Home
  By Author [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Title [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Language
all Classics books content using ISYS

Download this book: [ ASCII ]

Look for this book on Amazon


We have new books nearly every day.
If you would like a news letter once a week or once a month
fill out this form and we will give you a summary of the books for that week or month by email.

Title: Estudio descriptivo de los monumentos árabes de Granada, Sevilla y Córdoba - ó sea La Alhambra, el Alcázar y la Gran Mezquita de Occidente
Author: Contreras, Rafael
Language: Spanish
As this book started as an ASCII text book there are no pictures available.
Copyright Status: Not copyrighted in the United States. If you live elsewhere check the laws of your country before downloading this ebook. See comments about copyright issues at end of book.

*** Start of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Estudio descriptivo de los monumentos árabes de Granada, Sevilla y Córdoba - ó sea La Alhambra, el Alcázar y la Gran Mezquita de Occidente" ***

This book is indexed by ISYS Web Indexing system to allow the reader find any word or number within the document.



Libraries)



                          ESTUDIO DESCRIPTIVO

                       DE LOS MONUMENTOS ÁRABES

                     DE GRANADA, SEVILLA Y CÓRDOBA

                                 Ó SEA

                        LA ALHAMBRA, EL ALCÁZAR

                    Y LA GRAN MEZQUITA DE OCCIDENTE

                                  POR


                           RAFAEL CONTRERAS

                      RESTAURADOR DE LA ALHAMBRA

          ACADÉMICO É INDIVIDUO DE LA COMISIÓN DE MONUMENTOS


                            TERCERA EDICIÓN

                         CON GRABADOS Y PLANOS


                                MADRID

               ESTABLECIMIENTO TIPOGRÁFICO DE RICARDO FÉ

                      Calle de Cedaceros, núm. 11

                                 1885



                  ESTA OBRA ES PROPIEDAD DE SU AUTOR



ADVERTENCIA


Después de habernos ocupado durante treinta y siete años de restaurar
los singulares arabescos de la Alhambra, de revelar inscripciones
perdidas, y de restablecer el monumento que se hallaba casi hundido, al
estado característico de su notable antigüedad, pensamos reasumir en un
pequeño libro el fruto de nuestras investigaciones y descubrimientos,
bajo forma más artística que la usada por los que nos precedieron en
descripciones de índole semejante.

Quisimos también acompañar á nuestro trabajo, las noticias históricas
que sirven para embellecer siempre las artísticas lucubraciones; pero
son tantas y en tan copioso número las que se han hallado, especialmente
de los autores árabes, que para no hacer este libro demasiado largo y
tal vez confuso, resolvimos publicarlas en tomo separado, y utilizar en
éste tan solo aquello que podía dar á conocer mejor los monumentos y sus
pequeñas ilustraciones; habiendo tenido el disgusto de ver algunas de
éstas reproducidas sin nuestro consentimiento, en otras obras que se han
impreso y publicado.

Puede ser que en algunos casos encuadernemos con esta edición apéndices
muy breves que traten de los monumentos cristianos y aun de otros más
antiguos, para que sirva á los viajeros de guía descriptiva; pero en
este caso, conviene advertir, que nuestro principal intento fué siempre
hacer la comparación de las obras árabes, relativas al más importante
período de la dominación agarena en esta parte de la Península y dejar
el estudio de las obras cristianas y paganas, quizá menos interesantes
entre nosotros, para ocasión más competente.

Concluiremos haciendo una indicación sobre la dificultad que ofrece
ocuparse de objetos con apelativos árabes, y fijar á estos nombres la
más adecuada trascripción al castellano; pues hemos hallado aun en
autores de nota, tales divergencias ortográficas, que se hacía imposible
en un mismo significado con distintas ó parecidas palabras, fijar el
valor de las letras arábigas, cambiado según la procedencia árabe,
mudejar, ó extranjera de la traducción, sin que la tradicional costumbre
de nuestros cronistas y poetas pudiera darnos una clave segura, que
ellos ciertamente no usaron en absoluto. Resultando de aquí que muchas
palabras han sido escritas en dos ó más formas, según la procedencia de
la cita, tiempo de su inserción ó idioma á que fueron traducidas, lo
cual podremos ir remediando en nuevos estudios y ediciones sucesivas.



DEL ARTE EN ESPAÑA



INTRODUCCIÓN


I

Dijo Buckle[1] que la más interesante crónica de todas las naciones
cultas, y la que no debe olvidarse jamas, es la del pueblo español. Con
efecto, grande y poderoso era éste cuando el resto del mundo se ardía en
guerras feudales y religiosas. Libre, y con instituciones
representativas durante el revuelto período de las ambiciones
dinásticas, en nuestra patria se han ensayado las leyes más justicieras
é igualitarias, se han llevado á cabo las más lejanas y venturosas
conquistas, y se han adelantado pasmosos descubrimientos, que no han
podido borrar desastres espantosos y fatales preocupaciones.

Conserva nuestro suelo las raíces secas y quebrantadas de los múltiples
trabajos de la humanidad en todos los tiempos y civilizaciones; y las
diversas razas que lo poblaron han impreso el sello de sus obras en las
cien generaciones que se han mezclado y comprimido durante treinta
siglos con caracteres tan distintos, que todavía existe en nuestras
provincias por un lado el espíritu aventurero y nómada de los primeros
colonizadores, por otro la altiva independencia de los ilustrados
mercaderes griegos y africanos, y en todas partes el dulce y tranquilo
genio de las artes. Por el centro de la Península, pastores y honderos
independientes ponían límite á las conquistas, y en el Norte la rudeza
indómita de los que habitaban los bosques celtíberos helada por la brisa
de sus angulosas montañas. Constantemente la fiereza, la pasión y el
heroísmo, mezclados á esa pasmosa debilidad que dió tan inmensa fuerza á
los agarenos para abatir las costumbres y leyes que había creado el palo
y el hierro de los procónsules y de los conquistadores bárbaros.

Así, pues, entre nosotros se han iniciado todas las civilizaciones hasta
el principio de su desarrollo, en el que parece que una atmósfera
asfixiante las ha secado y empobrecido, viniendo siempre en pos del
primer albor de la paz y de la dicha, el huracán de la destrucción y del
aniquilamiento. La tradición, presentada siempre en un torbellino de
pasiones y de sufrimientos, no ha sido respetada ni ha podido
trasmitirse como ancha base de las instituciones modernas, para labrar
nuestro porvenir, y hemos podido olvidar el carácter que imprimió la
historia de la Reconquista al plantear la regeneración moderna.

Hegel nos ha asegurado, á la vista de esas grandes trasformaciones que
experimentan los pueblos, que la inteligencia, el carácter, la pasión y
la cultura se han reflejado siempre en las obras que dejaron labradas
con sus manos ú ordenadas por su entendimiento. ¿A dónde ir, pues, para
estudiar la historia más que á los eternos ó casi imperecederos frutos
de las civilizaciones antiguas? El arte ideal que vino después del
clásico y del simbólico tan hermosamente representado en la Península,
nos ofrece ese constante genio que animó todas las empresas españolas,
aquí donde la religión ha sido venerada, la ley inexorable, el espíritu
intransigente, el culto irreflexivo, y donde se ha batallado durante
ocho siglos sin más tregua que la necesaria para vigilar con astucia el
costado vulnerable del enemigo. Nunca se ha roto el hilo de esta
tradición caballeresca que nos ha dado un calificativo propio en el
resto del mundo; y sin interrumpirlo es como acaso podríamos desarrollar
nuestra antigua grandeza, encadenando aquel constante modo de ser, con
los adelantos de las ciencias, con los intereses modernos y con ese
espíritu de los pueblos que pasaron, Iberos, Godos y Arabes, que flota
todavía en una atmósfera de huracanes y de convulsiones.

Y en esta tierra clásica del sentimiento, donde parece que todo ha
muerto, dejando el suelo sembrado de preciosas ruínas que los hombres no
se cuidaron de contemplar, se conserva todavía el odio de raza ó
espíritu vengador que destruye las respetables obras de la antigüedad, y
que á cada agitación derrumba y aniquila todo con el ardimiento y
barbarie de la desgracia y de la impotencia, sin cuidarse ni sentir el
destino social del arte en los tiempos venideros y en las realidades que
se presagian.


II

Conocidas son las obras de la civilización romana, y los vestigios que
ésta dejó en la Península ibérica. No es, por tanto, nuestro propósito
hacer aquí un estudio comparativo de esas magníficas obras, cuyos
detalles se pueden estudiar mejor en otras comarcas del mundo antiguo.
Su influencia entre nosotros nunca fué absoluta, y las grandes
construcciones que sintetizaban el período romano, más bien habían
degenerado en nuestro suelo por la influencia indígena, que crecido bajo
el amparo de una absoluta dominación. Difícil es demostrar el carácter
de nuestro pueblo en los primeros siglos del cristianismo, si no
asimilamos sus costumbres y sus leyes á las de los colonizadores; una
densa oscuridad lo hace impenetrable todavía á todo género de
investigaciones históricas.

Por más que miremos con sorpresa las artes romanas de la Península,
nunca inspirarían el afán de estudiarlas abstrayéndonos de la
universalidad de las obras que levantó aquel poderoso pueblo. Con ellas
desapareció el genio peculiar de los pueblos invadidos, y no podemos
hallar durante ocho siglos testimonios bien caracterizados de la raza
sometida. Fragmentos griegos de una degeneración marcadísima,
instrumentos de labranza y armas, que se diferencian poco de las que se
ven hoy de cobre y hierro en la costa oriental de África, inscripciones
interrumpidas ó piedras aisladas con signos de carácter céltico ó
hebráico, grandes vías legionarias; pero ningún dato que nos guíe desde
estos descubrimientos á los muchos pueblos y monumentos que existían
ignorados por la incuria ó indiferencia de los procónsules. No habrá
quien se atreva á sostener que merezca una apreciación seria lo poco que
conocemos de la civilización y de las bellas artes greco-romanas,
manejadas por los artistas españoles, y bajo la influencia de nuestra
antigua cultura en los tiempos llamados siempre heróicos. La decadencia
fué siempre constante, y más todavía cuando vino el influjo de aquellas
inmigraciones en los primeros siglos, que huyendo de Europa ante Suevos,
Vándalos y Alanos, invadían el territorio y se mezclaban casi totalmente
con los primitivos habitantes. El arte degeneró sensiblemente al caer en
poder de errantes hordas que se cubrían el cuerpo de tejidos groseros y
hacían sus habitaciones con las ramas de los árboles; y si bien poco á
poco tomaron de los Romanos el lujo y costumbres, fué para
empequeñecerlas y amenguarlas, notándose cuánto sus groseras obras
carecían de belleza y privaban al arte de esas esbeltas, sencillas y
clásicas formas, que con encanto poseen los monumentos labrados en Roma
y Grecia ó en las colonias y municipios de allende el Pirineo.

Aunque citáramos los acueductos, puentes, circos, termas, caminos,
urnas, miliarios, estatuas, vasos y joyas que se hallan en nuestro suelo
á cada paso, el arte en España no fué el romano, ni el griego; uno y
otro no se manifiestan más que como elementos de una civilización que
transita y deja huellas en el granito, en los metales y en el mármol;
otros tiempos y otras civilizaciones alcanzaron mayor éxito, sin llevar
el signo cruel de la decadencia, y ellos son los que merecen fijar la
razón de la historia y la filosofía del arte.

Cayó el imperio romano y quedaron sus leyes y costumbres sólo en las
populosas ciudades que embellecieron: lejos de éstas, y apartadas de
las vías imperiales, otras costumbres y hasta otros cultos se
alimentaban en silencio. Vinieron los visigodos y se establecieron en
sus palacios, en sus andrónitos y en sus peristilos, y la religión que
aceptaron sin profundas convicciones, sostenida por misioneros que
continuamente se contradecían, é impotente entonces como lazo social
inquebrantable, no destruyó completamente el ara de los sacrificios ni
las estatuas de los dioses paganos. Fraccionados los cristianos por
herejías profundísimas, fué imposible una vigorosa propaganda; y
relajado el estado moral antiguo, el arte no pudo hacer más que expresar
el influjo de tantas opiniones contradictorias como agitaban á la
cristiandad en los primeros siglos de trasformaciones y esperanzas.

Si Clodoveo, único monarca que en el siglo V profesaba de lleno las
creencias católicas, no hubiera sostenido contra los pueblos visigodos
la primera guerra religiosa que contempló la España, tal vez habría sido
más difícil á los mahometanos llevar á cabo su pasmosa conquista; pero
ocupado desde aquella lucha en el establecimiento del catolicismo, como
religión nueva, el pueblo gótico que venía sufriendo intolerables
persecuciones á través de siglo y medio de dominación, no opuso el valor
heróico de convicciones arraigadas, y sucumbió, quizá de buen grado, por
acogerse á la tolerancia de los nuevos señores. De tal época de duda y
desconcierto los monumentos de arte son raros y sin importancia, no
expresan más que la transición tumultuosa, y carecen por aquel efecto de
verdadero carácter nacional y de perfección greco-romana.

La arquitectura latina creció con una mezcla bizarra de fragmentos
antiguos, que no porque fueran abundantes, la dotaban de belleza y la
elevaban entre nosotros al esplendor que alcanzó en las Galias y en
Italia. Hileras de columnas desiguales, colocadas las unas sobre las
otras, no coronando las cornisas á los edificios sino ribeteándolos, los
arcos sin archivoltas, los intercolumnios sin arquitraves, y una
multitud de chocarrerías bárbaras ornaban las estrechas basílicas de
aquel tiempo.

No es, por tanto, ese período de transición para nuestro país el que nos
pudiera dejar un arte, á él que, desarrollado á más ó menos altura, le
hubiéramos otorgado carta de naturaleza. La época goda con sus rotondas,
sus baptisterios, sus cruceros, enclaustrados y criptas, no hizo nada en
nuestro suelo que pudiéramos asimilarnos como arte nacional. Es preciso
para esto venir al siglo VIII, cuando desaparece la sociedad cristiana y
huyen nuestros soldados ante el brillo de las cimitarras, porque la
patria gobernada teocráticamente no tiene valor cívico que oponer á los
invasores. No era el tiempo, y así lo comprenderían aquellos santos
varones de salir seguidos del coro, y precedidos de los ciriales y
mangas á las puertas de las poblaciones, para pedir á los nuevos Hunos
que se retiraran á sus bosques ó á las ardientes arenas de la Libia.
Estos invasores tenian la conciencia de una predestinación infalible, y
no podían temer otra emboscada tan sangrienta como la sufrida por
aquéllos en las Galias.

De la tribu de Koreisch había de caer sobre Europa tan formidable
enemigo, que á su presencia huirían las tradiciones no extinguidas del
paganismo, y los pueblos cristianos se estrecharían espantados para
cerrarles el paso. Los poderosos descendientes del Profeta estaban
llamados á abrir en nuestro suelo un surco que no pudieran borrar los
trabajos de cien generaciones. Desde muy antiguo componían el pueblo
árabe corsarios del desierto, que en caravanas hacían el riquísimo
comercio desde los puertos donde descargaban los bajeles de la India á
las ciudades interiores de la Siria, Persia y Judea. Estos pueblos
conocían perfectamente las costas y territorios del África
septentrional, eran los comerciantes que llenaban los mercados romanos
de las riquezas de Oriente, los que habían venido en todos los tiempos á
Cartago y á las Baleares, no se extrañaban de la civilización
occidental, y podían llegar hasta los Pirineos, conocedores por relatos
de toda la extensión de la Península: sabían que se explotaba en España
la plata, el azogue, el plomo y cobre en abundancia, y que competían sus
criaderos con las minas de Sofala. Antes de la invasión, comerciaban en
nuestras costas, nos traían porcelanas de la China y gomas de Malabar, y
llegó después á tal punto su sed invasora y comercial, que hasta
visitaron las Maldivas y las Molucas, y más tarde se pusieron los
primeros en camino, con los Portugueses, para hacer inmensos
descubrimientos que cambiaron la faz y las esperanzas de Europa. No ha
habido en el mundo raza que extendiera sus correrías en más dilatados
espacios, ni religión, que como la de Mahoma, hiciera más prosélitos en
menos tiempo. Ellos se aposentaron tranquilamente en las tres partes del
mundo entonces conocido. «¡Esclavos ó islamitas!» gritaban á los pueblos
cuando llegaban á sus puertas. El antropomorfismo, la idolatría, el
culto de los astros, el budhismo, el cristianismo, en fin, hubieran
sucumbido si no se levanta el centro de la Europa para contener sus
conquistas, que parecían interminables. Quizá el peligro común salvó
entonces á la cristiandad de una total ruína, y echó luego los cimientos
de esa unidad religiosa que parece indestructible en nuestra patria.

Conviene á nuestro propósito, para fijar bien el carácter de los
invasores, el demostrar cuánto la lengua de los árabes influyó en el
resultado de estas prodigiosas conquistas. El idioma del Korán era
considerado el más puro de la Arabia, y se hizo patrimonio del universo
civilizado. Dice á este propósito Herder: «que si los Germanos,
vencedores de la Europa, hubiesen poseído un monumento tan clásico ó
menos que el Korán, jamás hubiera podido el latín dominar su lengua.»
Con efecto, sólo la fe religiosa de los _Tabi_, ciegos conservadores de
los preceptos de su maestro, libres de toda corrupción del lenguaje,
bastó para conservar una lengua que durante toda la Edad Media había de
ser depositaria de las ciencias antiguas. Está fuera de duda por cuantos
historiadores se han ocupado de nuestro país, que el período más
brillante é ilustrado para la literatura y la filosofía fué el del
Califato, y aun después, el más culto de los reinos que se formaron por
toda la extensión de la Península; su población más numerosa que la
actual y aun que la romana, sus edificios más espaciosos y ricos, sus
Universidades más concurridas, y sus Academias funcionando ocho siglos
antes que se fundaran las que hoy existen. Sin las exageraciones del
fanatismo, los españoles se habrían aprovechado más de aquella
civilización, y hoy daríamos al mundo un espectáculo bien distinto del
que ofrecemos. En los pueblos donde la impiedad no podía destruirse,
resto del furor arriano de los Visigodos, el Árabe enseñó la idea
absoluta de un Dios, Creador, Regulador, Soberano árbitro de todas las
cosas; y como emanaciones de inextinguible bondad, enseñó á las escuelas
cristianas que se habían viciado por los errores de la herejía
constantemente insubordinadora, la práctica diaria de la caridad, de la
limpieza, de la temperancia, de la obediencia y de la oración; destruyó
la pasión al juego, á la idolatría y á la usura, porque, no hay que
dudarlo, los cristianos de aquel tiempo no oponían á los Árabes
costumbres honestas, ni amor al trabajo, ni limpieza, sino las impurezas
de las costumbres romanas que sustentaba todavía la alta sociedad, y la
grosería de las clases pobres, que se había sostenido con la ignorancia
ó la servidumbre. La raza que había obrado aquel prodigio en las
márgenes del Guadalete poseía una tranquilidad de alma inquebrantable,
un convencimiento absoluto de la unidad y santidad de su doctrina: no
podían oponer lo mismo las razas vencidas ó arrolladas. Sin la
tolerancia de la poligamia y la prohibición de discutir las cosas
sagradas del Korán, no sabemos si la humanidad hubiera titubeado en
aceptar leyes y usos que podían imprimir tan poderosa acción á millones
de criaturas. Todavía, después de mil años, la lengua de los Árabes,
dulce, sonora y flexible, sirve de alianza entre Oriente y Occidente;
todavía, ante la humanitaria religión del Crucificado, se sostiene única
y ostensiblemente cuna de muchas tradiciones. El harém, que horrorizaba
á las familias cristianas y llenaba de amargura á aquellas infelices
esclavas arrancadas de los pueblos conquistados, fué, al par que una
feliz tradición antigua para contener á los creyentes, un valladar
intraspasable para el proselitismo. ¡Cuánto carácter imprimió á sus
alcázares y á todos sus monumentos esta sola condición de la vida
social de los Mahometanos! Cuando vemos alzarse los esbeltos minaretes,
las doradas cúpulas, los rojos ó pintados baluartes, y sentimos la
inspiración de ese pueblo fanático y noble, deploramos la abyección en
que ha caído y los futuros desastres que todavía amenazan á unas gentes
que de tal modo fueron intérpretes de las más sabias escuelas de la
Grecia.

¿Seremos todavía incapaces de reconocer con gratitud lo que la antigua
civilización española debió á esos huéspedes, que sembraron su sangre y
sus preocupaciones orientales en nuestro suelo?... El Español, tal cual
es, ese tipo que se distingue hasta cierto límite de la familia europea,
y con especialidad de las razas del Norte, representa hoy en decadencia
aquella cultura; y ni las crueles persecuciones religiosas, ni la férrea
unidad monárquica, ni las emigraciones, han podido destemplar el alma
que se inflamó con el arte, la literatura y la poesía agarena.

No fueron los Kalifas los que por su protección hicieron del árabe el
pueblo más poeta del universo: aún no había nacido Mahoma, y ya cantaba
sus peregrinaciones, las luchas de Okhad, su vida errante y sus
querellas amorosas. Sería interminable la lista de sus poetas y
escritores. Todos recitaban versos tan sencillos como originales,
notándose en ellos una cosa muy significativa: que, aun cuando
conocieron la epopeya, el idilio, la oda de los Griegos, jamás
aprendieron ni imitaron inspiración ni sentimiento alguno, sino que
continuaron no menos entusiastas de su poesía y de sus canciones
heróicas. El _Cuento_, género recitado que en pleno siglo XIX es aún el
mejor deleite de la sociedad; que en Andalucía ha llegado á ser una
parte de la conversación, y el atavío y gracejo de cuanto se habla, el
que entretiene bajo sus tiendas á los moros de Fez, ese constituye
todavía el solaz más dulce y agradable de las escenas españolas; y tan
antigua es esta literatura de la raza pura árabe, que el Profeta, cuando
principió á divulgar el Korán, temió que los cuentos de los mercaderes
persas, entonces en boga en todo el Yemen y en los caminos de las
caravanas, hiciesen olvidar al pueblo la lectura del Libro Santo.

Como la idea pura de la unidad de Dios es la base incontrastable de la
religión mahometana, toda la filosofía estaba basada en contemplaciones,
himnos, rezos y alabanzas. Simultáneamente se levantaba el ancho
pedestal de la doctrina aristotélica. Sectas ilustradas examinaron el
célebre _Organum_ que trasmitieron los filósofos alejandrinos, y
Alfaraví, Ibn Taphail, Algazel, Avicennes, fueron más notables filósofos
que los discípulos de Abelardo, que Amaury, David y Maimonides. Además,
que por ilustres que fueran las escuelas filosóficas establecidas en la
Edad Media, los que impulsaron el movimiento, á pesar de los estudios
teológicos, fueron esos sabios que desde Granada, Córdoba y Sevilla
derramaban nuevas ideas sobre la moral, la política, el alma, la física,
la razón. ¡Imposible parece que del suelo de Andalucía había de partir
la luz que se reflejara sobre los _Kathares_, y que con tales maestros
no quedara en nuestro país el menor vestigio de aquella filosofía
racionalista!...

Avicebron, que vivió bajo el poder de los Abassidas, combatió la
intolerancia de los Almohades, escribiendo contra los atributos de Dios
y su semejanza con la criatura. Trabajos que en el suelo español no
volvieron á repetirse, esterilizándose por el influjo bien explotado de
la intolerancia mahometana.

Las leyes de la metafísica conocidas por los modernos, fueron trazadas
ya por Mahoma y los pensadores Griegos; mientras los cristianos
traspirenaicos de la Edad Media realizaron la unión constante de la
escolástica y el misticismo, con lo cual había de brotar el
Renacimiento, preludiando la aparición de los grandes filósofos que han
hecho florecer la inteligencia y los intereses materiales de Inglaterra,
Francia y Alemania.

Pero lo que sobre toda esa suma de ciencia imprime á la civilización
árabe española un formidable poder y constante progreso, envidiado por
todos los pueblos de Europa, son las ciencias de la naturaleza, las
matemáticas y la química. Bajo el reinado de Al-Mamunn midieron un grado
del meridiano en el país y llanura de Saryar, y construyeron para la
astronomía cuantos instrumentos necesitaban, tablas celestes y
planisferios, cartas geográficas y estadísticas, mucho tiempo antes que
los cristianos se ocuparan de estos trabajos. La cronología, la
navegación, la arquitectura náutica, están dotadas de tantos nombres
árabes, que nadie borrará este sello indeleble de su influencia en los
siglos venideros. Las tablas construídas en Samarcanda determinando
épocas, fijando revoluciones celestes, y abreviando los cálculos, son
otras tantas obras de su genio; y si bien en la anatomía, por una
prohibición expresa, no pudieron adelantar mucho, la medicina les debe
casi todo el conocimiento de las plantas, y la virtud de muchos agentes
minerales que la química les había revelado. Es, pues, muy lógico que el
arte, en la acepción que entre ellos tuvo esta palabra, se desarrollara
á expensas de tales conocimientos exactos, y á tal punto, que las
trazerías de almocarves no han sido hechas antes ni después con la
perfección, exactitud y espontaneidad que se ve en los almizates y
comarraxias de los edificios arábigos. En nuestros días estas
combinaciones de líneas, que dejan descubiertos polígonos y otras
figuras convergentes á centros comunes y simétricos, detienen la mano de
los mejores dibujantes, y sin un estudio hecho á conciencia no es
posible aplicarlas.


III

Se ha preguntado muchas veces qué habría sucedido en el mundo, si los
Vándalos y los Alanos no hubieran sido arrojados de la Península, y dado
origen al más grande reino de piratas conocido. Seguramente los Árabes
no habrían llegado á nuestro territorio si Genserico hubiese establecido
un reino entre la Libia y la Mauritania, ó si este León de Numidia,
después de saquear á Roma, hubiese llevado sus despojos á África, y
vuelto á invadir la España. La cúpula de oro del Vaticano que arrebató,
habría servido para levantar de nuevo en nuestra patria un gran templo
al paganismo. Jamás un imperio pudo hacerse más grande y perecer en ocho
generaciones de reyes, la mitad asesinados.

Antes de Mahoma, se ha dicho, los Árabes apenas tenían arte que
representara sus adelantos, y esta peregrina idea se ha venido
sosteniendo por los que á toda costa querían probar el indomable
barbarismo de aquellas tribus errantes. Sabido es que los desiertos que
se hallan entre el Mar Rojo y el Eufrates, á juzgar por el relato del
Profeta, eran como son hoy llanuras ligeramente interrumpidas por valles
muy poco cultivados, y esto mismo acredita que la Arabia en aquel tiempo
no se parecía á esos desabrigados mares de arena que hay en el
continente africano, sino que el país sufría el abandono propio de la
raza viajera que lo poblaba, la cual apenas se ocupaba de sembrar los
campos ni aprovechar los escasos manantiales de sus montañas. Pero,
¿cómo no habían de tener arte, á lo menos simbólico, unos pueblos que
visitaban la India, entonces más floreciente que ahora, los antiguos
imperios, Babilonia, el Egipto, la Judea, y que frecuentaron todas las
colonias griegas y romanas? Su país era la escala del Oriente; en él
refrescaban los comerciantes sus alimentos, y se proveían para continuar
las expediciones; en él dejaban sus mujeres y sus hijos; ¿cómo, pues, en
ese suelo no se levantaron los edificios propios de su vida y de sus
creencias? Los que sostienen el estado bárbaro de la raza árabe antes de
Mahoma, preguntan: ¿dónde están los monumentos ó sus ruínas? No existen
hoy después de las sangrientas vicisitudes por que ha pasado aquel país;
pero no es menos cierto que se hallan vestigios romanos, griegos y
persas, y que el Egipto reflejó allí su civilización primitiva; pues si
aquel inmenso _caravanserallo_ hospedó los mensajeros del antiguo mundo,
si en su suelo descansaban tropas numerosas de negociantes y de
soldados, ¿cómo no creer ciegamente que el arte pagano en su primera
manifestación, el que concedió tal grandeza á los antiguos Medos y
Asirios, y luego vino á modificarse en la culta Grecia, no fuera el
origen de la civilización que tuvieron los primitivos Árabes? La Kaaba
había sido ya construída en tiempo de Mahoma, los Hebreos habían hecho
sus templos muchos siglos antes y eran sus vecinos; el cristianismo se
apoderaba de los monumentos romanos, y el estilo bizantino dominaba en
toda esa región oriental. Cuando se trató de reconstruir la Kaaba, los
arquitectos que lo verificaron eran el uno griego y el otro copto, y por
demás se sabe que en aquellos tiempos los artistas no eran tan
cosmopolitas como en los presentes. El gusto persa, que se extendió á la
Siria y al Ásia Menor, sólo sirvió para abrigar en el fondo de sus
mejores obras el culto de la nueva religión. Mezquitas levantadas en la
primera época tienen todas las formas de la arquitectura griega y
egipcia, y recientes trabajos hechos en la alta India y en los pequeños
estados confines con la Persia, han principiado á darnos una luz muy
remota sobre algunas formas del arte, revelando los primeros albores de
las múltiples bóvedas de la Alhambra, y el arco excéntrico y apuntado,
que parece se inició en las construcciones de aquellos tiempos, 1.000
años antes de la fundación del Islamismo.

Ebn-Jhaldoun dijo, que artistas y hasta trabajadores en piedra y madera
se pidieron á Constantinopla para construir mezquitas. El Kalifa Walid,
Abd-el-Malek, para levantar una mezquita en Medina, otra en Jerusalén y
otra en Damasco, pidió al emperador Justiniano 200 obreros y albañiles;
y una de las condiciones de paz entre el Kalifa y el mismo Emperador,
fué que éste le entregaría azulejos, pavimentos de esmalte y tejas en
cierta cantidad, para la decoración de la gran mezquita de Damasco. Lo
que se ve claramente es, con cuántos retazos de antiguas obras, y con
qué diverso espíritu, se levantaban los primeros monumentos, y por qué
existe tan profunda diferencia entre los que se edificaron en los
primeros años de la egira, los que se hicieron en el Kairo mucho tiempo
después, y los que se alzaron en España en distintas épocas.

Bajo las dinastías de los Arsacidas y Sassanidas, obró prodigios el arte
persa que contemplaron los Árabes, y en la ciudad de Madain, conquistada
por ellos, hallaron tal arsenal de ornamentos, que fueron deslumbrados
por ellos; y tal abundancia y prolijidad de detalles, que dicen había
edificios bordados como encajes, y cúpulas que se elevaban hasta las
nubes en múltiples combinaciones. No se demuestran bien las formas de
los arcos apuntados, pero aquellas relaciones fantásticas nos indican
que unas líneas no conocidas los debieron sorprender, en particular las
de los patios, que tenían grandes y dilatadas galerías de arcos, bajo
las cuales cabían ejércitos enteros, cobijados por menudos cupulines.
Tak-Kesra presenta una construcción de arcos ojivales[2] que, si no tan
aperaltados como los de las catedrales góticas, tienen la curva
primordial de su antiguo origen. Tak-Kesra se sabe que era el palacio de
Cosroes en las ruínas de Ctesiphón, y como los de Firuzabab, se
construyó en los primeros siglos del cristianismo. La forma ovóide de
estos arcos se insinuaba ya lo bastante para que naciera de ella el arco
roto, apuntado y de herradura, y puede conjeturarse su procedencia
cuando comienza á verse con signos característicos en las mezquitas de
Egipto y Túnez. Un número notable de edificios mahometanos de la primera
época se ve también coronado de almenas á manera de dientes, de las
cuales no se hallan vestigios por otra parte; pero que si nos remontamos
al tiempo de Sapor[3] y á las construcciones bramínicas, se hallará el
origen de esas cresterías que aprovechó el gótico con tanto lujo.

Siguiendo las diversas fases que presenta el arte árabe, para deducir el
origen y formación de sus modificaciones antes que se manifestara en
España con la riqueza que descuella en los siglos XIII y siguientes,
hallamos que los más antiguos edificios están construídos con materiales
arrancados de los palacios y templos que dejó el arte persa, griego y
latino, sin olvidarse de las famosas construcciones cartaginesas que
respetaron los Vándalos; como las columnas de Córdoba, las del alcázar y
mezquita de Fez, y los capiteles degenerados de Corintio con hojas y
volutas, pero dando un alto relieve á las más finas venas de sus
acantos; los ladrillos rojos y blancos tapizando las fachadas y cortando
las dovelas de los arcos, y la multitud de bóvedas y cúpulas cuya
magnitud y esbeltez va disminuyendo á medida que nos acercamos á
Marruecos y pasamos á España, en donde se construyeron muy pocas.

Aunque autores tan ilustrados como Batissier[4] sostienen que los Árabes
ligaban los adornos con hojas y flores, lo mismo en los últimos tiempos
que en los primeros, no hemos hallado en las obras posteriores al siglo
XII ese género de mescolanza en las rigorosas y clásicas trazerías;
antes bien, siempre hemos visto, que el purismo tan decantado de esa
ornamentación estriba exclusivamente en las combinaciones geométricas á
que se presta la línea. En los tapices persas, indianos y bizantinos, sí
hemos visto el abigarramiento que produce la hoja, la flor, el grutezco
enlazándose á las trazerías, por más que éstas se vean matizadas de los
más brillantes colores.

De los mosáicos, azulejos ó piezas de barro esmaltadas con que cubrían
los basamentos y anditos, vemos claramente la procedencia simultánea en
todo el Oriente, trasmitida de los antiguos Persas, Medos, Asirios é
Indianos, como lo demuestran los hermosos fragmentos hallados por
Flandin bajo las ruínas de Nínive. Las inscripciones, por último, fueron
los ornatos más usados antes y después del siglo IX; con ellas dieron
una extraña originalidad á sus obras de toda clase, y las hemos visto
grabadas en los trajes, en los muebles, en las arracadas ó joyas, además
de esas fantásticas leyendas escritas en las cabeceras de las
sepulturas, de las que hay muchos ejemplos en España y África.

Un género de ornamentación peculiar á los monumentos árabes más
modernos, donde se desarrolló de un modo pasmoso é imprimió á la
arquitectura un carácter más noble y elevado, fué la bóveda que hemos
dado en llamar estalactítica; ¿de dónde trae su origen? En ninguna parte
son tan complicadas y múltiples como en la Alhambra: no hay comparación
entre éstas y las que se insinúan débilmente en el Kairo y en la Persia
musulmana. Sin duda que han venido á través de la emigración
perfeccionándose, y que pudieron empezar por nichos con bóvedas
cruzadas, y por pequeñas gotas ahuecadas para entretener las líneas de
las cornisas en los antros monolíticos de los templos aryas, imitados
por los Persas más tarde y copiados en Egipto.


IV

Fijándonos particularmente en España, nos remontaremos á los años 710 y
siguientes, cuando Muza conquistó desde Tarifa hasta Barcelona, y
aposentó sus taifas en las iglesias latinas, en los palacios episcopales
y en los recintos murados que habíamos heredado de la dominación gótica.
Zaragoza vió levantarse la primera mezquita de importancia, ó, por lo
menos, ostentó un monumento oriental antes que se alzaran los de
Córdoba, Calatayud, Sevilla, Toledo y Valencia. Realizando conquistas,
construyeron castillos y murallas flanqueadas de torres, restauraron el
magnífico puente de Córdoba y se cubrió de fuertes el litoral,
extendiendo por todo el territorio las atalayas, que fueron en su origen
el primer adelanto hacia las comunicaciones telegráficas. Tan ardientes
propagadores de la nueva ley, respetaron el culto de los cristianos y de
la multitud de sectas que se alimentaban de las disputas sinodiales y
del poderío sistemático de la Iglesia de Oriente. Los cristianos
pudieron, en suma, profesar su culto, pero no propagarlo; y sabido es
que muchos mártires inscritos en el calendario español no habrían
alcanzado la suerte de tales si se hubieran reducido á profesar el culto
cristiano, absteniéndose de ir á las puertas de las mezquitas para
predicar la falsedad de las creencias mahometanas[5]. Prohibida la
propaganda, se imposibilitó la erección de nuevos templos cristianos,
de oratorios, y el esculpir imágenes, con lo cual el arte latino, que
tan débilmente se había sostenido en la Península, quedó estacionado, y
á poco se perdió de la memoria la construcción, el ornato y sus
aplicaciones á las artes de la platería, ebanistería y bordado.

Mientras que la raza gótica había vivido sin la religión y para la
religión, devorándose en cuestiones puramente teocráticas, olvidada de
los intereses materiales de los pueblos, y aun pudiéramos añadir de los
intereses morales, los nuevos señores del territorio, al par que eran
más profundos creyentes, no descuidaron todo aquello que podía moralizar
á los súbditos. Contra lo que se ha creído, juzgando lo que hoy son las
poblaciones mahometanas, se fijaron reglamentos de policía para calles y
plazas, se establecieron fuentes públicas y baños para los pobres, y, lo
que es más notable, Yusuf-el-Fehri hizo restablecer con grandes
dispendios los caminos militares de Córdoba, Toledo, Lisboa, Mérida,
Tarragona, etc., restaurando los puentes que se ven todavía, y abriendo
vías de comunicación que han venido sirviendo durante muchos siglos. No
aprovechó á los Visigodos tanto la grandeza de Roma como á los Árabes.
Ninguno de sus monumentos de utilidad pública fué demolido. Si los
descendientes de Tarik, victoriosos, hubieran en el primer siglo
obedecido al emir, y constituído un solo imperio al amparo de las obras
antiguas, no habrían perdido cien años antes de que los príncipes
musulmanes se reunieran para constituirse en poder único y absoluto bajo
el cetro del último de los Omniadas. Mas de cualquier modo, desde
aquella época principia una civilización que agita nuestra inteligencia
durante diez siglos, y que borra las huellas de la cultura latina.

El pueblo dominado, viendo por una parte el esplendor del culto
cristiano reducido á edificios de madera y ladrillo, tierra y escasa
piedra, levantados bajo la influencia románica, y por otro el lujo con
que se hacían alcázares y mezquitas, alzando minaretes cuyo imponente
aspecto los embelesaba, aceptó de lleno el nuevo arte oriental con
todos sus originales atavíos. Los Mozárabes, pues, principiaron su obra,
y de tal modo cundió entre los cristianos el gusto de la imitación, que
lo vemos penetrar en Francia y llegar á Italia en los primeros años del
siglo XI[6], hasta identificarse de tal modo, que sus costumbres, su
escritura, sus vestidos eran iguales, y vivían en iguales casas, con
patios y alhamies, baños y divanes, como si no hubiera diferencia en el
origen de ambas civilizaciones. El carácter nacional principió á ser
uno, y si no hubiera venido el desmembramiento de aquel poderoso
Califato, por exceso mismo de riqueza y de bienestar, la condición de
los pueblos mozárabe, mahometano y judío, habría sido preferible á la de
los primeros reinos cristianos que se levantaron para la reconquista.
Durante tres siglos á lo menos, puede decirse que se borraron todas las
tradiciones, excepto en el pequeño rincón de Asturias y en las costas
cantábricas.

Fundáronse desde 786 tantos castillos, _madrisas_, baños y oratorios,
tantas escuelas y hospitales, que en ningún país del mundo vióse
desarrollo tan grande en menos tiempo. El hospicio fué entonces una
institución piadosa y necesaria, pues los primeros siglos no dieron
verdadera organización pública á estas casas de socorro para los
desvalidos. En ellas entraban sin distinción los mozárabes y
mahometanos; y no fué sólo en Córdoba, sino también en Sevilla, Granada,
Valencia, etcétera, donde se crearon estos establecimientos. El Museo
Arqueológico de Madrid ha recogido un frontispicio de dibujo calado que
debía hallarse sobre la puerta del hospital de Zaragoza, y nos interesa
su estudio porque revela el estilo del siglo XI, con la particularidad
de que representa dos trazas distintas y superpuestas una á otra
diagonalmente, de manera que por los huecos ó vacíos del adorno que está
encima se ve el que hay por debajo. Las fábricas de moneda eran
numerosas, y tal fué la abundancia de metales acuñados, que hasta en el
reinado de Alfonso VIII no se usaban más que los _dirahmes_, fabricados
en la metrópoli y principales Waliatos. No se hacía por aquel tiempo
moneda más perfecta, siendo deplorable que no pudieran grabar en ella
más que signos é inscripciones de muy poco interés artístico. En Córdoba
llegaron á estudiarse las artes y ciencias con tal celo, que había
centenares de catedráticos y académicos protegidos por los emires. Nada
más admirable que el reinado de Abderrahman II: la más adelantada
civilización moderna en el terreno del progreso material, de las obras
públicas, de la paz, de la protección, puede muy bien comparársele; en
844 mandó aquel sabio emir que en sus dominios no hubiese hombre que por
falta de ocupación quedase sin recursos. Una cuarta parte de las rentas
públicas se dedicó á dar trabajo á los obreros, y los alarifes se
ocuparon todos en proyectar y edificar cuanto pudiera ejecutarse por
lujo ó por necesidad[7]. No de otro modo se concibe que el país entero,
después de mil años, esté sembrado materialmente de cimientos, bóvedas y
torreones en número tanto, como no hemos visto de la famosa Edad Media
en parte alguna. En este tiempo se construyó el encantado palacio de
Ruzafa, donde había fuentes esculpidas en jaspes con figuras de animales
y cisnes de plata; y entonces, á pesar de las prohibiciones alcoránicas,
se hicieron imitaciones de objetos naturales no inferiores á los del
arte romano y gótico de la decadencia. En las _madrisas_ se sostenía,
recibiendo una sólida educación, cierto número de alumnos pobres, y
además la escuela de la casa del emir ocupaba 500 huérfanos
instruyéndose á sus expensas. Lejos de Roma no se vió nunca tanto lujo
en las poblaciones, como entre los árabes de España. Las calles
pavimentadas de grandes piedras, jardines que refrescaban el aire en las
plazas públicas, y, lo más notable todavía, paseos margenados de árboles
que conducían á los principales alcázares[8], y en donde, según los
poetas de aquellos tiempos, «el pueblo se regocijaba». Los minaretes de
Segovia, Zaragoza, Ávila y Sevilla eran más esbeltos y elevados que los
campanarios de nuestras iglesias; y si en estas obras se prodigaban
tantos tesoros, ¿no puede sostenerse con el testimonio de los
contemporáneos, que las ciencias é industrias reproductivas daban en
aquellos tiempos más medios de vivir y aumentar la población, que los
que cuenta la España del siglo XIX?

Los castellanos y aragoneses, en los últimos siglos, por más esfuerzos
que hicieron, no habían conseguido cultivar las artes como lo alcanzaron
sus enemigos. De tal manera en la mitad de España, hacia el Norte, se
había abandonado el espíritu trabajador, que los artistas andaluces
fueron llamados muchas veces á construir iglesias bajo el plan de las
basílicas antiguas, y se observa en la mayor parte de los monumentos
cristianos de los siglos X al XIV una mezcla agradable de árabe y
gótico; bizantino, árabe y renacimiento; gótico y árabe, con el sello
indeleble del genio oriental campeando en todos sus trazados y
composiciones.



PARTE PRIMERA



CARACTERES COMPARABLES DE DIVERSOS MONUMENTOS


I

Si la literatura histórica quiere explicarse la época señalada á cada
una de las grandes revoluciones que fraccionaron la unidad mahometana
por el influjo de la fuerza de los ejércitos, ó de las ideas disolventes
que nacían en las ciudades conquistadas, espacio dilatado hallará en el
inconcebible número de crónicas y de poemas que se consagraron á relatar
las hazañas de los caudillos, las bellezas de sus obras y las querellas
de sus esclavas. Nosotros nos hemos trazado otro camino más ajustado á
la realidad y á el análisis, juzgando, no por cuentos de _Las mil y una
noches_, que han podido repetirse en Medina-al-Zahra como en el
Generalife ó en las Huertas de Said, sino por los vestigios del arte, de
la industria y de la agricultura, cuyos trabajos, insuficientes todavía,
se hallan libres de las preocupaciones y escrúpulos que interpusieron
ciertos escritores en el tiempo de nuestra decadencia.

El período árabe en España, aunque poco alejado, reviste siempre la
forma fantástica, y por esto nos explicamos cuánto la poesía ha
oscurecido la concepción de muchas obras, que en el análisis práctico y
el estudio estético ocupaban un lugar preeminente. Véanse, si no, las
descripciones fabulosas de los antiguos alcázares de Córdoba, cuyos
vestigios son sin duda menos delicados que los que hay todavía patentes
en Sevilla y Granada: la taza de pórfido llena de azogue ó de plata
viva, como lo llamaban los Arabes; las alfombras tejidas de oro y seda
con dibujos de flores y animales, que parecían verdaderos; las perlas
regaladas por el Kalifa de Bagdad, que estaban embutidas en los
artesonados del palacio; las figuras humanas traídas por el griego
Almad, que se colocaron sobre la fuente cincelada en Siria; los arcos de
marfil y ébano, ornados de esmeraldas; y columnas de cristal de roca; y
las puertas de cobre y oro; creaciones fantásticas que no expresan menos
el lujo y esplendor de la época y la influencia avasalladora que tuvo
sobre los cristianos, que el respeto é interés que produjeron entre los
escritores cuando creían que hablaban de su propia y genuina
civilización. Siempre oiremos esos cuentos con orgullo, como los ecos de
la historia de la patria, como los acordes que vibran en el corazón
cuando nos sentamos á oir las glorias de los tiempos pasados contadas
por nuestros abuelos.

Cuando se contempla la catedral de Córdoba y la Alhambra de Granada,
muchos se inclinan á creer aquellas maravillas; pero ¿acaso es preciso
que haya perlas en los techos, oro en las alfombras y plata en las
fuentes para que distingamos lo que existe de misterioso, de tranquilo,
de dulce, en la capilla del Kalifa de la _djama_ de Córdoba, en la sala
de Embajadores de Sevilla y en el patio de los Leones de la Alhambra? El
arte no consiste en la materia. Hoy sin brillo y sin colores, estos
edificios ¿tienen menos belleza artistica que la que expresan las
descripciones de los poemas que bordan sus murallas? No necesitamos de
la fantasía oriental para dar la importancia que se merecen estas obras
incomparables.

El arte se desarrolló en España de una manera singular, y adquirió
formas y significado propio. Ya en el siglo XI los artistas estudiaban
el dibujo geométrico y las matemáticas en las escuelas de Córdoba,
Sevilla, Toledo y Zaragoza, tomando la práctica necesaria de la
construcción, al lado de sus maestros; y éstos habían introducido en el
antiguo estilo bizantino reminiscencias góticas y latinas que
trasformaron el gusto verdaderamente musulmán hasta tal punto, que nunca
se habían visto los tímpanos calados en formas romboidales como
principal ornamento de estas obras. Ni los Almohades ni Almoravides
introdujeron nuevos elementos de la Mauritania para adelantar las artes,
superiores á los que ya se habían desarrollado en la Península. Los
Arabes poseían un carácter original y tradiciones puras de la antigua
patria; con ellas habían invadido medio mundo y llegado á nuestras
costas: nuevas impresiones modificaron su bello ideal artístico, y ante
ellas, sin abandonar el recuerdo de aquella tradición, hicieron las
obras que engalanaron sus escritores ó poetas. Probado está por
Ebn-Said[9] que las provincias andaluzas, reunidas entonces al imperio
de Mahgreh, enviaban toda clase de artistas á Yusuf y á Yacob-el-Mausur
para construir edificios en Fez, Rabat y Mansuriah, y añadía aquel
historiador: «Es bien notorio que esta prosperidad y esplendor de
Marruecos se ha trasportado á Túnez, donde el Sultán construye palacios
y planta jardines y viñas á la manera de los Andaluces. Los alarifes
eran nacidos en estas tierras, lo mismo que los albañiles, carpinteros,
azulejeros, pintores y almadraveros[10]. Los planos fueron copiados de
los palacios andaluces, etc., etc.» De donde se deduce que no existió
nunca la influencia morisca, y que el arte vivió en España y se
desarrolló poderosamente con un gusto peculiar, rico y sin semejante por
la delicadeza del arabesco.

Es irrecusable el testimonio de autores contemporáneos para demostrar
que el estilo denominado morisco por los artistas del Renacimiento, no
lo fué nunca y menos en los últimos tiempos de la dominación agarena, y
que esos detalles que admiramos por su riqueza y florecimiento, las
bóvedas y hornacinas de colgantes, los festones de los arcos, las
_comarraxias_ y _alicates_, fueron obras españolas más finas y delicadas
que las del Oriente. El germen nacido en la Arabia fué trasplantado
felizmente al suelo de España, en el cual desplegó esa hermosa flor cuyo
perfume se aspira durante setecientos años.

El primer ejemplo permanente de aquel desarrollo está en la mezquita de
Córdoba, la cual revela á primera vista la fatalista inspiración que le
dió existencia. Su planta es casi la reproducción de los templos hebreos
que copiaron los ismaelitas. Interminables galerías paralelas
comunicadas por arcos superpuestos y cubiertas de oscuros artesonados,
donde brillaban algunas estrellas por el reflejo del luciente pavimento,
que recibía la luz y claridad de sus repetidas puertas; un bosque de
columnas, que á duras penas parece que sostienen los robustos pilares y
múltiples bóvedas, cuyo pavoroso conjunto exalta la mente del
mahometano, y entristece hoy las ceremonias solemnes de la religión
cristiana: es el arte antiguo que goza del espíritu de las Catacumbas;
pero que se forma en el desierto donde perdía en esbeltez lo que ganaba
en su base ó extensión, y que debía albergar á la numerosa caravana que
esperaba refrescarse en sus fuentes artificiales, y estanques labrados
en los patios sombreados con palmeras, naranjos y limoneros. No
recordemos el arte cristiano en San Pedro de Roma ni en Estrasburgo,
etc., para hacer insensatas comparaciones, porque en este caso la
_djama_ hablaría la elocuencia de la perfección simbólica. Estudiemos
los primeros pasos de un arte que se anuncia en nuestro país por tales
concepciones, y que inspira horas de recogimiento á los más escépticos ó
descreídos: ataviemos la gran mezquita con los ornamentos de brillantes
colores y oro; hagamos arder sus 113 lámparas con 20.000 luces;
llenémosla de creyentes vestidos de los más pintorescos trajes, que con
profundo orden murmuran su rezo melancólico y repetido; y llenad todavía
las naves de los patios de una multitud silenciosa; veremos si esa
hermosa mezquita del siglo VIII tendría muchas rivales, y si aun hoy no
nos trasporta su vista á los grandes acontecimientos de nuestra antigua
civilización muslímica.

En Córdoba tenemos frente á frente las obras de dos grandes pueblos,
árabe y romano; es fácil comparar. Aunque para distinto objeto, el
puente, sus torres, las murallas, ¿son acaso más imponentes que las
líneas derechas y flanqueadas de cubos coronados de almenas, las
puertas, los reductos, el _mihrab_, y las obras todas que quedan del
arte árabe? ¿No están los despojos romanos sirviendo en la mezquita para
sostener los almizates y artesonados? Los pilares, mitad románicos y
latinos, con sus capiteles contrahechos y su decadencia manifiesta, ¿no
están denunciando otra civilización inferior á la muslímica? Mejor
labrados se hallan los capiteles imitaciones greco-romanas, hechos con
el cincel de los árabes. Quizá éstos cuando hicieron la mezquita les
habrían dado tanta corpulencia como á los del Cairo Damasco y Kufa, si
no se hubieran propuesto aprovechar las columnas románicas; pero la
influencia de estos materiales se hace sentir demasiado en la
construcción para que la pasemos desapercibida á la vista del más
antiguo de sus monumentos.


II

Cuando suspendemos nuestra mente contemplando esa magnífica obra que
despierta recuerdos desconsoladores, porque queremos vivir la vida de
todos los pueblos que nos han dejado tan elocuentes testimonios del
ingenio humano, vagan siempre alrededor recuerdos de iguales obras
levantadas en lejanos países, sin que el tiempo, ni la distancia, sean
un obstáculo insuperable al estudio de comparación que en estos momentos
nos preocupa. Cuando se visita la Alhambra, las ideas históricas
permanecen encerradas en un estrecho recinto, sobre el que se alzan
alcázares, donde las escenas del harém, de las pasiones, de las
crueldades y de las envidias se habían asociado para producir un poema
simpático á las almas sensibles y á los corazones apasionados; mas
cuando llegamos por primera vez á distinguir aquellos lienzos
interminables de murallas, que apenas se pueden limitar entre el
monótono aspecto de la campiña de Córdoba, y las inflexibles líneas
horizontales de las llanuras que atraviesa el Guadalquivir, la
imaginación no está sólo en España, sino que visita con pasmosa
seducción las más lejanas tierras donde hay mezquitas almenadas como
castillos, sepulcros cubiertos de alicatadas techumbres, y palacios
pintados de franjas rojas y azules en medio de poblaciones desiertas,
silenciosas, y entre casas á manera de tumbas.

Córdoba parece todavía una ciudad del Desierto; su aspecto nos recuerda
á Bagdad ó á Damasco; sus casas solitarias, bajas y silenciosas, parecen
los _menacires_ del Edén musulmán, y hasta sus edificios cristianos son
tristes como la soñolienta vida de sus fundadores. Parece un pueblo
arruinado por el quietismo musulmán; pero este mismo es el carácter de
las obras en la Siria, en el Yemen, cuyos ejemplares se reproducen entre
cientos de millones de creyentes y en la mitad del mundo.

En Enna, Siracusa, Taormina, tenemos también ejemplos. Invadida la
Sicilia al fin del siglo IX por los normandos, el espíritu de
destrucción acabó muy pronto con los escasos monumentos que allí se
guardaban; pero en contacto con el Oriente, los habitantes de la isla
participaban del genio que Belisario les infundiera, menospreciando lo
poco que dejaron las pasajeras dominaciones góticas. El arte, pues,
revestía completamente líneas armoniosas y sentidas, ornamentadas por la
profusa combinación de grifos y acantos tomada á las artes cartaginesas;
y después que el primer Conde de Sicilia, hijo de Tancredo, arrojó á
Griegos y Árabes y se aprovechó de los alcázares construídos por estos
últimos, alojándose especialmente en el palacio de Ziza, fué tal el
extremo de raras modificaciones, de mezclas extravagantes, de
caprichosas abstracciones y fantásticas ideas que produjo el copioso
arsenal de objetos artísticos que allí había, que bien pudiéramos
entrar en interminable discusión comparando tan interesantes
fragmentos, á los que casi con idéntico origen se nos presentan en
Córdoba y Toledo. En Sicilia los normandos restauraron y desfiguraron
aquellos edificios, y en España se dejó ver no pocas veces la impresión
de molduras góticas sobre paramentos arábigos, y el arte ojival
alterando las curvas originales de los arcos de herradura. Ambos
ejemplos, muy semejantes en su desarrollo, y que han alterado
profundamente el carácter de las construcciones orientales, han dado
lugar á que arqueólogos franceses y alemanes, á despecho de la verdad
histórica, no hayan concedido al palacio de Ziza, ni á las viejas
mezquitas del Cairo la originalidad de los arcos quebrados, cuya forma
se insinúa suficientemente en algunos pequeños ajimeces que á manera de
claraboyas se hallaban en Italia, y aún se ven indicadas entre las
reparaciones de los edificios cordobeses.

No tenemos la menor duda de que el primer período que levantó las
construcciones cuyos restos vemos en Toledo, Córdoba, Sevilla, etc., en
Palermo y en toda Sicilia bajo los emiratos de Hassam y Aboul Kasem, en
el estrecho palacio de la Cuba, en las mezquitas de Tulum, en Cefala y
en los alcázares sasanidas, es semejante en todas partes y lugares,
razonado y aplicado en la misma forma y estilo, con ligerísimas
variantes, demostrando que en el arte árabe español de los siglos VIII
al XII no se hallan modificaciones profundas, sino accidentales, y que
es necesario buscar el desarrollo y propia inspiración del arte árabe de
España en los últimos siglos de la dominación sarracena.

¿Qué es, pues, el exterior de la gran mezquita de Córdoba sino una mole
interrumpida por macizos cúbicos, ni más ni menos que como las murallas
y baluartes de todo el Oriente, coronados de cresterías tan simétricas
como prolongadas? Pues no otra cosa es el aspecto también de los
castillos considerados normandos y de fundación árabe, cuyas fachadas
están aparejadas de arcos simulados sobre ventanas caladas de diversas
medidas, labores entresacadas con ladrillos vidriados, y coronamientos
de anchos frisos con caracteres karmáticos. En todos, la antigüedad del
imperio griego con modificaciones arábigas, primer período de un arte
que arraiga en diversas regiones y se acomoda á todos los temperamentos;
que sufre oscilaciones, hasta ofrecer en un mismo edificio la bóveda
ojival, los arcos adovelados, los nichos cerrados por una concha, y
otros detalles, que no podemos citar aquí sin ejemplos prácticos. Esos
resaltos de piedras especulares, que se ven en los apilastrados y en las
planchas de algunas puertas, y que se asemejan á los casetones de los
monumentos judíos, revelan algo del original hebráico; un tanto de ese
prurito de cubrir de talcos y piedras rojas, azules y verdes que vemos
en aquellas épocas de lujo desatentado, en las que preferían el brillo
deslumbrador de los vidrios y cornerinas, al agradable y simpático
ornamento de flores, hojas y frutas que reviste el arte en las épocas
posteriores.

En la gran mezquita de Córdoba se halla la unidad bizantina, grandeza,
recuerdos del poderío islamítico de España, esplendor de los Kalifas y
profunda fe, supuesto que levantaron un templo para desafiar las
magnificencias paganas; pero habían de realizarse después tales
adelantos y tal florecimiento del arte, sin perder su grandeza, que la
gran mezquita de Occidente llegaría á olvidarse ante las grandezas de la
Alhambra. El progreso civilizador de cien waliatos independientes, el
trato caballesco con los pueblos enemigos, el cultivo de la poesía, la
traducción de las obras filosóficas alejandrinas, las púrpuras del
imperio desgarrado por esta raza invasora, no fueron bastantes á cambiar
el sentimiento artístico que debía producir el claustro, artesón y
minarete de las construcciones de los siglos XII al XV.

Son menos escultóricos los plastones de hojas picadas y las espirales
erizadas de puntas, que adornan las enjutas de los arcos en las puertas
exteriores de la Catedral de Córdoba, que los enlazados de cintas y
letras en forma de florones geométricos, producto caleidescópico que
siempre será simpático á la vista, y que desde los antiquísimos
_mosaicos_, es un adorno que admite el culteranismo del arte lo mismo
en el gótico, que en el latino y que en el renacimiento. Creemos que es
más bárbaro el ornato compuesto de objetos de la naturaleza cuando éstos
son amanerados, recortados y simétricos en su desarrollo, que el ornato
que francamente se separa del natural, huye del mágico encanto de las
hojas rizadas ó encorvadas á capricho, y se envuelve en el laberinto
ilimitado de las lineas geométricas, enriqueciéndose con el oro y los
colores, y afinándose hasta producir una confusión á través de la cual
la imaginación cree ver cuanto sueña, y se extasía agradablemente en un
deleite imponderable. Admitimos que carecen de sentido común los dibujos
de los encajes de las telas persas, y de tantos otros como se ven en los
pergaminos antiguos, á pesar de su encanto; pero, ¿tienen más sentido
natural, más verdad, los adornos de bichas, delfines, niños alados,
mónstruos, flores y aristas ó tallos que confusamente se prodigan? ¿No
hay en el adorno de cosas de la naturaleza, en piedra ó madera, tela ó
pintura, una impropiedad que se rechaza instintivamente, á que no nos
acostumbramos sino á fuerza de uso, y es la imitación servil de objetos
que nacieron, no para la simetría, sino para la armonía, y que son por
esta razón antiestéticos, impropios de la construcción ó combinación
matemática de los duros materiales de que se forman? En el edificio, el
ornato menos lógico, quizá el más extravagante, el que ni es flor ni
hoja, ni cuerpo imitado, ni línea, ni curva determinada, pero que tiene
de todas estas cosas, y que en resumen afecta contenerlas á todas ellas,
éste es siempre el más bello ó el más fastuoso. No puede, pues,
establecerse que el ornato, al perfeccionarse en el arte árabe y hacerse
más geométrico, perdió en ello importancia y belleza, y fuera por esto
mismo menos digno de atención que esos extraños floripones y tallos
exageradamente robustos del estilo bizantino, que decoran los antiguos
monumentos árabes de Europa y Asia.

En el conjunto de la Catedral es preciso ser fatalista como los
mahometanos para convenir en la piadosa impresión que puede producir
este templo. Un inmenso bosque de pilares rectos, dilatado en
simétricos andenes que se pierden reproduciéndose al infinito, siempre
bajo la misma forma, despierta en el alma del creyente la inflexible
voluntad que lo empuja en la vida, y el hado inexorable que le aguarda
en su paraíso. Y en el sueño tranquilo de una existencia impura y llena
de esperanzas, nada hay como ese tejido de curvas que se revuelven sobre
sí mismas, y aparecen ilusoriamente ondulando como reproducidas en las
aguas de un estanque que mueve el viento; nada como el interior de esa
mezquita para una conciencia musulmana. Pero esta majestuosa expresión
de un culto de recogimiento, que carece de la solemnidad cristiana y de
la grandeza pagana, no puede rebajar la significación de otro monumento
que se levantó más tarde en la Alhambra para el sensualismo y la
voluptuosidad, para la poesía y la gloria. En el primero, el esfuerzo
pujante de una religión que alimenta la fe y la creencia en el dominio
del universo, y en el segundo, el refinamiento inspirado por la
tolerancia que en los pueblos despiertan sus repetidos desastres y sus
civiles discordias.

Y mientras estos dos monumentos clásicos se engalanan del lujo que tuvo
su cuna en Asia y su perfección en España, hay en Sevilla un alcázar
mutilado y otros despojos interesantes, viva imagen y reflejo del arte
que manejaron los bereberes, aprendido entre nosotros, llevado cien
veces y vuelto á importar en decadencia, fiel intérprete de unos pueblos
más groseros é infatigables, que imitaban sin sentimiento ó destruían
por vanidad. Las obras árabes de la región sevillana son una
demostración de impotencia para perfeccionar el arte; por eso
constituyen un género de constante transición ó de inestable
permanencia. Lazo que no alcanzó jamás á unir los dos extremos
mencionados.

[Illustration: CÓRDOBA]



LA GRAN MEZQUITA DE CÓRDOBA


Se empezó á construir el año de 786 por disposición del Kalifa
Abd-el-Rhamán[11], el cual falleció un año después de haber empezado la
obra. Dícese que se edificó sobre las ruínas de un templo godo, el cual
á su vez había sido construído sobre las de otro consagrado á Jano. El
pensamiento de aquel monarca fué asentar la independencia de su pueblo,
tanto religiosa como política, principiando por evitar que los creyentes
hicieran la peregrinación á la Meca, y consiguiendo así que vinieran
desde las remotas tierras asiáticas en peregrinación á la suntuosa
_Djama_ del poderío occidental. El año 796 estaba ya terminada por el
sucesor de Abd-el-Rhamán. Debió costar, según los cálculos hechos por
los mismos árabes, unas trescientas mil doblas de oro. Fué la primera en
magnificencia, según ellos, pues otras se habían ya construído más
pobres en Zaragoza y Toledo, aunque en el principio de la obra no se
levantaron más que once naves, y la Capilla del Mihrab sin los
espaciosos patios que después se añadieron en tiempo de Abd-el-Rhamán
III, bajo la dirección del maestro Said-ben-Ayud, según consta de una
inscripción que se halla en ella. En tiempo de El-Haken II se ornamentó
la Quibla ó lugar de las oraciones con el mosaico de vidrio y talco;
las puertas principales fueron revestidas de la ornamentación exterior,
y el arte bizantino dió en sus filigranas cierta semejanza á las de los
ornatos griegos de hojas y flores, modificando los abigarrados adornos
semibárbaros que se ven en algunos pequeños tragaluces del exterior de
sus murallas[12].

[Illustration: Planta de la mezquita de Córdoba.]

Parece cierto que en tiempos posteriores se construyeron otras ocho
naves, como se observa bien al estudiar su planta, las cuales,
ensanchando el lado de Oriente, dejaron el Mihrab fuera del centro, y la
puerta principal cerca del eje del edificio. Entonces, según opiniones
discutibles, se hizo la Capilla de los Emires, cuyo decorado, uno de los
más modernos y elegantes, principia á cambiar de rumbo enriqueciendo y
afinando los tallos de sus trazerías, no tanto como en el alcázar de
Granada, donde son más delicadas y menos parecidas á las concepciones
del estilo bizantino, sino tomando el carácter peculiar del primer
desarrollo de la civilización árabe española. Sin duda esta Capilla es
lo más moderno del edificio; existe una inmensa distancia entre su
estilo y el del santuario, de modo que supone algunos siglos de
intervalo entre ambas decoraciones[13].

Cuando San Fernando entró en Córdoba, se bendijo por el obispo Mesa la
mezquita, y se levantó en ella un altar provisional, hasta el año 1521
en el que otro obispo D. Alonso Manrique, obtuvo fatalmente permiso del
emperador Carlos V, á pesar de las protestas de la población, para
levantar en el centro la capilla gótica y algún tanto mudéjar que hoy se
ve. Dícese que tres años después el mismo emperador se arrepintió de
haber otorgado aquel permiso, y eternamente se protestará del torpe
proyecto que hizo levantar esta capilla en medio de aquel fantástico
recinto, donde se siente la inspiración del arte musulmán, y se
recuerdan con respeto las profundísimas salutaciones que hacían en sus
naves dilatadas, los apasionados descendientes de Ismael. La obra de los
cristianos, por más rica y fastuosa que se presente, es siempre pálida.
El viajero se embriaga á la vista del bosque interminable de columnas y
arcos enlazados, que se desvanece como las formas ondulantes creadas por
una imaginación calenturienta. El más piadoso cristiano aparta de sus
ojos las imágenes más veneradas, y devora con la vista los ejemplares
rarísimos de aquel arte mahometano, que se perdió para siempre,
persuadido de que va á hallar todavía entre ellos las sombras de los
poderosos kalifas, que ayudaron con sus propias manos á edificar la obra
de su santo imperio.

La planta cuadrada de esta _Djama_ recuerda también las antiguas
construcciones hebráicas, que sirvieron de tipo á los primeros muslines
en su celebrada Kaaba. Tiene la clásica pureza de aquéllos, y nada de la
influencia romana de Itálica, Mérida ó Narbona, ni vestigios del
elemento visigodo que por otras partes principiaba á renacer.

En la restauración y ensanche que experimentó este edificio un siglo
después de su fundación, se conservó la planta primitiva, se tapiaron
entradas, y se introdujeron los esbeltos tímpanos sobre rectos linteles
que recordaban las artes greco-romanas. Llegaron hasta destruir el
primitivo alminar para reemplazarlo con otro más bello, y á colocar en
él campanas como las de las iglesias godas, para que los almuédanos
llamasen á los fieles á sus _azalas_, costumbre que no siguió mucho
tiempo por odio á los usos mozárabes.

La extensión que ocupa es de 642 pies de Norte á Sur y 462 de Oriente á
Occidente, cercada de un muro que remata en almenas, y flanqueado de
torres con paramentos lisos, que se abren solo á numerosas puertas
exteriores y á otras interiores que comunican con el gran patio agobiado
de gruesos pilares, y de un robusto alero de repisas, semejantes á los
usados en Oriente desde los tiempos egipcios. Repetidos arcos ofrecen
por todas partes ejemplos de las más antiguas ojivas de arranques
embebidos en sus macizos cuadrados, que se apoyan sobre columnas de
diversa decoración, los cuales ostentan la esbeltez de la curvatura, y
repitiéndose se cruzan en direcciones opuestas.

Innumerables columnas se enfilan en naves paralelas, cuyos fustes están
coronados de capiteles corintios de bárbara cinceladura, obras todas
trabajadas para otros templos; solamente un número de ellos son de mano
árabe, que intentó copiar aquéllos con más simetría y delicadeza. Las
columnas apiñadas á imitación de las mezquitas del Cairo, Damasco y
Cufa, se hallan si se quiere demasiado cerca unas de otras; sus cortas
dimensiones fueron superpuestas por diversos órdenes de arcos adovelados
para conseguir la altura de su destruído almizate.

[Illustration: Interior de la mezquita de Córdoba.]

Recientemente, desconchando algunas capillas y lienzos de muralla, se
han hallado adornos de estuco, los cuales son en general tan groseros y
bastos como los de los templos primitivos de la Arabia. Tienen el
carácter pérsico, primer paso de este arte, y se nota en ellos más
particularmente la diferencia de estilo, desde la _alquibla_ donde está
la cúpula agallonada de quince pies de diámetro, á la estancia llamada
de los Emires. En la primera el arte en su nacimiento, fajas y listas
tangentes á las dovelas del arco de herradura, inscripciones sin
ornamentos, minuciosos mosáicos de cristal y talco, y algunos detalles
del más rudimentario bizantino. En la de los Emires renace el gusto de
la imitación regularizando el ornato, distribuyéndolo con más gallardía
y delicadeza, principiando á separarse del natural para hacerse más
simbólico y abstracto, y adquiriendo la sencillez clásica del adorno
geométrico, que más tarde constituyó el florecimiento del arte en la
Alhambra.

Después de la primera época, en los tiempos de Abd-el-Rhamán II, de
Mohammad, de Abdallad y otros, la mezquita se embellece en pequeños
detalles y alicatados, que decoran los preciosos y elevados _Mimbars_,
objetos que influyen en la historia artística del templo. Hasta la
demolición del primer alminar, no hay obras de importancia decorativa; y
del segundo, construído por An-nasir, nada nos queda más que el recuerdo
de que su considerable altura no tenía rival en el mundo; que se
emplearon trece meses en construirlo, y que era de piedra y mortero con
dos escaleras, dispuestas de modo que los que subían por la una no veían
á los que bajaban por la otra. Se cuenta que tenía una balaustrada antes
de llegar á la cúpula, y que terminaba en dos bolas doradas y una
plateada de tres palmos y medio de diámetro, de donde brotaban dos
lirios sosteniendo una granada de oro. En el cuerpo de su elevación
había catorce ventanas de dos y tres arcos, y los planos se hallaban
adornados con trazerías de ladrillo rojo.

Por más fantástica que parezca toda esta obra á los autores
contemporáneos[14], está fuera de duda que los mosáicos, piedras
labradas y muchos capiteles se trajeron de Constantinopla y de África,
especialmente los esmaltados ó _sofeisafas_ que se ven en la capilla
principal: y en tiempo de Al-Haken se hizo una reforma decorativa, y se
aumentaron las naves, colocando columnas en el antiguo _Mihrab_,
forrando de bronce las puertas, laboreando con piedras de colores el
pavimento, y por fin, que el santuario se colocó de nuevo exactamente
hacia la Meca.

[Illustration: Decoraciones de las puertas.]

Los gruesos muros de esta mezquita conservan hoy fábrica de todos los
tiempos desde el siglo VIII, debido á sus muchas restauraciones.
Contrafuertes en figura de torres adosadas, como castillo fortificado
guarnecido de crestería correspondiente á diversos estilos, árabe,
gótico y mudéjar, cercan por el exterior la mezquita en una altura
aproximada de 9 metros 20 centímetros; y una especie de imposta cuadrada
sirve de cornisa á las sencillas paredes y de asiento á las dentadas
almenas. Sólo decoran estos fríos murallones las 21 puertas que citan
los autores árabes, no todas existentes, las cuales son una muestra
pertinente del arte más antiguo, manejado por inexperto cincel, aunque
hermanado con el bizantino más grosero.

Son dignísimas de estudio estas portadas, porque hallamos la primera
aplicación del nicho _ajimez_ y de ventanas caladas con agramiles, de
formas que sintetizan la aplicación primera ó génesis del arte con
arabescos sin lazo de unión, ladrillos rojos y materias blancas de
sencillos alicates puestos con simetría. Las enjutas, linteles y vanos
ostentan raras hojarascas pérsicas, no vistas tan puras en ningún otro
edificio musulmán.

Cuéntase, que había un pasadizo secreto entre el alcázar de los reyes
moros y la mezquita. Este pasadizo, cuyas puertas se suponen dispuestas
de modo que cada una de ellas pudiera defenderse separadamente, se
dirigía á la Mahsurah, recinto reservado é inmediato al muro de la
mezquita, el cual formaba por sí solo la habitación del califa cuando
acudía á las ceremonias. Esta construcción era rectangular, y cubierta
por tres bóvedas preciosamente adornadas. La estancia no se conserva, y
sería uno de los lugares más encantadores de este templo, con todo el
juego de decoración oriental de la mayor pureza.

En esta elegante mezquita es donde debemos estudiar los innumerables
recursos del arte árabe, que tomó crecimiento en España cuando el estilo
bizantino por sí solo ornaba con sus caprichosas lacerías las formas
atrevidas de los arcos cruzados de las hornacinas y de las claraboyas,
combinadas en esbelta distribución. Obsérvese el del santuario, con
cuatro preciosas columnitas y sus capiteles admirablemente esculpidos;
el trazado por arista de las curvas adoveladas, revelando el origen de
aquella trasformación que oriunda de Persia se modificaba en Egipto, y
se levantaba en nuestra Península con rasgos positivos de su remota
ascendencia. En las impostas de este arco se lee, después de la
salutación de costumbre, «que el Pontífice príncipe de los creyentes
Al-Mostanser Billar Abdall Al-Haken mandó al jefe de la cámara Giafar
ben Abd-el Rhamán añadir estas dos columnas, etc., y que esta obra se
concluyó en el año 965»; de lo que se deduce que en el antiguo _Mihrab_
sólo había dos, y que en la restauración del templo se añadieron las
otras.

El interior de todo el monumento se divide en 19 naves, elevadas unos 30
pies, y siete más que se alzaban para el caballete de la brillante
cubierta de tejas de colores con que terminaban[15]. Se cruzan á éstas
35 naves, cuya anchura varía de modo, que produce diferencias en las
alturas de los arcos. Como las columnas son de desproporcionadas
dimensiones, sufren los arcos y pilares muchas diversas medidas é
irregularidades, que no podríamos admitir en las clásicas construcciones
romanas. Los fustes también cortos, crearon la necesidad de superponer
arcos en busca de más altura, cuyo sistema fué seguido en otras partes
sin este motivo, á pesar de la opinión de Girault de Prangey. Eran las
columnas 1.419, según autores antiguos, pero hoy, difíciles de contar,
exceden muy poco de 850. Su labra fué hecha sobre diversidad de jaspes,
procedentes de Cabra, Sierra-Morena, Loja, Cádiz, Elvira y quizá de
tierras lejanas, pues procedentes de Italia hay muchos en la región
andaluza, semejantes á las de esta mezquita, cuyos orígenes parecen
remontarse á los tiempos románicos ó visigodos. Lo mismo puede decirse
del estilo de los capiteles, variado á lo sumo, casi todos de decadencia
latina, impropios del paraje que ocupan, toscos unos, delicados otros, y
casi siempre dignos de los tiempos anteriores.

[Illustration: Capitel (primera época).]

Cubrían estas naves almizates de alfardas de pino pintadas de rojo,
negro y blanco; canecillos donde descansaba otra serie de _alfargias_
cerradas con planos pintados de labores bizantinas, y el todo un
colgadizo que resistía el peso de la teja vidriada y anchas canales de
plomo para conducir las aguas á los vertederos exteriores.

Pueden hoy verse los fragmentos de estas obras, y debemos añadir que por
más _alerce_ que se suponga, ni esta madera se conoce con el distintivo
que le dieron los historiadores, ni hubo otras clases empleadas en
construcción, que el pino, el peralejo y nogal, que hoy testificamos en
los monumentos musulmanes de España.

El pavimento antiguo no existe, y podemos sospechar que no fué de
mármoles, porque algunos restos se encontrarían; ni de mosáicos, porque
esta industria no se había abaratado aún para emplearla en todas partes,
como algunos siglos después. Debió ser, según los hallados en Iliberis,
de ladrillos cortados y azulejos de un solo color, alternando en fajas
para formar _alicates_ y _comarraxias_. Sabido es que carecían las
columnas de basas.

Detrás del coro moderno se ha descubierto una pared vestida con
decoraciones de rombos, á manera de los tímpanos del patio de los
Arrayanes de la Alhambra, en cuyas hojas y ornatos germina la forma
espiral que se manifestó más tarde en aquel monumento. Nótese un arco en
cuyo frontal hay escudos con tres fajas y banda tirada por dos cabezas
simbólicas, y uno con un puente y torres defensivas. Estas labores, que
podemos llamar de estilo granadino, se repiten en otros dos arcos del
interior, y están en relación con las de la capilla de Villaviciosa.

Pero volviendo á las primitivas obras de este templo, debemos fijarnos
especialmente en lo más sublime, que es la Kaaba ó altar santo, donde se
veneraba el libro del Profeta. Es de tres capillas admirables y más
todavía la del centro: mármoles labrados de fantasías bizantinas,
mosáicos de cristales y colores, talcos de oro, hermoso arco central de
forma igual á los de las puertas exteriores, takas sin arco como
aquéllas, inscripciones cúficas en mármol sobre fondo azul, arcos
decorativos y sobre ellos una serie de hornacinas en los ángulos, que,
dividiendo la estancia en ocho lados, salen de ellos conchas y pechinas
para cruzarse en una estrella singular, donde brillan los mismos
mosáicos de cristal y comarrajias persas de su frente. Riquísima y
elegante decoración, que no ha sido jamás imitada.

¡Admirable estructura que no se ha movido en once siglos de existencia!
Las dos capillas laterales no son, en verdad, menos hermosas, aunque
menos ricas, y sus techumbres de bóvedas cruzadas, son bellas y
sorprendentes como las más bellas del mundo.

[Illustration: El centro de la Mezquita.]

Por la del centro se entra á la _quibla_ santa, forma octogonal también,
con ornatos de mármoles y estucos, arcos lobulados fingidos, y una
hermosa techumbre figura de concha que corona la estancia.

No hemos citado las dimensiones de esta encantadora estructura, porque
ni son excesivas, ni el tamaño hace lo bello.

