Home
  By Author [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Title [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Language
all Classics books content using ISYS

Download this book: [ ASCII ]

Look for this book on Amazon


We have new books nearly every day.
If you would like a news letter once a week or once a month
fill out this form and we will give you a summary of the books for that week or month by email.

Title: Historia de Gil Blas de Santillana: Novela (Vol 3 de 3) - Novela
Author: Le Sage, Alain René
Language: Spanish
As this book started as an ASCII text book there are no pictures available.
Copyright Status: Not copyrighted in the United States. If you live elsewhere check the laws of your country before downloading this ebook. See comments about copyright issues at end of book.

*** Start of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Historia de Gil Blas de Santillana: Novela (Vol 3 de 3) - Novela" ***

This book is indexed by ISYS Web Indexing system to allow the reader find any word or number within the document.



  Nota del Transcriptor:


  Se ha respetado la ortografía y la acentuación del original.

  Errores obvios de imprenta han sido corregidos.

  Páginas en blanco han sido eliminadas.

  Letras itálicas son denotadas con _líneas_.

  Letras oscuras son denotadas con =signos de igual=.

  Las versalitas (letras mayúsculas de tamaño igual a las minúsculas)
  han sido sustituidas por letras mayúsculas de tamaño normal.



                                Le Sage


                  HISTORIA DE GIL BLAS DE SANTILLANA

                           TOMO III y ÚLTIMO



                                MCMXXII



        Papel expresamente fabricado por LA PAPELERA ESPAÑOLA.



                                LE SAGE


                               Historia
                                  de
                        Gil Blas de Santillana


                                NOVELA


                           TOMO III y ÚLTIMO

                        Traducción del P. Isla


                             [Ilustración]


                             MADRID, 1922



                Talleres "Calpe", Larra, 6 y 8.--MADRID



                        GIL BLAS DE SANTILLANA



                             LIBRO OCTAVO

                           CAPITULO PRIMERO

  Gil Blas adquiere un buen conocimiento y logra un buen empleo, que
  le consuela de la ingratitud del conde Galiano. Historia de don
  Valerio de Luna.


Como en todo este tiempo no había oído hablar de Núñez, discurrí había
ido a divertirse a algún lugar. Luego que pude andar fuí a su casa,
y supe que, en efecto, hacía tres semanas estaba en Andalucía con el
duque de Medinasidonia.

Al despertarme una mañana me ocurrió a la memoria Melchor de la Ronda
y me acordé que le había ofrecido en Granada ir a ver a su sobrino
si algún día volvía a Madrid, y queriendo cumplir mi promesa aquel
mismo día, me informé de la casa de don Baltasar de Zúñiga y pasé a
ella. Pregunté por el señor José Navarro, que no tardó en presentarse.
Habiéndole saludado y díchole quién era, me recibió atentamente, pero
con frialdad, de suerte que no podía conciliar aquel recibimiento
indiferente con el retrato que me habían hecho de este repostero. Iba
a retirarme, con ánimo de no volver a hacerle otra visita, cuando,
mostrándome de repente un semblante apacible y risueño, me dijo con
mucha expresión: «¡Ah, señor Gil Blas de Santillana! Suplico a usted
me perdone el recibimiento que le he hecho. Mi memoria tiene la culpa
de que yo no haya manifestado el buen afecto con que estoy dispuesto a
favor de usted; se me había olvidado su nombre, y ya no pensaba en el
caballero que me recomendaban en una carta que recibí de Granada hace
más de cuatro meses. ¡Permitidme que os abrace!--añadió, estrechándome
lleno de gozo--. Mi tío Melchor, a quien estimo y venero como a mi
propio padre, me encarga encarecidamente que, si por acaso tengo la
honra de ver a usted, le trate como si fuera usted su hijo y emplee en
caso necesario mi valimiento y el de mis amigos en obsequio de usted.
Me hace un elogio del buen corazón y talento de usted en tales términos
que, aun cuando no me moviera a ello su recomendación, me empeñaría
en servirle. Míreme usted, pues, le suplico, como a un hombre a quien
mi tío por su carta ha comunicado toda la inclinación que le profesa.
Franqueo a usted mi amistad; no me niegue la suya.»

Respondí con el agradecimiento debido a la cortesía de José, y en el
mismo instante contrajimos una estrecha amistad, siendo ambos francos
y sinceros. No dudé descubrirle el triste estado de mis asuntos, y
apenas lo oyó cuando me dijo: «Me encargo del cuidado de acomodar a
usted, y entre tanto no deje usted de venir a comer conmigo todos los
días, que tendrá mejor comida que en la posada donde está.»

La oferta halagaba demasiado a un convaleciente escaso de dinero y
enseñado a los buenos bocados para que yo la desechase; aceptéla, pues,
y me repuse tanto en aquella casa, que a los quince días tenía ya una
cara de monje bernardo. Parecióme que el sobrino de Melchor hacía en
aquella casa su agosto. Pero ¿cómo no lo haría, teniendo a un mismo
tiempo tres empleos, pues era jefe de la repostería, de la cueva y de
la despensa? Además, y sin perjuicio de nuestra amistad, yo creo que él
y el mayordomo estaban muy bien avenidos.

Ya estaba yo perfectamente restablecido, cuando viéndome un día mi
amigo José llegar a casa de Zúñiga para comer, según mi costumbre,
me salió a recibir y me dijo con alegría: «Señor Gil Blas, tengo que
proponeros un acomodo muy bueno; sepa usted que el duque de Lerma,
primer ministro de la corona de España, para entregarse enteramente
al despacho de los negocios del Estado confía el cuidado de los suyos
a dos personas; para recaudar sus rentas ha escogido a don Diego de
Monteser y ha encargado la cuenta del gasto de su casa a don Rodrigo
Calderón. Estos dos confidentes ejercen sus empleos con una autoridad
absoluta y sin depender uno de otro. Don Diego tiene regularmente a sus
órdenes dos administradores, que hacen las cobranzas, y como supe esta
mañana que había despedido a uno de ellos, fuí a pedir su plaza para
usted. El señor de Monteser, que me conoce, y de quien me precio ser
estimado, me la ha concedido sin dificultad por los buenos informes que
le he dado de las costumbres y capacidad de usted, y hoy, después de
comer, iremos a su casa.»

Así lo hicimos; fuí recibido con mucho agrado y colocado en el empleo
del administrador que había sido despedido, el cual consistía en
visitar nuestras granjas, repararlas, cobrar sus arrendamientos; en una
palabra, mi incumbencia era cuidar de los bienes del campo. Todos los
meses daba mis cuentas a don Diego, quien, a pesar de todo el bien que
le había dicho mi amigo de mí, las examinaba con mucha atención; pero
esto era lo que yo quería, porque aunque mi rectitud había sido tan mal
pagada en casa de mi último amo, estaba resuelto a conservarla siempre.

Supimos un día que se había pegado fuego a la quinta de Lerma y
reducido a cenizas más de la mitad, y con esta noticia inmediatamente
pasé a ella a reconocer el daño. Habiéndome informado puntualmente de
las circunstancias del incendio, formé una extensa relación de ellas,
que Monteser manifestó al duque de Lerma. El ministro, a pesar del
sentimiento que tenía de saber tan mala nueva, admiró la relación y no
pudo menos de preguntar quién era su autor. Don Diego no se contentó
con decírselo, sino que le habló tan a favor mío que pasados seis meses
se acordó su excelencia de esto con motivo de una historia que voy a
contar y sin la cual puede ser que jamás hubiera yo logrado empleo en
la corte. Esta historia es la siguiente:

En la calle de las Infantas vivía entonces una señora anciana, llamada
Inesilla de Cantarilla, cuyo nacimiento no se sabía a punto fijo; unos
decían era hija de un guitarrero y otros de un comendador de la Orden
de Santiago. Fuese lo que fuese, ella era una persona admirable, pues
la Naturaleza le había concedido el singular privilegio de hechizar
a los hombres durante el curso de su vida, que subsistía aún después
de quince lustros cumplidos. Había sido el ídolo de los señores de la
corte antigua y se veía adorada de los de la nueva. El tiempo, que
no respeta la hermosura, trabajaba en vano en disminuir la suya; la
marchitaba, sí, pero no le quitaba el poder de agradar. Un semblante
noble, un entendimiento embelesador y muchas gracias naturales le
hacían excitar pasiones hasta en su vejez.

Don Valerio de Luna, caballero de veinticinco años y uno de los
secretarios del duque de Lerma, visitaba a Inesilla y quedó enamorado
de ella. Declaróle su pasión y siguió la fiebre con todo el ardor que
el amor y la juventud son capaces de inspirar. La señora, que tenía
sus motivos para no querer condescender con sus deseos, no sabía qué
hacerse para contenerlos. No obstante, creyó un día haber encontrado
arbitrio para ello, haciendo pasar al joven a su gabinete, donde,
enseñándole un reloj que estaba sobre una mesa, le dijo: «Ved la hora
que es; hoy hace setenta y cinco años que nací a la misma. ¡A fe que me
caerían bien los amores en esta edad! ¡Volved, hijo mío, en vos mismo
y ahogad unos sentimientos que no convienen ni a vos ni a mí!» A esta
reconvención juiciosa, el caballero, a quien no hacía fuerza la razón,
respondió a la señora con toda la impetuosidad de un hombre poseído de
los movimientos que le agitaban: «Cruel Inés, ¿por qué recurrís a esos
frívolos artificios? ¿Pensáis que pueden haceros otra a mis ojos? No os
lisonjeéis con una esperanza tan engañosa; ya seáis tal cual os veo,
o ya mi vista padezca alguna ilusión, yo no he de cesar de amaros.»
«Pues bien--replicó ella--, una vez que con tanta porfía queréis
continuar con vuestra pretensión, hallaréis de aquí en adelante cerrada
mi puerta, y así, os prohibo y os mando que jamás os presentéis a mi
vista.»

Acaso se creerá que en virtud de esto, turbado y confuso don Valerio
de lo que acababa de oír, se retiró cortésmente; pero sucedió todo lo
contrario, pues se hizo más importuno. El amor hace en los enamorados
el mismo efecto que el vino en los borrachos. El caballero suplicó,
suspiró, y pasando repentinamente de los ruegos a la violencia, intentó
lograr por fuerza lo que no podía obtener de otro modo; pero la señora,
rechazándole con valor, le dijo irritada: «¡Detente, temerario! Voy a
refrenar tu loco amor: sabe que eres hijo mío.»

Atónito don Valerio de oír semejantes palabras, suspendió su
atrevimiento; pero discurriendo que Inesilla decía aquello para
librarse de su solicitud, le respondió: «¡Vos inventáis esa fábula
para huir de mis deseos!» «¡No, no!--interrumpió ella--. Te revelo un
secreto que siempre te hubiera ocultado si no me hubieras reducido a la
necesidad de declarártelo. Veintiséis años hace que amaba a don Pedro
de Luna, tu padre, que era entonces gobernador de Segovia; tú fuiste
el fruto de nuestros amores. Te reconoció, te hizo criar con cuidado,
y además de que no tenía otro hijo, tus buenas prendas le estimularon
a dejarte caudal. Yo por mi parte no te he desamparado; luego que te
vi ya metido en el trato del mundo, he procurado atraerte a mi casa
para inspirarte aquellos modales corteses que son tan necesarios en una
persona fina y que sólo las mujeres pueden enseñar a los caballeros
mozos. Y aun he hecho más: he empleado todo mi valimiento para
colocarte en casa del primer ministro; en fin, me he interesado por ti
como debía hacerlo por un hijo. Sabido esto, mira lo que determinas;
si puedes purificar tus sentimientos y mirarme sólo como a una madre,
no te echaré de mi presencia y te amaré tan tiernamente como hasta
aquí; pero si no eres capaz de hacer este esfuerzo, que la razón y la
naturaleza exigen de ti, huye al momento y líbrame del horror de verte.»

Mientras Inesilla hablaba de esta suerte, guardaba don Valerio un
triste silencio. Nadie hubiera dicho sino que llamaba en su auxilio
a la virtud para vencerse a sí mismo; pero esto era en lo que menos
pensaba. Meditaba otro designio y preparaba a su madre un espectáculo
muy diverso, porque viendo que era insuperable el obstáculo que se
oponía a su felicidad, se rindió cobardemente a la desesperación, y
sacando la espada se atravesó con ella. Se castigó como otro Edipo, con
la diferencia de que al tebano le cegó el dolor de haber consumado el
crimen, y el castellano, al contrario, se atravesó de sentimiento de no
haberle podido cometer.

El desgraciado don Valerio no murió al instante; tuvo tiempo de
arrepentirse y pedir al Cielo perdón de haberse quitado la vida a sí
mismo. Como por su muerte quedó vacante el empleo de secretario en casa
del duque de Lerma, este ministro, que no había echado en olvido la
relación que escribí del incendio ni el elogio que de mí se le había
hecho, me eligió para substituir a este joven.


                              CAPITULO II

  Presentan a Gil Blas al duque de Lerma, quien le admite por uno de
  sus secretarios. Este ministro le señala el trabajo que ha de hacer
  y queda gustoso de él.


Monteser me participó esta agradable noticia, diciéndome: «Amigo Gil
Blas, siento os separéis de mí; pero como os estimo, no puedo menos de
alegrarme seáis sucesor de don Valerio. Haréis fortuna si seguís dos
consejos que voy a daros: el primero es que os mostréis tan adicto a su
excelencia que no dude que le profesáis el mayor afecto, y el segundo,
que hagáis la corte a don Rodrigo Calderón, porque este hombre maneja
el ánimo de su amo como una blanda cera. Si tenéis la dicha de agradar
a este secretario favorito, me atrevo a aseguraros con certidumbre que
subiréis mucho en poco tiempo.»

Di las gracias a don Diego por sus saludables consejos y le dije:
«Hágame usted el favor de explicarme el carácter de don Rodrigo, porque
he oído decir que es un sujeto nada bueno; pero aunque alguna vez el
pueblo acierta en sus juicios, no me fío de las pinturas que suele
hacer de las personas que están en el candelero. Sírvase usted, pues,
decirme lo que piensa del señor Calderón.» «Asunto es delicado--me
respondió el apoderado con una sonrisa maligna--. A cualquier otro le
diría sin detenerme que es un hidalgo honrado, de quien no se podría
decir sino bien; pero con vos quiero ser franco, porque, además de que
conozco vuestra prudencia, me parece debo hablaros claramente de don
Rodrigo, pues os he avisado que debéis guardarle miramientos; de otro
modo, no haría mas que serviros a medias. Ya sabéis, pues--prosiguió--,
que era un simple criado de su excelencia cuando todavía no era
éste más que don Francisco de Sandoval y que por grados ha llegado
a ser su primer secretario. No se ha visto nunca hombre más vano.
Jamás corresponde a las cortesías que se le hacen, a no precisarle
a ello razones muy poderosas. En una palabra, él se considera como
un compañero del duque de Lerma, y en realidad podría decirse que
participa de la autoridad del primer ministro, pues que le hace
conferir los gobiernos y los empleos a quien se le antoja. El público,
frecuentemente, murmura de ello, mas él no hace caso; con tal que saque
lo que llamamos para guantes, le importa muy poco la censura pública.
Por lo que acabo de decir conoceréis--añadió don Diego--cómo debéis
portaros con un hombre tan altanero.» «¡Oh! ¡Bien está! ¡Déjeme usted
a mí! ¡Muy mal han de andar las cosas para que no me estime! Cuando se
conoce el flaco de un hombre a quien se intenta agradar es preciso ser
poco diestro para no conseguirlo.» «Siendo así--repuso Monteser--, voy
a presentaros ahora mismo al duque de Lerma.»

Al instante pasamos a casa del ministro, a quien encontramos dando
audiencia en una gran sala, en donde había más gente que en palacio.
Allí vi comendadores y caballeros de Santiago y de Calatrava, que
solicitaban gobiernos y virreinatos; obispos que, siendo sus diócesis
contrarias a su salud, querían ser arzobispos nada más que por mudar
de aires; y también muy buenos religiosos, dominicos y franciscanos,
que pedían con toda humildad mitras; vi también oficiales reformados
haciendo el mismo papel que el capitán Chinchilla, esto es, que se
consumían esperando una pensión. Si el duque no satisfacía los deseos
de todos, recibía a lo menos con agrado sus memoriales, y advertí que
respondía muy cortésmente a los que le hablaban.

Esperamos con paciencia que despachara a todos los pretendientes.
Entonces don Diego le dijo: «Señor, aquí está Gil Blas de Santillana,
a quien vuestra excelencia ha elegido para ocupar el empleo de don
Valerio.» Miróme el duque y me dijo con mucha afabilidad que lo tenía
merecido por los servicios que le había hecho. Me hizo después entrar
en su despacho para hablarme a solas, o más bien para formar juicio
de mi talento por mi conversación. Quiso saber quién era yo y la
historia de mi vida, diciéndome se la contase fielmente. ¡Qué relación
tan larga la que se me pedía! Mentir a un primer ministro de España
no era regular, y, por otra parte, había tantos pasajes que podían
ajar mi vanidad, que no sabía cómo resolverme a hacer una confesión
general. ¿Cómo salir de este apuro? Adopté el partido de disimular la
verdad en aquellos puntos en que me hubiera avergonzado de decirla
desnuda; pero a pesar de todo mi artificio no dejó de percibirla.
«Señor de Santillana--me dijo sonriéndose al fin de mi narración--,
a lo que veo, usted ha sido un si es no es travieso.» «Señor--le
respondí sonrojado--, vuestra excelencia me ha mandado sea sincero
y le he obedecido.» «Yo te lo agradezco--replicó--. Veo, hijo mío,
que te has librado de los peligros a poca costa; extraño que el mal
ejemplo no te haya perdido enteramente. ¡Cuántos hombres de bien se
pervertirían si la fortuna los pusiera a semejantes pruebas! Amigo
Santillana--continuó el ministro--, no te acuerdes más de lo pasado;
piensa solamente en que ahora sirves al rey y que te has de emplear
en adelante en su servicio. Sígueme, que voy a decirte en qué te has
de ocupar.» Dicho esto, el duque me llevó a un cuarto inmediato a su
despacho, donde tenía sobre varios estantes unos veinte libros de
registro en folio muy gruesos. «Aquí--me dijo--has de trabajar. Todos
estos registros que ves componen un diccionario de todas las familias
nobles que hay en los reinos y principados de la Monarquía española.
Cada libro contiene, por orden alfabético, un resumen de la historia de
todos los hidalgos del reino, en la que se especifican los servicios
que ellos y sus antepasados han hecho al Estado, como también los
lances de honor que les han ocurrido. También se hace mención de sus
bienes, de sus costumbres, y, en una palabra, de todas sus buenas o
malas cualidades; de modo que cuando piden algunas gracias al Gobierno,
veo de una ojeada si las merecen. A este fin tengo sujetos asalariados
en todas partes, que procuran averiguarlo e instruirme enviándome
sus informes; pero como éstos son difusos y están llenos de modismos
provinciales, es necesario extractarlos y pulirlos, porque el rey
quiere algunas veces que le lean estos registros. Este trabajo pide
un estilo limpio y conciso, por lo cual desde este instante quiero
emplearte en él.»

En seguida sacó de una gran cartera llena de papeles un informe, que
me entregó, y me dejó en mi cuarto para que con libertad hiciese yo
el primer ensayo. Leí el papel, que no solamente me pareció lleno de
términos bárbaros, sino también de encono, no obstante ser su autor
un fraile de la ciudad de Solsona. Afectando su reverencia el estilo
de un hombre de bien, denigraba sin piedad a una familia catalana, y
sabe Dios si decía la verdad. Juzgué leer un libelo infamatorio, y,
por tanto, escrupulicé trabajar en él. Temía hacerme cómplice de una
calumnia. No obstante, aunque recién introducido en la corte, pasé
por alto el mal o bien obrar del religioso, y dejando a su cargo toda
la iniquidad, si la había, principié a deshonrar en bellas frases
castellanas a dos o tres generaciones que acaso serían muy honradas.
Ya había compuesto cuatro o cinco páginas, cuando, deseoso el duque de
saber qué tal me portaba, volvió y me dijo: «Santillana, enséñame lo
que has hecho, que quiero verlo.» Al mismo tiempo pasó la vista por mi
escrito y leyó el principio con mucha atención. Yo me sorprendí al ver
lo que le gustó. «Aunque estaba tan inclinado a tu favor--me dijo--,
te confieso que has excedido a lo que esperaba de ti. No solamente
escribes con toda la propiedad y precisión que yo quiero, sino que
además encuentro tu estilo fluido y festivo. Bien me acreditas el
acierto que he tenido en escoger tu pluma y me consuelas de la pérdida
de tu predecesor.» El ministro no hubiera limitado a esto mi elogio si
a este tiempo no hubiera venido a interrumpirle su sobrino el conde
de Lemos. Su excelencia le dió muchos abrazos y le recibió de un modo
que me hizo entender le amaba tiernamente. Los dos se encerraron para
tratar en secreto de un negocio de familia de que luego hablaré y del
que estaba el duque entonces más ocupado que de los del rey.

Mientras estaban encerrados oí dar las doce. Como sabía que los
secretarios y covachuelistas dejaban a esta hora el bufete para ir a
comer adonde querían, dejé en aquel estado mi ensayo y salí para ir, no
a casa de Monteser, porque ya me había pagado mis salarios y despedido,
sino a la más famosa hostería del barrio de Palacio. Una de las
ordinarias no convenía a mi persona. _¡Piensa que ahora sirves al rey!_
Estas palabras, que el duque me había dicho, se me venían sin cesar a
la memoria y eran otras tantas semillas de ambición que fermentaban por
momentos en mi ánimo.


                             CAPITULO III

  Sabe Gil Blas que su empleo no deja de tener desazones. De la
  inquietud que le causó esta nueva y de la conducta que se vió
  obligado a guardar.


Al entrar tuve gran cuidado de hacer saber al hostelero que era yo un
secretario del primer ministro, y, como tal, no sabía qué mandarle que
me trajese de comer. Temía pedir cosa que oliese a estrechez, y así, le
dije me diese lo que le pareciera. Me regaló muy bien y me hizo servir
como a persona de distinción, lo que me llenó más que la comida. Al
pagar tiré sobre la mesa un doblón y cedí a los criados lo que debían
volverme, que sería a lo menos la cuarta parte, saliendo de la hostería
con gravedad y tiesura, en ademán de un joven muy pagado de su persona.

A veinte pasos había una gran posada de caballeros, en donde de
ordinario se hospedaban señores extranjeros. Alquilé un aposento de
cinco o seis piezas, con buenos muebles, como si ya tuviese dos o
tres mil ducados de renta, y pagué adelantado el primer mes. Después
de esto volví a mi tarea y empleé toda la siesta en continuar lo
comenzado por la mañana. En una pieza inmediata a la mía estaban otros
dos secretarios; pero éstos no hacían más que poner en limpio lo que
el mismo duque les daba a copiar. Desde la misma tarde, al retirarnos,
me hice amigo de ellos, y para granjear mejor su amistad los llevé a
casa de mi hostelero, en donde les hice servir los mejores platos que
ofrecía la estación y los vinos más delicados y estimados en España.

Sentámonos a la mesa y empezamos a conversar con más alegría que
entendimiento, porque, sin hacer agravio a mis convidados, conocí desde
luego que no debían a sus talentos los empleos que ocupaban en su
secretaría. Eran hábiles, a la verdad, en hacer hermosa letra redonda y
bastardilla, pero no tenían la menor tintura de las que se enseñan en
las Universidades.

En recompensa, sabían con primor lo que les tenía cuenta, y me dieron a
entender que no estaban tan embriagados con el honor de estar en casa
del primer ministro, que no se quejasen de su estado. «Cinco meses ha
que servimos--decía uno--a nuestra costa. No nos pagan el sueldo, y
lo peor es que está por arreglar y no sabemos bajo qué pie estamos.»
«Por lo que hace a mí--decía el otro--, quisiera haber recibido veinte
zurriagazos en lugar de sueldo, con tal que me dejasen la libertad de
tomar otro destino, porque después de las cosas secretas que he escrito
no me atrevería a retirarme de mi propio motivo ni a pedir licencia
para ello. ¡Bien puede ser que fuese a ver la torre de Segovia o el
castillo de Alicante!»

«Pues ¿cómo hacen ustedes para mantenerse?--les dije--. Sin duda
tendrán hacienda.» Me respondieron que muy poca, pero que, por fortuna,
vivían en casa de una viuda honrada, que les fiaba y daba de comer a
cada uno por cien doblones al año. Toda esta conversación, de la cual
no perdí palabra, bajó al punto mis humos altaneros. Me figuré que
seguramente no se tendría conmigo más atención que con los otros; que,
por consiguiente, no debía estar tan satisfecho de mi empleo, que era
menos sólido de lo que yo había creído, y que, en fin, debía economizar
mucho el bolsillo. Estas reflexiones me sanaron de la furia de gastar.
Principié a arrepentirme de haber convidado a aquellos secretarios y a
desear se acabase la comida, y cuando llegó el caso de pagar la cuenta
tuve una disputa con el hostelero sobre su importe.

Separámonos a media noche, porque no les insté a que bebieran más.
Ellos se marcharon a casa de su viuda y yo me retiré a mi soberbia
habitación, lleno de rabia de haberla alquilado y prometiendo de
veras dejarla al fin del mes. A pesar de que me acosté en una buena
cama, mi desazón me quitó el sueño. Pasé lo restante de la noche en
discurrir los medios de no servir de balde al rey, y me atuve sobre
este particular a los consejos de Monteser. Me levanté con ánimo de ir
a cumplimentar a don Rodrigo Calderón, hallándome entonces en la mejor
disposición para presentarme a un hombre tan altivo y de cuyo favor
bien conocía yo que necesitaba; y, con efecto, pasé a casa de este
secretario.

Su vivienda tenía comunicación con la del duque de Lerma y era igual a
ella en magnificencia. No hubiera sido fácil distinguir por los muebles
al amo del criado. Dije le entrasen recado de que estaba allí el
sucesor de don Valerio, pero esto no impidió me hiciesen esperar más de
una hora en la antesala. «¡Señor nuevo secretario--me decía yo en este
tiempo--, tenga usted paciencia si gusta! ¡A usted le harán morder el
ajo antes que usted se lo haga morder a otros!»

Al fin abrieron la puerta del cuarto. Entré y me acerqué a don Rodrigo,
que acababa de escribir un billete amoroso a su sirena encantadora y se
lo estaba entregando en aquel momento a Perico. No me había presentado
al arzobispo de Granada, al conde Galiano ni aun al primer ministro
con tanto respeto como ante el señor Calderón. Le saludé bajando la
cabeza hasta el suelo y le pedí su protección en términos de que no
puedo acordarme sin rubor; tan llenos estaban de sumisión. En el ánimo
de otro menos vano que él no me hubiera hecho ningún favor mi bajeza;
pero a él le agradaron mucho mis rastreros rendimientos y me respondió
con bastante cortesía que no malograría ninguna ocasión en que pudiera
servirme.

Sobre esto le di gracias con grandes demostraciones de celo por la
inclinación favorable que me manifestaba y le aseguré de mi eterno
reconocimiento; después, temiendo incomodarle, salí, suplicándole me
perdonase si había interrumpido sus importantes ocupaciones. Luego
que di este paso tan indecoroso me retiré a mi despacho y concluí la
obra que se me había encargado. El duque no dejó de entrar por la
mañana, y quedando no menos complacido del fin de mi trabajo que del
principio, me dijo: «Esto está muy bueno. Escribe lo mejor que puedas
este compendio histórico en el registro de Cataluña y, concluído, toma
de la bolsa otro informe, que pondrás en orden del mismo modo.» Tuve
una conversación bastante larga con su excelencia, cuyo modo afable y
familiar me encantaba. ¡Qué diferencia entre él y Calderón! Eran dos
personas que contrastaban singularmente.

Aquel día me fuí a una hostería en donde se comía a precio fijo, y
resolví ir allí de incógnito todos los días hasta ver el efecto que
producían mi respeto y sumisión. Tenía yo dinero para tres meses a lo
más y me prescribí este término para trabajar a costa de quien hubiese
lugar, proponiéndome (siendo las locuras más cortas las mejores)
abandonar, pasado este término, la corte y su oropel si no me señalaban
sueldo. Dispuesto así mi plan, nada me quedó por hacer en dos meses
para agradar al señor Calderón; pero hizo tan poco caso de todo lo
que yo practicaba para conseguirlo, que perdí las esperanzas. Mudé de
conducta con respecto a él, cesé de hacerle la corte y sólo pensé en
aprovecharme de los momentos de conversación con el duque.


                              CAPITULO IV

  Gil Blas consigue el favor del duque de Lerma, que le confía un
  secreto de importancia.


Aunque su excelencia me veía todos los días por un instante, sin
embargo pude granjearle insensiblemente la voluntad en tales términos
que un día, después de comer, me dijo: «Escucha, Gil Blas, sabe que
me agrada tu ingenio y que te estimo. Eres un mozo celoso, fiel, muy
inteligente y callado, y así, me parece que no erraré si te hago dueño
de mi confianza.» A estas palabras me arrojé a sus pies, y después de
haberle besado respetuosamente la mano, que me alargó para levantarme,
le respondí: «¡Es posible que se digne vuestra excelencia honrarme
con un favor tan grande! ¡Cuántos enemigos secretos me van a suscitar
vuestras bondades! Pero sólo temo el rencor de una persona, que es don
Rodrigo Calderón.» «Nada tienes que temer de él--respondió el duque--.
Yo le conozco; desde su niñez me ha querido, y puedo decir que sus
sentimientos son tan conformes con los míos, que quiere todo lo que me
gusta, así como aborrece todo cuanto me desagrada. En lugar de temer
que te tenga aversión, debes, al contrario, contar con su amistad.»
Por aquí conocí lo astuto que era el señor don Rodrigo, que había
conquistado el ánimo de su excelencia, y que yo debía procurar estar
muy bien con él.

«Para principiar--prosiguió el duque--a ponerte en posesión de mi
confianza, voy a descubrirte un designio que medito, porque conviene te
enteres de él a fin de que procures desempeñar los encargos que pienso
darte en adelante. Hace mucho tiempo que veo mi autoridad generalmente
respetada, que mis órdenes se obedecen ciegamente y que dispongo a mi
arbitrio de los cargos, empleos, gobiernos, virreinatos, beneficios, y
aun me atrevo a decir que reino en España. Mi fortuna no puede llegar
a más; pero quisiera preservarla de las borrascas que empiezan a
amenazarla, y a este efecto desearía me sucediese en el ministerio el
conde de Lemos, mi sobrino.»

Habiendo advertido el ministro que este último punto me había
sorprendido en extremo, me dijo: «Veo bien, Santillana, conozco bien
lo que te admira. Te parece muy extraño que prefiera mi sobrino a
mi propio hijo el duque de Uceda; pero has de saber que éste es de
cortísimos alcances para ocupar mi puesto y que además soy su enemigo.
No puedo llevar el que haya hallado el secreto de agradar al rey y que
éste quiera hacerle su privado. El favor de un soberano se parece a
la posesión de una mujer a quien se adora; es ésta una felicidad tan
envidiable, que nadie quiere que un rival tenga parte en ella, por
más que le unan a él los lazos de la sangre y de la amistad. En esto
te manifiesto--continuó--lo íntimo de mi corazón. Ya he intentado
desconceptuar en el ánimo del rey al duque de Uceda, y no habiendo
podido conseguirlo, he levantado otra batería: quiero que el conde de
Lemos, por su parte, se granjee la estimación del príncipe de España.
Siendo gentilhombre de cámara con destino a su cuarto, tiene ocasión
de hablarle a cada paso, y además de que tiene talento, yo sé un medio
de hacerle lograr esta empresa. Con esta estratagema, contraponiendo
mi hijo a mi sobrino, suscitaré entre estos primos una competencia
que los obligará a ambos a buscar mi apoyo, y esta necesidad que
tendrán de mí hará me estén uno y otro sumisos. Ve aquí cuál es mi
proyecto--añadió--, y tu mediación no me será inútil en él. Te enviaré
a hablar secretamente al conde de Lemos, y me contarás de su parte lo
que tenga que participarme.»

Después de esta confianza, que yo miraba como dinero contante, cesó mi
inquietud. «¡En fin--decía yo--, heme aquí colocado en una situación
que me promete montes de oro! Porque es imposible que el confidente
de un hombre que gobierna la Monarquía española no se halle bien
presto colmado de riquezas.» Poseído de tan dulce esperanza, veía con
indiferencia apurarse mi pobre bolsillo.


                              CAPITULO V

  En el que se verá a Gil Blas lleno de gozo, de honra y de miseria.


Bien presto se echó de ver el favor que yo merecía al ministro, y él
mismo lo daba a entender públicamente entregándome la bolsa de los
papeles que acostumbraba antes llevar su excelencia mismo cuando iba
a despachar. Esta novedad, que dió motivo para que me tuviesen en
el concepto de un valido, excitó la envidia de muchos y me atrajo
bastantes cumplimientos de corte. Los dos oficiales, mis inmediatos,
no fueron los últimos a felicitarme sobre mi próxima elevación y me
convidaron a cenar en casa de su viuda, no tanto por correspondencia
cuanto con la mira de tenerme obligado a su favor para en adelante. Me
veía obsequiado por todas partes, y hasta el orgulloso Calderón mudó
de modales conmigo. Ya me llamaba _señor de Santillana_, cuando hasta
entonces me había tratado siempre de vos, sin haber empleado jamás el
tratamiento de _usted_. Se me mostraba muy propicio, especialmente
cuando pensaba que nuestro favorecedor podía notarlo, pero aseguro que
no trataba con ningún tonto. Yo correspondía a sus atenciones con
tanta más urbanidad cuanto más le aborrecía. No se hubiera portado
mejor un cortesano consumado.

También acompañaba al duque mi señor cuando iba a palacio, que por lo
regular era tres veces al día; por la mañana entraba en el cuarto de
su majestad cuando ya estaba despierto, se ponía de rodillas junto a
la cabecera de su cama, hablábale de lo que había su majestad de hacer
en el día y le dictaba las cosas que había de decir, con lo que se
retiraba. Después de comer volvía, no para hablarle de negocios, sino
de cosas alegres; le divertía contándole todos los lances graciosos
que ocurrían en Madrid, los cuales era siempre el primero que los
sabía, porque tenía personas pagadas a este efecto; y, en fin, iba por
la noche la tercera vez a ver al rey, le daba cuenta como le parecía
de lo que había hecho en el día y le pedía por ceremonia sus órdenes
para el día siguiente. Mientras estaba con su majestad, yo me quedaba
en la antecámara, en donde había personas distinguidas dedicadas a
solicitar la protección de la Corte, que anhelaban mi conversación y
se vanagloriaban de que yo me dignara concedérsela. En vista de esto,
¿cómo podría yo no creerme hombre de importancia? Muchos hay en la
corte que con menos fundamento se tienen por tales.

Un día tuve mayor motivo para envanecerme. El rey, a quien el duque
había hablado con grande elogio de mi estilo, tuvo la curiosidad de
ver una muestra de él. Su excelencia me hizo tomar el registro de
Cataluña, llevóme a presencia del monarca y me mandó leyese el primer
extracto que había formado. Si la presencia del soberano me turbó al
pronto, la del ministro me animó inmediatamente, y leí mi obra, que
su majestad oyó con agrado y tuvo la bondad de asegurar que estaba
satisfecho de mí y aun la de encargar a su ministro cuidase de mis
ascensos, todo lo cual en nada disminuyó el orgullo de que yo ya estaba
poseído, y la conversación que tuve pocos días después con el conde de
Lemos acabó de llenarme la cabeza de ideas ambiciosas.

Fuí un día a buscar a este señor de parte de su tío al cuarto del
príncipe y le presenté una carta credencial, en la que el duque le
aseguraba podía hablarme con confianza, como que estaba enterado del
asunto que tenía entre manos y escogido para mensajero de ambos. El
conde, así que leyó la esquela me condujo a un cuarto, donde nos
encerramos solos, y allí aquel caballero joven me habló en estos
términos: «Supuesto que usted ha logrado la confianza del duque de
Lerma, no dudo que la merecerá ni tengo dificultad en hacer a usted
depositario de la mía. Sabrá usted, pues, que las cosas van a pedir
de boca; el príncipe de España me distingue entre todos los señores
de su servidumbre que estudian el modo de agradarle. Esta mañana he
tenido una conferencia con su alteza, en la que me ha parecido estar
disgustado de verse, por la mezquindad del rey, sin facultades para
seguir los impulsos de su generoso corazón y aun de hacer un gasto
correspondiente a un príncipe. Yo le he manifestado cuánto lo sentía,
y aprovechándome de la ocasión, he ofrecido llevarle mañana, cuando se
levante, mil doblones, esperando mayores sumas, las que he asegurado
le suministraré sin tardanza. Mi oferta le ha complacido mucho y estoy
cierto de captar su benevolencia si le cumplo la palabra. Id--añadió--,
noticiad a mi tío estos pormenores y volved esta tarde a decirme su
sentir acerca de ello.»

Luego que concluyó, me despedí de él y pasé a dar parte al duque de
Lerma, quien, oído mi recado, envió a pedir a Calderón mil doblones,
de que me hice cargo aquella tarde y fuí a llevárselos al conde,
diciendo entre mí: «¡Bueno, bueno! ¡Ahora veo claramente cuál es
el medio infalible de que se vale el ministro para salir con su
intento! ¡Pardiez que tiene razón, y según todas las señales, estas
prodigalidades no le arruinarán! Fácilmente adivino de qué cofre saca
estos hermosos doblones; pero bien considerado, ¿no es razón que el
padre sea quien mantenga al hijo?» Al separarme del conde de Lemos
me dijo en voz baja: «¡Adiós, nuestro amado confidente! El príncipe
de España es un poco inclinado a las damas y será necesario que tú y
yo tratemos de este punto en la primera ocasión, porque preveo que
muy presto necesitaré de tu ministerio.» Me retiré reflexionando en
estas palabras, que a la verdad no eran ambiguas y que me llenaban de
satisfacción. «¿Cómo diablos es esto?--decía yo--. ¿Si estaré próximo a
ser el Mercurio del heredero de la Monarquía?» Yo no examinaba si esto
era bueno o malo, porque la claridad del galán ofuscaba mi conciencia.
¡Qué gloria para mí ser agente de los placeres de un gran príncipe!
«¡Oh! ¡Poco a poco, señor Gil Blas!--se me dirá--. No se trataba en
cuanto a vos más que de haceros un agente subalterno.» Convengo en
ello; pero en substancia, estos dos empleos son de tanto honor uno como
otro. Solamente se diferencian en el provecho.

Cumpliendo bien con estas nobles comisiones, adelantando más de
día en día en la gracia del primer ministro y con tan lisonjeras
esperanzas, ¡qué feliz no habría yo sido si la ambición me hubiera
preservado del hambre! Ya hacía más de dos meses que había dejado mi
aposento magnífico y ocupaba un cuarto pequeño en una de las posadas
de caballeros más económicas. Aunque esto me causaba sentimiento, lo
llevaba con paciencia, porque salía de madrugada y no volvía hasta
la noche a la hora de acostarme. Todo el día estaba en mi teatro, es
decir, en casa del duque, en donde hacía el papel de señor; pero cuando
me retiraba a mi cuartito desaparecía el señor y sólo quedaba el pobre
Gil Blas sin dinero y, lo peor de todo, sin tener de qué hacerle.
Además de que yo era demasiado orgulloso para descubrir a alguno mis
necesidades, a nadie conocía que pudiese socorrerme sino a Navarro, a
quien no me atrevía a recurrir por haber hecho poco caso de él desde
que me había introducido en la Corte. Me vi precisado a vender mis
vestidos uno a uno, sin quedarme mas que con aquellos que precisamente
necesitaba, y ya no iba a la hostería por no tener con qué pagar mi
manutención. Mas ¿qué hacía yo para subsistir? Voy a decirlo. Todas
las mañanas nos traían a la oficina para desayunarnos un panecillo y
un traguito de vino; esto era cuanto nos hacía dar el ministro. Yo no
comía más en todo el día y comúnmente me acostaba sin cenar.

Tal era la suerte de un hombre que brillaba en la corte y que debía
causar más lástima que envidia. Sin embargo, no pudiendo resistir a
mi miseria, me determiné por último a descubrírsela con maña al duque
de Lerma si encontraba ocasión. Por fortuna, se presentó ésta en El
Escorial, adonde el rey y el príncipe de España fueron algunos días
después.


                              CAPITULO VI

  Qué modo tuvo Gil Blas de dar a conocer su pobreza al duque de
  Lerma y cómo se portó con él este ministro.


Cuando el rey estaba en El Escorial mantenía a toda la comitiva,
de modo que allí no sentía yo el peso de la miseria. Dormía en una
recámara cerca del cuarto del duque. Una mañana, habiéndose levantado
el ministro, según su costumbre, al romper el día, me hizo tomar
algunos papeles con recado de escribir y me dijo le siguiese a los
jardines de palacio. Nos sentamos debajo de unos árboles, en donde, por
orden suya, me puse en la actitud de un hombre que escribe sobre la
copa de su sombrero, y su excelencia aparentaba leer un papel que tenía
en la mano. Desde lejos parecía que estábamos ocupados en negocios
muy graves, y, a la verdad, sólo hablábamos de bagatelas, porque a su
excelencia no le disgustaban.

Ya hacía más de una hora que le divertía con todas las agudezas que
me sugería mi humor jocoso, cuando vinieron a plantarse dos urracas
sobre los árboles que nos cubrían con su sombra. Comenzaron a charlar
con tanta algazara que nos llamaron la atención. «Estas aves--dijo
el duque--parece que riñen, y me alegraría saber el asunto de su
pendencia.» «Señor--le dije--, la curiosidad de vuestra excelencia me
trae a la memoria una fábula indiana que leí en Pilpai o en otro autor
fabulista.» El ministro me preguntó qué fábula era ésta y se la conté
en estos términos:

«En cierto tiempo reinaba en Persia un buen monarca que, no teniendo
suficiente capacidad para gobernar por sí mismo sus Estados, dejaba
este cuidado a su gran visir. Este ministro, llamado Atalmuc, tenía un
gran talento. Sostenía sin fatiga el peso de aquella vasta Monarquía,
manteniéndola en una paz profunda, y poseía también el arte de hacer
amable y respetable la autoridad real en términos que los vasallos
hallaban un padre afectuoso en un visir fiel a su monarca. Atalmuc
tenía entre sus secretarios un joven cachemiriano llamado Zangir,
a quien estimaba más que a los otros y con cuya conversación se
complacía, llevándole consigo a la caza y descubriéndole hasta sus
más íntimos secretos. Un día que andaban cazando ambos por un bosque,
viendo el visir dos cuervos que graznaban sobre un árbol, dijo a
su secretario: «Me alegrara saber lo que estas aves se dicen en su
lengua.» «Señor--le respondió el cachemiriano--, vuestros deseos
se pueden satisfacer.» «¿Y cómo?», dijo Atalmuc. «Habéis de saber,
señor--respondió Zangir--, que un dervís cabalista me enseñó el idioma
de las aves. Si lo deseáis, yo escucharé a estos cuervos y os repetiré
palabra por palabra lo que les haya oído.»

»Consintió en ello el visir, y acercándose el cachemiriano a los
cuervos y haciendo como que los escuchaba atentamente, volvió después
a su amo y le dijo: «Señor, ¿podríais creerlo? Nosotros somos el
asunto de su conversación.» «¡Eso no es posible!--exclamó el ministro
persiano--. ¿Pues qué dicen de nosotros?» «Uno de ellos--replicó el
secretario--ha dicho: «Ve aquí al mismo gran visir, a esa águila
tutelar que cubre con sus alas la Persia como su nido y que se desvela
sin cesar por su conservación. Para descansar de sus penosas tareas,
viene a cazar a este bosque con su fiel Zangir. ¡Qué dichoso es este
secretario en servir a un amo que le hace mil favores!». «¡Poco a
poco!--interrumpió el otro cuervo--. ¡Poco a poco! ¡No ponderes tanto
la felicidad de ese cachemiriano! Es cierto que Atalmuc conversa con
él familiarmente, que le honra con su confianza, y tampoco pongo duda
en que tendrá intención de darle algún día un empleo importante, pero
entretanto Zangir se morirá de hambre. Este pobre infeliz está viviendo
en un miserable cuarto de una posada, en donde carece de lo más
necesario; en una palabra, pasa una vida miserable, sin que ninguno de
la corte lo eche de ver. El gran visir no cuida de saber si tiene o no
con qué vivir, y, contentándose con tenerle afecto, le deja entregado a
la miseria.»

