Home
  By Author [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Title [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Language
all Classics books content using ISYS

Download this book: [ ASCII | HTML | PDF ]

Look for this book on Amazon


We have new books nearly every day.
If you would like a news letter once a week or once a month
fill out this form and we will give you a summary of the books for that week or month by email.

Title: Poema del Otoño y otros poemas - Obras Completas Vol. XI
Author: Darío, Rubén
Language: Spanish
As this book started as an ASCII text book there are no pictures available.
Copyright Status: Not copyrighted in the United States. If you live elsewhere check the laws of your country before downloading this ebook. See comments about copyright issues at end of book.

*** Start of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Poema del Otoño y otros poemas - Obras Completas Vol. XI" ***

This book is indexed by ISYS Web Indexing system to allow the reader find any word or number within the document.



                            POEMA DEL OTOÑO

                            Y OTROS POEMAS

                               [imagen:

                                 POEMA

                               DEL OTOÑO

                            Y OTROS POEMAS

                                  POR

                              RUBÉN DARÍO

                             ILUSTRACIONES

                                  DE

                             ENRIQUE OCHOA

                               [imagen]

                  Volumen XI de las obras completas.
                       Administración: Editorial
                             MUNDO LATINO

                                MADRID

                        [imagen: ES PROPIEDAD]

                       [imagen: POEMA DEL OTOÑO]

                         DEDICATORIA [imagen]

                        A MARIANO MIGUEL DE VAL

                               [imagen]

                               [imagen:

      Y sentimos la vida pura,
    clara, real,
    cuando la envuelve la dulzura
    primaveral.



      TÚ QUE ESTÁS LA BARBA EN LA MANO
    meditabundo,
    ¿has dejado pasar, hermano,
    la flor del mundo?

      Te lamentas de los ayeres
    con quejas vanas:
    ¡aún hay promesas de placeres
    en los mañanas!

      Aún puedes casar la olorosa
    rosa y el lis,
    y hay mirtos para tu orgullosa
    cabeza gris.

      El alma ahita cruel inmola
    lo que la alegra,
    como Zingua, reina de Angola,
    lúbrica negra.

      Tú has gozado de la hora amable,
    y oyes después
    la imprecación del formidable
    Eclesiastés.

      El domingo de amor te hechiza;
    mas mira cómo
    llega el miércoles de ceniza;
    _Memento, homo ..._

      Por eso hacia el florido monte
    las almas van,
    y se explican Anacreonte
    y Omar Kayam.

      Huyendo del mal, de improviso
    se entra en el mal
    por la puerta del paraíso
    artificial.

      Y, no obstante, la vida es bella,
    por poseer
    la perla, la rosa, la estrella
    y la mujer.

      Lucifer brilla. Canta el ronco
    mar. Y se pierde
    Silvano oculto tras el tronco
    del haya verde.

      Y sentimos la vida pura,
    clara, real,
    cuando la envuelve la dulzura
    primaveral.

      ¿Para qué las envidias viles
    y las injurias,
    cuando retuercen sus reptiles
    pálidas furias?

      ¿Para qué los odios funestos
    de los ingratos?
    ¿Para qué los lívidos gestos
    de los Pilatos?

      ¡Si lo terreno acaba, en suma,
    cielo e infierno,
    y nuestras vidas son la espuma
    de un mar eterno!

[imagen]

      Lavemos bien de nuestra veste
    la amarga prosa;
    soñemos en una celeste,
    mística rosa.

      Cojamos la flor del instante;
    ¡la melodía
    de la mágica alondra cante
    la miel del día!

      Amor a su fiesta convida
    y nos corona.
    Todos tenemos en la vida
    nuestra Verona.

      Aun en la hora crepuscular
    canta una voz:
    «¡Ruth, risueña, viene a espigar
    para Booz!»

      Mas coged la flor del instante,
    cuando en Oriente
    nace el alba para el fragante
    adolescente.

      ¡Oh! Niño que con Eros juegas,
    niños lozanos,
    danzad como las ninfas griegas
    y los silvanos.

      El viejo tiempo todo roe
    y va deprisa;
    sabed vencerle, Cintia, Cloe
    y Cidalisa.

      Trocad por rosas azahares,
    que suena el son
    de aquel Cantar de los Cantares
    de Salomón.

[imagen:

    Gozad de la dulce armonía ...
]

      Príapo vela en los jardines
    que Cipris huella;
    Hecate hace aullar los mastines;
    mas Diana es bella,

      y apenas envuelta en los velos
    de la ilusión,
    baja a los bosques de los cielos
    por Endimión.

      ¡Adolescencia! Amor te dora
    con su virtud;
    goza del beso de la aurora,
    ¡oh juventud!

      ¡Desventurado el que ha cogido
    tarde la flor!
    y ¡ay de aquel que nunca ha sabido
    lo que es amor!

      Yo he visto en tierra tropical
    la sangre arder,
    como en un cáliz de cristal,
    en la mujer.

      Y en todas partes la que ama
    y se consume
    como una flor hecha de llama
    y de perfume.

      Abrasaos en esa llama
    y respirad
    ese perfume que embalsama
    la Humanidad.

      Gozad de la carne, ese bien
    que hoy nos hechiza,
    y después se tornará en
    polvo y ceniza.

      Gozad del sol, de la pagana
    luz de sus fuegos;
    gozad del sol, porque mañana
    estaréis ciegos.

      Gozad de la dulce harmonía
    que a Apolo invoca;
    gozad del canto, porque un día
    no tendréis boca.

      Gozad de la tierra, que un
    bien cierto encierra;
    gozad, porque no estáis aún
    bajo la tierra.

      Apartad el temor que os hiela
    y que os restringe;
    la paloma de Venus vuela
    sobre la Esfinge.

      Aún vencen muerte, tiempo y hado
    las amorosas;
    en las tumbas se han encontrado
    mirtos y rosas.

      Aún Anadiódema en sus lidias
    nos da su ayuda;
    aún resurge en la obra de Fidias
    Friné desnuda.

      Vive el bíblico Adán robusto,
    de sangre humana,
    y aún siente nuestra lengua el gusto
    de la manzana.

      Y hace de este globo viviente
    fuerza y acción
    la universal y omnipotente
    fecundación.

[imagen:

    ¡Vamos al reino de la Muerte
    por el camino del Amor!
]

       corazón del cielo late
    por la victoria
    de este vivir, que es un combate
    y es una gloria.

      Pues aunque hay pena y nos agravia
    el sino adverso,
    en nosotros corre la savia
    del universo.

      Nuestro cráneo guarda el vibrar
    de tierra y sol,
    como el ruido de la mar
    el caracol.

      La sal del mar en nuestras venas
    va a borbotones;
    tenemos sangre de sirenas
    y de tritones.

      A nosotros encinas, lauros,
    frondas espesas;
    tenemos carne de centauros
    y satiresas.

      En nosotros la Vida vierte
    fuerza y calor.
    ¡Vamos al reino de la Muerte
    por el camino del Amor!

[imagen]



INTERMEZZO TROPICAL

[imagen]



I--MEDIODÍA

[imagen]

[imagen]

[imagen:

    ... La Isla quema. Arde el escollo,
    y el azul fuego envía.
]

    MIDI, ROI DES ÉTÉS, COMO CANTABA
    EL CRIOLLO
    francés. Un mediodía
    y el azul fuego envía.