Sabido es que la construcción de tan preciosas techumbres es puramente
colgada del almizate con listones de madera, como lo están las
estalactitas de la Alhambra, y que en el arte arábigo hay una
decoración que reviste el esqueleto de la obra, afectando á veces formas
independientes de éste, y motivos de suspensión no ajustados á la lógica
de las ciencias constructivas.

[Illustration: Adorno bizantino.]

Dentro del santuario se custodiaba[16] el reclinatorio ó _Mimbar_ de
maderas preciosas, ébanos, zándalo é incrustaciones de nácar y marfil,
que se conservó mucho tiempo después de la conquista, y que según los
cronistas, era una especie de carro de cuatro ruedas con siete gradas,
el cual había costado 35.705 dinares, y en él se depositaba una copia
del Korán escrita por Othmán y manchada con su propia sangre. Este libro
era tan voluminoso, que apenas podían moverlo dos hombres. Al lado de
este santuario había otras estancias donde se encerraban los objetos
sagrados del culto, y se alojaban los sacerdotes.

No sabemos á punto cierto donde estaba la otra Mahsurah antigua á que se
referían los árabes; pues aunque se supone que pudiera ser la Capilla de
Villaviciosa, donde hay un aposento subterráneo, todas estas son
inducciones que se han controvertido con poco éxito.

Vamos á fijar nuestra opinión: Hay indudablemente en las mezquitas de
los emires un lugar predilecto donde se coloca el sultán y los doctores
de la ley, con el séquito de sherifes y soldados, en las grandes
ceremonias.

Así se ve en las mezquitas de Elazhar, Amrú, Teherán, Damasco y
Constantinopla, una tribuna admirablemente decorada cerca de otra donde
se dirige el rezo y cánticos, la cual se sitúa al frente de la
_Quiblah_, como los ábsides de nuestras catedrales; y este es el destino
que podría tener esta capilla, levantado su pavimento hasta una ó dos
gradas sobre el de la mezquita. Aquí hay tres naves principales y
céntricas, hoy interrumpidas por el coro, y si se descubriese la moderna
decoracion de las dos inmediatas á la que nos ocupa, podríamos hallar
muy rica y semejante ornamentación á ésta, demostrándonos que las tres
naves céntricas mejor decoradas constituían el centro del templo
dedicado á los emires y doctores. Luego la capilla de Villaviciosa sería
extremo de una de las tres naves citadas, frente á los sagrados nichos.

Con efecto, pudo también decorarse este sitio dos siglos después de
hecha la mezquita, y por eso se nota un adelanto del arte decorativo,
aunque la bóveda obedezca al estilo de las del Mihrab; lo cual se
explica perfectamente: porque ya hemos dicho que en este primer
desarrollo el arte alcanzó una manifestación rica y esplendente, que
llegó á Granada cinco siglos después, y que en Sevilla no consiguió
progreso alguno, antes bien, atraso y extravíos en imitaciones
románicas. Por esta razón, la citada capilla se parece á muchas de
estilo granadino; y sus enjutas, alizeres, y hornacinas grabadas en rica
filigrana de tallos y palmas, son muy semejantes y quizá más hermosas
que las de la Torre de Comareh de Granada. Cualquiera nota la diferencia
de esta Mahsurah con las puertas exteriores de la mezquita[17].

Trasladándose al patio donde en lo antiguo había establecidas anchas
fuentes para las abluciones, cuya agua se extraía de la gran cisterna
que se extiende bajo un extenso jardín poblado de naranjos, se ven arcos
de diversos tiempos, pilares y columnas cambiados, inscripciones
arrancadas de su sitio, molduras góticas y mudejares, puertas hoy
cerradas que se abrían siempre en las ceremonias mahometanas, otras más
grandes al exterior que ha modificado la piedad religiosa de los siglos
posteriores, restos romanos y fustes de respetables edades que supo
conservar la dominación agarena, y por último, desde este espacioso
átrio se descubrían millares de luces que ardían en lámparas, faroles y
candelabros de bronce y plata con pintados trasparentes, dentro de las
naves del templo, cuyas arañas deslumbraban y enardecían la piedad
fanática de la raza dominante. De este mismo patio se cuenta, que
Almanzor, queriendo ensanchar el templo y derribar casas con intención
de indemnizarlas generosamente, se halló con la negativa de la dueña de
una casita que había en él, la cual tenía una hermosa palmera, y que
para entregarla exigía le dieran otra casa con una palmera igual; el
califa mandó entonces que se le buscase lo que quería, aunque hubiese
que pagar por ello un millar de dinares[18].

Recomendamos el estudio de la planta de la gran mezquita, porque en él
se notan, haciendo abstracción de las obras cristianas, los tres
períodos de su engrandecimiento. El de Almanzor está en el lado de
Oriente, ocupando ocho naves que no guardan completa relación con las
once primitivas; lo cual se observa también en los perfiles de los
pilares que asientan sobre las columnas, en el trozo de los arcos, en
las columnitas apilastradas, en el cincelado de los capiteles y otras
obras decorativas. Las dimensiones del rectángulo mandado completar por
Almanzor se encerraban en cuatro gruesos muros almenados, fortalecidos
con torres albarranas, cuya mayor parte se conservan; pues que no todas
las que fueron construídas en sus diferentes costados se sostuvieron
constantemente. Las puertas, diez y seis, dos á Oriente, dos á Poniente,
dos á Norte y diez al edificio cubierto. Las interiores, veintiuna, sin
contar las pequeñas ó pasadizos de poca importancia. Obsérvese cuán
prodigada está aquí la puerta rectangular, aunque sobremontada del arco
de herradura, y cómo se distingue este primer período del arte árabe
español.

[Illustration: Puerta del Perdón, en Córdoba.]

La capilla, magníficamente ornamentada, de Villaviciosa, hermoso
ejemplar del arte muslímico, es verdaderamente sublime en esta gran
mezquita. Su lujo es lo que ha hecho presumir que fuera el lugar
reservado al Kalifa y al gran sacerdote, por más que se pueda suponer
destinada al pregón ó alicama de los almuédanos. En la Alaksa de
Jerusalén y en Santa Sofía, hay una capilla así dispuesta para los
cantores; y en otras del Cairo, para las discusiones teológicas. Parece
que, según los relatos antiguos, había otra capilla al lado opuesto de
ésta, que se llamaba de la Limosna, y fué destruída en tiempo de D.
Íñigo Manrique. Dice Al-Makkari, que su puerta estaba por el lado de
Occidente, y aún hoy se cree verla indicada todavía por dentro y fuera
de los muros de la mezquita. Créese también, que supuesto son iguales
las puertas todas, la que se cita de la Cámara de la Limosna, es hoy la
que hay tapiada al lado del postigo de San Miguel, y la capilla la
estancia donde se custodian el archivo y libros de coro. De cualquier
modo que sea, nótase tan marcada diferencia en el ornato de las tres
capillas citadas, que bien puede asegurarse había entre ellas períodos
de dos ó tres generaciones. Desde el puro estilo persa al bizantino del
Mihrab, y en los restos de la que hemos supuesto al lado de Occidente
hay un progreso marcado del arte árabe, en los tres primeros siglos de
aquella dominación. Hasta el siglo X no se ven las intimas relaciones de
andaluces y africanos, en cuya época pudo tomar el estilo cierta
analogía con el sentimiento de las razas occidentales. Después de esta
fecha parece como que no hay huellas sensibles de cultura árabe en la
Catedral, y que es preciso ir á buscarla en los demás edificios de
Córdoba, que tan escasos son, pues que en muy cerca de seis siglos de
influencia cristiana, pocos monumentos de tercer orden han podido
subsistir.

Recordamos la gran abominación, como llamaban los musulmanes á la
entrega que hizo Ben Sagiah al rey D. Alfonso de la ciudad de Córdoba en
1146. Los cristianos penetraron en la mezquita, ataron sus caballos á
las columnas del templo, y deshojaron el Korán labrado que aquí se
guardaba de los tiempos de Almanzor. Sin la venida, después, de los
Almohades, ¿qué hubiera sido de esta grande obra?

Concluiremos con algunos datos curiosos sobre el uso de las mezquitas,
tomados del libro _Misión historial de Marruecos_.

«No tienen en ellas más camarines y adornos que lámparas de azófar,
latón y vidrio, que arden de noche, cuando se abren las puertas á la
oración. En la pared de Oriente pintan algún adorno para que los
creyentes se dirijan en sus azalas hacia este lado. Y tienen también un
púlpito sobre ruedas para conducirlo al sitio donde el _talbi_ les
quiere predicar. Los patios de todas las mezquitas están enlosados con
finos azulejos, por donde corren cristalinas aguas, que derraman á unos
aposentos primorosos que son los lavatorios del pueblo, para los que no
se han lavado en sus casas, pues nadie entra en el templo sin estar
enteramente limpio. Tampoco puede nadie entrar calzado, dejándose los
zapatos en el pórtico, ó en los mismos lavatorios, pues es sabido que si
no se dejan vigilados se los llevan siempre los cautivos. La veneración
á los templos es tan grande, que no permiten en su vecindad casas
escandalosas, hosterías ni posadas, prohibiendo á los judíos que pasen
calzados por delante de ellos.

En algunas mezquitas no entran las mujeres, porque son incircuncisas, y
solo la sultana tiene su oratorio ó _Mozala_, donde reza en nombre de
todas las mujeres.

Los almuédanos dicen estas palabras cuando suben á los minaretes, cuatro
veces en siete tiempos. La primera, á media noche: «Dios es grande;
rezar es mejor que dormir». La segunda, á las dos de la mañana, la
misma. A las tres ó las cuatro dan la voz que llaman _del Farol_, porque
ponen uno en la punta de un asta que quitan á esta hora, diciendo: «Ya
quiere amanecer, alabemos á Dios». La cuarta voz es á las doce ó zenit,
tremolando una bandera blanca que recogen á la una y á la voz de «Dios
es grande». El viernes, día de fiesta, ponen desde el amanecer bandera
azul, hasta las diez y media del día que ponen la blanca.

La quinta voz á las cuatro de la tarde, anunciando que es hora de dar de
mano á todos los trabajos. En invierno es á las tres. La sexta voz
mencionada la dan al aparecer la primera estrella de la noche, y la
sétima voz á las nueve en el verano, que es la queda que nosotros
conocemos. Se sirven del reloj de arena.

»Las vísperas de los días festivos cantan los almuédanos en la torre,
con música no desagradable, durante una hora.

»Los lavatorios tan precisos para ir á la oración de la mezquita se
hacen con tres objetos: El primero, después de las precisas necesidades
que pide la naturaleza humana. El segundo, de los cinco sentidos
corporales, bañándose los pies, las manos, las narices, los oídos y la
cabeza. El tercero, es de todo el cuerpo, peinándose al mismo tiempo, lo
cual se hace en los baños públicos, yendo los hombres por la mañana y
las mujeres por la tarde. Nadie puede hacer la Zalah sin estos
lavados».



FUNDACIÓN DE LA DJAMA

SEGÚN LOS ÁRABES


La leyenda que trata de la fundación de esta mezquita, cuenta, que
Abd-el-Rhamán I se levantó un día al amanecer, y mandó á su eunuco
Mansur que convocase á los jeques á consejo. Reunidos éstos, les
manifestó su propósito de construir la gran mezquita de Occidente. Los
autores árabes ponen en su boca un largo discurso que demuestra el
estado de lucha entre las dos grandes iglesias entonces rivales. De sus
mejores párrafos insertamos los que siguen:

«...El cristiano idólatra dice: Europa es la reina, Asia su sirviente.
El fiel musulmán exclama: del Oriente sale la luz. Algufía duerme en las
tinieblas.

»La Iglesia y el Islám se miran frente á frente como el león y el
tigre... En las montañas de Alfranc deja el tigre cauteloso la presa
para la vuelta: en la ciudad de Constantino devoran las hogueras los
monasterios, los monges y los ídolos, y á los golpes del Castillo
isáurico se va desmoronando Santa Sofía.

»Los bárbaros de las regiones del hielo se estremecen de placer en sus
pellizas, esperando que un pontífice romano ponga en la diestra de
Carlo-Magno el globo de Constantino; pero las hermosas hijas del Yemen
celebran con zambras y cantares en sus almeas las victorias de los hijos
de Ismael, que por la virtud del Korán se abren las puertas del Oriente
y del Occidente.

«.......... Cantaron las vírgenes y los ancianos del Hedjaz: no hay más
Dios que Dios, ¡Mahoma es su profeta! Poderosa es la raza Coreixi: Dios
clemente ha vinculado en ella el precioso collar de Cosrroes, y las
veinticinco coronas de los reyes de Iberia».

Luego describe las grandezas de la tierra que dominaban, y el poder que
ejercían sobre los reyes de Alfranc, y añade:

«No entregará Dios el mundo á los que se embriagan predicando penitencia
y se enriquecen ensalzando la pobreza, y se dan al libertinaje
recomendando la castidad...

«Para ellos los monasterios pobres y sombríos, para nosotros los
verjeles, el harém, los baños y las aljamas; aljamas revestidas en su
interior de bruñidos jaspes y esplendorosos estucos, construídas de
jacintos rojos y cercadas de lámparas inextinguibles.

«Para ellos claustros lóbregos y silenciosos, para nosotros cristalinas
fuentes y verdes arrayanes; para ellos las privaciones de la vida triste
del castillo, para nosotros la existencia risueña y tranquila de la
academia; para ellos la intolerancia y tiranía, para nosotros la
monarquía clemente y paternal; para ellos la ignorancia del pueblo, para
nosotros la instrucción pública y gratuíta; para ellos los yermos, el
celibato, el martirologio, para nosotros la fertilidad, el amor, la
hermandad, las comodidades y deleites...

«Gran contienda se inaugura entre la barbarie y la cultura, entre las
sombras y la luz, entre cristianos y muslimes; preparado está el mundo y
dispuesto para grandes cosas, como el hierro que sale de la fragua
enrojecido y solo espera la nueva forma que va á tomar sobre el yunque».

Luego anuncia la lucha de francos y árabes, los primeros contra los
bárbaros de las regiones heladas, y del árabe contra las tribus del
Ganges y del Indo; «un esfuerzo más, dice, y la majestuosa Bagdad se
humillará ante la reina del andaluz; alcemos á Alá una aljama solo
comparable á la Santa Casa de Jerusalem.

«Levantemos la Kaaba del Occidente en el solar mismo de un templo
cristiano que tengamos que derruir, para que caiga la Cruz entre
escombros y descuelle el Islám radiante.

«Sea su planta parecida á la de las basílicas del Crucificado, para que
la Casa de Dios oprima la casa de los ídolos; átrio, pórtico, naves y
santuario, todo en un recinto de cuatro ángulos y cuatro lados como la
Santa Casa de la Meca».

Enumera á seguida las bellezas que tendrá la mezquita, describe la
cisterna del patio, los naranjos que han de sombrear las fuentes para
las abluciones, las once puertas, y las once naves, con una más ancha en
el centro para adorar la quibla ó santuario; las columnas de mármoles
variados formadas á manera de hueste belicosa, los arcos como banderas
henchidas por el viento de la fortuna; los techos de alerce
incorruptible...

De tal manera habló Abd-el-Rhamán, que contagiados los jeques con sus
palabras proféticas, á la vista de las verdades históricas que expuso el
Kalifa, acordaron levantar el templo. El Katib recibió las órdenes, y
fué comisionado para tratar con el Obispo y el Conde cristiano la compra
del templo que se había de destruir para levantar la mezquita; éstos se
negaron á venderlo, puesto que la basílica servía para el culto árabe y
cristiano al mismo tiempo, con arreglo al precepto de Omar, que mandaba
dividir con los cristianos las iglesias de las ciudades conquistadas. Al
fin, según refiere Al-Makkari, los cristianos se avinieron á vender la
iglesia, con tal que se les permitiera edificar otra á los tres santos
mártires Fausto, Faunario y Marcial, y recibieron en dinares de oro el
precio convenido. Desalojaron, pues, pacíficamente la iglesia,
llevándose en procesión las imágenes y objetos de culto, y promovió el
Kalifa inmediatamente la obra, valiéndose de materiales romanos y
góticos de dentro y fuera de Córdoba, que hizo traer á toda costa. Por
más que apresuró los trabajos, no pudo ver terminada la techumbre del
edificio, á pesar del empeño que tomó en celebrar con gran solemnidad su
grande obra. Durante dos años visitó constantemente á los trabajadores;
concertaba los planes con los alarifes, se entretenía por su propia
mano en diseñar parte de la ornamentación, y en este trabajo, que hacía
sin desatender el gobierno y grandeza de sus Estados, le sorprendió la
muerte con profundo sentimiento de todo el pueblo. Muerto Abd-el-Rhamán,
siguió Hixem, su hijo, la obra de la mezquita hasta su conclusión en la
época de las más grandes victorias para los árabes de España[19].



LA MEZQUITA CONVERTIDA EN CATEDRAL


Después de la conquista cristiana se consagró este templo al Misterio de
la Asunción por el obispo de Osma, D. Juan. Algunos años después el
primado de Toledo había constituído el Cabildo en él por traslación de
la basílica mozárabe ya citada. La formal erección no se hizo hasta
fines de 1238, y en los primeros años no se construyó para el culto
cristiano ninguna capilla de grande importancia. Fué dotado con rentas
de décimas y almojarifazgos, y las fincas se dividieron en dos partes
iguales: una para el obispo y otra para el Cabildo.

La capilla mayor fué obra del rey Sabio en su mayor parte, y el Sagrario
era entonces una capilla. D. Alfonso construyó la de San Clemente, y tal
riqueza comenzó á desplegarse en estas obras, que no titubeamos en
asegurar fuera alimentada por las adquisiciones de fincas conseguidas
por el Cabildo en tierras de moros, á medida que se les iban tomando por
conquista.

En poder de cristianos, siguieron los árabes labrando las paredes de la
Catedral, según concesión hecha por los reyes, y hasta se obligó á
muchos de los que ejercían las profesiones útiles para las obras á que
prestaran sus peonadas, lo cual hicieron hasta esculpir los ornamentos
góticos, según se ve en la forma de las cinceladuras sobre la piedra y
yeso de la obra moderna. Cuéntase que los emperadores moros
construyeron la gran mezquita ayudados de prisioneros y cautivos; que
Almanzor trajo desde Santiago á Córdoba en hombros de cristianos, las
campanas de aquella antigua iglesia; pero que luego San Fernando las
hizo restituir en hombros de moros. Es lo cierto, que confundidos por
los mismos trajes y usos, judíos, cristianos y mudejares, en Córdoba
después de la conquista, hubo tales odios que se robaban mutuamente los
hijos, y obligaron á los obispos á tomar disposiciones contra unos y
otros, forzándoles á trabajar en los templos cristianos; razón por la
cual los edificios árabes de Córdoba han conservado mucha de su
originaria belleza después de ocho siglos.

De todos los vasallos sujetos á la dominación cristiana, los mudejares
fueron los verdaderamente libres, pues los otros muslimes estaban
obligados eternamente á las condiciones que en cada caso imponían los
conquistadores. Ellos crearon ese estilo mitad cristiano, mitad
islamítico, que con tanta perfección vemos desarrollarse en España desde
el siglo XIII en adelante. Hasta la conquista de Granada, los mudejares
de Córdoba se ocuparon de los trabajos de conservación de la Catedral, y
ayudaron á los maestros cristianos en hacer otras obras de menos
importancia.

En la Capilla Real se nota la diferencia que ofrece el estilo sarraceno
del siglo XIV, construído bajo la inspiración cristiana, y el mismo bajo
la dominación totalmente agarena. Prescindiendo de los escudos y armas
castellanas que hay en ellas á cambio de la decoración primitiva, se
observa la semejanza que existe entre el gusto de la restauración y el
que se manifiesta en el actual Alcázar sevillano, ambos construídos bajo
las mismas condiciones, debiendo por consiguiente fijarse aquí aquella
época puramente _mudéjar_ que en Córdoba aparece dos siglos antes de la
construcción del crucero ó gran capilla del centro, cuya obra acabó de
trastornar su antiguo aspecto.

La puerta principal, restaurada en 1377, llamada del Perdón, es otro
ejemplo de la mezcla de dos estilos tan profundamente diversos, que
jamás podrán armonizarse: el romano y el árabe. Entre éste y el gótico
existen, como hemos visto, puntos de contacto; pero entre aquéllos la
unión es imposible. Así se demuestra en estas y otras portadas, donde se
nota una gran verdad, y es que las causas que influyeron para crear en
Bizancio un arte especial, no fueron bastantes, seis siglos después,
para formar en España un estilo que se difundiera como aquél por efecto
de un cosmopolitismo prodigioso, que no podía repetirse después de la
reconquista.

La capilla de San Bartolomé se construyó hacia 1280. Siguieron otras
menos importantes todavía hasta concluir el siglo XIII, las cuales se
dedicaban, por regla general, á depositar los restos de los capitanes
que sucumbían en las llanuras cordobesas luchando con los caballeros
granadinos. También el caudillo Ozmín llevó más de un héroe á las
sombrías capillas de esta Catedral.

En la de la Encarnación, de 1365; la del Espíritu Santo, de 1369, que
tomó luego el título de San Lorenzo, y en las de San Ildefonso, San
Pedro y San Agustín fundadas en 1384, no existe combinación de géneros;
hay sí un arco árabe de más delicada ejecución que vuelve á recordar la
primitiva arquitectura del templo. La de San Antonio Abad, de 1385,
fundada por el Señor de Aguilar, hermano de Gonzalo de Córdoba; la
capilla de la Cena, de 1393, para Fernan Núñez; la de Santa Úrsula, de
1398; la de San Acacio, de 1400; y la de San Antonio de Padua, terminan
las obras del siglo XIV.

Son obras más modernas la de San Ambrosio, la de la Santa Cruz, en 1517,
hecha donde se hallaba la antigua Puerta de Jerusalem, primera del muro
de Levante, y otras de 1401 al 1491; además de las puertas gótico-árabes
y de algunos fragmentos de repisas exteriores.

En 1523 tuvo principio esa obra central que ha levantado las techumbres
moriscas, y trastornado el carácter sombrío y fatalista de la mezquita.
No faltó en aquel tiempo quien se opusiera á esta profanación del arte,
y no fué por cierto el Cabildo sino la Ciudad que requirió á aquél por
medio de escribano, hasta lograr suspender la obra; pero Carlos V la
hizo continuar. No se había podido terminar en 1584; ¡tal era el estado
de miseria que alcanzaba el país en aquellos heróicos tiempos de
nuestras empresas en Alemania!; una pequeña parte del colosal edificio
de los sarracenos, levantado en poco más de veinte años, no podía
construirse bajo la dominación cristiana en los más prósperos tiempos de
su grandeza.

En 1593 se principió la torre actual según el género entonces en boga, y
se hizo sobre los cimientos del alminar árabe, ruinoso en aquella época.

En 1600 se acabó el Crucero ojival moderno, no sin obstáculos para
equilibrar los machones que se alzaron para las nuevas bóvedas, tardando
siete años en la decoración interior, y hasta 1607 no se celebró en el
altar mayor la primera misa. El estilo de esta nueva iglesia, embutida
en el centro de la antigua, participa de la decadencia del arte. Se ven
en ella el gótico, el árabe y hasta el plateresco, abigarrando
informemente las elegantes formas del estilo ojival: la cúpula,
hornacinas y embovedados recamados de encuadros, casetones, baretas y
follaje, copioso arsenal de medios decorativos. El trascoro es de un
gusto más serio. El discípulo de Juan de Herrera lo dotó de un
greco-romano, y contribuyó como los demás artífices á rebajar el
prestigio de las trazerías bizantinas.

El techo que se conserva en las estrechas naves de la antigua mezquita
es hoy de bóvedas, las cuales en 1713 principiaron á ocupar el lugar del
hermoso artesonado de almizates de maderas oloríficas, compuesto de los
_alfarges_ pintados y dorados que había en todos los templos
mahometanos.

El retablo, los púlpitos de Verdiguier, la sillería del coro hecha por
Cornejo, mitad del siglo XVIII; la espaciosa escalinata del presbiterio,
con mármoles de Italia; los bronces y adornos de plata, lámparas, etc.,
son dignos de apreciarse por la riqueza y lucidez del trabajo empleado,
aunque no siempre por el gusto churrigueresco que los inspiró.

La puerta de las Palmas, arquitectura del Emperador sobre trazería
sarracena; la capilla de San José y Santa Ursula, la de la Resurección,
antes de 1569; la de la Asunción en 1554, la de los Obispos, de 1568,
tapando una puerta árabe, y cuya capilla se aderezó en 1569 para reunir
en ella las Cortes del reino que entonces no excedían de diez y ocho ó
veinte procuradores; el palacio del obispo, arreglado para recibir al
rey Felipe II; y el pasadizo que se conservaba entre el palacio de los
Sultanes (que pudo ser el de los Obispos) y la mezquita, para el paso
oculto de los Kalifas, son reconstrucciones de poca valía; pero que
debemos mirar como la historia decadente del templo.

Lo mismo diremos de las de la Concepción y las Angustias, del siglo XVI,
y la del Rosario, más moderna, muy cerca de la cual hay una columna
árabe en cuyo fuste está mal grabada la imagen de J.C., que se dice
labró con las uñas un cautivo cristiano que ataron á él los árabes, cosa
que nos parece inverosímil.

Después la capilla de la Natividad, de 1673; la de la Concepción, de
1679, conjunto extraño y rico, nada agradable á la vista; la de Santa
Teresa, sacristía mayor donde se ven las alhajas y cruz antigua cuajada
de crestería, hecha por Enrique de Arfe, y por último, la de la
Magdalena, la mayor de la Catedral antigua, y otros detalles renovados
continuamente sin arte ni concierto, según el diverso género que se
usaba en cada época.

Posteriormente al año 1614 se hicieron otras que son dignas de mención
por algunos objetos que contienen, ya de pintura ya de escultura,
debidos á los artistas andaluces más conocidos, contando en ellas la de
San Pablo, San Eulogio y la de las Ánimas, donde se halla sepultado
Garcilaso de la Vega; y los dos cuadros de las de San Andrés y San
Esteban pintados por Carducho y Zambrano.



MEDINA AZAHRA


Sulimán[20] prendió fuego á los palacios de Azahra en el año de 1010 y
destruyó esta población abandonada, cuyos habitantes se habían refugiado
en los pueblos comarcanos; por consiguiente, aunque quisiéramos recordar
aquí una de las más encantadoras obras creadas por el genio de la
civilización agarena, tendríamos que contentarnos con lo que
infundadamente describen las crónicas del tiempo de D. Alfonso VI,
cuando refieren, que habiendo pedido este monarca la deliciosa
residencia de Azahra para doña Constanza, el Kalifa, indignado, mató al
mensajero, dando ocasión á aquella guerra vengadora que introdujo en
España á los almoravides para sostener el poderío de Occidente.
Escasísimos documentos proporcionan las referencias históricas para
averiguar las bellezas artísticas de este sitio, y aunque fuera cierto
que muchos capiteles y columnas se llevaran de él para hacer el alcázar
de Sevilla, ni se conoce la época, ni nosotros creemos que dichos
ejemplares tengan ese origen. En cuanto á los vestigios que se hallan en
el convento de San Jerónimo de la Sierra, son sin duda, procedentes de
aquellos suntuosos edificios, en los que al parecer se aprovecharon
pórticos románicos, pilares y entablamentos que servían á los monumentos
árabes, así como la multitud de mosáicos, ladrillos, mocarbes, losas,
lámparas y preciosos fragmentos de vasos sin esmalte que hemos tenido á
la vista; todo lo cual nos obliga á citar este sitio, digno del
anticuario más bien que del artista.

[Illustration: Candila de Medina Azahra.]

Pero como para la historia del arte no podíamos pasar desapercibida la
memoria de un monumento, que por las descripciones mahometanas ocupaba
el primer lugar en España, no dejamos de mencionarlo como reminiscencia
de otros alcázares, especialmente el Toledano, del cual nada podemos
referir. Y dicen las crónicas que un alarife de Bizancio trazó el más
dilatado edificio conocido, por disposición del emir, á tres millas
nordeste de Córdoba, en lo alto del Monte de la Novia, dedicado á una
odalisca, cuyo nombre dió á este sitio. El harem podía contener más de
6.000 concubinas y sirvientas, 3.750 eunucos y 1.500 guardias. Empleóse
en aquél un número considerable de piezas de mármol, lo cual demuestra
ya que estaba muy lejos de parecerse este edificio al alcázar de la
Alhambra, supuesto que los materiales de la construcción imprimen
especial carácter al estilo de cada época. Las columnas se contaban por
millares, ostentándose en ellas los mármoles de Raya y de Filabres, con
los que regalaron de Roma y especialmente de Túnez, restos quizá de las
ruínas de Cartago; dominando en esta obra los barros cocidos de diversos
colores y los delicados paramentos de estuco, de los que suelen
encontrarse todavía gruesos pedazos removiendo la tierra. Tan grande fué
esta maravilla, que trabajaron en ella durante treinta años más de cinco
mil jornaleros, ganando dos dinares y medio al día, y en tiempo del
califa An-Nasi, se habían gastado siete millones de dinares. Largos
arroyos conducían el agua á sus baños, fuentes y estanques, y las
puertas decoradas con agramiles se hallaban forradas de cobres y hierros
plateados, como hemos visto en otros parajes, con fuertes capas de
estaño para preservarlos de la oxidación. De sus habitaciones se cita
como más hermosa la Sala de las Grandes Ceremonias, con arabescos de
estuco dorado y colores, y techumbre de maderas olorosas, que cerraba en
un colgante de cuya extremidad pendía una perla de gran tamaño regalada
por el griego emperador Constantino Porfirogénito. Describe luego la
fantasía diamantes y esmeraldas, y siempre se hace mención en estos
palacios de pilas llenas de azogue que servían de entretenimiento á las
esclavas y odaliscas.

[Illustration]

En cuanto á las esculturas seremos más parcos en admitir lo que se dice.
Hemos visto un león de bronce admirablemente fundido, cuya fotografía
conservamos, que nada deja que desear en cuanto al modelo, también
repasado á la mano como las obras japonesas, que procede de estos
edificios[21]. Había otras esculturas, de las que sólo se hallan
fragmentos en poder de los anticuarios, las cuales nos dan la
certidumbre de la existencia de estas obras de carácter babilónico. Los
cuentos nos describen una figura de mármol verde traída de Siria, que se
colocó en la alcoba del sultán, sobre doce figuras de oro bermejo, y
otras que vertían las aguas en los estanques; pero si bien esto nos
indica el lujo de la mansión, nunca podremos asignar por ello al arte
escultórico un lugar preeminente.

La mezquita de Azahra era otro de los edificios descritos con
entusiasmo: el alminar de cincuenta codos de alto, los arcos de lintel,
los calados, mosáicos y cristales de colores como los del santuario de
la catedral citada, daban á este templo un particular encanto.

Y si nada podemos analizar de estos perdidos monumentos, ¿qué podríamos
decir de esos regios alcázares sembrados á la orilla del Guadalquivir
sobre los cimientos de los elevados por los Godos y surtidos por las
aguas del río, cuyos restos se vieron en la Albolafia? Cuenta Al-Makkari
que el rey moro de la fortaleza de Almodóvar descubrió el palacio
romano, que creemos estaría cerca de la fortaleza cuadrada de Don
Alfonso XI; quizá el sitio que ocupaba el palacio de Teodofredo; pero he
aquí lo que dijo Ibn-Bashkuwal: «Entre las puertas de este palacio que
Dios Omnipotente abrió para reparación de las injurias, auxilio de los
oprimidos y declaración de justas sentencias, es la principal una sobre
la cual campea un terrado saliente, sin igual en el mundo; esta puerta
abre paso al alcázar, y tiene sus hojas revestidas de hierro con un
anillo de bronce de labor exquisita en figura de hombre con la boca
abierta, obra que trajo de Narbona un Kalifa. En la misma fachada hay
otra puerta para los jardines, y al otro lado un terrado de donde se
mira el Guadalquivir, y dos mezquitas famosas por sus muchos milagros...
Las puertas tercera y cuarta, nombradas del Río y de Coria, daban salida
hacia el Norte. La quinta y última, denominada de la Mezquita Mayor, era
por donde salían los Kalifas cuando iban los viernes á la azala, cuyo
tránsito se cubría todo de alfombras».

En otra página sobre Medina Azahra dice lo que sigue: «Es uno de los más
admirables edificios; su erección principió á principios del año 325
(936) por Abú’l-Mutarvif Abd-ar-Rahmán, sobrenombrado Nasir (hijo de
Muhammad, hijo de Abd Allah, uno de los soberanos Omeyas de España). Se
extiende á la distancia de cuatro millas y dos tercios de Córdoba. Su
longitud de Oriente á Occidente 2.700 codos, y su ancho de Norte á Sur
1.500. El número de sus columnas 4.300 y más de 15.000 puertas. An Nasir
dividió la renta del Estado en tres partes, una para las tropas, otra
para el Tesoro y la restante para construir á Medina Azahra. Las rentas
de España en aquel tiempo eran de 5.480.000 dinares, y 765.000 dinares
producían las fincas y rentas del soberano».



ALGUNAS CONSTRUCCIONES MORISCAS

DE CÓRDOBA


Frente á la parroquia de Santiago había una casa con un zaguán morisco
con arcos del mismo género angrelados y levantados de punto, bastante
notables; y como en muchos otros lugares el afán de blanquear las
paredes ha cubierto filigranas de rara labor y finísimos detalles: se
llama esta casa de las Campanas.

En la plaza de Antón Cabrera y casa del Conde del Aguila hay también
restos de un edificio mahometano, digno de consideración.

BAÑOS ÁRABES. Más de ochocientos había en Córdoba, y sólo se encuentran
hoy los vestigios de cuatro ó cinco de ellos; los principales son dos en
las respectivas calle del Baño, alta y baja. Cuando se abren los
cimientos para nuevas construciones, se suelen hallar vestigios de los
muchos que han quedado siempre por debajo de la superficie ó suelo
moderno. Su estructura ofrece poca diferencia de la que tienen los que
hay en las demás poblaciones mahometanas.

Entre otros monumentos, Alfonso XI nos dejó la FORTALEZA CUADRADA, el
ALCÁZAR NUEVO y los torreones desmochados que hoy existen junto al
palacio episcopal. Lo que está fuera de duda es que estos varios
palacios de origen godo y hasta romano que conserva la tradición,
estaban situados en las márgenes del Guadalquivir, porque los baños del
alcázar se surtían con aguas del río por medio de una azuda, cuyos
restos llevan hoy el nombre de Albolafia. Junto al baño había una torre
donde se posó la famosa paloma blanca, según cuentan las crónicas de San
Eulogio.

[Illustration: Capilla mudéjar, Córdoba.]

EL ALCÁZAR NUEVO es hoy la Cárcel de Córdoba, donde estuvo el tribunal
de la Inquisición, en la que ejerció sus crueldades el Canónigo Luzero,
juzgó más de cien inocentes, y los hizo quemar en el sitio llamado
Marrubial. De este modo uno de los más históricos monumentos de los
tiempos árabes ha venido á ser el lugar más olvidado de la población,
sin que puedan hacerse conjeturas sobre la magnificencia que los autores
sarracenos nos han pintado: pues careciendo de datos, hemos de suponer
que, según Al-Makkari, el rey moro que vivía en la fortaleza de
Almodóvar descubrió el palacio romano, y que tal vez éste sirviera,
restaurado por los árabes, en cuyo caso esta obra puede figurársela todo
el que haya estudiado los detalles de la mezquita de Córdoba.

[Illustration: Renacimiento en Córdoba.]

LA ARRIZAFA: situada á espaldas de la torre de Malmuerta, hacia las
alamedas del Campo de la Victoria, donde se conservan todavía restos de
cuadrados torreones, cerca de los cuales Abd-el-Rhamán I plantó la
primera palma traída del Yemen, para recordar el suelo de su patria; en
este sitio se descubrieron lápidas con turbantes y un subterráneo que se
llamó _las catacumbas de San Diego_.

En el Hospital de Agudos hay una capilla, hoy de San Bartolomé, que se
llamaba la _mosala_ del rey Almanzor, y que ha sido tan modificada y
cambiada en su estructura primitiva, que si no fuera por sus
inscripciones árabes y sus zócalos de azulejos primitivos mezclados á
los del renacimiento, apenas podríamos descifrar su origen. Debe
visitarse y buscarse en ella los vestigios mudejares que conserva entre
las arcadas y molduras que han introducido en su débil construcción.

En muchos parajes hay trozos de murallas compuestos de grandes bloques
de argamasa, fabricados unos sobre otros á manera de grandes sillares en
hiladas con trabazón. Hay en la calle de Osio una torre de piedras
cuadrangulares en forma romana, con almenas añadidas é impostas que
graciosamente separan los cuerpos de la construcción.

En la calle de Abades se ha visto hasta ahora una importante
construcción morisca, con esbeltos y magníficos arcos ojivales cerrados,
con trozos decorativos muy sencillos, que acusan la existencia de
alcázares y mezquitas convertidas en conventos ó casas de señorío.
Pertenecen al renacimiento que se ve en la puerta de Jerónimo Páez, poco
delicado, pero de grandes rasgos escultóricos, que nada debe al mudéjar,
y de ese gótico mezquino con reminiscencias árabes, bajo y de hojas
bizantinas, que se ve en la puerta de la iglesia de San Miguel y en
otros parajes. Las torres redondas, cuadradas y octógonas que hay
todavía en Córdoba, y que en mayor número se veían en minaretes y
fortificaciones, prueban el afán de realizar las obras que habían visto
los árabes que vinieron mezclados á las legiones bereberes, cuando
cruzaron el Egipto y la moderna Cartago para realizar en nuestro suelo
las formas de aquellas construcciones gigantescas.

Una cosa se observa solamente: que menos atrevidos en la magnitud ó
grandeza, parece como que acortaron las medidas y la materia para
reducir el ciclopeo tamaño de las obras levantadas por las antiguas
generaciones.

En el Jardín del Alcázar, como es llamada una huerta á la orilla del
gran río, se hallan más ejemplares de las formas citadas, prescindiendo
en ellas de las colosales restauraciones cristianas.

Las torres de la Cárcel se encuentran en el mismo caso. Son en verdad
testimonios de aquel genio que copió más que inventó, pero son al mismo
tiempo atalayas de triste y abrumador aspecto.

En el Museo Arqueológico y en el Instituto de Córdoba, hay multitud de
objetos árabes y mozárabes que atestiguan algo en favor de la cultura de
aquellas edades: una cierva de bronce, fundición cordobesa, quizá de
Medina Azahra; un brocal de piedra de bellísimos ornatos, época de los
Kalifas, artesonados, aliceres, inscripciones y otra multitud de
vestigios romanos no menos importantes. Pudiera ser este museo uno de
los más ricos del mundo.

[Illustration: Gótico mudéjar.]



EDIFICIOS MOZÁRABES


La suerte de los cristianos entre los moros nunca fué tan cruel como la
de los moros entre los cristianos. Está probado hasta la evidencia, que
si bien no pudieron estos últimos hacer ostentación de su culto ante el
esplendente boato de la civilización agarena, no es menos cierto que en
la parte baja de la ciudad y en el barrio de la Ajarquia, vivieron los
cristianos tranquilamente profesando su religión á semejanza de los
judíos, aunque naturalmente vejada por impuestos ó subsidios mal
repartidos y tiránicos. Muchos autores cristianos dicen que los
ministros de los Kalifas imponían tributos arbitrarios, suspendían á los
jueces que esta población mozárabe conservaba de su propia raza, y que
más de una vez, en tiempos de guerras, fué maltratada esta población por
considerársela sospechosa y adicta á los enemigos. Esto, que puede ser
verdad, está compensado por ese espíritu de tolerancia que distinguía á
los árabes de la Edad Media, permitiendo á los cristianos el libre
ejercicio de sus leyes y de su religión.

La historia del pueblo mozárabe no está exenta de graves faltas. Había
escisiones entre las diferentes iglesias, ambiciones entre los obispos,
motines promovidos por los falsos mártires que todos los días se
presentaban, el clero en relaciones con la corte musulmana para con su
favor sostener cierta supremacía jurisdiccional de parroquia, y usurpar
la de sus cofrades. No faltaron cristianos que impulsaron á los emires
á que publicaran decretos para que los judíos y cristianos se hicieran
moros.

La arquitectura de los edificios cristianos en tiempo de los árabes era
la misma que la de las mezquitas, pero de construcción pobre, con muy
pocos ornatos, como contruídos con el producto de las limosnas de una
población cada día más miserable. Algunas de ellas conservaron el origen
gótico sobre los restos de algunas construcciones romanas; no podemos
fijar aquí transición, por haberse destruído la mayor parte de los
templos.

Según los autores árabes, cuando entraron los moros en Córdoba había
gran número de basílicas, que los sarracenos convirtieron á su culto. La
de San Jorge es hoy el monasterio de Santa Clara: desde ella se
defendieron los cristianos por espacio de tres meses contra los árabes,
á poco tiempo de la batalla del Guadalete; Santa María, San Andrés, la
Magdalena, San Lorenzo y Santa Marina, parece que fueron de estas
iglesias mozárabes, aunque conserven muy raras señales del largo período
de dominación.

San Pedro sirvió de catedral después que los cristianos vendieron á los
árabes la basílica, con cuyos fundamentos se principió la gran mezquita
de Córdoba.

Existían antiguamente las iglesias mozárabes de San Zoilo, San Cipriano,
San Ginés, San Acisclo, Santa Olalla y otras que durante la ocupación
sarracena se han perdido; y sabido es que cuando San Fernando conquistó
la ciudad, hacía más de cien años que los cristianos se habían ausentado
de ella.

Las basílicas, pues, ya casi abandonadas, no debieron ser muy
importantes; pero se observa por las deducciones que nos ofrecen algunos
cimientos antiguos, que estaban construídas de tres naves, separadas por
hileras de columnas, y terminadas en semicírculo. Sospechamos que la de
San Fénix de Córdoba, embellecida por el Obispo Agapio II en 618, tenía
los paramentos interiores con hermosas pinturas, como las de un
baptisterio elogiado por Paulo, diácono en la misma época.

Se fundaban iglesias y monasterios en el siglo IX, y en medio del
inmenso poderío de la corte musulmana, los obispos administraban las
rentas eclesiásticas, que cuidaba un _ecónomo_ jefe parroquial de la
circunscripción mozárabe. Pagaban éstos el diezmo. A las ordenes del
cura _ecónomo_ había un número de clérigos vestidos y alimentados por
aquél, el cual ejercía sobre ellos tal autoridad, que hasta podía
azotarlos si no cumplían con sus obligaciones; al lado de las sencillas
iglesias mozárabes había alojamientos para niños, esclavos y peregrinos,
y todo el clero que servía la parroquia vivía alrededor del templo.

El culto mozárabe era: desde la mañana los maitines cantados por una
capilla bien pagada; los presbíteros y diáconos, á media mañana, medio
día y media tarde cantaban en coro las horas canónicas. La misa se
dividía en dos partes; en la primera se leía una profecía del Antiguo
Testamento, la epístola de San Pablo y una parte de los _Evangelios_; al
_Alleluya_ seguía el _Ofertorio_; para la segunda parte se mandaba salir
á los catecúmenos, y el celebrante vuelto al Occidente, mandaba al
pueblo que hiciese la conmemoración de los muertos; seguían los abrazos
de paz, y después de la consagración y de la comunión se daba la
bendición al pueblo. Se usaban las campanas, de las cuales se conserva
hoy una en el Museo Provincial, en la que se ve una inscripción que
claramente indica su época; se alumbraban con cera y vestían casullas
capas y frontales de lana ó seda bordadas de oro ó plata.

Existían además muchos monasterios durante el período de la dominación
árabe. Rara vez eran inquietados, tanto los frailes como las monjas, en
esta reclusión voluntaria. En un lugar cercano á Córdoba existía cuando
la conquista un convento de monjas, según los historiadores Morales y
Gómez Brabo. En el río Guadamelato había también un monasterio donde se
alimentaban de caza y pesca. San Eulogio eligió en la Sierra un
monasterio que se hizo célebre por sus innumerables mártires, hasta que
el Kalifa Mohammed mandó cerrarlo, por ser un centro de perturbación. A
la orilla del Guadalquivir existía el de San Cristóbal, mencionado por
los árabes;

[Illustration: Puerta gótica, Córdoba.]

había otros muchos que están citados y que ocupan los lugares más
solitarios. Generalmente los conventos de ambos sexos se situaban unos
cerca de otros, y los de monjas eran regidos por los abades; en unos y
otros se conservó el culto de la última iglesia goda, y la forma de los
edificios era sumamente sencilla; puertas cuadrangulares con sencillos
tímpanos, algunas veces arcos de herradura, cúpulas de emiciclo sobre
pechinas, algunas ventanas de doble arco gótico y árabe, y los
exteriores con planos y franjas de azulejos y ligeras molduras. Ya hemos
dicho que en los interiores empleaban algunas pinturas sagradas, un
poco menos imperfectas que las de las catacumbas.

No se puede visitar la Sierra de Córdoba sin hallar á cada paso una
tradición, un vestigio de aquellas famosas fundaciones, donde se enlazan
los más heróicos recuerdos de la Edad Media, grandes desgracias y
martirios padecidos ante la poderosa raza invasora. Recomendamos á obras
especiales el conocimiento de aquella lucha gigantesca entre los
sectarios de las dos creencias que se disputaban entonces el dominio del
mundo.

Antes de terminar en Córdoba debemos fijar una idea constante que
preside á los monumentos de los diversos pueblos de la tierra. En el
lugar mismo donde se halló el arte románico, toma después el árabe algo
de sus formas y decoración, lo mismo el gótico, que viene después del
árabe, se atavia con éste y atilda sus líneas con rombos y alixeres de
cintas y palmas; más tarde el renacimiento sufre la misma suerte,
cubriéndose de caprichosa imaginería y rebajando sus esqueletos. Esto se
nota en la Puerta de Páez, que arriba anotamos, y en la portada gótica
de gusto elegante y florido que apuntamos á continuación, como el mejor
ejemplar de Córdoba, en este estilo.



Enumeración de las Puertas, Palacios, Arrabales y Almunias que había en
Córdoba.


PUERTAS: de Sevilla, de la Alcazaba, de Badajoz, de Algeciras, de
Hierro, de Romanos, de Asada, de Zaragoza, del Artífice, del Alcázar, de
Talavera, de Amer, de Alkarchid, de la Alacaba, del Puente, de Coria,
del León, del Río, de los Judíos y de Ben Alder Chabar. Todas abiertas
en su cintura de murallas con multitud de Torres.

PALACIOS: el del Ejército, de la Rauda, del Almedina, Anahora, Jardines,
de Alhair, del Kalifa, de Azorur, Sid Abillahlla, Alfarasi y Anahora.

ARRABALES: el de los Judíos, del Palacio de Moqueit, del Baño de Elvira,
de las Tiendas, de Aljud, Ruzafa, Raccaquín, Rauda, de la Flor del
Presidio, de Xabalar, del Hornobaril, de la Ciudad Vieja, de Onsalema,
de Axafa, de la Mezquita de Masrul y de Alcahfa.

ALMUNIAS: de Asarux, Alhamería, Abdallah, Achib, Mogaira y Anahora.

Dos iglesias cristianas, la del Cautivo y la del Quemado entre la
población árabe.



CONSIDERACIONES

SOBRE LAS ARTES É INDUSTRIAS


Al considerar el aspecto de las habitaciones modernas en la generalidad
de los casos, y las comodidades que contienen, aun con el lujo y belleza
de los muebles y objetos de que nos servimos, se nota bien pronto que la
España del siglo XIX tiene mucho que envidiar á la España de la Edad
Media y del Renacimiento. Millares de edificios hay esparcidos en esas
antiguas capitales, conservando tan ricos detalles de su construcción y
tan bellas obras de ornato ámpliamente prodigadas, que su número excede
á las que en nuestro siglo se fabrican con descomunales proporciones.
Veamos los ejemplos en los techos de maderas embutidos y ensamblados que
contamos en Córdoba, Toledo, Granada, Sevilla y pueblos de menos
importancia, que no podrían hacerse hoy sin grandes dispendios.
Estudiemos lo que costarían los enclaustrados de labores de talla, los
mármoles de las ricas portadas y los guarnecidos de complicados
arabescos, greco-romanos, etc., y aunque todos estos detalles no servían
en verdad más que para decorar un patio, un andito y una sala con dos
alhamíes, que bastaban á la vida de aquellas gentes, la profusión con
que se hacían prueba un pasmoso adelanto en las artes. Una demostración
de lo culta é ilustrada de aquella sociedad, es que jamás se halla un
ornato, un detalle de madera, piedra y barro cocido, hecho por manos
torpes en el que se faltase á las reglas clásicas de la exactitud, de la
conveniencia, ni de la belleza, del modo cruel que se falta hoy con
menosprecio del buen sentido y de las leyes generales del buen gusto.

Verdad es que aquellos antepasados participaban del espíritu de la
civilización clásica, y es digno del más detenido estudio cuanto hacían
y fabricaban, siendo muy raras entre sus obras las señales de la
ignorancia, de la decadencia y de la miseria; mientras el arte florecía
y con él la sociedad elevaba el sentimiento de su fuerza y de su
prestigio. Veamos desapasionadamente si en la época en que vivimos hay
en el arte que nos es propio y característico este sentimiento práctico
de la belleza, que hace una necesidad imperiosa del lujo, y del
ejercicio de las obras ingeniosas del entendimiento humano. El arte hoy
no tiene conciencia de su misión y entonces la tenía; y entiéndase que
hablamos de nuestro país, porque bien admiramos el genio de otros
grandes pueblos civilizadores, que tienen su carácter y su vida
consecuente con un estado social que se explica y se razona. Entre ellos
hay lo que referimos de aquellas dominaciones que pasaron; la obra, el
libro, la industria, el monumento, la religión, la ciencia, todo obedece
á un principio levantado y progresivo, al buen sentido que adornó con
genio propio, pero nunca haciendo barbarismos, chocarrerías, formas ó
ideas insensatas, como se ven entre los pueblos que decaen ó viven sin
la conciencia de su valer.

La industria cerámica, por el estrecho contacto que tiene con las bellas
artes, merece una especial mención. Sin que olvidemos el gran desarrollo
que adquirió luego, ofrece en la época del Kalifato una patente
demostración de su existencia. Los pedazos de jarro de un metro de
altura, hallados en Córdoba, son de arcilla de color y con labores de
bajo relieve, en las que se nota el gusto de la primera época. En uno
hemos visto el bizantino con acantos y cabezas de bichos fabulosos, que
demuestra una época más rica en ideas y en tradiciones orientales.
Aquellos vasos no tienen esmaltes de los ricos colores que se vieron más
tarde; están cubiertos de verde y blanco, y muchos hay de barro solo,
aunque de forma elegante, muy parecida al vaso etrusco de la
decadencia. No se hallaba en ninguna parte de Europa tan adelantado el
trabajo de alfarería como en España. Si se coleccionan los tiestos de
jarros cordobeses y toledanos, de cuyos fragmentos se pueden hoy deducir
los pedazos que les faltan, se halla un adelanto marcadísimo que
continúa en los esmaltes dorados de Valencia y Málaga, y termina en la
combinación de colores y reflejo metálico espléndidamente aplicados en
los vasos fabricados hacia el siglo XIV: no podemos abrigar ninguna duda
sobre esto, cuando hemos visto escombros de alfarerías antiguas donde se
hallan fragmentos de este género de industria.

Bien puede deducirse que el desarrollo de tan interesante índustria fué
obra española; que los auxilios recibidos del conocimiento de las
propiedades colorantes de las tierras y sus fundentes, para producir sus
barnices opacos, la armonía, hasta de las medias tintas, no fué
descubrimiento posterior al siglo XV, sino que con suma habilidad un
tanto mecánica, se produjo en los jarros de la Alhambra con ese efecto
artístico que tanta sorpresa causó cuando Bernardo Pallissy hizo sus
primeros combinados esmaltes. Y aunque esta industria radicaba de los
Asirios y Egipcios, y era noble entre los Judíos como símbolo de la
potestad que hace del barro una forma ó cuerpo, sabido es que se perdió
en la ruína del imperio de Occidente, y su reaparición se debió á los
Árabes de España y de Mallorca.

Hacían con loza ordinaria candiles de diversas figuras, semejantes á los
que usaban los romanos; pero en ocasiones tenían lámparas de metal
labradas á buril ó á realce con preciosos arabescos finamente acabados,
de uno y de muchos mecheros, que colocaban unas veces en nichitos hechos
en la pared, y otras en lámparas de un platillo calado y tres cadenas de
donde pendía aquél[22], ó sobre un pie como nuestros candelabros, más ó
menos decorados y de bronce, ó dentro de un farol de metal ó maderas
con calados, y cristales ó telas trasparentes.

Tenemos á la vista fragmentos de jarros cuya composición artística no
desmerecen nada de la de los griegos, de los ricos y engalanados del
Renacimiento, de los de Beauvais del siglo XII, y en esbeltez ganan á
los antiguos de china japonesa que se conocieron en el continente á
mediados del siglo XV.

El trabajo de los mosáicos hechos de pequeñas piezas unidas formando una
superficie perfectamente plana que no ha llegado á imitarse en nuestros
días, constituyó una industria sin ejemplo, que al continuarse después
de la expulsión de los moriscos, se convirtió en hacer azulejos de labor
grosera sin ensambles ni finura. Las labores de tierra cocida, para
resistir la influencia atmosférica, se hacían por los árabes matizadas
de barnices de colores hermosos, que todavía se ven en las puertas de
las ciudades y palacios; y los ladrillos cortados para labrar las
fachadas buscando arcillas de diversos tonos, fueron siempre la obra más
ingeniosa y delicada con que ornaron todas sus construcciones.

En cuanto á la orfebrería de aquel primer período, es completamente
bizantina y superior al trabajo que se ve en las coronas de los monarcas
visigodos. En este arte, tan antiguo como el descubrimiento de los
preciosos metales que se encuentran puros en la naturaleza, se halla un
fiel reflejo de las obras más bellas del Imperio de Oriente. Con tal
base esta industria no podía menos de desarrollarse extraordinariamente,
y en Córdoba los tiradores de oro consiguieron antes de 1350, cuando la
Italia dió los experimentos provechosos sobre su tenacidad, hacer
planchas de un grano para cubrir 56 pulgadas cuadradas, é hilar delgados
alambres, con los que hacían preciosas filigranas, tan bellas como las
que hoy nos traen de Alemania, donde esta industria prospera más que en
parte alguna. Hemos visto ejemplares hallados en un sepulcro cerca de
Almería, semejantes á los que existen en el Museo Arqueológico Nacional:
son unas arracadas admirablemente hechas de hilo de oro, y collares del
mismo género; los brazaletes de realce con labores bizantinas é
inscripciones africanas, notándose en las planchas de cobre que se
hallaron en unas ruínas cerca de Granada el cincelado de letras y
adornos, y en un pebetero de plata y latón, incrustaciones rebatidas de
ambos metales, no inferiores á las que se hicieron en Italia cuatro
siglos después. La aplicación de los esmaltes sobre oro y plata aparece
especialmente en los tiempos de la dinastía Naserita; pues aunque en
Sevilla y Córdoba ya se conocían medios para combinar materias
cristalinas con los metales, existen después ejemplos de haber
incrustado pedacitos cuadrados y triangulares, á manera de ladrillos
finísimos de cristal ó piedras artificiales, en el fondo de los relieves
de plata ú oro, cuyo delicado trabajo no nos cansamos de admirar
todavía.

La espada que se conserva en Generalife tiene una preciosa empuñadura
con este trabajo, superior en nuestro juicio á otros que se pueden ver
en la Real Armería y en los museos extranjeros. El acero de sus armas,
de temple proverbial, no sólo trabajado en Toledo, sino en muchas
ciudades andaluzas, no se ha trabajado nunca mejor; y los cincelados
sobre esta dura materia de los cascos, almofares y capacetes, hebillas,
estribos, etc., que de vez en cuando se descubren, prueban bien los
adelantos de este difícil arte, ejecutado con menos elementos mecánicos
que los que hoy poseemos. La cerrajería nos ha dejado dos rarísimas
arcas de hierro para conservar caudales, que se encuentran en Granada,
las cuales ostentan un complicado sistema de cerradura tan difícil como
ingenioso. Sin los cilindros ni otros aparatos de la mecánica moderna,
estiraban chapas delgadas y tan uniformes de grueso como las hechas con
aquellos artefactos.

El bronce se fundía en piezas de bastante magnitud, haciendo esculturas
de grandes dimensiones, formas humanas y animales perfectamente
modelados. Hemos visto una sin repasar con las limas ni buriles, y con
la tersura de las mejores estatuas modernas, cuyo arte es sabido que
ofrece muchísimas dificultades de elaboración que no han llegado á
evitarse, para reproducir absolutamente la finura del modelo. Los
utensilios de este metal que se dedicaban á los usos ordinarios, están
por regla general bien vaciados, y en más de uno hemos visto
inscripciones con caracteres limpios y hermosos, alternando con labores
de hojas y espirales perfectamente fundidas.

Al mismo tiempo que en Sicilia se hiló en España la seda por los árabes;
pero con la diferencia de que los vestidos de las mujeres eran después
bordados de esta hebra, por el mismo precio que si los hubieran hecho de
hilo de plata. Aparece además, que el año 780 cambiaban los árabes de
España con los francos tejidos y bordados de seda que Carlomagno envió á
Offa como una demostración del progreso de aquella época; y que ya en el
Kalifato se cubrían los divanes con sedas listadas de diversos colores,
las mezclaban á la lana que se criaba finísima, y vendían las telas á
los cristianos, con las cuales se vestían éstos y las ostentaban como
objetos de lujo. Los corpiños y jubones de fustán con cinturones de
cuero labrado, bordados de colores y fileteados de oro, los caftanes de
seda, verdes, blancos ó encarnados, los caireles y el acamuz del mismo
tejido, eran parte de los hermosos trajes que desde el siglo XI se
usaron por todas las clases de la sociedad. Lo mísmo diremos de los
chamelotes que llevaban las mujeres, cubiertos de rica pasamanería de
seda, trenzas y bordados, y las tocas y mantos de lana y seda, cuyas
costumbres han llegado hasta nuestros días después de mil años.

Los muebles se construían con suma habilidad como obras de paciencia,
donde se prodigaba el embutido de nácar y concha con taraceas de metales
preciosos, hasta tal punto, que en algunos de ellos se empleaba uno ó
más años de manufactura prolija y delicada, si se quiere poco artística,
pero por demás ingeniosa, pues se han hallado algunos de ellos
compuestos de millones de piececitas combinadas, según los colores de su
materia, y si bien son demasiado lujosos por el tiempo que en ellos se
empleaba, los más modestos y económicos que hemos visto, superaban en la
forma á los que usan hoy las clases humildes de la sociedad. Laboreados
paños en los techos, albanecares de bien distribuídas ajaracas para los
nichos y reclinatorios no pueden mejorarse por la exactitud de sus
nudos y ataires amedinados, cuya clase de obra se usó hasta el siglo
XVII con notable perfección en los artesonados que se denominaban
_maomares_, y en una multitud de escritorios y cofres que pertenecen á
la época del Renacimiento, empleados en las oficinas de los cenobios
cristianos.

La aplicación de los cueros llamados tafiletes y cordobanes, por el
lugar de su procedencia, era muy común, tanto para el vestido como para
los arneses y asientos de los divanes, y España puede gloriarse de haber
heredado esta industria en tal perfección, que sus productos no se
vieron mejores ni á mayor altura en la exposición de Londres del año
1851, donde fueron premiados y atrajeron la admiración de las gentes.
Los finos punteados de admirable igualdad sobre labores superpuestas,
hechos á la mano y de un modo rudimentario, dan á estas obras un hermoso
aspecto, que se halla también en las monturas usadas en el siglo XVI, y
cuya labor pasó á otros pueblos que después la abandonaron. Se aplicaban
también á revestir las paredes, dándoles realce ó medio relieve y
dorando las superficies bajas, no de otro modo que se hacen hoy los
adornos en las pastas de los libros. Hemos hallado pedazos de estos
cueros, que revelaban una industria muy generalizada y sobresaliente.

Fabricaban papel de algodón y teñían los tejidos de brillantes colores,
tan permanentes, que los trapos y banderas de lana y seda hallados
recientemente en la Alpujarra conservan sus colores como si acabaran de
ser aplicados: hemos visto un _cambuj_ ó velo que debía ponerse sobre
los almadraques, el cual no pudo tejerse más que por los medios puestos
después en práctica en los Gobelinos. Por fin, la palma, la pita y el
esparto hilado, cubrían los suelos y zócalos de las casas más pobres, y
se hacían de estas plantas mil objetos útiles, mejor labrados que los
que hoy se ejecutan.

Los sastres, _alfayates_, abundaban en España como profesión lujosa,
enlazada íntimamente con los tejedores y mercaderes de telas; y como hoy
en Fez, se fabricaban los trajes hermosos que ponían á la venta en los
escaparates. Solamente pierde importancia este oficio por el criterio
del legislador que predicaba continuamente la modestia, hasta el punto
que, como dice Ben-Jaldum, existía la prescripción de purificarse
arrojando los vestidos cosidos y punteados, en cuyo trabajo tan notables
eran, y se les mandaba cubrirse el cuerpo de una tela que no tuviera
costuras, para evitar adornos, cuya recomendación obligó á los más
piadosos á envolver el cuerpo en una larga tela blanca ó rayada de diez
y veinte metros de largo.

Dicen autores musulmanes, cuyos escritos se han traducido en los últimos
veinte años á muchos idiomas, que fué tal el desarrollo que tomaron las
artes del librero, encuadernador y escribano, por ser las tres el medio
de difundir la civilización, que se dedicaban á ellas todas las clases
más ilustradas de la sociedad, llegando á ser noble el ejercicio de las
profesiones citadas; y tal estado de desarrollo alcanzaron, que llegó á
no bastar el pergamino que se preparaba, obligando su escasez á que
decretara Alfadi Yahya el uso obligatorio del papel, que entonces se
aplicaba muy poco. Y como parte técnica dió á la forma de los caracteres
de letra tal importancia, que los libros hallados en los desvanes de los
edificios ruinosos tienen una escritura tan perfecta, que es sólo
comparable á los tipos limados de la imprenta. Cítase á Bagdad como el
centro civilizador donde la escritura y tipos tomaron más sencillez,
alejándose de las formas primitivas que tuvieron en Cufa; pero
modificados en Egipto, donde perdieron algo de la claridad y belleza que
se les dió en Yrac, hasta que los árabes españoles ya independientes y
adoptando costumbres dulces y tranquilas, llenaron los aposentos de
libros, y con ingenio y buenas costumbres, como dice el docto
Cateb-El-Bagadi, se hicieron escritores y libreros, cuyo número en
Córdoba llegó á exceder de veinte mil.

Formaban como en el resto de Europa por aquel tiempo los constructores
de edificios, sociedades que guardaban sus secretos científicos y sus
trazerías geométricas para el exclusivo dominio de los afiliados en
estas artes, las cuales se utilizaban por los hombres más toscos y
atrasados, al lado de los más ingeniosos despreocupados é instruídos. De
aquí procedía el uso de unas mismas combinaciones y ornatos para
determinadas formas y medidas, y la razón de hallarse siempre arabescos
exclusivamente aplicados á las construcciones religiosas, á las
militares y á las del harem. Los arcos de herradura con las dovelas
resaltadas, se emplearon únicamente en los lugares destinados á la
oración, así como los mocárabes de colgantes no se pusieron nunca en las
aljamas andaluzas[23]. Preceptos todos que á semejanza de los sacerdotes
caldeos, explotadores también de estas artes, venían de una especie de
gremio masónico que enviaba sus artífices á diversos Estados, y que no
permitían otros usos y otras alegorías que las convenidas en sus
conciliábulos. Ellos, como otros muchos, cuando la construcción de las
famosas catedrales cubiertas de figuras emblemáticas y burlonas, se
excedieron también en España de los preceptos religiosos, pintando
murallas y labrando figuras, cuyas obras se ejecutaban por los mismos
alarifes como trabajos constructivos en imitación del arte asirio.

Esas sociedades poseían un caudal de trazados de ensambladuras para
techos; otro de comarraxias para las bóvedas, y de alicatados para sus
estucos, los cuales constituían su fortuna; por esta razón se distinguen
las labores hechas en los diferentes reinos, y no cabe confundir las
obras de los alcázares sevillanos con las de Toledo ó Granada[24] como
frecuentemente se verifica por los modernos escritores.

Es curioso lo que dice el notabilísimo escritor árabe Ben-Jaldum sobre
la manera de construir de los árabes en la generalidad de los casos;
pues en otros imitaron las sillerías y corte de piedras de los romanos,
en bóvedas y fuertes muros exteriores. He aquí el párrafo:

«El arte de edificar se divide en varios ramos, uno consiste en hacer
muros de piedra tallada, ó ladrillos cimentados con cal y arcilla[25]...
y otro consiste en formar muros con arcilla solamente. Se sirven para
esto de dos planchas de madera, cuya longitud varía según los usos
locales; pero en general son sus dimensiones de cuatro codos, y se
colocan sobre fundamentos ya preparados, espaciándolas según la anchura
que el artífice cree necesaria. Se sujetan por medio de travesaños de
madera fijados con cuerdas ó lías, se cierran las extremidades con otros
dos tableros más pequeños y se vierte dentro tierra y cal que se aprieta
con pequeños pilones hechos á propósito. Cuando la masa está bien
apretada se sigue añadiendo hasta llenar el hueco y que las partículas
formen un solo cuerpo duro é impenetrable; así se continúa, desarmando
la caja y llevándola á la línea inmediata ó superponiéndola..... Este
género de construcción se llama _tabia_ y _tauvab_ el que los fabrica.

»Los muros se revisten de cal desleída en agua con una ó dos semanas de
anticipación............... la cual se extiende con una llana hasta
incorporarla con la obra[26]. Para los techos se colocan maderos
labrados ó sin labrar, sobre los cuales se extienden la cal y tierra que
se aprieta con pisones...

»El ornato y embellecimiento de las casas constituye un ramo del arte.
Consiste en aplicar sobre el muro figuras en relieve hechas de yeso
cuajado con agua, el cual se vacia sobre un modelo dado, dispuesto con
punzones de fierro, y se acaban dándoles un bello y agradable pulimento.
También se revisten los muros de mármoles en planchas, ladrillos
vidriados, conchas y porcelanas.................. lo cual les da el
aspecto de un parterre adornado de flores...»

Y más adelante dice, que los magistrados acuden á los alarifes cuando se
trata de edificios, en las particiones de fincas, en las alineaciones,
reparto de aguas, fortaleza de muros exteriores, etc., etc., como en los
tiempos de las ordenanzas del siglo XVI; cuyo adelanto existió siempre
entre los árabes de Andalucía.

Seríamos interminables en la enumeración de manufacturas, y en los
oficios mecánicos y perfectos. Pero tales adelantos, tan pasmosas obras
de la civilización agarena, tenían y aún tienen entre nosotros
sistemáticos impugnadores. Hay una escuela, ó una doctrina intolerante
que busca afanosa en la civilización romana y gótica los gérmenes de
nuestra grandeza pasada; esa escuela y esa doctrina no hallan nada
nuevo, grande ni original, preciso es decirlo, en el contacto de ese
mundo oriental que se trasplantó á nuestras tierras con todas las
infinitas irradiaciones de su espíritu y de su inteligencia.

¿Y por qué con la brillante erudicion de esos investigadores no se ha
hecho antes la luz, que ha venido después á deslumbrarnos arrojada por
más imparciales y generosos escritores extranjeros? Porque en España se
ha rechazado la herencia que nos legaron nuestros abuelos; porque éstos
nos dominaron, y están aún frescas las heridas; y porque sostuvimos el
ciego exclusivismo de una filosofía intolerante, con la que aprendimos á
mirarlos como hombres sólo dignos de humillación y desprecio. Todavía no
han llegado á ser verídicos para los fanáticos escudriñadores, los datos
y relaciones que sobre geografía é historia descriptiva nos han legado
los escritores árabes; cien textos afirmativos de un caso especial
cualquiera, de origen mahometano, se desechan inconsideradamente por
admitir los argumentos de uno de esos falsos cronistas que plagaron
nuestra literatura con sus perturbaciones históricas[27].

¿Se supondrá que queremos preferir aquella civilización á la cristiana?
¡Cómo lo habíamos de hacer ni pensar! Aquélla se eclipsa y no pasa
adelante; ésta vive todavía y es el alma de las grandezas que vemos en
todas partes; pero no comprendemos que al exhumar los orígenes de la
civilización gótica podamos ir á otra parte que al gentilismo ó
paganismo, y que no habiendo otra línea de paso para las ciencias y para
las artes de aquellos tiempos, se deseche éste que nos ofrece tan rápido
y tan seguro camino. No es al Korán á quien damos crédito, ni nos ofrece
más fe que los Vedas ó las leyes del rey de Bactria; pero recibimos con
emulación los progresos de mil generaciones que han depositado sus
adelantos en el arsenal de la industria y de las artes modernas. ¿Cómo
olvidar que ocho siglos no habían de dejar más huella entre nosotros que
las transitorias invasiones de los pueblos Bárbaros, ó la violenta
dominación del gran pueblo que fué siempre extranjero en nuestra patria?
Cuando descendamos á épocas menos lejanas, y enseñemos con otros
monumentos más modernos de los tiempos árabes el desarrollo de las artes
y la forma que éstas van adoptando y plegando á la naturaleza y esencia
de nuestro carácter tradicional, veremos que de todas las
civilizaciones, la oriental es la que ha dejado en España más elementos
de prosperidad y más hondas huellas en toda clase de trabajos é
industrias.

[Illustration]

[Illustration: Puente, Sevilla.]



PARTE SEGUNDA



PERÍODO MEDIO



ALCÁZAR DE SEVILLA


Cuando llega el período medio de la dominación árabe y nos alejamos de
Córdoba, difícilmente podremos encontrar ejemplares de un estilo de
transición más definido que los de este Alcázar. Preocupados con la idea
de hallar en cada edad un monumento y un pueblo para cada una de las
grandes transformaciones históricas, hemos olvidado que sin salir de
Córdoba y de Sevilla, nos encontramos rodeados de obras que alcanzan una
cronología de cinco siglos á lo menos; en cuyo tiempo el arte tomó tan
diversos y extraños caracteres, que fácilmente se nota el sintoma de
progresivo desarrollo, que como todo lo grande y trascendente, había de
presentar para adquirir la influencia que aún conserva en el presente
siglo.

En Córdoba tenemos ejemplos para demostrar el adelanto de aquella
civilización que sucumbió con el Kalifato; pero sin duda es más cómodo y
más oportuno visitar los alcázares donde se encuentra cuanto lujo y
fantasía puede crearse en un tiempo determinado, y los de Sevilla
producen en nuestro ánimo un encanto especial, reminiscencia sublime de
antiguas y profundísimas transformaciones sociales ó de inolvidables
acontecimientos, que no puede separar de nuestra mente más que el
aspecto anti-artístico de la malhadada restauración, que un afán poco
ilustrado de ver el edificio deslumbrante de colores y oro ha podido
llevar á cabo con descuido de los preceptos arqueológicos más vulgares.

El Alcázar de Sevilla no es una obra clásica, ni aparece hoy á nosotros
con ese sello de originalidad y de indeleble carácter que acusan las
obras antiguas como el Partenón, y las modernas como el Escorial; en
aquéllas por espléndida sencillez, y en éstas por extrema prodigalidad
de dimensiones y de taciturna grandeza. En el Alcázar de Yacub Yusuf ha
desaparecido el prestigio de una generación heróica, y ha venido á
representarse en él la existencia de los cristianos reyes que lo
vivieron y enriquecieron con las mil páginas de nuestra gloriosa
historia. Los almohades, que imprimieron en él sus más puros recuerdos
africanos en 1181, y Jalubí, que seguramente había seguido á Almehdí en
la conquista de África, dejaron en sus muros trazerías románicas cogidas
en las ruínas de los pueblos dominados. San Fernando que lo conquistó,
D. Pedro I que lo reconstruyó, D. Juan II que restauró los más preciosos
salones, los Reyes Católicos, que hicieron construir en su recinto
oratorios y estancias, Carlos V que añadió más de la mitad con el estilo
modulado de esa época renaciente y sublime para el arte moderno, Felipe
III y Felipe V, ensanchándolo más todavía por encima de algunos
desenterrados cimientos de los edificios que lo rodeaban, todos y otros
muchos de los príncipes y magnates que lo habitaron durante seis siglos,
modificaron de tal modo su primitiva construcción, que ya en el día está
muy lejos de ser el monumento del arte oriental, por más que lo hallemos
cubierto de hermosos arabescos y engalanado con los más vistosos
artesones y almocarbes.

Lo que han construído tan distintas generaciones en el Alcázar, le ha
hecho perder su carácter mahometano. Convertido en una de esas antiguas
casas de señorío pertenecientes á épocas más modernas, no se ven en él
las salas voluptuosas del harem, ni el retiro silencioso para las
oraciones, ni los baños, ni los estanques, ni los fuertes baluartes
sobre que debían apoyarse las galerías que por los adarves comunicaban
con ricas algorfias labradas en el fondo de los cuadrados torreones. No
es que aquí el arte árabe revistiera formas distintas de las que se ven
en el resto de España, sino que nunca los palacios fueron construídos
lejos de los murados recintos; antes bien, los formaron con éstos y los
unificaron hasta sacrificar la decoración exterior á los trabajos de
fortificación y defensa. Si hay signos de grandeza cuando nos acercamos
á este palacio, no hay que buscarla en su estructura, sino en los cien
remiendos y adiciones que ha experimentado, y en las sólidas paredes de
los palacios del emperador dominando los restos pulverizados de esos
castillos, que protestan siempre de la glacial indiferencia con que han
pasado sobre ellos altivas generaciones. Y si por un lado no ofrece duda
que éste sea el viejo muro ó la antigua y destrozada torre, por otro no
encuentra el viajero sediento de las impresiones que dejara el mundo
pasado, más que esos cuadrados recintos, los cenadores y salas
rectangulares de las casas del siglo XVI; nada majestuoso como la
Giralda; nada, en fin, esencialmente oriental como la mezquita que hemos
visitado; nada fantástico y pintoresco como los alcázares granadinos. En
él, solo se ve la crónica de un arte manejado por mil artífices que
obedecen á diversas creencias, y que representa el efecto de un juego de
niños apoderados del local donde se guardaban las obras de sus sabios
abuelos, más bien que la concepción apasionada de aquellos terribles
agarenos que invadieron en cincuenta años la mitad de la tierra.

Así, pues, hay que desdeñar ese cúmulo de construcciones, portales y
pasadizos sin concierto que se encuentra antes de la puerta del alcázar,
y fijarnos en esta primera joya de la diadema, como la apellida un
conocido poeta sevillano. Es indudable que hay en la composición de toda
esa portada un origen árabe, y que toda la parte superior, desde el
friso de la inscripción gótica, es puramente mahometana, según el estilo
pérsico muy usado en los pórticos de las mezquitas del primer

[Illustration: Fachada del Alcázar, Sevilla.]

período en Asia. Sus dos resaltos ó pilastras en toda la altura, y los
encuadrados de labor en la parte baja son propios del árabe; pero los
balcones con arcos y columnas bizantinas, capiteles romanos, curvas
redondas y angreladas, y linteles en los huecos con resortes góticos,
son indicios de que la reconstrucción hecha en tiempo de D. Pedro y las
restauraciones posteriores, no han cambiado por completo, pero sí han
modificado su primera forma. Para nosotros hay en el conjunto pureza y
conservación de su antiguo trazado, y algo mas de lo que han hallado
algunos críticos ateniéndose á la inscripción; otras obras existen,
penetrando en el palacio, menos árabes que ésta. Los escudos y leones
entrelazados á los adornos no son nunca parte integrante de su ornato;
pues bien puede observarse que para colocarlos debieron sacar motes y
escudos mahometanos que llenaban estos pequeños espacios.

Pero pasando esta puerta cuadrada, forma que recuerda al Egipto y que
principia á verse cuando va entrando en desuso el arco de herradura, nos
hallamos en el principal patio del Alcázar, dando un rodeo para evitar
que desde la calle se vea el interior, el cual ya nos ofrece un conjunto
extravagante de líneas que debemos comparar con las del arte pagano y
gótico. Las columnas pareadas de los cláustros, los cubos apoyados sobre
los capiteles que principian á indicarse y se prolongan hasta recoger
los apoyos de frisos, cornisas ó aleros de _alfarges_; los capiteles con
volutas y hojas, pero despegándose por la parte superior mediante un
moldurón, _escocia_ ancha que más tarde domina en la Alhambra; una
cornisa bajo un antepecho ó balaustrada y un corredor como el de
cualquier edificio, descomponen toda posible armonía. En sus
detalles[28] se nota la hoja picada con globulitos de los de la capilla
de Villaviciosa; las piñas y hojas anchas laboreadas con menudas venas
de procedencia bizantina; los fondos cruzados y grecas finísimas, y por
último, basamentos de alicatados muy hermosos, que han sido copiados de
monumentos construídos á principios del siglo XIV. Raro conjunto que
recuerda las obras moriscas de Fez, principalmente en los arcos
lobulados; pero que se olvida muy pronto en la forma apuntada, ogival, y
en la semicircular con jambas prolongadas, que acusan los grandes y
centrales arcos de los cenadores. En Marruecos, Túnez, Cairo, Bagdad, en
todo el mundo recorrido por los árabes, se hallan cosas semejantes á las
muy repetidas del Alcázar de Sevilla, y precisamente por esta confusión
es por lo que carece del acento clásico que hemos indicado, y le
asignamos el carácter de transición, aunque del más remoto período.

