrecía el Duque, una de las cuales
era la de mantear a unos cuantos infelices cortesanos, y para que el
espectáculo resultara más regocijado, quiso una vez que se hiciera
lo propio, no con hombres, sino con mujeres, y mandó traer a tres
deshonestas meretrices, quienes al verse por los aires vigorosamente
manteadas, lejos de atender al pudor y de pensar en arroparse,
mostraron gratuitamente y sin el menor recato, a la escogida
concurrencia, las herramientas de su oficio. Mas no se escandalizó la
Duquesa de Ferrara, que cosas peores había visto en Roma.



  IV

  Las proyectadas bodas españolas de Lucrecia Borja con don
  Cherubín de Centelles y D. Gaspar de Prócida.—Su matrimonio con
  el Señor de Pesaro, Juan Sforza.—La ceremonia nupcial.—La boda
  del Duque de Gandía, D. Juan, con su cuñada Doña María Enríquez,
  viuda del primer Duque.—Consejos que le dió el Papa.—Celébrase
  la boda en Barcelona.—La de D. Jofre de Borja con D.ª Sancha
  de Aragón, hija natural del Rey Alfonso II de Nápoles.—Los
  Sforza.—Relaciones de la Corte de Milán con las demás de
  Italia.—El Señorío de Pesaro.—Lucrecia en Pesaro.—Ludovico _el
  Moro_ abre las puertas de Italia a Carlos VIII de Francia.—Caen
  en poder de los franceses Julia Farnesio, su hermana Jerónima
  y su suegra Adriana Milá, y las rescata el Papa.—Carlos VIII
  en Roma.—Encamínase a Nápoles.—Fuga de César y muerte de
  Djem.—Fácil conquista de Nápoles y sus desastrosos efectos para
  el ejército francés.—La Liga contra Francia.—La batalla de
  Fornovo.—Regresa a Roma a fines de Octubre de 1495 Lucrecia, y en
  Mayo de 1496 hacen su entrada Jofre y Sancha.—Tres meses después
  llega de España el Duque de Gandía para capitanear el ejército
  pontificio en la campaña contra los Orsini, y es derrotado en
  la batalla de Soriano.—Asesinato del Duque de Gandía.—Dolor del
  Papa.—¿Quién fué el asesino?—Aunque no probada, parece probable
  la culpabilidad de César.—Cae en desgracia en el Vaticano el
  Señor de Pesaro.—Se declara nulo, por impotencia, su no consumado
  matrimonio con Lucrecia.—Del ofendido marido parte la acusación
  de incesto contra el Papa.


El grande amor que Alejandro VI profesó a los hijos que tuvo en la
Vannozza, y especialmente a Lucrecia, hízole procurar, por toda clase
de medios, el engrandecimiento y encumbramiento de los varones, al
par que el de la hija predilecta, a quien buscó marido desde su más
tierna edad, y sin que en el matrimonio contara para nada la voluntad
de la contrayente. Trató primero de casarla en España con un D.
Cherubín Joan de Centelles, Señor del valle de Ayora, en el Reino de
Valencia, y hermano del Conde de Oliva[58], firmándose el contrato
en Roma el 26 de Febrero de 1491, y como hasta el 18 de Abril de
1492 no cumplía ella los doce años, en el mes de Junio siguiente
debía confirmarlo por palabras de presente. Ignórase el motivo de
que quedara sin efecto este contrato; pero pocos meses después, el
30 de Abril de 1491, concertóse la boda de Lucrecia con otro noble
español, don Gaspar de Prócida, Conde de Almenara, hijo del Conde
de Aversa D. Juan Francisco y nieto de D.ª Leonor de Prócida y de
Castelleta, familia que vino con la Casa de Aragón a Nápoles, donde
afincó. El advenimiento de Rodrigo Borja al solio pontificio hizo que
le pareciera don Gaspar poco partido para la hija del Papa, y el 8 de
Noviembre de 1492 quedó disuelto el concertado enlace y anulado el
10 de Junio de 1498 por Breve de Su Santidad, en que se consideraba
ilegal la disolución que por error y sin la suficiente dispensa
indujo a Lucrecia a unirse en matrimonio con Juan Sforza; matrimonio
que tampoco se había consumado y había sido declarado nulo; pero el
Breve se expedía a solicitud de Lucrecia, _para evitar escándalo_,
por haberse casado D. Gaspar con otra mujer de quien tenía sucesión.

  [58] Alfonso V de Aragón dió título de Conde de Oliva, en 1448, a
  Francisco Gilabert de Centelles, su Camarlengo, por premio a sus
  servicios en las guerras de Nápoles. Extinguida la descendencia
  masculina, recayó el Condado en una hembra, Magdalena, que casó
  con el quinto Duque de Gandía, D. Carlos de Borja, hijo de San
  Francisco.

El primer marido de Lucrecia fué el Señor de Pesaro, Juan Sforza de
Aragón[59], hijo natural de Constanzo y nieto de Alejandro, hermano
de Francisco, Duque de Milán, que en 1445 compró en 20.000 florines
de oro el Señorío de Pesaro a Galeazzo Malatesta[60]. En 1490 había
enviudado Juan de Magdalena Gonzaga, hermana del Marqués de Mantua
Francisco I, y su tío el Cardenal Ascanio sugirió al Papa esta boda,
que por los apellidos y parentescos del novio parecía ventajosa, y
fué aceptada. Firmóse el contrato el 2 de Febrero de 1493, y el 9
de Junio hizo su entrada en Roma el Señor de Pesaro con una lucida
comitiva, en la que figuraba el indispensable bufón Pedro Mambrino.
La ceremonia nupcial se celebró el día 12 siguiente en el Vaticano,
y están esencialmente de acuerdo en su descripción el Embajador
del Duque de Ferrara, Juan Andrés Bocaccio, Obispo de Módena, y
Pier Gentile de Varano, uno de los muchos corresponsales que hoy
llamaríamos _reporteros_, de la Marquesa de Mantua, Isabel de Este.
No asistieron más Embajadores que el dicho de Ferrara, el veneciano,
el milanés y uno del Rey de Francia. La novia estaba lujosamente
vestida y se adornaba con muchas joyas; pero quien entre las mujeres
llamóles más la atención por su belleza fué Julia Farnesio, «de la
que tanto se habla», dice Bocaccio; y el Varano, al nombrarla,
añade: _la quale invero e una bella cosa da vedere e dicessi essere
la favorita del Papa_. A la ceremonia religiosa siguió una égloga
pastoral en honor del Papa, obra de Seraphin, y la comedia de Plauto
_Menechmes_, «Los gemelos», en latín, que no gustó a Su Santidad y no
dejó que se acabara. Bailaron luego las damas, «y con asistencia del
Papa y de todos nosotros, dice el Obispo de Módena, se pasó la noche:
si bien o mal, queda a juicio de Vuestra Señoría».

  [59] El apellido Aragón con que figura Sforza en el contrato
  de boda era el de su madrastra Camila, Princesa de la Casa de
  Nápoles, con quien casó Constanzo, y de la cual no tuvo sucesión.

  [60] Alejandro, tras larga carrera militar, tuvo un reinado
  tranquilo y juntó una espléndida biblioteca en Pesaro, donde
  pasaba su tiempo en pías y eruditas conversaciones.

Apenas falleció D. Pedro Luis de Borja, primer Duque de Gandía,
cuando el 28 de Agosto de 1488, según ya queda dicho, el Deán de
Valencia D. Juan López, como Notario apostólico, otorgó poder a
D. Francisco Prats para que, en nombre de D. Juan de Borja y como
procurador suyo, se trasladase a España y firmase las capitulaciones
matrimoniales con su cuñada D.ª María Enríquez, y en la propia
fecha dispensaba el Papa Inocencio VIII los impedimentos de edad y
parentesco. El 13 de Diciembre de aquel año se firmaron en Valladolid
las nuevas capitulaciones, debiendo celebrarse el matrimonio _in
facie Ecclesiæ_ tres años después y obligándose los padres de
doña María Enríquez a pagar la dote pasados treinta días de la
consumación del matrimonio. Pasaron, sin embargo, cuatro años sin
que el concertado enlace se llevase a cabo, por razones políticas o
particulares del Rey D. Fernando; pero con la elevación de Rodrigo de
Borja al solio pontificio cambiaron las cosas de aspecto. Pocos días
después de la boda de Lucrecia, el 19 de Junio de 1493, llegó a Roma,
para prestar la obediencia como Embajador de los Reyes Católicos, D.
Diego López de Haro, «caballero de mucho valor y de los más señalados
que hubo en su tiempo», según Zurita, el cual manifestó a Su Santidad
que el nuevo Duque de Gandía sería bien recibido en la Corte de
España y que le harían graciosa donación de un buen Estado. Regocijó
esto al Papa, y el 2 de Agosto embarcó D. Juan en Civitavecchia,
colmado de regalos, obra de los mejores orífices italianos y con el
equipaje de un magnate, como se ve en el inventario escrito por
Ginés Fira, de sus alhajas, ropas y otros objetos, que se conserva en
el archivo de la Catedral de Valencia y ha sido publicado por el Sr.
Sanchís y Sivera con otros interesantes _Documentos y cartas privadas
que pertenecieron al segundo Duque de Gandía_[61]. Igualmente
numeroso y escogido eran el personal y servidumbre que le acompañaba,
compuesto de gentiles-hombres, pajes, mayordomos, camareros,
escuderos, músicos, _burberestador_ (desbravador) y _el patje que
porta les camises a la senyoria_.

  [61] Valencia, 1919.

Entrególe el Papa a mano una carta llena de excelentes consejos y
encargos, que reiteró en las instrucciones que hizo redactar a Mosén
Fira, que como secretario había de acompañar al Duque. Debía oír misa
todos los días; no ser mentiroso ni chismoso; servir con asiduidad y
diligencia al Rey, la Reina, el Príncipe y los Infantes, ganándose
sobre todo la voluntad de la Reina; guardarse de cualquier clase de
juegos, especialmente el de dados, pues si los tocaba para jugar
jamás volvería a verle la cara. Encargábale en las instrucciones que
al llegar a Valencia fuese a besar las manos a su tía D.ª Beatriz de
Arenós, guardándole cuantas atenciones pudiese, por ser dicha tía la
única hermana de Su Santidad y persona de tanta virtud y merecer, y
que tratase de granjearse su voluntad, porque tenía muchos bienes y
no era cosa de que fuera a disponer de ellos en favor de alguna otra
persona. Y siendo la intención de Su Santidad que regresase el Duque
a Roma lo más pronto posible para servirle, consultaría con el Papa
respecto a cuándo debía venir y si debía traer a la Duquesa si no
estuviese preñada, pudiendo venir con ella D.ª Beatriz. Y en otra
carta dábale instrucciones respecto al traje y joyas con que debía
hacer su entrada en Barcelona, y le recomendaba que no se quitase los
guantes hasta que llegase a Barcelona, pues la mar estropeaba las
manos y debía cuidárselas, porque era cosa que en nuestra tierra se
miraba mucho.

El 24 de Agosto se celebró la boda en Barcelona, y de ella daba
cuenta Carlos Canale a un su amigo en los siguientes términos:

«Esperaban la llegada del Duque los más altos dignatarios de la
Corte, e hizo su entrada en una mula parda, que le estaba preparada,
guarnecida toda de brocado, y él suntuosamente vestido con un valioso
collar de rubíes y un hermosísimo diamante en la gorra. Cabalgó entre
el Infante de Granada y el Duque de Cardona, que lo acompañaron por
la calle que llaman Larga hasta el palacio donde estaban el Rey y
la Reina y el Príncipe su hijo. Cuando llegaron ante Sus Majestades
se puso el Rey en pie y el Duque se arrodilló y le besó la mano, e
hizo lo mismo con la Reina y habló a Sus Majestades dignamente. Y
hecho esto, vino el Príncipe, que estaba en otra cámara del palacio,
trayendo de la mano a la novia. El Duque se desposó con ella ante Sus
Majestades, y no la besó, porque no es costumbre el besar, como se
hace entre nosotros.»

De los consejos del Papa no hizo gran caso D. Juan, mozo a la sazón
de diecisiete años, jugador, bebedor y mujeriego, y cuando llegó a
noticia de Su Santidad que de los 2.600 ducados que llevara el Duque
a mano había gastado 2.000 en el juego y en ribalderías, y que, lejos
de haber consumado el matrimonio, en lo que ponía Alejandro gran
empeño, había tenido abandonada a la Duquesa para andar de noche por
la ciudad _matando perros y gatos_, acaso en compañía del Príncipe
heredero D. Juan, con quien vivió bastante íntimamente tan luego
como los reyes se marcharon, dejándole de lugarteniente general;
airóse mucho el Papa e hízoselo así saber al Duque en carta de fin de
Noviembre. Pero si no se corrigió el Duque en punto al gasto, pudo sí
dar gusto a Su Santidad participándole, en 27 de Febrero siguiente,
que ya estaba encinta la Duquesa.

Mientras en Barcelona se celebraba con regia pompa el matrimonio del
Duque de Gandía, su hermano D. Jofre se desposaba por poder en Roma,
el 16 de Agosto, con D.ª Sancha de Aragón, hija natural del Rey de
Nápoles, D. Alfonso II, _el Bizco_, y hermana del Duque de Bisceglia,
que había de ser el segundo marido de Lucrecia. El 11 de Mayo del año
siguiente[62] el Cardenal Juan de Borja, Legado pontificio enviado a
Nápoles para la coronación del Rey D. Alfonso, casaba de presente a
Jofre, que sólo contaba trece años, con la hija del Monarca aragonés,
que llevaba en dote el Principado de Squillace. El 20 de Mayo de
1496 hicieron su entrada en Roma, él vestido a la española y ella
a la napolitana. Era él, según Scalona, moreno de cara y de mirada
lasciva, el pelo largo y tirando a rojo, y pareciendo tener catorce
o quince años. Ella, que cabalgaba entre Lucrecia y el Embajador de
España, aparentaba tener unos veintidós años (aunque no pasaba de
los diecisiete), era naturalmente morena, de ojos glaucos, nariz
aguileña y con una buena mano de colorete. Fué el matrimonio de Jofre
infelicísimo, y según pública voz de que se hizo eco un Embajador
ferrarés, no llegó nunca a consumarse, y no porque pecara de esquiva
la hermosa y enamoradiza Sancha, que después de haber otorgado sus
favores al Cardenal de Valencia, no supo negarlos al Duque de Gandía,
y a celos de rivales y envidias de hermanos atribuyóse el fratricidio.

  [62] Gregorovius da como fecha el 8 de Mayo. Pastor el 7. El
  Cardenal de Monreal en carta a Juan de Marrades, fecha en
  Nápoles el 12 de Mayo, dice que los casó el día anterior, que
  era domingo. La coronación del Rey D. Alfonso había tenido lugar
  el jueves anterior, día de la Ascensión, es decir, el 8, según
  consta en carta que el Rey dirigió al Papa participándoselo, así
  como las mercedes concedidas a D. Juan y a D. Jofre de Borja.
  Ambos documentos, conservados en el Archivo de la Catedral de
  Valencia, figuran entre los publicados por el Sr. Sanchís.

No alcanzó Lucrecia mayor ventura, si bien por distintos motivos
que su hermano Jofre, en su matrimonio con el Señor de Pesaro. Con
título de Duques gobernaban los Sforzas a Milán desde que en 1540
vino a señorearla Francisco Sforza, uno de los más grandes capitanes
de su tiempo, tipo cabal del condotiero italiano del siglo XV, que
sirvió con igual celo a los Visconti contra los venecianos y a éstos
contra aquéllos, y casó con Blanca Visconti, última descendiente de
los Visconti milaneses. Tuvo Francisco veinte hijos, once de ellos
bastardos, y entre los legítimos a Galeazzo María, casado con Bona
de Saboya, que le sucedió y murió asesinado; a Hipólita, esposa de
Alfonso II de Nápoles, que gozó fama de culta entre las mujeres
italianas del Renacimiento; al Cardenal Ascanio, que más de una vez
estuvo a punto de ser Papa, y a Ludovico _el Moro_, que casó con
Beatriz de Este[63], hija del Duque Hércules de Ferrara y de D.ª
Leonor de Aragón, hermana de Alfonso II, e hizo de la Corte de Milán
una de las más renombradas y fastuosas de Italia. Cuando en 1493
se desposó con Lucrecia Juan Sforza, reinaba nominalmente en Milán
Juan Galeazzo, el nieto de Francisco, casado con su prima hermana
Isabel de Aragón, la hija legítima de Alfonso II, que no sin razón
se firmaba _Isabella d’Aragonia Sforcia, unica en disgrazia_; pero
quien en verdad reinaba era el entonces Duque de Bari, Ludovico _el
Moro_, que a la muerte de su sobrino Juan Galeazzo, atribuída a un
veneno, y que pudo ser mero efecto de la gula, usurpó la corona
que correspondía a Francisco, el hijo del difunto, que se llevó
después Luis XII a Francia, y allí murió sin sucesión y muy mozo
de una caída de caballo en una cacería. Aunque eran los Sforzas
de cuna modestísima, se ennoblecieron con la espada y el tálamo y
emparentaron, directa o indirectamente, con los soberanos de las más
famosas cortes italianas, y hasta con el Emperador y con el Papa.
Con la de Nápoles, por los repetidos enlaces mencionados; con la de
Mantua, en que brillaba Isabel de Este, mujer del Marqués Francisco
Gonzaga y hermana de Beatriz; con la de Ferrara, por el matrimonio
de Alfonso I de Este, el tercer marido de Lucrecia, que casó en
primeras nupcias con Ana Sforza, hermana de Juan Galeazzo. La hermana
de Ana, Blanca María, fué la segunda mujer del Emperador Maximiliano,
y su media hermana Catalina, una de las hijas bastardas de Galeazzo
María, mujer primero de Jerónimo Riario, Conde de Forli, después de
Jacobo Feo de Savona y, por último, de Juan de Médicis, de quien
tuvo a Juan de Médicis, Capitán de las Bandas Negras, adquirió fama
de hembra casi virago y de gran ánimo[64], y cuando se vió sitiada
en Forli por los asesinos de Riario, que para rendir la fortaleza en
que se había refugiado, la amenazaron con dar muerte a sus hijos, que
tenían en rehenes, portóse como el más esforzado varón, y lejos de
ocultar su sexo, hizo de él deshonesto alarde desde la muralla, para
que los sitiadores vieran que no habían de faltarle hijos, como, en
efecto, los tuvo de sus dos sucesivos maridos.

  [63] Pidió en 1480 la mano de Isabel de Este, pero como estuviera
  ya prometida a Francisco Gonzaga, primogénito del Marqués de
  Mantua, le ofrecieron la de Beatriz, que tenía entonces cinco
  años, habiendo Ludovico cumplido ya los veintinueve.

  [64] _Femina quasi virago et de gran animo_, la llamó Martín
  Sanuto.

Estrechas fueron también las relaciones de la Corte de Mantua con la
de Urbino, a la que dió tanto renombre el Conde Baltasar Castellón
con su libro _El Cortesano_, primorosamente traducido al castellano
por Boscán. El Duque Guidobaldo, último de los Montefeltro, casó
con Isabel Gonzaga[65], cuñada de la gran Marquesa Isabel de Este,
y la hija de ésta, Leonor Gonzaga, fué después Duquesa de Urbino
por su enlace con Francisco de la Rovère, sobrino e hijo adoptivo
de Guidobaldo, que murió sin sucesión. Otra hermana de Guidobaldo,
Inés, se desposó con Fabrizio Colonna y tuvo por hija a la famosa
poetisa Victoria Colonna, Marquesa de Pescara, que entre sus muchos
e ilustres amigos contó a Miguel Angel, y le inspiró no pocos
madrigales y sonetos. Disfrutó asimismo en Urbino de la hospitalidad
de aquellos Duques, tan amantes de las letras y las artes, el
desterrado Julián de Médicis, hijo de Lorenzo _el Magnífico_ y
hermano del Cardenal Juan, que fué luego León X; hombre flaco de
suyo, y a mayor flaqueza reducido por el frecuente comercio con las
damas, una de las cuales le hizo en Urbino padre del célebre Cardenal
Hipólito, tan admirablemente retratado por Tiziano. Este comercio,
aún más que el trato con Castellón, Bembo y otros discípulos de
Apolo, de que hablaba Ariosto en una de sus sátiras, _hacíale el
destierro más humano_. Vuelto a Florencia en 1512, fué Capitán
general y Gonfaloniero de la Santa Iglesia, y después Duque de
Nemours por su matrimonio con Filiberta de Saboya, tía de Francisco
I, Rey de Francia. No olvidó Julián la hospitalidad de Urbino, y
mientras vivió, cediendo a sus ruegos, se abstuvo León X de realizar
su propósito de despojar a Francisco de la Rovère del Ducado para
dárselo a su sobrino Lorenzo, hijo de su hermano mayor Pedro y de
la ambiciosa Alfonsina Orsini, a quien casó con Magdalena de la
Tour d’Auvergne, hija del Conde Juan de Boulogne, que por su madre
Catalina de Borbón estaba emparentada con la Casa Real de Francia.
Murió Magdalena al dar a luz a Catalina de Médicis, esposa de Enrique
II y madre de tres Reyes, y pocos días después falleció Lorenzo del
mal francés que padecía.

  [65] La hermana mayor de Isabel, Clara Gonzaga, casó con
  Gilberto, Duque de Montpensier, y su hijo Carlos, Condestable de
  Borbón, murió al frente de las tropas de Carlos V, en el asalto
  de Roma en 1527.

El Señorío de Pesaro era uno de los menos importantes de las Marcas.
La antigua _Pisaurum_, ciudad edificada, según se dice, por los
sículos, que de España pasaron a Sicilia, tomó su nombre del río, que
hoy se llama Foglia, a cuya orilla derecha se extiende hasta el mar
en un risueño y espacioso valle. Fué colonia romana, y a la caída del
Imperio corrió la suerte de las demás ciudades italianas: Vitiges la
destruyó; Belisario la reedificó, e incorporada al Exarcado, formó
la Pentápolis con otras cuatro ciudades sobre el Adriático: Ancona,
Fano, Sinigaglia y Rimini. Pasó a ser longobarda cuando se apoderó
Astolfo de Rávena y luego al poder del Papa por donación de Pepino
y Carlomagno. Se hicieron después Señores de Pesaro los Malatesta,
que lo eran de Rimini, y por un tratado de tiempo del Cardenal
Gil de Albornoz quedaron reconocidos como Vicarios de la Iglesia.
Establecióse en Pesaro una rama secundaria de los Malatesta, hasta
que, viéndose amenazado Galeazzo Malatesta por su pariente Gismundo,
y no teniendo fuerzas con que defenderse, vendió en 1445 la ciudad en
20.000 florines de oro, según se ha dicho, a Francisco Sforza, que la
cedió a su hermano Alejandro, casado con una sobrina de Galeazzo.

El 8 de Junio de 1494 hizo Lucrecia su entrada en Pesaro bajo
una lluvia torrencial que deslució el recibimiento que le tenían
preparado sus vasallos y no permitió a la bella y risueña ciudad
presentarse como tal a los ojos de la nueva Señora, que debió
encontrar también harto modesto el palacio en que se alojó,
comparándolo con los que había habitado y visto en Roma. Dice,
sin embargo, Gregorovius, que si en su matrimonio con Sforza gozó
Lucrecia la felicidad de la vida, fué ciertamente en los días que
pasó en Pesaro, que la hicieron vivir como reina de un pastoral
idilio; pero quizás ella misma, añade, empezó a encontrar monótona
y vacía su existencia en Pesaro, sobre todo por las frecuentes
ausencias del marido como condotiero del Papa y de los venecianos.
Parécenos que la imaginación de Gregorovius, que unas veces suple
y otras desfigura la copiosa documentación, no siempre fielmente
transcrita, que acompaña la historia de Lucrecia Borja, estuvo más
acertada al suponer que Lucrecia se aburría soberanamente en Pesaro,
que no al pintarla feliz con su marido y echándole de menos cuando
los deberes militares le obligaban a ausentarse; porque no bastan
su indolente pasividad y su absoluta sumisión a la voluntad paterna
para explicar y justificar su conducta respecto a Sforza en el
proceso de anulación del matrimonio. Era Lucrecia apegadísima a los
suyos, parientes y españoles. A Ferrara la acompañaron como damas dos
Borjas, Jerónima y Angela, hermanas del Cardenal Juan de Borja, _el
Joven_, y entre las españolas que llevó a Pesaro iba Juana López,
sobrina del Datario y después Cardenal Juan López, que allí casó con
Juan Francisco Ardizio, médico y confidente de Juan Sforza.

Debió éste a la desmedida ambición de su tío Ludovico la mayor de sus
desventuras. Llamado por _el Moro_ entró en Italia Carlos VIII, el 3
de Septiembre de 1494, a la cabeza de un poderoso ejército, con el
propósito de conquistar a Nápoles. Dos años duraron, para preparar
esta guerra, las negociaciones de la Corte de Milán con la de Francia
y las demás de Italia, negociaciones que fueron el origen netamente
italiano de la diplomacia moderna y en las que rayó a tal altura la
habilidad del _Moro_, que su nombre hízose verbo, y se llamó entonces
_ludovicheggiare_ el arte de la intriga en que parecía el milanés
maestro, así como el nombre de Maquiavelo adjetivándose tomó carta
de naturaleza en todas las lenguas y hasta en nuestros días sirve
para designar la poco escrupulosa astucia florentina. Contaba a la
sazón Carlos VIII unos veinticuatro años y no valía gran cosa, ni de
cuerpo ni de espíritu, a juicio de los Embajadores venecianos, siendo
pequeñuelo y mal formado, feo de cara, con ojos abultados que debían
ver poco, nariz aguileña más grande y gorda de lo debido, boca de
labios gruesos siempre abierta, con un movimiento espasmódico de la
mano muy desagradable, y tardo y confuso de palabra. Halagábale la
idea de la conquista de Nápoles, porque creía que quedaría así la
Italia bajo su dominio y el Papa dependiente de nuevo de Francia, y
que vendría él a ser señor de Europa. Los primeros pasos de Carlos
VIII en Italia acrecentaron sus ilusiones, pues apenas encontraron
sus tropas seria resistencia, y las pocas guarniciones que se
defendieron fueron pasadas a cuchillo, sin perdonar a los inermes
viejos, mujeres y niños. El 17 de Noviembre entró lanza en ristre,
al frente de su ejército, en Florencia, y el 28 abandonó la ciudad,
encaminándose a Roma, no sin haber antes robado los franceses, según
Commines, cuanto pudieron del tesoro de antigüedades juntado por los
Médicis, que había ya sufrido el previo saqueo de la plebe.

Había el 22 publicado un manifiesto dirigido a la Cristiandad, en
que declaraba no ser su ánimo el hacer conquistas, sino el libertar
del poder de los turcos los Santos Lugares, para lo que iba a tomar
posesión del reino de Nápoles, que le correspondía, y sólo pedía al
Papa el paso por los Estados de la Iglesia, que si le fuese negado
obtendría por la fuerza, a pesar de las tristes consecuencias a que
esto pudiera dar lugar, amenazando, de una manera apenas velada, con
la reunión del Concilio y la deposición de Alejandro VI.

Con tal rapidez caminaron los franceses, que en sus manos cayeron
Adriana Milá, Julia Farnesio y su hermana Jerónima, mujer del
florentino Giannozzo Pucci, que salieron de Capodimonte para
reunirse en Viterbo con el Cardenal. Lleváronlas a Montefiascone
con las veinticinco o treinta personas que componían su comitiva, y
el Capitán Ives d’Allegre dió parte al Rey, que no quiso ver a la
bella Julia, por cuyo rescate pidió el Capitán tres mil ducados.
Consternado el Papa, acudió al Cardenal Ascanio Sforza y a Galeazzo
de San Severino[66] para que intervinieran cerca de Carlos VIII, el
cual dió orden de que fueran puestas en libertad aquellas damas.
Escoltadas por cuatrocientos franceses llegaron, el 1.º de Diciembre,
a las puertas de Roma, donde se hizo cargo de ellas el Camarero de Su
Santidad, Juan Marrades, y el Papa salió a su encuentro vestido de
jubón negro, listado de brocado de oro, una bella faja a la española,
con puñal y espada, botas españolas y gorra de terciopelo muy galana.
Cuando lo supo Ludovico censuró a su hermano y a San Severino por
haber contribuído a la restitución de aquellas mujeres, que eran
el corazón y los ojos del Papa, y por cuyo medio se hubiese de él
obtenido cuanto se quisiera, pues no podía vivir sin ellas. Los
franceses no habían sacado más que tres mil ducados por el rescate,
cuando el Papa hubiese dado más de cincuenta mil.

  [66] Galeazzo era uno de los doce hijos de Roberto San Severino,
  cuatro de los cuales sirvieron con las armas _al Moro_ y fueron
  personas conspicuas en su Corte. Galeazzo casó con Blanca Sforza,
  hija natural de Ludovico y de Bernardina de Corradis, y tomó,
  después de la boda, el apellido de Sforza Visconti, siendo
  tratado como miembro de la familia.

Llegó Carlos VIII a Roma, según lo había anunciado, a fines de
Diciembre; y el día de San Silvestre, declarado fausto por los
astrólogos, hizo su entrada en la Ciudad eterna por la puerta del
Pueblo y la vía Lata, el actual Corso. Seis horas, de las tres a las
nueve, duró el desfile del lucido ejército francés, a cuya cabeza
marchaban, armados de picas y alabardas, los gallardos mercenarios
suizos y tudescos, seguidos de los ballesteros gascones, los arqueros
escoceses, la caballería pesada y ligera, los treinta y seis cañones
de bronce de grueso calibre, con las culebrinas y falconetes, siendo
esta artillería la que más honda impresión produjo en los romanos.
Cabalgaba el Rey entre el Cardenal Ascanio Sforza y el de la Rovère,
y tras él venían otros seis Cardenales; D. Próspero y don Fabricio
Colonna, con todos los Generales italianos, entremezclados con los
altos dignatarios y nobles franceses, que le acompañaron hasta el
Palacio de San Marcos, que se le destinó como alojamiento.

Empezaron luego las pláticas. Pretendía Carlos que le entregara el
Papa el castillo de Sant’Angelo y a Djem, el hermano del Sultán, y
que César Borja le acompañara como legado; es decir, como rehén,
hasta Nápoles. A la entrega del castillo negóse el Papa, y en él
se encerró con seis Cardenales y la guardia española, que mandaba
su sobrino Rodrigo Borja, hermano del Cardenal Juan. Los cinco
Cardenales que rodeaban constantemente al Rey, y sobre todo, Ascanio
Sforza y Julián de la Rovère, enemigos entrambos del Papa, y entre sí
no menos enemigos, insistían en que se convocase el Concilio para la
reforma de la Iglesia y la deposición de Alejandro VI como simoníaco.
La palabra reforma, como reconoce el propio Commines, no era más que
un pretexto, y en cuanto a la simonía, siendo la acusación fundada,
no parecía el más indicado para formularla el Cardenal Ascanio, que
había sido el trujamán de la feria. Asestados los cañones contra
el castillo, que hubiera podido ser fácilmente batido, y convencido
de ello el Papa, decidióse a capitular, y el 15 de Enero de 1495 se
firmó un convenio, cuyas principales condiciones fueron que César
siguiera al ejército francés durante cuatro meses, que Djem quedase
en poder del Rey mientras peleaba contra los turcos; que el castillo
de Sant’Angelo continuase en poder del Papa, y que el Rey prestase
obediencia al Papa y no le molestase en cosa alguna espiritual
ni temporal, antes bien, le defendiese contra cualquier ataque.
Ratificado el convenio y prestada en consistorio la obediencia,
tomó Carlos VIII el camino de Nápoles, con gran satisfacción de
los romanos, que habían tenido que mantener y soportar un ejército
numeroso, cuyos discordes elementos eran harto levantiscos e
indisciplinados, y con no menor alegría de Alejandro VI, que había
salido con bien del más apretado lance de su vida, en que tan a punto
estuvo de perder la tiara.

En Velletri, los Embajadores del Rey Católico formularon sus quejas
y protestas, y no habiéndolas atendido el francés, D. Antonio de
Fonseca rasgó los capítulos del convenio hecho con Francia y arrojó
los pedazos a los pies del Rey. Pidiéronle que dejase en libertad a
César, pero éste cuidó de recobrarla por sí mismo y desapareció de
Velletri, disfrazado de palafrenero, sin cuidarse del bagaje, cargado
en diecisiete mulos; mas cuando se abrieron los baúles, que debían
contener sus ropas y enseres de casa, porque la plata había quedado
rezagada, halláronlos vacíos los franceses.

Otro contratiempo fué la repentina muerte de Djem, natural efecto
de su licenciosa vida; pero aunque en nada pudo aprovechar al Papa,
atribuyóse al veneno de los Borjas.

La campaña de Nápoles se redujo, para los franceses, a un triunfal
paseo. El Rey Alfonso abdicó en su hijo Fernando II (Ferrantino) y se
refugió en Sicilia, adonde también vino a parar el nuevo Rey cuando
entró Carlos VIII en la ciudad de Nápoles. No volvió a hablarse de
la cruzada contra los turcos, ni el Rey de Francia pensó más que en
gozar de aquel paraíso terrenal, poblado de seductoras Evas, que con
toda clase de frutas le tentaban[67]. Y si a la tentación sucumbió
el Rey, con harta más facilidad hubieron de rendirse sus capitanes
y soldados, que, como buenos hijos de Marte, sentían la poderosa
atracción de Venus. No les fué, sin embargo, benigna la alma Diosa:
el implacable mal que cantó Fracastoro[68] hizo en los invasores gran
estrago, y de él no se libraron Reyes ni Papas.

  [67] Entre las preseas del Rey de Francia que cayeron en poder
  de los italianos en la batalla de Fornovo, y en su mayor parte
  le fueron devueltas por Francisco Gonzaga, figuraba un libro
  con los retratos de las beldades italianas cuyos favores había
  gozado Carlos VIII, libro que el Marqués retuvo y envió a Mantua
  juntamente con unos hermosos tapices.

  [68] _Syphilis, sive de morbo Gallico._ Hay una traducción
  francesa, con notas, de Macquer y La Combe. Aunque la materia es
  delicada, el autor la ha tratado de una manera muy decente.

Mientras Carlos VIII y su ejército campaban en Nápoles sin cuidarse
del resto de Italia, Ludovico _el Moro_, arrepentido de haber
traído a los franceses y ofendido de la altanería con que el Rey
le había tratado, dió oídos a los venecianos y entró en la Liga
contra Francia, que formaron con el Papa los Reyes Católicos y el de
Romanos, que fué luego el Emperador Maximiliano, dándosele el mando
del ejército al Marqués de Mantua, Francisco Gonzaga. Alzáronse
también los napolitanos, cansados del mal gobierno extranjero, y el
20 de Marzo tuvo Carlos que emprender la retirada. Quiso, a su paso
por Roma, ver al Papa; pero Alejandro esquivó la entrevista, yendo
primero a Orvieto y luego a Perugia. El 6 de Julio se encontraron
los dos ejércitos en Fornovo, junto al Faro, y trabaron reñidísima
batalla, atribuyéndose ambas partes la victoria: los italianos,
porque quedaron dueños del campo, y los franceses, por haber
conseguido su propósito de abrirse paso. Aprovechó la ocasión _el
Moro_ para hacer, el 9 de Octubre, en Vercelli, las paces con Carlos
VIII, prescindiendo de los venecianos, con lo que creyó verse libre
de unos y de otros, y sólo logró enemistárselos más hondamente.

Estando en Perugia el Papa hizo venir a Juan Sforza, que llegó con
su mujer el 16 de Junio de 1495, pasó allí cuatro días y se volvió a
Pesaro. Había estado Sforza a sueldo de los venecianos; pero no se le
vió en la batalla de Fornovo ni en el sitio de Novara, y hechas las
paces en Vercelli regresó a fines de Octubre a Roma con Lucrecia.

Jofre de Borja siguió la suerte del Rey de Nápoles; acompañóle a
Sicilia y con él volvió a Nápoles, haciendo su entrada en Roma con
D.ª Sancha, el 20 de Mayo del año 1496. El Papa los recibió en el
Vaticano, en su trono, rodeado de once Cardenales, e hizo sentar a
sus pies, en sendas almohadas, a Lucrecia a la derecha y a Sancha a
la izquierda. Era entonces Pascua, y a las fiestas con que la Iglesia
las celebra concurrieron las dos jóvenes princesas, que se sentaron,
con escándalo de los romanos, en las sillas de coro, entre los
Canónigos.

Tres meses después, el 10 de Agosto, hizo su entrada, no menos
solemne, en Roma el Duque de Gandía, que dejó a la Duquesa en
Valencia y trajo al Papa, según se dijo, como recuerdo de España,
una bellísima valenciana; mas debió ser chisme propalado por los
Embajadores venecianos y por _el Moro_, enemistado ya con Alejandro.
Ardía éste en deseos de castigar a los Orsini, que por odio a los
Colonna se habían puesto de parte de los franceses. Cuando tuvieron
que capitular en Atella, a fines de Julio, los que al mando de
Montpensier habían quedado en el reino de Nápoles para defenderlo,
cayeron en poder del Rey Fernando II, Virginio Orsini y su hijo
Juan Giordano, con lo que se vieron privados los Orsini del jefe
de la familia y del más valiente de sus capitanes. Parecióle a
Alejandro la ocasión propicia para acabar con aquellos poderosos
Barones y apoderarse de sus bienes, y llamó al Duque de Gandía para
ponerle al frente del ejército pontificio como Capitán general, a
quien acompañaría el Duque de Urbino Guidobaldo. Pero la batalla de
Soriano, en que quedaron los pontificios completamente derrotados,
el Duque de Urbino prisionero y el de Gandía herido levemente en la
cara, obligó al Papa a hacer las paces con los Orsini y acabó con las
ilusiones que se había forjado sobre los talentos militares de su
hijo predilecto, a quien más le hubiera valido morir como soldado en
el campo de batalla.

La noche del 14 de Junio de 1497 tuvo lugar, en la viña de la
Vannozza, junto a San Pedro _ad vincula_, un banquete a que
asistieron sus dos hijos, Juan y César, y gran número de amigos,
entre ellos el Cardenal Juan Borja _el Joven_. Era ya tarde cuando
los dos hermanos y el Cardenal montaron sus mulas y se encaminaron
con una pequeña escolta al Vaticano. Al llegar al Palacio Cesarini,
que habitaba el Cardenal Ascanio Sforza, se despidió el Duque de
Gandía de sus dos compañeros con el pretexto de una cita a que
debía ir solo, y sin hacer caso a los Cardenales que trataron de
persuadirle de que se hiciese escoltar por unos cuantos hombres de
los que llevaban consigo, fuese con un solo lacayo y un enmascarado
que había traído al banquete y que desde hacía un mes iba todos los
días a visitarle[69]. En la plaza de los Hebreos despidió el Duque
al lacayo con orden de que le aguardara allí una hora, y que si al
cabo de ella no volvía, tornase a palacio, y tomando a las ancas al
enmascarado, espoleó la mula y al trote desapareció en la oscuridad.
Como no regresara el Duque a palacio a la mañana siguiente, sus
familiares dieron parte al Papa, el cual atribuyó la ausencia a
alguna aventura galante que le obligaba a aguardar las sombras de
la noche para abandonar la casa hospitalaria en que se albergaba.
Pero llegó la noche, y no habiendo Gandía parecido, inquietóse
sobremanera Su Santidad y ordenó se le buscara por todas partes.
Encontraron la mula que montaba y al lacayo gravemente herido, que
no pudo dar explicación ninguna, y finalmente, el 16 de Junio, por
un eslavo, mercader de leña, que tenía su almacén a orillas del
Tíber, junto al hospital de su nación, y se hallaba de guardia en
una barca, se supo que en la noche del martes 14, a las dos de la
madrugada, desembocaron por la izquierda del hospital dos hombres,
que después de haber mirado a su alrededor y visto que no había
nadie, se marcharon. Vinieron a poco por el mismo sitio otros dos
hombres, que cerciorados de la soledad, hicieron una señal y apareció
entonces un caballero en un caballo blanco, que llevaba atravesado en
la silla un hombre muerto, cuya cabeza y brazos pendían de un lado y
las piernas del otro, sosteniéndolos a uno y otro lado los otros dos
hombres, todos ellos enmascarados. Llegaron a la orilla del Tíber,
al sitio en que se echan al río las inmundicias, y allí arrojaron
el cadáver. A la pregunta del caballero de si se había ido bien a
fondo, contestaron afirmativamente, y los cinco hombres, dos de los
cuales montaban la guardia, desaparecieron por otra calle que daba
al Hospital de Santiago. Y habiéndosele echado en cara al mercader
eslavo que no hubiese dado aviso al Gobernador, respondió, y esto
pinta la Roma de los Borjas, que había visto en su vida echar al río
más de cien cadáveres sin que a nadie le importase nada.

  [69] Según Bernáldez, el enmascarado era una meretriz que arregló
  la cita, sabiendo que a ella acudiría el Duque.

Aquel mismo día los pescadores encargados de arrancarle al río su
secreto, encontraron el cadáver del Duque no lejos de Santa María
del Pueblo y cerca de un jardín perteneciente a Ascanio Sforza.
Halláronle degollado y con nueve heridas en el cuerpo; pero nada le
faltaba, ni del traje, ni de las joyas, ni del dinero que tenía en
la bolsa. Era, pues, evidente que no había sido el robo el móvil del
delito[70].

  [70] En algunos detalles discrepa de esta versión la que da en
  sus _Batallas y quincuagenas_, el Capitán Gonzalo Fernández de
  Oviedo y por vez primera ha publicado el Marqués de Laurencín,
  Oviedo llegó a Roma en el año de 1500, tres años después del
  asesinato de Gandía, «cuando la común opinión de todos lo ponía a
  cuenta y cargo de D. César Borja por cosas e señales e causas que
  era para lo tener por averiguado, que otro no lo pudiera hazer ni
  lo osara cometer». El estafero o mozo de espuelas del Duque, que
  le acompañaba, llamábase Campo, y dióle su amo el encargo de que
  fuera a buscar sus armas secretas y le aguardara en determinado
  sitio y allí le aguardó hasta el alba, y no habiendo parecido el
  Duque, tornó a palacio con las armas. En cuanto a la máscara que
  sacó al Duque del banquete, dice Oviedo que oyó afirmar al Campo
  que era D. Micalet Corella, bastardo valenciano, de la Casa del
  Conde de Cocentaina, mal hombre y de pequeña estatura (por lo
  que pudieron tomarle por mujer) que fué después muy favorecido
  por el Valentino, y adquirió siniestra fama como ejecutor de sus
  venganzas.

Grande fué el dolor de Alejandro por la muerte de aquel hijo que
compartía con Lucrecia la predilección paterna. Encerróse en el
castillo de Sant’Angelo y no quiso ver a nadie, ni en dos días probó
alimento ni bebida, ni pudo conciliar el sueño, llorando amargamente
y lamentándose a voces. En el Consistorio del 19 de Junio, a que
asistieron todos los Cardenales presentes en Roma, excepto Ascanio
Sforza, y los Embajadores de la liga, el español, el napolitano,
el veneciano y el milanés, dió el Papa rienda suelta a su pena.
«Amábamos, dijo, al Duque de Gandía sobre todas las cosas del mundo,
y daríamos con gusto siete tiaras por volverlo a la vida. Dios, por
nuestros pecados, ha querido mandarnos esta prueba, porque no merecía
el Duque de Gandía muerte tan terrible y misteriosa. Ha corrido la
voz de que el autor de ella es Juan Sforza. Estamos seguros de que no
es verdad, y aún menos de que lo sea su hermano o el Duque de Urbino.
Dios perdone a quien lo haya cometido. Estamos resueltos a atender de
aquí en adelante a nuestra reforma y a la de la Iglesia. Confiaremos
ésta a seis Cardenales y a dos auditores de la Rota. Los beneficios
se conferirán únicamente a los que los merezcan. Queremos renunciar
al nepotismo y empezar la reforma por nosotros mismos para pasar
después a la de los demás miembros y llevar esta obra hasta el fin.»
El Embajador español, Garcilaso, excusó la ausencia del Cardenal
Ascanio Sforza, que rogaba a Su Santidad no diese crédito a la voz
de que era el asesino, y se había puesto a la cabeza de los Orsini,
y que si lo permitía el Pontífice, comparecería para justificarse
personalmente, no habiendo asistido al Consistorio por temor a la
furia y venganza de los españoles. «Dios nos libre—contestó el
Papa—de tener tan terrible sospecha de un Cardenal que siempre tuve
por hermano, y será, cuando comparezca, el bienvenido.» Pero a pesar
de estas buenas palabras y de que no se sentía el Cardenal culpable,
creyó más prudente, en vista de la hostilidad de los españoles,
apartarse de Roma y pasó a Genazzano.