      Es la isla del Cardón, en Nicaragua.
    Pienso en Grecia, en Morea o en Zacinto.
    Pues al brillo del cielo y al cariño del agua
    se alza en frente una tropical Corinto.

      Penachos verdes de palmeras. Lejos,
    ruda de antigüedad, grave de mito,
    la tribu en roca de volcanes viejos,
    que, como todo, aguarda su instante de infinito.

      Un ave de rapiña pasa a pescar y torna
    con un pez en las garras.
    Y sopla un vaho de horno que abochorna
    y tuesta en oro las cigarras.



II--VESPERAL

[imagen]

[imagen]

[imagen:

    Conchas color de rosa y de reflejos
    áureos ...
]

    HA PASADO LA SIESTA
    y la hora del Poniente se avecina,
    y hay ya frescor en esta
    costa, que el sol del Trópico calcina.
    Hay un suave alentar de aura marina,
    y el Occidente finge una floresta
    que una llama de púrpura ilumina.
      Sobre la arena dejan los cangrejos
    la ilegible escritura de sus huellas.

    Conchas color de rosa y de reflejos
    áureos, caracolillos y fragmentos de estrellas
    de mar forman alfombra
    sonante al paso en la armoniosa orilla.
    Y cuando Venus brilla,
    dulce, imperial amor de la divina tarde,
    creo que en la onda suena
    o son de lira, o canto de sirena.
    Y en mi alma otro lucero como el de Venus arde.



III--CANCIÓN OTOÑAL

AIRE DE «SEMINOLE», DE EGBERT VANALSTYNE

[imagen]

[imagen]

[imagen:

      En Occidente húndese
    el sol crepuscular;
    vestido de oro y púrpura
    mañana volverá.
]

    EN OCCIDENTE HUNDESE
    el sol crepuscular;
    vestido de oro y púrpura
    mañana volverá.
    En la vida hay crepúsculos
    que nos hacen llorar,
    porque hay soles que pártense
    y no vuelven jamás.


CORO

      Vuela la mágica ilusión
    en un ocaso de pasión,
    y la acompaña una canción
            del corazón.

      Este era un rey de Cólquida,
    o quizá de Thulé,
    un rey de ensueños líricos
    que sonrió una vez.
    De su sonrisa hermética
    jamás se supo bien
    si fué doliente y pálida
    o si fué de placer.

CORO

      Vuela la mágica ilusión
    en un ocaso de pasión,
    y la acompaña una canción
            del corazón.

      La tarde melancólica
    solloza sobre el mar.
    Brilla en el cielo véspero
    en su divina paz.
    Y hay en el aire trémulo
    ansias de suspirar
    porque pasa con Céfiro
    como el alma otoñal.

CORO

      Vuela la mágica ilusión
    en un ocaso de pasión,
    y la acompaña una canción
            del corazón.



IV--RAZA

[imagen]

[imagen]

    HISOPOS Y ESPADAS
    han sido precisos,
    unos regando el agua
    y otras vertiendo el vino
    de la sangre. Nutrieron
    de tal modo a la raza los siglos.

      Juntos alientan vástagos
    de beatos e hijos
    de encomenderos con
    los que tienen el signo
    de descender de esclavos africanos,
    o de soberbios indios,
    como el gran Nicarao, que un puente de canoas
    brindó al cacique amigo
    para pasar el lago
    de Managua. Eso es épico y es lírico.



V--CANCIÓN

[imagen]

[imagen]

    NIÑAS QUE DAIS AL VIENTO,
    al cielo y a la mar
    la mirada, el acento
    y el olor de azahar
    que de vuestros cabellos
    bellos
    amamos respirar;
      damas de sol y ensueño,
    de luz y de ilusión,
    que anima el dios risueño
    dueño del corazón,
    por vuestros ojos cálidos,
    pálidos
    los soñadores son.

      Obras de arte del sacro
    artista universal,
    tan bello simulacro
    dé su gracia fatal
    y en tal estatua vibre,
    libre,
    la psique de cristal.

      Pues sois de la existencia
    la dicha en lo fugaz,

[imagen:

    damas de sol y ensueño,
]

    y vuestra dulce ciencia
    suele ser eficaz,
    quémese uno en tal fuego;
    luego
    puede dormirse en paz.

[imagen]



VI--A DOÑA BLANCA DE ZELAYA

    SEÑORA: DE LAS BLANCAS QUE TENEMOS NOTICIA
    la primera sería Diana la Cazadora,
    a menos que no fuese la Diosa de Justicia,
    o la que nos anuncia la entrada de la Aurora.

      Después hay muchas Blancas entre la negra historia,
    que asiros de venturanza para los pueblos son,
    ya perlas de consuelo, o diamante de gloria;
    por ejemplo: la dulce Blanca de Borbón.

      En un fondo de azul, como una estrella brilla,
    siendo como la reina de las flores de lis,
    la prestigiosa doña Blanca de Castilla,
    decoro de las reinas y madre de San Luis.

      En un ambiente de bizarría y fragancia,
    otra blancura viene que prestigia y que da
    a la maravillosa doña Blanca de Francia
    la música de triunfo que por sus nupcias va.

      Y en lo que el cronista preciosamente narra
    entre lujos de justa y reflejos de lid
    nos aparece doña Blanca de Navarra,
    orgullosa, preclara y biznieta del Cid.

      Mas ante este desfile que de la gloria arranca,
    entre tantas blancuras siendo una regia flor,
    por sencilla, por pura, por garrida y por blanca,
    Blanca de Nicaragua nos será la mejor.



VIII--A MARGARITA DEBAYLE

[imagen]

[imagen]

    MARGARITA, ESTÁ LINDA LA MAR,
    y el viento
    lleva esencia sutil de azahar;
    yo siento
    en el alma una alondra cantar:
    tu acento.
    Margarita, te voy a contar
    un cuento.

       *       *       *       *       *

      Este era un rey que tenía
    un palacio de diamantes,
    una tienda hecha del día
    y un rebaño de elefantes,

      un kiosco de malaquita,
    un gran manto de tisú,
    y una gentil princesita,
    tan bonita,
    Margarita,
    tan bonita como tú.

      Una tarde la princesa
    vió una estrella aparecer;
    la princesa era traviesa
    y la quiso ir a coger.

      La quería para hacerla
    decorar un prendedor,

[imagen:

      Y siguió camino arriba,
    por la luna y más allá;
]

    con un verso y una perla,
    y una pluma y una flor.

      Las princesas primorosas
    se parecen mucho a ti:
    cortan lirios, cortan rosas,
    cortan astros. Son así.

      Pues se fué la niña bella,
    bajo el cielo y sobre el mar,
    a cortar la blanca estrella
    que la hacía suspirar.

      Y siguió camino arriba,
    por la luna y más allá;
    mas lo malo es que ella iba
    sin permiso del papá.

      Cuando estuvo ya de vuelta
    de los parques del Señor,
    se miraba toda envuelta
    en un dulce resplandor.

      Y el rey dijo: «¿Qué te has hecho?
    Te he buscado y no te hallé;
    y ¿qué tienes en el pecho,
    que encendido se te ve?»

      La princesa no mentía.
    Y así, dijo la verdad:
    «Fuí a cortar la estrella mía
    a la azul inmensidad.»