¿Qué otra cosa significa, que en el patio llamado de _Las Muñecas_ se
vean ornatos finísimos empleados de cualquier modo en las últimas
restauraciones, procedentes del palacio árabe de Granada, traídos aquí
para colocarlos sin criterio[29] y haciendo armonía con otros que
corresponden á la infancia del arte? Y lo mismo que se ha hecho ahora en
el Alcázar se ha venido haciendo desde la conquista; vicio de que se ha
librado la Alhambra, porque como aquel monumento no sufrió la gran
transformación que á éste le hizo experimentar D. Pedro I de Castilla
para arreglarlo á las comodidades de la corte cristiana, no se ha visto
expuesto á ser habitado frecuentemente por elevados personajes que han
dispuesto de gruesas sumas para reconstruirlo á su capricho.

Los trabajos amedinados de los techos son magníficos, porque en ellos
principia á comprenderse cuánto el arte cristiano dió de majestad y
grandeza á esas complicadas y minuciosas ensambladuras de los edificios
más genuinamente musulmanes, cuando en los templos se principiaban á
hacer ricas cubiertas de tirantes ó _alfardas_ caladas, con hornacinas,
cúpulas ó _almizates_, figurando rombos, estrellas y florones de lazos,
cuyo hermoso trabajo no ha tenido rival nunca ni aun en las techumbres
góticas de los edificios bretones del siglo IX; no es, pues, extraño que
aquí hallemos ejemplares más hermosos que en otros edificios, cuando las
bóvedas de colgantes de pequeñas estalactitas no habían tomado su
completo desarrollo, y las trazerías de las puertas, siempre espléndidas
de labor é incrustaciones, brillaban en este palacio realzándolo
extraordinariamente[30]. Nótase aquí, que cuando los techos van teniendo
cierta magnificencia y lujo, menos clasicismo se advierte en la
decoración; y como en Fez, se cubren las paredes de tapices en vez de
realces de yesería, y entonces se emplea más oro en cornisamentos,
anchos frisos, bóvedas, linteles y coronaciones, mientras quedan lisas
las paredes, como en las construcciones mozárabes. Había, por
consiguiente, una mezcla de géneros, y tal confusión de ideas, que en
ninguna parte se ven como aquí las ventanitas caladas de forma
cuadrangular, interrumpiendo las líneas generales de la decoración; y en
otros casos muros tapizados de arabescos, tendidos como tiras ó retazos
de alfombras ó mantas de vivísimos colores que interceptan los grandes
paños, produciendo un general aspecto rico y variado, pero nada
sencillo, razonado y elegante, que son las condiciones propias del arte
en las épocas de mayor cultura.

Recorriendo este Alcázar no se ve otra cosa más que la continuación de
salas cuadradas que se repiten casi con iguales formas y dimensiones, y
sólo varían algunas veces en la composición de las trazerías de los
arabescos; estancias sin abrigo, sacrificada en ellas la comodidad á la
simetría y alineación de las puertas en los ejes centrales, disposición
que no ha podido ser agradable en ningún tiempo. Llegamos á la principal
tarbea, la más suntuosa, compuesta desde su zócalo de azulejos hasta la
faja de retratos de reyes cerca del anillo de la techumbre, de clásicas
líneas con recuadros y anchos frisos, cuyo aspecto sorprende, y cuyos
dorados deslumbran; pero á poco que se reflexione se nota cuán extraña
aparece esa línea horizontal de ventanitas á media decoración, sin que
inmediatamente sobre ellas no arranque la bóveda y cornisa; la total
altura del decorado que pudiera servir para dos salas, si se
interceptase con otro suelo ó piso, pues esta clase de ventanitas
debieran dar esa luz de arriba que se derrama melancólica y tibia en
todas las estancias moriscas.

[Illustration: Jarro árabe.]



EL PALACIO


En el año 567 de la Egira (que comenzó el 2 de Setiembre de 1171), según
texto árabe, se empezó la obra de este Alcázar[31] por el Sultán
Abu-Yacub-Yusuf, el cual construyó al mismo tiempo un puente sobre el
río Guadalquivir compuesto de barcas, y restauró las murallas. El mismo
rey abasteció de aguas á Sevilla, traídas del castillo de Chaber, en
cuyas obras y otras muchas gastó sumas considerables. En el mismo texto
hallamos que cerca de este Alcázar construyó la novísima Aljama, que se
terminó el mes de _dulhicha_ de aquel año; habiendo sido el primero que
predicó en ella Abulcacín Abderrahmán ben Giafir de Niebla. De cuyo dato
se deduce que si se hicieron en Sevilla otros alcázares en más antiguos
tiempos, debieron haber sido construídos en otros parajes ó quizá sobre
los vestigios romanos.

Por más que se acierte en la fecha de 1353 á 1364 que se da á la
reconstrucción de este Alcázar, no se ve en él la huella del género
árabe granadino que por aquel tiempo levantaba el Patio de los Leones,
tan diverso en su estructura y en la finura de sus ornatos.

El arte en Sevilla llevaba otro camino, era más cristiano, y no había
llegado á modificarse como en el reinado de los Ansares de Granada.
¡Cómo se distingue á primera vista el arabesco hecho en uno y en otro
edificio! Más bizantino, más tosco, menos simbólico, más confuso en
Sevilla; las inscripciones cúficas y los mosáicos más ricos y
complicados que los que se ven en Granada, donde ni las columnas, ni los
capiteles, ni los gangrelados de los arcos, ni los aleros, ni los
techos, ni nada, en suma, se parecen á los de aquí. Cualquiera que sea
un poco práctico en el uso de estos ornamentos, descubrirá en seguida
que no son muy claras en el Palacio de Sevilla las huellas del arte
árabe pérsico y primitivo, del mudéjar y del renacimiento, por las mil
transformaciones á que dió lugar el capricho de los que lo habitaron.

[Illustration: Planta del Alcázar, Sevilla.]

Constituía este Alcázar en tiempo de los árabes un sistema de
construcciones adosadas á las murallas y torres que circunvalaban la
población, las cuales no tenían la forma simétrica de las plantas
rectangulares que acusan los edificios del Renacimiento. Tal como hoy se
descubre, nada tiene de los palacios de Egipto, de Siria, ni mucho menos
de los de África. Esos andenes levantados al lado unos de otros, dan á
este edificio el aspecto de una casa cristiana del siglo XV; y en
nuestro concepto solo merece su planta el nombre de árabe en la parte
que abraza el Patio de las Doncellas, la Sala de Embajadores y los
aposentos inmediatos á éste. El resto está todo trastornado. Los Patios
de Banderas y la Montería guiaban al de la fachada principal donde se
ostenta el primer ejemplo de decoración musulmana. En todos estos
pasadizos no se revela el monumento más que por vestigios de almenas,
torres y murallas donde se abrían las primitivas puertas y donde los
sultanes tenían aposentos para oir las querellas de sus súbditos, lo
mismo que los reyes cristianos perpetuadores de esa antigua costumbre; y
en el Patio citado de la Montería todavía se conserva un cuarto llamado
de la _Justicia_, donde todos los escritores suponen la celebración de
estas audiencias perpetuadas por los alcaides del tiempo de D. Enrique
III. Del Patio Grande hemos ya mencionado esa hermosa portada que no
descubre del gusto almohade puro más que su distribución y trazados,
mientras sus detalles han sido sacrificados á la influencia mudéjar y
gótica.

Desde la puerta hasta el Patio de las _Doncellas_ había tres zaguanes
interrumpidos por pasadizos que hacían la entrada difícil y misteriosa,
pero de los cuales no quedan sino ligeros fragmentos. Ya hemos
mencionado la impresión que produce este patio entre los que esperaban
hallar los estanques, las fuentes y los anditos coronados de cúpulas y
minaretes como los del Yemen; aquí no hay nada de aquella fantástica
tradición; solo un enclaustrado ornado de arcos arrogantes y esbeltos
interrumpiendo los frisos nivelados de la primera cornisa.

Son los capiteles en todo monumento lo que más le caracteriza, y
descubre su origen y estilo peculiar. Los del patio de las Doncellas
sobre columnas blancas de Filabres y basas áticas, no son más remotos
que de fines del siglo XVI, y aun diríamos posteriores, porque plagada
está la ciudad de Sevilla de estas hojas de acanto pegadas al collarino
bajo pequeñas volutas. No así los pilastrones entre arcos que se alzan
encima de aquéllas, cuya antigüedad remonta, á no dudarlo, hasta el
siglo XIII; en unos las picadas hojas bizantinas, en otros el
renacimiento especial sevillano, en otros mudéjar, gótico y plateresco,
combinaciones caprichosas de gusto delicado y esmerada ejecución. Los
trapecios calados bajo el arrabá de los arcos contienen mezcladas al
árabe algunas alusiones de figuras grotescas, que pusieron manos
cristianas entre las comarraxias muslímicas. Este gran patio no contaba
en su primera obra con la galería segunda levantada después destruyendo
el hermoso alero de peral, que avanzando cerca de tres pies, libraba á
los arabescos de las lluvias; algunos entrecanes y nichos de él se han
visto en las modernas armaduras ó cubiertas del edificio.

[Illustration: Pebetero (detalle).]

Hay tres grandes nichos ó huecos en el lado de la capilla, que algunos
creen tronos ó divanes que el rey D. Pedro utilizaba para dar
audiencias. Para nosotros son tres pasadizos tapados que comunicarían en
tiempos agarenos con el serrallo, situados seguramente, á juzgar por la
planta peculiar de los

[Illustration: Tres arcos del Alcázar de Sevilla.]

antiguos alcázares, frente á la sala principal ó _Algorfía_ que luego
fué de Embajadores; y porque las salas con alhamies que hay á un lado y
otro del paralelógramo de este patio son habitaciones moriscas
exclusivamente, aunque modificadas hoy con techos del renacimiento ó con
groseras imitaciones pintadas, en lugar de los plafones caídos, donde se
ostentan escudos, orlas y motes de los Reyes Católicos, del Emperador y
cúficos del rey D. Pedro.

En algunos frontales de los patios y cuartos interiores, hay una labor
enteramente igual á la que guarnece las pinturas de los tres techos de
la Sala de Justicia en la Alhambra, y apuntamos este dato como recuerdo
de las controversias sobre el origen de estas raras pinturas
mahometanas.

Los techos de los cenadores son de un amedinado hermoso, trazado sobre
el lugar con exacta combinación, trabajo en el cual sobresalieron los
árabes; y los pavimentos se hallan formados de mármoles blancos, limpios
y lucientes, alternando con otros de azulejos que han ido desapareciendo
reemplazados con poco tino y mala colocación.

Es necesario pararse á contemplar por última vez esos arcos, que no se
ven más que aquí, en la portada, en la Casa de Pilatos y en los
edificios del siglo VIII en Oriente, poco constructivos, de curva
arbitraria, sin apoyos ni sostenes. Apenas se explicarían si no fuesen
decoraciones colgadas y sujetas como tapicerías á los muros, que ni se
ven ni se adivinan en los intercolumnios. Forma extraña que es elegante
á causa de los lóbulos, de la ojiva y de los arranques de herradura que
poseen, cuyos tres elementos normalizaron más tarde los arcos de la
Alhambra, de Fez, Túnez y Cairo, con su actual apariencia de centros
divergentes.

El segundo cuerpo ó galería añadida á la antigua construcción es
aditamento de poca importancia; pero hermoso patio si se atiende á todas
las modificaciones de su estilo, y cuyos zócalos ostentan preciosos
alicatados de una admirable delicadeza. Marcadas puertas en sus frentes
conducen al Salón de Carlos V, de Embajadores y á los del Caracol ó de
Doña María de Padilla; tienen ensamblados cortados en polígonos que las
cubren por ambas caras, cuyo hermoso trabajo lo han restaurado con
plastones groseros de estuco torpemente pintados.

La de Embajadores, sala cuadrada de solemne aspecto, con cuatro frentes
compuestos de arcos elevados que cobijan ajimeces montados sobre
columnas delgadas, y cuyos pequeños arcos tienen más de medio círculo
sin la forma característica de la herradura, curvatura de transición
descendente. Los capiteles degenerados del greco romano; pero el gran
arco decorativo de ajaracas, aunque de curva árabe, carece de los dos
cuadrados de altura desde el suelo de la tarbea, perdiendo en ello
galanura y elegancia. Los espacios triángulos ó enjutas no son
originales; su labor está interrumpida lo mismo que los paños interiores
de su frente ó arrabá, donde se abren celosías como escapadas del
tímpano del ajimez. Un ancho friso de fingidas ventanas ó claraboyas se
halla hermosamente tendido encima, y todavía más alto, una geométrica
faja de almocárabes; después los añadidos arquitrabes y sostenes sobre
que descansa la techumbre. Los basamentos de alicatados, las puertas de
ensambladuras y toda la decoración lujosamente iluminada por los colores
y el oro se prodigan hasta la exageración. Abiertos los balcones á
manera de tribunas sobre los arabescos, son con sus cartelas de águilas
chapeadas, baldón eterno del que mandó colocarlos. Lo mismo podemos
decir que los retratos en cuadritos góticos hechos bajo la hornacina de
colgantes son extraños en este lugar, y los dorados puestos sin el fino
ornato de azules, escarlatas y negros que siempre adelgaza estas
boveditas cuando son hechas por árabes. La cúpula esférica de alfardas
alicatadas formando estrellas de polígonos simétricos, pudo fabricarse
para poner en ella vidrios de colores trasparentes á una luz más alta;
pero que ha venido á ser hoy decorada con pequeños espejitos de mezquino
efecto. Los mosáicos han sido restaurados con piezas más grandes que las
antiguas, y las columnas de jaspe parecen románicas, nunca árabes, como
otras muchas de templos ó basílicas de decadencia, así como los
capiteles poco uniformes é impropios de la columna parecen obras
mozárabes como otras muchas de las mezquitas sarracenas.

No es aquí el tipo de las inscripciones africanas tan bello ni tan puro
como el del Cuarto de Comareh de Granada, pero en cambio el carácter
clásico del cúfico es en este alcázar más uniforme y sencillo. Las
labores de hojas, piñas, palmas y conchas se enlazan á las cintas y
perfiles geométricos, adorno que no se ve después del siglo XIII; y las
ventanitas cuadrilongas sobre las puertas, y los cornisones é impostas
románicas, y los recortes góticos, y los escudos de labores
interrumpidas nos presentan este palacio como la obra de muchas
generaciones que carecían de la conciencia del arte.

El patio de las Muñecas, cuya forma parece más selecta y á la cual han
dado en llamar granadina, es un cuadrilongo con un cenador abierto de
arcos grandes y pequeños con buena simetría. Su ornamentación es
efectivamente de la aventajada época del arte muslímico; el
repartimiento más armónico, las curvas de los arcos aperaltadas y
esbeltas como las del patio de los Arrayanes de la Alhambra; los pilares
cúbicos sobre los cimacios de los capiteles y las alturas de las
columnas, son casi iguales á las de los arcos con sus cornisas; y si los
antepechos del segundo cuerpo fueran celosías de madera y no hubieran
cambiado de posición las formas romboidales y los polígonos en las
últimas restauraciones, este patio sería un ejemplar perfecto del último
período del árabe floreciente. Muchas inscripciones tiene colocadas á la
inversa.

Hay después una porción de salas cuadradas en cuyos adornos se hallan
mezclados detalles de pura fantasía, enlazados con cresterías góticas y
ornatos de puro renacimiento. Digna de notarse en todo el edificio es
esa trasformación constante de formas las más abigarradas, representando
la historia del trabajo humano en periodos caracterizados por
influencias extrañas y respetables.

Se halla este Alcázar lleno de recuerdos preciosos que no entran en el
dominio de este estudio y los cuales le dan cierta importancia
tradicional de sangre y de crueldades. Para alimentar la fantasía,
visítense los que fueron baños de Doña María de Padilla, los jardines,
el estanque, las salas ó dormitorios del piso alto, con emblemas
atribuídos á Don Pedro, y ornatos bizarros de todo género; la Sala del
Príncipe y el Oratorio con mosáicos platerescos y rompimiento gótico, y
una multitud de cuartos, pasadizos, el patio semi-mudéjar del jardín
del León y otros que los recuerdos engalanan, constituyendo un palacio
sin grande originalidad, pero embellecido con las obras de seis siglos
de continuo trabajo artístico. El incendio de 1762 acabó de cambiar su
aspecto porque se quemaron techumbres artesonadas, comarraxias de alerce
y ricas ebanisterías, cuyo desastre produjo en 1805 una modificación en
la entrada y cuartos adyacentes, en el techo de la Sala de Embajadores,
y en los departamentos que se llamaban del Caracol, del Yeso y del
Príncipe; unido todo á las restauraciones que ya hemos mencionado de
1843 y á la tan novísima reparación que cubrió de colores los antiguos
vestigios árabes, le privó del venerable aspecto de antigüedad que deben
conservar á toda costa los monumentos.

[Illustration: Baul árabe.]

No fué el palacio del rey Don Pedro el único construído en Sevilla;
cerca de éste y bajo la misma alcazaba se alzaba otro restaurado en la
misma época, y que se ha dejado perder hasta el caso de que no queda hoy
más de una sala que muchos han creído ser la Sala de las Justicias, de
aquel monarca. Este aposento es elegante aun después de haber perdido
muchos arabescos, y de estar cerrado del lado donde se abría á un ancho
patio, cuyos restos hemos estudiado, y á varios anditos con pavimentos
de rasillas y esmaltes en grandes tamaños, de los cuales existen
hermosos fragmentos. La cubierta es un almizate de gran estructura, y
sus paramentos una distribución bizantina tan pura como elegante. ¿Sería
el antiguo palacio de Abdalaxis, á pesar de sus inscripciones? ¿No se
cambiarían éstas como se ha hecho en muchos alcázares mahometanos? Todo
nos indica aquí la existencia de un edificio anterior al siglo IX, y de
alguna más grandeza é importancia que la que tendrían los castillos
habitados por los Walies.



INSCRIPCIONES ÁRABES

DEL ALCÁZAR


Rara es la inscripción que en este monumento se ofrece al arqueólogo con
un verdadero interés histórico ó literario; ni esos fragmentos de los
poemas ó casidas que hay repartidos en los muros de la Alhambra, se
descubren en este Alcázar para reposar la vista y hablar á la
inteligencia, realzando las heróicas hazañas de los caudillos y los
primores de sus afiligranadas estancias. Aquí se lee el Korán con sus
repetidas salutaciones y alguna otra alabanza á D. Pedro, en la que se
han suprimido los nombres de los sultanes mahometanos y la palabra
islamismo; pero conviene notar que la mayor parte de estas inscripciones
son iguales á las empleadas en el Alcázar granadino, tantas veces
traducidas, y sería tarea larga y enojosa acompañar á la descripción
artística la relación cien veces repetida del mismo versículo, hallado
en diferentes aposentos, y otras tantas interrumpido por las manos
torpes que tratando de reparar la fábrica sin conocer aquella antigua
lengua, han llegado hasta á colocarlo al revés ó con la letra hacia
abajo, por lo que renunciamos á tan pesado relato que el curioso hallará
cumplido en libros especiales, ciñéndonos nosotros á una reseña breve de
lo más esencial.

En la fachada y puerta principal del Alcázar, alrededor de ajimeces y
otros parajes, se leen las suras y versículos conocidos:

«Gloria á nuestro señor el Sultán».

«La gloria eterna para Alá; el imperio perpetuo para Alá».

«Salvación permanente». «Bendición».

«El reino á Dios, el poder de Dios, la Gloria á Dios».

«La felicidad y la paz y la gloria y la generosidad y la felicidad
perpetua».

«En la próspera fortuna es único este Palacio».

Y como notable la inscripción: «_No hay más vencedor que Dios_»,
colocada por arriba y por abajo en el ancho friso de azulejos de leyenda
cúfica; obra de azulejero granadino en nuestra opinión.

Sigue el vestíbulo donde con poca diferencia se repiten los mismos
conceptos, variando los caracteres africanos en cúficos y neskis. En el
friso ó faja general alterna la siguiente:

«La felicidad y la prosperidad son beneficios del sustentador (Dios)».

«Etc., etc.»

Y luego:

«Gloria á nuestro señor el Sultán D. Pedro. Sean magníficas sus
victorias».

En el Patio de las Doncellas tenemos próximamente las mismas
salutaciones mencionadas, con poca variación.

«Alabanza á Dios por los beneficios... etc.»

Nótase en todas estas inscripciones, ya publicadas como hemos dicho[32],
que les han suprimido la palabra islamismo, lo que prueba que los
artistas eran los mismos árabes que bajo el dominio cristiano
aprovecharon sus fórmulas tradicionales, borrando la parte religiosa del
verso.

En un friso del mismo patio:

«Gloria á nuestro señor el Sultán D. Pedro, ayúdele Dios, hágale
victorioso».

«Etc., etc.»

Siguen una multitud de inscripciones sin importancia, donde se repite:
«La felicidad, La alabanza, La grandeza, Dios es único. El cumplimiento
de las esperanzas», y esta más digna de atención: «Dios es único, Dios
es eterno, no engendró ni fué engendrado, ni tiene compañero alguno»,
cuyo mote se encuentra también en Granada en la Puerta del Carbón, con
caracteres cúficos, y demuestra que no pudo ser hecho bajo la dominación
cristiana por estar en completa oposición con la religión del
Crucificado, y por lo tanto, que Don Pedro aprovechó la obra de Yusuf en
cuanto pudo[33].

En todas partes se encuentra también «Sólo Dios es vencedor», mote que
usaron los Almoravides antes que los Nasaritas, en contradicción de lo
que se ha creído hasta ahora.

En unas puertas, que como todas las de este edificio, han sufrido muchas
restauraciones, se halla la más interesante leyenda.

«Mandó el Sultán nuestro Señor engrandecido, elevado, Don Pedro, Rey de
Castilla y de León, perpetúe Dios su felicidad, al Jalabí, su artífice,
se hicieran estas puertas de madera labrada para esta magnífica portada
de la felicidad, lo cual ordenó en honra y grandeza de los
embajadores... En su construcción y embellecimiento deslumbradores,
resplandeció la alegría, en la labra se emplearon artífices toledanos y
esto fué el año engrandecido de 1404.

«Semejante al crepúsculo de la tarde y muy parecida al fulgor del
crepúsculo de la aurora, (es) esta obra en torno resplandeciente por sus
colores brillantes y por la intensidad de su esplendor, del cual brota
en abundancia la ventura para la ciudad dichosa en la que se levantaron
los palacios, y estas mansiones que son para mi señor y dueño, único que
da vida á su esplendor, el Sultán pío y severo que lo mandó hacer en la
ciudad de Sevilla con la ayuda de su intercesor para con Dios...»
(Africano)[34].

En la Sala de Embajadores se repiten las conocidas, y en la Cámara de la
izquierda se lee:

«¡Oh entrada del aposento de nuevo resplandeciente y elevado; Señor de
protección, de magnificencia y virtudes!»

En el Gabinete de Doña María de Padilla siguen fórmulas religiosas,
laudatorias é invocaciones; lo mismo que en la Antesala de las Armas y
Sala de los Príncipes, etc.

En el Patio de las Muñecas y en el arrabá del arco que da paso á él, se
halla:

«No hay protección sino de Alá, en quien confío y á quien volveré».

«Todo lo que poseéis procede de Dios».

«Etc., etc.»

Y en el Patio de las Muñecas (cúfica):

«¡Oh dueño incomparable nacido de estirpe regia, protéjale...!»

«Alabanza á Dios por sus beneficios»:

«Dios, mi rabí».

En el dormitorio llamado de los Reyes Moros, entre otras conocidas,
aparece:

«¡Oh exclarecida morada nueva. Fué aumentando tu esplendor dichoso por
el brillo permanente de la mayor hermosura. Así escogido (dónde) se
celebran las fiestas. Él (es) amparo y régulo de todo bien, manantial de
beneficios y sustento de valor! Para tí...»

Como dijimos al empezar este capítulo, serían interminables las
repeticiones si continuásemos insertándolas, por lo que suspendemos el
hacerlo, dadas las principales inscripciones, para ser menos molestos al
lector.



MURALLAS, PUERTAS, TORRES

Y OTROS MONUMENTOS


Difícil tarea es la de indicar siquiera esa multitud de baluartes que la
dominación muslímica levantó en Sevilla sobre las ruínas fenicias y
romanas, para defenderse á falta de montañas en sus dilatas llanuras y á
las orillas del río más caudaloso del Andaluz. Cuentan la existencia de
muchos palacios en sus cercanías, de los cuales apenas existen ligeros
vestigios, y que sirvieron de deleite y recreo á las diversas familias
dinásticas que por conquista los poseyeron; pero siempre aparece como
morada principal, el que hoy se conserva, profundamente modificado desde
que lo habitaron el rey D. Pedro y sucesores. Éste se extendía ocupando
un inmenso recinto que llegaba con sus jardines y muros defensivos,
hasta la torre del Oro, frente de la cual había un puente de barcas
perfectamente amarrado, que mandó colocar Yacub en 567 de la egira, y
donde construyó una puerta llamada de _Cheuhar_, desde la que se bajaba
al río por medio de anchas gradas y muelles[35]. El sitio designado en
la crónica concuerda con los edificios modernos; pero no estará demás
citar un suceso en corroboración de aquel texto.

Varios historiadores árabes refieren esta bella aventura:

«Paseándose un día Almotacid en el Prado de Plata _March-Afida_, situado
en las márgenes del Guadalquivir, aconteció que la brisa rizó las aguas
del río y Almotacid improvisó este primer verso:

    «_La brisa convirtió el agua en coraza_».

Rogado el poeta Abenamar para que lo concluyese, y no encontrando una
réplica instantánea, dijo una joven del pueblo, que se hallaba en la
misma orilla:

    «_Coraza magnífica y fuerte de combate,
    si el agua en efecto se hubiese congelado_».

«Maravillado de oir improvisar á una joven antes que á Abenamar, tan
renombrado por su talento, Almotacid la miró con atención, y sobrecogido
de su hermosura, llamó al eunuco que le seguía, y le mandó llevase la
improvisadora á su palacio, al cual se apresuró á volver. Cuando la
joven llegó á su presencia, le preguntó quién era y cuál su estado.

«--Me llamo Romuiquia, porque soy esclava de Romuia, y en cuanto á mi
profesión, soy muletera, contestó.

»--¿Decidme, sois casada?

»--No, príncipe mío.

»--Tanto mejor, porque voy á compraros y á casarme con vos[36]».

El Alcázar se extendía á la orilla del río hasta la Torre del Oro,
construída en el reinado de Yusuf Almotacid Ben Annasir, por un
gobernador almohade nombrado Abulalá que mandaba en la población; y la
obra tomó el nombre de _Borch Adahab_[37] que ha conservado, así como se
nombró Torre de la Plata la que había cerca y dió nombre al prado donde
ocurrió la aventura arriba contada, cuyo extenso paraje está dibujado en
un plano antiquísimo de Sevilla[38], en el que se ve

[Illustration: Torre del Oro.]

también la muralla de todo el recinto del Alcázar, incluyendo la Puerta
de Jerez, ó lo que es lo mismo, formando un triángulo desde la plaza que
en dicho plano se nombra del Palacio siguiendo la línea al Postigo del
Carbón, lindante con la citada Torre de la Plata, hasta su extremo ó
Torre del Oro, y volviendo después por su espalda á la orilla del río y
fosos. La citada aventura de la Romuia indica que el Prado de la Plata
estaba aquí; así como también lo sucedido en el sitio de Sevilla por los
Almoravides, cuando Almotacid arrojó del patio del Alcázar á un
escuadrón de ellos que penetraron por sorpresa, combatiéndolos hasta la
orilla del río, donde los dispersó[39].

[Illustration: La Giralda.]

Circundada de gruesos muros, cuya mitad se alzaba sobre los arenales del
río, y la otra parte ceñida de fosos que se llenaban con las aguas de
aquél, contaba Sevilla á fines del siglo XVI numerosos vestigios árabes,
que han ido desapareciendo poco á poco, pero que el atento arqueólogo
descubre sin trabajo. Todavía en el siglo citado contenía dentro de
murallas la más numerosa población de España, no inferior á la de los
Almoravides, con su puente de once barcas, donde se halla próximamente
hoy el de hierro. Alcanzaban las murallas una circunferencia lineal de
más de 17.000 metros con torreones de argamasa morisca y 12 puertas
decoradas de ladrillos rojos, á la usanza de la Giralda. Los tres
arrabales que hoy cuenta existían antes de la conquista poblados de
judíos, y las espaciosas casas que encierran no lo fueron así siempre,
pues han sido copiadas más bien de los muchos palacios árabes que había
entre esos copiosos arrabales constituídos por las apiñadas moradas de
los mahometanos.

Los nombres de las puertas, según el plano de 1565, eran entonces del
Arenal, frente de Triana, la de este nombre, á la derecha, y luego la de
Gules, de San Juan, Almenilla, Macarena, Córdoba, del Sol, del Osario,
de Carmona, de la Carne, de Jerez, del Carbón, de la Plata, y otras que
han sufrido modificaciones y perdido su carácter sarraceno; pero cuyos
nombres son, en algunos casos, semejantes á los que se conservan todavía
en Córdoba y Granada.

En toda la hermosa ciudad de Sevilla hay casas más ó menos importantes
que revelan el gusto desarrollado en el Alcázar del rey D. Pedro. La de
Pilatos es su reproducción en menor extensión y riqueza, donde los
mosáicos, arcos, capiteles y frisos se ven como representando el barroco
del árabe, y donde figuran el gótico de la Catedral y el renacimiento de
Carlos V, entre las hojas bizantinas y las trazerías mocárabes. Es una
casa solariega del siglo XVI que demuestra la existencia de centenares
de otras donde se hallaban mezcladas como aquí, fábulas de la mitología
en esculturas, vasos y pavimentos, modelos mutilados del paganismo,
antigüedades, bibliotecas, tapices, tablas italianas, retratos en las
techumbres y frisos, fuentes, etc., y cuanto cabía en estas mansiones
señoriales, donde se refugia el furor del renacimiento y la instrucción
artística y literaria de la época, bajo el espíritu de religiosa altivez
que sellaba todas estas obras. Piadosas tradiciones renacen á cada paso
en estos edificios, de las cuales no debemos hacernos eco, por las mil
vulgaridades que alimentan.

Estudie el viajero la _Cella_ de la Capilla con bóveda ojival, rellena
de arabescos, la escalera con bellos alizeres y techumbre, y otros
muchos objetos que proceden de la antigua Sevilla ó quizá de las ruínas
de Itálica, donde se han hecho inmensas excavaciones desde los últimos
veinte años, para cuyos detalles y su historia creímos oportuno, antes
de esta fecha, tomar el croquis de tan interesante ruína, según lo
consignamos, como estudio comparativo de diversas edades.

El Palacio de los Duques de Alba ó de las Dueñas, la casa de Abades, la
de Bustos Tavera y otros que nos contó Zúñiga, son y eran ejemplares de
ese arte indefinible que no tiene verdadera expresión característica, el
cual se levantó en mil caprichosos edificios majestuosos en su conjunto,
y de los que ninguna población tuvo tantos como ésta. Su descripción
sería fatigosa, ciñéndonos por tanto á marcar la obra más interesante
del arte puro arábigo, que es allí la Giralda ó antiguo minarete de la
gran mezquita que ocupaba el asiento donde se construyó después la
Catedral que hoy existe, la cual ostenta más que otro edificio en sus
fachadas por el lado de la Puerta del Perdón, la continuada transición
del árabe al gótico y hasta al renacimiento, mezcla extraña que, como ya
hemos dicho, no toma jamás carácter propio y expresa ideas incoherentes
de tiempos muy distantes.

La Giralda es, pues, el monumento más expresivo de la dominación agarena
y el que, á pesar de lo que se ha dicho sobre su estructura mauritana y
estilo primitivo africano, es para nosotros una obra perfecta del arte
árabe. Distante su construcción cuatro siglos á lo menos de la de alguna
torre granadina, como la que hoy pertenece á la iglesia de San Juan de
los Reyes, no existe diferencia en la manera de ornamentar una y otra, y
sus rombos de ladrillos agramilados, sus festones de barros cocidos, y
los ajimeces con los angrelados y lóbulos, manifiestan arcos ó segmentos
de curvas con todas las variantes del alcázar granadino. Aparece en ella
perfectamente el origen del arco apuntado sobre estirados arranques del
mirador de Lindaraja de la Alhambra, el de colgantes de las tres
entradas al Patio de los Leones, el festoneado del Patio del Estanque y
todas esas formas que tomaron después tal lujo y delicadeza, como no se
vió en parte alguna. Es en la Giralda donde se hallan los principios del
verdadero arte decorativo, fabricado con ladrillos _almadravas_ de
robusta construcción, como lo exigía la fachada de un elevadísimo
alminar. Lástima que tan hermosa torre se halle coronada por un cuerpo
tan extraño, que no nos permita figurarnos su antigua cúspide, sus
remates dorados y sus brillantes azulejos.

He aquí un precioso texto árabe[40] sobre la fundación, antigüedad y
hermosura de este monumento:

«Yacub Almanzor, el año de 593 (que empezó el 23 de Noviembre de 1196)
terminó la Aljama y levantó la Torre, cuya manzana hizo hermosísima y de
tal magnitud, que no cupo por la Puerta de los Almoedanos, hasta que
tuvieron que quitarse los mármoles de ella para darle más cabida; y el
peso de las columnas que sustentaban la dicha manzana era de 40 arrobas
de hierro. Abuleit Alocaili, el inspector de la obra, fué quien la
construyó y elevó á la parte alta del alminar. Aquel mismo monarca fué
el que mandó construir la fortaleza de Giznalfarache.» etc., etc.

En otras iglesias y torres se halla el estilo mudéjar propio de las
transformaciones que han sufrido. La de _Omnium Sanctorum_ ocupa un
distinguido lugar. Las de San Nicolás, San Marcos, Ermita de la Virgen,
Santa Catalina, Santa Marina y otras muchas ofrecen curiosos ejemplares
de purismo y transición; porque en estos tiempos sirvieron muchos en
casos alternativamente de iglesias y mezquitas en un período de cinco ó
seis siglos, tiempo suficiente para señalar las modificaciones del arte
árabe.

Existen en Sevilla y otras poblaciones obras tan importantes bajo las
influencias mahometanas, que hasta el gótico sufre modificaciones
sensibles, como se ve en los raros ejemplares de un dilatado período de
cuatro siglos, los cuales carecen de carácter propio y han tomado formas
características de los materiales usados en ellos, principalmente por
los finos ladrillos que se emplearon.

[Illustration: Ajimez, en Málaga.]

En Écija, Ronda, Jaen, Málaga, etc., hay multitud de estas interesantes
construcciones de ladrillos y agramilados, que constituyen un brazo
importante de ese arte que arraiga en la más remota antigüedad, y que se
ciñe á las diversas transformaciones de los tiempos y del genio de las
distintas razas.

Como la Torre de D. Fadrique, hay restos de otras muchas, ya en ruína,
que fueron minaretes ó fortificaciones, los cuales suelen ostentar
ajimeces, arcos de herradura, almenas é incrustados curiosos para los
artistas, porque no han sido restauradas como la Torre del Oro para que
desaparezca el hermoso color que el tiempo les imprime. Su forma
poligonal de ocho caras debió decorarse como otras de la antigua
Palermo, con un orden de galerías simuladas, cobijando tragaluces de
arcos bizantinos repetidos y pequeños, y terminando con la crestería
acostumbrada como obra de defensa.

[Illustration: Procesión, Sevilla.]



TIEMPOS CRISTIANOS DE SEVILLA


Como hemos hecho en Córdoba, citaremos algunos monumentos cristianos que
no pueden olvidarse por su importancia, y que en muchos casos sostienen
la influencia histórica sobre la comparación ilustrada de la época
árabe. Raro es no hallar en ellos un vestigio, un recuerdo ó un capricho
de ornamentación que no nos traiga á la memoria aquel estilo.

La catedral es gótica de decadencia, perteneciente al comienzo del siglo
XV, pero majestuosa en sus elevaciones y colosal en el grupo de
construcciones diversas que encierran sus robustos apoyos. No tiene en
verdad la gallardía de la de Burgos ni de la de León y otras del Norte,
pero está cubierta de bóvedas atrevidas, crucero, formaletes,
contraestrivos y de un centenar de empujes tan bien distribuídos, que su
construcción nada deja que desear. Prescindiendo de algunos florones y
pináculos de un adorno poco original, bastardeado por las influencias
mozárabes, tiene tres magníficas puertas en su frente, bellas y bien
labradas, con notables esculturas, hornacinas y umbrelas del mejor
gusto. En vano se esfuerzan Cean Bermúdez y otros por hallar el
arquitecto que las inventó y plantilleó, nunca se halla; pero en cambio
aparecen muchos maestros, desde Pero García hasta Hontañón, que todos
depositaron en su recinto las fantásticas obras de los tiempos.

Tiene de longitud 378 pies y de latitud 254, dividida en cinco naves con
nueve puertas, algunas empavesadas con bajos relieves y estatuas de
barro cocido. Los grandes pilastrones ó columnas bareteadas en número de
36, sostienen 68 bóvedas, entre las que se halla la del crucero, más
alta que las otras. La capilla mayor se halla cerrada por su espalda con
un muro ornado de estatuas sobre repisas del año 1522, y por el frente
tres elegantísimas rejas platerescas, presentadas en 1523 por Idrobo,
que las remató.

[Illustration: Planta de la Catedral de Sevilla.]

El altar mayor es un retablo gótico tallado en madera y principiado por
Dauchart en 1482, con hermosas figuras representando pasajes de ambos
Testamentos, hechas, según Bermúdez, por Alemán y Alejandro. Esta
capilla tiene una sacristía con esculturas y lienzos notables. El
pequeño tabernáculo de plata es de Alfaro (1596). El coro, colocado en
la 4.ª y 5.ª bóveda de la nave central, tiene hermosas verjas
platerescas como las anteriores y sillería gótica de conocidos autores,
así como el facistol y los libros, que son interesantes. Deben verse las
pinturas de Murillo, Céspedes y Pacheco que hay en la sala Capitular,
así como esta construcción. Lo mismo debe visitarse la sacristía mayor,
no por el interés que ofrecen sus muros, sino por las excelentes obras
de arte que encierra, del pincel de Murillo, el famoso tenebrario de
Morel, la custodia de plata de Juan Arfe, los viriles, la llave del
moro que entregó la ciudad, las tablas alfonsinas y otras preciosidades.

No olvidemos la sacristía de los cálices, donde está el magnífico
crucifijo de Montañés, una Dolorosa de Morales y Santos de Goya.

[Illustration: Puerta del Perdón, Sevilla.]

La capilla Real es notable, pero no singular; en ella están los
sepulcros de D. Alonso el Sabio y doña Beatriz. En el altar se encuentra
la urna de plata que contiene el cuerpo de San Fernando. Los restos de
doña María de Padilla, de D. Fadrique, etc., están en la cripta, y en
la capilla el pendón de la conquista y la espada de San Fernando. La
verja es notabilísima.

La capilla del Baptisterio encierra dos de los mejores cuadros de
Murillo, el uno pintado en 1656, del cual fué robada la figura de San
Antonio el 5 de Noviembre de 1874 y devuelta algún tiempo después, por
haberse encontrado en New-York.

Hay muchas capillas de más ó menos mérito, por las obras que guardan: La
de San Pedro, los lienzos de Zurbarán, la de Belén, con una virgen de
Alonso Cano; el retablo y sepulcro de la capilla de Scala; la del Angel
de la Guarda; un cuadro de Murillo; el antiguo retablo de Santa Ana; y
la estatua de San Hermenegildo, de Montañés, con el sepulcro gótico del
Cardenal.

La capilla y sacristía de Nuestra Señora la Antigua está adornada con
lujo, esplendidez y buenas obras de arte de los estilos conocidos; la de
San Pablo con un gran crucifijo; la de la Purificación con entrada á la
contaduría, donde hay un San Fernando, de Murillo; la de la Pierna ó
«Gamba» por un escorzo que hay de Vargas, bien diseñado, y otras hasta
el número de 37, con obras de excelentes pintores, andaluces la mayor
parte y de reputación indubitada.

Se entra ordinariamente á las oficinas de la catedral por el Patio de
los Naranjos, dispuesto como los de las mezquitas, lo que da á todo un
carácter oriental. En él hay arcos de herradura, cartelas moriscas,
cresterías almenadas y algunos arabescos más hermosos en sus detalles
que los del alcázar, porque la gran mezquita de Yacub, construída en
este lugar, fué obra bizantina, con la influencia pérsica de los
primeros siglos de la egira. La puerta del Perdón es enteramente mudéjar
y todas las otras tienen más ó menos detalles árabes, como olvidados de
la destrucción. Se entra también por el patio al Sagrario, obra de
decadencia (1662) donde hay un medallón en el altar del centro, de
Roldán, y una imagen de San Clemente, de Cornejo.

Es notable el grande y colosal monumento que ponen ante las puertas de
la catedral los días de Semana Santa.

Después de este conjunto maravilloso de vestigios y construcciones
atrevidas con detalles no terminados por la falta de recursos que cobijó
á la mayor parte de las catedrales de Europa, tiene Sevilla edificios
sin influencia antigua como el Consulado, cuya construcción es robusta y
tétrica como la época en que se hizo (1585) por Juan de Minjares; la
fábrica de tabacos, todavía mayor y más sólida, gran edificio del tiempo
de Fernando VI, sin interés monumental; el

[Illustration: Ruínas de Itálica.]

palacio de San Telmo, colegio de Marina, del siglo XVII, estilo barroco
y decadente, hoy restaurado y lujoso en poder de los Duques de
Montpensier; el del Arzobispo, de igual época y sin interés
arqueológico; la iglesia del Salvador, donde hay esculturas de Montañés;
la Universidad; Santa Ana, iglesia gótica; la torre árabe de San Marcos;
de Santa Marina, con otro alminar; San Martín, San Pedro y otras con
numerosas obras escultóricas que abundan en Sevilla, y pinturas de una
brillante escuela de color que no se halla en parte alguna. Véanse, si
no, los cuatro cuadros de Murillo que hay en el Hospital de la Caridad;
los de Leal, Atanasio, Cano, Herrera, Pacheco, Rodas, Valdés, Zurbarán y
otros muchos que se hallarán en el Museo provincial, cuyas galerías
encierran la más rica colección de pinturas de Murillo, y cuya fama es
superior á todo encomio. Por esto sólo merece Sevilla ser visitada con
entusiasmo.

[Illustration: Gótico mudéjar.]

En este mismo Museo hay una colección de objetos arqueológicos traídos
de Itálica, antigua población romana que se encontraba á una legua de
Sevilla, y de la cual no se contempla hoy más que un inmenso circo de
tres cuerpos de anfiteatro levantados con muros y bóvedas de cuatro
metros de espesor, cuya obra estaba revestida de sillerías y decorada de
mármoles y estatuas. La Comisión de monumentos cuida hoy de conservarlo.
Recomendamos su grandeza é importancia.

[Illustration: Fachada del Hospital, Sevilla.]

Son innumerables los objetos de construcción que, procedentes de
Itálica, hay repartidos en toda esta comarca, la mayor parte utilizados
por los árabes en sus mezquitas y casas, dando á la estructura un
carácter especial de romanismo del peor tiempo, que rebajó la forma de
los arcos y produjo la doble construcción de éstos y la reducción de los
techos. Esos vestigios se ven también en las obras de los siglos XII al
XV, en la fábrica de la Catedral y en muchos conventos y capillas.

[Illustration: Casa-Ayuntamiento de Sevilla (Renacimiento).]

Después del Renacimiento, Sevilla ofrece un plateresco excepcional,
enriquecido de esmaltes y con multitud de fajas, pilas, zócalos y
frontispicios hechos de azulejos y ladrillo rojo que no se ve más que en
algunos puntos de Italia, pero que aquí forma el exclusivo tipo al cual
se subordinan todas las obras de no lejano período; estilo nada bello,
si bien es caprichoso y sensible á las trazerías mudéjares con las
siluetas absolutamente churriguerescas. Los ornatos de piedra y yeso
entremezclados á los esmaltes y ladrillos justifican este calificativo.

Hay todavía en esta población el testimonio de la influencia gótica
cuando el árabe desaparece y se entrega poco á poco á la inspiración
ojival, envolviéndose en sus hornacinas, acentuándose en los tímpanos
con cartelas de leones y matacanes con lóbulos y pirámides estriadas, y
rebajando los arranques de los arcos á la usanza musulmana. Las
portadas, claraboyas y rosetones de algunas iglesias están levantados
con ese estrecho espíritu de transición tan notable como raro que hemos
observado en tres ó cuatro puertas de otras tantas iglesias de los
siglos XIII al XIV verdaderas curiosidades arqueológicas, tanto aquí
como en Córdoba y pueblos circunvecinos.

Falta á esta ligera revista una mirada de admiración á la antigua casa
de Ayuntamiento, donde un estilo fastuoso de reminiscencias paganas y
piadosas, fantástico hasta lo sumo y altamente delicado y artístico, se
ostenta bellísimo más por el ornato que por las proporciones. El
Renacimiento de Sevilla protesta del fatalismo mahometano, se levanta
risueño y lleno de esperanzas como la civilización que le da aliento; no
pide á ninguno de los estilos de la Edad Media alimento para decorarse;
busca el clásico de edad más remota y se manifiesta en este edificio sin
concluir, rico de imágenes y potente para ataviarse; es un ejemplar
digno de toda alabanza que el tiempo destruirá sin que se haya
reproducido en lo que se construye nuevamente para completar la fábrica
de todo su plan y alzado.



PARTE TERCERA



ÚLTIMO PERÍODO



DESARROLLO DEL ARTE ORIENTAL EN ESPAÑA


Era tanta la ignorancia en ciertos tiempos sobre la cultura de los
árabes españoles, que autores cristianos suponen las mezquitas adornadas
con ídolos como los templos paganos; y á juzgar por los romances de la
Edad Media, era tal el criterio sustentado sobre las ciencias de los
mahometanos, que se atribuía no á hombres, sino á una legión de demonios
el poder y la magia ejercida por el genio de los nuevos dominadores de
España. ¡Y qué mucho si aún en nuestros días no se ha olvidado ese don
misterioso de profecía que se atribuye al _Calendario_, cuyo libro es
siempre el que más se encuentra en la mayor parte de las casas
españolas! _El manak_[41] que habían difundido los árabes por toda
Europa, se inventaba por astrólogos españoles, los cuales adquirieron
inmensa y diabólica fama de sobrehumana inspiración. De tal modo era
temida la ciencia de algunos cristianos que habían ido á aprenderla en
las academias y universidades de Córdoba y Sevilla, que más de un
sacerdote perdió al volver á su país la facultad de mandar comunidades
religiosas, y aun corrieron algunos riesgo, en momentos de calamidades
públicas, suponiéndose éstas ocasionadas por los maleficios de esos
sabios sospechosos de malas artes[42]. Hasta los albores de las ciencias
químicas que habían de desarrollarse en el cerebro de Nostredamus,
Raimundo, Kiot, etc., buscaban en España el éxito que más tarde había de
dar tan pasmosos resultados; y hasta los prodigios que principiaba á
revelar la ciencia astrológica y la conformidad en muchos casos con los
pronósticos que una azarosa experiencia había arrojado en sus libros,
fueron causa de que adquirieran un influjo, al cual no ha podido escapar
la civilización moderna. Las ciudades principales de España fueron,
pues, el emporio de las ciencias físicas y astronómicas; y si ignoramos
el número de franceses, alemanes é italianos que venían á estudiar á
Córdoba y Toledo, ó si el Papa Silvestre II recibió en Barcelona y no en
Córdoba su instrucción, lo cual podrá ser discutido eternamente por los
corifeos de ciertas escuelas, sí sabemos con exactitud que la
ornamentación árabe se copió en Italia, Francia y España, demostrando la
intimidad de las relaciones internacionales, y que cuando se conquistó á
Granada pasaban de 25.000 los extranjeros que residían en el reino,
enriquecidos del tráfico con Venecia, Marsella, Constantinopla, etc. Las
pinturas de la Sala de Justicia, confusamente atribuídas á artistas
cristianos del siglo XIV, nos indican cuán fácilmente pusieron en
ejecución obras, que sin el trato común con los extranjeros, les hubiera
sido imposible ejecutar. ¿Por qué, pues, poner en duda que la
nigromancia se aprendía en Toledo en el siglo XI, únicas escuelas á
donde venían á estudiarla jóvenes de Suavia y de Baviera?[43] Si tal
menosprecio se ha querido hacer de las ciencias químico-físicas de los
árabes, debería haberse empezado por destruir los monumentos, quemar
sus libros, los pergaminos de realce, romper los esmaltes y sus barros
cocidos, borrar los colores de sus telas y los que se ven en los muros
de sus casas, y sobre todo descubrir si en el resto de Europa se
fabricaba con más perfección ó había más recursos industriales y
mecánicos que los desplegados por ellos.

Sin aducir textos de obispos[44] ni de otros no menos venerados autores,
porque no intentamos sacar las pruebas de lo que exponemos fuera del
dominio del arte y de la industria, sucedía entonces lo que acontece
ahora con ese prurito de buscar en París y Londres alivio á males
incurables, recetas á métodos desconocidos de fabricación, y aliciente á
las empresas científicas. Monarcas de León y de Asturias trataron y
utilizaron sabios árabes de Córdoba y Sevilla; y Gobmar escribió en
árabe historias para que se aceptaran en la corte de Hakem II. Aparece,
verdad, que estas cordiales relaciones eran entonces como ahora
sostenidas principalmente por las familias aristocráticas en lo que se
refiere á las monarquías españolas y árabes, y que el pueblo visigodo en
general, tenía antipatía á los dominadores.

Si después de la toma de Toledo por D. Alfonso es cuando, según los
datos de algunos autores, principia á ser visitada por extranjeros y por
clérigos españoles esta ciudad, para adquirir conocimientos sobre la
hechicería, la alquimia y el álgebra, queriendo demostrar que no se
debía á los árabes la enseñanza de tales ciencias, este error supone á
nuestra vista poco conocimiento de aquella civilización y del organismo
de la sociedad mahometana en contacto con los mozárabes, ni de los
auxilios que de judíos y muslimes recibieron las cortes de D. Jáime y D.
Alfonso, ni de cómo era considerada la lengua sabia del Korán, no
habiendo otro genio en las artes que el inspirado por las obras de los
muslimes, según puede verse todavía en los raros objetos de aquel
tiempo, conservados á duras penas entre nosotros.

El arte de cincelar los metales es una prueba clara de lo que exponemos.
Nada más sorprendente en su género que esos trabajos á buril de las
armaduras cristianas, antes del renacimiento; trabajos que se
extendieron por la mayor parte de Europa, donde se ven lujosísimas
armaduras fabricadas con los ornatos árabes levemente modificados por el
gótico, las incrustaciones de oro y plata embutidas en el hierro con
pasmosa perfección, que no se hallan iguales de anteriores épocas, todas
hechas en las fábricas de Toledo, Valencia, Sevilla, etc., y de manos de
los artífices instruidos en estos incomparables centros del arte árabe,
únicos florecientes en aquella época.

Y cuando de tal modo se extiende su influjo, es ocioso referir lo mucho
que sobre su literatura y poesía han escrito eminentes orientalistas,
sosteniendo la existencia de toda una literatura aljamiada
extraordinariamente difundida, que cuenta obras maestras procedentes de
aquella civilización cuyos prodigios se están revelando todos los días.

Una consecuencia muy legítima del elevado estado de las artes en todas
sus ramificaciones, es el magnífico aspecto de los jardines que rodeaban
los pintorescos palacios de la sierra de Córdoba, los de Guadamar, de
Ruzafa, de Said, y tantos otros que nos pintan las seductoras casidas de
la poesía arábiga. La ciencia de trazar los edificios se hermanaba con
la de arreglar los jardines, alinear las plantaciones y combinar el
aspecto de los vegetales para producir decoraciones hasta cierto punto
arquitectónicas. El desarrollo que en tiempo de Luis XIV tomó en Francia
la idea algo antiestética de imitar con los arbustos los órdenes
greco-romanos, las columnatas, arcos y bóvedas, tenía más antiguo
origen; y aunque los normandos en Sicilia habían dado muestras de ello,
es indudable que en los jardines andaluces se hacían decoraciones del
mismo género, con la diferencia de que éstas, tomadas de una
arquitectura más delicada y menos severa, produjeron verdaderos _oasis_
de sin igual encanto, cuyas reminiscencias se notan todavía en algunas
comarcas de este bello país.

Sin que tratemos de ocultar el interés que nos ofrece el parque moderno,
hermosa ostentación de la más vigorosa naturaleza dominada por la
inteligencia del hombre con el constante auxilio de la máquina, tiene su
belleza relativa la simetría reguladora de aquellos jardines, que
ondeaban pabellones como arcos estalactíticos; que recortaban en los
cipreses remates y obeliscos imitando alminares; que tejían las hojas
trepadoras con los vistosos encañados remedando los azulejos de sus
palacios; que hacían grutas á manera de templos, y cruzaban arcos de
ramaje como los arcos de piedra de la mezquita de Córdoba. Es un error
suponer monotonía en esta clase de jardines, cuando lo que se nota es un
refinamiento exagerado, demasiado deseo de subordinar las galanuras de
las flores á curvas, líneas y trazerías fantásticas, que ofrecen un
peculiar encanto en aquellos países donde el campo todo es un verjel
frondoso, especie de parque silvestre que tal vez no necesita del
cuidado del hombre para compararse con los de las antiguas ciudades
romanas y bretonas. El jardín simétrico, hecho como los de Andalucía,
sin que se mezcle el estilo demasiado severo y fastuoso que se nota en
los palacios de nuestros reyes construídos con posterioridad, ofrece
indudable belleza, cuyo origen hay que buscarlo en las descripciones de
los poetas orientales, ó cuando alguna fiel imagen de ellos hallada en
modestas casas de nuestro país, nos obliga á reconocer sus encantos.

Hemos visto en el perímetro ocupado por los restos del antiguo palacio
del Chapiz[45], removiendo el suelo de un dilatado patio, la antigua
traza de un jardín con estanque en el centro surtido de juegos de aguas,
arriates y márgenes á manera de laberinto; las glorietas y asientos de
mosáico de gruesa labor formada de piedrecitas de colores, y algunos
restos de figuras enlazadas con grandes letras formadas de arrayanes.
No es, pues, tan distante de aquel gusto lo que todavía se construye
alrededor de los palacios modernos; y ni las figuras hechas de jazmines,
ni las doncellas de flores, ni los asientos de enredaderas y hiedra de
la famosa pila de Almanzor, fueron creaciones de la poesía, sino
hechuras del arte, que alcanzaba á todo lo que podía halagar el
sentimiento de aquellas ilustres generaciones.

Muy apasionado debía ser á la música y cantares el pueblo que construyó
la Alhambra, por más que este arte viviera todavía tan en la infancia
como entre los antiguos pueblos de Oriente; pero no debemos buscarlo con
ese espléndido lujo de armonía y de instrumentación que le vemos hoy,
sino que considerado como el más dulce, tranquilo y misterioso lenguaje
del corazón, la canción árabe es quizá la más tierna y expresiva que se
oyó en la edad de las rudas fatigas y de las belicosas al par que
insaciables ambiciones. No conocemos canciones españolas anteriores á la
época árabe, y á las que contamos posteriores les damos aquella
procedencia, porque los viajeros que recorren las costas africanas oyen
entre los moros los mismos cantos de Andalucía, la misma cadencia, el
aire reposado y el eco sentencioso de las preciosas cantinelas que aún
se conservan entre nosotros. Alguna música recogida al oído con motivo
de la reciente campaña de Africa, y que hemos tenido ocasión de
apreciar[46], tiene mucha semejanza con las gallegadas y el zorzico,
cosa que nos ha sorprendido extraordinariamente, infundiéndonos la
sospecha de si estos cantos fueron tomados de los españoles, lo cual es
muy posible, sin que por esto dejemos de conocer que toda la música de
aquellos pueblos es completamente andaluza, llena de la inspiración,
originalidad y galanura que todos le reconocen.

Dados á la música y al baile, los árabes recuerdan los trovadores de la
Provenza y la existencia de los juglares que invadían las calles sin
otro modo de vivir que cantar y herir sus instrumentos de cuerda, cuero
y madera, entre recitados, para entretener á los ociosos de las plazas
públicas. Conocidos son también los regalos que recibían de los reyes
aquellos que cantaban con perfección, á juzgar por la historia del
cantor Zirjab, que Ab-de-Rahmán II hizo venir de Bagdad á Córdoba.
Escritos hay libros teóricos sobre este arte, y el que se hizo de
cantares andaluces para competir con los de Persia da buen testimonio de
que no estaba descuidado este precioso don, grato solaz del alma
humana[47].

Y ¿cómo había de estarlo?... Por más que se separe en el dominio de su
manifestación la música de las demás artes, ha seguido con ellas la ley
de las transformaciones sucesivas. Cuando más portentoso fué el
espectáculo dado por aquéllas, más notable fué también el amor ó el
sentimiento de admiración por la música en todos los pueblos de la
antigüedad, hasta la aparición de los grandes maestros. Coincide siempre
con la arquitectura más que con la escultura, y mucho más que con la
pintura la simpatía por el lenguaje del sonido; parece como que una y
otra sacan de la imaginación sus formas lejos de la realidad; ambas
combinan líneas, espacios ó tiempos, con lo cual se produce simetría y
euritmia, y los sonidos apoyándose en el número y la cantidad, producen
también la expresión viva de los sentimientos, más profundidad en
variedad infinita de imágenes; como la arquitectura, apoyándose en la
masa inmóvil y pesada, crea lo mismo que aquél una forma real, confusa,
indefinible y vaga, de emociones simpáticas, existiendo, pues, en ambas
una misma cualidad, aunque la esfera de acción en la música y
arquitectura se extienda en distintos horizontes. Es lógico que los
pueblos que tanto se extasiaban con el conjunto de formas imaginarias;
que querían hallar sobre los paramentos de los palacios la multiplicidad
que se combina y se deshace y vuelve á renacer como ondulaciones de
colores que no se palpan, como las estrellas que cien veces parecen
aumentarse en número, tuvieran predilección por el sonido de tal modo
manifestado, constituyendo la esencia y la existencia de otro ser
oculto, abstracción pura y sencilla que se aleja de nuestro modo de ser
práctico, y nos revela una segunda naturaleza más moral y elevada que la
que nos sujeta á la tierra.

Aquel pueblo lleno de emociones íntimas, de agudos sentimientos, tuvo,
pues, pasión por la música. Hizo en este arte lo que sus predecesores,
que ya habían inventado el acorde y la armonía y pulsaban arpas y
cítaras; pero les excedieron en lo sentencioso del canto y en el acento
de la pronunciación musical. Así es que no hay canciones que hieran más
el sentimiento que las que se conservan en el pueblo andaluz, canciones
muy antiguas, las cuales se perpetuarán por largos siglos, y serán
escuchadas siempre con profunda emoción.

El ornato del edificio, como el acorde, son dos cosas que se explican y
se razonan del mismo modo: cuando la obra está terminada no se puede
preguntar al artífice por qué pone sobre el tímpano ó en las cornisas
molduras innecesarias, y éstas las interrumpe para establecer un cuerpo
más realzado de construcción que acusa otro género, porque no sabría
contestar razones concluyentes y absolutas. Lo mismo diremos de la
música. En uno y otro arte, aunque tan diversos ligeramente mirados, no
hay más que la medida, que la regla, que lo regular y compasado; la
confusión, el desorden, la irregularidad destruyen la obra. Es en la
simetría de la forma donde ese arte encuentra más identidad con los
demás efectos de la belleza, y por eso al citar este brillante período
del genio sarraceno, no podíamos prescindir de un recuerdo á esas dulces
melodías que se inspiraban en el voluptuoso encanto de los alhamíes, en
el murmullo de las fuentes que se deslizaban al pie de los divanes, y en
la agradable y dulce contemplación de los sombríos aposentos matizados
de brillantes colores.

El palacio de la Alhambra expresa el punto culminante de siete siglos de
cultura, y lo que es más digno de atención, el tránsito del puritanismo
de las escuelas coránicas de Oriente á la expansión ideológica, al par
que tolerante, con que se anunciaba el Renacimiento en el siglo XIII.
La ciencia, la literatura, el heroísmo de la pasión, el militarismo
caballeresco que tan hondas raíces echó en nuestra patria, la tolerancia
política que entonces no podía llamarse libertad, el culto á los sabios,
á los inspirados y á los valientes, la predilección por el arte y el
amor á la popularidad, que hizo caer á los magnates en crímenes de
vanidad ó de ambición, cuantos signos, en fin, pueden revelar en un
Estado el desarrollo del poder civil como principio de adelantamiento,
todo se halla indicado, con más ó menos claridad, en el recinto murado
de esa construcción medio ruinosa, mitad restaurada por lentos trabajos
de cuatro siglos, mitad escombros removidos ó rebuscados por
infatigables viajeros que han descortezado los tabiques para arrancar
sus ornatos y filigranas; todo se descubre allí al espíritu
verdaderamente investigador, que no desprecia los fragmentos carcomidos,
ni lo tenebroso de aposentos subterráneos, ni las huellas impresas en lo
más recóndito de sus anditos y alhamíes.

Ese palacio no es solo un sistema encantador de caprichosos ornamentos,
cuya originalidad nos arrebata, sino que revela el secreto de los
últimos dos siglos de dominación árabe, explicando porqué artificio no
pudo consumarse la ruína del poder sarraceno en nuestra patria
inmediatamente después de la conquista de Sevilla; y porqué las armas
victoriosas de nuestros abuelos se embotaron si no se rindieron ante esa
ilustre ascendencia de la dinastía granadina, que estrechada en un
recinto pequeño y asediada por la heróica restauración cristiana, brindó
muchas veces la paz á sus enemigos, paz que éstos le otorgaron más por
respeto á su sabiduría que á sus caudillos y legiones.

¡Siglos que proclamaron el poderío de aquel pueblo, abriendo sus
_madrizas_ á los hijos de los príncipes contra quienes luchaban;
celebrando torneos como galantes amigos, ofreciéndoles sus artes,
regalándoles los bellos productos de sus lujosas industrias en sedas y
labores de mano, y convidando á los fuertes capitanes que los asediaban
á espléndidas monterías, donde en culta competencia lucían sus
vestidos, sus armas y su agilidad. Edad sublime que no se ha estudiado
todavía cual se merece por odio religioso ó por feroz aborrecimiento,
hijo de la indignidad á que se vió reducida la noble raza española!

La Alhambra se levantó como todos los edificios clásicos de la
antigüedad en esa época culminante, desde la que comienza para los
pueblos su inevitable decadencia y ruína; y este período más floreciente
del arte, es también el que presta ocasión á que las ideas se extravíen
por el deleite hasta el delirio. Apogeo descendente de la civilización
que es preciso sorprender para reconocerle, sin preocuparse de sus
encantos, y no pervertir el gusto con el éxtasis de una ardiente
contemplación.

El que viene ascendiendo por el estudio de los monumentos de Córdoba, de
Toledo, de Sevilla, etc., deja en su inteligencia un vacío que no
satisface, é involuntariamente recuerda á Cairo, Túnez, Fez, llegando á
elevarse por encadenadas deducciones hasta las mezquitas de
Constantinopla, las tumbas del Afghanistan y las antiguas pagodas de
Dehli. El arco de herradura, propio de la arquitectura militar y
religiosa de aquellas comarcas, forma la más original del género, se
aplicaba en España, como ya hemos citado, en los primeros tiempos
árabes, y las techumbres de gruesas vigas, destacando rombos ó polígonos
de facetas á semejanza de pidras labradas, cubrían con casquetes de
planos unidos por sus lados, imitando las primitivas obras del Oriente.
Las columnas de los enclaustrados eran cortas, como aplastadas por el
peso de los arcos, de mayor planta que los capiteles; éstos, sin forma
determinada, más parecida á la bizantina, pero tanto menos expresada en
sus detalles, imitaban groseramente el orden compuesto greco-romano, de
labores de gruesas y venas sobre los tallos y hojas que torpemente
tallaban con el característico intento de bordarlos. Las bóvedas se
cruzaban como en la capilla de Córdoba, pero no se multiplicaban sobre
plantas triangulares, y bajo el rigorismo geométrico de los colgantes de
la Alhambra; idea extraña que vemos iniciarse en la arquitectura india
del Punjad, que se oculta después para aparecer en Persia bajo las
ménsulas de los púlpitos, en los minaretes que existen en Egipto y en
Marruecos; pero que se desarrolla por concepción uniforme y simétrica en
las construcciones de la España posteriores al siglo XIII. Las plantas,
en fin, de los monumentos, adaptadas unas veces á las formas de los
castillos, otras á la irregularidad de las montañas sobre que se
edificaron, especie de desarreglado montón de edificios, repartido al
acaso para las necesidades de la guerra, de la religión y del harem,
aquí se regularizan, preside á ellas el gusto de la ostentación y de la
comodidad, y se trazan bajo la misma razón geométrica de armonía entre
los lados del triángulo que arranca y cierra las bóvedas de sus
estancias. Una y sola fórmula para repartir la distribución, y la misma
para labrar las murallas que para calar las esbeltas galerías[48].

Y aunque aparezcan á primera vista como esparcidos entre torres y
jardines los edificios de la Alhambra, penetrando un poco en la
investigación de tan preciosos restos, se halla más bien que la
regularidad, la simetría; más bien que la concepción de la línea recta,
la convergencia de objetos que se refieren á un mismo punto, cuyo método
sostenido con supersticioso afán, nos hace admirar lo que creíamos
producto sólo de la fantasía ó del insomnio que produce un cuento
mágico.

Cuando el arte en Europa se hallaba dominado por el vértigo del
clasicismo[49], que embargaba la atención de las academias y extraviaba
la imaginación de sus más brillantes discípulos, alcanzó á la Alhambra
el ciego afán de explicarlo todo por el sistema exclusivo que se
consideraba sinónimo de lo justo y de lo bello. No pudiendo mirar
nuestros artistas con indiferencia un monumento que les despertaba más
curiosidad que los de Sevilla, Toledo y Córdoba, quisieron por un alarde
de tolerancia, respetar lo que el Emperador Cárlos V, aconsejado por
artistas italianos, había dejado para la contemplación de la posteridad;
extrañaban su conjunto poco armónico según su educación clásica; querían
hermanar sus teorías sobre la belleza, sobre la conveniencia, en los
vestigios que á cada paso encontraban, y á fuerza de mirar por un prisma
confeccionado para el uso de aquellos razonamientos exclusivos de
escuela, se persuadieron de que habían hallado la clave de la
importancia atribuída fuera de España á estos monumentos. Desde entonces
dejó de llamarse un edificio bárbaro; la Academia de San Fernando mandó
hacer una obra ilustrada de sus preciosidades artísticas; el ilustre
Jovellanos explicó sus bellezas y su historia, y desde entonces
escritores de más ó menos nota se dedicaron á cantar sus grandezas, como
poetas y como filósofos. ¿Por qué cuando las academias no respetaban más
que la antigüedad pagana, se detuvieron á contemplar este alcázar
_semibárbaro_, recuerdo de una dominación que queríamos borrar de
nuestra historia?

Ya lo hemos indicado, se había hallado la clave: el palacio de Alhamar
pudo cuadrarse, completando las líneas que al decir de los académicos
habían desaparecido. Se levantó el plano de restauración. Se buscó el
eje central, figurándolo entre el patio del Estanque y la sala de
Embajadores. Los patios y naves que hoy se conservan á la izquierda de
este eje se trazaron arbitrariamente á su derecha en orden de simetría.
A uno y otro lado se imaginaron las mismas torres, las mismas puertas é
iguales alturas. ¡Qué uniformidad tan deliciosa para aquellas gentes! De
este modo se contentaron con lo que existía, imaginándose lo que había
desaparecido.

Hoy se perpetúan esas aberraciones, no pudiendo explicar el espíritu que
levantó estos monumentos. En la decadencia del Renacimiento parece como
que no se comprende bien el genio de la antigüedad. No afirmaríamos en
esta ocasión hipótesis que nos llevarían demasiado lejos; pero al
estudiar la planta de estos edificios, ¿no se halla conformidad con las
casas de Pompeya y de Herculano? En el barrio de Albaicín de Granada,
¿no se ve, penetrando en el recinto de las pocas casas que se conservan,
la misma distribución de las de Roma, ó algunas reminiscencias de las de
Grecia? Búsquense los baños, y ya no es la semejanza, sino la igualdad
absoluta. Civilización oriental una como otra, ambas inspiradas en un
mismo origen. Lo que habían hallado nuestros académicos no era el mérito
especial de la Alhambra; era la interpretación equivocada de su carácter
y de su símbolo.

El libro y el plano de la Academia quedaron en nuestro tiempo relegados
al olvido, y si no bastaran las teorías para negar su importancia, lo
demostraríamos por las recientes excavaciones que hemos hecho con este
propósito. No hay paralelógramo posible ni por la configuración del
terreno ni, por lo que es más seguro, por no existir cimientos ni bajo
las líneas que se inventaron, ni aproximadas en esta ó en otra
dirección.

La uniformidad, la simetría que se exije, está en otra parte; allí,
pues, vamos á buscarla.

Penetramos en todo monumento árabe por una torre avanzada ó por entre
dos torres, excepto en los edificios que sirven de habitaciones á las
familias, en cuyo caso se reemplazan por un pequeño ingreso cuadrado,
portal inútil entre nosotros, que vemos con frecuencia en las antiguas
casas de Andalucía. Una sala larga y estrecha corta el eje
perpendicularmente, y de aquí parte la distribución á las dos alas del
edificio. Por el encuentro de ambos ejes se halla la entrada, á cuyo
frente se descubren siempre esos efectos de perspectiva que son tan
fantásticos en estas construcciones. Siguiendo el ingreso, se halla un
patio con estanque y fuentes, graciosas y ligeras arcadas á las dos
cabeceras ó lados cortos, pues estos patios son cuadrados; y tras de la
segunda galería, siguiendo por el mismo eje central, naves cuadrilongas
que se suceden hasta la última, donde se halla la más hermosa,
alzándose majestuosamente por encima del edificio y descubriendo sus
cúpulas ó almenas en los anchos y ondulantes reflejos de las aguas de
los estanques. Las demás salas de una casa de este género, según su
rango ó grandeza, estaban colocadas en pequeños pabellones de los
costados largos de los patios, tan desarregladas á veces en su
decoración como las tiendas de campaña en un campamento turco. Y si
estos costados se encuentran hoy alineados y cobijados por líneas
monótonas de aleros mudéjares, indicado está suficientemente que era el
genio del conquistador cristiano el que los transformaba con la
severidad de la línea recta, no permitiendo cúpulas, crestas ni agujas,
que según el gusto moderno de una escuela intolerante, interrumpen la
decoración.

Fuera de esta planta, absolutamente clásica, que podemos asemejar al
asta larga de una cruz cortada á varias distancias por brazos
perpendiculares y paralelos unos á otros, de diferente longitud, no
hallaban los árabes españoles medio hábil de levantar sus edificios, de
modo que disminuyendo ó aumentando los brazos del eje en cuanto lo
exigían las dependencias de los más extensos palacios, nunca se salieron
de este sistema en cualquier punto donde los pudieron construir;
simplificáronse, en verdad, reduciéndose hasta construir las casas
sencillas con un portal, un patio y una sala, con sus enclaustrados
sobre pilares de madera que daban acceso á cuartos aislados hechos por
fuera del cuadrado del muro de circunvalación. Así, pues, no es extraño
hallar el muro del patio y galerías más grueso que los exteriores de las
naves laterales, que parecen haberlas arrimado después al amparo del
centro. En los barrios antiguos de las ciudades árabes todavia se
encuentran estas casas, cuya reminiscencia hemos hallado en los patios
del Albaicín[50], y cuyas formas se aceptaron por las costumbres
cristianas, nunca variando la planta, sino sobreponiendo un piso y
algunas torres, necesarias á la higiene en aquellos climas cálidos. La
influencia del Renacimiento poco tiempo después, dotó al arte de todos
sus extravíos, le prestó el ornato de grutescos y bichas en las
portadas, en frontispicios de balcones y en los artesonados y escaleras
con almizates; pero obsérvese bien: siempre la misma planta, el origen
morisco, un principio clásico de sencillez que encanta, que nos hace hoy
mirarlo con amor y con envidia, porque quisiéramos verlo en las
construcciones modernas si el espíritu de nuestra sociedad se prestara á
recibirlo con algunas ligeras modificaciones.

Esta es la regularidad de la Alhambra, y no lo que creyeron los clásicos
del siglo último, con sus fachadas, sus ángulos y su conjunto recto en
el más absoluto significado de la palabra. Las ruínas que hallaron, los
escombros muchas veces abandonados por el más bárbaro desdén en una
época que merecía olvidarse, se prestaron á las interpretaciones más
absurdas. Muchas veces dió lugar al error la formación de esa especie de
cemento ú hormigón durísimo usado por los árabes y compuesto en su mayor
parte de la misma _grava_ cuarzosa del terreno, formando un conglomerado
artificial con el que se engaña la atención no muy experta del que viene
por primera vez á hacer indagaciones arqueológicas. Las vetas y capas de
cristalizaciones recientes que se manifiestan siempre que se hace una
excavación, persuadieron de que eran cimientos de edificios destruídos,
que convenían perfectamente á tales suposiciones.

Los monumentos de la Alhambra aparecen en cierto desorden, como
arrojados á la casualidad, levantándose en pintoresca confusión,
extendiéndose entre espaciosos jardines, alternando los más notables y
espléndidos para los reyes, con los menos ricos para las mujeres
predilectas, los numerosos hijos y los cortesanos. Obsérvase, sí, cierto
paralelismo en los ejes centrales de dichos edificios cuando sus
estancias principales están abiertas en las torres que flanquean los
cercos de muralla, y entonces están como adosados á ellos y
perpendiculares á las líneas de muro ó fuerte, resultando precisamente
como los radios de una elipse abrigados por el circuíto más ó menos
regular de la fortaleza; regla que es constante, excepto cuando se
acumulan construcciones alrededor de una principal, en cuyo caso los
mismos ejes cruzados en naves perpendiculares se multiplican hasta
constituir este singular conjunto del alcázar, con un aparente desorden
en el todo, y una tan marcada unidad en sus secciones ó partes, que al
parecer se aislan como para dar morada cómoda á familias diferentes.



LA ALHAMBRA EN EL SIGLO XV


En 1867 publicamos el resultado de nuestras investigaciones sobre la
verdadera forma de la Alhambra en los siglos que la dominación de los
árabes y esplendor de la corte granadina habían llegado á su apogeo, y
antes de que la reconquista cristiana verificara en ella las
transformaciones que la despojaron de ese carácter primitivo que aun en
el día le imprime un peculiar aspecto, confundiendo géneros y estilos de
diversas artes que nunca guardaron conexión ni semblanza.

El resultado de aquellos trabajos y los realizados posteriormente, nos
han puesto en camino de abordar algunas cuestiones sobre las diversas
épocas de su construcción.

En primer lugar, la Alhambra era ya en los tiempos romanos una pequeña
población antiquísima, según se atestiguó en el año 1829, por haberse
hallado cerca de una cruz que hizo colocar el año 1530 el conde de
Tendilla, un considerable número de sepulturas de aquella época, que se
descompusieron como muchas otras al abrir el arrecife del centro, las
cuales no podían tener otra procedencia que del arrabal ó suburbio,
quizá de judíos, que había en este valle; cuyo dato está en consonancia
con las inscripciones góticas halladas después de la dominación
sarracena, y la tradición sobre la cueva de Nata que apuntan todos los
antiguos historiadores.

El fundador de la dinastía Nazarita construyó un segundo recinto á la
Alhambra, por no ser suficiente el primero para defender todos los
edificios que contenía; lo cual demuestra evidentemente que en tiempo
de la insurrección de los waliatos, existían ya en lo alto de la montaña
roja fuertes castillos de importancia en toda su extensión, aparte de
los nombrados Torres Bermejas que se citan particularmente desde el
siglo VIII; y que estas fortificaciones se hallaban unas en el costado
Norte de la Alcazaba, cuyos restos existen todavía, otras en las mismas
alamedas actuales por bajo de la Puerta de los Carros y Bosque, y otras
en la Huerta de San Francisco y Secano. Si Alhamar construyó el segundo
recinto que se cita en las crónicas árabes, flanqueado de torres y
murallas y dilatándolo hasta Generalife, fué porque existía una
población en todo el collado antes del establecimiento del último reino
granadino, es decir, al finalizar el siglo XII; y debía ser población
muy antigua, porque la existencia de algunas inscripciones romanas que
tan repentinamente se han citado, y la grabada en una piedra blanca que
no es procedente de la Sierra de Elvira, sino de las canteras que hay
entre Alhama y Loja, ofrecen alguna prueba, tanto sobre la proximidad de
la histórica Iliberis como sobre lo que se ha dicho de la antigua
Garnata, cuya población ocupaba en nuestro concepto el morisco barrio de
la Antequeruela, de la cual podría ser un arrabal. Hay, pues, datos
suficientes para creer que antes de la dinastía Nazarita había un pueblo
sobre la cúspide del cerro, y un castillo que se llamó de Aben Giafar,
nombre que tenía la torre de la Vela en tiempo de los árabes, y á cuyo
pie se encuentran los vestigios de construcciones más antiguas, quizá
del siglo VIII. Aquel pueblo ó suburbio estaba también fortificado y
tenía su puerta, que es la que después se conservó con el nombre de
Puerta del Vino, aunque modificada por árabes, la cual fué luego
incluída dentro del mayor y más fuerte recinto de treinta y siete
torres, que según un legajo con el número veinticuatro del archivo, se
contaban en esta fortaleza á principios del siglo XVII[51].

Observando el plano que publicamos entonces y acompañamos á este libro,
se puede ver el espacio ocupado antes, desde la dicha puerta hasta la
Alhambra alta, que después fué convento de San Francisco. Hay todavía
restos soterrados de muros más antiguos que la cerca de Alhamar, los
cuales se hallan todos en el indicado espacio, á cinco y seis metros de
aquélla por la parte interior en el lado Norte, y por fuera en el lado
Sur.

