Home
  By Author [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Title [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Language
all Classics books content using ISYS

Download this book: [ ASCII | PDF ]

Look for this book on Amazon


We have new books nearly every day.
If you would like a news letter once a week or once a month
fill out this form and we will give you a summary of the books for that week or month by email.

Title: Historia de las Indias, tomo v.
Author: Casas, Bartolomé de las
Language: Spanish
As this book started as an ASCII text book there are no pictures available.
Copyright Status: Not copyrighted in the United States. If you live elsewhere check the laws of your country before downloading this ebook. See comments about copyright issues at end of book.

*** Start of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Historia de las Indias, tomo v." ***

This book is indexed by ISYS Web Indexing system to allow the reader find any word or number within the document.



                        NOTA DEL TRANSCRIPTOR:

—Los errores obvios de impresión y puntuación han sido corregidos.

—Se ha mantenido la acentuación del libro original, que difiere
notablemente de la utilizada en español moderno.



                               HISTORIA

                                  DE

                              LAS INDIAS.



                               HISTORIA

                                  DE

                              LAS INDIAS

                              ESCRITA POR

                      FRAY BARTOLOMÉ DE LAS CASAS

                           OBISPO DE CHIAPA

                   AHORA POR PRIMERA VEZ DADA Á LUZ

                                  POR

                 EL MARQUÉS DE LA FUENSANTA DEL VALLE

                        Y D. JOSÉ SANCHO RAYON.

                                TOMO V.


                                MADRID

                      IMPRENTA DE MIGUEL GINESTA
                     calle de Campomanes, núm. 8.

                                 1876.



ADVERTENCIA PRELIMINAR.


Con el presente volúmen, en que termina el libro III y último de la
Historia de las Indias de Fr. Bartolomé de las Casas, damos fin por hoy
á nuestra tarea; no tardaremos, Dios mediante, en emprenderla de nuevo,
imprimiendo parte de su «Apologética Historia», y algun otro Tratado
inédito del mismo autor, al propio tiempo que su Biografía, escrita por
nuestro querido amigo el erudito Académico de la Historia D. Antonio
María Fabié. Ésta, enriquecida con nuevos datos y peregrinas noticias,
ocupará casi un tomo, por lo cual no nos ha sido posible publicarla en
el presente, como hubiéramos deseado, pues sólo podíamos disponer de
quince ó veinte pliegos.

Hemos puesto por Apéndice 51 capítulos entresacados de su «Apologética
Historia» y precedidos de la portada y prólogo del libro; tanto para
que nuestros lectores puedan formar juicio de esta obra, cuanto porque
su autor pensó intercalarla en la que acabamos de imprimir, como puede
verse por lo que dice al final del cap. 67 del libro I, y se comprueba
con la primitiva numeracion de los de la Apologética, el primero de los
cuales era el 68. De este MS. pensamos publicar en breve, sino todo lo
que ahora queda inédito, al ménos lo que se refiere á México y al Perú,
que es la mayor parte.

En los capítulos 199 y 203 se han suprimido dos largas digresiones:
sobre la poligamia de los antiguos, la una, y la otra acerca de la
costumbre, antiquísima tambien, de matar ó quemar las mujeres cuando
sus maridos ó señores morian, ó de enterrarlas vivas con ellos; ambas
para disculpar á estas naciones y probar que los indios eran ménos
bárbaros y crueles, en lo general, que aquellos.

Hé aquí ahora un ligerísimo extracto de lo que contiene este tomo, para
facilitar el uso de su índice:

Continuando nuestro autor el libro III de su Historia, refiere y
extracta la capitulacion del Rey con Diego Velazquez, nombrándole
Adelantado de la tierra de Yucatán, y de lo demas que por allí á su
costa se descubriese (capítulo 124). Cuenta varios sucesos de la
isla de Santo Domingo, como el alzamiento de Enriquillo contra los
españoles, y su causa (125 y 126), seguido del de otros dos indios
llamados Ciguayo y Tamayo (127); la epidemia de viruelas que acabó
de despoblar la Isla, y la plaga de hormigas que vino despues(128).
Primeros ingenios para la fabricacion del azúcar y vuelo que tomó esta
industria (129). Sus gestiones en la corte, con éxito vario, en favor
de los indios (130 al 141 y 147 al 153), hasta que, creyendo haber
conseguido su objeto, volvió á embarcarse para Santo Domingo (155 y
156). Refutacion de lo que dice Fernandez de Oviedo en su «Historia»,
acerca de los indios y del padre Casas (142 al 146). Salida de Hernando
de Magallanes en demanda del Estrecho que hoy lleva su nombre (154).
Llega Las Casas á Santo Domingo (157); sale para Cumaná (158), de
donde vuelve á la Española, y en ella recibe la noticia de haber dado
muerte los indios á los que allí habia dejado, quemando la casa y
atarazana (159). Escribe al Rey lo sucedido, y él, de allí á algunos
meses, se mete fraile (160). El nuevo Gobernador del Darien, Lope de
Sosa, que iba á relevar á Pedrárias, muere ántes de desembarcar, y, por
consiguiente, continua en el gobierno Pedrárias, de cuya gobernacion
se refieren varios sucesos (161 al 164). Vá un tal Jacome de Castellon
á castigar á los indios de Cumaná (165), con lo cual, y con varias
consideraciones acerca de los Consejeros del Rey, que mandaban, ó al
ménos toleraban, los excesos que nuestros españoles cometian en las
Indias (166 y 167), concluye el libro III y último de esta Historia.

Contiene el Apéndice:

Descripcion, productos naturales, clima, etc., de la isla de Santo
Domingo (cap. 1 al 23); inteligencia y disposicion natural de sus
habitantes, y en general de los de todas las Indias (33 al 39), y
ligera reseña de su religion, supersticiones y sacrificios (120 al
125, 166, 167 y 181). Reyes en esta Española, y forma de gobierno que
tenian ántes del descubrimiento (197 al 199); casamientos, entierros,
juegos y demas costumbres en ella y en otras partes de las Indias (203
al 205). Forma de gobierno, costumbres, ritos y supersticiones de otros
varios reinos y provincias de aquellas comarcas (242 al 245), cuyos
dos últimos capítulos referentes á la provincia de Cumaná y valle de
Chiribichi, están sacados á la letra, segun él dice, de lo que cuenta
en su sétima década Pedro Mártir de Angleria; concluyendo con una
relacion bastante extensa de los motivos que tuvieron los indios del
valle de Chiribichi para dar muerte á los dos religiosos que habia en
aquel monasterio, en la que rectifica los errores cometidos por el
mismo Pedro Mártir en el cap. 2.º de su sétima década (246), y con
lo que hacian las gentes de la costa de Pária, como Venezuela, Santa
Marta, el Cenú, etc., en los entierros y sepulturas de sus muertos
(247).



HISTORIA

DE LAS INDIAS.


LIBRO TERCERO.



CAPÍTULO CXXIV.


Ya tocamos en el cap. 105, al fin dél, como el Rey hizo Adelantado á
Diego Velazquez y Gobernador y Capitan general de toda la tierra que
habia descubierto Francisco Hernandez y Juan de Grijalva, que era
la isla de Cozumel y Yucatán, y toda la que agora llamamos la Nueva
España, y aunque arriba se pudiera y debiera referir, cuando del año de
18 hablamos, todavía no parece haber perdido mucho su lugar; y, dejado
agora Cortés y sus compañeros haciendo las obras que se dirán, si á
Dios place, diremos las cosas notables que acaescieron en el año de 19
hasta el de 20, así en esta isla Española como en España, pero primero
demos cuenta de las mercedes que el Rey hizo á Diego Velazquez, por
donde la rebelion y maldad que Cortés le hizo, más clara, y fea, y más
culpable, parecerá. Envió, pues, Diego Velazquez á un hidalgo llamado
Gonzalo de Guzman, con su poder, para que se juntase con Pánfilo de
Narvaez, el mismo que ya arriba dejamos dicho haber sido por Procurador
de la isla de Cuba enviado, para que encareciendo al Rey los servicios
que en descubrir á su costa aquella tierra le habia hecho Diego
Velazquez, de lo cual trujo probanza, le hiciese merced de constituillo
en dignidad de Adelantado con otras mercedes que pidió en sus
memoriales. El obispo de Búrgos, D. Juan de Fonseca, que por la muerte
del Gran Chanciller, como arriba fué contado, tornó á alear y á ser
principal y como Presidente, segun de ántes lo era, del Consejo de las
Indias, estaba muy aficionado á Diego Velazquez, y lo habia comenzado
á favorecer mucho los dias pasados, ó porque lo tenia por servidor del
Rey, ó porque, segun se dijo, lo queria casar con una señora, doña
Mayor de Fonseca, sobrina suya; vistas las relaciones y probanzas y
peticiones que Narvaez y Guzman, de parte de Diego Velazquez, en el
Consejo presentaron, favorecióle mucho, y como al cabo se hacen las
determinaciones en los Consejos segun las quieran guiar los Presidentes
ó que tienen lugar dello, por la mayor parte, cuanto más que habia
entónces allí entre ellos personas que eran en cargo á Diego Velazquez,
por habelles señalado buenos repartimientos de indios, puesto que ya
por industria del clérigo Bartolomé de las Casas se les habian quitado,
juntáronse todas buenas voluntades para favorecer á Diego Velazquez,
y así le concedieron las mercedes y todo lo que para él se pidió con
abundancia. La capitulacion de lo cual es ésta que comienza desta
manera:

«El Rey: Por cuanto vos, Diego Velazquez, Lugar teniente de Gobernador
de la isla Fernandina, que ántes se llamaba de Cuba, é nuestro Capitan
é repartidor della, me hicistes relacion que vos, por la mucha voluntad
que teneis al servicio de la católica Reina, mi señora, é mio, é al
acrecentamiento de nuestra Corona real, habeis descubierto á vuestra
costa cierta tierra, que por la relacion que teneis de los indios que
della tomastes se llama Yucatán é Cozumel, á la cual, los cristianos
españoles que en vuestro nombre la descubrieron, pusieron nombre Sancta
María de los Remedios, y asimismo habeis descubierto otras ciertas
islas, é que despues de descubiertas las dichas islas é tierra firme,
é por saber los secretos dellas, con licencia é parecer de los padres
Hierónimos, que por nuestro mandado en la isla Española residen, á
vuestra costa tornastes á enviar otra armada á la dicha tierra para
la descubrir más é ver los puertos dellas, la cual va proveida por un
año de la gente y mantenimientos necesarios á vuestra costa, é porque
vos, continuando el dicho propósito é voluntad que teneis á nuestro
servicio, querríades enviar por otras partes gente é navíos para
descubrir, sojuzgar é poner debajo de nuestro yugo é servidumbre las
dichas tierra é islas que así habeis descubierto ó descubriéredes á
vuestra costa é mision, é descubrir otras, me suplicastes é pedisteis
por merced vos hiciese merced de la conquista dellas, é vos hiciese y
otorgase las mercedes é con las condiciones siguientes....»

En el capítulo 1.º, se le concedió licencia para que á su costa
descubriese cualesquiera islas y tierra firme que hasta entónces no
estuviesen descubiertas, con que no fuesen contenidas dentro de los
límites de la demarcacion del rey de Portugal. En el cap. 2.º, le
concedió é mandó que las tales tierras las pudiese conquistar como
su Capitan, y poner debajo de su señorío y servidumbre, con que en
el dicho descubrimiento é conquista guardase las instrucciones que
se le diesen para el buen tractamiento é pacificacion é conversion
de los indios naturales de las tales tierras, so las penas en ellas
contenidas. Llamó conquista y poner debajo de su yugo y servidumbre las
gentes, que no dijera más el turco, por la ignorancia y ceguedad de
los del Consejo, que no advertian que los tales vocablos no convenian
á ningun Rey cristiano, y tal como el de Castilla, ignorando tambien
la diferencia que hay de los infieles, que nos impugnan, enemigos
de nuestra fe, y que nos tienen usurpadas nuestras tierras, á los
indios que estaban en sus tierras pacíficos y que no debian nada á
los cristianos y ni á los reyes de Castilla. Destos vocablos se usó
muchos años en el Consejo de las Indias, en tanto que duró la ceguedad
suya susodicha, hasta que el clérigo Bartolomé de las Casas, despues
de muchos años, les hizo cognoscer su yerro. En el cap. 3.º, le hace
merced de constituillo Adelantado por toda su vida de las dichas
tierras que descubrió y de las que á su costa descubriese. En el
cap. 4.º, le hace merced, acatando la voluntad de serville y gastos
que habia hecho en el descubrimiento y que habia de hacer, en alguna
enmienda y remuneracion dello, le hizo merced que llevase la quincena
parte de todo el provecho que en cualquiera manera de aquellas tierras
el Rey tuviese, por su vida y de un heredero, y que habiendo poblado y
pacificado cuatro islas y habiendo ya tracto seguro, en la una, cual él
escogiese, hobiese la veintena parte de todas las rentas y provechos
que al Rey se siguiesen, por cualquiera manera, perpétuamente para sí
é sus herederos. En el 5.º, le concedió que de toda la ropa, armas y
bastimentos, que de Castilla trujese á las dichas tierras, por toda su
vida, no pagase derechos algunos. En el 6.º, le hizo merced de cierta
hacienda de pan caçabí y de puercos que el Rey tenia en la Habana, para
que se gastase en lo dicho. En el 7.º, señalóle 300.000 maravedís de
salario cada año en las dichas tierras. En el 8.º, le hizo merced de la
escobilla y relieves de las fundiciones del oro; ésto es la basura que
de los crisoles, fundido el oro, sale, donde suele sacarse una buena
parte de oro. En el 9.º, que hechas las fortalezas que fuesen menester
en las dichas tierras se ternia respeto á sus servicios para dalle las
tenencias dellas. En el 10, que suplicaria al Papa que concediese Bula
para que los españoles que muriesen en aquella demanda fuesen absueltos
á culpa y á pena. En el 11, que á los que allí poblasen no pagasen del
oro que cogiesen de las minas más del diezmo los dos primeros años, y
de allí al tercero año la nona parle, hasta llegar y parar en la quinta
parte. En el 12, que por seis años, los que poblasen, no pagasen nada
de la sal que comiesen, sino hobiese por parte del Rey arrendamiento.
En el 13, que en cada navío que enviase á la dicha negociacion el Rey
le mandase proveer de un clérigo de misa á costa del Rey. En el 14,
que el Rey proveyese de un médico y boticarios y medicinas, y dos
cirujanos. En el 15, que le mandaria dar 20 arcabuces de á dos arrobas.
En el 16, daba licencia á todos los que les llevasen mantenimientos
y otras cosas, por diez años, sin pagar derechos al Rey ningunos. En
el 17, se le concedió que pudiese llevar de las islas, Española y las
demas, de la gente española que en ellas hobiese la que quisiere ir
á poblar las dichas tierras, con que no viniese daño á la poblacion
dellas. En el postrero, dijo el Rey que ternia cuidado de honralle y
hacelle mercedes, segun sus servicios, como á criado. Y en el pié de
la Capitulacion promete el Rey de guardalle y cumplille lo capitulado,
si él lo guardase y cumpliese con las instrucciones que le mandó dar
para el buen tractamiento y conversion de los indios, y para traellos
de paz, etc. Fué hecha la dicha Capitulacion en Zaragoza de Aragon,
á 13 dias del mes de Noviembre de 1518 años; fué señalada del obispo
de Búrgos, y del obispo de Badajoz, y de D. García de Padilla, y del
licenciado Zapata, y refrendada de Francisco de los Cobos, que depues
fué Comendador mayor de Leon. De donde parece que en el mismo tiempo, ó
cuasi, porque cinco dias ántes y el mismo mes y año que el Rey concedió
la gobernacion de aquellas tierras y las susodichas ciudades á Diego
Velazquez, se le alzó Cortés con su flota ó armada en 18 de Noviembre,
como parece aquí arriba en el capítulo 115, y al fin con todas las
mercedes que el Rey le habia hecho, y con mucho más segun parecerá;
de todas las cuales es manifiesto serle obligado á restitucion, sin
el valor de la armada y los gastos della, y todos los daños que por
esta causa á Diego Velazquez vinieron hasta que murió, que no fueron
pocos, y más las angustias de su ánima, viendo que su criado, y á quien
perdonó, y honró, y sublimó con todo su bien temporal, y riquezas, y
estado, y honra, se le alzó y lo robó y despojó, sin que le valiese
razon y justicia: y de todo ello nunca vimos en Cortés señal de
restitucion y satisfaccion, sino siempre con la sangre y trabajos
ajenos triunfar.



CAPÍTULO CXXV.


Por este tiempo cosas acaescieron notables en esta isla Española, y
una fué, que como los indios della se iban acabando, y no cesasen
por eso de los trabajar, y angustiar los españoles que los tenian,
uno dellos, llamado Valenzuela, vecino de la villa de Sant Juan de
la Maguana, harto mozo liviano, que sucedió en la inicua y tiránica
posesion dellos á su padre, tenia un repartimiento cuyo Cacique y
señor se llamaba Enriquillo, que habia sido criado, siendo niño, en
el monasterio de Sant Francisco, que hobo en una villa de españoles
llamada la Vera-Paz, y la provincia segun la lengua de los indios
Xaraguá, la última sílaba aguda, donde tuvo su reino el rey Behechío,
la penúltima luenga, y que fué uno de los cinco reinos desta isla, y
el principal de que mucho en el libro I y II habemos hablado, el cual
los frailes habian enseñado á leer y escribir, y en costumbres asaz
bien doctrinado, y él de su inclinacion no perdia nada, y supo bien
hablar nuestra lengua, por lo cual siempre mostró por sus obras haber
por los religiosos aprovechado. La tierra y señoríos deste fué la
provincia que los indios llamaban Baorúco, la penúltima luenga, en las
sierras que están á la mar del Sur desta isla, 30, y 40, y 50, y 70
leguas del puerto de Sancto Domingo, la costa hácia el Poniente abajo.
Este Cacique y señor de aquella provincia del Baorúco, salido de la
doctrina de los religiosos y hecho hombre, casóse con una señora india,
mujer de buen linaje y noble, llamada Doña Lucía, como cristianos, en
haz de la Sancta Madre Iglesia. Era Enrique, alto y gentil hombre de
cuerpo, bien proporcionado y dispuesto, la cara no tenia hermosa ni
fea, pero teníala de hombre grave y severo, el cual servia con sus
indios al dicho mancebo Valenzuela como si se lo debiera, como dicen,
de fuero, sufriendo su injusta servidumbre y agravios que cada dia
rescibia, con paciencia; entre los pocos y pobres bienes que tenia
poseia una yegua, ésta le tomó contra su voluntad el mozo tirano á
quien servia, despues desto, no contento con aquel robo y fuerza,
procuró de violar el matrimonio del Cacique y forzalle la mujer, y como
el Cacique lo sintiese, porque se quejó á él mismo diciéndole que por
qué le hacia aquel agravio y afrenta, dicen que le dió de palos para
que se cumpliese el proverbio, agraviado y aporreado. Fuése á quejar de
sus agravios al Teniente de Gobernador que en aquella villa residia,
llamado Pedro de Vadillo; halló en él el abrigo que siempre hallaron en
las justicias destas Indias y ministros del Rey los indios, éste fué
que lo amenazó que le haria y aconteceria si más venia á él con quejas
de Valenzuela, y áun dijeron que lo hecho en la cárcel ó en el cepo. El
triste, no hallando remedio en aquel ministro de justicia, despues que
le soltaron, acordó de venir á esta ciudad de Sancto Domingo á quejarse
á la Audiencia de las injurias y denuestos rescibidos, con harta
pobreza, cansancio y hambre, por no tener dinero ni de que habello. El
Audiencia le dió su carta de favor, pero remitiéndolo al dicho teniente
Vadillo sin otro remedio; y ésto fué tambien el consuelo que las
Audiencias, y aún tambien el Consejo del Rey, que reside en Castilla,
daban á los agraviados y míseros, remitillos, conviene á saber, á los
agraviantes y sus propios enemigos. Tornado á la villa, que estaba
30 leguas, presentó sus papeles, y la justicia que halló en Vadillo,
fué, segun se dijo, tratándolo de palabra y con amenazas peor que de
primero; pues sabido por su amo Valenzuela, no fueron menores los
malos tractamientos y asombramientos, que lo habia de azotar, y matar,
y hacer y acontecer, y aún, segun yo no dudo, por la costumbre muy
envejecida, y el menosprecio en que los indios fueron siempre tenidos,
señores y súbditos, y la libertad y duro señorío que los españoles
sobre ellos tuvieron para los afligir, sin temor de Dios y de la
justicia, que le daria de palos ó bofetadas ántes que dalle de cenar,
para consuelo y descanso de su camino. Sufrió las nuevas injurias y
baldones el cacique Enriquillo (llamábanlo así los que lo cognoscieron
niño, cuando estaba con los padres de Sant Francisco, y de allí nació
nombrallo comunmente por este nombre diminutivo), sufriólas, digo y
disimuló, y habida licencia de su amo, que con más justa razon pudiera
ser señor suyo el indio, porque acabado el tiempo que eran ciertos
meses del año que se remudaban las cuadrillas para venir á servir, y
el Cacique era el que iba y venia, y los traia, y el que si faltaba
un indio que no viniese, lo habia él de llorar y padecer, con cárcel
é injurias, y aún palos y bofetadas, y otras angustias y denuestos,
vuelto á su tiempo, confiado en su justicia y en su tierra, que era
áspera, donde no podian subir caballos, y en sus fuerzas y de sus
pocos indios que tenia, determinó de no ir más á servir á su enemigo,
ni enviarle indio suyo, y por consiguiente, en su tierra se defender;
y ésto llamaron los españoles y llaman hoy, alzarse y ser rebelde
Enrique, y rebeldes y alzados los indios, que con verdad hablando
no es otra cosa sino huir de sus crueles enemigos, que los matan y
consumen, como huye la vaca ó buey de la carnecería; el cual, como no
fuese ni llevase indios para el servicio de Valenzuela en el tiempo
establecido, estimando el Valenzuela que por los agravios rescibidos
estaria enojado y alborotado, y como ellos decian, alzado, fué con 11
hombres á traello por fuerza y sobre ello maltratallo. Llegado allá,
hallólo á él y á su gente no descuidado, sino con armas, que fueron
lanzas, por hierros clavos y huesos de pescados, y arcos, y flechas, y
piedras y lo demas de que pudieron armarse; saliéronle al encuentro,
y el cacique Enriquillo delante, y dijo á Valenzuela que se tornase,
porque no habia de ir con él, ni de sus indios nadie, y como el mozo
Valenzuela lo tuviese como esclavo y mayor menosprecio que si fuera
estiércol de la plaza, como todos los españoles han tenido siempre y
tienen á estas gentes por más que menospreciadas, comenzó á decirle
de perro y con todas las injuriosas palabras que se le ofrecieron
denostalle, y arremete á él y á los indios que estaban con él, los
cuales dan en ellos, y con tanta priesa, que le mataron uno ó dos de
sus españoles, y descalabraron á todos los más, y los otros volvieron
las espaldas. No quiso Enrique que los siguiesen, sino que los dejasen
ir, y dijo á Valenzuela: «Agradecé, Valenzuela, que no os mato, andad,
ios y no volvais más acá, guardaos.» Tornóse Valenzuela con los suyos
á Sant Juan de la Maguana, más que de paso, y su soberbia lastimada,
puesto que no curada. Suénase luégo por toda la isla que Enriquillo
es alzado, provéese por el Audiencia que vaya gente á subjuzgallo,
juntáronse 70 ó 80 españoles y vánlo á buscar, los cuales, despues de
muy cansados y hambrientos de muchos dias, halláronlo en cierto monte;
salió á ellos, mató ciertos y hirió á otros, y todos desbaratados y
humillados acordaron con harta tristeza y afrenta suya de se tornar.
Cunde toda la isla la fama y victorias de Enriquillo, húyense muchos
indios del servicio y opresion de los españoles, y vánse á refugio
y bandera de Enriquillo, como á castillo roquero inespugnable, á se
salvar, de la manera que acudieron á David, que andaba huyendo de la
tiranía de Saul, todos los que estaban en angustias y los opresos de
deudas y en amargura de sus ánimos, como parece en el primer libro de
los Reyes cap. 22: _Et convenerunt ad eum omnes qui erant in angustia
constituti et oppressi ære alieno et amaro animo, et factus est eorum
Princeps; fueruntque cum eo quasi quadringenti viri_, bien así, por
esta semejanza se allegaron á Enriquillo, de toda la isla, cerca de
300 hombres, sometiéndose á su capitanía, no teniendo él, á lo que
sentí yo, ni áun 100. Enseñábalos él cómo habian de pelear contra los
españoles, si á ellos viniesen, para defenderse; nunca permitió que
algunos de los que á él se venian saliese á hacer saltos ni matar
español alguno, sino solamente pretendió defender á sí é á los suyos
de los españoles, que muchas veces vinieron á subjuzgallo y ofendello.
Cuán justa guerra contra los españoles, él y ellos tuviesen y se le
sometiesen y lo eligiesen por señor y Rey los indios que á él venian,
y los demas de toda la isla lo pudieran justamente hacer, claro lo
muestra la Historia de los Machabeos en la Escritura divina y las
de España que narran los hechos del infante D. Pelayo, que no sólo
tuvieron justa guerra de natural defension, pero pudieron proceder
á hacer venganza y castigo de las injurias, y daños, y muertes, y
disminucion de sus gentes, y usurpacion de sus tierras rescibidas, de
la misma manera y con el mismo derecho; cuanto á lo que toca al derecho
natural y de las gentes (dejado aparte lo que concierne á nuestra
sancta fe, que es otro título añadido á la defension natural en los
cristianos), tuvieron justo y justísimo título, Enrique y los indios
pocos que en esta Isla habian quedado de las crueles manos y horribles
tiranías de los españoles, para los perseguir, destruir, é punir,
é asolar como á capitales hostes y enemigos, destruidores de todas
sus tan grandes repúblicas, como en esta isla habia, lo cual hacian
y podian hacer con autoridad del derecho natural y de las gentes, y
la tal guerra propiamente se suele decir, no guerra sino defension
natural. Cuanto más, que áun Enrique tenia más cumplido derecho, como
es el del Príncipe, porque otro señor ni Príncipe no habia en esta
isla quedado, y así podia proceder al castigo y venganza, secutando
justicia en todos los españoles que hallase; no se puede oponer á ésto,
diciendo, como algunos ignorantes del hecho y del derecho dicen, que
el Príncipe desta isla era el rey de Castilla, y que á él habian de
ocurrir á pedir justicia, porque ésto es falsa lisonja y disparate,
la razon es, porque nunca los Reyes y señores naturales desta isla
reconocieron por superior al rey de Castilla, sino que desde que fueron
descubiertos hasta hoy, de hecho y no de derecho, fueron tiranizados,
muertos en guerras crueles, y opresos siempre con crudelísima
servidumbre hasta que los acabaron, como pareció en el primer libro
y en toda la Historia. Item, nunca hobo en esta isla jamás justicia,
ni jamás se hizo en desagraviar los indios vecinos y moradores della,
y, donde quiera que falta justicia se la puede hacer á sí mismo el
opreso y agraviado. Esta es máxima de los juristas, y la dicta y enseña
la razon natural. Por lo dicho no se deroga el principado supremo y
universal de los reyes de Castilla sobre todo este orbe, concedido por
la Sede apostólica, si en él entraren y dél usaren como entrar deben
y dél usar, porque todo ha de tener órden y se ha de guiar, no por lo
que á cada uno se le antojare, sino por reglas de razon, así como todas
las obras de Dios son por razon guiadas y ordenadas. Destas materias
dejamos escritos, en romance y en latin, grandes tractados.



CAPÍTULO CXXVI.


La gente que con él estaba mataron, contra su voluntad, á dos ó á tres
españoles que venian de la tierra firme y traian mas de 15 ó 20.000
pesos de oro; y, á lo que yo estimo, éstos fueron alguna cuadrilla
ántes que á él se subjetasen, ó andando por la tierra atalayando si
venian españoles, por su mandado. Y algunos males hicieron que él no
les mandaba, pero no los castigaba porque sólo no lo dejasen, solamente
les mandaba que cuando hallasen españoles les tomasen las armas y
los dejasen, y éste fué uno de sus principales cuidados, conviene á
saber, buscar y haber lanzas y espadas, en el ejercicio de las cuales
se hicieron en breve tan ardiles y enseñados como si hobieran sido
muchos años rufianes y que cada dia se acuchillaran; estaban peleando
y acuchillándose con los españoles, cuando los hallaban, pié con pié,
mucha parte del dia, que era cosa de espanto. En muchas veces que
se hicieron en la isla armadas para ir contra él, que por él fueron
desbaratadas, cobraron muchas armas, y siempre los indios que se
alzaban para irse á él trabajaban de hurtar á sus amos armas todas las
que podian; y por donde quiera que andaban fué extraña la vigilancia,
y diligencia, y solicitud que tuvo en guardarse, á sí é á los que con
él estaban, como si toda su vida fuera Capitan en Italia. Tenia sus
guardas y espías en los puertos y lugares por donde sabia que podian
los españoles venir á buscalle. Sabido por las espías y guardas que
tenia en el campo que habia españoles en la tierra, tomaba todas las
mujeres, y niños, y viejos, y enfermos, si los habia, y todos los
que no eran para pelear, con 50 hombres de guerra que siempre tenia
consigo, y llevábalos 10 ó 12 leguas de allí, en lugares que tenia
secretos en aquellas sierras, donde habia hechas labranzas y tenia de
comer, dejando un Capitan, sobrino suyo, tamaño como un codo pero muy
esforzado, con toda la gente de guerra para esperar á los españoles,
los cuales llegados, peleaban contra ellos los indios como leones;
venia luégo de refresco Enrique con sus 50 hombres y daba en ellos
por la parte que le parecia, por manera que los lastimaba, heria y
mataba, y ninguna, de muchas veces que fueron muchos españoles contra
él, hobo que no los desbaratase, llevando siempre la victoria. Acaeció
una vez desbaratar muchos dellos y meterse 71 ó 72 en unas cuevas de
piedra ó peñas, escondiéndose de los indios que iban con el alcance,
y entendiendo que estaban allí quieren los indios allegar leña para
poner fuego y quemallos; mandó Enrique: «no quiero que se quemen, sino
tomaldes las armas, y dejaldos, váyanse», y así lo hicieron, donde se
proveyó bien de espadas, y lanzas, y ballestas, puesto que de éstas no
sabian usar. Destos 70 españoles se metió fraile uno en el monasterio
de Sancto Domingo, de la ciudad de Sancto Domingo, por voto que habia
hecho, viéndose en aquella angustia, no creyendo de se escapar, y dél
hobe lo que deste caso yo aquí escribo. De donde se arguye la bondad
de Enrique bien á la clara, pues pudiendo matar á todos aquellos
españoles, no quiso matarlos, y así tenia mandado, que si no fuese
en el conflicto de la guerra, fuera de ello ninguno á alguno matase.
Si cuando Enrique sobrevenia con sus 50, dejadas las mujeres puestas
en cobro, no habian aún llegado los españoles á donde los indios los
esperaban, era tanta su vigilancia que el primero era él que los
sentia. Tenia esta órden: dormia siempre á prima noche un sueño, segun
le bastaba, y, levantándose, llevaba consigo dos mancebos por pajes,
con sus lanzas, que le llevaban junto, cabe sí, su espada, y creo
que dos espadas, porque las tenia á la cabecera de su hamaca, donde
dormia; él tomaba sus cuentas, y iba rezando el rosario, paseándose
alrededor de todo su real, y así él era el primero, ó de los primeros,
que sentia llegar los españoles y á su gente despertaba. Tuvo para su
seguridad otra buena órden y buenos recaudos, proveyó que se hiciesen
labranzas en muchos é diversos lugares de aquellas sierras y sus chozas
de paja, en 30 y 40 leguas que duran, que estuviesen unos de otros 10
y 12 leguas, á donde las mujeres, y niños, y viejos, una vez en uno
y otra en otro, segun más cómodo serle parecia, y no siempre en uno,
salvaba; y porque tenia muchos perros para montear puercos, que allí
habia y hay infinitos, de que mantenia toda su gente, y tambien mandaba
criar muchas gallinas, y para que los perros ladrando y los gallos
cantando no le descubriesen, tenia cierto pueblo hecho en cierto lugar
escondido para los perros y aves, y allí dos ó tres indios con sus
mujeres, y no más, para curallos, y él y su gente siempre andaban de
allí muy apartados. Cuando enviaba algunos indios, pocos, como dos,
ó tres, ó cuatro, á pescar ó á montear, ó á alguna otra parte, nunca
le habian de hallar en el lugar donde lo dejaron, ni ellos sabian
puntualmente á dónde habian de hallallo; ésto hacia porque si los
españoles los prendiesen, y ninguno dellos pudiese irle á avisar, y á
tormentos descubriesen donde quedaba, no le hallasen; no corria aquel
riesgo cuando muchos enviaba, porque á muchos no fácilmente los habian
de prender todos, y así estimaba que se escaparia dellos quien lo
avisase. Estendióse cada dia más la fama de las victorias y diligencia,
esfuerzo y ardides de guerra de Enrique y de su gente por toda esta
isla, porque, como se dijo, vez ninguna vinieron contra él españoles
que no volviesen descalabrados; por manera que toda la isla estaba
admirada y turbada, y cuando se hacia armada para ir contra él, no
todos iban de buena gana, y no fueran, si por el Audiencia con penas no
fueran forzados; y en ésto pasaron trece y catorce años, en lo cual se
gastaron de la Caja del Rey más de 80 ó 100.000 castellanos. Ofrecióse
un religioso de la órden de Sant Francisco, siervo de Dios, extranjero,
de quien dije arriba que habia traido cierto número de frailes de su
Órden á esta isla, notables personas en letras y en religion, con el
celo de predicar el Evangelio á estas gentes, llamado fray Remigio,
y creo que fué uno de los que á Enrique criaron, á ir á hablallo y
asegurallo viendo que por fuerza no era posible ganallo; lleváronlo en
un navío y echáronlo en tierra en lugar donde poco más ó ménos podian
creer que Enrique ó su gente estaba, y porque en viendo venir navío
por la mar luégo creia que venia gente española á buscallo, para lo
cual ponia suma diligencia en saber dónde desembarcaban, y enviaba
cuadrillas de gente suya para indagallo, llegó cierta cuadrilla dellos
donde aquel padre fray Remigio habia desembarcado. Desque lo vieron
dijéronle si venia por mandado de los españoles á espiallos; respondió
que no, sino que venia á hablar á Enrique para decille que fuese
amigo de los españoles y que no rescibiria daño, y que no anduviese
huyendo y trabajado como andaba, y porque los queria bien se habia
movido á venir á ellos y ponerse á aquellos trabajos. Dijéronle que
debia de mentir, porque los españoles eran malos y siempre les habian
mentido, y ninguna fe ni verdad les habian guardado, y que él los
debia de querer engañar, como los demas, y que estaban por matallo.
Vídose el sancto fraile harto atribulado, pero como Enrique les habia
prohibido de que no matasen ningun español, sino en el conflicto cuando
peleasen, no lo hicieron, pero desnudáronle todos sus hábitos, hasta
quedar en sus paños menores, y dejáronlo, y repartieron los hartos
entre sí á pedazos; rogábales mucho que hiciesen saber á Enrique como
era uno de los padres de Sant Francisco, y que él holgaria de vello,
que lo llevasen á donde él estaba. Dejáronlo allí é fuéronlo á decir
á Enrique, el cual, así como lo supo, vino luégo á él y mostró por
meneos y por palabras haberle mucho pesado de lo que aquellos indios
habian hecho, y díjole que lo perdonase, aunque habia sido contra su
voluntad, y que no estuviese enojado; manera que tienen los indios
comun de consolar los que ven que están con alguna pena fatigados. El
Padre le rogó y encareció que fuese amigo de los españoles y sería
bien tractado desde en adelante; respondió Enrique que no deseaba más
otra cosa, pero que ya sabia quién eran los españoles y cómo habian
muerto á su padre, y abuelo, y á todos los señores y gentes de aquel
reino de Xaraguá, y toda la isla despoblado. Y, refiriendo los daños
y agravios que de Valenzuela habia recibido, dijo que por no ser por
él ó por ellos muerto, como sus padres, se habia huido á su tierra,
donde estaba, y que ni él ni los suyos hacian mal á nadie, sino
defenderse contra los que venian á captivallos y matallos, y que para
vivir la vida que hasta entónces habian vivido en servidumbre, donde
sabia que habian todos de perecer, como sus pasados, no habia de ver
más español para conversallo. Pidióle el Padre que le mandase dar sus
hábitos; díjole que los habian rompido los indios y repartido entre
sí á pedazos, de lo cual le pesaba en el ánima, y porque el navío que
lo habia traido andaba por allí á vista barloventeando, hiciéronle
señales, y acercándose á tierra con su barca, Enrique besó la mano al
Padre y despidióse dél cuasi llorando, y los marineros rescibieron al
Padre y cubriéronlo con sus capas, y volviéronlo á esta ciudad y á su
casa, donde no le faltaron hábitos, aunque no de seda sino de los que
tenian, segun su pobreza.



CAPÍTULO CXXVII.

De como se levantó un indio llamado Ciguayo que atemorizó toda
la isla con las muertes de españoles que hizo, al cual en fin
mataron.--Levantóse otro llamado Tamayo que hizo tambien muchas muertes
y daños.--De como á Enrique pesaba desto, y procuró traerlo á su
compañía porque no hiciese daño, y lo trujo.--De muchas armadas que
hicieron contra Enrique, en especial una donde hobo habla y concierto,
entre Enrique y el Capitan, de paz, y de la liberalidad de Enrique en
dar el oro que tenia, y de la indiscrecion del Capitan, etc.


Cobraron ánimo algunos de los indios pocos que en la isla habia, viendo
que Enrique prevalecia, y levántose un indio que llamaban el Ciguayo,
y debia ser del linaje de los ciguayos, generacion señalada que vivia
y poblaba las sierras que hacian la Vega Real, aguas vertientes á la
mar del Norte, la costa más arriba desta isla, de quien mucho tractamos
arriba en el libro I. Este Ciguayo, que era hombre valiente aunque
encueros como los otros, alcanzó una lanza con su yerro de Castilla,
y creo que una espada (no supe á qué español servia); dejó al que lo
oprimia, llegó á sí obra de 10 ó 12 indios, y con ellos comienza á
hacer saltos en españoles, en las minas y en las estancias ó haciendas
del campo, donde andaban dos y cuatro, y así pocos juntos, y mataba
á todos los que hallaba, de tal manera que puso pavor y espanto, y
extraño miedo en toda la isla; ninguno pensaba estar seguro ni aún
en los pueblos de la tierra dentro, sino con temor del Ciguayo todos
vivian. Finalmente, juntáronse cierta cuadrilla de españoles, y
siguiéronlo muchos dias, y hallado, dan en él; él dá en ellos como un
rabioso perro, de la manera que si estuviera armado de hierro desde los
piés á la cabeza, y peleando todos reciamente, retrújose el Ciguayo en
una quebrada, y allí, peleando, un español lo atravesó con una media
lanza, y atravesado peleaba como un Hector; finalmente, desangrándose
y perdiendo las fuerzas, llegaron todos los españoles y allí lo
fenecieron; huyeron todos sus compañeros en tanto que con él lo habian,
que tuvieron poco que hacer con él. Muerto el Ciguayo; levántose otro
indiazo, valiente de cuerpo y de fuerzas, llamado Tamayo, y comienza
con otra cuadrilla que juntó á proseguir las obras del Ciguayo,
salteando á los que estaban fuera de los pueblos. Este hizo mucho daño
y causó grande miedo y escándalo en esta isla, mató muchos, y algunas
mujeres españolas, y cuantos hallaba sólos en las estancias, que no
dejaba persona á vida, y toda su codicia era tomar ó robar armas,
lanzas y espadas, y tambien la ropa que podia; y ésta fué, cierto, cosa
digna de contarse por maravilla, que habiendo en ésta isla sobre tres ó
cuatro cuentos de ánimas, solos 300 españoles la sojuzgaron, y las tres
y cuatro partes dellas por guerras y con servidumbre horrible en las
minas destruyeron, é que en aqueste tiempo que ésto acaescia, que habia
en esta isla tres ó cuatro mil españoles, sólos dos indios con cada 12
ó 15 compañeros, y no juntos sino, uno agora y otro despues, distintos,
les hiciesen temblar las carnes, no se hallando ni teniendo por seguros
áun en sus pueblos. Esto no se ha de atribuir sino al juicio divino
que quiso mostrarnos tres cosas, la una, que estas gentes, no porque
estuviesen desnudas y fuesen mansuetísimas como lo eran, les faltaba
ánimo ni dejaban de ser hombres; la segunda, que si tuvieran armas como
las nuestras y caballos y arcabuces, no se dejaran estirpar ni raer
de la haz de la tierra, como la raimos y estirpamos; la tercera, que
daba señal de la reprobacion de tales obras, y punicion que en la otra
vida hemos de padecer por tan grandes pecados contra Dios y contra los
prójimos cometidos, si penitencia en ésta no nos vale; y ésto parece
mostrarse por aquello que escribe en el libro de los Jueces, cap. 2.º
y 3.º, que no quiso Dios del todo destruir las gentes de la tierra
de promision para con las que quedaron enseñase á los hebreos sus
pecados, y los castigase tambien con ellas. _Dimisit ergo Dominus omnes
nationes has et cito subvertere noluit. Hæ sunt gentes quas Dominus
dereliquit ut erudiret in eis Israel; dimisitque eas ut in ipsis
esperiretur Israelem utrum audirent mandata Domini quæ præceperat_,
etc. Y aunque aquellos dos, Ciguayo y Tamayo, con sus compañías se
levantaron y infestaron toda esta isla en aquel tiempo sin sabello
Enrique, pero la opinion de toda la tierra era que todo lo mandaba
hacer Enrique, por lo cual vivian todos los vecinos españoles della
con mucho mayor miedo. Entendiendo Enrique las obras que el Ciguayo
hizo y Tamayo hacia, estimando prudentemente lo que en la verdad era,
conviene á saber, que los españoles creerian que por su mandado todo
era hecho, pesábale mucho dello; y ésto yo lo sé muy de cierto, segun
que abajo en el siguiente libro, si place á Dios, más largo lo diré.
Y acaeció tener Enrique consigo, entre los otros, un indio llamado
Romero, sobrino del dicho Tamayo, el cual acordó enviallo á buscar al
Tamayo que andaba hácia los pueblos del Puerto Real y Lares de Guhába,
la penúltima luenga, cerca de cien leguas de allí, é que le rogase que
se viniese para él porque estuviese más seguro, porque un dia que otro
no le acaeciese lo que al Ciguayo acaeció, que los españoles hasta
tomallo lo siguiesen; y que él lo trataria bien y le haria Capitan de
parte de su gente, y todos juntos estando, serían más fuertes para se
defender. El cual, finalmente, persuadido por el sobrino que era harto
cuerdo, se vino con muchas lanzas y espadas y ropa, que habia robado,
para Enrique; rescibiólo Enrique con muy grande alegría, y así estorbó
Enrique grandes daños que Tamayo hiciera por esta isla, de donde se
manifiesta bien la bondad de Enrique, y no ménos la discrecion y
prudencia que tuvo y de que usó, para impedir un hombre á los españoles
tan nocivo que no les hiciese mal, trayéndolo á su compañía por aquella
vía. Casi cada año se hacia armada y junta de españoles para ir contra
Enrique, donde se gastaron del Rey y de los vecinos, muchos millares
de castellanos; entre otras se hizo una de 150 españoles, y quizá más,
cuyo Capitan fué un vecino de la villa que llamaban el Bonao, llamado
Hernando de Sant Miguel, de los muy antiguos desta isla y del tiempo
del primer Almirante. Este habia venido á esta isla muy muchacho, y
como se habia criado en grandes trabajos, en las crudas guerras é
injustas que en ella contra estas gentes se hicieron, así andaba por
las sierras, y sobre las peñas, descalzo como calzado; fuera desto,
era hombre de bien y hidalgo, natural de Ledesma ó Salamanca. Este
anduvo muchos dias tras Enrique, pero nunca lo pudo hallar descuidado,
y, segun estimo si no me he olvidado, tampoco se allegaron á reñir en
batalla. Un dia halláronse los unos de los otros tan cercanos, que,
ninguno pudiendo dañar al otro, se hablaron y oyeron las palabras los
unos de los otros; ésto se pudo así hacer, porque los unos estaban en
un pico de una sierra y los otros en el pico de otra, muy altas y muy
juntas, salvo que las dividia una quebrada ó arroyo muy profundo que
parecia tener de hondo sobre 500 estados. Sintiéndose tan cercanos
los unos de los otros, pidiéronse tréguas y seguro para hablarse;
concedidas de ambas partes para que ninguno tirase al otro con que le
dañase, dijo el Capitan de los españoles que pareciese allí Enrique
para le hablar; pareció Enrique, y díjole el Capitan, que la vida que
tenia y la que hacia tener á los españoles de la isla era trabajosa y
no buena, que sería mejor estar y vivir en paz y sosiego. Respondió
Enrique, que así le parecia á él, y que era cosa que él mucho deseaba
muchos dias habia, y que no quedaba por él, sino por ellos. Replicó
el Capitan que él traia mandamiento y poder de la Real Audiencia,
que mandaba en la ciudad de Sancto Domingo por el Rey, para tratar y
asentar las paces con él y con su gente, que los dejarian vivir en su
libertad en una parte de la isla, donde quisiese y escogiese, sin tener
los españoles que hacer con ellos, con tanto que él ni ellos dañasen á
ninguno ni hiciesen cosa que no debiesen, y que les diese el oro todo
que habian tomado á los españoles que viniendo de tierra firme mataron.
Mostróle, aunque así apartado, la provision que de la Audiencia
llevaba. Dijo Enrique, que le placia de hacer paces y tener amistad
con todos los españoles, y de no hacer mal á nadie y de darles todo
el oro que tenia, con que lo que se le promete se le guarde. Tratando
del cómo y cuándo se verian, concertaron allí, que tal dia el Capitan
fuese con solos ocho hombres y Enrique con otros ocho, no más, á la
costa de la mar, señalando cierta parte, y así, con este concierto, se
apartaron. Enrique provee luégo de cumplir su palabra y envia gente que
haga en el dicho lugar una gran ramada de árboles y ramas, y en ella
un aparador, donde pusieron todas las piezas de oro, que parecia cosa
real; el Capitan dispone tambien de hacer lo mismo, y para celebrar
las paces con mayor alegría y regocijo, aunque indiscretamente, mandó
al navío que por allí cerca andaba, viniese á ponerse frontero y
junto á tierra del dicho lugar concertado, y él viénese por la costa
de la mar con un tamborino y gente con él muy alegres y regocijados;
Enrique, que ya estaba con sus ocho hombres y mucha comida en la ramada
esperando, viendo que el navío se acercaba, y que venia el Capitan con
más gente, y que con tamborino, tañendo y haciendo estruendo, venian
los españoles, pareciéndole que habia excedido de lo asentado, y
temiendo no le hubiesen urdido alguna celada, acordó de negarse, y así
escondióse en el monte con su gente, que debia tener para su guarda, y
mandó á los ocho indios que, cuando llegasen los españoles, les dijesen
que no pudo venir á verse con ellos porque se habia sentido un poco
malo, y que les diesen la comida que les tenia aparejada y todo el oro,
y les sirviesen muy bien y en todo los agradasen. Llegado el Capitan y
los suyos, preguntó por Enrique; respondiéronle los ocho lo que Enrique
les habia mandado; quedó harto pesante de su indiscrecion el Capitan
(ó si no la conoció, quizá), por no haber hallado á Enrique, porque
tenia por cierto, y no se engañaba, que allí la pendencia y escándalo
y miedo de la isla se acababa, puesto que aunque no se acabó del todo,
al ménos suspendióse hasta que despues, como placiendo á Dios en el
libro siguiente se dirá, por cierta ocasion del todo fué acabado; así
que los ocho les dieron de comer y les sirvieron con mucha solicitud,
como los indios suelen, y entregáronles todo el oro sin faltar un
cornado. El Capitan les dió gracias, y díjoles que dijesen á Enrique
como le habia pesado de no haberlo visto y abrazado, y que le pesaba
de su mal, puesto que bien conoció que de industria se habia quedado,
y que fuesen amigos y que no hiciese daño, y que tampoco lo rescibiria
desde adelante. Los españoles se embarcaron y se vinieron á la ciudad,
y los indios se fueron donde estaba su amo. Desde aquel dia no hobo más
cuidado en la isla de seguir á Enrique, ni de ninguna de la partes se
recreció algun daño hasta que del todo se asentaron las paces, que duró
este intervalo cuatro ó cinco años.



CAPÍTULO CXXVIII.


Acaeció más en esta isla por este tiempo del año 18 y 19, y fué que
por la voluntad ó permision de Dios, para sacar de tanto tormento y
angustiosa vida que los pocos de indios que restaban padecian en toda
especie de trabajos, mayormente en las minas, y juntamente para castigo
de los que los oprimian, porque sintiesen la falta que les hacian los
indios, vino una plaga terrible que cuasi todos del todo perecieron,
sin quedar sino muy poquitos con vida; ésta fué las viruelas, que
dieron en los tristes indios, que alguna persona trujo de Castilla, las
cuales, como les nacian, con el calor de la tierra y ellas que son como
fuego, y á cada paso ellos tenian de costumbre, si podian, lavarse en
los rios, lanzábanse á lavar con el angustia que sentian, por lo cual
se les encerraban dentro del cuerpo, y así, como pestilencia vastativa,
en breve todos morian: allegábase á ésto la flaqueza y poca sustancia
que siempre por la falta de comer, y desnudez, y dormir en el suelo, y
sobra de trabajos tenian, y el poco y ningun cuidado que de su salud y
conservacion siempre tuvieron los que dellos se servian. Finalmente,
viendo los españoles que se les morian, comenzaron á sentir la falta
que les hacian y habian de hacer, por donde se movieron á poner alguna
diligencia en curallos, aunque aprovechó poco á los más, porque
debieron de haberlo comenzado muchos años ántes; no creo que quedaron
vivos ni se escaparon desta miseria 1.000 ánimas, de la inmensidad de
gentes que en esta isla habia y vimos por nuestros ojos, segun en el
libro primero queda explanado. Ninguno que sea cristiano puede dudar
que, aunque Dios por sus secretos juicios haya permitido así afligir
estas gentes, y con tanta inhumanidad, y, en fin, acabarlas, que el
dia del juicio particular de cada uno, y el de todos universal,
los que fueron ministros de tanto rigor y causa por sus cudicias y
crueldad, quitando las vidas ántes de tiempo, y así el espacio de su
conversion, de la perdicion de tantas ánimas (porque todos los más
desta isla y de las sus comarcas se cree, y yo no lo dudo, porque
vide mucho dello, murieron sin fe y sin Sacramentos en su simplice
infidelidad), lo lastarán puniéndolos la divina justicia con mucho
mayor austeridad, y desto, si penitencia miéntras vivian no les valió,
entre cristianos ninguna duda hay. Y porque cognosciendo que los indios
se les acababan, comenzaron á aflojar y dejar las minas, por no tener
quién allí enviar á morir é áun matar, y á buscar granjerías y nuevas
maneras de adquirir, una de las cuales fué poner cañafistolos, los
cuales se hicieron tales y tantos, que parecia no para otros árboles
haber sido criada esta tierra, ni éstos para otra sino para ésta por
la Divina providencia y naturaleza ordenada; hiciéronse en muy breves
dias de cañafistolos muchas y grandes heredades, que pudiera proveerse
dellos todo lo del mundo poblado. Eran muy grandes los cañutos della, y
gruesos, llenos de pulpa, muy enmelada; la virtud della, que sea menor
ó mayor que la de Alejandría, pregúntese á los médicos y boticarios. No
poco estaban ya ufanos los vecinos desta isla, españoles, porque de los
indios no hay ya que hablar, prometiéndose muchas riquezas, poniendo
en la cañafistola toda su esperanza, y de creer es que desta esperanza
darian á Dios alguna parte, pero cuando ya comenzaban á gozar del
fructo de sus trabajos, y á cumplirse su esperanza, envia Dios sobre
toda esta isla, y sobre la isla de Sant Juan principalmente, una plaga
que se pudo temer, si mucho creciera, que totalmente se despoblaran.
Esta fué la infinidad de hormigas que por esta isla y aquella hobo, que
por ninguna vía ni modo humano de muchos que se tuvieron se pudieron
atajar; hicieron ventaja las hormigas que en esta isla se criaron á
las de la isla de Sant Juan, en el daño que hicieron en los árboles
que destruyeron, y aquellas á éstas en ser rabiosas, que mordian y
causaban mayor dolor que si avispas al hombre mordieran y lastimaran,
y dellas no se podian defender de noche en las camas, ni se podia vivir
si las camas no se pusieran sobre cuatro dornajos llenos de agua. Las
de esta isla comenzaron á comer por la raíz los árboles, y como si
fuego cayera del cielo y los abrasaran, de la misma manera los paraban
negros y se secaban; dieron tras los naranjos y granados, de que habia
muchas huertas y muy graciosas llenas en esta isla, y no dejaron
huerta que del todo no quemasen, que vello era una gran lástima, y
así se destruyeron muchas huertas en la ciudad de Sancto Domingo, y,
entre ellas, una del monasterio de los Dominicos, muy principal, de
granados y naranjos dulces, y secos, y agrios, y en la Vega otra del
de los Franciscos, muy señalada; dan tras los cañafistolos, y, como
más á dulzura llegados, más presto los destruyeron y quemaron, yo creo
que sobre cien cuentos que hobiera de renta dellos asolaron. Era,
cierto, gran lástima ver tantas heredades, tan ricas, de tal plaga
sin remedio aniquiladas. La huerta que dije de Sant Francisco, que en
la Vega estaba, yo la vide llena de los naranjos que daban el fructo
de dulces, secas y agrias, y granados hermosísimos, y cañafistolos,
grandes arboles de cañas de cañafistola de cerca de cuatro palmos en
largo, y desde á poco la vide toda quemada; lo mismo vide en muchas
otras heredades de cañafistolos que por aquella Vega estaban: solas las
heredades que habia de cañafistolos en la Vega y las que se pudieran
en ella plantar, pudieran, sin duda, bastar para proveer á toda Europa
y Asia, aunque la comieran como se come el pan, por la gran fertilidad
de aquella Vega y grandeza, como dure por 80 leguas de mar á mar, llena
de rios y felicidad y tan llana como la palma de la mano; della hemos
hablado en nuestra Apologética Historia, en romance, bien á la larga.
Tomaron remedio algunos para estirpar esta plaga de hormigas, cavar
al rededor de los árboles, cuan hondo podian, y matarlas ahogándolas
en agua; otras veces quemándolas con fuego. Hallaban dentro, en la
tierra, tres, y cuatro, y más palmos, la simiente y overas dellas,
blancas como la nieve, y acaecia quemar cada dia un celemin, y dos,
y cuando otro dia amanecia hallaban de hormigas vivas mayor cantidad.
Pusieron los religiosos de Sant Francisco de la Vega una piedra de
soliman, que debia tener tres ó cuatro libras, sobre un pretil de
una azotea; acudieron todas las hormigas de la casa, y en llegando á
comer dél luego caian muertas, y como si enviaran mensajeros á las
que estaban dentro de media legua y una, al rededor, convidándolas al
banquete del soliman, no quedó, creo, una que no viniese, y víanse los
caminos llenos dellas que venian hácia el monasterio, y, finalmente,
subian á la azotea y llegaban á comer del soliman, y luégo caian en el
suelo muertas; de manera que el suelo de la azotea estaba tan negro
como si lo hobieran rociado con polvo de carbon, y ésto duró tanto
cuanto el pedazo de soliman, que era como dos grandes puños y como
una bola, duró; yo lo vide tan grande como dije cuando lo pusieron,
y desde á pocos dias lo torné á ver como un huevo de gallina ó poco
mayor. Desque vieron los religiosos que no aprovechaba nada el soliman,
sino para traer basura á casa, acordaron de lo quitar. De dos cosas
se maravillaban, y eran dignas de admiracion; la una, el instinto de
naturaleza y la fuerza que áun á las criaturas sensibles y no sensibles
dá, como parece en estas hormigas, que de tanta distancia sintiesen,
si así se puede decir, ó el mismo instinto las guiase y trujese al
soliman; la otra, que como el soliman en piedra, ántes que lo muelan,
es tan duro como una piedra de alumbre, si quizá no es más, y cuasi
como un guijarro, que un animalito tan menudo y chiquito (como estas
hormigas, que eran muy menudas), tuviese tanta fuerza para morder del
soliman, y, finalmente, para disminuillo y acaballo. Viéndose, pues,
los españoles vecinos desta isla en afliccion de ver crecer esta plaga,
que tanto daño les hacia, sin poderla obviar por vía alguna humana, los
de la ciudad de Sancto Domingo acordaron de pedir el remedio al más
alto Tribunal: hicieron grandes procesiones rogando á nuestro Señor que
los librase por su misericordia de aquella tan nociva plaga para sus
bienes temporales, y para más presto rescibir el divino beneplácito,
pensaron tomar un Sancto por abogado, el que por suerte nuestro Señor
declarase, y así, hecha un dia su procesion, el Obispo y clerecía y
toda la ciudad echaron suertes sobre cuál de los Sanctos de la letanía
ternia por bien la Divina providencia darlos por abogado; cayó la
suerte sobre Sant Saturnino, y rescibiéndolo con alegría y regocijo
por su Patron, celebráronle la fiesta con mucha solemnidad, y así lo
hacen desde entónces cada año, por voto, segun creo, y no sé si ayunan
el dia ántes. Vídose por experiencia irse disminuyendo desde aquel dia
ó tiempo aquella plaga, y si totalmente no se quitó ha sido por los
pecados; agora creo que no la hay, porque se han tornado á restaurar
algunos cañafistolos y naranjos y granados: digo restaurar, no los que
las hormigas quemaron, sino los que de nuevo se han plantado. La causa
de donde se originó este hormiguero, creyeron y dijeron algunos, que
fué de la traida y postura de los plátanos. Cuenta el Petrarca en sus
Triunfos, que en la señoría de Pisa se despobló una cierta ciudad por
esta plaga que vino sobre ella de hormigas; Nicolao Leonico, libro
II, cap. 71 de Varia Historia, refiere dos ciudades, la una llamada
Miunte y la otra Atarnense, solemnísimas, haber sido despobladas por
la muchedumbre de mosquitos que por cierta ocasion sobrevinieron en
ellas; y así, cuando Dios quiere afligir las tierras ó los hombres en
ellas, no le falta con qué por los pecados las aflija, y con chiquitas
criaturitas: parece bien por las plagas de Egipto.



CAPÍTULO CXXIX.


Entraron los vecinos desta isla en otra granjería, y ésta fué buscar
manera para hacer azúcar, viendo que en grande abundancia se daban en
esta tierra las cañas dulces. Ya se dijo en el libro II, como un vecino
de la Vega, llamado Aguilon, fué el que primeramente hizo azúcar en
esta isla, y áun en estas Indias, con ciertos instrumentos de madera
con que exprimia el zumo de las cañas, y aunque no bien hecha por no
tener buen aparejo, pero todavía verdadera y cuasi buen azúcar. Sería
ésto por el año de 1505 ó 1506; despues dióse á entender en hacerla un
vecino de la ciudad de Sancto Domingo, llamado el bachiller Vellosa,
porque era cirujano, natural de la villa de Berlanga, cerca del año de
516, el cual hizo el primero en aquella ciudad azúcar, hechos algunos
instrumentos más convenientes, y así mejor y más blanca que la primera
de la Vega, y el primero fué que della hizo alfeñique y yo lo ví;
éste dióse muy de propósito á esta granjería y alcanzó á hacer uno
que llaman trapiche que es molino ó ingenio que se trae con caballos,
donde las cañas se estrujan ó exprimen, y se les saca el zumo melífluo
de que se hace el azúcar. Viendo los padres de Sant Hierónimo, que
allí estaban, la buena muestra que el bachiller habia mostrado para
salir con aquella granjería, y como sería muy provechosa para animar á
otros que se diesen á ella ordenaron con los Oidores de la Audiencia y
Oficiales del Rey, que de la Real hacienda se prestasen 500 pesos de
oro al vecino que se pusiese á hacer ingenio grande ó chico para hacer
azúcar, y despues creo, que les ayudaron con más prestido, viendo que
los ingenios eran muy costosos. Por este camino y deste principio se
ofrecieron algunos vecinos á hacer trapiches que muelen las cañas con
caballos, y otros, que tenian y se hallaban con más grueso caudal,
pusiéronse á hacer ingenios poderosos de agua, que muelen más cañas
y sacan más azúcar que tres trapiches, y así cada dia se dieron á
hacer más, y hay hoy sobre treinta y cuarenta ingenios en sola esta
isla, y algunos en la de Sant Juan, y en otras partes destas Indias,
y no por eso vale el azúcar más barato; y ésta es cosa de notar que
antiguamente no habia azúcar sino en Valencia, y despues hóbola en las
islas de Canaria, donde puede haber hasta siete ó ocho ingenios, y
creo que no tantos, y apénas subió la arroba de un ducado ó poco más,
y que con todos los ingenios hechos en estas Indias, valga la arroba
dos ducados, y cada dia suba en cantidad. Antes que los ingenios se
inventasen, algunos vecinos, que tenian algo de lo que habian adquirido
con los sudores de los indios y de su sangre, deseaban tener licencia
para enviar á comprar á Castilla algunos negros esclavos, como vian
que los indios se les acababan, y áun algunos hobo, segun arriba se
dijo en el cap. 102, que prometian al clérigo Bartolomé de las Casas,
que si les traia ó alcanzaba licencia para poder traer á esta isla una
docena de negros, dejarian los indios que tenian para que se pusiesen
en libertad; entendiendo ésto el dicho Clérigo, como venido el Rey
á reinar tuvo mucho favor, como arriba visto se há, y los remedios
destas tierras se le pusieron en las manos, alcanzó del Rey, que
para libertar los indios se concediese á los españoles destas islas
que pudiesen llevar de Castilla algunos negros esclavos. Determinó
el Consejo con parecer de los Oficiales de Sevilla, como en el dicho
cap. 102 dijimos, que debia darse licencia para que se pudiesen llevar
4.000, por entónces, para las cuatro islas, esta Española, y la de Sant
Juan, y de Cuba y Jamáica. Sabido que estaba dada, no faltó español
de los destas Indias, que á la sazon estaban en la corte, que diese
aviso al gobernador de Bresa, caballero flamenco que habia venido con
el Rey, é de los más privados, que pidiese aquella merced. Pidióla,
y luégo concedida, y luégo vendida por 25.000 ducados á ginoveses,
con mil condiciones que supieron pedir, y una fué, que dentro de ocho
años no pudiese dar licencia ninguna para traer esclavos negros á las
Indias. Vendieron despues cada licencia, los ginoveses, por cada negro
á ocho ducados á lo ménos; por manera, que lo que el clérigo de las
Casas hobo alcanzado para que los españoles se socorriesen de quien
les ayudase á sustentase en la tierra, porque dejasen en libertad los
indios, se hizo vendible á mercaderes, que no fué chico estorbo para
el bien y liberacion de los indios. Deste aviso que dió el Clérigo, no
poco despues se halló arrepiso, juzgándose culpado por inadvertencia,
porque como despues vido y averiguó, segun parecerá, ser tan injusto
el captiverio de los negros como el de los indios, no fué discreto
remedio el que aconsejó que se trujesen negros para que se libertasen
los indios, aunque él suponia que eran justamente captivos, aunque no
estuvo cierto que la ignorancia que en ésto tuvo y buena voluntad lo
excusase delante el juicio divino. Habia entónces en esta isla hasta
10 ó 12 negros que eran del Rey, que se habian traido para hacer la
fortaleza que está sobre y á la boca del rio, pero dada esta licencia
y acabada aquella, siguiéronle otras muchas siempre, de tal manera que
se han traido á esta isla sobre 30.000 negros, y á todas estas Indias
más de 100.000, segun creo, y nunca por eso se remediaron ni libertaron
los indios, como el clérigo Casas no pudo más proseguir los negros;
y el Rey ausente, y los del Consejo cada dia nuevos é ignorantes
del derecho, que eran obligados á saber como muchas veces por esta
Historia se ha dicho, y como crecian los ingenios de cada dia, creció
la necesidad de poner negros en ellos, porque cada uno de los de agua
há menester al ménos 80, y los trapiches 30 y 40, y por consiguiente
la ganancia de los derechos del Rey; siguióse de aquí tambien que
como los portugueses de muchos años atrás han tenido cargo de robar
á Guinea, y hacer esclavos á los negros, harto injustamente, viendo
que nosotros mostrábamos tanta necesidad, y que se los comprábamos
bien, diéronse y dánse cada dia priesa á robar y captivar dellos, por
cuántas vías malas é inicuas captivarlos pueden; item, como los mismos
ven que con tanta ánsia los buscan y quieren, unos á otros se hacen
injustas guerras y por otras vías ilícitas se hurtan y venden á los
portugueses, por manera que nosotros somos causa de todos los pecados
que los unos y los otros cometen, sin los nuestros que en comprallos
cometemos. Los dineros destas licencias, y derechos que al Rey se
dan por ellos, el Emperador asignó para edificar el Alcázar que hizo
de Madrid é la de Toledo, y con aquellos dineros ambas se han hecho.
Antiguamente, ántes que hobiese ingenios, teníamos por opinion en esta
isla, que si al negro no acaecia ahorcalle nunca moria, porque nunca
habiamos visto negro de su enfermedad muerto, porque, cierto, hallaron
los negros, como los naranjos, su tierra, la cual les es más natural
que su Guinea, pero despues que los metieron en los ingenios, por los
grandes trabajos que padecian y por los brebajes que de las mieles de
cañas hacen y beben, hallaron su muerte y pestilencia, y así muchos
dellos cada dia mueren; por ésto se huyen cuando pueden á cuadrillas,
y se levantan y hacen muertes y crueldades en los españoles, por salir
de su captiverio, cuantas la oportunidad poder les ofrece, y así no
viven muy seguros los chicos pueblos desta isla, que es otra plaga
que vino sobre ella. Y no es razon dejar de decir otra que se añidió
á las arriba puestas, y ésta es la multitud de los perros, que no se
puede numerar y estimar los daños que hacen y han hecho. Habia en
esta isla inmensidad de puercos (que como no se crien con grano, sino
con raíces muy suaves, y frutas delicadas, como son ovos y cimas, la
carne dellos es muy sana, y más delicada y sabrosa que muy delicado y
sabroso carnero), y destos estaban los montes llenos, por cuya causa á
cada legua habia maravillosas y alegres y provechosas monterías, todas
las cuales han destruido los perros, y no contentos con los puercos
acometen á los becerros, mayormente cuando los paren las madres, que no
pueden defenderse; es grandísimo el daño que han hecho y hacen, y bien
se puede considerar los tiempos venideros dellos qué se espera. Pasan
por ésto los hombres como si acaso acaeciese, y deberíamos de pasar
por la memoria que esta isla hallamos llenísima de gentes que matamos y
estirparmos de la haz de la tierra, y henchimósla de perros y bestias,
y por juicio divino, por fuerza forzada, nos han de ser nocivos y
molestos.



CAPÍTULO CXXX.


En el cap. 105 deste libro dejamos de proseguir el discurso del clérigo
Casas, despues que tornó á la corte habiendo ido por mandado del Rey á
sacar labradores para poblar estas islas, por contar lo que en estos
años de 18 y 19 acaeció en estas Indias; la órden que traemos requiere
que demos la vuelta para referir lo que sucedió despues de llegado el
Rey á Barcelona. Asentada, pues, la corte, y los Consejos vadeándose,
comenzó el padre Casas á proseguir la sacada de los labradores,
entrando en el Consejo de las Indias, que hacia el obispo de Búrgos
en su casa, no como Consejo de las Indias nombrado, sino llamando á
ciertos de los otros Consejos del Rey, las personas que el Rey por
entónces habia, no sé por cúya persuasion, señalado. Estos eran el
licenciado Zapata, y Hernando de Vega, y D. García de Padilla, y Pedro
Martir, italiano, de quien arriba tocamos que escribió las Décadas
en latin, donde habló algunas cosas destas Indias, y Francisco de
los Cobos, que por entónces á subir comenzaba. Y porque una de las
mercedes que habia pedido que el Rey hiciese á los labradores, fué
que se les diesen las granjas, ó estancias ó haciendas que el Rey en
esta isla tenia, que no eran de mucho valor, para en que luégo se
aposentasen y comiesen dellas (cosa y socorro muy necesario para que
los labradores se abrigasen, y consolasen y mantuviesen hasta que
estuviesen para trabajar y ayudarse y tener de suyo), y habia rescibido
el dicho Clérigo carta, ó por otras de otros, que los padres de Sant
Hierónimo las habian vendido, á fin que les parecia no ser cosa decente
que tuviese granjerías el Rey, entró en Consejo y dijo que él tenia
relacion ó nueva de cómo aquellas eran vendidas, que le proveyesen de
una Cédula para que los oficiales del Rey mantuviesen los labradores
un año, como se les habia prometido de partes del Rey, porque de otra
manera sería traellos para luégo perecer; dijo entónces el obispo de
Búrgos, que no sabia sino contradecir: «Desa manera, más gastará el Rey
con esos labradores que en una armada de 20.000 hombres.» Era mucho
más experimentado el señor Obispo en hacer armadas, que en decir misas
de pontifical. Respondióle luégo el Clérigo, no con chica cólera:
«Pues señor, ¿parece á vueseñoría que será bien, despues de muertos
los indios, que sea yo cabestro de la muerte de los cristianos? pues
yo no lo seré.» Aquí entendió el Clérigo decirle, ¿despues que habeis
muerto los indios, quereis matar los cristianos? pero díjoselo con
aquella corteza pero no sin sonsonete; no sé como el señor Obispo,
que no era bobo, lo sintió. Andaban aparejando 400 ducados para dar
al Clérigo con que sacase los labradores, pero estuvo perseverante
el padre Clérigo en no querer sacar labrador ninguno, si la Cédula
que pedia para dar de comer á los labradores un año, como se habia
prometido, no se le diese, porque, en la verdad, sin ella entónces
perecieran, y en cualquier tiempo perecerán los labradores que á estas
tierras vinieren, si de comida, y de posada y cura, si adolescieren,
por un año ó algun buen tiempo no se les proveyere; y desque vieron
que no queria ir á sacallos, buscaban quien fuese, lo cual entendido
por el Clérigo, despachó cartas para los pueblos, desengañándolos,
significándoles las razones porqué no iba él á sacallos, y que supiesen
que cualquiera que fuese los llevaria engañados á la muerte. Y así se
creyó que con ninguno salieran, sino vieran al Clérigo; pero porque
habia poco cuidado de cosa tan provechosa, como era poblar esta tierra,
que hoy hobiera 200.000 vecinos en sola esta isla, que no osara el rey
de Francia asomar con 200 leguas á ella, fuese cayendo esta poblacion
hasta que se olvidó del todo en dejándola el Clérigo. Libre ya del
cuidado de la poblacion destas islas, el Clérigo, cosa en grande manera
convenientísima, comenzó á proseguir la vía que le pareció convenir
por entónces, para que los religiosos de Sancto Domingo y de Sant
Francisco tambien, fuesen á predicar en la tierra firme de Pária, sin
que la tiranía de los españoles los pudiese impedir. Ya se dijo arriba
en el cap. 104, cerca del fin, como habia pedido en el Consejo cien
leguas de aquella tierra, que no entrasen españoles en ellas, para que
los frailes de Sancto Domingo pudiesen predicar á las gentes dellas
sin los impedimentos y alborotos que los españoles les ponian, y que
le habia respondido el obispo de Búrgos por razon, de que no se le
debian de dar, porque aquellas cien leguas estarian como perdidas,
no habiendo dellas provecho el Rey (no teniendo por provecho del Rey
convertir aquellas gentes que el Rey tenia sobre sus cuestas y el mismo
Obispo sobre su conciencia); lo cual oido por el Clérigo, espantado
y áun con triste corazon, pensó en acudir á la insensibilidad del
Obispo, y al indiscreto y áun inícuo y sacrílego celo de dar dineros
al Rey, pospuesta la salud de tantas ánimas que por aquella tierra
firme perecian, á las cuales era él obligado por débito de justicia,
por el oficio que tenia, y por débito de caridad, como cristiano, á
remediar y proveer, y porque sabia por experiencia, que cualquiera
medio y remedio que él propusiese habia el Obispo de contradecir, por
estar con él tan mal por los tragos pasados que le habia dado, tractó
de secreto con los flamencos del Consejo del Rey, é con los privados
que dél tenian buena estima y lo favorescian, y desde á poco con otro
Gran Chanciller que en lugar del muerto, por mandado del Rey sobrevino,
persona en letras y cristiandad egrégia, que él queria dar modo como
el Rey en aquella tierra tuviese rentas, en la cual ni las tenia ni se
esperaba de las tener, con tanto que no entrase algun español en ella,
sino sólo los que él metiese con los frailes que habian de entender
en la conversion de aquellas gentes, con ciertas otras condiciones, y
todo ésto sin que el Rey gastase cosa en ello. Tuvo el Clérigo esta
consideracion, conviene á saber, que aquesto no lo podia emprender
ni efectuar sin ayuda de las personas y hacienda de cierto número de
seglares españoles, y aquestos no se habian de mover á lo ayudar
sino por su temporal interese, y no porque la fe se predicase ni se
salvasen aquellas gentes; item, que despues de entrados en la tierra,
él no les podria ir á la mano, si hacer mal ó robar y agraviar los
indios quisiesen como siempre hicieron, si no se ponia tal modo que
la pacificacion y traimiento de los indios á que dellos no huyesen,
segun las horribles nuevas y obras que dellos habian oido y visto, que
era el fin que pretendia el Clérigo, se fundase en su propio temporal
provecho, de tal manera, que, sino trabajaban de traer de paz á los
indios y conservallos en ella, ningun provecho habian de conseguir
dello ni de la tierra, pues traidos de paz los indios y conservados
en ella, seguíase luégo tener lugar los religiosos para predicar el
Evangelio y traer á Cristo aquellas gentes. Solia tener y traer esta
máxima el Clérigo, que si el remedio que se pusiese en estas Indias,
para que los españoles no destruyesen aquestas gentes, no era tal que
del mismo la imposibilidad de errallo y hacer contra él no saliese,
nunca los indios ternian remedio; y por tener ésto por cierto, por la
mucha experiencia que tenia, fundó en esta negociacion todo el bien,
libertad y conversion de los indios, en el puro interese temporal de
los que le habian de ayudar á conseguillo.



CAPÍTULO CXXXI.


Fué la forma y el modo deste negocio, en substancia, por esta manera:
parecióle que podia hallar y escoger de sus amigos, españoles, en estas
islas, hasta 50 hombres que fuesen personas modestas y subjetas á
razon, que de buena voluntad quisiesen ocuparse en obra tan buena, más
por virtud y servir á Dios que por cudicia, puesto que tambien tuviesen
ojo á, por vías lícitas, adquirir riquezas. No entendió elegir más de
50 por dos razones; la una, porque para entrar en tierra de indios por
vía pacífica, y dándoles de lo nuestro, y no tomándoles cosa suya si
ellos no la dieren, y de la manera que él habia de entrar, bastaban
los 50, porque lo que aquellos no hicieren, como sean los indios de su
natural mansos y buenos, ni hagan mal sino lo resciben, no lo harán
100, y ménos 500, ántes se estorbarán unos á otros, y entre sí mismos,
á sí mismos son nocivos é inquietos; para lo cual ninguna necesidad
hay de prueba pues que todos lo sabemos y es manifiesto; la otra,
porque más traibles son á las cosas de razon 50 que no 100, y mucho
ménos si fuesen muchos más que éstos. Hizo cuenta que para los gastos
que en este negocio se habian de hacer al presente bastaban 10.000
ducados, los cuales se allegarian, contribuyendo cada uno de los 50
con 200 ducados, fácilmente. Con estos dineros podian bien comprarse
los bastimentos que por el presente hobiesen menester por un año, y
cosas de rescates para dar graciosamente á los indios, para captalles
la benevolencia y aficionallos á su amistad, y para comprar un par de
carabelas, en que hobiesen de ir é tener allí consigo, y otras cosas
que para lo dicho fuesen convenientes y necesarias. En aquel tiempo más
se hacia con 1.000 ducados que hoy se haria con 6.000, y por eso con
10.000 tenian para todo lo susodicho abundancia. Habia determinado
que todos los 50 que habian de ir con él fuesen vestidos, cuanto al
hábito de fuera, de paño blanco, y con ciertas cruces coloradas de la
forma y color que las de Calatrava, salvo que á cada brazo y parte de
la cruz añidió ciertos ramillos arpados que la hacian muy graciosa y
adornada; la razon desta diferencia de vestido, que propuso llevar,
fué para que á los indios pareciese que era otra gente diferente
de los españoles que habian visto, y oido, y experimentado hombres
malos, y para que conformase con las nuevas que les habian de dar el
nuevo hábito; estas eran dalles á entender como los enviaba el rey
de España, que era muy bueno y muy gran señor, á decilles que habia
sabido los daños, y escándalos, y turbaciones que los españoles les
habian hecho á ellos y á sus vecinos, de los cuales le habia mucho
pesado, y que siempre habian sido hechos contra su voluntad, y que
agora enviaba aquella gente nueva para que de su parte los saludase y
repartiese muchas cosas de las de Castilla que les enviaba, en señal
que los queria bien y amaba; item, para que los mamparasen de los otros
que les habian hecho los males pasados, y que todo ésto verian por
experiencia, por las obras, desde allí adelante. Tenia pensado, que si
Dios en aquella obra le prosperaba, de procurar que el Papa y el Rey
tuviesen por bien de ordenar que se constituyese como una hermandad
religiosa debajo de aquel hábito. Aqueste fué el artificio del clérigo
y padre Casas, con el cual entendia traer á todas aquellas gentes
de paz, y á que perdiesen el horror que tenian de los cristianos, y
ellos así pacíficos y asegurados, facilísima era la predicacion del
Evangelio en aquella tierra, y más que facil la conversion de aquellas
gentes, como no tuviesen ídolos ni secta por ellos muy celebrada,
sino solamente algunos hechiceros que los traian engañados en algunas
supersticiones, y agüeros, y disparates, segun á aquellos enseñaba el
diablo que los engañaba; esta era la vía que el padre Clérigo entendia
llevar para convertir aquellas gentes, y por obra mostrar haber sido
irracional, inícua, y mala, y contra el intento y fin que Dios y la
Iglesia tienen, que es la conversion de las ánimas, la pasada, ésto
es, hacer guerras y sujuzgar con ellas primero las gentes, y despues
predicallas, como si fuese necesario, para recibir el Evangelio y la
religion cristiana, primero ponellos en ódio y aborrecimiento della, y
por injusta y abominable detestalla, y porque nunca por esta puerta se
ha entrado y por este camino andado, por ende nunca un solo indio chico
se baptizó, ni hombre adulto se convirtió, que primero muchos millares
de ánimas intempestiva é injustamente á los infiernos por los nuestros
no se lanzasen; y así siempre, hasta que todo este orbe del todo se
consuma y acabe, acaecerá, miéntras el dicho camino no se llevare, y
el dia del universal juicio se verá claro á costa de algunos, y áun de
muchos que pensaron estar destos inconvenientes salvos, por ser más
que otros ignaros y descuidados. Dejo de tocar de los que por propia
malicia, ó soberbia, ó ambicion, y subir á lugar más alto, ó interese
suyo ó de sus allegados, ó disimularon de encaminar esta conversion por
donde debian, ó el mal camino que llevaba empeoraron.



CAPÍTULO CXXXII.


Proveyó, pues, el Clérigo al provecho del Rey que el Obispo celaba,
y al interese de los que le habian de ayudar, segun su parecer, con
lo siguiente: Primero, con lo que ofreció que haria en provecho y
servicio del Rey; y lo segundo, con las mercedes que pidió que se
hiciesen á los 50 que habian de ayudarle. Cuanto á lo que tocaba al
servicio y utilidad temporal del Rey, ofreció lo primero, que, con
el ayuda de Dios, aseguraria y allanaria todos los indios y gentes
de toda la tierra, dentro de los límites que pedia, y en espacio de
dos años apaciguaria y aseguraria 10.000 indios que estuviesen en
amistad con los cristianos; lo segundo, que dentro de 1.000 leguas que
señaló, conviene á saber, desde cien leguas arriba de Pária, del rio
que llamaban el Rio Dulce, que agora llamamos el rio y la tierra de
los Aruacas, la costa abajo, hasta á donde las 1.000 leguas llegasen,
dentro de los tres años despues que él con su compañía en la primera
tierra entrase, haria que tuviese el Rey 15.000 ducados de renta, que
los indios naturales della le tributasen, y tambien de pueblos de
españoles si se poblasen, y el cuarto año otros 15.000 ducados, y el
quinto año otros 15.000 ducados, y el sexto año otros 15.000 ducados,
por manera, que en el sexto año habian de ser por todos 30.000 ducados
de renta, y el sétimo año habia de tener el Rey, de renta, otros 30.000
ducados, y el octavo año otros 30.000 ducados, y el noveno año otros
30.000 ducados, y el décimo año otros 30.000 ducados, de manera, que
habian de ser por todos en el décimo año 60.000 ducados, y en cada un
año dende adelante 60.000 ducados. Lo tercero, se ofrecia á poblar tres
pueblos de á 50 vecinos españoles, dentro de cinco años despues que en
la tierra entrase, y en cada uno una fortaleza en que se defendiesen
de los indios si viniesen á infestallos. Lo cuarto, que trabajaria á su
tiempo y sazon de saber los rios y lugares que por la tierra habia, que
tuviesen oro, y enviar razon dello al Rey, donde quiera que estuviese,
para que fuese del todo informado con verdad. Lo quinto, que todo se
habia de hacer y complir con amor, y sabor, y benevolencia, y sin daño
ni pena de los indios, y que se habia de trabajar que se entendiese con
suma diligencia en su conversion y sin que el Rey pusiese, al presente,
alguna costa ni gasto. Pidió el Clérigo 1.000 leguas, principal y
finalmente; por echar del Darien y de toda aquella tierra firme á
Pedrárias, y aquellos que con él estaban en matar y destruir aquellas
gentes encarnizados, como arriba queda bien declarado, pero al cabo se
restringieron las 1.000 leguas á 300 de costa de mar del Norte, que fué
desde Pária inclusive, hasta Sancta Marta exclusive, pero por la tierra
adentro llevaba 2 ó 3.000 leguas y más. Cuanto á lo segundo principal,
que fué proveer al interese de los que le habian de ayudar, proveyólo
el Clérigo desta manera, pidiendo que el Rey les concediese las cosas
siguientes: Lo primero que el Rey suplicase al Papa, por un Breve, para
que pudiese sacar 12 religiosos de Sancto Domingo y de Sant Francisco,
los que el Clérigo voluntarios escogiese, para que anduviesen con él
vacando y entendiendo en la predicacion y conversion de los indios, y
que concediese Su Santidad una indulgencia plenaria y remision de todos
los pecados de los que muriesen yendo y estando en el dicho viaje,
y ayudando á la conversion y negocio que á ella se ordenaba. Pidió
que pudiese llevar consigo 10 indios de los naturales destas islas,
queriendo ellos de su voluntad, aunque pesase á cualquiera español que
los tuviese. Item, que todos los indios naturales de la tierra firme
que se habian traido de dentro de los límites dichos, robados, ó por
otra cualquiera vía, á las cuatro islas, las justicias dellas se los
entregasen todos para los tornar á sus tierras. Item, que de todas las
rentas que el Rey en toda la tierra, dentro de los límites dichos,
por industria del dicho Clérigo y 50 hombres que le habian de ayudar
tuviese, hobiesen los dichos 50 hombres la docena parte, desde que
comenzase á gozar el Rey de las dichas rentas, y las gozasen por toda
su vida y quedase para sus herederos perpétuamente. Pero al tiempo de
hacer la capitulacion, no se les concedió sino que gozasen por sus
vidas y de cuatro herederos, y cada uno de los 50 pudiese nombrar en
su vida ó en su muerte un heredero, y aquel otro, y el otro otro cual
quisiese. Item, que armase caballeros de espuelas doradas á todos los
50, para que ellos, y sus sucesores ó descendientes fuesen caballeros
de espuelas doradas, en todos los reinos del Rey, é que les señalase
armas que pudiesen traer en sus divisas, y escudos y reposteros para
siempre jamás. Concedióseles desta manera: lo uno con que no fuesen
reconciliados, ni hijos ni nietos de quemados, ni reconciliados, y con
que durante los tres primeros años, en que el Rey habia de tener de
renta los 15.000 ducados, gozasen de la dignidad de caballeros y de
sus armas ó insignias en toda la tierra firme y en todas estas Indias,
pero pasados los dichos tres años, y teniendo el Rey los dichos 15.000
ducados de renta y hechos los tres pueblos y lo demas que habian de
hacer y cumplir, pudiesen gozar de todas las dichas preeminencias de
caballeros de espuelas doradas y de traer las dichas armas en todos
los reinos y señoríos del Rey, sin contradicion alguna, con tanto
tambien que fuesen á la tierra firme y ayudasen al clérigo Casas en la
pacificacion y lo demas que habia de hacer. Hobo una cláusula allí,
que si despues de asentada la renta por alguna ocasion se perdiese, no
siendo por culpa de los 50, no por eso se dejase de tener por cumplido
cuanto á las dichas caballerías tocaba. Item, que los dichos 50 hombres
y todos los que descendiesen fuesen francos, libres y exentos de
todos pedidos, é servicios, é moneda forera, é prestidos, é derramas
reales ó concejiles para siempre jamás. Item, que las tenencias de las
fortalezas se diesen á los que el Clérigo señalase ó nombrase, siendo
de los 50, la cual gozasen por su vida y de un heredero. Item, los
regimientos de los pueblos, que de españoles se hiciesen, lo mismo,
siendo suficientes para ello. Item, que cada y cuando que al dicho
padre Clérigo pareciese, y con su licencia y no sin ella, pudiesen ir á
rescatar perlas donde se pescaban, y que de las perlas que rescatasen
pagasen al Rey la quinta parte, hasta que tuviese los 15.000 ducados
el Rey de renta, pero despues sólo la sétima. Item, del oro que
rescatasen, lo mismo, y despues de los 15.000 ducados diesen la octava
parte, y del oro que se cogiese la sexta. Item, que los heredamientos
y tierras que comprasen de los Indios, para solares, y labranzas y
pastos de ganados fuesen suyos y de sus herederos perpétuamente,
con tanto que ninguno pudiese comprar más de una legua de tierra en
cuadro, con que la jurisdiccion é dominio quedase para el Rey, é no
se pudiese hacer fortaleza en la dicha legua, é si se hiciese fuese
del Rey. Item, que despues de hechos algunos pueblos de españoles,
de los que se habian de hacer, pudiese llevar cada uno de los 50 de
Castilla, tres esclavos negros para su servicio, á la dicha tierra, la
mitad hombres y la mitad mujeres, y despues que estuviesen hechos los
tres pueblos y hobiese cantidad de gente de españoles, si pareciese al
dicho Clérigo que convenia, pudiese llevar cada uno de los 50 otros
siete negros esclavos, la mitad hombres y la mitad mujeres. Item,
que en los pueblos que se hiciesen pudiesen tener cada uno de los 50
vecindad en cada uno dellos y casa, y con tener en ella un criado ó
factor, estando ellos ocupados en allanar la tierra, pudiesen gozar de
las preeminencias y prerogativas que los otros vecinos de los tales
pueblos, y que en el repartimiento de los términos y sitios hobiesen
su parte asimismo, con que no pasasen de cinco vecindades arriba.
Que por veinte años comiesen y gastasen la sal que hobiesen menester
ellos y sus criados sin pagar cosa alguna en aquella tierra. Item, que
pudiesen llevar cada uno de los 50 marco y medio de plata labrada,
para su servicio, jurando que no era para vender. Item, que de todas
las mercaderías, y viandas, y mantenimientos, ganados é otras cosas
que llevasen á la dicha tierra firme, dentro de los dichos límites,
por término de los diez años, de cualquiera parte de Castilla ó de las
islas, con que se registrasen ante los oficiales de Sevilla, no pagasen
derechos algunos, ni almojarifazgo, ni cargo, ni descargo, etc. Item,
que no pagasen derechos de las licencias que se daban para ir á coger
oro á las minas, pero que no fuesen sin las dichas licencias. Item,
que si muriese alguno de los 50 pudiese nombrar otro en su lugar,
pero si muriese despues de entrado en la tierra, que el heredero de
aquel fuese obligado á ir á servir en la dicha tierra, siendo de edad
y habilidad para ello, ó que diese otra persona á contentamiento del
padre Clérigo, y si no lo hiciese pudiese nombrar el Clérigo el que le
pareciese, hasta que aquel heredero fuese de edad para cumplir é ayudar
en lo susodicho, y que dentro de un año fuese obligado á ir á la dicha
tierra. Item, que se diesen todas las provisiones necesarias, y así se
dieron, para que cualquiera navío y gente que fuese á la dicha tierra,
dentro de los dichos límites, á rescatar ó contratar, no fuesen osados
á hacer mal, ni daño, ni robo, ni escándalo á los indios, ni quedasen
en la tierra, sino que, acabado su rescate, luégo se saliesen de la
tierra, so pena de las vidas é de perdimiento de todos sus bienes,
etc. (Por no se guardar ésto se impidió toda esta pacificacion y
negocio, que tanto importaba, como abajo parecerá.) Item, porque los
indios de la dicha tierra firme supiesen que habian de estar en toda
libertad, y paz, y sosiego, el Rey aseguró y prometió que ni entónces
ni en algun tiempo permitiria ni daria lugar en manera alguna que los
indios de tierra firme ni de las islas de alrededor, dentro de los
dichos límites, estando domésticos y en su obediencia é tributarios,
no se darian en guarda, ni encomienda, ni en servidumbre á españoles,
como hasta entónces se habia hecho en estas islas, salvo que estarian
en libertad é sin ser obligados á alguna servidumbre; y para ésto dió
el Rey todas las provisiones y cartas que el Clérigo pidió, al cual
cometió que de su parte asegurase y prometiese á los indios que les
guardaria é cumpliria todo sin falta alguna. Item, que el Rey enviase
con el Clérigo dos personas, una por Tesorero y otra por Contador,
para que tuviesen cuenta y razon de todo lo susodicho y cobrasen las
rentas que el Rey habia de haber, etc. Item, que para la administracion
de la justicia civil é criminal en la dicha tierra é límites, nombrase
el Rey una persona para Juez, para mantener en justicia á los dichos
50 hombres y á todas las otras personas, así indios como españoles,
que en ella hobiese y á ella fuesen, con tanto que el tal Juez no se
entremetiese en la administracion de la Hacienda, ni que estorbase ni
ayudase, si no fuese para ello por el dicho clérigo Casas requerido,
en cosa ninguna á la negociacion del reducir los dichos indios en
su conversion, ni en hacerlos tributarios, ni en cosa alguna que
aquello tocase, y que de las sentencias que el dicho Juez diese se
pudiese apelar para ante los jueces de apelacion que residian en la
isla Española. Item, que de diez en diez meses, ó ántes cuando el Rey
fuere servido, pudiese enviar á ver y visitar lo que habian hecho el
dicho Padre y sus 50 y los demas, en cumplimiento de la Capitulacion,
y á traer la relacion dello, y el oro, y perlas, y otras cosas que al
Rey perteneciesen, y que en los navíos que para ésto enviase llevasen
las viandas y cosas necesarías que los dichos tuviesen en las cuatro
islas, Española, Sant Juan, Cuba y Jamáica, sin llevarles algo por
el flete dellas, con tanto se pagase de los dineros que el Rey allí
tuviese de renta, y si no la hobiese por entónces la pagasen ellos,
con que despues se sacase de las rentas que el tiempo andando el Rey
tuviese. Item, que si durante el tiempo de los diez años acaesciese que
descubriesen de nuevo algunas islas ó tierra firme en la mar del Sur ó
del Norte, que no estuviesen descubiertas, que les hacia las mercedes y
cosas que se hicieron á Diego Velazquez, porque descubrió la tierra de
Yucatán, segun y cómo é de la manera que se contiene en el asiento que
con él se hizo, sin que hobiese falta alguna en ello. Item, que en los
navíos que él tenia por aquestas islas llevasen al dicho padre Clérigo
y á los 50, 50 yeguas, é 30 vacas, é 50 puercas, é 15 bestias de
carga, pagando ellos del llevar dello lo que fuese bueno, etc. Item,
que despues que el Rey tuviese los 15.000 ducados de renta cierta, al
tiempo que se diese en tributos de los indios ó en otra renta cierta,
que el Rey diese cada un año 2.000 ducados della, para ayudar á los
rescates, y cosas, y gastos que se habian de hacer para allanar la
dicha tierra, y traer los indios, y estar sujetos y domésticos. Item,
que despues que por industria del dicho Clérigo y sus 50 tuviese el
Rey de renta los dichos 15.000 ducados, el Rey fuese obligado á pagar
los gastos siguientes: lo primero, lo que se hobiese gastado en comida
y mantenimientos desde el dia que entrasen el Clérigo y los 50 en la
tierra firme hasta ocho meses, en carne y maíz, é caçabí, é otras
cosas de la tierra, y en los fletes de los navíos en que llevasen los
mantenimientos y los fletes de las otras cosas de rescates para dar
á los indios. Item, todo lo que se gastase en hacer ó edificar las
fortalezas y los gastos que se hiciesen en las cobranzas de las rentas.
Item, lo que conviniese darse graciosamente á los Caciques é indios
para los traer al amor y conversacion de los españoles, y al servicio
y obediencia del Rey, con que los gastos que en ésto se hiciesen no
subiesen de 300 ducados cada un año, de manera que monten 3.000 ducados
en los diez años, de los cuales gastos se habian de pagar el Clérigo
y sus 50 de las rentas que él tuviese sin pedillos á los oficiales.
Item, que porque podria ser que con alguna falsa relacion que al Rey
se hiciese, sin ser informado de la verdad, proveyese alguna cosa
que contrariase y estorbase toda esta pacificacion y conversion, que
haciendo ellos lo asentado y estando trabajando en ello, prometió el
Rey de no proveer cosa alguna en contrario hasta tanto que tuviese
relacion y testimonio del Tesorero y Contador que habian de ir con
ellos, por ninguna causa ni razon. Item, que todos los 50, en entrando
en la tierra, fuesen obligados á se obligar ante el Juez y los
oficiales por sus personas y bienes, que sucediendo el negocio de la
manera y prosperidad que se esperaba, que se pudiese cumplir todo lo
susodicho, ellos por su parte lo cumplirán, por la parte que al Rey
tocaba, en todo y por todo. Item, dióse comision al dicho Clérigo para
que á los pueblos que hiciese, y á los rios y provincias, y á todas
las otras cosas principales y señaladas, pusiese los nombres que le
pareciese, los cuales mandó el Rey que desde allí adelante por todos
así se nombrasen. Esta fué la Capitulacion y asiento que se hizo por
parte del Rey é con el dicho Clérigo, la cual firmó el Rey de su propia
mano en la Coruña, estando para se embarcar, la primera vez que volvió
á Flandes, ya electo Emperador, á 19 dias del mes de Mayo de 1520 años;
por la cual prometió de la guardar, y cumplir, y mandar guardar é
cumplir en todo y por todo, cumpliendo el Clérigo y los 50 hombres que
habian de ir con él lo asentado.



CAPÍTULO CXXXIII.


Comunicada, pues, y tractada con los flamencos privados, y del
Consejo del Rey, é venido el nuevo Gran Chanciller tambien con él,
esta pacificacion y conversion al Rey tan provechosa (ésto en secreto
sin que lo alcanzase á saber el obispo de Búrgos, que tenia siempre
contra el Clérigo espíritu de contradicion, y los otros que se
allegaban con él al Consejo de las Indias, á quien el Clérigo habia
hecho quitar los indios, y los provechos que dellos habian en estas
Indias, con otros desabrimientos), y holgándose mucho los dichos
flamencos, con ver que de la resistencia del Obispo sacaba el Clérigo
provecho temporal y espiritual para el Rey, acordóse por todos que se
publicase el negocio y se pusiese en el Consejo de las Indias, que el
Obispo solia tener. Lo cual hecho así, el Obispo y los demas, como
si fueran saetas y arcabuces, así les pareció y lo resistieron; lo
uno, porque parecia, y así en la verdad era, que se condenaba toda
la gobernacion que el Obispo habia puesto en estas tierras, pues tan
poco cuidado habia tenido en la conversion destas gentes, y en la
salud corporal tambien dellas, pues no advertia á tener cuenta de
llevar otro camino en el gobierno, viendo que por aquel que hasta
entónces se habia llevado, tantas perecian; lo otro, porque via que
se ayudaba del favor de los flamencos, y que de allí no le podia á él
venir sino perjuicio entremetiéndose en saber las cosas de las Indias,
y porque el Clérigo era tan libre que podia referirles sus defectos;
lo otro, porque habiendo negado las cien leguas que el Clérigo habia
pedido para que los religiosos predicasen la fe, sin los impedimentos
y escándalos que los españoles ponian, como arriba en el cap. 104 se
dijo, parecíale ser en su menosprecio, y tambien grande afrenta, y lo
otro porque no podian ver al Clérigo, él y los que con él gobernaban
las Indias, más que á la muerte por las causas viejas ya dichas.
Anduvo muchos dias el Clérigo tractando en el Consejo que viesen y
determinasen sobre aquello, pues tan claro era ser servicio del Rey
con que se descargaba su conciencia, y provechoso para su hacienda,
porque ya no se podia decir que quedaba baldía, y que el Rey no tenia
renta en aquella tierra; dilataban y disimulaban con el negocio, por
cansar, por ventura, y que se aburriese no pudiéndose más sustentar
en la corte el dicho Clérigo. Acudia él á los flamencos, mayormente
á Mosior de Laxao, que moria por él, y al Gran Chanciller que habia
venido de nuevo; el cual, despues que supo bien la negociacion y lo
que pretendia el Clérigo, lo amó mucho, y era el que donde quiera que
se hallaba con el Rey ó en los Consejos, como fuese de todos por su
oficio cabeza, lo loaba y ayudaba y favorecia, y en todo le daba gran
crédito. Pero puesto que vian los flamencos y el Gran Chanciller la
pasion y ceguedad clara del Obispo, y de todos los que con él entraban
en aquel Consejo, con todo eso teniánle respeto, no sé si fué por lo
que se sonó, segun arriba dijimos, porque él y su hermano Antonio de
Fonseca habian dado cierto número de millares de ducados porque los
dejasen con sus oficios, puesto tambien que por sus personas, que
eran de mucha autoridad y fueron siempre señalados y privados de los
católicos reyes, en Castilla dignamente se les podia tener respeto,
y así aunque el Gran Chanciller hablaba frecuentes veces al Obispo,
que se entendiese en el negocio del Clérigo, no aprovechando nada
disimulábase con él por la causa dicha. En este tiempo sucedió que
Mosior de Xevres y el Gran Chanciller, hobieron de ir á Francia ó á
los límites della, á verse con las personas que el rey de Francia
envió á tractar de paces ó de guerra, donde tardaron cerca, creo, de
dos meses, y porque como el Clérigo no tenia renta y estaba gastado de
cinco años y más que andaba en éstos negocios yendo y viniendo de las
Indias, y, estando en la corte, algunas veces decia á los flamencos
que no podia ya sufrir tanta dilacion y se queria ir, por su pobreza;
por miedo que no se fuese en éstos dias que el Gran Chanciller tardaba
en la ida de Francia, algunos caballeros flamencos, como Mosior de
La Mure de quien arriba dijimos que lo anduvo á buscar en Zaragoza,
y á ofrecérsele, y otro su deudo que era Aposentador mayor, dejaron
en cambio dineros para que por necesidad no se fuese el Clérigo; todo
ésto sin pretender interese alguno particular, porque, cierto, eran muy
virtuosos caballeros, sino sólo el servicio del Rey é bien de aquestas
Indias, porque tenian bien entendido ser razonable y claramente bueno
lo que el Clérigo decia y pretendia. Tornados Mosior de Xevres y el
Gran Chanciller, dió priesa el Clérigo, y entró muchas veces en Consejo
de las Indias á tractar del negocio, donde el Obispo y los demas tenian
con él grandes contenciones sobre que no se le debia dar ni convenia
que llevase aquella empresa, poniéndole inconvenientes con razones
frívolas, no sé, cierto, con qué intencion. El Gran Chanciller y los
flamencos estaban como á la mira para ver en qué paraba el negociar
del Clérigo con el Obispo y su Consejo, dándole siempre de secreto y
en público mucho favor, con el cual, el Clérigo con el Consejo y fuera
dél, dábase poco porque el Obispo y los demas de sus obras y razones se
ofendiesen, hablando siempre verdad, y ante ellos teniéndoles la debida
reverencia; y viendo que aprovechaba poco en tractar el negocio ante
ellos, informó muy de raíz de los males destas Indias y de la perdicion
de las ánimas que cada dia perecian, y de la obligacion que los reyes
de Castilla á socorrellas tenian, y de como el obispo de Búrgos y los
que con él tractaban las cosas de las Indias eran los que, ó por sus
pasiones ó intereses ó por su ignorancia y ceguedad, todo el bien
impedian, á ocho predicadores que entónces el Rey tenia, quejándose
dellos y pidiéndoles ayuda y favor, pues, como á predicadores del Rey,
ayudar y defender la verdad, y avisar de tan grandes males y perjuicio
de la fe y perdicion de tantos millares de prójimos, les incumbia.
Estos eran los dos hermanos Coroneles, maestre Luis y maestre Antonio,
doctores parisienses muy doctos y cristianos, religiosos en el hábito
de clérigos, y un padre maestro en teología, tambien parisiense,
llamado fray Miguel de Salamanca, fraile de Sancto Domingo, que despues
murió obispo de la isla de Cuba, y el doctor de La Fuente, doctor de
Alcalá, señalado en tiempo del Cardenal, de buena memoria, don fray
Francisco Ximenez, fundador de aquella Universidad, y un religioso de
Sant Francisco, llamado fray Alonso de Leon, muy docto en Teología,
y otro religioso de Sant Agustin, que se llamaba fray Dionisio, gran
predicador y muy copioso en elocuencia; otro clérigo, licenciado en
teología, aragonés; del octavo no me acuerdo. Estos, bien persuadidos
de todo lo susodicho, acordaron de juntarse cada dia en el monasterio
de Sancta Catalina, que es de los Dominicos, para tractar y deliberar,
de lo que en ésto debian y podian hacer, con los cuales se juntó un
maestro, fray Alonso de Medina, de la órden de Sancto Domingo, que
la provincia de Castilla habia enviado á ciertos negocios con el Rey
por parte de la provincia, hombre muy docto y de muy vivo ingenio.
Item, á la sazon vino allí el religioso de Sant Francisco que arriba
dijimos, en el cap. 95, ser hermano de la reina de Escocia, que habia
ido de la tierra firme de la provincia de Cumaná, el cual se juntó
algunas veces con ellos, y áun les propuso una cuestion, diciendo que
con qué justicia ó poder se pudo entrar en estas Indias de la manera
que los españoles entraron en ellas. Tambien, ántes de ésto, habia
llegado otro religioso de Sant Francisco, de Picardía, que habia
estado en la misma provincia de Cumaná y visto muchos de los indios
della, el cual llevó el Clérigo á comer con Mosior de Laxao, con el
cual se holgó mucho por ser de su lengua francesa ó flamenca, de cuya
plática resultó corroboracion del amor que Mosior de Laxao y crédito
que al Clérigo daba y tenia, viendo que el fraile aprobaba todo lo que
el Clérigo afirmaba y decia. Así que, cada dia, juntándose los del
Consejo en casa del obispo de Búrgos á tractar de destruir las Indias
(puesto que no lo pretendian sino cuanto por su ceguedad y soberbia
de no querer ser avisados y enseñados de los que más quellos sabian,
y dello por su pasion, y dello por sus intereses ó de los que ellos
favorecian, como dicho es, todo cuanto tractaban y ordenaban, sin
duda ninguna, era directamente contra el bien destas Indias, en tanto
que no quitaban de todos los males la raíz, que era las encomiendas ó
repartimientos), convocaba el Clérigo á los predicadores, y á la misma
hora entraban y tractaban del remedio dellas en el dicho convento de
Sancta Catalina. Allí, finalmente, concluyeron ser obligados á entender
y procurar el remedio destas Indias por precepto divino, para lo cual
efectuar deliberaron de se unir é ligar unos á otros, con juramento
de que ninguno desmayase ni se saliese afuera, sino que prosiguiese
la demanda hasta dalle buen fin. Lo primero que determinaron fué, que
debian guardar la forma evangélica de la correccion fraterna, y por
estos grados fuese cumplida: primeramente fuesen á exhortar é corregir
fraternalmente al Consejo de las Indias, el cual si con instancia y
efecto no lo remediase, fuesen á exhortar al Gran Chanciller, y si él
no diese obra para lo hacer, fuesen á corregir á Mosior de Xevres,
el cual no lo remediando, ultimadamente acudiesen al Rey. E si el
Rey, avisado y exhortado que lo hiciese, no pusiese luégo en mandallo
remediar diligencia en tal caso, públicamente predicasen contra todos
ellos, dando su parte de la culpa al Rey. Esto así asentado, lo juraron
todos en la Cruz y en lo Sanctos Evangelios de lo hacer y cumplir, y
por su cumplimiento ponerse á todo riesgo, y así lo firmaron de sus
nombres; yo lo vide y lo sé porque estaba yo presente.



CAPÍTULO CXXXIV.


Pusieron luégo por obra la primera exhortacion y correccion, conviene
á saber, la del Consejo de las Indias, habiendo entre sí, primero, lo
que se habia de decir determinado. Entrados en él, que no fué cosa
sin admiracion y nueva para el obispo de Búrgos y sus compañeros, y
pedida licencia para hablar, comenzó la plática el maestro fray Miguel
de Salamanca, como más antiguo y de mucha autoridad, puesto que á
los demas no faltaba, é dijo: «Señores muy ilustres y reverendísimo
señor, á nosotros los predicadores del Rey, nuestro señor, se nos ha
certificado por personas á quien somos obligados á creer, y parece
ser notorio, que en las Indias se cometen por los de nuestra nacion
de España grandes y nunca otros tales vistos ni oidos males contra
aquellas gentes naturales dellas, de robos y matanzas en grandísimas
ofensas de Dios, y en infamia de nuestra sancta fe y religion
cristiana, de donde ha procedido haber perecido infinito número de
gentes, por lo cual quedan grandes islas y gran parte de tierra firme,
que todas manaban, porque así lo diga, en infinidad de mortales que
se han acabado, y quedan todas despobladas en ignominia grande áun
de la Corona real de España; porque así lo testifica la Escritura
Sagrada, que en la multitud del pueblo consiste la dignidad y honra
del Rey, y en la disminucion de la gente su ignominia y deshonor por
el contrario. De lo cual nos habemos maravillado, porque conociendo
la prudencia y merecimientos de las personas ilustres que en este
Consejo se allegan, para tratar de la gobernacion de aquellas tierras,
de quien Dios parece haber, un mundo tan grande como dicen que es,
fiado, y á quien han de dar dél estrecha cuenta, y, por otra parte,
entendiendo que no ha podido haber causa para que aquellas naciones,
que estaban en sus tierras pacíficas sin nos deber nada, por nosotros
así fuesen asoladas, no sabemos qué nos decir, ni hallamos á quien
poder imputar tan inrreparables daños, sino á quien hasta hoy las ha
gobernado; y porque á nosotros, por el oficio que en la corte tenemos,
incumbe todo lo que fuere en ofensa y deshonor de la Divina Majestad
y en daño de las ánimas impugnallo, declarallo, y en cuanto en nos
fuere, exhortar con todas nuestras fuerzas hasta estirpallo, ántes
que otra cosa hagamos acordamos venir á vuestras señorías y mercedes
á dalles dello parte, y suplicalles tengan por bien de nos la dar de
cómo se pudo haber permitido tanto mal sin remediarse, y que pues
hasta hoy no se ha impedido, pues hoy con toda licencia se hace,
lo manden proveer y remediar, porque, como es manifiesto, vuestras
señorías y mercedes de Dios rescibirán señalado galardon, y, por el
contrario, terribles tormentos no lo haciendo, pues tienen sobre
sus hombros la más pesada y peligrosa carga, si bien la consideran,
que hoy tienen hombres en el mundo; y tambien á vuestros señorías y
mercedes suplicamos, con toda la humildad y reverencia que debemos,
no atribuyan ésta nuestra venida á temeridad, sino que la resciban y
juzguen con la voluntad de donde sale, que es de hacer lo que segun
Dios y sus preceptos somos obligados.» Luégo, el Obispo, como más
libre que los otros señores, que eran Hernando de Vega, Comendador
mayor de Castilla, y D. García de Padilla, que habia venido con el rey
de Flandes, hijo ó nieto del Adelantado de Castilla y letrado, y el
licenciado Zapata, y Pedro Mártir, el que escribió, como arriba dije,
las Décadas, y Francisco de los Cobos que servia de Secretario, y que
entónces comenzaba á ser algo, respondió, no con tanta humildad como su
dignidad episcopal requeria y merecia la demanda que los predicadores
propusieron, sino con grande autoridad, y magestad, y enojo, como
si llegaran en el tiempo de los gentiles á derrocar el templo de
Apolo, respondió: «Grande ha sido vuestra presuncion y osadía venir
á enmendar el Consejo del Rey; por ahí debe de andar Casas. ¿Quién
os mete á los predicadores del Rey en las gobernaciones que el Rey
hace por sus Consejos? No os dá el Rey de comer para eso, sino para
que le prediqueis el Evangelio.» Respondió el doctor de La Fuente,
no con ménos autoridad y libertad que el Obispo, y como si fuera su
superior: «No anda señor por aquí Casas, sino la casa de Dios, cuyos
oficios tenemos y por cuya defensa y corroboracion somos obligados y
estamos aparejados á poner las vidas; ¿parece á vuestra señoría ser
presuncion que ocho maestros en teología, que pueden ir á exhortar
á todo un Concilio general en las cosas pertenecientes á la fe y
regimiento de la universal Iglesia, vengan á exhortar á un Consejo del
Rey? nosotros podemos venir á exhortar los Consejos del Rey de lo que
mal hicieren, porque es nuestro oficio de ser del Consejo del Rey, é
por ésto venimos señores aquí á os exhortar y requerir que enmendeis
lo muy errado é injusto que se comete en las Indias en perdicion de
tantas ánimas y con tantas ofensas de Dios, y sino lo enmendáredes,
señores, predicaremos contra vosotros, como contra quien no guarda las
leyes de Dios, ni hace lo que conviene al servicio del Rey; y ésto es,
señores, cumplir é predicar el Evangelio.» Quedaron como pasmados,
mirándose unos á otros, de ver la autoridad y osadía del doctor de La
Fuente, y harto más blandos todos que habia mostrado el señor Obispo,
y con ménos dureza de la que ántes tenian; y, acabado el doctor, tomó
la mano D. García de Padilla, y dijo: «Este Consejo hace lo que debe, y
ha hecho muchas provisiones muy buenas para el bien de aquellas Indias,
las cuales se os mostrarán, aunque no lo merece vuestra presuncion,
para que veais cuánta es vuestra temeridad y soberbia.» Torna el
mismo doctor de La Fuente, y dice: «Mostrarse nos han señores las
provisiones hechas, y si fueren justas y buenas loallas hemos, y si
malas é injustas dallas hemos al diablo y áun á quien las sustentare
y no las enmendare, con ellas, y no creemos que vuestras señorías y
mercedes quereis ser destos.» Estando para se salir comenzaron los
del Consejo á blandear y disimular la cólera del doctor de La Fuente
y de los demas, que mostraron sentirse del mal tractamiento que dello
rescibian, y pasadas muchas razones de una parte y de otra, finalmente,
concluyeron los del Consejo diciéndoles suavemente que holgaban de les
mandar mostrar las provisiones que estaban hechas y se hacian para el
remedio de las Indias, y vistas diesen su parecer cerca dellas, y que
holgarian de rescibillo, y para ésto se volviesen otro dia. Vueltos á
ello, rescibiéronlos con mucha cortesía y benevolencia, y mandaron que
se les leyesen muchas provisiones y Cédulas que en los tiempos pasados
y en los presentes habian hecho, como las leyes que referimos arriba en
el cap. 8.º y los siguientes, y otras instrucciones y mandamientos que
mandaban tratar bien los indios, estantes las cuales habian perecido y
perecian innumerables cada dia; y pensaban los tristes que con ellas
cumplian, no quitando la raíz de la tiranía que los mataba, que era
las encomiendas, como cada dia tuviesen relacion, poca que mucha, de
religiosos, y mayormente del clérigo Casas, que con gran libertad los
acusaba, y molestaba, y confundia, y daba malas cenas y peores comidas
sobre ello, como quien estaba cierto que ninguno le podia contradecir
la verdad que afirmaba y defendia, á quien eran obligados á creer
aunque fuera sólo, al ménos hasta lo inquirir: cuanto más que sabian
el crédito que el Cardenal le habia dado y lo que por su informacion
habia proveido; item, los clamores que habian oido de los padres fray
Pedro de Córdoba, sancto varon, y fray Antonio Montesino; item, por las
rentas del Rey podian entendello, pues que vian cada dia disminuirse,
y, finalmente, lo sabian y lo creian, pero era tanta su ceguedad que
no les dejaba advertillo; y porque de todo ésto estaban informados
los predicadores del Rey por el Clérigo, y, principalmente, como por
razon natural y por experiencia se sabia no aprovechar ni ser posible
remediarse ni dejar de morir los indios con cuantas provisiones ni
leyes se hiciesen, aunque, como solia el Clérigo decir, se pusiese
una horca á la puerta de cada español para que, muriéndose el indio,
le ahorcasen á él, no bastaria por sus innatas y rabiosas cudicias
que cesasen de morir, si no los sacaban de su poder como incurable y
ponzoñosa raíz. Oidas todas las que les quisieron leer, pidieron los
predicadores tiempo para decir su parecer, y así se despidieron.



CAPÍTULO CXXXV.


A cabo de ciertos dias, en los cuales tractaron y deliberaron lo que
debian responder, llevaron por escripto lo siguiente: aunque más de lo
que aquí referiré hobo, sino que no hallo agora más desto en mi poder,
y harto he hecho en guardar ésto cuarenta y un años ha, lo cual tengo
de la misma letra y mano escripto del dicho maestro fray Miguel de
Salamanca que acordaron que fuese el notario.

«Ilustres reverendísimos y muy magnificos señores: Ya saben vuestras
señorías como los dias pasados, nosotros, movidos con celo de Dios y
del servicio del católico Rey, nuestro señor, y por hacer aquello á
que Dios y la vocacion en que somos llamados nos obligan, venimos ante
vuestras señorías á suplicalles y exhortalles, pues les constaban los
grandes males y daños temporales y el poco fructo espiritual que en
aquellas Indias y tierra firme se habian seguido, pues Dios aquel tan
gran negocio habia puesto en las manos de vuestras señorías, para que
con su mucha prudencia remediasen los daños pasados y diesen órden
á los fructos y provechos venideros, en que no les hizo poca merced
que trabajasen en ello, en tal manera, que pudiesen dar buena cuenta
á Dios de aquel tan gran cargo que sobre sus fuerzas habia puesto;
porque así como sería grande la corona que por la buena gobernacion
ganaran, así serian graves las penas que por el contrario incurririran,
y otras cosas que allí pasaron de que vuestras señorías tienen noticia,
por lo cual no se repiten. Tuvieron por bien vuestras señorías, por
nos hacer señalada merced, y para que nos constase la diligencia y
trabajo que en esta sancta obra habian puesto, de nos mandar dar
parte de lo que sobre ello, y para el remedio dello habian ordenado,
lo cual muy por estenso se nos fué leido, y de nosotros con mucha
atencion escuchado; y porque los que son dignos della no deben ser
defraudados de su gloria, ni podemos ni queremos negar que no nos
puso en admiracion la mucha prudencia de que vimos sembradas aquellas
leyes y estatutos é instrucciones que se nos mostraron, y quedónos de
aquí esperanza que quiere ya Dios remediar aquellos pueblos, pues les
comienza á hacer merced de gobernadores que con tanto cuidado buscan
su remedio y provecho, y que tuvimos de que dar loores á Dios, nuestro
Señor, _qui dedit talem potestatem hominibus_ para su servicio, y para
el bien de sus pueblos. Pero como sea la costumbre de Dios las cosas
grandes dallas poco á poco, y por suceso de tiempo, no porque él sea
tardío en el hacer mercedes, sino porque de nosotros sean estimadas
en lo que deben, porque solemos tener en poco lo que ligeramente
se alcanza, no se maravillen vuestras señorías si este remedio tan
grande y que tanto importa se les dé poco á poco, y si por ventura
no quiere que del primer voleo venga á sus entendimientos, sino que
por mano ajena lo resciban; que el gran Profeta y amigo de Dios,
Moisés, despues de haber gozado de tantas revelaciones divinas y tanta
familiaridad con Dios, que ninguno la tuvo mayor, quiso Dios que de un
idólatra rescibiese consejo para regir el pueblo de Israel, y aquel
grande Apóstol que rescibió la laurea del magisterio en el tercero
cielo, tuvo necesidad de la comunicacion de la otra sancta compañía
apostólica, y de un Apolo para que con su elocuencia le ayudase á
sembrar la simiente evangélica. No queremos decir, señores, que somos
nosotros los por quien tiene Dios determinado de instruiros, que sería
arrogancia y blasfemia intolerable, pero osamos afirmar que somos
como ojos desta escelente corte, para, miéntras que vuestras señorías
están adormidos en el profundo de los temporales negocios, nosotros
estudiemos en la Ley de Dios y sus exponedores para serviros con ello;
y si bien usamos de nuestro oficio de predicadores, y de lo que Dios
en él nos manda, habemos de ser como ventores para escudriñar cómo en
todos los estados y oficios de la corte se guarda la Ley divina, y
lo que viéremos que por ella va nivelado loallo, y animar á los que
rectamente viven á continuar lo bueno y á no dejallo, ni por astucias
del diablo, ni por los favores y deleites del mundo, y lo contrario
reprendello y anunciallo, como el otro dia dijimos, hasta que, ó se
enmiende ó sean los culpados inexcusables, y si nosotros hiciésemos
bien nuestro oficio á la ventura no habria tanta corruptela en muchas
cosas como hay. Plega á la divina Majestad perdone nuestras pasadas
faltas, y nos dé virtud para reparallas en lo venidero; y, porque en
todo no seamos negligentes, ha querido nuestro gran Dios despertar
nuestros entendimientos á pensar en ésto, que tanto á Su Majestad y
al acrecimiento de su esposa toca, que creemos que ha más de mil años
que no puso Dios cosa tan importante en manos de ningun Príncipe ni
pueblo cristiano. Y este celo, señores, nos movió á lo pasado, y á que,
despues que vuestras señorías nos comunicaron lo que para el reparo
de aquellas tierras habia ordenado, con toda diligencia y cuidado y
estudio mirásemos si era aquel el remedio que bastase á reparar los
grandes daños pasados, y obviase á los venideros, y con que se podia
conseguir el fructo que Dios y su Iglesia quieren, y nosotros somos
obligados á ofrecelle de aquellas tierras; y, consideradas muy bien
todas las leyes y provisiones que en ello se han hecho, no ha parecido
que, presupuesta la encomienda de los indios, no se podian pensar más
justas ni más sanctos estatutos, ni con que más se pudiese obviar al
mal tractamiento y poco fructo espiritual de aquellas gentes. Pero
al fin, bien mirado todo, parece asaz claramente que con ellas no se
porná el remedio á que Dios nos obliga, ni el que aquellas gentes
han menester; lo uno, porque estas leyes, por sanctas que sean, ni
serán ni pueden ser guardadas ni traidas á debida ejecucion; lo otro,
porque aunque ellas en sí son muy justas, pero van fundadas en un
fundamento injustísimo, que ha sido causa de todos los más daños de
aquellas tierras, y miéntras que aquel no se remedia, es imposible
poner remedio bastante ni justo á los males: y en éstos dos puntos
consiste toda esta plática, y probando el segundo, en que está toda
la fuerza, se probara el primero. El mayor mal, y lo que ha sido la
total destruccion de aquellas tierras, y será de lo que queda sino
se remedia, y lo que ni justa ni razonablemente se puede ni debe
hacer, es la encomienda de los indios como agora está, quiero decir,
estando encomendados por la vía que agora, para que, trabajándolos
como se trabajan, todo el provecho que de sus trabajos se sacare
sea de aquellos que los tienen encomendados; porque esta manera de
encomienda y la manera con que se ejecuta es contra el bien de aquella
república indiana; item, es contra toda razon y prudencia humana;
item, es contra el bien y servicio del Rey, nuestro señor, y contra
todo derecho civil y canónico; item, es contra todas las reglas de
filosofía moral y teología; item, contra Dios y contra su intencion,
y contra su Iglesia. Ved, señores, si cosa tan dañada estando en pié
se pueden reparar por leyes los males de aquellas tierras, y, porque
no parezca esta locucion hipérbola, queremos probar todas las partes
arriba dichas evidentemente. Díjose lo primero, que es contra el bien
de aquella indiana república, lo cual consta manifiestamente, porque
despues que se halló aquel dicho medio, colorado con color de traer los
indios á la comunicacion de los cristianos, y que andando en subjecion
suya serían enseñados en la Ley de Cristo por los que no la sabian, se
han asolado aquellas tierras, y así irán sino se remedia hasta que no
haya quien las habite. Item, es contra el bien de aquella república,
porque si todos los mortales se pusieran á pensar qué medio se hallaria
más dañoso que éste de la encomienda para destruccion de los indios de
aquella república, no se hallara otro ni se pudiera inventar, porque
este impide que jamás allí haya república, la cual, segun todos los
que della escribieron dicen, consiste en diversidad de estados y de
oficios, y allí todo se confunde y se resuelve en el más bajo y más
civil oficio de la república, que es cavar. ¿Quién nunca vió toda
una tan gran república cavadora? Por manera que no sólo todas las
partes que ha la república, pero ninguna dellas allí se halla, que ni
hay militares, ni filósofos ó letrados, ni oficiales, ni labradores,
y así aquella insigne tierra aparejada á producir de sí todo lo que
á la sustentacion de una gran república se requiere, está reducida
al más civil y más bajo ejercicio que pensarse puede, que es cavar
y trastornar tierra, y así aquellas ínsulas serán como las que los
romanos tenian para desterrar los mártires y los malhechores, _qui
damnabantur ad fodienda metalla_, y aún peor, que en aquellas ínsulas
no mataban á los desterrados con trabajo excesivo, y aquí matan los
naturales. Item, es contra el bien de aquella república, porque esta
encomienda los priva de libertad y los pone en servidumbre, lo cual de
derecho divino ni humano no se puede hacer. Que ésta sea servidumbre,
por las mismas leyes dadas se prueba _ad hominem_, como dicen los
lógicos, porque allí mandais que el licenciado Figueroa ponga en
libertad á los que la pidieren y quisieren usar della, dando competente
tributo, etc.; pues si éste los ha de poner en libertad, claro está
que hasta agora estaban en servidumbre. Pero, porque no parezca que
nos aprovechamos de cavilaciones, abiertamente se prueba que esta
encomienda es servidumbre, porque, segun todos los que difinieron
al libre, _liber est qui gratia sui est_, pues si las vidas, si las
industrias, si los trabajos, si los frutos que dello proceden, todo
es ajeno y para aquellos que los tienen en encomienda, yo no sé dónde
está la libertad de los indios, sino sola escrita en las leyes pero
no ejecutada en los que habian de gozar della. Si decís, señores,
que se les da salario y alimentos por sus trabajos, no aprovecha,
pues todo aquello no es la mitad de lo que acá se da á un esclavo, y
éstos pálios de libertad de que allí se usa se convierten en cruezas
y en mayor daño de los indios, porque si fuesen esclavos serían mejor
tratados y guardados, y sus dueños ternian por jactura la muerte
dellos. Item, es contra el bien de aquella república, porque dado y
conceso que aquella fuese libertad, pero aquel tratamiento es la más
dura exaccion que jamás se vió en el mundo, ni en obra, ni por escrito
verdadero ni finjido, y, si bien se mira, no es sino un dechado de
la dura servidumbre que dió Faraon al pueblo de Israel, y teniendo
todo lo malo de aquella tiene otras cosas muy peores, porque aunque
les daban trabajos no les quitaban sus bienes, que ricos y abundantes
eran los hijos de Israel aún al tiempo de aquella dura servidumbre y
bien tratados en el mantenimiento, que despues en el desierto deseaban
volver á las ollas de carne que tenian en Egipto, y eran tan estimados
de los egipcios que les prestaron todas las más ricas joyas que tenian,
con las cuales fueron, lo cual creo yo que no harian los nuestros con
los indios, y con aquella dura servidumbre crescia el pueblo de Israel,
y con ésta se ha asolado el de las Indias. ¿Cuál Rey ni Príncipe del
mundo, ni justo ni tirano, hizo ni pudo hacer de derecho que todo su
pueblo trabajase más de los nueve meses del año, para él y para los que
él señalase? á los ciegos está claro que no se puede hacer justamente;
¿pues qué se puede ni debe esperar deste tan excesivo delito, y que
tantas sobras hace al de Faraon, sino otro mayor castigo que aquél? y
tenemos (plega á Dios que no sea así) que aquel gravísimo pecado ha de
ser causa de la total destruccion de la república de España, si Dios
no lo repara ó nosotros no lo enmendamos: y así, queriendo probar que
éste medio es dañoso á la república de los indios, hemos probado ser
pernicioso á la república de España. Item, es durísima exaccion para
los indios, porque, á gente naturalmente inclinada á ócio y nascida y
criada en él, darles el mayor de los trabajos y nueve meses continos,
es claro que es dalles la muerte; y la holganza de los cuarenta dias
que les dan no es sino para dalles la muerte más cierta, lo uno, porque
en aquellos cuarenta dias han de proveerse de mantenimiento, labrando
sus labranzas, que es asaz gran trabajo; lo otro, porque en aquel
tiempo no cobran fuerzas para el futuro trabajo, ántes las pierden con
la mudanza que se les hace en el mantenimiento, de manera que donde
habian de reintegrar las fuerzas, que perdieron en el continuo trabajo
de nueve meses, las enflaquecen más con el trabajo de las labranzas y
con la miseria del mantenimiento que les dan en las estancias, que
son las granjas de los cristianos, y así cuando los llevan al otro
trabajo de los otros nueve meses quiérenlos apremiar á trabajar recio,
como á hombres holgados y rehechos, y como ellos están debilitados,
por las causas ya dichas, es dalles la muerte y así acaban sus dias
miserablemente.»



CAPÍTULO CXXXVI.