      Y el rey clama: «¿No te he dicho
    que el azul no hay que tocar?
    ¡Qué locura! ¡Qué capricho!
    El Señor se va a enojar.»

[imagen:

    «Fuí a cortar la estrella mía
    a la azul inmensidad,»
]

      Y dice ella: «No hubo intento;
    yo me fuí no sé por qué;
    Por las olas y en el viento
    fui a la estrella y la corté.»

      Y el papá dice enojado:
    «Un castigo has de tener:
    vuelve al cielo, y lo robado
    vas ahora a devolver.»

      La princesa se entristece
    por su dulce flor de luz,
    cuando entonces aparece
    sonriendo el Buen Jesús.

      Y así dice: «En mis campiñas
    esa rosa le ofrecí:
    son mis flores de las niñas
    que al soñar piensan en mí.»

      Viste el rey ropas brillantes,
    y luego hace desfilar
    cuatrocientos elefantes
    a la orilla de la mar.

      La princesita está bella,
    pues ya tiene el prendedor
    en que lucen con la estrella,
    verso, perla, pluma y flor.

      Margarita, está linda la mar,
    y el viento
    lleva esencia sutil de azahar:
    tu aliento.
    Ya que lejos de mí vas a estar,
    guarda, niña, un gentil pensamiento
    al que un día te quiso contar
    un cuento.



IX--EN CASA DEL DOCTOR LUIS H. DEBAYLE.--TOAST

[imagen]

[imagen]

[imagen]

    ESTA CASA DE GRACIA Y DE GLORIA ME AUGURA,
    en tan dulces momentos, que son de Epifanía,
    como el amanecer de un encantado día
    que iniciase las horas de una dicha futura.

      Aquí un verbo ha brotado que anima y que perdura,
    aquí se ha consagrado a la eterna Harmonía
    por las rosas de idea que han dado al alma mía,
    en sus pétalos frescos, la fragancia más pura.

      Suaves reminiscencias de los primeros años
    me brindaron consuelos en países extraños,
    y hoy sé por el Destino prodigioso y fatal,
    que si es amarga y dura la sal de que habla el Dante,
    no hay miel tan deleitosa, tan fina y tan fragante,
    como la miel divina de la tierra natal.

                    Y para Casimira
                  el oro de la lira,
                  y las flores de lis
                  que junten la fragancia
                  de Nicaragua y Francia
                  por su adorado Luis.

[imagen: VARIA]

[imagen]



SANTA ELENA DE MONTENEGRO

[imagen]

[imagen:

    Hora de Cristo en el Calvario,
]

    HORA DE CRISTO EN EL CALVARIO,
    hora de terror milenario,
    hora de sangre, hora de osario.

      La luna huraño humor destila
    en la tumba de la Sibila
    y _solvet seclum in favila_ ...

      Hecate aullante y fosca yerra,
    y lanza el infierno su guerra
    por las pústulas de la tierra.

      El hambre medioeval va por
    sendas de sulfúreo vapor
    y olor de muerte. ¡Horror, horror!

      Ladran con un furioso celo
    los canes del diablo hacia el cielo
    por la boca del Mongibelo.

      Tiemblan pueblos en desvarío
    de hambre, de terror y de frío ...
    ¡Dios mío! ¡Dios mío! ¡Dios mío!...

      Como en la dantesca Comedia,
    nos eriza el pelo y asedia
    el espanto de la Edad Media.

      Pasan furias haciendo gestos,
    pasan mil rostros descompuestos;
    allá arriba hay signos funestos.

      Hay pueblos de espectros humanos
    que van mordiéndose las manos.
    Comienzan su obra los gusanos.

      Falta la terrible trompeta.
    Mas oye el alma del poeta
    crujir los huesos del planeta.

      Al ruido terráqueo, un ruido
    se agrega profundo, inoído ...
    Viene de lo desconocido.

      Entretanto la muchedumbre
    grita sin fe, sin pan, sin lumbre,
    alocada de pesadumbre.

      Y bajo el obscuro destino
    se oyen rechinar de contino
    los rojos dientes de Hugolino.

      Y todo espíritu se pasma
    al ver entre el fuego v el miasma
    retorcerse al dolor-fantasma.

      Arruga el ceño el Deo Ignoto,
    y Atropos, Laquesis y Cloto
    hacen señas al Terremoto ...

      Ululan voces lamentables;
    son idénticos y espantables
    millonarios y miserables.

      Van rebaños dolientes ... Van
    visiones de duelo y afán
    cual vió en su apocalipsis Juan.

      Y sobre ellas ceniza avienta
    el corazón de la tormenta,
    y un rincón divino revienta.

[imagen:

      ¡Mas oíd un celeste allegro!
    Es que pasa en el horror negro
    Santa Elena de Montenegro.
]

      Y bajo sus pies huye el suelo,
    y sobre sus frentes el duelo
    cae de lo triste del cielo.

      ¡Oh asombro y miedo de las Musas!
    ¡Oh cabelleras de Medusas!
    ¡Oh los rictus de las empusas!

      ¡Oh amarga máscara amarilla,
    ojos do luz siniestra brilla
    y escenarios de pesadilla!

      Acres relentes, voz que hiere
    repentina, gente que muere ...
    ¡Ay! ¡Miserere!... ¡Miserere!

      ¡Jardines que hoy son cementerios
    destruídos por los cauterios
    de los temerosos Misterios!

      Región que el espanto prefiere
    y en donde la Muerte más hiere ...
    ¡Ay! ¡Miserere!... ¡Miserere!

      ¡Mas oid un celeste allegro!
    Es que pasa en el horror negro
    Santa Elena de Montenegro.

[imagen: GAITA GALAICA]

[imagen]

    GAITA GALAICA, SABES CANTAR
    lo que profundo y dulce nos es.
    Dices de amor, y dices después
    de un amargor como el de la mar.

      Canta. Es el tiempo. Haremos danzar
    al fino verso de rítmicos pies.
    Ya nos lo dijo el Eclesiastés:
    tiempo hay de todo: hay tiempo de amar,

      tiempo de ganar, tiempo de perder,
    tiempo de plantar, tiempo de coger,
    tiempo de llorar, tiempo de reir,

      tiempo de rasgar, tiempo de coser,
    tiempo de esparcir y de recoger,
    tiempo de nacer, tiempo de morir.



A MISTRAL

[imagen]

[imagen]

    ¡MISTRAL! LA COPA SANTA LLENA DE SANTO VINO
    alza el mundo por ti,
    y lleva nueva sangre al corazón latino
          su líquido rubí.

      ¡Gran patriarcal! ¡Tu canto lleva el mistral sonoro,
          canto de amor y fe,
    y alza su palma lírica tu Provenza de oro
          por su gran Capoulié!

      Provenza, que cultiva sus olivos y parras,
          caida el verde laurel,
    y al glorioso son de liras y cigarras
          te corona con él.

      Provenza canta himnos para su rey de cantos,
          para su hijo inmortal,
    y dice odas pindáricas, o dice salmos santos,
          griega y pontifical.

      Y las hermanas de Mireia, la preciosa
          flor que el Arquero hirió,
    por su memoria ofrendan ramos de mirto y rosa
          a quien vida le dió.

      Sonad, trompetas que anunciáis la victoria
          de ese amado del Sol,
    y que entre vuestro coro se oiga tocando a gloria
          un clarín español.