Reunió, pues, Alhamar el Magnífico, bajo un recinto, las construcciones
que existían aquí de diversos tiempos, y estableció en ellas el imperio
de su grandeza; construyó hermosas puertas principiando por la de
Bid-Algodor ó de los Pozos[52], que es la que llamamos hoy de los Siete
Suelos, y entonces era la que estaba más próxima á los silos que se
hicieron para guardar las cosechas en los tiempos de escasez ó de
guerra, y dejó para el no menos grande Yusuf otras construcciones como
la de la Justicia y la torre que había donde hoy está la puerta de los
Carros, de la cual quedan algunas referencias que constan en los legajos
del archivo, donde dice haberse reparado y estar habitada en el año 1586
por un capitán de las cien lanzas del conde de Tendilla. No puede
negarse, conocido el estilo de estas puertas exteriores, que es
diferente su construcción á la de la Puerta del Vino, la cual se parece
más bien por su fábrica á la puerta Monáita, y por sus inscripciones,
que no citan rey alguno, como generalmente se hacía en las obras que no
fueron mandadas construir por los sultanes.

Las obras de adarves y viaductos de todas las torres en comunicación
oculta con el palacio y alcazaba, el aislamiento de éstos y sus defensas
por dentro del fuerte, todo está demostrando que al elegir este sitio
para morada de la corte en los dos últimos siglos, se contó con una
población que ya existía, la cual quedó así como aprisionada y
comunicándose con la ciudad sólo por las únicas tres citadas puertas,
pues las del lado Nordeste eran de uso exclusivo de la fortaleza y los
palacios.

Con la numerosa población de la Alhambra alta, nombre dado en los
tiempos del emperador Cárlos V[53], se citan la Plaza de los Pablas,
ocupando el sitio del palacio que fundó aquel monarca, y las dos torres
del Homenaje, una que era la actual de los Picos, y otra la de las
Prisiones sobre el Cubo, y un numeroso caserío que existía tan apiñado,
que en el año 1539 se prohibió á sus habitantes que moraran en los
baluartes y palacios. El Partal lo habitaba un moro que, con otros,
levantó rebelión y le fueron confiscados sus bienes, los cuales se
hallaban dentro de los alcázares cerca del huerto de Astasio Bracamonte,
escudero del marqués de Mondéjar, donde hoy se halla la mezquita.

Fué tan grande la población que siempre hubo en la Alhambra, antes de
que fuera corte mahometana, en tiempo de ésta y después de la conquista,
que no se halla un palmo de terreno donde no se encuentren cimientos de
casas y palacios antiguos, en los que se emplearon tal vez enormes
sumas, pues los sultanes gastaban en obras continuas sus rentas de
ciento sesenta mil ducados anuales, enorme cantidad para aquellos
tiempos; y después de la expulsión sarracena se emplearon no menores en
transformar, coronar y revestir baluartes, adquiriendo dominio sobre
fincas pertenecientes á habitantes moriscos cuya posesión era muy
antigua.

Fué, por último, para convertir la población árabe al culto cristiano
para lo que se cedió un palacio ó mezquita en 1492, donde se estableció
un convento de Franciscanos con este fin. Todo está demostrando que
existía desde muy antiguo una ciudad ó villa fortificada donde se
sucedieron dominaciones sucesivas que arruinaron y levantaron obras sin
concierto ni uniformidad, cuyo carácter, transcurriendo siglos, había de
imprimir á todo el sitio el pintoresco y variado panorama que tanto se
admira hoy.

[Illustration: Puerta Judiciaria.]

Concretemos nuestra descripción al trazado del plano que acompañamos al
final, hecho en 1865; y entremos en la Alhambra por la puerta árabe que
abrimos no ha muchos años en el lado Norte de la alcazaba bajo la Torre
de las Armas, la cual era una de las principales y de más directa
comunicación entre el Albaicín y la Fortaleza por un puente elevado para
cruzar el río Darro. Desde el núm. 54 en dicho plano se indican restos
de murallas inclinándose hasta ganar la altura de dicha entrada por el
núm. 46, y siguiendo un camino y adarve completamente trasformado hoy,
que iba cortando el cubo muralla del núm. 43, por la línea de puntos que
se dirige al palacio árabe. El cubo referido es obra posterior á la
conquista; observándose que el piso de la entrada de la Torre de las
Armas está casi al mismo nivel de la puerta antigua del palacio árabe
que hemos ahora descubierto, y de la que hablaremos luego. Se ve
fácilmente que suponiendo con fundamento construídas después de la
conquista las dos grandes cisternas ó aljibes que se señalan de puntos
con el núm. 7, hay un espacio vacío ó gran plaza inscrito en la línea de
los núms. 53, el 37 y el 42 por un lado, y las torres 44 y 45 por otro,
donde se han encontrado cimientos de construcciones árabes y modernas, y
un aljibe, núm. 8, de bóvedas, á tan gran profundidad, que aun
suponiendo rebajado el pavimento de este espacio, como indudablemente lo
estaría, cinco metros, siempre resulta el aljibe en el plano
correspondiente de profundidad para el objeto de nuestras
investigaciones. Hemos visto además de los cimientos citados, que el
terreno de todo este sitio está compuesto de ruínas y de escombros
procedentes de la construcción del palacio del Emperador, cuyo edificio,
núm. 9, suponiéndolo no hecho, dejaría á descubierto la línea que va
desde la Puerta del Vino, núm. 5, hasta el 9, donde habría una muralla
que separaba una parte de la Alhambra que llamamos alta, y el citado
espacio de la Plaza de los Pablas, hoy de los Aljibes. Esta denominación
consta en algunos escritos antiguos que se hallan en el archivo del Real
Patrimonio.

Fijaremos, pues, las ideas demostrando que la Puerta del Vino servía de
paso ó camino á una población separada completamente de la Casa Real, y
que se comunicaba con la ciudad por la Puerta Judiciaria exclusivamente,
núm. 3. De este modo, la habitación de los monarcas, el harem y todo ese
recinto de palacios, parte conservados y parte no, que hay bajo la línea
de puntos hasta el núm. 55 que hemos señalado, era independiente,
cercada de un foso por el Sur, de murallas y bosques por el Norte y
Poniente, tenía sus comunicaciones privadas con Generalife y otros
sitios de recreo en la Puerta de Hierro y Torre de los Picos, números 28
y 29, y con la ciudad antigua por la Torre de las Armas, núm. 46,
bajando á pasar el río Darro por el puente árabe ya indicado, cuyos
restos se ven todavía.

La llave que hay grabada en la clave de la Puerta del Vino, indica
bien, según la costumbre musulmana, que era la puerta de una población
separada de la Alcazaba ó recinto comprendido en los núms. 43 al 50.
Este fuerte ó ciudadela, llamado Alhizan, está completamente defendido
por todos sus lados, dejando aislado ese tercer espacio ocupado por el
palacio de los reyes moros, con su especial ingreso inmediato al núm.
37. Véase, pues, detenidamente cuánto varía con estas investigaciones el
aspecto y distribución del conjunto y cómo se le desnuda de las
trasformaciones colosales que sufrió en el siglo XVI.

[Illustration: Puerta del Vino.]

Hemos dicho que había una población numerosa en la Alhambra alta,
extendida hasta su extremidad del lado de Oriente, en la cual se
comprendía la Casa de la Justicia que ocupaba lo primero entrando por la
Puerta del Vino, la Casa del Cadí, cuyos restos existen, la Gran
Mezquita, las casas de los Abencerrajes, cuyos nombres están citados en
el legajo 24 y que estaban contiguas á las que poseyó Don Álvaro de
Luna, la Casa de los Infantes, luego convento de San Francisco, y el
campo hoy cubierto de escombros, núm. 24, donde hemos hallado los
cimientos de las líneas de casas y calles que se han dejado arruinar.
Era el pueblo que hay siempre al lado de las cortes musulmanas,
compuesto de soldados de fortuna, de ulemas, de santones, de sultanas
olvidadas, de hijos y parientes de reyes que viven de las rentas de la
Corte, y que su elevada ascendencia no les permite ir á habitar entre el
ruido y menudo comercio de los traficantes y artesanos, que se agitan en
las calles estrechas de sus populosas ciudades.

Añadiremos que esta población aristocrática estaba como ceñida por una
segunda muralla exterior, cuyos restos descubrimos y llevan la dirección
indicada en la línea de puntos que parte de la Torre Judiciaria, pasa
por los números 11, 15, 16, 17 y 18, y luego vuelve á verse en el 21, 22
y 23; camino cubierto á trozos que daba vuelta y seguía toda la
circunvalación de murallas y torres, poniendo toda la fortaleza á
disposición de la fuerza armada sin tener que atravesar la parte poblada
del recinto. En algunas excavaciones que hemos hecho desde el núm. 11 al
18, hay restos del camino cubierto, y por el lado de la Torre de las
Infantas y de la Cautiva, están á la vista algunos trozos de este
viaducto. Las puertas de la Torre de los Siete Suelos y de las Cabezas,
hoy visibles, están abiertas al nivel del fondo de dicho camino de
circunvalación.

Los restos de la casa del marqués de Mondéjar son cimientos de los
edificios que desde el palacio alcanzaban hasta la Puerta de Hierro (del
Homenaje antiguamente) y nótase en todo este espacio, que si bien se han
arruinado las construcciones que en él se encontraban, á juzgar por los
innumerables restos que se hallan enterrados, distínguese un cuadrilongo
bien prolongado que es un dilatado estanque de los que construían en el
centro de los patios muy semejantes al de los Arrayanes. Siendo por ello
acertadísimo suponer reducida la extension de estos pequeños alcázares;
uno de los cuales, según las gentes refieren, era el palacio de Muza,
recostado sobre las murallas, alfombrado por estanques, surtido por
fuentes abundosas, limitado por estancias pequeñas que el tiempo ha
arruinado ó convertido en montones de escombros, y cubierto de tierra en
su mayor parte para sembrar en ella las hermosas flores que hoy descubre
en lugar de los ricos y lucientes arabescos.

No hace medio siglo todavía que la Alhambra ocultaba bajo una numerosa
población de tejedores de seda, alfareros y soldados veteranos, los
vestigios incoherentes de la civilización muslímica, hasta el punto de
no poder distinguir en ella lo que correspondía á los alcázares y
fortalezas y lo que poseía esa multitud de familias pobres que la
poblaban.

Bajo ese aspecto de grosero abandono se ocultaban lo mismo las obras de
los árabes que las de los cristianos, y unas y otras principiaban á
desmoronarse y confundirse de tal modo, que había llegado el tiempo de
que no fuera fácil clasificar los edificios de cuatro civilizaciones que
se habían alzado sucesivamente en ellas, representando la primera: La
Alhambra alta y una antigua muralla interior que llegaba á la puerta del
Vino, con un castillo aislado sobre el Mauror, bajo las torres de la
Vela ó inmediatas; la segunda: ensanche de la Ciudadela ó Alcazaba,
constituyendo un fuerte, al cual se entraba por la torre de las Armas,
pasando estrechos viaductos según está indicado todavía, y uniendo este
fuerte avanzado y la Alcazaba con la puerta del Vino por medio de la
otra que había inmediata, llamada la Real, cuyos cimientos existen y la
cual era entrada que comunicaba inmediatamente al bosque, antes que se
construyera la de Justicia; tercera: el recinto exterior de esta puerta
hasta Torres Quebradas, algunas de las del Palacio, las Cubbas del
Panteón árabe y todo el exterior hasta los muros de Generalife, con
acequias que elevaban el agua y se perdieron después, quedando la más
antigua, que es la que todavía existe; la cuarta, por último, principia
en la conquista y concluye en Felipe II, reconstruyendo murallas y
haciendo nuevas, derribando almenas y sustituyendo tejados y malecones
horizontales, revistiendo de piedras las argamasas de los cubos
moriscos, sustituyendo lo viejo con lo nuevo é introduciendo la brocha
del blanqueador en los entrecijos de las labores mahometanas.

Estos cuatro períodos se descomponen en doce siglos que dejan huellas
indelebles; primero: en los cimientos imitados de las ruínas
cartaginesas y fenicias, fraguados de piedras quebrantadas y mortero
petrificado de sorprendente dureza, siglos VII y VIII, lo cual hacían
con pura piedra de la más dura que tenían á la mano, y dividiéndolos en
lechos horizontales, cortados perpendicularmente á largos tramos, como
si figuraran los sillares ciclópeos de los monumentos asirios[54].

Segundo: período constructivo de piedra rodada y de escombros de
acarreo, mezclados sin afinamiento á la cal y uniendo los ladrillos en
tandas alternadas con piedras grandes ó restos labrados de
construcciones más antiguas, como se ve en la Puerta del Vino, en las
torres frente de Generalife y en los derruídos Alijares, cuya obra
solían cubrir con agramilados de ladrillos y almadrabas.

Tercero: en las obras de argamasa de tierra cuarzosa y cal con pequeños
cantos de piedra menuda rodada, apisonando una capa de cal y otra de
arena sucesivamente, como ya hemos referido sobre los prolegómenos de
Ben Jaldum, cubriendo esta fábrica con los claros de puertas y
tragaluces de mármoles más ó menos finos y ladrillos vidriados; cuya
estructura marca los siglos XIV y XV. Y cuarto: las obras de aristas de
sillería y planchas marmóreas fuertes y uniformes, grandioso y duradero
en su conjunto que se ve aquí conteniendo y recalzando los grandes
macizos de los arábigos torreones. Épocas bien distintas que se
descubren á poco que meditemos sobre la forma constructiva de cada
período histórico.

Tal es el conjunto de la Alhambra, su desarrollo, su crecimiento y su
ruína, restándonos entrar en los detalles interesantes, cuyas
descripciones completan el bosquejo de este singular y pintoresco museo
de la Edad Media en la Damasco de Occidente.

Principiemos por el primer monumento que se halla:


La Puerta Judiciaria, antes Bib-Xarca.

Pasado el Pilar del Emperador se descubre una gran torre cuadrada de
setenta y cinco pies de altura, sorprendente por la magnitud y fortaleza
de sus muros, y semejante á las que con igual objeto se han edificado
por los musulmanes en África y Asiria. Delante de su arco principal
veíase un muro enlazado con la Torre Redonda que hay á su pie, el cual
marcaba una entrada en comunicación con otro camino que partía desde las
otras torres del recinto. Ese arco elegante de la fachada descubre otro
segundo de la misma forma y más ataviado con recuadros, rombos y dovelas
de resalto en mármol blanco de Macael, sobre el cual se asienta una
ancha inscripción de la misma materia, cuyo texto, enseñándonos su
objeto y antigüedad, dice así:

«_Mandó construir esta Puerta, llamada Puerta de la Ley (haga Dios por
ella prosperar la ley del Islam, así como ha hecho de ella un monumento
de eterna gloria) nuestro Señor el Príncipe de los muslines, el Sultán
guerrero y justo Abul Hachach Yusuf, hijo de nuestro Señor el Sultán
guerrero y santificado, Abul-Walid ebn Nasr. Recompense Dios sus
acciones puras en el Islam y benigno acepte sus hechos de armas. Fué
construída en el mes del engrandecido nacimiento (del Profeta) año 749
(Egira). Haga Dios de ella una potencia protectora, y la inscriba entre
las acciones buenas y perdurables_».

Este arco segundo que da entrada al interior, tiene una puerta con doble
forro de plancha de hierro claveteada de pasadores y un enorme cerrojo
con pestillos de forma morisca, conservada tan perfectamente, que puede
juzgarse del estado de esta industria en aquel tiempo. Penetrando en el
interior se ven los armeros de las cien lanzas que dejó establecidas
aquí Don Fernando V. Encima de la puerta hay una labor de arabescos
hecha de arcilla cocida y barnizada con esmaltes de colores, en cuyo
centro se hizo abrir un nicho para colocar la imagen de la Concepción
sobre una repisa, donde están grabados el yugo y las flechas, distintivo
de aquel reinado. La escultura, aunque de poco mérito é impropia del
lugar donde está colocada, se ha creído por algunos que era de
Sangronis, pero nada conduce á esta afirmación. Lo mismo puede decirse
del retablo en forma de oratorio que se colocó dentro para que oyeran
misa los veteranos de esta fortaleza, y cuyos cuadros son de tan escaso
interés que apenas merecen mencionarse (1588).

Llama la atención en el interior de la Torre una lápida de mármol con
una inscripción, cerca del mencionado retablo, y de notable interés.
Está trazada con caracteres góticos y dice así: «_Los muy altos
católicos y muy poderosos Señores Don Fernando y Doña Isabel, Rey y
Reina nuestros Señores conquistaron por fuerza de armas este reino y
ciudad de Granada: la cual, después de haber tenido S. A. sitiada mucho
tiempo, el rey moro Muley-Hacen la entregó con su Alhambra y otras
fuerzas á dos días de Enero de mil cuatrocientos noventa y dos. Este
mismo día SS. AA. pusieron en ella por su Alcaide y Capitán á Don Iñigo
López de Mendoza, Conde de Tendilla, su vasallo; al cual, partiendo SS.
AA. de aquí, dejaron en la dicha Alhambra con quinientos caballos y mil
peones; y á los moros mandaron SS. AA. quedar en sus casas, en la ciudad
y sus alcarrias. Como primer Comandante, dicho Conde hizo hacer este
aljibe_». Se dice que esta inscripción estaba colocada en la inmediata
plaza de los Aljibes sobre la gran cisterna que hay en ella, y que en
tiempo del Emperador se trajo á este paraje para evitar que quedara bajo
los escombros de los edificios arruinados; y á nosotros nos llama la
atención cómo no se colocó en la puerta de la cisterna después de los
citados hundimientos. Todo el mundo está en la creencia de que los
aljibes á que se refiere son moriscos; pero nosotros que hemos penetrado
en ellos, los creemos de construcción posterior á la conquista y en este
concepto la lápida pudo ser de aquel sitio; mas siempre queda la duda de
que los mismos descendientes del marqués de Mondéjar la variaran de
lugar, y que en el tiempo que se hacía el palacio de Cárlos V no hubiera
medios de dejar esta inscripción en su sitio, sobre los pilares de los
pozos por donde se extrae el agua.

Como se ve, la torre es de mucha solidez y debió estar coronada de
almenas como las demás de la fortaleza, con cuyo remate sería más
elegante. Sus bóvedas y sus arcos son del mejor período sarraceno. Está
acribillada de balazos de arcabucería por uno de sus costados, y es la
más directa comunicación entre la Alhambra y la Ciudad.

Debemos ocuparnos aquí de los dos emblemas ó símbolos que se ven en las
claves de los arcos de entrada: la una tiene esculpida una mano y la
otra una llave. Bellísimos cuentos se han escrito sobre estos símbolos,
que conocidos entre los más, figuran que los árabes tenían tal idea de
su poder y confianza en la ley, que estaban persuadidos de que hasta que
la mano esculpida bajase á tomar la llave, no podría abrirse la puerta
de este Alcázar á los enemigos de su fe. Pero hemos visto esta misma
llave cincelada en otras puertas, y hemos buscado en otro fundamento su
significación. En el Korán se lee: «Dios no entregó las llaves á su
elegido con el título de Portero y con facultad de dar entrada á los
enemigos.» Era, pues, el signo principal de la fe muslímica y
representaba el poder de abrir y cerrar las puertas del cielo. Se
asegura que la mano también era un blasón de los moros andaluces que
usaban en sus estandartes y banderas desde la entrada en España, alusivo
á Gebel-al-tarif ó Gibraltar, _Monte de entrada_, como poseedores de la
llave que abrió sus puertas.

Debemos también consignar que según la astrología arábiga, ciencia tan
enlazada á toda la teología mahometana, la mano conjuraba los
maleficios, y cuando se colocaba en la forma que aquí tiene, ahuyentaba
á los demonios. Era una especie de talismán que llevaban en Granada casi
todas las moriscas, y que produjo una Real cédula de la Reina Doña
Juana, año 1526, prohibiéndoles severamente que se colgasen estos
amuletos con letras árabes en ninguna parte del cuerpo. Años y siglos
después de la Reconquista se ha creído por el vulgo en la eficacia de
estos remedios, y en nuestros días hemos visto á muchos niños con
manecitas de marfil colgadas al cuello.

[Illustration: Pilar de Carlos V y Puerta.]

Los geroglíficos que heredaron los árabes de los egipcios, figuraban la
mano en la forma que tiene en este arco, como atributo de fuerza; los
árabes la creían _mano de Dios_, y explicaban la ley muslímica
compendiada en la mano como unidad, los cinco dedos como preceptos
primordiales y las coyunturas como las modificaciones de estos
preceptos. Nos inclinamos á que aquí significa siempre defensa poderosa
contra los enemigos en cualquier forma que tratasen de forzar la
entrada.

El arco de salida de esta torre, por el reverso ha estado cubierto y
desfigurado hasta el año 1858 en que lo descubrimos, hallándolo tan
mutilado como se observa. Sus enjutas son de esmaltes sobre relieves de
arcilla, y su construcción de ladrillo agramilado rojo, formando
festones de bella combinación. Es uno de los vestigios más interesantes
de esta hermosa torre[55].


Puerta del Vino.--Plaza de los Aljibes.

Al pasar la calle que hay detrás de la Torre Judiciaria, se nota á la
izquierda y en el muro antiguo, un revestido de hiladas de piedras en
cuyo grueso conservan labor de cintas enlazadas, á semejanza de las que
había en los monumentos que hemos citado de la segunda época. ¿De dónde
han sido arrancadas estas piedras para restaurar las murallas? Colocadas
muchas en parajes modernos y renovadas en los tiempos nazaritas del
siglo XV, debían proceder de construcciones arruinadas antes de la
Reconquista, y dan lugar á suponer si el primer incendio de que nos
habla vagamente un legajo del archivo, destruiría el edificio de donde
proceden, como también podían ser de la Gran Mezquita que se derribó
para hacer la iglesia de Santa María. Hemos estudiado la forma de estas
piedras y todas son iguales en espesor y en ornato; parece como que
guarnecerían, á manera de fajas, las principales torres por debajo de
las almenas, y que al derribar éstas las arrancaron para reemplazarlas
con el remate albardillado de sillería que tienen hoy. Existe en la
Torre de los Picos un filete, aunque en figura de escocia, que nos
induce á suponerlo así. Añadiremos sobre estas antiguas fajas de piedra,
que los persas las usan mucho en las fachadas de las mezquitas, puestas
en hiladas como se colocan los ladrillos, y después de haberlas labrado
tan minuciosamente como aquí se ven. Las llamaban _Kiddan_, y son
adornos de procedencia asiria.

Siguiendo la referida calle se encuentra la plaza que hoy se nombra de
los Aljibes y antiguamente del Pablar, situada á una altura de cerca de
450 pies sobre el nivel del centro de la población; á la derecha se
levanta una antigua puerta de arco de herradura, decorada por ambos
lados y con tanta belleza, que es uno de los mejores ejemplares del
estilo clásico, sujeto á dos maneras de construir: una con los más finos
arabescos de tierras vidriadas en colores hermosamente combinados, y
otra de sillarejos angostos muy bien cortados y distribuídos con
admirable precisión.

En la clave del arco exterior hay grabada la forma de una llave, emblema
de puerta de ciudad según el uso muslímico, y por dentro de la
archivolta se notan los restos de la misma puerta que debió cerrar la
entrada por este lado, corroborando lo que hemos dicho, que se hallaba
abierta en la segunda cortina de muralla que había en el recinto de la
antigua población de la Alhambra, cuyos fragmentos se hallan cuando se
remueve el pavimento de la plaza, donde hay cimientos de casas á una
respetable profundidad, y las cuales se derribaron para allanar el
terreno en la construcción del palacio de Carlos V.

Cerca de la Puerta del Vino, y al terminar la citada calle, había otra
puerta de arco, que se conservaba todavía á principios del siglo último.
Hemos visto al derribar unas casillas modernas que se habían hecho
arrimadas á la muralla, los cimientos de ella, uniendo la Alcazaba al
arrabal de Garnata, como ya hemos dicho. Se llamaba Puerta Real.

La inscripción de la Puerta del Vino dice así[56]:

«_Me refugio á Dios, huyendo de Satanás apedreado. En el nombre de Dios
clemente y misericordioso. La bendición de Dios sea sobre nuestro Señor
y dueño Mohamad y sobre su familia y compañeros: salud y paz.
Ciertamente te hemos abierto una puerta manifiesta para que te perdone
Dios tus pecados pasados y venideros, y te otorgue su cumplida gracia, y
te dirija por el camino recto, y te conceda su poderoso auxilio. Gloria
á nuestro Señor el Sultán Abú Abdil-lah Algani bil-lah, Gloria á nuestro
Señor el Sultán Abú Abdil-lah Algani bil-lah_».

Algani bil-lah era el epíteto que llevaban muchos reyes de la España
árabe y que más particularmente se dió á los de Granada; pero esta
inscripción debió colocarse en el asiento de otra que sería de piedra
como el resto de la decoración y que fué reemplazada por la de yeso que
hoy vemos, cosa que hicieron muchas veces los árabes en los monumentos,
para borrar la memoria de monarcas injustos ó usurpadores.

Pasando esta puerta y continuando como unos veinte metros antes de
llegar al ángulo del palacio de Carlos V, había en el siglo pasado un
gran olmo, que según la tradición de los moriscos que habitaban Granada
cincuenta años después de la conquista, era el mismo bajo el cual el
mufty daba audiencia á los que la solicitaban de los reyes moros. La
casa de este ministro de la justicia estaba muy cerca, y aun suponemos,
con el apoyo de la misma tradición, que debía hallarse el árbol en el
centro de un gran patio, el cual era el primer monumento que se veía
entrando á la segunda muralla que, como ya hemos dicho, terminaba en la
Puerta del Vino.

Al viajero que llega á esta explanada le sorprende ver un palacio de
estilo greco-romano del siglo XV alzarse por un lado con aspecto un
tanto majestuoso y rico y por otro las rojas y formidables torres de la
Edad Media, imponentes baluartes que parecen faros levantados sobre
rocas para alumbrar la ciudad extendida á sus pies. Un castillo ó
alcazaba, una hermosa puerta árabe, almenas y baluartes arruinados, una
casa moderna, jardines y el palacio de Renacimiento, forman ese conjunto
que choca á la vista, donde nadie espera hallar más que los recuerdos de
una época caballeresca de lucha incesante entre dos civilizaciones, y en
vez del encanto melancólico que sentiríamos al hallarnos en medio de
esta que fué inexpugnable fortaleza, encanto que es necesario ir á
buscar al fondo del palacio de Alhamar, nos encontramos la planta altiva
de un conquistador cristiano, impresa en el centro de la Alhambra. Á un
mundo fantástico, sueño de siete siglos despierto entre minaretes,
anditos, arriates y cármenes, con la sombra de Almamen discurriendo por
el campamento, los subterráneos y los adarves, han sucedido con sorpresa
los recuerdos traducidos en mármoles de las glorias de Flandes y de
Italia, fuerte contraste que nos hace exclamar: ¿Por qué el emperador no
mandó construir su palacio lejos de este sitio respetable?


Gran Mezquita, hoy Santa María.

En el centro casi de la Alhambra se alza un sencillo templo que
realmente no tiene más interés que el recuerdo de lo que era en su
origen. Lo que existe se fundó en 1581 y se concluyó en 1613, siendo su
director Juan de la Vega, y habiéndose observado al construirlo, que en
sus cimientos había restos y pedazos de obras más antiguas que de los
árabes[57]; pero no se dice más en el pliego suelto referente á la obra
de esta Iglesia.

Había antes en este mismo sitio una mezquita que se titulaba la Real del
Alcázar, fundada por Mohamad Abdallah III, de la casa de Nazar, la cual
estaba pintada de azul y oro con muy altos frisos de mosáico, y con
elegantes columnas y capiteles que fueron habilitados para colocarlos en
el Alcázar. El rey Mohamad sostenía en ella un riquísimo y ostentoso
culto y ardían continuamente cincuenta lámparas labradas de bronce,
nácar y concha, con trasparentes de seda. Se sostenía su lujo con los
réditos que producían algunos baños públicos, construídos para este
objeto, y también con las contribuciones impuestas á judíos y cristianos
por tolerarles sus usos y costumbres; además estaba dotada de rentas
permanentes; así lo cuenta Alcatib Abssalemi. Sabemos también que en
1493 se bendijo y consagró al culto cristiano como iglesia mayor, y que
á la fecha de su demolición se hallaba tan ruinosa su techumbre de
madera y se habían roto sus _alfardas_ de tal modo, que fué preciso
derribarla en 1580.

Á la izquierda de este edificio había en los tiempos mahometanos un
grupo de casitas cerca de la Puerta de los Carros, de las cuales una era
la del Mufti, no conservándose más de ella que las dos lineas de
cimientos señaladas en nuestro mapa. Además, dice Echevarría, que
conoció un árbol en este sitio, bajo el cual, y según la tradición, se
administraba justicia á la hora de las abluciones y rezos; pero nosotros
hemos oído á un antiguo veterano de la Alhambra, que dicho árbol lo
conoció muy cerca de la puerta alta que tiene la Torre de la Justicia
que ya hemos citado. Sea de esto lo que quiera, lo cierto es que en toda
esta plaza había construcciones árabes de no poca importancia sobre la
segunda muralla interior, y que se derribaron para la obra del
emperador.

En uno de los costados de esta iglesia hay una losa de mármol de Macael,
clavada en el muro, con una inscripción gótica que alude á la
consagración de tres templos dedicados á San Esteban, San Juan y San
Vicente, del tiempo de los reyes Viterico y Recaredo. Dícese que fué
hallada cavando los cimientos de la iglesia, lo cual viene á confirmar
la creencia en la antiquísima población.

En lo alto de una columna de piedra colocada en la plataforma que la
circunda hay un tarjetón con este letrero:

«Año de MCCCXCVII. Á XII de Mayo reinando en Granada Mahomad[58], fueron
martirizados por manos del mismo Rey, en esta Alhambra, Fray Pedro de
Dueñas y Fray Juan de Cetina, de la orden de P. S. Francisco, cuyas
reliquias están aquí: Á cuya honra de Dios Nuestro Señor se consagra
esta memoria por mandado del Ilmo. Sr. D. Pedro de Castro, Arzobispo de
Granada, año MDCX».

Cuéntase sobre este martirologio, que eran dos los cristianos que venían
á la Alhambra furtivamente, y se colocaban en la puerta de la mezquita
para predicar á los moros que entraban en ella; que una vez los vió el
Sultán y mandó arrojarlos de allí, los vió segunda vez y dispuso que los
castigaran á palos; pero que habiendo penetrado tercera vez sin ser
vistos y contra lo mandado, dispuso el rey que les quitaran la vida para
escarmentar la osadía de los pobladores cristianos de esta comarca.

Este templo estuvo bien dotado y era el metropolitano antes que se
construyera la Catedral. Hoy ha venido á un estado deplorable, y es sólo
un vago recuerdo de los tiempos visigodos y mahometanos.


Palacio que se llamó de los Infantes, hoy ex-Convento de San Francisco.

Continuando desde Santa María por una calle de miserables casas, que
conduce hacia lo más elevado de la fortaleza, llegamos al indicado
Convento. Su capilla mayor no fué nunca parte de una mezquita, sino una
sala árabe con alhamíes y arcos parecidos á los del Tribunal; pero en
uno de sus cuatro lados abrieron un arco más grande para ponerla en
comunicación con la nave de la Iglesia, cuyo rompimiento es una curva
rebajada con decoración procedente de los arabescos del Palacio. Aunque
damos el crédito que se merece á los notables escritores Padres Gonzaga
y Sigüenza, cuando aseguran que este convento fué una mezquita, nosotros
creemos que estaría la dicha Aljama cerca de él, ó en porción de sus
muros; pero que la mencionada sala árabe, á juzgar por su estructura, no
pudo ser parte de la mezquita citada. Operarios moriscos, á las órdenes
de Fray Fernando de Talavera, arreglaron el edificio árabe antes de su
reconstrucción en el siglo XVIII, y el citado fraile pidió y obtuvo de
los Reyes Católicos la cesión del edificio, año de 1493, para establecer
la primera congregación en Granada.

Hemos hallado en algunos muros interiores de las crujías del convento y
bajo las costras de yeso, preciosos arabescos con sus colores antiguos,
y además alicatados de mosáicos tan bellos como los mejores que se han
visto del género musulmán. A los estanques cuyos restos se observan en
la huerta del Convento se les da todavía el nombre de baños de los
Infantes, y pueden verse los cimientos de construcciones árabes que
había enlazadas con este edificio.

Cuando hacia el año de 1530 se hicieron las obras primeras del patio de
Lindaraja y se colocaron las columnas árabes de mármol blanco, que hay
en él, se trasladaron muchos materiales del citado convento y mezquita á
dicho patio, así como al inmediato de los cipreses, y ellos sirvieron
para levantar parte de estas obras cambiando el aspecto de los jardines
y ocultando la torre del Peinador.

En la Iglesia estuvieron depositados los cadáveres de los Reyes
Católicos, hasta que se trasladaron á la Capilla Real. También sirvió de
sepultura á la familia del marqués de Mondéjar.

Fray José de Cañizares copió y tradujo las inscripciones que halló en
todo el edificio, año 1690, y se ocupó de las piedras escritas que se
han perdido; después Iranzo asegura (1759) que las vió y estuvieron en
su poder las copias. De cualquier modo, las crónicas árabes cuentan que
en este sitio fueron enterrados cinco emires, entre ellos el fundador
Alhamar, en una caja de plata, y no sabemos si se referirían á esto las
inscripciones halladas por Cañizares. Ello es que cuando se instaló el
Convento, el edificio era morisco y fué hundiéndose poco á poco,
aplicándose sus vestigios al palacio árabe; que en su Iglesia se
enterraron los primeros Alcaides ó Capitanes Generales, y muchos
personajes que combatieron la rebelión, y que su próxima ruina augura
descubrimientos importantes. Hoy se está hundiendo, y se ha hecho una
ligera reparación para conservar la parte arabesca, lo cual será
insuficiente si no se acude con otros medios.


     Torres de la Cautiva, de las Infantas, de los Picos, del Mihráb,
     Casa del Príncipe ó de las Damas, y la del Marqués de Mondéjar.

La de la Cautiva es una preciosa habitación del más puro y delicado
ornamento prodigado con un lujo extraordinario y brillante. Hemos
seguido en el año 1876 la restauración que en ella empezamos el 73, y
aunque sin terminarla, hemos conseguido que pueda visitarse y verse en
su estrecho recinto una verdadera maravilla de aspecto y buen gusto.
¡Con qué hermosura se hallan distribuídos sus atauriques y engalanadas
sus puertas! Su pequeño recinto nada le quita á lo esplendente de la
elegante vestidura, y en ella se ansía poseer tan bella estancia para
nuestras horas de contemplación. ¡Qué lástima encontrar sus artesonados,
puertas y vestíbulo destruídos el año de 1810 por los soldados de la
invasión francesa!

No tiene más que un pequeño ingreso, un patio con cuatro pilares muy
reducido, dejando un cenador con alhamíes y alacenas decoradas de
bellísimos ornatos, y un arco en el centro que da paso á la sala
cuadrada, con los tres nichos ó ajimeces restaurados. Sus inscripciones
se refieren á Abul Hachach Yusuf III de la dinastía de los ben Nasr, y
con efecto, parece su arquitectura de esa época[59].

Le han dado el nombre de Torre de la Cautiva porque fué la prisión de
Doña Isabel de Solís, donde la visitaba el monarca moro; y en el romance
suponen, que para librarse de las seducciones amorosas de aquél, se
descolgó desde la ventana que está á la derecha, por cuyo ajimez habían
entrado los cristianos para asesinar al rey moro y vengarla del
cautiverio[60].

Son especialmente delicados los ornatos de la sala cuadrada, y conservan
parte de los brillantes colores y oro con que estaban iluminados. Los
azulejos son más variados en el color que los de la _Casa Real_. Tiene
multitud de inscripciones entre las que se leen las suras 112 y 113 con
esta especie de profesión de fe que los mahometanos oponen al Misterio
de la Trinidad: «Dios es único, eterno, ni engendró ni fué engendrado,
ni tiene semejante alguno...»

En metro kamil y alrededor de la inscripción en la anterior faja dice:

«Es una torre defensiva[61] que se presenta á nuestra vista, y que
contiene en su interior un alcázar[62] resplandeciente como la luz de
una hoguera.

»En ella hay obras primorosas, sobre cuyo origen se disputa (_por no
saberse_) si proceden de una sola, única en su género, ó de una sola
pareja.

»Hay labores de azulejos en sus paredes y en su pavimento[63] que
parecen labores de brocado...

»... Cuando aparece en ella el nombre de nuestro Señor Abul Hachach.

»Poseedor de la grandeza, de la bravura y de la generosidad: auxilio del
que implora, benéfica lluvia del que espera.

»De la familia de Saad, de los ben Nasr, de los que ayudaron y dieron
hospitalidad al Señor de la escala[64].

»La bendición de Dios sea sobre él; salud y paz».

En cada ángulo, alrededor de la inscripción cúfica, hay un verso
semejante al anterior, que constituye parte del poema.

Nos ceñimos á publicar aquí otra de las cuatro, que describe algo de la
parte artistica:

«Esta obra ha venido á engalanar la Alhambra.

»Es una morada para los pacíficos y para los guerreros.

»Una torre defensiva que tiene en su centro un alcázar. Dirás al verla:
es una fortaleza y á la vez una mansión de alegría.

»Es un alcázar en el cual el esplendor se halla repartido entre su
techo, su suelo y sus cuatro lados.

»En el estuco y en los azulejos hay preciosas obras; pero las labradas
maderas de su techo aún son más elegantes.

»Fueron reunidas y después de su unión son más á propósito para la
victoria que tiene en ella el más elevado lugar.

»Ha reunido obras poéticas en que hay paronomasias, trasposiciones... y
juegos de palabras.

»Se nos manifiesta sin prodigios en el rostro de Yusuf que es donde
todas las hermosuras han alcanzado el mayor grado de perfección.

»De Jazrell procede su gloria más eminente, sus altos hechos en pro de
la religión...»

Lo demás está ininteligible por mutilaciones, y no continuamos porque se
repiten muchas ideas de las ya publicadas; sólo apuntaremos que
alrededor de la ventana del frente dice:

»Gloria á Abul Walid Ismail, el mártir santo, objeto de la misericordia
divina, etc.» Se refiere á Ismail I, el que fué asesinado por su primo
Mohamad, Señor de Algeciras, en 1325.

[Illustration: Interior de la Torre de las Infantas.]


Torre de las Infantas.

Damos la preferencia á esta Torre, por tener mejor distribución, más
elegancia en su aspecto central, adornos colocados con más sencillez, y
la pureza toda que distingue al género clásico en la manifestación del
arte. Los que han querido estudiar á fondo las obras árabes no han
olvidado ésta. Obsérvase que hay en ella todas las comodidades que exije
la vida oriental: un zaguán con techo de bóvedas de arista, muy raro;
la entrada á un costado para que no se descubra desde fuera el interior
del edificio; nichos á manera de alacenas para centinelas de eunucos ó
esclavos; pequeño cuarto del guardia; ingreso y sala principal con
fuente en el centro, desde la cual, á derecha, izquierda y frente se
pasa por hermosos arcos lobulados, á las alcobas de los divanes
perfectamente abrigadas y cómodas: en el segundo piso, otras estancias
para las mujeres, más reservadas todavía, y en la azotea ó terrado,
bellísimo paisaje de donde se descubre principalmente á Generalife y los
enormes muros de argamasa que sostienen los jardines en forma de
mesetas.

Un ligero croquis de planta y alzado que publicamos, conservará la
memoria de este monumento.

[Illustration: Planta de la Torre de las Infantas.]

A principios de este siglo se le hundió el techo de lacerías geométricas
que tenía, así como las ocho ventanitas por las cuales recibía la luz.
Había en el segundo cuerpo cuatro ajimeces de los cuales se conservan
los dos más grandes y los claros de los pequeños. ¡Qué ornato tan bien
repartido: cartelas, tableros de agramil, fajas y frisos del mejor
gusto; los arcos lobulados con su intrados sencillo y elegante! Falta la
ventana de dos arcos del extremo del eje central, el pavimento y muchos
mosáicos.

Esta sala, como la anterior, la tenemos incluída en el plan general de
restauraciones que nos mandó hacer el Gobierno, para llevarlo á efecto
tan pronto como se concluya la obra del Palacio árabe. Es, sin duda, uno
de los monumentos que hay en Granada más dignos de conservarse porque se
presta á ser reproducido, y servir con ligeras modificaciones á las
comodidades de la vida moderna.

La más importante inscripción que posee, es una que dice:

«Gloria á nuestro Señor el Sultán Abu Abdi-lah Almostagni bil-lah».


Torre de los Picos.

Es una construcción defensiva que guarda la Puerta de Hierro. En su
interior tiene tres cuerpos y una hermosa tarbea cruzada por dos arcos
apuntados que forman su techumbre. El exterior conserva detalles de los
que han sido despojadas las demás torres de la Alhambra. Los Picos, que
le dan nombre hoy, son las almenas que había en todo el recinto de la
fortaleza. Sus ventanas de piedra son del puro estilo árabe. La puerta y
las torres que la defienden hacen un conjunto misterioso y fantástico
donde se ha inspirado la pluma de Washington Irving para describirnos á
aquel poderoso y rico judío Almamen, que se deslizaba durante la noche
por este sombrío lugar, para ir en busca de los medios de venganza que
premeditaba contra el seductor de su hija.

Más allá se ven unas bóvedas casi llenas de escombros que fueron las
caballerizas del conde de Tendilla, y antes, el alojamiento de un cuerpo
de caballería africana que guardaba la entrada.

Hemos descubierto últimamente en esta torre que las dos curvas ojivales
que se cruzan en la tarbea, son modernas, que tiene arcos vestidos de
arabescos, y pinturas en los paramentos y bóvedas cubiertas por el yeso
y el humo.


Mihráb y Casa de Astasio de Bracamonte.

Entrando luego en un estrecho callejón, hay un pequeño huerto donde se
conserva una preciosa mezquita de bello y hermoso decorado; pero que ha
tenido la desgracia de haber sido pintada tan mal y tan groseramente,
que ha perdido esa encantadora delicadeza proverbial del arte
mahometano. La ornamentación que la han colocado exteriormente es
también falsa, pero en cambio de estas reparaciones lamentables, el
lector puede gozar lo bien compuesto de este estrecho recinto y su
elegante techo de lazos y ensambladura. ¡Cuán hermoso sería con sus
perdidas filigranas de rojo, azul y oro, y el arco del _alquibla_ ó
santuario que está en el centro del frente principal hoy manchado
torpemente!

Mihráb... como se decía por los árabes y también por los cristianos en
su aljamía, era el lugar _habitado por el espíritu de Dios_ ó de la
oración recomendada por el Profeta; y se nota aquí, que vueltos hacia
Oriente miraban el testero donde se guardaban los libros santos. La
casita, también restaurada impropiamente, que hay unida á él, no tiene
más que las habitaciones precisas para el santón, y hoy han colocado en
una de ellas con el buen propósito de conservarla, la inscripción
completa que había sobre la Puerta de la Casa de la Moneda, la cual tuvo
el sano gusto de comprarla el propietario de esta finca, así como los
dos grandes leones de piedra de Elvira que había en el mismo
edificio[65], colocados á las dos cabeceras de un estanque abierto en el
centro del Patio. Estas esculturas parecen hechas por artífices asirios;
tal es el aspecto que tienen semejante al de los leones alados de los
templos de Nínive. Sus melenas de rayas simétricas, sus colas como el
tallo de un arbusto, los pliegues uniformes de sus cabezas y el carácter
arquitectural de sus patas y garras, les dan la fantástica concepción de
aquellas extrañas figuras de la antigüedad babilónica. Bien merecen ser
guardadas en un museo para que no puedan desaparecer fácilmente.

Han colocado en el exterior de la mezquita varios escudos y un letrero
que dice: «Fué esta la morada de Astasio de Bracamonte, escudero del
conde de Tendilla.» Con efecto, este primer Alcaide de la Alhambra vivió
en el palacio inmediato, cuyos cimientos apenas hoy se distinguen en la
Huerta de enfrente.


Casa del Marqués de Mondéjar.

Enfrente se ven ruínas de murallas árabes repartidas de modo, que dejan
entrever la traza de un edificio con estanques, subterráneos, cimientos
y todo lo que puede indicar la existencia de un palacio de alta
importancia. ¿Pudiera ser la casa del wacir Muza, personaje fantástico
que se celebró en los romances[66], por no haberse querido rendir á los
conquistadores? Después de tres siglos se oyen éstas y otras
tradiciones interesantes, y el nombrado poeta americano dice que salió
aquél de su casa por la Puerta de Hierro seguido de veinte jinetes, y
pasando Fajalauza tomó el camino por el cual no había de volver jamás.
Sea de esto lo que quiera, nosotros sabemos ciertamente que en 1796 se
vendieron los últimos restos artísticos de este palacio, entre los que
había columnas, fuentes y losas de mármol.


Torre del Príncipe.

Sobre la muralla y más al Norte se halla esta almunia que pertenece hoy
á un particular, y á la cual se han dado diversos nombres, como Baño de
Damas y Casa de las Odaliscas, hasta que hemos leído en Ben-Alkatif que
fué el palacio que construyó Ismael para la sultana Olva, cuyo dato es
el más verídico.

Su construcción y embellecimiento es del mejor gusto morisco. Todo el
jardín que tiene delante lo ocupaba una hermosa alberca, cuyos cimientos
se conservan todavía. La casa ha sido tan reparada y cambiada en su
estructura, que apenas hoy puede señalarse con exactitud la primitiva
forma y dimensiones. Parece, sin embargo, que era un vestíbulo, cuyo
techo se ve hoy en la antesala del piso segundo, largo y estrecho, del
cual se pasaba á una sala cuadrada de mucha altura, dividida ahora por
un suelo para conseguir de ella dos habitaciones. Sus mosáicos y
arabescos han sido cubiertos de una espesa capa de pintura al aceite, de
color grosero y caprichosamente repartido; nótase, sin embargo, bastante
belleza en la antigua decoracion, en el artesonado de madera y en otros
accesorios que fueron bárbaramente estropeados. Esta casa pertenecía, no
hace todavía cincuenta años, al Real Patrimonio, y fué vendida por una
corta suma, inferior á su verdadero valor arqueológico.

Lo más notable de ella es la torre ó mirador que está revestido de los
adornos más preciosos, delicados y menudos de toda la Alhambra, los
cuales se conservan regularmente y los recomendamos como la mejor
muestra del trabajo arabesco. Alternan en ellos las letras cúficas y
africanas con motes y versos que están incompletos, entre los que se lee
un pequeño poema, como todos lleno de fantasía.

[Illustration: Puerta de los Siete Suelos.]

A la derecha de este edificio hay un grupo de casas miserables, que
pertenecieron á Don Alvaro de Luna y pasaron al dominio de la
Corona[67]. En lo antiguo eran dependencias de los alcázares, y como
tales, se ocuparon por moriscos en tiempos del primer conde de Tendilla.

Después, en el Partal[68] propiamente dicho, sólo hay ruínas de casas
moriscas que no tienen enlace con el palacio, porque los muros se
cierran aquí completamente; y todo el espacio ocupado por las huertas
inmediatas conserva ruínas de edificios, entre los que se hallaría el
que Ismael dedicó á su mujer predilecta Zeineb, cuyas rivalidades con
Jadicha obligaron á este príncipe á construirle una casa, separada de la
que le había regalado el sultán su hermano.


Torre de la Vela.

En el plano se verá la distribución de todas las torres, cuyo número era
de treinta y siete antes que los franceses, en 1810, destruyeran las que
están en ruína; las restantes conservan nombres de tradición ó de
circunstancias modernas que les han impuesto sus modificaciones. Son las
más antiguas las de la Alcazaba, en cuyos fundamentos se construyeron y
ensancharon las que hoy existen, las dos torres principales tituladas
del Homenaje, construídas antes de la Judiciaria, y la de la Vela,
llamada de Giafar, que ya tenía una campana en tiempos árabes, según
contaban los moriscos de la insurrección, diciendo que su sonido les
preludiaba grandes desastres. Parece que los Reyes Católicos mandaron
colocar una campana en ella para señalar las horas de recogimiento
durante la noche, á lo cual podemos añadir que en 1569 se hizo una para
esta torre por un tal Juan Vélez, que fundió los argollones del palacio
del emperador, y que en 1595 se vació otra con el metal de la anterior,
hasta que por último, en 1773 se hizo la que hoy existe para anunciar á
los labradores de las cercanías las horas de los riegos. Esta torre fué
el verdadero vigía de los árabes, y en ella se tremoló por primera vez
el pendón castellano el 2 de Enero de 1492 á las tres de la tarde, cuya
ceremonia se repitió luego durante mucho tiempo en el mismo sitio.

En esta Alcazaba cabían perfectamente 1.500 guardias bajo las bóvedas de
sus adarves y torres, incluyendo el cuartel que hay cerca de la torre
avanzada del lado Norte, por cuya caserna se introducían los cañones que
mandó colocar en la plaza más baja el conde de Tendilla. Los adarves del
lado Sur fueron completamente restaurados en 1529.

Hay en este elevado sitio dos puntos de vista más que encantadores,
sublimes, desde los cuales parece como que se pretende abarcar todo
aquel territorio que dominaron los nazaritas durante dos siglos y medio.
De él no se distinguen, en verdad, sus confines dilatados hasta
Algeciras y el Cabo de Levante, pero sí se descubren los lugares que
cantaron los poetas, campos de heroismo y de caballerosidad. Una
naturaleza pródiga de vegetación y sorprendente por sus elevadas
cumbres, da al recuerdo de aquellas escenas de valor un cuadro tan
espléndido, como no podrían imaginar mejor los poetas olímpicos. Desde
el jardín de los adarves, y mejor todavía desde la empinada torre que lo
corona, se ve la inmensa mole de una montaña que domina las mas grandes
alturas de los Pirineos y se baña en las saladas aguas del mar por un
lado y en las húmedas colinas y valles del otro. La pintoresca vega que
dió nombre á Garcilaso se extiende á sus pies, y contemplan este
admirable grupo las más bajas montañas que en forma de anfiteatro asoman
sus cabezas en armonioso orden y concierto, como á presenciar las
angustiosas batallas de las últimas conquistas. Cien pueblos con
millares de caseríos se destacan como blancos antílopes pastando en las
praderas del Genil y del Dauro, y los rojos baluartes fabricados con
afanoso cuidado en aquellos días de encarnizada lucha para guardar los
tesoros del harem, revelan los misterios de una época gloriosa á
vencedores y á vencidos, tan simpática y bella como el asombroso paisaje
que se contempla en contorno de la mágica Alcazaba. Suspirando y
meditabundo como iba Boabdil camino del Andaráx, se retira siempre el
viajero de este sitio renombrado y mil veces famoso.


Torres Bermejas.

En la cerca de murallas que desciende flanqueada de macizas torres desde
los adarves á la puerta de las Granadas, y de aquí sube hasta el otro
lado del frondoso valle, se ve un grupo de baluartes imponentes que
domina todo el centro de la antigua población, cuya fortaleza es el
castillo citado. Se dice que fué construído sobre antiguos cimientos
romanos para someter á los mozárabes que poblaban el barrio de San
Cecilio; pero nosotros no hemos hallado en su construcción otro dato que
el estar sus muros hechos en dos épocas muy distintas, ambas árabes, la
primera correspondiente á los restos que hemos citado del pie de la
torre de la Vela, propios del siglo VIII, y en tiempo de Cárlos V
experimentó la última importante restauración.

Se añade tradicionalmente que en la época del primer Alhamar se
reedificaron, aumentándolas con los pabellones que conservan todavía;
siendo la antigüedad de estas torres del tiempo de la invasión agarena
en España, porque antes del 913, cuando al Waliato de Illiberis lo
dominaban diversos capitanes sin señorío alguno[69], ocurrió, según las
crónicas, el año de la egira respectivo al 889, que se encerraron en las
Torres Bermejas los damasquinos y las tropas del kalifa capitaneadas
por el renegado Nahil, y aquí fueron cercadas por los habitantes de la
comarca, armados de flechas, lanzas y hondas. Sitiadas las tropas
recibían en las puntas de las flechas que pasaban por lo alto de las
murallas del castillo rojo, versos que decían:

«Las casas de nuestros enemigos están desmanteladas é inundadas, y sus
techumbres arrancadas por los vientos del otoño. ¿Qué nos importa que
celebren sus pérfidos conciliábulos en las Torres Rojas? La perdición
les seguirá por doquier.»

En las mismas luchas contra la dominación, poco tiempo después, en 990,
Solimán Ben Said, caudillo y poeta que fué encargado en algunas
ocasiones de la defensa del fuerte, les hablaba de este modo:

«¿Sois, hijos de Meruan, cual nosotros para la retirada? Vuestros
caballos, que están trabados en los combates, parecen gamos cuando
huyen; os jactáis de ser los luceros que alumbran el valle del Genil...
Abandonad los cármenes deleitosos y los alcázares dorados, que
pertenecen con más derecho á los valientes». Cuyo texto nos induce á
creer que por este tiempo había una población en Granada que poseía
alcázares diferentes de los de la Alhambra, situados en este lado de la
población, y que habitaban más antiguas razas.

Antes, y en tiempos de Abderrahmán I, fundador del Kalifato de Córdoba,
se dieron dos asaltos á las Torres Bermejas y se tomaron por el
_Schevani_, que era Wali de Elvira, por cuya victoria fué nombrado
aposentador de la fortaleza. A este capitán y Wacir se atribuye por
algunos autores la fundación de la Alcazaba Cadima, es decir, que
viviendo en Illiberis y siendo gobernador de la Kora, á que se daba
aquel nombre, se construyó la Alcazaba antigua, datos que vienen á
ilustrar la cuestión del origen de Granada, ó á lo menos de lo que los
árabes encontraron en esta localidad; asunto muy controvertido en
nuestros tiempos.

Las torres tienen un hermoso aljibe, cuadras subterráneas para cuarenta
caballos, y habitaciones para dos centenas de soldados. Es uno de los
castillos que se conservan íntegros, y construído según el arte militar
de su época. Damos la planta en el plano general de la Alhambra, y
recordamos con este motivo que el pintor Pedro Raxis hizo de él un
modelo en 1599, para enviarlo al rey que quiso conocer las tan afamadas
Torres Bermejas[70].

Por último, la fábrica de este fuerte es anterior á muchas obras de la
Alhambra que parecen de la misma época. La formación de su argamasa, las
aristas de sus piedras en lechos, la forma de arcos y techumbres, nos
indican ese período que ya hemos distinguido en la Alcazaba, anterior al
establecimiento de los nazaritas; y la fabricación y cimento de cal y
grava que Plinio atribuye á los fenicios y romanos, no es la clase que
aquí se encuentra, como puede observarse comparando los restos de
murallas antiguas hechas por moriscos desde el siglo XI en adelante.


Puerta de los Siete Suelos.

Como fortificaciones más importantes en el segundo recinto murado de la
Alhambra citamos la Puerta de los Pozos[71], la de las Cabezas y la del
Agua. Las primeras tienen un cubo levantado con tres bóvedas circulares,
una de las cuales está soterrada, lo cual ha hecho suponer á muchos que
existen siete suelos ó pisos para bajar al fondo. No hemos visitado
nosotros más de tres, pero respetando tradiciones vulgares bien pudiera
haber otros antes de comunicarse con los silos y pozos de la explanada
de los Mártires, que eran muchos, y los cuales sirvieron de graneros
públicos en los últimos tiempos de carestía y guerras.

Lo misterioso de los Siete Suelos ha dado origen á cuentos fantásticos
muy interesantes que se pueden relacionar en nuestra opinión, á que hay
una mina ó viaducto que pasa por los cármenes del callejón del Caedero y
por Buenavista, donde estuvo el convento de monjas potencianas, cruzando
por los Mártires, hoy finca del Sr. Calderón, el cual se extendía desde
esta torre cilíndrica hasta el Cuarto Real, Jardines de la Sultana y
Bibataubí. Otro viaducto hay indicado desde la casa de los Tiros,
Bibalfajarín y Puerta del Mauror hasta las Torres Bermejas, pero no se
detalla tan distintamente como el anterior, cuyos subterráneos
impenetrables dan lugar á mil patrañas. Se citan otras muchas
comunicaciones en la antigua descripción de Granada, que sería
dificilísimo determinar; pero la más interesante de la Puerta de los
Pozos conducía al campo situado al extremo de la Alhambra, donde Muley
Hacen pasó la última gran revista á sus tropas, más de 20.000 hombres,
el día de la gran inundación de la ciudad, por haberse desbordado no
sólo el río Darro sino todos los barrancos que rodean este sitio[72].

Más abajo y como límite de la Alhambra, está la Puerta de las Granadas,
en la misma muralla donde se veía en 1560 la de Bib-Lauxar, entonces
medio arruinada. A la derecha hubo una pequeña capilla desde el año
1500, donde hoy se halla la casita del Guarda, cerca de una cruz de
piedra hecha levantar en 1599 por Leandro de Palencia. Existe otra cruz,
llamada de Mondéjar, donde hemos dicho que se descubrieron las
sepulturas romanas, orilla de la segunda glorieta del paseo del centro,
cerca del Campo de los Mártires[73], sitio célebre por el rescate de
cautivos; pero el interés particular de este sitio estriba en haber sido
campo de maniobras militares, pasaje de comunicación antiquísima hacia
la ribera del Genil, lugar donde en 1492 recibió el conde de Tendilla
las llaves de la fortaleza y alcázares de manos del alcaide Aben Comixa,
que salió con 50 caballos por la Puerta de los Siete Suelos al encuentro
de los caballeros enviados por los Reyes Católicos, para que tomaran
posesión de la Alhambra, y por último, campo de la Acebica, donde el
mariscal de Castilla Don Diego Fernández de Córdova llamó á singular
combate al célebre Don Alonso de Aguilar el 10 de Agosto de 1470, antes
que saliese el sol, en la arena preparada al efecto delante de la tienda
de brocado levantada á Muley Hacen, rey de Granada y juez del campo.

[Illustration: Vista de la Alhambra.]



PALACIO ÁRABE


Decíamos el 19 de Diciembre de 1869 á la Comisión de Monumentos de
Granada:

De los tres reconocidos períodos de grandeza que en España desarrolló el
arte árabe, el más esplendente, puro y genérico es el que manifiesta con
general asombro el fastuoso recinto de los alcázares granadinos. En
ellos se concreta la inspiración, se unifica el estilo, se regulariza la
forma y se origina el más supremo esfuerzo del talento humano bajo el
sentimiento de las creencias y costumbres de aquella edad de oro. En
parte alguna de las tierras españolas se encuentra un ejemplar más
completo ni una prueba más clásica de los prodigiosos elementos reunidos
para evocar el grado de cultura que alcanzaron ocho siglos de constante
progreso. Ninguno, pues, merece tan alto concepto, y ninguno ha
conseguido ante el mundo moderno el exclusivo renombre que goza; ni la
civilización agarena de Egipto, Persia, Turquía y África alcanzó el
refinamiento y belleza de la Alhambra granadina, ni las glorias de la
reconquista están simbolizadas en ningún monumento español mejor y más
cumplidamente que en este último baluarte, tan obstinadamente defendido
y tan heróicamente ganado.

Situada en la cúspide de una colina, que se escogió como lugar seguro y
defendible, á la usanza de la Edad Media, quedó aislada y ceñida por una
línea de fuertes murallas y robustas torres que flanqueaban sus puertas,
en tanto que las rápidas vertientes de sus escabrosas faldas se abrieron
á una lozana y frondosa vegetación, cuyas raíces debían asegurar el
terreno y hacer más estables las atrevidas construcciones de la cima.
Las aguas, que ingeniosamente se sangraron al Dauro para conducirlas á
aquella altura y alimentar los estanques, baños y aljibes, se
abandonaron por las naturales vertientes de la montaña, y produjeron
esos fantásticos bosques que se han hecho proverbiales en todo el mundo.
En el espacio cerrado por las murallas, levantaron el alcázar, las
mezquitas, el harem, las oficinas públicas y las opulentas viviendas de
una numerosa corte; entre la fortificación y sus almenas se alzaban
minaretes labrados; el arte bordó sus principales estancias; los
preciosos arabescos se prodigaron por todas partes y el lujo de la
comodidad y del deleite dió mágico encanto á todo este singular
conjunto.

Su recinto todo, con los citados bosques y jardines, es lugar sembrado
con los despojos de doce siglos; bello por el arte y por la naturaleza,
donde ambos elementos se han combinado maravillosamente para producir un
contraste que convida á la meditación y al estudio.

En el lado Norte, y como recostados sobre las murallas y torres del
circuíto, se levantaron los diversos edificios que constituían la morada
de los reyes Nazaritas, extendiéndose ilimitada é irregularmente por
aquéllas, y ocupando un espacio interrumpido por dilatados jardines y
estanques, muchos de los cuales han desaparecido por el desdén ó el
abandono.

Construídos casi todos después de la conquista de los Almoravides, y por
lo tanto al estilo llamado morisco, ofrecían en su planta las
diferencias, originadas de la desigualdad del terreno, lo cual daba á su
aspecto una estructura particular no parecida á la del pequeño Alcázar
Al-Motacid de Almería, ni á la Almunia de Valencia, ni á Dar-us-Sorur
de Zaragoza, ni al de Almamú de Toledo, que fueron levantados en lugares
llanos y espaciosos. Bajo la formidable envoltura de sus fuertes y
elevados baluartes, se abrigaba uno de los mayores prodigios del arte
musulmán, y colocado en la cumbre de una montaña, á semejanza de los
castillos feudales que poblaban la Europa en los siglos medios, tenía
toda la sencilla magnitud de los de Oriente, engalanado con la belleza
que le presta el más delicioso paisaje que España podía ofrecerle, y á
lo que debió quizá el que desplegara el lujo de decoración y peculiar
estilo de florecimiento sin rival entre los innumerables palacios
construídos por los primeros kalifas.

Con efecto, próximo á la misma época, los Seleukidas, en sus correrías
al Imperio Bizantino, construían edificios del estilo árabe, decorando
sus paredes de inscripciones y sentencias, á semejanza de los antiguos
monumentos asirios, sin que ese geométrico ornato llegase allí á ser tan
ostentoso y rico como en los alcázares españoles. En aquélla región los
monumentos ofrecían la diferencia de coronarse de cúpulas, revistiendo
la forma exterior más simétrica y armoniosa, mientras que aquí esos
mismos alcázares se cubrían de plataformas almenadas en líneas
regulares, cuyo motivo pudieron estudiar en los monumentos egipcios y en
los cartagineses que dominaron antes de pisar nuestro suelo. Allí las
plantas de las basílicas griegas, de los templos himaritas y de las
construcciones salomónicas; aquí los accidentes de las fortalezas
romanas y fenicias que habitaron los godos y ocuparon los guerreros
invasores, primera concepción de sus almunias y palacios. Allí
ornamentaban los exteriores como la mezquita de Brusa, con exquisitos
mosáicos de mármoles de colores; aquí esta misma decoración tuvo que
concretarse á las puertas de sus fortalezas, dejando para el interior de
sus grandes patios la mayor parte de esta clase de esculturas, y
únicamente se conservó aquí el sistema de colocar el harem y patio
cuadrado delante de las mezquitas con los minaretes separados del cuerpo
de éstas, como en Córdoba y Sevilla, dejando el resto de sus
construcciones velado por las formidables murallas de defensa.

Así, pues, los que visitan los alcázares sevillanos y los jardines
fastuosos que hoy se conservan, recuerdan las fortalezas de
Bajecid-Ylderin sobre la costa de Asia y el castillo Cortagargantas del
Bósforo, cuya situación sobre una planicie, conserva mejor el espíritu
de sus primitivas construcciones; pero en Granada y en igual período,
debemos remontarnos al arte musulmán, resultado de la fusión entre árabe
y bizantino, que se ve muy ostensiblemente en Samarcanda y en Kesch,
donde los monumentos de Tímur están fraccionados entre torres y patios
decorados con basamentos de porcelana y jardines con viaductos que los
comunican, á semejanza de los que aquí se ven; obras inspiradas por las
costumbres asirias, pero con la notable diferencia de que las bóvedas de
colgantes no se habían insinuado con la galanura y uniformidad que se
manifestó entre los otomanos y egipcios modernos, hasta formar, como en
la Alhambra, las enormes cubiertas de estalactitas de una perfección sin
rival. Es preciso recordar la Persia para hallar estas facetas de
cristalización que importaron al Imperio de Oriente, y que tuvo su
origen en la más antigua mezquita de Yspahan del siglo IX, donde se
construyó una cúpula compuesta, como éstas, de otras más pequeñas que se
multiplicaban indefinidamente. En la Alhambra el arte árabe es, pues,
más genuínamente persa; se separa de las obras griegas del Imperio
Otomano; se conserva mejor en todo el período de la invasión africana, y
viene hasta á reproducir las grandes portadas con medias cúpulas de
estalactitas, y los monumentos de formas cuadradas y octógonas que hay
en medio de los jardines, como mausoleos, llenando los espacios con las
construcciones ligeras que se ven apoyadas sobre delgadas columnas, y
sosteniendo miradores cubiertos de persianas, desde donde las mujeres
asistían á los espectáculos que se celebraban en los vestíbulos.

El palacio de la Alhambra no se descubre aún después de encontrarse el
observador en la cúspide de la misma montaña sobre que se halla
construído. Es necesario contemplarlo desde el Generalife ó el barrio
antiguo del Hajarix para apreciarlo en su verdadera extensión, pues que
no se hallan en él las espléndidas fachadas de los palacios cesáreos;
pero en cambio su interior nos ofrece una numerosa variedad de cien
arcos diversos, desde la ojiva al túmido, al de segmentos y de
contralóbulos, al de arranques prolongados y rectos, última modificación
gótica, al de colgantes, semicircular y de herradura, que es, en fin,
verdadero festón cerrado, cuya curva se ensayó en Bizancio y se copió en
Venecia para ser olvidada y hallarse de nuevo en Cairo, Túnez, Fez y en
nuestro suelo.

Es el clima frío y lluvioso de esta comarca, lo que ha impreso á la
arquitectura un aspecto diferente de la que se construyó en Teherán
hacia el siglo XIII. Los colgantes de la Torre de Rages son los de la
Alhambra, pero más informes; los arcos del Puente de Hasan y mezquita de
Tauris son ondulantes como el de la entrada de Lindaraxa; el Puente de
Mianek y sus contrafuertes, como el de Cubillas antes de su
restauración; las murallas de Cabul con torres redondas son como las que
se suponen fenicias en la Alcazaba antigua del Albaicín; las almenas
piramidales y las puertas de esta población son iguales á las de
Candahar, y por último, en el sepulcro de Baber se recuerda la Sala del
Tribunal con sus arcos apuntados, y en el de Mahmud en Chazna, los arcos
aperaltados de las Salas de Abencerrajes y Dos Hermanas; de modo que por
razón del clima y necesidad de la guerra, el arte árabe manifestado en
la Alhambra con las tradiciones persas y bizantinas tiene más idealismo
oriental que europeo, menos semejanza con el que se manifestó en Córdoba
y en Sevilla, es original por tradición y superior á cuantos hay del
estilo mahometano.

Con tales recuerdos vamos á penetrar en él y á estudiar su planta. No
tratemos de buscar en ella la inflexible línea ordenada de los
monumentos greco-romanos, ni la simetría de los patios como los del
Escorial, ni la forma cuadrada como los tableros de damas á que asemejan
los edificios después del Renacimiento: aquí está el arte de la
conveniencia con sus fórmulas más naturales. En la casa del árabe se
refleja su vida, se sospechan sus deseos, y se siente su lascivia; varía
en tantas formas y proporciones como es inconstante en el uso de un
refinado sensualismo. Al lado de una habitación cuya grandeza no igualó
nunca la espléndida majestad de los cuartos romanos, hallamos el alhamí
estrecho y un pasadizo no más alto que la estatura humana. Mírese con
detención el plano adjunto y se verá que no hay una puerta medianamente
grande para entrar al Patio de los Leones, mientras las hay de las más
hermosas y elevadas para dar paso á un pequeño diván que apenas puede
contener el ajuar de una persona. En casi todos los edificios
importantes de otros estilos se hallan las partes relacionadas con el
todo, pero aquí ¿qué relación hay entre el Patio de Arrayanes y el de la
mezquita; entre éstos y el de los Leones; entre los techos
estalactíticos de las Dos Hermanas y el artesón de lados planos como
facetas de un diamante de la Sala de Embajadores? Aquí una gigantesca
cúpula y una torre levantada como cabecera del gran patio, con un
ingreso central é imponente; pero el todo sin una puerta de decoración
exterior, guardado en el fondo de edificios sin ostentación de la
fachada, sin lujo, sin un magnifico ropaje de rico ornato que envuelva
las preciosidades engarzadas en sus rincones y entrecijos. ¡Cómo se
adivinan entre sus muros las costumbres peculiares de raza! El árabe
heróico y majestuoso, el árabe meditabundo, el árabe cariñoso y galante,
el árabe cruel y tiránico; para cada virtud y para cada vicio de su
existencia hay una forma, un lecho, una especie de urna para abrigarlo y
contenerlo. Estudiemos los edificios de nuestra civilización moderna y
veamos si pueden definirse del mismo modo.

En la parte que se conserva hoy había tres palacios distintos, según
algunos viajeros del siglo XVI, que dicen existían dos alcaides al uso
del tiempo de los moros, los cuales guardaban dos palacios. Mármol tuvo
noticia de dos; pero tenemos datos que asignan las mismas razones á la
existencia de otros y una real cedula[74] que dice: «Póngase un alcaide
ó capitán en cada uno de los alcázares de la Alhambra,» lo cual prueba
que éstos eran muchos. Pero aparte de otras consideraciones, tenemos á
la vista la planta donde se ven tres construcciones adyacentes, formadas
la una por los números desde el 45 hasta el 59, la otra por lo que
comprenden los números del 1 al 8 y del 40 al 44, y la tercera desde el
9 al 38. Obsérvense estos tres grupos y se hallará que no corresponden
absolutamente en sus líneas de muros, ni en sus centros, ni en las
dimensiones de sus cuartos, ni en su forma y disposición, y que cada uno
constituye un edificio aislado que satisface las necesidades de aquellos
tiempos, y que no tienen relación tampoco en el género de sus adornos,
como indicaremos.

Uno de estos grupos, el primero citado, es el de construcción más
antigua; la forma del arco de herradura del tiempo del kalifato, el
dintel cuadrado de algunas puertas, el capitel bizantino, el artesonado
plano, el ornato seco sin enlace semejante al de Túnez y Egipto, el
alero de los kioscos del Oriente, pilastras en vez de columnas, menos
desenvoltura y grandeza, todo indica que esta parte fué la primera que
se construyó y que pasaron muchos años antes de la construcción del
segundo grupo.

Este ocupa el centro todo con la Sala de Comareh, segundo período de
grandeza para el arte de los árabes, lo mismo que para su historia,
final del siglo XIII. Aquí está retratada la época de la fundación de la
dinastía Nazarita, portentosa civilización que ofrecía España á los que
venían á ella en busca de ciencia y cultura.

El tercer grupo no se parece ya á los anteriores. Es el Patio de los
Leones y cuartos adyacentes; época florida del arte musulmán, más
fantástica y caprichosa, de planta regular y de variada decoración. No
se encuentran en ninguna parte del mundo ejemplares más bellos de arcos
y columnatas; este patio por sí es un poema, donde se siente el aroma y
la inspiración de una época deslumbradora por el lujo, debilitada por
los placeres, de costumbres dulces, de imaginaciones ardientes, que
desmoronaba el imperio de los musulmanes y preludiaba el abatimiento de
la raza y la postración de su grandeza. Este edificio, cerrado por todas
partes, tiene un estrecho pasadizo; núm. 8, por única entrada; termina
por el gabinete de Lindaraxa y por la Sala de Justicia; y todas las
demás construcciones de los números 22 al 26 fueron hechas después de la
conquista, con el torpe propósito ya consignado en este estudio.

Tales son estos tres alcázares unidos hoy, y que tan claramente se
distinguen al analizar la planta de ellos. Nosotros hemos buscado las
comunicaciones que tendrían y sólo hallamos una estrecha puerta para
cada uno, cuya construcción indica que fué hecha para uso privado sin
ostentación de ningún género.

Los que quieren suponerles una forma más simétrica echan siempre al
emperador Carlos V la culpa de lo que hiciera desaparecer para levantar
su inútil obra; pero conviene fijar bien las ideas y la suma de
responsabilidad que tuvieron los conocidos artistas de aquel monarca:
investigaciones recientes hechas sobre el terreno y la prolongación de
algunas líneas de cimientos de los subterráneos del palacio del César,
nos han puesto en la posibilidad de marcar todo lo que fué destruído del
palacio árabe. Véanse las líneas de puntos, números 7 y 6, y se hallará
la continuación del foso que aislaba el alcázar morisco. Es fácil
demostrar que había edificios en el ángulo que se señala, porque aún
quedan las puertas de entrada, algunos cimientos y el terreno removido
sólo en el espacio que comprenden las líneas, mientras lo restante es
terreno de aluvión con capas de cristalizaciones calizas y cuarzosas, de
suficiente dureza para no poder equivocarse con los trabajos hechos para
cimentar el palacio del emperador. Los únicos departamentos subterráneos
que tiene este edificio se hallan en el citado espacio, pues hay un
desnivel de cuatro metros y medio en la planta de los dos monumentos,
razón más para poder fijar lo que pudo destruirse por este lado, y la
importancia que podrían tener las habitaciones destruídas.

Falta demostrar lo que significa esa construcción incoherente de los
números 27, 28 y 29. No se puede formar una idea de la causa de estas
irregularidades, sino haciéndose cargo de que la Alhambra ocupa toda la
cúspide de un cerro bastante escarpado por el Norte y Oriente, sobre el
cual se hizo un cerco de murallas y torres, que seguía próximamente á la
misma altura de nivel todas las sinuosidades del terreno. Los edificios
que describimos están como recostados (si se nos permite la frase),
apoyando su cabeza, ó más importante habitación, en una de las torres
del circuíto. De aquí que sea imposible la uniformidad de las líneas de
construcción, y que la idea más exacta que pueda darse de ellos, es que
los cuartos son fortalezas, y que entre estos pabellones hay espacios
que cubrían jardines, como el que suponemos desde luego en todo lo que
ocupan hoy los patios de Lindaraxa y de la Reja ó Prisión. Explicado
esto se nota que la torre del Mihráb era independiente, con su puerta
especial que hemos descubierto, y sin ese corredor que hoy conduce á él,
hecho en el año de 1544.

Veamos ahora las transformaciones que ha sufrido el palacio después de
la conquista.

Consta por los expedientes numerosos que se conservan en el archivo de
la Alhambra que han sido muchas las obras hechas en el palacio, y muchos
también los períodos muy largos de abandono que ha experimentado. Desde
1605 hasta 1752 estuvo completamente olvidado, según dice un informe
dado por la Junta de Bosques al marqués de Guardia Real. Antes de esta
época había consignaciones destinadas para sus reparos, que nunca
bajaron de 6.000 ducados anuales[75], según consta de muchas reales
cédulas. ¿Cuál sería el estado del alcázar en el siglo XVII, que en 1616
obligaron á pagar á un administrador los daños que originó en la Sala de
Comareh y Patio de Arrayanes, por haberlo convertido en almacén de
armas y municiones?

En cada departamento del alcázar había un alcaide ejerciendo
jurisdición, y éste cerraba sus puertas, tenia sus criados y privaba al
público de visitarlo. En el siglo XVI, consta, que los alcaides se
llevaban los porteros á sus posesiones para emplearlos en su beneficio,
y entretanto las torres estaban cerradas.

Ha sido siempre difícil averiguar las reformas que los Reyes Católicos
emprendieron en el palacio. El día 5 de Enero de 1492, tres días después
de tremolado el pendón en la Torre de Giafar, entraron en el alcázar los
Reyes Católicos y oyeron una misa en la Sala de Justicia, en cuyo sitio
se continuó celebrando siempre que venían á Granada desde el Real de
Santa Fe; y consta de un manuscrito anónimo del Escorial, que en 1492
hicieron obras en él, cuyo testimonio está confirmado por los escudos de
flechas y yugo, con el mote _Tanto monta_, que hay en dicha sala.

De un auto que obra en el archivo resulta: que en 1506 había empleados
en el palacio varios alarifes moriscos que se ocupaban de hacer las
obras, los cuales habían de dar trabajo personal, como impuesto de
farda; de cuyo dato se deduce que muchas transformaciones se verificaron
en el palacio durante los primeros años de la dominación cristiana, que
no se pueden distinguir de las obras antiguas de los árabes. Hacia el
año 1509 un secretario privado del monarca Católico inspeccionó y
dispuso nuevas restauraciones con los mismos operarios moriscos.

Desde 1524, en cuyo tiempo se derribó ó inutilizó por un incendio lo que
ocupó luego parte del palacio del emperador, hasta 1609, se hicieron
numerosos trabajos en el alcázar, que citaremos al describir los lugares
respectivos; y cuando ya se abandonó la obra moderna en 1625, era tal la
población de la Alhambra[76] que se pidió por los vecinos el palacio
árabe para establecer telares de cintas. Desde esta época se cuidó
poco, hasta el extremo que en 1729 los cuartos altos se destinaron á la
cría de palomas para utilidad de la Alcaidía.

Bajo la dominación francesa se acuartelaron en él los soldados que
guarnecían la Alhambra, y á su salida dejaron el estanque lleno de
proyectiles de cañón y pólvora. Por aquél tiempo, y al final del siglo
anterior, todo el palacio estaba habitado por familias pobres, en su
mayor parte de militares retirados, y otras que pagaban una mezquina
retribución. Los depósitos de agua servían entonces de lavaderos
públicos; y en tan deplorable época, algunos viajeros célebres como
Washington, Owen, etc., habitaron los cuartos del palacio árabe, merced
á una ligera indemnización que hacían á las familias encargadas de su
custodia.