Aquí cesé de hablar, para ver cómo se explicaba el duque de Lerma,
quien me preguntó sonriéndose qué impresión había hecho este apólogo
en el ánimo de Atalmuc y si aquel gran visir se había ofendido del
atrevimiento de su secretario. «No, señor--le respondí, algo turbado
de su pregunta--; la fábula dice, al contrario, que le colmó de
beneficios.» «Fué fortuna--replicó el duque con seriedad--, porque hay
ministros que no llevarían a bien se les diesen semejantes lecciones.
Pero--añadió, cortando la conversación y levantándose--creo que el rey
no tardará mucho en despertar. Mi obligación me llama a su lado.» Dicho
esto, se encaminó muy de prisa hacia palacio, sin hablarme más, y, a lo
que me pareció, muy disgustado de mi fábula indiana.

Seguíle hasta la puerta del cuarto de su majestad y después fuí a
poner los papeles que llevaba en el sitio de donde los había tomado.
Entré en un gabinete, en donde trabajaban nuestros dos secretarios
copiantes, que también habían ido a la jornada. «¿Qué tiene usted,
señor de Santillana?--dijeron al verme--. ¡Usted está muy demudado! ¡A
usted le ha sucedido algún lance pesaroso!»

Yo estaba demasiado impresionado del mal efecto de mi apólogo para
ocultarles la causa de mi aflicción, y así, les conté las cosas que
había dicho al duque y se manifestaron sensibles a la gran pesadumbre
de que les parecí poseído. «Tiene usted razón para estar desazonado--me
dijo uno de ellos--. Su excelencia toma algunas veces las cosas al
revés.» «Esa es mucha verdad--dijo el otro--. ¡Quiera Dios que sea
usted mejor tratado que lo fué un secretario del cardenal Espinosa,
que, cansado de no haber recibido nada en quince meses que le tenía
empleado su eminencia, se tomó un día la libertad de manifestarle sus
necesidades y de pedir algún dinero para mantenerse! Razón es--le dijo
el ministro--que se os pague. Tomad--prosiguió, dándole una libranza
de mil ducados--, id a la Tesorería real a recibir este dinero; pero
acordaos al mismo tiempo que quedo agradecido a vuestros servicios.
El secretario se hubiera ido consolado de ser despedido si después
de recibir los mil ducados le hubiesen dejado buscar acomodo en otra
parte; pero al salir de casa del cardenal le prendió un alguacil y le
condujo a la torre de Segovia, en donde ha estado mucho tiempo.»

Este hecho histórico aumentó mi temor de modo que me contemplé
perdido, y no hallando consuelo, empecé a reprenderme de mi poca
paciencia, como si no la hubiese tenido sobrada. «¡Ay de mí!--decía--.
¿Para qué me habré yo aventurado a relatar aquella desgraciada fábula
que ha desagradado al ministro? Acaso iría ya a sacarme de mi apuro y
quizá estaba yo en vísperas de hacer una de aquellas fortunas rápidas
que asombran. ¡Qué de riquezas, qué de honores pierdo por mi desatino!
Debía haber mirado que hay grandes que no gustan se les advierta nada
y que hasta las más leves cosas que tienen obligación de dar quieren
sean recibidas como gracias. ¡Mejor me hubiera estado continuar con mi
dieta, sin manifestar nada al duque, y aun dejarme morir de hambre,
para echarle a él toda la culpa!»

Aunque hubiera conservado alguna esperanza, mi amo, a quien vi por la
siesta, me la habría desvanecido enteramente. Su excelencia se mostró,
contra su costumbre, muy serio conmigo, y no me habló palabra, lo que
en el resto del día me causó una inquietud mortal, sin que en la noche
estuviese más tranquilo. La desazón de ver desaparecerse mis agradables
ilusiones y el temor de aumentar el número de los presos de Estado sólo
me permitieron suspirar y lamentarme.

El día siguiente fué el día de crisis. El duque me hizo llamar aquella
mañana. Entré en su cuarto más azorado que un reo que va a ser juzgado.
«Santillana--me dijo alargándome un papel que tenía en la mano--, toma
esta libranza...» Esta palabra libranza me estremeció, y dije entre
mí: «¡Oh, Cielos, aquí tenemos al cardenal Espinosa! ¡El carruaje está
prevenido para Segovia!» El sobresalto que se apoderó de mí en aquel
momento fué tal, que interrumpí al ministro y, arrojándome a sus pies,
le dije anegado en llanto: «¡Señor, suplico a vuestra excelencia muy
humildemente perdone mi atrevimiento! ¡La necesidad me obliga a dar a
entender a vuestra excelencia mi miseria!»

El duque no pudo dejar de reírse al ver mi turbación. «Consuélate, Gil
Blas--me respondió--, y óyeme. Aunque el descubrirme tus necesidades
sea echarme en cara el no haberlas precavido, no te lo tomo a mal,
amigo mío; antes bien, me atribuyo el mal a mí mismo por no haberte
preguntado de qué te mantenías. Mas para empezar a enmendar este
descuido, te doy una libranza de mil quinientos ducados, los cuales te
entregarán a la vista en la Tesorería real. No es esto solo: lo mismo
te prometo todos los años, y además te doy facultad de que me hables en
favor de personas ricas y generosas que busquen tu protección.»

En el impulso de gozo que me causaron estas palabras, besé los pies al
ministro, quien, habiéndome mandado levantar, siguió hablando conmigo
familiarmente. Por mi parte, quise recobrar mi buen humor, pero no me
fué posible pasar con tanta rapidez de la pena a la alegría. Quedé tan
turbado como un delincuente que oye gritar perdón en el instante que
creía recibir el golpe mortal. Mi amo atribuyó mi agitación a sólo el
temor de haberle desagradado, aunque el temor de una prisión perpetua
no tuvo en ello menos parte, y me confesó que había aparentado tibieza
para ver si yo sentía mucho su mudanza; que mi sentimiento le había
hecho conocer la inclinación que le tenía, por lo que él también me
apreciaba más.


                             CAPITULO VII

  De lo bien que empleó sus mil quinientos ducados; del primer
  negocio en que medió y del provecho que sacó de él.


El rey, como si hubiera querido librarme de mi impaciencia, se volvió
el día siguiente a Madrid. Fuí volando a la Tesorería real, en donde
cobré inmediatamente el importe de mi libramiento. Es de admirar que
no se le trastorne el juicio a un mendigo que pasa prontamente de la
miseria a la opulencia. Yo mudé así que varié de suerte y no escuché
más que a mi ambición y a mi vanidad. Dejé mi miserable posada de
caballeros para los secretarios que aun no habían aprendido el lenguaje
de los pájaros, y por segunda vez alquilé mi hermosa vivienda, que por
fortuna estaba desocupada. Envié a buscar un sastre famoso que vestía
a casi todos los elegantes; me tomó la medida y me llevó a casa de un
mercader, de donde sacó seis varas de paño que decía se necesitaban
para hacerme un vestido. ¡Seis varas de paño para un vestido a la
española! ¡Adónde vamos a parar! Pero no murmuremos sobre esto. Los
sastres afamados siempre necesitan más que los otros. Compré además
ropa blanca, que me hacía gran falta, medias de seda y un sombrero de
castor con galón de oro.

Después de esto, no siéndome decente pasar sin un lacayo, supliqué a
Vicente Foreto, mi huésped, me buscase uno de su satisfacción. Los más
de los extranjeros que alojaban en su casa solían, luego que llegaban
a Madrid, recibir criados españoles, lo que atraía a aquella posada
todos los lacayos que se encontraban sin acomodo. El primero que
se presentó era un mozo de una fisonomía tan apacible y tan devota
que no le quise; me parecía ver en él a Ambrosio de Lamela. «Yo no
quiero--dije a Foreto--criados que tengan un aspecto tan virtuoso,
porque estoy escarmentado de ellos.» Apenas despaché a éste, cuando
llegó otro, que me parecía muy despierto, más arriscado que un paje
cortesano y, además, un si es no es taimado. Este me agradó. Hícele
algunas preguntas, a las que respondió con despejo. Conocí que era
travieso y como de molde para mis asuntos. Le recibí y no me pesó de mi
elección, antes advertí bien presto que había hecho un buen hallazgo.
Como el duque me había permitido le hablase a favor de las personas a
quienes deseara servir, y yo estaba en ánimo de no despreciar tan útil
permiso, necesitaba de un perdiguero que descubriese la caza, es decir,
de un hombre astuto que tuviese maña y pudiera escudriñar y traerme
gentes que tuviesen que pedir al primer ministro. Cabalmente ésta era
la habilidad de Escipión--que así se llamaba mi lacayo--, que había
servido a doña Ana de Guevara, ama de leche del príncipe de España, en
cuya casa la había ejercitado, siendo esta señora una de aquellas que,
mirándose con algún valimiento en la Corte, quieren aprovecharse de él.

Así que manifesté a Escipión que me era posible obtener gracias del
rey, salió a campaña, y el mismo día me dijo: «Señor, he hecho un gran
descubrimiento: acaba de llegar a Madrid un mozo, caballero granadino,
llamado don Rogerio de Rada. Desea la protección de usted para con el
duque de Lerma en un negocio de honor y pagará bien el favor que se le
haga. Me he visto con él y quería dirigirse a don Rodrigo, cuyo poder
le han ponderado, pero se lo he quitado de la cabeza, haciéndole saber
que el secretario vendía sus buenos oficios a peso de oro, en vez de
que usted se contentaba con una decente demostración de agradecimiento
y que aun haría usted el empeño de balde si su situación le permitiese
seguir su inclinación generosa y desinteresada. En fin, le he hablado
de modo que mañana por la mañana le tendrá usted aquí de madrugada.»
«¡Cómo, pues--le dije--, señor Escipión, usted ha andado ya mucho
camino! Conozco que no es usted novicio en materia de manejos y extraño
que no esté usted más rico.» «Esto es lo que no debe sorprender a
usted--me respondió--; yo no atesoro y quiero que circule el dinero.»

Efectivamente, vino a verme don Rogerio de Rada, a quien recibí con
una cortesía mezclada de gravedad. «Señor mío--le dije--, antes de
tomar cartas por usted, quiero saber el negocio de honor que le trae
a la corte, porque podría ser tal que no me atreviera a hablar de él
al primer ministro. Hágame usted, pues, si gusta, una fiel relación,
y crea que tomaré con calor sus intereses, si son tales que pueda
tomarlos a su cargo un hombre honrado.» «Con mucho gusto--respondió el
granadino--; voy a contar a usted mi historia sinceramente.» Y fué de
esta suerte.


                             CAPITULO VIII

                   Historia de don Rogerio de Rada.


«Don Anastasio de Rada, hidalgo granadino, vivía dichoso en la ciudad
de Antequera con doña Estefanía, su esposa, la que, además de su genio
afable y extremada hermosura, poseía una sólida virtud. Si amaba
tiernamente a su marido, él la correspondía con extremo. Pero era muy
celoso, y aunque no tenía motivo para dudar de la fidelidad de su
mujer, no dejaba de vivir inquieto. Temía que algún enemigo oculto
de su sosiego intentase ofender su honor, y esta sospecha le hacía
desconfiar de sus amigos, menos de don Huberto de Hordales, que entraba
libremente en su casa, como primo de Estefanía, siendo a la verdad éste
el único hombre de quien debía recelar.

»Efectivamente, don Huberto, sin atender al parentesco que los unía
ni a la amistad particular que don Anastasio le profesaba, se enamoró
de su prima y tuvo atrevimiento de declararle su amor. La señora, que
era prudente, en lugar de un rompimiento, que hubiera tenido fatales
consecuencias, reprendió con suavidad a su pariente lo grave de su
maldad en querer seducirla y deshonrar a su marido y le dijo muy
seriamente que no debía esperar el logro de sus designios.

»Esta moderación sólo sirvió para inflamar más al caballero, el cual,
imaginando que era necesario arriesgarlo todo con una mujer de este
carácter, principió a usar con ella de modales poco atentos, y un día
tuvo la avilantez de estrecharla a que satisficiese sus deseos. Ella
le rechazó con severidad y le amenazó con que haría que don Anastasio
castigase su arrojo. Espantado de la amenaza, el galán ofreció no
hablarle más de amor, y en fe de esta promesa Estefanía le perdonó lo
pasado.

»Don Huberto, que naturalmente era de mala índole, no pudo ver tan
mal pagado su cariño sin concebir un vil deseo de venganza. Conocía
a don Anastasio por hombre celoso y capaz de creer todo cuanto él
quisiera infundirle; este conocimiento le bastó para idear el más
horrible designio que pueda caber en el corazón más malvado. Una tarde
que se paseaba sólo con éste débil esposo, le dijo con semblante
muy melancólico: «Mi amado amigo, yo no puedo estar más tiempo sin
revelaros un secreto que no pensara descubriros si no conociera que
os importa más vuestro honor que vuestro reposo; vuestro pundonor
y el mío, en punto de ofensas, no me permitan ocultaros lo que pasa
en vuestra casa. Preparaos a oír una noticia que os causará tanta
aflicción como asombro, porque voy a heriros en la parte más sensible.»

«¡Ya os entiendo--interrumpió don Anastasio todo turbado--, vuestra
prima me es infiel!» «¡Yo no la reconozco por prima!--repuso Hordales
con aspecto irritado--. ¡La desconozco! ¡Es indigna de teneros por
marido!» «¡Eso es demasiado hacerme padecer!--exclamó don Anastasio--.
¡Hablad! ¿Qué ha hecho Estefanía?» «¡Os ha vendido!--prosiguió don
Huberto--. Tenéis un rival, a quien recibe de oculto, cuyo nombre no
puedo decir, porque el adúltero, a favor de una noche obscura, se
ha escondido de quien le observaba. Lo que yo sé es que os engaña,
y de ello estoy seguro. El interés que debo tomar en este asunto
os afianza la verdad de mi narración. Cuando me declaro contra
Estefanía es preciso que esté bien convencido de su infidelidad. Es
inútil--continuó, habiendo observado que sus palabras causaban el
efecto que esperaba--, es ocioso deciros más. Advierto estáis indignado
de la ingratitud con que se atreve a pagar vuestro amor y que meditáis
una justa venganza; yo no me opondré a ella. No os paréis a considerar
cuál es la víctima que vais a sacrificar; mostrad a toda la ciudad que
nada hay que no podáis inmolar a vuestro honor.»

»De este modo excitaba el traidor a un esposo demasiado crédulo contra
una mujer inocente; y le pintó con tan vivos colores la afrenta de
que se cubría si dejaba la ofensa sin castigo, que llegó a encender
en cólera a don Anastasio, el cual, perdido el juicio, pareciendo que
las furias le agitaban, vuelve a su casa resuelto a dar de puñaladas a
su desgraciada esposa. La encuentra que iba a meterse en la cama. Al
pronto se contiene, esperando que los criados se retiren. Entonces,
sin contenerle el temor de la ira del Cielo ni el deshonor que podría
resultar a una honrada familia, ni aun el amor natural que debía
tener a la criatura de seis meses de que su mujer estaba embarazada,
se acercó a su víctima, y lleno de furor, le dijo: «¡Es preciso que
mueras, malvada, y sólo te queda un instante de vida, que mi bondad te
deja para que pidas perdón al Cielo del ultraje que me has hecho! ¡No
quiero que pierdas tu alma como has perdido el honor!»

»Dicho esto, sacó un puñal. Su acción y expresiones sobresaltaron a
Estefanía, la que, echándose a sus pies, le dijo con las manos cruzadas
y fuera de sí: «¿Qué tenéis, señor? ¿Qué motivo de disgusto os he dado,
por desgracia mía, para que lleguéis a tal extremo? ¿Por qué queréis
quitar la vida a vuestra esposa? ¡Si sospecháis que no os ha sido fiel,
mirad que os engañáis!»

«¡No, no!--repuso el irritado celoso--. ¡Estoy muy cierto de vuestra
traición! Las personas que me lo han dicho son de todo crédito. Don
Huberto...» «¡Ah señor!--interrumpió ella con precipitación--. ¡No
debéis fiaros de don Huberto, que no es tan amigo vuestro como pensáis!
Si os ha dicho alguna cosa contra mi virtud, no debéis creerle.»
«¡Callad, infame!--replicó don Anastasio--. Vos misma acreditáis
mis sospechas con querer poner mal conmigo a Hordales! ¡No penséis
desvanecerlas! Si me lo queréis hacer sospechoso es porque está
enterado de vuestra mala conducta. Quisierais destruir su testimonio,
pero semejante artificio es inútil y aumenta en mí el deseo que tengo
de castigaros.» «¡Amado esposo mío--repitió la inocente Estefanía
llorando amargamente--, temed vuestra ciega cólera! ¡Si seguís sus
movimientos, cometeréis una acción de que no podréis consolaros cuando
reconozcáis la injusticia! ¡Por amor de Dios, aplacad vuestro enojo!
A lo menos, esperad que se aclaren vuestras sospechas, que entonces
haréis más justicia a una mujer que no es culpable.»

»A otro que a don Anastasio hubieran hecho fuerza estas palabras, y
todavía se hubiera enternecido más con la aflicción de la que las
pronunciaba; pero el cruel marido, lejos de ablandarse, le dijo segunda
vez que se encomendara a Dios y alzó el brazo para herirla. «¡Detente,
bárbaro!--gritó--. ¡Si el amor que me has tenido se ha extinguido
enteramente; si la ternura con que te he amado se ha borrado de tu
memoria; si mis lágrimas no alcanzan a hacerte desistir de tu execrable
intento, respeta siquiera a tu propia sangre! ¡No armes tu mano furiosa
contra un inocente que aun no ha visto la luz! ¡Tú no puedes ser
verdugo sin ofender al Cielo y a la Tierra! ¡Por lo que a mí toca,
te perdono mi muerte; pero no dudes que la suya pedirá justicia de un
atentado tan horrible!»

»Por muy determinado que estuviese don Anastasio a no hacer caso de
las disculpas de Estefanía, las imágenes espantosas que ofrecieron a
su espíritu estas últimas palabras no dejaron de suspenderle, y así,
como si hubiese temido que esta emoción paralizase su resentimiento, se
aprovechó apresuradamente del furor que le quedaba y atravesó con el
puñal el costado derecho de su mujer, que, cayendo al punto en tierra,
él la creyó muerta. Salió prontamente de su casa y desapareció de
Antequera.

»Entre tanto, aquella desgraciada esposa quedó tan turbada del golpe
que había recibido, que permaneció algunos instantes tendida en tierra
sin dar señales de vida; pero recobrando al cabo sus espíritus, empezó
a quejarse y gemir, lo que hizo acudiese una dueña que la servía. Luego
que esta buena mujer vió a su ama en un estado tan lastimoso, dió tales
gritos que despertó a los demás criados y a los vecinos cercanos,
de modo que en un instante se llenó la sala de gente. Se llamaron
cirujanos, quienes, habiendo registrado la herida, no la tuvieron por
peligrosa, sin que errasen en su concepto. Curaron en poquísimo tiempo
a Estefanía, quien dió felizmente a luz un hijo tres meses después de
aquel cruel suceso; y yo, señor Gil Blas, soy el fruto de aquel infeliz
parto.

»Aunque la murmuración en ninguna manera reserva la virtud de las
mujeres, respetó, no obstante, la de mi madre, y esta sangrienta escena
se contaba en la ciudad como arrojo de un marido celoso. Es verdad que
mi padre estaba reputado por hombre violento y fácil en sospechar.
Hordales juzgó con razón que su prima presumiría que él con sus chismes
había trastornado el ánimo de don Anastasio, y satisfecho de haberse a
lo menos vengado, cesó de visitarla. Por no cansar a vuestra señoría
no me detendré en contar la educación que tuve; solamente diré que mi
madre se dedicó principalmente a hacerme enseñar el arte de la esgrima
y que me ejercité mucho tiempo en las más célebres escuelas de Granada
y Sevilla. Esperaba mi madre con impaciencia que yo tuviese edad para
medir mi espada con la de don Huberto, para enterarme entonces del
motivo que tenía para quejarse de él, y viéndome, en fin, ya de diez y
ocho años, me lo descubrió, derramando abundantes lágrimas y penetrada
de un amargo dolor. ¡Qué impresión no hace en un hijo dotado de valor y
sensibilidad la vista de una madre en este estado! Busqué prontamente a
Hordales, le conduje a un sitio retirado, en donde, después de un largo
combate, le di tres estocadas y cayó en tierra.

»Sintiéndose don Huberto mortalmente herido, fijó en mí sus últimas
miradas y me dijo que recibía la muerte de mi mano como justo castigo
del delito que había cometido contra el honor de mi madre. Confesóme
que por vengarse del rigor con que le había despreciado tomó la
resolución de perderla, y luego expiró, pidiendo perdón de su culpa al
Cielo, a don Anastasio, a Estefanía y a mí. No juzgué acertado volver
a casa a informar a mi madre de este acontecimiento, cuyo cuidado
dejé a la fama. Pasé la sierra y llegué a la ciudad de Málaga, donde
me embarqué con un corsario que salía del puerto, quien, conceptuando
que no me faltaba valor, consintió gustoso en que me uniese a los
voluntarios que tenía a bordo.

»No tardamos mucho en hallar ocasión de distinguirnos. En las cercanías
de las islas de Alborán encontramos un corsario de Melilla, que volvía
hacia las costas de Africa con una embarcación española ricamente
cargada, que había apresado en las aguas de Cartagena. Acometimos
intrépidamente al africano y nos apoderamos de sus dos bajeles, en
los cuales iban ochenta cristianos que conducía esclavos a Berbería,
y aprovechando un viento que se levantó y nos era favorable para
acercamos a la costa de Granada, llegamos en breve tiempo a Punta de
Elena.

»Preguntamos a los cautivos a quienes habíamos libertado de qué parajes
eran, y yo hice esta pregunta a un hombre de muy buen aspecto, que
podía tener cincuenta años cumplidos. Respondióme suspirando que era
de Antequera. Su respuesta me conmovió, sin saber por qué, y también
advertí que se turbaba. Díjele: «Yo soy paisano vuestro. ¿Podremos
saber vuestra familia?» «¡Ah!--me dijo. ¡No me instéis a que satisfaga
vuestra curiosidad si no queréis renovar mi dolor! Diez y ocho años
hace que falto de Antequera, en donde no se pueden acordar de mí sin
horror. Usted habrá quizá oído muchas veces hablar de mí. Me llamo don
Anastasio de Rada...» «¡Válgame Dios!--exclamé--. ¿Debo creer lo que
oigo? ¿Conque usted es don Anastasio? ¿Es, pues, mi padre el que veo?»
«¡Qué decís, joven!--exclamó mirándome atónito--. ¿Será posible seáis
aquel niño desgraciado que todavía estaba en el vientre de su madre
cuando la sacrifiqué a mi furor?» «Sí, padre mío--le dije--, yo soy
a quien la virtuosa Estefanía parió tres meses después de la funesta
noche en que la dejasteis anegada en su sangre.»

Don Anastasio no esperó a que acabase estas palabras para abrazarme
estrechamente, y en un cuarto de hora no hicimos más que mezclar
nuestros suspiros y lágrimas. Después de habernos entregado a los
tiernos afectos que semejante encuentro debía inspirar, alzó mi
padre los ojos al Cielo para darle gracias de haber salvado la vida
a Estefanía; pero, pasado un momento, como si temiese dárselas sin
motivo, se dirigió a mí y me preguntó de qué manera se había averiguado
la inocencia de su mujer. «Señor--le respondí--, nadie ha dudado
jamás de ella sino vos. La conducta de vuestra esposa ha sido siempre
irreprensible. Es necesario que yo os desengañe. Sabed que don Huberto
fué quien os engañó.» Y entonces le conté toda la perfidia de este
pariente, cómo me había vengado de él y lo que me había confesado a
morir.

»A mi padre no le causó tanto placer el haber recobrado la libertad
como el oír las nuevas que le anunciaba. Colmado de alegría, volvió a
abrazarme tiernamente y no se cansaba de manifestarme lo gustoso que
estaba conmigo. «¡Vamos, hijo mío--me dijo--, tomemos presto el camino
de Antequera! ¡No tendré sosiego hasta echarme a los pies de una esposa
a quien tan indignamente he tratado, porque, después de conocida mi
injusticia, siento crueles remordimientos que despedazan mi corazón!»
Deseando yo reunir estas dos personas para mí tan amables, no quise
se alargase tan dulce momento. Dejé al corsario, y como mi padre no
quería exponerse a los peligros del mar, compré en Adra, con el dinero
que me tocó de la presa, dos mulas. El camino dió tiempo para que me
contase sus aventuras, que escuché con aquella atención ansiosa que
prestó el príncipe de Itaca a la narración de las del rey su padre. En
fin, después de muchas jornadas llegamos al pie del monte más inmediato
a Antequera, en donde hicimos alto, y esperamos la media noche para
entrar secretamente en nuestra casa.

»Imagine vuestra señoría la sorpresa de mi madre al ver a un marido que
creía perdido para siempre; y todavía la admiraba más el modo milagroso
con que puede decirse le había sido restituído. Pidióle mi padre perdón
de su barbarie, con demostraciones tan vehementes de arrepentimiento
que, enternecida mi madre, en lugar de mirarle como a un asesino,
vió en él un hombre a quien el Cielo la había sometido; tan sagrado
es el nombre de esposo para una mujer virtuosa. Estefanía sintió en
extremo mi fuga y tuvo mucho gusto de verme; pero su alegría no fué
sin desazón. Una hermana de Hordales procedía criminalmente contra el
matador de su hermano y me hacía buscar por todas partes, de suerte que
mi madre estaba inquieta viéndome en nuestra casa sin seguridad. Esto
me obligó a partir aquella misma noche para la corte, adonde vengo,
señor, a solicitar el perdón que espero obtener, puesto que vuestra
señoría quiere hablar a mi favor al primer ministro y apoyarme con todo
su valimiento.»

El valiente hijo de don Anastasio dió fin aquí a su narración, y yo con
mucha gravedad le dije: «¡Basta, señor don Rogerio! El caso me parece
perdonable; quedo con el encargo de referir puntualmente este asunto
a su excelencia y me atrevo a prometeros su protección.» Sobre esto,
el granadino me dió mil gracias, que por un oído me hubiera entrado y
por otro salido a no haberme asegurado se seguiría la gratificación
al favor que le hiciera; pero luego que tocó esta cuerda me puse en
movimiento. El mismo día conté este suceso al duque, quien, habiéndome
permitido le presentara al caballero, le dijo: «Don Rogerio, estoy
enterado del lance de honor que os trae a la corte. Santillana me ha
dicho todas sus circunstancias. Sosegaos. Vuestra acción es disculpable
y su majestad gusta de perdonar a los nobles que vengan su honor
ofendido. Es necesario que por pura fórmula estéis preso, pero vivid
seguro de que no lo estaréis largo tiempo. En Santillana tenéis un buen
amigo, que se encargará de lo demás; él acelerará vuestra libertad.»

Don Rogerio hizo una profunda reverencia al ministro, sobre cuya
palabra se fué a la cárcel. Su carta de perdón se le expidió
inmediatamente en fuerza de mi solicitud. En menos de diez días envié
a este nuevo Telémaco a reunirse con su Ulises y su Penélope, en vez
de que, si no hubiera tenido protector y dinero, acaso hubiera pasado
un año en la prisión. De todo esto no saqué más que cien doblones. No
fué este lance muy provechoso, pero yo no era todavía un don Rodrigo
Calderón para despreciarlo.


                              CAPITULO IX

  Por qué medios Gil Blas hizo en poco tiempo una gran fortuna y de
  cómo tomó el aire de persona de importancia.


El asunto que acabo de referir me engolosinó, y diez doblones que di a
Escipión por su corretaje le animaron a hacer nuevas investigaciones.
Ya dejo celebrados sus talentos para esto, por lo que se le podía dar
el nombre de Escipión el Grande. El segundo penitente que me llevó
fué un impresor de libros de caballerías que se había enriquecido a
despecho del sano juicio. Este impresor había reimpreso una obra de
uno de sus compañeros y le habían embargado la edición. Por trescientos
ducados conseguí se le devolviesen sus ejemplares y le libré de una
fuerte multa. Aunque esto no era de la inspección del primer ministro,
su excelencia quiso a mi ruego interponer su autoridad. Después del
impresor, me trajo a las manos un mercader, y el negocio era el
siguiente: un navío portugués había sido apresado por un corsario
berberisco y represado por otro de Cádiz. Las dos terceras partes de
mercancías de que iba cargado pertenecían a un mercader de Lisboa, que,
habiéndolas reclamado inútilmente, venía a la corte de España a buscar
un protector cuyo valimiento fuese bastante para hacérselas entregar,
y tuvo la fortuna de encontrarlo en mí. Me empeñé por él y recobró sus
géneros mediante la cantidad de cuatrocientos doblones que pagó por el
favor.

Me parece que oigo al lector gritarme al llegar aquí: «¡Animo, señor de
Santillana! ¡Cálcese usted las botas, pues está en camino de adelantar
su fortuna!» ¡Oh, no dejaré de hacerlo! Si no me engaño, veo llegar a
mi criado con un nuevo _quidam_ que acaba de enganchar. Cabalmente es
Escipión. Escuchémosle. «Señor--me dice--, permítame usted le presente
a este famoso empírico, quien solicita un privilegio para vender sus
medicamentos por espacio de diez años en todas las ciudades de la
Monarquía de España, con exclusión de cualesquiera otros; es decir, que
se prohiba a las personas de su profesión establecerse en los lugares
donde esté. Por vía de agradecimiento dará doscientos doblones al que
le saque el privilegio.» Yo dije al charlatán, tomando el aspecto de
un protector: «¡Id, amigo mío; vuestra solicitud corre de mi cuenta!»
En efecto, pocos días después le saqué un privilegio que le permitía
engañar al pueblo exclusivamente en todos los reinos de España.

Yo conocí la verdad de aquel refrán que dice que «el comer y el rascar
todo es empezar». Pero además de que advertía que la codicia iba
creciendo en mí a medida que iba adquiriendo riquezas, había logrado
de su excelencia con tanta facilidad las cuatro gracias de que acabo
de hablar, que no me detuve en pedirle la quinta. Esta fué el Gobierno
de la ciudad de Vera, en la costa de Granada, para un caballero de
Calatrava que me ofrecía mil doblones. El ministro se echó a reír
viéndome caminar tan de prisa. «¡Vive diez, amigo Gil Blas!--me dijo--.
¡Cómo apretáis! ¡Deseáis vivamente hacer bien al prójimo! Mirad: cuando
no se trate más que de bagatelas, no repararé en ello; pero cuando me
pidáis Gobiernos u otras cosas de importancia, os quedaréis enhorabuena
con la mitad del provecho y a mí me daréis la otra. No podéis
pensar--continuó--el gasto que tengo precisión de hacer ni cuántos
arbitrios necesito para mantener la dignidad de mi empleo, porque, a
pesar del desinterés que aparento a los ojos del mundo, os confieso
que no soy tan imprudente que quiera abandonar mis intereses propios.
Sirvaos esto de gobierno.»

Con esta advertencia me quitó mi amo el temor de importunarle, o más
bien me excitó a que prosiguiese con mayor empeño, y me sentí aún más
sediento de riquezas que antes. Hubiera yo entonces con gusto hecho
fijar un cartel que dijese que todos aquellos que quisieran conseguir
gracias en la corte no tenían mas que acudir a mí; yo iba por un
lado y Escipión por otro buscando ocasiones de servir por dinero.
Mi caballero de Calatrava alcanzó el Gobierno de Vera por sus mil
doblones, y bien presto hice conceder otro por el mismo precio a un
caballero de Santiago. No contento con nombrar gobernadores, concedí
hábitos de las Ordenes militares, transformé algunos buenos plebeyos
en malos hidalgos con famosos títulos de nobleza; quise también que la
clerecía participase de mis favores, y así, conferí beneficios cortos,
canonjías y algunas dignidades eclesiásticas. En orden a los obispados
y arzobispados era el colador de ellos el señor don Rodrigo Calderón,
quien además nombraba para las togas, encomiendas y virreinatos,
lo que prueba que no se proveían los empleos grandes mejor que los
pequeños, porque los sujetos a quienes nosotros elegíamos para ocupar
los puestos de que hacíamos un tráfico tan honorífico no eran siempre
los más hábiles ni los más honrados. Sabíamos muy bien que los burlones
de Madrid se divertían en este punto a costa nuestra, pero nosotros
parecíamos a los avaros, que se consuelan de las murmuraciones del
pueblo recontando su dinero.

Isócrates llama con razón a la intemperancia y a la locura _compañeras
inseparables de los ricos_. Cuando me vi dueño de treinta mil ducados
y en disposición de ganar quizá diez tantos más, juzgué me tocaba
hacer un papel digno de un confidente del primer ministro; alquilé
una casa entera, que hice adornar lujosamente; compré el coche de un
escribano, que lo había echado por ostentación y que se deshizo de él
por consejo de su panadero. Recibí un cochero, tres lacayos, y como es
regular promover a los criados antiguos, ascendí a Escipión al triple
honor de mi ayuda de cámara, mi secretario y mayordomo mío. Pero lo
que acabó de colmar mi orgullo fué que el ministro tuviese a bien que
mis criados llevasen su librea. Con esto perdí lo que me restaba de
juicio; no estaba menos loco que los discípulos de Porcio Latro cuando,
a fuerza de haber bebido agua de cominos, se pusieron tan pálidos como
su maestro, imaginándose tan sabios como él. Poco me faltaba para
juzgarme pariente del duque de Lerma. Se me puso en la cabeza pasaría
por tal, y quizá por uno de sus hijos bastardos, cosa que me lisonjeaba
extremadamente.

Añádase a esto que quise, como su excelencia, tener mesa de estado, y
a este efecto encargué a Escipión me buscase un cocinero, y me trajo
uno que podía casi compararse con el del romano Nomentano, de golosa
memoria. Abastecí mi cueva de vinos exquisitos, y después de haber
hecho las demás provisiones necesarias, principié a convidar gentes.
Todas las noches venían a cenar a mi casa algunos de los principales
covachuelistas del ministro, los cuales se apropiaban con vanidad
el dictado de secretarios de Estado. Les tenía muy buena comida y
siempre iban bien bebidos. Escipión por su parte--porque tal amo tal
criado--también daba mesa en el tinelo, en donde a costa mía regalaba
a sus conocidos. Pero además de que yo quería a este mozo, como él
contribuía a hacerme ganar dinero, me parecía tenía derecho para
ayudarme a gastarlo, fuera de que yo miraba estas disposiciones como
un joven que no reflexiona el daño que se le sigue y sólo considera
el honor que le resulta de ellas. Había asimismo otro motivo para no
cuidar de esto, y era que los beneficios y empleos no cesaban de traer
agua al molino, con lo que mi caudal se aumentaba cada día, y yo creía
tener clavada la rueda de la fortuna.

Sólo faltaba a mi vanidad que Fabricio fuese testigo de mi vida
ostentosa. Creyendo habría ya vuelto de Andalucía, quise tener el
gusto de sorprenderle, y a este fin le envié un papel anónimo, en el
que le decía que un señor siciliano, amigo suyo, le esperaba a cenar,
señalándole día, hora y lugar adonde debía acudir; la cita era en mi
casa. Núñez vino a ella y se quedó sumamente admirado cuando supo que
yo era el señor extranjero que le había convidado. «¡Sí--le dije--,
amigo mío, yo soy el dueño de esta casa! ¡Tengo coche, buena mesa y
sobre todo un gran caudal!» «¡Es posible--exclamó con viveza--que
te encuentre nadando en la opulencia! ¡Cuánto me alegro de haberte
colocado con el conde Galiano! ¡Bien te decía yo que aquel señor
era generoso y que no tardaría en acomodarte! Sin duda--añadió--que
seguiste el sabio consejo que te di de aflojar algo la rienda al
repostero. ¡Sea enhorabuena! Con esa prudente conducta engordan tanto
los mayordomos de las casas grandes.»

Dejé a Fabricio aplaudirse cuanto quiso de haberme llevado a casa del
conde Galiano, y después, para moderar la alegría que manifestaba de
haberme agenciado tan buen puesto, le dije sin omitir circunstancias
las señales de agradecimiento con que este señor había pagado lo que
le había servido; pero percibiendo que mi poeta mientras yo le refería
estos pormenores cantaba interiormente la palinodia, le dije: «Yo
perdono al siciliano su ingratitud. Hablando aquí entre los dos, más
motivo tengo de darme el parabién que de lamentarme. Si el conde no
se hubiera portado mal conmigo, le habría seguido a Sicilia, en donde
todavía le estaría sirviendo esperanzado de un acomodo incierto. En una
palabra, no sería confidente del duque de Lerma.»

Estas últimas palabras dejaron tan atónito a Núñez, que por el
pronto no pudo desplegar los labios; pero luego, rompiendo de golpe
el silencio, me dijo: «¿Es verdad lo que oigo? ¡Que lográis de la
confianza del primer ministro!» «La divido--le respondí--con don
Rodrigo Calderón, y según las apariencias llegaré más lejos.» «Es
verdad, señor de Santillana--replicó--, que me causáis admiración.
¡Sois capaz de desempeñar toda clase de empleos! ¡Qué talentos se unen
en vos! O más bien, para servirme de una expresión a nuestro modo,
poseéis un talento universal, es decir, que para todo sois adecuado.
Finalmente, señor--prosiguió--, me alegro mucho de la prosperidad de
vuestra señoría.» «¡Oh qué diablos!--interrumpí yo--. ¡Señor Núñez,
nada de señor ni señoría! ¡Dejaos de esos tratamientos y vivamos
siempre con familiaridad!» «Tienes razón--repitió--. Aunque te hayas
enriquecido, no debo mirarte con otros ojos que con los que te he
mirado siempre. Pero--añadió--te confieso mi flaqueza: al oír tu
fortuna me ofusqué. Gracias a Dios, pasado mi alucinamiento, no veo en
ti más que a mi amigo Gil Blas.»

Nuestra conversación fué interrumpida por cuatro o cinco covachuelistas
que llegaron. «Señores--les dije mostrándoles a Núñez--, ustedes
cenarán con el señor don Fabricio, que hace versos dignos del rey Numa
y que escribe en prosa como nadie escribe.» Por desgracia, yo hablaba
con gentes que hacían tan poco caso de la poesía que dejaron cortado al
poeta; apenas se dignaron mirarle. Por más que dijo cosas muy agudas
para atraerse su atención, no le escucharon; lo que le picó tanto que,
tomando una licencia poética, se escurrió sutilmente de entre todos y
desapareció. Nuestros covachuelistas no advirtieron su retirada y se
sentaron a la mesa sin preguntar siquiera qué se había hecho.

Al siguiente día por la mañana, cuando yo me acababa de vestir y
me disponía a salir de casa, el poeta de las Asturias entró en mi
gabinete. «Perdóname, amigo mío--me dijo--, si he ofendido a tus
covachuelistas; pero, hablando con franqueza, me encontré tan desairado
entre ellos, que no pude resistir. Son para mí muy fastidiosos unos
hombres tan presumidos y almidonados. ¡No alcanzo cómo tú, que tienes
un entendimiento tan delicado, puedes acomodarte a convidados tan
estúpidos! Yo quiero desde hoy traerte otros más listos.» «Tendré--le
dije--mucha satisfacción en eso, y para ello me fío de tu gusto.» «¡Con
razón!--me respondió--. Yo te prometo talentos superiores y de los más
entretenidos. Voy de aquí a una casa de vinos generosos, adonde van a
reunirse dentro de poco; los apalabraré para que no se comprometan con
otro, porque son tan festivos que en todas partes los apetecen.»

Dicho esto me dejó, y por la noche, a la hora de cenar, volvió,
acompañado de sólo seis autores, que me presentó uno tras otro,
haciéndome su elogio. Si se le hubiera de creer, aquellos grandes
ingenios sobrepujaban a los de Grecia y de Italia, y sus obras--decía
él--merecían imprimirse en letras de oro. Recibí a aquellos señores
muy atentamente y aun afecté llenarlos de atenciones, porque la nación
de los autores es un poco vana y amiga de gloria. Aunque no hubiera
encargado a Escipión que la cena fuese abundante, como él sabía la
clase de gentes a que debía obsequiar en aquel día, la había dispuesto
con profusión.

En fin, nos sentamos a la mesa con mucha alegría. Mis poetas
principiaron a hablar de sí propios y a alabarse. Uno citaba con
vanidad los grandes y las señoras a quienes agradaba su musa; otro,
vituperando la elección que una academia de literatos acababa de
hacer de dos sujetos, decía modestamente que debían haberle elegido;
los demás discurrían con la misma presunción. Mientras comían, me
fastidiaron con trozos de versos y de prosa. Cada uno de ellos recitaba
por turno algún pasaje de sus escritos; uno lee un soneto, el otro
declama una escena trágica, otro lee la crítica de una comedia, y el
cuarto, leyendo a su vez una oda de Anacreonte, traducida en malos
versos españoles, es interrumpido por uno de sus compañeros, que le
dice se ha servido de una voz impropia. El autor de la traducción
defiende lo contrario y se arma una disputa, en la cual todos los
ingenios toman partido. Las opiniones son diversas; los disputantes
se acaloran y llegan a las injurias. Todo esto era tolerable; pero
aquellos furiosos se levantan de la mesa y andan a cachetes. Fabricio,
Escipión, mi cochero, mis lacayos y yo, ¡en qué nos vimos para ponerlos
en paz! Cuando se vieron separados salieron de mi casa como de una
taberna, sin pedirme ningún perdón de su impolítica.

Núñez, sobre cuya palabra había yo formado una idea agradable de
aquella comida, se quedó atónito del lance. «Y bien--le dije--, amigo,
¿me elogiaréis todavía a vuestros convidados? ¡A fe mía que me habéis
traído unas gentes bien despreciables! Aténgome a mis covachuelistas.
¡No me hables más de autores!» «Yo no pienso--me respondió--presentarte
otros, pues acabas de ver a los más juiciosos.»


                              CAPITULO X

  Corrómpense enteramente las costumbres de Gil Blas en la Corte; del
  encargo que le dió el conde de Lemos y de la intriga en que este
  señor y él se metieron.


Luego que se llegó a saber que yo era privado del duque de Lerma,
empecé a tener corte. Todas las mañanas estaba mi antesala llena
de gente, a quien daba audiencia al levantarme. Venían a mi casa
dos clases de personas: unas, interesándome con dinero para que
pidiese alguna gracia al ministro, y otras a moverme con súplicas
para conseguirles _gratis_ lo que pretendían. Las primeras tenían
seguridad de ser escuchadas y bien servidas. En orden a las segundas,
me desembarazaba prontamente con excusas, o les entretenía tanto tiempo
que les hacía perder la paciencia. Antes de hacer papel en la Corte era
yo naturalmente piadoso y caritativo; pero como en ella no hay esta
debilidad, me hice más duro que un pedernal, y, de consiguiente, perdí
también el cariño a mis amigos y me desnudé de todo el afecto que les
tenía. En prueba de esta verdad voy a contar cómo traté en una ocasión
a José Navarro.