«Item, aquella manera de enmienda es contra toda razon y prudencia
humana, porque ninguna basta para poner remedio en aquellas tierras
ni la de vuestras señorías acá, ni las de todos los jueces de allá,
aunque todos fueran como ángeles, miéntras la encomienda durare, ni
leyes bastarian ni bastarán, aunque fuesen muchas más que las Siete
Partidas; porque, ¿quién coercerá la demasía de la avaricia de los
cristianos, para que, teniendo los indios debajo de su mano, entre
las bravas peñas, donde de solas las aves son vistos y de donde en
50, y 60, y más leguas, no hay justicia, ni juez ni otro cristiano
que los valga, no los hagan trabajar hasta la muerte, máxime, _si
dolosi spes refulserit numi?_ ¿quién les ha de ir á pesar la carne
que se les ha de echar en la olla? ¿quién les ha de acusar si muere
el indio á palos ó azotes? Decís, señores, que los Visitadores harán
pesquisa y castigarán los delincuentes; ya hemos dicho, que estando tan
léjos, en los montes metidos y repartidos los indios de cada señor en
diversas partes, ¿qué Visitadores ó qué salarios lo podrán bastar? y
dado que tantos hobiese, lo cual no podrá ser, ¿quién osará acusallos?
que estará el indio temblando, y sabe que si se quejare al Visitador
despues le ha de asar su amo; y no vamos á las Indias, sino acá entre
nosotros se haga pesquisa de las vidas de los vecinos de esta ciudad,
¿ireis á tomar el dicho á sus criados del que habeis de castigar? ya lo
ven vuestras señorías; pues como todos aquellos indios sean criados,
ó por mejor decir captivos, de aquel que los tiene encomendados, los
cuales, dado que se quejen, no serían creidos como allá se tiene por
averiguado, por manera, que si en cada estancia estuviese un ángel que
no comiese ni durmiese, si pudiese ser corrupto por dádivas y oro,
no es posible ponerse remedio humanamente á aquellos males, y á la
fin bien ven vuestras señorías que lo tiene el Visitador por hombre
y quizá por amigo ó bienhechor, ó el indio que lo tiene por bestia.
Item, aquella encomienda es contra el bien del Rey, nuestro señor,
lo primero, porque le quita lo que le hace gran señor, que es la
muchedumbre del pueblo, que en aquella dice la Escritura, que consiste
la gloria y potencia del Rey; item, le quita la opulencia y fructos de
aquellas tierras que le harán rico á él y á todos sus reinos, y creo
que la misma tierra dará voces al cielo que la hacen estéril y mañera,
siendo ella de sí tan fértil y abundosa, que podria dar abundancia á
muchos que en otras partes mueren de hambre; item, esta encomienda es
dañosísima al bien del Rey, nuestro señor, porque le quita el justo y
verdadero título y dominio de aquellas tierras, que tenia y tiene si
ésta dicha invencion no interviniese. Porque por una de tres maneras,
el que no era señor de algun pueblo ni le pertenecia por herencia,
puede ser justo señor dél: la primera, si el superior del suyo ó de
aquel pueblo, en justa pena de males cometidos, los pusiese so el
señorío de la tal persona, privado de los primeros señores con justa
causa; la segunda, si el tal superior pusiese aquel pueblo en subjecion
del tal Príncipe para que con muy buenas obras, en acrecentamiento
temporal y espiritual de aquel pueblo, mereciese el señorío dél; la
tercera, por querer, _sua sponte_, y voluntariamente el tal pueblo
someterse y subjetarse al tal señor; y cualquiera Príncipe, que sin
alguno destos títulos posee y usa del dominio de alguna tierra, no es
Rey ni verdadero señor, sino pésimo y tirano se puede llamar, pues
manifiestamente consta que el sumo Pontífice no privó por delitos del
señorío á los señores de aquellas tierras, porque ni eran infestadores
de la fe, ni cismáticos, ni la sola infidelidad basta para privallos
de dominio, máxime en tierras que nunca fueron subjetas á la Iglesia.
Resta, pues, manifiestamente, quel dominio y señorío del Rey, nuestro
señor, depende, ó del bien y acrecentamiento que procura aquella
república, como suena la concesion apostólica, ó de la voluntad de
aquellos pueblos, y pues éste medio de la encomienda destruye y deshace
aquella república en lo espiritual y temporal, y hace aquellos vasallos
involuntarios, como por muchos ejemplos ha constado, ergo, quítale
todo el derecho que á aquellas tiene, y donde se piensa que por aquel
medio hacelle señor le hacen tirano, quitándole el verdadero señorío
que tiene en ellas, lo cual, vuestras señorías debrian mirar con mucho
cuidado, pues á vuestras cuestas carga todo este edificio que el Rey,
nuestro señor, con vosotros dará buena cuenta á Dios; y en verdad que
se hace más daño al Rey, nuestro señor, en ésto, que si le tomasen las
tierras por fuerza, porque entónces quitalle hian el uso pero no el
derecho, y agora, dejándole el uso, quítanle el derecho como está bien
probado. Item, aquella manera de encomienda es contra todas reglas
de teología y filosofía moral que quieren quel fin se preponga á los
medios, y los medios se pospongan por la consecucion del fin, y como
nuestro verdadero fin sea la bienaventuranza celestial, y el medio
propio para ella sean las virtudes, y para el ejercicio de las virtudes
meritorias sea necesaria la vida, y para la conservacion de aquella los
alimentos, y para comprar éstos, como medio más remoto y más inútil y
ménos necesario, sea la pecunia, si por éste mísero medio se pospone la
gloria del cielo y las virtudes con que se alcanza, y la vida en que
se ejercitan, y los alimentos para ella necesarios, y lo que peor es,
no sólo en los indios se pierde la fe y virtudes por el oro, pero en
los mismos cristianos, como la experiencia lo muestra, que son hechos
más inhumanos y más sin misericordia que los fieros tigres, etc., que
no decimos. Item, esta manera de encomienda es contra Dios, nuestro
Señor, y contra su intencion, _qui vult omnes homines salvos fieri_, y
porque no se puede haber salud perpetua sin fe, quiere que la tengan
los mortales, y porque la fe ha de entrar al alma por el oido vino
él á predicalla, y así dice que _ad annunciandum mansuetis misit eum
Deus_, y para predicalla en todo el universo mundo hizo de aquellos
rudos discípulos tan sabios maestros, alumbrados por el Espíritu
Sancto, ante cuyo saber se enmudecen todos los sabios del mundo, y para
ésto puso en nuestras manos aquellas grandes tierras y gentes; y todo
ésto impide esta malaventurada encomienda, porque, ¿cómo podrán los
predicadores instruir la gente derramada y fatigada de los trabajos?
Y los mayores enemigos y estorbadores que los religiosos apostólicos
allá tienen, para no poder instruir aquel ignorante y manso pueblo,
son los que tienen los indios encomendados, porque enseñándoles las
virtudes y vicios, será fuerza que viesen tanta falta de uno y tanta
sobra de lo otro en sus señores, que los tienen por demonios, y como
la fe no se adquiera, por mucho que se predique, sin pía afeccion del
que oye, no sé de dónde les ha de nacer á éstos esta pía afeccion á
nuestra fe, ni cómo podrán tener por divina la ley en que viven hombres
tan inhumanos. Item, esta manera de encomienda es contra la Iglesia de
Dios, que como todos se ocupan en aquel maldito ejercicio de cavar y no
en hacer fructificar la tierra para que produzca riquezas naturales;
no hay diezmos para que dellos se puedan sustentar buenos Prelados
y sacerdotes y otros ministros della que engendrasen á la Iglesia
hijos espírituales, y así no se multiplica la Iglesia donde se podria
multiplicar y en tanta y más cantidad que agora está por todo el mundo.
Pues vean los que ésto sustentan, y tiemblen del temor de la estrecha
cuenta que han de dar á Dios, nuestro Señor, que no es aceptador de
personas ni se le dá un maravedí que sea al que ha de juzgar Príncipe ó
Prelado ó gran Señor, ó porquerizo. Pues tiempo es, señores, pues Dios
y el Rey, para vuestra gloria y merecimiento, puso éste tan grande y
árduo negocio en vuestras manos, que procureis de estirpar esta raíz de
donde tanto mal procede, y dar remedio á aquellos afligidos pueblos,
porque Dios lo dé á vuestras almas en el cielo y á vuestras honras y
estados en el suelo, amen. Bien sabemos, señores, que en aquel tesoro
de la sabiduría divina están repuestos mil remedios para todos estos
daños, y que la prudencia de vuestras señorías podrá alcanzar muchos,
especialmente si con sancta aficion y puro ánimo y sincero la pedís á
aquel de quien ha de emanar, pero para un poquillo de aquello, como
la pobrecilla mujer evangélica, ofrecemos á vuestras señorías _duo
era minuta_, á que nuestro flaco ingenio se pudo extender, rescíbanlo
vuestras señorías con aquel celo que se les ofrece, que si no fuere tal
como conviene no se puede en ello perder más del tiempo que se gastó
en componello y del que vuestras señorías gastarán en oillo, y ganarán
vuestras señorías mucho ante Dios por querer parecer de personas que lo
podrian mejor tomar de vuestras señorías, y nos ganaremos mérito del
celo con que lo ofrecemos á Dios y á vuestras señorías. Lo primero,
muy magníficos señores, que debe hacerse en el reparo de los daños es
quitar la causa dellos, porque, ésta quitada, no habrá impedimento á
los provechos; las causas de todos los males y muerte destos indios
han sido tres, las continuas digo, que de las accidentales no se
hace mencion; la primera, es trabajo excesivo; la segunda, penuria
de provision y mantenimiento; la tercera, descontentamiento en los
trabajos y desesperacion de nunca salir dellos; y quien bien quisiere
mirar en ellas no sólo verá que son bastantes para matar flacos indios,
pero recios gigantes. Y que en ellos se hayan ejercitado estas tres
cosas en gran abundancia, más que sus fuerzas podian sufrir, es muy
manifiesto; resta, pues, ponellas remedio conveniente, el cual, á lo
que se nos ofrece ser necesario, se dará primeramente y con justicia,
sacándolos de la encomienda opresiva y dura servidumbre en que están,
pues tanta iniquidad y daños contiene, y ponellos en libertad desta
manera: Que en aquellas islas, Cuba y Española y las otras, de la
gente que en ellas hay, se hagan pueblos de hasta 200 vecinos, ó segun
la disposicion y calidad de la tierra en que se fundaren, y que á
aquellos se ponga un Gobernador, buena persona y política, y que sepa
industrialles en agricultura y en plantar viñas y huertas, azúcares y
otras cosas útiles, y que ésta persona tal esté salariada por el Rey,
nuestro señor, de salario competente tasado, el cual se tome de los
fructos y provechos de los indios, no señalándole cuota, de manera que
ni sea tercera ni cuarta parte de lo que ganaren los indios (porque
en señalándoselo desta manera, porque suba su cuota en gran cantidad,
trabajarán los indios más de lo que conviene, y les disminuirá los
alimentos necesarios, y verná al mismo inconveniente que agora está),
sino que sea tanto por año, conviene á saber, tantos castellanos; y
éste enderece y disponga en qué tiempo y qué cosas deben sembrar y
plantar los indios que tuviere á cargo, y en qué tiempo se deben coger
y cómo se ha de guardar lo que se cogiere para el alimento dellos y de
sus mujeres y hijos, y lo que sembraren él lo venda á los otros que no
tuvieren labranzas, como son oficiales y los que tienen esclavos para
las minas, y aquello todo se guarde á á buen recaudo. Item, que este
Gobernador determine qué parte de aquellos que estaran á su gobernacion
irán á las minas, y en qué tiempo del año, porque se dice allá hay dos
agostos, y el uno más fértil que el otro, y podrán entender en el medio
del año en las cosas de agricultura, y el otro medio ir todos ó los
más á las minas, y del oro que sacaren pagar al Rey su quinto, y las
alcabalas de lo que vendieren, pagado el diezmo que se ha de dar á la
Iglesia de las cosas que le pertenecen, y todo lo otro se tenga cuenta,
y venga á monton; del cual, ante todas cosas, se saque el salario
del Gobernador, y lo que fuere necesario para la sustentacion de los
indios en todo el año, y para la costa de las labranzas y hamacas, y
otras cosas necesarias para los dichos indios; y en fin del año el
tal Gobernador será obligado de dar cuenta entera, como mayordomo, de
todo lo que ha cogido, así de provisiones y otras cosas como de oro, y
de lo que ha gastado con pago de lo restante á los visitadores que Su
Alteza para ésto deputare, y que todo lo que restare, pagadas las cosas
susodichas, sea para los dichos indios, y se aplique, á vista de los
dichos visitadores, en cosas útiles para ellos, como vestidos y alhajas
y otras cosas, y en multiplicar casas de moradas para ellos, por manera
que, si ser pudiere, se haga por discurso de tiempo á cada uno su casa
con sus apartamientos, y arcas en que guarden lo que tuvieren, y así
los muestren á tener apetito de tener propio, y de comprar alhajas y
guardallas, que éste ha de ser el principio de su policía: y destas
tales personas se hallarán muchas en los reinos de Castilla que sean
muy hábiles para ello, y que lo tomen de buena voluntad y alzando
las manos á Dios por ello. Este medio se podrá mucho más ampliar,
queriéndose poner en obra, y con él se obviarian suficientemente á
todos los males que en aquellas tierras se hacen y habian de hacer,
porque estando desta manera, estarán enteramente libres, como los
otros pueblos, aunque subjetos á su Gobernador, lo cual no es contra
libertad. Item, serán ménos fatigados, porque, _cum nemo gratis sit
malus_, viendo los Gobernadores que el fructo de los trabajos de los
indios es para ellos, y no para él, no los matará de trabajo, y pues
los bienes han de ser suyos dellos, no los matará de hambre, porque no
hay hombre tan malaventurado que no huelgue que los otros sean bien
tractados de su hacienda. Item, los mismos indios, viéndose ménos
fatigados en el trabajo, y mejor tractados en los alimentos, ternán
más contentamiento y no estarán desesperados, y viendo que todo el
fructo que se saca de sus trabajos redunda en su provecho, animarse
han á trabajar, y no ternán aquella desesperacion y descontentamiento
que hasta aquí han tenido, y los trabajos les serán recreacion, y así
reverdecerán y multiplicarán, y amarán á los que les hacen bien, y
allegarse han con mayor amor á nuestra sancta fe, viendo que de los
que viven en ella resciben tantos beneficios; y ántes de mucho tiempo,
instruidos y doctrinados por nosotros, vernán á hacerse gente noble y
política, especialmente que della se dice ser de su naturaleza mansa
y modesta, y para toda virtud bien hábil y inclinada, y á saber y á
vivir por sí, que así se redujeron á policía y á virtud los otros
pueblos, como España y Alemania é Inglaterra, que otros tiempos fueron,
por ventura, tanto ó más bárbaros que éstos; que de España dice Trogo
Pompeyo y Justino, historiadores, que por falta de no haber en ella
vino tenian célia, que agora se llama cerbeza, y agora está cual la
vemos. De este medio se seguirán más bienes que al presente sabremos
pensar, porque será camino para multiplicarse la gente, y para que
otros muchos que acá sobran se animasen á ir á vivir allí, viendo que
en aquella tierra hay tanta abundancia de fructos y de oro en ellos,
que agora, como el camino sea largo y la fertilidad prometida _in
futurum_, temen los hombres de ser engañados, pero cuando les constase
que allí tenian, luégo que fuesen, copia de mantenimientos conformes
á los de acá, y que les darán tierras que en breve diesen copia de
fructos, y montañas criadoras de oro, más trabajo sería entónces
resistir á los que querrian ir para que no fuesen tantos, que agora
es el persuadillos para que vayan. Item, creciendo los bienes y los
pueblos crecerán en gran cantidad las rentas del Rey, nuestro señor, en
muy breve tiempo, y debria Su Alteza sufrirse algo, que quien planta un
árbol espera el fruto dél, labrándolo todo el tiempo que no dá fructo,
con esperanza de lo coger más abundoso. Item, lo que principalísimo
es, habiendo en la tierra copia de bienes, como arriba se dijo, habria
diezmos para sustentar dellos personas eclesiásticas, doctos, y tales
que bastasen á la conversion y doctrina de aquellos pueblos, y cuánto
galardon sacaria de Dios quien éste bien tan grande procurase, quien
quiera que tenga juicio lo podrá ver. Y si para ello son menester
algunos gastos, no es inconveniente que en cosa tan fructuosa,
espiritual y temporal se pongan, cuanto más que se podria hallar
camino como con pocas costas de Su Alteza se pusiese en ejecucion,
porque hay en aquellas Indias y en España muchas personas, en gran
número, que de lo que dieron ménos de salario á los indios de lo que
sus trabajos merecian, y de lo que les robaron de los mantenimientos
que les sustraian por no gastaren ellos, y de las muertes horrendas y
ordinarias de que fueron causa, son obligados á grandes restituciones,
las cuales, conforme á derecho divino y humano se deben aplicar al
reparo y ereccion de aquella república, y habiéndose una facultad del
Papa para poderse componer los tales, y guardándose todo aquello para
este efecto, creemos que no será necesario que Su Alteza de su casa
ponga otros gastos. Y así, Dios enderece nuestras cosas, que, á lo que
se nos ofrece y podemos pensar, y parece que por los ojos vemos, ántes
de muchos años, si ésto se pone en obra con diligencia, sean aquellas
ínsulas una de las importantes cosas del universo, aún en lo temporal,
donde sino se pone remedio serán unos vastos desiertos y tierra
solitaria. Esto es lo que se nos ha ofrecido, muy ilustres y magníficos
señores; usen vuestras señorías de lo que dello les pareciere bueno,
añidiendo con su mucha prudencia lo que á la nuestra falta.»

Todo lo contenido formalmente en estos dos precedentes capítulos, hasta
aquí, dieron por parecer los ocho predicadores del Rey al Consejo de
las Indias, como dicho es, para remedio dellas.



CAPÍTULO CXXXVII.


Este parecer rescibieron los del Consejo con buena voluntad, segun
lo que mostraron, y lo mandaron leer luégo en presencia de todos, y
oido agradesciéronselo diciendo que lo verian y platicarian sobre
ello, y ordenarian para el remedio de aquestas Indias todo lo que les
pareciese convenir, tomando y aprovechándose destos avisos cuanto
pudiesen; y así los predicadores se salieron del Consejo y se fueron.
Este parecer, tiene dos partes sustancialísimas como por él parece; la
una, es la detestacion y reprobacion de las encomiendas, las cuales ser
tiránicas é iniquísimas asaz, como muy doctos varones, con evidentes
y eficaces razones prueban, y con cuán estrecho precepto el Consejo
fuese obligado á las deshacer, poniendo los indios en libertad, pues
ocho teólogos y maestros se lo afirmaban y probaban tan abiertamente,
y ellos, que de haberse destruido tantas gentes, por ellas tenian
larguísima experiencia, ninguno hay de recto juicio, y áun por basto
que lo tenga, que lo niegue; pero no lo hicieron, sino pasaron adelante
con su ceguedad, sustentándolas como de ántes, remendándolas cada dia
con cédulas llenas de todo escarnio y dignas de quemallas con ellos,
pues sabian y eran ciertos que ni se guardaban ni se podian guardar, é
ya que se guardaran no habian de dejar de perecer estas gentes, como
no quitasen la causa de la perdicion y muerte dellos, que eran las
encomiendas, y hacerse otra cosa era imposible, como bien apuntaron
en su parecer los predicadores, y ellos mismos del Consejo, lo vian y
sabian mejor que todos ellos, como dicho es, y ello así era verdad.
Si ellos entónces quitaran las encomiendas ó comenzaran á quitarlas,
que no fuera por ellos ordenado cuando fuera cumplido, queriendo
ellos que se cumpliese, no creciera y echara tantas y tan arraigadas
raíces esta tiranía tan abominable y destruitiva de la mayor parte del
linaje humano, en tanto grado, que ya el Rey con todo su poder no ha
podido en algunos tiempos estirpalla, como parecerá, y por tanto, de
treinta cuentos de ánimas que desde entónces hasta el año de 550 han
perecido, cuenta estrecha á Dios darán. Y ya la han dado, pues todos
son muertos los que en aquel ciego Consejo se hallaron, y está, que ó
por malicia y á sabiendas hayan querido errar, lo cual no creo (si á
malicia no queremos equiparar, presumir de sus colodrillos no queriendo
tomar parecer de muchos religiosos y personas que les decian verdad, y
ellos eran obligados á creer, y mayormente de los dichos predicadores
y doctores, por lo cual los dejó Dios errar y más errar, lo cual no
hay duda sino que como malicia se les debe imputar); ó por ignorancia
crasa y culpadísima, la cual no los pudo excusar, porque habian tomado
y tenian oficio por el cual eran obligados á no ignorar lo que á él
pertenecia, como ésta tan horrenda y tan perniciosa pestilencia de
encomienda sea contra todo derecho natural, y divino, y humano, y toda
razon de hombres aunque sean barbarísimos, y á los más dellos les
diese el Rey de comer, no por más gentiles hombres, sino por letrados,
y ellos dello se jactasen, y _paria sunt scire vel debere scire_; y
ellos tienen, _quia turpe est patritio et nobili viro et causas oranti,
jus in quo versatur ignorare_. La segunda parte del parecer de los
dichos doctores y predicadores contiene el medio para que los indios
puestos en libertad fuesen bien gobernados; éste era, que se hiciesen
pueblos de los indios que habian restado de la vendimia y muerte que
habia barrido ya toda esta isla, y de los que tambien en las islas se
hallasen allí tambien así se hiciese de la misma manera. Este medio
en substancia era bueno, pero segun muchas circunstancias fuera para
destruir los indios, como acaeció en tiempo de los padres Hierónimos,
que lo pretendieron hacer y con ello cuasi los acabaron, porque
como los indios sean y fuesen tan delicados, por el poco comer y el
poco trabajo en que fueron criados, y tambien por andar como andaban
desnudos, en mudándose de una distancia donde nacieron y se criaron,
por poco que fuese, á otra, fácilmente enfermaban, y con facilidad
morian, mayormente que si los pasaban ó mandaban pasar de una parte á
otra no les daban ayuda ninguna, sino que ellos habian de hacer las
labranzas de nuevo, con sus trabajos y sudores, y sobre la flaqueza
que habian cobrado de la vida triste y hambrienta y malaventurada que
habian padecido, es manifiesto que juntallos en pueblos, traidos, de
unas partes á otras, no era otra cosa sino matallos, y así fué, que al
cabo, por éstos caminos, los acabaron. No estaban ya los indios, pocos
que habia, para andar con ellos jugando, de una tierra ó provincia á
otra mudándolos; el verdadero remedio, no era otro sino dejallos en
sus propias y nativas tierras y poblezuelos que tenian, por pocos que
fuesen, y dalles toda libertad, que supiesen que no habian de servir ya
más á españoles, y de cuando en cuando visitallos los religiosos para
doctrinallos, y que así como conejos tornasen á multiplicarse. Cuanto
á su comida, no tenian necesidad de que, para sembrar y coger los
fructos de la tierra necesarios, los aguciasen, como falsísimamente los
españoles los infamaron, diciendo que de perezosos y por no trabajar
se dejaban morir de hambre; que sea falsísimo testimonio parece á la
clara, porque hallando como hallamos estas tan infinitas gentes tan
multiplicadas y tan llenos sus campos y sus tierras de labranzas y
comida, con que infinitas veces nos mataron la hambre, no tuvieron
necesidad de que nosotros fuésemos á mostralles ni á inducilles
á labrar sus haciendas, tampoco la tenian agora, sino que ellos
estuviesen ciertos que habian de gozar de su libertad, y sus trabajos
no se los habian de gozar sus capitales enemigos que tan inhumanamente
los habian raido de la haz de la tierra: y por no tener experiencia
los predicadores del Rey, cuanta era menester, no pudieron caer en
dar remedio á ésto. Por esta misma causa se les pasó por alto ó por
bajo no advertir en qué decir é dar por consejo, como remedio, que la
mitad del año echasen los indios á las minas, era aconsejar que los
espusiesen á la muerte, como aquello hobiese sido la potísima causa
de su acabamiento; porque poco ganaban los indios que muriesen en las
minas, cogiendo oro para sí ó para los que los oprimian, habiendo al
cabo de morir, como era cierto, mayormente quedando tan adelgazados en
la substancia, sin fuerzas y ser humano, de la vida que habian padecido
más que infernal. Item, cerca de lo que dicen los predicadores en el
susodicho parecer que dieron al Consejo, que el Gobernador que los
gobernase los industriase en plantar viñas y huertas, y azúcares y
otras cosas útiles, decimos que no habia lugar en gente tan deshecha
y flaca, y poca y atormentada, tampoco como echallos á las minas, ni
aunque fueran muchos más, porque no se habia de entender ni estudiar
en otra cosa, por los que los habian de remediar, sino en dalles
huelga y descanso, y manera que multiplicando se reformasen. Item,
aunque hobiera gran número dellos, no les convenia luégo inducillos
á que plantasen viñas y huertas y azúcares, porque primero se
deshicieran que acabaran de gozar de los fructos dellos, ni luégo les
son proporcionables las tales granjerías, sino las suyas, que son de
pocos trabajos y no de mucho cuidado. En ellas habian de entender,
el mucho tiempo andando, muy despacio y que ellos mismos á ellas se
aficionasen, como se ha hecho en la Nueva España; porque en la verdad,
si estas gentes fueran inducidas á tractar de las tales granjerías de
España, como sean de mucho trabajo y requieran mucho cuidado, y sin
ellas tuviesen sus bastimentos en abundancia, tuviéranlo por violencia
y coaccion, y por consiguiente fuérales triste y desagrable, y así,
más daño y deformacion y deshacimiento les sucediera, que provecho
ni remedio ó reformacion. Finalmente, la intencion de los dichos
predicadores, y la obra y parecer que dieron al Consejo fué justo y
santo, y si ellos tuvieran experiencia de las miserias y desórdenes
destas tierras, y modos con que fueron afligidas y asoladas las gentes
dellas, muy más y mejor, obviando á todos ó á los más inconvenientes,
lo hicieran. Dado, pues, el dicho parecer al Consejo, estimando que el
Consejo pusiera el remedio necesario, como mostraba querer, quedaron
satisfechos, ó al ménos parecióles que habian cumplido para con Dios
con lo que habian hecho y quedar libres del juramento.



CAPÍTULO CXXXVIII.


El clérigo Bartolomé de las Casas no dejaba de solicitar al Gran
Chanciller y á los flamencos que lo favorecian, contra el Obispo y
el Consejo, teniendo por cierto que los predicadores habian de sacar
poco efecto dél, y por consiguiente, como quedaban tan enteros por
haber hecho callar á los predicadores del Rey, pornian más resistencia
para que el negocio del Clérigo, de que no entrasen españoles, más de
frailes y los 50 que él metiese para la predicacion en la tierra que
arriba se dijo, no se concediese. Pasadas muchas cosas, resistiendo el
Obispo, principalmente, y el Consejo, y quejándose dellos el Clérigo al
Gran Chanciller y á los caballeros y letrados flamencos, que eran del
Consejo de Estado y de los Estados de Flandes, que todos favorescian
y ayudaban con todas sus fuerzas al Clérigo, porque les parecia que
lo que pretendia y defendia era fundado en razon, segun las reglas de
Cristo, con éste gran favor que el Clérigo tener sentia, y aún tambien
porque aunque no hablaba al Rey porque no tenia necesidad dello,
constábale que el Rey lo queria bien y nombraba por su nombre diciendo,
micer Bartolomé cuando dél hablaba (porque así llamaban los flamencos
«Micer» á los clérigos), y ésto era por el mucho bien que todos los que
estaban cerca del Rey decian dél, mayormente Mosior de Laxao, que era
el mayor privado que el Rey tenia, determinó de abiertamente recusar,
como á manifiestos contrarios y apasionados, á todos los del Consejo
de las Indias, en especial al obispo de Búrgos, que era el que siempre
le contradijo y resistió, como el que más autoridad siempre tuvo,
aunque muchas veces la perdió interpoladamente por la diligencia del
Clérigo. Allegaba contra ellos, mayormente contra el Obispo, la mala y
pésima gobernacion de las Indias que habian puesto, y probábala con la
perdicion y asolamiento desta isla Española y las muchas comarcanas, y
aquel gran pedazo de tierra firme que tenia cargo de asolar Pedrárias,
y tambien que habian tenido muchos indios en estas islas, estando
ellos en España, que sus mayordomos y hacedores habia muerto por
envialles á ellos oro, los cuales les hizo quitar el Clérigo, como
arriba queda explicado; y otras cosas cuantas el Clérigo podia, con
verdad, decir contra ellos muy abierta é intrépidamente, como lo
pudiera decir de cualesquiera personas de poco estado y autoridad que
fueran. Llegaba todo ésto cada hora á noticia del Rey, porque todos
los que ayudaban al Clérigo eran sus privados, y los más propíncuos y
continos en su servicio, como dicho es; finalmente, dando y tomando,
como dicen, muchos dias, impugnando de la dicha manera al Consejo el
Clérigo, determinó el Rey, por parecer del Gran Chanciller y de los
de su Consejo, flamencos, que para entender y tractar y determinar
el negocio del Clérigo, y como cuasi jueces entre el Consejo y él,
el mismo Clérigo nombrase personas de los Consejos del Rey, cuales
él quisiese. Así el Rey se lo envió á decir é mandar con Mosior de
Laxao, y el Clérigo así con mucha alegría lo hizo. Nombró á D. Juan
Manuel, el que fué muy privado del rey D. Felipe, padre del emperador
D. Cárlos, y á don Alonso Tellez, hermano del marqués de Villena, el
viejo, hijos de D. Juan Pacheco, que floreció en tiempo del rey don
Enrique IV, de éste nombre. Estos dos caballeros, D. Juan Manuel y D.
Alonso Tellez fueron de los más prudentes que habia en aquel tiempo
en aquellos reinos, y eran del Consejo del Estado y de la Guerra. El
tercero fué don fulano Manrique, marqués de Aguilar de Campo, del
Consejo del Estado y Guerra, y cazador mayor del Rey. Nombró tambien
al licenciado Vargas, que fué muchos años, en tiempos de los Reyes
Católicos de gloriosa memoria, general tesorero de la hacienda del
Rey. Este tambien fué hombre prudentísimo y muy experimentado y de
los Consejos del Rey. Nombró tambien á todos los flamencos que eran
de Consejo, y el Rey mandó que no sólo los que el Clérigo habia
nombrado, pero que todos los de los otros Consejos, como los del de la
Guerra, y de la Inquisicion y del de Flandes, al tractar del negocio
de micer Bartolomé se hallasen presentes, por lo cual hobo de entrar
y hallarse algunas veces á ello el cardenal Adriano, que despues fué
Papa, y entónces Inquisidor mayor de España era; y así, cada vez que
dello se trataba, concurrian sobre 30 y 40 del Consejo. Esta fué una
de las señaladas cosas que acaescieron en España, que un Clérigo
harto pobre, y sin renta ni persona que le ayudase, y ningun favor
adquirido por industria humana, sino sólo el que Dios le quiso dar,
ántes perseguido y abominado de todo el mundo, porque los españoles
destas Indias hablaban dél como de quien, segun ellos imaginaban, los
destruia y con ellos á toda Castilla, hobiese tanto lugar con el Rey
que se moviese á concederle que señalase personas de Consejo, como
cuasi jueces sobre el Consejo que tambien era del Rey, y allegase á ser
causa de todo lo que está referido y que más se dirá dél. Y ántes que
pasemos adelante, parece será bien referir aquí lo que respondió el
Clérigo á cierta persona que le increpó en ausencia, cuando supo que
ofrecia dineros al Rey y que pedia las mercedes de suso dichas para los
50 que habian de ir con él. Aunque de los españoles de las Indias y de
otros muchos que creian á aquellos era tenido por malo, ignorando que
su negociacion principal era mamparar á estas míseras gentes y estorbar
que no pereciesen, muchas otras personas, y cuasi toda la corte y todos
los que no les iba interese, sabiendo su final intencion, lo loaban y
tenian por bueno; entre aquellos era un licenciado Aguirre, del Consejo
Real y tambien de la Inquisicion, varon católico y siempre tenido por
siervo de Dios, y de quien la reina doña Isabel fió el cumplimiento de
su testamento, porque fué uno de sus testamentarios. Este quiso mucho
al dicho Clérigo por la causa que pretendia universal, pero desque
supo que prometia, como dije, rentas al Rey, y pedia mercedes para los
50, que parecia contratacion profana, hablando un dia dél dijo que
le habia desedificado aquella manera de proceder en la predicacion
evangélica, porque mostraba pretender temporal interese, lo que nunca
hasta entónces habia sospechado dél. Súpolo el Clérigo, y dijo: «Señor,
si viésedes á nuestro Señor Jesucristo maltratar, poniendo las manos en
el y afligiéndolo y denostándolo con muchos vituperios, ¿no rogaríades
con mucha instancia y con todas vuestras fuerzas que os lo diesen
para lo adorar, y servir, y regalar, y hacer con él todo lo que como
verdadero cristiano debríades de hacer?» respondió: «sí, por cierto.»
«Y si no os lo quisiesen dar graciosamente sino vendéroslo, ¿no lo
compraríades?» «sin alguna duda dijo él, sí compraria.» Añidió luégo
el Clérigo: «Pues de esa manera, señor, he hecho yo, porque yo dejo en
las Indias á Jesucristo, nuestro Dios, azotándolo, y afligiéndolo, y
abofeteándolo y crucificándolo, no una, sino millares de veces, cuanto
es de parte de los españoles que asuelan y destruyen aquellas gentes,
y les quitan el espacio de su conversion y penitencia, quitándoles la
vida ántes de tiempo, y así mueren sin fe y sin sacramentos; he rogado
y suplicado muy muchas veces al Consejo del Rey que las remedien y les
quiten los impedimentos de su salvacion, que son tenellos los españoles
en captiverio á los que tienen ya repartidos, y á los que áun no, que
no consientan ir españoles á cierta parte de tierra firme donde los
religiosos, siervos de Dios, han comenzado á predicar el Evangelio, y
los españoles que por aquella tierra van, con sus violencias y malos
ejemplos, los impiden y hacen blasfemar el nombre de Cristo: hánme
respondido que no ha lugar, porque sería tener la tierra ocupada los
frailes sin que della tuviese renta el Rey. Desque ví que me querian
vender el Evangelio, y por consiguiente á Cristo, y lo azotaban, y
abofeteaban y crucificaban, acordé comprarlo, proponiendo muchos
bienes, rentas y riquezas temporales para el Rey, de la manera que
vuestra merced habrá oido.» Quedó desto aquel señor y todos los que lo
supieron muy satisfechos, y desde adelante tuvieron al Clérigo en mejor
reputacion que hasta allí, loando su industria y celo.



CAPÍTULO CXXXIX.


Señaladas por el Clérigo aquellas tan egrégias personas, solicitaba
al Gran Chanciller, como á cabeza de todos los Consejos del Rey, que
mandase juntar Consejo para tractar de aquel negocio, y así se juntó
muchas veces, aunque de tarde en tarde porque las ocupaciones eran
entónces muy grandes y espesas por las Córtes de aquellos reinos que se
celebraban, en especial las de Cataluña, y muchas cosas importantísimas
que estaban represadas, como el Rey comenzase entónces á reinar; y
porque el obispo de Búrgos rescibió por grande afrenta que el Clérigo
hobiese nombrado á tales y tantas personas, y quizá dellas algunas á
él no muy agradables, todas las veces que le llamaban para consejo de
cosas de Indias, mayormente las del negocio del Clérigo, no queria
venir, excusándose con decir que no estaba bien dispuesto, y otras
colores finjidas cuantas podia tener. Desque el Gran Chanciller y los
flamencos comenzaron á entender que el Obispo rehusaba hallarse en
aquellos Consejos, usaba desta industria que mandaba que lo llamasen
á Consejo no diciendo para qué, y él creyendo que era para Consejo
de guerra, que entónces eran los Consejos de guerra frecuentes, ó de
Estado, que tambien era dellos, venía, y cuando via proponer de la
materia de Indias, y en especial de la de micer Bartolomé, hallábase
burlado y rabiaba, y como no era muy paciente luégo lo mostraba bien.
Allí todo era angustias y hieles que bebia viéndose entre tantas y
tales personas, porque, como dije, se juntaban cuasi todos los Consejos
del Rey sobre treinta y cuarenta de Consejo, de todos los cuales sabia
que ninguno habia de seguir ni aprobar su parecer, mayormente de los
cuatro señalados por el Clérigo y de los flamencos, sino eran los tres
ó cuatro que tractaban con él las cosas de las Indias, ó se llamaban
del Consejo de las Indias, que eran la parte recusada como dicho es;
y como los flamencos y las otras personas que favorecian al Clérigo
tractaban cada hora con el Rey, cuando el Obispo se hallaba presente
ante el Rey, áun fuera de Consejo, luégo de industria, algunos dellos,
metian la plática de las Indias para provocarlo á que hablase algo,
por le resistir delante el Rey; él, como era sabio, callaba, y lo
mejor que podia salíase, hecha su mesura y reverencia al Rey. Andaba,
finalmente, corrido en aquellos dias, cada y cuando que en Consejo ó
fuera dél, juntos los susodichos, se moviese materia de las Indias, y
por este disfavor, que le fué grandísimo, ya no venia á palacio sin
su hermano Antonio de Fonseca. Este Antonio de Fonseca, como arriba
dijimos algo dél, fué una de las señaladas personas de aquellos reinos
de Castilla; era muy sabio y muy prudente y virtuoso caballero, y de
grande autoridad en su persona, Contador mayor de Castilla, y muy
privado y estimado de los católicos Reyes, y á quien la reina católica
Doña Isabel concedió, por especial privilegio, que sin tener título
le llamasen señoría. Y puesto que el Obispo, su hermano, no fué ménos
privado de los dichos Reyes ni le faltase autoridad y saber para no
perder un quilate della, pero, como eran pocos con él y tantos contra
él, traia á su hermano consigo para en las disputas y pareceres
ayudarse dél contra ellos. Hobo mucho ayuntamientos y consejos,
entrando en ellos las personas de los Consejos que arriba se han dicho,
cerca del negocio del Clérigo (que era como particular, puesto que
con ello se tractaba lo universal, conviene á saber, la libertad de
los indios y remedio de todas las Indias, porque lo uno de lo otro
dependia), en los cuales ayuntamientos el Obispo y sus compañeros del
Consejo de las Indias resistian lo que podian, para que al Clérigo la
exencion de aquella tierra no se concediese, dando sus razones harto
vanas y bien frívolas. Entraba el Clérigo en ellos algunas veces, y
declaraba muchas dudas que cuantos allí entraban no sabian, mayormente
lo que tocaba al hecho, y muchas tambien tocantes al derecho, tomando
el Evangelio de Cristo por guía, como en todos hobiese poca ó ninguna
teología, sino era el obispo de Badajoz fulano de la Mota, natural de
Búrgos, que era teólogo y fué predicador de los Reyes católicos y era
de los principales del Consejo del Rey, y que habia traido consigo
desde Flandes, y en cuyas manos estaban cuasi todos los negocios
tocantes á Castilla; éste tambien sentia favorablemente de los negocios
y intencion del Clérigo. Despues de muchas veces en los ayuntamientos
dichos platicado sobre el negocio del Clérigo, y resistido por el
Obispo y los del Consejo de las Indias, y vistas por los demas su
pertinacia y apasionada y aún impía resistencia, determinóse por el
Gran Chanciller y por toda la multitud de los demas de los Consejos
que allí entraban, que al Clérigo se concediese todo lo que pedia con
todo el favor necesario para que las gentes de aquella tierra, mediante
la solicitud y trabajos y predicacion de los religiosos que consigo
habia de meter, viniesen al conocimiento de su Criador. Mandáronse
y comenzáronse á hacer la capitulacion y las provisiones para el
cumplimiento della necesarias, y, estándose haciendo, el Clérigo
pensaba ya que habian sus trabajos de la corte acabado, pero el Obispo,
como quedase desta determinacion y provision muy corrido y afrentado,
que tanto él habia impugnado, no descansó ni dejó descansar al Clérigo,
ántes conmovió contra él á todos los españoles, procuradores destas
islas y de tierra firme, que á la sazon estaban en Barcelona, para
que se opusiesen y contradijesen la dicha provision, y así el Clérigo
fuese repelido della y se consiguiese lo que el Obispo pretendia.
Ordenólo desta manera, que como por aquellos dias hobiese llegado de
tierra firme Gonzalo Hernandez de Oviedo, que habia ido por Veedor
del Rey (como arriba, hablando de la ida de Pedrárias á tierra firme,
se dijo, al cual habia proveido de aquel oficio el mismo Obispo, y
éste era muy bien hablado, parlador, y que sabia muy bien encarecer
lo que queria persuadir, é uno de los mayores enemigos que los indios
han tenido y que mayores daños les ha hecho, como se dirá, porque más
ciego que otro en no cognoscer la verdad, quizá por mayor cudicia
y ambicion, cualidades y hábitos que han destruido estas Indias), á
éste movió primero el Obispo, enviándolo con cierto criado del mismo
Gran Chanciller, al cual dijo: «Decid al señor Gran Chanciller, que
este hidalgo, criado del Rey, que viene agora de las Indias, le
informará muy bien de aquella tierra firme,» para que le dijese é
informase cuanto engaño, segun él estimaba, rescibia con el Clérigo,
dando crédito á sus falsedades, y que él, como oficial del Rey, que
llegaba entónces de tierra firme, le avisaba no ser verdad lo que el
Clérigo decia, y que aquella empresa que tomaba era en gran deservicio
del Rey y en daño de sus rentas reales, y que desto daria suficiente
informacion con muchos españoles que en la corte habia, que todos
juntos se ofrecerian á servir al Rey con muchas más rentas y provechos
que el Clérigo daba, y, finalmente, le dijo cuanto él pudo, para
convencelle á desaficionallo del Clérigo y disuadille la provision y
negocio que se le habia concedido. Esta contradiccion oida por el Gran
Chanciller, no mucho fué de su propósito movido, porque ya él habia la
pasion del Obispo entendido, y la malicia de los que contra el Clérigo
decian, ántes pareció confirmarse en el amor y favor del Clérigo
desque oyó decir á Gonzalo Hernandez de Oviedo, que los españoles se
ofrecerian á dar mucha más renta al Rey en la misma tierra. Salido de
allí Oviedo, tracta con otros dos ó tres, el Procurador desta isla,
llamado el licenciado Serrano y otros, de dar peticiones contra el
Clérigo, y repartir entre sí la tierra que se habia dado al Clérigo:
el uno pidió cien leguas della y que daria 60.000 ducados de renta al
Rey, dentro del término que el Clérigo ofrecia los 30.000; el otro
pidió que le diesen otras 100 y que se ofrecia á dar otros; y otro, de
la misma manera, si le diesen otras 100, y creo que no fueron más de
tres. Esto propusieron ante el Consejo de las Indias, porque allí todo
su bien y favor tenian; dáse parte luégo al Gran Chanciller y tambien
al Rey y hacen parar el negocio del Clérigo. Manda el Rey juntar los
Consejos, que habian determinado que se concediese la tierra, como
dicho es, al Clérigo; quedan espantados todos ellos, de las mañas y
perseverancia, ó, por mejor decir, la obstinacion del Obispo, porque
bien vian que dél todo aquello principalmente procedia, y tambien
de su Consejo de las Indias. Tratan dello, llaman al Clérigo, torna
á renovar las tiranías que en estas tierras se cometian por la mala
gobernacion del Obispo y de su compañía, porque para dar razon de cómo
convenia que aquella tierra fuese entredicha, que no entrasen todos
los españoles que quisiesen, y cuando quisiesen, sino por contadero,
como dicen, para la conversion de aquellas gentes, érale necesario
referir los escándalos y matanzas y crueldades que se habian hecho
en estas Indias y las que se hacian actualmente en la tierra, y los
impedimentos que por ellas y por las tiránicas encomiendas venian á la
fe y á la salvacion dellas, y todo ésto era para el Obispo y su Consejo
angustias y tormentos terribles. Hízose una junta, entre otras, de
todos los susodichos que solian juntarse como es dicho, donde llamaron
al Clérigo, y puesto en medio de tanta notable docta é ilustre gente,
donde tenia enemigos y amigos, los enemigos, que eran el Obispo y los
de su Consejo, como sentian tener allí el Clérigo más de su parte que
ellos, porque ellos ninguno, fuera de sí mismos, tenian, estaban muy
moderados y apénas hablaban en cosa salvo que oian, pero los amigos,
que eran toda la multitud de los de los otros Consejos, ó por saber y
satisfacerse bien de la razon y justicia del Clérigo, que ellos siempre
defendian, ó por picalle, para que dijese contra el mal gobierno que
el Obispo y los demas habian tenido y puesto en estas Indias, poníanle
muchos y récios argumentos y dudas muchas que le movian. Era cosa de
ver cómo á cada uno y á todos respondia y satisfacia, siempre volviendo
por sí, y defendiendo los indios, y culpando las injusticias y daños
inreparables que se les hacian, y modos de la muerte de tan infinitos
dellos, é impedimentos de su salvacion que en estas tierras se habian
introducido; y como el Obispo y todos sus compañeros callaban, y
aunque todo era decir contra ellos no respondian, pareció á Antonio
de Fonseca, hermano del Obispo, de responder al Clérigo y dijo así:
«Señor padre, ya no podeis decir que estos señores del Consejo de las
Indias han muerto los indios, pues ya les quitastes cuantos tenian.»
Respondió el Clérigo muy de presto y con gran libertad: «Señor, sus
señorías y mercedes no han muerto todos los Indios, puesto que han
muerto muchos é infinitos cuando los tenian, pero la mortandad grande
y principal los españoles particulares la han hecho y cometido, á la
cual ayudaron sus señorías.» Quedó Antonio de Fonseca, como pasmado,
y todos los de la congregacion admirados, mirándose unos á otros, y
algunos como mofando sonriéndose. El Obispo, viéndose afrentatísimo y
como muy libre, parándose colorado como una llama, aunque verde y negro
de su naturaleza, muy turbado dijo: «Bien librado está el que es del
Consejo del Rey, si siendo del Consejo del Rey ha de venir á ponerse
en pleito con Casas.» Respondió el clérigo Casas, muy súbito y con su
acostumbrada libertad: «Mejor librado, señor, está Casas, que habiendo
venido de las Indias, 2.000 leguas de distancia, con tan grandes
riesgos y peligros, para avisar al Rey y á su Consejo que no se vayan
á los infiernos por las tiranías y destrucciones de gentes y reinos
que se cometen en las Indias, en lugar de se lo agradecer y hacelle
mercedes por ello, que se haya de poner en pleito con el Consejo.»
Si de la respuesta que el Clérigo dió á Antonio de Fonseca toda la
congregacion quedó admirada y muy contenta, mucho más de la segunda
que dió al Obispo; ésta fué la suma angustia, turbacion y confusion
que el Obispo rescibió, aunque otras muchas de ántes habia rescibido
desde el tiempo del Cardenal, como ha parecido arriba, de que el
Clérigo habia sido causa. Pero aún otra se le estaba aparejando mayor,
por el perseverar en querer abatir al Clérigo, por quien parecia que
Dios peleaba, como quiera que no pretendiese sino verdad y justicia y
defender que no pereciese la mayor parte del linaje humano. Finalmente,
oida y vista la confusion del Obispo y de los demas á quien tocaba,
aunque callaban, mandó el Gran Chanciller salir al Clérigo, y, salido,
tractando de todo, votaron en favor del Clérigo cuantos allí sin pasion
estaban. Fué á la noche á ver al Gran Chanciller el Clérigo, y entre
otras cosas díjole el Gran Chanciller, que era muy modesto y humano,
«el señor Obispo mucha cólera tiene, placerá á Dios que éste negocio
habrá buen fin.» Donde pareció haberle parecido mal lo que el Obispo
habia dicho en la congregacion, y bien lo que el Clérigo le habia
respondido, de que quedó humillado aunque no humilde, sin quizá.



CAPÍTULO CXL.


Salido de allí el Obispo, como rabiando, ó que dél sólo saliese, ó
todo el Consejo de las Indias lo inventase, al ménos ésto fué cierto,
que todos con el Obispo lo determinaron y ordenaron: cogieron de
las peticiones que los españoles que en la corte se hallaron contra
el Clérigo habian presentado, y de otras cosas que inquirieron y
preguntaron de todos los que hallaban que pudiesen decir contra el
Clérigo algo, y otras más que fingieron ellos mismos, hasta treinta
razones ó artículos é inconvenientes que asignaban, por los cuales
querian probar al Rey que por ninguna manera convenia á su servicio
que el Clérigo aquella empresa llevase, ántes revocarle todo lo que
se le habia concedido era muy necesario; haciéndose todo el mismo
Consejo parte sin advertir cuánto perdia de su autoridad y cuán clara
su pasion y ceguedad mostraba, y áun con cuánta razon, si el Rey fuera
viejo como era mozo y tan nuevo en el reinar, pudiera y debiera de su
Consejo y de todos los oficios que tenian privarlos y desecharlos. Las
treinta razones ó artículos é inconvenientes que contra el Clérigo
articularon, fuera cosa digna de ponellas aquí, para que se viera la
ceguedad de aquel reverendísimo Obispo y de su compaña, pero mucho más
dignas de ser vistas y notadas las respuestas ó excepciones que el
Clérigo contra ellos hizo, pero no pensando que llegara este tiempo
y sazon que agora Dios ha dado de escribir las cosas en aquella edad
pasadas, como cosa ya no necesaria, y que no parecia ser menester para
algo, se quemaron más há de cuarenta años; de algunas se hará mencion
si nos acordáremos. La primera fué, que era clérigo y el Rey no tenia
jurisdiccion sobre él, y podia robar la tierra y hacer otros delitos,
sin temer juicio ni pena, bien á su salvo. La segunda fué, que habia
sido escandaloso en la isla de Cuba donde habia morado. La tercera,
que se concertaria ó podria concertarse con ginoveses ó venecianos, y
huirse allá con los tesoros que allí robase. Creo que fué otra, que
habia engañado al cardenal don fray Francisco Ximenez, y que no habia
hecho caso dél. Otras muchas pusieron que justificaban ó ejecutaban
las tiranías que acá se hacian, en especial las que Pedrárias hacia
en el Darien, y que mostraban, segun ellos creian, no haber perdido
rentas el Rey por su mal gobierno, como el Clérigo decia. La postrera
de todas, que fué la trigésima, decia así: «Lo trigésimo, por otras
muchas cosas secretas que diremos á Vuestra Alteza, cuando fuere
servido de nos oir.» Y ésto es cierto, que todas treinta eran tales que
si él mismo las hiciera, con toda cuanta industria pudiera hacerlas,
para darse á sí mismo ocasion de descubrir todos los defectos dellos,
y convencellos de la pésima gobernacion que habian puesto en estas
tierras, por cuya causa perecian y habian perecido tan inmensas gentes,
mayormente al Obispo que desde su principio las habia gobernado, y por
mejor decir, desgobernado y destruido por no haber hecho aclarar más
la verdad por letrados (porque él letrado no era), pues que por aquel
camino de conquistas y encomiendas, todas aquestas gentes se consumian
(aunque no sé si por el tiempo pasado, ántes que el Clérigo viniese
y hiciese manifiesta demostracion de ser todo lo de acá tiránico, y
contra justicia divina y natural, por los ayuntamientos de letrados
que en tiempos del Rey católico se hicieron, el Obispo, por no ser
letrado, como dije, fué excusado, porque despues que el Clérigo vino,
y especialmente habiendo dado el parecer que dieron los predicadores
del Rey, manifiesto es, que ni el Obispo ni los de su Consejo fueron
excusados, mayormente con tanta pertinacia, pasion y obstinacion,
resistiendo á negocio que todos los Consejos aprobaban); así que,
digo, que todos los artículos y capítulos que en el Consejo al Rey
contra el Clérigo dieron, fueron tales, que si el mismo Clérigo los
hiciera industriosamente, para, respondiendo á ellos, los convencer y
confundir, no los hiciera ni deseara hacer mejores, ni para prueba de
su verdad más convenientes y eficaces. Estuvieron en inventar y hacer
los dichos capítulos cerca de tres meses, ó al ménos entretenian al
Gran Chanciller, que deseaba concluir aquel negocio, todo aquel tiempo,
diciendo que tenian cosas de importancia y de servicio del Rey para le
dar, por lo cual el Gran Chanciller no convocaba Consejo; por ventura,
de industria lo dilataban, como hacen los que tienen mal juego, para
que de cansado ó aburrido desmayase y dejase el negocio el Clérigo.
Desque tuvieron aparejados sus treinta capítulos contra el Clérigo,
dice el Obispo al Gran Chanciller que mande juntar la congregacion,
porque el Consejo de las Indias queria presentar ciertas relaciones
que convenian mucho al servicio del Rey, y tuvieron forma, ó el mismo
Obispo inmediatamente, ó el Gran Chanciller, que suplicasen al cardenal
Adriano se hallase presente; y porque en las congregaciones que se
hacian solian llamar al Clérigo para que hablase segun el artículo
y materia de que se tractaba, en aquella no le llamaron, de lo cual
el Clérigo quedó harto sospechoso no hobiese el Obispo urdido algo.
Entraron, pues, en su congregacion todos los señores arriba nombrados,
que eran muchos, y los del Consejo de las Indias, y más el Cardenal,
como dijimos, Adriano, donde se leyeron muy despacio y á sabor del
Obispo los treinta capítulos y objecciones contra el Clérigo, en hartos
pliegos de papel, que todas se enderezaban á derogar el autoridad y
crédito que se habia dado y daba por el Gran Chanciller y por todos
los demas al Clérigo, porque como hombre defectuoso y que excedia, en
lo que de los males y daños que padecian estas gentes y destruicion
de estas tierras afirmaba, los términos de la verdad, el negocio que
le fiaban le quitasen y de su persona no hiciesen caso. Leidos y
platicado sobre ellos mucho espacio de tiempo, excusando los unos al
Clérigo y acusando los otros, segun se creyó, al cabo saliéronse, y á
la salida, viendo el Cardenal al Clérigo, díjole riéndose: _Oportet
respondere_, menester es que respondais. Fué á la noche á hablar al
Gran Chanciller, y dióle á entender lo mismo, no diciéndole lo que
contenian los capítulos. Mandó el Gran Chanciller al secretario Cobos
que le trujese aquellos capítulos, que los queria ver despacio; Cobos,
por contentar ó no descontentar al obispo de Búrgos, que era muy suyo,
ni al Consejo de las Indias, porque viniesen á noticia del Clérigo,
porque bien sospechaban que no le habia de faltar qué decir dellos en
su defensa, rehusó muy mucho de darlos al Gran Chanciller; muchas veces
le mandaba que se los llevase, y no le faltaban excusas, un dia que no
estaban trasladados, otras, las espesas ocupaciones, que habia muchas,
y otras que no le faltaban; y en ésto pasaron dos meses y quizá más.
El Clérigo daba cada dia priesa al Gran Chanciller, que su señoría
determinase aquel negocio, y no diese lugar á tan maliciosa dilacion, y
que si algo le restaba de decir ó responder, que mandase dalle copia de
lo contrario y que responderia, etc. Finalmente, algun dia, con alguna
acrimonia aunque era modestísimo, el Gran Chanciller mandó á Cobos que
luégo le llevase aquellos capítulos, y que no hiciese otra cosa, y
así lo hizo; y cuando se los dió pidióle la fe que no saldrian de su
poder. Donde parece el temor que tenian al Clérigo, y cómo rehusaban
que sus obras viniesen á la lumbre, porque no fuesen argüidas de malas
como lo eran; bien tenian entendido, que si á noticia del Clérigo
los capítulos venian, que habia de lastimarlos en las respuestas que
hiciese. Desque tuvo el Gran Chanciller los capítulos en su poder dijo
al Clérigo, que de contino lo acompañaba, que se viniese á comer con
él, lo cual algunas veces el Clérigo hacia; habiendo comido, el Gran
Chanciller mete al Clérigo consigo en su cámara, y creo que aquel dia
convidó el Gran Chanciller á comer á Mosior de Laxao, que era el que
mucho favorecia al Clérigo, para que se hallase presente por dalle
placer, y solíalo hacer así las veces que habia que tractar de los
negocios del Clérigo. Dentro en la cámara del Gran Chanciller sentados,
saca el Gran Chanciller un buen cuaderno de su escritorio y dice al
Clérigo: «Responded agora á estos inconvenientes y cosas que se dicen
contra vos.» Respondió: «¿Cómo, señor, estuvieron tres meses ellos
forjándolos y haciéndolos, y despues de leidos á su placer há dos meses
que vuestra señoría no puede sacallos dellos, y tengo yo de responder
agora en un credo? démelos vuestra señoría á mí cinco horas, y verá
qué respondo.» Dijo el Gran Chanciller: «No, porque me han tomado la
fe...» Acudió el Clérigo luégo: «¿que no los viese yo?» Dijo: «no,
aunque bien creo que no querrian ellos que los viésedes vos, sino que
no saliesen de mi poder.» Entónces, dijo el Clérigo, aunque no se me dé
más tiempo del presente, comience vuestra señoría, que yo responderé
á cada uno de los capítulos. Comenzando el Gran Chanciller el primero
capítulo, que porque era Clérigo y el Rey no tenia jurisdiccion sobre
él, y él respondió que daria fianzas llanas y abonadas de 20 y 30.000
ducados, que lo fiasen de la haz, que cada y cuando el Rey lo enviase á
llamar pareceria ante él, donde se proveia tambien al tercer capítulo
que decia que se huiria á Venecia ó Génova, entró uno de la cámara
que llamó al Gran Chanciller, que fuése á palacio que lo llamaba el
Rey, cesando por entónces lo que se leia y respondia; dijo el Gran
Chanciller al Clérigo que se volviese á la noche á él desque tornase de
palacio.



CAPÍTULO CXLI.


Vuelto el Gran Chanciller de palacio y el Clérigo con él, mandóle
poner una mesa dentro en su cámara con papel y escribanía, y díjole;
«ved todas esas objecciones que os ponen, y responded á ellas, y no
digais que las visteis sino que se os propusieron de partes del Rey,
por manera de preguntas y dudas.» El Clérigo se gozó en grandísima
manera, y rescibió por gran merced lo que el Gran Chanciller hacia con
él en ésto, pero pidióle licencia para poder decir con verdad todo
aquello que para su defensa conviniese, aunque lastimase á los que con
malicia los dichos capítulos le oponian, que eran el Obispo y los del
Consejo de las Indias; el Gran Chanciller le dió licencia larga que
dijese y escribiese todo lo que quisiese. Comenzó á leer y á responder
desta manera, cogía la sentencia de cada capítulo en un renglon ó dos,
diciendo «á la primera pregunta que Vuestra Alteza me mandó preguntar
que contiene ésto y ésto, etc., digo ésto y ésto y ésto,» etc., y á
cada una dellas respondia, no avara sino larga y copiosamente, segun
la materia que cada una requeria; estuvo cuatro noches en ésto, cada
noche hasta las once y doce de la noche, leyendo y respondiendo, en
presencia todo del Gran Chanciller, que estaba junto en su escriptorio
entendiendo en sus negocios. Llegada la hora comunmente de las once,
traíanle colacion, porque nunca jamás cenaba, y hacia que hiciese
colacion con él el Clérigo, y hecha, eran ya las doce cuando el Clérigo
se iba á dormir á su posada, no sin algun temor de lo que pudiera
proceder de tan poderosos enemigos. Cuanto al primero capítulo de ser
Clérigo, ofrecióse á dar fianzas de la haz, como se dijo, porque el
marqués de Aguilar se le ofreció sin él pedírselo, que lo fiaria en
20 y 30.000 ducados. Cuanto á la segunda objeccion, que habia sido
escandaloso, etc., respondió presentando la probanza que habia hecho en
la isla de Cuba cuando determinó ir á la corte, proveyéndose contra lo
que contra él se podia levantar, conociendo que se ponia en contienda
contra todo el mundo, en que habia de ser odiosísimo, en la cual probó
como habia estado en aquella isla muchos años desde su descubrimiento,
y habia asegurado toda la mayor parte della, y que habia servido
muy mucho á Dios y al Rey, ejercitando su oficio, predicando y
administrando los sanctos Sacramentos á los españoles é indios, con muy
buenos ejemplos, de la cual hicimos mencion arriba en el cap. 81. Esta
guardó, sin saber para qué, cinco años, y hóbola agora bien menester. A
la otra, que decia que habia engañado al Cardenal y que no habia hecho
caso dél, satisfizo con presentar el poder que le habia dado para dar
consejo y parecer á los padres de Sant Hierónimo, y la provision que
le dió por la cual lo constituyó por universal procurador de todos los
indios, y le asignó salario del Rey por ello. Otras objecciones que
tocaban en contradecirle lo que afirmaba y encarecia de pérdidas de
la hacienda del Rey, por la mala gobernacion que el Obispo y los del
Consejo, en especial en aquella tierra firme con la ida de Pedrárias,
habian puesto, respondió tan largo y tan palpablemente contra ellos,
que toda la congregacion vido evidentemente quedar convencidos de culpa
gravísima de tanta perdicion, y de falsedad de lo que contra él habian
fingido para que fuese tenido por inventor de falsedades, y de malicia
grande, pues con tanta pertinacia y diligencia, cosas tan verdaderas y
católicas le querian estorbar y contradecir; probóles que en seis años
que Pedrárias comenzó aquella tiránica empresa, el Rey habia gastado
en su despacho en Sevilla 52 ó 54.000 ducados, y que despues que llegó
al Darien, que fué el año de 1514, hasta el año de 19, habia robado
sobre un millon de oro, y poco creo que digo, y echado á los infiernos,
sin fe y sin sacramentos, sobre más de 500.000 ánimas, y en todo aquel
tiempo no habian enviado al Rey un sólo castellano, sino fueron 3.000
castellanos que habia traido entónces á la sazon el obispo de aquella
tierra firme, fray Joan Cabedo, de quien presto se tractará más de lo
tractado arriba dél. Tenian esta costumbre Pedrárias y los oficiales
del Rey, que de todo el oro que se traia, robado de las entradas y
saltos que en las provincias á donde á saltear iban en los Indios
hacian, tomaban el quinto para el Rey, de lo cual pagábanse de sus
salarios, y si algo sobraba guardábanlo para pagarse su salario en el
año venidero, porque si faltasen los robos no faltasen para ellos, y
desta manera no enviaban un sólo peso de oro ni otra cosa que valiese
algo al Rey. Esta fué gran confusion y afrenta para todos ellos, y
por donde el Clérigo quedó en gran manera victorioso y estimado por
verdadero y digno de toda confianza y crédito. A la postrera, que
decia que por otras causas secretas que dirian á Su Alteza, cuando
fuese servido de oillos, respondió el Clérigo: «mándeles Vuestra
Alteza que las digan, pero no osarán decillas, porque saben ellos
mismos que ninguna dirán en que no se descubran más sus defectos.»
Finalmente, fueron todas las respuestas tales, que tempestivamente y
con sazon, y como requerido y forzado, pudo decir dellos los defectos
que tenian y habian tenido en el gobierno destas Indias, y se declaró
la culpa grande que tuvieron en no estorbar la muerte y perdicion de
tantos millones de gentes. Puesto, pues, todo lo que habia escripto
el Clérigo en la cámara y presencia del Gran Chanciller, en buena
órden, mandando el mismo Chanciller que lo acabase presto, mandó
juntar la congregacion, y, á lo que creo, so color de Consejo de
Guerra ó de Estado, porque el Obispo no pudiese fingir algun achaque
para no venir á ella. Dió el Clérigo al Gran Chanciller todos sus
papeles, las respuestas y la probanza que habia hecho en Cuba de los
servicios que habia hecho y vida ordenada y honesta que viviera, y
las otras escripturas que en su favor hacian, cuanto á la estima que
tuvo el cardenal don Francisco Ximenez y el Adriano dél, las cuales
todas, que fueron doce ó mas pliegos de papel, mandó leer en aquella
concion sin faltar una sola letra. Quedaron todos los á quien no
tocaba admirados juntamente y contentos del Clérigo, teniéndole por
hombre sabio, y comfirmados en el amor que le tenian y favor que le
daban, y el Obispo y los del Consejo más que confusos y afrentados,
no sabiendo qué responder, por las razones y ejemplos patentes, que
no podian ellos negar, con que lo que afirmaba demostraba; sólo el
Obispo comenzó á buscar y á disimular su vergüenza, echando la culpa
de temeridad á los predicadores del Rey; diciendo: «los predicadores
del Rey le han hecho estas respuestas;» ¡mirad qué hacia al caso y á
la disculpa de sus errores, que las hobiesen hecho los predicadores
del Rey ó el Clérigo, si los redargüia y confundia con verdad! Pero
el Gran Chanciller, que sabia que en su presencia las habia hecho el
dicho Clérigo, dijo: «¿Habeis agora á micer Bartolomé por tan falto de
razon y discrecion que habia de ir á mendigar quien respondiese por
él? segun tengo yo entendido dél para eso es y para más.» Salidos de
allí, los unos tristes y los otros alegres, como triunfando por ver
al Clérigo disculpado, y á su negocio tan bien probado que favorecian
ellos tanto, mayormente el Gran Chanciller y Mosior de Laxao, y en fin
todos los demas, el Gran Chanciller hizo relacion al Rey de todo lo que
habia pasado; el Rey mandó que micer Bartolomé llevase el negocio, y de
los demas que prometian más dineros que él no se curasen. Ciertos dias
ántes que ésto pasase, fué á Consejo de las Indias el Clérigo sobre
cierta cosa, y de palabra en palabra, tocándose en lo que Oviedo y los
demas prometian de dar, dijo el Clérigo al Obispo en su cara: «A la mi
fé, señor, líndamente me habeis vendido el Evangelio, y pues hay quien
lo puje dádselo.» Pero como era insensible con sus compañeros en ésto,
poco sintió y sintieron tan injuriosa palabra.



CAPÍTULO CXLII.


Quedaron tambien humillados Gonzalo Hernandez de Oviedo y los demas que
habian partido entre sí la tierra que al Clérigo se habia encomendado,
mayormente Oviedo que por ser tan del Obispo pensaba tener en el
negocio más parte; el cual, despues, en su Historia que compuso, contó
algo de esta batalla que el Clérigo tuvo, diciendo verdad en lo que
no pudo negar, pero lo más calla, y lo que dice mezcla con falsedades
á su propósito en disfavor de los indios, segun siempre hizo, como
enemigo dellos capital y como quien poco sentia del fin del Clérigo, y
que él mismo, si fuera verdadero cristiano, á pretender era obligado.
Y conforme á éstos sus errores é insensibilidad, en el libro último
de su primera parte, que llamó Historia general y natural, cap. 5.º,
levanta al Clérigo que andaba procurando aquella empresa como deseoso
de mandar, y Dios sabe que no dijo verdad, y, como mofando, dice,
que lo que negociando aquello decia era que la gente que se habia de
enviar á aquella tierra no habian de ser soldados, ni matadores, ni
hombres de guerra, ni bulliciosos, sino muy pacífica y mansa gente.
Esto el Clérigo no se lo negará, pero lo que añide, de que habian
de ser labradores, y á éstos que se habian de hacer caballeros de
espuelas doradas, pónelo de su casa, porque los labradores no habian
de ir sino á poblar; y así no supo bien la órden y el modo que el
Clérigo pensaba llevar, como arriba en la relacion de la capitulacion
queda declarado, y por escarnio llámalos caballeros pardos, pero no
habian de ser los que se habian de nombrar sino de espuelas doradas.
Concede que se le concedió al Clérigo cuanto pidió, no obstante que los
señores del Consejo, ó al ménos el Obispo y otros, lo contradecian, y
que algunos españoles, hombres de bien, que á la sazon se hallaron
en la corte, destas partes, desengañaron al Rey é á su Consejo, en
ésto, pero, como he dicho, Laxao pesó más que todo cuanto se dijo en
contrario, etc. Estas son sus palabras. Pero lo dicho arriba es la
verdad, y ninguno de los que allí se hallaron osaron hablar al Rey
ni desengañalle, sólo era su negociar con el Obispo á quien más el
negocio del Clérigo escocia y desagradaba; y lo que más dice cerca del
Clérigo y su negocio, abajo, placiendo á Dios, se declarará. Escribió
despues dél un clérigo llamado Gomara, capellan y criado del marqués
del Valle, de quien ya hemos hablado, y tomó de la historia de Oviedo
todo lo falso cerca del clérigo Casas, y añidió muchas otras cosas
que ni por pensamiento pasaron, como adelante parecerá. Y porque ya
he dicho dos veces que Oviedo fué capital enemigo de los indios, y
arriba en el cap. 23 toqué algo dello, parece que aquí es bien que
se refieran algunas de las falsedades que él, sin saber lo que dice,
contra los indios tan desmandadas dice, porque se vea con qué verdad y
con qué consciencia pudo decir lo que nunca vido, y de qué argumentos
tan feas cosas colije, y como contradiciéndose en algunas dellas se
puede presumir contra todas las demas que afirma, y, por consiguiente,
cuál debe ser la fe y crédito que deben darle las personas cristianas y
pías, mayormente afirmando tan infames y horribles costumbres, absoluta
y generalmente, contra tanta inmensidad de naciones como habia en este
orbe, y haciéndolas todas tan incapaces de la fe y de toda doctrina
y virtud, igualándolas con los animales brutos, sin sacar una ni
ninguna dellas, como si el hijo de Dios no hobiese muerto por ellas,
y la Providencia de tal manera las hobiese á todas tanto aborrecido,
que ningun predestinado para su gloria entre ellas tuviese; y porque
donde quiera que, en su Historia, de indios toca, no abre la boca sin
que los blasfeme y aniquile, cuanto él con sus fuerzas puede, como se
verá refiriendo lo que dellos dice. No parece sino que su fin último,
y bienaventuranza de escribilla, no fué otro más de para totalmente
infamallos por todo el mundo, como ya su Historia vuela, engañando á
todos los que la leen, y poniéndolos, sin por qué ni causa alguna, en
aborrecimiento de todos los indios, y que no los tengan por hombres,
y las horrendas inhumanidades que el mismo Oviedo en ellos cometió,
y los demas sus consortes, las haga excusables. Y que Oviedo haya
sido partícipe de las crueles tiranías que en aquel reino de tierra
firme, que llamaron Castilla del Oro desde el año de 14 que fué, no á
gobernallo sino á destruillo, Pedrárias, que arriba en el cap. 62 y
muchos siguientes habemos contado, hasta este año de 19, confiésalo
él mismo, y véndelo al Rey por servicios señalados; el cual dice así
en el prólogo de su Historia, que llamó Natural, en la columna sexta.
«El católico rey D. Hernando, abuelo de vuestra cesárea Majestad, me
envió por su Veedor de las fundiciones del oro á la tierra firme, donde
así me ocupé, cuando convino, en aquel oficio, como en la conquista
y pacificacion de algunas partes de aquella tierra con las armas,
sirviendo á Dios y á Vuestras Majestades como su Capitan y vasallo en
aquellos ásperos principios que se poblaron algunas ciudades é villas,
que ahora son de cristianos, donde con mucha gloria del real sceptro
de España, allí se continua y sirve el culto divino, etc.» Estas son
sus palabras formales. Hélo aquí Oviedo conquistador, y los servicios
que á Dios y á sus Majestades hizo, creo que ya quedan bien explicados
en los capítulos arriba citados, y en el precedente cuasi en suma
recapitulado. Y porque dos modos han tenido nuestros españoles para
destruir estas gentes, como por toda esta Historia nuestra queda muchas
veces mostrado, el uno las guerras nefandas, que ellos conquistas han
llamado, y el otro los repartimientos, que tambien por dalles algun
barniz encomiendas nombraron, porque Gonzalo Hernandez de Oviedo en
todo tuviese parte, de lo cual no se tiene por injuriado, ántes se
jacta y arrea dello, y piensa quedar muy ufano, él mismo de sí dice
que tuvo indios y los echó á las minas, como los tiranos. Hablando de
cómo se saca el oro, en el libro de su Historia, cap. 8.º, refiere
Oviedo: «Yo he hecho sacar el oro para mí, con mis indios y esclavos,
en la tierra firme, en la provincia y gobernacion de Castilla del Oro,
etc.» Estas son sus palabras. Aquellos esclavos no eran, cierto, los
que heredó de sus padres, ni los prendió en batalla de los moros de
Berbería, ni eran negros, porque entónces ningun negro traer á estas
Indias se permitia, y parece algo desto por lo que arriba se ha dicho;
eran, pues, de los indios que habian hecho y hacian esclavos cada
dia, contra toda razon y justicia. Llamaba tambien «sus indios» los
repartimientos que tenia, sojuzgados con las violencias y entradas que
se han referido arriba, en las cuales, y en los robos que por ellas se
hacian, tenia Oviedo su parte, como la tenia Pedrárias que desgobernaba
la tierra, y los otros oficiales del Rey, con el señor Obispo, como se
mostró en el cap. 64, arriba. De lo dicho podrá colegir el discreto y
cristiano lector, si Oviedo contra los indios podrá ser fiel y verídico
testigo _omni exceptione major_, en algun justo contradictorio juicio;
y por consiguiente, de cuánto crédito, en todo lo que en su Historia
pronuncia contra los indios, es digno. Y es cosa de admiracion con
cuántas y cuáles palabras, de arrogancia plenísimas, procura en el
prólogo de su primera parte persuadir primero al Emperador, y despues á
todos los leyentes, no salir un punto de la verdad en toda su Historia,
diciendo, que su Historia será verdadera y desviada de las fábulas que
otros escritores escribir han presumido en España á pié enjuto, que no
lo vieron sino que por oidas lo supieron, como si él hobiera visto lo
que escribió desta isla y de las demas, y no escribiera estando muchos
años morador en esta ciudad de Sancto Domingo, que no es ménos que si
escribiera morando en Sevilla; sólo vido y se halló y participó en
las tiranías y destruicion de aquella tierra firme, cinco años que en
ella estuvo, segun arriba queda dicho. De aquellos males y perdicion
que hizo y ayudó á hacer concedémosle que será muy cierto testigo,
pero no dice él ni dirá cosa dellos, sino en cuanto fuere en infamia
y en detrimento de los indios, y en excusacion y justificacion de sus
crueldades y de sus consortes, ambicion y cudicia. De manera, que
todo lo que escribió, fuera de aquello del Darien, fué por relacion
de marineros ó de asoladores destas tierras, los cuales no le decian
sino aquello que á él agradaba saber, conviene á saber, «conquistamos,
sojuzgamos aquellos perros que se defendian de tal provincia, hicimos
esclavos, repartióse la tierra, echamos á las minas», y si le decian
«matamos tantos millares, echamos á perros bravos que los hacian
pedazos, metimos á cuchillo todo el pueblo, hombres y mujeres, viejos y
niños, henchiamos los bohíos ó casas de paja de cuantos haber podiamos
de todo sexo y edad, y quemábamoslos vivos» desto, poco, cierto, se
hallará en la Historia de Oviedo; pero sí le decian que eran idólatras
y sacrificaban 10 hombres, añadir que eran 10.000, é imponiéndoles
abominables vicios que ellos no podian saber, sino siendo participantes
ó cómplices en ellos, de todo ésto bien se hallará llena su Historia.
¡Y no las halla Oviedo ser estas mentiras, y afirma que su Historia
será verdadera y que le guarde Dios de aquel peligro que dice el sabio,
que la boca que miente mata el ánima!



CAPÍTULO CXLIII.


Lo que yo creo de la escritura de Oviedo y de toda su parlería, que lo
que dice de los árboles y hierbas desta isla que escribe verdad, porque
las vido y las ven cuantos verlas quieren, y así será lo que escribiere
de los de la tierra firme; pero no lo que refiere cuanto á muchas cosas
del tiempo del Almirante viejo, porque ya cuando vino él á vivir á esta
isla no habia de los indios 50, y de los españoles sino dos ó tres, y
uno era un marinero llamado Hernan Perez, el cual alega algunas veces
como á su Evangelista; y éste, aunque fuese buen hombre, no era muy
auténtico. Pero todo lo que refiere de los indios desta isla, que lo
haya habido del dicho Hernan Perez, marinero, ó lo levante de sí mismo,
mayormente cuanto á los vicios contra natura que á todas estas gentes
impone, es falsísimo, y ésto sabemos por mucha inquisicion é industria
que para sabello tuvimos en los tiempos pasados, muchos años ántes
que Oviedo pensase quizá venir á estas Indias, como arriba en el cap.
23 dijimos. Y así, podemos convencer á Oviedo de inmensas mentiras,
puesto que á sabiendas él no quisiese mentir, pero la ceguedad que
tuvo en no tener por pecados las matanzas y crueldades que se cometian
y se cometen en aquestas gentes, y que él hizo y ayudó á hacer, y la
presuncion y arrogancia suya de pensar que sabia algo, como no supiese
qué cosa era latin, aunque pone algunas autoridades en aquella lengua,
que preguntaba y rogaba se las declarasen algunos clérigos que pasaban
de camino por esta ciudad de Sancto Domingo para otras partes, le cegó
tambien, con la permision divina, á que diese crédito á los que le
referian mentiras, y él tambien de suyo las dijese sin creer que las
decia. Y con esta ceguedad dijo en el libro II, cap. 6.º de su primera
parte historial, que dos veces que se halló en Castilla en el año de
25 y en el de 32, por mandado del Consejo de las Indias le fué tomado
juramento de lo que sentia destas gentes, y que habia depuesto que
eran llenas de abominaciones, y delitos, y diversos géneros de culpa,
y que eran ingratísimos y de poca memoria y ménos capacidad, y que
si en ellos hay algun bien es en tanto que llegan al principio de la
edad adolescente, porque entrando en ella adolescen de tantas culpas y
vicios que son muchos dellos abominables, y que si en aquel mismo dia
en que juró, él estuviera en el artículo de la muerte, en verdad, dice
él, aquello mismo dijera. Estas son sus palabras; y en verdad que yo
así lo creo, que, segun su insensibilidad, que así lo testificara en
el artículo de su muerte. Pero véase aquí con cuánta verdad y con qué
consciencia pudo decir é jurar de los indios desta isla, que no vido,
cierto, dellos 50 personas (puesto que él dice que no habia 500, y
dice verdad, porque ni 50 eran vivos de los naturales della), ni vido
de las otras islas ninguno ó alguno, que eran sodomitas, y llenos de
otros vicios abominables; y asignando las causas de la total perdicion
y acabamiento de la gente desta isla, pone una que fué «por echallos
á las minas que eran ricas y la cudicia de los hombres insaciable,
trabajaron algunos excesivamente á los indios, otros no les dieron tan
bien de comer como convenia, y junto con ésto, dice él, esta gente de
su natural es ociosa, y viciosa, y de poco trabajo, é malencónicos é
cobardes, viles y mal inclinados, mentirosos, y de poca memoria y de
ninguna constancia; muchos dellos, por su pasatiempo, se mataron con
ponzoña, por no trabajar, y otros se ahorcaron por sus manos propias,
y á otros se les recrecieron tales dolencias, en especial de unas
viruelas pestilenciales que vinieron generalmente en toda la isla, que
en breve tiempo los indios se acabaron,» etc. Estas son sus palabras,
y en el libro VI cap. 9.º dice desta manera, hablando de las naciones
de los Scythas y de los de estas tierras que comian carne humana;
dice Oviedo así: «E no sin causa permite Dios que sean destruidos,
y sin duda tengo que por la multitud de sus delitos los ha Dios de
acabar todos muy presto, porque son gentes sin ninguna correccion,
ni aprovecha con ellos castigo, ni halago, ni buena amonestacion,
é naturalmente son gente sin piedad, ni tienen vergüenza de cosa
alguna; son de pésimos deseos é obras, é de ninguna buena inclinacion.
Bien podrá Dios enmendarlos, pero ellos ningun cuidado tienen de se
corregir ni salvar; podrá muy bien ser que los que dellos mueren niños
se vayan á la gloria, si fueren bautizados, pero despues que entran
en la edad adolescente, muy pocos desean ser cristianos, aunque se
bauticen, porque les parece que es trabajosa órden; y ellos tienen
poca memoria, é así cuasi ninguna atencion, é cuanto les enseñan luégo
se les olvida, etc.» Todas estas son palabras de Oviedo; y en el
proemio del libro V, dice: «Despues que vino Colon á estas Indias y
pasaron los primeros cristianos á ellas, corren hasta el presente año
de 1535 otros cuarenta y tres años, y, por tanto, estas gentes debian
ya haber entendido una cosa en que tanto les va como es salvar sus
ánimas, pues no han faltado ni faltan predicadores religiosos, celosos
del servicio de Dios, que se lo acuerden; pero en fin, estos indios
es gente muy desviada de querer entender la fe católica, y es machar
hierro frio pensar que han de ser cristianos, y así se les ha parecido
en las capas, ó, mejor diciendo, en las cabezas porque capas no las
tenian, ni tampoco tenian las cabezas ni las tienen como otras gentes,
sino de tan recios y gruesos cascos, que el principal aviso que los
cristianos tienen, cuando con ellos pelean, es no darles cuchilladas
en la cabeza, porque se rompen las espadas, y así como tienen el casco
grueso, así tienen el entendimiento bestial y mal inclinado, como
adelante se dirá de sus ritos y ceremonias é costumbres.» Estas son
sus palabras. ¿Qué más puede decir, aunque fuera verdad, en infamia de
todo este orbe nuevo, donde tan infinitas naciones hay, y engañando á
todo el otro mundo viejo por donde anda su historia? Si infamar una
sola persona, puesto que se dijese verdad, descubriendo sus pecados, de
donde le puedo venir, é peor si le viene, algun gran daño, es grande
pecado mortal y es obligado el tal infamador á restitucion de todo
aquel daño, ¿qué pecado fué el de Oviedo, y á cuánta restitucion será
obligado, habiendo infamado de tan horrendos pecados á tan sin número
multitudines de gentes, tanta infinidad de pueblos, tantas provincias
y regiones plenísimas de mortales que nunca vido ni oyó decir, por
la cual infamia incurrieron todas en ódio y en horror de toda la
cristiandad, y los que á estas partes han pasado de los nuestros, y
de los de otra nacion, en las guerras que se hallaron no hicieron
más cuenta de matar indios, que si chinches mataran, y hicieron por
esta causa en ellos tantos géneros y novedades de crueldades, que
ni en tigres ni bravos osos y leones, ántes ni los mismos tigres y
bestias fieras, hambrientas, en otras de otro género no las hicieran
tales como ellos cometieron en aquestas gentes desnudas y sin armas?
Cuanto más que en muchas de las maldades que dice referir de muchas
destas gentes no dice verdad, y cuanto á otras muchas naciones de las
descubiertas todas las fealdades que tan suelta y temerariamente de
todas universalmente blasona, les levanta; en sola la idolatría puede
comprenderlas á todas, porque poco que mucho, unas más y otras ménos, y
muchas en muy poquito, fueron della inficionadas, por no haber tenido
quien les mostrase y diese conocimiento del verdadero Dios; y en este
punto debiera considerar Oviedo cuáles estuvieron sus abuelos y todo
el mundo ántes que viniese al mundo el hijo de Dios, y quitase las
tinieblas de ignorancia, enviando por él la lumbre de su evangélica
palabra. Tambien no le hiciera daño haber considerado, pues presumió
de muy historiador y leido en Plinio, que tenia no en latin sino en
toscano, que no fueron estas indianas gentes las primeras que comieron
carne humana, ó antropófagos que es lo mismo, ni que sacrificaron á los
ídolos hombres, como él dice arriba, en el cap. 9.º de aquel libro VI,
y otros abominables vicios que se siguen á la idolatría, y no por eso
dejaron de ser hombres capaces y de buena memoria, ni sin esperanza de
correccion, ni tampoco de Dios menospreciados, ni por eso indignos
de oir la evangélica predicacion, y tampoco los Apóstoles y otros
sanctos predicadores de la Iglesia primitiva, y sus sucesores, hicieron
dellos asco, ni desesperaron, como el Sr. Oviedo, de su conversion y
salvacion.



CAPÍTULO CXLIV.


Todavía será bien responder á cada defecto de los que Oviedo contra
los indios opone y á muchos levanta, y á todos por ellos cuasi excluye
de todo remedio de conversion y salvacion, como si él estuviera ya
muy cierto della; y á lo que dice que eran sodomitas, ya está, con
verdad, en el cap. 23 afirmado, que falsa y malvadamente de tan
vilísimo crímen los infama: dice que son ingratísimos, júzguenlo
los idiotas de sayago. ¡De cuánta ceguedad ó malicia fué aqueste
buen Oviedo herido, que la culpa terrible de desagradecimiento, que
él y los demas que han destruido estas gentes y tierra tienen, la
cargue sobre los lastimados y tan agraviados indios, sin las obras de
humanidad y benevolencia de los cuales, en servilles y hartalles la
hambre, y salvallos millares de veces de infinitos peligros, millones
de veces hobieran perecido! y mirad qué obras dellos, en señal de
agradescimiento y recompensa han recibido, habiendo despoblado y
raido de la haz de la tierra tantos millones de ánimas como habia en
esta isla y en las demas, y por ocho y diez mil leguas que dura la
tierra firme. Mirad qué beneficio rescibieron dellos, porque los llama
Oviedo ingratísimos, como áun diga y conceda él para su confusion,
en el libro IV, cap. 3.º, que informados los padres Hierónimos de
los grandes daños y muertes que sobrevenian á los indios naturales
destas partes que estaban encomendados á los caballeros é Perlados
que residian en España, y cómo los indios eran tratados por criados
y mayordomos dellos, y por ellos deseado el oro que se cogia con las
vidas destos indios y gente miserable, y como todos los principales
de acá eran favorecidos de aquellos señores, el fin de todos ellos
era adquirir y enviar y rescibir oro, por lo cual se daba excesivo
trabajo y mal tractamiento para este fin á los indios, y morian todos
ó tantos dellos, que, de los repartimientos que cada cual tenia en
número de 200 ó 300 indios, brevemente este número era consumido
y acabado, y tornado á rehacer de los otros indios que estaban
encomendados á los casados y vecinos destas partes; en manera, que los
repartimientos de los pobladores se iban disminuyendo, y los de los
caballeros acrecentando, y de los unos y de los otros todos morian
con el mal tractamiento, que fué potísima causa para gran parte de su
total destruccion y acabamiento. Estas son palabras de Oviedo; y en
el capítulo precedente dice: «De los mismos caballeros que estaban
en España gozando de los sudores ilícitos destos indios»; y en libro
III, cap. 6.º, dice así: «Para mí, yo no absuelvo á los cristianos
que se han enriquecido ó gozado del trabajo destos indios, si los
maltrataron y no hicieron su diligencia para que se salvasen.» Y un
poco más arriba, dice: «que vele cada uno sobre su conciencia de
tratar los indios como á prójimos, aunque ya en éste caso poco hay
que hacer en esta isla y en las de San Juan y Cuba y Jamáica, que lo
mismo ha acaescido en ellas, en la muerte y acabamiento de los indios,
que en esta isla.» Estas son sus palabras. Veis aquí confiesa Oviedo,
aunque le pese, convencido de las obras abominables manifestísimas de
los españoles, los beneficios que los indios rescibieron dellos, y
argúyelos de serles ingratos, y así parece la verdad que en todo lo
que afirma dice; y lo que añade allí, que no quiere pensar que sin
culpa de los indios los habia Dios de castigar y asolar en estas islas,
siendo tan viciosos, y sacrificando al demonio, etc., no advierte el
pecador cuántos más tormentos padecerán en los infiernos los que los
asolaron, siendo cristianos, que los habian por buenos ejemplos de
atraer al conocimiento de Dios, con el cual se purgan y desechan los
pecados de la idolatría, como acaesció en nuestros antiguos padres, que
no ellos mismos, por idólatras y pecadores que fuesen, á los cuales
la divina justicia determinó por ellos, como por verdugos crueles
y reprobados, castigar. A lo que dice, que aquesta gente era de su
natural ociosa y viciosa y de poco trabajo; á lo de ser viciosa ya
está respondido, y añadimos, que pluguiese á Dios, quitada fuera la
infidelidad, que no fuesen ni hobieran sido delante de Dios los vicios
y pecados de los españoles más abominables y no más dignos de fuegos
eternos que los de los indios; cuanto á ser de poco trabajo, bien se
lo concedemos, porque de su natural eran delicadísimos como hijos
de Príncipes, por razon de las regiones y aspectos de los cielos, y
suavidad ó amenidad de las tierras, y por otras causas naturales que
pusimos en nuestro primer libro, cap. 4.º _De único vocationis modo
omnium gentium ad veram religionem_, y tambien por vivir desnudos,
que los hacia más delicados, y lo mismo por ser de poco comer y los
manjares, comunmente más que otros, de ménos substancia; lo cual,
empero, todo era suficiente para vivir é multiplicarse y haberse
tan increiblemente multiplicado, como tan inmensos pueblos hayamos
dellos hallado poblados, y éstos, con muy poco trabajo, alcanzaban de
todas las cosas necesarias grande abundancia. El mucho tiempo que les
quedaba, suplidas sus necesidades (porque no infernaban las ánimas por
allegar riquezas y acrecentar mayorazgos), era ocuparse en ejercicios
honestos, como jugar á cierto juego de pelota, donde harto sudaban,
y en bailes y danzas y cantares, en los cuales recitaban todas sus
historias y cosas pasadas. Sacrificios y actos de religion, como no
tuviesen ídolos, no los tenian, y, por consiguiente, cuasi ninguna
señal ó muy delgada era entre ellos de idolatría, como en nuestro
libro llamado Apologética Historia, escripta en romance, declaramos.
Ocupábanse tambien en hacer cosas de buen artificio de manos, el tiempo
que de su agricultura y casa y pesquería los vacaba. Algunas guerrillas
tenian sobre los límites y términos de sus tierras y señoríos, pero
todas ellas eran como juegos de niños y fácilmente se aplacaban; y así
no estaban ni eran tan ociosos como Oviedo de ociosidad los infama,
porque de ningun defecto y vicio de su lengua y mano se les escapen, lo
que en la verdad no era vicio en ellos, sino señal de virtud y vivir
más segun razon natural que vivieron los españoles, despues que en
esta isla y en las demas entraron, sacado fuera lo que tocaba á la
religion cristiana, y de aquello ántes debiera Oviedo de alaballos
que vituperallos é infamallos. Añide ser melancónicos, dándoselo por
vicio lo que era natural y sin culpa, pero más por la mayor parte son
todas estas gentes sanguinos y alegres, como puede cada cual discreto
entender por las cualidades de las regiones, y tambien por los efectos
de ser muy dados á regocijos y cantares y bailes. Dice que son viles,
no por ser humildes, pacíficos, y mansos como éstos eran, sino por
ser deshonestos y llenos de vicios y pecados, y en ésto Dios sabe la
ventaja que les llevamos. Algunas costumbres tenian, que á los que
somos cristianos parecen mal y tienen alguna parte de deshonestidad,
como orinar sentados y ventosear delante de los otros, y otras
semejantes, que rescibida la fe fácilmente se dan de mano, pero no se
hallará que hombre sienta de otro tener participacion con su propia
mujer ni con otra, ni haga otra cosa deshonesta semejante, de lo que no
se podrán alabar los nuestros cristianos que vinieron á estas partes.
Que sean cobardes, no es absolutamente vicio sino cosa natural, y
procede la cobardía de benignidad y de nobilísima sangre, por no querer
hacer mal á nadie ni recibirlo; es propiamente la cobardía vicio,
cuando se ofrece caso en que se deba ejercer algun acto de virtud,
y, por temor del peligro de la muerte ó de otro daño grande, no se
resiste al contrario de aquella virtud; como es, si, viendo el hombre
padecer servidumbre ó muerte ó algun gran daño su república, por miedo
de la muerte dejan de ayudar y resistir por su parte, y morir si fuere
menester por la defension della, ó por miedo de aquellos daños hace el
hombre algun pecado y obra contra la virtud; y en éste caso, cierto,
muchas destas gentes, considerada su desnudez y carencia de armas, y
las demasiadas y fuertes armas de los españoles, y variedad dellas,
y sobre todo los caballos, cada y cuando que ellos podian, viéndose
tiranizados y opresos, y perecer cada dia en los trabajos con los daños
é injusticias que padecian, y tambien en batallas campales contra los
españoles sus opresores y destruidores, resistian y peleaban tan
animosamente, aunque se vian desbarrigar con las espadas y trompillar
con los caballos, y alancear por los que encima de los caballos venian
(que uno de á caballo en una hora mataba 10.000 dellos), que dellos
á leones y á los más esforzados varones pasados del mundo no habia
diferencia. Y debiera de preguntarse á Oviedo, que se jacta mucho de
Capitan en la tierra firme, andando á robar y hacer esclavos para matar
en sus minas, cómo lo fué á Francisco Becerra, y á Joan de Tabira y
Vasco Nuñez, y á otros muchos que los indios quitaron, peleando, las
vidas; y en las guerras que los españoles hicieron á los indios en
esta isla, indios desnudos hicieron hazañas en manifestacion de su
esfuerzo y animosidad, como arriba en el libro II algunas referimos.
Cuanto más, una de la señales ser los hombres esforzados es osar
morir, y osar morir presupone una de las causas naturales que hace
los hombres animosos y esforzados, y ésta es abundar en mucha sangre,
porque la naturaleza, cognosciéndose á sí misma, confia de sí viendo
en sí abundar el principal humor que sostiene la vida; pues como éstas
gentes todas, segun es notorio, abunden en sangre, señal es que de su
naturaleza teman ménos el morir, é así naturalmente son animosos y
esforzados, lo cual, como he dicho, han por las obras bien mostrado
y probado, sino que su infelicidad consistió en carecer de armas y
caballos, porque si ellos les tuvieran para se defender de tan crudos
enemigos, no hobieran tan inmensos perecido, ni los que los destruyeron
se fueran alabando, ni Oviedo parlara tanto contra ellos como dejó
escripto. Del esfuerzo destas gentes, asignando causas naturales, se
podrá ver en nuestra Apologética Historia, y tambien en el susodicho
libro, _De unico vocationis modo_, cap. 4.º.



CAPÍTULO CXLV.


Añide más Oviedo contra todos los indios, que son mal inclinados:
poca filosofía estudió y ménos experiencia dellos tuvo, ni de alguna
lengua de todas estas Indias alcanzó noticia para cognoscer las malas
inclinaciones que tenian, y júzgalos temerariamente de lo que no
pudo cognoscer sino por revelacion divina, ó por conjeturas de mucha
conversacion y de muchos tiempos con todas las gentes deste orbe
habidas, y áun entónces no podria, sin juicio temerario, afirmar lo
que, como si ciencia y certidumbre dello tuviera, él afirma. Dice más,
que son de poca memoria, y en ésto yerra como en todo lo demas que
ha dicho y él se contradice, ántes se tiene por notorio tener todos
los indios inmortal memoria, como la tengan de las cosas que muchos
años pasaron, como si las tuviesen por escrito, y desto al mismo
Oviedo pongo por testigo, que dice en el cap. 1.º del libro V, que la
manera de cantar los indios era una historia ó acuerdo de las cosas
pasadas, así de guerras como de paces, porque por la continuacion de
tales cantares no se les olvidan las hazañas é acaescimientos que han
pasado, y estos cantares les quedan en la memoria en lugar de los
libros de su acuerdo, y por esta forma recitan las genealogías de sus
Caciques y señores que han tenido, y las obras que hicieron, y los
males temporales que han pasado, y en especial, las famosas victorias
por batallas, etc. Estas son sus palabras. Luégo no son de muy poca
memoria, como dice Oviedo. Parece tambien patentemente, por lo que
toman de coro de la cristiana doctrina, que no bastarian 10 hombres
que tuviesen buena memoria á tomar y decir de coro en veinte, lo que
ellos toman en un dia; y la prueba dello, por su propia causa natural
es (como en nuestra Apologética Historia, escrita en romance, y en
el libro _De único vocationis modo_, en latin, probamos), que todas
estas gentes _a toto genere_, que es decir, comunmente y cuasi todos,
y que por maravilla falta en algunos, tienen los sentidos exteriores y
interiores, segun natura, no sólo buenos pero por excelencia buenos,
y así, muy mejores que otras muchas naciones; de donde se sigue
necesariamente ser de buenos entendimientos, y desto estuvo harto
ayuno Gonzalo Hernandez de Oviedo, que nunca tractó con los indios,
ni se ocupó por un momento en cosa que á los indios conviniese, sino
en mandallos y servirse dellos como de bestias, con la ceguedad que
todos los otros españoles. Dice más contra ellos, que son mentirosos;
pluguiera á Dios que no les hobieran mentido él y ellos muchas
veces, y que las mentiras que los indios les decian no las hobieran
ellos causado, y no creo que osara más un indio decir una mentira,
mayormente á sus señores, ni entre sí para engañarse unos á otros, que
matarse. De las mentiras que los indios á los españoles decian, y hoy
dicen donde áun no los tienen asolados, las vejaciones y servidumbre
horrible, y cruel tiranía con que los afligian, y afligen y maltratan,
son la causa, porque de otra manera sino mintiendo y fingiendo, por
contentallos y aplacar su contino é implacable furor, no pueden de
mil otras angustias, y dolores y malos tractamientos escaparse; y
cerca desto, como tambien tienen experiencia de infinitas mentiras de
los españoles, y que nunca les han guardado fe que los prometiesen,
ni verdad, hay dichos de indios dignos de considerar: preguntando
españoles á indios (y no una vez acaeció sino más), si eran cristianos,
respondió el indio: «Si señor, yo ya soy poquito cristiano, dijo él,
porque ya saber yo un poquito mentir, otro dia saber yo mucho mentir,
y seré yo mucho cristiano.» Destas y de muchas otras sentencias dichas
de indios, para confusion de los españoles, y que por sus malos
ejemplos han miserablemente nuestra fe y religion cristiana infamado
y maculado en los corazones simples destas gentes, muchas pudiéramos
traer y referir que en estas tierras han pasado. Dice ser de ninguna
constancia todas estas gentes, porque no perseveran, cuando pueden
escaparse, en la vida y trabajos infernales con que los acaban, y
que no perseveran en las cosas de virtud y de la religion cristiana.
No puede Oviedo decir cosa chica ni grande, porque no fué digno de
lo ver ni de lo entender, para que las blasfemias, que de los indios
contra verdad acumula, moderara. Añide luégo allí, contra sí mismo,
una saetada enherbolada, conviene á saber, que por no trabajar, por su
pasatiempo, muchos dellos se mataron. Cuanto á que se mataron muchos
dellos, dice verdad, pero que por su pasatiempo, manifiesto es que se
lo levanta, y, como dije, que brotó de su corazon contra sí mismo, y
los demas, saetada aponzoñada, por la cual manifiesta la crueldad de
su tiranía ser tan horrenda y tan insufrible y abominable, que una
gente tan mansa y tan paciente, que en sufrimiento se tiene por cierto
haber excedido á todos los mortales, por salir é se escapar della,
escogian por ménos mal matarse. Para la prueba desto fuera bien que
Oviedo respondiera, si oyó alguna vez decir que ántes que los españoles
en estas tierras entrasen y oprimiesen estas gentes, y de tantas
impiedades con ellos y en ellos usasen, algunos por su pasatiempo se
matasen. Fueron tantas y tan nunca oidas las inhumanidades que en
ellos se ejercitaron, y bien parece claro por la obra que han hecho
nuestros hermanos en haber tantas y tan grandes tierras despoblado y
asolado, que para una gente que no cognoscia el verdadero Dios y que
tenia opinion que los que salian desta vida iban á vivir á otra donde
tenian las ánimas de comer y de beber, y placeres, canto y bailes, y
todo descanso corporal en abundancia, ¿de qué nos debemos maravillar,
porque padeciendo en ésta muerte tan contina, deseasen y trabajasen
salir della, y para ir á gozar de la otra se diesen priesa en matarse?
cuanto más que no todos se mataban, ni se sabe más que en esta isla y
en la de Cuba se ahorcasen algunos y otros se matasen bebiendo cierto
zumo ponzoñoso. Dice más en otra parte, que no sin causa permite Dios
que sean destruidos, y que sin duda tiene que por la multitud de sus
delitos los ha Dios de acabar todos muy presto, porque son gentes sin
ninguna correccion, ni aprovecha castigo en ellos, ni halagos ni buena
amonestacion etc. A lo primero, de la permision, digo, que Dios nos
guarde de sus permisiones, como solia decir una sancta persona, y de
ser nosotros los instrumentos de la perdicion de otros, como siempre
Dios castigue algunos malos por otros peores que aquellos, segun
aquello, _vindicabo me de inimicis meis cum inimicis meis_, y guay de
los que Dios toma por verdugos y por azotes de otros, que, acabado
el castigo, suele echar el azote en el fuego como Sant Agustin en la
misma materia dice; pero Oviedo no advertia, como era uno dellos, que
por sólo el pecado original, sin que otro pecado tuvieran, justamente
y sin hacerles injuria, podia Dios asolar todas estas Indias, cuanto
más por otros muchos actuales que tuvieron, pero no se nos da licencia
para que por eso los menospreciemos, ni los robemos, ni matemos, porque
guay de nosotros cuando fuéremos de los robadores y matadores dellos, y
por malos ejemplos, habiéndolos de traer á Cristo por los buenos, los
corrompiéremos, y de su salvacion fuéremos impedimento. Por más que
la divina justicia los aflija y angustie, castigándolos en esta vida,
y muestre desmamparallos entregándolos en nuestra insaciable cudicia,
ninguno de los que entre ellos tiene predestinados la bondad divina,
de lo que nadie que sea cristiano dudar debe, se le saldrá de la mano
que á la fin no lo lleve á gozar de sí mismo en la eterna vida; y por
ventura, y sin ella, despues que por nuestras manos crueles á estas
gentes hobiere Dios acabado, derramará sobre nosotros, por nuestras
violencias y tiranía, su ira, moviendo á otras naciones que hagan
con nosotros lo que con éstas hicimos, y al cabo nos destruyan como
las destruimos, y podrá ser que se hallen, de aquestos que en tanto
menosprecio tuvimos, más que de nosotros á la mano derecha el dia del
juicio; y esta consideracion debria tenernos con grande temor noches y
dias.



CAPÍTULO CXLVI.


La causa de la perdicion y acabamiento destas gentes asigna Oviedo que
es porque son gentes sin alguna correccion, ni aprovecha con ellos
castigo, ni halago, ni buena amonestacion, é naturalmente son gente
sin piedad, ni tienen vergüenza de cosa alguna; son de pésimos deseos
é obras, é de ninguna buena inclinacion. Estas son sus palabras. Cosa
es maravillosa de ver el tupimiento que tuvo en su entendimiento
aqueste Oviedo, que así pintase todas estas gentes con tan perversas
cualidades, y con tanta seguridad, para mostrar que decia verdad, como
si fuera una alhaja de su casa, á la cual hobiera dado mil vueltas
por de dentro y por de fuera, no las habiendo tractado sino cinco
años, y éstos á sólos los de la provincia del Darien, como arriba
queda dicho, y no en otra cosa sino salteándolos, y robándolos,
matándolos, y captivándolos, y echándolos y teniéndolos en las minas
del oro y en los otros trabajos, donde de hambre y molimientos y
crudelísimas aflicciones perecian, y áun éstos allí no los via sino
por maravilla, porque los entregaba en poder de un cruel carnicero,
criado suyo, que ponia para que los hiciese trabajar, que llamaban
minero ó estanciero, por otro nombre Calpisque, un género de los más
infames hombres y crueles que jamás nunca fué visto, ni haciendo más
cuenta el mismo Oviedo dellos en toda manera de estima que si fueran
hormigas ó chinches. Mirad cómo pudo saber Oviedo que todas estas
gentes (donde entran las desta isla, de quien va hablando, y todas
las demas destas Indias que nunca vido), ser de pésimos deseos y de
ninguna buena inclinacion, y si dijere que otros que habian tractado
con ellos se lo referian, á éstos se responde lo mismo que á él, que
como no pretendiesen otro fin sino robar y captivar y aniquilar
estas gentes, como él, y uno el dél y de todos fuese un oficio, el
mismo crédito se les debe de dar que á los falsarios testigos; y para
entender bien lo que dice, que no aprovecha con ellos castigo ni
halago ni buena amonestacion, debiera Oviedo de respondernos si aquel
castigo y halago y buena amonestacion era porque viniesen á oir la
predicacion del Evangelio, y porque dejasen los vicios y pecados que
tenian, ó porque se huian de las minas donde cogian el oro, muriendo
de hambre y de infernales trabajos, cuales son los que en ellas se
padecen y donde sabian que si no huian habian de perecer; y porque
muchas veces se huian é iban tras ellos, y traidos, los desollaban con
tormentos que les daban de azotes y otras aflicciones, dice Oviedo que
no aprovechaba con ellos castigo y que eran sin alguna correccion.
Algunas veces los halagaban con palabras blandas, diciéndoles que
fuesen buenos, y llamaban ser buenos que no se huyesen de las minas
y trabajos en que los ponian, y porque huian de la vida infernal que
tenian decian, y dice Oviedo, que no aprovechaba halago ni buena
amonestacion con ellos. Esto es cierto que así se hacia, y desta manera
los castigaban y halagaban, y así los atormentaban, y finalmente,
así los acabaron y acabarán los que quedan, con todo ésto el pago
que Oviedo les dá á los que él consumió y ayudó á destruir, é por
los otros que destruyeron tantos millares de gentes, es infamallos
para siempre, ya que no les puede ni pueden hacer más mal, y que los
echó y echaron á los infiernos. Por ventura, si fuera digno Oviedo de
ver los fructos de la predicacion evangélica que cada dia la divina
Providencia saca por manos é industria de sus siervos, de las gentes
que el cruel cuchillo de los españoles aún no los rayó de la haz de la
tierra, como hizo á los desta isla y las demas, y muchos millares de
la tierra firme, con cuánta fe y devocion, dejados los falsos dioses
que por no cognoscer otro mejor Dios adoraban, y todos los demas vicios
que tenian, al verdadero Dios y redentor del mundo se convierten;
y cuánto se corrigen y cuán clara y manifiestamente aprovecha la
correccion en ellos, no dijera tan gran falsedad é infamia perniciosa
contra tan infinito número de gentes, pero no fué digno de vello,
porque, por permision divina, vaciase del estómago su ánima la ponzoña
infamativa que contra estas universas naciones, pueblos y reinos, y
orbe tan grande, tan sin razon ni causa habia concebido, aunque estando
en esta ciudad de Santo Domingo, donde muchos años vivió despues de
en esta isla no haber ya indios, como se dijo, pudo haber oido de
muchas personas dignas de fe como en la Nueva España y en el Perú,
y en otras provincias donde habia religiosos que en la instruccion
dellos entendian, el inestimable fruto y aprovechamiento y correccion
que en ellos hacian, á quien debiera Oviedo creer más que á su errada
y ciega, y plegue á Dios que no maliciosa, fantasía. Levanta otro
falso testimonio á todos los indios, diciendo que desque entran en
la edad adolescente pocos desean ser cristianos, aunque se bapticen,
y que ninguna atencion tienen á lo que les enseñan, y que luégo se
les olvida; podria bien bastar lo dicho para convencer la falsedad é
insensibilidad deste Oviedo, pero todavía es bien responder á éstos
sus perniciosos dichos, y fuera cosa conveniente que respondiera si en
los cinco años que en el Darien estuvo, y veinte ó treinta que moró
en esta isla, donde, como dije, ya cuando á ella vino no habia indio,
vido predicar la fe y enseñar la doctrina cristiana á algunos indios,
¿cómo habian los tristes y trabajados y perseguidos indios de desear
ser cristianos, ni cosa de la fe de Jesucristo, si nunca tuvieron
dél noticia? _¿Quomodo invocabunt in quem crediderunt, aut quomodo
credent ei quem non audierunt? ¿quomodo aut audient sine predicante?_;
y dice el pobre hombre, que desde que los cristianos vinieron á
estas tierras, corrian cuarenta y tres años, dentro de los cuales
debieran ya de haber entendido una cosa en que tanto les iba, como era
salvar sus ánimas, como quiera que pudiera estar doscientos años sin
saber en qué consistia su salvacion, si tanto duraran, matándolos y
destruyéndolos, ántes que oyesen cosa de su salvacion; y no es verdad
lo que dice, que nunca faltaron predicadores, porque nunca los vido,
ni los habia, ni los hobo en aquella parte de tierra firme donde él
estuvo, ni en esta isla, cuando pudieran doctrinar y aprovechar á los
indios, y cuando los hobo, no habia ya á quien enseñar, por habellos
todos muerto; y segun la desórden que los españoles tuvieron en su
infernal cudicia y crueldades, de que trabajándolos con ellos usaron,
aunque hobiera muchos predicadores no tuvieran lugar para predicalles,
ni los indios para oillos, porque harto tenian que hacer los tristes
indios en pensar huirse á los montes, por hartarse de cualesquiera
hierbas ó raíces, segun la hambre que pasaban, y por salir de aquella
vida trabajosa, infernal, en la cual tenian certidumbre que hoy ó
mañana, ó esta semana ó la otra, ó en este mes ó en el otro, habian de
acabar sus vidas. Mirad con qué conciencia y con qué verdad pudo decir
Oviedo que muy pocos de los indios deseaban ser cristianos, y que era
gente muy desviada de querer entender la fe católica, y que debieran
de haber ya entendido cosa en que tanto les iba, como es salvar sus
ánimas. Confirma cuanto ha dicho Oviedo ser falsedad, el inextimable
y áun increible fructo que en todas las gentes destas Indias Dios ha
sacado, y todo el mundo sabe, donde quiera que ha habido religiosos
que les han predicado, como arriba queda ya probado. Llámalos tambien
Oviedo gentes sin piedad; júzguelo Dios como lo juzgará y lo tiene ya
juzgado, y áun cualquiera hombre que tenga mediano juicio lo podrá
juzgar, por las obras que habemos en ellas cometido, con tanta impiedad
y crueldad, ¿á quién juzgará Dios más rigurosamente de impiedad en el
postrimero dia, á nosotros cristianos ó á los infieles indios, cuando,
por testigos tan grandes, tan inmensas y tan nunca otras vistas ni
oidas despoblaciones de tantos reinos, y regiones, y provincias se le
presentaren? Finalmente, ya parece superfluidad responder á cada cosa
de las infamias y testimonios falsos con que á toda la universidad
destas indianas gentes macula é infama, como áun en sus dichos es
vario, y lo que alguna vez afirma otra vez dice lo contrario, y así
parece el crédito que en todo se le debe dar. En el cap. 13 del
libro II, dice, que naturalmente los indios destas Indias están de
contino diferentes, siendo todos, por la mayor parte, pacíficos, y
demasiadamente mansos todos entre sí, si no era algunos Caciques y
señores grandes que movian guerra contra otros, por ciertas causas;
y el contrario desto dice en el cap. 2.º del libro III, que la gente
desta isla tenia la más quieta y asosegada manera de vivir, y en el
cap. 6.º y 12 del libro II, tractando de la causa porqué el Almirante,
primero que esta isla é Indias descubrió, dejó los 38 hombres, dice que
lo hizo porque esta gente le pareció muy doméstica y mansa, y dice así:
«Viendo el Almirante que aquesta gente era tan doméstica, parecióle que
seguramente podia dejar allí algunos cristianos,» etc., y así se tuvo
por cierto, que si los 38 españoles no hicieran agravios á los indios,
ni se desparcieran unos de otros, metiéndose por la tierra dentro, que
nunca los mataran, como en el lib. I, cap. 86, referimos, y el mismo
Oviedo tambien recita en el cap. 12, donde arriba.



CAPÍTULO CXLVII.


Referidos los males y testimonios falsos, y dadas las razones que por
falsos los declaran, con que Oviedo todas estas gentes de todo este
orbe ha infamado y aniquilado temerariamente delante todo el mundo,
tornando á nuestra Historia, diremos las cosas, demás de las dichas,
que estando todavía el Rey en Barcelona en este año de 519, acaecieron;
y una dellas fué otro terrible combate que se le ofreció al susodicho
clérigo Bartolomé de las Casas, y la victoria que con el favor divino
y con la fuerza de la verdad que traia y defendia consiguió dél. Esto
acaesció desta manera: el obispo don fray Juan Cabedo, primer obispo
del Darien, de quien algunas veces arriba hemos hablado, acordó de
ir á la corte, no supe á qué fin, no al ménos para remedio de las
tiranías y perdicion que padecian sus ovejas, segun por algunas de sus
palabras se pudo conjeturar; el cual, salido del Darien vino á dar á la
isla de Cuba, donde andaba ya la frecuencia de las quejas del clérigo
Casas, que trabajaba de libertar todos los indios, quitándolos á los
españoles, estimándole por ello por destruidor de tantos hidalgos
que con los indios se mantenian y de enemigo de su nacion; díjose
despues, que oido ésto en Cuba, con lo que él tambien habia oido en
el Darien contra el Clérigo, se ofreció á hacer que lo echasen de la
corte. Tambien se presumió que Diego Velazquez le habia untado las
manos ayudándole para el camino, porque como era el Obispo persona de
mucha autoridad, sin que fuera Obispo, en especial siendo solemnísimo
predicador, esperando que le podia en la corte con el Rey nuevo, que
era el Emperador, en sus negocios ayudar, mayormente habiéndosele
alzado Hernando Cortés con su armada, y la tierra y señorío de la Nueva
España que tan copiosa muestra habia dado de tan grandes riquezas,
y con la esperanza que habia cobrado de ser en ella muy gran señor,
como de cierto lo fuera si Cortés no le hurtara la bendicion. Así
que, llegado el Obispo de tierra firme á la corte, que á la sazon,
segun ha parecido, estaba en Barcelona, puesto que por la pestilencia
que en la ciudad sobreviniera, el Rey estaba en un lugar muy fresco,
llamado Molin de Rey, tres leguas de la ciudad, y todos los Consejos
y los grandes á legua y á media legua, otros más y otros ménos, por
lugarejos y fortalezas por allí al rededor, el Obispo se aposentó en
uno de aquellos lugares como mejor pudo; venia de cuando en cuando
á comer con el obispo de Badajoz, por haber sido ambos predicadores
del Rey en un tiempo, á tractar de sus negocios, posaba el obispo de
Badajoz un cuarto de legua, en una torre y casa de placer de Molin de
Rey, donde el Rey estaba aposentado. Un dia vino el dicho Obispo de
tierra firme á palacio, que fué la primera vez que el clérigo Casas
supo que era venido; como lo vido el Clérigo en la cuadra donde el Rey
come, y preguntado quién era aquel tan reverendo fraile, dijéronle
que era obispo de las Indias. Llegóse á él, y díjole: «Señor, por lo
que me toca de las Indias, soy obligado á besar las manos de vuestra
señoría.» Preguntó á Juan de Samano, que despues fué secretario de las
Indias, con quien el Obispo estaba hablando: «¿Quién es este padre?»
Samano respondió: «Señor, el señor Casas.» El Obispo, no con chica
señal al ménos de arrogancia, dijo: «¡Oh señor Casas, y qué sermon os
traigo para predicaros!» Respondió Casas, no muy amedrentado, ántes
con alguna colerilla: «Por cierto, señor, dias há que yo deseo oir
predicar á vuestra señoría, pero tambien á vuestra señoría certifico
que le tengo aparejados un par de sermones, que si los quisiere oir
y bien considerar, que valgan más que los dineros que trae de las
Indias.» Respondió el Obispo: «Andais perdido, andais perdido.» Dijo
Samano: «Señor, del señor Casas y de su intencion, todos estos señores
están satisfechos,» ésto decia por los del Consejo. Añidió el Obispo
una palabra harto indigna de Obispo, «que con buena intencion podia
cometer cosa deshonesta, que fuese pecado mortal.» Oida la torpe
sentencia, el Clérigo conmovido, con alguna alteracion determinó de
le responder _juxta stultitiam_, que lo entendieran cuantos en la
cuadra habia; abrieron la puerta de la cámara del Rey, donde estaba en
Consejo, y salió el obispo de Badajoz, á quien esperaba el de tierra
firme para se ir á comer con él, y así no tuvo lugar el Clérigo de le
lastimar con su respuesta. Visto el Clérigo que se iba á comer con el
obispo de Badajoz, y que podia dañalle los negocios, como el de Badajoz
fuese de mucho crédito cerca del Rey, y hasta allí siempre hobiese al
Clérigo favorecido, acordó de se despachar luégo é irse al castillo
donde posaba el obispo de Badajoz, y hallólos sobre comida. Acaesció
haber comido allí el almirante D. Diego Colon, segundo de las Indias,
y D. Juan de Zúñiga, hermano del conde de Miranda, que despues fué ayo
del rey D. Felipe, siendo Príncipe; y sobre comer el obispo de Badajoz
y el Almirante, jugaron á las tablas, pasando por recreacion un poco de
tiempo, miéntras se hacia hora de ir á palacio el Obispo. En ésto entró
el Clérigo, y estando mirando todos el juego, cierta persona que habia
estado en esta isla hablaba con el Obispo de tierra firme, diciendo que
se habia hecho trigo en esta isla; el Obispo de tierra firme, afirmaba
que no era posible. El Clérigo llevaba en la bolsa ciertos granos de
muy buen trigo, de ciertas espigas que habian nacido debajo de un
naranjo en la huerta del monasterio de Sancto Domingo desta ciudad,
y dijo con toda reverencia y mansedumbre: «Por cierto, señor, yo lo
he visto muy bueno en aquella isla, y pudiera decir, veíslo, aquí lo
traigo conmigo.» El cual, así como oyó hablar al Clérigo, con sumo
inflamento menosprecio é indignacion, dijo: «¿Qué sabeis vos? ésto será
como los negocios que traeis, ¿vos qué sabeis de lo que negociais?»
Respondió el Clérigo modestamente: «¿Son malos ó injustos, señor, los
negocios que yo traigo?» Dijo él: «¿Qué sabeis vos ó qué letras y
ciencia es la vuestra, para que os atrevais á negociar los negocios?»
Entónces el Clérigo, tomando un poco de más licencia, mirando siempre
de no enojar al obispo de Badajoz, respondió: «Sabeis, señor Obispo,
cuán poco sé de los negocios que traigo, que con esas pocas de letras
que pensais que tengo, y quizá son ménos de las que estimais, os porné
mis negocios por conclusiones, y la primera será: que habeis pecado
mil veces, y mil y muchas más por no haber puesto vuestra ánima por
vuestras ovejas, para librallas de las manos de aquellos tiranos que
os las destruyen. Y la segunda conclusion será, que comeis sangre y
bebeis sangre de vuestras propias ovejas. La tercera será, que sino
restituis todo cuanto traeis de allá, hasta el último cuadrante, no
os podeis más que Judas salvar.» Desque vido el Obispo, que por las
veras no podia mucho con el Clérigo ganar, comenzó á echarlo por burlas
y mofar, riéndose y escarneciendo de las saetadas que el Clérigo le
daba. El Clérigo, todavía, teniendo el rigor de las veras, díjole:
«¿Reisos, señor? debíades de llorar vuestra infelicidad y de vuestras
ovejas.» Dijo el Obispo: «Sí, ahí tengo las lágrimas en la bolsa.»
Respondió el Clérigo: «Bien sé que tener lágrimas verdaderas de lo
que conviene llorar, es don de Dios, pero debíades de, sospirando,
rogar á Dios que os las diese, no sólo de aquel humor que llamamos
lágrimas, pero de sangre que saliese del más vivo del corazon, para
mejor manifestar vuestra desventura y miseria y de vuestras ovejas.»
En todo ésto callaba el obispo de Badajoz, pasando con su juego de
las tablas adelante, donde parecia que se holgaba de lo que pasaba,
y con ésto el Clérigo tomaba favor para confundir al Obispo y á su
insensibilidad, porque á la primera palabra que el de Badajoz dijera,
no hablara el Clérigo más, por no enojallo y perder su favor como lo
tuviese ganado. Pasado lo que está dicho, atajó lo demas el obispo de
Badajoz, diciendo: «No más, no más.» Entónces habló el Almirante y el
D. Juan de Zúñiga en favor del clérigo Casas; el Almirante, refiriendo
lo que sentia del Clérigo y de sus negocios y buena voluntad, que lo
cognoscia más, y D. Juan de Zúñiga, segun la noticia que dél tenia por
oidas. Ello todo así, asosegado el Clérigo, desde á un rato fuése á su
posada.



CAPÍTULO CXLVIII.


El obispo de Badajoz, desque fué hora de ir á palacio (porque como el
Rey comenzaba entónces á reinar eran frecuentes los Consejos que se
tenian, en especial de Guerra y del Estado), fuése y dijo al Rey todo
lo que habia entre el Obispo y el Clérigo pasado, diciendo «holgárase
Vuestra Alteza de oír lo que dijo micer Bartolomé al Obispo de tierra
firme, sobre las cosas de las Indias, acusándole que no habia hecho
con los indios, sus ovejas, como debia, segun buen pastor y Prelado.»
Oido ésto, el Rey mandó que los amonestasen, que para el tercero dia
pareciesen ante su Real acatamiento, porque los queria oir á ambos,
y como á persona que le tocaban las cosas de las Indias, mandó que
tambien se hallase presente el Almirante. Acaesció en estos dias que
vino allí un religioso de Sant Francisco, que habia estado en esta isla
Española, y visto algunos de los malos tractamientos que se hacian á
los indios, causa de la disminucion dellos; este religioso, por lo
que habia oido del Clérigo, y de los negocios que tractaba y del fin
que pretendia, deseaba vello y conocello, y así lo anduvo á buscar
y vino á él en aquel lugarejo donde el Rey estaba, diciendo: «Señor
yo he sabido los negocios y pasos en que andais, que son de apóstol
verdadero; yo he estado en las Indias y he visto los males y daños que
aquellas miserables gentes padecen, y ved en qué os puedo ayudar» y áun
en la misma casa y á la misma hora que descendia de la brega que habia
con el Obispo pasado lo fué á hallar. El Clérigo lo abrazó y dió las
gracias por el consuelo y ofertas que le daba. Desde allí predicaba
en la Iglesia del pueblo, que no era de más de treinta casas, y cuasi
las palabras se oian en palacio, y, como no habia más de una iglesia,
todos los Grandes allí estaban aposentados, y los que venian de los
otros lugares cada dia á palacio, y los flamencos y de la casa Real,
cuasi iban á oir al fraile, que de otra materia más que de las hazañas
abominables destas Indias no tractaba. Llegado ésto á los oidos del
Rey, mandó tambien que se hallase con el Obispo de tierra firme, y el
Almirante y el Clérigo, ante su presencia, el fraile. Llegado el dia de
la disputa ó audiencia, que el Rey determinó dar al Obispo y al Clérigo
para que en su presencia careados hablasen, llegó primero al lugar ó
cuadra donde el Rey habia de estar el Obispo y luego el fraile; el
Obispo, como lo vido, no le plugo nada, sospechando, que como parecia
libre en el predicar, lo seria quizá en lo que dijese favorable, por lo
cual quísolo, como dicen, sobajar y atemorizar, y para este fin, á lo
que pareció, díjole: «Padre, ¿qué haceis agora vos aquí? bien parece á
los frailes andar por la corte, mejor les sería estar en sus celdas y
no venir á palacio.» Respondió el fraile al Obispo, de su misma órden
fraile: «Así me parece, señor Obispo, que nos sería mejor estar en
nuestras celdas á todos los que somos frailes.» Replicóle el Obispo
cierta palabra en que pretendia echallo de allí, porque cuando saliese
el Rey no le hallase, respondió el fraile: «Callad agora, señor Obispo,
y dejad salir al Rey é vereis lo que pasa.» Creyóse por entónces que
el fraile causó, con lo que habia dicho al Obispo, que perdiese algo
del orgullo y presuncion que mostraba, cuando desde á un rato se vieron
todos delante del Rey. Salido el Rey, é sentado en su silla real,
sentáronse los de su Consejo en bancas, más abajo; éstos eran Mosior de
Xevres, el Gran Chanciller, el obispo de Badajoz, el licenciado Aguirre
y otros tres ó cuatro que se me han caido de la memoria; la órden de
se asentar fué ésta, en las bancas de la mano derecha, por respecto
del Rey, estaba Mosior de Xevres, y luégo, junto á él, el almirante
de las Indias y despues dél el Obispo de tierra firme, y despues dél
el licenciado Aguirre. En las de la mano izquierda; el primero era el
Gran Chanciller y despues dél el Obispo de Badajoz, y de allí adelante
los demas. El Clérigo allegóse á la pared, frontero del Rey, y el
fraile de Sant Francisco junto al Clérigo. Todos así ordenados y en
gran silencio callando, desde á un poco de rato levantáronse Mosior de
Xevres y el Gran Chanciller, cada uno por su lado, y suben la grada de
la peana donde el Rey estaba sentado, con sumo reposo y reverencia;
hincadas las rodillas, junto al Rey, consultan lo que mandaba, hablando
muy paso, como á la oreja, un ratico de tiempo; tornáronse á levantar,
y, hecha su reverencia, viénense á sus lugares y siéntanse como de
ántes lo estaban, y estando un poco así, callando, habla el Gran
Chanciller (cúyo es hablar y determinar lo que en el Consejo se ha de
tractar presente ó ausente el Rey, por ser cabeza y Presidente de los
Consejos): «Reverendo Obispo, Su Majestad manda que hableis, si algunas
cosas teneis de las Indias que hablar;» ya era venido el decreto de la
eleccion del Rey, Emperador, y por ésto se le hablaba con Majestad. El
Obispo de tierra firme se levantó y hizo un preámbulo muy gracioso y
elegante, como quien solia graciosa y elocuentemente predicar, diciendo
que muchos dias habia que deseaba ver aquella presencia real, por las
razones que á ello le obligaban, y que agora que Dios le habia complido
su deseo, cognoscia que _facies Priami digna erat imperio_; lo que
el poeta Homero dijo de la hermosura de Priamo, aquel excelente Rey
troyano. Cierto, pareció muy bien á todos, y de creer es que al Rey no
ménos agradó el preámbulo. Tras el proemio, añidió luégo, que porque
él venia de las Indias y traia cosas secretas, de mucha importancia,
tocantes á su real servicio, y que no convenia decirlas, sino á sólo Su
Majestad y su Consejo, por tanto, que le suplicaba que mandase salir
fuera los que no eran de Consejo; y dicho ésto, estuvo así un poco y
hízole señal el Gran Chanciller y tornó á sentarse. Parado así todo,
y todos callando, tornaron Mosior de Xevres y el Gran Chanciller, por
la misma órden, á levantarse, y subieron al Rey, y hecha reverencia, y
hincadas las rodillas, tornaron á consultar al oido lo que Su Majestad
mandaba. Tórnanse á sentar con toda la su dicha modestia y reposo, y
desde á un poquito, dice el Gran Chanciller: «Reverendo Obispo, Su
Majestad manda que hableis si teneis que hablar.» Levántase el Obispo,
y tórnase á excusar, diciendo: que las cosas que trae que decir son
secretas, y que no conviene que las oiga sino Su Majestad y los de su
Consejo, y tambien porque no venia él á poner en disputa sus años y
canas. Tornan los susodichos Mosior de Xevres y Gran Chanciller por la
misma órden, y gravedad, y ceremonias pasadas, á consultar al Rey, é
consultado, tórnanse á sentar, y dice el Gran Chanciller: «Reverendo
Obispo, Su Majestad manda que hableis si teneis que hablar, porque los
que aquí están, todos son llamados para que estén en este Consejo.»
Manifiesto fué que el Obispo andaba porque saliesen de allí el Clérigo
que tanto le habia dos dias ántes lastimado, y tambien porque saliese
el fraile, de quien media hora habia que le diera un buen tártago;
finalmente, habla el Obispo tornándose á excusar y alegando que no
venia á poner en disputa sus años y canas, pero, pues Su Majestad lo
mandaba, proseguia adelante, y dijo así: «Muy poderoso señor, el Rey
católico, vuestro abuelo, que haya santa gloria, determinó de hacer
una armada para ir á poblar la tierra firme de las Indias, y suplicó á
nuestro muy Sancto Padre me criase Obispo de aquella primera poblacion,
y dejado los dias que he gastado en la ida y en la venida, cinco años
he estado allá, y como fuimos mucha gente y no llevábamos que comer
más de lo que hobimos menester para el camino, toda la más de la gente
que fuimos, murió de hambre, y los que quedamos, por no morir como
aquellos, en todo este tiempo ninguna otra cosa hemos hecho sino robar,
y matar y comer. Viendo, pues yo, que aquella tierra se perdia, y que
el primer Gobernador della fué malo, y el segundo muy peor, y que
Vuestra Majestad era en felice hora á estos reinos venido, determiné
venir á darle noticia dello como á Rey y señor, en cuya esperanza está
todo el remedio; y en lo que toca á los indios, segun la noticia que
de los de la tierra donde vengo tengo, y de los de las otras tierras,
que viniendo camino vide, aquellas gentes son siervos _a natura_, los
cuales precian y tienen en mucho el oro, y para se lo sacar es menester
usar de mucha industria, etc.» Estas palabras y otras á este propósito,
aunque con alguna contradiccion de sí mismo, segun allí se notó, dijo
ante el Rey é aquel Consejo y de los demas el dicho Obispo de tierra
firme, y éstos fueron los secretos que traia para decir al Rey, é no
queria que el clérigo Casas ni los demas los oyesen.



CAPÍTULO CXLIX.


