Home
  By Author [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Title [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Language
all Classics books content using ISYS

Download this book: [ ASCII | PDF ]

Look for this book on Amazon


We have new books nearly every day.
If you would like a news letter once a week or once a month
fill out this form and we will give you a summary of the books for that week or month by email.

Title: Dramas - El Mercader de Venecia, Macbeth, Romeo y Julieta, Otelo
Author: Shakespeare, William
Language: Spanish
As this book started as an ASCII text book there are no pictures available.
Copyright Status: Not copyrighted in the United States. If you live elsewhere check the laws of your country before downloading this ebook. See comments about copyright issues at end of book.

*** Start of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Dramas - El Mercader de Venecia, Macbeth, Romeo y Julieta, Otelo" ***

This book is indexed by ISYS Web Indexing system to allow the reader find any word or number within the document.



(This file was produced from images generously made


NOTA DE TRANSCRIPCIÓN

  * En el texto las cursivas se muestran entre _subrayados_; las
    negritas, entre =signos de igual= y las versalitas se han
    convertido a MAYÚSCULAS.

  * Se ha respetado la ortografía original, normalizándola a la
    grafía de mayor frecuencia. También se han respetado las
    inconsistencias en la acentuación.

  * Se han reparado los emparejamientos de los signos de admiración
    e interrogación.

  * Los errores obvios de imprenta han sido corregidos sin avisar.

  * Se ha normalizado la presentación de las indicaciones escénicas
    sobre entradas y salidas de personajes.

  * Tras consultar el original inglés, se han unificado las siguientes
    denominaciones para un mismo personaje:

    pp.  94 y  95: «Estéfano» y «Estéban» → «Estéfano»
    pp. 144 a 149:  «SICARIO» y «ASESINO» → «ASESINO»
    pp. 193 y 194:    «SÉTON» y «SITON»   → «SÉTON»

  * Además, se han introducido las siguientes modificaciones:

    p.  49: se añade el encabezado «ESCENA PRIMERA.»
    p. 170: «ESCENA XI.» → «ESCENA II.»

  * Se añaden ilustraciones de adorno al final de aquellos actos que, en
    el original impreso, carecen de ellas.



SHAKSPEARE.



ES PROPIEDAD.



  DRAMAS
  DE
  GUILLERMO SHAKSPEARE.


  EL MERCADER DE VENECIA.—MACBETH.—ROMEO Y JULIETA.—OTELO.


  TRADUCCION DE
  D. MARCELINO MENENDEZ PELAYO.

  Catedrático de literatura en la Universidad central y Académico
  de la Española.


  _Dibujos y grabados al boj de los principales artistas alemanes._


  [Ilustración]


  _BARCELONA._
  BIBLIOTECA «ARTE Y LETRAS».
  _Administracion: Ausias March, 95._
  1881.



[Ilustración]


TIPO-LIT. DE C. VERDAGUER. — BARCELONA.



[Ilustración]



ADVERTENCIA PRELIMINAR.


Sale á luz este primer tomo de la version de Shakspeare, sin la
biografía y juicio del autor que debian encabezarle. Ocupaciones y
tareas de todo género, falta de reposo, y áun obstáculos literarios que
fuera largo enumerar, nos hacen diferir para remate del último volúmen
lo que debió ir en el primero. Quizá con la tardanza resulte menos
imperfecto nuestro estudio.

En la traduccion he procurado, ante todo, conservar el sabor del
original, sin mengua de la energía, propiedad y concision de nuestra
lengua castellana. Muchas veces he sido más fiel al sentido que á las
palabras, creyendo interpretar así la mente de Shakspeare mejor que
aquellos traductores que crudamente reproducen hasta los ápices del
estilo del original, y las aberraciones contra el buen gusto, en que
á veces incurria el gran poeta. Como la gloria de Shakspeare, el más
grande de los dramáticos del mundo (aunque entren en cuenta Sófocles
y Calderon), no consiste en estas pueriles menudencias, sino en el
vigor y verdad de la expresion, y sobre todo en el maravilloso poder
de crear caractéres y fisonomías humanas, reales y vivas, que es entre
todas las facultades artísticas la que más acerca al hombre á su divino
Hacedor, pareceria mezquindad y falta de gusto entretenerse en recoger
las migajas de la mesa del gran poeta, cuando nos brindan en el centro
de ella los más sabrosos y fortificantes manjares. Mi traduccion no
es _literal_ ó _interlineal_, como puede hacerla quienquiera que
sepa inglés, con seguridad ó de no ser entendido ó de adormecer á
lectores españoles. Yo he querido hacer, bien ó mal, una traduccion
literaria, en que comprendiendo á mi modo los personajes de Shakspeare,
colocándome en las situaciones imaginadas por el gran poeta, y sin
omitir á sabiendas ninguno de sus pensamientos, ninguno de los matices
de pasion ó de frase, que esmaltan el diálogo, he procurado decir á
la española y en estilo de nuestro siglo lo que en inglés del siglo
XVI dijo el autor. No he añadido ni un vocablo de mi cosecha, ni creo
haber suprimido nada esencial, característico y bello. En conservar las
rudezas de expresion y las brutalidades de color he puesto especial
ahinco, como quiera que forman parte y muy esencial de la índole del
poeta. Algo he moderado el pródigo lujo de su expresion, sobre todo
cuando degenera en antítesis, conceptillos y _phebus_ extravagante.
Sírvame de disculpa el que lo mismo han hecho los alemanes que han
traducido á Calderon, y por análogas razones los extraños que sólo ven
en el gran poeta la alteza del pensamiento, y no la expresion casi
siempre falsa y desconcertada, ponen á Calderon sobre su cabeza mucho
más que los nuestros. Quizá me haya llevado demasiado lejos mi amor á
la sencillez, á la sobriedad y al nervio del estilo. Por si fuese así,
anticipadamente pido perdon, declarando que mi principal objeto ha
sido hacer una traduccion que pueda leerse seguida con facilidad y sin
tropiezo de notas y comentarios, en suma, popularizar á Shakspeare en
España.

De las cuatro obras dramáticas incluidas en este tomo hay excelentes
traducciones castellanas. El _Macbeth_ fué puesto en versos
castellanos, algo duros y parafrásticos, pero fidelísimos y robustos,
por D. José García de Villalta (que escribia el inglés con tanta
facilidad como el castellano), y _silbada_ estrepitosamente (para
vergüenza nuestra debe decirse, aunque muy bajo y de modo que no lo
oigan los extranjeros) por el público del teatro del Príncipe en 1835.
Despues le ha traducido con mayor fluidez y armonía D. Guillermo
Macpherson, á quien debemos otra elegante version de _Julieta y Romeo_.
Villalta publicó tambien un fragmento de _Otelo_, y así ésta como
el _Mercader de Venecia_ y _Julieta_ fueron bien interpretadas, con
ciertas escabrosidades de diccion pero con mucho sabor shaksperiano,
por el malogrado Jaime Clark. Tambien hemos oido aplaudir, aunque sin
llegar á verlas, las traducciones del Marques de Dos Hermanas.

De todas las demas nos hemos aprovechado en la interpretacion de
los pasajes difíciles, así como de la comparacion de algunos textos
ingleses y de varios comentadores.

  _M. M. P._



  EL MERCADER
  DE VENECIA.


  TRADUCCION
  DE
  D. M. MENENDEZ PELAYO.

  Ilustracion de _Adolfo Schmitz_, grabados de _C. H. Schulze_.



PERSONAS DEL DRAMA.


  EL DUX.
  EL PRÍNCIPE DE MARRUECOS.}
  EL PRÍNCIPE DE ARAGON.   } Pretendientes de Pórcia.
  ANTONIO, mercader de Venecia.
  BASANIO, su amigo.
  SALANIO.  }
  SALARINO. }
  GRACIANO. } Amigos de Antonio.
  SALERIO.  }
  LORENZO, amante de Jéssica.
  SYLOCK, judío.
  TÚBAL, otro judío, amigo suyo.
  LANZAROTE GOBBO, criado de Sylock.
  EL VIEJO GOBBO, padre de Lanzarote.
  LEONARDO, criado de Basanio.
  BALTASAR. }
  ESTÉFANO. } Criados de Pórcia.
  PÓRCIA, rica heredera.
  NERISSA, doncella de Pórcia.
  JÉSSICA, hija de Sylock.


  SENADORES de Venecia, OFICIALES del Tribunal de Justicia,
  CARCELEROS, CRIADOS y otros.


  La escena es parte en Venecia, parte en Belmonte, quinta de Pórcia,
  en el continente.



[Ilustración]



ACTO I.


ESCENA PRIMERA.

=Venecia.—Una calle.=

ANTONIO, SALARINO y SALANIO.

ANTONIO.

No entiendo la causa de mi tristeza. Á vosotros y á mí igualmente nos
fatiga, pero no sé cuándo ni dónde ni de qué manera la adquirí, ni de
qué orígen mana. Tanto se ha apoderado de mis sentidos la tristeza, que
ni áun acierto á conocerme á mí mismo.

SALARINO.

Tu mente vuela sobre el Océano, donde tus naves, con las velas
hinchadas, cual señoras ó ricas ciudadanas de las olas, dominan á los
pequeños traficantes, que cortésmente les saludan cuando las encuentran
en su rápida marcha.

SALANIO.

Créeme, señor: si yo tuviese confiada tanta parte de mi fortuna al
mar, nunca se alejaria de él mi pensamiento. Pasaria las horas en
arrancar el césped, para conocer de dónde sopla el viento; buscaria
continuamente en el mapa los puertos, los muelles y los escollos, y
todo objeto que pudiera traerme desventura me seria pesado y enojoso.

SALARINO.

Al soplar en el caldo, sentiria dolores de fiebre intermitente,
pensando que el soplo del viento puede embestir mi bajel. Cuando viera
bajar la arena en el reloj, pensaria en los bancos de arena en que mi
nave puede encallarse desde el tope á la quilla, como besando su propia
sepultura. Al ir á misa, los arcos de la iglesia me harian pensar en
los escollos donde puede dar de traves mi pobre barco, y perderse todo
su cargamento, sirviendo las especias orientales para endulzar las
olas, y mis sedas para engalanarlas. Creeria que en un momento iba
á desvanecerse mí fortuna. Sólo el pensamiento de que esto pudiera
suceder me pone triste. ¿No ha de estarlo Antonio?

ANTONIO.

No, porque gracias á Dios no va en esa nave toda mi fortuna, ni depende
mi esperanza de un solo puerto, ni mi hacienda de la fortuna de este
año. No nace del peligro de mis mercaderías mi cuidado.

SALANIO.

Luego, estás enamorado.

ANTONIO.

Calla, calla.

SALANIO.

¡Conque tampoco estás enamorado! Entonces diré que estás triste
porque no estás alegre, y lo mismo podias dar un brinco, y decir que
estabas alegre porque no estabas triste. Os juro por Jano el de dos
caras, amigos mios, que nuestra madre comun la Naturaleza se divirtió
en formar séres extravagantes. Hay hombres que al oir una estridente
gaita, cierran estúpidamente los ojos y sueltan la carcajada, y hay
otros que se están tan graves y sérios como niños, aunque les digas los
más graciosos chistes.

  (_Salen Basanio, Lorenzo y Graciano._)

[Ilustración]

SALANIO.

Aquí vienen tu pariente Basanio, Graciano y Lorenzo. Bien venidos.
Ellos te harán buena compañía.

SALARINO.

No me iria hasta verte desenojado, pero ya que tan nobles amigos
vienen, con ellos te dejo.

ANTONIO.

Mucho os amo, creedlo. Cuando os vais, será porque os llama algun
negocio grave, y aprovechais este pretexto para separaros de mí.

SALARINO.

Adios, amigos mios.

BASANIO.

Señores, ¿cuándo estareis de buen humor? Os estais volviendo ágrios é
indigestos. ¿Y por qué?

SALARINO.

Adios: pronto quedaremos desocupados para serviros.

  (_Vanse Salarino y Salanio._)

LORENZO.

Señor Basanio, te dejamos con Antonio. No olvides, á la hora de comer,
ir al sitio convenido.

BASANIO.

Sin falta.

GRACIANO.

Mala cara pones, Antonio. Mucho te apenan los cuidados del mundo. Caros
te saldrán sus placeres, ó no los gozarás nunca. Noto en tí cierto
cambio desagradable.

ANTONIO.

Graciano, el mundo me parece lo que es: un teatro, en que cada uno hace
su papel. El mio es bien triste.

GRACIANO.

El mio será el de gracioso. La risa y el placer disimularán las arrugas
de mi cara. Abráseme el vino las entrañas, antes que el dolor y el
llanto me hielen el corazon. ¿Por qué un hombre, que tiene sangre en
las venas, ha de ser como una estatua de su abuelo en mármol? ¿Por qué
dormir despiertos, y enfermar de capricho? Antonio, soy amigo tuyo.
Escúchame. Te hablo como se habla á un amigo. Hombres hay en el mundo
tan tétricos que sus rostros están siempre, como el agua del pantano,
cubiertos de espuma blanca, y quieren con la gravedad y el silencio
adquirir fama de doctos y prudentes, como quien dice: «Soy un oráculo.
¿Qué perro se atreverá á ladrar, cuando yo hablo?» Así conozco á
muchos, Antonio, que tienen reputacion de sabios por lo que se callan,
y de seguro que si despegasen los labios, los mismos que hoy los
ensalzan serian los primeros en llamarlos necios. Otra vez te diré más
sobre este asunto. No te empeñes en conquistar por tan triste manera
la fama que logran muchos tontos. Vámonos, Lorenzo. Adios. Despues de
comer, acabaré el sermon.

LORENZO.

En la mesa nos veremos. Me toca el papel de sabio mudo, ya que Graciano
no me deja hablar.

GRACIANO.

Si sigues un año más conmigo, desconocerás hasta el eco de tu voz.

ANTONIO.

Me haré charlatan, por complacerte.

GRACIANO.

Harás bien. El silencio sólo es oportuno en lenguas en conserva, ó en
boca de una doncella casta é indomable.

  (_Vanse Graciano y Lorenzo._)

ANTONIO.

¡Vaya una locura!

BASANIO.

No hay en toda Venecia quien hable más disparatadamente que Graciano.
Apenas hay en toda su conversacion dos granos de trigo entre dos
fanegas de paja: menester es trabajar un dia entero para hallarlos, y
aún despues no compensan el trabajo de buscarlos.

ANTONIO.

Dime ahora, ¿quién es la dama, á cuyo altar juraste ir en devota
peregrinacion, y de quien has ofrecido hablarme?

BASANIO.

Antonio, bien sabes de qué manera he malbaratado mi hacienda en alardes
de lujo no proporcionados á mis escasas fuerzas. No me lamento de la
pérdida de esas comodidades. Mi empeño es sólo salir con honra de los
compromisos en que me ha puesto mi vida. Tú, Antonio, eres mi principal
acreedor en dineros y en amistad, y pues que tan de veras nos queremos,
voy á decirte mi plan para librarme de deudas.

ANTONIO.

Dímelo, Basanio: te lo suplico; y si tus propósitos fueren buenos
y honrados, como de fijo lo serán, siendo tuyos, pronto estoy á
sacrificar por tí mi hacienda, mi persona y cuanto valgo.

BASANIO.

Cuando yo era muchacho, y perdia el rastro de una flecha, para
encontrarla disparaba otra en igual direccion, y solia, aventurando
las dos, lograr entrambas. Pueril es el ejemplo, pero lo traigo para
muestra de lo candoroso de mi intencion. Te debo mucho, y quizá lo
hayas perdido sin remision; pero puede que si disparas con el mismo
rumbo otra flecha, acierte yo las dos, ó lo menos pueda devolverte la
segunda, agradeciéndote siempre el favor primero.

ANTONIO.

Basanio, me conoces y es perder el tiempo traer ejemplos, para
convencerme de lo que ya estoy persuadido. Todavía me desagradan
más tus dudas sobre lo sincero de mi amistad, que si perdieras y
malgastaras toda mi hacienda. Dime en qué puedo servirte, y lo haré con
todas veras.

BASANIO.

En Belmonte hay una rica heredera. Es hermosísima, y ademas un portento
de virtud. Sus ojos me han hablado, más de una vez, de amor. Se llama
Pórcia, y en nada es inferior á la hija de Caton, esposa de Bruto.
Todo el mundo conoce lo mucho que vale, y vienen de apartadas orillas
á pretender su mano. Los rizos, que cual áureo vellocino penden de su
sien, hacen de la quinta de Belmonte un nuevo Cólcos ambicionado por
muchos Jasones. ¡Oh, Antonio mio! Si yo tuviera medios para rivalizar
con cualquiera de ellos, tengo el presentimiento de que habia de salir
victorioso.

ANTONIO.

Ya sabes que tengo toda mi riqueza en el mar, y que hoy no puedo darte
una gran suma. Con todo eso, recorre las casas de comercio de Venecia;
empeña tú mi crédito hasta donde alcance. Todo lo aventuraré por tí:
no habrá piedra que yo no mueva, para que puedas ir á la quinta de
tu amada. Vé, infórmate de dónde hay dinero. Yo haré lo mismo y sin
tardar. Malo será que por amistad ó por fianza no logremos algo.


ESCENA II.

=Belmonte.—Gabinete en la quinta de Pórcia.=

PÓRCIA y NERISSA.

PÓRCIA.

Por cierto, amiga Nerissa, que mi pequeño cuerpo está ya bien harto de
este inmenso mundo.

NERISSA.

Eso fuera, señora, si tus desgracias fueran tantas y tan prolijas como
tus dichas. No obstante, tanto se padece por exceso de goces como por
defecto. No es poca dicha atinar con el justo medio. Lo superfluo cria
muy pronto canas. Por el contrario la moderacion es fuente de larga
vida.

PÓRCIA.

Sanos consejos, y muy bien expresados.

NERISSA.

Mejores fueran, si álguien los siguiese.

PÓRCIA.

Si fuera tan fácil hacer lo que se debe, como conocerlo, las ermitas
serian catedrales, y palacios las cabañas. El mejor predicador es el
que, no contento con decantar la virtud, la practica. Mejor podria yo
enseñársela á veinte personas, que ser yo una de las veinte y ponerla
en ejecucion. Bien inventa el cerebro leyes para refrenar la sangre,
pero el calor de la juventud salta por las redes que le tiende la
prudencia, fatigosa anciana. Pero si discurro de esta manera, nunca
llegaré á casarme. Ni podré elegir á quien me guste ni rechazar á quien
me enoje: tanto me sujeta la voluntad de mi difunto padre.

NERISSA.

Tu padre era un santo, y los santos suelen acertar, como inspirados,
en sus postreras voluntades. Puedes creer que sólo quien merezca tu
amor acertará ese juego de las tres cajas de oro, plata y plomo, que él
imaginó, para que obtuviese tu mano el que diera con el secreto. Pero,
dime, ¿no te empalagan todos esos príncipes que aspiran á tu mano?

PÓRCIA.

Véte nombrándolos, yo los juzgaré. Por mi juicio podrás conocer el
cariño que les tengo.

NERISSA.

Primero, el príncipe napolitano.

PÓRCIA.

No hace más que hablar de su caballo, y cifra todo su orgullo en saber
herrarlo por su mano. ¿Quién sabe si su madre se encapricharia de algun
herrador?

NERISSA.

Luego viene el conde Palatino.

PÓRCIA.

Que está siempre frunciendo el ceño, como quien dice: «Si no me
quieres, busca otro mejor.» No hay chiste que baste á distraerle. Mucho
me temo que quien tan femenilmente triste se muestra en su juventud,
llegue á la vejez convertido en filósofo melancólico. Mejor me casaría
con una calavera que con ninguno de esos. ¡Dios me libre!

NERISSA.

¿Y el caballero francés, Le Bon?

PÓRCIA.

Será hombre, pero sólo porque es criatura de Dios. Malo es burlarse del
prójimo, pero de éste... Su caballo es mejor que el del napolitano, y
su ceño todavía más arrugado que el del Palatino. Junta los defectos de
uno y otro, y á todo esto añade un cuerpo que no es de hombre. Salta en
oyendo cantar un mirlo, y se pelea hasta con su sombra. Casarse con él,
seria casarse con veinte maridos. Le perdonaria si me aborreciese, pero
nunca podria yo amarle.

[Ilustración]

NERISSA.

¿Y Falconbridge, el jóven baron inglés?

PÓRCIA.

Nunca hablo con él, porque no nos entendemos. Ignora el latin, el
francés y el italiano. Yo, puedes jurar que no sé una palabra de
inglés. No tiene mala figura, pero ¿quién ha de hablar con una estatua?
¡Y qué traje más extravagante el suyo! Ropilla de Italia, calzas de
Francia, gorra de Alemania, y modales de todos lados.

NERISSA.

¿Y su vecino, el lord escocés?

PÓRCIA.

Buen vecino. Tomó una bofetada del inglés, y juró devolvérsela. El
francés dió fianza con otro bofeton.

NERISSA.

¿Y el jóven aleman, sobrino del duque de Sajonia?

PÓRCIA.

Mal cuando está en ayunas, y peor despues de la borrachera. Antes
parece menos que hombre, y despues más que bestia. Lo que es con ése,
no cuento.

NERISSA.

Si él fuera quien acertase el secreto de la caja, tendrias que casarte
con él, por cumplir la voluntad de tu padre.

PÓRCIA.

Lo evitarás, metiendo en la otra caja una copa de vino del Rhin: no
dudes que, andando el demonio en ello, la preferirá. Cualquier cosa,
Nerissa, antes que casarme con esa esponja.

NERISSA.

Señora, paréceme que no tienes que temer á ninguno de esos
encantadores. Todos ellos me han dicho que se vuelven á sus casas, y no
piensan importunarte más con sus galanterías, si no hay otro medio de
conquistar tu mano que el de la cajita dispuesta por tu padre.

PÓRCIA.

Aunque viviera yo más años que la Sibila, me moriria tan vírgen como
Diana, antes que faltar al testamento de mi padre. En cuanto á esos
amantes, me alegro de su buena resolucion, porque no hay entre ellos
uno solo cuya presencia me sea agradable. Dios les depare buen viaje.

NERISSA.

¿Te acuerdas, señora, de un veneciano docto en letras y armas que,
viviendo tu padre, vino aquí con el marqués de Montferrato?

PÓRCIA.

Sí. Pienso que se llamaba Basanio.

NERISSA.

Es verdad. Y de cuantos hombres he visto, no recuerdo ninguno tan digno
del amor de una dama como Basanio.

PÓRCIA.

Mucho me acuerdo de él, y de que merecia bien tus elogios.

  (_Sale un criado._)

¿Qué hay de nuevo?

EL CRIADO.

Los cuatro pretendientes vienen á despedirse de vos, señora, y un
correo anuncia la llegada del príncipe de Marruecos que viene esta
noche.

PÓRCIA.

¡Ojalá pudiera dar la bienvenida al nuevo, con el mismo gusto con que
despido á los otros! Pero si tiene el gesto de un demonio, aunque tenga
el carácter de un ángel, más quisiera confesarme que casar con él. Ven
conmigo, Nerissa. Y tú, delante (_al criado_). Apenas hemos cerrado la
puerta á un amante, cuando otro llama.


ESCENA III.

=Plaza en Venecia.=

BASANIO y SYLOCK.

SYLOCK.

Tres mil ducados. Está bien.

BASANIO.

Si, por tres meses.

SYLOCK.

Bien, por tres meses.

BASANIO.

Fiador Antonio.

SYLOCK.

Antonio fiador. Está bien.

BASANIO.

¿Podeis darme esa suma? Necesito pronto contestacion.

SYLOCK.

Tres mil ducados por tres meses: fiador Antonio.

BASANIO.

¿Y qué decis á eso?

SYLOCK.

Antonio es hombre honrado.

BASANIO.

¿Y qué motivos tienes para dudarlo?

SYLOCK.

No, no: motivo ninguno: quiero decir que es buen pagador, pero tiene
muy en peligro su caudal. Un barco para Trípoli, otro para las Indias.
Ahora me acaban de decir en el puente de Rialto, que prepara un navío
para Méjico y otro para Inglaterra. Así tiene sus negocios y capital
esparcidos por el mundo. Pero, al fin, los barcos son tablas y los
marineros hombres. Hay ratas de tierra y ratas de mar, ladrones y
corsarios, y ademas vientos, olas y bajíos. Pero repito que es buen
pagador. Tres mil ducados... creo que aceptaré la fianza.

BASANIO.

Puedes aceptarla con toda seguridad.

SYLOCK.

¿Por qué? Lo pensaré bien. ¿Podré hablar con él mismo?

BASANIO.

Vente á comer con nosotros.

SYLOCK.

No, para no llenarme de tocino. Nunca comeré en casa donde vuestro
profeta, el Nazareno, haya introducido sus diabólicos sortilegios.
Compraré vuestros géneros: me pasearé con vosotros; pero comer, beber y
orar... ni por pienso. ¿Qué se dice en Rialto? ¿Quién es éste?

  (_Sale Antonio._)

BASANIO.

El señor Antonio.

SYLOCK.

(_Aparte._) Tiene aire de publicano. Le aborrezco porque es cristiano,
y ademas por el necio alarde que hace de prestar dinero sin interes,
con lo cual está arruinando la usura en Venecia. Si alguna vez cae en
mis manos, yo saciaré en él todos mis odios. Sé que es grande enemigo
de nuestra santa nacion, y en las reuniones de los mercaderes me llena
de insultos, llamando vil usura á mis honrados tratos. ¡Por vida de mi
tribu, que no le he de perdonar!

BASANIO.

¿Oyes, Sylock?

SYLOCK.

Pensaba en el dinero que me queda, y ahora caigo en que no puedo reunir
de pronto los tres mil ducados. Pero ¿qué importa? Ya me los prestará
Túbal, un judío muy rico de mi tribu. ¿Y por cuántos meses quieres ese
dinero? Dios te guarde, Antonio. Hablando de tí estábamos.

ANTONIO.

Aunque no soy usurero, y ni presto ni pido prestado, esta vez quebranto
mi propósito, por servir á un amigo. Basanio, ¿has dicho á Sylock lo
que necesitas?

SYLOCK.

Lo sé: tres mil ducados.

ANTONIO.

Por tres meses.

SYLOCK.

Ya no me acordaba. Es verdad... Por tres meses... Pero antes decias que
no prestabas á usura ni pedias prestado.

ANTONIO.

Sí que lo dije.

SYLOCK.

Cuando Jacob apacentaba los rebaños de Laban... Ya sabes que Jacob,
gracias á la astucia de su madre, fué el tercer poseedor despues de
Abraham... Sí, el tercero.

ANTONIO.

¿Y Jacob prestaba dinero á usura?

SYLOCK.

No precisamente como nosotros, pero fíjate en lo que hizo. Pactó con
Laban que le diese como salario todos los corderos manchados de vario
color que nacieran en el hato. Llegó el otoño, y las ovejas fueron en
busca de los corderos. Y cuando iban á ayuntarse los lanudos amantes,
el astuto pastor puso unas varas delante de las ovejas, y al tiempo de
la cria todos los corderos nacieron manchados, y fueron de Jacob. Este
fué su lucro y usura, y por él le bendijo el cielo, que bendice siempre
el lucro honesto, aunque maldiga el robo.

ANTONIO.

Eso fué un milagro que no dependia de su voluntad sino de la del cielo,
y Jacob se expuso al riesgo. ¿Quieres con tan santo ejemplo canonizar
tu abominable trato? ¿ó son ovejas y corderos tu plata y tu oro?

SYLOCK.

No sé, pero procrean como si lo fueran.

ANTONIO.

Atiende, Basanio. El mismo demonio, para disculpar sus maldades, cita
ejemplos de la Escritura. El espíritu infame, que invoca el testimonio
de las santas leyes, se parece á un malvado de apacible rostro ó á una
hermosa fruta comida de gusanos.

SYLOCK.

Tres mil ducados... Cantidad alzada, y por tres meses... Suma la
ganancia...

ANTONIO.

¿Admitís el trato: si ó no, Sylock?

SYLOCK.

Señor Antonio, innumerables veces me habeis reprendido en el puente
de Rialto por mis préstamos y usuras, y siempre lo he llevado con
paciencia, y he doblado la cabeza, porque ya se sabe que el sufrimiento
es virtud de nuestro linaje. Me has llamado infiel y perro: y todo esto
sólo por tu capricho, y porque saco el jugo á mi hacienda, como es mi
derecho. Ahora me necesitas, y vienes diciendo: «Sylock, dame dineros.»
Y esto me lo dice quien derramó su saliva en mi barba, quien me empujó
con el pié como á un perro vagabundo que entra en casa extraña. ¿Y yo
qué debia responderte ahora? «No: ¿un perro cómo ha de tener hacienda
ni dinero? ¿Cómo ha de poder prestar tres mil ducados?» ó te diré en
actitud humilde y con voz de siervo: «Señor, ayer te plugo escupirme al
rostro: otro dia me diste un puntapié y me llamaste perro, y ahora, en
pago de todas estas cortesías, te voy á prestar dinero.»

ANTONIO.

Volveré á insultarte, á odiarte y á escupirte á la cara. Y si me
prestas ese dinero, no me lo prestes como amigo, que si lo fueras, no
pedirias ruin usura por un metal estéril é infecundo. Préstalo, como
quien presta á su enemigo, de quien puede vengarse á su sabor si falta
al contrato.

SYLOCK.

¡Y qué enojado estais! ¿Y yo que queria granjear vuestra amistad,
olvidando las afrentas de que me habeis colmado? Pienso prestaros mi
dinero sin interes alguno. Ya veis que el ofrecimiento no puede ser
más generoso.

ANTONIO.

Así parece.

SYLOCK.

Venid á casa de un escribano, donde firmaréis un recibo prometiendo que
si para tal dia no habeis pagado, entregaréis en cambio una libra justa
de vuestra carne, cortada por mí del sitio de vuestro cuerpo que mejor
me pareciere.

ANTONIO.

Me agrada el trato: le firmaré, y diré que por fin he encontrado un
judío generoso.

BASANIO.

No firmarás, en ventaja mia, esa escritura; prefiero no salir nunca de
mi desesperacion.

ANTONIO.

No temas que llegue el caso de cumplir semejante escritura. Dentro de
dos meses, uno antes de espirar el plazo, habré reunido diez veces más
de esa suma.

SYLOCK.

¡Oh, padre Abraham! ¡Qué mala gente son los cristianos! Miden á todos
los demas con la vara de su mala intencion. Decidme: si Antonio dejara
de pagarme en el plazo convenido, ¿qué adelantaba yo con exigirle que
cumpliera el contrato? Despues de todo, una libra de carne humana vale
menos que una de buey, carnero ó cabra. Creedme, que si propongo tal
condicion, es sólo por ganarme su voluntad. Si os agrada, bien: si no,
no me maltrates, siquiera por la buena amistad que te muestro.

ANTONIO.

Cierro el trato y doy la fianza.

SYLOCK.

Pronto, á casa del notario. Dictad ese chistoso documento. Yo buscaré
el dinero, pasaré por mi casa, que está mal guardada por un holgazán
inútil, y en seguida soy con vosotros.

  (_Se va._)

ANTONIO.

Véte con Dios, buen judío. Este se va á volver cristiano. Me pasma su
generosidad.

BASANIO.

Sospechosas se me antojan frases tan dulces en boca de semejante
malvado.

ANTONIO.

No temas. El plazo es bastante largo, para que vuelvan mis navíos antes
de cumplirse.

[Ilustración]



[Ilustración]



ACTO II.


ESCENA PRIMERA.

=Sala en la quinta de Pórcia.=

Salen el PRÍNCIPE DE MARRUECOS y su servidumbre: PÓRCIA, NERISSA y sus
doncellas.

EL PRÍNCIPE.

No os enoje, bella Pórcia, mi color moreno, hijo del sol ardiente bajo
el cual nací. Pero venga el más rubio de los hijos del frio Norte, cuyo
hielo no deshace el mismo Apolo: y ábranse juntamente, en presencia
vuestra, las venas de uno y otro, á ver cuál de los dos tiene más roja
la sangre. Señora, mi rostro ha atemorizado á los más valientes, y
juro por el amor que os tengo que han suspirado por él las doncellas
más hermosas de mi tierra. Sólo por complaceros, dulce señora mia,
consintiera yo en mudar de semblante.

PÓRCIA.

No es sólo capricho femenil quien me aconseja y determina: mi eleccion
no depende de mi albedrío. Pero si mi padre no me hubiera impuesto
una condicion y un freno, mandándome que tomase por esposo á quien
acertara el secreto que os dije, tened por seguro, ilustre príncipe,
que os juzgaria tan digno de mi mano como á cualquier otro de los que
la pretenden.

[Ilustración]

EL PRÍNCIPE.

Mucho os lo agradece mi corazon. Mostradme las cajas: probemos el
dudoso empeño. ¡Juro, señora, por mi alfanje, matador del gran Sofí y
del príncipe de Persia, y vencedor en tres batallas campales de todo
el poder del gran Soliman de Turquía, que con el relámpago de mis ojos
haré bajar la vista al hombre más esforzado, desafiaré á mortífera lid
al de más aliento, arrancaré á la osa ó á la leona sus cachorros, sólo
por lograr vuestro amor! Pero ¡ay! si el volver de los dados hubiera
de decidir la rivalidad entre Alcides y Licas, quizá el fallo de la
voluble diosa seria favorable al de menos valer, y Alcides quedaria
siervo del débil garzon. Por eso es fácil que, entregada mi suerte á
la fortuna, venga yo á perder el premio, y lo alcance otro rival que lo
merezca mucho menos.

PÓRCIA.

Necesario es sujetarse á la decision de la suerte. O renunciad á entrar
en la prueba, ó jurad antes que no dareis la mano á otra mujer alguna
si no salis airoso del certámen.

EL PRÍNCIPE.

Lo juro. Probemos la ventura.

PÓRCIA.

Ahora á la iglesia, y luego al festin. Despues entrareis en la dudosa
cueva. Vamos.

EL PRÍNCIPE.

¿Qué me dará la fortuna: eterna felicidad ó triste muerte?


ESCENA II.

=Una calle de Venecia.=

Sale LANZAROTE GOBBO.

LANZAROTE.

¿Por qué ha de remorderme la conciencia cuando escapo de casa de mi amo
el judío? Viene detras de mí el diablo gritándome: «Gobbo, Lanzarote
Gobbo, buen Lanzarote, ó buen Lanzarote Gobbo, huye, corre á toda
prisa.» Pero la conciencia me responde: «No, buen Lanzarote, Lanzarote
Gobbo, ó buen Lanzarote Gobbo, no huyas, no corras, no te escapes;» y
prosigue el demonio con más fuerza: «Huye, corre, aguija, ten ánimo,
no te detengas.» Y mi conciencia echa un nudo á mi corazon, y con
prudencia me replica: «Buen Lanzarote, amigo mio, eres hijo de un
hombre de bien...» ó más bien, de una mujer de bien, porque mi padre
fué algo inclinado á lo ajeno. É insiste la conciencia: «Detente,
Lanzarote.» Y el demonio me repite: «Escapa.» La conciencia: «No lo
hagas.» Y yo respondo: «Conciencia, ¡son buenos tus consejos!...
Diablo, tambien los tuyos lo son.» Si yo hiciera caso de la conciencia,
me quedaria con mi amo el judío, que es, despues de todo, un demonio.
¿Qué gano en tomar por señor á un diablo en vez de otro? Mala debe de
ser mi conciencia, pues me dice que guarde fidelidad al judío. Mejor me
parece el consejo del demonio. Ya te obedezco y echo á correr.

  (_Sale el viejo Gobbo._)

GOBBO.

Decidme, caballero: ¿por dónde voy bien á casa del judío?

LANZAROTE.

Es mi padre en persona; pero como es corto de vista más que un topo, no
me distingue. Voy á darle una broma.

GOBBO.

Decidme, jóven, ¿dónde es la casa del judío?

LANZAROTE.

Torced primero á la derecha: luego á la izquierda: tomad la callejuela
siguiente, dad la vuelta, y luego torciendo el camino, topareis la casa
del judío.

GOBBO.

Á fe mia, que son buenas señas. Difícil ha de ser atinar con el camino.
¿Y sabeis si vive todavía con él un tal Lanzarote?

[Ilustración]

LANZAROTE.

Ah sí, Lanzarote, ¿un caballero jóven? ¿Hablais de ese?

GOBBO.

Aquel de quien yo hablo no es caballero, sino hijo de humilde padre,
pobre aunque muy honrado, y con buena salud á Dios gracias.

LANZAROTE.

Su padre será lo que quiera, pero ahora tratamos del caballero
Lanzarote.

GOBBO.

No es caballero, sino muy servidor vuestro, y yo tambien.

LANZAROTE.

_Ergo_, oidme por Dios, venerable anciano.... _ergo_ hablais del jóven
Lanzarote.

GOBBO.

De Lanzarote sin caballero, por más que os empeñeis, señor.

LANZAROTE.

Pues sí, del caballero Lanzarote. Ahora bien, no pregunteis por ese
jóven caballero, porque en realidad de verdad, el hado, la fortuna ó
las tres inexorables Parcas le han quitado de en medio, ó dicho en
términos más vulgares, ha muerto.

GOBBO.

¡Dios mio! ¡Qué horror! Ese niño que era la esperanza y el consuelo de
mi vejez.

LANZAROTE.

¿Acaso tendré yo cara de báculo, arrimo ó cayado? ¿No me conoces, padre?

GOBBO.

¡Ay de mí! ¿qué he de conoceros, señor mio? Pero decidme con verdad qué
es de mi hijo, si vive ó ha muerto.

LANZAROTE.

Padre, ¿pero no me conoces?

GOBBO.

No, caballero; soy corto de vista: perdonad.

LANZAROTE.

Y aunque tuvieras buena vista, trabajo te habia de costar conocerme,
que nada hay más difícil para un padre que conocer á su verdadero
hijo. Pero en fin, yo os daré noticias del pobre viejo. (_Se pone de
rodillas._) Dame tu bendicion: siempre acaba por descubrirse la verdad.

GOBBO.

Levantaos, caballero. ¿Qué teneis que ver con mi hijo Lanzarote?

LANZAROTE.

No más simplezas: dame tu bendicion. Soy Lanzarote, tu hijo, un pedazo
de tus entrañas.

GOBBO.

No creo que seas mi hijo.

LANZAROTE.

Eso vos lo sabeis, aunque no sé qué pensar; pero en fin, conste que soy
Lanzarote, criado del judío, y que mi madre se llama Margarita, y es tu
mujer.

GOBBO.

Tienes razon: Margarita se llama. Luego, si eres Lanzarote, estoy
seguro de que eres mi hijo. ¡Pero qué barbas, más crecidas que las
cerdas de la cola de mi rocin! ¡Y qué semblante tan diferente tienes!
¿Qué tal lo pasas con tu amo? Llevo por él un regalo.

LANZAROTE.

No está mal. Pero yo no pararé de correr hasta verme en salvo. No hay
judío más judío que mi amo. Una cuerda para ahorcarle, y ni un regalo
merece. Me mata de hambre. Dame ese regalo, y se lo llevaré al señor
Basanio. ¡Ese sí que da flamantes y lucidas libreas! Si no me admite
de criado suyo, seguiré corriendo hasta el fin de la tierra. Pero
¡felicidad nunca soñada! aquí está el mismísimo Basanio. Con él me voy,
que antes de volver á servir al judío, me haria judío yo mismo.

  (_Salen Basanio, Leonardo y otros._)

BASANIO.

Haced lo que tengais que hacer, pero apresuraos: la cena para las
cinco. Llevad á su destino estas cartas, apercibid las libreas. A
Graciano, que vaya luego á verme á mi casa.

  (_Se va un criado._)

LANZAROTE.

Padre, acerquémonos á él.

GOBBO.

Buenas tardes, señor.

BASANIO.

Buenas. ¿Qué se os ofrece?

GOBBO.

Señor, os presento á mi hijo, un pobre muchacho.

LANZAROTE.

Nada de eso, señor: no es un pobre muchacho, sino criado de un judío
opulentísimo, y ya os explicará mi padre cuáles son mis deseos.

GOBBO.

Tiene un empeño loco en serviros.

LANZAROTE.

Dos palabras: sirvo al judío.... y yo quisiera.... mi padre os lo
explicará.

GOBBO.

Su amo y él (perdonad, señor, si os molesto) no se llevan muy bien que
digamos.

LANZAROTE.

Lo cierto es que el judío me ha tratado bastante mal, y esto me ha
obligado... pero mi padre que es un viejo prudente y honrado, os lo
dirá.

GOBBO.

En esta cestilla hay un par de pichones, que quisiera regalar á vuestra
señoría. Y pretendo...

LANZAROTE.

Dos palabras: lo que va á decir es impertinente al asunto.... El, al
fin, es un pobre hombre, aunque sea mi padre.

BASANIO.

Hable uno solo, y entendámonos. ¿Qué quereis?

LANZAROTE.

Serviros, caballero.

GOBBO.

Ahí está, señor, todo el intríngulis del negocio.

BASANIO.

Ya te conozco, y te admito á mi servicio. Tu amo Sylock te recomendó á
mi hace poco, y no tengas esto por favor, que nada ganas en pasar de la
casa de un hebreo opulentísimo á la de un arruinado caballero.

LANZAROTE.

Bien dice el refran: mi amo tiene la hacienda, pero vuestra señoría la
gracia de Dios.

BASANIO.

No has hablado mal. Véte con tu padre: dí adios á Sylock, pregunta las
señas de mi casa. (_Á los criados._) Ponedle una librea algo mejor que
las otras. Pronto.

LANZAROTE.

Vámonos, padre. ¿Y dirán que no sé abrirme camino, y que no tengo lindo
entendimiento? ¿Á qué no hay otro en toda Italia que tenga en la palma
de la mano rayas tan seguras y de buen agüero como estas? (_Mirándose
las manos._) ¡Pues no son pocas las mujeres que me están reservadas!
Quince nada menos: once viudas y nueve doncellas... bastante para un
hombre solo. Y ademas sé que he de estar tres veces en peligros de
ahogarme y que he de salir bien las tres, y que estaré á punto de
romperme la cabeza contra una cama. ¡Pues no es poca fortuna! Dicen
que es diosa muy inconsecuente, pero lo que es conmigo, bien amiga se
muestra.

  (_Vanse Lanzarote y Gobbo._)

BASANIO.

No olvides mis encargos, Leonardo amigo. Compra todo lo que te
encargué, ponlo como te dije, y vuelve en seguida para asistir al
banquete con que esta noche obsequio á mis íntimos. Adios, no tardes.

LEONARDO.

No tardaré.

  (_Sale Graciano._)

GRACIANO.

¿Dónde está tu amo?

LEONARDO.

Allí está patente.

GRACIANO.

¡Señor Basanio!

BASANIO.

¿Qué me quereis, Graciano?

GRACIANO.

Tengo que dirigiros un ruego.

BASANIO.

Tenle por bien acogido.

GRACIANO.

Permíteme acompañarte á Belmonte.

BASANIO.

Vente, si es forzoso y te empeñas. Pero á la verdad, tú, Graciano,
eres caprichoso, mordaz y libre en tus palabras: defectos que no lo
son á los ojos de tus amigos, y que están en tu modo de ser, pero que
ofenden mucho á los extraños, porque no conocen tu buena índole. Echa
una pequeña dósis de cordura en tu buen humor: no sea que parezca mal
en Belmonte, y vayas á comprometerme y á echar por tierra mi esperanza.

GRACIANO.

Basanio, oye: si no tengo prudencia, si no hablo con recato,
limitándome á maldecir alguna que otra vez aparte; si no llevo, con
aire mojigato, un libro de devocion en la mano ó el bolsillo: si al
dar gracias despues de comer, no me echo el sombrero sobre los ojos,
y digo con voz sumisa: «amen»: si no cumplo, en fin, todas las reglas
de urbanidad, como quien aprende un papel para dar gusto á su abuela,
consentiré en perder tu aprecio y tu cariño.

BASANIO.

Allá veremos.

GRACIANO.

Pero no te fies de lo que haga esta noche, porque es un caso
excepcional.

BASANIO.

Nada de eso: haz lo que quieras. Al contrario, esta noche conviene que
alardees de ingenio más que nunca, porque mis comensales serán alegres
y regocijados. Adios: mis ocupaciones me llaman á otra parte.

GRACIANO.

Voy á buscar á Lorenzo y á los otros amigos. Nos veremos en la cena.


ESCENA III.

=Habitacion en casa de Sylock.=

JÉSSICA y LANZAROTE.

JÉSSICA.

¡Lástima que te vayas de esta casa, que sin tí es un infierno! Tú, á
lo menos, con tu diabólica travesura la animabas algo. Toma un ducado.
Procura ver pronto á Lorenzo. Te será fácil, porque esta noche come con
tu amo. Entrégale esta carta con todo secreto. Adios. No quiero que mi
padre nos vea.

LANZAROTE.

¡Adios! Mi lengua calla, pero hablan mis lágrimas. Adios, hermosa
judía, dulcísima gentil. Mucho me temo que algun buen cristiano venga
á perder su alma por tí. Adios. Mi ánimo flaquea. No quiero detenerme
más, adios.

JÉSSICA.

Con bien vayas, amigo Lanzarote.

  (_Se va Lanzarote._)

¡Pobre de mí! ¿qué crímen habré cometido? Me avergüenzo de tener tal
padre, y eso que sólo soy suya por la sangre, no por la fe ni por
las costumbres. Adios, Lorenzo, guárdame fidelidad, cumple lo que
prometiste, y te juro que seré cristiana y amante esposa tuya.


ESCENA IV.

=Una calle de Venecia.=

GRACIANO, LORENZO, SALARINO y SALANIO.

LORENZO.

Dejaremos el banquete sin ser notados: nos disfrazaremos en mi casa,
volveremos dentro de una hora.

GRACIANO.

Mal lo hemos arreglado.

SALARINO.

Todavía no tenemos preparadas las hachas.

SALANIO.

Para no hacerlo bien, vale más no intentarlo.

LORENZO.

No son más que las tres. Hasta las seis sobra tiempo para todo.

  (_Sale Lanzarote._)

¿Qué noticias traes, Lanzarote?

LANZAROTE.

Si abris esta carta, ella misma os lo dirá.

LORENZO.

Bien conozco la letra, y la mano más blanca que el papel en que ha
escrito mi ventura.

GRACIANO.

Será carta de amores.

LANZAROTE.

Me iré, con vuestro permiso.

LORENZO.

¿Á dónde vas?

LANZAROTE.

Á convidar al judío, mi antiguo amo, á que cene esta noche con mi nuevo
amo, el cristiano.

LORENZO.

Aguarda. Toma. Dí á Jéssica muy en secreto, que no faltaré.

  (_Se va Lanzarote._)

Amigos, ha llegado la hora de disfrazarnos para esta noche. Por mi
parte, ya tengo paje de antorcha.

SALARINO.

Yo buscaré el mio.

SALANIO.

Y yo.

LORENZO.

Nos reuniremos en casa de Graciano dentro de una hora.

SALARINO.

Allá iremos.

  (_Vanse Salarino y Salanio._)

GRACIANO.

Dime por favor. ¿Esa carta no es de la hermosa judía?

LORENZO.

Tengo forzosamente que confesarte mi secreto. Suya es la carta, y en
ella me dice que está dispuesta á huir conmigo de casa de su padre,
disfrazada de paje. Me dice tambien la cantidad de oro y joyas que
tiene. Si ese judío llega á salvarse, será por la virtud de su hermosa
hija, tan hermosa como desgraciada por tener de padre á tan vil hebreo.
Ven, y te leeré la carta de la bella judía. Ella será mi paje de hacha.


ESCENA V.

=Calle donde vive Sylock.=

Salen SYLOCK y LANZAROTE.

SYLOCK.

Ya verás, ya, la diferencia que hay de ese Basanio al judío.—Sal,
Jéssica.—Por cierto que en su casa no devorarás como en la mia, porque
tiene poco.—Sal, hija.—Ni te estarás todo el dia durmiendo, ni tendrás
cada mes un vestido nuevo.—Jéssica, ven, ¿cómo te lo he de decir?

LANZAROTE.

Sal, señora Jéssica.

SYLOCK.

¿Quién te manda llamar?

LANZAROTE.

Siempre me habiais reñido, por no hacer yo las cosas hasta que me las
mandaban.

  (_Sale Jéssica._)

JÉSSICA.

Padre, ¿me llamabais? ¿qué me quereis?

SYLOCK.

Hija, estoy convidado á comer fuera de casa. Aquí tienes las llaves.
Pero ¿por qué iré á ese convite? Cierto que no me convidan por
amor. Será por adulacion. Pero no importa, iré, aunque sólo sea por
aborrecimiento á los cristianos, y comeré á su costa. Hija, ten cuidado
con la casa. Estoy muy inquieto. Algun daño me amenaza. Anoche soñé con
bolsas de oro.

LANZAROTE.

No falteis, señor. Mi amo os espera.

SYLOCK.

Y yo tambien á él.

LANZAROTE.

Y tienen un plan. No os diré con seguridad que vereis una funcion de
máscaras, pero puede que la veais.

[Ilustración: _Sylock y su hija._]

SYLOCK.

¿Funcion de máscaras? Oye, Jéssica. Echa la llave á todas las puertas,
y si oyes ruido de tambores ó de clarines, no te pongas á la
ventana, ni saques la cabeza á la calle, para ver esas profanidades
de los cristianos que se untan los rostros de mil maneras. Tapa, en
seguida, todos los oidos de mi casa: quiero decir, las ventanas, para
que no penetre aquí ni áun el ruido de semejante bacanal. Te juro por
el cayado de Jacob, que no tengo ninguna gana de bullicios. Iré, con
todo eso, al convite. Tú delante para anunciarme.

LANZAROTE.

Así lo haré. (_Aparte á Jéssica._) Dulce señora mia, no dejes de
asomarte á la ventana, pues pasará un cristiano que bien te merece.

SYLOCK.

¿Qué dirá entre dientes ese malvado descendiente de Agar?

JÉSSICA.

No dijo más que adios.

SYLOCK.

En el fondo no es malo, pero es perezoso y comilon, y duerme de dia más
que un gato montes. No quiero zánganos en mi colmena. Por eso me alegro
de que se vaya, y busque otro amo, á quien ayude á gastar en pocos dias
su improvisada fortuna. Vé dentro, hija mia. Quizá pueda yo volver
pronto. No olvides lo que te he mandado. Cierra puertas y ventanas, que
nunca está más segura la joya que cuando bien se guarda: máxima que no
debe olvidar ningun hombre honrado.

  (_Vase._)

JÉSSICA.

Mala ha de ser del todo mi fortuna para que pronto no nos encontremos
yo sin padre y tú sin hija.

  (_Se va._)


ESCENA VI.

GRACIANO y SALARINO, de máscara.

GRACIANO.

Á la sombra de esta pared nos ha de encontrar Lorenzo.

SALARINO.

Ya es la hora de la cita. Mucho me admira que tarde.

GRACIANO.

Sí, porque el alma enamorada cuenta las horas con más presteza que el
reloj.

SALARINO.

Las palomas de Vénus vuelan con ligereza diez veces mayor cuando van á
jurar un nuevo amor, que cuando acuden á mantener la fe jurada.

GRACIANO.

Necesario es que así suceda. Nadie se levanta de la mesa del festin
con el mismo apetito que cuando se sentó á ella. ¿Qué caballo muestra
al fin de la rápida carrera el mismo vigor que al principio? Así son
todas las cosas. Más placer se encuentra en el primer instante de la
dicha que despues. La nave es en todo semejante al hijo pródigo. Sale
altanera del puerto nativo, coronada de alegres banderolas, acariciada
por los vientos, y luego torna con el casco roto y las velas hechas
pedazos, empobrecida y arruinada por el vendaval.

  (_Sale Lorenzo._)

SALARINO.

Dejemos esta conversacion. Aquí viene Lorenzo.

LORENZO.

Amigos: perdon, si os he hecho esperar tanto. No me echeis la culpa:
echádsela á mis bodas. Cuando para lograr esposa, tengais que hacer
el papel de ladrones, yo os prometo igual ayuda. Venid: aquí vive mi
suegro Sylock. (_Llama._)

  (_Jéssica disfrazada de paje se asoma á la ventana._)

JÉSSICA.

Para mayor seguridad decidme quién sois, aunque me parece que conozco
esa voz.

LORENZO.

Amor mio, soy Lorenzo, y tu fiel amante.

JÉSSICA.

El corazon me dice que eres mi amante Lorenzo. Dime, Lorenzo, ¿y hay
alguno, fuera de tí, que sospeche nuestros amores?

LORENZO.

Testigos son el cielo y tu mismo amor.

JÉSSICA.

Pues mira: toma esta caja, que es preciosa. Bendito sea el oscuro velo
de la noche que no te permite verme, porque tengo vergüenza del disfraz
con que oculto mi sexo. Pero al amor le pintan ciego, y por eso los
amantes no ven las mil locuras á que se arrojan. Si no, el Amor mismo
se avergonzaria de verme trocada de tierna doncella en arriscado paje.

LORENZO.

Baja: tienes que ser mi paje de antorcha.

JÉSSICA.

¿Y he de descubrir yo misma, por mi mano, mi propia liviandad y
ligereza, precisamente cuando me importa más ocultarme?

LORENZO.

Bien oculta estarás bajo el disfraz de gallardo paje. Ven pronto, la
noche vuela, y nos espera Basanio en su mesa.

JÉSSICA.

Cerraré las puertas y recogeré más oro. Pronto estaré contigo.

  (_Vase._)

GRACIANO.

¡Á fe mia que es gentil, y no judía!

LORENZO.

¡Maldito sea yo si no la amo! Porque mucho me equivoco, ó es discreta,
y ademas es bella, que en esto no me engañan los ojos, y es fiel
y me ha dado mil pruebas de constancia. La amaré eternamente por
hermosa, discreta y fiel.

  (_Sale Jéssica._)

Al fin viniste. En marcha,
compañeros. Ya nos esperan nuestros amigos.

  (_Vanse todos menos Graciano._)
  (_Sale Antonio._)

ANTONIO.

¿Quién?

GRACIANO.

¡Señor Antonio!

ANTONIO.

¿Solo estais, Graciano? ¿y los demas? Ya han dado las nueve, y todo el
mundo espera. No habrá máscaras esta noche. El viento se ha levantado
ya, y puede embarcarse Basanio. Más de veinte recados os he enviado.

GRACIANO.

¿Qué me decis? ¡Oh felicidad! ¡Buen viento! Ya siento ganas de verme
embarcado.


ESCENA VII.

=Quinta de Pórcia en Belmonte.=

PÓRCIA y el PRÍNCIPE DE MARRUECOS.

PÓRCIA.

Descorred las cortinas, y enseñad al príncipe los cofres; él elegirá.

EL PRÍNCIPE.

El primero es de oro, y en él hay estas palabras: «Quien me elija,
ganará lo que muchos desean.» El segundo es de plata, y en él se lee:
«Quien me elija, cumplirá sus anhelos.» El tercero es de vil plomo,
y en él hay esta sentencia tan dura como el metal: «Quien me elija,
tendrá que arriesgarlo todo.» ¿Cómo haré para no equivocarme en la
eleccion?

PÓRCIA.

En uno de los cofres está mi retrato. Si le encontrais, soy vuestra.

EL PRÍNCIPE.

Algun dios me iluminará. Volvamos á leer con atencion los letreros.
¿Qué dice el plomo? «Todo tendrá que darlo y arriesgarlo el que
me elija.» ¡Tendrá que darlo todo! ¿Y por qué?... Por plomo...
¿Aventurarlo todo por plomo? Deslucido premio en verdad. Para
aventurarlo todo, hay que tener esperanza de alguna dicha muy grande,
porque á un alma noble no la seduce el brillo de un vil metal. En suma,
no doy ni aventuro nada por el plomo. ¿Qué dice la plata del blanco
cofrecillo? «Quien me elija logrará lo que merece...» Lo que merece...
Despacio, Príncipe: pensémoslo bien. Si atiendo á mi conciencia, yo
me estimo en mucho. No es pequeño mi valor, aunque quizá lo sea para
aspirar á tan excelsa dama. De otra parte, seria poquedad de ánimo
dudar de lo que realmente valgo... ¿Qué merezco yo? Sin duda esta
hermosa dama. Para eso soy de noble nacimiento y grandes dotes de alma
y cuerpo, de fortuna, valor y linaje; y sobre todo la merezco porque la
amo entrañablemente. Sigo en mis dudas. ¿Continuaré la eleccion ó me
pararé aquí? Voy á leer segunda vez el rótulo de la caja de oro: «Quién
me elija logrará lo que muchos desean.» Es claro: la posesion de esta
dama: todo el mundo la desea, y de los cuatro términos del mundo vienen
á postrarse ante el ara en que se venera su imágen. Los desiertos de
Hircania, los arenales de la Libia se ven trocados hoy en animados
caminos, por donde acuden innumerables príncipes á ver á Pórcia. No
bastan á detenerlos playas apartadas, ni el salobre reino de las ondas
que lanzan su espuma contra el cielo. Corren el mar, como si fuera un
arroyo, sólo por el ansia de ver á Pórcia. Una de estas cajas encierra
su imágen, pero ¿cuál? ¿Estará en la de plomo? Necedad seria pensar que
tan vil metal fuese sepulcro de tanto tesoro. ¿Estará en la plata que
vale diez veces menos que el oro? Bajo pensamiento seria. Sólo en oro
puede engastarse joya de tanto precio. En Inglaterra corre una moneda
de oro, con un ángel grabado en el anverso. Allí está sólo grabado,
mientras que aquí es el ángel mismo quien yace en tálamo de oro. Venga
la llave: mi eleccion está hecha, sea cual fuere el resultado.

PÓRCIA.

Tomad la llave, y si en esa caja está mi retrato, seré vuestra esposa.

EL PRÍNCIPE (_abriendo el cofre_).

¡Por vida del demonio! sólo encuentro una calavera, y en el hueco de
sus ojos este papel: «No es oro todo lo que reluce: así dice el refran
antiguo: tú verás si con razon. ¡Á cuántos ha engañado en la vida una
vana exterioridad! En dorado sepulcro habitan los gusanos. Si hubieras
tenido tanta discrecion y buen juicio como valor y osadía, no te
hablaria de esta suerte mi hueca y apagada voz. Véte en buen hora, ya
que te ha salido fria la pretension.» Sí que he quedado frio y triste.
Toda mi esperanza huyó, y el fuego del amor se ha convertido en hielo.
Adios, hermosa Pórcia. No puedo hablar. El desencanto me quita la voz.
¡Cuán triste se aleja el que ve marchitas sus ilusiones!

PÓRCIA.

¡Oh felicidad! Quiera Dios que tengan la misma suerte todos los que
vengan, si son del mismo color que éste.


ESCENA VIII.

=Calle en Venecia.=

SALARINO y SALANIO.

SALARINO.

Ya se ha embarcado Basanio, y con él va Graciano, pero no Lorenzo.

SALANIO.

El judío se quejó al Dux, é hizo que le acompañase á registrar la nave
de Basanio.

SALARINO.

Pero cuando llegaron, era tarde, y ya se habian hecho á la mar. En el
puerto dijeron al Dux que poco antes habian visto en una góndola á
Lorenzo y á su amada Jéssica, y Antonio juró que no iban en la nave de
Basanio.

SALANIO.

Nunca he visto tan ciego, loco, incoherente y peregrino furor como
el de este maldito hebreo. Decia á voces: «¡Mi hija, mi dinero, mi
hija... ha huido con un cristiano... y se ha llevado mi dinero... mis
ducados... Justicia... mi dinero... una bolsa... no... dos, llenas
de ducados... Y ademas joyas y piedras preciosas... Me lo han robado
todo... Justicia... Buscadla... Lleva consigo mi dinero y mis alhajas!»

[Ilustración]

SALARINO.

Los muchachos le persiguen por las calles de Venecia, gritando como él:
«Justicia, mis ducados, mis joyas, mi hija.»

SALANIO.

¡Pobre Antonio si no cumple el trato!

SALARINO.

Y fácil es que no pueda cumplirlo. Ayer me dijo un francés que en el
estrecho que hay entre Francia é Inglaterra habia naufragado un barco
veneciano. En seguida me acordé de Antonio, y por lo bajo hice votos á
Dios para que no fuera el suyo.

SALANIO.

Bien harias en decírselo á Antonio, pero de modo que no le hiciera mala
impresion la noticia.

SALARINO.

No hay en el mundo alma más noble. Hace poco ví cómo se despedia
de Basanio. Díjole éste que haria por volver pronto, y Antonio le
replicó: «No lo hagas de ningun modo, ni eches á perder, por culpa mia,
tu empresa. Necesitas tiempo. No te apures por la fianza que dí al
judío. Estáte tranquilo, y sólo pienses en alcanzar con mil delicadas
galanterías y muestras de amor el premio á que aspiras.» Apenas podia
contener el llanto al decir esto. Apartó la cara, dió la mano á su
amigo, y se despidió de él por última vez.

SALANIO.

Él es toda su vida, segun imagino. Vamos á verle, y tratemos de
consolar su honda tristeza.

SALARINO.

Vamos.


ESCENA IX.

=Quinta de Pórcia en Belmonte.=

NERISSA.

(_A un criado._) Anda, descorre las cortinas, que ya el Infante de
Aragon ha hecho su juramento y viene á la prueba.

  (_Salen el Infante de Aragon, Pórcia y acompañamiento. Tocan cajas
  y clarines._)

PÓRCIA.

Egregio Infante: ahí teneis las cajas: si dais con la que contiene mi
retrato, vuestra será mi mano. Pero si la fortuna os fuere adversa,
tendreis que alejaros sin más tardanza.

EL INFANTE.

El juramento me obliga á tres cosas: primero, á no decir nunca cuál de
las tres cajas fué la que elegí. Segundo, si no acierto en la eleccion,
me comprometo á no pedir jamas la mano de una doncella. Tercero, á
alejarme de vuestra presencia, si la suerte me fuere contraria.

PÓRCIA.

Esas son las tres condiciones que tiene que cumplir todo el que viene á
esta dudosa aventura, y á pretender mi mano indigna de tanta honra.

EL INFANTE.

Yo cumpliré las tres. Fortuna, dame tu favor, ilumíname. Aquí
tenemos plata, oro y plomo. «Quien me elija, tendrá que darlo todo y
aventurarlo todo.» Para que yo dé ni aventure nada, menester será que
el plomo se haga antes más hermoso. ¿Y qué dice la caja de oro? «Quien
me elija, alcanzará lo que muchos desean.» Estos serán la turba de
necios que se fia de apariencias, y no penetra hasta el fondo de las
cosas: á la manera del pájaro audaz que pone su nido en el alero del
tejado, expuesto á la intemperie y á todo género de peligros. No es mio
pensar como piensa el vulgo. No elegiré lo que muchos desean. No seré
como la multitud grosera y sin juicio. Vamos á tí, arca brillante de
precioso metal: «Quien me elija, alcanzará lo que merece.» Está bien,
¿qué alma bien nacida querrá obtener ninguna ventaja ni triunfar del
hado, sin un mérito real? ¿A quién contentará un honor inmerecido?
¡Dichoso aquel dia en que no por subterráneas intrigas, sino por las
dotes reales del alma, se consigan los honores y premios! ¡Cuántas
frentes, que ahora están humilladas, se cubrirán de gloria entonces!
¡Cuántos de los que ahora dominan querrian ser entonces vasallos!
¡Qué de ignominias descubriríamos al traves de la púrpura de reyes,
emperadores y magnates! ¡Y cuánta honra encontraríamos soterrada en
el lodo de nuestra edad! Siga la eleccion: «Alcanzará lo que merece.»
Mérito tengo. Venga la llave, que esta caja encierra sin duda mi
fortuna.

PÓRCIA.

Mucho lo habeis pensado para tan corto premio como habeis de encontrar.

EL INFANTE.

¿Qué veo? La cara de un estúpido que frunce el entrecejo y me presenta
una carta. ¡Cuán diverso es su semblante del de la hermosísima Pórcia!
¡Otra cosa aguardaban mis méritos y esperanzas! «Quien me elija,
alcanzará lo que merece.» ¿Y no merezco más? ¿La cara de un imbécil?
¿Ese es el premio que yo ambicionaba? ¿Tan poco valgo?

PÓRCIA.

El juicio no es ofensa: son dos actos distintos.

EL INFANTE.

¿Y qué dice ese papel? (_Lee._) «Siete veces ha pasado este metal por
la llama: siete pruebas necesita el juicio para no equivocarse. Muchos
hay que toman por realidad los sueños: natural es que su felicidad
sea sueño tambien. Bajo este blanco metal has encontrado la faz de un
estúpido. Muchos necios hay en el mundo que se ocultan así. Cásate á tu
voluntad, pero siempre me tendrás por símbolo. Adios.» Todavía seria
estupidez mayor, no irme ahora mismo. Como un necio vine á galantear, y
ahora llevo dos cabezas nuevas, la mia y otra ademas. Quédate con Dios,
Pórcia: no faltaré á mi juramento.

PÓRCIA.

Huye, como la mariposa que se quema las alas escapa del fuego. ¡Qué
necios son por querer pasarse de listos!

NERISSA.

Bien dice el proverbio: Sólo su mala fortuna lleva al necio al altar ó
á la horca.

UN CRIADO.

¿Dónde está mi señora?

PÓRCIA.

Aquí.

EL CRIADO.

Se apea á vuestra puerta un jóven veneciano, anunciando á su señor,
que viene á ofreceros sus respetos y joyas de gran valía. El mensajero
parece serlo del amor mismo. Nunca amaneció en primavera, anunciadora
del ardiente estío, tan risueña mañana como el rostro de este nuncio.

PÓRCIA.

Silencio. ¡Por Dios! tanto me lo encareces, que recelo si acabarás por
decirme que es pariente tuyo. Vamos, Nerissa: quiero ver á tan gallardo
mensajero.

NERISSA.

Su señor es Basanio, ó mucho me equivoco.

[Ilustración]



[Ilustración]



ACTO III.


ESCENA PRIMERA.

=Calle de Venecia.=

SALANIO y SALARINO.

SALANIO.

¿Qué se dice en Rialto?

SALARINO.

Corren nuevas de que una nave de Antonio, cargada de ricos géneros, ha
naufragado en los estrechos de Goodwins, que son unos escollos de los
más temibles, y donde han perecido muchas orgullosas embarcaciones.
Esto es lo que sucede, si es que no miente la parlera fama, y se porta
hoy como mujer de bien.

SALANIO.

¡Ojalá que por esta vez mienta como la comadre más embustera de cuantas
comen pan! Pero la verdad es, sin andamos en rodeos ni ambages, que
el pobre Antonio, el buen Antonio... ¡Oh si encontrara yo un adjetivo
bastante digno de su bondad!

SALARINO.

Al asunto, al asunto.

SALANIO.

¿Al asunto dices? Pues el asunto es que ha perdido un barco.

SALARINO.

¡Quiera Dios que no sea más que uno!

SALANIO.

¡Ojalá! No sea que eche á perder el demonio mis oraciones, porque aquí
viene en forma de judío.

  (_Sale Sylock._)

¿Cómo estás, Sylock? ¿Qué novedades cuentan los mercaderes?

SYLOCK.

Vosotros lo sabeis. ¿Quién habia de saber mejor que vosotros la fuga de
mi hija?

SALARINO.

Es verdad. Yo era amigo del sastre que hizo al pájaro las alas con que
voló del nido.

SALANIO.

Y Sylock no ignoraba que el pájaro tenia ya plumas, y que es condicion
de las aves el echar á volar en cuanto las tienen.

SALARINO.

Por eso la condenarán.

SALANIO.

Es claro: si la juzga el demonio.

SYLOCK.

¡Ser infiel á mi carne y sangre!

SALANIO.

Más diferencia hay de su carne á la tuya que del marfil al azabache,
y de su sangre á la tuya que del vino del Rhin al vino tinto. Dinos:
¿sabes algo de la pérdida que ha tenido Antonio en el mar?

SYLOCK.

¡Vaya otro negocio! ¡Un mal pagador, que no se atreve á comparecer en
Rialto! ¡Un mendigo que hacia alarde de lujo, paseándose por la playa!
A ver cómo responde de su fianza. Para eso me llamaba usurero. Que
responda de su fianza. Decia que prestaba dinero por caridad cristiana.
Que responda de su fianza.

SALARINO.

De seguro que si no cumple el contrato, no por eso te has de quedar con
su carne. ¿Para qué te sirve?

SYLOCK.

Me servirá de cebo en la caña de pescar. Me servirá para satisfacer
mis odios. Me ha arruinado. Por él he perdido medio millon: él se
ha reido de mis ganancias y de mis pérdidas: ha afrentado mi raza y
linaje, ha dado calor á mis enemigos y ha desalentado á mis amigos. Y
todo ¿por qué? Por que soy judío. ¿Y el judío no tiene ojos, no tiene
manos ni órganos ni alma, ni sentidos ni pasiones? ¿No se alimenta de
los mismos manjares, no recibe las mismas heridas, no padece las mismas
enfermedades y se cura con iguales medicinas, no tiene calor en verano
y frio en invierno, lo mismo que el cristiano? Si le pican ¿no sangra?
¿No se rie si le hacen cosquillas? ¿No se muere si le envenenan? Si
le ofenden, ¿no trata de vengarse? Si en todo lo demas somos tan
semejantes ¿por qué no hemos de parecernos en esto? Si un judío ofende
á un cristiano ¿no se venga éste, á pesar de su cristiana caridad? Y si
un cristiano á un judío, ¿qué enseña al judío la humildad cristiana? A
vengarse. Yo os imitaré en todo lo malo, y para poco he de ser, si no
supero á mis maestros.