Este José Navarro, al que tanto tenía que agradecer y quien--para
decirlo de una vez--era la causa primordial de mi fortuna, vino un día
a mi casa. Después de haberme mostrado mucho amor, como lo acostumbraba
hacer siempre que me encontraba, me suplicó pidiese al duque de Lerma
cierto empleo para uno de sus amigos, diciéndome que el sujeto por
quien se interesaba era un mozo muy amable y de gran mérito, pero que
necesitaba empleo para subsistir. «No dudo--añadió José--que siendo
usted tan bueno y amigo de hacer un favor tendrá gusto en hacer bien
a un pobre hombre honrado. Su indigencia es un título que merece el
apoyo de usted. Tengo la seguridad de que me daréis las gracias, porque
os proporciono ocasión de ejercer vuestra condición caritativa.» Esto
era decirme claramente que esperaba que hiciese este favor de balde.
Aunque esto me disgustaba, no dejé de aparentar que estaba propicio a
servirle. «Me alegro--respondí a Navarro--de tener esta ocasión en que
poder manifestar a usted mi vivo agradecimiento a cuanto usted ha hecho
por mí; me basta que usted se interese por cualquiera y no necesita
otra recomendación para decidirme a servirle. Su amigo de usted tendrá
el empleo que desea; cuente usted con ello. Este es asunto mío y no de
usted.»

Con estas expresiones, José se fué muy satisfecho de mi favor. Sin
embargo, su recomendado se quedó sin empleo, porque lo hice dar a otro
por mil ducados que metí en mi gaveta. Preferí tomar este dinero a los
agradecimientos que hubiera recibido de mi buen repostero, a quien,
con un modo pesaroso, dije cuando nos volvimos a ver: «¡Ah, mi amado
Navarro! Usted me habló tarde. Calderón se me anticipó a dar el empleo
que usted sabe. Siento en extremo no dar a usted mejor noticia.»

José me creyó de buena fe y nos separamos más amigos que nunca; pero
creo que presto descubrió la verdad, porque no volvió a parecer por mi
casa. En vez de sentir algunos remordimientos de haberme portado tan
mal con un amigo verdadero y a quien tanto debía, quedé muy contento.
Además de que ya me pesaban los favores que me había hecho, no me
pareció conveniente tratar con reposteros en la categoría en que me
hallaba en la corte.

Volvamos al conde de Lemos, de quien hace tiempo no he hablado y al
que visitaba algunas veces. Le había llevado mil doblones, como tengo
dicho, y todavía le llevé otros mil por orden del duque su tío, del
dinero que yo tenía de su excelencia. En este día fué cuando el conde
quiso tener una larga conversación conmigo, en la cual me manifestó que
al fin había logrado su intento y que enteramente gozaba del favor del
príncipe de España, de quien era el único confidente, y en seguida me
dió un encargo muy honroso, para el cual ya me tenía destinado. «¡Amigo
Santillana--me dijo--, vamos, manos a la obra! ¡No dejéis de hacer
cuanto podáis para descubrir alguna beldad digna de divertir a este
príncipe galán! Entendimiento tenéis; nada más os digo. ¡Id, corred,
investigad, y cuando hayáis descubierto una cosa buena, decídmelo!»
Ofrecí al conde no omitir diligencia para contribuir al buen desempeño
de mi empleo, cuyo ejercicio no debe de ser muy difícil, pues hay
tantas gentes que se ocupan en él.

Yo no estaba muy acostumbrado a este género de averiguaciones, pero no
dudaba que Escipión sería también admirable para el caso. Luego que
volví a casa, le llamé y le dije a solas: «Hijo mío, tengo que hacerte
un encargo importante. En medio de tanto como sabes me favorece la
fortuna, conozco que me falta alguna cosa.» «Fácilmente adivino lo
que es--interrumpió sin dejarme acabar lo que quería decirle--; usted
necesita una ninfa agradable que le distraiga un poco y le divierta,
y, en efecto, es de maravillar que usted, en la flor de sus días, no
la tenga, cuando viejos barbones no pueden estar sin ella.» «¡Admiro
tu perspicacia!--le dije sonriéndome--. Sí, amigo mío, necesito una
dama, pero la quiero venida de tu mano. Mas advierte que soy muy
delicado en este negocio; quiero una persona linda y que no tenga malas
costumbres.» «Lo que usted desea--interrumpió Escipión sonriéndose--es
algo raro; no obstante, estamos, a Dios gracias, en un pueblo en donde
hay de todo, y espero encontrar presto lo que usted pretende.»

Efectivamente, a los tres días me dijo: «He descubierto un
tesoro: una señorita joven, llamada Catalina, de buena familia y
de indecible hermosura. Vive a la sombra de una tía suya, en una
casita, en donde subsisten ambas muy decentemente con sus haberes,
que no son considerables. La criada que las sirve es conocida mía
y acaba de asegurarme que, aunque no dan entrada a nadie, no sería
difícil la hallase un galán rico y espléndido, con tal que, para no
escandalizar, entrase en su casa sólo de noche y con todo sigilo. En
esta inteligencia, le he pintado a usted como un hombre digno de que
le admitan en su casa, y he suplicado a la criada se lo proponga a
las dos señoras, lo cual me ha ofrecido, como también ir mañana a un
sitio determinado a darme la respuesta.» «¡Bravo va el negocio!--le
respondí--. Pero temo te engañe la criada.» «¡No, no!--replicó--. ¡No
me dejo yo engañar tan fácilmente! He preguntado ya a los vecinos, y
de lo que me han dicho he inferido que la señora Catalina es tal como
usted la puede desear; es decir, una Dánae, de quien usted puede ser el
Júpiter enviando una lluvia de doblones.»

Sin embargo de la desconfianza que tenía de esta clase de hallazgos,
no dejé de aceptar éste, y como la criada al día siguiente avisase
a Escipión que podía presentarme aquella misma noche en casa de sus
amas, entre once y doce me entré en ella con mucho sigilo. La criada me
recibió a obscuras, me cogió de la mano y me llevó a una sala decente,
en donde encontré a las dos señoras airosamente vestidas y sentadas en
almohadones de raso. Luego que me vieron se levantaron y me saludaron
con tanta finura que me parecieron personas distinguidas. La tía,
que se llamaba la señora Mencía, aunque todavía de buen parecer, no
atrajo mi atención. Es verdad que toda se la llevaba la sobrina, que
me pareció una diosa, y aunque examinada rigurosamente podía decirse
que no era una hermosura perfecta, tenía, con todo, tantas gracias,
que, añadidas a un rostro atractivo y voluptuoso, ofuscaban y hacían
imperceptibles sus defectos.

Su vista me turbó los sentidos. Olvidé que iba como emisario; hablé en
mi propio y privado nombre y me manifesté apasionado. La señorita, cuyo
entendimiento yo juzgaba tres veces mayor de lo que realmente era--tan
bien me había parecido--, acabó de enamorarme con sus respuestas. Ya
principiaba yo a estar fuera de mí, cuando, para moderar la tía mis
impulsos, tomó la palabra y me dijo: «Señor de Santillana, voy a hablar
a vuestra señoría francamente. Por lo mucho bien que me han dicho de
vuestra señoría le he permitido entrar en mi casa, sin ponderarle
el gran favor que le hago en ello; pero no crea vuestra señoría por
eso que ha adelantado algo; hasta ahora he criado a mi sobrina con
recato, y vos sois, por decirlo así, el primer caballero a quien la he
presentado. Si os parece digna de ser vuestra esposa, tendré el mayor
gusto en que ella logre este honor; ved si a este precio os conviene,
pues a otro no la conseguiréis.»

Este tiro a quemarropa ahuyentó el Amor, que me iba a disparar una
flecha. Hablando sin metáfora, un casamiento propuesto tan a secas me
hizo entrar en mí mismo, y volviendo de repente a ser fiel agente del
conde de Lemos, mudé de tono y respondí a la señora Mencía: «Señora,
vuestra franqueza me agrada, y por tanto quiero imitarla. Aunque
hago un papel distinguido en la corte, no basta éste para merecer a
la sin igual Catalina; le tengo reservado un partido más brillante:
la destino para el príncipe de España.» «Me parece--respondió la tía
fríamente--que bastaba despreciar a mi sobrina, sin que fuera necesario
acompañar el desprecio con la burla.» «No me burlo, señora--exclamé--,
hablo seriamente. Tengo orden de buscar una persona de mérito a quien
pueda honrar con sus visitas secretas el príncipe de España, y en casa
de usted he hallado lo que buscaba.»

Esta declaración sorprendió en gran manera a la señora Mencía, a quien
conocí no le había desagradado. Sin embargo, creyendo que debía hacer
la reservada, me replicó en estos términos: «Aun cuando tomara al pie
de la letra lo que vuestra señoría me dice, ha de saber que no soy de
carácter que haga vanidad del infame honor de ver a mi sobrina ser
dama de un príncipe; mi decoro se ofende con la idea...» «¡Qué bendita
es usted--le interrumpí--con su virtud! Usted piensa como una simple
aldeana y se chancea si mira estas cosas con tanto escrúpulo. ¡Eso es
quitarles lo que tienen de bueno! Es necesario mirarlas con mejores
ojos. Considerad a los pies de la dichosa Catalina al heredero de la
Monarquía; representaos que la adora y la llena de regalos; y pensad,
en fin, que quizá puede nacer de ella un héroe que inmortalice el
nombre de su madre con el suyo.»

Fingió la tía no saber a qué resolverse, aunque estaba determinada a
aceptar mi propuesta, y Catalina, que ya hubiera querido poseer al
príncipe, aparentó la mayor indiferencia, por lo que tuve que hacer
nuevos esfuerzos para estrechar la plaza, hasta que al fin la señora
Mencía, viéndome ya cansado y en disposición de levantar el sitio, tocó
la llamada, y ajustamos una capitulación que contenía los artículos
siguientes: _Primero_: Que si por los informes que diese yo al príncipe
de las gracias de Catalina gustaba de ella y determinaba hacerle una
visita nocturna, sería de mi cargo advertir de ella a las señoras, como
igualmente de la noche que eligiese para este efecto. _Segundo_: Que
el príncipe había de entrar en casa de dichas señoras como un galán
cualquiera y acompañado sólo de mí y de su principal confidente.

Celebrado este convenio, me hicieron mil agasajos tía y sobrina.
Empezaron a tratarme familiarmente, con lo que me aventuré a algunas
llanezas, que no fueron muy mal recibidas, y cuando nos separamos
me abrazaron de su propio motivo, haciéndome todas las caricias
imaginables. ¡Es cosa maravillosa la facilidad con que se traba amistad
entre los corredores de amor, digámoslo así, y las mujeres que lo
necesitan! Al verme salir de allí tan favorecido, nadie hubiera dicho
sino que yo había sido más dichoso de lo que era en realidad.

El conde de Lemos tuvo suma alegría cuando le dije que había hecho
un descubrimiento cual podía apetecerlo. Le hablé de Catalina en
tales términos que le entraron deseos de verla. Le conduje la noche
siguiente, y me confesó que había hecho muy buen hallazgo. Dijo a las
señoras que no dudaba que el príncipe quedase muy complacido de ver a
la señorita que yo le había elegido y que ésta por su parte no quedaría
descontenta de tal amante, por ser el príncipe generoso, afable y lleno
de bondad. En fin, les ofreció que le conducirían dentro de algunos
días del modo que deseaban, esto es, sin acompañamiento ni ruido. Este
señor se despidió y yo me retiré con él para ir a tomar el coche en que
habíamos venido, el cual nos esperaba al fin de la calle. Después me
llevó a mi casa y me encargó enterase al día siguiente a su tío de esta
principiada aventura y le suplicase de su parte le enviara mil doblones
para finalizarla.

Con efecto, al día siguiente fuí a dar puntual cuenta de cuanto había
pasado al duque de Lerma, callando la parte que había tenido Escipión
en el negocio para pasar yo por autor del descubrimiento de Catalina,
porque de todo hace uno mérito para con los grandes.

Y así fué que se me dieron gracias de ello. «Señor Gil Blas--me dijo
el ministro con aire burlón--, me alegro que usted una a sus demás
talentos el de descubrir las hermosuras halagüeñas, y no extrañará
que cuando yo necesite alguna acuda a usted.» «Señor--le respondí en
el mismo tono--, agradezco la preferencia; pero permítaseme que diga
que escrupulizaría si proporcionase esta clase de placeres a vuestra
excelencia, porque hace tanto tiempo que el señor don Rodrigo está en
posesión de ese empleo, que se le haría una injusticia en despojarle de
él.» El duque se sonrió de mi respuesta y, mudando de conversación, me
preguntó si su sobrino pedía dinero para esta empresa. «Perdonad--le
dije--, él suplica a vuestra excelencia le envíe mil doblones.» «Está
bien--respondió el ministro--, no tienes más que llevárselos. Dile que
no los escasee y que aplauda todos los gastos que el príncipe quiera
hacer.»


                              CAPITULO XI

  De la visita secreta y de los regalos que el príncipe hizo a
  Catalina.


En aquel mismo punto llevé los mil doblones al conde de Lemos. «¡No
podíais venir más a tiempo!--me dijo este señor--. He hablado al
príncipe, quien ha caído en el lazo y desea con impaciencia ver a
Catalina, por lo que se ha resuelto que esta noche salga secretamente
de palacio para ir a su casa. Las medidas están ya tomadas. Díselo
así a las señoras y dales el dinero que me traes. Es necesario
manifestarles que el que va a verlas no es un amante común; fuera
de que los regalos de los príncipes deben preceder a sus galanteos.
Supuesto que le has de acompañar conmigo--prosiguió--, hállate esta
noche en palacio a la hora de acostarse. También será preciso que tu
coche, porque me parece del caso servirnos de él, nos espere a media
noche cerca de Palacio.»

Me fuí inmediatamente a casa de las señoras, en la que no vi a
Catalina, por estar, según se me dijo, acostada, y sólo hablé con la
señora Mencía. «Perdone usted, señora--le dije--, si vengo de día a su
casa, porque no puedo hacer otra cosa; me es preciso avisar a usted que
el príncipe vendrá aquí esta noche; y reciba usted--añadí entregándole
el talego en donde llevaba el dinero--, reciba usted una ofrenda que
envía al templo de Citerea para que le sean propicias sus deidades. Ya
ve usted que no les he proporcionado una mala conveniencia.» «Doy a
usted las gracias--me respondió--. Pero dígame, señor de Santillana, si
al príncipe le gusta la música.» «¡Con extremo!--le contesté--. Ninguna
cosa le divierte tanto como una buena voz acompañada de un laúd tocado
con destreza.» «¡Mucho mejor!--exclamó ella enajenada de alegría--. Lo
que usted dice me llena de gozo, porque mi sobrina tiene la garganta
de un ruiseñor, tañe maravillosamente el laúd y también baila con
perfección.» «¡Vive diez--exclamé--, esas son muchas habilidades, tía
mía! No necesita tantas una señorita para hacer fortuna; una sola de
esas gracias le basta.»

Dispuestas así las cosas, esperé la hora en que el príncipe solía
acostarse. Llegada ésta, di mis órdenes al cochero y me reuní al conde
de Lemos, quien me dijo que el príncipe, para quedarse solo antes de
tiempo, iba a fingir una ligera indisposición, y aun acostarse, a fin
de hacer creer mejor que estaba malo, pero que de allí a una hora se
levantaría y por una puerta falsa tomaría una escalera excusada que
iba a dar a los patios. Luego que me enteró de lo que ambos habían
concertado, me apostó en un sitio por donde me aseguró había de pasar.
Duró tanto el poste, que comencé a creer que nuestro galán había
tomado otro camino o perdido el deseo de ver a Catalina, como si los
príncipes abandonaran estos antojos antes de haberlos satisfecho. En
fin, cuando creía que me habían olvidado, se llegaron a mí dos hombres,
que conocí ser los que esperaba, y los conduje a mi coche, en el cual
subimos ambos. Yo iba cerca del cochero para guiarle y le hice parar a
cincuenta pasos de donde vivían las señoras. Di la mano al príncipe y a
su compañero para ayudarles a bajar y marchamos a la casa, cuya puerta
nos abrieron inmediatamente que llamamos y volvieron a cerrar.

Al principio nos encontramos en las mismas tinieblas en que yo me vi
la primera vez, aunque por distinción habían puesto en la pared una
lamparilla, cuya luz era tan escasa que solamente la percibíamos, sin
que ella nos alumbrara. Todo esto servía para hacer la aventura más
agradable a su héroe, el cual quedó vivamente sorprendido a vista
de las señoras, que le recibieron en la sala, en donde la claridad
de un sinnúmero de bujías recompensó la obscuridad que había en el
patio. La tía y la sobrina se presentaron en gracioso traje de casa,
seductoramente descuidado, y con aire tan atractivo que no se podían
mirar sin embelesamiento. Nuestro príncipe, si no hubiera tenido que
escoger, se hubiera contentado muy bien con la señora Mencía; pero dió
la preferencia, como era razón, a las gracias de la joven Catalina.

«Y bien, príncipe mío--le dijo el conde--, ¿podíamos haber
proporcionado a vuestra alteza el gusto de ver dos personas más
bonitas?» «Ambas me embelesan--respondió el príncipe--. No pienso sacar
libre de aquí mi corazón, pues si faltara la sobrina no se escaparía de
la tía.»

Después de este cumplimiento, tan agradable para una tía, dijo mil
cosas lisonjeras a Catalina, a las que ésta respondió con mucha
discreción. Como les es permitido a las gentes honradas que hacen el
personaje que yo en esta ocasión mezclarse en la conversación de los
amantes, siempre que sea para atizar el fuego, dije al galán que su
ninfa cantaba y tocaba a las mil maravillas. Se alegró de saber tuviese
estas habilidades y le suplicó le diese alguna muestra de ellas. Con
mucho gusto cedió a sus instancias, y, tomando un laúd bien templado,
tocó sonatas tiernas y cantó de un modo tan expresivo, que el príncipe
se echó a sus pies enajenado de amor y de placer. Pero dejemos a un
lado esta pintura y digamos solamente que la dulce embriaguez en que
se había sepultado el heredero de la Monarquía hizo que las horas
le pareciesen momentos y que tuviésemos que arrancarle de aquella
peligrosa casa cuando ya se acercaba el día. Los señores agentes
le condujeron prontamente a palacio y le dejaron en su aposento.
Después se volvieron a su casa, tan contentos de haberle unido con una
aventurera como si le hubiesen casado con una princesa.

La mañana siguiente conté el suceso al duque de Lerma, porque todo lo
quería saber, y al concluir mi narración llegó el conde de Lemos y nos
dijo: «El príncipe de España está tan prendado de Catalina y le ha
gustado tanto, que piensa ir a verla con frecuencia y no aficionarse a
otra. Quisiera enviarle hoy dos mil doblones en joyas, pero no tiene
dinero. Ha acudido a mí y me ha dicho: «Mi amado Lemos, es preciso me
busques al momento esta cantidad. Sé que te incomodo, que apuro tu
bolsillo, y por tanto mi corazón te está muy agradecido, y si en algún
tiempo me hallo en estado de serte reconocido de otro modo que por el
agradecimiento a todo lo que has hecho por mí, no te arrepentirás de
haberme servido.» Yo le respondí, separándome de él inmediatamente:
«Príncipe mío, tengo amigos y crédito; voy a buscar lo que vuestra
alteza desea.» «No es difícil satisfacerle--dijo entonces el duque a
su sobrino--. Santillana va a traeros ese dinero, o, si queréis, él
mismo comprará las joyas, porque es muy inteligente en pedrerías, y
sobre todo en rubíes. ¿No es verdad, Gil Blas?», añadió mirándome
con un aire taimado. «¡Qué malicioso sois, señor!--le respondí--. Veo
que vuestra excelencia quiere hacer reír a costa mía al señor Conde.»
Y así sucedió. El sobrino preguntó qué misterio encerraba aquello.
«¡Ninguno!--replicó el tío riéndose--. Es que un día Santillana quiso
trocar un diamante por un rubí, y este trueque no redundó ni en honor
ni en provecho suyo.»

Hubiera salido bien librado si el ministro no hubiera dicho más, pero
se tomó el trabajo de contar la pieza que Camila y don Rafael me habían
jugado en la posada de caballeros y se extendió particularmente en las
circunstancias que yo más sentía. Después de haberse divertido bien
su excelencia, me mandó acompañar al conde de Lemos, quien me llevó a
casa de un joyero, en donde escogimos las joyas, que fuimos a enseñar
al príncipe de España, las cuales se me confiaron para que se las
entregase a Catalina, y después fuí a mi casa a tomar dos mil doblones
del dinero del duque para irlas a pagar.

Es ocioso preguntar si la noche siguiente me recibieron con agrado
las señoras cuando les presenté los regalos de mi embajada, que
consistían en un bello par de rosetas de diamantes para la tía y unas
arracadas de lo mismo para la sobrina. Enajenadas una y otra con estas
demostraciones de amor y generosidad del príncipe, empezaron a charlar
como dos cotorras y a darme gracias porque les había agenciado tan buen
conocimiento, y con el exceso de su alegría dieron a entender lo que
eran. Se les escaparon algunas palabras que me hicieron sospechar que
yo había facilitado una bribona al hijo de nuestro gran monarca. Para
averiguar con certeza si yo había sido autor de tan buena obra, me
retiré con intento de tener una conferencia con Escipión.


                             CAPITULO XII

  Quién era Catalina; perplejidad de Gil Blas, su inquietud y la
  precaución que tomó para tranquilizar su ánimo.


Al entrar en mi casa oí un gran estrépito, y preguntada la causa, me
dijeron que Escipión tenía aquella noche a cenar a seis amigos suyos.
Cantaban cuanto más alto podían y daban grandes carcajadas de risa.
Esta cena, a la verdad, no era el banquete de los siete sabios.

El que daba el festín, luego que supo mi llegada, dijo a sus
convidados: «Señores, no es nada. Es el amo que ha vuelto; no os
inquietéis por eso; continuad divirtiéndoos. Voy a decirle dos palabras
y al instante vuelvo.» Dicho esto se vino a mí. «¿Qué gritería es
esa?--le dije--. ¿A qué clase de personajes festejas allá abajo? ¿Son
poetas?» «¡Perdone usted!--me respondió--. Sería lástima dar a beber
vuestro vino a semejantes sujetos; yo sé hacer mejor uso de él. Entre
mis convidados hay un joven muy rico, que quiere lograr un empleo por
vuestra mediación y por su dinero, y a causa suya se hace la fiesta.
A cada trago que bebe aumenta diez doblones a lo que ha de tocaros,
y quiero hacerle beber hasta el amanecer.» «En ese supuesto--le
respondí--, vuélvete a la mesa y no escasees el vino de mi cueva.»

No juzgué oportuno hablarle entonces de Catalina, dejándolo para la
mañana al levantarme, lo que hice de esta suerte: «Amigo Escipión, tú
sabes de qué modo vivimos los dos. Yo te trato más como a compañero
que como a criado, y, por consiguiente, harás muy mal en engañarme
como a amo. Entre nosotros no ha de haber secreto. Voy a decirte una
cosa que te sorprenderá, y tú por tu parte me dirás lo que piensas
de las dos mujeres que me has dado a conocer. Hablando los dos en
satisfacción, sospecho que son dos taimadas, tanto más astutas cuanto
más sencillez aparentan. Si les hago justicia, no tiene el príncipe
de España gran motivo de estarme agradecido, porque te confieso que
para él te pedí la dama. Le he llevado a casa de Catalina y se ha
enamorado de ella.» «Señor--me respondió Escipión--, usted se porta
demasiado bien conmigo para que yo le falte a la sinceridad. Ayer tuve
una conversación a solas con la criada de estas dos ninfas, y me contó
su historia, que me ha parecido divertida. Voy a haceros sucintamente
relación de ella, y no sentiréis haberla oído. Catalina--prosiguió--es
hija de un hidalguillo aragonés. Habiendo quedado huérfana de edad
de quince años, y tan pobre como bonita, dió oídos a un comendador
anciano, quien la llevó a Toledo, donde murió a los seis meses,
después de haberle servido más de padre que de esposo. Recogió ella
su herencia, que consistía en algunas ropas y en trescientos doblones
en dinero contante, y se fué luego a vivir con la señora Mencía, que
todavía se mantenía de buen ver, aunque ya iba cuesta abajo. Estas dos
buenas amigas permanecieron juntas y principiaron a tener una conducta
de que la justicia quiso tomar conocimiento. Esto desagradó a las
señoras, quienes, por enfado o por otra causa, dejaron prontamente a
Toledo y vinieron a Madrid, en donde viven cerca de dos años hace sin
tratarse con ninguna señora de la vecindad. Pero oiga usted lo mejor:
han alquilado dos casas pequeñas, separadas solamente por un tabique,
pudiéndose pasar de una a otra por una escalera de comunicación que
hay en los sótanos. La señora Mencía vive con una criada de poca edad
en una de ellas, y la viuda del comendador ocupa la otra con una dueña
vieja, a quien hace pasar por su abuela; de modo que nuestra aragonesa
tan presto es una sobrina educada por su tía como una pupila bajo la
tutela de su abuela. Cuando hace de sobrina, se llama Catalina, y
cuando de nieta, Sirena.»

Al oír el nombre de Sirena interrumpí todo asustado a Escipión: «¿Qué
me dices? ¡Me haces temblar! ¡Ay de mí! ¡Temo que esa maldita aragonesa
sea la querida de Calderón!» «Cabalito--respondió--, la misma es. Yo
quería dar a usted un gran gusto participándole esta noticia.» «Pues no
lo creas--repliqué--; más me causa disgusto que alegría. ¿No prevés
tú las consecuencias?» «No, a fe mía--replicó Escipión--. ¿Qué mal
puede venir de ahí? Don Rodrigo no ha de descubrir precisamente lo que
pasa, y si usted teme que se lo digan, prevéngaselo al primer ministro,
contándole el caso sencillamente. El conocerá la buena fe de usted; y
si después quisiese Calderón ponerle a mal con su excelencia, el duque
verá que no trata de perjudicarle sino por espíritu de venganza.»

Con estas palabras me desvaneció Escipión el miedo. Seguí su consejo
y di parte al duque de Lerma de este fatal descubrimiento, y también
aparenté contárselo con aire triste, para persuadirle de que sentía
haber inocentemente dado al príncipe la dama de don Rodrigo. Pero el
ministro, lejos de compadecerse de su favorito, se burló de ello.
Después me dijo que siguiera en mi comisión y que, sobre todo, era
gran gloria para Calderón amar a la misma que el príncipe de España
y recibir la misma acogida que él. Instruí en los mismos términos al
conde de Lemos, quien me aseguró su protección si el primer secretario
descubría la trama y quería ponerme a mal con el duque.

Con esta maniobra creí haber salvado la nave de mi fortuna del peligro
de encallar y me sosegué. Seguí acompañando al príncipe a casa de
Catalina, por otro nombre la bella Sirena, que tenía la destreza de
encontrar pretextos para apartar de su casa a don Rodrigo y ocultarle
las noches que ella tenía precisión de dedicar a su ilustre rival.


                             CAPITULO XIII

  Sigue Gil Blas haciendo el papel de señor; tiene noticias de su
  familia; impresión que le hicieron; se descompadra con Fabricio.


Ya llevo dicho que por las mañanas tenía comúnmente en mi antesala
muchas gentes que venían a proponerme varios asuntos; pero yo no quería
que me los propusiesen verbalmente. Siguiendo el estilo de la corte, o
por mejor decir, para hacer más de persona, decía a todo pretendiente:
«Tráigame usted un memorial.» Y me había acostumbrado tanto a esto, que
un día respondí así a mi casero cuando vino a recordarme que le debía
un año de casa. Por lo que hace al carnicero y panadero, no daban lugar
a que yo les pidiese memorial, pues eran muy puntuales en traerlos
todos los meses. Escipión, que era un vivo retrato mío, hacía lo mismo
con los que acudían a él para que se empeñase conmigo a su favor.

Yo tenía otra ridiculez que no pienso perdonarme: había dado en
la fatuidad de hablar de los grandes como si yo fuese de su misma
esfera. Si, por ejemplo, tenía que citar al duque de Alba, al duque
de Osuna o al de Medinasidonia, decía con llaneza: _Alba_, _Osuna_,
_Medinasidonia_. En una palabra, me había puesto tan orgulloso y vano,
que ya no era hijo de mis padres. ¡Ah, pobre dueña y pobre escudero, ni
pensaba en vosotros ni había tenido cuidado alguno de informarme de
vuestra suerte! La corte tiene la virtud del río Leteo, que nos hace
olvidar de nuestros parientes y amigos si se hallan en infeliz estado.

Cuando más olvidada tenía a mi familia, entró una mañana en mi casa un
mozo que me dijo deseaba hablarme a solas un momento. Le hice entrar
en mi despacho, en donde, sin decirle se sentase, por parecerme hombre
ordinario, le pregunté qué me quería. «Señor Gil Blas--me dijo--, pues
qué, ¿no me conoce usted?» Por más que le miré con atención, tuve que
responderle que no caía en quién era. «Yo soy--me replicó--un paisano
vuestro, natural del mismo Oviedo e hijo de Beltrán Moscada, el
especiero, vecino de vuestro tío el canónigo. Yo os reconozco muy bien.
Hemos jugado mil veces los dos a la gallina ciega.»

«De los juegos de mi niñez--le respondí--sólo conservo una idea
confusa; los cuidados que me han ocupado después me los han borrado
de la memoria.» «He venido a Madrid--me dijo--a ajustar cuentas con
el corresponsal de mi padre. He oído hablar de usted y me han dicho
que está en un gran puesto en la corte y ya tan rico como un judío, de
lo que le doy a usted la enhorabuena, y ofrezco, a mi vuelta al país,
llenar de gozo a su familia dándole una nueva tan gustosa.»

Aunque no fuera mas que por cumplimiento, no podía menos de preguntar
cómo estaban mis padres y tío; pero lo hice con tal frialdad que no di
motivo a mi buen especiero para admirar la fuerza de la sangre. Bien
me lo dió a entender, pues se manifestó sorprendido de la indiferencia
que yo mostraba hacia unas personas a quienes debía profesar sumo
cariño, y, como era mozo franco y grosero, «Yo creía--me dijo
desabridamente--que tuvieseis más amor y afición a vuestros parientes.
No parece sino que los habéis olvidado, según la frialdad con que me
preguntáis por ellos. ¿Ignoráis cuál es su situación? Pues sabed que
vuestro padre y vuestra madre están todavía sirviendo y que el buen
canónigo Gil Pérez, agobiado de vejez y de achaques, está ya para vivir
poco. Es necesario tener buen corazón--prosiguió--, y supuesto que
os halláis en estado de socorrer a vuestros padres, os aconsejo como
amigo les enviéis todos los años doscientos doblones. Este socorro les
proporcionará sin menoscabo vuestro una vida cómoda y dichosa.»

En lugar de enternecerme la pintura que hacía de mi familia, me
incomodó la libertad que se tomaba de aconsejarme sin que yo se lo
rogase. Quizá con más maña me hubiera persuadido; pero su franqueza
sólo sirvió para irritarme. El lo conoció bien por el ceñudo silencio
que guardé, y continuando su exhortación con menos caridad que malicia,
me impacientó. «¡Oh, eso es ya demasiado!--respondí lleno de cólera--.
¡Vaya usted, señor de Moscada, no se meta en negocios ajenos! ¡Vaya y
busque al corresponsal de su padre y ajuste sus cuentas con él! ¿Quién
es usted para enseñarme mi obligación? ¡Sé mejor que usted lo que he
de hacer en este caso!» Dicho esto, eché de mi despacho al especiero y
le envié a Oviedo a vender azafrán y pimienta.

No dejé de reflexionar en lo que acababa de decirme, y acusándome a mí
mismo de ser un hijo desnaturalizado, me enternecí. Traje a la memoria
los afanes que había costado a mis padres mi niñez y mi educación. Me
representé lo que les debía, y a mis reflexiones siguieron algunos
impulsos de agradecimiento, que, no obstante, de nada sirvieron. Mi
ingratitud sofocó bien pronto estos afectos y a ellos sucedió un
profundo olvido. Muchos padres hay que tienen hijos semejantes.

La codicia y la ambición de que estaba poseído mudaron del todo
mi carácter. Perdí toda mi alegría y andaba siempre distraído y
pensativo; en una palabra, hecho un insensato. Viéndome Fabricio
ocupado continuamente en pos de la fortuna y tan indiferente con él,
no venía a mi casa sino rara vez; pero no pudo dejar de decirme un
día: «En verdad, Gil Blas, que ya no te conozco. Antes de venir a la
corte siempre tenías el ánimo tranquilo, y ahora te veo constantemente
agitado. Formas proyecto sobre proyecto para enriquecerte, y cuanto más
adquieres más deseas. Además--¿me atreveré a decirlo?--ya no tienes
conmigo aquellos desahogos del corazón, aquellas familiaridades en que
consiste el encanto de la amistad; antes por el contrario, me tratas
con reserva y ocultas lo íntimo de tu alma. También observo que las
atenciones de que usas conmigo son como forzadas. En fin, este Gil
Blas no es aquel mismo Gil Blas que yo conocía.»

«Tú sin duda te chanceas--le respondí con frialdad--; yo ninguna
mutación percibo en mí.» «Tienes fascinados los ojos--replicó--y no
debes preguntárselo a ellos. Créeme: eres otro del que eras. Dilo,
amigo, ingenuamente, ¿nos tratamos acaso como otras veces? Cuando por
la mañana llamaba a tu puerta, venías tú mismo a abrirme, y muchas
veces casi dormido, y yo entraba en tu cuarto sin cumplimiento; pero
hoy, ¡qué diferencia!, tienes lacayos, y se me hace esperar en tu
antesala mientras dan el recado de si puedo hablarte. Después de
esto, ¿cómo me recibes? Con una fría política y haciendo el señor.
Parece que mis visitas principian a incomodarte. ¿Crees tú que
semejante recibimiento agrade a un hombre que ha sido tu camarada?
No, Santillana, no; de ningún modo me conviene. Adiós, separémonos
amigablemente. Deshagámonos ambos, tú de un censor de tus acciones y yo
de un nuevo rico que se desconoce a sí propio.»

Me sentí más exasperado que conmovido de sus reprensiones y dejé se
retirase sin hacer el menor esfuerzo para detenerle. La amistad de un
poeta no era cosa tan preciosa que su pérdida me causase aflicción en
el estado en que me hallaba. Además, fácilmente encontré consuelo en el
trato de algunos empleados de palacio con quienes, por la semejanza de
carácter, había recientemente contraído estrecha amistad. Estos nuevos
conocimientos eran con sujetos cuya mayor parte venía de no sé dónde
y a quienes su dichosa estrella había conducido a sus empleos. Todos
estaban ya acomodados, y atribuyendo estos miserables sólo a su mérito
los beneficios que el rey se había dignado hacerles, se olvidaban como
yo de sí mismos, y todos nos creíamos unos personajes muy respetables.
¡Oh, Fortuna, ve ahí cómo dispensas los favores las más veces! ¡Hizo
bien el estoico Epicteto en compararte con una joven ilustre que se
entrega a criados!



                             LIBRO NOVENO


                           CAPITULO PRIMERO

  Escipión quiere casar a Gil Blas y le propone la hija de un rico y
  famoso platero; de los pasos que se dieron a este fin.


Una noche, después de haber despedido a la concurrencia que había ido a
cenar conmigo, viéndome solo con Escipión, le pregunté qué había hecho
aquel día. «Dar un golpe de maestro--me respondió--; proporcionar a
usted un rico establecimiento, pues le quiero casar con la hija única
de un platero conocido mío.» «¡Hija de un platero!--exclamé con aire
desdeñoso--. ¿Has perdido el juicio? Cuando se tiene tal cual mérito
y se está en la corte en cierta altura, me parece que se deben tener
ideas más elevadas.» «¡Ah, señor--repitió Escipión--, no lo creáis
así! Pensad que el varón es quien ennoblece y no seáis más delicado
que mil señores que pudiera citaros. ¿Sabe usted bien que la heredera
de quien hablo es un partido de cien mil ducados a lo menos? ¿No es
éste un buen trozo de platería?» Cuando oí hablar de una suma tan
grande, me hice más tratable. «Desde luego cedo al dictamen de mi
secretario; la dote me determina. ¿Cuándo quieres tú que la reciba?»
«¡Vamos despacio, señor!--me respondió--. ¡Un poco de paciencia! Es
menester que trate yo antes del asunto con el padre y que le haga venir
en ello.» «¡Bueno!--respondí riendo a carcajadas--. ¿Todavía estás
ahí? ¡Ve, por cierto, un casamiento bien adelantado!» «Más de lo que
usted piensa--replicó--; sólo quiero una hora de conversación con el
platero y respondo de su consentimiento. Pero antes de ir más lejos,
capitulemos, si usted gusta. Suponiendo que yo haga recibir a usted
cien mil ducados, ¿cuántos me tocarán a mí?» «Veinte mil», le respondí.
«¡Alabado sea Dios!--dijo--. Yo limitaba vuestro agradecimiento a diez
mil. Usted es la mitad más generoso que yo. ¡Vamos! Desde mañana me
emplearé en esta negociación y puede usted contar con que se conseguirá
o yo no soy sino un bestia.»

Efectivamente, a los dos días me dijo: «He hablado con el señor Gabriel
de Salero--que éste era el nombre del padre de la niña--, y es tanto
lo que le he ponderado vuestro valimiento y mérito, que dió oídos a la
propuesta que le hice de recibiros por yerno. Será vuestra su hija,
con cien mil ducados, siempre que le hagáis ver claramente que sois
valido del ministro.» «Si no consiste más que en eso--dije entonces a
Escipión--, presto estaré casado. Pero tratando de la muchacha, ¿la has
visto? ¿Es hermosa?» «No tanto como la dote--respondió--. Hablando aquí
para los dos, esta rica heredera no es muy bonita; pero, por fortuna,
a usted ningún cuidado le da esto.» «A fe mía que no, hijo mío--le
respondí--. Nosotros los cortesanos nos casamos solamente por casarnos
y buscamos la hermosura en las mujeres de nuestros amigos; y si por
acaso se halla en las nuestras, la miramos con tanta indiferencia, que
es bien merecido el que por ello nos castiguen.»

«Todavía no lo he dicho todo--repitió Escipión--. El señor Gabriel
convida a usted a cenar esta noche, y hemos quedado en que no le ha
de hablar usted del casamiento proyectado. Debe convidar a muchos
mercaderes amigos suyos a esta cena, a la cual ha de asistir usted como
un simple convidado, y mañana vendrá él a cenar con usted del mismo
modo; en esto conocerá usted que este hombre quiere experimentarle
antes de pasar adelante. Convendrá que usted se contenga un poco
delante de él.» «¡Oh! ¡Pardiez!--interrumpí con aire de confianza--.
¡Aunque examine lo que quiera, no puedo menos de salir ganancioso en
este examen!»

Todo se ejecutó puntualmente. Hice me condujeran a casa del platero,
quien me recibió tan familiarmente como si nos hubiésemos visto ya
muchas veces. Era de tan buena pasta que, como solemos decir, se
pasaba de cortés. Me presentó la señora Eugenia, su mujer, y la joven
Gabriela, su hija; yo les hice mil cumplimientos, sin contravenir a lo
tratado, y le dije mil tonterías en muy bellos términos y frases de
corte.

Gabriela, a pesar de cuanto me había dicho de ella mi secretario, no
me pareció fea, ya fuese porque estaba muy bien puesta o ya porque no
la mirase sino al través de la dote. ¡Qué buena casa tenía el señor
Gabriel! Yo creo que habrá menos plata en las minas del Perú que la
que había allí. Este metal se ofrecía a la vista por todas partes en
mil formas diferentes. Cada sala, y particularmente la de la cena, era
un tesoro. ¡Qué espectáculo para los ojos de un yerno! El suegro, para
hacer más lucido el convite, había convidado a cinco o seis mercaderes,
todos personas graves y enfadosas, que sólo hablaron de comercio, y
puede decirse que su conversación más bien fué una conferencia de
negociantes que una plática de amigos.

La noche siguiente tuve a cenar en mi casa al platero, y como no podía
deslumbrarle con mi vajilla, recurrí a otra ilusión. Convidé a cenar a
aquellos amigos míos que hacían mayor figura en la corte y que yo sabía
ser unos ambiciosos que no ponían límites a sus deseos. No hablaron
de otra cosa más que de las grandezas y de los empleos brillantes y
lucrativos a que aspiraban, lo cual produjo su efecto. Aturdido el buen
Gabriel de oír sus grandes ideas, se tenía, a pesar de su riqueza, por
un mísero mortal en comparación de aquellos señores. Por mi parte,
afectando moderación, dije me contentaría con una mediana fortuna, como
de veinte mil ducados de renta, con cuyo motivo aquellos hambrientos
de honores y riquezas exclamaron diciendo que haría mal y que, siendo
tan querido como era del primer ministro, no debía contentarme con tan
poco. El suegro no perdió ni una de estas palabras, y creí advertir al
retirarse que iba muy satisfecho.

Escipión no dejó de ir a verle el día siguiente por la mañana para
preguntarle si yo le había gustado. «He quedado muy prendado--le
respondió--; tanto, que me ha robado el corazón. Pero, señor
Escipión--añadió--, suplico a usted por nuestra antigua amistad
que me hable sinceramente. Todos, como usted sabe, tenemos nuestro
flaco; dígame usted cuál es el del señor Santillana. ¿Es jugador?
¿Es cortejante? ¿Cuál es su inclinación viciosa? Suplico a usted
no me la oculte.» «¡Usted me ofende, señor Gabriel, con semejante
pregunta!--replicó el medianero--. Me intereso más por usted que por
mi amo, y si tuviera algún vicio capaz de hacer a su hija desgraciada,
¿se lo hubiera propuesto por yerno? ¡Juro a bríos que no! Yo soy muy
servidor de usted; pero, en satisfacción, el único defecto que le
encuentro es no tener ninguno. Para joven, es muy juicioso.» «¡Otro
tanto oro!--respondió el platero--. Eso me agrada. Vaya usted, amigo
mío; puede asegurar que logrará la mano de mi hija y que se la daría
aun cuando no fuera querido del ministro.»

Luego que mi secretario me dió noticia de esta conversación, fuí
al momento a casa del Salero a darle las gracias de la disposición
favorable en que estaba hacia mí. A este tiempo ya había declarado
su voluntad a su mujer y a su hija, quienes por el modo con que me
recibieron me hicieron conocer que se sujetaban sin repugnancia a
ella. Después de haber prevenido la noche antes al duque de Lerma, le
presenté el suegro. Su excelencia le recibió con mucho agasajo y le
manifestó la satisfacción que tenía en que hubiese elegido para yerno
a un hombre a quien estimaba mucho y a quien quería ascender. Después
siguió haciendo el elogio de mis buenas prendas, y dijo tanto bien de
mí, que el pobre Gabriel creyó haber encontrado en mi señoría el mejor
partido de España para su hija. Estaba tan gozoso, que las lágrimas
se le asomaban. Al despedirnos me estrechó entre sus brazos y me
dijo: «Hijo mío, es tanta la impaciencia que tengo de veros esposo de
Gabriela, que dentro de ocho días a más tardar lo seréis.»


                              CAPITULO II

  Por qué casualidad se acordó Gil Blas de don Alfonso de Leiva, y
  del servicio que le hizo.


Dejemos en este estado mi casamiento, porque así lo exige el orden de
mi historia, y quiere que cuente el servicio que hice a don Alfonso,
mi antiguo amo. Yo había olvidado a este caballero enteramente y ahora
diré por qué causa me acordé de él.

Vacó en aquel tiempo el Gobierno de la ciudad de Valencia y, habiéndolo
sabido, pensé en don Alfonso de Leiva. Consideré que este empleo le
vendría perfectamente, y, quizá menos por amistad que por ostentación,
determiné pedirlo para él, haciéndome cargo de que, si lo obtenía, me
daría este paso un honor excesivo. Me dirigí, pues, al duque de Lerma,
y le dije que había sido mayordomo de don Alfonso de Leiva y de su hijo
y que, teniendo grandes motivos para vivirles agradecido, me tomaba
la libertad de suplicar a su excelencia concediese al uno o al otro
el Gobierno de Valencia. El ministro me respondió: «Con mucho gusto,
Gil Blas; yo me alegro de que seas reconocido y generoso. Por otra
parte, me hablas de una familia a quien estimo. Los Leivas son buenos
servidores del rey y merecen bien este empleo. Puedes disponer de él a
tu arbitrio; yo te lo doy por regalo de la boda.»