Cesó de hablar el Obispo, y levantáronse Mosior de Xevres y el Gran
Chanciller, y van al Rey con la órden y ceremonias susodichas, y
tornándose á sentar, dijo el Chanciller al Clérigo: «Micer Bartolomé,
Su Majestad manda que hableis.» Entónces el Clérigo, quitado su bonete
y hecha muy profunda reverencia, comenzó desta manera: «Muy alto y
muy poderoso Rey y señor, yo soy de los más antiguos que á las Indias
pasaron, y há muchos años que estoy allá, en los cuales he visto por
mis ojos, no leido en historias que pudiesen ser mentirosas, sino
palpado, porque así lo diga, por mis manos, cometer en aquellas gentes
mansas y pacíficas las mayores crueldades y más inhumanas que jamás
nunca en generaciones por hombres crueles ni bárbaros irracionales
se cometieron, y éstas sin alguna causa ni razon, sino sólamente por
la cudicia, sed y hambre de oro insaciable de los nuestros. Estas
han cometido por dos maneras: la una, por las guerras injustas y
crudelísimas que contra aquellos indios que estaban sin perjuicio
de nadie en sus casas seguros, y tierras donde no tienen número las
gentes, pueblos y naciones que han muerto; la otra, despues de haber
muerto á los señores naturales y principales personas, poniéndolos
en servidumbre, repartidos entre sí, de ciento en ciento, y de
cincuenta en cincuenta, echándolos en las minas donde al cabo, con
los increibles trabajos que en sacar el oro padecen, todos mueren.
Dejo todas aquellas gentes, donde quiera que hay españoles, pereciendo
por estas dos maneras, y uno de los que á estas tiranías ayudaron, mi
padre mismo, aunque ya está fuera dello. Viendo todo ésto yo me moví,
no porque yo fuese mejor cristiano que otro, sino por una compasion
natural y lastimosa que tuve de ver padecer tan grandes agravios é
injusticias á gentes que nunca nos las merecieron, y así vine á estos
reinos á dar noticia dello al Rey católico, vuestro abuelo; hallé á
Su Alteza en Plasencia, díle cuenta de lo que digo, rescibióme con
benignidad, y prometió para en Sevilla, donde iba, el remedio. Murió
en el camino luégo, y así, ni mi suplicacion ni su real propósito
hobieron efecto. Despues de su muerte hice relacion á los Gobernadores
que eran el cardenal de España D. Fray Francisco Ximenez, y el Adriano,
que agora es cardenal de Tortosa, los cuales proveyeron muy bien todo
lo que convenia para que tan grandes daños cesasen y aquellas gentes
no pereciesen, pero las personas que las dichas provisiones fueron á
ejecutar, desarraigar tanta maldad y sembrar tanto bien y justicia no
merecieron; torné sobre ello, y despues que Vuestra Majestad vino, se
lo he dado á entender, y estuviera ya remediado, si el Gran Chanciller
primero en Zaragoza no muriera; trabajo ahora de nuevo en lo mismo,
y no faltan ministros del enemigo de toda virtud y bien, que por sus
propios intereses, mueren porque no se remedie. Va tanto á Vuestra
Majestad en entender ésto y mandallo remediar, que dejado lo que toca
á su Real ánima, ninguno de los reinos que posée, y todos juntos, se
igualan con la mínima parte de los estados y bienes por todo aquel
orbe; y en avisar dello á Vuestra Majestad, se yo de cierto que hago
á Vuestra Majestad uno de los mayores servicios que hombre vasallo
hizo á Príncipe ni señor del mundo, y no porque quiera ni desee
por ello merced ni galardon alguno, porque ni lo hago por servir á
Vuestra Majestad, porque es cierto (hablando con todo el acatamiento
y reverencia que se debe á tan alto Rey é señor), que de aquí á aquel
rincon no me mudase por servir á Vuestra Majestad, salva la fidelidad
que como súbdito debo, sino pensase y creyese hacer á Dios en ello gran
sacrificio, pero es Dios tan celoso y granjero de su honor, como á él
se deba sólo el honor y la gloria de toda criatura, que no puedo dar un
paso en estos negocios, que por sólo él tome á cuestas de mis hombros,
que de allí no se causen y procedan inestimables bienes y servicios de
Vuestra Majestad: y para rectificacion de lo que dicho tengo, digo y
afirmo, que renuncio cualquiera merced y galardon temporal que Vuestra
Majestad me quiera y pueda hacer, y si en algun tiempo, yo, ó otro por
mí, merced alguna quisiere y pidiere directo ni indirecte, en ninguna
cosa de las susodichas Vuestra Magestad me dé crédito, ántes sea yo
tenido por falso, engañador de mi Rey é señor. Allende desto, aquellas
gentes, señor muy poderoso, de que todo aquel mundo nuevo está lleno
y hierve, son gentes capacísimas de la fe cristiana, y á toda virtud
y buenas costumbres por razon y doctrina traibles, y de su _natura_
son libres, y tienen sus Reyes y señores naturales que gobiernan sus
policías; y á lo que dijo el reverendísimo Obispo, que son siervos _a
natura_ por lo que el Filósofo dice en el principio de su Política,
que _vigentes ingenio naturaliter sunt rectores et domini aliorum_,
y _deficientes a ratione naturaliter sunt servi_, de la intencion
del Filósofo á lo que el reverendo Obispo dice hay tanta diferencia
como del cielo á la tierra, y que fuese así como el reverendo Obispo
afirma, el Filósofo era gentil, y está ardiendo en los infiernos,
y por ende tanto se ha de usar de su doctrina, cuanto con nuestra
sancta fe y costumbre de la religion cristiana conviniere. Nuestra
religion cristiana es igual y se adapta á todas las naciones del mundo,
y á todas igualmente rescibe, y á ninguna quita su libertad ni sus
señoríos, ni mete debajo de servidumbre, su color ni achaques de que
son siervos _a natura_ ó libres, como el reverendo Obispo parece que
significa, y por tanto, de Vuestra Real Majestad será propio desterrar
en el principio de su reinado de aquellas tierras tan enorme y
horrenda, delante Dios y los hombres, tiranía, que tantos males y daños
irreparables causa en perdicion de la mayor parte del linaje humano,
para que nuestro Señor Jesucristo, que murió por aquellas gentes, su
real Estado prospere por muy largos dias.» Esta fué la oracion del
clérigo Casas, en la cual estuvo buenos tres cuartos de hora, y el Rey
muy atento, y todos mirándole y notando cada palabra de lo que decia.
Acabada la habla del Clérigo, levantáronse Mosior de Xevres y el Gran
Chanciller, y fueron al Rey como solian, y, consultado, tornados á
sentar, dijo el Gran Chanciller al religioso de Sant Francisco: «Padre,
Su Majestad manda que hableis si teneis que hablar en las cosas de las
Indias.» El religioso, hecho al Rey su debido acatamiento, comenzó así:
«Señor, yo estuve en la isla Española ciertos años, y por la obediencia
me fué impuesto y mandado con otros que fuese á visitar y contar el
número que habia en la isla de indios, y hallamos que habia tantos
mil; despues, á cabo de dos años, me tornaron á encargar y mandar lo
mismo, y hallamos que habian perecido en aquel tiempo tantos mil que
habia ménos, y así, de aquesta manera, se habia destruido la infinidad
de gentes que habia en aquella isla; pues si la sangre de uno muerto
injustamente, tanto pudo que no se quitó de los oidos de Dios, hasta
que Dios hizo venganza della, y la sangre de los otros nunca cesa de
clamar, _vindica sanguinem nostrum, Deus noster_, ¿qué hará la sangre
de tan innumerables gentes como en aquellas tierras con tan gran
tiranía é injusticia han perecido? Pues por la sangre de Jesucristo y
por las plagas de Sant Francisco, pido y suplico á Vuestra Majestad
que remedie tanta maldad y perdicion de gentes, como perecen cada dia,
porque no derrame sobre todos nosotros su rigurosa ira la divinal
justicia.» Esto fué lo que oró el padre religioso de Sant Francisco;
fué harto breve, pero con gran hervor y harto sangriento todo lo que
dijo, que parecia que los que allí estaban eran ya puestos en el final
juicio. Desque el religioso cesó de hablar, Mosior de Xevres y el Gran
Chanciller fueron á consultar al Rey, é tornados á sentarse, dijo el
Gran Chanciller al Almirante que Su Majestad mandaba que hablase. El
cual, con brevedad y prudentemente, se expidió diciendo: «Señor, los
males y daños que en las Indias se han hecho y se hacen, que refieren
estos Padres, son muy manifiestos, y hasta ahora clérigos y frailes,
no los pudiendo sufrir, los han reprendido, y, segun aquí ha parecido,
ante Vuestra Majestad vienen á denunciarlo, y puesto que Vuestra
Majestad recibe en destruille aquellas gentes y tierras inestimable
daño, pero mayor lo rescibo yo, porque aunque lo de allá todo se
pierda, no deja Vuestra Majestad de ser Rey y señor, pero yo, ello
perdido, no me queda en el mundo nada donde me pueda arrimar, y ésta ha
sido la causa de mi venida para informar dello al Rey católico que haya
sancta gloria, y á ésto estoy esperando á Vuestra Majestad; y así, á
Vuestra Majestad suplico, por la parte del daño grande que me cabe, sea
servido de lo entender y mandar remediar, porque en remediallo Vuestra
Majestad cognoscerá cuán señalado provecho y servicio á su real Estado
se seguirá.» Cesó el Almirante de hablar, y levantóse el Obispo de
tierra firme y suplicó por licencia para tornar á hablar. Consultaron
al Rey los dos que solian, con el modo y ceremonias ya declaradas, y
respondió el Gran Chanciller al Obispo: «Reverendo Obispo, Su Majestad
manda, que si más teneis que decir, lo deis por escrito, lo cual,
despues se verá.» Levántose luégo el Rey, y entróse en su cámara, y no
hobo en ésto por entónces más: todo ésto pasó allí estando yo presente.



CAPÍTULO CL.


Parece convenir que se refiera aquí la opinion que aquel Obispo tuvo
destas gentes de las Indias, y de las obras que en ellas hicieron
nuestra gente de España, para declaracion de aquello que el Obispo
dijo ante el Rey, que los indios eran siervos _a natura_. Esto
parecerá por un tractado que compuso en latin é dedicó á un licenciado
Barrera, médico, muy su amigo, el cual me lo dió á mí, porque lo era
tambien mio, en el cual movió y determinó dos cuestiones: la una, si
la guerra que se habia movido y hacia contra estas gentes era justa:
_Utrum bellum hactenus contra indos Occeani maris insulas incolentes
sit justum._ La segunda cuestion, si los captivos en aquellas guerras
fuesen esclavos legales: _Secundo, utrum capti in hoc bello sunt servi
legales._ La primera cuestion responde: ser las guerras injustas
por defecto de autoridad, porque ni el Papa tal autoridad dió en la
concesion que hizo á los Reyes destas Indias, y los reyes de Castilla,
no sólo nunca tal autoridad dieron por palabra ni por escrito, pero
muchas veces y por muchas instrucciones, mandamientos y exhortaciones,
lo prohibieron, y dice así en su tractado: _Sed in donatione qua
Summus Pontifex, tan quam universalis dominus, has barbaras nationes
catholico regi Ferdinando dedit et donavit, aut ejus prudentissimo
et sapientissimo regimini commisit, non invenitur mandatum tacitum
vel expressum de bello indicendo contra illos. Nec ipse serenissimus
atque catholicus Rex, alicui gubernatorum seu exercitus ductorum, de
quampluribus ab ipso missis ad instruendum pacificandum reducendumque
præfatos indos ad obedientiam Sedis apostolicæ et suæ cælsitudinis
nomine præfatæ Sedis, tale bellum verbo vel scripto mandavit; immo
hoc prohibuisse notum est aspicienti ejus exortationes et mandata,
in scriptis quibus instrui jussit suos gubernatores et capitaneos, ut
benigne et pacifice dictis barbaris suaderent monita salutis multum
sibi conferentia audire et eis obtemperare sub aseveratione quod eis
in nullo essent molesti, insuperque uxores filios et quæque sua forent
ipsis conservabuntur intacta, et a quibuscumque, si quos habuissent
adversarios, redderent securos. Si ergo auctoritas Principis ad justum
bellum requiritur, sequitur quod omnia bella mota contra jam dictos
barbaros injusta sunt, et per privatas personas, non solum sine
auctoritate Principis immo contra ejus multiplicem prohibitionem._ Lo
mismo prueba ser injustas las dichas guerras por no haber intervenido
causa justa, que habia de ser que nos hobiesen ofendido, infestado,
turbado y robado alguna cosa, que no nos la quisiesen restituir,
ó satisfacer, por la injuria que nos hobiesen hecho, y dice así:
_Sed isti de quibus est sermo nec nostra possidebant, nec in aliquo
unquam nobis infesti seu molesti fuerunt, nec nostris impedimentum
prestarunt ubicumque declinare voluerunt, antequam male et crudeliter
tractarentur. Cum igitur, his non obstantibus, eos impugnarent et
invaserint et hucusque invadere non cessant, eorum bona in prædam
et personas in captivitatem redigendo, nulla auctoritate Principis
freti, nec causa justa ejus movente, bene manifestum est bellum
hactenus motum contra sæpe dictos barbaros esse injustum._ Cuanto á la
cuestion segunda, «que los indios tomados en aquellas guerras no sean
ni pudieron ser esclavos,» conclúyela desta manera: _Cum ergo, ut ex
dictis patet in secundo quæsito, nullo modo per quamcumque personam
cujuscumque condicionis potuit indici justum et proprium bellum contra
præfatos indos, nulla in eis culpa precedente; sequitur quod capti in
tali bello non sunt servi eorum qui eos cæperunt, nec capientes possunt
eis juste dominari et per consequens talis dominatio est tiranica,
et capti non sunt servi lege justa sed oppresiva_, etc. Dice despues
más abajo que no sean tampoco siervos _a natura_: _Et quod non sint
servi a natura probatur quonian ad hoc quin aliquis sit natura dominus
vel natura servus tria requiruntur; primum, quod dominus prudentia et
ratione excedat servum et quod servus omnino deficiat et careat his,
scilicet prudentia et ratione: secundum, quod sit tantæ utilitatis
dominus servo quantæ servus domino: tertium, quod servus natura non
cogatur per quemcumque indiferenter servire domino natura, sed solum
per Principem aut publicam personam._ Despues de explicadas las dichas
tres condiciones que se requieren para que uno sea siervo por _natura_,
dice así: _Si ergo, ista tria requiruntur ad dominium et servitutem
naturalem, luculenter apparet quod sic capti in injusto bello, quod
est indictum sine auctoritate Principis, et sine justa causa motum,
non possunt effici servi legales, et capientes sunt potius dicendi
latrunculi et oppresores quam domini; qua eadem ratione non possunt
esse servi natura, cum requiratur autoritas Principis determinantis et
constituentis illos qui sunt aptitudine domini ut actu dominentur, et
eos qui sunt aptitudine servi ut actu pareant et serviant. Privantur
ergo juste hujusmodi oppressores, ne de his quod vi ceperunt et
oppreserunt possunt veluti de re possessa disponere, quod est habere
secundum legalem quem vulgo sclavum appellant; privantur insuper ne
idem superati et victi eisdem tyrannis et invasoribus commendentur et
donentur, ut ex illis aliquam possint consequi utilitatem, quod est
habere servum naturalem qui vulgari vocabulo dicitur naboria. Injustum
est enim ut dominus natura instituatur ille qui solum suam et non servi
quærit utilitatem._ De aquí parece que el Obispo no asigna otra razon
por donde los indios no los pudieron tener los españoles encomendados
por siervos _a natura_, sino porque no los declaró el Rey por siervos
_a natura_, y tambien, aunque cortamente al cabo lo dice, porque los
españoles no los tractaban de tal manera que les fuesen tan provechosos
como los indios lo eran á ellos, y así, por falta de las dos cosas
que se requerian para que fuesen siervos por _natura_, dice que los
españoles no los pudieron tener encomendados justamente, y por tanto
eran tiranos é invasores injustos. De manera que supone en lo que dice,
los indios ser de sí, que es tener aptitud é habilidad, ó por claro
hablar, ser incapaces de se gobernar, y así ser siervos de _natura_,
y que el Rey los pudiera declarar por tales, y por tanto, dalles á
los españoles, con tanto que les fueran tan útiles cuanto á ellos los
indios; á ésto podemos decir en favor de los españoles, que la hora
que el Rey daba los repartimientos ó encomiendas, ó las permitia dar,
era visto dárselos por siervos por _natura_, pero nunca Dios quiera que
tal intencion el Rey ni la Reina católica jamás tuvieran, como parece
arriba, libro II, en el cap. 14, y donde se puso á la letra la Cédula
real, de la cual ocasionalmente se introdujeron los repartimientos que
llamaron despues encomiendas, sin tal mandar tácita ni expresamente,
ni pasalle por el pensamiento; de manera, que sólo el Comendador Mayor
de Alcántara, despues de la Reina muerta, contra expreso mandado de la
dicha católica Reina, por su propia autoridad fué el inventor dello.
Tornando al propósito deste señor Obispo de tierra firme, aunque
supone, como dije, ser los indios siervos _a natura_, pero no lo prueba
ni lo aplica, las condiciones y razones que el Filósofo pone donde
lo alega, que es en el libro I de su Política, para que una persona
ó personas sean siervos por _natura_, á los indios, y creo yo que no
osó aplicallas, porque no halló convenirles á los indios, y cualquiera
le pudiera con la experiencia y verdad mostrar el contrario, y que
si él viera que les convenian claro lo dijera. En ésto me maravillo
cómo se ofuscó su entendimiento viendo él manifiestamente que los
indios se sabian regir, y tenian sus pueblos y Reyes y reinos, y ésto
será manifiesto por lo que abajo se dijere; allende ésto, el buen
Obispo parece haber errado la intencion del Filósofo, por no penetrar
la médula de su sentencia. Las condiciones ó cualidades que ha de
tener el hombre para ser siervo por _natura_, son, segun el Filósofo,
principalmente que carezca de juicio de razon, y como mentecato ó cuasi
mentecato, y finalmente, que no se sepa regir. Esto se prueba porque
dice allí Aristóteles, que el tal ha de diferir tanto del comun modo
de razon que los hombres discretos y prudentes tienen, como difiere el
cuerpo de la ánima y la bestia del hombre; por manera, que así como el
cuerpo no es capaz de se regir á sí ni á otros, ni la bestia á sí ni
á las otras sino por el ánima y por el hombre, así el que es siervo
por _natura_, ni á sí ni á otros sabe ni puede saber regir, sino es
por las personas prudentes, que son, por la prudencia y buen juicio de
razon, señores, ó por mejor decir, Gobernadores de otros por _natura_.
Las señales que tienen los siervos de _natura_ por las cuales se pueden
y deben cognoscer, son que la naturaleza les dió cuerpos robustos y
gruesos y feos, y los miembros desproporcionados para los trabajos,
con los cuales ayuden, que es servir, á los prudentes; y las señales
para cognoscer los que son señores ó personas para saberse gobernar á
sí mismos y á otros, la naturaleza se las dió, y éstas fueron y son,
los cuerpos delicados y los gestos hermosos por la mayor parte, y los
órganos de los miembros bien dispuestos y proporcionados. Todo ésto es
del Filósofo y tráelo el mismo Obispo en aquel tractado, aunque en ésto
no concluye al propósito nada.



CAPÍTULO CLI.


Pues trayendo lo susodicho todo al propósito, que los indios todos,
como él supone que lo son, no sean siervos _a natura_ pruébase
claramente mostrando todo el contrario. Manifiesto es que estas gentes,
en todas estas Indias, las hallamos en pueblos y grandes pueblos
pobladas, que es señal y argumento grande de razon; hallámoslas con
señores poderosos que las regian y gobernaban, hallámoslas pacíficas
y en sus repúblicas ordenadas, y que cada uno de los vecinos tenia
y gozaba de su hacienda, y casa y estado. Esto era imposible, ni
conservarse tanta gente ayuntada sin paz, ni la paz sin justicia, como
es todo ésto averiguado. Las señales, pues, que tienen de libres,
y no de siervos, por _natura_, tambien lo declaran, porque por la
mayor parte son de muy buenas disposiciones de miembros y órganos
de las potencias, proporcionados y delicados, y de rostros de buen
parecer, que no parecen todos sino hijos de señores, y son de muy
poco trabajo por su delicadez, y bien parece pues con los trabajos en
que los habemos puesto han perecido tantos millares: desto habemos
escrito largo y probado en nuestro libro _De unico vocationis modo
omnium gentium ad veram religionem_, capítulo 4.º Item, sin la prueba
susodicha, que bastaria, pues hace evidencia de ser aquestas gentes
libres y no siervas por _natura_, pruébase tambien por lo que dice y
añide allí el Filósofo, de los bárbaros que son propiamente siervos
por _natura_, entre los cuales no hay principado natural, porque no
tienen órden de república, ni de señorío, ni subjecion, conviene á
saber, no tienen señores naturales, porque no hay entre ellos quien
tenga prudencia gubernativa, ni prudencia electiva para elegir entre sí
señor ó regente quien los gobierne, ni tienen leyes porqué se rijan,
y obedezcan y teman, ni quien prohiba, ni castigue, ni tienen cuidado
de la vida social, sino que viven como cuasi animales. Pero todo el
contrario vemos en los indios, como es manifiesto, porque ellos tienen
Reyes y señores naturales, tienen órden de república, tienen prudencia
gubernativa y electiva, porque elijen los Reyes que los rijan; tienen
leyes por que se rijen á que obedecen y temen, y á quien los corrija y
castigue, tienen gran cuidado de la vida social, luégo no son siervos
por _natura_. Terceramente se prueba lo mismo por esta manera: ser los
hombres siervos por _natura_, es ser estólidos y santochados, y como
mentecatos y sin juicio, ó con muy poquito juicio de razon, segun lo
que se colije de lo que allí dice dellos el Filósofo, y ésto es como
monstruo en la naturaleza humana, y así han de ser muy poquitos, y por
maravilla, como los monstruos por maravilla se hallan en todas las
especies de las cosas, segun parece por experiencia; porque un hombre
ó un animal, por maravilla nasce y es cojo, ó manco, ó con un ojo, ó
con más de dos, ó con seis dedos, ó con ménos de cinco y con otros
defectos desta manera, y lo mismo es en los árboles y en las otras
cosas criadas, que siempre nascen y son perfectas, segun sus especies,
y por maravilla hay monstruosidad en ellas, que se dice defecto y error
de la naturaleza, y mucho ménos y por más maravilla ésto acaesce en la
naturaleza humana áun en lo corporal, y muy mucho ménos es necesario
que acaezca en la monstruosidad del entendimiento, ser, conviene á
saber, una persona loca, ó santochada ó mentecata, y ésto es la mayor
monstruosidad que puede acaecer, como el ser de la naturaleza humana
consista, y principalmente, en ser racional, y por consiguiente sea
la más excelente de las cosas criadas, sacados los ángeles, y que sea
monstruosidad los semejantes defectos del entendimiento, dícelo el
Comentador en el libro III «De ánima.» _Error, inquit, intellectus et
falsa opinio ita se habet in cognitionibus, sicut mostrum in natura
corporali._ Pues como los monstruos en la naturaleza corporal de todas
las cosas criadas, acaezcan por gran maravilla, y, por razon de la
dignidad de la naturaleza humana, mucho ménos acaezca hallarse monstruo
cuanto al entendimiento, conviene á saber, ser alguna persona loca,
mentecata, santochada y careciente de conviniente juicio de razon para
se gobernar, y éstos sean los que por naturaleza son siervos, y estas
gentes sean tan innumerables; luégo imposible es, aunque no hobiésemos
visto por los ojos el contrario, que puedan ser siervos por _natura_, y
así, monstruos en la naturaleza humana, como la naturaleza obre siempre
perfectamente y no falte sino en muy mínima parte, como el Filósofo
prueba en el libro II. _De cælo et mundo_, y en otros muchos lugares.
Y ésto confirma bien claro á nuestro propósito, Sancto Tomás, en la
primera parte, cuestion 23, art. 7.º, _ad Tertiam_, donde dice, que el
bien proporcionado al comun estado de la naturaleza, siempre acaesce
por la mayor parte y falta por la menor, como parece que los hombres,
por la mayor parte se hallan tener suficiente ciencia y habilidad;
falta, como son los que moriones y locos ó mentecatos se llaman. Esto
es de Sancto Tomás. Ofúscase, pues, el Obispo de tierra firme haciendo
á todos estas tan infinitas naciones siervos por naturaleza, viendo
él claramente lo contrario, y por ésto creo yo que no osó aplicar las
calidades de los tales siervos que el Filósofo trae, por ver que por
ninguna manera convenian á los indios, y así pasó disimulando. Erró
asimismo, á lo que parece, en la intencion del Filósofo, porque el
Filósofo dos cosas pretende allí enseñar; una, que la naturaleza, como
no falte en las cosas necesarias á la vida humana, así como proveyó
de inclinacion á los hombres para ser sociales y vivir muchos en un
lugar, fué necesario proveer que algunos naturalmente fuesen hábiles
para poder á otros regir é gobernar, y de aquellos se eligiesen los
que gobernasen, porque muchos juntos no pudieran vivir vida quieta y
sin confusion, si entre ellos no hobiera quien los gobernara. Pero no
se entiende que todos los que por naturaleza son prudentes, sean luégo
señores de los que ménos saben, porque si así fuése, muchos Reyes
serian siervos de sus vasallos, ni se sigue tampoco que todos los que
tienen poco entendimiento, luégo sean siervos de los que más saben,
porque así todo el mundo se turbaria y confundiria, y si el Obispo
entendió que nosotros, por ser más sábios y políticos que estas gentes,
aunque ellos tuviesen como tenian sus policías ordenadas, los podiamos
señorear por razon de ser siervos por _natura_, erró en la intencion
del Filósofo que sólo quiso enseñar haber proveido la naturaleza,
entre los hombres y en todas las naciones, muchos prudentes y de buen
juicio de razon para los otros gobernar, como es manifiesto y queda
bien probado; pues ningun reino ni provincia, ni pueblo, en islas y en
tierra firme hallamos, que no tuviese su Rey é señor natural, mediato
ó inmediato; luégo no son siervos por _natura_ estas naciones, para
que nosotros, aunque seamos más hábiles, las debamos señorear, ántes,
en verdad, que en muchas partes destas Indias tenian muy mejor manera
de gobierno, cuanto sin fe del verdadero Dios se puede alcanzar, que
nosotros, y por consiguiente, por aquesta razon, más justamente y segun
_natura_ pudiéramos servilles y ellos señorearnos. Lo otro, que el
Filósofo allí enseña, es, que para cumplir con las dos combinaciones
ó compañías necesarias de la casa, que son marido y mujer, y señor y
siervo, proveyó la naturaleza de algunos siervos por _natura_, errando
ella que les faltase el juicio necesario para se gobernar por razon,
y les diese fuerzas corporales para que sirviesen al señor de la
casa, de manera que á ellos, siervos por _natura_, fuese provechoso
y á los que por _natura_ fuesen señores dellos, que es ser prudentes
para gobernar la casa, porque imposible ó cuasi imposible es la casa
poderse conservar sin siervo, ó por naturaleza ó habido por guerra,
y cuando no lo hay, otra persona por su soldada que sirva, y en los
pobres, que ni siervo ni mozo de soldada puedan tener, en lugar dellos
se socorre con un buey arador, ó con otro doméstico animal. Así lo
dice allí el Filósofo; y desto segundo ninguna cosa toca los indios,
porque no son santochados, ni mentecatos, ni sin suficiente juicio de
razon para gobernar sus casas y las ajenas, como queda declarado y
probado. Desta materia dejamos escrito en nuestra Apología, escrita
en lengua castellana, y en latin en el libro _De unico vocationis
modo_, etc.; y otro libro en lengua tambien castellana, cuyo título
es Apologética Historia, donde pongo muy en particular y á la larga
las costumbres, y vida, y religion y policía, y gobernacion, que todas
estas naciones tenian, unas más y otras ménos, y todas, empero, que
mostraron ser hombres razonables y no siervos por _natura_, como el
Obispo dijo. Dejadas algunas pocas que áun no habian llegado á la
perfeccion de ordenada policía, como antiguamente todas las del mundo
á los principios de las poblaciones de las tierras estuvieron, pero no
por eso carecen aquellas de buena razon para fácilmente ser reducidas á
toda órden y social conversacion, y vida doméstica y política.



CAPÍTULO CLII.


Tornando á proseguir la historia del Obispo de tierra firme, salido
de palacio hizo dos memoriales, el uno, por el cual daba noticia de
las matanzas y estragos y crueldades que habia visto de hacer en
aquella parte de tierra firme donde habia estado, y en que habia él
tenido parte, al ménos en el oro robado, y áun en las muertes que se
perpetraban, enviando, como arriba dijimos, á sus criados con las
cuadrillas que iban á saltear y robar y captivar las gentes pacíficas
que estaban en sus casas, y en aqueste memorial puso que se habian
muerto en hacer los navíos en la mar del Sur, que Vasco Nuñez hizo,
500 indios, y su Secretario me dijo á mí que más murieron de 2.000,
y que el Obispo no quiso poner más de 500 por parecerle que no lo
creerian si dijera tantos. El otro memorial contenia los remedios que
le parecia que debian ponerse para que aquellos males y daños cesasen,
conviene á saber, que no se hiciesen más entradas, que eran aquellos
salteamientos para robar y captivar, y que de los pueblos que se habian
traido, aunque por fuerza y violencias y matanzas de paz, y los que
por vía pacífica más se atrajesen, se pusiesen en pueblos, y allí se
ordenasen de manera que tuviesen alguna libertad y acudiesen al Rey
con tributo. Finalmente, la órden que daba era, en sustancia, la que
el Clérigo tantos años habia que persuadía y daba, salvo que, como
más experimentado el Clérigo que el Obispo, más por delgado y mejor
la particularizaba; decia más, que él señalaria persona que tomase
cargo de poner aquella órden y que gastaria de su hacienda 15.000
castellanos sin que el Rey pusiese de la suya nada. Este fué, segun
creimos, Diego Velazquez, el que gobernaba la isla de Cuba por el
Almirante. Hechos sus memoriales, fuése á comer un dia con el Gran
Chanciller para dárselos despues de la comida, y dalle mayor noticia y
razon de lo que en ellos decia, y porque la materia era donde se habia
de tractar tambien del Clérigo, de su demanda dijo el Gran Chanciller
á Mosior de Laxao, como sabia que se habia de holgar, que se fuese
á comer con él, porque tenia tambien al Obispo de tierra firme por
convidado, y que se habia de tractar de las Indias, y por fuerza se
habia de tocar en micer Bartolomé. Aceptó Mosior de Laxao el convite,
aunque lo tenia él mejor de la cocina y tambien de la mesa del Rey,
por su oficio de Submilier, y comian con él los más principales de la
Cámara del Rey é otras personas de mucha calidad. Despues de comido,
mete consigo en su cámara, el Gran Chanciller, á Mosior de Laxao y al
Obispo, y sacados sus memoriales, el Obispo, léelos, y en cada cosa
se para dando della la razon; donde aclaró cuanto le fué posible las
crueldades que habia visto en aquellas gentes de tierra firme hacer,
y la despoblacion que quedaba hecha de aquellas tierras y haciéndose
tambien, la insensibilidad ó crueldad de los que la gobernaban y habian
gobernado, y destruido y destruian: esto, cuanto á la materia del
primer memorial; cuanto á la del segundo, que contenia los remedios,
dió razon tambien de cada uno, y engrandeció la persona de Diego
Velazquez, y ofreció su buena voluntad y hacienda que tenia para poder
servir en aquello al Rey. Oido y visto todo lo que el Obispo dió por
escrito en sus memoriales, y las razones que de todo dió, por el Gran
Chanciller y Mosior de Laxao, quedaron muy contentos y alegres, por
ver y saber que todo lo que daba por escrito y decia por palabra, no
era otra cosa sino confirmar y autorizar todo lo que el clérigo micer
Bartolomé afirmaba y decia, y nunca el Clérigo tanto, segun se cree,
habia exajerado las matanzas y estragos que en aquella tierra firme se
habian cometido y cometian cuanto los agraviaba el Obispo. No contentos
con lo dicho, el Gran Chanciller y Mosior de Laxao, que no cabian
en sí por el favor que resultaba para el Clérigo, pero en especial
le preguntaron que qué le parecia del negocio que pretendia micer
Bartolomé; respondió que muy bien, y que traia justicia y andaba por
el camino de Dios. Desta respuesta quedaron los dos más contentos que
si á cada uno se diera mucho haber, tanto era el amor que al Clérigo
tenian, no, cierto, porque los habia cohechado, porque no tenia con
qué, como fuese pobre y muy pobre, sino que como caresciesen de propio
interese y estuviesen libres y limpios sus entendimientos de la basura
y cataratas de la cudicia, vian que el negocio que el Clérigo traia
era claramente justo y pío. Desta plática, que allí el Obispo tuvo,
resultó mucho mayor crédito que se dió al Clérigo, por ver que los que
se le habian mostrado por enemigos, por lengua y escrito confesaban lo
que él decia, y parecia que con sola la fuerza y virtud de la verdad
que traia á todos vencia. Esto pasado aquel dia, el Clérigo fué á
la noche á ver al Gran Chanciller para oler qué habia de la junta y
comida del Obispo con aquellos señores sucedido, y así como entró, con
alegre rostro, el Gran Chanciller, de dos candeleros de plata que en la
mesa tenia, dió el uno con los dos memoriales del Obispo al Clérigo,
diciéndole que se apartase á una parte de su cámara y los viese. El
Clérigo los leyó muy bien leidos, y vuelto al Gran Chanciller, dijo:
«Suplico á vuestra señoría que me dé esa péndola.» Dijo el Gran
Chanciller: «¿para qué?;» respondió: «para firmarlos de mi nombre,» y
añidió: «¿Hé dicho yo más á vuestra señoría desto, que aquí el Obispo
confiesa? ¿qué más crueldades, y matanzas y destruicciones de aquella
tierra hé yo referido á vuestra señoría que éstas? Luégo verdad es
lo que yo digo, y no lo compongo ni finjo, y pluguiese á Dios que no
fuese tanto como es y ha sido; pero no es así, ni con mil partes una
de lo que ha pasado y pasa se dice.» Respondió el Gran Chanciller con
mucha dulcedumbre, consolando al Clérigo, como persona llena de virtud,
diciendo: «Yo espero en Dios que este negocio ha de salir á buen fin.»
Cada dia desde allí crescia el crédito con el Gran Chanciller y Mosior
de Laxao, y éstos lo referian todo al Rey, é el Rey estaba muy bien
con micer Bartolomé, y sino tuviera la priesa que el Rey tuvo, ya
electo Emperador, para se partir de España y proseguir el intento de
Emperador, cierto, bien fueran dichosas las Indias, y el Clérigo fuera,
por la obra, no como quiera favorecido. El Obispo se fué al lugarejo
donde posaba, una legua de allí, é cayó luégo enfermo de calenturas,
segun creo, y desde á tres dias murió, y díjose que hasta la muerte,
desde que se sintió que estaba en peligro, no hizo sino predicar las
excelencias de Nuestra Señora, segun que las sabia él siempre con gran
elocuencia decir, é sus defectos, con humildad suplicándole que no se
olvidase dél. Fué muy notada y notable su muerte por éste buen fin
della, y por ser á tal tiempo, habiendo primero significado la verdad
de las cosas malas destas Indias, que él habia cuasi como aprobado
contra lo que el Clérigo decia, y haber el Clérigo en su honor, que
pareció haberle derogado, restituido.



CAPÍTULO CLIII.


En este año de 1519, y allí en Barcelona, negociaban los hacedores de
unos mercaderes, segun creo, de Toledo, que tenian arrendada la cruzada
y la habian enviado á estas islas, que se declarase si podian por las
Bulas componer de los bienes habidos y ganados con los indios y de los
indios, porque avisaron los otros hacedores que acá tenian, que, si
de lo habido de Indias y con indios se podian componer, se ganarian
muchos más dineros. Entónces era Comisario general el cardenal Adriano,
que despues fué Papa. Puesta la demanda ante el Cardenal, cometió la
declaracion della á los dos hermanos Coroneles, doctores parisienses y
de grande autoridad, doctosísimos, y no faltó quien los avisó que no
comunicasen cosa desto con el clérigo Casas, y aunque eran ellos sus
amigos así lo hicieron. Los cuales, usando de la comision, estuvieron
quince dias disputando y confiriendo ambos á dos, solos dentro de su
casa, y saliéndose al campo, y finalmente, se resolvieron al cabo
dellos en dar la respuesta y solucion de la duda por las proposiciones
siguientes:

«Primera proposicion.--Si absolutamente los mineros se señalaban, á
quien los tomaba, por mandado del Rey, para que de allí hobiese el oro
que pudiese cierto tiempo, todo lo que de allí hobo en aquel tiempo fué
suyo propio, aunque lo hobiese con excesivo trabajo de los indios, y
sin dalles de comer lo necesario ni pagarles la soldada, y áun siendo
por aquello causa de su muerte, porque aquellos son pecados por sí,
é gravísimos, como adelante se dirá, mas no son causa que lo que se
adquiere no sea de quien lo adquirió, porque los fructos que coge un
señor de su tierra suyos propios son, aunque los haya con excesivo
trabajo de los jornaleros, é sin dalles de comer lo necesario ni
pagarles el justo jornal, y aunque de allí redundase muerte dellos.

»Segunda proposicion.--Los cristianos que á los indios que trabajaban
en los mineros á ellos señalados no han dado de comer lo necesario,
y no les han pagado la soldada debida y han sido causa de su muerte,
demás de haber gravemente pecado, son obligados á hacer satisfaccion y
restitucion de tres cosas, del mantenimiento, y de la soldada, y de la
vida.

»Tercera proposicion.--No siendo vivos aquellos á quien no se dió
suficiente mantenimiento, ni se pagó el debido jornal, ó no son
cognoscidos aunque vivan, ni padre ni madre dellos, ni hermano
ni hermana, ni hijos ni hijas, ni sobrinos ni nietos, ni otros
cualesquiera que puedan ser sus herederos, la facultad de componerse,
comprende aquellas dos cosas: queremos decir, que es materia de
composicion lo que se dejó de dar para el mantenimiento y por el
jornal, porque allí está clara la obligacion de satisfacer ó restituir,
é no se cognosce á quién, etc.

»Cuarta proposicion.--Cuanto á lo tercero de la restitucion é
satisfaccion de la vida, nos parece, consideradas todas las cosas,
que la más proporcionada manera y más competente de satisfacion y
restitucion á que un próbido y cuerdo confesor deberia obligar los
tales delincuentes, es que contribuyan para guerra contra infieles, ó
que ellos mismos vayan á ella, porque pues que fueron causa de por su
culpa que muriesen hombres que pertenecian á la república cristiana, es
muy justa razon, que pues fué por haber oro, que con ello contribuyan
para la aumentacion de la cristiana religion y estirpacion de sus
enemigos, ó que ellos mismos vayan á ello.

»Quinta proposicion.--Por cosa muy conveniente, tenemos que los que
á lo sobredicho son obligados, contribuyesen con alguna cantidad de
aquel oro que hobieron para alguna reparacion y restauracion de aquella
destruccion, que en aquellas partes, por su culpa, ha sucedido, no
para provecho particular, sino para lo comun, porque pues ellos han
sido causa de grandes males en aquellas comunidades, obligados parece
quedar á hacer algo para el reparo de aquellos. A lo ménos este consejo
les es muy saludable, y para el sosiego, y reposo, y saneamiento de sus
conciencias muy provechoso.»

Estas cinco proposiciones fueron de los dichos dos hermanos doctores
parisienses, y por entónces, en París y en España, muy estimados por
buenos y por doctos, y así, en la forma que está dicha las escribieron
de su mano, y yo las tengo en latin y en romance, de la misma letra del
uno dellos ó de ambos, y há que las guardo con otros papeles de aquel
tiempo, cerca de las cosas destas Indias, cuarenta y un años. Y es aquí
de saber, que al principio no hicieron más de las cuatro proposiciones,
las cuales en latin llevaron al cardenal Adriano, como era Comisario
general de la Cruzada, y él los habia dado el cargo que aquesta materia
tractasen y disputasen, como dije, y vistas, dijo el Cardenal: _Domini
doctores, videtur mihi aliquid addendum vestris propositionibus.
¿Quid, reverendissime domine?_ dijeron ellos. Respondió el Cardenal:
_Quod ea quæ restituenda sunt expendantur in eisdem locis ubi patrata
sunt mala, dummodo in communem cedat satisfactio utilitatem._ Donde
parece que el Cardenal, como fuese sumo teólogo, fué de opinion que la
satisfaccion se debe hacer en los lugares donde los daños se hacen, y
así lo tiene Sancto Tomás en la distincion quindécima del Cuarto, en
la solucion de un argumento, aunque algunos doctores no lo hilan en
este punto tan delgado. Visto, pues, por los hermanos Coroneles á donde
el Cardenal tiraba, añidieron la quinta proposicion de la manera que
está asentada; y ésta no pusieron en latin, sino en romance, y ellos
mismos me lo dijeron á mí esto que con el Cardenal pasaron. Cuanto á
la primera proposicion, que es el fundamento de las demas, es tambien
aquí de saber que los dichos doctores Coroneles muy superficialmente la
tractaron, no penetrando los fundamentos de la ley natural y divina que
es el _basis_ de toda esta materia, ántes suponen ciertos principios,
que para la restitucion de los daños que se han cometido en estas
Indias se deben dejar por extraños; y en ésto se engañaron, porque no
léjos están los ejemplos que pusieron de ser á la restitucion, tocante
á los indios agraviados en estas partes, semejantes. Los ejemplos son
de aquellos que lo que adquieren se llama _turpe lucrum_, conviene
á saber, que se adquiere con pecado, pero aquel pecado no obliga á
restitucion, como es del señor que coge los fructos de su tierra con
excesivos trabajos de sus súbditos, y los de los jugadores, y tahures,
y truanes, y otras maneras semejantes, cuya adquisicion y ganancia no
se prohibe por alguna ley humana ó divina, sino sólo el pecado con que
se adquiere, y hay tanta diferencia destos tales ejemplos y ganancias,
cuanto á la restitucion, á la que se debe hacer á los indios, como del
cielo á la tierra, porque ninguna cosa de lo que se adquirió en esta
isla, de las maneras dichas, de los indios y se adquiere, ni un sólo
maravedí fué ni es suyo, de los españoles que los oprimen y destruyen,
oprimieron y destruyeron, porque no es ni fué _turpe lucrum_, sino pura
y cualificada rapiña y tiranía; cuyo contrario dijeron los doctores
Coroneles, porque, como dije, no ahondaron para hallar los naturales
fundamentos, suponiendo principios impertinentes. Esto parecerá,
placiendo á Dios, en nuestro tractado «De restitucion» en latin
escrito; en el libro I y II, _De unico vocationis modo omnium gentium
ad veram religionem_; y en suma parece en nuestro Confesionario en
romance, ya impreso, mayormente en el Confesionario nuestro, grande,
que no está impreso.



CAPÍTULO CLIV.


Por este tiempo y año de 19 sobre 500, fué despachado Hernando
de Magallanes en Barcelona para descubrir la Especería, á cuyo
descubrimiento se habia ofrecido y ofreció, no por el camino que
seguian los portugueses, sino por cierto estrecho de mar que tenia por
cierto que descubriria, como fué arriba dicho en el cap. 101. Hízoles
el Rey merced del hábito de Santiago al Magallanes y al bachiller Ruy
Faleiro, y ciertas mercedes si cumpliesen lo que habian prometido,
y creo que al Ruy Falero hizo merced de 100.000 maravedís por su
vida en la casa de la contratacion de Sevilla, porque no quiso ir al
viaje con Magallanes por algunos respetos que tuvo; y díjose que de
miedo del Magallanes, ó porque riñeron, ó porque lo cognoscía, que la
compañía de Magallanes, donde mandase, no le convenia. Finalmente,
despues de partido Magallanes, ó quizá ántes, perdió el seso tornándose
loco el Ruy Falero. Dióse en Sevilla á Magallanes todo lo que pidió,
conviene á saber, cinco navíos muy bien proveidos de bastimentos, y
armas y rescates, y 230 hombres, y algunos más, no llegando á 40,
entre marineros y pasajeros, con cuatro oficiales del Rey. Gastáronse
en su despacho de la hacienda del Rey, creo que, 21.000 ducados y no
llegaron á 25.000. Partió de Sant Lúcar de Barrameda por el mes de
Setiembre del mismo año de 1519, al cual dejemos aquí hasta que abajo,
si place á Dios, refiramos el suceso de su viaje á su tiempo. A esta
sazon vino á la corte un marinero llamado Andrés Niño, que se habia
criado en las navegaciones destas Indias con su padre y otros deudos,
mayormente en la tierra firme. Este se halló con 2.000 castellanos mal
ó bien habidos, que entónces eran por riqueza tenidos, y tomóle gana de
descubrir tierra por la mar del Sur, porque hasta entónces adelante de
Natá, que es frontero de Veragua, y lo que anduvo Gaspar de Espinosa
por tierra, y Hernan Ponce por la mar, que descubrió hasta el golfo de
Chira, tierra y mar de Nicoya y de Nicaragua, como se dijo en el cap.
71, de la tierra ni de la mar cuál fuese no se sabia. Este marinero
para alcanzar su deseo, como sintió que á él no le darian el cargo sólo
de aquel descubrimiento, juntóse con un hidalgo y caballero, criado del
obispo de Búrgos, y dél no poco querido, llamado Gil Gonzalez de Avila,
que habia sido contador del Rey en esta isla, y persuadióle que pidiese
aquesta empresa, y que él con su hacienda le ayudaria, con que partiese
con él de las mercedes y provechos que de aquel descubrimiento se
siguiesen; el Gil Gonzalez no rehusó la carrera, porque no le sobraban
las riquezas, y así lo pidió y lo alcanzó como lo quiso, y otra cosa
mayor alcanzara por tener por señor al Obispo. Pidió, por aviso de
Andres Niño, los navíos que habia hecho para descubrir el Perú Vasco
Nuñez de Balboa, con mucha sangre de indios, que estaban en el puerto
de Sant Miguel ó Bahía, segun arriba se dijo, y en la obra dellos quizá
se habia hallado el Andres Niño. Obligóse Gil Gonzalez de descubrir
desde el dicho golfo de Chira adelante cierto número de leguas á costa
de Andres Niño; hiciéronle Gobernador de lo que descubriese, con otras
mercedes, y no supe el concierto y qué de aquellas mercedes habia de
caber á Andres Niño, y así se partieron de Barcelona el año de 19
sobre 500. Por estos dias tambien tractó el clérigo Bartolomé de las
Casas con el Almirante de las Indias D. Diego Colon, que se ofreciese
al Rey, á su costa, edificar de cien en cien leguas una fortaleza por
mil leguas de la costa de tierra firme, y en ella pusiese 50 hombres
para tractar y contractar, que llamamos rescatar, con los indios, y
trujese dos ó tres carabelas, que siempre anduviesen visitando las
fortalezas, y que habiendo traido por buena conversacion los españoles
á los indios á su amistad, que por la costa del mar hobiese primero,
y de allí los de la tierra dentro, por ejemplo de aquellos, viniesen
á la misma conversacion y contractacion y amistad, hiciese la tierra
dentro á trechos convenientes otras fortalezas, y así, el tiempo
andando, por toda la tierra firme; de donde manifiesto era que se
aseguraran todas las gentes della, y se supieran los secretos de la
tierra, y se hobiera todo el oro y riquezas ya cogidas y sacadas de
muchos años atras, y se diera cudicia á los indios de sacar más de
las minas, todo por contezuelas, cascabeles, y agujas y alfileres, y
entre estas comedias, los religiosos y celosos de predicar y dilatar
la fe, poco hay que adivinar el fructo que en la cristiandad hicieran,
y cuánto sacrificio de ánimas Dios por ésta vía rescibiera; y este
medio daba el Clérigo para que el negocio que él habia propuesto ante
el Rey, muy mejor porque con mayor fundamento, y más fácilmente porque
con más caudal como el Almirante podia ponello, se hiciera, como es
manifiesto. Pero no fué digna España que se atajasen los insultos,
y violencias, y robos, y estragos, y matanzas que habia comenzado á
hacer en estas tierras, sino que por todo aqueste tan vasto orbe,
prosiguiese con las mismas detestables obras, y con ellas le acabase
de destruir, é hiciese ante tanta infinidad de naciones, de que estaba
lleno, el nombre de Jesucristo increiblemente, ántes de cognoscido,
heder. Visto, pues, el Almirante, medio y traza tan manifiestamente
razonable, y, segun probabilidad moral, muy cierta para que todo este
orbe se redujese á la cristiandad y á la subjecion del rey de Castilla,
de donde le venia por consiguiente al mismo Almirante incomparable
temporal interese (porque pretendia, y con justa razon y justicia, en
todas estas Indias extenderse las mercedes que por sus previlegios le
habian hecho los Reyes), aceptólo luégo, y tratando de lo que pediria
por este ofrecimiento, y gastos que habia de hacer, con su hermano
D. Hernando Colon y con el Clérigo, parecia al D. Hernando que sobre
todo debia de contractar con el Rey el Almirante que le concediese la
gobernacion perpetua de toda la tierra donde hiciese las fortalezas. Y
como ésto fuese el punto que principalmente se tractaba en el pleito
que el Almirante tenia con el fiscal del Rey, que arriba hicimos
mencion, decia el Clérigo que no se debia pedir ni tocar en aquella
tecla que era muy odiosa, mayormente habiendo sobre ella pleito
pendiente, y que debia de pedir las mercedes todas las que quisiese,
que razonables fuesen, las cuales, sin duda, el Rey le concediera
como el Clérigo asistiera en ello, y lo aprobara diciendo que aquel
era el medio para mejor efectuarse el fin que pretendia y negocio que
habia puesto, y que sirviendo el Almirante en aquello mucho, como en
la verdad servir pudiera, el Rey despues, lo uno por ésto, y lo otro
por la justicia que en la verdad tenian sus privilegios, la cual entre
varones doctos y amadores de la verdad, dudosa no era, le satisfaciera
más complidamente. Pero prevaleció el parecer de D. Hernando, que no
quiso que el Almirante se obligase á hacer lo susodicho, sin que el
Rey le concediese el dicho gobierno; el Clérigo les dijo que tuviesen
por cierto que el Rey no lo admitiria, como quiera que el obispo de
Búrgos habia de intervenir con los demas para este Consejo: y así fué,
que dada la peticion por parte del Almirante, llegado á aquel punto
no curaron della. Era el D. Hernando docto en cosas de cosmografía y
de historias que llaman de humanidad, por lo cual, el Almirante, su
hermano, le daba demasiado crédito, y no fué chico el yerro que ambos,
el uno en dar el parecer y el otro en seguillo, hicieron, ni el daño
que la casa y estado del Almirante rescibió dello. ¡Oh, si por este
camino entraramos en estas tierras, cuál fructo Dios y la universal
Iglesia, y no sólo España, pero todo el mundo rescibiera! gran dolor
y angustia sería para cualquiera prudente ánimo que lo considerase,
si bien lo entendiese. Y porque ya entraba el año de 1520, y el Rey
concluyó las Córtes y se partió de Barcelona, ya electo Emperador,
para se embarcar en la Coruña é ir á Flandes, no hay en este año de
19 que referir, tocante á las Indias, de lo acaecido en los reinos de
Castilla.



CAPÍTULO CLV.


Estando el Rey de partida de Barcelona para Castilla, y de allí á
la Coruña, donde se aparejaba la flota de cien naos para se volver
á Flandes, llegaron los tres padres de Sant Hierónimo desta isla
Española, y queriendo besar las manos al Rey é hacelle relacion de
cómo la tierra quedaba, nunca, ni en Barcelona, ni por el camino, ni
en Búrgos, donde celebró, dia de Sancto Matías, su nascimiento, ni en
Tordesillas, donde fué á ver á la Reina, su madre, y ellos pensaron
que allí los oiria, pudieron jamás hablalle; acordaron, visto ésto, de
se ir cada uno á su monasterio y no pasar adelante. El clérigo Casas
todo lo atribuia al juicio de Dios, que no quiso que fuesen oidos del
Rey ni se hiciese dellos caso, pues tan poco remedio dieron á los
opresos indios, por quien se esperaba que habian de ser remediados,
teniendo el remedio en las manos; y pareció tambien algun indicio
deste juicio, despues algunos años, que siendo electo en Obispo desta
ciudad de Sancto Domingo el fray Luis de Figueroa, que habia sido el
principal de todos tres, cuanto á las cosas de su Órden, y Prelado
dellos, porque lo abonaron algunos que de la opresion y angustias de
los indios poco habian sentido, no quiso Dios que pasase acá porque
murió siendo electo. Todo esto decimos cuanto á lo que tocaba al
oficio que trujeron de poner remedio en la libertad de los indios, á
los cuales ningun bien hicieron ántes erraron muy gravemente, segun el
juicio de los hombres, Dios sabe si tuvieron excusa ante su divinal
acatamiento de sus yerros, pero cuanto á sus personas no dudamos que
fuesen religiosos buenos. Llegado el Rey á la Coruña, ocurrieron
grandes ocupaciones ordinarias de todos aquellos reinos, como el Rey
se iba, mayormente que se comenzaron á levantar algunas ciudades á
voz de comunidad, por lo cual estuvo el Rey allí dos meses, y tambien
porque por todos ellos siempre hizo contrarios tiempos. El Clérigo
daba priesa que se determinase su negocio ántes que el Rey se fuese,
y por medio del Gran Chanciller y de Mosior de Laxao, dedicáronse los
siete postreros dias y precedentes, _inmediate_ á la partida del Rey,
para entender y despachar los negocios concernientes á las Indias;
entre los cuales hizo clamores el Clérigo contra el obispo de Búrgos,
porque habia sido causa de que aquel Berrio se fuese, sin licencia y
sin órden del Clérigo, á sacar labradores, oficio que, para sólo, no
sabia, segun arriba dejamos dicho, porque supo el Clérigo que habia
enviado 200 ánimas á esta isla, sin tener cédula del Rey ni despacho
alguno para que los socorriesen llegando á esta isla, como estaba
proveido, porque, como ya queda dicho, lo primero y principal que se
requiere proveer, cuando se quisiere poblar de gente de Castilla, y en
especial de labradores, alguna destas tierras, es tenerles proveido
donde se aposenten y para un año al ménos de comida, porque como llegan
flacos y trabajados de la mar, y enfermos algunos (y si no luégo
enferman, despues, hombres, ó mujeres ó niños), y con ésto no traen
un maravedí, si el Rey no les provee hasta que ellos puedan trabajar
y tener de suyo, téngase por cierto que toda la más de la gente que á
estas tierras viniere perecerá, como siempre segun habemos visto ha
perecido. Por los clamores que el Clérigo dió, y por la buena voluntad
que como cristiano tenia el Gran Chanciller, se mandó y proveyó que
luégo se enviase á esta isla Española 3.000 arrobas de harina, y 1.500
arrobas de vino, para que se repartiesen por los labradores que Berrio
habia enviado tan sin órden y refrigerio; las cuales, llegadas á esta
isla, ya no se halló á quien repartillas, porque unos eran muertos, y
otros idos desta isla, y otros hechos taberneros, y así desbarató toda
la dicha poblacion que tan necesaria era, la cual, si se prosiguiera,
fuera esta isla otra España, y tuviera hoy sobre 200 y 300.000 vecinos,
de donde resultara ser nuestra antigua España felicísima con ella.
Tornando á la Historia, en los siete dias que dije haberse dedicado
para en que se tractasen y concluyesen los negocios del dicho Clérigo,
juntarónse muchas veces todos los Consejos del Rey que se hallaron
presentes, como siempre el Rey los mandaba juntar, á tractar dellos;
hobo muchas disputas y muchos apuntamientos cerca de la justicia y de
los agravios, y daños, y perdimiento destas indianas gentes, dello por
la gran ignorancia que en aquellos tiempos los Consejos todos, por la
mayor parte, cerca desta materia padecian, ignorando los principios y
reglas de la ley natural y divina que eran obligados á saber; dello,
por ventura, por algunos de los que intereses pretendian y los perdian
si se ponian en libertad los indios; dello, quizá, por salir algunos
con sus erradas opiniones y por la afrenta que por haber errado
la gobernacion y mal recaudo que pusieron á estas gentes temian.
Finalmente, en cierta sesion que se tuvo en uno de aquellos siete dias,
el cardenal Adriano, que despues fué Papa, hizo á todos una solemnísima
y doctísima oracion, probando por razones naturales, autoridades de la
Ley divina y de los sanctos doctores, de los derechos, y leyes humanas,
y eclesiásticas, cómo aquestas gentes infieles habian de ser traidas
al cognoscimiento de Dios y al gremio de su sancta Iglesia por paz, y
amor, y vía evangélica, segun la forma por Cristo establecida, y no
por guerra ni servidumbre, tácitamente condenando la vía mahomética
que en entrar en estas tierras nuestra gente Española habia tenido.
Fué de tanta eficacia esta oracion del sancto Cardenal, que todos, ó
al ménos los más, consintieron y alabaron su católica doctrina, y si
algunos hobo que disentiesen della por las causas dichas, al ménos
ninguno hobo que le osase ni supiese contradecir, porque manifiesto
era que ninguno de los que allí se hallaron presentes tenia letras,
aunque habia varones doctos, que le pusiesen en presuncion de pensar
podelle con razones sólidas argüir; por manera, que allí se determinó,
que los indios generalmente debian ser libres, y tractados como
libres, y traidos á la fe por la vía que Cristo dejó establecida.
Determinóse tambien que al Clérigo se diese el cargo de la conversion
de las gentes que vivian en aquella parte de tierra firme que habia
señalado, por la manera que la pedia, segun arriba parece en el cap.
130 con los siguientes, en especial el capítulo 132, donde están los
capítulos de la capitulacion que hizo con el Rey. Luégo el obispo de
Búrgos envió á llamar al clérigo Casas, y juntó consigo el Obispo á
Hernando de Vega, y al licenciado Zapata, y á Francisco de los Cobos,
secretario, y otros del Consejo Real, y tratando con el Clérigo en
pró y en contra, el pró defendiendo él, y el contra, limitando y
estrechando el poder al Clérigo y toda la negociacion, el Obispo y
los demas (aunque no con tanto rigor, sino muy diferentemente de la
manera que de ántes habia tenido el Obispo, como via que toda la
congregacion de los letrados lo habia determinado, y tambien porque ya
parecia que se le habia mitigado el enojo que solia tener del Clérigo
por los tártagos que tantas veces le habia causado), finalmente, se
acabó la capitulacion en buena paz, señalando por límites de la tierra
que se le encomendaba desde la provincia de Paria inclusive hasta la
de Sancta Marta exclusive, que son de costa de mar, leste gueste, 260
leguas pocas más ó ménos, y ambos á dos límites, corriendo por cuerda
derecha, hasta dar á la otra costa del Sur ó Mediodia, que son, como
despues ha parecido, más de 2.500 leguas por la tierra dentro, porque
no hay otra mar hasta el estrecho de Magallanes. Y así, no queriendo el
obispo de Búrgos conceder cien leguas que pedia el Clérigo para que,
sin los impedimentos que los españoles han dado y daban y suelen dar,
los frailes predicasen y convirtiesen aquellas gentes, como pareció
arriba en el cap. 104, fué forzado á conceder y firmar 2.000. Firmó
el Rey la dicha capitulacion, como arriba se dijo, á 19 dias del mes
de Mayo, en la ciudad de la Coruña, año de 1520 años. Resultaron de
la dicha capitulacion muchas provisiones y Cédulas, que despues de
partido el Rey se despacharon, que el Clérigo pidió para ejecucion
y cumplimiento de todo lo capitulado, las cuales el Obispo despachó
alegremente, quedando en el mismo cargo que ántes estaba, no con
nombre de Presidente sino de principal, que usaba el oficio dél como
siempre lo habia tenido desde que se descubrieron las Indias, segun ha
parecido, porque hasta estos tiempos no habia formado título de Consejo
de las Indias, sino que el Obispo llamaba del Consejo Real ciertos de
Consejo, los que los Reyes pasados católicos mandaban ó habian para
ello nombrado ó elegido. Trató muy bien, despues de partido el Rey,
al Clérigo el Obispo, no mirando los enojos que dado le habia, en lo
cual mostró ser generoso y de noble ánimo, como el Clérigo quedase
sin favor alguno despues del Rey ido y todos los flamencos que hacian
por él y por la verdad que estimaban que traia. El dia que el Rey se
embarcó, fué el Clérigo á ver al cardenal Adriano, que dejó el Rey
por Gobernador de aquellos reinos de España, y tambien destas Indias,
y el Cardenal, que salia de la Cámara á la sala y con él el Obispo
de Almería, que solia ser, licenciado Sosa del Consejo Real, y habia
entendido muchos años ántes en las cosas de las Indias con el Obispo
y los demas, y favorecia siempre la verdad que el Clérigo traia, dijo
al Clérigo: «Besá aquí las manos á su reverendísima señoría, porque él
sólo os ha libertado todos los indios.» Respondió el Clérigo riendo,
como no agradeciéndolo mucho, pues el Cardenal era como cristiano:
_Ad plura tenetur, reverendissima dominatio sua, Deo et proximis,
quia unicuique mandavit Deus de proximo suo._ Dijo entónces tambien
sonriendo el Cardenal: _Ad minus debetis mihi vestras orationes._
Va luégo el Clérigo con toda reverencia y humillacion á besalle las
manos, diciendo: _Ego jam dicavi me prorsus obsequio et obedientiæ
vestræ reverendissimæ dominationis, in quo proposito usque ad mortem
inclusive perseverabo._ De donde parece cuál pudo ser la oracion que en
el ayuntamiento de los Consejos hizo, y de cuánta eficacia, pues por
ella todos se determinaron á seguille, y en favor de la libertad destas
gentes todos los más votaron. Pero como el Rey se fué, y el Clérigo
no pudo más sustentarse en la corte, faltó todo mamparo, y así no se
guardó nada de cuanto allí se determinó, sino robarse y proseguirse
la tiranía y las guerras que llamaron conquistas, las muertes, los
robos, los extragos cada dia creciendo, despoblando y yermando de sus
infinitos moradores estas tierras, con la ceguedad y crueldad pasada,
y mayor que de ántes. Y ha sido despues acá, tanta la ignorancia
inexcusable, especialmente en los del Consejo que el Rey ha siempre
para tractar estos negocios nombrado, que han perecido hasta hoy, que
es el año de 1560, sobre 40 cuentos de almas, y más de 4.000 leguas de
tierra despoblado, cosa nunca jamás otra oida, ni acaecida, ni soñada,
segun que abajo parecerá, si la divina providencia y bondad diere vida
para contallo. Y como el obispo de Búrgos quedó con el mismo cargo que
de ántes, parece que si él llevara adelante lo en aquella congregacion
de la Coruña determinado, las tiranías y matanzas, y destrucciones
y perdicion destas Indias se hobieran estorbado. Yo, gran temor
tengo, que como siempre hobiese al bien de los indios sido contrario
(quizá, cierto, no por malicia, sino pensando que acertaba, porque
no era letrado y seguia la ignorancia y errores de los letrados),
que todos los males y daños por nuestros españoles perpetrados se
le hayan imputado. Haya placido á Dios que tantas crueldades, tan
facinorosísimos pecados y perdiciones de ánimas no hayan sido á su
cargo.



CAPÍTULO CLVI.


Venido el Cardenal, Gobernador de aquellos y estos reinos, y los
Consejos, á Valladolid, hiciéronse todas las provisiones que el
Clérigo pidió para complimiento de la dicha capitulacion y aviamiento
de su viaje necesarias, y partióse para Sevilla, donde halló quien le
prestase dineros, porque todo lo que tenia habia, en idas y venidas
desta isla Española á España y estada en la corte, gastado. Llevó
cierto número de labradores para comienzo de la poblacion que habia
de hacer, gente llana y humilde como era menester para que concordase
con la simplicidad y mansedumbre de los indios. Diéronle amigos
muchos rescates de cuentas de diversos colores, y otras cosas de
menudencias, para dar graciosamente á los indios y atraellos al amor
y conversacion suya, y de los que habian de meter en aquella tierra
consigo. Partió de Sant Lúcar de Barrameda, levantando las velas, dia
de Sant Martin, á 11 de Noviembre del mismo año de 1520; llegó á la
isla de Sant Juan, que llaman de Puerto-Rico, con buen viaje, donde
halló nuevas que los indios de la costa de Chiribichi y Maracapana,
de que arriba dejamos hecha mencion, habian muerto á los frailes de
Sancto Domingo que les estaban allí predicando. Estos pueblos y estas
provincias eran las que tenía el clérigo Casas por principal comienzo
y principio de su conversion y espiritual negociacion, por tener allí
los religiosos hechas sus casas y estar predicando. Fuéle al Clérigo
de grande angustia y dolor viendo el impedimento tan cierto y eficaz
de la prosecucion de su fin y de los religiosos por que tanto habia
trabajado. Tuvo tambien relacion que el Audiencia real de Sancto
Domingo, sabida la muerte de los frailes, hacia cierta armada de gente
de guerra para ir contra aquellas provincias y hacelles guerra á fuego
y á sangre, y hacellos esclavos en venganza y castigo de la muerte de
los dichos religiosos, cosa, que por toda esta isla, y áun por todos
los españoles mundanos que en estas Indias viven ó vivian entónces,
era muy deseada, conviene á saber, que haya causa verdadera ó colorada
para hacer guerra á estas gentes, por hacellos esclavos. Estando cierto
desto y que en breve llegaria en la dicha isla de Sant Juan la dicha
armada, acordó allí esperalla para probar si con los requerimientos que
le hiciese, pudiese, ó impedilla ó templalla. Llegó el armada despues
de pocos dias; hizo el Clérigo sus requerimientos al Capitan della,
que era un caballero llamado Gonzalo de Ocampo, por virtud de las
Provisiones reales, que no pasase de allí para la tierra firme que por
el Rey traia él encomendada, á hacerles guerra ni otros daños; y que
si habian muerto algunos frailes y estaban alzados, á él competia el
atraellos y asegurallos, y á ellos no castigallos, mayormente habiendo
sido causa de aquella muerte los insultos y tiranías de los españoles
que cada dia les hacian, robándolos y cautivándolos y matándolos. El
Capitan respondió que obedecia las provisiones y reverenciaba, pero
que cuanto al cumplimiento no podia dejar su jornada ni de hacer lo
que el Audiencia real le mandaba, y que ella le sacaria, de lo que
hiciese por aquel mando á paz y á salvo; y así se partió el armada para
la tierra firme á hacer esclavos, que era todo su fin, y el Clérigo á
esta isla Española á echar los que iban de allá. Compró un navío en 500
pesos de oro, para comenzar su negocio, en aquella isla de Sant Juan,
fiado, en que vino á ésta, porque como conocieron todos el gran cargo
y favores que traia del Rey, é la mucha tierra rica de oro y de perlas
encomendada, y que ninguno podia entrar en ella sin su licencia, muchos
habia y hobo que por esperar dél ser aprovechados se le ofrecieron de
le ayudar con dineros, y le ayudaron. Antes que se partiese de allí
puso la gente labradora que trujo en este recaudo, conviene á saber,
rogó á los vecinos de la ciudad de Puerto-Rico que recogiesen los
labradores hasta que él tornase, de cuatro en cuatro y cinco en cinco
en sus estancias ó granjas sustentándolos, lo que por aquel tiempo no
fué mucho gasto, y ellos lo hicieron y cumplieron de buena voluntad.
Antes que de aquí pasemos adelante, será bien referir la causa por qué
y la manera como los indios mataron en aquella costa ó provincia dos
frailes que mataron. Un pecador de hombre, llamado Alonso de Hojeda,
que moraba en la isleta de Cubagua, donde se pescaban las perlas, y
en ella debia hacer lo que los otros teniendo los indios por fuerza
en aquellos detestables trabajos, deseoso de hacer esclavos como los
demas, para que les sacasen perlas de la hondura de la mar, acordó,
con otros como él, de hacer un romeraje, que fué ir por la costa abajo
y saber dónde comian los indios por allí carne humana, para, con este
achaque, por paz ó por guerra, captivar los que pudiesen y llevallos
por esclavos. Halló para ésto hartos compañeros, consintiendo en ello
y autorizándolo, á lo que creimos, el Alcalde de los españoles que
allí los gobernaba; métense en un barco ó carabela de las que por allí
trataban quince ó veinte galanes, y van siete leguas de allí la costa
abajo, á parar al puerto de Chiribichi, que los religiosos de Sancto
Domingo, como arriba dijimos, pusieron nombre Sancta Fe, y hicieron una
casa con sus propios y grandes trabajos, y donde á la sazon estaban dos
religiosos siervos de Dios, el uno sacerdote y el otro fraile lego,
porque los demas eran idos á la misma isleta de Cubagua á predicar á
los españoles, que no tenian mucho ménos necesidad que los indios de
ser doctrinados. Saltaron en tierra los del barco, tan seguros como
podian entrar en sus propias casas, porque cinco años habia que allí
estaban los frailes y tenian con su ejemplo de santidad todas aquellas
provincias tan pacíficas seguras y llanas, que no lo podian estar
más; íbase un solo español cargado de rescates tres y cuatro leguas,
la tierra dentro, y se volvia sólo cargado de lo que habia rescatado,
y los mismos que ésto hicieron me lo afirmaron. Fuéronse luégo al
monasterio, rescibiéronlos los frailes con grande alegría y consuelo
como á ángeles, lo uno por la caridad que en ellos, cierto, vivia;
lo otro, porque como solos entre indios estaban, naturalmente de ver
españoles de su naturaleza se holgaban; dánles de merendar, huélganse
de platicar con ellos un rato; dicen que quieren hablar al señor del
pueblo que se llamaba Maraguáy, la penúltima sílaba luenga. Este señor
era hombre de su natural fiero, sabio y recatado, y que no del todo
estaba satisfecho de las costumbres de los españoles, sino que pasaba y
disimulaba las cosas que hacian por tener en su tierra los frailes como
por fiadores de los cristianos; enviáronlo á llamar (ó los frailes,
ó el Alonso de Hojeda que iba por Capitan de la carabela ó barco),
que estaba en su pueblo, un arroyo de agua en medio. Venido el señor
Maraguáy, apartóse Hojeda con él y otro que iba por Veedor y otro
escribano, y en presencia del Maraguáy pidió Hojeda un pliego de papel
y escribanía al religioso, que era Vicario de la casa, y dióselo con su
simplicidad y váse. Comienza Hojeda y los demas á preguntar á Maraguáy
si sabía que algunas gentes de sus alrededores comian carne humana; el
cual, como oyó preguntar por quien comia carne humana, de que tenía
experiencia que á los tales los españoles hacian guerras y llevaban por
esclavos, alteróse mucho mostrando enojo, y dijo en su lengua, «no, no
carne humana, no carne humana»; y levantóse, no queriendo más con ellos
hablar. Ellos disimularon y quisiéronlo aplacar lo mejor que pudieron,
pero quedó él desto muy resabiado é indignado, entendiendo que buscaban
achaques, ó para contra él urdir algun mal ó daños, ó á sus vecinos,
parientes ó aliados. Despidiéronse de los frailes, por ventura quedando
los frailes sin saber nada desto en su simplicidad; y tornados en su
carabela ó barco, van cuatro leguas de allí la costa abajo, á un pueblo
llamado Maracapana, donde señoreaba un señor que habian puesto los
españoles nombre Gil Gonzalez, por haber venido á esta isla Española,
y haberle hecho buen tractamiento un Contador del Rey que aquí hobo
llamado Gil Gonzalez. Este señor de Maracapana no era ménos prudente
que Maraguáy, el cual miraba bien las obras de los españoles, y vivia
lo mismo, recatado, catado, pero siempre hospedaba graciosamente y con
mucha alegría á los españoles que venian á su pueblo y casa. Llegados,
pues, á Maracapana, desembarcáronse, y salió el señor Gil Gonzalez
con toda su gente á rescibillos con mucho placer, y dánles de comer y
regocíjanlos, como solian, y tractan con ellos con dulce y amigable
conversacion; fingió el Hojeda y su compañía que venian á rescatar, ó
comprar maíz ó grano para pan, de los tagáres, la penúltima luenga, que
era la gente serrana que vivia en las sierras, tres leguas de allí, y
descansado aquel dia partióse Hojeda, con 15 ó 20 de los que traia, la
sierra arriba, dejando algunos en guarda de la carabela. Rescibiéronlos
los tagáres ó serranos como si fueran sus propios hermanos, y como
todas las gentes deste orbe siempre acostumbraron á rescibir á los
españoles, ántes que dellos rescibiesen males y agravios; dícenles que
les vendan 50 cargas de maíz, y 50 hombres que se las traigan hasta el
pueblo de Gil Gonzalez, Maracapana, que estaba en la ribera de la mar
y que allí les pagarian el maíz y el corretaje. No dudaron mucho los
tagáres en les conceder lo que demandaron ni se pusieron en regatear.
En una hora fué todo el maíz allegado, y hechas las cargas, y los
hombres que las trujeron aparejados y cargados, y llegaron con ellas al
pueblo de Maracapana un viérnes en la tarde. Luégo, en llegando, en una
plaza echan las cargas en el suelo y tiéndense á descansar (mayormente
donde la tierra es caliente como aquella y ellos tienen poca ropa
que se desnudar), tan seguros como si entraran en sus propias casas.
Estando así descuidados, echados descansando, cércanlos disimuladamente
los españoles, desenvainan las espadas y comienzan á los querer
atar; vistas las espadas, levántanse, quieren huir, dan en ellos los
españoles, á unos matan, á otros cortan brazos, á otros piernas, otros,
por no morir hechos pedazos, están quedos y déjanse atar; destos,
metieron en la carabela treinta y cinco ó treinta y tantos, y Hojeda
con ellos, y sus compañeros los demas; y ésta fué la paga del comercio
que hicieron nuestros españoles con los serranos tagáres, y tambien el
galardon del corretaje. Bien se podrá desta obra colegir é adevinar,
qué alegría rescibiria Gil Gonzalez, señor de Maracapana, y todo su
pueblo, y qué podia el otro dia esperar de nuestros cristianos, y si
aquella injuria que se hizo á Gil Gonzalez, señor de Maracapana, en
su pueblo señorío, y casa, so cuya proteccion confiando vinieron los
tagáres, y quizá que eran sus vasallos, adquirió derecho de castigalla:
bien creemos que ningun prudente, aunque no sea letrado lo negará,
mayormente siendo señor que no recognoscia superior, segun creemos,
Gil Gonzalez. Vista esta matanza y maldad tan horrenda y desaforada,
Gil Gonzalez, sintiéndola como la razon natural lo dictaba, hizo
luégo sus mensajeros por toda la provincia y las demas, haciéndoles
saber lo que pasaba, y dentro de cuatro horas se apellidó toda la
tierra, y creemos que se supo y voló la nueva por 20 leguas, yendo
los mensajeros como volando de mano en mano; y parecióles á todos,
que, para del todo quitar que no fuesen los españoles á inquietallos,
era bien matar los frailes, teniéndolos por culpados en aquel hecho,
como vian que los españoles cada vez que por aquella costa pasaban, se
iban á aposentar y refrescar, y holgar, y platicar con los frailes, y
vieron ó entendieron que habian dado papel y escribanía cuando Hojeda
en el pueblo de Chiribichi preguntó el dia de ántes al señor Maraguáy
si por aquella tierra se comia carne humana, y así acordaron que si el
domingo siguente (cuando los cristianos huelgan y salen á tierra de los
navíos á espaciarse, de lo cual ya tenian experiencia), salia Hojeda de
la carabela con su gente, los mataria Gil Gonzalez, y Maraguáy aquel
dia matase los frailes, y desde adelante, todos puestos en armas, de
cuantos españoles en la tierra entrasen no diesen la vida á nadie.
Esto así determinado, no esperó Hojeda á salir el domingo á tierra,
sino el sábado de mañana, con su poca vergüenza y temeridad como si
no hobiera hecho nada; por lo cual la divina justicia no acordó de
esperallo más. Desembárcanse él y otros 10 ó 12 de sus compañeros,
quedando los demas guardando los indios presos en la carabela; sálelos
Gil Gonzalez á rescibir á la playa con alegre rostro, como si no
hobiera pasado nada, y llegando á las primeras casas del pueblo, que
estaban junto al agua, salieron mucha gente armada, con sus arcos y
flechas, y otras armas como porras, que estaba en celada, y dieron en
ellos y mataron al Hojeda, con otros cuantos pudieron, sino fueron
pocos, que, echándose á la mar, fueron y llegaron á la carabela nadando
y así se escaparon. Desembarazados los indios de la muerte que dieron
á Hojeda y los demas, fueron en sus canoas ó barcos á combatir la
carabela, pero no pudieron prevalecer por se defender bien dellos los
españoles, y alzar las velas y huir, que fué el remedio principal.
El Maraguáy no se dió tanta priesa en matar los frailes, porque como
los tuviese como corderos en corral, dejólos vivir hasta otro dia
domingo, como se habia determinado, y así otro dia domingo, estando el
religioso ya vestido para decir misa, y el otro fraile lego confesado
para comulgar, llamó Maraguáy á la campanilla, y fué el lego á ver
quién llamaba, abrió la puerta, y luégo allí lo mataron, sin sentir
nada el que estaba encomendándose á Dios para celebrar en el altar, al
cual llegan por detras, y dánle con un hacha por medio de la cabeza,
y así los enviaron á ambos á rescibir la Sancta Comunion, donde ya no
debajo de las especies sacramentales como en esta vida se rescibe el
cuerpo y sangre del hijo de Dios, pero se ve y adora, gusta y goza en
aquella vision beatífica toda la Santísima Trinidad; y, cierto, se
puede piadosamente creer que nuestro Señor aceptó aquella su muerte en
lugar y obra de martirio, pues la causa de su estada y trabajos allí no
era ni fué sino predicar y fundar y dilatar la sancta fe católica; pero
guay de quien de aquella injusta muerte fué causa, y el impedimento que
puso á que aquellas gentes no fuesen alumbradas por la predicacion, y
se convirtiesen á su Criador y redentor. Quemaron luégo el monasterio
y cuanto en él habia, y mataron á flechazos un caballo que tenian los
religiosos para traer un carreton, con que se servian é ayudaban en
las cosas necesarias. Súpose luégo este desastre por dicho de indios
en la isleta de Cubagua; salieron della luégo dos ó tres barcos llenos
de españoles armados, y fueron la costa abajo; hallaron toda la costa
puesta en armas, y porque no osaron saltar en tierra tornáronse, y
ésta fué la causa de haber muerto aquellos frailes, y la órden el cómo
y el cuándo los mataron. Venida la relacion á la Audiencia, ordenaron
ir á castigar y despoblar aquella tierra, trayendo la gente della por
esclavos, segun arriba dijimos, con este achaque, para lo cual se
hizo la dicha armada de 300 hombres, pocos ménos, en cinco navíos, y
gastáronse en ella, de la hacienda del Rey, diez ó doce mil ducados ó
pesos de oro.



CAPÍTULO CLVII.


Tornando al clérigo Bartolomé de las Casas, visto que no quiso el
Capitan de la armada dejar de proseguir su romería, partióse luégo en
su navío para esta isla Española y ciudad de Sancto Domingo; el que
muchos no quisieran ver, porque ya era por todas estas tierras odioso
por saber que pretendia libertar los indios, y librallos de las manos
de sus matadores, en que todos, pocos que muchos, los españoles tenian
parte, al ménos en desear y procurallo servirse dellos por hacerse
ricos, lo que el padre Clérigo estorbaba, no porque le pesase de sus
riquezas, sino que por adquirillas no destruyesen aquestas gentes que
no les debian nada, y por ello ellos mismos se condenasen. A su tiempo
presentó sus provisiones ante el Almirante y los Jueces de apelacion y
oficiales del Rey, que eran cuasi diez por todos, que llamaban entónces
la Consulta, los cuales para negocios señalados todos se juntaban.
Requirióles lo primero, que las hiciesen apregonar con la solemnidad
debida y acostumbrada, lo cual, despues de obedecidas por ellos, el
Almirante y todos los de la Consulta, con toda la ciudad, presentes,
con trompetas las mandaron apregonar en las cuatro calles, que es el
lugar más público y solemne de aquella ciudad; principalmente una
Provision real se apregonó, que ninguno fuese osado de hacer mal ni
daño ni escándalo alguno á las gentes moradoras de aquellas provincias,
dentro de los límites que llevaba encomendados el dicho Clérigo, por
donde viniese algun impedimento á la pacificacion y conversion que iba
á hacer, sino que los que por la costa pasasen y quisiesen contratar y
rescatar con la gente della, fuese muy pacífica y amigablemente, como
con súbditos y vasallos de los reyes de Castilla, guardándoles toda
verdad en lo que con ellos pusiesen, so pena de perdimiento de todos
sus bienes y las personas á merced del Rey (y en la capitulacion se
ponia pena de muerte), mandando á todas las justicias destas Indias que
las secutasen en los que el contrario hicieren. Esto hecho, requirióles
que le mandasen desembarazar la tierra que llevaba á cargo, y luégo,
con la mayor presteza que ser pudiese, mandasen venir el armada, y que
no hiciese guerra á los vecinos de aquella tierra, y que si habian
muerto los frailes habia sido por los insultos de Hojeda y de los que
le ayudaron, estimando á los frailes por enemigos partícipes de aquella
matanza que en Maracapana hicieron, y que no tenian ellos poder para
los castigar, y él tenia poder para asegurallos y pacificallos, para lo
cual protestaba, etc. Respondieron, que verian en ello, y trujéronlo
muchos dias en palabras, sin determinarse. Estaba allí un vizcaino,
calafate que calafateaba los navíos, al cual oficio habia ganado
algunos dineros, los cuales empleó en tener parte en navíos de los que
andaban á saltear indios de la tierra firme y otras partes, y llegó á
tener dos navíos suyos, y metia 50 ó 60 españoles en cada uno, á su
costa y mision, ó admitiendo á otros en su compañía que pusiesen parte
de los gastos, los cuales iban á la tierra firme é islas, donde más
aína lo podian hacer, y salteando á los vecinos que estaban seguros,
á otros tomaban asegurándolos por engaño, y así henchian los navíos
de hombres y mujeres, y niños y viejos, y traíanlos á esta ciudad,
y vendíanlos por esclavos: desta granjería allegó mucho caudal este
calafate. El cual, como vido al clérigo Casas y supo el cargo que
traia, no le pesó ménos que si viera al diablo, porque via que se le
habia de impedir su espiritual granjería, y sus dos navíos habian
de buscar otro modo de granjear en que ocuparse. Este creemos que
principalmente, y otros, comenzaron á publicar que el navío del clérigo
Casas no estaba para navegar, ni estaba tal que se pudiese adobar, y
porque no pereciese la gente que en él navegase, se debia echar al
través y la mar abajo; mandó el Audiencia que se pusiesen personas que
lo examinasen, creo que fué uno el mismo calafate y otros marineros
y gente de aquella arte, que temian el impedimento de su saltear, y
así condenaron al navío del Clérigo que lo dejasen ir el rio abajo por
no estar para navegar ni ser remediable, todo para impedir el negocio
del Clérigo, por ser á todos odioso, porque á todos, con los mismos
Jueces y Oficiales, de aquel robar y saltear hombres cabia parte; y
desta manera el padre Clérigo perdió 500 pesos de oro ó 500 castellanos
que el navío le habia costado. En estos dias comenzaron á venir navíos
cargados de indios esclavos que habia tomado en la guerra que habia ya
hecho el Gonzalo de Ocampo, capitan, con su armada, el cual, llegado
con ella al puerto de Maracapana, tierra y señorío de Gil Gonzalez,
disimulando, como que venian de Castilla bozales, teniendo la gente
toda debajo de cubierta, no pareciendo más de tres ó cuatro, vino
luégo el Gil Gonzalez en una canoa al navío donde estaba el Capitan,
y sin llegarse á él preguntaba qué queria, con algunos vocablos, mal
pronunciados, castellanos; el Capitan respondia muy en castellano,
haciendo muy del ignorante, como persona que no sabia en qué tierra
estaba; llegóse más el Gil Gonzalez, fingen que le quieren dar pan de
Castilla y vino y no se que más, llégase más al navío, estaba aparejado
un marinero muy suelto y nadador, y ahorrado de ropa, y, de súbito,
salta del navío en la canoa, y abrázase con el Gil Gonzalez, y ambos
dan consigo en el agua, y el marinero, con una daga que por detras
llevaba, dále ciertas puñaladas, y saltan luégo otros marineros, y
así lo tomaron y mataron; sale luégo toda la gente española en tierra
en sus bateles, y combaten el pueblo, matan cuantos pudieron, y todos
los demas tomaron por esclavos, y de lo uno ó de lo otro muy pocos se
escaparon. Muerto su señor Gil Gonzalez corrieron la tierra despues
por allí abajo, matando y captivando cuantos hallaban, y cargando
los navíos dellos, y enviándolos á esta ciudad; viéndolos venir el
padre Clérigo rabiaba, y con terrible rigor lo detestaba delante el
Audiencia, afirmando ser tiránico todo, injusta la guerra, y que no
eran aquellos esclavos, y protestábales de tornar al Rey y de hacer que
los castigase y que pagasen los gastos que en hacer aquella armada
hicieron de la hacienda del Rey, sin tener comision para hacella, y
cuantos daños en aquella tierra se hacian, y escándalos, destruyendo
aquellas gentes, y estorbando que la fe no se les predicase, ántes
daban causa que blasfemasen della, y aborreciesen la religion
cristiana; de las cuales protestaciones ningun placer ni consuelo
todos ellos tomaban, ántes temian el daño que el Clérigo les podia
hacer, porque le cognoscian tener vigor y ánimo, y habian visto que no
habia ido vez á Castilla que no trujese cuanto pretendia negociado,
y siempre con favor de los Reyes ó de los que gobernaban. Pasaron en
ésto algunos dias, y, muchas veces entre sí platicando, acordaron de
no descontentar al Clérigo, ántes ganallo, y tambien, alguna cudicia
mezclándoseles, tomar algun medio con él, para que desde la tierra
firme que llevaba á su cargo él procurase los intereses que deseaban.
Cuatro maneras de provechos pretendian haber de aquella tierra que el
clérigo Casas llevaba: la una, la pesquería de las perlas que habia
en la isleta de Cubagua, donde por entónces se pescaban, porque allí
tenian los principales desta ciudad de Sancto Domingo sus casas y
cuadrillas de indios, y dellos de los lucayos, con sus mayordomos que
tenian cargo de aquella pesquería, con que los mataban y al cabo los
acabaron; otra era el rescate del oro que por toda aquella costa hasta
la provincia de Venezuela, y más adelante, por cosillas de Castilla,
en especial hachuelas de hierro, se rescataba; la tercera, y ésta era
la mayor y donde ponian más cuidado y de lo que tenian mayor ánsia,
conviene á saber, poder haber muchos esclavos; la cuarta era, que como
habian hecho muchos gastos en hacer aquella armada sin tener comision
del Rey para hacerla, pensaron recompensarlos con favorescer al dicho
Clérigo, de cuyo suceso bueno al Rey se recreciese provecho por su
parte: llamaban suceso bueno que el Clérigo fuese autor y consintiese
hacer guerra á los indios, y en ella muchos esclavos. Pues para
conseguir las dichas cuatro utilidades, parecióles que no se podia
mejor guiar que dando manera como tuviesen entrada ó salida en aquella
tierra, para poder de los bienes temporales que ellos creian que habia
en ella participar, y porque sabian que sin voluntad del Clérigo no
podian rodeallo, y que resistiéndolo él pudieran poco aprovecharse,
ordenaron que debian de hacer cierta compañía con él, so color de
dalle favor y ayuda para su despacho, pues él no tenia facultad para
se despachar por hallar todas las cosas mudadas, y así mostrar que
lo hacian por servir al Rey como se lo mandaba, ayudándole á que su
negociacion fuese adelante. La compañía ordenaron desta manera; que se
hiciesen veinticuatro partes que costeasen y ganasen por igual, las
seis fuesen del Rey y las seis del Clérigo y de sus 50 caballeros de
espuelas doradas, que habia de escoger, y de las otras doce hobiese el
Almirante las tres, y los cuatro Oidores que eran el licenciado Marcelo
de Villalobos, y el licenciado Juan Ortiz de Matienzo, y Lucas Vazquez
de Ayllon, y el licenciado Rodrigo de Figueroa, tuviese cada uno su
parte, y los tres Oficiales, tesorero Miguel de Pasamonte y contador
Alonso de Avila y factor Juan de Ampies las tres, y las otras dos los
dos secretarios de la Audiencia, Pedro de Ledesma y Diego Caballero.
Y así, el Rey contribuyó por seis partes, y el Clérigo por seis, y el
Almirante por tres, y los Jueces y Oficiales y Secretarios cada uno por
la suya; y de las ganancias y provechos, que imaginaban que habian de
haber, por la misma forma habian de gozar y tener el interes. Esto así
entre ellos determinado, enviaron á llamar al clérigo Casas, y dánle
parte de lo que habian pensado, platicado y determinado, encareciéndole
que lo habian así ordenado por favorecello y ayudallo. El Clérigo,
visto que para se despachar de allí por entónces no tenía otro remedio,
y que si no era su despacho con voluntad y beneplácito dellos nunca
lo pudiera hacer, y que entre tanto despoblarian, trayendo esclavos,
aquella tierra, respondió que le placia que se hiciese la compañía.
Hízose capitulacion desta compañía, que contenia en suma lo siguiente:
Que se le diese al Clérigo el armada que se habia enviado á hacer
guerra á los indios, con ciertos bergantines y barcos della y todo
lo que en ella habia, y que de la gente que habia llevado el dicho
Capitan, que eran 300 hombres, se eligiesen 120 á sueldo y los otros
se despidiesen; éstos habian de servir con un Capitan, y señalóse el
mismo Gonzalo de Ocampo, para tener la tierra en paz, porque tuviese
el clérigo Casas, con los predicadores que habia de meter consigo,
libertad de predicar las gentes della. Y éste era el primer capítulo,
como comienzan las santiguaderas que comienzan en Dios y acaban en su
contrario. Otro capítulo fué para sustentar el rescate de las perlas
y tiranía que en sacallas se hacia, aunque no lo decia el capítulo
así, sino que fuese con voluntad de los indios, pero nunca se hizo
sino por maravilla por su voluntad. Otro capítulo contenia, que la
dicha compañía y armada se ordenaba para que por el dicho licenciado,
clérigo Bartolomé de las Casas, se averiguasen las gentes y provincias
donde se comia carne humana, y los que no querian estar en paz y en
conversacion de los españoles, y los que no querian rescibir la fe y
los predicadores della; y habia de decir él, «yo declaro tal provincia
por comedores de carne humana, y tales que no quieren ser amigos de
los españoles, y tales no quieren rescibir la fe ni los predicadores
della», y luégo el Capitan con los 120 hombres y dalles guerra y hacer
todos los que tomasen á vida esclavos; y ésto era todo su principal
fin y deseo á que todo lo que hacen se ordenaba, porque pensaban
y esperaban que el Clérigo les habia de henchir todas sus casas y
haciendas y granjerías de esclavos. Y era tanta su ceguedad que no
advirtieron, que habiendo andado cinco ó seis años el Clérigo, como
todos sabian, trabajando y muriendo, yendo y viniendo á Castilla porque
no hiciesen esclavos, y los que tenian hechos los libertasen aunque
fuesen de los caribes ó que comian carne humana, oyéndole afirmar
que hacellos á aquellos esclavos era tiranía, que así engañasen á sí
mismos, que pensasen que el Clérigo habia de ser causa de aquellas
guerras y de que se hinchiese de esclavos esta isla, señalando y
diciendo de claro que la gente de tal provincia son caribes. Item, que
teniendo los indios todos de aquellas provincias justísimas causas de
perseguir y destruir, matando y despedazando, todos cuantos españoles
pudiesen haber, por los males y daños irreparables que de ellos habian
rescibido, que si no quisiesen ser sus amigos, sin satisfaccion y
sin cesar de sus tiranías, que el Clérigo por ésto los hobiese de
declarar por enemigos, y que la guerra luégo por el mismo caso se
hobiese de seguir. Item, que si no quisiesen rescibir los predicadores,
como si supieran la diferencia que habia de predicadores á tiranos,
y si resistian y mataron á los frailes que verdaderamente lo eran
predicadores, los mataran como á predicadores y no como á cómplices de
salteadores y amigos y naturales de la misma nacion á quien ellos tanto
tenian aborrecida, ó si los mataron por razon de odio que tuviesen á la
fe. Item, que si no quisiesen rescibir la fe, declarándolos el Clérigo
por tales, se les habia de hacer luégo guerra y hacellos esclavos,
como si á palos se les hobiera de dar y contra su voluntad rescibilla,
y luégo, en llegando el armada, con requerilles que la rescibiesen
hobieran en el crimen _lesæ majestatis_ incurrido. Fué, pues, grande la
ceguedad ó ignorancia, ya que no fuese malicia, de aquellos señores, en
creer que aquellas horribles y absurdas condiciones habia el Clérigo de
cumplir, teniéndolo por buen cristiano y no cudicioso, y que moria por
libertar y ayudar á salvar estas gentes como lo tenian. Pero el Clérigo
aceptó las condiciones por redimir su vejacion, con intencion de en
todo lo que se pudiese grangear buenamente y sin pecado y perjuicio
de los indios y de su principal negociacion, que era la predicacion,
como del Rey traia, con ello acudilles con toda fidelidad, así como
en los rescates del oro por toda aquella costa de mar, y con atraer á
los indios, por bien y con dones de los rescates, que viniesen á sacar
perlas á la isleta, y con todo lo que de provecho en la tierra hobiera,
que no fuera para ellos de chico interese. Pero todo les pareciera poco
sin henchilles las casas y granjerías, como dije, de esclavos indios,
de lo que el Clérigo estaba bien desviado.



CAPÍTULO CLVIII.


En estos dias, á tantos de Mayo, año de 1521, víspera de Santa
Catherina de Sena, murió aquel siervo de Dios, el padre fray Pedro
de Córdoba, que trujo la órden de Sancto Domingo á esta isla, como
arriba dijimos; murió de ético, de las grandes penitencias que habia
hecho en su vida, en esta casa y ciudad de Sancto Domingo, rescibidos
los sanctos Sacramentos muy devotamente, siendo Vice-provincial, de
edad de 38 años, _consummatus in brevi explevit tempora multa, etc.
Sapientiæ 4.º_. Predicó á su entierro, Domingo, dia de Santa Catherina
de Sena, el padre fray Anton Montesino, de quien tambien arriba hicimos
larga mencion, y tomó por tema, _Quam bonum et quam jocundum habitare
fratres in unum_; y, cierto, se estimó que fué luégo ó en breve á gozar
de Dios, en compañía de la Vírgen de Sena, beata y santa de la misma
Órden. Tornando á nuestro negocio del Clérigo, diéronsele luégo dos
navíos en esta ciudad y puerto de Sancto Domingo, ambos bien amarinados
y cargados de vino y aceite y vinagre, y mucha cantidad de quesos de
las Canarias, y otras muchas cosas de bastimentos y municiones, y
rescates, y licencia para tomar de la isla de la Mona 1.100 cargas de
pan caçabí de lo que el Rey allí tenía, que los indios moradores de
aquella isleta le solian dar, y, finalmente, fué muy bien despachado
de esta isla, y proveido de todo lo necesario para su viaje y para lo
que en la tierra firme se habia de ordenar y tractar. Partióse deste
puerto por el mes de Julio, año del Señor de 1521; con buen viaje
llegó á la Mona, donde tomó el dicho pan, y de allí fué á la isla de
Sant Juan de Puerto-Rico, donde pensó de hallar la gente labradora
que habia traido y llevalla consigo, pero no halló alguno que llevar
porque se habian ido con ciertos salteadores á robar y saltear indios,
que era el oficio y granjería que más se usaba por aquellos tiempos;
prosiguió de allí su viaje á la tierra firme, y halló al Capitan y
gente, buscando qué robar y captivar, ocupados. Habia comenzado á hacer
un pueblo de españoles Gonzalo de Ocampo, media legua el rio de Cumaná
arriba, que llamó Toledo, y como los indios de toda la tierra andaban
huyendo, y sin ellos nunca los españoles por todas las Indias se vieron
hartos, éstos andaban hambreando, y por ésto vivian muy descontentos
y ni quisieron poblar á Toledo, ni aunque lo llamara Sevilla no lo
poblaran; y si mucho el Clérigo se tardara bien se creyó que se
amotinaran, pero venido, y sabido que traia licencia para los que no
quisieran quedar de su voluntad se tornasen, asosegáronse. Dándoles
parte de la negociacion que el Clérigo traia, ninguno quiso con el
Clérigo quedar; dellos, porque andaban ya cansados de montear indios,
con muchos trabajos y hambres; otros, porque no esperaban medrar con
él, entendiendo que en el robar y captivar indios, y en hacerles otros
agravios acostumbrados, les habia de ir á la mano, y con temor que no
los quisiese tener por fuerza, y les tomase los navíos donde se habian
de tornar, nunca quisieron salir todos en tierra, sin dejar en cada
batel ó barca de los navíos 20 hombres que los guardasen. Finalmente,
se hobieron todos de volver á esta isla, y para el camino les mandó dar
el Clérigo cinco libras de pan caçabí, para cinco dias que comunmente
duraba el viaje, á cada uno graciosamente, sin ser á ello obligado,
con lo cual y lo poco más de bastimentos que tenian en los navíos se
tornaron. Quedóse el Clérigo sólo con algunos criados suyos y algunos
otros que tomó á sueldo para que lo acompañasen. El capitan Gonzalo
de Ocampo, que era amigo del Clérigo, mostró pesar de su soledad,
y en ella lo consolaba, el cual despues se partió para esta isla.
Habian ido ciertos religiosos de la órden de Sant Francisco á poblar
en Cumaná, con aquella gente, cuyo Perlado era un fraile llamado fray
Juan Garceto, extranjero, creo que de Picardia, que habia venido á esta
isla con el que dijimos arriba llamarse fray Remigio; aquél era muy
buen religioso y persona prudente, deseoso de hacer fruto en aquellas
gentes. Estos religiosos, como vieron al Clérigo con la prosperidad
que parecia traer y buen recaudo para la conversion dellas, hobieron
alegría inestimable; saliéronle á rescibir con _Te Deum laudamus_,
diciendo: _Benedictus qui venit in nomine Domini_, y él con ellos
dió muchas gracias á nuestro Señor Dios de hallarlos. Tenia su casa
y monasterio de madera y paja, y una muy buena huerta donde habia
naranjos de maravillosas naranjas, y un pedazo de viña y hortaliza, y
melones muy finos, y otras cosas agradables; todo ésto habian puesto
y edificado los religiosos de la misma Órden que fueron al principio,
cuando el padre fray Pedro de Córdoba con sus Dominicos, como en el
cap. 54 de la parte II queda declarado. Estaba esta casa y huerta un
tiro de ballesta de la costa de la mar, junto á la ribera del rio
que llaman de Cumaná, de donde toda aquella tierra se nombra Cumaná.
El Clérigo mandó hacer una casa grande como un atarazana, para meter
toda la hacienda que traia, junto á las espaldas de la huerta de los
frailes; lo más presto que pudo, dió á entender á los indios por los
religiosos, y ellos por medio de una señora india llamada Doña María,
que sabia algo de nuestra lengua, como venía enviado por el Rey de los
cristianos, que entónces de nuevo reinaba en España, que ya no habian
de rescibir daño alguno dellos, sino buenas obras, y habian de vivir
en mucha paz y amistad, como verian adelante; y con ésto trabajaba de
los alhagar y ganalles la voluntad, dándoles de las cosas que traia, y
siempre recatado de los que con él estaban no diesen materia ú ocasion,
por chica que fuese, de escándalo. Ya está dicho arriba, que la isleta
de Cubagua, donde se cogian las perlas, carece de agua potable, porque
ninguna dulce hay sino unos charquillos de agua salada, por manera que
no bebian si no la llevaban del rio de Cumaná, que está de la dicha
isleta siete leguas distante; y porque siempre temió el Clérigo que
aquellos españoles amadores de las perlas, que allí moraban, le habian
de hacer una fortaleza en la boca del rio, para si no hiciesen lo
que debian, quitarles el agua (ésto fuera muy cierto freno para que
en toda aquella costa escándalo ninguno ni daño á los indios hacer
osaran), para este fin tomó un maestro de cantería, y concertóse con
él por ocho pesos de oro cada mes, que valen 10 ducados poco ménos.
Debieron de entender al Clérigo los apóstoles de Cubagua, y tuvieron
luégo manera de, por ruegos ó por precio, quitárselo, y así quedó el
Clérigo sin las más necesarias armas, porque aunque la fortaleza era
bien hacerse para la seguridad de los que allí habian de estar por
respeto de los indios, pero mucho más necesaria era para refrenar los
saltos é insultos, y escándalos, y desórdenes que los españoles hacian
morando allí en Cubagua, como parece por lo que referimos arriba de
la muerte de los frailes, y por lo que sucedió al Clérigo parecerá.
No se tardó muchos meses ni dias que, con achaque de venir al rio
por agua en sus barcos, inquietaban la gente del pueblo y pueblos
que por allí cerca estaban; algunos, siendo pesados á los indios con
su conversacion cuotidiana, de que ellos mucho se resabiaban por el
celo que tienen de sus mujeres y hijas, teniendo experiencia de lo
que los españoles hacen; otros, importunándoles porque les diesen
oro ó les vendiesen algunos indios á trueque de botijas de vino,
por el cual principalmente engañaban los más resabidos á muchachos
y personas simples, y vendíanlos á los españoles (y ésto del vino
era la más preciosa moneda que los indios amaban, y por qué daban y
dieran todo cuanto les mandaran), sucedia de aquí, que como al vino no
sabian echarle agua emborrachábanse fácilmente, y más fácilmente, ya
borrachos, reñian y tomaban las armas, arcos y flechas enherbadas con
hierba ponzoñosa, y así, ó se herian y mataban, ó maltrataban. Mirad
qué disposicion y aparejo para les predicar y traerlos á la religion
cristiana. Comenzó el Clérigo á beber grandes amarguras, y entender los
impedimentos de todo su negocio, y sin ser tan eficaces, que totalmente
se lo desbarataban, como quiera que de lo que de parte del Rey habia
dicho á los indios se hacia por los españoles el contrario; y llegó á
tanta angustia que se paraba á pensar si sería posible por alguna vía
verse fuera de tanta afliccion y cuidado. Pasó á la isleta de Cubagua,
é hizo requerimientos terribles al que allí estaba por Alcalde mayor,
pero no le aprovechó nada; cognosció tambien estar en gran peligro de
la vida suya y de los religiosos, y de los demas que con él estaban.
Toda su comunicacion era con los frailes, en especial con el fray
Juan Garceto, persona, como dije, prudente; tractaban del estado en
que los negocios y ellos estaban. Parecióle al religioso que aquellos
estorbos é inconvenientes ántes habian de ir cresciendo que menguarse,
si el Rey ó la Audiencia con gravísimas penas no lo atajasen, y
que para ésto alcanzar el mismo Clérigo y no otro habia de irlo á
negociar. Esto bien lo cognoscia y admitia él, que sin expresas nuevas
penas, y amenazas, y castigos reales, no podia remediarse, pero que
él hobiese de ir en persona á procurallo parecíale absurdidad y cosa
irracionable; lo uno, porque todavía estando él presente algunos males
estorbaba, lo otro, porque absentándose quedaba toda aquella tierra tan
desmamparada, que no quedara parte della que no se metiera, como dicen,
á sacomano, robándola y haciendo esclavos, y, así, causando mayor
enemistad y aborrecimiento de los cristianos que ántes les tenian,
y, por consiguiente, poniéndolos en más remota distancia ó potencia
para rescibir la fe y convertirse, que nunca tuvieron; lo otro, aunque
era lo ménos y mucho ménos, por el mal recaudo que podia quedar en la
hacienda que allí tenía, que valia 50.000 castellanos, en los cuales
tenía su parte el Rey. El religioso á todos estos inconvenientes
respondia con razones, pero no muy perentorias ni que satisfaciesen
por la claridad ó evidencia dellos. Finalmente, despues de veces
platicado y conferido en ello, llegó á tanto la persecucion del padre
fray Juan Garceto (no por la evidencia que hacia, sino porque Dios
habia de salir con lo que tenia determinado hacer del Clérigo), que
comenzó el Clérigo á considerar que podia ser aconsejarle bien, aunque
á él no le pareciese; por lo cual vino á determinarse en que miéntras
se cargaban de sal dos navíos para enviar á esta isla Española, y se
ponian á punto de se partir, que tardarian en todo poco ménos que un
mes, dijesen cada dia misa, y los demas suplicando á nuestro Señor
inspirase lo que conviniese más, y despues de dicha platicasen cada
dia en ello, y al cabo deste tiempo se determinase de quedar ó de ir.
Pareció á todos que se hiciese así, y entre tanto entendió el Clérigo
en hacer dos despachos, el uno escribiendo cartas para esta Audiencia
y para el Rey, haciendo relacion de lo que padecia y del peligro en
que estaban los frailes y él, los estorbos que le ponian, el daño que
las gentes de aquellas provincias temporal y espiritual incurrian, la
infamia de la religion cristiana, los impedimentos de la conversion
dellas y perjuicio de la fe, etc. Este despacho era enderezado para
que lo llevase la persona que acordase enviar, si se determinasen
que se quedase él. Otro hizo para en caso que hobiese su persona de
venir, conviene á saber, la instruccion de lo que habia de hacer el
Capitan ó persona principal que allí habia de dejar en su lugar. Cada
dia, despues de misa, se juntaban á platicar, y nunca pudo mudar del
parecer primero al religioso en cuantas veces dello hablaban, diciendo,
«no me parece, señor, sino que vos habeis de ir á buscar el remedio
destos males en cuya cesacion tanto va». Llegado, pues, el postrero
dia en que los navíos no tenian que esperar más, dijeron el religioso
y el Clérigo sus misas, y encomendando á Dios el negocio tornáronse á
juntar; el religioso, permaneciendo en su primer voto, dijo al Clérigo:
«vos, señor, habeis de ir, é por ninguna vía quedar.» Entónces el
Clérigo, creyendo que aquella debia ser la voluntad de Dios, respondió:
«Dios sabe cuánto ésto hago contra lo que yo entiendo, y así contra mi
voluntad, pero yo lo quiero hacer pues á vuestra reverencia parece, y
si es yerro más quiero errar por parecer ajeno que por el mio acertar;
porque yo espero en Dios, que pues no lo hago por otro algun intento,
sino por hacer lo que debo en lo que por él traigo á cargo, él, para
bien mio, ya que se yerre, lo convertirá.» Así determinado, nombró por
Capitan ó por principal de los que allí dejaba á un Francisco de Soto,
natural de Olmedo, antiguo criado de la casa Real, que habia traido
consigo de España, buena persona y cuerda pero pobre, por la cual
pobreza deshechar le vino mucho mal á él y al negocio y á los demas.
A éste dió la instruccion que tenia hecha; uno de los capítulos della
fué, que no quitase ni mandase desviar del puerto, por ninguna causa,
uno ni ninguno de las dos piezas de navíos que le dejaba, que era uno
que llamaban _San Sebastian_, que volaba, y el otro era una fusta de
moros de muchos remos, que llamaban los indios en su lengua _ciento
pies_ por los muchos remos, y tenian mucho miedo della, y que siempre
estuviese sobre aviso si los indios estaban alterados y mal seguros,
y si viese que habia peligro que con toda disimulacion embarcase toda
aquella hacienda y sus personas, y se fuesen á la isleta de Cubagua; si
fuese el peligro tan furioso y violento que para salvar la hacienda no
tuviesen lugar, al ménos las personas salvasen: desta instruccion le
hizo el Clérigo firmar un treslado. De toda la hacienda que allí dejó
ninguna cosa metió en los navíos, sino dos arcas propias suyas, una de
vestidos y de libros la otra; y así se partió con harto dolor de los
frailes, no siendo el que él llevaba menor.



CAPÍTULO CLIX.


Despues de partido el Clérigo, lo primero que hizo Francisco de Soto,
el que en su lugar dejó, fué luégo enviar los navíos uno á una parte
y otro á otra parte de la costa, abajo y arriba, á rescatar oro ó
perlas, y tambien se creyó que esclavos si haberlos pudieran. Los
indios de la tierra, ó por los insultos que se les habian hecho por los
españoles, ántes que el Clérigo se partiese, ó por los que despues de
partido les hicieron, ó por la infelicidad dellos mismos, por la cual
no merecieron vivir sin aquellas zozobras é impedimentos para que á
Dios cognoscieran, determináronse de matar la gente del Clérigo, y á
los frailes, y á cuantos españoles pudiesen haber, y dentro de quince
dias despues de partido lo acometieron; y sospechóse que fué tractado
ántes que se partiese, y, por ventura, tambien habian conjurado contra
él, viendo que no salia verdad la paz y amor, y quietud y justicia que
de partes del rey nuevo de Castilla les prometiera. Supiéronlo los
religiosos, tres dias ántes que lo hiciesen, por indicios suficientes,
y preguntándolo á Doña María, la señora que dije, respondia por las
palabras que no, por los indios que estaban presentes, y con los ojos
y meneos del rostro decia que sí; por manera que ántes, tres dias, que
lo hiciesen estuvieron los religiosos y la gente del Clérigo dello muy
ciertos. Á la sazon vino allí un barco que debia de andar rescatando;
rogáronle los criados del Clérigo que los rescibiese, y no sé si los
frailes tambien, pero no quisieron, ó por miedo ó por malicia que los
quisieron dejar matar allí á sabiendas. Pudieran salvarse si Francisco
de Soto cumpliera lo que le dejó mandado el Clérigo, conviene á saber,
que no quitara del puerto los navíos, pues ninguna duda hobiera que,
si no pudieran salvar la hacienda, las personas todas el salvaran y
ninguna se perdiera. En aquellos tres dias andaban los religiosos, y el
Francisco de Soto, muy solícitos de una parte á otra, y de una casa y
personas á otras preguntando cuándo lo habian de hacer, y, teniendo por
entendido que mañana habian de venir sobre ellos, pusieron la gente del
Clérigo la noche de ántes doce ó catorce tiros de artillería alrededor
de la casa, y probada la pólvora, hallaron estar tan húmeda que no
pudo arder. Luégo, en la mañana, en saliendo el sol, pusiéronla para
que se escalentase, y á la misma hora vinieron los indios con terrible
grita sobre ellos, mataron dos ó tres de los criados del Clérigo, luégo
pusieron fuego á la casa ó atarazana y comenzóse á quemar estando los
demas dentro; hicieron cierto portillo en ella y otro en la huerta de
los religiosos, que estaba cercada de un seto de cañas, y entráronse
en ella miéntras los indios se ocupaban en poner el fuego. A la sazon
venia de ver lo que habia el Francisco de Soto del pueblo de los indios
que estaban á la ribera del mar, un tiro de ballesta, como dije, de la
casa y del monasterio, y en el camino lo hirieron por el brazo ó por
la mano de un flechazo con hierba; tuvo con todo lugar de se meter en
la huerta. Tenian los religiosos un estero hecho, de un buen tiro de
piedra, por donde subia el agua del rio hasta la huerta, y en él una
canoa ó barco de indios en que cabian 50 personas; á ésta ocurrieron
los frailes y criados del Clérigo y metiéronse en ella, sólo un fraile
lego, devoto y de muy buena vida, como sintió la grita de los indios,
huyó y metióse en un cañaveral que ninguno lo vido; todos los demas
frailes y seglares, que serían quince ó veinte personas, metidos en
la canoa, vánse por el estero abajo, y dieron en el rio para salir á
la mar é ir á dar á la punta de Araya, que es donde hay las salinas,
donde ciertos navíos estaban cargando sal, y habia de golfo dos leguas
y más. El rio es poderoso y de gran corriente. Salió el fraile lego del
cañaveral y pareció á la ribera; como lo vieron, aunque iban ya más
abajo de donde pareció, forcejaron mucho por subir á él para tomallo
y no podian vencer la corriente; vista por él mismo la dificultad,
hízolos señas con las manos que se fuesen, al cual luégo mataron
los indios haciendo mártir dél. Los indios, ocupados en poner fuego
á la casa ó atarazana, creyendo que los españoles estaban dentro,
no sintieron la huida que los frailes y seglares hicieron, la cual
sentida, toman luégo una piragua, que es canoa de otra arte hecha y
muy ligera, y entran los que cupieron, con sus armas, arcos y flechas,
y fueron tras ellos; iban ya una legua en la mar, llenos de vejigas
las manos y desolladas de remar, y cuando vieron venir tras ellos los
indios, cuasi del todo desmayaron, pero no dejaron de más apriesa
remar. Finalmente, la canoa de los frailes y seglares y la piragua
de los indios llegaron en un tiempo en tierra á zabordar, aunque un
tiro de herron los unos de los otros; y aquella playa es tan llena de
cardones que tienen tan bravas y espesas espinas, que un hombre armado
de todas armas no se osara, sino con mucho tiento, entre ellas menear,
y como los indios eran de los piés á las cabezas desnudos, estuvieron
mucho en llegar aquella poca distancia donde estaban los seglares y los
frailes. Y parece que habia tanta espesura que no pudieron menearse
para matar los frailes ni los demas, porque me dijo despues el dicho
padre fray Juan Garceto que él vido junto á sí, á sus espaldas, un
indio ó indios que le querian herir, ó con piedra ó con porra, que
llamamos por la lengua desta Española macána, la penúltima luenga, y
que hincado de rodillas, cerrados los ojos, levantado el corazon á
Dios, esperaba que luégo le habian de dar y matar, y como vido que no
le daban abrió los ojos y no vido á nadie. Esto no fué, dejado aparte
la voluntad de Dios, sino que estaba tan cercado de espinas el fraile y
los indios en cueros que no osaron á él allegarse; por esta vía todos
escaparon, y los indios se tornaron de esta hecha vacuos. Esperaron
en aquella fortaleza de espinas buen rato, metiéndose más en ellas,
y salieron al cabo todos enclavados y espinados y atribulados por
todas partes, y llegaron á donde estaban los navíos cargando de sal;
recibiéronlos en ellos con harto dolor de todas partes. Faltó sólo el
Francisco de Soto que dijimos venir herido del flechazo; hobo quien
dijo que lo habia visto debajo de una peña en el espinal, fueron allá
con cierta barca, legua y media, donde quedaba, y halláronlo vivo
á cabo de tres dias que le hirieron, sin comer ni beber, y tráenlo
metido en la nao. Como la hierba ponzoñosa causa grandísima sed pidió
luégo agua, que se asaba; dánsela, y luégo comenzó á rabiar y desde á
poco murió. Es averiguado que el que de la hierba de aquellas tierras
fuere herido, no ha de comer ni beber hasta con algunos remedios
ser curado, porque en comiendo ó bebiendo luégo hace la hierba su
operacion y no cesa hasta matar. Así que mataron de esta hecha, con
este Francisco de Soto, por todos, cuatro de los criados del Clérigo,
y el fraile. El Clérigo prosiguió su viaje para esta isla Española,
el cual no es mayor de lo que se puede navegar en cinco ó seis dias,
pero los pilotos de los navíos, errando el viaje, no cognosciendo la
tierra y pensando que la costa desta isla por donde navegaban era la
costa de la isla de Sant Juan, fueron á parar 80 leguas deste puerto
de Sancto Domingo abajo, al puerto de Yaquimo; estuvieron dos meses
forcejando contra las corrientes de aquella tierra y mar, que hácia
este puerto son grandísimas, que ha acaecido los tiempos pasados estar
un navío en doblar ó pasar la isleta de la Beata ocho meses, por lo
cual se halló por ménos trabajoso rodear 400 leguas y más, yendo de
Cartagena y Sancta Marta, y del Nombre de Dios por la Habana, que
venir de allí aquí. Visto, pues, que tanto se tardaba en aquella
isleta de la Beata, no pudiendo navegar, acordó irse 20 leguas más
abajo al puerto de Yaquimo, y salirse en tierra, y enviar los navíos
á este puerto y ciudad, y él de allí venirse al pueblo de la Yaguana
que está nueve leguas la tierra dentro, y dél por tierra para aquí, é
así lo hizo. Entre tanto, luégo, desde á diez ó quince dias, muertos
los susodichos y alzada la tierra, vinieron los navíos que á la sazon
cargaban de sal, y en ellos los frailes y los demas que escaparon, y
dieron nuevas en esta ciudad de lo acaecido, y comienzan en el vulgo á
publicar que los indios de las perlas habian muerto al clérigo Casas y
á todos cuantos estaban con él; nuevas que mucho agradaron y á pocos
despluguieron, porque se les quitase aquel tan cierto impedimento que
tenian del cumplimiento de sus deseos, y porque tenian ya por cierta la
guerra contra aquellos indios de aquella tierra, para hacer esclavos
que era y es hoy de todos su pio. Viniendo, pues, el dicho Clérigo
de la Yaguana para esta ciudad de Santo Domingo, con ciertos que con
él venian, sesteando en un rio y él durmiendo debajo de un árbol,
llegaron ciertos caminantes allí; preguntados por los que estaban qué
nuevas habia de la ciudad ó de Castilla, respondieron: «no hay otras
sino que los indios de la costa de las perlas, han muerto al clérigo
Bartolomé de las Casas y á toda su familia.» Respondieron los que
estaban: «nosotros somos testigos que eso es imposible;» estando sobre
ello porfiando, despertó el Clérigo como de un abismo, y, entendidas
las nuevas, no supo qué decir ni si lo creer, pero, considerada la
disposicion que dejaba en la tierra y los casos acaecidos, comenzó á
temer y á creer que debia ser todo, cuanto habia por aquesto trabajado,
perdido, y como despues cognosció más destas cosas, juzgó haber sido
juicio divino que le quiso castigar y afligir por juntarse á hacer
compañía con los que él creia que no le ayudaban ni favorecian por
Dios ni por celo de ganar las ánimas, que por aquellas provincias
perecian, sino por sola cudicia de hacerse ricos, y parece que ofendió
á Dios maculando la puridad de su negocio espiritualísimo, y fin que
sólo por Dios pretendia, que era ayudar los religiosos y él andarse
con ellos alumbrando aquellas gentes con la predicacion de la fe y
cristiana doctrina, con la basura é impuridad terrenísima de medios
tan humanos y áun inhumanos y tan desproporcionados de los que llevó
Jesucristo; porque Dios, aunque para efectuar sus altas obras usa y
admite medios humanos, pero no ha menester para la predicacion de su
Evangelio tales adminículos, sino, sin mezcla de favor tan inficionado
como era aquél que le daban, pudiera el padre Clérigo, á lo que parece,
esperar á hacer de su espacio el nombramiento de los 50 que habia
de elegir para que le ayudaran, personas que fueran cristianas, los
cuales, aunque tambien se movian porque los habian de hacer caballeros
de espuelas doradas, y tener en las rentas del Rey la docena parte
y otras mercedes favorables y humanas, todavía parece que iba el
negocio más sin peligro y en honestidad fundado; lo uno, porque habia
de escoger no cualesquiera sino personas que fuesen tales; lo otro,
porque todo su interese temporal de aquellos, de la pacificacion de
aquellas gentes y del aprovechamiento de la fe colgaba, como arriba en
los capítulos 130 y 131 fue declarado, y no de las guerras y matanzas
y captiverios de gentes libres y damnacion de ánimas, é infamia de
la fe y aborrecimiento del nombre cristiano, que los con quien hizo
compañía, por medios de su temporal interese tomaban. A ésto respondió
el Clérigo, que si se dió tanta priesa en aceptar el partido que le
ofreció el Audiencia, hízolo por impedir los daños y muertes que hacia
el armada, y esta razon parece bastante; púdosele replicar, segun
parece, que no era á tanto obligado, etc. Finalmente, se puede creer
con piedad que nuestro Señor miró á su buena intencion, y no á la
obra, si quizá delante su acatamiento fué errada, y por eso lo escapó
de aquella muerte que con los demas pasara, puesto que con su ayuda
divina, si él allí estuviera, ni los navíos de allí se quitaran, ni
en los tres dias que la conjuracion se descubrió y se supo no es de
creer que en tanto peligro se descuidara. Finalmente, siguió su camino,
sabidas estas tristes nuevas, con mucho desconsuelo y cuidado de saber
por entero lo acaecido, para esta ciudad; no faltaron algunos amigos
que le salieron al camino á consolar, y que le ofrecieron cuatro y
cinco y más millares de ducados prestados, para si quisiese tornar al
negocio y llevarlo adelante; si se movian por sólo Dios y por celo de
las ánimas, ó por allegar bienes temporales, como de aquella tierra más
que de otra muchos esperaban, sólo Dios es el que lo sabe y el que lo
ha de juzgar y juzgará el dia del juicio universal.



CAPÍTULO CLX.


Por todas las cosas referidas en este libro III, desde el cap. 79 hasta
el precedente, que han hecho mencion al dicho padre clérigo Bartolomé
de las Casas, con pura verdad, puede parecer el ánimo que tuvieron
los historiadores Gonzalo Hernandez de Oviedo y Francisco Lopez de
Gomara, clérigo, criado del marqués del Valle, á quien tanto tocan
las historias de las Indias, para con el dicho clérigo Bartolomé de
las Casas, y como entendieron cuál fué su principio y su medio y su
fin cerca destos negocios de las Indias, y las verdades que en lo que
dél escriben dijeron. El Gonzalo Hernandez de Oviedo, en su primera
parte, libro XIX, capítulos 4.º y 5.º de la Historia que llamó Natural,
allende lo que se refirió suyo en el cap. 142, dice lo siguiente: que
como aquel Padre se habia criado en esta Española, sabia muy bien que
los indios de Cumaná y de aquellas provincias con ella comarcanas
estaban de paz ántes de su rebelion, y él pensó que, así como á él
se le fantaseó, así pudiera hacer lo que habia inventado y dicho en
España, y en tanto que él fué á entender en el negocio los indios se
rebelaron y mataron á los frailes franciscanos y dominicos, y otros
cristianos que he dicho, y cuando llegó á la tierra con aquellos sus
labradores, nuevos caballeros de espuelas doradas que él queria hacer,
quiso su dicha y la de sus pardos milites que halló al capitan Gonzalo
de Ocampo que habia ya castigado parte de los malhechores, y poblado
aquel lugar que llamó Toledo, y estaban las cosas en otro estado
que el Clérigo habia arbitrado; mas como venía favorecido y con tan
grandes poderes, luégo comenzaron á contender y estar desconformes él
y Gonzalo de Ocampo, como he dicho, dice Oviedo, y lo que habia dicho
en el fin del cap. 4.º, es ésto: «Llegado este Padre licenciado,
hobo discordias y diferencias muchas entre él y el capitan Gonzalo de
Ocampo.» Estas son sus palabras, y prosigue más en el capítulo 5.º:
«Dió órden el Clérigo como hizo una gran casa, y tenía en ella grandes
bastimentos, y rescates, y armas, y otras cosas muchas, lo cual todo
dejó allí, é vino á esta ciudad de Sancto Domingo é isla Española,
á se quejar en esta Audiencia real del capitan Gonzalo de Ocampo, y
venido él, y los indios viendo estas discordias entre los cristianos, y
persuadidos de su propia cudicia y malicia, dieron sobre los cristianos
que allí estaban, y mataron á cuantos pudieron, puesto que algunos se
escaparon, etc.» Estas son sus palabras. De donde parece la noticia
que con verdad habia inquirido, y de donde comenzaba la historia del
Clérigo, dando á entender que desde esta isla habia ido de principal
intento á pedir la gobernacion de aquella tierra, como arriba en aquel
capítulo dice. Y cuanto á lo que añide que tuvo discordias con Gonzalo
de Ocampo, á ésto se responde con verdad delante de Dios, que es la
suma y esencial verdad, que el clérigo Bartolomé de las Casas de muchos
años atras cognosció y amaba al dicho Gonzalo de Ocampo, y que nunca
con él comunicó que no fuese con alegría y riendo, y cuando en Sant
Juan de Puerto-Rico le hizo los requerimientos que con su armada se
volviese y no fuese á tierra firme, lo mismo, y que jamás tuvo con
él dentro de su corazon, ni fuera, por palabra, enojo ni pena, ni se
ofreció de qué ni para qué la tuviese, y donde mayor conversacion y
más familiar y amorosa tuvieron y con más alegría, fué miéntras el
Gonzalo de Ocampo estuvo allí con él en la tierra firme y en la isleta
de Cubagua, hasta que de allí á esta isla el Gonzalo de Ocampo se vino;
y en suma, el Clérigo le era naturalmente aficionado, porque tenía la
conversacion amigable, y en sus dichos y habla era graciosísimo. De
aquí se podrá colegir el crédito que á Gonzalo Hernandez de Oviedo
se le debe dar en todo lo que dice, como arriba por el 142 y 143, y
en los demas capítulos se vido; y aunque Oviedo excedió en hablar
tan falsamente del Clérigo, atribuyendo el deseo y fin que tuvo de
mamparar estas desmamparadas gentes, y quitar de su conversion y
salvacion tan eficaces impedimentos, á ambicion y deseo de mandar, y
tambien á cudicia, todavía le sobrepujó en maldecir detrayendo de la
honra del clérigo Bartolomé de las Casas; y con mayor desvergüenza
el Francisco Lopez de Gomara, clérigo, capellan de Hernando Cortés,
porque dijo todo lo que Oviedo, porque de su libro lo tomó, y añidió
cosas harto indecentes. Y dice así Gomara, clérigo, contra Bartolomé
de las Casas, clérigo: «Estaba el licenciado Bartolomé de las Casas,
clérigo, en Sancto Domingo, al tiempo que florecian los monasterios de
Cumaná y Chiribichí, é oyó loar la fertilidad de aquella tierra, la
mansedumbre de la gente y abundancia de perlas; vino á España, pidió al
Emperador la gobernacion de Cumaná, informóle cómo los que gobernaban
las Indias le engañaban, y prometióle de mejorar y acrecentar las
rentas reales. Juan Rodriguez de Fonseca, el licenciado Luis Zapata y
el secretario Lope de Conchillos, que entendian en las cosas de las
Indias, le contradijeron con informacion que hicieron sobre él, y lo
tenian por incapaz del cargo por ser clérigo, y no bien acreditado ni
sabidor de la tierra y cosas que tractaba; él entónces favorecióse
de Mosior de Laxao, camarero del Emperador, y de otros flamencos y
borgoñeses, y alcanzó su intento, por llevar color de buen cristiano
en decir que convertiria más indios que otro ninguno, con cierta
órden que pornia, y porque prometia enriquecer al Rey y enviarles
muchas perlas (venian entónces muchas perlas). Pidió labradores para
llevar, diciendo no harian tanto mal como soldados desuella-caras,
avarientos é inobedientes; pidió que los armase caballeros de espuela
dorada, y una cruz roja diferente de la de Calatrava, para que fuesen
francos y ennoblecidos. Diéronle á costa del Rey, en Sevilla, navíos y
matalotaje, y lo que más quiso, y fué á Cumaná el año de 20, con obra
de 300 labradores que llevaban cruces, y llegó al tiempo que Gonzalo
de Ocampo hacia á Toledo; pesóle de hallar allí tantos españoles, con
aquel caballero, enviados por el Almirante y Audiencia, y de ver la
tierra de otra manera que pensaba ni dijera en corte. Presentó sus
provisiones, y requirió que le dejasen la tierra libre y desembargada
para poblar y gobernar. Gonzalo de Ocampo dijo que las obedecia, pero
que no cumplia cumplirlas, ni lo podia hacer sin mandamiento del
Gobernador y Oidores de Sancto Domingo que lo enviaran. Burlaba mucho
del Clérigo, que lo cognoscia de allá de la Vega por ciertas cosas
pasadas, y sabia quién era; burlaba eso mismo de los nuevos caballeros
y de sus cruces, como de sambenitos; corríase mucho el Licenciado, y
pesábale de las verdades que le dijo. No pudo entrar en Toledo, é hizo
una casa de barro y palo, junto á do fué el monasterio de franciscos,
y metió en ella sus labradores, las armas, rescates, y bastimento que
llevaba, y fuése á querellarse á Sancto Domingo, é Gonzalo de Ocampo se
fué tambien, no sé si por ésto ó por enojo que tenía de algunos de sus
compañeros, y tras él se fueron todos, y así quedó Toledo desierto, y
los labradores solos. Los indios, que holgaban de aquellas pasiones y
discordia de españoles, combatieron la casa y mataron cuasi todos los
caballeros dorados, los que huir pudieron acogiéronse á una carabela,
y no quedó español vivo en toda aquella costa de Perlas», etc. Todo
ésto dice formalmente Gomara, capellan y cronista del marqués del
Valle. Cotejado todo lo que este Gomara dice y lo que escribió Oviedo,
con lo del capítulo precedente, y finalmente con toda la Historia de
cuasi lo más deste tercero libro, que con pura verdad se ha afirmado
haber sido todo dicho, á la discrecion del prudente cristiano lector
se remite que juzgue cuál lleva más semejanza de verdad, y cuánta fe
se deba dar á todo lo que todos éstos escriben, pues en cosas tan
manifiestas tuvieron tanto descuido en referir la verdad, si no los
cegó su propia malicia lo que no osaría creer. Cerca de lo que ambos
dicen de las cruces que el Clérigo trujo para los labradores, lo que
en ello hay es ésto: que para que los indios de aquellas tierras, que
tan escandalizados y maltratados estaban, creyesen y no pensasen que
les habia de faltar la palabra de partes del Rey luégo que habia
venido á reinar á Castilla, como muchas veces se les habia quebrantado
la fe y palabra en lo que les prometian por los españoles, pareció al
Clérigo que, así como les habia de certificar de partes del Rey cosas
nuevas, como eran que habia sabido los escándalos y daños que habian
recibido y le habia pesado mucho dello, y que por tanto enviaba á él
para que desde en adelante no tuviesen temor alguno que les habia de
suceder agravio de los pasados, y que él los habia de defender, que así
convenia que mostrase el Clérigo y los 50 que para caballeros habia de
escoger ser gente nueva y diferenciada de los pasados, y por aquella
señal todos los cognosciesen; y porque no tuvo lugar de señalar los
50, como por la Historia se ha visto, no dió la cruz á alguno, él sólo
se la puso al principio, y de aquí comenzó el parlar destos y fingir
que los labradores que llevaba para cavar y arar eran los caballeros
que con cruces habia de llevar y meter en la tierra consigo. Y, por
concluir la historia del padre Clérigo, llegado á Sancto Domingo,
escribió al Rey todo lo que pasaba, y determinó de esperar respuesta
por no tener sustancia para poder ir personalmente á la corte, puesto
que si quisiera ir no faltara quien le ayudara y prestara dineros, y,
cierto, si fuera él, trujera buen recaudo y remedio de la perdicion
que despues se siguió en aquella tierra, y áun castigo para los que le
habian impedido y sido causa de aquellas muertes y levantamientos de
los indios, porque llegara cuando ya tornado habia el Rey á aquellos
reinos, y con él eran venidos los caballeros y privados que lo habian
favorecido; y ésto pareció despues, porque los mismos, desque supieron
lo que le habia sucedido, le escribieron que tornase allá, y que
ternia más favor para con el Rey que ántes habia tenido, y el mismo
Papa Adriano tambien le mandó escribir sino que llegaron las cartas
cuando ya no podia determinar de sí. Por ventura, si cuando llegó á
esta ciudad luégo para Castilla se partiera, y que no le faltaran,
como dije, dineros, pudiera haber sido que la tiranía destas Indias
se hobiera echado fuera; pero, en la verdad, no se lo puso Dios en
el corazon que fuese, ó porque él no lo mereció, ó porque aquellas
gentes, segun los profundos juicios divinos, se habian con otras
muchas de perder, ó porque tambien los facinorosos pecados de nuestra
nacion, que en aquellas gentes han cometido, no se habian tan presto de
fenecer. Así que, habiendo escripto al Rey lo que más convino escribir,
esperó algunos meses la respuesta, y entre tanto su conversacion era
comunmente con religiosos de Sancto Domingo, y en especial con un
Padre llamado fray Domingo de Betanzos, religioso en virtud y religion
señalado; éste le dió muchos tientos que fuese fraile, diciendo que
harto habia trabajado por los indios, y pues que aquel negocio tan
pío se le habia desbaratado, parecia que no se queria Dios servir
dél por aquel camino. Entre otras respuestas y excusas que le daba
fué, decir que convenia esperar la respuesta del Rey para ver qué le
mandaba. Respondió el buen Padre: «Decid, señor Padre, si entre tanto
vos os morís, ¿quién rescibirá el mandato del Rey ó sus cartas?»
Estas palabras le atravesaron el alma al clérigo Casas, y desde allí
comenzó á pensar más frecuentemente en su estado, y al fin determinó
de hacer cuenta que ya era muerto, cuando las cartas ó respuestas del
Rey allegasen; y así, pidió el hábito con instancia, y se lo dieron
con mucho gozo y alegría de los frailes, y no ménos toda la ciudad,
y todas las Indias desque lo supieron, aunque de diferente manera y
por diversos fines los frailes y los seglares se gozaron, porque los
frailes, espiritualmente, por el bien de la conversion del que amaban
con caridad, y los seglares porque vian faltarles, como si lo vieran
enterrado, aquél que les estorbaba los robos que hacian y entendian
hacer con todo su inícuo interese temporal. Sino que despues resucitó,
á lo que puede creerse por voluntad de Dios, á pesar de muchos, para
estorbar algunos males que estorbó con el favor divino, y para mostrar
al mundo con el dedo, como el sol, el estado peligroso en que muchos
vivian, y el sueño letárgico y profunda ceguedad que los descuidaba,
en no tener por pecados los que nunca otros tan graves ni tantos se
cometieron, despues que los hombres comenzaron y supieron pecar. En
el tiempo de su noviciado le vinieron cartas del cardenal Adriano, que
fué Papa, y de caballeros flamencos que le persuadian que tornase á la
corte, y que ternia tanto y más favor que la otra vez le habian dado,
y los Perlados del monasterio, porque no se inquietase quizá, no se
las quisieron mostrar. De su frailía, dice Gonzalo Hernandez de Oviedo
éstas palabras. «El padre licenciado Bartolomé de las Casas, como supo
el mal suceso de su gente, y cognosció el mal recaudo que habia por
su parte puesto en la conservacion de las vidas de aquellos simples y
cudiciosos labradores, que al olor de la caballería prometida y de sus
fábulas le siguieron, y el mal cuento que hobo en la hacienda que se
le encargó, y que él á tan mala guarda dejó, acordó que, pues no tenia
bienes con que pagarlo, que en oraciones y sacrificios, metiéndose
fraile, podria satisfacer en parte á los muertos y dejaba de contender
con los vivos, y asi lo hizo, y tomó el hábito del glorioso Sancto
Domingo de la observancia, en el cual está hoy dia en el monasterio
que la Órden tiene en esta ciudad de Sancto Domingo, etc.» Esto dice
Oviedo; de donde parece la noticia y propósitos causa y fin del clérigo
Casas, y señaladamente deste caso y de todo lo acaecido en aquella
costa de tierra firme, que Oviedo tenía, y no ménos con qué ánimo todas
estas cosas que al clerigo Casas tocaban referia, lo cual todo nuestro
Señor le perdone, pues ya está en la otra vida. Y con ésto, dejemos de
tractar por algunos años que el Clérigo, ya fraile, fray Bartolomé de
las Casas, durmió al parecer, de las cosas dél, hasta que ocurra el
tiempo, si Dios diere vida, que tornemos á su historia, de quien habrá
bien que decir.