UN CRIADO.

Señores: mi amo Antonio os espera en su casa, para hablaros de negocios
importantes.

SALARINO.

Largo tiempo hace que le buscamos.

  (_Sale Túbal._)

SALANIO.

Hé aquí otro de su misma tribu: no se encontraria otro tercero que los
igualase como no fuese el mismísimo demonio.

  (_Vanse._)

SYLOCK.

Túbal, ¿qué noticias traes de Génova? ¿qué sabes de mi hija?

TÚBAL.

Oí noticias de ella en muchas partes, pero nunca la ví.

SYLOCK.

Nunca ha caido otra maldicion igual sobre nuestra raza. Mira: se
llevó un diamante que me habia costado dos mil ducados en la feria
de Francfort. Dos mil ducados del diamante, y ademas muchas alhajas
preciosas. Poco me importaria ver muerta á mi hija, como tuviera los
diamantes en las orejas, y los ducados en el ataud. ¿Pero nada, nada
has averiguado de ellos? ¡Maldito sea yo! ¡Y cuánto dinero he gastado
en buscarla! ¡Tanto que se llevó el ladron, y tanto cómo llevo gastado
en su busca, y todavía no me he vengado! Cada dia me trae una nueva
pérdida. Todo género de lástimas y miserias ha caido sobre mí.

TÚBAL.

No eres tú el solo desgraciado. Me contaron en Génova que tambien
Antonio...

SYLOCK.

¿Qué, qué? ¿le ha sucedido alguna desgracia?

TÚBAL.

Se le ha perdido un barco que venia de Trípoli.

SYLOCK.

¡Bendito sea Dios! ¿Pero eso es cierto?

TÚBAL.

Me lo han contado algunos marineros escapados del naufragio.

SYLOCK.

¡Gracias, amigo Túbal, gracias! ¡Qué felices nuevas! ¿Con qué en
Génova, eh, en Génova?

TÚBAL.

Dicen que tu hija ha gastado en Génova ochenta ducados en una noche.

SYLOCK.

¡Qué daga me estás clavando en el corazon! ¡Pobre dinero mio! ¡En una
noche sola ochenta ducados!

TÚBAL.

Varios acreedores de Antonio, con quienes vengo desde Génova, tienen
por inevitable su quiebra.

SYLOCK.

¡Oh! ¡qué felicidad! Le atormentaré. Me he de vengar con creces.

TÚBAL.

Uno de esos acreedores me mostró una sortija, con que tu hija le habia
pagado un mono que compró.

SYLOCK.

¡Cállate, maldecido! ¿Quieres martirizarme? Es mi turquesa. Me la
regaló Lia, cuando yo era soltero. No la hubiera yo cedido por todo un
desierto henchido de monos.

TÚBAL.

Pero no tiene duda que Antonio está completamente arruinado.

SYLOCK.

Eso me consuela. Eso tiene que ser verdad. Túbal, avísame un alguacil
para dentro de quince dias. Si no paga la fianza, le sacaré las
entrañas; si no fuera por él, haria yo en Venecia cuantos negocios
quisiera. Túbal, nos veremos en la sinagoga. Adios, querido Túbal.


ESCENA II.

=Quinta de Pórcia.=

BASANIO, PÓRCIA, GRACIANO, NERISSA y criados.

PÓRCIA.

Os ruego que no os deis prisa. Esperad siquiera un dia ó dos, porque
si no acertais en la eleccion, os pierdo para siempre. Hay en mi alma
algo que me dice (no sé si será amor) que seria para mí un dolor que
os fueseis. Odio ya veis que no puede ser. Si no os parecen bastante
claras mis palabras (porque una doncella sólo puede hablar de estas
cosas con el pensamiento) os suplicaria que permanecieseis aquí uno
ó dos meses. Con esto tendré bastante tiempo para enseñaros el modo
de no errar. Pero ¡ay! no puedo, porque seria faltar á mi juramento,
y no he de ser perjura aunque os pierda. Si errais, hareis que me
lamente mucho de haber faltado á mi juramento. ¡Ojalá nunca hubiera yo
visto vuestros ojos! Su fulgor me ha partido el alma: sólo la mitad es
mia, la otra mitad vuestra... He querido decir mia, pero no es mia,
vuestra es tambien, y toda yo os pertenezco. Este siglo infeliz en que
vivimos pone obstáculos entre el poseedor y su derecho. Por eso, y á
la vez, soy vuestra y no lo soy. El hado tiene la culpa, y él es quien
debe pagarla é ir al infierno, yo no. Hablo demasiado, pero es por
entretener el tiempo, y detenerle, y con él vuestra eleccion.

BASANIO.

Permitid que la suerte decida. Estoy como en el tormento.

PÓRCIA.

¿Basanio en el tormento? pues qué, ¿hay algun engaño en vuestro amor?

BASANIO.

Hay un recelo, que me presenta como imposible mi felicidad. Antes harán
alianza el fuego y el hielo, que mi amor y la traicion.

PÓRCIA.

Me temo que esteis hablando desde el tormento, donde el hombre, bien
contra su voluntad, confiesa lo cierto.

BASANIO.

Pórcia, mi vida consiste en vos. Dádmela, y os diré toda la verdad.

PÓRCIA.

Decídmela y vivireis.

BASANIO.

Mejor hubierais dicho: «decídmela y amad», y con esto seria inútil mi
confesion, ya que mi único crímen es amar, delicioso tormento en que
sólo el verdugo puede salvar al reo. Vamos á las cajas, y que la suerte
nos favorezca.

PÓRCIA.

A las cajas, pues. En una de ellas está mi efigie. Si me amais,
la encontrareis de seguro. Atras, Nerissa: atras, todos vosotros,
y mientras elige, resuene la música. Si se equivoca, morirá entre
armonías como el cisne, y para que sea mayor la exactitud de la
comparacion, mis ojos le darán sepulcro en las nativas ondas. Si vence
(y no es imposible), oirá el son agudo de las trompetas, semejante
al que saluda al rey que acaba de ser ungido y coronado, ó á las
alegres voces que, al despuntar la aurora, penetran en los oidos del
extasiado novio. Vedle acercarse con más amor y más vigorosos alientos
que Hércules, cuando fué á salvar á Troya del nefando tributo de la
doncella que tenia que entregar á la voracidad del mónstruo marino,
en luctuoso dia. Yo soy la víctima. Vosotros sois como las matronas
dárdanas que con llorosos ojos han salido de Troya á contemplar el
sacrificio. Adelante, noble Alcides: sal vencedor de la contienda. En
tu vida está la mia. Todavía tengo yo más interes en el combate, que
tú que vas á pelear, dando celos al mismo Áres. (_Mientras Basanio
elige, canta la música_: «¿Dónde nace el amor, en los ojos ó en el
alma? ¿Quién le da fuerzas para quitarnos el sosiego? Decídnoslo,
decídnoslo.—El amor nace en los ojos, se alimenta de miradas, y muere
por desvíos en la misma cuna donde nace. Cantemos dulces himnos en
alabanza del amor. ¡Viva el amor, viva el amor!»)

[Ilustración: _La eleccion entre las tres cajas._]

BASANIO.

Muchas veces engañan las apariencias. ¿Ha habido causa tan mala que
un elocuente abogado no pudiera hacer probable, buscando disculpas
para el crímen más horrendo? ¿Hay alguna herejía religiosa que no
tenga sectarios, y que no pueda cubrirse con citas de la Escritura
ó con flores retóricas que disimulen su fealdad? ¿Hay vicio que no
pueda disfrazarse con la máscara de la virtud? ¿No habeis visto muchos
cobardes, tan falsos y movedizos como piedra sobre arena, y que por
fuera muestran la belicosa faz de Hércules y las híspidas barbas de
Marte, y por de dentro tienen los hígados tan blancos como la leche?
Fingen valor, para hacerse temer. Medid la hermosura: se compra al
peso, y son más ligeras las que se atavian con los más preciados arreos
de la belleza. ¡Cuántas veces los áureos rizos, enroscados como sierpes
al rededor de una dudosa belleza, son prenda de otra hermosura que
yace en olvidado sepulcro! Los adornos son como la playa de un mar
proceloso: como el velo de seda que oculta el rostro de una hermosura
india: como la verdad, cuya máscara toma la fraude para engañar á
los más prudentes. Por eso desdeño los fulgores del oro, alimento y
perdicion del avaro Midas, y tambien el pálido brillo de la mercenaria
plata. Tu quebrado color, oh plomo que pasas por vil y anuncias más
desdichas que felicidad, me atrae más que todo eso. Por tí me decido.
¡Quiera Dios cumplir mi amoroso deseo!

PÓRCIA.

(_Aparte._) Como el viento disipa las nubes, así huyen de mi alma todos
los recelos, tristezas y desconfianzas. Cálmate, amor; ten sosiego:
templa los ímpetus del alma, y dame el gozo con tasa, porque si no, el
corazon estallará de alegría.

BASANIO.

(_Abre la caja de plomo._) ¿Qué veo? ¿El mismo rostro de la hermosa
Pórcia? ¿Qué pincel sobrehumano pudo acercarse tanto á la realidad?
¿Pestañean estos ojos, ó es que los mueve el reflejo de los mios?
Exhalan sus labios un aliento más dulce que la miel. De sus cabellos
ha tejido el pintor una tela de araña para enredar corazones. ¡Ay de
las moscas que caigan en ellos! ¿Pero cómo habrá podido retratar sus
ojos, sin cegar? ¿Cómo pudo acabar el uno sin que sus rayos le cegaran
de tal modo que dejase sin acabar el otro? Toda alabanza es poca, y
seria afrentar al retrato tanto como el retrato al original. Veamos lo
que dice la letra, cifra breve de mi fortuna. (_Lee._) «Tú á quien no
engañan las apariencias, consigues la rara fortuna de acertar. Ya que
tal suerte tuviste, no busques otra mejor. Si te parece bien la que te
ha dado la fortuna, vuélvete hácia ella, y con un beso de amor tómala
por tuya, siguiendo los impulsos de tu alma.» ¡Hermosa leyenda! Señora,
perdon. Es necesario cumplir lo que este papel ordena. A la manera que
el gladiador, cuando los aplausos ensordecen el anfiteatro, duda si es
á él á quien se dirigen, y vuelve la vista en torno suyo; así yo, bella
Pórcia, dudo si es verdad lo que miro, y antes de entregarme al gozo,
necesito que lo confirmen vuestros labios.

PÓRCIA.

Basanio, tal cual me veis, vuestra soy. No deseo para mí suerte mayor,
pero en obsequio vuestro quisiera ser veinte veces más hermosa de lo
que soy, y diez mil veces más rica. Yo quisiera exceder á todas en
virtud, en belleza, en bienes de fortuna y en amigos, para que me
amaseis mucho más. Pero valgo muy poco; soy una niña ignorante y sin
experiencia; sólo tengo una cosa buena, y es que todavía no soy vieja
para aprender; y otra aún mejor, que no fué tan mala mi educacion
primera que no pueda aprender. Y áun tengo otra felicidad mejor, y es
la de tener un corazon tan rendido que se humilla á vos como el siervo
á su señor y monarca. Mi persona, y la hacienda que fué mia, son desde
hoy vuestras. Hace un momento era yo señora de esta quinta y de estos
criados, y de mí misma, pero desde ahora yo y mi quinta y mis criados
os pertenecemos. Todo os lo doy con este anillo. Si algun dia le
destruís ó perdeis, será indicio de que habeis perdido mi amor, y podré
reprenderos por tan grave falta.

BASANIO.

Señora, me habeis quitado el habla. Sólo os grita mi sangre alborotada
en las venas. Tal trastorno habeis producido en mis sentidos, como el
tumulto que estalla en una muchedumbre cuando oye el discurso de un
príncipe adorado. Mil palabras incoherentes se confunden con gritos que
no tienen sentido alguno, pero que expresan un júbilo sincero. Cuando
huya de mis dedos ese anillo, irá con él mi vida, y podreis decir que
ha muerto Basanio.

NERISSA.

Á nosotros, mudos espectadores de tal drama, sólo nos toca daros el
parabien. Sed dichosos, amos y señores mios.

GRACIANO.

Basanio, señor mio; y tú, hermosa dama, disfrutad cuanta ventura deseo
para vosotros, ya que no ha de ser á mi costa. Y cuando os prepareis á
cerrar solemnemente el contrato, dadme licencia para hacer lo mismo.

BASANIO.

Con mucho gusto, si encuentras mujer.

GRACIANO.

Mil gracias, Basanio. Á tí lo debo. Mis ojos son tan avizores como los
tuyos. Tú los pusiste en la señora; yo en la criada: tú amaste; yo
tambien. Tu amor no consiente dilaciones; tampoco el mio. Tu suerte
dependia de la buena eleccion de las cajas; tambien la mia. Yo ardiendo
en amores perseguí á esta esquiva hermosura con tantas y tantas
promesas y juramentos, que casi tengo seca la boca de repetirlos. Pero
al fin (si las palabras de tal hermosura valen algo), me prometió
concederme su amor, si tú acertabas á conquistar el de su señora.

PÓRCIA.

¿Es verdad, Nerissa?

NERISSA.

Verdad es, señora, si no lo llevais á mal.

BASANIO.

¿Lo dices de véras, Graciano?

GRACIANO.

De véras, señor.

BASANIO.

Vuestro casamiento aumentará los regocijos del nuestro.

GRACIANO.

¡Pero quién viene! ¿Lorenzo y la judía? ¿y con ellos mi amigo, el
veneciano Salerio?

  (_Salen Lorenzo, Jéssica y Salerio._)

BASANIO.

Con bien vengais á esta quinta, Lorenzo y Salerio, si es que mi recien
nacida felicidad me autoriza para saludaros en este lugar. ¿Me lo
permites, bellísima Pórcia?

PÓRCIA.

Y lo repito: bien venidos sean.

LORENZO.

Gracias por tanto favor. Mi intencion no era visitarte, pero Salerio, á
quien encontré en el camino, se empeñó tanto, que al cabo consentí en
acompañarle.

SALERIO.

Lo hice, es verdad, pero no sin razon, porque te traigo un recado del
señor Antonio. (_Le da una carta._)

BASANIO.

Antes de abrir esta carta, dime cómo se encuentra mi buen amigo.

SALERIO.

No está enfermo más que del alma; por su carta verás lo que padece.

GRACIANO.

Querido Salerio, dame la mano. ¿Qué noticias traes de Venecia? ¿Qué
hace el honrado mercader Antonio? ¡Cómo se alegrará al saber nuestra
dicha! Somos los Jasones que han encontrado el vellocino de oro.

SALERIO.

¡Ojalá hubierais encontrado el áureo vellocino, que él perdió en hora
aciaga!

PÓRCIA.

Malas nuevas debe traer la carta. Huye el color de las mejillas de
Basanio. Sin duda acaba de saber la muerte de un amigo muy querido,
porque ninguna otra mala noticia podria abatir un ánimo tan constante;
malo, malo. Perdóname, Basanio, pero soy la mitad de tu alma, y justo
es que me pertenezcan la mitad de las desgracias que anuncia ese pliego.

BASANIO.

¡Amada Pórcia! Leo en esta carta algunas de las frases más tristes que
se han escrito nunca sobre el papel. ¡Pórcia hermosísima!, cuando por
primera vez te confesé mi amor, no tuve reparo en decirte que yo no
tenia otra hacienda que la sangre de mis venas, pero que era noble y
bien nacido, y te dije la verdad. Pero así y todo hubo jactancia en mis
palabras, al decirte que mis bienes eran ningunos. Para ser enteramente
veraz, debí añadir que mi fortuna era menos que nada, porque la verdad
es que empeñé mi palabra á mi mejor amigo, dejándole expuesto á la
venganza del enemigo más cruel, implacable y sin entrañas: todo para
procurarme dineros. Esta carta me parece el cuerpo de mi amigo: cada
línea es á modo de una herida, que arroja la sangre á borbotones. Pero
¿es cierto, Salerio? ¿Todo, todo lo ha perdido? ¿Todos sus negocios
le han salido mal? ¿Ni en Trípoli, ni en Méjico, ni en Lisboa, ni en
Inglaterra, ni en la India, ni en Berberia, escapó ningun barco suyo de
esos escollos tan fatales al marino?

SALERIO.

Ni uno. Y aunque á Antonio le quedara algun dinero para pagar al judío,
de seguro que este no le recibiria. No parece sér humano: nunca he
visto á nadie tan ansioso de destruir y aniquilar á su prójimo. Dia
y noche pide justicia al Dux, amenazando, si no se le hace justicia,
con invocar las libertades del Estado. En vano han querido persuadirle
los mercaderes más ricos, y el mismo Dux y los patricios. Todo en
balde. Él persiste en su demanda, y reclama confiscacion, justicia y el
cumplimiento de su engañoso trato.

JÉSSICA.

Cuando vivia yo con él, muchas veces le ví jurar á sus amigos Túbal y
Chus que preferia la carne de Antonio á veinte veces el valor de la
suma que le debia, y si las leyes y el gobierno de Venecia no protegen
al infeliz Antonio, mala será su suerte.

PÓRCIA.

¿Y en vuestro amigo recaen todas esas calamidades?

BASANIO.

En mi amigo, el mejor y más fiel, el de alma más honrada que hay en
toda Italia. En su pecho arde la llama del honor de la antigua Roma.

PÓRCIA.

¿Qué es lo que debe al judío?

BASANIO.

Tres mil ducados que me prestó.

PÓRCIA.

¿No más que tres mil? Dale seis mil, duplica, triplica la suma, antes
que consentir que tan buen amigo pierda por tí ni un cabello. Vamos
al altar, despidámonos, y luego corre á Venecia á buscar á tu amigo;
no vuelvas al lado de Pórcia hasta dejarle en salvo. Llevarás lo
bastante para pagar diez veces más de lo que debe al hebreo. Págalo, y
vuelve enseguida con tu fiel amigo. Mi doncella Nerissa y yo viviremos
entretanto como viudas y como doncellas. Es necesario que partas el dia
mismo de nuestras bodas. Piensa en nuestros comensales; no arrugues el
ceño, muestra la faz alegre. Ya que tan caro te he comprado, reflexiona
cuánto he de amarte. Pero léeme antes la carta.

BASANIO.

«Querido Basanio: mis barcos naufragaron: me acosan mis acreedores;
he perdido toda mi hacienda; ha vencido el plazo de mi escritura con
el judío, y claro es que si se cumple la cláusula del contrato, tengo
forzosamente que morir. Toda deuda entre nosotros queda liquidada, con
tal que vengas á verme en la hora de mi muerte. Sin embargo, haz lo
que quieras; si nuestra amistad no te obliga á venir, tampoco te hará
fuerza esta carta.»

PÓRCIA.

Amor mio, véte en seguida.

BASANIO.

Volaré, si me lo permites. Entretanto que vuelvo, el reposo y la
soledad de mi lecho serán continuos estímulos para que yo vuelva.


ESCENA III.

=Calle en Venecia.=

SYLOCK, SALANIO, ANTONIO y el CARCELERO.

SYLOCK.

Carcelero, no apartes la vista de él. No me digas que tenga
compasion..... Éste es aquel insensato que prestaba su dinero sin
interes. No le pierdas de vista, carcelero.

ANTONIO.

Oye, amigo Sylock.

SYLOCK.

Pido que se cumplan las condiciones de la escritura. He jurado no ceder
ni un ápice de mi derecho. En nada te habia ofendido yo cuando ya
me llamabas perro. Si lo soy, yo te enseñaré los dientes. No tienes
escape. El Dux me hará justicia. No sé, perverso alcaide, por qué has
consentido con tanto gusto en sacarle de la prision.

ANTONIO.

Óyeme: te lo suplico.

SYLOCK.

No quiero oirte. Cúmpleme el contrato. No quiero oirte. No te empeñes
en hablar más. No soy un hombre de buenas entrañas, de los que dan
cabida á la compasion, y se rinden al ruego de los cristianos. No
volvais á importunarme. Pido que se cumpla el contrato.

  (_Vase._)

SALANIO.

Es el perro más abominable de los que deshonran el género humano.

ANTONIO.

Déjale. Nada de ruegos inútiles. Quiere mi vida y no atino por qué. Más
de una vez he salvado de sus garras á muchos infelices que acudieron á
mí, y por eso me aborrece.

SALANIO.

No creo que el Dux consienta jamas en que se cumpla semejante contrato.

ANTONIO.

El Dux tiene que cumplir la ley, porque el crédito de la República
perderia mucho si no se respetasen los derechos del extranjero. Toda la
riqueza, prosperidad y esplendor de esta ciudad depende de su comercio
con los extranjeros. Ea, vamos. Tan agobiado estoy de pesadumbres, que
dudo mucho que mañana tenga una libra de carne en mi cuerpo, con que
hartar la sed de sangre de ese bárbaro. Adios, buen carcelero. ¡Quiera
Dios que Basanio vuelva á verme y pague su deuda! Entonces moriré
tranquilo.


ESCENA IV.

=Quinta de Pórcia en Belmonte.=

PÓRCIA, NERISSA, LORENZO, JÉSSICA y BALTASAR.

LORENZO.

Señora (no tengo reparo en decirlo delante de vos), alta idea teneis
formada de la santa amistad, y buena prueba de ello es la resignacion
con que tolerais la ausencia de vuestro marido. Pero si supierais á
quién favoreceis de este modo, y cuán buen amigo es del señor Basanio,
más os enorgulleceriais de vuestra obra que de la natural cualidad de
obrar bien, de que tantas muestras habeis dado.

PÓRCIA.

Nunca me arrepentí de hacer el bien, ni ha de pesarme ahora. Entre
amigos que pasan y gastan juntos largas horas, unidos sus corazones por
el vínculo sagrado de la amistad, ha de haber gran semejanza de índole,
afectos y costumbres. De aquí infiero que siendo Antonio el mejor amigo
del esposo á quien adoro, ha de parecerse á él necesariamente. Y si
es así, ¡qué poco me habrá costado librar del más duro tormento al
fiel espejo del amor mio! Pero no quiero decir más, porque esto parece
alabanza propia. Hablemos de otra cosa. En tus manos pongo, honrado
Lorenzo, la direccion y gobierno de esta casa hasta que vuelva mi
marido. Yo sólo puedo pensar en cumplir un voto que hice secretamente,
de estar en oracion, sin más compañía que la de Nerissa, hasta que su
amante y el mio vuelvan. A dos leguas de aquí hay un convento, donde
podremos encerramos. No rehuseis el encargo y el peso que hoy me
obligan á echar sobre vuestros hombros mi confianza y la situacion en
que me encuentro.

LORENZO.

Lo acepto con toda voluntad, señora, y cumpliré todo lo que me ordeneis.

PÓRCIA.

Ya saben mi intencion los criados. Vos y Jéssica sereis para ellos como
Basanio y yo. Quedad con Dios. Hasta la vuelta.

JÉSSICA.

¡Ojalá logreis todas las dichas que mi alma os desea!

PÓRCIA.

Mucho os agradezco la buena voluntad, y os deseo igual fortuna. Adios,
Jéssica.

  (_Vanse Jéssica y Lorenzo._)

Oye, Baltasar. Siempre te he encontrado fiel. Tambien lo has de ser
hoy. Lleva esta carta á Pádua, con toda la rapidez que cabe en lo
humano, y dásela en propia mano á mi amigo el Dr. Belario. Él te
entregará dos trajes y algunos papeles: llévalos á la barca que hace la
travesía entre Venecia y la costa cercana. No te detengas en palabras.
Corre. Estaré en Venecia antes que tú.

BALTASAR.

Corro á obedecerte, señora.

  (_Vase._)

PÓRCIA.

Oye, Nerissa: tengo un plan, que todavía no te he comunicado. Vamos á
sorprender á tu esposo y al mio.

NERISSA.

¿Sin que nos vean?

[Ilustración]

PÓRCIA.

Nos verán, pero en tal arreo que nos han de atribuir cualidades de
que carecemos. Apuesto lo que querais á que cuando estemos vestidas
de hombre, yo he de parecer el mejor mozo, y el de más desgarro, y
he de llevar la daga mejor que tú. Hablaré recio, como los niños que
quieren ser hombres y tratan de pendencias cuando todavía no les
apunta el bozo. Inventaré mil peregrinas historias de ilustres damas
que me ofrecieron su amor, y á quienes desdeñé, por lo cual cayeron
enfermas y murieron de pesar.—¿Qué hacer entonces?—Sentir en medio de
mis conquistas cierta lástima de haberlas matado con mis desvíos. Y
por este órden ensartaré cien mil desatinos, y pensarán los hombres
que hace un año he salido del colegio y revuelvo en el magin cien mil
fanfarronadas, que quisiera ejecutar.

NERISSA.

Pero, señora, ¿tenemos que disfrazarnos de hombres?

PÓRCIA.

¿Y lo preguntas? Ven, ya nos espera el coche á la puerta del jardin.
Allí te lo explicaré todo. Anda deprisa, que tenemos que correr seis
leguas.


ESCENA V.

=Jardin de Pórcia en Belmonte.=

LANZAROTE y JÉSSICA.

LANZAROTE.

Sí, porque habeis de saber que Dios castiga en los hijos las culpas de
los padres: por eso os tengo lástima. Siempre os dije la verdad, y no
he de callarla ahora. Tened paciencia, porque á la verdad, creo que os
vais á condenar. Sólo os queda una esperanza, y esa á medias.

JÉSSICA.

¿Y qué esperanza es esa?

LANZAROTE.

La de que quizas no sea tu padre el judío.

JÉSSICA.

Esa sí que seria una esperanza bastarda. En tal caso pagaria yo los
pecados de mi madre.

LANZAROTE.

Dices bien: témome que pagues los de tu padre y los de tu madre. Por
eso huyendo de la Scyla de tu padre, doy en la Caríbdis de tu madre, y
por uno y otro lado estoy perdido.

JÉSSICA.

Me salvaré por el lado de mi marido, que me cristianizó.

LANZAROTE.

Bien mal hecho. Hartos cristianos éramos para poder vivir en paz. Si
continúa ese empeño de hacer cristianos á los judíos, subirá el precio
de la carne de puerco y no tendremos ni una lonja de tocino para el
puchero.

  (_Sale Lorenzo._)

JÉSSICA.

Contaré á mi marido tus palabras, Lanzarote. Mírale, aquí viene.

LORENZO.

Voy á tener celos de tí, Lanzarote, si sigues hablando en secreto con
mi mujer.

JÉSSICA.

Nada de eso, Lorenzo: no tienes motivo para encelarte, porque Lanzarote
y yo hemos reñido. Me estaba diciendo que yo no tendria perdon de Dios,
por ser hija de judío, y añade que tú no eres buen cristiano, porque,
convirtiendo á los judíos, encareces el tocino.

LORENZO.

Más fácil me seria, Lanzarote, justificarme de eso, que tú de haber
engruesado á la negra mora, que está embarazada por tí, Lanzarote.

LANZAROTE.

No me extraña que la mora esté más gorda de lo justo. Siempre será más
mujer de bien de lo que yo creia.

LORENZO.

Todo el mundo juega con el equívoco, hasta los más tontos... Dentro de
poco, los discretos tendrán que callarse, y sólo merecerá alabanza en
los papagayos el don de la palabra. Adentro, pícaro: dí á los criados
que se dispongan para la comida.

LANZAROTE.

Ya están dispuestos, señor: cada cual tiene su estómago.

LORENZO.

¡Qué ganas de broma tienes! Diles que pongan la comida.

LANZAROTE.

Tambien está hecho. Pero mejor palabra seria «cubrir».

LORENZO.

Pues que cubran.

LANZAROTE.

No lo haré, señor: sé lo que debo.

LORENZO.

Basta de juegos de palabras. No agotes de una vez el manantial de tus
gracias. Entiéndeme, ya que te hablo con claridad. Dí á tus compañeros
que cubran la mesa y sirvan la comida, que nosotros iremos á comer.

LANZAROTE.

Señor, la mesa se cubrirá, la comida se servirá, y vos ireis á comer ó
no, segun mejor cuadre á vuestro apetito.

  (_Vase._)

LORENZO.

¡Oh, qué de necedades ha dicho! Tiene hecha sin duda provision de
gracias. Otros bufones conozco de más alta ralea, que por decir un
chiste, son capaces de alterar y olvidar la verdadera significacion de
las cosas. ¿Qué piensas, amada Jéssica? Dime con verdad: ¿Te parece
bien la mujer de Basanio?

JÉSSICA.

Más de lo que puedo darte á entender con palabras. Muy buena vida debe
hacer Basanio, porque tal mujer es la bendicion de Dios y la felicidad
del paraíso en la tierra, y si no la estima en la tierra, no merecerá
gozarla en el cielo. Si hubiera contienda entre dos divinidades, y la
una trajese por apuesta una mujer como Pórcia, no encontraria el otro
dios ninguna otra que oponerla en este bajo mundo.

LORENZO.

Tan buen marido soy yo para tí, como ella es buena mujer.

JÉSSICA.

Pregúntamelo á mí.

LORENZO.

Vamos primero á comer.

JÉSSICA.

No: déjame alabarte, mientras yo quiera.

LORENZO.

No: déjalo: vamos á comer: á los postres dirás lo que quieras, y así
digeriré mejor.

  (_Vanse._)

[Ilustración]



[Ilustración]



ACTO IV.


ESCENA PRIMERA.

=Tribunal en Venecia.=

DUX, SENADORES, ANTONIO, BASANIO, GRACIANO, SALARINO y SALANIO.

DUX.

¿Y Antonio?

ANTONIO.

Á vuestras órdenes, Alteza.

DUX.

Te tengo lástima, porque vienes á responder á la demanda de un enemigo
cruel y sin entrañas, en cuyo pecho nunca halló lugar la compasion ni
el amor, y cuya alma no encierra ni un grano de piedad.

ANTONIO.

Ya sé que V. A. ha puesto empeño en calmar su feroz encono, pero sé
tambien que permanece inflexible, y que no me queda, segun las leyes,
recurso alguno para salvarme de sus iras. A ellas sólo puedo oponer la
paciencia y la serenidad. Mi alma tranquila y resignada soportará todas
las durezas y ferocidades de la suya.

DUX.

Decid que venga el judío ante el tribunal.

SALARINO.

Ya viene, señor. Está fuera, esperando vuestras órdenes.

  (_Entra Sylock._)

DUX.

¡Haceos atras! ¡Que se presente Sylock! Cree el mundo, y yo con él,
que quieres apurar tu crueldad hasta las heces, y luego cuando la
sentencia se pronuncie, haces alarde de piedad y mansedumbre, todavía
más odiosas que tu crueldad primera. Cree la gente que en vez de pedir
el cumplimiento del contrato que te concede una libra de carne de este
desdichado mercader, desistirás de tu demanda, te moverás á lástima,
le perdonarás la mitad de la deuda, considerando las grandes pérdidas
que ha tenido en poco tiempo, y que bastarian á arruinar al más
opulento mercader monarca, y á conmover entrañas de bronce y corazones
de pedernal, aunque fuesen de turcos ó tártaros selváticos, ajenos de
toda delicadeza y buen comedimiento. Todos esperamos de tí una cortes
respuesta.

SYLOCK.

Vuestra Alteza sabe mi intencion, y he jurado por el sábado lograr
cumplida venganza. Si me la negais, ¡vergüenza eterna para las leyes
y libertades venecianas! Me direis que ¿por qué estimo más una libra
de carne de este hombre que tres mil ducados? Porque así se me antoja.
¿Os place esta contestacion? Si en mi casa hubiera un raton importuno,
y yo me empeñara en pagar diez mil ducados por matarle, ¿lo llevariais
á mal? Hay hombres que no pueden ver en su mesa un lechon asado, otros
que no resisten la vista de un gato, animal tan útil é inofensivo,
y algunos que orinan, en oyendo el son de una gaita. Efectos de la
antipatía que todo lo gobierna. Y así como ninguna de estas cosas tiene
razon de ser, yo tampoco la puedo dar para seguir este pleito odioso,
á no ser el odio que me inspira hasta el nombre de Antonio. ¿Os place
esta respuesta?

BASANIO.

No basta, cruel hebreo, para disculpar tu fiereza increible.

SYLOCK.

Ni yo pretendo darte gusto.

BASANIO.

¿Y mata siempre el hombre á los séres que aborrece?

SYLOCK.

¿Y quién no procura destruir lo que él odia?

BASANIO.

No todo agravio provoca á tanta indignacion desde luego.

SYLOCK.

¿Consentirás que la serpiente te muerda dos veces?

ANTONIO.

Mira que estás hablando con un judío. Más fácil te fuera arengar á
las olas de la playa cuando más furiosas están, y conseguir que se
calmen; ó preguntar al lobo por qué devora á la oveja, y deja huérfano
al cordero; ó mandar callar á los robles de la selva, y conseguir
que el viento no agite sus verdes ramas: en suma, mejor conseguirias
cualquier imposible, que ablandar el durísimo corazon de ese hebreo. No
le ruegues más, no le importunes: haz que la ley se cumpla pronto, á su
voluntad.

BASANIO.

En vez de los tres mil ducados toma seis.

SYLOCK.

Aunque dividieras cada uno de ellos en seis, no lo aceptaria. Quiero
que se cumpla el trato.

DUX.

¿Y quién ha de tener compasion de tí, si no la tienes de nadie?

SYLOCK.

¿Y qué he de temer, si á nadie hago daño? Tantos esclavos teneis, que
pueden serviros como mulos, perros ó asnos en los oficios más viles y
groseros. Vuestros son; vuestro dinero os han costado. Si yo os dijera:
dejadlos en libertad, casadlos con vuestras hijas, no les hagais
sudar bajo la carga, dadles camas tan nuevas como las vuestras y tan
delicados manjares como los que vosotros comeis, ¿no me responderiais:
«son nuestros?» Pues lo mismo os respondo yo. Esa libra de carne que
pido es mia, y buen dinero me ha costado. Si no me la dais, maldigo de
las leyes de Venecia, y pido justicia. ¿Me la dais? ¿sí ó no?

DUX.

Usando de la autoridad que tengo, podria suspender el consejo, si no
esperase al Dr. Belario, famoso jurisconsulto de Pisa, á quien deseo
oir en este negocio.

SALARINO.

Señor: fuera aguarda un criado que acaba de llegar de Pádua con cartas
del doctor.

DUX.

Entregádmelas, y que pase el criado.

BASANIO.

¡Valor, Antonio! Te juro por mi nombre, que he de dar al judío toda mi
carne, y mi sangre, y mis huesos, antes que consentir que vierta una
sola gota de la sangre tuya.

ANTONIO.

Soy como la res apartada en medio de un rebaño sano. La fruta podrida
es siempre la primera que cae del árbol. Dejadla caer: tú, Basanio,
sigue viviendo, y con eso pondrás un epitafio sobre mi sepulcro.

  (_Sale Nerissa, disfrazada de pasante de procurador._)

DUX.

¿Vienes de Pádua? ¿Traes algun recado del Dr. Belario?

NERISSA.

Vengo de Pádua, señor. Belario os saluda. (_Le entrega la carta._)

[Ilustración]

BASANIO.

Sylock, ¿por qué afilas tanto tu cuchillo?

SYLOCK.

Para cortar á Antonio la carne que me debe.

GRACIANO.

Ningun metal, ni áun el hierro de la segur del verdugo, te iguala en
dureza, maldecido hebreo. ¿No habrá medio de amansarte?

SYLOCK.

No, por cierto, aunque mucho aguces tu entendimiento.

GRACIANO.

¡Maldicion sobre tí, infame perro! ¡Maldita sea la justicia que te
deja vivir! Cuando te veo, casi doy asenso á la doctrina pitagórica que
enseña la transmigracion de las almas de los brutos á los hombres. Sin
duda tu alma ha sido de algun lobo, inmolado por homicida, y que desde
la horca fué volando á meterse en tu cuerpo, cuando aún estabas en las
entrañas de tu infiel madre: porque tus instintos son rapaces, crueles
y sanguinarios como los del lobo.

SYLOCK.

Como no logres quitar el sello del contrato, nada conseguirás con tus
destempladas voces sino ponerte ronco. Graciano, modera tus ímpetus y
no pierdas la razon. Yo sólo pido justicia.

DUX.

Belario en esta carta recomienda al Consejo un jóven bachiller, buen
letrado. ¿Dónde está?

NERISSA.

Muy cerca de aquí, aguardando vuestra licencia para entrar.

DUX.

Y se la doy de todo corazon. Vayan dos ó tres á recibirle de la manera
más respetuosa. Entre tanto, leamos de nuevo la carta de Belario:
«Alteza: cuando recibí vuestra carta me hallaba gravemente enfermo,
pero dió la casualidad de que, en el momento de llegar el mensajero,
estaba conmigo un jóven doctor de Pádua llamado Baltasar. Le conté el
pleito entre Antonio y el judío: repasamos pronto muchos libros: le
dije mi parecer, que es el que os expondrá, rectificado por su inmenso
saber, para el cual no hay elogio bastante. Él hará lo que deseais. No
os fijeis en lo mozo que es, ni creais que por eso vale menos, pues
nunca hubo en cuerpo tan juvenil tan maduro entendimiento. Recibidle,
pues, y más que mi recomendacion, han de favorecerle sus propias
acciones.» Esto es lo que Belario dice. Aquí viene el Doctor, si no
me equivoco.

  (_Sale Pórcia, de abogado._)

Dadme la mano. ¿Venis por encargo de Belario?

PÓRCIA.

Sí, poderoso señor.

DUX.

Bien venido seais. Tomad asiento. ¿Estais enterado de la cuestion que
ha de sentenciar el tribunal?

PÓRCIA.

Perfectamente enterado. ¿Quiénes son el mercader y el judío?

DUX.

Antonio y Sylock: acercaos.

PÓRCIA.

¿Sois vos Sylock?

SYLOCK.

Ese es mi nombre.

PÓRCIA.

Raro litigio teneis: extraña es vuestra demanda, y no se os puede
negar, conforme á las leyes de Venecia. Corre mucho peligro vuestra
víctima. ¿No es verdad?

ANTONIO.

Verdad es.

PÓRCIA.

¿Confesais haber hecho ese trato?

ANTONIO.

Lo confieso.

PÓRCIA.

Entonces es necesario que el judío se compadezca de vos.

SYLOCK.

¿Y por qué? ¿Qué obligacion tengo? Decídmelo.

PÓRCIA.

La clemencia no quiere fuerza: es como la plácida lluvia del cielo que
cae sobre un campo y le fecunda: dos veces bendita porque consuela
al que la da y al que la recibe. Ejerce su mayor poder entre los
grandes: el signo de su autoridad en la tierra es el cetro, rayo de
los monarcas. Pero aún vence al cetro la clemencia, que vive, como en
su trono, en el alma de los reyes. La clemencia es atributo divino, y
el poder humano se acerca al de Dios, cuando modera con la piedad la
justicia. Hebreo, ya que pides no más que justicia, piensa que si sólo
justicia hubiera, no se salvaria ninguno de nosotros. Todos los dias,
en la oracion, pedimos clemencia, pero la misma oracion nos enseña
á perdonar como deseamos que nos perdonen. Te digo esto, sólo para
moverte á compasion, porque como insistas en tu demanda, no habrá más
remedio, con arreglo á las leyes de Venecia, que sentenciar el pleito
en favor tuyo y contra Antonio.

SYLOCK.

Yo cargo con la responsabilidad de mis actos. Pido que se ejecute la
ley, y que se cumpla el contrato.

PÓRCIA.

¿No puede pagar en dinero?

BASANIO.

Yo le ofrezco en nombre suyo, y duplicaré la cantidad, y áun la pagaré
diez veces, si es necesario, y daré en prenda las manos, la cabeza y
hasta el corazon. Si esto no os parece bastante, será porque la malicia
vence á la inocencia. Romped para este solo caso esa ley tan dura.
Evitareis un gran mal con uno pequeño, y contendreis la ferocidad de
ese tigre.

PÓRCIA.

Imposible. Ninguno puede alterar las leyes de Venecia. Seria un
ejemplar funesto, una causa de ruina para el Estado. No puede ser.

SYLOCK.

¡Es un Daniel quien nos juzga! ¡Sabio y jóven juez, bendito seas!

PÓRCIA.

Déjame examinar el contrato.

SYLOCK.

Tómale, reverendísimo doctor.

PÓRCIA.

Sylock, te ofrecen tres veces el doble de esa cantidad.

SYLOCK.

¡No! ¡no!: lo he jurado, y no quiero ser perjuro, aunque se empeñe toda
Venecia.

PÓRCIA.

Ha espirado el plazo, y dentro de la ley puede el judío reclamar una
libra de carne de su deudor. Ten piedad de él: recibe el triplo, y
déjame romper el contrato.

SYLOCK.

Cuando en todas sus partes esté cumplido. Pareces juez íntegro: conoces
la ley: has expuesto bien el caso: sólo te pido que con arreglo á esa
ley, de la cual eres fiel intérprete, sentencies pronto. Te juro que
no hay poder humano que me haga dudar ni vacilar un punto. Pido que se
cumpla la escritura.

ANTONIO.

Pido al tribunal que sentencie.

PÓRCIA.

Bueno: preparad el pecho á recibir la herida.

SYLOCK.

¡Oh sabio y excelente juez!

PÓRCIA.

La ley no tiene duda ni admite excepcion en cuanto á la pena.

SYLOCK.

¡Cierto, cierto! ¡Oh docto y severísimo juez! ¡Cuánto más viejo eres en
jurisprudencia que en años!

PÓRCIA.

Apercibid el pecho, Antonio.

SYLOCK.

Sí, sí, ese es el contrato. ¿No es verdad, sabio juez? ¿No dice que ha
de ser cerca del corazon?

PÓRCIA.

Verdad es. ¿Teneis una balanza para pesar la carne?

SYLOCK.

Aquí la tengo.

PÓRCIA.

Traed un cirujano que restañe las heridas, Sylock, porque corre peligro
de desangrarse.

SYLOCK.

¿Dice eso la escritura?

PÓRCIA.

No entra en el contrato, pero debeis hacerlo como obra de caridad.

SYLOCK.

No lo veo aquí: la escritura no lo dice.

PÓRCIA.

¿Teneis algo que alegar, Antonio?

ANTONIO.

Casi nada. Dispuesto estoy á todo y armado de valor. Dame la mano,
Basanio. Adios, amigo. No te duelas de que he perecido por salvarte. La
fortuna se ha mostrado conmigo más clemente de lo que acostumbra. Suele
dejar que el infeliz sobreviva á la pérdida de su fortuna y contemplar
con torvos ojos su desdicha y pobreza, pero á mí me ha libertado de esa
miseria. Saluda en mi nombre á tu honrada mujer: cuéntale mi muerte:
dile cuánto os quise: sé fiel á mi memoria; y cuando ella haya oido
toda la historia, podrá juzgar y sentenciar si fuí ó no buen amigo de
Basanio. No me quejo del pago de la deuda: pronto la habré satisfecho
toda, si la mano del judío no tiembla.

BASANIO.

Antonio, quiero más á mi mujer que á mi vida, pero no te amo á tí menos
que á mi mujer y á mi alma y á cuanto existe, y juro que lo daria todo
por salvarte.

PÓRCIA.

No te habia de agradecer tu esposa tal juramento, si estuviera aquí.

GRACIANO.

Ciertamente que adoro á mi esposa. ¡Ojalá que estuviese en el cielo
para que intercediera con algun santo que calmase la ira de ese perro!

NERISSA.

Gracias que no te oye tu mujer, porque con tales deseos no podria haber
paz en vuestra casa.

SYLOCK.

¡Qué cónyuges! ¡Y son cristianos! Tengo una hija, y preferiria que
se casase con ella un hijo de Barrabas antes que un cristiano. Pero
estamos perdiendo el tiempo. No os detengais: prosiga la sentencia.

PÓRCIA.

Segun la ley y la decision del tribunal, te pertenece una libra de su
carne.

SYLOCK.

¡Oh juez doctísimo! ¿Has oido la sentencia, Antonio? Prepárate.

[Ilustración: _El juicio._]

PÓRCIA.

Un momento no más. El contrato te otorga una libra de su carne, pero
ni una gota de su sangre. Toma la carne que es lo que te pertenece;
pero si derramas una gota de su sangre, tus bienes serán confiscados,
conforme á la ley de Venecia.

GRACIANO.

¿Lo has oido, Sylock?

SYLOCK.

¡Oh juez recto y bueno! ¿Eso dice la ley?

PÓRCIA.

Tú mismo lo verás. Justicia pides, y la tendrás tan cumplida como
deseas.

GRACIANO.

¡Oh juez íntegro y sapientísimo!

SYLOCK.

Me conformo con la oferta del triplo: poned en libertad al cristiano.

BASANIO.

Aquí está el dinero.

PÓRCIA.

¡Deteneos! Tendrá el hebreo completa justicia. Se cumplirá la escritura.

GRACIANO.

¡Qué juez tan prudente y recto!

PÓRCIA.

Prepárate ya á cortar la carne, pero sin derramar la sangre, y ha de
ser una libra, ni más ni menos. Si tomas más, aunque sea la vigésima
parte de un adarme, ó inclinas, por poco que sea, la balanza, perderás
la vida y la hacienda.

GRACIANO.

¡Es un Daniel, es un Daniel! Al fin te hemos cogido.

PÓRCIA.

¿Qué esperas? Cúmplase la escritura.

SYLOCK.

Me iré si me dais el dinero.

BASANIO.

Aquí está.

PÓRCIA.

Cuando estabas en el tribunal, no quisiste aceptarlo. Ahora tiene que
cumplirse la escritura.

GRACIANO.

¡Es otro Daniel, otro Daniel! Frase tuya felicísima, Sylock.

SYLOCK.

¿No me dareis ni el capital?

PÓRCIA.

Te daremos lo que te otorga el contrato. Cóbralo, si te atreves, judío.

SYLOCK.

¡Pues que se quede con todo, y el diablo le lleve! Adios.

PÓRCIA.

Espera, judío. Áun así te alcanzan las leyes. Si algun extraño
atenta por medios directos ó indirectos contra la vida de un súbdito
veneciano, éste tiene derecho á la mitad de los bienes del reo, y el
Estado á la otra media. El Dux decidirá de su vida. Es así que tú
directa é indirectamente has atentado contra la existencia de Antonio;
luego la ley te coge de medio á medio. Póstrate á las plantas del Dux,
y pídele perdon.

GRACIANO.

Y suplícale que te conceda la merced de que te ahorques por tu mano;
aunque estando confiscados tus bienes, no te habrá quedado con que
comprar una cuerda, y tendrá que ahorcarte el pueblo á su costa.

EL DUX.

Te concedo la vida, Sylock, áun antes que me la pidas, para que veas
cuánto nos diferenciamos de tí. En cuanto á tu hacienda, la mitad
pertenece á Antonio y la otra mitad al Estado, pero quizá puedas
condonarla mediante el pago de una multa.

PÓRCIA.

La parte del Estado, no la de Antonio.

SYLOCK.

¿Y para qué quiero la vida? ¿cómo he de vivir? Me dejais la casa,
quitándome los puntales que la sostienen.

PÓRCIA.

¿Qué puedes hacer por él, Antonio?

GRACIANO.

Regálale una soga, y basta.

ANTONIO.

Si el Dux y el tribunal le dispensan del pago de la mitad de su fortuna
al Erario, yo le perdono la otra media, con dos condiciones; la
primera, que abjure sus errores y se haga cristiano; la segunda, que
por una escritura firmada en esta misma audiencia instituya herederos
de todo á su hija y á su yerno Lorenzo.

DUX.

Juro que así lo hará, ó, si no, revocaré el poder que le he concedido.

PÓRCIA.

¿Aceptas, judío? ¿Estás satisfecho?

SYLOCK.

Estoy satisfecho y acepto.

PÓRCIA.

Hágase, pues, la donacion en forma.

SYLOCK.

Yo me voy, si me lo permitis, porque estoy enfermo. Enviadme el acta, y
yo la firmaré.

DUX.

Véte, pero lo harás.

GRACIANO.

Tendrás dos padrinos, cuando te bautices. Si yo fuera juez, habias de
tener diez más, para que te llevasen á la horca y no al bautismo.

  (_Se va Sylock._)

DUX.

(_Á Pórcia._) Os convido con mi mesa.

PÓRCIA.

Perdone V. A., pero hoy mismo tengo que ir á Pádua, y no me es lícito
detenerme.

DUX.

¡Lástima que os detengais tan poco tiempo! Antonio, haz algun obsequio
al forastero que, á mi entender, algo merece.

  (_Vase el Dux, y con él los Senadores._)

BASANIO.

Digno y noble caballero, gracias á vuestra agudeza y buen
entendimiento, nos vemos hoy libres mi amigo y yo de una calamidad
gravísima. En pago de tal servicio, os ofrecemos los 3,000 ducados que
debíamos al judío.

ANTONIO.

Y será eterno nuestro agradecimiento en obras y en palabras.

PÓRCIA.

Bastante paga es para mí el haberos salvado. Nunca fué el interes norte
de mis acciones. Si alguna vez nos encontramos, reconocedme: no os pido
más. Adios.

BASANIO.

Yo no puedo menos de insistir, hidalgo. Admitid un presente, un
recuerdo, no como paga. No rechaceis nuestras ofertas. Perdon.

PÓRCIA.

Necesario es que ceda. (_Á Antonio._) Llevaré por memoria vuestros
guantes. (_Á Basanio._) Y en prenda de cariño vuestra sortija. No
aparteis la mano: es un favor que no podeis negarme.

BASANIO.

¡Pero si esa sortija nada vale! Vergüenza tendria de dárosla.

PÓRCIA.

Por lo mismo la quiero, y nada más aceptaré. Tengo capricho de
poseerla.

BASANIO.

Vale mucho más de lo que ha costado. Os daré otra sortija, la de más
precio que haya en Venecia. Echaré público pregon para encontrarla.
Pero ésta no puede ser... perdonadme.

PÓRCIA.

Sois largo en las promesas, caballero. Primero me enseñasteis á
mendigar, y ahora me enseñais cómo se responde á un mendigo.

BASANIO.

Es regalo de mi mujer ese anillo, y le hice juramento y voto formal de
no darlo, perderlo ni venderlo.

PÓRCIA.

Pretexto fútil, que sirve á muchos para negar lo que se les pide.
Aunque vuestra mujer fuera loca, me parece imposible que eternamente le
durara el enojo por un anillo, mucho más sabiendo la ocasion de este
regalo. Adios.

  (_Se van Pórcia y Nerissa._)

ANTONIO.

Basanio, dale el anillo, que tanto como la promesa hecha á tu mujer
valen mi amistad y el servicio que nos ha prestado.

BASANIO.

Corre, Graciano, alcánzale, dale esta sortija, y si puedes, llévale á
casa de Antonio. No te detengas.

  (_Vase Graciano._)

Dirijámonos hácia tu casa, y mañana al amanecer volaremos á Belmonte.
En marcha, Antonio.


ESCENA II.

=Una calle de Venecia.=

PÓRCIA y NERISSA.

PÓRCIA.

Averigua la casa del judío, y hazle firmar en seguida esta acta. Esta
noche nos vamos, y llegaremos así un dia antes que nuestros maridos.
¡Cuánto me agradecerá Lorenzo la escritura que le llevo!

GRACIANO.

Grande ha sido mi fortuna en alcanzaros. Al fin, despues de haberlo
pensado bien, mi amo el señor Basanio os manda esta sortija, y os
convida á comer hoy.

PÓRCIA.

No es posible. Pero acepto con gusto la sortija. Decídselo así, y
enseñad á este criado mio la casa de Sylock.

GRACIANO.

Así lo haré.

NERISSA.

Señor, oidme un instante. (_A Pórcia._) Quiero ver si mi esposo me da
el anillo que juró conservar siempre.

PÓRCIA.

De seguro lo conseguirás. Luego nos harán mil juramentos de que á
hombres y no á mujeres entregaron sus anillos, pero nosotras les
desmentiremos, y si juran, juraremos más que ellos. No te detengas, te
espero donde sabes.

NERISSA.

Ven, mancebo, enséñame la casa.

[Ilustración]



[Ilustración]



ACTO V.


ESCENA PRIMERA.

=Alameda que conduce á la casa de campo de Pórcia en Belmonte.=

Salen LORENZO y JÉSSICA.

LORENZO.

¡Qué hermosa y despejada brilla la luna! Sin duda en una noche como
esta en que el céfiro besaba mansamente las hojas de los árboles,
escaló el amante Troilo las murallas de Troya, volando su alma hácia
las tiendas griegas donde aquella noche reposaba Créssida.

JÉSSICA.

Y, en otra noche como esta, Tisbe, con temerosos pasos, fué marchando
sobre la mojada yerba, y viendo la espantosa sombra del leon, se quedó
aterrada.

LORENZO.

Y en otra noche como esta, la reina Dido, armada su diestra con una
vara de sauce, bajó á la ribera del mar, y llamó hácia Cartago al
fugitivo Eneas.

JÉSSICA.

En otra noche así, fué cogiendo Medea las mágicas yerbas con que
rejuveneció al viejo Eson.

LORENZO.

Y en otra noche por el mismo estilo, abandonó Jéssica la casa del rico
judío de Venecia, y con su amante huyó á Belmonte.

JÉSSICA.

En aquella noche juró Lorenzo que la amaba con amor constante, y la
engañó con mil falsos juramentos.

LORENZO.

En aquella noche, Jéssica, tan pérfida como hermosa, ofendió á su
amante, y él le perdonó la ofensa.

JÉSSICA.

No me vencerias en esta contienda, si estuviéramos solos; pero viene
gente.

  (_Sale Estéfano._)

LORENZO.

¿Quién viene en el silencio de la noche?

ESTÉFANO.

Un amigo.

LORENZO.

¿Quién? Decid vuestro nombre.

ESTÉFANO.

Soy Estéfano. Vengo á deciros que, antes que apunte el alba, llegará
mi señora á Belmonte. Ha venido arrodillándose y haciendo oracion al
pié de cada cruz que hallaba en el camino, para que fuese feliz su vida
conyugal.

LORENZO.

¿Quién viene con ella?

ESTÉFANO.

Un venerable ermitaño y su doncella. Dime, ¿ha vuelto el amo?

LORENZO.

Todavía no, ni hay noticia suya. Vamos á casa, amiga, á hacer los
preparativos para recibir al ama como ella merece.

  (_Sale Lanzarote._)

LANZAROTE.

¡Hola, ea!

LORENZO.

¿Quién?

LANZAROTE.

¿Habeis visto á Lorenzo ó á la mujer de Lorenzo?

LORENZO.

No grites. Aquí estamos.

LANZAROTE.

¿Dónde?

LORENZO.

Aquí.

LANZAROTE.

Decidle que aquí viene un nuncio de su amo, cargado de buenas noticias.
Mi amo llegará al amanecer.

  (_Se va._)

LORENZO.

Vamos á casa, amada mia, á esperarlos. ¿Pero ya para qué es entrar?
Estéfano, te suplico que vayas á anunciar la venida del ama, y mandes á
los músicos salir al jardin.

  (_Se va Estéfano._)

¡Qué mansamente resbalan los rayos de la luna sobre el césped!
Recostémonos en él: prestemos atento oido á esa música suavísima,
compañera de la soledad y del silencio. Siéntate, Jéssica: mira la
bóveda celeste tachonada de astros de oro. Ni áun el más pequeño deja
de imitar en su armonioso movimiento el canto de los ángeles, uniendo
su voz al coro de los querubines. Tal es la armonía de los séres
inmortales; pero mientras nuestro espíritu está preso en esta oscura
cárcel, no la entiende ni percibe.

  (_Salen los músicos._)

Tañed las cuerdas, despertad á Diana con un himno, halagad los oidos de
vuestra señora y conducidla á su casa entre música.

JÉSSICA.

Nunca me alegran los sones de la música.

LORENZO.

Es porque se conmueve tu alma. Mira en el campo una manada de alegres
novillos ó de ardientes y cerriles potros: míralos correr, agitarse,
mugir, relinchar. Pero en llegando á sus oidos son de clarin ó ecos
de música, míralos inmóviles, mostrando dulzura en sus miradas, como
rendidos y dominados por la armonía. Por eso dicen los poetas que el
tracio Orfeo arrastraba en pos de sí árboles, rios y fieras: porque
nada hay tan duro, feroz y selvático que resista al poder de la música.
El hombre que no siente ningun género de armonía, es capaz de todo
engaño y alevosía, fraude y rapiña; los instintos de su alma son tan
oscuros como la noche, tan lóbregos como el Tártaro. ¡Ay de quién se
fie de él! Oye, Jéssica.

  (_Salen Pórcia y Nerissa._)

PÓRCIA.

En mi sala hay luz. ¡Cuán lejos llegan sus rayos! Así es el resplandor
de una obra buena en este perverso mundo.

NERISSA.

No hemos visto la luz, al brillar los rayos de la luna.

PÓRCIA.

Así oscurece á una gloria menor, otra más resplandeciente. Así brilla
el ministro hasta que aparece el monarca, pero entonces desaparece su
pompa, como se pierde en el mar un arroyo. ¿No oyes música?

NERISSA.

Debe de ser en tu puerta.

PÓRCIA.

Suena áun más agradable que de dia.

NERISSA.

Efecto del silencio, señora.

PÓRCIA.

El cantar del cuervo es tan dulce como el de la alondra, cuando no
atendemos á ninguno de los dos, y de seguro que si el ruiseñor cantara
de dia, cuando graznan los patos, nadie le tendria por tan buen cantor.
¡Cuánta perfeccion tienen las cosas hechas á tiempo! ¡Silencio! Duerme
Diana en brazos de Endimion, y no tolera que nadie turbe su sueño.
(_Calla la música._)

LORENZO.

Es voz de Pórcia, ó me equivoco mucho.

PÓRCIA.

Me conoce como conoce el ciego al cuco: en la voz.

LORENZO.

Señora mia, bien venida seais á esta casa.

PÓRCIA.

Hemos rezado mucho por la salud de nuestros maridos. Esperamos que
logren buena fortuna gracias á nuestras oraciones. ¿Han vuelto?

LORENZO.

Todavía no, pero delante de ellos vino un criado á anunciar su venida.

PÓRCIA.

Nerissa, véte y dí á los criados que no cuenten nada de nuestra
ausencia. Vosotros haced lo mismo, por favor.

LORENZO.

¿No ois el son de una trompa de caza? Vuestro esposo se acerca. Fiad en
nuestra discrecion, señora.

PÓRCIA.

Esta noche me parece un dia enfermo: está pálida: parece un dia
anubarrado.

  (_Salen Basanio, Antonio, Graciano y acompañamiento._)

BASANIO.

Si amanecierais vos, cuando él se ausenta, seria de dia aquí al mismo
tiempo que en el hemisferio contrario.

PÓRCIA[1].

¡Dios nos ayude! ¡Bien venido seais á esta casa, señor mio!

  [1] Suprimo un juego de palabras intraducible.

BASANIO.

Gracias, señora. Esa bienvenida dádsela á mi amigo. Este es aquel
Antonio á quien tanto debo.

PÓRCIA.

Grande debe ser la deuda, pues si no he entendido mal, por vos se vió
en gran peligro.

ANTONIO.

Por grande que fuera, está bien pagada.

PÓRCIA.

Con bien vengais á nuestra casa. El agradecimiento se prueba con obras,
no con palabras. Por eso no me detengo en discursos vanos.

GRACIANO.

(_A Nerissa._) Te juro por la luna, que no tienes razon y que me
agravias. Ese anillo se lo dí á un pasante de letrado. ¡Muerto le viera
yo, si hubiera sabido que tanto lo sentirias, amor mio!

PÓRCIA.

¿Qué cuestion es esa?

GRACIANO.

Todo es por un anillo, un mal anillo de oro que ella me dió, con sus
letras grabadas que decian: «Nunca olvides mi amor.»

NERISSA.

No se trata del valor del anillo, ni de la inscripcion, sino que cuando
te lo dí, me juraste conservarlo hasta tu muerte y llevarlo contigo al
sepulcro. Y ya que no fuera por amor mio, á lo menos por los juramentos
y ponderaciones que hiciste, debias haberlo guardado como un tesoro.
Dices que lo diste al pasante de un letrado. Bien sabe Dios que á ese
pasante nunca le saldrán las barbas.

GRACIANO.

Sí que le saldrán, si llega á ser hombre y á tenerlas. Con esta mano
se le dí. Era un rapazuelo, sin bozo, tan bajo como tú, pasante de un
abogado, grande hablador. Me pidió el anillo en pago de un favor que me
habia hecho, y no supe negárselo.

PÓRCIA.

Pues hiciste muy mal (si he de decirte la verdad) en entregar tan
pronto el primer regalo de tu esposa, que ella colocó en tu dedo con
tantos juramentos y promesas. Yo dí otro anillo á mi esposo, y le hice
jurar que nunca le perderia ni entregaria á nadie. Estoy segura que no
lo hará ni por todo el oro del mundo. Graciano, mucha razon tiene tu
mujer para estar enojada contigo. Yo me volveria loca.

BASANIO.

¿Qué podré hacer? ¿Cortarme la mano izquierda y decir que perdí el
anillo defendiéndome?

GRACIANO.

Pues tambien á mi amo Basanio le pidió su anillo el juez, y él se lo
dió. Luego, el pasante, que nos habia servido bien en su oficio, me
pidió el mio, y yo no supe cómo negárselo, porque ni el señor ni el
criado quisieron recibir más galardon que los dos anillos.

PÓRCIA.

¿Y tú qué anillo le diste, Basanio? Creo que no seria el que yo te
entregué.

BASANIO.

Si yo tuviera malicia bastante para acrecentar mi pecado con la
mentira, te lo negaria, Pórcia. Pero ya ves, mi dedo está vacío. He
perdido el anillo.

PÓRCIA.

No: lo que tienes vacía de verdad es el alma. Y juro á Dios que no he
de ocupar tu lecho, hasta que me muestres el anillo.

NERISSA.

Ni yo el de éste, hasta que me presente el suyo.

BASANIO.

Amada Pórcia, si supieras á quién se lo dí, y por qué, y con cuánto
dolor de mi alma, y sólo porque no quiso recibir otra cosa que el
anillo, tendrias lástima de mí.

PÓRCIA.

Y si tú supieras las virtudes de ese anillo, ó el valor de quién te lo
dió, ó lo que te importaba conservarle, nunca le hubieras dado. ¿Por
qué habia de haber hombre tan loco, que defendiéndolo tú con alguna
insistencia, se empeñara en arrebatarte un don tan preciado? Bien dice
Nerissa: ella está en lo cierto; sin duda diste el anillo á alguna dama.

BASANIO.

¡No, señora! lo juro por mi honor, por mi alma, se lo dí á un doctor en
derecho que no queria aceptar 3,000 ducados, y que me pidió el anillo.
Se lo negué, bien á pesar mio, porque se fué desairado el hombre que
habia salvado la vida de mi mejor amigo. ¿Y qué he de añadir, amada
Pórcia? Tuve que dárselo: la gratitud y la cortesía me mandaban
hacerlo. Perdóname, señora; si tú misma hubieras estado allí (pongo por
testigos á estos lucientes astros de la noche), me hubieras pedido el
anillo para dárselo al juez.

PÓRCIA.

¡Nunca se acerque él á mi casa! Ya que tiene la prenda que yo más
queria, y que me juraste por mi amor guardar eternamente, seré tan
liberal como tú: no le negaré nada, ni siquiera mi persona ni tu lecho.
De seguro que le conoceré. Ten cuidado de dormir todas las noches en
casa, y de velar como Argos, porque si no, si me dejas sola, te prometo
por mi honra (pues todavía la conservo) que he de dormir con ese
abogado.

NERISSA.

Y yo con el pasante. ¡Conque, ojo!

GRACIANO.

Bueno, haz lo que quieras, pero si cojo al pasante, he de cortarle la
pluma.

ANTONIO.

Por mí son todas estas infaustas reyertas.

PÓRCIA.

No os alarmeis, pues á pesar de todo, sereis bien recibido.

BASANIO.

Perdon, Pórcia, si te he ofendido, y aquí, delante de estos amigos, te
juro por la luz de esos divinos ojos en que me miro...

PÓRCIA.

¡Fijaos bien! Dice que se mira en sus ojos, que ve un Basanio en cada
uno de ellos. Juras por la doblez de tu alma, y juras con verdad.

BASANIO.

¡Perdóname, por Dios! Te juro que en mi vida volveré á faltar á ninguna
palabra que te dé.

ANTONIO.

Una vez empeñé mi cuerpo en servicio suyo, y hubiera yo perdido la
vida, á no ser por el ingenio de aquel hombre á quien vuestro marido
galardonó con el anillo. Yo empeño de nuevo mi palabra de que Basanio
no volverá á faltar á sus promesas, á lo menos á sabiendas.

PÓRCIA.

Está bien. Saldreis por fiador suyo. Dadle la joya, y pedidle que la
tenga en más estima que la primera.

ANTONIO.

Toma, Basanio, y jura que nunca dejarás este anillo.

BASANIO.

¡Dios santo! ¡El mismo que dí al juez!

PÓRCIA.

Él me lo entregó. ¡Perdon, Basanio! Yo le concedí favores por ese
anillo.

NERISSA.

¡Perdon, Graciano! El rapazuelo del pasante me gozó ayer, en pago de
este anillo.

GRACIANO.

Esto es como allanar las sendas en verano. ¿Ya tenemos cuernos, sin
merecerlos?

PÓRCIA.

No decis mal. Pero voy á sacaros de la duda. Leed esta carta cuando
querais. En ella vereis que el letrado fué Pórcia y el pasante Nerissa.
Lorenzo podrá dar testimonio de que apenas habiais pasado el umbral
de esta casa, salí yo, y que he vuelto ahora mismo. Bien venido seas,
Antonio. Tengo buenas nuevas para tí. Lee esta carta. Por ella sabrás
que tres de tus barcos, cargados de mercaderías, han llegado á puerto
seguro. No he de decirte por qué raros caminos ha llegado á mis manos
esta carta.

ANTONIO.

No sé qué decir.

BASANIO.

¿Tú, señora, fuiste el letrado, y yo no te conocia?

GRACIANO.

¿Y tú, Nerissa, el pasante?

NERISSA.

Sí, pero un pasante que no piensa engalanar tu frente, mientras fuere
tu mujer.

BASANIO.

Amado doctor, partireis mi lecho, y cuando yo falte de casa, podreis
dormir con mi mujer.

ANTONIO.

Bellísima dama, me habeis devuelto la salud y la fortuna. Esta carta me
dice que mis bajeles han llegado á puerto de salvacion.

PÓRCIA.

Y para tí, Lorenzo, tambien tiene alguna buena noticia mi pasante.

NERISSA.

Y se la daré sin interes. Toma esta escritura. Por ella os hace
donacion el judío de toda su hacienda, para cuando él fallezca.

LORENZO.

Tus palabras, señora, son como el maná para los cansados israelitas.

PÓRCIA.

Ya despunta el alba, y estoy segura de que todavía no os satisface lo
que acabo de deciros. Entrémonos en casa y os responderé á cuanto me
pregunteis.

GRACIANO.

Sea. Y lo primero á que me ha de responder Nerissa, es si quiere más
acostarse ahora ó esperar á la noche siguiente, puesto que ya está tan
cercana la aurora. Si fuera de dia, yo seria el primero en desear que
apareciese la estrella de la tarde, para acostarme con el pasante del
letrado. Lo juro por mi honor: mientras viva, no perderé el anillo de
Nerissa.

[Ilustración]



  MACBETH.

  TRAGEDIA DE SHAKSPEARE.


  TRADUCCION
  DE
  D. M. MENENDEZ PELAYO.

  Ilustracion de _Grot Johan_, grabados de _H. Thiele_.



PERSONAJES.


  El rey de Escocia, DUNCAN.
  Sus hijos: MALCOLM y DONALBÁIN.
  Lady MACBETH.
  MACBETH.   }
  BANQUO.    }
  MACDUFF.   }
  LÉNNOX.    }
  ROSS.      } señores escoceses.
  ANGUSS.    }
  MENTEITH.  }
  CAITHNÉSS. }
  Lady MACDUFF.
  FLEANCIO, hijo de Banquo.
  SUARDO, señor de Northumberland.
  Su hijo.
  SÉTON, oficial de Macbeth.
  Un niño hijo de Macduff.
  Un doctor inglés.
  Otro escocés.
  Un sargento.
  Un viejo.
  Un portero.
  Una dama de lady Macbeth.
  Nobles, guerreros, asesinos, criados, espías, etc.
  Hécate.
  Tres brujas.
  Varios fantasmas.



[Ilustración]



ACTO I.


ESCENA PRIMERA.

=Tarde tempestuosa.=

Tres BRUJAS.

BRUJA 1.ª

¿Cuándo volvemos á juntarnos, cuando relampaguee, cuando truene ó
cuando llueva?

BRUJA 2.ª

Cuando acabe el estruendo de la batalla, y unos la pierdan y otros la
ganen.

BRUJA 3.ª

Entonces será antes de ponerse el sol.

BRUJA 1.ª

¿Dónde hemos de encontrarnos?

BRUJA 2.ª

En el yermo.

BRUJA 3.ª

Allí toparemos con Macbeth.

BRUJA 1.ª

Me llama Morrongo.

BRUJA 2.ª

Y á mí el Sapo.

LAS TRES JUNTAS.

El mal es bien, y el bien es mal: cortemos los aires y la niebla.


ESCENA II.