Gustosísimo de haber conseguido mi intento, fuí sin perder instante
a casa de Calderón a hacerle extender el despacho para don Alfonso.
Había allí un crecido número de personas que, con respetuoso silencio,
aguardaban a que les diese audiencia don Rodrigo. Atravesé por entre
aquella gente y me presenté a la puerta del gabinete, que me fué
abierta, y en él encontré no sé cuántos caballeros comendadores y otros
sujetos distinguidos, a quienes Calderón oía por su orden. Era de
admirar el diferente modo con que los recibía. Se contentaba con hacer
a éstos una ligera inclinación de cabeza; honraba a aquéllos con una
cortesía, y los conducía hasta la puerta de su gabinete, graduando,
por decirlo así, el aprecio con que los distinguía por los diversos
cumplimientos que empleaba. Por otra parte, vi a algunos de aquellos
sujetos que, ofendidos del poco caso que de ellos hacía, maldecían en
su corazón la necesidad que los obligaba a humillarse en su presencia.
Otros vi que, por el contrario, se reían entre sí mismos de su aire
fantástico y presumido. Por más que hacía estas observaciones no me
hallaba en estado de aprovecharme de ellas, pues me portaba en iguales
términos en mi casa, y ningún cuidado me daba el que se aprobasen o se
vituperasen mis modales orgullosos con tal que me los respetasen.

Habiéndome atisbado casualmente don Rodrigo, dejó precipitadamente a
un hidalgo que le hablaba y vino a abrazarme con demostraciones de
amistad que me sorprendieron. «¡Ah, amado compañero mío!--exclamó--.
¿Qué asunto es el que me proporciona el gusto de ver a usted aquí? ¿En
qué puedo servir a usted?» Díjele a lo que iba y en seguida me aseguró
en los términos más políticos que el día siguiente a la misma hora se
expediría el despacho que yo solicitaba. Su atención no paró aquí, pues
me acompañó hasta la puerta de la antesala, lo que jamás hacía sino con
los grandes señores, y allí me volvió a abrazar. «¿Qué significan estos
obsequios?--decía yo en el camino--. ¿Qué me anuncian? ¿Si meditará
este hombre mi ruina o, previendo que declina su favor, querrá granjear
mi amistad y tenerme de su parte, con la mira de que interceda por él
con el amo?» No sabía a cuál de estas conjeturas quedarme. Cuando volví
al día siguiente me trató del mismo modo, llenándome de caricias y
cumplimientos. Es verdad que las desquitó en el recibimiento que hizo
a otras personas que se presentaron a hablarle, porque a unas trató
groseramente, a otras habló con frialdad y a casi todas descontentó;
pero quedaron suficientemente vengadas con un lance que ocurrió,
y que no debo pasar en silencio, el cual servirá de lección a los
covachuelistas y secretarios que lo lean.

Habiéndose llegado a Calderón un hombre vestido llanamente y que no
aparentaba lo que era, le habló de cierto memorial que decía haber
presentado al duque de Lerma. Don Rodrigo no sólo no miró al caballero,
sino que le dijo ásperamente: «¿Cómo se llama usted, amigo?» «En mi
niñez me llamaban Frasquito--le respondió con serenidad el tal--,
después me han llamado don Francisco de Zúñiga y hoy me llamo el conde
de Pedrosa.» Sorprendido de esto Calderón, y viendo que trataba con
un hombre de la primera distinción, quiso disculparse y dijo: «Señor,
perdone vuestra excelencia si, no conociéndole...» «¡Yo no necesito
de tus excusas!--interrumpió con altivez Frasquito--. ¡Las desprecio
tanto como tus modales groseros! Sabe que el secretario de un ministro
debe recibir cortésmente a toda clase de personas. Sé, si quieres, tan
fantástico que te mires como el sustituto de tu amo; pero no te olvides
de que no eres mas que un criado suyo.»

Este pasaje mortificó infinito al soberbio don Rodrigo, quien, no
obstante, nada se enmendó. Por lo que hace a mí, saqué fruto del caso.
Resolví mirar con quién hablaba en mis audiencias y no ser insolente
sino con los mudos. Como el despacho de don Alfonso estaba ya expedido,
lo recogí y se lo envié por un correo extraordinario a este señor con
carta del duque de Lerma, en la que su excelencia le avisaba que el rey
le había nombrado para el Gobierno de Valencia. No le di parte de la
que tenía en este nombramiento, ni quise aun escribirle, porque tenía
gusto de decírselo de boca y de causarle esta agradable sorpresa cuando
viniese a la corte a prestar el juramento.


                             CAPITULO III

  De los preparativos que se hicieron para el casamiento de Gil Blas
  y del grande acontecimiento que los inutilizó.


Volvamos a mi bella Gabriela, con quien dentro de ocho días había de
celebrar mi matrimonio. Por ambas partes se hacían preparativos para
esta ceremonia. Salero compró ricos trajes para la novia, y yo le
busqué una doncella, un lacayo y un escudero anciano, todo lo cual
eligió Escipión, que esperaba todavía con más impaciencia que yo el día
en que habían de entregarme la dote.

La víspera de este día tan deseado cené en casa del suegro con tíos,
tías, primos y primas de mi novia. Hice perfectamente el papel de un
yerno hipócrita; mostréme muy obsequioso con el platero y su mujer;
fingíme apasionado de Gabriela; agasajé a toda la familia, cuyas
conversaciones y expresiones majaderas y toscas escuché con paciencia,
y así, en premio de ella, tuve la dicha de agradar a todos los
parientes, que se alegraron de mi enlace con ellos.

Acabada la comida, pasaron los convidados a una gran sala, en donde
había dispuesta una música de voces e instrumentos, que no se ejecutó
mal, aunque no se hubiesen elegido las mejores habilidades de Madrid.
Nos puso de tan buen humor lo bien que cantaron, que empezamos a
bailar. Dios sabe con qué primor, pues me tuvieron por discípulo de
Terpsícore, aunque no tenía más principios de este arte que dos o tres
lecciones que en casa de la marquesa de Chaves me había dado un maestro
de baile que iba a enseñar a los pajes. Después de habernos divertido
bastante pensamos en retirarnos, y entonces prodigué las cortesías y
cumplimientos. «¡Adiós, mi amado hijo!--me dijo Salero abrazándome--.
Mañana por la mañana iré a tu casa a llevar el dote en buena moneda de
oro.» «Será usted bien recibido--respondí--, amado padre mío.» Luego,
habiéndome despedido de la familia, subí en mi coche, que me esperaba a
la puerta, y tomé el camino de mi casa.

Apenas había andado doscientos pasos, cuando quince o veinte hombres,
unos a pie y otros a caballo, armados todos de espadas y carabinas,
rodearon mi coche y lo detuvieron gritando: _¡Favor al rey!_ Hiciéronme
bajar aceleradamente y me metieron en una silla de posta, adonde el
principal de ellos subió conmigo y dijo al cochero que tomase el camino
de Segovia. Juzgué que el que iba a mi lado era algún honrado alguacil;
y habiéndole preguntado el motivo de mi prisión, me respondió del modo
que acostumbran estos señores, quiero decir brutalmente, que no tenía
necesidad de darme cuenta de él. Yo le dije que quizá se equivocaba.
«¡No, no!--respondió--. Estoy seguro de que no he errado el golpe;
usted es el señor de Santillana; a usted es a quien tengo orden de
conducir adonde le llevo.» No teniendo nada que replicar a esto, tomé
el partido de callar. Lo restante de la noche caminamos por la orilla
del río Manzanares con un profundo silencio. En Colmenar mudamos de
caballos, y llegamos a la caída de la tarde a Segovia, en cuya torre me
encerraron.


                              CAPITULO IV

  De qué modo fué tratado Gil Blas en la torre de Segovia y de cómo
  supo la causa de su prisión.


Lo primero fué meterme en un encierro, sin más cama que un jergón de
paja, como si fuese un reo digno del último suplicio. Pasé la noche,
no con el mayor desconsuelo, porque todavía no conocía todo mi mal,
sino repasando en mi imaginación qué sería lo que había acarreado mi
desgracia. No dudaba fuese obra de Calderón; sin embargo, por más que
lo sospechase, no comprendía cómo hubiese podido conseguir que el duque
de Lerma me tratase con tanta crueldad. Otras veces me imaginaba que
me habrían preso sin noticia de su excelencia, y otras, que este señor
mismo me habría hecho arrestar por alguna razón política, como suelen
hacer algunas veces los ministros con sus favoritos.

Agitado con estas varias conjeturas, vi, a favor de una luz que entraba
por una rendija pequeña, lo horroroso del sitio en donde me hallaba. Me
afligí entonces en extremo, y mis ojos fueron dos raudales de lágrimas,
que la memoria de mi prosperidad hacía inagotables. Cuando estaba en la
mayor aflicción entró en el encierro un carcelero, que me traía para
aquel día un pan y un cántaro de agua. Me miró, y viendo que tenía el
rostro bañado en lágrimas, aunque carcelero se movió a compasión y me
dijo: «¡No se desanime usted, señor preso! ¡Las desgracias de la vida
se han de sufrir con resignación! Usted es joven y tras de este tiempo
vendrá otro. Entre tanto, coma usted con gusto el pan del rey.»

Diciendo esto, se retiró mi consolador, a quien sólo respondí con
suspiros. Todo el día lo empleé en maldecir mi estrella, sin pensar
en comer nada de mi ración, que en el estado en que me hallaba más
me parecía un efecto de la indignación del rey que un presente de su
bondad, pues servía más bien para prolongar la pena de los desgraciados
que para mitigarla.

En esto llegó la noche, y al instante oí un gran ruido de llaves que me
llamó la atención. Abrieron la puerta del calabozo y entró un hombre
con una bujía en la mano, el que, llegándose a mí, me dijo: «Señor
Gil Blas, vea usted a uno de sus amigos antiguos. Yo soy aquel don
Andrés de Tordesillas que vivía con usted en Granada y era gentilhombre
del arzobispo cuando usted gozaba del favor de aquel prelado. Usted
le pidió, si hace memoria, que me diese un empleo en Méjico, para
el cual se me nombró; pero en lugar de embarcarme para Indias, me
quedé en la ciudad de Alicante. Allí me casé con la hija del capitán
del castillo, y por una serie de sucesos que contaré a usted luego,
he venido a ser alcaide de la torre de Segovia. Usted ha tenido la
fortuna--continuó--de encontrar en un hombre que tiene el cargo de
maltratarle un amigo que nada escaseará para suavizar el rigor de
su prisión. Tengo orden expresa de que no deje a usted hablar con
nadie, que le haga dormir sobre paja y que no le dé más alimento que
pan y agua; pero además de que soy caritativo y no había de dejar de
compadecerme de sus males, usted me ha servido, y mi agradecimiento
puede más que las órdenes que he recibido. Lejos de servir de
instrumento para la crueldad que se quiere usar con usted, mi ánimo
es tratarle lo mejor que me sea posible. Levántese usted y véngase
conmigo.»

Mi ánimo estaba tan turbado que no pude responder una sola palabra
al señor alcaide, aunque sus expresiones merecían tanta gratitud.
Le seguí. Me hizo atravesar un patio y subir por una escalera muy
estrecha a una pequeña pieza que había en lo alto de la torre. Habiendo
entrado en ella, me sorprendí bastante al ver sobre una mesa dos velas
que ardían en candeleros de cobre y dos cubiertos bastante limpios.
«Inmediatamente--me dijo Tordesillas--van a traer de comer a usted;
ambos cenaremos aquí. Le he destinado para su habitación este cuartito,
en donde estará mejor que en el encierro, pues verá desde su ventana
las floridas riberas del Eresma y el valle delicioso que desde el
pie de las montañas que separan las dos Castillas se extiende hasta
Coca. No dudo que al principio no le hará ninguna impresión una vista
tan agradable, pero cuando el tiempo haya hecho suceder una dulce
melancolía a la amargura de su dolor, tendrá gusto en recrear la vista
con unos objetos tan deleitables. Además de esto, cuente usted con que
no faltará ropa blanca ni las demás cosas que necesita un hombre amigo
del aseo. Sobre todo, tendrá usted buena cama, estará bien mantenido
y le proporcionaré los libros que quiera y, en una palabra, todas las
comodidades de que puede disfrutar un preso.»

Con tan corteses ofertas me sentí algo aliviado, cobré ánimo y di
mil gracias a mi carcelero. Le dije que su generoso proceder me
restituía la vida y que deseaba hallarme en estado de manifestarle
mi gratitud. «¿Pues por qué no habría de volver usted a verse en su
primer estado?--me respondió--. ¿Cree usted haber perdido para siempre
la libertad? Se engaña si así lo juzga y me atrevo a asegurarle que
con algunos meses de prisión habrá usted pagado.» «¿Qué dice usted,
señor don Andrés?--exclamé--. Parece que usted sabe el motivo de mi
desgracia.» «Confieso--me dijo--que no lo ignoro. El alguacil que
ha conducido a usted aquí me ha confiado este secreto y no tengo
dificultad en revelárselo. Me ha dicho que, informado el rey de que
usted y el conde de Lemos habían llevado de noche al príncipe de España
a casa de una dama sospechosa, acababa, para castigaros de ello, de
desterrar al conde, y enviaba a usted a esta torre para ser tratado en
ella con todo el rigor que ha experimentado desde que vino.» «¿Pues
cómo--le dije--ha llegado a saber esto el rey?» «Esta circunstancia
quisiera yo saber particularmente y esto es--respondió--lo que
cabalmente no me ha dicho el alguacil y lo que, a la cuenta, ni aun él
mismo sabe.»

En este punto de nuestra conversación, entraron muchos criados que
traían la cena. Pusieron en la mesa pan, dos tazas, dos botellas y
tres fuentes, en la una de las cuales venía un guisado de liebre con
mucha cebolla, aceite y azafrán; en la otra, una olla podrida, y en la
tercera un pavipollo con salsa de tomate. Luego que vió Tordesillas
que nos habían servido lo necesario, despachó a sus criados para que
no oyesen nuestra conversación. Cerró la puerta y nos sentamos el uno
enfrente del otro. «Empecemos--me dijo--por lo más urgente. Después
de dos días de dieta, es preciso que usted tenga buen apetito.» Y
diciendo esto, me hizo un buen plato. Creía servir a un hambriento,
y, efectivamente, tenía motivo para pensar que yo me atracaría de sus
manjares. Sin embargo, engañé sus esperanzas, pues, por mucha necesidad
que tuviese de comer, los bocados se me quedaban atravesados en la boca
sin poder tragarlos; tan oprimido tenía el corazón a causa de mi estado
actual. En vano mi alcaide, para alejar de mi espíritu las crueles
ideas que sin cesar le afligían, me excitaba a beber y celebraba lo
exquisito de su vino, pues aun cuando me hubiera dado néctar le hubiera
bebido entonces sin gusto. El lo conoció, y, tomando otro rumbo,
se puso a contarme con estilo alegre la historia de su casamiento;
pero con esto todavía consiguió menos el fin. Escuché su relación
tan distraído, que cuando la concluyó no hubiera podido decir lo que
acababa de contarme. Juzgó que era demasiada empresa querer entretener
por aquella noche mis penas. Después de concluída la cena se levantó de
la mesa y me dijo: «Señor de Santillana, voy a dejar a usted descansar,
o más bien meditar con libertad sobre su desgracia; pero repito que
no será de larga duración. El rey es naturalmente bueno, y cuando se
le haya pasado el enfado y considere la deplorable situación en que
cree a usted, le parecerá que está bastante castigado.» Dicho esto, el
señor alcaide bajó o hizo que subiesen los criados a quitar la mesa. Se
llevaron hasta las luces y yo me acosté a la escasa luz de un candil
colgado en la pared.


                              CAPITULO V

  De lo que reflexionó antes de dormirse y del ruido que le despertó.


Dos horas por lo menos se me pasaron en reflexionar sobre lo que me
había dicho Tordesillas. «¿Conque aquí me estoy--decía--por haber
contribuído a los placeres del heredero de la Corona? ¡Qué imprudencia
ha sido el haber servido en semejantes cosas a un príncipe tan joven!
Pues todo mi delito consiste en que es muy niño. Quizá el rey, en lugar
de haberse irritado tanto, se hubiera reído si fuese de más edad.
Pero ¿quién habrá dado semejante aviso al monarca sin haber temido el
resentimiento del príncipe y el del duque de Lerma? Sin duda, éste
querrá vengar al conde de Lemos, su sobrino. Pero lo que yo no puedo
comprender es cómo el rey ha podido descubrirlo.»

Siempre volvía a pensar en esto. Sin embargo, lo que más me afligía,
más me desesperaba y lo que no podía desechar de mi imaginación era
el saqueo que temía habrían padecido todos mis efectos. «¡Tesoro
mío!--exclamé--. ¿Dónde estás? ¡Amadas riquezas mías! ¿Qué ha sido de
vosotras? ¿En qué manos habéis caído? ¡Ay de mí! ¡Os he perdido en
menos tiempo del que os gané!» Me representaba el desorden que habría
en mi casa, y sobre esto hacía reflexiones a cuál más tristes. La
confusión de tantos pensamientos diferentes me sepultó en una tristeza
que me fué provechosa, pues cogí el sueño, que la noche antes no había
podido conciliar. También contribuyeron a ello la buena cama, la fatiga
que había padecido y los vapores del vino y de la cena. Me quedé
profundamente dormido, y, según las señales, me hubiera amanecido así
a no haberme despertado de improviso un ruido bastante extraordinario
para una cárcel. Oí tocar una guitarra y a un hombre que cantaba al son
de ella. Escuché con atención, pero ya nada oí. Creí que era un sueño,
pero de allí a un instante volví a oír el mismo instrumento y que
cantaban los versos siguientes:

      ¡Ay de mí! ¡Un año felice
    parece un soplo ligero;
    pero, sin dicha, un instante
    es un siglo de tormento!

Esta copla, que parecía se había compuesto de intento para mí, aumentó
mis pesares. «La verdad de estas palabras--me decía yo--harto la
experimento. Me parece que el tiempo de mi felicidad ha pasado bien
pronto y que hace un siglo que estoy preso.» Volví a sepultarme en
una terrible melancolía y a desconsolarme como si tuviese gusto en
ello. Mis lamentos dieron fin con la noche, y los primeros rayos del
sol que alumbraron mi estancia calmaron un poco mis inquietudes. Me
levanté a abrir la ventana para que entrase el aire en el cuarto; miré
el campo, cuya vista me trajo a la memoria la bella descripción que el
señor alcaide me había hecho de él, pero no encontré objetos con que
acreditar la verdad de lo que me había dicho. El Eresma, que yo creía a
lo menos igual al Tajo, me pareció sólo un arroyo. La ortiga y el cardo
eran el único adorno de sus _riberas floridas_, y el supuesto _valle
delicioso_ no ofreció a mi vista sino tierras la mayor parte incultas.
Al parecer, todavía no gozaba yo de aquella dulce melancolía que debía
representarme las cosas de otro modo de como las veía entonces.

Estaba a medio vestir cuando llegó Tordesillas acompañado de una criada
anciana que me traía camisas y toallas. «Señor Gil Blas--me dijo--,
aquí tiene usted ropa blanca; use usted de ella sin reparo, que yo
cuidaré de que la tenga siempre de sobra. Y bien--añadió--, ¿cómo ha
pasado usted la noche? ¿Ha aplacado el sueño sus penas por algunos
instantes?» «Puede ser--respondí--que durmiera todavía si no me hubiera
despertado una voz acompañada de una guitarra.» «El caballero que ha
turbado su reposo--respondió--es un reo de Estado que está en un cuarto
inmediato al de usted. Es un caballero de la Orden de Calatrava, y de
muy buena presencia, que se llama don Gastón de Cogollos. Si ustedes
quieren, pueden tratarse y comer juntos, y así, en sus conversaciones
se consolarán mutuamente y para ambos será esto de mucha satisfacción.»
Manifesté a don Andrés que agradecía infinito la licencia que me daba
de unir mi dolor con el de este caballero, y como diese a entender
mi vivo deseo de conocer a aquel compañero en mi desgracia, nuestro
cortés alcaide desde aquel mismo día me proporcionó este gusto. Comí
con don Gastón, cuyo bello aspecto y gentileza me cautivaron. ¿Cuál
sería su hermosura, cuando deslumbró mis ojos, acostumbrados a ver la
juventud más bella de la corte? Imagínese un hombre que parecía una
miniatura, uno de aquellos héroes de novela que para desvelar a las
princesas no necesitaba mas que presentarse; añádase a esto que la
Naturaleza, que comúnmente distribuye con desigualdad sus dones, había
dotado a Cogollos de mucho valor y entendimiento y se formará una
ligera idea de las perfecciones que le adornaban.

Si él me hechizó, por mi parte tuve la fortuna de no desagradarle.
Aunque le supliqué no dejase de cantar por mí de noche, nunca volvió
a hacerlo, temiendo incomodarme. Dos personas a quienes aflige una
mala suerte se unen con facilidad. A nuestro conocimiento se siguió
bien presto una tierna amistad, la cual se estrechó cada día más. La
libertad que teníamos de hablar cuando queríamos nos sirvió muchísimo,
pues en nuestras conversaciones nos ayudábamos recíprocamente a llevar
con paciencia nuestra desgracia.

Una siesta entré en su cuarto a tiempo que se preparaba a tocar la
guitarra. Para oírle más cómodamente me senté en un banquillo, que era
la única silla que tenía, y él sobre su cama. Tocó una sonata tierna y
cantó después unas coplas que explicaban la desesperación a que reducía
a un amante la crueldad de su dama. Así que acabó le dije sonriéndome:
«Caballero, nunca necesitará usted emplear tales versos en sus
galanteos, porque su persona no encontrará mujeres esquivas.» «Usted me
favorece--respondió--. Los versos que usted acaba de oír los compuse
para ablandar un corazón que yo creía de diamante, para enternecer a
una dama que me trataba con un rigor extremado. Es preciso cuente a
usted esta historia y al mismo tiempo sabrá usted la de mis desgracias.»


                              CAPITULO VI

  Historia de don Gastón de Cogollos y de doña Elena de Galisteo.


«Presto hará cuatro años que salí de Madrid para Coria a ver a mi tía
doña Leonor de Lajarilla, una de las más ricas viudas de Castilla la
Vieja y de quien soy único heredero. Apenas llegué a su casa, cuando
el amor vino a turbar mi sosiego. Me puso en un cuarto cuyas ventanas
daban enfrente de las celosías de una señora a quien fácilmente podía
ver, pues eran muy claras y la calle estrecha. No desprecié esta
proporción, y me pareció tan bella mi vecina, que quedé apasionado de
ella. Se lo manifesté prontamente, con miradas tan vivas que no podían
equivocarse. Ella lo conoció, pero no era de aquellas señoritas que
hacen gala de semejante observación, y todavía correspondió menos a mis
señas.

»Quise saber el nombre de aquella peligrosa persona que tan
prontamente trastornaba los corazones, y supe se llamaba doña Elena,
que era hija única de don Jorge de Galisteo, que poseía a algunas
leguas de Coria una hacienda de mucho producto; que se le presentaban
frecuentemente buenos partidos, pero que su padre los despreciaba
todos, con la mira de casarla con don Agustín de la Higuera, su
sobrino, el que, con la esperanza de este casamiento, tenía libertad de
ver y hablar todos los días a su prima. No me desalenté por eso; antes
bien, se aumentó en mí el amor, y el orgulloso placer de desbancar a
un rival, amado quizá, me excitó más que mi amor a llevar adelante
mi empresa. Continué, pues, mirando cariñosamente a mi Elena. Envié
también emisarios a Felicia, su criada, para solicitar su mediación.
Hice igualmente hablar por señas a mis dedos. Pero estas demostraciones
fueron inútiles. La misma respuesta tuve de la criada que del ama:
ambas se mostraron duras e inaccesibles.

»Viendo que rehusaban responder al lenguaje de mis ojos, recurrí a
otros intérpretes. Puse gente en campaña para descubrir si Felicia
tenía algún conocimiento en la ciudad, y llegué a saber que su mayor
amiga era una señora anciana llamada Teodora y que se visitaban con
frecuencia. Alegre con esta noticia, busqué a Teodora, a quien obligué
con dádivas a servirme. Se interesó por mí y me ofreció facilitarme en
su casa una conversación secreta con su amiga, promesa que cumplió al
día siguiente.

«Ya dejo de ser desgraciado--dije a Felicia--, pues mis penas han
excitado tu piedad. ¿Qué no debo a tu amiga por haberte inclinado a que
me des la satisfacción de hablarte?» «Señor--me respondió--, Teodora es
dueña de mi voluntad. Me ha hablado por usted, y si pudiera yo hacerle
feliz, bien presto conseguiría sus deseos; pero, con toda esta buena
voluntad, no sé si podré seros de gran provecho. No quiero lisonjear
a usted; su empresa es muy difícil. Usted ha puesto los ojos en una
señorita cuyo corazón es de otro. ¡Y qué señorita! Es tan disimulada y
altiva, que si usted con su constancia y obsequios consigue merecerle
algunos suspiros, no piense que su altanería le dé la satisfacción de
demostrárselo.» «¡Ah mi amada Felicia!--prorrumpí con dolor--. ¿Para
qué me expresas todos los obstáculos que tengo que vencer? Estas
circunstancias me atraviesan el alma. ¡Engáñame y no me desesperes!»
Dicho esto, y cogiéndole una mano, le puse en el dedo un diamante de
trescientos doblones, diciéndole al mismo tiempo cosas tan tiernas que
la hice llorar.

»La persuadieron tanto mis palabras y quedó tan contenta con mi
generosidad, que no quiso dejarme sin consuelo, y allanando un poco
las dificultades me dijo: «Señor, lo que acabo de decir a usted no
debe quitarle toda esperanza. Es verdad que su rival no es aborrecido.
Viene a casa a ver con libertad a su prima; le habla cuando quiere,
y esto es lo que favorece a usted. La costumbre que tienen de estar
ambos juntos todos los días entibia un poco su trato. Me parece que
se separan sin pena y se vuelven a ver sin gusto. Se podría decir
que están ya casados. En una palabra, no parece que mi ama tiene una
ciega pasión a don Agustín. Por otra parte, hay mucha diferencia de
sus prendas personales a las de usted, y esta particularidad no la
observará inútilmente una señorita de tan delicado gusto como doña
Elena. No se acobarde usted; continúe su galanteo, que yo no dejaré
pasar ninguna ocasión de hacer valer a mi ama lo que usted se esmera en
agradarle y, por más que disimule, descubriré su interior al través de
sus disimulos.»

»Después de esta conversación, Felicia y yo nos separamos muy
satisfechos uno de otro. Yo me dispuse de nuevo a obsequiar en secreto
a la hija de don Jorge; díle una música, en la cual una bella voz cantó
los versos que usted ha oído. Acabado el concierto, la criada, para
sondear a su ama, le preguntó si se había divertido. «La voz--dijo doña
Elena--me ha gustado.» «Y las palabras que ha cantado, ¿no son muy
expresivas?» «De eso es--dijo la señora--de lo que no he hecho aprecio
alguno, atendiendo sólo al canto; ni se me da nada el saber quién me
ha dado esta música.» «Según eso--exclamó la criada--, el pobre don
Gastón de Cogollos está muy lejos de merecer la atención de usted, y
es muy loco en gastar el tiempo en mirar nuestras celosías.» «Puede
ser que no sea él--dijo el ama fríamente--, sino algún otro caballero
que con este concierto ha querido declararme su pasión.» «Perdone
usted--respondió Felicia--. Está usted muy engañada; es el mismo don
Gastón, porque esta mañana ha llegado a mí en la calle y suplicado
diga a usted de su parte que le adora a pesar de los rigores con que
paga su amor, y que, en fin, se tendrá por el hombre más feliz si le
permite acreditar su ternura con sus obsequios y atenciones. Estas
expresiones--continuó--denotan bien que no me engaño.»

»La hija de don Jorge mudó repentinamente de semblante, y mirando
con aire severo a su criada le dijo: «¿Cómo tienes atrevimiento para
propasarte a contarme esa necia conversación? ¡No te suceda otra vez
el venirme con semejantes impertinencias! ¡Y si ese temerario tiene
todavía la osadía de hablarte, te mando le digas se dirija a otra
persona que haga más caso de sus galanteos y que elija un pasatiempo
más decente que el de estar todo el día a la ventana observando lo que
hago en mi cuarto!»

»La segunda vez que vi a Felicia me dió cuenta puntual de todas
las circunstancias de esta conversación, y para persuadirme de que
mi pretensión no podía ir mejor, aseguraba que aquellas palabras
no se debían tomar al pie de la letra. Por lo que a mí toca, que
procedía sencillamente y no creía se pudiese explicar el texto en mi
favor, desconfiaba de los comentarios que ella hacía. Se burló de mi
desconfianza, pidió papel y tinta a su amiga y me dijo: «Señor mío,
escriba usted prontamente a doña Elena como un amante desesperado.
Píntele vivamente sus penas y sobre todo laméntese de la prohibición
de asomarse a la ventana. Prométale usted que obedecerá su precepto,
pero asegúrele que le costará la vida; pinte usted esto tan lindamente
como ustedes los caballeros saben hacerlo, y lo demás queda a mi
cuidado. Espero que las resultas harán a mi penetración más honor del
que usted le hace.»

»Yo hubiera sido el primer amante que encontrando tan oportuna ocasión
de escribir a su dama la hubiera desaprovechado. Compuse una carta muy
patética, y antes de cerrarla se la enseñé a Felicia, quien, después
de haberla leído, se sonrió, y me dijo que si las mujeres sabían el
arte de encaprichar a los hombres, en recompensa, no ignoraban ellos
el de embobar a las mujeres. La criada tomó el billete, asegurándome
que si no producía buen efecto no sería culpa de ella; me encargó mucho
tuviese gran cuidado de no dejarme ver a la ventana por algunos días y
se volvió al momento a casa de don Jorge.

«Señora--dijo a doña Elena cuando llegó--, he encontrado a don Gastón.
Ha venido a hablarme y me ha tenido una conversación muy lisonjera.
Me ha preguntado temblando, y como un reo que va a oír su sentencia,
si había hablado a usted de su parte. Yo, por no faltar a vuestras
órdenes, no le he dejado proseguir y le he hartado de injurias y le he
dejado aturdido de ver mi enojo.» «Me alegro--respondió doña Elena--que
me hayas librado de ese importuno; pero para eso no había necesidad
de hablarle descortésmente. Siempre es preciso que una doncella tenga
agrado.» «Señora--replicó la criada--, a un amante apasionado no se
le aleja con palabras suaves, pues vemos que ni aun se consigue este
fin con enojo y furor. Don Gastón, por ejemplo, no se ha desanimado.
Después de haberle llenado de improperios, como he dicho, fuí a casa
de vuestra parienta, adonde me habéis enviado. Esta señora, por mi
desgracia, me ha detenido mucho tiempo; digo mucho tiempo, porque a la
vuelta he encontrado otra vez al mismo. Yo no esperaba verle más, y su
vista me ha turbado tanto, que mi lengua, pronta en todas ocasiones, no
ha podido en ésta pronunciar una palabra.» «Pero y entretanto, ¿qué ha
hecho él?» «Aprovechándose de mi silencio, o más bien de mi turbación,
me ha metido en la mano un papel, que he guardado sin saber lo que me
hacía, y desapareció al momento.»

»Dicho esto sacó del seno mi carta y se la entregó en tono de chanza a
su ama, quien la tomó como por diversión, la leyó con todo y después
hizo la reservada. «En verdad, Felicia--dijo seriamente a su criada--,
que eres una loca en haber recibido este billete. ¿Qué podrá pensar
de esto don Gastón y qué debo creer yo misma? Tú me das motivo con tu
conducta para que desconfíe de tu fidelidad y a él para que sospeche
que correspondo a su inclinación. ¡Ay de mí! Puede ser que en este
instante crea que leo y releo con gusto sus expresiones. ¡Ve aquí
a qué afrenta expones mi altivez!» «De ninguna manera, señora--le
respondió la criada--; él no puede pensar de esta suerte, y, caso que
así fuese, pronto sabrá lo contrario. Le diré la primera vez que le
vea que he enseñado a usted su carta, que usted la ha mirado con la
mayor indiferencia y que sin leerla la ha hecho usted pedazos con un
frío desprecio.» «Libremente puedes afirmarle--repuso doña Elena--que
yo no la he leído, porque me hallaría muy apurada si tuviera que decir
dos palabras.» La hija de don Jorge no se contentó con hablar en estos
términos, sino que aun rasgó mi billete y prohibió a su criada hablarle
jamás de mí.

»Como yo había prometido no galantearla desde mis ventanas, porque mi
vista desagradaba, las tuve cerradas muchos días para que mi obediencia
mereciese más aprecio; pero en desquite de mis señas, que me estaban
prohibidas, me dispuse a dar músicas a mi cruel Elena. Fuíme una noche
debajo de su balcón con los músicos, cuando un caballero con espada en
mano turbó el concierto dando de golpes a los instrumentistas, quienes
inmediatamente huyeron. El coraje que animaba a este atrevido despertó
el mío, y arrojándome a él para castigarle, principiamos un reñido
combate. Doña Elena y su criada oyen el ruido de las espadas, miran por
las celosías y ven dos hombres que riñen. Dan grandes gritos; obligan a
don Jorge y a sus criados a que se levanten inmediatamente y acuden con
muchos vecinos a separar a los combatientes; pero ya llegaron tarde.
Sólo encontraron en el sitio a un caballero nadando en su sangre y
casi sin vida y conocieron que era yo el desgraciado. Me llevaron a
casa de mi tía y se llamaron los cirujanos más hábiles de la ciudad.

»Todo el mundo se compadeció de mí, y especialmente doña Elena, que
entonces descubrió el interior de su corazón. Su disimulo se rindió al
sentimiento y ya--¿lo creerá usted?--no era aquella señora que tanto
se preciaba de no hacer caso de mis obsequios, sino una tierna amante
que se entregaba sin reserva a su dolor, y así, el resto de la noche lo
pasó llorando con su criada y maldiciendo a su primo don Agustín de la
Higuera, a quien ellas creían autor de sus lágrimas, como en efecto él
era quien había interrumpido la música tan funestamente. Tan disimulado
como su prima, había conocido mi intención y nada había dicho de ella,
e imaginando que Elena me correspondía había hecho esta acción tan
violenta para mostrar que era menos sufrido de lo que se pensaba. No
obstante, este triste accidente se olvidó poco tiempo después por la
alegría que sobrevino. Aunque mi herida era peligrosa, la habilidad de
los cirujanos me sacó a salvo. Todavía no salía yo, cuando doña Leonor,
mi tía, fué a verse con don Jorge y le propuso mi casamiento con doña
Elena. Consintió en este enlace, tanto más gustoso cuanto que entonces
miraba a don Agustín como a un hombre a quien quizá no volvería a ver
más. El buen viejo recelaba que su hija tendría repugnancia a casarse
conmigo a causa de que el primo la Higuera había tenido la libertad
de visitarla mucho tiempo para granjear su cariño; pero se mostró tan
dispuesta a obedecer en este punto a su padre, que de aquí podemos
inferir que en España, como en todas partes, es afortunado con las
mujeres el último que llega.

»Luego que pude hablar a solas con Felicia, supe hasta qué extremo
había afligido a su ama el desgraciado suceso de mi pasada pendencia.
De modo que, no dudando ya ser el Paris de mi Elena, bendecía yo mi
herida, pues había tenido tan buenas consecuencias para mi amor. Obtuve
permiso del señor don Jorge para hablar a su hija en presencia de la
criada. ¡Qué gustosa fué esta conversación para mí! Tanto supliqué y de
tal manera insté a la señorita a que me dijese si su padre violentaba
su inclinación concediéndome su mano, que me confesó que no la debía
solamente a su obediencia. A vista de esta halagüeña declaración, sólo
pensé en agradar y en inventar galanteos mientras llegaba el día de la
boda, que había de celebrarse con una magnífica cabalgata, en que toda
la nobleza de Coria y sus cercanías se preparaban para lucirlo.

»Di con este fin un gran banquete en una hermosa casa de recreo que
tenía mi tía cerca de la ciudad del lado de Monroy. Don Jorge y su
hija concurrieron con todos sus parientes y amigos. Se había dispuesto
por mi orden un concierto de voces e instrumentos y hecho venir una
compañía de cómicos de la legua para que representaran una comedia.
Cuando estábamos a mitad de la comedia, entraron a decirme que
estaba en la antesala un hombre que quería hablarme de un negocio muy
interesante para mí. Me levanté de la mesa para ir a ver quién era y
me encontré con un desconocido, que me pareció ser un ayuda de cámara,
el que me entregó un billete, que abrí, y contenía estas palabras:
«Si estimáis el honor como debe un caballero de vuestra Orden, no
dejéis mañana por la mañana de ir a la llanura de Monroy, en donde
encontraréis a un sujeto que quiere daros satisfacción de la ofensa que
os ha hecho y poneros, si puede, fuera de estado de casaros con doña
Elena.--_Don Agustín de la Higuera._»

»Si el amor tiene mucho imperio sobre los españoles, el pundonor
tiene todavía más. No pude leer el billete con ánimo tranquilo. Al
solo nombre de don Agustín se encendió en mis venas un fuego que casi
me hizo olvidar las obligaciones indispensables de aquel día. Tuve
tentaciones de evadirme de la concurrencia para ir inmediatamente
en busca de mi enemigo. No obstante, me contuve, temiendo turbar la
función, y dije al que me había traído la carta: «Amigo mío, podéis
decir al caballero que os envía que deseo demasiado renovar con él el
combate para no hallarme mañana, antes que salga el sol, en el sitio
que me señala.»

»Después de haber despachado al mensajero con la respuesta volví a
reunirme con mis convidados y me senté a la mesa, disimulando de modo
que ninguno sospechó lo que me pasaba, y lo restante del día aparenté
estar entretenido como los otros con la diversión de la fiesta, la
cual se acabó a media noche. La concurrencia se separó y todos se
retiraron a la ciudad del mismo modo que habían venido, menos yo,
que me quedé con pretexto de tomar el fresco la mañana siguiente,
pero no era por otro motivo sino para acudir más pronto al sitio
de la cita. En lugar de acostarme, aguardé con impaciencia a que
amaneciera, e inmediatamente monté en el mejor caballo que tenía y
partí solo, como para pasearme en el campo. Caminé hacia Monroy, en
cuya llanura descubrí a un hombre a caballo que venía a mí a rienda
suelta; yo hice lo mismo para ahorrarle la mitad del camino, y así,
bien presto nos encontramos y vi que era mi rival. «Caballero--me dijo
con insolencia--, vengo, a pesar mío, a pelear segunda vez con usted;
pero la culpa es vuestra. Después del lance de la música debió usted
renunciar voluntariamente a la hija de don Jorge o saber que si usted
persistía en el designio de obsequiarla nuestros debates no habían
cesado.» «Usted se ha ensoberbecido--le respondí--del logro de una
ventaja que quizá debió menos a su destreza que a la obscuridad de la
noche. Usted se olvida de que las victorias no son siempre de uno.»
«Siempre son mías--replicó con arrogancia--, y voy a hacer ver a usted
que así de día como de noche sé castigar a los atrevidos que estorban
mis intentos.»

»A estas altaneras palabras sólo respondí echando pie a tierra, lo cual
hizo también don Agustín. Atamos los caballos a un árbol y principiamos
a reñir con igual denuedo. Confieso ingenuamente que tenía que pelear
con un enemigo que sabía manejar las armas con más destreza que yo,
no obstante mis dos años de escuela. Era consumado en la esgrima, y
así, no podía exponer yo mi vida a mayor peligro. Sin embargo, como
de ordinario sucede que al más fuerte le venza el más débil, mi rival
recibió una estocada en el corazón, a pesar de su destreza, y cayó
muerto.

»Volví al instante a la casa de recreo, en donde conté lo que había
pasado a mi criado, cuya fidelidad conocía. Díjele después: «Mi amado
Ramiro, antes que la justicia sepa el caso, toma un buen caballo y ve
a informar a mi tía del suceso; pídele de mi parte dinero y joyas para
mi viaje y ven a buscarme a Plasencia. En la primera hostería, como se
entra en la ciudad, me encontrarás.»

»Ramiro evacuó su comisión con tanta presteza que llegó a Plasencia
tres horas después que yo. Díjome que doña Leonor se había alegrado
más que no afligido de un combate que reparaba la afrenta que había
yo recibido en el primero y que me enviaba todo el oro y pedrería que
tenía para que viajara cómodamente por países extranjeros mientras ella
componía mi asunto.

»Para omitir las circunstancias superfluas, diré que atravesé por
Castilla la Nueva para ir al reino de Valencia a embarcarme en Denia.
Pasé a Italia, en donde me puse en estado de recorrer las cortes y
presentarme en ellas con decencia.

»Mientras que lejos de mi Elena pensaba yo en engañar mi amor y
tristezas lo más que me era posible, esta señora en Coria lloraba
secretamente mi ausencia. En lugar de aplaudir las persecuciones de su
familia contra mí por la muerte de la Higuera, deseaba, al contrario,
cesasen por una pronta compostura y acelerasen mi regreso. Ya habían
pasado seis meses, y creo que su constancia habría vencido siempre al
tiempo si sólo hubiera tenido que luchar con éste, pero tenía todavía
enemigos más poderosos. Don Blas de Cambados, hidalgo de la costa
occidental de Galicia, pasó a Coria a recoger una rica herencia que le
había disputado en vano don Miguel de Caprara, su primo, y se avecindó
allí por haberle parecido aquel país más agradable que el suyo.
Cambados era bien plantado, parecía afable y atento, siendo al mismo
tiempo muy persuasivo. Presto hizo conocimiento con todas las gentes
decentes de la ciudad y supo los asuntos de unos y de otros.

»No estuvo mucho tiempo sin saber que don Jorge tenía una hija cuya
peligrosa hermosura parecía no inflamar a los hombres sino para su
desgracia, cosa que excitó su curiosidad. Quiso ver a una señora tan
temible, y habiendo buscado a este efecto la amistad de su padre,
consiguió ganarla tan bien, que el viejo, mirándole ya como a yerno,
le dió entrada en su casa, con permiso de hablar en su presencia a
doña Elena. El gallego nada tardó en enamorarse de ella; esto era
inevitable. Se declaró con don Jorge, quien le dijo que accedía a su
pretensión, pero que no quería precisar a su hija, y que así, la
dejaba dueña de la elección. En seguida se valió don Blas de todos los
medios que pudo discurrir para agradarla; pero estaba tan prendada de
mí, que no le dió oídos. Felicia, sin embargo, se había interesado por
aquel caballero, habiéndola obligado éste con regalos a contribuir a
su amor, y así, empleaba en ello toda su habilidad. Por otra parte, el
padre ayudaba a la criada con reconvenciones, y, con todo, en un año
entero no hicieron mas que atormentar a doña Elena, sin poder reducirla
a olvidarme.

»Viendo Cambados que don Jorge y Felicia se empeñaban inútilmente por
él, les propuso un arbitrio para vencer la obstinación de una amante
tan apasionada. «Ved aquí--les dijo--lo que he pensado: fingiremos que
un mercader de Coria acaba de recibir carta de un comerciante italiano,
en la que, después de hablarle largamente de negocios de comercio,
se leerán las palabras siguientes: «Poco tiempo hace que llegó a la
corte de Parma un caballero español, llamado don Gastón de Cogollos.
Dice ser sobrino y único heredero de una viuda rica de Coria, llamada
doña Leonor de Lajarilla, y pretende casarse con la hija de un señor
poderoso, pero no quieren aceptar su propuesta hasta haberse informado
de la verdad, y tengo el encargo de preguntárselo a usted. Dígame, le
suplico, si conoce a este don Gastón y en qué consisten los bienes de
su tía. La respuesta de usted decidirá este enlace.--Parma, etc.»