CAPÍTULO CLXI.


Ya llegaba este tiempo á los veintidos años sobre quinientos y mil,
y así, pertenecia parte de lo dicho al cuarto libro; pero por no
hacer tantos pedazos de una materia, pareciónos que no se ofendia la
órden que traemos, refiriendo ántes lo que pasó despues algunos dias.
Tornemos, pues, sobre lo que resta que decir perteneciente á este libro
III del año 19 y 20, comenzando de tierra firme. Ya dijimos arriba,
en el cap. 104, como se proveyó por gobernador del Darien y de tierra
firme, el año de 18, en la ciudad de Zaragoza, un caballero de Córdoba
llamado Lope de Sosa, persona prudente y valerosa, por echar de allí á
Pedrárias que habia destruido y asolado todas aquellas provincias, por
sí ó por la gente que enviaba con sus Capitanes, ó verdugos por mejor
decir; uno de los principales fué el licenciado Gaspar de Espinosa,
su Alcalde mayor. Llegó, pues, por este año de 20 ó al fin del de 19,
Lope de Sosa, y con él un licenciado Alarconcillo, por su Alcalde mayor
y que habia de tomar residencia á Pedrárias. Llegó, digo, al Darien
con cuatro navíos y 300 hombres, de la llegada del cual á Pedrárias no
placia, y por no esperalle anduvo rodeando que lo enviase el pueblo
por Procurador á Castilla, como arriba se dijo. Así que, como llegó al
puerto y echó anclas la nao en que iba, en aquel momento dió el ánima
á Dios porque debia de haber enfermado en el camino; fué la nueva á
Pedrárias, que estaba la ciudad algo apartada un poco del puerto, de
como Lope de Sosa era venido, y dentro de un credo llegan otros á
decirle que era fallecido: la diferencia que la una y la otra nueva
en su corazon pornia, Dios lo sabe, que es la verdadera sabiduría.
Fué Pedrárias con toda la ciudad, y trujeron el cuerpo, y con toda
la pompa y honra posible le dieron sepultura; hechas las obsequias
debidas, recogió Pedrárias á su hijo Juan Alonso de Sosa, que despues
fué tesorero del Rey en la Nueva España, y á sus criados y á toda
su casa el tiempo que en el Darien quisieron estar, y porque lo que
más Pedrárias deseaba era verse fuera y libre del temor que tenia
de la residencia, segun le acusaban sus obras pasadas, tuvo manera,
por industria y solicitud del dicho licenciado Espinosa, su Alcalde
mayor y Capitan general, que persuadiese al licenciado Alarconcillo,
que trujo Lope de Sosa por Alcalde mayor, y le hiciese entender que
no habia espirado su poder por la muerte de Lope de Sosa, y que le
tomase la residencia que en vida de Lope de Sosa le habia de tomar,
y que si el Rey no la diese por buena que no se habria perdido sino
la tinta y papel; como en la verdad, segun parece que se debe creer,
la residencia al Gobernador principalmente se suele cometer, y él
la toma por su Alcalde mayor, y así parece que el Alarconcillo, que
era delegado de Lope de Sosa, ninguna jurisdiccion tuvo muerto el
Gobernador; pero finalmente se la tomó como el Pedrárias quiso dalla,
segun la presuncion que desto pudo resultar, y no fué sola ésta las
mañas y cautelas que para excusar y justificar jueces tiranos se han
tenido en aquellas Indias, porque no merecen pagallas aquí. Pocos
dias ántes que Lope de Sosa llegase, llegó Gil Gonzalez de Avila,
de quien arriba en el capítulo 154 dijimos algo, con tres navíos y
en ellos 200 hombres, y Andrés Niño, su piloto mayor, que le paso
en aquella demanda. No hizo cuenta el Gil Gonzalez de Pedrárias,
teniendo por cierto que ya Lope de Sosa estaria en la tierra y usaria
su gobernacion, porque ya le debia haber hablado en Castilla, de
quien esperaba favor para su despacho y pasaje de la mar del Sur, y
fuése con sus navíos y gente al puerto de Acla, 50 ó 60 leguas más al
Poniente del Darien, donde estaba Pedrárias, porque allí le convenia
ir, porque es lo más angosto, para pasar á la mar del Sur; pero como
no habia llegado Lope de Sosa, rescibiendo dello gran pesar, no pudo
hacer otra cosa sino humillarse y escribir á Pedrárias notificándole
su venida, y excusándose de no poder ir á velle y entrar primero en
su puerto del Darien, por la comodidad que para su viaje y negocio
tenía más en el puerto de Acla que en el de Darien, etc. Rescibida
Pedrárias la carta, respondióle, muy sin sabor, que se maravillaba dél,
que sabiendo que él era Gobernador de aquel reino, haber desembarcado
con tanta gente sin su licencia, no habiéndole mostrado ó enviado
licencia ó provision del Rey, para que supiese con qué autoridad y
propósito á tierra que él tenia á cargo venía. Con esta respuesta
rescibió Gil Gonzalez grande pesar; y por no saber qué fuese sido de
Lope de Sosa, y sus negocios eran de tal calidad que no podian parar
sino con gran daño, como trujese tanta gente á su mision, y le restase
tanto que hacer para adelante, acordó enviar á Andrés Niño con las
provisiones reales al Darien, y con ellas requerir á Pedrárias que le
favoreciese y ayudase á efectuar su viaje y demanda, como el Rey á
todas y cualesquiera justicias y personas mandaba, y en especial que le
mandase entregar los navíos que habian sido de Vasco Nuñez de Balboa,
que estaban en la otra mar. Llegó Andrés Niño al Darien, mostró sus
provisiones reales, hizo sus requirimientos en forma, y como Pedrárias
no era menester enseñalle á hablar, ni á pensar, ni á obrar, sino á
matar y destruir indios, y despoblar aquellos reinos, respondió que
las obedecia, pero, cuanto al cumplimiento, decia que aquellos navíos
no habian sido de Vasco Nuñez de Balboa, más de lo que dellos le podia
caber como Capitan, sino de 300 hombres españoles, que á hacellos le
habian con sus trabajos ayudado (y el triste no hacia cuenta de tres
ó cuatro mil indios que habian muerto para hacellos, con llevar las
anclas y maromas, y otros pesos inauditos y nunca pensados, á cuestas,
como arriba en el cap. 74 se vido), y que aquellos cúyos eran andaban
en ellos sirviendo al Rey, descubriendo tierras y gentes en aumento de
su Estado, y que él haria relacion á Su Alteza de toda la verdad, y
si sabida se lo tornase á mandar, luégo cumpliria su mandado. Tornóle
otra vez á requerir Andrés Niño, protextando daños y males; respondió
Pedrárias que no podia dar lo ajeno, por eso que podia tornarse.
Tornóse Andrés Niño á Acla sin nada; en estos dias llegó Lope de Sosa
al puerto, y fué dél lo que queda declarado. Sabida la muerte de Lope
de Sosa, en cuya venida tenía colocada toda su esperanza, viéndose
perdido, acordó de por su persona ir á rogar á Pedrárias que le diese
aquellos navíos pues el Rey lo mandaba, y no le desaviase, que sería
perder toda la demanda que traia, de donde muy grandes servicios y
provechos para Dios y para el Rey se esperaban. Pedrárias, que muerto
Lope de Sosa, en mayor insolencia se habia encumbrado, como por algunos
dias estaba seguro que no habia de haber quien le fuese á la mano
como en lo pasado, en cuanto á concedelle los navíos hizo tan poca
cuenta dél como del Andrés Niño que habia enviado, diciéndole que no
le daria la menor cuaderna dellos porque le diese toda su armada.
Vuelto á Acla, viendo que ningun remedio podia venirle de Pedrárias,
acometió una obra que el Rey acometerla, con mucho mayor número de
gente, y facultad, y aparejo que él tenía, no osara, y fué hacer de
nuevo otros navíos en aquella mar, con la gente que traia consigo de
Castilla y materiales. Comienza con ocho caballos á pasar lo que tenía
por aquellas altísimas y aspérrimas sierras, de que dimos noticia en
el capítulo 74, trabajos nunca pensados; manda cortar y aserrar madera
para tres navíos y dos bergantines en el rio de la Balsa, y aunque
le aconsejaron algunos de los vecinos españoles de Acla que no los
hiciese allí, porque se le comerian luégo de bruma ó de otros achaques,
creyendo que por estorballe lo engañaban, no curó, sino pasó por su
obra adelante. Fueron tantos los trabajos que en ello, por los caminos
y en los montes, y en la obra de los navíos, y por poco y mal comer
y hambre padecieron (porque no comian sino caçabí por onzas, de lo
que acarreaban los caballos, y de lo que habian traido de Castilla en
sus navíos, que siempre es muy poco y muy presto se les acaba), y con
ésto ser nuevos en la tierra, y aquella ser montuosa y sombría y para
los nuevamente venidos mala, que de 200, muertos y enfermos, 80 no le
quedaron. Finalmente, con tanto riesgo, y costa y angustias acabó sus
navíos mal ó no bien acabados; embarcóse con sus 80 hombres, y fuése á
las isletas de las Perlas que están de aquel rio dentro en la mar 12 ó
15 leguas. Estando allí aparejando para se partir á su descubrimiento,
dentro de veinte dias se le pudrieron todos sus navíos y bergantines;
miserable cosa de decir é oir y más de quien lo padecia y via, que cosa
que tantas hambres, angustias, trabajos, muertes y enfermedades habian
costado viesen tan en breve aniquilado, no pudo ser sino muy triste
y muy amargo. Gil Gonzalez era hombre prudente, y aunque angustiosa
tribulacion ésta fué bastante para desmayar, todavía cobró ánimo y
determinó de tornar á hacer los navíos, y porque ya no tenía gente
para los trabajos, por habérsele muerto y enfermado tanta, y la que
quedaba sana quedaba muy molida y quebrantada, escribió á Pedrárias
rogándole que le socorriese con gente de indios y españoles para tornar
á rehacer los vasos para su viaje necesarios. O le respondió Pedrarias
desabridamente, ó entendió que detraia dél, con algunas indecentes
palabras; viénese á Acla y de allí váse para el Darien en un barco y
saca cierta provision del Rey, por la cual mandaba, so graves penas,
que á cualesquiera Gobernadores, justicias y á personas públicas ó
privadas pidiese socorro y ayuda, se lo diesen luégo, y en ninguna cosa
le estorbasen; Pedrárias le dió cierto número de indios, que poco le
habian á criar costado, que llevaban á cuestas y acarreaban, del puerto
de Acla y del Nombre de Dios, bastimentos y otras cosas necesarias, y
ciertos españoles que en todo lo que pudiesen le ayudasen. Tornóse Gil
Gonzalez á la isla de las Perlas, donde de la mejor madera que pudo
sacar de los navíos perdidos, y de otra que hizo cortar y aserrar, y
clavazon de aquellos, tardando casi un año en hacerlos, acabó tres
navíos y un bergantin con que pudo hacer su viaje; y porque pertenece
lo demas que hizo al libro IV, quédese aquí agora Gil Gonzalez, hasta
que, si Dios fuere servido, tornemos en su lugar á tomarlo.



CAPÍTULO CLXII.


Arriba dijimos como Pedrárias escribió al Rey, que convenia mucho
deshacer ó despoblar la ciudad del Darien, y pasar la iglesia catedral
á Panamá, porque el Darien era tierra enferma y no conveniente para
de españoles ser poblada; esto deseaba en grande manera Pedrárias por
hacer y prosperar á Panamá, por parecerle que para el trato de la mar
del Sur estaba con el puerto del Nombre de Dios más proporcionado,
y así era verdad si no fuera tan enfermo como el Darien, y quizá
doblado. Los españoles, que eran vecinos del Darien, resistian por
tener ya hechas allí sus casas y hogares; finalmente, vista por el
Rey la carta de Pedrárias, respondióle mandándole que si allí no
convenia estar aquella ciudad, que la pasase á Panamá, donde decia,
ó á otro lugar que mejor le pareciese que debia estar la iglesia
catedral. Esta respuesta y mando recibido, luégo escribió Pedrárias
á Gonzalo Hernandez de Oviedo, que habia dejado en el Darien por su
Teniente, que con la mayor priesa que pudiese, por la mar y por la
tierra, sacase y hiciese sacar todo lo que en la ciudad habia, y
la despoblase trayéndolo todo á Panamá, y así cada vecino sacó sus
alhajas, haciendas movibles y ganados, hácia el Nombre de Dios, y de
allí, aunque con muchos trabajos, y regañando y con tardanza no chica,
y con dolores y angustias, hambres y sudores, y áun muertes algunas,
segun creemos, de los indios, porque ellos son los que todo lo lloran,
los que todo lo padecen y trabajan hasta espirar, y así á Panamá se
pasaron. En este tiempo ó poco despues se proveyó por Obispo primero
de Panamá un religioso de la órden de Sancto Domingo, llamado fray
Vicente Peraza, natural de Sevilla, hijodalgo y de buena casta, el
cual vivió muy pocos dias despues de á Panamá llegado. Entre otros
Reyes y señores de aquella tierra firme que Pedrárias y el licenciado
Espinosa con sus satélites infestaban y destruian y destruyeron, fué
uno llamado Urraca, muy gran señor y esforzado, y debia señorear, ó á
la provincia de Veragua, ó las sierras confines della y comarcanas;
éste rescibió grandes agravios, insultos é invasiones, de los españoles
en sus vasallos, y fué muy corrido muchas veces por tomallo y hacer dél
y de sus gentes lo que de todos los demas, en especial que tuvieron
nueva que tenía mucho oro, pero era tan valiente y tan ardil, prudente
y solícito en la guerra, que muchas veces lastimó á los españoles,
que por su tiránico ejercicio, sin causa ni razon como á los demas,
lo impugnaban. No hobo recuentro con ellos que no hiriese muchos,
y algunos mataba, y nunca jamás pudieron sojuzgarlo. El licenciado
Espinosa, prosiguiendo sus obras de insigne tirano, salió de Panamá por
la mar del Sur en dos navíos, con cierta gente y dos ó tres caballos
para ir la costa abajo del Poniente á sojuzgar la gente de las islas
que llamaron de Cebaco, más de 30 grandes y chicas, 70 leguas de
Panamá, y envió á Francisco Pizarro por tierra, con la parte de la
gente que le pareció, que fuese haciendo su mismo oficio, matando y
captivando, y destruyendo todos cuantos no se le daban, de donde muchos
de los que consigo llevaba quedaron muchas veces bien descalabrados,
aunque al cabo, como los desventurados de los indios son desnudos y
sus armas de aire, siempre quedan muertos, captivos y sojuzgados; todo
lo que anduvo por aquella tierra, más de 50 leguas, con el terror de
las crueldades que hacia, los que no pudieron defenderse ó esconderse
ó huirse viniéronse á subjetar y poner en sus manos. Y ésta fué la
predicacion del Evangelio que por toda aquella tierra firme hicieron y
ayudaron á hacer nuestros hermanos; y háse de tener siempre por cierto,
como ya queda dicho algunas veces, que si han de salir 50 españoles á
guerrear ó conquistar como ellos dicen, que tambien llaman pacificar,
llevan consigo 500 ánimas, mujeres y hombres, cargados con cargas
importables, y para su servicio, que ver lo que aquellos padecen,
los sudores y cansancios, las hambres y amarga vida y peor muerte
de los muchos que mueren por aquellos caminos, es cosa lastimera,
angustiosa, plorable y lamentable. Llegó Espinosa á las islas dichas,
y todos le salieron de paz, porque no se atrevieron á resistille ni
pelear, y como su principal Evangelio era preguntar lo primero si
tenian oro ó nueva donde lo hobiese, respondieron señalando que en
aquellas sierras muy altas, cuyo Rey y señor era Urraca, habia mucha
abundancia, y por eso creo que aquel Rey señoreaba en la provincia de
Veragua, que siempre, desde que el Almirante primero Don Cristóbal
Colon la descubrió por la mar del Norte, el año de 1502, segun en el
libro I dijimos, de abundar aquella tierra en oro tuvo gran fama.
Oidas estas nuevas con mucho placer, deja el buen capitan Espinosa los
navíos con solos pocos marineros, y salta con toda la gente, bien en
aquel oficio amaestrada, en tierra, y saca los caballos y va derecho
camino á la tierra del señor Urraca; el cual, viendo desde lo alto de
las sierras donde habitaba, los navíos andar por la mar, sabiendo que
no andaban por allí en valde y que podia resultar fácilmente venillo
á buscar, estaba apercibido ya, y puestas las mujeres, y niños, y
viejos, y que no eran para pelear, en recaudo, y, venidas las espías
de como venian los españoles cerca, sáleles al encuentro con tanto
esfuerzo y braveza como si fueran tigres ó leones contra gatos que
los rascuñaran. Toparon primero con ciertos indios de los que traian
los españoles de su servicio, que andaban por el campo, los que iban
delante espiando ó haciendo otra cosa que les mandaron, y á éstos luégo
los mataron, y sueltan sus dardos y flechas contra los de caballo,
y los de á pié herian y mataban cuantos podian; los indios, contra
ellos fortísimamente peleando, herian muchos de los españoles, y en
gran manera los lastimaban como eran muchos y que de todas partes
los cercaban, y en tanto grado los apretaron que cuasi se perdieran,
desmayando. Parece que de la gente que sacó Francisco Pizarro debió
de enviar á Hernando de Soto, con 30 hombres, á hacer algun salto por
aquella tierra, y acaeció andar tan cerca de por allí, que oyeron las
voces de la batalla, y acudió allá, y visto los indios el socorro tan
tempestivo se retrajeron algo. Ayudábales la aspereza de la tierra,
que no se podian bien aprovechar de los caballos, y donde ésto hay en
aquellas Indias, mucho ménos pueden los españoles contra los indios, y
no hobieran tan presto asoládolos; como el licenciado Espinosa sintió
que podia por entónces ganar poco con Urraca, determinó de noche,
cuanto secretamente pudo, tornarse; pero Urraca, que estaba con su
gente vigilante, sintiólos ir, y va tras ellos hasta esperallos en un
peligroso paso, en el cual pelearon los indios como fieros leones por
atajallos, y muriendo muchos dellos, y muchos más con las espadas y
ballestas heridos, dejaron el paso libre, y los españoles no tuvieron
por poca ayuda y merced de Dios de verse fuera de aquel peligro, y no
con poco miedo se tornaron á los navíos. Pasó adelante la costa abajo
á una de las islas dichas, que llamaron de Sancto Matías, y de allí
saltaron en su derecho en tierra, que es costa y tierra de Borica;
por las nuevas que de las obras de los españoles sabian, salieron
gran número de indios á resistilles la venida, pero como vieron los
caballos, estimando que los habian de tragar, comenzaron á huir. Van
en el alcance los españoles, entran en su pueblo, prenden las mujeres
y hijos y cuanto pudieron haber, sin los muertos y heridos, robando
y quemando cuanto hallaron; el señor del pueblo, viendo llevar sus
mujeres y hijos y de los suyos, acordó de venirse á los españoles
teniendo la pérdida y absencia dellos, que la de su libertad, por más
grave; rogó al Licenciado con lágrimas que le diese sus mujeres y
hijos: de compasion lo hizo así el Licenciado. Supo de él que cerca de
allí estaba ó vivia otro señor y que debia tener oro (porque, como ha
parecido, ésto era lo primero que se preguntaba); envió el Licenciado
á Francisco Compañon con 50 hombres á salteallo. Dió en el pueblo al
cuarto del alba, pero no los tomó descuidados; salieron contra ellos
con tanto esfuerzo y ánimo, que los hicieron retraer y huir por donde
habian venido un buen pedazo, pero ellos, viéndose avergonzados, segun
ellos decian, y tambien en peligro si les dieran alcance, tornaron
sobre sí con nuevo ánimo y dan en ellos, hiriendo y matando cuantos
delante sí hallaban, hasta llegar al pueblo donde tenian hecho un
palenque de madera como fortaleza, y en el mismo entraron y allí
mataron más, porque, no pudiendo salir del palenque por unos á otros
estorbarse, tuvieron lugar los españoles de emplear bien sus fuerzas
brazos y espadas. De allí toma toda la gente el licenciado Espinosa,
y váse por tierra para dar sobre la gente de la provincia ó pueblos
de Acharibra, mandando á los navíos que se fuesen para allá, pero la
gente dallos, como estaban sobre el aviso, salieron al encuentro, y
comenzaron á pelear, pero al cabo, viendo los caballos, pusiéronse
en huida y no pararon; acordó Espinosa con su apostolado tornarse á
Paraqueta, que era la tierra de Natá, donde pensaba poblar. Y desta
manera quedó en todas aquellas provincias la fe predicada, y afamada y
estimada la religion cristiana.



CAPÍTULO CLXIII.


Como aquella tierra de Paraqueta ó de Natá y su comarca sea muy fértil,
descubierta, llana y graciosa, y está cercana de las sierras de Urraca
ó Veragua, que siempre tuvo de tener mucho oro mucha fama, deseaba el
licenciado Espinosa hacer por allí un pueblo, y aplicar á él todos
los indios de las provincias ó gentes comarcanas para que sirviesen
los españoles, que es todo tras lo que andan. Escribiólo á Pedrárias,
dándole las razones que á su parecer convenian, para que le diese
licencia de poblar; respondióle Pedrárias que le parecia bien, y que
así se haria, pero que él queria en ello hallarse, y por tanto que se
viniese para él, dejando allí la gente que le pareciese convenir, con
la demas; dejó á Francisco Compañon que era uno de los principales
verdugos que en aquellas sus obras le acompañaban, con 50 hombres y dos
yeguas, que no hacian menores estragos con ellas que con caballos, y
con los demas se fué á Panamá donde Pedrárias estaba. El rey Urraca,
que no siempre dormia, sabida la partida del licenciado Espinosa para
Panamá, y que no quedaban en la tierra de Natá sino pocos españoles,
juntó su gente y vino una noche á dar sobre ellos, y los delanteros
hallaron tres españoles en una casa ántes de su real, y con una lanza
atravesaron el uno, y muerto prenden al otro, y el tercero se escondió;
éste toma sus armas, y con grandes voces hizo grande estruendo como
que venia gente, y con gran denuedo y esfuerzo, dá tras ellos y mató
cinco dellos, y con la turbacion sueltan al otro y comienzan retraerse,
de manera que tuvieron lugar los dos de recogerse á donde su compañia
estaba. Entendido por ellos la mucha gente que Urraca traia sobre
ellos, Francisco Compañon, el Capitan, envia á toda furia á Hernando de
Soto, y luégo tras él á Pero Miguel, hombres muy sueltos, que avisen
á Pedrárias del estrecho en que quedaban. Pedrárias, que no era en
semejantes tiempos y peligros negligente, despachó luégo en un navío á
Hernan Ponce con 40 hombres, y llegó á tiempo que Francisco Compañon
queria con su compaña dejar la tierra, porque Urraca habia convocado
cuanta gente habia por aquellas provincias, y los tenía cercados que
no podian salir un tiro de piedra á buscar raíces que comiesen. Como
Urraca vido el navío, estimando que todos los españoles de Panamá
allí venian, alzó el cerco y retrújose á sus sierras. Despachado el
navío, Pedrárias, con 160 españoles y dos caballos, y ciertos tiros de
artillería, y por Capitan de su guardia Francisco Pizarro, determinó
de seguillos; llegado á Paraqueta ó tierra de Natá, donde Compañon
estaba y los demas, y sabido que Urraca se habia con su gente retraido,
mandó á Hernan Ponce que con 30 españoles se quedase allí con él,
y otro dia Pedrárias, para buscar y seguir á Urraca, se partió con
toda la otra gente. Estábalos esperando Urraca para pelear, teniendo
junto consigo á otro señor Exquegua, en la entrada del pueblo deste
que era lugar para su favor fuerte, con gran número de gente, y sí
Pedrárias bien quisiera excusar la contienda por ver el lugar dicho
para los caballos no favorecelle, pero viendo que por muchas parles lo
infestaban y acometian, arremete con toda su gente contra ellos, y los
indios no ménos resistiéndoles su ímpetu, pelearon cuasi todo el dia,
donde hobo muchos heridos; muertos, no pude saber los que fueron de
los indios, porque de los españoles pocos suelen morir, como las armas
de los indios sean para jugar niños. Con toda su poquedad les dieron
aquel dia mal dia, y apretaron tanto á los españoles, que Pedrárias
se vido en harto trabajo, y quisiera más estar en Panamá descansando.
Finalmente, acudió luégo al remedio último, que fué los tiros de
pólvora, los cuales sueltos, no paró de los indios hombre con hombre;
pero no por eso Urraca que del todo desmayase, y así, por cuatro
continuos dias, salieron á pelear al campo, pero al fin, viendo que
por aquella vía no podian prevalecer, por los tiros de pólvora y los
caballos, acordó de retraerse y convocar más gente de la que quedaba, y
fortalecerse sobre cierto rio llamado de Atra, donde acudieron muchas
gentes de ambas á dos mares á serville y ayudalle. Pedrárias propuso
de ir tras él y probar si podia tomalle, y llegando á la comarca donde
Urraca con su ejército estaba, tuvo un ardid para engañarlos, y fué
que echó ciertos indios, como que se habian descuidado, para que los
prendiesen los corredores, y preguntándoles por Urraca, respondiesen
que en aquella sierra estaba, y consigo tenía gran suma de oro; y
desta industria ó ardid de guerra usó Urraca, porque sabia el ánsia
y sed que los españoles de oro tenian, y que habian de ir á buscallo
desahilados y sin órden, donde podia, con las celadas que tenía puestas
en ciertos pasos, desbaratallos. Presos, pues, los que para ésto envió,
luégo Pedrárias envió á Diego Albitez con 40 hombres, y en el camino
de las sierras cae en las celadas, y dánles tanta priesa que ninguno
quedó dellos que no fuese herido y bien lastimado, y el remedio que
tuvieron fué huir para salvarse. Pedrárias torna con 60 hombres á
enviar al mismo Albitez que suba en pos dellos la sierra, donde no
halló á nadie; torna por lo llano del rio donde los vió, y los indios
con grandes alaridos arremeten á ellos, y pelearon defendiendo que
los españoles, por una angostura que el rio hacia, no pagasen, donde
hobo muchos heridos de ambas partes; y porque los españoles delanteros
comenzaban á desmayar, fué Diego Albitez con ciertos, de priesa, para
los animar, y hobieron de caer en el rio donde se bien remojaron, y
fué harto escapar; finalmente, prevalecieron los españoles despues de
muchas heridas y trabajos, y siguiendo el alcance fueron acuchillando y
matando dellos cuantos podian alcanzar. Despacha Pedrárias cuadrillas
de españoles por toda la provincia en diversas partes, robando y
quemando, y asolando y captivando cuanto y cuantos hallaban; lo mismo
hicieron en las tierras de otros señores, llamados los dos dellos
Bulaba y Musa, que vinieron en ayuda de Urraca, y así quedó toda
aquella tierra lastimada, y menoscabada, despoblada, y la gente della
huida por los montes amedrentada, dejado los muchos muertos y captivos
que della faltaban. Pedrárias, por remunerar á los españoles que tanto
por allí habian trabajado, acordó de hacer un pueblo dellos por allí
cerca en comarca, y pareció que debia de asentarlo en el pueblo, ó
cerca dél, de un Cacique ó señor que se llamaba Natá, la última sílaba
luenga, y quiso que así se llamase; y porque los españoles de las
Indias, en especial los que andaban y andan en estos pasos, tienen y
han tenido poco cuidado de arar y cavar, sino comer de aquellos sus
tan meritorios trabajos á costa de las vidas y ánimas de los indios,
y esto es y fué haciendo repartimientos de los pueblos, y dárselos en
encomienda, que es donde va á parar todo su descanso, señaló Pedrárias
á cada uno de los que allí se quisieron avecindar cierto número de
indios, en los pueblos que por aquellas provincias, con las guerras y
violencias de que usaba, tenía subjetados, que los españoles llaman
pacificados, y que de miedo y por no ser como los demas, hechos
pedazos, querian estar en sus pueblos, y servirlos cuando los españoles
por allí pasasen ó á llamar los enviasen, aunque nunca ellos pensaran
que aquel servicio habia de ser tan duro y tan diuturno hasta acabarse
como se acabaron; y hoy está toda aquella tierra, siendo felicísima y
poblatísima, despoblada. Esto así ordenado y repartido y tiranizado
por Pedrárias, dejó allí por su Teniente y Capitan á Diego Albitez, y
él volvióse á Panamá. Los indios repartidos, enviados á llamar, venian
y servian en hacer las casas y labranzas para los españoles, cazas,
pesquerías y de todos los otros trabajos para sustentar un pueblo de
50 ó 60 vecinos españoles, que es más allá que sustentar una villa
de 2.000 en Castilla, porque quieren ser servidos dellos como hijos
de Condes y Duques regalados, y no sólo servidos, pero adorados.
Asentábaseles á los indios esta carga no usada como intolerable, y así
unos venian tarde, otros no curaban, otros se huian, y éstos llaman los
españoles alzarse. Envia Diego Albitez y va tras ellos, que llamaban
ranchear; á los que tomaban, dellos mataban, dellos cautivaban para
los escarmentar, dellos aseguraban, y así los forzó á que viniesen
á servir á sus encomenderos y tiranos. El señor y rey Urraca, cada
y cuando que via la suya, no olvidaba de visitar los españoles con
las gentes que podia juntar y darles muchas buenas alboradas, y los
que hallaba á mal recaudo, no habia menester tornarlos á buscar para
dellos vengarse. Salian los españoles y quemaban y asolaban toda la
tierra y provincia de Urraca, y en ésto se pasaron nueve años, que
nunca pudieron aplacallo; porque, en la verdad, como el aplacallo no
podia ser, segun ellos, sino que sufriese el cautiverio, y servidumbre
y tiranía de los demas, en la cual él y su gente se habian finalmente
de acabar, y ésta es la satisfaccion y recompensa que de los daños
é injusticias tan estupendas los nuestros á aquellas gentes han
acostumbrado y acostumbran dar, él, como hombre prudente y esforzado,
y que sentia bien la justa guerra que proseguia contra quien con tanta
injusticia, sin culpa, ni razon, ni causa, estando en sus tierras
seguro, le habia hecho y hacia tantos daños y males, no cura de se
aplacar. A los indios suyos que los españoles tomaban les daban grandes
tormentos, porque descubriesen la gran suma de oro de que Urraca y sus
vasallos poseer tenian fama; con ésto más cada dia Urraca se indignaba.
Despues, pasado algun tiempo, envió por Teniente de la villa de Natá,
Pedrárias, á Compañon, y por el gran temor que señaladamente se tenía
por los españoles de un indio muy esforzado, Capitan de Urraca, por
los tártagos que muchas veces les daba, este Compañon tuvo muchas
maneras para le haber á las manos, y como no podian por guerra, trabajó
infielmente de habello de paz, y sobre seguro, y así, asegurándolo
con mensajeros indios y con sus engañosas ofertas, hobo de venir al
pueblo á visitar los españoles, y vino á sus manos. Pero el Compañon
quebrantándole la palabra, fealdad bien usada por los españoles con
los indios en aquellas partes, y pocas ó ningunas de parte de los
indios no bien guardada, prendiólo, y cargado de hierros lo envió al
Nombre de Dios desterrado; y no fué poco bien el que le hizo, pues no
lo quemó como muchas veces lo hicieron los que se llaman cristianos.
Desto rescibió grande dolor Urraca, y puso mucho cuidado en juntar toda
la gente que pudo de ambas á dos mares, del Norte y del Sur, y juntos
hacerles una gran habla, diciendo: «No es razon que dejemos reposar
estos cristianos, pues allende de tomarnos nuestras tierras, nuestros
señoríos, nuestras mujeres y hijos, y nuestro oro, y todo cuanto
tenemos y hacernos esclavos, no guardan fe que prometan, ni palabra,
ni paz; por eso peleemos contra ellos y trabajemos, si pudiéramos, de
los matar y de tirar de nosotros tan importable carga, miéntras las
fuerzas nos ayudaren, porque más nos vale morir en la guerra peleando,
que vivir vida con tantas fatigas, dolores, amarguras y sobresaltos.»
No dijeron más Judas Machabeo y sus hermanos sobre la misma causa.
Plugo á todos, y todos profesaron de morir peleando, miéntras las
fuerzas y la vida les durasen, y así, los repartidos á los españoles
se alzaron y mataron cinco de los que estaban en los pueblos dellos
descuidados, muy con imperio mandándolos. Muertos aquéllos, vienen
gran número dellos sobre la negra villa de Natá; salen los españoles,
pelean todos fuertemente, hay muertos y muchos heridos de todas partes,
mayormente de los indios, porque con los caballos, por ser la tierra
llana y descombrada, rescibieron muy gran daño. Duró la guerra muchos
años, dentro de los cuales murieron en ellas muchos españoles y de los
indios, sin comparacion, innumerables; pero porque los tristes eran
desnudos y tan flacas, como se ha dicho, sus armas, viéndose cada dia
sin algun fruto, ni remedio, ni esperanza dello, perecer, cansados
y quebrantados de andar por sierras y por valles tantos tiempos en
guerra, sudando y hambreando y padeciendo mil otros trabajos que
aquella vida, en especial en las Indias, consigo trae, acordaron todos
los más de los pueblos de venirse á los españoles, en su servidumbre, á
acabar su vida desventurada. Sólo el rey Urraca, con la gente que tenía
y le habia quedado de tanta mortandad, nunca quiso venir, sino siempre
tuvo su teson de aborrecimiento contra los españoles, llorando toda su
vida no podellos acabar; al cual del todo dejaron en su tierra sin
illo más á buscar, cognosciendo que nunca vez le hicieron guerra que
muchos dellos no saliesen della muertos y bien descalabrados, y así en
su tierra y casa murió, y con él su gente, no con más cognoscimiento
de Dios del que tuvo ántes que oyese nombrar cristianos, en su
infidelidad. ¿Quién habrá dado cuenta de su perdicion y de tantas
ánimas, que ningun impedimento de su parte para rescibir la fe tenian
si se les predicara? bien claro para cualquiera cuerdo cristiano está.



CAPÍTULO CLXIV.


Despues de haber destrozado aquellas provincias y puestas en la
servidumbre ordinaria del repartimiento y encomiedas, que es el fin
de los españoles propincuo, para conseguir el último que es abundar
en oro, pareció á Pedrárias que habia mucha gente española en Panamá
junta; por derremalla envió á un Benito Hurtado, que mucho habia
servido, segun los vocablos, en los insultos y tiranías pasadas
y presentes, con cierto número dellos, á que pusiese en la misma
servidumbre, por mal ó por bien, á las gentes que de los confines
de Natá habia, hasta la tierra que, por mandado de Espinosa, Hernan
Ponce por la mar habia descubierto, y mandóle Pedrárias que poblase un
pueblo en la provincia de Chiriquí, donde llegado comenzó á enviar á
llamar las gentes de la tierra: vinieron á su llamado los de Chiriquí,
é despues otra gente llamada bareclas, y despues los de la provincia
de Burica, y los que vivian sobre el golfo que llamamos de Osa, toda
tierra muy poblada y que dura cerca de cien leguas. Todas aquellas
gentes vinieron sin resistencia, por estar asombradas de las guerras
y crueldades que habian oido haberse hecho á las provincias pasadas,
y experimentado quizá cuando por aquellas tierras ó por sus vecinas
los años pasados habia andado Espinosa. Estuvieron dos años en aquel
pueblo de Chiriquí los españoles, sirviéndoles los indios, pero no
pudiendo sufrir tan dura servidumbre y contina tiranía, se levantaron
contra ellos, y mataron algunos dellos, y al cabo, por cierta ocasion,
acordaron los españoles de deshacer ó despoblar su pueblo. Toda aquella
tierra como otras muchas que contienen millares de leguas, estando de
gentes refertísimas, está hoy desierta y habitada de fieras bestias,
mayormente de tigres. Porque un poco más arriba se dijo, que por
derramar la gente que sobrada habia en Panamá Pedrárias envió á Hurtado
con della, es de saber que una de las cosas que ha destruido y asolado
y despoblado las Indias ha sido dar licencia el Consejo del Rey á todos
los que han querido pasar á ellas, indiferentemente y sin número ni
medida, porque comunmente han pasado gente holgazana, y que por fuerza
habia de comer de sudores ajenos aunque pesase á Rey y á Roque que se
lo prohibiese, de donde, sin otros inconvenientes, ha sucedido que,
para que tanta gente no destruyese, comiendo, las haciendas de los
españoles de una comarca ó de una provincia, no las que ellos cavaban
y sudaban sino cavadas y sudadas por los indios, los que gobernaban, y
áun hoy gobiernan, enviaban y hoy envian golpe de gente española, con
color de descubrir ó de apaciguar ó de poblar, que destruian cuerpos y
ánimas de infinitas gentes de indios; y otro tras éste no ménos cruel
y diabólico ni conveniente, que, como se ha dicho arriba, llevaban
de los opresos y siempre fatigados indios, que servian á los pueblos
de los españoles, mucha gente, dejando desmamparadas sus mujeres y
hijos, con cargas de tres y cuatro arrobas y todo fardaje, de los
cuales si sacaban 1.000, por los trabajos y cansancio y hambres, 50
no volvian. Ha habido en ésto tan desatinada é incomparable desórden,
que de cuarenta cuentos de ánimas que habemos echado desta vida,
desde que entramos en aquellas infelices Indias, los quince por esta
causa tenemos por cierto haber perecido. Todo ésto han sabido los
del Consejo del Rey, y ha sido tanta su insensibilidad que ni lo han
castigado ni prohibido, y si á proveer algo en favor de los indios se
arrojan, por los clamores que religiosos siempre les dan y han dado
por cartas ó por presencia, mandan y escriben, ó dan por instruccion á
los que allá gobiernan y de nuevo de acá envian, lo que saben que ni
guardan ni cumplen ni han de guardar ni cumplir, pensando, engañando
á sí mismos, que con la estrechísima y periculosísima obligacion que
acuestas tienen, han cumplido, y con ésto comen y beben y duermen sin
escrúpulo, á lo que en ellos parece, pues andan alegres y se rien,
habiendo de llorar todos los dias de su vida, la menor negligencia
en negocio tan grande y tan puesto á su cuenta, en que cognosciesen
haber incurrido. ¡Cuánto más debian y debrian de gemir é áun lamentar
la perdicion de tantos millones de cuerpos y ánimas que injustamente
habemos muerto, teniendo ellos en las manos el gobierno espiritual y
temporal de aquel Nuevo Mundo, y el ejercicio ó administracion de la
justicia! Todo lo que aquí escribo, muchas veces, juntos en su Senado y
Tribunal, y en sus casas á cada uno lo he dicho. Dejo de decir de los
robos y tantos millones que habemos tomado á sus propios dueños con
tantos daños dellos y tan mal adquiridos; dejo de encarecer tambien
estar á su cuenta la conversion de aquel mundo tan grande, tan ancho
y tan extendido; dormir á sueño suelto y á pierna, como dicen, muy
tendida, y comer y beber muy á sabor, y vivir con mucho contento y
alegría, quien tan estrecha cuenta, y de cosas tan pesadas, ante el
Divino juicio espera dar (si piensa, empero, darla, porque si no piensa
darla su insensibilidad será más incurable), no se yo cómo aquello les
es posible. Tornando al propósito, es aquí de notar que tres estados
han tenido siempre los españoles, y hoy tienen, en las Indias, á los
cuales corresponden otros tres estados de infelicidad en los indios.
El uno es entrar haciendo violencias y guerras en ellos, donde matan
y destruyen cuantos pueden por sojuzgallos hasta en su servidumbre
traellos. El segundo, entre sí repartillos y servirse dellos como de
jumentos ó asnillos, y pluguiese á Dios que así los tractasen y no
fuesen ménos que sus bestias tenidos. El tercero, despues que los han
muerto todos, ó cuasi todos, si de todas sus violencias y tiranías
se hallan con dineros, venirse á heredar ó á hacendarse á Castilla,
y si no tienen con qué venirse, como, por la mayor parte, que medren
con cuanto roban Dios no les permite, sino que vivan en necesidad,
quédanse, y entónces comienzan á hallar ménos los indios, y no sé si
les pesa de tan inexpiables pecados que han cometido. El cuarto estado,
el cual yo no dudo, es, en muriendo irse á los infiernos á lastar lo
que con tanta sangre de sus prójimos hobieron comido y bebido, si en
algun tiempo de su vida la Divina clemencia no les socorrió con su
gracia, para que cognosciesen sus tan inexpiables pecados, y por el
perdon dellos implorasen su misericordia con entrañables suspiros y
gemidos. Al primero correspondió el primero de los indios que padecian
tan grandes crueldades y matanzas que con las guerras les hacian. Al
segundo respondió la cruel servidumbre y cautiverio en que poco á poco
iban pereciendo, sin hacer más cuenta dellos de la que dije, no sólo
cuanto á lo que tocaba á la vida y salud del cuerpo, pero á la salud y
vida del ánima, porque no tuvieron más cuidado de que fuesen cristianos
que si fueran borricos. El tercero estado fué, despues de muertos todos
en el servicio de los que les debieran dar vida, no dándoles tantas ni
tales fatigas, y las tierras todas despobladas, remanecian dos aquí é
cinco allí, casi en pegujalejos, y á éstos los españoles comenzaban
á tractar bien, y otros que aún no dejaban de llevar el acostumbrado
camino. Del cuarto estado tampoco debemos dudar, pues es manifiesto que
todos los más morian sin fe y sin sacramentos, y si á muchos se dió el
bautismo dióseles sin doctrina y sin saber lo que rescibian, como se
han hecho muchas veces por muchos, cerca desto, grandísimos desatinos
en las Indias; y dejemos aquí por agora de hablar de tierra firme, por
aquella parte, hasta que tornemos á contar sus desventuras y miserias.



CAPÍTULO CLXV.


Resta decir algo de lo que acaesció en la otra parte de tierra firme
que está al Oriente, conviene á saber, la costa de Cumaná, y que
dicen de las Perlas en la isleta de Cubagua, lo cual tenía su lugar
poco ántes deste tiempo; ya se dijo en el cap. 159 como los indios
de la provincia de Cumaná, despues de salido el clérigo Bartolomé de
las Casas para la isla Española, mataron un fraile y ciertos criados
suyos, y quemaron el atarazana y toda la hacienda que allí tenía, y
como al cabo se metió fraile como en el el cap. 160 queda escripto.
Luégo el Almirante y Audiencia y toda la Consulta, que dijimos ser
con éstos los oficiales del Rey, determinaron de enviar otra armada
para que castigase por guerra á aquella gente, porque estando alzados
como estaban no podian vivir los moradores de Cubagua, que allí
vivian por la granjería de las perlas, por no tener agua la isleta,
y la que bebian era del rio de Cumaná en la misma tierra firme, de
la isleta siete leguas, y no podian irla á coger sin pelear con los
indios, que era muy peligroso por la ponzoña de la hierba que en las
flechas ponian. Fué por Capitan desta gente un vecino de la ciudad de
Sancto Domingo, llamado Jácome de Castellon; éste fué y llevó alguna
gente, y tomó de la gente que estaba en la isla de Cubagua en la dicha
pesquería de las perlas, y junta cuanta pudo pasó á la tierra firme,
siete leguas de allí por la mar, y asentóse con ella á la boca del
dicho rio de Cumaná, donde ya tuvo segura el agua para que pudiesen
venir por ella libremente los que quedaban en la dicha isleta. Desde
allí envió cuadrillas de españoles tras los indios, mató muchos
dellos, y hizo muchos esclavos, que es lo que despues del oro es lo
más deseado de los españoles; los que no pudo haber asegurólos que no
rescibirian más daños, que se viniesen á sus pueblos, y así quedaron
apaciguados. Edificó Jácome de Castellon una fortaleza á la boca del
rio de Cumaná, donde el clérigo de las Casas la queria edificar, para
tener segura la cogida del agua, sin la cual, como está dicho, no
podian vivir los de la isleta de Cubagua. Hízose despues un muy buen
pueblo de españoles en la isleta, con muchas casas de piedras y adobes
y tapias, como si hobieran de perseverar por algunos quinientos años,
pero acabadas las perlas, despues algunos y no muchos años, se quedó
la poblacion ó pueblo todo despoblado, aunque primero, ó poco más
tarde ó poco ménos, se consumieron los indios en aquel ejercicio de
sacar perlas, donde han perecido inmensidad dellos; con las guerras
dichas y esclaverías que en ellas se hicieron, y con las perlas está
desierta ó cuasi desierta de sus habitadores toda aquella tierra. Y
porque se vea si sacar las perlas es ménos pernicioso para los indios
que sacar el oro, y por consiguiente los bienes que de las Indias
vienen á España vienen por todas partes justificados, y si es posible
que con tales bienes se puede esperar que Dios haga merced á España,
es, pues, la vida de los indios que se traen para pescar perlas, no
vida, sino muerte infernal (algo dijimos della en el libro II, cap.
45), y es ésta: Llévanlos en las canoas, que son sus barquillos, y va
con ellos un verdugo español que los manda, llegados en la mar alta,
tres y cuatro estados de hondo, manda que se echen al agua; zabúllense
y van hasta el suelo, y allí cogen las ostias que tienen las perlas,
y hinchen dellas unas redecillas que llevan al pescuezo ó asidas á
un cordel que llevan ceñido, y con ellas ó sin ellas suben arriba á
resollar, porque no siempre donde se zabullen las hallan, y si se
tardan en mucho resollar, dales priesa el verdugo que se tornen á
zabullir, é á las veces les dan de varazos que se zabullan, y siempre
todo este tiempo nadando y sosteniéndose sobre sus brazos; están
en ésto todo el dia desde que sale hasta que se pone el sol, y así
todo el año si llegan allá: la comida es algun pescado, y el pescado
que tienen las mismas ostias donde están las perlas, y pan caçabí
hecho de raíces y maíz, que son los panes de allá, el uno de muy poca
sustancia, que es el caçabí, y el otro que se hace con mucho trabajo,
y destos no muchas veces quizá se hartan. Las camas que les dan á la
noche son el suelo con unas hojas de árboles ó hierba, los piés en el
cepo porque no se les vayan. Algunas veces se zabullen, y no tornan
jamás á salir, ó porque se ahogan de cansados y sin fuerzas y por no
poder resollar, ó porque algunas bestias marinas los matan ó tragan.
Hay dos especies de bestias comunmente, y áun tres crudelísimas, que
comen los hombres y áun caballos hacen pedazos, la una es tiburones, la
segunda marrajos, la tercera cocodrilos, que llaman los que no saben
lagartos; los tiburones y lagartos que tienen los dientes admirables,
asen del hombre ó del caballo por la pierna ó por el brazo, ó por otra
cualquiera parte, y llévanlo al hondo y allí lo matan, y despues de su
espacio lo comen; los marrajos son muy más grandes y tienen grandes
bocas, y del primer bocado lo tragan. Una vez acaesció que un indio,
zabulléndose, vido cerca de sí un marrajo; subióse luégo, huyendo á lo
alto, el español verdugo riñe con él porque se subió tan presto sin
sacar algo, dijo que estaba por allí un gran pescado, y que tuvo temor
dél no le matase; fuérzalo á que tornase á se zabullir, é, por ventura,
le dió de varazos. Zabullóse el triste, y el marrajo que lo estaba
aguardando, arremete con él y trágalo. Parece que al principio peleó el
indio con el pescado, y hobo cierto remolino en el agua por un rato;
entendió el español que el pescado habia acometido al indio, y como
vido el indio que se tardaba, mató un perrillo que allí tenía y púsolo
en un anzuelo de cadena grande que para estos pescados comunmente
traen, y echólo al agua, y luégo lo asió el marrajo que aún no estaba
contento, y el anzuelo prendió dél de manera que no pudo escaparse;
sentido por el español que estaba preso, lárgale soga, y poco á poco
váse hácia la playa en su canoa ó barco. Salta en tierra, llama gente
que le ayuden, sacan la bestia, dánle con hachas y piedras, ó con lo
que pudieron y mátanla; ábrenle el vientre y hallan al desdichado
indio, y sácanlo, y dá dos ó tres resuellos y allí acabó de espirar. De
aquí se puede cognoscer si con esta granjería de pescar ó sacar perlas
nuestra gente guarda los mandamientos divinos del amor de Dios y del
prójimo, poniendo en peligro de muerte corporal y tambien del ánima,
por morir sin fe y sin sacramentos, á sus prójimos, por anteponer su
propia cudicia y interese temporal; y ésto allende la tiranía con que
los oprimen trayéndolos allí por fuerza y contra su voluntad; item,
allende la infernal vida que les dan hasta que los acaban y consumen
por la mayor parte en breves dias; porque ¿cómo es posible los hombres
vivir, estando la mayor parte de la vida sin resuello debajo del agua?
Y allende la frialdad del agua que los corrompe, mueren comunmente de
echar sangre por la boca, y de cámaras de sangre por el apretamiento
del pecho, por causa de estar cuasi la mitad de la vida sin resuello.
Conviértenseles los cabellos, siendo ellos de su naturaleza negros,
quemados como pelos de lobos marinos, y sáleles por las espaldas
salitre que parecen otra especie de hombres ó de monstruos. Con este
trabajo mortífero y vida desesperada acabaron de consumir las gentes
de los lucayos, como dejamos referido en el segundo libro, y, despues
de aquéllos, otra inmensidad de gentes de otras partes; hoy en este
dia, que pasa de 1560 años, matan gentes en el cabo de la Vela, donde
se pasó la dicha pesquería porque se acabó la de la isleta de Cubagua.
Muchas veces lo ha mandado remediar el Consejo con cédulas del Rey
é no ha aprovechado nada, pero la culpa principal y el pecado muy
grande tiene el mismo Consejo, porque no parece sino que lo proveen
solamente por cumplir, é para que no se cumpla lo que en favor de los
indios mandan, pues no castigan rigurosamente los que no cumplen su
mandado. Y es cosa de burla cuanto en estos casos mandan, y por ésto
principalmente, conviene á saber, por no castigar los delincuentes,
así jueces como particulares que no cumplen lo que en favor de
aquellas gentes han proveido y proveen, ha sido la causa principal
de estar aquel orbe asolado, lo cual se pedirá á ellos principal
y aspérrimamente. Y aunque lo que aquí agora contaré acaesció en
aquella provincia de Cumaná algunos años despues, y pertenecia su
historia al cuarto libro, todavía lo quiero referir aquí como me lo
escribió el mismo capitan Jácome de Castellon, porque quizá no se me
olvide. Primero dia de Setiembre año de 1530, á las diez horas ántes
de mediodía, estando el dia sereno y los aires tranquilos, súbitamente
se alzó la mar, y sobrepujó los límites ordinarios en altura cuatro
estados, que alcanzó por encima de ciertos árboles que están á la
boca del rio (el cual es grande y caudal) y cubrió todos los llanos,
llegando hasta las laderas de las serrezuelas que hay por allí, cerca
de media legua, y así como la mar comenzó á entrar en la tierra, la
tierra comenzó á temblar terriblemente, y duró el primer temblor un
ochavo de hora, y despues dió temblores diversas veces por aquel dia;
éstos fueron tan grandes que la fortaleza cayó en tierra hasta los
cimientos, que no quedó della sino una esquina de la primera cerca.
Abrióse la tierra por muchas partes en los llanos y en las serrezuelas,
y por las aberturas manaba una agua como tinta, negra y salada, que
hedia á piedra azufre. Una sierra del golfo que llaman de Cariaço, que
entra por allí dentro en la tierra 14 leguas, se abrió en tanto que
queda dividida y hecha en ella una gran abra. Cayéronse muchas casas
de los indios, que son de paja y madera por lo cual murieron algunos
indios, juntamente por el terror y espanto que hobieron.



CAPÍTULO CLXVI.


Ya digimos en el libro II cómo viendo los españoles que las gentes de
la isla Española, con la crueldad de las minas y los otros trabajos
que les daban, se les iban muriendo y acabando, inventaron engañar al
Rey Católico para que les diese licencia que pudiesen traer las gentes
naturales de las islas que llamábamos Yucayos ó Lucayos. Esta licencia
concedida, su ocupacion toda por aquellos tiempos fué ir á traerlos;
dellos tomados por engaño, dellos salteándolos y por todas maneras de
injusticia y maldad, los trujeron sin quedar ánima viva en treinta ó
cuarenta islas que son, chicas y grandes, donde, al cabo y los que
restaban, en la pesquería de las perlas todos los mataron y acabaron.
Estos tambien acabados, comenzaron á tractar de otra granjería para
tener á quien más matar en sus minas; como los españoles que vivian
en la isla de Cuba hicieron armadas para saltear los moradores de las
islas de los Guanajos, al Poniente, y las que más pudiesen hallar y
despoblar, segun arriba en el cap. 91 digimos, así los que vivian en la
Española inventaron hacerlas para saltear y cautivar naturales vecinos
de las islas y tierra firme, que la naturaleza puso al Oriente. Estas
armadas hacian de la manera que hicieron las que inventaron para traer
la gente de los Yucayos, juntándose en compañía tres ó cuatro vecinos,
ó más ó ménos, segun tenian el caudal, y ponian cinco, ó seis, ó siete
mil pesos de oro, compraban un navío ó dos, metian 50 ó 60 españoles,
personas bien desalmadas, proveidos de bastimentos ó á soldada, ó
á que en las presas que trujesen tuviesen sus partes. Dábaseles un
Veedor, tan gran ladron como ellos, y ménos temeroso de Dios y que
parecia haber recibido el alma en vano, para que viese lo que allá se
hacia, conviene á saber, que mirase si se hacian los requerimientos,
y si las instrucciones que se les daban guardaban. Las instrucciones
contenian que á cualquiera Isla ó parte de tierra firme que llegasen,
hiciesen sus requerimientos, diciendo que supiesen que habia un Dios
en el cielo, y un Papa vicario suyo en la tierra, y que habia dado
aquellas Indias á los reyes de Castilla, cuyos vasallos ellos eran; que
viniesen á su obediencia, si no que supiesen que les harian guerra y
harian esclavos, etc. ¿Qué mayor escarnio de la fé de Jesucristo y más
injusta maldad, que aquellos mal aventurados letrados, que gobernaban
estas islas y tierras, y que obligados eran á saber ser aquéllo contra
toda ley natural, y divina, y humana, tales instrucciones no tuviesen
vergüenza y confusion de darlas? Destos requerimientos (no pase de aquí
el lector, hasta que vea lo que dellos digimos arriba en los capítulos
57 y 58), algunas veces enviaban un clérigo idiota por Veedor, para
justificar más su tiranía, que veia las maldades que allá se hacian, y
dellas descubria y dellas no; dello por no tener todo por malo, pues
el Audiencia real lo autorizaba, enviaba y mandaba, y mandaba y tenía
en ello parte, siendo todo execrable, dello quizá porque se holgaba
de que se trujese más gente robada, porque tambien de las presas
llevaba su parte de esclavos ó se le daba por aquella su veeduría buen
salario. Estos, salidos del puerto de Sancto Domingo, porque de allí
era su embarcaje, llegaban á la Isla ó á la parte de tierra firme
donde ir acordaban que más cómodo hallaban, y desde los navíos hacian
sus requerimientos, y aunque los hicieran al oido de cada uno de los
moradores, como fuese en nuestra algarabía, no entendieran ni entendian
palabra, y desto daba testimonio el Veedor como en tal puerto de tal
isla ó provincia de la tierra firme se habia hecho el requerimiento
que Su Alteza mandaba. Venian los indios en sus barquillos ó canoas á
ellos trayéndoles comida, y sus cosillas ellos les daban y saltaban en
tierra por asegurallos, y venida la noche daban en el pueblo llamando
á Santiago que los ayudase; tomaban cuantos podian, y otros, para
meter temor á todos, mataban á cuchilladas. Metian en los navíos los
presos, y de allí se iban á otras partes y hacian otro tanto, hasta
que les parecia que tenian buena carga. Siempre por el camino echaban
á la mar muertos mucha parte, del poco comer y beber porque siempre
llevaban ménos bastimento de lo que para tanta gente era necesario, y
del calor por los meter debajo de cubierta, y de angustia y tristeza de
verse así traer, como digimos arriba en los capítulos 43, 44 y 45 de
la segunda parte desta Historia, hablando de los Yucayos. Veníanse al
puerto de Sancto Domingo los navíos con sus cabalgadas, desembarcaban á
los tristes desventurados, desnudos, en cueros, flacos, para espirar,
echábanlos en aquella playa ó ribera como unos corderos, los cuales,
como venian hambrientos, buscaban los caracolicos ó hierbas y otras
cosas de comer, si por allí hallaban, y como la hacienda era de muchos,
ninguno dellos curaba para les dar de comer y abrigallos hasta que se
hiciesen partes, sino, de lo que traian en el navío, algun caçabí,
que ni los hartaba ni sustentaba. Y porque siempre no faltaba quien
dijese y publicase algunas señaladas crueldades que allá se habian
hecho cuando los tomaban (y tan bien las sabian los Oidores como los
predones que las hacian, porque cierto les era que no los podian tomar
ó prender sino haciendo grandes males), para engañar al mundo, ponian
una persona que se les antojaba, que quizá tendria en el armada parte,
que averiguase si habian sido bien tomados. ¡Oh gran Dios y Señor, y
que has sufrido con tu paciencia y longanimidad en este caso que nunca
se hallaron ser mal tomados ni traidos, estando en sus tierras y en
sus casas sin hacer mal á nadie, como que no fuera iniquísimo enviar
salteadores que los robasen y trujesen para los hacer esclavos! y si
alguna vez hallaban, segun su ceguedad, alguna causa que á su parecer
era más desvergonzada en fealdad que condenaba la traida de aquellos,
no por eso los libertaban ni enviaban á sus tierras, diciendo que ya
que estaban acá mejor les era porque serian cristianos, ó que moririan
por el camino, y otras excusas semejantes, como que de su cristiandad
tuvieran algun cuidado. Verlos por aquella playa, la ribera del rio,
dellos sentados, dellos echados en aquel suelo que no se podian tener,
dos y tres dias y noches, al sol y al agua, miéntras los repartian,
llenos de espanto y de toda tristeza, era una de las grandes miserias
y calamidades, para quebrantar los corazones de cualquiera persona que
no fuera piedra ó mármol, que se podian ver. Viniendo á la partija,
cuando el padre via que le quitaban el hijo, y el marido que daban
á otro dueño su mujer, y la madre á la hija, y la mujer al marido,
¿quién podrá dudar que no les fuese nuevo tormento y doblada miseria,
llena de dolor grandísimo, derramando lágrimas, dando gemidos,
lamentando su infelicidad, y quizá maldiciendo su suerte? Entre las
inexpiables ofensas, que contra Dios y los hombres en el mundo se han
cometido, han sido, cierto, las que en las Indias habemos hecho, y de
aquellas esta granjería fué una de las más injustas, más en maldad y
daños calificadas y más crueles. Entre otros saltos que los nuestros
hicieron en aquella costa de tierra firme, abajo de Cumaná obra de
45 leguas, quiero contar uno, aunque de otro especie, porque fué sin
embarazo de requerimientos. Está donde digo una provincia, ó era un
gran pueblo en ella, á la ribera de la mar, en un Cabo que entra en
la mar y hace algun puerto que llamaban el cabo de la Codera; el
señor della ó del pueblo se llamaba Higoroto, nombre propio de la
persona ó comun de los señores dél, este señor, aunque infiel, era
muy virtuoso, y su gente buena, y que imitaba en amar la paz y ser
hospedativa á su señor. El señor y toda su gente tuvo grande amor á
los españoles, y los rescibian y abrigaban en su pueblo y casas como
si fueran padres y hijos, y acaecia venir huyendo por los montes
algunos malos cristianos españoles, de otras provincias ó pueblos de
otros indios que habian salteado, y escapádose de las manos dellos,
muertos de hambres, descalzos y afligidos, y recibíalos el señor
Higoroto y abrigábalos, dándoles de comer y su cama, y lo que más les
era menester, con mucha alegría; y despues de los haber reformado,
y ellos de su hambre y trabajos convalecido, y se querian ir, los
enviaba en una canoa por la mar á la isleta de Cubagua, donde estaban
los españoles en su granjería, proveidos de lo que habian menester,
acompañados de muchos indios, y así libró á algunos de los nuestros de
la muerte que no fueran oidos ni vistos. Finalmente era tal Higoroto
y su gente, y á los españoles obligaba con tan continuos beneficios,
que todos los españoles llamaban aquel pueblo de Higoroto meson y casa
refugio y consuelo de todos los españoles que por allí iban y venian.
Acordó un mal aventurado hombre de con una insigne obra mostrar el
agradecimiento de tanto beneficio; llegó, pues, aquél allí con un
navío, y en él su compañía, que debian de no haber hallado aparejo
para hacer salto en toda la costa, y por no tornar de vacío saltaron
en tierra, y los indios con su señor rescibiéronlos y regocijáronlos
como á los otros solian. Tornáronse al navío y convidaron mucha gente,
hombres y mujeres, grandes y chicos; entran en él seguros como en otros
otras veces hacian. De que los tuvieron dentro alzaron las velas, y
viniéronse á la isla de Sant Juan y vendiólos por esclavos; y á la
sazon yo llegué á aquella Isla y lo vide y supe la obra que habia
hecho, y cómo mostró al señor Higoroto y á su gente ser los españoles
de cuantos beneficios dél rescibieron agradecidos. Desta manera dejó
destruido aquel pueblo, porque los que no pudo robar se desparcieron
por los montes y valles, huyendo de aquellos peligros, y despues al
cabo todos perecieron, con las maldades tiránicas de los españoles que
fueron á poblar ó despoblar á Venezuela, como aparecerá en el siguiente
libro. A todos los salteadores y malos cristianos, que en aquellos
pasos andaban, pesó entrañablemente de aquella maldad que aquel pecador
con el pueblo de Higoroto hizo, y es de creer que no por la fealdad
de la obra tanto, segun éstas y otras semejantes cada paso se hacian,
cuanto por haber perdido todos aquel cierto y buen hospedaje que
Higoroto y su gente á todos sin diferencia hacian.



CAPÍTULO CLXVII.


¿Quién podrá numerar los insultos, y encarecer las fealdades y gravedad
dellos, que con estas y en estas armadas se hicieron, y cuántas gentes
á la isla Española y á la de Sant Juan se trujeron y vendieron, y
en ellas, sin sus naturales vecinos, en las minas y otros trabajos
perecieron? y no sé si diga que fueron más de dos cuentos. Muéstralo
bien la despoblacion y soledad de toda aquella costa de tierra firme, y
de muchas islas que estaban poblatísimas; y esta es cosa digna, cierto,
de considerar, que ha mostrado la divina justicia, que ninguno se cree,
de cuantos en estas armadas entendieron y pusieron dineros, teniendo
parte en la cofradía, que no viviese pobre y mezquino, y las muertes
fuesen de sus obras testigos, ó que despues de sus vidas, por muchas
haciendas que dejasen, que en breve, por diversas vías, no fuesen
consumidas. Hombre destos cognoscimos en esta isla, que dejó hacienda
que valia 300 y 400.000 castellanos, y en ellos dos ó tres mayorazgos,
y á cinco ó seis años despues de su muerte se habia deshecho tanto
entre las manos, cuasi imperceptiblemente, á no valer toda 50.000, y
no se duda que no vaya del todo adelante, hasta que sus herederos,
ó que gocen poco de aquellos bienes, ó que vengan á tiempo que
mendiguen, y destos hobo muchos en aquella ciudad y en toda la Isla.
Cerca de aquellos requerimientos que por ceremonia hacian los que iban
y mandaban hacer los que gobernaban, y llamábanse letrados juristas
(y por aquel oficio de letrados comian y señoreaban, no por sus ojos
bellidos, y por tanto no les era lícito ignorar aquella tan inhumana y
grosísima injusticia), quiero aquí contar lo que me acaesció tractando
dello con el mayor dellos, que sobre todos ellos presidia. Decíale yo,
y traíale razones y autoridades para persuadille, ser aquellas armadas
injustas y de toda detestacion y fuego eterno dignísimas, y cómo los
requerimientos que se mandaban hacer y hacian eran hacer escarnio de
la verdad y de la justicia, y en gran vituperio de nuestra religion
cristiana, y piedad y caridad de Jesucristo, que tanto por la salvacion
de aquellas gentes habia padecido, y que no les pudiendo limitar
tiempo dentro del cual se convirtiesen á Cristo, pues él ni á todo el
mundo lo limitó, más de dalle todo el tiempo que hobo y hay desde su
principio hasta el dia del Juicio, ni á persona particular alguna, sino
que á cada uno le concedió todo el espacio de la vida, dentro del cual
se convirtiese usando de la libertad del libre albedrío, y que los
hombres cortasen aquel privilegio divino de tal manera, que unos decian
que bastaban requerilles y esperalles tres dias, otros se alargaban
diciendo que bien era esperallos quince dias; respondióme él: «No,
poco es quince dias, bien es dalles dos meses para que se determinen».
Quise dar gritos desque oí é vi insensibilidad tan profunda y maciza,
en quien gran parte de aquellas regiones regia. ¿Qué mayor ignorancia
y ceguedad podia caer en persona que profesaba ser letrado y gobernar
tanta tierra y tanta gente, que no supiese, lo uno, que aquellos
requerimientos eran injustos y absurdos y de derecho nulos; lo otro,
que aunque fueran justos y se les pudieran hacer, que eran dichos en
lengua española que no entendian, y así no los obligaban, y que para
entendellos más tiempo habian menester de dos meses, y áun de catorce
y de veinte para que los obligaran; lo otro, que no por más probanza
ni testimonio de afirmar aquellos, que por tan malos infames y crueles
hombres por sus malvadas obras tenian, que Dios del cielo habia dado el
señorío del mundo á un hombre que se llamaba Papa, y el Papa concedió
aquellos reinos de las Indias á los reyes de Castilla, que pensase y
creyese quedar obligados á creellos y rescibillos, y dar á los reyes de
Castilla la obediencia, y donde no, pasados los dos meses, les pudiesen
hacer guerra. Item, que creyese aquel Presidente de aquella Audiencia
que fuesen obligados aquellas gentes á rescibir á los reyes de
Castilla por señores, teniendo sus señores naturales y Reyes, primero
que de Dios su criador y redentor se les diese cognoscimiento. Pero
esta ignorancia y ceguedad, del Consejo del Rey tuvo su orígen primero,
la cual fué causa de proveer que se hiciesen aquellos requerimientos;
y plega á Dios que hoy, que es el año que pasa de 61, el Consejo esté
libre della. Y con esta imprecacion, á gloria y honor de Dios, damos
fin á este tercero libro.



APÉNDICE.



ALGUNOS CAPÍTULOS

DE LA

APOLOGÉTICA HISTORIA

cuanto á las cualidades, dispusicion, descripcion, cielo y suelo
destas tierras, y condiciones naturales, policías, repúblicas, maneras
de vivir y costumbres de las gentes destas Indias occidentales y
meridionales, cuyo imperio soberano pertenece á los Reyes de Castilla.


ARGUMENTO DE TODA ELLA.

La causa final de escribilla fué cognoscer todas y tan infinitas
naciones deste vastísimo orbe infamadas por algunos, que no temieron á
Dios, ni cuánto pesado es ante el divino juicio infamar un solo hombre
de donde pierda su estima y honra, y de allí le suceda algun gran
daño y terrible calamidad, cuanto más á muchos, y mucho más á todo un
mundo tan grande, publicando que no eran gentes de buena razon para
gobernarse, carecientes de humana policía y ordenadas repúblicas, no
por más de por las hallar tan mansas, pacientes y humildes, como si la
Divina Providencia en la creacion de tan innumerable número de ánimas
racionales se hobiera descuidado, dejando errar la naturaleza humana,
por quien tanto determinó hacer y hizo, en tan cuasi infinita parte
como ésta es del linaje humano, á que saliesen todas insociales, y por
consiguiente monstruosas, contra la natural inclinacion de todas las
gentes del mundo, no permitiendo que yerre así alguna especie de las
otras corruptibles creaturas, sino alguna por maravilla de cuando en
cuando. Para demostracion de la verdad, que es en contrario, se traen
y copilan en este libro (referida primero la descripcion y calidades
y felicidad de aquestas tierras, y lo que pertenesce á la geografía y
algo de cosmografia) seis causas naturales que comienzan en el cap.
22, conviene á saber, la influencia del cielo, la dispusicion de las
regiones, la compostura de los miembros y órganos de los sentidos
exteriores é interiores, la clemencia y suavidad de los tiempos, la
edad de los padres, la bondad y sanidad de los mantenimientos; con
las cuales concurren algunas particulares causas, como la dispusicion
buena de las tierras y lugares y aires locales, de que se habla en el
cap. 32. Item otras cuatro accidentales causas que se tratan en el
capítulo 27, y éstas son la sobriedad del comer y beber, la templanza
de las afecciones sensuales, la carencia de la solicitud y cuidado
cerca de las cosas mundanas y temporales, el carecer asimesmo de las
perturbaciones que causan las pasiones del ánima, conviene á saber,
la ira, gozo, amor, etc. Por todas las cuales, ó por las más dellas,
y tambien por los mismos efectos y obras de estas gentes, que se
comienzan á tractar en el cap. 39, se averigua, concluye y prueba,
haciendo evidencia ser todas, hablando _à toto genere_, algunas más,
y otras muy poco ménos, y ningunas exportes dello, de muy buenos,
sotiles y naturales ingenios y capacísimos entendimientos; ser
asimismo prudentes y dotadas naturalmente de las tres especies de
prudencia que pone el Filósofo, monástica, económica y política; y
cuanto á esta postrera, que seis partes contiene, las cuales, segun el
mismo, hacen cualquiera república por sí suficiente y temporalmente
bienaventurada, que son labradores, artífices, gente de guerra, ricos
hombres, sacerdocio (que comprende la religion, sacrificios y todo lo
perteneciente al culto divino), jueces y ministros de justicia, y quien
bien gobierne, que es lo sexto, las cuales partes referimos en breve
abajo en el cap. 45, y en el 57, por gran discurso, hasta las acabar
proseguimos; cuanto á la política, digo, no sólo se mostraron ser
gentes muy prudentes y de vivos y señalados entendimientos, teniendo
sus repúblicas (cuanto sin fé y cognoscimiento de Dios verdadero pueden
tenerse) prudentemente regidas, proveidas y con justicia prosperadas,
pero que á muchas y diversas naciones que hobo y hay hoy en el mundo,
de las muy loadas y encumbradas, en gobernacion, política y en las
costumbres se igualaron, y á las muy prudentes de todo él, como eran
los Griegos y Romanos, en seguir las reglas de la natural razon con
no chico exceso sobrepujaron. Esta ventaja y exceso, con todo lo que
dicho queda, parecerá muy á la clara cuando, si á Dios pluguiere, las
unas con las otras se cotejaren. Escribió esta Historia, movido por
el fin de suso dicho. Fray Bartolomé de las Casas ó Casaus, fraile
de Sancto Domingo y Obispo que fué de la ciudad Real de Chiapa,
prometiendo delante la divina verdad, de en todo y por todo lo que
dijere y refiriere decir verdad, no saliendo en cuanto él entendiere, á
sabiendas, cosa ninguna de la verídica sustancia.



CAPÍTULO PRIMERO.


En el año de 1492, estando los Reyes Católicos don Hernando y doña
Isabel, de felice memoria, con su ejército en la villa de Santa Fe,
puesto cerco sobre la ciudad de Granada, fué mandado despachar por
sus Altezas el ilustre y egregio varon D. Cristóbal Colon, primero
Almirante del mar Océano, el cual Dios eligió sólo para esta tan
grande hazaña, como fué descubrir este orbe de las Indias. Tomada ya
la dicha ciudad y puesta ya la cruz de Cristo en el Alhambra, á 2 dias
de Enero del dicho año, salió con sus despachos el dicho Almirante
de la dicha ciudad de Granada, sábado 12 dias de Mayo; hízose á la
vela en el puerto de la villa de Palos, con tres navíos y en ellos
90 hombres, viérnes á 3 dias de Agosto del dicho año de 1492. Navegó
por este mar Océano, y á cabo de setenta dias que del dicho puerto de
Palos habia salido (como si ántes hobiera dejado estas Indias debajo
de su llave) descubrió la primera tierra dellas, jueves dos horas
despues de media noche á 11 de Octubre, y así parece pertenecer aqueste
descubrimiento al dia siguiente, que fué viérnes 12 del dicho mes de
Octubre. Esta primera tierra fué una isleta de las que llamamos de
los Lucayos, que las gentes de estas islas por propio nombre llamaban
Guanahaní, la última sílaba aguda, que en las cartas del marear que
agora se pintan llaman Triango, como ignorantes, los pintores, de la
antigüedad: tiene la dicha isla forma de una haba. Descubrió otras
por allí juntas, y luégo adelante la isla de Cuba, y andando por la
costa della algunos dias hácia el Poniente, como es muy luenga, creyó
que era tierra firme, y por las señales que por señas las gentes de
aquellas islas, que ya traia consigo en los navíos voluntarias, le
daban, entendió dejar atras esta grande y felicísima isla Española;
tornó para ella y desde á pocos dias la vido. Navegando, pues, por
ella de Poniente á Oriente, y comunicando con muchos de los vecinos y
con algunos señores principales que reinaban en ella, el tiempo que le
pareció, dejado 38 hombres en la tierra y reino de un muy virtuoso Rey
llamado Guacanagarí, la última luenga, el cual le habia hecho grande
y paternal hospedaje y abrigamiento, dió la vuelta á los reinos de
Castilla, para dar relacion y nuevas tan nuevas á los Reyes Católicos
que le habian enviado, lo más presto que pudo. Padecidos á la vuelta en
la mar inmensos é increibles trabajos y peligros, llegó con grandísima
y turbulentísima tormenta á Lisboa, en Portugal, á 4 dias de Marzo
del año siguiente de 1493; de allí entró en el dicho puerto de Palos,
de donde habia partido á 15 dias del mismo mes de Marzo, por manera
que tardó en todo su viaje seis meses y medio, que fueron 225 dias, y
viérnes salió y viérnes descubrió y viérnes tornó á entrar en el mismo
puerto de donde habia para este descubrimiento salido. Para tractar,
pues, en suma, la dispusicion, descripcion y calidades destas regiones,
reinos y provincias, y las condiciones naturales, policías y costumbres
de las gentes y naturales habitadores dellas, parecióme comenzar por
esta isla Española, pues fué primero que lo demas, de lo principal
hablando, descubierta, y su excelencia, bondad, fertilidad y grandeza
merece, cuanto á ser isla, que á todas las tierras sea prepuesta.
Della más singularmente que de todas las otras tractaremos cuanto á
la descripcion, porque más que de alguna otra, su sitio, su grandeza,
su latitud, su longura, sus provincias, sus calidades, fertilidad,
felicidad y amenidad, más que otro á lo que creemos, por muchos años de
experiencia de propósito y mirando en ello, penetramos y cognoscimos.
Y comenzando del sitio, la punta ó cabo della más oriental que agora
llamamos cabo del Engaño, y el Almirante primero lo nombró una vez
cabo de San Miguel y otra de Sant Theramo (si por ventura no puso este
nombre postrero á otro Cabo que á él viniendo navegando se le hacia),
está de la línea equinoccial apartado 18 grados y algo ménos. Por la
mayor parte toda la costa del Norte desta Isla, hasta el cabo de San
Nicolás que se mira con la primera punta oriental de la isla de Cuba,
está situada en 20 grados, en algunos lugares poco más y en otros poco
ménos. Toda la costa del Sur hasta una isleta que se llama la Beata,
que está pegada con esta Isla, está 17 grados, y desde la isleta Beata
obra de 15 leguas de tierra sale esta Isla hácia el Sur aquellas 15
leguas, un grado más, y aquel pedazo está en 15 grados; despues torna
desde un ancon que allí se hace á seguirse hasta el fin desta Isla en
17, algunos minutos ménos, y este es un brazo de esta Isla, que no
tiene de ancho de mar á mar ó de Norte á Sur sino obra de 15 leguas,
porque de la parte del Norte tiene el golfo de Xaraguá; llámase aquel
Cabo y parte occidental desta Isla el cabo del Tiburon, el Almirante
lo llamó al principio cuando descubrió á Jamáica, isla, el cabo de San
Rafael. Finalmente, toda esta Isla está en altura de 16 á 20 grados, y
el veinteno grado le cae y corta la costa ó ribera de la mar del Norte
por la longitud viniendo de Oriente á Poniente; la provincia de aquel
Cabo llamaban los indios moradores della, en su lenguaje, Guacayaríma,
la penúltima sílaba luenga. Tiene de ancho esta Isla, por lo más, 60
leguas medidas por el aire, segun parece vistos los grados, pero medida
por la tierra tiene más de 80, de longura terná 180 y áun más leguas;
en el anchura y longura desta Isla están erradas las cartas del marear
como en otras muchas partes destas Indias. Tiene de boja esta isla 600
leguas; el Almirante decia que tenía más de 700, quiere decir que para
rodealla un navío toda las ha de navegar. Tiénese por los que la han
paseado que es tan grande y mayor que toda España, aunque entren Aragon
y Portugal en ella; el Almirante la rodeó el año de 95, cuando fué á
descubrir á Cuba si era isla ó tierra firme. Por la parte del Poniente
ábrese ó pártese en dos ramos ó brazos, como quien abre un poco los
dos dedos de la mano izquierda, teniendo las espaldas al Oriente, el
dedo pulgar y el dedo con que señalamos, y esta abertura hace un gran
lago ó golfo que llaman de Xagua; está cuasi al rincon de este golfo,
aunque ocho leguas de la playa, una isla tan grande y harto más fértil
y mejor que Gran Canaria, que los indios llamaban el Guanabo. De
estos dos ramos, el uno es el que digimos que era el cabo ó punta del
Tiburon, y está frontero de la punta oriental de la isla de Jamáica,
y el otro ramo, que es el que hace el Cabo que nombró el Almirante
cabo de San Nicolás, se mira con la punta ó Cabo oriental de la isla
de Cuba, la cual creo que se llamaba, en tiempo, la punta de Mayci
ó de Bayatiquiri en lenguaje de los indios. Puertos tiene esta isla
Española, excelentísimos algunos, y otros buenos para algunos vientos y
para otros no muy seguros. El puerto de San Nicolás es muy bueno y el
puerto de la Concepcion, y otro maravillosísimo puerto, al cual llamó
el Almirante el puerto de la mar de Santo Tomás, y otros más que por
allí habia, y de aqueste dice el Almirante que es el mejor del mundo;
y éste creo que está frontero de donde sale ó llega la gran Vega Real
de que luégo se dirá. Estoy en duda si éste de la mar de Santo Tomás
ó el pasado de la Concepcion se nombra hoy puerto del Paraíso, porque
es felicísima la tierra de por allí, aunque toda es dignísima de ser
alabada por bienaventurada. Adelante de estos, cuatro ó cinco leguas,
segun creo, está el puerto de la Navidad, y hácelo una sierra que se
llamó por los indios Guarique; este puerto es bueno, pero adelante hay
otro, que es Puerto Real, y este es mucho bueno y por tal le puso,
quien se lo puso, Puerto Real, porque no hallo que le pusiese tal
nombre el Almirante en su primer viaje, como por allí pasó de priesa
con sus buenas nuevas para Castilla; pudo ser que al segundo como de
propósito buscó puerto para poblar que lo nombró, y sino paró allí por
ventura vido que para poblar en él le faltaba algo. De aquel Puerto
Real, 10 leguas, pocas ménos ó más, sino me he olvidado, está el puerto
de Monte-Christi, del que dijo el Almirante que era singularísimo.
Adelante de este Monte-Christi, está el puerto de la Isabela, donde
pobló el Almirante el primer pueblo, y este es buen puerto sino es para
guardarse del viento Noroeste, que es el más peligroso y dañoso en esta
parte del Norte que otro alguno. Adelante tres leguas está el puerto
de Martin Alonso, el cual es buen puerto y hondo, y donde podian caber
muchas naos, sino que la entrada en él no tiene más de dos brazas.
Despues de este puerto, cinco leguas, está el puerto de Plata, que es
como una herradura de caballo de las manos; tiene cuatro brazas en la
entrada, no es muy seguro con tormenta grande, y creo que con viento
Norte tienen los navíos el mayor trabajo, y yo he visto allí perderse
uno pero la tormenta fué muy grande. Pasando de allí algunas leguas, en
esta costa está otro puerto muy grande, al cual loó de bueno y nombró
el Almirante Puerto Sacro; y porque no hay poblacion de españoles por
aquesta costa, sino es en puerto de Plata, no se trata ni se sabe de
este puerto nada. El golfo de Samaná, donde sale el rio Yuna, que es un
rio grande cerca del golfo de las Flechas, de donde se despidió desta
Isla para Castilla, aunque es muy capaz y entra mucho en la tierra y
pudiera haber muy buen puerto, pero segun tengo entendido tiene la
entrada muy baja. Otro puerto no hay de aquí adelante hasta el de Santo
Domingo, puesto que entre la isla ó isleta Saona y esta Isla pueden
estar navíos surtos pero no seguros, y lo mismo entre esta Isla y la
isleta de Santa Catalina. Este puerto de Santo Domingo es un rio adonde
está la ciudad, en el cual se han perdido, creo yo, más de 50 y áun 60
navíos y más, grandes, estando surtos y amarrados con muchas anclas,
porque cuando es tiempo de muchas lluvias viene con tanto ímpetu de
avenida y con tanto poder de agua, que si torres hobiese donde están
las naos las llevaria de paso; y finalmente no es bueno, sino muy
peligroso y muy dañoso, como lo es cualquiera puerto que sea rio por
la misma causa, pero súfrese por no haber otro que tenga la tierra que
tiene éste en su comarca, y porque para la navegacion de aquí para
Castilla está en mejor paraje. Diez y seis leguas de aquí al Poniente,
más abajo, está un muy buen puerto, que se llamó, no sé por quien el
primero, Puerto Hermoso y así se llama hoy, otros le llaman Puerto
Escondido, y porque siempre tenía gracia especial en poner nombres á
las tierras que descubria, creo que se lo pornia el Almirante; si este
puerto tuviera buena tierra junto á sí y á sus alrededores, en él se
hiciera esta poblacion, pero es toda su comarca estéril y arenales
y tierra, por más de una ó dos leguas, para no poderse poblar, ni
sembrar, ni aprovecharse della. Cuatro leguas de allí está el puerto
de Açua, la sílaba del medio breve, puerto muy ancho y descubierto
como bahía, no bueno para estar en él mucho los navíos. Abajo de la
Beata, isleta, 12 leguas, está un ancon con una isleta á que puso el
Almirante Alto Velo, donde pueden surgir, y creo que es puerto seguro,
al ménos del Norte y de las brisas, pero no de vendavales ni de vientos
ponientes. Más abajo la costa ó ribera, otras ocho ó diez leguas, es
el puerto de Yaquimo, que el Almirante llamó del Brasil, porque allí
lo habia, es poco más cerrado que como media herradura; á la entrada
tiene una isleta que hace algun abrigo: no es mucho ni áun poco bueno.
De allí, 40 leguas ó pocas ménos, no hay surgidero alguno hasta llegar
á unas isletas, cuatro ó cinco cercanas unas de otras; hacen poco
abrigo, pero dos leguas más abajo está un rincon que hace la tierra y
casi el cabo de la Isla, donde pueden surgir mejor y estar guardados
los navios, al ménos del Poniente y algo del Sur, á lo que me acuerdo,
pero no de las brisas. De allí adelante, la vuelta del cabo de San
Rafael, que es el que dicen del Tiburon, tiene otras entradas y como
bahías ó puertos hasta llegar al rincon donde está agora el pueblo de
la Yagüana, y aquél no se puede decir puerto, porque para todos los
vientos está descubierto y desabrigado, como sea una mar grande, no más
de cuanto pueden llegarse á tierra. Volviendo la costa del otro ramo
que va á parar al cabo de San Nicolás, hay otras tres ó cuatro entradas
de mar en la tierra, y alguna que parece buen puerto; no sé si pueden
anclar en ellos al ménos grandes navíos, pero la principal es donde
sale el rio Hatibonico de que abajo diremos; es muy buen puerto y muy
capaz, entrarán naos grandes una legua rio arriba. Allende estos podrá
ser que haya algun puerto en la isla que allí está, que se llamaba por
los indios Guanabo, pero esto no miré cuando pudiera escudriñarlo;
finalmente, otros puertos no tiene más esta Isla de los que aquí ya he
señalado. Los de la mar y parte del Norte son muchos y encarecidamente
buenos y segurísimos, y otros buenos aunque no del todo muy seguros; de
la parte del Sur, sacado Puerto Hermoso, todos los demas no son buenos
ni seguros.



CAPÍTULO II.


Dicho del sitio, grandeza, longitud, latitud y puertos desta isla
Española, digamos agora de las provincias de ella, y primero por la
parte que el Almirante la descubrió, describiendo las provincias más
cercanas á la mar del Norte, y esto se hará en la primera vuelta. En
la segunda describiremos las provincias comarcanas de la mar del Sur.
La tercera vuelta describirá las provincias del riñon desta Isla, y
la cuarta se ocupará en referir las grandezas, hermosura, calidades,
amenidad y felicidad de la grande y admirable Real Vega; por manera
que describiéndola toda daremos por ella cuatro vueltas. La primera,
pues, de las provincias desta Isla por la parte susodicha, fué (cuando
estaba llena de sus naturales pobladores y agora es despoblada de
hombres y llena de bestias) la provincia de Baynoa, la sílaba penúltima
luenga; ésta, por la costa de la mar, es fértil y muy deleitable á la
vista, y podré decir fertilísima y deleitabilísima, y que cuando la
descubria el Almirante y la contemplaba, decia della maravillas; estaba
toda labrada de las labranzas del pan y de las otras raíces, que abajo
diremos, comestibles. Entre la costa de la mar y las sierras, tiene á
muchas partes grandes llanos y hermosas campiñas, y las mismas sierras
tienen montes ó bosques y rasos cubiertos de hermosa yerba, porque
lo uno y lo otro está en muchas partes dellas á manchas, todas muy
fértiles que se pueden sembrar y labrar, por lo que el Almirante, que
la iba costeando y considerando, dice; y con justa razon puso, creo
yo que él mismo, aunque no lo sé de cierto, á un puerto de los de
esta provincia, puerto del Paraíso, ántes toda ella parece un terrenal
Paraíso. Tiene frontero de sí esta provincia la graciosa isla que
llamó el Almirante la Tortuga, una legua ó dos de mar en medio: es tan
grande, segun el Almirante dijo, como la isla de Gran Canaria, pero
harto más fresca y fértil que aquella y más felice. La tierra dentro,
cuya parte que yo he andado y muy bien visto, y por muchos dias visto
y considerado su hermosura, es admirable y graciosísima; tiene muchos
y hermosos valles, alegres corrientes y deleitables rios, los nombres
de los más de ellos no me acuerdo segun que los llamaban los indios.
Entre otros valles, es uno que se llamaba Amaguey, la sílaba del medio
breve, y creo que se denominaba del rio que pasa por él; era y es uno
de los alegres (y lleno de buenos y abundantes pastos para puercos,
donde los hobo infinitos) que hay en esta Isla, puesto que hay muchos
uno mejor que otro, que es cosa de maravilla. Los cerros y los collados
y sierras della, por lo de dentro, dejadas las que parecen por la
mar en su postura quebradas ó arroyitos de agua, yerba y arboledas,
verdura y lindezas, no pueden ser encarecidos. Hay otro valle que
terná tres ó cuatro leguas de luengo, y una ó más de media en ancho,
pasa por medio dél un arroyo grande, cuasi rio; cerros y sierras y
llanos, todo lleno de alegría, hermosura, fertilidad y amenidad, que
no me ocurren palabras con que encarecer y engrandecer la dignidad de
todo ello. Al cabo dél se asentó una villa de españoles, y estuvo en
él algunos años hasta que los vecinos della consumieron, con trabajos
y opresiones, todos los indios naturales de la provincia; llamóse
la villa Lares de Guahaba, estuvo asentada en un cerro no muy alto,
sino tanto que señoreaba un buen pedazo del valle, al cual cercaban
dos rios ó arroyos grandes, el uno, el principal del valle, que se
llamaba en lenguaje de los indios Hamí, la última sílaba aguda, y el
otro Çapíta, la penúltima luenga, abundantes de pescado como los
otros desta Isla; un tiro de ballesta de la villa se juntaban ambos y
salian juntos por una muy estrecha abertura entre dos sierras altas,
aunque no mucho, en la una de las cuales se podia edificar una linda
fortaleza. Es toda esta provincia temperatísima y amenísima, mucho más
que otras desta Isla; por Navidad hace frescura de Paraíso, y por Julio
y Agosto ningun calor, y sin sentirse; yo vide en ella cogido mucho
buen trigo, y creo que se hará muy mejor y más que en toda la Isla,
y que lleve ventaja á la de Sicilia. Para ingenios de azúcar tiene
en los rios grandes heridos, y para todas las otras granjerías donde
hayan de intervenir instrumentos de aguas y semejantes artificios; háse
sacado de esta provincia mucha cantidad de oro fino, porque hobo en
ella muchas y buenas minas, donde se hallaron granos crecidos y grano
de ocho libras. Hay en ella unos gusanos ó avecitas nocturnas que los
indios llamaban cocuyos, la media sílaba luenga, y en Castilla llamamos
luciérnagas, ó quizá son escarabajos que vuelan, las tripas de las
cuales están llenas de luz; son tan grandes, que con uno vivo en la
mano, y mejor si son dos, se pueden rezar maitines en un breviario de
letra menuda (é yo los he rezado segun creo) como con dos candelitas;
el pellejuelo que tienen en la barriga es trasparente, y cuando vuelan
ó les alzamos las alillas resplandece la luz que tienen; luégo en
anocheciendo, salen y están los campos y los montes, en mil partes,
como si estuviesen llenos de candelillas: no se alzan mucho en alto
de tierra. Tomado uno se toman muchos, porque acuden muchos adonde
ven como preso á uno; muertos y estrujados con las manos, y puestas
aquellas tripillas por el cuerpo, como hacian los indios, y más si
fuesen pegadas sobre vestidos, queda todo el cuerpo reluciente como
luz esparcida, puesto que dura poco, pero siempre dura cuando vivos;
háylos muchos en toda esta Isla, pero no tantos ni tan grandes ni
tan lucientes como en esta provincia. Creo que se distingue de esta
de Baynoa otra que se dice de Guahaba, la tierra más dentro, y porque
es toda una tierra y toda de una manera felice, no hay que decir más
della que de la precedente, sino que sea una, que sean dos, me parece
que ternán de luengo 25 ó 30 leguas; la anchura, á mi parecer, será
de 12 á 15. Despues desta se sigue la provincia del Marien, siguiendo
la costa de la mar del Norte; aquí viene á parar y acabarse la Vega
Real, de que adelante haremos, placiendo á Dios, larga mencion. Aquí es
donde llegó el Almirante cuando perdió la nao el primer viaje, donde
rescibió del Rey de esta provincia Guacanagarí é de sus gentes tan
señalado y benévolo acogimiento y hospedaje que fué maravilla; aquí
tambien dejó los 39 cristianos, que llamó el puerto y la villa de la
Navidad. Esta provincia del Marien ocupa un buen pedazo de la Vega
Real, y la tierra desde las sierras, aguas vertientes á la mar, puesto
que no miré en los tiempos pasados qué tanto se extendia el señorío
del rey Guacanagarí; sé que habia por allí muchos señores y caciques,
aunque no supe si aquellos le obedecian, y creo que sí; paréceme que se
extendia el señorío hasta 15 ó más leguas, y si sobia las sierras en
lo alto podrian ser hasta otras tantas. De aquellas sierras descienden
muy graciosos y alegres rios; es fertilísima y alegre, tiene muchas
campiñas, muchos y diversos rincones que entran como valles entre
las sierras; estaban todos poblados, y de poblarse cada uno es muy
digno; puédense hacer tambien muchos ingenios de azúcar y otras muchas
granjerías, señaladamente los ganados vacunos son aquí, en grosura,
grandeza y sebo, áun sobre los desta isla, excesivos. Tiene sierras y
minas en ellas de muy fino cobre, del cual se sacaba por cada libra un
peso de oro; en otra parte se dirá cuando se quiso sacar de propósito y
se dejó por los gastos que se hacian, y porque hallaron ser más barato
entónces andar tras el oro, despues sucedieron tiempos y mudanzas por
las cuales esta granjería se olvidó del todo. Con todos los bienes y
fertilidad que esta provincia tiene, abunda de una poco ménos que plaga
más que otra, y es de muchos mosquitos de los que los indios llamaban
xoxenes, que son tan chiquitos que apénas con buenos ojos, estando
comiendo la mano y metiendo un ahijon que parece aguja recien quitada
del fuego, se ven; están comunmente por toda la ribera de la mar y
por la tierra cercana á ella desta Isla, por la mayor parte, donde es
la arena muy blanca, pero ninguno hay destos la tierra dentro; para
defenderse dellos hay buen remedio, y es tener escombrado de árboles
y de yerba el pueblo, y los aposentos para dormir algo oscuros, y lo
mejor de todo es tener unos pabelloncitos que se hacen con 12 ó 15
varas de angeo ó lienzo ó de algodon para que ni en poco ni en mucho
impidan el sueño; entre dia poca pena dan en los pueblos escombrados,
como dije, segun parece, porque en esta provincia está hoy y ha estado
asentada una villa de españoles más ha de 47 años, y dura, como dije,
hasta hoy, sin pena ninguna. Entre dia vientan comunmente las brisas
que bañan y refrescan toda esta Isla, y con el viento ningun mosquito
puede parar. Despues desta provincia del Marien se continúa la que
llamábamos en aquellos tiempos el Macorix de abajo, dentro de la cual
se contiene Monte-Christi; es tambien parte de la Vega Real y toma la
costa de la mar, y, porque es parte de la Vega Real, de encarecer su
bondad y lindeza no hay necesidad, pues adelante, cuando se refirieren
las maravillas desta Vega Real, se parecerá. Sale al Monte-Christi el
gran rio Yaqui, donde, por unas isletas que allí junto hay, se hace
aquel puerto, en uno de los cuales se hace ó cuaja alguna sal. Despues
deste Monte-Christi está otra provincia, que dura más de 20 leguas
y áun 25, aguas vertientes á la mar, de una sierra ó cordillera de
sierra que ha nacimiento del mismo Monte-Christi, que es una de las que
hacen la Vega Real; el nombre que tenía puesto por los indios no miré
preguntallo cuando pudiera muy bien sabello dellos, y áun en tiempo
que yo habia ya comenzado á escrebir esta Historia, y así quedó esto
como otras muchas cosas por mi inadvertencia. Entra en ésta el puerto
de la Isabela, donde el Almirante asentó, cuando vino á poblar, la
primera poblacion; entra tambien el puerto de Martin Alonso y el puerto
de Plata. La lindeza, hermosura y fertilidad de esta provincia, el
Almirante la encareció mucho cuando la descubrió, y mucho más despues
cuando la pobló, que no se hartaba de dar gracias á Dios por haberle
deparado tan gracioso y hermoso lugar para el primer pueblo, y esto
repitió á los Reyes en algunas cartas de las que en otro lugar habemos
referido. Esta provincia dura, por el ancho della, hasta encumbrar la
sierra dicha de donde se señorea la Vega Real; es toda tierra muy linda
y muy fresca todo el año, sin cuasi calor, mayormente lo que participa
de cerros y sierras no muy altas; es abierta, rasa, descuélganse de los
cerros y sierras muchos rios y arroyos muy graciosos y frescos; grana
la mostaza y los rábanos y otras semillas, lo que por muchos años no
se ha visto en muchas partes de esta isla. Tiene una vega de más de
15 leguas, hermosísima; de ancho tiene dos y tres y cuatro, entre dos
sierras, la una cubre la gran Vega y la otra la mar; pasa un rio por
ella, caudal, que lleva harta agua, que se llama, en lenguaje de los
indios, Bahabonico, que tiene grandes pesquerías de muy buenas lizas,
y éste es el que sale á la Isabela, el pueblo primero que digimos que
hizo cuando volvió á poblar el Almirante: otros dos ó tres pequeños
entran en ella. Pacen en la dicha vega, y beben en el dicho rio, más
de 20 y de 30.000 vacas y otras bestias caballares y de carga. A tres
leguas desta vega, al cabo, al Poniente, está el puerto de Plata, y
junto á él la villa que así se llama, y encima della, en un cerro,
hay un Monasterio de la Orden de Santo Domingo, donde se comenzó á
escrebir esta Historia el año de 1527; acabarse ha cuando y donde la
voluntad de Dios lo tenga ordenado. Dentro del sitio deste Monasterio
hice yo mismo sembrar trigo en cantidad, y sembráronse tres hazas, el
cual cresció y espigó tan perfectamente, que todos se maravillaban,
y la gente de las naos que venian de Castilla y pasaban por estas
partes lo venian á ver como á cosa señalada, pero porque se sembró
por Octubre como en Castilla, creyendo que acertábamos, llovió ántes
que del todo se secase, por lo cual se añubló y perdióse lo más, pero
todavía sacamos algun poco dello muy bueno; y molido en un almirez y
cernido por un paño y cocido en un tiesto, al fin se comieron tres muy
buenos panes; hiciéronse tambien muy buenas hostias, con las cuales se
dijeron misas y comulgaron otros algunos frailes, y tambien celebraron
los clérigos de la iglesia del pueblo con las hostias de la misma masa,
y todo esto fué dia del Espíritu Santo. No hobo duda alguna que si se
sembrara por Junio ó por Julio, cuando comunmente son en esta tierra
las aguas, que viniera á cogerse muy bueno por Navidad, porque por
aquel tiempo se seca y agosta la yerba por mucha parte deste orbe, como
adelante parecerá. El Almirante dice á los Reyes en una carta estas
palabras: «Dijeron que la tierra de la Isabela, adonde es el asiento,
que era muy mala é que no daba trigo, y yo lo cogí y se comió el pan
dello, y es la más fermosa que se pueda cudiciar, etc.»; esto dijo el
Almirante, y dijo verdad cuanto á la tierra ser hermosísima, y tambien
lo debió de decir cuanto á haber sembrado y comido pan. La sierra
que llamó el Almirante el Monte de Plata está tres ó cuatro tiros de
ballesta del pueblo, es altísima, y, como sea tan alta, está casi
siempre cierta neblina encima de la cumbre della que la hace plateada,
por lo cual el Almirante la llamó Monte de Plata; toda ella tiene
arboledas muy hermosas, pero muy raras, y por esto la hermosean más.
En lo más alto de la cumbre, decian los indios que hay una laguna de
agua dulce; quisimos un dia ir á verla, y subiendo muy gran parte de la
sierra hallámosla muy más alta de lo que de abajo parecia, y creyendo
que nos faltaria el dia nos tornamos á bajar no muy descansados; á
media legua y á una legua están dos ingenios de azúcar poderosos, y
otro de los menores.



CAPÍTULO III.


Pasado este monte ó sierra de Plata, síguese dél la cordillera de
sierras, altísimas como él, hácia el Oriente, y luégo está la provincia
de Cubao, que es el Macorix de arriba, que así lo llamamos á diferencia
del de abajo. Macorix quiere decir como lenguaje extraño, cuasi
bárbaro, porque eran estas lenguas diversas entre sí y diferentes de
la general desta isla. Esta provincia de Cubao terná 15 ó 20 leguas de
luengo y 8 ó 10 de ancho; de una parte, hácia la mar, se descuelgan
muchos arroyos y rios; de la otra parte va á la cordillera de las
sierras que vierten sus aguas en la grande y Real Vega. En estas 8 ó
10 leguas de ancho de esta provincia de Cubao son infinitos los rios y
arroyos, sin los que están dichos de las dos sierras ó cordilleras, que
caen y hacen riberas muy fértiles, aunque angostas y estrechas, para
las labranzas de los indios, dentro de las cuales hay, agora que están
despobladas de indios, grandes manadas y cercados de yeguas y caballos
y de otras bestias, puesto que todo esto está entre altísimas sierras,
y todas estas son vestidas y cubiertas de árboles muy altos. En estas
muy altas sierras se crian unos pajaritos de diversos colores, hermosos
á lo que tengo entendido por lo que se me ha dicho, pero yo no los he
visto sino oido y bien oido, los cuales cantan á tres voces cada uno
solo; digo que cantan por sí á tres voces, que, cierto, es cosa de
maravilla, no juntas todas tres voces, sino una tras otra diferentes y
consonas como tiple y tenor y contra, pero tan presto todas, tan claras
y dulces, que cuasi parecen tres juntas y tres subjetos ú órganos que
las producen. Cosa es que no se puede su dulce sonido encarecer, ni
dar bien á entender más de que es una música mucho dulce y deleitosa;
yo los he oido en aquellas muy altas sierras, y testifico que es cosa
para provocar á los hombres, que los oyesen, á dar muchas y magnificas
gracias á Dios. En oyéndolo la primera vez, para gozar de aquel canto,
luégo se ha de asentar el hombre, y con silencio pararse á oir,
porque en sintiendo cualquiera estruendo, luégo callan y por ventura
se esconden. Dije que habia entendido que estos pajaritos eran muy
pintados de muchos colores, porque me dijo quien mató uno con ballesta,
(uno muy pintado que era maravilla verlo, parezque por allí hablando,
que hablábamos, de la dulzura del canto dellos), que creia que debia
ser aquel; fácil cosa es de creer, que avecita en quien la bondad
divina puso tanta suavidad por objeto del sentido del oir tuviese
tambien concedido en sí con qué deleitara el sentido del ver. Adelante,
por esta cordillera de sierras hácia el Oriente, que hacen, como he
dicho, la gran Vega Real, se sigue la provincia de los Ciguayos, de
quien abajo en otros capítulos hablaremos largamente, y de las injustas
guerras que le hicieron los cristianos, cuyo Capitan fué el Adelantado.
Esta provincia es más larga y ancha, y más capaz, y fértil, y graciosa,
que la precedente de Cubao, cuya longura, segun yo creo, se extiende
más de 30 leguas, porque llega junto á las sierras de la provincia del
Macao por la tierra adentro, por la parte de la Vega Grande, y por la
mar hasta la provincia de Higuey; tiene muy lindas campiñas y riberas
de rios, en el anchor de ella, entre las sierras que hacen la dicha
gran Vega y las sierras que están junto á la mar, y creo que pertenece
á esta provincia de los Ciguayos el golfo que el Almirante llamó de
las Flechas. Pasada esta de los Ciguayos, viene luégo allí, por la
costa de la mar, la provincia grande de Higuey, dentro de la cual se
contiene todo lo que resta desta isla por aquel camino de la banda del
Norte, que fenece en el cabo del Angel ó del Engaño y puntas ó tierras
orientales, y dentro dellas se encuentran los pueblos, ó quizá es
provincia, de Samaná, la última sílaba aguda; torna la dicha provincia
de Higuey por la del Sur hasta cuasi 25 leguas ó 30 de Santo Domingo, y
así tiene de costa de mar más de 45 ó 50 leguas; por la tierra dentro
creo que tiene en lo que resta de contorno más de 30. La isla de la
Saona, que está pegada con esta cuasi dos leguas, como arriba en cierto
capítulo digimos, pertenece á esta provincia de Higuey; pertenece
tambien ó está muy cerca, la isleta que dicen de Santa Catalina.
Dentro tambien de esta provincia, se contiene la provincia que se dijo
de Cotubanamá, que está frontero de la Saona, de las cuales diremos
adelante, si place á Dios, muchas cosas nuevas; entran lo mismo los
pueblos del Macao, adonde van á fenecer, ó junto allí, la cordillera de
las sierras que hacen la Vega Grande. Esta provincia tiene dos partes,
la una de llanos y campiñas, que los indios llamaban çabanas, de yerba
muy hermosa, como parte y fin que son de la Vega Real y grande, y duran
10 y 12 leguas algunas dellas, con algunas manchas de arboledas; la
otra parte della es admirable desta manera: que al cabo de las çabanas
ó campiñas dichas, comienzan unas peñas cuasi cortadas ó tajadas, que
apénas se puede subir á gatas, asiéndose el hombre á las ramas que allí
hay, por ellas, y esta altura terná 50 y 100 estados, y en partes más;
todo lo de arriba, 10 y 15 y 20 leguas, es tan llano como una mesa muy
llana, y en algunas partes hay otras mesas de la misma manera sobre
aquellas; todas estas mesas son de peña muy llanas, pero levantan de
sí infinitas puntas como de diamantes, segun solemos proverbialmente
decir, tan espesas y duras que vamos por ellas como si fuéramos encima
de alesnas, y habemos de ir bien herrados de alpargates, porque zapatos
no se pueden traer por allí, porque no duran (sino cosa blanda que
asiente por aquellas puntas) cuatro ó cinco ó pocos más dias. Todas
estas duras y ásperas, aunque llanas, peñas ó lajas, son de la especie
y naturaleza de las piedras que hay mejores de que se hace cal; tienen
muchos hoyos de dos ó tres palmos de hondo, y en contorno otro tanto
y más, y en este hondo hay una tierra muy colorada ó bermeja como
almagra, esta tierra es de tanta virtud y fertilidad, que las cosas
que en ella se siembran de las labranzas de los indios (porque son
plantas de donde nacen las raíces de que hacen su pan), que si echan
en las otras tierras ó partes desta isla las dichas raíces tan gruesas
como la pierna ó el brazo, se hacen allí tan gruesas cuanto es todo el
hoyo, que partidas por medio tiene un indio, con llevar á cuestas la
mitad, no chica carga. Como si pusiéramos allí una simiente de nuestras
zanahorias serian tan gruesas como por la cinta es un hombre, lo mismo
si sembrásemos una pepita ó dos de melon, se harian los melones tan
gruesos que hinchan y ocupen todo ó cuasi todo el hoyo; y así se hacen
en la isleta de la Mona, de la cual diremos, si Dios quisiere, algo
más, porque es toda ella de aquellas mesas de peñas ó lajas y hoyos,
y en ellos la tierra colorada ó bermeja; y son aquellas mesas todas
tan peñas, que acaece andar dos y tres dias sin hallar tierra ni tanto
hoyo de ella donde pueda dormir tendido un hombre una noche. Todas
ellas están llenas de árboles y monte bajo; en medio de estos montes
hacian los indios sus pueblos, talados los árboles tanto cuanto era
menester quedar de raso para el tamaño del pueblo y cuatro calles en
cruz, (quedando el pueblo en medio), de 50 pasos en ancho y de luengo
un tiro de ballesta; estas calles hacian para pelear, á las cuales se
recogian los hombres de guerra cuando eran acometidos. Por esta parte
de esta provincia que decimos ser de peñas, no hay rio alguno, y no
carecen de aguas, que beban, excelentes; estas están en aljibes obrados
por la misma naturaleza, que en lengua de indios se llaman xagueyes; la
causa destos aljibes y aguas en ellos, es esta, conviene á saber, que
la otra parte desta provincia, que digimos que era de campos rasos y
campiñas ó çabanas graciosas, que son el cabo de la gran Vega, rescibe
en sí muchos arroyos y rios muy lindos y frescos, que descienden de
las sierras que digimos venir de la cordillera, que tiene su orígen
de Monte-Christi y va por la Isabela y puerto de Plata, y Cubao, y
los Ciguayos, y hace como he dicho la Vega, y al cabo va á fenecer á
las dichas çabanas y campiñas, y en llegando estos arroyos al medio
dellas, súmense todos por debajo de la tierra y van á salir grandes
ayuntamientos de aguas á los dichos aljibes ó xagueyes (que son unas
concavidades que la naturaleza hizo debajo de aquellas mesas y peñas),
al ménos á las más bajas, de las cuales las aguas que dellas llenas
sobran, van, finalmente, á vaciar en la mar. Diré aquí una cosa digna
de oir, que vide en aquella provincia, en la parte della que está en
derecho de la isla Saona, en la tierra y señorío de un Rey ó Señor que
se llamaba Cotubanamá, de quien en otro lugar se dirán cosas notables:
en este señorío y tierra, cuatro ó cinco leguas de la mar, está un
aljibe ó xaguey, cuasi media legua del pueblo donde residia el dicho
Señor ó Rey, el cual, segun nos parecia á los que íbamos por allí,
ternía media legua de ancho ó quizá en todo él, porque andando sobre
las mesas dichas y peñas, lo que nunca ántes en toda aquella tierra
habíamos sentido, sonaban unos pasos como si anduviéramos sobre un
hueco ó vacío tablado ó sobre una tolda de navío, tanto que íbamos no
con poco miedo; descubrimos el aljibe, llegamos, pues, donde tenía la
boca, que sería como tres ó cuatro palmos en cuadro, cuasi como una
escotilla del pañol, que llaman los marineros en las naos, parámonos
á mirar por ella, y estaba tan oscuro todo lo de abajo que parecia un
abismo; allí no nos faltó harta grima. Puesta diligencia en buscar unas
raíces que llamaban bejucos, que sirven de cuerdas, con un vaso de
barro sacamos el agua, la más dulce, delgada, fresca y fria y la más
sabrosa que podia ser vista; habia ocho brazas hasta llegar al agua
desde arriba, y queriendo experimentar la hondura, hallóse, finalmente,
que tenía 40 brazas de hondo, las 32 de salada y las ocho de dulce,
la cual, por su ligereza, es natural, como suele, estar encima: otros
muchos hay y hallamos muy someros, de muy buena agua, clara, dulce y
muy fria. Lo que creíamos de aquella salada era que, aunque estaba
léjos la mar, entraba por aquellas cavernas el agua salada della, y de
los rios que se sumian venia la dulce; y cierto, este xaguey era verlo
maravilla. Adonde se sumen los rios queda en seco tanto pescado, que
podria mantenerse por algun tiempo la gente de una villa. Por todas
las dichas mesas de lajas ó peñas, y entre ellas, se crian unas raíces
que no las hay en toda esta isla; estas raíces se llaman guayagas, y
hacen dellas el pan que comian por toda esta provincia los indios: las
raíces son como cebollas gruesas albarranas, las ramillas y hojas que
salen fuera de la tierra dellas, obra de dos ó tres palmos, parecen
algo como de palmitos de los que hay en el Andalucía, puesto que son
más angostas y más lisas y delicadas que las de los palmitos. Hácese
el pan de esta manera, conviene á saber, que en unas piedras ásperas
como rallos, las rallan como quien rallase un nabo ó zanahoria en un
rallo de los de Castilla, y sale luégo masa blanca, y hacen della unos
globos ó bollos redondos, tan grandes como una bola, los cuales ponen
al sol, y luégo pónense de color de unos salvados ó afrechos; están al
sol uno y dos y tres dias, y al cabo dellos se hinchen de gusanos como
si fuese carne podrida, y quedan eso mismo tan negros poco ménos como
una tizne, como un negro algo deslavado que tira á pardillo: despues
que ya están en esta dispusicion, negros y herviendo de gusanos tan
gordos como piñones, hacen unas tortillas dellos, que ya es masa cuanto
á la blancura y ser correosa como la de nuestro trigo, y en una como
cazuela de barro que tienen ya sobre unas piedras, y fuego debajo,
caliente, ponen sus tortillas, y desde un rato que están cociendo de
un lado las vuelven del otro, donde bullendo los gusanos con el calor
se frien y mueren y así se quedan allí fritos. Y este es el pan de
aquella tierra y provincia; y si se comiese ántes que se parase prieto
y no estuviese lleno ó con alguno ó muchos gusanos, los comedores
moririan. En la parte otra que digimos ser de llanos y campiñas, en
esta provincia, se hacen más que en otra parte de esta isla los mayores
y más gruesos puercos que pienso jamás haber visto; allí vide puercos
que habian sido domésticos, de la simiente traida de Castilla, que
se habian á los montes huido, que eran tan grandes que con un solo
cuarto iba tan cargado un valiente hombre indio, que cuasi daba pasos
para atras y al traves como si llevara dos quintales encima; cierto,
eran tan grandes los cuartos como de grandes terneras, las enjundias
de la manteca no eran creibles, porque, á lo que me puedo acordar,
creo, de una sola enjundia vide que se hinchieron dos botijas y más,
de á media arroba cada una, de las que vienen con aceite de Castilla.
Toda esta provincia, por la mayor parte, mayormente la de las dichas
mesas, es templada, y la otra de los llanos ó campiñas no tiene calor
excesivo. Entre la isleta de Saona y Santa Catalina sale un rio que me
parece llamarse Heuna; á la ribera dél se pobló una villa que se llama
Salvaleon, de donde procedió hacerse decirse há, si á Dios pluguiere.
En las sierras que vienen de donde se dijo y en esta provincia se
acaban, se ha cogido oro y buen oro, y creo que si á ello se diesen más
se cogeria, pero como despues que mataron los indios (de cuya muerte
y perdicion total ellos poco se dolian) no acordaban de sacarlo por
sus manos, por esta causa luégo cesó el sospiro de buscar y descubrir
minas.



CAPÍTULO IV.


Yendo por esta costa del Sur al Poniente, ocurre, luégo despues de
esta de Higuey, otra provincia que se llamaba Cayacoa ó Agueybana y
llega á Santo Domingo, que serán 30 leguas, la ribera de la mar; es
toda de peñas, cuasi de la naturaleza de las ya dichas, pero no á
mesas sino baja, y á un tiro de piedra, y no tanto la tierra adentro,
es todo campiñas y çabanas, que son el fin de la Vega con sus rios y
arroyos y florestas adornadas de toda hermosura, fertilidad y lindeza;
á las 15 leguas destas 30, ántes que lleguen á Santo Domingo, está un
pedazo desta provincia, donde sale á la mar un lindo rio que se llama
el Macorix, fertilísima tierra para el pan cazabí y para criar puercos
y otras muchas cosas de provision y mantenimientos. En todos estos
campos y çabanas no tienen número las vacas que hay, y las que cada dia
multiplican y crecen. Ocho y diez leguas de ancho, la tierra dentro de
Santo Domingo, y 15 de luengo de campiñas y rios grandes y florestas y
hermosura con fertilidad, es toda tierra beatísima y utilísima. Tres
leguas abajo deste puerto y rio de Santo Domingo sale un rio que se
llama, en lenguaje de los indios, Hayna; la ribera, agua y pescado
y alegría dél no puede ser encarecido. En 10 leguas y hasta 12 dél
están muchas estancias que llaman en nuestra Castilla cortijos, y en
ellas muchas haciendas de la tierra, huertas y granjerías; hay algunos
ingenios de azúcar entre ellas. Luégo, creo que á dos leguas, sale á la
mar el rio Nigua, no tan grande como Hayna precedente, cuya ribera está
bien avecindada de muchas y gruesas haciendas, y entre ellas algunos
poderosos ingenios. Sale otro poderoso rio, que se llama Niçao, de
allí tres leguas, donde hay tambien ingenios, y es tierra mucho buena,
y creo que por ella se halló metal de hierro. En las sierras donde
nace este rio Niçao, que son muy altas, en la cumbre más alta, se dijo
haber una laguna de agua, y que subieron ciertos cristianos y indios,
y que, con dificultad subida la sierra, vieron la laguna y oyeron tan
grandes ruidos y estruendos que quedaron espantados; debia por ventura
ser que el agua de aquella laguna se derrocaba por algunas peñas que
tenía dentro de sí que no se vian, como hemos visto en estas Indias
hacer ruidos grandes otras aguas. Queda, pues, Santo Domingo, llamando
la tierra que la atribuimos provincia con 30 leguas buenas de luengo
y áun 40 ó pocas ménos, aunque dejemos 10 de la provincia de Cayacoa
para la villa de Salvaleon, que está en la provincia de Higuey, puesto
que no las ha menester como arriba parece. Adelante desta hallaremos
la provincia de Açua, que tiene cerca de 30 leguas por la ribera de la
mar, y 10 ó 12, y á partes más, creo yo, de 15, por la tierra dentro;
no es toda muy fertil porque tiene gran pedazo de sierras ásperas y
comparadas á las comunmente de toda esta Isla son algo estériles, pero
tiene una vegueta donde hay una villa que se nombra de Açua, muy fresca
y muy fértil. Hay en esta provincia tres ó cuatro ingenios muy buenos;
uno dellos está en el rio de Ocoa, tres leguas ó cuatro ántes de Açua,
y otro en un arroyo que se llama Cepicepi, una ó dos leguas, y otro
junto al pueblo ó cerca dél. Otra provincia está delante desta, que se
llama de Baoruco, que tiene 25 ó 30 leguas de costa de mar y más de
20 dentro en la tierra; y ésta es toda muy altas y ásperas sierras,
grandes quebradas de arroyos, muchas montañas de arboledas, pero todas
las más fértiles para las labranzas de las del pan y lo demas que se
dá en esta Isla, y plenísima de puercos monteses de los traidos de
Castilla, que se han multiplicado y en número grande crecido; es muy
templada y fresca, sin calor alguno, y por consiguiente sanísima. En
esta provincia, y cuasi al principio della, está una sierra de sal,
que segun he oido tiene más de seis leguas; yo la he visto muchas
veces, puesto que no miré la longura ni anchura della. Y ésta parece
cosa maravillosa, y lo es, que sobre la sal, que es como peña, esté
obra de dos palmos de tierra, y aquella tierra produzca de sí raíces
y arboledas diversas, pero estériles, bajas y secas, y en última
dispusicion para quemarse en el fuego, porque es cuasi como tea. La
costa abajo, y por la tierra dentro, al descender de las sierras desta
provincia, se continúa otra que llamamos de Yaquimo, y ésta, puesto
que tiene montes y lomas, pero á partes, es más abierta y rasa que la
precedente y más fértil; es tierra de mucho algodon, y de las labranzas
del pan y cosas de bastimentos de los indios habia abundancia. No es
muy calurosa, ántes alcanza parte de templanza; tiene algunos buenos
valles y arroyos no grandes, y en ellos hay muchos árboles robles, y
hobo los años pasados, en tiempo del primer Almirante, mucho y buen
brasil, y se llevó á Castilla, y pensó que fuera perpetuo y de donde
los reyes de Castilla tuvieran mucha renta, segun en otra parte se
verá, pero en estos dias de agora y de muchos atras no veo que hay
dello memoria. Toda esta provincia está cuasi en una loma, y comenzó
ancha como la del Baoruco, de donde continuándose hobo principio,
pero váse ensangostando por el brazo desta Isla, que allí va angosto
de 12 ó 15 leguas, entre las dos mares, como arriba se dijo; bien
tiene largas 30 leguas esta provincia, y áun cerca de 40. A ésta se
junta la provincia de Haniguayagua, que comprende todo el resto, por
aquella parte, desta Isla; tendrá más de 25 leguas de largo y 12 ó 15
de ancho. Desta provincia, dejados algunos pedazos de la costa del
Sur, cerca de la mar, donde hay algunos esteros y salitrales, que no
creo que serán más de cinco ó seis leguas, toda la demas es hermosa y
fertilísima tierra, y parte della cuasi como un pedazo de la Vega, de
çabanas, llanos ó campiñas, para todas las cosas que hay é se crian en
esta isla; es llana por la mayor parte y á partes rasa, como son las
çabanas dichas, y tiene muchas manchas de montes llanos ó florestas ó
arboledas: á partes tiene algunas no muy altas sierras, llenas de muy
altos árboles y espesos. Al cabo último desta provincia y punta de toda
esta Isla, que digimos arriba llamarse en el lenguaje de los indios
Guacayarima, que se mira con la punta oriental de la isla de Jamáica,
son todos los árboles ó los más, de grandes montes ó arboledas que allí
hay, de la fruta que los indios llamaban mameyes; esta fruta es en
olor y sabor fruta de reyes, y en color y á la vista no mucho ménos;
podremos dar alguna semejanza comparándola en algo á alguna de las de
Castilla, y ésta es á los melocotones, cuanto á la color y manera de la
carne dellos, solamente son los mameyes tan grandes como una bola con
que se juega á los bolos ó birlos ó muy poco ménos, y en esto de los
melocotones harto difieren. Tienen la color cuando están con su cáscara
como la cáscara del níspero, y será poco ménos gorda que la de una
granada; quitada aquella cáscara y raida un poco otra tez ó cascarilla
delgada, como blanquilla, que un poco es amarguilla, tiene luégo la
carne, como el melocoton, bien amarilla. Terná desta carne un dedo
de altos sobre los cuescos, y dentro cuatro dellos tan grandes como
buenos huevos de gallina, y de la manera de los duraznos cuanto á ser
ásperos; tiene de carne entre los cuatro cuescos, tanta, que poco ménos
hinchirá un escudilla, y con toda la que en el mamey hay restará poco
della para henchilla: el olor y sabor dellos cierto es tal, que ninguna
fruta se le iguala de todas cuantas habemos y comemos en Castilla.
No los hay estos mameyes ni los hobo de naturaleza nascidos en toda
esta Isla, sino en aquella punta nombrada, como digimos, Guacayarima;
trujeron algunos cuescos de allí los religiosos de San Francisco al
monasterio de San Francisco de esta ciudad de Santo Domingo y al que
tienen en la Vega, pusiéronlos y nacieron y hiciéronse grandes árboles
y dieron la fruta ó mameyes, pero degeneraron mucho de los de su
orígen y nascimiento porque no tienen más de un cuesco, al ménos los
que yo he visto, y así son muy menores que aquellos, cuasi como bolas
ó poco mayores de las de jugar á la sortija, y en el sabor y color,
cierto, mucho difieren, porque lo principal dellos es la carne que está
entre los cuatro cuescos. Es admirable en hermosura el árbol que los
produce y las hojas en color, y verdor, y forma de lindísima manera,
el árbol es muy alto y grueso, de muchas y grandes y chicas ramas, de
hojas densísimas ó espesas copado, adornado y cubierto; y esto es de
maravillar más, que, si lo contemplamos despacio, cuasi todas las ramas
grandes y chicas van subiendo hácia arriba en modo de cruz, las hojas
cuasi lo mismo, porque son de la forma de un corazon y tan anchas, por
lo más, como una grande palma de la mano y más, y que tenga en ancho
buenos seis y ocho dedos, es gruesa más que un canto de real, no floja
sino tiesta, muy lisa y de color verde algo escura; finalmente, árbol,
rama y hojas, son muy hermosas, fruta sabrosa, odorífera y nobilísima.
Es tierra, un buen pedazo de esta provincia, buena para vacas, pero
muy mejor en los montes llanos que dije para infinitos puercos, porque
hay unas palmas que tienen una cierta fruta de color de dátiles que
llamamos palmicha, que los puercos comen mucho y engordan mucho con
ella. Hobo infinitos puercos, agora no creo hay tantos por los perros
en gran número, que se han hecho monteses, que los destruyen y apocan y
ellos cada dia crecen. En esta provincia estuvo asentada una villa de
españoles á la ribera de la mar del Sur, frontero de las isletas que
cuasi en fin del capítulo primero digimos; llamóse Salvatierra de la
Çabana, tuvieron cargo los vecinos advenedizos de Castilla de consumir
los naturales señores y dueños de la tierra, y porque siempre, acabados
de matar los indios, los españoles se despueblan y van á buscar otra
guarida, por eso creo que no debe haber memoria della, como han hecho
en otras muchas partes destas Indias. Y esto baste para cumplir con la
vuelta primera de la descripcion que propusimos hacer desta Isla.