Nombróse inmediatamente la comisión para la reforma de la Iglesia,
y los Cardenales que la compusieron tomaron muy a pechos su encargo
y redactaron una Bula que ponía coto a todos los más conocidos
abusos; pero a su aprobación y publicación se fueron dando largas
y quedó, por fin, condenada a perpetuo olvido cuando se aplacaron,
con el tiempo, el dolor y el arrepentimiento de Alejandro VI y de él
se enseñorearon de nuevo y con más fuerza sus pasiones y carnales
apetitos.

Quién fuera el asesino del Duque de Gandía no se sabe hasta hoy con
absoluta certeza. Además del Cardenal Ascanio y del Señor de Pesaro,
atribuyóse el crimen a los Orsini, y a esta opinión se inclina la
autorizada del Barón de Pastor, en su _Historia de los Papas_, aunque
sin datos bastantes que la afirmen. Rechaza, en cambio, la versión
del fratricidio, universalmente admitida _algunos años más tarde_.
La primera alusión a César la hallamos en un despacho del Enviado de
Ferrara en Venecia, de 22 de Febrero de 1498, es decir, ocho meses
después del crimen, y dos años más tarde, cuando por orden de César
fué estrangulado el segundo marido de Lucrecia, Alfonso de Aragón;
el Embajador veneciano Capello escribía desde Roma que «el asesino
era el mismo que mató al Duque de Gandía y lo echó al Tíber». A raíz
del crimen daba de él cuenta a su Gobierno el Embajador florentino
Bracci, y le decía: «Quien ha dirigido la cosa tiene entendimiento
y valor y es un gran maestro»[71]. Y Scalona escribía al Marqués
de Mantua: «La cosa, si no ha sido hecha, ha sido mandada hacer o
aconsejada por persona _que tiene los dientes largos_.»

  [71] Despacho de 17 de Junio de 1497.

_Dientes largos_ teníanlos los Orsini; mas después de haber obtenido
con la victoria de Soriano y el subsiguiente acuerdo cuanto
apetecían, no parece que sólo por vengar anteriores agravios hubieran
cometido el crimen. Y no es tampoco verosímil que si el Papa los
tuvo por asesinos de su hijo los hubiese dejado en paz buen número
de años, puesto que no comenzó hasta fines de 1502 la implacable
persecución de aquellos poderosos Barones. Es más: en los primeros
meses de 1498, pocos después del asesinato de Gandía, trató el Papa
de casar a Lucrecia con un Orsini, y si el proyecto matrimonial no se
llevó a cabo, debióse al deseo de Alejandro VI de enlazar a sus hijos
con los de la Casa de Aragón para favorecer las ambiciosas miras de
César, que soñaba con la corona de Nápoles.

De no ser los asesinos los Orsini, ¿quién sino César tenía los
dientes largos y podía considerarse gran maestro, según lo acreditó
más tarde con el engaño de Sinigaglia? Manteníase todavía el Cardenal
de Valencia en la sombra, entregado al toreo de reses bravas, la caza
y las mujeres, por lo que no recayeron en él las primeras sospechas;
pero como las pesquisas de la policía para descubrir a los sicarios
resultasen vanas y el delito quedase impune y envuelto en el más
profundo misterio, se creyó que había un interés en echar tierra
al asunto, siendo la impunidad preferible al escándalo. Y la voz
pública designó entonces a César como autor del fratricidio. ¿Qué
razón pudo tener para deshacerse tan criminalmente de su hermano?
Dicen los que defienden su inocencia que no pudo ser el codicioso
deseo de apoderarse de los bienes del Duque de Gandía, puesto que
tenía éste un hijo que había de heredarle, ni tampoco porque fuera
D. Juan obstáculo a sus ambiciones, después de haber demostrado
en su campaña contra los Orsini su completa incapacidad. No eran
ciertamente los bienes de Gandía los que el Cardenal codiciaba, sino
el puesto del hijo predilecto, ojo derecho de Alejandro[72], que le
disputaba la primacía con el Papa y los favores de Sancha y el cariño
de Lucrecia, que los maldicientes suponían incestuoso. Prescindiendo
de los celos del amante, bastábale la envidia de Caín para impulsarle
al crimen, sin el cual no hubiera podido señorear la voluntad del
padre y ser, mientras vivió Alejandro, el alma y el brazo del
Pontífice.

  [72] El 18 de Marzo de 1493 escribía Canale, hablando de _su
  hijastro_ el Duque de Gandía: _es el ojo de Su Santidad_.

El 7 de Junio había sido nombrado Legado para coronar al Rey D.
Fadrique, último de los Monarcas napolitanos de la Casa de Aragón.
Después del asesinato de Gandía pensó el Papa enviar, en lugar del
Cardenal de Valencia, al Vicecanciller Ascanio Sforza, con quien tuvo
una conferencia el 21 de Junio; pero al fin fué César, que salió
el 22 de Julio para Capua con numeroso séquito y la fastuosidad
que tanto le placía, llevando al cinto _la reina de las espadas_,
que pasó a poder del Duque de Sermoneta, y ha heredado su hijo el
Príncipe de Bassiano, obra maestra del aurífice de Ferrara, Hércules
de Fideli, cuyo cincel supo expresar emblemática y admirablemente el
pensamiento del joven Cardenal que aspiraba a ser César, valiéndose
de la espada, después de haberse abierto camino con la daga del
sicario. El 6 de Septiembre regresó a Roma. Su Santidad lo recibió
en su trono con el Sacro Colegio y lo besó según el ceremonial;
pero ni el Valentino dijo una palabra al Papa, ni éste al Cardenal.
En Octubre hicieron las paces padre e hijo, y éste manifestó su
propósito de renunciar la púrpura, para lo que parecían suficiente
razón su mala vida y sus notorias deshonestidades, aun para lego
hartas. En el Consistorio secreto del 17 de Agosto de 1498 obtuvo la
dispensa y renunció el capelo, con no poco escándalo, por ser cosa
hasta entonces nunca vista.

Ya hemos dicho que uno de los primeros a quien la voz pública imputó
el asesinato de Gandía fué Juan Sforza, habiendo el Papa públicamente
declarado que estaba seguro de que no era verdad. Hacía tiempo que el
Señor de Pesaro había dejado de ser para los Borjas persona grata. A
ello contribuyó primeramente el haber abierto Ludovico _el Moro_ las
puertas de Italia al Rey de Francia para la conquista de Nápoles,
y a oídos del Papa debieron llegar también los horrores que de él
decía el Duque de Milán a los diplomáticos italianos acreditados en
su Corte. Pesóle a Alejandro VI la alianza con los Sforza, y pensó
en buscarle a Lucrecia marido de más fuste que el Señor de Pesaro y
que mejor sirviera para sus combinaciones matrimoniales y políticas,
que tenían por principal objeto el encumbramiento de sus hijos y el
engrandecimiento de su Casa. Hiciéronle indicaciones a Juan Sforza
para que espontáneamente se prestara a la disolución del matrimonio,
a lo que se negó, y teniendo sospechas o habiéndole avisado Lucrecia
por habérselo dicho César[73] que iba a ser asesinado, salió de
Roma el Viernes Santo, 24 de Marzo de 1497, con el pretexto de ir a
confesarse en San Crisóstomo; fuera de Roma, montó allí a caballo
y no paró hasta Pesaro. El Papa mandó al Padre Mariano, célebre
predicador de Genazzano, para persuadirle de que volviera a Roma;
mas resultó vana toda su elocuencia, en vista de lo cual y de que
en los cuatro años que llevaban de casados no había habido fruto
ninguno de bendición que confirmara la consumación del matrimonio,
aunque Scalona la tenía por cierta, resolvió el Papa disolverlo por
impotencia del marido, y así lo hizo saber al Sacro Colegio en el
Consistorio del 19 de Junio, encargando la instrucción del expediente
a dos Cardenales que por no ser parientes ni españoles pudiesen
parecer imparciales.

  [73] Esto dice Gregorovius, tomándolo de los cronistas de
  Pesaro, que reconoce yerran muy a menudo. Según este manuscrito,
  Lucrecia, cuando vino César, escondió al criado de Sforza y le
  encargó contase a éste cuanto había oído. Sforza montó un caballo
  y a rienda suelta llegó en veinticuatro horas a Pesaro, donde
  cayó muerta la cabalgadura.

Le dolía a Sforza verse tachado de impotente, puesto que su primera
mujer, Magdalena Gonzaga, había muerto de parto, y la tercera,
Ginebra Tiepolo, con quien casó en 1500, le hizo padre de un hermoso
hijo varón; pero no quiso someterse a la prueba pericial de su
virilidad en Milán en presencia de testigos fidedignos y del Legado
del Papa, según ingenuamente le propuso _el Moro_, y al fin, tanto
pesó en el ánimo de éste y en el de su hermano el Cardenal el temor
a las iras de Alejandro y a la venganza de los Borjas, que lograron
arrancar al acobardado Juan la declaración, escrita de su puño y
letra, indispensable para el fallo que se dictó el 20 de Diciembre,
de que nunca había consumado el matrimonio, y Lucrecia se declaró,
por su parte, dispuesta a jurar que estaba intacta[74]. Pero el
marido manifestó de palabra al Duque de Milán, según escribía al de
Ferrara Castaldi, su representante, «que la había conocido infinidad
de veces y el Papa se la había quitado sólo para disfrutarla».
De Milán y del ofendido marido partió la calumniosa acusación de
incesto, que la maledicencia acogió en Roma, como asimismo atribuyó
a Sforza el asesinato de Gandía, porque la voz pública reputaba
incestuosa la intimidad de Lucrecia con su hermano. Y de Venecia y
quizá del propio Sforza surgió la acusación contra César de haber
asesinado por celos a Gandía.

  [74] Bien sabía Dios—dice Matarazzo—que había sido y era entonces
  la mayor p... que había en Roma.



  V

  Conducta de Lucrecia después de la fuga de Sforza.—Abandona su
  palacio y se refugia en el convento de San Sixto.—Proyectos del
  Papa de casar a César con Carlota de Aragón, la hija del Rey
  Fadrique de Nápoles, y a Lucrecia con D. Alonso, hijo natural
  de D. Alfonso II.—Desliz de Lucrecia con _Perote_. Da a luz un
  hijo.—Razones que hacen creer sea el Juan Borja, infante romano,
  a que se refieren las dos Bulas de 1.º de Septiembre de 1501.—La
  leyenda del incesto.—Oposición de D. Fadrique al matrimonio
  de su hija con César.—Consiente el del Duque de Bisceglia, D.
  Alonso, con Lucrecia.—La Princesa de Squillace, D.ª Sancha,
  escribe la relación de los festines que con motivo de esta boda
  se celebraron en el Vaticano.—La corrida de toros.—Matrimonios
  concertados por el Papa de sus dos sobrinas Jerónima y Angela
  Borja.—Se seculariza César y es nombrado por Luis XII Duque de
  Valence.—Pasa a Francia y casa con Carlota d’Albret.—Acuerdo
  de los Reyes Cristianísimo y Católico para repartirse el reino
  de Nápoles.—Huye de Roma Ascanio Sforza y sigue su ejemplo el
  Duque de Bisceglia.—Nombra el Papa a Lucrecia Regente de Spoleto
  y luego Señora de Nepi.—Reúnese con ella su marido y regresan
  a Roma, donde da a luz a su hijo Rodrigo.—Paz de que disfruta
  durante la ausencia de César, ocupado en la conquista de la
  Romaña.—Regresa a Roma triunfador.—El atentado contra el Duque
  de Bisceglia. Escapa con vida y se la quita Micheletto por orden
  de César.—Dolor de Lucrecia.—La envía el Papa a Nepi.—Antes
  de dos meses vuelve a Roma y se dispone a contraer un nuevo
  matrimonio que se proyectaba con Alfonso de Este, primogénito
  del Duque de Ferrara.—La negativa del Duque.—Para vencer la
  prevista resistencia de Ferrara acude el Papa a Francia, que
  para la empresa de Nápoles necesitaba el apoyo de la Santa
  Sede.—Cede el Duque con ciertas condiciones previas.—Larga y
  laboriosa negociación en que interviene Lucrecia en defensa
  de los intereses de Ferrara y obtiene la aceptación del Papa,
  firmándose el contrato en Ferrara el 1.º de Septiembre de
  1501.—Queda Lucrecia en el Vaticano como Lugarteniente del Papa,
  mientras éste marcha a Sermoneta.—Júbilo de Roma y de Lucrecia
  al saberse la firma de las capitulaciones.—Fiestas romanas.—La
  de las castañas.—La entrada de los ferrareses en Roma el 23 de
  Diciembre.—Más fiestas con motivo de la boda.—El 6 de Enero
  despídese Lucrecia de Roma y de los suyos, y toma el camino de
  Ferrara.


El 24 de Marzo de 1497 escapó de Roma a uña de caballo y no paró
hasta Pesaro, creyendo su vida amenazada, Juan Sforza, el marido de
Lucrecia. Ésta, que en un principio tomó el partido de su esposo,
riñó luego con él, y en Junio fué completa la ruptura entre los
cónyuges. El día 14 escribía el Cardenal Ascanio a su hermano
Ludovico _el Moro_, que tanto el Papa como César y el Duque de
Gandía le habían declarado que no estaban dispuestos a consentir que
volviese Lucrecia a poder de aquel hombre, que el matrimonio no se
había consumado, y que, por consiguiente, podía y debía disolverse. Y
en el Consistorio del día 19 había hablado Su Santidad del matrimonio
de su hija con el Señor de Pesaro, que hubiese deseado fuese
perpetuo; pero que no habiéndose consumado por impotencia, no quería
el Papa decidir como juez, dejando al Sacro Colegio que entendiese en
la causa y procediese en justicia.

El 4 de Junio había abandonado Lucrecia su palacio _insalutato
hospite_, o sea sin despedirse del Papa, refugiándose en el convento
de San Sixto, en la vía Appia. Decían unos, según escribía al
Cardenal Hipólito de Este Donato Aretino, el 19 de Junio, que pensaba
hacerse monja, y los demás decían otras cosas que no eran para
escritas. En el convento recibió Lucrecia la noticia del asesinato
del Duque de Gandía, y conociendo a César debió sospechar fuera el
autor de tan nefando crimen, del que pudiera ser causa ocasional,
si no primera, su cuñada Sancha, cuyos favores se disputaban ambos
hermanos. Ignóranse los motivos que hicieron a Lucrecia refugiarse
en el convento de San Sixto, así como la duración de su clausura.
Díjose que cuando Alejandro VI quiso reformarse y reformar la
Iglesia, ante el dolor por la pérdida del hijo predilecto, que
consideraba castigo y aviso del cielo, pensó alejar a los demás
de Roma. El 22 de Julio partió César para Nápoles como Legado
pontificio, para la coronación del Rey D. Fadrique. El 7 de Agosto se
fueron a Squillace Jofre y Sancha, y se habló de que Lucrecia iría
a Valencia[75]. Mas ya estaba entonces el Papa, según escribía a su
hermano Ludovico el Cardenal Ascanio el 20 de Agosto, en tratos con
el Príncipe de Salerno para casar a Lucrecia con el hijo de dicho
Príncipe, en ciertas condiciones que, de ser ciertas, no redundarían
en provecho de la Majestad Real ni de Italia. Al propio tiempo había
oído decir que el Cardenal de Valencia se secularizaría y casaría
con la Princesa de Squillace, dándosele los estados que posee en
el Reino de Nápoles el Príncipe, que hasta ahora no ha conocido
carnalmente a la Princesa, y que sucedería al Cardenal en todos sus
beneficios eclesiásticos. Que César estuviese resuelto a despojarse
de la púrpura era cierto; mas no que lo hiciese para casarse con
su cuñada Sancha, porque eran más altas sus aspiraciones. Tenía
puestos los ojos en la corona de Nápoles, la que creía poder alcanzar
por medio de su enlace con Carlota de Aragón, la hija del Rey
Fadrique, contentándose por lo pronto con el Principado de Taranto,
y estos ambiciosos proyectos de César, que eran también los del
Papa, movieron a éste, en su deseo de granjearse a los aragoneses,
a negociar la boda de Lucrecia con Alfonso, Duque de Bisceglia,
hijo natural, como Sancha, de Alfonso II y de la bella Trusia. Pero
necesitábase ante todo anular el matrimonio de Lucrecia con el Señor
de Pesaro, para lo que era preciso probar la impotencia del marido, y
al fin se obtuvo por la declaración conforme de ambos cónyuges.

  [75] El Sr. Sanchís y Sivera deduce de las cuentas de los gastos
  del Duque de Gandía en Valencia, en que figuran varias compras
  para la Sra. de Pesaro, D.ª Lucrecia, hechas a fines de Junio
  1494, que es probable estuviera entonces en Valencia Lucrecia
  Borja, que vino sin duda a visitar las posesiones del Duque,
  mientras su marido no había tenido tiempo de pensar en ella,
  ocupado en asuntos políticos y en otros propios de su disipada
  conducta. Jofre de Borja la siguió, tal vez, en aquel corto viaje
  en tanto se preparaban sus bodas con la hija del Rey de Nápoles.

  El mes de Junio de 1494 lo pasó Lucrecia en Pesaro, y Jofre casó
  con Doña Sancha, en Nápoles, el 11 de Mayo de 1494. Ninguno de
  los dos estuvo en España.

Mientras se ocupaba el Papa en buscar a Lucrecia un buen marido, como
prometía serlo el Duque de Bisceglia, mozo que no se había visto
ninguno más bello en Roma, al decir del cronista romano Falini,
encontraba Lucrecia sin ayuda de nadie un buen amante en la persona
del primer Camarero de Su Santidad, Pedro Calderón, conocido por
_Perote_ entre sus compatriotas españoles, y por _Perotto_ entre
los italianos, al que tenía el Papa gran afición por ser quien
diariamente le afeitaba. Un año después de la fuga de Sforza, ella,
que según su declaración había quedado intacta, mostró muy a pesar
suyo, como consecuencia del último trato con _Perote_, evidentes
señales de una próxima maternidad. El 2 de Marzo de 1498 escribía al
Marqués de Mantua, desde Bolonia, Cristóbal Poggio, Secretario de
Bentivoglio: «No tengo de Roma más noticia sino que aquel _Perotto_,
primer Camarero de Nuestra Santidad, a quien no se encuentra,
está preso por haber dejado encinta a la hija de Su Santidad, D.ª
Lucrecia.» Sobre el misterioso fin de _Perote_ corrieron varias
voces. Burchard decía el 14 de Febrero que se había encontrado su
cadáver en el Tíber, y pocos días después apareció el de una tal
Pantasilea, doncella de Lucrecia, que acaso sirviera de tercera
de estos amores. El Embajador veneciano Capello cuenta, y ésta es
también la versión de Oviedo, que César mató a _Perote_ en presencia
del Papa, cerca del cual se había refugiado el Camarero, manchando
con su sangre el traje y hasta la cara de Su Santidad. El 15 de Marzo
siguiente, Juan Alberto de la Pigna, agente del Duque de Ferrara en
Venecia, participaba que Lucrecia había dado a luz un hijo ilegítimo.

Ahora bien: ¿fué este hijo bastardo de Lucrecia el infante romano
Juan de Borja, reconocido por las dos Bulas de 1.º de Septiembre de
1501, cuando contaba ya tres años, como hijo, primero de César y
luego del Papa, habido en mujer soltera? La primera Bula _Illegitime
genitus_ es un acto público; la segunda, _Spes futuræ_, un documento
privado, de cuya autenticidad no cabe duda, porque no sólo existen
copias en el Archivo de Módena y en el de Osuna, en Madrid, sino
también en el archivo secreto pontificio, en los registros oficiales
de Alejandro VI, donde las ha hallado el Barón Pastor. La edad que
en ambas Bulas se atribuye al reconocido infante coincide con la
del bastardo que tuvo Lucrecia en la primavera de 1498, y los que
patrocinan, como Portigliotti en su reciente libro[76], la acusación
de incesto lanzada por Juan Sforza y acogida velada o claramente
por los poetas Sannazzaro y Pontano; los historiadores y políticos
Matarazzo, Marco Attilio Alessio, Pedro Mártir, Priuli, Machiavelli
y Guicciardini, dan por probable que la mujer soltera, madre de D.
Juan, sea Lucrecia, que por la anulación de su matrimonio con Sforza
recobró su primitiva soltería, y la paternidad adjudícansela al Papa,
sin excluir que hubiera también podido caber en ella alguna parte
a César y a Juan, por haber asimismo usufructuado los favores de
Lucrecia.

  [76] _I Borgia._ Milano, 1921.

Este cúmulo de complicados incestos y horrores con que se ha nutrido
la fecunda imaginación de los poetas, dramaturgos, novelistas y
pseudo-historiadores tuvo por origen la calumnia, flecha del Partho,
con que se vengó de los Borjas el fugitivo Sforza. Y si la calumnia
se extendió como mancha de aceite por toda Italia, debióse, en
mucho, a que no eran ciertamente intachables las costumbres del Papa
y de sus hijos, concupiscentes en extremo, y a que su calidad de
españoles los hacía, en Italia, blanco del odio popular, propicio a
acoger cuantas acusaciones contra ellos se lanzaban, fueran fundadas
o calumniosas. Así se formó la opinión pública, en cuyas turbias
fuentes bebieron los historiadores contemporáneos, transmitiendo a
la posteridad la leyenda del incesto que recogieron del fango del
arroyo.

De este nefando crimen ha absuelto a los Borjas, por falta de
pruebas, el tribunal de la Historia; lo cual no quiere decir que
hayan quedado, tanto Lucrecia como el Papa, limpios de toda mancha
de impureza, salvo la del pecado original, como hoy pretenden
los panegiristas que con laudable esfuerzo y piadosa intención
andan aportando datos y buscando milagros para el expediente de
beatificación de Alejandro VI y de Lucrecia Borja.

Volviendo ahora al caso del infante romano Juan de Borja, que no
fué fruto de los supuestos amores incestuosos del Papa con su hija,
hay quien lo tiene por hijo de Lucrecia y quien lo cree hijo de
Alejandro, porque así lo declara éste en la Bula _Spes futuræ_ de
1.º de Septiembre. Los que sostienen esta última opinión no saben,
ni sospechan, quién fué la mujer soltera, _mulier soluta_, con la
cual pecó Su Santidad, cuando hacía ya más de cinco años que ceñía
la tiara. No pudo ser, como pretenden Woodward[77] e Iriarte[78],
Julia Farnesio, porque en 1498 vivía su marido Orsino Orsini, que no
hubiera tenido inconveniente en dar su nombre a Juan, como se lo dió
a Laura. Burchard la llama solamente _una cierta romana_.

  [77] _Cesare Borgia._ London, 1913.

  [78] _César Borgia_. París, 1889.

Nos inclinamos a creer que el infante romano es el hijo bastardo de
Lucrecia. No sólo hay la coincidencia de la edad, sino el reparto
que hizo ella el 17 de Septiembre de 1501, pocos días después de las
famosas Bulas, de las tierras del Lazio, arrebatadas a los Barones
romanos, con las que se formaron dos Ducados: el de Sermoneta, que
había pertenecido a los Gaetani, fué para su hijo legítimo Rodrigo,
habido en su matrimonio con el Duque de Bisceglia, y el de Nepi,
para el infante Juan, reconocido luego por el Papa como hijo suyo.
Preparábase Lucrecia en aquellos días a celebrar su tercer enlace con
Alfonso de Este, el primogénito del Duque de Ferrara, y a abandonar
para siempre la Ciudad Eterna. Era natural que tanto ella como el
Papa tratasen de ocultar el desliz que costó la vida a _Perote_, y
que la madre quisiera asegurar el porvenir de aquel hijo que, con el
legítimo, dejó confiado a Su Santidad cuando partió para Ferrara. Las
dos Bulas de legitimación no tuvieron quizá otro objeto que el de
dar al bastardo el apellido, las armas y los derechos de los Borjas,
de la manera que podía hacerlo el Papa, poniendo a salvo el honor de
la hija en el momento en que se enlazaba con una de las más ilustres
familias soberanas de Italia. Quiso primero atribuir la paternidad
a César, mas luego la reclamó para sí propio, siendo curioso que
ambas Bulas se encuentren hoy en el Archivo de Este y provengan de la
cancillería de Lucrecia, que, probablemente, las llevó consigo cuando
se fué a Ferrara.

Las negociaciones matrimoniales de Alejandro VI con la Corte de
Nápoles no tuvieron el resultado que el Papa y el Valentino deseaban.
El Rey D. Fadrique se negó resueltamente a dar la mano de su hija
Carlota al Cardenal, estando dispuesto, según escribió a Gonzalo de
Córdoba, a perder el reino y la vida antes de consentir en semejante
boda. Tampoco logró César vencer la repugnancia de Carlota de Aragón
cuando la vió en la Corte de Luis XII, donde se educaba y adonde fué
en su busca el Valentino, que de allí volvió a Italia, casado por
mano del Rey de Francia con Carlota d’Albret, hermana del de Navarra.
Pero si se frustró la boda de César con la aragonesa, no pudo D.
Fadrique oponerse a la de Lucrecia con el Duque de Bisceglia, hijo
natural de Alfonso II[79].

  [79] Desposeído de su reino Alfonso II por Carlos VIII, abdicó
  la corona en su único hijo, D. Fernando, que fué coronado en
  la Catedral de Nápoles, el 23 de Enero de 1495. A raíz de
  la ceremonia huyó D. Alfonso a Mesina, y en el Convenio del
  Monte Olivete, o en el de Marzana, según otros, tomó el hábito
  religioso y logró muerte santa y ejemplar en los últimos días de
  aquel año. Habíase antes dirigido al Rey Católico para pedirle
  una limosna _per che so vecchio e malato e povero_, y se excusaba
  de no haberle podido presentar sus respetos _per essere infermo
  di male francese_.

Anulado, el 20 de Diciembre de 1497, el matrimonio de Lucrecia con
Juan Sforza, y el 10 de Junio del año siguiente, por Breve del Papa,
la promesa de matrimonio de Lucrecia a D. Gaspar de Prócida, Conde de
Almenara, pudo Lucrecia, sin impedimentos legales y sin escrúpulos
de conciencia, contraer nuevas y justas nupcias con D. Alonso de
Aragón, firmándose en el Vaticano, el 20 de Junio, el contrato en
que intervino, representando al Rey de Nápoles, el Cardenal Ascanio
Sforza, autor del primero e infortunado enlace de Lucrecia.

En Roma entró, sin ceremonia alguna y casi furtivamente, D. Alonso,
el 15 de Julio, y el 21 se celebró y consumó secretamente el
matrimonio. La misa de las bodas tuvo lugar el domingo 5 de Agosto,
y la relación de los festines que con este motivo se celebraron en
el Vaticano escribióla D.ª Sancha, la hermana del novio, y la ha
publicado, acrecentada con noticias y aclaraciones, el Marqués de
Laurencín, Director de nuestra Academia de la Historia. Es esta
Relación una carta que dirigió la Princesa de Squillace a su tío,
el Rey D. Fadrique, a juzgar por el encabezamiento y texto de la
epístola, y «resulta una amena y detallada descripción de los
banquetes pantagruélicos que en el Vaticano se celebraron con tan
fausto motivo; una pintura exacta, un cuadro animado y fidelísimo de
las costumbres, de las malas costumbres de aquella corrompida Corte,
y nos muestra a los Cardenales y Prelados bailando con las damas
de Palacio, alanceando toros, haciendo una montería con disfraces
y otras cosas extrañas. Narra con primor hasta los más nimios y
singulares pormenores, como tal vez no lo hicieran un afamado modisto
parisino o un competente cronista de salones, los trajes, atavíos y
tocados de damas y galanes; enumera los espléndidos regalos de joyas
y orfebrería con que a la desposada obsequiaron su padre Alejandro
VI y la Corte cardenalicia, ofreciéndonos, en suma, esta epístola
narrativa, escrita con deliciosa ingenuidad y no afectado realismo
por testigo presencial de tanta monta, una página vibrante, llena
de luz y color, de tan espléndidas fiestas, útil y aprovechable para
la Historia, para la indumentaria y para el arte.» A ella remitimos
al curioso lector, que advertirá fácilmente que andaba entonces D.ª
Sancha en amorosos tratos con su cuñado el Cardenal, cuyos trajes
se complace en describir con tanta minuciosidad como los suyos[80].
Danzó César, a menudo, con ella _una baja y una alta_, sentóse en sus
faldas, obsequióla con motes sugestivos y convidóla a una corrida
de toros, a que asistieron diez mil personas, y en un palco D.ª
Sancha, el Príncipe su marido y sus doncellas. «Vestía el Cardenal
una camisa muy rica de canyutillo de oro y otras labores de seda,
sembrada toda ella, con unas mangas de nueva manera hechas, _la cual
yo se la di para aquel día_; encima de ella traía una marlota toda
blanca, con una espada labrada de oro de martillo, un bonete de
terciopelo carmesí, con unos torzales de oro, y un penacho blanco
y unos borceguíes azules de zumaque, labrados todos de hilo de oro
muy ricos. Salió a caballo en un caballo todo blanco, morisco, muy
hacedor, con un jaez esmaltado y unos cordones azules y de canutillo
de oro y piedras, y una lanza en la mano con una bandera labrada
de plata y de oro, muy gentil, _la cual yo le di para aquel día_.
Llevaba el Cardenal consigo doce caballeros, que eran: D. Juan de
Cervellón, D. Guillén Ramón de Borja, D. Ramón Castellar, Mosén
Alegre[81], el Prior de Santa Finna[82], D. Miguel de Corella, D.
Juan Castellar, mi mestresala, mi trinchante, el caballerizo del
señor Cardenal y mi caballerizo, todos muy buenos caballeros de la
jineta. Corrieron ocho toros desde las 19 horas hasta las 24; mató
el señor Cardenal, sólo de su mano, dos toros de aquesta manera: que
después de haber corrido mucho el primero, dióle una lanzada cerca
de la cabeza que le pasó la mitad de la lanza por el pescuezo con la
bandera, después de cansado un rato corriendo con los otros caballos;
ya descansado, fué para mudar de caballo, aunque había mudado otros
tres; él solo se agarró con otro toro muy bravo, y porque había
muerto el primero con la lanza, dejó aquélla y tomó otra de la misma
manera y corrió este toro por espacio de media hora; después arrojó
la lanza y puso la mano a la espada, y dióle una tan gran cuchillada
en el pescuezo, que le echó en tierra muerto luego sin más ferida; y
ansí fueron, en la tarde, todos los otros toros corridos y muertos
por su señoría.» Bueno es que conste, para los aficionados a la
fiesta nacional, cómo se corrían los toros a la española en Roma,
a fines del siglo XV, y cómo se acreditó de gran matador César
Borja. Cuando terminó la corrida, el Cardenal, y todos los del juego
vinieron a la posada de D.ª Sancha y allí cenaron y estuvieron seis
horas cantando y tomando otros placeres.

  [80] Uno de los trajes que lució D.ª Sancha era un hábito a la
  capellana, cerrado delante y de todas partes, que hacía poco le
  había enviado de España la Duquesa de Gandía, con una mantilla de
  terciopelo negro que se la había hecho hacer el señor Cardenal.

  [81] De todos los lidiadores aquí citados nos da el Marqués de
  Laurencín noticia exacta, excepto de este Mosén Alegre, a quien
  confunde con el Capitán francés Ives d’Allegre, el cual mandó las
  lanzas que puso Luis XII a las órdenes de César para la conquista
  de la Romaña y le debió su libertad Catalina Sforza, que después
  de haberse entregado en Forli a los franceses estuvo presa en
  el Castillo de Sant’Angelo. El Mosén Alegre aquí nombrado es un
  valenciano, justador singular, que por indicación del Papa trajo
  de Valencia el Duque de Gandía.

  [82] D. Pedro Luis de Borja, Prior de Santa Eufemia.

Las fiestas de la boda que describe D.ª Sancha no duraron, en rigor,
más que dos días. El domingo 5 de Agosto, después de la misa, pasaron
la mañana en casa de Lucrecia, donde comieron, y después fueron al
Vaticano. Aguardábalos el Papa en la Sala de los Pontífices, y allí
danzaron durante tres horas; vino luego la cena, y no cenó Sancha
porque servía la copa a Su Santidad, teniendo de sota-copero a D.
Ramón Guillén de Borja, pariente del Papa, y de paje del pañizuelo
a Mosén Alegre. A la cena siguió una montería, aparejada por el
Cardenal de Valencia, que, vestido de raso amarillo, representaba el
unicornio, y acabados los bailes de los momos, cambiaron de trajes
y se reanudaron las danzas _altas y bajas_, hasta que amaneció y
se sirvió su colación al Papa, y éste despidió al Duque y a D.ª
Lucrecia, que se fueron a su casa, y con ellos se fueron todos, con
muchos sones y ya salido el sol.

El lunes se gastó todo el día en dormir, y cuando despertaron el
martes era la misma hora a que se habían acostado el día anterior.
Ese día, el 7, fué el Cardenal quien convidó e hizo la fiesta en el
Belveder, casa y huerta de placer de Su Santidad, repitiéndose las
danzas, la cena y la colación con motes e invenciones que presentaba
el Cardenal, y cuando amaneció, mandó el Papa que fuese cada cual a
su posada. Y con esto acabaron las fiestas del señor D. Alonso y la
señora D.ª Lucrecia.

Todo presagiaba un matrimonio felicísimo. La mocedad de D. Alonso,
casi dos años menor que Lucrecia, su varonil hermosura, su apacible
carácter, la simpatía de la sangre, bastardos ambos, hijo él de
un Rey aragonés y ella de un Papa valenciano, hasta el afecto que
se tenían Lucrecia y Sancha, ahora doblemente cuñadas, hacían que
fuera el Duque de Bisceglia un marido a quien no es extraño cobrara
Lucrecia, desde luego, grandísima afición.

Poco después, y con fines también políticos, concertó Alejandro otras
dos bodas: las de sus sobrinas Jerónima y Angela, hermanas ambas
del Cardenal Juan de Borja, el menor; de Rodrigo, el Capitán de la
Guardia palatina y del Prior de Santa Eufemia, Pedro Luis, torero
como César, que fué también Cardenal, y a la muerte de su hermano,
el último Borja, Arzobispo de Valencia. Casó Jerónima, el 8 de
Septiembre de 1498, con Fabio Orsini, hijo de Pablo y sobrino de Juan
Bautista, el Cardenal, celebrándose el matrimonio con gran pompa,
en el Vaticano, en presencia del Papa e interviniendo como testigo
el Duque de Bisceglia, que tuvo la espada desnuda sobre la cabeza
de los jóvenes esposos mientras duró la ceremonia. D.ª Jerónima
acompañó a Lucrecia a Ferrara, y viuda de Fabio Orsini, contrajo,
en 1507, segundas nupcias en Nápoles, con Tiberio Caraffa, Duque
de Nocera, Conde de Soriano y de Terranova. Angela se desposó en el
Vaticano el 2 de Septiembre de 1500, en presencia de los Embajadores
de Francia, con Francisco de la Rovère, que contaba sólo ocho años,
hijo del Prefecto de Roma y sobrino del Cardenal Julián, con quien se
congració el Papa por medio de estos desposorios que no se llevaron
luego a cabo. Francisco de la Rovère casó con Leonor Gonzaga, la
hija de Isabel de Este, y fué Duque de Urbino, y Angela Borja, que
era dechado de hermosura y gracia, pasó a Ferrara con su parienta
la Duquesa y trajo aquella Corte a mal traer, siendo por el Ariosto
citada en la octava cuarta del último canto del _Orlando Furioso_.
Casó, el 6 de Diciembre de 1506, con Alejandro Pío de Saboya de los
Píos de Sassuolo[83], de los que desciende el actual Príncipe Pío
de Saboya, Marqués de Castel Rodrigo, y un hijo de ellos llamado
Gilberto se desposó con Isabel, hija natural del Cardenal Hipólito de
Este, el cuñado de Lucrecia, que estando enamoradísimo de Angela y
celoso de su hermano Julio, mandó sacarle los ojos por haberle a ella
oído decir que los tenía muy hermosos.

  [83] Según Béthencourt, casó previas capitulaciones de 27 de
  Marzo de 1506, en Valencia, con D. Luis Lanzol de Romani, segundo
  Barón de Gilet; pero figúrasenos que si las capitulaciones
  existieron, no se llevó a cabo la boda o que hay identidad de
  nombre y error de persona. Otra Angela de Borja, hija del Capitán
  de la Guardia palatina, D. Ramón Guillén de Borja-Lanzol de
  Romani, prima hermana de nuestra Angela, casó con D. Rodrigo de
  Corella, cuarto Conde de Cocentaina, que con su valor y sangre
  fría salvó la vida del Papa en un mal encuentro que tuvo con un
  león en los jardines del Vaticano.

El 17 de Agosto de aquel año, de 1498, César, cuyas notorias
deshonestidades aun para lego eran muy grandes, según solía decir el
Embajador de España, renunció, con autorización del Sacro Colegio, el
capelo cardenalicio para la salvación de su alma, y aquel mismo día
llegó a Roma Luis de Villeneuve, Embajador de Luis XII, que le traía
el nombramiento de Duque de Valence en Francia, por lo que siguieron
llamándole el Valentino, y le invitaba a ir a Chinon, donde a la
sazón residía la Corte. Largos y costosos fueron los preparativos
para el viaje, que hasta el 1.º de Octubre no pudo emprender el nuevo
Duque, revistiendo su partida de Roma la solemnidad y el fausto
de la de un Soberano. En este viaje tenía puestas el Papa grandes
esperanzas, más que para bien de la Iglesia y acrecentamiento de su
poder temporal, para el encumbramiento de su hijo César, que, según
decía en Breve dirigido a Luis XII el 28 de Septiembre, era lo que
tenía en el mundo de más caro. Por mediación del Rey de Francia
esperaba que obtendría César la mano de Carlota de Aragón, que en
aquella Corte se educaba; mas no fué posible vencer la resistencia
de la doncella, no menor que la del padre, que jamás quiso venir en
deudo que tan mal la estaba, ni ella en ser llamada _la Cardenala_, y
tuvo César que contentarse con otra Carlota, la francesa d’Albret, y
dióse el Papa también por satisfecho, porque los franceses ayudarían
al Valentino, como en efecto lo hicieron, a conquistar la Romaña,
para lo que empezó Alejandro por declarar desposeídos de sus feudos,
por no haber pagado a la Santa Sede el debido tributo, a los Señores
de Rimini, Pesaro, Imola, Forli, Urbino, Faenza y Camerino, y hasta
se pensó en Ferrara.

Aguardaba el Papa con impaciencia noticias de Francia para saber por
quién decidirse, si por el Rey Cristianísimo, que con la ayuda de
Venecia aspiraba a conquistar el Milanesado y Nápoles, o por el Rey
Católico, que temía se opusiera a ello y se declarase en favor de
los Sforzas y los Aragoneses. Los Embajadores de España le habían
amenazado con el Concilio y la Reforma, y como llegaran a decirle que
eran conocidos los medios de que se había valido para conseguir la
tiara, los interrumpió diciéndoles la había obtenido por los votos
del Cónclave y era Papa con mejor derecho que los Reyes de España,
que eran unos intrusos sin título ninguno jurídico y contra toda
conciencia. Uno de los Embajadores aludió a la muerte del Duque de
Gandía, calificándola de castigo de Dios, y el Papa repuso indignado:
«Más castigados han sido vuestros Reyes, que no tienen prole.»
Pero estos desahogos poco diplomáticos, si es que tales palabras se
dijeron, no tuvieron ninguna consecuencia. El Papa se tranquilizó por
completo cuando supo que el Rey Católico estaba de acuerdo con el
Cristianísimo para repartirse los Estados de su pariente, el último
Rey de la Casa de Aragón, en Nápoles.

Quien no se tranquilizó con las noticias que de Milán le daba su
hermano Ludovico _el Moro_, fué el Cardenal Ascanio Sforza, y
juzgando su situación harto precaria en Roma, abandonó la ciudad
secretamente en la noche del 13 al 14 de Julio de 1499 y se dirigió
a Nepi, propiedad de los Colonna, con ánimo de embarcar en una nave
napolitana que lo llevara a Génova, desde donde se trasladaría
a Milán. El 2 de Agosto partió también de Roma, y se refugió en
Genazzano, al amparo de los Colonna, el Duque de Bisceglia. Debieron
influir en el ánimo apocado y contristado de D. Alonso los consejos
del Cardenal Ascanio, su mejor amigo en Roma, que le recordaría
el caso del anterior marido de Lucrecia, que debió a la fuga el
salvar la vida amenazada por César. Furioso el Papa envió gente a
caballo, que no logró dar alcance al fugitivo. Lucrecia, que estaba
embarazada de seis meses, después de haber malparido el 18 de Febrero
a consecuencia de una caída en el jardín en que jugaba con una de sus
doncellas, que le cayó encima, no hacía más que llorar y lamentarse.
El marido le escribió que la aguardaba en Genazzano, y el Papa, en
cuyas manos cayó esta carta, hizo que ella le contestara exhortándolo
a regresar a Roma, y para distraerla la nombró el 8 de Agosto Regente
de Spoleto, ciudad hasta entonces gobernada por Legados pontificios,
los más de ellos Cardenales. Púsose Lucrecia en camino aquel mismo
día con un numeroso séquito, del que formaban parte su hermano
Jofre, Fabio Orsini, el marido de Jerónima Borja, y una compañía
de arqueros, y al cabo de seis días de viaje, ya en mula, ya en
litera, llegó a Spoleto. D. Alonso, para su desgracia y por lo muy
enamorado que estaba de su esposa, se decidió a reunirse con ella,
obedeciendo al Papa, que le ordenó fuese a Spoleto por Foligno y que
vinieran después ambos a Nepi, donde él se encontraba, y de cuyo
feudo, perteneciente a Ascanio Sforza, había investido a Lucrecia.
El 25 de Septiembre se trasladó Alejandro, con cuatro Cardenales, a
Nepi y allí recibió a la nueva señora, acompañada de su marido y de
su hermano Jofre. El 1.º de Octubre regresó el Papa al Vaticano y el
14 Lucrecia. El día de todos los Santos dió ésta a luz un hijo, que
fué con gran solemnidad bautizado en la Capilla Sixtina, poniéndole
por nombre el de su abuelo materno, lo que hizo decir al enviado de
Mantua, Juan Lucio Cattanei, «que se había encontrado el filón que no
pudo explotar el Señor de Pesaro». Poco después la Señora de Spoleto
y Nepi acrecentó sus Estados con el de Sermoneta, del que se vieron
los Gaetani despojados.

Había también regresado de Nápoles a Roma D.ª Sancha, levantado el
destierro de algunos meses que le impuso el Papa, y ausente César,
ocupado en guerrear en la Romaña contra Catalina Sforza y en rendir
las fortalezas de Imoli y Forli, disfrutábase, tanto en el Vaticano
como en el Palacio de Santa María in Pórtico, de un reposo siempre
amenazado por la ambición y los amores del siniestro y temido
Valentino. Si fueron para Lucrecia, según Gregorovius, los días más
felices de su vida los del idilio de Pesaro, con mayor razón pudiera
decirse que conoció la dicha en su segundo y breve matrimonio con
Alonso de Aragón. La varonil belleza del adolescente marido, el
ardor, no de perito capitán, sino de soldado bisoño, con que cumplía
sus deberes conyugales; su ingenuidad y mansedumbre, y la afición que
le cobró a Lucrecia, hicieron que ella correspondiese a este afecto
con no menor vehemencia, y que hallase en los nupciales y legítimos
goces igual satisfacción que la obtenida del pecaminoso ayuntamiento.
Pero las dichas humanas duran poco, y la de Lucrecia, en su segundo
matrimonio, había de tener pronto y terrible fin.