      Y que sobre los mares lleven los vientos libres
          la divina verdad,
    ¡emperador de musas y rey de los felibres!
          de tu inmortalidad.

[imagen]

[imagen]



EL CLAVICORDIO DE LA ABUELA

    EN EL CASTILLO, FRESCA, LINDA,
    la marquesita Rosalinda,
    mientras la blanda brisa vuela,
    con su pequeña mano blanca
    una pavana grave arranca
    al clavicordio de la abuela.

      ¡Notas de Lully y de Rameau!
    Versos que a ella recitó
    el primo rubio tan galán,
    que tiene el aire caprichoso,
    y que es gallardo y orgulloso
    como un mancebo de Rohan.

      Va la manita en el teclado
    como si fuese un lirio alado
    lanzando al aire la canción,
    y con sonrisa placentera
    sonríe el viejo de gorguera
    en los tapices del salón.

      En el tapiz está un amor,
    y una pastora da una flor
    al pastorcito que la anhela.
    Es una boca en flor la boca
    de la que alegre y viva toca
    el clavicordio de la abuela.

      Es una fresa, es una guinda,
    los labios son de Rosalinda,
    que toca y toca y toca más.

[imagen:

      ¡Qué linda está la marquesita!
    Es una blanca margarita,
]

    Tiene en su rostro abril y mayo;
    en su mirada brilla un rayo;
    con la cabeza hace el compás.

      ¡Qué linda está la marquesita!
    Es una blanca margarita,
    es una rosa, es un jazmín.
    Su cabellera es un tesoro;
    si ríe, brota un canto de oro
    en su reir de querubín.

      El cielo tiene sobre el traje:
    si hay una nube, es un encaje,
    espuma, bruma, suave tul;
    como ella es blanca y sonrosada,
    y de oro puro coronada,
    ¡qué bien le sienta el traje azul!

      Ella hacia un lado inclina suave
    la cabecita, como un ave
    que casi va, que casi vuela;
    y alza su mano el son sutil
    de la blancura del marfil
    del clavicordio de la abuela.

      La niña, dulce cual la miel,
    canta a compás rondó y rondel,
    canta los versos de Ronsard;
    y cuando lanza en su clamor
    los tiernos versos del amor,
    se pone siempre a suspirar.

      Amor sus rosas nuevas brinda
    a la marquesa Rosalinda,
    que al amor corre sin cautela,
    sin escuchar que en el teclado
    canta un amor desengañado
    el clavicordio de la abuela.

      ¡Amar, reir! La vida es corta.
    Gozar de abril es lo que importa
    en el primer loco delirio;
    bello es que el leve colibrí
    bata alas de oro y carmesí
    sobre la nieve azul del lirio.

      Y aunque al terrible viaje largo
    empuja el ronco viento amargo
    cuyo siniestro nombre hiela,
    bien es que al pobre viajador
    anime el vivo son de amor
    del clavicordio de la abuela.

[imagen: OTROS POEMAS]



LA CARTUJA

[imagen]

[imagen]

    ESTE VETUSTO MONASTERIO HA VISTO,
    secos de orar y pálidos de ayuno,
    con el breviario y con el Santo Cristo,
    a los callados hijos de San Bruno.

      A los que en su existencia solitaria,
    con la locura de la cruz y al vuelo
    místicamente azul de la plegaria,
    fueron a Dios en busca de consuelo.

      Mortificaron con las disciplinas
    y los cilicios la carne mortal
    y opusieron, orando, las divinas
    ansias celestes al furor sexual.

      La soledad que amaba Jeremías,
    el misterioso profesor de llanto,
    y el silencio, en que encuentran harmonías
    el soñador, el místico y el santo,

      fueron para ellos minas de diamantes
    que cavan los mineros serafines
    a la luz de los cirios parpadeantes
    y al son de las campanas de maitines.

      Gustaron las harinas celestiales
    en el maravilloso simulacro,
    herido el cuerpo bajo los sayales,
    el espíritu ardiente en amor sacro.

[imagen]

      Vieron la nada amarga de este mundo,
    pozos de horror y dolores extremos,
    y hallaron el concepto más profundo
    en el profundo «_De morir tenemos_».

      Y como a Pablo e Hilarión y Antonio,
    a pesar de cilicios y oraciones,
    les presentó con su hechizo, el demonio
    sus mil visiones de fornicaciones.

      Y fueron castos por dolor y fe,
    y fueron pobres por la santidad,
    y fueron obedientes porque fué
    su reina de pies blancos la humildad.

      Vieron los belcebúes y satanes
    que esas almas humildes y apostólicas
    triunfaban de maléficos afanes
    y de tantas acedías melancólicas.

      Que el _Mortui estis_ del candente Pablo
    les forjaba corazas arcangélicas
    y que nada podría hacer el diablo
    de halagos finos o añagazas bélicas.

      ¡Ah! fuera yo de esos que Dios quería,
    y que Dios quiere cuando así le place,
    dichosos ante el temeroso día
    de losa fría y _¡Requiescat in pace!_

      Poder matar el orgullo perverso
    y el palpitar de la carne maligna,
    todo por Dios, delante el Universo,
    con corazón que sufre y se resigna.

      Sentir la unción de la divina mano,
    ver florecer de eterna luz mi anhelo,
    y oir como un Pitágoras cristiano
    la música teológica del cielo.

      Y al fauno que hay en mí, darle la ciencia,
    que al Angel hace estremecer las alas.
    Por la oración y por la penitencia
    poner en fuga a las diablesas malas.

      Darme otros ojos, no estos ojos vivos
    que gozan en mirar, como los ojos
    de los sátiros locos medio-chivos,
    redondeces de nieve y labios rojos.

      Darme otra boca en que queden impresos
    los ardientes carbones del asceta,
    y no esta boca en que vinos y besos
    aumentan gulas de hombre y de poeta.

      Darme unas manos de disciplinante
    que me dejen el lomo ensangrentado,
    y no estas manos lúbricas de amante
    que acarician las pomas del pecado.

      Darme una sangre que me deje llenas
    las venas de quietud y en paz los sesos,
    y no esta sangre que hace arder las venas,
    vibrar los nervios y crujir los huesos.

      ¡Y quedar libre de maldad y engaño
    y sentir una mano que me empuja
    a la cueva que acoge al ermitaño,
    o al silencio y la paz de la Cartuja!

[imagen]



PEQUEÑO POEMA DE CARNAVAL

[imagen]


    _A Madame Leopoldo Lugones._


    HA MUCHO QUE LEOPOLDO
    me juzga bajo un toldo
    de penas, al rescoldo
    de una última ilusión.
    O bien cual hombre adusto
    que agriado de disgusto
    no hincha el cuello robusto
    lanzando una canción.

      Juzga este ser titánico
    con buen humor tiránico
    que estoy lleno de pánico,
    desengaño o esplín,
    porque ha tiempo no mana
    ni una rima galana,
    ni una prosa profana
    de mi viejo violín.

      Y por tales cuidados
    me vino con recados,
    lindamente acordados,
    que dice que le dió
    primavera, la niña
    de florida basquiña
    a quien por la campiña
    harto perseguí yo.

      No hay tal, señora mía.
    Y aquí vengo este día,
    lleno de poesía,
    pues llega el Carnaval,
    a hacer sonar en grata
    hora, lira de plata,
    flauta que olvidos mata,
    y sistro de cristal.