CAPÍTULO V.


Para comienzo de la segunda vuelta y descripcion de esta Isla, es
menester tornar donde comenzamos á describilla, esto es, á la provincia
de Guahaba y de Baynoa, á la cual se sigue por esta otra parte, ó mano
derecha, teniendo las espaldas al Norte, la provincia de Iguamuco;
esta es, y toda aquella tierra hasta la provincia de Xaraguá, la que
en fertilidad, hermosura, montes, çabanas ó campiñas, rios y arroyos,
aguas, aire, frescura, templanza, y el mismo cielo, sobrepuja todo
encarecimiento; es, en fin, para que la vida humana, si tanto bien
no le empeciese, pudiese gozar de un paraíso de deleites: en esta
provincia del Iguamuco sale un volcan de una sierra, que echa de
sí algunas veces humo. Síguese, á lo que pienso, otra por la mano
izquierda (digo pienso, porque esta sola no he visto aunque he estado
cerca de ella), que los indios llamaban Banique, la media sílaba breve,
que participa de los bienes mismos y calidades de la susodicha; ésta
tiene la cordillera de las sierras, que hacen la Gran Vega por la
mano derecha, teniendo las espaldas al Norte, como dije, á la mano
izquierda. Tornando, pues, á la mano derecha de estas dos provincias,
que nombré Iguamuco y Banique, ocurre la provincia que en lenguaje
de los indios se decia el Hátiey, la penúltima sílaba luenga, esta
es maravilla verla por su lindeza y amenidad, frescura y alegría,
fertilidad para todas las labranzas y frutas y cosas de esta tierra y
para muchas de las de Castilla; tiene muchas aguas de arroyos y rios
que descuelgan de las provincias de Guahaba y de Iguamuco, viene á dar
á ella tambien un gracioso y poderoso rio, mayor que el rio de Duero
junto con Pisuerga, el cual pasa por esta provincia algunas leguas
hasta dar en la mar, donde fenece, llámase Hatibonico en el lenguaje de
los indios: hácense unas salinas cerca de la boca dél. Puédese contar
con esta provincia del Hatiey lo que resta de todo aquel brazo desta
Isla de á mano derecha, teniendo las espaldas al Norte, que asemejé
como el dedo pulgar de la mano izquierda, cuanto del dicho brazo hay
por la mar del Sur, ántes que pasemos la punta ó cabo de San Nicolás,
que está en este brazo á la mar del Norte, y así parece que terná esta
provincia de Hátiey más de 20 ó 25 leguas de luengo; las que habrá de
ancho serán 15 ó más, segun sospecho. A ésta ocurre, por la ribera
de la mar, la provincia del Çahay; ésta, por la mar y por la parte
de la tierra, confina con la nobilísima provincia de Xaraguá, y como
participe de las pasadas y sea toda una tierra y de una manera, no hay
que decir ni encarecer de ella sino que es fértil y fructífera y muy
buena. Pero á ésta y á otras excede otra, la tierra más adentro desta,
viniendo todavía las espaldas al Norte como veníamos, y ésta es Baynoa,
otra sin la que primero que todas describimos en la primera vuelta;
ésta goza de todo el rio grande que nombramos Hatibonico ó de la mayor
parte dél, creo que más de 25 leguas; prosíguese á la del Hátiey el
rio arriba. Esta, por ambas á dos riberas del rio, es grande consuelo
verla y considerar su hermosura, disposicion, fertilidad, suavidad,
frescura da gozo y alegría; cuasi no se siente calor, frio no es de
hablar dél, es luégo temperatísima; tiene llanos por las dos riberas
del rio Hatibonico, tiene cerros, collados, valles, todos cubiertos
de yerba hermosísimos; los puercos que por ella se han criado son
infinitos. Entremos en la provincia de Xaraguá, que á las dichas se
sigue luégo, donde fué la corte (como diremos si Dios quisiere) de
toda esta Isla, ésta contiene en sí casi en redondo más de 40 leguas,
á mi parecer; por una parte tiene la vega de la Yaguana, que es cosa
hermosísima y deleitable y provechosa mucho para puercos, que han sido
innumerables los que allí han nascido, y tambien hay hoy muchas vacas
y ha habido. Esta llega hasta la mar y la ribera viene del Çahay, y
es el rincon y puerto, no buen puerto, deste golfo de Xaraguá, que
arriba digimos, y allí está poblada de españoles una villa. Hace esta
Vega la sierra grande, que por esta parte se hace grande, aquella,
digo, que dije ser loma, que desciende y se hace más baja de las
sierras de la provincia del Baoruco, en la cual loma ó lomas está la
provincia de Yaquimo, donde se cortaba el brasil, y está Norte-Sur,
por derecho, Yaquimo, desta Vega, justas 18 leguas, que es un grado
ménos media legua. Descienden desta alta sierra, que es todo lo más
della montuosa, algunos arroyos frescos, que proveen de abundante agua
toda la que la vega para hartar los hombres y animales ha menester.
Esta sierra va adelante junto á la mar, todo el brazo que digimos ser
el dedo con que señalamos de la mano izquierda, hasta el cabo desta
isla que llamamos del Tiburon y de la Guacayarima, donde hay la fruta
de los mameyes que tanto arriba encarecimos. Volviéndonos ocho leguas
atras, hácia el Oriente, de la ribera de la mar, fin desta Vega, estaba
la ciudad y corte de aquel rey Behechio y aquella reina Anacaona, su
hermana, de quien si place á Dios diremos. Este asiento desta ciudad y
corte del rey Behechio es tierra más enjuta que la que habemos dicho,
porque ménos húmida y por eso muy más sana; es muy llana, como una
gran campiña ó çabana, la yerba della es chequita y seca ó tostada
como la de Castilla; tiene á media legua delante de sí, hácia el Sur ó
Mediodía, la dicha sierra muy alta que va su camino al Baoruco, hácia
el Oriente, adonde se extiende y pára y regocija la vista. Desciende de
aquella frontera y alta sierra un muy hermoso rio, el cual se llamaba,
por la lengua de los indios, Camín, aguda la última sílaba; el agua
deste rio se solia decir la mejor y más delgada y más sana (puesto que
no es rio de oro) que la de todos los rios desta Isla, como quiera que
todos en comun excedan en sabor y delgadeza y bondad de agua y sanidad,
ó al ménos no sean inferiores de cuantos en estas partes puedan ser
referidos. Regábanse con el agua deste rio, sacada por acequias, todas
las labranzas de gran parte desta tierra, lo que no se hizo jamás (por
su gran fertilidad) en toda esta Isla; bien creo que ninguna cosa
de las de Castilla en esta tierra se pornía, así de plantas como de
pepitas y de cualquiera semilla, que no se hiciese muy buena y diese
los fructos que convernia, solamente dudo de los árboles ó frutales
que proceden de cuescos, porque hasta agora no se ha visto en esta
isla. En esta provincia, obra de una legua de la ciudad de Behechio,
Rey della, comienza una laguna de agua dulce al principio por los rios
que desaguan en ella, pero su principal orígen de la mar creemos que
viene; durará esta agua dulce y algo mezclada con la salada, de ancho
una y de largo tres leguas, donde hace la tierra una angostura y se
sangosta la laguna, y luégo entra en otra laguna ó lago muy grande, y
aquél va cerca de otras 15 leguas hácia el Oriente, el cual pertenece
á otra provincia y en ella diremos lo que de ambas á dos sentimos. Por
la vera de la sierra grande, que es las espaldas del Baoruco, vuelta la
cara al Oriente, vuelven los términos de la provincia de Xaraguá, creo
que por aquella parte 12 leguas, hasta una sierra muy alta que dura dos
leguas, que llamábamos el puerto de Careybana, porque á la descendida
del puerto estaba en un gran llano una grande poblacion, que se decia
por los indios Careybana. En esta provincia de Xaraguá, en el asiento y
ciudad del rey Behechio, despues de todo destruido, estuvo por algunos
años una villa de españoles poblada, que llamaron la Vera-Paz, no
porque la paz entró con ellos en ella, como se dirá placiendo á Dios,
y harto tambien dello arriba en algunos capítulos se ha dicho, la cual
no duró más, como otras muchas poblaciones que han hecho los españoles
en ésta y en las otras partes destas Indias, de cuanto quitaron las
vidas á los indios. La provincia que luégo se continúa despues desta
de Xaraguá es y se llama el Cayguaní, la última sílaba aguda; todo lo
más della consiste y se extiende por la ribera de la grande laguna.
Comienza de la gran poblacion que dije que se nombraba Careybana, que
está á la descendida del puerto, y va por la vera de la sierra que está
á las espaldas del Baoruco, dentro de la cual entra la sierra de la
sal y las poblaciones que allí habia, y llega á partir términos con la
provincia de Açua; bien tiene de circuito la tierra que he dicho más
de 30 leguas, pero lo que dello es de loar es la ribera de la laguna,
no toda, porque la banda del Baoruco y vera de la sierra que cae á la
parte del Sur ó del Austro, llega el agua della allí, que apénas puede
el hombre pasar, más de 10 leguas, sin mojarse, solamente la banda
del Norte es la fértil, y la tierra de por allí era muy fértil, donde
habia grandes poblaciones, como se dirá: por esta tierra hay cantidad
de yeso, lo que fuera de allí no he visto en esta Isla. La vecindad y
provecho que se sacaba desta laguna causó estar muy poblada toda esta
tierra, en especial la ribera della de la banda del Norte, como se
dijo, porque habia grandes pesquerías de muchos pescados de la mar;
y esto es cosa, cierto, de maravilla, que estando esta laguna, creo
que, no ménos que 10 leguas de la mar, que por los abismos, debajo de
tantas sierras como las del Baoruco, que están desta laguna al Sur
ó Mediodía, entre la mar tanto en la tierra y haga tan gran lago ó
laguna que tenga de longura 15, y de ancho buenas tres leguas. Que esta
agua sea y entre de la mar es manifiesto por esto: lo primero porque
es muy salada, lo segundo, porque tiene gran profundidad que no se
halla suelo, lo tercero, y esto es lo más eficaz, que se hallan en
ella tiburones y otros pescados grandes marinos que no se crian ni se
han visto en estas Indias sino en la mar. Algunos han creido que entra
la mar hácia esta laguna por la parte de Xaraguá, porque desde que
comienza la laguna dulce tiene tres leguas poco ménos de sí la mar, y
por estar más cerca juzgan que por allí debe entrar; pero no parece ser
así por estas razones: la una, porque como la mar sea tan profunda poco
hace al caso para poder impedir á la naturaleza que no entre la mar y
haga el dicho lago ó laguna por debajo de tres leguas de la tierra ó
de diez, ni que la tierra sea llana por su superficie ó que sobre ella
suban y haya grandes sierras, porque como la tierra que habitamos no
sea sino sierras ó montañas que suben desde el centro, harto mayores
que las que por la tierra en que vivimos vemos, segun aquello del Salmo
103, hablando de la tierra: _Qui fundasti terram super stabilitatem
suam, non inclinabitur in sæculum sæculi. Abyssus, sicut vestimentum,
amictus ejus, super montes stabunt aquæ._ El fundamento de la tierra es
el centro, del cual nunca se mudará. El abismo es el agua ó mar Océano,
que cubre y cerca la tierra como la vestidura del cuerpo humano. Y
así están las aguas de la mar sobre los montes que suben desde el
centro, como vemos que yendo en un navío, cuanto más nos apartamos de
tierra, tanto más honda se va haciendo la mar, y si echamos un plomo
en un cordel, que los marineros llaman sondava cuesta abajo, y está
esto bien claro, y por esto dice _super montes stabunt aquæ_. Así que,
como por los soterráños ó venas de la tierra entren las aguas de la
mar, y áun las aguas dulces de los rios, como en el _Ecclesiastes_ se
dice, poco puede hacer al caso que entre el agua en este lago estando
diez ó doce leguas ó tres de la mar, ni que tenga la tierra sierras
altas ó ásperas, ó que sea toda llana. La otra razon es porque la
primera laguna que decimos dulce ó cuasi dulce, que comienza junto
á Xaraguá, y que tiene tres leguas, que desagua en la grande, parece
por el angostura que tiene de la tierra al cabo, que otro tiempo
debia estar cerrada y distincta de la grande salada, y con el ímpetu
de aquella haberse rompido y así haberse una con otra mezclado, y la
que era dulce toda haberse hecho salobre ó salada. Y desto parece
otro muy claro argumento, porque tengo entendido de muchos años, y de
40 y 50 que lo platicábamos, y muchas veces que he pasado por ella,
atras en la primera laguna dulce ó poco salada, no se toman tiburones
ni otros pescados marinos sino en la grande salada, y así los indios
no se solian guardar ni quejar en la primera que los tiburones los
desgarraban, sino de la segunda entendia yo que temian y se quejaban.
Y así parece, que no por parte de las tres leguas y cerca de Xaraguá,
sino por las 10 ó 12 de hácia el Baoruco está el ojo ó ojos por donde
entra en este lago la mar.



CAPÍTULO VI.


Ya que habemos juntado esta provincia del Cayguaní con la del Baoruco,
y tambien con los términos de la de Açua, no queda más tierra que
descrebir por aquí; tornemos á la tercera vuelta, describiendo lo
íntimo de toda esta isla, con lo más gracioso, felice y rico della,
excepto la Vega. Tomemos, pues, desde las que arriba en la segunda
vuelta y en el capítulo 5.º nombramos provincias de Iguanuco y Banique,
á las cuales se sigue la gran provincia y rica de Cibao, que el
Almirante, oyéndola nombrar, creyó ser la de Cibanco, donde estimaba
que Salomon habia para el templo el oro llevado, y con esta opinion
creo que murió. Los indios, por su lenguaje, llamaban á esta provincia
Cibao, por la multitud de las piedras, porque ciba quiere decir piedra.
Toda esta provincia es sierras altísimas, todas de piedras peladas,
de las que en Castilla llamamos guijarros; no están comunmente las
piedras sueltas cada piedra por sí, sino juntas y pegadas, como si
lo estuviesen con argamasa; y todas las sierras están vestidas de
yerba cortita, como un palmo ó dos, en unas partes más crecida que
en otras, porque en algunas hay más tierra, aunque toda arenisca, y
más húmida ó ménos estéril que en otras. Están todas estas sierras
adornadas de muchos pinos y pinares, no espesos sino raros, por su
órden puestos, cuasi á la manera que en Castilla se ponen á mano los
olivares; son muy altos y muy gruesos y derechos para hacer dellos muy
lindos masteles para grandes naos, llenos de zumo para hacer dellos
infinita pez, no llevan fructo sino unas piñitas como en Castilla
los que llaman negrales. Comienzan desde las sierras de Niçao, que
digimos arriba estar ocho leguas de Santo Domingo, y pasan por las
minas viejas que arriba tocamos y diremos, placiendo á Dios, abajo, y
por toda aquella renglera de las sierras, y hinchen á esta provincia
de Cibao y pasan adelante, y segun creo hinchen y ocupan más de 70
leguas grandes, y más de 25, y quizás 30 por partes, en ancho. El
riñon desta provincia y áun de toda la isla es en casi la cumbre de
toda esta tierra y de más fertilidad, porque el terruño es de barro
ó cuasi barro, y aquello está sin pinos, porque regla general es que
toda la tierra donde hay pinos es estéril. No me acuerdo qué tanto
durará de ancho y largo esta cumbre, porque há más de 50 años que
estuve en ella; llámase Haytí, la última sílaba aguda, de la cual se
denominó y llamó toda esta isla, y así la nombraban todas las gentes
de las islas comarcanas. En ella y por ella hace mediano frio, y es
menester hasta que encumbra el sol algun fuego, pero no es tanto que el
agua se hiele; hay por ella zarzamoras como las de Castilla, y nueces
naturales, pero tienen mucha madera y poca médula ó meollo, por lo
cual no son de provecho. Por esta tierra granan las cosas que granan
en Castilla, que proceden de semillas, en especial se hacen muy buenos
nabos, y créese que se harian maravillosas viñas. Toda esta provincia
de Cibao es bien fresca, sin algun calor ni que cause pena el frio;
es toda ella hermosa, graciosa, alegre, y más que otra sanísima; la
causa es la enjutez de la tierra, y ser toda de sierras descubiertas
altísimas, exenta de toda humidad y que la baña el sol en saliendo por
todo el dia, y los aires templados continuos y muy sanos que son las
ordinarias y continuas brisas. Los rios y arroyos que desta provincia
de Cibao salen son los más graciosos, lindos, frescos y de las más
suaves y delgadas aguas que creo haber en el mundo, y estos son sin
número infinitos; los principales que de millares de arroyos se hacen
son los siguientes, todos por mis ojos vistos: uno se llama Xagua,
otro Guaba, otro Guanahumá, la última luenga, otro Baho, la última
breve, otro Yaqui, la misma breve, otro Xanique, la media breve, otro
Agmina, la misma breve, otro Maho, otro Paramaho, la penúltima luenga,
otro Guayobín, la última aguda, todos nombres del lenguaje de los
indios; los cinco primeros, cada uno por sí, é con ellos Maho, que es
octavo, son tan grandes, cuando ménos agua llevan, como por Córdoba
Guadalquivir; el sétimo poco ménos, el sexto y el noveno algo más
ménos, pero lindísimos y graciosísimos, y todos presurosos, corrientes
y rapidísimos, en especial Baho, Agmina y Guayobín. Los primeros cuatro
entran en el rio Yaqui, ántes que salga de las sierras; despues,
adelante por la gran Vega, recibe en sí todos los otros rios, donde
pierden todos sus nombres, y sólo queda Yaqui con el suyo hasta que
sale á la mar junto al Monte-Christi, y aunque lleva inmensa cantidad
de agua, cuasi siempre, sino es por el tiempo de las aguas lluvias,
todo él se vadea. Estos rios y arroyos, en muchas y diversas partes
de la tierra que ocupan, hacen muchas veguetas y hoyas graciosísimas
y deleitables, que no parecen sino pintadas en un paño de Flandes.
Todos estos rios y todos los desta isla están de pescados plenísimos,
y por la mayor parte los pescados dellos son lizas de las de Castilla,
pero muy mejores y más gruesas y sabrosas y en tamaño mayores, y la
semejanza tienen, en la escama, con los albures de Sevilla; hay otros
que llaman guabinas, la media sílaba breve, las cuales tienen cuasi el
parecer de truchas, en la escama, especialmente cuanto á las pinturas,
puesto que son las pinturas ó manchitas negrecitas y el pescado dellas
muy blanco, es sanísimo y delicatísimo pescado que se puede y suele dar
á los enfermos como si fuesen pollos. Otros, que se llaman dahaos, la
media luenga, son pequeños como pequeños albures, ménos que un jeme, y
tienen los huevos tan grandes y mayores que los de los sábalos, y esto
es lo principal que tienen de comida, porque lo otro todo tiene poca
sustancia. Hay tambien otros que se llamaban çages, pequeños pero muy
sabrosos, cuasi del tamaño y escama que albures chiquitos. Hay asimismo
los que llamaban los indios diahacas, la media luenga, éstas son como
mojarras de Castilla, difieren algo de mojarras en tener las escamas
prietecitas, y las mojarras son todas muy blancas; estos pescados son
tambien sabrosos y muy sanos. Hay anguilas grandes y chicas, pero son
tan dulces de comer que causan á algunos náusea ó mal estómago; hay
lagostines, que son camarones muy grandes, muy buenos de comer aunque
duros, de la manera de los de España. Estas seis especies de pescados
de escama son, y no más, los que se hallan y hay en abundancia en los
rios desta isla; en los arroyos pequeños hay unos pececitos chiquitos
que en Castilla llaman pece-rey y los indios tetí, la última aguda;
son sanísimos. Hay en ellos tambien hycoteas que son galápagos de los
arroyos de Castilla, puesto que estas hycoteas son muy más limpias
y más sanas que aquellos, segun creo, porque no son tan limosas ni
tan amigas de lodo y tierra, porque andan más por el agua que los
galápagos; verdad es que tenian por opinion los indios desta Isla que
las hycoteas eran madres de las bubas, y así á mí muchas y algunas
veces me lo dijeron, por esta causa nunca jamás las quise comer, puesto
que muchos las comian y nunca tuvieron bubas. Hay en los arroyos
tambien unos cangrejos, que sus cuevas tienen dentro del agua, que los
indios llamaban xaybas; estos cangrejos ó xaybas tienen dentro, en el
vaso ó caparacho, ciertos huevos ó cierto caldo que parece cosa guisada
con azafran y especias, y así tiene el color y el olor y el sabor de
especias, mayormente cuando están llenas, que es con la luna nueva,
porque entónces están sazonadas; hánse de comer asadas porque cocidas
irse hia el caldo y no serian tan buenas. Tornando á nuestra provincia
de Cibao, el oro que se ha sacado della no puede ser encarecido, y áun
tambien el que hoy en ella hay, sino que despues de haber muerto todos
los indios no se dan á buscarlo por inmensidad de arroyos y quebradas
y rios que por toda ella están, porque quien alcanza 10 ó 20 negros
más los quiere ocupar en otras granjerías que tiene más ciertas y con
menores trabajos, que andar con ellos buscando minas que suelen salir
muchas veces inciertas. Es muy fino en quilates todo el oro desta
provincia, y el más fino que otro de todas las partes destas Indias,
excepto lo de Carabaya, en el Perú, que dicen ser tan fino y más;
tambien hobo en la isla de Cuba en la provincia de Xagua oro fino,
poco ménos fino, pero yo digo que á mi parecer poco ha debido haber
en estas Indias que se iguale y ninguno que pase á lo de Cibao. Hay
en esta provincia de Cibao, al principio que á ella suben, dos leguas
pasado el rio de Yaqui, y siete de la ciudad de la Concepcion, que está
en el comedio de la Vega, como se dirá, una cuesta ó sierra pelada no
muy alta, harto seca y pedregosa, de la cual salen tres arroyos como
los tres dedos del medio salen de la mano, los cuales están secos sin
agua lo más del año; el uno llamaron los indios Buenicún, al cual
llamaron los españoles rio Seco, el segundo se llamaba por los indios
Coactinucum; el tercero Cybú, todos tres la última sílaba aguda; no
hay cuarto de legua de travesía en todos tres, ó al ménos no hay media
legua. En media legua, desde el nascimiento de cada uno hácia abajo,
el oro que se ha dellos sacado, y mayormente del rio Seco, ha sido
inmenso; hánlos vuelto cien mil veces de abajo arriba la tierra, y
siempre sacan oro poco que mucho, y, cierto, cada dia se cria, segun
la experiencia nos muestra, y dejando holgar por algunos años aquella
misma tierra tornaria á dar, como ha dado por tiempos, muchas riquezas.
Háse cogido tambien oro en otro arroyo que está adelante del Cybú, que
es el postrero de los tres dichos, yendo la cara al Norte, media legua,
que se llamaba Dicayagua; háse sacado tambien infinito en los rios
susodichos Yaqui, Xanique, Agmina, Maho y Paramaho, y adelante donde se
dicen los arroyos. Adelante desto, ántes, creo que, doce ó nueve leguas
de la villa de Puerto Real, en un arroyo que se llamó Guahaba y en la
tierra y cuestas de por allí, que es toda una sierra con la de Cibao,
mayormente en unas minas que se llamaron la Cienaga, fué mucho el oro
que en ella se cogió; y acaeció allí que dos españoles tomaron las
minas juntas, guardados ciertos pasos, que segun las ordenanzas sobre
aquello hechas se debian á cada mina de guardar, llegando que llegaron
á coger y sacar el oro de los confines de cada mina, porque era cosa
rica, acordaron de echar una plomada para que ninguno de los dos
tomase más tierra de la que le pertenecia, y descendiendo la plomada
por derecho abajo dió por medio de una gran plasta de oro, y así la
partieron ambos á dos. Comunmente todo el oro, que en esta provincia
de Cibao habia y hay, es menudo como sal menuda, puesto que se han
sacado en algunos arroyos granitos como lentejas, y otros poco ménos y
otros poco más. Paréceme que tendrá esta provincia de Cibao 30 y áun 40
leguas de longura y más de 20 en ancho. Y porque la fuerza del oro está
en todas las sierras, rios, y arroyos que miran al Oriente, las cuales
baña el sol en saliendo y todas las aguas se vierten al mismo sol, y
lo mismo es en las minas viejas y nuevas que están desta ciudad de
Santo Domingo ocho leguas; y de la otra parte de éstas sierras, aguas
vertientes al Poniente, no se ha hallado algun oro, por manera, que
parece que las influencias del sol tienen más eficacia en las tierras
que están hácia donde nascen que las de adonde se ponen; por esta causa
creo que en toda la cordillera de las sierras que comienza desde las
sierras del rio Niçao de la costa del Sur, las más descubiertas de
hácia el sol, hasta que acaban á la punta ó cabo de Guahaba que se
mira con la punta oriental de la isla de Cuba, y así dura la dicha
cordillera más de cien leguas, dentro de las cuales son infinitos los
rios y arroyos que hay, en toda, digo, la dicha cordillera y todos
los dichos rios y arroyos infinitos que en ella hay, que miran al sol
cuando nace, tienen oro, y ningun estimo, ó pocos, se hallarán que no
tengan oro poco que mucho. Desto es claro argumento y harto eficaz las
minas viejas que están continas á la dicha cordillera, y aquella va á
parar á éstas de Cibao, y de Cibao va siguiéndose hasta la provincia de
Guahaba, donde habemos dicho que se ha sacado mucha cantidad de oro. Y
porque el oro no se puede sacar de las minas sino es lavando la tierra
en agua, como abajo se dirá, y hay muchos lugares en las sierras y
quebradas donde suele estar el oro que están léjos del agua, por ende
infinitos lugares habrá y que tengan mucho oro, lo cual, empero, por la
falta del agua nunca se podrá sacar, sino fuesen tan ricas las minas en
los dichos lugares apartados del agua, que sufriesen la costa de llevar
la tierra á los rios ó arroyos léjos á lavar.



CAPÍTULO VII.


Complido con la provincia de Cibao, resta decir de otra, que con ella
se continúa por lo alto de las sierras á la mano derecha, teniendo
las espaldas al Norte, y esta es la Maguana, en la cual despues se
pobló una villa de españoles que llamaron San Juan de la Maguana. Esta
provincia, en sierras, y en rios, y en valles ó çabanas ó campiñas,
aunque no son muy grandes, es tierra bienaventurada; es muy fértil, es
muy templada, que cuasi ningun calor ni frio alguno es menester que
en ella se halle, sino es en las sierras muy altas que confinan con
Cibao, donde hay harto frescor, que ropas enforradas no harian mucho
daño. Es tierra mas enjuta que otras vegas que habemos dicho en lo
llano, y por esto es muy sana; granan aquí muchas cosas de semillas
sembradas, trigo se ha hecho, y yo lo he visto mucho bueno granado;
hay en ella ingenios de azúcar, la cual á toda la de ésta Isla hace,
en blancor y en dureza, y en las otras calidades, mucha ventaja. Pasa
un rio grande por ella, que se llama Yaqui, como el que arriba digimos
en el precedente capítulo, que tiene el mismo nombre, porque segun
decian los indios nascen de una misma fuente ambos; uno vierte las
aguas á la banda del Norte descendiendo de Cibao y pasa por la Vega
grande, y el otro va á parar á la costa del Sur por esta parte, como si
de propósito dijera la naturaleza que partia la Isla en dos partes, y
con una fuente sola queria regarlas, ó al ménos (porque no ha menester
regarse) adornarlas, produciendo de ella dos rios tan señalados, que el
uno adornase la Vega pequeña y el otro la Vega grande. Llamaban los
indios á la Vega grande Maguá, absolutamente la última sílaba aguda,
y á esta provincia decian con adicion, Maguana, cuasi la Vega menor.
Salen ambos á dos rios Yaquis á la mar, el uno del otro 150 leguas,
nasciendo, como dije, de una sierra y de una fuente en la provincia
de Cibao. Pasa despues del rio Yaqui dicho, por esta provincia, otro
mayor y más caudal que se llama Neyba, la primera sílaba luenga, el
cual queda con su nombre aunque estotro Yaqui se junta con él, y pierde
el suyo cuando entra en la mar; y esto es general en esta isla que
cuando los rios se juntan, puesto que corran por mucha tierra, siempre
los indios dejaban su nombre al más principal, ó por tener más oro, ó
llevar más ó mejor agua, ó más y mejor pescado, ó otra preeminencia
tal. Parte aquesta provincia de la Maguana términos con la de Xaraguá
y con la de Cayguani, y con la de Açua; lo que terná de longura y
anchura y en contorno, porque ha muchos años que estuve en ella y no
pensaba en la describir, no puedo bien acordarme para precisamente lo
decir; paréceme que terná más de 30 leguas de luengo y más de 20, y de
25 quizás, en ancho. Y porque para la cuarta vuelta nos reste sola la
gran Vega, y de toda esta isla, sin la Vega, no queda otra provincia
de que hablar sino la del Bonao y de lo que allí se sigue hasta la
provincia de Santo Domingo, tornemos á Cibao, y de allí á la mano
izquierda, hallaremos la dicha provincia del Bonao que de aquella va
continuada. Comienza, pues, la provincia del Bonao desde la descendida
de la sierra que hace y ataja la Vega de luengo y viene por su renglera
de Cibao, y así está el Bonao de la otra parte de la dicha sierra yendo
de Cibao por la Vega abajo, y la descendida es de un puerto muy alto;
comienza la subida por la parte de la Vega tres leguas de la ciudad de
la Concepcion por la Vega abajo. Este puerto es hermosísimo, lleno todo
de muy lindos pinos y de yerba deleitable, y es de la misma tierra y
dispusicion, y alegría, templanza y suavidad que la de la provincia de
Cibao, y si subimos por la parte del Bonao en este puerto á la cumbre
más alta, pasado un montecillo de un tiro de ballesta, de donde se
despeña un arroyo de muy linda agua, asomamos á ver la Vega, cuya vista
es tal que verdaderamente no parece sino que todos los sentidos tienen
presentes sus deleitables objectos y se abren y extienden y regocijan
las entrañas: véense más de 30 leguas como la palma de la mano. Este
puerto, de aquí adelante, se va abajando, desde á poco se acaba por
allí toda la renglera de las sierras que vienen de Guahaba, y entónces
se ensancha mucho la Vega grande. Así que, comienza, como dije, de la
descendida de este tan alto y hermoso puerto, la provincia del Bonao, y
luégo, descendido abajo, están dos arroyos de agua, y comienza una vega
desde allí de diez leguas grandes, y dos, y tres, y cuatro en ancho,
que no es ménos pintada toda ella y hermosa de yerba y de árboles
que una huerta ó vergel puesto á mano; pasan por ella algunos rios
señalados y muchos arroyos de muy sabrosas aguas. Destos es uno que le
nombran el rio de Mastre Pedro, un español, y pusiéronle aquel nombre
porque tuvo junto á este rio una hacienda ó granja, que por estas islas
llamamos estancia; este Mastre Pedro y á su hacienda en la ribera deste
rio, cognoscí yo algunos años. Es muy alegre rio, y trae siempre gran
ímpetu y vehemencia en el agua, viniendo por peñas, y trae infinitas
piedras grandes. Hay otro más adelante, yendo hácia Santo Domingo, que
se llama Yuna, la primera sílaba luenga, y así los indios lo llamaban;
este es gran rio y muy ahocinado, súbito y muy impetuoso, lo cual causa
que un año vaya por una parte de la madre y otro por otra, porque la
tiene muy ancha; desciende de altísimas sierras y muchas, que hacen
infinitas quebradas, y de muy cerca, y así han de estar sobre el aviso
los que por allí viven y pasan, que en pocas horas, si llueve, rescibe
en sí grande cantidad de aguas. Al cabo de esta vega sale otro rio
grande, que llamaban los indios Maymon, tambien muy deleitoso; no va
con tanto ímpetu como los dos dichos, pero cuando viene crecido es
peligroso por las grandes y muchas piedras que tiene, y como los demas
de muy delgada y suavísima agua. Estos son los tres principales, pero
entre ellos hay otros muchos arroyos grandes y de muy buenas aguas,
y donde se pueden hacer muchos ingenios de azúcar y otros artificios
que se suelen hacer de agua, de los cuales hay ya hechos algunos. Es
de tanta fertilidad esta provincia y vega del Bonao del pan y frutos
naturales desta tierra, que aunque toda esta Isla es de ellos abundante
y fructífera, pero ésta es sobre todas las provincias dichas, ó pocas
hay que le lleven ventaja, porque era sobre todas abundantísima y cuasi
como el alholí de toda la Isla. Aquí hizo edificar el Almirante viejo
una fortaleza, y despues se hizo una villa de españoles, que se llamó
la villa del Bonao, aunque fué como humo decreciendo como las otras,
por la causa que en otra parte, si Dios quisiere, se dirá. Está hoy
toda despoblada de hombres y llena de vacas, y naranjos, y guayabas
y otros frutales; tiene de longura, creo que 15 ó 20 leguas y otras
tantas de ancho, con un abismo de sierras altísimas, de las mayores
desta Isla, todas fresquísimas y de grandes arboledas y montañas, las
cuales son ramos, digo las sierras, de la hilera ó cordillera que viene
de Guahaba y pasa por la provincia de Cibao. Por la mano derecha de
esta provincia, teniendo todavía al Norte las espaldas, se sigue otra
grande, que nombraron los indios Maniey, la penúltima luenga, todo lo
más della de sierras muy altas, con algunos valles, llena de arroyos
y maravillosas aguas muy frescas, y muy fértil, y de los frutos de la
tierra naturales bien abundante; creo que hay ó hobo salinas en ella,
no de la mar, porque está en el riñon desta tierra, sino de las que
suele haber en Castilla, y tambien hay hartas en estas Indias, de pozo
ó pozas; y de ésta hablo así dudando, porque como está adentro como
arrinconada de la manera de las provincias Iguamuco y Xanique, no se
me ha ofrecido á estas tres llegar; de todas las susodichas, y las que
se dirán, tengo noticia por habellas visto por mis propios ojos todas
ó parte de cada una dellas, y de muchas lo más. Tornando á la mano
izquierda de la provincia del Bonao, yendo adelante, hay otra continua
que há por nombre Cotuy, la última aguda, de la manera y fertilidad
de las otras, puesto que no tiene las sierras y montes que las demas,
sino cerros con yerba y arboledas algunas, como ya está muy vecina de
la Vega grande y Real. Ha tenido muy ricas minas de oro y tiene algunas
hoy, con minas tambien de muy fino azul; en ella está hoy una villa
de españoles que se nombra el Cotuy. Dejadas las dos manos derecha é
izquierda, saliendo de la provincia del Bonao, camino derecho hácia
Santo Domingo, va el camino entre dos rengleras de altas sierras, de
parte de las de la mano diestra quedando la dicha provincia del Maniey,
y de las de la izquierda la del Cotuy, donde habrá de valle ancho
entre las dos rengleras, si no me he olvidado, cuatro ó cinco leguas;
comienzan luégo, desde el rio Maymon, que es el postrero de los tres
dichos grandes de la provincia del Bonao, los cerros que llaman las
Lomas del Bonao, que duran tres leguas de mal camino, por ser aquellos
cerros barriales de barro bermejo y pegajoso, y estar siempre sombrío
con muchos árboles y haber infinitos arroyos y aguas; de un lado y de
otro de las dichas Lomas, entre ellas y las rengleras de las sierras
que se han dicho, van dos valles con sus rios, que no parecen sino unos
vergeles muy graciosos pintados. Sálese luego, las tres leguas pasadas,
á otra provincia descombrada de çabanas ó vegas y rios y arroyos muy
hermosos, y especialmente á los principios del gracioso y fresquísimo
rio Hayna, en el cual entran muchos arroyos de oro, así de las minas
nuevas como de las viejas, el cual tiene una muy graciosa, alegre y
rica ribera que dura 10 leguas y más, desde donde comienzan en ella las
labranzas de los españoles hasta que entra en la mar. Tiene grandes
pesquerías de lizas y de otros pescados que de la mar entran al ménos
una legua ó dos de la boca, porque en lo de atras, por las muchas
haciendas y frecuencia de la gente y ganados, ó se huye ó se esconde
ó no se puede bien criar. Esta provincia llamábamos la provincia del
Arbol Gordo, y una villa que allí estaba donde agora está un ingenio
de azúcar, que hizo ó comenzó á hacer un licenciado Lebron, se llamó
la villa del Arbol Gordo; la causa de este nombre fué por un árbol que
habia allí cuasi frontero de donde agora está el dicho ingenio, junto
al rio, el cual era de tanta gordura, que ocho hombres, los brazos
tendidos, no pudieran cercallo. Luégo, de allí á dos leguas creo que
son, están las minas viejas, á la mano derecha del rio Hayna, teniendo
las espaldas, como queda dicho, al Norte, y éstas se llamaron, ó por el
Almirante ó por el Adelantado su hermano, de San Cristóbal. Llamámoslas
viejas por diferencia de las que despues se hallaron frontero destas
á la mano izquierda del dicho rio Hayna, que por ser halladas despues
se las puso por nombre las minas nuevas, de las unas á las otras habrá
legua y media; ambas á dos están ó son en ciertos arroyos y quebradas
que descienden al rio Hayna, y son unos muy hermosos y alegres cerros
rasos, cubiertos solamente de muy hermosa yerba. Destas minas viejas
y nuevas el oro que se ha sacado no tiene número ni cuento, y mucho
más de las nuevas, que de las viejas. Han sido grandes los granos y
gruesos que en las unas y en las otras han parecido, los que nunca en
lo poblado ó rico del mundo tales se han visto, y éstos mucho mayores
en las nuevas que en las viejas; entre otros muchos granos grandes de
oro fino se halló en las nuevas un monstruoso grano, nunca otro en
el universo ni visto ni oido á lo que se cree, ni tan grande ni tan
hermoso, dignísima joya para estar en la recámara real de Castilla
perpetuamente, cosa que viéndola fuera motivo para levantar y encender
los corazones de los hombres á referir inmensas y continas gracias al
Criador que tal hizo. Tenía tres palmos en redondo y cuatro dedos en
alto, pesaba 36 libras de oro, que son libra y media ménos que arroba
y media; valía 3.600 pesos ó castellanos de oro, de valor cada uno de
450 maravedises; juzgábase que ternía los 600 pesos de piedra por las
manchuelas que della tenía, puesto que el oro y ellas todo parecia oro;
yo lo vide y, cierto, era cosa digna de ser vista. El dia que se halló
se cortó y comió en él un lechon de puerco no muy chico; en otra parte
se dirá, placiendo á nuestro Señor, quién, y cómo y cuándo fué hallado,
con lo demas que tocare á estas minas. Al principio, y cuasi en medio
de estas minas viejas y nuevas, viniendo de Santo Domingo, la cara
hácia el Norte, al reves del camino que hasta agora hemos traido, se
edificó una villa sobre el rio Hayna, arriba dicho, puesto que, muertos
los indios, tambien como otras se despobló, y agora no hay sino unas
ventas en ella. Desde allí, pasados unos pocos de cerros, van grandes
dehesas, çabanas y campiñas, con muchos arroyos llenos de hatos de
vacas, ocho leguas, hasta Santo Domingo y la ribera de Hayna, á la mano
derecha, que es vellas alegría y maravilla; quedan á la mano izquierda
del mismo camino ciertas minas en unos arroyos, que se llamaron las
minas de los Arroyos, de donde se sacó los tiempos pasados mucho oro y
muy fino. Y con esto, á la vuelta tercera damos fin.



CAPÍTULO VIII.


Dicho queda en las tres vueltas de la descripcion desta Isla todo lo
que se me ha ofrecido referir, para poder dar noticia de las provincias
y disposicion de la tierra y puertos della; para la cuarta vuelta
quedó reservado el hablar de la grande y bienaventurada y Real Vega,
y como muchas particularidades, y en encarecida manera, se hayan
afirmado de la fertilidad y bondad de todas y tantas provincias como
hay en esta Isla y de su grandeza, no parece que puede haber ya más
vocablos, ni para relatar las condiciones y calidades desta Vega, ni
vehemencia para con encarecimiento las dar á entender. Esta Vega lo
primero tiene de longura de mar á mar (y va de Oriente á Poniente) 80
grandes leguas, las cuales todas yo he andado por mis piés, comienza
desde la provincia de Higuey, sobre la de Samaná, de las cuales en el
capítulo 3.º hicimos mencion, que están á la parte del Sur desta Isla,
desde un pueblo grande de indios que llamaban Macao, la penúltima
luenga, despues se viene enderezando esta Vega y se pone de Oriente
á Poniente, como digimos; va á parar á la mar del Poniente y pasa la
provincia del Marien, digo pasa, puesto que la dicha provincia llega
hasta la mar, y comprende, como se dijo, el puerto de la Navidad. Su
anchura ó latitud tiene 12 y 15 leguas, y 7, y 6, y 4, y cuando llega á
estas cuatro, aquí estuvo y está asentada la ciudad de la Concepcion,
que tambien llaman la ciudad de la Vega, cabeza de obispado; y fué la
cabeza de toda la Isla los primeros años, pero despues de muertos los
indios fuese despoblando de españoles, y, por el trato y frecuencia
de los navíos al puerto de Santo Domingo, prevaleció la poblacion de
aquella ciudad, y así se hizo cabeza de la Isla, quedando la Concepcion
con hasta 10 ó 12 vecinos, aunque con su iglesia catedral. De aquí
se va la Vega, á veces, un poco sangostando, poco más de media ó una
legua, otras veces un poco ensanchando, hasta llegar á la provincia
del Marien, donde allí en la mar fenece y se sangosta hasta no quedar
sino una legua, ó quizá ménos, si bien me acuerdo. Hacen esta Vega
ó cércanla, desde que comienza hasta que se acaba, dos cordilleras
de altísimas y fertilísimas y graciosísimas sierras, de que ya hemos
hecho mencion, que la toman en medio, lo más alto dellas y todas
ellas fértil, fresco, gracioso, lleno de toda alegría; la una destas
sierras, de la parte del Sur, es la que habitaban los Ciguayos, y
otra parte della la gente de los Macoriges del Macorix de arriba, de
las cuales naciones hablaremos abajo, y arriba en el capítulo 3.º las
tocamos; y esta cordillera comienza desde la provincia de Higuey é de
la comarca del pueblo del Macao, y se acaba en el Monte-Christi, y,
á lo que yo creo, corre más de 100 leguas. Es toda esta sierra muy
fértil, tan fértil en las cumbres como en el medio y en el principio,
para labranzas y ganados, como si fuera campiña llana, y es llena de
grandes arboledas, y estaban de pueblos y gentes rebosantes. La otra
cordillera de sierras, que por respecto de la ya dicha y de la Vega,
está hácia la parte del Sur ó Mediodía, tiene su nascimiento de los
términos de la provincia de Açua, y prosíguese por las minas viejas,
y va por las minas de Cibao, y llega á la primera provincia que
describimos de Baynoa, y pónese sobre la mar, y de allí torna hasta
la punta de Guahaba, que así se solia decir el cabo de San Nicolás
que se mira con la punta primera y más oriental de la isla de Cuba;
bien creo que tiene aquesta cordillera de sierras más de 150 leguas
bien tiradas. A partes son estas sierras fértiles, como las otras sus
fronteras que hacen la Vega, y á partes es algo estéril, en especial
lo que comprende de la provincia de Cibao; digo estéril, no tanto que
no estuviesen todas muy pobladas, y encima de la más alta dellas no
pudiesen pacer hatos de ovejas y cabras, salvo las muy altas donde
fueron las minas muy señaladas, porque comunmente las tierras donde
hay metales suelen ser estériles y como quemadas, puesto que áun en
aquellas de Cibao hay infinitos valles y riberas de rios fértiles,
donde habia muchas labranzas y estaban de gentes muy pobladas. Lo que
desta sierra tan luenga la Vega alcanza será hasta 50 ó pocas más
leguas, que comienzan de la sierra ó puerto que dicen del Bonao, el
cual es una sierra alta que yendo de Santo Domingo á la Concepcion la
suben por la parte de la villa que solia haber del Bonao, y á la bajada
entran en la Vega, y de allí á donde se fundó la Concepcion hay tres
leguas, como en los capítulos de arriba hemos algunas veces hablado;
llega esta sierra, con la Vega, hasta en el puerto de la Navidad,
junto á la mar, donde la Vega se acaba y la sierra torna sobre la mano
izquierda, teniendo al Poniente la cara, y váse por la dicha provincia
de Baynoa á la de Guahaba. Por cualquiera parte destas dos sierras que
se asomen los hombres, mayormente por el dicho puerto del Bonao y por
la de la Isabela (donde primero pobló el Almirante, y viéndola por
allí la llamó la Vega Real, como se dirá en otro lugar), y por otras
partes, se parecen y descubren 20, 30 y 40 leguas á los que tienen la
vista larga, como quien estuviese en medio del Océano sobre una altura
muy alta. Creo cierto que otra vista tan graciosa y deleitable, y que
tanto refrigere y bañe de gozo y alegría las entrañas, en todo el orbe
no parece que pueda ser oida ni imaginada, porque toda esta Vega tan
grande, tan luenga y larga, es más llana que la palma de la mano, ántes
es más llana que una mesa de bisagras; está toda pintada de yerba,
la más hermosa que puede decirse, y odorífera, muy diferente de la
de España; píntanla de legua á legua, ó de dos á dos leguas, arroyos
graciosísimos que la atraviesan, cada uno de los cuales lleva por las
rengleras de sus ambas á dos riberas su lista ó ceja ó raya de árboles,
siempre verdes, tan bien puestos y ordenados como si fueran puestos á
mano, y que no ocupan poco más de 15 ó 20 pasos en cada parte. Y como
siempre esté esta Vega y toda esta Isla como están los campos y árboles
en España por el mes de Abril y Mayo, y la frescura de los continos
aires, el sonido de los rios y arroyos tan rápidos y corrientes, la
claridad de las dulcísimas aguas, con la verdura de las yerbas y
árboles, y llaneza ó llanura tan grande, visto todo junto y especulado
de tan alto, ¿quién no concederá ser el alegría, gozo, y consuelo, y
regocijo del que lo viere, inestimable y no comparable? Digo verdad,
que han sido muchas, y más que muchas que no las podria contar, las
veces que he mirado esta Vega desde las sierras y otras alturas, de
donde gran parte della se señoreaba, y considerándola con morosidad,
cada vez me hallaba tan nuevo y de verla me admiraba y regocijaba, como
si fuera la primera vez que la vide y la comencé á considerar. Tengo
por averiguado, que ningun hombre prudente y sabio que hobiese bien
visto y considerado la hermosura y alegría y amenidad y postura desta
Vega, no ternía por vano el viaje desde Castilla hasta acá, del que
siendo filósofo curioso ó cristiano devoto, solamente para verla, y
despues de vista y considerada se hobiese de tornar; el filósofo, para
ver y deleitarse de una hazaña y obra tan señalada en hermosura de la
naturaleza, y el cristiano para contemplar el poder y bondad de Dios,
que en este mundo visible cosa tan digna y hermosa y deleitable crió,
para en que viviesen tan poco tiempo de la vida los hombres, y por
ella subir en contemplacion qué tales serán los aposentos invisibles
del cielo, que tiene aparejados á los que tuvieren su fe y cumplieren
su voluntad, y coger dello motivo para resolvello todo en loores y
alabanzas del que lo ha todo criado. Pienso algunas veces, que si la
ignorancia gentílica ponia los Campos Elíseos comunmente en las islas
de Canaria, y allí las moradas de los bienaventurados que en esta
vida se habian ejercitado en la vida virtuosa, en especial secutado
justicia, por lo cual eran llamadas Fortunadas, y teniendo nueva dellas
acaso aquel gran Capitan romano, Sertorio, aunque contra Roma, le
tomó deseo de irse á vivir y descansar en ellas por una poquilla de
templanza que tienen (y áun la tierra dellas es harto seca y estéril,
y las sierras ásperas y peladas en las más partes), ¿qué sintieran los
antiguos, y qué escribieran desta felicísima Isla, en la cual hay diez
mil rincones, y en todo este orbe de las Indias cuentos de millares,
cada uno de los cuales difiere tanto, en bondad, amenidad, fertilidad
y templanza y felicidad, de la mejor de las islas de Canaria, como hay
diferencia del oro al hierro y podria afirmarse que mucho más? ¿Cuánto
con mayor razon se pusieran en esta Vega los Campos Elíseos, y Sertorio
la vivienda della cudiciara, la cual excede á estas Indias todas, y
siento que á toda la tierra del mundo sin alguna proporcion cuanta
pueda ser imaginada?



CAPÍTULO IX.


Prosiguiendo, pues, adelante, la relacion comenzada desta Vega,
tiene más, que toda la tierra della no es cualquiera, ni para que á
una parte sea fértil y á otra estéril ó seca, ó alguna cenagosa, y
á otra con otro daño y dificultad; no es así, ántes es toda enjuta,
toda fértil, toda en bondad igual, toda dignísima para producir de sí
frutos de cuantas plantas, cuantas semillas, cuantas cosas en ella y
en todas las partes della quisieren plantar y sembrar, y para haber
en ella 10 y 15 ciudades como Sevilla, muy mejor que en Lombardía.
Y puesto que algunas plantas y semillas luégo no se den bien por la
lozanía, grosura y fortaleza de la tierra y estar holgada, poniendo
empero diligencia é industria, y aguardando los tiempos y la sazon,
ninguna de las de España tengo por cierto que se dejara de dar. Así
fué y acaeció en la villa de Açua, que, ántes que hobiese cebollas,
un clérigo procuró de las sembrar, y muchas veces perdió la semilla,
no acertando con el dia ó el mes, ó con el viento, ó con el agua, ó
porque la tierra estaba holgada; cayó en sembrallas cada mes y en cada
tiempo, y por alguna de las dichas causas que cesó, acertó en las
sembrar, y hiciéronse tan hermosas y grandes como las de España, el
cual, sembrando 100.000 granitos de semilla de cebollas, tuvo de renta
por algunos dias 100.000 cuartos de á cuatro maravedís, porque á cuarto
las vendia, hasta que ejercitaron la granjería otros. Entran en esta
Vega, de ambas á dos cordilleras de las sierras dichas, sobre creo que
30 rios y arroyos que la pintan y adornan, y hermosean y refrescan con
sus nocturnos vahos ó aires suaves, con la frescura y suavidad de
las hermosísimas corrientes, rápidas, quebradas y delgadas aguas que
traen, cosa dignísima de maravillar. Nace un arroyo bien grande hácia
la sierra de Cibao, que los españoles por su hermosura nombraron rio
Verde, que corta por medio á la luenga la Vega, por la parte donde se
asentó la ciudad de la Concepcion, y va por ella cuatro ó cinco leguas
hasta que entra en el rio que luégo se dirá, que toda la fertilidad y
alegría que decirse puede parece comprehender; en cuya ribera, obra
de dos leguas, tuve labranzas de pan de la tierra, que valian cada
año más de 100.000 castellanos. En el capítulo 6.º queda dicho cuán
llenos y de cuántas especies de pescados suelen estar los principales
rios grandes que en esta Vega entran; son 14, los 10 que arriba en el
capítulo 6.º nombré, que fueron Xagua, Guahaba, Guanahuma, Bao, Yaqui,
Xanique, Agmina, Maho, Paramaho, Guayobin (los acentos destos allí se
declaran), el onceno se llamó Dahabon; todos estos once desaguan en
la mar del Norte. Otros tres, que son Camó, la última aguda, que pasa
una legua de la ciudad de la Concepcion, donde entra el rio Verde, que
poco ha dije, y el otro Yuna, que pasa por la provincia del Bonao, y
el otro Maymón, la última aguda, que tambien desciende por la dicha
provincia; estos desaguan en la mar del Sur. Estos tres, con otros
muchos arroyos grandes y de mucha agua, que por evitar largura no curo
de nombrar, y otros pequeños infinitos que estos en sí reciben, van á
parar y salir al golfo de mar que arriba en cierto capítulo digimos
llamarse de Samaná, la última aguda. Cuando Yuna allí llega, y á otra
provincia ántes de Samaná que se llamó Canabócoa, la penúltima luenga,
no se puede vadear, y todos los que con él se juntan pierden el nombre
y él queda con el suyo, y así lo llamaban por allí los indios, Yuna.
Hay grande copia de pescado destos rios juntos, en especial lizas muy
grandes y muy buenas en las dos dichas provincias Samaná y Canabocoa;
y el rio destos que más abunda en estas lizas es el rio Camó, la última
aguda, del cual, desde que nace, obra de dos leguas de la dicha ciudad
de la Vega ó Concepcion, solian pescar los indios, cuando eran vivos,
grande cantidad. Los 10 susodichos que van á parar al Norte rescibe
Yaqui en sí, quitando el nombre á todos, quedándose con el suyo, y
cierto es graciosísimo y hermoso rio, aunque á cada uno de los otros no
le falta frescura y hermosura, agua suavísima y disposicion de tierra
y arboledas, aires suaves y alegría; cuando están juntos, Yaqui ya no
se vadea. Van á salir en la mar, todos juntos con Yaqui, al puerto de
Monte-Christi, como arriba se ha dicho; los arroyos grandes y chicos
que en estos entran son infinitos. Algunas de las provincias desta Vega
están ya referidas en la primera vuelta, como la del Marien (y esto
viniendo del principio de donde comenzamos á contar las provincias), y
el Macorix, que nombramos, de abajo, y parte de la provincia de Higuey,
la sílaba de en medio luenga, que es el fin de toda la Vega, y está á
la costa del Sur, y que por ventura la podríamos aplicar al Macao, que
era una poblacion grande, la cual podria ser que fué cabeza de todo lo
que eran llanos y parte ó cabo de la dicha Vega Real, como digimos en
el capítulo 3.º, de manera que Higuey y Macao fuesen dos provincias;
y parece haber razon para esto, por la diferencia grande que hay en
grandeza y calidad, ser la de Higuey aquellas mesas de piedra ó peña, y
la del Macao muchas y grandes campiñas ó çabanas. A esta del Macao, que
es ya el cabo de la Vega como he dicho, se consigue la de Samaná, en la
misma Vega, y tiene un valle muy hermoso donde fué asentada una villa,
una legua de la mar, que se llamó Santa Cruz de Icaguá, la última
sílaba aguda, porque se debia llamar así el valle ó el pueblo de los
indios que allí estaba; á la de Samaná, la de Canabócoa, la penúltima
sílaba luenga, y paréceme que deben ser diversas provincias estas
dos. Esta provincia de Canabócoa era abundante de pan y pesquerías,
como está dicho. Las leguas que cada una tenía no puedo certificar,
porque ha muchos años (y son más de 50) que estuve en la de Canabócoa;
paréceme que las podemos atribuir á ambas, si son dos, 20 leguas y más
en torno. Entrando la Vega adentro, la cara hácia el Norte, porque las
dichas provincias de Samaná y Canabócoa están al Sur, no me acuerdo
que tuviese nombre otra provincia hasta llegar á la casa y pueblo
real del rey Guarionex, Señor desta Vega, que estaria de las dichas
provincias ó poblaciones 30 leguas, pocas ménos, y esto es donde se
puso la ciudad de la Concepcion como despues diremos; y pienso que
se debia llamar todo su estado deste rey Guarionex, Maguá, la última
sílaba aguda, cuasi por excelencia, como si dijeran reino de la Vega,
porque llamaban los indios, á esta Vega Maguá, en su lenguaje, como se
ha dicho. Hay en esta Isla, mayormente en esta Vega, aves infinitas,
los aires llenos dellas, naturales en ellas, como son palomas torcazas,
tórtolas, gorriones, pezpitas, garzas, ánades, ansares de paso muchas
por Navidad, y infinitos tordos negrillos, cuervos que dan gritos que
apénas se pueden oir los hombres donde ellos están; hay aves de rapiña,
como halcones muchos, no sé de qué especies, cernícalos, milanos,
inmensidad de papagayos verdes con algunas manchas coloradas. Y en
esta Isla son tres especies dellos, mayores y menores y muy chiquitos,
los mayores se llamaban por los indios higuacas, la sílaba de enmedio
luenga, y éstos difieren de los de las otras islas en que tienen sobre
el pico ó la frente blanco, no verde ni colorado; los de esta especie
que hay en la isla de Cuba tienen sobre el pico ó la frente colorado.
Estos higuacas son muy parleros, cuando les enseñan á hablar las
palabras humanas. La otra especie de los medianos son los que llamaban
xaxabis; son muy más verdes, y pocos tienen plumas coloradas; son muy
traviesos y inquietos, bullidores, muerden y aíranse más que otros;
nunca toman cosa de la habla humana por mucho que los enseñen, pero son
muy chirriadores y parladores en su parlar natural. Diez destos xaxabis
acometen á ciento de los higuacas y los desbaratan, y nunca en paz se
juntan éstos con aquéllos. Vuelan cada especie muchos juntos por sí,
y por donde quiera que pasan van todos, cada especie, voceando á su
manera, porque los higuacas tienen el sonido más entero y grueso, los
xaxabis más delgado y agudo, y aunque no hablan los xaxabis palabras
humanas, todavía, puestos en jaula, es placer vellos porque nunca
están quietos ni callando. La tercera especie es de unos chiquitos
como gorriones, verdes todos, y no me acuerdo que tengan alguna pluma
colorada; hay pocos dellos, y cuasi no suenan ni hacen bullicio alguno,
sólo por ser verdes y chiquitos parecen bien y son agradables. Hay lo
mismo ruiseñores que cantan dulcísimamente todo el año, de lo que el
Almirante se maravilló, y con razon, cuando los oyó cantar por Navidad,
como en otra parte será dicho. Hay los pajaritos que en el capítulo 3.º
digimos, que cantan á tres voces, y estos exceden á todas otras aves,
aunque sean calandrias y ruiseñores. Hay eso mismo unos pajaritos poco
más grandes que el dedo pulgar con algunas colorcitas hermositas, que
no vuelan más altos del suelo, de una lanza, y su volar es cerca de
arbolitos y florestillas bajas; de tal manera suenan y con el ronquido
hacen estruendo como si fuesen puercos grandes, y uno sólo que por
cerca del hombre suene no le parece sino que es algun puerco berraco.
Toda esta Isla es refrescada de los suavísimos aires ordinarios, que
son los que llaman los marineros terrales, conviene á saber, los vahos
y frescores fresquísimos que producen de sí los muchos rios y arroyos
y frescos valles. Estos refrescan las noches, y comienzan cuasi á las
diez de la noche y duran hasta las diez del dia, y de allí adelante
comienzan en los puertos de mar los templados y suaves aires que los
hombres de la mar llaman mareros ó embates, y estos duran tambien hasta
las diez de la noche, que ellos cesan y tornan á ventar los terrales;
pero en esta Vega, de las diez del dia en adelante, vientan las suaves
y sanísimas brisas ó cuasi vientos orientales y boreales, más recios
algo que los mareros, aunque suaves, y todos muy sanos naturalmente,
los cuales refrescan y alegran y consuelan todas las cosas vivas que
moran y habitan en esta Vega, por manera que ninguna cosa le falta para
ser felicísima y los verdaderos terrestres Campos Elíseos.



CAPÍTULO X.


Los mantenimientos que habia en esta Isla naturales fueron el pan de
raíces, de que abajo se dirá; cuanto á la carne, habia unos conejos
de hechura y cola propia de ratones, aunque poco ménos grandes que
conejos de los de Castilla, muy sabrosa y muy buena carne, y comunmente
vivian y criaban entre la yerba, y no en los montes, no en madrigueras
ni cuevas, sino en la superficie de la tierra, de los cuales habia
infinitos. Estos eran de cuatro especies; una se llamaba quemí, la
última sílaba aguda, y eran los mayores y más duros; la otra especie
era las que se llamaban hutias, la penúltima luenga; la tercera los
mohics, la misma sílaba luenga; la cuarta era como gazapitos, que
llamaban curics, la misma sílaba tambien luenga, los cuales eran muy
sanos y delicatísimos. Tenian unos perrillos chiquitos como los que
decimos de halda, mudos, que no ladraban sino gruñian, y estos no
servian sino para los comer. Tenian ratones chiquitos, y muy chiquitos,
que tambien comian, grandes como los de Castilla no los habia hasta
que nosotros vinimos, ó que salieron de los navíos en las cosas que
trajimos de allá ó se criaron del orin del hierro ó de la corrupcion
de nuestras cosas de Castilla, de los cuales hobo despues y hay hoy
harta abundancia. Cuando los indios vecinos desta isla querian cazar
muchos, ponian fuego á las çabanas ó yerbazales, y huyendo del fuego
los conejos iban á parar donde la gente los esperaba. Habia otra caza,
segun ellos muy preciada, y áun segun muchos de nuestros españoles
despues que la gustaron, y esta fué las que llamaron iguanas, propias
sierpes; es tan grande como un perrillo de halda, de la hechura de
un lagarto, pintada como él, pero no de color verde las pinturas ó
azafranadas, sino pardas que la afean más, tiene un cerro de espinas
desde la cabeza por el lomo hasta lo postrero de la cola, que la hace
más horrible y espantable; cuando la iban á tomar los indios, hacia y
hace un papo como las lagartijas, más grande ó tanto como una vejiga
de una gran ternera, y abre la boca y muestra los dientes como una
fiera sierpe, como lo es al parecer, pero no hace mal, y fácilmente
la prenden y atan y traen; la cola della es blanca como pechuga de
gallina. Dicen los españoles comunmente que no hay tan sabroso manjar,
pero yo nunca la he podido comer, áun en los tiempos primeros que en
esta Isla tuvimos necesidad; cómenla en viérnes por pescado, criándose
en la tierra y montes como los otros animales, no sé dónde lo hallaron
que fuese pescado. En esta Isla hay grandes y muchas culebras, todas
cuasi pardas, las cuales ni tienen ponzoña ni hacen mal; arremetia un
indio á ellas, y lo primero era echalle mano de la cabeza, y con los
dientes se la estrujaba, y la culebra se le revolvia al brazo, despues
de muerta la hacia rosca y ataba; este tambien era su manjar. Otras
culebras hay en los remansos de los rios, pero pocas, que son verdes,
las cuales creo que son ponzoñosas, puesto que la fama es que en esta
Isla ninguna cosa de ponzoña hay; éstas ni las comian ni las curaban de
matar. Tenía otro mantenimiento la gente de esta Isla, y este era la
abundancia del pescado; hacian muchas pesquerías, los que alcanzaban
la mar, en la mar con redes y anzuelos hechos de hueso, y los que no,
pescaban en los rios; los pescados de la mar eran lizas, de las que
arriba hemos dicho, xureles, parbos, róbalos, mojarras, y tambien
dorados, y este es pescado precioso, pero no se pesca sino muy dentro
en la mar; estos géneros de pescados son los mismos de Castilla; hay
cazones y otros excelentes pescados, y agujas y anguilas muy grandes,
y las que llaman morenas. Hay en la mar, y entran tambien en los rios,
unos peces de hechura de cazones ó al ménos todo el cuerpo, la cabeza
bota, y la boca en el derecho de la barriga, con muchos dientes,
que los indios llamaron tiburones, bestia bravísima y carnicera de
hombres; el mayor terná de luengo 10 ó 12 palmos, de gordo, por lo
más, poco ménos que un hombre; tranzan una pierna de hombre y áun de
un caballo dentro del agua; son muy golosos, con que cualquiera cebo
que pongan de carne ó pescado, en un anzuelo de cadena, luégo caen y
se toman. Historias hay de lo que tragan; cualquiera cosa que se eche
de los navíos á la mar, y aunque sea estiercol, lo engullen sin dejar
nada. Despues que los toman y abren el buche, se hallan dentro todas
las cosas que han tragado, y ha acaecido pedazos de botijas de barro
hallarse dentro del buche, y creo que yo he visto algo dello si no lo
he olvidado. Si una vez los prenden con el anzuelo, y al subir en el
navío, como es muy pesado, se desgarra, no por eso escarmienta, sino
que por su golosina, tornándole á echar cebo, tarde que temprano, si la
nao no anda mucho, es tomado; cómese como cazon bien harto y cubierto
de ajos, y con él hartas veces se mata en los navíos la hambre. Hay
infinitos crocodilos de los que se dice haber en el Nilo, que llamamos
impropiamente lagartos, pero no son sino crocodilos naturales; no
tienen la cabeza roma como los lagartos, sino muy salido el hocico de
la manera de los del puerco, y más de dos ó tres palmos; tiene cuatro
piés con sus uñas, y gran cantidad de dientes muy agudos que parece
poder tronzar una barra de hierro; muy más fiera y cruel bestia es
para comer hombres que los tiburones; llegan á tener 10 y 15 codos de
longura, y yo los he visto muy grandes. Tienen los machos su natura
para engendrar (puesto que no sé si usan de aquel instrumento para la
generacion), de la manera que la tienen los niños de cuatro y cinco
años, y toda la gordura de alrededor della es almizque verdadero, y lo
mismo es las agallas; es tan penetrativo aquel olor, aunque muy suave,
que pone hastío quitando la gana de comer; yo tengo al presente dello,
y ha más de 16 años que lo tengo y huele hoy tanto como si fuera ayer
cuando se sacara. Viven de noche en el agua, y de dia en la tierra;
puédense matar con anzuelo de cadena en el agua, con cebo, y cuando
están en tierra durmiendo con alguna ballesta dándoles por la barriga,
pero si le dan por encima, un arcabuz no lo matará por la dureza de
las conchas ó cuero que tiene. Es pecoso de manchillas amarillas como
azafranadas, y por eso se dice crocodilo, de _croco_, que quiere decir
azafran; uno solo se halló en esta Isla, en la punta del Tiburon, á
la mar del Sur. La abundancia dellos es en tierra firme, muchos hay
en la costa del Sur de la isla de Cuba, en un rio que se llama Caulo;
dícese que éste, entre todo los animales, mueve la quijada ó mejilla
de arriba. Hay en esta mar, en especial por estas islas, á la boca de
los rios, entre el agua salada y dulce, los que llamaban los indios
manatíes, la penúltima sílaba luenga: estos se mantienen de yerba, la
que nace en el agua dulce junto á las riberas. Son tan grandes como
grandes terneras, sin piés sino con sus aletas, con que nadan, y bien
tienen tanto y medio como una ternera; no es pescado de escama, sino
de cuero como el de las toninas ó atunes, ó como de ballenas; el que
lo comiese delante quien no supiese qué era, en Viérnes Santo, creeria
que comia propia carne, porque así lo parece; es muy más sabroso y
precioso que ternera, mayormente los que se toman pequeños, echados en
adobo como se suele comer la ternera. En todas las cosas que comian
estas gentes, cocidas, ó asadas ó crudas, echaban de la pimienta que
llamaban axí, la última sílaba aguda, la cual ya es en toda España
conocida; tiénese por especia sana, segun acá dicen nuestros médicos,
y la mejor señal es comella mucho los indios, porque esto es cierto,
que en no comer cosa que sea dañosa eran temperatísimos. Hay tres
especies de esta pimienta ó axí; la una grande, cuasi como un dedo, y
que llega á pararse muy colorado, y otra redonda, que parecen propias
cerezas, y esta especie quema más, y ambas las dichas son domésticas;
la tercera es menudita como la pimienta que conoscemos, y ésta es toda
silvestre que nasce sin sembralla en los montes. Y es aquí de saber,
que sólo aquello es lo que quema en esta pimienta ó axí, conviene á
saber, la simiente y unas listicas ó rayas ó cejas que hacen dentro
los apartamientos donde suele estar la simiente; todo lo de en medio,
que no toca á las dichas rayas ó granitos de simiente, dulce y suave
es. Tornando al pan, que llamaron los indios cazábi, la penúltima
luenga, este es el mejor pan que creo yo haber en el mundo despues del
de trigo, porque es muy sano y muy fácil de hacer, y pocas personas
y en pocos dias pueden aparejar cantidad para provision de mucha
gente, y sostiénese mucho tiempo; este defecto tiene, que para solo
no tiene sabor ni gusto, sino poco, pero con manjar que haga cocina
sabrosa, y tambien para con leche, muy mejor es que áun el de trigo.
Pónese, y críase, y cógese y amásase de la manera siguiente: Hacian
los indios unos montones de tierra, levantados una vara de medir y
que tenian en contorno 9 á 12 piés, el uno apartado del otro dos ó
tres piés, todos por su órden, rengleras de 1.000 y 2.000 y 10.000 de
luengo, y otros tantos de anchura, segun la cantidad que determinaban
poner; hechos los montones tomaban la planta, que son unas ramas tan
altas como un hombre, y como los sarmientos de las vides cuando están
tiernas y verdes con sus yemas, puesto que muy más gruesas y áun más
hermosas y más verdes oscuras que los sarmientos que digo de nuestras
viñas, y hacen pedazos dellas de á palmo ó poco más de palmo, y hincan
seis ó ocho ó nueve dellos, las yemas hácia arriba, en la corona de
cada monton, por su órden, apartados uno de otro, á la manera de un
alquerque con que entre nosotros se juega, con tres ó cuatro rengleras,
segun el monton es, dentro todo en la tierra, salvo dos ó tres dedos
que dejan fuera: la cual postura en tiempo que no llueve, sino que
en polvo esté la tierra, debe ser. Sobreviniendo despues las aguas,
prenden aquellos pedazos que de á palmo fueron puestos, y de cada yema
de las que quedaron fuera de la tierra se produce su ramilla, y éstas
van creciendo; y cuanto las ramas crecen y suben en alto por de fuera,
tanto se arraigan y crecen de dentro de la tierra las raíces, así en
grandeza, que será de dos y de tres palmos (de la hechura de zanahorias
aunque no de aquella color), como en gordura, que llega á ser gruesa
como una pierna, y á las veces como el muslo, y otras veces, segun la
fertilidad de la tierra, algo más. Luégo, como son presos aquellos
pedazos de planta, en las puntas dellos brotan las hojas, y creciendo
crecen ellas, y de las ramas principales nacen otras ramillas, y luégo
sus hojas encima de las puntas dellas; son las hojas como una mano
abierta y extendidos los dedos, es muy hermosa y verde oscura, con una
listilla que tira algo á coloradilla ó un poquillo bermejuela. Cuando
esta labranza es ya de cuatro ó cinco meses, que hace copa la hoja,
es tan hermosa de ver de léjos y de cerca, que ni nuestras viñas por
Mayo ni Junio, ni otra alguna huerta ni labranza puede parecer más
hermosa, mayormente cuando la labranza es grande que tiene 20 ó 30.000
montones de luengo juntos y 5 ó 10.000 de ancho, porque ocupa gran
campo, sólo carecen de olor del que abundan las viñas en Castilla.
Despues de puestas estas plantas, hasta un entero año no están las
raíces, para hacer pan dellas, sazonadas, puesto que, á necesidad,
bien se podria hacer y comer; de un año en adelante puédense coger y
hacer pan, pero mejor despues de año y medio pasado, y mejor de dos, y
duran hasta tres, que pueden estar debajo de la tierra sin dañarse,
y así se va comiendo dellas. Despues de tres años son ya viejas y
duras y no buenas para hacer pan sino fuere para los puercos ó para
el muladar, por manera que despues de un año se comienza á hacer pan
dellas el que es menester, y estáse siempre en el campo el resto, que
aunque llueva ó ventée no le hace daño hasta los tres años, como dicho
es. Dentro del primer año es menester desyerbarse toda la labranza dos
veces, porque nace mucha yerba como la tierra es tan fértil, despues
del año no es menester. Esta labranza, en el lenguaje de los indios
desta isla, se llamaba conúco, la penúltima luenga, y las raíces yuca,
luenga la primera sílaba, y la planta yucubia; la color de las raíces
es como leonada oscura una tez que tienen muy delgada por encima, pero
quitada ó raspada con una concha como de almeja, aquella tez, todo lo
demas es blanco como la nieve, al ménos más blanco que un nabo raido;
esta yuca ó raíces de que hacen el pan es tal, que quien las comiese
así crudas moriria, por el zumo que tienen, que es ponzoña, como abajo
diremos. Hay otras raíces que llamaron los indios ajes y batatas, y son
dos especies dellas; estas postreras son más delicadas y de más noble
naturaleza en su especie; siémbranse de planta en montones de la manera
que de la yuca se ha dicho, pero la planta es diversa. La planta de
estas raíces es á la manera de las calabazas de nuestra tierra, pero
es muy más hermosa y delicada; no tiene aquellas como espinitas que la
planta de las calabazas tiene, sino más suave, delgada, limpia ó lisa,
y las hojas del tamaño, y así arpadas y tan lisas suaves y hermosas,
como la de las vides ó viñas de Castilla. Estas, á cuatro y á cinco
meses despues de plantadas á ser comestibles vienen. Plántanse en los
montones dichos un palmo ó dos de aquellas ramillas, ó como correas,
la mitad dentro de la tierra, en cinco ó seis partes de la corona del
monton, y por la órden de la planta de la yuca que está dicha, las
cuales luégo con el sol se amortiguan y marchitan como que se mueren,
pero fácilmente prenden y reviven, y tanto crecen las raíces que crian
dentro de la tierra, cuanto la planta por la tierra cunde, y como
la de las calabazas se extiende: no son mayores que nabos grandes ó
zanahorias pequeñas. Llámase la dicha planta yucaba, la media sílaba
luenga; cómese cocida como espinacas ó acelgas con aceite y vinagre,
y crudas son buenas tambien para los puercos. Estas raíces de ajes y
batatas no tienen cosa de ponzoña, y puédense comer crudas y asadas y
cocidas, pero asadas son más buenas, y para que sean muy mucho buenas,
las batatas especialmente que son de más delicada naturaleza, hánlas
de poner 8 ó 10 dias al sol rociadas primero y áun lavadas con un
escudilla de salmuera, más agua que sal, y cubiertas por encima de rara
yerba porque no les dé todo el sol, lo cual hecho, las que se quieren
comer asadas, metidas en el rescoldo del fuego hasta que ellas esten
tiernas, salen enmeladas como si las sacasen de un bote de conserva;
y si las quieren cocidas hinchan una olla de ellas y echen dentro una
escudilla de agua, no para cocellas, sino porque la olla, estando seca
en el principio, no se quiebre, y cubran la olla con hojas de la planta
dellas, ó de vides ó de otras hojas buenas, para que no salga el vaho
fuera, y cociendo así una, ó dos, ó tres horas, ó lo que menester
fuere, porque no han menester mucho tiempo, embébese aquella agua y
sale otra tanta miel ó almíbar, y ellas todas enmeladas como si fuesen
una conserva, pero harto más sabrosas que otra cosa muy buena. Y cierto
en ninguna parte del mundo parece que puede haber tantas ni tales
raíces como las destas tierras; las batatas de la provincia de Xaraguá
eran las mejores de toda esta Isla por excelencia. Habia en esta
Isla, y ponian los vecinos naturales della, otras raíces tan gruesas
y redondas como unas chicas pelotas, que llamaban lerenes; las hojas
dellas eran como de coles, las que llaman yantas, pero más hermosas y
más llanas y anchas, y las ramas ó mástiles que tienen la hoja son más
tiestas y levantadas. Otras raíces habia que llamaban yahubias, que no
hallo en las cosas de Castilla á qué comparallas; todas estas buenas y
sabrosas de comer cocidas y asadas, pero ninguna se iguala con los ajes
y batatas. Sin todas estas raíces, que eran domésticas y los indios
las sembraban ó plantaban y cultivaban, hay en los montes otras que
llamaban los indios guayaros, la sílaba de en medio breve, que tienen
la hechura y blancura de chiquitos rábanos, buenas de comer asadas,
pero para los puercos muy sabrosas y deseadas, y por esta raíz y otras
muchas montesinas y frutas que hay en esta Isla, que los puercos
comen, y con que se crian, es tan sabrosa y tan sana y comestible su
carne. Otra fructa tenian, que sembraban y se criaba ó hacia debajo
de la tierra, que no eran raíces sino lo mismo que el meollo de las
avellanas de Castilla, digo que eran ni más ni ménos que las avellanas
sin cáscara, y estas tenian su cáscara ó vaina en que nacian y con que
se cubrian muy diferente que las avellanas, porque era de la manera
como están las habas en sus vainas cuando están en el habar, puesto
que ni era verde la vaina ni blanda, sino seca, cuasi de la manera que
están las vainas de las arvejas ó de los garbanzos en Castilla cuando
están para cogerlas; llamábase maní, la última sílaba aguda, y era
tan sabrosa que ni avellanas ni nueces, ni otra fruta seca de las de
Castilla por sabrosa que fuese, se le podia comparar. Y porque siempre
se comia della mucha por su buen sabor, es luégo el dolor de la cabeza
tras ella, pero no comiendo demasiada ni duele la cabeza ni hace otro
daño; háse de comer siempre, para que sepa muy bien, con pan cazabí, ó
de trigo si lo hay.



CAPÍTULO XI.


Queda por decir el cómo se amasa el pan cazabí, y cuán fácilmente
y cuánto provecho sale dél, porque por entremeter todas las raíces
domésticas de que la gente desta Isla para su mantenimiento usaba, no
ha tenido en el precedente capítulo esto su lugar. Pasado, pues, el
año, que es el tiempo del cual en adelante tiene su sazon el conuco,
ó labranza, ó la yuca que son las raíces, para comenzar á hacer pan
dellas ó dél, van dos, ó tres, ó cuatro hombres ó mujeres al conuco ó
labranza, y sacan fácilmente y sin trabajo, con un palo escarbando,
las raíces ó yuca de los montones, (como sea tierra mollida y allí
ayuntada, puesto que con las aguas se aprieta algo), de cada rama que
se hizo de cada tarazon de 9 ó 10 de los que de á palmo plantaron, dos
y tres y cuatro raíces mucho mayores que zanahorias y más gruesas, como
se dijo, por manera, que de cada monton sacan cuasi media carga y áun
buena de un asno; y si la tierra es holgada y muy fértil, como la hay
en muchas partes, dá mucha más de la señalada. Traidas estas raíces á
casa, que comunmente junto está la labranza, la cantidad dellas que
quieren traer, con aquellas conchitas que dije como almejas, ó las
que llamamos en Castilla veneras, raspan aquella tez ó hollejo, que
dije ser cuasi como leonada, y quedando la raíz como la nieve blanca,
ráyanlas en unas piedras ásperas sobre cierto lecho, al cual llamaban
guariqueten, la penúltima breve, que hacen de palos y cañas puestas
por suelo de unas hojas ó coberturas que tienen las palmas, que son
como unos cueros de venados; finalmente, como si lo rallasen en una
artesa para que aquella masa no se caiga, que es como la que podria
salir de muchos nabos en un rallo rallados que estaria con mucho zumo
blanco como es la masa dellos, de aquesta misma manera es la masa de la
yuca. Despues de rallada la cantidad que determinan rallar, cúbrenla
con las hojas de las palmas que dije y diré abajo, placiendo á Dios,
y déjanla cuasi como para livdar (_sic_) hasta otro dia; tienen una
manga que llaman cibucam, la media sílaba breve, hecha de empleita de
palma, de braza y media ó poco más y ancha cuanto quepa un brazo, la
cual tiene un asa á cada cabo, de donde se pueda colgar; esta manga
hínchenla de aquella masa, muy llena y apretada, y cuélganla de la
una asa de alguna rama de un árbol, y por la otra asa meten un palo
de dos brazas ó poco más, y metido el un cabo del palo en un agujero
del árbol junto á la tierra, siéntanse dos y tres mujeres ó personas
al otro cabo del palo, y están allí una hora ó más sentadas, y así se
aprieta y exprime toda aquella agua y jugo de la dicha masa. Sácanla
despues de la manga ó cibucam, y queda ni más ni ménos que si fuese
alfeñique blanco y apretado, no seco sino sin zumo, que es placer verlo
cuán lindo está. Tienen luégo un cedazo algo más espeso que un harnero
de los con que aechan el trigo en Andalucía, que llamaban híbiz, la
primera sílaba luenga, hecho de unas cañitas de carrizo muy delicadas,
y allí desboronan aquella masa ya vuelta en otra forma, la cual, como
esté seca ó enjuta sin el agua ó zumo que tenía, luégo se desborona
con las manos, y, pasada por aquel híbiz ó cedazo, queda cernida muy
buena harina, y en el cedazo algunas granzas ó pedacillos de la yuca
que no fué bien rallada. La harina así limpia y aparejada, tienen ya
los hornos calientes, tres y cuatro, si quieren hacer cantidad de pan;
estos hornos son como unos suelos de lebrillos en que amasan y lavan
las mujeres de Andalucía; finalmente, son hechos de barro, redondos y
llanos, de dos dedos en alto, como una rodela grande que estuviese
no por medio levantada sino toda llana: esto llamaban burén, aguda la
última. Tiénenlos puestos sobre tres ó cuatro piedras, y debajo todo el
fuego que cabe, y, ellos así bien calientes, echan la dicha harina por
todo el horno de dos dedos asimismo en alto, y está un cuarto bueno de
hora cociéndose de aquella parte; despues vuelven la torta con una hoja
ó vestidura de palma, que es como si fuese pala ó tabla muy delgada,
de la manera que se vuelve una tortilla de huevos en la sarten con un
plato, la cual está cociéndose de aquella parte otro tanto, y, cocida,
queda la torta de altor de medio dedo, y muy blanca y algo rosada;
pónenla luégo al sol, donde se tuesta en dos ó tres horas y se para
tan tiesta como si fuese un plato de barro cocido ó una tabla, pero al
tiempo del comer, luégo ó despues de muchos dias que lo ponen en la
mesa, pártenlo á pedazos con la mano, el cual luégo se parte y poco
ménos suena al partir que si partiesen un plato; metiéndolo en caldo
de la olla se han de dar priesa á sacallo luégo, porque no se quede
todo deshecho en la escodilla como si fuese una oblea. Queda blandísimo
y suave, y cuasi enjuto, despues de sacado del caldo y puestos los
pedazos en un plato, del cual pueden comer suavemente mozos y viejos
sin dientes, harto mejor, al ménos lo viejos, que del pan de trigo;
hacíase y hácese muy delgado, y muy más lindo y blanco, para poner á la
mesa para los Señores, cuasi como unas muy hermosas obleas, cuando es
rallada la yuca en unos cueros de pescado como cazon, que los indios
llamaban libuça, la media sílaba luenga, el cual cuero tenían apegado
á una piedra, ó cubierta la piedra con él, sobre que rallaban, y las
tortas delgadas que desta masa rallada en aquellos cueros hacian,
llamaban xabxao; en las piedras comunes rallado, hacian las tortas
más gruesas para mantenimiento de mucha gente, y así cuando querian
lo diferenciaban. Despues de puesto al sol aquellas, dos, ó tres, ó
cuatro horas ó poco más, en las cuales se seca y hace bizcocho, como
es dicho, cuando se hace cantidad ponen las tortas en unos cadalechos
de palos ó cañas sobre unas horquetas, medio estado altas del suelo,
y dura dos y tres años sin dañarse, tan bueno como si hobiera un mes
que se hobiera hecho, pero hánlo de guardar de goteras y de agua,
porque luégo se deshace y no aprovecha para cosa sino para echarlo á
los puercos y á las aves. Tiene cada persona que comer en dos arrobas
de aquel pan ó de aquellas tortas un mes bueno en abundancia. Salen
comunmente de cada millar de montones 200 arrobas, que son cien cargas
de las de los indios, porque á dos arrobas se mandó que echasen en cada
carga; puesto que nunca lo han guardado los españoles ó pocas veces
lo han guardado que no echen más á un indio, y áun tres y cuatro han
acostumbrado á echar. Tierras hay muchas en esta Isla, que de un millar
de montones se sacarán 150 y 170 cargas de pan cazabí, que, como dicho
es, cada carga tiene dos arrobas. Y reducida toda la facilidad con que
se hace planta y cria y amasa este pan, y el aprovechamiento dél, á
cierto compendio y brevedad, sumámosla así: que 20 personas de trabajo
que trabajen un entero mes, seis horas no más cada dia, harán tanta
labranza de estos conucos, que dije llamarse, cuanto puedan comer de
pan 300 personas en dos años, y ántes me acorto que alargo; mayormente
que arada la tierra con bueyes, como hay dellos tan grande abundancia,
y alzando los montones con azadas de hierro, no como los pobres indios,
que con un palo de una braza, tostada la punta y en tierra vírgen y
dura, la cavaban y los alzaban, es manifiesta hoy la ventaja. Amasarán
y cocerán cinco ó seis mujeres, con cinco burenes ó hornos de los que
digimos, cada dia 50 y 60 arrobas deste pan, que son 25 ó 30 cargas,
con que comerán mil personas largas, mayormente que ya no es menester
para sacar ó exprimir el zumo ó agua de las raíces ó yuca las mangas
de empleita, ni sentarse las mujeres en el palo, porque ya hay, y se
pueden hacer cada dia, unas prensillas de husillo, que en un credo se
puede todo el agua ó jugo exprimir sin alguna tardanza ó trabajo. Y
así creo que consta bien clara la facilidad con que se hace aqueste
pan, y la utilidad y provecho que dello se saca y puede sacar. Y esta
es y ha sido, y no otra, la causa porque no hay en esta Isla más trigo
que en Sicilia, ni en Italia ni en toda España, conviene á saber, que
como los españoles no hayan venido ni vengan á estas Indias por otro
fin, ni tengan ni hayan tenido otro intento, el que más asentado parece
que está, sino haber oro y las riquezas que haber pretenden á costa
de las vidas y trabajos ajenos, y tornarse á Castilla á las pompear
y gozar como esta Historia por su discurso mostrará, constándoles la
facilidad y ganancia deste pan, miéntras les duraron los indios que en
servidumbre tuvieron, hasta que en ella los acabaron en las minas y
en otros trabajos, no curaban de hacer más deste pan para con que los
indios les sirviesen, porque, para sí mismos, con dos pipas de harina
que traian los navíos de Castilla, que les costaban á diez castellanos,
tenian que comer un año; despues de aquellos muertos que mataron á los
indios, sucedieron otros vecinos que hoy en esta Isla hay, los cuales
comenzaron á traer negros que en lugar de los indios pasados heredaron
los trabajos, y hallan el mismo provecho y áun mayor en los ingenios
de azúcar y otras granjerías, y el pan para mantener aquellos tan á
la mano, ¿quién les ha de boquear en que á sí mismos y á la gente que
tienen ocupen en arar, y cavar, y hacer molinos y aceñas, y semejantes
cuidados de dónde no han de haber más utilidad de tener pan, teniéndolo
de Castilla para sus personas por 10, ó 20, ó 30 castellanos? Si en
esta Isla no hobiera pan, ó no tal pan, más trigo y mejor pan hobiera
dél que en todo lo poblado del mundo, y de no habello hoy ninguna
otra ha sido la causa. Con esta cosa de maravillar quiero acabar lo
que toca á este pan, y es, que aquella agua ó zumo, que es mucha, que
tiene y sale de la dicha masa, y la llaman los indios hyen, es de tal
naturaleza, que cualquiera que la bebiese así cruda como sale, moriria
como si bebiese agua de rejalgar, con la cual se han muerto á sí mismos
muchos indios, bebiéndola desesperados, en esta Isla y en la de Cuba,
por salir de la vida tan amarga que los españoles les daban, segun que
en otra parte se dirá; pero con un hervor que se dé al fuego, pierde
la ponzoña y queda hecho vinagre sabroso para guisar algunos guisados
que requieren agro ó vinagre, y así los hacian los indios y yo comí
algunas veces dellos. Sembraban y cogian dos veces en el año el grano
que llamaban mahíz, no para hacer pan dél, sino para comer tierno por
fruta crudo, y asado cuando está en leche, y es muy sabroso, y tambien
hacian dél cierto potaje, molido y con agua; era menudo y de muchas
colores, morado y blanco y colorado y amarillo, todo esto en un macora,
llamábanlo mahíz, y desta Isla salió este nombre.



CAPÍTULO XII.


Habia en esta Isla algunas frutas silvestres por los montes, y dellas
muy buenas, ninguna, empero, doméstica, porque no curaban de tener
huertas ni frutales los indios, como se dirá, el contrario de los de
Tierra Firme, sino que cuando las topaban acaso, las comian, la mejor
de las cuales, y quizá de gran parte del mundo, eran los que llamaban
mameyes, que arriba digimos haber de su orígen sólo en la punta desta
Isla, que se llamaba la Guacayarima; las que llamamos piñas, que es
fruta en olor y sabor admirable, no la habia en esta Isla, sino que
de la isla de San Juan se trujo, y por esto aquí no hablo hasta su
lugar della. Habia las que llamaban guayabas, la penúltima sílaba
luenga, y éstas son muy odoríferas, sabrosas tambien, pero las desta
Isla eran chiquitas; las que hoy hay, y está la Isla llena dellas,
que son muy mayores y muy más hermosas y más sabrosas y más olorosas,
fueron traidas de Tierra Firme, y, cierto, es fruta de harta golosina.
Habia otra mucho buena y suave, muy sabrosa, puesto que no odorífera,
tan grande como un membrillo, que no es otra cosa sino una bolsa
de natas ó mantequillas, y así es blanco y más ralo ó líquido que
espeso, como manteca muy blanda, lo que della es comestible; tiene
dentro algunas pepitas negras y lucias, como si fueran de azabaja,
tan grandes como piñones con sus cáscaras, aunque muy más lindas; la
cáscara ó bolsa donde está lo comestible es como entre verde y parda,
la cual llamaban los indios annona, la penúltima luenga. Otra fruta
hay que se llama hovos, propios como ciruelas, sino que son amarillos
y tienen los cuescos grandes y poca carne, pero lo que tienen es muy
sabroso mezclado con un poco de agro, y sobre todo es muy odorífero,
y no hay cosa que más coman los puercos, y vayan 10 leguas al olor por
buscalla; los árboles son muy grandes y altos y graciosos á la vista,
la hoja es no del todo redonda, del tamaño de un real de plata, verde
clara; cocida en agua es muy buena para lavar las piernas los que las
tienen malas. Hay otra en esta Isla que llaman guanabanas, la penúltima
sílaba breve, que son tan grandes como unas bolas de jugar birlos; la
corteza tienen verde clara, y unas como tetillas de niño, con unas
espinitas en ellas; lo de dentro, y que es de comer, algo amarillo, y
como un muy maduro y tierno melon. Son muy sabrosas, con un poco de
agro que le dá el buen sabor; hay en cada una que comer dos hombres.
Otra fruta hay del tamaño de una almendra, sin cuesco, y de aquella
cuasi hechura, colorada como una guinda ó cereza, poco ménos, y creo
que tanto sabrosas que ellas, y así zumosas y frescas como ellas. Otra
es llamada pitahaya, la penúltima sílaba luenga; es colorada la cáscara
por de fuera y tiene ciertas espinas no buenas en ella, lo de dentro
es cuasi como lo de una madura breva, con unos granitos muchos negros
como los de los higos paharies de Castilla, y de la hechura de la
breva; algo es sabrosa y fresca. El árbol en que nace son unas pencas
luengas, de la naturaleza de las çabilas de Castilla, de que creo
hacen el acíbar, aunque las çabilas están nacidas en la tierra y sus
pencas son muchas y derechas desde abajo arriba, y las pencas de las
pitahayas sale una de la tierra y encarámase en otros árboles y cunde
al traves y al reves por ellos que parece culebra, y desta salen otras
pocas de pencas, y todas llenas de espinas no muy buenas; finalmente,
nunca están solas sino entre otros árboles de otra especie que las
sostienen. Otra es redonda como una gran lima ó una naranja pequeña, es
amarilla clara la cáscara por de fuera; lo de dentro, que se come, es
cuasi como lo de la pitahaya, puesto que no tan bueno, el nombre no me
acuerdo; nace en unos espinos de espinas bravísimas, los cuales no hay
á qué comparallos, sino que hasta un estado en alto es tan gordo como
un gordo muslo, de allí salen dos ó tres como cirios, muy derechos,
cuasi juntos y como labrados por un entallador, con sus follajes, para
poner en un retablo, llenos, empero, de grandes espinas como alfileres
grandes, y áun agudas como agujas de acero, sin otra hoja alguna. Hay
unos árboles grandes, mayores que grandes nogales, que producen unas
uvas del tamaño de guindas, entre coloradas y leonadas, sabrosas; no
se me acuerda el nombre dellas. Otro árbol hay que parece algo en las
hojas á grandes higueras, aunque es mayor y las hojas mayores, y algo
más abierto en las ramas y brazos que tiene que las higueras, que
llaman yabruma, la penúltima luenga, todo el mástil ó tronco dél y
las ramas tiene huecas y cuasi como canutos de las cañas de Castilla.
Este dá una fruta pardilla que parece gusano, tan complido y grueso
como un buen dedo, y está tambien hueco; esta fruta sabe cuasi como
higos pasados, porque tiene dentro de sí cierta dulzura como miel, y
pasarse hia al sol como se pasan los higos. Otra se halla en ciertos
árboles grandes que están en las riberas frescas de los rios, que se
llamaban por los indios guabas, y es cuanto á las vainas ó cáscaras
como garrobas propias la fruta, salvo que lo que tiene de comer es como
manteca blanca, sino que es poquita pero dulce y muy sabrosa, y de la
manera que digimos que es la de las annonas, y tienen dentro de sí,
entre lo comestible, unas pepitas. Todas estas frutas, si se hubieran
traspuesto y hecho domésticas en huertas y sido curadas y cultivadas
ó regaladas, como todas las frutas del mundo de que hoy en Castilla
gozamos se trasplantaron, domesticaron y curaron, sin duda ninguna
cada una dellas fuera estimada, y algunas por excelentes, y más que
muchas de las de España, tenidas; pero ni los indios, por no ser de su
naturaleza dados á regalos ni curiosidades, no se curaron dellas más
de cuanto las comian cuando acaso las topaban, ni los españoles por
sus ocupaciones de adquirir dineros y poco cuidado de poblar en estas
tierras, é imperseverancia de morar en ellas mucho tiempo, y áun porque
son amigos de comer de sudores ajenos, ni las estiman ni han dellas
curado. En las riberas de la mar hay una fruta que llamaban los indios
tunas, de hechura de las bolsas en que están las adormideras, pero
son verdes claras y llenas las cáscaras de unas espinitas delgadas, á
trechos por órden bien puestas; nacen en unos arbolillos de hasta á
cuatro palmos poco más altos del suelo, todos espinosos y fieros; lo
que tiene dentro esta fructa, quitada la cáscara, es de zumo y carne
como lo de las moras de nuestra tierra; comiéndola, toda va á parar
al orina, y á los principios, cuando no sabíamos qué era, la comieron
algunos, no sin gran miedo, creyendo que era sangre lo que salia y que
se debian de haber rompido todas las venas. En las mismas riberas de la
mar hay otros arbolitos, que la hoja y cuasi todo tienen de madroños;
la fruta es unas manzanillas cuasi del tamaño de nueces, con un hollejo
ó cáscara delgada, blanca y algunas veces morada, y otras colorada; lo
de dentro, que se come, es blanco y sabroso, pero es poco, por tener
los cuescos grandes; llamaban los indios á esta fructa hicacos, la
penúltima luenga. Ninguna fruta ni árbol, los indios desta Isla y áun
de las demas islas, tenían cuidado sembrar ni plantar despues de su pan
y ajes y batatas, y el axi, que es la pimienta, y el mahíz y las otras
raíces que se han dicho, sino solos arbolillos de las manzanillas, con
que cuando se sentian enfermos se purgaban, y nosotros acá, desque lo
supimos, nos purgábamos, y áun agora en Castilla mezclan los médicos en
purgas que dan. Estos arbolillos plantaban junto á sus casas, como cosa
que mucho estimaban, y otras yerbas, como lechugas grandes, medicinales
ó purgativas, como abajo diré. Este arbolillo de las manzanillas no
es mayor ni crece más de hasta estado y medio; tiene pocas ramas y
poco bulto, la hoja es muy hermosa, cuasi es como la de la yuca, de
que se hace el pan cazabí, como una gran mano los dedos desparcidos
ó abiertos; la fruta es cuasi como avellanas, y así blancas, es la
que llaman los médicos ben, de la manera que está escrita, y hace
mencion della la medicina; es de gran eficacia para purgar, de cólera
principalmente, segun se cree por los no médicos por lo que se ha
visto por la experiencia. Con ella nos purgábamos antiguamente sólo
mascándolas como si mascáramos avellanas, y como no iban molidas, sino
en pedacillos enteros, pasábamos gran trabajo en los vómitos y grandes
arcadas, las cuales no cesaban miéntras los pedacitos no se deshacian
ni desapegaban de las tripas; despues caímos al cabo de muchos años
en tostallas y molellas, y así no daban tanta pena, pero despues que
vinieron á esta Isla médicos usaron dellas como debian, preparándolas
y confeccionándolas con otras convenientes medicinas, porque dicen que
estas manzanillas son, no purga sino punta de purga en la medicina;
finalmente, la leche dellas, que es muy blanca como de almendras, es la
que tiene la virtud purgativa. Otra cosa para purgar, no sé para qué
enfermedades, hay en esta Isla, y sospecho que debe ser para males de
flema, y ésta es una correa ó raíz, no porque esté debajo de tierra,
sino que tiene su raíz debajo della y encarámase por los árboles de la
manera de la hiedra, y así parece algo, no en la hoja, porque no la
tiene, sino en parecer correa y encaramarse como la hiedra; llamábanla
los indios bexuco, la penúltima sílaba luenga. Pueden atar cualquiera
cosa con ella como una cuerda, porque es nervosa y tiene 15 ó 20 brazas
y más de luengo: generalmente hay muchos bexucos en todos los montes, y
sirven para todas cosas de atar y son muy provechosos.



CAPÍTULO XIII.


Referidas las frutas que en esta Isla hay naturales y silvestres,
digamos de los árboles más principales de que tenemos más frecuente
noticia, y esto es general en todos, que nunca pierden la hoja en todo
el año. Ya digimos arriba la multitud y grandeza y hermosura de los
pinos, los cuales creo que ocupan 50 leguas de sierras, mayormente en
la provincia de Cibao, que son las minas del oro, donde más numerosidad
dellos hay; son derechos como cirios, muy altos y muy gruesos para
másteles de muy grandes naos, son muy jugosos por la mucha resina que
tienen para hacer mucha y muy buena pez; llevan unas piñitas chiquitas
inútiles, finalmente, son de los que en Castilla llaman negrales;
puédese hacer gran tablazon dellos y nunca acabarse. El árbol que se
llama guayacan en lengua desta Isla, la sílaba postrera luenga, cuya
agua se toma para sanar de la enfermedad de las bubas, es árbol bien
grande, como nogal pero más lindo; la hoja me parece que será como
la del peral de Castilla y más clara, verde, y más chica, el tronco
principal y las ramas son como plateadas y doradas entreveradas de
dos ó tres colores; para sacar el agua se ha de cortar la madera y
hacer dos ó tres almozadas de pedacitos muy menuditos y echallos á
remojar en agua del rio, que haya cuatro azumbres, cinco y seis dias
y más, despues cocello que mengüen los tres azumbres y quede sólo el
uno. Ha de tener, el que lo toma, muy gran dieta, sin comer sino un
par de yemas de huevos, y, de tres á tres ó cuatro dias, un cuartillo
de una polla con unos bizcochillos, y más delicado y sano, y para
esta cura más provechoso, creo es que el cazabí xabxao, que no los
bizcochos de pan de trigo; no ha de beber, todo el tiempo que determina
tomallo, agua ni vino, sino solamente aquella agua del palo, que no
es ménos amarga que hieles ó acíbar; desta manera lo han tomado mucho
tiempo en esta Isla, pero ya hay más experiencia en la manera como
se ha de tomar, y en la dieta que hay que tener, especialmente en
Castilla; todavía, digo, que requiere sobre todo extrema dieta y no
beber otra cosa sino aquella agua. Acostumbróse á tomar en esta Isla
desta manera, que tomándola con mucha dieta, despues de pasados los
9 ó 15 ó más dias que la determinaban tomar, tenian una olla, como
dicen, podrida, y comian mucho de todo lo que en ella estaba, y como
el estómago estaba tan delgado de la dieta pasada, prorumpia luégo en
cámaras dos ó tres dias, por las cuales purgaba todo el humor malo, y
así quedaban del todo muy sanos; y yo tuve dello experiencia, que lo
vide y tambien lo oí haber acaecido á algunos. Tengo por cierto, que
no sólo para las bubas, pero para cualquiera enfermedad que proceda
de humor frio, tomándola, será cierta la sanidad, y cuando acaece del
mal de las bubas ó de otro alguno con ella no sanar es porque procede
de humor caliente, y esto tengo por cierto dias ha; el palo de la isla
de San Juan se tiene por mejor, no sé si es de la misma especie de
lo desta Isla ó de otra que difiera en cualidad, al cual llaman los
españoles el palo santo. Hay en esta Isla, y comunmente en todas estas
Indias, donde no es la tierra fria sino más caliente, unos árboles
que los indios desta Isla llamaban ceybas, la y letra luenga, que son
comunmente tan grandes y de tanta copa de rama y hoja y espesura que
harán sombra y estarán debajo dél 500 de caballo, y algunos cubrirán
mucho más; es muy poderoso, alegre y gracioso árbol; tiene de gordo
más que tres y cuatro bueyes su principal tronco, y algunos se han
hallado, y creo que está uno en la isla de Guadalupe, que fueron 10
ó 12 hombres, los cuales abiertos los brazos, y áun con dos pares de
calzas extendidas, no lo pudieron abrazar, y así lo oí certificar.
De ser comunmente grandísimos y grosísimos y admirables ninguno debe
dudar, ni tener por exceso que aquél fuese tan grande, porque en esta
Isla, en la ribera de Hayna, 8 ó 10 leguas de Santo Domingo, yendo
hácia la Vega, hobo uno que llamaban el árbol gordo, y cerca dél se
asentó una villa de españoles que la nombraron así, que si no me he
olvidado cabian dentro de sus concavidades, pienso que, 13 hombres, y
estaban cubiertos, cuando llovia, del agua, y á mí en él acaeció lo
mismo, y creo que no lo podian abrazar 10 hombres, si, como digo, no
me he olvidado. El mástel ó tronco principal ántes que comiencen las
ramas terná dos y tres lanzas en alto; comienzan las primeras ramas, no
de bajo á alto como los otros árboles, sino extendidas mucho derechas
por lo ancho que parece maravilla con el peso que tienen no quebrarse,
y por este lo hacen tan capaz y que tanta sombra haga; son tan gruesas
comunmente las ramas dichas como un hombre, aunque tenga más que otros
de gordura; las hojas son verdes oscuras, delgadas y arpadas, si bien
me acuerdo; no siento que haya en Castilla á qué las comparar, sino es,
sino me engaño, á las del que llamamos árbol del paraíso. Y porque lo
dicho no parezca increible, léase lo que dice Estrabon en el XV libro
de su Geografía, donde cuenta que hay árboles de admirable grandeza en
las Indias, algunos de los cuales apénas podrán cinco hombres abrazar,
los brazos extendidos; así, pues, como hay tan gruesos que los troncos
ó másteles dellos no los puedan cinco hombres abrazar, parece que
aunque se diga que 6 y 10 tienen que hacer en abrazar alguno, no será
increible maravilla, cuanto más que habemos visto lo que decimos. Hay
en algunas partes robles, pero en pocas y pocos; háylos, más que en
otras, en la provincia de Yaquimo, en unos valles cerca de la mar, y
en esta provincia hobo y hay el brasil, pero no mucho, de donde pensó
el Almirante que descubrió este orbe que salieran grandes riquezas,
como abajo diremos. Tiene tambien otros árboles esta Isla, que llamaban
caoban la o letra luenga, los indios; tienen muy buena madera para
arcas ó mesas, algo colorada ó encarnada con algun olorcillo bueno,
que parece que quiso ser cedro pero no lo es, porque en esta Isla no
hay cedros, en la de Cuba sí muy excelentes. Otros árboles hay, como
hayas, algo blancos, en lengua de indios no sé el nombre dellos. Hay
otros árboles delgados, pequeños, en los montes de la costa del Sur
hácia Santo Domingo especialmente, que los indios llamaban caymitos, la
penúltima luenga, que tienen la madera para hacer arcos como de tejo, y
de éstos creo que los hacian los indios; tienen la hoja muy señalada,
porque de una parte la tienen muy verde como la del naranjo, aunque es
chiquita, y de la otra parte como si toda fuese alheñada. Hay otros
que llamaban los indios guacimas, la media sílaba breve, que propios
son moreras en la hoja, puesto que la tienen áspera y gruesa, pero
cuando comienza la nueva creo que sería para criar seda ó poco ménos;
la fruta es de hechura de moras, pero es muy dura y negra, puesto que
tiene algun zumo pero muy poquito, y es dulce como miel, por lo cual
los puercos la comen y con ella engordan, y la van á buscar donde la
huelen, como tras los hovos digimos en el precedente capítulo. Deste
árbol sólo sacaban fuego los indios; tomaban dos palos dél muy secos,
el uno tan gordo como dos dedos, y hacian en él con las uñas ó una
piedra una mosquecita, y ponian este palo debajo de ambos piés, y el
otro palo era más delgado como un dedo, la punta redondilla, puesta
en la mosca, con ambas palmas de las manos traíanlo á manera de un
taladro, y esto con mucha fuerza; con este andar de manos salia del
palo de abajo molido polvo, de la misma manera delgado como harina,
cuanto el palo de abajo se ahondaba con el de arriba, y cuanto más el
hoyo se ahondaba y el polvo salia, tanto más se hacia apriesa con las
manos y con fuerza ó vehemencia, y entónces el mismo polvo ó madera
molida que del palo de abajo salia era encendido, de la manera que se
enciende la yesca dando con el eslabon en el pedernal en Castilla.
Y esta es la industria que los indios para sacar fuego sin hierro y
pedernal tenian, la cual es antigua, segun della hace mencion Plinio en
el libro XVI, capítulo 41, donde dice: «que los soldados en la guerra,
y los pastores en los montes ó campos, hallaron este secreto, como no
tuviesen pedernal ni eslabon para sacar fuego»; sacábanlo de la manera
dicha, segun él, de las ramas de los morales y laureles, y de los
tejos, porque son cálidos de su naturaleza.



CAPÍTULO XIV.


Hay en esta Isla asimismo unos árboles que los indios llamaban xaguas;
árboles son hermosos y copados como naranjos, pero mucho más altos y
la hoja verde escura, no me acuerdo á qué la pueda comparar; tiene
una fruta de hechura de huevos grandes de abutardas, blanca la tez y
dura por de fuera, lo de dentro no hay á qué lo pueda comparar de las
cosas de Castilla. El zumo desta fruta es blanco y poco á poco se hace
tinta muy negra, con que teñian los indios algunas cosas que hacian de
algodon y nosotros escribíamos. Este zumo ó agua de las xaguas tiene
virtud de apretar las carnes y quitar el cansancio de las piernas, y
por esto se untaban los indios las piernas principalmente y tambien
el cuerpo; despues de pintada se quita con dificultad en algunos dias
aunque se lave. Estos mismos árboles y la misma fruta, á lo que parece,
porque ninguna diferencia parece tener, hay en la isla de Cuba, y allí
tambien los llamaban los vecinos naturales de allí xaguas; dándoles
con un palo ó piedra, porque son duras, y poniéndolas juntas muchas
dellas á un rincon, tres ó cuatro dias ó pocos más, se maduran y se
hace la carne dellas muy zumosa ó llena de un licor dulce como miel y
cuasi de la color de miel, que las hace como una breva muy madura, y
tan dulcísimas, que pocas ó ninguna fruta les hace ventaja de las de
Castilla, pero en esta Isla española no las comian los vecinas della,
ó porque no cayeron en ello, ó porque por ventura son aquéllas de otra
especie, aunque no lo parecen por ningun indicio. Otro árbol hay muy
provechoso en esta Isla, y es el que llamaban los indios hibuero, la
sílaba penúltima luenga; éste produce unas calabazas redondas como una
bola y no mayores comunmente, aunque algunos las echan un poco luengas,
están llenas de pepitas y carne blanca como las de Castilla, y son tan
tiestas y duras las teces despues de secas, por de dentro y por de
fuera, no como las de Castilla, que son fofas y fácilmente se quiebran,
sino como si fuesen de hueso; sacada la carne y las pepitas, servíanse
dellas de vasos para beber y de platos y escudillas. Hay tambien unos
arbolitos tan altos como estado y medio, que producen unos capullos que
tienen por de fuera como vello, y son de la hechura de una almendra
que está en el árbol, aunque no de aquella color ni gordor porque son
delgados y huecos; tienen dentro unos apartamientos ó venas, y estos
están llenos de unos granos colorados pegajosos como cera muy tierna
ó viscosa. Destos hacian los indios unas pelotillas, y con ellas se
untaban y hacian coloradas las caras y los cuerpos, á jirones con la
otra tinta negra, para cuando iban á sus guerras; tambien aprieta esta
color ó tinta las carnes. Tírase tambien con dificultad, tiene un olor
penetrativo y no bueno; llamaban esta color los indios bixa. Almácigos
tambien hay muchos, segun decia el Almirante; si almácigos son aquellos
que él decia, no siento á qué los comparar, y nunca vide que se probase
sacar dellos almáciga. Hay otro árbol en esta Isla que los indios della
llamaban cupey, la penúltima sílaba luenga, del cual se puede alguna
cosa nueva referir; es árbol más alto que un alto naranjo, aunque no
así copado sino algo más abierto, tiene tres cosas notables, la una
las hojas, que son tan grandes y cuasi de la hechura de un azuela de
hierro de un carpintero, imaginándola que sea lo agudo della redondo,
y sin gavilanes; es muy verde y escura y hermosa, gruesa como un
real y tiesta, no floja, y por esto con un alfiler, y mejor con un
palillo agudo, escribe el hombre todo lo que quiere, y luégo señálase
la letra amarilla, de un sudor ó zumo cuasi como el de la çabila, y
desde á poco tórnase la letra blanca; deste papel, y péndolas, por
falta del de Castilla, los tiempos primeros en esta Isla usábamos. La
otra cosa es la fruta que produce aqueste árbol, no para comer, ni
hay á qué comparalla sino á unas rosas no llanas de madera que ponen
sobre las cuatro varas de las camas de campo, doradas, bien hechas,
con unas coronillas encima cuasi de la forma de las adormideras; por
de fuera son blancas y que tiran á verdes claras, puesto que se abren
ó desquebrajan, lo de dentro es pez negra, con que se puede cualquiera
cosa, como con pez, empegar; tiene algunas pepitas que comen las aves,
ó lo que con ellas está pegado. La tercera cosa es más notable, que
cuando las aves están en este ó en otro árbol, y en él purgan algunas
de las dichas pepitas, las que páran ó se pegan en el árbol allí nacen
como si las ingiriesen, y lo que nasce son unas raíces del gordor de
una lanza muy lisa, y todo su crecer es ir cara abajo á buscar la
tierra y despues en ella arraigarse, y, echadas raíces, nasce della
otro árbol como el que la fruta hobo dado; estas raíces, descendiendo
hácia abajo, como el árbol es alto, son de 25 y 30 y más palmos, y
éstas son muy lindas astas de lanzas, todas muy derechas y muy nervudas
y lisas, que no han menester dolallas ó alisallas. Y deste árbol, que
digimos llamarse cupey, salen de la manera dicha las varas de lanzas,
y no, como algunos piensan, de los árboles que se llaman xaguas.
Estrabon, en el libro XV de su Geografía, refiere haber en la India,
que está más al Mediodía, unos árboles grandísimos, que algo parecen
á lo que deste cupey habemos dicho, aunque digno de mayor admiracion.
Destos dice que sus ramas, despues que han crecido hasta grandor de
12 codos (debe ser en soslayo y no hácia arriba), van creciendo para
abajo en busca de la tierra, y llegadas en la tierra echan allí raíces,
y dellas nasce otro árbol como él mismo, el cual, despues de criado
y las ramas crecidas como las primeras, van cara abajo buscando la
tierra, y echan sus raíces, y dellas crece otro árbol, y así de uno
se hacen muchos, y de todos se constituye una como cámara ó pabellon
grande puesto sobre muchas columnas; de aquí podemos colegir que estas
nuestras Indias son parte de aquella nombrada India. Otro árbol hay,
principalmente en la provincia de Higuey, hácia la costa de la mar,
y más cantidad en la isla de la Saona y por aquellas isletas, que
los indios llamaban guao, la primera sílaba luenga, el cual será, el
más alto, de estado y medio de un hombre, que con sus ramas no hace
mucho bulto, árbol seco y estéril, y así no se halla sino entre peñas,
cuya hoja es como la coscoja ó carrasco que queman en los hornos en
Castilla, con sus espinitas al rededor de la hoja, y tambien tiene
algunas por las ramas y todo él (á lo que creo, porque ha dias que no
lo vide); la leche deste árbol es ponzoñosa, y della y de otras cosas
hacen los indios la yerba que ponen en las flechas con que matan.
Andando por los montes destos árboles, como son espesos y bajos y los
caminos angostos, tocando las ramas en la cara, con las espinillas,
parece que salpica la leche, y luégo se hincha la cara y abrasa como
si se cubriese de la que llamamos del monte, y por muchos dias no se
quita y amansa, y esto comunmente hace daño á las caras de los hombres
que son muy blancos y delicados y flemáticos, á los coléricos y que
tiran en el pelo á çaheños y á los bermejos ningun daño hace; y á mí me
dieron las ramas muchas veces en la cara y nunca me hizo mal, porque no
soy de los muy blancos ni flemático. Fuera de las provincias y tierra
que dije, por toda esta Isla no hay este árbol guao, sino uno de cuando
en cuando, porque toda la tierra, fuera de aquella que es estéril, en
esta Isla es fertilísima, que sean montes ó valles.



CAPÍTULO XV.


Hay otro árbol de que se hace artificiosamente el bálsamo, que llaman
en esta Isla bálsamo; este árbol será como pequeños naranjos, la hoja
tiene verde escura, del tamaño de medio real ó poco más, cuasi es de
la forma de un corazon; donde yo lo he visto es en el monte, una legua
pasando de la villa de Santiago, yendo camino de Puerto de Plata y
por los montes por allí adelante. Hácese por arte desta manera: Que
los palos ó rajas dél se cortan muy menuditos con una hacha (y mejor
es azuela, porque cuanto más menudos se cortaren mejor es); estas
cortaduras, en cantidad de dos celemines ó tres, échanse en un lebrillo
grande que quepa dos arrobas y áun media más lleno de agua, y así,
con esta proporcion, más ó ménos segun la cantidad de la madera el
agua proporcionable; déjase así estar remojando ocho dias, despues, en
una caldera muy limpia, pónese á cocer, y mengua de cuatro las tres
partes; cocido y menguado así, en muchas escudillas se echa y reparte,
poniéndolo al sol dos ó tres dias, el cual se espesa como miel y pára
de color de arrope ó de miel algo escura, y el olor cobra algo suave.
Yo lo he hecho hacer por este modo y salió mucho bueno, y obra de un
cuartillo ó poco más que envié á Castilla á cierta persona, en el año
de 28 ó 30, lo vendió, segun supe, por 20 ducados. La experiencia que
deste licor se tiene hoy es, que para cualquiera herida donde salga
sangre, ó donde no haya miembro ó nervio ó casco cortado, puesto en
ella caliente, bien empapada y atada, no es menester más de una vez
curalla. Las palmas desta Isla son muy provechosas, mayormente las
que tienen las hojas y ramas como las de Castilla, porque hay otras
especies de palmas que las tienen tiestas y como una mano abiertos los
dedos, ó como la hoja de las de los palmitos de Castilla, sino que las
de Castilla están parradas con el suelo y éstas son altas tres y cuatro
estados dél, y destas hay dos ó tres maneras dellas, y el provecho que
hay dellas es cobrir las casas en algunas partes desta Isla con ellas.
Nacen comunmente en los lugares no fértiles, y no en montañas sino en
llanos rasos, pero las primeras que dije, que tienen las ramas y hojas
como las de Castilla, éstas son muy hermosas y provechosas, fértiles,
y nunca se hallan sino en tierra muy fértil, de muchas aguas y rios
cerca; éstas son muy altas, tanto y más que las de España, porque
tienen 10, y 12, y 15 brazas en alto, y muy derechas, el mástel dellas
no es á pencas como las nuestras, sino lisas y duras, mucho más que si
fuesen de hueso. Son huecas, pasados dos dedos buenos de gordo, que
tiene lo que digo, que es muy dura, y están llenas de unas hilachas,
las cuales quitadas ó sacadas, que se quitan y sacan fácilmente, quedan
como una culebrina ó lombarda, que suelen servir, enteras ó partidas
por medio, de canales por donde venga el agua para edificios, en
especial donde se hace el azúcar, que se llaman ingenios; desta madera
hacian los indios las que llamaban macanas. Llegando á lo alto, que es
pasando todo lo que digo ser duro como hueso, comienza el palmito, que
terná seis palmos y siete de alto, y terná de grueso como un hombre por
la cintura y más grueso, y es algo más que el mismo mástel que viene
desde el suelo; este palmito, que dije tener seis y siete palmos, está
vestido de unas hojas que los indios llamaban yaguas, la última breve,
de las cuales tiene 10 y 12 tantas cuantos son los ramos de la palma
y unas sobre otras; las primeras, como se van secando, las despide
la naturaleza, y como aquéllas caen las segundas son ya primeras, y
despues las otras, y entre tanto que unas están para caer, otras se
crian de nuevo, y así nunca faltan unas y otras perpetuamente. Son por
la parte de fuera algo verdes y por la de dentro blancas, despues de
secas quedan en la misma color con poca diferencia; despues de caidas
en el suelo son tan anchas y tan largas, y cuasi de la forma y manera
que un cuero de un grande becerro, y así tienen lomo é ijadas; con una
se cubre un hombre del sol y del agua sin mojarse un pelo, y no las
pasa el agua más, ántes ménos, que á un grueso cuero. Con estas se
pueden cubrir y cubren las chozas, andando camino, y áun en los pueblos
las casas; son, finalmente, para mil provechos y cosas buenas. De lo
postrero ó que es más alto de cada yagua, nace un ramo, y cuando cae á
su tiempo que se despide la yagua, cae el ramo, porque en ella, como
dije, es originado; de cada yagua, como dije, sale un grande ramo de
la misma hoja y manera de los de España que llevan los dátiles, y así
hacen arriba la copa muy graciosa y muy ancha. No llevan fruto sino
aquellos como manojos blancos en que las de Castilla producen dátiles,
y en aquellos nacen ciertas contecitas no grandes. El palmito, desnudo
de siete ó de ocho yaguas y otras cortezas que se siguen á ellas muy
albas ó blancas, ántes que se llegue á lo comestible, es muy dulce
todo él, con muchos cogollos que dentro de sí contiene, y la cabeza en
especial que comienza, como dije, donde el mástel todo acaba, y ternan
en él que comer 20 hombres y más, como sea tan grande. Nogales hay
algunos pero muy raros, y no sé que los haya sino en lo alto de las
minas de Cibao, la provincia que dije llamarse Haytí, la última sílaba
aguda, de donde se denominó toda este Isla; las nueces que echan no son
de provecho alguno, porque todo lo de dentro es madera y cuasi nada
tienen de meollo; si los ingiriesen por ventura se harian domésticos
y darian buen fruto. Zarzasmoras hay algunas pero cuasi sin fruto,
porque las morillas que hacen valen poco. Parras montesas de las que
se cree que Noé plantó la viña, que en latin se llaman _labruscas_, y
que dán de sí uvas tintas menudas pero verdaderas uvas, en diversas
partes desta Isla, en los montes apegadas á otros árboles, hay muchas;
son acedas porque nunca bien maduran, madurarian segun yo creo, si las
cultivasen y les diera el sol y el aire, lo que no tienen por estar
en los montes pegadas á los árboles y siempre á la sombra; la hoja no
la tienen escotada por dos partes como la de Castilla, sino una sola,
es sin aquello algo más luenga que redonda, pero arpada á la redonda.
Cañas y cañaverales hay infinitas en esta Isla, en todos los rios y
arroyos y riberas dellos hasta entrar en el agua, y siempre es muy
fértil y viciosa la tierra, más que otra, donde las hay; difieren de
las de Castilla en esto, que son cuasi macizas porque están llenas de
hilos de la misma natura, puesto que por de fuera tienen sus ñudos y
señalados los cañutos. Jamás se quiebran por medio, aunque con un trozo
dellas dén muchos y grandes golpes en cualquier cosa, si no rájanse
por muchas rajas ó hendeduras de alto á bajo; las hojas y hermosura
dellas propias son como las de Castilla, sino que todavía muestran ser
más silvestres y no tan delicadas. Carrizos hay tambien muchos en las
ciénagas y lagunas ó lagos; estos son huecos los cañutos como los de
España, y con estos mondados, porque son muy lindos, los indios hacian
lazos y adornaban sus casas. Hay otras infinitas especies de árboles
silvestres, á muchos de los cuales tenian puestos nombres los indios y
de otros creo que no curaban nombrallos, muy diferentes en hoja y en
madera de los de España.



CAPÍTULO XVI.


Cuanto á las yerbas, son inmensas las que hay en esta Isla y de
especies diversas, y que creo que de gran virtud medicinales, porque
son muy hermosas y pintadas, como con tijeras cortadas muchas dellas,
que luégo parece haberlas naturaleza por su virtud señalado. Una yerba
conozco yo que es como una lechuga de pocas hojas, y está parrada con
el suelo, y comunmente está en los rasos y çabanas, con el zumo de
la cual el flujo de la sangre de las narices se estanca echándose la
persona en el suelo ó sobre una mesa, la cara arriba, exprimiendo de
aquel zumo algunas gotas por la ventana de la nariz por donde sale la
sangre. De las de Castilla, que acá son y eran, cuando los primeros
venimos, naturales, las que yo he visto y conozco son las que aquí
nombraré: Helecho muy alto y grande, hay en las sierras comunmente
que tienen yerba y son de montes muy claros en gran abundancia,
culantrillo de pozo, cerrajas, creo que doradilla, llanten, verdolagas,
y éstas me acuerdo que llamaban los indios manibari, la penúltima
breve; bledos de dos maneras, unos muy verdes y otros colorados y
muy grandes, salvo que tienen algunas espinas; ortigas, yerba-mora,
altamisa muy grande y muy buena, manzanilla, á lo que parece sin olor
alguno; los boticarios dicen que hay otras muchas de las que hay en
España, que los que no las conocemos no tenemos cuenta con ellas.
Una otra yerba, natural desta Isla, nasce á las riberas y junto al
agua de los rios, en la tierra de las hoyas, que es muy fértil y muy
blanda para sembrar en ella cualquier hortaliza; esta yerba llamaban
los indios _y_, es muy fresca y muy verde y muy graciosa, tiene la
forma de un corazon en plano, y es tan ancha como muy poco ménos que
dos manos, críase y cunde todo el suelo sin levantarse como la hiedra
ó las calabazas, pero las correas donde nace son muy más hermosas y
sotiles y delgadas que la de la hiedra ni calabazas; tiene un poco de
buen olor, y con ella se lavaban los indios, hombres y mujeres, como
siempre acostumbraban. Tiene la virtud del jabon para lavar ropas, en
especial de lienzo, puesto que los españoles no han curado della para
en esto della se aprovechar. Algunas veces se han purgado con ella á
tiento y sanado de calenturas, no sabiendo á qué indisposicion se ha
de aplicar: cómenla muy bien los puercos y engordan con ella. Otra
yerba hay que es como cebollas albarranas, la cual es muy buen jabon
para lavar ropa, puesto que creo que mucho la gasta. Hay juncia de
la de Castilla, y tambien la que llamamos enea, de donde salen los
que nombramos bohordos; en las ciénagas y lugares de muchas aguas hay
muchas malvas de las de Castilla. La yerba comun, de que todos los
llanos que llamaban los indios çabanas, la penúltima luenga, y las
sierras que no tienen arboledas, están llenas, es yerba hermosísima
y odorífera, delgada y muy alta, que poco ménos por alguna y muchas
partes un hombre se cubria, pero en general pasaba de la cinta. Entre
esta yerba se criaba otra yerba muy delgada que parecia lino en cerro
ya seco, cogido, raspado y adobado para hilarse, y podré decir que era
muy más linda, con la cual cobrian los indios sus casas, que llamaban
bohíos, la penúltima luenga, que la hermosura y limpieza della, y de
las casas della cubiertas, eran verlas alegría. Era muy más hermosa
y espesa y alta la de las vegas, y sobre todas la de la Vega Real;
quien agora viere las vegas, y mayormente la Grande, parecerle ha que
nunca en ellas hobo tal yerba, porque están tan pacidas y comidas de
los infinitos ganados que en ellas hay, que no es salida de la tierra
cuando es comida y raida; pero lo dicho es verdad.



CAPÍTULO XVII.