=Campamento.=

DUNCAN, MALCOLM, un ESCUDERO, un SARGENTO, LÉNNOX y ROSS.

DUNCAN.

¿Quién es aquel herido? Quizá nos traiga nuevas del campamento.

MALCOLM.

Es el escudero que puso en peligro su vida por salvar la mia. ¡Buenas
tardes, amigo! Cuenta tú al Rey el estado del combate.

ESCUDERO.

Sigue indeciso, semejante á una lucha entre dos nadadores que quieren
mutuamente sofocarse. Con el traidor Macdonnell, en quien se juntan
todas las infamias, van unidos muchos caballeros y gente plebeya de las
islas de Occidente. La fortuna, como ramera, les otorga sus favores,
pero en vano, porque el fuerte Macbeth, hijo predilecto de la victoria,
penetra entre las filas hasta encontrarle, y le taja la cabeza, y la
clava sobre nuestras empalizadas.

DUNCAN.

¡Bravo caballero, ornamento de mi linaje!

ESCUDERO.

Así como el sol de la mañana produce á veces tempestad y torbellinos,
así de esta victoria resultaron nuevos peligros. Óyeme, Rey. Cuando
el valor, brazo de la justicia, habia logrado ahuyentar á aquella
muchedumbre allegadiza, hé aquí que se rehace el de Noruega, y arroja
nuevos campeones á la lid.

DUNCAN.

¿Y entonces no se desalentaron Macbeth y Banquo?

SARGENTO.

¡Desalentarse! ¡Bueno es eso! Como el águila viendo gorriones, ó el
leon liebres. Son cañones de doble carga. Con tal ímpetu menudearon
sus golpes sobre los contrarios, que pensé que querian reproducir el
sacrificio del Calvario. Pero estoy perdiendo sangre, y necesito curar
mis heridas.

DUNCAN.

Tan nobles son como tus palabras. Buscad un cirujano. ¿Pero quién viene?

MALCOLM.

El señor de Ross.

LÉNNOX.

Grande es la ansiedad que su rostro manifiesta. Debe ser portador de
grandes nuevas.

  (_Entra Ross._)

ROSS.

¡Salud al Rey!

DUNCAN.

¿De dónde vienes, noble señor?

ROSS.

Poderoso monarca, vengo de Faife, donde el aire agita en mengua nuestra
los estandartes noruegos. Su Rey, con lucida hueste y con ayuda del
traidor señor de Cáudor, renovó la lucha, pero el terrible esposo de
Belona, cubierto de espesa malla, les resistió brazo á brazo, y hierro
á hierro, y logró domeñar su altivez y postrarla por tierra. Al fin,
logramos la victoria.

DUNCAN.

¡Felicidad suprema!

ROSS.

El rey Suenon de Noruega queria capitular, pero no le permitimos ni
áun enterrar sus muertos, sin que pagara antes en la isla de Colme la
contribucion de guerra.

DUNCAN.

Nunca volverá el de Cáudor á poner en peligro la seguridad de mis
Estados. Manda tú poner á precio su cabeza, y saluda á Macbeth con el
título que el otro tenia.

ROSS.

Cumpliré tu voluntad.

DUNCAN.

Macbeth goce desde hoy lo que Cáudor perdió.


ESCENA III.

=Un páramo.=

Tres BRUJAS, MACBETH y BANQUO.

BRUJA 1.ª

¿Qué has hecho, hermana?

BRUJA 2.ª

Matar puercos.

BRUJA 3.ª

¿Dónde has estado, hermana?

BRUJA 1.ª

La mujer del marinero tenia castañas en su falda, y estaba
mordiéndolas. Yo le dije: «Dame alguna», y la asquerosa, harta de
bazófia, me contestó: «Vade retro, condenada bruja.» Su marido se fué
á Alepo, mandando el _Tigre_. Yo, como rata sin cola, navegaré en una
tela de cedazo, donde cabe bien mi cuerpo. Así lo haré, así lo haré.

BRUJA 2.ª

Yo te ayudaré con un viento desfavorable.

BRUJA 1.ª

Gracias.

BRUJA 3.ª

Yo con otro.

BRUJA 1.ª

De los demas yo soy señora. ¿Qué puerta quedará segura, cuando de todos
los puntos de la rosa soplen los vientos? Ni una vez podrá conciliar el
sueño. Su vida será la del precito, y las tormentas agitarán sin cesar
su nave. ¡Ved!

BRUJA 2.ª

¿Qué es eso?

BRUJA 3.ª

El dedo de un marinero, que se ahogó al volver de su viaje.

BRUJA 3.ª

¡Tambor, tambor! Ya llega Macbeth.

LAS TRES BRUJAS.

Juntemos las manos, hagamos una rueda, como hermanas enviadas del cielo
y de la tierra. Tres vueltas por tí, tres por tí, tres por mí: son
nueve, cuenta justa. ¡Silencio! Ya ha llegado el término del conjuro.

  (_Llegan Macbeth y Banquo._)

MACBETH.

¡Dia de sangre, pero hermoso más que cuantos he visto!

BANQUO.

¿Está lejos el castillo de Fóres? ¿Quiénes serán aquellas mujeres
arrugadas y de tan extraño aspecto? No parecen séres humanos. ¿Sois
vivientes? ¿Puedo haceros una pregunta? Debeis de entenderme, porque
las tres, al mismo tiempo, poneis en los labios vuestros dedos, que
semejan los de un cadáver. No me atrevo á llamaros mujeres, por las
barbas.

MACBETH.

Si teneis lengua, decidnos quiénes sois.

BRUJA 1.ª

¡Salud, Macbeth, señor de Glámis!

BRUJA 2.ª

¡Salud, Macbeth, señor de Cáudor!

BRUJA 3.ª

¡Salud, Macbeth, tú serás rey!

[Ilustración]

BANQUO.

¿De qué nace ese terror, amigo Macbeth? ¿Por qué te asustan tan gratas
nuevas? Decidme: ¿sois fantasmas ó séres reales? Habeis saludado á mi
amigo con títulos de gloria y anuncio de grandezas futuras y pompas
reales. Decidme algo á mí, si es que sabeis qué granos han de germinar
ó morir en la série de los tiempos. No temo de vosotras ni odio ni
favor.

BRUJAS.

¡Salud!

BRUJA 1.ª

Serás más grande que Macbeth y menos.

BRUJA 2.ª

Más feliz y menos feliz.

BRUJA 3.ª

No rey, pero padre de reyes. ¡Salud, Macbeth y Banquo!

BRUJA 1.ª y 2.ª

¡Salud!

MACBETH.

No os vayais, oscuras mensajeras. Ya se qué soy señor de Glámis
por muerte de Sinel, pero ¿cómo he de serlo de Cáudor, si el señor
vive próspera y felizmente? Tan absurdo es llamarme señor de Cáudor
como rey. ¿Quién os dió esas noticias? ¿Por qué me habeis venido á
sorprender en este desierto con tales presagios?

BANQUO.

Son sin duda espíritus vaporosos que engendra la tierra, como los
produce tambien el agua. ¿Por dónde habrán desaparecido?

MACBETH.

Los cuerpos se han disuelto en el aire, como se pierde en el aire la
respiracion. ¡Ojalá se hubieran quedado!

BANQUO.

¿Será verdad lo que hemos visto? ¿ó habremos probado alguna yerba de
las que trastornan el juicio?

MACBETH.

Tus hijos han de ser reyes.

BANQUO.

Lo serás tú mismo.

MACBETH.

¿Y tambien señor de Cáudor? ¿No lo dijeron así?

BANQUO.

¿Quién llega?

ROSS.

Macbeth, el Rey ha oido tus hazañas. Incierto entre la admiracion y
el aplauso, no sabe cómo elogiarte, por el valor con que has lidiado
contra los noruegos, sin percatarte tú mismo del estrago que en ellos
hacias. Van llegando tan densos como el granizo los mensajeros de la
victoria, y todos se hacen lenguas de tu heroismo.

ANGUSS.

El Rey nos envia á darte las gracias y á llevarte á su presencia.

ROSS.

Él me encarga que te salude con el título de señor de Cáudor.

BANQUO.

¡Conque tambien el diablo dice verdad!

MACBETH.

Si vive el de Cáudor ¿por qué me atavian con ropas ajenas?

ANGUSS.

Vive el que llevaba ese título, pero debe perder la vida, y se ha
fulminado contra él dura sentencia. No afirmo que se uniera con los
noruegos contra su patria, pero está convicto y confeso de traidor.

MACBETH.

(_Aparte._) ¡Ya soy señor de Glámis, y señor de Cáudor! Falta lo
demas. (_Á Ross y Anguss._) Gracias. (_A Banquo._) ¿Crees que tus hijos
serán reyes, conforme á la promesa de los que me han hecho señor de
Cáudor?

BANQUO.

Esa promesa quizá te haga ambicionar el sólio. Pero mira que á veces el
demonio nos engaña con la verdad, y nos trae la perdicion envuelta en
dones que parecen inocentes. Oidme dos palabras, amigos mios.

MACBETH.

¡Con dos verdades se abre la escena de este drama, que ha de terminar
con una corona régia! ¿Es un bien ó un mal este pensamiento? Si es un
mal, ¿por qué empieza á cumplirse, y soy ya señor de Cáudor? Si es un
bien, ¿por qué me aterran horribles imágenes, y palpita mi corazon de
un modo inusitado? El pensamiento del homicidio, más horroroso que la
realidad misma, comienza á dominarme y á oscurecer mi albedrío. Sólo
tiene vida en mí lo que aún no existe.

BANQUO.

¡Qué absorto y embebecido está nuestro compañero!

MACBETH.

Si los hados quieren hacerme rey, lo harán sin que yo busque la corona.

BANQUO.

El nuevo honor le viene como vestido nuevo: ¡no se le ajusta bien, por
falta de costumbre!

MACBETH.

Corra el tiempo, y suceda lo que quiera.

BANQUO.

A tus órdenes, generoso Macbeth.

MACBETH.

Perdon, amigos. Estaba distraido con antiguas memorias. Agradezco y
recordaré siempre vuestros favores. Cabalguemos á ver al Rey. (_A
Banquo._) Medita tú lo que nos ha sucedido. Luego hablaremos con toda
libertad.

BANQUO.

Así lo deseo.

MACBETH.

Hasta despues. Ni una palabra más. Vamos, caballeros.


ESCENA IV.

=Habitacion de palacio.=

DUNCAN, MALCOLM, BANQUO y MACBETH.

DUNCAN.

¿Está ajusticiado Cáudor? ¿Han vuelto ya los que fueron á su castillo?

MALCOLM.

No han vuelto todavía, pero he hablado con uno que le vió morir, y dice
que se arrepintió de sus pecados y pidió vuestro perdon. La muerte ha
sido lo mejor de su vida. Murió como si en vida hubiese aprendido á
renunciar y tener por cosa vana lo que antes juzgaba de mayor aprecio.

DUNCAN.

¿Quién adivina el alma por el semblante? ¿Quién me hubiera dicho
que ese caballero no era el más fiel de todos los mios?

  (_Á Macbeth que entra._)

Primo mio, ya me sentia yo pesaroso de mi ingratitud. Pero estabas tan
lejos, que ni siquiera las alas del premio podian alcanzarte. Ojalá
hubieras hecho menos, porque entonces serian menos inferiores á tus
méritos mis galardones y mercedes. Larga deuda, que nunca podré pagar,
tengo contigo.

MACBETH.

Bastante pago de mi lealtad es ella misma. Mis servicios son como hijos
y criados del trono: hacen lo que deben, y nada más.

DUNCAN.

Eres planta que arraiga en mi corazon. Yo la haré crecer. ¡Ilustre
Banquo! No son menores tus méritos. Así lo reconozco, y te estrecho
contra mi corazon.

BANQUO.

En él germine, que para vos será la cosecha.

DUNCAN.

¡Hijos, parientes, caballeros!, sabed que nombro heredero de mis
Estados á mi hijo Malcolm, que desde hoy se llamará príncipe de
Cumberland. Pero este honor no puede venir solo, y para celebrarle haré
que caigan, como estrellas, títulos de nobleza sobre todos lo que los
merezcan. Ahora vamos á Inverness, que los negocios apremian.

MACBETH.

¿Cuándo descansareis? Quiero adelantarme en el camino y alegrar los
oidos de mi mujer con tan grata nueva. Permitídmelo.

DUNCAN.

¡Noble señor de Cáudor!

MACBETH.

(_Aparte._) ¡Príncipe heredero Malcolm! Obstáculo nuevo en mi camino.
He de saltar por él ó rendirme. No brilleis, estrellas: no aclare
vuestra luz el negro deseo que abriga mi corazon. Ojos mios, la mano
hará lo que vosotros no quereis ver. Entre tanto, miradla de soslayo.

DUNCAN.

¿Verdad, Banquo, que Macbeth es un egregio vasallo? No hay para mí
banquete tan grato como el oir de boca de las gentes sus alabanzas.
Sigámosle, ya que quiere festejarnos. Es el mejor de mis parientes.


ESCENA V.

=Habitacion en el castillo de Macbeth, en Inverness.=

LADY MACBETH, un CRIADO y MACBETH.

LADY MACBETH.

(_Leyendo una carta de su marido._) «Las brujas me salieron al
encuentro el dia de la victoria. Su ciencia es superior á la de los
mortales. Quise preguntarlas más, pero se deshicieron en niebla.
Aún no habia salido yo de mi asombro, cuando llegan nuncios del Rey
saludándome como á señor de Glámis y de Cáudor, lo mismo que las
hechiceras, pero estas dijeron ademas: «Salve, Macbeth: tu serás rey.»
He querido, esposa amada, confiarte este secreto, para que no dejes
por ignorancia, ni un solo momento, de gozar la dicha que nos está
profetizada. Piénsalo bien. Adios.» ¡Ya eres señor de Glámis y de
Cáudor! Lo demas se cumplirá tambien, pero desconfio de tu carácter
criado con la leche de la clemencia. No sabes ir por atajos sino por el
camino recto. Tienes ambicion de gloria, pero temes el mal. Quisieras
conseguir por medios lícitos un fin injusto, y coger el fruto de la
traicion sin ser traidor. Te espanta lo que vas á hacer, pero despues
de hecho, no quisieras que se deshiciese. ¡Ven pronto! Infundiré mi
alma en tus oidos, y mi lengua será azote que espante y disipe las
nieblas que te impiden llegar á esa corona, que el hado y el influjo de
las estrellas aparejan para tus sienes.

UN CRIADO.

Esta noche llega el Rey.

LADY MACBETH.

¿Estás en tí? ¿No ves que tu señor no está en el castillo, ni nos ha
avisado?

UN CRIADO.

Tambien él se acerca. Un compañero mio vino casi sin aliento á traer la
noticia.

LADY MACBETH.

Cuidad bien al mensajero. Es portador de grandes nuevas. (_Aparte._)
El cuervo se enronquece de tanto graznar, anunciando que el rey Duncan
llega al castillo. ¡Espíritus agitadores del pensamiento, despojadme
de mi sexo, haced más espesa mi sangre, henchidme de crueldad de
piés á cabeza, ahogad los remordimientos, y ni la compasion ni el
escrúpulo sean parte á detenerme ni á colocarse entre el propósito y el
golpe! ¡Espíritus del mal, inspiradores de todo crímen, incorpóreos,
invisibles, convertid en hiel la leche de mis pechos! Baja, hórrida
noche: tiende tu manto, roba al infierno sus densas humaredas, para
que no vea mi puñal el golpe que va á dar, ni el cielo pueda apartar el
velo de la niebla, y contemplarme y decirme á voces: «Detente.»

  (_Llega Macbeth._)

¡Noble señor de Glámis y de Cáudor, áun más ilustre que uno y otro por
la profética salutacion de las hechiceras! tu carta me ha hecho salir
de lo presente, y columbrar lo futuro, y extasiarme con él.

MACBETH.

Esposa mia, esta noche llega Duncan.

LADY MACBETH.

¿Y cuándo se va?

MACBETH.

Dice que mañana.

LADY MACBETH.

¡Nunca verá el sol de mañana! En tu rostro, esposo mio, leo como en un
libro abierto lo que esta noche va á pasar. Disimula prudente: oculte
tu semblante lo que tu alma medita. Dén tu lengua, tus manos y tus ojos
la bien venida al rey Duncan: debes esconder el áspid entre las flores.
Yo me encargo de lo demas. El trono es nuestro.

MACBETH.

Ya hablaremos despacio.

LADY MACBETH.

Muéstrate alegre.


ESCENA VI.

=Entrada del castillo de Macbeth. Sus criados alumbran con antorchas.=

DUNCAN, BANQUO y LADY MACBETH.

DUNCAN.

¡Qué hermosamente situado está el castillo! ¡Cómo alegra los sentidos
esta apacible brisa de la tarde!

BANQUO.

La golondrina, eterna huésped del verano, moradora de las iglesias,
pone en la arquitectura de sus nidos un vago recuerdo del cielo. De
todo pilar, alero ó ángulo suspende su prolífico lecho, y donde ellas
anidan, parece que vive la alegría.

DUNCAN.

¡Ved! ¡Ya sale la noble castellana! (_A Macbeth._) Muchas veces tenemos
por amor lo que es verdadera desgracia. Pedid á Dios que os premie
vuestro trabajo, y haga recaer en mí vuestros favores.

LADY MACBETH.

Todo nuestro obsequio es poco para pagar tan altos beneficios y
mercedes, y sobre todo la de haber honrado con vuestra presencia
esta casa. Pedimos á Dios, en agradecimiento, todo género de favores
presentes y futuros para vos.

DUNCAN.

¿Dónde está Macbeth? Corrimos tras él para anticiparnos, pero la veloz
carrera de su caballo y su amor, todavía más poderoso que su corcel,
le dieron la ventaja, y llegó mucho antes que nosotros. Hermosa
castellana, por esta noche reclamamos vuestra hospitalidad.

LADY MACBETH.

Criados vuestros somos: cuanto tenemos os pertenece.

DUNCAN.

Dadme la mano, y guiadme á donde esté mi huésped, objeto perenne de mi
gracia.


ESCENA VII.

=Galería en el castillo de Macbeth.=

MACBETH y LADY MACBETH.

MACBETH.

¡Si bastara hacerlo... pronto quedaba terminado! ¡Si con dar el golpe,
se atajaran las consecuencias, y el éxito fuera seguro... yo me
lanzaria de cabeza desde el escollo de la duda al mar de una existencia
nueva! ¿Pero cómo hacer callar á la razon que incesante nos recuerda
sus máximas importunas, máximas que en la infancia aprendió y que luego
son tortura del maestro? La implacable justicia nos hace apurar hasta
las heces la copa de nuestro propio veneno. Yo debo doble fidelidad al
rey Duncan. Primero, por pariente y vasallo. Segundo, porque le doy
hospitalidad en mi castillo, y estoy obligado á defenderle de extraños
enemigos, en vez de empuñar yo el hierro homicida. Ademas, es tan buen
rey, tan justo y clemente, que los ángeles de su guarda irán pregonando
eterna maldicion contra su asesino. La compasion, niño recien nacido,
querubin desnudo, irá cabalgando en las invisibles alas del viento,
para anunciar el crímen á los hombres, y el llanto y agudo clamor de
los pueblos sobrepujará á la voz de los roncos vendavales. La ambicion
me impele á escalar la cima, ¿pero rodaré por la pendiente opuesta? (_A
Lady Macbeth._) ¿Qué sucede?

LADY MACBETH.

La cena está acabada. ¿Por qué te retiraste tan pronto de la sala del
banquete?

MACBETH.

¿Me has llamado?

LADY MACBETH.

¿No lo sabes?

MACBETH.

Tenemos que renunciar á ese horrible propósito. Las mercedes del Rey
han llovido sobre mí. Las gentes me aclaman honrado y vencedor. Hoy he
visto los arreos de la gloria, y no debo mancharlos tan pronto.

LADY MACBETH.

¿Qué ha sido de la esperanza que te alentaba? ¿Por ventura ha caido
en embriaguez ó en sueño? ¿O está despierta, y mira con estúpidos
y pasmados ojos lo que antes contemplaba con tanta arrogancia? ¿Es
ese el amor que me mostrabas? ¿No quieres que tus obras igualen á
tus pensamientos y deseos? ¿Pasarás por cobarde á tus propios ojos,
diciendo primero: «lo haria» y luego «me falta valor»? Acuérdate de la
fábula del gato.

MACBETH.

¡Calla, por el infierno! Me atrevo á hacer lo que cualquiera otro
hombre haria, pero esto no es humano.

LADY MACBETH.

¿Pues es alguna fiera la que te lo propuso? ¿No eras hombre, cuando
te atrevias, y buscabas tiempo y lugar oportunos? ¡Y ahora que ellos
mismos se te presentan, tiemblas y desfalleces! Yo he dado de mamar
á mis hijos, y sé cómo se les ama; pues bien, si yo faltara á un
juramento como tú has faltado, arrancaria el pecho de las encías de mi
hijo cuando más risueño me mirara, y le estrellaria los sesos contra la
tierra.

[Ilustración]

MACBETH.

¿Y si se frustra nuestro plan?

LADY MACBETH.

¡Imposible, si aprietas los tornillos de tu valor! Duncan viene cansado
del largo viaje, y se dormirá: yo embriagaré á sus dos servidores, de
modo que se anuble en ellos la memoria y se reduzca á humo el juicio.
Quedarán en sueño tan profundo como si fuesen cadáveres. ¿Quién nos
impide dar muerte á Duncan, y atribuir el crímen á sus embriagados
compañeros?

MACBETH.

Tú no debias concebir ni dar á luz más que varones. Mancharemos de
sangre á los dos guardas ébrios, y asesinaremos á Duncan con sus
puñales.

LADY MACBETH.

¿Y quién no creerá que ellos fueron los matadores, cuando oiga nuestras
lamentaciones y clamoreo despues de su muerte?

MACBETH.

Estoy resuelto. Todas mis facultades se concentran en este solo objeto.
Oculte, con traidora máscara, nuestro semblante lo que maquina el alma.

[Ilustración]



[Ilustración]



ACTO II.


ESCENA PRIMERA.

=Patio en el castillo de Macbeth.=

BANQUO, FLEANCIO y MACBETH.

BANQUO.

Hijo, ¿qué hora es?

FLEANCIO.

No he oido el reloj, pero la luna va descendiendo.

BANQUO.

Será media noche.

FLEANCIO.

Quizá más tarde.

BANQUO.

Toma la espada. El cielo ha apagado sus candiles, sin duda por
economía. Me rinde el sueño con mano de plomo, pero no quiero dormir.
¡Dios mio! contén la ira que viene á perturbarme en medio del reposo.
Dame la espada. ¿Quién es?

MACBETH.

Un amigo tuyo.

BANQUO.

¿Todavía estás en pié? El Rey se ha acostado más alegre que nunca, y
ponderando mucho tu hospitalidad. Manda un diamante para tu mujer, á
quien llama su linda huéspeda.

MACBETH.

Por imprudencia quizá haya caido mi voluntad en faltas que, á disponer
de su libre albedrío, hubiera evitado.

BANQUO.

No sé qué hayas cometido ninguna falta. Ayer soñé con las brujas. Por
cierto que contigo han andado verídicas.

MACBETH.

No me cuido de eso. Ya hablaremos otra vez con más espacio, si eso te
complace.

BANQUO.

Cuando quieras.

MACBETH.

Si te guias por mi consejo, ganarás honra y favor.

BANQUO.

Siempre que sea sin menoscabo de la lealtad que reina en mi pecho.

MACBETH.

Véte á descansar.

BANQUO.

Gracias.

  (_Vase con su hijo._)

MACBETH.

(_A su criado._) Dí á la señora que me llame cuando tenga preparada
mi copa. Tú, acuéstate. ¡Me parece estar viendo el puño de una daga
vuelta hácia mí! ¡Ven á mis manos, puñal que toco aunque no veo! ¿O
eres acaso sueño de mi delirante fantasía? Me pareces tan real como
el que en mi mano resplandece. Tú me enseñas el arma y el camino. La
cuchilla y el mango respiran ya sangre. ¡Vana ilusion! Es el crímen
mismo el que me habla así. La Naturaleza reposa en nuestro hemisferio.
Negros ensueños agitan al que ciñe real corona. Las brujas en su
nefando sábado festejan á la pálida Hécate, y el escuálido homicidio,
temeroso de los aullidos del lobo centinela suyo, camina con silencioso
pié, como iba Tarquino á la mansion de la casta Lucrecia. ¡Tierra, no
sientas el ruido de mis piés, no le adivines! ¡No pregonen tus piedras
mi crímen! ¡Da tregua á los terrores de estas horas nocturnas! Pero,
¿á qué es detenerme en vanas palabras que hielan la accion? (_Óyese
una campana._) ¡Ha llegado la hora! ¡Duncan, no oigas el tañido de esa
campana, que me invita al crímen, y que te abre las puertas del cielo ó
del infierno!


ESCENA II.

Lady MACBETH y MACBETH.

LADY MACBETH.

La embriaguez en que han caido me da alientos. ¡Silencio! Es el
chillido del buho, severo centinela de la noche. Abiertas están las
puertas. La pócima que administré á los guardas los tiene entre la vida
y la muerte.

MACBETH.

(_Dentro._) ¿Quién es?

LADY MACBETH.

Temo que se despierten, antes que esté consumado el crímen, y sea peor
el amago que el golpe... Yo misma afilé los puñales... Si su sueño no
se hubiera parecido al de mi padre, yo misma le hubiera dado muerte.
Pero aquí está mi marido...

MACBETH.

Ya está cumplido. ¿Has sentido algun rumor?

LADY MACBETH.

No más que el canto del grillo y el chillido del buho. ¿Hablaste algo?

MACBETH.

¿Cuándo?

LADY MACBETH.

Ahora.

MACBETH.

¿Cuando bajé?

LADY MACBETH.

Sí.

MACBETH.

¿Quién está en el segundo aposento?

LADY MACBETH.

Donalbáin.

MACBETH.

¡Qué horror!

LADY MACBETH.

¡Qué necedad! ¿Por qué te parece horrible?

MACBETH.

El uno se sonreia en sueños, el otro se despertó y me llamó:
_¡asesino!_ Los miré fijo y con estupor; despues rezaron y se quedaron
dormidos.

LADY MACBETH.

Como una piedra.

MACBETH.

El uno dijo: «Dios nos bendiga», y el otro: «Amen». Yo no pude
repetirlo.

LADY MACBETH.

Calma ese terror.

MACBETH.

¿Por qué no pude responder «Amen»? Yo necesitaba bendicion, pero la
lengua se me pegó al paladar.

LADY MACBETH.

Si das en esas cavilaciones, perderás el juicio.

MACBETH.

Creí escuchar una voz que me decia: «Macbeth, tú no puedes dormir,
porque has asesinado al sueño.» ¡Perder el sueño, que desteje la
intrincada trama del dolor, el sueño, descanso de toda fatiga: alimento
el más dulce que se sirve á la mesa de la vida!

LADY MACBETH.

¿Por qué esa agitacion?

MACBETH.

Aquella voz me decia alto, muy alto: «Glámis ha matado al sueño: por
eso no dormirá Cáudor, ni tampoco Macbeth.»

LADY MACBETH.

¿Pero qué voz era esa? ¡Esposo mio! no te domine así el torpe miedo, ni
ofusque el brillo de tu razon. Lava en el agua la mancha de sangre de
tus manos. ¿Por qué quitas de su lugar las dagas? Bien están ahí. Véte
y ensucia con sangre á los centinelas.

MACBETH.

No me atrevo á volver ni á contemplar lo que hice.

LADY MACBETH.

¡Cobarde! Dame esas dagas. Están como muertos. Parecen estatuas. Eres
como el niño á quien asusta la figura del diablo. Yo mancharé de sangre
la cara de esos guardas. (_Suenan golpes._)

MACBETH.

¿Quién va? El más leve rumor me horroriza. ¿Qué manos son las que se
levantan, para arrancar mis ojos de sus órbitas? No bastaria todo
el Océano para lavar la sangre de mis dedos. Ellos bastarian para
enrojecerle y mancharle.

LADY MACBETH.

Tambien mis manos están rojas, pero mi alma no desfallece como la tuya.
Llaman á la puerta del Mediodía. Lavémonos, para evitar toda sospecha.
Tu valor se ha agotado en el primer ímpetu. Oye... Siguen llamando...
Ponte el traje de noche. No vean que estamos en vela. No te pierdas en
vanas meditaciones.

MACBETH.

¡Oh, si la memoria y el pensamiento se extinguiesen en mí, para no
recordar lo que hice! (_Siguen los golpes._)

[Ilustración: _Lady Macbeth en la cámara de Duncan._]


ESCENA III.

EL PORTERO.

¡Qué estrépito! Ni que fuera uno portero del infierno. ¿Quién será ese
maldito? Algun labrador que se habrá ahorcado descontento de la mala
cosecha... Y sigue alborotando... Será algun testigo falso, pronto á
jurar en cualquiera de los platillos de la balanza. ¡Entra, malvado!
¡Y sigue dando! Será algun sastre inglés que ha sisado tela de unos
calzones franceses. ¡Qué frio hace aquí aunque estamos en el infierno!
Ya se acabó mi papel de diablo. A otra gente más lucida pensé abrir. No
os olvideis del portero.


ESCENA IV.

MACDUFF, un PORTERO, LÉNNOX y MACBETH.

MACDUFF.

¿Cómo te levantas tan tarde? ¿Te acostaste tarde por ventura?

PORTERO.

Duró la fiesta hasta que cantó por segunda vez el gallo.

MACDUFF.

¿Se ha levantado tu señor?... Pero aquí viene. Sin duda le despertamos
con los golpes.

LÉNNOX.

(_A Macbeth._) ¡Buenos dias!

MACBETH.

¡Felices!

MACDUFF.

¿Está despierto el Rey?

MACBETH.

Todavía no.

MACDUFF.

Me dijo que le llamara á esta hora.

MACBETH.

Os quiero guiar á su habitacion.

MACDUFF.

Molestia inútil, por más que os agrade.

MACBETH.

Esta es su puerta.

MACDUFF.

Mi deber es entrar.

  (_Vase._)

LÉNNOX.

¿Se va hoy el Rey?

MACBETH.

Así lo tiene pensado.

LÉNNOX.

¡Mala noche! El viento ha echado abajo nuestra chimenea. Se han oido
extrañas voces, gritos de agonía, cantos proféticos de muerte y
destruccion. Las aves nocturnas no han cesado de graznar. Hay quien
dice que la tierra misma se estremecia.

MACBETH.

Tremenda ha sido, en verdad, la noche.

LÉNNOX.

No recuerdo otra semejante. Verdad que soy jóven.

MACDUFF.

¡Horror, horror, horror! ¡Ni la lengua ni el corazon deben nombrarte!

MACBETH y LÉNNOX.

¿Qué?

[Ilustración]

MACDUFF.

Una traicion horrible. Un sacrilegio... El templo de la vida del Rey ha
sido profanado.

MACBETH.

¿Su vida?

LÉNNOX.

¿La del Rey?

MACDUFF.

Entrad en la alcoba, y lo vereis, si es que no ciegan vuestros ojos
de espanto. No puedo hablar. Vedlo vosotros mismos... ¡Á las armas!
¡Traicion, malvados! ¡Donalbáin, Banquo, Malcolm, alerta! ¡Lejos de
vosotros ese sueño tan pesado como la muerte! Ved la muerte misma...
Pronto... ¡Banquo, Malcolm! Dejad el lecho, venid, animados fantasmas,
á contemplar esta escena de duelo.

LADY MACBETH.

¿Qué es eso? ¿Por qué despertais con tales gritos á la gente de la casa
que aún duerme?

MACDUFF.

En vuestros oidos, hermosa dama, no deben sonar otra vez nuestros
lamentos. No es tanto horror para oidos de mujer.

  (_Entra Banquo._)

¡Banquo, Banquo! Nuestro Rey ha sido asesinado.

LADY MACBETH.

¡Dios mio, y en mi casa!

BANQUO.

Aquí y en todas seria horrible. Dime que no es verdad. Dímelo por Dios.

MACBETH.

¡Ojalá hubiera muerto yo pocas horas antes! Mi vida hubiera sido del
todo feliz. Ya han muerto para mí la gloria y la esperanza. He agotado
el vino de la existencia, y sólo me quedan las heces en el vaso.

DONALBÁIN.

¿Qué es esto?

MACBETH.

¿Y tú me lo preguntas? Se ha secado la fuente de la vida. Tu padre ha
sido muerto.

MALCOLM.

¿Quién lo mató?

LÉNNOX.

Sin duda sus guardias, porque tienen manchadas de sangre las manos y la
cara, y los ensangrentados puñales junto al lecho. En sus miradas se
retrataba el delirio.

MACBETH.

¡Cuánto siento que mi furor me llevara á darles instantánea muerte!

MACDUFF.

¿Por qué lo hiciste?

MACBETH.

¿Y quién se contiene en tal arrebato? ¿Cuándo se unió el furor con
la prudencia, la lealtad con el sosiego? Mi amor al Rey venció á mi
tranquila razon. Yo veia á Duncan teñido en su propia sangre, y cerca
de él á los asesinos con el color de su oficio; veia sus puñales
manchados tambien... ¿Quién podia dudar? ¿Quién que amase al Rey,
hubiera podido detener sus iras?

LADY MACBETH.

Llevadme lejos de aquí.

MALCOLM.

¡Y callamos! aunque no pocos pueden achacarnos el crímen.

DONALBÁIN.

Más vale callarnos y atajar nuestras lágrimas. Vamos.

MALCOLM.

Disimulemos nuestra pena.

BANQUO.

Cuidad á la señora. Despues que nos vistamos, hemos de examinar más
despacio este horrible suceso. En la mano de Dios están mis actos.
Desde allí desafio toda sospecha traidora. Juro que soy inocente.

MACDUFF.

Y yo tambien.

TODOS.

Y todos.

MACBETH.

Juntémonos luego en el estrado.

TODOS.

Así lo haremos.

MALCOLM.

¿Qué haces? Nada de tratos con ellos. Al traidor le es fácil simular la
pena que no siente. Iré á Inglaterra.

DONALBÁIN.

Y yo á Irlanda. Separados estamos más seguros. Aquí las sonrisas son
puñales, y derraman sangre los que por la sangre están unidos.

MALCOLM.

La bala de su venganza no ha estallado todavía. Nos conviene
esquivarla. A caballo, y partamos sin despedirnos. Harta razon tenemos
para escondernos.


ESCENA V.

=Exterior del Castillo.=

Un VIEJO, ROSS y MACDUFF.

UN VIEJO.

En mis setenta años he visto cosas peregrinas y horrendas, pero nunca
como esta noche.

ROSS.

¡Venerable anciano! ¡Con qué cólera mira el cielo la trágica escena
de los hombres! Ya ha amanecido, pero todavía la noche se resiste á
abandonar su dominio. Quizá se avergüenza el dia, y no se atreve á
derramar su pura lumbre.

EL VIEJO.

No es natural nada de lo que sucede. El mártes un generoso halcon cayó
en las garras de una lechuza.

ROSS.

Los caballos de Duncan, los mejores de su casta, han quebrantado sus
establos, y vueltos al estado salvaje, son terror de los palafreneros.

EL VIEJO.

Ellos mismos se están devorando.

ROSS.

Así es. ¡Qué horror miran mis ojos!... Pero aquí se acerca el buen
Macduff. ¿Cómo están las cosas, amigo?

MACDUFF.

Ya lo veis.

ROSS.

¿Quién fué el asesino?

MACDUFF.

Los que mató Macbeth.

ROSS.

¿Y qué interes tenian?

MACDUFF.

Eran pagados por los dos hijos del Rey difunto.

ROSS.

¡Horror contra naturaleza! ¡La ambicion se devora á sí misma! Y Macbeth
sucederá en el trono.

MACDUFF.

Ya le han elegido rey, y va á coronarse á Esconia.

ROSS.

¿Y el cuerpo del rey Duncan?

MACDUFF.

Lo llevan á enterrar á la montaña de San Colme, sepulcro de sus mayores.

ROSS.

¿Te vas á Esconia, primo?

MACDUFF.

A Faife.

ROSS.

Yo á Esconia.

MACDUFF.

Felicidad en todo. Adios. Gusto más de la ropa nueva, que de la
antigua.

ROSS.

Adios, buen viaje.

EL VIEJO.

Quien saque como vosotros bien del mal, y haga amigo al enemigo,
llevará la bendicion de Dios.

[Ilustración]



[Ilustración]



ACTO III.


ESCENA PRIMERA.

=Palacio de Fóres.=

BANQUO, MACBETH, un CRIADO y dos ASESINOS.

BANQUO (_sólo_).

Ya eres rey, Macbeth, y señor de Glámis y de Cáudor. Está cumplido en
todas sus partes el vaticinio de las hechiceras, pero ¿quién sabe si la
traicion te habrá allanado el camino? Ni ha de quedar el cetro en tu
linaje. Si es verdad lo que nos dijeron, reyes han de ser mis hijos.
¿Por qué los oráculos que fueron veraces contigo no han de ser tambien
propicios á mi ambicion? Pero disimulemos.

MACBETH.

Ya tenemos aquí á nuestro principal convidado.

LADY MACBETH.

Grande hubiera sido su falta en el banquete.

MACBETH.

Te convido á un gran festin que he de dar esta noche.

BANQUO.

Vuestra Majestad puede mandarme, en vez de convidarme. Mi voluntad está
indisolublemente unida á la vuestra.

MACBETH.

¿Sales á caballo esta tarde?

BANQUO.

Sí.

MACBETH.

Si no, podrias ayudarme con tu consejo en la junta de esta tarde.
Mañana será. ¿Vas lejos?

BANQUO.

Pasearé hasta la hora de cenar. Si mi caballo no aprieta el paso,
pediré prestadas á la noche una ó dos horas.

MACBETH.

No faltes.

BANQUO.

No faltaré.

MACBETH.

Tengo nuevas de que mis revoltosos deudos están refugiados en
Inglaterra y en Irlanda. No confiesan su parricidio, y divulgan contra
mí horrendas acusaciones. Mañana hablaremos de esto, cuando nos
juntemos á tratar de otros negocios. Ahora, á caballo. Hasta luego. ¿Te
acompaña tu hijo?

BANQUO.

Sí, y vendrá pronto, porque ya es hora.

MACBETH.

Dios guie con bien vuestros caballos y os vuelva pronto. Hasta la
noche.

  (_Vase Banquo._)

Vosotros haced lo que querais hasta las siete. Vuestra compañía me será
más grata á la hora de cenar, si en este momento me dejais solo. Adios,
mis caballeros.

  (_Vanse todos._)

MACBETH.

(_A un criado._) ¿Me esperan ya esos hombres?

CRIADO.

Están á la puerta de palacio.

MACBETH.

Diles que entren.

  (_Se va el criado._)

¿De qué me sirve el poder sin la seguridad? Banquo es mi amenaza
perpétua: su altiva condicion me infunde miedo. Junta á su valor el
ingenio y la prudencia. Me reconozco inferior á él como Marco Antonio á
César. Él fué quien se atrevió á dirigir la palabra á las brujas cuando
me aclamaron Rey, y á preguntarlas por su suerte futura, y ellas con
fatídica voz le contestaron: «Tus hijos serán reyes.» A mí me otorgan
una corona estéril, un cetro irrisorio, que no pasará á mis hijos sino
á los de un extraño. Yo vendré á ser el bienhechor de la familia de
Banquo. Por servirla asesiné al Rey Duncan, y llené de hiel el cáliz de
mi vida; y vendí al diablo el tesoro de mi alma. ¡Todo para hacer reyes
á los hijos de Banquo! ¡Fatal destino mio, sálvame: lidia por mí esta
batalla! ¿Quién es?

  (_Entran los asesinos._)

(_Al criado._) Espera á la puerta hasta que llame.

  (_Vase el criado._)

(_A los asesinos._) Ya oisteis ayer lo que deseo.

ASESINO 1.º

Sí, rey.

MACBETH.

¿Habeis pensado bien lo que os dije? Él y no yo ha sido hasta ahora
la causa de vuestros males. Ya os expliqué cómo se habia burlado de
vosotros: quiénes le ayudaron. En suma el más necio hubiera podido
decir: _Tuvo la culpa Banquo._

ASESINO 1.º

Verdad es lo que dices.

MACBETH.

Y añado más, y vengo al objeto de este coloquio. ¿Hasta cuándo durará
vuestra paciencia? ¿Manda el Evangelio que receis á Dios por ese hombre
y por su linaje, cuando os está empobreciendo y esquilmando, y os tiene
casi á punto de muerte?

ASESINO 1.º

¡Oh Rey! somos hombres.

MACBETH.

Tambien son perros los galgos y los mastines y los lebreles, y los de
aguas y los de caza, pero se distinguen unos de otros por tener más ó
menos valor y fortaleza, y mejor ó peor olfato. La naturaleza reparte
con igualdad sus dones, y por eso las diversas castas tienen nombres
distintos. Lo mismo sucede con los hombres. Si no quereis ser de los
últimos y más abyectos, yo os daré un consejo que os libre para siempre
de esa opresion y tiranía, y os haga acreedores á mi gratitud eterna,
porque no puedo vivir en paz, si él no muere.

ASESINO 1.º

Señor; yo soy un hombre de esos tan maltratados por la suerte, que me
arrojaré á cualquier cosa, por vengarme del mundo.

ASESINO 2.º

Tan mala ha sido mi fortuna, que para mejorarla ó acabar de una vez,
arriesgaré mi vida en cualquier lance.

MACBETH.

Está bien. Banquo es enemigo vuestro.

ASESINO 2.º

Verdad, señor.

MACBETH.

Y mio, á tal extremo que cada minuto de su vida es un tormento para
mí. Yo podria sin cargo de conciencia deshacerme de él, pero tiene
amigos que tambien lo son mios, y no quiero perderlos. Por eso acudo á
vosotros, ya que hay poderosos motivos para que el golpe sea secreto.

ASESINO 2.º

Se hará vuestra voluntad, oh Rey.

ASESINO 1.º

Aunque perezcamos en la demanda.

MACBETH.

Conozco vuestro denuedo. Pronto os diré en qué sitio habeis de
emboscaros, y cuándo; porque esta misma noche ha de darse el golpe.
Conviene que sea lejos de palacio, para alejar de mí toda sospecha. No
dejeis indicio alguno del crímen. Le acompaña su hijo Fleancio, que me
estorba tanto como su padre. Por consiguiente, matadle tambien. Quedaos
solos. Volveré luego.

LOS DOS ASESINOS.

Estamos resueltos.

MACBETH.

Volveré pronto... Entrad... ¡Oh, Banquo! esta noche ó nunca subirá tu
alma á los cielos.


ESCENA II.

Lady MACBETH, MACBETH y un CRIADO.

LADY MACBETH.

¿Está en palacio Banquo?

CRIADO.

No, señora, pero esta noche vendrá.

LADY MACBETH.

Dí al Rey, que quiero hablarle un momento.

CRIADO.

Así lo haré...

LADY MACBETH.

¿De qué nos sirve haber logrado nuestros deseos, si no alcanzamos
placer ni reposo? Es preferible la paz de nuestras víctimas, al falso
goce que procede del crímen.

  (_Entra Macbeth._)

Esposo mio, ¿por qué te atormentan siempre tan tristes recuerdos?
olvida lo pasado.

MACBETH.

Hemos herido á la serpiente, pero no la hemos matado. Volverá á
acometernos, mientras estemos cerca de sus dientes. ¡Húndase la tierra,
arda el universo, antes que yo coma ni duerma en medio de tales
espantos nocturnos! ¡Ojalá estuviera yo con mis víctimas, más bien
que entregado á la tortura de mi pensamiento! Duncan no teme ya ni el
hierro matador ni el veneno, ni la discordia, ni la guerra.

LADY MACBETH.

Esposo mio, alegra ese semblante, para que nuestros huéspedes no
adviertan esta noche tu agitacion.

MACBETH.

Así lo haré, amada mia. Fíjate en Banquo: muéstrate risueña con él, en
la mirada y en las palabras. Todavía no estamos seguros: es preciso
lavar nuestra honra en el rio de la adulacion, y convertir nuestros
semblantes en hipócrita máscara.

LADY MACBETH.

¡Oh, basta, basta!

MACBETH.

Mi alma es un nido de sierpes... ¡Todavía respiran Banquo y Fleancio!

LADY MACBETH.

No son inmortales.

MACBETH.

Esa es la esperanza que nos queda. El hierro puede alcanzarlos.
Antes que el murciélago abandone su claustro; antes que se oiga en
el silencio de la noche el soñoliento zumbido del escarabajo, estará
terminado todo.

LADY MACBETH.

¿Qué quieres decir?

MACBETH.

Vale más que lo ignores, hasta que esté cumplido, y puedas regocijarte
en ello. Ven, ciega noche, venda tú los ojos al clemente dia. Rompa
tu mano invisible y ensangrentada la atroz escritura que causa mis
terrores... Va creciendo la oscuridad: retorna el cuervo á la espesura
del bosque: las aves nocturnas descienden anhelosas de presa... ¡Te
horrorizan mis palabras! ¿Y por qué? Sólo el crímen puede consumar lo
que ha empezado el crímen. Ven conmigo.


ESCENA III.

=Bosque á la entrada del palacio.=

ASESINOS, BANQUO y su hijo FLEANCIO.

ASESINO 1.º

¿Quién te ha enviado?

ASESINO 3.º

Macbeth.

ASESINO 2.º

No debemos dudar de él, puesto que sabe nuestro fin y propósito.

ASESINO 1.º

Ya muere el sol en occidente, y el pasajero aguija su caballo para
llegar á la posada. Ya está cerca el que esperamos.

ASESINO 3.º

Suenan las herraduras de sus caballos.

BANQUO.

(_Dentro._) ¡Luz!

ASESINO 2.º

¡Ahí está! Le aguardan en la llanura.

ASESINO 1.º

Se llevan los caballos.

ASESINO 3.º

El, como los demas, se encamina á pié á palacio.

BANQUO.

¡Luz, luz!

ASESINO 3.º

¡Ahí está!

ASESINO 1.º

Aguarda. (_Entran Banquo, su hijo Fleancio, un criado con antorcha._)

BANQUO.

Va á llover esta noche.

[Ilustración]

ASESINO 1.º

¡Muera! (_Le hiere._)

BANQUO.

¡Traicion! Huye, hijo, y si puedes, venga mi muerte. (_Cae._)

ASESINO 3.º

¿Por qué mataste la luz?

ASESINO 1.º

¿No hice bien?

ASESINO 3.º

Ha muerto uno solo. El hijo huye.

ASESINO 2.º

Hemos perdido la mitad de la paga.

ASESINO 1.º

Vamos á dar cuenta á Macbeth.


ESCENA IV.

=Sala de palacio. Mesa preparada para un festin.=

MACBETH, los CONVIDADOS, LADY MACBETH, ASESINO 1.º y LÉNNOX.

MACBETH.

Sentaos, segun vuestra categoría y nobleza. Bien venidos seais todos.

LOS CONVIDADOS.

Gracias.

MACBETH.

Siéntese la reina en el trono, y démosle la bienvenida.

LADY MACBETH.

Gracias. Dádsela á nuestros convidados. Os saludo de todo corazon,
señores.

MACBETH.

Con toda el alma te lo agradecen. (_Á Lady Macbeth._) Los dos lados
iguales: yo en medio. Alegraos, brindaremos juntos.

  (_Se presenta el asesino 1.º_)

Traes manchada la cara de sangre.

ASESINO 1.º

Sangre de Banquo.

MACBETH.

Más vale que sea la suya que la tuya. ¿Queda muerto?

ASESINO 1.º

Le degollé, señor.

MACBETH.

¡Matador excelente te debo apellidar, y más, si acabaste tambien con
Fleancio!

ASESINO 1.º

¡Oh rey! huyó.

MACBETH.

¡Y siguen mis temores! Si él hubiera muerto, yo seria feliz, duro como
el mármol y las rocas, libre como el aire. Pero ahora me veo receloso,
inquieto, entre dudas y temores. ¿Y Banquo murió de veras?

ASESINO 1.º

Cayó en una zanja profundísima, con veinte heridas en la cabeza, la
menor de ellas mortal.

MACBETH.

Gracias infinitas. Muerta está la serpiente, pero ese retoño fugitivo
ha de envenenarnos con el tiempo. Todavía no ha echado dientes. Vuelve
mañana. Aún tenemos que hablar.

  (_Se va el asesino._)

LADY MACBETH.

Esposo, anima con tu presencia y tus palabras la languidez del festin.
Si no has de hacerlo, más valdrá comer solos. La alegría es la salsa de
las cenas.

MACBETH.

¡Dulce maestra mia! La buena digestion venga hoy despues del apetito, y
tras ellos la salud.

LÉNNOX.

Tomad asiento, rey.

MACBETH.

Congregada tendríamos esta noche la flor de la monarquía, si no nos
faltase el ilustre Banquo. Quiero culpar su negligencia, más bien que
imaginar que le haya acontecido alguna desgracia.

  (_El espectro de Banquo ocupa el sitial de Macbeth._)

LÉNNOX.

Honradnos, señor, tomando asiento.

MACBETH.

¿Dónde? No le encuentro.

LÉNNOX.

Aquí le teneis, señor.

MACBETH.

¿Dónde?

LÉNNOX.

Señor, aquí. ¿Pero qué agitacion es la vuestra?

MACBETH.

¿Quién de vosotros ha hecho esto?

LÉNNOX.

¿Qué, señor?

MACBETH.

Yo no... yo no lo hice... no me mires agitando tu cabellera tinta en
sangre.

ROSS.

Levantaos: el rey está enfermo.

LADY MACBETH.

No, no, continuad sentados. Son accidentes que desde jóven padece
mi marido. No os levanteis. Es cosa de un momento. Vereis cual se
repone en seguida. No os fijeis en él, porque se aumentará su delirio.
(_Aparte á Macbeth._) ¡Y dices que eres hombre!

MACBETH.

Y hombre fuerte, pues que me atrevo á mirar de hito en hito lo que
pondria espanto al mismo Satanás.

LADY MACBETH.

¡Necedad insigne! ¡Sombras que finge el miedo! Es como aquel puñal
que decias que te guiaba por el aire, cuando mataste al rey Duncan.
¡Consejas, tolerables solo en boca de una anciana, al amor de la
lumbre! ¡Vergüenza para tí! ¡Y áun sigues turbado! ¡No ves que tú
asiento está vacío!

MACBETH.

¡No, no... Mira, mira!... ¿No lo ves?... ¿Qué dices ahora?... Pero ¿qué
me importa lo que digas? ¿Mueves la cabeza en signo de incredulidad?...
Habla, habla... Si los sepulcros nos arrojan su presa, los palacios se
trocarán en festin de buitres.

  (_Se va la sombra._)

LADY MACBETH.

¿Estás loco?

[Ilustración: _El festin de Macbeth._]

MACBETH.

Te juro, por mi alma, que le he visto.

LADY MACBETH.

¿Y no te avergüenzas?

MACBETH.

Siempre se ha derramado sangre. Desde que el mundo es mundo, ha habido
crímenes atroces. Pero antes el muerto muerto se quedaba. Ahora las
sombras vuelven y nos arrojan de nuestros sitiales.

LADY MACBETH.

Tus caballeros reclaman tu presencia.

MACBETH.

No me acordaba de ellos. ¡Amigos mios! ¡nobles caballeros! no hagais
caso de mí. Si me conocierais bien, no os extrañaria este súbito
accidente. ¡Salud, amigos! Brindemos á la salud de nuestro amigo
Banquo, único que nos falta. ¡Ojalá llegue pronto! ¡Brindo por
vosotros, y por él y por todos!

LOS CONVIDADOS.

Nosotros repetimos el brindis.

  (_Vuelve á aparecer la sombra._)

MACBETH.

¡Lejos, lejos de mí!... Que la tierra te trague... Mi sangre se hiela:
falta á mis huesos el tuétano... la lumbre de mis ojos se oscurece.

LADY MACBETH.

El accidente vuelve: no es grave, pero descompone la fiesta.

MACBETH.

Yo no temo nada de lo que pueden temer los hombres. Ven á mí en forma
de tigre de Hircania, de oso ó de rinoceronte: no se agitarán mis
nervios. O vuelve á la vida, y rétame á lid campal, hierro á hierro, y
si tiemblo al ir á encontrarte, llámame hijo de mi nodriza... Pero no
vengas como sombra. ¡Huye de mí, formidable espectro!

  (_Desaparece la sombra._)

Ya se retira, y vuelvo á ser hombre. Sentaos otra vez: os lo suplico.

LADY MACBETH.

Con ese delirio has turbado la alegría del convite.

MACBETH.

¿Y cómo no asombrarnos, cuando estalla esa borrascosa nube de verano?
Ahora dudo de mi razon viendo que podeis contemplar tales apariciones
sin que vuestro rostro palidezca.

ROSS.

¿De qué apariciones hablas?

LADY MACBETH.

¡Silencio! La contradiccion le molesta. Podeis retiraros sin ceremonia.
Idos pronto.

LOS CONVIDADOS.

Buenas noches, y descanse el Rey.

LADY MACBETH.

Buenas noches.

MACBETH.

¡Sangre pide! La sangre clama por sangre; ya lo dice el proverbio.
Hasta los árboles hablan á la voz del agorero, ó por natural virtud. Y
á veces la voz de la urraca, del cuervo, ó del grajo, ha delatado al
asesino. ¿Qué hora es?

LADY MACBETH.

La noche combate con las primeras horas del dia.

MACBETH.

Macduff se niega á obedecerme, y á reconocer mi autoridad.

LADY MACBETH.

¿Le has llamado?

MACBETH.

No, pero tengo noticias ciertas de él por mis numerosos espías. Mañana
temprano iré á ver á las brujas. Quiero apurarlo todo, y averiguar el
mal, aunque sea por medios torcidos. Todo debe rendirse á mi voluntad.
Estoy nadando en un mar de sangre, y tan lejos ya de la orilla, que
me es indiferente bogar adelante ó atras. Es tiempo de obras y no de
palabras. Descienda el pensamiento á las manos.

LADY MACBETH.

Te falta la sal de la vida, el sueño.

MACBETH.

Pues á dormir. ¡Mi terror, nacido de la falta de costumbre, me quita el
sueño! ¡Soy novicio en el crímen!


ESCENA V.

=Un páramo.—Tempestad.=

BRUJA 1.ª

Oh Hécate, tu semblante muestra á las claras tu enojo.

HÉCATE.

¿Y no tengo razon, impertinentes viejas? ¿Por qué, siendo yo la
fuente de vuestro poder y de todos los males humanos, habeis osado,
sin pedirme consejo, ni acudir á mi ciencia, tratar con Macbeth por
enigmas? ¡Y todo en provecho de un ingrato, de un ambicioso, que sólo
mira á su interes, y no se acuerda de vosotras! Antes que el sol se
ponga, venid á los antros tartáreos; no dejeis de traer ninguna de
vuestras redomas, encantos y conjuros. Ahora, á volar. Esta noche ha de
cumplirse una evocacion tremenda. De la luna pende una gota de vapor
que he de coger esta misma noche antes que caiga. Yo la destilaré con
mi ciencia maravillosa, y evocaré génios de tal virtud que le traigan
lisonjeramente engañado hasta el abismo. No temerá la muerte: confiará
en su estrella: podrá más su esperanza que su buen juicio ó sus
temores, y ya veis que hombre excesivamente confiado está medio perdido.

(_Se oye dentro una voz._) ¡Venid, venid!

HÉCATE.

¿Ois la voz del génio? Camina en esa transparente nube.

LAS BRUJAS.

Vámonos, que pronto volverá.


ESCENA VI.

=Palacio de Fóres.=

LÉNNOX y el SEÑOR.

LÉNNOX.

Te asombra lo que he dicho. Pero sigue tú discurriendo. Macbeth
mostró mucho sentimiento por la muerte de Duncan... ¡Es claro, como
que estaba muerto! Banquo salió á pasear muy tarde, y quizá le mataria
su hijo, puesto que huyó en seguida.—¿Y á quién se le ocurre salir á
pasear de noche?... ¿No fué cosa monstruosa el parricidio de Malcolm y
Donalbáin? ¡Cómo le angustió á Macbeth!... Tanto que en seguida mató á
los guardas, dominados por el sueño y el vino... ¡Lealtad admirable!...
ó gran prueba de talento. Hizo bien, porque ¿quién hubiera podido oir
con calma que negaban el crímen? A fe mia que si cayeran en manos de
Macbeth (lo cual no es fácil, ni Dios permita) los hijos de Duncan, ya
habian de ver lo que es matar á su padre, y lo mismo el hijo de Banquo.
Pero callemos, que por hablar demasiado y por huir de la mesa del Rey,
anda perseguido Macduff. ¿Sabes dónde está?

EL SEÑOR.

Malcolm, el heredero del trono de Duncan, usurpado por ese tirano, vive
en Inglaterra, al amparo del santo rey Eduardo, y dando brillantes
muestras de lo claro de su estirpe. Macduff ha ido á aquella córte, á
solicitar el auxilio del valeroso duque Suardo. Con su ayuda, y sobre
todo con la del Dios de los ejércitos, no volverá el puñal á turbar
nuestros sueños, y vivirán seguros los leales. La indignacion del Rey,
al saberlo, ha sido tanta, que va á declarar la guerra.

LÉNNOX.

¿Y no llamó antes á Macduff?

EL SEÑOR.

Sí le llamó, pero él contestó rotundamente que no, volvió la espalda al
mensajero, y parecia decir entre dientes: «Muy cara os ha de costar mi
respuesta.»

LÉNNOX.

Será un aviso para que proceda con cautela, y no se exponga á nuevas
asechanzas. Vaya á Inglaterra un ángel con la noticia de todo lo
ocurrido, antes que Macduff vuelva. Caigan de nuevo las bendiciones de
Dios sobre esta tierra infeliz oprimida por un tirano.

EL SEÑOR.

Óigate el cielo.

[Ilustración]



[Ilustración]



ACTO IV.


ESCENA PRIMERA.

=El antro de las brujas.—En medio una caldera hirviendo.—Noche de
tempestad.=

BRUJAS, HÉCATE, MACBETH, varias SOMBRAS y LÉNNOX.

BRUJA 1.ª

Tres veces ha mayado el gato.

BRUJA 2.ª

Tres veces se ha lamentado el erizo.

BRUJA 3.ª

La arpía ha dado la señal de comenzar el encanto.

BRUJA 1.ª

Demos vueltas al rededor de la caldera, y echemos en ella las hediondas
entrañas del sapo que dormia en las frias piedras y que por espacio de
un mes ha estado destilando su veneno.

TODAS LAS BRUJAS.

Aumente el trabajo: crezca la labor: hierva la caldera.

BRUJA 3.ª

Lancemos en ella la piel de la víbora, la lana del murciélago amigo
de las tinieblas, la lengua del perro, el dardo del escorpion, ojos
de lagarto, músculos de rana, alas de lechuza... Hierva todo esto,
obedeciendo al infernal conjuro.

BRUJAS.

Aumente el trabajo: crezca la labor: hierva la caldera.

BRUJA 3.ª

Entren en ella colmillos de lobo, escamas de serpiente, la abrasada
garganta del tiburon, el brazo de un sacrílego judío, la nariz de un
turco, los labios de un tártaro, el hígado de un macho cabrío, la raiz
de la cicuta, las hojas del abeto iluminadas por el tibio resplandor
de la luna, el dedo de un niño arrojado por su infanticida madre al
pozo... Unamos á todo esto las entrañas de un tigre salvaje.

TODAS LAS BRUJAS.

Aumente el trabajo: crezca la labor: hierva la caldera.

BRUJA 2.ª

Para aumentar la fuerza del hechizo, humedecedlo todo con sangre de
mono.

HÉCATE.

Alabanza merece vuestro trabajo; y yo le remuneraré. Danzad en torno de
la caldera, para que quede consumado el encanto.

BRUJA 2.ª

Ya me pican los dedos: indicio de que el traidor Macbeth se aproxima.
Abríos ante él, puertas.

MACBETH.

Misteriosas y astutas hechiceras, ¿en qué os ocupáis?

LAS BRUJAS.

En un maravilloso conjuro.

MACBETH.

En nombre de vuestra ciencia os conjuro. Aunque la tempestad se desate
contra los templos, y rompa el mar sus barreras para inundar la tierra,
y el huracan arranque de cuajo las espigas, y derribe alcázares y
torres; aunque el mundo todo perezca y se confunda, responded á mis
interrogaciones.

BRUJA 1.ª

Habla.

BRUJA 2.ª

Pregúntanos.

BRUJA 3.ª

Á todo te responderemos.

BRUJA 1.ª

¿Quieres que hablemos nosotras ó que contesten los génios, señores
nuestros?

MACBETH.

Invocad á los génios, para que yo los vea.

BRUJA 1.ª

Verted la sangre del cerdo: avivad la llama con grasa resudada del
patíbulo.

LAS BRUJAS.

Acudid á mi voz, génios buenos y malos. Haced ostentacion de vuestro
arte.

(_En medio de la tempestad, aparece una sombra, armada, con casco._)

MACBETH.

Respóndeme, misterioso génio.

BRUJA 1.ª

Él adivinará tu pensamiento. Óyele y no le hables.

LA SOMBRA.

Recela tú de Macduff, recela de Macduff, Adios... Dejadme.

[Ilustración]

MACBETH.

No sé quién eres, pero seguiré tu consejo, porque has sabido herir la
cuerda de mi temor. Oye otra pregunta.

BRUJA 1.ª

No te responderá, pero ahora viene otra sombra.

(_Aparece la sombra de un niño cubierto de sangre._)

LA SOMBRA.

Macbeth, Macbeth, Macbeth.

MACBETH.

Aplico tres oidos para escucharte.

LA SOMBRA.

Si eres cruel, implacable y sin entrañas, ninguno de los humanos podrá
vencerte.

MACBETH.

Entonces ¿por qué he de temer á Macduff?... Puede vivir seguro... Pero
no... es más seguro que perezca, para tener esta nueva prenda contra el
hado... No le dejaré vivir; desmentiré así á los espectros que finge el
miedo, y me dormiré al arrullo de los truenos.

(_La sombra de un niño, con corona y una rama de árbol en la mano._)

¿Quién es ese niño que se ciñe altanero la corona real?

BRUJAS.

Óyele en silencio.

LA SOMBRA.

Sé fuerte como el leon: no desmaye un punto tu audacia: no cedas ante
los enemigos. Serás invencible, hasta que venga contra tí la selva de
Birnam, y cubra con sus ramas á Dunsinania.

MACBETH.

¡Eso es imposible! ¿Quién puede mover de su lugar los árboles y
ponerlos en camino? Favorables son los presagios. ¡Sedicion, no alces
la cabeza, hasta que la selva de Birnam se mueva! Ya estoy libre de
todo peligro que no sea el de pagar en su dia la deuda que todos
tenemos con la muerte. Pero decidme, si es que vuestro saber penetra
tanto: ¿reinarán los hijos de Banquo?

LAS BRUJAS.

Nunca podrás averiguarlo.

MACBETH.

Decídmelo. Os conjuro de nuevo y os maldeciré, si no me lo revelais.
Pero ¿por qué cae en tierra la caldera?... ¿Qué ruido siento?

LAS BRUJAS.

Mira.—¡Sombras, pasad rápidas, atormentando su corazon y sus oidos!

(_Pasan ocho reyes, el último de ellos con un espejo en la mano.
Despues la sombra de Banquo._)

MACBETH.

¡Cómo te asemejas á Banquo!... Apártate de mí... Tu corona quema mis
ojos... Y todos pasais coronados... ¿Por qué tal espectáculo, malditas
viejas?... Tambien el tercero... Y el cuarto... ¡Saltad de vuestras
órbitas, ojos mios!... ¿Cuándo, cuándo dejareis de pasar?... Aún viene
otro... el séptimo... ¿Por qué no me vuelvo ciego?... Y luego el
octavo... Y trae un espejo, en que me muestra otros tantos reyes, y
algunos con doble corona y triple cetro... Espantosa vision... Ahora
lo entiendo todo... Banquo, pálido por la reciente herida, me dice
sonriéndose que son de su raza esos monarcas... Decidme, ¿es verdad lo
que miro?

LAS BRUJAS.

Verdad es, pero ¿á qué tu espanto?... Venid, alegraos, ya se pierde en
los aires el canto del conjuro: gozad en misteriosa danza: hagamos al
Rey el debido homenaje.

  (_Danzan y desaparecen._)

MACBETH.

¿Por dónde han huido?... ¡Maldita sea la hora presente!

LÉNNOX.

¿Qué hay?

MACBETH.

¿No has visto á las Brujas?

LÉNNOX.

No.

MACBETH.

¿No han pasado por donde tú estabas de guardia?

LÉNNOX.

No.

MACBETH.

¡Maldito sea el aire que las lleva! ¡Maldito quien de ellas se fia!
Siento ruido de caballos; ¿quién son?

LÉNNOX.

Mensajeros que traen la noticia de que Macduff huye á Inglaterra.

MACBETH.

¿A Inglaterra?

LÉNNOX.

Así dicen.

MACBETH.

El tiempo se me adelanta. La ejecucion debe seguir al propósito, el
acto al pensamiento. Necesito entrar en Faife, y degollar á Macduff,
á su mujer y á sus hijos y á toda su parentela... Y hacerlo pronto,
no sea que el propósito se frustre, y quede en vana amenaza. Basta de
agüeros y sombras.


ESCENA II.

=Castillo de Macduff.=

Lady MACDUFF, ROSS, el HIJO de MACDUFF, un MENSAJERO y ASESINOS.

LADY MACDUFF.

¿Por qué esa inesperada fuga?

ROSS.

Tranquilízate, señora.

LADY MACDUFF.

¡Qué locura hizo! El miedo nos hace traidores.

ROSS.

¿Quién sabe si fué miedo ó prudencia?

LADY MACDUFF.

¿Prudencia dejar su mujer, sus hijos y su hacienda, expuestos á la
venganza de un tirano?... No creo en su cariño... El ave más pequeña
y débil de todas resiste á la lechuza, cuando se trata de defender su
prole... En Macduff ha habido temor sobrado y ningun amor. Su fuga es
cobardía y locura.

ROSS.

Tranquilízate, prima mia. Tu marido es bueno y prudente, y sabe bien lo
que hace. Pero vivimos en tan malos tiempos que á veces somos traidores
hasta sin saberlo, y tememos y recelamos sin causa, como quien cruza un
mar incierto y proceloso. Adios. Volveré pronto. Quizá se remedie todo
y luzca de nuevo el sol de la esperanza. Adios, hermosa prima. Dios te
bendiga.

LADY MACDUFF.

Mi hijo está huérfano aunque tiene padre.

ROSS.

No puedo detenerme más. Seria en daño vuestro y mio.

LADY MACDUFF.

(_A su hijo._) Y ahora que estás sin padre, ¿cómo vivirás, hijo mio?

HIJO.

Madre mia, como los pájaros del cielo.

LADY MACDUFF.

¿Con insectos y moscas?

HIJO.

Con lo que encuentre, como hacen ellas.

LADY MACDUFF.

¡Infeliz! ¿Y no temerás redes, liga ni cazadores?

HIJO.

¿Y por qué he de temerlos, madre? Nadie caza á los pájaros pequeños. Y
ademas, mi padre no ha muerto.

LADY MACDUFF.

¿Qué harias por tener padre?

HIJO.

¿Y tú por tener marido?

LADY MACDUFF.

Compraria veinte en cualquiera parte.

HIJO.

Para venderlos despues.

LADY MACDUFF.

Muy agudo eres para tus años.

HIJO.

Dices que mi padre fué traidor.

LADY MACDUFF.

Sí.

HIJO.

¿Y qué es ser traidor?

LADY MACDUFF.

Faltar á la palabra y al juramento.

HIJO.

¿Eso se llama traicion?

LADY MACDUFF.

Y quien la comete merece ser ahorcado.

HIJO.

¿Todo el que la comete?

LADY MACDUFF.

Todos.

HIJO.

¿Y quién los ha de ahorcar?

LADY MACDUFF.

La gente honrada.

HIJO.

Entonces bien necios son los traidores, porque, siendo tantos, parece
que habian de ser ellos los que ahorcasen á la gente de bien.

LADY MACDUFF.

¿Qué harias por tener padre?

HIJO.

Si hubiera muerto de veras, tú estarias llorando, y si no llorabas, era
indicio claro de que pronto tendria yo otro padre.

LADY MACDUFF.

Gracioso estás, pobre hijo mio.

UN MENSAJERO.

Dios te bendiga y salve, hermosa castellana. No te conozco, pero el
honor me obliga á avisarte que se acerca á tí un inminente peligro.
Sigue mi consejo. Huye en seguida con tus hijos. Quizá te parezca rudo
mi aviso, pero seria cruel dejarte en las garras de los asesinos.
Adios. No puedo detenerme.

LADY MACDUFF.

¿Y á dónde voy? ¿Qué pecado he cometido? Estoy en un mundo donde á
veces se tiene por locura hacer el bien, y se tributan elogios á la
maldad. ¿De qué me sirve la pueril excusa de no haber hecho mal á
nadie?... Pero ¿qué horribles semblantes son los que miro?...

ASESINOS.

¿Dónde está tu marido?

LADY MACDUFF.

No en parte tan infame donde tus ojos puedan verle.

ASESINO 1.º

(_Al niño._) Eres un traidor.

HIJO.

Mentira, vil sicario.

ASESINO.

Muere, pollo en cascaron. (_Le hiere._)

HIJO.