»Esta trampa le pareció al viejo un juego y engaño perdonable en
los enamorados; la criada, aún menos escrupulosa que el buen hombre,
la aplaudió mucho. La ficción les pareció tanto mejor cuanto que
conocían la altivez de Elena, la cual, como no llegara a sospechar el
fraude, era una mujer capaz de resolverse a abrazar el partido que le
proponían. Don Jorge tomó a su cargo el anunciarle por sí mismo mi
inconstancia, y, para que pareciera la cosa más natural, hacerle hablar
al mercader que había recibido de Parma la supuesta carta. Efectuaron
el pensamiento como lo habían formado. El padre, alterado y aparentando
enojo y despecho, le dijo: «Hija mía Elena, nada más te diré sino que
nuestros parientes todos los días claman sobre que jamás permita entre
en nuestra familia al homicida de don Agustín, y hoy tengo otra razón
más poderosa para alejarte de don Gastón. ¡Avergüénzate de serle tan
fiel! Es un voltario, un pérfido, y ve aquí una prueba cierta de su
infidelidad: lee tú misma esa carta que un mercader de Coria acaba de
recibir de Italia.» Asustada Elena, tomó el fingido papel, lo leyó,
meditó sobre todas sus expresiones y se quedó absorta de la nueva de
mi inconstancia. Un afecto de ternura le hizo después verter algunas
lágrimas; pero recobrando presto su orgullo, las enjugó y dijo con
entereza a su padre: «Señor, usted que ha sido testigo de mi flaqueza
séalo también de la victoria que voy a conseguir sobre mí. ¡Ya se
acabó! Don Gastón es ya despreciable a mis ojos; en él sólo veo al
hombre más indigno de este mundo. ¡No hablemos más de él! ¡Vamos,
nada me detiene ya! Dispuesta estoy a dar la mano a don Blas. ¡Ojalá
que mi casamiento preceda al de aquel pérfido que tan mal ha pagado mi
amor!» Don Jorge, enajenado de alegría al oír estas palabras, abrazó
a su hija, alabó la esforzada resolución que tomaba y, aplaudiéndose
del feliz éxito de la estratagema, se dió prisa a cumplir los deseos
de mi rival. De este modo me quitaron a doña Elena, la que se entregó
precipitadamente a Cambados, sin querer escuchar al amor que le
hablaba por mí en su corazón ni aun dudar un instante de una noticia
que debiera haber encontrado menos credulidad en una amante. Impelida
de su orgullo, sólo dió oídos a su vanidad, y el resentimiento de la
injuria que imaginaba había yo hecho a su hermosura superó al interés
de su amor. Sin embargo, pasados algunos días después de su casamiento,
sintió algunos remordimientos de haberlo acelerado. Se le previno
entonces que la carta del mercader podía haber sido fingida, y esta
sospecha la inquietó; pero el enamorado don Blas no daba lugar a que su
mujer alimentase ideas contrarias a su reposo y no pensaba mas que en
divertirla, lo que conseguía con repetidos placeres que tenía arte para
inventar.

»Ella parecía vivir muy gustosa con un esposo tan obsequioso y reinaba
entre ambos una perfecta unión, cuando mi tía compuso mi asunto
con los parientes de don Agustín, de lo que recibí aviso en Italia
inmediatamente. Estaba entonces en Regio, en la Calabria Ulterior. Pasé
a Sicilia, de allí a España, y, llevado en alas del amor, llegué en
fin a Coria. Doña Leonor, que no me había escrito el casamiento de la
hija de don Jorge, me lo notició a mi llegada, y viendo que me afligía,
dijo: «Haces mal, sobrino mío, de mostrarte tan sentido de la pérdida
de una dama que no ha podido serte fiel. Créeme: destierra del corazón
y de la memoria a una persona que ya no es digna de ocuparlos.»

»Como mi tía ignoraba que habían engañado a doña Elena, tenía razón
para hablarme así y no podía darme un consejo más discreto, por lo
que me prometí seguirlo, o a lo menos aparentar un aire indiferente
si no era capaz de vencer mi pasión. Sin embargo, no pude resistir al
deseo de saber de qué modo se había concertado este casamiento y, para
enterarme, resolví ver a la amiga de Felicia, es decir, a la señora
Teodora, de quien ya os he hablado. Fuí a su casa, en donde casualmente
encontré a Felicia, la cual, estando muy ajena de verme, se turbó y
quiso retirarse por evitar la averiguación que juzgó querría yo hacer.
La detuve y le dije: «¿Por qué huís de mí? ¿No está contenta la perjura
Elena con haberme sacrificado? ¿Os ha prohibido escuchar mis quejas? ¿O
tratáis solamente de evitar mi presencia por haceros un mérito con la
ingrata de haberos negado a oírlas?»

«Señor--me respondió la criada--, confieso ingenuamente que vuestra
presencia me confunde; no puedo veros sin sentirme despedazada de mil
remordimientos. A mi ama la han seducido y yo he tenido la desgracia de
ser cómplice en la seducción. A vista de esto, ¿puedo yo sin vergüenza
presentarme a usted?» «¡Oh cielos!--repliqué yo con sorpresa--. ¿Qué me
dices? ¡Explícate con más claridad!» Entonces la criada me contó punto
por punto la estratagema de que se había valido Cambados para robarme
a doña Elena, y advirtiendo que su narración me atravesaba el alma, se
esforzó a consolarme. Me ofreció sus buenos oficios para con su ama;
me prometió desengañarla y pintarle mi desesperación; en una palabra,
no omitir nada para suavizar el rigor de mi suerte; en fin, me dió
esperanzas que mitigaron algún tanto mis penas.

»Dejando a un lado las infinitas contradicciones que tuvo que sufrir
de parte de doña Elena para que consintiera en verme, al fin pudo
conseguirlo y resolvieron entre ellas que me introducirían secretamente
en casa de don Blas la primera vez que éste saliese para una hacienda,
adonde iba de tiempo en tiempo a cazar y en la que se detenía por lo
común un día o dos. Este designio no tardó en ejecutarse; el marido se
ausentó, de lo que advertido yo, fuí introducido en el cuarto de su
mujer.

»Quise principiar la conversación con reconvenciones, pero ella me
hizo callar diciéndome: «Es inútil traer a la memoria lo pasado; aquí
no se trata de enternecernos uno y otro, y os engañáis si me creéis
dispuesta a halagar vuestro afecto. Yo os declaro que no he dado
mi consentimiento para esta secreta entrevista ni he cedido a las
instancias que se me han hecho sino para deciros de viva voz que en
adelante no debéis pensar mas que en olvidarme. Quizá viviría yo más
satisfecha de mi suerte si ésta se hubiese unido a la vuestra; pero
ya que el Cielo lo ha dispuesto de otra manera, quiero obedecer sus
decretos.»

«Pues qué, señora--le respondí--, ¿no basta el haberos perdido? ¿No
basta ver al dichoso don Blas poseer pacíficamente la única persona que
soy capaz de amar, sino que también debo desterraros de mi pensamiento?
¡Queréis privarme de mi amor y quitarme el único bien que me queda!
¡Ah, cruel! ¿Pensáis que sea posible que un hombre a quien robasteis
el corazón vuelva a recobrarle? ¡Conoceos más bien que os conocéis
y dejaos de exhortarme en vano a que os borre de mi memoria!» «Está
bien--replicó ella con precipitación--; pues cesad vos también de
esperar que yo corresponda a vuestra pasión con algún agradecimiento.
Sólo una palabra tengo que deciros: la esposa de don Blas no será la
amante de don Gastón. Caminad sobre este supuesto. Retiraos--añadió--y
acabemos prontamente una conversación de que me reprendo a mí misma, a
pesar de la pureza de mis intenciones, y que miraría como un crimen si
la prolongase.»

»Al oír estas palabras, que me privaban de toda esperanza, me arrojé
a los pies de doña Elena; habléle con la mayor ternura y empleé
hasta lágrimas para enternecerla; pero todo esto no sirvió mas que
de excitar acaso algunos afectos de lástima, que tuvo buen cuidado
de ocultar y que sacrificó a su deber. Después de haber apurado
infructuosamente las expresiones amorosas, los ruegos y las lágrimas,
mi cariño se convirtió de repente en furor y saqué la espada con
intento de atravesarme con ella a presencia de la inexorable Elena,
que apenas advirtió mi acción cuando se arrojó a mí para precaver sus
consecuencias. «¡Deteneos, Cogollos!--me dijo--. ¿Es este el modo que
tenéis de mirar por mi reputación? Quitándoos así la vida, vais a
deshonrarme y hacer pasar a mi marido por un asesino.»

»En la desesperación de que estaba dominado, muy lejos de atender a
estas palabras como debía, no pensaba mas que en burlar los esfuerzos
que hacían el ama y la criada para salvarme de mi funesta mano. Sin
duda hubiera conseguido demasiado pronto mi intento si don Blas,
que estaba avisado de nuestra entrevista y que en lugar de ir a su
hacienda se había escondido detrás de un tapiz para oír nuestra
conversación, no hubiera acudido corriendo a unirse a ellas. «¡Señor
don Gastón--exclamó, deteniéndome el brazo--, recóbrese usted y no se
rinda cobardemente al furioso enajenamiento que le agita!»

»Yo interrumpí a Cambados diciéndole: «¿Es usted quien me impide
ejecutar mi resolución, cuando debiera atravesar mi pecho con un puñal?
Mi amor, aunque desgraciado, os ofende. ¿No basta que me sorprendáis
de noche en el cuarto de vuestra esposa? ¿Se necesita más para excitar
vuestra venganza? ¡Traspasadme para libraros de un hombre que no puede
dejar de adorar a doña Elena sino cesando de vivir!» «En vano--me
respondió don Blas--procura usted interesar mi honor para que le dé la
muerte. Bastante castigado queda usted de su temeridad, y yo agradezco
tanto a mi esposa sus sentimientos virtuosos, que le perdono la
ocasión en que los ha manifestado. Creedme, Cogollos--añadió--, no os
desesperéis como un débil amante; someteos con valor a la necesidad.»

»El prudente gallego, con estas y otras semejantes expresiones, calmó
poco a poco mi arrebato y despertó mi virtud. Me retiré con ánimo de
alejarme de Elena y de los lugares que habitaba, y dos días después
me volví a Madrid, en donde, no queriendo ya ocuparme sino en el
cuidado de mi fortuna, comencé a presentarme en la corte y a ganar
en ella amigos. Pero he tenido la desgracia de contraer una estrecha
amistad con el marqués de Villarreal, gran señor portugués, el cual,
por haberse sospechado de él que pensaba en libertar a Portugal del
dominio de los españoles, está hoy en el castillo de Alicante. Como el
duque de Lerma ha sabido que yo era íntimo amigo de este señor, me ha
hecho también prender y conducir aquí. Este ministro cree que puedo ser
cómplice en tal proyecto, ultraje que es más sensible para un hombre
noble y castellano.»

Aquí cesó de hablar don Gastón y yo le consolé diciendo: «Caballero,
el honor de usted no puede recibir lesión alguna en esta desgracia, la
cual en adelante sin duda será a usted de provecho. Cuando el duque
de Lerma se entere de su inocencia, no dejará de darle un empleo
importante para restablecer la buena opinión de un caballero acusado
injustamente de traición.»


                             CAPITULO VII

  Escipión va a la torre de Segovia a ver a Gil Blas y le da muchas
  noticias.


Tordesillas, que entró en la sala, interrumpió nuestra conversación
diciéndome: «Señor Gil Blas, acabo de hablar con un mozo que se ha
presentado a la puerta de esta prisión y preguntado si estaba usted
preso; y no habiéndole querido dar respuesta, me dijo llorando: «¡Noble
alcaide, no desprecie usted mi humilde súplica; dígame si el señor
Santillana está aquí! Soy su principal criado, y si me permite verle
hará en ello una obra de caridad. En Segovia está usted tenido por
un hidalgo compasivo, y así, espero no me niegue el favor de hablar
un instante con mi querido amo, que es más infeliz que culpado.» En
fin--continuó don Andrés--, este mozo me ha manifestado tanto deseo de
ver a usted, que le he prometido darle a la noche este gusto.»

Aseguré a Tordesillas que el mayor placer que podía darme era
traerme aquel joven, quien probablemente tendría que decirme cosas
muy importantes. Esperé con impaciencia el momento de ver a mi fiel
Escipión, porque no dudaba fuese él, y, a la verdad, no me engañaba.
A la caída del día se le dió entrada en la torre, y su gozo, que
solamente podía igualarse con el mío, se mostró al verme con arrebatos
extraordinarios. Yo, con el júbilo que sentí al verle, le abracé, y él
hizo lo mismo con todo cariño. Fué tal la satisfacción que tuvieron
de verse el amo y el secretario, que se confundieron en uno con este
abrazo.

En seguida de esto pregunté a Escipión en qué estado había dejado mi
casa. «Ya no tiene usted casa--me respondió--, y para ahorrarle el
trabajo de hacer preguntas sobre preguntas voy a decir en dos palabras
lo que ha pasado en ella. Vuestros muebles han sido saqueados, tanto
por los ministros como por los criados de usted, los cuales, mirándole
ya como un hombre enteramente perdido, han tomado a cuenta de sus
salarios cuanto han podido llevar. La fortuna fué que tuve la habilidad
de salvar de sus garras dos grandes talegos de doblones de a ocho que
saqué del cofre y puse en salvo. Salero, a quien he hecho depositario
de ellos, os los devolverá cuando salgáis de la torre, en donde no creo
estéis mucho tiempo a expensas de su majestad, pues habéis sido preso
sin conocimiento del duque de Lerma.»

Pregunté a Escipión de dónde sabía que su excelencia no tenía parte
en mi desgracia. «¡Ah! Ciertamente--me respondió--, de ello estoy muy
bien informado, pues un amigo mío, confidente del duque de Uceda, me
ha contado todas las particularidades de vuestra prisión. Me ha dicho
que, habiendo descubierto Calderón por medio de un criado que la
señora Sirena, usando de otro nombre, recibía de noche al príncipe de
España, y que el conde de Lemos manejaba esta trama valiéndose del
señor de Santillana, había resuelto vengarse de ellos y de su querida,
para cuyo logro, dirigiéndose secretamente al duque de Uceda, se lo
descubrió todo, y que alegre éste de que se le hubiese presentado
tan bella ocasión de perder a su enemigo, no dejó de aprovecharla,
informando al rey de lo que había sabido y haciéndole presente con
eficacia los peligros a que el príncipe se había expuesto. Indignado
su majestad de esta noticia, mandó poner en la casa de las Recogidas a
Sirena, desterró al conde de Lemos y condenó a Gil Blas a una prisión
perpetua. Vea usted aquí--prosiguió Escipión--lo que me ha dicho mi
amigo. Ya ve usted que su desgracia es obra del duque de Uceda, o más
bien de don Rodrigo Calderón.»

Esta relación me hizo creer que con el tiempo podrían componerse mis
asuntos y que el duque de Lerma, resentido del destierro de su sobrino,
todo lo pondría en movimiento para hacerle volver a la corte, y me
lisonjeaba de que su excelencia no me olvidaría. ¡Qué gran cosa es la
esperanza! De un golpe me consolé de la pérdida de mis efectos y me
puse tan alegre como si tuviera motivo para estarlo. Lejos de mirar
mi prisión como una habitación desdichada, en donde quizá había de
acabar mis días, me pareció un medio de que se valía la Fortuna para
elevarme a un gran puesto. Mi fantasía discurría del modo siguiente:
los allegados del primer ministro son don Fernando de Borja, el padre
Jerónimo de Florencia y sobre todo fray Luis de Aliaga, quien le debe
el lugar que ocupa cerca del rey. Con el favor de estos poderosos
amigos, su excelencia destruirá sus enemigos, o, por otra parte, el
Estado acaso mudará presto de semblante. Su Majestad está muy achacoso,
y así que muera, la primera cosa que hará el príncipe su hijo será
llamar al conde de Lemos, quien me sacará inmediatamente de aquí, me
presentará al monarca, el que, para compensar los trabajos que he
padecido, me colmará de beneficios. Embelesado así con pensar en los
gustos venideros, casi ya no sentía los males presentes. Creo también
que los dos talegos de doblones que mi secretario había depositado en
casa del platero contribuyeron tanto como la esperanza para consolarme
prontamente.

El celo e integridad de Escipión me habían agradado mucho y en
prueba de ello le ofrecí la mitad del dinero que había salvado del
pillaje, lo que rehusó. «Espero de usted--me dijo--otra señal de
reconocimiento.» Admirado tanto de sus palabras como de que rehusara
la oferta, le pregunté qué podía hacer por él. «No nos separemos--me
respondió--; permita usted que una mi fortuna con la suya. Jamás he
tenido a ningún amo el amor que tengo a usted.» «Y yo, hijo mío--le
dije--, puedo asegurarte que no amas a un ingrato. Desde el punto en
que te presentaste para servirme, gusté de ti; posible es que ambos
hayamos nacido bajo los signos de Libra o Géminis, que, según dicen,
son las dos constelaciones que unen a los hombres. Admito gustoso la
compañía que me propones, y para dar principio a ella voy a pedir
al señor alcaide te encierre conmigo en esta torre.» «Eso es lo que
quiero--exclamó--; usted me ha adivinado el pensamiento e iba a
suplicarle pretendiese esta gracia, pues aprecio más vuestra compañía
que la libertad. Solamente saldré algunas veces para ir a Madrid a
adquirir noticias a la covachuela y ver si ha habido en la corte alguna
mudanza que pueda serle a usted favorable, de modo que en mí tendrá
usted a un mismo tiempo un confidente, un correo y un espía.»

Estas ventajas eran demasiado considerables para privarme de ellas.
Retuve, pues, conmigo a un hombre tan útil, con licencia del generoso
alcaide, que no me quiso negar tan dulce consuelo.


                             CAPITULO VIII

  Del primer viaje que hizo Escipión a Madrid; cuál fué el motivo y
  éxito de él. Dale a Gil Blas una enfermedad y resultas que tuvo.


Aunque comúnmente decimos que no tenemos mayores enemigos que nuestros
criados, no hay duda en que, cuando nos son fieles y afectos, son
nuestros mejores amigos. La inclinación que Escipión me había
manifestado me hacía mirarle como a mi misma persona. Así, ya no hubo
subordinación ni etiqueta entre Gil Blas y su secretario. Habitaron en
adelante comiendo y durmiendo juntos.

La conversación de Escipión era muy divertida, y con razón se le podía
haber llamado el hombre de buen humor. Además era discreto y me iba
bien con sus consejos. Un día le dije: «Amigo mío, me parece no sería
malo que yo escribiese al duque de Lerma; esto no puede producir mal
efecto. ¿Qué te parece a ti?» «Ya estoy--respondió--; pero los grandes
se mudan tanto de un instante a otro, que no sé cómo recibirá vuestra
carta. No obstante, soy de dictamen que no se pierde nada en que
escribáis, pero con maña. Aunque el ministro os estima, no fiéis por
eso en que se acordará de vos. Esta suerte de protectores fácilmente
olvida a aquellos de quienes ya no oyen hablar.»

«Aunque eso es muy cierto--le repliqué--, yo hago mejor concepto de mi
favorecedor. Conozco su bondad; estoy persuadido de que se compadece
de mis penas y que siempre las tiene presentes. A la cuenta, espera
para sacarme de la prisión que se aplaque la cólera del rey.» «Sea
enhorabuena--respondió--; yo me alegraré que el juicio que usted hace
de su excelencia sea verdadero. Implore usted su patrocinio por medio
de una carta muy expresiva, que yo se la llevaré y entregaré en su
propia mano.» Pedí papel y tintero y compuse un trozo de elocuencia
que a Escipión le pareció patético y Tordesillas juzgó superior a las
mismas homilías del arzobispo de Granada.

Yo me lisonjeaba de que el duque de Lerma se compadecería al leer la
triste pintura que le hacía del miserable estado en que no estaba,
y con esta confianza hice partir mi correo, el cual apenas llegó a
Madrid cuando fué a casa del ministro. Encontró a uno de mis amigos,
ayuda de cámara, que le facilitó ocasión de hablar al duque, a quien
dijo, presentándole el pliego que llevaba: «Señor, uno de los más
fieles criados de su excelencia, el cual duerme sobre paja en un
obscuro calabozo de la torre de Segovia, le suplica muy humildemente
lea esa carta, que de lástima le ha facilitado poder escribir uno de
los carceleros.» El ministro la abrió y leyó; pero aunque vió en ella
un retrato capaz de enternecer el corazón más duro, lejos de mostrarse
compadecido, levantó la voz y dijo al correo delante de algunas
personas que podían oírlo: «Amigo, diga usted a Santillana que es mucha
osadía el recurrir a mí después de la acción perversa que ha cometido
y por la cual se le ha impuesto el castigo que merece. Es un hombre
indigno, que ya no debe contar con mi apoyo y a quien abandono al
resentimiento del rey.»

Escipión, sin embargo de su desahogo, se quedó turbado de oír hablar
de esta suerte al ministro; pero, a pesar de su turbación, no dejó de
interceder por mí. «Señor--replicó--, aquel pobre preso morirá de dolor
cuando sepa la respuesta de vuestra excelencia.» El duque no respondió
a mi intercesor sino mirándole de sobre ojo y volviéndole la espalda.
Así me trataba este ministro para disimular mejor la parte que había
tenido en la amorosa intriga del príncipe de España, y esto es lo que
deben esperar todos los agentes inferiores de quienes se valen los
grandes señores en sus secretos y peligrosos manejos.

Cuando mi secretario volvió a Segovia y me contó el resultado de su
comisión, me sepulté de nuevo en el abismo de tristezas en que caí el
primer día de mi prisión y aun me creí más desgraciado faltándome la
protección del duque de Lerma. Decaí de ánimo, y por más que me dijeron
para consolarme, todo fué inútil; atormentáronme otra vez los pesares,
de manera que insensiblemente me causaron una grave enfermedad.

El señor alcaide, que se interesaba en mi salud, creído de que para
recobrarla era lo mejor llamar médicos, me trajo dos que tenían traza
de ser unos celosos servidores de la diosa Libitina. «Señor Gil
Blas--me dijo al presentármelos--, vea usted aquí dos Hipócrates que
vienen a visitarle y que dentro de poco le pondrán bueno.» Era tal la
oposición que tenía yo a estos doctores, que seguramente los habría
recibido muy mal si me hubiera quedado algún apego a la vida; pero
me sentía tan cansado de ella, que agradecí a Tordesillas el que me
pusiera en sus manos.

«Caballero--me dijo uno de los médicos--, es necesario ante todas cosas
que usted tenga confianza en nosotros.» «La tengo muy grande--le
respondí--, pues estoy cierto de que con la asistencia de ustedes
quedaré curado de todos mis males en pocos días.» «Sí--respondió--, lo
quedará usted mediante Dios, y nosotros haremos a lo menos lo que esté
de nuestra parte para ello.» En efecto, estos señores se portaron tan
maravillosamente, que a ojos vistas me iban llevando a la sepultura.
Desconfiado ya don Andrés de mi curación, hizo venir un religioso de
San Francisco para que me ayudase a bien morir. El buen padre, después
de haber hecho su deber, se retiró, y yo, viéndome en mi última hora,
hice señas a Escipión para que se acercara a mi cama. «Amado amigo
mío--le dije con una voz casi apagada; tal era la debilidad que las
medicinas y sangrías me habían causado--, de los dos talegos que hay
en casa de Gabriel, te dejo uno y te suplico lleves el otro a Asturias
a mis padres, quienes, si todavía viven, estarán necesitados. Pero,
¡ay de mí, temo mucho que no han de haber podido sobrevivir a mi
ingratitud! Lo que Moscada sin duda les habrá contado de mi dureza
quizá les habrá causado la muerte. Si el Cielo los ha conservado a
pesar de la indiferencia con que he pagado su ternura, les darás el
talego de doblones, suplicándoles me perdonen mi mala correspondencia,
y si han muerto te encargo emplees el dinero en pedir al Cielo por el
descanso de sus almas y la mía.» Diciendo esto, le alargué una mano,
que bañó con sus lágrimas sin poder responderme una palabra; tal era la
aflicción que tenía el pobre mozo de mi pérdida; lo que prueba que el
llanto de un heredero no es siempre risa disimulada.

Esperaba, pues, experimentar el trance de la muerte, y, no obstante,
me engañé. Habiéndome desahuciado mis doctores y dejado campo libre a
la naturaleza, ésta fué la que me sacó del peligro. La calentura, que,
según su pronóstico, debía llevarme al otro mundo, quiso desmentirlos y
me dejó. Poco a poco me restablecí con la mayor felicidad y un perfecto
sosiego de espíritu fué el fruto de mi mal. Ya entonces no necesité de
consuelo; antes bien, miré las riquezas y honores con aquel desprecio
que inspira la cercanía de la muerte, y, vuelto en mí mismo, bendecía
mi desgracia y daba gracias al Cielo, como si me hubiese hecho un favor
particular, e hice firme propósito de no volver más a la corte, aun
cuando el duque de Lerma quisiese llamarme a ella, con ánimo, si salía
de la prisión, de comprar una casa de campo y vivir en ella como un
filósofo.

Escipión aprobó mi pensamiento y me dijo que, para que tuviese efecto
cuanto antes, pensaba volver a Madrid a solicitar mi soltura. «Me ha
ocurrido una cosa--añadió--. Conozco a una persona que podrá servirnos,
y es la criada favorita del ama de leche del príncipe, que es una
muchacha de entendimiento. Voy a que hable a su ama y a poner todos
los medios imaginables para sacar a usted de esta torre, en donde,
aunque se le dé el mejor trato, siempre es prisión.» «Dices bien--le
respondí--. Vé, amigo mío, sin perder tiempo, a dar principio a esa
diligencia. ¡Pluguiese al Cielo que estuviéramos ya en nuestro retiro!»


                              CAPITULO IX

  Escipión vuelve a Madrid; cómo y con qué condiciones alcanzó la
  libertad de Gil Blas; adónde fueron los dos después de haber salido
  de la torre de Segovia y conversación que tuvieron.


Salió, pues, Escipión para Madrid, y yo, ínterin volvía, me dediqué
a la lectura. Tordesillas me suministraba más libros de los que yo
quería, los que le prestaba un comendador viejo que no sabía leer,
pero que, queriendo hacer ostentación de hombre sabio, tenía una gran
librería. Sobre todo me agradaban las buenas obras morales, porque
encontraba en ellas a cada momento pasajes que lisonjeaban mi aversión
a la corte y la afición que había cobrado a la soledad.

Tres semanas estuve sin oír hablar de mi agente, el cual volvió en fin
y me dijo muy contento: «¡Ahora sí, señor de Santillana, que traigo
a usted buenas nuevas! La señora ama ha tomado cartas por usted. Su
criada, a mis ruegos, y mediante cien doblones que le he ofrecido, ha
tenido la bondad de moverla a que pida al príncipe solicite vuestra
soltura, y éste, que, como otras veces he dicho a usted, nada le niega,
ha prometido hablar al rey su padre a fin de conseguirla. He venido a
toda prisa a decíroslo y con la misma vuelvo a dar la última mano a mi
obra.» Diciendo esto me dejó y volvió a tomar el camino de la corte.

No fué largo su tercer viaje. Al cabo de ocho días estuvo de vuelta
y me dijo que el príncipe había, aunque no sin trabajo, obtenido del
rey mi libertad, lo cual en el mismo día me confirmó el señor alcaide,
quien vino a decirme abrazándome: «Mi amado Gil Blas, gracias al Cielo,
usted ya está libre y tiene abiertas las puertas de esta prisión; pero
las dos condiciones con que se le concede a usted esta libertad quizá
le darán mucha pena y siento verme en la obligación de hacérselas
saber. Su Majestad prohibe a usted se presente en la corte y le manda
salir de las dos Castillas en el término de un mes. Me es de gran
mortificación el que se le prohiba a usted ir a la corte.» «Pues yo
estoy muy contento--le respondí--. ¡Bien sabe Dios lo que pienso de
ella! Sólo esperaba del rey una gracia, y me ha hecho dos.»

Viéndome ya libre, hice alquilar dos mulas, en las cuales salimos el
día siguiente mi confidente y yo, después de haberme despedido de
Cogollos y dado mil gracias a Tordesillas por todos los favores que
me había hecho. Tomamos alegremente el camino de Madrid para recoger
del señor Gabriel los dos talegos, en cada uno de los cuales había
quinientos doblones de a ocho. En el camino me dijo mi compañero: «Si
no tenemos bastante dinero para comprar una hacienda magnífica, a lo
menos habrá para una mediana.» «Yo me daría por feliz--le respondí--aun
cuando no tuviese mas que una choza; en ella estaría contento con mi
suerte. Aunque apenas he llegado a la mitad de mi carrera, estoy tan
desengañado del mundo, que sólo quiero vivir para mí. Además de esto,
te digo que me he formado de los placeres de la vida campestre una idea
que me embelesa y hace que los goce con anticipación. Me parece que ya
veo el esmalte de los prados, que oigo el canto de los ruiseñores y el
murmullo de los arroyos; que unas veces creo divertirme en la caza y
otras en la pesca. Imagínate, amigo mío, los diferentes recreos que nos
esperan en la soledad y tendrás tanta complacencia como yo. En orden a
nuestro sustento, el más simple será el mejor; un pedazo de pan podrá
satisfacernos cuando nos atormente el hambre, y el apetito con que lo
comamos nos le hará parecer muy sabroso. El deleite no consiste en la
bondad de los alimentos exquisitos, sino en nosotros, y esto es tanta
verdad como que mis comidas más delicadas no son aquellas en que veo
reinar el arte y la abundancia. La frugalidad es una fuente de delicias
maravillosa para conservar la salud.»

«Con el permiso de usted, señor Gil Blas--me interrumpió mi
secretario--, yo no soy enteramente de su opinión sobre la supuesta
frugalidad con que usted quiere obsequiarme. ¿Por qué nos hemos de
mantener como unos Diógenes? Aun cuando comamos bien, no caeremos
enfermos por eso. Créame usted: ya que tenemos, gracias a Dios, con
qué vivir cómodamente en nuestro retiro, no le hagamos la mansión
del hambre y de la pobreza. Luego que tengamos una hacienda, será
preciso abastecerla de buenos vinos y de todas las demás provisiones
convenientes a personas de entendimiento, que no dejan el trato humano
para renunciar a las comodidades de la vida, sino más bien para
gozarlas con más quietud. _Lo que cada uno tiene en su casa_--dice
Hesíodo--_no daña, en lugar de que lo que no se tiene puede dañar_.
_Vale más--añade--tener uno en su casa las cosas necesarias que desear
tenerlas._»

«¡Qué diablos es eso, señor Escipión!--interrumpí--. ¿Usted ha manejado
los poetas griegos? ¡Hola! ¿En dónde leyó usted a Hesíodo?» «En casa
de un sabio--respondió--. Serví algún tiempo en Salamanca a un pedante
que era un gran comentador; en un abrir y cerrar de ojos componía un
grueso volumen recopilando pasajes hebreos, griegos y latinos, que
extractaba de los libros de su biblioteca y traducía al castellano.
Como yo era su amanuense, he retenido no sé cuántas sentencias, todas
tan notables como las que acabo de citar.» «Siendo así--le repliqué--,
tienes la memoria bien adornada. Pero, viniendo a nuestro proyecto, ¿en
qué reino de España te parece del caso que fijemos nuestra residencia
filosófica?» «Yo opino por Aragón--respondió mi confidente--; allí
encontraremos sitios muy amenos, en donde podremos pasar una vida
deleitosa.» «Está bien--le dije--, sea así. Detengámonos en Aragón;
consiento en ello. ¡Ojalá descubramos una morada que me proporcione
todos los placeres con que se recrea mi imaginación!»


                              CAPITULO X

  De lo que hicieron al llegar a Madrid; a quién encontró Gil Blas en
  la calle, y de lo que siguió a este encuentro.


Luego que llegamos a Madrid fuimos a apearnos a una pequeña posada, en
la cual se había alojado Escipión en sus viajes. Lo primero que hicimos
fué ir a casa de Salero a recoger nuestros doblones. Recibiónos muy
bien; me manifestó se alegraba mucho de verme en libertad. «Aseguro
a usted--añadió--que he sentido mucho su desgracia, la cual me ha
disgustado de la amistad de las gentes de la Corte, cuyas fortunas
están muy en el aire. He casado a mi hija Gabriela con un rico
mercader.» «Usted ha obrado con juicio--le respondí--. Además de que
este partido es más sólido, un plebeyo que llega a ser suegro de un
noble no está siempre gustoso con su señor yerno.»

Después, mudando de conversación y viniendo a nuestro asunto, proseguí:
«Señor Gabriel, háganos usted el favor, si gusta, de entregarnos los
dos mil doblones que...» «Vuestro dinero está pronto--interrumpió el
platero, el cual, habiéndonos hecho pasar a su gabinete, nos mostró dos
talegos en los cuales había unos rótulos que decían: «Estos talegos
de doblones son del señor Gil Blas de Santillana.»--. Ved aquí--me
dijo--el depósito tal como se me confió.»

Di gracias a Salero del favor que me había hecho, y muy consolado de
haberme quedado sin su hija, nos llevamos los talegos a la posada, en
donde contamos nuestras monedas. La cuenta se encontró cabal, rebajados
los cincuenta doblones que se habían gastado en conseguir mi libertad.
Ya no pensamos mas que en disponernos para ir a Aragón. Mi secretario
tomó a su cargo comprar una silla volante y dos mulas. Yo por mi parte
cuidé de la compra de ropa blanca y vestidos. En una de las veces que
iba arriba y abajo a estas compras encontré al barón de Steinbach,
aquel oficial de la guardia alemana en cuya casa se había criado don
Alfonso.

Saludé a este caballero alemán, quien, habiéndome también conocido,
se vino a mí y me abrazó. «Me alegro en extremo--le dije--de ver a su
señoría en tan buena salud y al mismo tiempo de tener ocasión de saber
de mis amados señores don César y don Alfonso de Leiva.» «Puedo dar
a usted noticias suyas muy ciertas--me respondió--, pues ambos están
actualmente en Madrid y en mi casa. Tres meses hace que vinieron a la
corte a dar gracias al rey de un empleo que su majestad ha conferido
a don Alfonso en premio de los servicios que sus abuelos hicieron al
Estado; le ha nombrado gobernador de la ciudad de Valencia, sin que le
haya pedido este cargo ni solicitándolo por otra persona. No se ha
hecho una gracia más espontánea, lo cual prueba que nuestro monarca
gusta de recompensar el valor.»

Aunque yo sabía mejor que Steinbach el origen de esto, no manifesté
saber la menor cosa de lo que me contaba y sí un deseo tan vivo
de saludar a mis antiguos amos, que para satisfacerlo me condujo
inmediatamente a su casa. Yo quería probar a don Alfonso y juzgar
por su recibimiento si me estimaba todavía. Le encontré en una sala
jugando al ajedrez con la baronesa de Steinbach. Luego que me conoció,
dejó el juego y se vino a mí arrebatado de gozo, y estrechándome entre
sus brazos me dijo en un tono que manifestaba una ingenua alegría:
«¡Santillana! ¡Conque al fin vuelvo a verte! ¡Estoy loco de contento!
No ha estado en mi mano el que no hayamos permanecido siempre juntos;
yo te rogué, si haces memoria, que no te fueras de la casa de Leiva,
y tú no hiciste caso de mis ruegos. No obstante, no te lo imputo a
delito; antes bien, te agradezco el motivo de tu ida; pero desde
entonces debieras haberme escrito y ahorrarme el trabajo de hacerte
buscar inútilmente en Granada, en donde mi cuñado don Fernando me había
escrito que estabas. Después de esta ligera reconvención--continuó--,
dime qué haces en Madrid. Regularmente tendrás aquí algún empleo. Ten
por cierto que me intereso ahora más que nunca en tu bien.» «Señor--le
respondí--, no hace todavía cuatro meses que ocupaba en la corte un
puesto de bastante consideración. Tenía la honra de ser secretario y
confidente del duque de Lerma.» «¡Es posible!--exclamó don Alfonso con
grande asombro--. ¡Qué! ¿Has merecido tú la confianza de este primer
ministro?» «Logré su favor--respondí--y le perdí del modo que voy a
decir.» Entonces le conté toda esta historia y concluí mi narrativa
exponiéndole la determinación que había tomado de comprar, con lo poco
que me quedaba de mi prosperidad pasada, una pobre choza para pasar en
ella una vida retirada.

El hijo de don César, después de haberme oído con mucha atención, me
dijo: «Mi amado Gil Blas, ya sabes que siempre te he querido y ahora
más que nunca. Pues el Cielo me ha puesto en estado de poder aumentar
tus bienes, quiero que no seas más tiempo juguete de la fortuna.
Para libertarte de su poder, te quiero dar una hacienda que no podrá
quitarte, y pues estás determinado a vivir en el campo, te doy una
pequeña quinta que tenemos cerca de Liria, distante cuatro leguas
de Valencia, que ya has visto tú. Este regalo podemos hacerlo sin
incomodarnos, y me atrevo a asegurar que mi padre no desaprobará esta
determinación y que Serafina recibirá en ello gran contento.»

Me arrojé a los pies de don Alfonso, quien al momento me hizo levantar;
le besé la mano y, más enamorado de su buen corazón que de su
beneficio, le dije: «Señor, vuestras finezas me cautivan. El don que me
hacéis me es tanto más agradable cuanto que precede al agradecimiento
de un favor que yo he hecho a ustedes y más bien quiero deberlo a su
generosidad que a su gratitud.» Mi gobernador se quedó algo suspenso
de lo que oía y no pudo menos de preguntarme de qué favor le hablaba.
Díjeselo con todas sus circunstancias, lo cual aumentó su admiración.
Estaba muy lejos de pensar, como el barón de Steinbach, que el Gobierno
de la ciudad de Valencia se le hubiese dado por mediación mía. No
obstante, no teniendo ya duda de ello, me dijo: «Gil Blas, pues que
te debo mi empleo, no quiero darte sólo la pequeña hacienda de Liria:
quiero agregar a ella dos mil ducados de renta al año.»

«¡Alto ahí, señor don Alfonso!--interrumpí--. ¡No despierte usted mi
codicia! Los bienes no sirven mas que para corromper mis costumbres,
como harto lo tengo experimentado. Acepto gustoso vuestra quinta de
Liria. En ella viviré cómodamente con lo que tengo. Por otra parte,
esto me es suficiente, y, lejos de desear más, primero consentiré en
perder todo lo que hay de superfluo en lo que poseo. Las riquezas son
una carga en un retiro en donde sólo se busca la tranquilidad.»

Don César llegó cuando estábamos en esta conversación. No manifestó
al verme menos alegría que su hijo, y cuando supo el motivo del
agradecimiento a que me estaba obligada su familia, se empeñó en que
había de aceptar yo la renta, lo cual rehusé de nuevo. En fin, el padre
y el hijo me condujeron a casa de un escribano, en donde otorgaron la
escritura de donación, que ambos firmaron con más gusto que si fuera
un instrumento a favor suyo. Finalizado el contrato, me lo entregaron,
diciendo que la hacienda de Liria ya no era suya y que fuese cuando
quisiese a tomar posesión de ella. Después se volvieron a casa del
barón de Steinbach y yo fuí volando a la posada, en donde dejé pasmado
a mi secretario cuando le dije que teníamos una hacienda en el reino
de Valencia y le conté el modo como acababa de adquirirla. «¿Cuánto
puede producir esta pequeña heredad?», me dijo. «Quinientos ducados
de renta--le respondí--, y puedo asegurarte que es una amena soledad.
Yo la he visto, por haber estado en ella muchas veces en calidad de
mayordomo de los señores de Leiva. Es una casa pequeña, situada a la
orilla del Guadalaviar, en una aldea de cinco o seis vecinos y en un
país hermosísimo.»

«Lo que me gusta mucho--exclamó Escipión--es que tendremos allí caza,
vino de Benicarló y excelente moscatel. ¡Vamos, amo mío, démonos prisa
a dejar el mundo y llegar a nuestra ermita!» «No tengo menos deseo que
tú--le respondí--de estar allá; pero antes es preciso hacer un viaje
a Asturias, porque mis padres no deben de hallarse en buen estado.
Quiero ir a verlos y llevármelos a Liria, en donde pasarán sus últimos
días con descanso. Acaso me habrá el Cielo deparado este asilo para
recibirlos en él, y si dejara de hacerlo así, me castigaría.» Escipión
apoyó mucho mi determinación y aun me excitó a ejecutarla. «No perdamos
tiempo--me dijo--; ya tengo carruaje. Compremos prontamente mulas y
tomemos el camino de Oviedo.» «Sí, amigo mío--le respondí--, marchemos
cuanto antes. Me es indispensable repartir las conveniencias de mi
retiro con los que me han dado el ser. Presto estaremos de vuelta en
nuestra aldea, y en llegando quiero escribir en letras de oro sobre la
puerta de mi casa estos dos versos latinos:

    _Inveni portum: Spes et Fortuna, valete:
    Sat me ludistis; ludite nunc alios_[1].»


    [1]    Hallé ya el puerto. ¡Adiós, Esperanza y Fortuna!
           ¡Bastante me burlasteis! ¡Burlaos ya de otros!



                             LIBRO DECIMO


                           CAPITULO PRIMERO

  Sale Gil Blas para Asturias y pasa por Valladolid, donde visita a
  su amo antiguo, el doctor Sangredo, y se encuentra casualmente con
  el señor Manuel Ordóñez, administrador del hospital.


Cuando me estaba disponiendo a salir de Madrid con Escipión para ir
a Asturias, el duque de Lerma fué creado cardenal por la Santidad de
Paulo V. Queriendo este Papa establecer la Inquisición en el reino de
Nápoles, honró con el capelo a este ministro para empeñarle a hacer que
el rey Felipe aprobase tan laudable designio. A todos los que conocían
perfectamente a este nuevo miembro del Sacro Colegio les pareció, como
a mí, que la Iglesia acababa de hacer una excelente adquisición.

Escipión, que hubiera querido más volver a verme en un puesto brillante
de la corte que sepultado en un retiro, me aconsejó que me presentase
al nuevo cardenal. «Puede ser--me dijo--que su eminencia, viéndole a
usted fuera de la prisión por orden del rey, no crea ya deber fingirse
irritado contra usted y podrá admitirle de nuevo a su servicio.»
«Señor Escipión--le respondí--, usted ha olvidado sin duda que sólo
conseguí la libertad bajo condición de salir inmediatamente de las
dos Castillas. Fuera de eso, ¿me crees ya disgustado de mi quinta de
Liria? Ya te lo he dicho, y te lo vuelvo a repetir, que aunque el duque
de Lerma me restituyese a su gracia y me ofreciese el mismo puesto
que ocupa don Rodrigo Calderón, lo renunciaría. Mi determinación está
tomada. Quiero ir a Oviedo a buscar a mis padres y retirarme con ellos
a las cercanías de la ciudad de Valencia. En cuanto a ti, amigo mío,
si estás arrepentido de unir tu suerte con la mía, no tienes mas que
decirlo, que estoy pronto a darte la mitad del dinero que tengo y
te quedarás en Madrid, en donde adelantarás tu fortuna hasta donde
pudieres.»

«¿Cómo así?--replicó mi secretario, algo resentido de estas
expresiones--. ¿Es posible que usted sospeche que sea yo capaz de tener
repugnancia a seguirle a su retiro? Esa sospecha ofende mi celo y mi
inclinación. Pues qué, Escipión, aquel fiel criado que por tomar parte
en sus penas hubiera pasado con gusto el resto de sus días con usted
en el alcázar de Segovia, ¿tendría ahora repugnancia en acompañarle en
una mansión donde espera gozar mil delicias? ¡No, señor, no! Ninguna
gana tengo de disuadir a usted de su resolución; pero quiero confesarle
mi malicia: si le aconsejé que se presentase al duque de Lerma fué
únicamente para sondearle y ver si todavía le quedaban algunas
reliquias de ambición. ¡Ea, pues; ya que se halla usted tan desprendido
de las grandezas, abandonemos prontamente la corte para ir a disfrutar
de aquellos inocentes y deliciosos placeres de que nos formamos una
idea tan risueña!»