Hasta 1829 continuó el abandono ó más bien el aprovechamiento injurioso
del edificio; pero desde esta época un gobernador especial más celoso de
los monumentos[77] desalojó de ellos á las gentes que los ocupaban, hizo
reformas, aunque de poco interés artístico, é inauguró los paseos de las
alamedas. En 1840, á consecuencia de una recomendación hecha á Doña
María Cristina de Borbón, entonces Regente del Reino, por algunos
viajeros ilustres, se emprendieron las primeras reparaciones en la parte
puramente de fortificación, hasta el año 1847 en que se hicieron las
restauraciones de los ornatos, que se hallaban cubiertos de cal y yeso,
mutilados y caídos de los muros por efecto de las humedades[78], los
cuales no se habían reparado antes por ignorarse el procedimiento de
ejecución con los moldes de arcilla y madera, cuyos trabajos han seguido
casi constantemente hasta el año 1869, en el cual volvieron á
emprenderse con mayores auxilios que el Gobierno remitió para tan
interesantes trabajos; siendo de notar que desde esta época se ha
logrado afirmar una gran parte ruinosa del edificio y se han quitado
infinidad de remiendos que la ignorancia había colocado sobre
inscripciones y arabescos, de los cuales aún quedan algunos. Por fin la
Alhambra, como monumento nacional, pasó del dominio de la Corona al del
Estado, que lo conserva como gloria de la patria y del arte.

[Illustration: Jarro árabe.]

[Illustration: PLANO DEL PALACIO ÁRABE DE LA ALHAMBRA,

con los descubrimientos hechos por DON RAFAEL CONTRERAS

_Es propiedad_      _Escala 1/666_]


EXPLICACIÓN DEL PLANO

Todo lo que está trazado en negro corresponde á las construcciones
hechas por los árabes, y lo que se ve rayado, pertenece á los edificios
que se han hecho desde la conquista de Granada hasta nuestros días.

Las líneas de puntos señaladas con el núm. 7, indican la parte del
palacio árabe que fué derribada para construir el de Carlos V.

     1 Puerta moderna del palacio.

     2 Patio de los Arrayanes.

     3 Alhamíes y divanes del patio.

     4 Aposentos, _alcobas_, donde habitaban los árabes.

     5 Puerta que comunicaba con los cuartos que se destruyeron para
     hacer el palacio de Carlos V.

     6 Muro exterior de este palacio.

     7 Línea que marca la porción destruída del palacio árabe.

     8 Comunicación con el segundo palacio dedicado á harem.

     9 Sala que se hundió y decoró de otro estilo, hoy en renovación.

     10 Patio de los Leones.

     11 Pasadizo á cuartos árabes ruinosos.

     12 Un aljibe y un patio encima que comunicaba con lo derribado.

     13 Puerta antigua de los Abencerrajes.

     14 Sala de Abencerrajes.

     15 Comunicación con la Ráuda.

     16 Ráuda ó enterramento de algunos monarcas granadinos. (_Hoy
     desmantelado_).

     17 Patio de las Ceremonias.

     18 Sala del Tribunal.

     19 Sala de las Dos Hermanas.

     20 Sala de los ajimeces.

     21 Gabinete de Lindaraxa.

     22 Patio moderno hecho con columnas antiguas. La taza superior de
     la fuente es árabe.

     23 Cuarto que habitó D. Felipe I y su esposa.

     24 Pasadizos modernos.

     25 Salas del tiempo del Emperador.

     26 Puerta de la torre de Mihráb.

     27 Corredor moderno.

     28 Torre del Mihráb, modificada con pinturas italianas. (_Su
     antigua planta está en el piso bajo_).

     29 Corredores modernos.

     30 Escaleras y cuarto ídem.

     31 Patio de la Reja. (_Nunca fué prisión de Doña Juana_).

     32 Sala del Tesoro. Son subterráneos de las salas altas.

     33 Viaducto de entrada á los baños.

     34 Sala de los divanes, destruída en 1610. (_Hoy restaurada_).

     35 Retretes. (_Destruídos_).

     36 Pila de desagüe.

     37 Cuartos y sudederos.

     38 Calorífero. (_Hoy destruído_).

     39 Escalera antigua. (_En restauración_).

     40 Sala de la Barca, con restauraciones del siglo XVI.

     41 Escalera que conduce á las almenas.

     42 Fábrica del siglo XVI rellenando los pasadizos.

     43 Sala de Embajadores ó de Comareh.

     44 Comunicaciones modernas.

     45 Sala más antigua. Desde este número principia lo que
     correspondía al palacio primitivo.

     46 Santuario ó Mosala del palacio. Hoy cambiado completamente.

     47 Galería antigua.

     48 Torre de los Puñales.

     49 Arcos de un patio destruído, (Machuca).

     50 Sala-oratorio para los Reyes Católicos.

     51 Patio de la mezquita.

     52 Escalera moderna.

     53 Sala de recepción, (Saha).

     54 Pasadizos de la entrada principal.

     55 Puerta de ingreso al patio.

     56 Zaguan.

     57 Portal antiguo con la entrada principal del palacio,
     recientemente descubierta.

     58 Edificios modernos.

     59 Idem, ídem.

     60 Foso que separaba el palacio del resto de la Alhambra.

     61 Continuación de las murallas de la misma.


Patio de la Alberca.

Se nombró así en la mayor parte de los documentos oficiales, hasta fin
del siglo pasado, en el que ha vuelto á llamarse _de los Arrayanes_,
debido á las dos prolongadas mesas de esta planta que hay desde el
tiempo de los árabes á uno y otro lado del estanque, entre los cuales
descollaban algunos naranjos que fueron arrancados en 1548 y que se han
vuelto á plantar en nuestros días.

Como el viajero hoy no encuentra hábil la antigua entrada, se introduce
repentinamente en este hermoso patio ó _Saha_ cuyo aspecto lo supone de
pronto trasladado á los alcázares orientales.

[Illustration: Patio de la Alberca.]

Con efecto, en ningun otro género de arquitectura se idearon patios
semejantes, porque ni el de la gran Mezquita de Córdoba, ni los de
Sevilla y Sicilia tan modificados y hoy casi perdidos, ofrecen la
disposición de esta gran alberca coronada por decoraciones diferentes en
extensión y ornatos. Es necesario trasladarse á los países donde existe
la raza viva y dominante, para hallar algo que se le parezca; en cuyo
caso los detalles variarán forzosamente, y de aquí el especial, raro y
extraño golpe de vista que el espectador recibe al pisar sus espaciosas
galerías.

Este patio se denominaba antiguamente el _Mesuar_, y según el texto de
sus inscripciones, fué Mohamad V el que lo mandó construir, aquel Sultán
Abu-Abdil-lah, que reconquistó á Algeciras y favoreció la vuelta de los
Beni-Merines para que le ayudaran en las guerras contra los cristianos.
En el año de 1520 se hallaba guarnecido en toda su base con vistoso
mosáico, igual al que se conserva hoy en uno de sus costados. De los
arrayanes salía el agua que se derramaba sobre el estanque por numerosos
saltadores, según hemos podido ver en los restos de cañerías que en el
año 1840 se descubrieron. Algunos naranjos tapizaban los planos sin
adorno que hay en los largos costados. El pavimento era de _mostagueras_
vidriadas azules y blancas, formando una labor semejante á la que se ve
en los alhamíes de Abencerrajes, excepto bajo las galerías, donde se
hallaron siempre grandes losas de mármol blanco de tamaños diferentes á
manera de mantas extendidas, cuyas piedras se habían hecho traer, como
todas las del palacio, de las canteras de la Sierra de Filabres[79].

La forma clásica de este patio debe llamar la atención del arqueólogo,
porque en él halla detalles de la vida íntima del pueblo que lo
construyó. ¡Cuánta variedad de puertas hay en él abiertas; ¡cuántas
diversas decoraciones, unas más ostentosas, otras más sencillas,
guarnecen los paramentos de sus fachadas! Todo habla muy elocuentemente
de sus costumbres, del misterio y del lujo en que vivían. En el cuerpo
de la construcción se abren numerosas puertas de diversos tamaños, que
conducen á diferentes estancias, cuyo uso puede adivinarse sin entrar en
ellas. Preciosos divanes, estrechas garitas, pórticos suntuosos, y esos
dos elegantes claustros cuyos arcos realzados sobre prolongados
arranques, muy próximos en la curvatura al arco romano, descansan en
impostas de colgantes, que ciñen la escocia del capitel y se apoyan en
esas singulares columnas, las más robustas y hermosas del alcázar.
Puertas alicatadas semejantes á las que hemos restaurado en el centro de
la primera galería, cerraban los claros de las cuatro más elevadas
decoraciones que hay simétricas, mientras otras más pequeñas cubrían los
humildes arcos que dan paso á los estrechos pasadizos; y se observa en
los siete claros de ambas extremidades que el del centro está más
aperaltado que los otros para dejar menos espacio á los tímpanos que tan
primorosamente decoraban con arabescos traslúcidos en forma de rombos,
enlazados con relieves de cintas, hojas rayadas, conchas y piñas
informes, pero delicadas. De estas dos elegantes galerías, la del Sur
está superpuesta de dos cuerpos de diversa altura, el primero con siete
ventanas cerradas de celosías preciosamente combinadas, construídas cada
una de más de 1.500 piececitas torneadas y cubitos rectángulos, que
demuestran la ingeniosa paciencia de los obreros que á ellas se
dedicaban; en la del centro hay un ajimez. El más elevado cuerpo aparece
como un gran balcón ó galería descubierta (_menacir_) distribuída en los
mismos claros de fachada, desde la cual se goza la más hermosa
perspectiva de este patio. El arco que se ve en el centro del claustro
comunicaba con las habitaciones altas que fueron destruídas, y en los
años 1840 al 43 se colocó el antepecho de hierro que tan inoportunamente
vino á cambiar su antiguo carácter, cuya obra se ha reemplazado por un
tendido de celosías de madera, semejantes á los que se conservaban en
las casas del Chapiz y otros barrios moriscos de Granada. El claro del
centro, formado de cartelas, es una reminiscencia de la arquitectura
indiana despojada de los animales alegóricos; se ha dudado si sería
alguna restauración caprichosa, pero sus tallados de madera y letras
karmáticas están hechos por mano musulmana; y además, por más extrañas
que parezcan estas cartelas, tenemos ejemplares en Cairo, en Persia y en
todo el Oriente. Son preciosas las dos hornacinas de las extremidades de
esta galería, bastante desfiguradas hoy por falta de restauración.

El lado opuesto del patio no tiene más que el primer cuerpo, con un
grande arco de entrada á la sala de la Barca y salón de Embajadores. Sus
archivoltas son de proporciones tan armónicas, y sus columnas tan
admirablemente torneadas, que no tienen la más ligera imperfección. Los
capiteles de las dos del centro son los más bellos y mejor labrados que
hemos visto y de la más moderna traza de almocarves; sus delicados
adornos, pintados de azul y oro, la robustez del collarino, sin quitar
nada á la esbeltez de la forma, y las suaves curvas de las basas,
recuerdo de la línea gótica que se enrosca por el plinto cuadrado, hacen
de estos pilares los más preciosos objetos de arqueología mahometana.

Los cuatro alhamíes que hay á las cabeceras de estos dos hermosos
claustros, constituyen esos tranquilos lugares de reposo donde los
árabes pasaban la mayor parte del tiempo sobre almadraques de camocán,
forrados de aliceres de colores superpuestos y cosidos con hilo de oro,
formando cada color un dibujo diferente. Á falta hoy de ellos, recreamos
la vista en sus techos estalactíticos manchados todavía del brillante
azul lápiz-lázuli, que se halla tan prodigado en este alcázar; en los
restos de mosáicos muchas veces removidos; en la cornisa alminada donde
falta el bazar en que colocaban los vasos de barro encarnado, las armas
con empuñaduras esmaltadas y los candiles de bronce, y en los hermosos
arcos de sus fachadas con dobles curvaturas escéntricas y estrías de
media concha á manera de los agallones chinescos. Sobre ellos hay
recuadros guarnecidos de repetidos blasones que ostentan la fatídica
leyenda de «No hay más vencedor que Dios» y más alto todavía, entre los
planos apilastrados, unas pequeñas ventanas, mexuares, de los aposentos
encima construídos.

Hay dentro de estas mismas galerías, sobre una inscripción que citaremos
luego, planos poco armónicos en la actualidad y que han dado ocasión á
que supongan en ellos la existencia de pinturas semejantes á las que
Makrisi cita de los monumentos antiguos de Bagdad y Cairo, como
originarias de la Persia. Ibn Batuta refiere que en Granada habitaban
muchas familias persas, y de aquí deduce que estos paramentos estarían
pintados con escenas de sus guerras, fantasías de cuentos heróicos ó
amorosas aventuras, á la manera que el kalifa Bi-Ahkam Yllah hizo pintar
retratos de hombres célebres en su renombrado alcázar; y aunque según
Ibn Jaldum los árabes de Andalucía habían tomado la costumbre de pintar
figuras en las paredes, imitando á los cristianos, nosotros no hemos
hallado en dichos paramentos ningún vestigio de ellas. Creemos, por el
contrario, que aquí era sólo un medio de hacer más sencilla la
ornamentación para que descansara la vista del espectador, fatigada del
examen de tan finos detalles. El uso de las pinturas murales, atribuído
á los fatimitas, ha podido usarse en otros parajes que citaremos luego;
pero en este sitio sólo había una superficie estucada y brillante, de
color marfil, sobre la cual ponían tapices con telas recortadas.

La puerta de arco de herradura, sin semejante en todo el palacio, indica
por sí sola que fué siempre la antigua y única entrada á este patio de
la _Albehira_, visto detenidamente su dentellado y sus enjutas, recuerdo
positivo de los arabescos de Toledo; nada los asemeja en la Alhambra;
hay que buscar el adorno en los mismos motivos de la mezquita de
Córdoba. ¿Por qué, pues, este arco nos hace retroceder tres siglos, á lo
menos, en la historia del arte? Tiene, sin embargo, una relación de
continuidad, si entramos por él hasta llegar al patio de las dos puertas
cuadradas y del gran testero que describiremos. ¿No parece que todos
estos detalles pertenecieron á un período más remoto? Si no halláramos
en el arco central de la inmediata galería que da paso al _octuvan_,
llamado Sala de la Barca, otro arco de _almocarves_ con enjutas rellenas
de ese primitivo adorno de vástagos y piñas arrolladas en espirales,
ornatos que pueden llamarse primitivos, diríamos que la puerta antes
citada estaba ya hecha cuando se construyó este patio.

Se hallan diseminadas otras puertecillas simétricas que servían para
comunicar con escaleras que fueron destruídas, ó con pasadizos
interiores. Las que hay bajo las galerías tenían usos especiales para
las guardias y servidumbre, cuyas gentes jamás se servían de las
principales. Más de un escritor se ha metido á censurar estas
irregularidades aparentes, desconociendo el objeto social del arte; pero
el que se halle iniciado en la vida íntima del pueblo árabe, en sus
costumbres y en su religión, deducirá de la forma y atavío de estas
diversas decoraciones el destino de cada uno de los aposentos que
guarda.

Cuatro importantes restauraciones ha sufrido este patio: una en 1535 y
siguientes; otra en 1590; otra en 1691, y la última en 1860.

En la de 1535 se hizo la reforma de casi todo el alero de madera, la
composición de las cubiertas, con cuyo dato y otros que citaremos, no
titubeamos en admitir la existencia de las cubiertas vidriadas en todo
el palacio. También se compusieron hacia la misma fecha los festoneados
de tejas de colores que lo embellecían y las _jairas_ del patio por un
llamado Peñafiel, que tenía la fábrica en la Alhambra[80].

En los años siguientes[81] se levantó casi todo el alero de madera,
_albexares_, porque dice el aparejador Vega que estaban podridas sus
fardas y era preciso desmontar las armaduras de los almines, lo cual
prueba que esas dos grandes líneas de los costados de este patio podían
hallarse interrumpidas por _kubbas_ ó cúpulas de diversas formas.
Nosotros hemos hallado las _tabias_[82] antiguas interrumpidas, donde
asientan los kanes del alero con obra moderna.

[Illustration: Testero del Patio del Estanque.]

La restauración de 1590, por Miguel de Luna, se fijó principalmente en
la galería de los tres cuerpos y en toda su yesería; se repuso toda la
parte de azulejos por el maestro azulejero Antonio Tenorio[83],
fabricante en la misma Alhambra, según el sello hallado en algunos
tiestos del Secano, y se colocaron rejas de hierro rompiendo las
inscripciones.

En la del año 1691 se taparon muchas puertas del patio; se hizo una
armadura colosal y pesadísima sobre el claustro que arrima á la torre de
Comareh, la cual estuvo colocada hasta el año 1857, cubriendo toda la
sala de la Barca y cobijando las dos torres almenadas; también fué
embaldosado con una multitud de piedras blancas, procedentes de
inscripciones raspadas que habían servido á otros monumentos, las cuales
eran en número de 147, y formaban grandes pedazos, cuyos letreros fué
imposible descifrar[84].

En todo el siglo XVIII y principios del actual, ha perdido este patio la
mayor parte de sus azulejos, la puerta de la sala de la Barca y sus
_comarraxias_ ó yeserías moriscas y fué, por último, convertido su
estanque en lavadero público, y sus enclaustrados servían de taberna á
las gentes que todavía el año 1833 subían desde la población, para jugar
á los náipes, bajo sus bellísimos artesonados.

Los diversos períodos de las obras los hemos reconocido en el año 1850,
desde cuya fecha y sin descanso, hemos restaurado toda la galería del
lado Norte por la entrada á la torre de Comareh, en sus arabescos
desprendidos, que eran muchos; hemos construído cubiertas, restablecido
el sotabanco medio ruinoso, reparado las torres cuyos pavimentos quedan
aun como testimonio de los antiguos, y arrancado la enorme y pesada
techumbre ya citada, en cuyo paraje se restablecieron las almenas,
según los fragmentos que se han hallado en los rellenos de las obras
modernas. Su asiento indicado sobre la muralla de la pared vieja nos ha
dado la evidencia de este ornato, por otra parte visto en los patios de
la Mezquita de Córdoba. Hemos restaurado también los arcos de las
puertas pequeñas, que se hallaban destruídos, las impostas, frisos,
arranques, y sobre todo, la inscripción en doce versos sobre las
_almadrexas_[85] de las dos galerías, habiendo repuesto los ocho que se
perdieron y que hemos tomado del texto de Castillo[86], haciéndolos
reproducir en ambos lados con los mismos caracteres africanos y signos
diacríticos, con cuya restauración puede leerse hoy esta hermosa poesía,
metro tawil, la más interesante del sitio; las otras que hay esparcidas
entre los arabescos son salutaciones alkoránicas y alabanzas.

He aquí la traducción de aquélla:

«Bendito sea el que te concedió el mando de sus servidores y ensalzó por
tí el Islam cumplida y benéficamente».

«¡Cuántas veces te acercaste por la mañana á las ciudades de los
infieles y fuiste por la tarde árbitro de la vida de sus habitantes!»

«Les impusiste el yugo de los cautivos y amanecieron en tu puerta
construyendo los alcázares, como servidores tuyos».

«Conquistaste á Algeciras por fuerza de armas, y abriste al socorro[87]
una puerta que estaba cerrada».

«Y antes conquistaste veinte lugares é hiciste todas sus riquezas bienes
de tus ejércitos».

«Si á escoger se diese al Islam lo que más desea, ciertamente no
escojería, sino que vivieses y fueses salvo».

«Y verdaderamente resplandecen las flores de la grandeza en éste tu
asiento donde la mano de la liberalidad se contenta».

«Y sus retratos aparecen cada vez más claros como perlas compuestas ó
esmaltadas».

«Oh hijo de la excelsitud, de la fortaleza, de la generosidad, que
aventajas en altura á las estrellas, en su apogeo».

«Te has elevado en el horizonte del imperio con la clemencia, para
iluminar lo que estaba envuelto en las tinieblas de la tiranía».

«Has asegurado las débiles ramas del soplo de la brisa, y has impuesto
pavor á las estrellas en el centro del cielo».

«Pues si la luz de las estrellas es trémula, solo es por miedo, y si las
ramas del _ban_ se inclinan, es para dirigirte acciones de gracias».

En la reparación de las almatrayas de sus paredes, hacia 1829,
trastornaron algunas inscripciones de los cuadros de las puertas
grandes, cortándolas por medio para colocarlas de nuevo, lo cual tenemos
proyectado corregir con otros accesorios de la misma época.

La tradición, que cuando no se remonta á épocas muy lejanas, suele
revelar mejor que ciertos documentos la realidad de los hechos que se
buscan, en ninguna parte como en la Alhambra nos ha ayudado muchas veces
á descubrir testimonios de acontecimientos, que despreciaron como
patrañas los historiadores más notables.

Cuenta ésta, que la mayor parte de las escenas que desde Muley-Hacen
aceleraron la destrucción del reino de Granada, ocurrieron en este patio
y muy cerca de la puerta hoy restaurada que da paso á los subterráneos
del palacio de Carlos V. Que el titulado monarca el _Zagal_ se
lamentaba, á la vista del estanque, sentado bajo la citada galería y
rodeado de sus mujeres, de las desdichas que habían de sobrevenir á los
muslimes y se refería en sus quejas, á poesías atribuídas á los últimos
reyes, las cuales se recitaban en este mismo paraje[88] por una esclava
nombrada Marian.

Sin duda la puerta citada daba paso á un edificio que ya no existe, pero
cuyos vestigios lo atestiguan. El dorso del muro demuestra que había una
construcción de tres cuerpos de alzada, sin semejante en ningún otro
sitio del Alcázar, y en extensión á lo menos de 30 metros de largo por
15 de ancho en su parte media, y que contenía aposentos propios para las
más escondidas habitaciones, en las cuales vivían los reyes con más
comodidad durante el invierno que la que podía ofrecerles el resto del
Alcázar. De aquí procede que aquellas tradiciones sostengan desde el fin
del siglo XVI la existencia de dicho palacio de invierno, y que á las
últimas escenas en la morada de Boabdil y de las referidas canciones se
les haya asignado este sitio poético.

Por otro lado sabemos que un tal Juan de la Vega, el año 1524, contrató
el derribo de la parte quemada del palacio, junto á la entrada, incendio
atribuído á los soldados[89], y por consiguiente antes de la fecha en
que se principió el palacio del emperador; lo cual prueba que existía
esa parte de palacio destinada á invierno, según los relatos de los
moriscos, quedando á salvo la responsabilidad grave que pesaba sobre los
primeros artistas encargados de levantar la obra moderna, los cuales
probaron en diversas ocasiones el aprecio que les merecía la Casa Real
vieja, como llamaban al palacio árabe, conservándole su carácter, según
consta de los contratos y condiciones de aquellas obras. Nosotros hemos
visto además, reconociendo los cimientos del palacio del emperador,
restos de un muro que hace línea con el foso de la Sala de Abencerrajes,
el cual continúa hasta cerca de un pequeño aljibe antiguo colocado en el
patio redondo. Desde dicho muro hacia la mencionada casa vieja, el
terreno está cortado y lleno de escombros hasta llegar al nivel del
Patio del Estanque.

[Illustration: Sala de Embajadores.]


Sala de Embajadores y vestíbulo de la Barca.

Es la más espaciosa de la Alhambra, y la que ha sido más celebrada por
sus tradiciones. Hay en ella cierta grandeza en la que parece como que
los árabes se excedieron á sí mismos, dándole la magnitud de los
edificios romanos y la elevación de los góticos. Quizá á todo rigor no
haya en su conjunto más belleza que la que notamos en las de las Dos
Hermanas y de Abencerrajes, no obstante poseer una esplendidez
decorativa, un atrevimiento de construcción en el artesonado y una
distribución de líneas tan bien ordenada, que difícilmente se encuentra
en aquellas, donde si se quiere, la ornamentación es más fantástica y
risueña.

Por un arco de colgantes formados de dos festones casi rectos que se
cruzan en la clave, entramos en una pieza trasversal de forma elegante,
cuyas dos extremidades terminan en _mexuares_ facheados con hermosísimos
arcos de atarjas y hornacinas, apeados sobre cartelas ó ménsulas que á
su vez lo están en graciosas columnas apilastradas con filetes de
jáiras. Este arco de ingreso parece más propio del género bizantino en
el ornato de sus enjutas, compuesto de ramas de encina, y piñas
dibujadas á la usanza griega como las de los adornos germánicos del
siglo XI. Observando estas enjutas con cuidado, se hallará que no tienen
semejanza con las del arco grande de los claustros del patio ni con
otras de la Alhambra, á no ser con las de las puertas más antiguas del
palacio, que son del mismo género. Las impostas, entre letreros cúficos
y columnitas, ostentan mejor el estilo primitivo, y es difícil darse
razón de la causa de este accidente. Bajo las citadas impostas ó
arranques hay dos _hanias_ ó pequeñas _takas_ que los árabes colocaban
siempre á la entrada de las habitaciones y también á uno y otro lado de
los claros de ventanas y _menazires_; son de piedra de Macael bastante
trasparente, y están guarnecidas de inscripciones que dicen haberse
hecho esta obra en tiempo del fundador de la dinastía Abu Abdil-lah
Mohamad, primer descendiente de los nazaritas; y como están talladas en
la piedra, no es fácil que hayan sido cambiadas como al parecer se ha
hecho con otras labradas en el estuco. He aquí la traducción:

«Soy como el asiento engalanado de una esposa dotada de belleza y de
perfecciones».

«Mira este vaso, y conocerás la exacta verdad de mis palabras».

«Contempla con atención mi diadema: la encontrarás semejante á la
aureola de la luna llena».

«Ebn Nasr es el sol de este orbe en esplendor y belleza».

«Perpétuo sea en su elevado puesto, seguro de la hora del ocaso».

En el nicho de la izquierda:

«Soy un glorioso monumento para la plegaria; su dirección es la de la
felicidad».

«Te parecerá este vaso un hombre de pie, cumpliendo con la oración».

«Y que apenas la concluye se apresura á repetirla».

«Por mi señor Ebn Nasr ennobleció Dios sus servidores».

«Pues le hizo descendiente del señor de la tribu de Jazrech Saab Ebn
Obada[90]».

Sobre este último verso debemos decir que la liberalidad es entre los
árabes la obligación de dar agua; y que esta palabra, tan repetida en el
Alcázar, tiene mucha relación con la abundancia de alacenas y nichos
donde se colocaban los jarros para el agua de beber, ó las _alcarrazas y
almofias_ de latón para las abluciones. Esto destruye la creencia muy
vulgarizada hoy, de que las mencionadas _takas_ eran para colocar las
babuchas ó chinelas.

En las poblaciones del África septentrional, se encuentran estos nichos
dispuestos para contener jarros con agua, y algunas veces los dividen
con bazares, en los cuales colocan los almofares y cimitarras, los
libros de sus kasidas ó poemas, los amuletos y los candiles, pero nunca
se hallan en ellos las chinelas ni babuchas. Lo mismo se observa en
Egipto, en Argel, etcétera. Ha llegado á suponerse que como á la entrada
de las habitaciones se dejan los árabes las babuchas en señal de
respeto, aquí las dejaban en los nichos, cuyo error se desvanece
fácilmente con decir que estas alacenas se hallan en otras habitaciones
construídas en el interior lejos de las puertas, y en rincones no muy á
propósito para este objeto.

Esta antesala ó vestíbulo se llamó siempre de la Barca[91], nombre que
se cita en los legajos del archivo con motivo de las restauraciones, y
que se atribuye á la forma del techo; pero que más bien podría llamarse
de la Bendición, por la palabra _beraca_[92], corrompida posteriormente.
Se citan dos alacenas á uno y otro lado de la puerta, las cuales
subsisten, aunque su obra fué hecha después; y dice Echevarría que había
en ellas letreros de extraordinaria alabanza, que publicó; pero que
nosotros los hemos hallado en el patio contiguo sobre los azulejos, como
su verdadero lugar. En el fondo del alhamí de la izquierda hay una
puertecita antigua que comunicaba á un cuarto revestido de arabescos,
que ya no existe, y donde hoy se halla una escalera del año 1602.

Otra puerta en el lado contrario de la mencionada, conduce á la reja del
patio del mismo nombre. Todo este departamento se hallaba completamente
aislado y servido por un alcaide especial que lo guardaba, como todavía
era costumbre el año 1583, en el que se obligó á dicho funcionario á
residir en estos aposentos y cerrarlos por la noche.

Las inscripciones de esta sala son repetidas, excepto una que guarnece
los anchos paramentos, donde se cita el nombre de Abu-Abdil-lah, el
fundador referido.

Todos sus arabescos fueron pintados y dorados con esmero á fines del
siglo XVI, pero desgraciadamente ocultando los colores antiguos que no
aparecen más que en algunos sitios. En los costados se elevan los
elegantes arcos ya citados, y en

[Illustration: Espadas de los reyes granadinos.]

sus enjutas nacen cuatro hornacinas que avanzan hasta encontrar las
curvas de una elipse prolongada, que es la base de la bóveda compuesta
de alicatados poligonales, formando estrellas y grandes figuras
geométricas, semejantes á las de los almizates planos de la Sala de
Comareh. También este techo ha sido repintado en la citada época con
colores impropios del estilo, por más que hoy no aparezca de mal
aspecto.

Además de las restauraciones de colorido, se hizo una muy importante en
la pared donde está abierto el arco de entrada al salón de Embajadores.
Todo el espacio desde la puertecita pequeña que hay en el lado derecho y
por la cual se sube á las almenas de la torre, hasta ocho metros de
línea y toda su altura, incluyendo el arco y el espesor cuadrado en un
grueso de cerca de tres metros, fué construído el año 1686, y forrado de
labores mal labradas que se notan muy bien, dejando sin adornos sus
alfeizares. Fué el objeto de esta obra fortalecer la torre, y por
consecuencia cubrir ó rellenar de sillares el corredor angosto, que
semejante á los que hay á la entrada de las salas de las Dos Hermanas y
Abencerrajes, servía de comunicación á los cuartos pequeños y escaleras
de la torre, y por él se pasaba á las dos puertas que hay dentro de la
sala, las cuales se ven cubiertas hoy de obra de sillería.

Tenemos proyectada la obra de reconstrucción del arco grande, lo cual
completará el decorado del centro que hoy desarmoniza este conjunto.

Entrando á la gran torre de Comareh, nos detendremos á contemplar el
intrados de ese riquísimo arco de pequeñas boveditas pintadas de hermoso
azul y oro, representadas por menudos adornos de grecas, y delicados
enlaces llenos de inscripciones perfectamente ejecutados. Otras dos
_hanias_ tiene más grandes que las anteriores, con arabescos en su
interior y techitos de ébano y alerce embutidos. Sus labores son finas
como pocas, y guarnece al arco una inscripción recuadrando que dice:

En el de la derecha:

«Loor á Dios único. Apartaré de Yusuf el daño de todo mal de ojo con
cinco sentencias: Yo me refugio al Señor de la aurora: Gracias á Dios».
Repitiéndose.

«Loor á Dios, aventajo á los más hermosos con mi adorno y mi diadema, y
se me inclinan amorosamente los luceros desde el Zodiaco».

«El vaso[93] que hay en mí, parece un devoto que en el Kiblah[94] del
santuario ruega á Dios enternecido».

«Seguras están contra las injurias del tiempo mis generosas acciones,
que alivio al sediento y socorro al necesitado».

«Como si yo tuviera la liberalidad de mi señor Abul Hachach».

«No deje de brillar en mi cielo tan esplendente luna, tanto tiempo como
continúe brillando entre las tinieblas de la noche».

Léase ahora lo que dice la leyenda de la izquierda entre otros motes ya
repetidos:

«Los dedos de mi artífice labraron sutilmente mis dibujos después que se
ordenaron las joyas de mi corona».

«Imito al trono de una esposa y aun le aventajo, pues yo aseguro la
felicidad de los dos cónyuges».

«El que á mí se acerca aquejado de sed, hallará agua pura y fresca,
dulce y sin mezcla alguna».

«Como si yo fuera el arco iris cuando aparece, y el sol mi Señor Abul
Hachach».

«No deje su morada de ser guardada tanto tiempo como la casa de Dios sea
lugar de peregrinación[95]».

Bien expresados están los primores de este arco en la anterior
inscripción, y son, con efecto, dignos de la entusiasta alabanza que les
tributa el poeta. No hay otro más delicadamente hecho y ornamentado en
todo el Alcázar, aunque su forma no sea tan elegante como la del mirador
de Lindaraxa. Aquí las proporciones son graciosas, la curvatura más
esbelta y sencilla, su construcción más sólida; en el interior sorprende
ese exquisito bordado á pincel sobre sus detalles y en tan diminuta
escala. Las enjutas son elegantes por el hermoso lazo en espiral tallado
en su centro, debiendo advertir la diferencia que se nota entre ellas y
las que hay en el arco de colgantes á la entrada de la Sala de la Barca.

Existen tres balcones _mikkeh_ en cada uno de los tres lados opuestos al
de la entrada, los cuales, por causa del extraordinario espesor de los
muros, forman nueve alhamíes ó cuartitos, cada uno con su techo
particular de lacería y arriates, conservando ajimeces en las ventanas.
El alhamí de la derecha fué habilitado en 1536 para dar paso á las
nuevas y mezquinas construcciones que se arrimaron á la torre. La
primera altura decorativa de este gran aposento ha sufrido fatales
restauraciones en 1686; sobre ella se extienden dos anchos frisos de
diversa traza con inscripciones cúficas y africanas, y en cada lado se
abrían cinco ventanas con adornos calados y cristales, que han
desaparecido; después grandes letras de carácter africano, y encima una
ancha cornisa de _mocarnos_, desde donde arrancan los planos inclinados
de un rico artesón en grandes facetas ó en polígonos trazados de
_alería_, donde se ven grupos de estrellas á manera de constelaciones
ordenadas. Contemplando bien los enormes planos de este salón, se echa
de menos la forma atrevida y variada de las hornacinas, las cambiantes
alturas de los arcos dobles, triples y excéntricos, que hay en otras
estancias, y ese sistema de elevaciones angulosas que cambian desde el
cuadrado al octógono, subdividiéndose así sucesivamente hasta las
múltiples boveditas de los almocarves. Con efecto, esos dos anchos
frisos casi de la misma altura, separados por cintas uniformes con
grabadas _katifas_, imprimen monotonía á los paramentos, y parece á
primera vista que el más bajo se ha hecho posteriormente en reemplazo de
alguna decoración más antigua; así como el friso de los escudos, hermosa
trazería sin rival en el palacio, es la propia de esta distribución, si
estuviera inmediatamente asentada sobre los tímpanos, que parece faltan
á los arcos de los alhamíes. Los zócalos son de jáiras y alijáiras,
hermosa _sofeisifa_ que aquí se ostenta más perfecta que en otros
parajes, y el pavimento era de mármoles que existían en el año 1556[96].

Esta sala llamó particularmente la atención de los historiadores con
preferencia á las demás, y dice de ella Pedraza: «La fundaron los de
Comarex de donde toma su nombre, aposento real y nombrado según su
manera de edificio, que después acrecentaron diez reyes sucesores suyos,
cuyos retratos se ven en una sala, etc., etc.»; y después dice el mismo
autor «que Comarex viene de la voz comarraxia, labor pérsica». Los de
Comareh habitaban un lugar amurallado, plaza fuerte de este reino, cuyos
restos se conservan todavía en el pueblo del mismo nombre, hoy de la
provincia de Málaga.

Luis del Mármol se expresaba así: «Comares, del nombre de una
hermosísima torre labrada ricamente por de dentro, de una labor costosa
y muy preciada entre los persas y surianos llamada comarraxia. Allí
tenía este Rey los aposentos de verano, y desde las ventanas de ella que
responden al cierzo, y al Mediodía y Poniente, se descubren las casas de
la Alcazaba, del Albaicín, etc., etc.»

Andrea Navagero se explica en 1526 con mayor alabanza sobre este
aposento, el mejor, dice, de todo el palacio.

Sin salir nosotros del terreno del arte, único en que debe tratarse este
asunto, ya hemos dicho nuestra opinión y añadiremos: que en ninguna sala
hay tanto lujo de ornato, pues que hemos contado en ella 152 trazados
distintos, cada uno más original que el otro, y muchos de ellos tan
perfectos, que parecen de la última época de la dominación agarena.

Hay además preciosos y diminutos detalles sobre los relieves, hechos de
azul y negro, tan finos que sorprenden por el inmenso costo que hoy
ocasionaría repetirlos con la misma precisión y habilidad.

En 1588 restauraron esta sala Manuel del Pino y Luis Cerrillo, pintores
ambos que contrataron hacer la imitación de sus colores y oros, _en la
misma manera y aspecto que se hallaban los antiguos_, para no quitarles
á éstos su encanto.

Después, por los años 1592, se hicieron obras en los muros y en la parte
de fachada, y en 1609 se renovaron los arabescos de todos los
apilastrados que hay entre los arcos de entrada á los balcones, pero con
tan mala suerte, que todavía se notan bien las planchas de labor
colocadas sin repasar ni atairar. Las vidrieras se pusieron en 1595 por
la suma de sesenta ducados.

Más tarde, á fin del siglo XVIII, se abandonaron estas salas, se
mutilaron inscripciones, colocando mitad al revés y mitad al
derecho[97], y por último, hacia 1830 se pintaron groseramente, con
motivo de la visita que hizo á esta ciudad el infante D. Francisco de
Borbón.

En 1686 amenazaba á esta torre un hundimiento sobre el río Darro, y para
evitarlo se construyó parte del cimiento, desde cuya obra desapareció la
inscripción romana que estaba colocada al pie del revestimiento, la cual
se trasladó á una casa de la Alhambra, hasta 1833, en que se perdió. Por
último, en 1857 y siguientes fuímos encargados de reparar los arabescos
hundidos de la mayor parte de los alhamíes, los frentes de los ajimeces
y ventanas caladas que habían desaparecido, restableciendo los mismos
arabescos antiguos y reproduciendo los que faltaban en igual forma, para
evitar mayores ruínas. En los paramentos interiores de la sala aún queda
mucho que restaurar de las obras modernas.

En 1776 cayó sobre su hermosa techumbre de alizares la bóveda que cubría
esta algorfía, cerca de las almenas, y no le hizo más daño que haber
doblado los maderos. En la escalera que sube á lo más alto se hallan las
habitaciones del alcaide que tenía la llave de la torre, semejantes á
las que se habitan hoy en las fortalezas del imperio de Marruecos.

Las inscripciones que no hemos apuntado son suras y alabanzas repetidas;
pero vamos á fijarnos en otras más interesantes. El nombre del Sultán
Abul Hachach está escrito entre los adornos del arco de entrada, y
alrededor de los nichos se halla el de Yusuf; también en el alhamí del
centro se encuentra escrito este nombre, y sólo en un paraje pequeño de
la _Kubba_ de la izquierda se ve el de Abu-Abdillah, lo cual prueba que
se construyó en tiempo de Abul Hachach Yusuf I, hacia el año 1354, el
Sultán _que fué asesinado por un loco, hermano de Mohamad IV_, en cuya
época la obra pudo estar ya comenzada, según consta, por existir también
aquél nombre en un solo lugar de este aposento.

Otra inscripción hay en la alcoba del centro, y en metro tawil, la cual
por sí sola revela cuál era la consideración que esta gran sala tenía
entre los árabes, y cómo se compara en ella la magnificencia de su
elevada cúpula con las pequeñas y no menos bellas de sus alhamíes. Dice
así:

«Te saludan de mi parte por tarde y mañana bocas de bendición, de
prosperidad, de felicidad y de amistad».

«Esta es la cúpula excelsa y nosotras somos sus hijas; pero yo tengo más
grandeza y gloria que todas las de mi linaje[98]».

«Soy como el corazón en medio de los miembros, porque en el corazón
reside la fuerza del espíritu y del alma».

«Aunque mis compañeras sean signos del Zodiaco de su cielo, á mí sola
pertenece, no á ellas, la gloria de poseer un sol».

«Me vistió mi señor el favorecido de Dios, Yusuf, con un traje de gloria
y magnificencia cual no otro».

«É hizo de mí el trono de su imperio, sea su alteza mantenida por el
Señor de la luz y del asiento y trono divino».

Por último, en esta Sala de Embajadores ó _rasules_, fué donde se
celebró aquel gran consejo presidido por Abu Abdillah XI en presencia de
todos los magnates del reino, wacires, ulemas, el gran mufty, los
alcaides y alféreces, y formando los soldados y arqueros en las plazas y
adarves, donde se acordó la entrega de la opulenta corte, y donde el
altivo Muza[99], conociendo los tratos secretos de Boabdil con el
monarca cristiano, le apostrofó, despidiéndose para trasladarse á tierra
africana y no sufrir la humillación que le esperaba.

Es uno de los mejores episodios de la fantasía del sabio Almamún en los
últimos días de Granada árabe.

El emperador Carlos V, visitando este palacio y asomado á la ventana del
centro, á la vista del río y sus verjeles, exclamó: «_Desgraciado del
que tal perdió_,» á cuyas palabras su cronista Guevara le contó la
tradición del Suspiro del Moro que le había referido un morisco, á cuyo
relato añadió el emperador: «_Si yo hubiera sido él_[100], _antes
eligiera esta Alhambra por sepulcro que vivir fuera della en el
Alpujarra_».

Aquí también ante el Serir-almalic[101], el año 708 de la egira, una
turba de soldados y pueblo, amotinados por el poderoso alcaide de Guadix
Ebn Aldix, mató al valido wacir de Mohamad III en presencia del
acobardado monarca, el cual abdicó forzosamente en el príncipe Nasr,
dando origen poco después á la guerra de sucesión y al estrecho cerco de
esta ciudad puesto por Ismael I, legítimo rey de Granada.

Algunos historiadores han asegurado, por último, que el inmortal Colón
visitó este delicioso aposento una de las veces que expuso á la Reina
Isabel I el fundamento de sus proyectos. Suspendemos nuestro juicio
sobre este dato, que no puede sustentarse existiendo la relación de sus
dos viajes al campamento de Santa Fé.

No debemos omitir en este lugar la escena patética é inédita que nos
refiere el continuador de la crónica de Hernando del Pulgar, secretario
de los Reyes Católicos, al hablar de la torre de Comareh. Léese en el
historiador: «El Rey Chiquito tenía consigo á su madre que se decía Seb,
de nación cristiana, y fué cautiva cuando los moros robaron á Cieza, que
es una villa del reino de Múrcia; y como al tiempo era chiquita, con
halagos y otros medios tornóse mora y salió de buen gesto y mujer de
bien, y el Rey Muley-Buasén casó con ella, porque entre los moros era
esto tenido en mucho, que el Rey ú otro cualquier caballero pudiese
casarse con una doncella que de cristiana tornase mora. De este
casamiento nació el Rey Chiquito, y esta reina era de grande y valeroso
ánimo, y contradecía con toda posibilidad que el Rey Chiquito, su hijo,
no entregase el reino á los reyes Católicos, ni concertara con ellos, y
que esperase la fortuna próspera y muriese rey, y por esto el Rey
Chiquito se guardaba que su madre no supiese que él trataba con los
Reyes Católicos de entregarles el reino. Que concluída ya la
capitulación, como está dicho, lo supo la reina su madre, y
disimuladamente se dice que lo tomó por la mano y se entró en la torre
de Comareh, que es el lugar donde más se descubre la grandeza de
Granada, y después de haberlo traído á la redonda por la torre y echados
entre ambos de pechos y entre dos almenas dijo: «_Mira qué entregas y
acuérdate que todos tus antepasados murieron reyes de Granada y que el
reino acaba en tí_.»

Hasta aquí el Alcázar que pudiéramos llamar Serrallo, porque en esta
parte se hallaban los aposentos visitados por los altos magnates de la
corte.


Patio de los Leones.

Es una de las más hermosas construcciones y la más bella y elegante de
la arquitectura musulmana. No hay ejemplar más fantástico y magnífico en
todo lo que dentro y fuera de España edificó la caliente imaginación de
la raza de Agar. Trasparentes arcadas; columnas que se han agrupado en
más ó menos número para repartirse el peso de los esbeltos arcos y
techumbres; siete fuentes que murmuran constantemente la soledad de la
estancia; dos elevados anditos que se avanzan majestuosos para
interrumpir la monotonía de los enclaustrados; cuatro cúpulas que
resplandecen á los rayos del sol; once diferentes formas de arcos
fastuosamente decorados; todo constituye un conjunto mágico y delicioso
aun después de siete siglos de existencia.

[Illustration: Patio de los Leones.]

El Patio de los Leones es la prenda más querida de la Alhambra; sin
estanques, sin jardines, sin estatuas ni ornatos pedidos á la pintura ó
á la escultura, se basta por su sola composición para producir una obra
encantadora que deleita los sentidos y alienta pensamientos de grandeza
y majestad. No podían ser bárbaros los que lo hicieron, ni menos
inspirados en el arte de los romanos. Si se mira desde los extremos del
eje más largo que pasa por el centro, presenta una variada combinación
de arcos diferentes y simétricos, que se confunden por la distancia y
producen la perspectiva más sublime; y si se contempla desde los
costados ó ángulos, cada una de sus decoraciones ofrece la diversidad de
múltiples detalles, armónicamente distribuídos, que no perjudican á la
más correcta regularidad de la forma. Para quitar á los tejados el
aspecto sombrío y simétrico de rectos colgadizos sobre arcadas tan
ligeras, levantaban cúpulas y establecían en orden sus alminares,
enlazados con la ornamentación de las galerías y techumbres de las salas
inmediatas.

Partamos de su planta, como se ve en el plano, y por ella deduciremos
perfectamente la regularidad y clásica sencillez de la composición. Un
paralelógramo formado por dos cuadrados perfectos incluyendo el
vestíbulo, constituye su plan. El ancho de sus claustros en los lados
cortos y largos está relacionado por la medida de los tres lados del
triángulo, en la proporción del cuadrado de la hipotenusa igual á la
suma de los cuadrados de los catetos.

Los anditos ó kioskos vuelven á tener el ancho de la sala del vestíbulo,
lo cual por sí solo ofrece gran sencillez en la distribución, erigida en
sistema, según nos demuestran multitud de ejemplos. De aquí que las
maderas puestas para encadenar los arcos y el anillo interior se puedan
cruzar á manera de emparrillado y trasmitir las fuerzas á los muros de
los cuartos inmediatos, formando con los del patio esta aislada
construcción del Palacio del Harem, que incluye la Sala de Abencerrajes,
la de las Dos Hermanas y la de Justicia, cuyos muros se ven en perfecta
relación de continuidad.

En el momento de visitar este patio nos ha parecido hallarnos en la vida
del Oriente, entre Bagdad y Damasco, entre Ispahan y Cairo; luego que se
admira la obra se olvidan aquellas clásicas reminiscencias y sólo ve el
espectador las mansiones del éxtasis eterno reservado en el paraíso á
los hijos de Agar. ¿Dónde y cómo se inventó un monumento de trasparentes
anditos colocados como celosías unos detrás de otros para hacer más
impenetrable el secreto de los placeres que allí se habían de sentir? No
es un lujo de vana fantasía lo que nos conmueve, sino la imperiosa
necesidad de describir lo que no tiene semejante y lo que parece que
nunca se sujetó á reglas que pudieran dictarse para los tiempos
venideros. Ni las galerías de sus cuatro lados son iguales; ni los
innumerables arcos son absolutamente uniformes; ni sus columnas se
agrupan con aparente igualdad; ni sus puertas guardan semejanza; ni hay,
en fin, esa constante repetición de alturas y de líneas que constituyen
la belleza en otros órdenes de arquitectura. Aquí es donde se puede
decir que en la diversidad reside la unidad, porque si se compara un
arco á otro, un techo á otro, un grupo de capiteles á otro, tal vez en
el acto no se encuentre la identidad; pero arrojados todos en ese
laberinto de construcciones, cada uno se coloca simétricamente en su
lugar y á cierta distancia se halla la armonía del número y del
conjunto.

En lo que llevamos descrito del Alcázar, no se ha desarrollado todavía
por completo ese mágico sistema de convertir en grutas estalactitias las
techumbres de los aposentos. Sólo en algunos alhamíes, en las cornisas y
arcos se han empezado á usar, pero en el Patio de los Leones hallamos
los tres anchos claros de sus entradas, alintelados con otros tantos
arcos ó festones ondulantes de mocarbes, cuyo atrevimiento de
construcción no se podría concebir á no considerarlos adheridos á los
fuertes botantes que hay en los esqueletos de sus azuares. Más adentro,
parándose en el medio de esas dos cortas galerías, se ven dos arcos en
forma de pabellón á dentellones y en los fondos, los esféricos realzados
en contraste con los primeros. Los ligadores de tirantes se descubren
en los techos para evitar la monotonía de los grandes paflones, y
vestidos de ricas ataraceas de madera se pierden en los muros y
apilastrados como los pescantes de los puentes de hierro, distribuyendo
los techos de bellos almizates que nos hacen suponer si el exterior
debería acusar con cúpulas planas ó convexas los huecos interiores,
recordando los cupulinos del patio de la gran mezquita de Auríc; y sin
embargo, en sus galerías estrechas no hay señales de esas cúpulas á la
bizantina, supuesto que están interrumpidas las líneas por los menacires
del segundo cuerpo y las bóvedas de los dos templetes.

Las innumerables columnas de mármol de Macael, que blancas en su origen
han tomado ese color dulce que les imprime el tiempo, están ligadas por
sus capiteles sueltos ó agrupados, según las exigencias de una
construcción atrevida, cuya forma cuadrada y plana, en relación con los
pilares que cargan sobre ellos, no es ni persa, ni asiria, ni griega, ni
romana, filiación que se pierde en los diferentes períodos de transición
que ha pasado este arte.

Para venir á este hermoso aposento[102], hemos atravesado un pasadizo
angosto que desde pocos años existe abierto, y el cual no ofrece
grandeza de ninguna clase. Esta comunicación no era directa en la
antigüedad como es hoy; se hallaba interrumpida por todos lados, porque
desde ella todo este tercer edificio con su correspondiente alcaidía,
como ya hemos anunciado, constituía el harem, al cual se pasaba
únicamente por la puerta que hay á una de las extremidades de la sala
larga que sirve de vestíbulo al patio, y donde se hallan sus tres
grandes arcos de entrada.

Este patio se principió á construir en 1377 bajo la dirección de un
artífice árabe que trabajaba por primera vez en las reales obras de la
Alhambra: Aben Cencid[103] era su nombre y nosotros creemos que el
género de ornato que aplicó, diferente al del patio ya descrito, fué
hecho también por el artífice para las casas del Chapí y la llamada de
los Oidores, por ser aquél reproducido en los mismos modelos de este
patio. Hasta el año 1552[104] no se hizo aquí la primera obra importante
de conservación, y entonces se quitaron á los templetes ó anditos las
bóvedas exteriores de azulejos, con el objeto, según el informe de un
maestro de obras, de evitar las filtraciones que había y prevenir la
destrucción de las bóvedas interiores[105]. Entonces se compuso la
_yesería_; se repusieron techos podridos y se levantó toda la parte
antigua del alero.

En 1595 se formó expediente para hacer obras y cubrir muchas cúpulas que
estaban abandonadas; se repararon las tejas blancas y verdes que
existían todavía; se restauró un pavimento antiguo que estaba compuesto
de ladrillos cortados y azulejos, por dentro y fuera de las galerías,
(mostagueras), y se compusieron los _mocarbes_ de yesería que se habían
hundido[106]. En 1591 ocurrió el incendio de un polvorín en el inmediato
barrio de San Pedro, cuya detonación ocasionó muchos hundimientos en la
Alhambra[107], especialmente en la sala de entrada á este patio y en la
inmediata de Abencerrajes. Es de dicha época la construcción de un alero
de madera pobre y mezquino, el cual hemos principiado á restaurar en los
cuatro lados, copiando los restos hallados en el mismo paraje del
antiguo y rico que se destruyó.

En 1640 se reconoció por D. Antonio Guerrero el estado ruinoso del patio
y se hallaron desplomadas ya las columnas de los enclaustrados y de los
templetes. Por entonces estaban arrancados los mosáicos de todo el
basamento del patio, que dicen eran muy semejantes á los de la alberca.

Siguiendo este género de investigaciones sobre tan hermoso departamento,
retrocederemos al año 1553, en el cual se hicieron ladrillos vidriados
para las galerías por un tal Peñafiel, bajo la dirección de Francisco de
las Madezas, y datan de esta fecha la mayor parte de las armaduras que
han dado el aspecto de pobreza á los tejados que estamos restaurando.

En los dos miradores sobre las puertas de las dos salas de Abencerrajes
y Dos Hermanas, había menudas celosías cubriendo los tres arcos del
_mikkah_ ó balcón, donde se asomaban las mujeres del harem, que
habitaban pequeños cuartos distribuídos detrás de esa galería alta de
ventanitas redondas y enfiladas que hemos hecho abrir recientemente.
Desde el centro se ven las diferentes _kubbas_ ó cúpulas de las dos
citadas salas de la Ráuda, de la Justicia y las de los templetes, de las
cuales sólo una se ostenta hoy como pudieran estar en los tiempos
antiguos, porque el otro templete la perdió con motivo de las
filtraciones, y para salvar la bóveda interior considerada siempre de
mayor importancia.

Con efecto, en ninguna parte de este palacio hay techos más bellos ni
más difíciles de hacer que los que se contemplan dentro de estos
pabellones. Son unos _acicafes_ trazados sobre una superficie curva que
no es completamente esférica, y que por lo mismo ofrece inmensas
dificultades de distribución geométrica, que todas están salvadas de una
manera admirable. En esta clase de trabajos no ha habido quien mejore á
aquellos artífices. Dichas bóvedas así talladas y combinadas de miles de
pedazos, descansan sobre las pechinas que llenan los espacios
triangulares, hasta coger las cuatro _azuares_ ó paredes caladas, cuyos
arcos forman los elegantes kioskos.

La fuente del centro no se levantaba como hoy sobre apoyos descansando
en el lomo de los leones, sino que sentaba inmediatamente sobre ellos;
pues consta que en 1708 un tal Diego del Arco hizo la segunda taza y los
referidos apoyos, y que más tarde, en 1838, se hizo la pequeña pirámide
en que termina; siendo de todo punto evidente que esa taza de mármol
grande, llena de agua, y ceñida de una hermosa inscripción, servía para
las abluciones que tienen obligación de hacerse los mahometanos cuatro
veces al día.

Al contemplar esos doce leones que la inscripción ensalza como obras de
una expresión admirable, se notan las inspiraciones que el pueblo árabe
había recibido en las ruínas de Tesifon, Persépolis, Bostan y en la
antigua Persia. Así es que ni un paso adelantó en sus esculturas, antes
bien, son más amaneradas todavía que las de los bajo-relieves de Murgal,
donde se ven mónstruos y figuras humanas en actitud expresiva, con pelos
erizados, que á manera de escamas cubren sus cuerpos. Estos, como
aquellos mónstruos, tienen cierta rigidez en sus miembros, para darles
más forma arquitectural, según el uso á que se destinaban. Los pliegues
de la piel de sus vetustas cabezas semejan líneas simétricas que caen á
uno y otro lado de las fauces, cuyos dientes son como los de los toros
de Rustam, y sus melenas tan duras y tiesas como la de las cabezas de
los monolitos de Táuris.

Cuando empezamos la restauración de este edificio hallamos el
complemento de muchos de sus detalles, que pasaron desconocidos á los
que antes se habían ocupado del arte musulmán. No era fácil, sin duda,
fijar la forma de las cúpulas de los templetes, y el tamaño y adornos de
todo el alero, si no hubiéramos hallado bajo las mezquinas
restauraciones del siglo XVII los restos antiguos, sus dimensiones, su
asiento, y cuanto puede necesitarse para devolverles la primitiva forma.

No tuvo jardines ó alizares este patio como se supone, excepto desde los
años 1808 hasta 1846, en el que se hicieron arrancar por haber
perjudicado á los cimientos; y en tiempo de los árabes estaba todo él
embaldosado de mármol á grandes chapas[108] y mostagueras azules y
blancas en las galerías.

Debemos llamar la atención hacia la sala que hay antes de entrar en este
sitio, donde hemos levantado una corteza de yeso, bajo la cual habían
ocultado nuestros antepasados los arabescos de su decoración. Un techo
de la época de Felipe V, ha coronado la estancia en vez del de
colgantes que tenía, de los cuales conservamos algunos trozos para
reponer los antiguos[109].

Dijo el historiador Lafuente, que Alhamar el de Arjona fué el que mandó
construir este patio; pero las inscripciones que por todas partes tiene
labradas, comprueban que fué Abu Abdil-lah Alganí bil-lah, el conocido
por Mahomad V, que nació el 4 de Enero de 1338, y á cuyo sultán se
atribuyen las más importantes obras llevadas á cabo en el reino de
Granada. Ese mismo continuó las emprendidas por su padre, pero en época
de tal florecimiento, que se nota bien la diferencia del gusto entre el
_Mexuar_ y este Patio.

Dícese que en este sitio, uno de los más predilectos de la corte mora,
fué donde se hizo la jura del hijo de Mohamad, Abu Abdallah Jusef, en su
casamiento con la hermosa y celebrada Zahira, y se dieron comidas á la
usanza castellana, con presencia de embajadores cristianos de Castilla y
Francia.

No hay en las inscripciones de este departamento bastante interés para
anotarlas aquí, pues excepto las relativas al monarca citado, todas son
salutaciones conocidas, elogios al sultán y suras del libro sagrado.
Pero es de extraordinario mérito literario la que hay esculpida en el
borde de la pila de la fuente, la cual debemos reproducir para conocer
el lujo de hiperbólicas bellezas que ostentaba el monumento, y cita que
se hace en ellas de un jardín que existiría en los espacios que rodeaban
al edificio.

Hela aquí:

«Bendito sea el que concedió al iman Mohamad mansiones deleitosas, que
son por su belleza la gala de las mansiones».

«Sino, este es el jardín; en él hay obras tan peregrinas, que no ha
permitido Dios haya otra hermosura que pueda comparársele».

«Y estas figuradas perlas de trasparente claridad que engalanan los
bordes con una orla de aljófar».

«Líquida plata que corre entre las joyas y que no tiene semejante en
belleza por su blancura y trasparencia».

«Confúndense á la vista el agua y el mármol, y no sabemos cuál de los
dos es el que se desliza».

«¿No veis cómo el agua corre por los lados y sin embargo se oculta
después en la tierra?».

«A semejanza de un amante cuyos párpados están henchidos de lágrimas, y
que las oculta por miedo de un delator».

«¿Y que es en verdad sino una nube que derrama sobre los leones sus
corrientes?»

«Asemeja la mano del kalifa cuando aparece por la mañana derramando sus
dones sobre los leones de la guerra».

«¡Oh, tú que miras estos leones que acechan! El respeto (al kalifa) les
impide manifestar su enemistad».

«¡Oh, heredero de los Ansares, y no por línea trasversal, herencia de
grandeza con la cual despreciarás á los más encumbrados!»

«La paz de Dios sea contigo eternamente; multiplíquense tus placeres y
aflijas á tus enemigos».

       *       *       *       *       *

Seguiremos por los cuartos más principales del palacio en el orden que
traemos, remitiendo al lector al plano de todo él, para que allí vea los
nombres é importancia de los pequeños y ruinosos pasadizos, que no
describimos minuciosamente.


Sala de los Abencerrajes[110].

Se entra á ella por una hermosa puerta de lacería primorosamente
labrada[111] y el nombre que se da á esta algórfia desde el siglo XV, se
funda en varias tradiciones más ó menos probables. Dícese que los
Abencerrajes constituían una tribu influyente por su valor, que poseía
palacios en la Alhambra y al pie de Sierra Nevada[112], la cual
favorecería la causa del último rey, perseguido por su padre Abul Hacen.
Este monarca se había enamorado de la Zoraya[113], y ocasionado la
separación de su legítima mujer la sultana Aixa. La favorita instigaba
al rey para que dejase degollar á los hijos de aquélla, hasta el punto,
que la sultana temió por la vida de éstos y los salvó descolgándolos con
las tocas de sus esclavas por la torre de Comareh, y huyendo con ellos á
Guadix, se puso al amparo de los Abencerrajes. El pueblo maldijo á
Hacen, y trajo de Guadix al hijo para colocarlo en el trono.

La versión de Pérez de Hita expone, que en la corte de Abu Abdil-lah
existían enemistades entre Zegríes y Abencerrajes. Un torneo habido en
la plaza de Bibarrambla dió á los primeros la victoria. Estas dos
familias se aborrecían, y un Zegrí acusó públicamente á los Abencerrajes
de estar en tratos con los cristianos enemigos, y á Hamet de tener
amores secretos con la reina. Enterado el rey, citó con engaños en una
sala de la Alhambra á los Abencerrajes, y los hizo degollar á todos. La
reina iba á ser quemada en una hoguera, y el día de la ejecución,
dícese, que aparecieron cuatro caballeros campeones de la calumniada,
que demostraron su inocencia en singular combate.

[Illustration: Sala de los Abencerrajes.]

Desde que se conoce la historia escrita por D. Hernando de Baeza
perdieron aquellas versiones su misterio. Según ésta, la Zoraya fué
traída muy joven á la Alhambra desde las cercanías de Cabra, donde había
sido cautiva. Creció en el Alcázar, y siendo hermosa, Muley Hacen la
distinguió hasta provocar los celos de la sultana Aixa; ésta temió por
la vida de sus hijos, y sacándolos del palacio por un ajimez de la torre
de Comareh, descolgándolos con las tocas blancas de las odaliscas, huyó
á Albaicín, donde estuvo ocho días hasta que partió para Guadix, dícese,
ayudada por los Abencerrajes. Hay detalles preciosos de aquella
tradición que el lector hallará en tan notable libro. Únicamente
recordaremos que la Zoraya vivió con el monarca, dominando el harem y
engalanada con las ricas joyas de la madre de Boabdil.

En tiempo del mismo Hernando de Baeza[114] se llamaba á este cuarto Sala
de la Sangre, y pocos años después de la reconquista contaban los
moriscos que los Abencerrajes, en número de 17, cuando iban por un
pasadizo oscuro que hay hoy tapiado, una esclava que estaba asomada á la
ventanita sobre la puerta del otro lado, les avisó que se volvieran y no
penetrasen adelante en el sitio donde iban á ser degollados. Todavía se
cree que están manchados los mármoles con la sangre de las
víctimas[115].

Es esta _Saha_ una de las más elegantes del palacio, alzándose en tres
cuerpos perfectamente proporcionados é iluminándose por diez y seis
ventanas caladas en los arranques de la hermosa bóveda de figura de
estrella, las cuales derraman una luz dulce y tranquila. Las alcobas que
espaciosas se abren á sus dos costados por medio de cuatro hermosos
arcos llenos de adornos azules y escarlatas, parece como que esperan los
dos lujosos divanes que han desaparecido, donde las mujeres pasaban
horas eternas de amorosa contemplación. Una fuente, que incansable
bullía hasta perder sus aguas en el patio inmediato; el rico brocado en
brillante relieve de su comarraxia; los caprichosos pebeteros[116] y
sus bazares en elegantes _hánias_, todo lo que falta en ella y lo que
con tanto encanto se mira hoy, daría á esta estancia un especial
colorido de seductora tristeza.

Las restauraciones del siglo XVI la dotaron de pintados del Renacimiento
en los techos de las alcobas y de algunos relieves en el primer cuerpo,
que se atribuyen al célebre Alonso Berruguete, sin dato alguno. Los
azulejos árabes desaparecieron á fin del siglo pasado, y á principios
del presente se volvió á restablecer este ornato con los que se
compraron del convento de la Cartuja, los cuales pertenecen al tiempo
del emperador Carlos V.

Se ha dicho que, á consecuencia de hundimientos causados por el incendio
del polvorín, esta sala fué reconstruída casi totalmente en el siglo
XVII, y esto no parece cierto porque sus muros son antiguos, sus labores
moriscas en las nueve décimas partes, y los arcos, que siempre son los
primeros detalles que padecen, se hallan perfectamente libres de
restauración[117].

Debemos citar con particular encomio el ornato de las enjutas de la
puerta de entrada como el más hermoso del estilo árabe, las archivoltas
de los grandes y pareados que hay en el interior para entrar en sus
alhamíes y los delicados _axarques_ hechos con azul en los abacos y
collarinos de los capiteles.

La forma de la cúpula es una estrella de ocho puntas, en cuyos ángulos
externos hay hornacinas que llenan los ocho triángulos encajados por
medio de otras cuatro más grandes en el cuadrado de la planta de la
sala. Por este medio se nota mirando hacia arriba que disposición tan
puramente geométrica ha servido para labrarla, y cómo hasta el más
menudo triángulo prismático de sus bóvedas está en perfecta consonancia
con las dimensiones totales, cuyo misterio de composición, hallado al
repetir tan complicadas trazerías, no se reveló á ninguno de los
artistas que publicaron antes los dibujos de la Alhambra.

El pasadizo que se cruza al penetrar en esta sala conduce por la derecha
á un corredor oscuro que terminaba en el vestíbulo del patio, por donde
pudieron entrar los Abencerrajes; aquí hay una escalera y un aljibe
bastante grande, que debió servir para el surtido de las aguas del
Alcázar, y encima un patio ruinoso con claustro y salitas, semejante en
su planta á otros muchos que se ven en Granada. No ha penetrado ninguna
restauración en este sitio, y por consiguiente, fuertes capas de cal y
yeso cubren la mayor parte de sus labores y letreros; tres arcos dan
entrada á otra salita, también horriblemente embadurnada, desde la cual
se pasaba por una puerta convertida hoy en ventana á otras habitaciones
que fueron destruídas para hacer el Palacio del emperador, todo lo cual
se ve bien claro por la continuidad que en este lado ofrecen los muros.
Desde este pequeñito palacio, que bien puede así llamarse, pasamos á uno
de los miradores del Patio de los Leones y á las galerías que eran
habitaciones de mujeres; y todos estos cuartos con el patio adjunto
inducen á creer que aquí existía otra puerta de los alcázares para
comunicarse quizá con la Gran Mezquita.


La Ráuda.

Nombre que significa verjel y cementerio de magnates, cuyo edificio
ocupaba antes un vasto jardín, extendiéndose por el Patio de los
Naranjos hasta la torre del Mihráb. En este espacio había algunos
edificios aislados, cuyos cimientos hemos visto con motivo de la obra
que se hizo en el patio, y que eran de época anterior al tiempo de
Mohamad V.

Al contemplar los ruinosos edificios que llevan el nombre de Ráuda,
choca el género de su arquitectura y la disposición de compartimentos
apenas relacionados con la Sala de los Abencerrajes; y causa más
sorpresa encontrar sus techumbres cambiando las formas exteriores y
produciendo tal confusión, que no se distingue la obra antigua, ni la
que puede atribuirse al siglo XVI, ni cuál es el destino de esta torre
que, á manera de las tumbas de los kalifas en Cairo, se alza aquí á
respetable altura. Su planta cuadrada, en cuyos lados hay cuatro
hermosos arcos de herradura de bellísimas proporciones; sus dilatados
paramentos con pintadas labores de ladrillos ó _almadrabas_; su cúpula
en forma de concha agallonada á semejanza de la Kiblah de Córdoba y
pintada de las mismas _sofeisifas_, con algunos adornitos rojos en las
enjutas; la alta _mikkah_ por donde recibía la luz, y el aislamiento de
este alminar sin muros adyacentes que lo subordinen á otras obras, nos
obliga á suponerle edificio tan antiguo al menos como las _Isnas_ de la
alcazaba Alhamrra.

Contábase por los moriscos de principios del siglo XVII que en el
_Beitalmenan_ ó sala se hallaron varias sepulturas de reyes moros, cuyos
nombres estaban en las inscripciones de unas lápidas que existían en la
Casa Real Vieja[118]; y que en una pila larga y angosta que hay en un
cuarto inmediato se lavaban los cuerpos muertos de dichos reyes antes de
envolverlos en los _cambux_ con que los ceñían para meterlos en las
sepulturas.

La Ráuda fué, pues, el panteón de los primeros sultanes de Granada antes
que se construyera el Patio de los Leones, y los sepulcros estarían
colocados encima del piso, de modo que fueron desbaratados por los
conquistadores á poco tiempo de su llegada.


Sala de Justicia.

Para describirla vamos á reproducir parte de lo que ya hemos dicho y
publicado con motivo de las pinturas, en la _Revista de España_.

Dice Hurtado de Mendoza que Bulhaxix halló la alquimia, y que gracias al
oro que hicieron por su medio pudieron embellecer los palacios, cercar
la ciudad con triple muralla y edificar la _Alhambra_ con sus muros de
oro y pedrerías. No es menester fabricar el oro ni hallar las perlas y
las amatistas en estos muros para creer que el efecto que debían
producir cuando se construyeron daba lugar á todo género de fantasías.
Vestigios de colores y oro hay por todas partes, y en la Sala de
Justicia lo conservan más ó menos todos los ornatos. Es una hermosa nave
de tres cúpulas principales más elevadas y cinco más pequeñas,
franqueada por tres elegantes puertas que comunican con el Patio de los
Leones. Otros tres arcos más esbeltos y clásicos se levantan en los
testeros principales de los tres departamentos cuadrados y dan luz á
tres _Kubbas_ ó alhamíes coronadas de techos embocinados donde, sobre
fondo de tafilete, se hallan pintadas las singulares obras de color y
dibujo que no han podido borrar cinco siglos de olvido y abandono. La
decoración _mocárabe_ de estos divanes nos recuerda algo de la catedral
de Córdoba en sus arcos apuntados y estrechos en los arranques. Fué sin
duda un tributo pagado por los alarifes de la Alhambra á los de aquella
gran mezquita. Los techos estalactíticos[119] fantasean las grutas de
filtraciones calcáreas en las estancias de estos pabellones, con sus
cúpulas sembradas de claraboyas, y sus anchos frisos ostentan los
escudos alhamares entre los cristianos motes de los reyes que
conquistaron tan afamadas obras.

[Illustration: Sala de Justicia.]

Desde 1496 estas notables _tarbeas_ que levantan airosas sus esbeltos
cupulinos, se denominaban ya _Sala del Tribunal_, _del Consejo_ y _de
los Retratos_, en las crónicas de Mendoza y de Pulgar, aceptadas por
Argote de Molina y Lozano. Pero autores modernos, fijándose en la
costumbre de los reyes mahometanos y de nuestros monarcas desde D. Pedro
hasta los Reyes Católicos, han establecido con suficientes datos el
hecho de que nunca la sala donde se administraba justicia se hallaba en
el fondo del harem, sino en las puertas de los castillos y casas de
reyes; y por consiguiente, el nombre dado á esta sala no podía tener por
fundamento ese destino, á no ser que bajo los nazaritas sirviera de
diván donde se reunían los magnates y _catibes_ á decretar los asuntos
de Estado. Tampoco debía llamarse _de los Retratos de los Reyes_, porque
ni se ven allí pintados todos los que se sucedieron en Granada antes del
año 1400, ni los colores de sus trajes, ni aleñas de sus barbas
coinciden con los distintivos que en sus blasones adoptaron, ni con los
trajes negros con franjas rojas, que usaron los primeros sultanes, ni
los bermejos con franjas negras que por regla general son usados por las
dinastías reinantes de los Abbasidas.

Difícil nos será alejar la creencia de que dichas pinturas no podían
haber sido hechas por artistas mahometanos, fundada en el texto de la
Sura, que prohibe á los descendientes de Agar imitar las formas
naturales y representarlas sobre mármoles y estucos; pero no lo es tanto
si se atiende á que los que labraron esculturas de hombres y animales, y
fundieron bronces como los que hemos visto[120], no podían haberse
impuesto el veto de no pintar lo que de mil maneras esculpían. De allí
la suposición de que algunos cautivos cristianos debieron ser los
autores de las tres obras, únicos que en aquella época ejercían la
profesión y pudieron interpretar el estilo gótico y romanesco de los
edificios que hay en ellas diseñados.

En el siglo XII se pintaban en Italia los torneos al estilo oriental
entre figuras grotescas de animales, para cubrir los muros de los
palacios; pero notándose en ellas cierta corrección de dibujo y deseo de
imitar lo natural de las actitudes y movimientos, que como arte son
obras superiores á las de la Alhambra, aun siendo aquéllas más antiguas.
En los libros de miniaturas del rey Módus, siglo XIII, hay unas cacerías
que también tienen este mismo carácter, con pájaros y jabalíes, en las
que los árboles, los caballos, los escuderos, están dispuestos como en
las pinturas de la bóveda de la derecha: difieren los arreos, pero los
jinetes van vestidos según éstos, de cota ceñida y capuchón á la usanza
de Gastón Febo en sus cacerías de jabalíes, donde se ven estos mismos
caballeros que parecen de madera, y que en verdad tienen más expresión;
lo mismo que los del manuscrito Lancelot en la escena de los caballeros
de la mesa redonda, del siglo XIV. Y las pinturas hechas por cristianos
con motivo del viaje de Carlos IV de Francia, que son de la misma época
¿no ofrecen una diferencia notable en el modo de plegar los paños, en
los cabellos y en las manos, de la tiesura y rigidez de miembros que se
nota en las figuras de estas bóvedas, donde no se ve más que la silueta
negra que forma el dibujo y los diversos colores que llenan los
espacios?

Sobre las figuras de la bóveda del centro[121], ¿qué hay en ellas que
nos indique si son retratos de los reyes que se habían sucedido en
Granada por aquel tiempo? Ningún distintivo tienen: ni en el turbante
por la riqueza de pedrería en forma de escarapelas, ni en los anillos de
oro ciñendo la frente, ni en los cinturones guarnecidos de colores y
dorados, ni en las ajorcas á la mitad de los brazos, ni en las
empuñaduras de las espadas se indica que los personajes debieran
distinguirse como fué uso y costumbre entre los sultanes de la Arabia y
de la Persia; por el contrario, en el Oriente los árabes en Consejo se
han colocado siempre en el orden que están aquí; mientras que á los
reyes rara vez se retrataban por respeto á sus personas. En cambio
estaba admitido el pintar retratos de poetas, adivinos, recitadores,
charlatanes y otros tipos que abundaban en las cortes de los kalifas,
los cuales tenían siempre divertidos á los reyes con sus gracias, como
se cuenta de los kalifas Ben-Ahkam, Illah, Moavia, Abdul-Melic, y de los
que les sucedieron, lejanos ascendientes de los reyes de Granada.

[Illustration: Pinturas de la Sala de Justicia.]

En el siglo XIV, en cuya época debieron hacerse estas pinturas, el arte
se había perfeccionado más en Italia que lo que aquí se demuestra.
Adriano de Edesia pintó en Milán sobre las paredes que doraban ó cubrían
de azul, figuras alegóricas de los tiempos paganos, en las cuales había
desaparecido ya ese perfilado negro con que están dibujadas las de los
más antiguos tiempos, como lo indican las iglesias de la Cava, de
Casuaria y Subiaco, para imitar exclusivamente los mosáicos de los
bizantinos, donde campeaban los colores vivos, dispuestos en forma de
escaques, de fajas ó rosetones, cuya disposición fué todavía más extraña
que la de las pinturas de la Alhambra; y en el siglo X y siguientes se
pintaban en algunos claustros de los conventos, cacerías centauros y
arabescos profanos, según decía el Santo de Claraval, que declamaba
contra esta costumbre, la misma que se observó en los monasterios
góticos de España; todo lo cual nos induce á creer que podía haber en el
territorio dominado por los árabes pintores que conservaran esta
tradición.

Existiendo, pues, la pintura como arte decorativo antes de Cimabúe, y
habiendo éste aprendido de los griegos, como bien claro se ve, sus
antecesores del siglo XIII fueron enteramente reproductores de tipos y
escenas orientales, aunque las aplicaran á los monasterios; pero de
entre ellas, las de la Alhambra derivaban propiamente de este origen,
hechas por árabes ó bizantinos, que viajaban entonces en las principales
ciudades de Europa, y que en Granada existían, sin duda, como buenos
musulmanes; los cuales á principios del siglo XV no pintaban tan bien
como los italianos de los tiempos de Giotto y de Stéfani, en cuyas obras
se revela un arte que tiende al Renacimiento; mientras que en éstas,
hechas anteriormente, se expresa un sistema de pintar hierático con
arreglo al trazado de Teófilo; y más cuando ya se sabía el modo de
disolver los colores con linaza, cuyo medio no se revela en ninguno de
estos ejemplares. Las pinturas que aquí vemos no están hechas por estos
procedimientos, sino que son de cola ó huevo, barnizadas después con
linaza como las que se usan todavía en las iglesias rusas; por
consiguiente, en el tiempo de Tomás Guido y de Pablo Uccello, en que se
buscaron las reglas de la perspectiva y de los escorzos, hácia 1415, que
es la mayor antigüedad que se puede dar á esos pergaminos, la pintura
había adelantado ya en Italia y en Francia para que se atribuyan á
cristianos estas obras, que no pueden compararse más que á las de los
tiempos de Masaccio, en los cuales principió á formarse el reino de
Granada y en cuya época el Patio de los Leones no había sido siquiera
imaginado.

Los pintores españoles que cita Cean Bermúdez, y cuyas obras pueden
verse todavía, no ofrecen tampoco semejanza con éstas; además del
estilo, que es distinto en su mayor parte, los adornos y las pinturas de
la _vieja época_ que existen en Toledo, en Córdoba, etc., son del año
1418 y muy conocidas, como las de Juan Alfón en la capilla de los Reyes
Viejos de aquella catedral, de estilo religioso y procedimiento muy
diferente; y las de Rizzi, Borgoña y del estofador Diego Copín, tampoco
ofrecen semejanza, antes por el contrario, parecen y son obras de otro
espíritu que tenía su tradición conforme á principios de cultura más
moral y mística, y menos dominado por las influencias orientalescas que
perturbaban las ideas de los convertidos españoles, en aquellos tiempos
de dominaciones sucesivas.

Almonacid, un moro convertido del año 1460, estofaba y pintaba el
retablo gótico de la catedral de Toledo en compañía de aragoneses y
lemosinos, mezclándose de este modo el arte de los pintores de origen
enteramente morisco con el de las escuelas que procedían de Francia y
que ya se conocían en Galicia, León y Cataluña; notándose que no eran
poco diestros en el pintar los mahometanos que en Córdoba trabajaron
algunas capillas mudéjares.