El 26 de Febrero de 1500 celebró César su entrada triunfal en Roma,
trayendo prisionera a Catalina Sforza, a quien el vencedor hizo
sufrir, según voz pública, los últimos ultrajes[84]. Recibiéronlo
solemnemente los Cardenales y los Embajadores, y el Papa, que
lloraba y reía de gozo, le confirió las insignias de Gonfaloniero
de la Iglesia y la rosa de oro. Habíase visto César obligado a
suspender las hostilidades en la Romaña, porque la reaparición de
Ludovico _el Moro_ en Lombardía, llevó allí las tropas francesas,
que al mando de Allegre servían a las órdenes del Valentino; pero la
batalla de Novara acabó con los Sforza. _El Moro_ cayó prisionero
y fué encerrado en la fortaleza de Loches, donde murió tras largo
cautiverio; su sobrino Francisco _il Duchetto_, el hijo de Isabel
de Aragón, desposeído por _el Moro_, pasó a la Corte de Francia y
se convirtió en el Abate de Noirmoutiers, muriendo tempranamente,
en una cacería, de una caída de caballo; y el Cardenal Ascanio, que
cayó en manos de los venecianos, los cuales lo entregaron a los
franceses, estuvo preso en Bourges y obtuvo su libertad por mediación
del Cardenal d’Amboise, con quien vino a Roma para la elección de Pío
III, y aquí murió de la peste a fines de Mayo de 1505, y yace en el
magnífico sepulcro que para él labró, en Santa María del Popolo, por
orden de Julio II, Andrea Sansovino. Llegaron las faustas noticias
de Milán a Roma, cuando la ciudad eterna, rebosante de peregrinos,
celebraba el jubileo.

  [84] Cuando lo supo Giangiacomo Trivulzio, dijo: _O bona Madonna,
  hora non te mancherà da..._

En la noche del 15 de Julio, al regresar del Vaticano el Duque
de Bisceglia, atacáronle, en la Plaza de San Pedro, unos seis
sicarios disfrazados de mendigos, que después de herirlo a puñaladas
quisieron arrastrarlo hacia el Tíber para hacer desaparecer las
trazas del delito; pero los gritos del Príncipe en el silencio de la
noche y las irritadas voces de los asesinos dieron el alarma a la
guardia palatina, que salió, aunque no a tiempo para detener a los
falsos mendigos, que se reunieron con unos cuantos jinetes que los
aguardaban en un apartado y oscuro rincón de la plaza, y a rienda
suelta se alejaron de Roma. Transportado el malherido Duque a su
palacio, pudo llegar hasta la estancia en que se hallaba Lucrecia, la
cual, al verle en aquel estado, cayó desmayada. Sanó, sin embargo, de
las graves heridas; mas temeroso de ser envenenado, no se dejó curar
sino por los médicos que le envió el Rey de Nápoles[85] ni probó
más alimento que el que Lucrecia y Sancha preparaban. Atribuyóse el
atentado a la misma mano criminal que había perpetrado el del Duque
de Gandía, que entonces se tenía por obra de César, y de ello estaba
convencido el propio D. Alonso, que había cobrado mortal odio y temor
a su cuñado[86].

  [85] El cirujano Micer Galieno y el doctor Antonazo Calabrei.

  [86] El Barón de Pastor achaca el atentado a los Orsini y tiene
  por inverosímil que César tuviese parte en el asesinato, pero
  no alega otra razón sino la de que los Orsini creían que Alonso
  trabajaba en su daño con los Colonnas, aliados del Rey de Nápoles.

Ello es que un mes después, el 18 de Agosto, estando ya convaleciente
el Duque de Bisceglia, se presentó en su cuarto Miguel Corella,
que lo estranguló por orden de César. Según refiere el Embajador
veneciano Paolo Capello, y esta es la versión del Vaticano para
justificar aquella muerte y disculpar a César, desde su ventana vió
Alonso a César que paseaba en el jardín del Belvedere. Cogió rápido
un arco y disparó una flecha contra el que era objeto de su odio. La
cólera de César no conoció límites, y su capitán de guardias hizo
pedazos al Duque. Aquella misma noche el cadáver del desdichado
Príncipe fué transportado a San Pedro, y amedrentado, al tener
noticia del nefando crimen, el Embajador de Nápoles se refugió en
casa de su colega de España.

Era natural que Lucrecia, mujer al fin y al cabo, siquiera no
dejaran las penas en su corazón apenas huella, sintiera la muerte
del gallardo mozo que fué durante dos años su marido y pereció
villanamente asesinado por la misma mano que ultimó al Duque de
Gandía. Era natural que derramara abundantes lágrimas y prorrumpiera
en amargas quejas; pero ni las lágrimas ni las quejas enternecieron
a Su Santidad, y para librarse de ellas, porque también molestaban a
César, por cuyos ojos veía el Papa todas las cosas, envió a Lucrecia
a Nepi.

El 30 de Agosto, con un séquito de seiscientos jinetes, salió
Lucrecia para la ciudad de que era Señora. Como era de temer, dado
que se hallaba encinta cuando ocurrió el asesinato de su marido,
malogróse la criatura. En el solitario castillo, reconstruído por
Alejandro VI, pudo la tierna viuda dar rienda suelta a su dolor,
tanto menos duradero cuanto más vehemente, y antes de dos meses
estaba de regreso en Roma dispuesta a gozar de la vida y a pasar
a terceras nupcias que la hicieran olvidar por completo, tanto al
asesinado Duque de Bisceglia, como al fugitivo Señor de Pesaro,
porque era, como César, _super omnia clara et jocunda e tutta festa_,
según decía el Obispo de Módena Juan Andrés Bocaccio.

Ya en vida de Alonso de Aragón, el Papa, siempre previsor, pensando
en quién pudiera ser el futuro marido de Lucrecia, pues el Reino
de Nápoles estaba llamado a desaparecer y no había esperanza
ninguna, por la oposición del Rey Fadrique al matrimonio de su hija
Carlota, de que recayera en César la corona, habíase fijado en
otro Alfonso, el de Este, Príncipe heredero de Ferrara, viudo sin
hijos, que contaba entonces unos veinticuatro años. A los catorce
se había casado con Ana Sforza, la bellísima y bonísima hermana
del Duque de Milán Juan Galeazzo[87], cuya madre, al enviudar en
1476, renovó la alianza con Ferrara y concertó la boda de su hija
Ana con el recién nacido Alfonso[88], hijo y heredero de Hércules.
Al año siguiente se firmó en Ferrara el contrato matrimonial, y
siete años después, cuando cumplía diez la novia, su futura suegra
la Duquesa Leonor le envió una muñeca con un equipo completo, obra
de los mejores artistas ferrareses. Habíase convenido que la boda
se celebraría en 1490, en que cumpliría los catorce Alfonso, y al
propio tiempo la de su hermana Beatriz con Ludovico _el Moro_; mas
tenía éste entonces por amiga a Cecilia Gallerani, dama milanesa
de noble alcurnia, singular belleza y gran cultura, retratada por
Leonardo de Vinci y cantada por todos los poetas cortesanos, la
cual hablaba y escribía el latín corrientemente, componía sonetos
italianos y discutía en latín con los teólogos y filósofos que
frecuentaban su casa. Había Ludovico tenido en ella un hijo a quien
hubiera deseado legitimar por subsiguiente matrimonio[89], por lo
que andaba aplazando la boda concertada con la Estense, hasta que,
al fin, teniendo en cuenta la razón de Estado, casó con Beatriz
en el castillo de Pavía, el 17 de Enero de 1491, que era martes,
porque, consultado el médico y astrólogo de la Corte, Ambrosio de
Rosate, declaró que el día de Marte era propicio para el matrimonio
de un señor que deseaba sobre todo tener sucesión masculina. Y el
lunes 23 se verificaron en la capilla del palacio ducal de Milán
los desposorios de Alfonso de Este con Ana Sforza, pronunciando la
oración nupcial el maestro de Ludovico, Filelfo, a pesar de ser lego
y casado. Un mes después recibieron la bendición con gran pompa en
la catedral de Ferrara. Fué el matrimonio felicísimo y muy sentida,
tanto en Ferrara como en Milán, la temprana muerte de Ana, al dar a
luz un hijo muerto, el 30 de Noviembre de 1497. Igual fin, muy común
entonces, había tenido el 2 de Enero de aquel año su cuñada Beatriz,
que vió amargados los últimos meses de su vida por los públicos
amores del Duque con Lucrecia Crivelli, una de sus damas[90].

  [87] Retrató a Ana Ambrosio de Predis, y cree Bertoni que es la
  tabla de la Ambrosiana, atribuída antes a Leonardo, y en la que
  unos han creído ver a Beatriz de Este; otros, a Blanca María
  Sforza, mujer del Emperador Maximiliano; otros, a Blanca Sforza
  de San Severino, y otros, a Cecilia Gallerani, la amiga del
  _Moro_.

  [88] Nació el 21 Julio 1476.

  [89] En 1476 había tenido _el Moro_, de Lucía Marliani, Condesa
  de Melzi, un hijo natural, que fué bautizado en Pavía y
  apadrinado por el Cardenal de Novara. Tuvo luego, de Bernardina
  de Corradis, en 1480, a Blanca, la mujer de Galeazzo de San
  Severino, y dos hijos de la Gallerani: el primero llamado
  León y el segundo César, que nació después del matrimonio con
  Beatriz. Enterada ésta de que su marido seguía frecuentando a
  la bella Cecilia, alojada en palacio, negóse a seguir viviendo
  con él maritalmente, y el Duque, que había cobrado afición a su
  mujercita, puso fin a sus relaciones con la Gallerani, casándola
  con uno de los gentiles-hombres de su Corte, el Conde Ludovico
  Bergamini, de Cremona, y regalándole uno de los más hermosos
  palacios de Milán. Y es curioso que un año después de la muerte
  de Beatriz, su hermana Isabel escribiera a la Gallerani para
  pedirle en préstamo el retrato que le había pintado Leonardo,
  para compararlo con unos de Giovanni Bellini, a lo que accedió la
  Condesa, advirtiendo que ya no se parecía porque había, con los
  años, engordado.

  [90] También retrató Leonardo a la Crivelli, y dícese que es _La
  Belle Ferronnière_ del Louvre. Cuatro meses después de la muerte
  de Beatriz dió a luz un hijo, Gianpaolo, de cuya educación se
  encargó el Duque, mas puso fin a sus relaciones con la madre.
  Gianpaolo peleó y murió defendiendo bravamente los derechos de su
  medio hermano Francisco, el hijo de Ludovico y Beatriz.

Eran los Este, reinantes en Ferrara como Duques feudatarios de la
Santa Sede, una de las Casas más ilustres y encopetadas de Italia.
Aunque en ella había, como en todas las demás, no pocos bastardos,
no lo era D. Alfonso, y a Alejandro halagaba que su hija entrase, y
no por mano de bastardo, en una familia muy principal y estuviese
llamada a reinar como consorte en un Estado cuya amistad era preciosa
para los ambiciosos planes de César, que no se contentaba con la
Romaña, de que era ya Duque, y tenía puestos sus ojos en Bolonia y en
Florencia.

Había venido a Roma Alfonso de Este muy mozo, en Noviembre de 1492,
enviado por su padre para felicitar a Alejandro VI por su elevación
al solio pontificio. El Papa, que era padrino de bautismo del joven
Príncipe, lo acogió con mucha amabilidad, alojándolo en el Vaticano;
de suerte que pudo ver a su sabor a la que había de ser nueve años
después su mujer y era entonces la prometida esposa de Juan Sforza,
linda chicuela de ojos claros y cabellos rubios, siempre alegre y
dispuesta a divertirse.

En Noviembre de 1500 hablábase ya en Roma de la boda de Lucrecia con
el heredero de Ferrara, y el 26 de aquel mes se lo participaba a la
Señoría el nuevo Embajador de Venecia, Marin Gorzi. Los primeros
pasos cerca del Duque de Ferrara los dió Alejandro por medio de un
modenés, Juan Bautista Ferrari, antiguo servidor de Hércules, a quien
el Papa hizo Datario y luego Cardenal. Al oír la proposición del Papa
quedó el Duque tan perplejo y disgustado como el Rey D. Fadrique
cuando le pidieron la mano de su hija Carlota para César. Tenía ya en
tratos la boda de su primogénito con una Princesa de la Casa Real de
Francia, Luisa, la viuda del Duque de Angulema, y la que le proponía
Alejandro heríale en su orgullo. Repugnaba también a Alfonso, y
tanto la Marquesa de Mantua como la Duquesa de Urbino se indignaron
al pensar en semejante alianza. Y no era la bastardía lo que les
escandalizaba, sino que fuera hija del Papa, habida cuando éste era
sacerdote, y la mala reputación de que, además, gozaba, sabiéndose en
Ferrara cuanto de ella se decía en Roma y era a todas las Cortes de
Italia transmitido por los despachos de los Embajadores y las cartas
de los agentes oficiosos. La respuesta de Hércules fué, pues, una
rotunda negativa.

Preveíala el Papa y no se dió por ofendido ni vencido. Encargó a su
mandatario que hiciera presente al Duque las ventajas que ofrecía
su propuesta y el daño que podría resultarle de rechazarla: por
una parte, la seguridad y el engrandecimiento de sus Estados; por
otra, la enemistad del Papa, la de César y acaso la de Francia.
Sabía Alejandro que la opinión de Luis XII había de ejercer decisivo
influjo en Ferrara, y aunque el Monarca francés se mostró en un
principio contrario al matrimonio de Lucrecia, porque deseaba
estrechar con Ferrara y estorbar el engrandecimiento del poder papal,
necesitaba, sin embargo, entonces, para su empresa de Nápoles, la
ayuda de Alejandro y el permiso al ejército para que pudiese pasar
desde la Toscana a Nápoles a través de los Estados de la Iglesia.
Contaba asimismo el Papa con el apoyo del Cardenal d’Amboise, grande
amigo de César, que le había llevado el capelo y le había prometido
la tiara, para cuando muriera Alejandro, contando con los votos de
los Cardenales españoles. Vino César a Roma en Junio de 1501, púsose
de acuerdo con los franceses, y juntando luego sus tropas a las que
mandaba el Mariscal Aubigny, entró a sangre y fuego en el Reino de
Nápoles, que, según lo convenido, había de repartirse entre Francia y
España, y desapareció, por obra del Rey Católico, la Casa de Aragón,
que César tanto odiaba, recibiendo su último Rey, D. Fadrique, que
pasó a Francia, el Ducado de Anjou. Su hijo el Duque de Calabria,
D. Fernando, fué llevado a España, adonde le acompañó su preceptor
Crisóstomo Colonna[91], y andando el tiempo, casó con la viuda del
Rey Católico, Germana de Foix, y a la muerte de ésta con D.ª Mencía
de Mendoza, segunda Marquesa de Zenete. Vivió y murió en Valencia,
y allí, como Virrey, tuvo Corte, que describe Luis Milán en su
libro _El Cortesano_, renovando en el alcázar del Real las cultas
y regocijadas fiestas del Rey D. Juan el _Amador de gentileza_. Al
morir dejó su cuantiosa fortuna al Monasterio, que fundó, de San
Miguel de los Reyes.

  [91] Vino a España engañado con la esperanza de casar con una
  Infanta de Castilla y siguió la Corte de los Reyes Católicos
  durante diez años, _más acariciado que favorecido_. Otros diez
  pasó encerrado en el Castillo de Játiba, por haber intentado
  escapar de su dorado cautiverio, y el Emperador Carlos V le dió,
  en premio de su conducta durante las germanías, la libertad
  con la mano de la Reina viuda D.ª Germana, y el Virreinato de
  Valencia, que aquélla había desempeñado dos veces, la primera en
  vida de su real consorte, y la segunda siendo ya esposa del Duque
  de Brandemburgo.

A la guerra de Nápoles debió Lucrecia el haber llegado a ser Duquesa
de Ferrara. La Corte de Francia, cediendo a los deseos del Papa,
empezó en Junio a hacer pesar su influencia en la de Ferrara,
aconsejando al Duque que diera su asentimiento al matrimonio con
ciertas condiciones, como la de que trajera la novia una dote de
200.000 ducados, se eximiera a Ferrara del pago del canon anual y
se concedieran algunos beneficios a miembros de la Casa de Este.
Amboise envió a Ferrara al Arzobispo de Narbona para que convenciera
al Duque, y el propio Rey le escribió con igual empeño, negándole
la mano de la Princesa francesa prometida a D. Alfonso. A estas
instancias uníanse las de los enviados del Papa y los agentes de
César, que no dejaban momento de reposo al Duque, por lo que éste
tuvo, al fin, que rendirse, y el 8 de Julio participó a Luis XII
que estaba dispuesto a darle gusto con tal de que pudiese llegar a
ponerse de acuerdo con el Papa respecto a las condiciones de la boda.

La negociación fué larga y laboriosa. Apremiaba el Papa al Duque,
pero éste, para concluir el trato, necesitaba, por una parte, vencer
la resistencia del hijo, tenazmente opuesto a la que reputaba
vergonzosa boda, y por otra, la de Alejandro al cumplimiento de todas
las condiciones que Hércules tenía por indispensables y previas para
poder firmar las capitulaciones matrimoniales. Habíale mandado a
decir el Rey Cristianísimo que si la cosa podía hacerse, tratara de
sacar el mayor partido posible, y que si no podía hacerse, él estaba
dispuesto a dar a D. Alfonso la mano que quisiera pedir en Francia.
Parecíale al Papa excesiva la dote de 200.000 ducados, muy superior a
la que llevó Blanca María Sforza al Emperador Maximiliano, y ofreció
dar la mitad al contado. Para la exención del canon que pagaba el
Duque por el feudo de Ferrara era preciso obtener el consentimiento
del Sacro Colegio, y el del Cardenal Julián de la Rovère para la
cesión de Cento y de Pieve, ciudades ambas, que exigía Hércules, del
Arzobispado de Bolonia, del que era titular aquel Cardenal. Pero si
grande era el deseo de Alejandro de ver a su hija establecida en
Ferrara, mayor era el de Lucrecia de que se realizara la boda, a
pesar de la repugnancia que sabía inspiraba a su futuro esposo y de
las condiciones, para ella tan humillantes, de que dependía el éxito
de la negociación. Fué Lucrecia quien, tomando en manos el asunto y
los intereses del Duque de Ferrara, que eran entonces los suyos,
acabó por conseguir del padre que aceptara las condiciones previas
exigidas por el Duque para el matrimonio, lo cual tuvo lugar por acta
legal estipulada en el Vaticano el 26 de Agosto de 1501, firmándose
el contrato de matrimonio el 1.º de Septiembre en Ferrara.

Mientras se seguían las negociaciones matrimoniales, César ayudaba
en Nápoles a los franceses a apoderarse de aquel Reino y el Papa
aprovechaba la ocasión para despojar de sus bienes en el Lacio a los
Barones Romanos, amigos de la Casa de Aragón, como los Colonna, los
Savelli, los Estouteville. El 27 de Julio, con infantes y caballos,
se trasladó el Papa a Sermoneta; pero antes de ponerse en camino
dejó a Lucrecia por lugarteniente suyo en el Vaticano, «confiándole
todo el palacio y los asuntos corrientes, con facultad de abrir las
cartas dirigidas a Su Santidad, y en los casos de mayor importancia
debía aconsejarse con el Cardenal de Lisboa», que era el portugués
Jorge da Costa. Y añade Burchard que habiendo llegado un caso en que
Lucrecia se dirigió a dicho Cardenal, exponiéndole el asunto y el
encargo que le había dado el Papa, le dijo el Cardenal que cuando el
Papa hacía alguna propuesta al Consistorio, el Vicecanciller u otro
Cardenal la firmaba en su nombre y tomaba nota de la opinión de los
votantes, y así también se necesitaba ahora que alguien suscribiese
lo que se hubiera dicho. A lo que replicó Lucrecia que ella sabía muy
bien escribir.—¿Y dónde tiene usted su pluma?—preguntó el Cardenal.
Comprendió Lucrecia el chiste y se sonrió, acabando de buena manera
la consulta.

Claro es que los negocios de que dejó el Papa encargada a Lucrecia
no se referían al gobierno de la Iglesia, que le correspondía
como Vicario de Cristo; pero no puede decirse, como Leonetti en
su apología de Alejandro VI, que es como si un cura al ausentarse
encargase a una cercanísima parienta que le cuidase la casa y
recibiese su correspondencia. Al Maestro de ceremonias de Su
Santidad no debió parecerle cosa tan trivial, sino antes bien
censurable, como asimismo el que Lucrecia y Sancha asistieran a una
función en San Pedro sentándose en el coro entre los Canónigos, a
título de hija y nuera del Papa, y es de suponer, dado el carácter
de ambas, que no dejarían de charlar alegremente. Gregorovius cree
que si Alejandro dispensó a Lucrecia tan señalada prueba de favor,
la mayor que podía darle, fué para hacer ver a la Corte de Ferrara,
durante la negociación matrimonial, el alto concepto que tenía de las
dotes políticas de su hija, que podía empuñar en caso necesario las
riendas del gobierno, siendo frecuente que los príncipes italianos,
cuando se veían obligados a ausentarse, confiasen a sus mujeres el
manejo de los negocios de Estado.

La fausta nueva de la firma de las capitulaciones nupciales en
Ferrara, se recibió en Roma con grandes muestras de júbilo. El
castillo de Sant’Angelo la saludó con salvas, iluminóse el Vaticano
y los partidarios de los Borjas recorrieron ruidosamente las calles
de la ciudad eterna, haciéndolas resonar con sus alegres voces. En
cuanto a Lucrecia no tuvo límites su gozo. El sentarse en el trono
de Ferrara, y reinar en una de las Cortes más antiguas e ilustres de
Italia, era la realización de un sueño que llegaba tras nueve años
de inquieta vida y de tremendos infortunios conyugales. Había visto
anulado su primer matrimonio por la declarada impotencia de un marido
de notoria virilidad, y el segundo disuelto por mano fratricida. Mal
fin tuvo también la amorosa aventura con _Perote_, y si incurrió en
algún otro desliz, pequeño o grande, pasó inadvertido y no hallamos
de él mención en los despachos y cartas que recogían cuidadosamente
cuantas noticias alimentaban la pública curiosidad. Y es que la
atroz calumnia del incesto, lanzada por Sforza y revestida de forma
literaria en los epigramas de Sannazzaro,[92] habíase de tal manera
esparcido en Roma, que las gentes acabaron por creerla cierta y no
les parecía posible que hubiese quien se atreviera a cortejar a la
hija del Papa y hermana de César, y si había algún mozo audaz al que
ayudaba en su empresa la fortuna, nadie se fijaba en tales amores
clandestinos, que eran pecados veniales oscurecidos y eclipsados
por el nefando que se suponía cometido por Lucrecia. No podía ella
ignorar, aunque no se sintiese culpable, que gozaba en Roma de mala
reputación y que ésta era la causa de la resistencia de Alfonso de
Este a aquella boda, para cuyo logro no había omitido Lucrecia ningún
esfuerzo. Quizás la moviera, no sólo el afán de llegar a la cumbre de
la humana grandeza con que soñaba, sino el deseo, dice un historiador
moderno, de apartarse para siempre de Roma y de olvidar un pasado
que no podía borrar mientras viviese en compañía y bajo la férula
del padre y del hermano. Pero tal deseo no responde al carácter de
Lucrecia, que harto moza y de suyo casquivana, acostumbrada a vivir
en un ambiente de notoria concupiscencia, no estaba todavía en sazón
para sentir el arrepentimiento, que es merced que suele otorgar Dios
en el otoño o en el invierno de la vida a las que en edad propicia
amaron mucho, sirviendo de disculpa a su flaqueza el natural encanto,
el excesivo temperamento, los pocos años y el poquísimo seso. Educóse
Lucrecia en casa de su parienta Adriana Milá y en compañía de Julia
Farnesio, y vivió luego en la intimidad de su cuñada Sancha. Ninguna
de ellas era ejemplo de virtud, y si acaso no se dió cuenta de las
relaciones de _la Bella_ con el Papa, no podían ocultársele las de
Sancha con César. Todo aquello debía parecerle, por la fuerza de
la costumbre, muy natural, y quien a los dos meses de asesinado su
marido sólo pensaba en divertirse y en disponerse a un nuevo enlace,
sin que el recuerdo del difunto le turbara el sueño, no podía sentir
remordimiento alguno ni arrepentirse de la vida pasada. No puede
creerse, dice Gregorovius, que permaneciera Lucrecia inmaculada en
medio de la corrupción romana y del círculo en que vivía, y hasta le
parece perdonable su amoroso y fecundo desliz tras la fuga de Sforza;
mas si Lucrecia hubiese cometido los nefandos actos que le achacaba
la voz pública, no hubiera podido ocultarlos bajo la máscara de una
sonriente gracia, porque sería preciso entonces reconocerle, en punto
a hipocresía, una fuerza que traspasa los límites de lo humano. Mas
peca en esto de ingenuo Gregorovius. No necesitaba Lucrecia mayor
hipocresía que la humana, común y corriente, con que cada cual oculta
instintivamente sus propios defectos. Y en cuanto a la gracia siempre
serena y jovial que tanto entusiasmó a los de Ferrara, era en ella
ingénita y nunca la abandonó, ni durante su inquieta vida romana, ni
en sus últimos años, cuando la muerte le arrebató a los suyos y acabó
el poder de los Borjas en Italia. En su corazón no hacía mella el
dolor, y la alegría del vivir, que se reflejaba en su sonrisa, era
tan grande que prevalecía sobre todas las contrariedades y amarguras
que afligen al común de los mortales.

  [92] Conocido es el epitafio:

      _Hic jacet in tumulo Lucretia nomine, sed re
      Thais, Alexandri filia, sponsa, nurus._


Firmadas las capitulaciones, no quiso, sin embargo, el Duque que
se celebrara por poder el matrimonio hasta que hubiera el Papa
cumplido todas las condiciones estipuladas. Envió a Roma a Saraceni
y Berlingeri para que discutieran el asunto con Su Santidad, y a
estas conferencias asistía Lucrecia, y con tanto calor apoyaba a los
agentes del Duque que, según ellos escribían, _parecía ya una óptima
ferraresa_. Al fin se obtuvo del Consistorio, el 17 de Septiembre,
la rebaja del canon de Ferrara de 400 ducados a 100 florines. Aquel
mismo día renunció Lucrecia el Ducado de Sermoneta en favor de su
hijo Rodrigo, Duque de Bisceglia, y el de Nepi en favor del infante
romano, Juan, a quien hizo después el Papa Duque de Camerino.

Mientras llegaba a Roma la embajada y comitiva que debía venir a
buscar a Lucrecia para conducirla a Ferrara, no paraban las fiestas
en el Vaticano. Allí había todas las noches música, y canto, y baile,
porque uno de los mayores placeres de Alejandro era ver bailar a
mujeres hermosas, y a estas fiestas, que duraban hasta las dos o
las tres de la mañana y a veces hasta el alba, solían ser invitados
los enviados ferrareses para que admiraran la belleza de Lucrecia y
la gracia con que bailaba, y para que vieran—decía el Papa—_que la
Duquesa no era coja_.

A la que no estuvieron ciertamente invitados, y de ella, si tuvieron
noticia, nada dijeron al Duque de Ferrara, fué a una bacanal con que
obsequió César a su padre y hermana el último domingo de Octubre[93]
y que el Maestro de ceremonias del Papa, Burchard, refiere en su
_Diario_; y también el Materazzo de Perugia como cosa de todos
conocida, no sólo en Roma, sino en Italia. Trátase del famoso
baile llamado de las Castañas, en que tomaron parte unas cincuenta
cortesanas, que, primero vestidas y luego enteramente desnudas,
bailaron con los servidores del Duque, y acabada la cena pusiéronse
los candelabros en el suelo, sobre el que se esparcieron gran
cantidad de castañas que las desnudas cortesanas, andando a gatas
entre las encendidas antorchas, debían ir recogiendo. El Papa, el
Valentino y Lucrecia presenciaban desde una tribuna el espectáculo,
y con sus aplausos animaban a las más diestras, que recibieron en
premio ligas bordadas, borceguíes de terciopelo y cofias de brocado y
encaje. Y después se pasó a otros placeres. Esto escribió Burchard,
y es la única vez en que, al hablar de Lucrecia, la deja harto mal
parada, por lo que Gregorovius, atribuyendo a la tradición popular la
escandalosa relación a que Burchard dió cabida en su _Diario_, cree
verosímil que en las habitaciones de César, en el Vaticano, tuviera
lugar la referida fiesta; pero no el que a ella asistiera Lucrecia,
ya legalmente esposa de Alfonso de Este y a punto de partir para
Ferrara.

  [93] El anónimo autor de la _Carta a Silvio Savelli_, dice que la
  fiesta tuvo lugar el día de Todos los Santos.

La designación de las personas, tanto ferrareses como romanas, que
habían de acompañar a Lucrecia de Roma a Ferrara, fué cuestión ardua
y discutida. La lista que mandó el Duque mereció la aprobación del
Papa, así como la de César, que conocía a algunas de las personas
escogidas. Más tardó el Papa en dar su lista y, según dijo, irían
pocas damas, porque las romanas eran muy hurañas y poco diestras
en cabalgar. Tenía Lucrecia unas siete doncellas que la seguirían
a Ferrara, así como D.ª Jerónima, la hermana del Cardenal Borja,
casada con un Orsini. De caballeros andaban escasos, porque salvo los
Orsini, estaban en su mayor parte fuera de Roma. Sobraban, en cambio,
curas y gente docta que no servían para el caso. De todos modos no
irían menos de cien personas. Y como los enviados expresaran su
sentimiento por no haberles concedido el Duque de Romaña la audiencia
que le habían pedido, mostróse Su Santidad muy disgustado y dijo que
el Duque acostumbraba hacer del día noche y de la noche día, y que
era muy otra la Duquesa (Lucrecia) que como mujer prudente era fácil
para las audiencias, e hizo de ella los mayores elogios por la gracia
con que había gobernado el Ducado de Spoleto.

Pero el séquito ferrarés de Lucrecia, tan impacientemente aguardado
en Roma, no se ponía en camino, a pesar de estar ya pronto.
Sospechaba el Papa que en el retraso pudiera influir alguna razón
política, y en efecto: el Emperador Maximiliano seguía insistiendo
cerca del Duque para que aplazase la boda a que se había mostrado
siempre opuesto. De más peso que esta opinión del Emperador era
para el Duque el deseo de tener en su poder las Bulas y los 100.000
escudos contantes de la dote, que debían satisfacer los Bancos de
Venecia, Bolonia y otras ciudades, amenazando, para el caso de que
no estuviesen entregados al llegar la comitiva a Roma, con que le
daría la orden de volverse a Ferrara. Enfurecióse el Papa cuando
se lo dijeron los agentes del Duque, y los colmó de improperios,
calificando de _mercader_ al propio Hércules, que de ello se dolió.

Al fin, el 9 de Diciembre salió de Ferrara, precedida de trece
trompetas y ocho pífanos, la lucida cabalgata de 500 jinetes que
capitaneaba el Cardenal Hipólito, y de la que formaban parte sus
hermanos D. Ferrante y D. Segismundo, los Obispos de Adria y
Comacchio, Nicolás María y Meliaduse de Este y un Hércules, sobrino
del Duque, además de otros muchos parientes y amigos ferrareses o
feudatarios de Ferrara, personas todas de rango. Trece días duró el
viaje, y desde el castillo de Monterosi, a unas quince millas de
Roma, al que llegaron harto maltrechos, empapados y embarrados por
efecto de las invernales lluvias y pésimos caminos, envió el Cardenal
un mensajero a pedir las órdenes del Papa, quien dispuso hicieran su
entrada por la puerta del Pueblo. Esta entrada de los ferrareses en
Roma fué el más espléndido espectáculo del Pontificado de Alejandro
VI. A las diez de la mañana del 23 de Diciembre llegaron al Ponte
Molle, donde los recibieron el Senador de Roma, el Gobernador y el
Barigello o jefe de la policía con unos dos mil hombres a pie y a
caballo. A medio tiro de ballesta de la puerta del Pueblo salió a
su encuentro la comitiva de César, 100 gentiles-hombres a caballo y
200 suizos a pie, armados de alabarda, con el uniforme pontificio de
terciopelo negro y paño amarillo y gorra empenachada, y tras ellos,
a caballo, el Duque de Romaña y el Embajador de Francia, vestidos
ambos a la francesa. Desmontaron todos los jinetes, abrazó César
al Cardenal Hipólito, y cabalgando a su lado dirigiéronse hacia la
puerta, donde los aguardaban diecinueve Cardenales, con un séquito
cada cual de 200 personas. Dos horas duró el recibimiento con un
diluvio de discursos de bienvenida y gracias, y ya atardecido, al
son de trompetas, pífanos y cuernos, encaminóse la cabalgata, por
el Corso y el campo de Fiori, al Vaticano. Aguardábalos Alejandro
rodeado de doce Cardenales, y después de haber cumplido con el Papa
los Príncipes de Ferrara, llevólos César a casa de Lucrecia, la cual
salió a recibirlos a la escalera, del brazo de un caballero anciano,
con traje de terciopelo negro y cadena de oro al cuello, y según
el ceremonial preestablecido, no besó a sus cuñados, saludándolos
con una inclinación de cabeza como era moda en Francia. Vestía una
_camora_ o traje blanco de brocado de oro, y una _sbernia_ o manto
forrado de zibelina; las mangas también blancas, de brocado de oro,
acuchilladas a la española; tocada con una cofia de gasa verde sujeta
con un listón de oro y orlada de perlas, y al cuello un collar de
gruesas perlas del que pendía un rubí. Se sirvieron refrescos,
repartió Lucrecia unos cuantos regalitos, obra de joyeros romanos,
y los Príncipes y su séquito se fueron muy contentos, habiéndoles
parecido Lucrecia muy gentil y graciosa, según escribía el Prete a la
Marquesa de Mantua[94].

  [94] Gregorovius, que salva las dificultades del italiano del
  siglo XVI traduciéndolo a su capricho, hace aquí decir al Prete
  que _al Cardenal Hipólito le brillaban los ojos_, cuando ni aun
  siquiera le nombra, y la frente de Lucrecia es la que brillaba.

Este Prete, que asistió a las fiestas de la boda en Roma y las
describió con no menor lujo de detalles respecto de los trajes de
Lucrecia que los que hallamos en la antes citada relación de D.ª
Sancha, era un familiar de Nicolás de Cagnolo, a quien encargó Isabel
de Este se fijase especialmente en la indumentaria, a la que atribuía
grandísima importancia la Marquesa. Superaron las fiestas en fausto a
las de las otras dos bodas de Lucrecia. Hubo cabalgatas triunfales,
y luchas de atletas, y carreras de caballos, y comedias, bailes y
banquetes, y además corridas de toros, que los italianos llamaban
_cacie al toro_; habiendo el Papa anticipado el Carnaval, para que
los romanos pudiesen entregarse libremente a toda clase de locuras, y
se echasen a la calle enmascaradas desde la mañana hasta la noche las
honestas y deshonestas meretrices que abundaban en Roma.

Las corridas de toros importáronlas los españoles en Italia desde
el siglo XIV, pero no se generalizaron hasta el siguiente, en que
los aragoneses las llevaron a Nápoles y los Borjas a Roma, placiendo
a César porque en ellas lucía su fuerza y su destreza. Una carta,
dirigida a Alfonso de Este por el ferrarés Adornino Feruffino,
protonotario apostólico, describe la corrida, que tuvo lugar el 2 de
Enero de 1502, en la que se lidiaron ocho toros y dos búfalos, que
dieron poco juego. Con el Duque salieron a la plaza ocho caballeros,
armados de rejones, y a uno de los toros se lo clavó el Duque en
medio de los cuernos y cayó al suelo muerto. Después de esta hazaña
dejó el caballo y volvió a pie, con doce compañeros, con unos rejones
de asta fuerte y hierro largo, y cuando el toro venía hacia ellos se
ponían muy juntos y lo herían de muerte. El mejor lance fué el de un
toro bravísimo, que embistió a los peones, derribó a dos con poco
daño y a otro lo enganchó y lo echó al aire, y cuando cayó en tierra
no se movió, y se dijo que estaba muerto. Tres caballos de gran
precio de los caballeros en plaza fueron destripados por los toros.

El Embajador de Ferrara, Juan Lucas Pozzi, para quien obtuvo Lucrecia
el Obispado de Reggio, escribía al Duque, el 23 de Diciembre de 1501,
que había ido a visitar a Lucrecia, después de la cena, y había
tenido con ella larga plática sobre varios asuntos y había podido
conocer que era muy prudente y discreta, afectuosa, de buena índole
y en extremo respetuosa para con el Duque y D. Alfonso, por lo que
creía que ambos quedarían satisfechos. Tenía mucha gracia para todo
con modestia, simpática y honesta. Era también católica: mostraba
temor de Dios e iba a confesarse al día siguiente para comulgar
el día de Navidad. Su belleza era suficiente, pero sus agradables
maneras, y su buena cara y gracia (_la buona ciera et gratia_) la
aumentaban y hacían parecer mayor, y en resumen, eran tales sus
cualidades, _que no se debía ni podía sospechar cosa siniestra_, sino
más bien presumir, creer y esperar de ella óptimas acciones.

Ya hemos dicho que lo que más gustaba a Alejandro eran los bailes,
porque en ellos se distinguía Lucrecia por su pericia y gracia, que
encantaban al Papa. El Prete describe una fiesta que tuvo lugar
en casa de Lucrecia, el domingo 26, día de San Esteban. Abrió el
baile un caballero valenciano con una doncella de la Duquesa, que
se llamaba Nicolasa. Bailó luego Lucrecia, muy lindamente, con
D. Ferrante. Con las doncellas de Lucrecia podían competir las
de Ferrara, a juicio del Prete. Había dos o tres graciosas. Una
valenciana, Catalina, bailó bien, y había otra, un ángel de bondad
(la Angela Borja), que el Prete, sin que ella lo supiera, escogió por
favorita.

El personal femenino que había de llevar a Ferrara la Duquesa era
objeto de especial predilección para el Prete, quien escribía que
irían con ella Jerónima Borja, la hermana del Cardenal, mujer de
Fabio Orsini, que se decía tenía el mal francés; Angela Borja, su
hermana, que creía sería la preferida de Isabel de Este, porque a él
también le placía; una Catalina, valenciana, que a unos gustaba y a
otros no; una perusina guapa; otra Catalina[95]; dos napolitanas,
Cintia y Catalina, que no eran bellas, pero sí agraciadas, y una
mora, que nunca vió persona más hermosa y galana y bien vestida, con
brazaletes de oro y perlas, creyéndola favorita de la Duquesa[96].

  [95] Debía ser Catalina _la Loca_, devotísima de Lucrecia, a
  quien llamaba familiarmente _Deda_, y la cual, cuando murió su
  ama, quiso ir a Mantua y allí estuvo con la Marquesa Isabel cinco
  años. Era además de mentecata, muy aficionada al vino y a lo
  ajeno.

  [96] Era una esclava mora y llamábase también Catalina.

El 30 de Diciembre celebróse en el Vaticano el matrimonio. Salió
Lucrecia de su Palacio, llevada de la mano por sus cuñados D.
Ferrante y D. Segismundo, y seguida de toda su Corte y de cincuenta
damas. Vestía de brocado de oro, a la francesa, con mangas abiertas
que llegaban hasta el suelo y manto carmesí, forrado de armiño, cuya
larga cola llevaban sus doncellas, y en la cabeza una cofia de seda
y oro y sujeto el pelo por una sencilla cinta negra. El collar era
de perlas y el colgante se componía de una esmeralda, un rubí y
una perla de gran tamaño. Aguardábala el Papa en la sala Paolina,
sentado en su trono y teniendo a su lado a su hijo César y a trece
Cardenales. Presentes estaban también los Embajadores de Francia,
España y Venecia, pero no el de Alemania. Empezó la ceremonia con la
lectura del poder del Duque de Ferrara, a la que siguió la plática de
rigor que pronunció el Obispo de Adria, el cual tuvo que abreviarla
por habérselo así ordenado el Papa. D. Ferrante, en representación de
su hermano D. Alfonso, dirigió a Lucrecia la pregunta de rúbrica, y
habiendo ella respondido afirmativamente, le puso al dedo el anillo
nupcial y se levantó acta en instrumento que redactó un notario. El
Cardenal Hipólito presentó entonces las joyas que regalaba el Duque,
por valor de 70.000 ducados, y de las cuales no se hizo mención en el
acta notarial, «para que en el caso de que faltara la Duquesa a sus
deberes para con D. Alfonso no se viese éste obligado más de lo que
quisiera respecto a las alhajas», según escribía el Duque a su hijo
Hipólito. La entrega hízola el Cardenal con mucha gracia: colocó ante
el Papa el cofrecito, lo abrió, y ayudado por el tesorero ferrarés,
Juan Ziliolo, fué presentando las joyas, de la manera más adecuada
para realzar su valor y hacerlas mejor apreciadas. El Papa las tomó
en sus manos y mostró a Lucrecia las cadenas, sortijas, pendientes,
las piedras preciosas y, sobre todo, un magnífico collar de perlas,
que había sido de Leonor de Aragón, siendo conocida la pasión que por
las perlas sentía Lucrecia.

Desde las ventanas del Vaticano presenciaron las carreras de caballos
y una justa, que tuvo lugar en la plaza de San Pedro, y de la que
resultaron cinco heridos, por servirse los combatientes de armas de
filo. Trasladáronse después a la Cámara del Papa y allí empezaron los
bailes, danzando Lucrecia con César por orden de Su Santidad, que se
regocijó mucho. Bailaron asimismo muy bien las doncellas de Lucrecia
por parejas, y al cabo de una hora empezaron las comedias, con una
de Plauto, que por lo larga no se terminó, y luego otra igualmente
en latín, muy bonita, pero cuyo significado no pudo alcanzar a
comprender el Prete.

A esta fiesta siguieron otras, trayendo cada día aparejada la suya.
Hubo una cabalgata, organizada por la ciudad de Roma, con trece
carros alegóricos: comedias, _Morescas_, bailes a la moda, en uno
de los cuales tomó parte César. El día de la corrida de toros se
representó la comedia del _Menechino_, de Plauto, la misma con que
había sido obsequiada Lucrecia cuando casó con Sforza.

El 5 de Enero cobraron los ferrareses el resto de la dote en dinero
contante y se entregaron a Lucrecia todas las Bulas pedidas por el
Duque de Ferrara, con lo que pudo ponerse en marcha al día siguiente
la comitiva, que quería Alejandro fuese la más fastuosa que se
hubiese jamás visto en Italia. Formaba de ella parte, como Legado
del Papa, el Cardenal Francisco de Borja, Arzobispo de Cosenza, hijo
natural de Calixto III y muy amigo de Lucrecia, a quien debía la
púrpura. Iban, además, tres Obispos, cuatro enviados de la ciudad de
Roma, dos representantes del patriciado romano, que fueron Francisco
Colonna, de Palestrina, y Julián, Conde de Anguillara, a los que se
juntaron Ranucio Farnesio y el Capitán de la guardia pontificia, D.
Guillén Ramón de Borja, sobrino del Papa, y ocho gentiles-hombres
de segundo orden. César envió una lucida escolta de doscientos
caballeros: españoles, franceses, romanos e italianos de otras
varias provincias, con música y bufones para entretener a la hermana
en el camino. La Corte oficial de Lucrecia se componía de ciento
ochenta personas, y entre sus damas llamaba la atención Angela Borja,
cuya belleza había sido ya cantada en Roma por el poeta Diómedes
Guidalotto, y mereció que la citara en su _Orlando Furioso_, Ludovico
Ariosto. Con ella iba su hermana Jerónima, Madonna Adriana, que había
servido de aya a Lucrecia; otra Adriana, mujer de Francisco Colonna,
y una Orsini, que no podía ser su nuera Julia _la Bella_, pero que
quizá fuera la hija de esta Laura, que contaba entonces unos diez
años y era ya prometida esposa de Federico Farnesio.

No cesaba Alejandro de alabar, en sus conversaciones con los enviados
ferrareses, la castidad y pudicicia de su hija, que deseaba no la
rodeara su suegro sino de damas y caballeros que fuesen gente de
bien, y ellos escribían a Ferrara que Lucrecia les había dicho que
por sus acciones jamás habría de sonrojarse Su Santidad, lo cual
tenían por cierto, pues cada día tenían mejor opinión de su bondad,
honestidad y discreción, viviéndose en su casa, no sólo cristiana,
sino religiosamente. Y el Cardenal Ferrari, al recomendar a Lucrecia,
por sus méritos y virtudes, creía oportuno avisar al Duque de Ferrara
que cuanto por ella hiciera lo apreciaría el Papa como si por él lo
hiciese.