Con efecto, poco después salimos de Madrid en una silla tirada de dos
buenas mulas, guiadas por un mozo que tuve por conveniente agregar a mi
comitiva. Dormimos el primer día en Galapagar, al pie de Guadarrama; el
segundo, en Segovia, de donde salí sin detenerme a visitar al generoso
alcaide Tordesillas; pasé por Portillo y llegué al día siguiente a
Valladolid. Al descubrir esta ciudad no pude menos de dar un profundo
suspiro, que habiéndolo oído mi compañero, me preguntó la causa. «Hijo
mío--le dije--, es la de que ejercí mucho tiempo en Valladolid la
Medicina, y sobre este punto me están atormentando los remordimientos
secretos de mi conciencia, pues me parece que todos aquellos que
maté salen de sus sepulcros para venir a despedazarme.» «¡Qué
imaginación!--dijo mi secretario--. ¡Sin duda, señor de Santillana,
que es usted un pobre hombre! ¿Por qué se arrepiente usted de haber
hecho su oficio? ¿Por ventura los doctores ancianos sienten los mismos
remordimientos? No, señor; llevan la suya adelante con el mayor
sosiego del mundo, imputando a la Naturaleza los accidentes funestos y
atribuyéndose a ellos solamente los felices.»

«En verdad--repuse--que el doctor Sangredo, cuyo método seguía yo
fielmente, era de este carácter. Aunque viese morir cada día veinte
enfermos entre sus manos, vivía tan persuadido de la excelencia de
la sangría del brazo y de la bebida frecuente, a las cuales llamaba
sus dos específicos para todo género de enfermedades, que si morían
los pacientes lo achacaba siempre a haber bebido poco y a que no
los habían sangrado bastante.» «¡Vive diez--exclamó Escipión dando
una carcajada--, que me cita usted un sujeto original!» «Si tienes
curiosidad de verle y oírle--repuse yo--, mañana la podrás satisfacer,
como no haya muerto y esté en Valladolid, lo que dudo mucho, porque ya
era viejo cuando le dejé y desde entonces acá se han pasado bastantes
años.»

Lo primero que hicimos así que llegamos al mesón adonde fuimos a
apearnos fué preguntar por el tal doctor. Supimos que aun no se había
muerto, pero que, no pudiendo ya visitar ni hacer mucho movimiento a
causa de su gran vejez, había abandonado el campo a otros tres o cuatro
doctores, que habían adquirido gran fama por otro nuevo método de curar
que no valía más que el suyo. Resolvimos hacer parada el día siguiente,
tanto para que descansasen las mulas como por ver al doctor Sangredo.
A cosa de las diez de la mañana fuimos a su casa y le hallamos sentado
en una silla poltrona con un libro en la mano. Levantóse luego que nos
vió, vino hacia nosotros con paso muy firme para un setentón, y nos
preguntó qué le queríamos. «Pues qué, señor doctor--le respondí--, ¿es
posible que ya no me conozca usted, siendo así que tuve la fortuna de
haber sido uno de sus discípulos? ¿No se acuerda usted de un cierto
Gil Blas que en otro tiempo fué su comensal y su sustituto?» «¿Cómo
así?--me replicó dándome un abrazo--. ¿Eres tú Santillana? Cierto que
no te había conocido y me alegro infinito de volverte a ver. ¿Qué has
hecho después que nos separamos? Sin duda, habrás ejercido siempre
la Medicina.» «Teníale--le respondí--mucha inclinación, pero razones
poderosas me apartaron de ella.»

«¡Peor para ti!--replicó Sangredo--. Con los principios que aprendiste
de mí hubieras llegado a ser un médico hábil, con tal que el Cielo
te hubiera hecho la gracia de preservarte del peligroso amor a la
química. ¡Ah hijo mío!--exclamó arrancando un doloroso suspiro--. ¡Qué
novedades se han introducido en la Medicina de algunos años a esta
parte! A esta arte se le quita el honor y la dignidad; esta arte, que
en todos tiempos ha respetado la vida de los hombres, hoy se halla en
poder de la temeridad, de la presunción y de la impericia, porque los
hechos hablan y presto alzarán el grito hasta las piedras contra el
desorden de los nuevos prácticos: _lapides clamabunt_. Se ven en esta
ciudad algunos médicos, o que se llaman tales, que se han uncido al
carro de triunfo del antimonio: _carrus triumphalis antimonii_; unos
desertores de la escuela de Paracelso, adoradores del _quermes_ y
curanderos de casualidad, que hacen consistir toda la ciencia médica
en saber preparar algunas drogas químicas. ¿Qué más te diré? En su
método todo está desconocido: la sangría del pie, por ejemplo, en otros
tiempos tan raras veces practicada, hoy es la única que se usa; los
purgantes, antiguamente suaves y benignos, se han convertido en emético
y en quermes. Ya todo no es mas que un caos en que cada uno se toma la
libertad de hacer lo que se le antoja y traspasa los límites del orden
y de la sabiduría que nuestros primitivos maestros señalaron.»

Aunque estaba reventando por reír al oír una declamación tan cómica,
pude contenerme. Y aun hice más: declamé contra el quermes, sin saber
lo que era, y di al diablo sin más reflexión a los que lo habían
inventado. Advirtiendo Escipión lo mucho que me divertía esta escena,
quiso contribuir también por su parte a ella. «Yo, señor doctor--dijo
a Sangredo--, soy sobrino de un médico de la escuela antigua, y como
tal, pido a usted licencia para declararme enemigo de los remedios
químicos. Mi difunto tío, que santa gloria haya, era tan ciego
partidario de Hipócrates, que se batió muchas veces con los empíricos
que no hablaban con el debido respeto de este rey de la Medicina. La
razón no quiere fuerza. ¡De buena gana sería yo el verdugo de esos
ignorantes novadores, de quienes usted se queja con tanta justicia
como elocuencia! ¿Qué trastorno no causan en la sociedad civil esos
miserables?»

«Ese desorden--replicó el doctor--va todavía más lejos de lo que usted
piensa. De nada me ha servido publicar un libro contra esos asesinos
de la Medicina; antes al contrario, cada día van en aumento. Los
cirujanos, cuyo gran hipo es querer hacer de médicos, se creen capaces
de serlo cuando sólo se trata de recetar quermes y emético, añadiendo
sangrías del pie a su antojo. Llegan hasta el punto de mezclar el
quermes en las pócimas y cocimientos cordiales, y cátate que ya se
juzgan iguales a los grandes médicos. Este contagio ha cundido hasta
dentro de los claustros. Hay entre los frailes ciertos legos que son
a un mismo tiempo boticarios y cirujanos. Estos monos médicos se
aplican a la química y hacen drogas perniciosas, con las que abrevian
la vida de sus padres reverendos. En fin, en Valladolid se cuentan
más de sesenta conventos de frailes y monjas; contemple usted ahora
el destrozo que hacen en ellos el quermes junto con el emético y la
sangría del pie.» «Señor Sangredo--dije yo entonces--es muy justa la
indignación de usted contra esos envenenadores; yo me lamento de lo
mismo y entro a la parte en su compasivo temor por la vida de los
hombres, manifiestamente amenazada por un método tan diferente del
de usted. Mucho temo que la química no sea algún día la ruina de la
Medicina, como lo es de los reinos la moneda falsa. ¡Quiera el Cielo
que este día fatal no esté cerca de llegar!»

Aquí llegaba nuestra conversación cuando entró en el cuarto del doctor
una criada vieja, que le traía en una bandeja un panecillo tierno,
un vaso y dos garrafitas llenas, una de agua y otra de vino. Luego
que comió un bocado echó un trago, en el cual, ciertamente, había
mezclado dos terceras partes de agua; pero esto no le libró de las
reconvenciones que me daba motivo para hacerle. «¡Hola, hola, señor
doctor!--le dije--. ¡Le he cogido a usted en el garlito! ¡Usted beber
vino, cuando siempre se ha declarado contra esta bebida y cuando en las
tres cuartas partes de su vida no ha bebido sino agua! ¿De cuándo acá
se ha contrariado usted a sí mismo? No puede servirle de excusa su edad
avanzada, pues en un lugar de sus escritos define la vejez diciendo que
es _una tisis natural que poco a poco nos va disecando y consumiendo_,
y, en fuerza de esta definición, lamenta usted la ignorancia de
aquellos que llaman al vino _la leche de los viejos_. ¿Qué me dirá
usted ahora en su defensa?»

«Digo--me respondió el viejo--que me reconvienes sin razón. Si yo
bebiera vino puro, tendrías motivo para mirarme como a un infiel
observador de mi propia doctrina; pero ya has visto que el vino que
he bebido estaba muy aguado.» «Otra condición--le repliqué yo--, mi
querido maestro: acuérdese usted de que llevaba muy a mal que el
canónigo Cedillo bebiese vino, aunque lo mezclaba con mucha agua.
Confiese usted de buena fe que al cabo ha reconocido su error y que el
vino no es un licor tan funesto como usted lo sentó en sus obras, con
tal que se beba con moderación.»

Hallóse nuestro doctor algo atarugado con esta réplica. No podía
negar que en sus libros había prohibido el uso del vino; pero como la
vergüenza y la vanidad le impedían confesar que yo le hacía una justa
reconvención, no sabía qué responderme. Para sacarle de este pantano
mudé de conversación, y poco después me despedí de él, exhortándole a
que se mantuviese siempre firme contra los nuevos médicos. «¡Animo,
señor Sangredo!--le dije--. ¡No se canse usted de desacreditar el
quermes y persiga a sangre y fuego la sangría del pie! Si a pesar de su
celo y amor a la ortodoxia médica esa raza empírica logra arruinar la
rigidez antigua, por lo menos tendrá usted el consuelo de haber hecho
cuanto estaba de su parte para sostenerla!»

Al retirarnos mi secretario y yo a nuestro mesón, hablando del gracioso
y original carácter del tal doctor, pasó cerca de nosotros por la
calle un hombre como de cincuenta y cinco a sesenta años, que caminaba
con los ojos bajos y un rosario de cuentas gordas en la mano. Miréle
atentamente y sin dificultad conocí que era el señor Manuel Ordóñez,
aquel buen administrador del hospital de quien se hizo tan honorífica
mención en el capítulo XVII del libro primero de mi historia. Lleguéme
a él con grandes muestras de respeto y le dije: «¡Salud al venerable y
discreto señor Manuel Ordóñez, el hombre más a propósito del mundo para
conservar la hacienda de los pobres!» Al oír estas palabras me miró con
mucha atención y me respondió que mi fisonomía no le era desconocida,
pero que no podía acordarse en dónde me había visto. «Yo iba--le
respondí--a casa de usted en tiempo que le servía un amigo mío llamado
Fabricio Núñez.» «¡Ah, ya me acuerdo!--repuso el administrador con una
sonrisa maligna--. Por señas, que los dos erais muy buenas alhajas e
hicisteis admirables muchachadas. ¿Y qué se ha hecho el pobre Fabricio?
Siempre que pienso en él, me tienen con cuidado sus asuntillos.»

«Me he tomado la libertad de detener a usted en la calle--dije al
señor Manuel--precisamente para darle noticias suyas. Sepa usted que
Fabricio está en Madrid ocupado en hacer obras misceláneas.» «¿A qué
llamas obras misceláneas?», me replicó. «Quiero decir--le contesté--que
escribe en prosa y en verso; compone comedias y novelas; en suma, es
un mozo de ingenio y es bien recibido en las casas distinguidas.» «¿Y
cómo lo pasa con su panadero?», me preguntó el administrador. «No tan
bien--le respondí--como con las personas de calidad; porque, aquí para
los dos, creo que está tan pobre como Job.» «¡Oh, en eso no tengo la
menor duda!--repuso Ordóñez--. Haga la corte a los grandes todo lo que
quisiere; sus complacencias, sus lisonjas y sus vergonzosas bajezas le
producirán todavía menos que sus obras. Desde luego os lo pronostico:
algún día le veréis en el hospital.»

«Esto no me causará novedad--dije yo--, porque la poesía ha llevado
a él a otros muchos. Mucho mejor hubiera hecho mi amigo Fabricio en
haberse mantenido a la sombra de usted, que a la hora de ésta estaría
nadando en oro.» «A lo menos nada le faltaría--respondió Ordóñez--. Yo
le quería bien y poco a poco le iba ascendiendo de puesto en puesto,
hasta asegurarle un sólido acomodo en la casa de los pobres, cuando se
le antojó querer pasar por hombre de ingenio. Compuso una comedia, que
hizo representar por los comediantes que a la sazón se hallaban en esta
ciudad; la pieza logró aceptación, y desde aquel punto se le trastornó
la cabeza al autor. Imaginóse ser otro Lope de Vega, y prefiriendo
el humo de los aplausos del público a las verdaderas conveniencias
que mi amistad le preparaba, se despidió de mi casa. En vano procuré
persuadirle que dejaba la carne para correr tras la sombra; no pude
detener a este loco, a quien arrastraba el furor de escribir. ¡No
conocía su felicidad!--añadió--. Buena prueba es de esto el criado que
recibí después que él me dejó; más juicioso que Fabricio, y con menos
talento que él, se aplicó únicamente a desempeñar bien los encargos que
le hago y a darme gusto. Por eso le he adelantado como merecía y en la
actualidad está desempeñando en el hospital dos destinos, el menor de
los cuales es más que suficiente para sustentar a un hombre de bien
cargado de una numerosa familia.»


                              CAPITULO II

  Prosigue Gil Blas su viaje y llega felizmente a Oviedo; en qué
  estado halla a su familia; muerte de su padre, y sus consecuencias.


Desde Valladolid nos pusimos en seis días en Oviedo, adonde llegamos
sin habernos sucedido la menor desgracia en el viaje, a pesar del
refrán que dice: _Huelen de lejos los bandoleros el dinero de los
pasajeros_. A la verdad, si hubieran olido el nuestro, no habrían
errado el golpe, y sólo dos habitantes de una cueva habrían bastado
para soplarnos nuestros doblones, porque en la corte yo no había
aprendido a ser valiente, y Beltrán, mi mozo de mulas, no parecía tener
gana de dejarse matar por defender la bolsa de su amo; sólo Escipión
era un poco espadachín.

Ya era de noche cuando llegamos a la ciudad. Nos apeamos en un mesón
poco distante de la casa de mi tío el canónigo Gil Pérez. Deseaba
yo tener noticia del estado en que se hallaban mis padres antes de
presentarme a ellos; y para saberlo no podía dirigirme a quien me
informase mejor que al mesonero y la mesonera, que sabía ser personas
que no podrían ignorar cuanto pasaba en casa de sus vecinos. Con
efecto, después de haberme mirado el mesonero con la mayor atención,
me conoció y exclamó fuera de sí: «¡Por San Antonio de Padua, que
éste es el hijo del buen escudero Blas de Santillana!» «¡Sí, por
cierto--añadió la mesonera--; él mismo es! Y apenas se ha mudado;
es aquel despabiladillo Gil Blas, que tenía más talento que cuerpo.
¡Paréceme que le estoy viendo cuando venía aquí con la botella por vino
para cenar su tío!»

«Señora--dije a la mesonera--, no se puede negar que tiene usted una
memoria feliz. Pero deme usted, le ruego, noticias de mi familia; sin
duda que mis padres no deben de estar en una situación agradable.»
«Demasiado cierto es--respondió la mesonera--. Por triste que sea el
estado en que usted pueda representárselos, no es posible imaginar que
haya dos personas más dignas de compasión que ellos. El buen señor Gil
Pérez está baldado de la mitad del cuerpo, y, naturalmente, vivirá muy
poco. Su padre de usted, que de algún tiempo a esta parte vive con el
canónigo, padece una opresión de pecho, o por mejor decir, se halla
actualmente entre la vida y la muerte, y su madre de usted, que tampoco
goza la mejor salud, se ve precisada a servir de asistenta a los dos
enfermos.»

Así que oí esta relación, que me hizo conocer que era hijo, dejé a
Beltrán en el mesón en guarda de mi equipaje, y acompañado de mi
secretario Escipión, que no quiso apartarse de mi lado, pasé a casa de
mi tío. Apenas me puse delante de mi madre, cuando cierta conmoción
que sintió en su interior le hizo conocer quién yo era, aun antes
de tener tiempo para examinar las facciones de mi rostro. «¡Hijo
mío--me dijo tristemente echándome los brazos al cuello--, ven a ver
morir a tu padre; a tiempo llegas para ser testigo de tan doloroso
espectáculo!» Diciendo esto, me llevó a un cuarto donde el triste Blas
de Santillana, tendido en una cama que mostraba bien la miseria de un
pobre escudero, estaba ya a los últimos. Sin embargo, aunque cercado de
las sombras de la muerte, todavía conservaba algún conocimiento. «Amado
esposo--le dijo mi madre--, aquí tienes a tu hijo Gil Blas, que te pide
perdón de todos los disgustos que te ha causado y te ruega le eches
tu bendición.» Al oír esto abrió mi padre los ojos, que ya comenzaban
a cerrarse para siempre; fijólos en mí, y observando, a pesar de la
postración en que se hallaba, que yo lloraba su pérdida, se enterneció
de mi dolor. Quiso hablarme, mas no pudo. Yo entonces le tomé una mano,
y mientras se la bañaba en lágrimas, sin poder proferir una palabra,
exhaló el último aliento, como si sólo hubiera esperado a que yo
llegase para expirar.

Mi madre tenía demasiado consentida esta muerte para afligirse
desmedidamente; quizá me afligí yo más que ella, sin embargo de que mi
padre en su vida me había dado la menor demostración de cariño. Además
de que bastaba ser hijo suyo para llorarle, me acusaba a mí mismo de no
haberle socorrido, y, acordándome de haber tenido esta insensibilidad,
me consideraba como un monstruo de ingratitud, o por mejor decir, como
un parricida. Mi tío, a quien vi después postrado en otra cama poco
menos pobre y en un estado lastimoso, me hizo experimentar nuevos
remordimientos. «¡Hijo desnaturalizado!--me dije a mí mismo--.
¡Considera para tu mayor tormento la miseria en que se hallan tus
parientes! Si los hubieras socorrido con parte de lo que te sobraba de
los bienes que poseías antes de estar preso, les hubieras proporcionado
las comodidades a que no podía alcanzar la renta de la prebenda, y de
esta manera acaso hubieras alargado la vida a tu padre.»

El desdichado Gil Pérez estaba ya lelo; había perdido la memoria y
el juicio. De nada me sirvió estrecharle entre mis brazos y darle
muestras de mi ternura, porque ninguna impresión le hicieron. Por más
que mi madre le decía que yo era su sobrino Gil Blas, no hacía mas que
mirarme con un aire imbécil, sin responder nada. Aun cuando la sangre
y el agradecimiento no me hubieran obligado a compadecerme de un tío a
quien tanto debía, no hubiera podido menos de hacerlo viéndole en una
situación tan digna de lástima.

Durante este tiempo Escipión guardaba un profundo silencio, me
acompañaba en mi pena y mezclaba por amistad sus suspiros con los míos.
Pareciéndome que después de tan larga ausencia tendría mi madre muchas
cosas reservadas que decirme y que podía detenerla la presencia de
un hombre a quien no conocía, le llamé aparte y le dije: «Vete, hijo
mío, a descansar al mesón y déjame aquí con mi madre, que acaso te
creería de más en una conversación que no recaerá sino sobre asuntos de
familia.» Retiróse Escipión por no incomodarnos, y, efectivamente, mi
madre y yo estuvimos hablando toda la noche. Nos dimos recíprocamente
fiel cuenta de todo lo que a uno y otro nos había sucedido desde mi
salida de Oviedo. Ella me hizo extensa relación de todas las desazones
que había tenido en las varias casas donde había servido de dueña,
confiándome en el asunto muchas cosas que no me hubiera alegrado las
hubiese oído mi secretario, sin embargo de no tener yo nada reservado
para él. Con todo el respeto que debo a la memoria de mi madre, diré
que la buena señora era algo prolija en sus relaciones, y me hubiera
ahorrado las tres cuartas partes de su historia si hubiese suprimido
las circunstancias inútiles de ella.

Acabó por fin su relación y yo di principio a la mía. Conté por encima
todas mis aventuras; pero cuando llegué a la visita que me había
hecho en Madrid el hijo de Beltrán Moscada, el especiero de Oviedo,
me extendí un poco sobre este pasaje. «Confieso, señora--dije a mi
madre--, que recibí con despego al tal mozo, el cual, por vengarse
de ello, no habrá dejado de hablaros muy mal de mí.» «Así es--me
respondió--; díjonos que te había encontrado tan engreído con el favor
del primer ministro de la Monarquía, que apenas te habías dignado
conocerle, y que cuando te pintó nuestras miserias le oíste con mucha
frialdad. Pero como los padres y las madres--añadió ella---procuran
siempre disculpar a sus hijos, no pudimos creer tuvieses tan mal
corazón. Tu venida a Oviedo acredita la buena opinión que teníamos de
ti y el sentimiento de que te veo lleno lo acaba de confirmar.»

«Me hace mucho favor--respondí--ese buen concepto que a usted debo,
pero lo cierto es que en la relación del hijo de Moscada hay alguna
verdad. Cuando me vino a ver estaba yo embriagado con mi fortuna, y la
ambición que me dominaba no me permitía pensar en mis parientes. De
consiguiente, hallándome en semejante disposición, no es de admirar que
recibiese mal a un hombre que, acercándose a mí de un modo grosero, me
dijo brutalmente que, habiendo sabido que yo estaba más rico que un
judío, iba a aconsejarme que enviase a ustedes algún dinero, respecto
a que se veían en grande necesidad, y aun me echó en cara en términos
nada comedidos mi indiferencia hacia mi gente. Me incomodó su llaneza,
y, perdiendo la paciencia, le eché a empujones de mi cuarto. Confieso
que me porté mal en aquella ocasión, que debí reflexionar no era culpa
vuestra la falta de atención del especiero y que su consejo merecía
seguirse, aunque había sido grosero el modo de dármelo. Esto fué lo
que me ocurrió al pensamiento un momento después que había despedido
a Moscada. La sangre hizo en mí su oficio, y, acordándome de mis
obligaciones hacia mis padres, me avergoncé de haberlas cumplido tan
mal y sentí remordimientos, de los cuales no puedo, sin embargo, hacer
mérito con usted, puesto que fueron sofocados inmediatamente por la
avaricia y por la ambición. Pero después fuí encerrado por orden del
rey en el alcázar de Segovia, en donde caí gravemente enfermo, y esta
dichosa enfermedad es la que a usted le restituye su hijo. Sí, por
cierto; mi enfermedad y mi prisión fueron las que hicieron recobrar
a la Naturaleza todos sus derechos y las que me han desprendido
enteramente de la Corte. Hoy sólo suspiro por la soledad y he venido
a Asturias con el fin únicamente de suplicar a usted se venga conmigo
a que disfrutemos juntos las dulzuras de una vida retirada. Si usted
admite mi oferta, la conduciré a una posesión que tengo en el reino de
Valencia, en donde espero que pasaremos una vida muy cómoda. Bien podrá
usted conocer que mi ánimo era llevar también a mi padre; pero ya que
el Cielo ha dispuesto otra cosa, logre yo a lo menos la satisfacción de
tener en mi compañía a mi madre y pueda reparar con todas las posibles
atenciones el tiempo que pasé sin servirle de nada.»

«Quedo muy agradecida de tus buenas intenciones--me dijo entonces mi
madre--. Sin duda alguna me iría contigo a no impedírmelo algunas
dificultades. En primer lugar, no puedo desamparar a tu tío y mi
hermano en el estado en que se halla; después de eso, estoy muy
connaturalizada con este país para que yo le deje. Sin embargo, como
esto merece examinarse con madurez, quiero meditarlo despacio; por
ahora solamente debemos pensar en los funerales de tu padre.» «Ese
cuidado--le respondí--se lo encargaremos a ese mozo que usted ha visto
conmigo, que es mi secretario; tiene talento y celo y podemos descuidar
en él.»

No bien había pronunciado estas palabras cuando entró Escipión, porque
era ya día claro. Preguntónos si podía servirnos de algo en el apuro en
que nos hallábamos. Respondíle que llegaba muy a tiempo para recibir
una orden importante que pensaba darle. Luego que se impuso de lo que
se trataba, «¡Basta!--dijo--. Ya tengo ideada acá en mi cabeza toda la
ceremonia y ustedes podrán fiarse de mí.» «Pero guardaos bien--añadió
mi madre--de pensar en un funeral que tenga la menor apariencia de
ostentación; por modesto que sea, nunca lo será demasiado para mi
esposo, a quien toda la ciudad ha conocido por un escudero de los más
pobres.» «Señora--respondió Escipión--, aunque hubiera sido mucho más
infeliz, no por eso rebajaré dos maravedís. Sólo debo tener presente
las circunstancias de mi amo: habiendo sido favorito del duque de
Lerma, a su padre debe enterrársele con grandeza.»

Aprobé el designio de mi secretario y aun le encargué que no
economizase el dinero; un resto de vanidad que yo conservaba todavía se
despertó en esta ocasión. Me lisonjeé de que, haciendo este dispendio
por un padre que ninguna herencia me dejaba, admirarían todos mi porte
generoso. Mi madre por su parte, a pesar de la gran modestia que
aparentaba, no dejaba de alegrarse de que su marido fuese enterrado
con pompa. Dimos, pues, amplias facultades a Escipión, que sin perder
tiempo marchó a dar las disposiciones necesarias para un suntuoso
entierro.

Saliéronle muy bien; celebróse un funeral tan magnífico que irritó
contra mí a la ciudad y arrabales; a todos los vecinos de Oviedo,
desde el mayor hasta el menor, chocó infinito mi ostentación. «¡Este
ministro de la noche a la mañana--decía uno--tiene dinero para enterrar
a su padre y no lo tuvo para mantenerle!» «¡Mejor hubiera sido--decía
otro--haber tenido más amor a su padre vivo que hacerle tantas honras
después de muerto!» En fin, ninguna lengua pecó de corta; cada una
disparó su saeta. No se contentaron con esto: cuando salimos de la
iglesia, así a mí como a Escipión y a Beltrán nos cargaron de injurias,
acompañándonos hasta nuestra casa las befas y gritos de los muchachos,
los cuales llevaron a Beltrán a pedradas hasta el mesón. Para disipar
la canalla que se había agolpado delante de la casa de mi tío fué
menester que mi madre se asomase a la ventana y asegurase a todos que
no tenía queja ninguna de mí. Otros hubo que fueron corriendo al mesón
donde estaba mi silla, para hacerla mil pedazos, como infaliblemente
lo hubieran ejecutado si el mesonero y la mesonera no hubieran hallado
modo de sosegar aquellos ánimos furiosos y disuadirles de semejante
intento.

Todas estas afrentas, que eran otros tantos efectos de lo que había
hablado de mí el mozo especiero de la ciudad, me inspiraron tal
aversión hacia mis paisanos, que determiné salir cuanto antes de
Oviedo, en donde, a no haber sido esto, tal vez me hubiera detenido
algún tiempo más. Díjeselo a mi madre claramente, y como no estaba
menos sentida que yo de ver lo mal que me había recibido mi país, no se
opuso a mi resolución. Sólo se trató del modo de portarme con ella en
adelante. «Madre--le dije--, ya que usted no puede abandonar a mi tío,
no debo insistir en que se venga usted conmigo; pero como, según todas
las señales, no puede estar muy distante el fin de sus días, deme usted
palabra de venir a vivir en mi compañía luego que él fallezca.»

«Esa palabra, hijo mío, no te la daré; yo quiero pasar en Asturias los
pocos días que me quedan de vida y con total independencia.» «Pues qué,
señora--le repliqué--, ¿no será usted dueña absoluta en mi casa?» «No
lo sé, hijo mío--me respondió--. Tal vez te enamorarás de alguna niña
linda y te casarás con ella; será mi nuera, yo su suegra y no podremos
vivir juntas.» «Usted--le dije--prevé los disgustos muy de lejos. Por
ahora no pienso en casarme; pero si en algún tiempo tuviese esta idea,
esté usted cierta de que mandaré a mi mujer que en todo y por todo
esté sujeta a la voluntad de usted.» «Te obligas temerariamente a una
cosa--repuso mi madre--que nunca podrás cumplir; antes bien, no me
atrevería yo a afirmar que si entre la suegra y la nuera ocurriesen
algunas desazones, no te declarases a favor de tu mujer antes que al
mío, por grande que fuese su sinrazón.»

«Señora, habla usted como un oráculo--dijo mi secretario metiéndose en
la conversación--. Yo pienso, como usted, que las nueras dóciles son
muy contadas. Así, pues, para que usted y mi amo queden contentos,
ya que quiere usted decididamente permanecer en las Asturias y él en
el reino de Valencia, será menester que le señale una renta anual de
cien doblones, que yo me encargo de traer aquí todos los años, y por
este medio la madre y el hijo estarán muy satisfechos uno de otro a
doscientas leguas de distancia.» Aprobaron el convenio las dos partes
interesadas, y yo desde luego pagué adelantado el primer año, y salí
de Oviedo el día siguiente antes de amanecer, por miedo de que el
populacho no me tratara como a San Esteban. Tal fué el recibimiento
que se me hizo en mi patria. ¡Admirable lección para aquellas personas
de humilde nacimiento que, habiéndose enriquecido fuera de su país,
quieran volver a él para hacer de personas de importancia!


                             CAPITULO III

  Toma Gil Blas el camino del reino de Valencia y llega en fin a
  Liria; descripción de su quinta, cómo fué recibido en ella y qué
  gentes encontró allí.


Tomamos el camino de León, después el de Palencia, y, siguiendo nuestro
viaje a cortas jornadas, llegamos al cabo de veinte días a Segorbe,
y al día siguiente por la mañana entramos en mi quinta, que sólo
dista cinco leguas de aquella ciudad. Advertí que conforme nos íbamos
acercando mi secretario observaba con la mayor atención todas las
quintas que a diestra y siniestra se le ofrecían a la vista. Luego que
descubría alguna de grande apariencia, me decía enseñándomela con el
dedo: «Me alegrara que fuera aquél nuestro retiro.»

«No sé, amigo mío--le dije--, qué idea te has formado de nuestra
morada; pero si te la figuras como una casa magnífica, como la hacienda
de un gran señor, desde luego te digo que estás muy equivocado. Si
no quieres que tu imaginación se ría después de ti, represéntate
aquella casa campestre que Mecenas regaló a Horacio, situada en el
país de los Sabinos, cerca de Tívoli. Haz cuenta que don Alfonso
me ha hecho un regalo muy semejante a aquél.» «Según eso--replicó
Escipión--, sólo debemos esperar que tendremos por albergue una
cabaña.» «Acuérdate--repuse yo--que siempre te hice una descripción muy
modesta de ella, y si quieres juzgar por ti mismo de la fidelidad de
mi pintura, vuelve la vista hacia el río Guadalaviar y mira sobre su
orilla, junto a aquella aldehuela de nueve a diez casas, aquella que
tiene cuatro torrecillas, que ésa es mi quinta.»

«¡Diantre!--exclamó entonces asombrado mi secretario--. ¡Aquel edificio
es una preciosidad! Además del aspecto de nobleza que le dan sus
torrecillas, puede añadirse que está bien situado, bien construído
y rodeado de cercanías más deliciosas que los contornos de Sevilla,
llamados por excelencia «el paraíso terrenal». El sitio no podía ser
más de mi gusto, aunque nosotros mismos le hubiéramos escogido. Riégale
un río con sus aguas y un espeso bosque está brindando con su sombra al
que quiera pasearse aun en la mitad del día. ¡Oh qué amable soledad!
¡Ah mi querido amo, todas las trazas son de que permaneceremos en él
largo tiempo!» «Me alegro mucho--le respondí--de que te agrade tanto
nuestro retiro, del cual aun no conoces todas las conveniencias.»

Divertidos en esta conversación llegamos finalmente a la casa, cuyas
puertas nos fueron abiertas al punto que dijo Escipión que era yo el
señor Gil Blas de Santillana, que iba a tomar posesión de su quinta.
Al oír un nombre tan respetable para aquellas gentes, dejaron entrar
la silla en un espacioso patio, donde al punto me apeé. Apoyándome
gravemente de Escipión y haciendo de personaje, pasé a una sala, en la
que inmediatamente se me presentaron siete u ocho criados, diciendo
que venían a ofrecerme sus reverentes obsequios como a su nuevo señor,
habiéndolos don César y don Alfonso escogido para que me sirviesen,
uno de cocinero, otro de ayudante de cocina, otro de pinche de la
misma, otro de portero y los demás de lacayos, con prohibición a todos
de recibir de mí salario alguno, porque aquellos señores querían
corriesen de su cuenta todos los gastos de mi casa. El principal de
estos criados, y que como tal llevaba la palabra, era el cocinero, el
cual se llamaba maestro Joaquín. Díjome había hecho una buena provisión
de los mejores vinos de España y que, por lo tocante al aderezo de la
comida, habiendo tenido el honor de servir por espacio de seis años
en la cocina del señor arzobispo de Valencia, esperaba componer unos
platos que excitasen mi apetito. «Voy a disponerme--añadió--para dar
a vuestra señoría una prueba de mi habilidad. Mientras llega la hora
de comer, podrá vuestra señoría dar un paseo y visitar su quinta, para
reconocer si se halla en estado de ser habitada por vuestra señoría.»
Ya se puede considerar que yo no dejaría de hacer esta visita; y
Escipión, aun más curioso de hacerla que yo, me fué conduciendo de
pieza en pieza. Recorrimos toda la casa de arriba abajo, sin que ningún
rincón se escapase a nuestra curiosidad, por lo menos así nos lo
pareció, y por todas partes hallé motivos para admirar la gran bondad
que don César y su hijo tenían para conmigo. Entre otras cosas llamaron
mi atención dos aposentos adornados con unos muebles que, sin llegar a
ser magníficos, eran de buen gusto. Estaba el uno colgado de tapicería
de los Países Bajos, y en él una cama y sillas cubiertas de terciopelo,
todo bien conservado, a pesar de haberse hecho en tiempo que los moros
ocupaban el reino de Valencia. De igual gusto eran los muebles del otro
aposento: cubría sus paredes una colgadura antigua de damasco genovés,
de color de caña, con una cama y sillas de la misma tela guarnecidas
de franjas de seda azul. Todos estos efectos, que en un inventario
hubieran sido poco apreciados, parecían allí ostentosos.

Después de haber examinado bien todas las cosas, mi secretario
y yo volvimos a la sala, en la que estaba ya puesta una mesa con
dos cubiertos. Sentámonos a ella y al punto se nos sirvió una olla
podrida, tan delicada que nos dió lástima de que el arzobispo de
Valencia no tuviese ya al cocinero que la había sazonado. Verdad es
que teníamos buenas ganas y esto contribuía a que no nos supiese mal.
A cada bocado que comíamos, mis lacayos de nueva fecha nos presentaban
unos grandes vasos, que llenaban hasta el borde de un vino rico de
la Mancha. No atreviéndose Escipión a dejar ver delante de ellos la
satisfacción interior que experimentaba, me la daba a entender con
miradas expresivas, y yo le manifestaba con las mías que estaba tan
contento como él. Un plato de asado, compuesto de dos codornices gordas
que acompañaban a un lebratillo de exquisito gusto, nos hizo dejar la
olla podrida y acabó de saciarnos. Luego que hubimos comido como dos
hambrientos y bebido a proporción, nos levantamos de la mesa para ir
al jardín a dormir voluptuosamente la siesta en algún sitio fresco y
agradable.

Si mi secretario se había mostrado hasta entonces muy satisfecho de
cuanto había visto, aún lo quedó más cuando vió el jardín, que le
pareció comparable con el parterre del Escorial. Bien es verdad que
don César, que de cuando en cuando venía a Liria, tenía gusto en
hacerlo cultivar y hermosear. Todas las calles estaban bien cubiertas
de arena y enfiladas de naranjos; un gran estanque de mármol blanco,
en cuyo centro un león de bronce arrojaba copiosos chorros de agua,
la hermosura de las flores y la diversidad de frutas, todos estos
objetos embelesaron a Escipión. Pero lo que más le encantó fué una
prolongada calle de árboles que bajaban en declive continuando hasta
la habitación del arrendatario, cubierta con un espeso follaje de unos
frondosos árboles. Haciendo el elogio de un sitio tan a propósito para
preservarse del calor, nos detuvimos en él y nos sentamos al pie de un
olmo, adonde el sueño acudió presto a apoderarse de dos hombres algo
alegrillos que acababan de comer bien.

Dos horas después despertamos despavoridos al ruido de muchos
escopetazos disparados tan cerca de nosotros que nos asustaron.
Levantámonos precipitadamente, y para informarnos de lo que era
fuimos a la casa del arrendatario, y allí encontramos ocho o diez
aldeanos, todos vecinos del lugar, que disparaban y quitaban el orín
de sus escopetas para celebrar mi venida, que acababan de saber. La
mayor parte de ellos me conocían ya por haberme visto algunas veces
en aquella quinta ejercer el empleo de mayordomo. Apenas me vieron,
gritaron todos a un mismo tiempo: «¡Viva nuestro señor! ¡Sea bien
venido a Liria!» Diciendo esto, volvieron a cargar sus escopetas y me
obsequiaron con una descarga general. Recibílos con el mayor agrado que
me fué posible, pero guardando siempre gravedad, porque no me pareció
conveniente familiarizarme demasiado con ellos. Ofrecíles mi protección
y les di además como unos veinte doblones, expresión que, según creo,
no fué la que menos les agradó. Retiréme después con mi secretario,
dejándoles la libertad de echar todavía más pólvora al aire, y nos
fuimos al bosque, en donde nos estuvimos paseando hasta la noche, sin
que nos cansase la vista de los árboles; tanto nos embelesaba el gusto
de vernos en nuestra nueva posesión.

Durante nuestro paseo no estaban ociosos el cocinero, su ayudante ni
el galopín. Ocupábanse todos tres en disponernos una cena superior a
la comida; tanto, que cuando volvimos del paseo y entramos en la sala
donde habíamos comido, quedamos muy admirados de ver poner en la mesa
cuatro perdigones asados, un guisado de conejo a un lado y un capón en
pepitoria al otro, sirviendo después de intermedio orejas de puerco,
pollos en escabeche y crema de chocolate. Bebimos abundantemente
vino de Lucena y otros muchos excelentes. Cuando conocimos que ya no
podíamos beber más sin exponer nuestra salud, pensamos en irnos a
acostar. Mis criados tomaron entonces luces y me condujeron al mejor
cuarto, en donde me desnudaron con mucha oficiosidad; pero luego que me
dieron mi bata de noche y mi gorro de dormir, los despedí diciéndoles
en tono de amo: «Retiraos, que ya no os necesito para lo demás.»

Habiéndolos despachado a todos, me quedé solo con Escipión para
conversar un poco con él. Preguntéle qué juicio formaba del trato que
se me daba por orden de los señores de Leiva. «¡Por vida mía--me
respondió--, que me parece no puede dárseos mejor y solamente deseo que
esto dure mucho!» «Pues yo no lo deseo--le repliqué--. No debo permitir
que mis bienhechores hagan tantos gastos por mí, porque esto sería
abusar de su generosidad. Fuera de eso, tampoco me acomoda servirme
de criados asalariados por otro, porque creería no hallarme en mi
casa. A todo esto se añade que yo no me he retirado aquí para vivir
con tanto aparato. ¿Qué necesidad tenemos de tantos criados? Bástanos,
Beltrán, un cocinero, un mozo de cocina y un lacayo.» Sin embargo de
que a mi secretario no le pesaría vivir siempre a costa del gobernador
de Valencia, no se opuso a mi delicadeza en este punto; antes bien,
conformándose con mi dictamen, aprobó la reforma que yo quería hacer.
Decidido esto, se salió él de mi cuarto para retirarse al suyo.


                              CAPITULO IV

  Marcha Gil Blas a Valencia y visita a los señores de Leiva; de la
  conversación que tuvo con ellos y de la buena acogida que le hizo
  doña Serafina.


Acabé de desnudarme y me acosté; pero viendo que no podía quedarme
dormido, me abandoné a mis reflexiones. Se me representó la generosidad
con que los señores de Leiva pagaban la inclinación que yo les tenía,
y, sumamente agradecido a las nuevas señales que de ello me daban,
resolví marchar el día siguiente a visitarlos para satisfacer la
impaciencia que tenía de manifestarles mi gratitud. Ya me complacía
anticipadamente la idea de volver a ver pronto a Serafina; pero este
placer no era del todo completo, porque no podía pensar sin pesadumbre
en que al mismo tiempo tenía que soportar la presencia de la señora
Lorenza Séfora, que, pudiéndose acordar todavía del lance del bofetón,
no se alegraría mucho de verme. Cansada la imaginación con todas estas
especies, me quedé finalmente dormido, y no desperté hasta que empezó a
dejarse ver el sol.

Me levanté con prontitud, y, enteramente puesto el pensamiento en
el viaje que meditaba, tardé poco en vestirme. Al acabar entró mi
secretario en mi cuarto. «Escipión--le dije--, aquí tienes a un
hombre que se dispone para ir a Valencia. No puedo menos de ir
inmediatamente a visitar a unos señores a quienes debo mi buena
fortuna, y cada instante de tardanza en el cumplimiento de este
deber parece acusarme de ingratitud. A ti, amigo mío, te dispenso de
acompañarme; quédate aquí durante mi ausencia, que no pasará de ocho
días.» «Id, señor--respondió--, y cumplid con don Alfonso y su padre,
que me parece agradecen el celo que se les manifiesta y que están
muy reconocidos a los servicios que se les han hecho; son tan raras
las personas distinguidas que tienen ese carácter, que no están por
demás cualesquiera consideraciones que se les manifiesten.» Di orden a
Beltrán para que se dispusiese a partir, y mientras que él preparaba
las mulas tomé yo el chocolate. En seguida monté en mi silla, dejando
mandado a mis criados que mirasen a mi secretario como a mi misma
persona y que obedeciesen sus órdenes como las mías.

En menos de cuatro horas llegué a Valencia y fuí en derechura a apearme
a las caballerizas del gobernador. Dejando allí mi carruaje, hice me
condujesen al cuarto de este señor, en donde se hallaba a la sazón con
su padre don César. Abrí sin ceremonia la puerta y, acercándome a los
dos, «Los criados--les dije--no envían recado delante para presentarse
a sus amos; aquí está un antiguo criado de vuestras señorías, que
viene a ofrecerles sus respetos.» Diciendo esto, quise arrodillarme
en su presencia; pero ellos no lo permitieron, y ambos me estrecharon
entre su brazos con todas las demostraciones de una verdadera amistad.
«Y bien, mi querido Santillana--me dijo don Alfonso--, ¿has ido ya a
Liria a tomar posesión de tu hacienda?» «Sí, señor--le respondí--, y
suplico a vuestra señoría se sirva permitirme que se la devuelva.»
«¿Pues por qué?--me replicó--. ¿Has encontrado en ella alguna cosa
que no te acomode?» «¡Nada de eso!--respondí--. Por lo que toca a la
posesión me agrada infinito; pero lo que no me acomoda es tener en ella
cocineros de arzobispo y tres veces más criados de los que he menester,
ocasionando a vuestra señoría un gasto tan crecido como superfluo.»

«Si hubieras aceptado--dijo don César--la pensión de dos mil ducados
que te ofrecimos en Madrid, nos hubiéramos limitado a regalarte esa
quinta alhajada como está; pero no habiéndola tú querido admitir, nos
pareció que en recompensa debíamos hacer lo que hicimos.» «Eso es
demasiado--le respondí--; basta que vuestras señorías me favorezcan con
la hacienda, que es suficiente para colmar todos mis deseos. Además de
lo mucho que cuesta a vuestras señorías mantener tanta gente, aseguro
que una familia tan numerosa me incomoda y me causa gran sujeción.
En suma, señores--añadí--, o vuestras señorías recobran su finca o
dígnense dejármela gozar a mi modo.» Pronuncié estas últimas palabras
con tanta entereza, que padre e hijo, que de ningún modo querían
violentarme, me permitieron al fin disponer de la quinta como mejor me
pareciese.