En la restauración que hemos hecho el año 1871 con el objeto de
asegurarlas y evitar que se cayeran á pedazos, por consecuencia de las
filtraciones de las lluvias, hemos visto que están hechas de madera de
la clase que vulgarmente se llama de peralejo[122], en tablas de siete
centímetros de grueso, sin cortar en cerchas ni casquetes regulares,
sino labradas á trozos de diversos tamaños para ir formando el
elipsoide, cuya

[Illustration: Detalles de las pinturas de la Sala de Justicia.]

disposición y materiales están indicando que fueron hechas en Granada
precisamente; y los clavos que unen las tablas son de los que hacían los
árabes para todo este edificio, bañados de estaño para que la oxidación
del hierro no perjudicase á las pinturas[123]. Sobre la superficie
cóncava de las tablas, bien alisada, está tendido el cuero que debieron
mojar para amoldarlo, pegado con un engrudo grueso de cola, y clavado en
todas direcciones con los clavitos de cabeza cuadrada en forma de
muleta. Sobre el referido cuero hay extendida una capa de yeso mate y
cola del espesor de dos milímetros, la cual ha sido bruñida y pintada de
rojo á manera de bol, para dibujar encima con un punzón los objetos
pintados; teniendo antes en cuenta que en los fondos que iban á ser
dorados en bajo relieve, la capa de yeso es más espesa, para producir
los adornos con moldes y una ligera presión. Y hemos notado en algunos
rasgos de los punzones sobre el yeso duro, huellas de otros trazos sin
orden, entre los que había formas de letras árabes puestas allí como
señales del artífice que se ocupó en trazarlas; nueva indicación en
favor de la procedencia morisca que se está discutiendo.

Estas bóvedas ofrecen un episodio completo de un romance fácil de
adivinar, el cual se reduce, á que el león figura simbólicamente los
amores de un guerrero árabe esclavizado á una cristiana de alto rango,
que un mago, por medio de sus hechicerías, trata de robarla, y que es
sorprendido por el cristiano que aparece y mata al mago, cuyo cristiano
á su vez es muerto por el árabe en desafío y á la vista de la dama: que
todo esto se verifica mientras los dueños del alcázar juegan
tranquilamente dentro del edificio, muy ajenos de lo que está sucediendo
por fuera. Entre tanto, otros caballeros cristianos, con trajes del
tiempo de Don Juan II, se entretienen en una partida de caza de osos y
jabalíes, ocupación diaria de los tiempos feudales y causa de muchas
empresas amorosas.

En otra bóveda se ve en primer lugar y en el centro, una composición
fantástica que tiene puntos de contacto muy marcados con la otra
pintura. Una fuente en el medio, con columnas salomónicas sirviendo de
eje central, y en la más

[Illustration: Pinturas de la Sala de Justicia.]

pequena de sus tazas, un perro en actitud espectante. La forma de todas
las pilas es octogonal y la primera, ó la que descansa sobre el suelo,
tiene en los ocho ángulos pedestales salientes, los cuales dejan
entrepaños con cuadrados en el centro donde se ven cabezas de león. La
segunda pila, que también derrama agua, está sostenida por ocho niños á
manera de angelotes, con las cabelleras peinadas, y á un lado y otro se
ven sentadas dos figuras, una de las cuales es la dama que en la otra
bóveda tiene encadenado el león, y la otra es un joven que parece el del
torneo. En el suelo hay como un estanque poblado de patos y gaviotas, y
árboles á uno y otro lado con piñas y nísperos, cargados de pájaros de
diversos colores. Siguiendo á la derecha se encuentra un paje tocando
una bocina, que lleva melena en bucles ó sortijas, capuchón, pantalón
ceñido y botines, como los trajes de la corte borgoñona: luego hay un
caballero sorprendido por un oso al que hiere con su lanza mientras
acometen á la fiera galgos y lebreles; también se ve entre ramas un
joven bebiendo en una alcarraza, pero con traje tan raro, que parece del
tiempo de Luis XIV.

En la bóveda del centro es donde se han entretenido más los arqueólogos,
suponiendo unos que son retratos de diez reyes, hasta el conocido por
Abu-Said, el Bermejo, muerto por Don Pedro de Castilla el año 1362; y
como esto conviene con las escenas que se representan en las otras dos,
las cuales se pueden atribuir á la misma época, es muy posible que antes
que se hicieran estas pinturas no hubieran reinado más de diez
nazaritas, con lo cual coinciden nuestros estudios sobre el tiempo en
que fueron hechas. No hay en ellos, sin embargo, ningún distintivo por
el cual podamos deducir que fueron los diez reyes mencionados. Y ¿cómo
no habían de tenerlo cuando sabemos que los reyes de Persia llevan sobre
el turbante ó el caftán negro á manera de escarapela, estrellas, cuentas
doradas ó círculos de colores, según sus genealogías, que los kalifas de
la Arabia se distinguen en el color del turbante, como se significaba la
bandera del Profeta; que los turcos llevan la media luna sobre su escudo
y frente, y que los de Egipto, Túnez y Marruecos se dieron á conocer
también por los colores dinásticos, los petos bordados y algunas veces
las coronas en forma de anillos, semejantes á las de los reyes de Judea
ó de los antiguos asirios?

Hay aquí distintivos puramente jerárguicos, lo cual nos aleja
completamente de la idea de que fueran reyes, que nunca vistieron sus
alquiceles de dos colores, como era costumbre en aquellos tiempos entre
las personas de rango y categoría, musulmanes ó cristianos. En cuanto al
color de las barbas, ya se sabe que era un capricho de los tiempos
feudales teñirselas como distintivo; pero no de un modo permanente; y el
conocido por el nombrado alcatán era un aliño hecho de dos ó tres
hierbas que producían el color rojo para la barba; y la alheña un tinte
negro para el cabello y párpados, hecho de tornasol, alumbre y humo de
pez, macerado en alcohol á caliente, con lo cual se ribeteaban los ojos,
las cejas, manos, pies y uñas para aparecer más jóvenes y hermosos, como
los antiguos egipcios y modernos africanos.

Es pues, más probable, que lo que aquí quiso representar el pintor fué
un Mexuar ó Consejo árabe, porque no existe ningún género de analogía
entre estas figuras y los caracteres de los monarcas que se suponen
retratados; y únase á todo esto el dato del nombre que desde la
conquista se dió á esta sala, que fué _del Tribunal_, con preferencia al
_de los Retratos_, que empezó á dársele algunos años después[124].
Además, nosotros creemos que la disposición de este aposento enlazado
con el Patio de los Leones, separado algún tanto del harem que ocupaba
las habitaciones altas, hace sospechar que era el lugar destinado para
las conferencias de los reyes con sus ministros y capitanes, á cuyo
sitio se entraba por la puerta separada que hemos indicado en otro
sitio, cerca del vestíbulo de todo este tercero y más moderno alcázar.

En las dos extremidades hay escudos parecidos á los del tiempo de Don
Juan II, con banda que sale de la boca de dos sierpes y dos leones por
debajo de cada uno, sentados y simétricos como serias esfinges; lo cual,
si bien descubre la época cristiana, no se concibe por qué en la
Alhambra se ve este signo heráldico diferente de los usados por los
moros, pues desde Mohamad I, denominado Algalib-billah (el vencedor por
Dios), siempre llevó la faja de su escudo este mote, y aun antes los de
todos los sultanes andaluces; además que el escudo árabe es siempre más
cuadrado, mientras que éste, como los que hay colocados en las puertas
del castillo de las otras pinturas, es más triangular y se asemeja á los
usados por visigodos, y su color es rojo, el mismo que usaban los moros
granadinos en los estandartes y emblemas.

Lo que más comunmente se había usado por blasón en tiempo del kalifato,
fué una llave azul en campo de plata; pero este signo fué también de los
monarcas granadinos, los cuales no habían abierto con la llave las
puertas de la Península. ¿Cómo, pues, se cambia el blasón en el caso
presente, y la llave continúa poniéndose en las claves de los arcos de
los castillos y alcázares?

Sobre todas las pruebas irrefutables de que los citados retratos no eran
de reyes, existe la de que el traje no es encarnado, como
indubitadamente lo usaron los nazaritas, cuyo color solo lo cambiaban en
el caso de luto, que lo usaban negro como los cristianos. Y resulta que
el traje de Boabdil era encarnado en la batalla de Lucena[125], y que
siguiendo la costumbre de los trajes rojos en los monarcas granadinos,
se sabe por la historia de la rebelión de los moriscos que Aben-Humeya
fué investido con las insignias reales, colocándole traje encarnado; y
el mismo Ibn-Jaldun refiere que en Málaga y en Baza se hacían trajes de
este color, con las figuras de reyes pintadas en el pectoral, á
semejanza de los de Siria; y no habiendo, por consiguiente, entre las
figuras aquí representadas más de una que tenga el traje escarlata,
aunque se quisiera suponer que éste fuera el único retrato de rey, es
para nosotros dudoso, porque según Al-Makkari, los reyes granadinos no
llevaban turbantes ó imamas, y todas estas figuras lo llevan sin
excepción, mientras que, dice este autor terminantemente, que éstos eran
llevados sólo por los ulemas y otros doctores de la ley en todos los
casos; tales relatos acaban de resolver la cuestión.

Por último, en un escudo que lleva al brazo uno de los caballeros de las
otras pinturas, se nota un signo heráldico de tres palomas blancas en
campo rojo, que pertenece á la familia de los Acejas, según el autor de
la _Historia de Galicia_[126] cuyo emblema no debe confundirse con el
escudo de los Huete que usaban la paloma blanca en campo azul. Por lo
tanto, el episodio hay que buscarlo en los antecedentes nobiliarios de
aquella casa, y bien podrá hallarse una vez planteado el problema que
dejamos expuesto, al señalar la familia que tales empresas sostuvo con
los moros andaluces.

Y para concluir, citaremos un extracto de Ibn-Jaldun, publicado por el
Instituto imperial de Francia[127], el cual prueba que los cristianos de
Castilla y León se llamaban gallegos, por los árabes, razón por la cual
se busca en la historia de Galicia el nobiliario de los Acejas, cuyo
escudo se ve en estos cuadros, como cristianos que vivían fronterizos al
andaluz; además los árabes imitaban á dichos gallegos, llegando á pintar
imágenes y simulacros, _atamadil_, en el exterior de los muros y dentro
de los edificios. Y sobre todo, el citado autor[128], que censuraba
estas imitaciones en los árabes, nos habría dicho que eran obras de
cristianos renegados ó de extranjeros, lo cual no hizo; antes bien, lo
criticó en el pueblo muslímico, como resultado del predominio cristiano
que ya se sentía por todas partes.


Sala de las Dos Hermanas.

Pasando por una hermosa puerta de lacería y talla, entramos en un
aposento cuya galanura no podríamos describir mejor que lo hicieron los
árabes en los veinticuatro versos grabados sobre su hermoso zócalo de
azulejos.

Á un lado y otro, antes de pisar los umbrales marmóreos de esta sala, se
halla un estrecho corredor ó pasadizo, que subía á los aposentos altos y
menacires tomando á la derecha, y por la izquierda á un pequeño _megle_
ó cuartito reservado, de uso particular. La puerta de arrocabes cierra
la salida al patio dejando dentro de la habitación completa
independencia, como se observa también en las otras salas recorridas,
pudiendo de este modo ser visitados los patios sin comunicación con los
cuartos del harem.

Leamos las inscripciones para comprender mejor la belleza incomparable
de la estancia:

«Yo soy el jardín que aparece por la mañana ornado de belleza;
contempla atentamente mi hermosura y hallarás explicada mi condición».

«En esplendor compito, á causa de mi señor el príncipe Mohamad, con lo
más noble de todo lo pasado y venidero».

«Pues por Dios que sus bellos edificios sobrepujan por los venturosos
presagios á todos los edificios».

«¡Cuántos amenos lugares se ofrecen á los ojos! El espíritu de un hombre
de dulce condición verá en ellos realizadas sus ilusiones».

«Aquí frecuentemente buscan su refugio de noche las cinco pléyadas, y el
aire nocivo amanece suave y deleitoso».

«Y hay una cúpula admirable que tiene pocas semejantes. En ella hay
hermosuras ocultas y hermosuras manifiestas».

«Extiende hacia ella su mano la constelación de los gemelos en signo de
salutación, y se le acerca la luna para conversar secretamente».

«Y desearían las estrellas resplandecientes permanecer en ella y no
tener en la celeste bóveda fijado su curso».

«Y en sus dos galerias, á semejanza de las jóvenes esclavas, apresurarse
á prestar el mismo servicio con que ellas le complacen[129]».

«No fuera de admirar que los luceros abandonasen su altura y traspasasen
el límite fijado».

«Y permaneciesen á las órdenes de mi señor, por su más alto servicio,
alcanzando más alta honra».

«Hay aquí un pórtico dotado con tal esplendor, que el alcázar aventaja
en él aun á la bóveda del cielo».

«¡Con cuántas galas lo has engrandecido! (¡Oh, rey!) Entre sus adornos
hay colores que hacen poner en olvido los de las preciadas vestiduras
del Yemen».

«¡Cuántos arcos se elevan en su bóveda sobre columnas que aparecen
bañadas por la luz!»

«Creerás que son planetas, que ruedan en sus órbitas, y que oscurecen
los claros fulgores de la naciente aurora».

«Las columnas poseen toda clase de maravillas. Vuela la fama de su
belleza, que ha venido á ser proverbial».

«Y hay mármol luciente que esparce su resplandor y esclarece lo que se
hallaba envuelto en las tinieblas».

[Illustration: Sala de las Dos Hermanas.]

«Cuando brilla herido por los rayos del sol, creerás que son perlas á
pesar de su magnitud».

«Jamás hemos visto un alcázar de más elevada apariencia, de más claro
horizonte, ni de amplitud más acomodada».

«Ni hemos visto un jardín más agradable por lo florido, de más perfumado
ambiente, ni de más exquisitos frutos».

«Paga doblemente y al contado la suma que el cadí de la belleza le ha
señalado».

«Pues está llena la mano del céfiro desde la mañana de _dirhames_ de
luz, que contienen lo suficiente para el pago».

«Y llenan el recinto del jardín en torno de sus ramas los adinares del
sol, dejándole engalanado».

Las demás inscripciones citan el nombre de Abu Abdillah y otras son
versículos koránicos y salutaciones de las acostumbradas.

Todos los cuartos de esta sala eran aposentos de mujeres distinguidas
que vivían con independencia dentro del mismo harem, y de aquí el que
haya existido la tradición de que dos hermanas cautivas lo habitaron,
las cuales murieron de celos, contemplando desde la ventana del alhamí
las escenas amorosas en el jardín de las Damas; la puerta del alhamí de
la izquierda, descubierta por nosotros en 1870, era la que comunicaba
secretamente con los cuartos del sultán y los baños.

Son notables en esta sala, y del género más puro, los alicatados ó
azulejos del basamento, de difícil combinación y complicados en su
dibujo, sorprendiendo sobremanera la tersura del barniz y la planicie de
cada pedacito de color diferente, porque sabido es cuánta dificultad
ofrece fabricar esta loza con esas condiciones[130]. Hemos examinado el
modo de labrarlos y hallamos que cada uno se ha trabajado con cincel y
lima hasta incrustarlo con la perfección que se nota.

La bóveda es la más dilatada que hay de colgantes, cuya atrevida
construcción espanta y no puede debidamente calcularse, más que
suponiendo que pende de un esqueleto de madera afianzado en sus
estribos.

Don Diego del Arco restauró esta sala en 1705[131], y todavía se nota la
obra en aquellos sitios donde no hay colores antiguos. En 1691 se
repararon los mosáicos en los alfeizares de las puertas. En 1622 hubo un
ligero hundimiento en dos de las hornacinas del segundo cuerpo
decorativo, que fué restaurado inmediatamente, reponiendo algunos
puentes de madera de la construcción interior. Este departamento se
conserva mejor que otros muchos, siendo fácil hallar en él vestigios de
los primeros colores con que fué pintado y de la delicadeza de los
trazos; pero lo que más llama la atención es que todo el ornato se
ajusta como en ninguna otra parte á su construcción; nada puede en él
quitarse y nada reemplazarse sin que se destruya la unidad de su
composición, tan admirablemente distribuída. Por la traza geométrica de
sus amedinados no puede ser ni más grande ni más pequeña, todo está
encajado como en un tablero de ajedrez, y para hacerla hubo que
imaginar, al mismo tiempo que el conjunto, sus más pequeños detalles, lo
cual no es de rigor en los demás géneros de arquitectura, donde siempre
hay algo que se deja á lo imprevisto. Se atribuye á Aben Zemcid la
dirección de esta obra.


Mirador de Lindaraxa.

Se pasa una antesala que tiene una hermosa bóveda de admirable
combinación y se entra en este pequeño aposento que se llamaba de
_Daraxa_ en 1622, y desde cuya fecha hallamos documentos con el nombre
moderno. En árabe indica lugar para entrar ó ascender; pero los poetas,
desde el siglo XVII en adelante, suponen que era el nombre de una
sultana favorita que pasaba sus días en este delicioso cuarto, lo cual
es una tradición que tiene por fundamento el nombre de la sultana Aixa,
llevado por muchas reinas, de las cuales sería éste un lugar
predilecto[132].

Nótese el arco de entrada, fastuosa inspiración; nada más elegante y
rico sin carecer de la delicada sencillez, que encanta al que lo mira.
Dice el P. Echevarría que en los gruesos del arco había nichos como los
de otros parajes; pero podemos asegurar que la decoración de este sitio
no ha sido jamás modificada.

Obsérvase lo rebajado del ajimez del centro y ventanas laterales, así
dispuestos para reclinarse en el suelo á la vista de los jardines. Son
cúficos la mayor parte de los adornos de las paredes. Tan preciosa
estructura está coronada por una trazería calada hecha de madera, y en
cuyos claros había colocados cristales de colores[133]. La luz neutra
que se derramaba por ellos producida por los colores de sus vidrios,
daría á esta estancia un aspecto sublime. Para ello, estaban cubiertos
los claros con cuajadas celosías de madera que velaban la luz del
jardín, todo lo cual armonizaría perfectamente los colores de las
paredes en todo el vigor de su entonación, con los trasparentes del
techo, que hoy aparecen un poco fuertes. Las cuatro paredes de este
precioso mirador están compuestas de arcos apuntados dobles y triples
bajo un centro común, y el de entrada tiene las más bellas enjutas que
hay en el alcázar, con una curva á festón que regulariza los mocárabes
de su intrados en pequeños cupulinos. Los alicatados ó azulejos son los
más finos, obra de indescriptible paciencia. Su pavimento era una
alfombra de los mismos mosáicos del umbral, y el todo revela un encanto
y misterio voluptuoso, sin igual en el alcázar.

Desde la ventana del centro se veía el río Darro, antes de que se
construyera el Patio de los Naranjos, después de la conquista.

En el año 1853 se fortificaron los muros por el exterior para contener
la ruína indicada en la antesala inmediata. En ella se notan dos
preciosos ajimeces que abren al patio citado, y los arabescos
interiores de los muros conservan bien sus colores primitivos,
especialmente en su hermosa techumbre.

Los espacios lisos de esta antesala, como hemos dicho de otros análogos,
los cubrían los árabes con tapices y cueros labrados, ó con panoplias de
telas de diversos colores, en las cuales había pescantes como kanecitos
para colgar ropas, armas y otros objetos. Las dos puertas de sus
extremidades son modernas, pues por este lado cerraba el edificio sin
otra comunicación que la del centro.

He aquí las notables inscripciones de este pequeño cuarto:

«Todas las artes han contribuído á embellecerme, y me han dado su
esplendor y sus perfecciones».

«El que me vea creerá que soy una esposa que se dirije á este vaso y le
pide sus favores».

«Cuando el que me mira contempla con atención mi hermosura, su misma
vista desmentirá al pensamiento».

«Y creerá, al ver los tibios rayos de mi esplendor, que la luna llena
tiene aquí fija su aureola, abandonando sus mansiones por las mías».

En otro lado dice:

«No soy sola, pues desde aquí se contempla un jardín admirable; no se ha
visto jamás otro semejante».

«Este es el palacio de cristal: el que le mire le tendrá por un oceano
pavoroso y le espantará.

«Todo es obra del imán Ebn Nasr. Guarde Dios para otros reyes su
grandeza».

«Sus antepasados alcanzaron la más alta nobleza, pues dieron
hospitalidad al Profeta y su familia».

Luego se halla alrededor ó recuadro de las ventanas, en metro tawil,
este poema:

«El fresco ambiente esparce aquí con profusión su hálito; el viento es
saludable y lánguida el aura».

«He reunido toda clase de bellezas en tan alto grado, que de mí
quisieran tomarla las estrellas en su alta esfera».

«Yo soy en este jardín un ojo lleno de júbilo, y la pupila de este ojo
es en verdad nuestro Señor».

«Mohamad el glorificado por su valor y generosidad, el de la fama más
preclara, el de la rectitud más distinguida».

«La luna de la buena suerte resplandece en el horizonte del imperio: sus
signos son duraderos y su esplendor luciente».

«Él no es sino un sol que se ha fijado en esta mansión y cuya sombra es
provechosa y benéfica».

«Desde aquí contempla la capital del imperio cuantas veces espléndida se
manifiesta y brilla en el trono del Kalifato[134]».

«Y arroja su mirada hacia el lugar en que los céfiros juguetean, y
vuelve contento de los honores que le rinden».

«En estas mansiones se presentan tantas amenidades á la vista, que
cautivan la mirada y suspenden la inteligencia».

«Un orbe de cristal manifiesta aquí sus maravillas. La belleza se halla
grabada en toda la superficie que rebosa de opulencia».

«Están dispuestos los colores y la luz cada cual de tal manera, que si
quieres podrás considerarlos como cosas distintas ó bien análogas».

Hay otras muchas inscripciones que se refieren á Mahomad V, pero sin
aparente interés arqueológico ni literario[135].


Jardín y fuente de Lindaraxa.

El patio que unos llaman de Lindaraxa y otros de los Naranjos, tiene en
el centro una fuente mitad árabe mitad renacimiento, que termina por una
concha circular agallonada y en su borde una inscripcion medio
desgastada por el agua, cuyo texto, interrumpido, dice así:

«Yo soy en verdad un orbe de agua que se manifiesta á los hombres claro
y sin velo alguno».

«Un mar extenso cuyas riberas son obra artística de mármol selecto».

«Su agua, como líquidas perlas, corre por el hielo... más grande...
admiración».

«Se separa de mí el agua de tal suerte, que yo no soy... con el que se
oculta».

«Como si yo y lo que... de la fuente... que corre».

«Un trozo de hielo, parte del cual se liquida y parte no se liquida».

«Cuando sobrenada... un orbe más elevado que todos los órdenes de
estrellas».

«Como si lo que en mí se manifiesta fuera una concha y la reunión de
perlas fueran estas gotas....... las felicidades....... tarde. El
valeroso, el de la extirpe de Galib».

«De los hijos de la prosperidad, de los venturosos, estrellas
resplandecientes de bondad, mansión deliciosa de nobleza».

«De los hijos del _Kiblah_, de la estirpe de Jazrech, ellos proclamaron
la verdad y ampararon al Profeta».

«Saad... hizo resplandecer todas las tinieblas».

«Las comarcas en la seguridad perpetua y... en defensa del reinado; de
dignidad elevada».

«Tengo en belleza el más ilustre grado. Mi forma causó admiración á los
eruditos».

«Jamás se ha visto una cosa mejor que yo en Oriente ni Occidente».

«Y si no... reinado... antes entre los extranjeros y no entre los
árabes».

No hay noticia positiva de la procedencia de esta fuente. El patio de
dos saletas que cita Mármol, es hoy el de la Mezquita, y tenía una
fuente en el centro que ya no existe; aunque podía ser de este paraje,
la inscripción se refiere al tiempo de Mohamad V, y la construcción del
patio de la Mezquita es anterior á este monarca. ¿Pudiera ser esta la
fuente árabe que se puso á la venta el año 1667, con algunas columnas
procedentes de la casa del marqués de Mondéjar y que no se vendieron por
falta de comprador? Pero atendiendo á que la inscripción se refiere á un
oceano de agua, de gran extensión, que pudiera aludir al estanque
morisco que tenía aquel palacio delante del pórtico, no lo consideramos
probable, porque cuando se verificaron estas traslaciones debía ya estar
colocada la fuente en este sitio. Nosotros nos resolvemos á suponer que
la referida taza de fuente no es del alcázar, sino de alguno de los
innumerables palacios que había en la Alhambra no lejos de éste.

Todo el patio es moderno, y sus claustros y salas del tiempo del
emperador Carlos V, como lo demuestran los techos casetonados
greco-romanos de sus salas altas, en las que se ven dos elegantes
chimeneas con labrados atributos del imperio. Estas habitaciones estaban
dispuestas para hermosos tapices flamencos y después fueron pintadas á
semejanza del Mirador. La nombrada de las Frutas, última de esta
galería, fué habitada por varios monarcas, y últimamente se hospedó en
ella el célebre poeta Washington Irving, en cuyo retiro compuso sus
mejores obras. En los cenadores del patio hay una colección de columnas
árabes que, según un manuscrito sobre aguas del Convento de San
Francisco, pertenecieron á aquél cuando era mezquita y rauda antes de la
reconquista, así como otras muchas piedras que han desaparecido.

Por este patio se entra á varias salas embovedadas que resultan debajo
de la de las Dos Hermanas. En la del centro se observa el efecto
acústico del sonido que se trasmite por el embocinado de las curvas y se
repite en los cruceros de las bóvedas, lo cual hizo que esta sala se
llamara _de los Secretos_, único interés que ofrece para ser visitada.
En suma, los cenadores no existían en tiempos árabes, y en su lugar
había un dilatado jardín, en donde tal vez se hallaba el estanque y
fuente, con arreglo á las inscripciones de la taza citada.


Patio de la Reja.

Si hemos de hacer mención de este patio, es tan sólo por declarar
destituída de verosimilitud la tradición, que supone ser esta reja que
hay en dos de los lados la prisión de la reina Doña Juana. Nunca se
halló esta reina en tal estado de enagenación mental que fuese preciso
encerrarla de un modo tan cruel y poco humanitario. En 1561 se nombraba
al cuarto alto inmediato, el Guardajoyas de la reina, y esto está
conforme con lo que dice Argote: que se colocó la reja para resguardo de
la vajilla del real servicio en el año 1639.

En las galerías se encuentran capiteles de antigua forma y pura
degeneración bizantina, que vuelve á acercarse á la arquitectura
hispano-mahometana del siglo XII. Son notables estas columnas, que
debieron traerse aquí de otros edificios más antiguos, y que marcan bien
una transición en el gusto árabe, tendiendo á regularizar la forma
cúbica que se determinó francamente en los capiteles del Patio de los
Leones. Las inscripciones de los del corredor alto, donde hay dos muy
bellos de colgantes, son las leyendas sura 11, vers. 90 y la 65, vers.
3.º.

En la bóveda, bajo la torre de Comareh, hay dos estatuas[136] y un
medallón que representa la fábula de Júpiter y Leda. Las tres
esculturas son menos que medianas, y de un interesante trabajo
presentado el año último á la Comisión de Monumentos, resulta: que estas
tres esculturas y las del altar de la capilla que luego describiremos,
debieron ser parte de las piezas de una chimenea que se adquirió para el
palacio á mediados del siglo XVI[137].

El pueblo, dado siempre á lo maravilloso, ha creído hallar tesoros en
las ruínas de los monumentos árabes. La rebelión de los moriscos, las
persecuciones crueles que sufrieron, la expulsión horrible que luego los
exterminó, han proporcionado el hallazgo de muchas alhajas, libros,
amuletos y monedas que han hecho la suerte de algunas familias; pero
esto, que se encontraba fácilmente en los pueblos, aldeas y caseríos, no
se halló jamás en los palacios reales, porque los reyes salieron de
ellos llevando consigo cuanto poseían. Los vasos llenos de oro, las
arcas de hierro y cuanto se ha querido suponer hallado en este sitio, es
una torpe invención, porque las estatuas no pueden ser del tiempo de los
árabes, y por consiguiente la escritura mahometana que reveló el secreto
del tesoro no podía referirse á ellas.

Todos estos subterráneos son los viaductos de circunvalación que
comunicaban todas las torres de la Alhambra.


Peinador de la Reina y Mihráb de los musulmanes.

Desde él se descubre un hermoso panorama: el Albaicín, ciudad antigua;
las murallas árabes construídas á expensas del obispo D. Gonzalo; las
casas bajas del barrio del Hajariz; el Seminario de San Cecilio, lugar
de recuerdos piadosos; los amenísimos cármenes[138]; la ermita de San
Miguel sobre el fuerte del Aceituno, sitio en el cual los mozárabes
veneraron esta imagen desde el tiempo de la invasión; la Alcazaba vieja,
últimos edificios más elevados sobre la montaña, primera residencia de
los zeiritas y también de los primeros walíes trasladados de Illiberis;
el Generalife sobre el collado de la derecha, parte velado por la
inmediata torre de las Damas, descrita por Argote[139], y en el fondo de
esta bellísima comarca corre el Salom (hoy Darro) que, como decia
Mármol, viene de la montaña de los mirtos y dan oro sus arenas, hasta
mezclarse con el caudaloso Singilo ó Genil, antes de recorrer juntos la
deliciosa llanura de Granada.

Esta torre ó alminar no estaba dispuesta en su origen como hoy la vemos.
El corredor que la circunda era entonces de aguzadas almenas; las nuevas
ventanitas, de alicatados tragaluces, y bajo el suelo que hoy tiene se
halla el pequeño templete que se elevó al sultán Abul Hachach en memoria
de su bienvenida[140]. Descubiertos sus lados por Oriente, en él
esperaban los emires la venida del sol, y en su aislado recinto
murmuraban el santo rezo de la mañana. La inscripción de la techumbre y
la puerta, por bajo de la que hoy tiene la torre; las salutaciones y
versos koránicos sobre las columnas y cartelas de la sala baja; las
trazerías de acicafes en los zócalos (únicos ejemplares de todo el
edificio), demuestran harto bien el sublime objeto de la obra. Los
ajimeces, cerrados hoy con mezquinas ventanillas; las pinturas de estilo
pompeyano; el perfumador para las ropas de las damas cristianas; en fin,
todo ese conjunto de árabe y renacimiento arrojado aquí en desorden
extraño é incomprensible, han privado á este alminar de su primitivo
carácter y encanto.

He aquí sus inscripciones:

En la fachada:

«Al feliz arribo de Abu Abdallah, hijo de nuestro señor el príncipe de
los muslines Abul Hachach».

En la techumbre alta:

«La ayuda de Dios y una victoria grande para nuestro señor Abul Hachach,
príncipe de los muslines. Que sean magníficos sus triunfos».

Sobre la obra mahometana se hallan estampadas las huellas de los
pinceles italianos del renacimiento y, aunque maltratadas las paredes,
puede muy bien descubrirse la preciosa decoración de los rafaelescos
atribuídos á Julio Aquíles y Alejandro, pintores desconocidos en Italia,
pero que aquí aparecen como autores de un trabajo admirable en color,
delicadeza y dibujo, muy poco común. No hay duda sobre la autenticidad
de los citados autores, toda vez que hallamos un legajo del archivo de
la Alhambra, donde se ve que Pedro Machuca, director de las obras de las
casas reales, vieja y nueva, hace una tasación en favor del mencionado
Julio Aquíles, pintor de imaginería y grutesco, el año 1546, entre cuyas
partidas hay algunas referentes á las de la estufa, como se nombraba
entonces[141]; y otro legajo de aquel tiempo nos da á conocer que un tal
Alejandro, cuyo apellido no hemos podido descifrar, presentó cuenta al
conde de Tendilla reclamando el pago de pinturas hechas, año 1538; y es
muy rara la diferencia de fechas, á no ser que se refiriera á las de la
sala de las Frutas y sus paredes, que también estuvieron pintadas como
las demás, en tiempo de Carlos V.

Por otro lado hemos tenido ocasión de consultar con el Sr. Morelli[142]
sobre el mérito de estas obras y sobre la existencia del referido pintor
Julio Aquíles, y nos aseguró que no existió en Italia pintor notable de
este nombre en el siglo XVI á quien se pudieran atribuir tan bellísimos
ejemplares de ornamentación. Esta respetable opinión y lo poco explícito
de los datos que tenemos á la vista en las referidas cuentas, puesto que
no se tasan por el citado Machuca más de algunas de las pinturas que
aqui vemos y quedan sin tasar la mayor parte de las más delicadas y
hermosas, nos hace sospechar que algunos otros documentos debieron
extraviarse del archivo, donde tal vez se hallarían los nombres de otros
pintores.

Por desgracia, el afán que han tenido siempre los viajeros de dejar sus
nombres estampados en las paredes de los edificios que visitan, acabará
por destruir estos preciosos ornatos[143]. Las logias ó _lochas_ están
mejor conservadas, porque se hallan pintadas al óleo (á pesar de lo que
en contra se ha dicho); los cuadros de figuras se hallan más confusos,
porque han sido retocados al temple; y las hojas de acanto, los animales
fantásticos, las frutas y flores, la gracia, en fin, con que todo está
compuesto y extendido por la pared y alfréizares, distinguen esta obra
de todas las que se hicieron en España por aquellos tiempos.

Los cuadros que representan batallas y combates navales, que hay en el
primer aposento, no nos sorprenden por esa perspectiva _caballera_ de
los tiempos de Giotto y Cimabúe; pero su mal efecto está compensado por
la precisión de los detalles, que se distinguen perfectamente y que son
verdaderas miniaturas; así, en los galeones pueden verse los trajes de
marinos y soldados, y en el paisaje, la condición y género de los
edificios y baluartes.

Hasta recientemente[144] se ha ignorado el asunto de estos cuadros, y
hoy podemos asegurar que representan la empresa contra Túnez, que
acometió el emperador Carlos V, y que fué para él tan victoriosa en
aquellos momentos, como luego desgraciada. Efectivamente, aquella
notable expedición contra Barbaroja para salvar al Bey de Túnez, espantó
á toda Europa, creyéndose que con 400 buques y 40.000 combatientes, se
podría conquistar el África; y dice Ortiz de la Vega: «Carlos se hizo á
la vela y entró en el golfo de Túnez á 16 de Junio de 1535. Desde el
tiempo de los romanos, no había surcado aquellas aguas una tan fuerte y
numerosa escuadra».

Uno de los cuadros representa la salida de la escuadra, viento en popa,
del puerto de Barcelona, y otro la llegada al golfo que forman el Cabo
de Ras-Adar y el Cabo Farina, á mano izquierda el Zafrán y á la derecha
el de Cartago, notándose las ruínas de esta ínclita ciudad en casi todos
estos cuadros, que principalmente representan el fuerte de la Goleta y
la ensenada de Túnez.

En otro, se ve la lengua de tierra que cierra la entrada del golfo, en
la cual se dió el primer ataque para tomar la atalaya y torre del Agua,
y se percibe el orden de combate formado por las carabelas y galeones, y
el desembarco que se verificó muchas veces para tomar la posición. En
otro lado se ve el asalto á la Gaeta, que tan caro costó, notándose bien
las baterías, las formaciones de lanceros desembarcados, el incendio de
los baluartes y la entrega que hicieron los cautivos del principal de
ellos, que dió el triunfo al emperador, el cual fué tan caro y
sangriento, que sus soldados degollaron á la mayor parte de los
habitantes de Túnez, saquearon la ciudad, y por temor á Barbaroja
tuvieron que volverse á Italia, dejando expuestas á la venganza de éste
gran pirata las Baleares, para que fueran arrasadas por él.

Pacheco, en su _Arte de la Pintura_, y Palomino en sus biografías,
aseguran que fueron Julio y Alejandro los autores de estas pinturas y de
otras del palacio. En los tiempos de Juan de Udino no se citan tales
nombres, pero es lo cierto, que antes de 1533, se encontraba Aquíles en
Valladolid, nombrado por Alonso Berruguete para tasar un retablo, y que
luego vino á Granada con su mujer, y bautizó un hijo en Santa María de
la Alhambra[145] en 1545; por último, en 1624, con motivo de la venida
de Felipe IV á Granada, se restauraron muros y pinturas de estos
lugares, que se dice habían sufrido desperfectos por el incendio de la
casa del polvorista (1590), cuyas restauraciones se atribuyen á Raxis,
Pérez y Fuentes.


Sala de las Camas y baños.

En el patio del Estanque, y en el costado largo de la derecha, hay una
puertecita que se hallaba tapiada y nosotros hemos abierto, con una
escalera soterrada, del tiempo de los árabes que conduce directamente á
la sala de las Camas. Antes de bajar por ella se hallaba á la izquierda
un _megle_ ó pequeño aposento, con un pórtico de dos arcos apoyados
sobre una columna, cuyo notable capitel se encuentra hoy en el museo del
Alcázar, donde también existen algunos restos de azulejos cuadrados del
mismo sitio. La que describimos era la verdadera entrada de los baños,
cuya obra es también del tiempo de Abul Hachach, á la mitad del siglo
XIV. Se entra también á ellos por un embovedado que pasa debajo del
patio del estanque y comunica con el de la mezquita; y así lo hallamos
ya en las descripciones del año 1526, donde se dice que estaba en
comunicación con la sala de las Dos Hermanas y el harem; lo cual es
cierto, porque hemos hallado restos de escaleras inmediatas al último
cuarto de los baños.

La sala de las Camas tiene dos divanes y cuatro puertas; una especie de
tribuna ó corredor con antepechos; un cuarto _alhamí_, especie de morada
oculta de alguna favorita, y las tribunas donde se juntaban las
odaliscas á recitar las kasidas, y á cantar y tañer instrumentos de
cuerda, mientras pasaba el sultán las horas de reposo.

Sufrió modificaciones importantes desde muy antiguo, hasta la última del
año 1827, que le hizo perder un cuerpo más alto que tenía, guarnecido de
ventanas caladas. Nosotros la hallamos así el año de 1848. Importaba
mucho á nuestro juicio que este misterioso cuarto, quizá el de más
carácter oriental, no se acabase de perder, y en él puede decirse que
hicimos los primeros ensayos de restauración.

No era nuestro propósito llevar las restauraciones hasta el caso de
pintar y dorar con la exuberancia que lo hicieron los árabes; porque
sostenemos con respecto á la restauración de las obras de arte la
opinión, de conservarlas hasta donde sea humanamente posible, y después
que la obra se cae rota ó pulverizada, reponerla, cubriendo el hueco con
otra semejante, para que la nueva sujete á la antigua que se halla
expuesta á desaparecer también.

Esta teoría es aplicable en absoluto á los edificios, y puede admitir
modificaciones en la pintura y escultura; pero si se conduce bien,
prolongará la vida al monumento indefinidamente, sin que deje de notarse
lo que corresponde á cada época de restauración.

Parece á primera vista que hay cierta exageración de color que contrasta
mal con la suave entonación que da el tiempo á los edificios. Cuando se
visita la Alhambra se hallan decoraciones de color tan agradables y
dulces como la de la sala de las Dos Hermanas, los planos de las de
Comareh, y otras donde se ven tintas suaves y nacaradas que no hieren la
vista, porque han sido obra del tiempo. Los adornos mutilados, los
colores medio desprendidos, el oro empañado por los siglos, amasadas
las tintas por el polvo constante y la influencia atmosférica, han
cambiado el efecto primitivo del alcázar; pero los lienzos de pared que
han estado privados de luz y de aire muchos siglos, se han descubierto
hoy con toda su frescura é intensidad, y en ellos es donde se ve ese
colorido fuerte que resalta en esta sala, sin faltar á la verdad ni á su
carácter.

[Illustration: Salas de las Camas y Baños.]

La estructura de este cuarto está indicando que servía para desnudarse y
prepararse á la temperatura de las demás habitaciones donde ninguna
corriente de aire podía penetrar; la luz era recibida en él desde una
altura de doce metros á lo menos. Dos alcobas donde colocaban bordados
almadraques para reposar, nos seducen todavía; y por una puertecita que
hay en uno de los ángulos se ve la entrada á más estrechos y retirados
lugares, cuyo destino se adivina fácilmente.

El sistema de sostener los apoyos de los colgadizos con grandes cartelas
sobre los capiteles de las columnas, está aquí desarrollado más que en
ninguna parte y recuerda los patios de las casas marroquíes. El
pavimento es de _sofaisefa_ ó sea mosáicos vidriados, de los cuales
había muchos, y es un ejemplar hermoso con exacta distribución de
piececitas de colores. En la fuente hay algo que no es mahometano, y sí
moderno.

Pasamos por uno de los ángulos de la sala al departamento de baños,
cuyas paredes lisas y estucadas reemplazan con propiedad á un ornato
delicado; los pavimentos de mármoles y zócalos ataraceados de azulejos;
las atarjeas anchas para que por ellas se pierda el agua sobrante de las
purificaciones; las bóvedas sembradas de claraboyas que derraman la luz
y dan paso á los vapores de las termas artificiales; las pilas anchas y
rebajadas para los baños, dan idea del singular placer de la molicie
musulmana. En todos lados, pequeñas _alcancías_ para los surtidores de
agua caliente, donde colocaban las _amrunas_ y joyas arrancadas en ese
instante de delicioso abatimiento que proporciona el baño. Sobre la pila
que se conserva más adornada de labores marmóreas en el último aposento,
hay una inscripción, no traducida antes, que dice:

«Lo que sorprende ¿es antiguo ó moderno?»

«Cuando el león descansa en un lugar de bendición ¿quién puede decir que
está como él?»

«Y se aprestan á servir á su señor leales servidores».

«Y anuncian las cualidades de su nobleza y arrojo la más perfecta
indulgencia y generosidad».

«Preguntad á los hombres conocidos por su bravura si hay alguna que se
le asemeje. Suya es la abundancia y la generosidad».

«¿Quién puede igualarse á Abul Hachach, que existe siempre como
triunfante y glorioso conquistador»?

Hay otros cuartos ocultos y ruinosos que servían para preparar las
aguas, y templar los conductos por donde circulaba el aire caliente. En
uno de ellos se encontró en el año de 1623 una gran caldera de cobre
para aquel objeto, que desgraciadamente se apresuraron á vender.

Estos baños están construídos de pequeñas proporciones, y como se ve en
la planta, forman un paralelógramo en el cual se incluye el _Meslouk_,
que es lo que aquí se llama sala de las Camas, para desnudarse y reposar
antes y después del baño; los _liwan_, que son los nichos donde están
los reclinatorios para dormir, en los que los bañistas pasan la mayor
parte del tiempo conversando con las mujeres de su harem; en el centro
donde se halla la fuente, al parecer moderna, habría un pequeñito pilón
para lavados parciales, llamado el _Feskich_[146]; el estrecho paso
desde este aposento que atraviesa el _Biyt awwal_ ó retrete, conduce
pasando un pequeñito pilar á la sala llamada _Hararah_, en cuyos dos
lados y sobre el suelo inclinado, se tienden los bañistas á recibir las
frotaciones de las _tellak_ ó esclavas del baño; el _Hanefych_ ó cuarto
donde están las pilas para el agua templada, y por último, el cuarto de
los hornos, que como hemos dicho, calentaba el agua y el pavimento.

[Illustration: Pila árabe.]

El sultán siempre estaba servido por mujeres en estos sitios y hasta se
hacía traer la comida que tomaba en el primer aposento, donde le
desnudaban, le envolvían la cabeza y las caderas con paños muy blancos,
y le ponían chinelas de madera. En este estado y seguido de _tellak_ que
cada una le llevaba sus jarros y _almofares_ de latón con tohallas y
esponjas, le dirigían á la segunda estancia, en la que había una
temperatura que no bajaba de 45° Reaumur. El vapor se producía arrojando
agua sobre las losas de mármol, que calentaban suficientemente, en cuyo
estado atmosférico le frotaban con unos saquitos de crin las coyunturas,
haciendo rechinar sin dolor las diferentes articulaciones; después
enjabonaban todo el cuerpo, produciendo una grande espuma, que
desaparecía metiéndose en las pilas llenas de agua, ó arrojándose ésta
con platos en forma de conchas. Últimamente, lo envolvían en un
_tcherchef_ de algodón muy grueso, le cubrían la cabeza con una especie
de toca de seda, y lo conducían á la primera sala, donde, como hemos
referido, saboreaba largo tiempo los manjares en interminable
conversación.


Las antigüedades y el Archivo.

Bajo los números 1, 2 y 3 hay tres tableros de mármol blanco de Macael
con motes árabes, los cuales, según Argote, fueron cubiertas de las
sepulturas halladas en la Ráuda, donde había hasta cinco[147].

Su forma y antecedentes nos obligan á creer que fueron efectivamente
parte de los sepulcros citados, supuesto que otras piedras halladas
después completan una de las mencionadas tumbas.

El letrero de una de ellas es la sura 24, v. 35, la sura 7, v. 26, y la
33, v. 56.

Con el número 4 hay una pila de mármol blanco de forma paralelográmica,
que se trajo á este sitio arrancada del foso de la torre de la Vela, á
donde había sido conducida anteriormente, procedente al parecer de la
casa de Mondéjar, donde existían fuentes, pilas y columnas en el año
1627, sin uso alguno según consta. (_Véase la viñeta._)

En sus dos frentes más largos tiene esculpidos leones en actitud de
devorar ciervos, y en los cortos, águilas rapantes guardando bajo sus
alas liebres y conejos. Una inscripción africana difícil de leer,
guarnece uno de sus lados, y en tanto no podamos señalar el sentido de
algunas frases entrecortadas por ciertas palabras que se han desgastado,
nos será imposible determinar con exactitud su primitivo destino.

Se distingue bien el arte escultórico de los asirios en este mármol
apenas modificado por los árabes al tomarse el trabajo de copiar las
figuras en la misma actitud que las antiguas; y nos afirmamos en la
opinión que hemos emitido, sobre el modo que tenían de representar las
formas naturales los pueblos que levantaron con Mahoma el pendón contra
toda clase de idolatría, probando que hicieron en muchos casos traición
á su causa, tallando ó esculpiendo en piedra y bronce, á imitación quizá
del arte cristiano.

La inscripción de esta pila, en lo poco que conserva, nos da la fecha
704 de la Egira en el mes de Chaowal (1286), reinando el primer sultán
Mohamad Algalib Bil-lah.

Con el número 5 hay señalado un tablero que se halló sirviendo de dintel
en una estrecha puerta del vestíbulo de los Leones. Por un lado se halla
decorado de una pintura hecha sobre superficie dorada á usanza
bizantina, ejemplar muy raro que no se encuentra más que en una capilla
de la Catedral de Toledo, referente al siglo XIV, muy diferente por
cierto de la de la sala de Justicia. Tiene alrededor una inscripción
gótica tan mutilada, que no puede leerse, y la mitad próximamente de la
dimensión que tuviera en su origen, por lo cual faltan la mayor parte de
los cuerpos de las tres figuras que hay en ella, las cuales parecen dos
guerreros á caballo en campal desafío. En el fondo se ha copiado de un
lado la fortaleza de la Alhambra con la torre de los Siete Suelos, y de
otro la Casa Real de Generalife, indicándose una puerta en las murallas,
que debía hallarse cerca de la actual huerta de Fuentepeña; los muros
están almenados, teñidos de blanco y de rojo, como se hallaba sin duda
la Alhambra en aquel tiempo.

[Illustration: Jarro de la Alhambra.]

Con el núm. 6, se conservan 14 manillones de bronce y sus argollas, con
cabezas de león y de águilas, los cuales se hicieron de fundición para
las pilastras del primer cuerpo del Palacio del Emperador, donde están
las señales de haberse hallado colocados. Son del año 1594.

Los números 7 y 8 son pedazos de los techos y frisos árabes que se
hundieron en 1846, en la sala de las Camas.

El 9 señala una hoja de puerta de las que había colocadas en las dos
entradas del patio de la Capilla, la cual se hallaba en su propio sitio
el año 1852.

El núm. 10 señala un friso tallado árabe procedente de la galería alta
del patio del Estanque, y de la obra que se hizo en el año 1840. Los 11,
12, 13 y 14, las ventanas de alicatados que se quitaron el año 1838 de
la sala de las Camas, con lo cual quedó ésta más baja, según lo
demuestra un dibujo de Owen Jones, y por último, el 15, es una ventana
de celosía casi destruída, del patio del Estanque, cuyo sistema de
construcción en pequeñísimas piezas, debe notarse particularmente.

El núm. 16 muestra cuatro fustes árabes de mármol.

El 17 es una de las cuatro lápidas sepulcrales que según Argote se
descubrieron (1574), en el panteón citado, en cuyo tiempo, según Mármol,
las letras que tiene grabadas se hallaban doradas sobre fondo azul. Dos
han desaparecido, las de Ismail I y Yusuf I. La que tenemos á la vista
es del sepulcro de Abul Hachach Yusuf III, y se hallaba á la cabecera
del sarcófago colocada verticalmente, de modo que podían leerse las dos
inscripciones que tenía, una por cada lado. La que estaba en prosa ha
sido borrada y queda la de metro _tawil_, coleccionada por Castillo y
muy recientemente corregida.

La otra inscripción, núm. 18, es del sepulcro de Mohamad II, según
explica el texto, habiendo sido borrado la mitad ó el reverso, que
contenía la biografía, en prosa, de dicho monarca, según la publicó
Mármol[148]. Es poco interesante, y por eso no la damos traducida á
continuación. Otra inscripción que existía, alusiva á un guerrero
muerto en la batalla de la Higueruela, no la hemos visto nunca.

El 19 es una pila ó taza de fuente, de hermosas proporciones, procedente
del jardín de los Adarves, y que se sacó de la casa que estaba cerca de
la iglesia actual, según un título posesorio del legajo 127, por el que
se mandaba entregar la fuente rota de la orilla de la alberca para que
no se acabara de romper, etc...

El 20 es un pedazo de piedra antiguo con inscripciones karmáticas usadas
en los primeros tiempos del kalifato de Córdoba. Hemos visto ejemplares
de escritura nesky en otros pedazos, sobre piedras de esta misma clase.
Pueden verse en el Museo de la Comisión de Monumentos.

Desde el 25 al 30 se halla una pequeña colección de capiteles, de
diferentes sitios y construcciones. Entre ellos, hay uno exactamente
igual á los que hemos visto dibujados del sepulcro de un sultán de
Ghazna, anterior al siglo XII. Este hallazgo es un testimonio claro de
que las modificaciones del arte árabe en España tenían un origen más
oriental que latino, y que más bien prefirieron las tradiciones
primitivas, que la imitación del arte cristiano. Otro capitel, núm. 25,
es más genuínamente bizantino y bordado por el cincel mahometano, de
cuyo género eran los de la mezquita grande que había donde hoy se halla
el Sagrario, según hemos visto uno que tenía 85 centímetros de alto.

Vénse también dos capiteles que pertenecían á la decoración de la puerta
de los Siete Suelos, los cuales, en unión de varios pedazos de mármol
blanco correspondientes á las enjutas del arco, los hemos visto
desprenderse de su sitio.

Desde el núm. 31 al 37 hay diferentes fragmentos de madera, árabes y del
renacimiento; como los kanes que se hundieron en el alero del patio del
Estanque, las pilastras del tiempo del Emperador que se hallaban en el
patio de la Reja, y los pedazos que se desprenden de las ensambladuras y
almokarbes.

Con el núm. 38 existe un arca de hierro hecha por los arabes con toda
la inteligencia que puede exigirse en una obra de este género. Había
otra igual que desapareció, según se dice, cuando entregaron el Archivo
á la Administración de Hacienda pública, en 1870.

Núm. 39: un vaso de arcilla vidriada y de más de un metro de altura, que
debía colocarse en las habitaciones donde no había fuentes, y formar con
otros una elegante decoración. Su forma es parecida á la egipcia de la
dominación griega, y se aleja de la de los japoneses en la esbeltez del
cuello, no así en la disposición de las asas ó brazos, que se acerca á
la de los persas antiguos. Su magnitud lo hace de difícil fabricación, y
aunque éste está defectuoso, nos da una completa idea del adelanto de la
industria más difícil que siempre se ha conocido. Los hacían de relieves
ó arabescos realzados que rara vez pintaban, pero los de barniz y lisos
los endurecían de una sola cochura, originando dificultades de
fabricación que les dan más mérito que á los de porcelana. En 1804
existía otro en este palacio que fué copiado para la Real Academia de
San Fernando.

No dudamos que éste fué construído en Granada, porque sus materiales son
conocidos en el país y de una fábrica que había en el Campo del
Príncipe, donde todavía al abrir cimientos se hallan pedazos ó tiestos
vidriados con iguales adornos, de los que tenemos ejemplares. No era
Granadino el otro vaso que adquirió Don Mariano Fortuny, procedente de
la iglesia del Salar, con inscripciones cúficas, el cual debió ser
fabricado á juzgar por su arcilla, en la antigua ciudad de Málaga, donde
se hacían como en Valencia y otros puntos, hermosos reflejos metálicos.

Y volviendo al que tenemos á la vista, se ven en él diseñados animales ó
especie de jirafas semejantes á las que nos describió Makrizi y
recientemente Mr. Bonan en su viaje á Persia, cuya tradición conservaron
en Andalucía, según Ebn Jaldum. Su manufactura no tiene semejanza á la
de la loza mallorquina, ni á la de Córdoba y Sevilla, ocupando un género
especial que lo distingue de aquéllas, y que da á sus reflejos un
aspecto diferente del conocido como tal en todas partes.

Con los números 40 y siguientes se señalan restos antiguos de ornato y
una multitud de pedazos de azulejos mutilados, al parecer de poca
importancia; pero que por ellos se deduce fácilmente la historia en
descenso hasta nuestros días de esta industria, la cual no se abandonó
en Granada hasta fin del siglo pasado; notándose, que después de la
conquista se hicieron alicatados tan finos como los de la Capilla, y se
continuaron las trazas hasta mezclarse en ellos el renacimiento con sus
caprichos abigarrados de extrañas formas.


El archivo.

Se compone hoy de 279 legajos, según la numeración última, que data del
año 1872, echa en poder de la Administración económica de la provincia.

Conviene relatar aquí brevemente que en el año 1625 se perdió por
primera vez el inventario de los papeles, y desde entonces estuvo el
archivo en un cuarto debajo de la portería, que sirve hoy de paso al
patio de la Capilla, donde hay una inscripción alusiva á los Reyes
Católicos.

En 1787 se formó otro inventario en pergamino que existía con los núms.
37 y 38, notándose una falta extraordinaria en los papeles cuya
numeración no concuerda con aquél.

Tiene, pues, tres numeraciones visibles, lo que hace hoy imposible de
todo punto la comprobación de documentos.

Hay legajos de ventas de bienes de moriscos, de nombramientos de
alcaides de las torres, de obras en las mismas, alojamientos de soldados
y bastimentos de guerra desde 1496, de cabalgatas de soldados y pase de
cristianos nuevos á Africa, sobre Monfies, etc.; otros muchos de causas
criminales y rescate de cautivos, de todo el siglo XVI al XVII;
reconocimientos de castillos y alcázares desde 1509, cabalgatas de moros
y confiscación de bienes de sospechosos por herejías, testamentos de
moriscos, y por último, gran colección de cuentas del palacio de Carlos
V y de las Torres, de aprovisionamientos de guerra, de nombramientos y
multitud de otros papeles relativos á presupuestos y títulos de
propiedades. Se encuentran en ellos algunas rúbricas de reyes, muchas de
nuestros más notables hombres de Estado y otras de artistas que se
ocuparon en las mismas obras.

Donde está el archivo hay también unas copias en seis pedazos, ó
fac-símiles estarcidos de las tres bóvedas pintadas de la sala de
Justicia, que se mandaron hacer por la Comisión de Monumentos en 1871.


Parte más antigua del palacio árabe.

     LA ENTRADA DEL ALCÁZAR, PATIO DE LA CAPILLA, MEZQUITA, TORRE DE LOS
     PUÑALES, LA DE MOHAMAD, Y CONSTRUCCIONES QUE HAN DESAPARECIDO.


Hoy entramos al Alcázar por una puerta construída en tiempo de Felipe V,
que choca por su sencillez. No hallamos esos atrios dilatados ni esas
plazas ó campos de maniobras que preceden por lo regular á los palacios
mahometanos, y en cuyo espacio se recibe á los embajadores, se revistan
las tropas y se celebran las solemnes festividades; pero en cambio se
halla el terreno preciso que servía para los guardias, juzgados públicos
y oficinas de la servidumbre. En la residencia de los sultanes de
Ispahan, después de pasar la irregular planicie que precede á los
alcázares, se entra por un sinuoso camino abierto entre casernas de
guardias negras, departamentos de caballerizas, cocinas y albunes que
habitan los alcaides de los diversos recintos encastillados.

En Argel y Tlemecen se ve lo mismo, y en la Alhambra hemos tenido que ir
á investigar con grandes dificultades lo que nos ha dejado el tiempo y
el Palacio del Emperador. Se encuentra á mano izquierda de la entrada un
jardín, ocupado en parte por el palacio de Machuca, nombre del que
planteó los cimientos del edificio cristiano, por haberlo habitado,
según consta de un reconocimiento facultativo hecho por Ojeda, que vió y
obró este patio árabe, por ruínas causadas en sus muros. En él, según
Mijares, estaban los talleres, delineaciones y aparejos de los trabajos
escultóricos para las dos fachadas del alcázar de Carlos V, y era
abierto por el costado de Poniente, porque lo indican así los cimientos
que hallamos, demostrando que abría paso al zaguán y puerta que hemos
descubierto en 1867, como entrada principal de la más antigua parte del
alcázar sarraceno.

Levantando parte de la solería de la capilla contigua á esta entrada,
hemos visto cimientos de obra árabe, que debían constituir en esta
estancia uno ó más cuartos de recepción, donde estaban las dos salitas
pintadas de azul y oro que cita Mármol, y por las cuales se pasaba á las
dos _chemas_ ó mezquitas, cuyos restos se ven hoy todavía[149]. Todo lo
cual se confirma por el _octuwan_ que hay entrando por la puerta antigua
al patio nombrado hoy de la Mezquita, por las formas de sus fachadas, el
alero, el corte de los muros y el movimiento de los tejados para
derramar las aguas; datos interesantes que justifican la existencia del
Mexuar, del cual formaba parte el referido patio abierto de Machuca.

En 1526, Navajero describe el patio del Estanque como el primero que
encuentra, y Mármol nos explica un patio más pequeño con dos salitas muy
decoradas y una fuente que debía abastecer las demás del palacio. En una
de estas salas, dice, daba el monarca, según costumbre mahometana,
audiencia á sus súbditos. De modo que se entraba, según dicho autor, por
muy cerca de la sala de Embajadores, que cita como la primera que
visitó, la principal. Este patio pequeño no puede ser otro que el
llamado hoy de la Mezquita, por no haber local donde suponerlo, pues la
inclinación del terreno adquiere aquí de repente un desnivel de cuatro
metros y no deja lugar para poderlo trazar en ningún otro lado.
Entraron, pues, aquellos viajeros, por nuestra antigua puerta á ese
pequeño patio, en el que había una fuente y dos salas pequeñas á uno y
otro lado, en las cuales se administraba justicia.

Sobre el lintel de esta antigua entrada hay una inscripción tallada en
madera, que dice así:

     «_Oh tú, auxiliador del trono excelso y guardián de su figura ó
     maravillosa construcción, abre la puerta esplendente y hermosa por
     la obra y por el artífice para la alegría del imán Mohamad.
     Cúbralos á todos Dios con sus favores_».

Cuya leyenda revela harto bien el importante objeto de esta entrada del
antiguo palacio.

Desde fines del siglo XV hasta principios del pasado se entró á la
Alhambra por este paraje, con la sola diferencia de que después de
colocado el altar de la Capilla, á principios del XVI, se siguió
ingresando por una puerta inmediata que existe más pequeña en el
vestíbulo mismo donde sitúa la grande, resultando así una porción de
estrechos é irregulares callejones que era necesario atravesar para
introducirse en la casa de los sultanes, como refiere Hugo de Cesárea
que vió cuando fué al Cáiro á visitar al emir, donde halló muy estrechos
y sinuosos pasadizos, poblados de guardias y esclavos, antes de llegar á
los anchos patios y pórticos, y como se cuenta también de los palacios
de Javarnak y de Sedir en el Hiram.

Todavía en nuestros tiempos, y según relatos de los viajeros de Persia,
los palacios de origen sasanida aparecen completamente velados en su
exterior por una multitud de pequeños y mal ataviados edificios, entre
los que nadie puede sospechar que se guarde la entrada de los lujosos
aposentos que habitan los monarcas.


Patio de la Capilla.

Entrando en más detalles sobre este departamento que ocupa la parte más
antigua del palacio, existe el patio casi cuadrado que tiene en un lado
el testero de las dos puertas, guarnecidas de azulejos después de hecha
la obra antigua, y coronadas de un frontispicio alintelado de dovelas
estriadas. Sobre un ancho friso de _agemías_ hermosamente distribuídas
había dos _mikkah_ ó tragaluces con una ventanita central entre ellas,
tapadas hoy y ornadas con la inscripción africana, que es una sura del
Korán. El arco de este nicho es único en su clase; sobre él descansa una
cornisa de colgantes y encima avanzan gradualmente moldurones de una
gran escocia, también única en los monumentos árabes de todos los
tiempos, la cual termina en un alero de madera admirablemente labrado
del más exquisito trabajo; el todo conserva colores primitivos bajo el
rojizo tono de su ancianidad.

Es una decoración completa que tenía sus puertas chapeadas con clavos
dorados y cintas de bronce, de las cuales se conserva una en el Museo;
celosías en las ventanas, ajimeces y basamento de jáiras de colores con
alfreizares de mármol, de los que hay uno doblado por la presión de sus
extremidades, con la misma elasticidad de un pedazo de madera.

Obsérvase en esta decoración algo de la arquitectura de la puerta del
alcázar de Sevilla, reedificada por Don Pedro, y semejanza con las de
las épocas de los primeros kalifas de Córdoba y Toledo; lo que nos
obliga á asignarle mayor antigüedad, suponiendo que cuando se construyó
daba frente y se descubría desde sus ventanas el río Darro, hasta que
pocos años después se hizo el otro edificio de enfrente, cuyo ornato es
distinto.

En el friso de madera, bajo el alero, hay una inscripción en cuatro
tarjetones, que hemos copiado y que traducida dice así:

«Mi posición es cual una diadema. Mi puerta es para un lugar culminante.
Imaginan las comarcas occidentales que en mí se halla el lugar donde el
sol nace».

«Yo contemplo su aspecto semejante á la luz de la aurora en el
horizonte».

«Algani bil-lah me dió el encargo de abrir la puerta».

«Haga Dios de esta obra un beneficio para el sultán como lo hizo bueno
en figura y carácter[150]».

Enfrente hay tres arcos de aspecto tan igual al de la obra del patio de
la Alberca, que podemos asegurar fueron levantados cuando aquél; lo cual
indica que entre la construcción de la entrada que hemos descubierto y
del citado patio de la Alberca, pasó un período á lo menos de cincuenta
años, y que el referido testero de las dos puertas fué hecho frente á la
muralla del Bosque, delante de una pequeña explanada. Después se labró
la puerta antigua para dar entrada al patio de Machuca y la Mezquita,
con cuyos edificios quedó encerrada la más antigua fachada del palacio.

Nótase un arco sencillo, forma de herradura, que hay delante de la
fachada de los tres arcos; éste fué hecho en el año de 1522, con el
intento de apoyar un suelo de cuadrado cuyo peso no fiaron á las dos
delgadas columnas sobre que descansan aquéllos.

Las dos columnas tienen de notable que sus capiteles son tan raros como
los del templo Jain de la India, ó los de los baños árabes de Cefalú en
la Arabia; su forma extraña y caprichosa obedece á dos inspiraciones:
una siriaca y otra greco-romana[151].

En el centro de este patio había una fuente más elevada, y pasando el
intercolumnio se encuentra una pequeña sala que fué reedificada después
de la conquista, como lo indica su techo, y en su centro se abre una
ventana con trazas góticas, que debía servir antiguamente de puerta de
la torre que pudo ser destruída con motivo de la construcción de la de
Comareh.


La Capilla.

En el patio anterior hay una puerta moderna, que da paso á la Capilla
que pudiéramos llamar mudéjar, porque se reconstruyó en 1537 y se
hicieron sus mosáicos por Antonio Rojas, obra primorosa con escuditos
alhamares y del primer alcaide cristiano. En aquella reconstrucción se
rebajó el pavimento y se aprovecharon tres techos de ensambladuras,
haciendo de nuevo los demás y todos los plafones y emplanchados. Su
estructura primitiva debía ser á semejanza de la sala de las Camas, más
alta del techo en su centro y con tribunas y menacires.

El altar es una composición de mal gusto, de piezas de mármoles que han
debido servir para otro objeto muy distinto. Parece que formaron parte
de una gran chimenea que se hizo para las habitaciones del Emperador,
con otras que ya hemos citado de la sala de las Ninfas.

Por debajo de la tribuna se entra en una pequeña estancia cuyo destino
no habría sido fácil explicar, si no se hubiera conservado un arco y un
nicho del género que siempre emplean los musulmanes como _Kihblah_ ó
santuario de sus aljamas, y del que hay muchos ejemplos en todas partes;
cosa bastante singular, porque parece que desde la construcción de la
Gran Mezquita de Córdoba todos los que se hicieron después en España y
Africa fueron imitados del arco de herradura adovelado por dos curvas
excéntricas, cuya forma aparece original y digna de estudio; y hasta la
época más moderna ha continuado la tradición en Marruecos, donde los
nichos sagrados en que se guarda el libro koránico tienen allí esta
forma. Tanto su disposición como el nombre dado á este cuarto por varios
historiadores, además del no menos importante dato de la dirección de
los muros ó paredes de Oeste á Este y la situación del nicho
perfectamente orientado, son testimonios más que suficientes para
suponer que fuese la pequeña Mosala al-aidi ú oratorio[152] del palacio,
levantada, como ya hemos dicho, en uno de los ángulos del patio llamado
luego de Machuca.

Hemos intentado hacer más indagaciones en este aposento y han dado por
resultado nuevos vestigios de arcos y relieves antiguos, los cuales
subsistían bajo una gruesa capa de yeso, con la cual los habían cubierto
en épocas cristianas. Su pavimento ha sido también rebajado como el de
la anterior capilla y nótase la puerta que lo tuvo en comunicación con
un estrecho pasadizo, que conduce á la Torre de los Puñales y á la parte
arruinada del referido patio de Machuca, en cuya torrecita, muy ruinosa,
se nota el techo antiguo, compuesto de pequeñas _alfargías_, y en un
costado las señales de tragaluces de arco redondo donde habría _agemías_
caladas.

Es éste un pequeño cuarto con ornamentos preciosos, diferentes de los
del alcázar y con una ancha ventana en su testero principal, donde había
una especie de mirador ó _menacir_ de madera, cubierto de celosías, como
las que se ven en el Cairo, y de las cuales quedaban todavía muchas en
Granada á principios de este siglo. Del otro lado de la torre continúan
los pequeños cuartos reservados que servían de viviendas, los cuales
terminan con la muralla, en la puerta del Bosque.

Como se observa, desde esta torre se bajaba á un enclaustrado de arcos,
hoy cubiertos, que hacían un frente del gran vestíbulo á que nos hemos
referido en los últimos párrafos.

Concluye aquí la descripción del más interesante alcázar mahometano que
se ha construído.

[Illustration: Armas árabes.]


Palacio del Emperador Carlos V[153].

En el centro de la Alhambra se pensó levantar hacia el año 1526 el
Palacio del Emperador Carlos V. Para establecer su ancha cimentación en
un paraje de los más estrechos que ofrecía el conjunto de baluartes, y
que estuviera en relación al mismo tiempo con el palacio viejo de los
moros, fué necesario destruir una porción de casas árabes que se
encontraban en esta pequeña y antigua población morisca, á la cual se
entraba por la puerta del Vino, las cuales se demolieron para hacer este
palacio, hermoso y bello en cualquier otra parte que se hubiera
edificado, pero no tanto entre estos vestigios oriundos de una
civilización completamente extraña á las luces y al movimiento
intelectual del siglo.

Carlos V vino á Granada desde Sevilla buscando los recuerdos halagüeños
del reinado de Doña Juana, en cuyo tiempo se consideraba este sitio como
uno de los más frescos y saludables de Andalucía en la estación de los
grandes calores; y extrañando que la corte española se hubiera hospedado
en los aposentos de los moros, sin dejarlos de admirar y recomendando su
conservación, mandó construir este palacio, encargándolo á artistas
especiales y dotándolo de rentas suficientes. Los moriscos pagaban
80.000 ducados entonces, porque les permitieran sus usos y costumbres y
por conservar trajes y ceremonias que les era difícil abandonar; de
ellos destinó 10.000 para su obra, que se pagaban anualmente,
añadiéndole 6.000 de las rentas del alcázar de Sevilla, y el importe de
las penas de Cámara de los corregimientos de Granada, Loja y Alhama.

Desde algún tiempo eran innumerables los artistas que, procedentes de
Italia, hacían en España, la mayor parte de las obras, los cuales
consideraban el arte ojival como bárbaro, y se inclinaban decididamente
al greco-romano, copiando sus majestuosos edificios, dotándolos de mayor
riqueza de ornamentación y dándoles ese sentimiento pagano que
irremisiblemente habían de ostentar. Debía pues, ser este palacio uno de
los más ricos y suntuosos que se construyeran en España, rivalizando con
el decantado arte traído por los vencidos musulmanes, y era preciso
coronar la Alhambra de las glorias del Emperador para que se olvidaran
las grandezas del pueblo árabe. Así se hizo con toda la posible
arrogancia, derribando cuanto se oponía, hasta que aparentemente
desapareció el carácter distintivo del baluarte musulmán[154]. Se buscó
la inspiración en el palacio florentino, en la iglesia de Pisa, en Santa
María la Mayor de Roma y en el patio del palacio viejo de Arnoldo di
Lapo. Su estilo tiene toda la rigidez del panteón, toda la regularidad
académica de San Juan de Letrán, toda la exactitud y proporciones de los
entablamentos romanos; pero carece de la uniformidad que aquéllos
guardan en la colocación de sus órdenes, y se resiente de la influencia
del ornato á expensas de las proporciones de sus apilastrados y
cornisamentos. Sin embargo, este edificio había de ser en España una
preciosa joya sin rival, por la delicadeza de sus dibujos y refinamiento
de sus esculturas.

La falta de unidad se nota en la contraposición de estilos que ofrece el
primero y segundo cuerpo, pues mientras aquél tiene los modillones
robustos de una construcción toscana poco delicada, el segundo es del
orden jónico con todas las galas del renacimiento en los tímpanos y
molduras, coronado por un cornisamento dórico de hermosa ejecución; y
esta diversidad de contrastes está limitada en las portadas de los
centros, donde hay uniformidad y clasicismo en el primero y segundo
cuerpo, indicando que artífices de muy diverso gusto construyeron el
edificio, y que su elaboración se prolongó más de sesenta años. Según
los datos existentes en el archivo, si bien fué el año 1526 aquel en que
se empezó á construirlo, no aparece la obra en ejecución hasta mucho
después, habiéndose empleado largo tiempo en la cimentación que dirigió
Pedro Machuca y su hijo Luis (1529), en cuyo año murió; continuando los
trabajos bajo la dirección de Juan Orea y Juan de Mijares, hasta Pedro
Velasco que se encargó de las obras en 1583. Y no se puede fijar la
sucesión exacta de sus directores, porque se encuentran documentos
firmados por Nicolás de Corte y Mijares, quienes en 1545 el primero y
1588 el segundo, lo mismo dirigían las obras, que se ocupaban de hacer
esculturas, pues los arquitectos de aquella época eran decoradores de
origen, al par que grandes prácticos que se encargaban indistintamente
de la edificación y del ornato.

La planta cuadrada tiene 220 pies de lado y la altura es de 60, en dos
cuerpos. En ambos hay un sistema de apilastrados, entre los cuales
quedan los huecos de balcones, claraboyas y tímpanos adornados de
esculturas como vasos griegos, guirnaldas de granado, esfinges y
tarjetones, obras hechas todas por Morell y Juan de Vera.

En los centros de las fachadas de Poniente y Sur se levantan dos
pórticos hermosamente labrados en mármoles de diversos colores, entre
los que se notan la piedra serpentina de Sierra Nevada, sin rival por su
hermoso color, los blancos de Macael manchados de rojo que hay en los
medallones, y los pardos finos de la inmediata Sierra de Elvira. En la
puerta cuadrada del centro, sobre el frontón, se ven hermosas figuras
recostadas, encima, medallones con cuádrigas y caballeros armados á la
flamenca, y sobre los tres balcones del segundo piso, tres medallones
labrados por Pedro de Ocampo, escultor sevillano, los cuales
representan, uno el escudo real de España, y los otros escenas
mitológicas de los trabajos de Hércules. Son admirables en este lado las
batallas de bajo-relieve hechas sobre los netos de los pedestales, cuyo
croquis publicamos, y las famas ó glorias alusivas al dominio de ambos
mundos que hay en otros, las cuales hizo Antonio de Leval en la cantidad
de 145 escudos cada uno, suma insignificante que en nuestros tiempos
equivaldría á 700 escudos á lo menos. Al mismo se atribuyen los
estilobatos, según documento que existe en el archivo, reclamando su
valor. Los citados espejos de Hércules costaron 430 escudos; y los
escultores Salazar y Pablo de Rojas hicieron las estatuas por la suma de
185 escudos[155]. Entonces se pagaba por la talla de cada una de las
cartelas de la cornisa con el florón y cubierta de cada entrecán, la
cantidad de 28 rs., según ajuste que firma Juan de Mijares, encargado de
estas obras el año 1588.

En la otra portada del Mediodía hay menos clasicismo greco-romano, y su
composición es una obra de renacimiento con esculturas más fantásticas y
menos perfectas. Cuatro columnas jónicas sostienen el cornisamento, en
cuyo friso se lee: _Imperator Cæsar Car. V_, y en los costados de los
pedestales, sobre los que descansan leones sin concluir, se ven trofeos
de las guerras contra los árabes, muy interesantes para los estudios
arqueológicos.

En su segundo cuerpo hay un pórtico de tres ventanas arqueadas, y en
las enjutas se hallan labradas ninfas alegóricas á la historia,
escribiendo sobre anchas tablas de mármol. En los netos se ven figuras
triunfantes de la mitología, centáuros y escenas paganas, como el robo
de Anfitrite por Neptuno, las columnas de Hércules, etc., obras todas de
los citados Morell y Juan de Vera.

[Illustration: Bajo-relieve del Palacio del Emperador.]

Hay alguna irregularidad en la distribución de ventanas de la fachada de
Poniente, lo cual está demostrando que el que hizo el proyecto primero
de esta decoración no pudo terminarlo y que los artistas posteriores al
año 1564, en cuya época no estaba hecho más que el primer cuerpo,
proyectaron después la fachada del centro, y no pudieron arreglarse á
los ejes de la construcción primitiva. Lo mismo puede decirse de los
muros trasversales interiores, que en lugar de resultar adosados á los
mazizos resultan algunos en los claros de los balcones, para cubrirlos
sin duda con ventanas fijas de madera que no llegaron á colocarse.

También llamamos la atención hacia los agujeros que hay en el primer
tercio de las pilastras almohadilladas, donde estaban clavados los
manillones de bronce que se guardan hoy en el pequeño museo del Palacio
árabe.

En el ángulo de estas dos fachadas descritas se ve el arranque de un
arco que debió construirse para separar la plaza de los Aljibes de la de
los Álamos, y constituir en la primera la plaza de Armas haciendo un
gran arco de triunfo que quedó en proyecto.

El interior de este edificio ofrece una singular composición reprobada
como regla general en el arte de construir. El círculo inscripto en el
cuadrado deja cuatro irregulares estancias triangulares que no pueden
servir de nada, y aunque aquí se ha aprovechado una de ellas con la
escalera principal del palacio, las otras quedan como huecos ó rincones
que afean la distribución. Aparte de estos defectos, tiene el patio tan
imponente decoración, á causa del cenador circular apoyado sobre treinta
y dos elegantes columnas dóricas que sostienen la bóveda en dirección
anular, que nos recuerda los magníficos pórticos de la vía Flavia en
Roma. Sobre el primer enclaustrado se alza la galería de orden jónico,
ceñida por un anillo tallado á dovelas de lintel plano, en las cuales se
halla incluído el arquitrabe, friso y cornisa, tan admirablemente
unidos, que sin ser entibado este círculo de piedras por ninguna fuerza
exterior contra su centro, se ha sostenido durante cuatro siglos sin
descomponerse ni que se rompa ninguno de los bloques de la curva.

Todas las demás decoraciones se reducen á los conocidos apilastrados y
entablamentos, nichos para colocar estatuas, frontispicios, basamentos y
cuantos detalles desarrolla el estilo modulado de esta conocida
arquitectura.

La escalera citada ocupa el ángulo Sudoeste, y no tiene más mérito que
la magnitud de los peldaños y las bóvedas hornacinadas que trazó
Francisco de Pontes, otro de los artistas que se ocuparon en estas
obras.

En el ángulo de la planta que mira á Oriente, hay un departamento de
forma octogonal y muros de mayores dimensiones, que se destinaba á
Capilla del Palacio, y debía cubrirse, según el proyecto, con una bóveda
semi-esférica. El suelo de este pabellón se halla sobre una bóveda
subterránea, á la cual se entra por el patio del Estanque, y ocupa el
terreno que ya hemos estudiado, por donde se extendían las habitaciones
que llamaron de invierno en el Palacio árabe, las cuales no pueden
indicarse en el plano, porque han desaparecido hasta los cimientos.

En el grueso de los muros y en la forma octogonal ya descrita, hay dos
escaleras de las llamadas de caracol, que desde la bóveda subterránea
suben hasta el cornisamento del edificio.