De todas las cosas referidas de esta Isla, se puede bien colegir su
salubridad y templanza, así por su sitio, por respecto del aspecto y
figura del cielo, como por la figura y disposicion de la misma tierra;
puédese tambien luégo entender la bondad, fertilidad, templanza y
sanidad de todas estas Indias, si se considerase lo que las otras islas
y Tierra Firme y partes della están desta distantes; pero, para mayor
noticia y claridad desto, es bien de notar, que así como los médicos
dicen que para conocer la naturaleza y disposicion del cuerpo humano es
necesario considerar, no sólo la raíz ó la causa superior y universal,
conviene á saber, el cielo ó cuerpos celestiales y su disposicion y
movimientos, pero tambien debe el médico de tener consideracion de la
raíz ó causa inferior, y ésta es la complexion y disposicion de la
persona, por esta misma manera es en el propósito, conviene á saber,
que para haber noticia de las tierras si son aptas y dispuestas para la
habitacion humana, si son templadas ó destempladas, sanas ó enfermas,
si son pobladas ó frecuentadas mucho ó poco de los hombres, se requiere
que tengamos noticia y conocimiento de la causa universal, que es el
cielo, conviene á saber, de la moderacion, ó mediocridad, ó templanza,
ó exceso y destemplanza que se causa por la distancia ó propincuidad
de la vía ó camino del sol, porque la mucha distancia causa el mucho
frio, y la mucha propincuidad ó vecindad causa el excesivo calor, y
tambien de las causas particulares ó especiales por respecto de la
tierra y disposicion della. Y de aquí es, que puede acaecer y acaece,
que, por el aspecto y figura del cielo, esté alguna tierra favorecida,
y dispuesta por su templanza y mediocridad para la habitacion humana,
y para los animales, arboledas y frutos de que los hombres tienen para
vivir necesidad, y por las causas inferiores, conviene á saber, por
la disposicion de la tierra, de sierras ó valles ó aires, ó de otros
inconvenientes que concurren, no sea proporcionada ni conveniente
para ser habitada ó mal habitada ó del todo inhabitable; y por el
contrario, por el aspecto y figura del cielo ser desconveniente y
desproporcionada para habitarse ó ser naturalmente inhabitable, y
por la buena disposicion, sitio y compostura della y de los montes y
valles y aires que en ella hay, ser convenientísima y proporcionable
para la habitacion humana. Cinco causas particulares se pueden colegir
de lo que dejaron escrito los filósofos y astrólogos, como abajo se
dirá, que pueden concurrir, ó alguna dellas, para que alguna tierra
sea mal habitada ó del todo inhabitable, aunque en conveniente y
proporcionada distancia del sol: La primera, por ser aquella tierra
cubierta de algun pedazo de mar ó de otras aguas dulces, como lagunas,
ó lagos ó ciénagas. La segunda, porque la tierra es estéril é
infructuosa, que ni nace yerba ni árboles como los arenales de Egipto
ó de Etiopía. La tercera, cuando está ocupada de serpientes ó malas
bestias, como en algunas partes de Etiopía y en otras de la India ó
Taprobana son algunos montes, que llaman de oro ó dorados, llenos de
grifos y hormigas y otras bestias, como abajo si viniere á propósito,
placiendo á Dios, se dirá. La cuarta, por la disposicion ó figura de
algunos lugares ó montañas, montes ó valles, que son inhabitables por
el exceso de calor ó frio que en ellos por su mala postura ó sitio
hace. La quinta, por razon de ser el aire de aquella comarca mucho
y demasiadamente sotil, ó en mucho exceso grueso, espeso y tupido,
ó por otra causa particular. Por el contrario es posible que suceda
en tierras cuyo sitio está en disconveniente y desproporcionada
distancia del sol (las cuales, cuanto al aspecto y figura del cielo,
fueran inhabitables ó mal habitables), por el concurso de cinco causas
contrarias á las cinco susodichas, conviene á saber, siendo la tierra
enjuta de agua de la mar, y de lagunas, y de ciénagas, que es contrario
de la primera; y siendo la tierra fértil, fructuosa de yerbas, árboles
y fructos, y el terruño grueso, jugoso y de buena color, que es
contrario á lo segundo, y que carezca de bestias fieras y ponzoñosas,
contrario de la tercera; y porque es tierra exenta, descubierta, no
avahada ni sombría, las sierras ó montañas altas de cara el sol, los
valles no cubiertos de espesas nieblas, que es contrario de la cuarta;
los aires de la comarca no demasiadamente sotiles ni gruesos, sino
llegados á mediocridad, que es contrario de la quinta causa. De aquí
es lo que de los montes Hiperbóreos se dice, los cuales, por la figura
del cielo, están en la extremidad del mundo, debajo del polo Artico ó
del Norte, el cual tienen encima de la cabeza, y la línea equinoccial
por horizonte, y el dia es de seis meses y de otros tantos la noche,
que habian de ser inhabitables por el excesivo frio; empero cuentan
dellos las historias que moran en ellos unos pueblos y gentes que dicen
ser beatísimas, que nunca mueren, sino, de hartos y cansados de vivir,
se suben á una peña altísima de donde se despeñan en la mar. Así lo
cuenta Plinio en el libro IV, cap. 12, y Solino en su _Polystor_, cap.
26, y Pomponio Mela, libro III, cap. 5. Estrabon, libro XV, dice que
algunos tenian por opinion que vivian mil años: dellos tambien habla
Macrobio _De Somno Scipionis_, libro II, y Diodoro tambien dice dellos
muchas cosas, en especial de su religion, libro III, capítulo 11, y
otros autores, de los cuales algo hablamos en el cap. 7. La razon de
aquello, asigna Lyconniense, segun refiere Aliaco en el tratado _De
Imagine mundi_, capítulo 12, diciendo que aquello acaece por la figura
y disposicion de aquellos montes, porque tienen la superficie hácia
el sol polida ó de su naturaleza clara y cóncava, y por esto reciben
y retienen la lumbre del sol, y por consiguiente el calor soficiente
para que no haya por allí tanto frio, y sean defendidos y conservados
los moradores de aquellos montes, que los vientos naturales de la
region, que son frios, no les sean nocivos y empecientes. En estas
nuestras Indias tenemos tambien ejemplo de lo que decimos, y es en
la línea equinoccial, la cual, por respecto del cielo, es manifiesto
estar debajo de una figura y constelaciones en todas partes y en
igual latitud, como esté medio por medio del mundo, pero en muchas
partes, así en la mar como en la tierra hácia las provincias del Perú,
es tierra templada, y en la provincia del Quito debajo de la misma
línea; en las sierras, por nieves, hay algunos pedazos inhabitables,
y en la isla de Santo Tomé, que tienen los portugueses y está debajo
de ella, apénas es habitable por mucho calor: esto no puede ser sino
por razon de la tierra y su dispusicion. Lo mismo es de las islas de
Cabo Verde, las cuales están en la misma altura con ésta, y aquéllas
son por el mucho calor mortíferas, y ésta por su amenidad felicísima
y vivificativa. Y así parece que si las causas especiales aptas para
la buena habitacion concurren, aunque la universal fuere contraria,
sería posible ser la tal region de buena y saludable habitacion,
no embargante la contrariedad de la universal y superior; de aquí
mucho con más verdad se sigue, que si la causa universal y superior
es favorable y concurren ó convienen con ella las especiales é
inferiores, conviene á saber, que el aspecto y figura del cielo por
sus salubres influencias favorezca, y la tierra por la mediana y
cómoda distancia del sol sea situada en buena proporcion, y así sea
fértil, enjuta, descubierta y bañada de buenos aires ó vientos, y de
ciénagas y hediondez ó pudrimiento y otros inconvenientes apartada,
esta tal region será mucho bien templada, muy apta y dispuesta para
la habitacion humana, y dignísima de ser de hombres frecuentada
y poblada; y así es verisímile que debe ser la tierra del Paraíso
terrenal y todas las tierras que son muy habitadas y pobladas. De
todo lo susodicho en este capítulo se puede colegir manifiestamente
la salubridad, fertilidad, y sanidad, felicidad, y poblacion desta
Isla; la razon es, porque en ella concurren, juntamente, la causa
universal que es el aspecto y figura del cielo, y la cómoda y mediana ó
mediocridad de la distancia del sol, y concurren asimismo con la causa
universal susodicha las cinco causas ya dichas especiales favorables, y
que por sí solas pudieran bastar. Cuanto á la causa superior y figura
del cielo y distancia convenible del sol, parece porque como esta
Isla, segun en el capítulo 1.º digimos, esté en 16, y 17, y 18, y 20
grados, y el mayor dia del año no pase de 13 horas con algunos minutos,
y la noche no mengüe de 11 ménos aquellos minutos, lo cual es poca
distancia y hay poca diferencia de la templanza que hay en la línea
equinoccial por la igualdad del dia y de la noche, como en otra parte,
por sentencia de Avicena y otros filósofos, digimos, y por experiencia
sabemos ser así verdad, luego el aspecto del cielo y distancia
convenible del sol, y así la causa superior y universal, concurren á
la salubridad, fertilidad, sanidad, felicidad y poblacion de esta isla
Española, y á ser de su naturaleza bien habitable. Esto se corrobora,
porque segun Aristóteles, en el libro «De las causas de las propiedades
de los elementos», y Avicena é Hipócrates y todos los astrólogos
y matemáticos y filósofos, la raíz de la felicidad y fertilidad y
habitacion de las tierras es la igualdad, ó templanza, ó mediocridad,
y ésta procede de la igualdad del dia y de la noche, porque cuanto el
dia escallenta el calor del sol, tanto enfria el frescor de la noche,
pues como esta Isla tenga una hora no más, ó poco más, de dia, cuando
mayor es el dia de todo el año, y aquélla ménos de noche, y ésta sea
muy poca diferencia de la igualdad y templanza que alcance la línea
equinoccial, síguese que muy poco ménos de templanza tenga esta Isla
en el mayor dia del año que la línea equinoccial, y, por consiguiente,
cuando vuelve el sol y va creciendo la noche hasta subir á 13 horas, y
menguando el dia hasta 11, de necesidad en esta Isla se ha de seguir
deleitable habitacion. De aquí es, que desde mediado Setiembre, que es
el equinoccio austral, hasta todo Abril, que son siete meses y medio,
es muy buena y muy deleitable por toda esta Isla la habitacion humana,
y los cuatro meses y medio que son, Mayo, Junio, Julio y Agosto y
mediado Setiembre, hace los calores (y más son bochornos que calores),
porque entónces son las aguas comunmente; y áun este calor no es
demasiado en muchas partes della, sino son las provincias que están á
la costa ó ribera de la mar del Sur, y esto proviene por el aspecto ó
figura del cielo y la conveniente distancia del sol, y así por la causa
universal y superior.



CAPÍTULO XVIII.


Visto como concurre el favor que dá la causa universal para que la
habitacion desta Isla sea próspera y deleitable, veamos en este
capítulo cómo concurren las causas favorables particulares. Concurren,
pues, todas cinco causas, porque toda esta Isla es tierra enjuta de
agua de mar, de lagunas hediondas, y las de una que hay son muy limpias
y de muy buen pescado, que tengan el agua salada ó dulce, y las riberas
della arenosas, y la tierra de alrededor tiesta y no lodosa, enjuta,
airosa y limpia de todo lo que le puede dañar; es limpia de ciénagas
de charcos esta Isla y de toda hediondez, porque todas las aguas que
tiene, que pudieran causar ciénagas ó alguna pudricion, no son sino
arroyos y rios corrientes, y de limpias y delgadas y suaves aguas. El
terruño ó tierra de toda ella, es jugosa y gruesa ó llena de grosura en
sí, cubierta de odorífera yerba de árboles fructíferos y lindos, y así
fertilísima y felicísima; y de muy agradable color, no negra sino en
algunos lugares colorada, y generalmente algo pardilla como un leonado
oscuro. Bestias ponzoñosas no las hay, puesto que hay, como se dijo,
unas poderosas culebras muy mansas y cobardes que las pisa el hombre
muchas veces y cuasi no lo sienten, porque miéntras se revuelven á
deshacerse de como están hechas rosca pasa mucho tiempo; y yo he visto
comerlas á los españoles, con hambre, á los principios que comenzaron
á destruir las gentes, vecinos y moradores desta Isla, y comer de la
cola donde tienen las culebras y sierpes la ponzoña y no recibir mal
alguno. Es asimismo toda esta Isla, tierra descubierta y exenta, no
avahada ni sombría, sus sierras y montes y montañas muy altas, rasas;
los collados, los valles, las cuestas muy bien asentadas, las cuales
todas, y cada parte dellas, las bañan y penetran y apuran los aires
y el sol; los valles muy sin nieblas, claros y deleitosos, con sus
corrientes rios y arroyos, y si algunas causan en ellos los vapores,
como son muy delgadas y sotiles, fácilmente las resuelve y deshace
el sol. Los aires naturales que se engendran en esta tierra son de
necesidad claros, sotiles, no espesos, nebulosos ni oscuros, sino de
buena sustancia, porque se engendran de los frescores de las sierras y
montañas tan altas y valles desavahados, que causan las suaves noches,
y por eso no se les mezclan vapores ó fumosidades extrañas, ni gruesas,
ni de mala naturaleza, porque no hay de dónde, como quiera que no
pasen por lugares cenagosos, podridos ó hediondos, ni por donde haya
malas yerbas ó ponzoñosos árboles que los inficionen con sus vapores,
ántes los árboles por donde pasan, como sean pinos y otros muchos muy
altos que arriba hemos contado, son de nobilísima especie ó casta, y
las yerbas odoríferas y medicinales, como queda declarado, y así no
exceden en alguna de las cuatro primeras calidades, que son, frio,
calor, humedad y sequedad; y aunque alguna humedad parece tener esta
Isla más que sequedad, pero recompénsase con la enjutez de la tierra y
clemencia de los aires, y tambien de los vientos, como luégo se dirá.
De la sotileza, claridad, buena sustancia y clemencia de estos aires,
podré dar un argumento bien claro, que de cerca de sesenta años que ha
que conozco esta Isla y habitado en ella muchos años, no me acuerdo que
pasase más de un dia que no se viese el sol en invierno ni en verano;
aunque á la verdad no hay invierno sino que todo el año es verano,
pues por Navidad canta el ruiseñor, como arriba ha sido relatado. Los
vientos comunes que corren por esta Isla, y por la mayor parte de
todas estas Indias son los que llaman los marineros brisas, y por el
aguja del marear se llaman Nordeste y Nornordeste y Lesnordeste, que
parte son boreales, vecinos del Norte, y parte orientales, y así son
los más sanos de todos los cuatro cardinales ó principales, segun los
filósofos y médicos y astrólogos, y segun Aristóteles en el séptimo de
la Política, capítulo 11, y en el segundo de los Meteoros. Los vientos
orientales son más sanos que otros, porque por su mucha materia moran
más debajo de la vía del sol, por lo cual son más cálidos, y por su
calor resuelven las nubes y sutilizan y apuran el aire, y así causan
sanidad. Item el aire de las regiones orientales es aire claro y poco
seco, templado, entre húmedo y cálido, y por esto el viento (que no
es otra cosa sino aire movido y forzado á correr por las fumosidades
ó vapores, que salen de la tierra con ímpetu y que de Oriente nascen)
clarifica las aguas y dáles sabor suave, y por esta causa los cuerpos
conservan sanidad por la templanza de sus calidades; de aquí tambien es
que los vientos orientales más que otros abundan en flores y frutos.
Item, las aguas de los rios tambien que corren hacia Oriente y que por
allí entran en la mar, como hay infinitos en esta Isla, son mejores y
más claras y más sanas; la razon es por el encuentro de los vientos
orientales, y tambien por la reverberacion del sol, que viene de
Oriente, que las apuran y sutilizan. Los vientos boreales, que tambien
corren y vientan en esta Isla y proceden de debajo del polo Ártico
que llamamos Norte, y segun San Isidoro, en el libro XI, capítulo 13,
y libro XIV, cap. 8.º, proceden de aquellos montes Hiperbóreos que
digimos en el capítulo precedente, donde viven las gentes beatísimas,
son asimismo salubres y convenientes á la humana habitacion, porque
son frios y secos y vientan con ímpetu y vehemencia, y por razon de
su fuerza limpian y apuran el aire, ahuyentando las nubes y vapores
gruesos que están en él, y por su frialdad y sequedad endurecen los
cuerpos y cierran los poros por de fuera, incluyendo y ahuyentando
el calor intrínseco natural para la buena digestion; purifican los
humores, sutilizan los espíritus y los sentidos, ayudan la potencia
digestiva, la retentiva confortan, el aire pestilencial sanan, y ayudan
la potencia generativa y así causan en todo sanidad, lo que no puede
ser sin mediocridad ni templanza. Pues que las aguas desta Isla son
sanas y maravillosas, y ayudan á la templada y buena habitacion humana,
por lo que dellas hemos dicho arriba en los capítulos 6.º y 9.º,
bien claro á quien lo leyere parecerá; y la razon desta mediocridad
y sanidad es, porque son muy dulces, muy movibles y corrientes,
clarísimas, muy sotiles y delgadas, descubiertas, donde las dá todo
el dia el sol, descienden de montañas ó sierras muy altas, pasan por
tierras enjutas y arenosas, con el calor del sol y con el verano muy
presto se escallentan, y con la frescura de la noche y con el tiempo
que acá tenemos por invierno, aunque no lo es pero es el más fresco de
todo el año, se suelen fácilmente enfriar. Todas las dichas calidades
ó propiedades, que en este capítulo y en el precedente habemos
notificado, ponen y acumulan los que, de las señales y juicio que
alguna tierra es templada y cómoda y proporcionada para la habitacion
humana, trataron, del número de los cuales es Avicena en el libro I _De
locorum habitabilium indiciis_, cap. 11, é Hipocras en el libro _De
Aere et aqua_, y Aristóteles en el VII de Las Políticas; Tolomeo en el
Quadripartito, tratado II, capítulo 1.º y 2.º, y Haly, su intérprete;
Alberto Magno, en el libro I, tratado primero, cap. 25 de los Meteoros,
y en el libro _De Natura locorum_, cap. 11 y 13, y otros muchos. Y así,
de todo lo dicho manifiestamente parece, concurren esta Isla, no sólo
la causa universal, aspecto y figura del cielo, pero muchas favorables
particulares que juntamente causan en ella mediocridad y templanza, y
por consiguiente hacen salubre y deleitable su habitacion; y porque
su altura es desde 16 hasta 20 grados, cuanto á su latitud, por eso el
sitio que tiene cae debajo del clima primero, segun la distribucion de
los climas que hicieron los antiguos, pero debajo del segundo y tercero
segun la de los modernos. Comunmente la costa ó ribera de la mar del
Sur es más caliente que la del Norte, aunque los embates y vientos de
la mar ordinarios la templan desde medio dia abajo, como arriba hemos
dicho, pero la del Norte abunda en frescura más; es la razon porque por
aquella parte le vientan las brisas ó vientos boreales, sin que los
impida la tierra como le vengan descubiertos inmediatamente por la mar.
En todas partes, frias ó calientes, siempre la costa ó ribera de la
mar naturalmente es caliente, porque la mar de su género y naturaleza
es cálida, por la terrestridad que se la apega cálida ó quemada por la
reverberacion de los muchos rayos del sol, que se desparcen por muchas
partes sobre ella, y por esto, de necesidad, los lugares vecinos á la
mar han de ser cálidos y secos ó cálidos y húmedos, sino fuere por
alguna causa particular, como vemos especialmente en estas islas, segun
hemos dicho, de las continuas brisas y virazones del dia y los terrales
de noche.



CAPÍTULO XIX.


Entre otras cosas buenas que esta Isla tiene no es de dejar de referir
ésta, que tampoco es de no mucho estimar, conviene á saber, que en
toda ella no crian los españoles piojos ni pulgas; de los piojos, por
maravilla uno se suele, sino muy raras veces, hallar; de las pulgas,
ninguna se halla donde quiera que la casa está de gente habitada. Lo
que dellas he visto, por experiencia, es que cuando se hacen algunas
chozas, así como se suelen hacer en las minas, que hoy las hacian y
dende á un mes ó dos, acabada la mina, por ir á buscar otra mina,
dejaban aquella choza, luégo que la gente salia se henchia de pulgas,
y duraban en ella tres ó cuatro dias y despues se morian todas. Los
vecinos naturales indios desta Isla criaban en las hamacas, sus camas,
y tambien en las cabezas, hartos piojos; perecidos ya todos los indios
y sucedido en esta tierra tanta multitud de negros, no sé cómo les
va de piojos. Generalmente las naos y la gente que por la mar anda
hierven de aquesta fruta en tanto, que para los que de nuevo en la
mar caminan no es poco cuidado y trabajo, pero por el viaje destas
Indias vemos una cosa singular y de notar; que hasta las Canarias y
100 leguas más acá, ó por el paraje de las islas de los Azores, son
muchos los piojos que se crian, pero desde allí para acá comienzan á
morirse todos, y llegando á las primeras islas no hay hombre que crie
ni vea uno; á la tornada para Castilla, van todas las naos y gentes
dellas limpios destas criaturitas, hasta llegar en la dicha comarca,
desde allí adelante, como si los esperasen, los tornan luégo en mucho
número á inquietar. Dos cosas hobo y hay en esta Isla, que en los
principios fueron á los españoles muy penosas: la una es la enfermedad
de las bubas, que en Italia llaman el mal frances, y ésta, sepan
por verdad que fué desta Isla, ó cuando los primeros indios fueron,
cuando volvió el almirante don Cristóbal Colon con las nuevas del
descubrimiento destas Indias, los cuales yo luégo vide en Sevilla, y
éstos las pudieron pegar en España, inficionando el aire ó por otra
vía, ó cuando fueron algunos españoles, ya con el mal dellas, en los
primeros tornaviajes á Castilla, y esto pudo ser el año de 1494 hasta
el de 1496; y porque en este tiempo pasó con un gran ejército en
Italia, para tomar á Nápoles, el rey Cárlos de Francia que llamaron el
Cabezudo, y fué aquel mal contagioso en aquel ejército, por esta razon
estimaron los italianos que de aquéllos se les habia pegado, y de allí
adelante lo llamaron el mal frances. Yo hice algunas veces diligencia
en preguntar á los indios desta Isla si era en ella muy antiguo este
mal, y respondian que sí, ántes que los cristianos á ella viniesen sin
haber de su orígen memoria, y desto ninguno debe dudar; y bien parece
tambien, pues la divina Providencia le proveyó de su propia medicina,
que es, como arriba en el cap. 14 digimos, el árbol del guayacan. Es
cosa muy averiguada que todos los españoles incontinentes, que en
esta Isla no tuvieron la virtud de la castidad, fueron contaminados
dellas, y de ciento no se escapaba quizás uno sino era cuando la otra
parte nunca las habia tenido; los indios, hombres ó mujeres, que las
tenian eran muy poco dellas afligidos, y cuasi no más que si tuvieran
viruelas, pero á los españoles les eran los dolores dellas grande
y continuo tormento, mayormente todo el tiempo que las bubas fuera
no salian. Lo otro, que afligió algunos españoles á los principios,
fué las que llamaban los indios niguas; éstas son cierta especie de
pulgas, y así saltan como pulgas, y son tan chiquitas que apénas pueden
ser vistas. Engéndranse del polvo de la tierra, y para que no las
haya, ó se crien ménos, requiérese tener siempre la casa muy barrida,
regada y limpia; éstas se meten comunmente en las cumbres de los dedos
de los piés, junto á la uña, y van comiendo y cavando todo el cuero
hasta la carne, y allí paran; cuando comen causan la comezon como de
los aradores, y algo más vehemente y más penosa. Ella ya metida en la
carne, allí, poco á poco dentro de un dia ó dos, se corrompe y deja de
ser pulga, y hácese una bolsita blanca de un cuero ú hollejo delgado,
de la hechura de una lanteja y de su tamaño, y si la olvidan siete
ú ocho dias cresce á ser poco ménos que un garbanzo: parece propia
como una perlita de aljofar. Esta bolsilla está llena de liendres muy
blancas, y que terná dentro de sí, por chica que sea, más de ciento,
y en cierto tiempo todas viven y se tornan negras como fué la madre y
son otras tantas niguas. Hánse de sacar con un alfiler apartando el
cuero del dedo muy sotilmente y poco á poco, porque no reviente ó se
quiebre, porque, si revienta, las liendres se desparcen, y otras quedan
en el agujero que deja, el cual es tamaño cuanto ella es gorda, y no se
pueden bien todas sacar, y por esto luégo las liendres que allí quedan
se hacen niguas, y se convierten en otras bolsas llenas de aquella
simiente; así que, apartando el cuero poco á poco con el alfiler,
despues con los dos pulgares de las manos apretando como quien quisiese
sacar la podre de algun divieso ó granillo, luégo sale la bolsa toda
entera, segun dije, como un grano de aljofar ó perla. Ella fuera,
hinchan el agujero, que deja hecho, de ceniza y luégo suelda, á ella
echalla en el fuego ó molella entre dos piedras porque mueran todas las
liendres, y para que no entren más en aquel agujero es bien henchirlo
de aceite; son muy más penosas de sacar ántes que la pulguilla se
corrompa y haga la bolsilla, y cuanto la bolsa es más grande ménos
pena dan sacándolas. Y como en aquellos tiempos primeros andaban los
nuestros españoles monteando por su propia culpa los indios, que huian
de su braveza y crueldad, calzados con alpargates, y no sabian lo que
las niguas eran, ni sacarlas, olvidábanse en los piés y pudríanse
en ellos, y escupian infinitas liendres, con las cuales se cundian
en otros muchos lugares, y así padecíanse mucha manquedad afliccion
y trabajos. Dije calzados con alpargates, porque allí se esconden
aquellas pulguillas más que en otro calzado, quien anda calzado con
calzas y zapatos, y mejor si con borceguíes, por maravilla le puede
entrar alguna; los indios dellas recibian poco daño, aunque andaban
descalzos, lo uno por la limpieza de se lavar muchas veces, y lo otro
porque tienen diligencia en luégo como las sienten sacarlas: lléganse
mucho á la suciedad, y porque los negros son sucios y no se acostumbran
á lavar, ó tambien porque quizás su carnadura es más que otra dispuesta
para ellas, son dellas más fatigados.



CAPÍTULO XX.


Para concluir la felicidad y excelencia desta Isla, será bien cotejalla
con las más cognoscidas y celebradas islas que antiguamente fueron en
el mundo; éstas fueron principalmente tres: Inglaterra, Sicilia, y
Creta, que agora se llama Candía. Cuanto á la grandeza de Inglaterra,
segun César en sus Comentarios, libro V, _De bello gallico_, tiene
en todo su circuito dos cuentos de pasos, que son más de 650 leguas,
y habla segun lo que por relacion de los mismos ingleses César oia.
Plinio, libro IV, capítulo 16, refiriendo tambien lo que otros decian,
dice que de luengo tiene Inglaterra 800.000 pasos, que hacen 270
leguas, y de ancho 300.000, que cumplen 100 leguas, pero estas medidas
ambas son falsas sino se salvan con que, segun los antiguos, para hacer
una legua debian poner más de tres pasos (ó eran pasos de gatos),
porque segun hoy vemos por las leguas que se tasan por el arte de
marear, que es la verdadera experiencia, no tiene de longura, entrando
en ella el reino de Escocia, sino 160 leguas, y de ancho 100 no más,
y éstas contándolas desde una puntilla de tierra, harto delgada, que
se llama Mirafurda, que, en la verdad, no es lo ancho de la Isla; lo
ancho della, y no de toda ella sino por cierta parte, no llega á 70
leguas. Beda, que fué natural desta Isla, y San Isidoro, libro XIV,
cap. 6.º, que refirió la cuenta del mismo Beda en el principio de su
Historia eclesiástica, y tambien Solino, cap. 3.º, dicen que tiene de
circuito 48 veces 75.000 pasos, que hacen más de tres cuentos y medio
de pasos, que venian á hacer 1.400 leguas, lo cual es manifiesto ser
falsísimo por la experiencia. Diodoro dice áun más en gran exceso,
que tiene la dicha Isla 42.000 estadios, que hacen 2.260 leguas en
circuito, y esto es más que falso como por los ojos se demuestra, así
que la verdad es lo que arriba está dicho. Pero esta isla Española
todo el luengo que tiene son 145 leguas, el ancho son 80 ó al ménos
70 buenas, en circuito siempre se ha dicho tener 600; el Almirante,
que la bojó ó anduvo en derredor, de propósito, toda, dijo tener 700,
de manera que ántes tiene más tierra esta Isla en ancho y en largo
que Inglaterra, ó al ménos, segun la verdad, no es menor que ella.
Inglaterra es fructífera, que dá los frutos de la tierra de que se
mantienen los hombres, tiene grandes arboledas, grandes campos y pastos
para ganados y bestias, donde hay gran número de ovejas, porque no
hay lobos; vino no lo habia antiguamente, agora lo hay, no en todas
sino en algunas partes; tiene oro y plata, hierro y plomo, y estaño
y perlas ó margaritas; tiene salinas, tiene rios grandes, es tierra
más templada que Francia. Habitábala de gentes gran multitud, de
costumbres, segun Diodoro, simples y muy diferentes de la astucia y
malicia de otras gentes; contentábanse con comida simple, y de los
deleites que usan los hombres ricos muy ajenos, las casas hacian de
palos ó ramas y cañas; tenian muchos reyes y príncipes, los cuales
todos vivian en paz. Todo esto es de Diodoro; pero Plinio, y Solino, y
Julio César y otros, ponen hartas malas costumbres de aquellas gentes,
como abajo parecerá; todo lo de mas arriba es de los Comentarios de
César, y de Estrabon, libro IV, y Solino, cap. 35, Plinio, libro IX,
cap. 35, y libro XXXIV, cap. 17, y Diodoro, libro VI, cap. 8.º, y de
otros. Esta nuestra Española es toda, como ya está dicho, más que
ninguna otra fructífera, para los mantenimientos de los hombres, de
frutos infinitos; las arboledas y frutales naturales de la tierra, y
de los que de Castilla se han traido, mayormente naranjas, y limones,
y sidras, granadas, y higueras, nunca tantas y tales por el mundo,
fuera destas Indias, se han visto; vino, ni lo habia ni se ha hecho,
puesto que muchas uvas se comen cada dia, y no haberse hecho por
nuestra culpa y negligencia ha sido. Campos y dehesas para toda especie
de ganados y bestias domésticas, no hay tierra tanta ni tal, en mucha
parte del mundo, tan dispuesta y aparejada para ellas, ni dellas que
esté hoy ni haya estado tan llena; muchos vecinos hay, y que pasan de
500, que tienen á diez á veinte y á treinta y á cincuenta y á sesenta
mil vacas, tan grandes que son mayores que búfanos; ovejas no tienen
número, y cabras muchas, y, sobre todas las carnes, la infinidad de los
puercos y la carne dellos no se igualan gallinas ni capones con ella.
Bestias caballares exceden, así en número como en hermosura, grandeza,
ferocidad y gentileza, á todos los que en toda la redondez del orbe
se crian; andan mostrencas y perdidas millares de yeguas y caballos,
por los montes, sin dueño, que no hay quien diga estas son mias. Mulas
y las demas bestias para el servicio no tienen número cuando se hace
por ellas, y en muchas partes no hallarán par. Oro tiene mucho y más
fino que en otras partes del mundo, como arriba se ha probado, hierro
y cobre tambien, aunque no nos hemos curado mucho dello, por venir
tanto de Castilla y tan barato, y por el ansia que tenemos de andar
tras el oro, lo cual nos impide aquesta y otras muchas más provechosas
y naturales que el oro. Perlas ó margaritas, ni plata ó estaño, hasta
agora no se han hallado, aunque hallarse por muchas partes desta Isla
plata y estaño, y quizá plomo, yo no dudo, pero, en lugar de esto, hay
minas de azul muy fino y de ambar, puesto que en pocas partes; de creer
es que se hallaria más si se buscase. Item, para la recompensa de la
plata y margaritas que hay en Inglaterra, tiene aquesta isla Española
40 y 50 ingenios de azúcar, y disposicion para hacer 200, que valen
más y son más provechosos al linaje humano que cuanta plata, y oro,
y perlas en Inglaterra hay. Item los árboles y yerbas medicinales,
señaladamente el palo de Guayacan, que no sólo para el mal frances ó
de las bubas pero para toda enfermedad que proceda de frio y humedad,
y el árbol de que se hace el bálsamo artificial, y otros infinitos
que se cree haber de su naturaleza saludables, cosas más preciosas
son que ni margaritas, ni oro, ni plata, ni plomo ni estaño. Los
rios cuántos y cuáles, y cuán caudales y de cuán dulcísimas y suaves
aguas, arriba queda bien declarado. Salinas de agua de la mar y de una
sierra grande, que la peña de toda ella es sal, muchas hay. Toda esta
Isla ser temperatísima, salubérrima y amenísima, y el cielo, y suelo,
y aires locales, y naturales della, y los vientos que la bañan, y
refrescan, y recrean, ser todo favorable para cumplimiento de su gran
felicidad, por todas las cualidades della, en muchos capítulos arriba
referidas, se puede asaz y abundantemente colegir. De la multitud
de las gentes que habitaban esta Isla querer hablar, es acometer á
contar cuántas aguas entran en la mar; eran innumerables, segun que
abajo más parecerá, tenian muchos reyes, y todos vivian, sino eran muy
raras veces que riñesen por alguna ocasion, en paz. Cinco reyes habia
grandes, de cinco principales reinos y provincias que en esta tierra
ó Isla hay; el uno se llamó Guacanagarí, la sílaba última aguda, el
cual reinaba en la provincia que se llamaba el Marien, que es donde
comienza la Vega Real, teniendo las espaldas al Norte, por donde la
descripcion de esta Isla comenzamos, y que fué la primera tierra que
desta Isla el Almirante viejo descubrió; el otro Rey fué Guarionéx,
la última sílaba luenga, que en la Vega Real reinaba, y éste fué muy
gran señor; el otro se llamó Caonabó, la misma última tambien larga,
que en la provincia reinó de la Maguána, donde se asentó despues una
villa de españoles que llamaron San Juan de la Maguána, luenga la
sílaba penúltima, y esta tierra raya hácia la parte austral: éste
fué muy valeroso y de mucha gravedad y autoridad, y á su manera muy
esforzado. Fué el cuarto rey Behechio, la penúltima luenga tambien,
que reinó en el reino de Xaraguá, la última aguda, y éste en corte y
polideza y otras humanas calidades á todos los demas excedió; y ésta
cae á la parte desta Isla más occidental. Era el quinto reino en la
provincia de Higuey, la penúltima luenga, que es al Oriente, cuya
tierra, viniendo de Castilla á esta Isla, es la primera que topamos,
y en éste reinaba en mi tiempo una reina vieja llamada Higuanamá, la
última sílaba aguda. A estos cinco reyes obedecian y seguian otros
infinitos grandes señores, que numerarlos sería mucho esta Historia
dilatar. De todo lo cual parece no ser inferior ni ménos rica y
preciosa esta isla Española que la de Inglaterra, ántes en muchas
calidades naturales, riquezas y propiedades salubres, le hace muchas
ventajas. La otra Isla, por la antigüedad de los siglos pasados muy
celebrada, fué la isla de Sicilia, la troja ó alholí de los romanos
nombrada, segun Estrabon, libro VI de su Geografía; la grandeza
della, rodeándola toda, segun Plinio, libro III, capítulo 8.º, son
618.000 pasos, que hacen 206 leguas, dando á cada legua 3.000 pasos.
Solino, cap. 40 de su _Polystor_, pone 3.000 estadios (al cual sigue
San Isidoro, libro XIV, cap. 6.º de las Etimologías), que suman 126
leguas, pero algunas más añade Diodoro como natural vecino della; éste
asigna en su libro VI, cap. 1.º, 4.360 estadios, los cuales cumplen
182 leguas, aplicando á cada ocho estadios una milla, y tres millas á
cada legua, porque cada estadio contiene 125 pasos, que fué la carrera
que corrió Hércules sin resollar, y porque allí paró y estuvo, se dijo
estadio _à stando_, segun San Isidoro, XV, cap. 16 de sus Etimologías;
por manera que segun todos, poco más ó poco ménos, concuerdan, cuanto á
la grandeza podrán caber dos buenas Sicilias en esta nuestra Española
isla. Cuanto á la fertilidad, Plinio, libro X, cap. 18, dice ser
fertilísima y que dá de trigo ciento por uno; en esta isla Española
no he mirado lo que multiplica el trigo de Castilla, porque no hemos
curado dello por ocuparnos en otras, como arriba dije, granjerías, pero
yo lo hice sembrar una vez, y dello cinco celemines, de los cuales
fueron hechas tres hazas grandes, y muy espigado, que lo venian á ver
por maravilla, y porque lo sembraron muy temprano y vino agua ántes
que del todo granase, con ella se anubló y perdió, y, segun lo que
mostraron, bien se creyó que sobrepujara á la multiplicacion de lo de
Sicilia. El mahíz, grano desta Isla, mucho más dá de sí en aumento
que ciento por uno, y áun ciento y cincuenta, porque de un grano nace
una caña, y en una caña proceden al ménos comunmente tres mazorcas ó
espigas, y cada espiga ó mazorca tiene 600, y 700, y 800 granos, de
manera que de un grano salen al ménos mil y quinientos. Plinio pone por
maravilla que el campo de Byzancio, que es en Africa, daba 150 hanegas
por una, y que de allí envió un hacedor imperial á César Augusto de un
sólo grano (lo cual dice Plinio ser apénas creible) pocas ménos que
400 macollas ó hijos de trigo, y otro al Emperador Nero envió de un
grano 340 cañas con sus espigas; esto dice Plinio. En la provincia del
Rio de la Plata, procedieron de 30 granos de trigo 30.000, en la de
Guatemala, de cinco granos de trigo salieron 180 espigas muy grandes y
hermosísimas; esto me certificaron las personas de verdad y autoridad
que lo vieron. Tornando al propósito, Solino pone muchas y diversas
cosas naturales, y no ménos admirables, de la isla de Sicilia, de las
cuales las más no hacen al caso, para que puesto que en ésta no las
haya pierda algo de su excelencia; dellas son la fuente de Diana, de la
cual si con manos no castas tocare alguno el agua, no se podrá mezclar
aquella agua con vino; la sal que se hace en la ciudad Agrigentina,
pueblo de aquella Isla, que si la echan en el fuego se hace, y si
la echan en el agua estalla ó revienta, como la otra sal echada en
el fuego, haciendo ruido; que en cierta parte de la Isla, la tierra
cria muchas cañas, de que se hacen flautas de diversos sonidos; en
esta Española son las cañas cuasi macizas, pero muy provechosas para
hacer casas y para otras muchas cosas. Hay en Sicilia una fuente que
es quieta y tranquila, pero en sonando una flauta ó en cantando una
voz, cuasi como si se admirase con ella, se levanta el agua y derrama
saliendo de sus términos; otras dos fuentes hay, la una es, que si una
mujer estéril, que no concibe, del agua de ella bebiere será fecunda y
concebirá, y la otra, si la mujer fuere fecunda se hará estéril y no
concebirá. Otras muchas cosas maravillosas naturales y otras fabulosas
refiere allí Solino, que para nuestro propósito hacen poco al caso; San
Isidoro dice que abunda en oro, no sé si lo dice por el pan y otras
cosas ricas que della para sustentacion de los hombres salen, ó porque
minas de oro en ella haya, pero parece que desto, pocos ó ningun autor
mencion hace; algunas piedras preciosas, y esmeraldas, y coral, segun
Plinio, libro XXXII, cap. 2.º, y libro XXXVII, cap. 5.º, y Solino,
dicen que allí se hallan. Dice más Solino, que todo lo que aquella Isla
cria, ó que la tierra con su fertilidad natural lo produzca, ó que
por industria humana se siembre, todo es cercano á las cosas que son
perfectas, excepto el azafran de la ciudad que allí hay, que se llama
Centuripina, que á todo lo sobrepuja; afirma tambien que no pasa dia
que no se vea el sol en la ciudad Siracusana, que es la metrópoli de
aquella Isla, aunque sea tiempo de invierno. De la fertilidad desta
Isla, cuanto á lo que dá de sí y de lo que por industria de los hombres
se cria, y como apénas que por todo el año no se deje de ver el sol
un dia, no en sola una ciudad ni una provincia sino en toda esta gran
Isla, asaz queda en los precedentes capítulos prolijamente dicho, y por
todo ello parece en cuantas cualidades y riquezas naturales, al ménos
cuanto á la capacidad y aptitud, cielo y suelo y otras propiedades,
para producir muchos más bienes y utilidades para la feliz y próspera
vivienda de los hombres, esta Española excede á Sicilia. De las piedras
y coral que allí dicen haber, aunque ya no debe parecer alguno, y
que en ésta no se han visto hasta ahora, en lo que á las perlas de
Inglaterra digimos queda respondido. La tercera Isla, por los antiguos
muy nombrada y solemnizada, es la isla de Candía, que antiguamente
se llamó Creta; esta Isla fué celebratísima en los tiempos antiguos,
mayormente por los poetas, y tambien todos los escritores griegos hacen
gran mencion della, y la razon fué porque en ella se hallaron las
cosas más famosas que trata la materia poética. Nasció en ella el gran
Júpiter, y reinó en ella y en ella fué sepultado; della fué Saturno;
á ella fué llevada Europa, hija del rey Agenor; della tambien fué la
madre de los dioses, que fué Cibeles; destas cosas hablan, Virgilio
en el III de la Eneida, y Ovidio, libro III, Metamorfóseos. Por estas
causas, y por la grandeza y otras muchas calidades señaladas que esta
isla tiene, los que repartieron las provincias de Grecia, y le dieron
dos provincias en la mar, dijeron que la una era Candía ó Creta, y la
otra era las islas Cyclades; por manera, que á sola Candía contaron
por provincia marina de Grecia, igualándola con las islas Cyclades,
siendo 53 como San Isidoro cuenta, y muy nombradas islas entre ellas,
y tanto la quisieron magnificar los poetas, que dijeron ser adornada
de cien ciudades, y no solamente los poetas, como Séneca en la
tragedia primera llamada _Hércules Furens_, pero áun muchos de los
historiadores, á los cuales, siguiendo San Isidoro, libro XIV, capítulo
8.º de sus Etimologías, dice que tenía cien ciudades otro tiempo;
pero rearguye Solino en su _Polystor_, cap. 35, y dice que aquellos
fueron muy pródigos en el hablar y dar loores demasiados: _Non stipata
centum urbibus sicut perhibent qui prodige lingua largiti sunt, sed
magnis et ambiciosis oppidis_, etc.; confiesa, empero, tener algunos
grandes y famosos lugares y poblaciones. Y puesto que le dieron los
poetas demasiados y fingidos loores cerca desto, todavía los mereció
verdaderos por muchas excelencias que tuvo; de las cuales algunas
cuenta Solino, y Estrabon, libro X, Diodoro, libro VI, capítulo 13, y
Plinio, libro IV, cap. 12, y San Isidoro, libro XIV, cap. 6.º, y otros
muchos poetas é historiadores. La grandeza della, segun Plinio, es de
longura de Oriente á Poniente 270.000 pasos, que hacen 90 leguas, y de
latitud no excede en 50.000, que son 16 leguas; y en circuito y boja
tiene 589.000, que cumplirán no cabales 200 leguas; esta es cuenta de
Plinio, donde arriba. Estrabon, refiriéndose á otros, dice que tiene
de luengo 2.300 estadios y más, que hacen 96 leguas, y de circuito
5.000 y algunos más estadios, que serán 210 leguas; por manera que,
cuanto á la grandeza, bien podrán tres Cretas ó Candías caber en esta
nuestra Española isla. Cuanto á la templanza y fertilidad, dice Solino
y San Isidoro, que antiguamente se llamaba _Macaroneson_, que en griego
significa ser templada, por la clemencia del cielo y fertilidad y
bondad de la tierra; Plinio dice, libro XXV, cap. 8.º, que las cosas
que en ella se crian son infinitamente mejores que las que nacen en
otra parte de aquel género, el vino señaladamente que en ella se hace
es excelente, y abunda en campos para pastos de ganados, mayormente
para ganado de cabras; ciervos no los hay, las lechuzas y serpientes
no pueden vivir en ella, y si acaso de otra parte allá las llevan,
luégo se mueren, segun dice Solino y San Isidoro; lobos, ni zorras,
ni animal ponzoñoso alguno, no lo tiene, segun todos, y Plinio, libro
IX, cap. 58, excepto arañas ponzoñosas, segun Plinio, allí, y segun
Solino, que se llaman _phalamgra_, cierta especie de araña chiquita y
que dando una picada mata un hombre. Tiene abundancia de cedros, segun
Plinio, libro XVI, cap. 24, principalmente sobre unos montes ó sierras
altas que nunca carecen de nieve, y segun Solino si los cortan tornan á
reverdecer. Hay en ella una yerba, segun Plinio, libro XXV, cap. 8.º, y
Solino y San Isidoro, que se llama _dictamnos_ y _halimon_ (ó quizá son
dos estas yerbas), de la cual pone Plinio grandes virtudes y efectos
en muchas partes, y Solino y San Isidoro ponen que si la muerden no se
siente la hambre por todo el dia; otro de los efectos suyos que ponen,
es que si una cabra es herida con una saeta, luégo la va á buscar, y
comiéndola la salta la saeta del cuerpo; otro efecto tiene, y es que á
las mujeres que tienen dolores de parto las ayuda á luégo parir, ó las
aplaca los dolores, y para esto, no de los ramos ni de la fructa ó flor
de ella, sino de las hojas bebidas con agua, se han de aprovechar, las
cuales tiene semejantes á las del poleo. Tambien afirma esto Teofrasto,
libro IX, capítulo 16 de la Historia de las plantas. Estas cosas
son las en que podamos cotejar esta isla Española con la de Creta,
dejadas muchas fábulas é historias con que aquella fué por poetas é
historiadores engrandecida, de las cuales algunas tocaremos abajo
cuando la materia lo pidiere. Ya, pues, habemos visto que esta Española
excede á aquella en la longura, anchura y redondez de toda ella; en
la templanza y suavidad de los tiempos, clemencia de aires y cielos,
y fertilidad de la tierra, queda tambien manifiesto, porque áun allí
habia en cierta sierra siempre nieves, que por la mayor parte donde
quiera que están, al ménos los lugares que ocupan y los que alcanzan
propincuidad dellos, no suele ser buen vecino y al cabo son estériles.
Si aquella tenía muchas y grandes poblaciones, como dice Solino,
aquesta tenía infinitas, y llenas de infinitas gentes, no eran muy
grandes, pero toda cuán grande es estaba de gentes llena. Y dejado lo
que los primeros que á ella vinimos con nuestros ojos vimos, es desta
multitud manifestísimo argumento que toda esta Isla y todas estas
islas son sanísimas, no tenian entre sí guerras, no padecian hambre,
ni pestilencias, nacian y multiplicaban cada dia infinitas gentes, que
cada mujer casada tenía comunmente tres, y cuatro, y cinco hijos, como
parecerá, y morian viejos, de necesidad la gente habia de ser infinita;
porque esta es conclusion universal y verdaderísima, que donde no hay
ni guerras, ni hambre, y faltan pestilencias, siempre nascen más gentes
que mueren. Otro argumento y señal es y será, al que hoy quisiere mirar
en ello, manifiesta, que como las labranzas que tenian eran en montones
de tierra, y no fácilmente con las aguas ni vientos se deshacen, no
se hallará hoy en toda esta Isla rincon que no esté amontonado por su
órden, lo cual es de sus labranzas claro vestigio, y, por consiguiente,
haber habido innumerables vecinos. Yo creo, cierto, que pasaban de
tres, y de cuatro cuentos los que hallamos vivos, y que ésto sea así
é que hobiese más gentes de las que digo persuádolo por este camino:
El reino de Egipto, segun Diodoro, libro I, cap. 3.º, afirma, tiene
de luengo 2.000 estadios, que son cuasi 84 leguas, y de ancho 1.060,
que hacen 42 ó 43 leguas; este reino, en tiempo de Ptolomeo, segun
Diodoro, tuvo siete cuentos de hombres, y en tiempo de Diodoro habia
en él tres cuentos de ánimas, pues como esta isla Española tenga
más tierra que dos veces el reino de Egipto, y la hallásemos toda
poblatísima, y las cualidades della sean las de suso largamente dichas,
manifiesto es que ternía mucho mayor número de gentes de los tres y
de los cuatro cuentos referidos, luego en gente numerosa la isla de
Creta ó Candía, y ambas las otras dos islas, no tienen qué compararse
con esta Isla. En campos y pastos, para ganado de toda suerte, como
exceda á Candía y á todas las del mundo asaz queda probado arriba,
y así los hay hoy, puesto que ántes no los habia. Animal ni bestia
ponzoñosa en ella no habia, solas unas arañas negrillas, como un grano
de yerba mora, y unas culebrillas verdes que viven en los rios, que
fuesen ponzoñosas se decia, como arriba se dijo, pero no habia nueva
que alguna persona muriese de picada ó mordedura dellas; las culebras
grandes, que en ella y en Cuba y en todas estas islas hay, ningun mal
hacen aunque las pisen. Si cipreses hay en Creta ó Candía, en ésta hay
millones y millones, y muchas leguas de luengo y ancho llenas de pinos
hermosísimos, y si los cipreses cortados reverdecen, aquí cualquiera
tronco de árbol delgado ó grueso que lo metan en la tierra, á cabo de
tres años se hace tan grande árbol cuanto era el de que fué cortado y
habido. Si Creta ó Candía tiene la yerba _dictamnos_, esta Isla tiene
infinitas yerbas, sino que no las cognoscemos, virtuosísimas, y áun
ésta por ventura la tiene á vueltas dellas, que podrá ser que sea la de
que hacen los tabacos para tomar el humo, que abajo diremos, que les
quita el cansancio y cuasi los mantiene. Y así parece, que en todas
las cualidades de la isla de Creta referidas, hace ventaja á aquélla
esta Isla, solamente se la debemos de dar en el vino, entre tanto que
acá somos más diligentes que hasta hoy para poner viñas, donde quizá
podrá ser que en muchas y diversas partes desta gran Isla se coja tanto
vino, que no solo Creta ó Candía en este punto se olvide, pero tambien
se venza Guadalcanal, San Martin, Toro y Ribadavia, y los demas que
son loados en Castilla. Y esto baste para manifestacion de la grandeza
y capacidad, amenidad, templanza, suavidad, riquezas, felicidad y
excelencia de esta Española sobre las otras islas.



CAPÍTULO XXI.


Declarados quedan muy en particular, en la descripcion desta isla
Española, su sitio, su templanza y amenidad, sus calidades, con
muchas buenas y provechosas cosas, al ménos las principales, que en
ella hay, que componen y perfeccionan, y muestran su felicidad y
habitacion saludable, y finalmente en lo que sobrepuja y excede á
otras islas; lo mismo podemos afirmar, cuanto á muchas de las dichas
calidades y propiedades suyas, de las otras islas comarcanas, y no
sólo de las comarcanas, pero ésto y mucho más de la grande y vastísima
Tierra Firme, que tiene de costa ó ribera de mar sobre 10.000 leguas
descubiertas ya, de las cuales muy pocas se podrán sacar que no
sean en toda ella, por el aspecto y figura del cielo, y por todas
las susodichas causas y otras más favorables particularidades, en
mediocridad y templanza, felicidad, suavidad, sanidad y clemencia de
aires, su habitacion felicísima. Esto parece lo primero de las islas,
como la que llaman de San Juan y Puerto Rico, la cual, en muchas
partes della, es más fresca y suave vivienda que en otras muchas de
los alrededores, puesto que en todas no falte la susodicha suavidad;
está situada la isla de San Juan en 17 y 18 grados, la de Cuba en
20 hasta 22, la isla de Jamáica en 16 y 17. Todas estas islas están
dentro del trópico de Cancro, hácia la equinoccial, con otras sin
número, que desde la isla de Cuba va una renglera de más de 500 leguas
llenas de islas, que de una á otra se puede ir á dormir cada noche,
en un navío pequeño, en tierra y en ella holgar, y éstas llegan hasta
la isla de la Trinidad, que está junta y pegada con la Tierra Firme
de Paria (como abajo, si Dios quisiere, se verá), á cinco grados ó
poco más de la equinoccial. Hay ciertas islas, cercanas desta isla
Española y de la isla de Cuba, por la parte del Norte, y son 30 ó
40, que llamamos de los Lucayos, las cuales fueron la primera tierra
que el Almirante viejo descubrió; muchas destas son mayores que la
gran Canaria tanto y medio, y algunas mayores que tres veces aquélla,
y todas sin comparacion más felices, amenas, fértiles y sanas que
ella; báñanlas continuamente las brisas, no tienen humedad alguna,
favorécelas muy mucho el cielo, y por otra causas particulares que no
sabemos, por manera que todas ellas son temperatísimas y salubérrimas.
Yo he visto hombre en esta isla Española que estaba hidrópico, el cual
se llamaba Francisco Monasterio, que tenía la barriga como una mujer
preñada, y la cara como unas gualdas amarillas; éste, cognosciendo la
virtud y sanidad de aquellas islas, porque habia, segun creo, andado
por ellas, ó á lo ménos teníase comunmente de la bondad dellas cierta
noticia, pasóse á ellas, y en cuatro ó cinco meses volvió tan sano y
tan cenceño como si mal nunca hobiera tenido, y creo de cierto, que
hidrópico y despues sano yo lo vide. Su sitio, de algunas dellas y de
las ménos, es en 20 hasta 23 grados, y éstas están dentro del trópico
de Cancro, y debajo del segundo clima, segun los antiguos, pero del
tercero, segun los modernos, y así el mayor dia del año en ellas terná
13 horas y 15 minutos, poco más; todas las más dellas están fuera
del mismo trópico, á la parte Septentrional, en 25 y 26 grados, caen
debajo del clima segundo, segun los antiguos, y del tercero y cerca
del cuarto, segun los modernos; tienen de 13 horas y tres cuartos,
algo menos, el mayor dia. Entremos agora en aquella vastísima Tierra
Firme, tocando no más su descripcion y calidades, cuya temperancia,
mediocridad, fertilidad, sanidad, suavidad, en muchas y diversas é
infinitas regiones, provincias, reinos y lugares, que contiene todo
este orbe indiano, y todas y todo por la mayor parte, no parece que
haya en el mundo tierra, ni region, por bienaventurada que sea, que
pueda compararse á la ménos buena de toda ésta, y que sobre todas
las del mundo se deba, en verdad, decir que es felicísima. Si mucho
habemos dicho desta isla Española y de sus comarcanas, mucho con mayor
encarecimiento, las mismas excelentes, y otras mayores y mejores
propiedades cuanto á ciertas cosas, de toda la Tierra Firme, ó de su
mayor parte, podemos no sin razon afirmar. La latitud que al presente
della sabemos son 45 grados de la parte del Norte ó Septentrion desde
la equinoccial, y otros tantos de la otra parte yendo hácia el austro,
y áun más, los cuales grados hacen 1.800 largas leguas, aplicando
á cada grado 17 leguas y media. Toda es tierra felicísima, y de
felicísima y deleitable, y gozosa, y suave habitacion por la mayor
parte, y la más felice, y deleitable, y salubre de todas es la que está
dentro de los dos trópicos, así islas como Tierra Firme, que llamaron
los antiguos la tórrida zona, que creyeron muchos, por calor, ser
inhabitable, cuyo error los especieros de Sevilla, que vienen á estas
partes á trocar especias por oro, por vistas de ojos lo saben. Todas,
pues, aquellas regiones, por la mayor parte, son tierras enjutas,
descubiertas, altas, rasas, alegres, graciosas, muy bien asentadas; los
collados, los valles, las sierras, y las cuestas muy limpias y libres
de charcos hediondos, cubiertas de yerbas odoríferas, y de infinitas
medicinales, y de otras comunes muy graciosas, de que están cubiertos y
adornados y riéndose todos los campos. Echan de sí cada mañana, y áun
al mediodía, vapores odoríferos, que consuelan, y alegran, y confortan
los espíritus de los caminantes; los montes ó bosques de todas ellas,
al ménos dentro de los dos trópicos, que ocupan de latitud 45 grados,
como dije, de una y de otra parte de la equinoccial, son altísimos,
crecidos y muy grandes, y que por cierto muchas veces, para pararse
el hombre á especular su altura, conviene alzar la cabeza no ménos
que cuando quisiese ver y contemplar lo más alto de los cielos; las
especies dellos son pinos, de los cuales hay á cada paso infinita
cantidad, hay encinas, alcornoques pocos, robles, laureles, al ménos
parécenlo, grandísimos y odoríferos cedros blancos y colorados, los
árboles del Guayacan, con que se curan las bubas y otras enfermedades
que procedan de humedad. Hay gran multitud de árboles aromáticos,
estoraques, y liquidambar del bálsamo natural; digo natural, no el
que es propiamente bálsamo que dicen nacer en Alejandría, sino por
respecto de lo artificial, de que arriba en el capítulo 14 hablé, que
en esta isla Española con cierta industria se hacia, pero este de
que agora decimos sin industria humana, con sola una herida que se
hace en el árbol, sale aquel licor odorífero, que le pusimos nombre
de bálsamo como al artificial, por su olor suavísimo, no sabiendo su
eficacia y virtud: de éstos hay muy pocos árboles, á lo que hasta agora
se tiene entendido. Infinitos árboles hay de liquidambar, y éstos
son altísimos más que los pinos y más derechos, los cuales tienen la
hoja como propia la del algodon; éstos son muy hermosos árboles y á
la vista deleitables. ¿Quién contará los frutales y las naturalezas
dellos, y la suavidad y sanidad juntamente de sus frutas, y la multitud
numerosa, así domésticos como silvestres? Todos estos árboles son
amigos, segun sentencia de los médicos, de la complision humana. Hay
otros muchos é innumerables, que segun su altura, sus hojas, y sus
flores, su hechura, su órden, su hermosura, la tierra donde están y
la vecindad y compañía que de otros tienen, muestran (sino que no los
cognoscemos) ser de nobilísima propiedad y naturaleza. Dentro de los
montes y florestas, y en los campos tambien mayormente desta islas, hay
raíces domésticas y silvestres, para los hombres y para algunos ganados
como son puercos, las mejores y más provechosas, como arriba se ha
visto, que creo haber en mucha parte del mundo. De esta serenidad,
mediocridad, suavidad, sanidad y deleitable disposicion destas tierras,
es asaz bueno y cierto argumento, conviene á saber, que cuando las
naos llegan de Castilla, y comienzan á acercarse á las primeras islas,
y así en todas las partes de la Tierra Firme, es cosa maravillosa los
frescores, olores y fragancia que los hombres sienten salir della,
como si rosas y flores tuviesen cuasi presentes. Los aires locales
son claros, delgados, sotiles y clementes, por todas las grandezas
de provincias de aquellas partes, al ménos como ya digimos dentro de
los dos trópicos; la causa es muy natural, segun los filósofos arriba
nombrados, conviene á saber, que como la presencia del sol siempre
asiste muy claro, porque, como ya tambien digimos, muy raras veces hay
espesos nublados, y pocas suele arriba de un dia estar de las nubes
cubierto y ocupado, el sol no deja engrosar los aires, desparciendo y
consumiendo los vapores que la tierra produce por sus humedades. En
saliendo el sol el aire luégo se escallenta, y en poniéndose luégo se
refresca y enfria en todas aquellas tierras, como verá cualquiera que
quisiere mirar en ello, y esto es señal de ser sotiles allí los aires,
segun dice Avicena donde arriba fué alegado. Los vientos universales
que todas aquellas provincias y reinos comunmente bañan, al ménos todas
las desta parte de la línea hácia el Septentrion, y 300 leguas de la
otra del austro, son las brisas, los que arriba hemos dicho boreales
y orientales, los cuales por ser tan continos, para tornar las naos á
Castilla huyen dellos metiéndose hácia el Norte, por cobrar vientos
frios donde las brisas no alcanzan, y así les es necesario andar más
de 400 leguas más que á la venida anduvieron, por ir rodeando. Las
virazones de la mar, los terrales de la tierra, otros que nascen en
algunas lagunas muy limpias y de agua dulce y salubre y deleitable,
como se engendran en las lagunas de la felice provincia de Nicaragua,
y otras semejantes como se engendraban en el lago dulce de Genesareth ó
mar de Galilea ó Tiberiadas, de que hace mencion San Lúcas, los cuales,
decimos, son vientos locales, porque son propios de aquellos lugares,
son en aquestas partes fresquísimos, suaves, alegres y saludables. Las
aguas que riegan toda aquella Tierra Firme, y sustentan las gentes
infinitas della, tienen las calidades que digimos de las desta isla
Española, en el capítulo precedente, sotiles, dulcísimas, movilísimas,
rapidísimas y claras, no estañales ni de nieves sino en rarísimos
lugares; descienden de altísimos montes, por entre peñas y por piedras
guijarreñas de diversos colores naturales, haciéndose cien mil pedazos;
y como son infinitos los rios, arroyos y quebradas, y la tierra de
donde comienzan y por donde pasan tan grande, por esto hay en esta
Tierra Firme los más grandes y poderosos rios que en toda la redondez
del mundo, de tanta grandeza y abundancia de agua, ni que tanta tierra
corran, que salgan á la mar del Norte ó Sur, se hallan. Todo lo que
aquí decimos de la mediocridad, bondad, salubridad y felicidad de
todas aquellas regiones y felices tierras, es verdad en universal y
en todas partes y rincones dellas, pero no contradice ni deroga cosa
de lo dicho porque en algunas partes y lugares, por la disposicion y
sitio dellos y por algunas causas particulares se halle lo contrario,
por ser la tierra sombría ó ahogada, ó por pasar las aguas por algunas
ciénagas ó tierras lodosas, y por esto los aires locales no ser tan
sanos, y el sol no resolver los vapores terrestres, y por otras causas
de las susodichas contrarias particulares, y así ser algun pedazo de
tierra mal sana. Esto parece en el Nombre de Dios y Panamá, que, por
ser tierra ahogada y lodosa, y tener cerca ciénagas, es mal sana, y así
en la Vera Cruz y en Tabasco, y Guaçaqualco, y otros lugares de Tierra
Firme, de la mar del Norte; pero esto es en muy pocas partes y raras,
y es como monstruo en natura, como suele la naturaleza errar en las
cosas que produce naturales, y estos yerros se llaman monstruos, cuasi
raros y muy pocas veces, y fuera del curso y órden ordinario y natural,
y por esta manera que decimos, que no deroga ni deja de ser verdad,
si dijéremos que todos los hombres del mundo tienen cinco dedos en la
mano, porque nazca uno, ó dos, ó tres con seis dedos; y así es de todas
las otras cosas naturales. Y así diremos, con verdad, que todas estas
Indias son las más templadas, las más sanas, las más fértiles, las más
felices, alegres, y graciosas, y más conforme su habitacion á nuestra
naturaleza humana de las del mundo, aunque en algunas parte acaezca ser
el contrario por algunas particulares causas, las cuales son muy raras.



CAPÍTULO XXII.


Prueba y confirma todo lo que habemos dicho de la fertilidad y
felicidad de todas estas Indias, ser parte y la postrera de la
verdadera India, de cuya felicidad tantas maravillas escribieron los
historiadores antiguos, la India digo _ultra ó extra-Gangem_, la cual,
segun sentencia de Solino en su _Polystor_, cap. 65, por muchos años
fué estimada ser la tercera parte de todas las tierras; Plinio, libro
VI, cap. 17, dice lo mismo, y Estrabon en el libro XV de su Geografía,
y Pomponio en ella, libro III, capítulo 7.º, afirma que tanto espacio
de costa ó ribera de mar ocupa, cuanto en 60 dias con sus noches podrá
una nao ó navío navegar, en el cual tiempo al ménos podrá un navío
andar 2.000 leguas, porque entre dia y noche, con viento moderado,
anda 40 leguas un navío por perezoso que sea. Plinio, libro VI, cap.
17, dice ser tanta su longura, cuanto se anduviese por la mar en 40
dias, con sus noches, pero puede estar la letra corrupta, puesta la
_x_ ántes de la _l_, y así por decir 60 dijo 40. Pues corriendo 2.000
leguas, y que sea 1.500, desde donde comienza la India que dicen
_extra-Gangem_, harto vecinas pueden parecer las postreras partes que
se han descubierto de nuestras Indias, sin haber parecido el cabo,
como podrá ver cualquiera que especulare el globo en que se figura ó
pinta toda la tierra; y esta puede ser una de las razones que se puedan
traer por argumento de que aquestas Indias nuestras son cabo de la que
antiguamente se llamó India, conviene á saber, la fertilidad destas
conformar con la de aquellas. De la cual dice San Isidoro, libro XIV,
cap. 3.º de sus Etimologías, que es tierra salubérrima, llena de
infinitas gentes, los árboles nunca despiden las hojas, dá dos veces
fruto en el año, en lugar de invierno sirven las lluvias Etesias, que
son los vientos que corren en el verano, especialmente en los dias
caniculares, así toda la fuerza de las lluvias que hay en toda la mayor
parte deste orbe son Julio y Agosto. Abunda de metales, oro y plata, y
cobre y hierro, perlas y piedras, ó margaritas preciosas; notoria cosa
es el oro, plata, cobre, perlas y esmeraldas que hay por este orbe; hay
muchas especies aromáticas y odoríferas. Cria los papagayos verdes; los
que en estas Indias y de diversas especies hay, y todos verdes, son
sin número. Todo esto dice San Isidoro, lo cual, todo, vemos en estas
Indias, puesto que elefantes y otras cosas que allí pone no las hayamos
en esta tierra visto. Plinio, muchas cosas cuenta de la India en el
libro VI, pero muchas más particularidades refiere Diodoro en el libro
III, y más que Diodoro Estrabon en el XV de su Geografía; Diodoro,
en el cap. 5.º, dice que la India excede á todas las otras regiones
en hermosura, y que la riegan muchos y grandes rios, y lo mismo dijo
Plinio; y en el capítulo 10 dice Diodoro, que la razon porque muchos
y grandísimos rios hay en la India, señalan los filósofos y físicos
ser porque toda la India es muy húmeda, y así, los rios de nuestras
Indias ser tan grandes y tan nunca otros tan poderosos vistos ni oidos,
manifiestan ser parte de aquella nombrada India. Cuenta eso mismo la
fertilidad della que dá dos veces fruto en el año, y tan cierto sin
faltar ninguno, que nunca se vido en ella esterilidad, ni hambre, ni
falta de los frutos de la tierra; y así nunca las gentes destas tierras
parece que la tuvieron sino despues que á ellas nosotros venimos. Dos
veces se siembra y coge el grano, y otras muchas cosas cuasi cada mes,
y frutas cuasi todo el año; y en Tierra Firme, á la parte de Cumaná, he
comido yo dos veces uvas de las nuestras de Castilla, en obra de cinco
ó seis meses, todas de unas mismas vides ó parras. Dice más Diodoro,
que hay mucho grano, que llama mijo, pero Herodoto, en el libro III,
donde cuenta inmensas fertilidades, y alabanzas, y propiedades de la
India, dice que es semejante al mijo, el cual sin sembrallo nace; podrá
ser que por el grano que en esta Isla llamaban mahíz lo diga, y cosa
es maravillosa que, segun vemos, con este grano de mahíz se mantengan
sobre 12.000 leguas de tierra llenas de gentes. De otras legumbres
hace allí Diodoro mencion; manifiesto es en la Tierra Firme haber
muchas y diversas especies de legumbres, como abajo en su lugar, Dios
queriendo, se verá. Loa mucho Diodoro haber en la India muchas y muy
dulces y sabrosas raíces; dicho queda en los capítulos de arriba de
cuántas naturales, y cuán sabrosas y provechosas para el mantenimiento
y recreacion de los hombres, está proveida esta Isla, de las cuales, y
de otras, no carece la Tierra Firme. Es argumento tambien la grandeza
de los árboles, que arriba en los capítulos 12 y 13 pusimos, que
conforman con los de la India, no sólo en la grandeza y proceridad pero
tambien en nunca perder la hoja, en lo cual, segun Solino, excede á
todas las tierras la India. Conforman tambien algunos árboles destas
nuestras islas con aquella, en criar cierta lana por fruto, de que
hilándola creo que se podrian vestir, puesto que no he visto que della
se aprovechen; de aquellos árboles hacen mencion Herodoto, libro III;
y Estrabon, XV, y Pomponio Mela, libro VIII, cap. 7.º. Hay otro harto
suficiente argumento, y es que, segun Plinio, libro X, cap. 42, y
Solino, en su _Polystor_, cap. 65, sola la India tiene los papagayos,
verdes por todo el cuerpo y el cuello colorado; pues ya está dicho que
en estas Indias destos hay inmensos. Es, finalmente, otro argumento
en la multitud de las gentes y naciones que en estas Indias hay, en
lenguas diversas, como dicen los autores antedichos de la India.
Refiere Herodoto ser los indios numerosísimos en multitud sobre todos
los mortales, y Diodoro que son muchas y varias gentes, y que nunca
colonias de naciones extrañas entraron á poblar en la India, sino que
todos son della naturales; la razon de la multitud dá Solino, conviene
á saber, porque nunca salieron destas tierras á buscar ni infestar
á otras, sino vivian en ellas pacíficos. Las naciones y multitudes
dellas, y diversidades de lenguas, que en estas islas y Tierra Firme
habia, cuando á ellas vinimos, tampoco se pueden por hombre alguno
encarecer, ¿cómo se podrian numerar? Por maravilla se hallará en
pueblo alguno, que, donde hobiese 100 vecinos casados, no haya 500 ó
700 personas procedidas dellos allí presentes y naturales; váse una
mujer por agua al rio, y lleva delante dos ó tres muchachos como los
dedos de las manos, y otro en los brazos, y otro dentro de la barriga,
y de esto más diremos adelante. Cuanto á la color, dice Estrabon que
los indios que están hácia el Mediodía son algo semejantes en la
color á los negros, pero no son crespos como ellos porque participan
de los aires húmedos y templados; los que están y viven más hácia el
Polo Ártico, que llama boreales, son semejantes en la color á los
naturales de Egipto. De aquí parece que nuestras Indias alcanzan mejor
aspecto de cielo, y mejor disposicion de tierra y clemencia de aires,
y otras causas particulares, y, por consiguiente, son las tierras más
templadas, pues las gentes dellas tienen mejor color y más llegada á
la mediocridad de los extremos dos, negro y blanco, que ninguna de las
de la India, que ha sido siempre tan nombrada y celebrada; la razon
es porque, segun Tolomeo en su Quadripartito, y Haly, su intérprete,
cap. 2.º, y Hipocras en el tratado _De Aere et aqua et regionibus_,
y Alberto Magno, en el libro II, cap. 3.º y 4.º _De Natura locorum_,
la causa de la color negra, en los hombres principalmente, es el
gran calor del sol en las regiones cálidas, el cual quema ó deseca y
ennegrece los cuerpos, y deseca los humores dellos, asa las caras y
rostros, y enmagrece los miembros, y así vence la complexion caliente
en los cuerpos, y, por consiguiente, su figura y color de sus cabellos
es segun la natura de los de donde salen, y, porque la complexion de su
naturaleza es muy cálida, necesariamente han de ser negros, y porque
los poros de sus cuerpos no son ductivos ni desembarazados, por la
sequedad del cuero por donde pasan, por tanto de necesidad han de ser
en gran manera crespos. Por el contrario, en las tierras que son mucho
frias, como las que están só el sétimo clima, que terná de latitud
de 50 hasta 63 grados, donde hace poco calor en el estío, y en el
tiempo del invierno mucho frio, que vence al calor, el cual incluye ó
encierra las fumosidades y vapores en los cuerpos, tapando ó apretando
la superficie ó tez de los cueros, por ende causa los cuerpos humanos
blancos, y por el encerramiento de las fumosidades son los cabellos
rubios, blandos, extendidos, ó, como dicen, correntíos, y porque por el
calor natural que está encerrado é incluso en los cuerpos se crian de
las fumosidades y vapores húmedos muchos humores, de aquí es que los
cuerpos de los tales hombres, naturalmente, son grandes, como parece
en los ingleses y alemanes y las otras gentes que moran só el sétimo
clima y dende adelante. De lo dicho se sigue, segun Haly, que los que
viven só la línea equinoccial, como participen de la templanza della,
son de color algo azafranada, ó, como decimos, loros, y porque, como
habemos arriba probado, todas estas indianas regiones, por latitud
1.800 leguas, son temperatísimas y felicísimas, algo más y algo ménos
segun la figura de los cielos, clemencia de los aires, y disposicion
de la tierra que unas provincias y tierras alcanzan más y mejores que
otras, de necesidad se sigue ser la color de todas estas gentes, entre
blanco y prieto, mediada, en unas partes más cercana á lo blanco y en
otras más á lo negro, pero en todas en mediocridad ó en mediana manera,
y, por consiguiente, los cabellos de todas son llanos, blandos, y
comunmente tiran más á negros, y todos correntíos, segun todo lo dicho
vemos asaz por larga experiencia. Y así parece, que de la color destas
gentes podemos la templanza de este orbe, y de la templanza misma
su color y tambien sus costumbres y sus entendimientos, como luégo
veremos, argüir.



CAPÍTULO XXIII.


Despues de haber dado noticia particularizadamente de las calidades
y bondades desta isla Española, cuanto al sitio y figura del cielo y
disposicion de la tierra, con todo lo á ésto perteneciente, y en comun
la misma materia tratado de todas estas Indias, resta en los capítulos
siguientes, segun al principio de este libro prometimos, hablar de lo
que concierne á las gentes naturales vecinos y habitadores della, y
despues, consiguientemente, trataremos en universal lo que conviniere
decir de todas las otras naciones de que hallamos lleno este Mundo
Nuevo, de las cuales, para consecucion del fin que pretendemos, cinco
consideraciones principalmente con el favor divino explicaremos. La
una declarará la disposicion y habilidad natural en lo tocante á los
actos del entendimiento y á las otras potencias que al entendimiento
sirven; la segunda mostrará las especies de prudencia de que usaban, y
con que se regian; la tercera, cuál fué y de qué especie la gobernacion
que tuvieron; por la cuarta se verá sus costumbres malas y buenas,
que á la voluntad concierne; la quinta conterná, dar noticia de la
religion, ritos y supersticiones que tenian, como gentes desiertas de
gracia divina y de verdadera doctrina. En todo lo cual se cotejará y
haremos comparacion destas otras naciones del mundo, pasadas mayormente
y tambien presentes, porque cognoscan los imperitos y cudiciosos, que
toman por achaque y color para las sojuzgar, robar y consumir, ser de
bajo entendimiento, ser infieles, idólatras y de corruptas costumbres,
no ser solas en el orbe, ni tampoco las peores que hobo en él; que
si nosotros y otras naciones fuímos y fueron con la predicacion de
la fe más temprano que aquestas socorridos, que no fué por faltarnos
idolatría y supersticiones, y bestialidades y vicios, ni por haberlo á
Dios más que ellas merecido, sino sola por su inmensa bondad y gratuita
liberalidad, por lo cual quiso prevenirnos, no dándonos licencia por
este privilegio para menospreciar y maltratar las otras gentes, de las
cuales, por ventura, tiene la Providencia divina más predestinados que
de nosotros, puesto que primero á su cognoscimiento hayamos venido.
Cuanto, pues, á lo primero, es de considerar que tener los hombres
habilidad natural de buenos entendimientos puede nacer de concurrir
seis causas naturales ó algunas dellas, y éstas son, la influencia del
cielo, la una; la disposicion y calidad de la region y de la tierra
que alcanzan, la otra; la compostura de los miembros y órganos de
los sentidos, la tercera; la clemencia y suavidad de los tiempos, la
cuarta; la edad de los padres, la quinta, y la bondad y sanidad de los
mantenimientos, que es la sexta. La influencia de los cielos, cuando
es buena y favorable, disponiendo los cuerpos y miembros humanos en
buena y conveniente proporcion, ayuda y aprovecha mucho á la perfeccion
y grado de nobleza del ánima cuando es infundida en el cuerpo, y, por
consiguiente, aquella persona será de más sotil entendimiento. Esto no
lo pueden causar los cielos directamente, porque, como nuestra ánima
sea espíritu inmaterial, los cuerpos no pueden obrar bien ni mal en
las cosas inmateriales; pueden, empero, los cuerpos celestiales causar
indirectamente algo en el ánima, en cuanto influyendo en el cuerpo,
más ó ménos, mejor ó peor, más capaz ó ménos capaz lo disponen, para
que reciba el ánima, y en el instante de su efusion queda determinada
en sus grados de bondad, ó de no tan buena cuanto á lo natural (no
á lo moral sino natural digo), el ánima. Y de aquí es, que segun la
capacidad del cuerpo se mide la capacidad del ánima, y así unos
hombres tienen el ánima más perfecta ó ménos perfecta que otros; la
razon es, que como la natura del ánima sea natura espiritual que se
comunica al cuerpo humano, y ella, segun ella, no tenga término, porque
no es cosa compuesta, por ende puédese comunicar más y ménos, segun que
el cuerpo á que se comunica es más capaz, y, por consiguiente, segun la
capacidad del cuerpo es el término de la naturaleza del ánima en los
hombres. Y esta es la causa porque vemos y parecen algunos hombres más
sotiles y más ingeniosos que otros, y de las virtudes naturales del
ánima más adornados, segun que el ánima no igualmente es comunicada en
diversos cuerpos, permaneciendo siempre la misma, segun su especie.
Y este término recibe el ánima de la disposicion del cuerpo que la
recibe, porque el cuerpo humano es apto naturalmente para ser informado
de tal ánima, segun las disposiciones que en él son, y ningun cuerpo
otro sería capaz para rescibir tal ánima, porque la naturaleza entiende
siempre disponer tal cuerpo para tal ánima, de donde se sigue ser
algunos cuerpos humanos más capaces de ánimas que otros; y puede llegar
esta diferencia, de mayor y menor disposicion, hasta haber ánima, en
algun cuerpo determinado, en todos los grados de perfeccion que le
puedan competer, segun es posible en la especie humana. De aquí es, que
si Dios quiere infundir un ánima perfecta, que tenga todas las virtudes
naturales, comienza del cuerpo, el cual le dá tal que convenga á tan
excelente ánima. Y así, segun la diferencia de la disposicion de parte
del cuerpo, así consigue los grados diversos en la comunicacion del
ánima; y esto necesariamente suele ser, que segun el cuerpo de alguno
en la infusion del ánima fué más y mejor dispuesto, y más capaz de la
forma que el cuerpo de otro, el ser del ánima de aquél es determinado
más perfecto, y segun más perfecto grado de naturaleza que el de otra
ánima: y por esta causa pensaron algunos ser las ánimas en los hombres
tales, cuales hicieron ser los cuerpos celestiales. Así lo toca el
Filósofo en el III _De Anima_, cap. 3.º, alegando á Homero, que decia
ser tal el entendimiento de cada uno, cual lo dió en el dia el Padre de
los varones y de los dioses, conviene á saber, el sol ó los planetas
en el dia de la concepcion de cada uno; desde allí se comienza á tomar
el indicio, y por el nacimiento de cada uno, de las condiciones ó
inclinaciones del que nace, no por otra causa sino porque los cuerpos
celestiales, influyendo sobre el cuerpo humano su natural virtud, lo
disponen ántes que el ánima se le infunda para que sea tal ó tal, y
segun lo que requiere aquella disposicion así se siguen los grados en
el ánima. Lo cual tambien aprueba Salomon en el libro de la Sabiduría,
cap. 3.º, _Puer eram ingeniosus et sortitus sum animam bonam_. Venir en
suerte al hombre ánima buena, es cuasi rescibir por buena suerte ánima
en lo natural perfecta, y solemos decir que aquello habemos por suerte
y por ventura, que no es en nuestra mano ni poder sino que de otro
depende; y allí no se entiende ánima buena moralmente virtuosa ó santa,
porque ninguna ánima nace tal, sino los que son santificados en el
vientre de sus madres, sino entiéndese naturalmente hábil é sotil en el
ingenio y buen entendimiento, y bien inclinada en la voluntad. Y desta
manera se entiende causar los cielos, por sus influencias, en nosotros
buenos y sotiles ó no tales entendimientos, y por consiguiente,
indirectamente y de recudida, como dicen, ayudan los cielos mucho á la
perfeccion y grados, mayor ó menor, de la nobleza natural de nuestras
ánimas. Y así parece que segun la diversidad de los cuerpos, proviene
la diversidad de las ánimas, y ser los hombres más ó ménos entendidos,
naturalmente sabios ó de poco saber; pero no por eso se sigue que haya
diferencia específica en las ánimas, como todas sean de una especie y
á ésta no pueda diversificar la diferencia material, que es de parte
del cuerpo, ni el ménos ó más ó mejor entender, que es diversidad
accidental, puede causar diferencia en la especie. De esto trata Santo
Tomás en la primera parte, cuestion ochenta y nueve, artículo 7.º, y en
el II de las Sentencias, distincion treinta y dos, cuestion segunda,
artículo tercero.



CAPÍTULO XXXIII.


Declarado queda difusamente cuántas y cuáles sean las causas
que concurren ó concurrir puedan para que los hombres sean bien
intelectivos y dispuestos para producir los actos de buena razon,
y tengan buenos entendimientos, conviene de aquí adelante mostrar,
yendo por cada una de estas causas, en qué grado de entender colocó
la naturaleza los entendimientos de estas indianas gentes, que es el
fin por que hemos entrepuesto en la Historia esta tan gran digresion.
Cuanto, pues, á la primera causa, que asignamos ser la influencia de
los cielos (y esta es causa universal), la cual, segun arriba en el
capítulo 16 y en otros habemos tocado y probado, que los cielos y
estrellas, con sus influencias, esta Isla y todas estas islas é Indias,
por la mayor parte de la latitud de 1.800 leguas, segun demostramos en
el cap. 19, favorezcan y hagan felices en templanza, y mediocridad, y
amenidad, y por consiguiente, siendo favorables, sean causa de que los
cuerpos humanos, en estas Indias nacidos y criados, sean proporcionados
en los miembros y en todas sus partes, como vemos claro y abajo
parecerá más; luego, por las influencias de los cielos para tener
buenos entendimientos, y así naturalmente, son estas gentes ayudadas,
al ménos no impedidas ni les son contrarias. Item, como se dijo arriba
en el cap. 23, las estrellas y cuerpos celestiales, para por sus
influencias y virtudes producir los efectos que la naturaleza pretende,
usan de dos medios, el uno es su rayo, y el otro es el continente de
la cosa que se engendra; para las aves el aire, y para los peces el
agua, y la tierra para los animales; pues el continente, que son todas
estas regiones indianas, es felicísimo y favorable á la naturaleza
y condicion humana, como arriba queda muy más que bien probado, y
ésto es por la virtud é influencias de los cuerpos celestiales, luego
por las influencias de los cielos, que influyen en las gentes que en
estas tierras nascen, el continente mediante, naturalmente son bien
intelectuales, y por consiguiente, la naturaleza les dió en suerte
rescebir buena ánima. Item en los capítulos 16 y 17 está probado que
la causa superior y universal, que son las influencias celestiales,
concurren con las causas cinco particulares para la bondad, felicidad,
sanidad, amenidad, y favor y conformidad de la naturaleza humana,
y destas tierras, pues no serian favorables ni útiles, sino muy
defectuosamente, á la naturaleza humana, si estas gentes tan infinitas
no las dotara la naturaleza de buenos entendimientos, como sea lo más
precioso y más necesario que les podia dar; luego la influencia del
cielo concurrió en dotar estas naciones de buenos entendimientos,
ingenio y racional habilidad. Item, á la parte austral, pasada la
línea equinoccial, destas nuestras Indias, hay grandísimas tierras
llenas de infinitas naciones, no sólo el espacio que hay entre la
línea y el trópico de Capricornio, pero el espacio que hay despues del
dicho trópico, donde cae la grande y felice tierra de Chile, que es
la postrera provincia ó reino del Perú; y de este espacio, pasado el
dicho trópico, hablando Alberto Magno en el libro _De Natura locorum_,
distincion primera, capítulo 7.º, dice, que hasta la latitud del
sétimo clima, que será 48 ó 50 grados, es la habitacion continua y
deleitable, y concuerda bien con la experiencia que ya tenemos de la
provincia ó reino de Chile, pues en aquella parte austral las estrellas
y cuerpos celestiales son mayores y más resplandecientes, y más nobles
y perfectas, y de mayor virtud y eficacia, y así sus influencias y
virtud en sus operaciones son más eficaces, por ser aquella parte
toda austral la cabeza del mundo, como abajo parecerá, luego las
influencias del cielo á todas aquellas gentes de la parte austral
fueron y son favorables, para que naturalmente sean por la mayor parte
intelectivos y áun de mayor habilidad que otras, no lo estorbando
algunas causas particular; y esta no parece que la hay, pues sabemos
ser todas aquellas tierras felicísimas, y vemos las gentes dellas
capacísimas, como es manifiesto y abajo parecerá. Y porque cuanto
más las cosas se apropincuan y allegan á alguna causa de que pueden
recibir alguna alteracion en bien ó en mal, más participan de su accion
y virtud, y cuanto ménos, ménos, como parece cuando nos llegamos al
fuego ó á la nieve y nos desvíamos dellos, por esta razon, cuanto más
propincuas son las gentes de nuestras Indias de aquella parte austral,
áun dentro de los dos trópicos, pero al ménos de esa parte de la
equinoccial, más favorables y benignas les son las estrellas y cuerpos
celestiales por sus influencias, y, por consiguiente, más hábiles y
más racionales, ingeniosos, y agudos de entendimientos, naturalmente,
por la mayor parte serán; y esto expresamente lo pone Tolomeo en su
Quadripartito, tratado segundo, donde dice estas palabras: _Horum
autem hi, qui meridiani sunt propinquiores, in majori parte melioris
sunt ingenii et acutioris intellectus, et in scientia rerum stellarum
fortiores, propter circuli signorum et stellarum erraticarum loco
zenit capitum eorum propinquitatem_, etc. Y así parece, que la
primera causa y universal, que es la influencia del cielo, favorece
naturalmente, y por la mayor parte, á estas nuestras indianas gentes
á que sean intelectivos, ingeniosos, racionales y de buena capacidad,
y así, por consiguiente, les haya cabido en suerte recibir de Dios
y de la naturaleza buenas y nobles ánimas. Lo mismo probaremos por
la segunda causa que arriba en el capítulo 23 pusimos, la cual puede
concurrir para ser los hombres bien intelectivos y bien racionales, y
ésta es las buenas calidades y disposicion de la region y tierra que
alcanzaron. Esta, en nuestro propósito, no habria menester por teórica
y razones naturales proballa, pues, por práctica y experiencia ocular,
y por todos los sentidos de infinitos que á aquestas nuestras Indias
han venido y vienen cada dia, es, porque así lo diga, palpada, sabida
y averiguada; y este es uno de los primeros principios y fundamentos
que la Geografía supone (segun Tolomeo, en el libro I, cap. 2.º, y cap.
8.º), sin los cuales, como ni en las otras ciencias, ninguno la puede
saber ni adquirir, conviene á saber, la relacion é historia de los que
por sus ojos y experiencia vieron y cognoscieron las tierras de que se
hobiere de tratar. Esta experiencia, digo, que es el principio, ó de
los primeros principios de la Geografía, segun Tolomeo, pero para quien
no las ha visto, ni oido á los que las vieron, arriba desde el capítulo
1.º hasta aquí, y mayormente queda probado en suma en el capítulo 19
y 20, por razones naturales, y por sus causas y efectos más que la
lumbre claros, ser todas estas regiones, islas y Tierra Firme de este
tan vasto orbe, temperatísimas, felicísimas, salubérrimas, y en todas
sus calidades, disposiciones y causas universales y particulares,
conformes y amicísimas de la vivienda y naturaleza humana. Y la latitud
de todas estas Indias nuestras es desde el medio del clima sexto,
segun los antiguos, y el fin del sétimo, segun la division de los
climas que hacen hoy los modernos, de la parte Norte ó Septentrion,
que hacen 45 grados, hasta el medio del sexto, segun los antiguos, y
fin del sétimo clima, segun los modernos, que hacen otros 45 grados
de aquella parte de la línea equinoccial á la parte austral, que dije
arriba contarse bien 1.800 leguas, una region y una provincia ó tierra
mejor y más felice y graciosa y alegre que otra; pues como, segun
Tolomeo, y todos los astrólogos, y Aristóteles, y todos los filósofos,
y Avicena, Hipocras y Galeno, y todos los médicos, y despues dellos
Santo Tomás, y Alberto Magno, de las calidades y propiedades de las
regiones extremas ó medianas y templadas procedan las complixiones de
los hombres y animales, y de las plantas y cosas que en ellas nascen,
y de las complixiones, ó segun las complixiones, se causen á las
gentes bajos ó altos, sotiles ó botos, malos ó buenos entendimientos,
segun parece arriba por el cap. 23, y todas estas Indias, y por
todas partes dellas, sean tierras en toda mediocridad y templanza
temperatísimas, unas más y mejores, y otras buenas, pero todas mucho
buenas generalmente, y si algun pedazo ó provincia dellas se halla
que á la mediocridad exceda es como monstruo y rarísimamente, como en
todas las cosas naturales acaece producir alguna vez por errar el curso
ordinario la naturaleza, luego síguese que las gentes de todas estas
Indias, desta Isla, islas y Tierra Firme, por razon de la templanza y
mediocridad y disposicion suave de las regiones, provincias, reinos y
tierras en que viven, naturalmente son de muy templada, y moderada, y
favorable complixion, y, por consiguiente, de su propia naturaleza son
muy bien intelectivos, de muy buenos juicios, de muy buenos ingenios,
y de muy buenos entendimientos, puesto que en cada provincia, por la
diversidad de la disposicion de la tierra, por ser alta ó baja, y por
otros accidentes, sean los de un lugar más ó ménos que los de otro,
como largamente queda demostrado en el capítulo 29. Y porque, como
dejamos dicho y probado en los mismos capítulos 23 y 29, las gentes
que viven en la region de Grecia, por estar en medio de Asia y Europa,
así como tienen el medio segun el lugar, así tienen las disposiciones
é inclinaciones medias y mejor proporcionadas, porque ni tienen tanto
frio como los de Europa y Septentrion, ni tanto calor como los de Asia,
y por consiguiente son intelectivos y artificiosos, no tanto, empero,
como los de Asia, y tambien son animosos, ménos, empero, que los de
Europa, por manera que cuanto más se llegan las regiones al medio y
templanza del frio y del calor, tanto más las gentes moradoras dellas
participan de la viveza del entendimiento que causa el calor, y del
esfuerzo y animosidad de que el frio es causa; pues como las regiones
destas Indias, por toda la mayor parte dellas, sean temperatísimas,
más templadas que ninguna parte de las que se saben del mundo, y las
naciones que las habitan, por consiguiente, alcancen temperatísima
complixion y más favorable que otras, síguese que de su naturaleza no
sólo son de buenos y vivos entendimientos más que otras naciones, pero
tambien no les falta naturalmente animosidad y esfuerzo de corazon:
porque regla es general, como muchas veces arriba se ha dicho, ser los
hombres de tierras frias inclinados á lo que inclina ó dispone el frio,
y los de las calientes á lo que dispone é inclina el calor, y los de
las regiones que están en medio á haberse medianamente participando de
ambos á dos. De que sean de vivos y muy sotiles entendimientos de su
natural, evidentísimamente por las razones siguientes abajo parecerá,
pero que tengan esfuerzo y animosidad parece que habrá duda, lo cual
no será ménos evidente á cualquiera que quisiere considerar lo que
vemos por experiencia, porque una gente desnuda, sin armas ofensivas
ni defensivas (porque los arcos y flechas que tienen son por la mayor
parte, al ménos por respecto ó para con nosotros, como juegos de
niños), osen acometer y seguir á otra gente como somos, que tanta
ventaja les hacemos en lo uno y en lo otro, tan brava y tan feroz y tan
armada de hierro, que con una espada desbarriga uno de nosotros, en una
hora, 500 dellos, y mayormente siendo nosotros armados de caballos,
que con una lanza uno, en un cuarto de hora, mata 1.000, cuando se
ven perseguidos y atribulados de los españoles, por defension suya
de su vida, patria y libertad, ¿no es señal, cierto, de no ser de su
natural mucho y bien animosos y de gran corazon? Desto se referirán,
placiendo á Dios, en otro lugar hartos y notables ejemplos, y algunos
señalados vistos por nuestros ojos. No temen la muerte, mucho ménos que
otra nacion, porque aunque sus comeres y manjares son muy delicados,
como se dirá, todavía tienen suficiente abundancia de sangre, que de
no temer las heridas ni la muerte, es, como digimos en el cap. 23, la
causa; concuerda con esto y con lo de arriba el dicho de Vejecio, _De
Re militari_, libro I, capítulo 2.º: _Omnes nationes quæ vicinæ sunt
soli, nimio calore siccatæ, amplius quidem sapere sed minus de sanguine
habere dicuntur: ac propterea constantiam atque fiduciam de propinquo
pugnandi non habent_, etc. No se podrá bien decir contra esto, que
vemos estas gentes comunmente muy tímidas, y por tales en verdad las
tenemos, y esto les debe venir de su natural; á lo cual respondemos no
tener esta objecion mucha verdad, porque esto es de _per accidens_,
ó accidentalmente, conviene á saber, por causa de las grandes y
extrañas crueldades que en ellas hemos usado, como se verá, y por el
temor nuestro que en ellas se ha entrañado viviendo en amarguísima y
durísima servidumbre, y ésta es sufientísima causa para no solamente á
estos, pero á los Scipiones, hacellos de servil condicion y cobardes,
como en el cap. 27, largamente y por razones naturales, probamos.
Son, pues, los indios, vecinos y moradores naturales de todas estas
nuestras Indias, por la mayor parte y generalmente, de su natural, por
razon de nacer y morar en tierras temperatísimas al ménos en mediana
manera, bien intelectivos, y para las obras de razon bien dispuestos,
más ó ménos segun se llegaren más á la mediocridad y templanza las
provincias, mayormente las más meridionales, puesto que entre ellos
haya grados que, por razon de la disposicion de las tierras, sean unos
de más sotiles ingenios y artificiosos que otros, y lo mismo es cuanto
á la animosidad y el esfuerzo.



CAPÍTULO XXXIV.


Pruébase allende lo dicho, ser las gentes destas Indias naturalmente
de buenos entendimientos por la tercera causa que puede concurrir
para esto, y que concurre notoriamente en ellos; ésta es la buena
compostura de los miembros, y la conveniente proporcion de los órganos
de los sentidos exteriores, como en el capítulo XXIV referimos. Los
indios, pues, de todas estas Indias, por la mayor parte, como sean de
muy buenas y favorables complixiones, como queda visto, de necesidad
debian ser, como lo son, de buenos cuerpos y todos los miembros
dellos muy bien proporcionados y delicados, áun los más plebeyos
y labradores, no muy carnudos ni muy delgados sino entre magrez y
gordura, las venas no del todo sumidas ni muy levantadas sobre la
carne; esto se ve muy claro si quisiéremos considerar las manos, los
dedos, las uñas, los brazos, los pechos, los piés, las piernas, que
comunmente se les parecen, por no traer más vestidos de una manta
de algodon como un cendal ó almaizar, ó de un lienzo los que más
vestidos andan, y mayormente donde todos y del todo andan desnudos,
cubiertos sólo aquello que la honestidad y vergüenza cubrir manda, los
cuales miembros son y tiénenlos tan juntos, dispuestos y tales y tan
proporcionados que no parece sino que todos son hijos de príncipes,
nacidos y criados en regalos. Causa esto, eficazmente, la mediocridad
de la sangre y del calor natural y de los espíritus que tienen, como
se verá adelante, que hacen los cuerpos de los hombres delicados,
como en el libro _De Somno et vigilia_ dice Aristóteles. Los sentidos
exteriores alcánzanlos admirables; ellos ven muy mucho de léjos, y
determinan lo que ven, más que otros, parece que con la vista penetran
los corazones de los hombres, y tienen, comunmente, los ojos hermosos;
oyen tambien muy mucho, huelen cualquiera cosa de muy léjos, aunque
sea entre los montes, lo mismo es del gusto; y, cierto, dello tenemos
experiencia, y aquí no hablamos á tiento ni, como dicen, de coro. Item
el sentido del tacto tiénenlo en gran igualdad, lo cual se muestra
porque cualquiera cosa lesiva y que pueda lastimar, así como frio,
calor, azotes ó otra afliccion exterior, muy fácilmente y en muchos
grados los aflige, angustia y lastima, mucho más sin comparacion que
á nosotros y áun que á los más delicados que hay entre nosotros, no
obstante áun el traer los cuerpos y miembros desnudos al sol, á los
vientos y al agua, lo cual les habia de causar ser duros y robustos,
y no tener tan sensible y lastimable aquel sentido del tacto. Item,
cualquiera enfermedad accidental más presto les adelgaza, enflaquece
y los despacha que á otra nacion alguna de los que tenemos noticia;
allende desto, como es notorio á todos los que los cognoscemos, gentes
son los indios para sufrir muy poco trabajo, y porque han sido puestos
despues que acá venimos en grandes y desordenados trabajos, faltan
dellos muchos millares. Son luego estas gentes todas universalmente de
buenos sentidos exteriores, y en especial de muy temperados y delicados
tactos, y por consiguiente, argumento es claro y áun necesario, segun
el Filósofo en el II _De Anima_ y en el I de la Política, tener cuerpos
de libres y nobles ánimas, que es decir que tienen naturalmente buenos
entendimientos, y son ingeniosos y bien razonables; todo lo cual parece
arriba. Las caras, y rostros, y gestos tiénenlos graciosos y hermosos,
hombres y mujeres, desde su niñez y nacimiento, porque todos los niños
y niñas desde que nacen, y como van creciendo, son todos comunmente
muy graciosos, lindos, alegres, corderitos vivos, y de buena índole,
que es señal é indicio ó significacion de bondad de las ánimas dellos
natural, de buenos entendimientos, y que se perfeccionarian si fuesen
ayudados, como parece, por muchos que crian y han criado los frailes.
De aqueste indicio y significacion habla el Filósofo en el I de la
Política, cap. 3.º, diciendo: Que desde el nacimiento de cada uno y de
su niñez, luégo la naturaleza muestra en los cuerpos y gestos de los
niños si tienen ánimas de libres ó de siervos, conviene á saber, si
tienen buenos y capaces entendimientos: _Statim ex generatione quædam
distincta sunt, alia quidem ad imperandum, alia vero ad parendum_,
y pone ejemplo en el ánima que naturalmente es apta para mandar y
señorear al cuerpo, y la razon á la sensualidad, y el hombre á las
bestias, y el género masculino al femenino, y concluye así: _eodem modo
necesse est in cunctis hominibus esse_, etc. Y si despues de hombres,
algunos hallamos de grandes y feroces caras ó feos gestos, como en
la provincia de Guatemala y en algunas otras partes de Tierra Firme,
pero no en muchas, era la causa de la costumbre que tenian de con
industria hacerse fieras las caras rompiéndose las orejas y hacellas
muy grandes, lo mismo las narices y los bezos ó labios, poniéndose
allí en los agujeros unas joyas labradas de oro ó de plata, por fin de
parecer en las guerras á los enemigos espantables, ó tambien por arreo
de gallardía. Cuanto á la costumbre de querer parecer fieros en las
guerras, ordenaron á los principios hacerse las caras y cabezas, por
industria de las parteras ó de las mismas madres cuando las criaturas
son tiernas y chiquitas, empinadas y hacer las frentes anchas, de la
manera que en el cap. 29 referimos decir Hipocras, y Galeno en el
libro, arriba muchas veces nombrado, _De Aere et aqua_, de las gentes
de Asia llamadas Onacrocephalas, que se hicieron al principio las
cabezas luengas por mostrar ferocidad en las guerras, lo cual comenzó
la industria y despues prosiguió la misma naturaleza, como allí fué
dicho, de lo cual parece que en hacer las cabezas y caras fieras,
como en otras muchas costumbres, segun parecerá, no fueron solas las
gentes destas Indias ni las primeras. Tampoco lo fueron en horadarse
las orejas y poner en ellas aquellas cosas de oro, pues en España
suelen traer las mujeres zarcillos en ellas, de lo cual los franceses
burlan y escarnecen, teniéndolas por barbarísimas; esto no era tenido
en otras naciones por feo, pues entre los judíos, y otras gentes debia
ser tambien, no solamente las mujeres los traian pero los hombres se
arreaban dello, y esto parece por lo que leemos en el Exodo, y es, que
cuando Moisés se tardaba en el monte y los judíos pidieron á Aarón
que les diese dioses que adorasen y los guiasen en el desierto, por
detenellos y no hacer cosa tan nefanda, mandóles que trujesen todas
las joyas que tuviesen de oro que se ponian en las orejas las mujeres
é hijos é hijas, creyendo que de pura codicia no las trujeran; pero
traidas todas, él, de miedo no lo matasen, hízolas todas fundir, y
dicen que por arte del diablo salió hecho un becerro. De donde se
colige claro, antiguamente los hombres, ó al ménos los mancebos,
acostumbrar á traer zarcillos ó cosas semejantes en las orejas; en
otra manera era vituperiosa cosa y gran injuria entre los hebreos
horadalles por justicia las orejas, y esto se hacia á los esclavos que
eran hebreos, los cuales, si los compraba el señor, mandaba la ley que
se sirviese dellos seis años y al sétimo los habia de dejar libres con
mujeres é hijos, pero si el tal esclavo no queria recibir la libertad,
sino quedarse todavía esclavo, por el amor que al amo y señor tenía,
mandaba la ley que con un cincel con que suelen los zapateros sacar los
bocados de los agujeros que hacen á los cintos, ó á otras cosas hechas
de cuero, horadasen al tal esclavo la oreja, y desde allí habia de ser
esclavo perpetuo, y esto era grande afrenta. Tornando al propósito
de los indios, ellos tenian y tienen de su natural buenos y graciosos
gestos, sino que ellos con aquellas superfluidades los desgarraban
y hacian y hacen feos, como acaece hartas veces á las mujeres de
España, que, teniendo blancos y hermosos gestos, tantas blanduras se
ponen y afeites, que no es poco asco solamente vellas. En esta isla
Española, digo verdad, que hobo hombres y mujeres muchas de tan buena
disposicion y compostura en los gestos, que aunque los tenian algo
morenos, señaladamente mujeres, podian ser miradas y loadas en España
por de buena y egregia hermosura por todos los que las vieran. En la
Vega conocí á mujeres casadas con españoles, y algunos caballeros,
señoras de pueblos, y otras en la villa de Santiago, tambien casadas
con ellos, que era mirable su hermosura y cuasi blancas como mujeres
de Castilla, y puesto que en toda esta Isla, mujeres y hombres fuesen
de muy buenos y proporcionados cuerpos y gestos universalmente,
porque aquí no se rompian ni estragaban los rostros más de sola y
delicadamente las orejas para poner algunas joyas de oro las mujeres,
pero donde fué la señalada hermosura y muy comun á todo género, fué en
la provincia de Xaraguá, que arriba digimos estar hácia el Poniente
desta Isla, hobo. Y yo ví un lugar ó villa que se llamó de la Vera-Paz,
de 60 vecinos españoles, los más dellos hidalgos, casados con mujeres
indias naturales de aquella tierra, que no se podia desear persona
que más hermosa fuese; y este don de Dios, como dije, muy comun y
general fué en las gentes de aquella provincia más que en todas las
desta Isla. Las gentes de las islas de los Lucayos, que el Almirante
descubrió las primeras, segun arriba digimos, todas á una mano, hombres
y mujeres, eran de aspectos angélicos; las de la isla de Cuba, y más
las de la isla de Jamáica, lo mismo; las de los reinos de la Nueva
España al rededor de Méjico, las de la provincia de Xalisco, las de
la de Nicaragua, las de la Tierra Firme hácia Cumaná y del reino de
Yucatan, y las de la costa toda de Guatemala de la mar, que son las
tierras que yo he andado, y otras que no digo, y las de los reinos del
Perú, y la gente de La Florida, y lo postrero que se descubrió, que
es lo de Cibola, de su buena y graciosa disposicion y hermosura por
los que lo han visto se publican maravillas. Y es necesario que así
sea en todas por la mayor parte destas Indias, porque, como habemos
dicho, el aspecto y figura del cielo y la virtud de las estrellas, que
son causa universal y primera, y la felice disposicion, y suavidad,
y mediocridad de la tierra, y todos los mismos climas, que es la
segunda, y próximo continente y todas juntas otras circunstancias,
esta graciosa y hermosa disposicion destas gentes favorecen. Así que,
pues que todos los moradores destas Indias, por la mayor parte, y en
especial los niños y niñas y adolescentes, sean de buenos aspectos y
acatamientos, de hermosas caras y proporcionados miembros y cuerpos, y
esto desde su nacimiento, como el Filósofo dijo, se muestra, síguese
haberles Dios y la naturaleza dado y dotado y concedido nobles ánimas
naturalmente, y así ser bien razonables y de buenos entendimientos.
La forma ó figura de las cabezas comunmente las tienen proporcionadas
á los cuerpos y á los otros miembros, y derechas; algunos las tienen
empinadas, y las frentes cuadradas y llanas, como los desta Isla,
otros, como los mejicanos, y algunos de los del Perú, y los de La
Florida, las tienen de mejor forma, algo como las que en el capítulo
24 digimos, de hechura de martillo ó de navío, que es la mejor forma
de todas. Dije algunos de los del Perú, porque, por la mayor parte,
cuasi en cada provincia tenian propia costumbre y diversa de las
otras de formar con industria las cabezas. Y es cosa de maravilla
ver la diligencia é industria que tienen para entallar las cabezas,
mayormente de los señores; éstas de tal manera las atan y aprietan,
con lias ó vendas de algodon ó de lana, por dos y tres años á las
criaturas, desde que nacen, que las empinan un palmo grande, las
cuales quedan de la hechura y forma de una coroza ó de un mortero de
barro muy empinado, y esta costumbre tienen los Ginoveses, y tanta
industria y diligencia ponen para que las criaturas tengan las cabezas
muy empinadas, puesto que no redondas sino llanas, como vemos, que
cuasi parecen á las gentes que en esta Isla moraban. Por privilegio
grande concedian los del Perú á algunos señores, y que ellos querian
favorecer, que formasen las cabezas de sus hijos de la forma que los
reyes y los de su linaje las tenian. Las de las gentes de los Lucayos
y de la isla de Cuba y Jamáica, segun me puedo acordar, las tenian
cuasi como las nuestras ó que más nos parecian en las figuras dellas;
muchos tienen las frentes cuadradas de moderada grandeza, que es buena
señal, como en el cap. 24 digimos; los cabellos todos comunmente los
tienen negros y moderadamente delgados y correntíos y blandos, y cuando
niños no tan negros sino que tiran á castaños, que significa buena
composicion, como parece allí en el dicho capítulo. Y porque dice el
Eclesiástico, cap. 19: _Ex visu cognoscitur vir, et ab occursu facici
cognoscitur sensatus: amictus corporis et risus dentium et ingressus
hominis enunciant de illo_: En la vista y en la cara, en el andar y en
la risa, se conoce el hombre y el seso y entendimiento de cada uno;
digo verdad, la cual muchos y todos los que tienen noticia en aquestas
partes la saben si la quieren confesar, que así en los niños como en
los grandes, como en mujeres y hombres, y señaladamente en los hombres,
se ve y conoce tanta modestia y mansedumbre, tanta composicion, tanta
vergüenza, honestidad y mortificacion y madureza en los actos y meneos
exteriores, en la vista, en la risa, en la compostura de la cabeza é
inclinacion de la frente y de los ojos, y en el andar, y en gran manera
en la habla (que de pura reverencia y humildad mudan la voz, que si
la tienen gruesa y autorizada, la adelgazan y abajan cuando hablan con
personas de autoridad, y á quien hayan de tener reverencia), que no
parece sino que fueron criados en la disciplina y debajo de regla de
muy buenos religiosos. Esto es señal de tener igualdad de complixion, y
tambien discrecion y buena razon, cuanto á los principios naturales, no
faltalles. No queremos aquí decir ni afirmar que todos, universalmente,
en todos sus actos actualmente sean perfectos, y muy acenderados en las
obras de perfecta razon, sino que todos universalmente, y por la mayor
parte, tienen natural aptitud y habilidad, y muy de propíncuo están en
potencia para ser reducidos al acto y actos, siendo instruidos, de todo
buen entendimiento y de buena razon, y finalmente, que son hombres de
su naturaleza bien razonables y bien inclinados, y dello tienen muy
ciertos y naturales indicios y claras señales. Porque mucho es ayudado
el entendimiento y la razon ejercitándose por sí mismo con la lumbre
natural de la razon y por el oficio della, que es explicando lo que en
los primeros principios, que son de sí cognoscidos ó cognoscibles, se
contiene implícitamente, ó siendo ayudada por otros que más se hayan
ejercitado, y es tambien desayudado cuando las personas se ocupan
mucho en las cosas sensuales, mayormente en algunos señalados vicios;
pero como arriba en el cap. 22 y 29 se dijo, como los hombres sean
de libre albedrío de sí mismos, por eleccion propia que tienen en su
mano ó de otros persuadidos, pueden ayudar á los entendimientos para
producir buenos actos intelectivos y alcanzar virtudes, ocupándose en
buenos ejercicios, y así entendemos hablar aquí de los indios. Así que
por la disposicion y hermosura corporal y por la modestia, vergüenza
y honestidad, madureza, composicion, mortificacion, cordura, y los
otros actos y movimientos exteriores, que en sí y de sí muestran áun
desde niños, los cuales les son innatos y naturales, manifiesta cosa
es haberles proveido la naturaleza y su Criador dotado naturalmente de
aptitud y capacidad, de buena razon y buenos entendimientos. Son, pues,
las gentes naturales destas Indias, universalmente y por la mayor parte
de su natural, por razon de la buena compostura de los miembros, por la
conveniencia y proporcion de los órganos de los sentidos exteriores,
y la hermosura de los gestos ó caras y de todo el _vultu_, la figura
de las cabezas, los meneos y movimientos, etc., naturalmente de buena
razon y buenos entendimientos.



CAPÍTULO XXXV.


En el capítulo precedente mostrado habemos, la buena disposicion de los
cuerpos, y favorable compostura de los miembros y órganos exteriores,
y hermosura de los gestos que estas gentes tienen ser buen argumento
y señal de tener buenos entendimientos de su naturaleza, y en los
capítulos de ántes, la buena complixion y armonía proporcionada de los
humores, y tener las tierras donde moran templadas, y otras causas
que digimos y otras que diremos ser naturales, las cuales todas ó la
mayor parte parece concurrir en estas gentes para que tengan habilidad
natural para los actos de razon y de buenos entendimientos; agora,
en este capítulo presente y en los siguientes, queremos mostrar en
esto tambien, las causas que en el cap. 23 digimos accidentales
favorecerles, porque éstas disponen mucho bien los órganos de las
potencias interiores aprehensivas, que son, como ya digimos, el
sentido comun, la imaginacion, la cogitativa ó fantasía, y la memoria
sensitiva. La primera, pues, causa accidental y bien dispositiva de
las potencias interiores, es la sobriedad y templanza en el comer y en
el beber, y poco mantenimiento; ésta tienen los indios, más que otras
muchas gentes, en excelencia, porque todos general, y particularmente,
de su naturaleza son abstinentísimos y muy sobrios, de muy poco comer
y beber; y esto es notorio á todos los que con verdad y simplicidad
les ayudan y favorecen, y áun á todos los que mal les hacen, si lo
quieren sin doblez y fielmente decir. Y en tanto grado es verdad esto,
que los religiosos y siervos de Dios, que de raíz y de propósito han
experimentado y penetrado sus costumbres, no suelen hablar dellos en
este caso, sino diciendo que su comer y beber cotidiano es como el de
los Santos Padres en el Yermo; y esta comparacion no discrepa mucho,
ántes confina con lo propio que destas gentes se ha dicho, porque
todos, por la mayor parte, no comen, sino raras veces y acaso, carne
ni pescado, y muchas no cosa asada ni cocida. Comun comida es la suya
legumbres y yerbas, y frutas, y raíces de las que arriba digimos ages ó
batatas, conficionadas ó guisadas con aquella pimienta que, en lengua
desta Isla, se llamaba axí, la última sílaba aguda, y en la mejicana
chile, la primera sílaba luenga; ésta es muy sana y templada, entre
calor y frio, la cual tiempla y adoba mucho la humedad y terrestridad
de las dichas raíces. La bebida es generalísimamente agua en todas
estas Indias, y donde se alcanza el cacao que es agua fresquísima, y
ésta no embriaga, y la chicha en el Perú, que puede y suele embriagar,
que se hace del grano que en esta dicha lengua llamamos mahíz. No
contradice á esto que algunas veces, y muchas, los indios de la Tierra
Firme, con la chicha y otros vinos, se destemplan y emborrachan, porque
no es su bebida ordinaria ésta ni la beben por ser destemplados, sino
cuando hacen sus convites comunes y fiestas por ceremonias y ritos en
honor y religion del culto de sus ídolos; esta costumbre y religion
generalmente fué defecto de todos los gentiles por industria del
demonio, que, para derrocallos en muchos abominables vicios, les dió
manera para privarlos de los sentidos. Esto expresamente San Pedro
en su canónica primera nos lo significa: _Sufficit enim præteritum
tempus ad voluntatem gentium consummandam, his, qui ambulaverunt in
luxuriis, desideriis, vinolentiis, comessationibus, potationibus, et
illicitis Idolorum cultibus_, etc.; y San Pablo _Ad Romanos XIII: Non
in comessationibus et ebrietatibus et in impudiciciis_, etc.; y es de
notar, que no reprenden allí San Pedro y San Pablo sino el exceso de
las comidas y bebidas, y tambien hacerlas por religion, y en veneracion
de sus dioses, pero no los convites que los gentiles hacian; pues hacer
convites absolutamente no es ilícito (y Cristo, ejemplo de sobriedad y
templanza, se halló en uno cuando las bodas de Archiclitino), porque,
segun el Filósoso en el VII de la Política, en la ciudad bien ordenada
debe haber convites y comidas públicas ó comunes, para conservar la
familiaridad y amistad entre los ciudadanos, y Platon lo habia dicho
ántes en el libro _De Legibus_, diálogo primero, y los romanos tenian
convites públicos, unos que llamaron triunfales, que al pueblo hacian
los que triunfaban, otros pontificales, que celebraban en sacrificio
de los dioses, y otros funerales, que se hacian en las obsequias ú
honras de los muertos. Pues asentados á la mesa del convite, ¿quién
será tan templado y moderado, que no exceda poco que mucho en el comer
ó beber, mayormente aquellos que carecen de fe y cognoscimiento de
Dios? Ni tampoco hace contra lo dicho, decir que con nuestro vino,
cuando lo pueden haber, algunos se embriagan, porque esto es muy de
_per accidens_, ó accidentalmente, por no saber la fuerza del vino,
en la cual dificultad cayó Noé, santo hombre, y en esto harto los
excusan, como se dirá, otras muchas naciones estimadas por prudentes
que todos cognoscemos, y pocos hay que no se les traben los celebros
con el vino, fuera de la nuestra Española; y Platon, en el libro XXXIV
_De Legibus_, diálogo sexto, dice que emborracharse los hombres no
era cosa decente, sino fuere en las fiestas y solemnidades de aquel
dios que dió el vino. Entre los indios desta Isla yo vide Señor ó
Cacique, que, teniendo harto vino nuestro y de Guadalcanal, lo bebia
con tanta templanza, que un monje muy reglado no podia tenella mayor.
Y así nos hablamos aquí de lo que por naturaleza estas gentes tienen,
y de la costumbre de su comer y beber que tambien les es natural, y
no de lo que algunas veces les acaece hacer, mayormente que áun esto
no lo hace cada uno en su casa en particular, sino cuando se juntan
en comun muchos á los comunes convites, y fiestas, y ceremonias, y
ritos, y observancia y honor de sus dioses; pues como los indios todos
en universal sean sobrios y abstinentes, de poco comer, y la comida
sea legumbres y yerbas, y el pan harto áspero y no muy bueno, como es
el del grano mahíz en toda la Tierra Firme, y el caçabí, que se hace
de raíces, muy cenceño y delicatísimo, y de muy fácil digestion y de
ménos sustancia, en todas estas islas, y en alguna parte de Tierra
Firme, y por esto sean de moderada cantidad de sangre y calor, y, por
consiguiente, de pocos huelgos y espíritus pero claros y sotiles,
porque no suben las evaporaciones ni humosidades que los suelen
turbar, y enturbiar, escurecer, engrosar, y anublar, y confundir y
desordenar, como acaece en los hombres comedores, bebedores y glotones,
segun arriba en el cap. 26 queda dicho, y de allí proceda que las
potencias cogitativa, memorativa, y la imaginacion, sean dispuestas,
y bien dispuestas y fuertes para producir sus actos, y ejercitar
sus oficios, y aparezcan á la imaginacion la forma ó especies, ó
imágenes ó intenciones, sensibles, claras, distintas y ordenadas, por
cuya causa el entendimiento fácilmente percibe y forma las especies
inteligibles, por las cuales suele entender, síguese de todo lo dicho,
necesariamente, que los indios son de su natural intelectivos, y tienen
buenos entendimientos, y son gentes de buena razon, por la primera
causa accidental, que es la sobriedad y templanza del comer y beber y
mantenimiento, que ayuda y dispone las potencias interiores, que sirven
al entendimiento para poder bien entender. Y argumento manifiesto de
su sobriedad y templanza, en el comer ordinario y comun beber, es
multiplicar tanto por la generacion como multiplican, porque hallamos
aquestas tierras todas universalmente tan llenas de gentes, que en todo
el mundo parece que nunca se vió ni halló tierra más ni tanto poblada,
ni donde más el género humano se multiplicase; vemos esto cada dia,
donde hay gente áun despues de la persecucion que les vino, que los ha
despoblado y cuasi aniquilado, y de que en otra parte se hará mencion,
que las mujeres tienen tres, y cuatro, y cinco hijos, como los dedos
de la mano, cuando van por agua al rio llevan dos ó tres delante, y
uno en los brazos, y otro en el vientre, y no ha muchos años que parió
una mujer india, de la ciudad de Méjico, de un vientre cinco hijos.
La razon de esta multiplicacion de la generacion es, segun regla de
filosofía (y trátase en los libros _De Generatione et corruptione_,
y _De Longitudine et brevitate vitæ_, por el Filósofo, y tambien lo
tratan más en particular los médicos), porque los hombres templados
en comer y beber son de más fuerte y virtuosa natural complixion,
más aptos para engendrar y para mejores hijos y de mejor complixion
producir, que los comedores y bebedores destemplados; la razon de la
razon es, porque así como por el demasiado comer y beber es impedida
la buena nutricion del cuerpo, y la luenga conservacion de la vida de
un hombre, así por la misma causa se estorba la buena generacion y
multiplicacion que pertenece á la humana especie. Y segun Platon, en
el libro _De Legibus_, diálogo sexto, y lugar postreramente alegado,
mucho deben el marido y la mujer estar sobre aviso, de vivir, miéntras
son casados, templadamente, mayormente cerca del vino, porque siempre
se hallen con buen juicio y entendimiento, pues se ignoran el dia y
la hora que la mujer conciba en su ayuntamiento, porque va mucho que
estando ellos en buena, templada y moderada disposicion la criatura se
conciba; por ende conviene, dice Platon, para que lo que se concibiere
sea estable y quieto, que los cuerpos de los padres no sean con exceso
ó embriaguez, al tiempo de la generacion distraidos (y la razon, segun
él asigna, es porque el que está lleno de vino es como con rabia,
así en el ánima como en el cuerpo, traido y llevado aquí y acullá,
y por tanto como mentecato es inhábil para concebir y engendrar),
porque verisímile cosa es, que las criaturas que engendraren los tales
nazcan de desiguales complixiones, instábiles y vanos, torcidos en
los miembros, como en las costumbres desordenados. Por lo cual, es
cosa necesaria que los casados, por toda la vida, y en especial por el
tiempo de la generacion, se deben guardar de hacer ó padecer cosa que
perturbe la mente y desordene la voluntad, por la cual naturalmente
puedan causar alguna enfermedad dañosa en el cuerpo ó en el ánima, ó
incurran desvergüenza ó fealdad, porque cualquiera cosa destas, en las
ánimas y en los cuerpos de las criaturas que de los tales padres nacen,
se imprimen y traspasan, y peores que ellos serán. Todas estas son
palabras de Platon.



CAPÍTULO XXXVI.


No poco difiere de esta la causa otra, que arriba en el capítulo 26
digimos ser tambien accidental, que sirve y ayuda muy mucho á la buena
disposicion de los entendimientos, y se la abstinencia y templanza
cerca de las afecciones sensibles, viciosas, mayormente las venéreas ó
sucias. Desta creemos poderse decir con verdad, que son más que otras
gentes, por la mayor parte y comunmente, moderados y templados (y
pluguiese á Dios que los nuestros no les excediesen cuasi sin alguna
medida), como se puede cognoscer por la templanza de usar con sus
propias mujeres, que no parece que las tienen para otra cosa sino para
sustentar solamente la humana especie, que es el fin de la naturaleza,
y no para salir de los límites de la razon; esto se alcanza á saber por
las vías que se suelen entender las cosas secretas, por vía limpia y
honesta, como lo alcanzan los que procuran limpiar y curar las ánimas.
Y desto es uno y muy cierto argumento exterior, que todos los españoles
que han estado y están en estas Indias podrán tener experimentado,
si de industria no lo quisiesen negar, que en ninguna parte dellas
hombre ha visto ni sentido á algun indio obrar deshonestidad, ni con
sus mujeres propias, ni con otras casadas ni solteras, ni áun en las
tierras donde, como en estas islas, todos andaban desnudos desde los
piés á la cabeza (excepto las mujeres que traian obra de dos palmos
de tela de algodon con que cubrian sus vergüenzas), hombre no vido,
andando y conversando juntos en obras que hacian mujeres y hombres,
que por el primer movimiento se sintiese alteracion, más que si
fuesen hombres muertos, en las partes inferiores; y si alguno ha
visto y sentido á indio alguna desvergüenza, de obra ó de palabra,
no habrá sido sino de los que han criado y tenido los españoles en
sus casas, porque lo aprendieron dellos: pero desta honestidad no se
podrán gloriar muchos de los nuestros, porque se hallarán millares
de indios que hayan visto y sido testigos de infinitas torpedades
cometidas por nuestros compatriotas, para nuestra gran confusion. Es
tambien otro argumento de la templanza destas gentes cerca de los
actos venéreos, conviene á saber, andar descalzos, y mucho mayor si
andan del todo desnudos, porque esto templa y deshecha el deseo, y
amortigua la inclinacion de aquel vicio, segun dicen los médicos; otro
es, lavarse muchas veces en las aguas frias, como estos se lavan de
noche y de dia; otro es, la poquedad de los manjares, poco comer y poco
beber, y comunmente beber agua, y los manjares ser de poca sustancia
y nutrimiento. Item, la poca ociosidad que estas gentes acostumbraron
tener comunmente es tambien causa que no sean muy inclinadas á caer
en aquel vicio; nunca hallarán indios, por la mayor parte, que en su
casas ó en el campo, mucho que poco, no hagan algun ejercicio con sus
manos, con que no sea de mucho trabajo. Estas causas son propias y
cuasi naturales y acostumbradas á estas gentes, que son señales de no
ser excesivos en aquellas obras, y estas deben procurar de adquirir
los que desean vivir castamente, segun Magnino, médico, con otras que
pone en el tratado que hizo _De Regimine sanitatis_, parte tercera,
cap. 23, pero la principal es el socorro de arriba; y saber que sólo
es don de Dios dice Salomon ser suma sabiduría. No impide á lo dicho
ni contradice los que algunos de nuestros españoles dicen (lo que
yo, ciertamente, nunca tuve por cierto), conviene á saber, que haya
entre estas gentes algunos, y aunque sean muchos, que incurran y se
contaminen con el dicho nefando vicio, porque no es esto universal,
como abajo probaremos, y no es maravilla que en un mundo tan grande
y tan luengo, y de tan inmensas naciones lleno, siendo infieles,
faltándoles gracia y doctrina, tuviesen y tengan estos y otros muchos
vicios, pues entre los que tienen nombres de cristianos no faltan
hartos que padezcan las dichas ignominias, y estas pudieron incurrir
por algunas causas particulares que abajo señalamos. Nos, empero,
hablamos aquí en universal, y por la mayor parte, ser los indios
naturalmente bien dispuestos para producir actos de buen entendimiento,
y carecer más que otras gentes de los contrarios que á estos pueden
impedir, é lo demas que en contra se hallare ha de estimarse como
monstruo en naturaleza, que suele muy raro acaecer, segun arriba en
cierto capítulo digimos. Y así queda mostrado que, por la moderacion
y templanza que tienen cerca de las afecciones y cosas venéreas, al
ménos no son ménos dispuestos que otras gentes, para producir buenos
actos de razon y entendimiento, los indios. Asignamos otra causa
accidental en el cap. 26, que impide los hombres á que sean por algun
tiempo bien intelectivos, conviene á saber, la solicitud demasiada
y cuidado intenso cerca de las cosas mundanas y temporales, y el
contrario della, que es la moderacion, allí pusimos; desta ser estas
gentes más adornadas que cuantas en el mundo nacieron, de su naturaleza
parece manifiesto. Cuanto de la solicitud de allegar riquezas y bienes
temporales, y ambiciones, y usurpar lo ajeno, no se contentando con lo
suyo, son más que todas libres. ¿Qué cuidado, ni qué solicitud puede
dar pena ni ocupacion del entendimiento, á gente que no pretende más de
su propia, no supérflua sino necesaria, sustentacion, la cual con un
poco de trabajo corporal tienen cumplida, y no cura en pensar lo que ha
de comer mañana, porque lo tiene ya cierto con aquel poquito trabajo?
El que no cura de vestirse más de cubrirse las carnes con una manta
de algodon de una vara en cuadro, ó de ponerse solamente dos palmos
de la misma tela delante sus vergüenzas, cuando mucho, como en estas
islas que andaban totalmente desnudos se acostumbraba, ¿qué vehemencia
podrá tener aqueste cuidado de se vestir para que deje de bien producir
el entendimiento de los tales los actos ordenados de buena razon, y
vacar ó ejercitarse, cuando inducidos y ayudados y doctrinados fuesen,
cerca de las operaciones intelectuales y espirituales? La gente que
no ha menester allegar de muchos años atras ajuares desde cuasi que
nacen las hijas para las casar, sino que el yerno le viene á rogar
por ella, y si ella se contenta de él y el padre ve que será hombre
para, por su trabajo en la cultura de la tierra, á sí é á la mujer, y
á los suegros cuando sean viejos, poderlos sustentar; item, quien no
piensa en quitarle el estado ni la hacienda de su vecino, por fuerza
ó por engaño, ó por pleito que piense moverle con ayuda de cohechados
letrados, y no tiene puntos de honra queriendo en el pueblo ó en la
provincia señorear, ó dejar á sus hijos, aunque sean muchos, cada
uno con su mayorazgo, pocos tumultos y ménos perturbaciones tienen
en sus ánimas, y poco impedimento y ofuscacion del entendimiento
cualquiera destos cuidados ni todos juntos les podrán causar. Estas
gentes indianas universas deste orbe, todas, de su natural ó de su
costumbre convertida en naturaleza, carecen de todas estas solicitudes
y cuidados, como ya es á todo el mundo claro, por ende manifiesta cosa
es, que, por la modestia y templanza que de estos cuidados alcanzan,
son ayudados y favorecidos para ser intelectivos, por ésta como por
las de suso puestas causas accidentales. No ménos les ayuda, para bien
formar los actos de entender y bien razonar, la otra causa accidental
que en el dicho cap. 26 se sigue á la precedente, y ésta es la carencia
que naturalmente tienen, por su buena y laudable complixion que cuasi
todas estas gentes alcanzan, de las pasiones del ánima, que causan en
ella gran perturbacion, y, por consiguiente, impiden al entendimiento,
las cuales son principalmente, ira, gozo, dolor, temor, tristeza,
enojo y rencor, etc. Cuanto á la ira, manifiesta cosa es á todos los
que conocen estas gentes en todas las partes destas Indias, la ira que
tienen de su naturaleza, la cual tanta es que podríamos afirmar, sin
desviarnos mucho de la verdad, haber papagayos, en especial unos muy
chiquitos que arriba digimos, capítulo 9.º, llamarse en la lengua desta
isla Española xaxabis, la media sílaba luenga, que tienen más ira que
los indios; bien creemos que otra generacion en el mundo de las que
se tiene noticia no es más quieta, pacífica, más mansa, más benigna,
humilíma, y sobre todas pacientísima, y tengo por cierto exceder en
todo á la gente que arriba digimos de Asia, segun Hipocras y Galeno.
Desto podríamos traer muchos y muy ciertos ejemplos, pero por no
alargar dejarémoslos todos refiriendo algunos. Digo verdad, que habia
quince ó veinte años que yo estaba en estas Indias, en los cuales nunca
ví reñir indio con indio, hasta un dia que vide dos que se estaban
dando de puñadas, las cuales eran tales, poco más que cuando unos gatos
entre sí retozan, ó unos niños de cinco años de los nuestros andan
burlando; yo, cuando los vide, comencé á llamar testigos, diciendo que
diesen testimonio como vian de apuñear dos indios, y pasan de cincuenta
años que he vivido y tratado en estas tierras y conversado con diversas
gentes, y nunca vide otro tanto. Si acababan de azotar cruelmente los
españoles á un indio, porque se fué huyendo de los trabajos de las
minas ó de otra parte, ó por lo que quiso cualquiera azotalle, despues
de haber sus dolores y desventura llorado, que los llamen y halaguen,
no hay más dificultad en aplacalles que á unos niños que lloran
dándoles una manzana. No muchos dias atras que á este paso escribiendo
yo llegase, me contó un español que, una vez, llegando él y otros á
un pueblo de indios, y dándoles dos gallinas para que comiesen, dijo
uno dellos á éste: «Estos perros, para que traigan cuanto quisiéremos,
no hay mejor industria sino que les deis con esas gallinas en las
caras»; hízolo así, dándolos buenos golpes con ellas: tornan los indios
á traerles todo cuanto tenian en sus casas. Despues, pasados algunos
dias ó meses, tornó por aquel pueblo éste, que se llamaba Juan Gomez,
que con las gallinas los habia aporreado, y saliéronsele de una bolsa
cerca de cien reales; vídolos el indio aporreado, y díjole: «Juan
Gomez, ¿has perdido algo?» él miró el freno del caballo, las espuelas,
y lo que traia en las alforjas, y respondió; «no he perdido nada»;
añidió el indio, «mira si has perdido algo», y él afirmando que no,
torna el indio á decir; «mira si has perdido dinero»; el Juan Gomez
miró entónce la bolsa, y halló que se le habian salido por cierta
descosedura los reales; saca luégo el indio los reales sin faltar uno
y dáselos. ¡Señal es esta, cierto, de duralles mucho el enojo, y de
tomar de sus enemigos dura venganza! Las injurias que entre sí unos á
otros, cuando reñian y más airados y turbados estaban, y contra quien
se enojaban decian por injuriallo y hacelle mayor daño, eran, si tenia
los ojos zarcos, buticaco, conviene á saber, «andá para hombre, que
teneis los ojos zarcos»; si los tenia negros, peiticaco, hombre de ojos
negros; si tiene algun diente dañado ó le falta, injúrianle diciendo
mahíte, la media sílaba luenga; «andá para dañados los dientes, ó que
os faltan dientes», y así de los otros defectos corporales. Estas
son las injurias y oprobios y maldiciones con que, generalmente, de
los que quizá se airaban tomaban y toman sus venganzas, y así les
duran sus enojos como si nunca por ellos pasasen; y en esto parecen á
aquellas gentes, de que dice Haly, el comentador de Tolomeo, que viven
al Occidente, cuyas contenciones son semejantes á las de las mujeres,
como en el cap. 29 fué relatado. Si un indio está durmiendo y otro
viene á llamarlo, no sabe despertalle de presto por no dalle pena, sino
que estará una hora muy pasito estirándole, si tiene camisa ó manta, de
la halda, ó si no la tiene, meneándole del pié poquito á poquito, y con
muy blandas y bajas palabras hasta, sin cuasi sentirlo, despertarlo.
Esta natural mansedumbre y modestia les viene de la nobleza, templanza
y mediocridad de sus complixiones, y ésta nace de la mediocridad y
templanza de todas estas indianas regiones, por causa de la igualdad de
los tiempos de todo el año; porque no hay muy continuas ó frecuentes
en el tiempo mutaciones ó turbaciones, ni de excesivos frios ni de
excesivos calores, sino que siempre, ó cuasi siempre, son los tiempos
iguales ó cuasi iguales. De donde proviene que ni las mentes de los
habitantes son fatigadas con alteracion, estupor, ó espanto grande,
por la violencia de los tiempos, ni los cuerpos incurren transmutacion
alguna que sea fuerte ó destemplada, de donde se causa que la materia
seminal no resciba alteracion mala ni corrupcion dañosa al tiempo de
la generacion de los animales, por lo cual nacen las criaturas de
templada y noble complixion y mediocridad proporcionadas; esto siempre
y comunmente si no es acaso, errando la naturaleza, como los monstruos,
ó porque la generacion fué con alguna enfermedad celebrada, y por estas
causas puede acaecer salir el contrario pero esto es muy raro. Ya queda
dicho arriba, que en las tierras y regiones que hay en los tiempos
del año muchas y grandes transmutaciones, y diversidad vehemente de
frios, y calores, y lluvias, y nieves y otras variedades, los moradores
dellas naturalmente son inquietos, rijosos, feroces, bravos, mal
acomplixionados y peor inclinados, y de malas y perversas costumbres,
más ó ménos segun mayores y más vehementes, y más frecuentes y
continuas fueren las diferencias de los tiempos y transmutaciones.
Contra lo arriba determinado parece ser los frecuentes huracanes que
hay en estas Indias, que son grandes tempestades por la mar y por la
tierra, que no dejan cosa que no destruyan y echen á perder, naos en
la mar, y las heredades y edificios en la tierra, como es manifiesto;
huracanes llamaban los indios desta Isla, las dichas tempestades ó
tormentas. A esto se responde, que estos eran muy raros, que por
maravilla solian venir de muchos á muchos años, como tenemos los viejos
en estas tierras experiencia, y, por tanto, poca diversidad ó variedad
ó transmutacion en el tiempo, y, por consiguiente, en las personas
causaban; haberlos de pocos años acá cada año, y hacer los estragos y
destrucciones que por la mar y la tierra hacen, otra causa oculta que
la natural debemos buscar, y no es otra sino nuestros muy nuevos y
muchos pecados, que el discurso de otra nuestra Historia muy claramente
mostrará. Como, pues, aquestas naciones sean de su naturaleza tan
benignas, quietas, y mansas y ajenas de ser perturbadas sus mentes de
la ira, que es pasion impeditiva del entendimiento, manifiesto es, que,
por la carencia natural que tienen della, no podrán ser impedidos en
los actos del entendimiento naturales.