El 6 de Enero despidióse Lucrecia de sus padres (porque es de suponer
que lo hiciera a solas de Vannozza, que no asistió visiblemente a
fiesta ninguna de la boda) y de su hijo Rodrigo, a quienes jamás
había de volver a ver, y a las tres de la tarde se puso en camino,
montada en una mula blanca, con riquísima gualdrapa y arreos de
plata y vestida con un precioso traje de viaje que daba gusto verla,
cabalgando entre los Príncipes de Ferrara y el Cardenal de Cosenza y
con un séquito de más de mil personas. Hasta la Plaza del Pueblo la
acompañaron todos los Cardenales, los Embajadores y los Magistrados
de Roma, y un buen trecho fuera de la ciudad, César y el Cardenal
Hipólito, que regresaron luego al Vaticano. Alejandro, después de
despedirse, en la sala del Papagayo, de su hija, con la que estuvo
solo largo rato, fué a verla pasar de cuantas partes pudo, y con
los ojos y el corazón la siguió, ansioso, hasta que, desapareciendo
a lo lejos, envuelta en polvo, la lucida cabalgata, perdió de
vista, y para siempre, a la hija predilecta que había querido _de
un modo superlativo_, según escribía una vez a su Rey un Embajador
napolitano.



  VI

  Viaje de Lucrecia de Roma a Ferrara.—La entrada y fiestas
  de la boda.—Asisten a ellas Isabel de Este e Isabel
  Gonzaga.—Rivalidad de la primera con Lucrecia.—Despedida de la
  servidumbre española.—Queda en Ferrara Angela Borja y es causa
  involuntaria de la tragedia de la Casa de Este.—Los alfileres de
  Lucrecia.—Su primer desgraciado alumbramiento pone en peligro su
  vida.—Visítala su hermano César.—Conquista éste la Romaña y se
  apodera de Urbino y Camerino.—La rebelión de sus capitanes.—El
  _bellísimo engaño_ de Sinigaglia.—Muerte de Alejandro VI.—Suerte
  que corrieron el hijo de Lucrecia, Rodrigo de Aragón, y el
  infante romano Juan de Borja.—La del Valentino en España.—Su
  muerte en Viana.—Partos y duelos de Lucrecia.


En el viaje de Roma a Ferrara, que se hace hoy sin gran fatiga y en
pocas horas, tardó Lucrecia veintisiete días, siguiendo el itinerario
que el Papa había trazado y prescrito, y aunque las etapas fueron
muchas y breves las jornadas, no dejó de ser en extremo cansado para
ella y las damas que la acompañaban, poco aficionadas a cabalgar,
siquiera fuese en mula. El 13 de Enero llegaron a Foligno tan molidas
que resolvieron descansar allí todo el día, con lo que no era posible
estar antes del martes 18 en Urbino, donde pasarían el 19, y saldrían
el 20 para Pesaro, según escribían desde Foligno al Duque Hércules
sus Embajadores. Y añadían que, como la Duquesa querría ciertamente
tomarse algún otro día de descanso en el camino, para no llegar
estropeada y descompuesta, no estarían en Ferrara antes del último
día del mes o en los primeros del siguiente.

En todos los pueblos en que era Lucrecia conocida por su gobierno
de Spoleto, fué muy agasajada, y a Foligno salieron a recibirla
los Baglioni, que la convidaron a ir a Perugia, pero la Duquesa
había resuelto ir embarcada de Bolonia a Ferrara para evitar las
molestias de la vía terrestre. De Foligno se siguió el viaje por
Nocera y Gualdo a Gubbio, una de las más notables ciudades del
Ducado de Urbino, y desde allí regresó a Roma el Cardenal Borja. A
dos millas de la ciudad salió al encuentro de Lucrecia la Duquesa
Isabel, hermana del Marqués de Mantua, que la acompañó hasta Ferrara,
según lo había prometido, compartiendo con ella la litera que con
este objeto había mandado hacer Alejandro. En Urbino la recibió el
Duque Guidobaldo con su Corte, y Lucrecia se alojó con los Príncipes
de Este en el magnífico palacio de Federico, que los Duques, por
cortesía, les cedieron. Conocían a Lucrecia de Roma, donde el Duque
había servido como condotiero al Papa en la campaña contra los Orsini
a que puso fin la batalla de Soriano, y de Pesaro, durante el idilio
con Juan Sforza, y aunque no habían visto con gusto el matrimonio
con Alfonso de Este, agasajáronla, fiando a su amistad el porvenir
de Urbino, sin sospechar que a los pocos meses habían de verse
despojados por César de sus Estados y obligados a buscar refugio
primero en Mantua y luego en Venecia.

De Urbino pasaron a Pesaro, donde fué Lucrecia recibida con grandes
demostraciones de júbilo y respeto, como en todas las ciudades
conquistadas por César, que constituían el Ducado de Romaña. Alojóse
en el palacio y permitió a las damas de su séquito que bailasen
aquella noche con las de Pesaro, entre las que figuraba Juana López,
a quien ella casó con el médico Juan Francisco Ardizzi; pero no
asistió a la fiesta ni salió de su cuarto en todo el día, bien porque
lo dedicase a lavarse el pelo, bien porque no quisiera dejarse ver
de sus antiguos vasallos. Se detuvo luego en Rimini, Cesena, Forli,
Faenza e Imola, donde también dedicó otro día a lavarse la cabeza,
que ya empezaba a dolerle porque hacía ocho días que no había podido
hacerlo. El 28 de Enero tomó la cabalgata el camino de Bolonia. El
tirano Juan Bentivoglio, que debía al Rey de Francia el haber salvado
sus Estados de la rapacidad de César, y su mujer, Ginebra Sforza, tía
de Juan, el Señor de Pesaro, cuidaron de que no se traslucieran los
sentimientos que les inspiraban los odiados Borjas y no omitieron
esfuerzo ni gasto para festejar suntuosamente a Lucrecia en Bolonia.
El 31 de Enero embarcó en el canal que unía a Bolonia con el Po,
y aquella misma tarde llegó Lucrecia al castillo de Bentivoglio,
a veinte millas de Ferrara, apareciéndosele disfrazado Alfonso de
Este, su marido, con el que no había cruzado palabra alguna desde la
firma del contrato nupcial el 1.º de Septiembre. Conmovióse Lucrecia
al verle, mas pronto se repuso y lo acogió con devoción y gracia, a
que él correspondió con mucha galantería, según escribió Bernardino
Zambotto, volviéndose al cabo de dos horas a Ferrara. Debió el rudo
Alfonso sentir todo el encanto seductor de Lucrecia durante la
larga plática, de la que ella quedó muy satisfecha, y se apresuró a
hacérselo saber al Papa, a quien escribía diariamente, habiendo sido
aún mayor, si cabe, la satisfacción de Su Santidad, que abrigaba el
temor de que no fuera su hija bien acogida por su tercer marido y su
nueva familia ferraresa.

El 1.º de Febrero encontró en Malalbergo a Isabel de Este, llamada
por su padre el Duque para hacer con él los honores en Ferrara, y
aunque ella de mejor gana se hubiera quedado con el marido en Mantua,
saludó y abrazó con _furia gozosa_ a su cuñada, según escribía
al Marqués, y la acompañó a bordo hasta Torre della Fossa, donde
el canal desemboca en uno de los brazos del Po. Allí la esperaba
el Duque con D. Alfonso y la Corte. Saltó Lucrecia a tierra y la
besó su suegro, después de haberle ella besado la mano, y subieron
todos a un bucentauro o barca lujosamente aparejada, en la que
fueron presentados a la Duquesa los Embajadores y muchos caballeros
ferrareses, a quienes dió la mano, desembarcando en Borgo de San
Lucas. Alojóse en el palacio de Alberto de Este, hermano bastardo de
Hércules, donde la aguardaba la hija natural del Duque, Lucrecia,
mujer de Aníbal Bentivoglio. Habían acudido a Ferrara todos los
grandes vasallos del Estado, mas no compareció ningún Príncipe
reinante. Los Señores de Mantua y de Urbino estuvieron representados
por sus respectivas mujeres, Isabel de Este e Isabel Gonzaga. A los
Bentivoglio los representó Aníbal, el yerno del Duque. Roma, Venecia,
Florencia, Luca, Siena y el Rey de Francia, enviaron Embajadores.
César quedó en Roma, y su mujer, Carlota d’Albret, que debía venir a
pasar un mes en Ferrara, no se movió de Francia.

La entrada de Lucrecia en Ferrara tuvo lugar el 2 de Febrero y
debió ser, según la descripción que de ella hicieron los que la
presenciaron, un hermosísimo espectáculo. A las dos de la tarde
fué a buscarla el Duque con los Embajadores y la Corte al Palacio
Alberto, de donde partió la procesión. Abrían la marcha cuarenta y
cinco ballesteros a caballo, con el uniforme blanco y rojo de la
Casa de Este; seguíanles ochenta trompetas y muchos pífanos, y luego
los nobles de Ferrara y las Cortes de la Marquesa de Mantua y la
Duquesa de Urbino, y a caballo, rodeado de ocho pajes y vestido a
la francesa, de rojo terciopelo, D. Alfonso con su hermano Fernando
y su cuñado Aníbal Bentivoglio. Tras D. Alfonso venía la cabalgata
de Lucrecia, los caballeros españoles, los cinco Obispos, los
Embajadores, los cuatro Diputados de Roma, seis tambores y los dos
bufones favoritos. La esposa, radiante de belleza y de felicidad, en
un blanco corcel, con la dorada cabellera suelta sobre el manto de
brocado de oro forrado de armiño, y al cuello el magnífico collar de
perlas y rubíes de la Duquesa D.ª Leonor de Aragón, que le envidiaba
Isabel de Este, cabalgaba sola bajo palio, cuyas varas llevaban ocho
doctores de Ferrara. Fuera del palio, y a su izquierda, por expresa
invitación de Lucrecia, iba a caballo el Embajador de Francia, Felipe
Rocaberti, como protector de Ferrara y de los Borjas. Y detrás de
Lucrecia, asimismo a caballo y vestidos ambos de terciopelo negro,
iban el Duque de Ferrara y la Duquesa de Urbino, con un séquito de
parientes de la Casa de Este y las damas que acompañaban a Lucrecia,
de las que sólo tres Orsini iban a caballo: Jerónima Borja, otra
Orsini y Madonna Adriana, _viuda y noble dama pariente del Papa_.
Venían, por último, cuatro carrozas con una docena de doncellas
ferraresas destinadas a la Corte de la joven Duquesa, que fueron
escogidas entre las de mejor presencia; dos mulas y dos caballos
blancos de respeto, con lujosos arneses, y ochenta y seis mulas
cargadas de efectos pertenecientes a Lucrecia. Al llegar ésta a la
puerta de Castel Tedaldo, con el estruendo de las salvas y de los
fuegos artificiales, se espantó y empinó el caballo que montaba, y
antes de que pudieran sujetarla dió en tierra con la gentil amazona,
en cuya ayuda acudió inmediatamente el Duque, y sin más daño que el
susto montó en una de las blancas mulas y continuó la marcha de la
lucida cabalgata, que al anochecer llegó al Palacio Ducal, llamado
del Cortile, o sea del patio, al pie de cuya escalera de mármol se
apeó Lucrecia.

Aguardaban allí la Marquesa de Mantua con un escogido ramillete de
bastardas Estenses para saludar a la Borja; Lucrecia, la hija del
Duque, casada con Aníbal Bentivoglio, y las tres hijas naturales de
Segismundo de Este; Lucrecia, Condesa de Carrara; Diana, Condesa
Uguzoni, y Blanca Sanseverino. En Palacio tuvo que oír pacientemente
los encomiásticos epitalamios de los poetas cortesanos Ludovico
Ariosto, Celio Calcagnini y Nicolás María Panizzato, y sobre todo el
discurso latino de rigor, lleno de alusiones mitológicas y recuerdos
clásicos del grave y solemne Pellegrino Prisciano.

Al fin dejaron solos a los esposos y aun les perdonamos la _serenata_
y la _maitinata_ entonces en uso. Recordaba Alfonso de Este las de
su boda con Ana Sforza, que en estos términos describían Ermes María
Visconti y Juan Francisco de Sanseverino en carta al Duque de Milán,
de 14 de Febrero de 1491: «Puestos en la cama el esposo y la esposa,
los acompañamos todos, y del lado de D. Alfonso estaba el Marqués
de Mantua con otros muchos, buscándole las cosquillas, y él se
defendía con un cacho de bastón que tenía en la mano, y ella estaba
de muy buen humor; pero a ambos les parecía raro verse rodeados de
tanta gente extraña, que cada cual les decía alguna cosa de las
que suelen decirse en tales casos. Nos marchamos, y a la mañana
siguiente volvimos para ver cómo se habían portado y supimos que
ambos habían dormido muy bien, como nos lo figurábamos.» Preparábase
Isabel con sus hermanos y hermanas _di fare la maitinata a li sposi
secretamente peró et cum pochi_, según escribía al marido; mas
renunciaron a ello, y el 3 de Febrero le decía al Marqués: «esta
noche el señor D. Alfonso ha dormido con D.ª Lucrecia, su mujer, sin
ninguna ceremonia previa, y según he oído ha caminado tres millas,
aunque todavía no he hablado con ninguno de ellos. No les hemos hecho
la _maitinata_ como escribí estaba dispuesto, porque a decir verdad
son éstas _nozze fredde_»[97].

  [97] Catalano en su _Lucrezia Borgia, Duchessa di Ferrara_, cita
  este documento como autógrafo de la Marquesa de Mantua; pero
  Luzio, en _Isabella d’Este e i Borgia_, lo atribuye al Canciller
  de la Marquesa.

Bien fuera por la aversión que tenía a su cuñada, bien porque las
fiestas pecaran realmente de largas y pesadas, ello es que la
Marquesa de Mantua y los que la rodeaban y adulaban no se cansaban
de decir que eran unas bodas frías. Seis días, hasta que terminó el
Carnaval, duraron las fiestas con que el Duque celebró el segundo
matrimonio de su primogénito, y que consistieron principalmente en
banquetes, bailes y comedias, a las que era Hércules en extremo
aficionado, ufanándose de ser uno de los fundadores del teatro
italiano del Renacimiento. Hacía ya algunos años que había hecho
representar en Ferrara, traducidas al italiano por varios autores,
las comedias de Plauto y de Terencio. En 1486 se habían representado
_los Menechmes_, la comedia predilecta de Plauto, que fué puesta de
nuevo en escena en Febrero de 1491 para la boda de Alfonso de Este
con Ana Sforza. Tenían lugar estas funciones en el salón del Palacio
del Podestá, llamado hoy Palazzo della Ragione, que contenía más de
tres mil personas, distribuídas en trece filas de sillas, y del 3 al
8 de Febrero se representaron todas las noches, salvo en una que hubo
de reposo, cinco comedias de Plauto, acompañadas de _morescas_, que
eran primitivamente danzas pírricas, y fueron luego peleas de moros y
cristianos, de donde les vino el nombre de morescas, tomando en ellas
parte los principales personajes de la Corte, como César Borja en
Roma, y Alfonso y Julio de Este en Ferrara.

Entre la batalla del marido y el cansancio del viaje durmió mal
Lucrecia la noche de su entrada en Ferrara, según escribió al
Marqués Gonzaga la Marquesa Cotrone, por lo que no se levantó hasta
el mediodía, y después de una frugal colación se presentó vestida
ricamente, a la francesa, y acompañada de los Embajadores. Todo el
día se pasó bailando, y por la noche se representó el _Epidicus_, o
el Pendenciero, con cinco bellísimas morescas. Tampoco se levantó
más temprano Lucrecia al día siguiente, en que se bailó igualmente
hasta las seis, y se representó por la noche _Bacchides_, que duró
cinco horas y pareció a Isabel demasiado larga y fastidiosa. Por ser
viernes, la mayor parte de las damas asistieron a la comedia vestidas
de negro. El sábado 5 no se dejó ver Lucrecia en todo el día, que
dedicó a lavarse la cabeza y a escribir cartas, y los huéspedes se
contentaron con callejear por la ciudad, no habiéndose celebrado
fiesta alguna. Aquel día el Embajador francés repartió los regalos
que enviaba su Rey, siendo el de D. Alfonso una imagen de María
Magdalena, a quien, según hizo notar, se asemejaba en gracia y virtud
la esposa que había escogido. A la bellísima Angela Borja tocóle
un collar de oro de gran precio. Por la noche invitólo a cenar la
Marquesa de Mantua, que lo hizo sentar entre ella y la Duquesa de
Urbino, y por complacerle cantó, acompañándose con el laúd, varias
canciones y se lo llevó después a su Cámara, donde, en presencia de
dos de sus doncellas, tuvo con él un coloquio secreto, y quitándose,
por último, los guantes se los regaló _amorosamente y con amorosas
palabras_, y el Embajador los aceptó con afectuosa reverencia. El
domingo 6 oyó Lucrecia misa en la Catedral, donde un Camarero del
Papa entregó a D. Alfonso una espada y una gorra, benditas por Su
Santidad. Después del mediodía, los Príncipes y Princesas fueron a
buscar a Lucrecia para conducirla a la sala del festín, y ella bailó
con una de sus doncellas, unas bajas francesas, muy galanamente,
según escribía la Marquesa de Mantua, y por la noche fueron al
aburridísimo espectáculo de la comedia _Miles gloriosus_, el Soldado
fanfarrón, la cual, aunque ingeniosa, no gustó por larga y por el
estrépito de la gente. La _Asinaria_, o el Padre indulgente, que
se representó el lunes 7, fué verdaderamente bella y deleitable,
a juicio de la Marquesa, tanto por no haber sido demasiado larga,
cuanto por haber estado mejor recitada y con menor estrépito. Por
último, el martes se puso en escena la _Casina_, o la Ramera, que,
como lasciva y deshonesta, nada dejó que desear. En el tercer acto
hubo música de seis violas, una de las cuales tocó D. Alfonso.

Acabó el Carnaval y acabaron las fiestas de la boda y empezó el
desfile de los convidados. Volvieron a sus palacios de Mantua y
Urbino, tras una breve excursión a Venecia, las dos Isabeles, y la
de Este, al decir de los muchos que en su loor cultivaban la lisonja
cortesana, fué, de las tres Princesas que se juntaron en Ferrara,
la que hubiese obtenido la manzana que el pastor troyano adjudicó
en el monte Ida a la más hermosa de las diosas. Pero, a pesar del
incienso que en las aras de Isabel quemaron sus admiradores, y que
aun trasmina de los libros de su moderno y gran turiferario Alejandro
Luzio; a pesar de los elogios que la Marquesa de Cotrone y los demás
corresponsales del Marqués de Mantua la tributaron en sus cartas,
celebrando su gran belleza, su suprema distinción y elegancia, su
extraordinario entendimiento y exquisito tacto y la delicadeza y
dulzura de su canto, no debió quedar enteramente satisfecha la
Marquesa, que aspiraba, acaso con razón, a la primacía entre las
mujeres italianas de su tiempo, y padecía, como suele acontecer a
las personas que sienten tales ansias, por efecto de un exceso de
protagonismo. No la superaba Lucrecia en hermosura, pero era más
joven, competía con ella en la riqueza y gusto del vestir, adornábase
con más valiosas joyas, y, sobre todo, en el bailar era maestra, no
reconociendo rival en ninguna clase de danzas, porque con igual
gracia y soltura bailaba las francesas, las españolas y las romanas,
como no pudo menos de reconocerlo y declararlo en una de sus cartas
la propia Isabel. Sentía ésta por Lucrecia, aun antes de conocerla,
la aversión que inspira a la mujer honrada la que tiene fama de no
serlo, aversión, a veces, acrecida por la envidia, que recuerda
a las hijas de Eva la fruta prohibida, causa del pecado original
y de otros muchos que por culpa de aquél viene desde entonces la
Humanidad gozando y padeciendo. El difícil parentesco, la natural
rivalidad femenina y aun quizás el presentimiento de que los encantos
de Lucrecia le robarían algún día el afecto del marido, hicieron
que las relaciones entre las dos cuñadas fuesen tan frías como las
bodas, mientras duraron las fiestas. La Marquesa llegó a Mantua el
lunes 14 de Febrero, y cuatro días después escribió a Lucrecia una
carta en términos de extrema cortesía, a la que contestó de igual
manera Lucrecia el 22 de Febrero, empezando así una correspondencia
que duró diecisiete años, y que no prueba, sin embargo, como
pretende Gregorovius, que la Marquesa, en un principio hostil, se
convirtiera más tarde en sincera amiga de su cuñada. Las 339 cartas
de Lucrecia, que se conservan en el Archivo Gonzaga, son todas
pálidas e insignificantes: tratan de regalos, gracias, pésames,
recomendaciones, escritas siempre en el estilo cancilleresco de la
época, sin que haya una sola en que aparezca la supuesta amistad.

Llamó la atención, y es digna de notarse, la despedida de los
Embajadores de Venecia, Nicolás Dolfini y Andrés Foscolo, que
asistieron a las fiestas vestidos a costa de la Señoría con lujosos
mantos de terciopelo carmesí, forrados de armiño. Habíanlos estrenado
en Venecia, en la sala del Gran Consejo y en la Plaza de San Marcos,
para satisfacer la legítima curiosidad de sus conciudadanos, y tenían
encargo de ofrecérselos a Lucrecia, cuando terminaran su misión,
como regalo de la Serenísima República. Al despedirse de la Duquesa
pronunciaron largos y sendos discursos, uno en latín y otro en
italiano, y se retiraron luego a la antecámara para quitarse los
trajes de la boda, volviendo al salón para hacer de ellos entrega a
Lucrecia, según se les tenía ordenado.

Las que no se marchaban, a pesar de las ganas que tenía Hércules de
quitárselas de encima, eran madonna Adriana, Jerónima Borja y la otra
Orsini, que tenían encargo de Alejandro de esperar en Ferrara a la
Duquesa de Romaña, Carlota d’Albret, la cual siguió en Francia, sin
hacer caso de las instancias del Nuncio, y sólo vino a Ferrara, el
6 de Febrero, el Cardenal d’Albret, de paso para Roma. Quejábase el
Duque a su Embajador en Roma del grande e insoportable gasto que le
causaba la presencia de estas damas y la del gran número de hombres y
mujeres que esperaban su partida, y que ascendían a unas 450 personas
y 350 caballos. Los víveres se habían consumido, la Duquesa de Romaña
no vendría para la Pascua y él no podía seguir soportando el gasto,
porque le habían costado más de 25.000 ducados las fiestas de la
boda. A los gentiles-hombres del Duque de Romaña los había despedido,
después de doce días de estancia, por impertinentes, y porque su
presencia no beneficiaba a Su Santidad ni al Duque. Mas si no tan
pronto como deseaba el Duque, fuéronse, al fin, casi todas las damas
y doncellas españolas y romanas que a Ferrara vinieron con Lucrecia,
y que ésta vió partir con harto y mal disimulado sentimiento. El 26
de Febrero escribía a la Marquesa de Mantua Teodora Angelini, que
ya había partido Jerónima Borja y la hermosa Catalina y las otras
dos que cantaban y la mayor parte de los españoles de la familia,
quedando tan sólo madonna Adriana, Angela Borja y las dos hermanas
napolitanas, con la madre, que quizás se marcharían antes de Pascua.

Duró poco tiempo la Angelini en casa de Lucrecia, y en cambio Angela
Borja permaneció hasta su boda al lado de su tía la Duquesa, y no
sólo fué su amiga y confidente, sino que cautivó con sus encantos
a cuantos en la Corte de Ferrara la vieron y trataron. Ya escribía
el Prete a Isabel de Este, desde Roma, que esta Angela era su
preferida, y creía lo sería también de la Marquesa, y Polissena
Bentivoglio le decía, desde Ferrara: _Questa Madonna Angela e la più
cara cosa che l’habia al mondo et benemerito perchè non praticai
mai Madonna più piacevole et più humana_. En un principio, cuando
Lucrecia andaba malhumorada por el licenciamiento de sus españoles,
mostróse esquiva con los ferrareses, y éstos se quejaban de que la
señora no gustase sino de Angela y de las otras españolas. A una de
éstas, la Nicolasa, la cortejaba, sin pecar, D. Ferrante, por lo que
el Duque puso coto a sus visitas a Palacio; y el Prete había tomado
por su cuenta a la morita, a quien obsequiaba, como a los niños,
con golosinas, y para que no recelase la señora la llamaba hija y
decía que sentía por ella cariño de padre. Poco a poco fué Angela
adueñándose de la Corte de Ferrara. Uno de sus admiradores le envió
las siguientes quintillas:

  A LA SEÑORA DOÑA ANGELA

    Es aquel ángel del cielo,
  Es doña Angela escogida,
  Que si anda en este suelo
  Es para darnos consuelo
  En los daños de la vida:

    Tan hermosa, tan galana,
  Tan graciosa, tan apuesta,
  Tan airosa y tan ufana,
  De una condición muy llana,
  Muy humana y muy dispuesta.

Y así como ella gozaba del favor de Lucrecia, solicitaron y se
disputaron los suyos los dos cuñados de la Duquesa, el Cardenal
Hipólito y su hermano D. Julio, hijo natural del Duque. Un día,
el 3 de Noviembre de 1505, apremiando a la Angela el libertino
Cardenal, ocurriósele a ella, con o sin mala intención, hablarle de
los hermosos ojos de su hermano Julio, lo cual enfureció tanto a Su
Eminencia, que dió orden a unos sicarios para que, cogiendo a su
hermano en una celada, al regresar de la caza, le sacaran los ojos
que Angela reputaba tan hermosos. Y así lo hicieron, en presencia
del Cardenal; pero los médicos pudieron salvarle un ojo y no quedó
ciego, sino tuerto. El hecho causó gran ruido en la Corte, y de
ella fué desterrado, temporalmente, el Cardenal por su hermano don
Alfonso, ya entonces reinante. La benigna pena no podía satisfacer
a D. Julio, que ardía en deseos de venganza, y para llevarla a cabo
urdió una conjura, en que entraron el Conde Albertino Boschetti de
San Cesario, el yerno del Conde, Capitán de la guardia palatina, un
cantante, un camarero y otros varios servidores del Duque, juntamente
con su hermano D. Ferrante, a quien pondrían en el trono en lugar de
D. Alfonso, dando a éste muerte en un baile de máscaras y envenenando
previamente al Cardenal Hipólito. Enterado el Cardenal por sus espías
de cuanto se tramaba, lo participó a su hermano, y descubierta la
conspiración, trataron de ponerse en salvo los conjurados, lográndolo
tan sólo Julio y el cantante de Cámara, Guasconi, que se refugiaron,
el primero en Mantua y el segundo en Roma. No intentó la fuga D.
Ferrante; conducido a la presencia del Duque, se echó a sus pies y le
pidió perdón; mas su airado hermano sacóle un ojo con el estoque que
empuñaba y lo hizo encerrar en un calabozo del castillo, adonde bien
pronto llegó también D. Julio, entregado, no sin alguna resistencia,
por el Marqués de Mantua. Condenados a muerte los conspiradores,
fueron decapitados y descuartizados en la plaza, frente al Palacio
de la Razón, el Conde Boschetti y dos de sus cómplices, cuyas
cabezas, en sendas picas, se fijaron en la torre del castillo para
que sirvieran de escarmiento. Los dos Príncipes debían ser ahorcados,
el 12 de Agosto de 1506, en el patio del castillo, en presencia
del Duque, el cual, en el momento de irse a ejecutar la sentencia,
indultó de la pena de muerte a los dos infelices, que fueron llevados
de nuevo al calabozo. En él permanecieron, no sólo durante toda la
vida de Alfonso, sino aun años después. Allí murió D. Ferrante,
el 22 de Febrero de 1540, a los sesenta y tres años de edad, y D.
Julio, puesto en libertad en 1559, tras un cautiverio de más de medio
siglo, murió, a los ochenta y tres años, el 24 de Marzo de 1561.
Y el 6 de Diciembre de aquel infausto año de 1506, en que estuvo
D. Julio a punto de morir ahorcado por la culpa original de Angela
Borja, contrajo ésta matrimonio con Alejandro Pío de Saboya, Señor de
Sassuolo, y un hijo que tuvieron, llamado Gilberto, casó con Isabel,
hija natural del Cardenal Hipólito.

El malhumor de Lucrecia, _la mosca_, decía el Prete, no reconocía
sólo por causa, en sus primeros tiempos de Ferrara, el licenciamiento
de la familia española, sino también los dimes y diretes en que
andaba con el suegro por la cantidad que éste quería darle para
alfileres, y que ella consideraba mezquina e insuficiente. El Duque
le señaló 6.000 ducados anuales. Lucrecia, que era muy liberal y
gastadora, pedía el doble. Sabiendo Hércules que a su hija Isabel le
daba 8.000 el Marqués de Mantua, ofreció 10.000, que Lucrecia se negó
a recibir, diciendo que prefería morirse de hambre, y el suegro, por
su parte, decía que ni Dios ni el Papa le harían dar más; pero, según
Gregorovius, salióse al fin Lucrecia con la suya.

En cuanto a las relaciones conyugales, que preocupaban harto al
Papa, porque temía que D. Alfonso, de quien podía decirse que había
contraído matrimonio muy a su pesar, no tratase a Lucrecia como su
mujer, supo Alejandro, con gran satisfacción, y así se lo manifestó
al enviado ferrarés Beltrando Costabili, que seguían durmiendo juntos
por la noche, y que de día, como mozo que era don Alfonso, buscaba su
placer en otras partes, y _hace muy bien_, decía Su Santidad.

La sucesión que aguardaba impacientemente Alejandro tardó en venir
y no pudo disfrutarla el Papa. Lucrecia, que fué en sus embarazos y
partos poco afortunada, dió a luz, el 5 de Septiembre de 1502, una
niña muerta, y estuvo a punto de perder la vida, que le salvó el
Obispo de Venosa, el más hábil de los médicos de Alejandro VI. Para
reponerse se trasladó, el 8 de Octubre, con toda la Corte, desde el
Castel Vecchio, que se le había hecho odioso, al convento del Corpus
Domini, donde pasó quince días, y Alfonso fué en peregrinación a
Loreto, en cumplimiento del voto que hizo por la salud de su esposa.
El interés que en este trance mostraron por Lucrecia todos los
ferrareses, probó que empezaban a quererla, y así se lo escribía el
Duque a su Embajador en Roma.

El 19 de Septiembre, durante la gravedad de Lucrecia, se presentó
César en Ferrara y pasó allí dos días, en uno de los cuales el médico
Francisco, hijo de Jerónimo Castelli, sangró a la Duquesa en un
pie, sujetándole la pierna su hermano. Andaba ocupado entonces el
Valentino en la conquista de la Romaña, que aspiraba a convertir en
reino, con Bolonia por capital, y redondeado con parte de Toscana.
Los vasallos y Vicarios de la Iglesia, los Malatesta de Rimini,
los Sforza de Pesaro, los Riario de Imola y Forli, los Varano de
Camerino, los Manfredi de Faenza habían sido despojados de sus
investiduras por el Papa y de sus Estados por César. Cayeron primero
en sus manos, según ya dijimos, Imola y Forli, cuyo castillo defendió
la varonil Catalina Sforza. Apoderóse luego fácilmente de Pesaro y de
Rimini y sitió a Faenza, que resistió valientemente, por el amor que
tenían sus vasallos a Astorre Manfredi, y se rindió por hambre, pero
con la formal promesa de que quedaría en libertad Astorre. Contaba
éste apenas dieciséis años y era reputado el más hermoso efebo de
Italia, habiéndolo querido casar el Cardenal Farnese con la hija de
su hermana la Bella Julia. Lejos de cumplir César lo pactado, tuvo
encerrados en el castillo de Sant’Angelo a los dos hermanos Manfredi
más de un año. Y antes de salir de Roma para continuar su empresa,
hizo estrangular al hermoso mancebo, después de haber saciado en él
nefandos apetitos, lo cual hubo de decirlo el cadáver hallado en el
Tíber, y túvose, aun en aquellos tiempos, por cosa fea.

El 13 de Junio de 1502 salió César de Roma con sus tropas y se
dirigió a Urbino para despojar de sus Estados, con engaño, al ingenuo
Duque, que cayó en la celada y por milagro escapó vivo y pudo
refugiarse en Mantua, de donde se trasladó a Venecia con la Duquesa
Isabel. Peor la hubieron los Varano, Señores de Camerino, de los que
sólo uno salió con vida de las manos de Micheletto, el ejecutor de
las sentencias del Valentino.

La noticia de lo acaecido a los Duques de Urbino produjo penosa
impresión, tanto en Mantua como en Ferrara, y aun entre los mismos
españoles, y Lucrecia mostró gran disgusto recordando las atenciones
que con ella había tenido Isabel Gonzaga. A la de Este lo que más le
preocupó no fué la triste suerte de sus desposeídos cuñados, sino el
obtener del Valentino, por medio del Cardenal Hipólito, que vivía en
Roma en estrecha amistad con César, «dos estatuas, una Venus antigua
de mármol, pequeña, pero muy buena, y un Cupido, de Miguel Angel,
regalo del Duque de Romaña, que estaban en el Palacio del de Urbino,
y con las que ella quería adornar su estudio»; y, en efecto, pudo
satisfacer este deseo, habiéndoselas César regalado.

Desde Urbino le escribió a su hermana Lucrecia, participándole la
toma de Camerino, que creía le sería muy grata, y el 28 de Julio se
presentó en Ferrara disfrazado y acompañado de cinco caballeros,
permaneciendo sólo un par de horas, de paso para Lombardía, donde iba
a avistarse con el Rey de Francia. Durante su ausencia, y no a su
gusto, dispuso Alejandro VI de la conquistada Camerino, erigiéndola
en Ducado, que otorgó, el 2 de Septiembre de 1502, al infante romano
Juan de Borja, investido ya del Ducado de Nepi, y cuyos bienes
administraba el Cardenal de Cosenza, Francisco de Borja. Tomó
entonces el Valentino el título de César Borgia de Francia, por la
gracia de Dios, Duque de Romaña, de Valenza (Valence) y de Urbino,
Príncipe de Andría, Señor de Piombino, Gonfaloniero y Capitán General
de la Iglesia.

Pero mientras César soñaba con acrecentar sus Estados con Bolonia
y la Toscana, lo que no pudo lograr por el veto de Francia, los
condotieros que capitaneaban sus tropas, _para no ser devorados uno
a uno por el dragón_, como escribía Juan Pablo Baglioni al Conde
de Montebiviano, último Podestá de Florencia, resolvieron tomar
las armas y rebelarse contra el Duque, pareciéndoles la ocasión
propicia por verlo abandonado por el Rey de Francia. El 9 de Octubre
reuniéronse en la Magione, cerca de Perugia, para acordar la Liga, y
se obligaron a la común defensa, a no promover guerra sino de mutuo
acuerdo, a levantar y sustentar un ejército de unos diez mil hombres,
bajo pena de 50.000 ducados, y tacha de traidor a quien faltara a
lo pactado. Acudieron en demanda de ayuda a Florencia y Venecia, y
sin aguardarla entraron en campaña, levantándose en armas el Ducado
de Urbino en favor de su antiguo Señor. Dióse cuenta César de la
gravedad de la situación y despachó a Miguel Corella y a Hugo de
Moncada con las tropas que le habían quedado fieles, las cuales, en
Fossombrone, vinieron a las manos con los rebeldes, que alcanzaron
un completo triunfo. Moncada cayó prisionero y Corella logró escapar
a duras penas. No conoció límites el gozo de los vencedores. Volvió
Guidobaldo de Montefeltro a Urbino, y a Camerino Juan María de
Varano, el único sobreviviente de la familia. Pero ni Florencia ni
Venecia se prestaron a intervenir en la contienda contra César, que
obtuvo del Rey de Francia que le mandara unas cuantas lanzas al mando
de Carlos de Amboise, Señor de Chaumont. Cambió esto por completo la
situación, infundiendo un terror pánico en los conjurados el ver de
nuevo al Valentino protegido por Francia. Optaron, pues, por entrar
en tratos con el Duque y el 28 de Octubre juraron las paces, y en
su nombre firmó Pablo Orsini un acuerdo por el que se obligaron a
restituir a la obediencia a Urbino y Camerino, y el Duque prometió
seguir teniendo a sueldo, a su servicio, a los Orsini y Vitelli,
quedando el Cardenal Orsini libre de residir en Roma tan sólo cuando
quisiese.

Se ha creído y dicho que Maquiavelo, a la sazón enviado de Florencia
cerca del Duque de Romaña, servía a éste de guía y consejero; pero
sus cartas prueban cuán errónea es esta opinión. Si no pecaba en
los negocios de Estado el Secretario florentino por escrúpulos de
conciencia, no era, sin embargo, de la índole cruel y sanguinaria de
los hombres que le rodeaban, dispuestos siempre a la traición y al
crimen y respetuosos sólo de la fuerza. Limitóse a tener enterado
a su Gobierno de cuanto llegaba a su noticia, y a defenderse de
las insidias del Duque, que si no era un gran Capitán ni un gran
político, supo deshacerse de sus enemigos con una audacia grande y un
arte infernal que le granjeó la admiración de Maquiavelo.

No se fiaba César de sus condotieros, a pesar de las paces, y
habiéndose retirado las lanzas francesas que tanto le habían servido
para amedrentarlos, reclutó unos dos mil quinientos hombres entre
suizos y gascones, y con ellos tomó el camino de Sinigaglia, ciudad
que pertenecía al Prefecto de Roma, Francisco María de la Rovère,
niño de once años, en cuyo nombre gobernaba su madre, Juana, la
hermana de Guidobaldo de Urbino, aconsejada por el tutor Andrés
Doria. Viéndose éste amenazado por los ejércitos de los Orsini y de
César, puso en salvo a la madre y al hijo, refugiándose en Florencia.
Entraron en Sinigaglia Vitellozzo y los Orsini, y luego que lo supo
el Duque les ordenó pusieran su gente fuera de las murallas, y él,
con su ejército, llegó allí en la mañana del 31 de Diciembre. Salió
primero a su encuentro Vitellozzo, y siguiéronle el Duque de Gravina,
Francisco Orsini, candidato _in petto_ de Alejandro VI a la mano de
Lucrecia, Pablo Orsini, el suegro de Jerónimo Borja, y Oliverotto de
Fermo, acompañándole los cuatro por las calles de la ciudad hasta la
casa que se alojó, y entrados en ella, a una señal del Duque fueron
presos y aquella misma noche murieron estrangulados por Micheletto,
Vitellozzo y Oliverotto. Pocos días después perecieron también a sus
manos los dos Orsini, Pablo y Francisco, cuando tuvo César noticia
de que había sido preso en Roma el Cardenal Orsini, que murió en el
castillo de Sant’Angelo, según pública voz, envenenado.

Este, que Pablo Jovio en su _Vida de César Borja_ llamó _bellísimo
engaño_ de Sinigaglia, le valió los elogios de Maquiavelo y los
plácemes de Estes y Gonzagas. La Marquesa Isabel le escribió una
carta afectuosísima, a la que acompañaba un regalo de cien antifaces,
sabiendo la afición que tenía el Duque a enmascararse. El Papa
aguardaba con tanta impaciencia noticia de los progresos de César,
que cuando le llegó la de su detención por algún tiempo en Cesena,
andaba gritando fuera de sí: «¿Qué diablos hace allí?; le hemos
escrito que se dé prisa», y en alta voz repitió tres veces, de suerte
que todos le oyeron, _hideputa bastardo_, con otras palabras y
blasfemias españolas[98]. El día de Año Nuevo, acabada la misa, llamó
a los Embajadores y les comunicó la fausta nueva, añadiendo que el
Duque, de cuya virtud y magnanimidad hizo el elogio, jamás perdonaba
a quien le ofendía ni dejaba a otros la venganza.

  [98] Despacho del Embajador veneciano Giustinian, de 23 de
  Diciembre de 1502.

Los audaces a quienes la fortuna, con razón o sin ella, otorga
desmedidamente sus favores, padecen tarde o temprano sus desaires,
y cuanto mayor es la altura a que subieron más grande y dolorosa es
la caída. Así sucedió al soberbio y temido César Borja cuando creía
próxima la soñada meta. Todo lo había previsto y calculado menos
el encontrarse, a la muerte de Alejandro VI, postrado por la misma
enfermedad e imposibilitado de hacer cosa alguna de las que tenía
pensadas para cuando llegara el inevitable trance. Se dijo que habían
sido envenenados el padre y el hijo en una cena con que les obsequió
en su viña el Cardenal Adrián de Corneto, y que el veneno era el de
los propios Borjas destinado al Cardenal, y que por error bebieron
el Papa y César. Gregorovius no se atreve a negarlo ni a afirmarlo,
y da el hecho todavía por incierto; pero el _Diario_ de Burchard y
los despachos del Embajador veneciano Giustinian, que diariamente
participaba a la Señoría el curso de la enfermedad, prueban que
Alejandro VI murió de la malaria o fiebre romana, siempre peligrosa
en el mes de Agosto, y que en aquel año de 1503 se había presentado
con mayor fuerza y causaba mayores estragos. La edad del Papa, que
contaba entonces setenta y tres años, agravaba el mal, y aunque
se le sangró copiosamente por temor a la congestión cerebral, de
ella murió, al atardecer del día 18, después de haber confesado y
comulgado. Durante su enfermedad no pidió noticias de Lucrecia ni
de César, que estuvo en peligro de muerte, y de él escapó gracias a
sus pocos años y robusta naturaleza. Cuando se supo el fallecimiento
del Papa, entró en sus habitaciones Miguel Corella con unos cuantos
hombres armados, y amenazando con un puñal al cuello al Cardenal
Casanova, le obligó a entregar las llaves y el dinero del Papa, y
así se apoderó, por orden y en nombre de César, de 100.000 ducados
en moneda contante y de la plata labrada y alhajas, cuyo valor se
estimaba en 300.000; pero olvidó que en una cámara contigua a la
mortuoria estaban las tiaras preciosas, los anillos y los vasos
sagrados, los cuales cayeron con cuanto encontraron a mano en las
de la servidumbre pontificia. Terminado el saqueo, abriéronse las
puertas, y se anunció públicamente la muerte del Pontífice.

De ella daba cuenta a su mujer el Marqués de Mantua, haciéndose eco
de las voces que corrieron en Roma, y le decía que cuando Alejandro
VI cayó enfermo, las personas que le rodeaban oyéronle decir: «Iré,
iré; pero espera todavía un poco», y los que estaban en el secreto
daban la explicación de que en el Cónclave, a la muerte de Inocencio,
pactó con el diablo, comprando con su alma el Papado, que debía durar
doce años. Había quien afirmaba que en el momento de expirar había
siete diablos en la cámara, y en cuanto murió empezó el cuerpo
a hervir y la boca a echar espuma, y así continuó hasta que le
enterraron, hinchándose además de tal manera que no parecía cuerpo
humano[99]. _El Cartujano_ (Juan de Padilla) en su poema _Los doce
triunfos de los doce apóstoles_, imitación de _La Divina Comedia_,
coloca a Alejandro VI en el Infierno.

  [99] Fué enterrado Alejandro VI en San Pedro, en la capilla
  que bajo la advocación de los Apóstoles Santiago y San Andrés,
  edificó su tío Calixto III. En 1610 obtuvo el Cardenal Juan
  Bautista Vives, del Papa Paulo V, un Breve para la traslación
  de los restos de los dos Papas Borjas a la Iglesia española
  de Santiago, en la Plaza Navona, donde pensaba erigirles un
  suntuoso monumento; pero habiendo reñido el Cardenal con los
  Administradores de la Obra Pía Española, dejó todos sus bienes a
  la _Propaganda Fide_, y nadie volvió a pensar en tal monumento
  ni a acordarse de aquellos Papas españoles, cuyos restos,
  encerrados en una caja de plomo, se arrumbaron en un armario de
  la sacristía, y de allí pasaron a la iglesia de Santa María de
  Monserrat cuando se vendió la de Santiago, con el pretexto de que
  estaba ruinosa. Al actual Rector de Monserrat, Monseñor Perea,
  débese el que los restos de los dos últimos Papas españoles,
  Calixto III y Alejandro VI, se hallen colocados en un modesto
  monumento de mármol en la primera capilla lateral de la derecha.
  Es lástima que no pueda reconstituirse en la iglesia de Monserrat
  el sepulcro de Calixto III, cuyos mármoles existen, según se
  dice, en la cripta de San Pedro.