Me ha matado. Huye, madre, sálvate.


ESCENA III.

=Palacio real de Inglaterra.=

MALCOLM, MACDUFF, un DOCTOR y ROSS.

MALCOLM.

Busquemos sitio apartado donde poder llorar.

MACDUFF.

Eso no: empuñemos el hierro de la venganza, en defensa de la patria
oprimida. Cada dia suben al cielo nuevos clamores de viudas y
huérfanos, acompañando el duelo universal de Escocia.

MALCOLM.

Mucho lo lamento, pero no creo más que lo que sé. Remediaré lo que
pueda y cuando pueda. Tendrás razon en todo lo que dices. Pero
acuérdate que ese tirano, cuyo nombre mancha la lengua al pronunciarlo,
parecia bueno, y tú mismo le tuviste por tal. Y ademas á vosotros no os
ha hecho mal ninguno. ¿Si querreis engañarme, sacrificándome como un
cordero en las aras de ese ídolo?

MACDUFF.

Nunca he sido traidor.

MALCOLM.

Pero lo fué Macbeth... Perdóname... no me atrevo á adivinar lo que
eres. Mira si resplandecen y son puros los ángeles, y sin embargo, el
más luciente de ellos cayó. Muchas veces el crímen toma la máscara de
la virtud.

MACDUFF.

¡Perdí toda esperanza!

MALCOLM.

Siempre me quedan mis dudas. ¿Por qué has dejado abandonados á tu
mujer y á tus hijos, á cuanto quieres en el mundo? Perdóname. Quizá te
ofendan mis recelos. Puede ser tambien que tengas razon. Pero yo con
esos recelos me defiendo.

MACDUFF.

¡Llora sin tregua, pobre Escocia! Horrible tiranía pesa sobre tí: los
buenos se callan, y nadie se atreve á resistirla. Has de sufrir en
calma tus males, ya que tu Rey vacila y tiembla. Señor, me juzgas mal.
No seria yo traidor ni áun á precio de toda la tierra que ese malvado
señorea, ni por todas las riquezas del Oriente.

MALCOLM.

No he querido ofenderte, ni desconfio de tí en absoluto. Sé que nuestra
pobre Escocia suda llanto y sangre, oprimida por ese bárbaro. Sé que
cada dia aumentan y se enconan sus heridas. Creo tambien que á mi voz
muchos brazos se levantarian. Ahora mismo Inglaterra me ofrece miles de
combatientes. Pero cuando llegase yo á pisotear la cabeza del tirano ó
á llevarla en mi lanza, no seria más feliz la patria bajo el reinado
del sucesor de Macbeth, antes crecerian sus infortunios.

MACDUFF.

¿De qué sucesor hablas?

MALCOLM.

De mí mismo. Llevo de tal manera en mí las semillas de todos los
vicios, que cuando fructifiquen, parecerán blancas como la nieve las
ensangrentadas sombras de las víctimas de Macbeth, y quizá bendigan su
memoria los súbditos, al contemplar mi horrenda vida.

MACDUFF.

¡Pero si en los infiernos mismos no hay un sér más perverso que Macbeth!

MALCOLM.

Te concedo de buen grado que es cruel, lascivo, hipócrita, falso,
avaro, iracundo, y que se juntan en él todas las maldades del mundo.
Pero tambien es atroz mi lujuria: no bastarian á saciarla todas
vuestras hijas y esposas: no habria dique que pudiera oponerse á mi
deseo... No... no... prefiero que reine Macbeth.

MACDUFF.

Terrible enemigo del cuerpo es la incontinencia, y de ella han sido
víctimas muchos reyes, y por ella han sido asolados florecientes
imperios. Pero no temais, señor. El campo del placer es espacioso. No
faltan bellezas frágiles, y aunque tu voracidad sea como la del buitre,
has de acabar por cansarte de tantas como acudirán, ufanas de su
pomposa deshonra.

MALCOLM.

Ademas, ruge en mi pecho condicion tan indomable, que si fuera rey, no
tendria yo reparo en matar á un noble por despojarle de sus heredades y
castillos, ó condenarle por falsas acusaciones, aunque él fuera espejo
de lealtad, para enriquecerme con sus despojos.

MACDUFF.

La lujuria es viento de estío, pero la codicia echa raíces mucho más
profundas en el alma. Ella ha sido la espada matadora de muchos reyes
nuestros. Pero no importa. Los tesoros de Escocia han de colmar tu
deseo. Si no tienes otros vicios que esos, aún son tolerables.

MALCOLM.

Es que no tengo ninguna cualidad buena. No conozco, ni áun de lejos,
la justicia, la templanza, la serenidad, la constancia, la clemencia,
el valor, la firmeza en los propósitos, la generosidad. No hay vicio
alguno de que yo carezca. Si yo llegara á reinar, echaria al infierno
la miel de la concordia, y asolaria y confundiria el orbe entero.

MACDUFF.

¡Ay desdichada Escocia!

MALCOLM.

Así soy. Dí si me crees digno de reinar.

MACDUFF.

No, ni tampoco de vivir sobre la tierra. ¡Pobre patria mia, vil despojo
de un tirano que mancha en sangre el cetro que usurpó! ¿Cómo restaurar
tu antigua gloria, si el vástago de tus reyes está maldiciendo de sí
mismo, y de todo su linaje? Tu padre, señor, era un santo: tu madre
vivia muerta para el mundo, y pasaba de hinojos y en oracion el dia.
Adios, señor. Los vicios de que hablais me arrojan de Escocia. Muerta
está mi última esperanza.

MALCOLM.

No... muerta no... Esa noble indignacion que muestras, es un grito de
tu alma generosa, y viene á disipar todos mis temores. Veo claras tu
lealtad y tu inocencia. Macbeth ha querido más de una vez engañarme
con artificios parecidos, y por eso me guardo de la nimia credulidad.
¡Sea Dios juez entre nosotros! Me pongo en tus manos: me arrepiento de
haber sospechado de tí, bien contra mi natural instinto, y de haberme
calumniado, atribuyéndome los vicios que aborrezco más. Soy continente.
Nunca he faltado á mi palabra. No he codiciado lo ajeno ni áun lo
propio. No haria una traicion al mismo Lucifer, y amo la verdad tanto
como la vida. Hoy es la primera vez que he faltado á ella, y eso en
contra mia. Tal como soy verdaderamente, me ofrezco á tí y á nuestra
Escocia oprimida... Cuando tú has llegado, el viejo Suardo preparaba
una expedicion de diez mil guerreros. Todos iremos juntos. ¡Dios nos
proteja, pues tan santa y justa es nuestra causa! Dí, ¿por qué callas?

MACDUFF.

¿Y quién no queda absorto al ver unidos tan faustos y tan infelices
sucesos?

  (_Entra un médico._)

MALCOLM.

Ya hablaremos. (_Al Doctor._) ¿Viene el Rey?

DOCTOR.

Ya le espera un tropel de enfermos, que aguarda de sus manos la salud.
Él los cura con el tacto de sus benditas manos.

MALCOLM.

Gracias, doctor.

MACDUFF.

¿Y de qué enfermedad cura el Rey?

MALCOLM.

De las escrófulas. Es un milagro patente. Desde que estoy en
Inglaterra, lo he visto muchas veces. No se sabe cómo logra tal favor
del cielo, pero á los enfermos más desesperados, llenos de úlceras y
llagas, los cura con sólo colgarles medallas del cuerpo, y pronunciar
alguna devota oracion. Dicen que esta sobrenatural virtud pasa de unos
á otros reyes de Inglaterra. Tiene ademas el don de profecía, y otras
mil bendiciones celestes, prueba no dudosa de su santidad.

MACDUFF.

¿Quién viene?

MALCOLM.

De mi tierra es, pero no le conozco.

  (_Entra Ross._)

MACDUFF.

Con bien vengas, ilustre pariente mio.

MALCOLM.

Te recuerdo. ¡Oh, Dios mio, haz que no volvamos á mirarnos como
extraños!

ROSS.

Dios te oiga, señor.

MACDUFF.

¿Sigue en el mismo estado nuestra patria?

ROSS.

¡Oh, desdichada Escocia! Ya no es nuestra madre, sino nuestro sepulcro.
Sólo quien no tenga uso de razon, puede sonreir allí. No se oyen más
que suspiros y lamentos. El dolor se convierte en locura. Banquo ha
muerto, sin que nadie pregunte por qué. Las almas puras se marchitan
como las flores.

MACDUFF.

Esa narracion quizá tenga más de poética que de verdadera.

MALCOLM.

¿Y cuáles son los crímenes más recientes?

ROSS.

Uno nuevo á cada hora.

MACDUFF.

¿Qué es de mi mujer?

ROSS.

¿Tu mujer?... Está bien.

MACDUFF.

¿Y mis hijos?

ROSS.

Bien.

MACDUFF.

¿El tirano ha intentado algo contra ellos?

ROSS.

En paz los dejé cuando salí de Escocia.

MACDUFF.

No seas avaro de palabras. Dime la verdad.

ROSS.

Cuando vine á traeros estas noticias, decíase que se habian levantado
numerosas huestes contra el tirano, y que éste se aprestaba á
combatirlas. La ocasion se presenta favorable. Si acudes pronto, hasta
las mujeres se alzarán para romper sus cadenas.

MALCOLM.

Pronto iremos á salvarlos. Inglaterra nos ayuda con diez mil hombres
mandados por el valiente Suardo, el mejor caudillo de la cristiandad.

ROSS.

¡Ojalá que yo pudiera consolarme como tú, pero mis desdichas son de tal
naturaleza que debo confiarlas á los vientos, y no donde las oiga nadie!

MACDUFF.

¿Es desdicha pública ó privada?

ROSS.

Todo hombre de bien debe lamentarse de ellas, pero á tí te toca la
mayor parte.

MACDUFF.

Entonces no tardes en decírmela.

ROSS.

No se enojen tus oidos contra mi lengua, aunque se vea forzada á
pronunciar las más horrendas palabras que nunca oiste.

MACDUFF.

¡Dios mio! Casi lo adivino.

ROSS.

Tu castillo fué saqueado: muertos tu esposa y tus hijos. No me atrevo á
referirte cómo, para no añadir una más á las víctimas.

MALCOLM.

¡Dios poderoso! Habla. No ocultes tu rostro. Es más tremendo el dolor
que no se expresa con palabras.

MACDUFF.

¿Y mis hijos tambien?

ROSS.

Perecieron tu esposa y tus hijos y tus criados, y cuantos estaban allí.

MACDUFF.

¿Por qué no estaba yo? ¿Y tambien mi mujer?...

ROSS.

Tambien.

[Ilustración]

MALCOLM.

¡Serenidad! La venganza, única medicina de nuestros males, ha de ser
tremenda.

MACDUFF.

¡Pero Macbeth no tiene hijos!... Hijos mios... ¿Todos perecieron?...
¿Todos?... ¿Y su madre tambien?... ¿Y de un solo golpe?

MALCOLM.

Véngate como un hombre.

MACDUFF.

Sí que me vengaré, pero soy hombre, y siento y me atormenta la memoria
de lo que más quise en el mundo. ¡Y lo vió el cielo y no se apiadó de
ellos! ¡Ah, pecador Macduff, tú tienes la culpa de todo! Por tí han
perecido aquellos inocentes. ¡Dios les dé la gloria eterna!

MALCOLM.

Tu dolor afile tu espada é inflame tu brio. Sírvate de aguijon y no de
freno.

MACDUFF.

Aunque lloraran mis ojos como los de una mujer, mi lengua hablaria con
la audacia de un varon. ¡Dios mio, ponme enfrente de ese demonio, y si
se libra de mi espada, consentiré hasta que el cielo le perdone!

MALCOLM.

Esas ya son palabras dignas de tí. Vamos á despedirnos del Rey de
Inglaterra. Sólo nos falta su permiso. Macbeth está á la orilla del
precipicio. El cielo se declara en favor nuestro. Tregua á vuestro
dolor. No hay noche sin aurora.

[Ilustración]



[Ilustración]



ACTO V.


ESCENA PRIMERA.

=Castillo de Dunsinania.=

Un MÉDICO, una DAMA y LADY MACBETH.

EL MÉDICO.

Aunque hemos permanecido dos noches en vela, nada he visto que confirme
vuestros temores, ¿Cuándo la visteis levantarse por última vez?

LA DAMA.

Despues que el Rey se fué á la guerra, la he visto muchas veces
levantarse, vestirse, sentarse á su mesa, tomar papel, escribir una
carta, cerrarla, sellarla, y luego volverse á acostarse: todo ello
dormida.

EL MÉDICO.

Grave trastorno de su razon arguye el ejecutar en sueños los actos de
la vida. ¿Y recuerdas que haya dicho alguna palabra?

LA DAMA.

Sí, pero nunca las repetiré.

EL MÉDICO.

Á mi puedes decírmelas.

LA DAMA.

Ni á tí, ni á nadie, porque no podria yo presentar testigos en apoyo de
mi relato.

  (_Entra Lady Macbeth, sonámbula, y con una luz en la mano._)

Aquí está, como suele, y dormida del todo. Acércate y repara.

[Ilustración]

EL MÉDICO.

¿Dónde tomó esa luz?

LA DAMA.

La tiene siempre junto á su lecho. Así lo ha mandado.

EL MÉDICO.

Tiene los ojos abiertos.

LA DAMA.

Pero no ve.

EL MÉDICO.

Mira cómo se retuerce las manos.

LA DAMA.

Es su ademan más frecuente. Hace como quien se las lava.

LADY MACBETH.

Todavía están manchadas.

EL MÉDICO.

Oiré cuanto hable, y no lo borraré de la memoria.

LADY MACBETH.

¡Lejos de mí esta horrible mancha!... Ya es la una... Las dos... Ya
es hora... Qué triste está el infierno... ¡Vergüenza para tí, marido
mio!... ¡Guerrero y cobarde!... ¿Y qué importa que se sepa, si nadie
puede juzgarnos?... ¿Pero cómo tenia aquel viejo tanta sangre?

EL MÉDICO.

¿Oyes?

LADY MACBETH.

¿Dónde está la mujer del señor Faife?... ¿Pero por qué no se lavan
nunca mis manos?... Calma, señor, calma... ¡Qué dañosos son esos
arrebatos!

EL MÉDICO.

Oye, oye: ya sabemos lo que no debíamos saber.

LA DAMA.

No tiene conciencia de lo que dice. La verdad sólo Dios la sabe.

LADY MACBETH.

Todavía siento el olor de la sangre. Todos los aromas de Oriente no
bastarian á quitar de esta pequeña mano mia el olor de la sangre.

EL MÉDICO.

¡Qué oprimido está ese corazon!

LA DAMA.

No le llevaria yo en el pecho, por toda la dignidad que ella pueda
tener.

EL MÉDICO.

No sé curar tales enfermedades, pero he visto sonámbulos que han muerto
como unos santos.

LADY MACBETH.

Lávate las manos. Vístete. Vuelva el color á tu semblante. Macbeth
está bien muerto, y no ha de volver de su sepulcro.... Á la cama, á la
cama... Llaman á la puerta... Ven, dame la mano... ¿Quién deshace lo
hecho?... Á la cama.

EL MÉDICO.

¿Se acuesta ahora?

LA DAMA.

En seguida.

EL MÉDICO.

Ya la murmuracion pregona su crímen. La maldad suele trastornar el
entendimiento, y el ánimo pecador divulga en sueños su secreto.
Necesita confesor y no médico. Dios la perdone, y perdone á todos. No
te alejes de su lado: aparta de ella cuanto pueda molestarla. Buenas
noches. ¡Qué luz inesperada ha herido mis ojos! Pero más vale callar.

LA DAMA.

Buenas noches, doctor.


ESCENA II.

=Campamento.=

MENTEITH, ANGUSS, CAITHNÉSS y LÉNNOX.

MENTEITH.

Los ingleses, mandados por Malcolm, Suardo y Macduff, se adelantan á
rápidas jornadas. El génio de la venganza los impele, y su belicoso
ardor debe animar al más tibio.

ANGUSS.

Los encontraremos en el bosque de Birnam: esa es la direccion que traen.

CAITHNÉSS.

¿Donalbáin está con sus hermanos?

ANGUSS.

No, porque yo tengo la lista de todos los que vienen con Suardo, entre
ellos su propio hijo y otros jóvenes que quieren hacer hoy sus primeros
alardes varoniles.

MENTEITH.

¿Y qué hace Macbeth?

CAITHNÉSS.

Fortificar á Dunsinania. Dicen algunos que está loco, pero los que
le quieren mejor afirman que está cegado por el furor de la pelea.
No puede ya estrechar con el cinturon de su imperio el cuerpo de su
desesperada causa.

ANGUSS.

Ni borrar de sus manos las huellas de sangre de su oculto crímen.
Cada dia le abandonan sus parciales, y si alguno le obedece no es por
cariño. Todo el mundo conoce que la púrpura real de su grandeza oculta
un cuerpo raquítico y miserable.

MENTEITH.

¿Y cómo no ha de temblar, si en el fondo de su alma se siente ya
condenado?

CAITHNÉSS.

Vamos á prestar homenaje al legítimo monarca, y á ofrecer nuestra
sangre para que sirva de medicina á la patria oprimida.

LÉNNOX.

Ofrezcámosla toda, ó la que baste á regar el tronco y las ramas. Vamos
al bosque de Birnam.


ESCENA III.

=Castillo de Dunsinania.=

MACBETH, un CRIADO, SÉTON y un MÉDICO.

MACBETH.

¡No quiero saber más nuevas! Nada he de temer hasta que el bosque de
Birnam se mueva contra Dunsinania. ¿Por ventura ese niño Malcolm no
ha nacido de mujer? A mí dijeron los génios que conocen lo porvenir:
«Macbeth, no temas á ningun hombre nacido de mujer.» Huyan en buen hora
mis traidores caballeros: júntense con los epicúreos de Inglaterra. Mi
alma es de tal temple, que no vacilará ni aún en lo más deshecho de
la tormenta.

  (_Llega un criado._)

¡El diablo te ennegrezca á fuerza de maldiciones esa cara blanca!
¿Quién te dió esa mirada de liebre?

CRIADO.

Vienen diez mil.

MACBETH.

¿Liebres?

CRIADO.

No, soldados.

[Ilustración]

MACBETH.

Aráñate la cara con las manos, para que el rubor oculte tu miedo.
¡Rayos y centellas! ¿Por qué palideces, cara de leche? ¿Qué guerreros
son esos?

CRIADO.

Ingleses.

MACBETH.

¿Por qué no ocultas tu rostro, antes de pronunciar tales palabras?...
¡Séton, Séton! Este dia ha de ser el último de mi poder, ó el primero
de mi grandeza. Demasiado tiempo he vivido. Mi edad se marchita y
amarillea como las hojas de otoño. Ya no puedo confiar en amigos, ni
vivir de esperanzas. Sólo me resta oir enconadas maldiciones, ó el vano
susurro de la lisonja. ¿Séton?

SÉTON.

Rey, tus órdenes aguardo.

MACBETH.

¿Cuáles son las últimas noticias?

SÉTON.

Exactas parecen las que este mensajero ha traido.

MACBETH.

Lidiaré, hasta que me arranquen la piel de los huesos. ¡Pronto mis
armas!

SÉTON.

No es necesario aún, señor.

MACBETH.

Quiero armarme, y correr la tierra con mis jinetes. Ahorcaré á todo el
que hable de rendirse. ¡Mis armas! Doctor (_al médico_) ¿cómo está mi
mujer?

MÉDICO.

No es grave su dolencia, pero mil extrañas visiones le quitan el sueño.

MACBETH.

Cúidala bien. ¿No sabes curar su alma, borrar de su memoria el dolor,
y de su cerebro las tenaces ideas que le agobian? ¿No tienes algun
antídoto contra el veneno que hierve en su corazon?

MÉDICO.

Estos males sólo puede curarlos el mismo enfermo.

MACBETH.

¡Echa á los perros tus medicinas! ¡Pronto, mis armas, mi cetro de
mando! ¡Séton, convoca á tus guerreros! Los nobles me abandonan. Si tú,
doctor, lograras volver á su antiguo lecho las aguas del rio, descubrir
el verdadero mal de mi mujer, y devolverle la salud, no tendrian tasa
mis aplausos y mercedes. Cúrala por Dios. ¿Qué jarabes, qué drogas, qué
ruibarbo conoces que nos libre de los ingleses?... Iré á su encuentro,
sin temer la muerte, mientras no se mueva contra nosotros el bosque de
Dunsinania.

MÉDICO.

Si yo pudiera huir de Dunsinania, no volveria aunque me ofreciesen un
tesoro.


ESCENA IV.

=Campamento á la vista de un bosque.=

MALCOLM, CAITHNÉSS, un SOLDADO, SUARDO y MACDUFF.

MALCOLM.

Amigos, ha llegado la hora de volver á tomar posesion de nuestras
casas. ¿Qué selva es esta?

CAITHNÉSS.

La de Birnam.

MALCOLM.

Corte cada soldado una rama, y delante cúbrase con ella, para que
nuestro número parezca mayor, y podamos engañar á los espías.

SOLDADO.

Así lo haremos.

SUARDO.

Dicen que el tirano está muy esperanzado, y nos aguarda en Dunsinania.

MALCOLM.

Hace bien en encerrarse, porque sus mismos parciales le abandonan, y
los pocos que le ayudan, no lo hacen por cariño.

MACDUFF.

Dejemos tales observaciones para cuando esté acabada nuestra empresa.
Ahora conviene pensar sólo en el combate.

SUARDO.

Pronto hemos de ver el resultado y no por vanas conjeturas.


ESCENA V.

=Alcázar de Dunsinania.=

MACBETH, SÉTON y un ESPÍA.

MACBETH.

Tremolad mi enseña en los muros. Ya suenan cerca sus clamores. El
castillo es inexpugnable. Pelearán en nuestra ayuda el hambre y la
fiebre. Si no nos abandonan los traidores, saldrémos al encuentro del
enemigo, y le derrotarémos frente á frente. ¿Pero qué ruido siento?

SÉTON.

Son voces de mujeres.

MACBETH.

Yo soy inaccesible al miedo. Tengo estragado el paladar del alma. Hubo
tiempo en que me aterraba cualquier rumor nocturno, y se erizaban mis
cabellos, cuando oia referir alguna espantosa tragedia, pero despues
llegué á saciarme de horrores: la imágen de la desolacion se hizo
familiar á mi espíritu, y ya no me conmueve nada. ¿Pero qué gritos son
esos?

SÉTON.

La reina ha muerto.

MACBETH.

¡Ojalá hubiera sido más tarde! No es oportuna la ocasion para tales
nuevas. Esa engañosa palabra _mañana_, _mañana_, _mañana_ nos va
llevando por dias al sepulcro, y la falaz lumbre del ayer ilumina al
necio hasta que cae en la fosa. ¡Apágate ya, luz de mi vida! ¿Qué es
la vida sino una sombra, un histrion que pasa por el teatro, y á quien
se olvida despues, ó la vana y ruidosa fábula de un necio?

  (_Llega un espía._)

Habla, que ese es tu oficio.

ESPÍA.

Señor, te diré lo que he visto, pero apenas me atrevo.

MACBETH.

Dí sin temor.

ESPÍA.

Señor, juraria que el bosque de Birnam se mueve hácia nosotros. Lo he
visto desde lo alto del collado.

MACBETH.

¡Mentira vil!

ESPÍA.

Mátame, si no es cierto. El bosque viene andando, y está á tres millas
de aquí.

MACBETH.

Si mientes, te colgaré del primer árbol que veamos, y allí morirás de
hambre. Si dices verdad, ahórcame tú á mí. Ya desfallece mi temeraria
confianza. Ya empiezo á dudar de esos génios que mezclan mentiras
con verdades. Ellos me dijeron: «Cuando la selva de Birnam venga á
Dunsinania»; y la selva viene marchando. ¡A la batalla, á la batalla!
Si es verdad lo que dices, inútil es quedarse. Ya me ahoga la vida,
me hastia la luz del sol. Anhelo que el orbe se confunda. Rujan los
vientos desatados. ¡Sonad las trompetas!


ESCENA VI.

=Explanada delante del castillo de Dunsinania.=

MALCOLM, SUARDO y MACDUFF.

MALCOLM.

Hemos llegado. Dejad el verde escudo de esas ramas, y apercibíos al
combate. Amado pariente mio, Suardo, tú dirigirás el ataque con tu
noble hijo y mi primo. El valiente Macduff y yo cuidaremos de lo
restante.

SUARDO.

Está bien, señor. Sea vencido quien no lidie esta noche bizarramente
contra las huestes del tirano.

MACDUFF.

Hienda el clarin los aires en aullido de muerte y de venganza.


ESCENA VII.

=Otra parte del campo.=

MACBETH, el jóven SUARDO, MACDUFF, MALCOLM, SUARDO, ROSS y CABALLEROS.

MACBETH.

Estoy amarrado á mi corcel. No puedo huir. Me defenderé como un oso.
¿Quién puede vencerme, como no sea el que no haya nacido de madre?

EL JÓVEN SUARDO.

¿Quién eres?

MACBETH.

Temblarás de oir mi nombre.

EL JÓVEN SUARDO.

No, aunque sea el más horrible de los que suenan en el infierno.

MACBETH.

Soy Macbeth.

EL JÓVEN SUARDO.

Ni el mismo Satanás puede proferir nombre más aborrecible.

MACBETH.

Ni que infunda más espanto.

EL JÓVEN SUARDO.

Mientes, y te lo probaré con mi hierro. (_Combaten, y Suardo cae herido
por Macbeth._)

MACBETH.

Tú naciste de madre, y ninguno de los nacidos de mujer puede conmigo.

MACDUFF.

Por aquí se oye ruido. ¡Ven, tirano! Si mueres al filo de otra espada
que la mia, no me darán tregua ni reposo las sombras de mi mujer y de
mis hijos. Yo no peleo contra viles mercenarios, que alquilan su brazo
al mejor postor. O mataré á Macbeth, ó no teñirá la sangre el filo de
mi espada. Por allí debe estar. Aquellos clamores indican su presencia.
¡Fortuna! déjame encontrarle.

[Ilustración]

SUARDO.

(_A Malcolm._) El castillo se ha rendido, señor. Las gentes del tirano
se dispersan. Vuestros caballeros lidian como leones. La victoria
es nuestra. Se declaran en nuestro favor hasta los mismos enemigos.
Subamos á la fortaleza.

MACBETH.

¿Por qué he de morir neciamente como el romano, arrojándome sobre mi
espada? Mientras me quede un soplo de vida, no dejaré de amontonar
cadáveres.

MACDUFF.

Detente, perro de Satanás.

MACBETH.

He procurado huir de tí. Huye tú de mí. Estoy harto de tu sangre.

MACDUFF.

Te respondo con la espada. No hay palabras bastantes para maldecirte.

MACBETH.

¡Tiempo perdido! Más fácil te será cortar el aire con la espada que
herirme á mí. Mi vida está hechizada: no puede matarme quien haya
nacido de mujer.

MACDUFF.

¿De qué te sirven tus hechizos? ¿No te dijo el génio á quien has
vendido tu alma, que Macduff fué arrancado, antes de tiempo, de las
entrañas de su madre muerta?

MACBETH.

¡Maldita sea tu lengua que así me arrebata mi sobrenatural poder! ¡Qué
necio es quien se fia en la promesa de los demonios que nos engañan con
equívocas y falaces palabras! ¡No puedo pelear contigo!

MACDUFF.

Pues ríndete, cobarde, y serás el escarnio de las gentes, y te ataremos
vivo á la picota, con un rótulo que diga: «Este es el tirano.»

MACBETH.

Nunca me rendiré. No quiero besar la tierra que huelle Malcolm, ni
sufrir las maldiciones de la plebe. Moriré batallando, aunque la selva
de Birnam se haya movido contra Dunsinania, y aunque tú no seas nacido
de mujer. Mira. Cubro mi pecho con el escudo. Hiéreme sin piedad,
Macduff. ¡Maldicion sobre quien diga «basta!» (_Combaten._)

MALCOLM.

¡Quiera Dios que vuelvan los amigos que nos faltan!

SUARDO.

Algunos habrán perecido, que no puede menos de pagarse cara la gloria
de tal dia.

MALCOLM.

Faltan Macduff y tu hijo.

ROSS.

Tu hijo murió como soldado. Vivió hasta ser hombre, y con su heroica
muerte probó que era digno de serlo.

SUARDO.

¿Dices que ha muerto?

ROSS.

Cayó entre los primeros. No iguales tu dolor al heroismo que él mostró,
porque entonces no tendrán fin tus querellas.

SUARDO.

¿Y fué herido de frente?

ROSS.

De frente.

SUARDO.

Dios le habrá recibido entre sus guerreros. ¡Ojalá que tuviera yo
tantos hijos como cabellos, y que todos murieran así! Llegó su hora.

MALCOLM.

Honroso duelo merece, y yo me encargo de tributárselo.

SUARDO.

Saldó como honrado sus cuentas con la muerte. ¡Dios le haya recibido en
su seno!

MACDUFF.

  (_Que se presenta con la cabeza de Macbeth._)

Ya eres rey. Mira la cabeza del tirano. Libres somos. La flor de tu
reino te rodea, y yo en nombre de todos, seguro de que sus voces
responderán á las mias, te aclamo rey de Escocia.

TODOS.

¡Salud al Rey de Escocia!

MALCOLM.

No pasará mucho tiempo sin que yo pague á todos lo que al afecto de
todos debo. Nobles caballeros parientes mios, desde hoy sereis condes,
los primeros que en Escocia ha habido. Luego haré que vuelvan á sus
casas los que huyeron del hierro de los asesinos y de la tiranía de
Macbeth, y de su diabólica mujer que, segun dicen, se ha suicidado.
Estas cosas y cuantas sean justas haré con la ayuda de Dios. Os invito
á asistir á mi coronacion en Escocia.

[Ilustración]



  ROMEO Y JULIETA.


  TRADUCCION
  DE
  D. MARCELINO MENENDEZ PELAYO.

  Ilustracion de _Fernando Piloty_ y _Pablo Thuman_.
  Grabados de _H. Käseberg_ y otros.



PERSONAJES.

  ESCALA, príncipe de Verona.
  PÁRIS, pariente del Príncipe.
  MONTESCO.
  CAPULETO.
  Un Viejo de la familia Capuleto.
  ROMEO, hijo de Montesco.
  MERCUTIO, amigo de Romeo.
  BENVOLIO, sobrino de Montesco.
  TEOBALDO, sobrino de Capuleto.
  FR. LORENZO. }
  FR. JUAN.    } de la Órden de S. Francisco.
  BALTASAR, criado de Romeo.
  SANSON.   }
  GREGORIO. } criados de Capuleto.
  PEDRO, criado del ama de Julieta.
  ABRAHAM, criado de Montesco.
  Un boticario.
  Tres músicos.
  Dos pajes de Páris.
  Un Oficial.
  La señora de Montesco.
  La señora de Capuleto.
  JULIETA, hija de Capuleto.
  El Ama de Julieta.

  CIUDADANOS de Verona, ALGUACILES, GUARDIAS,
  ENMASCARADOS, etc., CORO.


  La escena pasa en Verona y en Mántua.



[Ilustración]



PRÓLOGO.


CORO.

En la hermosa Verona, donde acaecieron estos amores, dos familias
rivales igualmente nobles habian derramado, por sus odios mutuos,
mucha inculpada sangre. Sus inocentes hijos pagaron la pena de estos
rencores, que trajeron su muerte y el fin de su triste amor. Sólo dos
horas va á durar en la escena este odio secular de razas. Atended al
triste enredo, y suplireis con vuestra atencion lo que falte á la
tragedia.

[Ilustración]



[Ilustración]



ACTO I.


ESCENA PRIMERA.

=Una plaza de Verona.=

SANSON y GREGORIO, con espadas y broqueles.

SANSON.

A fe mia, Gregorio, que no hay por qué bajar la cabeza.

GREGORIO.

Eso seria convertirnos en bestias de carga.

SANSON.

Queria decirte que, si nos hostigan, debemos responder.

GREGORIO.

Sí: soltar la albarda.

SANSON.

Yo, si me pican, fácilmente salto.

GREGORIO.

Pero no es fácil picarte para que saltes.

SANSON.

Basta cualquier gozquejo de casa de los Montescos para hacerme saltar.

GREGORIO.

Quien salta, se va. El verdadero valor está en quedarse firme en su
puesto. Eso que llamas saltar es huir.

SANSON.

Los perros de esa casa me hacen saltar primero y me paran despues.
Cuando topo de manos á boca con hembra ó varon de casa de los
Montescos, pongo piés en pared.

GREGORIO.

¡Necedad insigne! Si pones piés en pared, te caerás de espaldas.

SANSON.

Cierto, y es condicion propia de los débiles. Los Montescos al medio de
la calle, y sus mozas á la acera.

GREGORIO.

Esa discordia es de nuestros amos. Los criados no tenemos que
intervenir en ella.

SANSON.

Lo mismo da. Seré un tirano. Acabaré primero con los hombres y luego
con las mujeres.

GREGORIO.

¿Qué quieres decir?

SANSON.

Lo que tú quieras. Sabes que no soy rana.

GREGORIO.

No eres ni pescado ni carne. Saca tu espada, que aquí vienen dos
criados de casa Montesco.

SANSON.

Ya está fuera la espada: entra tú en lid, y yo te defenderé.

[Ilustración]

GREGORIO.

¿Por qué huyes, volviendo las espaldas?

SANSON.

Por no asustarte.

GREGORIO.

¿Tú asustarme á mí?

SANSON.

Procedamos legalmente. Déjalos empezar á ellos.

GREGORIO.

Les haré una mueca al pasar, y veremos cómo lo toman.

SANSON.

Veremos si se atreven. Yo me chuparé el dedo, y buena vergüenza será la
suya si lo toleran.

  (_Abraham y Baltasar._)

ABRAHAM.

Hidalgo, ¿os estais chupando el dedo porque nosotros pasamos?

SANSON.

Hidalgo, es verdad que me chupo el dedo.

ABRAHAM.

Hidalgo, ¿os chupais el dedo porque nosotros pasamos?

SANSON. (_A Gregorio._)

¿Estamos dentro de la ley, diciendo que sí?

GREGORIO. (_A Sanson._)

No por cierto.

SANSON.

Hidalgo, no me chupaba el dedo porque vosotros pasabais, pero la verdad
es que me lo chupo.

GREGORIO.

¿Quereis armar cuestion, hidalgo?

ABRAHAM.

Ni por pienso, señor mio.

SANSON.

Si quereis armarla, aquí estoy á vuestras órdenes. Mi amo es tan bueno
como el vuestro.

ABRAHAM.

Pero mejor, imposible.

SANSON.

Está bien, hidalgo.

GREGORIO. (_A Sanson._)

Dile que el nuestro es mejor, porque aquí se acerca un pariente de mi
amo.

SANSON.

Es mejor el nuestro, hidalgo.

ABRAHAM.

Mentira.

SANSON.

Si sois hombre, sacad vuestro acero. Gregorio: acuérdate de tu sábia
estocada. (_Pelean._)

  (_Llegan Benvolio y Teobaldo._)

BENVOLIO.

Envainad, majaderos. Estais peleando, sin saber por qué.

TEOBALDO.

¿Por qué desnudais los aceros? Benvolio, ¿quieres ver tu muerte?

BENVOLIO.

Los estoy poniendo en paz. Envaina tú, y no busques quimeras.

TEOBALDO.

¡Hablarme de paz, cuando tengo el acero en la mano! Más odiosa me es
tal palabra que el infierno mismo, más que Montesco, más que tú. Ven,
cobarde. (_Reúnese gente de uno y otro bando. Trábase la riña._)

CIUDADANOS.

Venid con palos, con picas, con hachas. ¡Mueran Capuletos y Montescos!

  (_Entran Capuleto y la señora de Capuleto._)

CAPULETO.

¿Qué voces son esas? Dadme mi espada.

SEÑORA.

¿Qué espada? Lo que te conviene es una muleta.

CAPULETO.

Mi espada, mi espada, que Montesco viene blandiendo contra mí la suya
tan vieja como la mia.

  (_Entran Montesco y su mujer._)

MONTESCO.

¡Capuleto infame, déjame pasar, aparta!

SEÑORA.

No te dejaré dar un paso más.

  (_Entra el Príncipe con su séquito._)

PRÍNCIPE.

¡Rebeldes, enemigos de la paz, derramadores de sangre humana! ¿No
quereis oir? Humanas fieras que apagais en la fuente sangrienta de
vuestras venas el ardor de vuestras iras, arrojad en seguida á tierra
las armas fratricidas, y escuchad mi sentencia. Tres veces, por vanas
quimeras y fútiles motivos, habeis ensangrentado las calles de Verona,
haciendo á sus habitantes, áun los más graves é ilustres, empuñar las
enmohecidas alabardas, y cargar con el hierro sus manos envejecidas
por la paz. Si volveis á turbar el sosiego de nuestra ciudad, me
respondereis con vuestras cabezas. Basta por ahora; retiraos todos. Tú,
Capuleto, vendrás conmigo. Tú, Montesco, irás á buscarme dentro de poco
á la Audiencia, donde te hablaré más largamente. Pena de muerte á quien
permanezca aquí.

  (_Vase._)

MONTESCO.

¿Quién ha vuelto á comenzar la antigua discordia? ¿Estabas tú cuando
principió, sobrino mio?

BENVOLIO.

Los criados de tu enemigo estaban ya lidiando con los nuestros cuando
llegué, y fueron inútiles mis esfuerzos para separarlos. Teobaldo se
arrojó sobre mí, blandiendo el hierro que azotaba el aire despreciador
de sus furores. Al ruido de las estocadas acorre gente de una parte y
otra, hasta que el Príncipe separó á unos y otros.

SEÑORA DE MONTESCO.

¿Y has visto á Romeo? ¡Cuánto me alegro de que no se hallara presente!

BENVOLIO.

Sólo faltaba una hora para que el sol amaneciese por las doradas
puertas del Oriente, cuando salí á pasear, solo con mis cuidados, al
bosque de sicomoros que crece al poniente de la ciudad. Allí estaba tu
hijo. Apenas le ví me dirigí á él, pero se internó en lo más profundo
del bosque. Y como yo sé que en ciertos casos la compañía estorba,
seguí mi camino y mis cavilaciones, huyendo de él con tanto gusto como
él de mí.

SEÑORA DE MONTESCO.

Dicen que va allí con frecuencia á juntar su llanto con el rocío de la
mañana y contar á las nubes sus querellas, y apenas el sol, alegría del
mundo, descorre los sombríos pabellones del tálamo de la aurora, huye
Romeo de la luz y torna á casa, se encierra sombrío en su cámara, y
para esquivar la luz del dia, crea artificialmente una noche. Mucho me
apena su estado, y seria un dolor que su razon no llegase á dominar sus
caprichos.

BENVOLIO.

¿Sospechais la causa, tio?

MONTESCO.

No la sé ni puedo indagarla.

BENVOLIO.

¿No has podido arrancarle ninguna explicacion?

MONTESCO.

Ni yo, ni nadie. No sé si pienso bien ó mal, pero él es el único
consejero de sí mismo. Guarda con avaricia su secreto y se consume
en él, como el gérmen herido por el gusano antes de desarrollarse y
encantar al sol con su hermosura. Cuando yo sepa la causa de su mal,
procuraré poner remedio.

BENVOLIO.

Aquí está. O me engaña el cariño que le tengo, ó voy á saber pronto la
causa de su mal.

MONTESCO.

¡Oh si pudieses con habilidad descubrir el secreto! Ven, esposa.

  (_Entra Romeo._)

BENVOLIO.

Muy madrugador estás.

ROMEO.

¿Tan jóven está el dia?

BENVOLIO.

Aún no han dado las nueve.

ROMEO.

¡Tristes horas, cuán lentamente caminais! ¿No era mi padre quien salia
ahora de aquí?

BENVOLIO.

Sí por cierto. Pero ¿qué dolores son los que alargan tanto las horas de
Romeo?

ROMEO.

El carecer de lo que las haria cortas.

BENVOLIO.

¿Cuestion de amores?

ROMEO.

Desvíos.

BENVOLIO.

¿De amores?

ROMEO.

Mi alma padece el implacable rigor de sus desdenes.

BENVOLIO.

¿Por qué el amor que nace de tan débiles principios, impera luego con
tanta tiranía?

ROMEO.

¿Por qué, si pintan ciego al Amor, sabe elegir tan extrañas sendas á su
albedrío? ¿Dónde vamos á comer hoy? ¡Válgame Dios! Cuéntame lo que ha
pasado. Pero no, ya lo sé. Hemos encontrado el Amor junto al odio; amor
discorde, odio amante; rara confusion de la naturaleza, cáos sin forma,
materia grave á la vez que ligera, fuerte y débil, humo y plomo, fuego
helado, salud que fallece, sueño que vela, esencia incógnita. No puedo
acostumbrarme á tal amor. ¿Te ries? ¡Vive Dios!...

BENVOLIO.

No, primo. No me rio, antes lloro.

ROMEO.

¿De qué, alma generosa?

BENVOLIO.

De tu desesperacion.

ROMEO.

Es prenda del amor. Se agrava el peso de mis penas, sabiendo que tú
tambien las sientes. Amor es fuego aventado por el aura de un suspiro;
fuego que arde y centellea en los ojos del amante. O más bien es
torrente desbordado que las lágrimas acrecen. ¿Qué más podré decir de
él? Diré que es locura sábia, hiel que emponzoña, dulzura embriagadora.
Quédate adios, primo.

BENVOLIO.

Quiero ir contigo. Me enojaré si me dejas así, y no te enojes.

ROMEO.

Calla, que el verdadero Romeo debe andar en otra parte.

BENVOLIO.

Dime el nombre de tu amada.

ROMEO.

¿Quieres oir gemidos?

BENVOLIO.

¡Gemidos! ¡Donosa idea! Dime formalmente quién es.

ROMEO.

¿Dime formalmente?... ¡Oh, qué frase tan cruel! Decid que haga
testamento al que está padeciendo horriblemente. Primo, estoy enamorado
de una mujer.

BENVOLIO.

Hasta ahí ya lo comprendo.

ROMEO.

Has acertado. Estoy enamorado de una mujer hermosa.

BENVOLIO.

¿Y será fácil dar en ese blanco tan hermoso?

ROMEO.

Vanos serian mis tiros, porque ella, tan casta como Diana la cazadora,
burlará todas las pueriles flechas del rapaz alado. Su recato la sirve
de armadura. Huye de las palabras de amor, evita el encuentro de otros
ojos, no la rinde el oro. Es rica, porque es hermosa. Pobre, porque
cuando muera, sólo quedarán despojos de su perfeccion soberana.

BENVOLIO.

¿Está ligada á Dios por algun voto de castidad?

ROMEO.

No es ahorro el suyo, es desperdicio, porque esconde avaramente su
belleza, y priva de ella al mundo. Es tan discreta y tan hermosa, que
no debiera complacerse en mi tormento, pero aborrece el amor, y ese
voto es la causa de mi muerte.

BENVOLIO.

Déjate de pensar en ella.

ROMEO.

Enséñame á dejar de pensar.

BENVOLIO.

Hazte libre. Fíjate en otras.

ROMEO.

Así brillará más y más su hermosura. Con el negro antifaz resalta más
la blancura de la tez. Nunca olvida el don de la vista quien una vez
la perdió. La beldad más perfecta que yo viera, sólo seria un libro
donde leer que era mayor la perfeccion de mi adorada. ¡Adios! No sabes
enseñarme á olvidar.

BENVOLIO.

Me comprometo á destruir tu opinion.


ESCENA II.

=Calle.=

CAPULETO, PÁRIS y un CRIADO.

CAPULETO.

La misma órden que á mí obliga á Montesco, y á nuestra edad no debia
ser difícil vivir en paz.

PÁRIS.

Los dos sois iguales en nobleza, y no debierais estar discordes. ¿Qué
respondeis á mi peticion?

CAPULETO.

Ya he respondido. Mi hija acaba de llegar al mundo. Aún no tiene más
que catorce años, y no estará madura para el matrimonio, hasta que
pasen lo menos dos veranos.

PÁRIS.

Otras hay más jóvenes y que son ya madres.

CAPULETO.

Los árboles demasiado tempranos no prosperan. Yo he confiado mis
esperanzas á la tierra y ellas florecerán. De todas suertes, Páris,
consulta tú su voluntad. Si ella consiente, yo consentiré tambien. No
pienso oponerme á que elija con toda libertad entre los de su clase.
Esta noche, segun costumbre inmemorial, recibo en casa á mis amigos,
uno de ellos vos. Deseo que piseis esta noche el modesto umbral de mi
casa, donde vereis brillar humanas estrellas. Vos, como jóven lozano,
que no hollais como yo las pisadas del invierno frio, disfrutareis de
todo. Allí oireis un coro de hermosas doncellas. Oidlas, vedlas, y
elegid entre todas la más perfecta. Quizá despues de maduro exámen, os
parecerá mi hija una de tantas. Tú (_al criado_) véte recorriendo las
calles de Verona, y á todos aquellos cuyos nombres verás escritos en
este papel, invítalos para esta noche en mi casa.

  (_Vanse Capuleto y Páris._)

CRIADO.

¡Pues es fácil encontrarlos á todos! El zapatero está condenado á usar
la vara, el sastre la horma, el pintor el pincel, el pescador las
redes, y yo á buscar á todos aquellos cuyos nombres están escritos
aquí, sin saber qué nombres son los que aquí están escritos. Dénme su
favor los sabios. Vamos.

  (_Benvolio y Romeo._)

BENVOLIO.

No digas eso. Un fuego apaga otro, un dolor mata otro dolor, á una pena
antigua otra nueva. Un nuevo amor puede curarte del antiguo.

ROMEO.

Curarán las hojas del plátano.

BENVOLIO.

¿Y qué curarán?

ROMEO.

Las desolladuras.

BENVOLIO.

¿Estás loco?

ROMEO.

¡Loco! Estoy atado de piés y manos como los locos, encerrado en cárcel
asperísima, hambriento, azotado y atormentado.—Buenos dias, hombre.
(_Al criado._)

CRIADO.

Buenos dias. ¿Sabeis leer, hidalgo?

ROMEO.

Ciertamente que sí.

CRIADO.

¡Raro alarde! ¿Sabeis leer sin haberlo aprendido? ¿Sabreis leer lo que
ahí dice?

ROMEO.

Si el concepto es claro y la letra tambien.

CRIADO.

¿De verdad? Dios os guarde.

[Ilustración]

ROMEO.

Espera, que probaré á leerlo. «El señor Martin, y su mujer é hijas, el
conde Anselmo y sus hermanas, la viuda de Viturbio, el señor Plasencio
y sus sobrinas, Mercutio y su hermano Valentin, mi tio Capuleto con su
mujer é hijas, Rosalía mi sobrina, Livia, Valencio y su primo Teobaldo,
Lucía y la hermosa Elena.» ¡Lucida reunion! ¿Y dónde es la fiesta?

CRIADO.

Allí.

ROMEO.

¿Dónde?

CRIADO.

En mi casa, á cenar.

ROMEO.

¿En qué casa?

CRIADO.

En la de mi amo.

ROMEO.

Lo primero que debí preguntarte es su nombre.

CRIADO.

Os lo diré sin ambages. Se llama Capuleto y es generoso y rico. Si no
sois Montesco, podeis ir á beber á la fiesta. Id, os lo ruego.

  (_Vase._)

BENVOLIO.

Rosalía á quien adoras, asistirá á esta fiesta con todas las bellezas
de Verona. Allí podrás verla y compararla con otra que yo te enseñaré,
y el cisne te parecerá grajo.

ROMEO.

No permite tan indigna traicion la santidad de mi amor. Ardan mis
verdaderas lágrimas, ardan mis ojos (que antes se ahogaban) si tal
herejía cometen. ¿Puede haber otra más hermosa que ella? No la ha visto
desde la creacion del mundo, el sol que lo ve todo.

BENVOLIO.

Tus ojos no ven más que lo que les halaga. Vas á pesar ahora en tu
balanza á una mujer más bella que esa, y verás cómo tu señora pierde de
los quilates de su peso, cotejada con ella.

ROMEO.

Iré, pero no quiero ver tal cosa, sino gozarme en la contemplacion de
mi cielo.


ESCENA III.

=En casa de Capuleto.=

La señora de CAPULETO y el AMA.

SEÑORA.

Ama, ¿dónde está mi hija?

AMA.

Sea en mi ayuda mi probada paciencia de doce años. Ya la llamé.
Cordero, Mariposa. Válgame Dios. ¿Dónde estará esta niña? Julieta...

JULIETA.

¿Quién me llama?

AMA.

Tu madre.

JULIETA.

Señora, aquí estoy. Dime qué sucede.

SEÑORA.

Sucede que... Ama, déjanos á solas un rato... Pero no, quédate. Deseo
que oigas nuestra conversacion. Mi hija está en una edad decisiva.

AMA.

Ya lo creo. No me acuerdo qué edad tiene exactamente.

SEÑORA.

Todavía no ha cumplido los catorce.

AMA.

Apostaria catorce dientes (¡ay de mí, no tengo más que cuatro!) á que
no son catorce. ¿Cuándo llega el dia de los Ángeles?

SEÑORA.

Dentro de dos semanas.

AMA.

Sean pares ó nones, ese dia, en anocheciendo, cumple Julieta años.
¡Válgame Dios! La misma edad tendrian ella y mi Susana. Pero Susana
está en el cielo. No merecia yo tanta dicha. Pues como iba diciendo,
cumplirá catorce años la tarde de los Ángeles. ¡Vaya si los cumplirá!
Me acuerdo bien. Hace once años, cuando el terremoto, la quitamos
el pecho. Jamas confundo aquel dia con ningun otro del año. Debajo
del palomar, sentada al sol, unté mi pecho con acíbar. Vos y mi amo
estabais en Mántua. ¡Me acuerdo tan bien! Pues como digo, la tonta de
ella, apenas probó el pecho y lo halló tan amargo, ¡qué furiosa se puso
contra mí! ¡Temblaba el palomar! Once años van de esto. Ya se tenia
en pié, ya corria... tropezando á veces. Por cierto que el dia antes
se habia hecho un chichon en la frente, y mi marido (¡Dios le tenga
en gloria!) ¡con qué gracia levantó á la niña! y le dijo: «Vaya, ¿te
has caido de frente? No caerás así cuando te entre el juicio. ¿Verdad,
Julieta?» Sí, respondió la inocente limpiándose las lágrimas. El tiempo
hace verdades las burlas. Mil años que viviera, me acordaria de esto.
«¿No es verdad, Julieta?» y ella lloraba y decia que sí.

SEÑORA.

Basta ya. Cállate, por favor te lo pido.

AMA.

Me callaré, señora; pero no puedo menos de reirme, acordándome que dijo
_sí_, y creo que tenia en la frente un chichon tamaño como un huevo, y
lloraba que no habla consuelo para ella.

JULIETA.

Cállate ya; te lo suplico.

AMA.

Bueno, me callaré. Dios te favorezca, porque eres la niña más hermosa
que he criado nunca. ¡Qué grande seria mi placer en verla casada!

JULIETA.

Aún no he pensado en tanta honra.

AMA.

¡Honra! Pues si no fuera por haberte criado yo á mis pechos, te diria
que habias mamado leche de discrecion y sabiduría.

SEÑORA.

Ya puedes pensar en casarte. Hay en Verona madres de familia menores
que tú, y yo misma lo era cuando apenas tenia tu edad. En dos palabras,
aspira á tu mano el gallardo Páris.

AMA.

¡Niña mia! ¡Vaya un pretendiente! Si parece de cera.

SEÑORA.

No tiene flor más linda la primavera de Verona.

AMA.

¡Eso una flor! Sí que es flor, ciertamente.

SEÑORA.

Quiero saber si le amarás. Esta noche ha de venir. Verás escrito en su
cara todo el amor que te profesa. Fíjate en su rostro y en la armonía
de sus facciones. Sus ojos servirán de comentario á lo que haya de
confuso en el libro de su persona. Este libro de amor, desencuadernado
todavía, merece una espléndida cubierta. La mar se ha hecho para el
pez. Toda belleza gana en contener otra belleza. Los áureos broches del
libro esmaltan la áurea narracion. Todo lo que él tenga será tuyo. Nada
perderás en ser su mujer.

AMA.

¿Nada? Disparate será el pensarlo.

SEÑORA.

Dí si podrás llegar á amar á Páris.

JULIETA.

Lo pensaré, si es que el ver predispone á amar. Pero el dardo de mis
ojos sólo tendrá la fuerza que le preste la obediencia.

  (_Entra un criado._)

CRIADO.

Los huéspedes se acercan. La cena está pronta. Os llaman. La señorita
hace falta. En la cocina están diciendo mil pestes del ama. Todo está
dispuesto. Os suplico que vengais en seguida.

SEÑORA.

Vámonos tras tí, Julieta. El Conde nos espera.

AMA.

Niña, piensa bien lo que haces.


ESCENA IV.

=Calle.=

ROMEO, MERCUTIO, BENVOLIO, y máscaras con teas encendidas.

ROMEO.

¿Pronunciaremos el discurso que traíamos compuesto, ó entraremos sin
preliminares?

BENVOLIO.

Nada de rodeos. Para nada nos hace falta un Amorcillo de laton con
venda por pañuelo, y con arco, espanta pájaros de doncellas. Para nada
repetir con el apuntador, en voz medrosa, un prólogo inútil. Mídannos
por el compas que quieran, y hagamos nosotros unas cuantas mudanzas de
baile.

[Ilustración]

ROMEO.

Dadme una tea. No quiero bailar. El que está á oscuras necesita luz.

MERCUTIO.

Nada de eso, Romeo; tienes que bailar.

ROMEO.

No por cierto. Vosotros llevais zapatos de baile, y yo estoy como tres
en un zapato, sin poder moverme.

MERCUTIO.

Pídele sus alas al Amor, y con ellas te levantarás de la tierra.

ROMEO.

Sus flechas me han herido de tal modo, que ni siquiera sus plumas
bastan para levantarme. Me ha atado de tal suerte, que no puedo pasar
la raya de mis dolores. La pesadumbre me ahoga.

MERCUTIO.

No has debido cargar con tanto peso al amor, que es muy delicado.

ROMEO.

¡Delicado el amor! Antes duro y fuerte y punzante como el cardo.

MERCUTIO.

Si es duro, sé tú duro con él. Si te hiere, hiérele tú, y verás cómo se
da por vencido. Dadme un antifaz para cubrir mi rostro. ¡Una máscara
sobre otra máscara!

BENVOLIO.

Llamad á la puerta, y cuando estemos dentro, cada uno baile como pueda.

ROMEO.

¡Una antorcha! Yo, imitando la frase de mi abuelo, seré quien lleve la
luz en esta empresa, porque el gato escaldado huye del agua.

MERCUTIO.

De noche todos los gatos son pardos, como decia muy bien el
Condestable. Nosotros te sacaremos de esa caldera de amor en que te
escaldaste. ¡Vamos, que la luz se va acabando!

ROMEO.

No por cierto.

MERCUTIO.

Mientras andamos en vanas palabras, se gastan las antorchas. Entiende
tú bien lo que quiero decir.

ROMEO.

¿Tienes ganas de entrar en el baile? ¿Crees que eso tiene sentido?

MERCUTIO.

¿Y lo dudas?

ROMEO.

Tuve anoche un sueño.

MERCUTIO.

Y yo otro esta noche.

ROMEO.

¿Y á qué se reduce tu sueño?

MERCUTIO.

Comprendí la diferencia que hay del sueño á la realidad.

ROMEO.

En la cama fácilmente se sueña.

MERCUTIO.

Sin duda te ha visitado la reina Mab, nodriza de las hadas. Es tan
pequeña como el ágata que brilla en el anillo de un regidor. Su carroza
va arrastrada por caballos leves como átomos, y sus rádios son patas de
tarántula, las correas son de gusano de seda, los frenos de rayos de
luna: huesos de grillo é hilo de araña forman el látigo; y un mosquito
de oscura librea, dos veces más pequeño que el insecto que la aguja
sutil extrae del dedo de ociosa dama, guia el espléndido equipaje. Una
cáscara de avellana forma el coche elaborado por la ardilla, eterna
carpintera de las hadas. En ese carro discurre de noche y dia por
cabezas enamoradas, y les hace concebir vanos deseos, y anda por las
cabezas de los cortesanos, y les inspira vanas cortesías. Corre por los
dedos de los abogados, y sueñan con procesos. Recorre los labios de las
damas, y sueñan con besos. Anda por las narices de los pretendientes,
y sueñan que han alcanzado un empleo. Azota con la punta de un rabo de
puerco las orejas del cura, produciendo en ellas sabroso cosquilleo,
indicio cierto de beneficio ó canonjía cercana. Se adhiere al cuello
del soldado, y le hace soñar que vence y triunfa de sus enemigos y los
degüella con su truculento acero toledano, hasta que oyendo los sones
del cercano atambor, se despierta sobresaltado, reza un padre nuestro,
y vuelve á dormirse. La reina Mab es quien enreda de noche las crines
de los caballos, y enmaraña el pelo de los duendes, é infecta el lecho
de la cándida vírgen, y despierta en ella por primera vez impuros
pensamientos.

ROMEO.

Basta, Mercutio. No prosigas en esa charla impertinente.

MERCUTIO.

De sueños voy hablando, fantasmas de la imaginacion dormida, que en su
vuelo excede la ligereza de los aires, y es más mudable que el viento.

BENVOLIO.

Tú sí que estás arrojando viento y humo por esa boca. Ya nos espera la
cena, y no es cosa de llegar tarde.

ROMEO.

Demasiado temprano llegareis. Témome que las estrellas están de mal
talante, y que mi mala suerte va á empezarse en este banquete, hasta
que llegue la negra muerte á cortar esta inútil existencia. Pero en
fin, el piloto de mi nave sabrá guiarla. Adelante, amigos mios.

BENVOLIO.

A son de tambores.


ESCENA V.

=Sala en casa de Capuleto.=

MÚSICOS y CRIADOS.

CRIADO 1.º

¿Dónde anda Cacerola, que ni limpia un plato, ni nos ayuda en nada?

CRIADO 2.º

¡Qué pena me da ver la cortesía en tan pocas manos, y éstas sucias!

CRIADO 1.º

Fuera los bancos, fuera el aparador. No perdais de vista la plata.
Guardadme un pedazo del pastel. Decid al portero que deje entrar á
Elena y á Susana la molinera. ¡Cacerola!

CRIADO 2.º

Aquí estoy, compañero.

CRIADO 1.º

Todos te llaman á comparecer en la sala.

CRIADO 2.º

No puedo estar en dos partes al mismo tiempo. Compañeros, acabad
pronto, y el que quede sano, que cargue con todo.

  (_Entran Capuleto, su mujer, Julieta, Teobaldo, y convidados
  con máscaras._)

CAPULETO.

Celebro vuestra venida. Os invitan al baile los ligeros piés de
estas damas. A la danza, jóvenes. ¿Quién se resiste á tan imperiosa
tentacion? Ni siquiera la que por melindre dice que tiene callos. Bien
venidos seais. En otro tiempo tambien yo gustaba de enmascararme, y
decir al oido de las hermosas secretos que á veces no les desagradaban.
Pero el tiempo llevó consigo tales flores. Celebro vuestra venida.
Comience la música. ¡Que pasen delante las muchachas! (_Comienza el
baile._) ¡Luz, más luz! ¡Fuera las mesas! Nada de fuego, que harto
calor hace. ¡Cómo te agrada el baile, picarillo! Una silla á mi primo,
que nosotros no estamos para danzas. ¿Cuándo hemos dejado la máscara?

EL PRIMO DE CAPULETO.

¡Dios mio! Hace más de 30 años.

CAPULETO.

No tanto, primo. Si fué cuando la boda de Lucencio. Por Pentecostes
hará 25 años.

EL PRIMO DE CAPULETO.

Más tiempo hace, porque su hijo ha cumplido los treinta.

CAPULETO.

¿Cómo, si, hace dos años, aún no habia llegado á la mayor edad?

ROMEO.

(_Á su criado._) ¿Dime, qué dama es la que enriquece la mano de ese
galan con tal tesoro?

CRIADO.

No la conozco.

ROMEO.

El brillo de su rostro afrenta al del sol. No merece la tierra tan
soberano prodigio. Parece entre las otras como paloma entre grajos.
Cuando el baile acabe, me acercaré á ella, y estrecharé su mano con
la mia. No fué verdadero mi antiguo amor, que nunca belleza como ésta
vieron mis ojos.

TEOBALDO.

Por la voz parece Montesco. (_Al criado._) Tráeme la espada. ¿Cómo se
atreverá ese malvado á venir con máscara á perturbar nuestra fiesta?
Juro por los huesos de mi linaje que sin cargo de conciencia le voy á
quitar la vida.

CAPULETO.

¿Por qué tanta ira, sobrino mio?

TEOBALDO.

Sin duda es un Montesco, enemigo jurado de mi casa, que ha venido aquí
para burlarse de nuestra fiesta.

CAPULETO.

¿Es Romeo?

TEOBALDO.

El infame Romeo.

CAPULETO.

No más, sobrino. Es un perfecto caballero, y todo Verona se hace
lenguas de su virtud, y aunque me dieras cuantas riquezas hay en la
ciudad, nunca le ofenderia en mi propia casa. Así lo pienso. Si en algo
me estimas, ponle alegre semblante, que esa indignacion y esa mirada
torva no cuadran bien en una fiesta.

TEOBALDO.

Cuadra, cuando se introduce en nuestra casa tan ruin huésped. ¡No lo
consentiré!

CAPULETO.

Sí lo consentirás. Te lo mando. Yo sólo tengo autoridad aquí. ¡Pues no
faltaba más! ¡Favor divino! ¡Maltratar á mis huéspedes dentro de mi
propia casa! ¡Armar quimera con ellos, sólo por echárselas de valiente!

TEOBALDO.

Tio, esto es una afrenta para nuestro linaje.

CAPULETO.

Lejos, lejos de aquí. Eres un rapaz incorregible. Cara te va á costar
la desobediencia. ¡Ea, basta ya! Manos quedas... Traed luces... Yo te
haré estar quedo. ¡Pues esto sólo faltaba! ¡A bailar, niñas!

TEOBALDO.

Mis carnes se estremecen en la dura batalla de mi repentino furor y mi
ira comprimida. Me voy, porque esta injuria que hoy paso, ha de traer
amargas hieles.

ROMEO.

(_Cogiendo la mano de Julieta._) Si con mi mano he profanado tan divino
altar, perdonadme. Mi boca borrará la mancha, cual peregrino ruboroso,
con un beso.

JULIETA.

El peregrino ha errado la senda aunque parece devoto. El palmero sólo
ha de besar manos de santo.

ROMEO.

¿Y no tiene labios el santo lo mismo que el romero?

JULIETA.

Los labios del peregrino son para rezar.

ROMEO.

¡Oh, qué santa! Truequen pues de oficio mis manos y mis labios. Rece el
labio y concededme lo que pido.

JULIETA.

El santo oye con serenidad las súplicas.

ROMEO.

Pues oidme serena mientras mis labios rezan, y los vuestros me
purifican. (_La besa._)

JULIETA.

En mis labios queda la marca de vuestro pecado.

ROMEO.

¿Del pecado de mis labios? Ellos se arrepentirán con otro beso. (_Torna
á besarla._)

JULIETA.

Besais muy santamente.

AMA.

Tu madre te llama.

ROMEO.

¿Quién es su madre?

AMA.

La señora de esta casa, dama tan sábia como virtuosa. Yo crié á su
hija, con quien ahora poco estabais hablando. Mucho dinero necesita
quien haya de casarse con ella.

ROMEO.

¿Con que es Capuleto? ¡Hado enemigo!

BENVOLIO.

Vámonos, que se acaba la fiesta.

ROMEO.

Harta verdad es, y bien lo siento.

CAPULETO.

No os vayais tan pronto, amigos. Aún os espera una parca cena. ¿Os
vais? Tengo que daros á todos las gracias. Buenas noches, hidalgos.
¡Luces, luces, aquí! Vámonos á acostar. Ya es muy tarde, primo mio.
Vámonos á dormir.

  (_Quedan solas Julieta y el Ama._)

JULIETA.

Ama, ¿sabes quién es este mancebo?

AMA.

El mayorazgo de Fiter.

JULIETA.

¿Y aquel otro que sale?

AMA.

El jóven Petrucio, si no me equivoco.

JULIETA.

¿Y el que va detras... aquel que no quiere bailar?

AMA.

Lo ignoro.

JULIETA.

Pues trata de saberlo. Y si es casado, el sepulcro será mi lecho de
bodas.

AMA.

Es Montesco, se llama Romeo, único heredero de esa infame estirpe.

JULIETA.

¡Amor nacido del odio, harto pronto te he visto, sin conocerte! ¡Harto
tarde te he conocido! Quiere mi negra suerte que consagre mi amor al
único hombre á quien debo aborrecer.

AMA.

¿Qué estás diciendo?

JULIETA.

Versos, que me dijo uno bailando.

AMA.

Te están llamando. Ya va. No te detengas, que ya se han ido todos los
huéspedes.

EL CORO.

Ved cómo muere en el pecho de Romeo la pasion antigua, y cómo la
sustituye una pasion nueva. Julieta viene á eclipsar con su lumbre á la
belleza que mataba de amores á Romeo. Él, tan amado como amante, busca
en una raza enemiga su ventura. Ella ve pendiente de enemigo anzuelo el
cebo sabroso del amor. Ni él ni ella pueden declarar su anhelo. Pero la
pasion buscará medios y ocasion de manifestarse.

[Ilustración]



[Ilustración]



ACTO II.


ESCENA PRIMERA.

=Plaza pública, cerca del jardin de Capuleto.=

ROMEO, BENVOLIO y MERCUTIO.

[Ilustración]

ROMEO.

¿Cómo me he de ir de aquí, si mi corazon queda en esas tápias, y mi
cuerpo inerte viene á buscar su centro?

BENVOLIO.

¡Romeo, primo mio!

MERCUTIO.

Sin duda habrá recobrado el juicio é ídose á acostar.

BENVOLIO.

Para acá viene: le he distinguido á lo lejos saltando la tápia de una
huerta. Dadle voces, Mercutio.

MERCUTIO.

Le voy á exorcizar como si fuera el diablo. ¡Romeo, amante insensato,
esclavo de la pasion! Ven en forma de suspiro amoroso: respóndeme con
un verso solo en que aconsonen bienes con desdenes, y donde eches un
requiebro á la madre del Amor y al niño ciego, que hirió con sus dardos
al rey Cofétua, y le hizo enamorarse de una pobre zagala. ¿Ves? no me
contesta ni da señales de vida. Conjúrote por los radiantes ojos, y por
la despejada frente, y por los róseos labios, y por el breve pié y los
llenos muslos de Rosalía, que te aparezcas en tu verdadera forma.

BENVOLIO.

Se va á enfadar, si te oye.

MERCUTIO.

Verás cómo no: se enfadaria, si me empeñase en encerrar á un demonio en
el círculo de su dama, para que ella le conjurase; pero ahora vereis
cómo no se enfada con tan santa y justa invocacion, como es la del
nombre de su amada.

BENVOLIO.

Sígueme: se habrá escondido en esas ramas para pasar la noche. El amor
como es ciego, busca tinieblas.

MERCUTIO.

Si fuera ciego, erraria casi siempre sus tiros[2]. Buenas noches,
Romeo. Voyme á acostar, porque la yerba está demasiada fria para
dormir. ¿Vámonos ya?

  [2] Suprimo un juego de palabras semi-obsceno, y no de fácil
  traduccion en castellano.

BENVOLIO.

Vamos, ¿á qué empeñarnos en buscar al que no quiere ser encontrado?


ESCENA II.

=Jardin de Capuleto.=

ROMEO.

¡Qué bien se burla del dolor ajeno quien nunca sintió dolores...!
(_Pónese Julieta á la ventana._) ¿Pero qué luz es la que asoma por
allí? ¿El sol que sale ya por los balcones de oriente? Sal, hermoso
sol, y mata de envidia con tus rayos á la luna, que está pálida y
ojeriza porque vence tu hermosura cualquier ninfa de tu coro. Por eso
se viste de amarillo color. ¡Que necio el que se arree con sus galas
marchitas! ¡Es mi vida, es mi amor el que aparece! ¿Cómo podria yo
decirla que es señora de mi alma? Nada me dijo. Pero ¿qué importa? Sus
ojos hablarán, y yo responderé. ¡Pero qué atrevimiento es el mio, si no
me dijo nada! Los dos más hermosos luminares del cielo la suplican que
les sustituya durante su ausencia. Si sus ojos resplandecieran como
astros en el cielo, bastaria su luz para ahogar los restantes como el
brillo del sol mata el de una antorcha. ¡Tal torrente de luz brotaria
de sus ojos, que haria despertar á las aves á media noche, y entonar
su cancion como si hubiese venido la aurora! Ahora pone la mano en la
mejilla. ¿Quién pudiera tocarla como el guante que la cubre?

[Ilustración]

JULIETA.

¡Ay de mí!

ROMEO.

¡Habló! Vuelvo á sentir su voz. ¡Angel de amores que en medio de la
noche te me apareces, cual nuncio de los cielos á la atónita vista de
los mortales, que deslumbrados le miran traspasar con vuelo rapidísimo
las esferas, y mecerse en las alas de las nubes!

JULIETA.

¡Romeo, Romeo! ¿Por qué eres tú Romeo? ¿Por qué no reniegas del nombre
de tu padre y de tu madre? Y si no tienes valor para tanto, ámame, y no
me tendré por Capuleto.