CAPÍTULO XXXVII.


Las otras pasiones del ánima, que pueden causar perturbacion é impedir
los actos del entendimiento accidentalmente, son dolor, y temor, y
tristeza, y enojo y rencor, destas dos postreras no reinar en estas
gentes, por lo que se ha probado de su mansedumbre y benigna complixion
y dulce propiedad de su conversacion, manifiesto queda; pero en cuanto
á las demas, es aquí de presuponer lo que por las condiciones y
propiedades, que se han de aquestas gentes referido, se puede colegir,
y es que de su naturaleza, todas ó la mayor parte, son de complixion
sanguina, que es de las cuatro complixiones la nobilísima, porque
entre todas ellas, las propiedades desta, por su sotileza, claridad
y temperancia, en cálido y húmido, son muy favorables al ánima y al
cuerpo, y causan en los hombres, naturalmente y por la mayor parte,
virtuosas inclinaciones. Una muy comun á todos los sanguinos, segun
Alberto, es que son alegres y no puede durar en ellos mucho tiempo
tristeza, son dulces, y benignos, y amorosos en el hablar, el vulto
ó rostro siempre lo tienen alegre, son amativos y que fácilmente se
aficionan en amistad á otros; son risueños y causan risa; son píos,
francos y liberales, dispuestos para todas las artes, y otras buenas
y laudables condiciones é inclinaciones. Que los indios por la mayor
parte sean sanguinos, lo referido, como dije, y lo que luégo se dirá
lo testifican. Son todas estas gentes desde niños letísimos, y así
son amigos de tañer, y bailar, y de cantar con la voz cuando les
faltan instrumentos; algunos tenian con que hacian sones para bailar,
y provocarse á regocijo y alegría, segun á su manera y carencia de
instrumentos de hierro para artificios hacerlos podian; son en gran
manera benívolos, y dulces y benignos, lo cual manifiestan en recibir
los huéspedes y tambien en su despedida. De esta virtud y propiedad,
el Almirante primero, que descubrió este mundo, fué, como parece en
otra parte, buen testigo. En la Nueva España, cuando les viene algun
huésped, desta manera le reciben, conviene á saber: «A vuestra tierra y
á vuestra casa venis, en ella podeis estar, no os ha de faltar nada»; y
si es persona principal: «Vuestros vasallos y criados somos, bien nos
podeis mandar», y otras palabras semejantes; á la despedida: «Mirad
mucho cómo vais, no caigais, id paso á paso porque no tropeceis»; y así
desta manera. Los recibimientos y despedidas cuanto á las obras, porque
lo ya dicho es de palabras, abajo, si place á Dios, se explicará, y los
que lo oyeren, si tuvieren buena consideracion quizá se admirarán. Lo
mismo se probará (ser, digo, sanguinos y de sanguina complixion) cuanto
á su habilidad y disposicion para todas las artes; desta complixion
es muy cierto, singular y evidente argumento, conviene á saber, el
sufrimiento y paciencia que en los trabajos intolerables, y nunca otros
tantos ni tales imaginados ni imaginables, que han de los españoles
padecido, como esta Historia, con verdad, delante de Dios, que es y
será testigo y verdad de todo, testificará; creo, cierto, y con verdad
entiendo que lo digo, que en toda la masa del linaje humano gente
otra no puede más ni tanto sufrir, ántes sobre todas tengo por cierto
ser pacientísima, porque padecer y sufrir los trabajos, servidumbre
y opresiones, con tan calamitosa y desafortunada vida, como han
padecido, no ha podido ser sino por su incomparable paciencia, y por
tolerallos con alegría, al ménos no con tanta tristeza como otros lo
sufririan. Esto es muy claro por lo que experimentamos en ellos cada
dia, porque estando en los trabajos de las minas, que no para hombres
de carne, pero aunque fuesen de acero serian insufribles, y llevando
cargas de tres y cuatro arrobas de peso á cuestas 50 y 100 leguas de
camino, están y van cantando y riendo entre sí, diciendo mil gracias
y remoquetes que entre ellos hay, como si fuesen á fiestas por los
caminos; de donde parece hacer menor efecto y perturbacion en ellos el
dolor y la tristeza, que harian, tanto por tanto, en otras naciones,
por su noble condicion sanguina y natural alegría. Sufrir dolores y
tormentos diversos y terribles yo los he visto algunas veces, con tanta
paciencia y tolerancia, que aunque lloraban y daban de sí angustiosos
y dolorosos gemidos, pero, cierto, exceder el dolor y afliccion al
sentimiento en demasiada manera claro parecia. El temor, empero, junto
con la tristeza de la vida infelice, dura y diuturna servidumbre
y cautiverio, que han padecido y padecen, por la imaginacion
vehementísima que sobre otras naciones tienen, como abajo diremos, de
nunca salir de aquellos males ó venirles otros mayores (y afirmo no
ser posibles otros mayores), hace más fuertes efectos en estas gentes
que podrian causar en otras, y esto por cuatro razones: La una, por la
grandeza, y exceso y acerbidad de los agravios, angustias, trabajos,
vejaciones y continuas persecuciones, que toda la natural alegría y
noble complixion destas naciones ha sobrepujado; la segunda, por la
diuturnidad dellas que tanto ven que les duran, por lo cual muchos,
perdida la esperanza de jamás salir dellas, se han desesperado y muerto
con sus mismas manos, ahorcándose ó tomando cosas ponzoñosas, y ésta la
paciencia y sufrimiento totalmente les ha desterrado; la tercera, por
la delicadez de sus cuerpos, y miembros, y complixion noble, que causan
serles cualquier lesivo, y que puede lastimar, más que á otros penoso,
y por esto pueden durar ménos en los trabajos y calamidades que otras
naciones, segun vemos por experiencia cuán de golpe han perecido tantos
cuentos de gente y cada dia se consumen; la cuarta, por la virtud y
fortaleza de su imaginacion, que es más que la de otros vehementísima.
Por estas cuatro razones, que cada una dellas por sí es causa, y todas
juntas son causas en gran manera eficaces, se han seguido en estas
gentes cuatro efectos desastrados y lamentables, y los mismos se
siguieran, ellas supuestas, en todo el linaje humano; el primero, las
pestilencias que se han en algunas partes destas Indias engendrado,
que es cierto proceder de la imaginacion y de la tristeza de los males
presentes y pasados, y del temor vehemente de los por venir, y del
mal comer y beber, y de los muchos y demasiados trabajos, como arriba
comenzamos á decir y más se repetirá abajo; el segundo es, que aquestas
naciones, por las angustias y amarguras, y vida más que dolorosa y
amarga que pasan, y el temor continuo y sobresalto de su noble y
natural condicion han degenerado convirtiéndose tan pusilánimes, y
de tan serviles ánimos, chicos y grandes, súbditos y señores, que no
osan respirar, ántes vienen á dudar si son hombres ó animales, ó á
creer que están encantados: y esto es cosa natural en los opresos y
en dura servidumbre nacidos y criados, como arriba fué probado. El
tercer efecto es, la poca estima, y menosprecio, y abatimiento que los
nuestros españoles destas domésticas y humanas gentes cobraron, no
por más de por verlas tan mansas, tan pacientes, tan humildes, y con
tanta facilidad haberlas sojuzgado, como desnudas y sin armas, y para
cualquier servicio y provecho suyo hallarlos tan á la mano, debiéndolas
de amar y agradar, honrar y estimar y consolar por las mismas dichas
causas. El cuarto, y sobre todos miserando y más que lamentable, los
números tan innumerables que dellos han perecido, por las razones ó
causas arribas recitadas, sin haber ofendido á nadie; pero de esto
la historia será larga. Tornando, pues, á nuestro propósito, dejadas
estas causas vehementísimas contrarias del entendimiento, impeditivas
y accidentales, manifiesto queda en lo traido arriba, ser todas estas
naciones muy ajenas de las pasiones comunes, que pueden perturbar
las potencias interiores y así estorbar los actos del entendimiento,
como son, la ira, tristeza, dolor, enojo y rencor, y las muy grandes
y vehementes serles más que á otras del mundo tolerables, por ser de
nobilísima complixion, y carecer de las perturbaciones que proceden de
las pasiones del ánima, mucho por la mayor parte. Puédese confirmar
todo lo dicho en esta materia, conviene á saber, carecer estas gentes
de los impedimentos que suelen ofuscar las dichas potencias interiores,
y así no tener tanta libertad el entendimiento para entender, por los
mismos efectos de las mismas potencias y mayormente de la imaginacion
y memoria, las cuales muestran tenerlas todos comunmente más que otras
naciones, claras, fuertes, bien dispuestas en todo y desembarazadas;
esto parece, porque cuando los hablan, y cuando ven y oyen, están
atentísimos con vivísimos aspectos que parecen penetrar los corazones,
y perciben y notan mucho lo que ven y oyen, más que otras generaciones,
y entienden muy presto los conceptos ajenos, y parece que se les
clava indeleblemente en la imaginacion cualquiera cosa, por sotil y
artificiosa que sea. Esto es manifiesto, porque poniéndose un indio
en una calle, no muy cerca de la tienda de un platero sino arredrado,
porque de que ya los cognoscen los nuestros los avientan luégo que los
ven, y mirando un rato cómo labra una joya, por difícil de labrar y de
artificio que el platero la obre, luégo se va á su casa y la hace tan
perfecta y algunas veces mejor que el artífice á quien hacerla vido
primero; por esta y otras muy muchas sotilezas que hacen, solamente
con una vez ó dos vellas, les llaman los nuestros oficiales españoles
monas, y no osan hacer cosa delante dellos. Pues las cosas que han
hecho y hacen en las procesiones, representando actos y farsas sacadas
de la Sagrada Escritura, y de nuestra redencion cosas devotas, nadie
podrá encarecellas, porque á todos los nuestros seglares y religiosos
ponen cada dia en admiracion; ésto, señal es de tener muy limpia y
fuerte y muy bien dispuesta la imaginacion. Lo mismo está probado y muy
averiguado de la potencia en ellos memorativa, por la buena y favorable
disposicion de la cual tienen inmortal memoria, como parece en las
cosas diversas y muchas que toman de coro, así de las eclesiásticas y
doctrina cristiana, como de las mundanas y seglares de sus historias;
á cada paso, en cada ermita ó iglesia se juntan muchos á decir é
dicen las horas de Nuestra Señora, de coro, que en breves dias las
encomendaron á la memoria, y otras muchas oraciones y devociones, en
romance y en latin y en sus lenguas rezándolas ó cantándolas. De la
doctrina cristiana no es cosa fácilmente creible, porque veinte y
treinta pliegos de papel escritos, hay muchos indios que cuasi todos
los han tomado á la memoria, y con pocos tropiezos los recitan sin
pena alguna; de cosas antiguas entre ellos acaecidas, y de muchos
tiempos pasadas, la memoria tienen por historia; de la artes liberales
abajo se referirán cosas notables; luego buenas y limpias, y fuertes
y aptas, para ejercitar sus oficios, y servir al entendimiento, y
representarle las formas é intenciones sensibles, tienen estas gentes
las potencias, imaginativa, y la memoria, que son las principales de
todas las cuatro, ó segun Alberto cinco, potencias interiores. Lo
mismo argüiremos, no sofística sino demostrativamente, de la primera
dellas, que es el sentido comun, porque, como el sentido comun sea el
primero de los interiores, segun su buena ó no buena disposicion así
son dispuestos los otros; pues si los ya dichos tienen ó son de buena
disposicion éste será ó terná buena disposicion, como quiera que él en
sí reciba las especies ó imágenes de todos los otros y las represente
á la imaginacion. El sentido comun tiene por oficio, lo primero
aprender ó recibir en sí ó cognoscer todas las imágenes phantasmas ó
especies ó sensaciones de los cinco sentidos exteriores; lo segundo
juzgar dellas, así como esta es color, y este es son, y aquel es
olor, aquello negro, aquello es blanco, dulce ó amargo, lo que no
pueden los mismos sentidos exteriores el uno del acto del otro hacer.
Entónces tiene buena disposicion el sentido comun cuando la parte del
cerebro primera y delantera, donde tiene su celda y órgano, tiene bien
dispuesta y proporcionada para obrar los dichos sus actos y oficios,
es entónces aquella parte delantera, y celda del sentido comun, apta
y bien dispuesta cuando es algo grande y proporcionada la cabeza, ó
al ménos no es muy chica, y es salida ó luenga ó empinada, segun en
el cap. 25 digimos, y es señal de la buena disposicion del órgano del
sentido comun, y, por consiguiente, son los tales de buena capacidad
y aprehension, y buen juicio; lo cual hallamos en los indios por la
mayor parte, como arriba en el cap. 34 queda dicho, y sin duda son de
muy buena aprehension como prueba lo que se ha mostrado y concluido
de la imaginacion. De la cogitativa ó phantasía es lo mismo, por dos
razones; la primera, porque como sea potencia que tenga su aposento en
el medio del cerebro, entre la imaginativa por la parte delantera, y la
memorativa ó la memoria sensitiva por la postrera, si las dos extremas
son buenas y aptas para ejercer sus actos y operaciones, síguese que ha
de participar de la bondad de ambas á dos extremas, segun aquella regla
de filosofía: _Medium participat conditiones et naturas extremorum._
La segunda razon es, porque como aquel lugar donde aquesta potencia
tiene su órgano y aposento sea muy cálido de su naturaleza, al cual
suban muchos espíritus por lo cual siempre está en continuo movimiento,
como parece, que continuamente phantasea, compone; divide y juzga,
pasando celérrimamente de la imaginacion, tomando las intenciones ó
estimaciones que están en ella que se dicen sensatas, sacando otras
no sensatas, quiere decir, que no han pasado ó entrado por alguno de
los cinco sentidos, ni las aprehendió el sentido comun, como es, que
la oveja visto el lobo por el sentido del ver, y aprehendida la forma
del lobo y enviada al sentido comun, y de allí pasada ó pegada en la
imaginacion, esta potencia phantástica ó cogitativa en los hombres (y
por la estimativa en las bestias), colige la intencion ó estimacion
de que el lobo es enemigo, y por consiguiente que se debe huir, y
que cuando oye el balido del cordero, su hijo, colige la intencion ó
estimacion que tiene hambre, de la cual es movida de le dar las tetas
para mamar. Así los pollos, oyendo la voz de la gallina, sacan esta
intencion, que la gallina pretende que todos se ayunten para ponerse
debajo sus alas; el perro, si se ve halagar y se le dá un pedazo de
pan, saca intencion de amistad, y luégo él tambien halaga con la
cola, pero si ve amenazarse y que van hácia él con un palo, colige
la intencion de enemistad, y, ó huye; ó arremete á morder al que le
amenaza. Esta intencion ó estimacion de que el lobo es enemigo, y
las otras que se han dicho, no entran por los ojos ni por los oidos,
porque no es cosa la enemistad que se ve ni se oye, ni se huele, ni
se toca, y así no se conoce por alguno de los sentidos, las cuales
intenciones ó phantasías, así no sensadas como las sensadas por los
hombres, la cogitativa las envía que las tenga en guarda la memoria
sensitiva, para cuando las quisiere despues tornar á tomar tornando
á phantasear. Así que, como los indios todos, por la mayor parte,
sean de no sólo buenas pero admirables imaginacion y memoria, como
dejamos probado, que son las dos extremas potencias, síguese tener muy
buena la potencia cogitativa ó phantástica, por la razon primera un
poco arriba dicha. Item, como estas indianas gentes sean de muy noble
complixion, por la mayor parte, porque sanguinos y de moderada sangre,
y pocos espíritus y claros, por su poco comer y beber y las otras
causas de que arriba hemos hablado largo, síguese que el calor del
órgano desta potencia cogitativa es más que en otras gentes templado,
y que no suben á el demasiados espíritus ni terná tan vehementes y
continuos los movimientos, y, por consiguiente, que la dicha potencia
alcanzan, como las otras, apta y dispuesta para producir sus actos
libre y desembarazadamente, y así, que no ménos que ellas sirve con
sus operaciones para que bien y sotilmente entienda el entendimiento;
lo cual parece manifiestamente porque son en gran manera reposados
en pensar, que no es otra cosa sino ser mucho cogitativos, y ésta es
potísima señal de ser bien intelectivos, porque la potencia cogitativa
es lo altísimo que tiene la parte sensitiva del hombre, la cual frisa
y toca en alguna manera á la parte intelectiva, en tanto grado que
participa algo de aquello que es ínfimo ó más bajo del entendimiento. Y
esto es el discurso de la razon segun la regla del Santo Dionisio, cap.
7.º _De Divinis moribus_, donde dice que los principios de las cosas
segundas ó más bajas se ayuntan ó frisan con los fines, de las primeras
ó más subidas; y por esta vecindad tan cercana del entendimiento,
esta potencia se llama razon particular (segun dice el Comentador
en el 3.º _De Anima_, y rescíbese su sentencia en la filosofía), la
cual no está sino en los hombres, en lugar de la cual las bestias
tienen la estimativa natural, con la cual forman las intenciones no
sensatas que digimos, y por ésta conocen las cosas amigas y enemigas.
Esto es de Santo Tomás, en las cuestiones disputadas _De Veritate_,
cuestion catorce, artículos 1.º al 9.º Y con esto concluimos lo que
en el capítulo 34 comenzamos y en el 26 prometimos, conviene á saber,
ser ayudadas estas gentes para tener buenos entendimientos de algunas
causas accidentales que disponen la potencia interiores, en especial
las aprehensivas, para poder bien servir con sus actos y sensaciones al
entendimiento, en lo cual principalmente consiste ser los hombres bien
intelectivos.



CAPÍTULO XXXVIII.


Aplicadas las tres causas naturales, de seis que en el capítulo 30
referimos, que pueden concurrir á la nobleza del ánima y á ser los
hombres bien intelectivos, á las ánimas destos indios, y á vueltas
dellas otras causas accidentales, resta tratar de la cuarta, que es
la clemencia y templanza, igualdad y suavidad de los tiempos que
comunmente andan con la disposicion de los lugares, y aplicar della
lo que sintiéremos convenir á estas gentes. En el cap. 23 se trató
largamente, que en las regiones y tierras donde hace los tiempos
iguales, y entre sí semejantes, se excluyen las corrupciones y maldad
que pueden causarse en las criaturas que se conciben al tiempo de la
generacion, así cuanto á los entendimientos como á las inclinaciones
y las costumbres. Item, que donde corren vientos boreales, que son el
Norte y sus colaterales y los orientales ó sus colaterales, y los aires
ó vientos locales son templados, ayudan mucho á la generacion y á que
las criaturas sean de buenos entendimientos y buenas inclinaciones.
Item, si ayudan las causas particulares, como son las disposiciones de
la misma tierra, porque es enjuta, limpia, descubierta, airosa, sus
altos y sus bajos, no tiene cercanía ó vecindad con ciénagas, lagos y
árboles malos, y otras cosas contrarias, por manera que concurran las
causas particulares con la universales, la generacion de los que allí
se concibieren y nacieren será naturalmente, por la mayor parte, cuanto
á los entendimientos y á las inclinaciones, favorable y loable, y harán
ventaja, en ambas á dos propiedades, á las gentes de otras muchas
partes. Manifiesto pues es, y asaz evidentemente por muchas razones
naturales queda en muchos capítulos arriba demostrado, ser todas estas
tierras y regiones mucho templadas, correr los vientos boreales y
orientales por ellas cuasi continuo todo el año, los aires ó vientos
locales, clementes, salubres, favorables y sanos; la disposicion de la
misma tierra, y en todas sus partes ser limpia y enjuta, desavahada,
quita y remota de malas vecindades; las sierras y campiñas, graciosas
y bien puestas, las arboledas y selvas que hay, de muchos y muy sanos
y saludables y aromáticos árboles, y pocos de contrarias propiedades;
las aguas delgadas, corrientes, sanísimas y suaves, y, finalmente,
concurren las causas particulares con las universales para perfeccionar
la felicidad, templanza, sanidad y amenidad de todo este orbe. Todo
esto en todas estas regiones por la mayor parte, y si algun pedazo ó
pedazos de tierra ó region no es tal, háse de estimar como monstruo
en naturaleza y raro, como suele acaecer en todas las cosas naturales
de cuando en cuando. Luego, necesariamente, las gentes que en estas
tierras nacen y se crian son de buena y laudable complixion, todas
iguales ó cuasi iguales, y de nobles ánimas, y por consiguiente, de su
naturaleza, de buenos entendimientos en universal y por la mayor parte;
y si algunas personas entre ellos hobiere de poca habilidad y que
tengan notable falta en sus entendimientos, acaecerá esto en algunas
particulares, pero no que todas las de una provincia ó region puedan
ser tales en general, porque esto es imposible, como los monstruos son
imposibles en todas cualesquiera cosas naturales acaecer por la mayor
parte: y sería herejía afirmar que los tales acaeciesen por la mayor
parte en la naturaleza humana, como habemos probado en algunos nuestros
Tractados. Confírmase todo lo arriba dicho, al ménos cuanto á gran
parte de este orbe, lo primero, por lo que queda escrito en el cap. 23,
donde se probó, por sentencia de Tolomeo y de Haly, su comentador, que
las gentes que nacen y se crian en las regiones que están debajo del
tercero, y cuarto, y quinto clima, segun los climas que dividieron los
antiguos, y especialmente en latitud y altura de 34 grados hasta 42,
son natural y generalmente de buenos y sotiles entendimientos, por el
sitio, y la templanza, y mediocridad de las regiones y tierras en que
nacen y se crian, y así por concurrir las causas particulares con la
universal y superior; dentro de los cuales grados caen ó están grandes
y muchas provincias y partes destas Indias, de una parte y de otra de
la línea. De la parte del Norte cae mucha tierra y grandes regiones de
la Tierra Firme, que llamamos de la Florida, y la tierra de Cibola, que
es tierra excelentísima y de gentes llena muy discretas y políticas,
como en otro libro, si nuestro Dios concediere hasta entónces la vida,
será declarado; de la otra parte de la línea (equinoccial digo) están
las provincias que son reinos, que se comprenden, segun el vulgo dice,
en los del Perú, y la provincia de Chile, tierra tambien beatísima,
y las gentes della no poco sabias y políticas; todo esto, digo, que
cae dentro de los tercero, cuarto y quinto clima, segun los antiguos.
Aquí es de presuponer, si arriba quizá abiertamente no lo hemos dicho,
que á los climas que contaron, dividiendo la tierra habitable de la
parte Septentrional, los antiguos, corresponden otros tantos, con las
mismas calidades, de la otra parte austral de la línea, y por aquella
manera se divide, segun la continencia de la natural disposicion, el
inferior hemisferio como dividimos el superior nuestro, segun dice
Alberto Magno en el libro _De Natura locorum_, tratado I, capítulo
12, siguiendo á los varones probados y sabios en filosofía. Solamente
destas partes ya dichas destas Indias, que son lo ménos dellas, se ha
probado lo que pretendemos por lo que alcanzaron de la tierra habitable
los antiguos, pero todo lo demas de este nuevo y grande orbe, que, como
arriba en el cap. 20 declaramos, alcanza de latitud 90 grados, 45 al
Septentrion y 45 al Austro de la línea, que hacen 1.800 leguas, lo cual
todo ellos ignoraron, por nuestra experiencia y vista de ojos, cuanto
á la felicidad, fertilidad, igualdad, mediocridad, templanza y sanidad
de las regiones, clemencia y suavidad de los tiempos, y habilidad,
capacidad y sotileza de los entendimientos de las gentes naturales
habitadores dellas pertenece, todo nuestro intento asaz plenamente se
confirma y manifiesta. Lo segundo (ó tercero), se confirma nuestro
intento destas gentes, por lo que arriba en el dicho cap. 29 referimos
de las naciones que nacen y moran en Asia la Menor, segun Tolomeo y los
demas filósofos y médicos, conviene á saber, que por la mediocridad,
templanza, igualdad y bondad de la tierra son las gentes de laudable y
moderada complixion, y, por consiguiente, blandas y mansas, modestas,
de buenas inclinaciones, amadoras de limpieza, y que naturalmente
aman la doctrina y el estudio de las letras, y aptas para las cosas
espirituales y que pertenecen á la religion, y, por consiguiente, son
hábiles para producir obras del entendimiento; por lo cual, vistas las
cualidades de aquellas regiones de Asia, y condiciones de las gentes
naturales dellas, y cotejadas con estas tierras y naciones habitadores
dellas, no creo yo que otras en el mundo pueden ser más, ni quizá
tanto entre sí, que éstas con aquéllas semejantes. Puede asimismo,
empero, haber alguna diferencia entre aquestas, como entre aquéllas,
en lo tocante á la viveza de los entendimientos y inclinaciones de las
costumbres, por razon de algunas causas particulares, como el aire
que cerque é hincha la region, y estar en alto ó en bajo el lugar ó
villa, casa ó habitacion, ó por la vecindad de montes ó valles, nieves
ó lagos y aguas; destos se ha dado doctrina cierta, ó cuasi cierta
y probable, arriba en el cap. 29 y en otros, de la cual podrá quien
quisiere colegir por estas tierras nuevas dos cosas: la una que podrá
pronosticar ó juzgar (aunque no ha de ser con juicio temerario, sino
siempre con prudencia y limitacion de lo que á él parece que juzga)
la habilidad y disposicion de los entendimientos de las gentes que
en cada provincia destas ó poblacion haya, y lo mismo cerca de las
inclinaciones y costumbres, al ménos en general; la otra, que si
hobiere de poblar y buscar asiento de pueblo, villa, lugar ó ciudad,
podrá saber elegir el sitio y asiento para la tal habitacion más
congruo y conveniente, más dispuesto, más saludable y proporcionado
á la naturaleza humana. Parece, pues, por las razones dichas, y
aplicacion de la cuarta causa que suele concurrir á la nobleza del
cuerpo humano, y, por consiguiente, la del ánima (que fué la templanza
y suavidad de los tiempos, como habimos puesto en el capítulo 29), ser
todas estas universas naciones indianas, naturalmente, no sólo hábiles
y de buenos juicios y entendimientos, pero muy hábiles, ingeniosos y
muy razonables por la mayor parte.



CAPÍTULO XXXIX.


Cuanto á la quinta causa que concurre á la buena disposicion de
los cuerpos humanos, y así á la nobleza de las ánimas, que es la
conveniente y proporcionada edad de los padres (y ésta quedó puesta en
el cap. 30), y aplicando á ella la parte que á estas naciones cabe,
decimos que en algunas partes destas Indias, y en muchas dellas quizá,
padecian en esto algun inconveniente por casarse, al ménos las mujeres,
temprano, puesto que en otras tenian costumbre del contrario; y es
de notar, que aunque casarse las personas de tierna edad comunmente
incurran algunos, y quizás muchos, de los defectos que referimos en
el dicho cap. 30, en muchas ó en algunas naciones, en éstas, empero,
no parecen que se incurren tantos, por faltarles muchas condiciones
y cualidades que á otras gentes sobran ántes que faltan, y tener
algunas favorables que otras no alcanzan. Esto parece discurriendo
por cada uno de los defectos ó inconvenientes que digimos incurrir
los que muy temprano se casan: Del primero, que es debilitarse ántes
de tiempo y perder las fuerzas, y del quinto, que causa poca vida,
y del noveno, que suelen ser las mujeres que muy muchachas se casan
incontinentísimas, estos inconvenientes cesan en estas gentes, por
la mayor parte, porque, sin alguna duda, como en el cap. 35 digimos,
ellas son muy templadas en aquellos actos conyugales, y quizás más
por la mayor parte que otras algunas. El segundo inconveniente, que
es cuando los padres se casan muchachos y los hijos llegan en algun
conocimiento, y se ven cuasi coetáneos y de poco ménos edad, no les
ternán la debida reverencia y acatamiento, etc., no impide á estas
gentes por su mucha innata y natural mansedumbre y humildad, y otras
condiciones que tienen humanas y semejantes; tampoco el tercero, de
tener poca experiencia y no ser hábiles para regir sus casas, en éstos
no ha lugar, la razon es porque como todas estas gentes tengan pocos
embarazos y cuidados de grandes posesiones, haciendas y riquezas que
hayan de regir, ni pendencias ó pleitos que hayan de mover, y por ende
vivan contentos con no más de lo muy á la vida necesario, y esto lo
tengan tan á la mano como arriba significamos, poca experiencia ni
prudencia es necesaria para regir sus casas, mayormente que en todas
las cosas son sujetísimos y obedientísimos á sus padres. Cuanto al
sexto inconveniente, que es peligro de las mujeres si cuando niñas se
casan por la estrechura de los vasos, á esto decimos, que aunque á las
mujeres deste orbe desde muchachas las daban maridos, al ménos en estas
islas, no corrian el dicho peligro, porque ó la naturaleza de algun
secreto remedio proveia, ó los trabajos que tenian comunmente todas
las mujeres de acá, puesto que moderados, ó porque sus comidas no son
delicadas, que pariesen sin peligro aunque fuesen muy muchachas y áun
cuasi sin dolor lo causaria, segun parece por el Filósofo, VII de la
Política, cap. 6.º, y en el libro _De admirandis in natura auditis_,
cap. 89, refiere, que las mujeres de los Ligures, que son pueblos de la
provincia de Génova, no en las camas echadas sino estando trabajando,
sin gemido alguno, paren los hijos, y despues que los raspan y friegan
los llevan al rio á lavar, y no por eso dejan de proseguir las obras
y trabajos que hacian; y esto cuenta el Filósofo entre las maravillas
de la naturaleza, y lo mismo hacian las mujeres desta Isla y creo
que muchas otras destas Indias. Y porque los trabajos de las mujeres
destas tierras eran continuos, porque nunca estaban ociosas, y aquéllos
eran moderados y nunca excesivos, sin alguna duda por esta causa,
los hijos que producian eran favorecidos, al ménos no impedidos, para
ser intelectivos; de aquí podemos bien claro inferir, que despues que
los españoles vinieron á estas tierras y sojuzgaron estas gentes,
y pusieron en el duro cautiverio con que afligieron, y afligen, y
oprimen duramente hombres y mujeres, por los excesivos trabajos
y aflicciones que todos ellos y ellas padecen, de necesidad ó no
engendrarán ni concebirán, ó si engendraren ó concibieren malparirán,
y, sino malparieren, las criaturas que engendraren ó parieren han de
ser muy faltas, por la mayor parte, de cuerpos y fuerzas, de ingenio
y entendimiento. Cuanto al cuarto inconveniente, que nacen los hijos
de chicos cuerpos, y el quinto que son de poca vida, y el sétimo que
es imperfecto el mestruo, y así salen las criaturas diminuidas, á
todos tres inconvenientes se puede responder que la gran temperancia
y virtudes de la tierra felice que habitan, y los aires, tiempos y
vientos saludables, y las favorables constelaciones ú otras virtudes
secretas de naturaleza, deben suplir el susodicho defecto de la edad
tierna de los padres, y ántes de la edad conveniente á la buena
generacion casar; porque vemos que aunque en algunas y en muchas
partes destas Indias nacen los hombres bajos de cuerpo, comunmente,
pero son muy bien proporcionados y de miembros recios y de muchas
fuerzas, y esto yo lo he visto y experimentado, y es notorio á todos
los que por estas regiones ó provincias estamos: cuanto más que, áun
entre las gentes que hay de bajos cuerpos, hay muy muchos de altos
y muy bien dispuestos cuanto pueden ser en otras muchas partes, y
allende esto hay muchas provincias y regiones que comunmente son de
cuerpos bien grandes. Dejo de decir de otros que por su proceridad y
grandeza les llamamos en estas islas gigantes, como en otra Historia,
si Dios quisiere, se dirá algo; y en el estrecho de Magallanes, ó por
allí cerca, se tiene por cierto tener los hombres de altura doce y
trece palmos. Item, la vida de las gentes destas Indias comunmente
y en general es larga, y en muchas partes muy larga, como habemos
experimentado viendo viejos de sesenta y setenta y ochenta años, y la
razon lo declara por ser todas estas regiones de su naturaleza muy
sanas por la mayor parte; la causa desta sanidad es porque todas ellas,
en general y por la mayor parte, son cálidas y húmedas templadas, y en
otras si son frias no tanto que no venza y sobrepuje al frio el calor
del verano, y los principios de la vida en todas las cosas que viven,
señaladamente en los animales, son lo húmedo y cálido proporcionado,
y más tiempo viven los hombres y animales, y tambien las plantas, en
las regiones cálidas que en las frias, _ceteris paribus_, porque lo
cálido en estas regiones tales, abriga y conforta lo húmedo, pero en
las frias el húmedo congela y espesa y amortigua y áun mata lo cálido.
Pues como todas estas tierras destas Indias, por la mayor parte, sean
por el húmedo y cálido, y por las otras muchas calidades de suso
expresas, temperatísimas, todas y por la mayor parte naturalmente han
de ser y son de necesidad sanísimas; desto se ha necesariamente de
seguir que todas las gentes, naturales vecinos y habitadores dellas,
naturalmente son de larga vida. Así lo dice Aristoteles en el libro
_De Longitudine et brevitate vitæ_, párrafo último, y Santo Tomás allí
tambien lo sigue donde dice, que aquellos hombres ó gentes son de vida
más larga que otros, que viven en tierras que son cálidas ó húmedas,
ó templadas en ambas á dos calidades, y en las cálidas más que en las
frias; luego las gentes destas Indias son naturalmente de larga vida.
Item, los que han de vivir mucho, segun el Filósofo, no deben abundar
en muchas superfluidades, porque la superfluidad tiene fuerza de
contrario; pues los indios, como está probado, no tienen superfluidades
sino solamente toman deste mundo lo necesario, luego son de larga vida.
Item, los hombres templados en el uso venéreo con sus mujeres son de
más larga vida que los dados mucho á aquel vicio, porque éstos son
de muy poca vida, porque se les deseca la virtud del húmedo y así se
consumen, y, por consiguiente, se envejecen y mueren más presto; y pone
ejemplo el Filósofo en los gorriones, que no viven por esta causa dos
años, y siempre ménos que las hembras: pues los indios son moderados
en esto, luego son naturalmente de larga vida, y bien se confirma por
las grandes multitudes que hallamos de gentes, y muchas personas muy
viejas, como ya digimos. Lo dicho todo es tambien de Alberto Magno,
en el libro _De Morte et vita_, tratado II, capítulos 6.º, 7.º, 8.º y
9.º, y en el _De Natura loci_ lo toca en muchas partes. Luego los tres
susodichos inconvenientes, cuarto y quinto y sétimo, no han lugar ó
no tienen tanta fuerza ó eficacia en las gentes destas partes, aunque
no sean los padres de los que nacieren de tanta edad como convernia,
y, por consiguiente, no por eso dejarán las gentes destas tierras
de ser de buenos entendimientos para producir actos racionales é
intelectuales. El octavo tampoco tiene ó tenía eficacia para dejar de
parir las muchachas puesto que de poca edad se casen, lo cual, que sea
así, la experiencia que con los ojos tenemos habida sea la probanza,
pues hallamos, como dije, esta Isla é islas y toda esa vastísima Tierra
Firme tan frecuentada y plenísima rebosando de mortales; porque cuasi
es de las mujeres destas tierras lo que dice el Filósofo, en el libro
_De Admirandis in natura auditis_, cap. 70, de las mujeres de Humbría,
provincia de Italia que es en el Florentinado, conviene á saber, que
son muy fetosas ó abundosas en los partos y de cada parto paren muchos,
y parir uno sólo las acaece muy raro. Y esto baste para cumplir con
la causa quinta que suele ó puede concurrir con otras para que los
hombres sean bien intelectivos. Cuanto á la sexta y última, de la
cual presto nos queremos despedir, diremos que, aunque los manjares
destas gentes comunmente no sean favorables al entendimiento, de sí
mismos, por ser raíces y legumbres y otras cosas muy terrestres, ó
que tienen mucho de terrestridad, contra este inconveniente se provee
con la mucha templanza y abstinencia que en sus comidas ordinarias
(como en el cap. 34 se dijo) tienen, y otras muchas cualidades que
segun por lo mucho que se ha referido se puede colegir les favorecen.
Y con esto concluimos las seis causas naturales, universales y
particulares, que pueden y suelen concurrir, ó algunas dellas, para
poner tales disposiciones en los humanos cuerpos, que las ánimas que en
ellos se infunden sean de mucha natural nobleza, y, por consiguiente,
de sotiles y altos entendimientos, como arriba en el capítulo 22
parece. Por todas las susodichas causas seis naturales, y por otras
accidentales que se introdujeron hablando de aquéllas, queda, si no me
engaño, asaz evidentemente probado ser todas estas indianas gentes,
sin sacar alguna, de su mismo natural, comun y generalmente de muy
bien acomplixionados cuerpos, y así dispuestos y bien proporcionados
para recibir en sí nobles ánimas y recibirlas con efecto de la divina
bondad y certísima Providencia, y por consiguiente, sin alguna duda,
tener buenos y sotiles entendimientos, más ó ménos, menores ó mayores,
segun más ó ménos causas de las seis susodichas en la generacion de los
cuerpos humanos concurrieren.



CAPÍTULO CXX.


Referidos ya bien prolijamente los dioses de los gentiles antiguos y
de tantos siglos pasados, en lo cual su grosísima ceguedad y engaño
se ha bien mostrado, tiempo es de aquí adelante dar noticia de los
dioses que aquestas nuestras indianas gentes, ó que de aquellos
antiguos idólatras recibieron y heredaron, segun es verisímile, al
ménos en mucha parte, ó ellos añidieron é inventaron, para despues en
ésto como en lo demas cotejallos: de los primeros, pues primero que
otros se descubrieron, conviene hablar de los habitadores de esta isla
Española y de las demas, por la órden que al principio comenzamos.
Para principio de lo cual es de saber, que las gentes desta Española,
y la de Cuba, y la que llamamos de San Juan, y la de Jamáica, y todas
las islas de los Lucayos, y comunmente en todas las demas que están
en cuasi renglera desde cerca de la Tierra Firme, que se dice La
Florida, hasta la punta de Paria, que es la Tierra Firme, comenzando
del Poniente al Oriente bien por más de 500 leguas de mar, y tambien
por la costa del mar las gentes de la Tierra Firme, por aquella ribera
de Paria, y todo lo de allí abajo hasta Veragua, cuasi toda era una
manera de religion y poca ó cuasi ninguna, aunque alguna especie tenian
de idolatría. No tenian templos en muchas partes, y los que tenian
eran de poca estimacion, porque no eran sino una casa de paja como las
otras comunes, algo apartada; no tenian ídolos sino raros, y éstos
no para los adorar por dioses, sino por imaginacion que les ponian
ciertos sacerdotes, y á aquéllos el diablo, que les podian hacer
algun bien, como dalles hijos, y envialles agua, y otras cosas útiles
semejantes. No hacian ceremonias exteriores ni sensibles, sino muy
pocas, y éstas se ejercitaban por aquellos sacerdotes que ponia por
sus ministros el demonio, con ciertas colores que fingian engañados.
Principalmente su religion parece que residia en la mente ó estimacion
de un Dios, y allí obraban su culto, puesto que, con los embarazos
y persuasiones que el demonio y sus ministros les ponian y hacian,
careciendo de doctrina y de gracia, se les mezclasen algunos errores.
La gente desta isla Española tenía cierta fe y cognoscimiento de un
verdadero y solo Dios, el cual era inmortal é invisible que ninguno
lo puede ver, el cual no tuvo principio, cuya morada y habitacion es
el cielo, y nombráronlo Yocahu Vagua Maorocoti; no sé lo que por este
nombre quisieron significar, porque cuando lo pudiera bien saber no lo
advertí. A este verdadero y católico conocimiento de Dios verdadero, se
les mezclaron estos errores, conviene á saber, que Dios tenía madre,
cuyo nombre era Atabex, y un hermano suyo Guaca, y otros desta manera;
debian de ser como gentes sin guía en el camino de la verdad, ántes
habia quien della los desviase, ofuscándoles la lumbre de la razon
natural que pudiera guiallos. Tenian ciertas estatuas de madera, segun
escribió en una carta el almirante don Cristóbal Colon á los Reyes,
donde metian los huesos de sus padres (y debian ser los de los Reyes y
Señores), y éstas llamaban del nombre de la persona cuyos huesos allí
encerraban. Cuenta que, como fuesen huecas, metíase un hombre dentro
dellas y allí hablaba lo que el Rey ó Señor le decian que hablase á los
populares; y acaeció que entrando dos españoles en la casa donde una
estatua de aquellas estaba, dió un grito, segun parecia, la estatua
y habló ciertas palabras, pero como los españoles no se asombran
fácilmente de gritos de palos, ni son tan simples que no cayesen presto
en el engaño, llegóse uno y dió del pié á la estatua, y dá con ella de
lado, y así descubrió el secreto de lo que dentro estaba. El secreto
era, que á un rincon de la casa debia estar un hoyo ó cierto espacio
en el rincon cubierto de rama, donde estaba encubierta la persona que
hablaba, y ésta tenía una trompa ó cerbatana que metia por el hueco de
la estatua, y allí hablando parecia que hablaba la estatua. Dice más el
Almirante, que habia trabajado de saber si tenian las gentes desta Isla
secta alguna que oliese á clara idolatría, y que no lo habia podido
comprender, y que por esta causa habia mandado á un catalan que habia
tomado hábito de ermitaño, y le llamaban fray Ramon, hombre simple y
de buena intencion, que sabía algo de la lengua de los indios, que
inquiriese todo lo que más pudiese saber de los ritos, y religion, y
antigüedades de las gentes desta Isla y las pusiese por escrito. Este
fray Ramon escudriñó lo que pudo, segun lo que alcanzó de las lenguas,
que fueron tres las que habia en esta Isla; pero no supo sino la una
de una chica provincia que arriba digimos llamarse Maçorix de abajo,
y aquélla no perfectamente, y de la universal supo no mucho como los
demas, aunque más que otros, porque ninguno, clérigo, ni fraile, ni
seglar supo ninguna perfectamente dellas, sino fué un marinero de
Palos ó de Moguer, que se llamó Cristóbal Rodriguez, la Lengua, y éste
no creo que penetró del todo la que supo, que fué la comun, puesto
que ninguno la supo sino él. Y esto, de no saber alguno las lenguas
desta Isla, no fué porque ellas fuesen muy difíciles de aprender, sino
porque ninguna persona eclesiástica ni seglar tuvo en aquel tiempo
cuidado chico ni grande, de dar doctrina ni cognoscimiento de Dios á
estas gentes, sino sólo de servirse todos dellas, para lo cual no se
aprendian más vocablos de las lenguas, de «daca pan», «ve á las minas»,
«saca oro», y los que para el servicio y voluntad de los españoles eran
necesarios; sólo este fray Ramon, que vino á esta Isla al principio
con el Almirante, parece que tuvo algun celo y deseo bueno, y lo puso
por obra, de dar cognoscimiento de Dios á estos indios, puesto que como
hombre simple no lo supo hacer, sino todo era decir á los indios el
Ave María y Paternóster con algunas palabras, de que habia en el cielo
Dios y era criador de las cosas, segun que él podia, con harto defecto
y confusamente, dalles á entender. Tambien hobo en esta Isla dos
frailes de San Francisco, legos aunque buenos, que yo tambien como á
fray Ramon congnoscí, que tenian buen celo, pero faltóles tambien saber
las lenguas bien; estos eran extranjeros, ó picardos ó borgoñones, el
uno se llamaba fray Juan el Bermejo ó Borgoñon, y el otro fray Juan
de Tisim. A este fray Ramon mandó el Almirante saliese de aquella
provincia del Maçorix de abajo, cuya lengua él sabía, por ser lengua
que se extendia por poca tierra, y que se fuese á la Vega y tierra
donde se enseñoreaba el rey Guarionex, donde podia hacer más fruto por
ser la gente mucha más y la lengua universal por toda la Isla, y así
lo hizo, donde estuvo dos años no más é hizo lo que allí pudo, segun
su poca facultad; con él fué uno de los dos religiosos dichos de San
Francisco. Tornando al propósito de la religion de la gente desta Isla,
lo que pudo este fray Ramon colegir, fué que tenian algunos ídolos ó
estatuas de las dichas, y éstas generalmente llamaban Cemí, la última
sílaba luenga y aguda; éstas creian que les daban el agua, y el viento,
y el sol cuando lo habian menester, y lo mismo los hijos y las otras
cosas que deseaban tener. Destos eran algunos de madera y otros de
piedra; los de madera, cuenta fray Ramon que fabricaban desta manera:
Cuando algun indio iba camino y via algun árbol que con el viento más
que otro se movia, de lo cual el indio tenía miedo, llegábase á él y
preguntábale: ¿Tú quien eres? y respondia el árbol: Llámame aquí á un
bohique y él te dirá quien yo soy. Este era sacerdote, ó profeta, ó
hechicero, de que luégo se dirá. Venido aquél llegábase á el árbol, y
asentado junto á él, y hecha cierta ceremonia, levantábase y referíale
las dignidades y títulos de los mayores señores que habia en la Isla,
preguntándole ¿qué haces aquí? ¿qué me quieres? ¿para qué me mandaste
llamar? dime si quieres que te corte, si quieres ir conmigo y de qué
manera quieres que te lleve, porque yo te haré una casa y una labranza;
el árbol entónces le respondia lo que queria, y que lo cortase, y
daba la manera cómo le habia de hacer la casa, y la labranza, y las
ceremonias que por el año le habia de hacer. Cortaba el árbol, y hacia
dél una estatua ó ídolo, de mala figura, porque comunmente hacian las
caras de gesto de monas viejas regañadas; hacíale la casa y labranza,
y cada año le hacia ciertas ceremonias, al cual tenía recurso como á
oráculo, preguntando y sabiendo dél las cosas futuras de mal ó de bien,
las cuales él despues á la gente comun predicaba. Todo lo dicho, de
hablar el árbol, y pedilles las cosas que les pedian, y mandalles que
lo cortasen y hiciesen dél la dicha estatua ó imágen, es posible, con
permision de Dios, al diablo, y puede haber sido todo verdad, que haya
tenido tales cautelas y mañas para inducir aquestas gentes simples á su
culto é idolatría, como parece por muchas cosas que arriba quedan bien
declaradas. Y lo primero que el demonio para conseguir su fin tracta es
constituir ministros, engañando personas que más para ello dispuestas é
inclinadas, resabidas y maliciosas halla; estos fueron siempre, y son,
entre los gentiles y naciones que ignoraron y viven sin cognoscimiento
del verdadero Dios, los sacerdotes, á quienes primero se muestra y
hace algunos particulares regalos, y descubre ó avisa de algunas
necesarias verdades para que les den crédito, porque con estos engaña
todos los demas. Así debia ser en esta Isla y en estas otras con esta
simplicísima gente, donde no habia del todo ni muy abierta y desaforada
idolatría, y quizá pocos años habia que á engrañarlos habia comenzado;
porque no súbitamente corrompió con ceguedad de las cosas divinas todo
el linaje humano, sino poco á poco oscureciendo la lumbre natural que
muestra ó inclina á buscar el verdadero Dios, y Dios, justo y bueno,
no luégo desmampara los hombres de su gracia, primero espera que lo
desmerezcan por sus pecados, segun arriba fué á la larga declarado. Así
que, primero el demonio gana sus ministros y los debe constituir en
oficio y ministerio de sus sacerdotes, y suficiente industria suya pudo
ser, para engañar al principio á algunos que él cognoscia que podian
en sus maldades ayudalle, meterse dentro de un árbol y hablalle las
susodichas y otras á su propósito palabras, y tener otras mil cautelas
y mañas. Estos, pues, sacerdotes, que en la lengua destas Islas se
llamaban behiques, que eran sus teólogos, profetas y adivinos, hacian
á estas gentes algunos engaños, mayormente cuando se hacian médicos,
segun que el demonio, y le era permitido á él, lo que habian de decir
ó hacer les dictaba. Dábanles á entender que hablaban con aquellas
estatuas y ellas les descubrian los secretos y sabian dellas cuanto
querian saber; y así debia ello de ser, porque el demonio debia hablar
en aquellas estatuas. No eran, empero, muchos ni muy graves, como se
verá, sacando afuera todo aquello que el demonio rodeaba para inducir
la gente, poco que mucho, á las supersticiones, ramos y circunstancias
de la idolatría, que es tras de lo que siempre anda, lo cual, por
poco que sea, es mal y engaño grande. Otros ídolos ó imágenes tenian
de piedra, las cuales hacian entender al pueblo aquellos sacerdotes
y médicos que las sacaban de los cuerpos de los enfermos, y estas
piedras eran de tres maneras, la forma dellas nunca la vide, pero
cada una estimaban tener su virtud; la de la una era que favorecia
sus sementeras, la de la segunda para que las mujeres tuviesen buena
dicha en parir, la virtud de la tercera para que tuviesen agua y
buenos temporales cuando los habian menester: por manera que debian
ser como los dioses que los antiguos tenian, cuyo cargo era cada uno
en su cosa presidir, aunque aquestas gentes más ruda y simplemente
sentian desto que los antiguos. Cerca destos Cemies ó dioses, los reyes
y señores, y así debia en esto la otra gente seguilles, se jactaban y
tenian por más gloriosos, diciendo que tenian mejores Cemies que los
otros pueblos y señores, y unos á otros se los trabajaban de hurtar:
y puesto que tenian gran recaudo en guardar estas estatuas ó ídolos,
ó lo que eran, de otros indios, de otros reinos y señores, pero mucho
más sin comparacion los guardaban y celaban de los españoles, y, cuando
sospechaban su venida, los llevaban y escondian por los montes. Las
ceremonias ó sacrificios que los behiques ó sacerdotes hacian á estas
estatuas, primero que les preguntasen lo que pretendian saber, se
notificarán abajo.



CAPÍTULO CXXI.


Referido lo que las gentes naturales desta isla Española y las
comarcanas y circunstantes sentian de Dios y de los dioses, y lo demas
tocante á la religion, y lo que parecia oler y saber á idolatría,
entremos en el abismo y profundidad de la Tierra Firme, donde, cuanto
á algunos reinos y provincias della, excedieron los habitadores dellas
en dioses, y ritos, y sacrificios, y culto divino, aunque sacrílego,
y celo de religion y devocion, á todas las naciones antiguas de que
arriba en muchos capítulos habemos tratado, y á todas las demas
que ignoraron al verdadero Dios por todo el mundo. Y primero que
descendamos á la multitud de los dioses se ha de saber, que ántes que
el capital enemigo de los hombres, y usurpador de la reverencia que
á la verdadera deidad es debida, corrompiese los corazones humanos,
en muchas partes de la Tierra Firme tenian cognoscimiento particular
del verdadero Dios, teniendo creencia que habia criado el mundo, y
era Señor dél, y lo gobernaba, y á él acudian con sus sacrificios, y
culto y veneracion, y con sus necesidades; y en las provincias del
Perú le llamaban Viracocha, que quiere decir Criador, y Hacedor, y
Señor y Dios de todo. En las provincias de la Vera Paz, que es cerca
de la de Guatemala, así lo han hallado y entendido los religiosos,
y tienen noticia haber sido lo mismo en la Nueva España. Pero los
tiempos andando, faltando gracia y doctrina, y añadiendo los hombres
pecados á pecados, por justo juicio de Dios fueron aquellas gentes
dejadas ir por los caminos errados que el demonio les mostraba, como
acaeció á toda la masa del linaje humano (poquitos sacados), como
arriba en algunos capítulos se ha declarado, de donde nació el engaño
de admitir la multitud de los dioses. Y para que se tenga noticia de
los dioses que aquellas tan infinitas naciones tenian y adoraban, es
de tomar por regla general que por todo aquello que se sabe de aquella
vastísima Tierra Firme, al ménos desde la Nueva España, y atras mucha
tierra de la Florida y de la de Cibola, y adelante hasta los reinos
del Perú inclusive, todos veneraban el sol y estimaban por el mayor y
más poderoso y digno de los dioses, y á éste dedicaban el mayor y más
suntuoso y rico y mejor templo, como parece por aquel grandísimo y
riquísimo templo de la ciudad del Cuzco (y otros), en el Perú, el cual,
en riquezas nunca otro en el mundo se vido ni en sueños se imaginó, por
ser todo vestido de dentro, paredes, y el suelo, y el cielo ó lo alto
dél, de chapas de oro y de plata, entrejeridas la plata con el oro, no
piezas de á dos dedos en el tamaño, ni delgadas como tela de araña,
sino de á vara de medir, y de ancho de á palmo y de dos palmos, gruesas
de á poco ménos que media mano, y de media y de una arroba de peso; los
vasos del servicio del sol, tinajas y cántaros, de los mismos metales,
tan grandes que sino los viéramos fuera difícil y casi imposible
creerlo; cabian á tres y cuatro arrobas de agua ó de vino ó de otro
licor, como arriba más largo lo referimos. Por toda la Nueva España
tantos eran los dioses, y tantos los ídolos que los representaban,
que no tenian número, ni se pudieran con suma diligencia por muchas
personas solícitas contar. Yo he visto casi infinito dellos: unos eran
de oro, otros de plata, otros de cobre, otros de piedra, otros de
barro, otros de palo, otros de masa, otros de diversas semillas; unos
hacian grandes, otros mayores, otros medianos, otros pequeños, otros
chiquitos, y otros más chiquitos; unos formaban como figuras de obispos
con sus mitras, otros con un mortero en la cabeza, y allí le echaban
vino en sus fiestas, por lo cual se cree ser aquél el dios del vino;
otros tenian figuras de hombres, otros de mujeres, otros de bestias
como leones, tigres, perros, venados; otros como culebras, y éstas
de varias maneras, largas, enroscadas y con rostro de mujer, como se
suele pintar la culebra que tentó á Eva; otros de águilas y de buhos,
y de otras aves; á otros daban figura del sol y de la luna, y á otros
de las estrellas; á otros formaban como sapos y ranas y peces, que
decian ser los dioses del pescado. Destos llevaron el de un pueblo que
estaba cabe una laguna (ó rio ó agua) á otro pueblo; pasando por allí
luégo ciertas personas, y pidiéndoles que les diesen para comer algun
pescado, respondieron que les habian llevado el dios de los peces, y
por esta causa ya no lo tomaban. Tenian por dios al fuego, y al aire, y
á la tierra y al agua, y destos figuras pintadas de pincel, y de bulto,
chicas y grandes. Tenian dios mayor, y éste era el sol, cuyo oficio
era guardar el cielo y la tierra; otros dioses que fuesen guardadores
de los hombres y estuviesen por ellos como abogados ante aquel gran
dios; tenian dios para la tierra, otro de la mar, otro de las aguas,
otro para guarda del vino, otro para las sementeras; y para cada
especie dellas tenian un dios, como para mahíz ó trigo uno, para los
garbanzos, ó habas, ó frísoles otro; otro para el algodon, para cada
una de las frutas otro, y así de las otras arboledas y frutales y cosas
de comer, otros. Tenian tambien dios de otras muchas cosas que les eran
provechosas, hasta de las mariposas, y de las que les podrian hacer
mal, como de las pulgas y langostas, y dellas tenian muchas figuras
é ídolos muy bien pintados de pincel, y de bulto, grandes y bien
labrados. Item, tenian dios de las guerras, otro para que los guardase
de sus enemigos, otro de los matrimonios, y otro muy principal dios
para que los guardase de ofender al dios grande. El año de aquellas
gentes mejicanas tenian trescientos y sesenta y cinco dias, y diez
y ocho meses y cinco dias tenía el año, y cada mes veinte dias, y la
semana de trece dias, de lo cual tenian constituido un calendario, y
para cada dia de la semana, y del mes, y del año tenian su ídolo con
su nombre propio, y estos nombres, ya eran de hombres, ya de nombres
de mujeres que tenian ó habian tenido por diosas, y así todos los dias
estaban ocupados con estos ídolos, y nombres, y figuras, de la manera
que nuestros breviarios y calendarios tienen para cada dia su santa
ó santo. Era ley entre algunas de aquellas gentes que los reyes y
señores tuviesen continuos en sus casas seis dioses, los caballeros y
nobles cuatro, y dos los plebeyos y populares. Los dioses comunes que
tenian en los templos y en los altares estaban puestos por su órden,
tantos á una parte como á otra, y en medio de todos tenian puesto un
grande ídolo mayor que todos, con una máscara de palo, dorada, y con
unos cabellos muy negros, y muy enmantado con unas mantas blancas de
algodon, como sábanas, muy albas y muy limpias; tenian ídolos en los
patios de las casas, y en los lugares eminentes, como montes ó sierras,
y collados, y puertos ó subidas altas; teníanlos tambien cabe las
aguas, como cerca de las fuentes, adonde hacian sus altares con gradas
cubiertos, y en las principales fuentes habia cuatro altares puestos á
manera de cruz, unos enfrente de otros. De aquellos altares habia en
los caminos por muchas partes con sus ídolos, y en los barrios y cuasi
por toda la tierra y á toda parte, como humilladeros y oratorios para
que tuviesen los caminantes lugares sacros en que adorar y sacrificar,
donde quiera que allegasen. Plantaban en aquellos lugares cipreses y
ciertas palmas silvestres, para que estuviesen acompañados y adornados
los oratorios y altares, en lo cual remedaban á los gentiles pasados,
poniendo aquellas arboledas y haciendo aquellas florestas artificiales
que llamaban lucos, no por el fin que aquéllos, conviene á saber,
para cometer allí de dia y de noche muchos feos pecados, sino para
ornamento y en reverencia de los dioses que honraban. Habia en la
provincia de los Totonos ó Totonacas, que son, ó por mejor decir eran,
las gentes que estaban más propincuas á la costa de la mar ó ribera del
Norte, viniendo de Castilla á la Nueva España, en fin es la provincia
primera de la Nueva España, una diosa muy principal, y ésta llamaban la
gran diosa de los cielos, mujer del sol, la cual tenía su templo en la
cumbre de una sierra muy alta, cercado de muchas arboledas y frutales
de rosas y flores, puestas todas á mano, muy limpio y á maravilla
fresco y arreado; era tenida esta diosa grande en gran reverencia y
veneracion, como el gran dios sol, aunque siempre llevaba el sol en ser
venerado la ventaja; obedecian lo que les mandaba como al mismo sol, y
por cierto se tenía que aquel ídolo desta diosa les hablaba. La causa
de tenella en gran estima, y serle muy devotos y servidores, era porque
no queria recibir sacrificio de muerte de hombres, ántes lo aborrecia y
prohibia, y los sacrificios que ella amaba y de que se agradaba y les
pedia y mandaba ofrecer eran tórtolas, y pájaros, y conejos, los cuales
le degollaban delante; teníanla por abogada ante el gran dios, porque
les decia que le hablaba y rogaba por ellos. Tenian grande esperanza
en ella, que por su intercesion los habia de enviar el sol á su hijo,
para librarlos de aquella dura servidumbre que los otros dioses les
pedian de sacrificarles hombres, porque lo tenian por gran tormento,
y solamente lo hacian por el gran temor que tenian al demonio, por
las amenazas que les hacia y daños que dél recibian. A esta diosa
trataban con gran reverencia, y reverenciaban sus respuestas, como de
oráculo divino y más que otros señalado, los Sumos Pontífices ó Papas
y todos los sacerdotes. Tenia especialmente dos continuos y peculiares
sacerdotes, como monjes, que noche y dia la servian y guardaban;
éstos eran tenidos por hombres santos, porque eran castísimos y de
irreprensible vida para entre ellos, y áun para entre nosotros fueran
por tales estimados sacada fuera la infidelidad. Era tan virtuosa y
tan ejemplar su vida, que todas las gentes los venian á visitar como
á santos, y á encomendarse á ellos, tomándolos por intercesores para
que rogasen á la diosa y á los dioses por ellos; todo su ejercicio
era interceder y rogar por la prosperidad de los pueblos y de las
comarcas y de los que á ellos se encomendaban. A estos monjes iban á
hablar los Sumos Pontífices, y comunicaban y consultaban sus secretos
y negocios arduos, y con ellos se aconsejaban, y no podian los monjes
hablar con otros, salvo cuando los iban á visitar como á santos con sus
necesidades. Cuando los visitaban, y les contaban cada uno sus cuitas,
y se encomendaban á ellos, y les pedian consejo, ayuda y favor, estaban
las cabezas bajas sin hablar palabra, en cuclillas, con grandísima
humildad y mortificacion, honesta y triste representacion; estaban
vestidos de pieles de adives, los cabellos muy largos encordonados ó
hechos crisnejas, no comian carne, y allí, en esta vida, y soledad, y
penitencia, vivian y morian por servicio de aquella gran diosa. Cuando
alguno dellos moria elegia el pueblo otro (porque iban por eleccion
como abajo se verá), el que se elegia era estimado por de buena y
honesta vida y ejemplo, no mozo, sino de sesenta y setenta años arriba,
que hobiese sido casado y á la sazon fuese ya viudo. Estos escribian,
por figuras, historias, y las daban á los Sumos Pontífices ó Papas, y
los Sumos Pontífices las referian despues al pueblo en sus sermones.
Tenian otra diosa los mejicanos y los de su comarca, de otra calidad
que la ya dicha, de la cual dicen ó fingen que una vez se les tornaba
culebra, y afírmase por cosa notoria; otras veces se transfiguraba
en una moza muy hermosa, y andaba por los mercados enamorándose de
los mancebos, y provocábalos á su ayuntamiento, el cual cumplido los
mataba; y esto puede ser verdad de historia, y que el demonio usase
con aquella gente de tantos engaños transfigurándose, permitiéndolo
Dios por sus pecados; y como estas transformaciones el demonio por
prestigios haga, arriba fué asaz declarado.



CAPÍTULO CXXII.


Veneraban y adoraban tambien por dioses á los hombres que habian hecho
algunas hazañas señaladas, ó inventado cosas nuevas en favor y utilidad
de la república, ó porque les dieron leyes y reglas de vivir, ó les
enseñaron oficios ó sacrificios, ó algunas otras cosas que les parecian
buenas y dignas de ser satisfechas con obras de agradecimiento. En la
ciudad Mejicana tenian un gran dios, cuya estatua estaba en el templo
grande y principal de la ciudad, de que arriba se hizo mencion, el
cual llamaban Uchichibuchtl, que correcto y comun vocablo llamamos
Uchilobos; éste, con dos hijos suyos, ó segun otros dicen dos hermanos
llamados, Texcátepocatl el uno, el cual fué señor y dios de la ciudad
de Tezcuco, y Camachtl, el segundo hijo ó hermano que señoreó la
provincia de Tlaxcala, y en ella lo tuvieron por dios (y fingen los
Tlaxcaltecas que la mujer de éste se convirtió en la sierra donde está
fundada la su ciudad de Tlaxcala y vinieron éstos de hácia el Poniente,
de la generacion que se dice Chichimecas), fueron grandes capitanes
esforzados, y entre ellos valerosos hombres, los cuales señorearon por
grado ó por fuerza aquellas provincias de Méjico, Tezcuco y Tlaxcala,
cuyos propios naturales habitadores y aborígenes eran la gente que se
llaman Otomíes. Dícense aborígenes las gentes que habitan en algunas
tierras que son tan antiguas, que no se sabe dellas de donde trujeron
orígen, y así las gentes antiquísimas que se hallaron y poblaron á
Italia y estaban derramadas por ella cuando Eneas vino á ella se
dijeron aborígenes, cuasi sin orígen, ó que no se sabía su orígen. Así
lo refiere Salustio y Trogo Pompeyo en el principio del libro XLIII,
y Dionisio Alicarnasso, libro I, y Tito Livio en el principio de sus
Décadas, y Solino, capítulo 2.º y 8.º Este Uchilobos fué el que primero
puso por sobrenombre á Méjico Theonustitlan, porque era su genealogía
de los Thehules Chichimecas, que viene de Thehuthiles, que es una fruta
que llamamos tunas, vocablo desta isla Española, y porque della se
mantenian aquellos Thehules Chichimecas; traia por armas ó insignias el
dicho Uchilobos las tunas, las cuales agora tiene la ciudad de Méjico
por concesion real. Este Uchilobos amplió la ciudad y dió órden para
que se hiciesen las calzadas por la laguna, porque de la ciudad se
pudiese salir por tierra enjuta sin tener necesidad de canoas ó barcos;
puso tambien órden en los templos y sacrificios, y fué el primero que
inventó y mandó que se sacrificasen hombres, el cual sacrificio en toda
aquella tierra nunca fué ántes hecho ni visto. Dícese de éste, que en
su vida quiso que lo celebrasen por dios, aunque no con tanta soberbia
quizá, y áun sin quizá, como Nabucodonosor, que mandó á Holofernes que
todos los dioses de las tierras estirpase, para que todas las naciones
que sojuzgase á él sólo adorasen por dios, como parece en el libro
de Judith, cap. 3.º, 5.º y 6.º Y Cayo Calígula, Emperador de Roma,
envió por todo el imperio su imágen, mandando que todos por dios lo
adorasen, y que le constituyesen templo, llamándose hijo de Júpiter, y
constituyó sacerdotes suyos, y singulares y exquisitos sacrificios; y
á su estatua de oro que mandó poner en su templo en Roma, ordenó que
cada dia le sacrificasen pavones y faisanes, y otras aras preciosísimas
y costosas. Todo esto dice de él Suetonio, y Josefo, libro XVIII, cap.
15 de las Antigüedades, y otros autores. Herodes Agrippa poco ménos
que aquéllos con su soberbia ofendió, sufriendo del pueblo lisonjero
divinos honores, por lo cual luégo envió Dios un ángel que lo hirió de
tal plaga que fué consumido de gusanos, porque no dió la honra que
se debia á sólo Dios; así se lee en el capítulo 22 de los Actos de
los Apóstoles. Al propósito de Uchilobos tornando, ya digimos arriba,
en cierto capítulo, que sobre los altares del templo grande habia dos
ídolos como gigantes, creemos que eran las imágenes de los dos hermanos
de este Uchilobos, pero la estatua de éste estaba puesta sobre la
capilla de los susodichos dos; ésta era grandísima y espantable, della
y de las otras dos abajo se dirá más largo. Aquestos dos sus hermanos
edificaron la ciudad de Tezcuco y á Tlaxcala, y ordenaron sus ritos
y sacrificios, y despues de muertos los tuvieron y veneraron por sus
dioses. Del de Tezcuco, que se llamaba Texcátepocath, se cuenta que
vivo se metió en el volcan de la Sierra Nevada, que está cerca de
allí, y que de aquel lugar les envió el hueso de su muslo, el cual
pusieron en su templo por su principal dios, y dello se jactan mucho
los de Tezcuco; y de este hecho tomó nombre Popocateptl el dicho
volcan. El tercero, que fué Camachtl, edificó y señoreó á Tlaxcala y
sus provincias; era gran cazador, del cual fingen que tiraba una saeta
con su arco hácia el cielo, y que de la ida y vuelta que hacia la saeta
mataba gran número de aves y animales, de que mantenia toda su gente.
Pero el más celebrado y mejor, y digno sobre todos los dioses, segun
la reputacion de todos, fué el dios grande de la ciudad de Cholola,
que está dos leguas de donde agora es la ciudad de la Puebla de los
Angeles, que llamaron Queçalcoatl; éste, segun sus historias, vino de
las partes de Yucatan á la ciudad de Cholola, y era hombre blanco,
crecido de cuerpo, ancha la frente, los ojos grandes, los cabellos
largos y negros, la barba grande y redonda. A éste canonizaron por su
sumo dios y le tuvieron grandísimo amor, reverencia y devocion, y le
ofrecieron suaves y devotísimos y voluntarios sacrificios, por tres
razones; la primera, porque les enseñó el oficio de la platería, el
cual nunca hasta entónces se habia sabido ni visto en aquella tierra,
de lo cual mucho se jactan ó jactaban todos los vecinos naturales de
aquella ciudad; la segunda, porque nunca quiso ni admitió sacrificios
de sangre de hombres ni de animales, sino solamente de pan y de rosas,
y flores y perfumes, y olores; la tercera, porque vedaba y prohibia
con mucha eficacia las guerras, robos y muertes, y otros daños que los
hiciesen unos á otros. Cuando quiera que nombraban delante dél guerras
ó muertes ó otros males tocantes á daños de los hombres, volvia la
cara y tapaba los oidos por no los ver ni oir; lóase tambien mucho
dél que fué castísimo y honestísimo y en muchas cosas moderatísimo.
Era en tanta reverencia y devocion tenido este dios, tan visitado y
reverenciado con votos y peregrinaciones en todos aquellos reinos, por
aquellas prerogativas, que áun los enemigos de la ciudad de Cholola se
prometian venir en romería á cumplir sus prometimientos y devociones, y
venian seguros, y los señores de las otras provincias ó ciudades tenian
allí sus capillas y oratorios y sus ídolos ó simulacros, y sólo éste
entre todos los otros dioses se llamaba el Señor, _antonomaticè_ ó por
excelencia, de manera que cuando juraban y decian por nuestro Señor,
se entendia por Queçalcoatl y no por otro alguno, aunque habia otros
muchos en toda la tierra y que eran dioses muy estimados; todo esto
por el amor grande que le tuvieron y tenian por las tres susodichas
razones, y la razon general y en suma es, porque en la verdad el
señorío de aquel fué suave, y no les pidió en servicio sino cosas
ligeras y no penosas, y les enseñó las virtuosas, prohibiéndoles las
malas y nocivas ó dañosas mostrándoles aborrecerlas. De donde parece,
y parecerá más claro abajo, que los indios que hacian y hoy hacen
sacrificios de hombres no eran ni es de voluntad, sino por el miedo
grande que tienen al demonio por las amenazas que les hace, que los ha
de destruir y dar malos tiempos y muchos infortunios, si no cumplen
con él el culto y servicio que por tributo en señal de su señorío le
deben, por el derecho que de tantos años atras sobre aquellas gentes
pretende tener adquirido. Afirman que estuvo veinte años con ellos,
despues de los cuales se tornó por el camino que habia venido, llevando
consigo cuatro mancebos principales, virtuosos, de la misma ciudad
de Cholola; y desde Guaçaqualco, provincia distante de allí ciento y
tantas leguas hácia la mar, los tornó á enviar, y entre otras doctrinas
que les dió fué, que dijesen á los vecinos de la ciudad de Cholola,
que tuviesen por cierto que en los tiempos venideros habian de venir
por la mar, de hácia donde sale el sol mediantes las estrellas, unos
hombres blancos con barbas grandes, como él, y que serian señores de
aquellas tierras, y que aquellos eran sus hermanos. Los indios siempre
esperaron que se habia de cumplir aquella profecía, y cuando vieron los
cristianos luégo los llamaron dioses, hijos y hermanos de Queçalcoatl;
aunque despues que conocieron y experimentaron sus obras no los
tuvieron por celestiales, porque en aquella misma ciudad fué señalada,
y no otra hasta entónces igual en las Indias y quizá ni en mucha
parte del orbe, la matanza que los españoles hicieron. Otros dicen
que siempre creyeron los de Cholola que habia de volver á gobernallos
y consolallos, y que cuando vieron venir los navíos á la vela de los
españoles, decian que ya tornaba su dios Queçalcoatl, que traia por
la mar los templos en que habia de morar, mas cuando desembarcaron
dijeron, «muchos dioses son estos (que en su lengua dicen Tequeteteuh),
no es nuestro dios Queçalcoatl». A estos cuatro discípulos, que tornó
á enviar Queçalcoatl del camino, recibieron luégo los de la ciudad
por señores, dividiendo todo el señorío della en cuatro tetrarchas,
quiero decir cuatro principados, cada uno de los cuales tenía la cuarta
parte del señorío de la tierra (ó de la provincia, ó de la ciudad, ó
del reino), como quiera que ántes la ciudad se rigiese con regimiento
político y no real. De estos cuatro primero señores descienden los
cuatro señores que hasta que llegaron los españoles tuvieron, y hoy
dura dello alguna señal tal cual en aquello que se les ha dejado, y
con hartos pocos vecinos en el señorío de cada uno. A este dios mismo
veneraron en la provincia de Tlaxcala, y le hicieron muy suntuoso y
notable templo, al cual llamaron por otro nombre, conviene á saber,
Camastle; al mismo adoraban en Huexucingo, que corrompido el vocablo
nombran muchos Guaxocingo, debajo del nombre de Camastle. Queçalcoatl,
en aquella lengua mejicana, quiere decir ó significar una cierta manera
de culebra que tiene una pluma pequeña encima de la cabeza, cuya
propia tierra donde se crian es en la provincia de Xicalango, que está
en la entrada del reino de Yucatan, yendo de la de Tabasco; fuera de
esta provincia de Xicalango, pocas ó ninguna destas culebras, segun
se dice, se han visto. Afirman los indios que aquestas culebras, en
ciertos tiempos, se convierten en pájaros ó aves de las plumas verdes,
de las cuales hay muchas en la dicha provincia de Xicalango, y son
entre los indios muy preciadas. Esta conversion puede ser por ventura
naturalmente, corrompiéndose las culebras primero, por podricion ó
podrimiento, y de aquella cosa podrida engendrarse aquellas aves,
como muchas cosas se engendran de otras ya podridas, como trata el
Filósofo en el IV de los Metauros, ó por arte diabólica ó prestigiosa,
como arriba queda declarado; y esto para engañar los que Dios permite
que sean engañados. Tuvieron en toda esta tierra otro dios en grande
reverencia, y era el dios del agua, que llamaron Tlaluc, á quien
ofrecian muy costoso sacrificio como se dirá.



CAPÍTULO CXXIII.


En el reino de Yucatan, cuando los nuestros lo descubrieron hallaron
cruces, y una de cal y canto, de altura de diez palmos, en medio de un
patio cercado muy lucido y almenado, junto á un muy solemne templo, y
muy visitado de mucha gente devota, en la isla de Cozumel, que está
junto á la Tierra Firme de Yucatan. A esta cruz se dice que tenian y
adoraban por dios del agua-lluvia, y cuando habia falta de agua le
sacrificaban codornices, como se dirá; preguntados de dónde habian
habido noticia de aquella señal, respondieron que un hombre muy hermoso
habia por allí pasado y les habia dejado aquella señal, porque dél
siempre se acordasen; otros diz que afirmaban que porque habia muerto
en ella un hombre más resplandeciente que el sol: esto refiere Pedro
Mártir en el cap. 1.º de su cuarta Década. Otra cosa referiré yo harto
nueva en todas las Indias, y que hasta hoy en ninguna parte dellas
se ha hallado, y esta es, que como aquel reino entrase tambien, por
cercanía, dentro de los límites de mi obispado de Chiapa, yo fuí allí
á desembarcar como á tierra y puerto muy sano; hallé allí un clérigo,
bueno, de edad madura y honrado, que sabía la lengua de los indios por
haber vivido en él algunos años; y, porque pasar adelante á la cabeza
del obispado me era necesario, constituílo por mi vicario, y roguéle y
encarguéle que por la tierra dentro anduviese visitando á los indios,
y con cierta forma que le dí les predicase. El cual, á cabo de ciertos
meses y áun creo que de un año, me escribió que habia hallado un señor
principal, que inquiriéndole de su creencia y religion antigua, que
por aquel reino solian tener, le dijo que ellos cognoscian y creian
en Dios que estaba en el cielo, y que aqueste Dios era Padre, Hijo y
Espíritu Santo, y que el Padre se llamaba Içona, que habia criado los
hombres y todas las cosas; el Hijo tenía por nombre Bacab, el cual
nació de una doncella siempre vírgen llamada Chibirias, que está en el
cielo con Dios. Al Espíritu Santo nombraban Echuac. Içona dicen que
quiere decir el Gran Padre; de Bacab, que es el Hijo, dicen que lo
mató Eopuco, y lo hizo azotar, y puso una corona de espinas, y que lo
puso tendidos los brazos en un palo, no entendiendo que estaba clavado
sino atado (y así para lo significar extendia los brazos), donde,
finalmente, murió; estuvo tres dias muerto, y al tercero que tornó
á vivir y se subió al cielo, y que allá está con su Padre. Despues
de ésto, luégo vino Echuac, que es el Espíritu Santo, y que hartó la
tierra de todo lo que habia menester. Preguntado qué queria decir Bacab
ó Bacabab, dijo que Hijo del Gran Padre, y de este nombre Echuac que
significa mercader. Y buenas mercaderías trujo el Espíritu Santo al
mundo, pues hartó la tierra, que son los hombres terrenos, de sus dones
y gracias tan divinas y abundantes. Chibirias suena Madre del Hijo del
Gran Padre. Añidia más, que por tiempo se habian de morir todos los
hombres, pero de la resurreccion de la carne no sabian nada. Preguntado
cómo tenian noticia destas cosas, respondió que los señores lo
enseñaban á sus hijos, y así descendia de mano en mano; y que afirmaban
más, que antiguamente vinieron á aquella tierra veinte hombres (de los
quince señala los nombres, que porque es mala letra y porque no hace
al caso aquí no los pongo, de los otros cinco dice el clérigo que no
halló rastro), el principal dellos se llamaba Cocolcan, á éste llamaron
dios de las fiebres ó calenturas, dos de los otros del pescado, otros
dos de los cortijos ó heredades, otro que truena, etc.; traian las
ropas largas, sandalias por calzado, las barbas grandes, y no traian
bonetes sobre sus cabezas, los cuales mandaban que se confesasen las
gentes y ayunasen, y que algunos ayunaban el viérnes porque habia
muerto aquel dia Bacab; y tiene por nombre aquel dia himis, al cual
honran y tienen devocion por la muerte de Bacab. Los señores todas
estas particularidades saben, pero la gente popular solamente cree
en las tres personas Içona, y Bacab, y Echuac y Chibirias, la Madre
de Bacab, y en la madre de Chibirias, llamada Hischen, que nosotros
decimos haber sido Santa Ana. Todo lo de suso así dicho me escribió
aquel padre clérigo llamado Francisco Hernandez, y entre mis papeles
tengo su carta; dijo más, que llevó á aquel señor ante un fraile de
San Francisco que por allí estaba, y lo tornó á decir todo delante el
religioso, de que ambos quedaron admirados. Si estas cosas son verdad,
parece haber sido en aquella tierra nuestra Santa Fé notificada, pero
como en ninguna parte de las Indias habemos tal nueva hallado, puesto
que en la tierra del Brasil que poseen los portugueses se imagina
hallarse rastro de Santo Tomás Apóstol, pero como aquella nueva no
voló adelante, todavía, ciertamente, la tierra y reino de Yucatan dá á
entender cosas más especiales y de mayor antigüedad, por los grandes y
admirables y exquisita manera de edificios antiquísimos y letreros de
ciertos caracteres que en otra ninguna parte. Finalmente, secretos son
estos que sólo Dios los sabe.



CAPÍTULO CXXIV.


En el reino de Guatemala, donde tuvieron noticia del diluvio ántes
dél, dicen algunos que tenian y adoraban por Dios al Gran Padre y á la
Gran Madre que estaban en el cielo, y lo mismo despues del diluvio,
y que llamándolos cierta mujer principal, encomendándose á ellos, le
apareció una vision y que le dijo: «no llames así, sino desta manera,
que yo te acudiré», del cual nombre agora no se acuerdan, pero que
les parece que aquel nombre es lo que agora nosotros les decimos ser
Dios. Despues, creciendo y multiplicándose las gentes, se publicó
que habia nacido un dios en la provincia, 30 leguas de la cabeza de
Guatemala, llamada Ultlatlan, y la provincia nombramos agora la Vera
Paz, de que hablaremos si Dios quisiere abajo, el cual dios llamaron
Exbalanquen. Deste cuentan, entre otras fábulas, que fué á hacer
guerra al infierno, y peleó con toda la gente de allá, y los venció
y prendió al rey del infierno y á muchos de su ejército; el cual,
vuelto al mundo con su victoria y la presa, rogóle el rey del infierno
que no le sacase, porque estaba ya tres ó cuatro grados de la luz,
y el vencedor Exbalanquen con mucha ira le dió una coce diciéndole,
vuélvete y sea para tí todo lo podrido y desechado y hediondo. El
Exbalanquen se tornó, y en la Vera Paz, de donde habia salido, no le
rescibieron con la fiesta y cantos que él quisiera, por lo cual se fué
á otro reino, donde le rescibieron á su placer; y deste vencedor del
infierno dicen que comenzó sacrificar hombres. Donde quiera que por
aquellas tierras ofrecian sacrificio de cosas vivas, tenian ciertos
cuchillos de piedra, que llamamos de navaja, muy agudos, los cuales
dicen que cayeron del cielo, y que cada pueblo y personas tomaron los
que habian menester; á estos cuchillos llamaban manos de dios y del
ídolo á quien sacrificaban. Estos cuchillos, como cosa muy sacra por
matar con ellos las cosas vivas que ofrecian en sacrificio, en tanta
reverencia los tenian, que los adoraban en gran manera y en gran manera
los tenian en veneracion; hacíanles muy ricos cabos con figuras, segun
podian, de oro, y de plata, y de esmeraldas si las podian haber, ó
al ménos de turquesas, como de obra que llamamos mosáico, de la cual
obra mucho ellos y en muchas cosas obraban: teníanlos siempre con los
ídolos en los altares guardados. Los ídolos que comunmente tenian por
todas aquellas partes eran figuras de hombres y mujeres esculpidas en
piedras de diversos colores, y de aves, y de otros animales; en cierta
parte se halló un ídolo como una cabeza de caballo, como sacados los
ojos y los vasos dellos vacíos, y parecia que siempre corria dellos
sangre; cosa, dicen, admirable de ver. Toda esta tierra, con la de la
que propiamente se dice la Nueva España, debia tener una religion y una
manera de dioses, poco más ó ménos, y extendíase hasta la provincia
de Nicaragua y Honduras, y volviendo hácia la de Xalisco, llegaba,
segun creo, á la provincia de Colima y Culiacan; de allí adelante, la
vuelta del Norte 60 leguas, otra manera tienen de religion, como se
dirá, cuanto á los sacrificios, pero tienen sus ídolos, no muchos sino
uno ó algunos en cada pueblo, donde los reyes y señores van á orar y
á ofrecer sus sacrificios. En toda la tierra y reinos de Cibola, que
contiene muchas provincias por ser grande tierra, que tiene más de
300 leguas y llega hasta la mar del Sur, toda muy poblada, y contiene
infinitas naciones, no habia ni hay ídolo ni templo alguno, sólo tienen
y adoran por Dios al sol, y á las fuentes de agua dulce; en algunas
partes destas tienen cognoscimiento de un Dios verdadero que está
en el cielo, y parece que en adorar el sol entienden adorar á él.
Esto es en el Rio Grande, donde fué á entrar descubriendo Hernando
de Alarcon, enviado á descubrir por la mar por el virey de la Nueva
España D. Antonio de Mendoza; por aquel rio subió ochenta y tantas
leguas, donde vido y conversó con muchas gentes habitantes de una
banda y de la otra, y hallóse haber llegado por el mismo rio á 80
leguas de Cibola, donde andaba la otra gente que por tierra el Visorey
susodicho á descubrir envió. Lo mismo es en la grande y luenga tierra
que llamamos la Florida, donde caben inmensas naciones, ningun ídolo,
ni templo, ni sacrificio sensible se halla; así lo afirman todos los
que por diversos tiempos y en diversas armadas por aquellas tierras
han andado, y el que más dello supo fué Alvar Nuñez Cabeza de Vaca,
un caballero natural de Jerez de la Frontera. Este, habiendo vivido y
andado por aquellas tierras nueve continuos años, en la relacion dellas
que al Emperador dió dice aquestas palabras, en cuasi al cabo della:
«Dios Nuestro Señor por su infinita misericordia quiera que en los
dias de Vuestra Majestad, y debajo de vuestro poder y señorío, estas
gentes vengan á ser, verdaderamente y con entera voluntad, subjetas al
verdadero Señor que las crió y redimió, lo cual tenemos por cierto que
así será, y que Vuestra Majestad ha de ser el que ha de poner ésto en
efecto; que no será tan difícil de hacer, porque, en 2.000 leguas que
anduvimos por tierra y por la mar en las barcas, y otros diez meses,
que despues de salidos de captivos, sin parar anduvimos por la tierra,
no hallamos sacrificios ni idolatría», etc. Estas son sus palabras.
Dice tambien más un poco ántes, que hallaron cierta gente, ya al cabo
de su peregrinacion (digo al cabo, cerca de cuando hallaron cristianos
en los reinos de Xalisco ó en las provincias cercanas dellos), la
cual, preguntada en quién adoraban, y á quién sacrificaban y pedian el
agua para sus labranzas, y la salud para ellos, respondieron que á un
hombre que estaba en el cielo; preguntados cómo se llamaba, dijeron
que Aguar, y que creian que él habia criado todo el mundo y las cosas
dél; tornáronles á preguntar cómo sabian aquello, respondieron que
sus padres y abuelos se lo habian dicho, que de muchos tiempos tenian
noticia desto, y sabian que el agua y todas las buenas cosas las
enviaba aquél. Cabeza de Vaca y sus compañeros, que eran tres, les
dijeron que aquel que ellos decian lo llamaban ellos Dios, y así lo
llamasen ellos, y lo sirviesen y adorasen; respondieron que todo lo
tenian bien entendido, y que así lo harian, etc. Esto dice Cabeza de
Vaca. Dejada esta parte occidental y septentrional destas Indias, y
pasándonos á la otra parte meridional donde cae la costa que decimos de
Paria, y por allí arriba y abajo, cuasi por todas aquellas partes, las
gentes dellas tenian, poco más y poco ménos, una manera de religion,
teniendo algunos ídolos y dioses propios, pero en universal todos
pretendian haber uno comun de todos, y este era el sol; templo, empero,
ninguno. Yendo todavía la vuelta del austro ó Mediodía, hasta donde se
dice la tierra del Brasil, que es un pedazo de la Tierra Firme, que,
por concierto y conveniencia de los reyes de Castilla y Portugal, cupo
á los portugueses, la punta ó cabo de la cual tierra solíamos llamar
el cabo de San Agustin, por toda ella no tienen ni adoran ídolos, ni
tienen conocimiento alguno de Dios, solamente á los truenos deben dar
y atribuir alguna divinidad, porque los llaman Tupana, que significa
como cosa divina ó sobrenatural. Así lo escriben los religiosos de la
Compañía de Jesús, que fueron á predicar y predican en aquella parte, y
deste nombre Tupana usan para darles cognoscimiento del verdadero Dios.
Dicen asimismo aquellos predicadores que allí están, que, de ciertos
en ciertos años, vienen unos hechiceros de luengas tierras, fingiendo
traer santidad, y al tiempo de su venida, los mandan alimpiar los
caminos, y vánlos á rescibir con danzas y fiestas segun su costumbre,
y ántes que lleguen al lugar andan las mujeres de dos en dos por las
casas, diciendo públicamente las faltas que hicieron á sus maridos, y
unas á otras, y pidiendo perdon dellas; en llegando el hechicero con
mucha fiesta al lugar, entráse en una casa escura, y pone una calabaza
que trae en figura humana en la parte más conveniente para sus engaños,
y mudando su propia voz como de niño, y junto de la calabaza, les dice
que no curen de trabajar, ni vayan á las roças, porque el mantenimiento
por sí crecerá y que nunca les faltará que comer, que por sí se vendrá
á casa; dicen más, que los palos con que cavan se irán á cavar, y las
flechas se irán al monte á cazar para traer caza que coma su señor, y
que han de matar muchos de sus enemigos. Promételes larga vida, y que
las viejas se han de tornar mozas, y las hijas que las den á quien
las quisiere; y otras cosas semejantes les dice y promete, con que
los engañan, creyendo que en la calabaza debe de haber alguna cosa
divina que les dice aquellas cosas. Y acabando de hablar el hechicero,
comienzan á temblar todos, en especial las mujeres, con grandes
temblores en sus cuerpos, que parecen endemoniadas, como de cierto lo
son, echándose en el suelo, y espumando por las bocas; y en esto les
hace creer el hechicero que entónces les entra la santidad, y á quien
esto no hace tiene por malo y no digno de tanto bien. Ofrecen despues
desto al hechicero cada uno de lo que tiene muchas cosas; hácense
tambien médicos, y en las enfermedades les hacen muchos engaños con sus
hechicerías. Estos son los mayores contrarios que los predicadores del
Evangelio tienen, porque hacen entender á los dolientes, que les meten
en los cuerpos cuchillos y tijeras y cosas semejantes, con las cuales
dicen que los matan: en sus guerras se aconsejan con ellos, allende
que tienen muchos agüeros de ciertas aves. Todo esto escriben aquellos
padres de la Compañía de Jesús á sus hermanos, á Portugal, desde la
tierra del Brasil. Con esto se confirma lo que arriba digimos, que el
demonio lo primero que acostumbró, al principio que quiso introducir
en el mundo la idolatría, fué constituir ministros y sacerdotes della,
por engaño que hacia á los más dispuestos que para ello en malicia
y astucia hallaba, para que por medio de aquellos, su poco á poco,
á todos los demas engañase, y como éstos sean, por sus ficciones
y prestigios que hacen, de los pueblos y gente simple venerados y
acatados, y así alcanzan honra, y estima, y dádivas, y lo que más la
soberbia y codicia les demanda, y por la predicacion de la fe y la
doctrina cristiana todo aquello se les desbarate, de allí es, y siempre
fué, que ningunos otros, á la predicacion y doctrina del Evangelio y á
la introduccion de la religion cristiana, fueron ni se hallaron mayores
ni iguales contrarios. Esto es y será bien claro, al que leyó y leyere
las vidas y historias de los Apóstoles y de los Mártires, donde parece
que muchas veces estaban los pueblos para se convertir y recibir la fe
y el bautismo, y los sacerdotes de los ídolos, con el autoridad que con
los reyes tenian, movian sedicion y escándalo, y así lo estorbaban.
Ejemplo tambien tenemos del cual no podemos dudar, como quien más
contradijo al Redentor, y principalmente le causó la muerte, fueron
los sacerdotes del pueblo judáico, segun testifican los Evangelistas;
la razon dello era, porque si admitieran la ley Evangélica, parecíales
que su sacerdocio perecia, y, por consiguiente, perdian sus provechos
temporales y toda su autoridad. Quiero aquí entreponer una cosa bien
al propósito notable. Muchos años ha que ví predicar al obispo de
Velandia, de la órden de Santo Domingo, egregio en letras y santidad
predicador, en el convento de San Pablo de Sevilla, el cual dijo que
cuando los judíos moraban en Castilla, disputando y tratando con
los sacerdotes y rabíes de aquella ley en la ciudad de Segovia, y
reprendiéndoles de su engaño y ceguedad diciendo: «¿Vosotros no veis
vuestro engaño en esta y en esta profecía y en este paso y en aquel de
la Sagrada Escritura? ¿porque teneis engañados estos desventurados?» y
otras semejantes razones y palabras con que los convencia, afirmó que
le respondian: «Señor, bien lo vemos, pero ¿qué quereis que hagamos,
que nos dan de comer éstos?» etc. De manera, que por no perder lo que
interesaban sus provechos, su crédito, honra y autoridad, puesto que
sabian tener el pueblo engañado, enseñaban y conservaban el pueblo en
sus errores y resistian impugnando la verdad. Y así es entre los turcos
y moros y todo género de infideles, que los sacerdotes que llaman
alfaquíes son los que resisten y más resisten á la doctrina divina,
como principales contrarios escogidos y bien instruidos ministros para
estos efectos por Satanás. Por esta causa deben los predicadores del
Evangelio, donde quiera que entre infieles, de cualquiera secta que
sean, fueren á predicar, principalmente armarse contra los sacerdotes,
y procurar de desengañarlos y persuadirlos, y atraerlos por bien
cuanto pudieren, ó persiguiéndoles si hobiere facultad, y débese
trabajar mucho delante todo el pueblo en quitalles el crédito que la
gente dellos tiene y toda su autoridad, porque, éstos derrocados ó
ganados, la conversion de todo el pueblo con el favor de Dios está en
la mano. Algunos destos, en algunas destas nuestras Indias, se cree
convertirse, pero yo entiendo que son pocos y con gran dificultad,
porque como más poseidos é instructos del demonio, y que para pervertir
y poseer las ánimas mayor ayuda que otro alguno le hacen, ménos lugar
dan al Espíritu Santo. La misma querella escriben los religiosos de la
Compañía de Jesús que están en la India, y provincias que tratan los
portugueses, diciendo que de los sacerdotes de aquella gentilidad son
más impugnados é infestados. Tornemos al propósito: Pasando adelante de
las tierras del Brasil, sé siguen luégo las grandes provincias del rio
que hoy llaman de la Plata, donde tienen poblado los nuestros cierta
ciudad que llaman la Asumpcion; afirman todos los que vienen de allá,
que por 400 leguas de sus alrededores, que dura una sola lengua, es la
gente, segun su natural, virtuosísima, y que carece de toda exterior
señal de idolatría, solamente tienen cuenta con estimar por más
excelente criatura que otras el sol, pero no se les conoce sacrificio
ni ceremonia que le hagan por Dios.



CAPÍTULO CXXV.


Dando la vuelta hácia atras desta misma costa ó ribera de la mar hasta
la dicha provincia de Paria, y de allí corriendo la costa y tierra
que va por el Poniente abajo, en la cual entran las provincias de
Cumaná, cerca de la cual está la isleta de Cubagua, donde se solian
pescar las perlas (y en esta provincia de Cumaná, y quizá por mucha
tierra, la costa abajo y arriba, sin alguna duda, tambien se halló
por nuestros religiosos, que allí algunos años trataron, reverenciar
la cruz, y con ella se abroquelaban del diablo, salvo que la pintaban
desta manera X, y desta X y quizás con otras revueltas que no llegaron
á nuestra noticia; llamaban la cruz en su lengua pumuteri, la media
sílaba luenga) item, las provincias de Venezuela, y Santa Marta y
Cartagena y otras hasta la Culata, que dijeron, el golfo de Urabá, la
última sílaba aguda, y la del Darien con la costa de la mar, y las
provincias ó tierra que se siguen algunas leguas la tierra dentro,
ningun ídolo, ni templo, ni sacrificio se ha visto ni se cree tener ni
haber tenido aquellas gentes. Sólo están proveidos de los susodichos
sacerdotes, ministros puestos por aquel nuestro capital enemigo, y
hablando con éstos saca los efectos dellas que de las otras se han
dicho. Lo mismo era en toda la costa del Sur, desde Panamá hasta cuasi
la provincia de Nicaragua, y en la del Norte por el Nombre de Dios y
la provincia de Veragua, y de allí por toda aquella tierra que corre
hasta Honduras, creo que podré decir exclusive, cuanto á algunos
ritos y cosas; tenian conocimiento alguno de Dios verdadero, y que
era uno que moraba en el cielo, al cual, en la lengua de las gentes
habitadoras de la provincia del Darien, y creo que tambien de Veragua,
llamaban Chicuna, la media sílaba, si no me engaño, luenga; querian
decir por este nombre Chicuna principio de todo. A éste ocurrian con
todas sus necesidades, pidiéndole remedio dellas, y á él hacian sus
sacrificios. El mismo conocimiento de un Dios se tenía en la provincia
de Honduras y Naco, y donde se pobló la ciudad de Gracias á Dios, y
hasta los confines de Guatemala, creyendo haber un Dios criador de
todo. Con todo esto reverenciaban al sol, y á la luna, y al lucero del
alba, y les ofrecian sacrificios; tenian eso mismo dioses de palo y de
piedra, que presidian en el agua y en el fuego, y de las sementeras
y de otras muchas cosas; tenian, no ménos, diosas, que eran abogadas
ó que presidian en las cosas tocantes á las mujeres y niños, y los
mismos dioses y religion creo que se extendia, más y ménos, poco, por
todas las provincias de Guatemala. Dando la vuelta para la provincia
de Urabá, y de allí entrando por la tierra adentro hácia el reino de
Popayan, y el que dicen de Granada, donde se contienen innumerables
naciones, no se halla templo, ni estatuas ó ídolos que parezcan
serles dioses, sino que en las casas de los señores de los pueblos ó
de las provincias habia un aposento apartado, muy esterado, limpio y
adornado; que parecia como oratorio, y allí habia muchos incensarios
de barro, donde quemaban muchas resinas y cosas aromáticas, y entre
ellas unas yerbas muy menudas, de las cuales algunas tenian una flor
negra y otras blanca. En otras partes y casas de otros señores habia,
entrando en ellas, una renglera de imágenes de bulto, quince y veinte
en número, hechas de palo, á la hila puestas, tan grandes como un
hombre; las cabezas de calavernas de hombres, los rostros ó caras de
cera de diversos visajes ó disposiciones. Estas imágenes ó estatuas,
más se cree ser los señores y antecesores de aquellos que señorean en
aquel principado, que ídolos que tengan por dioses, puesto que dicen
que aquéllas sirven de oráculos, porque cuando llaman los sacerdotes
al demonio entra en ellas y dá de allí sus respuestas á lo que le
preguntan; ó quizás los mismos sacerdotes se meten dentro, y ellos son
los que hablan, responden ó informan, como arriba hemos mostrado de
otras muchas naciones. En algunas partes de la provincia de Popayan,
las gentes dellas, ó por ventura no todos sino sólo aquellos sacerdotes
de que todo este orbe abundaba, henchian cueros de tigres de paja, y
dentro dellos les hablaban y respondian los demonios, y así aquellos
eran sus oráculos. Por esta manera iba la religion, cuanto á los dioses
de todas las naciones que habia en todas las provincias que habemos
nombrado, y otras que dejamos de nombrar, que duran por muchas leguas
en ancho y largo hasta entrar en los reinos del Perú, en algunas poco
más, y en otras poco ménos; y así todas, cuasi por la mayor parte de
este orbe, tienen algun cognoscimiento del verdadero Dios, puesto que
se lo mezcla y ofusca el demonio, en unas partes más y en otras ménos,
segun le es permitido por Dios, con algunos y con muchos errores, por
medio de aquellos sus ministros sacerdotes.



CAPÍTULO CLXVI.


Bendito sea Dios que me ha librado de tan profundo piélago de
sacrificios como aquellos gentiles, que ignoraron tanto tiempo el
verdadero sacrificio, navegaron sin tiento, de los cuales, aunque
mucho he dicho, mucho más decir pudiera; de aquí adelante, segun la
órden que traemos, será bien referir los sacrificios de estas nuevas
naciones nuestras, que vulgarmente llamamos Indias. Y comenzando,
como en lo demas, desta Española grande isla, digo así: Como segun
las noticias que los hombres y naciones alcanzaron y hoy alcanzan
de Dios, así le sirven, honran y veneran, constituyéndole templos,
sacerdotes, ceremonias y sacrificios, que todo esto se funda, procede
y se deriva de lo primero, que es el conocimiento, como por todas, y
cuasi sin número, las razones y ejemplos que con tan gran discurso
habemos traido se ha visto, y las gentes de aquesta Isla y todas las
de su circuito tenian delgado, débil y confuso conocimiento de Dios,
aunque más limpio ó ménos sucio de las horruras de idolatría que otras
muchas, de allí les provino que no tuvieron ídolos ó muchos dioses,
sino pocos ó cuasi ningunos, ni templos ni sacerdotes sino muy pocos
ó cuasi ningunos, solos aquellos que arriba llamamos hechiceros y
médicos, y, por consiguiente, fueron muy pocos los sacrificios puesto
que tuvieron algunos. Destos diré lo que sé y lo que vide, y lo que
otros experimentaron. Hallamos que en el tiempo de coger las mieses
de las labranzas que labraban y sembraban, las cuales eran del pan
que se hacia de raíces y de los ages y batatas y del mahíz, daban
cierta parte como primicias, cuasi haciendo gracias de los beneficios
recibidos; esta parte ó primicias de los frutos, como no tenian
señalados templos, ni casas de religion, como arriba se ha dicho,
poníanla en la casa grande de los Señores y Caciques, que llamaban
Caney, ofreciéndola y dedicándola al Cemí; aquel decian ellos que
enviaba el agua, y daba el sol, y criaba todos aquellos frutos, y les
daba los hijos, y los otros bienes de que abundaban. Todo aquello que
desta manera ofrecian se estaba allí, ó hasta que se pudria ó los niños
lo tomaban, ó jugaban ó desperdiciaban, y desta manera se consumia.
Antes que se descubriese la Nueva España y las provincias de Naco,
y Honduras y el Perú, por ver el cuidado que los indios de aquestas
Islas, en especial desta Española y de Cuba, tenian de dar esta parte
de los fructos que cogian como primicias, y gastarlo en ofrenda de
aquella manera, comencé á advertir ser de ley natural la obligacion de
hacer á Dios sacrificio que ántes habia leido y no visto, como Santo
Tomás prueba en la _Secunda secundæ_, cuestion 85, art. 1.º, diciendo
así: _Oblatio sacrificiorum pertinet ad jus naturale_, etc., y arriba
se dijo por sentencia de Porfirio, que todos los antiguos ofrecian las
primicias; y lo que todos los hombres hacen sin ser enseñados, y de
sí mismos se inclinan á obrar, es argumento claro ser aquello de ley
natural, como tambien arriba destas inclinaciones naturales se declaró
algo. Preguntando yo á los indios algunas veces, «¿quién es aqueste
Cemí que nombrais?» respondíanme, «el que hace llover y hace que haya
sol, y nos dá los hijos, y los otros bienes que deseamos»; añidia yo:
«ese Cemí que hace eso, me lleve á mi el alma». De aquí tomaba ocasion
de predicarles de Dios algo, aunque por aquellos tiempos (para mi
confusion lo digo) no me habia hecho Dios la gran merced que despues me
hizo, dándome cognoscimiento de las necesidades que aquestas gentes de
su salud temporal y espiritual padecian, habiendo en ellas disposicion
para ser traidas á Jesucristo prontísima y admirable, y tambien de la
estrecha obligacion que los cristianos que á estas tierras venimos
tenemos de socorrer á prójimos tan necesitados. De lo dicho parece
seguirse, tener las gentes destas islas cognoscimiento, aunque confuso,
de un Dios, como arriba dejamos tratado. Ya digimos arriba como en
esta Isla tenian ciertas estatuas aunque raras, en éstas se cree que á
los sacerdotes que llamaban behiques hablaba el diablo, y tambien los
señores y reyes cuando para ello se disponian de manera que aquéllas
eran sus oráculos; de aquí procedia otro sacrificio y ceremonias que
ejercitaban para agradallo, que él debia habellos mostrado. Este se
hacia por esta manera: Tenian hechos ciertos polvos de ciertas yerbas
muy secas y bien molidas, de color de canela ó de alheña molida, en
fin, eran de color leonada; éstos ponian en un plato redondo, no llano
sino un poco algo combado ó hondo, hecho de madera, tan hermoso, liso y
lindo, que no fuera muy más hermoso de oro ó de plata; era cuasi negro
y lucio como de azabache. Tenian un instrumento de la misma madera
y materia, y con la misma polideza y hermosura; la hechura de aquel
instrumento era del tamaño de una pequeña flauta, todo hueco como lo
es la flauta, de los dos tercios de la cual en adelante se abria por
dos cañutos huecos, de la manera que abrimos los dos dedos del medio,
sacado el pulgar, cuando extendemos la mano. Aquellos dos cañutos
puestos en ambos á dos ventanas de las narices, y el principio de la
flauta, digamos, en los polvos que estaban en el plato, sorbian con el
huelgo hácia dentro, y sorbiendo recibian por las narices la cantidad
de los polvos que tomar determinaban, los cuales recibidos salian luégo
de seso cuasi como si bebieran vino fuerte, de donde quedaban borrachos
ó cuasi borrachos. Estos polvos y estas ceremonias ó actos se llamaban
cohoba, la media sílaba luenga, en su lenguaje; allí hablaban como en
algarabía, ó como alemanes confusamente, no sé qué cosas y palabras.
Con esto eran dignos del coloquio de las estatuas y oráculos, ó por
mejor decir del enemigo de la naturaleza humana; por esta manera se
les descubrian los secretos, y ellos profetaban ó adevinaban, de allí
oian y sabian si les estaba por venir algun bien, adversidad ó daño.
Esto era cuando el sacerdote sólo se disponia para hablar y que le
hablase la estatua, pero cuando todos los principales del pueblo para
hacer aquel sacrificio, ó que era (que llamaron cohoba) por permision
de los behiques ó sacerdotes, ó de los señores, se juntaban, entónces
verlos era el gasajo. Tenian de costumbre, para hacer sus cabildos y
para determinar cosas arduas, como si debian de mover alguna de sus
guerrillas, ó hacer otras cosas que les pareciesen de importancia,
hacer su cohoba, y de aquella manera embriagarse ó cuasi. Y esta manera
de consultar, bien llenos de vino y embriagos ó cuasi, no fué la
primera en éstos, porque segun Herodoto en el libro I, y Estrabon en
el fin del libro XV, los persas, cuando habian de consultar de cosas
grandes y de grande importancia, la usaron, porque nunca lo hacian
sino miéntras comian y bebian y estaban de vino bien cargados, y aquel
consejo y las determinaciones que dél sacaban decian ellos ser más
firmes que las que con la sobriedad y templanza eran deliberadas. Yo
los ví algunas veces celebrar su cohoba, y era cosa de ver cómo la
tomaban y lo que parlaban. El primero que la comenzaba era el señor,
y en tanto que él la hacia todos callaban; tomada su cohoba (que es
sorber por la narices aquellos polvos, como está dicho, y tomábase
asentados en unos banquetes bajos, pero muy bien labrados, que llamaban
duhos, la primera sílaba luenga), estaba un rato la cabeza á un lado
vuelta y los brazos puestos encima de las rodillas, y despues alzaba la
cara hácia el cielo hablando sus ciertas palabras, que debian ser su
oracion á Dios verdadero, ó al que tenian por dios; respondian todos
entónces cuasi como cuando nosotros respondemos _Amen_, y esto hacian
con grande apellido de voces ó sonido, y luégo dábanle gracias, y
debian decille algunas lisonjas, captándole la benevolencia y rogándole
que dijese lo que habia visto. El les daba cuenta de su vision,
diciendo que el Cemí le habia hablado y certificado de buenos tiempos ó
adversos, ó que habian de haber hijos, ó que se les habian de morir, ó
que habian de tener alguna contencion ó guerra con sus vecinos, y otros
disparates que á la imaginacion estando turbada de aquella borrachera
le venian, ó por ventura, y sin ella, el demonio para los engañar é
introducir en ellos su culto les habia traido. Tenian mil patrañas y
como fábulas, segun parece las que fingian entre los antiguos griegos
y latinos los poetas, puesto que los poetas pretendian en muchas de
sus ficciones, aunque no en todas, alguna moralidad y alegorías para
inducir los hombres á buenas costumbres, estos no sabemos lo que por
aquellas sus fantasías entender ó que se entendiese querian. Como lo
que contaban del Cemí de Buyayba, (que creo que era un pueblo), y el
Cemí nombraban Vaybrama, la penúltima sílaba luenga, el cual en una
guerra que tuvieron decian haber sido quemado, y que lavándolo con
zumo de las raíces que arriba digimos llamarse yuca, de que hacian el
pan cazabí, le crecieron los brazos y le nacieron otra vez los ojos,
y le creció el cuerpo; y porque la yuca ó raíces dichas era en aquel
tiempo chiquita, despues que con el agua della lo lavaron fué, dende
adelante como agora lo es, gorda y muy crecida. Este Cemí causaba,
segun ellos creian, enfermedades á los hombres, por las cuales acudian
á los sacerdotes ó behiques, que eran sus profetas y teólogos como
está dicho; éstos respondian que aquello les venia porque habian sido
negligentes ú olvidadizos en traer pan cazabí y ages, y otras cosas
de comer para los ministros que barrian y limpiaban la casa ó ermita
de Vaybrama, buen Cemí, y que él se lo habia dicho. Otras ficciones
muchas y patrañas les hacian entender aquellos behiques, que si no
pretendian significar alguna alegoría ó moralidad, como los antiguos
poetas, eran invenciones del demonio ó grandes desvaríos.



CAPÍTULO CLXVII.


Otro sacrificio rito ó devocion tambien tenian, y éste era grande
ayuno, y comenzó en ellos desta manera: Refiere fray Ramon el ermitaño,
que arriba digimos cuando hablamos de los dioses desta Isla, que vino á
ella cinco años ántes que yo, que habia fama y credulidad en esta Isla,
que cierto cacique y rey dellos hizo cierta abstinencia al Señor Grande
que vive en el cielo, del cual se debia el conocimiento ú opinion de
un Dios del cielo en los demas derivarse; el abstinencia fué que seis
ó siete dias estaban encerrados sin comer cosa alguna, sino cierto
zumo de yerbas para no del todo desfallecer, con el cual zumo tambien
el cuerpo se lavaban: y debian tener virtud aquellas yerbas, como la
yerba del Perú que llaman coca y las otras de que trata Plinio, y
arriba hicimos dellas mencion. Durante aquel ayuno, con la flaqueza de
la cabeza les venian ó les aparecian ciertas formas ó imaginaciones de
lo que deseaban saber, ó, á lo que es de creer, que el demonio se las
ponia y pintaba por los engañar, porque dado que el primer cacique ó
señor ó señores que aquel ayuno y abstinencia inventó ó principió, la
hiciese por devocion del Señor que está en el cielo, y á él quisiese ó
entendiese pedir que le dijese ó respondiese á lo que deseaba, empero
los que despues la prosiguieron debíanla de hacer en honor de los
cemíes, ó ídolos ó estatuas, ó de aquel que con ellas del conocimiento
del verdadero Dios desviarlos trabajaba, el cual poco á poco algo en
este caso siempre con ellos ganaba, como les faltase, segun muchas
veces se ha dicho, gracia y doctrina. Esto se puede argüir por lo
que los que fuímos primero en la isla de Cuba de los vecinos della
y de la ceremonia que usaron alcanzamos. En aquella Isla era extraño
el ayuno que algunos hacian, principalmente los behiques, sacerdotes
ó hechiceros, y espantable; ayunaban cuatro meses, y más, continuos
sin comer cosa alguna, sino sólo cierto zumo de yerba ó yerbas, que
solamente para sustentarlos que no muriesen bastaba, de donde se colige
que debian ser de grandísima virtud aquellas yerba ó yerbas, mucho más
que de las que Plinio, libro XXV, cap. 8.º, y arriba referimos, habla.
Y esta es la misma coca que en las provincias del Perú es tan preciada,
como parece por testimonio de religiosos y de indios que han venido del
Perú, que la vieron y conocieron en la dicha isla de Cuba, y en mucha
abundancia. Macerados, pues, y atormentados de aquel cruel y aspérrimo
y prolijo ayuno, que no les faltaba sino espirar, decíase que entónces
estaban dispuestos y dignos que les apareciese y de ver la cara del
Cemí, que no podia ser otro sino el demonio; allí les respondia é
informaba de lo que le preguntaban, y lo que más él para engañarlos les
añadia, todo lo cual despues á la otra gente los behiques denunciaban
y persuadian. Solamente aqueste indicio y engaño de idolatría, y no
otro que alcanzáramos, habia en la isla de Cuba, porque ni ídolo, ni
estatua, ni otra cosa que á idolatría oliese hallamos. Y esta parece
cosa maravillosa, que de tanta virtud sea el ayuno y abstinencia, que
áun á los demonios es agradable, y que pidiesen á sus servidores tan
diuturna maceracion de la carne, que no fuesen hábiles para ver su
infernal presencia sino los que tenian mortificados y cuasi muertos
los sentidos, como se recreen más en la embriaguez y glotonería de
los suyos, como sea la fuente y la madre de donde se originan todos
los vicios, segun San Juan Crisóstomo, cap. 27, homilia 58, sobre San
Mateo, y siendo aquella virtud una de las armas con que han de ser
derrocados, como el Salvador nos dejó avisados: _Hoc genus demoniorum
non ejicitur nisi in oratione et jejunio_. San Mateo, 17. Pero este
ayuno y abstinencia no la persuadian ó mandaban hacer sino por su
antiquísima y profunda soberbia, por la cual querian usurpar, como
el honor y culto de Dios, la virtud, no en cuanto virtud sino en
cuanto por pedirla querian dar á entender que amaban las virtudes,
por cobrar más crédito con los hombres, y para vejar y atormentar con
aquella áspera é infructuosa maceracion en esta vida los cuerpos,
como en la otra las ánimas, por el odio que tienen á los hombres, y
así siempre se huelgan de sus tormentos y trabajos, usando con ellos
de su entrañable crueldad. Tornando al propósito del cacique ó señor
que habia comenzado aquel ayuno, decian y era pública voz y fama, que
habiendo hablado con cierto Cemí, que tenía por nombre Yocahuguama, le
habia dicho que los que despues que él fuese muerto fuesen vivos, poco
gozarian de sus tierras y casas, porque vernia una gente vestida que
los señorearia y mataria y que se moririan de hambre; de allí adelante
creyeron ellos que aquella gente debia ser los que llamamos caribes, y
entónces los llamaban y llamábamos caníbales. Todo esto refiere fray
Ramon haber de los indios entendido. Algunas otras cosas dice confusas
y de poca sustancia, como persona simple y que no hablaba del todo
bien nuestra castellana lengua, como fuese catalan de nacion, y por
tanto es bien no referillas, sólo quiero decir lo que afirma de un
indio ó indios que él tornó cristianos, que matándolos otros indios,
por el aborrecimiento que tenian á los españoles, decian á grandes
voces: «Dios naboría daca, Dios naboría daca», que quiere decir, en
la lengua más comun y más universal desta Isla, «yo soy sirviente y
criado de Dios», y éste se llamaba Juan; y desta manera y con estas
palabras murió otro llamado Anton, que era su hermano. Naboría queria
decir sirviente ó criado, y daca quiere decir yo. Y así dijo destos
fray Ramon haber sido mártires; de lo cual ninguna duda puede quedar á
algun cristiano si por la fe ó por no dejar la fe, ó por otra virtud
alguna los mataran; pero no los mataban por ésto, porque nunca indios
algunos jamás tal hicieron, sino porque vivian con los españoles, ó
les loaban ó defendian á quien todos tanto desamaban, ó porque quizás
les hacian aquellos indios, por mandado de los españoles, algun daño,
como habemos visto desto asaz harto, y en estos casos harta merced les
hizo Dios si por confesar ser sus sirvientes y criados se salvaron,
pero no por ser mártires. La misma manera de religion de la desta isla
Española estimé y entendí siempre que tenian las gentes de las islas
comarcanas, sin tener ídolos muy estimados (en la isla de Cuba ningunos
hallamos), ni ofrecelles sacrificios, más de aquellos ayunos, y de las
mieses que cogian cierta parte, y no ceremonia sino aquellas cohobas
con que se cuasi embriagaban. Los más limpios destas heces, en este
caso, de todos fueron, segun entendí siempre, la simplicísima gente de
los Lucayos, los cuales muchas veces á los Séres, nacion felice, arriba
he comparado; destos, ninguna señal de idolatría, ni creencia mala, ni
figura ó imágen ó estatua exterior sentimos que tuviesen, ántes creemos
que con sólo el conocimiento universal y confuso de una primera causa,
que es Dios, y que moraba en los cielos, pasaban, y así en contar sus
sacrificios no hay por qué detenernos.



CAPÍTULO CLXXXI.


No creo haber hecho poco en cumplir con la relacion que convenia
(segun la órden y propósito que traemos) hacer de los sacrificios
de los grandes reinos que comprendemos en lo que llamamos La Nueva
España, que tienen todos juntos de ámbito más creo que de 800, y áun
sin quizá de 1.000 leguas, comenzando de la provincia de Xalisco, y
acabando en las de Honduras y Nicaragua. Lo cual concluido, pasémonos
á la otra ala de la Tierra Firme, que es la del Sur, y corrella hemos
comenzando de la punta de Paria, una vez al Levante y otra por el
Poniente, como se corrió cuando de los dioses hicimos mencion, de lo
cual, presto, placiendo á Dios, nos expediremos. En la provincia de
Paria é isla de la Trinidad, que está con ella pegada, y de allí por
la costa del Levante, ó por mejor decir hácia el Sur ó Mediodía, por
la tierra del Brasil y hasta las provincias del Rio de la Plata, ya se
dijo arriba no tener ídolos ó cuasi ninguna religion, ó poca, sino en
algunas partes donde habia algunos hechiceros, ministros del diablo,
que los inducian en algunos supersticiosos errores y agüeros y otros
resabios de idolatría, por manera que sacrificios no tenian ningunos,
porque como de todo el discurso que habemos traido, refiriendo los
dioses, y templos, y sacerdotes, y sacrificios de las gentes antiguas
y destas indianas, puede colegirse, segun el concepto y estimacion
que los hombres de Dios alcanzaron así le tuvieron la devocion y
le constituyeron los templos, y hobo el sacerdocio é inventaron y
ordenaron los sacrificios, y, por consiguiente, fueron en ceremonias
más ó ménos religiosos; de manera, que de lo primero necesariamente
se consiguió lo segundo, y á lo segundo lo tercero, y á lo tercero
los sacrificios, que es lo último. Y porque los desta isla Española
y destas otras, fué muy confuso el cognoscimiento que tuvieron de
Dios, así, ni de templos, ni de sacerdotes (sino aquellos hechiceros
de que siempre proveyó en el mundo el demonio), ni de sacrificios ni
ceremonias curaron hacer mencion, y, por consiguiente, fueron muy
poquito y nada religiosos; lo mismo habemos visto de las gentes y
pueblos de La Florida, y de las ciudades de Cibola, y de otras muchas
provincias de por allí. De las del Brasil y Rio de la Plata lo mismo ha
parecido, y aquello tambien conviene decir de los moradores de la costa
de la Tierra Firme, de Paria, por el Poniente adelante, hasta la Culata
que llamaron Urabá. Pero porque los mejicanos y todos los reinos que se
comprenden por aquello que llamamos La Nueva España, y lo demas de que
habemos hablado, se derramaron en tener y constituir muchos y diversos
dioses, y por muchos y varios respectos y causas, por las cuales se
aplicaban á cada uno, más ó ménos, y á algunos mucha y grande parte de
deidad, como vimos arriba largamente haber hecho los antiguos gentiles,
mayormente los romanos; de aquí vino que curiosa y suntuosamente
les constituyeran templos, ordenaron muchos grados de sacerdotes,
inventaron tan diversos, y tan nuevos y costosos sacrificios,
ceremonias tantas y tan trabajosas, y, por consiguiente, fueron
religiosísimos. Prosigamos, pues, los de la tierra dentro, desde la
culata de Urabá, por el camino que va hácia el Nuevo Reino, que dijeron
los españoles, de Granada, y los indios nombraban Bogotá, la última
luenga, y otros reinos y provincias, llamadas en las lenguas dellos
Anzerma, Popayan, Arma, Paucura, Pozo, Pycara, Carrapa, Quimbaya,
Cali, Pasto, y otras más. En ésta, segun dicen algunos españoles
(puesto que de la del Nuevo Reino ha sido muy poco lo que he podido
averiguar), ofrecian por sacrificios ciertas resinas y sahumerios, y
en especial unas yerbas muy menudas y muy bajas, que tenian, dellas
una flor blanca, y dellas una flor negra; éstas, con las resinas,
quemaban en unos incensarios ante los ídolos, los que los tenian. En
otras partes sacrificaban algunos hombres, segun refieren los dichos,
pero todo es poco lo que todos dicen, porque todas las gentes destas
provincias, como tuvieron pocos ídolos, y poca estima dellos, y pocos
ó ningunos templos, poca fué su religion y pocos ó cuasi ningunos sus
sacrificios.



CAPÍTULO CXCVII.


Probado en los precedentes capítulos generalmente haber tenido
todas estas gentes buena gobernacion y guardando entre sí todas las
especies y distinciones que suelen hacerse de justicia, por argumento
fortísimo, conviene á saber, mostrando que, si de otra manera fuera,
sustentarse tanta gente junta, y en tan grandes poblaciones y ciudades,
á vivir vida social y política, como los hallamos que vivian mucho
y largo tiempo, fuera imposible, de aquí adelante, para prosecucion
desta sexta parte, que el Filósofo asigna que ha de tener la ciudad
ó república bien ordenada, y por sí suficiente, que es tener jueces
y quien gobierne, y que la gobernacion sea justa y cual conviene á
la buena policía, queremos referir en particular la gobernacion y
regimiento (segun que muchas veces vimos, y en las partes donde no
estuvimos tuvimos noticia, dada por personas fidedignas y religiosas
de Santo Domingo y San Francisco, y tambien buenos seglares), que las
gentes de todas estas Indias tenian en islas y Tierra Firme; donde
tambien contaremos sus costumbres, porque á la mala ó buena gobernacion
parece pertenecer. Y porque no gastemos tiempo en tratar de las tres
diferencias de gobernacion susodichas, pues deste trabajo ellas mismas
nos han librado, esto debemos suponer, que en todas estas Indias,
universalmente, si no fué en muy pocas provincias ó cuasi ningunas,
las cuales nombraremos á su tiempo si Dios quisiere, no tuvieron otra
especie de principado y gobernacion sino de las tres susodichas la
primera, conviene á saber, la de uno que es rey y reino, la cual es
la más natural y entre todas la más excelente, y semejante á la con
que el padre rige y gobierna á sus hijos; así lo afirma y prueba el
Filósofo, libro VIII, capítulo 7.º de las Eticas. De donde parece
cuánto más siguieron estas naciones lo más natural y mas razonable
de los principados y regimientos, en sus policías, que otras muchas;
y esto, argumento es no débil de su buen juicio y prudencia natural,
y mejor que en las otras, pues hallaron y escogieron lo mejor, y más
perpetuo y más seguro, para el gobierno de sus repúblicas, entre las
cosas más necesarias para las perpetuar, lo que no hicieron muchas
otras. Supuesto, pues, que fueron gobernadas y regidas por uno que
es rey, comencemos á ejemplificar, como solemos, por esta felicísima
isla Española. En ella cognoscimos cinco principales reyes que la
gobernaban principaban y regian, cuyos nombres eran: del primero,
Guarionex, que reinaba en todo lo más felice de toda la Real Vega, de
que arriba tantas excelencias digimos; del segundo, Guacanagarí, y
éste principaba en lo postrero della, que llamaban Marien, y éste fué
el primero que trató cristianos, porque allí fué á parar el almirante
don Cristóbal Colon que descubrió estas Indias, y recibió él, y todos
los cristianos que con él venian paternal, y gracioso, y admirable
recibimiento, y no pagables, y áun no pagados ni agradecidos despues,
muchos beneficios. El rey tercero se llamaba Behechío, la penúltima
luenga, y reinaba en la provincia llamada Xaraguá, en la parte del
Occidente; este Rey tenía una hermana que habia por nombre Anacaóna,
en la penúltima el acento, mujer de gran prudencia y autoridad, muy
palanciana y graciosa en el hablar, y en sus meneos, y que fué muy
devota y amiga de los cristianos desde que los comenzó á ver y á
comunicar con ellos. El cuarto rey fué Caonabó, la última luenga, que
señoreaba en la provincia llamada Maguana, contérmina ó que partia
términos con la de Xaraguá, y oriental á ella; éste fué valerosísimo y
esforzado señor, y de mucha gravedad y autoridad, y segun entendimos
los que á los principios á esta Isla vinimos, era de nacion Lucayo,
natural de las islas de los Lucayos, que se pasó dellas acá, y por
ser varon en las guerras y en la paz señalado, llegó á ser rey de
aquella provincia, y por todos muy estimado. Díjose tambien que fué
casado con la dicha señora, hermana del rey Behechío, Anacaóna. El
quinto rey ó reino, fué del todo oriental, cuya tierra se nos ofrece
primero cuando á esta Isla venimos de Castilla, que llamaban los indios
Higuéy, la letra _e_ luenga, y el nombre del rey era Higuanamá, la
última luenga tambien; y en nuestro tiempo reinaba una mujer vieja,
muy vieja, puesto que no supe, cuando lo pudiera saber, si este nombre
Higuanamá fué propio de aquella Reina ó comun de los reyes de aquel
reino, como los reyes de Egipto se llamaron todos Faraones, como se
llamaban reyes. Los señores que á estos cinco reyes obedecian eran
innumerables, y yo conocí grande número dellos, y no poco señores
sino que tenian súbditos infinitos. Decíase tener Guarionex, rey de
la Vega Real, otro rey ó señor por vasallo, entre otros, llamado
Uxmatex, que señoreaba en la provincia de Cibao (que digimos arriba
llamarse Haytí, la última aguda, de donde se denominó toda esta Isla),
que cuando lo llamaba el rey Guarionex le venia á servir con 16.000
hombres de pelea. El rey ó señor que principaba en la provincia de
Haniguayaba, tengo presuncion que era señor y rey libre por sí; la
razon que me mueve es, por estar aquella provincia al último cabo y más
occidental desta Isla, bien 50 y más leguas del reino ó de la ciudad
real de Xaraguá, donde tenía principalmente su silla el rey Behechío,
y porque habia muchos señores otros en aquella provincia, que parece
haber sido súbditos de Haniguayaba, y militar debajo de su señorío,
y por ventura fué lo mismo en otras partes desta Isla, sino que de
sabello en aquellos tiempos poco cuidado tuvimos: como el rey ó señor
de los Ciguayos, llamado Mayobánex, la penúltima luenga, que no fuese
subjecto al rey de la Vega, Guarionex, puesto que, por librar de la
prision ó persecucion que los españoles hacian á Guarionex, padeció
grandes trabajos haciéndoles muchas guerras, no sé decir si lo hacia
como por su rey y señor, ó como á quien puesto en gran necesidad se le
habia encomendado. Lo mismo pudo ser en el reino ó provincia de Higuey,
donde habia muchos señores, y en especial uno que se llamó Cotubanamá,
la última luenga, que yo bien conocí, de quien arriba hablamos; éste
fué valentísimo hombre, y de gran gravedad y autoridad, y se defendió
valerosísimamente muchas veces y por muchos dias, con su persona y
gente, de los cristianos que le hicieron guerra, del cual hablaremos
más largo, si place á Dios, en nuestra Historia general, libro II; así
que no sabré afirmar que fuese súbdito á la reina Higuanamá. Habia
en esta Isla y en cada reino della muchos nobles y estimados por de
mejor sangre que los demas, y que tenian cargo sobre otros como de
regillos y guiallos; éstos, en la lengua comun desta Isla, se llamaban
nitaynos, la _y_ letra luenga, nobles y principales. Tres vocablos
tenian con que pronunciaban el grado y la dignidad ó estado de los
señores, el uno era Guaoxerí, la última sílaba luenga, el cual ser
el menor de los tres grados, como nosotros decimos á los caballeros
«vuestra merced», significaba; el segundo era Baharí, la misma última
luenga, y éste como á mayor señor que el primero, como cuando á los
señores de título decimos «señoría», ellos Baharí lo llamaban; era el
tercero y supremo Matunherí, asimismo el acento en la postrera sílaba,
que á solos los reyes supremos, como nosotros á los reyes decimos
«Vuestra Alteza», ellos Matunherí lo aplicaban. Entre todos estos cinco
principales reinos, fué el más ilustre el del rey Behechío, en aquella
provincia ó ciudad real de Xaraguá, porque tuvo muy muchos señores
que á su reino y jurisdiccion suprema pertenecian; y eran por todos,
si no me engaño, por lo que despues vimos, más de 100 y quizás más de
200, porque hobo, señaladamente en aquellas provincias de al rededor
de Xaraguá, mucha nobleza. Excedian todas las gentes deste reino de
Behechío á todas las desta Isla, en la lengua ser más delgada y de
mejores y suaves vocablos polida; excedian lo mismo en ser hombres
y mujeres de más hermosas facciones, y disposicion natural de los
cuerpos y gestos que era cosa de maravilla. Yo cognoscí y vide algunos
años despues que á esta Isla vinimos una villa, en el mismo asiento
que el rey Behechío tuvo su casa real, de 60 ó 70 españoles vecinos,
casados todos con de aquellas señoras ó mujeres de los señores ó hijas,
que eran tan hermosas, cuanto podian ser las más hermosas damas que
hobiese en nuestra Castilla. Señaladas fueron algunas en hermosura
en el reino de Guarionex y en otras partes desta Isla, pero no tan
en comun y general como las gentes del reino de Behechío; en otras
muchas cosas eran estas gentes más polidas, por las cuales habia entre
nosotros tal manera de decir, que aquel reino de Xaraguá era la corte
desta Isla. Todas estas gentes vivian desnudas, los hombres desde los
piés hasta la cabeza, las mujeres casadas, desde algo más abajo de la
cinta hasta la rodilla, poco más y algo ménos, con cierta manera de
faldillas hechas y muy bien hechas de algodon, se cubrian; y puesto
que por toda esta Isla se hacian éstas de algodon y las hamacas en que
dormian, pero en hacer y labrar cosas de algodon, la gente de Xaraguá
era la prima. Todas las doncellas vírgenes, miéntras lo eran, ninguna
cosa de sus cuerpos se cubrian; las camas en que dormian, que llamaban
hamacas, eran de hechura de una honda, cuanto á lo ancho, puesto que
aquello ancho tenía un estado y medio y dos estados, y uno de longura,
y todo de hilos de algodon torcidos, no como red atravesados, sino á
la luenga extendidos; atravesaban por todo lo ancho ciertas tejeduras
de otros hilos, como randas, de dos dedos en ancho, y habia de una á
otra, por respecto de lo luengo que tenía toda ella, un palmo y más
y ménos; á los cabos de la longura de toda ella, que digimos tener
un estado, quedan muchas asas, un palmo de luengo apartadas de la
postrera randa, y estas asas son de todos los hilos que la hamaca en el
luengo tiene, y en esto no es como honda que tiene solamente un ramal
ó cuerda de una parte y de otra: allí, en cada una de aquellas asas,
ponen unas cuerdas muy delgadas y bien hechas y torcidas, de mejor
materia que de cáñamo pero no tan buena como de lino (y ésta llaman
cabúya, la penúltima luenga), de la manera puestas como si quisiésemos
ponellas en las mallas cabeceras de una red cuadrada, de un cabo y de
otro, para haber de colgar la red de ambas partes y que quedase en el
aire suspendida. Estas cuerdas son tan luengas como una buena braza,
las cuales van á juntarse al cabo como una rosca chica y áun como una
manilla; de aquellas dos roscas ó manillas se asen con otras cuerdas
recias, de gordor de un dedo, muy polidamente hechas, mejor que la
hechura de trenza, y átanlas á sendos palos de una parte y de otra, y
queda en el aire suspensa, y así se echan en ella, que es buena cama
y limpia para tierra donde no hace frio. Tiene más, que siendo de dos
estados de ancho y uno de luengo, como dije, no pesa toda ella ocho
libras, y puédenla llevar debajo del sobaco; finalmente, para por
camino es propísima. Tres lenguas habia en esta Isla distintas, que la
una á la otra no se entendia; la una era de la gente que llamábamos del
Macoríx de abajo, y la otra de los vecinos del Macoríx de arriba, que
pusimos arriba por cuarta y por sexta provincias; la otra lengua fué
la universal de toda la tierra, y ésta era más elegante y más copiosa
de vocablos, y más dulce el sonido; en ésto, la de Xaraguá, como dije
arriba, en todo llevaba ventaja y era muy más prima.