Les repetía mil gracias por haberme concedido esta libertad, sin
la cual yo no podía ser dichoso, cuando don Alfonso me interrumpió
diciendo: «Mi querido Gil Blas, quiero presentarte a una dama que
tendrá singular gusto de verte.» Y hablando de este modo me tomó de
la mano y me condujo al cuarto de Serafina, la cual así que me vió
prorrumpió en un grito de alegría. «Señora--le dijo el gobernador--,
creo que la llegada de nuestro amigo Santillana a Valencia no os será
menos gustosa que a mí.» «De eso--respondió ella--el mismo Santillana
debe estar muy persuadido. No ha sido capaz el tiempo de borrar de mi
memoria el favor que me hizo, y añado al agradecimiento que me merece
el que debo a un hombre a quien vos sois deudor.» Respondí a mi señora
la gobernadora que me consideraba más que suficientemente pagado del
peligro que yo había corrido juntamente con los demás que me ayudaron
a librarla, exponiendo mi vida por conservar la suya, y después de
muchos cumplimientos recíprocos don Alfonso me sacó fuera del cuarto
de Serafina y fuimos a reunimos con don César, a quien hallamos en una
sala acompañado de muchos caballeros que estaban aquel día convidados a
comer.

Saludáronme todos con mucha cortesanía, y me hicieron tantos más
acatamientos cuanto que supieron por don César que yo había sido uno
de los principales secretarios del duque de Lerma. Y aun quizá no
ignorarían la mayor parte de ellos que don Alfonso había obtenido a
influjo mío el Gobierno de Valencia, porque al cabo todo se llega a
saber. Como quiera que sea, desde que nos sentamos a la mesa sólo se
habló del nuevo cardenal; unos hacían, o aparentaban hacer, grandes
elogios de él, y otros le ensalzaban, pero entre dientes y, como se
suele decir, con la boca chica. Luego conocí que con esto querían
incitarme a que hablase extensamente sobre su eminencia y que los
divirtiese a costa suya. De buena gana hubiera dicho lo que pensaba
de él, pero contuve la lengua, lo que me hizo pasar en el concepto de
aquellos caballeros por un mozo muy discreto.

Concluída la comida, se retiraron los convidados a sus casas a dormir
la siesta. Don César y su hijo, instados del mismo deseo, se encerraron
en sus cuartos. Yo, lleno de impaciencia por ver cuanto antes una
ciudad que tanto había oído alabar, salí del palacio del gobernador
con ánimo de pasear las calles. Encontré a la puerta un hombre que se
acercó a mí y me dijo: «¿Me dará licencia el señor de Santillana para
que le salude?» Preguntéle quién era y me respondió: «Soy el ayuda de
cámara del señor don César y era uno de sus lacayos cuando usted estaba
de mayordomo de la casa. Todas las mañanas iba al cuarto de usted, que
siempre me hacía mil favores, y le informaba de todo lo que pasaba en
casa. ¿No se acuerda usted que un día le dije que el cirujano de la
aldea de Leiva entraba secretamente en el cuarto de la señora Lorenza
Séfora?» «De eso me acuerdo muy bien--le respondí--. Y ahora que se
habla de esa dueña, ¿qué se ha hecho?» «¡Ah!--repuso él--. Luego que
usted se ausentó, la pobre mujer cayó mala de pasión de ánimo, y al
cabo murió más llorada del ama que del amo.»

Después que el ayuda de cámara me informó del triste fin de Séfora me
pidió perdón de lo que me había detenido y me dejó proseguir mi camino.
No pude menos de suspirar acordándome de aquella desdichada dueña, y,
compadeciéndome de su suerte, me echaba la culpa de su desgracia, sin
pensar que debía atribuirse más bien a su cáncer que al mérito mío de
que se había prendado.

Observaba con gusto todo lo que parecía digno de ser notado en la
ciudad. El palacio arzobispal entretuvo agradablemente mi vista, y lo
mismo los hermosos pórticos de la Lonja; pero lo que me llevó toda la
atención fué una gran casa que vi a lo lejos, en la cual entraba mucha
gente. Acerquéme a ella para saber por qué acudía allí un concurso tan
crecido de hombres y mujeres, y presto salí de mi curiosidad leyendo
estas palabras escritas con letras de oro en una lápida de mármol
negro que estaba sobre la puerta: _Posada de los representantes_. Leí
también los carteles en los cuales los cómicos ofrecían por la primera
vez aquel día la representación de una tragedia nueva de don Gabriel
Triaquero.


                              CAPITULO V

  Va Gil Blas a la comedia y ve representar una tragedia nueva; qué
  éxito tuvo la pieza. Carácter del pueblo de Valencia.


Detúveme algunos momentos a la puerta para hacerme cargo de las
personas que entraban, y habíalas de todas calidades. Vi caballeros
de buena traza y ricamente vestidos y gentualla de tan mala catadura
como traje. Vi varias señoras de título que se apeaban de sus coches
para ir a ocupar los aposentos que habían mandado tomar y algunas
aventureras que iban a caza de mentecatos. Este confuso tropel de toda
clase de espectadores me inspiró el deseo de aumentar su número. Ya me
disponía a tomar billete, cuando el gobernador y su esposa llegaron.
Reconociéronme entre la muchedumbre y, habiéndome mandado llamar, me
llevaron a su palco, en donde me senté detrás de los dos, de modo que
podía hablar cómodamente con ambos. Estaba el salón lleno de gente de
alto a bajo; el patio, muy apiñado, y la luneta llena de caballeros de
las tres Ordenes militares. «¡Grande entrada!», dije a don Alfonso.
«No hay que admirarse de eso--me respondió--, porque la tragedia
que se va a representar está compuesta por don Gabriel Triaquero,
apellidado _el poeta de moda_. Cuando los carteles de los cómicos
anuncian alguna nueva composición suya, toda la ciudad de Valencia se
pone en movimiento; hombres y mujeres no saben hablar de otra cosa;
todos los palcos se abonan, y el día de la primera representación se
estropean las gentes a la puerta por entrar, siendo así que se dobla
el precio, exceptuando únicamente el del patio, a quien siempre se
respeta demasiado por temor de que se altere.» «Sin duda--dije entonces
al gobernador--que esa viva curiosidad del público, esa furiosa
impaciencia que tiene por oír todas las composiciones nuevas de don
Gabriel me dan una idea ventajosa del ingenio de ese poeta.»

Al llegar aquí nuestra conversación se dejaron ver en el teatro los
actores. Callamos inmediatamente para oírlos con atención. Desde el
principio comenzaron los aplausos; a cada verso se repetían, y al fin
de cada jornada había un palmoteo que parecía venirse al suelo el
teatro. Concluída la representación, me mostraron al autor, el cual iba
modestamente por los aposentos a recoger los aplausos de que caballeros
y damas le llenaban a competencia.

Nosotros volvimos al palacio del gobernador, adonde poco después
llegaron tres o cuatro caballeros cruzados y dos autores antiguos muy
apreciables en su clase, acompañados de un caballero de Madrid, sujeto
de talento y de gusto. Todos habían estado en la comedia, y durante la
cena no se habló sino de la nueva pieza. «¿Qué les parece a ustedes
de la tragedia?--preguntó un caballero de Santiago--. ¿No es esto lo
que se llama una obra perfecta? Pensamientos sublimes, expresiones
tiernas, versificación vigorosa; nada le falta. En una palabra, es
un poema compuesto para los inteligentes.» «No creo--respondió un
caballero de Alcántara--que nadie pueda pensar de él de otra manera.
Esta pieza tiene algunos trozos que parecen dictados por el mismo
Apolo, y ciertos lances manejados con destreza; dígalo si no el
señor--añadió, dirigiendo la palabra al caballero castellano--, que
me parece entendido, y apuesto a que es de mi opinión.» «No apueste
usted, caballero--le respondió el de Madrid con cierta risita falsa--.
Yo no soy de este país; en Madrid no acostumbramos a decidir con
tanta facilidad. Lejos de juzgar del mérito de una pieza que oímos
por la primera vez, desconfiamos de sus bellezas cuando solamente la
escuchamos en boca de los actores, y por mucha impresión que nos
haga suspendemos el juicio hasta haberla leído, porque en la realidad
no siempre nos causa en el papel el mismo placer que nos ha causado
en la escena. Por eso antes de calificar un poema--prosiguió--lo
examinamos escrupulosamente, y por grande que pueda ser la fama de un
autor, no puede deslumbrarnos. Cuando Lope de Vega y Calderón ofrecían
composiciones nuevas, hallaban jueces severos en sus admiradores, los
cuales no los elevaron a la cumbre de la gloria hasta después de haber
juzgado que eran dignos de ella.»

«¡Oh! Por cierto--interrumpió el caballero de Santiago--, nosotros
no somos tan tímidos como ustedes; no esperamos para decidir a que
se imprima una pieza. A la primera representación conocemos todo su
mérito. Ni aun para eso nos es necesario oírla con la mayor atención,
sino que nos basta saber que es producción de don Gabriel para
persuadirnos de que no tiene ningún defecto. Las obras de este poeta
deben servir de época al nacimiento del buen gusto. Los Lopes y los
Calderones no eran mas que unos aprendices en comparación de este gran
maestro del teatro.» El madrileño, que miraba a Lope y a Calderón
como a los Sófocles y Eurípides de los españoles, indignado con este
discurso temerario, exclamó: «¡Qué sacrilegio dramático! Supuesto,
señores, que ustedes me obligan a juzgar como acostumbran por la
primera representación, les diré que no me ha gustado la tragedia de
su don Gabriel. Es un drama zurcido de rasgos más brillantes que
sólidos. Las tres cuartas partes de los versos son malos, o sin buena
rima; los caracteres, mal formados o mal sostenidos, y los conceptos,
frecuentemente muy obscuros.»

Los dos autores que estaban a la mesa, y que por una moderación tan
loable como rara no habían dicho nada por que no se les sospechase
de envidiosos, no pudieron menos de aprobar con los ojos la opinión
de este caballero, lo que me hizo creer que su silencio era menos un
efecto de la perfección de la obra que de su política. En cuanto a
los caballeros cruzados, comenzaron de nuevo a elogiar a don Gabriel,
y aun le colocaron entre los dioses. Esa extravagante apoteosis y
ciega idolatría impacientaron al castellano, que, alzando las manos al
cielo, exclamó repentinamente entusiasmado: «¡Oh divino Lope de Vega,
raro y sublime ingenio que dejaste un inmenso espacio entre ti y todos
los Gabrieles que quieran igualarte! ¡Y tú, melifluo Calderón, cuya
suavidad elegante y purgada de epicismo es inimitable! ¡No temáis uno
ni otro que vuestros altares sean derribados por este hijo novel de las
Musas! Muy afortunado será si la posteridad, cuya delicia formaréis así
como formáis la nuestra, hace mención de él.»

Este gracioso apóstrofe, que ninguno esperaba, hizo reír a toda la
concurrencia, con lo cual se levantó de la mesa y se retiró. A mí me
condujeron por orden de don Alfonso al cuarto que me tenía dispuesto.
Encontré en él una buena cama, en la que, habiéndose acostado mi
señoría, se durmió, compadeciéndome tanto como el caballero castellano
de la injusticia que los ignorantes hacían a Lope y a Calderón.


                              CAPITULO VI

  Gil Blas, paseándose por las calles de Valencia, encuentra a un
  religioso a quien le parece conocer; qué hombre era este religioso.


Como no había podido ver toda la ciudad el día anterior, me levanté y
salí al siguiente para acabar de examinarla. Divisé en la calle a un
cartujo, que sin duda iba a negocios de su comunidad. Caminaba con los
ojos bajos y con un aspecto tan devoto que se llevaba la atención de
todos. Pasó muy cerca de mí; miréle atentamente y me pareció ver en él
a don Rafael, aquel aventurero que ocupa tan honorífico lugar en varios
capítulos de esta historia.

Me quedé tan asombrado y conmovido de este inesperado encuentro, que
en vez de acercarme al monje permanecí inmóvil por algunos momentos,
lo que le dió tiempo para alejarse de mí. «¡Justo Cielo!--dije--. ¿Se
habrán visto jamás dos rostros más parecidos? ¿Qué deberé pensar?
¿Creeré que éste es Rafael? Pero ¿puedo imaginar que no lo sea?» Tuve
demasiada curiosidad de saber la verdad para no pasar adelante.

Hice que me enseñasen el camino de la Cartuja, adonde fuí al momento
con la esperanza de volver a ver al tal hombre cuando se restituyese
al monasterio, y resuelto a detenerle para hablarle; pero no tuve
necesidad de aguardarle para quedar enterado de todo. Al llegar a
la puerta del monasterio otra cara que yo conocía trocó mi duda en
certidumbre, y reconocí en el lego portero a Ambrosio Lamela, mi
antiguo criado.

Fué igual la sorpresa de ambos de encontrarnos allí. «¿Será acaso
una ilusión?--le dije al saludarle--. ¿Es realmente un amigo mío el
que tengo a la vista?» Al pronto no me conoció, o acaso fingió no
conocerme; pero considerando que era inútil la ficción y haciendo como
quien de repente se acuerda de una cosa olvidada, «¡Ah, señor Gil
Blas!--exclamó--. ¡Perdone usted si no le conocí tan prontamente! Desde
que vivo en este santo lugar y me dedico a cumplir con los deberes que
prescriben nuestras reglas, voy perdiendo insensiblemente la memoria de
lo que he visto en el mundo.»

«Tengo un verdadero gozo--le dije--de volverte a ver después de diez
años con un traje tan respetable.» «Y yo--respondió--me avergüenzo de
presentarme con él a un hombre que ha sido testigo de mi mala vida;
este hábito me la está continuamente reprendiendo. ¡Ah!--añadió dando
un suspiro--. ¡Para ser digno de llevarle debiera haber vivido siempre
en la inocencia!» «Por ese modo de hablar, que me causa sumo placer--le
repliqué--, se ve claramente, mi caro hermano, que el dedo del Señor
os ha tocado. Vuelvo a deciros que me lleno de gozo y estoy impaciente
por saber de qué modo milagroso entrasteis en el buen camino vos y don
Rafael, porque estoy persuadido de que es él a quien acabo de encontrar
en la ciudad en hábito de cartujo. Me ha pesado de no haberle detenido
en la calle para hablarle y le espero aquí para reparar mi falta cuando
se retire al monasterio.»

«No se engañó usted--me dijo Lamela--; el mismo don Rafael es a quien
usted ha visto. Y en cuanto a la relación que usted me pide, es la
siguiente: Después de habernos separado de usted cerca de Segorbe,
el hijo de Lucinda y yo tomamos el camino de Valencia, con ánimo de
hacer allí alguna de las nuestras. Quiso la casualidad que entrásemos
en la iglesia de cartujos a tiempo que los religiosos estaban rezando
en el coro; detuvímonos a considerarlos y conocimos por nuestra misma
experiencia que los malos no pueden menos de venerar la virtud.
Admirámonos del fervor con que rezaban, de aquel aire penitente y
desasido de los placeres del siglo y de la serenidad que se dejaba
ver en sus semblantes y que manifestaba tan bien la quietud de su
conciencia. Haciendo estas observaciones caímos en una meditación que
nos fué saludable. Comparamos nuestras costumbres con las de estos
buenos religiosos, y la diferencia que hallamos entre unas y otras nos
llenó de turbación y de inquietud. «Lamela--me dijo don Rafael luego
que salimos de la iglesia--, ¿qué impresión ha causado en ti lo que
acabamos de ver? Por lo que a mí toca, no puedo ocultártelo: no tengo
el ánimo sosegado, me agitan unos movimientos que me son desconocidos
y por la primera vez de mi vida me acuso de mis iniquidades.» «En
igual disposición me hallo yo--le respondí--. Las malas acciones que
he cometido se levantan en este instante contra mí, y mi corazón, que
jamás había sentido remordimientos, está en la actualidad despedazado
por ellos.» «¡Ah, querido Ambrosio--continuó mi compañero--, somos dos
ovejas descarriadas que el Padre celestial quiere por su piedad volver
al aprisco! El es, amigo mío. El es quien nos llama. No seamos sordos
a su voz: renunciemos a nuestras iniquidades, dejemos la disolución en
que vivimos y comencemos desde hoy a trabajar seriamente en el grande
negocio de nuestra salvación. Debemos pasar el resto de nuestra vida en
este monasterio y consagrarla a la penitencia.» Aprobé el pensamiento
de Rafael--prosiguió el hermano Ambrosio--y tomamos la generosa
resolución de meternos cartujos. Para ponerla por obra recurrimos al
padre prior, que apenas supo nuestro designio cuando, para probar
nuestra vocación, mandó se nos diesen celdas y se nos tratase como
a religiosos durante un año entero. Observamos las reglas con tanta
exactitud y constancia, que fuimos recibidos de novicios. Estábamos
tan contentos con nuestro estado y tan llenos de fervor, que sufrimos
valerosamente los trabajos del noviciado, y en seguida se nos admitió
a la profesión. Poco después de ella, habiendo mostrado don Rafael
un talento a propósito para el manejo de negocios, le nombraron para
aliviar a un padre anciano que era entonces procurador. Más hubiera
querido el hijo de Lucinda emplear todo el tiempo en la oración, pero
se vió obligado a sacrificar este gusto a la necesidad que se tenía de
él. Adquirió un conocimiento tan completo de los intereses de la casa,
que le juzgaron capaz de substituir al anciano procurador, muerto tres
años después. Y así está ejerciendo en la actualidad este cargo y puede
decirse que le desempeña con grande satisfacción de los padres, que
alaban mucho su conducta en la administración de los bienes temporales.
Pero lo que más me admira es que, a pesar del cuidado que se le confió
de recaudar nuestras rentas, no parece ocupado sino en la vida eterna.
Si los negocios le dejan un momento de reposo, se abisma en profundas
meditaciones; en una palabra, es uno de los mejores individuos de este
monasterio.»

Interrumpí a Lamela cuando llegaba aquí con un grande movimiento de
gozo que manifesté al ver a Rafael, que a este punto se dejó ver de
nosotros. «¡He aquí--exclamé--, he aquí el santo procurador que yo
estaba esperando con tanta impaciencia!» Y al mismo tiempo corrí hacia
él y le di un abrazo. No se desdeñó de recibirle, y sin dar la más
leve muestra de que mi visita le hubiese causado la menor alteración,
«¡Sea Dios loado, señor de Santillana!--me dijo con una voz llena
de dulzura--. ¡Dios sea loado por el placer que me causa el veros!»
«Verdaderamente--le dije--, mi querido Rafael, yo tomo toda la parte
posible en vuestra felicidad. Fray Ambrosio me ha contado la historia
de vuestra conversión y confieso que su relación me ha encantado.
¡Qué ventura la vuestra, amados amigos míos, la de poder lisonjearos
de ser de aquel corto número de escogidos que deben gozar de una
bienaventuranza eterna!»

«Dos miserables como nosotros--respondió en tono muy humilde el
hijo de Lucinda--no podían concebir semejante esperanza; pero el
arrepentimiento de los pecados les hizo hallar gracia ante el Padre
de las misericordias. Y usted, señor Gil Blas--añadió--, ¿no piensa
también en merecer que el Señor le perdone las culpas que contra él
ha cometido? ¿Qué asuntos le han traído a usted a Valencia? ¿Ejerce,
por desgracia, algún empleo peligroso?» «No, a Dios gracias--les
respondí--; desde que salí de la corte hago una vida honrada. Unas
veces gozo de la inocente diversión del campo, en una hacienda que
tengo distante pocas leguas de esta ciudad, y otras vengo a recrearme
algunos días con mi amigo el señor gobernador, a quien ustedes dos
conocen muy bien.»

Entonces les conté la historia de don Alfonso de Leiva, que oyeron con
atención, y cuando les dije que yo había llevado de parte de este señor
a Samuel Simón los tres mil ducados que le habíamos hurtado, Lamela
me interrumpió, y dirigiendo la palabra a Rafael le dijo: «Según eso,
padre Hilario, el buen mercader ya no debe quejarse de un robo que se
le ha restituído con usura, y nosotros dos debemos tener la conciencia
bien tranquila sobre este punto.» «Con efecto--dijo el procurador--,
antes que el hermano Ambrosio y yo tomásemos el hábito hicimos entregar
secretamente a Samuel Simón mil quinientos ducados por mano de un
honrado eclesiástico que quiso tomarse el trabajo de ir a Chelva a
hacer esta restitución secreta. Tanto peor para Samuel si fué capaz de
embolsarse esta cantidad después de haber sido reintegrado por el señor
de Santillana.» «Pero esos mil quinientos ducados--repliqué yo--, ¿se
le entregaron fielmente?» «Sin duda alguna--contestó don Rafael--; yo
respondería de la integridad del eclesiástico como de la mía.» «Y yo
también la abonaría--dijo Lamela--, especialmente después que ganó dos
pleitos que le suscitaron por depósitos que se le habían confiado y en
los que fueron condenados en costas sus acusadores.»

Nuestra conversación duró todavía algún tiempo y luego nos separamos,
ellos exhortándome a que tuviese siempre presente el santo temor de
Dios y yo recomendándome a sus buenas oraciones. Fuí al momento a verme
con don Alfonso y le dije: «Nunca acertaría vuestra señoría con quién
acabo de tener una larga conversación. No hago más que separarme de
dos venerables cartujos que vuestra señoría conoce: el uno se llama
el padre Hilario y el otro el hermano Ambrosio.» «Te equivocas--me
respondió don Alfonso--, porque no conozco a ningún cartujo.» «Perdone
vuestra señoría--le repliqué--, pues conoció en Chelva al hermano
Ambrosio, comisario de la Inquisición, y al padre Hilario, secretario.»
«¡Oh cielos!--exclamó sorprendido el gobernador--. ¿Será posible que
Rafael y Lamela se hayan metido cartujos?» «Es positivo--le respondí--,
y años ha que profesaron. El primero es procurador de la casa, y el
segundo, portero.»

Quedó pensativo algunos momentos el hijo de don César y luego, meneando
la cabeza, dijo: «¡Harto será que el señor comisario de la Inquisición
y su secretario no estén representando aquí una nueva comedia!»
«Usía--repuse yo--juzga de lo presente por el tiempo pasado; pero yo,
que vengo de hablarles, juzgo más benignamente. Es verdad que no se
ve en el fondo de los corazones, mas, según todas las apariencias,
éstos son dos bribones convertidos.» «Bien puede ser--respondió
don Alfonso--, porque hay muchos libertinos que después de haber
escandalizado al mundo con sus desórdenes se encierran en los claustros
para hacer una rigurosa penitencia. Me alegraría mucho de que nuestros
dos monjes fueran de estos libertinos.»

«¿Y por qué no lo serían?--le dije--. Ellos han abrazado
voluntariamente la vida monástica muchos años ha y se portan en ella
con la mayor edificación.» «Di todo lo que quisieres--me contestó el
gobernador--, pero a mí nada me gusta que los caudales del monasterio
estén en poder del padre Hilario, de quien no podría menos de
desconfiar. Cuando me acuerdo de la donosa relación que nos hizo de sus
aventuras, tiemblo por los pobres cartujos. Quiero suponer, como tú,
que haya tomado el hábito con muy buena intención, pero el manejo del
dinero puede despertar su codicia. A ningún borracho que ha dejado el
vino se le debe fiar la llave de la bodega.»

Pocos días después se verificó no ser infundada la desconfianza del
gobernador. Desaparecieron de repente el procurador y el portero
con el dinero del monasterio, noticia que no dejó de dar que reír a
los burlones, que celebran siempre las desgracias de los religiosos
que tienen fama de ricos. Por lo que toca al gobernador y a mí, nos
compadecimos de los cartujos, sin hacer alarde de que conocíamos a los
apóstatas.


                             CAPITULO VII

  Gil Blas se restituye a su quinta de Liria; de la noticia agradable
  que Escipión le dió y de la reforma que hicieron en su familia.


Ocho días fueron los que me detuve en Valencia, gozando del mundo y
viviendo como los condes y marqueses, entretenido en ver comedias
y concurrir a bailes, conciertos, banquetes y tertulias de damas,
proporcionándome todas estas diversiones tanto el señor gobernador como
la señora gobernadora, a quienes hice la corte tan cumplidamente que
ambos sintieron mi regreso a Liria y aun me obligaron antes de marchar
a que les prometiera repartir el tiempo entre ellos y mi soledad.
Convinimos en que permanecería en la ciudad el invierno y el verano en
mi quinta. Con esta condición me dejaron libertad mis bienhechores para
que me fuese a gozar de sus beneficios.

Escipión, que deseaba con ansia mi vuelta, se alegró infinito de ella,
aumentándose su gozo con la relación que le hice de mi viaje. «Y tú,
amigo mío--le pregunté--, ¿qué te has hecho aquí durante mi ausencia?
¿Te has divertido mucho?» «Cuanto puede hacerlo--me respondió--un
criado fiel que nada ama tanto como la presencia de su amo. He paseado
por todos los puntos de nuestros pequeños Estados, y sentándome
unas veces junto a la fuente que está en el bosque, contemplaba con
particular gusto la claridad de sus aguas, tan puras y cristalinas como
las de aquella sagrada fuente cuyo estruendo hacía resonar el espacioso
bosque de Albunea, y recostado otras al pie de un árbol oía cantar a
los ruiseñores y jilgueros. En fin, he cazado, he pescado; pero lo que
me ha gustado aún más que todos estos pasatiempos ha sido la lectura de
muchos libros tan útiles como entretenidos.»

Interrumpí con precipitación a mi secretario preguntándole dónde
había hallado aquellos libros. «Los he encontrado--me respondió--en
una selecta librería que hay en casa, que me ha enseñado el maestro
Joaquín.» «Pero ¿en qué parte está esta librería?--le volví a
preguntar--. ¿No registramos toda la casa el día que llegamos?» «Así
le pareció a usted--me respondió--; pero sepa que solamente recorrimos
tres distritos, olvidándosenos el cuarto, y allí es donde don César,
cuando venía a Liria, empleaba una parte de su tiempo en la lectura.
Hay en esta librería muy buenos libros, que se nos han dejado como un
recurso seguro contra el tedio para cuando nuestros jardines despojados
de flores y nuestro bosque de hoja no puedan preservarnos de él. Los
señores de Leiva no han hecho las cosas a medias, sino que han cuidado
tanto del alimento espiritual como del corporal.»

Esta noticia me causó una verdadera alegría. Hice que me enseñasen el
cuarto distrito, en el cual se me ofreció un espectáculo muy agradable.
Halléme en una vivienda que desde luego destiné para mi morada, como
don César la había escogido para sí. La cama de dicho señor estaba
allí todavía con todos los adornos, es a saber: una tapicería que
representaba el rapto de las Sabinas. De aquella cámara pasé a un
gabinete que tenía estantes bajos alrededor llenos de libros y sobre
la estantería los retratos de todos nuestros reyes. Había también en
él, al lado de una ventana que tenía vistas a una campiña deliciosa,
un escritorio de ébano delante de un gran sofá de tafilete negro; pero
lo que principalmente llamó mi atención fué la librería. Componíase
de obras de filósofos, poetas, historiadores y gran número de libros
de caballerías. Conocí que don César gustaba de éstos en vista de
los muchos que de esta clase había juntado. Confieso, no sin rubor,
que yo no era menos aficionado a estas producciones, a pesar de las
extravagancias de que están atestadas, ya porque no fuese entonces un
lector delicado, ya porque lo maravilloso hace a los españoles muy
indulgentes. Con todo eso, diré en abono mío que hallaba más deleite en
los libros de moral recreativa y que Luciano, Horacio y Erasmo eran mis
autores favoritos.

«Amigo mío--dije a Escipión luego que pasé la vista por mi librería--,
aquí sí que tenemos en qué divertirnos; mas por ahora no pienso en otra
cosa que en reformar nuestra familia.» «Ya le he ahorrado a usted--me
respondió--la mitad de ese trabajo. Durante su ausencia he estudiado
bien a sus criados y me atrevo a decir que los conozco perfectamente.
Comencemos por el maestro Joaquín: creo que es un bribón completo,
y no pongo la menor duda en que le habrán despedido de casa del
arzobispo por algunos errores de aritmética en las cuentas del gasto
de cocina. No obstante, es necesario conservarle, por dos razones:
la primera, porque es buen cocinero, y la segunda, porque yo no le
perderé de vista, espiaré todas sus acciones y en verdad que ha de ser
muy diestro para podérmela pegar. Ya le he dicho que usted estaba en
ánimo de despedir las tres partes de sus criados, noticia que le turbó
y apesadumbró mucho; tanto, que llegó a decirme que teniendo, como
tenía, tanta inclinación a servir a usted, se contentaría con la mitad
del salario que goza al presente, sólo por no salir de casa, lo que
me hace sospechar que hay en la aldea alguna muchachuela de quien no
quisiera alejarse. Por lo que toca al ayudante de cocina--prosiguió--,
es un borracho, y el portero un insolente que para nada le necesitamos,
como tampoco al cazador. El oficio de éste le podré yo desempeñar
muy bien, como se lo haré ver a usted mañana, ya que tenemos en casa
escopetas, pólvora y municiones. Entre los lacayos sólo hay uno que me
parece buen mozo, y es el aragonés. Nos quedaremos con él y echaremos a
los demás, que son unas malas cabezas, pues a ninguno de ellos tendría
yo en casa aun cuando tuviéramos necesidad de cien criados.»

Después de haber tratado largamente sobre todos estos puntos resolvimos
quedarnos con el cocinero, con el mozo de cocina y con el aragonés y
despedir con buen modo a todos los demás. Así se ejecutó en aquel mismo
día, regalándoles Escipión en nombre mío, además de su salario, algunos
doblones que sacó del arca del dinero. Hecha esta reforma, emprendimos
establecer cierto orden en la quinta, arreglando las obligaciones que
correspondían a cada criado y comenzando desde entonces a mantenernos
a nuestra costa. Yo me hubiera contentado con un trato frugal; pero
mi secretario, que apetecía los buenos bocados y platos regalados, no
era hombre que quisiese tener ociosa la habilidad del maestro Joaquín.
La ejercitó tan bien, que nuestras comidas y cenas eran abundantes y
delicadas.


                             CAPITULO VIII

               Amores de Gil Blas y de la bella Antonia.


Dos días después de mi vuelta de Valencia a Liria, el labrador Basilio,
mi arrendatario, vino al tiempo en que me estaba vistiendo a pedirme
el permiso para presentarme a su hija Antonia, que deseaba, decía él,
tener el honor de saludar a su nuevo amo. Habiéndole respondido que en
eso me daría mucho gusto, se salió, y volvió inmediatamente a entrar
con la hermosa Antonia. Creo deber dar este epíteto a una joven de diez
y seis a diez y ocho años, que, además de unas facciones regulares,
tenía unos colores muy hermosos y los mejores ojos del mundo. Sólo
estaba vestida de sarga; pero su garboso talle, su aire majestuoso y
unas gracias que no siempre acompañan a la juventud, daban realce a la
sencillez de su traje. Tenía la cabeza descubierta, el pelo recogido
atrás y un ramillo de flores encima, imitando la sencillez de las
lacedemonias.

Cuando la vi entrar en mi cuarto me quedé tan suspenso de ver su
hermosura como los paladines de Carlo Magno cuando vieron a la bella
Angélica. En vez de recibir a Antonia con jovial desembarazo y decirle
algunas cosas lisonjeras, en vez de congratular a su padre por la
fortuna de tener tan preciosa y agraciada hija, quedé admirado,
turbado, suspenso y sin poder pronunciar palabra. Escipión, que
conoció mi turbación, tomó la palabra por mí e hizo la costa de las
alabanzas que yo debía a aquella amable persona. Ella, a quien no
deslumbró mi persona en bata y gorro, me saludó sin cortarse y me hizo
un cumplido que, aunque de los más comunes, me acabó de encantar.
Entre tanto que mi secretario, Basilio y su hija se hacían recíprocos
cumplimientos, yo volví en mí, y como si quisiera compensar el estúpido
silencio que había guardado hasta entonces, pasé de un extremo a otro,
extendiéndome en discursos obsequiosos y hablando con tanta fogosidad
que Basilio entró en cuidado, y considerándome ya como un hombre que
iba a poner en ejecución cuanto le fuese dable para seducir a Antonia,
se apresuró a salir con ella de mi cuarto, resuelto quizá a apartarla
de mi vista para siempre.

Así que Escipión se halló a solas conmigo me dijo sonriéndose: «Otro
remedio tenéis contra el fastidio de la soledad. No sabía yo que
vuestro arrendatario tuviese una hija tan linda, porque nunca la vi,
aunque estuve dos veces en su casa. Debe de cuidar de guardarla, y
en esto le disculpo, porque en realidad es un bocado muy apetitoso;
pero--añadió--esto creo que no es necesario decírselo a usted, porque
a la primera vista le deslumbró.» «No te lo niego--respondí--. ¡Ah
hijo mío! He creído ver una diosa en aquella criatura; me ha dejado de
repente abrasado en amor. El rayo tarda más en herir que la flecha con
que ella ha atravesado mi corazón.»

«Mucho gozo me causa usted--replicó mi secretario--en confesarme que al
fin ha llegado a enamorarse. Para ser enteramente feliz en la soledad
de los campos no le faltaba otra cosa. ¡Ahora sí que, gracias a Dios,
tiene usted todo lo que ha menester! Bien sé--continuó--que nos costará
algún trabajo burlar la vigilancia de Basilio; pero eso corre de mi
cuenta, y he de hacer que antes de tres días logre usted tener una
secreta conversación con Antonia.» «Señor Escipión--le respondí--,
quizá no podría usted cumplir esa palabra, fuera de que no quiero hacer
experiencia de ello. Estoy muy distante de querer tentar la virtud de
esa doncella, cuyo recato me parece merecer otras consideraciones. Y
así, lejos de exigir de tu celo me ayudes a deshonrarla, sólo deseo
que emplees tu mediación en facilitar mi casamiento con ella, con
tal que su corazón no esté ya prendado de otro.» «No esperaba yo,
ciertamente--me respondió--, que usted tomase tan de golpe semejante
resolución. En verdad que no todos los señores de aldea, si se
hallasen en igual caso que usted, procederían con tanta honradez ni
se dirigirían a solicitar a Antonia por medios legítimos sino después
de haber tentado otros inútilmente. Por lo demás--añadió--, no crea
usted que desapruebo su amor, ni que esto lo digo por disuadirle de
su intento, pues, al contrario, confieso que la hija del arrendatario
es merecedora del honor que usted quiere hacerle, siempre que pueda
entregar a usted un corazón intacto y agradecido. Eso es lo que hoy
mismo sabré por la conversación que pienso tener con su padre y quizá
con ella misma.»

Mi confidente era un hombre puntualísimo en cumplir lo que prometía.
Fué a verse secretamente con Basilio y por la tarde vino a mi
gabinete, donde yo le estaba esperando entre la impaciencia y el
temor. Observé que volvía muy alegre, lo que me hizo pronosticar
desde luego que me traía buenas nuevas. «Si he de creer a tu risueña
cara--le dije--, estoy en que vienes a anunciarme que presto veré
satisfechos mis deseos.» «Así es--me respondió--, mi querido amo.
Todo le sale a usted a medida de su deseo. He hablado a Basilio y a
su hija del designio de usted. El padre está lleno de gozo de saber
que usted quiere ser su yerno y puedo asegurar que sois del gusto de
Antonia.» «¡Oh Cielo!--interrumpí todo enajenado de gozo--. ¡Conque he
tenido la dicha de parecer bien a tan amable criatura!» «No lo dude
usted--me respondió--; ella os ama ya, y en verdad que esta confesión
no la he oído de su boca, sino que la he inferido de la alegría que
ha manifestado al saber vuestro designio. Sin embargo--prosiguió--,
usted tiene un rival.» «¡Un rival!», exclamé poniéndome pálido. «No os
inquietéis por eso--me dijo--; este rival no os robará el corazón de
vuestra dama. Ese tal es el maestro Joaquín, vuestro cocinero.» «¡Ah
ladrón!--dije entonces, soltando una gran carcajada--. ¡Ve ahí por qué
ha mostrado tal repugnancia a dejar mi servicio!» «Cabalmente--añadió
Escipión--, días pasados pidió en matrimonio a Antonia, que le fué
negada cortésmente.» «Salvo tu mejor parecer, creo que convendrá--le
repliqué yo--deshacernos de ese pícaro antes que llegue a saber que
quiero casarme con la hija de Basilio. Un cocinero, como sabes, es un
rival peligroso.» «Tiene usted razón--respondió mi confidente--; se
le debe echar de casa. Mañana por la mañana le despediré antes que se
ponga a disponer la comida, y con eso usted ya no tendrá nada que temer
de sus salsas ni de su amor. Sin embargo--continuó Escipión--, no deja
de dolerme el perder tan buen cocinero; pero sacrifico mi golosina a
la seguridad de usted.» «No debes--le dije--sentir tanto su pérdida,
porque no es irreparable. Voy a hacer venir de Valencia a un cocinero
que valga tanto como él.» En efecto, inmediatamente escribí a don
Alfonso diciéndole que necesitaba un cocinero, y al día siguiente me
envió uno que consoló a Escipión.

Aunque este celoso secretario me había dicho haber advertido que
Antonia allá en su interior se alegraba mucho de haber hecho la
conquista de su señor, no me atrevía a fiarme de su relación, temiendo
se hubiese dejado engañar de falsas apariencias. Para cerciorarme de
ello resolví hablar yo mismo a la hermosa Antonia, y a este efecto
me fuí a casa de Basilio, a quien confirmé cuanto le había dicho mi
embajador. Este buen labrador, hombre sencillo y franco, después de
haberme escuchado, me aseguró que me concedía su hija con una indecible
satisfacción. «Pero no piense vuestra señoría--añadió--que se la doy
porque es señor de este lugar; aun cuando no fuera vuestra señoría
más que mayordomo de don César y de don Alfonso le preferiría a todos
los demás amantes que se presentasen, porque siempre le he tenido
grande inclinación, y lo que más siento es que mi Antonia no tenga
una dote considerable que ofrecerle.» «No le pido ninguna--le dije--;
su persona es el único bien a que aspiro.» «Doy a vuestra señoría
mil gracias--exclamó--, pero no es esa mi cuenta. Yo no soy ningún
descamisado para casar así a mi hija. Basilio de Buentrigo tiene, a
Dios gracias, con qué dotarla, y quiero que ella dé a vuestra señoría
de cenar si vuestra señoría le da de comer. En una palabra, las rentas
de esta quinta no exceden de quinientos ducados y yo haré que lleguen a
mil en gracia de este matrimonio.»

«Pasaré por cuanto quisieres, mi amigo Basilio--le respondí--, y nunca
reñiremos por materia de intereses. Supuesto que los dos estamos de
acuerdo, sólo se trata de obtener el consentimiento de tu hija.» «Usía
tiene ya el mío--me dijo--; ¿y éste no basta?» «No--le respondí--. Si
el tuyo me es necesario, el de ella lo es también.» «El suyo depende
del mío--repuso él--, y no se atreverá a resollar en mi presencia.»
«Antonia--le repliqué--, sumisa a la autoridad paternal, sin duda
estará pronta a obedecerte ciegamente, mas no sé si en esta ocasión
lo hará sin repugnancia, y por poca que tuviese nunca me consolaría
de haber sido causa de su desgracia. En fin, no me basta que me des
su mano, sino que es necesario que su corazón no lo sienta.» «¡Qué
diantre!--dijo Basilio--. Yo no entiendo todas esas filosofías; hable
vuestra señoría mismo con Antonia y verá, si mucho no me engaño, que
nada apetece más que ser vuestra esposa.» Dicho esto, llamó a su hija y
me dejó un momento a solas con ella.

Para no malograr tan preciosos instantes, fuí desde luego al asunto.
«Bella Antonia--le dije--, decide de mi suerte. Aunque tengo ya el
consentimiento de tu padre, no creas que quiero valerme de él para
violentar tu gusto. Por dulce que me sea tu posesión, yo la renuncio
si me dices que no la he de deber sino solamente a tu obediencia.»
«Eso es, señor--me respondió ella--, lo que nunca os diré. Vuestra
solicitud es para mí tan grata, que jamás podrá causarme pena, y en
vez de oponerme al consentimiento de mi padre, apruebo su elección. No
sé--prosiguió--si hago bien o mal en hablaros de este modo; pero si no
me hubierais agradado sería bastante franca para decíroslo. ¿Pues por
qué no podré declararos lo contrario con la misma libertad?»

Al oír estas palabras, que no pude escuchar sin quedar enajenado,
hinqué una rodilla en tierra delante de Antonia, y en el exceso de mi
alegría, tomándole una de sus hermosas manos, se la besé con ademán
tierno y apasionado. «Mi amada Antonia--le dije--, tu franqueza me
hechiza. ¡Continúa! ¡No te violentes por nada, pues hablas a tu
esposo! ¡Lea yo en tus ojos lo que pasa en tu corazón, para que pueda
lisonjearme de que no verás sin complacencia estrecharse tu suerte con
la mía.» A esta sazón entró Basilio y no pude proseguir. Deseoso éste
de saber lo que su hija me había respondido, y dispuesto a reñirla si
me hubiese manifestado la menor aversión, volvió prontamente a reunirse
conmigo. «Y bien--me dijo--, ¿está vuestra señoría contento con la
respuesta de Antonia?» «Lo estoy tanto--le respondí--, que desde este
momento voy a ocuparme en los preparativos de mi casamiento.» Y dicho
esto dejé a padre e hija para ir a celebrar consejo sobre el asunto con
mi secretario.


                              CAPITULO IX

  Casamiento de Gil Blas y la bella Antonia; aparato con que se hizo;
  qué personas asistieron a él y fiestas con que se celebró.


Aunque no necesitaba permiso de los señores de Leiva para casarme,
juzgamos Escipión y yo que no podría excusarme, sin faltar a la
gratitud, de participarles mi designio de unirme con la hija de Basilio
y aun de pedirles su consentimiento por política.

Marchó al momento a Valencia, donde todos se quedaron tan sorprendidos
de verme como de saber el motivo de mi viaje. Don César y don Alfonso,
que conocían a Antonia por haberla visto varias veces, me dieron mil
enhorabuenas de haberla elegido por esposa. Sobre todo don César me
hizo un cumplimiento tan expresivo, que, a no estar yo persuadido de
que aquel señor había dejado del todo ciertos pasatiempos, sospecharía
que más de una vez había ido a Liria no tanto por ver su quinta como a
la hija de su arrendador. Serafina, por su parte, después de haberme
asegurado que siempre tomaría mucho interés en mis satisfacciones,
me dijo que había oído hacer mil elogios de Antonia. «Pero--añadió
con algo de malicia, y como para zaherirme sobre la indiferencia con
que había correspondido al amor de Séfora--, aunque no me hubieran
ponderado su hermosura, jamás hubiera dudado de tu buen gusto, porque
sé lo delicado que es.»

No se contentaron don César y su hijo con aprobar mi matrimonio, sino
que quisieron que los gastos de la boda corriesen todos de su cuenta.
«Vuelve--me dijeron--a tomar el camino de Liria y no salgas de allí
hasta que oigas hablar de nosotros, ni hagas preparativo alguno para la
boda, que ese es cuidado nuestro.»

Por condescender con la voluntad de aquellos señores, me volví a mi
quinta. Comuniqué a Basilio y a su hija las intenciones de nuestros
protectores, y estuvimos esperando con la mayor paciencia que nos fué
posible noticias suyas. Ninguna tuvimos en el espacio de ocho días,
pero al noveno vimos llegar un coche de cuatro mulas con costureras
dentro, que traían hermosas telas de seda para vestir a la novia,
escoltando el coche muchos lacayos montados en mulas. Uno de ellos me
entregó una carta de parte de don Alfonso, en que me decía este señor
que el día siguiente estaría en Liria con su padre y su esposa y que al
otro celebraría la ceremonia del matrimonio el provisor de Valencia.
Con efecto, al otro día llegaron a mi quinta don César, su hijo,
Serafina y el provisor, todos cuatro en un coche de seis caballos,
precedido de otro con cuatro, en que venían las criadas de Serafina, y
seguido de la guardia del gobernador.

Luego que la gobernadora entró en la quinta, mostró vivos deseos de
ver a Antonia, la cual, así que supo la llegada de Serafina, acudió a
saludarla y besarle la mano, lo que ejecutó con tanta gracia que dejó
admirada a la comitiva. «Y bien, Serafina--preguntó don César a su
nuera--, ¿qué os parece Antonia? ¿Podía Santillana hacer una elección
mejor?» «No--respondió Serafina--; parece que nacieron el uno para el
otro, y no dudo que su enlace será muy feliz.» En fin, todos alabaron
mi novia, y si les pareció bien con su vestido de sarga, quedaron aún
más encantados de ella cuando se presentó con traje ostentoso, pues,
según la nobleza y desembarazo de su persona, parecía no haber usado
otros en su vida.