ROMEO.

¿Qué hago, seguirla oyendo ó hablar?

JULIETA.

No eres tú mi enemigo. Es el nombre de Montesco, que llevas. ¿Y qué
quiere decir Montesco? No es pié ni mano ni brazo, ni semblante ni
pedazo alguno de la naturaleza humana. ¿Por qué no tomas otro nombre?
La rosa no dejaria de ser rosa, y de esparcir su aroma, aunque se
llamase de otro modo. De igual suerte mi querido Romeo, aunque tuviese
otro nombre, conservaria todas las buenas cualidades de su alma, que
no le vienen por herencia. Deja tu nombre, Romeo, y en cambio de tu
nombre que no es cosa alguna sustancial, toma toda mi alma.

ROMEO.

Si de tu palabra me apodero, llámame tu amante, y creeré que me he
bautizado de nuevo, y que he perdido el nombre de Romeo.

JULIETA.

¿Y quién eres tú que, en medio de las sombras de la noche, vienes á
sorprender mis secretos?

ROMEO.

No sé de cierto mi nombre, porque tú aborreces ese nombre, amada mia, y
si yo pudiera, lo arrancaria de mi pecho.

JULIETA.

Pocas palabras son las que aún he oido de esa boca, y sin embargo te
reconozco. ¿No eres Romeo? ¿No eres de la familia de los Montescos?

ROMEO.

No seré ni una cosa ni otra, ángel mio, si cualquiera de las dos te
enfada.

JULIETA.

¿Cómo has llegado hasta aquí, y para qué? Las paredes de esta puerta
son altas y difíciles de escalar, y aquí podrias tropezar con la
muerte, siendo quien eres, si alguno de mis parientes te hallase.

ROMEO.

Las paredes salté con las alas que me dió el amor, ante quien no
resisten áun los muros de roca. Ni siquiera á tus parientes temo.

JULIETA.

Si te encuentran, te matarán.

ROMEO.

Más homicidas son tus ojos, diosa mia, que las espadas de veinte
parientes tuyos. Mírame sin enojos, y mi cuerpo se hará invulnerable.

JULIETA.

Yo daria un mundo por que no te descubrieran.

ROMEO.

De ellos me defiende el velo tenebroso de la noche. Más quiero morir á
sus manos, amándome tú, que esquivarlos y salvarme de ellos, cuando me
falte tu amor.

JULIETA.

¿Y quién te guió aquí?

ROMEO.

El amor que me dijo dónde vivias. De él me aconsejé, él guió mis ojos
que yo le habia entregado. Sin ser nauchero, te juro que navegaria
hasta la playa más remota de los mares por conquistar joya tan preciada.

JULIETA.

Si el manto de la noche no me cubriera, el rubor de vírgen subiria á
mis mejillas, recordando las palabras que esta noche me has oido. En
vano quisiera corregirlas ó desmentirlas... ¡Resistencias vanas! ¿Me
amas? Sé que me dirás que sí, y que yo lo creeré. Y sin embargo podrias
faltar á tu juramento, porque dicen que Jove se rie de los perjuros de
los amantes. Si me amas de veras, Romeo, dilo con sinceridad, y si me
tienes por fácil y rendida al primer ruego, dímelo tambien, para que
me ponga esquiva y ceñuda, y así tengas que rogarme. Mucho te quiero,
Montesco, mucho, y no me tengas por liviana, antes he de ser más firme
y constante que aquellas que parecen desdeñosas porque son astutas. Te
confesaré que más disimulo hubiera guardado contigo, si no me hubieses
oido aquellas palabras que, sin pensarlo yo, te revelaron todo el ardor
de mi corazon. Perdóname, y no juzgues ligereza este rendirme tan
pronto. La soledad de la noche lo ha hecho.

ROMEO.

Júrote, amada mia, por los rayos de la luna que platean la copa de
estos árboles...

JULIETA.

No jures por la luna, que en su rápido movimiento cambia de aspecto
cada mes. No vayas á imitar su inconstancia.

ROMEO.

¿Pues por quién juraré?

JULIETA.

No hagas ningun juramento. Si acaso, jura por tí mismo, por tu persona
que es el dios que adoro y en quien he de creer.

ROMEO.

¡Ojalá que el fuego de mi amor...!

JULIETA.

No jures. Aunque me llene de alegría el verte, no quiero esta noche
oir tales promesas que parecen violentas y demasiado rápidas. Son como
el rayo que se extingue, apenas aparece. Aléjate ahora: quizá cuando
vuelvas haya llegado á abrirse, animado por las brisas del estío, el
capullo de esta flor. Adios, y ¡ojalá aliente tu pecho en tan dulce
calma como el mio!

ROMEO.

¿Y no me das más consuelo que ese?

JULIETA.

¿Y qué otro puedo darte esta noche?

ROMEO.

Tu fe por la mia.

JULIETA.

Antes te la dí que tú acertaras á pedírmela. Lo que siento es no poder
dártela otra vez.

ROMEO.

¿Pues qué? ¿Otra vez quisieras quitármela?

JULIETA.

Sí, para dártela otra vez, aunque esto fuera codicia de un bien que
tengo ya. Pero mi afan de dártelo toda es tan profundo y tan sin límite
como los abismos de la mar. ¡Cuanto más te doy, más quisiera darte!...
Pero oigo ruido dentro. ¡Adios! no engañes mi esperanza... Ama, allá
voy... Guárdame fidelidad, Montesco mio. Espera un instante, que vuelvo
en seguida.

ROMEO.

¡Noche, deliciosa noche! Sólo temo que, por ser de noche, no pase todo
esto de un delicioso sueño.

JULIETA.

(_Asomada otra vez á la ventana._) Sólo te diré dos palabras. Si
el fin de tu amor es honrado, si quieres casarte, avisa mañana al
mensajero que te enviaré, de cómo y cuándo quieres celebrar la sagrada
ceremonia. Yo te sacrificaré mi vida é iré en pos de tí por el mundo.

AMA.

(_Llamando dentro._) ¡Julieta!

JULIETA.

Ya voy. Pero si son torcidas tus intenciones, suplícote que...

AMA.

¡Julieta!

JULIETA.

Ya corro... Suplícote que desistas de tu empeño, y me dejes á solas con
mi dolor. Mañana irá el mensajero...

ROMEO.

Por la gloria...

JULIETA.

Buenas noches.

ROMEO.

No. ¿Cómo han de ser buenas sin tus rayos? El amor va en busca del amor
como el estudiante huyendo de sus libros, y el amor se aleja del amor
como el niño que deja sus juegos para tornar al estudio.

JULIETA.

(_Otra vez á la ventana._) ¡Romeo! ¡Romeo! ¡Oh, si yo tuviese la voz
del cazador de cetrería, para llamar de lejos á los halcones! Si yo
pudiera hablar á gritos, penetraria mi voz hasta en la gruta de la
ninfa Eco, y llegaria á ensordecerla repitiendo el nombre de mi Romeo.

ROMEO.

¡Cuán grato suena el acento de mi amada en la apacible noche,
protectora de los amantes! Más dulce es que música en oido atento.

JULIETA.

¡Romeo!

ROMEO.

¡Alma mia!

JULIETA.

¿A qué hora irá mi criado mañana?

ROMEO.

A las nueve.

JULIETA.

No faltará. Las horas se me harán siglos hasta que esa llegue. No sé
para qué te he llamado.

ROMEO.

¡Déjame quedar aquí hasta que lo pienses!

JULIETA.

Con el contento de verte cerca me olvidaré eternamente de lo que
pensaba, recordando tu dulce compañía.

ROMEO.

Para que siga tu olvido no he de irme.

JULIETA.

Ya es de dia. Véte.... Pero no quisiera que te alejaras más que el
breve trecho que consiente alejarse al pajarillo la niña que le tiene
sujeto de una cuerda de seda, y que á veces le suelta de la mano, y
luego le coge ansiosa, y le vuelve á soltar....

ROMEO.

¡Ojalá fuera yo ese pajarillo!

JULIETA.

¿Y qué quisiera yo sino que lo fueras? aunque recelo que mis caricias
habian de matarte. ¡Adios, adios! Triste es la ausencia y tan dulce la
despedida, que no sé cómo arrancarme de los hierros de esta ventana.

ROMEO.

¡Que el sueño descanse en tus dulces ojos y la paz en tu alma! ¡Ojalá
fuera yo el sueño, ojalá fuera yo la paz en que se duerme tu belleza!
De aquí voy á la celda donde mora mi piadoso confesor, para pedirle
ayuda y consejo en este trance.


ESCENA III.

=Celda de Fray Lorenzo.=

FRAY LORENZO y ROMEO.

FRAY LORENZO.

Ya la aurora se sonrie mirando huir á la oscura noche. Ya con sus
rayos dora las nubes de oriente. Huye la noche con perezosos piés,
tropezando y cayendo como un beodo, al ver la lumbre del sol que se
despierta y monta en el carro de Titan. Antes que tienda su dorada
lumbre, alegrando el dia y enjugando el llanto que vertió la noche, he
de llenar este cesto de bien olientes flores y de yerbas primorosas. La
tierra es á la vez cuna y sepultura de la naturaleza, y su seno educa
y nutre hijos de varia condicion, pero ninguno tan falto de virtud que
no dé alimento ó remedio ó solaz al hombre. Extrañas son las virtudes
que derramó la pródiga mano de la naturaleza, en piedras, plantas y
yerbas. No hay sér inútil sobre la tierra, por vil y despreciable que
parezca. Por el contrario, el sér más noble, si se emplea con mal fin,
es dañino y abominable. El bien mismo se trueca en mal y el valor en
vicio, cuando no sirve á un fin virtuoso. En esta flor que nace duermen
escondidos á la vez medicina y veneno: los dos nacen del mismo orígen,
y su olor comunica deleite y vida á los sentidos, pero si se aplica
al labio, esa misma flor tan aromosa mata el sentido. Así es el alma
humana; dos monarcas imperan en ella, uno la humildad, otro la pasion;
cuando ésta predomina, un gusano roedor consume la planta.

ROMEO.

Buenos dias, padre.

FRAY LORENZO.

Él sea en tu guarda. ¿Quién me saluda con tan dulces palabras,
al apuntar el dia? Levantado y á tales horas, revela sin duda
intranquilidad de conciencia, hijo mio. En las pupilas del anciano
viven los cuidados veladores, y donde reina la inquietud ¿cómo habitará
el sosiego? Pero en lecho donde reposa la juventud ajena de todo pesar
y duelo, infunde en los miembros deliciosa calma el blando sueño.
Tu visita tan de mañana me indica que alguna triste ocasion te hace
abandonar tan pronto el lecho. Y si no... será que has pasado la noche
desvelado.

ROMEO.

¡Eso es, y descansé mejor que dormido!

FRAY LORENZO.

Perdónete Dios. ¿Estuviste con Rosalía?

ROMEO.

¿Con Rosalía? Ya su nombre no suena dulce en mis oidos, ni pienso en su
amor.

FRAY LORENZO.

Bien haces. Luego ¿dónde estuviste?

ROMEO.

Te lo diré sin ambages. En la fiesta de nuestros enemigos los
Capuletos, donde á la vez herí y fuí herido. Sólo tus manos podrán
sanar á uno y otro contendiente. Y con esto verás que no conservo
rencor á mi adversario, puesto que intercedo por él como si fuese amigo
mio.

FRAY LORENZO.

Dime con claridad el motivo de tu visita, si es que puedo ayudarte en
algo.

ROMEO.

Pues te diré en dos palabras que estoy enamorado de la hija del noble
Capuleto, y que ella me corresponde con igual amor. Ya está concertado
todo—sólo falta que vos bendigais esta union. Luego os diré con más
espacio dónde y cómo nos conocimos y nos juramos constancia eterna.
Ahora lo que importa es que nos caseis al instante.

FRAY LORENZO.

¡Por vida de mi padre san Francisco! ¡Qué pronto olvidaste á Rosalía,
en quien cifrabas antes tu cariño! El amor de los jóvenes nace de los
ojos y no del corazon. ¡Cuánto lloraste por Rosalía! y ahora tanto amor
y tanto enojo se ha disipado como el eco. Aún no ha disipado el sol los
vapores de tu llanto. Aún resuenan en mis oidos tus quejas. Aún se ven
en tu rostro las huellas de antiguas lágrimas. ¿No decias que era más
bella y gentil que ninguna? y ahora te has mudado. ¡Y luego acusais
de inconstantes á las mujeres! ¿Cómo buscais firmeza en ellas, si
vosotros les dais el ejemplo de olvidar?

ROMEO.

¿Pero vos no reprobabais mi amor por Rosalía?

FRAY LORENZO.

Yo no reprobaba tu amor, sino tu idolatría ciega.

ROMEO.

¿Y no me dijisteis que hiciera todo lo posible por ahogar ese amor?

FRAY LORENZO.

Pero no para que de la sepultura de ese amor brotase otro amor nuevo y
más ardiente.

ROMEO.

No os enojeis conmigo, porque mi señora me quiere tanto como yo á ella
y con su amor responde al mio, y la otra no.

FRAY LORENZO.

Es que Rosalía quizá adivinara la ligereza de tu amor. Ven conmigo,
inconstante mancebo. Yo te ayudaré á conseguir lo que deseas para
que esta boda sea lazo de amistad que extinga el rencor de vuestras
familias.

ROMEO.

Vamos, pues, sin detenernos.

FRAY LORENZO.

Vamos con calma para no tropezar.


ESCENA IV.

=Calle.=

BENVOLIO y MERCUTIO.

MERCUTIO.

¿Dónde estará Romeo? ¿Pareció anoche por su casa?

BENVOLIO.

Por casa de su padre no estuvo. Así me lo ha dicho su criado.

MERCUTIO.

¡Válgame Dios! Esa pálida muchachuela, esa Rosalía de duras entrañas
acabará por tornarle loco.

BENVOLIO.

Teobaldo, el primo de Capuleto, ha escrito una carta al padre de Romeo.

MERCUTIO.

Sin duda será cartel de desafío.

BENVOLIO.

Pues Romeo es seguro que contestará.

MERCUTIO.

Todo el mundo puede responder á una carta.

BENVOLIO.

Quiero decir que Romeo sabrá tratar como se merece al dueño de la carta.

MERCUTIO.

¡Pobre Romeo! Esa rubia y pálida niña le ha atravesado el corazon á
estocadas, le ha traspasado los oidos con una cancion de amor, y el
centro del alma con las anchas flechas del volador Cupido... ¿Y quién
resistirá á Teobaldo?

BENVOLIO.

¿Quién es Teobaldo?

MERCUTIO.

Algo más que el rey de los gatos; es el mejor y más diestro esgrimidor.
Maneja la espada como tú la lengua, guardando tiempo, distancia y
compas. Gran cortador de ropillas. Espadachin, espadachin de profesion,
y muy enterado del _inmortal passato_, del _punto reverso_ y del _par_.

BENVOLIO.

¿Y qué quieres decir con eso?

MERCUTIO.

Mala landre devore á esos nuevos elegantes que han venido con gestos y
cortesías á reformar nuestras antiguas costumbres. «¡Qué buena espada,
qué buen mozo, qué hermosa mujer!» Decidme, abuelos mios, ¿no es mala
vergüenza que estemos llenos de estos moscones extranjeros, estos
_pardonnez moi_, tan ufanos con sus nuevas galas y tan despreciadores
de lo antiguo? ¡Oh, necedad insigne!

  (_Sale Romeo._)

BENVOLIO.

¡Aquí tienes á Romeo! ¡Aquí tienes á Romeo!

MERCUTIO.

Bien roma trae el alma. No eres carne ni pescado. ¡Oh materia digna de
los versos del Petrarca! Comparada con su amor Laura era una fregona,
sino que tuvo mejor poeta que la celebrase; Dido una zagala, Cleopatra
una gitana, Hero y Elena dos rameras, y Ciste, á pesar de sus negros
ojos, no podria competir con la suya. _Bon jour_, Romeo. Saludo francés
corresponde á vuestras calzas francesas. Anoche nos dejaste en blanco.

ROMEO.

¿Qué dices de dejar en blanco?

MERCUTIO.

Que te despediste á la francesa. ¿Lo entiendes ahora?

ROMEO.

Perdon, Mercutio. Tenia algo que hacer, y no estaba el tiempo para
cortesías.

MERCUTIO.

¿De suerte que tú tambien las usas á veces y doblas las rodillas?

ROMEO.

Luego no soy descortes, porque eso es hacer genuflexiones.

MERCUTIO.

Dices bien.

ROMEO.

Pero aquello de que hablábamos es cortesía y no genuflexion.

MERCUTIO.

Es que yo soy la flor de la cortesía.

ROMEO.

¿Cómo no dices la flor y nata?

MERCUTIO.

Porque la nata la dejo para tí[3].

  [3] Siguen otros juegos de palabras difíciles de poner en
  castellano, so pena de sustituir otros.

ROMEO.

Cállate.

MERCUTIO.

¿Y no es mejor esto que andar en lamentaciones exóticas? Ahora te
reconozco: eres Romeo, nuestro antiguo y buen amigo. Andabas hecho un
necio con ese amor insensato.

  (_Salen Pedro y el Ama._)

MERCUTIO.

Vela, vela.

BENVOLIO.

Y son dos: una saya y un sayal.

AMA.

¡Pedro!

PEDRO.

¿Qué?

AMA.

Tráeme el abanico.

MERCUTIO.

Dáselo, Pedro, que siempre será más agradable mirar su abanico que su
cara.

AMA.

Buenas tardes, señores.

MERCUTIO.

Buenas tardes, hermosa dama.

AMA.

¿Pues hemos llegado á la tarde?

MERCUTIO.

No, pero la mano lasciva del reloj está señalando las doce.

AMA.

¡Jesús, qué hombre!

MERCUTIO.

Un hombre que Dios crió, para que luego echase él mismo á perder la
obra divina.

AMA.

Bien dicho. Para que echase su obra á perder... ¿Pero me podria decir
alguno de vosotros dónde está el jóven Romeo?

ROMEO.

Yo te lo podré decir, y por cierto que ese jóven será ya más viejo
cuando le encontreis, que cuando empezabais á buscarlo. Yo soy Romeo, á
falta de otro más jóven.

AMA.

¿Lo decis de veras?

MERCUTIO.

¿Conque á falta de otro mejor, os parece jóven? Discretamente lo
entendeis.

AMA.

Si verdaderamente sois Romeo, tengo que deciros secretamente una
palabra.

BENVOLIO.

Si querrá citarle para esta noche...

MERCUTIO.

¿Es una alcahueta, una perra?... ¡Oh, oh!...

ROMEO.

¿Qué ruido es ese?

MERCUTIO.

No es que haya encontrado yo ninguna liebre, ni es cosa de seguir la
liebre, aunque como dice el cantar: «En cuaresma bien se puede comer
una liebre vieja, pero tan vieja llega á podrirse, si se la guarda, que
no hay quien la pueda mascar.» ¿Vas á casa de tu padre, Romeo? Allá
iremos á comer.

ROMEO.

Voy con vosotros.

MERCUTIO.

Adios, hermosa vieja; hermosa, hermosa, hermosa.

  (_Vanse él y Benvolio._)

AMA.

Bendito sea Dios, que ya se fué éste. ¿Me podriais decir (_á Romeo_)
quién es este majadero, tan pagado de sus chistes?

ROMEO.

Ama, es un amigo mio que se escucha á sí mismo y gusta de reirse sus
gracias, y que habla más en una hora que lo que escuchas tú en un mes.

AMA.

Pues si se atreve á hablar mal de mí, él me lo pagará, aunque vengan
en su ayuda otros veinte de su calaña. Y si yo misma no puedo,
otros sacarán la cara por mí. Pues no faltaba más. ¡El grandísimo
impertinente! ¿Si creerá que yo soy una mujer de esas?... Y tú (_á
Pedro_) que estás ahí tan reposado, y dejas que cualquiera me insulte.

PEDRO.

Yo no he visto que nadie os insulte, porque si lo viera, no tardaria un
minuto en sacar mi espada. Nadie me gana en valor cuando mi causa es
justa, y cuando me favorece la ley.

AMA.

¡Válgame Dios! todavía me dura el enojo y las carnes me tiemblan... Una
palabra sola, caballero. Como iba diciendo, mi señorita me manda con un
recado para vos. No voy á repetiros todo lo que me ha dicho. Pero si
vuestro objeto es engañarla, ciertamente que será cosa indigna, porque
mi señorita es una muchacha jóven, y el engañarla seria muy mala obra,
y no tendria perdon de Dios.

ROMEO.

Ama, puedes jurar á tu señora que...

AMA.

¡Bien, bien, así se lo diré, y ha de alegrarse mucho!...

ROMEO.

¿Y qué le vas á decir, si todavía no me has oido nada?

AMA.

Le diré que protestais, lo cual, á fe mia, es obrar como caballero.

ROMEO.

Dile que invente algun pretexto para ir esta tarde á confesarse al
convento de fray Lorenzo, y él nos confesará y casará. Toma este regalo.

AMA.

No aceptaré ni un dinero, señor mio.

ROMEO.

Yo te lo mando.

AMA.

¿Conque esta tarde? Pues no faltará.

ROMEO.

Espérame detras de las tápias del convento, y antes de una hora, mi
criado te llevará una escala de cuerdas para poder yo subir por ella
hasta la cima de mi felicidad. Adios y séme fiel. Yo te lo premiaré
todo. Mis recuerdos á Julieta.

AMA.

Bendito seais. Una palabra más.

ROMEO.

¿Qué, ama?

AMA.

¿Es de fiar vuestro criado? ¿Nunca oisteis que á nadie fia sus secretos
el varon prudente?

ROMEO.

Mi criado es fiel como el oro.

AMA.

Bien, caballero. No hay señorita más hermosa que la mia. ¡Y si la
hubierais conocido cuando pequeña!... ¡Ah! Por cierto que hay en la
ciudad un tal Páris que de buena gana la abordaría. Pero ella, bendita
sea su alma, más quisiera á un sapo feísimo que á él. A veces me
divierto en enojarla, diciéndole que Páris es mejor mozo que vos, y ¡si
vierais cómo se pone entonces! Más pálida que la cera. Decidme ahora:
¿Romero y Romeo no tienen la misma letra inicial?

ROMEO.

Verdad es que ambos empiezan por _R_.

AMA.

Eso es burla. Yo sé que vuestro nombre empieza con otra letra menos
áspera... ¡Si vierais qué graciosos equívocos hace con vuestro nombre y
con Romero! Gusto os diera oirla.

ROMEO.

Recuerdos á Julieta.

AMA.

Sí que se los daré mil veces. ¡Pedro!

PEDRO.

¡Qué!

AMA.

Toma el abanico, y guíame.


ESCENA V.

=Jardin de Capuleto.=

JULIETA y el AMA.

JULIETA.

Las nueve eran cuando envié al ama, y dijo que antes de media hora
volveria. ¿Si no lo habrá encontrado? ¡Pero sí! ¡Qué torpe y perezosa!
Sólo el pensamiento debiera ser nuncio del amor. El corre más que
los rayos del sol cuando ahuyentan las sombras de los montes. Por eso
pintan al amor con alas. Ya llega el sol á la mitad de su carrera. Tres
horas van pasadas desde las nueve á las doce, y él no vuelve todavía.
Si ella tuviese sangre juvenil y alma, volveria con las palabras de su
boca; pero la vejez es pesada como un plomo.

  (_Salen el Ama y Pedro._)

¡Gracias á Dios que viene! Ama mia, querida ama... ¿qué noticias traes?
¿Hablaste con él? Que se vaya Pedro.

AMA.

Véte, Pedro.

JULIETA.

Y bien, ama querida. ¡Qué triste estás! ¿Acaso traes malas noticias?
Dímelas, á lo menos, con rostro alegre. Y si son buenas, no las eches á
perder con esa mirada torva.

AMA.

Muy fatigada estoy. ¡Qué quebrantados están mis huesos!

JULIETA.

¡Tuvieras tus huesos tú y yo mis noticias! Habla por Dios, ama mia.

AMA.

¡Señor, qué prisa! Aguarda un poco. ¿No me ves sin aliento?

JULIETA.

¿Cómo sin aliento, cuándo te sobra para decirme que no le tienes? Menos
que en volverlo á decir, tardarias en darme las noticias. ¿Las traes
buenas ó malas?

AMA.

¡Qué mala eleccion de marido has tenido! ¡Vaya, que el tal Romeo!
Aunque tenga mejor cara que los demas, todavía es mejor su pié y su
mano y su gallardía. No diré que la flor de los cortesanos, pero tengo
para mí que es humilde como una oveja. ¡Bien has hecho, hija! y qué
Dios te ayude. ¿Has comido en casa?

JULIETA.

Calla, calla: eso ya me lo sabia yo. ¿Pero que hay de la boda? dímelo.

[Ilustración]

AMA.

¡Jesús! ¡qué cabeza la mia! Pues, y la espalda... ¡Cómo me mortifican
los riñones! ¡La culpa es tuya que me haces andar por esos andurriales,
abriéndome la sepultura antes de tiempo!

JULIETA.

Mucho siento tus males, pero acaba de decirme, querida ama, lo que te
contestó mi amor.

AMA.

Habló cómo un caballero lleno de discrecion y gentileza; puedes
creerme. ¿Dónde está tu madre?

JULIETA.

¿Mi madre? Allá dentro. ¡Vaya una pregunta!

AMA.

¡Válgame Dios! ¿Te enojas conmigo? ¡Buen emplasto para curar mis
quebraduras! Otra vez vas tú misma á esas comisiones.

JULIETA.

Pero ¡qué confusion! ¿Qué es en suma lo que te dijo Romeo?

AMA.

¿Te dejarán ir sola á confesar?

JULIETA.

Sí.

AMA.

Pues allí mismo te casarás. Véte á la celda de fray Lorenzo. Ya se
cubren de rubor tus mejillas con tan sencilla nueva. Véte al convento.
Yo, iré por otra parte á buscar la escalera, con que tu amante ha de
escalar el nido del amor. A la celda, pues, y yo á comer.

JULIETA.

¡Y yo á mi felicidad! ama mia.


ESCENA VI.

=Celda de Fray Lorenzo.=

FRAY LORENZO y ROMEO.

FRAY LORENZO.

¡El cielo mire con buenos ojos la ceremonia que vamos á cumplir, y no
nos castigue por ella en adelante!

ROMEO.

¡Así sea, así sea! Pero por muchas penas que vengan no bastarán á
destruir la impresion de este momento de ventura. Junta nuestras manos,
y con tal que yo pueda llamarla mia, no temeré ni siquiera á la muerte,
verdugo del amor.

FRAY LORENZO.

Nada violento es duradero: ni el placer ni la pena: ellos mismos se
consumen como el fuego y la pólvora al usarse. La excesiva dulcedumbre
de la miel empalaga al labio. Ama, pues, con templanza. Aquí está la
dama; (_sale Julieta_) su pié es tan leve que no desgastará nunca la
eterna roca; tan ligera que puede correr sobre las telas de araña sin
romperlas.

JULIETA.

Buenas tardes, reverendo confesor.

FRAY LORENZO.

Romeo te dará las gracias en nombre de los dos.

JULIETA.

Por eso le he incluido en el saludo. Si no, pecaria él de exceso de
cortesía.

ROMEO.

¡Oh, Julieta! Si tu dicha es cómo la mia y puedes expresarla con más
arte, alegra con tus palabras el aire de este aposento y deja que tu
voz proclame la ventura que hoy agita el alma de los dos.

JULIETA.

El verdadero amor es más prodigo de obras que de palabras: más rico en
la esencia que en la forma. Sólo el pobre cuenta su caudal. Mi tesoro
es tan grande que yo no podria contar ni siquiera la mitad.

FRAY LORENZO.

Acabémos pronto. No os dejaré solos hasta que os ligue la bendicion
nupcial.

[Ilustración]



[Ilustración]



ACTO III.


ESCENA PRIMERA.

=Plaza de Verona.=

MERCUTIO, BENVOLIO.

BENVOLIO.

Amigo Mercutio, pienso que debíamos refrenarnos, porque hace mucho
calor, y los Capuletos andan encalabrinados, y ya sabes que en verano
hierve mucho la sangre.

MERCUTIO.

Tú eres uno de esos hombres que cuando entran en una taberna, ponen
la espada sobre la mesa, como diciendo: «ojalá que no te necesite», y
luego, á los dos tragos, la sacan, sin que nadie les provoque.

BENVOLIO.

¿Dices que yo soy de esos?

MERCUTIO.

Y de los más temibles espadachines de Italia, tan fácil de entrar en
cólera como de provocar á los demas.

BENVOLIO.

¿Por qué dices eso?

MERCUTIO.

Si hubiera otro como tú, pronto os matariais. Capaz eres de reñir por
un solo pelo de la barba. Donde nadie veria ocasion de camorra, la ves
tú. Llena está de riña tu cabeza, como de yema un huevo, y eso que á
porrazos te han puesto tan blanda como una yema, la cabeza. Reñiste
con uno porque te vió en la calle y despertó á tu perro que estaba
durmiendo al sol. Y con un sastre porque estrenó su ropa nueva antes
de Pascua, y con otro porque ataba sus zapatos con cintas viejas. ¿Si
vendrás tú á enseñarme moderacion y prudencia?

BENVOLIO.

Si yo fuera tan camorrista como tú, ¿quién me aseguraria la vida ni
siquiera un cuarto de hora?... Mira, aquí vienen los Capuletos.

MERCUTIO.

¿Y qué se me da á mí, vive Dios?

  (_Teobaldo y otros._)

TEOBALDO.

Estad cerca de mí, que tengo que decirles dos palabras. Buenas tardes,
hidalgos. Quisiera hablar con uno de vosotros.

MERCUTIO.

¿Hablar sólo? Más valiera que la palabra viniese acompañada de algo, v.
g., de un golpe.

TEOBALDO.

Hidalgo, no dejaré de darle si hay motivo.

MERCUTIO.

¿Y no podeis encontrar motivo sin que os lo dén?

TEOBALDO.

Mercutio, tú estás de acuerdo con Romeo.

MERCUTIO.

¡De acuerdo! ¿Has creido que somos músicos? Pues aunque lo seamos, no
dudes que en esta ocasion vamos á desafinar. Yo te haré bailar con mi
arco de violin. ¡De acuerdo! ¡Válgame Dios!

BENVOLIO.

Estamos entre gentes. Buscad pronto algun sitio retirado, donde
satisfaceros, ó desocupad la calle, porque todos nos están mirando.

MERCUTIO.

Para eso tienen ojos. No me voy de aquí por dar gusto á nadie.

TEOBALDO.

Adios, señor. Aquí está el doncel que buscábamos.

  (_Entra Romeo._)

MERCUTIO.

Mátenme si él lleva los colores de vuestro escudo. Aunque de fijo os
seguirá al campo, y por eso le llamais doncel.

TEOBALDO.

Romeo, sólo una palabra me consiente decirte el odio que te profeso.
Eres un infame.

ROMEO.

Teobaldo, tales razones tengo para quererte que me hacen perdonar hasta
la bárbara grosería de ese saludo. Nunca he sido infame. No me conoces.
Adios.

TEOBALDO.

Mozuelo imberbe, no intentes cobardemente excusar los agravios que me
has hecho. No te vayas, y defiéndete.

ROMEO.

Nunca te agravié. Te lo afirmo con juramento. Al contrario hoy te amo
más que nunca, y quizá sepas pronto la razon de este cariño. Véte en
paz, buen Capuleto, nombre que estimo tanto como el mio.

MERCUTIO.

¡Qué extraña cobardía! Decídanlo las estocadas. Teobaldo, espadachin,
¿quieres venir conmigo?

TEOBALDO.

¿Qué me quieres?

MERCUTIO.

Rey de los gatos, sólo quiero una de tus siete vidas, y luego
aporrearte á palos las otras seis. ¿Quieres tirar de las orejas á tu
espada, y sacarla de la vaina? Anda presto, porque si no, la mia te
calentará tus orejas antes que la saques.

TEOBALDO.

Soy contigo.

ROMEO.

Detente, amigo Mercutio.

MERCUTIO.

Adelante, hidalgo. Enseñadme ese quite. (_Se baten._)

ROMEO.

Saca la espada, Benvolio. Separémoslos. ¡Qué afrenta, hidalgos! ¡Oid,
Teobaldo! ¡Oye, Mercutio! ¿No sabeis que el Príncipe ha prohibido sacar
la espada en las calles de Verona? Deteneos, Teobaldo y Mercutio.

  (_Se van Teobaldo y sus amigos._)

MERCUTIO.

Mal me han herido. ¡Mala peste á Capuletos y Montescos! Me hirieron y
no los herí.

ROMEO.

¿Te han herido?

MERCUTIO.

Un arañazo, nada más, un arañazo, pero necesita cura. ¿Dónde está mi
paje, para que me busque un cirujano?

  (_Se va el paje._)

ROMEO.

No temas. Quizá sea leve la herida.

MERCUTIO.

No es tan honda como un pozo, ni tan ancha como el pórtico de una
iglesia, pero basta. Si mañana preguntas por mí, verásme tan callado
como un muerto. Ya estoy escabechado para el otro mundo. Mala landre
devore á vuestras dos familias. ¡Vive Dios! ¡Que un perro, una rata,
un raton, un gato mate así á un hombre! Un maton, un pícaro, que pelea
contra los ángulos y reglas de la esgrima. ¿Para qué te pusiste á
separarnos? Por debajo de tu brazo me ha herido.

ROMEO.

Fué con buena intencion.

MERCUTIO.

Llévame de aquí, Benvolio, que me voy á desmayar. ¡Mala landre devore
á entrambas casas! Ya soy una gusanera. ¡Maldita sea la discordia de
Capuletos y Montescos! (_Vanse._)

ROMEO.

Por culpa mia sucumbe este noble caballero, tan cercano deudo del
Príncipe. Estoy afrentado por Teobaldo, por Teobaldo que ha de ser mi
pariente dentro de poco. Tus amores, Julieta, me han quitado el brio y
ablandado el temple de mi acero.

BENVOLIO.

(_Que vuelve._) ¡Ay, Romeo! Mercutio ha muerto. Aquella alma audaz, que
hace poco despreciaba la tierra, se ha lanzado ya á las nubes.

ROMEO.

Y de este dia sangriento nacerán otros que extremarán la copia de mis
males.

BENVOLIO.

Por allí vuelve Teobaldo.

ROMEO.

Vuelve vivo y triunfante. ¡Y Mercutio muerto! Huye de mí, dulce
templanza. Sólo la ira guie mi brazo. Teobaldo, ese mote de _infame_
que tú me diste, yo te le devuelvo ahora, porque el alma de Mercutio
está desde las nubes llamando á la tuya, y tú ó yo ó los dos hemos de
seguirle forzosamente.

TEOBALDO.

Pues véte á acompañarle tú, necio, que con él ibas siempre.

ROMEO.

Ya lo decidirá la espada. (_Se baten, y cae herido Teobaldo._)

[Ilustración]

BENVOLIO.

Huye, Romeo. La gente acude y Teobaldo está muerto. Si te alcanzan,
vas á ser condenado á muerte. No te detengas como pasmado. Huye, huye.

ROMEO.

Soy triste juguete de la suerte.

BENVOLIO.

Huye, Romeo.

  (_Acude gente._)

CIUDADANO 1.º

¿Por dónde habrá huido Teobaldo, el asesino de Mercutio?

BENVOLIO.

Ahí yace muerto Teobaldo.

CIUDADANO 1.º

Seguidme todos. En nombre del Príncipe lo mando.

(_Entran el Príncipe con sus guardias, Montescos, Capuletos, etc._)

EL PRÍNCIPE.

¿Dónde están los promovedores de esta reyerta?

BENVOLIO.

Ilustre Príncipe, yo puedo referiros todo lo que aconteció. Teobaldo
mató al fuerte Mercutio, vuestro deudo, y Romeo mató á Teobaldo.

LA SEÑORA DE CAPULETO.

¡Teobaldo! ¡Mi sobrino, hijo de mi hermano! ¡Oh, Príncipe! un Montesco
ha asesinado á mi deudo. Si sois justo, dadnos sangre por sangre. ¡Oh,
sobrino mio!

PRÍNCIPE.

Dime con verdad, Benvolio. ¿Quién comenzó la pelea?

BENVOLIO.

Teobaldo, que luego murió á manos de Romeo. En vano Romeo con dulces
palabras le exhortaba á la concordia, y le traia al recuerdo vuestras
ordenanzas: todo esto con mucha cortesía y apacible ademan. Nada bastó
á calmar los furores de Teobaldo, que ciego de ira, arremetió con el
acero desnudo contra el infeliz Mercutio. Mercutio le resiste primero
á hierro, y apartando de sí la suerte, quiere arrojarla del lado de
Teobaldo. Este le esquiva con ligereza. Romeo se interpone, clamando:
«Paz, paz, amigos.» En pos de su lengua va su brazo á interponerse
entre las armas matadoras, pero de súbito, por debajo de ese brazo,
asesta Teobaldo una estocada que arrebata la vida al pobre Mercutio;
Teobaldo huye á toda prisa, pero á poco rato vuelve, y halla á Romeo,
cuya cólera estalla. Arrójanse como rayos al combate, y antes de poder
atravesarme yo, cae Teobaldo y huye Romeo. Esta es la verdad lisa y
llana, por vida de Benvolio.

LA SEÑORA DE CAPULETO.

No ha dicho verdad. Es pariente de los Montescos, y la aficion que les
tiene le ha obligado á mentir. Más de veinte espadas se desenvainaron
contra mi pobre sobrino. Justicia, Príncipe. Si Romeo mató á Teobaldo,
que muera Romeo.

PRÍNCIPE.

Él mató á Mercutio, segun se infiere del relato. ¿Y quién pide
justicia, por una sangre tan cara?

MONTESCO.

No era Teobaldo el deudor, aunque fuese amigo de Mercutio, ni debia
haberse tomado la justicia por su mano, hasta que las leyes decidiesen.

PRÍNCIPE.

En castigo, yo te destierro. Vuestras almas están cegadas por el
encono, y á pesar vuestro he de haceros llorar la muerte de mi deudo.
Seré inaccesible á lágrimas y á ruegos. No me digais palabra. Huya
Romeo; porque si no huye, le alcanzará la muerte. Levantad el cadáver.
No seria clemencia perdonar al homicida.


ESCENA II.

=Jardin en casa de Capuleto.=

JULIETA y el AMA.

JULIETA.

Corred, corred á la casa de Febo, alados corceles del sol. El látigo de
Faeton os lance al ocaso. Venga la dulce noche á tender sus espesas
cortinas. Cierra ¡oh sol! tus penetrantes ojos, y deja que en el
silencio venga á mí mi Romeo, é invisible se lance en mis brazos. El
amor es ciego y ama la noche, y á su luz misteriosa cumplen sus citas
los amantes. Ven, majestuosa noche, matrona de humilde y negra túnica,
y enséñame á perder en el blando juego, donde las vírgenes empeñan su
castidad. Cubre con tu manto la pura sangre que arde en mis mejillas.
Ven, noche; ven, Romeo, tú que eres mi dia en medio de esta noche, tú
que ante sus tinieblas pareces un copo de nieve sobre las negras alas
del cuervo. Ven, tenebrosa noche, amiga de los amantes, y vuélveme á
mi Romeo. Y cuando muera, convierte tú cada trozo de su cuerpo en una
estrella relumbrante, que sirva de adorno á tu manto, para que todos
se enamoren de la noche, desenamorándose del sol. Ya he adquirido el
castillo de mi amor, pero aún no le poseo. Ya estoy vendida, pero no
entregada á mi señor. ¡Qué dia tan largo! tan largo como víspera de
domingo para el niño que ha de estrenar en él un traje nuevo. Pero aquí
viene mi ama, y me traerá noticias de él.

  (_Llega el ama con una escala de cuerdas._)

Ama, ¿qué noticias traes? ¿Esa es la escala que te dijo Romeo?

AMA.

Sí, esta es la escala.

JULIETA.

¡Ay, Dios! ¿Qué sucede? ¿Por qué tienes las manos cruzadas?

AMA.

¡Ay, señora! murió, murió. Perdidas somos. No hay remedio... Murió. Le
mataron... Está muerto.

JULIETA.

¿Pero cabe en el mundo tal maldad?

AMA.

En Romeo cabe. ¿Quién pudiera pensar tal cosa de Romeo?

JULIETA.

¿Y quién eres tú, demonio, que así vienes á atormentarme? Suplicio
igual sólo debe de haberle en el infierno. Dime, ¿qué pasa? ¿Se ha
matado Romeo? Dime que _sí_, y esta palabra basta. Será más homicida
que mirada de basilisco. Dí que sí ó que _no_, que vive ó que muere.
Con una palabra puedes calmar ó serenar mi pena.

AMA.

Sí: yo he visto la herida. La he visto por mis ojos. Estaba muerto:
amarillo como la cera, cubierto todo de grumos de sangre cuajada. Yo me
desmayé al verle.

JULIETA.

¡Estalla, corazon mio, estalla! ¡Ojos mios, yacereis desde ahora en
prision tenebrosa, sin tornar á ver la luz del dia! ¡Tierra, vuelve á
la tierra! Sólo resta morir, y que un mismo túmulo cubra mis restos y
los de Romeo.

AMA.

¡Oh, Teobaldo amigo mio, caballero sin igual, Teobaldo! ¿Por qué he
vivido yo para verte muerto?

JULIETA.

Pero ¡qué confusion es esta en que me pones! ¿Dices que Romeo ha
muerto, y que ha muerto Teobaldo, mi dulce primo? Toquen, pues, la
trompeta del juicio final. Si esos dos han muerto, ¿qué importa que
vivan los demas?

AMA.

A Teobaldo mató Romeo, y éste anda desterrado.

JULIETA.

¡Válgame Dios! ¿Conque Romeo derramó la sangre de Teobaldo? ¡Alma
de sierpe, oculta bajo capa de flores! ¿Qué dragon tuvo jamas tan
espléndida gruta? Hermoso tirano, demonio angelical, cuervo con plumas
de paloma, cordero rapaz como lobo, materia vil de forma celeste,
santo maldito, honrado criminal, ¿en qué pensabas, naturaleza de los
infiernos, cuando encerraste en el paraíso de ese cuerpo el alma de
un condenado? ¿Por qué encuadernaste tan bellamente un libro de tan
perversa lectura? ¿Cómo en tan magnífico palacio pudo habitar la
traicion y el dolo?

AMA.

Los hombres son todos unos. No hay en ellos verdad, ni fe, ni
constancia. Malvados, pérfidos, trapaceros... ¿Dónde está mi escudero?
Dame unas gotas de licor. Con tantas penas voy á envejecer antes de
tiempo. ¡Qué afrenta para Romeo!

JULIETA.

¡Maldita la lengua que tal palabra osó decir! En la noble cabeza de
Romeo no es posible deshonra. En su frente reina el honor como soberano
monarca. ¡Qué necia yo que antes decia mal de él!

AMA.

¿Cómo puedes disculpar al que mató á tu primo?

JULIETA.

¿Y cómo he de decir mal de quien es mi esposo? Mató á mi primo, porque
si no, mi primo le hubiera matado á él. ¡Atras, lágrimas mias, tributo
que erradamente ofrecí al dolor, en vez de ofrecerle al gozo! Vive mi
esposo, á quien querian dar muerte, y su matador yace por tierra. ¿A
qué es el llanto? Pero creo haberte oido otra palabra que me angustia
mucho más que la muerte de Teobaldo. En vano me esfuerzo por olvidarla.
Ella pesa sobre mi conciencia, como puede pesar en el alma de un
culpable el remordimiento. Tú dijiste que Teobaldo habia sido muerto y
Romeo desterrado. Esta palabra _desterrado_ me pesa más que la muerte
de diez mil Teobaldos. ¡No bastaba con la muerte de Teobaldo, ó es
que las penas se deleitan con la compañía y nunca vienen solas! ¿Por
qué cuando dijiste: «ha muerto Teobaldo», no añadiste: «tu padre ó tu
madre, ó los dos»? Áun entonces no hubiera sido mayor mi pena. ¡Pero
decir: _Romeo desterrado_! Esta palabra basta á causar la muerte á mi
padre y á mi madre, y á Romeo y á Julieta. «¡Desterrado Romeo!» Dime,
¿podrá encontrarse término ó límite á la profundidad de este abismo?
¿Dónde están mi padre y mi madre? Dímelo.

AMA.

Llorando sobre el cadáver de Teobaldo. ¿Quieres que te acompañe allá?

JULIETA.

Ellos con su llanto enjugarán las heridas. Yo entre tanto lloraré por
el destierro de Romeo. Toma tú esa escalera, á quien su ausencia priva
de su dulce objeto. Ella debia haber sido camino para mi lecho nupcial.
Pero yo moriré vírgen y casada. ¡Adios, escala de cuerda! ¡Adios,
nodriza! Me espera el tálamo de la muerte.

AMA.

Retírate á tu aposento. Voy á buscar á Romeo sin pérdida de tiempo.
Está escondido en la celda de Fray Lorenzo. Esta noche vendrá á verte.

JULIETA.

Dale en nombre mio esta sortija, y dile que quiero oir su postrera
despedida.


ESCENA III.

=Celda de Fray Lorenzo.=

FRAY LORENZO y ROMEO.

FRAY LORENZO.

Ven, pobre Romeo. La desgracia se ha enamorado de tí, y el dolor se ha
desposado contigo.

ROMEO.

Decidme, padre. ¿Qué es lo que manda el Príncipe? ¿Hay alguna pena
nueva que yo no haya sentido?

FRAY LORENZO.

Te traigo la sentencia del Príncipe.

ROMEO.

¿Y cómo ha de ser si no es de muerte?

FRAY LORENZO.

No. Es algo menos dura. No es de muerte sino de destierro.

ROMEO.

¡De destierro! Clemencia, padre. Decid de muerte. El destierro me
infunde más temor que la muerte. No me hableis de destierro.

FRAY LORENZO.

Te manda salir de Verona, pero no temas: ancho es el mundo.

ROMEO.

Fuera de Verona no hay mundo, sino purgatorio, infierno y
desesperacion. Desterrarme de Verona es como desterrarme de la tierra.
Lo mismo da que digais muerte que destierro. Con una hacha de oro
cortais mi cabeza, y luego os reís del golpe mortal.

FRAY LORENZO.

¡Oh, qué negro pecado es la ingratitud! Tu crímen merecia muerte, pero
la indulgencia del Príncipe trueca la muerte en destierro, y aún no se
lo agradeces.

ROMEO.

Tal clemencia es crueldad. El cielo está aquí donde vive Julieta. Un
perro, un raton, un gato pueden vivir en este cielo y verla. Sólo
Romeo no puede. Más prez, más gloria, más felicidad tiene una mosca
ó un tábano inmundo que Romeo. Ellos pueden tocar aquella blanca y
maravillosa mano de Julieta, ó posarse en sus benditos labios, en esos
labios tan llenos de virginal modestia que juzgan pecado el tocarse. No
lo hará Romeo. Le mandan volar y tiene envidia á las moscas que vuelan.
¿Por qué decis que el destierro no es la muerte? ¿No teniais algun
veneno sutil, algun hierro aguzado que me diese la muerte más pronto
que esa vil palabra, «desterrado»? Eso es lo que en el infierno se
dicen unos á otros los condenados. ¿Y tú, sacerdote, confesor mio y mi
amigo mejor, eres el que vienes á matarme con esa palabra?

FRAY LORENZO.

Oye, jóven loco y apasionado.

ROMEO.

¿Vais á hablarme otra vez del destierro?

FRAY LORENZO.

Yo te daré tal filosofía que te sirva de escudo y vaya aliviándote.

ROMEO.

¡Destierro! ¡Filosofía! Si no basta para crear otra Julieta, para
arrancar un pueblo de su lugar, ó para hacer variar de voluntad á un
príncipe, no me sirve de nada, ni la quiero, ni os he de oir.

FRAY LORENZO.

¡Ah, hijo mio! Los locos no oyen.

ROMEO.

¿Y cómo han de oir, si los que están en su seso no tienen ojos?

FRAY LORENZO.

Te daré un buen consejo.

ROMEO.

No podeis hablar de lo que no sentís. Si fuerais jóven, y recien casado
con Julieta, y la adoraseis ciegamente como yo, y hubierais dado muerte
á Teobaldo, y os desterrasen, os arrancariais los cabellos al hablar,
y os arrastrariais por el suelo como yo, midiendo vuestra sepultura.
(_Llaman dentro._)

FRAY LORENZO.

Llaman. Levántate y ocúltate, Romeo.

ROMEO.

No me levantaré. La nube de mis suspiros me ocultará de los que vengan.

FRAY LORENZO.

¿No oyes? ¿Quién va?... Levántate, Romeo, que te van á prender... Ya
voy... Levántate. Pero, Dios mio, ¡qué terquedad, qué locura! Ya voy.
¿Quién llama? ¿Qué quiere decir esto?

AMA.

(_Dentro._) Dejadme entrar. Traigo un recado de mi ama Julieta.

FRAY LORENZO.

Bien venida seas.

  (_Entra el Ama._)

AMA.

Decidme, santo fraile. ¿Dónde está el esposo y señor de mi señora?

[Ilustración]

FRAY LORENZO.

Mírale ahí tendido en el suelo y apacentándose de sus lágrimas.

AMA.

Lo mismo está mi señora: enteramente igual.

FRAY LORENZO.

¡Funesto amor! ¡Suerte cruel!

AMA.

Lo mismo que él: llorar y gemir. Levantad, levantad del suelo: tened
firmeza varonil. Por amor de ella, por amor de Julieta. Levantaos, y no
lanceis tan desesperados ayes.

ROMEO.

Ama.

AMA.

Señor, la muerte lo acaba todo.

ROMEO.

Decias no sé qué de Julieta. ¿Qué es de ella? ¿No llama asesino á mí
que manché con sangre la infancia de nuestra ventura? ¿Dónde está? ¿Qué
dice?

AMA.

Nada, señor. Llorar y más llorar. Unas veces se recuesta en el lecho,
otras se levanta, grita: «Teobaldo», «Romeo», y vuelve á acostarse.

ROMEO.

Como si ese nombre fuera bala de arcabuz que la matase, como lo fué la
infame mano de Romeo que mató á su pariente. Decidme, padre, ¿en qué
parte de mi cuerpo está mi nombre? Decídmelo, porque quiero saquear su
odiosa morada. (_Saca el puñal._)

FRAY LORENZO.

Detén esa diestra homicida. ¿Eres hombre? Tu exterior dice que sí,
pero tu llanto es de mujer, y tus acciones de bestia falta de libre
albedrío. Horror me causas. Juro por mi santo hábito que yo te habia
creido de voluntad más firme. ¡Matarte despues de haber matado á
Teobaldo! Y matar ademas á la dama que sólo vive por tí. Dime, ¿por
qué maldices de tu linaje, y del cielo y de la tierra? Todo lo vas á
perder en un momento, y á deshonrar tu nombre y tu familia, y tu amor
y tu juicio. Tienes un gran tesoro, tesoro de avaro, y no lo empleas
en realzar tu persona, tu amor y tu ingenio. Ese tu noble apetito es
figura de cera, falta de aliento viril. Tu amor es perjurio y juramento
vacío, y profanacion de lo que juraste, y tu entendimiento, que tanto
realce daba á tu amor y á tu fortuna, es el que ciega y descamina á
tus demas potencias, como soldado que se inflama con la misma pólvora
que tiene, y perece víctima de su propia defensa. ¡Alienta, Romeo!
Acuérdate que vive Julieta, por quien hace un momento hubieras dado
la vida. Este es un consuelo. Teobaldo te buscaba para matarte, y le
mataste tú. Hé aquí otro consuelo. La ley te condenaba á muerte, y la
sentencia se conmutó en destierro. Otro consuelo más. Caen sobre tí
las bendiciones del cielo, y tú, como mujer liviana, recibes de mal
rostro á la dicha que llama á tus puertas. Nunca favorece Dios á los
ingratos. Véte á ver á tu esposa: sube por la escala, como lo dejamos
convenido. Consuélala, y huye de su lado antes que amanezca. Irás á
Mántua, y allí permanecerás, hasta que se pueda divulgar tu casamiento,
hechas las paces entre vuestras familias y aplacada la indignacion del
Príncipe. Entonces volverás, mil veces más alegre que triste te vas
ahora. Véte, nodriza. Mil recuerdos á tu ama. Haz que todos se recojan
presto, lo cual será fácil por el disgusto de hoy. Dila que allá va
Romeo.

AMA.

Toda la noche me estaria oyéndoos. ¡Qué gran cosa es el saber! Voy á
animar á mi ama con vuestra venida.

ROMEO.

Sí: dile que se prepare á reñirme.

AMA.

Toma este anillo que ella me dió, y véte, que ya cierra la noche.

  (_Vase._)

ROMEO.

Ya renacen mis esperanzas.

FRAY LORENZO.

Adios. No olvides lo que te he dicho. Sal antes que amanezca, y si
sales despues, véte disfrazado; y á Mántua. Tendrás con frecuencia
noticias mias, y sabrás todo lo que pueda interesarte. Adios. Dame la
mano. Buenas noches.


ESCENA IV.

=Sala en casa de Capuleto.=

CAPULETO, su MUJER y PÁRIS.

CAPULETO.

La reciente desgracia me ha impedido hablar con mi hija. Tanto ella
como yo queríamos mucho á Teobaldo. Pero la muerte es forzosa. Ya es
tarde para que esta noche nos veamos, y á fe mia os juro que si no
fuera por vos, ya hace una hora que me habria acostado.

PÁRIS.

Ni es ésta ocasion de galanterías sino de duelo. Dad mis recuerdos á
vuestra hija.

CAPULETO.

Páris, os prometo solemnemente la mano de mi hija. Creo que ella me
obedecerá. Puedo asegurároslo. Esposa mia, antes de acostarte, vé á
contarla el amor de Páris, y dila que el miércoles próximo... Pero ¿qué
dia es hoy?

PÁRIS.

Lúnes.

CAPULETO.

¡Lúnes! Pues no puede ser el miércoles. Que sea el juéves. Dile que el
juéves se casará con el conde. ¿Estais contento? No tendremos fiesta.
Sólo convidaré á los amigos íntimos, porque estando tan fresca la
muerte de Teobaldo, el convidar á muchos pareceria indicio de poco
sentimiento. ¿Os parece bien el juéves?

PÁRIS.

¡Ojalá fuese mañana!

CAPULETO.

Adelante, pues: que sea el juéves. Avisa á Julieta, antes de acostarte.
Adios, amigo. Alumbradme. Voy á mi alcoba. Es tan tarde, que pronto
amanecerá. Buenas noches.


ESCENA V.

=Galería cerca del cuarto de Julieta, con una ventana que da al jardin.=

ROMEO y JULIETA.

JULIETA.

¿Tan pronto te vas? Aún tarda el dia. Es el canto del ruiseñor, no el
de la alondra el que resuena. Todas las noches se posa á cantar en
aquel granado. Es el ruiseñor, amado mio.

ROMEO.

Es la alondra que anuncia el alba; no es el ruiseñor. Mira, amada mia,
cómo se van tiñendo las nubes del oriente con los colores de la aurora.
Ya se apagan las antorchas de la noche. Ya se adelanta el dia con
rápido paso sobre las húmedas cimas de los montes. Tengo que partir, ó
si no, aquí me espera la muerte.

JULIETA.

No es esa luz la de la aurora. Te lo aseguro. Es un meteoro que
desprende de su lumbre el sol para guiarte en el camino de Mántua.
Quédate. ¿Por qué te vas tan luego?

[Ilustración: _Despedida de Romeo y Julieta._]

ROMEO.

¡Que me prendan, que me maten! Mandándolo tú, poco importa. Diré que
aquella luz gris que allí veo no es la de la mañana sino el pálido
reflejo de la luna. Diré que no es el canto de la alondra el que
resuena. Más quiero quedarme que partir. Ven, muerte, pues Julieta lo
quiere. Amor mio, hablemos, que aún no amanece.

JULIETA.

Sí, véte, que es la alondra la que canta con voz áspera y destemplada.
¡Y dicen que son armoniosos sus sones, cuando á nosotros viene á
separarnos! Dicen que cambia de ojos como el sapo. ¡Ojalá cambiara de
voz! Maldita ella que me aparta de tus atractivos. Véte, que cada vez
se clarea más la luz.

ROMEO.

¿Has dicho la luz? No, sino las tinieblas de nuestro destino.

  (_Entra el Ama._)

AMA.

¡Julieta!

JULIETA.

¡Ama!

AMA.

Tu madre viene. Ya amanece. Prepárate y no te descuides.

ROMEO.

¡Un beso! ¡Adios, y me voy!

  (_Vase por la escala._)

JULIETA.

¿Te vas? Mi señor, mi dulce dueño, dame nuevas de tí todos los dias,
á cada instante. Tan pesados corren los dias infelices, que temo
envejecer antes de tornar á ver á mi Romeo.

ROMEO.

Adios. Te mandaré noticias mias y mi bendicion por todos los medios que
yo alcance.

JULIETA.

¿Crees que volveremos á vernos?

ROMEO.

Sí, y que en dulces coloquios de amor recordaremos nuestras angustias
de ahora.

JULIETA.

¡Válgame Dios! ¡Qué présaga tristeza la mia! Parece que te veo difunto
sobre un catafalco. Aquel es tu cuerpo, ó me engañan los ojos.

ROMEO.

Pues tambien á tí te ven los mios pálida y ensangrentada. ¡Adios,
adios!

  (_Vase._)

JULIETA.

¡Oh, fortuna! te llaman mudable: á mi amante fiel poco le importan
tus mudanzas. Sé mudable en buen hora, y así no le detendrás y me le
restituirás luego.

SEÑORA DE CAPULETO.

(_Dentro._) Hija, ¿estás despierta?

JULIETA.

¿Quién me llama? Madre, ¿estás despierta todavía ó te levantas ahora?
¿Qué novedad te trae á mí?

  (_Entra la señora de Capuleto._)

SEÑORA DE CAPULETO.

¿Qué es esto, Julieta?

JULIETA.

Estoy mala.

SEÑORA DE CAPULETO.

¿Todavía lloras la muerte de tu primo? ¿Crees que tus lágrimas pueden
devolverle la vida? Vana esperanza. Cesa en tu llanto, que aunque es
signo de amor, parece locura.

JULIETA.

Dejadme llorar tan dura suerte.

SEÑORA DE CAPULETO.

Eso es llorar la pérdida, y no al amigo.

JULIETA.

Llorando la pérdida, lloro tambien al amigo.

SEÑORA DE CAPULETO.

Más que por el muerto ¿lloras por ese infame que le ha matado?

JULIETA.

¿Qué infame, madre?

SEÑORA DE CAPULETO.

Romeo.

JULIETA.

(_Aparte._) ¡Cuánta distancia hay entre él y un infame! (_Alto._) Dios
le perdone como le perdono yo, aunque nadie me ha angustiado tanto como
él.

SEÑORA DE CAPULETO.

Eso será porque todavía vive el asesino.

JULIETA.

Sí, y donde mi venganza no puede alcanzarle. Yo quisiera vengar á mi
primo.

SEÑORA DE CAPULETO.

Ya nos vengaremos. No llores. Yo encargué á uno de Mántua, donde ese
vil ha sido desterrado, que le envenenen con alguna mortífera droga.
Entonces irá á hacer compañía á Teobaldo, y tú quedarás contenta y
vengada.

JULIETA.

Satisfecha no estaré, mientras no vea á Romeo... muerto... Señora,
si hallas alguno que se comprometa á darle el tósigo, yo misma le
prepararé, y así que lo reciba Romeo, podrá dormir tranquilo. Hasta
su nombre me es odioso cuando no le tengo cerca, para vengar en él la
sangre de mi primo.

SEÑORA DE CAPULETO.

Busca tú el modo de preparar el tósigo, mientras yo busco á quien ha de
administrárselo. Ahora oye tú una noticia agradable.

JULIETA.

¡Buena ocasion para gratas nuevas! ¿Y cuál es, señora?

SEÑORA DE CAPULETO.

Hija, tu padre es tan bueno que deseando consolarte, te prepara un dia
de felicidad que ni tú ni yo esperábamos.

JULIETA.

¿Y que dia es ese?

SEÑORA DE CAPULETO.

Pues es que el juéves, por la mañana temprano, el conde Páris, ese
gallardo y discreto caballero, se desposará contigo en la iglesia de
San Pedro.

JULIETA.

Pues te juro, por la iglesia de San Pedro, y por san Pedro purísimo,
que no se desposará. ¿A qué es tanta prisa? ¿Casarme con él cuando
todavía no me ha hablado de amor? Decid á mi padre, señora, que todavía
no quiero casarme. Cuando lo haga, con juramento os digo que antes será
mi esposo Romeo, á quien aborrezco, que Páris. ¡Vaya una noticia que me
traeis!

SEÑORA DE CAPULETO.

Aquí viene tu padre. Díselo tú, y verás cómo no le agrada.

  (_Entran Capuleto y el Ama._)

CAPULETO.

A la puesta del sol cae el rocío, pero cuando muere el hijo de mi
hermano, cae la lluvia á torrentes. ¿Aún no ha acabado el aguacero,
niña? Tú débil cuerpo es nave y mar y viento. En tus ojos hay marea de
lágrimas, y en ese mar navega la barca de tus ánsias, y tus suspiros
son el viento que la impele. Dime, esposa, ¿has cumplido ya mis órdenes?

SEÑORA DE CAPULETO.

Sí, pero no lo agradece. ¡Insensata! Con su sepulcro debia casarse.

CAPULETO.

¿Eh? ¿Qué es eso? Esposa mia. ¿Qué es eso de no querer y no agradecer?
¿Pues no la enorgullece el que la hayamos encontrado para esposo un tan
noble caballero?

JULIETA.

¿Enorgullecerme? No, agradecer sí. ¿Quién ha de estar orgullosa de lo
que aborrece? Pero siempre se agradece la buena voluntad, hasta cuando
nos ofrece lo que odiamos.

[Ilustración]

CAPULETO.

¡Qué retóricas son esas! «¡Enorgullecerse!» «Sí y no.» «¡Agradecer y no
agradecer!» Nada de agradecimientos ni de orgullo, señorita. Prepárate
á ir por tus piés el juéves próximo á la iglesia de San Pedro á casarte
con Páris, ó si no, te llevo arrastrando en un seron, ¡histérica,
nerviosa, pálida, necia!

SEÑORA DE CAPULETO.

¿Estás en tí? Cállate.

JULIETA.

Padre mio, de rodillas os pido que me escucheis una palabra sola.

CAPULETO.

¡Escucharte! ¡Necia, malvada! Oye, el juéves irás á San Pedro, ó no me
volverás á mirar la cara. No me supliques ni me digas una palabra más.
El pulso me tiembla. Esposa mia, yo siempre creí que era poca bendicion
de Dios el tener una hija sola, pero ahora veo que es una maldicion, y
que áun ésta sobra.

AMA.

¡Dios sea con ella! No la maltrateis, señor.

CAPULETO.

¿Y por qué no, entremetida vieja? Cállate, y habla con tus iguales.

AMA.

A nadie ofendo... No puede una hablar.

CAPULETO.

Calla, cigarron, y véte á hablar con tus comadres, que aquí no metes
baza.

SEÑORA DE CAPULETO.

Loco estás.

CAPULETO.

Loco sí. De noche, de dia, de mañana, de tarde, durmiendo, velando,
solo y acompañado, en casa y en la calle, siempre fué mi empeño el
casarla, y ahora que la encuentro un jóven de gran familia, rico,
gallardo, discreto, lleno de perfecciones, segun dicen, contesta esta
mocosa que no quiere casarse, que no puede amar, que es muy jóven. Pues
bien, te perdonaré, si no te casas, pero no vivirás un momento aquí.
Poco falta para el juéves. Piénsalo bien. Si consientes, te casarás con
mi amigo. Si no, te ahorcarás, ó irás pidiendo limosna, y te morirás
de hambre por esas calles, sin que ninguno de los mios te socorra.
Piénsalo bien, que yo cumplo siempre mis juramentos.

  (_Vase._)

JULIETA.

¿Y no hay justicia en el cielo que conozca todo el abismo de mis males?
No me dejes, madre. Dilatad un mes, una semana el casamiento, ó si no,
mi lecho nupcial será el sepulcro de Teobaldo.

SEÑORA DE CAPULETO.

Nada me digas, porque no he de responderte. Decídete como quieras.

  (_Se va._)

JULIETA.

¡Válgame Dios! Ama mia, ¿qué haré? Mi esposo está en la tierra, mi fe
en el cielo. ¿Y cómo ha de volver á la tierra mi fe, si mi esposo no la
envia desde el cielo? Aconséjame, consuélame. ¡Infeliz de mí! ¿Por qué
el cielo ha de emplear todos sus recursos contra un sér tan débil como
yo? ¿Qué me dices? ¿Ni una palabra que me consuele?

AMA.

Sólo te diré una cosa. Romeo está desterrado, y puede apostarse doble
contra sencillo á que no vuelve á verte, ó vuelve ocultamente, en caso
de volver. Lo mejor seria, pues, á mi juicio, que te casaras con el
Conde, que es mucho más gentil y discreto caballero que Romeo. Ni un
águila tiene tan verdes y vivaces ojos como Páris. Este segundo esposo
te conviene más que el primero. Y ademas, al primero puedes darle por
muerto. Para tí como si lo estuviera.

JULIETA.

¿Hablas con el alma?

AMA.

Con el alma, ó maldita sea yo.

JULIETA.

Así sea.

AMA.

¿Por qué?

JULIETA.

Por nada. Buen consuelo me has dado. Véte, dí á mi madre que he salido.
Voy á confesarme con Fray Lorenzo, por el enojo que he dado á mi padre.

AMA.

Obras con buen seso.

  (_Vase._)

JULIETA.

¡Infame vieja! ¡Aborto de los infiernos! ¿Cuál es mayor pecado en
tí: querer hacerme perjura, ó mancillar con tu lengua al mismo á
quien tantas veces pusiste por las nubes? Maldita sea yo si vuelvo á
aconsejarme de tí. Sólo mi confesor me dará amparo y consuelo, ó á lo
menos fuerzas para morir.

[Ilustración]



[Ilustración]



ACTO IV.


ESCENA PRIMERA.

=Celda de Fray Lorenzo.=

FRAY LORENZO y PÁRIS.

FRAY LORENZO.

¿El juéves dices? Pronto es.

PÁRIS.

Así lo quiere Capuleto, y yo lo deseo tambien.

FRAY LORENZO.

¿Y todavía no sabeis si la novia os quiere? Mala manera es esa de hacer
las cosas, á mi juicio.

PÁRIS.

Ella no hace más que llorar por Teobaldo y no tiene tiempo para pensar
en amores, porque el amor huye de los duelos. A su padre le acongoja
el que ella se angustie tanto, y por eso quiere hacer la boda cuanto
antes, para atajar ese diluvio de lágrimas, que pudiera parecer mal á
las gentes. Esa es la razon de que nos apresuremos.

FRAY LORENZO.

(_Aparte._) ¡Ojalá no supiera yo las verdaderas causas de la tardanza!
Conde Páris, hé aquí la dama que viene á mi celda.

PÁRIS.

Bien hallada, señora y esposa mia.

JULIETA.

Lo seré cuando me case.

PÁRIS.

Eso será muy pronto: el juéves.

JULIETA.

Será lo que sea.

PÁRIS.

Claro es. ¿Venis á confesaros con el padre?

JULIETA.

Con vos me confesaria, si os respondiera.

PÁRIS.

No me negueis que me amais.

JULIETA.

No os negaré que quiero al padre.

PÁRIS.

Y le confesareis que me teneis cariño.

JULIETA.

Más valdria tal confesion á espaldas vuestras, que cara á cara.

PÁRIS.

Las lágrimas marchitan vuestro rostro.

JULIETA.

Poco hacen mis lágrimas: no valía mucho mi rostro, antes que ellas le
ajasen.

PÁRIS.

Más la ofenden esas palabras que vuestro llanto.

JULIETA.

Señor, en la verdad no hay injuria, y más si se dice frente á frente.

PÁRIS.

Mio es ese rostro del cual decis mal.

JULIETA.

Vuestro será quizá, puesto que ya no es mio. Padre, ¿podeis oirme en
confesion, ó volveré al Ave-María?

FRAY LORENZO.

Pobre niña, dispuesto estoy á oirte ahora. Dejadnos solos, Conde.

PÁRIS.

No seré yo quien ponga obstáculos á tal devocion. Julieta, adios. El
juéves muy temprano te despertaré.

  (_Vase._)

JULIETA.

Cerrad la puerta, padre, y venid á llorar conmigo: ya no hay esperanza
ni remedio.

FRAY LORENZO.

Julieta, ya sé cuál es tu angustia, y tambien ella me tiene sin alma.
Sé que el juéves quieren casarte con el Conde.

JULIETA.

Padre, no me digais que dicen tal cosa, si al mismo tiempo no
discurris, en vuestra sabiduría y prudencia, algun modo de evitarlo.
Y si vos no me consolais, yo con un puñal sabré remediarme. Vos, en
nombre del Señor, juntasteis mi mano con la de Romeo, y antes que esta
mano, donde fué por vos estampado su sello, consienta en otra union,
ó yo amancille su fe, matarános este hierro. Aconsejadme bien, ó el
hierro sentenciará el pleito que ni vuestras canas ni vuestra ciencia
saben resolver. No os detengais: respondedme ó muero.