La noticia de la muerte se la comunicó a Lucrecia el Cardenal
Hipólito. Fué para ella un duro golpe, no sólo por la entrañable
devoción que la había siempre unido a su padre, sino por el desamparo
en que su falta la dejaba en la Corte de Ferrara, donde no se había
todavía adueñado ni del afecto de su marido ni del de su suegro.
En la carta que éste escribió a Giangiorgio Seregni, en Milán, le
manifestaba «que la muerte del Papa no le había disgustado, y que
por el honor de Dios Nuestro Señor y por el bien universal de la
cristiandad había deseado que la Divina Bondad y Providencia quisiese
dar a la Iglesia un pastor bueno y ejemplar, que acabase con tanto
escándalo. Por nuestra parte te diremos que, a pesar del parentesco
de afinidad, es el Papa de quien menos favores hemos recibido,
habiéndonos dado únicamente aquello a que estaba obligado. Fuera
de esto, no nos complació en cosa alguna, ni grande, ni mediana,
ni pequeña, y creemos sea por culpa del Duque de Romaña, que no
habiendo podido hacer de nosotros lo que hubiera querido, nos trató
como extraños. E inclinándose ellos, por último, a los españoles, y
viéndonos tan buenos franceses, nada teníamos que esperar ni del Papa
ni de Su Señoría».

Como modelo de cartas de pésame merece citarse la que publica
Gregorovius del veneciano Bembo, rendido entonces a los encantos de
Lucrecia, el cual, hablando de Alejandro VI, le llama _vuestro gran
padre, que mayor no hubiera podido dároslo la misma fortuna_. Mas no
eran de esta opinión los ferrareses, que compartían la del Duque, si
bien no la vocearon por respeto a la adolorada Lucrecia. No sucedió
así en Mantua, donde fué grande y público el júbilo, porque la caída
de los Borjas significaba la restauración de los Duques de Urbino,
del Señor de Pesaro, de los Varano de Camerino, de los Gaetani de
Sermoneta.

¿Cuál fué la suerte del hijo de Lucrecia, Rodrigo de Aragón, Duque de
Bisceglia y de Sermoneta y del infante romano Juan de Borja, Duque
de Camerino, que habían quedado en el Vaticano al cuidado del Papa,
que les profesaba especialísimo cariño? A la muerte de Alejandro
VI envió César a su madre, a su cuñada Sancha y a las mujeres de
todas clases que tenía consigo, como asimismo a los dos pequeñuelos
Rodrigo y Juan, a Cività Castellana, y de allí pasó con ellos a Nepi,
hasta que, obtenido el permiso del Papa Pío III, regresó a Roma,
y no considerándose seguro en el palacio de su hermano Jofre, se
trasladó al castillo de Sant’Angelo. Tomó Sancha el camino de Nápoles
con Próspero Colonna para recuperar sus bienes en aquel Reino, y
quedaron probablemente en Roma los dos desposeídos Duquesitos,
yendo luego a Nápoles cuando allí se refugiaron los Cardenales
españoles Borja y Remolinos. El de Cosenza, Francisco Borja, escribió
a Lucrecia proponiéndola enviar a Rodrigo a España y vender sus
bienes muebles para subvenir con su importe y el de las rentas del
mayorazgo de Bisceglia[100] al mantenimiento del Duque durante su
menor edad, pudiendo él luego decidir, cuando fuera mayor y según
las circunstancias, si le convenía volver a Italia o seguir viviendo
en España. Mandó Lucrecia la carta a su suegro el Duque, quien le
contestó, el 4 de Octubre del año 1503, que le parecía acertadísimo
el consejo de Su Eminencia, a cuyo cordial afecto debía Rodrigo haber
escapado con vida. No debió, sin embargo, seguirlo Lucrecia en cuanto
al envío del niño a España, habiéndose de él encargado su tía la
Duquesa de Milán, Isabel de Aragón, la viuda de Juan Galeazzo Sforza,
que vivía con su corte en Bari desde 1499, en que le había cedido
aquel Ducado Ludovico _el Moro_. En Loreto dábanse cita Isabel y
Lucrecia, y pasaba ésta allí algunos días con su hijo, el cual murió,
aún no cumplidos los trece años, en los primeros días de Septiembre
de 1512.

  [100] Alejandro VI obtuvo de los Reyes Católicos, el 20 de Mayo
  de 1502, un diploma por el cual aseguraban a los Borjas todos sus
  bienes en el Reino de Nápoles, con especial mención de César y
  sus sucesores, Jofre, Juan el hijo del asesinado Duque de Gandía,
  Lucrecia, como Duquesa de Bisceglia y su hijo y heredero Rodrigo.

Más larga vida tuvo, si no mayor ventura, su compañero de infancia
y de infortunio, el misterioso _infante romano_, a quien Lucrecia
tuvo consigo hasta su muerte, figurando en los documentos estenses
como su hermano, e hijo, por ende, de Alejandro VI y no de César.
Dióle como preceptor a Bartolomeo Grotto, y mostróse siempre con él
maternalmente afectuosa y generosa. En 1518 acompañó en su viaje a
Francia al Duque D. Alfonso, que lo presentó al Rey Francisco I. Nada
se volvió a saber de él hasta el año de 1530, en que le encontramos
en Roma alegando sus derechos al Ducado de Camerino, que no le fueron
reconocidos por el tribunal de la Rota, y el 7 de Junio de 1532 le
prohibió Clemente VII que molestara con sus pretensiones a Julia
Varano, la hija del último de los Varano, Juan María, a quien Julio
II reconoció como vasallo de la Iglesia y León X lo hizo Duque de
Camerino y lo casó con su sobrina la bella Catalina Cibo. Es la
última vez que el nombre de este Borja aparece en la Historia[101].

  [101] En el testamento otorgado el 28 de Febrero de 1538 por D.
  Juan de Borja y Enríquez, tercer Duque de Gandía, publicado en
  los _Monumenta Historica Societatis Jesu_, se habla de varios
  censos, entre otros, uno sobre el castillo de Turis, a favor del
  _egregio D. Juan de Borja onele nostre_.

El ánimo de Lucrecia, afligido por la muerte del padre, vióse
también atormentado por la suerte de su hermano César, prisionero
en España, cuya liberación procuró interesando a cuantos creyó
pudieran ayudarla. Acudió primero a Francisco Gonzaga, el amigo en
quien había depositado todo su cariño y su confianza, rogándole
intercediera cerca del Papa para que permitiera al Cardenal Pedro
Isnalles ir a España con el fin de solicitar del Rey Católico la
libertad del Valentino. El Cardenal de Salerno, Remolino, tuvo carta,
fecha el 3 de Octubre, de Requesens, el mayordomo del Duque, enviado
a España con cartas de varios Cardenales para el Rey D. Fernando,
«el cual le había dicho que no había ordenado la prisión del Duque;
que si estaba encerrado en un castillo era por muchas cosas que le
imputaba Gonzalo, y que en cuanto se probase que eran falsas lo
pondría en libertad, como pedían los Cardenales; que había, ante
todo, que aguardar a que sanase la Reina». Igual respuesta dió a los
Embajadores del Rey y de la Reina de Navarra. Y el 3 de Febrero de
1505 escribía Capilupi desde Ferrara a Isabel de Este, que el Duque
Valentino había sido puesto en libertad y se hallaba en la Corte de
España con un empleo de 10.000 ducados y esperanzas de ser destinado
a la empresa de Italia.

Mas la noticia no era cierta, y el cautiverio del Valentino
prolongóse hasta el 25 de Octubre de 1506, en que logró huir del
castillo de Medina, y después de haber permanecido un mes en tierras
del Conde de Benavente, por tratos con algunos Señores castellanos
que querían enviarle a Flandes como Embajador cerca del Emperador
Maximiliano, para ofrecerle la Regencia de Castilla, llegó el 3 de
Diciembre a Pamplona, residencia de su cuñado el Rey de Navarra,
Juan d’Albret, y desde allí escribió el día 7 al Marqués de Mantua
una carta, cuyo dador, su Secretario Federico, al que podía dar fe
en cuanto le dijera, le contaría cómo se había librado de la prisión
tras muchos trabajos. Claro es que el tal Federico no había sido
enviado a Italia únicamente para anunciar a Francisco Gonzaga y a
Lucrecia Borja la buena nueva de la liberación del Valentino. Es
probable que acariciara éste la idea de recobrar su Ducado de Romaña,
y quisiera saber, por persona de su confianza, con qué elementos
podía contar para la empresa de su restauración.

Llegó Federico a Ferrara a últimos de Diciembre, según carta de
recomendación que le dió Lucrecia para el Marqués de Mantua,
Generalísimo del ejército pontificio, con que había conquistado
Julio II a Perusa y Bolonia. Hallábase en esta última ciudad el Papa
cuando en ella se presentó Federico, que fué preso por orden de Su
Santidad. Luego que lo supo Lucrecia acudió a su cuñado e imploró su
intervención para que fuera puesto en libertad el que ella llamaba
Canciller de su hermano César. Esto era a mediados de Enero de 1507.
El día 12 del siguiente Marzo caía muerto el Valentino en Viana
al frente de las tropas del Rey de Navarra contra el Condestable,
Conde de Lerín, y el 22 de Abril llegó a Ferrara un familiar de
César, llamado Grasicha, portador de la tan triste nueva. Encargó el
Cardenal Hipólito al P. Rafael que se la comunicara a la Duquesa,
que estaba encinta, y cumplido su cometido por el fraile, díjole
Lucrecia: «Cuanto más trato de conformarme con la voluntad de Dios,
tanto más me visita con afanes. Doy gracias a su Divina Majestad y
me conformo con lo que le place.» No se la vió derramar una lágrima:
pero sus doncellas oyéronla en la soledad y silencio de la noche
llamar con angustiadas y repetidas voces al adorado hermano.

Hizo la pena que por tercera vez se frustraran las esperanzas de
maternidad de Lucrecia; pero, al fin, dió a luz un año después, el 4
de Abril de 1508, su primer hijo, que recibió en la pila el nombre de
su abuelo paterno y fué apadrinado por el Papa León X, que envió a la
Duquesa una valiosa joya[102], haciéndose representar en la ceremonia
por Juvenale Latino.

  [102] Era ésta una serpiente de oro y esmalte verde, con siete
  cabezas, diamante tallado en punta en el pecho, y una perla en
  forma de pera a los pies. Así la describe un inventario inédito
  de las joyas de Lucrecia.

Según Gregorovius, tuvo Lucrecia, además del primogénito Hércules
II, que casó con Renata de Francia, otros cuatro hijos: Hipólito,
que fué Cardenal como su tío y murió en Tívoli, en la Villa de Este,
monumento que perpetúa su memoria[103]; Alejandro, que falleció en la
infancia[104]; Leonora, que profesó en el convento de Clarisas del
_Corpus Domini_[105], y Francisco, Marqués de Massalombarda[106]. En
el árbol genealógico de la Casa de Este, que publica Fontana en su
libro _Renata de Francia_, figuran dos Alejandros y un Alfonsino, sin
que de éste y del otro Alejandro tengamos ninguna noticia. La hay, en
cambio, de Isabel, la última hija de Lucrecia, que dice Gregorovius
nació muerta. Bautizáronla inmediatamente por lo delicado de su
constitución, y vivió por lo menos cinco meses, estando enterrada con
su hermano Alejandro, en la misma sepultura que Lucrecia, según reza
la lápida sepulcral, en el coro de la iglesia del _Corpus Domini_.

  [103] Nació el 25 de Agosto de 1508 y murió el 2 de Diciembre de
  1572.

  [104] Nació en Abril de 1514 y murió el 10 de Julio de 1516.

  [105] Nació el 4 de Julio de 1515 y murió el 15 de Julio de 1575.

  [106] Nació el 1.º de Noviembre de 1516 y murió el 22 de Febrero
  de 1578.

Ya hemos dicho que en los primeros días de Septiembre de 1512
falleció en Bari, apenas cumplidos los trece años, el joven Duque
de Bisceglia, Alfonso de Aragón. La noticia de esta desgracia llenó
de inefable tristeza a su madre, que se retiró al convento de San
Bernardino, por ella fundado, donde no hallaban modo de consolarla.
Más hondamente la postró la muerte del pequeñuelo Alejandro a los
dos años, tras larga enfermedad, y refleja su pena la sentida carta
que escribió a su cuñada de Mantua. Y no acabaron con éste los duelos
que afligieron a Lucrecia, pues en 1517 murió su hermano Jofre, y
en 1518 su madre Vannozza Cattanei, a la que se guardó en Ferrara
poco luto. Habíale, pues, la muerte arrebatado a sus padres, a sus
tres hermanos, a dos de sus hijos. Su amigo, el Marqués de Mantua,
Francisco Gonzaga, pasó enfermo y alejado de ella los diez últimos
años de su vida, que fueron también para Lucrecia otros tantos de
pena y penitencia.



  VII

  Lucrecia en Ferrara.—La dinastía de los Este.—La ciudad de
  Ferrara.—La Corte.—Influencia de la mujer.—Las letras y las
  artes.—Los libros de caballería.—Los poetas.—La lengua y la
  literatura españolas en Ferrara.—Los cantores de Orlando,
  Boiardo y Ariosto.—Elogio que hace éste de Lucrecia en su
  _Orlando Furioso_.—El teatro.—El lujo.—Los amores de Lucrecia
  con Pedro Bembo y Francisco Gonzaga.—¿Fueron o no platónicos?—La
  _servidumbre amorosa_ del siglo XVI.—La correspondencia de
  Lucrecia con Bembo.—El _púdico adulterio_ con el Marqués
  de Mantua.—Sirve de tercero Hércules Strozzi.—Asesinato de
  éste.—Reemplázale en su oficio su hermano Lorenzo.—Después
  del asesinato de Hércules no vuelven a encontrarse Francisco
  y Lucrecia.—Los franceses en Ferrara.—Elogio que tributa a
  Lucrecia el biógrafo de Bayard.—Los últimos tristes diez años
  de Lucrecia.—Su vida devota y ejemplar.—Da a luz una niña el 14
  de Junio de 1519 y muere el 24 de fiebre puerperal.—La carta al
  Papa León X.—Su entierro en el convento del _Corpus Domini_.—El
  duelo de Ferrara.—La sepultura de los Este.—Laura Dianti consuela
  de su viudez a Alfonso I, que contrae con ella matrimonio _in
  articulo mortis_.—La Santa Sede lo declara inexistente y se
  niega a reconocer la legitimidad del hijo D. Alfonso, Marqués de
  Montecchio.—Bula de Pío V _Prohibitio alienandi_, que priva a los
  bastardos de la investidura de los feudos eclesiásticos.—Muerte
  de Alfonso.—Le sucede su hijo Hércules II, casado con Renata
  de Francia.—Aficiones heréticas de Renata.—Causa que se le
  forma.—Su aparente conversión.—A la muerte de Hércules II se
  retira a Francia y se declara hugonote.—Los hijos de Renata:
  Alfonso II y el Cardenal Luis.—Sus hijas: Ana, Duquesa de
  Guisa y luego de Nemours; Leonor y la leyenda de sus amores con
  el Tasso.—Lucrecia: su desgraciado matrimonio con Francisco
  de la Rovère, Duque de Urbino, y sus aventuras amorosas en
  Ferrara.—La impotencia de Alfonso II.—Sus tres mujeres: Lucrecia
  de Médicis, Bárbara de Austria y Margarita Gonzaga.—Gestiones
  infructuosas de Alfonso cerca del Papa para poder disponer del
  Ducado de Ferrara en favor de su primo César, hijo del Marqués
  de Montecchio.—Nómbralo heredero de todos sus Estados.—Consigue
  para él del Emperador Rodolfo II la investidura de Módena, Reggio
  y Carpi.—Apenas expira Alfonso II, surge el conflicto entre
  César y el Papa Clemente VIII.—Excomulgado César, solicita la
  intervención de su enemiga Lucrecia y acepta un convenio que le
  obliga a renunciar a Ferrara.—Entra triunfante en la ciudad el
  Cardenal Aldobrandini, a quien Lucrecia deja por heredero de
  todos sus bienes.—Conclusión.


Divide Gregorovius su historia de Lucrecia Borja en dos partes:
Lucrecia Borja en Roma y Lucrecia Borja en Ferrara, y dijérase que
su heroína, al pasar de las orillas del Tíber a las del Po, se había
bañado en las aguas del Jordán, saliendo de ellas limpia de todas
sus culpas y convertida en esposa y madre ejemplar, apartada de
todo erótico y pecaminoso pensamiento y tan sólo preocupada de la
salvación de su alma y dedicada a hacer méritos para la otra vida.
Es cierto que los últimos años de la Duquesa de Ferrara fueron de
cristiana preparación al trance de la muerte, y que, en un principio,
al verse en una Corte nueva, muy distinta de la de Roma, rodeada de
gente extraña, con un marido más celoso de su honra que prendado de
su mujer, en aquel Castel Vecchio donde vivía el recuerdo y parecía
que erraba la sombra de la enamorada Parisina Malatesta, cuyo
infortunio se asemejaba al de Francesca de Rimini y ha inspirado a
dos poetas, Byron y d’Annunzio, puso Lucrecia especial cuidado en
granjearse el afecto y respeto del suegro y del marido y los de los
ferrareses, desvirtuando la leyenda negra romana que le atribuía las
más relajadas costumbres y los más nefandos pecados. Pero no se puede
decir que el camino de Ferrara fuera para ella el de Damasco y que el
Señor hubiera tocado el corazón de la pecadora para llamarla desde
luego arrepentida a su servicio. Las más empedernidas pecadoras de
aquel tiempo morían todas cristianamente, más o menos tardíamente
arrepentidas, y no había de ser una excepción Lucrecia; antes bien,
quiso Dios favorecerla haciendo que la muerte llamara tantas veces
a su puerta para llevarse a los suyos, que, al fin, despertó el alma
adormida y se arrepintió en sazón de sus pecados, preparándose para
cuando le llegara a su vez la hora del descanso eterno.

Amores tuvo en Ferrara, y no sólo los tan conocidos con Bembo, que
sus panegiristas pretenden no pasaron de literarios y platónicos,
sino con Francisco Gonzaga, el marido de Isabel de Este, de los que
nos ha dado noticia Alejandro Luzio en su documentada monografía
_Isabella d’Este e i Borgia_, y para los que sirvió de tercero el
poeta Hércules Strozzi, sin que dieran lugar a escándalo ninguno ni
de ellos se enterara el celoso marido.

Los Este reinantes en Ferrara eran una de las más antiguas dinastías
italianas, y arrancaban de la invasión longobarda y de un Alberto
o Adalberto, que en italiano se llamó Oberto, y cuyo diminutivo
fué Obizzo y Azzo. En el siglo X figuró un Marqués Oberto y un su
biznieto se tituló Marqués de Longobardia y casó con Cunegunda,
hermana del Conde Güelfo III de Suabia. En ella tuvo dos hijos,
Güelfo y Folco; vivió más de cien años y a su muerte su hijo Güelfo
pasó a Alemania, fué Duque de Baviera y fundó la dinastía de los
Güelfos, y Folco heredó los Estados italianos y consolidó la dinastía
de los Este.

La ciudad de Ferrara, cuyos orígenes son oscuros, reclamábanla los
Papas como formando parte de la donación de Pepino y Carlomagno,
comprendida después en la de la Condesa Matilde, que alimentó la
disputa entre el Papa y el Emperador, y durante estas guerras
adquirió Ferrara su autonomía como República. Disputáronse luego
el dominio en la ciudad güelfos y gibelinos, y los Este, por el
matrimonio del nieto de Folco, Azzo V, con Marchesella Adelardi,
hija del jefe de los güelfos, intervinieron en las luchas intestinas
ferraresas. Cansada de ellas, dió la ciudad al vencedor, que lo fué
en 1208 Azzo VI, la cualidad hereditaria de Podestá, primer ejemplo
de una República italiana que se entrega libremente a un Señor;
fundando así los Este su dinastía sobre las ruinas de la República
y adueñándose por completo de Ferrara cuando Azzo VII, en 1240,
venció al audaz Salinguerra, jefe de los gibelinos, que murió en la
cárcel. Durante el destierro de los Papas a Avignon fueron echados
de la ciudad por la Santa Sede, que la entregó a Roberto, Rey de
Nápoles, el cual envió, para gobernarla, al español D. Diego de la
Rata con unos cuantos soldados catalanes. Hiciéronse éstos, por su
arrogancia, insoportables a los ferrareses, que se alzaron a las
órdenes de Tolomeo Costabili y otros nobles, y acabaron con todos los
españoles, llamando a Rinaldo Estense, hijo del Marqués Aldobrandino
III, su legítimo Príncipe, y el Papa Juan XXII le dió, en 1317, la
investidura como feudatario de la Iglesia mediante un tributo anual
de 10.000 florines de oro. Y de esta suerte los Este, con título de
Marqueses, fueron Señores de Ferrara, no ilegítimos e intrusos y por
mera y momentánea conquista, como los demás tiranos italianos, sino
por derecho propio y pertenecientes a una antiquísima, hereditaria y
arraigada dinastía.

A Nicolás III sucedió, en 1441, su hijo bastardo Lionelo, habido
en la bellísima Stella Tolomei, por ser aún menores los legítimos
Hércules y Segismundo. Este Príncipe, que había tenido por preceptor
a Guarino de Verona, mereció nombre de inmortal, casó con María de
Aragón, hija de Alfonso _el Magnánimo_, de Nápoles, y fué sabio y
liberal, protector de las ciencias y las artes y cultivador de las
letras, habiéndose ejercitado en dísticos latinos, y con su ejemplo
brotaron los poetas latinos, llegando a ser en Ferrara tan numerosos
como las ranas que poblaban las marismas. A Lionelo le sucedió su
hermano, también bastardo, Borso, que si no sabía el latín, porque
«la fortuna, enemiga de todo hombre virtuoso, no había querido añadir
a sus demás adornos el de las letras», fué uno de los Príncipes más
espléndidos y grandiosos de su tiempo. Federico III, a la vuelta de
su coronación, lo nombró en Ferrara Duque de Módena y Reggio y Conde
de Rovigo y Comachio, y desde entonces los Este cambiaron el águila
blanca de su blasón por el águila negra imperial, a la que unieron
las flores de lis que les había concedido Carlos VII de Francia. Y
el Papa Pablo II, el 14 de Abril de 1471, nombró a Borso en Roma
Duque de Ferrara. Un mes después moría sin sucesión este Príncipe
famoso, a quien heredó Hércules, el hijo legítimo de Nicolás III,
que recogió la corona de su padre después de haberla ceñido, no sin
gloria, sus dos hermanos bastardos, y de habérsela disputado con las
armas el hijo de Lionelo, Nicolás. De su matrimonio con Leonor de
Aragón, hija del Rey Ferrante de Nápoles, tuvo Hércules seis hijos:
las dos famosísimas Princesas, Isabel, Marquesa de Mantua, y Beatriz,
Duquesa de Bari y de Milán; Alfonso, que casó con Ana Sforza y en
segundas nupcias con Lucrecia Borja; Fernando, el Cardenal Hipólito
y Segismundo. Y por no ser menos que su padre, reconoció a dos hijos
naturales, Julio y Lucrecia, mujer ésta de Aníbal Bentivoglio.

La ciudad de Ferrara había sido, a fines del siglo XV, engrandecida
y hermoseada por el Duque Hércules, siguiendo los consejos del
arquitecto ferrarés Biagio Rossetti. Triplicó el circuito de la
antigua Ferrara, añadiéndole una ciudad nueva, que se llamó la
_Adición Hercúlea_, dos veces más vasta, de barrios elegantes, con
anchas y rectas calles, amplias plazas y suntuosos edificios, rodeada
de parques, huertos y jardines, siendo en pleno Renacimiento la
primera ciudad moderna de Europa. Aparecía grandiosa e imponente con
sus poderosas murallas, que tenían siete millas de circunferencia
y once gigantescos baluartes. Bañada al Mediodía por el Po, con
un puerto al que acudían centenares de naves, y cercada por los
otros tres lados de anchos y hondos fosos, no había ejército que se
atreviera a aproximarse a sus murallas, armadas con la más pudiente
artillería entonces conocida; y considerábasela en aquellos tiempos
como plaza fuerte inexpugnable, que el Mariscal de Fleurange llamaba
_la mejor de toda la Cristiandad_. Entrábase en Ferrara por doce
puertas, y la ciudad, notable por su regularidad y su extensión,
éralo también por sus monumentos arquitectónicos, entre los que
sobresalía la Catedral, obra maestra del arte románico-lombardo.
Frente a ella el Palacio Ducal, la _Corte Vecchia_, con su almenada
fachada, sus diez salas alrededor del patio, al que daba ingreso
el arco triunfal con dos columnas laterales que sostenían las dos
estatuas en bronce de Nicolás III, el fundador de la potencia
estense, y de Borso, el primer Duque de la dinastía[107]; sus salas
todas de artesonados y dorados techos, llamando la atención la de
los Gigantes, en que los hermanos Dossi pintaron al claroscuro las
hazañas de Hércules, y las adornadas con los paños de la tapicería de
Flandes, llamada _la Pastorella_, que había pertenecido a los Reyes
de Aragón[108]. Al otro lado de la Catedral estaba el gótico Palacio
del Podestá, que se llamó de la Razón, en el que se representaron las
comedias para festejar las bodas de Lucrecia. Pero el más imponente
de todos los edificios construídos por los Este era el elegante y
austero Castillo, con sus cuatro macizas torres, su foso, su puente
levadizo y sus doce aposentos decorados por Garofalo y los Dossi.
Obra de Rossetti fué el precioso Palacio de los Diamantes, construído
para Segismundo de Este, el hijo de Hércules, y habitado luego por el
Cardenal Luis de Este, nieto de Lucrecia.

  [107] Fueron vandálicamente destruídas por los jacobinos en 1796.

  [108] Estos preciosos paños, tejidos de oro, plata y seda por
  artistas flamencos y llevados por la Reina Juana a Nápoles,
  habían sido de allí traídos a Ferrara por la Duquesa D.ª Leonor.

En torno de los Este, la familia más ilustre de Italia después de
los Saboyas, juntóse en Ferrara una escogida aristocracia, sostén y
ornamento de la dinastía ducal, a la que daba ministros, diplomáticos
y soldados, y en la vía degli Angeli (hoy Corso Vittorio Emanuele) y
en las otras calles de la Adición Hercúlea, surgieron los cuarenta
hermosísimos palacios del patriciado ferrarés. Algunas familias
nobles eran originarias de la ciudad, como los Costabili, Giglioli
y Turchi; otras habían sido ennoblecidas y enriquecidas por los
Este, en premio de señalados servicios, como los Sacrati, oriundos de
Parma; los Ariostos, de Bolonia; los Bevilacqua y Guarini, de Verona;
los Tassoni y Montecuccoli, de Módena; los Calcagnini, de Rovigo;
otras, atraídas por la liberalidad y cortesía de los Este, habían
trasladado sus penates a Ferrara, como los Bentivoglio, descendientes
de Juan II, el desposeído Señor de Bolonia; los Strozzi, venidos
de Florencia en el siglo XV; los Píos, Señores antes de Carpi y
feudatarios después de Sassuolo; los Manfredi, de Faenza, y los
Varano, de Camerino. Todos aquellos nobles para quienes la Corte era
su único pensamiento, contribuían al esplendor de que gozaba fama
Ferrara, formando una sola familia con el Duque, su Señor, al que
obsequiaban en aquellos palacios dignos de Príncipes y en los que
como Príncipes vivían. Hiciéronse entonces comunes en la nobleza
ferraresa los nombres de Hércules y Alfonso y también el de Lucrecia.

En los principios del siglo XVI tenía todavía la Corte de Ferrara
un carácter feudal y militar. Los Este nacían soldados, dispuestos
a batirse por quien mejor pagaba o más probables ventajas ofrecía;
pero con el tiempo, sin perder la calidad de condotieros, propia
de los grandes tiranos italianos, se fueron refinando a medida que
se engrandecían y enriquecían, aficionándose al fausto y al lujo y
rindiéndose al ya entonces avasallador dominio de las letras y las
artes y al no menos poderoso de la mujer, que no era la Beatriz
exaltada por Dante, deidad inaccesible y radiante en un paraíso de
luz, ni la Dama translúcida cantada por los trovadores y soñada por
los andantes caballeros, como tampoco la sierva sumisa ocupada sólo
en las faenas domésticas y cuya vida se resumía en el epitafio de la
matrona romana _lanam fecit, domum servavit_. Era la mujer que surgía
como Venus de la espuma del mar y encarnaba en la grácil desnudez de
la Bella Simonetta fijada en el lienzo por el pincel de Botticelli;
la que siguiendo el consejo de San Bernardino, no se avergonzaba
de ser mujer, y por boca de Isota Nogarola, sólo comparable a las
Sibilas, a las Musas y a Safo, discutía en casa de Ludovico Foscarini
sobre la parte que respectivamente cupo a Adán y a Eva en el pecado
original; la que se vestía con los más costosos terciopelos y sedas,
brocados y damascos, y se adornaba con las más preciosas joyas, como
Blanca María e Hipólita Sforza, Beatriz e Isabel de Este y Lucrecia
Borja, pudiendo decir Leonardo Bruni, al día siguiente de su boda,
que había consumado el matrimonio y consumido el patrimonio.

En Ferrara más que en otras partes intervenían las mujeres en los
juegos, torneos, cacerías, bailes y espectáculos, y daban a la vida
mundana el encanto de la belleza, la gracia y la elegancia femenina.
Eran el rayo de sol que iluminaba y alegraba el sombrío palacio. El
viejo Nicolás tenía para su placer ochocientas doncellas[109], y
Rinaldo, Abate Comendador de Pomposa, no se contentaba con menos de
mil. En 1478 el Duque Hércules, para celebrar sus bodas con Leonor
de Aragón, dió un baile a ciento setenta jóvenes casaderas. Estas
bodas influyeron no poco en el refinamiento de la Corte de Ferrara.
Había pasado Hércules su mocedad en la de Nápoles, y de ella trajo
Leonor la afición de los aragoneses a las letras y las artes, tan
generosamente protegidas por Alfonso _el Magnánimo_. Amistóse Leonor
en Ferrara con su cuñada Blanca de Este, que por la temprana muerte
de su prometido el primogénito del Duque Federico de Urbino, casó con
Galeotto de la Mirandola, de la Casa de Carpi, y cuya prosa griega y
latina causó la admiración de sus contemporáneos. Cuidó asimismo la
Duquesa de la esmerada educación de sus dos hijas, Isabel y Beatriz,
y también de la de Lucrecia, la hija natural de Hércules, a la que
conocía por retrato antes de la boda, pues Hércules se hizo retratar
con ella por Cosme Tura y se lo envió a la novia de regalo. Vino
entonces a Ferrara el maestro de baile Lorenzo Lavagnolo, a quien la
Marquesa de Mantua, Bárbara de Brandemburgo, tenía por muy superior
a todos los de su oficio y de su tiempo. Después de haber enseñado
a bailar a Isabel y Magdalena Gonzaga, las hermanas del Marqués
Francisco, pasó a Milán para dar lecciones a las hijas de la Duquesa
Bona y luego a Ferrara, donde tuvo por discípulas a las tres hijas
de Hércules. De Milán y Florencia trajo la Duquesa hábiles tejedores
para establecer una fábrica de tapices en Ferrara, e hizo venir de
Valencia eximios bordadores, entre ellos el maestro Jorba, que lo fué
luego de Lucrecia Borja. Y así como la pasión de Hércules eran las
piedras preciosas y los camafeos, la de su mujer eran los objetos
de oro y plata, dirigiéndose preferentemente, para la satisfacción
de sus caprichos, a Francisco Francia, el gran orífice y pintor
de Bolonia. Una de las más admiradas obras de este artista fué un
collar formado de corazones de oro, que le envió en 1488, destinado
probablemente a Isabel Gonzaga como regalo de boda. Tanto por su
valor como por su exquisito gusto, gozaban fama las alhajas de Leonor
de Aragón, y no sólo sirvieron para adorno de la Duquesa de Ferrara,
sino para sacar más de una vez de apuros al Duque, proporcionándole
el nervio de la guerra.

  [109] Además de los hijos legítimos, tuvo veintidós naturales
  conocidos, y su descendencia, no sólo llenaba Ferrara, sino que
  se había esparcido por las Cortes de la Romaña, diciéndose en
  Ferrara:

      _Di qua e di là del Po
      Tutti figli di Niccolò._

El frecuente trato, público e íntimo, con las claras, si no siempre
virtuosas mujeres que gozaban en la Corte de Ferrara merecida fama de
bellas y de cultas, suavizó la natural rudeza de aquellos vigorosos
soldados malolientes a sudor y a cuadra, quienes para hacerse gratos
a las damas, que no se contentaban sólo con el ingénito vigor, se
esforzaron en parecer corteses, bien hablados y hasta instruídos,
atiborrando la mollera con la lectura de los libros de caballería
que venían de Francia y de Bretaña. De ahí que esta caballería
puramente literaria se convirtiera en Ferrara en viviente realidad.
Creóse la orden de la Espuela dorada; hubo juegos de amor y
cuestiones de honor y justas y torneos, y en uno de ellos, en 1494,
obtuvo la victoria, como defensor del dios Amor, el Conde Nicolás
de Correggio[110], de quien decía Isabel de Este que era «el más
cumplido y en rimas y cortesías erudito caballero y barón que en
estos tiempos se encontrase en Italia». Las damas llevaban bordado en
la manga algún lema tomado de aquellas novelas caballerescas[111],
los Príncipes aspiraban a imaginarios entronques con los doce Pares
de Francia, y se hicieron corrientes en Italia los nombres franceses
o bretones de Rinaldo y Ginebra, Tristán e Isotta.

  [110] Era primo hermano de Isabel, por su madre Beatriz de Este,
  hija natural de Nicolás III, que casó primero con Borso de
  Correggio y después con Tristán Sforza, hijo natural del Duque
  Francisco. A la muerte de su madre regresó a Ferrara y su amistad
  con Lucrecia Borja enfrió la que le tenía Isabel.

  [111] El Cardenal Hipólito tomó un lema español: _No sufro más de
  lo que puedo_.

Con Leonor de Aragón empezó a difundirse en la Corte de Ferrara la
afición a la lengua y literatura españolas, y se acrecentó en tiempo
de Lucrecia Borja, no siendo únicamente los libros de caballería
franceses los leídos por la gente culta, sino también los españoles,
de cuyo influjo encontramos evidentes muestras en el _Orlando
Furioso_[112]. Recuerdos hay en él del _Amadís_, de la _Historia de
Grisell y Mirabella_, de Juan de Flores, y sobre todo del _Tirante el
Blanco_, de J. Martorell, del que poseía Isabel de Este un ejemplar
en valenciano, impreso en 1490, habiéndolo vertido al italiano Lelio
Manfredi, que hizo luego, por complacer a la Marquesa de Mantua, a
quien la dedicó, una traducción de la _Cárcel de Amor_, de Diego de
San Pedro, que publicó en 1514.

  [112] Alonso de Ulloa publicó en Venecia, en 1553, la traducción
  del _Orlando Furioso_, de Jerónimo de Urrea, con los comentarios
  de Ludovico Dolce.

El propio Manfredi tradujo en 1521 el libro de Flores con el título
de _Historia di Aurelio e Isabella, nella quale si disputa che più
dia occasione di peccare o l’huomo alla donna o la donna all’huomo_.
_La Celestina_ se reimprimió muchas veces en Italia, no sólo en su
original castellano, sino en la traducción italiana que, a instancias
de una dama, Madonna Gentile Feltria di Campofregio, hizo en 1515 un
español, Alfonso Hordeñez, familiar del Papa Julio II. Alfonso, el
marido de Lucrecia, adquirió en Roma un ejemplar de _Las Trezientas_,
de Juan de Mena, y habiendo encargado un _Tristán_, sólo lo encontró
en castellano.

No menor influjo que los importados y traducidos libros de caballería
ejercieron en las costumbres de Ferrara los poetas, buenos o
mediocres, latinos o italianos, eruditos o populares, señoriles o
plebeyos, ricos o pobres, que húbolos de todas clases y en gran
número y se consideraron indispensables en todas las fiestas, en las
bodas, los banquetes, las procesiones, los torneos y en todos los
espectáculos de gala, reputándose su oficio tan necesario en una
República bien ordenada como el de los pintores, músicos, farsantes
y bufones, y otros que nuestro Cervantes menciona, menos honrosos,
pero no menos necesarios para el comercio de ambos sexos. Claro es
que verdaderos poetas como Tebaldeo, los dos Strozzi, el Conde de
Correggio, fueron pocos, y que todos aquellos madrigales, sonetos y
canciones que se acompañaban con el laúd o la viola de amor, y cuyo
objeto era ensalzar los múltiples encantos más o menos visibles de
las damas, para entretenerlas y divertirlas arrancándoles una sonrisa
o un aplauso, eran de una calidad inferior, si no despreciable, bajo
el punto de vista literario. Pero Ferrara puede gloriarse de haber
visto nacer en el siglo XV dos poetas que cantaron a Orlando, el
uno enamorado y el otro furioso, y que, si no de igual grandeza,
tienen señalado puesto en el Parnaso italiano. El uno, Mateo-María
Boiardo, Conde de Scandiano, sobrino del delicado poeta latino Tito
Vespasiano Strozzi, se enamoró de Antonia Caprara, y aquel verdadero
amor, correspondido primero y luego desdeñado por la dama, hízolo
poeta y a él se debe su obra maestra _Orlando innamorato_. Murió
el 20 de Diciembre de 1494, dejando inacabado su poema, al que dió
gloriosa cima Ludovico Ariosto con su _Orlando Furioso_, que dedicó
al Cardenal Hipólito de Este. Y cuentan que al Cardenal sólo se
le ocurrió decirle: _Messer Lodovico, dove avete pigliato tante
coglionerie?_

Cuando llegó Lucrecia a Ferrara había ya muerto Boiardo, pero no le
faltó el incienso de todos los poetas ferrareses, y el más grande de
todos, por cuya mano la Casa de Este ha pasado inmortalizada a la
posteridad y vivirá mientras viva el idioma italiano, la glorificó
en una octava, la 85 del canto XLII del _Orlando Furioso_. En ella
coloca la imagen de Lucrecia en el templo de honor de las mujeres,
sostenida por dos caballeros testigos de su honra, los dos célebres
poetas Antonio Tebaldeo y Hércules Strozzi, un Lino y un Orfeo con
una inscripción que dice que su patria, Roma, debe, por su belleza
y su honestidad, ponerla por encima de la Lucrecia antigua[113].
En otras bellísimas estrofas del poema (canto XII, 69-70 y 71) la
ensalza por boca de Melissa, y la cantó, por fin, en una elegía
después de haber celebrado en un epitalamio catuliano su boda con
Alfonso.

  [113]  La prima inscrizion che agli occhi occorre
       Con lungo onor Lucrezia Borgia noma,
       La cui bellezza ed onestà preporre
       Deve all’antica la sua patria Roma.
       I duo, che voluto han sopra sè torre
       Tanto eccellente ed onorata soma,
       Noma lo scritto Antonio Tebaldeo
       Ercole Strozza; un Lino ed un Orfeo.

  He aquí la traducción que de esta octava hizo Jerónimo de Urrea:

         Lo que primero a caso allí ha mirado
       Con largo honor, Lucrecia Borja ha sido;
       Cuya honesta beldad bien ha ilustrado
       A Roma, y más que nunca ha engrandecido.
       Y los dos que con honra se han tomado
       Carga tan principal, allí ha leído
       En el mármol: Antonio Tebaldeo
       Y Hercul Estroza, un Lino y un Orpheo.

También floreció entonces en Ferrara el teatro a que era el Duque
Hércules aficionadísimo, y queda ya dicho, al hablar de la boda
de Lucrecia, que se representaron cinco comedias traducidas de
Plauto y que el Duque se ufanaba de ser el fundador del teatro del
Renacimiento en Italia, habiendo hecho traducir al italiano las
comedias de Plauto y de Terencio. El Conde de Correggio, inspirándose
en Ovidio, escribe la tragicomedia de _Céfalo y Pocris_, «que enseña
a las mujeres a no tener celos del marido». El Pistoia dedica a
Isabel de Este su tragedia en tercetos _Ponfila_, tomada de una
novela de Bocaccio, y Pandolfo Collenuccio encuentra en la Biblia
asunto para su _Comedia de Jacob y José_, cuya representación dura
dos días[114].

  [114] Philippe Monnier—Le Quattrocento—_Essai sur l’Histoire
  littéraire du XVeme siècle italien._ París, 1901.

No echó Lucrecia de menos en Ferrara como en Pesaro el lujo de Roma.
Alcanzó en Ferrara extraordinarias proporciones y se manifestó de
todas maneras: lujo de trajes y joyas, de animales, de armas, de
palacios, de jardines, de muebles. Cubríanse las paredes de las
habitaciones con tapices de Flandes y las camas con colchas de
tisú de oro; iluminaba los naipes Mantegna; encuadernábanse los
manuscritos en raso cuajado de perlas; abundaban el oro y la plata,
el marfil, el brocado, las plumas y las flores; llevábanse en todas
partes piedras preciosas: al cuello, en el sombrero, en el rosario,
en los zapatos, en la brida de los caballos, en la trailla de los
perros y hasta en el mango de la escoba que servía para barrer las
migajas del banquete.

Pero ni el trato ameno y suave con las damas, ya compañeras y no
siervas, ni el blando y bienhechor influjo de las letras, ni el lujo
y los placeres de la vida, lograron domar por completo la rudeza
medioeval de aquella gente batalladora, en quienes los terciopelos
y las joyas encubrían pasiones violentísimas y crueldades feroces.
Así vemos aquella tragedia de la familia ducal, en que por un
fútil motivo el Cardenal Hipólito mandó sacar los ojos a su hermano
Julio, la conjura de éste para asesinar por venganza al Duque, y el
castigo impuesto por Alfonso a sus dos hermanos, a uno de los cuales,
Ferrante, en un arrebato de ira, dejó tuerto para igualarle a Julio,
sin que jamás de ellos se apiadara. En el Castillo Viejo señalado
a Lucrecia por morada, cuidaron de enseñarle el día de su solemne
entrada en Ferrara el patio sobre cuyas losas rodaron, por orden de
Nicolás III, la cabeza de su hijo Hugo y la de la madrastra de éste,
Parisina Malatesta, para que el recuerdo sirviera de advertencia a la
joven desposada respecto a la suerte reservada en Ferrara a la mujer
infiel a su marido.

¿Llegó a serlo Lucrecia de obra con alguno de sus adoradores o
no pasó su infidelidad de mero pecaminoso pensamiento y devaneo?
Era natural que quien en Roma, como hija del Papa, había, por lo
menos, saboreado las delicias del amoroso requiebro y de la lisonja
cortesana, no quisiera verse privada de ellas en Ferrara y no se
diera por satisfecha con la tranquila compañía nocturna de un marido
que andaba de día despilfarrando su erótico caudal con daifas y
bagasas. ¿Mas fueron o no platónicas las conocidas relaciones de
Lucrecia con Pedro Bembo y con Francisco Gonzaga?

Distinguían los filósofos del siglo XVI tres clases de amor: el
_divino_, que es la contemplación de la belleza como imagen de Dios;
el _casto_, que es la contemplación de la belleza en sí misma, y
el _lascivo_, propio de los brutos y fuera de la razón. El divino
y el casto, a que se dió el nombre comprensivo y genérico de _amor
platónico_ era permitido a las señoras casadas. Torquato Tasso, en un
_Discorso sulla Gelosia_, concretó las ideas de la sociedad galante
de su tiempo. Después de decir que el amante no puede tener celos del
marido de la mujer amada, «porque al comenzar el amor se presuponía
la condición de que el marido fuese poseedor de su mujer», añade: «No
es tampoco molesto el amor de la mujer a su marido, porque puede
muy bien amar infinitamente al marido e infinitamente al amante,
sin mengua del uno ni del otro, porque son amores de cualidad y
naturaleza diversa. Se ama al marido como compañero en la generación
de los hijos, como partícipe en el gobierno de la casa, como consorte
de la vida y de los pensamientos, y, en suma, como el hombre a quien
las sagradas leyes la han unido con indisoluble lazo; al amante se
le ama de un modo muy distinto.» Esta era la _servidumbre amorosa_
del siglo XVI; mas no siempre se mantenía el amor en los confines
del platonismo lícito y los maridos vengaban en sangre la mancillada
honra. En veinte días murieron por infieles, a manos del ofendido
marido, cuatro damas muy principales; pero ninguna de las Duquesas de
Ferrara tuvo el triste fin de Parisina.