      Pues en París estamos,
    parisienses hagamos
    los más soberbios ramos
    de flores de París,
    y llenen esta estancia
    de gloria y de fragancia,
    bellas rosas de Francia
    y la hortensia y la lis.

      ¡Viva la ciudad santa
    --de diabla que es--que encanta
    con tanta gracia y tanta
    furia de porvenir;
    que es la única en el mundo
    donde en sueños me hundo
    con lo dulce y profundo
    del gozo del vivir!

      Viva, con sus coronas
    de laurel, sus sorbonas,
    y sus lindas personas
    pérfidas como el mar;
    viva, con «gamin» listo
    estudiante y aristo,
    y el gallo nunca visto
    y el gorrión familiar.

      Yo he visto a Venus bella,
    en el pecho una estrella,
    y a Mammón ir tras ella
    que con ligero pie
    proseguía adelante,
    parándose delante

[imagen]

    del fuego del diamante
    de la rue de la Paix.

      Creí tras los macizos
    de un jardín, los carrizos
    oir, llenos de hechizos,
    de la flauta de Pan.
    Reía Primavera
    de la canción ligera:
    el griego dios no era.
    Era el pobre Lelián.

      Y ahora, cuando empache
    la fiesta, y el apache
    su mensaje despache
    a la Alegría vil,
    dará púrpura a Momo
    en un divino asomo
    escapada de un tomo
    la sombra de Banville.

      Las musas y las gracias
    vuelven de las acacias
    con sus aristocracias
    doradas por el luis;
    y el avaro de Plauto
    o Molière, irá incauto
    tras las huellas del auto
    al café de París.

      Pero todo, señora,
    lo consagra y decora,
    lo suaviza y lo dora
    la mágica ciudad
    hecha de amor, de historia,
    de placer y de gloria,
    de hechizo y de victoria,
    de triunfo y claridad.

      ¡Vivan los Carnavales
    parisienses! Los males
    huyen a los cristales
    de la viuda Clicquot.
    ¡Y pues que Primavera
    quería un canto, fuera
    la armoniosa quimera
    que llevo dentro yo!

      Y de nuevo las rosas
    y las profanas prosas
    vayan a las hermosas,
    al aire, al cielo, al sol:
    vaya el verso con alas
    y la estrofa de galas
    y suenen cosas galas
    con el modo español.

      Así verá Lugones
    cómo las ilusiones
    reviven a los sones
    del canto fraternal,
    y brota el tallo tierno
    en otoño o invierno.
    ¡Pues Apolo es eterno
    y el arte es inmortal!

      Que mire nuestro Orfeo
    cumplido su deseo
    y que no encuentre un reo
    de silencios en mí,
    y para mi acomodo
    no emplee agudo modo,
    pues, «a pesar de todo»,
    nuestro Hugo no era así.

      ¡Vivat Gallia Regina!
    aquí nos ilumina
    un sol que no declina;
    Eros brinda su flor,
    Palas nos da la mano
    mientras va soberano
    rigiendo su aeroplano
    Icaro vencedor.

      ¡Ah señora! yo expreso
    mi gratitud, mi exceso
    de gratitud, y beso
    tanto ilustre laurel.
    Celebro aulas sagradas,
    artes, modas lanzadas,
    y las damas pintadas
    y los _maîtres d'hôtel_.

      Y puesta la careta
    ha cantado el poeta
    con cierta voz discreta
    que propia suya es;
    y reencontró su aurora,
    sin viña protectora
    o caricia traidora
    de brebaje escocés.

      Sepa la Primavera
    que mi alma es compañera
    del sol que ella venera
    y del supremo Pan.
    Y que si Apolo ardiente
    la llama, de repente,
    contestará: ¡Presente,
    mi capitán!

[imagen]



[imagen: VALLDEMOSA]

[imagen]

    VAGO CON LOS CORDEROS Y CON LAS CABRAS TREPO
    como un pastor por estos montes de Valldemosa,
    y entre olivares pingües y entre pinos de Alepo
    diviso el mar azul que el sol baña de rosa.

      Y en tanto que el Mediterráneo me acaricia
    con su aliento yodado y su salino aroma,
    creo mirar surgir una barca fenicia,
    una vela de Grecia, un trirreme de Roma.

      Y me saca de mi éxtasis en la dulce mañana
    el oir que del campo cercano llegan unas
    notas de evocadora melopea africana
    que canta una payesa recogiendo aceitunas.

      Pían los libres pájaros en los vecinos huertos;
    se enredan las copiosas viñas a las higueras,
    y muestra el sexual higo dos labios entreabiertos
    junto al ámbar quemado de las uvas postreras.

      Plinio llama _Baleares funda bellicosas_
    a estas islas hermanas de las islas Pytiusas;
    yo sé que coronadas de pámpanos y rosas
    aquí a un tiempo danzaron ante la mar las musas.

      Y si a esta región dieron Catarina y Raimundo
    paz que a Cristo pidieron Raimundo y Catarina,
    aún se oye el eco de la flauta que dió al mundo
    con la música pánica vitalidad divina.



LOS MOTIVOS DEL LOBO

[imagen]

[imagen]

    EL VARÓN QUE TIENE CORAZÓN DE LIS,
    alma de querube, lengua celestial,
    el mínimo y dulce Francisco de Asís,
    está con un rudo y torvo animal,
    bestia temerosa, de sangre y de robo,
    las fauces de furia, los ojos de mal:
    el lobo de Gubbia, el terrible lobo.
    Rabioso ha asolado los alrededores,
    cruel ha deshecho todos los rebaños;
    devoró corderos, devoró pastores,
    y son incontables sus muertes y daños.

      Fuertes cazadores armados de hierros
    fueron destrozados. Los duros colmillos
    dieron cuenta de los más bravos perros,
    como de cabritos y de corderillos.

     Francisco salió:
    al lobo buscó
    en su madriguera.
    Cerca de la cueva encontró a la fiera
    enorme, que al verle se lanzó feroz
    contra él. Francisco, con su dulce voz,
    alzando la mano,
    al lobo furioso dijo:--_¡Paz, hermano
    lobo!_ El animal
    contempló al varón de tosco sayal;
    dejó su aire arisco,
    cerró las abiertas fauces agresivas,
    y dijo:--_¡Está bien, hermano Francisco!_
    _¡Cómo!_--exclamo el santo.--_¿Es ley que tú vivas
    de horror y de muerte?
    ¿La sangre que vierte
    tu hocico diabólico, el duelo y espanto
    que esparces, el llanto
    de los campesinos, el grito, el dolor
    de tanta criatura de Nuestro Señor?
    ¿No han de contener tu encono infernal?
    ¿Vienes del infierno?
    ¿Te ha infundido acaso su rencor eterno
    Luzbel o Belial?_
    Y el gran lobo, humilde:--_¡Es duro el invierno,_
    _y es horrible el hambre! En el bosque helado_
    _no hallé qué comer; y busqué el ganado,_
    _y en veces comí ganado y pastor._
    _¿La sangre? Yo ví más de un cazador_
    _sobre su caballo, llevando el azor_
    _al puño; o correr tras el jabalí,_
    _el oso o el ciervo; y a más de uno ví_
    _mancharse de sangre, herir, torturar,_
    _de las roncas trompas al sordo clamor_
    _a los animales de Nuestro Señor._
    _Y no era por hambre, que iban a cazar._
    _Francisco, responde:--El hombre existe_
    _mala levadura._
    _Cuando nace viene con pecado. Es triste._
    _Mas el alma simple de la bestia es pura._
    _Tú vas a tener_
    _desde hoy que comer._
    _Dejarás en paz_
    _rebaños y gente en este país._
    _¡Que Dios melifique tu ser montaraz!_
    _--Está bien, hermano Francisco de Asís._
    _--Ante el Señor, que todo ata y desata,_
    _en fe de promesa tiéndeme la pata._
    El lobo tendió la pata al hermano
    de Asís, que a su vez le alargó la mano.
    Fueron a la aldea. La gente veía
    y lo que miraba casi no creía.
    Tras el religioso iba el lobo fiero,

[imagen:

    ... Padre nuestro, que estás en los cielos ...
]

    y, baja la testa, quieto le seguía
    como un can de casa, o como un cordero.