CAPÍTULO CXCVIII.


La gobernacion que estos reyes y todos los señores inferiores por
toda esta Isla puesta tenian, era naturalísima, porque en ninguna
cosa de la paterna que los padres usan con sus hijos, teniendo fin
principalmente al bien dellos como libres, diferia; tratábanlos como
si todos los súbditos fueran sus propios hijos, y ellos como á propios
padres, por amor y no por temor, los reverenciaban y obedecian; y en
tanto grado amaban los indios á sus reyes por la dulce gobernacion y
obras de padre que dellos recibian, que cuando los señores andaban
escondidos por los montes, huyendo de los españoles, mandaban á sus
indios, que si alguna vez los españoles alguno dellos tomasen, que por
ningun tormento que les diesen los descubriesen, y así lo hacian; y que
cuando los llevasen atados, hallando algun despeñadero, se derrocasen
de allí abajo, y llevasen, si pudiesen, el español ó españoles que
los llevaban atados, consigo: poníanlo así por obra sin faltar un
punto, y esto es certísimo. Y era tanta la humanidad que los señores
usaban con sus vasallos y súbditos indios, que sin punta ni resabio
de presuncion alguna, no sólo junto con ellos y á la mesa, pero del
mismo plato ó vaso en que los señores comian, que comiesen y tomasen
por su mano el manjar los admitian, y esto vide yo muchas veces, y así
hablo como testigo de vista. No debe parecer poquedad esta tan humilde
conversacion ó comunicacion destos reyes y señores con sus súbditos,
pues los antiguos reyes tan humilde y moderado estado tenian, que
segun Herodoto, libro VIII de su Historia, sus propias mujeres les
guisaban la olla y lo que habian de comer: y en aquellos tiempos se
puede presumir que los súbditos podian comer con los reyes, y pluguiera
á Dios que todos los reyes vivieran hoy, y de vivir en tal simplicidad
fueran contentos, porque harto mejor que hoy le va al linaje humano le
fuera. Y siendo, como eran, estas gentes tan sin número en esta Isla,
y que un rey y señor tenía en su reino y señorío infinitos, no pasaba
más trabajo en los gobernar que un padre de familias tiene con su casa
sola, mujer é hijos; y cierto, no en muchas partes del mundo se hallará
esta maravilla. No se sabía qué cosa fuese hurto, ni adulterio, ni
fuerza que hombre hiciese á mujer alguna, ni otra vileza, ni que dijese
á otro injuria de palabra y ménos de obra, y cuando alguna vez por gran
maravilla recibia enojo alguno de otro, la venganza que dél tomaba era
decille, si era zarco de los ojos, buticaco, que quiere decir, anda,
para zarco de los ojos; y si tenía los ojos negros, xeyticaco, y si
le faltaba algun diente, mahite, anda, que te falta un diente, y así
otras injurias desta manera. Y es verdad, como arriba en un capítulo
dije, que habia veinte años que yo estaba en esta Isla, y nunca ví
reñir en ella, ni en otra parte, indio con indio, sino una vez en la
ciudad de Santo Domingo, que vide reñir dos, y estábanse dando el uno
al otro con los hombros ó con los codos, estando quedas las manos, que
no mataran una mosca si donde se daban con los hombros la tuvieran;
entónces yo, admirado de ver cosa tan nueva, llamé á ciertos españoles
que allí estaban, haciendo testigos. En lo de hurtar, doy testimonio
de lo que muchas veces por los ojos vide, y esto es, que no teniendo
puertas en las casas, ni arcas, ni llaves, ni cerraduras, como entónces
no las teníamos, se andaban los talegones llenos de oro, y áun no de
granos para que estuviesen contados, sino menudo como si fuera molido,
en especial en las minas, en unos como dornagillos hechos de ciertas
hojas de palma, donde poníamos nuestras ropillas, que tambien por
aquellos tiempos eran pocas, y metiendo las manos cada hora los indios
que teníamos en casa muchas veces al dia, y trayendo cada hora de una
parte á otra los talegones, con 500, y 600 y 1.000 castellanos que
tenian, nunca se halló que un grano ni una punta hiciese ménos algun
indio, ni tal sospecha en nosotros caia. Y cierto, con mucha verdad
podemos decir de aquellas gentes lo que por refran suele decirse,
haber sido tan fieles y tan sin sospecha de hacer ménos cosa alguna,
que se les podia fiar, como infinitas veces se hizo, oro molido. Asaz
hobo gentes por el mundo á quien hicieron estas ventaja en carecer
deste vicio de hurtar; entre los alemanes harto usado era, y ni pena
ni alguna infamia incurrian si hurtaban fuera de su ciudad, decian que
aquello era para ejercitar los mancebos, porque no fuesen perezosos
y cobardes; tampoco tuvieron por pecado matar hombres, segun cuenta
Julio César, libro VI, _De Bello gallico_. Aulo Gelio, libro XI, cap.
18, dice, los Lacedemonios tener por gran honra y gloria ser los
mancebos ladrones, porque con aquel ejercicio aprendian á ser sotiles
y saber muchas maneras y cautelas, y hacerse á los trabajos para las
guerras, con tanto que no hurtasen por hacer mal ni por ser ricos.
Allí dice ser tambien lícito el hurtar en Egipto, y Diodoro, libro
IV, cap. 3.º, afirma que habia en Egipto una ley que mandaba, cuando
alguno quisiese darse al oficio de hurtar, fuese ante el Sumo de los
sacerdotes y dijese su propósito, y diese por escrito su nombre, y
todo lo que hurtaba lo habia de presentar ante el Sumo sacerdote;
lo mismo los dueños de las cosas hurtadas, en hallándolas ménos, se
habian de presentar y escribir sus nombres, y declarar las cosas que
les faltaban, con el dia y la hora que les faltaron: esto así hecho,
de las cosas hurtadas sacábase la cuarta parte para el ladron, y lo
demas el dueño lo llevaba. Daban la razon desta ley los Egipcios; que
como fuese imposible excusarse los hurtos, era mejor excusarse algun
daño que no perdello todo al que se lo hurtaban: otras muchas naciones
fueron vencidas deste vicio. Eran tan honestos cuanto al conversar con
sus mujeres que nunca hombre de los españoles vido ni oyó decir que
se sintiese algun acto dellos tocante á la tal conversacion, burlando
ni de veras. Cuanto al vicio nefando, es verdad lo que aquí afirmo,
que, en muchos años que tuve cognoscimiento destas gentes y traté
con ellas, nunca sentí, ni entendí, ni oí, ni sospeché, ni supe que
hombre de los nuestros sintiese, ni entendiese, ni sospechase, ni oyese
decir que indio alguno de toda esta Isla tal pecado cometiese, y ha
más de treinta años que caí en hacer particular inquisicion dellos; y
confesando á una señora india, viuda y vieja, bien antigua, que habia
sido casada con un español de los antiguos que yo cognoscí, preguntéle
si en los tiempos pasados, ántes que viniésemos los españoles á esta
Isla, habia algo de aquel vicio, respondióme que no, porque, si algun
hombre hobiera maculado dello, las mujeres (dijo ella), á bocados lo
comiéramos ó lo matáramos, ó otras semejantes palabras que me dijo.
Finalmente, que deste pecado y de comer carne humana, y de otra
semejante desvergüenza y miseria, fueron limpísimos y exentísimos
los habitantes desta Isla. No se jactarán de la carencia deste vicio
los sabios de Grecia, que cada uno tenía su mozo por mancebo, y
tampoco los franceses, entre los cuales los mozos se casaban unos con
otros sin vergüenza y sin pena; así lo refiere Eusebio, libro VI,
cap. 8.º _De Evangelica præparatione_. Y es cierto lo que arriba en
cierto capítulo dije, y quiérolo repetir, que algunas veces oí decir
á algunos españoles destas gentes (aunque para dejallos de fatigar
en los trabajos, tenian, segun creo, poca piedad dellos): ¡oh qué
gente tan bienaventurada era ésta, si cognoscieran á Dios y tuvieran
nuestra fe! No mirando más de aquello que veian, porque debieran
pasar con la consideracion adelante, y cognoscer que para que les
diéramos la fe y no para servirnos dellos nos los habia descubierto
la Providencia divina. Pues así como ser la mujer, y los hijos, y la
familia de una casa pacífica, modesta y bien morigerada, careciente
de vicios y de hacer mal á nadie, testifica y manifiesta la bondad,
prudencia, solicitud y buen regimiento, y cuidado cerca della del padre
de familias, de la misma manera, y áun mucho más, ser tan gran número
de gentes tan modestas, tan benignas, tan concertadas, tan pacíficas,
tan obedientes, tan limpias y exentas de vicios, y tan honestas, sin
alguna duda, testimonio claro daban de la bondad, prudencia, solicitud
y cuidado de la justicia, y justa gobernacion de sus reyes y señores
que tenian y los regian y gobernaban. Y si alguno dijere que no debia
causarlo sino las buenas inclinaciones y condicion natural de aquestas
gentes, que de su naturaleza eran mansas, humildes, pacíficas, y
de todos los inconvenientes de la virtud naturalmente apartadas, y
no por la solicitud de los reyes que los gobernaban, digo que al
ménos ninguno negará que destas buenas inclinaciones, y condicion, y
disposicion, mansedumbre, humildad, modestia y benignidad naturales, á
los mismos señores y reyes no les cupiese parte; y así, todos, señores
y súbditos, eran dotados de bondad natural, y, por consiguiente, todos
eran felices, bienaventurados. Con todo esto, mucha y grande parte de
la inocente vida, modestia y humana é inoxia conversacion, y buenas
costumbres, y carencia de vicios de los súbditos, dependia de la bondad
y buena órden puesta, regimiento y gobernacion de los reyes y señores,
y de los buenos ejemplos que de sí á todos daban, viviendo bien y
no haciendo obras contra razon; esto testifica la divina Escritura
Ecclesiastes, cap. 10: _Secundum judicem populi sic et ministri ejus,
et qualis rector civitatis tales et habitantes in ea_. Y exponiendo lo
que dijo de los príncipes que no son los que deben, ni gobiernan los
pueblos segun justicia, y los enderezan en buenas costumbres, añade
luégo allí: _Rex insipiens perdet populum suum_, dejándolos ir sin
rienda, que es la ley, por la corrupcion de los males. De los buenos
pone lo contrario: _Et civitates inhabitabuntur per sensum prudentium_.
De manera, que mucho hace para la bondad ó maldad de los pueblos,
y para la multiplicacion ó disminucion de los hombres, la bondad ó
maldad de los reyes, por lo cual, en los Proverbios, cap. 14, Salomon
atribuye á gloria del Rey la multitud, en el reino, de las gentes,
y á vicio y culpa suya la poquedad de los vecinos y moradores: _In
multitudine populi dignitas regis, et in paucitate plebis ignominia
principis_, como que lo uno y lo otro esté y haya estado en su mano. No
se les usurpe, pues, á los reyes y señores desta Isla lo que la Santa
Escritura en general dice y atribuye á todos los del mundo, y pues
hallamos estos pueblos tan numerosos de gentes y tan bien morigerados,
entendamos que la solicitud, cuidado y prudencia, y buena órden y justo
regimiento de los que los gobernaban, el cual era como de verdaderos
padres, que tenian por fin hacellos buenos y multiplicallos, y en
aquella multitud y bondad conservallos, era mucha y grande y la mayor
parte; y en esto hicieron estas gentes á los españoles antiquísimos
excesiva ventaja, conviene á saber, que tuvieron reyes que los rigiesen
y bien gobernasen, de los cuales carecieron nuestros españoles por
muchos siglos de los pasados, hasta que para se defender de los guerras
tiránicas de los romanos, siguieron y no eligieron á Viriato, como á
hombre muy cauto y experto en huir y saberse guardar de los peligros,
y con esto muy esforzado, al cual por pura necesidad sufrieron que los
capitanease, no por virtud, porque no querian tener á quien obedecer
ni quien á sus barbáricas obras, robos y maleficios pusiese regla
ni tasa. Este Viriato hizo guerras fortísimas contra los romanos,
defendiendo á España por tiempo de diez años, en los cuales hizo
señalados estragos. Todo esto cuenta Trogo Pompeyo y su abreviador
Justino, que fué español, en el libro XLIV, donde su Historia acaba:
_In tanta seculorum serie nullus illis Dux magnus preter Viriatum
fuit, qui annos decem Romanos varia victoria fatigavit: adeo feris
propriora quam hominibus ingenia sunt. Quem ipsum, non judicio populi
electum, sed ut cavendi scientem declinandorumque periculorum peritum,
sequuti sunt_, etc. De manera que los ingenios y condicion de los
españoles eran más propios de fieras bestias que de hombres. Y abajo
dice que las mujeres tenian oficio de labrar y cavar los campos y las
heredades, y cuidado de las cosas de casa, y los maridos con las armas
en las manos andaban á robar, porque no tengamos presuncion que venimos
de los cielos de virtudes muy adornados. Y abajo del todo, con que
acaba toda su Historia, dice de la gente de aquel tiempo que moraba
en España, ser pueblo bárbaro y fiero, traido á vivir debajo de leyes
por el Emperador Octaviano: _Populumque barbarum ac ferum legibus ad
cultiorem vitæ usum traductum_, etc. Gobernaban (porque al propósito
tornemos) los reyes desta Isla _manu regia_, conviene á saber, sin
leyes, por su buen albedrío, tantos pueblos y tantas gentes que eran
sin número. Y estas palabras, sin número, se hallarán haber escrito en
sus cartas á los católicos reyes el Almirante primero, que vido, cuando
descubrió y trató esta Isla, esta manera de gobernar los pueblos los
buenos reyes, _manu regia_, que es por su buen juicio y albedrío; sin
leyes se gobernó la romana república á los principios. Algunas guerras
tenian, pero rarísimas; las causas dellas eran, segun entendimos, por
alguna de tres, como arriba señalamos: la una, porque algunos de otros
reinos venian á cazar en los campos, dentro de los término del otro
reino; la otra, si venian á pescar en los rios; la tercera, cuando
algun rey ó señor se concertaba con el otro que le diese su hija ó
hermana por mujer, y le enviaba por ello ciertas preseas, y el otro
por alguna razon que le movia no se la enviaba, ó la daba á otro; pero,
por la mayor parte, siempre todos vivian pacíficos. Esto se muestra en
la relacion que el Papa hizo en la Bula de la concesion destas Indias
á los reyes de Castilla, informado por la que los Reyes Católicos le
hicieron, segun lo que el Almirante destas gentes habia sentido; dice
así: _In quibus scilicet Insulis quamplurimæ gentes pacifice viventes,
et ut asserunt nudæ incedentes, inhabitant_, etc. Las armas ofensivas,
ya digimos arriba que eran flechas y arcos, y unas varas tostadas como
dardos, los cuales tiraban con cierta industria, como si salieran de
una ballesta de las antiguas que llamaban de garrucha; las flechas eran
los cohollos de las cañas, que acá son más recios que los de Castilla,
y por casquillos les ponian unas espinas de pescado, que despues de
entradas en la carne no podian salir sin desgarrar della buena parte;
algunas puntas ponian de pedernal en algunas flechas. Poníanles cierta
yerba ponzoñosa, que de cosas ponzoñosas conficionaban, puesto que hay
pocas en esta Isla, ó ningunas, y así la yerba desta Isla hacia poco
daño; de la misma manera tenian las flechas otras gentes antiguas,
como cuenta Herodoto de los Etiopes, libro VII, y que las ponian por
casquillos puntas de pedernal. Armas defensivas no tenian ninguna, sino
sólo los pellejos de fuera, porque todos andaban desnudos como los
parieron sus madres; y para gente desnuda no eran poco dañosas estas
armas.



CAPÍTULO CXCIX.


Cuanto á los casamientos que entre aquestas gentes habia, no entendimos
que tomasen por mujer hermana, ni prima hija de hermanos, ni que
tuviesen los particulares más de una; tampoco alcancé ni alcanzamos,
porque tuvimos todos, clérigos, y frailes, y seglares, de escudriñar
estas cosas poco cuidado, si sus casamientos eran perpetuos ó por
alguna causa las repudiaban, puesto que muchas y muchos vide casados
ó ayuntados hombres y mujeres, viejos de edad y que tenian hijos y
grandes hijos, que parecia haber mucho tiempo que eran casados, y en
sus casamientos no haber habido mudanza; tampoco caimos en inquirir con
cuáles ó con cuántas ceremonias se casaban. Los reyes y señores tenian
muchas mujeres, no supe hasta qué tantas; del rey Behechío se dijo que
tuvo 30: cuál fuese la principal, ó si eran todas iguales, tambien
todos lo ignoramos. Lo mismo de las herencias, del todo punto no lo
penetramos más de haber entendido que no los hijos de los señores sino
los de sus hermanas sucedian en sus estados, la razon que daban era
porque no eran tan ciertos ser sus hijos lo que por hijos tenian como
los que parian sus propias hermanas, y de las hermanas eran ciertos
ser sus hermanas, pues habia parido á ellos y á ellas una sola madre.
Los señores y los demas compraban á los padres las hijas que habian de
ser sus mujeres, enviándoles por paga ciertas sartas de cuentas que
llamaban cibas, por excelencia, que quiere decir piedras, porque cibas
llamaban á todas las piedras, y cibas á estas cuentas, por excelencia,
como cosa que tenian por muy preciosa y de gran estima; estas piedras
ó cuentas arriba digimos que parecian poco ménos que muelas podridas.
Daban tambien por precio ciertas hojas de guanín, que era cierta
especie de oro bajo que ellos olian y tenian por joyas preciosas, para
ponerse colgadas de las orejas; pesaban, las que de mayor peso eran,
obra de medio peso ó de un ducado, y en tanto grado era estimado este
guanín, la última luenga, destas gentes por el olor que en él sentian,
ó por alguna virtud que haber en él creian, que acaeció valer aquellas
hojas, que no pesaban sino lo que digo, entre los mismos españoles,
para dallas á la hija de algun cacique y señor de aquellos, porque el
señor les diese á ellos lo que pretendian, cien y más castellanos;
llamaban en su lengua á estas hojas y joyas de las orejas taguaguas,
la media sílaba luenga. Gentes de las antiguas hobo por el mundo que
tuvieron las costumbres mismas que éstas en lo de sus casamientos, y
muchas, otras naciones, harto viles, feas, irracionales, y no ménos
desvergonzadas, en la cuales aquestas hicieron á aquellas incomparable
ventaja.



CAPÍTULO CCIII.


Cerca de las mujeres de los reyes, habia en esta isla Española, segun
lo que en aquellos primeros tiempos pudimos entender, otra costumbre
harto áspera, pero no singular en el mundo, y esta fué, que las mujeres
se enterraban con los maridos y señores; las ceremonias ó manera
del entierro, y si vivas ó primero muertas las echaban en cuevas ó
sepulturas, no lo alcanzamos y tampoco lo escudriñamos. Esto sólo fué,
como dije, de los reyes y señores, no de los hombres particulares, la
cual costumbre hallamos asaz entre muchas naciones haber sido celebrada
y muy guardada, y tenida tambien por virtud, y señal de fidelidad, y
castidad observada á sus maridos, y corona de que las buenas mujeres se
arreaban y jactaban.

       *       *       *       *       *

De lo dicho parece que los reyes y señores que hobo en esta Isla, si
mandaban enterrar consigo á sus mujeres ó alguna dellas, no fueron los
primeros que aquesta ley pusieron en el mundo, ni parece haber sido
tan cruel ni más irracional que la que habia en otras partes, ni fué
tampoco en estos reinos general, porque sólo los señores la usaban y no
los particulares, como entre otras muchas gentes por altos y bajos se
acostumbraba, y así en esta parte aquestas, llegarse más cerca de razon
y alongarse más léjos de crueldad que las demas, mostraron. Y si las
mujeres de su propia voluntad, con alegría por morir con sus maridos,
se mataban ó se consentian matar, lo que, como apunté, no averiguamos,
pueden ser alabadas de fieles á sus maridos, y atribuilles corona de
castidad. Todo lo cual no deroga á la buena gobernacion que las gentes
desta Isla tenian, como ni á la de los griegos, si en lo demas era
buena, derogaba, ántes por el contrario en alguna manera la adornaba.



CAPÍTULO CCIV.


Porque las costumbres buenas ó malas de las gentes pertenecen á la
buena ó mala gobernacion, como arriba se dijo, por ende prosigamos
adelante algunas otras costumbres que restan de referir, que los
moradores desta Isla en sus tiempos solian tener. Las mujeres destas
islas, y mayormente desta, era cosa maravillosa con cuán poca
dificultad y dolor parian, cuasi no hacian sentimiento alguno más de
torcer un poco el rostro, y luégo, que estuviesen trabajando y ocupadas
en cualquiera oficio, lanzaban el hijo ó hija, y luégo lo tomaban y
se iban y lavaban á la criatura, y á sí mismas, en el rio; despues de
lavadas daban leche á la criatura, y se tornaban al oficio y obra que
hacian. Lo mismo cuenta el Filósofo en el tractado _De Admirandis in
natura auditis_, que las mujeres Ginovesas hacian, y refiérelo por
maravilla; desto tambien hace mencion Estrabon, en el tercer libro de
su Geografía, y lo mismo cuasi toca de las mujeres de España en alguna
provincia. Tenian tambien de costumbre, cerca de los que enfermaban,
una que juzgábamos entónces los españoles ser bestialísima y apartada
de toda razon, porque ignorábamos el fin que pretendian y lo que usaban
en el mundo otras muchas discretas y políticas naciones; ésta era,
que en enfermando la persona, mujer ó hombre, si estaba muy mala, la
sacaban de casa los parientes y deudos, y la ponian cerca de allí en el
monte; allí le ponian algunos jarros de agua, y otras cosas de comer,
sin que con ella estuviese persona alguna. Creo que la requerian de
cuando en cuando y la lavaban, porque por principal medicina usaban
lavar los enfermos, aunque quisiesen espirar, con agua fria, lo cual,
ó hacian por la continua costumbre que tenian cada hora, estando
sanos, por limpieza lavarse, ó por supersticion, creyendo que el agua
tenía virtud de limpiar los pecados y dar sanidad corporal, como
arriba desto asaz digimos. Debian ponellos apartados en el monte,
porque los enfermos así lo querian, como refieren Solino, cap. 65, y
Pomponio Mela, libro III, capítulo 7.º, de algunas gentes de la India,
conviene á saber, que cuando alguno se hallaba muy viejo ó agraviado
de grande enfermedad, se iba él mismo ó se hacia llevar muy léjos á
lugar apartado y secreto, para morir más sin congoja estando en soledad
y no viendo hijos, ni mujer, ni cosa que pena le diese; y ésto, para
entre gente á cuya cabecera no habian de estar frailes trayéndoles á
la memoria que se acordasen de la pasion de Jesucristo, no era sin
fundamento de prudencia. Podian nuestros indios tener sin éste otros
dos fines ó alguno dellos; el uno el gran miedo que tenian de las
fantasmas de noche, y éstas llamaban hupias, la penúltima luenga, y
hupia no era otra cosa sino el ánima del hombre, porque así llamaban el
ánima, y cuando alguna fantasma les aparecia de noche, con verdad ó que
se les antojaba en la imaginacion, decian que era la hupia, conviene
á saber, el ánima de alguno que á ellos venia; de aquí creíamos
que debia el demonio aparecer algunas veces á algunas particulares
personas, allende los sacerdotes que llamaban behiques, de quien arriba
queda dicho, para los atemorizar, y engañar, y causar algunos malos
prestigios. El otro fin, en sacar los enfermos fuera de las casas y
ponellos en el monte ó apartados de allí, pudo ser aquel que á otras
naciones antiguas movia, ú otro semejante; éste fué para que todos los
que por allí pasasen ó llegasen diesen parecer con qué aquel mal se
curase, si por ventura ellos habian dél sanado habiéndolo tenido. Así
lo cuenta Herodoto de la gente de Babilonia, libro I, conviene á saber,
que tenian una ley sabiamente puesta, por la cual, en cayendo enfermo
alguno lo sacaban luégo á la plaza, para que todos los que allí se
hallasen, y por allí pasasen, diesen parecer sobre aquella enfermedad,
si por caso la habian padecido ó supiesen que otro della hobiera sido
curado, y con qué medicina; y á ninguno le era lícito pasar de donde
hobiese enfermos sin preguntar de qué ó cómo enfermado habian, para
dalles consejo, segun lo que de aquella enfermedad le parecia. Esta ley
ó costumbre, dice Estrabon, libro III de su Geografía, que tuvieron los
Bastetanos, pueblos del Andalucía en nuestra España, y que fué uso muy
viejo de los de Egipto. Algo mejor y más pío era que el que algunos de
la India cerca de sus enfermos tenian: cuenta Herodoto, libro III, que
cuando alguna persona enfermaba, de cualquiera enfermedad que fuese, si
era hombre, los hombres, familiares, y criados, ó deudos suyos luégo lo
mataban, y alegaban que si en él crescia el mal se enflaqueceria, y,
comiendo dél, las carnes dellos se les corromperian, y no aprovechaba
nada que él negase estar enfermo, porque de morir habia, el cual
muerto, con gran fiesta lo comian; y si la enferma era mujer, las
mujeres, criadas, ó sirvientas, ó deudas, lo mismo que los varones
al varon, ellas á ella hacian: á los que llegaban sin enfermedad á
viejos, tambien los mataban, y en convites los comian. Por estas dos
causas, de matar los enfermos y los viejos, entre aquellas gentes se
hallaban viejos por maravilla; todo esto es de Herodoto. Cierto, muy
ajenos de tan crueles bestialidades fueron las gentes inocentísimas
desta Isla, y así, harto ménos bárbara gobernacion que otras naciones
tuvieron, éstas tenian. Otra manera tenian de curar los enfermos los
desta Isla; ésta era, que los sacerdotes ó hechiceros, que arriba
digimos llamarse behiques, les tomaban los brazos desde los hombros,
con ambas manos, estregándolos y soplando, y lo mismo las piernas, y
por todo el cuerpo, cuasi como que con aquel estregar y soplar echasen
el mal fuera, y esto creo hacian entender á la simple gente, y por
ventura decian algunas palabras llamando al demonio, con quien debian
tener hecho pacto. Cerca de los muertos, no supimos más sino que los
enterraban en sepulturas, creo que en el monte, apartados de la casa
donde morian, por el miedo que habian de las fantasmas como se dijo;
por luto se tresquilaban, y esta fué costumbre de los Mylesios y de
otras muchas gentes, como refiere Alexander ab Alexandro, libro III,
cap. 7.º Otras costumbres tenian estos indios no muy limpias, cuanto
al comer, segun la limpieza de que hoy las gentes políticas usamos;
pero sí señalaremos haber tenido algunas gentes las mismas y otras
peores, no nos maravillaremos dellas. Una era, que de los conejos que
cazaban y tenian por nombre hutías, y de las otras cosas vivas, ninguna
cosa de lo que tenian dentro, como eran las tripas, rellenas como se
estaban, ni de lo de fuera sino era el pelo sólo, desechaban; y así
ponian en sus cazuelas las tripas con el estiércol que tenian, sin
lavarlas, donde las cocian con su pimienta y otras yerbas y cosillas
que allí mezclaban, y despues de cocidas las yantaban. Esta, cierto,
por gran suciedad debe ser tenida, y lo es, porque parece que causa
horror y asco naturalmente á la complixion humana; pero si consideramos
los que se mantenian de carnes de serpientes y dragones, animales
tan horribles naturalmente á los hombres, parece que la naturaleza
es aparejada para engendrar mucho más horror y más vehemente asco, y
hacer á éstos excusados. Aquéllos son una gente que llaman los autores
Trogloditas, pueblos de Africa ó de Etiopía; así lo toca la divina
Escritura en el Salmo 73: _Tu confregisti capita draconis dedisti
eum escam populis Ethiopium_: tráelo Herodoto, libro IV, donde dice
que todo género de culebras, lagartos, y de los animales que andan
rastreando por el suelo, comen. A los dragones quítanles ciertas partes
negras, donde saben que tienen la ponzoña, mayormente las lenguas, y
todo lo demas comen sin peligro; desto tambien son testigos Solino,
cap. 44, y Pomponio, libro I, cap. 8.º Cuanto á lo que toca á la
suciedad de comer aquellos rellenos estas gentes, quiérolas más excusar
con otra más sucia obra que hacian mis españoles, porque aprendamos
á no menospreciar nacion alguna por barbáricas costumbres que tenga,
ni pensemos que, por tenellas cuan barbáricas sean, luégo nos deben
sujecion y podemos maltratallas, ántes conozcamos la inmensidad de la
deuda que á Dios debemos en sacarnos con su evangélica predicacion
y doctrina de tanta y mayor ceguedad y barbaridad, y no cesemos de
darle gracias. Cuenta Estrabon, libro III, página 110 de su Geografía,
y Diodoro, libro VI, cap. 9, una costumbre de los españoles, aunque
no de todos, tan vil y tan sucia, que no creo que bárbaro alguno
del mundo tuvo jamás otra tal ni que tanto asco causase, la cual es
esta, y sea referida salva toda honestidad y reverencia: Tomaban de
los orines que estaban muy podridos en las letrinas que llamamos
necesarias, y con ellos los cuerpos se lavaban. Otra era peor y más
abominable, conviene á saber, que con la misma suciedad y estiércol
de los hombres, así podrida y antigua, bien majada, los maridos y las
mujeres se limpiaban muy bien los dientes; porque se vea qué tales
estarian los labios y los carrillos por de dentro, y áun tambien los
paladares: de lo cual escarnece harto Estrabon, y dice que vivian
vida con costumbres brutales y depravadas. De aquí se suelta una duda
que un religioso y varon de mucha bondad tuvo, cerca de los indios
moradores de la provincia de Cumaná, Tierra Firme, cuya vecina era la
isleta de Cubagua, donde solian las perlas pescarse; este religioso,
viendo aquellos indios traer siempre aquellas yerbas, que arriba
digimos causarles una costra muy negra en los dientes, dudaba y decia
que aquella costumbre tan sucia y fea era grande inconveniente para
que aquellas gentes recibiesen el Santo Sacramento del altar, y, por
consiguiente, tenian impedimento para que la fe se les predicase.
Cuanto á lo de recibir el Santo Sacramento decia muy gran verdad,
porque si aquella costumbre despues de la fe recibida les durara, eran
indignísimos de ser absueltos en el Sacramento de la confesion, y
mucho más indignos de comulgar, porque fuera grandísima irreverencia,
é indecencia y crímen muy grande, llegarse con bocas tan sucias al
santo altar; pero, cierto, harto más indecentes y sucias, sin alguna
comparacion, eran las bocas y todos los cuerpos de mis españoles,
lavándose con aquel agua de azahar y limpiando los dientes con aquellos
confites molidos de anís ó de culantro preparado. Y esto supuesto,
podráse bien responder á la duda de aquel padre, lo primero, que no
se les habia de dejar de predicar la fe por aquella y ni por otras
tachas peores que tuviesen; lo segundo, pues que con la predicacion
y doctrina de nuestra santa fe se quitó á nuestros españoles tan vil
y tan sucia costumbre, y más impeditiva de llegarse dignamente al
Santo Sacramento que la de los indios de Cumaná, que tambien, con
la misma fe y doctrina, la suya con el favor divino se les quitara,
si la diligencia debida hobiera habido. Otra costumbre tuvieron los
desta Isla, tan poco limpia, y era que comian los piojos de la cabeza,
porque decian que aquéllos no eran otra cosa sino de su carne y sangre
nascidos, y que por eso la carne y sangre suya se restituian; no fueron
éstos solos en el mundo, porque la tuvieron y tienen hoy los Tártaros,
segun Mustero, en el libro V de su universal Cosmografía, los cuales
se comen los mismos piojos unos á otros, no sólo de la cabeza pero
de cualquiera parte donde los crien, y comiéndolos dicen aquestas
palabras: «Así haré á mis enemigos». Esta costumbre tambien tuvieron
los Budinos, pueblos de Scythia, segun Herodoto, libro IV; de aquella
gente habla Plinio, libro IV, cap. 12. Tenian otro uso nuestros indios,
que parecia vicio, pero no por vicio sino por sanidad lo hacian, y
éste fué que acabando de cenar (cuya cena era harto delgada), tomaban
ciertas yerbas en la boca, de que arriba digimos parecer á las hojas
de nuestras lechugas, las cuales primero las marchitaban al fuego y
envolvíanlas en una poca ceniza, y puestas como un bocado en la boca
sin tragallo, é idos al rio, que siempre lo tenian cerca, les provocaba
echar lo que habian cenado, y despues de lavados volvíanse y tornaban á
hacer colacion; y como todo el comer dellos fuese siempre de dia y de
noche, tan poco y de tan pocas cosas, parece claro que no lo hacian por
glotonía sino por hallarse más ligeros y vivir más sanos. No lo hacian
así algunos, al ménos uno conocí yo, de los nuestros españoles, y áun
era harto persona honrada, del cual se decia que tomaba las mismas
yerbas y hacia el efecto de los indios, por tornar otra vez á cenar.
Destos eran los que por hartar su gula dividieron la tragantonería en
cuatro miembros, en almuerzo, yantar, cena, y comensacion ó colacion
segun decimos; destas cuatro paradas de gula usaban los antiguos
griegos, segun escribe Philemon, y porque la colacion ó comensacion
era más excesiva que la cena, tenian necesidad de vomitar lo que
habian cenado cada hora. Destos tales dijo Séneca, _Edunt ut vomant,
vomant ut edant_, y llamábanse gormadores; desto trata largamente
Celio, libro XXVIII, capítulo 2.º Y así parece cuánta ventaja hicieron
aquellos griegos, y otras naciones tambien del mundo, á éstas en las
glotonerías y excesos execrables de la gula, porque su comida destas,
puesto que luégo de mañana almorzaban y luégo íbanse á trabajar en sus
labranzas ó á pescar, ó á cazar, ó hacer otros ejercicios, despues al
mediodía yantaban, y comunmente lo demas que restaba del dia gastaban
en bailes, y cantos, ó en jugar á la pelota, á la noche cenaban, y á
la postre hacian la susodicha colacion, era, digo, toda esta su comida
tan liviana, que, como ya se dijo arriba, toda era sin encarecimiento
muy poco ménos que la penitencia que hacian en el desierto los Santos
Padres. Comian carne de aquellos animalicos que parecian ratones,
comian pescado de los rios con el pan cazabí, comian por fruta de las
raíces llamadas ages y batatas, que son como quien come turmas de
tierra ó como nabos, aunque harto mejores y de mejor sabor; todo en tan
poca cantidad, que tengo por cierto cualquiera de nosotros comer más
en una comida que dos dellos en cuatro. Las cosas cocidas que comian
eran siempre con mucha de la pimienta que llamaban axí, la última
sílaba luenga, y más comun que otro manjar era cocer mucha junta de la
dicha pimienta, con el sabor de sal y del zumo de la yuca ó raíces de
que hacian el pan cazabí, que digimos arriba servir de vinagre, y esto
comian como quien come berzas ó espinacas bien guisadas. Cazaban los
animalillos dichos quemando los yerbazales y atajándolos muchos indios
juntos dellos, porque no criaban en cuevas como nuestros conejos, sino
en la haz de la tierra entre la yerba. Pescaban con redes muy bien
hechas en los rios, y en la mar los que la alcanzaban, con anzuelos
hechos de huesos de pescados; tambien con flechas á los pescados
grandes; eran grandes y maravillosos nadadores. Tenian sus barcos, como
queda dicho, hechos de un madero cavado que llamaban canoas, donde
cabian 50 y 100 hombres, y destos se usan en todas estas Indias; los
remos son como palas de horno, aunque las puntas agudas y muy bien
hechos. Destos mismos barcos usaban en España los antiguos, en especial
en el Andalucía, segun Estrabon, libro III, y áun de pellejos hacian
los barcos, hasta que vino á España Bruto, de Roma, segun el mismo
dice. Eran muy amigos de sus bailes, al son de los cantos que cantaban
y algunos atabales roncos de madera hechos todos sin cuero ni otra cosa
pegada; era cosa de ver su compas, así en las voces como en los pasos,
porque se juntaban 300 ó 400 hombres, los brazos de los unos puestos
sobre los hombros de los otros, que ni una punta de alfiler salia un
pié más que el otro, y así de todos. Las mujeres por sí bailaban con el
mismo compas, tono y órden; la letra de sus cantos era referir cosas
antiguas, y otras veces niñerías, como «tal pescadillo se tomó desta
manera y se huyó», y otras semejantes, á lo que yo en aquellos tiempos
entendí dellos. Cuando se juntaban muchas mujeres á rallar las raíces
de que hacian el pan cazabí cantaban cierto canto que tenía muy buena
sonada. Era bien de ver cuando jugaban á la pelota, la cual era como
las de viento nuestras, al parecer, mas no cuanto al salto que era
mayor que seis de las de viento; tenian una plaza comunmente ante la
puerta de la casa del señor, muy barrida, tres veces más luenga que
ancha, cercada de unos lomillos de un palmo ó dos de alto, salir de
los cuales la pelota creo era falta. Poníanse 20 y 30 de cada parte,
á la luenga de la plaza; cada uno ponia lo que tenía, no mirando que
valiese mucho más lo que el uno más que el otro á perder aventuraba,
y así acaecia, despues de que los españoles llegamos, que ponia un
cacique un sayo de grana y otro metia un paño viejo de tocar, y esto
era como si metiera cien castellanos. Echaba uno de los de un puesto
la pelota á los del otro, y rebatíala el que se hallaba más á mano,
si la pelota venia por alto, con el hombro, que la hacia volver como
un rayo, y cuando venia junto al suelo, de presto, poniendo la mano
derecha en tierra, dábale con la punta de la nalga, que volvia más que
de paso; los del puesto contrario, de la misma manera la tornaban con
las nalgas, hasta que, segun las reglas de aquel juego, el uno ó el
otro puesto cometian falta. Cosa era de alegría verlos jugar cuando
encendidos andaban, y mucho más cuando las mujeres unas con otras
jugaban, las cuales no con los hombros ni las nalgas, sino con las
rodillas la rebatian, y creo que con los puños cerrados; la pelota
llamaban en su lengua batéy, la letra _e_ luenga, y al juego, y tambien
al mismo lugar, batéy nombraban. Concluyendo con las costumbres de las
gentes desta Isla, segun lo que acaso y no de industria en aquellos
tiempos supimos, y que agora tan tarde nos acordamos, su contar no se
extendia á más de los dedos de las manos y tambien los de los piés,
y así de veinte no pasaba; hasta diez tenía cada número su nombre,
como á uno decian hequetí, la última luenga, por dos decian yamocá,
por tres canocúm, las últimas luengas tambien, por cuatro yamoncobre,
la penúltima luenga, etc.; los otros, hasta diez, se me han olvidado:
si habian de significar once ó doce ó más, juntaban ambas manos, y
apartaban uno ó dos ó más dedos de los piés, y si querian decir veinte,
señalaban piés y manos. Esta simple y corta manera de contar les
bastaba para cumplir con su simplicidad y natural necesidad, como todas
las cosas para la vida necesarias tuviesen presentes y en abundancia,
y no hobiesen de ir á tratar en Flandes como los burgaleses, ni tener
como ellos libros de caja; como bastaba á los Albanos habitadores de
Albania, cerca de Armenia, contar hasta ciento porque no sabian contar
más, segun dice en el libro XI Estrabon. Y ciertamente, ésta y todas
las otras costumbres arribas contadas, tampoco polidas y delgadas
de las gentes desta Isla, ninguna cosa derogaban á su gobernacion
buena, pues tenian en abundancia todo lo necesario á la vida humana,
y vivian en paz y quietud sin hacer daño alguno á nadie, y carecian
de mil abominaciones y abusos irracionales, y no ménos innaturales
y bestiales, como de otras muchas hemos contado. En todo lo cual
queda manifiesta la gran ventaja que á todas ellas hicieron, y, por
consiguiente, con legítima razon les podemos atribuir lo que algunas
veces oí decir (como arriba he dicho) á los nuestros españoles: Que
cuanto á lo natural, y que se podia sufrir sin fe y conocimiento de
Dios, ellos eran bienaventurados.



CAPÍTULO CCV.


Declarada la gobernacion y costumbres de las gentes sin número que
aquesta isla Española habitaban, podríamos lo mismo afirmar de la isla
de San Juan, y de la de Jamáica, y de la de Cuba, y de las muchas
otras que llamábamos de los Lucayos, añadiendo á éstas más simplicidad
palomina, más sosiego y más tranquilidad, porque no parecia en algunas
destas islas, en especial Jamáica y Cuba, y las de los Lucayos, sino
que Adan en las gentes dellas no habia pecado. El oficio que tenian los
reyes destos Lucayos era como el de los reyes de las abejas, el cual
no era otro sino tener cuidado de cada uno de los súbditos, como si
fueran todos hijos de un padre; era mayordomo de todos, tenía cargo de
mandar que hiciesen sus sementeras cuanto al pan, que fuesen á cazar
y á pescar, traíanselo todo y él repartia á cada casa lo que habia
menester para sustentarse. Lo mismo hacia en todas las cosas que les
eran necesarias, mandando á cada persona y personas lo que habia de
hacer, y en qué se habian de ocupar; estos vocablos, mio ni tuyo, no
sabian qué fuese, ni qué querian decir. Con ninguna persona de otras
islas tenian pendencia, ni litigio; la palabra del Rey tenian por ley,
y toda su vida no era sino lo que se dice de la edad ó siglo dorado;
todo esto refiere así Pedro Mártir, cap. II, sétima Década. De las
otras islas, como las de Guadalupe, y Dominica, y otras que por aquel
renglero hácia la Tierra Firme de Paria van á dar, tener sus reyes, y
señores, y regimiento para entre sí se gobernar y conservar, no hay que
dudar, pues todas estaban pobladas y llenas de gentes, y conformes en
el bien político, y tambien para hacer á otros mal, por las razones que
arriba trujimos generales, conviene á saber, que sin justicia, ninguna
sociedad, congregacion, ayuntamiento de gentes, república, ni reino, ni
comunidad se puede, junta y en su ser de ayuntamiento, sin desparcirse,
conservar. Pero las costumbres de las naciones que habitaban, y habitan
hoy en aquellas islas, que á los principios que á estas tierras vinimos
llamábamos caníbales, y agora se nombran caribes, son destas otras que
ya nombramos diferentísimas y muy extrañas, porque, segun es pública
voz y fama desde que aquestas Indias se descubrieron, infestan y salen
de sus propias islas y tierras por hacer guerra á los de otras partes,
islas y Tierra Firme, que viven quietas y en paz sin ofender á nadie,
sólo por fin de los prender y traer para comerlos, como otros van á
cazar venados. A esta corrupcion y bestialidad deben haber venido
por alguna mala costumbre que tomaron de alguna ocasion accidental,
que se les ofreció á los principios cuando lo comenzaron, y de allí
usándolo en ellas se fueron confirmando y corroborando tanto, que
se les convirtió en otra como naturaleza, más que por inclinacion y
complixion depravada ni por el aspecto ni influencia de las estrellas;
porque como todas aquellas islas están debajo de un clima, ó cuasi,
con las destas otras, y las gentes desta, y Cuba, y Jamáica, y de los
Lucayos, sean tan bien acomplixionadas, parece que así lo habian de
ser aquéllas, y, por consiguiente, habian de carecer naturalmente de
costumbre tan mala y tan bestial. Ya queda dicho arriba que por tres
maneras pueden los hombres venir, segun el Filósofo, libro VII, cap.
8.º, en aquel vicio de comer carne humana: ó por tener la naturaleza
corrupta, y perversa complixion desde su nacimiento, y ésta les viene
por la indisposicion de la tierra y destemplanza de los aires; ó por
alguna enfermedad de epilepsia, que es gota coral, ó manía, que es
locura, ú otra enfermedad; ó por depravada costumbre, comenzada desde
la niñez, criándose con personas malas que aquellas corrupciones y
bestialidades usaron. Y así, como estas tierras todas sean tan felices
y templadas, y la clemencia de los aires tan suaves y deleitables, y
las constelaciones que influyen sobre ellas por los efectos conozcamos
ser muy favorables, todo por la mayor parte, como por muchas razones
queda en algunos capítulos arriba persuadido, y áun quizá probado,
por ende parece que no debieron incurrir en aquel vicio bestial sino
por costumbre originada y principiada en alguna particular persona ó
personas que hobiesen caido en alguna enfermedad, ó por alguna gran
hambre que hobiese acaecido que los constriñese á comer carne humana,
como muchas veces ha en el mundo acaecido, y nuestros españoles lo han
hecho en estas Indias y en España, segun abajo parecerá, ó por otra
semejante ocasion accidental; ó tambien pudo ser que alguno ó algunos
naciesen con alguna perversa inclinacion y desordenada complixion
diferente de todos los otros, como, errando la naturaleza suelen nacer
los monstruos, que por acaecer muy raro, como de cosa muy nueva y
pocas veces vista, nos maravillamos. De aquestos principios y orígenes
accidentales y raros se puede haber tan mala costumbre derivado, y por
las islas y partes de Tierra Firme, donde se dice aquel vicio usarse,
que de las islas á Tierra Firme, ó de Tierra Firme á las islas, se
haya pegado; finalmente, se hobo entablado, multiplicado y corroborado
sin infamia de los cuerpos celestiales, ni de la clemencia de los
aires, ni del sitio y disposicion de las tierras, ni tampoco de las
complixiones de las gentes, _á toto genere_, y en universal y por la
mayor parte hablando. Las partes de Tierra Firme, donde se ha dicho por
nuestros españoles que comian carne humana, son en algunos lugares, no
en muchos, de hácia y encima de la costa de Paria, y en la tierra del
Brasil, que es la costa adelante hácia el Levante, y en las provincias
de Popayan y otras por allí; tambien por la provincia de Guatemala,
la gente que llamaban los Achíes que por las sierras habitaban; en
la Nueva España no la comian tan de propósito, segun tengo entendido,
sino la de los que sacrificaban como cosa sagrada, más por religion
que por otra causa. En otras muchas é infinitas partes érales cosa
horrible y abominable, como las gentes de la Florida, que llegando los
españoles, que fueron en el desastrado é infelice viaje y conquista,
segun ellos llaman de Pánfilo de Narvaez, á tanto extremo de hambre,
que se comieron unos á otros, viéndolos los indios, de tal manera se
escandalizaron, que si lo vieran al principio, como lo vieron al cabo,
sin duda los mataran, y fuera para otros muchos dellos que habia por
allí vivos mucho daño. Así lo dice Cabeza de Vaca que fué uno dellos,
en su triste itinerario, puesto que no supe si él comió tambien de la
carne humana; y dice que muchos se comieron unos á otros hasta que uno
sólo quedaba, y, como era solo, no habiendo quien lo comiese escapaba:
cuando alguno se moria, el otro ó los otros le hacian tasajos, con
que lo que les duraban se sustentaban. Lo mismo cuenta Estrabon,
libro IV de su Geografía, que acaeció en Francia y en España estando
cercados, haber comídose unos á otros: _In obsidionalibus quoque
necessitatibus idem factitasse Galli et Hispani aliique complures
dicuntur_; y habla de las islas de Inglaterra é Hibernia, cuyas gentes
dice ser _Andropophagi_, que quiere decir comedores de carne de
hombres, y llámalos _manducones magni_, tragones grandes de hombres:
_Andropophagi, id est, hominum carne vescentes manduconesque magni._
Aunque parece atribuirlo segun algunos á los de Hibernia, que está
junto con Inglaterra, pero San Gerónimo, en el libro II contra Joviano,
parece declararlo, donde afirma que siendo él mancebo vido comer carne
humana á los de Escocia (que son ingleses, porque la que agora llamamos
Inglaterra y Escocia no son dos sino sola una Isla, puesto que agora
está repartida en dos reinos y tenga dos reyes): y añade San Gerónimo
más; que las nalgas de los pastores, y los pezones de las tetas de las
mujeres, tenian por más sabrosos y estimaban por sus deleites. Los
Masagetas ningun término tienen de vida, porque, cuando alguno llega á
muy viejo, júntanse sus parientes y con otras bestias lo sacrifican,
cuyas carnes despues de cocidas las comen y hacen gran fiesta, y
este género de muerte tienen por dichosísimo; á los que mueren de
enfermedad, porque los tienen por desdichados en no haber merecido ser
sacrificados, no los comen sino entiérranlos: esto dice Herodoto al fin
del libro I. Y aunque algunas naciones usaron comer carne humana, pero
la fuente de toda esta bestialidad fueron los Scythas, y por ventura
naciones algunas dellos vinieron á poblar parte desta Tierra Firme,
de donde se pegó y cundió á las gentes que por acá la tuvieron esta
pestilencia. Dellos dice Estrabon, libro IV y libro VII, que les fué
costumbre propia comer carne humana: _Atqui commanducandorum hominum
morem Scytharum esse traditur_; más agravia y encarece Solino, cap. 25,
este vicio reinar en los Scythas que otro alguno de los escritores,
porque dice dellos ser impía gente, por tener por manjar las entrañas
de los hombres, y que, por temor de no ser comidos dellos, muchas
gentes de sus al rededores huyeron á otras lejanas tierras, por manera
que habia muy grandes despoblados y desiertos inmensos, por huir
dellos, y lo mismo dice en el cap. 63, donde los llama gente aspérrima;
Pomponio Mela, libro II, cap. 1.º, y libro III, cap. 6.º, hace tambien
mencion dellos. La gente llamada Chalybes, que vive ó vivia en Ponto,
region de Asia la Menor, y fueron los que primero hallaron el hierro,
segun aquello del Virgilio:

  _India mittit ebur molles sua thura Sabei_
  _Et Chalybes nudi ferrum, etc._

estos, dice Solino, no discrepar de los Scythas en ser crudelísimos,
donde dá á entender ser antropófagos, comedores como ellos de carne
humana; y dice más abajo, que entre los antropófagos comedores de
carne humana, se numeran los Essedones, que de los mismos manjares
se gozan, los cuales tienen una costumbre, que en la muerte de sus
padres, juntados todos sus deudos y parientes, cuando los llevan como
á enterrar, van cantando y regocijándose y con sus propios dientes los
hacen pedazos á bocados, y juntas aquellas carnes con otras de animales
cómenlas haciendo gran convite y fiesta, solamente la cabeza desollada
ó el casco della cubren de oro, y usan della para beber sus bebidas
como de taza ó de copa. Herodoto dice, libro IV, que la tal cabeza ó
casco della dorada tienen por ídolo del padre, y cada año le hacen
sacrificios y ceremonias; y más adelante por aquel libro, dice de los
Melanchlenis, que son pueblos septentrionales, y se llaman así porque
siempre andan vestidos de cosas negras, que comen carne humana. Cierta
gente de la India, que se llaman de Callacia, comen tambien los padres,
segun Herodoto, libro III; y segun Solino, cap. 45, y Pomponio Mela,
libro III, cap. 7.º, no sólo á los padres, pero tambien á los otros
propincuos: y comiendo de sus entrañas hacen gran fiesta, y esto no lo
estiman por crímen, sino por obra de piedad que obran con ellos. Cuenta
Munstero, en el libro V de su Cosmografía universal, que la gente de la
isla Java, que es en la otra mar de Asia la Mayor, solia, cuando veian
los padres muy viejos y que ya no habian provecho dellos, sacarlos al
mercado y vendíanlos á los que allí venian que acostumbraban comer
carne humana, los cuales luégo allí en su presencia los mataban y los
comian como manjar bien sabroso. Refiere asimismo de los Tártaros,
que los cuerpos de los enemigos que cautivan en las guerras, para
mostrar su cruedad, de la cual se jactan, y la venganza que dellos
desean tomar, los asan en un asador al fuego, y, ayuntados muchos para
los comer, con los dientes como lobos los despedazan y así los comen,
habiéndoles bebido primero la sangre. Mucho cruel bestialidad es ésta;
no sé si los caribes destas tierras que della están inficionados pueden
llegar á más ni á tanto, puesto que, si es verdad todo lo que dellos
los nuestros dicen, no es en ellos chica sino grande, sólo quiero que
cojamos de aquí, que no fueron estas gentes solas en este pecado, y que
así como Cristo y su Santa Iglesia á las otras no menospreciaron, y
con la predicacion de la fe aquellos vicios dejaron, como dice Eusebio
y abajo se mostrará, por la misma manera nosotros á éstas no debemos
menospreciar, considerando que quizá tiene la divina Providencia entre
ellos muchos y muy muchos predestinados, que sin alguna duda tiene al
fin de salvar. Y en cuanto á lo que toca al principal propósito que
traemos de la gobernacion, sintamos tambien que aquellas costumbres
corruptas en los que las padecen no derogan, como ni á las antiguas y
modernas de otras partes, á saberse bien gobernar.



CAPÍTULO CCXLII.


Pasadas estas provincias de Guatemala y de la Vera Paz y el reino de
Yucatan, que está en sus espaldas, síguense las que llamamos de Gracias
á Dios y Comayagua, y el valle de Ulancho, y Zula, y Naco, yendo hácia
el Oriente por la tierra dentro, entre las dos mares, y hácia la mar
del Sur la felicísima provincia de Nicaragua, y á la del Norte la de
Honduras y Veragua; y puesto que cuando hablábamos arriba del reino de
Mechocan, digimos que habíamos entendido en la provincia de Honduras
y Nicaragua se elogian ciertos jueces para que gobernasen tantos
meses, debia ser algun pueblo, ó por ventura nos fué aquesto no muy
averiguado. Finalmente, como ya hemos en algunas partes dicho, todas
las Indias parece haber tenido el regimiento real, muy pocas partes
sacadas, y así creo ser averiguado en todas las provincias y reinos
agora nombradas, y las de Tierra Firme desde Paria, Cumaná, Venezuela,
y Santa Marta, y Darien, y el Cenú, y la tierra dentro las provincias
de Popayan, y, sin haber duda alguna, el Nuevo Reino de Granada, que
llamaban en aquella lengua Bogotá, la última sílaba aguda. Todas estas
provincias y reinos tenian sus reyes y señores, á quien obedecian los
pueblos que por señores los reconocian, de cuya manera de gobernacion,
como fueron acabados presto, al ménos los de ambas á dos costas ó
riberas de la mar, yendo de Guatemala por el Oriente hasta Panamá y
Nombre de Dios, y tambien por no haber habido en aquellas provincias
religiosos que para predicalles aprendiesen sus lenguas, los cuales
solos son los que saben y penetran sus secretos, tener noticia no
pudimos; de algunas costumbres cuasi comunes á todos, ó al ménos á
muchos de los que de personas seglares oimos, podemos algo decir. Todas
las gentes, desde Nicaragua hasta el Darien, que eran infinitas, que
hay más de 400 leguas de tierra, andaban desnudos, cuanto á los hombres
todos los cuerpos, sus vergüenzas algunos traian metidas, los pobres
y gente comun, dentro de unos caracoles, otros en unas calabacillas,
otros atadas con unos cordelejos, sumidas todas dentro de las tripas ó
de la barriga, que cuasi cosa dello no parecia, otros en unos embudos
de oro muy bien hechos; las mujeres, desde la cinta abajo, traian unas
faldillejas de algodon hasta la media pierna y más algo, como digimos
de las mujeres que en la Española vivian: las doncellas andaban del
todo, hasta ser casadas, desnudas. Los señores en algunas partes se
vestian unas camisetas de algodon, sin mangas hechas, no muy bajas de
la rodilla. Todos ellos y ellas se adornaban las orejas de zarcillos
tan grandes como manillas, y las narices y los pechos con unas águilas
y collares como medias lunas; joyas de oro cuantas ellos podian haber
traian. Usaban traer los cabellos luengos, pero tranzados y vueltos
para las frentes, como las mujeres de Castilla, y otros ceñíanlos
por el colodrillo; poníanse tambien coronas, y guirnaldas, y unos
brazaletes y patenas de oro muy finos; poníanse en las gargantas de
las piernas y brazos muchas sartas de cuentas de huesos de pescados
y algunas de piedras, las señoras traian una pieza grande de oro, á
manera de peto, señalados en ellos sus pechos y tetas. En las guerras,
los hombres traian sobre sí todas sus más ricas joyas, venian pintados
los cuerpos y gestos de bixa, como digimos de los desta Isla, que es
color bermejo; peleaban con piedras los que iban á la delantera, y
lanzas y dardos tostadas las puntas, y macanas, y arcos, y flechas;
sonaban cornetas de caracoles grandes, y daban grandísimos alaridos
que hacian temblar las carnes á sus enemigos, y aunque en las guerras
eran valentísimos y osaban morir, pero todavía amaban y deseaban
la paz y posesion de sus casas y haciendas. Cuando los señores y
caciques se casaban, guardaban estas ceremonias: Enviaba sus capitanes
y principales hombres por mensajeros al padre de aquella que habia
elegido por esposa, rogándole de su parte que tuviese por bien de
darle su hija por mujer y compañera para cuanto durase la vida, el
cual se la llevaba luégo con gran fiesta y compañía. En otras partes
de por allí enviaban presentes algunos, de caza ó de otras comidas;
acostumbraban algunos otros que despues que el padre de la moza la
concedia, venia el que la deseaba con sus capitanes y compañía á casa
del suegro, y allí concertaban el dote que le habia de dar con ella;
luégo el esposo volvíase á su tierra, de donde por un mes entero le
enviaba un presente cada dia; pasado el mes, volvia muy acompañado á
recibilla, dentro de un apartado ó retraimiento en que se habia criado
y estado encerrada desde niña, sin ser vista, porque ninguno la veia
sino eran unos niños que la llevaban la comida; el suegro dábale lo que
por dote le habia prometido, y cada uno de sus deudos tambien le daba
sus dones segun podia: cortábanles los cabellos por las orejas en señal
de la libertad que en casarse perdia. Pero la gente comun tenía de
costumbre de servir en sus labores un año al padre de la que por mujer
queria, de la manera que Jacob sirvió á Laban por sus hijas Rachel y
Lya; cumplido el año, era ley que luégo se la entregase por pago de su
servicio. Díjose que los señores y los súbditos podian tener cuantas
mujeres con su hacienda ó trabajos sustentar pudiesen. Fuera de madre y
hermana, todos los demas deudos casarse tenian por lícito. Parian las
mujeres cuasi sin ningun dolor, y luégo que acababan de parir se iban
al rio y lavaban á sí é á lo que habian parido. Cerca de los difuntos,
sepultura y entierros, guardaban los ritos y ceremonias siguientes:
Cuando el Rey enfermaba, luégo hacian consultar los sacerdotes ó
hechiceros á sus oráculos, que no eran otra cosa sino los demonios
con quien tenian hecho su pacto y concierto, y si se le respondia
que era enfermedad por la cual habia de fenecer la vida, la mitad de
todas sus joyas y riquezas de oro echaban en el rio cuasi por ofrenda
y sacrificio al agua, que quizá veneraban, ó al dios en que, segun su
opinen, creian. Ya se dijo arriba cómo por mucha parte de las tierras y
provincias de que vamos diciendo adoraban á un solo Dios, que llamaban
Chicuna, que quiere decir principio de todo, que moraba en el cielo,
á quien ocurrian en todas sus angustias y necesidades y ofrecian sus
sacrificios; así que, puede colegirse, que aquella mitad de las joyas y
riquezas ofrecian al principio de todo, que tenian por Dios del cielo,
para que los guiase por su camino. La otra mitad de sus riquezas,
despues que espiraba, con él junto en la sepultura la ponian; hacian
grandes llantos y lamentos cuando el cuerpo metian en la sepultura,
que era, segun dicen, como un silo hueca, hecha encima de las puntas
de los cerros. Heredaba el estado y señorío el hermano y no los hijos,
y por ventura, cuando faltaba hermano, heredaban los sobrinos hijos
de las hermanas, por la incertidumbre que habia de que fuesen los
hijos propios hijos. Esta costumbre tenian las gentes moradoras de
la provincia de Panamá, que agora es puerto del Perú en la mar del
Sur. En otras provincias de la misma tierra que llevamos en la mano,
hacian en los entierros de los señores lo dicho, y añadian enterrar ó
echar con ellos en las sepulturas las mujeres y personas, sirvientes
llamadas, vivas, para que le acompañasen por el camino y sirviesen, y
no les faltase compañía en la otra vida; poníanles tambien mucha comida
y vinos de lo que beber solian. Ponian una estaca de árbol sobre la
punta del sepulcro para señal, que se hace gran árbol en breve dias.
Tornados á casa, sus parientes y amigos se cortaban los cabellos por
luto y tristeza; duraban los llantos y obsequias un mes entero, á cabo
del cual, juntos todos los principales del pueblo, alzaban por señor al
mayor hijo. En otras partes, como en la provincia del Darien, hacian
lo mismo en los entierros de sus señores, pero envolvian los cuerpos
con todas las joyas de oro en unas hamacas hechas de tela de algodon
tejida, que se ponian en el aire (como desta isla Española se dijo,
puesto que las desta Isla no eran de tela sino de hilos torcidos), y en
torno de la hamaca, donde él estaba envuelto, ponian sus armas con que
salia á las guerras, y si era hombre ó persona plebeya, poníanle los
instrumentos del oficio de que vivia. Poníanle tambien mucha comida,
y bebida y cosas de bastimentos; vueltos á casa, los vivos, hacian
grandes meneos y cantos proporcionados á los muertos, y tristes, como
acá hacemos las honras á los que se nos mueren. En aquellos cantos
refieren con lástima los esfuerzos y valentías que habia hecho en
las guerras, y buenas obras en la paz, miéntras vivia; levantaban
por señor al hijo mayor, con todo el poder, dignidad y autoridad que
el padre tenía. Estas obsequias, ó cantares lúgubres, ú honras, como
los cristianos hacemos los aniversarios, estas gentes por todo un
año diz que hacian. Otras gentes de otras provincias desta tierra de
que referimos, cuando el señor cercano á la muerte se sentia mandaba
juntar todos los suyos, para que en su presencia alzasen por señor á su
hijo; despues de muerto llorábanlo terriblemente, y envolvíanlo en sus
propias mantas de algodon, y, liándolo con ciertas cuerdas, poníanlo
en unas parrillas hechas de madera, y debajo encendian fuego manso y
suave, para que poco á poco se le consumiese todo lo que habia en él
húmedo y así quedase todo enjuto y seco; durante aqueste artificio,
cantaban sus endechas de muertos muy tristes, refiriendo las miserias
desta vida, y cuán vil cosa es el hombre pues al cabo aunque suba en
gran prosperidad, y honra, y riquezas, viene la muerte que de todo
le priva. De allí llevábanlo con los mismos cantos de tristeza y
menosprecio del mundo á meter en la sepultura, con todos los esclavos,
que allí ahogaban primero, para que fuesen á servillo; quemaban luégo
las armas suyas y todas cuantas cosas para su servicio tenía, por no
acordarse dél cuando las viesen. Comun fué aquesta costumbre de enjugar
los cuerpos de los muertos al fuego, para que se perpetuasen sin del
todo corromperse, á muchas gentes por muchas provincias de aquesta
tierra. En una provincia della hobo un gran señor llamado Pomogre, muy
nombrado los tiempos pasados, cuando los españoles entraron en ella á
los principios, lo uno por ser valeroso y esforzado de su persona, y lo
otro, y principal, porque de oro era muy rico; éste, sabiendo una vez
que un capitan llamado Vasco Nuñez de Balboa iba en su busca, salióle á
recibir con siete hijos, y, recibido con grande alegría en su pueblo y
casa, comenzóle á mostrar todo cuanto tenía. Su casa era de tan extraña
grandeza, que los cristianos admirados, queriendo medirla, hallaron
que tenía de largo 150 pasos, y de ancho más de 80; era de madera muy
bien hecha y de paja cubierta. Dentro de una sala que estaba en medio
vieron gran número de cuerpos de muertos, secos, colgados de la cumbre,
todos con las joyas y atavíos de oro que siendo vivos en las partes de
sus cuerpos traer solian; todos eran los reyes antecesores de aquel
señor Pomogre. Por manera, que como en otras partes, con bálsamo y
especies aromáticas, sin corrupcion se conservaban los cuerpos muertos,
así aquellas gentes los conservaban con aquella industria de fuego.
Dió de su voluntad este señor á los cristianos 4.000 pesos de oro,
que en aquel tiempo, ántes que el Perú se descubriese, que ha causado
ser poco cuanto oro hay en el mundo, era mucho. Y es bien decir aquí,
aunque fuera de nuestro propósito presente, lo que en presencia del
dicho señor hicieron los cristianos sobre la partija, los cuales,
sobre si luégo allí el oro se partirian, ó lo llevarian para despues
por partir, comenzaron, con palabras recias y meneos, turbados á reñir;
entendiéndolo el hijo mayor de los siete que el señor habia traido
consigo, pone los ojos en el capitan y comenzó á decirle: «Maravillado
estoy, valiente capitan, del mucho caso que de tan poca cosa haceis,
habiendo llegado á punto de os perder como si yo viera que venian
enemigos contra enemigos; si deste oro mucha gana teneis, la cual veo
que no sólo os fuerza á la destruccion destas nuestras tierras, pero
áun á la de vosotros mismos, yo os llevaré á la region de Tubanamá,
donde hartareis vuestra codicia de grandes riquezas; pero sabed que
para llegar allá habeis de pasar por tierra de fieros caribes que comen
carnes humanas, y si vuestra ventura y esfuerzo fuese tal, y trajésedes
1.000 cristianos para que pasásedes á otra gran mar mayor que este
nuestro Océano, mi padre y yo os ayudaríamos con todo lo que pudiésemos
para poner en efecto lo que deseais», etc. Todo esto escribió un
español llamado Tobilla, el cual, segun afirma, hizo diligencia para lo
saber. Contentóse muy mucho destas nuevas Vasco Nuñez y sus compañeros,
y desde allí comenzó á tratar de buscar la mar del Sur, y así fué el
primero que la descubrió el año de 1513, al principio del mes de Junio.



CAPÍTULO CCXLIII.


Tenian todas las gentes destas provincias que vamos contando muchas
maneras de bailes y cantares; costumbre muy general en todas las
Indias, como tambien la hobo en todas las naciones antiguas, gentiles y
judíos, segun arriba largamente queda explicado. Todas las veces que el
señor de la provincia ó del pueblo casaba su hija ó hijo, ó enterraba
persona que le tocaba, ó queria hacer alguna sementera, ó sacrificar,
por grande fiesta mandaba juntar los principales de su tierra, los
cuales, sentados en torno de una plaza y sino en lo más ancho de su
casa, entraban los atambores, y flautas, y otros instrumentos de que
usaban; luégo tras ellos allegábanse muchos hombres y mujeres adornados
cada uno con las mejores joyas, y si se vestian de algo, al ménos las
mujeres, con lo mejor que alcanzaban: poníanse á las gargantas de los
piés y en las muñecas de las manos sartales de muchos cascabeles,
hechos de oro y otros de hueso. Si andaban todos desnudos, pintábanse
de colorado los cuerpos y las caras, y, si alcanzaban plumas, sobre
aquellas tintas se emplumaban, de manera que lo que la justicia entre
nosotros dá por pena á las hechiceras ó alcahuetas tenian ellos por
gala: todos al son de sus instrumentos musicales cantaban unos y
respondian otros, como los nuestros suelen hacer en España. Lo que
en sus cantares pronunciaban era recontar los hechos, y riquezas, y
señoríos, y paz, y gobierno de sus pasados, la vida que tenian ántes
que viniesen los cristianos, la venida dellos, y cómo en sus tierras
violentamente entraron, cómo les toman las mujeres y los hijos despues
de roballos cuanto oro y bienes de sus padres heredaron y con sus
propios trabajos allegaron. Otros cantan la velocidad, y violencia, y
ferocidad de los caballos; otros la braveza, y crueldad de los perros,
que en un credo los desgarran y hacen pedazos, y no ménos el feroz
denuedo y esfuerzo de los cristianos, pues, siendo tan pocos, á tantas
multitudes de gentes vencen, siguen y matan: finalmente, toda materia
que á ellos es triste y amarga la encarecen allí representando sus
miserias y calamidades. En algunas partes, tras aquellos entran otros
armados, con grandes alaridos, como si rompiesen por alguna batalla, y
arrebatan las mujeres que mejores les parecian en el corro, y salidos
fuera estaban con ellas el tiempo que querian, sin ser parte los
maridos para estorballo estando presentes, aunque fuesen los propios
señores, por no quebrantar tan loable costumbre; por manera que, áun
hasta en las burlas, las armas daban para pecados no chica osadía. Esto
era imágen de las Bacchanalias feísimas que los romanos y otras gentes
hicieron, y áun que quizá hoy hacen algunas, como arriba digimos;
aunque estos destas naciones con mucha ventaja no fueron tan feos y
deshonestos como aquellos, como arriba bien claro parece. Cansados de
bailar, y cantar, y de referir y llorar sus duelos, sentábanse á comer
en el suelo donde tenian aparejadas sus pobres comidas, por mucho que
las quisiesen hacer espléndidas, porque todo cuanto los indios quieran
juntar, es todo laceria comparado á nuestros excesivos y desaforados
banquetes; eran gallinas, ó venados, ó conejos, ó pescados de mar ó
de rios, segun de la una parte ó de la otra están más cerca, y éstos
asados ó cocidos, y no haciendo dellos tan esquisitos y superfluos
manjares como nosotros hacemos. Y si la comida duraba dos y tres
horas nunca ni una sola vez bebian, sino, despues de hartos, venia la
bebida, la cual era vino hecho de mahíz que para emborrachar tiene
harta fuerza; ésta era traida en vaso de oro, quien lo tenía, y tambien
de ciertas calabazas muy más hermosas y útiles que las nuestras, que
los desta isla Española llamaban hibueras, y los de la Nueva España
xicaras: bebian hasta no poder más ó que se acababa el vino aparejado
y se vaciaban las vasijas. Dicen que se bebian unos á otros, como
nuestros flamencos, y áun nuestros españoles que fácilmente toman las
costumbres ajenas, no tienen mucho empacho de hacerlo, porque cuando
afeáremos los defectos destas gentes escupamos al cielo. En aquellas
bebeduras ó borracheras, despues de bien cargados, consultaban y
determinaba la justicia ó el aparato de las guerras, y las otras
cosas graves que se debian hacer, si es verdad lo que un español,
que arriba dije llamarse Tobilla, de la gente destas provincias por
escrito refiere; y, porque desto hace muchos ascos, acordémonos que los
alemanes y otras naciones que arriba nombramos, despues de muy llenos
de vino, hacian lo mismo. En toda la tierra y en sus provincias, que en
el precedente capítulo y en este corremos, ó en la mayor parte della,
el sobredicho ni otro alguno dijo de las gentes que en ella vivian que
tuviesen alguno de los tres defectos que de otras se afirman, conviene
á saber, comer carne humana, ni sacrificar hombres, ni el pecado de
sodomía; solamente dice Tobilla, que ciertos españoles hallaron en
cierto rincon de una de las dichas provincias tres hombres vestidos
en hábitos de mujeres, á los cuales por sólo aquello juzgaron ser de
aquel pecado corrompidos, y no por más probanza los echaron luégo á
los perros que llevaban, que los despedazaron y comieron vivos, como
si fueran sus jueces. Pues bien pudo ser que aquellos no sirviesen
de aquello, sino, por no ser para mujeres, fuese costumbre usada
entre aquellas gentes que tomasen vestidos femíneos, para dar noticia
de su defecto, pues se habian de ocupar en hacer las haciendas y
ejercicios de mujeres, como algunas naciones hicieron; segun arriba
dejamos dicho; y podemos estar ciertos que si hobiese más nueva de ser
maculadas más gentes de aquesta tierra de aquel vicio y defectos, que
nunca lo callaran los españoles ni lo dejara de escribir Tobilla.



CAPÍTULO CCXLIV.


Dejemos ya la tierra y provincias que habia desde que dimos fin á la
relacion de las costumbres de las gentes que habitaban en el reino de
Guatemala, y de la Vera Paz, y las comarcanas hasta el Darien, las
cuales poco más ó poco ménos entre sí diferian, y tomemos la costa
de Paria y lo que se sigue por ella hasta que tornemos á juntarnos
con el mismo Darien, ó con las provincias cercanas dél, las cuales
todas no mucho en las costumbres difirieron; de donde podemos argüir
las que las demas por la tierra dentro tener pueden. Puesto que como
haya tan infinitas gentes y diversas lenguas y diversas regiones,
y debajo de aspectos diversos y constelaciones ó influencias que
inclinan los hombres á obrar bien ó mal, aunque no fuerzan ni son
causa eficaz de las elecciones, quedando siempre la libertad del
libre albedrío exenta, necesario es que haya diversas costumbres; las
de Paria, pues, y Cumaná, y Chiribichi, y por allí abajo, á lo que
tenemos entendido, tenian las siguientes: Cuanto á la gobernacion,
ésta era de uno como de las otras partes habemos dicho, porque en
cada pueblo gobernaba un señor, y quizá en cada provincia principal
señor uno era; la manera de gobierno en particular ni las leyes con
que se regian, aunque algun tiempo estuve en aquella tierra, no lo
procuré aunque pudiera. Todos andaban desnudos, metidas solamente sus
vergüenzas en unas calabacitas, ó encogidas dentro de las barrigas,
por las atar con ciertos hilos como de otros se dijo. Las mujeres
tambien cubiertas con las medias faldillas de algodon, de que ya
tratamos arriba; cortábanse los cabellos hasta el medio de las orejas,
y por hermosura se horadaban las orejas y las narices, donde ponian
ciertas piezas de oro, ó hechas de las ostias de las perlas, que más
que el oro las precian. En las guerras, de todo cuanto tienen de oro
(aunque por aquí hasta más abajo poseen poco) se atavian; son en ellas
diligentísimos y agilísimos, peleaban con arcos y flechas con yerba
mortífera, y en acertar los tiros son certísimos. Desque llegan los
muchachos á diez ó doce años, traen todo el dia, si no es cuando beben
ó comen, en la boca dos bocados del tamaño de una nuez de las hojas
de un árbol que llamaban hay, como de arrayan, uno en el uno y otro
en el otro carrillo, las cuales, cierto, son las hojas que en el Perú
llaman coca, que en tanto precio segun es notorio las estiman. Estas
hojas les fortifican los dientes y muelas de tal manera, que nunca en
toda su vida se les pudren ni sienten dolor en ellas, pero páranles
toda la dentadura como una azabaja muy negra. Por injuria llaman á
los españoles muchachos y mujeres, por verlos que se precian tener
blancos los dientes, lo mismo nos atribuyen por tacha que traemos las
barbas crecidas, llamándonos bestias fieras. Tienen sus heredades
de aquellos árboles por mucha órden puestos, como ponemos nuestros
olivos, los cuales curan y cultivan con suma diligencia, y todos de
regadío; cercaba cada uno su heredad de aquellos árboles, con su
valladar, solamente dejando tanto abierto, para puerta, cuanto hilo de
algodon puede tener un hombre ceñido. Tenian por gran sacrilegio, si
alguno entrase y pisase la heredad de su vecino, teniendo por cierto
que como violador de cosa sagrada habia de perecer presto. Para que
destas hojas puedan gozar las gentes de la tierra dentro, que no las
tienen, hácenlas polvos, y, porque duren sin corromperse mucho tiempo,
hacen cierta cal de ciertos caracoles y almejas que se crian en una
sierra, la cual con el polvo de las hojas mezclan; esta cal, poniéndola
en los bezos, alguno que nunca se la haya puesto, se los para tan
duros como suelen tener las manos de callos los que cavan con azadas
continalmente, pero los que lo acostumbran no sienten aquella dureza;
estos polvos mezclados desta manera guardan en ciertas cestillas
de cañas ó carrizos muy bien hechas, para los mercaderes que á sus
mercados con oro ó joyas de oro hechas, y con mahíz, su trigo, y con
esclavos, á comprallos y conmutallos, para sanidad, conservacion y
perpetuidad de sus dientes, vienen. Tienen de noche sus velas de trecho
en trecho, los cuales, como pregoneros, dan voces y responden los más
propincuos con diligencia, porque se entienda que no se han dormido;
preguntados que por qué ponen en se velar tanta solicitud, dicen que
porque no los hallen sus enemigos desapercibidos. El tiempo que más
calor hace (puesto que allí hace poco siempre, ántes hace lo más del
tiempo fresco), lávanse ántes, y cuando más templado despues del sol
salido, cada dia. Untanse tambien muchas veces por gentileza con cierto
ungüento (por ventura es lo que en la Española se llamaba bixa), y
sobre ella ponen muchas plumas de aves como en nuestra España, como
ya digimos, se hace por justicia á las alcahuetas. Entre ellos, aquel
se tiene por más poderoso y más noble y caballero que más canoas ó
barcas alcanza, y más parientes ó deudos tiene, y que mayores hazañas
sus pasados hicieron. Cuando alguno injuria ó hace algun daño á otro,
siempre trabaja de se satisfacer de su enemigo. Presumen mucho de sus
arcos y flechas por la yerba ponzoñosa que para ellas tienen, la cual
se conficiona y compone de aguijones de avispas, y de cabezas de cierta
hormigas, y de ciertas manzanillas, y de zumos de yerbas, y de leche
de cierto árbol, y de otras cosas mortíferas; y no todos saben hacer
ni hacen la dicha yerba sino solas unas mujeres viejas, las cuales
á ciertos tiempos encierran, forzadas y aunque les pese, que nadie
trate con ellas, y dánles todos los materiales de ponzoñas de que se
compone la yerba. En dos dias hacen y cuecen su mortífero ungüento, y
hecho abren la puerta de la casa los de fuera, y si hallan las viejas
sanas, que no estén cuasi muertas, castíganlas dándolas pena, porque no
hallar las viejas cuasi muertas no tienen la yerba por buena, porque
de sólo el olor que las que la hacen reciben, para ser bueno, han de
quedar cerca de muertas, y por tanto aquélla la echan por ahí como cosa
sin provecho. Cualquiera que es herido della, muere cuasi rabiando
cuando comienza á obrar; miéntras no beben (porque causa gran sed),
está como suspensa su virtud algun tiempo, y áun acaece veinticuatro
horas, en bebiendo, luégo el herido rabia: nuestros españoles ningun
remedio saben ni tienen, los indios sí. Nuestros religiosos que allí
conversaron algunos años, vieron muchos indios della heridos, porque
riñen entre sí muchas veces, pero ninguno della vieron muerto sino
una mujer que no quiso sufrir la cura porque debe ser quizá penosa;
los demas acuden luégo al remedio, y por eso ninguno muere. Mucho han
trabajado los españoles por saber de los indios la contrayerba, pero
nunca lo han podido sacar dellos. Los heridos de la yerba, puesto
que no mueran, viven la vida despues muy trabajosa, porque se han de
guardar de muchas cosas de ántes agradables; lo primero han de ser
continentes al ménos por dos años, del vino toda la vida, y de comer
demasiado sino solamente lo necesario, y de los trabajos, porque si
no se abstienen de lo dicho mueren presto. Cuando navegan, va uno en
la proa de sus barcos, que llaman en aquella lengua pyragua, la media
sílaba luenga, que deja de andar y vuela, el cual va cantando, y al
son de su voz todos los remadores, sin discrepar un punto, reman.
Las mujeres miéntras son mozas y jóvenes, son y viven bien honestas,
despues que son mayores no tienen tanta constancia. Las mujeres, así
como los hombres, corren, y saltan, y nadan, y hacen cualquiera cosa
de ligereza, y van con los hombres á las guerras; paren los hijos sin
dolor, facilísimamente, ni se regalan ni echan en cama, ni curan de
alguna delicadeza; á las criaturas que paren ponen dos almohadillas,
una en la frente y otra al colodrillo, para hacer levantadas las cabeza
y anchas las frentes. Las doncellas, de que son ya casaderas, tiénenlas
dos años encerradas los padres, que ninguno las ve, y por esta guarda
tan estrecha muchos desean tenerlas por mujeres; los señores tienen
cuantas mujeres quieren, pero los populares con una sola son contentos.
Tienen el adulterio por cosa fea, y así despues de casadas se guardan
de cometello, y cuando algun yerro dello acaece, no castigan la mujer
sino al adúltero dan la pena, y es de muerte segun creo; puédese,
empero, repudiar la mujer por aquéllo. Para las bodas destas doncellas
todos los vecinos se convidan, y las mujeres convidadas traen consigo
de sus manjares y vinos cuantos pueden traer á cuestas. Los hombres
traen haces de cañas y de yerba para sobre palos hacer la casa de la
nueva novia, segun su manera; hecha la casa, el novio y la novia,
segun la facultad que tienen, se adornan y atavian con sus joyas de
oro y de piedras de diversos colores, hechas de huesos de pescados y
de piedras que ellos estiman por cosa muy rica y buena, de las cuales
si carecen los vecinos se las prestan. Entónces la nueva novia está
sentada apartada entre las doncellas, y el novio entre los hombres
mozos y viejos; cercan la novia cantando las doncellas, y al novio los
mancebos; viene un barbero, ó que tiene tal oficio, y corta al esposo
los cabellos por las orejas, y á la novia, una mujer, solamente los
de la frente junto á las cejas; el cabello del colodrillo dejánselo:
venida la noche, toma la esposa al esposo por la mano, y de allí que
se vayan juntos se les dá licencia. Todos los hombres acostumbran á
comer juntos, y las mujeres nunca con ellos. Son muy amadoras las
mujeres de la gobernacion de sus casas, y ejercítanla con diligencia;
los hombres en cazar, y en pescar, y en bailes, son sus ejercicios, y
en las guerras. Aman en extremo grado los cantos y bailes, y esto es
comunísimo en todas las Indias, y lo fué por todo el mundo entre los
antiguos gentiles; la costumbre destos era, que cuando cuasi amanecia y
queria anochecer, lo que llamamos en España entre lubrican ó entre dos
luces, comenzaban con diversos instrumentos, en especial unos atabales
que hacian de un madero, haciéndolo hueco y con ciertos agujeros, y con
cantos y saltos, al son de las voces y atabales comiendo y bebiendo,
por ocho dias enteros no paraba la fiesta. En ella, cada uno se ponia
y sacaba todas sus joyas y haberes á cuestas: unos, zarcillos de oro
en las orejas; otros, con patenas de oro en los pechos; y otros,
coronas dello en las cabezas; otros, con cascabeles hechos de hueso,
y con caracoles y almejas que suenan como cascabeles, puestas sobre
las pantorrillas y á los pescuezos, y sobre todo pintados de colores
diversos los cuerpos: y aquel se tiene por más hermoso y digno de que
en más que á los otros lo tengan que á nosotros pareceria más feo.
Andaban todos cantando, á la redonda yendo y viniendo, las manos de
los unos con las de los otros juntas, dando mil saltos y haciendo
mil gestos; decian nuestros frailes haberles visto en estos bailes
y juegos gastar seis horas sin descansar ni tomar resuello. Cuando
eran amonestados por el pregonero, ó que tenía oficio de aquello,
que viniesen los más cercanos á hacer fiesta á la casa ó plaza del
señor, los criados de su casa desherbaban y limpiaban el camino que no
hobiese áun paja, ni piedra, ni trompezadero alguno; los que de más
léjos venian de los lugares comarcanos, ántes que llegasen á casa del
señor, en un llano, se aparejaban como en son de guerra, é iban paso
á paso tirando flechas, bailando y cantando bajo, y desque llegaban
cerca levantaban la voz, y decian repitiendo muchas veces: «Hermoso
dia hace, hermoso dia hace, hace hermoso dia». El principal de cada
lugarejo guiaba y regulaba los suyos, bailando, y saltando, y cantando
todos juntos, con tanto compas y órden, que las voces, y saltos, y
meneos de todos no parecian sino voz, y saltos, y movimientos de sólo
uno. De cada compañía iba uno delante, vueltas las espaldas, hasta la
puerta de la casa del señor, entrando en la casa, no cantando, uno
fingia que cazaba, otro que pescaba, los demas modestamente saltando; y
así entrados, usando del arte oratoria como si la hobieran estudiado,
alababan al rey ó señor y á sus progenitores y sus hazañas con
diversos gestos y ademanes. Esto hecho, siéntanse todos en el suelo
callando; vienen luégo las comidas, y comen hasta hartarse y beben
hasta embeodarse, y el que más bebe y se destempla es de todos por más
valiente y valeroso estimado. Las mujeres guardan en el beber y comer
aquellos dias gran templanza, por socorrer á sus maridos en aquellas
borracheras, y así por ley á cada mujer es mandado que en aquellos
trabajos bacanales, como tutora, de su marido tenga cuidado; en los
cuales las mujeres son las sirvientas y coperas desta manera, que al
primero dan las mujeres á beber, y aquél levántase y dá á beber al más
cercano, y el otro al otro, y así los demas hasta el cabo. Despues de
muy borrachos todo su negocio es reñir y tomar sus arcos y flechas con
yerba ó sin yerba, como las hallan, y allí se acuchillan y descalabran;
despues de gastado ó apaciguado el calor y virtud del vino, que se
pueden levantar y tornar á sus casas, tornan á cantar otros cantos de
tristeza, y las mujeres muy más tristes debe ser por las borracheras
pasadas. Estiman no ser hombre el que en el beber se templase, porque
les parece que no puede saber las cosas venideras el que no cayere de
borracho.



CAPÍTULO CCXLV.


Tenian ó habia entre estas gentes unos sacerdotes que llamaban en su
lengua Piachas, muy expertos en el arte mágica, tanto que se revestia
en ellos el diablo y hablaba por boca dellos muchas falsedades, con
que los tenía captivos, en su servicio bien asentados y descuidados;
á estos Piachas tienen por cosa santa, y en gran reverencia y
estimacion. Escogen de los muchachos de 10 y 12 años, los que, por
conjeturas que tienen, les parece que son por naturaleza inclinados
y dispuestos para ser instruidos en el arte mágica, de la manera que
nosotros conjeturamos por señales algunas ser nuestros muchachos
hábiles, más que otros, para que estudien gramática y otras ciencias;
estos escogidos, envíanlos á ciertos lugares apartados en los montes
solitarios, donde viven de aquellos Piachas muy viejos maestros de
aquella arte, debajo de cuya regla y disciplina, como en escuela,
están dos años en grandísima severidad y aspereza de vida. No comen
cosa que tenga sangre ó la crie, con solas yerbas y bebiendo agua los
crian; de todo pensamiento carnal, cuanto más de obra, se abstienen;
nunca, en aquellos dos años, padre, ni madre, ni pariente, ni amigo
los ve. De dia no ven á sus maestros, sino de noche van los maestros
á ellos, y entónces les dictan y enseñan ciertos cantos y palabras
con que despiertan, ó incitan, ó provocan, ó llaman los demonios,
juntamente con las ceremonias y arte de curar los enfermos; pasados
los dos años, vuélvense á sus casas con cierto testimonio de los
Piachas, sus maestros, de que ya traen suficiente sciencia del arte
que han aprendido, como entre nosotros el que sale de los estudios
y Universidades, con el arte de medicina ó de otra facultad, trae
su título; los parientes, ó vecinos, ó amigos no llaman en sus
enfermedades á los suyos para que los curen sino á los ajenos. Y segun
la variedad de las enfermedades usaban diversos modos, para los curar,
de supersticiones, y, por consiguiente, así era diversa la paga que
hacian á estos hechiceros ó médicos. Si el dolor es liviano, tomaban
los médicos ciertas yerbas en la boca y ponen los labios en el lugar
del dolor, y de allí chupan con fuerza hácia sí, y dan á entender
que atraen ó sacan el mal humor; salen luégo de casa con ambos á dos
carrillos como llenos del mal humor, y escúpenlo fuera y maldícenlo
muchas veces, y afirman que luégo el enfermo será sano, porque con
aquel chupar fué de las venas el mal desarraigado. Pero si el mal es
recio, como de calenturas grandes ó de otra enfermedad grave, de otra
manera lo curan: Va el Piacha y visita el enfermo, lleva en la mano un
palillo de cierto árbol, que el conoce aprovechar para causar vómito,
y échalo en una escudilla ó vaso de agua que se empape, y siéntase
cabe el enfermo, afirmando que el demonio tiene en el cuerpo, al cual
luégo todos creen y ruéganle todos los deudos, que pues así es que le
ponga remedio; él lame y chupa todo el cuerpo del enfermo diciendo
ciertas palabras entre dientes, con lo cual dice que atrae de los
tuétanos el demonio que está dentro, toma luégo el palillo que está
empapado en agua y con él se refriega luégo los paladares hasta el
gallillo, y de allí lo mete al garguero y se provoca á vómito, y echa
de sí cuanto ha comido. Dá grandes sospiros, ya tiene temblores, ya
se hace estremecer con voces, ya dá grandes gemidos como si fuese un
toro que lo agarrochasen con muchos tiros; córrenle del pecho gotas de
sudor por dos horas, de la manera que corren por las canales las gotas
de agua lluvia, con otros tormentos que allí por esta causa padece.
Preguntándole nuestros religiosos que por qué se causaba tanto dolor y
angustia en aquella medicina, respondia que todo aquello era menester
para sacar el demonio de los meollos de los huesos del enfermo, con
aquellas palabras que constriñen los demonios, y con aquel chupar y
trabajos que allí padecia. Despues que el Piacha de este modo era
macerado y afligido revesaba cierta cantidad de flema espesa, y en
medio de ella una cosa redonda muy negra, y estando el Piacha medio
muerto, á una parte, apartaban de la flema aquello negro y salian fuera
de casa dando voces, y lanzábanlo cuanto podian léjos, reiterando
estas palabras muchas veces: Maytonoroquian, Maytonoroquian, que
quiere decir, «el demonio arriedro vaya de nosotros, arriedro vaya de
nosotros»; todas estas cosas concluidas, tenía por cierto el enfermo
y todos familiares y deudos que habia de sanar del todo muy presto;
pedia el médico por sus trabajos y medicinas el premio, y dábanle de
muy buena voluntad la paga en mahíz, que es su trigo, y otras cosas de
mantenimiento; dábanle tambien joyas de oro, los que las tenian, para
las orejas ó narices ó para los pechos, que llamaban caricuries en una
lengua de las de por aquella tierra. Nuestros religiosos afirmaban
que nunca vieron persona que aquellos curasen de la dicha manera que
muriese; y ésto no es maravilla, que por divina permision aquéllos
sanasen por arte y diabólica industria, y así diesen al demonio más
crédito y permaneciesen en su ceguedad, porque segun la justicia
divina ser alumbrados y salir de su error no merecian: desto hartos
ejemplos en otras muchas naciones gentiles antiguas dejamos arriba
dichos. Ya tambien queda en algunos capítulos referido, como todas las
naciones del mundo antiguas, ántes de la predicacion evangélica, fueron
corruptas, así como de la idolatría tambien de querer saber las cosas
futuras, para lo cual tenian sus oráculos, donde iban con sus dudas y
preguntas, y los demonios se las soltaban y les respondian, y para
los tener más por suyos, tenian grandes industrias cognosciendo las
causas naturales y los efectos que necesariamente por natural discurso
procedian, y otras veces acaso, permitiéndolo Dios, acertaban en lo
que les decian; por la misma manera, estas gentes míseras, por tantos
tiempos dejadas entrar por sus errados caminos, como de todas las del
mundo en la Escritura Santa se escribe, tuvieron el mismo error comun
á todos los hombres, miéntras sin lumbre de fe de Cristo vivieron.
Estos, pues, tenian por oráculo á los dichos Piachas hechiceros, los
cuales, sin duda, debian tener hecho pacto con los demonios, y aquello
debian aprender en los dos años que conversaban en aquellas escuelas
y debajo de la doctrina de aquellos maestros; á éstos consultaban, y
con sus dudas y preguntas iban á ellos de los tiempos ó temporales
malos ó buenos, de las lluvias, de las secas, de las enfermedades y
sanidad, de la paz, de la guerra, de los caminos que querian hacer, del
suceso de las cosas, de la venida de los cristianos, que tenian por
más que mortífera pestilencia; á todo lo cual, y de otras cualesquiera
cosas dudosas y futuras, segun que Dios les permitia, respondian por
órden como los preguntantes querian. Ejemplo desto vieron nuestros
religiosos, que como estaban solos, sin cristiano alguno otro en
aquella provincia y pueblo de Chiribichi, que llamaron Santa Fé (donde
yo tambien estuve algun dia), deseaban que viniese algun navío;
sintiéndoselo los indios, dijeron que para tal dia vendria un navío y
tantos marineros y hombres dentro, y los vestidos que traian, y otras
cosas particulares, y así acaeció sin errar en cosa de como lo habian
dicho. Otra cosa denunciaron para creer más difícil: tres meses ántes
que acaezcan los eclipses de la luna, cuando han de suceder, lo dicen,
y tiénenlo por mal agüero, y siempre temen que les ha de venir algun
infortunio y alguna gran miseria ó pérdida; en todo aquel tiempo andan
tristísimos, y con grandes ayunos y tristes cantos y sones la tristeza
significan: las mujeres mayormente lloran, las doncellas que son en
edad de se casar se sacan sangre, rompiendo las venas de los morcillos
de los brazos y piernas con una espina. Toda la comida ó bebida que
hallan hecha al tiempo del eclipse, en la mar ó en el raudal de los
rios lo echan; abstiénense de cualquiera que sabrosa ó deleitable sea,
en tanto que la luna su trabajo padece. Tornando la luna á cobrar su
luz, son extraños los saltos, los juegos, los cantos y regocijos que
hacen de alegría. Hácenles los Piachas entender que el sol, estando
muy enojado, airadamente dió á la luna una gran herida, y que la sana
cuando torna en su ser, aplacada su ira. Cuando por mandado del Rey ó
Señor que tienen, ó ruego de algun amigo, quieren llamar los demonios
que vengan para preguntalles alguna duda ó para otro efecto, de la
misma manera que arriba declaramos que en el oráculo de Apolo en la
doncella Pithia el demonio se le revestia, en el Piacha lo mismo se
le reviste; efectúase de esta manera: Entra de noche el Piacha en un
rincon de una casa muy oscuro, apagadas todas las lumbres, y mete
consigo algunos mancebos valientes, y á la hora de las diez siéntase
en un bajo asiento, los mancebos estando en pié siempre; comienza
con palabras, dellas inteligibles y otras confusas, á clamar, tañen
ciertas cosas que suenan como si tocasen campanillas, y con sonido
triste, cuasi como llorando, con estas palabras al maligno espíritu
diciendo: «prororuré, prororuré», la última luenga, repitiéndolas
muchas veces, y son palabras como de ruego. Si el demonio tardaba en
venir, más ásperamente se angustia y aflige, y si todavía no viene,
produce las palabras ó versos que aprendió de los maestros cuando
estuvo en aquella escuela, y enojado amenaza al demonio con el rostro
tuerto, mandando y forzándole que venga. Cuando sienten que aquel
honrado huésped viene, tañen todos los instrumentos que tienen y hacen
cuantos estruendos pueden, y el demonio acomete al Piacha, como si un
hombre muy feroz á un niño acometiese; dá con él en el suelo, donde
padece grandes tormentos, acude luégo el más esforzado mozo de los que
para estar presentes fueron admitidos, y él ó aquel por cuyo mando ó
ruego el triste del mago Piacha se puso en tanta pena, propone las
dudas y preguntas de lo que desean saber. El espíritu inmundo responde
á cada cosa por la boca de aquel que tantos dolores padece. Pregunta
el mozo tambien qué premio será justo que al Piacha por aquella buena
obra se le dé, mahíz, su trigo, comida ó bebida, oro ó joyas, y segun
lo que el demonio manda así de su trabajo es satisfecho. Y porque lo
que se ha dicho por ejemplo cierto parezca y se crea, quiero de nuevo
referir la obra siguiente, puesto que arriba queda ya referida: El
principal religioso que, con celo de dilatar la fe católica y traer
aquellas gentes á su Criador Jesucristo, pasó á aquella provincia,
fué un santo varon llamado fray Pedro de Córdoba, dotado de toda
prudencia, doctrina, gracia de predicar señalada, y de otras muchas
virtudes que en su persona resplandecieron, y éste fué el que primero
trujo y fundó la Orden de Santo Domingo en estas Indias y la sustentó
en gran rigor de religion, tornándola con verdad al estado primitivo;
este siervo de Dios, estando en el valle de Chiribichi, donde habia
edificado con grandes trabajos y penitencias suyos y de los buenos
religiosos que allí pasó consigo, queriendo probar y examinar si era
verdad lo que de aquellos oráculos y Piachas se decia (porque, segun
se certificó por los religiosos, en obra de tres meses, divinalmente
más que por su industria, supo y penetró la lengua, que por allí no
es poco difícil), puso ciertos muchachos, que tenian en el convento
enseñándoles la divina doctrina, por espías, para que cuando el Piacha
estuviese en aquella obra lo llamasen. Llamáronlo cuando ya tenía el
diablo en el cuerpo el Pythio ó Piacha. El siervo de Dios, armado
primero de fe viva, toma otro religioso por compañero, y púsose una
estola al cuello, en la mano derecha un vaso de agua bendita con
su hisopo, y en la izquierda la cruz de Cristo. Entrado en la casa
oscura, manda á los indios que traigan luégo lumbre ó enciendan los
tizones que estaban amortiguados, porque siempre tienen fuego, y
comienza por estas palabras: «Si eres demonio al que á este hombre
atormentas, por la virtud de esta señal de la cruz de Jesucristo, la
cual tú bien conoces y has experimentado muchas veces, te conjuro que
de aquí no te vayas sin mi licencia, hasta que primero me respondas
á lo que te preguntare». Preguntóle muchas cosas en latin y otras
en romance castellano, y tambien creo que en la misma lengua de los
indios; el demonio le respondió á cada cosa de las que le preguntó en
la lengua del mismo Piacha. Entre otras le mandó que le dijese dónde
llevaba las ánimas de aquellos de Chiribichi; primero mintiendo, que
es su costumbre, dijo que á ciertos lugares amenos y deleitosos.
Mientes, enemigo de la naturaleza humana, dijo el santo; finalmente,
constreñido con la virtud de la cruz, confesó la verdad diciendo:
«Llévolos á los fuegos eternos, adonde con nosotros padezcan las penas
de sus abominables pecados». Mandó el santo á los indios que estaban
presentes que por toda la tierra lo publicasen, lo cual hecho, mandóle
diciendo: «Sal de este hombre, espíritu inmundo», la cual palabra
dicha, se levantó el Piacha como asombrado y ajeno de sí mismo, y así
estuvo algunos dias ó tiempo, no pudiendo sino con dificultad tenerse
sobre los piés; despues de tornado en sí, acordándose de lo que habia
padecido, maldecia al demonio y daba grandes quejas dél porque tanto
tiempo le habia el cuerpo atormentado. Todo esto es verdad, y el
compañero que llevó el santo varon lo testificó, porque él, segun era
varon perfecto y de gran prudencia, humildad y autoridad, ni hombre
se lo preguntó, ni él creo que á hombre lo dijo. Todas las cosas que
se han en estos dos capítulos referido, de la gente de Cumaná y de
Chiribichi, refiere á la letra Pedro Mártir en la octava Década, 8.º y
9.º capítulos.



CAPÍTULO CCXLVI.


Y porque tambien Pedro Mártir, en su sétima Década, capítulo 4.º,
refiere una maldad y testimonio que le dijeron los que infamar por mil
vías estas gentes pretenden, que áun que tengan pecados y miserias del
ánima, como infieles, no por eso permite la caridad que de lo que no
tienen ó no cometen les condenemos, y en lo que es razon no dejemos
de volver por ellos, mostrando que si algunos daños nos hacen no los
hacen sin justicia y sin causa, supuesto los que de nosotros reciben,
y en algunos casos, como en matar frailes, su ignorancia: Cuenta Pedro
Mártir, que ciertos de los muchachos que habian criado los religiosos
en su monasterio, en el mismo valle de Chiribichi, juntaron gentes de
las vecinas, y, como desagradecidos, destruido el monasterio, mataron
los frailes. Destruido fué el monasterio y muertos dos frailes que
habia en él, y si hubiera ciento yo no dudo sino que los mataran, pero
es gran maldad echar la culpa á los que los religiosos habian criado,
puesto que puede haber sido que algunos de los que con los religiosos
habian conversado y venian á la doctrina, en la muerte dellos se
hobiesen hallado; quien tuvo la culpa y fueron reos de aquel desastre,
por lo que aquí diré con verdad, quedará bien claro. Háse aquí de
suponer, que los indios de aquella costa ó ribera de la mar tenian muy
bien entendido que uno de los achaques, que los españoles tomaban para
saltear y captivar las gentes de por allí, era si comian carne humana,
y desta fama estaba toda aquella tierra bien certificada, y asombrada,
y escandalizada. Salió un pecador llamado Alonso de Hojeda, cuya
costumbre, y pensamientos, y deseos eran saltear y tomar indios para
vender por esclavos (no era este Alonso de Hojeda el antiguo que en
esta isla Española y en estas Indias fué muy nombrado, sino un mancebo
que áun que no bebiera nascido no perdiera el mundo nada); éste digo
que salió de la isleta de Cubagua, donde se solian pescar las perlas,
con una ó con dos carabelas y ciertos cofrades de aquella profesion,
él por capitan, para hacer algun salto de los que acostumbraban, y
llegó á Chiribichi, que dista de la dicha isleta 10 leguas, y váse al
monasterio de nuestros religiosos, y allí los religiosos le recibieron,
como solian á los demas, dándoles colacion y quizá de comer ó de cenar.
Hizo llamar el Alonso de Hojeda al señor del pueblo, cacique llamado
Maraguay, y quizá por medio de los religiosos que enviarian algun indio
de sus domésticos que lo llamase, porque el monasterio estaba de una
parte de un arroyo y el pueblo de la otra, que con una piedra echada no
con mucha fuerza llegaban allá. Venido el cacique Maraguay, apartóse
con él y un escribano que llevaba consigo, y otro que iba por Veedor,
y quizá más, y pidió prestadas unas escribanías y un pliego de papel
al religioso que tenía cargo de la casa, el cual, no sabiendo para
qué, se lo dió con toda simplicidad y caridad. Estando así apartados,
comienza á hacer informacion y preguntar á Maraguay si habia caribes
por aquella tierra, que son comedores de carne humana; como el cacique
oyó aquellas palabras, sabiendo y teniendo ya larga experiencia del
fin que pretendian los españoles, comenzóse á alterar y alborotar
diciendo con enojo: «No hay caribes por aquí, no», y váse desta manera
escandalizado á su casa. El Hojeda despídese de los religiosos (que por
ventura no supieron de las preguntas hechas á Maraguay nada, ó quizá
lo supieron), y váse á embarcar; partido de aquel puerto, desembarca
cuatro leguas de allí en otro pueblo de indios, llamado Maracapana,
la penúltima luenga, cuyo señor era harto entendido y esforzado, el
cual, con toda su gente, reciben á Hojeda y á sus compañeros como á
ángeles. Finge Hojeda que viene á rescatar, que quiere decir conmutar
ó comprar mahíz ó trigo y otras cosas, por otras que él llevaba, con
las gentes de la sierra tres leguas de allí, que se llamaban Tagáres,
la sílaba de en medio luenga. Otro dia pártese Hojeda con los suyos
la sierra arriba de los Tagáres; rescíbenlos, como solian á todos los
españoles, como á hermanos. Trata de compralles ó conmutalles cincuenta
cargas de mahíz de indios cargados, y pide que se las lleven cincuenta
indios á la mar, y promete de allá pagalles su mahíz y el corretaje;
fíanse dél y de su palabra, como, sin les quedar duda de lo que les
prometian los españoles, acostumbraban. Llegados á la mar, viérnes
temprano, en el pueblo de los indios donde habian desembarcado, echan
los cincuenta Tagáres las cargas en el suelo y tiéndense todos como
cansados, segun en las tierras calientes suelen hacer; estando así en
el suelo echados los indios, los españoles que los traian y los que en
las dos carabelas habian quedado, y que allí para esto los esperaban,
cercan los indios descuidados y que esperaban del mahíz y de la traida
su paga, echan manos á las espadas y amonéstanles que estén quedos para
que los aten, sino que les darán de estocadas; los indios levántanse,
y queriendo huir (porque tanto estimaban como la muerte llevarlos los
españoles por esclavos) mataron á cuhilladas ciertos dellos, y creo que
tomaron á vida, y ataron, y metieron en las carabelas treinta y siete,
pocos más y no creo que ménos, si no me he olvidado. Por los heridos
que se escaparon, y por mensajeros que el señor de aquel pueblo, que
llamaban los españoles Gil Gonzalez, luégo envió, súpolo Maraguay el
cacique de Chiribichi donde residian los frailes, y por toda la tierra
fué luégo aquella obra tan nefaria publicada, con grandísimo alboroto
y escándalo de toda la provincia y de las circunstantes, que, por
tener como por prendas rehenes y fiadores á los religiosos, estaban
todas de semejantes obras descuidadas. Pues como Maraguay vido que
los frailes dieron el papel y escribanía para inquirir si por aquella
tierra habia caribes, que era el título que los españoles tomaban
para captivar y hacer las gentes libres esclavos, y que los frailes
asimismo rescibieron á Hojeda y á sus compañeros con alegría, y los
convidaron y los despidieron como á hermanos, y luégo cuatro leguas de
allí, en el pueblo de su vecino y quizá pariente Gil Gonzalez, cometió
aquella traicion y maldad tan grande, y á los Tagáres con tan indigna
cautela, viniendo con tanta simplicidad y seguridad confiándose, haber
hecho tan irreparable daño, y el mismo cacique Gil Gonzalez afrentado
de que se le hobiese violado la seguridad y comedimiento natural, que
se debia del hospedaje á su tierra, pueblo y casa, recibiendo á los
españoles como amigos, y viniendo los Tagáres seguros y en confianza,
como á tierra y pueblo de señor que no habia de consentir que se
les hiciese injuria ni recibiesen agravio; estas consideraciones
así representándoseles, y concluyendo que los religiosos que habian
recibido y tenian en su tierra les eran contrarios, y allí no debian
estar sino por espías de los españoles para cuando lugar tuviesen
captivarlos y matarlos, como parecia por lo que habia entónces Hojeda
hecho, y otras muchas malas obras, insultos y daños que otros muchos
españoles habian hecho por aquella costa arriba y abajo en las tierras
y pueblos comarcanos, y desto nunca cesaban, que no habia otro remedio
sino hacer venganza ellos de aquel Hojeda, y de aquellos que allí
estaban, y Maraguay á la misma hora matase los frailes, y defender que
desde adelante ningun hombre de los españoles en toda aquella tierra
jamás entrase, y, para lo efectuar, que sería tiempo conveniente el
domingo que se seguia, porque aquellos dias solian principalmente salir
á tierra de los navíos los cristianos. Esta determinacion tendida por
toda la tierra por infinitos mensajeros que se despacharon, que suelen
los indios ir volando, concede Maraguay que así era necesario, y que el
domingo él daria buena cuenta de los frailes. Apercibiéronse todas las
gentes comarcanas para el domingo con sus armas; pero porque tan gran
maldad, segun el juicio divino tenía determinado, se habia de castigar
ántes, con su poca vergüenza y temeridad el Hojeda, con los más de su
compañía que se habian embarcado en las carabelas cuando llevaron los
indios que prendieron el viérnes en la tarde, salió á tierra el sábado
de mañana, y entra en el pueblo con tan buen semblante, y alegría,
y descuido, como si no hobiera hecho nada. El Gil Gonzalez, señor
de aquel pueblo, como hombre muy prudente que era y muy recatado,
rescibíole asimismo con gran disimulacion y alegre cara, como solia
de ántes, y tratando de dalles de almozar, viendo que si esperara al
domingo, como tenian concertado, no hallara quizá tal lance, la gente
que estaba aparejada, della en las casas, della por las florestas
cercanas, dan sobre ellos infinitos indios con grita espantable, y
ántes que se revolviesen tenian al Hojeda, y á los más de su cuadrilla,
despachados, y solos unos pocos que sabian nadar, que se echaron en la
mar y hobieron lugar de llegar á los navíos, se escaparon. Toman sus
piraguas los indios, y van á las carabelas y combátenlas de tal manera,
que los que en ellas restaban tomaron por sumo y final remedio huir
alzando las velas, y creo que, si no me olvido, no pudieron tomar las
anclas sino cortar los cables ó amarras y dejallas perdidas. Maraguay,
como tenía ménos que hacer, por tener como corderos en aprisco
encerrados los frailes, no quiso darse priesa ni cumplir lo que á su
cargo era el sábado. El domingo de mañana, estando el uno de los dos
religiosos revestido en el altar para tomar la casulla y comenzar su
misa, y el otro, que era un fraile lego, como un ángel confesado para
comulgar, llaman á la portería; va éste á abrir á quien llamaba, entra
un indio con cierto presentillo, como solian traer, de cosas de comer
para los frailes, y así como entró raja la cabeza al bienaventurado con
una hacha que traia so el sobaco. No sintiendo cosa dello el de misa,
que estaba en el altar poniendo el espíritu en Dios, aparejándose para
celebrar, llega el mismo indio pasito por detras, y hace la misma obra
que al otro en la cabeza con la hacha; acude luégo mucha gente y ponen
fuego á toda la casa, robando lo que quisieron robar. En otro estado,
parece haber tomado á los dos frailes Maraguay, que á Hojeda y sus
discípulos Gil Gonzalez. Todo esto es pura verdad, y así sabemos que
acaeció porque de los mismos que se escaparon se supo, y á uno dellos
recibimos despues en esta isla Española, y dimos el hábito para fraile;
y lo de Maraguay aguardar al domingo para el sacrificio de los frailes,
creo que se supo de algunos indios que despues lo confesaron; y desde
á no muchos dias llegué yo á aquella provincia y pueblos, con cierto
recaudo para ayudar á los religiosos en la conversion de aquellas
gentes, que todos deseábamos, y hallélo todo perdido y desbaratado,
pero supe de frailes y seglares ser lo que tengo dicho público y tenido
por verdad averiguada. Agora juzguen los prudentes, y que fueren
verdaderos cristianos, si tuvieron justicia y derecho indubitable
de matar al Hojeda y á su compaña, y ocasion de sospechar que los
frailes les eran espías y enemigos, viéndoles dar papel y escribanía
para el título de hacer esclavos, y otros actos de amistad con los
españoles siendo de su nacion, y áun asegurándoles los religiosos
muchas veces que de los españoles no habian de recibir miéntras ellos
allí estuviesen algun mal ó daño. Y aunque aquellos inocentes siervos
de Dios padecieron injustamente, y sin duda podemos tener que fueron
mártires, pero creo que no les pedirá Dios la muerte dellos por las
ya dichas causas solamente. ¡Ay de aquellos que fueron y fuesen causa
del escándalo! El Vicario de aquella casa en esta sazon estaba 10
leguas de allí, en la isleta de las Perlas con los que allí moraban,
con su compañero ó compañeros; por ventura habia ido á predicarles:
sabida la obra hecha de los que en las carabelas se escaparon, encargó
á todo el pueblo de españoles que allí estaba que tomasen todos los
navíos que allí habia, y fuesen á Chiribichi á ver qué habia sido de
los religiosos, pero la gente de toda la tierra, puesta en armas,
defendiéronles la entrada, y finalmente, visto que todo estaba quemado
y asolado, no dudaron de la muerte de los bienaventurados y así se
tornaron. Este religioso, indignatísimo contra todas aquellas gentes,
mirando solamente la muerte de los frailes y la destruccion de la
casa, sin pasar más adelante, con celo falto de la debida ciencia de
que habla San Pablo, fué despues á Castilla, y en hablar en el Consejo
de las Indias contra todos los indios, sin hacer diferencia, fué muy
demasiadamente inconsiderado y temerario; dijo abominaciones de los
indios en general, sin sacar alguno, afirmando tener grandes pecados,
y dijo dellos muchas infamias segun cuenta Pedro Mártir. Lo que dello
el divino juicio ha juzgado no podemos alcanzallo, pero al ménos
podemos conjeturar haberlo Dios en esta vida por aquello ásperamente
castigado, porque sabemos, que, siendo él en sí buen religioso, segun
tal lo cognoscimos, llegando á estado de ser electo por Obispo y
con harta honra y favor sublimado, le levantaron tantos y tan feos
testimonios, que no dijo él de los indios muchos más, y al cabo el
mismo Consejo de las Indias, ante cuyo acatamiento habia ganado grande
autoridad, le casó la eleccion y sustituyó para Obispo de la misma
iglesia otro en su lugar, y él, recogido en un lugarejo harto chico que
tuvo por patria, vivió muchos dias y años, solo y fuera de la órden,
muy abatido y angustiado, y no sé si en alguna hora de toda su vida se
pudo consolar. Podríamos afirmar con sincera verdad tener experiencia
larga, que ninguno religioso, ni clérigo, ni seglar hizo ni dijo daño
y mal contra estos tristes indios, ni en algo los desfavoreció, que la
divina justicia en esta vida, cuasi á ojo de todos, no lo castigase, y
por el contrario, ninguno les favoreció, y ayudó, y defendió, que la
misma divina bondad en este mundo no lo favoreciese y galardonase; lo
que toca á la otra vida, como irá á los unos y á los otros, cognoscerlo
hemos cuando apareciéremos ante su juicio divinal. Y esta digresion
incidentalmente hicimos por lo que escribió destas gentes de Chiribichi
Pedro Mártir, por haber sido cosa de pocos sabida y en sí muy señalada.



CAPÍTULO CCXLVII.


Tornando al hilo que llevamos en las manos de las costumbres de aquella
gente de Paria y las demas de aquella costa abajo, resta decir lo
que tenian y hacian en los entierros y sepulturas de los muertos,
y con cuanta diligencia algunas ceremonias guardaban. Los cuerpos
de los reyes, y señores, y nobles entre ellos, poníanlos extendidos
sobre ciertas parrillas hechas de cañas, que allá son muy gruesas, y
duras, y macizas, como creo arriba hobimos significado, poniendo fuego
de ciertas yerbas, muy manso y suave, debajo, el cual, destilando,
consumia toda la humedad gota á gota, y quedaban muy secos y dispuestos
para que sin corromperse durasen como si fueran embalsamados; éstos
ponian colgados en los rincones y los tenian como dioses de las casas,
que los antiguos gentiles llamaban Penates. Los cuerpos que desta
manera no secaban (debian ser los que no eran de señores ó personas
principales), hacian dentro de sus casas una sepultura, y allí con
lloros y plantos los enterraban; pasado un año que lo habian enterrado,
convidaban toda la vecindad, más ó ménos segun el estado y autoridad
del difunto lo requeria, y traia cada uno de los convidados la comida
y bebida, segun podian; llegado, juntos luégo á prima noche, abren
la sepultura y sacan los huesos, y luégo, alzando las voces, con
alaridos, todos lloran. Siéntanse todos en el suelo al rededor dellos,
tomados los piés con sus propias manos, y ponen las cabezas entre sus
rodillas, y esto es obra de gran tristeza; extienden despues los piés,
levantan las manos y las caras hácia el cielo y dan espantosos gritos
y aullidos: las lágrimas que de los ojos les salen y la bascosidad de
las narices no se la limpian, porque cuanto más sucios parecen tanto
mayores obsequias creen hacer al difunto. Despues, quemando los huesos,
solamente lo alto del casco de la cabeza guardan, y llévalo la más
generosa de las mujeres á guardarlo en su casa como cosa sagrada; esto
acabado, son acabadas las obsequias ó cabo de año, y cada uno de los
convidados se vuelve á su casa. Tienen por cierto que las ánimas de
los hombres son inmortales, y que despues que se mueren van á vivir á
ciertas montañas ó florestas, y en cuevas perpetuamente viven donde
tienen de comer y beber; dicen que oyen voces de las cuevas, y que son
las ánimas que por allí andan vagando. Ya digimos arriba cómo tenian
en reverencia la cruz, y con ella se abroquelaban y mamparaban contra
el diablo. Las gentes de la costa y todas de por aquella tierra no
se halla que sacrificaban hombres ni tenian otro ningun sacrificio,
si quizá no usaban por sacrificio algunas que no sabemos ceremonias;
tampoco creo que las de la costa comian carne humana, y si algunos
por allí hay es la tierra dentro. Del pecado nefando, algunos de los
nuestros los han infamado dello, pero yo no sé cómo alguno de los
españoles puede ser testigo de aquella fealdad no habiéndolo visto,
y que no lo haya visto parece porque no hay hombre alguno que cosa
deshonesta pueda, por vista ni por algun indicio suficiente, juzgar de
ninguna nacion destos indios, segun en ello son en lo exterior honestos
y recatados. Toda esta costa de la mar abajo de Venezuela, y Santa
Marta, y Cartagena, y el Cenú, y golfo de Urabá, y á la frontera del
Darien, creo ser todas unas, poco más ó poco ménos, como ya he dicho,
las costumbres. En la provincia del Cenú, la última sílaba aguda,
que está la tierra dentro sobre lo que llamamos Cartagena, cuarenta
ó cincuenta leguas, hobo alguna y áun quizá mucha diferencia cuanto
á las sepulturas, la razon es porque aquella provincia era por las
naciones propincuas y lejanas el lonsario y comun lugar dedicado para
las sepulturas; mandábanse y traíanse allí á enterrar todos los que
algo eran en el Cenú, y con sus cuerpos se ponian todas sus riquezas
y joyas. Las sepulturas eran desta forma, conviene á saber, un hoyo
grande cuadrado, y, si era de señor ó persona de cualidad, poníanle
cierta madera por encima y la tierra sobre ella, por manera que la
sepultura quedaba toda hueca, y en medio ponian el cuerpo, y al rededor
dél las armas con que peleaban, y todas sus joyas de oro y cuanto
precioso podian haber; ponian dentro comida y bebida, y hallóse tenaja
de agua en algunas tan clara, como si fuera de rosas sacada dos dias
hobiera por alcatara, pero no osaron los nuestros della beber. Otras
sepulturas abrian, y en las paredes della hacian concavidades cuanto
cupiesen los cuerpos, y despues henchian toda la sepultura de tierra,
por manera que no tocaba en el cuerpo tierra alguna, como arriba de
otras se dijo. Esta provincia del Cenú fué tan nombrada y devota de
nuestros españoles, por las riquezas de oro que en las sepulturas
habia y dellas sacaron, como lo era de los indios por el entierro de
los cuerpos y su devocion. Por la tierra dentro hácia los reinos de
Popayan, hacian las sepulturas con mayor artificio, porque eran muy
hondas y de bóveda, muy bien labradas, y siempre la boca ó puerta
hácia dónde sale el sol; ponian en ella muchas ollas llenas de joyas
de oro, y de lo más fino si allí lo alcanzaban, y sus vestidos y armas
con ellos, y mucha comida y bebida tambien. Otras, en otras partes por
aquella tierra, se hacian tan grandes como un pequeño cerro, y dentro
della edificaban una bóveda muy ensolada de losas, dentro de la cual
meten el cuerpo del difunto lleno de mantas, y con él, despues de haber
emborrachado, las más hermosas de sus mujeres, con el vino de mahíz y
de otras yerbas, y otros algunos muchachos vivos para su servicio; en
la muerte de los señores en otras partes se tresquilan sus mujeres, y
ellas se matan las que eran más queridas. En cierta provincia llamada
Tauya, cuando muere algun señor ponen el cuerpo en una hamaca, que como
se ha dicho es como á manera de honda, colgada en el aire, y al rededor
encienden fuego, y debajo unos hoyos donde caiga lo que se derritiere,
despues que el cuerpo está medio seco vienen los deudos y gentes á
llorallo con grandes lamentos, y acabados beben asaz de su vino y
rezan ciertas oraciones: acabado esto, envuelven el cuerpo en muchas
mantas de algodon y métenlo en un ataud, y tiénenlo así algunos años, y
despues que está bien seco lo entierran en sepulturas que hacen en sus
mismas casas. En otras provincias, muerto el señor, en los cerros altos
hacen muy hondas las sepulturas, despues de hechos muchos lloros meten
dentro el cuerpo, envuelto en mucho número de mantas las más ricas
que poseia, y á una parte sus armas, y á otra mucha comida, y capaces
cántaros de vino, y sus plumajes y joyas de oro, y á los piés echan
algunas mujeres vivas, las más hermosas y queridas suyas. En otras,
más adelante, despues de envueltos los cuerpos en muchas de las dichas
mantas, que son de tres varas de largo y dos de ancho, y en ellas le
ponen joyas de oro, revuélvenles despues á los cuerpos una cuerda
que hacen de tres ramales, que tiene más de doscientas brazas; las
sepulturas comunmente son en cerros altos, y otras dentro de sus casas.
En la provincia que llaman Cali, en un valle llamado Lile ó cerca dél,
habia un pueblo en medio del cual estaba una gran casa de madera muy
alta, redonda, con una puerta en medio della; en lo alto habia cuatro
ventanas, por las cuales entraba la luz, cubierta de paja. En lo alto
estaba una larga tabla que la atravesaba de una parte á otra, encima
de la cual estaban puestos muchos cuerpos de hombres por órden, ó los
cueros dellos llenos de ceniza; teníanles hechos los rostros de cera,
con sus propias cabezas, de manera que parecian hombres vivos; tenian
dardos algunos en las manos, otros lanzas, y otros macanas. En toda la
tierra que hasta esta provincia de Cali atras queda, tienen ó tenian
sus reyes y señores y gobierno ordenado, y habia inmensa multitud de
gentes, las cuales, segun queda manifestado, sin leyes y justicia no
pudieran ser gobernadas ni tanto tiempo sustentadas. Hay gentes por
allí grandes tratantes y mercaderes, mayormente de sal que llevan de
unas partes á otras muy lejanas, de donde traen mucho oro, y algodon,
y ropa hecha dél, y otras cosas que por la sal conmutan; tienen y
usan de unas como romanas pequeñas y de pesos para la contratacion de
su oro. Son grandes comedores de carne humana, segun dicen, de los
que tienen por enemigos que prenden en las guerras; del vicio contra
natura no son coinquinados, ni se ha oido ni sospechado que en toda la
tierra hasta aquí lo haya, segun afirman nuestros cristianos que cerca
desto no saben callar nada: tampoco hay memoria de sacrificar hombres,
porque como no tengan ídolos, segun arriba se dijo, ni templos, ni
sacrificios, sino alguna manera de incienso quemar, no sabemos á quién,
sólo se ha en alguna parte hallado. A las gentes de allí se siguen
otras que son muchas, llamados Pastos; ni comen carne humana, ni
ofrecen sacrificio de hombres, ni por memoria se siente cosa en ellos
que huela el pecado nefando. Y porque destas provincias no tenemos
mucha noticia más de la dicha, que es cuasi general, y es bien ahorrar
tiempo y pasar á lo que es más, de aquí adelante, placiendo á Dios,
trataremos de la gobernacion que tenian las del Perú, que comienza
desde la dicha provincia de Pasto.


FIN DEL QUINTO Y ÚLTIMO TOMO.



ÍNDICE.


                                                            Páginas.

  ADVERTENCIA PRELIMINAR                                           v

  LIBRO TERCERO.--Capítulo CXXIV                                   1

  Cap. CXXV