Del apasionado amor de Bembo dan testimonio sus cartas a Lucrecia.
Había nacido Pedro Bembo en Venecia, en 1470, y educádose en
Florencia, donde era su padre Embajador y donde adquirió el estilo
elegante que caracteriza sus obras. Estudió después el griego, en
Sicilia, con Agustín Lascaris, y filosofía, en Ferrara, con Nicolás
Leoniceno. Empezó allí a darse a conocer por sus poesías, en que se
transparentaba la licencia que deshonraba su conducta. Tuvo tres
hijos y una hija en una mujer que fué su manceba y su musa. León X lo
hizo su secretario, y a la muerte del Papa se retiró a Venecia, pero
Pablo III le confirió el capelo en 1538 y el Obispado de Bérgamo,
que desempeñó como pastor dignísimo, muriendo en 1547. Su manía de
imitar a Cicerón le hizo poner en boca del Papa expresiones propias
de un romano pagano, como la de «creado Pontífice por los Decretos de
los dioses inmortales», y dicen que no leía la Biblia ni recitaba el
breviario por no echar a perder su latín.

En Ostellato, la espléndida villa de los Strozzi, adonde solía ir
Lucrecia, conociéronse e intimaron el poeta veneciano y la española
Duquesa, _tan elegante y nada supersticiosa_, según aquél escribía.
Enamoróse de ella perdidamente Bembo, y durante los tres años, de
1503 a 1506, que pasó en Ferrara manifestóle su pasión de todos
modos. Frecuentó su trato, escribióle apasionadas cartas, cantó en
verso y en prosa su belleza y sus virtudes, y le dedicó, el 1.º de
Agosto de 1504, su diálogo sobre el amor, _Gli Asolani_, que al
año siguiente imprimió Aldo en Venecia, y se lo envió a Lucrecia
con una dedicatoria. Según Gregorovius no cabe dudar de la pasión
del veneciano; pero no puede afirmarse que correspondiese a ella
Lucrecia traspasando los confines de lo lícito. Las cartas de Bembo
se han publicado con sus obras. Hay algunas que no fueron dirigidas
a Lucrecia, sino a una desconocida a quien cortejó con éxito en
sus mocedades. Las que le escribió Lucrecia se conservan en la
Biblioteca Ambrosiana de Milán. Púsolas en boga Lord Byron y las
publicó, en 1859, Bernardo Gatti[115]. Son nueve: siete en italiano
y dos en español, con una canción española y un dorado mechón de
pelo. Las cartas son autógrafas; de la autenticidad del mechón duda
Gregorovius; pero en todo caso, dice, no pasó de ser una prenda de
afecto que obtuvo de Lucrecia el afortunado Bembo. Hay quien cree
que al tal dorado mechón se referían los siguientes renglones de
una carta que Bembo le escribía el 14 de Julio de 1503: «Cada día
halláis, con ingeniosa invención, manera de avivar mi fuego, como lo
habéis hecho hoy con la que _orla_ vuestra lucidísima frente»; pero
más bien que al pelo el verbo _cingere_ indica la _lenza_ o cinta
que ceñía la frente. Ello es que traspasara o no los confines de
lo lícito este afecto, no puede negarse que fué algo más que pura
amistad o mero _flirt_, a los que tan naturalmente inclinada era
Lucrecia. Gustaba infinito del tributo que a su belleza y gracia se
rendía, y si este tributo no lograba siempre interesar su corazón
y aprisionar su caprichosa voluntad, no era ella, sin embargo,
insensible a ciertas tentaciones, de las que su honestidad había
salido alguna vez malparada. Parece que Lucrecia, complaciéndose, con
refinada coquetería, en atizar el fuego en que ardía Bembo, llegó a
temer que fuera un incendio inextinguible y que la envolvieran sus
llamas, y esto era lo que esperaba el poeta, el cual, citando un
proverbio castellano leído en un libro de la amiga, «quien quiere
matar perro, rabia lo levanta», le manifiesta su esperanza de que,
queriendo ella apagar aquel amoroso furor, lo adquiera por contagio.
No hay pruebas de que se realizara la esperanza que acariciaba Bembo,
y hay que dejar a Lucrecia el beneficio de la duda; pero en el fondo
y en el secreto de su alma compartió el afecto del rendido galán. La
muerte de su hermano obligó a Bembo a partir de Ferrara. La ausencia
y el tiempo no lograron apagar por completo la amorosa llama: el amor
del poeta fué poco a poco tornándose en dulce melancolía hecha de
recuerdos; pero el suyo borróse bien pronto del corazón de Lucrecia,
entregada, si no con todo su cuerpo, con toda su alma, a una nueva y
más seria amistad amorosa.

  [115] _Lettere di Lucrezia Borgia a Messer Pietro Bembo_, dagli
  autografi conservati in un Codice della Biblioteca Ambrosiana.
  Milano, 1859.

Menos conocidos que los amores de Lucrecia y Bembo han sido los de
la Duquesa de Ferrara con su cuñado el Marqués de Mantua, Francisco
Gonzaga, de que tenemos noticia por los documentos hallados y
publicados por Luzio. De ellos resulta que fué Lucrecia quien se
enamoró del marido de Isabel de Este, su cuñada, el cual, por sus
retratos y por el busto que de él se conserva en el palacio de
Mantua, debió ser uno de los hombres más feos de su tiempo. Las
relaciones lícitas o ilícitas de Lucrecia y Francisco, que la
Marquesa de Mantua llamó _púdico adulterio_, porque no parece que el
pecado llegara materialmente a consumarse, dieron principio en una
excursión que hizo la Duquesa de Ferrara a Borgoforte. En el horrible
drama de la Casa Estense, del que fué Julio la primera víctima por la
ferocidad del Cardenal su hermano, se contentó Lucrecia con el papel
de espectadora, y mientras sus cuñados ferrareses andaban empeñados
en una mortal lucha fratricida, disfrutaba ella, en Borgoforte, la
grata compañía del cuñado mantuano. El simple anuncio de la visita
de la Duquesa llenó de gozo al Marqués; excusándose de que no fuera
Borgoforte digno de recibirla, aunque cuidaría de que encontrase
todas las comodidades posibles. De Borgoforte a Mantua la distancia
era corta, y Francisco llevó a Lucrecia a su capital para que allí
recibiera los obsequios y aplausos de los mantuanos, escribiéndole
Alfonso una carta para agradecerle cordialmente los agasajos que
había dispensado a su mujer.

Aun antes de la excursión a Borgoforte habíase Lucrecia aficionado
a su cuñado, y esta afición era de sus doncellas conocida. En la
primavera de 1504 fueron los Marqueses de Mantua a Ferrara para
las fiestas de San Jorge, y habiendo tenido que ausentarse el
Marqués, las dichas doncellas le escribieron un mensaje colectivo,
expresándole su sentimiento por verse privadas de su presencia,
especialmente Madonna Angela (Borja) y M.ª Polixena (Malvezzi), «que
contemplan el afecto que le profesa nuestra Excelentísima Duquesa, la
cual no cesa, en todas sus conversaciones, de hacer de él dulcísima
memoria». En otra carta de la misma fecha (8 de Mayo de 1504) y de
la misma mano, firmada por Polissena, trazaba ésta un cuadro de la
Corte de Ferrara y de una fiesta dada a la Marquesa de Mantua, en
que el Duque estuvo sentado entre las dos más hermosas doncellas,
adornándose todos los invitados con guirnaldas de flores; «pero nada,
añadía, fué del agrado de la Excelentísima Señora y de su servidora,
porque no estaba Vuestra Serenísima Señoría presente». A fines de
1504 fué despedida la Malvezzi por _sapientísima_, según Prosperi,
y Luzio cree que fué por demasiado curiosa en espiar los actos de
la Duquesa y por demasiado libre en contar cuanto veía y aun lo
que no veía, pues cuando regresó a Bolonia refirió a Juan Gonzaga,
que se lo escribió a su hermano el Marqués, que según noticias de
Ferrara, habiendo sabido el Duque la fuga del Valentino, corrió a
participárselo a la Duquesa, su mujer, y la encontró en su cuarto en
conversación a solas con el Cardenal Hipólito, lo cual le sorprendió
mucho. El chisme de la Malvezzi no tenía, sin embargo, ningún
fundamento.

Por orden de su padre emprendió Alfonso un viaje para visitar las
Cortes de Francia, Flandes e Inglaterra, desde donde debía regresar a
Ferrara, pasando por España; pero en Inglaterra le llegaron despachos
anunciándole la enfermedad del Duque Hércules y se apresuró a venir
a recoger el último suspiro de su padre, que murió el 25 de Enero
de 1505. Ciñó entonces Lucrecia una de las más preciadas coronas
italianas y vió realizado el sueño de su vida en aquella Corte de
Ferrara, de la que fué el alma, conquistando con su belleza y con su
gracia la simpatía de todos sus vasallos.

En sus amores con Francisco Gonzaga sirvió de tercero a la Duquesa
el poeta Hércules Strozzi, testimonio con Tebaldeo de la honestidad
de Lucrecia, en la ya citada octava del _Orlando Furioso_. Hércules
y su padre Tito emularon a Bembo en las poesías que a Lucrecia
dedicaron, y aun le superaron en la expresión, porque eran mayores
poetas; pero su devoción, claro está, era puramente estética y
literaria[116]. Las cartas de Strozzi al Marqués de Mantua, firmadas
con el nombre de _Zilio_ (equivalente a _Giglio_, o sea lirio), obran
en el Archivo Gonzaga y son pocas, porque las anteriores al 23 de
Marzo de 1508 fueron restituídas al poeta y sólo se conservan las que
recibió Francisco desde fines de Marzo a fines de Junio; es decir,
las inmediatamente anteriores al trágico fin de Strozzi. En ellas se
designa a Lucrecia con el nombre de _Bárbara_, que era el de la mujer
de Strozzi; a Alfonso, con el de _Camilo_; al Cardenal Hipólito, con
el de _Tigrino_, y a la Marquesa de Mantua, con el de _Lena_. Estas
relaciones empezaron cuando apenas acababa el idilio con Bembo,
cuyos últimos resplandores vemos en las desoladas cartas del poeta
veneciano. Tenía éste una fraternal amistad con Strozzi, a quien
había hecho confidente de sus amores, y si no se atrevió Strozzi
a revelarle los nuevos de Lucrecia, que había en él depositado su
confianza, debió disuadirle de que volviera a Ferrara, para evitarle
un desengaño.

  [116] Hércules dedicó a Lucrecia un epicedio en la muerte de
  César, en el que la dice que de la estirpe de los Estes y los
  Borjas, nacería el héroe prometido, del que sería ella madre.

En Enero de 1507 fué el Marqués de Mantua a Bolonia para abocarse con
el Papa Julio II, y a la ida, como a la vuelta, se detuvo en Ferrara,
donde la Duquesa lo obsequió con esplendidísimos y frecuentes bailes,
en que tomaron parte activa algunos Cardenales, como el de Narbona y
Cornaro, y tanto bailó Lucrecia, que era bailarina apasionada, que se
procuró un aborto. La primera danza se la concedió al Marqués, que
estaba enmascarado.

Tuvo al año siguiente que ir a Venecia el Duque Alfonso para
justificarse con la Serenísima y dió orden de que si en su ausencia
daba a luz Lucrecia, a quien dejaba ya próxima a salir de su
cuidado, no se le diese parte al Marqués de Mantua. Y a esta época
corresponden las cartas de Strozzi, que se conservan en el Archivo
mantuano, las cuales, por la letra, el papel, la tinta, son,
evidentemente, suyas, comparándolas con las que tienen su firma.
No puede de ellas deducirse que tuviera el Marqués arte ni parte
en el fruto de bendición que esperaba Lucrecia, porque la soñada y
prometida felicidad no parece que hubiera llegado a ser una realidad
para los enamorados cuñados. El 2 de Abril le dice: «La Duquesa
espera de hora en hora, el parto: Madonna _Bárbara_ dice que si no
se lo avisa se lo perdone y acepte la buena intención.» El 4 de
Abril dió a luz Lucrecia el tan ansiado heredero, a quien pusieron
el nombre del abuelo paterno. La participación oficial llevóla a
Mantua Prosperi, pero únicamente para la Marquesa; excusándose
con el Marqués en una esquela en que le decía no se había dado
parte, en nombre del Duque, a potentado alguno. Alfonso escribió
desde Venecia, el 5 de Abril, a su cuñado, participándole el feliz
alumbramiento de la Duquesa, y Strozzi, en carta del 9, reiteraba el
sentimiento de Lucrecia por la prohibición de su marido de anunciarle
el parto, doliéndose de la perfidia de Camilo.

Envió entonces el Marqués de Mantua a Ferrara a Benedetto Capilupi
para disipar, en lo posible, el malhumor del Duque y felicitarle
por el nacimiento de Hércules con protestas de fraternal y cordial
amistad. Acogiólo Alfonso benévolamente y le hizo ver al _putino che
era bello et ben compito d’ogni cosa_.

Partióse el Duque para Francia y dió esto lugar a una carta que el 25
de Abril escribió Strozzi, apremiando a Francisco para que viniese a
Ferrara: «Madonna _Bárbara_, decíale, os ama muchísimo, más acaso de
lo que pensáis, porque si creyeseis que os ama tanto como siempre os
he dicho, seríais más ardiente de lo que sois en escribir y en tratar
de venir donde ella estuviese. Os doy palabra de que os ama mucho, y
que si continuáis de la manera que sabré mostraros, si no conseguís
vuestro intento, quejaos de mí, que os lo permito. Mostradle que la
amáis ardientemente, que de vos no pide otra cosa. Poned la mayor
diligencia en venir a verla y veréis cuántas fiestas os hará, y
comprenderéis entonces que os digo aún menos de lo que hay.» Con
la propia fecha escribió al Marqués otra carta, para que pudiera
mostrarla, firmada con su nombre.

Bien fuera porque Francisco Gonzaga estaba realmente enfermo, bien
porque repugnara, según Luzio, a su carácter leal, el consumar el
adulterio, o más probablemente por el temor que le inspiraban los
Estenses, ello es que, desde Abril a Junio, a pesar de las instancias
de Lucrecia, no se movió de Mantua. Alfonso regresó de Francia con
extraordinaria celeridad, el 13 de Mayo, vistiendo luto por su tío
y cuñado Ludovico _el Moro_, y el 6 de Junio, en la esquina del
Palacio, apareció, cosido a puñaladas, el cadáver de Hércules Strozzi.

El crimen quedó impune y ante la pasividad de la justicia, que no
dió el menor paso para descubrir al asesino, ocurre, desde luego,
la sospecha de que fué obra del Duque, tanto más, cuanto que en una
carta confidencial de Jerónimo Comasco al Cardenal Hipólito, se
cita el nombre del asesino, soldado audaz y sin escrúpulos, que se
llamaba Masino del Forno. Quizás quiso Alfonso suprimir al tercero,
que, según escribía Strozzi a Francisco, «exponía por él la vida
mil veces por hora», y al que Isabel de Este, antes su protectora y
amiga, mostraba una instintiva malquerencia en una carta que acaso
sirviera para abrir los ojos a su hermano. Esta hipótesis parece más
seria y verosímil que la corriente del amor de Alfonso por la bella
Bárbara Torelli, que el 26 de Mayo de 1508 casó, en segundas nupcias,
con Hércules Strozzi. Atribuye Luzio el asesinato a disgustos de
familia. Bárbara, de su primer matrimonio con Hércules Bentivoglio,
tuvo dos hijas, que casaron, la una con Galeazzo Sforza de Pesaro,
y la otra, con Lorenzo Strozzi, el hermano de Hércules. Andaba ella
en pleito con su primer yerno, y éste o sus parientes, según Luzio,
irritados con el segundo Hércules que había Bárbara elegido por
marido, decidieron suprimirlo. Mas la impunidad de un asesinato,
que produjo gran impresión en Ferrara, por ser Hércules Strozzi
poeta de gran fama y cortesano muy bienquisto, y Bárbara mujer tan
bella como culta, y sobre el que guardan silencio los escritores
contemporáneos, quita fuerza a la versión de Luzio y robustece la de
la responsabilidad del Duque, a quien el Papa Julio II acusó, entre
otras cosas, de la muerte de Strozzi en la filípica contra Alfonso I,
que tuvo que oír en Roma, en Junio de 1510, el jurisconsulto Carlos
Ruini, enviado para aplacar al Papa, arrebatado de ira contra el
Duque por su alianza con los franceses.

Lorenzo Strozzi reemplazó al asesinado hermano en el servicio de
tercero que prestaba a Lucrecia. El 30 de Junio escribió ésta, de
su puño y letra, a Francisco, recomendando a Lorenzo como no menos
devoto servidor que su hermano Hércules, y desde Reggio escribía
Strozzi al Marqués que «la Duquesa deseaba _parlare a bocha_ con él,
y le rogaba viniese a Gonzaga y de allí a Reggio, de donde tendría
ella que volver a Ferrara dentro de ocho o diez días por la partida
del Duque, porque sería la cosa del mundo que le daría más gusto. Y
como yo le dijese que V. E. estaba en cama, me contestó que mandaría
decir en Reggio y en Ferrara tantas oraciones, que le sería concedida
la gracia de que sanase pronto V. E. y pudiese venir a verla, y que
si a ella le fuese lícito, no tardaría tanto en ir a hablarle y
visitarle, y que el mal de V. E. le duele tanto como si fuera propio.
La Duquesa había estado muy mal de un flujo de sangre, pero estaba
ya bastante bien, y que si esto no se lo hubiera impedido hubiese
escrito de su puño una carta a V. E. para rogarle que viniese de
todos modos a Reggio, y aunque ya le he dado las excusas de V. E.
por no poder venir, me ha encargado le escriba, y he hecho cuanto la
Duquesa me ha ordenado».

Contestóle el Marqués por mano de su Secretario Tolomeo Spagnoli,
el 25 de Agosto, en una carta en que, a través de la fraseología
oficial, se transparenta el constante afecto cohibido por la
enfermedad y por la prudencia. Atribuye el Marqués a las oraciones de
Lucrecia el sentirse más aliviado desde hacía cuatro días, y entre
las razones que le hacían desear su curación, una de las principales
era la de poder volverla a ver.

Después del asesinato de Hércules Strozzi, evitó Francisco Gonzaga
toda relación directa con Lucrecia, a pesar de los seductores
convites que le envió por medio de Lorenzo Strozzi para que
honrara con su presencia las fiestas del Carnaval y los soberbios
espectáculos teatrales de Ferrara en 1509. Pocos meses después cayó
Francisco en poder de los venecianos, y durante todo el año que
duró su prisión en Venecia, la correspondencia de Lucrecia con su
cuñada Isabel se limitó a un frío cambio de cortesías y noticias;
pero apenas salió el de Mantua de las garras del León de San Marcos,
Lucrecia, que había procurado confortar al prisionero con secretos
auxilios, pareció renacer. Volvió Lorenzo Strozzi a emprender
sus peregrinaciones a Mantua, y sus cartas al Marqués abundan en
alusiones al amor de Lucrecia.

Los diez años que aún vivieron, de 1509 a 1519, fueron para Lucrecia
y Francisco muy poco venturosos. Esperaba la Duquesa poder visitar
de nuevo Mantua, donde el Marqués le estaba preparando un suntuoso
apartamento en el Palacio de San Sebastián; pero se lo impidieron
los acontecimientos políticos, sus continuos partos y abortos y los
duelos que hubieron de afligirla.

El 9 de Agosto de 1510 excomulgó Julio II al Duque Alfonso y lo
desposeyó de todos sus feudos eclesiásticos. Vióse, pues, Ferrara
empujada a la guerra en estrecha alianza con Francia, y en la jornada
de Ravenna, el 11 de Abril de 1512, la artillería de Alfonso decidió
la suerte de la batalla en favor de los franceses, pero la muerte de
su caudillo Gastón de Foix hizo que la victoria resultase, al fin y
al cabo, un triunfo para las armas pontificias. Con grandes agasajos
fueron recibidos en Ferrara el famoso Bayard y los caballeros
franceses que salvaron la ciudad de caer por sorpresa en manos de
Julio II, y al escribir la biografía de Bayard _su leal servidor_,
se expresó, respecto de Lucrecia, en estos términos: «Sobre todo, la
buena Duquesa, que era una perla, acogió a los franceses con gran
distinción, y todos los días los obsequiaba con maravillosas fiestas
y banquetes, según se usaba en Italia. Me atrevo a decir que ni en su
tiempo, ni aun mucho antes, no se ha visto una más gloriosa Princesa,
porque era bella, buena, dulce y cortés con todos, y si bien su
marido era Príncipe entendido y valiente, ella, con su cortesía, le
prestó buenos y grandes servicios»[117]. Privado del apoyo francés,
vióse obligado Alfonso a ir a Roma para recibir la absolución del
Papa, y a punto estuvo de correr la misma suerte de César Borja, de
la que le salvaron su precipitada fuga y la ayuda de los Colonna, que
lo condujeron a Marino, de donde pudo regresar disfrazado a Ferrara.
Al fin puso término a la guerra, en 1513, la muerte de Julio II, al
que sucedió, con el nombre de León X, Juan de Médicis. Cuando llegó a
Ferrara la noticia del fallecimiento del Papa Julio, visitó Lucrecia
muchas iglesias para dar gracias a Dios, y rogó al nuevo Pontífice le
renovara la indulgencia plenaria que le había concedido Alejandro VI
para ella y veinticinco de sus familiares que ella designase.

  [117] _Le Loyal Serviteur. Histoire du bon Chevalier, le Seigneur
  de Bayard._

A las angustias e incertidumbres de la guerra juntáronse, para
Lucrecia, los quebrantos de la salud, debidos a las frecuentes y
laboriosas gestaciones y alumbramientos, y los duelos con que el
Señor quiso probarla en sus últimos años, arrebatándole a los seres
más queridos. En 1509 dió a luz a su segundo hijo, el Cardenal
Hipólito, y desde 1514 a 1519 tuvo a Alejandro, a Leonor, a Francisco
y a Isabel. Sufrió en aquellos años pérdidas crueles: en 1512, la
de su hijo primogénito Rodrigo, Duque de Bisceglia; en 1516, la del
pequeñuelo Alejandro; en 1517, la de su hermano Jofre, Príncipe de
Squillace; en 1518, la de su madre Vannozza, y en 1519, la precedió
de pocos meses en la tumba el amicísimo Marqués de Mantua, Francisco
Gonzaga. Murió éste el 29 de Marzo de 1519, y en la sentida carta de
pésame que escribió Lucrecia a su cuñada, la Marquesa viuda, decíale
que esta muerte le había causado tanta tristeza y dolor, que más
necesitada estaba ella de consuelo que en estado de poder consolar
a nadie, y sobre todo, a quien, por la gran pérdida sufrida, debía
sentir mayor afán; mas como no tenía remedio y así lo había querido
el Señor, había que conformarse con su voluntad.

La conducta irreprochable de Lucrecia en sus últimos diez años
hicieron que le fuera más benévolo el juicio de Isabel de Este y de
Isabel Gonzaga. La Duquesa de Urbino la visitó en Mayo de 1518, y
la Marquesa de Mantua, disgustada del marido, que estaba entonces
entregado al Secretario Spagnoli, menudeaba sus visitas a Ferrara
para concertarse con sus hermanos respecto a la manera de resistir la
influencia del favorito del Marqués.

Vida devota y ejemplar fué la de Lucrecia. Fundó conventos y
hospitales, frecuentó iglesias y monasterios, leyó libros ascéticos
y meditó sobre la misericordia de Dios y los milagros de sus Santos.
Decíase en Ferrara, según escribió Juan Gonzaga a su sobrino el
Marqués Federico, que hacía diez años que llevaba cilicio, y cerca
de dos que se confesaba todos los días y comulgaba tres o cuatro
veces al mes. Pero estas prácticas religiosas no la hicieron olvidar
sus deberes de madre y de soberana. Dedicaba buena parte de su
tiempo a la educación del heredero, que tuvo por maestro a Pedro
Antonio Acciaiuoli, y a cuyas lecciones de latín asistía, y en
1518 presenció, en unión de varios gentiles-hombres y literatos,
el examen del Príncipe, que había cumplido los diez años y se
acreditó de prodigio por la facilidad con que traducía el latín y
el griego. Llamáronla los ferrareses madre del pueblo, porque se
afanó en remediar los males que eran natural consecuencia de la
guerra, empeñando sus joyas y renunciando a las galas que había tanto
estimado. E intentó también la ardua reforma de la moda femenina
en punto a los escotes, introduciendo la gorguera para cubrir la
parte del pecho y de la espalda que, en todo tiempo y en menor o
mayor grado, han gustado de lucir desnuda cuantas damas presumen
de hermosas, bien formadas y elegantes. Este solo intento bastaría
para probar cuán apartada vivía ya Lucrecia de las mundanas pompas y
vanidades, ella que tanto se había preocupado de vestidos y afeites y
había disputado el cetro de la moda a su cuñada de Mantua.

El 14 de Junio de 1519, tras una laboriosa gestación y con un no
menos laborioso parto, dió a luz Lucrecia una niña que, por lo
endeble, fué inmediatamente bautizada, teniéndola en la pila Eleonora
de la Mirandola y poniéndosele por nombre el de Isabel María. Vivió
la criatura poco tiempo, mas viva estaba el 17 de Noviembre de
aquel año, pues en aquella fecha, habiendo sabido Alfonso que en
la Corte de Francia se le tenía una tercera esposa, escribió a su
hermana Isabel «que no quería casarse porque no estaba en edad de
hacer semejante locura, tanto más cuanto que tenía _cinco hijos_ que
educar».

A consecuencia del parto le sobrevino a Lucrecia un poco de fiebre,
de la que creyeron se vería pronto libre; pero lejos de mejorar,
fué empeorando, y los médicos quisieron sangrarla y empezaron por
cortarle el pelo, por habérsele subido la sangre a la cabeza; lo
cual, escribía el secretario del Duque a la Marquesa de Mantua el
21 de Junio, «pone en peligro su vida y no durará ya mucho». Al
día siguiente diéronla por muerta, y el mensajero enviado por los
Gonzagas, Carlos Ghisio, que acababa de llegar, avisó la hora a que
había expirado la Duquesa. Había tenido un paroxismo, y creyéndola
muerta, los secretarios ducales extendieron los partes de defunción,
con expresión del día y hora del fallecimiento, y los cerraron para
enviarlos a las demás Cortes. Había perdido la palabra y la vista;
pero se presentó luego una pequeña mejoría, y gracias a un caldo y
otras cosas sustanciosas que le dieron descansó y los médicos dijeron
que si no se repetía el paroxismo había esperanzas de salvarla. El 23
escribía Prosperi a la Marquesa de Mantua: «Con la gracia de Dios, la
señora Duquesa ha estado algo mejor: ayer noche mejoró un poquito,
y esta mañana se ha ganado algo, de suerte que ya no hay el temor
de antes.» Pero el día 24, que era viernes, se agravó de tal modo
Lucrecia, que no hubo lugar a dudas sobre el funesto desenlace que de
hora en hora se aguardaba, creyendo los médicos que aún podría durar
hasta la noche, y en efecto, pasó el día en los afanes de la muerte,
perdido ya el conocimiento y la palabra, y a la una de la madrugada,
en presencia de su marido y de sus hijos, entregó su alma al Señor,
que la acogió en el seno de su divina misericordia.

Publicó Gregorovius la última carta que escribió Lucrecia desde su
lecho de muerte al Papa León X el 22 de Junio, la cual dice así:

«Santísimo Padre y Beatísimo Señor mío: Con toda la posible
reverencia de ánimo beso los pies de Vuestra Beatitud, y humildemente
me recomiendo a su santa gracia. Después de haber sufrido mucho
durante más de dos meses a consecuencia de un penoso embarazo, quiso
Dios que diera a luz una niña al amanecer del día 14 de este mes, y
esperaba que con el parto se aliviase mi mal. Pero ha sucedido lo
contrario, y me veo obligada a rendirme a la naturaleza. Y es tan
grande el don que nuestro clementísimo Creador me ha hecho, que tengo
conciencia del fin de mi vida y siento que dentro de pocas horas,
después de recibir todos los Santos Sacramentos de la Iglesia, saldré
de este mundo. En este momento, como cristiana, aunque pecadora, me
he acordado de suplicar a Vuestra Beatitud que por su benignidad se
digne darme del tesoro espiritual algún sufragio, dispensando a mi
alma su santa bendición, como se lo pido devotamente. Y a su santa
gracia recomiendo a mi marido y a mis hijos, todos servidores de
Vuestra Beatitud. En Ferrara, el 22 Junio 1519, en la hora 14.—De
Vuestra Santidad humildísima sierva, _Lucrecia de Este_.»

Y Gregorovius se pregunta: «¿Es posible que escribiera esta carta en
su lecho de muerte, con ánimo tan sereno y tan digno, una mujer sobre
cuya conciencia pesaran las enormidades de que se acusó a la hija de
Alejandro VI?» La respuesta es fácil. La carta es un mero documento
cancilleresco, que no pudo escribir ni dictar Lucrecia, que el 22
de Junio estaba en la agonía, perdido a ratos el conocimiento y la
palabra y sin darse cuenta de cuanto la rodeaba.

No testó Lucrecia en su última enfermedad, pero tenía escrito de su
mano un testamento y había rogado al Duque que lo tuviera por válido.
No lo cumplió, sin embargo, el Duque, por haber sido beneficiados con
demasiada largueza institutos religiosos y ciudadanos privados.

En la carta que escribió Alfonso a su sobrino Federico de Mantua
participándole el fallecimiento de Lucrecia a la hora de ocurrido,
decíale: «No puedo escribir esto sin lágrimas; tanto me pesa verme
privado de una tan dulce y cara compañera, porque lo era para mí
por sus buenas costumbres y por el tierno amor que entre nosotros
existía.»

El 22 de Junio, cuando se creyó que había fallecido la Duquesa,
corrió la voz de que se le estaba preparando la tumba en la iglesia
de Santa María de los Angeles, donde estaban enterrados los Estenses,
Nicolás III y sus hijos Lionelo, Hércules I y Segismundo; pero en
la noche del sábado 25 tuvo lugar la traslación del cadáver a la
iglesia interior del _Corpus Domini_, habiendo sido enterrado en la
misma sepultura en que yacía el de su suegra D.ª Leonor de Aragón,
gran protectora, como Lucrecia, de aquellas monjas clarisas. En el
convento del _Corpus Domini_ había pasado Lucrecia algunas temporadas
para reponer su salud y aliviar sus penas, huyendo de la tristeza y
pesadumbre del castillo, y debió habitar, porque conserva el nombre
de Lucrecia Borgia, la casa de Juan Romei, frente a la del Cardenal
Hipólito, que Hércules I confiscó y dió a las Clarisas, que la
incorporaron luego a su convento.

El entierro de Lucrecia fué una imponente y sentida manifestación de
duelo. Acompañáronla hasta su última morada su marido y sus hijos,
la nobleza, el clero y el pueblo todo de Ferrara, para el que fué
una verdadera pérdida la de la bienhechora Duquesa. Su sepultura
está en el centro de la iglesia, al pie del altar, y en ella están
enterrados, además de su suegra, su marido Alfonso I y sus hijos
Alejandro e Isabel, según reza la siguiente inscripción:

  [Ilustración]

                              D. O. M.
                ALPHONSO DUCI FERRARIE, MUTINE REGII
                         MARCHIONIS ESTENSI
                           COMITI RODIGII
                            PRINC. CARPI
                DOMINO COMACHI PROVINCIARUM FRIGNANI
                ET CARFAGNANE IN ROMANDIOLA. ELEONORA
                           ARAGONE MATRI.
                        LUCRETIE BORGIE UXORI
                    ALEXANDRO & ISABELLE FILIIS.

También están enterrados en el _Corpus Domini_ los hijos de Lucrecia,
Hércules II y Leonor, que profesó en aquel convento, y sus nietos
Alfonso II con su primera mujer, Lucrecia de Médicis, y Lucrecia,
hija primogénita y natural de Hércules II, que fué, como su tía
Leonor, clarisa, y murió en olor de santidad.

Extraño es que Gregorovius, después de insertar la carta en que
el Marqués Juan de Gonzaga daba cuenta a su sobrino Federico del
entierro de Lucrecia en el convento del _Corpus Domini_, en la misma
sepultura en que yacía la madre del Duque, añada, a renglón seguido,
que no se encuentran en Ferrara las tumbas de Lucrecia Borja y de
los Este. ¿Cómo no las vió cuando visitó la ciudad con un guía tan
excelente y erudito como Citadella? ¿Cómo no leyó el _Compendio
histórico de las iglesias de Ferrara_, que el beneficiado de aquella
catedral, D. Marco Antonio Guarini, escribió y publicó en 1621?[118].
De haberlo leído se hubiera enterado de que, además de los Estenses
enterrados en Santa María de los Angeles y en el _Corpus Domini_,
yace en la iglesia de Jesús, en un mausoleo que erigió Alfonso II, su
segunda mujer, D.ª Bárbara de Austria, hija del Emperador Fernando
I; en San Bernardino, Segismundo, hermano de Alfonso I; en San
Benito, Alfonso, Marqués de Montecchio, hijo de Alfonso I y de Laura
Dianti, con su segunda mujer, Violante Segni; en San Pedro Pablo,
César Estense Trotti, hijo natural de Hércules II; en San Cristóbal,
el Duque Borso y su hermano Alberto; en San Agustín, Laura Eustochia
Dianti, tercera mujer de Alfonso I, con su nieto Alfonsino y su nuera
Julia de la Rovère, hija del Duque de Urbino y primera mujer del
Marqués de Montecchio, que en ella tuvo a César, Duque de Módena,
al Cardenal Alejandro, a Leonor y a Alfonsino, y en Santa María del
Consuelo, Marfisa de Este, hija natural de D. Francisco, Marqués de
Massalombarda y nieta de Lucrecia Borja, último vástago de la Casa
de Este que quedó en Ferrara cuando, a la muerte de Alfonso II, fué
incorporada la ciudad a los Estados de la Iglesia.

  [118] _Compendio Historico dell’origine, acrescimento e
  Prerogative della Chiese e Luoghi Pij della Città e Diocesi di
  Ferrara_, per D. Marc Antonio Guarini, Ferrarese, Beneficiato
  della Catedrale. Ferrara, 1621.

Otro historiador de los Borjas, de fácil lectura, pero no siempre
fidedigno, el francés Carlos Yriarte, fué a buscar los restos de
Lucrecia en el templo de San Francisco, donde, según las crónicas
más respetables, debían descansar en el oscuro subterráneo, negro
panteón de los primeros Príncipes de la Casa de Este; pero no pudo
encontrar ni siquiera una lápida sepulcral: todo había sufrido tal
cambio y tal trastorno, que no se veía una escultura, ni un nombre,
ni un escudo de armas, ni una fecha, ni un vestigio o símbolo que se
pudiera descifrar o interpretar. ¿Cuál sería el oscuro subterráneo
del templo de San Francisco que tomó Yriarte por negro panteón de los
Este, donde yacían, _según las crónicas más respetables_, los restos
de Lucrecia, y donde no halló trazas ni vestigios de que hubiera sido
allí enterrado ningún cristiano?

Quince años sobrevivió a Lucrecia Borja el Duque Alfonso I, y si no
quiso hacer la locura, según él decía, de contraer terceras nupcias,
por lo que renunció a la mano que le ofrecieron varias Princesas,
encontró consuelo a su larga viudez en una bellísima ferraresa,
mujer del pueblo, que le hizo padre de dos hijos varones, Alfonso
y Alfonsino, los cuales pretendieron haber sido legitimados por
subsiguiente matrimonio contraído _in articulo mortis_ en presencia
de pocos testigos. La Santa Sede declaró inexistente el matrimonio,
y los primeros que consideraron ilegítimo al D. Alfonso fueron los
Estenses sus hermanos. Hércules II le excluyó como espúreo de la
investidura de Ferrara que le concedió Pablo III en 1539, y en el
árbol genealógico de la familia, publicado en 1555, figuraba con la
cruz roja, señal de bastardía. Sus otros dos hermanos, el Cardenal
Hipólito y el Marqués de Massalombarda, D. Francisco, cuando de él
hablaban llamábanlo públicamente _nuestro ilustrísimo bastardo_. Con
la Bula _Prohibitio alienandi_, que prohibía a los hijos ilegítimos
la investidura de los feudos eclesiásticos, dió Pío V un golpe mortal
a la Casa de Este, porque no reconociendo como legítimo al Marqués
de Montecchio, D. Alfonso, no podrían heredar sus hijos y Ferrara
vendría a poder de la Iglesia a la muerte de Alfonso II, que se sabía
en Roma no tendría herederos directos.

Falleció Alfonso I, a los cincuenta y ocho años de edad, el 31 de
Octubre de 1534 y le sucedió su hijo Hércules II, a cuya educación
había dedicado especialísimos cuidados su madre. No conoció ésta a
su nuera ni sospechó que pudiera serlo Renata de Francia, la hija de
Luis XII y hermana de Claudia, la mujer de Francisco I, a quien sus
cuñados estenses calificaban de _monstruo_, tanto por su fealdad como
por sus aficiones heréticas, habiendo acogido en Ferrara a Calvino
y a Clemente Marot y amparado a cuantos eran, por protestantes,
perseguidos. Los franceses que con Renata vinieron a Ferrara no se
resignaban a vivir en aquella ciudad malsana para los forasteros,
excesivamente fría en invierno y de calor sofocante en el verano, que
Clemente Marot llamaba _un pantano lleno de mosquitos_.

Renata, que era al llegar de Francia muy católica y aun
supersticiosa, abandonó, influída por Calvino, las antiguas
creencias y prácticas religiosas, y durante doce años dejó de oír
misa y de confesar y comulgar, lo cual, en una Corte feudataria del
Papa y en una familia representada siempre por uno de sus Príncipes
en el Colegio Cardenalicio, había de ser motivo de asombro y de
escándalo. Llegó éste a un punto que creyó Hércules que debía
intervenir la Iglesia, y se instruyó contra Renata un proceso que dió
por resultado la aparente conversión de la Duquesa, la cual siguió,
sin embargo, su correspondencia con Calvino, y cuando regresó a
Francia, a la muerte del Duque, su marido[119], abrazó sin recato la
causa de la Reforma, y hubiera perecido en París, como hugonote, la
noche de San Bartolomé, a no haber sido por su cercano parentesco con
el Rey. Retiróse a su castillo de Montargis, donde murió, quince años
después, en el más triste abandono. Estando una vez en Lyon Alfonso
II, estalló allí la peste y su madre le convidó a su castillo, que se
había conservado libre del contagio; pero él le contestó que prefería
morir entre apestados que vivir entre herejes.

  [119] Renata partió de Ferrara el 2 de Septiembre de 1560, no
  expulsada por su hijo Alfonso II, sino voluntariamente, por no
  poder soportar que la llamaran _la Duquesa vieja_.

Fué el matrimonio poco afortunado aun políticamente, porque sometido
Hércules a la influencia francesa, vióse obligado a tomar parte en
la guerra que Pablo IV (Caraffa), aliado de Enrique II de Francia,
promovió a los españoles, y a la que éstos pusieron victorioso
término con la batalla de San Quintín, ganada por Manuel Filiberto
de Saboya. Obligado el Papa a hacer las paces con Felipe II, a quien
tanto odiaba, ajustáronlas en Cavi el Duque de Alba y el Cardenal
Caraffa, quedando Hércules excluído del tratado, y como contaran
con el apoyo de España el Duque de Toscana, Cosme de Médicis, y el
de Parma, Octavio Farnesio, vióse el de Ferrara _entre dos perros
mordientes_ y aceptó la mediación que le ofreció Cosme I para la
paz, que se hizo sobre la base del matrimonio de Alfonso, hijo y
heredero de Hércules, con Lucrecia, la hija de Cosme y de Leonor
de Toledo[120]. Suscitó este matrimonio gran oposición por parte
de Francia, que ofreció a Alfonso la mano de la hermana del Rey,
Margarita de Valois, con dote mayor que la de Renata; mas se frustró
la negociación matrimonial y Margarita casó con el vencedor de
San Quintín, Manuel Filiberto de Saboya. En Septiembre de 1541 se
presentaron a Carlos V, en Luca, Hércules y Cosme, cabalgando el
Duque de Ferrara a la derecha del Emperador y el de Toscana a la
izquierda, y esto fué causa de una cuestión de precedencia, que duró
treinta años, y se resolvió en favor de Cosme cuando obtuvo del Papa
y del Emperador el título de Gran Duque de Toscana, que le dió la
primacía sobre todos los demás Duques reinantes italianos.

  [120] Era D.ª Leonor hija del Virrey de Nápoles D. Pedro, Marqués
  de Villafranca.

Cuando reinaba en Ferrara el hijo de Lucrecia Borja, Hércules II,
cuya esposa Renata de Francia albergaba a Calvino y sus secuaces
y favorecía secretamente la Reforma, que había de profesar luego
públicamente en Francia, llegó a Ferrara y se alojó en el palacio
ducal un Borja procedente de España, que había sido magnate prócer
con fama de valido en la Corte de Carlos V, y se encaminaba a Roma,
no para vestir la púrpura cardenalicia, que quería otorgarle Pablo
III, sino para servir como humildísimo y valeroso soldado en la
Compañía de Jesús, que a la sazón reclutaba y capitaneaba San Ignacio
de Loyola, y que había de dirigir más tarde como tercer Prepósito
general el cuarto Duque de Gandía, San Francisco de Borja. Tenía _el
Padre Francisco_, como se le llamaba entonces, cercano parentesco con
el Duque de Ferrara. Su abuelo Don Juan, asesinado en Roma, era hijo
de Alejandro VI y hermano de Lucrecia, y su padre, primo hermano de
Hércules II, casó en primeras nupcias con D.ª Juana de Aragón[121],
hija natural del Arzobispo de Zaragoza, D. Alonso, que lo era, a su
vez, del Rey Católico D. Fernando; de suerte que descendía el Santo
de un Papa y de un Rey, siquiera tuviese esta descendencia más de
natural que de legítima. Habíase educado en la Corte de Carlos V, y
llegó a adquirir tal valimiento con el César, que le hizo Marqués
de Lombay, título que desde entonces llevó el primogénito del Duque
de Gandía, y le casó con D.ª Leonor de Castro y de Meneses, noble
dama portuguesa y amiga de la infancia de la Emperatriz D.ª Isabel.
Murió la augusta señora en Toledo, y hubieron los Marqueses de Lombay
de acompañar el cadáver, por orden del Emperador, hasta Granada,
donde debía ser enterrado en la Capilla Real. Al destapar el ataúd,
la horrible podredumbre del antes hermosísimo rostro produjo tal
impresión en el Marqués, que exclamó: _Nunca más, nunca más servir
a señor que se me pueda morir_; y resolvió no servir sino a Dios,
renunciando a las mundanas grandezas y entrando en religión si
perdiese a su esposa[122]. No pudo, sin embargo, realizar desde
luego sus propósitos, porque el Emperador le confió el gobierno
de Cataluña, que desempeñó con el mayor celo y acierto durante
cinco años; pero ya por este tiempo, según nos dice el Cardenal
Cienfuegos[123], el Virrey, con gusto de la Marquesa D.ª Leonor,
mudó en comercios de ángel el amor y trato conyugal[124]. Y estando
una vez en oración ante un crucifijo de bronce, hablóle éste con
voz sensible, diciéndole: «Si tú quieres que deje a la Duquesa más
tiempo en esta vida, yo lo dejo en tu mano; pero te aviso que a ti no
te conviene.» Respondióle que no dejase cosa alguna a su arbitrio,
ofreciéndole la vida de la Duquesa, la de sus hijos y la suya para
que dispusiese de todo según fuese de su mayor agrado. La resignación
del Duque tuvo por inmediato efecto los mortales accidentes que
sobrevinieron a la Duquesa, y para los que no encontraban explicación
ni remedio los médicos. Murió, pues, santamente, y pudo el viudo,
dejando establecidos a sus hijos[125] y arreglados todos sus asuntos
en Gandía, entrar en la Compañía de Jesús y luego en el cielo, como
uno de los más grandes entre los Santos españoles, que allí abundan,
y con fama muy otra de la que alcanzaron los Borjas en Italia.

  [121] En ella tuvo el tercer Duque de Gandía siete hijos, y
  además, durante este matrimonio, _un hijo bastardo natural_,
  según dice en su testamento, aunque era en rigor adulterino,
  habido en una noble señora, D.ª Catalina Díaz. Contrajo luego
  segundas nupcias con D.ª Francisca de Castro y Pinos, que le hizo
  padre de otros diez hijos.