    Francisco llamó la gente a la plaza
    y allí predicó.
    Y dijo:--_He aquí una amable caza.
    El hermano lobo se viene conmigo;
    me juró no ser ya nuestro enemigo,
    y no repetir su ataque sangriento.
    Vosotros, en cambio, daréis su alimento
    a la pobre bestia de Dios.--¡Así sea!_,
    contestó la gente toda de la aldea.
    Y luego, en señal
    de contentamiento
    movió testa y cola el buen animal,
    y entró con Francisco de Asís al convento.

    Algún tiempo estuvo el lobo tranquilo
    en el santo asilo.
    Sus bastas orejas los salmos oían
    y los claros ojos se le humedecían.
    Aprendió mil gracias y hacía mil juegos
    cuando a la cocina iba con los legos.
    Y cuando Francisco su oración hacía,
    el lobo las pobres sandalias lamía.
    Salía a la calle,
    iba por el monte, descendía al valle,
    entraba a las casas y le daban algo
    de comer. Mirábanle como a un manso galgo.
    Un día, Francisco se ausentó. Y el lobo
    dulce, el lobo manso y bueno, el lobo probo,
    desapareció, tornó a la montaña,
    y recomenzaron su aullido y su saña.
    Otra vez sintióse el temor, la alarma,
    entre los vecinos y entre los pastores;
    colmaba el espanto los alrededores,
    de nada servían el valor y el arma,
    pues la bestia fiera
    no dió treguas a su furor jamás,
    como si tuviera
    fuegos de Moloch y de Satanás.

      Cuando volvió al pueblo el divino santo,
    todos lo buscaron con quejas y llanto,
    y con mil querellas dieron testimonio
    de lo que sufrían y perdían tanto
    por aquel infame lobo del demonio.

      Francisco de Asís se puso severo.
    Se fué a la montaña
    a buscar al falso lobo carnicero.
    Y junto a su cueva halló a la alimaña.
    --_En nombre del Padre del sacro universo,
    conjúrote_, dijo, _¡oh, lobo perverso!,
    a que me respondas: ¿Por qué has vuelto al mal?
    Contesta. Te escucho._
    Como en sorda lucha, habló el animal,
    la boca espumosa y el ojo fatal:
    _--Hermano Francisco, no te acerques mucho ..._
    _Yo estaba tranquilo allá, en el convento,_
    _al pueblo salía,_
    _y si algo me daban estaba contento_
    _y manso comía._
    _Mas empecé a ver que en todas las casas_
    _estaban la Envidia, la Saña, la Ira,_
    _y en todos los rostros ardían las brasas_
    _de odio, de lujuria, de infamia y mentira._
    _Hermanos a hermanos hacían la guerra,_
    _perdían los débiles, ganaban los malos,_
    _hembra y macho eran como perro y perra,_
    _y un buen día todos me dieron de palos._
    _Me vieron humilde, lamía las manos_
    _y los pies. Seguía tus sagradas leyes,_
    _todas las criaturas eran mis hermanos,_
    _los hermanos hombres, los hermanos bueyes,_
    _hermanas estrellas y hermanos gusanos._
    _Y así, me apalearon y me echaron fuera._
    _Y su risa fué como un agua hirviente,_
    _y entre mis entrañas revivió la fiera,_
    _y me sentí lobo malo de repente;_
    _mas siempre mejor que esa mala gente._
    _Y recomencé a luchar aquí,_
    _a me defender y a me alimentar._

    _Como el oso hace, como el jabalí,_
    _que para vivir tiene que matar._
    _Déjame en el monte, déjame en el risco,_
    _déjame existir en mi libertad,_
    _vete a tu convento, hermano Francisco,_
    _sigue tu camino y tu santidad._

      El santo de Asís no le dijo nada.
    Le miró con una profunda mirada,
    y partió con lágrimas y con desconsuelos,
    y habló al Dios eterno con su corazón.
    El viento del bosque llevó su oración,
    que era: _Padre nuestro, que estás en los cielos ..._



LA ROSA NIÑA

[imagen]

_A Mademoiselle Margarita M. Guido._

[imagen]

    CRISTAL, ORO Y ROSA. ALBA EN PALESTINA.

    Salen los tres reyes de adorar al rey,
    flor de infancia llena de una luz divina
    que humaniza y dora la mula y el buey.

      Baltasar medita, mirando la estrella
    que guía en la altura. Gaspar sueña en
    la visión sagrada. Melchor ve en aquella
    visión, la llegada de un mágico bien.

      Las cabalgaduras sacuden los cuellos
    cubiertos de sedas y metales. Frío
    matinal refresca belfos de camellos
    húmedos de gracia, de azur y rocío.

      Las meditaciones de la barba sabia
    van acompasando los plumajes flavos,
    los ágiles trotes de potros de Arabia
    y las risas blancas de negros esclavos.

      ¿De dónde vinieron a la Epifanía?
    ¿De Persia? ¿De Egipto? ¿De la India? Es en vano
    cavilar. Vinieron de la Luz, del Día,
    del Amor. Inútil pensar. Tertuliano.

      El fin anunciaban de un gran cautiverio
    y el advenimiento de un raro tesoro.
    Traían un símbolo de triple misterio,
    portando el incienso, la mirra y el oro.

[imagen:

    su cuerpo hecho pétalos y su alma hecha olor.
]

      En las cercanías de Belén se para
    el cortejo. ¿A causa? A causa de que
    una dulce niña de belleza rara
    surge ante los magos, toda ensueño y fe.

     --¡Oh, Reyes!--les dice--Yo soy una niña
    que oyó a los vecinos pastores cantar,
    y desde la próxima florida campiña
    miró vuestro regio cortejo pasar.

      Yo sé que ha nacido Jesús Nazareno,
    que el mundo está lleno de gozo por él,
    y que es tan rosado, tan lindo y tan bueno,
    que hace al sol más sol, y a la miel más miel.

      Aun no llega el día ... ¿Dónde está el establo?
    Prestadme la estrella para ir a Belén.
    No tengáis cuidado que la apague el diablo;
    con mis ojos puros la cuidaré bien.

      Los magos quedaron silenciosos. Bella
    de toda belleza, a Belén tornó
    la estrella; y la niña, llevada por ella
    al establo, cuna de Jesús, entró.

      Pero cuando estuvo junto a aquel infante,
    en cuyas pupilas miró a Dios arder,
    se quedó pasmada, pálido el semblante,
    porque no tenía nada que ofrecer.