FRAY LORENZO.

Hija mia, detente. Aún veo una esperanza, pero tan remota y tan
violenta, como es violenta tu situacion actual. Pero ya que prefieres
la muerte á la boda con Páris, pasarás por algo que se parezca á la
muerte. Si te atreves á hacerlo, yo te daré el remedio.

JULIETA.

Padre, á trueque de no casarme con Páris, mandadme que me arroje de lo
alto de una torre, que recorra un camino infestado por bandoleros, que
habite y duerma entre sierpes y osos, ó en un cementerio, entre huesos
humanos, que crujan por la noche, y amarillas calaveras, ó enterradme
con un cadáver reciente. Todo lo haré, por terrible que sea, antes que
ser infiel al juramento que hice á Romeo.

FRAY LORENZO.

Bien: véte á tu casa, fíngete alegre: dí que te casarás con Páris.
Mañana es miércoles: por la noche quédate sola, sin que te acompañe
ni siquiera tu ama, y cuando estés acostada, bebe el licor que te doy
en esta ampolleta. Un sueño frio embargará tus miembros. No pulsarás
ni alentarás, ni darás señal alguna de vida. Huirá el color de tus
rosados labios y mejillas, y le sucederá una palidez térrea. Tus
párpados se cerrarán como puertas de la muerte que excluyen la luz
del dia, y tu cuerpo quedará rígido, inmóvil, frio como el mármol de
un sepulcro. Así permanecerás 42 horas justas, y entonces despertarás
como de un apacible sueño. A la mañana anterior habrá venido el novio
á despertarte, te habrá creido muerta, y ataviándote, segun es uso,
con las mejores galas, te habrán llevado en ataud abierto al sepulcro
de los Capuletos. Durante tu sueño, yo avisaré por carta á Romeo; él
vendrá en seguida, y velaremos juntos hasta que despiertes. Esa misma
noche Romeo volverá contigo á Mántua. Es el único modo de salvarte del
peligro actual, si un vano y mujeril temor no te detiene.

[Ilustración]

JULIETA.

Dame la ampolleta, y no hablemos de temores.

FRAY LORENZO.

Tómala. Valor y fortuna. Voy á enviar á un lego con una carta á Mántua.

JULIETA.

Dios me dé valor, aunque ya le siento en mí. Adios, padre mio.


ESCENA II.

=Casa de Capuleto.=

CAPULETO, su MUJER, el AMA y CRIADOS.

CAPULETO.

(_A un criado._) Convidarás á todos los que van en esta lista. Y tú
buscarás veinte cocineros.

CRIADO 1.º

Los buscaré tales que se chupen el dedo.

CAPULETO.

¡Rara cualidad!

CRIADO 2.º

Nunca es bueno el cocinero que no sabe chuparse los dedos, ni traeré á
nadie que no sepa.

CAPULETO.

Véte, que el tiempo apremia, y nada tenemos dispuesto. ¿Fué la niña á
confesarse con Fray Lorenzo?

AMA.

Sí.

CAPULETO.

Me alegro: quizá él pueda rendir el ánimo de esa niña mal criada.

AMA.

Vedla, qué alegre viene del convento.

CAPULETO.

(_A Julieta._) ¿Dónde has estado, terca?

JULIETA.

En la confesion, donde me arrepentí de haberos desobedecido. Fray
Lorenzo me manda que os pida perdon, postrada á vuestros piés. Así lo
hago, y desde ahora prometo obedecer cuanto me mandáreis.

CAPULETO.

Id en busca de Páris, y que lo prevenga todo para la comida que ha de
celebrarse mañana.

JULIETA.

Ví á ese caballero en la celda de Fray Lorenzo, y le concedí cuanto
podia concederle mi amor, sin agravio del decoro.

CAPULETO.

¡Cuánto me alegro! Levántate: has hecho bien en todo. Quiero hablar
con el Conde. (_A un criado._) Dile que venga. ¡Cuánto bien hace este
fraile en la ciudad!

JULIETA.

Ama, ven á mi cuarto, para que dispongamos juntas las galas de
desposada.

SEÑORA DE CAPULETO.

No: eso debe hacerse el juéves: todavía hay tiempo.

CAPULETO.

No: ahora, ahora: mañana temprano á la iglesia.

  (_Se van Julieta y el Ama._)

SEÑORA DE CAPULETO.

Apenas nos queda tiempo. Es de noche.

CAPULETO.

Todo se hará, esposa mia. Ayuda á Julieta á vestirse. Yo no me
acostaré, y por esta vez seré guardian de la casa. ¿Qué es eso? ¿Todos
los criados han salido? Voy yo mismo en busca de Páris, para avisarle
que mañana es la boda. Este cambio de voluntad me da fuerzas y mocedad
nueva.


ESCENA III.

=Habitacion de Julieta.=

JULIETA y su MADRE.

JULIETA.

Sí, ama, sí: este traje está mejor, pero yo quisiera quedarme sola esta
noche, para pedir á Dios en devotas oraciones que me ilumine y guie en
estado tan lleno de peligros.

  (_Entra la señora de Capuleto._)

SEÑORA DE CAPULETO.

Bien trabajais. ¿Quereis que os ayude?

JULIETA.

No, madre. Ya estarán escogidas las galas que he de vestirme mañana.
Ahora quisiera que me dejaseis sola, y que el ama velase en vuestra
compañía, porque es poco el tiempo, y falta mucho que disponer.

SEÑORA DE CAPULETO.

Buenas noches, hija. Véte á descansar, que falta te hace.

  (_Vase._)

JULIETA.

¡Adios! ¡Quién sabe si volveremos á vernos! Un miedo helado corre
por mis venas y casi apaga en mí el aliento vital. ¿Les diré que
vuelvan? Ama... Pero ¿á qué es llamarla? Yo sola debo representar esta
tragedia. Ven á mis manos, ampolla. Y si este licor no produjese su
efecto, ¿tendria yo que ser esposa del Conde? No, no, jamas: tú sabrás
impedirlo. Aquí, aquí le tengo guardado. (_Señalando el puñal._) ¿Y
si este licor fuera un veneno preparado por el fraile para matarme
y eludir su responsabilidad por haberme casado con Romeo? Pero mi
temor es vano. ¡Si dicen que es un santo! ¡Lejos de mí tan ruines
pensamientos! ¿Y si me despierto encerrada en el ataud, antes que
vuelva Romeo? ¡Qué horror! En aquel estrecho recinto, sin luz, sin
aire... me voy á ahogar antes que él llegue. Y la espantosa imágen de
la muerte... y la noche... y el horror del sitio... la tumba de mis
mayores... aquellos huesos amontonados por tantos siglos... el cuerpo
de Teobaldo que está en putrefaccion muy cerca de allí... los espíritus
que, segun dicen, interrumpen... de noche, el silencio de aquella
soledad... ¡Ay, Dios mio! ¿no será fácil que al despertarme, respirando
aquellos miasmas, oyendo aquellos lúgubres gemidos que suelen
entorpecer á los mortales, aquellos gritos semejantes á las quejas de
la mandrágora cuando se la arranca del suelo... no es fácil que yo
pierda la razon, y empiece á jugar en mi locura con los huesos de mis
antepasados, ó á despojar de su velo funeral el cadáver de Teobaldo, ó
á machacarme el cráneo con los pedazos del esqueleto de alguno de mis
ilustres mayores? Ved... Es la sombra de mi primo, que viene con el
acero desnudo, buscando á su matador Romeo. ¡Detente, Teobaldo! ¡A la
salud de Romeo! (_Bebe._)


ESCENA IV.

=Casa de Capuleto.=

La SEÑORA y el AMA.

SEÑORA DE CAPULETO.

Toma las llaves: tráeme más especias.

AMA.

Ahora piden clavos y dátiles.

CAPULETO.

(_Que entra._) Vamos, no os detengais, que ya ha sonado por segunda
vez el canto del gallo. Ya tocan á maitines. Son las tres. Tú, Ángela,
cuida de los pasteles, y no repareis en el gasto.

AMA.

Idos á dormir, señor impertinente. De seguro que por pasar la noche en
vela, amaneceis enfermo mañana.

CAPULETO.

¡Qué bobería! Muchas noches he pasado en vela sin tanto motivo, y nunca
he enfermado.

SEÑORA DE CAPULETO.

Sí: buen raton fuiste en otros tiempos. Ahora ya velo yo, para evitar
tus veladas.

CAPULETO.

¡Ahora celos! ¿Qué traes, muchacho?

CRIADO 1.º

El cocinero lo pide. No sé lo que es.

CAPULETO.

Véte corriendo: busca leña seca. Pedro te dirá dónde puedes encontrarla.

CRIADO 1.º

Yo la encontraré: no necesito molestar á Pedro.

  (_Se van._)

CAPULETO.

Dice bien, á fe mia. ¡Es gracioso ese galopin! Por vida mia. Ya
amanece. Pronto llegará Páris con música, segun anunció. ¡Ahí está!
¡Ama, mujer mia, venid aprisa! (_Suena música._) (_Al Ama._) Véte,
despierta y viste á Julieta, mientras yo hablo con Páris. Y no te
detengas mucho, que el novio llega. No te detengas.


ESCENA V.

=Aposento de Julieta. Está en el lecho.=

EL AMA y la SEÑORA.

AMA.

¡Señorita, señorita! ¡Cómo duerme! ¡Señorita, novia, cordero mio!
¿No despiertas? Haces bien: duerme para ocho dias, que mañana ya se
encargará Páris de no dejarte dormir. ¡Válgame Dios, y cómo duerme!
Pero es necesario despertarla. ¡Señorita, señorita! No falta más sino
que venga el Conde y te halle en la cama. Bien te asustarias. Dime,
¿no es verdad? ¿Vestida estás, y te volviste á acostar? ¿Cómo es esto?
¡Señorita, señorita!... ¡Válgame Dios! Socorro, que mi ama se ha
muerto. ¿Por qué he vivido yo para ver esto? Maldita sea la hora en que
nací, ¡Esencias, pronto! ¡Señor, señora, acudid!

SEÑORA DE CAPULETO.

(_Entrando._) ¿Por qué tal alboroto?

AMA.

¡Dia aciago!

SEÑORA DE CAPULETO.

¿Qué sucede?

AMA.

Ved, ved. ¡Aciago dia!

SEÑORA DE CAPULETO.

¡Dios mio, Dios mio! ¡Pobre niña! ¡Vida mia! Abre los ojos, ó dejáme
morir contigo. ¡Favor, favor!

  (_Entra Capuleto._)

CAPULETO.

¿No os da vergüenza? Ya debia de haber salido Julieta. Su novio la está
esperando.

AMA.

¡Si está muerta! ¡Aciago dia!

SEÑORA DE CAPULETO.

¡Aciago dia! ¡Muerta, muerta!

CAPULETO.

¡Dejádmela ver! ¡Oh, Dios! qué espanto. ¡Helada su sangre, rígidos sus
miembros! Huyó la rosa de sus labios. ¡Yace tronchada como la flor por
prematura y repentina escarcha! ¡Hora infeliz!

AMA.

¡Dia maldito!

SEÑORA DE CAPULETO.

¡Aciago dia!

CAPULETO.

La muerte que fiera la arrebató, traba mi lengua é impide mis palabras.

  (_Entran Fray Lorenzo, Páris y músicos._)

FRAY LORENZO.

¿Cuándo puede ir la novia á la iglesia?

[Ilustración]

CAPULETO.

Sí irá, pero para quedarse allí. En vísperas de boda, hijo mio, vino la
muerte á llevarse á tu esposa, flor que deshojó inclemente la Parca. Mi
yerno y mi heredero es el sepulcro: él se ha desposado con mi hija. Yo
moriré tambien, y él heredará todo lo que poseo.

PÁRIS.

¡Yo que tanto deseaba ver este dia, y ahora es tal vista la que me
ofrece!

SEÑORA DE CAPULETO.

¡Infeliz, maldito, aciago dia! ¡Hora la más terrible que en su dura
peregrinacion ha visto el tiempo! ¡Una hija sola! ¡Una hija sola, y la
muerte me la lleva! ¡Mi esperanza, mi consuelo, mi ventura!...

AMA.

¡Dia aciago y horroroso, el más negro que he visto nunca! ¡El más
horrendo que ha visto el mundo! ¡Aciago dia!

PÁRIS.

¡Y yo burlado, herido, descasado, atormentado! ¡Cómo te mofas de mí,
cómo me conculcas á tus plantas, fiera muerte! ¡Ella, mi amor, mi vida,
muerta ya!

CAPULETO.

¡Y yo despreciado, abatido, muerto! Tiempo cruel, ¿por qué viniste con
pasos tan callados á turbar la alegría de nuestra fiesta? ¡Hija mia,
que más que mi hija era mi alma! ¡Muerta, muerta, mi encanto, mi tesoro!

FRAY LORENZO.

Callad, que no es la queja remedio del dolor. Antes vos y el cielo
poseiais á esa doncella: ahora el cielo solo la posee, y en ello gana
la doncella. No pudisteis arrancar vuestra parte á la muerte. El cielo
guarda para siempre la suya. ¿No queriais verla honrada y ensalzada?
¿Pues á qué vuestro llanto, cuando Dios la ensalza y encumbra más
allá del firmamento? No amais á vuestra hija tanto como la ama Dios.
La mejor esposa no es la que más vive en el mundo, sino la que muere
jóven y recien casada. Detened vuestras lágrimas. Cubrid su cadáver
de romero, y llevadla á la iglesia segun costumbre, ataviada con sus
mejores galas. La naturaleza nos obliga al dolor, pero la razon se rie.

CAPULETO.

Los preparativos de una fiesta se convierten en los de un entierro:
nuestras alegres músicas en solemne doblar de campanas: el festin en
comida funeral: los himnos en trenos: las flores en adornos de ataud...
todo en su contrario.

FRAY LORENZO.

Retiraos, señor, y vos, señora, y vos, conde Páris. Prepárense todos á
enterrar este cadáver. Sin duda el cielo está enojado con vosotros. Ved
si con paciencia y mansedumbre lograis desarmar su cólera.

  (_Vanse._)

MÚSICO 1.º

Recojamos los instrumentos, y vámonos.

AMA.

Recogedlos sí, buena gente. Ya veis que el caso no es para música.

MÚSICO 1.º

Más alegre podia ser.

  (_Entra Pedro._)

PEDRO.

¡Oh, músicos, músicos! «La paz del corazon.» «La paz del corazon.»
Tocad por vida mia «la paz del corazon.»

MÚSICO 1.º

¿Y por qué «la paz del corazon»?

PEDRO.

¡Oh, músicos! porque mi corazon está tañendo siempre «mi dolorido
corazon». Cantad una cancion alegre, para que yo me distraiga.

MÚSICO 1.º

No es esta ocasion de canciones.

PEDRO.

¿Y por qué no?

MÚSICO 1.º

Claro que no.

PEDRO.

Pues entonces yo os voy á dar de veras.

MÚSICO 1.º

¿Qué nos darás?

PEDRO.

No dinero ciertamente, pues soy un pobre lacayo, pero os daré que
sentir.

MÚSICO 1.º

¡Vaya con el lacayo!

PEDRO.

Pues el cuchillo del lacayo os marcará cuatro puntos en la cara.
¿Venirme á mí con corchetes y bemoles? Yo os enseñaré la solfa.

MÚSICO 1.º

Y vos la notareis, si quereis enseñárnosla.

MÚSICO 2.º

Envainad la daga, y sacad á plaza vuestro ingenio.

PEDRO.

Con mi ingenio más agudo que un puñal os traspasaré, y por ahora
envaino la daga. Respondedme finalmente: «_La música argentina_», ¿y
qué quiere decir «la música argentina?» ¿Por qué ha de ser _argentina_
la música? ¿Qué dices á esto, Simon Bordon?

MÚSICO 1.º

¡Toma! Porque el sonido de la plata es dulce.

PEDRO.

Está bien, ¿y vos, Hugo Rabel, qué decis á esto?

MÚSICO 2.º

Yo digo «música argentina», porque el son de la plata hace tañer á los
músicos.

PEDRO.

Tampoco está mal. ¿Y qué dices tú, Jaime Clavija?

MÚSICO 3.º

Ciertamente que no sé qué decir.

PEDRO.

Os pido que me perdoneis la pregunta. Verdad es que sois el cantor. Se
dice «música argentina» porque á músicos de vuestra calaña nadie los
paga con oro, cuando tocan.

MÚSICO 1.º

Este hombre es un pícaro.

MÚSICO 2.º

Así sea su fin. Vamos allá á aguardar la comitiva fúnebre, y luego á
comer.

[Ilustración]



[Ilustración]



ACTO V.


ESCENA PRIMERA.

=Calle de Mántua.=

ROMEO y BALTASAR.

ROMEO.

Si hemos de confiar en un dulce y agradable sueño, alguna gran
felicidad me espera. Desde la aurora pensamientos de dicha agitan
mi corazon, rey de mi pecho, y como que me dan alas para huir de la
tierra. Soñé con mi esposa y que me encontraba muerto. ¡Raro fenómeno:
que piense un cadáver! Pero con sus besos me dió tal vida que, al
despertar, no me hubiera trocado por un emperador. ¡Oh, cuán dulces
serán las realidades del amor, cuando tanto lo son las sombras! (_Entra
Baltasar._) ¿Traes alguna nueva de Verona? ¿Te ha dado Fray Lorenzo
alguna carta para mí? ¿Cómo está mi padre? ¿Y Julieta? Nada malo puede
sucederme si ella está buena.

BALTASAR.

Pues ya nada malo puede sucederte, porque su cuerpo reposa en el
sepulcro, y su alma está con los ángeles. Yace en el panteon de su
familia. Y perdonadme que tan pronto haya venido á traeros tan mala
noticia, pero vos mismo, señor, me encargasteis que os avisara de todo.

ROMEO.

¿Será verdad? ¡Cielo cruel, yo desafio tu poder! Dadme papel y plumas.
Busca esta tarde caballos, y vámonos á Verona esta noche.

BALTASAR.

Señor, dejadme acompañaros, porque vuestra horrible palidez me anuncia
algun mal suceso.

ROMEO.

Nada de eso. Déjame en paz y obedece. ¿No traes para mí carta de Fray
Lorenzo?

BALTASAR.

Ninguna.

ROMEO.

Lo mismo da. Busca en seguida caballos, y en marcha.

  (_Se va Baltasar._)

Sí, Julieta, esta noche descansaremos juntos. ¿Pero cómo? ¡Ah,
infierno, cuán presto vienes en ayuda de un ánimo desesperado! Ahora
me acuerdo que cerca de aquí vive un boticario de torvo ceño y mala
catadura, gran herbolario de yerbas medicinales. El hambre le ha
convertido en esqueleto. Del techo de su lóbrega covacha tiene colgados
una tortuga, un cocodrilo, y varias pieles de fornidos peces; y en
cajas amontonadas, frascos vacíos y verdosos, viejas semillas, cuerdas
de bramante, todo muy separado para aparentar más. Yo, al ver tal
miseria, he pensado que aunque está prohibido so pena de muerte, el
despachar veneno, quizá este infeliz, si se lo pagaran, lo venderia.
Bien lo pensé, y ahora voy á ejecutarlo. Cerrada tiene la botica.
¡Hola, eh!

  (_Sale el Boticario._)

BOTICARIO.

¿Quién grita?

ROMEO.

Oye. Tu pobreza es manifiesta. Cuarenta ducados te daré por una dósis
de veneno tan activo que, apenas circule por las venas, extinga el
aliento vital tan rápidamente como una bala de cañon.

BOTICARIO.

Tengo esos venenos, pero las leyes de Mántua condenan á muerte al que
los venda.

ROMEO.

Y en tu pobreza extrema ¿qué te importa la muerte? Bien clara se ve el
hambre en tu rostro, y la tristeza y la desesperacion. ¿Tiene el mundo
alguna ley, para hacerte rico? Si quieres salir de pobreza, rompe la
ley y recibe mi dinero.

BOTICARIO.

Mi pobreza lo recibe, no mi voluntad.

ROMEO.

Yo no pago tu voluntad, sino tu pobreza.

BOTICARIO.

Este es el ingrediente: desleidlo en agua ó en un licor cualquiera,
bebedlo, y caereis muerto en seguida, aunque tengais la fuerza de
veinte hombres.

ROMEO.

Recibe tú el dinero. Él es la verdadera ponzoña, engendradora de más
asesinatos que todos los venenos que no debes vender. La venta la he
hecho yo, no tú. Adios: compra pan, y cúbrete. No un veneno, sino una
bebida consoladora llevo conmigo al sepulcro de Julieta.


ESCENA II.

=Celda de Fray Lorenzo.=

FRAY JUAN y FRAY LORENZO.

FRAY JUAN.

¡Hermano mio, santo varon!

FRAY LORENZO.

Sin duda es Fray Juan el que me llama. Bien venido seais de Mántua;
¿qué dice Romeo? Dadme su carta, si es que traeis alguna.

FRAY JUAN.

Busqué á un fraile descalzo de nuestra órden, para que me acompañara.
Al fin le encontré, curando enfermos. La ronda, al vernos salir de una
casa, temió que en ella hubiese peste. Sellaron las puertas, y no nos
dejaron salir. Por eso se desbarató el viaje á Mántua.

FRAY LORENZO.

¿Y quién llevó la carta á Romeo?

FRAY JUAN.

Nadie: aquí está. No pude encontrar siquiera quién os la devolviese.
Tal miedo tenian todos á la peste.

FRAY LORENZO.

¡Qué desgracia! ¡Por vida de mi padre san Francisco! Y no era carta
inútil, sino con nuevas de grande importancia. Puede ser muy funesto el
retardo. Fray Juan, búscame en seguida un azadon y llévale á mi celda.

FRAY JUAN.

En seguida, hermano.

  (_Vase._)

FRAY LORENZO.

Sólo tengo que ir al cementerio, porque dentro de tres horas ha de
despertar la hermosa Julieta de su desmayo. Mucho se enojará conmigo
porque no dí oportunamente aviso á Romeo. Volveré á escribir á Mántua,
y entre tanto la tendré en mi celda esperando á Romeo. ¡Pobre cadáver
vivo encerrado en la cárcel de un muerto!


ESCENA III.

=Cementerio, con el panteon de los Capuletos.=

PÁRIS y un PAJE con flores y antorchas.

PÁRIS.

Dame una tea. Apártate: no quiero ser visto. Ponte al pié de aquel
arbusto, y estáte con el oido fijo en la tierra, para que nadie huelle
el movedizo suelo del cementerio, sin notarlo yo. Apenas sientas á
alguno, da un silbido. Dame las flores, y obedece.

PAJE.

Así lo haré; (_aparte_) aunque mucho temor me da el quedarme solo en
este cementerio.

PÁRIS.

Vengo á cubrir de flores el lecho nupcial de la flor más hermosa que
salió de las manos de Dios. Hermosa Julieta, que moras entre los coros
de los ángeles, recibe este mi postrer recuerdo. Viva, te amé: muerta,
vengo á adornar con tristes ofrendas tu sepulcro. (_El paje silba._)
Siento la señal del paje: álguien se acerca. ¿Qué pié infernal es el
que se llega de noche á interrumpir mis piadosos ritos? ¡Y trae una tea
encendida! ¡Noche, cúbreme con tu manto!

  (_Entran Romeo y Baltasar._)

ROMEO.

Dame ese azadon y esa palanca. Toma esta carta. Apenas amanezca,
procurarás que la reciba Fray Lorenzo. Dame la luz, y si en algo
estimas la vida, nada te importe lo que veas ú oigas, ni quieras
estorbarme en nada. La principal razon que aquí me trae no es ver por
última vez el rostro de mi amada, sino apoderarme del anillo nupcial
que aún tiene en su dedo, y llevarle siempre como prenda de amor.
Aléjate, pues. Y si la curiosidad te mueve á seguir mis pasos, júrote
que he de hacerte trizas, y esparcir tus miembros desgarrados por
todos los rincones de este cementerio. Más negras y feroces son mis
intenciones, que tigres hambrientos ó mares alborotadas.

BALTASAR.

En nada pienso estorbaros, señor.

ROMEO.

Es la mejor prueba de amistad que puedes darme. Toma, y sé feliz, amigo
mio.

BALTASAR.

(_Aparte._) Pues, á pesar de todo, voy á observar lo que hace; porque
su rostro y sus palabras me espantan.

ROMEO.

¡Abominable seno de la muerte, que has devorado la mejor prenda de
la tierra, aún has de tener mayor alimento! (_Abre las puertas del
sepulcro._)

PÁRIS.

Este es Montesco, el atrevido desterrado, el asesino de Teobaldo, del
primo de mi dama, que por eso murió de pena, segun dicen. Sin duda ha
venido aquí á profanar los cadáveres. Voy á atajarle en su diabólico
intento. Cesa, infame Montesco; ¿no basta la muerte á detener tu
venganza y tus furores? ¿Por qué no te rindes, malvado proscrito?
Sígueme, que has de morir.

ROMEO.

Sí: á morir vengo. Noble jóven, no tientes á quien viene ciego y
desalentado. Huye de mí: déjame; acuérdate de los que fueron y no son.
Acuérdate y tiembla, no me provoques más, jóven insensato. Por Dios
te lo suplico. No quieras añadir un nuevo pecado á los que abruman mi
cabeza. Te quiero más que lo que tú puedes quererte. He venido á luchar
conmigo mismo. Huye, si quieres salvar la vida, y agradece el consejo
de un loco.

PÁRIS.

¡Vil desterrado, en vano son esas súplicas!

ROMEO.

¿Te empeñas en provocarme? Pues muere... (_Pelean._)

PAJE.

¡Ay, Dios! pelean: voy á pedir socorro.

  (_Vase. Cae herido Páris._)

PÁRIS.

¡Ay de mí, muerto soy! Si tienes lástima de mi, ponme en el sepulcro de
Julieta.

ROMEO.

Sí que lo haré. Veámosle el rostro. ¡El pariente de Mercutio, el conde
Páris! Al tiempo de montar á caballo, ¿no oí, como entre sombras decir,
á mi escudero, que iban á casarse Páris y Julieta? ¿Fué realidad ó
sueño? ¿O es que estaba yo loco y creí que me hablaban de Julieta? Tu
nombre está escrito con el mio en el sangriento libro del destino.
Triunfal sepulcro te espera. ¿Qué digo sepulcro? Morada de luz, pobre
jóven. Allí duerme Julieta, y ella basta para dar luz y hermosura al
mausoleo. Yace tú á su lado: un muerto es quien te entierra. Cuando
el moribundo se acerca al trance final, suele reanimarse, y á esto lo
llaman el último destello. Esposa mia, amor mio, la muerte que ajó
el néctar de tus labios, no ha podido vencer del todo tu hermosura.
Todavía irradia en tus ojos y en tu semblante, donde aún no ha podido
desplegar la muerte su odiosa bandera. Ahora quiero calmar la sombra de
Teobaldo, que yace en ese sepulcro. La misma mano que cortó tu vida,
va á cortar la de tu enemigo. Julieta, ¿por qué estás aún tan hermosa?
¿Será que el descarnado mónstruo te ofrece sus amores y te quiere para
su dama? Para impedirlo, dormiré contigo en esta sombría gruta de la
noche, en compañía de esos gusanos, que son hoy tus únicas doncellas.
Este será mi eterno reposo. Aquí descansará mi cuerpo, libre de la
fatídica ley de los astros. Recibe tú la última mirada de mis ojos, el
último abrazo de mis brazos, el último beso de mis labios, puertas de
la vida, que vienen á sellar mi eterno contrato con la muerte. Ven,
áspero y vencedor piloto: mi nave, harta de combatir con las olas,
quiere quebrantarse en los peñascos. Brindemos por mi dama. ¡Oh, cuán
portentosos son los efectos de tu bálsamo, alquimista veraz! Así, con
este beso... muero. (_Cae._)

  (_Llega Fray Lorenzo._)

FRAY LORENZO.

¡Por san Francisco y mi santo hábito! ¡Esta noche mi viejo pié viene
tropezando en todos los sepulcros! ¿Quién á tales horas interrumpe el
silencio de los muertos?

[Ilustración]

BALTASAR.

Un amigo vuestro, y de todas veras.

FRAY LORENZO.

Con bien seas. ¿Y para qué sirve aquella luz, ocupada en alumbrar á
gusanos y calaveras? Me parece que está encendida en el monumento de
los Capuletos.

BALTASAR.

Verdad es, padre mio, y allí se encuentra mi amo, á quien tanto quereis.

FRAY LORENZO.

¿De quién hablas?

BALTASAR.

De Romeo.

FRAY LORENZO.

¿Y cuánto tiempo hace que ha venido?...

BALTASAR.

Una media hora.

FRAY LORENZO.

Sígueme.

BALTASAR.

¿Y cómo, padre, si mi amo cree que no estoy aquí, y me ha amenazado con
la muerte, si yo le seguia?

FRAY LORENZO.

Pues quédate, é iré yo solo. ¡Dios mio! Alguna catástrofe temo.

BALTASAR.

Dormido al pié de aquel arbusto, soñé que mi señor mataba á otro en
desafío.

[Ilustración: _Muerte de Romeo y Julieta._]

FRAY LORENZO.

¡Romeo! Pero ¡Dios mio! ¿qué sangre es esta en las gradas del
monumento? ¿Qué espadas estas sin dueño, y tintas todavía de sangre?
(_Entra en el sepulcro._) ¡Romeo! ¡Pálido está como la muerte! ¡Y
Páris cubierto de sangre!... La doncella se mueve.

  (_Despierta Julieta._)

JULIETA.

Padre, ¿dónde está mi esposo? Ya recuerdo dónde debia yo estar y allí
estoy. Pero ¿dónde está Romeo, padre mio?

FRAY LORENZO.

Oigo ruido. Deja tú pronto ese foco de infeccion, ese lecho de fingida
muerte. La suprema voluntad de Dios ha venido á desbaratar mis planes.
Sígueme. Tu esposo yace muerto á tu lado, y Páris muerto tambien.
Sígueme á un devoto convento y nada más me digas, porque la gente se
acerca. Sígueme, Julieta, que no podemos detenernos aquí.

  (_Vase._)

JULIETA.

Yo aquí me quedaré. ¡Esposo mio! Mas ¿qué veo? Una copa tiene en las
manos. Con veneno ha apresurado su muerte. ¡Cruel! no me dejó ni una
gota que beber. Pero besaré tus labios que quizá contienen algun
resabio del veneno. Él me matará y me salvará. (_Le besa._) Aún siento
el calor de sus labios.

ALGUACIL 1.º (_dentro_).

¿Dónde está? Guiadme.

JULIETA.

Siento pasos. Necesario es abreviar. (_Coge el puñal de Romeo._) ¡Dulce
hierro, descansa en mi corazon, mientras yo muero! (_Se hiere y cae
sobre el cuerpo de Romeo._)

  (_Entran la ronda y el paje de Páris._)

PAJE.

Aquí es donde brillaba la luz.

ALGUACIL 1.º

Recorred el cementerio. Huellas de sangre hay. Prended á todos los que
encontráreis. ¡Horrenda vista! Muerto Páris, y Julieta, á quien hace
dos dias enterramos por muerta, se está desangrando, caliente todavía.
Llamad al Príncipe, y á los Capuletos y á los Montescos. Sólo vemos
cadáveres, pero no podemos atinar con la causa de su muerte.

  (_Traen algunos á Baltasar._)

ALGUACIL 2.º

Este es el escudero de Romeo, y aquí le hemos encontrado.

ALGUACIL 1.º

Esperemos la llegada del Príncipe.

  (_Entran otros con Fray Lorenzo._)

ALGUACIL 3.º

Tembloroso y suspirando hemos hallado á este fraile cargado con una
palanca y un azadon; salia del cementerio.

ALGUACIL 1.º

Sospechoso es todo eso: detengámosle.

  (_Llegan el Príncipe y sus guardas._)

PRÍNCIPE.

¿Qué ha ocurrido para despertarme tan de madrugada?

  (_Entran Capuleto, su mujer, etc._)

CAPULETO.

¿Qué gritos son los que suenan por esas calles?

SEÑORA CAPULETO.

Unos dicen «Julieta», otros «Romeo», otros «Páris», y todos corriendo
y dando gritos, se agolpan al cementerio.

EL PRÍNCIPE.

¿Qué historia horrenda y peregrina es esta?

ALGUACIL 1.º

Príncipe, ved. Aquí están el conde Páris y Romeo, violentamente
muertos, y Julieta, caliente todavía y desangrándose.

PRÍNCIPE.

¿Averiguasteis la causa de estos delitos?

ALGUACIL 1.º

Sólo hemos hallado á un fraile y al paje de Romeo, cargados con picos y
azadones propios para levantar la losa de un sepulcro.

CAPULETO.

¡Dios mio! Esposa mia, ¿no ves correr la sangre de nuestra hija? Ese
puñal ha errado el camino: debia haberse clavado en el pecho del
Montesco y no en el de nuestra inocente hija.

SEÑORA CAPULETO.

¡Dios mio! Siento el toque de las campanas que guian mi vejez al
sepulcro.

  (_Llegan Montesco y otros._)

PRÍNCIPE.

Mucho has amanecido, Montesco, pero mucho antes cayó tu primogénito.

MONTESCO.

¡Poder de lo alto! Ayer falleció mi mujer de pena por el destierro de
mi hijo. ¿Hay reservada alguna pena más para mi triste vejez?

PRÍNCIPE.

Tú mismo puedes verla.

MONTESCO.

¿Por qué tanta descortesía, hijo mio? ¿Por qué te atreviste á ir al
sepulcro antes que tu padre?

PRÍNCIPE.

Contened por un momento vuestro llanto, mientras busco la fuente de
estas desdichas. Luego procuraré consolaros ó acompañaros hasta la
muerte. Callad entre tanto: la paciencia contenga un momento al dolor.
Traed acá á esos presos.

FRAY LORENZO.

Yo el más humilde y á la vez el más respetable por mi estado
sacerdotal, pero el más sospechoso por la hora y el lugar, voy á
acusarme y á defenderme al mismo tiempo.

PRÍNCIPE.

Decidnos lo que sepais.

FRAY LORENZO.

Lo diré brevemente, porque la corta vida que me queda no consiente
largas relaciones. Romeo se habia desposado con Julieta. Yo los casé,
y el mismo dia murió Teobaldo. Esta muerte fué causa del destierro del
desposado y del dolor de Julieta. Vos creisteis mitigarle, casándola
con Páris. En seguida vino á mi celda, y loca y ciega me rogó que
buscase una manera de impedir esta segunda boda, porque si no, iba á
matarse en mi presencia. Yo le dí un narcótico preparado por mí, cuyos
efectos simulaban la muerte, y avisé á Romeo por una carta, que viniese
esta noche (en que ella despertaria) á ayudarme á desenterrarla. Fray
Juan, á quien entregué la carta, no pudo salir de Verona, por súbito
accidente. Entonces me vine yo solo á la hora prevista, para sacarla
del mausoleo, y llevarla á mi convento, donde esperase á su marido.
Pero cuando llegué, pocos momentos antes de que ella despertara,
hallé muertos á Páris y á Romeo. Despertó ella, y le rogué por Dios
que me siguiese y respetara la voluntad suprema. Ella desesperada no
me siguió, y á lo que parece, se ha dado la muerte. Hasta aquí sé.
Del casamiento puede dar testimonio su ama. Y si yo delinquí en algo,
dispuesto estoy á sacrificar mi vida al fallo de la ley, que sólo en
pocas horas podrá adelantar mi muerte.

PRÍNCIPE.

Siempre os hemos tenido por varon santo y de virtudes. Oigamos ahora al
criado de Romeo.

BALTASAR.

Yo dí á mi amo noticia de la muerte de Julieta. A toda prisa salimos de
Mántua, y llegamos á este cementerio. Me dió una carta para su padre, y
se entró en el sepulcro desatentado y fuera de sí, amenazándome con la
muerte, si en algo yo le resistia.

PRÍNCIPE.

Quiero la carta; ¿y dónde está el paje que llamó á la ronda?

PAJE.

Mi amo vino á derramar flores sobre el sepulcro de Julieta. Yo me quedé
cerca de allí, segun sus órdenes. Llegó un caballero y quiso entrar en
el panteon. Mi amo se lo estorbó, riñeron, y yo fuí corriendo á pedir
auxilio.

PRÍNCIPE.

Esta, carta confirma las palabras de este bendito fraile. En ella habla
Romeo de su amor y de su muerte: dice que compró veneno á un boticario
de Mántua, y que quiso morir, y descansar con su Julieta. ¡Capuletos,
Montescos, esta es la maldicion divina que cae sobre vuestros rencores!
No tolera el cielo dicha en vosotros, y yo pierdo por causa vuestra dos
parientes. A todos alcanza hoy el castigo de Dios.

CAPULETO.

Montesco, dame tu mano, el dote de mi hija: más que esto no puede pedir
tu hermano.

MONTESCO.

Y aún te daré más. Prometo hacer una estatua de oro de la hermosa
Julieta, y tal que asombre á la ciudad.

CAPULETO.

Y á su lado haré yo otra igual para Romeo.

PRÍNCIPE.

¡Tardía amistad y reconciliacion, que alumbra un sol bien triste!
Seguidme: aún hay que hacer más: premiar á unos y castigar á otros.
Triste historia es la de Julieta y Romeo.

[Ilustración]



  OTELO.


  TRADUCCION
  DE
  D. M. MENENDEZ PELAYO.

  Ilustracion de _Eugenio Klimsch_ y _Fernando Piloty_.
  Grabados de _H. Käseberg_ y _G. Treibmann_.



PERSONAJES.

  DUX DE VENECIA.
  El senador BRABANCIO.
  GRACIANO, su hermano.
  LUIS, su pariente.
  Varios Senadores.
  OTELO, moro al servicio de la República.
  CASIO, teniente suyo.
  YAGO, su alférez.
  RODRIGO, caballero veneciano.
  MONTANO, gobernador de Chipre antes que Otelo.
  Un criado de Otelo.
  DESDÉMONA, hija de Brabancio y mujer de Otelo.
  EMILIA, mujer de Yago.
  BLANCA, querida de Casio.

  UN MARINERO, UN NUNCIO, UN PREGONERO, ALGUACILES,
  MÚSICOS, CRIADOS, etc.



[Ilustración]



ACTO I.


ESCENA PRIMERA.

=Una calle en Venecia.=

RODRIGO y YAGO.

RODRIGO.

No vuelvas á tocar esa cuestion, Yago: mucho me pesa que estés tan
enterado de eso tú á quien confié mi bolsa, como si fuera tuya.

YAGO.

¿Por qué no me ois? Si alguna vez me ha pasado tal pensamiento por la
cabeza, castigadme como os plazca.

RODRIGO.

¿No me dijiste que le aborrecias?

YAGO.

Y podeis creerlo. Más de tres personajes de esta ciudad le pidieron con
la gorra en la mano que me hiciese teniente suyo. Yo sé si valgo como
soldado y si sabria cumplir con mi obligacion. Pero él, orgulloso y
testarudo se envuelve en mil retóricas hinchadas y bélicas metáforas,
y acaba por decirles que no, fundado en que ya tiene su hombre. ¿Y
quién es él? Un tal Miguel Casio, florentino, gran matemático, lindo y
condenado como una mujer hermosa. Nunca ha visto un campo de batalla,
y entiende tanto de guerra como una vieja. No sabe más que la teoría,
lo mismo que cualquier togado. Habilidad y práctica ninguna. Á ese ha
preferido, y yo que delante de Otelo derramé tantas veces mi sangre en
Chipre, en Rodas y en otras mil tierras de cristianos y de gentiles, le
he parecido inferior á ese necio sacacuentas. Él será el teniente del
moro, y yo su alférez.

RODRIGO.

¡Ira de Dios! Yo mejor seria su verdugo.

YAGO.

Cosa inevitable. En la milicia se asciende por favor y no por
antigüedad. Decidme ahora si hago bien ó mal en aborrecer al moro.

RODRIGO.

Pues entonces, ¿por qué no dejas su servicio?

YAGO.

Sosiégate: le sigo por mi interes. No todos podemos mandar, ni se
encuentran siempre fieles criados. A muchos verás satisfechos con su
condicion servil, bestias de carga de sus amos, á quienes agradecen
la pitanza, aunque en su vejez los arrojen á la calle. ¡Qué lástima
de palos! Otros hay que con máscara de sumision y obediencia atienden
sólo á su utilidad, y viven y engordan á costa de sus amos, y llegan
á ser personas de cuenta. Éstos aciertan, y de éstos soy yo. Porque
habeis de saber, Rodrigo, que si yo fuera el moro, no seria Yago, pero
siéndolo, tengo que servirle, para mejor servicio mio. Bien lo sabe
Dios: si le sirvo no es por agradecimiento ni por cariño ni obligacion,
sino por ir derecho á mi propósito. Si alguna vez mis acciones dieran
indicio de los ocultos pensamientos de mi alma, colgaria de la manga mi
corazon para pasto de grajos. No soy lo que parezco.

RODRIGO.

¡Qué fortuna tendria el de los labios gruesos, si consiguiera lo que
desea!

YAGO.

Véte detras del padre: cuenta el caso por las plazas: amotina á todos
los parientes, y aunque habite en delicioso clima, hiere tú sin cesar
sus oidos con moscas que le puncen y atormenten: de tal modo que su
misma felicidad llegue á él tan mezclada con el dolor, que pierda mucho
de su eficacia.

RODRIGO.

Hemos llegado á su casa. Le llamaré.

YAGO.

Llámale á gritos y con expresiones de angustia y furor, como si de
noche hubiese comenzado á arder la ciudad.

RODRIGO.

¡Levantaos, señor Brabancio!

YAGO.

¡Levantaos, Brabancio! ¡Que los ladrones se llevan vuestra riqueza y
vuestra hija! ¡Al ladron, al ladron!

  (_Aparece Brabancio en la ventana._)

BRABANCIO.

¿Qué ruido es ese? ¿Qué pasa?

RODRIGO.

¿Teniais en casa toda la familia?

YAGO.

¿Estaban cerradas todas las puertas?

BRABANCIO.

¿Por qué esas preguntas?

YAGO.

Porque os han robado. Vestíos presto, por Dios vivo. Ahora mismo está
solazándose con vuestra blanca cordera un macho negro y feo. Pedid
ayuda á los ciudadanos, ó si no, os vais á encontrar con nietos por
arte del diablo. Salid.

BRABANCIO.

¿Te has vuelto loco?

RODRIGO.

¿No me conoceis, señor?

BRABANCIO.

No te conozco. ¿Quién sois?

RODRIGO.

Soy Rodrigo, señor.

BRABANCIO.

Pues lo siento mucho. Ya te he dicho que no pasees la calle á mi hija,
porque no ha de ser esposa tuya, y ahora sales de la taberna medio
borracho, á interrumpir mi sueño con gritos é impertinencias.

RODRIGO.

¡Señor, señor!

BRABANCIO.

Pero has de saber que mi condicion y mi nobleza me dan fáciles medios
de vengarme de tí.

RODRIGO.

Calma, señor.

BRABANCIO.

¿Qué decias de robos? ¿Estamos en despoblado ó en Venecia?

RODRIGO.

Respetable señor Brabancio, la intencion que á vos me trae es buena y
loable.

YAGO.

Vos, señor Brabancio, sois de aquellos que no obedecerian al diablo
aunque él les mandase amar á Dios. ¿Así nos agradeceis el favor que
os hacemos? ¿O será mejor que del cruce de vuestra hija con ese cruel
berberisco salgan potros que os arrullen con sus relinchos?

BRABANCIO.

¿Quién eres tú que tales insolencias ensartas? Eres un truhan.

YAGO.

Y vos... un consejero.

BRABANCIO.

Caro te ha de costar, Rodrigo.

RODRIGO.

Como querais. Sólo os preguntaré si consentisteis que vuestra hija, á
hora desusada de la noche, y sin más compañía que la de un miserable
gondolero, fuera á entregarse á ese moro soez. Si fué con noticia y
consentimiento vuestro, confieso que os hemos ofendido, pero si fué sin
saberlo vos, ahora nos reñis injustamente. ¿Cómo habia de faltaros al
respeto yo, que al fin soy noble y caballero? Insisto en que vuestra
hija os ha hecho muy torpe engaño, á no ser que la hayais dado licencia
para juntar su hermosura, su linaje y sus tesoros con los de ese
infame aventurero, cuyo orígen se ignora. Vedlo: averiguadlo, y si
por casualidad la encontrais en su cuarto ó en otra parte de la casa,
podeis castigarme como calumniador, conforme lo mandan las leyes.

BRABANCIO.

¡Dadme una luz! Despierten mis criados. Sueño parece lo que me pasa.
El recelo basta para matarme. ¡Luz, luz! (_Brabancio se quita de la
ventana._)

YAGO.

Me voy. No me conviene ser testigo contra el moro. A pesar de este
escándalo, no puede la República destituirle sin grave peligro de
que la isla de Chipre se pierda. Nadie más que él puede salvarla, ni
á peso de oro se encontraria otro hombre igual. Por eso, aunque le
odio más que al mismo Lucifer, debo fingirme sumiso y cariñoso con él
y aparentar lo que no siento. Los que vayan en persecucion suya, le
alcanzarán de seguro en el Sagitario. Yo estaré con él. Adios.

  (_Se va._)
  (_Salen Brabancio y sus servidores con antorchas._)

BRABANCIO.

Cierta es mi desgracia. Ha huido mi hija. Lo que me resta de vida será
una cadena de desdichas. Respóndeme, Rodrigo. ¿Dónde viste á mi niña?
¿La viste con el moro? Respóndeme. ¡Ay de mí! ¿La conociste bien?
¿Quién es el burlador? ¿Te habló algo? ¡Luces, luces! ¡Levántense todos
mis parientes y familiares! ¿Estarán ya casados? ¿Qué piensas tú?

RODRIGO.

Creo que lo estarán.

BRABANCIO.

¿Y cómo habrá podido escaparse? ¡Qué traicion más negra! ¿Qué padre
podrá desde hoy en adelante tener confianza en sus hijas, aunque
parezcan honestas? Sóbranle al demonio encantos y brujerías con que
triunfar de su recato. Rodrigo, ¿no has visto en libros algo de esto?

RODRIGO.

Algo he leido.

BRABANCIO.

Despertad á mi hermano. ¡Ojalá que la hubiera yo casado con vos! Corred
en persecucion suya, unos por un lado, otros por otro. ¿Dónde podríamos
encontrarla á ella y al moro?

RODRIGO.

Yo los encontraré fácilmente, si me dais gente de brios que me acompañe.

BRABANCIO.

Id delante. Llamaremos á todas las puertas, y si álguien se resiste,
autoridad tengo para hacer abrir. Armas, y llamad á la ronda. Sígueme,
Rodrigo: yo premiaré tu buen celo.

  (_Se van._)


ESCENA II.

=Otra calle.=

OTELO, YAGO y criados con teas encendidas.

YAGO.

En la guerra he matado sin escrúpulo á muchos, pero tengo por pecado
grave el matar á nadie de caso pensado. Soy demasiado bueno, más de lo
que convendria á mis intereses. Ocho ó diez veces anduve á punto de
traspasarle de una estocada.

OTELO.

Prefiero que no lo hayas hecho.

YAGO.

Pues yo lo siento, porque anduvo tan provocativo y tales insolencias
dijo contra tí, que yo que soy tan poco sufrido, apenas pude irme á
la mano. Pero dime, ¿os habeis casado ya? El senador Brabancio es
hombre de mucha autoridad y tiene más partido que el mismo Dux. Pedirá
el divorcio, invocará las leyes, y si no consigue su propósito, os
inquietará de mil modos.

OTELO.

Por mucho que él imagine, más han de poder los servicios que tengo
hechos al Senado. Todavía no he dicho á nadie, pero lo diré ahora que
la alabanza puede honrarme, que desciendo de reyes, y que merezco la
dicha que he alcanzado. A fe mia, Yago, que si no fuera por mi amor á
Desdémona, no me hubiera yo sometido, siendo de tan soberbia condicion,
al servicio de la República, aunque me dieran todo el oro de la otra
parte de los mares. Pero ¿qué antorchas veo allí?

YAGO.

Son el padre y los parientes de Desdémona, que vienen furiosos contra
tí. Retírate.

OTELO.

No, aquí me encontrarán, para que mi valor, mi nobleza y mi alma dén
testimonio de quién soy. ¿Llegan?

YAGO.

Me parece que no, por vida mia.

  (_Salen Casio y soldados con antorchas._)

OTELO.

Es mi teniente con algunos criados del Dux. Buenas noches, amigos mios.
¿Qué novedades traeis?

CASIO.

General, el Dux me envia á que os salude, y desea veros en seguida.

OTELO.

Pues ¿qué sucede?

CASIO.

Deben de ser noticias de Chipre. Es urgente el peligro. Esta noche
han llegado uno tras otro, doce mensajeros de las galeras, y el Dux
y muchos consejeros están secretamente reunidos, á pesar de ser tan
avanzada la hora. Os llaman con mucha prisa: no os han encontrado en
vuestra posada, y á mí me han enviado más de una vez en busca vuestra.

OTELO.

Y gracias á Dios que me encontrasteis. Voy á dar un recado en mi casa,
y vuelvo inmediatamente.

  (_Se va._)

CASIO.

¿Cómo aquí, alférez Yago?

YAGO.

Calculo que esta noche he alcanzado buena presa.

CASIO.

No lo entiendo.

YAGO.

El moro se ha casado.

CASIO.

¿Y con quién?

  (_Sale Otelo._)

YAGO.

Con... ¿En marcha, capitan?

OTELO.

Andando.

CASIO.

Mucha gente viene buscándoos.

YAGO.

Son los de Brabancio. Cuidado, general, que no traen buenas
intenciones.

  (_Salen Brabancio, Rodrigo y alguaciles con armas y teas encendidas._)

OTELO.

Deteneos.

RODRIGO.

Aquí está Otelo, señor.

BRABANCIO.

¡Ladron de mi honra! ¡matadle! (_Trábase la pelea._)

YAGO.

Ea, caballero Rodrigo: aquí, á pié firme, os espero.

OTELO.

Envainad esos aceros vírgenes, porque el rocío de la noche podria
violarlos. Venerable anciano, vuestros años me vencen más que vuestra
espada.

[Ilustración]

BRABANCIO.

¡Infame ladron! ¿Dónde tienes á mi hija? ¿Con qué hechizos le has
perturbado el juicio? Porque si no la hubieras hechizado con artes
diabólicas, ¿cómo seria posible que una niña tan hermosa y tan querida
y tan sosegada, que ha despreciado los más ventajosos casamientos de
la ciudad, hubiera abandonado la casa de su padre, atropellando mis
canas y su honra, y siendo ludibrio universal, para ir á entregarse
á un asqueroso mónstruo como tú, afrenta del linaje humano, y cuya
vista no produce deleite sino horror? ¡Que digan cuantos tengan recto
juicio si aquí no han intervenido malas artes y engaño del demonio, por
virtud de brebajes ó de drogas que trastornan el seso, y encadenan el
libre albedrío! Yo he de ponerlo todo en claro. Y entre tanto aquí te
prendo y te acuso criminalmente como embaidor y hechicero, que profesa
ciencias malas y reprobadas. Prendedle, y si se resiste, matadle.

OTELO.

Deteneos, amigos y adversarios. Yo sé cuál es mi obligacion cuando se
trata de pelear. Ahora debo responder en juicio. Dime en dónde.

BRABANCIO.

Por de pronto irás á un calabozo, hasta que la ley te llame á
comparecer ante el tribunal.

OTELO.

¿Y crees que el Dux te lo agradecerá? Mira: todos éstos han venido
de su parte, llamándome á comparecer ante él para un gran negocio de
Estado.

BRABANCIO.

¿Llamarte el Dux á consejo? ¿Y á media noche? ¿Para qué? Prendedle: que
el Dux y el Consejo han de sentir esta afrenta mia como propia suya.
Porque si tales crímenes hubieran de quedar impunes, valdria más que
rigieran la República viles siervos ó paganos.


ESCENA III.

=Sala del Consejo.=

El DUX y los SENADORES sentados á una mesa.

DUX.

Estas noticias entre sí no tienen relacion.

SENADOR 1.º

En verdad que no concuerdan, porque segun las cartas que yo he
recibido, las galeras son 107.

DUX.

Pues aquí dice que 137.

SENADOR 2.º

Y esta que yo tengo asegura que llegan á 200. Pero aunque en el número
no convengan (y en tales ocasiones bien fácil es equivocarse), lo
cierto y averiguado es que una armada turca navega hácia Chipre.

DUX.

Esto es lo principal y lo indudable, y esta es bastante causa para
nuestros temores.

UN MARINERO.

(_Dentro._) ¡Ah del Senado!

OFICIAL 1.º

Trae noticias de la armada.

  (_Sale el marinero._)

DUX.

¿Qué sucede?

MARINERO.

El capitan me envia á deciros que los turcos navegan hácia Rodas.

DUX.

¿Qué pensais de esta novedad?

SENADOR 1.º

No la creo: es algun ardid para engañarnos. No sólo Chipre es para el
turco conquista más importante que la de Rodas, sino más fácil, por
estar enteramente desguarnecida, y ser menos fuerte por naturaleza. Y
no hemos de creer tan necio al turco, que deje lo cierto por lo dudoso,
empeñándose en una empresa estéril y de dudoso resultado.

DUX.

Para mí es seguro que no piensa en atacar á Rodas.

OFICIAL.

Ahora llegan otras noticias.

  (_Entra el marinero 2.º_)

MARINERO 2.º

Ilustrísimo Senado, el turco se ha reforzado en Rodas con buen número
de naves.

SENADOR 1.º

Lo sospeché. ¿Sabes cuántas?

MARINERO 2.º

Treinta. Y ahora navega de retorno hácia Chipre, con propósito
manifiesto de atacarla. Esto me manda á deciros con todo respeto
vuestro fiel servidor Montano.

DUX.

No hay duda que atacarán á Chipre. ¿Está allí Márcos Luchesi?

SENADOR 1.º

Está en Florencia.

DUX.

Escribidle de mi parte que vuelva en seguida.

SENADOR 1.º

Aquí llegan Brabancio y el moro.

  (_Salen Brabancio, Otelo, Yago, Rodrigo, Alguaciles, etc._)

DUX.

Esforzado Otelo, necesario es que sin dilacion salgais á combatir al
turco. (_A Brabancio._) Señor, bien venido seais: no os ví al entrar.
¡Lástima que esta noche nos hayan faltado vuestra ayuda y consejo!

BRABANCIO.

Más me ha faltado á mí el vuestro. Perdon, señor. No me he levantado
tan á deshora por tener yo noticia de este peligro, ni ahora me
conmueven las calamidades públicas, porque mi dolor particular, como
despeñado torrente, lleva delante de sí y devora cuantos pesares se le
atraviesan en el camino.

DUX.

¿Qué ha acontecido?

BRABANCIO.

¡Ay hija mia, desdichada hija mia!

DUX Y SENADORES.

¿Ha muerto?

BRABANCIO.

Peor aún. Para mí como si hubiese muerto. La han sacado de mi casa, le
han trastornado el seso con bebedizos de charlatanes, porque sin arte
diabólica ¿cómo ella, que no está loca ni ciega, habia de caer en tal
desvarío?

DUX.

Sea quien fuere el autor de vuestra afrenta, el que ha privado de la
razon á vuestra hija y la ha arrancado de vuestra casa, vos mismo
aplicareis con inflexible rigor la sangrienta ley, aunque recaiga en mi
propio hijo.

BRABANCIO.

Gracias, señor. Quien la robó es el moro.

DUX Y SENADORES.

¡Lástima grande!

DUX.

¿Qué contestais, Otelo? ¿Qué podeis decir en propia defensa?

BRABANCIO.

¿Qué ha de decir, sino confesar la verdad?

OTELO.

Generoso é ilustre Senado, dueños y señores mios, confieso que he
robado á la hija de este anciano, y que me he casado con ella, pero
ese es todo mi delito. Mi lenguaje es tosco: la vida del campo no me
ha dejado aprender palabras suaves, porque desde que apenas contaba
yo seis años y mis brazos iban cobrando vigor, los he empleado en las
lides, y por eso sé menos del mundo que de las armas. Mala será, pues,
mi defensa, y poco ha de aprovecharme; con todo eso, si me otorgais
vénia, os contaré breve y sencillamente cómo llegué al término de
mi amor, y con qué filtros y hechicerías logré vencer á la hija de
Brabancio.

BRABANCIO.

¡Una niña tan tierna é inocente que de todo se ruborizaba! ¿cómo habia
de enamorarse de un mónstruo feísimo como tú, que ni eres de su edad,
ni de su índole ni de su tierra? Es aberracion contra naturaleza
suponer tal desvarío en una niña que es la misma perfeccion. No: sólo
con ayuda de Satanás puedes haber triunfado. Por eso vuelvo á sostener
que has alterado su sangre con yerbas ó con veneno.

DUX.

No basta que lo creais ni que lo sospecheis. Es necesario probarlo, y
las conjeturas no son pruebas.

SENADOR 1.º

Dime, Otelo, ¿es cierto que la has seducido con algun engaño, ó es que
mutuamente os amabais?

OTELO.

Mandad á buscar á mi esposa, que está á bordo del _Sagitario_. Ella
sabrá defenderse y contestarle á su padre. Y si despues de oirla me
condenais, no sólo despojadme del mando que me habeis confiado, sino
condenadme á dura muerte.

DUX.

Que venga Desdémona.

OTELO.

Acompáñalos, alférez mio. (_A Yago._) Tú sabes dónde está. Y mientras
llega, yo, tan sinceramente como á Dios me confieso, os referiré de qué
manera fué creciendo el amor de esa dama y el mio.

DUX.

Hablad, Otelo.

OTELO.

Era su padre muy amigo mio, y con frecuencia me convidaba, gustando
de oirme contar mi vida año por año: mis viajes, desastres, peleas
y aventuras. Todo se lo referí, cuanto me habia sucedido desde mis
primeros años: naufragios y asaltos de mar y tierra, en que á duras
penas salvé la vida: cómo fuí vendido por esclavo: cómo me rescaté,
y cómo peregriné por desiertos, cavernas, precipicios, y rocas que
parecen levantarse á las nubes: le hablé de los antropófagos caribes
que se devoran los unos á los otros, y de aquellos pueblos que tienen
la cabeza bajo los hombros. Desdémona escuchaba con avidez mi relacion,
levantándose á veces cuando la llamaban las faenas de la casa, pero
volviendo á sentarse en cuanto volvia, y devorando con los oidos mis
palabras. Yo lo advertí, y aprovechando una ocasion favorable, hice
que un dia estando á solas, me pidiese la entera relacion de mi vida.
La hice llorar, contándole las desgracias de mis primeros años, y
con lágrimas y sollozos premió mi narracion, que llamaba lastimosa y
peregrina. Me dió mil gracias y acabó diciéndome que si algun dia era
yo amigo de algun amante suyo, le enseñase á contar aquella historia,
porque era el modo más seguro de vencerla. Esto me dijo. Ella me amó
por mis trabajos, victorias y desdichas. Yo la amé por su compasion, y
no hubo más sortilegios. Aquí llega Desdémona que puede dar testimonio
de ello.

  (_Salen Desdémona y Yago._)

DUX.

Y pienso que aún mi hija se hubiera movido á compasion con tal
historia. Respetable Brabancio, consolaos y echadlo todo á buena parte.
Más vale en la lid espada vieja que mano desarmada.

BRABANCIO.

Oigámosla, señor, y si ella me confiesa que le tuvo algun cariño,
¡caiga sobre mí la maldicion del cielo, si vuelvo á quejarme de ellos!
Ven acá, niña: entre todos los que están aquí congregados ¿á quién
debes obedecer más?

DESDÉMONA.

Padre mio, dos obligaciones contrarias tengo: vos me habeis dado el
sér y la crianza, y en agradecimiento á una y otra debo respetaros
y obedeceros como hija. Pero aquí veo á mi esposo, y creo que debo
preferirle, como mi madre os prefirió á su padre, y os obedeció más que
á él. El moro es mi esposo y mi señor.

BRABANCIO.

¡Dios sea en tu ayuda! Nada más puedo decir, señor; si quereis,
tratemos ahora de los negocios de la República. ¡Cuánto más vale
adoptar á un hijo extraño qué tenerlos propios! Óyeme, Otelo: de
buena voluntad te doy todo lo que te negaria, si ya no lo tuvieras.
Desdémona, ¡cuánto me alegro de no tener más hijos! Porque despues de
tu fuga, yo los hubiera encarcelado y tratado como tirano.

DUX.

Poco voy á decir, y quiero que mis palabras sirvan como de escalera
que hagan entrar en vuestra gracia á esos enamorados. ¿De qué sirven
el llanto y las quejas cuando no hay esperanza? Sólo de acrecentar
el dolor. Pero el alma que se resigna con serena firmeza, burla los
embates de la suerte. Quien se ria del ladron podrá robarle, y al
contrario el que llora es ladron de sí mismo.

BRABANCIO.

No estemos ociosos, mientras que el turco nos arrebata á Chipre. No
estemos sosegados y con la risa en los labios. Poco le importa la
condenacion ajena al que sale libre del tribunal, pero no así al mísero
reo que sólo tiene el recurso de conformarse con la sentencia y el
dolor. Siempre son oportunas vuestras sentencias, pero de sentencias
no pasan, por más que digan que las dulces palabras curan el ánimo.
Hablemos ya de los asuntos de la República.

DUX.

Poderosa escuadra otomana va á atacar á Chipre. Vos, Otelo, conoceis
bien aquella isla, y aunque teneis un teniente de toda nuestra
confianza, la opinion, dueña del éxito, os cree más idóneo que á él. No
os pese de interrumpir vuestra dicha de hoy con esta nueva y peligrosa
expedicion.

OTELO.

Generoso Senado, la costumbre ha trocado para mí en lecho de muelle
pluma el silíceo y férreo tálamo de la guerra. Mi corazon está
dispuesto siempre al peligro. Ya ardo en deseos de encontrarme con
el turco. Humildemente os pido que presteis á mi esposa, durante mi
ausencia, el acatamiento que á su rango se debe, con casa y criados
dignos de ella.

DUX.

Que viva en casa de su padre.

BRABANCIO.

De ninguna suerte.

OTELO.

No, en modo alguno.

DESDÉMONA.

Ni yo tampoco quiero turbar la tranquilidad de mi padre, estando
siempre delante de sus ojos. Oid propicio, señor, lo que quiero
deciros, y concededme una sencilla peticion.

DUX.

¿Cuál, Desdémona?

DESDÉMONA.

Que no quiero separarme del moro ni un punto solo: para eso me rendí á
él como el vasallo al monarca: no me enamoré de su rostro sino de su
valor y de sus hazañas: por eso le rendí mi alma y mi vida. Si él va
ahora á la guerra, y yo como polilla me quedo en la paz, ¿de qué me
ha servido este enlace? ¿Qué fruto cogeré de él sino llorar en triste
soledad su ausencia? Quiero acompañarle.

OTELO.

Concédaselo el ilustre Senado, y á fe mia que no lo deseo por carnal
apetito y brutal ardor (que ya se va apagando el de mi sangre
africana), sino por corresponder á su generoso amor. Y no temais que
por ella olvide el alto empeño que me fiais. No ¡vive Dios! Y si alguna
vez la torpe lujuria amortigua ó entorpece mis sentidos, ó roba vigor
á mi brazo, consentiré que las viejas truequen mi yelmo en olla ó
marmita, y que caiga sobre mi nombre la niebla de oscuridad.

DUX.

Conviene que resolvais pronto si ella le ha de acompañar ó no.

SENADOR 1.º

Debeis salir esta misma noche.

OTELO.

Iré gustoso.

EL DUX.

Nos reuniremos á las nueve. Un oficial que para esto dejeis os enviará
los despachos y las insignias de vuestra dignidad, Otelo.

OTELO.

Si quereis, puede quedarse mi alférez, cuya probidad tengo
experimentada. Él podrá acompañar á mi mujer, si consentis en ello.

DUX.

Así será. Buenas noches. Oidme una palabra, Brabancio: si la virtud es
el mejor adorno, no hay duda que vuestro yerno es hermoso.

SENADOR 1.º

Moro, amad mucho á Desdémona.

BRABANCIO.

Moro, guárdala bien, porque engañó á su padre, y puede engañarte á tí.

  (_Vanse todos menos Otelo, Yago y Desdémona._)

OTELO.

¡Con mi vida respondo de su fidelidad! Yago, te confio á Desdémona: tu
mujer puede acompañarla. Llévala pronto á Chipre. Ven, hermosa mia:
sólo una hora nos queda para coloquios de amor. El tiempo urge, y es
preciso conformarse al tiempo.

  (_Vanse Desdémona y Otelo._)

RODRIGO.

Yago.

YAGO.

¿Qué dices, noble caballero?

RODRIGO.

¿Y qué imaginas tú que haré?

YAGO.

Acostarte y reposar.

RODRIGO.

Voy á echarme de cabeza al agua.

YAGO.

Si haces tal locura, no seremos amigos. ¡Vaya un mentecato!

RODRIGO.

La locura es la vida cuando la vida es dolor, y la mejor medicina de un
ánimo enfermo es la muerte.

[Ilustración]

YAGO.

¡Qué desvarío! Conozco bien el mundo, y todavía no sé de un hombre
que se ame de veras á sí mismo. Antes que ahogarme por una mujer, me
convertiria en mono.

RODRIGO.

¿Y qué he de hacer? Me avergüenzo de estar enamorado, pero ¿cómo
remediarlo?

YAGO.

¿Pues no has de remediarlo? La voluntad es el hortelano de la vida,
y puede criar en ella ortigas y cardos, ó hisopos y tomillo: una
sola yerba ó muchas: enriquecer la tierra ó empobrecerla: tenerla de
barbecho ó abonarla. Para eso es la prudencia, el seso y el libre
albedrío. Si en la balanza de la humana naturaleza, el platillo de la
razon no contrapesara al de los sentidos, nos llevaria el apetito á
cometer mil aberraciones. Pero por dicha tenemos la luz de la mente que
doma esa sensualidad, de la cual me parece que no es más que una rama
lo que llamais amor.

RODRIGO.

No lo creo.

YAGO.

Hervor de sangre, y flaqueza de voluntad. Muéstrate hombre. No te
ahogues en poca agua. Siempre he sido amigo tuyo, y estoy ligado
á tí por invencible afecto. Ahora puedo servirte como nunca. Toma
dinero: síguenos á la guerra, disfrazado y con barba postiza. Toma
dinero. ¿Piensas tú que á Desdémona le ha de durar mucho su amor por
el moro? Toma dinero. ¿Qué ha de durar? ¿No ves que el fin ha de ser
tan violento como el principio? Toma dinero. Los moros son versátiles
é inconstantes. Dinero, mucho dinero. Pronto le amargará el dulzor de
ahora. Ella es jóven y ha de cansarse de él, y caer en infidelidad y
mudanza. Toma dinero. Y si te empeñas en irte al infierno, véte de un
modo algo más dulce que ahogándote. Recoge todo el dinero que puedas.
Tú la lograrás, si es que mis artes y el poder del infierno no bastan
á triunfar de la bendicion de un clérigo, y de un juramento de amor
prestado á un salvaje vagabundo por una discretísima veneciana. Toma
dinero, mucho dinero. No te ahogues, ni te vuelvas loco. Más vale que
te ahorquen despues que la hayas poseido, que no ahogarte antes.

RODRIGO.

¿Me prometes ayudarme, si me arrojo á tal empresa?

YAGO.

No lo dudes. Pero toma dinero. Te repetiré lo que mil veces te
he dicho. Aborrezco de muerte al moro: yo sé por qué, y la razon
es poderosa. Tú no le aborreces menos. Conjurémonos los dos para
vengarnos. Tú tendrás el deleite, yo la risa. Muchas cosas andan
envueltas en el seno del porvenir. Véte, y toma dinero y disfrázate.
Mañana volveremos á hablar. Pásalo bien.

RODRIGO.

¿Dónde nos veremos?

YAGO.

En mi posada.

RODRIGO.

Iré temprano.

YAGO.

Así sea. ¿Rodrigo?

RODRIGO.

¿Tienes más que decirme?

YAGO.

No te ahogues. ¿Eh?

RODRIGO.

Ya no pienso en eso: voy á convertir en dinero todo lo que poseo.

YAGO.

Hazlo así, y mucho dinero, mucho dinero en el bolsillo.

  (_Se va Rodrigo._)

Este necio será mi tesorero. Bien poco me habia de servir mi
experiencia del mundo si yo fuera á perder más tiempo con él. Pero
aborrezco al moro, porque se susurra que enamoró á mi mujer. No sé si
es verdad, pero tengo sospechas, y me bastan como si fueran verdad
averiguada. Él me estima mucho: así podré engañarle mejor. Casio es
apuesto mancebo. ¡Qué bien me valdria su empleo! Así mataria dos
pájaros á la vez. ¿Qué haré? Yo he de pensarlo despacio. Dejaré correr
algun tiempo, y luego me insinuaré en el ánimo de Otelo, haciéndole
entender que es muy sospechosa la amistad de Casio con su mujer. Las
apariencias suyas, son propias para seducir á las hembras. Por otra
parte, el moro es hombre sencillo y crédulo: á todos cree buenos, y se
dejará llevar del ronzal como un asno. ¡Ya he encontrado el medio! ¡Ya
voy engendrando mi plan! ¡El infierno le dará luz para salir!

[Ilustración]



[Ilustración]



ACTO II.


ESCENA PRIMERA.