  [122] No tiene fundamento alguno la pasión amorosa del Marqués
  de Lombay por la Emperatriz Isabel. _La conversión de San
  Francisco de Borja_ es una leyenda que aparece por vez primera
  en un artículo del Marqués de Molins, publicado en el _Semanario
  pintoresco_ el 10 de Julio de 1836. En él se inspiró el Duque
  de Rivas para escribir su romance _El solemne desengaño_, y a
  este asunto dedicó una novelita Alarcón, y Campoamor uno de
  sus _Pequeños Poemas_, titulado _Los amores en la luna_. El
  año de 1896 se estrenó en Madrid una zarzuela, _El Duque de
  Gandía_, escrita por D. Joaquín Dicenta, y puesta en música por
  los maestros Llanos y Chapí, la cual tuvo poco éxito y está ya
  olvidada.

  [123] La heroyca vida, virtudes y milagros del grande San
  Francisco de Borja, antes Duque cuarto de Gandía, y después
  tercero General de la Compañía de Jesús. Escrivióla el
  Eminentísimo y Reverendísimo Padre Don Álvaro Cien-Fuegos,
  Cardenal de la Santa Iglesia de Roma, Arzobispo de Monreal, &c.
  3.ª impresión con la dedicatoria al Almirante. Año 1726. Madrid.

  [124] Tuvo San Francisco en doña Leonor de Castro, ocho hijos,
  cinco varones y tres hembras.

  [125] El primogénito D. Carlos, quinto Duque de Gandía, casó con
  Magdalena de Centelles, Condesa de Oliva. D. Juan, que casó dos
  veces, fué Legado en Portugal y en Alemania, y Mayordomo mayor de
  la Emperatriz María, mujer de Maximiliano II y de la Reina D.ª
  Margarita, esposa de Felipe III. D. Álvaro casó con su sobrina,
  la cuarta Marquesa de Alcañices, hija de su hermana Doña Juana.
  La mayor, D.ª Isabel, fué mujer del Conde de Lerma y Marqués
  de Denia, D. Francisco de Rojas. La tercera, Dorotea, murió a
  los catorce años en el Convento de Santa Clara, antes de que
  profesara. D. Fernando falleció a los veinticinco, y D. Alonso,
  marido de D.ª Leonor de Noronha, administró los bienes del Duque
  de Gandía, su hermano, y pasó a Praga para representar al Rey D.
  Felipe II y cuidar de los intereses de su hermana la Emperatriz
  viuda D.ª María.

El 3 de Octubre de 1559 murió Hércules II, y empezó a reinar su
hijo Alfonso II, último de los Duques de Ferrara, cuyo primer
acto fué poner en libertad a su tío abuelo el octogenario Julio,
que había estado cincuenta y tres años y ocho meses preso en un
calabozo del castillo, siendo el asombro de Ferrara cuando apareció
en la calle vistiendo el mismo traje que llevaba el día en que su
hermano, Alfonso I, conmutó en cárcel perpetua la pena de muerte
a que le había condenado. En el transcurso de más de medio siglo
había cambiado la moda, y el apuesto Julio de los bellos ojos, en
mal hora alabados por Angela Borja, no había podido enterarse de sus
variaciones y salió trajeado con galas de mozo, que aun en su tiempo
hubieran parecido impropias de sus años.

Tuvo Hércules en Renata sólo dos hijos varones: el heredero Alfonso
y el Cardenal Luis; y tres hembras: Ana, Lucrecia y Leonor. Era
tradición en la familia de Este que el segundogénito fuera Cardenal.
Habíanlo sido los dos Hipólitos, el hermano y el hijo de Alfonso
I, y era preciso que Luis abrazase la carrera eclesiástica, aunque
no tuviese a ella la menor afición. A los quince años fué Obispo
de Ferrara y a los veintitrés Cardenal; mas se indispuso luego con
el Papa por su carácter violento y altanero y por su vida mundana
y escandalosa, de la que hacía público alarde para mostrar la
repugnancia que la impuesta carrera le inspiraba. Cuando Alfonso,
viéndose sin herederos y sin esperanza de tenerlos, propuso a
su hermano el Cardenal que renunciara la púrpura y contrajese
matrimonio, era ya tarde. Veinte años antes hubiera podido enlazarse
con Juana de Borbón, viuda del Duque de Enghien; pero a ello se
opusieron entonces su hermano el Duque y su tío el Cardenal Hipólito.
Ahora estaba ordenado _in sacris_, y aunque tenía poco más de
cuarenta años era un hombre acabado por la vida licenciosa que había
llevado y por las enfermedades que había contraído.

De las hijas de Hércules y de la hugonote Renata, la mayor, Ana,
fué mujer del Duque Francisco de Guisa y luego del Duque de
Nemours, capitanes ambos de la Liga católica, y la menor, Leonor,
siempre enfermiza y recluída, murió soltera de una enfermedad del
corazón[126], y la leyenda forjó sus amores con Torcuato Tasso y
atribuyó a esta pasión la locura del poeta y su larga detención en el
Hospital de Santa Ana. Lucrecia era el ídolo de la Corte de Ferrara:
rubia, alta, de majestuosa presencia, llena de gracia y de ingenio.
Había tenido muchos pretendientes, entre ellos el de Guisa, marido de
su hermana mayor, y la casaron, cuando tenía ya treinta y cinco años,
con Francisco María de la Rovère, Príncipe heredero de Urbino, hijo
del Duque Guidobaldo II, que había cumplido apenas veinte, y estaba
además enamorado de una bella española de la Corte de Felipe II, con
quien se hubiera desposado si no lo hubiese llamado su padre a Urbino
para casarlo a toda prisa con Lucrecia. Cobró Francisco profunda
aversión a su madura esposa, y apenas la vió en Ferrara, adonde vino
diez días después de celebrada por poder la boda, volvióse a Urbino
y dejó a Lucrecia aguardándole más de un año, al cabo del cual se
decidió ella a ir a Urbino a reunirse con su marido. Tratóla éste con
el más profundo e insoportable desprecio, y cuando tras cinco años de
infructuosos ensayos conyugales, que sólo le valieron una contagiosa
enfermedad, perdió la esperanza de dar al de Urbino el deseado
heredero, se separó legalmente del Duque y regresó definitivamente a
Ferrara, adonde, durante su temporada marital, venía con frecuencia,
para consolarse de los desaires del marido con las caricias de un
apuesto capitán de la guardia ducal, Ercolini Contrari, último
vástago de una gran casa ferraresa, la más ilustre después de la
reinante de los Este. Por su hermano, el Marqués de Montecchio, tuvo
noticia de la amorosa intriga el Duque, y como le pareció intolerable
que un gentilhombre de su Corte, por él favorecido con el Marquesado
de Vignola, comprometiera públicamente a una Princesa de la sangre,
mandóle llamar a palacio y allí lo estranguló el verdugo con un
cordón de seda, atribuyéndose su muerte a un ataque apoplético.
Traslucióse, sin embargo, la verdad, cobró Lucrecia odio mortal a
Montecchio y buscó consuelo a su amorosa viudez en _una estrecha
relación, menos que honesta_, con el Conde Luis Montecucoli de
Módena. Con la llegada de Margarita Gonzaga, la tercera mujer de
Alfonso II, acabó el reinado de Lucrecia en la Corte de Ferrara.
Abstúvose de fiestas y máscaras, y empezó su vida devota con la
lectura de libros piadosos, sermones de frailes y visitas a monjas.
Extendió a toda su familia el odio que sentía contra Montecchio y
sus hijos, y tomó bajo su protección a César Trotti, el bastardo de
Hércules II, a quien quiso casar con Marfisa de Este.

  [126] Murió el 19 de Febrero de 1581, a los cuarenta y tres años.

No había esperanzas de que tuviera Alfonso II herederos legítimos, y
la Bula de Pío V excluía terminantemente de la investidura de Ferrara
a los bastardos. Era el Duque sano, vigoroso, gallardo, exuberante
de vida; pero en el matrimonio, como fuera de él, había demostrado
su incapacidad prolífica, la cual se atribuía, según unos, a una
caída de caballo que sufrió en Francia, y según otros, a una cura
heroica a que le sometió, siendo aún niño, la Facultad de Ferrara.
Aventuras con fáciles y plebeyas beldades no le faltaron, y a estas
accidentales favoritas dábales una dote de cuatro mil escudos y les
buscaba marido, que siempre se encontraba. Una de ellas, hija de un
zapatero, casó con un hombre viejo, feo y contrahecho, de quien quedó
en seguida encinta, y tanto la satisfizo el haber dado con la horma
de su zapato, que no se recató en vocear la notoria inferioridad
viril del Duque, cuya reputación quedó muy malparada.

La primera mujer de Alfonso, Lucrecia de Médicis, murió
prematuramente de una mal cuidada infección pulmonar, el 21 de
Abril de 1561, y el Duque contrajo un segundo matrimonio con la
Archiduquesa Bárbara, una de las once hijas que el Emperador
Fernando I tuvo en Ana Jagelona, la hija de Ladislao VII de
Polonia. La mayor, Isabel, casó con Segismundo II de Polonia, y
entre las brutalidades del marido y las perfidias de la suegra,
la milanesa Bona Sforza[127], murió a los diecinueve años de edad
y dos de casada. Catalina estuvo a los siete prometida a Francisco
III Gonzaga, que tenía su misma edad, y a la muerte de éste pasó
a ocupar el tálamo que dejó vacante su hermana Isabel. Magdalena
debió casarse con Manuel Filiberto de Saboya, pero el Emperador le
eximió del compromiso contraído, cuando por razones políticas se
enlazó con Margarita de Valois, y la abandonada novia acabó sus
días en el claustro. Leonor casó con Guillermo Gonzaga, el jorobado
Marqués de Mantua. Juana, a quien pretendía Alfonso, fué mujer de su
cuñado Francisco de Médicis, que enamorado de la veneciana Blanca
Cappello, que había huído a Florencia con su raptor, casó con ella
tan luego como murió Juana. El Duque de Ferrara se contentó, pues,
con Bárbara, que tenía veinticinco años y era pequeña, pálida, con la
cara larga y el labio característico de los Austrias. Había heredado
la liberalidad y la afabilidad del Emperador Fernando y la dulzura
y bondad de su madre. En su Relación al Senado, decía el Embajador
veneciano Contarini que de las cuatro Duquesas que habían tenido los
ferrareses, la española (Lucrecia Borja), la francesa (Renata de
Francia), la italiana (Lucrecia de Médicis) y la alemana (Bárbara de
Austria), era esta última con la que habían estado más contentos.
Después de cuatro meses de enfermedad, y contando treinta y tres años
escasos, expiró santamente, el 19 de Septiembre de 1572, en brazos de
su hermana Leonor de Mantua. Lloróla el pueblo como a ninguna otra
Duquesa, y es la única que no yace en el suelo, sino en un mausoleo
de mármol que en la Iglesia de Jesús le erigió Alfonso II.

  [127] Esta Bona era hija de Gian Galeazzo Sforza y de Isabel
  de Aragón, Duquesa de Milán y luego de Bari, y es, según lo
  muestra Croce, la Belisena de la _Question de Amor_. En punto a
  amores túvolos de soltera, y no platónicos, con el joven Héctor
  Pignatelli, por lo que el Rey Segismundo I, su marido, expresó su
  descontento en el siguiente dístico:

      _Regina Bona attulit nobis tria dona:
      Faciem pictam, dotem fictam et vulvam non strictam._

No habiendo éste podido obtener del Papa Gregorio XIII (Boncompagni)
la facultad de designar por extensión su heredero a falta de
legítimos, pensó contraer terceras nupcias, y se habló de la joven
y bella Marfisa de Este, hija natural del Marqués de Massalombarda,
que acababa de heredar del padre la conspicua suma de doscientos mil
escudos de oro. Pero Marfisa casó con su primo Alfonsino, primogénito
del Marqués de Montecchio, boda impuesta por el Duque, a la que
como vasallo y pariente y muy a disgusto se sometió el Marqués,
previendo que había de costarle la vida a su hijo, que contaba apenas
diecisiete años y era de constitución harto débil, mientras Marfisa
tenía ya veintidós y era una gallarda moza, vigorosa como una amazona
y de ardoroso temperamento. Realizáronse los temores de Montecchio,
pues en cinco meses acabó Marfisa con el tierno y enclenque marido.
Aspiró luego a su mano el Marqués de Mantua para uno de sus hijos;
pero llegó tarde, porque la bella viuda estaba ya comprometida y casó
en palacio con Alderano Cybo, Marqués de Carrara.

La tercera mujer de Alfonso II fué su sobrina Margarita Gonzaga, hija
del Duque Guillermo y de Leonor de Austria, la hermana de Bárbara.
Tenía catorce años escasos y el Duque cuarenta y cinco ya cumplidos,
y el Marqués de Montecchio, que por poder había representado a
Alfonso en el matrimonio celebrado en Mantua el 24 de Febrero de
1579, decía: «Si con ésta no tiene mi Duque sucesión, puede estar
tranquilo de que no ha de tenerla con ninguna.» Y, en efecto, no la
tuvo. Pasó el tiempo, y Margarita, que se divertía mucho en Ferrara
con las fiestas, sus damas, sus perros y una enana, no se preocupaba
de dar al Duque, sea como fuere, el deseado heredero.

Convencido, pues, Alfonso de que no lo tendría legítimo y directo,
quiso obtener del Papa la investidura de Ferrara, por extensión,
para su primo César, el hijo del Marqués de Montecchio; y habiendo
sido elegido Papa el Cardenal Sfondrati, Gregorio XIV, milanés,
amigo de la Casa de Este, trasladóse Alfonso a Roma y ofreció a Su
Santidad ir a combatir contra el turco con seis mil hombres, doblar
el canon anual de Ferrara a la Iglesia y donar a la Cámara Apostólica
un millón en oro. La tentadora oferta hizo que el Papa presentara
al Sacro Colegio un decreto conforme a los deseos del Duque, pero
a él se opusieron los Cardenales, por considerarlo contrario a la
Bula de Pío V, que habían jurado defender, en vista de lo cual
retiró el Papa el decreto y falleció pocos meses después. Resultaron
también infructuosas las gestiones de Alfonso cerca de Clemente
VIII (Hipólito Aldobrandini), hijo de un Aldobrandini expulsado de
Florencia y protegido de los Este.

Más afortunado fué con la sucesión de los feudos imperiales de
Módena, Reggio y Carpi, cuya investidura dió Rodolfo II a César el
8 de Agosto de 1594, mediante el pago de 400.000 escudos. El 17 de
Julio del siguiente año otorgó Alfonso testamento, llamando a su
primo César a la sucesión de todos sus Estados, y el 27 de Octubre
de 1597 murió el nieto de Lucrecia Borja, último de los Este que
reinó en Ferrara, habiendo sido trasladado, el día 29, su cadáver al
_Corpus Domini_ y enterrado el 24 de Enero de 1598 con su primera
mujer, Lucrecia de Médicis. La viuda, Margarita Gonzaga, se retiró a
Mantua, donde murió el 6 de Enero de 1618, y yace en el suelo en el
coro del convento de Santa Ursula, que ella fundó.

Apenas expiró Alfonso surgió el conflicto entre el Papa Clemente
VIII y César, que era, como queda dicho, hijo de Alfonso, Marqués de
Montecchio, y de Julia de la Rovère, de los Duques de Urbino[128] y
nieto de Alfonso I y de Laura Eustochia Dianti, cuyo matrimonio _in
articulo mortis_ se negó a reconocer la Santa Sede. Creyó César que
podría contar con el apoyo de Alemania, España, Venecia, Toscana y
Mantua; pero la habilidad de la diplomacia pontificia y el anuncio
de que Enrique IV ponía a la disposición del Papa un ejército de
diez mil hombres para la conquista de Ferrara, cambió por completo
la situación. Rehusó el Papa la oferta del francés; pero no sólo
esgrimió contra César las armas espirituales, excomulgándolo, sino
que juntó con maravillosa rapidez en Faenza un ejército de treinta
mil hombres. Viéndose perdido César, ocurriósele solicitar la
intervención de su mortal enemiga Lucrecia, la cual estipuló con
el Legado del Papa, el 12 de Enero de 1598, un convenio que fué un
verdadero desastre para la Casa de Este, pues perdió a Ferrara,
Comacchio y la baja Romaña. El 28 salió César de Ferrara, y al día
siguiente hizo su entrada el Cardenal Pedro Aldobrandini, como
Legado _a latere_, siendo recibido por los ferrareses con el mismo
entusiasmo que los antiguos Duques de la Casa de Este. Presenció
esta triunfal entrada desde sus habitaciones de Palacio la Princesa
Lucrecia, que murió el 12 de Febrero, dejando todos sus bienes al
Cardenal Aldobrandini, por quien tuvo un senil antojo, que aprovechó
el Cardenal, enamorado de una de las doncellas de Lucrecia.

  [128] El Marqués de Montecchio tuvo en Julia de la Rovère a
  Alfonsino, marido de Marfisa de Este; a César, el Duque de
  Módena, que casó con Virginia de Médicis, hija natural de Cosme,
  Gran Duque de Toscana; al Cardenal Alejandro y a Leonor, mujer
  de Carlos Gesualdo, Príncipe de Venosa, uno de los señores más
  pudientes de Nápoles. Casó el Marqués en segundas nupcias con la
  burguesa Violante Segni, y de este matrimonio nació Hipólita, que
  casó con Federico Pico, Príncipe de la Mirandola.

¿Qué se hicieron los demás hijos de Lucrecia Borja? El Cardenal
Hipólito II, que heredó de su padre la afición a los jardines,
arte antes desconocido en Italia, que cultivó Alfonso I en las
_Delicias_ o villas que creó en Ferrara, construyó la suntuosa villa
de Este en Tívoli, una de las más famosas de Italia, y allí murió
tranquilamente, a los sesenta y tres años de edad, sin que haya
noticia de que tuviera sucesión, como su tío Hipólito I. Leonor murió
de Abadesa de las Clarisas del _Corpus Domini_. Y Francisco, que
sirvió como General a Carlos V en Flandes, no se casó, pero tuvo dos
hijas naturales: Marfisa y Bradamante, que casaron con dos nobles
ferrareses, el Marqués de Carrara y el Conde de Bevilacqua, después
de haber sido, la primera, mujer por pocos meses de Alfonsino, el
primogénito de Montecchio.

Con su incorporación a los Estados de la Iglesia empezó la decadencia
de Ferrara, ciudad que bajo el Gobierno de los Este había llegado
al más alto grado de prosperidad. Mas si es hoy, después de haber
ocupado importante lugar en la historia de la Edad Media y del
Renacimiento, una de tantas ciudades muertas italianas, vive aún
por el arte y para el arte, y si en sus antes bulliciosas y ahora
solitarias calles crece la yerba, proclaman sus bellísimos palacios,
al par que el pasado poderío, la grandeza del genio italiano. Algunos
de los palacios estenses están destinados a servicios públicos:
en el Castillo viejo está la Prefectura; en el Palacio ducal, el
Municipio; en el de la Razón, los Tribunales de justicia; en el de
los Diamantes, la Pinacoteca; en el del Paraíso, la Universidad. En
nuestros días se ha despertado, por fortuna, el amor al arte y a las
pasadas glorias, y procuran los ferrareses, enamorados de su ciudad
natal, salvar de la ruina a que por la incuria y el abandono estaban
condenadas, algunas joyas arquitectónicas, como la casa de Ludovico
_el Moro_, que éste hizo construir para refugiarse en Ferrara si de
Milán le echaban, como sucedió, y que no habiéndola podido disfrutar,
donó a Costabili; y la casa de Romei, que, incorporada al convento
del _Corpus Domini_, habitó Lucrecia Borja, una y otra hasta ahora
ocupadas por gente pobrísima, poco adecuada para cuidarlas y evitar
su deterioro.

Compréndese que fuera Ferrara, en los primeros años del siglo XVI,
una de las más hermosas ciudades de Italia, y que el ser allí Duquesa
pareciera a Lucrecia la realización de un sueño, después de sus
infortunios conyugales con el Señor de Pesaro y el Duque de Bisceglia
y de su vida en Roma, a merced del Papa y de su hermano el Valentino.
En aquel escenario y en aquel ambiente la figura de Lucrecia se
nos muestra de muy distinto modo que en Roma, sobre todo en sus
últimos años, casi siempre encinta, enlutada y triste por la pérdida
de las personas más allegadas y queridas y buscando en el cielo el
consuelo que no podía hallar para sus penas en la tierra. Cuán otra
de la Lucrecia que vió por vez primera el florentino Lorenzo Pucci,
en compañía de Julia Farnesio, secando al fuego de la chimenea la
copiosa y dorada cabellera; de la Lucrecia enjoyada y jocunda,
incansable y graciosa bailarina, que se sentaba descaradamente
con su cuñada Sancha entre los canónigos en el coro de San Pedro
y presenciaba sin rubor la danza de las castañas en el aposento
del Valentino, y en cuyo corazón apenas hacían mella desgracias y
crímenes tan grandes como el asesinato de su hermano el Duque de
Gandía y el de su marido Alfonso de Aragón, ejecutados por orden
de César. Mudáronla los años. Quebrantaron su salud y mermaron su
belleza las continuas gestaciones y los laboriosos partos, no pocos
infelices, que la pusieron en peligro de muerte. Perdió la afición a
los afeites, los trajes y las joyas, y entristeció su ánimo la larga
enfermedad y ausencia del predilecto amigo, su cuñado el Marqués
de Mantua. Si no se apartó del mundo para entregarse por completo
a la vida devota, a la que dedicaba buena parte de su tiempo, fué
porque no se lo consintieron sus deberes de madre y soberana, de
que se mostró siempre cumplidora celosísima. Y si pecó en Roma
en sus mocedades y acaso en Ferrara, quiso Dios, en su infinita
misericordia, otorgarle la merced del padecer y darle tiempo para que
en sazón se arrepintiera y pudiera morir cristianamente, como debía
morir una española hija de un Papa.



Bibliografía.


Autores españoles.

  ALLENDE-SALAZAR (Juan) y SÁNCHEZ CANTÓN (Francisco
  Javier).—Retratos del Museo del Prado. Madrid, 1919.

  BERNÁLDEZ (Andrés).—Historia de los Reyes Católicos Don Fernando
  y D.ª Isabel. Dos volúmenes. Sevilla, 1870-1875 (Sociedad de
  bibliófilos andaluces).

  BÉTHENCOURT (Francisco Fernández de).—Historia genealógica y
  heráldica de la Monarquía española, Casa real y grandes de
  España. Madrid, 1897; tomo IV. Gandía. Casa de Borja.

  CANCIONERO de obras de burlas provocantes a risa (Publicado en
  Valencia, en 1519, y reimpreso por Luis de Usoz en Londres, en
  1841).

  CHAVÁS (Roque).—Alejandro VI y el Duque de Gandía; estudio sobre
  documentos valencianos. El Archivo; tomo VII. Valencia, 1893.

  — D. Jofre de Borja y D.ª Sancha de Aragón. _Revue Hispanique_,
  IX, 1902.

  CIENFUEGOS (Padre Don Álvaro, Cardenal).—La heroyca vida,
  virtudes y milagros del grande San Francisco de Borja. 3.ª
  impresión. Madrid, 1726.

  ESCOLANO (G.).—Décadas de la Historia del Reino de Valencia,
  aumentada y continuada por D. Juan B. Perales. Tres volúmenes.
  Valencia, 1878.

  LAFUENTE (D. Modesto).—Historia general de España.

  LAURENCÍN (El Marqués de).—Relación de los festines que se
  celebraron en el Vaticano con motivo de las bodas de Lucrecia
  Borja con D. Alonso de Aragón, Príncipe de Palermo, Duque de
  Bisceglia, hijo natural de D. Alonso, Rey de Nápoles, año 1498;
  acrecentada con noticias y aclaraciones. Publícala la Real
  Academia de la Historia. Madrid, 1916.

  MARIANA (P. Juan de).—Historia general de España. Edición de
  Benito Monfort. Valencia, 1783.

  MONUMENTA STORICA SOCIETATIS JESU—Sanctus Franciscus Borgia.
  Matriti, 1894.

  OLIVER Y HURTADO (D. Manuel).—D. Rodrigo de Borja (Alejandro VI),
  sus hijos y descendientes. _Boletín de la Real Academia de la
  Historia_; tomo IX. Madrid, 1886.

  SANCHÍS Y SIVERA (José).—Algunos documentos y cartas privadas que
  pertenecieron al segundo Duque de Gandía D. Juan de Borja (Notas
  para la historia de Alejandro VI). Valencia, 1919.

  VILLANUEVA.—Viaje literario a las iglesias de España.

  ZURITA (G.).—Anales de la Corona de Aragón, volúmenes IV y V.
  Zaragoza, 1610.


Autores italianos.

  ADEMOLLO (A.).—Alessandro VI, Giulio II, e Leone X nel Carnavale
  di Roma. Documenti inediti (1499-1520). Firenze, 1886.

  ANTONELLI (Mgr.).—Lucrezia Borgia in Ferrara, sposa a D. Alfonso
  d’Este. Memorie storiche. Ferrara, 1866.

  ARIOSTO (Ludovico).—Orlando furioso. Parigi. Cazin, 1786.

  BEMBO (Cardinale Pietro).—Opere classici italiani. 12 vols.
  Milano, 1808-1810.

  BERTONI (Giulio).—L’Orlando furioso e la Rinascenza a Ferrara.
  Módena, 1919.

  BIAGI (G.).—Un’ etèra romana. Tullia d’Aragona. Firenze, 1897.

  CAMPORI (Marchese G.).—Una vittima della Storia. Lucrezia Borgia,
  in _Nuova Antologia_, 1866.

  CAPPALLETI (Licurgo).—Lucrezia Borgia e la Storia. 2 ed., 1872.

  CATALANO (Michele).—Lucrezia Borgia. Duchessa di Ferrara. Con
  nuovi documenti, note critiche e un ritrato inedito. Ferrara,
  1921.

  CERRI (Domenico).—Borgia, ossía Alessandro VI papa, e i suoi
  contemporani. Torino, 1858.

  CITADELLA (L. N.).—Saggio di Albero genealogico e di Memorie su
  la famiglia Borgia specialmente in relazione a Ferrara. Ferrara,
  1872.

  COSSA (Pietro).—I Borgia. Dramma in versi in cinque atti ed un
  epilogo. Torino, 1881.

  CROCE (Benedetto).—Versi spagnnoli in lode di Lucrezia Borgia,
  Duchessa di Ferrara e delle sue damigelle. Napoli, 1894.

  — La Spagna nella vita italiana durante la Rinascenza. Bari, 1917.

  DAL RE (Dante).—Discorso critico sui Borgia con l’aggiunta di
  documenti inediti relativi al pontificato di Alessandro VI. Roma,
  1880.

  ERRERA (C.).—Il passagio per Forli di Lucrezia Borgia, sposa ad
  Alfonso d’Este. Firenze, 1892.

  FELICIANGELI.—Il matrimonio di Lucrecia Borgia con Giovanni
  Sforza. Torino, 1901.

  FONTANA (Bartolomeo).—Renata di Francia, Duchessa di Ferrara,
  sui documenti dell’ Archivio Estense, del Mediceo, del Gonzaga
  e dell’ Archivio segreto Vaticano (1510-1575). 3 vols. Roma,
  1889-1899.

  FORCELLA (Vicenzo).—Iscrizioni delle chiese e d’altri edifizi
  di Roma del secolo XI fino ai giorni nostri. 14 vols. Roma,
  1869-1885.

  GATTI (Bernardo).—Lettere di Lucrezia Borgia a Messer Pietro
  Bembo; dagli autografi conservati in un codice della Biblioteca
  Ambrosiana. Milano, 1859.

  GUARINI (D. Marc’Antonio).—Compendio Historico dell origine
  acrescimiento e Prerogative delle Chiese, e Luoghi Pij della
  Città, e Diocesi di Ferrara. Ferrara, 1621.

  INFESSURA (Stefano).—Diario della città di Roma. Nuova ed. O.
  Tommasini, in Fonti per la Storia d’Italia. Roma, 1890.

  LAGUNA (Carlo).—Lucrezia Borgia. Romanzo storico ridotto. Milano.

  LAZZARI.—Le tre ultime Duchesse di Ferrara.

  LEONETTI.—Papa Alessandro VI, secondo documenti e carteggi del
  tempo. 3 vols. Bologna, 1880.

  LUZIO (A.).—Isabella d’Este e i Borgia. Milano, 1916.

  LUZIO (A.) E RENIER (R.).—Mantova e Urbino. Isabella d’Este e
  Elisabetta Gonzaga nelle relazioni famigliari e nelle vicende
  politiche. Torino, Roma, 1893.

  — Il lusso d’Isabella d’Este, Marchesa di Mantova. Roma, 1896.

  — Relazione inedita sulla morte del Duca di Gandia; scritta da
  Gian Carlo Scalona, 16, Giugno, 1497. In Archivio della Società
  Romana di Storia Patria; vol. XI, 1888.

  MATARAZZO (Francesco).—Cronaca della città di Perugia, del 1492
  al 1503; publicata per cura di Ariodante Fabretti. Archivio
  storico italiano. Tomo XVI, parte II. Firenze, 1851.

  MENOTTI (Mario).—Documenti inediti sulla famiglia e la Corte di
  Alessandro VI. Roma.

  MORSOLIN (B.).—Pietro Bembo e Lucrezia Borgia, in _Nuova
  Antologia_. 1.º Agosto 1885.

  PASOLINI (Pier Desiderio).—Caterina Sforza. Roma, 1893.

  — Caterina Sforza. Nuovi documenti. Bologna, 1897.

  PASSINI FRASSONI.—Lucrezia Borgia, Duchesa di Ferrara.
  (Invenzione del suo sepolcro). Roma, 1904.

  POLIFILO (L. Beltrami).—La Guardaroba di Lucrezia Borgia (Dal
  Archivio di Stato di Modena). 1903.

  PORTIGLIOTTI (Giuseppe).—I Borgia. Milano, 1921.

  RICCI (C.).—Il figlo di Cesare, in _Anime dannate_. Milano, 1918.

  — Pintoricchio. Perugia, 1912.

  SIGISMONDO DE’ CONTI DA FOLIGNO.—Le storie de suoi tempi dal 1475
  al 1510. Roma. 1883.

  TASSINI.—Veronica Franco. Celebre poetessa e cortigiana. 2.ª ed.
  Venezia, 1888.

  TOMASI (Tomaso) (Gregorio Leti).—La vita di Cesare Borgia, detto
  poi il Duca Valentino. Monte Chiaro, 1671.

  TULLIA D’ARAGONA.—Della infinità d’amore. Dialogo, colla vita
  dell’autrice scritta da Alessandro Zilioli. Milano 1864.

  VASARI (Giorgio).—Le vite de’ più excellenti pittori, scultori e
  architetti. Ferenzi, 1849.

  VILLARI (Pasquale).—Niccolò Machiavelli e i suoi tempi illustrati
  con nuovi documenti. 3.ª edizione riveduta e corretta dall
  autore, 3 vols. Milano, 1912.

  ZUCCHETTI (Giovanni).—Lucrezia Borgia, Duchessa di Ferrara.
  Milano, 1869.


Autores franceses.

  APOLLINARIS (Guillaume).—La Rome des Borgia. París, 1914.

  BASCHET (Armand).—La diplomatie vénitienne. Les Princes de
  l’Europe au XVIeme siècle. París, 1862. Hablando de Lucrecia
  Borja dice, en una nota, página 164, que los datos más
  interesantes y completos que ha obtenido son los referentes
  a la persona de Lucrecia y a la historia política e íntima
  de la seductora Corte de Ferrara. «Entre los legajos de mi
  colección hay tres rotulados: _Documentos inéditos recogidos
  en diferentes ciudades y países de Italia sobre la persona, la
  familia y el tiempo de Lucrecia Borja, hija del Papa Alejandro
  y Duquesa de Ferrara_, que son el apresto para todo un libro.»
  Desgraciadamente el prometido libro no se publicó.

  (BASCHET ET FEUILLET DE CONCHES).—Les femmes blondes selon les
  peintres de l’école de Venise; par deux Vénitiens. París, 1865.

  BERTAUX (Emile).—Monuments et souvenirs des Borgia dans
  le Royaume de Valence. _Gazette des Beaux Arts._ Paris,
  Février-Mars, 1908.

  — Etudes d’histoire et d’art. París, 1911.

  CELLIER (Léonce).—Alexandre VI et ses enfants en 1493. En
  _Mélanges d’Archéologie et d’Histoire_, XXVI année, 1906. París.

  CLÉMENT.—Les Borgia. Histoire du Pape Alexandre VI, de César et
  de Lucrèce Borgia. París, 1882.

  GASTINE (Louis).—César Borgia. París, 1911.

  GEBHART (Emile).—Les Borgia. En _Moines et Papes_. Essai de
  Psycologie historique. París.

  GOBINEAU (Comte de).—La Renaissance. César Borgia.

  HUGO (Victor).—Lucrèce Borgia, dramme. Paris, Renduel, 1833.
  1.ª edición, con frontis de Nanteuil, que representa a Lucrecia
  echando el veneno.

  L’EPINOIS.—Alexandre VI. En Revue des questions historiques,
  XXIX. París, 1881.

  MATAGNE (H.).—Une réhabilitation de Alexandre VI (Crítica del
  libro de Ollivier). En la Revue des questions historiques, IX.
  París, 1870.

  — Le Cardinal R. Borgia. Réponse au R. P. Ollivier. Revue des
  questions historiques, XI. París, 1872.

  MONNIER (Philippe).—Le Quattrocento, Essai sur l’histoire
  littéraire du XVeme siècle italien. Paris, 1901.

  MÜNTZ (E.).—Les Arts à la Cour des Papes. Innocent VIII-Alexandre
  VI-Pie III (1484-1503). París, 1898.

  OLLIVIER.—Le Pape Alexandre et les Borgia. París, 1870.

  SIZERANNE (Robert de la).—Les masques et les Visages à Florence
  et au Louvre. Portraits célébres de la Renaissance italienne.
  París.

  — Les masques et les Visages. Beatrice d’Este et sa Cour. París.

  YRIARTE (Charles).—César Borgia. Sa vie, sa captivité, sa mort. 2
  vols. Paris, 1889.

  — Autour des Borgia. Les monuments. Les portraits. Alexandre
  VI. César. Lucrèce. Les appartements Borgia au Vatican. Etudes
  d’histoire et d’art. París, 1891.


Autores alemanes.

  BROSCH (J.).—Alexander VI und Lucrezia Borgia in Historische
  Zeitschrift de Sybel XXXIII. München. 1875.

  BURCHARDI (Joh.).—Diarium sive rerum urbanarum commentarii,
  1483-1506, edidit. L. Thuasne, 3 vol. Parisiis, 1883-1885. En
  el tomo III publicó Mr. Thuasne el «Extracto de los principales
  documentos que existen en el Archivo de la Casa del Excelentísimo
  Señor Duque de Osuna, en Madrid, relativos al Cardenal D. Rodrigo
  de Borja y Borja, después Papa con el nombre de Alejandro VI, y
  de sus hijos y descendientes, primeros Duques de Gandía», que el
  Sr. Oliver y Hurtado y el Sr. Cánovas del Castillo facilitaron al
  Padre dominico P. C. Bayonne.

  BURCKHARDT (J.).—Geschichte der Renaissance in Italien. 3.ª ediz.
  Stuttgart, 1891.

  — Die Cultur der Renaissance in Italien. 3.ª ediz. Leipzig, 1877.

  CHLEDOWSKI.—Der Hof von Ferrara. Berlín, 1910.

  GREGOROVIUS (Ferdinand).—Lucrecia Borgia. Nach Urkunden und
  correspondenzen ihrer eigenen Zeit. 2 vol. Stuttgart. 1874.
  Traducción italiana de Raffaele Mariano. 3.ª ediz. Firenze, 1885.

  — Geschichte der Stadt Rom in Mittelalter. 4.ª ediz., 1894.
  Traducción italiana con notas de L. Borsari, 4 vol. Roma, 1912.

  HÖFLER (Constantin R. von).—D. Rodrigo de Borja (Papst Alexandro
  VI) und seine Söhne, D. Pedro Luis, erster und D. Juan, zweiter
  Herzog von Gandia. Wien, 1889.

  — Die Katastrophe des herzoglichen Hauses der Borja’s von Gandia.
  Wien, 1892.

  PASTOR (Ludovico).—Geschichte der Päpste seit der Ausgang des
  Mittelalters. Nueva versión italiana de Angelo Mercati, 6 vols.
  Roma.


Autores ingleses.

  ACTON (Lord).—The Borgias and their latest Historian. En
  Historical Essays and Studies, 1907.

  CARTWRIGHT (Julia) (Mrs. Ady).—Beatrice d’Este. Duchess of Milan.
  London, 1899.

  — Isabella d’Este, Marchioness of Mantua, 2 vols. London, 1903.
  Traducción francesa por Mme. Emmanuel Schlumberger, con prólogo
  de Robert de la Sizeranne. París, 1912.

  GILBERT (W.).—Lucrezia Borgia, Duchess of Ferrara. A biography
  illustrated by rare and unpublished documents. London, 1866.

  WOODWARD (Willian Harrison).—Cesare Borgia. A biography, with
  documents and illustrations. London, 1913.



ÍNDICE DE PERSONAS CITADAS


  A

  Abarca, 52.

  Acciainoli (Pedro Antonio), 195.

  Adelardi (Marchesella), 172.

  Adria (Obispo de), 133, 137.

  Agustín (San), 63.

  Alagno (Lucrecia de), 18.

  Alarcón (Pedro Antonio de), 204 n.

  Alba (Duque de), 202.

  Albornoz (Cardenal Gil de), 20, 87.

  Albret (Cardenal de), 152.

  Albret (Carlota de), 54, 110, 116, 145, 152.

  Albret (Juan de), Rey de Navarra, 46, 54, 110, 116.

  Alcañices (Elvira Enríquez de Almansa, cuarta Marquesa de), 205 n.

  Aldo, 64, 65, 185.

  Aldobrandini (Cardenal Pedro), 212.

  Alegre (Mosén), 112, 113.

  Alejandro VI, 5, 7, 8, 15, 16, 19 a 21, 23 a 26, 28 a 33, 35, 36,
  39 a 47, 51 a 56, 61, 62, 64, 65, 68 a 72, 74, 79 a 82, 90 a 94,
  97 a 102, 105 a 111, 113, 114, 116 a 118, 121, 123 a 139, 143,
  145, 149, 152, 155 a 157, 159 a 164, 194, 197, 203, 213, 214.

  Alessio (Marco Attilio), 33, 108.

  Altieri (Marco Antonio), 48.

  Alvarez Gato (Juan), 64.

  Allegre (Ives d’), 90, 112 n., 119.

  Allende Salazar (Juan), 67.

  Amboise (Cardenal), 44, 54, 119.

  Amboise (Carlos de), 158.

  Ambrosio (San), 63.

  Angelini (Teodora), 152.

  Anguillara (Julián, Conde de), 138.

  Angulema (Luisa, Duquesa viuda de), página 124.

  Annunzio (Gabriel d’), 171.

  Antonelli (Mgr.), 66.

  Aragón (D. Alfonso I _el Batallador_), 16.

  Aragón (D. Alfonso V de), I de Nápoles, 13, 17, 18, 21, 61 n., 79
  n., 173, 177.

  Aragón (D. Alfonso II de Nápoles), 51, 55, 63, 83 a 85, 92, 107,
  110.

  Aragón (D. Alonso de), Duque de Bisceglia, hijo natural de
  Alfonso II, y marido de Lucrecia Borja, 8, 33, 71, 83, 98, 107,
  109, 111, 112, 114, 117 a 121, 130, 213, 214.

  Aragón (D. Alonso), Arzobispo de Zaragoza, hijo natural de D.
  Fernando _el Católico_, 204.

  Aragón (Beatriz), Reina de Hungría, 56.

  Aragón (Camila), 80 n.

  Aragón (Carlota de), hija del Rey Don Fadrique, 53, 106, 110,
  115, 121, 124.

  Aragón (Infanta D.ª Catalina de), 18.

  Aragón (D. Fadrique de), Rey de Nápoles, 53, 55, 100, 106, 110,
  111, 121, 124, 125.

  Aragón (D. Fernando _el Católico_), 21, 22, 34, 35, 44, 50 a 52,
  81 a 83, 93, 110, 116, 117, 165, 204.

  Aragón (D. Fernando I de Nápoles), 18, 21, 26, 174.

  Aragón (D. Fernando II de Nápoles), 53, 92, 94, 110 n., 125.

  Aragón (D. Fernando), Duque de Calabria, 125.

  Aragón (D.ª Isabel de), Duquesa de Milán, 56, 85, 164, 209 n.

  Aragón (D. Juan I de), 125.

  Aragón (D. Juan II de), 21, 34.

  Aragón (D.ª Juana de), Reina de Nápoles, 70, 175 n.

  Aragón (D.ª Juana), Duquesa de Gandía, 203.

  Aragón (D.ª Leonor de), Duquesa de Ferrara, 63, 74, 85, 122, 137,
  146, 174, 175 n., 177 a 179, 198.

  Aragón (Lucrecia de), hija natural de Fernando II de Nápoles, 55.

  Aragón (Reina D.ª María de Castilla, mujer de Alfonso V de), 18.

  Aragón (Ramiro I), 16.

  Aragón (D. Rodrigo de), Duque de Bisceglia, hijo de Lucrecia
  Borja, 8, 33, 56, 109, 139, 163, 164, 167, 194.

  Aragón (D.ª Sancha), Princesa de Squillace, hija natural de
  Alfonso II, 8, 43, 53, 55 a 57, 72, 75, 83, 84, 94, 100, 106, 111
  a 114, 118, 129, 134, 163, 214.

  Aragón (D. Sancho), primer Señor de Aybar, 16.

  Aragón (Cardenal Pedro Tagliavia de), página 27 n.

  Aragón (Tullia de), 27.

  Ardizio (Juan Francisco), 88, 144.

  Aretino (Donato), 105.

  Aretino (Pedro), 27, 40.

  Arignano (Domingo de), 40, 41, 53.

  Ariosto (Ludovico), 47, 65, 74, 87, 115, 138, 147, 180, 181.

  Astolfo, 87.

  Atarés (Pedro de), 16.

  Aubigny (Mariscal), 125.

  Austria (Bárbara de), Duquesa de Ferrara, 199, 208 a 210.

  Austria (Catalina de), 209.

  Austria (Isabel de), 208, 209.

  Austria (Juana de), 209.

  Austria (Leonor de), 207, 209, 210.

  Austria (Magdalena de), 209.

  Austria (Margarita de), mujer de Felipe III, 205 n.

  Azzolini, 67.


  B

  Baglioni (Juan Pablo), 158.

  Balue (Cardenal), 28.

  Bandello, 27.

  Barbarigo (Agustín), 63.

  Baschet (Armand), 70.

  Bassiano (Príncipe de), 100.

  Bayard, 63, 193.

  Bearne (D.ª Garceranda de), 16.

  Beatriz, 176.

  Belisario, 87.

  Beltrami (Luca), 64.

  Bellini (Juan), 122 n.

  Bembo (Pedro), 63, 64, 72, 75, 87, 163, 172, 183 a 186, 188.

  Benavente (Conde de), 165.

  Benavente (D. Francisco Pimentel y Borja décimocuarto Duque de),
  35 n.

  Benavente (D.ª María Josefa Pimentel, décimoquinta Duquesa de),
  35 n.

  Benito XIII, antipapa (Pedro Luna), 13.

  Bentivoglio (Aníbal), 145, 146, 147, 174.

  Bentivoglio (Hércules), 191.

  Bentivoglio (Juan), 144.

  Bentivoglio (Juan II), 176.

  Bentivoglio (Polissena), 153.

  Bergamini (Conde Ludovico), 122 n.

  Bérgamo (Jacobo de), 62, 63.

  Berlingeri, 130.

  Bernáldez (Andrés), 51, 95 n.

  Bernardino de Siena (San), 27, 28.

  Bertaux (Emile), 51 n.

  Bertoni (Julio), 121 n.

  Béthencourt (Francisco Fernández de), página 35 n.

  Bevilacqua (Conde de), 213.

  Biagi (G.), 27 n.

  Bichis (Juan de), 29 n.

  Bocaccio, 27, 182.

  Bocaccio (Juan Andrés), 24, 49, 80, 81, 121.

  Bofarull, 18 n.