Aparte de las imperfecciones de distribución que tiene una obra hecha
por diferentes arquitectos, siempre es admirable en el mecanismo de la
construcción, el desarrollo de entibaciones y el ajustado corte de
piedras. Sus esculturas carecen por regla general de buen dibujo; pero
abundan en delicadeza de trabajo, fantasía y riqueza de detalle. Las
superficies de los muros están generalmente revestidas de la fina piedra
calcárea de Escúzar, y por dentro de la de Alfácar, más dura y grosera.
Las columnas y galerías del patio, son de piedra conglomerada,
vulgarmente almendrilla, que es muy bella y se trabaja difícilmente.

Hacia el año 1590 se hallaban todavía sin labrar la mayor parte de sus
esculturas, y nosotros dudamos si este edificio llegó á cubrirse
definitivamente, pues aunque á principios del siglo XVII se hallaba
reunida en los almacenes de la Alhambra toda la madera que se había
traído con este objeto de los pinares de Segura, en tal caso, creemos
que sólo el anillo del corredor circular llegaría á cubrirse.

Por último, los mejores artistas de la época, como Juan de Cubillana,
entallador, en 1560, Juan del Campo, en 1565, Landeras, en 1584, Núñez
de Armijo y los Machucas ya citados, Ocampo, Leval, Baltasar, Godíos y
otros que hemos tenido ocasión de mencionar, tomaron parte en la
ejecución de las obras, con sueldos que variaban de 130 á 200 maravedís
diarios, según consta de los legajos del archivo.


Pilar del Marqués de Mondéjar.

Fué construído de orden de este segundo Alcaide, según consta del
archivo y lo indican los escudos esculpidos en la caliza de Sierra de
Elvira, sobre el paraje donde se hallaba el repartimiento de aguas de
los barrios de Gomeres y Churra.

Aunque simple en su composición, por hallarse adosado á una muralla que
en lo antiguo cerraba delante de la puerta Bib-Xarca, y continuaba luego
á enlazarse con el camino de circunvalación de la torre de las Cabezas,
es muy bello en sus detalles escultóricos. Está situado en el final de
la cuesta ó camino único que desde el barrio de Cuchilleros y cuesta de
Gomeres conducía entonces á la Alhambra, paso frecuentado durante cuatro
siglos, hasta que se abrió el del centro de la Alameda en 1831. Por las
inscripciones, se ve que fué dedicado al Emperador; tiene hermosos
adornos del renacimiento sobre sus cornisas, y tres rosetones con
cabezas cargadas de frutos, alusivos á los tres ríos que pasan por esta
ciudad. Se empezó á hacer en 1557, y aun quedaba algo por concluir en
1624. Sus cincelados son del escultor Alonso de Mena, y algunos van
desapareciendo, particularmente donde están esculpidas escenas
mitológicas de notable primor. La traza general es el greco-romano del
renacimiento, poco esbelto y gallardo, pero propio para el lugar y
objeto á que se destinó. En nuestro tiempo han restaurado algunas
esculturas decorativas de uno y otro lado del segundo cuerpo, que se
confunden con las antiguas.

Los dos últimos monumentos que hemos mencionado de estilo tan diverso
del árabe, forman ya en el número de los nobilísimos que se alzaron en
este mágico recinto, y por eso no nos podíamos dispensar de citarlos
ligeramente, antes de abandonar los tan preciados de la dominación
agarena.


Cercas antiguas de Granada, puertas y alcazabas.

Era la primera condición de todas las antiguas poblaciones que se
levantaron ó engrandecieron durante los siglos medios, que debían estar
situadas en grandes alturas, y rodeadas de muros en dos, tres y cuatro
falanges, según su importancia; y aunque esto fuera peculiar también de
más antiguos tiempos, nunca se observó con más rigor este sistema de
defensa, como en la citada época y particularmente en España, donde si
se contaran las fortificaciones destruídas, sería mayor su número que el
que cuenta la mitad de Europa. En Granada hubo diversos circuítos
amurallados, principiando por el de Hiznarromán, atribuído á los tiempos
romanos y fenicios, sin fundamento incontrovertible; y se supone que los
árabes encontraron el castillo citado con otros vestigios que
destruyeron después, en el sitio llamado hoy placeta de las Minas y
carmen de Lopera, con ruínas de un templo pagano. Multitud de
inscripciones se descubrieron más tarde, sobre cuyo asunto se formó un
célebre proceso que no escandalizó muy poco en aquella época. Parte,
pues, desde este sitio el baluarte de estructura árabe que hay á la
vista en diversos parajes, construído próximamente cuando las primitivas
torres Bermejas que ya hemos citado, el cual dominó en aquella colina,
como en su día dominaron los castillos romanos que allí hubiera sobre
alguna pequeña población, anterior quizá á los tiempos visigodos, no tal
como se encuentran hoy, sino destruídos y vueltos á edificar en forma de
alcazaba, que se llamó después _Cadima_ ó vieja; precisamente como
sucedió con la de Al-hamrra, donde se construyó una fortificación más
antigua y más pequeña que la que hoy existe. Dicha alcazaba apenas
podría contener una población de 500 vecinos antes que se hiciera la
_gidida_ ó nueva, en cuyo tiempo se trataba ya de abandonar á Illiberis;
lo cual nos induce á sospechar si el primer castillo que se construyó en
lo más alto de lo que hoy se llama barrio del Albaicín se hiciera para
dominar un pueblo que había del lado de Poniente, el cual fué origen de
la ciudad árabe que fundó Bidis-ben-Habus, ocupando el Zenete por un
lado, y por otro la alcazaba citada. Desde la conquista y
particularmente en el siglo XVI se han hecho descubrimientos en
Hiznarromán, que con los del Sr. Mendoza (1871), dan á entender que
hacia el aljibe grande había un muro que terminaba en la Puerta Nueva,
donde Mármol fija el asiento primitivo de la Castela de Ben-Aljatib ó
del Castillo de Gazela, como él lo llama, y su construcción es como la
de Hiznarromán, fácil de confundir con la romana y cartaginesa.

En dicha Alcazaba Cadima, labrada en tiempo de la primera invasión,
sobre otra más antigua, se hallaba una Ráuda, lugar no muy espacioso
donde enterraron á Badis y posteriormente al caudillo Aben-Ganía,
enterramento que no podía existir sino fuera de este estrecho recinto,
en el lado construído por los Ziritas, más espacioso y no menos sembrado
de ruínas semejantes á las citadas. Del mismo modo se establecieron los
castillos sobre el Mauror y Antequeruela, como se ha visto testimoniado
por la existencia de un dilatado cementerio romano, encontrado no hace
muchos años por bajo de la muralla y puerta de Niched ó de la
altura[156], en la huerta de Zafania[157], cuyo caso se ofrece
igualmente en la Alhambra antes del establecimiento de los moriscos,
cuando había una población quizá también romana ó fenicia con el nombre
de Natívola[158], si hemos de creer la tradición que se pierde en la
noche de los tiempos, y que no desecharemos en absoluto.

Siendo simultánea la existencia de Garnata é Illiberis, está averiguado
que la ciudad de aquel nombre se hallaba más bien en el lado de la villa
de los judíos que en el que se llamó Albaicín ó de los Alconeros, donde
parece que se hospedaron unos cuantos yemeníes, guerreros de las
invasiones árabes del siglo VIII. Estos estudios ó investigaciones, por
más que no ofrezcan novedad, atendiendo lo mucho que se ha discutido y
lo poco nuevo que se ha hallado para fortalecer una opinión justa sobre
los primitivos castillos de Granada, se reducen á fijar los sitios
designados en los planos con más ó menos aproximación, y á situar el
primitivo castillo de Romanos entre las puertas de la Señoría y la de
los Estandartes, demostrando que la segunda fortaleza de aquel lugar fué
completamente de construcción sarracena, y que más tarde todavía, en
tiempo de los Ziritas, se reconstruyó y continuó por la placeta del
Cristo de las Azucenas, Aljibe grande, convento de San Agustín y cerca
de San José ó Antigua mezquita, cuyos cimientos y argamasa es de la
clase con que se fabricó lo que hasta aquí era conocido por Alcazaba
Gidida ó nueva.

Otra muralla de esta parte de la población acaba de indicarnos el
aislamiento desde su origen de aquellas fortalezas, demostrando la
existencia de dos grandes suburbios que vinieron á reunirse desde el
siglo XII en adelante. Esta está trazada á fragmentos muy visibles
todavía sobre la calle de San Juan de los Reyes hasta el Zenete,
abrazando el barrio de Badis y de los Morabitos; y quedan por
consiguiente murallas de flanqueo y enlace en dirección de la Puerta de
Elvira y hacia la casa de la Moneda y convento de Zafra, donde hubo una
puerta y muros que señalan un cambio de dirección en la margen derecha
del río de Darro, pasado el puente árabe que debió llamarse el del
Cadí[159], y alineándose por un lado con la subida y entrada á la
Alhambra y su Alcazaba, y por otro siguiendo la orilla hasta un puente
que había por bajo de la puerta de Guadix.

[Illustration: Puerta Bonaita.]

Desde este punto los baluartes antiguos toman dirección hacia
Generalife, cuyos _azuores_ no se terminaron, y otra al Nordeste,
recinto de Don Gonzalo, que fué la más moderna muralla extendida hasta
la torre del Aceituno, punto avanzado sobre el valle Mardanix que
descendía por las Alcudias de Ainadamar y Aben Saad hasta la Puerta de
Elvira. Por el Mediodía y Poniente sólo había un recinto murado que
pasaba por medio de los barrios más poblados hoy de Granada, como se
indica en el plano moderno de esta ciudad[160] y dividido en tres
grandes departamentos: el de la Antequeruela, villa de los Judíos, y el
del Centro y parte llana. Hubo proyecto y hasta se hicieron puertas en
el último recinto que partía desde las Vistillas por la Loma de Abahul
hasta Generalife, cuya cerca debía estar próxima á una mina que hay en
dirección del Campo de los Mártires por el callejón del Caedero. Los
muros todos medían por lo menos una extensión de 2.200 metros,
flanqueados de robustas torres en número de 1.030, y 28 puertas
principales de las que sólo quedan muy pocas; sus alturas variaban desde
5 á 9 metros, con el espesor desde 1,20 á 1,85. Las puertas, comenzando
por la de Elvira, se nombraban en tiempos árabes y cristianos de esta
manera[161]:

La de Elvira, (_Elveira Illiberis_) al final de la calle de este nombre
porque por ella se tomaba el camino de esta antigua población, que debía
hallarse á dos leguas de Granada entre Atarfe y Pinos.

Boquete de Darro (puerta de _Batrabayon_, según Nebrija), estaba en el
sitio que hoy se llama Boquerón y que era su verdadero nombre.

De Oneider, de la Erilla, ó de Bibalunata, frente á la calle de San
Jerónimo, cerca del altar mayor de la Colegiata.

Bib Almazán, que estaba junto á la Pescadería, aunque su verdadero
nombre era de _Bibamazda_, puerta del Circo donde se hacen juegos, y de
la Conversación.

La de Bibarrambla, en la plaza del mismo nombre; después de las Orejas y
del Arenal, medio destruída el año 1873.

La Puerta Real, que existía en el siglo pasado, donde colgaron la cabeza
de Aben Abó metida en una jaula, último caudillo de la rebelión
morisca. Podía ser esta también la del Rastro.

La de Bibataubín ó de los Ladrilleros, cerca del teatro del Campillo, la
cual existía todavía en 1808.

Puerta del pescado, _Bib-Lacha_ y también _Bib-Mitre_ y _Bebeltee_.
Creemos que antes de ésta había otra, cerca de la torre del palacio de
los Anxares (Cuarto Real).

Puerta de _Néched_ (de la Altura), en las Vistillas.

_Bibalfajarin_ ó puerta de los Alfareros, en el Realejo ó placeta de los
Caños.

_Bib-Mauror_, según Aben Alhamar, y también puerta del Sol, para entrar
á la villa de los Judíos y barrio de la Antequeruela.

Puerta de las Granadas, antes _Bib-Lauxar_.

Puerta de los Panderos, en la Carrera de Darro, ó _Bib-Adi-faf_, cerca
del convento de Zafra, frente á la torre del Almací.

Puerta de Guadix baja, entrada á Albaida, al tomar la cuesta del Chapiz.

_Bib-Xomais_ ó del Solecito, de Guadix alta, llamada por Pedraza, Puerta
del Sol, en el camino del Monte Santo, según Alasar[162].

Puerta de Fajalauza ó del collado de los Almendros.

Puerta del Albaicín y de San Lorenzo, que daba paso hacia el otero de
Ainadamar, donde está la Cartuja y el mirador de Orlando.

Puerta de la Alacaba ó de la Cuesta; se halla en un dibujo grabado al
final del siglo XVI, en el libro «_De Bello Granatense_», de Lucio
Marineo Sículo, el cual representa la ciudad por el lado del Triunfo, y
dos puertas en su fortificación entre la Merced y San Ildefonso; se ve
en él también una fortificación antigua que ocupaba el actual convento
de Capuchinos.

Puerta del León, _Bib-Leit_, _Elezed_, cuyos muros se observan en el
Zenete.

_Bib-Alhazarin_ ó puerta de los Estereros, según Nebrija, cerca de San
José y San Gregorio.

_Bib-Adan_, puerta del Osario, salida á un cementerio árabe.

_Bib-Albonut_, de los Estandartes, cerca de las Tomasas.

_Bib-Beiz_, puerta del Trabajo, según Mármol detrás de la iglesia del
Salvador, hacia la calle del Moral y al final del callejón de San
Nicolás.

_Bib-Siyada_, puerta de la Señoría.

Resultan veinticinco puertas cuya memoria ó testimonio se conserva, y
además hay las de la Alhambra y Generalife que eran seis, cinco en la
primera y una en el último. Estas son: una que había en el Carril donde
hoy se halla la moderna que da entrada á los carruajes, y acaso se
llamaba de _Yacub_, citada por Aljatib, sobre cuyos muros estuvo por
largo tiempo expuesto el cadáver del príncipe Don Pedro; la del
Generalife, que según una pintura del siglo XV estaba cerca de Fuente
Peña, la de _Algodor_ ó de los Pozos, sobre el camino de la Sabica por
donde salió Boabdil y además las citadas de la Alhambra.

Incluían las referidas murallas, en comunicación por medio de las
mencionadas puertas, muchos barrios y _cudiat_ (alcudias) (oteros): El
del Albaicín, por fuera de la más antigua alcazaba, el cual no era de
origen árabe pues se remontaba á tiempos más antiguos; había fabricantes
de paños entre sus moradores y muchos cristianos desde el tiempo de la
conquista; el arrabal Blanco, hoy poblado de nopales y cuevas, ó barrio
de Albaida, siempre habitado por gente pobre, y muchos judíos en tiempo
de la dinastía granadina; el barrio de la Cauracha cubierto de preciosas
casas de recreo, hasta San Juan de los Reyes, su antigua aljama ó
mezquita de _Teibin_ (Mármol), más abajo el de _Hajariz_ encomiado por
los poetas árabes, alrededor de la calle de San Juan y de la Victoria,
con suntuosos edificios cuyos restos aún pueden descubrirse; los barrios
de la Churra, Gomeres, Mauror, los Gelices en la Alcaicería, de los
Judíos, de Cuchilleros, de Hatabín, en la plaza Nueva, del Zenete, tribu
africana venida antes de los Nazaritas, los de Badis y de los Morabitos
hacia San José y la Lona, y por último[163], los de _Haxbin Laxarea_ y
otros no conocidos todavía. Para estos barrios había tres cementerios,
dos ya citados y uno muy extenso nombrado de _Salh ben Malic_, en el
Triunfo y Plaza de Toros[164].

Muchos eran los oteros y lugares predilectos de la población é imposible
el referirlos. Contamos los más afamados, que son: el de Ainadamar, el
de Aben Mordanix con cármenes y almunias suntuosas, donde el guerrero de
este nombre aposentó sus tropas para socorrer á su suegro Aben Humush;
el de los Anxares, el Jardín de la Reina, pasado el Puente de Genil, el
Alcázar Said, de Abaul, Alixares, etc., etc.[165].

La última cerca que alcanza hasta la ermita de San Miguel la costeó Don
Gonzalo Stúñiga, obispo de Jaén, por el año 1425, cuando fué hecho
prisionero por los habitantes de esta comarca y pidieron por su rescate,
que costease esta línea amurallada, para de este modo no volver á ser
molestados por las correrías que los cristianos hacían en los
alrededores de Granada.

Al lado de la puerta Bibataubín se hallaba un Fuerte árabe cuyos restos
se ven todavía detrás del cuartel de la Carrera, el cual formaba parte
de aquella alcazaba. Se atribuye su construcción á Mohamad Aben Alhamar,
y á mediados del siglo pasado se cedió por el Real Patrimonio al
Ayuntamiento para cuartel de caballería, en cuyo tiempo se hizo la obra
que hoy se nota en la fachada, de tan mal gusto y caprichoso estilo, con
columnas salomónicas.

El Torreón ó cubo que hay en el ángulo es una construcción como la de
los _Siete Suelos_ con robustas almenas, y en todo él se cree hizo el
primer Capitán general de Granada algunas restauraciones y fosos con
baterías para cañones. Esta Puerta de Ataubín se llamaba también de los
_Ermitaños_, y la explanada se denominaba _La Rondilla_, lugar
frecuentado por gente picaresca, juglares y aventureros, hasta que por
último se hizo odioso, porque en él se quemaron y empalaron á algunos,
víctimas de las discordias religiosas y guerras civiles.

[Illustration]



MONUMENTOS

DE

SEGUNDO ORDEN


GENERALIFE: Antiguamente existía la comunicación directa entre la
Alhambra y este palacio, por la Puerta de Hierro y una senda angostosa
que hay enfrente, abierta entre líneas de rojos murallones que se
hicieron para sostener el terreno inclinado. Una puerta árabe
primorosamente labrada de jáiras y alicatados, hoy en desuso, que se
halla en el jardín bajo de este sitio de recreo, da paso, subiendo una
estrecha escalera, al vestíbulo del dilatado patio que precede á las
escasas habitaciones que conserva de los tiempos agarenos.

Se dijo que el Generalife fué mandado construir por el príncipe Omar,
cuya vida, sabido es, fué un puro deleite. Así lo hemos creído hasta muy
recientemente que se ha presentado un berberisco con documentos árabes
bastante comprobados, en los que aparece que esta casa había sido
construída por un cautivo, al cual se la arrebató el Sultán
traidoramente para su recreo y esparcimiento. La fundación será, pues,
del tiempo de los Zeiritas, á juzgar por estos antecedentes.

La palabra Generalife ha sido interpretada como _Casa de placer ó de
recreo_, _Jardín de la Alegría_ y _Huerta del Zambrero_, por los
festines que en este sitio se celebraron[166]. La naturaleza domina en
él y el arte en la Alhambra, ha dicho Washington Irving, y esto es tan
verdad, que aunque se hallan á cada paso vestigios del arte mahometano,
el que lo visita se inclina con preferencia á mirar desde sus corredores
ó pasillos el hermosísimo panorama que ofrece la Alhambra en su
conjunto, contemplada casi á vista de pájaro. La puesta del sol en los
días de invierno, cuando el horizonte se cubre de trasparentes púrpuras,
hace encantador este sitio, desde el cual se divisan tres términos
panorámicos, igualmente sublimes: la Alhambra y su recinto en primer
término, la población con sus huertos y torres en segundo, y en el fondo
la vega almenada de remotas montañas bañadas de tornasoles.

Aparte de su deliciosa situación y de los jardines cuidadosamente
asistidos, es deplorable que continúen cubiertos de cal los preciosos
arabescos de la galería y pórticos, y que no se haya hecho más que una
ligera restauración en la espaciosa antesala cuya estructura es tan
hermosa y elegante. El antiguo mihráb, hoy capilla, el pórtico de cinco
arcos de gusto decadente, la galería citada, la _tarbea_ del centro y
algunos esparcidos detalles de las torres y pasadizos, dan completa idea
de un monumento donde la minuciosidad destruyó la grandeza, y en el que
prolijos y delicados adornos entretienen la monotonía de un claustro
rebajado y poco esbelto, semejante á los de las construcciones
subterráneas de los panteones siriacos.

Frente al eje central de todo el edificio por donde corren aguas
abundantes, y pasados el pórtico, el vestíbulo y nave trasversal, hay
una preciosa torrecita algo modificada en su carácter, desde la cual á
derecha é izquierda se entra en dos salas sencillas, adornadas con
numerosos retratos más ó menos interesantes y en su mayor parte copias.

En una se hallan los de Aben Hud Almotuakel, rival de Alhamar I, y
tronco de una estirpe de donde descienden todos los demás personajes que
aquí se representan. El de Aben Celim, infante de Almería; el de Cid
Hiaya, nieto de Jusef, bautizado en Santa Fé por los Reyes Católicos con
el nombre de Don Pedro de Granada; el de su hijo Don Alonso I y su
esposa Doña Juana Mendoza; el del hijo de éstos, Don Pedro II; el
primogénito de éste Don Alonso II, el descendiente Don Pedro III, y el
de Doña Catalina de Granada que casó con Don Esteban de Lomelín.

[Illustration: Claustro de Generalife.]

En la otra sala están los retratos de los Reyes Católicos, los de Doña
Juana y Don Felipe el Hermoso; los de Felipe II é Isabel de Portugal,
esposa de Carlos V; los de Felipe III, Felipe IV, mujer de éste, y el de
una dama; el del Gran Capitán, aunque en nada parecido á los que
conocemos de este personaje; y cuadros de armas, de carabelas y cartas
genealógicas. Repasando por las habitaciones moriscas, debemos ocuparnos
de algunas de sus inscripciones, no haciéndolo de todas, porque muchas
son motes y salutaciones piadosas que hemos hallado en la Alhambra.

En un friso de la entrada junto al techo de la galería, hay en
caracteres africanos una sura del Korán, la 48 desde el vers. 1.º hasta
el 10.

En la faja ó recuadro de los arcos, una poesía en metro kamil que dice
así:

«_Este es un alcázar de incomparable hermosura en que resplandece la
grandeza del Sultán_».

«_Gratas aparecen sus excelencias, brillan sus flores y derraman las
nubes de la liberalidad su lluvia_».

«_En sus costados bordaron los dedos de los artífices dibujos semejantes
á las flores del jardín_».

«_Su estrado se parece á la esposa que se presenta ante la nupcial
comitiva con su belleza tentadora_».

«_Suficiente nobleza de alto precio tiene, si le prodiga sus cuidados el
clemente kalifa_».

«_El mejor de los reyes, Abul Walid, el temeroso de Dios, de lo más
selecto de los reyes de Cahtan_[167]».

«_El que siguió las huellas de sus puros abuelos, los Ansares_[168], _lo
mejor de la estirpe de Aduan_».

«_Correspóndele (á este alcázar) de parte del kalifa una preferente
atención, por cuyo influjo se renovaron las bellezas de sus artificios y
construcciones_[169]».

«_En el año de la victoria de la religión, y del triunfo que ha sido en
verdad una maravilla de la fé_[170].»

«_Jamás deje de permanecer en perpetua ventura entre la luz de la recta
senda y la sombra de la fe_».

La planta del patio largo es puramente de la época primera que se
descubre en Córdoba, Sevilla y Toledo. Así, pues, la suposición de que
Omar Al-lahmi construyera á Generalife, debe estar fundada en que hizo
alguna reconstrucción como la que se cita.

Luego hay otras inscripciones alkoránicas (sura 2.ª, vers. 256) y
algunos vestigios de un poema que cita Echevarría; pero hoy están tan
mutiladas, que no se han podido traducir con verdad.

Subamos al patio de los Cipreses, donde nada hay artístico, pero se
halla en él aquel famoso ciprés de la sultana calumniada por los
caballeros rivales de los Abencerrajes, trágicos amores de Aben-Amet, el
cual, dícese, fué sorprendido por el rey cuando se hallaba en libianos
amoríos, según hemos referido en otro lugar.

Más arriba se vuelven á ver jardines y una preciosa bóveda de laurel,
hasta llegar á las glorietas llamadas el camino de las Cascadas, todo lo
cual hallamos casi en la misma forma que nos describió Mármol en el
siglo XVI.

Después hay un mirador moderno, de mal gusto, pero de vistas
excelentes[171].

SILLA DEL MORO, DARLAROSA, LOS ALIXARES Y CONTORNOS.--Saliendo por el
sitio más alto de Generalife se ve primero el acueducto que surte la
Alhambra con las saludables aguas del río Darro. La altura que alcanzan
éstas, tomadas del río á poco más de legua y media de distancia,
demuestra la inclinación que tiene el lecho de aquél en tan poco trecho.
Más altos, en la misma montaña, hay indicios de haber existido otro
acueducto que surtía por medio de norias los palacios de los Alixares,
Darlarosa y otros.

Del lado de las tapias de Generalife se hallan restos de murallas,
cimientos, albercas y aljibes, donde aún se conservan los nombres de
Peinador de las Damas, Palacio de la Novia, Albercón del Negro, etc.

Subiendo al cerro á cuyo pie están construídos estos notables vestigios,
se ven los cimientos de un fuerte llamado hoy _La Silla del Moro_. Á
alguna distancia, siguiendo la cumbre, se encuentran muros de baluartes
y torres con un profundo pozo construído de arcos de ladrillo, por cuyo
fondo se hacía pasar el agua de la acequía ya citada, y más alla está el
_Aljibe de la Lluvia_, que es una buena construcción hecha para recoger
las aguas de las vertientes, donde se hallan restos de estanques y
edificios, con azulejos y mármoles esparcidos en la tierra.

Toda esta montaña tenía el nombre de Cerro de Santa Elena hasta el
barranco de las Tinajas, donde en tiempo de los árabes se construían
alcatruces ó tubos de arcilla cocida, de los que se han conservado
muchos todavía en nuestro tiempo. Al lado de un albercón y cerca de la
noria de 160 pies de profundidad, situada en lo alto de la montaña, es
donde suponen los cronistas la existencia de un palacio árabe, con
jardines suntuosos y preciosas estancias. No hay datos positivos para
asegurar ni para negar este supuesto, que ha llegado hasta nosotros por
tradiciones más ó ménos verosímiles de los últimos momentos de la
dominación agarena; sin embargo, no dudamos que existía en este sitio,
entre la Silla del Moro y el Aljibe de la Lluvia, el Palacio de
Darlarosa. Hemos seguido, acompañados de nuestro ilustrado amigo el Sr.
Eguilaz y de otras personas dignas de crédito, un sendero que sirve de
división ó término de un trazado á la espalda de la Silla del Moro, en
la dirección de la Noria, y hemos visto copas ó macetas para flores,
tejas y ladrillos de fabricación morisca que no pudieron traerse á este
elevado paraje sino para adornar un sitio de recreo. Llegamos, subiendo
ligeramente, á un estanque de cuarenta y cuatro pasos de largo y nueve
de ancho, con unas cuatro varas de profundidad y muros de siete pies de
grueso. Uno de los cuatro lados está derruído y sus fragmentos han
servido para construir otros cimientos que se cruzan con los antiguos.
Algunas ligeras excavaciones nos han descubierto otros pedazos de muros
quebrantados, un conducto de agua y millares de ladrillos, algunos de
ellos esmaltados por sus aristas. No dudamos, pues, de la existencia del
Palacio de Darlarosa y del cultivo de todas estas montañas, pero al
mismo tiempo estamos persuadidos de que en la conquista debía hallarse
casi abandonado y tan ruinoso que no llamara la atención de los
conquistadores.

En tiempo de las rebeliones de los moriscos, los soldados de Don Juan de
Austria se albergaron en las ruínas citadas para aguardar á los
rebeldes, y más de una vez fueron éstas testigos de horribles algaradas.

LOS ALIXARES.--No queremos dejar de referir aquí lo que se ha escrito
sobre el _Palacio de los Alixares_. Mármol, Pedraza, Navajero, Marineo
Sículo, Martínez de la Rosa, Alcántara, etc., dan por seguro que había
un palacio de este nombre en la cumbre del cerro. Si así fué ó no, este
palacio lo han confundido con la fortaleza que hay hoy arruinada, y que
se demolió para quitar este albergue á nuevos y por entonces temidos
levantamientos de moriscos. Si nos viésemos obligados á situarlo, lo
haríamos á la falda del Sur, cerca del cementerio, donde hay estanques
que no se sabe si eran los de la fortaleza citada, ó los del alcázar muy
afamado en aquellos tiempos, de los Alixares, que daba vista al Genil y
al Darro, á la Alhambra y Generalife á un mismo tiempo.

De cualquier modo, aquellos historiadores se referían á lo que había
existido, no á lo que ellos vieron. Los romanceros posteriores escriben
que Don Juan de Castilla preguntaba en la Vega á un cautivo:

   --¿Qué castillos son aquellos
    Altos son y relucían?
   --El Alhambra era, Señor,
    y la otra la Mezquita;
    los otros los _alixares_,
    labrados á maravilla.

Navajero y Mármol dicen: que á la espalda de este cerro del Sol y á la
derecha de la Alhambra, se miraban sobre otra altura los Alixares[172],
dando vista á las frondosas riberas del Genil y á la amenísima vega.
Esta descripción es defectuosa, porque la derecha de la Alhambra no es
lo mismo que la espalda del cerro del Sol, pero ambos historiadores
ofrecen la seguridad de aproximada exactitud en lo que refieren, y
nosotros, acompañados por una comisión de la de Monumentos de la
provincia, pasamos á buscar los restos de que tanto se ha hablado.
Seguimos la dirección de la cumbre de la montaña hacia el Aljibe de la
Lluvia, y por lo que descubrimos, sostendriamos que este era el sitio de
los palacios de Dar-Alarusa ó Darlarosa, y que los Alixares debían
hallarse en otro lugar. Con efecto, descendimos otra vez hacia donde hoy
se halla el cementerio, y á su derecha, vueltos hacia la Sierra Nevada,
subimos á una pequeña altura ó punto avanzado sobre el valle del Genil,
desde donde se descubren hermosas vistas del lado también de Sierra
Elvira, lo cual concuerda con el texto de la historia de las guerras
granadinas, y con el pasaje referente á la belleza de las cúpulas de los
Alixares, que se descubrían desde la citada Sierra.

Al construir el cementerio se deshizo un acueducto de atanores de
piedra, que hemos visto, y que á manera de sifón conducía el agua desde
una grande alberca que hay en el cerro opuesto, hasta el estanque de los
Alixares cuyos restos se ven todavía. Nosotros hemos hallado pedazos de
mosáicos y de mármoles.

Se ven muy bien montones irregulares de tierra de los hundimientos de
los muros, cimientos y piedras colosales para sostener el terreno por el
lado de la vertiente del río, cuyas piedras allí llevadas desde mucha
antigüedad, habrán dado origen al nombre de Alhichar que tenía el
palacio. Hemos visto también en un manuscrito, á propósito del reparto
de los capitanes que se alojaban en las torres y castillos de la
Alhambra, y con motivo de acuartelamientos, que un tal Don Álvaro López
vivía en los Alixares con diez guardias lanceros, de los doscientos que
en muchas ocasiones se asignaron á la defensa del real sitio.

Sabemos también que toda la falda del cerro donde se encuentran estas
ruínas, extendiéndose hasta la cerca de Casa Gallinas[173], se titula en
las escrituras de las fincas rurales la Dehesa de los Alixares, que es
un testimonio más de la existencia de monumento tan notable, que un
romance morisco describe así:

      En los castillos dorados
    de los ricos Alixares,
    crecerán las yerbecillas,
    y se anidarán las aves
    en las pintadas labores
    de sus paredes de encaje.

Una tradición nos cuenta que por todos estos cerros se ocupaban más de
cuatrocientos esclavos, la mayor parte cautivos, en lavar las arenas de
sus arroyos, para buscar el oro que se halla en diminutos granos
esparcido por la tierra. Estos esclavos del monarca producían cada uno
el valor de cinco reales diarios, y se dice que los adornos dorados de
los palacios, son todavía aquel purísimo oro que se extraía del río, y
el cual va al lecho arrastrado por los aluviones que vienen de las
montañas.

CAMPO DE LOS MÁRTIRES.--PUERTA DEL SOL.--ABULNEST.--El campo de los
Mártires es uno de los sitios mas pintorescos de esta ciudad. En tiempo
de los árabes esta cumbre se llamaba Campo de Abahul, en el que había
grandes subterráneos, especie de silos, donde según la usanza africana y
de muchos pueblos orientales, se encerraban los granos excedentes del
consumo, en los años de grandes cosechas. En nuestro tiempo hemos visto
llenar de escombros estos anchurosos silos.

Aben Comixa, alcaide de la Alhambra, entregó en este campo la llave de
la puerta de los Siete Suelos, que era entonces la principal de este
real sitio, á los primeros caballeros que vinieron á tremolar el
estandarte cristiano en las torres de la Alcazaba. Aquí, pues, terminaba
el camino que los condujo desde la ermita de San Sebastián hasta la
Alhambra, donde penetraron sin que se apercibieran los habitantes de la
ciudad; pero falta saber si fué por la cuesta llamada de Peña Partida
por donde pasaba el camino, pues hemos visto en un legajo del archivo de
la Casa Real un acta formada con motivo de haberse mandado derribar la
Gran Mezquita de los Reyes, que dice vinieron los conquistadores hasta
la Puerta de los Siete Suelos por un camino que pasaba cerca del lugar
donde se construyó el convento de Carmelitas, y hoy se encuentra la casa
de Don Carlos Calderón.

La barriada que hay por bajo de este campo se hallaba en tiempo de los
árabes habitada por los judíos y los cristianos. La iglesia de San
Cecilio que hay en ella fué conservada durante la dominación mahometana
y se reedificó después. La plaza, delante de esta iglesia, se llama
Campo del Príncipe, por la muerte del infante Don Juan á consecuencia de
una caída de caballo que sufrió en este sitio. Lleva hoy una gran parte
de este barrio el nombre de Antequeruela, porque á él se vinieron á
morar los vencidos de Antequera en 1410.

LA PUERTA DEL SOL.--Se hallaba al extremo de la calle de los alamillos,
cerca de las Torres Bermejas, y abierta en la muralla ó recinto que
descendía hasta cerca de la Casa de los Tiros. Hoy no tiene este sitio
importancia alguna monumental ni histórica, más que como límite entre la
población árabe y judía. La Comisión de monumentos conserva un dibujo
de lo que fué.

En el Campo del Príncipe, y en el lugar que hoy ocupa el Hospital de
Santa Ana, había una casa árabe muy grande llamada de _Abulnest_, que se
derrumbó, y que era una de las fortalezas principales.

CASA DE LOS TIROS.--Esta era una de las fincas solariegas de
arquitectura mudéjar, con el aspecto propio de las casas feudales, con
abolengo del tiempo de los árabes y mero y mixto imperio, _horca y
cuchillo_. La construcción está basada en un alcázar árabe cuya torre
principal ha sido transformada completamente. En su interior hallamos
techos formados de alfaques y casetones, en los cuales hay pintados
retratos, y en otros, como sucede en el zaguán ancho y espacioso de la
entrada, animales y figuras de fantasia al estilo gótico, raro en
Granada. En el interior se encuentran capiteles mozárabes, cartelas ó
zapatas bajo aleros agramilados del buen género arábigo, y aun bajo los
enlucidos de yeso en las paredes no es raro encontrar estucadas
comarraxias y azulejos de suma delicadeza.

Otras casas inmediatas participan mucho del mismo carácter, y aunque
menos encastilladas, son dignas de estudiarse porque en ellas se ve la
modificación del gusto artístico bajo la influencia del renacimiento, y
con cuanta razón hemos dicho en otra parte que el arte mudéjar en
Granada tuvo un carácter más próximo del greco-romano, que del gótico
hallado en otros pueblos de España.

CUARTO REAL.--Dijimos en otro lugar que desde el Castillo de Bibataubín
partía un lienzo de muralla que llegaba hasta una torre cuadrada y alta,
llamada desde el siglo XVI _Cuarto Real_, y más antiguamente de
_Nonsará_. Esta debía ser parte de un palacio, porque hemos observado
que todos los edificios más ó menos importantes, estaban construídos
sobre las murallas ó fortificaciones, y pertenecían á las familias de
los monarcas. Así, pues, era un aposento no destinado, como han dicho
algunos respetables anticuarios, á la oración, sino habitado por
ilustres familias, toda vez que las inscripciones hasta aquí halladas
no contienen el nombre de ningún rey moro; de donde se deduce que el
_Cuarto Real_ era una casa-palacio de segundo orden, de la cual no se
conserva hoy más que un pórtico de ingreso, una sala cuadrada grande
como las mayores de la Alhambra, y dos alhamíes, por haberse destruído
antes de 1556 la casa que falta, según lo demuestran las inscripciones
que había en ella, publicadas por Iranzo. Las que se conservan en el
recinto de esta torre son todas leyendas del Korán, suras 112, 48, 11,
2, vers. 1.º, 2.º, 3.º, 90, 10, 257 á 259, alternando, según el capricho
del decorador, los caracteres cúficos y africanos.

Nada más bello en su género que los mosáicos de esta torre, y es lástima
que no se hayan conservado íntegras como el resto del ornato, las
repisas, cenefas y pavimentos. A juzgar por el carácter de la
construcción, creemos que pertenezca al final del siglo XIII, pues que
la forma del arco y de los almizates, al par que la confección de los
mismos azulejos, corresponde al primer siglo de la época floreciente del
arte musulmán, poco antes que alcanzara el esplendor y caprichosa
desenvoltura del último siglo.

Los mirtos, laureles y antiguos embovedados de los jardines parecen del
tiempo de los árabes, y dan una idea de su antigüedad contemplando los
robustos troncos y la forma arabesca que se ha trasmitido en Granada,
para la distribución de estos singulares sitios de recreo. En los
alrededores de este monumento había muchas construcciones moriscas, que
se destruyeron para hacer el Convento de Santo Domingo y su huerta.

ALCÁZAR DE SAID.--Navajero dice: «que de la parte por donde viene el
Genil, ya casi en la llanura... hay asimismo palacios y jardines medio
arruinados que eran de dichos reyes moros, y aunque es poco lo que de
ellos queda, el sitio es muy delicioso y también se ven allí todavía
mirtos y naranjos... Más abajo, en lo llano, pasado el Puente de Genil y
mucho más á la izquierda que los otros palacios, existe uno conservado
en parte, con muy bella huerta y estanque que se llamaba el Jardín de la
Reina, etc.»

Hemos estudiado con detención los restos de este alcázar de Said, como
lo han titulado los modernos arabistas, y hecho lo posible por conservar
los arabescos con el color y carácter que ha impreso un período de siete
siglos sobre sus delicados detalles[174]; el pavimento es una de esas
solerías que llaman los árabes _almorrefas_, y el espacio liso, hasta la
primera faja de inscripción, estaba destinado para tapizados de tela ó
cueros semejantes á los que ponían en la Alhambra, donde hemos hallado
muy recientemente hierros en forma de alcayatas para sujetarlos.

[Illustration: Sección de la Torre de Said.]

En tiempo de Mohamad I sirvió para alojar una larga temporada al infante
Don Felipe, cuando huyendo de los sinsabores de la corte de Alfonso X,
vino con otros caballeros á disfrutar las delicias de este pintoresco
país, y la galante oferta del rey moro. La arquitectura parece más
antigua que la de la Sala de Comareh, y pudiéramos asegurar que es del
tiempo de los Almohades, aunque hoy contemplamos una parte muy pequeña
de lo que existió.

A algunos pasos de distancia y frente á la puerta, se halla el muro de
un hermoso estanque, citado en los romances moriscos por ser este el que
podía remedarse á un mar artificial cubierto de embarcaciones donde en
más de una ocasión hubo juegos navales, figurando el incendio de los
galeones cristianos[175]. No hay vestigios en Granada de un lago
artificial más extenso.

[Illustration: Planta de la Torre de Said.]

En una casita de labranza que se ve á la cabecera de estos gruesos
muros, hay bóvedas subterráneas y fundamentos de construcciones árabes,
y según los títulos de posesión de toda la finca, pertenecía á la
sultana Aixa, madre de Boabdil, y fué vendida á un rico judío de Granada
pocos días antes de la rendición de la ciudad, cuyo judío la vendió á
los antecesores de los actuales dueños.

Las inscripciones son cúficas y africanas y no ofrecen interés ninguno,
excepto la que guarnece los nichos de la puerta, donde se cita
confusamente á un monarca y la fecha de 1204.

Conserva esta sala hoy su carácter antiguo; los apilastrados de las
veinte ventanas caladas están compuestos de finos y primorosos detalles;
encima una ancha cornisa de boveditas sostiene el artesonado, compuesto
de ensambladuras de madera; el cuerpo de la sala lo decora un ancho
friso de dobles florones geométricos, y el bajo ostenta tres
decoraciones de arcos, con fondo cubierto en dos de ellos, y ajimeces de
paso para las alcobas.

El ilustrado dueño de esta finca ha querido que las casas para el
labrador que hay al lado del cuarto árabe, tengan el carácter de la
misma arquitectura, á lo menos en su exterior, y presentar así un
conjunto simétrico de agradable perspectiva.

La cruz de hierro sobre una columna árabe que hay cerca del estanque, no
tiene otro significado, que el haber querido conservar la que servía de
veleta en la torre desde el tiempo de la conquista.

PUENTE DE GENIL.--Cuentan algunas tradiciones que este río había que
vadearlo para entrar por este lado en la ciudad, y que el puente se hizo
pocos años después de la conquista. Por la configuración y fábrica de
los malecones, creemos que había un puente árabe en el mismo sitio donde
se construyó el actual con los muchos restos de aquél. La forma romana
de los arcos está hecha con materiales usados exclusivamente por los
moros, y pudiera muy bien sospecharse que los fundamentos fueron de
época más antigua, ó que los árabes imitaron perfectamente aquí las
construcciones de aquellos remotos tiempos.

PUERTA DE LAS OREJAS.--PLAZA DE BIBARRAMBLA.--Hoy ha quedado en uno de
los ángulos de la plaza del mismo nombre, y se descubren en ella dos
hermosas cartelas, sobre las que se arranca un elegante arco de
herradura de grandes dimensiones. Tomó el nombre de _Puerta de las
Orejas_, porque en 1621 se celebraban fiestas en honor de Felipe IV en
Bibarrambla, y había un tablado orilla de dicha puerta árabe, el cual se
hundió por el peso de la gente que lo ocupaba; en la confusión que
produjo, robaron los rateros los ricos zarcillos de las damas que había
en él, á tirones ó cortándoles las orejas.

La plaza que lleva este nombre, estaba en tiempo de los árabes más
regularizada que hoy, pues contra la costumbre de aquellos pueblos, se
hallaban decorados los cuatro frentes con armoniosas líneas de
simétricos ajimeces sobre columnitas de mármol, y los claros que hoy se
ven todavía, cerrados con grandes y bordadas celosías.

En 1501 dispuso la reina Isabel se derribaran todos los ajimeces que
había en las casas granadinas, con el intento de quitar las celosías á
las mujeres que se ocultaban tras de ellas.

La puerta citada fué medio destruída en 1873, más por instigación de
algunos interesados, que por otras causas á que se atribuyen siempre
estos hechos.

PUERTA DEL CARBÓN.--Detrás de la casa actual del Ayuntamiento, y dando
frente á la calle y puerta de la Alcaicería, se halla un edificio
bastante extenso, de planta cuadrada, con una puerta que lleva este
nombre, por haber sido después de la conquista el sitio destinado para
la venta del carbón, y antes casa de comedias, á cuyo uso se consagró
durante dos. siglos.

En el claro de entrada y en el zaguán que hay después del ingreso,
quedan unos restos preciosos tallados en madera y yeso de la mejor época
del arte; y penetrando en el patio, no vuelve ya á encontrarse más que
la distribución en tres cuerpos de éste, con pilastras y cartelas como
fuertes sostenes de la galería.

Ha habido dudas sobre el objeto que tuvo en su origen este edificio, y
no creemos fundada la opinión de que se hiciera para casa de peregrinos,
caravanserallo, caserna, etc., porque su construcción, más indica un
lugar muy frecuentado por el público, que alojamiento de especial
destino, como hospital, caballerizas, oficinas, etc., que escritores de
nota han supuesto, sin fundamento plausible, hasta que se ha visto[176]
que fué hecha para alhóndiga, y que como tal se llamaba Alhóndiga
Gidida, es decir _nueva_, poco antes de la conquista, y después siguió
en el mismo uso, según una real cédula de 14 de Octubre de 1494. Se sabe
también que el puente que había frente de ella se llamaba Alcántara
Gidida, y que hasta 1531 no principiaron á conocerse estos edificios con
el nombre de Casa y Puente del Carbón.

[Illustration: Casa del Carbón.]

No tienen interés histórico las inscripciones que hay en esta portada,
ni las que se hallan en el pasadizo de entrada á uno y otro lado sobre
elegantes arcos, ni tampoco entre las que han desaparecido se encuentra
la que pudiera indicarnos la época de su construcción[177] limitándonos
á decir que toda la obra de ornamentación es del último período
granadino, aunque no exactamente igual, como supone un erudito escritor,
á la de la casa de los Oidores. La puerta exterior es un hermoso arco de
herradura, y el cuerpo de obra que hay encima no tiene toda la esbeltez
que en otros sitios hemos podido admirar.

ALMADRIZA.--ALCAICERÍA Y CONTORNOS.--Almadriza era el edificio destinado
por los árabes á Universidad, y ocupaba la casa que hay frente de la
puerta de la Capilla Real, la cual ha servido para Municipio desde el
año 1500 hasta el 1861.

Sabíamos por Pedraza y otros, que la puerta árabe era de mármol blanco,
adovelada y con inscripciones interesantes; pero todo había
desaparecido, hasta que por efecto de un reciente incendio se levantaron
las losas del pavimento del patio y se encontró que muchas de ellas
correspondían á la citada puerta principal, descrita exactamente por
nuestros antepasados. Estas losas de mármol blanco fueron adquiridas por
el Sr. Riaño, el que las conservó en su poder hasta que pasaron al de la
Comisión de Monumentos.

Servía, pues, esta construcción para Academia Alkoránica, instituída por
Abdallah Solimán Alcasem, donde se educaron muchos sabios, y entre ellos
el Gasanida, que escribió el _Collar de Perlas_, según Cassiri.

Penetrando en esta casa, hoy convertida en fábrica de tejidos, se ven
todavía hermosos artesonados moriscos de la primera época del arte
granadino, tirantes caladas delicadamente dispuestas, almizates de raras
combinaciones, y aunque no ocupara este monumento un local excesivamente
grande, no dejaba de ser un palacio hecho con lujo é importancia,
relativamente al escaso impulso que se daba en aquella época al estudio
de las ciencias.

Son muchas las inscripciones que tenía y las que infaliblemente se
descubrirán cuando se arruinen ó se levanten las gruesas capas de yeso
que en sus paredes ocultan los arabescos y labrados moriscos.

[Illustration: Antigua Madriza.]

Mármol cita esta inscripción de un escudo:

«Si tienes la dicha de mirar en lo interior de esta casa, labrada para
habitación de las ciencias, para firmeza de la grandeza, y para lustre
de los venideros siglos, verás que está fundada en dos prerogativas, que
son la firmeza en la justicia, y la piedad; prerogativas que lograron
los que se emplearon en ella, para la gloria de Dios. Si en tu espíritu
hace asiento el deseo del estudio y de huir de las sombras de la
ignorancia, hallarás en ella el hermoso árbol del honor. Hace el
estudio brillar como estrellas á los grandes, y á los que no lo son los
eleva con igual lucimiento. Con él puedes conseguir el camino de la luz
cuando desengañado resuelvas huir de la oscuridad del mal. Si buscas la
estrella de la razón, verás su claridad sin engaño, aun por entre las
nubes de la duda. Pero reducido á la ciencia, para aprovechar en ella
has de volver tu cara al bien obrar, y has de desechar toda inclinación
al mal. No es el camino de la sabiduría para el que lo anda cargado de
malvada codicia. Sigue, pues, este consejo, así hallarás el provecho
cuando anciano, cuando mozo serás estimado y te buscarán las dignidades.
Vuelve los ojos al cielo del pueblo y verás cuántas estrellas que tenían
muy escasa luz, se hallan por este camino llenas de infinitos
resplandores. Y si bien reparas, verás que unas de ellas hacen la corona
y otras son las columnas de la casa del saber. Ellas alumbran los
corazones, ellas guían al bien y nos son verdaderos amigos que nos
aconsejan. Acepte Dios tanto bien instituído por Yusuf, estrella del más
alto grado, brillante en la ciencia y en la ley».

No sabemos que pueda escribirse cosa más útil en los tiempos de
civilización que alcanzamos, pues bien: ¡hemos llamado bárbara á la raza
que trazó estas líneas hace seis ó siete siglos!

Como descriptiva del edificio principia otra leyenda.

«Advierte esta maravillosa entrada..... sus bruñidas piedras..... y su
artificio singular..... etc.»

Y con efecto, todos los mármoles que hemos hallado están labrados
primorosamente.

Se explicaba aquí Teología, Matemáticas, Retórica y Poética, Medicina,
Jurisprudencia, Historia y Arte Militar.

PIEDRA ROMANA.--Hay una que se encontraba frente de esta casa y hoy está
en el Museo Provincial, con una inscripción que dice en latín:

«_El aficionado Cabildo del florido Municipio iliberitano puso á costa
pública esta Memoria á la Majestad de Furia Sabina Tranquilina Augusta,
mujer del emperador César Marco Antonio Gordiano Pío Félix Augusto._»

Fué hallada esta piedra á fines del siglo XVI, abriendo unos cimientos
de una casa cerca del Aljibe del Rey, inmediato al convento de Santa
Isabel la Real, que es el barrio considerado más antiguo de esta
población; y la piedra corresponde á las canteras de la Sierra Elvira.

No lejos se encuentra un bazar de forma y aspecto árabe, cuya decoracion
fué hecha en 1844 con motivo de un incendio ocurrido en el año anterior.
La Alcaicería, dícese que significa _casa del César_, y según Mármol, es
el sitio donde se almacenan las mercancías de la hacienda pública y de
los particulares, según costumbre de los pueblos de Oriente y de los
romanos en Africa; pero aquí era recinto cerrado para comerciantes
ricos, como se ve en Fez, Marruecos y otras poblaciones musulmanas.
Antes del citado incendio, esta Alcaicería conservaba todo su carácter
antiguo, pues era un espacio más estrecho todavía que lo es hoy, con
tiendas tan pequeñas que algunas no tenían hueco para el vendedor, el
cual se situaba sobre el mostrador ó fuera de él. Hoy la decoracion
árabe es demasiado simétrica para caracterizar este especial recinto.

El Zacatín ó calle de comerciantes, según Alcántara, participa en parte
de ese aspecto de las ciudades africanas. La calle de Abenamar conduce á
una plaza pequeña donde estaba el palacio de Aben-Hamar, caudillo de los
moros del último siglo; desde ella se encuentra la calle de la Cárcel
baja y convento del Angel, á cuyo frente hay una gran casa solariega
perteneciente hoy á los poseedores de Generalife, y en la cual pueden
hallarse curiosos fragmentos moriscos.

Para el aficionado á los recuerdos de la época árabe conviene citar
antes de dejar estos sitios, el lugar donde estaba construída la Gran
Mezquita ó Metropolitana de la corte mora, dícese de ella:

«En el sitio que ocupa hoy este templo (el Sagrario), estuvo la Gran
Mezquita de los moros, labrada á mediados del siglo XIV, la cual se
bendijo por los cristianos conquistadores. Era un edificio cuadrado,
bajo de techos, compartido en cuatro naves sostenidas por cuatro órdenes
de columnas de jaspe, de modo que cada dos de ellas tenía en su capitel
el arranque de cuatro arcos. La techumbre formaba cúpulas ó medias
naranjas primorosa y prolijamente labradas. Tenía tres puertas, una al
Occidente (donde hoy la principal); otra al Mediodía, junto á lo que es
hoy postigo de la Sacristía, y otra al Norte que corresponde al lado de
la Catedral. El testero estaba detrás del altar mayor, donde se guardaba
el Korán en un alhamí ó nicho con labores delicadísimas. En la puerta de
esta mezquita, contigua á la de la Capilla Real, fué donde Hernán Pérez
del Pulgar clavó con una daga el mote del _Ave María_, para lo cual
salió de Alhama, se mantuvo oculto en las cercanías de Granada, entró de
noche por el cauce del río Darro seguido de muy pocos caballeros, y
burlando la vigilancia de los moros, plantó aquel emblema, con audacia y
valentía».

Las hazañas de Pulgar han dejado una huella imperecedera en la fogosa
imaginación de los cristianos andaluces. También las crónicas moriscas
conservaban la memoria de otro héroe, _Osmín_, famoso por los desafíos
con los cristianos, y sus hazañas se cuentan todavía por los
descendientes de aquella ilustre raza, que fué á confundirse con las
salvajes kabilas de la costa africana.

EL LAUREL DE LA REINA.--A una legua de Granada se encuentra la Zubia,
pueblo pequeño, hermosamente situado y de los más curiosos y ricos de la
vega. En tiempo de los árabes había en su lugar un espacioso bosque de
laureles, de los cuales no se conserva hoy más que el que lleva el
nombre de la Reina Isabel I.

Las leyendas fantásticas de nuestros poetas modernos, los cuentos de
Irving, la novela del inspirado Fernández y González y las canciones y
romances, dan acaso testimonios de la tradición que vamos á contar.

El 18 de Junio de 1491, Isabel I se esforzaba en contemplar lo más cerca
posible las torres almenadas de blanco, los minaretes y jardines de la
última ciudad morisca. Le acompañaba el Rey, sus hijos, sus damas, el
marqués de Cádiz, Gonzalo de Córdova, el conde de Cabra, el de Ureña, el
de Tendilla, el de Villena, Don Alonso de Aguilar, Don Alonso de
Córdova y palafraneros, criados, soldados y lanzas; llegados al bosque
de los laureles, vieron venir una tropa de jinetes árabes, al trote,
reconociendo los puestos avanzados. Los caballeros cristianos quisieron
salirles al encuentro, pero la Reina Isabel les mandó ocultarse en el
bosque, y ella misma se escondió en el fondo del espeso ramaje del
laurel que hoy se conserva. Durante el tiempo que estuvo oculta se
encomendó la Reina al Santo del día, San Luis de Francia, invocándolo
para que la salvase, por lo cual prometió erigir luego en aquel lugar un
convento.

Los jinetes agarenos pasaron sin ver nada y pudo retirarse la Reina con
toda seguridad; pero los caballeros cristianos, afanosos por ganar la
gloria que consideraban perdida y por haberse visto forzados á
ocultarse, prepararon una sorpresa á los moros cuando salían de noche á
retirar los cadáveres que se hacían en los combates diarios, y con
efecto, así lo cumplieron; pero en vez de salir victoriosos, fueron
derrotados y perseguidos, después de dejarse muchos muertos en el campo.
El mismo Gonzalo de Córdova estuvo á punto de caer en manos de los
árabes. Todavía conserva en aquellas inmediaciones, el sitio de esta
batalla, el nombre de _Haza de la Muerte_.

Isabel I fundó efectivamente el convento de San Francisco. Un relieve y
un cuadro antiguo recuerdan también el suceso de la salvación de la
Reina Católica, é Isabel II adquirió después el laurel y la huerta donde
radica, como recuerdo del hecho que contamos.

Desde este punto se disfruta una espléndida vista de Granada.

CASA DE LA MONEDA.--Era este un edificio grandioso que hemos conocido, y
del cual se conservan restos de carácter enteramente clásico. Su
portada[178] estaba compuesta de ladrillos agramilados, por el estilo de
los de la Giralda; las esculturas que arrojaban agua en el estanque que
había en el centro del patio, y se conservan en la mezquita de la
Alhambra, son de aspecto é inspiración babilónica, y la hermosa
inscripción de su fachada, dará bastante testimonio de la importancia de
este monumento.

Se construyó el año 1376 para hospital de la población, y después de la
conquista se destinó á _azeca_ ó casa de acuñación de moneda, porque en
los últimos tiempos de la dominación árabe estuvo dedicada á dicho
objeto.

[Illustration: Puerta de la Casa de la Moneda.]

He aquí el texto de la inscripción citada:

«_Loor á Dios. Mandó construir este hospital, amplia misericordia para
los débiles enfermos musulmanes y útil proximidad (si Dios quiere) al
Señor del Universo; y perpetúe su bondad publicándola elocuentemente con
lengua clara, é haga pasar (la memoria) de su caridad á través del
tiempo y á pesar del transcurso de los años, hasta que herede Dios la
tierra y lo que sobre ella existe, pues es el mejor de los herederos; el
Señor, el príncipe, el sultán valeroso, grande, ilustre, puro, vencedor,
el más feliz de su estirpe, el que caminó impetuosamente por el sendero
de Dios, Señor de las conquistas, de las caritativas obras y dilatado
pecho, el amparado de los ángeles y del espíritu (divino), el defensor
de la ley tradicional, asilo de religión, príncipe de los muslimes
Algani bil-lah (el contento con Dios), Abú Abdil-lah Mohammah, hijo del
Señor, del grande, del exclarecido, del sultán ilustre, elevado,
belicoso, justo, dadivoso, feliz, mártir, santificado, príncipe de los
muslimes, Abul Hachach, hijo del Señor, del sultán ilustre, exclarecido,
grande, magnánimo, victorioso, ahuyentador de los politeistas, y
conculcador de los infieles enemigos, el venturoso, el mártir Abul Walid
ebn Nasr, el Ansars, el Jazrechi (de la tribu de Jazrech). Haga Dios
venturosas sus obras con su beneplácito y le cumpla sus esperanzas con
su bondad perfecta y recompensa amplia. Creó una buena obra, que no ha
sido sobrepujada desde que el Islam penetró en estas comarcas y por la
cual le corresponde una orla de gloria sobre su antiguo traje de guerra,
y se dirigió á la faz de Dios en demanda de recompensa. Dios es el Señor
de la bondad grande. Anticipó una luz que caminará delante y detrás de
él el día en que no aprovecharán las riquezas, ni los hijos, sino á
aquél que se presente á Dios con corazón puro. Comenzó su construcción
en la segunda decena del mes de Moharram año de_ 767[179]: _terminó su
obra (el kalifa) y le asignó bienes para su sostén en la segunda de
Xawal año_ 768[180]. _Dios no deja de recompensar á los que obran bien,
ni frustra los esfuerzos de los buenos. La paz de Dios sea sobre nuestro
Señor Mohamad: sello de los profetas, y sobre su familia y compañeros
todos_».

Dejando las ruínas de esta muestra de la caridad musulmana desarrollada
en la más culta época de la denominación árabe, observemos el aspecto
monumental de la mayor parte de las casas que se encuentran recorriendo
los estrechos y enredados callejones del barrio situado entre la carrera
de Darro y la calle de San Juan de los Reyes. Casas llamadas solariegas
construidas con los materiales más antiguos, modificada su estructura
para servir á las comodidades de los cristianos, pero dispuestas con
anchurosos patios y salas abiertas en sus galerías, cuyos artesonados
tienen tanto árabe como renacimiento, modificación especial de difícil
estudio: pero cuyo noble aspecto recuerda la soberbia grandeza de sus
fundadores.

ANTIGUA MEZQUITA, HOY SAN JUAN DE LOS REYES.--La torre y puerta de su
costado manifiestan que fué una _Djama_ de poca importancia; pero la
primera que bendijo Fray Fernando de Talavera, donde más número de moros
se convirtieron al cristianismo, y en la que, según las tradiciones, se
convertían también al mahometismo los judíos y pobladores cristianos
durante el período arábigo. Se llamaba Taybin. Estaba dotada con pingües
rentas de un rico moro, por haber salvado las embarcaciones con que
hacía su comercio á Oriente[181], de manos de los cristianos. Los restos
de adornos agramilados de la torre, son del estilo mismo empleado en la
Giralda de Sevilla, pero más sencillos.

CASA DEL CHAPIZ.--Fué el Palacio Real de Albaida, fundado por un
príncipe almohade, y se encuentra á la entrada del camino del Sacro
Monte. Los escritores del siglo XVII creyeron que este edificio se
construyó para aduana de la seda, porque esta floreciente industria
estableció en él su contraste oficial después de la reconquista.

Dos hermosos patios cuyas ruínas subsisten, componen las plantas que
publicamos á seguida, los cuales corresponden á dos distintas épocas, y
particularmente á las construcciones del siglo XI, como se ven en el
barrio de San Miguel bajo, cuyos esqueletos de madera son tan esbeltos y
las cartelas sobre sus pilares tan elegantes y fantásticas en sus
adornos, que pudieran aplicarse con éxito á algunas repisas y aleros de
las construcciones modernas, sin chocar al sentimiento del arte
cosmopolita de nuestra edad.

Esta casa, habitada hoy por familias pobres, cercenada y próxima á
hundirse, fué construída á la entrada de la población por el camino de
Guadix, el más importante y estratégico de aquellos tiempos. Desde ella,
hasta la orilla del río, había vistosísimos jardines sostenidos con
gruesos murallones que terminaban en un puente, por donde iba el camino
hasta lo más alto de la Alhambra y Generalife.

[Illustration: Baños árabes.]

BAÑOS ÁRABES DE LA CARRERA DE DARRO.--Hoy son una casa pobre que da paso
á un patio cuadrado, alrededor del cual se observa todavía la
distribución mural de estos edificios. Pasando el referido patio, donde
había en medio una alberca ó estanque, hallamos la más completa
repartición de una casa pública de baños. Suponemos la entrada por la
última estancia, donde después de un paralelógramo abovedado y hundido,
se desciende una ancha escalera, al final de la cual se encuentra otra
estancia larga, terminada en sus dos lados cortos por dos _alhamíes_ de
reposo. Aquí hay dos cuartos de baños reservados, y continuando por una
puerta estrecha se halla el gran baño de ablución, cuyos muros se
reconocen perfectamente por los restos de color y dibujo árabe de que se
hallaban emplastecidos.

[Illustration: Planta de los Baños.

Casa del Chapiz.]

Después del cuarto central con sus bóvedas, sus claraboyas y
respiraderos, pasamos á otra sala de dos alhamíes, muy semejantes á la
primera, y de allí á otros pequeños cuartos en conexión con la casa de
la entrada, cuyo orden es propio de estos establecimientos.

CASA DEL GALLO Y PALACIO DE LOS WALÍES.--Se hallaba en las alturas que
ocupa la parroquia de San Miguel, entre varias casas de origen morisco,
están revelando por su construcción que pertenecían al segundo período
de la arquitectura árabe española. Veíamos en ellas esos corredores de
maderas labradas con primor, balaustres en los antepechos torneados, con
boceles y cordones, pilastras de madera que sostienen aleros avanzados,
vigas delgadas que se apoyan en las puentes ornadas de lóbulos y
boveditas y todo descansando sobre cartelas mudéjares de formas
caprichosas, simulando en algunas troncos y cabezas de animales, que no
eran muy comunes.

Es curioso visitar este barrio con detenimiento, y enojoso el describir
objetos aislados casi siempre, que desaparecen con facilidad,
correspondientes á edificios derribados ó que antes de pocos años
dejarán de existir.

Entre todos se veían los vestigios de la casa de los Oidores, dignos de
estudiarse; el aljibe con su arco de herradura y sus hermosas bóvedas; y
el convento de Santa Isabel, que es lo que llamaremos Palacio de los
Walíes.

Pedraza pensó que los restos de los torreones que se hallan en este
paraje, eran edificios _gentílicos_, en los que se había celebrado el
primer concilio iliberitano, y después, variando de opinión, lo hizo
celebrar junto á la Casa del Tesoro; pero lo único que se puede asegurar
es, que en este tramo de muralla estuvo la puerta que los moros llamaban
Bib-Aleced donde terminaba la primera cerca.

La casa de San Miguel sirvió de recreo á algún arzobispo de Granada, y
de ella se dice que el moro Aben-Habuz, walí de esta kora granadina, la
hizo para su morada, y que en la parte más alta de una torre puso la
veleta de bronce representando un guerrero á caballo con lanza y adarga,
y con un letrero árabe en esta forma:

    «_Dice el sabio Aben-Habuz
    que así se defiende el Andaluz_»,

y las gentes que lo veían moverse desde lejos, dieron en llamarle _Gallo
de viento_, de donde tomó el nombre la casa y calle.

Nosotros que hemos tratado de averiguar esta tradición, hallamos que el
verdadero palacio de los gobernadores ó walíes estuvo, como era
corriente entonces, sobre las murallas y cubos que hay por encima de la
_Puerta Bonaita_ en el actual convento de Santa Isabel, en el cual
existe una torre ó mirador ornado de arabescos, con altura suficiente
para dominar toda aquella barriada, y sobre la que se puede suponer la
existencia de la mencionada veleta. Algunas de las inscripciones de este
edificio de Santa Isabel la Real, demuestran que era habitado por
magnates de los que en tantas ocasiones tomaban el título de reyes, y se
rebelaban contra los emperadores de Córdoba. En él se ve un precioso
patio con columnas de mármol blanco, bellos capiteles, arcos labrados, y
habitaciones que conservan perfectamente las pinturas y dorados de sus
finos arabescos. Los techos son de ensambladuras de madera, perfilados
con delicadeza en rojo y azul. Lástima que no sea fácil obtener el
permiso para penetrar en este patio y estudiar los bellos fragmentos de
aquella época. Restos notables para el arte, pues que el haber sido
destinado el edificio á convento, ha sido causa de que pueda trazarse
hoy la distribución de sus cuartos árabes hasta el tercer piso con todos
los pequeños accesorios de construcción que exijen las costumbres
mahometanas.

De cualquier modo, la citada tradición de la _Casa del Gallo_ y de que
Aben-Habuz era lugarteniente del capitán Tarif, es inverosímil también,
por habernos revelado las crónicas de los árabes, que los primeros
gobernadores de este territorio habitaron en la ciudad de Illiberis, que
se sitúa á dos parasangas de Garnata, y que en esa antigua población
permanecieron á lo menos tres siglos antes de trasladar á Granada su
residencia.

Recomendamos al viajero las casas y ruínas que se ven en todo este
recinto de San Miguel bajo, donde hallarán restos no menos importantes
que los de la Casa del Gallo: pero volviendo al palacio árabe de Santa
Isabel, citaremos la tradición de que esta casa fué habitada por la
madre de Boabdil, y que los moros la titulaban _Darlahorra_ ó casa de la
honesta, que en ella se refugió aquél cuando le perseguía su padre; y
que estos barrios, con el edificio llamado la Lona, el cual confunden
también con la Casa del Gallo, fueron habitados en los años inmediatos á
la conquista por los más ricos granadinos[182].

En la casa que fué Convento del Angel en 1812, vivió el conocido pintor
Juan de Sevilla, y en la casa Lona, Atanasio Bocanegra.

CASA DE HAMET.--Situada cerca de San Nicolás: fué de las más importantes
de la dominación mahometana. Todavía podemos hallar algunas leyendas que
la suponen embellecida con capiteles de mármol de Elvira, alfreizares y
linteles labrados, artesones alicatados, y otras preciosidades que en
vano se buscan hoy.

CASA BLANCA Ó DARALBAIDA.--Siguiendo estos escombrados recintos, no
olvidemos la casa que tenía este nombre cerca del Aljibe Dulce (por la
frescura y virtudes de sus aguas) y donde una inscripción en mármol
decía:

«_Dios, soberano y bienhechor, crió todas las cosas y les dió
perfección. Él con su aliento dió vida á Salem Alhamar, que buscando las
delicias de esta tierra de paraíso, vino del África. Le trajo el
espíritu de Dios y por eso quiere llamarle su padre y ser llamado su
hijo_».

Nótase en estos edificios, de los que hay á lo menos cuatro en la calle
de María la Miel, que tienen arabescos tan delicados como los de la
Alhambra. El viajero puede entretenerse algún rato en buscar entre
oscuros y mezquinos aposentos, vestigios hermosos de aquella
civilización olvidada.

En la calle del Agua había una inscripción procedente de un baño
morisco, que entre otras cosas decía:

«_Dios extendió las aguas sobre la tierra para que se purificasen los
hombres. El baño es saludable y delicioso. El que quiere tener el alma
limpia, ha de tener limpio el cuerpo. Las manchas exteriores son signos
de las interiores. Dios quiere la purificación y la limpieza, etc.,
etc._».

BAÑOS Y CASAS DE LA CALLE DE ELVIRA.--Existen cerca de la iglesia de San
Felipe los restos de unos baños árabes, que no debemos olvidar, porque
son de planta cuadrada y un poco diversos, en su distribución, de los
otros. Se hallan situados en uno de los barrios más moriscos de Granada,
donde se encuentran siempre patios con estanques y pórticos con esbeltas
columnas, salas en los bajos con artesonados, y restos de colorido. Muy
cerca se halla la Puerta de Elvira, construcción almenada, con
barbacanas y pasadizos cubiertos al estilo de aquellas fortificaciones
que vemos en otros parajes, pero que aquí han desaparecido.

Volviendo á los baños, son de notar los capiteles, que bien pudiéramos
llamar mozárabes, porque se resienten de la influencia gótica y romana,
como otros muchos de época no dudosa.

La calle de Elvira es de las más antiguas de la población y la principal
en los primeros años de la dominación cristiana. En ella y bajando la
calle que hay cerca de San Andrés, había una casa morisca que se destinó
á Inquisición, cuyo solar se puede ver hoy todavía.

       *       *       *       *       *

Terminamos aquí el estudio descriptivo de los monumentos árabes de las
tres más importantes poblaciones antiguas de Andalucía, y de su
influencia bajo el interés artístico é histórico. Nos propusimos
particularmente ordenar la multitud de ideas que asaltan visitando tan
preciados restos, sobre la época, influjo y desarrollo de un arte
peculiar, que no puede distinguirse en España con la exacta limitación
que se determinan otros estilos clásicos, lo cual hemos hecho sin
olvidar el influjo que el arte cristiano tuvo sobre el árabe, y el que
éste ejerció sobre aquél por espacio de tantos siglos, desvaneciendo el
error de muchos modernos historiadores que suponen una civilización no
oriental sino puramente africana, en lucha victoriosa con el pueblo
visigodo.

Tribus oriundas de los más civilizados países del Oriente cayeron
armadas sobre nuestro suelo, pasando ligeramente por las costas
africanas hasta llegar á la Península, y ajenas casi siempre al flujo
invasor y salvaje que agitó á los pueblos del Maghreb; razas más
civilizadas que las que se quedaron en Africa, las cuales pudieron
después enseñar muchos de los conocimientos antiguos, que en los siglos
medios eran ignorados por los francos, castellanos y gallegos.

Las artes y la poesía de estos árabes españoles, tienen un carácter
propio y distinto de la literatura y las artes cristianas. ¿Qué punto de
contacto existe entre la Alhambra y las obras góticas, románicas y del
renacimiento? Hemos visto que ninguno. Pues esto basta para demostrar lo
que ya hemos iniciado en este libro: que el pueblo árabe invasor era más
ilustrado y científico que el pueblo visigodo y el que le sucedió en los
siglos medios.



GRANADA

DESPUÉS DE LA CONQUISTA


Como hemos hecho al tratar de Sevilla y Córdoba, damos una ligerísima
reseña de los monumentos cristianos más interesantes, con el doble
objeto de ayudar al viajero en su estudio y de que se comparen tan
diversas y radicales civilizaciones como la árabe y la cristiana.


La catedral.

La catedral de Granada es un majestuoso templo, espacioso y bien
proyectado, sin que sea ni pueda ser de los más magníficos de Europa,
como opinan los entusiastas. Su planta es hermosa y su elevación
interior tan sublime y bien delineada, que se coloca á buena altura
entre los monumentos cristianos del Renacimiento. No es difícil entrever
que la disposición de sus robustos pilares repartidos en hileras y
formando cinco naves es más una concepción de arquitectura gótica que
greco-romana, y que no fué planteada en el estilo que representa, sino
que pudo haberse dispuesto como la capilla Real gótica que hay orilla,
cuya variación de pensamiento originara el conflicto que hubo con los
capellanes reales cuando consiguieron una orden del Rey mandando
suspender la obra por no ser gótica y parecida á la de la Real capilla;
lo cual obligó al Cabildo á encargar al director que defendiese su
trazado y proyecto, y consiguiera el que continuara la obra. No se
necesita más que contemplar este edificio para creer en la historia de
sus primeros años: el Renacimiento no es el carácter de su distribución;
pero aun así, está ejecutado con tal maestría y conocimiento de las
proporciones, que hay verdadera grandeza y suntuosidad en el conjunto.

Esta Metropolitana es apostólica por haberla fundado San Cecilio, que
según piadosa tradición se estableció en Illiberis. Se perpetuó durante
la época mahometana en la iglesia mozárabe, y después de la conquista,
Inocencio VIII expidió la Bula concediendo catedral con el título de la
Encarnación, y dándole por sufragáneas las Sillas de Guadix y Almería.

Consta que estuvo establecida esta Metropolita iglesia primero en la
Sala de Justicia del patio de los Leones, y luego en la Mezquita mayor
de la Alhambra, hoy iglesia de Santa María (y no en la del Sagrario,
como se ha supuesto), de donde se trasladó á este gran templo, siendo
Arzobispo D. Pedro Guerrero. Se había puesto la primera piedra de los
cimientos el 15 de Marzo de 1523, y llevaba cuarenta años de obra cuando
murió[183] Diego de Siloe, dejando el cuidado de concluirla á su
discípulo Juan de Maeda. Queda, pues, averiguado que sólo hasta la
altura de cornisas dirigió Siloe; y con efecto, ya en las bóvedas y
embocinados se vuelve á sentir el gusto gótico, viciado por la
ornamentación plateresca y de Renacimiento decadente.

A Maeda le sucedió en 1571 Juan de Orea, el cual adelantó poco la
fábrica por estar ocupado en el palacio de Carlos V de la Alhambra.

En 1590 aparece Ambrosio de Vico, pero ya estaba hecha la notable
portada del Perdón, y la mayor parte de la torre y bóvedas del Crucero,
sin que hallemos noticia de este arquitecto en ningún acta; pero en 1590
se celebró una reunión de facultativos, con Vico, para resolver la
necesidad de calzar de sillería la torre por no creerla muy segura.

Gaspar de la Peña, arquitecto de la catedral de Córdoba, se encargó en
1664 de acabar la obra, para lo cual informó Alonso Cano y el padre
Alonso Díaz favorablemente; pero fué nombrado por el Rey director de las
obras del Retiro y se fué sin concluirla.

Le sucedió Rojas, que se fué á poco tiempo á la obra de la catedral de
Jaén, y con este motivo se encargó Granados interinamente de su
dirección; aunque en realidad ésta estaba á cargo del insigne racionero
Cano, el cual había ya trazado la fachada principal, obra de mal gusto
que no corresponde á la fama del autor.

Hasta 1689[184] no fué elegido Ardemans en certamen con otros doce
arquitectos, para echar las aguas á la calle y cerrar la crucería de
piedra que cubre el coro. La iglesia, pues, á ser justos, no es una obra
clásica del arte, pero es un magnífico conjunto de bellezas artísticas.
La altura de la decoración de la puerta es de 139 pies, distribuída en
cuerpos, que aunque simétricos, presentan un exterior más grande que
proporcionado y bello. Casi todas las esculturas que contiene son de
Verdiguier, menos la medalla que representa el Misterio de la
Encarnación, que es de Risueño: las dos de los lados, de Uceda, y las de
los Evangelistas, de Rojas.

La planta total de la Iglesia tiene 433 pies por 249 en el Crucero sin
el espesor de los muros; la altura varía de 90 á 124 pies. El casi
círculo de la Capilla mayor tiene 73 pies de diámetro. La cúpula sube á
cerca de 170 pies. Tiene ocho entradas, y el pavimiento data de 1775.
Veinte pilares ó grupos de columnas corintias distribuyen las cinco
naves, y la Capilla mayor apoyándose en más de un semicírculo sobre ocho
gruesísimos pilares, es la construcción más suntuosa y más artística en
sus proporciones que tiene el templo. Se elogia mucho el rompimiento ó
arco toral entre esta capilla y la nave central de la iglesia, que
recogido por su clave, es una consecuencia muy natural de la
intersección de la circunferencia de la cúpula, con el plano que ofrece
el embocinado. Pero aparte del felicísimo y simétrico decorado de esta
capilla, se ven las mejores y más notables pinturas de Alonso Cano en
siete grandes lienzos que representan la vida de la Virgen; obras sobre
las que llamamos especialmente la atención. No son malos los cuadros de
los Doctores de la Iglesia, pintados por Atanasio; y son también dignas
de mención las dos estatuas de los Reyes Católicos arrodillados, de
Pedro Mena y Medrano, las cuales se evaluaron en aquel tiempo en
cuarenta mil reales.

Mírense con detención los dos grandes bustos de Adán y Eva, obras de
Alonso Cano, que legó á su criada para que los vendiese al Cabildo.

Los cuatro cuadros grandes que hay en los dos altares á derecha é
izquierda, cerca de los púlpitos, son dos de Juan de Sevilla y otros dos
de Atanasio Bocanegra.

El coro no tiene nada de especial mérito; los dos grandes órganos son de
Leonardo Dávila. El altar del Trascoro se hizo en 1733, obra de gusto
plateresco y extravagante. Pasemos ahora á recorrer las capillas en el
mismo orden que hemos establecido en otras.

Desde la puerta derecha de la fachada hallamos primero, un cuadro que se
dice ser de Juan de Sevilla, y representa la Sacra Familia.

La capilla de San Miguel, que costeó el Arzobispo de Granada Moscoso y
Peralta, Obispo del Cusco, que trajo á este país inmensas riquezas, y la
fabricó para su eterno descanso. La inscripción que se halla en uno de
sus costados lo explica todo. Se concluyó en 1807, y se proyectó por
Romero Aragón, arquitecto. La medalla de San Miguel la hizo el escultor
Adán de un gran pedazo de mármol traído con grandes dispendios desde las
canteras de Macael. González hizo las demás esculturas del altar. El
notabilísimo y hermoso cuadro de la Soledad es una pintura del célebre
Alonso Cano. Las demás de poco mérito, y el conjunto de la capilla es
rico en mármoles y bronces, y ostentoso como el Arzobispo que tales
muestras dejó en Granada de su amor á las artes. Este mismo fué el que
se hizo construir el palacio de recreo en Viznar.