=Un puerto de Chipre.=

Salen MONTANO y dos CABALLEROS.

MONTANO.

¿Qué se descubre en alta mar?

CABALLERO 1.º

Nada distingo, porque la tormenta crece, y confundidos mar y cielo no
dejan ver ni una sola nave.

MONTANO.

Paréceme que el viento anda muy desatado en tierra: nunca he visto en
nuestra isla temporal tan horrendo. Si es lo mismo en alta mar, ¿qué
quilla, por fuerte que sea, habrá podido resistir al empuje de esos
montes de olas? ¿Qué resultará de aquí?

CABALLERO 2.º

Sin duda el naufragio de la armada de los turcos. Pero acerquémonos á
la orilla, y ved cómo las espumosas olas quieren asaltar las nubes, y
cómo arrojan su rugidora, ingente y líquida cabellera sobre la ardiente
Osa, como queriendo apagar el brillo de las estrellas del polo inmóvil.
Nunca he visto tal tormenta en el mar.

MONTANO.

Es seguro que la armada turca ha perecido, á menos que se haya
refugiado en algun puerto ó ensenada. Imposible parece que resista á
tan brava tempestad.

  (_Sale otro caballero._)

CABALLERO 3.º

Albricias, amigos mios. Acabó la guerra. La tormenta ha dispersado las
naves turcas. Una de Venecia, que ahora llega, ha visto naufragar la
mayor parte de los barcos, y á los restantes con graves averías.

MONTANO.

¿Dices verdad?

CABALLERO 3.º

Ahora acaba de entrar en el puerto la nave, que es Veronesa. De ella ha
desembarcado Miguel Casio, teniente de Otelo, el esforzado moro, quien
arribará de un momento á otro, y trae toda potestad del gobierno de
Venecia.

MONTANO.

Mucho me complace la eleccion de tan buen gobernador.

CABALLERO 3.º

Pero Casio, aunque se alegra del descalabro de los turcos, está
inquieto y hace mil votos por que llegue salvo el moro, á quien una
tempestad separó de él.

MONTANO.

Ojalá se salve. Yo he peleado cerca de él, y es bravo capitan. Vamos á
la playa, á ver si Otelo llega, ó se descubre en el mar su nave, aunque
sea en el límite donde el azul del cielo se confunde con el del mar.

CABALLERO 3.º

No nos detengamos: puede estar ahí dentro de un instante. (_Sale
Casio._)

CASIO.

Valerosos isleños, gracias por el amor que mostrais al moro. Ayúdele el
cielo contra la furia de los elementos, que me separaron de él en lo
más recio de la borrasca.

MONTANO.

¿Es fuerte su navío?

CASIO.

Y bien carenado, y lleva un piloto de larga ciencia y experiencia. Por
eso no pierdo aún toda esperanza. (_Suenan dentro voces: «vela, vela»._)

  (_Sale otro caballero._)

CASIO.

¿Qué ruido es ese?

CABALLERO 2.º

El pueblo se agolpa á la playa, gritando «una vela».

CASIO.

El alma me está diciendo que es la de Otelo. (_Se oye el disparo de un
cañon._)

CABALLERO 2.º

¿Ois el cañon? Es gente amiga.

CASIO.

Preguntad quién ha llegado.

CABALLERO 2.º

No tardaré.

  (_Vase._)

MONTANO.

Decid, señor Casio: ¿el gobernador es casado?

CASIO.

É hizo una gran boda, porque su dama es de tal perfeccion y hermosura
que ni pluma ni lengua humana pueden describirla, y vence todos los
primores del arte la realidad de sus encantos.

  (_Sale el caballero 2.º_)

¿Quién ha llegado?

CABALLERO 2.º

Yago, el alférez del gobernador.

CASIO.

Rápido y feliz ha sido su viaje. Huracanes, mares alborotados, vientos
sonoros, bancos de arena y falaces rocas, escollo del confiado
navegante, han amansado un instante su natural dureza, cual si tuvieran
entendimiento de hermosura, para dejar paso libre y seguro á Desdémona.

MONTANO.

¿Y quién es Desdémona?

CASIO.

Aquella de quien te hablé, la mujer de nuestro gobernador, que dejó
á cargo de Yago el conducirla aquí. Por cierto que se ha adelantado
cerca de siete dias á nuestras esperanzas. ¡Dios soberano, protege
á Otelo, manda á sus velas viento favorable, para que su nave
toque pronto la bendecida orilla, y él torne amante á los brazos de
su hermosa Desdémona, inflame el valor de nuestros pechos y asegure
la tranquilidad de Chipre!

  (_Salen Desdémona, Emilia, Yago, Rodrigo y acompañamiento._)

¡Vedla! Ahí está. La nave ha echado á tierra su tesoro. ¡Ciudadanos
de Chipre, doblad la rodilla ante ella! Bien venida seais, señora. La
celeste sonrisa os acompañe y guie por doquiera.

[Ilustración: _Llegada de Desdémona á Chipre._]

DESDÉMONA.

Gracias, amigo Casio. ¿Qué sabeis de mi marido?

CASIO.

Todavía no ha llegado, pero puedo deciros que está bueno y que no
tardará.

DESDÉMONA.

Mi temor es que... ¿Por qué no vinisteis juntos?

CASIO.

Nos separamos en la tremenda porfía del cielo y del mar. (_Voces de
«una vela, una vela». Cañonazos._) ¿Ois? Una vela se divisa.

CABALLERO 2.º

Han hecho el saludo á la playa. Gente amiga son.

CASIO.

Veamos qué novedades hay. Salud, alférez, y vos, señora (_á Emilia_).
(_La besa._) No os enojeis, señor Yago, por esta libertad, que no es
más que cortesía.

YAGO.

Bien os portariais si con los labios os deleitase tanto como á mí con
la lengua.

DESDÉMONA.

¡Pero si nunca habla!

YAGO.

A veces más de lo justo, sobre todo cuando tengo sueño. Sin duda,
delante de vos se reporta, y riñe sólo con el pensamiento.

EMILIA.

¿Y puedes quejarte de mí?

YAGO.

Eres tan buena como las demas mujeres. Sonajas en el estrado, gatas en
la cocina, santas cuando ofendeis, demonios cuando estais agraviadas,
perezosas en todo menos en la cama.

EMILIA.

¡Deslenguado!

YAGO.

Verdades digo. Y todavía la cama os parece estrecha.

EMILIA.

¡Buen panegírico harias de mi!

YAGO.

Más vale no hacerle.

DESDÉMONA.

Y si tuvieras que hacer el mio, ¿qué dirias?

YAGO.

No me desafieis, señora, porque no acierto á decir nada sin punta de
sátira.

DESDÉMONA.

Hagamos la prueba. ¿Fué álguien al puerto?

YAGO.

Sí, señora.

DESDÉMONA.

Mi aparente alegría oculta honda tristeza. ¿Qué dirias de mí, si
tuvieras que alabarme?

YAGO.

Por más vueltas que doy al magin, con nada atino. Parece que mi ingenio
se me escapa como liga de frisa. Hé aquí por fin el parto de mi musa.
«Si es blanca y rubia, su hermosura engendrará placer de que ella
sabiamente participe.»

DESDÉMONA.

No dices mal. ¿Y si es morena y discreta?

YAGO.

Si es discreta y morena, puede estar segura de hechizar á algun blanco.

DESDÉMONA.

¡Mal, mal!

EMILIA.

¿Y si es necia y hermosa?

YAGO.

Nunca la hermosa fué necia, porque no hay ninguna tan necia que no
llegue á casarse.

DESDÉMONA.

Chistes de mal gusto, frias agudezas de taberna. ¿Qué elogio podrás
hacer de la que es necia y fea?

YAGO.

«Ninguna hay tan necia ni tan fea que al cabo no logre ser amada.»

DESDÉMONA.

¡Oh ignorante! El mayor elogio para quien menos lo merece. ¿Y qué
podrás decir de la mujer virtuosa? en quien no puede clavar el diente
la malicia misma.

YAGO.

«La hermosa, que jamas cae en pecado de vanidad, la que no habla
palabras ociosas, la que, siendo rica, no hace ostentacion de lujosas
galas, la que nunca pasa de la ocasion al deseo, la que no se venga del
agravio, aunque la venganza sea fácil, la que nunca equivoca la cabeza
del salmon con la cola, la que hace todas las cosas con maduro seso y
no por ciego capricho, la que no mira atras aunque la sigan, tal mujer
como esta, si pudiera hallarse, seria muy apetecible.»

DESDÉMONA.

¿Y para qué la querrias?

YAGO.

Para criar necios y hacer su labor.

DESDÉMONA.

Fria y mal entendida conclusion. No hagas caso de él, Emilia, aunque
sea tu marido, y tú, Casio, ¿qué dices? ¿No te parece deslenguado é
insolente?

CASIO.

Peca de franco, señora mia, y es mejor soldado que hombre de córte.
(_Hablan entre sí Casio y Desdémona._)

YAGO.

(_Aparte._) Ahora le coge de la mano: hablad, hablad quedo, aunque la
red es harto pequeña para coger tan gran pez como Casio. Mírale de hito
en hito: sonríete. Yo te cogeré en tus propias redes. Bien, bien: así
está bien. Si de esta manera pierdes tu oficio de teniente, más te
valiera no haber besado nunca esa mano. ¡Bien, admirable beso! No te
lleves los dedos á la boca. (_Óyese una trompeta._) El moro llega.

CASIO.

Él es.

DESDÉMONA.

Vamos á recibirle.

CASIO.

Viene por allí.

  (_Sale Otelo._)

OTELO.

¡Mi hermosa guerrera!

DESDÉMONA.

¡Otelo!

OTELO.

Tan grande es mi alegría como mi admiracion de verte aquí antes de lo
que esperaba. Si la tempestad ha de producir luego esta calma, soplen
en hora buena los vendavales, levántense las olas y alcen las naves
hasta tocar las estrellas, ó las sepulten luego en los abismos del
infierno. ¡Qué grande seria mi dicha en morir ahora! ¡Tan rico estoy de
felicidad, que dudo que mi suerte me reserve un dia tan feliz como éste!

DESDÉMONA.

¡Quiera Dios que crezcan nuestro amor y nuestra felicidad al paso de
los años!

OTELO.

¡Quiéralo Dios! Apenas puedo resistir lo intenso de mi alegría:
fáltanme palabras y el contento se desborda. ¡Oh, la menor armonía que
suene entre nosotros sea la de este beso! (_La besa._)

YAGO.

(_Aparte._) Todavía estais en buen punto, pero yo trastornaré muy
pronto las llaves de esa armonía.

OTELO.

Vamos, amigos. Se acabó la guerra: los turcos van de vencida. ¿Qué tal,
mis antiguos compañeros? Bien recibida serás en Chipre, amada mia.
Grande honra me hizo el Senado en enviarme aquí. No sé lo que me digo,
bien mio, porque estoy loco de placer. Véte á la playa, amigo Yago, haz
que saquen mis equipajes, y conduce al castillo al piloto de la nave,
que es hombre de valor y de experiencia, y merece ser recompensado.
Ven, Desdémona.

  (_Vanse._)

YAGO.

(_A Rodrigo._) Espérame en el puerto. Pero oye antes una cosa, si es
que eres valiente (y dicen que el amor hace valientes hasta á los
cobardes). Esta noche el teniente estará de guardia en el patio del
castillo. Has de saber que Desdémona está ciegamente enamorada de él.

RODRIGO.

¿Pero cómo?

YAGO.

Déjate guiar por mí. Tú recuerda con qué ardor se enamoró del moro,
sólo por haber oido sus bravatas. ¿Pero crees tú que eso puede
durar? Si tienes entendimiento ¿cómo has de creerlo? Sus ojos desean
contemplar algo agradable, y ver á Otelo es como ver al demonio. Ademas
la sangre, despues del placer, se enfria y necesita alimento nuevo:
alguna armonía de líneas y proporciones, alguna semejanza de edad ó
de costumbres. Nada de esto tiene el moro, y por eso Desdémona se
encontrará burlada: empezará por fastidiarse y acabará por aborrecerle,
y entonces la naturaleza, que es la mejor maestra, le guiará á nueva
eleccion. Y dando por supuestas todas estas cosas llanas y naturales,
¿quién está en más favorable coyuntura que Casio? Él es listo y
discreto: conciencia ninguna: todo en él es hipocresía y simulada
apariencia y falsa cortesía, para lograr sus torpes antojos. Es un
pícaro desalmado: no dejará perder ninguna ocasion oportuna, y hasta
sabe fingir favores que no existen. Luego, es mozo y apuesto y posee
cuantas cualidades pueden llevar detras de sí los ojos de una mujer. Yo
veo que ya piensa en ella.

RODRIGO.

Pues yo de ella no sospecho nada: me parece la virtud misma.

YAGO.

¡Buena virtud la de tus narices! Si poseyera esa virtud, ¿se hubiera
casado con el moro? ¡No está mala la virtud! ¿no has reparado con qué
cariño le estrechaba la mano?

RODRIGO.

Seria cortesía.

YAGO.

Seria lujuria: una especie de prólogo de sus livianos apetitos. Y
luego se besaron hasta confundirse los alientos. No dudes que se aman,
Rodrigo. Cuando se empieza con estas confianzas, el término está muy
cercano. Calla y déjate guiar: no olvides que yo te hice salir de
Venecia. Tú harás guardia esta noche, donde yo te indique. Casio no
te ha visto nunca. Yo me alejaré poco. Procura tú mover á indignacion
á Casio con cualquier pretexto, desobedeciendo sus órdenes, _verbi
gratia_.

RODRIGO.

Así lo haré.

YAGO.

Tiene mal genio, y fácilmente se incomodará y te pondrá la mano en
el rostro; con tal ocasion le desafias, y esto me basta para que se
arme un tumulto entre los isleños, que llevan muy á mal el gobierno de
Casio. No pararemos hasta quitarle su empleo. Así allanas el camino que
puede conducirte á tu felicidad. Yo te ayudaré de mil modos, pero antes
hay que derribar el obstáculo mayor, y sin esto no podemos hacer nada.

RODRIGO.

Haré todo lo que las circunstancias exijan.

YAGO.

Ten confianza en lo que te digo. Esperaré en el castillo, á donde tengo
que llevar los cofres del moro. Adios.

RODRIGO.

Adios.

  (_Se va._)

YAGO.

Para mí es seguro que Casio está enamorado de ella, y parece natural
que ella le ame. Á pesar del odio que le tengo, no dejo de conocer
que es el moro hombre bueno, firme y tenaz en sus afectos, y á la
vez de apacible y serena condicion, y creo que será buen marido para
Desdémona. Yo tambien la quiero, y no con torpe intencion (aunque
quizá sea mayor mi pecado). La quiero por instinto de venganza, porque
tengo sospechas de que el antojadizo mozo merodeó en otro tiempo por
mi jardin. Y de tal manera me conmueve y devora esta sospecha, que no
quedaré contento hasta verme vengado. Mujer por mujer: y si esto no
consigo, trastornar el seso del moro con celos matadores. Para eso,
si no me sirve este gozquecillo veneciano que estoy criando para que
siga la pista, me servirá Miguel Casio. Yo le acusaré ante el moro de
amante de su mujer. (Y mucho me temo que ni áun la mia está segura con
Casio.) Con esto lograré que Otelo me tenga por buen amigo suyo y me
agradezca y premie con liberal mano, por haberle hecho hacer papel de
bestia, enloqueciéndole y privándole de sosiego. Todavía mi pensamiento
vive confuso y entre sombras: que los pensamientos ruines sólo en la
ejecucion se descubren del todo.


ESCENA II.

=Calle.=

Un PREGONERO, seguido de pueblo.

PREGONERO.

Manda nuestro general y gobernador Otelo que, sabida la destruccion
completa de la armada turca, todos la celebren y se regocijen, bailando
y encendiendo hogueras, ó con otra cualquier muestra de alegría que
bien les pareciere. Ademas hoy celebra sus bodas. Este es el bando que
me manda pregonar. Estará abierto el castillo, y puede durar libremente
la fiesta desde las cinco que ahora son, hasta que suene la campana de
las doce. Dios guarde á Chipre y á Otelo.


ESCENA III.

=Sala del castillo.=

Salen OTELO, DESDÉMONA, CASIO y acompañamiento.

OTELO.

Miguel, amigo mio, quédate esta noche á guardar el castillo. No
olvidemos aquel prudente precepto de la moderacion en la alegría.

CASIO.

Ya he dado mis órdenes á Yago. Con todo eso, tendré la vigilancia
necesaria.

OTELO.

Yago es hombre de bien. Buenas noches, Casio. Mañana temprano te
hablaré. Ven, amor mio (_á Desdémona_): despues de comprar un objeto
entra el disfrutar de él. Todavía no hemos llegado á la posesion,
esposa mia. Buenas noches.

  (_Vanse todos menos Casio y Yago._)

CASIO.

Buenas noches, Yago. Es preciso hacer la guardia.

YAGO.

Aún tenemos una hora: no han dado las diez. El general nos ha despedido
tan pronto, por quedarse solo con Desdémona. Y no me extraña: aún no la
ha disfrutado, y por cierto que es digna del mismo Jove.

CASIO.

Sí que es mujer bellísima.

YAGO.

Y tiene trazas de ser alegre y saltadora como un cabrito.

CASIO.

Me parece lozana y hermosa.

YAGO.

Tiene ojos muy provocativos. Parece que tocan á rebato.

CASIO.

Y á pesar de eso, su mirada es honesta.

YAGO.

¿Has oido su voz tan halagüeña que convida á amar?

CASIO.

Ciertamente que es perfectísima.

YAGO.

¡Benditas sean sus bodas! Ven, teniente mio: vaciemos un tonel de vino
de Chipre á la salud de Otelo. Allá fuera tengo dos amigos que no
dejarán de acompañarnos.

CASIO.

Mala noche para eso, Yago. Mi cabeza no resiste el vino. ¿Por qué no se
habrá inventado otra manera de pasar el rato?

YAGO.

Es broma entre amigos. Nada más que una copa. Lo demas lo beberé yo por
vos, si os empeñáis en decir que no.

CASIO.

Esta noche no he bebido más que un vaso de vino y ése aguado, y así
y todo ya siento los efectos. Mi debilidad es tan grande, que no me
atrevo á acrecentar el daño.

YAGO.

Cállate. Es noche de alegría. Darás gusto á los amigos.

CASIO.

¿Dónde están?

YAGO.

Ahí fuera. Les diré que entren, si quereis.

CASIO.

Díselo, pero á fe que no lo hago de buen grado.

  (_Se va._)

YAGO.

Con otra copa más que yo le haga beber, sobre la de esta tarde, se
alborotará más que un gozquecillo ladrador. Ese Rodrigo, que es un
necio, loco de amor, ha bebido esta noche largo y tendido á la salud
de Desdémona. Él hace la guardia y con él tres mancebos de Chipre,
nobles, pundonorosos y valientes, á quienes ya he exaltado los cascos
con largas libaciones. Veremos si Casio, mezclado con esta tropa de
borrachos, hace alguna locura, que le acarree enemistades en la isla.
Aquí viene. Si esto me sale bien, adelantarán mucho mis proyectos.

  (_Sale Casio con Montano y criados con ánforas de vino._)

CASIO.

Por Dios vivo... ya siento el efecto.

MONTANO.

Pues si no ha sido nada: apenas una botella.

YAGO.

¡Ea! ¡Traed vino! (_Canta._) ¡Sacudid, sacudid las copas: el soldado es
mortal, y debe beber sin término! ¡Más vino, amigos!

CASIO.

¡Linda cancion, á fe mia!

[Ilustración]

YAGO.

En Inglaterra la oí: tierra de grandes bebedores. Nada valen en cotejo
con ellos daneses, alemanes y flemáticos holandeses.

CASIO.

¿Bebe más el inglés?

YAGO.

Fácil le es poner debajo de la mesa al danes, y con poca fatiga al
aleman, y antes de apurar la última botella, al holandes.

CASIO.

Brindo por el general.

YAGO.

¡Oh, dulce Inglaterra! (_Canta._) «Hubo un rey, noble y caballero, que
se llamaba Estéban: las calzas le costaban un doblon, y se enojaba de
gastar tanto dinero, y llamaba al sastre ladron. Si esto hacia el que
era tan gran monarca, ¿qué has de hacer tú, pobre pechero? ¡A cuántos
perdió el subirse á mayores!» ¡Más vino!

CASIO.

Más me gusta esta cancion que la primera.

YAGO.

¿Quereis que la repita?

CASIO.

No, porque quien tales cosas canta merece perder su empleo. En fin,
Dios es poderoso, y unos se salvarán y otros se condenarán.

YAGO.

Bien dicho, teniente Casio.

CASIO.

Sin agravio del gobernador, ni de ningun otro personaje, yo creo que me
salvaré.

YAGO.

Y yo tambien lo creo, mi teniente.

CASIO.

Pero permitidme que os diga que primero me he de salvar yo, porque el
teniente debe ir antes que el alférez. Basta. Cada cual á su negocio...
No creais que estoy borracho, amigos mios. Ved: aquí está mi alférez:
esta es mi mano derecha, esta mi mano izquierda: os aseguro que no
estoy borracho. ¿No veis que hablo con sustancia y concierto?

TODOS.

Hablais en todo seso.

CASIO.

¡Ya lo creo! En entera razon. No vayais á creer que estoy borracho.

  (_Se va._)

MONTANO.

Vamos á la explanada á hacer la guardia.

YAGO.

¿Habeis visto á ese mancebo que acaba de irse? Digno es de mandar al
lado del mismo César. ¡Lástima que tenga ese vicio, equinoccio de su
virtud, porque la iguala! ¡Cuánto lo siento! ¡Pobre isla de Chipre si
cuando se la confiara Otelo, acertase Casio á padecer este accidente!

MONTANO.

¿Suele embriagarse?

YAGO.

Todas las noches antes de acostarse. Tardaria más de 24 horas en
dormirse, si con la bebida no arrullara el sueño.

MONTANO.

Bien haríamos en avisar al gobernador con tiempo. Puede que no haya
reparado en ello. Tal es la estimacion que profesa á Casio, cuyas
buenas cualidades compensan sus defectos. ¿No es verdad?

  (_Sale Rodrigo._)

YAGO.

¿Qué hay de nuevo? Véte detras de Casio: no te detengas.

  (_Se va Rodrigo._)

MONTANO.

¡Lástima que el moro otorgue tanta amistad y confianza á un hombre
dominado por tan feo vicio! Convendrá hablar á Otelo.

YAGO.

No he de ser yo quien le hable, porque quiero muy de veras á Casio, y
me alegraria de curarle. ¿Oyes el ruido? (_Voces dentro._)

  (_Sale Casio persiguiendo á Rodrigo._)

CASIO.

¡Infame, perverso!

MONTANO.

¿Qué sucede, mi teniente?

CASIO.

¿Tú enseñarme á mí? ¡Mil palos le he de dar, á fe de quien soy!

RODRIGO.

¡Tú apalearme!

CASIO.

¿Y todavía te atreves á replicar?

MONTANO.

Manos quedas, señor teniente.

CASIO.

Déjame, ó te señalo en la cara.

MONTANO.

Estais beodo.

CASIO.

¿Beodo yo?

YAGO.

(_A Rodrigo._) Echa á correr gritando: «favor, alarma.»

  (_Se va Rodrigo._)

Paz, señores. ¡Favor, favor! ¡órden! ¡Buena guardia está la nuestra!
(_Óyese el tañido de una campana._) ¿Quién tocará la campana? ¡Qué
alboroto! ¡Válgame el cielo! Deteneos, señor teniente. Caminais ciego á
vuestra ruina.

  (_Sale Otelo con sus criados._)

OTELO.

¿Qué ha sucedido?

MONTANO.

Yo me voy en sangre. Me han herido de muerte.

OTELO.

¡Deteneos!

YAGO.

¡Deteneos, teniente Casio! ¡Montano, amigos mios! ¿Tan olvidados estais
de vuestras obligaciones? ¿No veis que el general os está dando sus
órdenes?

OTELO.

¿Qué pendencia es esta? ¿Estamos entre turcos, ó nos destrozamos á
nosotros mismos, ya que el cielo no permitió que ellos lo hiciesen?
Si sois cristianos, contened vuestras iras, ó caro le ha de costar al
primero que levante el arma ó dé un paso más. Haced callar esta campana
que altera el sosiego de la isla. ¿Qué es esto, caballeros? Tú, mi buen
Yago, ¿por qué palideces? Cuéntamelo todo. ¿Quién comenzó la pendencia?
No me ocultes nada. Tu lealtad invoco.

YAGO.

El motivo no lo sé. Hace poco estaban en tanta paz y armonía como dos
novios antes de entrar en el lecho, pero de repente, como si alguna
maligna influencia sideral los hubiese tocado, desenvainan los aceros y
se atacan y pelean á muerte. Repito que no sé la causa de la rencilla.
¡Ojalá yo hubiera perdido, lidiando bizarramente en algun combate
glorioso, las dos piernas que me trajeron á ser testigo de tal escena!

OTELO.

¿Por qué tal atropello, amigo Casio?

CASIO.

Perdonadme, señor: ahora no puedo deciros nada.

OTELO.

Y vos, amigo Montano, que soliais ser tan cortes, y que áun de jóven
teniais fama bien ganada de prudente, ¿cómo habeis venido á perderla
ahora, cual si fuerais cualquier pendenciero nocturno? Respondedme.

MONTANO.

Mis heridas apenas me lo consienten, señor. Vuestro alférez Yago os
podrá responder por mí. No tengo conciencia de haber ofendido á nadie
esta noche, de obra ni de palabra, á no ser que sea agravio el defender
la propia existencia contra un agresor injusto.

OTELO.

¡Vive Dios! Ya la sangre y la pasion vencen en mí al juicio. Y si llego
á enojarme y á levantar el brazo, juro que el más esforzado ha de caer
por tierra. Decidme cómo empezó la cuestion, quién la provocó. ¡Infeliz
de él, aunque fuera mi hermano gemelo! ¿Estabais locos? Cuando todavía
resuenan en el castillo los gritos de guerra, cuando aún estarán llenas
de terror las gentes de la isla, ¿mis propios guardas han de alterar
el sosiego de la noche con disputas y rebatos? Dímelo con verdad, Yago.
¿Quién comenzó?

MONTANO.

No te juzgaré buen soldado, si por amistad con Casio faltas á la verdad.

YAGO.

No me obligueis tan duramente. Antes que faltar á mi amigo Casio, me
morderia la lengua. Pero hablaré, porque creo que el decir yo la verdad
no le perjudica en nada. Las cosas pasaron así, señor gobernador.
Estaba Montano hablando conmigo, cuando se nos acercó un mancebo
pidiéndonos ayuda contra Casio que venia detras de él, espada en mano.
Este amigo se interpuso y rogó á Casio que se detuviera. Yo corrí
detras del fugitivo, para que no alarmara al pueblo con sus gritos,
como al fin sucedió, porque no pude alcanzarle. Con esto volví á donde
sonaba ruido de espadas, y juramentos de Casio, que nunca hasta esta
noche se le habian oido. Andaba entre ellos tan recia y trabada la
pelea como cuando vos los separasteis. Nada más sé ni puedo deciros. El
hombre es hombre, y el más justo cae y peca. Y tengo para mí que aunque
Casio golpeó á Montano, como hubiera podido golpear á su mejor amigo en
un arrebato de furor, fué sin duda porque habia recibido del fugitivo
alguna ofensa intolerable.

OTELO.

La amistad que con Casio tienes, y tu natural benévolo, amigo Yago, te
mueven á disculparle. Mucho te quiero, Casio, pero ya no puedes ser mi
teniente.

  (_Sale Desdémona._)

Ved: con el alboroto habeis despertado á mi esposa. Voy á hacer en
vosotros un ejemplar castigo.

DESDÉMONA.

¿Qué ha sido esto?

OTELO.

Ya está acabado todo, amiga mia. Vámonos á descansar. Yo haré curar
vuestra herida, caballero, (_á Montano_). Yago, procura calmar al
pueblo, si es que anda alterado con la riña. Vámonos, Desdémona.
Esta es la vida del guerrero. Hasta en el seno del placer viene á
despertarle ruido de armas.

  (_Quedan solos Casio y Yago._)

YAGO.

¿Estais herido, teniente?

CASIO.

Sí, y no hay cirujano que pueda curarme.

YAGO.

¡No lo quiera Dios!

CASIO.

¡He perdido la fama, el buen nombre, lo más espiritual y puro de mi
sér, y sólo me queda la parte brutal! ¡El buen nombre, el buen nombre,
Yago!

YAGO.

Por Dios vivo, creí que habiais recibido alguna herida material, la
cual debiera angustiaros más que la pérdida de la fama. La fama no es
sino vano ruido y falsedad é impostura, que las más veces se gana sin
mérito y se pierde sin culpa. Y si vos no dais por perdida la fama, de
fijo que no la habeis perdido. ¡Valor, amigo Casio! Medios teneis para
volver á la gracia del general. Os ha quitado el empleo en un momento
de ira, y más por política y buen parecer, que por mala intencion.
Así pega uno á veces al perro fiel, para asustar al bravo leon.
Suplicadle, pedidle perdon, y todo os lo concederá.

CASIO.

¡Cómo ha de atreverse á suplicar nada á un jefe tan íntegro y bueno,
un oficial tan perdido, borracho, y sin seso como yo! ¡Embriagarme yo,
perder el juicio, hablar por los codos, disputar, decir bravatas y
reñir hasta con mi sombra! ¿Cómo te llamaré, espíritu incorpóreo del
vino, que aún no tienes nombre? Sin duda que debo llamarte demonio.

YAGO.

¿Y á quién perseguiais con el acero desnudo? ¿Qué os habia hecho?

CASIO.

Lo ignoro.

YAGO.

¿Es posible?

CASIO.

Muchas cosas recuerdo, pero todas confusas é incoherentes. Sólo sé que
hubo una pendencia, pero de la causa no puedo dar razon. ¡Dios mio! ¿No
es buena locura que los hombres beban á su propio enemigo, y que se
conviertan, por medio del júbilo y de la algazara, en brutos animales?

YAGO.

Ya os vais serenando. ¿Cómo habeis recobrado el juicio tan pronto?

CASIO.

El demonio de la ira venció al de la embriaguez. Un defecto provoca á
otro, para que yo me avergüence más y más de mí mismo.

YAGO.

Esa moral es severa con exceso. Por la hora, por el lugar, y por
el estado intranquilo de la isla, valiera más que esto no hubiera
sucedido, pero ya que pasó y no podeis remediarlo, tratad de reparar el
yerro.

CASIO.

Cuando yo le vuelva á pedir mi empleo, me llamará borracho. Aunque
yo tuviera todas las bocas de la hidra, esta respuesta bastaria para
hacerlas callar. ¡Pasar yo en breve rato desde el estado de hombre
juicioso al de loco frenético y luego al de bestia! ¡Qué horror! Cada
copa es una maldicion del infierno, cada botella un demonio.

YAGO.

No digais eso, que el buen vino alegra el corazon humano, cuando no se
abusa de él. No creo, teniente Casio, que dudareis de la firmeza de mi
amistad.

CASIO.

Tengo pruebas de ello. ¡Borracho yo!

YAGO.

Vos y cualquiera puede emborracharse alguna vez. Ahora oid lo que os
toca hacer. La mujer de nuestro gobernador le domina á él, porque él
está encantado y absorto en la contemplacion de su belleza. Decidle
la verdad, ponedla por intercesora, para que os restituya vuestro
empleo. Ella es tan buena, dulce y cariñosa que hará de seguro más de
lo que acerteis á pedirla: ella volverá á componer esa amistad quebrada
entre vos y su esposo, y apostaria toda mi dicha futura á que este
disgustillo sirve para estrecharla más y más.

CASIO.

Me das un buen consejo.

YAGO.

Y tan sincero y honrado como es mi amistad hácia vos.

CASIO.

Así lo creo. Lo primero que haré mañana será rogar á Desdémona, que
interceda por mí. Si ella me abandona, ¿qué esperanza puede quedarme?

YAGO.

Bien decis. Buenas noches, teniente. Voy á la guardia.

CASIO.

Buenas noches, Yago.

YAGO.

¿Y quién dirá que soy un malvado, y que no son buenos y sanos mis
consejos? Ese es el único modo de persuadir á Otelo, y muy fácil es que
Desdémona interceda en favor de él, porque su causa es buena, y porque
Desdémona es más benigna que un ángel del cielo. Y poco le ha de costar
persuadir al moro. Aunque le exigiera que renegase de la fe de Cristo,
de tal manera le tiene preso en la red de su amor, que puede llevarle
á donde quiera, y le maneja á su antojo. ¿En qué está mi perfidia,
si aconsejo á Casio el medio más fácil de alcanzar lo que desea?
¡Diabólico consejo el mio! ¡Arte propia del demonio engañar á un alma
incauta con halagos que parecen celestiales! Así lo hago yo, procurando
que este necio busque la intercesion de Desdémona, para que ella niegue
al moro en favor de él. Y entre tanto yo destilaré torpe veneno en los
oidos del moro, persuadiéndole que Desdémona pone tanto empeño en que
no se vaya Casio, porque quiere conservar su ilícito amor. Y cuanto
ella haga por favorecerle, tanto más crecerán las sospechas de Otelo.
De esta manera convertiré el vicio en virtud, tejiendo con la piedad
de Desdémona la red en que ambos han de caer.

  (_Sale Rodrigo._)

¿Qué novedades traes, Rodrigo?

RODRIGO.

Sigo la caza, pero sin fruto. Mi dinero se acaba: esta noche me han
apaleado, y creo que el mejor desenlace de todo seria volverme á
Venecia, con alguna experiencia de más, harto duramente adquirida, y
con algunos ducados de menos.

YAGO.

¡Pobre del que no tiene paciencia! ¿Qué herida se curó de primera
intencion? No procedemos por ensalmos, sino con maña y cautela, y dando
tiempo al tiempo. ¿No ves en qué estado andan las cosas? Es verdad
que Casio te ha apaleado, pero él en cambio pierde su oficio. La mala
yerba crece sin sol, pero la flor temprana es señal de temprana fruta.
Ten paciencia y sosiego. Véte á tu posada: luego sabrás lo restante:
véte, véte. Dos cosas tengo que hacer. La primera, hacer que mi mujer
ayude á Desdémona en su peticion á favor de Casio: y cuando ella esté
suplicando con más ahinco, me interpondré yo y hablaré al moro. No es
ocasion de timideces ni de esperas.

[Ilustración]



[Ilustración]



ACTO III.


ESCENA PRIMERA.

=Sala del castillo.=

CASIO y MÚSICOS.

CASIO.

Yo os pago. Tocad un breve rato para festejar el natalicio del
gobernador.

  (_Sale el Bufon._)

BUFON.

Señores, ¿vuestros instrumentos han adquirido en Nápoles esa voz tan
gangosa?

MÚSICOS.

¿Qué decis?

BUFON.

Tomad dinero: el gobernador gusta tanto de vuestra música que os paga
para que no continueis.

MÚSICO 1.º

Bien, señor. Callaremos.

BUFON.

Tocad sólo alguna música que no se oiga, si es que la sabeis. En
cuanto á la que se oye, el general no puede sufrirla.

MÚSICOS.

Nunca hemos sabido tales músicas.

BUFON.

Pues idos con la vuestra á otra parte, porque si no, me iré yo. ¡Idos
lejos!

  (_Se van._)

[Ilustración]

CASIO.

¿Oyes, amigo?

BUFON.

No oigo al amigo: te oigo á tí.

CASIO.

Basta de bromas: toma una moneda de oro. Si la dama que acompaña á la
mujer del gobernador está ya levantada, dile que un tal Casio quiere
hablarla. ¿Se lo dirás?

BUFON.

Ya está levantada, y si la encuentro, le diré lo que deseais.

CASIO.

Díselo, amigo mio.

  (_Se va el Bufon.—Sale Yago._)

Bien venido, Yago.

YAGO.

¿No os habeis acostado?

CASIO.

Era casi de dia, cuando me separé de tí. Ahora he enviado un recado á
tu mujer, para que me facilite una entrevista con Desdémona.

YAGO.

Yo haré que la veas, y procuraré alejar á Otelo, para que no os
interrumpa.

CASIO.

De todas veras te lo agradeceré. (_Aparte._) Ni en Florencia misma he
hallado hombre tan cortes y atento.

  (_Sale Emilia._)

EMILIA.

Buenos dias, teniente. Mucho siento el percance que os ha pasado, pero
creo que al fin ha de remediarse. De ello están hablando el gobernador
y su mujer. Ella os defiende mucho. Otelo replica que heristeis á una
persona muy conocida en Chipre: que era forzoso el castigo, y que
por eso os destituyó. Pero como es tan amigo vuestro, no tardará en
devolveros el empleo, apenas haya ocasion propicia.

CASIO.

A pesar de todo, me parece conveniente hablar á solas á Desdémona, si
es que mi pretension no te parece descabellada.

EMILIA.

Ven conmigo: yo te llevaré á sitio donde puedas hablarla con toda
libertad.

CASIO.

Mucho os agradeceré tal favor.

  (_Se van._)


ESCENA II.

=Una sala del castillo.=

Salen OTELO, YAGO y varios Caballeros.

OTELO.

Yago, entrega tú estas cartas al piloto, para que las comunique al
Senado. Entre tanto yo voy á las murallas. Allí me encontrarás.

YAGO.

Está bien, general.

OTELO.

Caballeros, ¿quereis visitar la fortificacion?

CABALLEROS.

Cómo gusteis.


ESCENA III.

=Jardin del castillo.=

DESDÉMONA, EMILIA y CASIO.

DESDÉMONA.

Pierde el temor, amigo mio. Te prestaré toda la ayuda y favor que pueda.

EMILIA.

Señora, os suplico que lo hagais, porque mi marido lo toma como asunto
propio.

DESDÉMONA.

Es muy honrado. Espero veros pronto amigos á Otelo y á tí, buen Casio.

CASIO.

Generosa señora, sucédame lo que quiera, Miguel Casio será siempre
esclavo vuestro.

DESDÉMONA.

En mucho aprecio tu amistad. Sé que hace tiempo la tienes con mi
marido, y que sólo se alejará de tí el breve tiempo que la prudencia lo
exija.

CASIO.

Pero esa prudencia puede durar tanto, ó acrecentarse con tan perverso
alimento, ó atender á tan falsas apariencias, que estando ausente yo, y
sucediéndome otro en el destino, olvide el general mis servicios.

DESDÉMONA.

No tengas ese recelo. A Emilia pongo por testigo de que no he de
desistir hasta que te restituyan el empleo. Yo cumplo siempre lo que
prometo y juro. No dejaré descansar á mi marido, de dia y de noche he
de seguirle y abrumarle con ruegos y súplicas en tu favor. Ni en la
mesa ni en el lecho cesaré de importunarle. Buen abogado vas á tener.
Antes moriré que abandonar la pretension de Casio.

EMILIA.

Señora, el amo viene.

CASIO.

Adios, señora.

DESDÉMONA.

Quédate, y oye lo que voy á decirle.

CASIO.

No puedo oirte ahora ni estoy de buen temple para hablar en causa
propia.

DESDÉMONA.

Como querais.

  (_Se va Casio.—Salen Otelo y Yago._)

YAGO.

No me parece bien esto.

OTELO.

¿Qué dices entre dientes?

YAGO.

Nada... No lo sé, señor.

OTELO.

¿No era Casio el que hablaba con mi mujer?

YAGO.

¿Casio? No, señor. ¿Por qué habia de huir él tan pronto, apenas os vió
llegar?

OTELO.

Pues me pareció que era Casio.

DESDÉMONA.

¿Tú de vuelta, amor mio? Ahora estaba hablando con un pobre
pretendiente, que se queja de tus enojos.

OTELO.

¿Quién?

DESDÉMONA.

Tu teniente Casio. Y si en algo estimas mi amor y mis caricias, óyeme
benévolo. O yo no entiendo nada de fisonomías, ó Casio ha pecado más
que por malicia, por ignorancia. Perdónale.

OTELO.

¿Era el que se fué de aquí ahora mismo?

DESDÉMONA.

Sí, tan triste y abatido, que me dejó parte de su tristeza. Haz que
vuelva contento, esposo mio.

OTELO.

Ahora no: otra vez será, esposa mia.

DESDÉMONA.

¿Pronto?

OTELO.

Tus ruegos adelantarán el plazo.

DESDÉMONA.

¿Esta noche, á la hora de cenar?

OTELO.

Esta noche no puede ser.

DESDÉMONA.

¿Mañana á la hora de comer?

OTELO.

Mañana no comeré en casa. Tenemos junta militar en el castillo.

DESDÉMONA.

Entonces mañana por la noche, ó el mártes por la mañana, por la tarde ó
por la noche, ó el miércoles muy de madrugada. Fíjame un término y que
sea corto: tres dias á lo más. Ya está arrepentido. Y aunque dicen que
las leyes de la guerra son duras, y que á veces exigen el sacrificio de
los mejores, su falta es bien leve, y digna sólo de alguna reprension
privada. Dime, Otelo: ¿cuándo volverá? Si tú me pidieras algo, no te
lo negaria yo ciertamente. Mira que en nada pienso tanto como en esto.
¿No te acuerdas que Casio fué confidente de nuestros amores? ¿No sabes
que él te defendia siempre, cuando yo injustamente y por algun arrebato
de celos, hablaba mal de tí? ¿Por qué dudas en perdonarle? No sé cómo
persuadirte...

OTELO.

Basta, mujer: no me digas más. Que vuelva cuando quiera.

DESDÉMONA.

No te he pedido gracia, ni sacrificio, sino cosa que á tí mismo te
está bien y te importa. Es como si te pidiera que te abrigaras, ó que
te pusieras guantes, ó que comieses bien. Si mi peticion fuera de cosa
más difícil ó costosa, á fe que tendria yo que medir y pesar bien las
palabras, y aún así sabe Dios si lo alcanzaria.

OTELO.

Nada te negaré. Una cosa sola he de pedirte. Déjame solo un rato.

DESDÉMONA.

¿Yo dejar de obedecerte? Adios, señor mio, adios.

OTELO.

Adios, Desdémona. Pronto seré contigo.

DESDÉMONA.

Ven, Emilia. (_A Otelo._) Siempre seré rendida esclava de tus
voluntades.

  (_Se van._)

OTELO.

¡Alma de mi alma! Condenada sea mi alma, si yo no te quiero; y si
alguna vez dejo de quererte, ¡confúndase y acábese el universo!

YAGO.

General.

OTELO.

¿Qué dices, Yago?

YAGO.

¿Miguel Casio tuvo alguna noticia de vuestros amores con la señora?

OTELO.

Lo supo todo, desde el principio hasta el fin. ¿A qué esa pregunta?

YAGO.

Por nada: para matar un recelo mio.

OTELO.

¿Qué recelo?

YAGO.

Yo creí que nunca la habia tratado.

OTELO.

¡Si fué confidente y mensajero de nuestros amores!

YAGO.

¿Eso dices?

OTELO.

La verdad digo. ¿Por qué te sorprende? Pues ¿no es hombre de fiar?

YAGO.

Sí: hombre de bien.

OTELO.

Muy de bien.

YAGO.

Así que sepa...

OTELO.

¿Qué estais murmurando?

YAGO.

¿Murmurar?

OTELO.

¡Sí, algo piensas, vive Dios! Vas repitiendo como un eco mis palabras,
como si tuvieras en la conciencia algun mónstruo, y no te atrevieras á
arrojarle. Hace un momento, cuando viste juntos á Casio y á mi mujer,
dijiste que no te parecia bien. ¿Y por qué no? Ahora cuando te he
referido que fué medianero de nuestros amores, preguntaste: «¿Es verdad
eso?» y te quedaste caviloso, como si madurases alguna siniestra idea.
Si eres amigo mio, dime con verdad lo que piensas.

YAGO.

Señor, ya sabeis que de todas veras os amo.

OTELO.

Por lo mismo que lo sé y lo creo, y que te juzgo hombre sério y
considerado en lo que dices, me asustan tus palabras y tu silencio. No
los extrañaria en hombres viles y soeces, pero en un hombre honrado
como tú son indicios de que el alma está ardiendo, y de que quiere
estallar la indignacion comprimida.

YAGO.

Juro que tengo á Miguel Casio por hombre de honor.

OTELO.

Yo tambien.

YAGO.

El hombre debe ser lo que parece, ó á lo menos, aparentarlo.

OTELO.

Dices bien.

YAGO.

Repito que á Casio le tengo por hombre honrado.

OTELO.

Eso no es decírmelo todo. Declárame cuanto piensas y recelas, hasta lo
peor y más oculto.

YAGO.

Perdonadme, general: os lo suplico. Yo estoy obligado á obedeceros en
todo, menos en aquellas cosas donde ni el mismo esclavo debe obedecer.
¿Revelaros mi pensamiento? ¿Y si mi pensamiento fuera torpe, vil y
menguado? ¿En qué palacio no penetra alguna vez la alevosía? ¿En qué
pecho no caben injustos recelos y cavilosidades? Hasta con el más recto
juicio pueden unirse bajos pensamientos.

OTELO.

Yago, faltas á la amistad, si creyendo infamado á tu amigo, no le
descubres tu sospecha.

YAGO.

¿Y si mi sospecha fuera infundada? Porque yo soy naturalmente receloso
y perspicaz, y quizá veo el mal donde no existe. No hagais caso de mis
malicias, vagas é infundadas, ni perturbeis vuestro reposo por ellas,
ni yo como hombre honrado y pundonoroso debo revelaros el fondo de mi
pensamiento.

OTELO.

¿Qué quieres decir con eso?

YAGO.

¡Ay, querido jefe mio!, la buena reputacion, así en hombre como en
mujer, es el tesoro más preciado. Poco roba quien roba mi dinero: antes
fué algo, despues nada: antes mio, ahora suyo, y puede ser de otros
cincuenta. Pero quien me roba la fama, no se enriquece, y á mí me deja
pobre.

OTELO.

¿Qué estás pensando? Dímelo, por Dios vivo. Quiero saberlo.

YAGO.

No lo sabreis nunca, aunque tengais mi corazon en la mano.

OTELO.

¿Por qué?

YAGO.

Señor, temed mucho á los celos, pálido mónstruo, burlador del alma
que le da abrigo. Feliz el engañado que descubre el engaño y consigue
aborrecer á la engañadora, pero ¡ay del infeliz que aún la ama, y duda,
y vive entre amor y recelo!

OTELO.

¡Horrible tortura!

YAGO.

Más feliz que el rico es el pobre, cuando está resignado con su suerte.
Por el contrario el rico, aunque posea todos los tesoros de la tierra,
es infeliz por el temor que á todas horas le persigue, de perder su...
¡Dios mio, aparta de mis amigos, los celos!

OTELO.

¿Qué quieres decir? ¿Imaginas que he de pasar la vida entre sospechas y
temores, cambiando de rostro como la luna? No: la duda y la resolucion
sólo pueden durar en mí un momento, y si alguna vez hallares que me
detengo en la sospecha y que no la apuro, llámame imbécil. Yo no me
encelo si me dicen que mi mujer es hermosa y alegre, que canta y toca
y danza con primor, ó que se complace en las fiestas. Si su virtud es
sincera, más brillará así. Tampoco he llegado á dudar nunca de su amor.
Ojos tenia ella y entendimiento para escoger. Yago, para dudar necesito
pruebas, y así que las adquiera, acabaré con el amor ó con los celos.

YAGO.

Dices bien. Y así conocerás mejor la lealtad que te profeso. Ahora no
puedo darte pruebas. Vigila á tu esposa: repárala bien cuando hable
con Casio, pero que no conozcan tus recelos en la cara. No sea que se
burlen de tu excesiva buena fe. Las venecianas sólo confian á Dios el
secreto, y saben ocultársele al marido. No consiste su virtud en no
pecar, sino en esconder el pecado.

OTELO.

¿Eso dices?

YAGO.

A su padre engañó por amor tuyo, y cuando fingia mayor esquiveza, era
cuando más te amaba.

OTELO.

Verdad es.

YAGO.

Pues la que tan bien supo fingir, hasta engañar á su padre, que no
podia explicarse vuestro amor sino como obra de hechicería... Pero ¿qué
estoy diciendo? Perdóname si me lleva demasiado lejos el cariño que te
profeso.

OTELO.

Eterna será mi gratitud.

YAGO.

Mal efecto te han hecho mis palabras, señor.

OTELO.

No. Mal efecto, ninguno.

YAGO.

Paréceme que sí. Repara que cuanto te he dicho ha sido por tu bien.
Pero, señor, ¡estais desconcertado! Ruégoos que no entendais mis
palabras más que como suenan, ni deis demasiado crédito é importancia á
una sospecha.

OTELO.

Te lo prometo.

YAGO.

Si no, lo sentiria, y áun seria más pronto el desenlace, que lo que yo
imaginé. Casio es amigo mio... Pero ¡estais turbado!

OTELO.

¿Por qué? Yo tengo á Desdémona por honrada.

YAGO.

¡Que lo sea mucho tiempo! ¡Que por muchos años lo creas tú así!

OTELO.

Pero cuando la naturaleza comienza á extraviarse...

YAGO.

Ahí está el peligro. Y á decir verdad, el haber despreciado tan
ventajosos casamientos de su raza, de su patria y de su condicion
y haberse inclinado á tí, parece indicio no pequeño de torcidas
y livianas inclinaciones. La naturaleza hubiera debido moverla á
lo contrario. Pero... perdonadme: al decir esto, no aludo á ella
solamente, aunque temo que al compararos con los mancebos de Venecia,
pudiera arrepentirse.

OTELO.

Adios, adios, y si algo más averiguas, no dejes de contármelo. Que tu
mujer los vigile mucho. Adios, Yago.

YAGO.

Me voy, general. Quédate con Dios. (_Se aparta breve trecho._)

OTELO.

¿Para qué me habré casado? Sin duda este amigo sabe mucho más que lo
que me ha confesado.

YAGO.

Gobernador, os suplico que no volvais á pensar en eso. Dad tiempo al
tiempo, y aunque parece justo que Casio recobre su empleo, puesto que
es hábil para desempeñarlo, mantened las cosas en tal estado algun
tiempo más, y entre tanto podeis estudiar su carácter, y advertir si
vuestra mujer toma con mucho calor su vuelta. Este será vehemente
indicio, pero entre tanto, inclinaos á pensar que me he equivocado en
mis sospechas y temores, y no desconfieis de su fidelidad.

OTELO.

Nada temas.

YAGO.

Adios otra vez.

  (_Vase._)

OTELO.

Este Yago es buen hombre y muy conocedor del mundo. ¡Ay, halcon mio! si
yo te encontrara fiel, aunque te tuviera sujeto al corazon con garfios
ó correas, te lanzaria al aire en busca de presa. ¿Quizá me estará
engañando por ser yo viejo y negro, ó por no tener la cortesía y ameno
trato propios de la juventud? ¿Pero qué me importa la razon? Lo cierto
es que la he perdido, que me ha engañado, y que no tengo más recurso
que aborrecerla. ¡Maldita boda: ser yo dueño de tan hermosa mujer
pero no de su alma! Más quisiera yo ser un sapo asqueroso ó respirar
la atmósfera de una cárcel, que compartir con nadie la posesion de
esa mujer. Pero tal es la maldicion que pesa sobre los grandes, más
infelices en esto que la plebe. Maldicion que nos amenaza, desde que
comenzamos á respirar el vital aliento. Aquí viene Desdémona.

  (_Salen Desdémona y Emilia._)

(_Aparte._) ¿Será verdad que es infiel? ¿Se burlará el cielo de sí
mismo?

DESDÉMONA.

Otelo, vén: los nobles de la isla están ya congregados para el banquete.

OTELO.

¡Qué insensatez la mia!

DESDÉMONA.

¿Por qué hablas entre dientes? ¿Estás malo?

OTELO.

Me duele la cabeza.

DESDÉMONA.

Sin duda, por el insomnio. Pero pronto sanarás. Yo te vendaré la
cabeza, y antes de una hora estarás aliviado. (_Intenta ponerle el
pañuelo._)

OTELO.

Ese pañuelo es pequeño. (_Se cae el pañuelo._) Déjalo. Me voy contigo.

DESDÉMONA.

Mucho siento tu incomodidad.

  (_Vanse._)

EMILIA.

¡Oh felicidad! Este es el pañuelo, primera ofrenda amorosa del moro.
Mi marido me ha pedido mil veces que se lo robe á Desdémona, pero como
ella lo tiene en tanto aprecio, y Otelo se lo encomendó tanto, jamas
lo deja de la mano, y muchas veces le besa y acaricia. Haré copiar la
misma labor, y se le daré á Yago, aunque no puedo atinar para qué le
desea: Dios lo sabe. A mí sólo me toca obedecer.

  (_Sale Yago._)

YAGO.

¿Cómo estás sola?

EMILIA.

No te enojes, que algo tengo que regalarte.

YAGO.

¿A mí qué? Buena cosa será.

EMILIA.

¡Ya lo creo!

YAGO.

Eres necia, esposa mia.

EMILIA.

¡Ya lo creo! ¿Cuánto me darás por aquel pañuelo?

YAGO.

¿Qué pañuelo?

EMILIA.

Aquel que el moro regaló á Desdémona, y que tantas veces me has mandado
robar.

YAGO.

¿Y ya lo has hecho?

EMILIA.

No le he robado, sino que le he recogido del suelo, donde ella le dejó
caer. Tómale, aquí está.

YAGO.

Damele, pues, amor mio.

EMILIA.

¿Y para qué? ¿Cómo tuviste tanto empeño en que yo le robara?

YAGO.

(_Cogiendo el pañuelo._) ¿Qué te importa? Damele.

[Ilustración]

EMILIA.

Si no le necesitas para cosa de importancia, devuélvemele pronto, Yago,
porque mi señora se morirá de pena, así que eche de ver la falta.

YAGO.

No le confieses nada. Necesito el pañuelo. ¿Oyes? Véte.

  (_Vase Emilia._)

Voy á tirar este pañuelo en el aposento de Casio, para que allí le
encuentre Otelo. La sombra más vana, la más ligera sospecha son
para un celoso irrecusables pruebas. Ya comienza á hacer su efecto
el veneno: al principio apenas ofende los labios, pero luego, como
raudal de lava, abrasa las entrañas. Aquí viene el moro. (_Aparte._) No
podrás conciliar hoy el sueño tan apaciblemente como ayer, aunque la
adormidera, el beleño y la mandrágora mezclen para tí sus adormecedores
jugos.

OTELO.

¡Infiel! ¡Infiel!

YAGO.

¿Qué decis, gobernador?

OTELO.

¡Lejos, lejos de mí! Tus sospechas me han puesto en el tormento. Vale
más ser engañado del todo que padecer, víctima de una duda.

YAGO.

¿Por qué decis eso, general?

OTELO.

¿Qué me importaban sus ocultos retozos, si yo no los veia ni me
percataba de ellos, ni perdia por eso el sueño, la alegría, ni el
reposo? Jamas advertí en sus labios la huella del beso de Casio. Y si
el robado no conoce el robo, ¿qué le importa que le hurten?

YAGO.

Duéleme oirte hablar así.

OTELO.

Yo hubiera podido ser feliz aunque los más ínfimos soldados del
ejército hubiesen disfrutado de la hermosura de ella. ¡Pero haberlo
sabido! ¡Adios, paz de mi alma! ¡Adios, bizarros escuadrones, glorioso
campo de pelea, que truecas la ambicion en virtud! ¡Adios, corceles
de batalla, clarin bastardo, bélicos atambores, pífanos atronantes,
banderas desplegadas, pompa de los ojos, lujo y estruendo de las armas!
¡Adios todo, que la gloria de Otelo se ha acabado!

YAGO.

¿Será verdad, señor?

OTELO.

¡Infame! Dame pruebas infalibles de que mi esposa es adúltera. ¿Me
oyes? Quiero pruebas que entren por los ojos, y si no me las das, perro
malvado, más te valiera no haber nacido que encontrarte al alcance de
mis manos. ¡Haz que yo lo vea, ó á lo menos pruébalo de tal suerte, que
la duda no encuentre resquicio ni pared donde aferrarse! Y si no, ¡ay
de tí!

YAGO.

¡Señor, jefe mio!

OTELO.

Si lo que me has dicho, si el tormento en que me has puesto no es más
que una calumnia, no vuelvas á rezar en todos los dias de tu vida:
sigue acumulando horrores y maldades, porque tu eterna condenacion es
tan segura que poco puede importarte un crímen más.

YAGO.

¡Piedad, Dios mio! ¿Sois hombre, Otelo, ó es que habeis perdido el
juicio? Desde ahora renuncio á mi empleo. ¡Qué necio yo, cuyos favores
se toman por agravios! ¡Cuán triste cosa es en este mundo ser honrado
y generoso! Mucho me alegro de haberlo aprendido. Desde hoy prometo no
querer bien á nadie, si la amistad se paga de este modo.

OTELO.

No te vayas. Escúchame. Mejor es que seas honrado.

YAGO.

No: seré ladino y cauteloso. La bondad se convierte en insensatez
cuando trabaja contra sí misma.

[Ilustración]

OTELO.

¡Por Dios vivo! Yo creo y no creo que mi mujer es casta, y creo y
no creo que tú eres hombre de bien. Pruebas, pruebas. Su nombre,
que resplandecia antes más que el rostro de la luna, está ahora tan
oscuro y negro como el mio. No he de sufrirlo, mientras haya en el
mundo cuerdas, aceros, venenos, hogueras y rios desbordados. ¡Pruebas,
pruebas!

YAGO.

Señor, veo que sois juguete de la pasion, y ya me va pesando de mi
franqueza. ¿Quereis pruebas?

OTELO.

No las quiero: las tendré.

YAGO.

Y podeis tenerlas. ¡Pero qué género de pruebas! ¿Quereis verlos juntos?
¡Qué grosería!

OTELO.

¡Condenacion! ¡Muerte!

YAGO.

Y tengo para mí que habia de ser difícil sorprenderlos en tal ocasion.
Buen cuidado tendrán ellos de ocultar sus adúlteras caricias de la
vista de todos. ¿Qué prueba bastará convenceros? ¿Ni cómo habeis de
verlos? Aunque estuviesen más ardorosos que jimios ó cabras ó que lobos
en el celo, ó más torpes y necios que la misma estupidez. De todas
suertes, aunque yo no pueda daros pruebas evidentes, tengo indicios
tales, que pueden llevaros á la averiguacion de la verdad.

OTELO.

Dame alguna prueba clara y evidente de su infidelidad.

YAGO.

A fe mia que no me gusta el oficio de delator, pero á tal extremo han
llegado las cosas que ya no puedo evitarlo. Ya sabes que mi aposento
está cerca del de Casio, y que aquejado por el dolor de muelas, no
puedo dormir. Hay hombres tan ligeros que entre sueños descubren su
secreto. Así Casio, que entre sueños decia: «Procedamos con cautela,
amada Desdémona.» Y luego me cogió la mano, y me la estrechó con
fuerza, diciéndome: «Amor mio», y me besó como si quisiera desarraigar
los besos de mis labios, y dijo en altas voces: «¡Maldita fortuna la
que te hizo esposa del moro!»

OTELO.

¡Qué horror!

YAGO.

Pero todo eso fué un sueño.

OTELO.

Prueba palpable, aunque fuera sueño, puesto que descubre que su amor ha
llegado á la posesion definitiva.

YAGO.

Esta prueba sirve para confirmar otras, aunque ninguna de ellas
convence.

OTELO.

Quiero destrozarla.

YAGO.

Ten prudencia. Con certidumbre no sé nada. ¿Quién sabe si será fiel
todavía? ¿No has visto alguna vez un pañuelo bordado en manos de
Desdémona?

OTELO.

Sí, por cierto; fué el primer regalo que la hice.

YAGO.

No lo sabia yo, pero ví en poder de Casio un pañuelo, del todo
semejante. Sí: estoy seguro de que era el de vuestra mujer.

OTELO.

¡Si fuera el mismo!...

YAGO.

Aquel ú otro: basta que fuera de ella para ser un indicio desfavorable.

OTELO.

Ojalá tuviera él cien mil vidas, que una sola no me basta para saciar
mi venganza. Mira, Yago: con mi aliento arrojo para siempre mi amor.
¡Sal de tu caverna, hórrida venganza! Amor, ¡ríndete al mónstruo del
odio! ¡Pecho mio, llénate de víboras!

YAGO.

Cálmate, señor.

OTELO.

¡Sangre, Yago, sangre!

YAGO.

Sangre no: paciencia. ¿Quién sabe si mudareis de pensamiento?

OTELO.

Nunca, Yago. Así como el gélido mar corre siempre con rumbo á la
Propóntide y al Helesponto, sin volver nunca atras su corriente, así
mis pensamientos de venganza no se detienen nunca en su sanguinaria
carrera, ni los templará el amor, mientras no los devore la venganza.
Lo juro solemnemente por el cielo que nos cubre. (_Se arrodilla._)

YAGO.

No os levanteis. (_Se arrodilla tambien._) Sed testigos, vosotros,
luceros de la noche, y vosotros, elementos que girais en torno del
mundo, de que Yago va á dedicar su corazon, su ingenio y su mano á la
venganza de Otelo. Lo que él mande, yo lo obedeceré, aunque me parezca
feroz y sanguinario.

OTELO.

Gracias, y acepto gustoso tus ofertas, y voy á ponerte á prueba en
seguida. Ojalá dentro de tres dias puedas decirme: «ya no existe Casio.»

YAGO.

Dad por muerto á mi amigo, aunque ella viva.

OTELO.

No, no: ¡vaya al infierno esa mujer carnal y lujuriosa! Voy á buscar
astutamente medios de dar muerte á tan hermoso demonio. Yago, desde hoy
serás mi teniente.

YAGO.

Esclavo vuestro siempre.


ESCENA IV.

=Explanada delante del castillo.=

Salen DESDÉMONA, EMILIA y un BUFON.

DESDÉMONA.

Dime: ¿dónde está Casio?

BUFON.

No en parte alguna que yo sepa.

DESDÉMONA.

¿Por qué dices eso? ¿No sabes á lo menos cuál es su alojamiento?

BUFON.

Si os lo dijera, seria una mentira.

DESDÉMONA.

¿No me dirás algo con seriedad?

BUFON.

No sé cuál es su posada, y si yo la inventara ahora, seria hospedarme
yo mismo en el pecado mortal.

DESDÉMONA.

¿Podrás averiguarlo y adquirir noticias de él?

BUFON.

Preguntaré como un catequista, y os traeré las noticias que me dieren.

DESDÉMONA.

Véte á buscarle; dile que venga, porque ya he persuadido á mi esposo en
favor suyo, y tengo por arreglado su negocio.

  (_Vase._)

DESDÉMONA.

Emilia, ¿dónde habré perdido aquel pañuelo?

EMILIA.

No lo sé, señora mia.

DESDÉMONA.

Créeme. Preferiria yo haber perdido un bolsillo lleno de ducados. A fe
que si el moro no fuera de alma tan generosa y noble incapaz de dar en
la ceguera de los celos, bastaria esto para despertar sus sospechas.

EMILIA.

¿No es celoso?

DESDÉMONA.

El sol de su nativa África limpió su corazon de todas esas malas
pasiones.

EMILIA.

Por allí viene.

DESDÉMONA.

No me separaré de él hasta que llegue Casio.

  (_Sale Otelo._)

¿Cómo estás, Otelo?

OTELO.

Muy bien, esposa mia. (_Aparte._) ¡Cuán difícil me parece el disimulo!
¿Cómo te va, Desdémona?

DESDÉMONA.

Bien, amado esposo.

OTELO.

Dame tu mano, amor mio. ¡Qué húmeda está!

DESDÉMONA.

No la quitan frescura ni la edad ni los pesares.

OTELO.

Es indicio de un alma apasionada. Es húmeda y ardiente. Requiere
oracion, largo ayuno, mucha penitencia y recogimiento, para que el
diablillo de la carne no se subleve. Mano tierna, franca y generosa.

DESDÉMONA.

Y tú puedes decirlo, pues con esa mano te dí toda el alma.

OTELO.

¡Qué mano tan dadivosa! En otros tiempos el alma hacia el regalo de la
mano. Hoy es costumbre dar manos sin alma.

DESDÉMONA.

Nada sé de eso. ¿Te has olvidado de tu palabra?

OTELO.

¿Qué palabra?

DESDÉMONA.

He mandado á llamar á Casio para que hable contigo.

OTELO.

Tengo un fuerte resfriado. Dame tu pañuelo.

DESDÉMONA.

Tómale, esposo mio.

OTELO.

El que yo te dí.

DESDÉMONA.

No le tengo aquí.

OTELO.

¿No?

DESDÉMONA.

No, por cierto.

OTELO.

Falta grave es esa, porque aquel pañuelo se lo dió á mi madre una sábia
hechicera, muy hábil en leer las voluntades de las gentes, y díjole que
mientras le conservase, siempre seria suyo el amor de mi padre, pero si
perdia el pañuelo, su marido la aborreceria y buscaria otros amores.
Al tiempo de su muerte me lo entregó, para que yo se le regalase á mi
esposa el dia que llegara á casarme. Hícelo así, y repito que debes
guardarle bien y con tanto cariño cómo á las niñas de tus ojos, porque
igual desdicha seria para tí perderlo que regalarlo.

DESDÉMONA.

¿Será verdad lo que cuentas?

OTELO.

Indudable. Hay en esos hilos oculta y maravillosa virtud, como que los
tejió una sibila agitada de divina inspiracion. Los gusanos que hilaron
la seda eran asimismo divinos. Licor de momia y corazon de vírgen
sirvieron para el hechizo.

DESDÉMONA.

¿Dices verdad?

OTELO.

No lo dudes. Y haz por no perderle.

DESDÉMONA.

¡Ojalá que nunca hubiera llegado á mis manos!

OTELO.

¿Por qué? ¿Qué ha sucedido?

DESDÉMONA.

¿Por qué hablas con tal aceleramiento?

OTELO.

¿Le has perdido? ¿Dónde? Contéstame.

DESDÉMONA.

¡Favor del cielo!

OTELO.

¿Qué estás diciendo?

DESDÉMONA.

No le perdí. Y si por casualidad le hubiera perdido...

OTELO.

¿Perderle?

DESDÉMONA.

Te juro que no le perdí.

OTELO.

Pues damele, para que yo le vea.

DESDÉMONA.

Ahora mismo podria dártele, pero no quiero hacerlo, porque tú no
accedes á mis ruegos, ni vuelves su empleo á Casio.

OTELO.

Muéstrame el pañuelo. Mis sospechas crecen.

DESDÉMONA.

Hazme ese favor, Otelo. Nunca hallarás hombre más hábil é inteligente.

OTELO.

¡El pañuelo!

DESDÉMONA.

Hablemos de Casio.

OTELO.

¡El pañuelo!

DESDÉMONA.

Casio que en todo tiempo fué amigo y protegido tuyo, que á tu lado
corrió tantas aventuras...

OTELO.

¡El pañuelo!

DESDÉMONA.

Grande es tu impaciencia.

OTELO.

¡Aparta!

  (_Se va._)

EMILIA.

¿Estará celoso?

DESDÉMONA.

Es la primera vez que le veo así. Sin duda aquel pañuelo está
encantado. ¡Cuánto siento haberlo perdido!

EMILIA.

No bastan un año ni dos, para conocer el carácter de un hombre. Son
abismos que á nosotras nos devoran, y cuando se hartan, nos arrojan de
sí. Aquí vienen mi marido y Casio.

  (_Salen Casio y Yago._)

YAGO.

Ya no queda otro recurso. Ella es quien ha de hacerlo. Allí está. ¡Oh
fortuna! Id á rogárselo.

DESDÉMONA.

¿Qué noticias traes, Casio?

CASIO.

Nada, sino mi antigua pretension, señora. Deseo, merced á vuestra
generosa intercesion, volver á la luz, á la vida, á la amistad del
hombre á quien tanto respeto y agradecimiento debo. Sólo os suplico
que intercedais con mucha eficacia, y si mi culpa es tan grande que
ni mis servicios pasados, ni mi infortunio presente, ni mis méritos
futuros bastan á que sea perdonada, sépalo yo de cierto, y alegrándome,
con forzada alegría, de saberlo, pediré limosna á la fortuna por otro
camino.

DESDÉMONA.

¡Ay, buen señor Casio! Mis ruegos no suenan ya bien en los oidos de mi
señor. Mi esposo no es el de antes. Si su rostro hubiera cambiado tanto
como su índole, de fijo que yo no le conoceria. Todos los santos me
sean testigos de que le he suplicado en favor tuyo con cuanto empeño
he podido, hasta incurrir en su indignacion por mi atrevimiento y
tenacidad. Es preciso dar tiempo al tiempo. Yo haré lo que pueda, y más
que si se tratase de negocio mio.

YAGO.

¿Se enojó contra tí el general?

EMILIA.

Ahora acaba de irse de aquí, con ceño muy torvo.

YAGO.

¿Será verdad? Grave será el motivo de su enojo, porque nunca le he
visto inmutarse, ni siquiera cuando á su lado una bala de cañon mató á
su hermano. Voy á buscar á Otelo.

  (_Vase._)

DESDÉMONA.

Será sin duda algun negocio político, del gobierno de Venecia, ó alguna
conspiracion de Chipre lo que ha turbado la calma de mi marido. Cuando
los hombres por cualquier motivo grave se enojan, riñen hasta sobre
las cosas más insignificantes. De la misma suerte, con un dedo que
nos duela, todos los demas miembros se resienten. Los hombres no son
dioses, ni tenemos derecho para pedirles siempre ternura. Bien haces,
Emilia, en reprenderme mi falta de habilidad. Cuando ya bien á las
claras mostraba su ánimo el enojo, yo misma soborné á los testigos,
levantándole falso testimonio.