  Boiardo (Mateo María), Conde de Scandiano, 180, 181.

  Borbón (Condestable de), 86 n.

  Borbón (Catalina de), 87.

  Borbón-Busset (Felipe de), 154 n.

  Borbón (Juana de), 206.

  Borja (Alonso), véase Calixto III.

  Borja (Alonso), hijo de San Francisco, 205 n.

  Borja (Álvaro), hijo de San Francisco, 205 n.

  Borja (Ana), hija de Jofre de Borja Lanzol, 15 n.

  Borja (Ana), Princesa de Squillace, 57.

  Borja (Angela), hija de Jofre de Borja Lanzol, 15 n., 88, 114,
  115, 136, 138, 149, 152 a 155, 187, 206.

  Borja (Angela), hija de Ramón Guillén de Borja, 115 n.

  Borja (Beatriz), 15 n., 82.

  Borja (Carlos), quinto Duque de Gandía, 61 n., 79 n., 205 n.

  Borja (Catalina), 15.

  Borja (César), 15 n., 19, 22, 26 n., 33, 34, 36, 40, 41, 43 a 47,
  49 a 56, 62, 71, 72, 75, 84, 91, 92, 95, 96, 98 a 102, 105 a 108,
  110, 112 a 121, 124 a 127, 129, 131 a 133, 144, 145, 152, 156 a
  166, 187, 188 n., 193, 213, 214.

  Borja (Domingo), padre de Calixto III, página 13.

  Borja (Dorotea), hija de San Francisco, 205 n.

  Borja (Fernando), hijo de San Francisco, 205 n.

  Borja (Francisca), 16.

  Borja (San Francisco de), cuarto Duque de Gandía, 35 n., 61 n.,
  79 n., 203 a 205.

  Borja (Francisco), Cardenal de Cosenza, hijo de Calixto III, 14,
  138, 139, 143, 157, 163.

  Borja (Francisco), hijo de Jofre, Príncipe de Squillace, 57.

  Borja (Francisco), Príncipe de Squillace, 57.

  Borja (Guillén Ramón), 112, 138.

  Borja (Isabel), hermana de Calixto III, página 15.

  Borja (Isabel), hija de Alejandro VI, 33.

  Borja (Isabel), hija de Jofre de Borja Lanzol, 15 n.

  Borja (Isabel), hija del segundo Duque de Gandía, 35 n.

  Borja (Isabel), hija de San Francisco, 205 n.

  Borja (Jerónima), hija de Alejandro VI, 33.

  Borja (Jerónima), hija de Jofre de Borja Lanzol, 15 n., 88, 114,
  117, 132, 136, 138, 146, 152, 159.

  Borja (Jerónimo), hijo de César, 54 n.

  Borja y Doms (Jofre), padre de Alejandro VI, 14 n., 15.

  Borja Lanzol (Jofre), 15 n.

  Borja (Jofre), Príncipe de Squillace, hijo de Alejandro VI, 34,
  41, 43, 46, 49, 51, 53, 55, 56, 59, 83, 84, 94, 106, 117, 118,
  164 n., 168, 194.

  Borja (Juan), segundo Duque de Gandía, hijo de Alejandro VI, 33,
  35, 40 n., 48 a 52, 56, 72, 81 a 84, 94 a 99, 101, 102, 105, 108,
  112 n., 116, 121, 203, 214.

  Borja (Juan), tercer Duque de Gandía, 35 n., 40 n., 164 n., 165
  n., 204 n.

  Borja (Juan), supuesto hermano de Jofre de Borja Doms, 14 n.

  Borja (Juan), el _infante romano_, Duque de Camerino, 33, 56, 62,
  108, 109, 131, 157, 163, 164, 165 n.

  Borja (Juan), Cardenal de Monreal, 15 n., 55, 84.

  Borja (Juan), _el Menor_, Cardenal de Valencia, 15 n., 36, 88,
  91, 95, 114, 136.

  Borja (Juan), hijo de San Francisco, página 205 n.

  Borja (Juana), hermana de Calixto III, página 15.

  Borja (Juana), hermana de Alejandro VI, 15 n.

  Borja (Juana), hija de San Francisco, página 205 n.

  Borja (Leonor), 15.

  Borja (Lucrecia), 5 a 10, 15 n., 30, 31, 33 a 35, 40 n., 46, 47,
  49, 54 n., 61 a 75, 79 a 81, 83 a 85, 88, 94, 97, 98, 101, 102,
  105 a 111, 114, 115, 117, 118, 120, 121, 124 a 139, 143 a 153,
  155, 156, 161 a 168, 171, 174, 175, 177 a 198, 202, 209, 211 a
  214.

  Borja (Luisa), 54 n.

  Borja (Marquesa), 15 n.

  Borja (Pedro Luis), Duque de Spoleto, 15, 19, 36.

  Borja (Pedro Luis), primer Duque de Gandía, hijo de Alejandro VI,
  33 a 35, 50, 81.

  Borja (Pedro Luis), Cardenal de Valencia, 15 n., 46, 56, 112,
  114.

  Borja (Ramón Guillén), 113, 115 n.

  Borja (Rodrigo Gil de), 15.

  Borja (Rodrigo), véase Alejandro VI.

  Borja (Rodrigo), Capitán de la Guardia Palatina, 15 n., 44, 91,
  114.

  Borja (Rodrigo), 32 n.

  Borja (Tecla), 15 n., 65.

  Boscán, 86.

  Bosch (Pablo), 65 n.

  Boschetti de San Cesario (Conde Albertino), 154.

  Botticelli, 176.

  Boulogne (Juan), Conde de, 87.

  Bracci, 98.

  Brandemburgo (Duque de), 125 n.

  Brandemburgo (Bárbara de), 178.

  Bretaña (Ana de), 54.

  Brixio (Antonio), 40 n.

  Brixio (Juan Bautista), 40 n.

  Brixio (Pablo), 40 n.

  Bruni (Leonardo), 177.

  Burchard, 20 n., 26, 39, 49, 50, 54 n., 107, 109, 127, 131, 161.

  Byron (Lord), 171, 185.


  C

  Cagnolo (Nicolás de), 70, 134.

  Calabrei (Antonazo), 120 n.

  Calcagnini (Celio), 147.

  Calderón (Pedro), alias _Perotto_, 43, 62, 72, 107, 110, 128.

  Calixto, III (Alonso Borja), 13 a 16, 18, 19, 21, 29 n., 138, 162.

  Calvino, 201 a 203.

  Campana (Julia), 27 n.

  Campani (Nicolás), el _Strascino de Siena_, 27 n.

  Campo, 97 n.

  Campoamor (Ramón), 204 n.

  Campofregio (Gentile Feltria de), 180.

  Campori (Marqués), 7 n., 66.

  Canale (Carlos), 41 a 43, 47, 51, 82, 100 n.

  Capello (Paolo), 98, 107, 120.

  Capilupi (Benedetto), 164, 190.

  Capistrano (Fray Juan), 18.

  Cappello (Blanca), 209.

  Caprara (Antonia), 180.

  Caradosso, 65.

  Caraffa (Cardenal), 202.

  Caraffa (Tiberio), Duque de Nocera, 114.

  Caraffa (Ursula), 55.

  Cardona (Antonio de), 44.

  Cardona (Duque de), 83.

  Cardona (Juan), 57 n.

  Carlomagno, 87, 172.

  Carlos V, Emperador de Alemania, 73, 86, 125 n., 203, 204.

  Carlos VII de Francia, 174.

  Carlos VIII de Francia, 28, 39 n., 73, 89 a 93, 110 n.

  Cartagena (Alonso de), 64.

  Carvajal (Juan), Cardenal, 18, 44, 45.

  Carvajal (Bernardino López de), Cardenal, 25.

  Casanova (Cardenal), 161.

  Castaldi, 102.

  Castellar (Juan), 112.

  Castellar (Ramón), 112.

  Castelli (Francisco), 156.

  Castelli (Jerónimo), 156.

  Castiglioni (Baltasar), 32, 86, 87.

  Castro y Meneses (Leonor de), 204, 205.

  Castro y Pinos (Francisca de), 204 n.

  Castrone, 54 n.

  Catalano (Michele), 68 n., 72, 148 n.

  Catalina de Alejandría (Santa), 31, 51 n., 68.

  Catalina _la Loca_, 136.

  Catalina _la Mora_, 136 n.

  Catalina _la Napolitana_, 136.

  Catalina _la Valenciana_, 136, 152.

  Cattanei (Juan Luzio), 118.

  Cavalcaselle, 66.

  Centelles (D. Cherubín Joan de), 61, 79.

  Cervantes, 180.

  Cervellón (Juan de), 112.

  Cesarini (Juan Andrés), 33.

  Cibo (Catalina), 165.

  Cicerón, 63, 184.

  Cienfuegos (Cardenal), 204, 205 n.

  Cintia _la Napolitana_, 136.

  Citadella, 61, 199.

  Claudia de Francia, 201.

  Clemente VII (Médicis), 72, 164, 203.

  Clemente VIII (Aldobrandini), 31 n., 211, 212.

  Clemente VIII, antipapa (D. Gil Sánchez Muñoz), 13.

  Colonna (Adriana), mujer de Francisco, 138.

  Colonna (Cardenal), 24.

  Colonna (Crisóstomo), 125.

  Colonna (Fabrizio), 86, 91.

  Colonna (Francisco de Palestrina), 138.

  Colonna (Próspero), 51, 56, 91, 163.

  Colonna (Vittoria), 63, 64, 86.

  Colenuccio (Pandolfo), 182.

  Comasco (Jerónimo), 191.

  Comacchio (Obispo de), 133.

  Commines, 89, 91.

  Contarini, 209.

  Contrari (Ercolini), 207.

  Cook (Sir Herbert), 67.

  Córdoba (Gonzalo Fernández de), el Gran Capitán, 44 a 46, 51, 52,
  56, 57, 110, 165.

  Corella (Miguel), 43, 97 n., 112, 120, 157, 158, 159, 161.

  Corella (Rodrigo), Conde de Concentaina, 97 n., 115.

  Cornaro (Cardenal).

  Correto (Adrián de), Cardenal, 160.

  Corradis (Bernardina de), 90 n., 122 n.

  Corregio.

  Correggio (Borso de), 72, 179 n.

  Correggio (Conde Nicolás), 179, 180, 182.

  Costa (Jorge da), Cardenal de Lisboa, página 127.

  Costa (Lorenzo), 72.

  Costabili (Beltrando), 155.

  Costabili (Tolomeo), 173.

  Cotrone (Marquesa de), 69, 149, 150.

  Cristina, Reina de Suecia, 67.

  Crivelli (Lucrecia), 123.

  Croce (Benedetto), 209 n.

  Croce (Jorge de), 41, 42, 47.

  Croce (Octaviano), 41.

  Crowe, 66.

  Cunegunda de Suabia, 172.

  Cybo (Alderano), Marqués de Carrara, 210, 213.


  CH

  Chapí, 204 n.

  Chigi (Agustín), 26.

  Chigi (Príncipe), 27 n.


  D

  Dante Alighieri, 15 n., 27, 176.

  Delicado (Francisco), 40.

  Dianti (Laura), 30, 67 n., 200, 212.

  Díaz (D.ª Catalina), 204 n.

  Dicenta (Joaquín), 204 n.

  Djem, 51, 91, 92.

  Doetsche (Henry), 66.

  Dolce (Ludovico), 179 n.

  Dolfini (Nicolás), 151.

  Domingo (Santo), 51.

  Doms (Sibila), 15.

  Donizetti, 5, 9, 10.

  Doria (Andrés), 159.

  Dossi (Dosso), 66, 68, 175.


  E

  Enghien (Duque de), 206.

  Enrique IV de Castilla, 17 n., 21.

  Enrique II de Francia, 202.

  Enrique IV de Francia, 212.

  Enríquez y Quiñones (D. Enrique), 25, 35.

  Enríquez (D.ª Juana), mujer de Don Juan II de Aragón, 35.

  Enríquez de Luna (D.ª María), Duquesa de Gandía, 25, 35, 50, 51
  n., 81, 83, 94, 112 n.

  Escolano, 14.

  Este (Adalberto), 172.

  Este (Alberto), 145, 200.

  Este (Aldobrandino), 173.

  Este (Alejandro), hijo de Lucrecia Borja, 6, 167, 168, 194.

  Este (Cardenal Alejandro), 200, 211 n.

  Este (Alfonso I), 30, 65 n., 67, 70, 71, 74 n., 75, 85, 109, 121
  a 123, 126, 129, 131, 135, 137, 144 a 150, 154 a 156, 164, 174,
  180, 181, 183, 187 a 193, 196 a 198, 200, 201, 206, 211, 212.

  Este (Alfonso II), 199 a 203, 205, 206, 208 a 210.

  Este (Alfonso), Marqués de Montecchio, 200, 201, 207, 208.

  Este (Alfonsino), hijo de Alfonso I, 201.

  Este (Alfonsino), hijo del Marqués de Montecchio, 200, 210, 211
  n., 213.

  Este (Ana), 206.

  Este (Azzo V), 172.

  Este (Azzo VI), 172.

  Este (Azzo VII), 173.

  Este (Beatriz), hija natural de Nicolás III, 179 n.

  Este (Beatriz), Duquesa de Milán, 66, 70, 85, 121 n., 123, 174,
  177.

  Este (Blanca), hija natural de Segismundo, 147.

  Este (Blanca), hija natural de Nicolás III, 177.

  Este (Borso), 26, 173 a 175, 200.

  Este (Bradamante), 212.

  Este (César), Duque de Módena, 200, 210, 211, 212.

  Este (César Trotti), hijo natural de Hércules II, 200, 208.

  Este (Diana), 147.

  Este (Ferrante), 133, 136, 137, 146, 152, 154, 155, 174, 183.

  Este (Folco), 172.

  Este (Francisco), Marqués de Massalombarda, hijo de Lucrecia,
  167, 194, 201, 210, 212.

  Este (Hércules I), 49, 61, 74, 75, 85, 107, 124, 126, 130 a 133,
  135, 137 a 139, 143, 145 a 148, 152, 155, 162, 164, 173 a 175,
  177, 178, 181, 182, 188, 198.

  Este (Hércules II), hijo de Lucrecia, 67, 167, 190, 195, 199, 201
  a 203, 208.

  Este (Hércules), sobrino de Hércules I, página 133.

  Este (Hipólito), 211 n.

  Este (Hipólito), Cardenal, hijo de Hércules I, 75, 105, 133, 134
  n., 137, 139, 153 a 155, 157, 162, 166, 174, 179 n., 181, 182,
  186, 188, 191, 198, 206, 212.

  Este (Cardenal Hipólito II), hijo de Lucrecia, 167, 194, 201, 212.

  Este (Isabel), Marquesa de Mantua, 54 n., 63, 65, 67, 69, 72 a
  74, 80, 85, 86, 115, 122 n., 124, 134, 136, 145 a 153, 157, 160,
  165, 172, 174, 177 a 179, 182, 186, 187, 191, 194 a 196.

  Este (Isabel), hija de Lucrecia Borja, 167, 194, 195, 198.

  Este (Isabel), hija del Cardenal Hipólito I, 115, 155.

  Este (Julio), 149, 153 a 155, 174, 183, 186.

  Este (Leonor), hija de Lucrecia Borja, 167, 194, 199, 212.

  Este (Leonor), hija de Hércules II, 206.

  Este (Leonor), hija del Marqués de Montecchio, 200, 211 n.

  Este (Lionelo), 173, 174, 198.

  Este (Lucrecia), hija natural de Segismundo, 147.

  Este (Lucrecia), hija natural de Hércules I, 147, 174.

  Este (Lucrecia), hija de Hércules II, 206 a 208, 212.

  Este (Lucrecia), hija natural de Hércules II, 199.

  Este (Luis), Cardenal, 175, 200, 204.

  Este (Marfisa), 200, 208, 210, 212.

  Este (Meliaduse), 133.

  Este (Nicolás III), 173, 174, 175, 177, 179 n., 183, 198.

  Este (Nicolás), hijo de Lionelo, 174.

  Este (Nicolás María), 133.

  Este (Marqués Oberto de), 172.

  Este (Rinaldo), 173.

  Este (Segismundo), hijo de Nicolás III, 147, 167, 198.

  Este (Segismundo), hijo de Hércules I, 133, 136, 174, 175, 200.

  Estouteville (Cardenal).

  Eugenio IV, 14.


  F

  Farnesio (Cardenal), véase Pablo III.

  Farnesio (Federico), 139.

  Farnesio (Jerónima), 90.

  Farnesio (Julia), 30 a 32, 40, 46, 61, 68, 69, 80, 90, 109, 129,
  138, 156, 214.

  Farnesio (Octavio), Duque de Parma, página 202.

  Farnesio (Ranucio), 138.

  Fedeli (Casandra), 62.

  Federico (Secretario de César Borja), página 166.

  Federico III, Emperador, 173.

  Felipe II de España, 202, 205 n., 207.

  Felipe III, 205 n.

  Feo de Savona (Jacobo), 86.

  Fernando I, Emperador, 200, 208, 209.

  Ferrari (Juan Bautista), Cardenal, 139.

  Feruffino (Adornino), 135.

  Feuillet de Conches, 70.

  Fiammetta, 53.

  Fideli (Hércules de), 100.

  Filelfo, 123.

  Fira (Ginés), 81, 82.

  Firenzuola, 70.

  Fleurange (Mariscal de), 174.

  Flores (Juan de), 179.

  Foix (Cardenal Pedro de), 13 n.

  Foix (Gastón de), 193.

  Foix (Germana de), 125.

  Fonseca (D. Antonio de), 92.

  Forno (Mazino del), 191.

  Foscarini (Ludovico), 177.

  Foscolo (Andrés), 151.

  Fracastoro, 93.

  Francia (Francisco), 73, 178.

  Francisco I de Francia, 54 n., 87, 164, 201.

  Franco (Verónica), 27.

  Friedländer, 65 n.


  G

  Gabrielletto, 44.

  Gaetani (Honorato), 55.

  Galieno (Micer), 120 n.

  Gallerani (Cecilia), 121 n., 122.

  Garcilaso de la Vega, 97.

  Garofalo, 175.

  Gatti (Bernardo), 185.

  Gazella (Antonio), 55.

  Gazella (Trusia), 55, 107.

  Geremia, 65 n.

  Gesualdo (Carlos), Príncipe de Venosa, 211 n.

  Gherardo (Cardenal), 24.

  Ghisio (Carlos), 196.

  Giorgione, 66.

  Giustinian, 160 n., 161.

  Gonzaga (Ana).

  Gonzaga (Clara), 86 n.

  Gonzaga (Federico), primer Duque de Mantua, 54 n., 67, 195, 198,
  199.

  Gonzaga (Francisco), Marqués de Mantua, 24 n., 42 n., 57, 72, 75,
  80, 85, 93, 147 a 150, 154, 155, 161, 165, 166, 168, 172, 178,
  183, 186 a 195, 214.

  Gonzaga (Cardenal Francisco), 42.

  Gonzaga (Francisco III), 209.

  Gonzaga (Guillermo), 209, 210.

  Gonzaga (Isabel), Duquesa de Urbino, 63, 69, 86, 124, 143, 145,
  146, 149, 150, 157, 178, 194.

  Gonzaga (Juan), 187, 195, 199.

  Gonzaga (Leonor), Duquesa de Urbino, 32, 86, 115.

  Gonzaga (Ludovico), Obispo de Mantua, 42.

  Gonzaga (Magdalena), 80, 102, 178.

  Gonzaga (Margarita), Duquesa de Ferrara, 208, 210, 211.

  Gorzi (Marin), 124.

  Granada (El Infante de), 83.

  Grasicha, 166.

  Gregorio XIII (Boncompagni), 210.

  Gregorio XIV (Sfondrati), 211.

  Gregorio (San), 63.

  Gregorovius, 7, 9, 10, 34, 35 n., 40, 48 a 50, 57, 61, 65, 66,
  72, 84 n., 88, 101 n., 118, 128, 129, 130, 131, 134 n., 151, 155,
  160, 167, 171, 185, 196, 197, 199.

  Grotto (Bartolomeo), 164.

  Guarini (Marco Antonio), 199.

  Güelfo III de Suabia, 172.

  Güelfo, Duque de Baviera, 172.

  Gugenheim, 66.

  Guicciardini, 33, 108.

  Guidalotto (Diomedes), 138.

  Guisa (Francisco, Duque de), 206, 207.

  Gustavo III de Suecia, 67 n.


  H

  Hernández (Alonso), 44.

  Hijar (D.ª Margarita), 18 n.

  Höfler, 34 n., 50.

  Horacio, 27.

  Hordeñez (Alfonso), 180.

  Hugo (Victor), 5, 9.

  Hunyadi (Juan), 18.


  I

  Ignacio de Loyola (San), 203.

  Imperia, 26.

  Infessura, 41, 44 n.

  Inocencio VIII, 20, 24, 28, 35 n., 49, 50, 64, 81.

  Isabel _la Católica_, 22, 82, 83.

  Isabel (Emperatriz), mujer de Carlos V, página 204.

  Isnalles (Cardenal Pedro), 165.


  J

  Jagelona (Ana), 208.

  Jerónimo (San), 63.

  Jorba, 63, 178.

  Jordi (Luis de Sent), 63 n.

  Jorge (Fray) de Mantua, 42 n.

  Jovio (Pablo), 47, 100.

  Juan XXII, 173.

  Juan, Príncipe de Castilla, primogénito de los Reyes Católicos,
  22, 82.

  Julio II (Julián de la Rovère), 19, 24, 26 n., 28, 31, 44, 45,
  91, 115, 119, 126, 164 a 166, 180, 189, 191, 193, 194.

  Justi, 67.

  Juvenal Latino, 167.


  L

  Lacombe, 93 n.

  Ladislao VII de Polonia, 208.

  Lambertini, 54 n.

  Lanzol de Romani (Luis), segundo Barón de Gilet, 115 n.

  Lanzol de Romani (Pedro Guillén), Señor de Villalonga, 15 n.

  Lascaris (Agustín), 184.

  Latini (Brunetto), 27.

  La Tour d’Auvergne (Magdalena), 87.

  Laurencín (Marqués de), 8, 50, 65 n., 96 n., 111, 112 n.

  Lavagnolo (Lorenzo), 178.

  León X (Juan de Médicis), 26 n., 39, 48, 86, 87, 164, 184, 194,
  197.

  Leonardo de Vinci, 121 n., 122, 123 n., 167.

  Leonetti, 36.

  Leoniceno (Nicolás), 184.

  L’Epinois, 61.

  Lerín (Conde de), 46, 166.

  Lescano, 45, 46.

  Lino, 1.

  Lippi (Filippino), 66.

  Longobardia (Marqués de), 172.

  López (Juan), Cardenal de Capua, 25, 35 n., 81, 88.

  López (Juana), 88, 144.

  López de Haro (Diego), 64, 81.

  Loredano (Antonio), 28.

  Luis XII de Francia, 44, 46, 53, 54 n., 110, 112 n., 115 a 117,
  124, 126, 157, 158, 201.

  Luna (Isabel), 27.

  Luzio (Alejandro), 57 n., 148 n., 150, 172, 186, 187, 190, 191.


  Ll

  Llanos, 204 n.


  M

  Machiavelli, 47, 89, 108, 159.

  Macquer, 93 n.

  Malatesta (Galeazzo), 80, 87, 88.

  Malatesta (Parisina), 71, 171, 183, 184.

  Malatesta (Segismundo), 26.

  Malœvre, 67.

  Malvezzi (Polissena), 187, 188.

  Mambrino (Pedro), 80.

  Manfredi (Astorre), 156.

  Manfredi (Lelio), 179.

  Mantegna (Andrés), 73, 182.

  March (Mosén Ausias), 65.

  María (Emperatriz), mujer de Maximiliano II, 205 n.

  Mariana (El Padre), 21, 23, 35, 40, 46.

  Mariano (El Padre), 101.

  Marliani (Lucía), 122 n.

  Marot (Clemente), 201.

  Marrades (Juan de), 55 n., 84 n., 90.

  Martel (Carlos), 15 n.

  Martel (Roberto), 15 n.

  Martí (Francina), 13.

  Martí (Mateo), 15.

  Martino V, 13.

  Mártir (Pedro), 108.

  Martorell (Juan), 179.

  Matarazzo, 33, 102 n., 108, 131.

  Matilde (Condesa), 172.

  Mattuzi (Pedro Juan), 33.

  Maurelio (San), 68 n.

  Maximiliano, Emperador de Alemania, 85, 93, 121 n., 126, 132, 166.

  Maximiliano II, 205 n.

  Médicis (Catalina de), 87.

  Médicis (Cosme de), 202, 203, 211 n.

  Médicis (Francisco), 209.

  Médicis (Cardenal Hipólito), 87.

  Médicis (Juan de), véase León X.

  Médicis (Juan), tercer marido de Catalina Sforza, 86.

  Médicis (Juan), hijo de Catalina Sforza, 86.

  Médicis (Julián), 86.

  Médicis (Lorenzo), _el Magnífico_, 28, 87.

  Médicis (Lorenzo), Duque de Urbino, página 87.

  Médicis (Lucrecia), Duquesa de Ferrara, 199, 203, 208, 209, 211.

  Médicis (Pedro).

  Médicis (Virginia), 211.

  Medioli, 65 n.

  Mena (Juan de), 180.

  Mendoza (D.ª Mencía), segunda Marquesa de Zenete, 125.

  Mendoza (D. Pedro González de), Cardenal, 21.

  Mesalina, 7.

  Michiel (Cardenal), 24.

  Miguel Angel, 31 n., 73, 86, 157.

  Milá (Adriana del), 15, 30, 31, 61, 69, 90, 129, 138, 146, 152.

  Milán (Juan del), cuarto Barón de Masalavés, 15.

  Milán (Luis Juan del), Obispo de Lérida, 16, 20.

  Milán (Luis), 125.

  Milán de Aragón (D.ª María).

  Milán (Pedro del), 15, 61.

  Mirafuentes (Gonzalo de), 46.

  Mirandola (Leonor de la), 195.

  Mirandola (Federico Pico), Príncipe de la, 211 n.

  Mirandola (Galeotto de la), 177.

  Mohamed II, 18.

  Molins (Marqués de), 204 n.

  Moncada (Hugo de), 158.

  Moncada (Juana de), 15 n.

  Monnier (Philippe), 182 n.

  Montebiviano (Conde de), 158.

  Montecucoli (Conde Luis), 208.

  Montefeltro (Federico), Duque de Urbino, 63, 144, 157.

  Montefeltro (Guidobaldo), 86, 94, 97, 144, 157, 158.

  Montefeltro (Inés), 86.

  Montefeltro (Juana), 159.

  Montpensier (Gilberto), Duque de, 86 n., 94.

  Mozzi (Andrés de), 27.


  N

  Napoleón, 19.

  Narbona (Cardenal de), 126.

  Nemours (Duque de), 206.

  Nicolás V.

  Nicolasa, 136, 153.

  Noronha (D.ª Leonor de), 205.

  Novara (Cardenal de), 122 n.

  Nugarola (Isotta), 63, 176.

  Núñez Docampo, 44.


  O

  Odescalchi (Príncipe Livio), 67.

  Oliva (Francisco Gilabert de Centelles), primer Conde de, 61 n.,
  79 n.

  Oliva (Conde de), 61, 79.

  Oliva (Magdalena de Centelles), Condesa de, 61 n., 79 n., 205 n.

  Oliver y Hurtado (Manuel), 34 n., 49, 50.

  Oliverotto de Fermo, 159.

  Ollivier (P.), 36.

  Orfeo, 181.

  Orleans (Duque de), 67.

  Orsini (Alfonsina), 87.

  Orsini (Fabio), 114, 117, 132, 136.

  Orsini (Francisco), Duque de Gravina, página 159.

  Orsini (Cardenal Juan Bautista), 24, 28, 114, 158, 160.

  Orsini (Juan Giordano), 94.

  Orsini (Laura), 31, 32, 46, 69, 109, 138.

  Orsini (Ludovico), 15, 61.

  Orsini (Orsino), 31, 109.

  Orsini (Pablo), 114, 158, 159.

  Orsini (Virginio), 94.

  Osuna (D. Pedro Téllez Girón), noveno Duque de, 35 n.

  Ovidio, 27, 182.

  Oviedo (Gonzalo Fernández de), 9, 96 n., 97 n., 107.

  Oviedo (Pedro), 45.


  P

  Pablo (El Sr.), 47.

  Pablo II (Pedro Barbo), 20, 174.

  Pablo III (Alejandro Farnesio), 31, 156, 184, 201, 203.

  Pablo IV (Caraffa), 8, 203.

  Pablo V, 162 n.

  Parcell, 43.

  Padilla (Juan de), _el Cartujano_, 162.

  Pallavicino (Cardenal), 24.

  Pandolfini, 57.

  Panizzato (Nicolás María), 147.

  Pantasilea, 107.

  Passini (G.), 27 n.

  Pastor (Barón Luis), 8, 20 n., 35, 40, 49, 50, 61, 84 n., 98,
  198, 120 n.

  Pepino, 87, 172.

  Perea (Mgr.), 162 n.

  Pérez de Arenós (D. Ximén), Señor de Castelnovo, 15 n.

  Perugino, 73.

  Peruzzi (Baltasar), 27.

  Petrarca, 27.

  Pía (Emilia), 57 n.

  Pico (Jerónimo), 34.

  Pigna (Juan Alberto de la), 107.

  Pignatelli (Héctor), 209 n.

  Pimentel y Borja (D. Francisco), Duque de Benavente, 35 n.

  Pimentel y Téllez Girón (D.ª María Josefa), Duquesa de Benavente,
  35 n.

  Pinctor (Jacobo), 40 n.

  Pinctor (Mónica), Viuda de, 40 n.

  Pintor (Pedro), 43.

  Pinturicchio, 25, 30, 51, 68.

  Pío II (Eneas Silvio Piccolomini), 20, 26, 29, 30 n.

  Pío III (Piccolomini), 43, 44, 119, 163.

  Pío V, 201, 208, 211.

  Pío (Isabel), 54 n.

  Pío de Saboya (Alejandro), 115, 155.

  Pío de Saboya (Gilberto), 115, 155.

  Pío de Saboya (Marqués de Castel Rodrigo), 115.

  Piombino, 51.

  Pistoia (El), 182.

  Pizzabeccari, 54 n.

  Plauto, 80, 137, 138, 148, 182.

  Podocatharo (Ludovico), 64.

  Poggio, (Cristóbal), 43 n., 107.

  Poliziano (Angel), 28, 43.

  Pomposa (Rinaldo), Abate Comendador de la, 177.

  Pontano, 18, 33, 108.

  Porta (Guillermo de la), 31 n.

  Porta (Teodoro de la), 31 n.

  Portigliotti, 67, 108.

  Pozzi (Juan Lucas), 135.

  Prats (Francisco), 35 n., 81.

  Predis (Ambrosio de), 121 n.

  Prete (El), 65, 134, 136, 138, 152, 155.

  Prisciano (Pellegrino), 147.

  Priuli, 108.

  Prócida (Gaspar de), Conde de Almenara, 79, 80, 111.

  Prócida (Juan Francisco), 79.

  Prócida (D.ª Leonor de), 79.

  Prosperi, 187, 189, 196.

  Pucci (Giannozzo), 69, 90.

  Pucci (Lorenzo), 30, 69, 214.


  Q

  Quiñones (Diego de), 45.


  R

  Rafael (El P.), 73, 166.

  Rafael Sanzio.

  Rainieri (Jacoppo), 54 n.

  Rata (D. Diego de la), 173.

  Reiner, 57 n.

  Remolino, Cardenal de Salerno, 165.

  Renata de Francia, Duquesa de Ferrara, 167, 201 a 203, 206, 209.

  Requesens, 165.

  Riario (Cardenal), 28.

  Riario (Jerónimo), 86.

  Ricci (Conrado), 54 n.

  Ridolfi, 67.

  Rimini (Francesca de), 171.

  Ripalda (Duque de), 27 n.

  Rivas (Duque de), 204 n.

  Roberto de Nápoles, 173.

  Rocaberti (Felipe), 146.

  Rodolfo II, Emperador de Alemania, 67, 211.

  Rohan (Mgr. de), 29 n.

  Rojas (D. Francisco de), Conde de Lerma, 205 n.

  Romano (Cristóforo), 66.

  Romei (Juan), 198.

  Rosate (Ambrosio de), 122.

  Rossetti (Biagio), 174, 175.

  Rossi Scotti (Conde Lemmo), 68.

  Rovère (Francisco de la), véase Sixto IV.

  Rovère (Francisco de la), Duque de Urbino, 86, 87, 115, 159.

  Rovère (Francisco M.ª de la), hijo de Guidobaldo II, 207.

  Rovère (Guidobaldo II), 201.

  Rovère (Julia de la), 200, 211.

  Rovère (Julián de la), véase Julio II.

  Rovère (Nicolás de la), 31.

  Ruini (Carlos), 191.


  S

  Saboya (Duque de), 74.

  Saboya (Bona de), 78.

  Saboya (Filiberta de), 87.

  Saboya (Manuel Filiberto de), 202, 203, 209.

  Sadeler, 67.

  Safo, 176.

  Salerno (Antonello de), 24 n.

  Salerno (Príncipe de), 106.

  Salinguerra, 173.

  San Celso (Catalina de), 27.

  San Clemente (Cardenal de), 43.

  San Leocadio (Pablo de), 51 n.

  San Pedro (Diego de), 179.

  San Severino (Cardenal), 128.

  San Severino (Juan Francisco), 147.

  San Severino (Galeazzo), 90, 122 n.

  San Severino (Roberto), 90 n.

  Sánchez Cantón (Francisco Javier), 67.

  Sanchís, 49 a 51, 63 n., 81, 84 n., 106 n.

  Sansovino (Andrea), 119.

  Santa Lucía (Duquesa de), 27 n.

  Santillana (Iñigo López), Marqués de, 64 n.

  Sanuto (Martín), 28, 86.

  Saracini, 49, 130.

  Savelli (Silvio).

  Savielli (Cardenal), 24, 28.

  Scalona, 84, 98, 101.

  Sclafetano (Cardenal de Parma), 42.

  Segismundo I de Polonia, 209 n.

  Segismundo II de Polonia, 208.

  Segni (Violante), 200, 211 n.

  Séneca, 63.

  Seraphin, 80.

  Seregni (Giangiorgio), 162.

  Sermoneta (Duque de), 100.

  Sforza (Alejandro), 63, 80, 88.

  Sforza (Ana), 85, 121, 123, 147, 148, 174.

  Sforza (Cardenal Ascanio), 23, 24, 28, 45, 80, 85, 90, 91, 95 a
  98, 100, 105, 106, 111, 117 a 119.

  Sforza (Bautista), 63.

  Sforza (Blanca), 90, 120 n. 121 n.

  Sforza (Blanca María), 85, 121 n., 126, 177.

  Sforza (Bona), 209.

  Sforza (Catalina), 69, 86, 112 n., 118, 119, 156.

  Sforza (César), 122 n.

  Sforza (Constanzo), 180.

  Sforza (Francisco), 26, 80, 84, 85, 88, 179 n.

  Sforza (Francisco), _il Ducchino_, 85, 119.

  Sforza (Francisco), hijo de Ludovico, 123 n.

  Sforza (Galleazzo María), 85, 86.

  Sforza (Galleazzo) de Pesaro, 191.

  Sforza (Gianpaolo), 123 n.

  Sforza (Ginebra), 144.

  Sforza (Hipólita), 63, 84, 177.

  Sforza (Juan), Señor de Pesaro, 33, 51, 72, 79, 80, 84, 85, 88,
  93, 94, 97, 98, 101, 102, 105, 107, 108, 111, 118, 121, 123, 128,
  130, 138, 144, 213.

  Sforza (Juan Galleazzo), 85, 121, 164, 209 n.

  Sforza (León), 122 n.

  Sforza (Ludovico), _el Moro_, 23, 85, 88 a 90, 94, 101, 102, 105,
  106, 117, 119, 121 n., 122, 123, 164, 190, 213.

  Sforza (Tristán), hijo natural de Francisco, 179 n.

  Sforza Cesarini (Duque), 23.

  Simonetta (_La Bella_), 176.

  Sixto IV (Francisco de la Rovère), 20, 21, 34, 41, 42, 53.

  Solferino (Duque de), 66 n.

  Spagnoli (Tolomeo), 192, 194.

  Spencer (Mr.), 66.

  Stendhal, 19.

  Strozzi (Hércules), 64, 65, 71 n., 172, 180, 181, 188 a 191.

  Strozzi (Lorenzo), 191, 192.

  Strozzi (Tito), 64, 65, 180, 188.

  Suffolk (Conde de), 67.


  T

  Talini, 107.

  Tapia (Juan de), 64.

  Tasso (Torquato), 183, 207.

  Tebaldeo (Antonio), 180, 181, 188.

  Terencio, 148, 182.

  Tiepolo (Ginebra), 102.

  Tiziano, 30, 66, 67, 73, 87.

  Toledo (D.ª Leonor de), 27 n., 203.

  Toledo (D. Pedro de), 203 n.

  Tolomei (Stella), 173.

  Torella (Gaspar), 43.

  Torelli (Bárbara), 191.

  Tosabezzi, 55 n.

  Trémoille (Luis II de la), 54 n.

  Trivulzia, 63.

  Trivulzio (Giangiacomo), 119 n.

  Tura (Cosme), 177.


  U

  Ulloa (Alonso de), 179 n.

  Urrea (Jerónimo de), 179 n., 181 n.

  Usoz (Luis de), 39.


  V

  Valois (Margarita de), 203, 209.

  Vannozza, 6, 33, 34, 36, 39 a 43, 46 a 50, 53, 61, 79, 94, 139,
  168, 194.

  Varano (Constanza), 63.

  Varano (Juan María), 158, 164.

  Varano (Julia), 164.

  Varano (Pier Gentile), 80.

  Vasari (Jorge), 30, 67.

  Venosa (Obispo de), 156.

  Verona (Gaspar de), 20.

  Verona (Guarino de), 173.

  Vicente Ferrer (San), 13, 17.

  Vilanova (Mosén Vidal de), 15 n.

  Villanueva, 20 n.

  Villeneuve (Luis de), 115.

  Virgilio, 27.

  Visconti (Blanca), 84.

  Visconti (Ermes María), 147.

  Vitellozzo, 159.

  Vitiges, 87.

  Vives (Cardenal Juan Bautista), 162 n.

  Volterra (Giacomo de), 23.


  W

  Woodward, 32 n., 109.


  Y

  Yriarte (Carlos), 65, 68, 69, 71, 109, 200.


  Z

  Zambotto (Bernardino), 70, 145.

  Zilioto (Juan), 137.

  Zurita, 18 n., 52, 81.



ÍNDICE GENERAL


  Anteportada                                               1

  Obras del autor                                           2

  Portada                                                   3

  Propiedad                                                 4

  El porqué de este libro                                   5

  CAPÍTULO I                                               11

  Los Papas Borjas.—Calixto III y sus sobrinos.—Alejandro
  VI y sus hijos.—El primer Duque de Gandía.

  CAPÍTULO II                                              37

  La Vannozza.—Sus tres maridos.—Hijos que en ella tuvo,
  siendo Cardenal, Rodrigo de Borja.—César de Valencia,
  Juan de Gandía, Jofre de Squillace y Lucrecia, Duquesa
  de Ferrara.

  CAPÍTULO III                                             59

  Nacimiento y educación de Lucrecia.—Sus retratos.—Su
  carácter.—Sus aficiones.

  CAPÍTULO IV                                              77

  Las proyectadas bodas españolas de Lucrecia.—La del
  segundo Duque de Gandía, D. Juan, en Barcelona, con
  su cuñada D.ª María Enríquez, y la de Don Jofre, en
  Nápoles, con D.ª Sancha de Aragón.—Casa Lucrecia con
  Juan Sforza, Señor de Pesaro.—Asesinato del Duque de
  Gandía.—Se declara nulo, por impotencia, el matrimonio
  de Lucrecia, y del ofendido y fugitivo marido parte la
  acusación de incesto contra el Papa.

  CAPÍTULO V                                              103

  Conducta de Lucrecia después de la fuga de Sforza.—Da
  a luz un hijo bastardo.—Coincidencias que hacen
  suponer fuera el _infante romano_, cuya paternidad
  reconoció el Papa.—Contrae Lucrecia segundas nupcias
  con D. Alonso de Aragón, Duque de Bisceglia, que muere
  asesinado por orden de César.—Dos meses después negocia
  el Papa el matrimonio de Lucrecia con D. Alfonso de
  Este, primogénito del Duque de Ferrara.—Tras larga
  negociación se firman las capitulaciones en
  Ferrara.—Júbilo de Lucrecia y fiestas con que se
  celebra en Roma la noticia.

  CAPÍTULO VI                                             141

  Viaje de Lucrecia de Roma a Ferrara.—Las fiestas de
  la boda.—Partos y duelos de Lucrecia.

  CAPÍTULO VII                                            169

  Lucrecia en Ferrara.—Sus amores con Pedro Bembo y
  Francisco Gonzaga.—Sírvele de tercero Hércules
  Strozzi, que muere misteriosamente asesinado.—No
  vuelve a ver al Marqués de Mantua.—Sus últimos años
  son de vida devota y ejemplar.—Muere de sobreparto
  y es enterrada en el convento del _Corpus Domini_.—El
  duelo de Ferrara.—Consuela al Duque, en su viudez,
  Laura Dianti, haciéndole padre de dos hijos, cuya
  legitimidad no reconoce la Santa Sede.—Los hijos y
  nietos de Lucrecia.—El primogénito Hércules II casa
  con Renata de Francia.—Aloja ésta, en palacio, a
  Calvino, y Hércules a San Francisco de Borja.—Sucede
  a Hércules II su hijo Alfonso II, que casó tres veces,
  y murió sin sucesión, dejando por heredero a su primo
  César, nieto de Laura Dianti.—Como Duque de Módena
  hereda los feudos imperiales, y el de Ferrara es
  incorporado a los Estados de la Iglesia.—Conclusión.

  Bibliografía                                            215

  ÍNDICE DE PERSONAS CITADAS                              223

  ÍNDICE GENERAL                                          235

  LÁMINAS                                                 238

  Colofón                                                 239



LÁMINAS


  SANTA CATALINA DE ALEJANDRÍA, supuesto retrato de LUCRECIA BORJA,
  por Pinturicchio, frente a la portada, página 3.

  LUCRECIA BORJA, Medalla de Filippino Lippi, frente a la página 65.

  LÁPIDA de la sepultura en que está enterrada LUCRECIA BORJA,
  frente a la página 199.



  [Ilustración:

  LUCRECIA
  BORJA

  : : SE IMPRIMIÓ : :

  ——EN LA——

  TIPOGRAFÍA ARTÍSTICA
  CERVANTES, 28 - MADRID

  ——EN——

  :: DICIEMBRE DE 1922. ::]



  [Ilustración]





*** End of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Lucrecia Borja - Estudio Histórico" ***

Doctrine Publishing Corporation provides digitized public domain materials.
Public domain books belong to the public and we are merely their custodians.
This effort is time consuming and expensive, so in order to keep providing
this resource, we have taken steps to prevent abuse by commercial parties,
including placing technical restrictions on automated querying.

We also ask that you:

+ Make non-commercial use of the files We designed Doctrine Publishing
Corporation's ISYS search for use by individuals, and we request that you
use these files for personal, non-commercial purposes.

+ Refrain from automated querying Do not send automated queries of any sort
to Doctrine Publishing's system: If you are conducting research on machine
translation, optical character recognition or other areas where access to a
large amount of text is helpful, please contact us. We encourage the use of
public domain materials for these purposes and may be able to help.

+ Keep it legal -  Whatever your use, remember that you are responsible for
ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just because
we believe a book is in the public domain for users in the United States,
that the work is also in the public domain for users in other countries.
Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we
can't offer guidance on whether any specific use of any specific book is
allowed. Please do not assume that a book's appearance in Doctrine Publishing
ISYS search  means it can be used in any manner anywhere in the world.
Copyright infringement liability can be quite severe.

About ISYS® Search Software
Established in 1988, ISYS Search Software is a global supplier of enterprise
search solutions for business and government.  The company's award-winning
software suite offers a broad range of search, navigation and discovery
solutions for desktop search, intranet search, SharePoint search and embedded
search applications.  ISYS has been deployed by thousands of organizations
operating in a variety of industries, including government, legal, law
enforcement, financial services, healthcare and recruitment.



Home