      La Madre miraba su niño-lucero;
    las dos bestias buenas daban su calor;
    sonreía el santo viejo carpintero;
    y la niña estaba temblando de amor.

      Allí había oro en cajas reales,
    perfumes en frascos de hechura oriental,
    inciensos en copas de finos metales,
    y quesos, y flores, y miel de panal.

      Se puso rosada, rosada, rosada ...
    ante la mirada del niño Jesús.
    (Felizmente que era su madrina una hada,
    de Anatole France o el doctor Mardrús.)

      ¡Qué dar a ese niño, qué dar sino ella!
    ¿Qué dar a ese tierno, divino Señor?
    Le hubiera ofrecido la mágica estrella,
    la de Baltasar, Gaspar y Melchor ...

      Mas a los influjos del hada amorosa,
    que supo el secreto de aquel corazón,
    se fué convirtiendo poco a poco en rosa,
    en rosa más bella que las de Sarón.

      La metamorfosis fué santa aquel día.
    (La sombra lejana de Ovidio aplaudía),
    pues la dulce niña ofreció al Señor,
    que le agradecía y le sonreía,
    en la melodía de la Epifanía,
    su cuerpo hecho pétalos y su alma hecha olor.



LA CANCIÓN DE LOS OSOS

[imagen]

[imagen]

      _Osos,
    osos misteriosos,
    yo os diré la canción
    de vuestra misteriosa evocación._

    OSOS NEGROS Y VELLUDOS DEL RIÑÓN DE LAS MONTAÑAS,
    silenciosos viejos monjes de una iglesia inmemorial,
    vuestros ritos solitarios, vuestras prácticas extrañas,
    las humanas alimañas
    neronizan y ensangrientan la selvosa catedral.

      Osos tristes y danzantes que los zíngaros de cobre
    martirizan; oso esclavo, oso fúnebre, oso pobre,
    arrancado a las entrañas de los montes del Tirol;
    sé leer en vuestros ojos y podemos hablar sobre
    Atta Troll ...

      Osos blancos de los polos, bellos osos diamantinos,
    nadie sabe que venís,
    sobre el hielo, de un imperio de hombres blancos y divinos
    que coronan con castillos argentinos
    su país.

      _Osos,
    osos misteriosos,
    yo os diré la canción
    de vuestra misteriosa evocación._

      ¡Arcas! ¡Víctima sangrienta! Plantas, flores, ecos, liras;
    --Malhadado y cruento crimen del infausto Lycaón;
    en Arcadia los amores y los cánticos que inspiras,
    y en el cielo, con Calixto, la inmortal constelación--.
    Los dos osos son asombro para el Toro y el León.

      ¡Va Criniso! Muchas ansias lleva el mozo y vida mucha;
    si cual toro lucha fiero, como oso mejor lucha
    quien de Egesta será esposo;
    cruje el monstruo entre sus brazos en la lucha que se escucha:
    ¡Lucha, oso! ¡Lucha, oso! ¡Lucha, oso! ¡Lucha, oso!

      Bellos osos de oro rojo que ya estáis en el regazo
    del azul donde el zodiaco sublimiza su visión;
    de lira hacedme oir el son;
    dad saludos a la Virgen en mi nombre, y un zarpazo,
    si podéis, al Escorpión.

            _Osos,
          osos misteriosos,
          yo os diré la canción
          de vuestra misteriosa evocación._

      Danzad suave y cuerdamente;
    que la peluda alpargata
    cubra la prudente pata
    cuyo paso no se siente.
    Y bajo la huyente frente
    mirad con ojo mañero
    al gitano,
    que canta con voz de Oriente
    un raro canto lejano
    y hace sonar el pandero
    con la mano
    con que remienda el caldero.
    A los sueldos de los pobres
    encomienda alrededor vuestra persona,
    y en el parche del pandero caen los cobres
    por los osos, por el perro y por la mona.

      _Osos,
    osos misteriosos,
    yo os diré la canción
    de vuestra misteriosa evocación._

[imagen:

    gitanilla pintoresca,
    gitanilla de Cervantes,
]

      A vuestro lado va la gitanilla.
    Brilla
    su mirada de negros diamantes,
    y su boca roja es fresca;
    gitanilla pintoresca,
    gitanilla de Cervantes,
    o Esmeralda huguesca.
    Ya vosotros bien sabéis de quién os hablo,
    Pues cien veces junto a ella contemplasteis cola y cuernos
    del señor don Diablo,
    protector de las lujurias en la tierra y los infiernos.

            _Osos,
          osos misteriosos,
          yo os diré la canción
          de vuestra misteriosa evocación._

      Danzad, osos, oh cofrades, oh poetas;
    id, chafad en las campiñas los tomillos y violetas,
    y tornad entre las flores del sendero,
    y danzad en el suburbio para el niño y el obrero,
    para el hosco vagabundo de las escabrosas rutas,
    para el pálido bandido que regó sangre y espanto,
    y para las prostitutas
    que mastican pan de crimen y de llanto.
    Pues vuestra filosofía
    no señala diferencia ni da halago ni reproche
    a la mística azucena que adornó el pecho del día,
    o a la lúgubre mandrágora de la entraña de la noche.

            _Osos,
          osos misteriosos,
          yo os diré la canción
          de vuestra misteriosa evocación._

      Osos ermitaños
    que ponéis pavores
    en pastores
    y rebaños;
    el agudo cazador advierte
    que os ponéis en cruz ante la muerte,
    o para dar el formidable abrazo
    que ha de exprimir la vida
    contra vuestro regazo;
    vais en dos patas como el adanida,
    es así que he admirado
    vuestro andar de canónigo, o bien de magistrado.
    Con la argolla al hocico sacudís vuestra panza.
    ¡Osos sabios, osos fuertes y cautivos, a la danza!

            _Osos,
          osos misteriosos,
          yo os diré la canción
          de vuestra misteriosa evocación._

      Y al pasar un entierro
    os he visto en la senda con la mona y el perro,
    entre el círculo formado por hombres zarrapastrosos.
    Grotescos enterradores
    iban conduciendo el carro de podredumbre y de flores;
    como signo de respeto
    descubríanse un mendigo y un soldado.
    El gitano se acordó de su amuleto.
    Y tú, oso danzarín domesticado,
    se diría que reías como estando en el secreto
    del finado,
    de la losa, de la cruz y el esqueleto.

            _Osos,
          osos misteriosos,
          yo os diré la canción
          de vuestra misteriosa evocación._

      Mas no el requiem, ni el oremus, ni el responso del gangoso
    Chantre llegue a vuestro oído,
    sabio y suave oso;
    mas el canto de las zíngaras, o la música del nido,
    o la estrofa del poeta,
    o el ruido de los besos, o el ruido
    del amor errante ardiente en la carreta.

    Bien sabéis: la vida es corta,
    y teniendo en vuestras fauces una torta,
    o un panal,
    profesáis vuestros principios más allá del Bien y el Mal.

            _Osos,
          osos misteriosos,
          yo os diré la canción
          de vuestra misteriosa evocación._



RITMOS ÍNTIMOS

[imagen]

[imagen]

[imagen:

      María, en la primavera
                era
    como una divina flor.
]

    MARÍA, EN LA PRIMAVERA
                  era
    como una divina flor.
    En la primavera estamos,
                  amos
    de la vida y del amor.

      María, sé la gallarda;
                  arda
    tu corazón sin razón,
    y ten la dicha que espero,
                  pero
    dentro de tu corazón.