Sigue la puerta del Sagrario, donde hay un cuadro venerado, porque ante
él oraba San Juan de Dios.

La Capilla de la Trinidad, por un cuadro de este asunto, probablemente
obra de Cano y bosquejo del celebrado de la Chanfaina. Un San José en el
retablo, de Maroto, y otros de poco interés. Hay en los altares de los
costados una Virgen y un Obispo que se atribuyen á Pedro de Moya, y la
Virgencita con el niño en los brazos de origen italiano.

Siguiendo, se halla un gran retablo dorado, dedicado á Jesús Nazareno, y
aquí hallará el lector las más notables pinturas de la Catedral: son de
José Rivera el San Antonio, la Magdalena, el San Lorenzo y un San Pablo
que fué robado de este sitio. La calle de la Amargura, San Agustín, el
Salvador y la Virgen son de Cano, el primero interesantísimo. Los de San
Pedro, San Pablo y San Francisco, son: los dos primeros del Españoleto,
y el último del Greco. Cuadros todos donados en 1722 por el Tesorero
Medinilla.

La puerta gótica de la Capilla Real, que daba en su origen á una ancha
plaza, es una muestra de este género, que tomó en Andalucía un carácter
propio, perdiendo la sencillez germánica y complicándose en sus
cresterías y festones, de una manera más ingeniosa que monumental. Es,
sin embargo, esta puerta uno de los mejores ejemplares del arte gótico,
y del tiempo en que se dejaba sentir la influencia del renacimiento en
todas las construcciones de España.

El Retablo de Santiago, de mal gusto, con imágenes de Mena y de Mora.
Una Virgencita, que parece del siglo XV, fué un regalo de Inocencio VIII
á Isabel I, que le hizo con la Rosa bendita del domingo de este nombre.
Dícese que este cuadro sirvió en el Real de Santa Fe y en la Alhambra
para formar el altar portátil de los Reyes Católicos.

En la puerta de la Sacristía hay una medalla circular con una Virgen y
un niño, que se dice es de Siloe.

Lo mismo un Ecce Homo que hay sobre la puerta inmediata, por el
exterior, que conduce al Colegio Eclesiástico, y es, según se cree, del
mismo maestro.

[Illustration: Planta de la Catedral.]

La Capilla de Santa Ana: parecen de Raxis varias tablas que contiene; y
los dos grandes lienzos de San Juan de Mata y San Félix de Valois, de
Bocanegra. Debajo de esta Capilla hay un aljibe.

En la de San Sebastián, un cuadro de este Santo por Juan de Sevilla.

La de San Cecilio, rica en mármoles y pobre de notabilidades. Las de San
Blas y del Cristo de las Penas, capillas sin curiosidades artísticas, y
la de Santa Teresa, que tiene una Concepción y un Angel de la Guarda, de
Juan de Sevilla, con la de Jesús de la Columna donde hay una Santa
Catalina y una Coronación, de Risueño.

La Capilla de la Virgen de la Antigua es obra del disparatado
ornamentista Cornejo. Los retratos de los Reyes Católicos parecen de
Juan de Sevilla.

Llegamos á la Puerta del Perdón cuyo exterior es la obra más perfecta
del renacimiento, y en nuestro concepto tiene los detalles más
admirablemente trazados y ejecutados que pueden hallarse de este género,
tanto en España como en la misma Italia. Si hay algo censurable en esta
preciosa portada, es la forma de su estructura, ó sea la repartición de
sus proporciones, y el segundo cuerpo que no corresponde con el primero;
pero nada puede desear el más escrupuloso adornista, y aún el más severo
escultor, delante de esta obra, la más bella de la Catedral.

Luego se halla la Capilla de Nuestra Señora de la Guía, sin interés
alguno. Después la del Carmen, costeada por el Arzobispo Barroeta, y que
tiene una cabeza de San Pablo, de Cano.

La Puerta de San Jerónimo, de 1639, y por último: la Capilla del Pilar
de Zaragoza, costeada por el Arzobispo Galván, de mediano gusto.

Continuando, hay sobre la puerta de la Sala Capitular una Caridad, del
célebre Torrigiano, florentino y rival de Miguel Angel. Este magnífico
relieve lo presentó en Granada como muestra de pericia, al saber que se
convocaba á los escultores para hacer los sepulcros de los Reyes
Católicos. Nótese con la detención de que es digna, tan notabilísima
obra de arte.

Un Cristo en la cruz que hay á la izquierda, junto á la puerta, parece
de Atanasio.

La torre era magnífica si se hubiera terminado, le falta un cuerpo, y
tiene hoy 202 pies de altura. En ella está la Sala Capitular, con un
apostolado, italiano; un cuadro de Atanasio y otro de Risueño. Encima
habitan los campaneros, y están los cuartos que sirvieron de taller y
morada al insigne Alonso Cano.

Pasemos á la sacristía. En la puerta hay un cuadro, representación de la
vida de San Juan de Dios, con el retrato del mismo santo. Al frente hay
un Crucifijo, de Becerra, bastante bueno. Una Concepción de Cano, una
Virgen del Rosario del mismo, obras todas de encantadora expresión, muy
bellas y dignas de estudio. Otras de menos valer hay en el Oratorio de
los canónigos, con los ternos y alhajas destinadas al culto, objetos
ricos que son especialidades en su género.


El Sagrario.

Ya hemos hablado en el lugar correspondiente de la mezquita que había en
el sitio donde se construyó este templo, y que fué bendecida por los
Cristianos, para que sirviera de iglesia donde se enterraban arzobispos
y grandes señores. El proyecto y dirección fué de Hurtado Izquierdo, y
se hizo desde 1705 á 1759, no sin dificultades en la construcción. La
portada es elegante, greco-romana, sin gran severidad, y la planta de
toda la obra es cuadrada con cuatro grandes pilares en el centro, sobre
los que se apoya la media naranja y la bóveda que la circunda. Su
aspecto es agradable por la uniformidad del conjunto y excelente
composición de líneas simétricas. En el testero del Mediodía se
encuentran dos cuadros de Atanasio, algunos altares apreciables,
especialmente en el centro, y otras esculturas de su portada y
tabernáculo, solo pasaderas.


El Palacio del Arzobispo.

Nada de notable en el edificio, á no ser que se quiera parar la atención
en la puerta y ventanas del lado frente de la Catedral, que son
excelentes ejemplares de renacimiento. Posee cuadros regulares y alguno
digno de mención entre otros muchos de ningún precio.

El 2 de Abril de 1767, cuando la expulsión de los jesuítas, se le agregó
el Colegio Real que estaba adjunto, cuyo edificio fué en parte destruído
en 1868, y reedificada su fachada en 1872.


La Capilla Real.

Templo dedicado á sepultura de los Reyes Católicos y construído desde el
año 1502. Es de arquitectura gótica y de la más sencilla que se hacía en
aquella época, con la marcada degeneración que estaba experimentando,
como lo demuestra este edificio, cuyas cresterías exteriores y pináculos
son los detalles más bellos que contiene. Hasta ahora no se ha sabido el
nombre de su arquitecto. Un Jerónimo Palacios fué veedor de la obra, y
el conocido Felipe de Borgoña se cita, pero sin certidumbre.

La iglesia, pues, se construyó con menos grandeza que la que hoy se ve,
y fué aumentada luego que el emperador Carlos V, al visitarla, dijo:
«que era estrecho sepulcro para la grandeza de sus abuelos».

La puerta humilde que tiene á la calle de la Lonja, de mal gusto
plateresco, fué hecha después que por haberse construído la Catedral,
quedó su portada principal, que ya hemos indicado, dentro de aquel
edificio.

Tiene el templo 179 pies de largo, 78 de ancho y 75 de altura.

Está interceptado por un coro donde había dos órganos muy celebrados.
Hoy apenas queda uno.

Leemos la inscripción del friso:

     «_Esta capilla mandaron edificar los muy católicos D. Fernando y
     Doña Isabel, rey y reina de las Españas, de Nápoles, Sicilia,
     Jerusalén; éstos conquistaron este reino de Granada, é lo redujeron
     á nuestra fé, é edificaron é dotaron las iglesias, é monasterios, é
     hospitales de el, é ganaron las islas de Canarias, é las Indias, é
     las ciudades de Oran, Tripol é Bugia, é destruyeron la heregía, é
     hecharon los moros e judíos de estos reinos é reformaron las
     religiones. Finó la reina martes veinte y seis de Noviembre año de
     mil quinientos y cuatro; Finó el rey miércoles veinte y tres de
     Enero, año de mil é quinientos y diez y seis. Acabóse esta obra año
     de mil é quinientos é diez y siete años_».

Nótase lo bien trabajada que fué la verja que cierra el Crucero, por
«MASTRE BARTOLOMÉ _me fec_» como dice un letrero sobre ella misma; y
los excelentes ornatos platerescos en que abunda esta notable obra de
cerrajería, que hoy sería dificilísimo ejecutar.

En ninguna descripción de los monumentos granadinos, hemos visto citada
la capilla por donde se entra á la sacristía de este templo y las tres
tablas de su altar, que consideramos de un mérito notable; parecen de
origen alemán, y tienen un carácter especialísimo, particularmente la
del centro, que representa un Descendimiento admirablemente pintado,
aunque con trajes tudescos, cosa muy usada por los artistas de aquel
tiempo.

En la otra capilla, debajo del coro, hay un cuadro de Juan de Sevilla, y
otros menos importantes.

Dos magníficos sepulcros de mármol blanco: el uno de los Reyes Católicos
Don Fernando y Doña Isabel, y el otro de sus sucesores Doña Juana y Don
Felipe I, se levantan majestuosos bajo la cúpula central de la iglesia:
el de Doña Isabel y su esposo es de mármol de Carrara, lo cual hace
suponer que se encargaran á aquella tierra clásica del arte. El otro
parece de mármol de Macael, el cual se haría por alguno de los
escultores que labraron los medallones del palacio de Carlos V, que
parecen de la misma mano. En el primero hay más delicadeza en el adorno
y más corrección en las esculturas; en el segundo, menos seguridad de
ejecución, más rudeza en el ornato, pero ambas son obras de arte muy
notables.

Dice una inscripción latina que hay en un tarjetón:

     «_Los postradores de la secta mahometana y los que acabaron con la
     herética gravedad D. Fernando, rey de Aragón, y Doña Isabel, reina
     de Castilla, llamados los Católicos, en este marmóreo túmulo se
     encierran_».

Después de lo mucho que se han ocupado los cronistas sobre la
procedencia de estos sepulcros, se ha sabido que el escultor Bartolomé
Ordóñez fué el autor del de los reyes.

Debajo del pavimento hay una bóveda ó cripta muy pequeña, donde se ven
las cajas de plomo barreadas de hierro, donde se guardan los cuerpos. El
ataúd más pequeño es el de la princesa María. Se distinguen todos por
las iniciales.

El retablo del altar mayor es de gusto plateresco, con tres cuerpos y
una buena coronación. Posee esculturas de mucho mérito, pero lo que más
llama la atención en él, es el basamento con dos relieves de talla uno á
cada lado, que representan la entrada de los reyes cristianos en la
Alhambra, y el bautismo de moriscos convertidos.

En el Crucero se ven dos retablos en forma de relicarios, del tiempo de
Felipe IV, con relieves de Mexía y pinturas de poco valor. Se encierran
aquí muy contadas reliquias. Dos cuadros, uno de San José, de Guevara, y
otro de San Juan Bautista, de Sevilla, existen en las capillas laterales
del presbiterio.

En la sacristía hay una Concepción que dicen es de Cano; un cuadro que
representa el abrazo del rey católico al rey moro vencido; la espada y
corona que se considera haber pertenecido á Fernando V; un cetro de
plata, un terno dibujado y bordado por Isabel I, según se dice; varias
telas, cojín, paños, etc. del altar de campaña; un cuadro raro de
devoción, donado por los mismos reyes, que parece de escuela griega, y
el misal manuscrito de Francisco Flórez, con 20 dibujos y 151 fojas, que
usaba la reina.

[Illustration: Sepulcro de los Reyes Católicos.]

Otros cuadros son de poco interés; citaremos uno pequeño que hay al lado
de la puerta de la Lonja y el cual representa la hazaña de Pulgar.

En el pasadizo que hay entre la Capilla Real y el Sagrario, se halla una
capilla donde está enterrado Pulgar el de las Hazañas. Vése en ella una
manopla de un guerrero empuñando una hacha encendida, y al pie esta
inscripción:

     «_S. M. esta capilla mandó dar á Hernando del Pulgar, señor del
     Salar, por ser el lugar donde con los suyos posesión tomó de esta
     Santa Iglesia, año 1490, estando en esta ciudad Muley Buadela, rey
     de ella. Acabóse esta obra año de 1531_».

En el frontal del altar que hay con un cuadro de la Sacra Familia, están
las armas del caudillo, un mosáico, y en el suelo la lápida sepulcral,
donde dice que se le dió enterramento.

Por último, se sabe que Francisco Berruguete pidió en distintas
ocasiones al emperador Carlos V que le abonasen su trabajo de pintura,
dorado y bulto, hecho en el altar mayor y sacristía y el de los cuadros
murales de las dos ochavas de dicho altar, ó sean quince historias á la
manera mosaica é italiana con fondo de oro. Parece que estos trabajos
han desaparecido casi todos.


San Jerónimo.

Es la fundación católica más antigua de esta ciudad, porque ya en Santa
Fé se instaló la orden en 1491, y el 92 se trasladó á este sitio por
decreto de los reyes. Comenzóse la obra del claustro y parte de la
iglesia en 1496 y estuvo suspendida hasta que Doña María Manrique, viuda
del Gran Capitán, solicitó de Carlos V le cediese la capilla mayor para
enterramento de su esposo, obligándose por esta merced á acabar todo el
templo á su costa. Había muerto en Granada el Gran Capitán después de un
retiro de algunos años, enfermo y triste, dice un autor, por la extraña
conducta de Don Fernando V, y se le hicieron honras tan magníficas, como
las merecía el que contaba setecientas banderas y estandartes ganados en
el campo, las cuales se tremolaron para solemnizar sus regias exequias.
El 4 de Octubre de 1552 se acabó el edificio y se trasladó á la bóveda
el cuerpo de aquel insigne guerrero, poniendo al lado el de su esposa.

Diego de Siloe dirigió la obra después de principiada, y es majestuosa y
expresiva de su inmortal objeto; robusta y no pródiga de ornatos
inútiles, labrada por el exterior y con las armas de Gonzalo de Córdova
y esculturas.

La torre y campanario, con _carrillones_ flamencos, fué mandada derribar
por el general francés Sebastiani en 1810, para hacer el puente Verde
sobre el río Genil. La iglesia tiene 147 pies de largo y 89 de ancho,
lujosa en su ornamentación y estofados de oro y plata, con multitud de
flores, hojas y caprichosos adornos, alternando con pinturas al fresco,
entre las que se hallan medallones con los retratos de Don Fernando y
Doña Isabel y trofeos de guerra modelados con gracia.

En la capilla del presbiterio se ven las armas del Gran Capitán y otros
muchos detalles, algunos de los cuales fueron hechos á principios del
siglo XVIII. Los apóstoles, en doce cuadros de tamaño natural, parecen
de buena escuela.

Fué demolida también la sacristía en tiempo de la invasión francesa.

Delante del altar mayor hay una lápida de mármol blanco, con esta
inscripción:

    GONZALI-FERNANDEZ
          DE-CÓRDOBA
    QUI-PROPRIA-VIRTUTE
    MAGNI-DUCCI-NOMEN
    PROPRIUM-SIBI-FECIT
              OSSA
    PERPETUÆ-TANDEM
    LUCI-RESTITUENDA,
    HUIC-INTEREA-LOCULO
          CREDITA-SUNT.
    GLORIA MINIME CONSEPULTA.

Se ve, pues, que es la sepultura del Gran Capitán, cuya memoria será más
imperecedera que los mármoles y fuertes murallas de este mausoleo, tan
espléndidamente costeado. Los huesos del caudillo fueron desenterrados
en la aciaga época que ya hemos citado de la dominación francesa, y se
profanó su tumba rompiendo las cajas de bronce, y robando las banderas y
despojos. Desapareció la espada que se conservaba con el cuerpo, y como
talismanes se repartieron las vestiduras. Fué un verdadero saqueo, y
gracias á las investigaciones verificadas recientemente, se han devuelto
algunos huesos á esta respetable mansión[185], los cuales se cuidan hoy
con respeto.


La cruz blanca.

Detrás de la antigua Plaza de los Toros, descuella una Cruz, erigida
para perpetuar la memoria del suceso que arrancó del mundo al Duque de
Gandía, y lo llevó á sepultarse para siempre en un convento. En el lugar
que ocupa la Cruz hizo alto la comitiva que conducía el féretro de la
Emperatríz Isabel, mujer de Carlos V, para descubrir el cadáver y tomar
acta de haberlo entregado al Justicia de la ciudad, que había salido á
recibirlo. El Duque de Gandía se consternó tanto al ver aquel hermoso
rostro tan desfigurado, que tomó aquella piadosa resolución, y la
cumplió tan bien, que la iglesia lo cuenta hoy entre sus santos, con el
nombre de San Francisco de Borja.

Hay en el Triunfo otros edificios que fueron conventos y que ya no
tienen importancia.

En el circo de la Plaza de Toros, y no á mucha profundidad, se
encontraron hace años sepulturas, que debían corresponder al
enterramento de los judíos, de que habla Dozy. Ya hemos indicado que el
actual Barrio de San Lázaro debía ser una población judía en tiempo de
los moros.


Real Hospicio.

De grande extensión, espaciosas naves y multitud de cuartos, este
edificio es uno de los mejores que hay en España, y se fundó por los
Reyes Católicos. Tiene muy buenos detalles en las ventanas del exterior
de la capilla gótica del centro, y su planta es de magnífica
distribución, según la higiene y reglas del arte de construir. Reúne
local para más de mil asilados, y en él abriga la caridad oficial de la
provincia á los dementes, á los niños huérfanos ó abandonados, y á los
mendigos en muchas ocasiones.


Cartuja.

Subiendo la Calle Real y pasando una Ermita de poco interés monumental,
dejando á la derecha una casa en una altura, que se llama el Mirador de
Orlando, que lo construyó un rico Genovés, se entra en un ancho camino
que conduce á este Monasterio.

Es fundación del año 1513, en cuya época se hizo parte de la fábrica,
que vinieron á poblar tres monjes de las Cuevas de Sevilla. Dícese que
fueron víctimas de los moriscos porque perecieron en una insurrección.
En 1516 se comenzó de nuevo la obra, y se amplió en los siglos
sucesivos, hasta 1842 en que se demolió parte del primitivo edificio.

Cuéntase que Gonzálo de Cordova cargó un día contra una partida de moros
de los que salían á vigilar el campamento cristiano, y que llegado al
sitio que se llama Golilla de Cartuja, antiguo cerro de Ainadamar,
descubrió por vez primera desde un punto cercano la ciudad árabe. No le
inquietó el ruido de los guerreros que salían al socorro de los
fugitivos, puesto que el cristiano permaneció en este lugar algún
tiempo, y se arrodilló para dar gracias á Dios por el éxito conseguido.
Añádase que se pidió noticia del sitio donde había descansado, y que
este lo señaló donándolo para los frailes, con las huertas de la
Alcudia.

Desde la Portería se pasa al Claustro, donde se enseña una galería de
cuadros de Cotan (copia), figurando la mayor parte martirologios de las
guerras religiosas de Inglaterra. Unos son menos malos que otros, muy
débiles por el dibujo, color y falta de sentimiento estético. Luego se
pasa al refectorio, donde se enseña una cruz pintada que no tiene nada
de particular.

La iglesia no ofrece un género especial de ornamentación; están
revelando los adornos picados de sus paredes, la obra pacienzuda de
frailes ingeniosos. Siete lienzos de Atanasio hay colocados en las
paredes de la iglesia y varios cuadritos del mismo Cotan y de Giaquinto.
Hay una esculturista pequeña de San Bruno, muy buena, otra de la
Concepción, de Mora, y cuadros en el Sagrario, de Palomino, el celebrado
no con mucho fundamento.

Hay preciosas puertas en la Sacristía, en el Coro y en los guardaropas,
hechas de embutidos á lo mosáico, de concha, nácar, marfil y plata, con
molduras de ébano, cuyo trabajo merece atención y fué hecho por un lego
llamado José Vázquez.

Sorprende la Sacristía por la limpieza, composición y belleza de sus
jaspes y mármoles, yesos, pinturas y muebles. El aspecto es rico y
elegante, la ornamentacion plateresca con ribetes de churrigueresco;
pero tan bien trabajada y repartida, que sin darse cuenta de un
verdadero motivo de encanto, existe en realidad en esta estancia una
agradable disposición que no se halla en otros edificios de mayor
mérito. De aquí fueron extraídos cuatro cuadros de Zurbarán, y queda una
Concepción pequeñita, un Señor de la Espiración, que dicen de Cano, un
Ecce Homo que atribuyen al divino Morales, y otras cosas de menos
precio. Los pavimentos son dignos de mencion.

Ocupa este edificio el centro de una hermosa huerta que disfruta de
saludable temperamento y de encantadoras perspectivas: en ella existían
completos los muros de un gran estanque que tenía cuatrocientos pasos de
circuíto, construcción árabe con torreones en los ángulos. Esta clase de
obras de recreo y regadío se encuentran en casi todos los jardines
antiguos de esta población, y suponen siempre la existencia de algún
palacio ó casa de campo en sus orillas. Creemos, pues, que habría alguno
que se derribó para hacer el Convento, y que tal vez sería el que habitó
en este sitio Aben Abiz después de la conquista de Sevilla. El lugar es
de los más amenos y deliciosos.


La Audiencia.

Es el edificio de la antigua Chancillería, construído en la Plaza Nueva
desde 1531 á 1587, época de gran desarrollo monumental para Granada. Es
uno de los mejores de España, de buen aspecto, majestuosidad y grandeza.
En él estuvo la Universidad, según lo declara una inscripción, y se
fundó por una Real Cédula del año 1505 que dispuso trasladar á Granada
la Chancillería de Ciudad Real.


Monumento de Mariana Pineda.

Situado en el Campillo. Se construyó con la sencillez que se nota á
expensas de repetidas suscripciones, hechas por espacio de treinta años,
hasta colocársele la estatua de mármol blanco, en 1874. El Ayuntamiento
allegó fondos para esta obra.


Iglesia de Nuestra Señora de las Angustias.

Uno de los templos de más culto en Granada, al cual se hallaba unido, no
hace muchos años, un Hospital para los hermanos devotos. El retablo
central y camarín es una costosísima obra en mármoles de colores, de
pésimo gusto y digna de mejor trazado.


Paseos del Genil.

Ricos en vegetación. El territorio granadino tiene excelentes paseos en
los que suple la naturaleza al arte. Los llamados Salón y la Bomba, se
hicieron desde 1810 á 1830, y en este largo tiempo se plantaron sus
árboles, hoy magníficos, que si se perpetúan adquirirán ese majestuoso y
venerable aspecto secular que tienen los bosques de otros países.

El puente de Sebastiani se hizo bajo la dominación francesa, con la
piedra de la torre de San Jerónimo, que el general francés de aquel
nombre decretó demoler. Nosotros le habríamos aconsejado que respetara
la tumba del Gran Capitán, cuya memoria valía más que el escaso importe
de haber comprado la piedra en las canteras.


Ermita de San Sebastián.

Situada en el paseo llamado del violón. De pobre y mezquino aspecto: no
conserva de su origen árabe más que el arco de la entrada, y la planta
cuadrada como la de una de esas blancas mezquitas que hay prodigadas en
el Africa septentrional, sin ornato y sin belleza. Hay en ella una
inscripción; que recuerda el suceso de la entrega de las llaves de la
ciudad morisca á los Reyes Católicos, por el mismo Rey en persona,
verificada bajo un hermoso árbol que dicen se conservó hasta un siglo
más tarde. Debemos dar crédito al testimonio de esta antigua lápida;
pero ¿qué haremos con las crónicas que nos cuentan la llegada de Boabdil
al campamento cristiano antes de aquel día memorable, ó las de la
entrega de las llaves de la Alhambra no lejos de la puerta de los Siete
Suelos por el Alcaide Aben Comixa?

En el paseo que conduce á este sitio se celebra la feria anual concedida
á esta población.

[Illustration]


Puente de Genil.

Reconstruído en tiempo de Felipe II por haber sido roto en una
inundación repentina; restaurado después muchas veces, hasta la última
en 1865. No tiene interés monumental. Aguas abajo, se encuentra un
castillo arruinado que sirvió mucho en las guerras contra los Infantes
de Castilla. El vulgo dió en llamar á este castillo la Cabeza del P.
Piquiñote, suponiendo que fué el refugio, después de la conquista, de un
conspirador que incitó y fraguó la rebelión de los moriscos, y que
descubierto por delación, fué decapitado y puesta su cabeza en un lugar
de tránsito, que suponemos más allá de la huerta del Duque de Gor.

[Illustration: M. PINEDA]


San Justo y Pastor.

Antigua iglesia de jesuítas, que ocupaban también los edificios que son
hoy Universidad, Jardín Botánico y el Gobierno civil. Es de rica y
esmerada construcción. Su planta latina, y su alzado greco-romano con
una elevada cúpula. El retablo es bueno, la portada costosa, con
esculturas de los Moras y otros detalles que demuestran el poderío de
sus fundadores. Contiene cinco cuadros grandes de Atanasio para cerrar
los nidios de relicarios, y otros cuatro de la vida de San Ignacio.
Además los hay de Blanes, una Concepción de Atanasio, y otras obras de
menos importancia.


La Universidad.

Fundada en 1531 por Carlos V, dotada por aquel monarca con cátedras de
Filosofía, y por Clemente VII con los privilegios mismos de las de
París, Bolonia y Salamanca, en ella se estudia Teología, Literatura,
Ciencias, Jurisprudencia, Medicina, Farmacia y hay cátedras de Árabe,
Hebreo, etc. Tiene hoy un buen claustro de profesores; acuden á sus
áulas unos setecientos alumnos, por término medio, cada año, que vienen
de un radio de ocho ó diez provincias, y posee una Biblioteca con más de
21.000 volúmenes, entre los cuales se pueden contar 12.000 que tienen
verdadero interés. Los gabinetes de Física, Historia natural y Química
están surtidos de colecciones é instrumentos modernos, aunque no en
extraordinaria dotación.

Del edificio no debemos citar más que su portada de piedra, bien
trabajada y de mal gusto.


San Juan de Dios.

Frente al extinguido convento de San Felipe, cuya construcción es rica y
elevada aunque poco bella, se halla el Hospital é iglesia de aquel
nombre. Cuenta en su recinto con locales suficientes, distribuídos en
muchos salones, que se dedican á enfermedades diversas. Posee una
Clínica ó Escuela de Medicina práctica, dotación facultativa suficiente,
y bastante asistencia.

En 1552 se principió este Hospital, y muchos años después, la iglesia,
digna de notarse, no por el buen gusto que en ella campea, sino por el
extraordinario ornato con que fué construída: costó ciento cuarenta mil
duros. La puerta del Hospital tiene una regular estatua del Santo,
atribuída á Mora. El claustro fué reparado en 1749, haciéndose los
frescos por Ferrer, de Zaragoza, y los lienzos por Sánchez Sarabia. En
la escalera había una pintura de Juan de Sevilla, otra enfrente, de
Medina, y otras dos pequeñas de Vargas. En el Oratorio una estatua de
Mora.

La portada de la iglesia tiene esculturas de Vera, Moreno, Ponce de León
y Perea. En una tarjeta sobre el arco principal dice: «Haced bien para
vosotros mismos,» palabras con que pedía limosna el Santo.

Las cúpulas y torres son de rara estructura, cubiertas de pizarra y
azulejos. Triunfa Churriguera en todo el decorado interior, donde hay
muchos frescos y estatuas de Sarabia é imágenes de Santisteban y Mora;
dos cuadros de mucha composición de Cárlos Morato, y otros dos á los
lados del retablo, no malos de Conrado Giaquinto. En la Sacristía cuatro
cuadros de Atanasio, buenos, y una escena de la vida del Santo, de
Vargas. El Camarín, rico en mármoles, en pinturas, en alhajas y en
reliquias. Otro Camarín con más cuadros, de Vargas, Sarabia y Ferrer.
Los mármoles de uno y otro son de Lanjarón, Cabra, Macael y Loja. Por
último, todo está prodigado menos el sentimiento del bello arte.


Santa Ana.

Inmediato á la plaza Nueva. Su portada se atribuye á Diego de Siloe,
pero obsérvese la torre, que si no tuviera el cuerpo último, podría
parecerse á las torres árabes de Cairo y Damasco.

El techo es también mudéjar, aunque de menor importancia. Hay dos
cuadros de Atanasio, uno de Juan de Sevilla y está en este templo
enterrado el famoso negro Juan Latino.


Casa de Castril.

Situada en la Carrera de Darro: posee una de las más elegantes portadas
del siglo XVI, con bellísimos detalles de renacimiento y relieves de
prolijo realce, tan bien dibujados, que se atribuyen á Siloe. Nosotros
creemos que tanto esta portada como otras que vemos en Granada menos
ricas, fueron hechas por una brillante escuela de ornamentistas, que se
formó en esta ciudad sin haber aprendido en los talleres de Florencia y
Roma.

Nótase al lado de la puerta un balcón de ángulo, hoy tapiado, con un
letrero encima que dice: _Esperándola del Cielo_, y he aquí lo que se
cuenta de ello:

«Hernando de Zafra, después de haber servido lealmente á los Reyes
Católicos, y ya viejo, se retiró á este palacio, en donde fué invitado
por los referidos monarcas á que pidiera la gracia que quisiese. Se
escudó el anciano á las reiteradas exigencias que le hacían sin cesar,
hasta que contestó terminantemente, que la única gracia ya la esperaba
del Cielo, cuya frase, memorable en la familia, se hizo después estampar
en la piedra para eterna memoria».

No acertamos á explicar este hecho satisfactoriamente, porque la forma y
especial situación del letrero sobre la ventana del ángulo, indica otra
cosa más accidental, si este no era un mote concedido al linaje del
fundador de la casa.

Veamos su versión más dramática que hemos leído en el _Manual_ de
Jiménez Serrano.

«Habitaba esta casa un descendiente de Hernando de Zafra, viudo y con
una hija joven y bella. Una noche había salido para volver más temprano
que de costumbre. A la hora que su hija estaba en amoroso coloquio,
penetra en la casa sin ser visto, se encamina al aposento de su hija y
halla uno de sus pajes, joven de hermoso aspecto; cree que es el amante
seductor y tira de una daga para atravesarlo; en vano grita el paje
explicando su inocencia: «¡Justicia!» exclama asomándose al balcón é
indicando el sitio por donde había partido el amante de su hija: «No la
hallarás en la tierra» le contesta el caballero mandando á sus criados
que lo colgasen del balcón: _Que muera esperándola del Cielo_. El padre
mandó luego tapiar este balcón, donde había acontecido tal escena de
deshonra para su linaje.


San Pedro y San Pablo.

En la Carrera de Darro. Templo que posee un magnífico artesonado mudéjar
de esbelta construcción y de atrevida ensambladura.


San Juan de los Reyes.

En la calle del mismo nombre. Como templo cristiano no tiene nada de
notable. Era una mezquita de la cual se conserva la torre, antiguo
minarete ornado con labores cortadas de gramil á semejanza de otras que
hay en Sevilla y Toledo. Llamóse esta iglesia de Teybin ó de los
Convertidos, por haberse bautizado en ella millares de moros en tiempo
del Arzobispo Talavera. Este edificio no debió ser de la primera época
árabe, toda vez que fué construído fuera de las antiguas murallas de la
Alcazaba Cadima.


El Sacromonte.

Un Seminario que goza de pingües rentas y de donde han salido ilustres
teólogos y literatos. Fué fundado para Convento de Benedictinos, y
sirvió también de Colegio para las misiones. Está situado en uno de los
sitios más pintorescos al par que más tranquilos del valle de Darro.
Multitud de escritores se han ocupado de circunstancias que hacen
interesante bajo el punto de vista religioso este establecimiento.
Sebastián López en 1595, buscando oro, descubrió unas planchas de plomo
que los jesuítas interpretaron, escritas para hallar las cenizas de San
Cecilio y mártires que le acompañaban. Esto produjo la excitación
consiguiente en la ciudad, y dícese que se colocaron hasta 679 cruces en
toda esta montaña. Halladas las reliquias, hornos y nuevas planchas, se
sometieron á la aprobación de Clemente VIII el cual la otorgó, y desde
entonces se mandó labrar la casa (1608), y luego el colegio dedicado á
San Dionisio Areopagita.

Las _Cuevas_ se visitan todavía con mucho entusiasmo, especialmente el
día de San Cecilio, y las reliquias cuya autenticidad se ha combatido
por doctos de diferentes épocas, se guardan en el altar mayor. En 1588
se derribó la torre Turpiana para replantear la Catedral, y dió mucho
que hacer una caja que se encontró en ella con pergaminos y una canilla
de San Esteban. El pergamino estaba escrito en árabe vulgar y firmado
por San Cecilio, Obispo de Garnata, y el manuscrito se conserva en Roma.

Una numerosa población habita en huecos tallados en la tierra, á lo cual
se presta fácilmente la formación de la montaña. Estas cuevas existían
en el sitio, desde los primeros árabes, pues hemos hallado fragmentos de
barros labrados, entre escombros, que no habían sido removidos en
centenares de años. Se ve, pues, el fundamento de las tradiciones
referentes á las cuevas, que podían existir en los últimos tiempos del
imperio gótico.


San Cristóbal.

Templo situado en la altura más pintoresca y deliciosa que tiene esta
población, y construído con las piedras labradas que correspondían al
exterior de un palacio árabe; cuyos cimientos se notan al rededor y al
pie de los muros de la iglesia.

No lejos de Fajalauza, subiendo á San Miguel, hay una cruz gótica entre
cipreses; este sitio se llama la Cruz de la Ráuda, y se supone que era
panteón árabe bendecido luego en tiempo de los cristianos.


San Bartolomé.

También antigua iglesia construída sobre una mezquita y al estilo
mudéjar.


El Salvador.

Templo que ocupa el lugar de una de las principales mezquitas del
Albaicín, y que se perpetuó siete años después de la conquista para
culto de los muslimes, hasta que se la convirtió en parroquia en 1501,
para obligar más á los moriscos que se mostraban opuestos á la
conversión. En la rebelión se fijó esta iglesia, como más concurrida,
para levantar en ella el estandarte mahometano.

Fué luego Colegiata de la Compañía de Jesús hasta que se trasladó al
templo que tiene este nombre.

Alrededor de este templo hemos conocido la casa del Abad con techo y
columnas árabes, que se vendieron para derribarla. Los restos de un
caserón informe y sin más adornos que algunas inscripciones, el cual fué
convento de Derviches, y un edificio Alhóndiga, por el costado Norte,
con una inscripción[186] sobre la puerta, que ha desaparecido.


San José.

Fué mezquita de morabitos: conserva el aljibe sagrado y tiene algunos
objetos artísticos, aunque no es de elegante construcción.

En una callejuela de Poniente estaba la Casa de Jorge de Baeza, de
origen árabe, hoy casi destruída. Se descubre la torre de la del
Almirante de Castilla.


San Nicolás.

Situado en una placeta con hermosísimo panorama, fué también mezquita.
En esta parroquia está la torre de Hizna Román (castillo del Granado),
donde se supone que estuvo preso el apóstol de Granada San Cecilio.


Santa Isabel la Real.

Lo fundó la Reina Isabel para retiro de ilustres señoras, y en 1507 vino
con veinte monjas de Córdoba Doña Luisa Torres, para constituírlo. En la
iglesia hay elegantes artesonados á lo mudéjar, de difícil lacería,
formando almocarbes á manera de estrellas. No es malo el retablo
principal de orden corintio y compuesto, con dos relieves y tablas. Hay
dos pequeñitos cuadros de Juan de Sevilla y otros mayores de desconocido
autor.

Cerca de este convento, en una callejuela sin salida, se supone la casa
donde se celebró el primer concilio iliberitano, y al lado de ella se
abrieron las excavaciones para la extracción de los falsos documentos
inventados por Flores y Echevarría.

En una casa principal de la calle de los Oidores, que sirvió de Convento
del Angel en 1812, vivió el pintor Juan de Sevilla, y en la Casa Lona,
no lejos de este paraje, habitó Pedro Atanasio.

Fué, pues, todo este barrio distinguido por las familias más pudientes
en los primeros cien años después de la conquista. La misma Reina
Católica mandaba expresamente se habitase en él, por lo pintoresco y
saludable de su situación.


Santo Domingo.

En este convento se ha instalado la Comisión de Monumentos de la
Provincia, la Academia Escuela provincial de Bellas Artes, y una
sociedad particular titulada _El Liceo_. La Comisión de Monumentos
estableció aquí el Museo compuesto de cuantos cuadros pudieron recogerse
de los extinguidos conventos, y además prepara la formación de uno de
antigüedades.

Los Reyes Católicos cedieron á Fray Tomás de Torquemada ricos bienes
para fundar este edificio, en la huerta de Almanjarra, arrabal de
Bib-alfajarin. A los cuatro meses de conquistada esta Ciudad se
principió la obra, pero hasta treinta años después no se vió terminada,
debiéndose sin duda á este tiempo el pórtico singular de transición que
tenía. A fin del siglo XVII se hizo el Camarín y el gran Claustro. La
planta es una cruz latina, y su alzado tiene grandeza y severidad. En la
crujía del Norte del Claustro gótico tuvo su celda Fray Luis de Granada.
Este Claustro no existe ya.


Museo Provincial.

En los Salones altos de Santo Domingo, y subiendo la gran escalera
central, se halla el Museo en salas mal alumbradas, y cubiertas de
almizates con alfardas caladas bien construídas. En ellas se encuentran
colocados muchos cuadros que corresponden á la escuela granadina, en su
mayor parte de tercero y cuarto orden, que se sacaron de los templos
derruídos, los cuales se ha convenido en coleccionar para el estudio de
la historia del arte. En dos estancias separadas se distinguen las
mejores obras granadinas, entre las cuales hay tres de Alonso Cano, y
otras elegidas de los autores que hemos tenido ocasión de citar. Unas
tablas con bajos-relieves y algunos ligeros detalles, vestigios de
iglesias destruídas, constituyen con el precioso esmalte que hay en la
última sala, lo más escogido del Museo provincial.


Museo de Antigüedades.

La Comisión de Monumentos está organizando un Museo arqueológico, donde
colecciona una multitud de inscripciones romanas, capiteles, troncos,
bustos estatuarios, y fragmentos de sepulturas recogidos con prodigiosa
constancia. Si á esto se une la multitud de objetos pequeños árabes que
pueden coleccionarse todavía, á más de los que hemos visto dispuestos ya
para formar la base de este Museo, no titubeamos en asegurar que antes
de pocos años estará cubierto el local de interesantes vestigios.


San Cecilio.

En el campo del Príncipe, que ya hemos citado otra vez, se halla esta
iglesia, con su portada semejante á las anteriores, aunque no tan buena.

Este templo fué de cristianos durante la dominación árabe y dedicado á
los que habitaban toda la Antequeruela, los cuales se hallaban mezclados
con pobladores judíos.

Otros edificios de tercer orden deben pasar aquí desconocidos por su
poca importancia.


Granada moderna.

Es la capital de la provincia del mismo nombre, situada en la parte
meridional de la Península á los 13° 21´ longitud Este, y 36° 57´
latitud Norte y elevada 927 varas castellanas sobre el nivel del mar. La
Sierra Nevada la reserva por los lados Oriente y Sur, de modo que está
descubierta á las frescas brisas de Norte y Poniente; pero sus
accidentados valles y colinas templan estas corrientes y producen una
variada vegetación que no se encuentra en ningún otro lugar de
Andalucía. La ciudad comprende más de seiscientas calles y plazas, y
sobre once mil edificios, por lo general de mezquino aspecto. Su
población pasa de setenta y dos mil almas, y toda la provincia cuenta
muy cerca de quinientas mil, repartidas en doscientos treinta y siete
pueblos, de los cuales hay muchos tan prósperos y tan adelantados como
la capital.

Reside en Granada el Gobierno civil de la provincia, la Capitanía
general del 7.º distrito militar, que comprende Málaga, Jaén y Almería,
provincias que constituían el celebrado reino árabe. Hay una
Chancillería de muy extensa jurisdicción: un Arzobispado con tres
Obispados sufragáneos y una Abadía: tres juzgados en el ámbito de la
población, sus arrabales y pueblos limítrofes.

Tiene como puntos de recreo dos Casinos, dos Teatros y un Liceo ó
Sociedad artístico-literaria, y cuenta muchos paseos y lugares
deliciosos para esparcimiento de las gentes.

Aparte de sus calles estrechas y tortuosas, del sucio aspecto de las
muchas barriadas que contiene, es la ciudad más pintoresca de España, y
la que ofrece accidentes más bellos por la naturaleza y los monumentos.
No es el pueblo moderno de anchas calles y simétricos edificios, pero es
un oasis de vegetación, un templo del arte antiguo, un peristilo de
montañas coronadas de nieves eternas, destacándose sobre una alfombra
persa matizada de los ricos colores de la vega ó campiña. El arte y la
poesía hallan en ella la más poderosa inspiración, y sus deliciosos
verjeles participan de la frescura amena de Suiza, de los calientes y
dorados celajes del Ejipto, y del ambiente oloroso de los jardines de
Italia. Si ayudase el hombre con la industria moderna, la esplendente
naturaleza de Granada ofrecería el más bello rincón de Europa y el más
visitado.


FIN



ÍNDICE DE LAS MATERIAS


                                                                    Págs.

_Advertencia._                                                         5

_Del Arte en España._--Introducción.                                   7


PARTE PRIMERA

_Caracteres comparables de diversos monumentos._                      27

_La Gran Mezquita de Córdoba._                                        39

_Fundación de la Djama, según los árabes._                            57

_La Mezquita convertida en Catedral._                                 61

_Medina Azahra._                                                      67

_Algunas construcciones moriscas de Córdoba._                         73

_Edificios mozárabes._                                                79

_Consideraciones sobre las artes é industrias._                       85


PARTE SEGUNDA

PERÍODO MEDIO

_Alcázar de Sevilla._                                                 99

_El Palacio._                                                        107

_Inscripciones árabes del Alcázar._                                  117

_Murallas, Puertas, Torres y otros monumentos._                      121

_Tiempos cristianos de Sevilla._                                     131


PARTE TERCERA

ÚLTIMO PERÍODO

_Desarrollo del arte oriental en España._                            141

_La Alhambra en el siglo XV._                                        157

La Puerta Judiciaria, antes Bib-Xarca.                               167

Puerta del Vino.--Plaza de los Aljibes.                              171

Gran Mezquita, hoy Santa María.                                      174

Palacio que se llamó de los Infantes, hoy ex-convento de
San Francisco.                                                       176

Torres de la Cautiva, de las Infantas, de los Picos, del Mihráb, Casa
del Príncipe ó de las Damas, y la del Marqués de Mondéjar.           178

Torre de las Infantas.                                               181

Torre de los Picos.                                                  183

Mihráb y Casa de Astasio de Bracamonte.                              184

Casa del Marqués de Mondéjar.                                        185

Torre del Príncipe.                                                  186

Torre de la Vela.                                                    188

Torres Bermejas.                                                     190

Puerta de los Siete Suelos.                                          192

_Palácio árabe._                                                     197

Explicación del plano.                                               209

Patio de la Alberca.                                                 211

Sala de Embajadores y Vestíbulo de la Barca.                         223

Patio de los Leones.                                                 235

Sala de los Abencerrajes.                                            245

La Ráuda.                                                            249

Sala de Justicia.                                                    251

Sala de Dos Hermanas.                                                265

Mirador de Lindaraxa.                                                269

Jardín y Fuente de Lindaraxa.                                        273

Patio de la Reja.                                                    275

Peinador de la Reina y Mihráb de los musulmanes.                     276

Sala de las Camas y baños.                                           281

Las antigüedades y el Archivo.                                       286

El Archivo.                                                          292

Parte más antigua del palacio árabe, la entrada del Alcázar, Patio
de la Capilla, Mezquita, Torre de los Puñales, la de Mohamad, y
construcciones que han desaparecido.                                 293

Patio de la Capilla.                                                 296

La Capilla.                                                          298

Palacio del Emperador Carlos V.                                      300

Pilar del Marqués de Mondéjar.                                       307

Cercas antiguas de Granada, puertas y alcazabas.                     308


MONUMENTOS DE SEGUNDO ORDEN

Generalife.                                                          317

Silla del Moro, Darlarosa, Los Alixares y contornos.                 321

Los Alixares.                                                        323

Campo de los Mártires.--Puerta del Sol.--Abulnest.                   325

Casa de los Tiros.                                                   327

Cuarto Real.                                                         327

Alcázar de Said.                                                     328

Puente de Genil.                                                     331

Puerta de las Orejas.--Plaza de Bibarambla.                          331

Puerta del Carbón.                                                   332

Almadriza.--Alcaicería y contornos.                                  334

Piedra Romana.                                                       336

El Laurel de la Reina.                                               338

Casa de la Moneda.                                                   339

Antigua Mezquita, hoy San Juan de los Reyes.                         342

Casa del Chapiz.                                                     342

Baños árabes de la Carrera del Darro.                                343

Casa del Gallo y Palacio de los Walíes.                              345

Casa de Hamet.                                                       347

Casa blanca ó Daralbaida.                                            347

Baños y casas de la calle de Elvira.                                 348


GRANADA DESPUÉS DE LA CONQUISTA

La Catedral.--El Sagrario.--El Palacio del Arzobispo.--La Capilla
Real.--San Jerónimo.--La Cruz blanca.--Real Hospicio.--Cartuja.--La
Audiencia.--Monumento de Mariana Pineda.--Iglesia de N. S. de las
Angustias.--Paseos del Genil.--Ermita de San Sebastián.--Puente
de Genil.--San Justo y Pastor.--La Universidad.--San Juan de
Dios.--Santa Ana.--Casa de Castril.--San Pedro y San Pablo.--San Juan
de los Reyes.--El Sacromonte.--San Cristóbal.--San Bartolomé.--El
Salvador.--San José.--San Nicolás.--Santa Isabel la Real.--Santo
Domingo.--Museo Provincial.--Museo de antigüedades.--San
Cecilio.--Granada moderna.                                           351


FOOTNOTES:

 [1] _Histoire de la Civilisation Anglaise._

 [2] Ruinas de Tak-Bostan.

 [3] Dibujos de la Biblioteca Real de París.

 [4] Histoire de l’Art monumentel.

 [5] Hemos citado y podríamos citar innumerables ejemplos de esta
 propaganda entonces inútil.

 [6] En muchas iglesias de aquel tiempo se ven inscripciones árabes y
 lacerías.

 [7] «Hist. d’Espagne.»

 [8] Así resulta de copias de manuscritos del archivo de la Alhambra.

 [9] Escritor del siglo XIII, nacido en Granada y muerto
 en Túnez.

 [10] Los que recortaban ladrillos para hacer labores.

 [11] El que llamado por los cordobeses desembarcó en las costas de
 Granada. De la familia Omeya.

 [12] Se dedicó á su construcción el trabajo voluntario de los
 muslimes, el forzado de los prisioneros, el quinto del botín de
 guerra, los subsidios y las conquistas en Cataluña y Narbona.

 [13] Se atribuye á la venida de los Embajadores de Miguel II (822), el
 principio de la influencia bizantina en la decoración. Esta influencia
 existía ya como se ve en otros fragmentos.

 [14] Especialmente en la España monumental de Parcerisa, cuyo texto
 nos ha dado noticias, y en Casas-Deza en su descripción, etc., etc.

 [15] Según autores árabes, traducciones del Dr. Simonet.

 [16] ¿Sería el púlpito que la mayor parte de las veces es portátil en
 las grandes mezquitas?

 [17] Según un informe del año 1644 presentado á Felipe IV, era ésta
 «una de las tres capillas que tenían en este sitio los árabes.» Lo
 cual concuerda con lo dicho.

 [18] Al-Makkari.

 [19] Publicado antes.

 [20] Habiéndose publicado por nuestro querido amigo el inteligente
 anticuario y orientalista D. Leopoldo Eguílaz, á la sazón de estarse
 imprimiendo esta obra, un opúsculo titulado «Estudio sobre el valor de
 las letras arábigas en el alfabeto castellano y reglas de lectura», en
 el cual se formula una nueva clave de ortografía para la trascripción
 de los nombres propios y de lugar arábigos, fundada en la tradicional
 de nuestros cronistas y poetas y comprobada por la manera con que
 respectivamente los árabes andaluces, los mudéjares y moriscos
 interpretaron en su escritura las letras de nuestro abecedario,
 convencidos de la bondad del sistema, que cuenta en su apoyo con la
 grave autoridad de gramáticos tan insignes como Silvestre de Sacy,
 Caspari y Cousín de Perceval, hemos resuelto acomodar en lo sucesivo
 la trascripción de los nombres arábigos á las reglas consignadas en el
 referido opúsculo.

 [21] Se conservaba en el estudio del célebre y malogrado pintor
 Fortuny.

 [22] La Comisión de Monumentos de Granada ha hallado algunos
 ejemplares.

 [23] Esto se confirma en Córdoba, Toledo y Granada, donde los restos
 de mezquitas y sinagogas son siempre del estilo que se extendió por el
 Egipto á Africa, ó por el imperio griego, rara vez la tradición persa.

 [24] Las obras del rey Don Pedro en Sevilla no pudieron ser nunca
 toledanas; las que se llevaron en forma de originales de Granada y
 Córdoba son muy patentes.

 [25] La arcilla arenosa era usada en lugar de arena lavada.

 [26] El autor se ha olvidado decir, que cuando se extienden la tierra
 y cal para formar el muro, se hace á lechos procurando que esta última
 vaya á la superficie de la pared.

 [27] Así ocurre en las indagaciones relativas á la situación que ocupó
 la antigua Iliberis.

 [28] En las últimas obras hechas en este Alcázar, ha llegado á
 cometerse el absurdo de colocar inscripciones árabes á la inversa ó al
 revés, como se ven en este patio.

 [29] En prueba de la falta de criterio artístico que preside en muchos
 casos, conviene citar que hemos visto en los archivos del Patrimonio
 Real documentos que se ocupan de haber remitido á Sevilla, á petición
 del Alcaide de su Alcázar, varios arabescos «de los mejores», que
 había éste pedido para la restauración que se verificaba entonces.
 Después hemos visto colocados estos ornatos de diversas épocas y
 estilo en las paredes del citado Alcázar.

 [30] Otro de los lamentables excesos de la restauración hecha en el
 Alcázar de Sevilla, ha sido el de introducir adornos vaciados en yeso
 para completar las labores de madera que se habían perdido. Estos
 quebradizos y sucios remiendos, colocados en los cuerpos movibles
 de las puertas, producen fatal impresión en todo el que siente la
 pureza y propiedad con que deben elegirse los materiales de las
 restauraciones. Así como á nadie se le habría ocurrido recomponer con
 madera un objeto de bronce, tampoco puede admitirse reparar con yeso
 ornamentos de madera.

 [31] Kartas, pág. 138, traducción de Thornberg.

 [32] Véanse las del libro de D. Emilio Lafuente Alcántara y se
 hallarán todas éstas con el aditamento islamítico.

 [33] Los artistas que supone el erudito Sr. Amador de los Ríos, que
 vinieron de Toledo para construir este Alcázar, no pudieron hacer en
 él más que restauraciones y obras para trasformarlo.

 [34] Esta inscripción, como todas las del Alcázar, la copiamos en
 nuestro último viaje á Sevilla en 1867. Otras muchas las hemos
 comparado nosotros con el texto del libro de las inscripciones de
 Granada, que publicó el malogrado Lafuente Alcántara. Las de D.
 Rodrigo Amador de los Ríos son más completas.

 [35] Kartas, pág. 138, texto árabe.

 [36] Abbad, t. II, págs. 151 y 152. Dozy, Hist. des Musulmans
 d’Espagne, t. IV, págs. 139 y 140. Al-Makkari se ocupa también de esta
 aventura. Ed Dugut, etc.

 [37] Kartas, pág. 212, trad. de Thornberg.

 [38] Urbium Praæ Ciprarum totius Mundi.

 [39] Ibid, pág. 241.

 [40] Pág. 151 de Thornberg.

 [41] Los hay del año 1245, y sabido es que los Alejandrinos tuvieron
 almanaques sacados de las tablas que tenían labradas los Egipcios
 desde muy remota antigüedad.

 [42] Cuentos como el de Aldiño, se refieren de Gerbert, el Papa
 Silvestre II; pero no es preciso que citemos á este venerable prelado
 para hallar la historia del Santo Grial y otras.

 [43] Heisterbarch, I, pág. 279.

 [44] Los de Juan, el presbítero Daniel, Reinaud, etc.

 [45] Hace poco tiempo que ha sido derribada la mayor parte de este
 lujoso aposento que ocupaba una de las más ilustres familias árabes de
 Granada. Apenas queda hoy un tercio de él.

 [46] Nos han asegurado que la trajo el orientalista Sr. D. Emilio
 Lafuente Alcántara.

 [47] Ben Jaldum.

 [48] Hemos dedicado una buena parte de los estudios que hacemos
 sobre los monumentos árabes de Granada á demostrar con ejemplos
 este teorema, que sentíamos bullir en nuestra mente al comparar las
 mediciones de los detalles de la Alhambra. Continuados esfuerzos,
 tan difíciles de verificar cuando tantas mutilaciones han perdido en
 muchos parajes las antiguas líneas del edificio, nos han puesto en
 posesión de lo que sospechamos. La conformidad de esta regla no está
 desmentida en la parte realmente clásica de estos monumentos.

 [49] Siglos XVI al XVIII.

 [50] En nuestro tiempo han desaparecido muchas de estas raras y
 espléndidas casas, cuyas comodidades no hemos sabido apreciar.

 [51] La fábrica de la Puerta del Vino es distinta de las demás obras
 de la Alhambra.

 [52] Según manuscrito árabe de la biblioteca del Escorial titulado:
 «Libro de noticias sobre el tiempo de la dinastía de lor Beni Nazar».

 [53] Legajos 197, 201 y otros.

 [54] Hay en la Alhambra y en algunos templos mudéjares de Albaicín
 muros revestidos de angostos sillares desde 3 á 6 pulgadas de grueso,
 labrados con grecas é inscripciones por uno ó dos de sus cantos, que
 colocados como las hiladas de ladrillo se hallan interrumpidos y
 como mezclados á las restauraciones de sus baluartes. Estas piedras
 son las llamadas «kiddan» que se hacían para las construcciones de
 Sicilia en los tiempos normandos, á manera de franjas horizontales
 que estrechaban de distancia para enriquecer los exteriores de las
 hiladas de sillares ó loza pintada de diversos colores. En Granada
 hay muchas restauraciones del tiempo de Mohamad V, y después en las
 mezquitas hechas con estas piedras de más antiguo origen, que data
 de las primeras construcciones bizantinas del tiempo del waliato de
 Elvira. Las inscripciones que suelen tener estas piedras son cúficas,
 tipo clásico.

 [55] Iranzo, Pedraza, Echevarría y otros muchos se extienden sobre
 los significados de la llave á la entrada de las poblaciones árabes.
 Nosotros remitimos al lector á estos conocidos autores.

 [56] Aquí no publicamos más que las inscripciones históricas y
 volvemos á indicar, tanto con relación á esta puerta, como á la
 Judiciaria y á los demás edificios, que otros muchos letreros que
 se ven en los muros son alabanzas y salutaciones á los reyes, ó
 versículos del Korán.

 [57] Archivo de la Alhambra.

 [58] Hubo varios.

 [59] Principiamos la restauración de esta torre el año 1873, y quedó
 suspendida por falta de recursos.

 [60] Está tan elevada que no se concibe el modo de subir á ella aun
 con buenas escalas.

 [61] Calahorrat.

 [62] Efectivamente, es una pequeña casa con habitaciones altas y bajas
 suficientes para una familia árabe.

 [63] Estos han desaparecido.

 [64] Por la que subió Mahoma al séptimo cielo.

 [65] La inscripción la damos traducida en el artículo «Casa de la
 Moneda».

 [66] También lo relata Conde en su _Historia_.

 [67] Archivo de la Alhambra.

 [68] También quiere decir pájaro.

 [69] Hasta Ben Muzín, que parece fué el primero que recibió el señorío
 de Granada en 1013.

 [70] Archivo de la Alhambra.

 [71] O de los Siete Suelos.

 [72] Véase Hernando de Baeza y manuscritos árabes.

 [73] En Toledo están las cadenas de estos cautivos que se guardaban en
 los silos y mazmorras.

 [74] Legajo 14 del Archivo.

 [75] Cantidad que es muy superior relativamente á la de 18.000 pesetas
 que hoy se le destinan.

 [76] Pasaba de 6.000 almas.

 [77] Don Francisco Serna, enviado por Fernando VII para conservar
 estos edificios.

 [78] El autor de este libro obtuvo entonces este cargo por haber
 presentado al Gobierno los primeros modelos de decoraciones árabes del
 edificio.

 [79] En corroboración de lo expuesto á propósito del mármol blanco
 de Macael, hemos visitado estas antiguas canteras y hallado en ellas
 capiteles rotos y otros á medio labrar del tiempo mismo en que se
 construyó la Alhambra. Sus labores son idénticas, y también hemos
 visto tazas agallonadas para fuentes, en pedazos muy parecidos á
 la del patio de los Naranjos. Pero lo más notable es que entre los
 mismos restos de trabados abandonados desde muy antigua fecha, hay
 fragmentos de cornisas y fustes pertenecientes á la época romana, y
 los vaciaderos inmensos que se encuentran están indicando grandes
 explotaciones de 1800 años de antigüedad.

 [80] Archivo, Legajo 172 y otros.

 [81] Legajos 72, 84 y 50.

 [82] Así se nombraban las murallas de argamasa.

 [83] Legajo 21 y otros.

 [84] Al citar las restauraciones que hemos hecho en la Alhambra
 durante treinta años, debo tributar un cariñoso é inolvidable
 recuerdo á mi querido padre, que había sido Director de las obras
 de fortificación y seguridad de estos edificios desde el año 1828,
 y por cuyo antecedente yo me consagré á los modelos decorativos y
 restauraciones subsiguientes que se han hecho para conservar el
 alcázar, mediante los trabajos que presenté al Gobierno en 1847. Desde
 dicha fecha han cooperado también á estas obras, accidentalmente y
 como facultativos en ramos especiales, D. Baltasar Romero, D. Juan
 Pugnáire, y el coronel de Ingenieros D. Ramón Soriano.

 [85] Cuadros de labor de azulejos.

 [86] Es sin duda el más exacto que se ha hecho de las inscripciones de
 la Alhambra. Sin él no estarían tan de acuerdo los modernos arabistas.

 [87] Socorro de los africanos.

 [88] Abencirix Zohri, astrólogo de Abu-Hacen, le dijo un día al
 monarca en este sitio que había oído sonar una gran campana, y que
 cada vez que pasaba por esta puerta la oía más ruidosa, anunciándole
 á los moros que pronto los ixpianos pondrían una en la más alta torre
 para amedrentarlos, etc., etc.

 [89] Testimonio de una escritura que firma un tal Rojas.

 [90] De los amigos del Profeta que le regalaban delicados manjares y
 lo entretenían con alegre conversación. De este personaje descendían
 los Reyes de Granada. Así lo cuenta Alchozami. Dos fueron los que
 vinieron á España de la estirpe de Saab Ebn Obada, uno de ellos se
 estableció en tierras de Takeruna (Ronda), y el otro en una alquería
 cerca de Zaragoza. La familia de éste se trasladó á Arjona cuando
 Aragón fué conquistado por los cristianos, y allí nació Mohamad I,
 fundador de la dinastía granadina, cuya genealogía ascendente es
 así: Mohamad I, Algalib-bil-lah, Ebn Yusuf, Ebn Nasr, Ebn Ahmed, Ebn
 Mohamad, Ebn Jamis, Ebn Ocail, Ebn Nasr, Ebn..... Cais, Ebn Saab, Ebn
 Obada Al-ansari, amigo de Mahoma, Al-Jazrechi de la tribu de Jazrech.
 (Jatib. diccionario).

 [91] Según Pedraza y escritores posteriores.

 [92] También pudiera ser de Al-berka.

 [93] Vuelve á hablarse de los vasos llenos de agua, lo cual sustenta
 la opinión que hemos emitido sobre estos nichos.

 [94] Aquí está citado el nombre verdadero del sitio más sagrado de los
 mahometanos: significa el medio día, y el santuario es el mihrab. Se
 ve que es lugar que colocan del lado de Oriente en todas las mezquitas.

 [95] Seguiremos el mismo orden de no insertar más que las
 inscripciones de importancia, pues sería enojoso en este libro el
 repetir las suras coránicas, las salutaciones ó las zalemas que á cada
 paso se encuentran.

 [96] La mayor parte de los datos relativos á los tiempos posteriores
 á la conquista, se hallaban en el Archivo de la Alhambra, antes del
 año 1850. Desde aquella época se facilitaron para que los vieran,
 á todo el que quería, y el año 1869 se llevaron los legajos en
 completo desorden á la Administración Económica de la provincia donde
 acabaron de desordenarse. Existen, pues, en los legajos tres ó cuatro
 numeraciones diferentes.

 [97] Hemos vuelto á colocar en su forma primitiva los medallones
 cúficos que hay sobre los azulejos, año 1872.

 [98] Hemos corregido lo que faltaba en la pared ateniéndonos al texto.

 [99] La existencia de este caudillo no está suficientemente comprobada
 todavía más que por las tradiciones.

 [100] Boabdil.

 [101] El trono del Sultán.

 [102] Por relación de un viajero artista que ha visitado á Fez hace
 tres años, hemos sabido: que en uno de los palacios del Sultán de
 Marruecos existe un patio algo semejante al de los Leones, construído
 en la misma época que éste y por los mismos alarifes pedidos por aquél
 rey de Granada. No sabemos la autenticidad de una noticia que hemos
 oído relatar de boca del mismo viajero.

 [103] Cean.

 [104] Legajo 16 del archivo.

 [105] Legajo 28 y siguientes.

 [106] Dirigió esta obra el escultor Pedro Morele, la cual duró hasta
 1601.

 [107] Espinel.

 [108] Reconocimiento hecho por Juan Mijares.

 [109] Este techo, de figura oblonga terminada por dos casquetes
 esféricos, parece que tiene los escudos del tiempo de Felipe V é
 Isabel Farnesio, con algunos atributos de los monarcas austriacos,
 que se ponían siempre como recuerdos de las grandezas de la España
 imperial. No ocupa todo el largo de la sala, porque ésta se hallaba
 interrumpida por un muro para dejar espacio á otra pieza que hemos
 descubierto, restableciendo el arco de colgantes que estaba destruído,
 y hallando los paramentos cubiertos de algunas labores que conservaban
 los colores puros y vivos de los tiempos árabes, las cuales hemos
 guardado cuidadosamente.

 [110] Abencerrajes, quiere decir hijos de Sillero; y Zegries
 fronterizos.

 [111] La hemos restaurado en 1856 por hallarse en cuatro pedazos
 abandonada en los almacenes de la casa.

 [112] Hemos visto títulos que lo acreditan y fincas que llevan este
 nombre, las cuales fueron cedidas en 1501 al adelantado de Murcia Don
 Juan Chacón.

 [113] Esta es la Isabel de Solís de algunas leyendas.

 [114] Fué secretario del último rey de Granada.

 [115] Con efecto, la humedad produce esas manchas en un mármol tan
 poroso como el de Macael, pero esta misma porosidad ha podido absorber
 alguna sangre, que rara vez deja de manchar en ciertos mármoles cuando
 se ha posado algún tiempo sobre ellos. El lugar en la taza donde la
 mancha está más señalada, parece también ocasionado por un desnivel de
 la superficie, en cuyo fondo ha permanecido por más tiempo encharcada
 el agua y el polvo ferruginoso que da la tierra.

 [116] El que publicamos se halló en un pueblo inmediato y adquirió
 un artista ruso que vivió en Granada muchos años. Era de latón con
 dibujos y letras incrustadas de plata. Se destornillaba y abría en dos
 medias esferas, de las que una contenía el braserillo pendiente de
 varios arcos de metal, para sostenerlo sin derramar la lumbre. Tenía
 abiertos en toda su superficie multitud de agujeritos redondos para
 exhalar los perfumes que se quemaban dentro; la forma era ingeniosa
 para que pudiera rodar entre divanes y alfombras sin quemarlas ni
 apagarse.

 [117] Sostendríamos que lo que se hundió fué la antesala del Patio de
 los Leones.

 [118] Como veremos existen todavía algunas de ellas.

 [119] Debemos aquí citar un precioso pasaje del Korán que tiene alguna
 relación con la idea subjerida á los árabes de hacer los techos como
 grutas naturales de estalactitas, cuyas trazas no se ven antes del
 nacimiento de su Profeta. Cuéntase que son un recuerdo de la caverna
 de Tur, donde las arañas con su tela, las abejas con sus panales y las
 palomas con sus nidos, cubrieron la entrada para ocultar el refugio de
 Mahoma cuando, huyendo de los coreiscitas, se fué á Abisinia.

 [120] El célebre pintor Fortuny poseía un león de este metal, que
 adquirió en España, y la Comisión de monumentos de Granada ha
 adquirido algunos bronces de aquella época hallados en Atarfe. También
 hemos visto cajas árabes de bronce con nieles de plata figurando
 cacerías, danzarinas, caballeros, etc., que según sus inscripciones
 habían sido regaladas por un rey africano al de Granada.

 [121] Esta viñeta, como otras tres ó cuatro que teníamos dibujadas
 para este libro, han sido reproducidas de nuestros originales en el
 «Cuaderno sobre el estilo árabe» que ha publicado D. Mariano Borrell,
 en Madrid, año de 1874.

 [122] Es el álamo especial que abunda en Granada, que tiene la hoja
 blanca por el reverso.

 [123] Era constante el uso de estañar los hierros de las puertas, lo
 cual los hace aparecer plateados.

 [124] Hurtado de Mendoza dice en su «Historia de la rebelión de los
 moriscos:» «Aposento real y nombrado..., que después acrecentaron diez
 reyes sucesores suyos (del fundador), cuyos retratos se ven en una
 sala, alguno de ellos conocido en nuestro tiempo por los ancianos de
 la tierra».

 [125] Se conserva en casa del señor marqués de Villaseca.

 [126] Argote de Molina en su «Nobleza de Andalucía».

 [127] Tomo XVI, pág. 267, texto árabe.

 [128] Dice el muy docto Don Aureliano Fernández Guerra «que fué
 mortificación y escándalo al famoso Ibn-Jaldun cuando vino de Africa
 á la ciudad del Genil, año de 1363, hallar retratos y cuadros de
 romanescas aventuras (en bien adobados cueros y en lienzos y tablas)
 adornando los techos y muros de las casas reales y de casi todos
 los ciudadanos», lo cual nos demuestra que no podrían ser solo
 los cristianos los pintores, sino que habría muchos moriscos que
 aprenderían á hacerlo, y que los maestros serían de origen bizantino
 como la mayor parte de la población donde también había muchos
 cristianos, pero no tantos en mi concepto, como se afirmó en el
 Concilio Vienense de 1311, porque después de conquistada esta ciudad
 por los Reyes Católicos, formaban mayoría los moriscos verdaderos
 creyentes, que llegaron á sublevarse en defensa de sus costumbres y de
 su religión.

 Y dice el mismo Fernández Guerra: «Paréceme error histórico el de
 haber supuesto que en España, cristianos y mahometanos fueron siempre
 vecinos irreconciliables... no los dividían playas como las que
 separan de las tierras los mares. En los territorios libres por la
 cruz, y lo mismo en los esclavizados por el Korán, vivían juntos
 y según su diferente religión, cristianos, judíos y musulmanes;
 caballeros de un reino fincaban y se avecindaban en el otro, ó se
 ponían á su servicio, etc., etc.,» y esta tan ilustrada opinión
 favorece la emitida por nosotros sobre las relaciones y continuo roce
 que existía entre tan diversas familias, origen del novelesco trance
 que representan las dos mencionadas pinturas.

 [129] ¿Podrá este verso haberle dado el nombre de Dos Hermanas?

 [130] Hemos visto los mosáicos del mismo género, imitaciones que se
 han hecho en Londres, París, Berlín, etc., en los que cada piececita
 tiene una convexidad diferente.

 [131] Archivo, legajo 28.

 [132] Lindaraxa, la casa de Aixa.

 [133] Los hemos hallado nosotros con motivo de nuestras obras, y
 conservamos fragmentos.

 [134] Llamamos la atención sobre este verso que sostiene nuestra
 opinión de no existir el Patio de Lindaraxa que se ve desde estas
 ventanas, en tiempos antiguos. Con efecto, desde el Mirador se veía
 bien casi toda la ciudad y el río Darro. El alcázar por este lado
 terminaba en estos muros exteriores.

 [135] Existe dificultad muy grande en interpretar bien la traducción
 de los letreros árabes, según hemos notado en las versiones que de
 ellos se han hecho por muy competentes orientalistas. Ultimamente
 nos ha dicho nuestro ilustrado amigo el Sr. Comandari, persona
 nacida en Damasco y conocedora de la lengua clásica, que puede haber
 en las inscripciones de la Alhambra un segundo significado, por la
 combinación de letras que expresan las fechas y nombres de artífices,
 que no se encuentran por ninguna otra parte del edificio, lo cual se
 llama el álgebra del alfabeto árabe. En la Siria hay leyendas que
 tienen este doble sentido.

 [136] De Leval: hechas para el palacio moderno.

 [137] Memoria leída por D. Manuel Gómez Moreno.

 [138] «Viñedos» en lengua árabe.

 [139] En el tomo III; rarísimo.

 [140] Así lo revela la inscripción de la entrada.

 [141] Pedro Machuca, que fué el encargado por el conde de Tendilla
 para hacer la tasación de lo hecho por Julio Aquíles, pintor de
 imaginería, en la estufa de las casas reales de la Alhambra, tasó las
 obras y pinturas del dicho Julio del modo siguiente, en 23 del mes de
 Marzo de 1546:

 «Once cuadros de grutesco y bastiones de cuadros y molduras, que los
 tasó en cuatro ducados y medio cada uno, que monta cuarenta y nueve
 ducados y medio.

 Un friso grande de follaje del romano, ocho ducados.

 Un pedazo de enmaderamiento de siete puertas, seis ducados.

 Tres puertas y una ventana pintadas y barnizadas de todas partes con
 aguas é adobos é otros: hizo todo doce ducados.

 Otros dos frisos de grutesco encima de las puertas, seis ducados.

 Seis panes de oro, cuatro ducados, los cuales seis panes de oro ha
 gastado en dorar guarniciones é molduras.

 Del asiento de estos panes de oro, cuatro ducados.

 Lo cual declara de toda la costa del dicho Julio é monta todo á
 treinta y tres... é sesenta y dos mrs.»

 Número 60 del mismo legajo.

 [142] Visitó este palacio acompañado del embajador M. Layard en 1872,
 y le oímos esta opinión tan competente.

 [143] Desde que nos encargamos de la conservación de la Alhambra,
 hacemos cuanto es posible por evitar esta costumbre lamentable, para
 lo cual establecimos un segundo álbum de firmas, semejante á otro que
 regaló un viajero con el mismo fin, el año 1829.

 [144] Nuestro ilustrado amigo D. Manuel Gómez Moreno, presentó á la
 Comisión de Monumentos, una razonada explicacion del significado de
 estos cuadros, en el año 1872, cuyo trabajo fué perfectamente recibido.

 [145] La misma Memoria del Sr. Moreno.

 [146] En el Cairo tienen hoy en sitios análogos, máquinas de hacer
 café y las pipas.

 [147] En el año 1872 hemos hallado otro semejante en la casa núm. 82
 de la calle de Elvira.

 [148] Rebelión de los moriscos.

 [149] En estos palacios había hasta cuatro ó cinco destinadas, unas al
 sultán, otras á sus mujeres y favoritas.

 [150] Nosotros dimos una de ellas al Sr. Lafuente para su excelente
 libro de las inscripciones, y respondemos de la exactitud de la copia.
 Los puntos diacríticos no se pueden confundir con los adornos.

 [151] Hemos visto otro capitel de este género, procedente de un alhamí
 que había en un cuarto cerca de la escalera de los baños, que se
 hundió en 1549; lo que demuestra que estas reminiscencias antiquísimas
 se aplicaron más á esta parte de la Alhambra que á otras más modernas.

 [152] El nombre de Mosala al-aidi se daba á las mezquitas pequeñas de
 los palacios, según Edrisi y Palgrave.

 [153] De origen cristiano. Sería una falta salir de la Alhambra sin
 dedicar algunas palabras á este edificio.

 [154] Existen los cimientos de muchos de estos edificios en la plaza
 contigua de los Alamos.

 [155] Legagos 228 y 256.

 [156] Hoy las Vistillas.

 [157] Estefanía.

 [158] Testimoniado por la inscripción gótica de Santa María de la
 Alhambra.

 [159] Citado por Casiri.

 [160] Lo hemos publicado el año 1871, y en él están marcadas todas las
 murallas antiguas.

 [161] Nuestro querido amigo D. Leopoldo Eguilaz, á quien debemos
 muchos datos importantes sobre Granada, nos ha dado los referentes á
 estas puertas.

 Estos trabajos los hace nuestro amigo para su interesante plano de
 Granada del tiempo de la dominación árabe.

 [162] Libro de noticias sobre la extinción de la dinastía de los Beni
 Nazar, versión inédita.

 [163] Diccionario, Nebrija, Mármol y otros.

 [164] «Recherches de Dozy», tomo I.

 [165] Al-Makkari, Simonet, etc.

 [166] Son diversas las denominaciones dadas por los escritores
 antiguos. Es probable que el nombre _Jardín del Alarife_ haga alusión
 al gran visir de Abdallá III que era de oficio carpintero, y que por
 su habilidad llegó á este elevado puesto.

 [167] Nieto de Ismail, tronco de los Himyaritas del Yemen.

 [168] Protectores de Mahoma.

 [169] Este verso indica que el kalifa renovó la obra y está conforme
 con los recientes documentos que hemos citado.

 [170] Alude á la victoria de 1319.

 [171] Según legajos del Archivo de la Alhambra, los Reyes Católicos
 dieron la Alcaidía de Generalife á D. Alonso Venegas y á D. Pedro,
 como se hizo con las demás Torres de la Alhambra que pertenecen hoy á
 la Nación. En 1555 parece que se expidió Real cédula disponiendo que
 con motivo de los gastos de la guerra con Francia se vendiesen cerros,
 huertas y bienes, á excepción de Generalife. Resulta también que las
 obras de esta finca se costeaban por el Rey el año 1709. Las rentas
 todas eran para la corona de 6.430 reales ánuos.

 También parece que se dió en 1631 á la familia de Venegas la Alcaidía
 perpetua, con la condición de que sus rentas se destinasen á la
 conservación del edificio, etc., etc.

 [172] Alixares significa Alhicar (las piedras).

 [173] Palacio de Darluet, hoy perdido, en el camino de Cénes.

 [174] Fuimos encargados de su restauración.

 [175] Manuscritos árabes conservados en Viena.

 [176] Por nuestro amigo D. Leopoldo Eguilaz.

 [177] El mismo Sr. Eguilaz posee todas las antiguas.

 [178] El grabadito que de ella publicamos lo debemos á nuestro amigo
 el conocido pintor don Manuel Obren.

 [179] Del 26 de Setiembre al 5 de Octubre de 1365.

 [180] Del 8 al 17 de Mayo de 1367.

 [181] Archivo de la Alhambra.

 [182] Véanse las ordenanzas y Cédulas Reales de aquel tiempo.

 [183] El Cabildo dispuso que se diese sepultura á este maestro mayor
 en la misma iglesia, pero que se pusiese la lápida modestamente. Esta
 misma modestia podía haberse encargado en otras ocasiones con más
 razón que para el ilustre artista.

 [184] Todos los anteriores datos constan en actas capitulares.

 [185] El año 1872 se llevaron á Madrid para el proyectado Panteón
 Nacional, pero una reclamación de la Comisión de Monumentos los ha
 devuelto á este sitio.

 [186] Se halla en «Paseos por Granada», y en otros, etc.





*** End of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Estudio descriptivo de los monumentos árabes de Granada, Sevilla y Córdoba - ó sea La Alhambra, el Alcázar y la Gran Mezquita de Occidente" ***

Doctrine Publishing Corporation provides digitized public domain materials.
Public domain books belong to the public and we are merely their custodians.
This effort is time consuming and expensive, so in order to keep providing
this resource, we have taken steps to prevent abuse by commercial parties,
including placing technical restrictions on automated querying.

We also ask that you:

+ Make non-commercial use of the files We designed Doctrine Publishing
Corporation's ISYS search for use by individuals, and we request that you
use these files for personal, non-commercial purposes.

+ Refrain from automated querying Do not send automated queries of any sort
to Doctrine Publishing's system: If you are conducting research on machine
translation, optical character recognition or other areas where access to a
large amount of text is helpful, please contact us. We encourage the use of
public domain materials for these purposes and may be able to help.

+ Keep it legal -  Whatever your use, remember that you are responsible for
ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just because
we believe a book is in the public domain for users in the United States,
that the work is also in the public domain for users in other countries.
Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we
can't offer guidance on whether any specific use of any specific book is
allowed. Please do not assume that a book's appearance in Doctrine Publishing
ISYS search  means it can be used in any manner anywhere in the world.
Copyright infringement liability can be quite severe.

About ISYS® Search Software
Established in 1988, ISYS Search Software is a global supplier of enterprise
search solutions for business and government.  The company's award-winning
software suite offers a broad range of search, navigation and discovery
solutions for desktop search, intranet search, SharePoint search and embedded
search applications.  ISYS has been deployed by thousands of organizations
operating in a variety of industries, including government, legal, law
enforcement, financial services, healthcare and recruitment.



Home