EMILIA.

Quiera Dios que sean negocios de Estado, como sospechais, y no vanos
recelos y sospechas infundadas.

DESDÉMONA.

¡Celos de mí! ¿Y por qué causa, si nunca le he dado motivo?

EMILIA.

No basta eso para convencer á un celoso. Los celos nunca son razonados.
Son celos porque lo son: mónstruo que se devora á sí mismo.

DESDÉMONA.

Quiera Dios que nunca tal mónstruo se apodere del alma de Otelo.

EMILIA.

Así sea, señora mia.

DESDÉMONA.

Yo le buscaré. No te alejes mucho, amigo Casio. Y si él se presenta
propicio, redoblaré mis instancias, hasta conseguir lo que deseas.

CASIO.

Humildemente os lo agradezco, reina.

  (_Vanse Emilia y Desdémona._)
  (_Sale Blanca._)

BLANCA.

Buenos dias, amigo Casio.

CASIO.

¿Cómo has venido, hermosa Blanca? Bien venida, seas siempre. Ahora
mismo pensaba ir á tu casa.

[Ilustración: _Casio y Blanca._]

BLANCA.

Y yo á tu posada, Casio amigo. ¡Una semana sin verme! ¡Siete dias y
siete noches! ¡Veinte veces ocho horas, más otras ocho! ¡Y horas más
largas que las del reloj, para el alma enamorada! ¡Triste cuenta!

CASIO.

No te enojes, Blanca mia. La pena me ahogaba. En tiempo más propicio
pagaré mi deuda. Hermosa Blanca, cópiame la labor de este pañuelo. (_Se
le da._)

BLANCA.

Casio, ¿de dónde te ha venido este pañuelo? Sin duda de alguna nueva
querida. Si antes lloré tu ausencia, ahora debo llorar más el motivo.

CASIO.

Calla, niña. Maldito sea el demonio que tales dudas te inspiró. Ya
tienes celos y crees que es de alguna dama. Pues no es cierto, Blanca
mia.

BLANCA.

¿De quién es?

CASIO.

Lo ignoro. En mi cuarto lo encontré, y porque me gustó la labor, quiero
que me la copies, antes que vengan á reclamármelo. Hazlo, bien mio, te
lo suplico. Ahora véte.

BLANCA.

¿Y por qué he de irme?

CASIO.

Porque va á venir el general, y no me parece bien que me encuentre con
mujeres.

BLANCA.

¿Y por qué?

CASIO.

No porque yo no te adore.

BLANCA.

Porque no me amas. Acompáñame un poco. ¿Vendrás temprano esta noche?

CASIO.

Poco tiempo podré acompañarte, porque estoy de espera. Pero no
tardaremos en vernos.

BLANCA.

Bien está. Es fuerza acomodarse al viento.

[Ilustración]



[Ilustración]



ACTO IV.


ESCENA PRIMERA.

=Plaza delante del castillo.=

Salen OTELO y YAGO.

YAGO.

¿Qué pensais?

OTELO.

¿Qué he de pensar, Yago?

YAGO.

¿Qué os parece de ese beso?

OTELO.

Beso ilícito.

YAGO.

Puede ser sin malicia.

OTELO.

¿Sin malicia? Eso es hipocresía y querer engañar al demonio. Arrojarse
á tales cosas sin malicia es querer tentar la omnipotencia divina.

YAGO.

Con todo es pecado venial. Y si yo hubiera dado á mi mujer un pañuelo...

OTELO.

¿Qué?

YAGO.

Señor: en dándosele yo, suyo es, y puede regalársele á quien quiera.

OTELO.

Tambien es suyo mi honor, y sin embargo no puede darle.

YAGO.

El honor, general mio, es cosa invisible, y á veces le gasta más quien
nunca le tuvo. Pero el pañuelo...

OTELO.

¡Por Dios vivo! Ya le hubiera yo olvidado. Una cosa que me dijiste
anda revoloteando sobre mí como el grajo sobre techo infestado de
pestilencia. Me dijiste que Casio habia recibido ese pañuelo.

YAGO.

¿Y qué importa?

OTELO.

Pues no me parece nada bien.

YAGO.

¿Y si yo os dijera que presencié vuestro agravio, ó á lo menos que le
he oido contar, porque hay gentes que apenas han logrado, á fuerza de
importunidades, los favores de una dama, no paran hasta contarlo?

OTELO.

¿Y él ha dicho algo?

YAGO.

Sí, general mio. Pero tranquilizaos, porque todo lo desmentirá.

OTELO.

¿Y qué es lo que dijo?

YAGO.

Que estuvo con ella... No sé qué más dijo.

OTELO.

¿Con ella?

YAGO.

Sí, con ella.

OTELO.

¡Con ella! ¡Eso es vergonzoso, Yago! ¡El pañuelo... confesion...
el pañuelo! ¡Confesion y horca! No: ahorcarle primero y confesarle
despues... Horror me da el pensarlo. Horribles presagios turban mi
mente. Y no son vanas sombras, no... Oidos, labios... ¿Será verdad?...
Confesion, pañuelo... (_Cae desmayado._)

YAGO.

¡Sigue, sigue, eficaz veneno mio! El mismo se va enredando incauta y
desatentadamente. Así vienen á perder su fama las más castas matronas,
sin culpa suya. ¡Levantaos, señor, levantaos! ¿Me ois, Otelo? ¿Qué
sucede, Casio? (_A Casio que entra._)

CASIO.

¿Qué ha pasado?

YAGO.

El general tiene un delirio convulsivo, lo mismo que ayer.

CASIO.

Frótale las sienes.

YAGO.

No: es mejor dejar que la naturaleza obre y el delirio pase, porque si
no, empezará á echar espumarajos por la boca, y caerá en un arrebato de
locura. Ya empieza á moverse. Retírate un poco. Pronto volverá de su
accidente. Despues que se vaya, te diré una cosa muy importante.

  (_Se va Casio._)

General, ¿os duele aún la cabeza?

OTELO.

¿Te estás burlando de mí?

YAGO.

¿Burlarme yo? No lo quiera Dios. Pero quiero que resistais con viril
fortaleza vuestro infeliz destino.

OTELO.

Marido deshonrado, más que hombre, es una bestia, un mónstruo.

YAGO.

Pues muchas bestias y muchos mónstruos debe de haber en el mundo.

OTELO.

¿Él lo dijo?

YAGO.

Tened valor, general, pensando que casi todos los que van sujetos al
yugo, pueden tirar del mismo carro que vos. Infinitos maridos hay que,
sin sospecha, descansan en tálamos profanados por el adulterio, aunque
ellos se imaginan tener la posesion exclusiva. Mejor ha sido vuestra
fortuna. Es gran regocijo para el demonio, el ver á un honrado varon
tener por casta á la consorte infiel. En cambio, al que todo lo sabe,
fácil le es tomar venganza de su injuria.

OTELO.

Bien pensado, á fe mia.

YAGO.

Acéchalos un rato y ten paciencia. Cuando más rendido estabais al peso
de la tristeza, llegó á este aposento Casio. Yo le despedí, dando
una explicacion plausible de vuestro desmayo. Prometió venir luego á
hablarme. Ocultaos, y reparad bien sus gestos, y la desdeñosa expresion
de su semblante. Yo le haré contar otra vez el lugar, ocasion y modo
con que triunfó de vuestra esposa. Reparad su semblante, y tened
paciencia, porque si no, diré que vuestra ira es loca é impropia de
hombre racional.

OTELO.

¿Lo entiendes bien, Yago? Ahora, por muy breve tiempo, voy á hacer el
papel de sufrido, luego el de verdugo.

YAGO.

Dices bien, pero no conviene que te precipites. Ahora escóndete.

  (_Se aleja Otelo._)

Para averiguar dónde está Casio, lo mejor es preguntárselo á Blanca,
una infeliz á quien Casio mantiene, en cambio de su venal amor. Tal es
el castigo de las rameras: engañar á muchos, para ser al fin engañadas
por uno solo. Siempre que le hablan de ella, se rie estrepitosamente.
Pero aquí viene el mismo Casio.

  (_Sale Casio._)

Su risa provocará la ira de Otelo. Toda la alegría y regocijo del
pobre Casio la interpretará con la triste luz de sus celos. ¿Qué tal,
teniente mio?

CASIO.

Mal estoy, cuando te oigo saludarme con el nombre de ese cargo, cuya
pérdida tanto me afana.

YAGO.

Insistid en vuestros ruegos, y Desdémona lo conseguirá. (_En voz
baja._) Si de Blanca dependiera el conseguirlo, ya lo tendriais.

CASIO.

¡Pobre Blanca!

OTELO.

(_Aparte._) ¡Qué risa la suya!

YAGO.

Está locamente enamorada de tí.

CASIO.

¡Ah, sí! ¡pobrecita! Pienso que me ama de todas veras.

OTELO.

(_Aparte._) Hace como quien lo niega, y al mismo tiempo se rie.

YAGO.

Óyeme, Casio.

OTELO.

(_Aparte._) Ahora le está importunando para que repita la narracion.
¡Bien! ¡cosa muy oportuna!

YAGO.

¿Pues no dice que os casareis con ella? ¿Pensais en eso?

CASIO.

¡Oh qué linda necedad!

OTELO.

(_Aparte._) ¿Triunfas, triunfas?

CASIO.

¡Yo casarme con ella! ¿Yo con una perdida? No me creas capaz de
semejante locura. ¡Ah, ah!

OTELO.

(_Aparte._) ¡Cómo se rie este truhan afortunado!

YAGO.

Pues la gente dice que os vais á casar con ella.

CASIO.

Dime la verdad entera.

YAGO.

Que me emplumen, si no la digo.

OTELO.

¿Con que me han engañado? Está bien.

CASIO.

Ella misma es la que divulga esa necedad, pero yo no le he dado palabra
alguna.

OTELO.

Yago me está haciendo señas. Ahora va á empezar la historia.

CASIO.

Ahora poco la he visto: en todas partes me sigue. Dias pasados estaba
yo en la playa hablando con unos venecianos, cuando ella me sorprende y
se arroja á mi cuello...

OTELO.

(_Aparte._) Y te diria: «hermoso Casio» ó alguna cosa por el estilo.

CASIO.

Y me abrazaba llorando, y se empeñaba en llevarme consigo.

OTELO.

Y ahora contará cómo le llevó á mi lecho. ¿Por qué, por qué estaré
yo viendo las narices de ese infame, y no el perro á quien he de
arrojárselas?

CASIO.

Tengo que dejarla.

YAGO.

Mírala: allí viene.

CASIO.

¡Y qué cargada de perfumes!

  (_Sale Blanca._)

¿Por qué me persigues sin cesar?

BLANCA.

¡El diablo es quien te persigue! ¿Para qué me has dado, hace poco,
ese pañuelo? ¡Qué necia fuí en tomarle! ¿Querias que yo te copiase la
labor? ¡Qué inocencia! Encontrarle en su cuarto, y no saber quién le
dejó. Será regalo de alguna querida, ¿y tenias empeño en que yo copiase
la labor? Aquí te lo devuelvo: dásele: que no quiero copiar ningun
dibujo de ella.

CASIO.

Pero, Blanca, ¿qué te pasa? Calla, calla.

OTELO.

¡Poder del cielo! ¿No es ese mi pañuelo?

BLANCA.

Vente conmigo, si quieres cenar esta noche. Si no, ven cuando quieras.

  (_Vase._)

YAGO.

Síguela.

CASIO.

Tengo que seguirla. Si, no, alborotará á las gentes.

YAGO.

¿Y cenarás con ella?

CASIO.

Pienso que sí.

YAGO.

Allí os buscaré, porque tengo que hablaros.

CASIO.

¿Vendreis á cenar con nosotros?

YAGO.

Iré.

OTELO.

(_A Yago._) ¿Qué muerte elegiré para él, Yago?

YAGO.

Ya visteis con qué algazara celebraba su delito.

OTELO.

¡Ay, Yago!

YAGO.

¿Visteis el pañuelo?

OTELO.

¡Era el mio!

YAGO.

El mismo. Y ya vereis qué amor tiene á vuestra insensata mujer. Ella le
regala su pañuelo, y él se le da á su querida.

OTELO.

Nueve años seguidos quisiera estarla matando. ¡Oh, qué divina y
admirable mujer!

YAGO.

No os acordeis de eso.

OTELO.

Esta noche ha de bajar al infierno. No quiero que viva ni un dia más.
Mi corazon es de piedra: al herirle me hiero la mano. ¡Oh, qué hermosa
mujer! No la hay igual en el mundo. Merecia ser esposa de un emperador
que la obedeciese como siervo.

YAGO.

No os acordeis de eso.

OTELO.

¡Maldicion sobre ella! Pero ¿quién negará su hermosura? ¡Y qué manos
tan hábiles para la labor! ¡Qué voz para el canto! Es capaz de amansar
las fieras. ¡Qué gracia, qué ingenio!

YAGO.

Eso la hace mil veces peor.

OTELO.

Sí, ¡mil veces peor! Y es, ademas, tan dulce, tan sumisa.

YAGO.

Demasiado blanda de condicion.

OTELO.

Dices verdad. Pero, á pesar de todo, amigo Yago, ¡qué dolor, qué dolor!

YAGO.

Si tan enamorado estais de ella, á pesar de su alevosía, dejadla pecar
á rienda suelta. Para vos es el mal: si os dais por contento, ¿á los
demas qué nos importa?

OTELO.

Pedazos quiero hacerla. ¡Engañarme á mí!

YAGO.

¡Oh, perversa mujer!

OTELO.

¡Enamorarse de mi teniente!

YAGO.

Eso es todavía peor.

OTELO.

Búscame un veneno, Yago, para esta misma noche. No quiero hablarla,
no quiero que se disculpe, porque me vencerán sus hechizos. Para esta
misma noche, Yago.

YAGO.

No estoy por el veneno. Mejor es que la ahogueis sobre el mismo lecho
que ha profanado.

OTELO.

¡Admirable justicia! Lo encuentro muy bien.

YAGO.

De Casio yo me encargo. Allá á las doce de la noche sabreis lo demas.

OTELO.

¡Admirable plan! ¿Pero qué trompeta es la que suena?

YAGO.

Alguna embajada de Venecia, enviada por el Dux. Allí veo á Ludovico
acompañado de vuestra mujer.

  (_Salen Ludovico, Desdémona, etc._)

LUDOVICO.

General, os saludo respetuosamente.

OTELO.

Bien venido seais.

LUDOVICO.

Os saludan el Dux y Senadores de Venecia. (_Le da una carta._)

OTELO.

Beso la letra, expresion de su voluntad. (_Besa la carta._)

DESDÉMONA.

¿Qué pasa por Venecia, primo mio Ludovico?

YAGO.

Caballero, mucho me alegro de veros en Chipre.

LUDOVICO.

Gracias, hidalgo, ¿y dónde está el teniente Casio?

YAGO.

Vivo y sano.

DESDÉMONA.

Entre él y mi marido ha habido ciertas disensiones, pero vos los
pondreis en paz, de seguro.

OTELO.

¿Así lo crees?

DESDÉMONA.

¿Qué dices, esposo mio?

OTELO.

(_Leyendo._) «Es preciso cumplirlo sin demora.»

LUDOVICO.

No os oye: está ocupado en la lectura: ¿Con que, han reñido él y Casio?

DESDÉMONA.

Sí, y no sé cuánto hubiera yo dado por hacer las paces entre ellos,
porque tengo buena voluntad á Casio.

OTELO.

¡Rayos y centellas!

DESDÉMONA.

¡Esposo mio!

OTELO.

¿Piensas lo que estás diciendo?

DESDÉMONA.

¿Cómo? ¿Está furioso?

LUDOVICO.

Puede ser que le haya hecho mal efecto la carta, porque (si no me
equivoco) se le manda en ella volver á Venecia, dejando en el gobierno
á Casio.

DESDÉMONA.

Mucho me alegro.

OTELO.

¿Te alegras?

DESDÉMONA.

¡Esposo mio!

OTELO.

Pláceme verte loca.

DESDÉMONA.

¿Qué dices, esposo?

OTELO.

¡Aparta, demonio!

DESDÉMONA.

¿Tal he merecido?

LUDOVICO.

Ni con juramento lo creeria nadie en Venecia. ¡Qué ultraje tan brutal!
¿No veis cómo está llorando?

OTELO.

¡Víbora! Si el llanto de las mujeres pudiera fecundar la tierra, de
cada gota naceria un cocodrilo. ¡Lejos, lejos de aquí!

DESDÉMONA.

Me iré por no verte enojado.

LUDOVICO.

¡Qué humildad y modestia! Compadeceos de ella, señor gobernador.
Volvedla á llamar.

OTELO.

Venid aquí, señora.

DESDÉMONA.

¿Qué me quereis, esposo mio?

OTELO.

¿Qué la quereis vos?

LUDOVICO.

Nada, señor.

OTELO.

Sí. ¿Qué la quereis? ¿No me deciais que la llamase? Sí, sí, ella
volverá y llorará, porque sabe llorar, caballero, sabe llorar, y es muy
humilde, muy sumisa, como antes deciais. Llora, llora más.—Esta carta
me manda volver... ¡Oh perfidia astuta!—Me mandan volver.—Retírate.
Luego nos veremos.—Obedezco. Volveré á Venecia. ¡Lejos, lejos de aquí,
Desdémona!

  (_Se va Desdémona._)

Casio me ha de suceder. Esta noche venid á cenar conmigo. Bien venido
seais á Chipre. (_Aparte._) ¡Monos lascivos, esposos sufridos!

  (_Se va._)

LUDOVICO.

¿Y este es aquel moro, de quien tantas ponderaciones oí en el Senado?
¿Este el de alma severa, firme é imperturbable contra los golpes de la
suerte ó los furores de la pasion?

YAGO.

Parece otro.

LUDOVICO.

¿Estará sano? ¿Habrá perdido la cabeza?

YAGO.

Es lo que es. No está bien que yo os diga más. ¡Ojalá que volviera á
ser lo que ha sido!

LUDOVICO.

¿Cómo podrá haberse arrebatado hasta el extremo de golpear á su mujer?

YAGO.

Mal ha hecho, pero ojalá sea el último ese golpe.

LUDOVICO.

¿Es costumbre suya, ó efecto de la lectura de la carta?

YAGO.

¡Cuánto lo deploro! Pero estaria mal en mí el descubriros lo que sé.
Vos mismo lo ireis viendo, y en sus actos lo descubrireis, de tal modo
que nada os quede que saber ni que preguntarme.

LUDOVICO.

Yo le creia de muy diverso carácter. ¡Qué lástima!


ESCENA II.

=Sala del castillo.=

OTELO y EMILIA.

OTELO.

¿Nada has visto?

EMILIA.

Ni oido ni sospechado.

OTELO.

Pero á Casio y á ella los has visto juntos.

EMILIA.

Pero nada sospechoso he advertido entre ellos, y eso que ni una sola de
sus palabras se me ha escapado.

OTELO.

¿Nunca han hablado en secreto?

EMILIA.

Jamas, señor.

OTELO.

¿Nunca te mandaron salir?

EMILIA.

Nunca.

OTELO.

¿Nunca te han enviado á buscar los guantes ó el velo ó cualquier otra
cosa?

EMILIA.

Jamas.

OTELO.

Rara cosa.

EMILIA.

Me atreveria á jurar que es fiel y casta. Desterrad de vuestro ánimo
toda sospecha contra ella. Maldito sea el infame que os la haya
infundido. Caiga sobre él el anatema de la serpiente. Si ella no es
mujer de bien, imposible es que haya mujer honrada ni esposo feliz.

OTELO.

Llámala. Dile que venga pronto.

  (_Vase Emilia._)

Ella habla claro, pero si fuera confidente de sus amores, ¿no diria
lo mismo? Es moza ladina y quizá oculta mil horribles secretos. Y sin
embargo, yo la he visto arrodillada y rezando.

  (_Salen Desdémona y Emilia._)

DESDÉMONA.

¿Qué mandais, señor?

OTELO.

Ven, amada mia.

DESDÉMONA.

¿Qué me quieres?

OTELO.

Verte los ojos. Mírame á la cara.

DESDÉMONA.

¿Qué horrible sospecha?...

OTELO.

(_A Emilia._) Aléjate, déjanos solos, y cierra la puerta. Si álguien se
acerca, haznos señal tosiendo. Mucha cautela. Véte.

  (_Se va Emilia._)

[Ilustración]

DESDÉMONA.

Te lo suplico de rodillas. ¿Qué pensamientos son los tuyos? No te
entiendo, pero pareces loco furioso.

OTELO.

¿Y tú qué eres?

DESDÉMONA.

Tu fiel esposa.

OTELO.

Si lo juras, te condenas eternamente, aunque puede que el demonio,
al ver tu rostro de ángel, dude en apoderarse de tí. Vuelve, vuelve á
condenarte: júrame que eres mujer de bien.

DESDÉMONA.

Dios lo sabe.

OTELO.

Dios sabe que eres tan falsa como el infierno.

DESDÉMONA.

¿Falsa yo? ¿con quién? ¿Por qué, esposo mio? ¿Yo falsa?

OTELO.

¡Lejos, lejos de aquí, Desdémona!

DESDÉMONA.

¡Dia infausto! ¿Por qué lloras, amado mio? ¿Soy yo la causa de tus
lágrimas? No me eches la culpa de haber perdido tu empleo, quizá por
odio de mi padre. Lo que tú pierdes, lo pierdo yo tambien.

OTELO.

¡Ojalá que el cielo agotara sobre mi fortaleza todas las calamidades!
¡Ojalá que vertiese sobre mi frente dolores y vergüenzas sin número, y
me sepultara en el abismo de toda miseria, ó me encerrara en cautiverio
fierísimo y sin esperanza! Todavía encontraria yo en algun rincon de
mi alma una gota de paciencia. ¡Pero convertirme en espantajo vil,
para que el vulgo se mofe de mí y me señale con el dedo! ¡Y aún esto
podria yo sufrirlo! Pero encontrar cegada y seca para siempre la que
juzgué fuente inagotable de vida y de afectos, ó verla convertida en
sucio pantano, morada de viles renacuajos, en nido de infectos amores,
¿quién lo resistirá? ¡Angel de labios rojos! ¿por qué me muestras
ceñudo como el infierno tu rostro?

DESDÉMONA.

Creo que me tiene por fiel y honrada mi esposo.

OTELO.

Fiel como las moscas que en verano revolotean por una carnicería.
¡Ojalá nunca hubieras brotado, planta hermosísima, y envenenadora del
sentido!

DESDÉMONA.

¿Pero qué delito es el mio?

OTELO.

¿Por qué en tan bello libro, en tan blancas hojas, sólo se puede leer
esta palabra: «ramera»? ¿Qué delito es el tuyo, me preguntas? Infame
cortesana, si yo me atreviera á contar tus lascivas hazañas, el rubor
subiria á mis mejillas, y volaria en cenizas mi modestia. ¿Qué delito
es el tuyo? El mismo sol, la misma luna se escandalizan de él, y hasta
el viento que besa cuanto toca, se esconde en los más profundos senos
de la tierra, por no oirlo. ¿Cuál es tu delito? ¡Infame meretriz!

DESDÉMONA.

¿Por qué me ofende así?

OTELO.

Pues qué, ¿no eres mujer ramera?

DESDÉMONA.

No: te lo juro como soy cristiana. Yo me he conservado tan pura é
intacta como el vaso que sólo tocan los labios del dueño.

OTELO.

¿No eres infiel?

DESDÉMONA.

No: así Dios me salve.

OTELO.

¿De veras lo dices?

DESDÉMONA.

¡Piedad, Dios mio!

OTELO.

Perdonadme, señora: os confundí con aquella astuta veneciana que fué
esposa de Otelo. (_Levantando la voz._) Tú que enfrente de san Pedro
guardas la puerta del infierno...

  (_Sale Emilia._)

Contigo hablaba. Ya está arreglado todo. Recoge tu dinero: cierra la
puerta, y nada digas.

  (_Se va Otelo._)

EMILIA.

¿Qué sospecha atormenta á vuestro marido? ¿Qué os sucede, señora?

DESDÉMONA.

Me parece que estoy soñando.

EMILIA.

Señora, ¿qué le sucede á mi señor? decídmelo.

DESDÉMONA.

¿Y quién es tu señor?

EMILIA.

El vuestro, el moro.

DESDÉMONA.

Ya no lo es, Emilia, no hablemos más. No puedo llorar, ni hablar sin
llorar. Esta noche ataviarás mi lecho con las galas nupciales. Dí á
Yago que venga.

EMILIA.

¡Qué alteracion es esta!

  (_Se va._)

DESDÉMONA.

¿Será justo lo que hace conmigo? ¿Habré andado alguna vez poco
recatada, dando ocasion á sus sospechas?

  (_Salen Emilia y Yago._)

YAGO.

¿Me llamabais? ¿Estais sola, señora?

DESDÉMONA.

No lo sé. El que reprende á un niño debe hacerlo con halago y apacible
manera, y yo soy como un niño.

YAGO.

¿Pues qué ha sido, señora mia?

EMILIA.

¡Ay, Yago! El moro la ha insultado, llamándola ramera y otros vocablos
groseros y viles, intolerables para todo pecho bien nacido.

DESDÉMONA.

¿Y yo merecia eso?

YAGO.

¿Qué, señora mia?

DESDÉMONA.

Lo que él me ha dicho.

YAGO.

¡Llamarla ramera! No dijera tal un pícaro en la taberna, hablando de su
querida.

EMILIA.

¿Y todo por qué?

DESDÉMONA.

Lo ignoro. Pero yo no soy lo que él ha dicho.

YAGO.

Serenaos, por Dios. No lloreis. ¡Dia infeliz!

EMILIA.

¡Para eso ha dejado su patria y á su padre y á tantos ventajosos
casamientos! ¡Para que la llamen «ramera»! Ira me da el pensarlo.

DESDÉMONA.

Esa es mi desdicha.

YAGO.

¡Ira de Dios caiga sobre él! ¿Quién le habrá infundido tan necios
recelos?

DESDÉMONA.

Dios lo sabe, Yago.

EMILIA.

Maldita sea yo, si no es algun malsin calumniador, algun vil lisonjero
quien ha tramado esta maraña, para conseguir de él algun empleo.
Ahorcada me vea yo, si no acierto.

YAGO.

No hay hombre tan malvado. Dices un absurdo. Cállate.

DESDÉMONA.

Y si le hay, Dios le perdone.

EMILIA.

¡Perdónele la cuchilla del verdugo! ¡Roa Satanás sus huesos! ¡Llamarla
ramera! ¿Con qué gentes ha tratado? ¿Qué sospecha, áun la más leve, ha
dado? ¿Quién será el traidor bellaco que ha engañado al moro? ¡Dios
mio! ¿por qué no arrancas la máscara á tanto infame? ¿Por qué no pones
un látigo en la mano de cada hombre honrado, para que á pencazos
batanee las desnudas espaldas de esa gavilla sin ley, y los persiga
hasta los confines del orbe?

YAGO.

No grites tanto.

EMILIA.

¡Infames! De esa laya seria el que una vez te dió celos, fingiendo que
yo tenia amores con el moro.

YAGO.

¿Estás en tu juicio? Cállate.

DESDÉMONA.

Yago, amigo Yago, ¿qué haré para templar la indignacion de Otelo?
Dímelo tú. Te juro por el sol que nos alumbra que nunca ofendí á mi
marido, ni áun de pensamiento. De rodillas te lo digo: huya de mi todo
consuelo y alegría, si alguna vez le he faltado en idea, palabra ú
obra; si mis sentidos han encontrado placer en algo que no fuera Otelo:
si no le he querido siempre como ahora le quiero, como le seguiré
queriendo, aunque con ingratitud me arroje lejos de sí. Ni la pérdida
de su amor aunque baste á quitarme la vida, bastará á despojarme del
afecto que le tengo. Hasta la palabra «adúltera» me causa horror, y ni
por todos los tesoros y grandezas del mundo cometeria yo tal pecado.

YAGO.

Calma, señora; el moro es de carácter violento, y ademas está agriado
por los negocios políticos, y descarga en vos el peso de sus iras.

DESDÉMONA.

¡Ojalá que así fuera! Pero mi temor es...

YAGO.

Pues la causa no es otra que la que os he dicho. Podeis creerlo.
(_Tocan las trompetas._) ¿Ois? Ha llegado la hora del festin. Ya
estarán aguardando los enviados de Venecia. No os presenteis llorando,
que todo se remediará.

  (_Vanse Emilia y Desdémona._)
  (_Sale Rodrigo._)

¿Qué pasa, Rodrigo?

RODRIGO.

Pienso que no procedes de buena fe conmigo.

YAGO.

¿Y por qué?

RODRIGO.

No hay dia que no me engañes, y más parece que dificultas el éxito
de mis planes, que no que le allanas; y á fe mia, que ya no tengo
paciencia ni sufriré más, porque fuera ser necio.

YAGO.

¿Me oyes, Rodrigo?

RODRIGO.

Demasiado te he oido, porque tienes tan buenas palabras como malas
obras.

YAGO.

Ese cargo es muy injusto.

RODRIGO.

Razon me sobra. He gastado cuanto tenia. Con las joyas que he regalado
á Desdémona, bastaba para haber conquistado á una sacerdotisa de Vesta.
Tú me has dicho que las ha recibido de buen talante: tú me has dado
todo género de esperanzas, prometiéndome su amor muy en breve. Todo
inútil.

YAGO.

Bien está, muy bien; prosigue.

RODRIGO.

¡Qué está muy bien, dices! Pues no quiero proseguir. Nada está bien,
sino todo malditamente, y empiezo á conocer que he sido un insensato y
un majadero.

YAGO.

Está bien.

RODRIGO.

Repito que está muy mal. Voy á ver por mí mismo á Desdémona, y con
tal que me vuelva mis joyas, renunciaré á todo amor y á toda loca
esperanza. Y si no me las vuelve, me vengaré en tí.

YAGO.

¿Y eso es todo lo que se te ocurre?

RODRIGO.

Sí, y todas mis palabras las haré buenas con mis obras.

YAGO.

Veo que eres valiente, y desde ahora te estimo más que antes. Dame la
mano, Rodrigo. Aunque no me agradan tus sospechas, algun fundamento
tienen, pero yo soy inocente del todo.

RODRIGO.

Pues no lo pareces.

YAGO.

Así es en efecto, y lo que has pensado no deja de tener agudeza y
discrecion. Pero si tienes, como has dicho ahora, y ya lo voy creyendo,
corazon y brios y mano fuerte, esta noche puedes probarlo, y si mañana
no logras la posesion de Desdémona, consentiré que me mates, aunque sea
á traicion.

RODRIGO.

¿Lo que me propones es fácil, ó á lo menos posible?

YAGO.

Esta noche se han recibido órdenes del Senado, para que Otelo deje el
gobierno, sustituyéndole Casio.

RODRIGO.

Entonces Otelo y Desdémona se irán juntos á Venecia.

YAGO.

No: él se irá á Levante, llevando consigo á su mujer, si algun
acontecimiento imprevisto no lo impide, es decir si Casio no desaparece
de la escena.

RODRIGO.

¿Qué quieres decir con eso?

YAGO.

Que convendria quitarle de en medio.

RODRIGO.

¿Y he de ser yo quien le mate?

YAGO.

Tú debes de ser, si quieres conseguir tu objeto, y satisfacer tu
venganza. Casio cena esta noche con su querida y conmigo. Todavía no
sabe nada de su nombramiento. Espérale á la puerta: yo haré que salga
á eso de las doce de la noche, y te ayudaré á matarle. Sígueme: no te
quedes embobado. Yo te probaré clarísimamente la necesidad de matarle.
Ya es hora de cenar. No te descuides.

RODRIGO.

Dame alguna razon más que me convenza.

YAGO.

Ya te la daré.

  (_Vanse._)


ESCENA III.

=Sala del castillo.=

OTELO, LUDOVICO, DESDÉMONA, EMILIA.

LUDOVICO.

Señor: no os molesteis en acompañarme.

OTELO.

No: me place andar en vuestra compañía.

LUDOVICO.

Adios, señora. Os doy muy cumplidas gracias.

OTELO.

Y yo me felicito de vuestra venida.

LUDOVICO.

¿Vamos, caballero? ¡Oh! aquí está Desdémona.

DESDÉMONA.

¡Esposo mio!

OTELO.

Retírate pronto á acostar. No tardaré en volver. Despide á la criada, y
obedéceme.

DESDÉMONA.

Así lo haré, esposo mio.

  (_Vanse todos menos Emilia y Desdémona._)

EMILIA.

¿Qué tal? ¿Se ha amansado en algo el mal humor de tu marido?

DESDÉMONA.

Me prometió volver pronto, y me mandó que me acostase, despidiéndose en
seguida.

EMILIA.

¿Y por qué dejarte sola?

DESDÉMONA.

Él lo mandó y sólo me toca obedecer, y no resistirme en nada. Dame la
ropa de noche, y aléjate.

EMILIA.

¡Ojalá no le hubieras conocido nunca!

DESDÉMONA.

Nunca diré yo eso. Le amo con tal extremo que hasta sus celos y sus
furores me encantan. Desátame las cintas.

EMILIA.

Ya está; ¿adorno vuestro lecho con las ropas nupciales como me
dijisteis?

DESDÉMONA.

Lo mismo da. ¡Qué fáciles somos en cambiar de pensamientos! Si muero
antes que tú, amortájame con esas ropas.

EMILIA.

¡Pensar ahora en morirte! ¡Qué absurdo!

DESDÉMONA.

Bárbara se llamaba una doncella de mi madre. Su amante la abandonó,
y ella solia entonar una vieja cancion del sauce, que expresaba muy
bien su desconsuelo. Todavía la cantaba al tiempo de morir. Esta noche
me persigue tenazmente el recuerdo de aquella cancion, y al repetirla
siento la misma tristeza que Bárbara sentia. No te detengas... ¡Es
agradable Ludovico!

EMILIA.

Mozo gallardo.

DESDÉMONA.

Y muy discreto en sus palabras.

EMILIA.

Dama veneciana hay, que iria de buen grado en romería á Tierra Santa
sólo por conquistar un beso de Ludovico.

DESDÉMONA (_canta_).

«Llora la niña al pié del sicomoro. Cantad el sauce: cantad su verdor.
Con la cabeza en la rodilla y la mano en el pecho, llora la infeliz.
Cantad el fúnebre y lloroso sauce. La fuente corria repitiendo sus
quejas. Cantad el sauce y su verdor. Hasta las piedras se movian á
compasion de oirla.»

Recoge esto.

«Cantad el sauce, cantad su verdor.»

Véte, que él volverá muy pronto. (_Canta._)

«Tejed una guirnalda de verde sauce. No os quejeis de él, pues su
desden fué justo.»

No, no es así el cantar. Alguien llama.

EMILIA.

Es el viento.

DESDÉMONA.

(_Canta._) «Yo me quejé de su inconstancia, y él ¿qué me respondió?
Cantad el sauce, cantad su verdor. Si yo me miro en la luz de otros
ojos, busca tú otro amante.»

Buenas noches. Los ojos me pican. ¿Será anuncio de lágrimas?

EMILIA.

No es anuncio de nada.

DESDÉMONA.

Siempre lo he oido decir. ¡Qué hombres! ¿Crees, Emilia, que existen
mujeres que engañen á sus maridos de tan ruin manera?

EMILIA.

Ya lo creo que existen.

DESDÉMONA.

¿Lo harias tú, Emilia, aunque te diesen todos los tesoros del mundo?

EMILIA.

¿Y tú qué harias?

DESDÉMONA.

Nunca lo haria, te lo juro por esa luz.

EMILIA.

Yo no lo haria por esa luz, pero quizá lo haria á oscuras.

DESDÉMONA.

¿Lo harias, si te dieran el mundo entero?

EMILIA.

Grande es el mundo, y comparado con él, parece pequeño ese delito.

DESDÉMONA.

Yo creo que no lo harias.

EMILIA.

Sí que lo haria, para deshacerlo despues. No lo haria por un collar ni
por una sortija ni por un manto, pero si me daban el mundo, y podia yo
hacer rey á mi marido, ¿cómo habia de dudar?

DESDÉMONA.

Pues yo, ni por todo el mundo haria tal ofensa á mi marido.

EMILIA.

Es que el mundo no la juzgaria ofensa, y si os daban el mundo, como la
ofensa era en vuestro mundo, fácil era convertirla en bien.

DESDÉMONA.

Pues yo no creo que haya tales mujeres.

EMILIA.

Más de una y más de veinte: tantas que bastarian para llenar un mundo.
Pero la culpa es de los maridos. Si ellos van á prodigar con otras el
amor que es nuestro, ó nos encierran en casa por ridículos celos, ó nos
golpean, ó gastan malamente nuestra hacienda, ¿no hemos de enfurecernos
tambien? Cierto que somos benignas de condicion, pero capaces de ira. Y
sepan los maridos que las mujeres tienen sentidos lo mismo que ellos,
y ven y tocan y saborean, y saben distinguir lo dulce de lo amargo.
Cuando ellos abandonan á su mujer por otra, ¿qué es lo que buscan sino
el placer? ¿qué les domina sino la pasion? ¿qué les vence sino la
flaqueza? ¿nosotras no tenemos tambien apetitos, pasiones y flaquezas?
Conforme nos traten, así seremos.

DESDÉMONA.

Adios. El Señor me ampare, y haga que el maltrato de mi marido produzca
en mí virtudes, y no vicios.

[Ilustración]



[Ilustración]



ACTO V.


ESCENA PRIMERA.

=Calle.=

YAGO y RODRIGO.

YAGO.

Escóndete, que ahora viene; en cuanto aparezca, desenvaina la espada,
y ¡á él sin miedo! Yo te guardaré las espaldas. Es cuestion de vida ó
muerte. Decídete, pues, y ten resolucion.

RODRIGO.

No te alejes, por si me sale mal mi intento.

YAGO.

Estaré detras de tí. En guardia.

  (_Se va._)

RODRIGO.

Del resultado no tengo confianza, y sin embargo, las razones que me da
me convencen. Que muera uno ¿qué importa?

  (_Se retira._)

YAGO.

Tanto me he burlado de este necio que ya empieza á conocerlo. Mate él
á Casio, mátele Casio á él ó mueran los dos, siempre saldré ganando.
Si Rodrigo escapa, comenzará á pedirme el dinero y las joyas que le he
sacado, so pretexto de seducir á Desdémona. Y si se salva Casio, su
presencia será un perpétuo acusador contra mí, y ademas el moro podrá
referir á Casio lo que ha pasado entre nosotros, y ponerme en grave
peligro. Muera, pues. Le siento llegar.

  (_Sale Casio._)

RODRIGO.

Él es. Le conozco. ¡Muere, traidor! (_Le da una estocada._)

CASIO.

La vida me hubiera costado esta estocada, á no traer el jubon tan bien
aforrado. Veamos cómo está el tuyo. (_Hiere á Rodrigo._)

RODRIGO.

¡Confesion! ¡Muerto soy! (_Yago hiere en las piernas á Casio y huye
luego._)

CASIO.

¡Me han dejado cojo para siempre! ¡Asesino! ¡Favor!

  (_Sale Otelo._)

OTELO.

Voz es de Casio. Yago ha cumplido bien su palabra.

RODRIGO.

¡Qué infame he sido!

OTELO.

Sí, él es: no hay duda.

CASIO.

¡Favor! ¡Luces! ¡Un cirujano!

OTELO.

Es Casio, es Casio. ¡Oh valeroso Yago, que has sentido como propia la
afrenta de un amigo, tú me muestras el camino de la venganza! ¡Adúltera
mujer! Ya ha sucumbido tu amante, y se acerca tu última hora. Voy
á buscarte, borrando de mi corazon hasta el último recuerdo de tus
hechizos y de la luz de tus ojos. Sangre de tu torpe corazon ha de
purificar nuestro lecho mancillado por tí.

  (_Se va._)
  (_Salen Ludovico y Graciano._)

CASIO.

¿Dónde está la ronda? ¿Nadie acude? ¡Favor! ¿Por qué no prendeis al
asesino?

GRACIANO.

¡Oh qué desgracia! ¡Qué espanto causan en mí esas voces!

CASIO.

¡Ayuda!

LUDOVICO.

¡Silencio!

RODRIGO.

¡Infame!

LUDOVICO.

Oigo los gemidos de dos ó tres personas. ¡Infausta noche! ¿Será alguna
zalagarda? Procedamos con cautela. ¿Quién se arroja á darles auxilio
sin la ronda?

RODRIGO.

Socorredme, que me desangro.

LUDOVICO.

¿No lo oyes?

  (_Sale Yago en cuerpo y con una luz._)

GRACIANO.

Ahí viene un hombre medio desnudo, con armas y luz.

YAGO.

¿Quién es? ¿Quién grita «asesino»?

LUDOVICO.

No lo sabemos.

YAGO.

¿No habeis oido voces?

CASIO.

¡Favor de Dios! ¡Por aquí, por aquí!

YAGO.

¿Qué sucede?

GRACIANO.

Si no me equivoco, es la voz del alférez de Otelo.

LUDOVICO.

No tiene duda. Y es Valentin tu mancebo.

YAGO.

¿Quién eres tú que tan amargamente te quejas?

CASIO.

Yago, me han acometido unos asesinos, dame favor.

YAGO.

¡Dios mio! ¡Mi teniente! ¿Quién os ha puesto de esa manera?

CASIO.

Uno de ellos está herido cerca de mí, y no puede huir.

YAGO.

¡Villanos, alevosos! ¿Quién sois? ¡Favor, ayuda!

RODRIGO.

¡Favor, Dios mio!

CASIO.

Uno de ellos es aquel.

YAGO.

¡Traidor, asesino! (_Saca el puñal y hiere á Rodrigo._)

RODRIGO.

¡Maldito Yago! ¡Perro infernal!

YAGO.

¡Asaltarle de noche y á traicion! ¡Bandidos! ¡Qué silencio, qué
soledad! ¡Muerte! ¡Socorro! ¿Y vosotros veniais de paz ó en son de
combate?

LUDOVICO.

Por nuestros hechos podeis conocerlo.

YAGO.

¡Ilustre Ludovico!

LUDOVICO.

El mismo soy.

YAGO.

Perdon os pido. Ahí yace Casio á manos de traidores.

GRACIANO.

¡Casio!

YAGO.

¿Qué tal, hermano?

CASIO.

Tengo herida la pierna.

YAGO.

¡No lo quiera Dios! ¡Luz, luz! Yo vendaré las heridas con mi ropa.

  (_Sale Blanca._)

BLANCA.

¿Qué pasa? ¿Qué voces son esas?

YAGO.

¿De quién son las voces?

BLANCA.

¡Casio, mi amado Casio, mi dulce Casio!

YAGO.

¡Ramera vil! Amigo Casio, ¿y ni áun sospechais quién pudo ser el
agresor?

CASIO.

Lo ignoro.

GRACIANO.

¡Cuánto me duele veros así! Venia á buscaros.

YAGO.

¡Dadme una venda! Gracias. ¡Oh si yo tuviera una silla de manos, para
llevarle á casa!

BLANCA.

¡Ay que pierde el sentido! ¡Casio, mi dulce Casio!

YAGO.

Amigos mios, yo tengo mis recelos de que esta jóven tiene parte no
escasa en el delito. Esperad un momento. Que traigan luces, á ver si
podremos conocer al muerto. ¡Amigo y paisano mio, Rodrigo! ¡No, no es!
Sí, sí, ¡Rodrigo! ¡Qué suceso más extraño!

GRACIANO.

¿Rodrigo el de Venecia?

YAGO.

El mismo, caballero. ¿Le conociais vos?

GRACIANO.

Ya lo creo que le conocia.

YAGO.

¡Amigo Graciano! perdonadme. Con este lance estoy tan turbado que no sé
lo que me sucede.

GRACIANO.

Mucho me place el veros.

YAGO.

¿Cómo os sentís, Casio? ¡Que traigan una silla de manos!

GRACIANO.

¡Rodrigo!

YAGO.

No cabe duda que es él. Lo deploro. Venga la litera. Llevadle despacio
á casa de alguna persona caritativa. Me iré á llamar al médico de
Otelo. No tengais cuidado, señora. El desdichado que ahí yace muerto,
fué muy amigo mio. ¿Cuál seria la causa de la pendencia?

CASIO.

Ciertamente que no lo sé. Ni siquiera le conozco.

YAGO.

(_A Blanca._) ¿Perdeis el color? Retirad el cadáver. No me abandoneis,
caballeros. Mucho palideceis, señora mia. ¿No veis qué asustada y sin
sosiego está? Creo que ella podria decirnos algo. Miradla, miradla
de espacio. ¿No lo advertis, caballeros? La lengua calla, pero la
conciencia habla á gritos.

  (_Sale Emilia._)

EMILIA.

¿Qué pasa? ¡Ay, esposo mio!

YAGO.

A traicion han acometido á Rodrigo. Algunos se han escapado. Él queda
muerto y Casio herido.

EMILIA.

¡Infeliz Casio! ¡Pobre caballero!

YAGO.

¡Fruto natural de la vida que él traia! Véte, Emilia, y pregunta á
Casio dónde cenó esta noche. (_A Blanca._) ¿Por qué temblais, señora?

BLANCA.

En mi casa cenó, pero no tiemblo por eso.

YAGO.

¿Con que en tu casa? Pues ven conmigo.

EMILIA.

¡Mala mujer, ramera!

BLANCA.

Soy tan honrada como vos. No me insulteis.

EMILIA.

¡Tan honrada como yo! ¡Perdida!

YAGO.

Vamos á cuidar de Casio, amigos mios. Señora, venid, que pronto
hablareis de otra manera. Emilia, véte á toda prisa al castillo,
refiéreselo todo al moro y á Desdémona. Venid conmigo. (_Aparte._) Esta
noche será la de mi felicidad ó la de mi ruina.

  (_Se van._)


ESCENA II.

=Alcoba en el castillo.=

DESDÉMONA dormida. Á su lado una luz. Sale OTELO.

OTELO.

Con razon lo hago, con razon ¡alma mia! No os lo quiero contar, castas
estrellas. Tampoco quiero derramar la sangre de ella, ni ajar su cútis
más blanco que la nieve, y más tierno que mármol sepulcral. Y con todo
eso, tengo que matarla, para que no engañe á otros hombres. Apagaré
esta luz... y luego aquella. Si apago esta luz y luego me arrepiento,
puedo volver á encenderla, pero si te apago á tí, luz clarísima, primor
y ejemplar de la naturaleza, ¿dónde hallaré el fuego de Prometeo,
para volverte á dar la vida? Si arranco la flor de su tallo, ¿cómo he
de restituirla su frescura y lozanía? Necesario es que se marchite.
Quiero respirar por la última vez su deleitoso aroma. (_La besa._) ¡Oh
regalado aliento de su boca, casi bastas para arrancar el hierro de la
mano de la justicia! Otro beso y nada más. ¡Quédate así, cuando yo te
mate: que muerta y todo te he de amar! Otro beso, el último. Nunca le
hubo más delicioso ni más fatal: lloremos. Mi llanto es feroz, y mi ira
es como la de Dios, que hiere donde más ama. Ahora se despierta.

[Ilustración: _Muerte de Desdémona._]

DESDÉMONA.

(_Despertándose._) ¿Eres tú, Otelo?

OTELO.

Yo soy, Desdémona.

DESDÉMONA.

Esposo mio, ¿quieres descansar?

OTELO.

¿Has rezado esta noche, Desdémona?

DESDÉMONA.

Sí.

OTELO.

Pues pide á Dios perdon, si te acuerdas de algun crímen, que Dios no te
haya perdonado todavía.

DESDÉMONA.

¡Dios mio! ¿Qué me quieres decir, esposo?

OTELO.

Hazlo, y pronto. Yo me alejaré entre tanto. No quiero que mueras sin
confesion. No quiero condenar tu alma.

DESDÉMONA.

¿Qué? ¿Quieres matarme?

OTELO.

Sí, por cierto.

DESDÉMONA.

¡Perdon, Dios mio!

OTELO.

¡Así sea! Dilo con todas las fuerzas de tu alma.

DESDÉMONA.

Tú que así hablas no puedes matarme.

OTELO.

¿Qué?

DESDÉMONA.

Con todo eso, te tiemblo. Tu mirada me aterra. Y no sé por qué es mi
temor, pues de ningun crímen me reconozco culpable. Y sin embargo,
tiemblo.

OTELO.

Acuérdate de tus pecados.

DESDÉMONA.

Será el amor que te profeso.

OTELO.

Por ese amor te mato.

DESDÉMONA.

¿Matarme porque te amo? ¡Oh indigna muerte! ¿Por qué te muerdes los
labios? ¡Ciega pasion te descamina! Agüeros son de mal suceso; pero yo
espero que no me amenazan á mí.

OTELO.

¡Calla, calla!

DESDÉMONA.

Sí callaré, ¿pero qué pasa?

OTELO.

¿Tú diste á Casio aquel pañuelo, regalo mio y que yo tanto apreciaba?

DESDÉMONA.

¡No, te lo juro por mi vida! Pregúntaselo á él.

OTELO.

No jures en falso, amada mia, que ya estás en el tálamo de la muerte.

DESDÉMONA.

¿Tan pronto?

OTELO.

En seguida. Confiesa, pues, tus culpas, una por una, que aunque las
niegues con los más firmes juramentos, no has de disminuir en un ápice
mi firme conviccion. De todas maneras, morirás.

DESDÉMONA.

Entonces, Dios tenga compasion de mí.

OTELO.

Así sea.

DESDÉMONA.

Y tenla tú tambien. Jamas te falté, ni áun de pensamiento. Nunca puse
mi corazon en Casio ni le dí prenda alguna de amor. Quísele sólo con la
amistad que Dios aprueba.

OTELO.

¡Dios mio! ¡Y yo que he visto el pañuelo en sus manos! ¡Tú quieres
volverme loco, y hacer que trueque en asesinato lo que quiero que sea
sacrificio! Yo he visto el pañuelo.

DESDÉMONA.

Él lo encontró en el suelo. Yo no se le dí. Que él venga y nos declare
la verdad.

OTELO.

Ya la ha confesado.

DESDÉMONA.

¿Y qué confesó?

OTELO.

Que alcanzó favores tuyos.

DESDÉMONA.

¿Ilícitos?

OTELO.

Sí.

DESDÉMONA.

Falso. No lo repetirá delante de mí.

OTELO.

No, porque Yago le ha cerrado la boca.

DESDÉMONA.

¡Ah! Tiemblo. ¿Casio ha muerto?

OTELO.

¡Ojalá hubiera tenido tantas vidas como cabellos, para que mi venganza
las hubiera devorado una por una!

DESDÉMONA.

¡Calumnia, calumnia atroz, que nos ha perdido!

OTELO.

¡Infame! ¿Y te atreves á llorarle delante de mí?

DESDÉMONA.

¡Esposo mio, destiérrame de tu presencia, pero no me mates!

OTELO.

Apártate, vil adúltera.

DESDÉMONA.

Déjame vivir siquiera esta noche. Mátame mañana.

OTELO.

¿Aún te defiendes?

DESDÉMONA.

Siquiera una hora de vida.

OTELO.

La hora inevitable ha llegado.

DESDÉMONA.

Dejadme rezar una oracion.

OTELO.

Ya es tarde. (_La estrangula._)

EMILIA.

(_Dentro._) ¡Abrid, señor, abrid!

OTELO.

¿Quién llama? ¿Estará muerta del todo? En medio de todo, la tengo
lástima, y no quiero alargar su agonía.

EMILIA.

(_Dentro._) ¡Abrid, señor!

OTELO.

¿Quién es?

EMILIA.

(_Dentro._) Señor, dejadme deciros dos palabras.

OTELO.

Es Emilia.—Voy á abrirla.—Ya ha muerto Desdémona.—¿Vendrá Emilia á
contarme la muerte de Casio?—Aquí era el ruido.—Está inmóvil, yerta
como la losa de un sepulcro.—¿Abriré? ¿Será una imprudencia?—¡Me
parece que se mueve!—No es nada.—¿Qué haré? Si entra, preguntará por
mi mujer. ¡Mi mujer, mi mujer!—¿Y quién es mi mujer? Yo no la tengo.
¡Hora tristísima! ¡Ojalá hubiese ahora un eclipse de sol y de luna, y
se abriera el centro de la tierra!

EMILIA.

¡Abrid, señor! Que es muy importante lo que tengo que deciros.

OTELO.

Ya no me acordaba de tí, Emilia. Entra, pero despacio. Voy á cerrar
las cortinas del lecho. (_Abre la puerta._) (_A Emilia._) ¿Qué nuevas
traes? Dímelas.

EMILIA.

Señor, cerca de aquí acaban de matar á uno.

OTELO.

En este instante.

EMILIA.

Ahora mismo.

OTELO.

Influjos son de la luna, que anda ahora muy cerca de la tierra, y hace
sentir aquí sus efectos.

EMILIA.

Casio ha dado muerte á un mancebo veneciano llamado Rodrigo.

OTELO.

¿Muerto Rodrigo? Y Casio muerto tambien.

EMILIA.

No. Casio no ha muerto.

OTELO.

¡Casio no ha muerto! Entonces ese homicidio, lejos de serme grato, me
es aborrecible.

DESDÉMONA.

¡Oh muerte cruel!

EMILIA.

¿Qué grito ha sonado?

OTELO.

¿Grito? ¿Dónde?

EMILIA.

Grito de mi señora. Amparadme, por Dios. Decidme algo, señora, amada
Desdémona.

OTELO.

Muere sin culpa.

EMILIA.

¿Y quién la mató?

DESDÉMONA.

Nadie. Yo me maté. Que Otelo me conserve en su recuerdo. Adios, esposo
mio.

OTELO.

¿Pues cómo ha muerto?

EMILIA.

¿Quién lo sabe?

OTELO.

Ya has oido que ella misma dice que yo no fuí.

EMILIA.

Vos fuisteis. Y es preciso que digais la verdad.

OTELO.

Por la mentira se ha condenado y baja al infierno. Yo la maté.

EMILIA.

¡Ella era un ángel, vos sois un demonio!

OTELO.

Ella fué pecadora y adúltera.

EMILIA.

La estais calumniando infame y diabólicamente.

OTELO.

Fué falsa y mudable como el agua que corre.

EMILIA.

Y tú violento y rápido como el fuego. Siempre te guardó fidelidad, y
fué tan casta como los ángeles del cielo.

OTELO.

Casio gozó de su amor. Que te lo cuente tu marido. ¡Oh, mereceria
yo pagar mi necio crímen en lo más hondo del infierno, si antes de
arrojarme á la venganza, no hubiera examinado bien la justicia de los
motivos! Yago lo averiguó.

EMILIA.

¿Mi marido?

OTELO.

Tu marido.

EMILIA.

¿Él averiguó que Desdémona te habia sido infiel?

OTELO.

Sí, con Casio. Y si no me hubiera sido traidora, te juro que no la
hubiera trocado ni por un mundo que el cielo hubiese fabricado para mí
de un crisólito íntegro y sin mancha.

EMILIA.

¡Mi marido!

OTELO.

Él me lo descubrió todo. Es hombre de bien, y aborrece toda infamia y
torpeza.

EMILIA.

¡Mi marido!

OTELO.

¿Por qué repites tanto: «mi marido»?

EMILIA.

¡Ay pobre señora mia, cómo la maldad se burla del amor! ¡Qué negra
iniquidad! ¿Y mi marido te dijo que ella habia sido infiel?

OTELO.

Sí, tu marido. ¿Lo entiendes bien ahora? Yago, mi fiel amigo Yago.

EMILIA.

Pues si tales cosas te ha dicho, consúmase su alma, un átomo cada dia.
¡Ha mentido como un infame! Bien deseaba el puesto que tan caro ha
comprado.

OTELO.

¡Por Dios vivo!...

EMILIA.

Puedes matarme: será un hecho tan indigno de memoria como lo eres tú.

OTELO.

Debias callar.

EMILIA.

Áun mayor que tu poder es mi valor. ¡Necio, más estúpido que el polvo
de la tierra! ¡Vaya una bravata! Me rio de tu acero. Voy á contar á
gritos quién eres, aunque me cueste la vida y cien vidas. ¡Socorro, que
el moro ha asesinado á mi señora! ¡Socorro!

MONTANO.

¿Qué pasa, general?

EMILIA.

¿Ahí estás, Yago? ¡Qué habilidad tienes! ¡Dejar que un infame te acuse
para disculpar sus crímenes!

GRACIANO.

¿Pero qué ha pasado?

EMILIA.

Si eres hombre, desmiéntele. Él cuenta que tú le dijiste que su mujer
le era infiel. Yo sé bien que no lo has dicho, porque no eres tan
malvado. Habla, respóndele, que el corazon quiere saltárseme.

YAGO.

Le dije lo que yo tenia por cierto, y lo que luego él ha averiguado.

EMILIA.

¿Y tú le dijiste que mi señora no era honrada?

YAGO.

Sí que se lo dije.

EMILIA.

Pues dijiste una mentira odiosa, infernal y diabólica. ¡Poder de Dios!
¿Y le dijiste que era infiel con Casio, con Casio?

YAGO.

Sí, con Casio. Cállate, mujer.

EMILIA.

No he de callar. Es necesario que yo hable. Mi pobre señora yace muerta
en su lecho.

TODOS.

¡No lo consienta Dios!

EMILIA.

Y tus delaciones son causa de su muerte.

OTELO.

No os asombreis, señores. Así ha sucedido.

GRACIANO.

¡Horrenda verdad!

MONTANO.

¡Espantoso crímen!

EMILIA.

Aquí se esconde alguna infernal añagaza... Y empiezo á sospechar...
¡Ah, sí: ya caigo!... Lo que siempre recelé... ¡Infame! ¡Me ahoga la
ira! ¡Oh trama inicua!

YAGO.

¿Estás loca? Véte á casa. Te lo mando.

EMILIA.

Caballeros, dejadme hablar. Otra vez le obedeceré, no ahora. Y quizá
nunca volveré á tu casa, Yago.

OTELO.

¡Ay! ¡Ay!

EMILIA.

¿Al fin lo sientes? Ruge, ruge. Has asesinado á la más santa y hermosa
criatura que ha visto nunca la luz del sol.

OTELO.

(_Levantándose._) ¡Fué adúltera! No os habia conocido, tio. (_A
Graciano._) Ahí teneis muerta á vuestra sobrina, y muerta á mis manos.
Sé que esto os parecerá horrible...

GRACIANO.

¡Pobre Desdémona! Cuán feliz es tu padre en haber pasado ya de esta
vida. Tu boda le mató: el pesar de ella bastó á cortar el hilo de sus
dias. Pero si hoy viviera, y la viese muerta, pienso que habia de
maldecir hasta de su ángel de guarda, provocando la indignacion del
cielo.

OTELO.

¡Qué dolor! Pero Yago sabe que ella mil veces se entregó á Casio. El
mismo Casio lo confesaba, y ademas recibió de ella, en pago de su amor,
el pañuelo, el regalo nupcial que yo le hice, un pañuelo que mi padre
habia dado á mi madre. Yo mismo le he visto en manos de Casio.

EMILIA.

¡Dios poderoso! ¡Dios de bondad!

YAGO.

¡Calla, te digo!

EMILIA.

No: no puedo callar, no quiero. Hablaré libre como el viento, aunque me
condenen Dios y los hombres y el infierno. No callaré: debo hablar.

YAGO.

No digas locuras. A casa, á casa.

EMILIA.

Jamas iré. (_Yago la amenaza._)

GRACIANO.

¿Qué? ¿La espada sacais contra una débil mujer?

EMILIA.

¡Perverso Otelo! Yo encontré aquel pañuelo: yo misma se le dí á mi
marido, porque con muchas instancias me habia pedido que lo robara.

YAGO.

¡Infame prostituta!

EMILIA.

¿Que ella se lo dió á Casio? No: ¡si le encontré yo, y se le dí á mi
marido!

YAGO.

Mientes, malvada.

EMILIA.

No miento, no. Caballeros, no miento. ¡Bestia cruel! ¡Estúpido! ¿Cómo
habias tú de poder contra esa santa?

OTELO.

¡Monstruo! ¿No hay rayos en el cielo, ó es que el trueno se los apropió
todos? (_Se arroja sobre Yago, pero este hiere á Emilia y huye._)

GRACIANO.

Sin duda ha muerto á su mujer.

EMILIA.

Sí: muerta soy: colocadme al lado de mi ama.

GRACIANO.

Él ha huido dejándola muerta.

MONTANO.

¡Infame asesino! Toma tú esta espada que he quitado de manos del moro.
Guardad la puerta: no le dejeis salir, aunque sea preciso matarle. Yo
iré detras de ese malvado, el más abominable de cuantos existen en el
mundo.

  (_Vanse Montano y Graciano._)

[Ilustración]

OTELO.

Hasta el valor he perdido: un niño podria desarmarme. Pero ¿qué
importa? ¡Vaya con la virtud la honra! ¡Húndase todo!

EMILIA.

Quiero acordarme de las palabras de tu canto, señora mia, óyeme, si es
que aún tienes oidos. Moriré cantando como el cisne:

    Cantad el sauce, y su verdor cantad.

Moro: ella fué honesta.

Moro: ella te amaba.

Verdad es: así yo me salve. Muero diciendo la verdad. Muero. (_Cae._)

OTELO.

Otra arma tengo aquí: una hoja española, reciamente templada en las
aguas del Tajo. Ahora es cuando debo desnudarla, amado tio.

GRACIANO.

(_Dentro._) Vana empresa será el defenderte: no tienes armas, has de
ceder.

OTELO.

Entra, y óyeme, ó embestiré desnudo como estoy.

  (_Sale Graciano._)

GRACIANO.

¿Qué sucede?

OTELO.

Espada tengo, la mejor que ciñó ningun guerrero: esta hoja y este
brazo han allanado obstáculos veinte veces mayores que tu resistencia.
Pero ¡qué insensato alarde! ¿Quién lidia contra la fortuna? Todo ha
cambiado: no me temes aunque me ves con armas. Este es el término de mi
viaje, la bahía y el puerto. ¿Te retiras tembloroso? ¿A qué ese miedo?
Aunque ataques á Otelo con una débil caña, Otelo cederá. ¿Y á dónde ha
de ir Otelo? Déjame ver tu rostro por última vez, infeliz esposa mia.
Tan pálido está como tu vestidura. Cuando los dos comparezcamos ante el
tribunal divino, esa mirada tuya bastará á arrojar mi alma del cielo,
y los demonios harán presa en ella con sus uñas. ¡Ay de mí, siervo del
pecado! ¡Furias, arrojadme del cielo con vuestros azotes! Demonios,
arrastradme en vuestro gran torbellino, hacedme hervir en azufre ó en
pilas de hirviente metal. ¡Desdémona, Desdémona!

  (_Salen Ludovico, Montano, Casio herido, y Yago preso._)

LUDOVICO.

¿Dónde está este infeliz temerario?

OTELO.

Aquí teneis al que fué Otelo.

LUDOVICO.

¿Dónde ese basilisco, ese horrible Yago?

OTELO.

¡Lástima que seas demonio, porque no podré matarte! (_Le hiere._)

LUDOVICO.

Desarmadle.

YAGO.

Me has herido, pero no de muerte.

OTELO.

Y no lo siento. Quiero que vivas, porque el morir es una dicha.

LUDOVICO.

Otelo, tú que antes fuiste tan bueno y generoso, ¿cómo has caido en los
lazos de este traidor artero? ¿Qué dirán de tí?

OTELO.

Cuanto quieran, si así lo creeis; seré un delincuente honrado. Por
honor la maté, no por odio.

LUDOVICO.

En parte ya ha confesado su crímen. ¿Los dos concertasteis la muerte de
Casio?

OTELO.

Sí.

CASIO.

Y sin razon ninguna.

OTELO.

Téngolo por cierto y te pido perdon. Preguntad á ese demonio, qué
motivo le pudo inducir á infernar de ese modo mi cuerpo y mi alma.

YAGO.

No me pregunteis nada, no he de responder. Todo lo sabeis. Desde ahora
no he de hablar.

LUDOVICO.

¿Ni siquiera para rezar?

GRACIANO.

El tormento te obligará á mover la lengua.

OTELO.

Bien harás.

LUDOVICO.

Sabedlo todo, pues aún hay algo que no ha llegado á vuestra noticia.
En el bolsillo de Rodrigo se han encontrado dos cartas. Una de ellas
explica cómo Rodrigo se encargó de dar muerte á Casio.

OTELO.

¡Cobarde!

CASIO.

¡Infame!

LUDOVICO.

La otra carta contiene mil quejas contra Yago, pero se conoce que antes
de enviarle Rodrigo la carta, encontró á Yago, y éste resolvió todas
sus dudas y le decidió á lo que hizo.

OTELO.

¡Perro traidor! ¿Y cómo llegó á tus manos, Casio, aquel pañuelo de mi
mujer?

CASIO.

Le hallé en mi aposento, y él mismo acaba de confesar que le dejó allí
con este intento.

OTELO.

¡Necio, mentecato!

CASIO.

En la misma carta le echa en cara Rodrigo, entre otras mil acusaciones,
el haberle excitado en el cuerpo de guardia á que riñese conmigo, de
cuya riña resultó el perder yo mi empleo. Y él ha dicho antes de morir
que Yago le acusó y le hirió.

LUDOVICO.

Necesario es que vengais con nosotros sin demora. El gobierno queda en
manos de Casio. Y en cuanto á Yago creed que si hay algun tormento que
pueda hacerle padecer eternamente sin matarle, á él se aplicará. Vos
estareis preso, hasta que sentencie vuestra causa el Senado de Venecia.

OTELO.

Oidme una palabra, nada más, y luego os ireis. He servido bien y
lealmente á la República, y ella lo sabe, pero no tratemos de eso.
Sólo os pido por favor una cosa: que cuando en vuestras cartas al
Senado refirais este lastimoso caso, no trateis de disculparme, ni de
agravar tampoco mi culpa. Decid que he sido un desdichado: que amé sin
discrecion y con furor, que aunque tardo en recelar, me dejé arrastrar
como loco por la corriente de los celos: decid que fuí tan insensato
como el indio que arroja al lodo una pieza preciosa que vale más que
toda su tribu. Decid que mis ojos que antes no lloraban nunca, han
destilado luego largo caudal de lágrimas, como destilan su balsámico
jugo los árboles de Arabia. Contádselo todo así, y decid tambien que un
dia que en Alepo un turco puso la mano en un veneciano, ultrajando la
majestad de la República, yo agarré del cuello á aquel perro infiel y
le maté así. (_Se hiere._)

LUDOVICO.

¡Lastimosa muerte!

GRACIANO.

Vanas fueron nuestras palabras.

OTELO.

Esposa mia, quise besarte antes de matarte. Ahora te beso, y muero al
besarte. (_Muere._)

CASIO.

Yo lo recelé, porque era de alma muy generosa, pero creí que no tenia
armas.

LUDOVICO.

¡Perro ladron, más crudo y sanguinario que la muerte misma, más
implacable que el mar alborotado! ¡Mira, mira los dos cadáveres que
abruman ese lecho! Gózate en tu obra, cuyo solo espectáculo basta
para envenenar los ojos. Cubrid el cadáver: haced guardar la casa,
Graciano. Haced inventario de los bienes del moro. Sois su heredero. Y
á vos, gobernador, incumbe el castigar á este perro sin ley, fijando
el modo y la hora del tormento. Y ¡que sea cruel, muy cruel! Yo con
lágrimas en los ojos voy á llevar á Venecia la relacion del triste caso.

[Ilustración]



[Ilustración]



ÍNDICE.


                             Pág.

  _El Mercader de Venecia._   1
  _Macbeth._                105
  _Romeo y Julieta._        201
  _Otelo._                  329


[Ilustración]





*** End of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Dramas - El Mercader de Venecia, Macbeth, Romeo y Julieta, Otelo" ***

Doctrine Publishing Corporation provides digitized public domain materials.
Public domain books belong to the public and we are merely their custodians.
This effort is time consuming and expensive, so in order to keep providing
this resource, we have taken steps to prevent abuse by commercial parties,
including placing technical restrictions on automated querying.

We also ask that you:

+ Make non-commercial use of the files We designed Doctrine Publishing
Corporation's ISYS search for use by individuals, and we request that you
use these files for personal, non-commercial purposes.

+ Refrain from automated querying Do not send automated queries of any sort
to Doctrine Publishing's system: If you are conducting research on machine
translation, optical character recognition or other areas where access to a
large amount of text is helpful, please contact us. We encourage the use of
public domain materials for these purposes and may be able to help.

+ Keep it legal -  Whatever your use, remember that you are responsible for
ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just because
we believe a book is in the public domain for users in the United States,
that the work is also in the public domain for users in other countries.
Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we
can't offer guidance on whether any specific use of any specific book is
allowed. Please do not assume that a book's appearance in Doctrine Publishing
ISYS search  means it can be used in any manner anywhere in the world.
Copyright infringement liability can be quite severe.

About ISYS® Search Software
Established in 1988, ISYS Search Software is a global supplier of enterprise
search solutions for business and government.  The company's award-winning
software suite offers a broad range of search, navigation and discovery
solutions for desktop search, intranet search, SharePoint search and embedded
search applications.  ISYS has been deployed by thousands of organizations
operating in a variety of industries, including government, legal, law
enforcement, financial services, healthcare and recruitment.



Home