      ¡Oh, primaveral María!
    Dios
    te diera tantos diamantes
    como los
    amantes
    que te besarán los pies.

      Y después,
    con muchas cosas supremas,
    un palacio de oro y gemas.
    Y después ...
    Un príncipe enamorado
    a tu lado,
    para besarte los pies.

      Estupendos pavos reales
    a tus males
    llevarán consolación,
    y soberanos lebreles
    siempre fieles,
    soñarán tu corazón.

      Estatua viva y gallarda,
    por ti arda
    una misteriosa flor.
    Y vibrante y anhelante
    sé la amante
    de la vida y del amor.

      Deshójate como rosa.
    Sé la esposa
    de toda ilusión fugaz,
    pues el tiempo al amor muerde,
    y la ilusión que se pierde
    ya no nos vuelve jamás.

      Y así, María, sé blanca,
    sé rosada y sé gentil,
    sé melodiosa y sé franca
    y de mañana y de Abril.

      Sé muy fragante y muy buena,
    parecida a la azucena.
    Sé apasionada y sé fina,
    parecida a la englantina.
    Sé rosada y orgullosa
    como si fueras la rosa.

      En fin, María, sé bella,
    sé parecida a la estrella;
    toda luz, toda claror.
    ¡Vuela del mundo pequeño,
    sé parecida al ensueño
    al ensueño y al amor!



BALADA DE LA BELLA NIÑA DEL BRASIL

[imagen]

[imagen]

[imagen:

      Es una princesita rosa
    que amara Katy Grenaway.
]

    EXISTE UN PAÍS ENCANTADO
    donde las horas son tan bellas
    que el tiempo va a paso callado
    sobre diamantes, bajo estrellas.
    Odas, cantares o querellas
    se lanzan al aire sutil
    en gloria de perpetuo Abril,
    pues allí la flor preferida
    para mí, es Ana Margarida,
    la niña bella del Brasil.

      Dulce, dorada y primorosa,
    infanta de lírico rey,
    Es una princesita rosa
    que amara Katy Grenaway.
    Buscará por la eterna ley
    el pájaro azul de Tyltil,
    si tú, oboe, arpa, añafil,
    cuando Aurora a vivir convida,
    adorable a Ana Margarida,
    La niña bella del Brasil.


ENVÍO

      ¡Princesa en flor, nada en la vida
    hecho de oro, rosa y marfil,
    iguala a esta joya querida:
    La pequeña Ana Margarida,
    La niña bella del Brasil!
      Existe un mágico Eldorado
    en donde Amor de rey está,
    donde hay Tijuca y Corcovado,
    y donde canta el sabiá.
    El tesoro divino da
    allí mil hechizos y mil
    sueños; mas nada tan gentil
    como la flor de alba encendida
    que he visto en Ana Margarida,
    la única bella del Brasil.



DANZAS GYMNESIANAS

BOLERAS

[imagen]

[imagen]

    DANZAN, DANZAN LOS PAYESES
    las boleras mallorquinas;
    forman sus ochos y eses
    al son de las bandolinas.

      Danzar veo una pareja;
    él danza como los majos;
    ella está toda bermeja
    y tiene los ojos bajos.

      Cantan los músicos alto
    a acompasados compases;
    el bailarín da su salto
    y hay pases y contrapases.

      Otra mujer se aficiona,
    si algo gallarda algo fea,
    y aunque es un poco jamona
    muy bien que se zarandea.

      Luego va una adolescente
    calipigia y de ojo brujo,
    con una cara inocente,
    de hacer pecar a un cartujo.

      Y al vocerío sonoro
    ella gira y se gobierna
    con tal cuidado y decoro
    que apenas se ve la pierna.

      La payesita galana
    No mueve, en su fuga arisca,
    el talle, a la gaditana,
    los senos, a la morisca.

      Sino que ella, como el
    compañero payesito,
    desempeñan el papel
    como quien oficia un rito.

      Se regocija la sala
    cuando hecha rosa y jazmín
    sale una alegre zagala
    con un payés chiquitín.

      A ella en sus vueltas graciosas
    el dulce ritmo la impele,
    y él hace unas raras cosas
    con sus brazos de pelele.

      Los mozos están gozosos,
    las niñas tienen ojeras,
    y hay indicios voluptuosos
    en estas graves boleras.

      Ya no hay buenos feligreses,
    ya no hay beatas Catarinas ...
    Danzan, danzan los payeses
    las boleras mallorquinas.



ÍNDICE


_Páginas_


POEMA DEL OTOÑO

Dedicatoria: _A Mariano Miguel de Val_                                 7

INTERMEZZO TROPICAL:

I.--Mediodía                                                          33

II.--Vesperal                                                         39

III.--Canción otoñal                                                  45

IV.--Raza                                                             53

V.--Canción                                                           57

VI.--A doña Blanca de Zelaye                                          65

VIII.--A Margarita Debayle                                            69

IX.--En casa del doctor Luis H. Debayle--Toast                        81

VARIA:

Santa Elena de Montenegro                                             89

Gaita galaica                                                        101

A Mistral                                                            105

El clavicordio de la abuela                                          109


OTROS POEMAS

La Cartuja                                                           121

Pequeño poema de carnaval                                            131

Valldemosa                                                           145

Los motivos del lobo                                                 151

La rosa niña                                                         165

La canción de los osos                                               174

Ritmos íntimos                                                       189

Balada de la bella niña del Brasil                                   197

Danzas gynesianas                                                    205

[imagen: ACABÓSE DE IMPRIMIR ESTE LIBRO EN MADRID, EN LA
TIPOGRAFÍA YAGÜES EL DÍA III DE JUNIO DEL AÑO MCMXVIII]





*** End of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Poema del Otoño y otros poemas - Obras Completas Vol. XI" ***

Doctrine Publishing Corporation provides digitized public domain materials.
Public domain books belong to the public and we are merely their custodians.
This effort is time consuming and expensive, so in order to keep providing
this resource, we have taken steps to prevent abuse by commercial parties,
including placing technical restrictions on automated querying.

We also ask that you:

+ Make non-commercial use of the files We designed Doctrine Publishing
Corporation's ISYS search for use by individuals, and we request that you
use these files for personal, non-commercial purposes.

+ Refrain from automated querying Do not send automated queries of any sort
to Doctrine Publishing's system: If you are conducting research on machine
translation, optical character recognition or other areas where access to a
large amount of text is helpful, please contact us. We encourage the use of
public domain materials for these purposes and may be able to help.

+ Keep it legal -  Whatever your use, remember that you are responsible for
ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just because
we believe a book is in the public domain for users in the United States,
that the work is also in the public domain for users in other countries.
Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we
can't offer guidance on whether any specific use of any specific book is
allowed. Please do not assume that a book's appearance in Doctrine Publishing
ISYS search  means it can be used in any manner anywhere in the world.
Copyright infringement liability can be quite severe.

About ISYS® Search Software
Established in 1988, ISYS Search Software is a global supplier of enterprise
search solutions for business and government.  The company's award-winning
software suite offers a broad range of search, navigation and discovery
solutions for desktop search, intranet search, SharePoint search and embedded
search applications.  ISYS has been deployed by thousands of organizations
operating in a variety of industries, including government, legal, law
enforcement, financial services, healthcare and recruitment.



Home