Llegado el momento en que un dulce himeneo había de unir para siempre
nuestra suerte, don Alfonso me tomó de la mano para conducirme al altar
y Serafina hizo el mismo honor a la novia. En este orden nos dirigimos
a la iglesia de la aldea, en donde nos estaba esperando el provisor
para casarnos, ceremonia que se celebró con grandes aclamaciones de los
habitantes de Liria y de los labradores ricos del contorno a quienes
había convidado Basilio a la boda de Antonia, los cuales llevaban
consigo a sus hijas adornadas de cintas y de flores y con panderetas en
la mano. Nos volvimos en seguida a la quinta, en donde, por disposición
de Escipión, director del festín, había prevenidas tres mesas, una
para los señores, otra para su comitiva, y la tercera, que era la
mayor, para todos los demás convidados. Antonia se sentó a la primera,
porque así lo quiso la gobernadora; yo hice los honores de la segunda
y Basilio asistió a la de los aldeanos. Escipión a ninguna se sentó;
no hacía más que ir y venir de una a otra, cuidando de que las mesas
estuviesen bien servidas y todos contentos.

Los cocineros del gobernador eran los que habían dispuesto la comida,
y ya se deja entender que nada faltaría en ella. Los exquisitos vinos
de que el maestro Joaquín había hecho provisión para mí se gastaron
con profusión. Los convidados comenzaban a acalorarse, y reinaba una
alegría general, cuando fué turbada de repente por un acontecimiento
que me sobresaltó. Habiendo entrado mi secretario en la sala donde
yo comía con los principales criados de don Alfonso y las criadas
de Serafina, cayó de repente desmayado, perdiendo el conocimiento.
Levantéme prontamente a socorrerle, y mientras estaba ocupado en
hacerle volver en sí, una de las criadas se desmayó también. Todos
nos persuadimos que estos dos desmayos encerraban algún misterio. Y en
efecto, ocultaban uno que tardó poco en aclararse, porque, recobrando
de allí a poco Escipión el uso de los sentidos, me dijo en voz baja:
«¡El día más alegre para usted había de ser para mí el más infausto!
¡Ninguno puede evitar su desgracia!--añadió--. ¡Acabo de encontrar a mi
mujer en una de las criadas de Serafina!»

«¡Qué es lo que oigo!--exclamé--. ¡No puede ser! ¿Cómo? ¿Serías acaso
el marido de esa mujer que acaba de desmayarse al mismo tiempo que tú?»
«Sí, señor--me respondió--, soy su marido, y juro a usted que no podía
la fortuna jugarme una pieza más ruin que presentarla a mis ojos.»
«Ignoro, amigo mío--repliqué--, las razones que tienes para quejarte de
tu esposa; pero sea el que fuere el motivo que haya dado para ello, te
ruego que te reprimas. Si me amas, no turbes la fiesta haciendo público
tu resentimiento.» «Señor--repuso Escipión--, quedaréis satisfecho de
mí. Vais a ver si sé disimular perfectamente.»

Hablando de este modo, se acercó hacia su mujer, a quien sus compañeras
también habían hecho volver en sí, y abrazándola con tanta ternura
como si efectivamente hubiera estado lleno de gozo por volverla a ver,
«¡Ah mi querida Beatriz!--le dijo--¡Conque al fin el Cielo nos vuelve
a juntar al cabo de diez años de separación! ¡Oh dulce momento para
mí!» «Yo no sé--le respondió su mujer--si experimentas realmente algún
placer en volverme a encontrar; pero a lo menos estoy bien persuadida
de que no te di ningún motivo justo para abandonarme. Porque me
encontraste una noche con el señor don Fernando de Leiva, que estaba
enamorado de mi ama Julia, y a cuya pasión favorecía yo, se te figuró
a ti que yo le daba oídos a costa de tu honor y del mío; al momento te
trastornan la cabeza los celos, dejas a Toledo y huyes de mí como de
un monstruo, sin dignarte siquiera pedirme satisfacción y escuchar mis
descargos. Dime ahora, si gustas, ¿cuál de los dos tiene más derecho
para quejarse?» «Tú, sin duda», le replicó Escipión. «Ciertamente que
sí--continuó ella--. Don Fernando, luego que partiste de Toledo, se
casó con Julia, a la que estuve sirviendo todo el tiempo que vivió;
pero después que una muerte temprana nos la arrebató, me tomó a su
servicio su hermana mi señora, y tanto ella como todas sus criadas te
podrán informar de la pureza de mis costumbres.»

No teniendo qué replicar mi secretario a estas razones, pues no podía
probar fuesen falsas, cedió gustoso a la fuerza de ellas y dijo a su
esposa: «Vuelvo a repetir que reconozco mi culpa y te pido perdón de
ella a vista de este respetable concurso.» Entonces, intercediendo por
él, rogué a Beatriz olvidase lo pasado, asegurándole que su marido no
pensaría en adelante más que en tratarla con el mayor cariño. Rindióse
a mi súplica; todos los circunstantes celebraron la reunión de estos
dos esposos, y para solemnizarla mejor se les hizo sentar a una mesa
juntos. Se repitieron a porfía los brindis por la salud de entrambos,
y más parecía que el festín se había dispuesto para celebrar aquella
reconciliación que para festejar mi boda.

La tercera mesa fué la primera que quedó desierta. Levantáronse de ella
los aldeanos para formar bailes con las jóvenes aldeanas, que con el
ruido de sus panderetas atrajeron bien pronto a los convidados de las
otras mesas y les inspiraron el deseo de seguir su ejemplo. Todos se
pusieron en movimiento; los dependientes del gobernador bailaron con
las criadas de la gobernadora, y hasta los mismos señores se mezclaron
en la fiesta. Don Alfonso bailó una zarabanda con Serafina y don César
otra con Antonia, la cual vino después a buscarme para que bailase con
ella, y en verdad que no lo hizo mal para una persona que no tenía mas
que algunos principios de baile que había aprendido en casa de una
parienta suya avecindada en Albarracín. Yo, que, como ya he dicho, me
había enseñado a bailar en casa de la marquesa de Chaves, pasé en el
concepto de todos por un gran bailarín. Beatriz y Escipión prefirieron
al baile una conversación entre los dos para darse recíproca cuenta de
lo que les había sucedido mientras habían estado separados; pero fué
interrumpido su coloquio por Serafina, que, informada de su encuentro,
los hizo llamar para manifestarles lo mucho que de ello se alegraba.
«Hijos míos--les dijo--, en este día de regocijo se acrecienta mi
satisfacción viéndoos restituídos uno a otro. Amigo Escipión--añadió--,
ahí te entrego a tu esposa, asegurándote que su conducta ha sido
siempre irreprensible. Vive aquí con ella en perfecta armonía. Y tú,
Beatriz, dedícate al servicio de Antonia y no le seas menos afecta
que tu marido lo es al señor de Santillana.» Escipión, no pudiendo ya
a vista de esto mirar a su mujer sino como a otra Penélope, prometió
tratarla con todas las atenciones imaginables.

Retiráronse los aldeanos y aldeanas a sus casas después de haber
estado bailando toda la tarde; pero continuó la fiesta en la quinta.
Sirvióse una magnífica cena, y cuando se trató de irse todos a recoger,
el provisor bendijo el lecho nupcial. Serafina desnudó a la novia y
los señores de Leiva me hicieron la misma honra. Lo más gracioso fué
que los dependientes de don Alfonso y las criadas de la gobernadora
quisieron para divertirse practicar la misma ceremonia: desnudaron a
Beatriz y a Escipión, los cuales, para hacer más cómica la escena, se
dejaron desnudar y acostar, guardando gran gravedad.


                              CAPITULO X

  Lo que sucedió después de la boda de Gil Blas y de la bella
  Antonia. Principio de la historia de Escipión.


Al día siguiente de mi boda los señores de Leiva regresaron a Valencia,
después de haberme dado otras mil señales de amistad, de tal modo que
mi buen secretario y yo nos quedamos solos en la quinta con nuestras
mujeres y nuestros criados.

El empeño que hicimos uno y otro en agradar a nuestras esposas no
fué inútil, pues en poco tiempo inspiré yo a la mía tanto amor como
le profesaba, y Escipión hizo olvidar a la suya los disgustos que le
había causado. Beatriz, que era de carácter dócil y afable, se granjeó
fácilmente el cariño de su nueva ama y ganó su confianza. En fin,
todos cuatro nos avinimos perfectamente y comenzamos a gozar de una
suerte envidiable, pasando la vida en los más dulces entretenimientos.
Antonia era bastante seria; pero Beatriz y yo éramos muy alegres, y aun
cuando no lo fuéramos, nos bastaría estar con Escipión para no conocer
la melancolía, porque era un hombre sin igual para la sociedad, una
de aquellas personas festivas que sólo con presentarse divierten a la
concurrencia.

Un día que después de comer se nos antojó ir a dormir la siesta al
sitio más apacible del bosque, mi secretario estaba de tan buen humor
que nos quitó a todos el sueño con sus graciosas ocurrencias. «¡Calla
esa boca--le dije--, amigo mío; o si quieres que no durmamos, cuéntanos
alguna cosa que merezca nuestra atención!» «Con mucho gusto, señor--me
respondió--. ¿Quiere usted que le cuente la historia del rey don
Pelayo?» «De mejor gana oiría la tuya--le repliqué--; pero este gusto
nunca me lo has querido dar desde que vivimos juntos, ni espero que
jamás me lo des. ¿De qué proviene esto?» «Si no he contado a usted la
historia de mi vida ha consistido en que jamás me ha manifestado el
menor deseo de saberla; por consiguiente, no tengo yo la culpa de que
usted ignore mis aventuras, y por poca curiosidad que tenga de oírlas
estoy pronto a satisfacérsela.» Antonia, Beatriz y yo le cogimos la
palabra y nos dispusimos a escuchar su relación, que no podía menos de
causar en nosotros un buen efecto, ya divirtiéndonos o ya excitándonos
al sueño.

«Yo--comenzó a decir Escipión--sería hijo de un grande de España de
primera clase, o cuando menos de un caballero del hábito de Santiago
o de Alcántara, si esto hubiera estado en mi mano; pero como ninguno
es dueño de escoger padre, han de saber ustedes que el mío, llamado
Toribio Escipión, fué un honrado cuadrillero de la Santa Hermandad.
Como iba y venía por los caminos reales, por donde su profesión le
obligaba a andar casi siempre, cierto día encontró casualmente entre
Cuenca y Toledo a una gitanilla que le pareció muy linda. Caminaba
sola a pie y llevaba consigo todo su ajuar en una especie de mochila
echada al hombro. «¿Adonde vas así, prenda mía?», le dijo, suavizando
cuanto pudo la voz, que era naturalmente bronca. «Caballero--contestó
ella--, voy a Toledo, donde de un modo o de otro espero ganar de
comer, viviendo honradamente.» «Tu intención es muy loable--replicó
él--, y no dudo que para eso tendrás varios arbitrios.» «Sí, gracias
a Dios--respondió la gitanilla--, tengo varias habilidades; sé hacer
pomadas y quintas esencias muy útiles para las damas, digo la
buenaventura, sé dar vueltas al cedazo para hacer que se encuentren las
cosas perdidas y muestro cuanto se quiere ver en una redoma o en un
espejo.»

»Pareciéndole a Toribio que una joven como ésta era un partido
muy ventajoso para un hombre como él, a quien su empleo apenas le
producía para mantenerse, sin embargo de saber desempeñarlo con la
mayor exactitud, le propuso si quería ser su esposa. Aceptó la niña
la propuesta; se fueron ambos inmediatamente a Toledo, en donde se
casaron, y en mí ven ustedes el digno fruto de este noble matrimonio.
Fijaron su residencia en un arrabal, en donde mi madre comenzó a vender
pomadas y quintas esencias; pero viendo que este trato producía poco,
comenzó a hacer de adivina. Entonces fué cuando se vieron llover en su
casa pesos duros y doblones. Mil mentecatos de ambos sexos pusieron
bien pronto en auge la fama de Coscolina, que así se llamaba la gitana.
No pasaba día sin que viniese alguno a ocuparla en su ministerio; ya
llegaba un sobrino pobre que quería saber cuándo su tío, de quien era
único heredero, partiría para la otra vida; ya llegaba una doncella
que deseaba con ansia averiguar si un caballero mozo que le había dado
palabra de casamiento se la cumpliría.

»Persuádome de que ustedes darán por supuesto que los vaticinios de mi
madre siempre eran favorables a las personas a quienes los hacía; si se
cumplían, enhorabuena; pero si alguna vez venían a reconvenirla por
haber sucedido lo contrario de lo que había pronosticado, contestaba
frescamente que debía echarse la culpa al diablo, que, a pesar de
la fuerza de los conjuros que ella empleaba para obligarle a que le
revelase lo futuro, tenía algunas veces la malicia de engañarla.

»Cuando mi madre, por honor al oficio, creía deber hacer visible al
diablo en sus operaciones, entonces era Toribio Escipión quien hacía
el papel del diablo, y lo desempeñaba con perfección, porque la
aspereza de su voz y la fealdad de su rostro cuadraban a maravilla con
lo que representaba. Poca credulidad era menester para espantarse al
aspecto de mi padre; pero un día vino, por desgracia, cierto capitán
majadero que quiso ver a diablo, y le atravesó de parte a parte con la
espada. Informada la Inquisición de la muerte del diablo, despachó sus
ministros contra la Coscolina, a quien prendieron, embargando al mismo
tiempo todos sus efectos, y a mí, que a la sazón sólo tenía siete años,
me metieron en el hospicio de los niños huérfanos. Había en esta casa
unos caritativos eclesiásticos que, estando bien dotados para cuidar de
la educación de los pobres huérfanos, tenían el trabajo de enseñarles a
leer y escribir. Parecióles que yo prometía mucho, y por esta causa me
distinguieron entre los demás, escogiéndome para hacer sus recados. Yo
era el que llevaba sus cartas, hacía sus demás encargos y les ayudaba a
misa. En pago de mis servicios trataron de enseñarme la lengua latina;
pero lo ejecutaron con tanta aspereza y me trataron con tal rigor, a
pesar de los servicios que les hacía, que, no pudiendo ya resistir más,
un día que me enviaron a un recado cogí las de Villadiego, y en vez
de volver al hospicio me escapé de Toledo por el arrabal del lado de
Sevilla.

»Aunque a la sazón apenas tenía nueve años cumplidos, no cabía en mí
de contento de verme en libertad y dueño de mis acciones. No llevaba
qué comer ni dinero, pero nada me importaba, porque tampoco tenía
lección que estudiar ni temas que componer. Después de haber andado
dos horas comenzaron mis piernecitas a negarme su servicio. Como nunca
había hecho tan larga caminata, fué preciso pararme a descansar.
Sentéme al pie de un árbol que estaba a orillas del camino real, y
para entretenerme saqué el arte que llevaba en el bolsillo. Comencé
a hojearle por diversión; pero acordándome de las palmetas y de los
azotes que me había costado, desgarré las hojas, diciendo lleno de
cólera: «¡Ah maldito libro, ya no me harás llorar más!» Estando
satisfaciendo mi venganza y sembrando la tierra alrededor de mí de
declinaciones y conjugaciones, pasó casualmente por allí un ermitaño de
aspecto venerable, con barba blanca y unos grandes anteojos. Acercóse
a mí, miróme con mucha atención, y yo también le estuve mirando con la
misma. «Hijito mío--me dijo sonriéndose--, me parece que los dos nos
hemos mirado con cariño y que no haríamos mal en vivir juntos en mi
ermita, que sólo dista doscientos pasos de aquí.» «¡Buen provecho le
haga a usted--le respondí con bastante sequedad--, que yo ninguna gana
tengo de ser ermitaño!» Al oír esta respuesta el buen viejo dió una
grande carcajada de risa y me dijo abrazándome: «Mi hábito, hijo mío,
no debe asustarte; si es poco grato a la vista, es de gran utilidad,
pues me hace dueño de un deleitoso retiro y de varios lugarcitos
circunvecinos, cuyos habitantes me aman, o por mejor decir me
idolatran. Vente conmigo--añadió--y te pondré un hábito como el mío. Si
te fuese bien con él, participarás conmigo de las dulzuras de la vida
que hago, y si no te acomodase ésta, no sólo serás dueño de marcharte,
sino que puedes contar con que al separarnos no dejaré de hacerte todo
el bien que pueda.»

»Dejéme persuadir y seguí al viejo ermitaño, que me hizo varias
preguntas, a las que respondí con una ingenuidad que no siempre he
tenido en adelante. Luego que llegamos a la ermita me presentó algunas
frutas, que devoré en un instante, porque en todo el día no había
comido mas que un zoquete de pan seco con que me había desayunado en
el hospicio por la mañana. El solitario, viéndome menear tan bien las
quijadas, me dijo: «¡Animo, hijo mío! No dejes de comer por miedo de
que se acaben las frutas, pues, gracias al Cielo, tengo muy buena
provisión de ellas. No te he traído aquí para matarte de hambre.»
Lo que era mucha verdad, porque una hora después de nuestra llegada
encendió lumbre, puso a asar una pierna de carnero, y mientras yo daba
vueltas al asador él dispuso una mesita, cubriéndola con un mantel no
muy limpio y poniendo en ella dos cubiertos, uno para él y otro para mí.

»Luego que el carnero estuvo en sazón le sacó del asador, cortó algunos
pedazos de él y nos sentamos a cenar; pero nuestra cena no fué como
la de las ovejas, porque bebimos de un exquisito vino, del cual tenía
también el ermitaño un buen repuesto. «Y bien, amiguito--me dijo luego
que nos levantamos de la mesa--, ¿estás contento con mi trato? De este
modo comerás mientras estuvieres conmigo. Por lo demás, harás en este
ermitorio lo que mejor te pareciere; sólo exijo de ti que me acompañes
cuando vaya a recoger la limosna a los lugares vecinos. Me servirás
para llevar del cabestro un borriquillo cargado de dos banastas, que
los aldeanos caritativos llenan ordinariamente de huevos, pan, carne y
pescado; no te pido más.» «Haré--le respondí--todo lo que usted quiera,
con tal que no me obligue a estudiar el latín.» No pudo menos de reírse
de mi sencillez el hermano Crisóstomo, que así se llamaba el anciano
ermitaño, y me aseguró de nuevo que no pensaba nunca violentar mis
inclinaciones.

»Al día siguiente salimos a nuestra demanda, llevando yo el borrico por
el cabestro, y recogimos copiosas limosnas, porque no había aldeano
que no tuviese gusto en echar alguna cosa en nuestras banastas. Uno
daba un pan entero; otro, un buen pedazo de tocino; quién una gallina
y quién una perdiz. ¿Qué más diré a ustedes? Llevamos a la ermita
víveres para más de una semana; buena prueba de lo mucho que amaban
al hermano Crisóstomo aquellas gentes. Verdad es que éste también les
servía bastante dándoles buenos consejos cuando venían a consultarle,
pacificando los matrimonios en que reinaba la discordia, proporcionando
dotes para casarse las solteras, dándoles remedios para mil clases de
males y enseñando varias oraciones a las mujeres casadas que deseaban
tener hijos.

»Ya ven ustedes, por lo que acabo de referir, que yo estaba bien
tratado en la ermita. Si la comida era buena, la cama no era
desgraciada. Acostábame sobre buena paja fresca, teniendo por cabecera
una almohada de lana y cubriéndome con una manta de lo mismo, de manera
que no hacía mas que un sueño, el cual duraba toda la noche. El hermano
Crisóstomo, que me había ofrecido un hábito de ermitaño, me hizo uno él
mismo deshaciendo otro viejo suyo y me llamó el hermanillo Escipión.
Apenas me presenté en las aldeas vecinas con aquel nuevo traje caí a
todos tan en gracia que el pobre borrico apenas podía con la carga.
Todos se esmeraban en dar a cual más al hermanito; tanto placer tenían
en verme.

»A un muchacho de mi edad no podía desagradarle la vida ociosa y
regalona que disfrutaba en compañía del viejo ermitaño; así es que me
aficioné tanto a ella que la hubiera continuado siempre si las Parcas
no me hubieran hilado otros días muy diferentes. Pero el destino que
debía llenar me arrastró a dejar bien pronto el regalo y me hizo
abandonar al hermano Crisóstomo de la manera que voy a referir.

»Veía muchas veces andar al viejo en la almohada que le servía de
cabecera, sin hacer otra cosa que descoserla y volverla a coser.
Observé un día que metía en ella algún dinero, lo que excitó en mí un
movimiento de curiosidad que me propuse satisfacer al primer viaje
que el hermano Crisóstomo hiciese a Toledo, adonde solía ir una vez a
la semana. Aguardé con impaciencia este día, sin tener por entonces
más objeto que el de contentar mi curiosidad. En fin, el buen hombre
partió, y yo descosí la almohada, en donde hallé entre la lana como
unos cincuenta escudos en toda clase de monedas.

»Verosímilmente, este tesoro sería efecto del agradecimiento de los
aldeanos a quienes había curado con sus remedios y de las aldeanas que
por la virtud de sus oraciones habían tenido hijos. Sea lo que fuere,
apenas vi que aquél era un dinero que sin temor podía apropiarme,
cuando se declaró mi complexión gitana: dióme una tentación de robarle,
que no se podía atribuir sino a la fuerza de la sangre que corría por
mis venas. Cedí sin resistencia a la tentación; encerré el dinero en un
saquillo de paño en que metíamos nuestros peines y nuestros gorros de
dormir, y después de haberme despojado del hábito de ermitaño y vuelto
a tomar mi vestido de huérfano, me alejé de la ermita, pareciéndome que
llevaba en mi saquillo todas las riquezas de las Indias.

»Ustedes acaban de oír mi primer ensayo--continuó Escipión--, y no
dudo que esperarán una serie de acciones del mismo jaez. No engañaré
sus esperanzas, porque aun tengo que contarles otras hazañas parecidas
a ésta antes de llegar a mis acciones loables; pero al fin llegaremos
allá, y ustedes verán por mi narración que de un gran pícaro se puede
hacer un hombre de bien.

»A pesar de mis pocos años no fuí tan simple que tomase el camino de
Toledo, porque me expondría a encontrarme con el hermano Crisóstomo,
que sin duda hubiera querido volver a juntarse con su dinero. Tomé,
pues, la ruta del lugar de Gálvez, donde me entré en un mesón cuya
huéspeda era una viuda como de cuarenta años y tenía todas las
cualidades que se requieren para saber vender bien sus agujetas. Luego
que esta mujer puso los ojos en mí, conociendo por el vestido que me
había escapado del hospicio de los huérfanos, me preguntó quién era
y adónde iba. Respondíle que, habiendo muerto mis padres, me veía
en la necesidad de buscar conveniencia. «Y dime, hijo--me volvió a
preguntar--, ¿sabes leer?» Le aseguré que sí, y que también escribía
lindamente. En verdad, yo sabía formar las letras y juntarlas de manera
que figuraba una cosa así como escrita, lo que me parecía sobrado para
llevar la cuenta de un mesón de aldea. «Pues yo te recibo--repuso
la mesonera--para que me sirvas. No serás inútil en mi casa, porque
correrás con el libro del gasto y llevarás cuenta de lo que me deben y
debo. No te señalaré salario--añadió--, porque los muchos caballeros
que vienen a parar a este mesón siempre dan algo a los criados, con que
seguramente puedes contar con sacar buenos gajes.»

»Acepté el partido, pero reservándome, como ustedes presumirán, la
facultad de mudar de aires siempre que la permanencia en Gálvez no
me acomodase. Apenas me vi apalabrado para servir en el mesón cuando
sentí mi ánimo incomodado con una grande inquietud. No quería que
nadie supiese que yo tenía dinero y no sabía dónde esconderlo de modo
que ninguno pudiese dar con él. Como no conocía aún la casa, no me
podía fiar de aquellos sitios que me parecían más a propósito para
guardarlo. ¡Oh y cuánto embarazo nos causan las riquezas! Determiné en
fin ocultarle en un rincón del pajar, pareciéndome que en ninguna otra
parte podía estar más seguro, y procuré sosegarme cuanto me fué posible.

»Eramos tres criados en el mesón: un mozo rollizo que cuidaba de la
cuadra, una moza gallega y yo. Cada uno sacaba lo que podía de los
huéspedes, así de a pie como de a caballo, que paraban en él. Yo
recibía de estos sujetos algún dinerillo cuando les iba a presentar la
cuenta del gasto; daban también alguna cosa al mozo de la cuadra para
que cuidase de sus caballerías; pero la gallega, que era el ídolo de
los caleseros y arrieros que pasaban por allí, ganaba más escudos que
nosotros maravedises. Luego que juntaba yo algunos reales, los llevaba
al pajar para aumentar mi caudal, y cuanto más crecía éste, conocía
yo que mi tierno corazón iba tomando más apego a él. Besaba algunas
veces mis monedas y las estaba contemplando con un dulce embeleso que
solamente los avaros pueden comprender suficientemente.

»El amor que tenía a mi tesoro me obligaba a visitarle treinta veces
al día. Encontraba a menudo a la mesonera en la escalera del pajar,
y como era una mujer de suyo muy desconfiada, quiso un día saber qué
era lo que a cada instante me llevaba al pajar. Subió a él y comenzó a
escudriñarlo todo, recelando que yo tendría escondidas algunas cosas
que le habría hurtado. Revolvió la paja que cubría mi bolsón y dió con
él. Abrióle, y viendo dentro pesos duros y doblones, creyó o fingió
creer que yo le había robado aquel dinero. Por de contado, se apoderó
del caudal, y tratándome de bribonzuelo, ladroncillo y malvado, mandó
al mozo de la caballeriza, enteramente dedicado a complacerla, que
me sacudiese una buena zurra de azotes, y después de haberme hecho
desollar de esta manera me echó a la calle, diciéndome que no quería
aguantar pícaros en su casa. En vano aseguraba yo y clamaba que nada
le había hurtado; la mesonera decía lo contrario y todos le daban más
crédito a ella que a mí, y de esta manera las monedas del hermano
Crisóstomo pasaron de manos de un ladrón a las de una ladrona.

»Lloré la pérdida de mi dinero como se llora la muerte de un hijo
único; pero si mis lágrimas no fueron bastantes para hacerme recobrar
lo que había perdido, por lo menos fueron causa para mover a compasión
a algunas personas que me las veían verter, y entre otras al cura de
Gálvez, que casualmente pasó junto a mí. Mostróse lastimado del triste
estado en que me veía y me llevó consigo a su casa. En ella, a fin
de sonsacarme, usó del medio de manifestarse muy compadecido de mí.
«¡Cuánta lástima--dijo--me causa este pobre muchacho! ¿Qué maravilla es
que en sus pocos años, en su ninguna experiencia y falta de reflexión
haya cometido una acción ruin? Apenas se encontrará un hombre que no
haya hecho alguna en el discurso de su vida.» En seguida, dirigiéndome
la palabra, «Hijo mío--añadió--, ¿de qué lugar de España eres y quiénes
son tus padres? Porque tienes trazas de ser hijo de gente honrada.
Háblame en confianza y cuenta con que no te desampararé.»

»El cura, con estas halagüeñas y caritativas palabras, me fué
insensiblemente empeñando en que le descubriese todos mis pasos, y
lo hice con mucha ingenuidad, sin reservarle nada, después de lo
cual me dijo: «Amigo mío, aunque es cierto que no está bien en los
ermitaños el atesorar, eso no disminuye tu culpa. En robar al hermano
Crisóstomo siempre has quebrantado el mandamiento que prohibe hurtar;
pero yo me encargo de obligar a la mesonera a que devuelva el dinero
y hacérselo entregar al hermano Crisóstomo, y así, por esta parte
puedes desde ahora aquietar tu conciencia.» Juro a ustedes que esto
era lo que menos cuidado me daba; pero el cura, que tenía sus fines,
no paró aquí. «Hijo mío--prosiguió--, quiero empeñarme a favor tuyo y
buscarte una nueva conveniencia. Mañana mismo pienso enviarte a Toledo
con un arriero y te daré una carta para un sobrino mío, canónigo de
aquella catedral, que no rehusará admitirte por mi recomendación en el
número de sus criados, los cuales todos lo pasan en su casa como unos
beneficiados que se regalan a costa de la prebenda, y puedo asegurarte
con certidumbre que allí lo pasarás perfectamente.»

»Consolóme tanto esta seguridad, que luego olvidé el talego y los
azotes que me habían dado y ya no pensé más que en el placer de vivir
como un beneficiado. Al día siguiente, mientras estaba yo almorzando,
llegó a casa del cura un arriero con dos mulas. Subiéronme en la
una, y montando mi conductor la otra tomamos el camino de Toledo. Mi
compañero de viaje gastaba buen humor y le gustaba divertirse a costa
del prójimo. «Querido Escipión--me dijo--, en verdad que tienes un
buen amigo en el señor cura de Gálvez; no podía darte mayor prueba de
lo mucho que te quiere que el acomodarte con su sobrino el canónigo, a
quien tengo el honor de conocer, y es sin duda la perla de su Cabildo.
No es, ciertamente, uno de aquellos devotos cuyo semblante macilento
y extenuado está predicando mortificación y abstinencia: es gordo,
colorado, siempre alegre y festivo; un hombre, en fin, que se divierte
en todo lo que se presenta y que gusta mucho de tratarse bien. Estarás
en su casa a pedir de boca.»

»Conociendo el socarrón del arriero el placer con que le escuchaba,
continuó el elogio del canónigo, ponderándome lo mucho que yo
celebraría mi fortuna cuando me viese ya criado suyo. No cesó de hablar
hasta que llegamos al lugar de Covisa, donde nos apeamos para echar un
pienso a las mulas. En tanto que él andaba de aquí para allí por el
mesón, se le cayó casualmente del bolsillo un papel que yo pude coger
sin que él lo advirtiese y que hallé medio de leer mientras él estaba
en la cuadra. Era una carta dirigida a los capellanes del hospicio de
los huérfanos, concebida en estos términos:

«Muy señores míos: Me creo obligado en caridad a enviar a su poder un
bribonzuelo que se escapó de ese hospicio. Paréceme un muchacho muy
despabilado, y por lo mismo muy digno de que ustedes se sirvan tenerle
encerrado. No dudo que a fuerza de corregirle podrán ustedes hacer de
él un mozo de provecho. Queda rogando a Dios conserve a ustedes en tan
piadoso como caritativo ministerio,--_El cura de Gálvez_.»

»Luego que acabé de leer esta carta, que me manifestaba la buena
intención del señor cura, no dudé un punto sobre el partido que había
de tomar. Salir inmediatamente del mesón y ponerme en las orillas
del Tajo, distante más de una legua de aquel lugar, todo fué obra de
un momento. El miedo me prestó alas para huir de los capellanes del
hospicio de los huérfanos, al que de ningún modo quería volver; tanto
me había disgustado su modo de enseñar la Gramática. Entré en Toledo
tan alegre como si supiera adónde había de ir a comer y beber. Es
verdad que aquélla es una ciudad de bendición, en la cual un hombre de
talento reducido a vivir a costa ajena no puede morirse de hambre, pues
no bien había entrado en la plaza cuando un caballero bien vestido, a
cuyo lado pasaba, agarrándome por el brazo me dijo: «Chiquito, ¿quieres
servirme? Porque me alegrara tener un criado como tú.» «Y yo un amo
como vuesa merced», le respondí prontamente. «Siendo eso así--me
replicó--, desde ahora mismo date por recibido. Sígueme.» Y yo lo hice
sin réplica.

Este caballero, que podía tener como unos treinta años y se llamaba
don Abel, estaba hospedado en una posada de caballeros, donde ocupaba
un cuarto decentemente alhajado. Era un jugador de profesión, y vean
ustedes la vida que hacíamos: por la mañana le picaba yo tabaco para
fumar cinco o seis cigarros, le limpiaba la ropa, iba a llamar al
barbero para que le viniese a afeitar y componerle los bigotes, y hecho
esto, se marchaba a las casas de juego, de donde no volvía hasta las
once o doce de la noche; pero todas las mañanas antes de salir sacaba
tres reales del bolsillo y me los daba para que comiese, dejándome
libertad para que hiciera lo que se me antojase hasta las diez de la
noche, con tal de que me hallara en casa cuando volviera. Estaba él
muy contento conmigo y dió orden para que se me hiciese una librea
muy galana, con la cual parecía propiamente un mensajero de damas de
galanteo. También yo estaba muy alegre con mi oficio, y en verdad no
podía hallar otro que más se adaptase a mi genio.

»Hacía ya casi un mes que pasaba tan buena vida cuando el amo me
preguntó un día si estaba contento con él, y habiéndole contestado
que no podía estarlo más, «Pues bien--me replicó--, mañana saldremos
para Sevilla, adonde me llaman mis negocios. No te pesará el ver
aquella capital de Andalucía, pues ya habrás oído muchas veces decir
que _quien no ha visto a Sevilla no ha visto maravilla_.» «¡Que me
place!--respondí yo--. Estoy pronto a seguir a usted a cualquiera parte
del mundo.» En el mismo día el ordinario de Sevilla vino a la posada de
caballeros a tomar un gran baúl donde estaba la ropa de mi amo, y al
siguiente tomamos el camino de Andalucía.

»Era el señor don Abel tan afortunado en el juego, que solamente perdía
cuando le acomodaba, lo que le obligaba a mudar con frecuencia de
lugar, por estar expuesto al resentimiento y venganza de los mentecatos
que se dejaban engañar, y éste fué el motivo de nuestro viaje. Llegados
a Sevilla, nos alojamos en una posada de caballeros cerca de la puerta
de Córdoba, donde comenzamos a vivir como en Toledo. Pero mi amo halló
diferencia entre las dos ciudades. En las casas de juego de Sevilla
encontró jugadores tan afortunados como él, de suerte que algunas veces
volvía a casa de muy mal humor. Una mañana que todavía le duraba el
enojo de haber perdido cien doblones el día anterior, me preguntó por
qué no había llevado la ropa sucia a la lavandera. «Señor--le respondí
yo--, porque enteramente se me olvidó.»

»Al oír esto se encendió en cólera y me pegó media docena de bofetadas
tan terribles que me hicieron ver más luces que las que había en el
templo de Salomón, diciéndome al mismo tiempo: «¡Toma, bribonzuelo,
esto es para que otra vez te acuerdes de cumplir con tu obligación!
¿Quieres que cien veces te advierta yo lo que debes hacer? ¿Por qué
no eres tan puntual para servir como para comer? No siendo un bestia,
como ciertamente no lo eres, bien podías tener presente lo que debes
hacer sin esperar a que yo te lo recordara.» Dicho esto, se salió muy
enfadado del cuarto, dejándome sumamente sentido de las bofetadas que
me dió por tan pequeño motivo.

»Poco después le sucedió no sé qué lance en el juego que volvió a casa
muy acalorado. «Escipión--me dijo--, he determinado irme a Italia
y debo embarcarme mañana en un buque que se vuelve a Génova. Tengo
mis motivos para hacer este viaje; discurro querrás venir conmigo y
aprovechar esta excelente ocasión de ver el país más delicioso del
mundo.» Respondí que venía en ello; pero en mi interior pensaba en
desaparecer al tiempo de ir a marchar. Andaba discurriendo el modo de
vengarme de las bofetadas y me pareció que éste era el más ingenioso.
Satisfecho y ufano de que me hubiese ocurrido semejante idea, no
pude contenerme de confiársela a cierto valentón a quien encontré
casualmente en la calle. Había yo contraído en Sevilla algunas malas
amistades y principalmente la de este guapo. Contéle el lance de las
bofetadas y el motivo de ellas, y revelándole el designio en que estaba
de dejar a don Abel escapándome cuando se fuese a embarcar, le pregunté
qué le parecía esta determinación.

»El valentón, arqueando las cejas y retorciéndose el bigote, y después
afeando en tono grave la acción de mi amo, me dijo: «Mocito, serás un
hombre sin honra toda tu vida si te contentas con la frívola venganza
que has meditado para volver por ella. No basta dejar a don Abel y no
pisar más su casa; es menester darle un castigo proporcionado a tu
afrenta. Robémosle tú y yo todo su equipaje y dinero, para repartirlo
después entre los dos como buenos hermanos.» No obstante mi natural
propensión a hurtar, no dejó de estremecerme y causarme algún horror un
robo de tanta importancia. En medio de eso, el archiganzúa que me hizo
la propuesta tuvo arte para convencerme; y vean ustedes cuál fué el
éxito de nuestra empresa. El jaquetón, hombre robusto y rollizo, vino
a la posada el día siguiente a boca de noche. Mostréle el gran baúl en
que mi amo había encerrado sus ropas, y le pregunté si podría él solo
cargar con un mueble tan pesado. «¿Tan pesado?--me dijo.--¡Sábete que
cuando se trata de llevar lo ajeno, cargaría yo con el arca de Noé!»
Diciendo esto, agarró el baúl, echósele a cuestas como si fuera una
paja, y bajó las escaleras con la mayor ligereza. Seguíle yo al mismo
paso, y ya estábamos los dos a la puerta de la calle, cuando hete aquí
a don Abel, que, por gran fortuna suya, llegó a tiempo tan oportuno.

«¿Adónde vas con ese cofre?», me dijo muy enfadado. Fué tanta mi
turbación, que no acerté a responderle ni una sola palabra, y el
guapetón, viendo errado el golpe, echó el baúl a tierra y se escapó
para ahorrar contestaciones. «¿Adónde vas, pues, con ese baúl?», me
volvió a preguntar mi amo. «Señor--le respondí más muerto que vivo--,
le hacía llevar al buque donde su merced se ha de embarcar mañana
para Italia.» «Pero ¿por dónde sabías tú--me replicó--en qué buque me
había de embarcar?» «Señor--repuse prontamente--, _quien lengua tiene,
a Roma va_: informaríame en el puerto, y allí me lo dirían.» Al oír
esta respuesta, que se le hizo muy sospechosa, me miró con unos ojos
que parecía quererme tragar, y yo temí repitiese las bofetadas. «Pero
dime--replicó otra vez--: ¿quién te mandó que sacares el baúl fuera
de la posada sin orden mía?» «Su merced mismo--le dije--. ¿Ya no se
acuerda usted de la reprensión que me dió hace pocos días? ¿No me dijo
usted regañándome que sin esperar sus órdenes hiciese por mí mismo mi
obligación para servirle? Pues en cumplimiento de este precepto iba
a llevar su cofre de usted a la embarcación.» Entonces el jugador,
conociendo que tenía yo más malicia de la que él había creído, me
despidió de su casa, diciéndome serenamente: «Señor Escipión, a mí
no me acomodan criados tan sutiles. ¡Vaya usted, señor Escipión! ¡El
Cielo le guíe! ¡No me gusta jugar con sujetos que tan pronto tienen una
carta de más como de menos! ¡Quítate de mi presencia--añadió mudando de
tono--, si no quieres que te haga cantar sin solfa!»

»No aguardé a que me lo dijese dos veces; me alejé al momento, lleno de
miedo de que me mandase quitar el vestido, que por fortuna me dejó, y
eché a andar pensando adónde podría ir a alojarme con dos reales a que
se reducía todo mi caudal. Llegué a la puerta del palacio arzobispal
a tiempo que se estaba disponiendo la cena, y salía de la cocina un
olor tan grato, que se percibía una legua en contorno. «¡Cáspita!--dije
entre mí--. ¡Me contentaría con cualquiera de estos platos que me
regalan el olfato, y aun sólo con que me dejasen meter en alguno los
cuatro deditos y el pulgar! Pero qué, ¿no podré discurrir un medio para
probar estos platos que no he hecho más que oler? ¿Por qué no? Esto
no me parece imposible.» Entregado enteramente a este pensamiento,
me ocurrió una feliz treta, que quise probar inmediatamente, y no me
salió mal. Entréme en el patio de palacio, y comencé a correr hacia las
cocinas gritando a más no poder en aire y tono de asustado: _¡Socorro!
¡Socorro!_, como si me viniera siguiendo alguno para quitarme la vida.

»A mis descompasadas voces acudió apresurado el maestro Diego,
cocinero del arzobispo, con tres o cuatro galopines de cocina; y no
viendo a nadie más que a mí, todos me preguntaron qué tenía y por qué
gritaba de aquella manera. «¡Señores--les respondí fingiendo miedo--,
por amor de Dios favorézcanme ustedes y líbrenme de ese asesino que me
quiere matar!» «¿Adónde está ese asesino?--exclamó Diego--. Porque tú
estás solo, y tras de ti no viene ni siquiera un gato. ¡Vamos, hijo
mío, sosiégate! Sin duda que algún bufón se ha querido divertir en
asustarte y se ha retirado luego que te ha visto entrar en palacio,
porque, cuando menos, le hubiéramos cortado las orejas.» «¡No, no--le
dije al cocinero--; no me siguió de chanza! ¡Es un gran ladrón que
quería robarme, y estoy seguro de que me está esperando en la calle!»
«Si fuese así--replicó el cocinero--, en verdad que tendrá que
aguardarte largo tiempo, porque has de cenar y dormir aquí, y no te
dejaremos salir hasta mañana.»

»No puedo ponderar el gusto que me causaron estas últimas palabras, ni
lo admirado que me quedé cuando, conducido por el maestro Diego a las
cocinas, se me presentó a la vista el aparato de la cena. Conté hasta
quince personas empleadas en ella; mas no pude contar la variedad de
exquisitos platos que se me ofrecieron a la vista. Entonces fué cuando
conocí por la primera vez lo que era sensualidad, recibiendo a nariz
llena el olor de tantas delicadísimas viandas que jamás había probado.
Tuve la honra de cenar y dormir con los galopines de cocina, todos los
cuales quedaron tan prendados de mí, que cuando a la mañana siguiente
fuí a dar gracias al maestro Diego por el favor que me había hecho
en recogerme con tanta generosidad la noche anterior, me dijo: «Mis
mozos de cocina te han tomado tanto cariño, que todos a una voz me han
asegurado se alegrarían de tenerte por camarada. Dime ahora con toda
franqueza si gustarías ser su compañero.» Yo le respondí que si lograra
tal fortuna me tendría por el hombre más feliz del mundo. «Siendo eso
así, amigo mío--me dijo--, desde este mismo punto te puedes contar por
criado de la casa arzobispal.» Y diciendo esto, me llevó al cuarto
del mayordomo, el cual, observando mi despejo, me juzgó digno de ser
admitido entre los marmitones.

»Al instante que tomé posesión de tan decoroso empleo, el maestro
Diego, que seguía la antigua costumbre de los cocineros de las casas
grandes, conviene a saber, de enviar todos los días varios platos a
sus queriditas, me eligió para enviar a cierta dama de la vecindad ya
trozos de ternera y ya aves y cacería. Era la buena señora una viuda
de treinta años a lo más, muy linda y vivaracha, y que tenía todas
las trazas de no ser del todo fiel a su generoso cocinero. Este, no
contento con proveerla de pan, carne, tocino y aceite, la abastecía
también de vino; y todo esto, ya se entiende, a costa del señor
arzobispo.

»En el palacio de su ilustrísima acabé de perfeccionarme en mis
mañas, pegando un chasco de que todavía hay y habrá por largo tiempo
en Sevilla gran memoria. Los pajes y otros familiares pensaron en
representar una comedia para celebrar los días del amo. Escogieron la
de _Los Benavides_; y como era menester un muchacho de mi edad que
hiciese el papel de rey niño de León, echaron mano de mí. El mayordomo,
que se preciaba de saber representar, tomó de su cuenta el ensayarme; y
con efecto, me dió algunas lecciones, asegurando a todos que no sería
yo el que me portase peor. Como la función la costeaba el arzobispo,
no se perdonó gasto alguno para que fuese lucida. Armóse en un salón
un soberbio teatro adornado con el mejor gusto, en uno de cuyos lados
se dispuso un lecho de césped, donde debía yo fingirme dormido cuando
viniesen los moros a asaltarme para llevarme prisionero. Luego que
todos los actores estuvieron ensayados, el arzobispo señaló día para la
función, convidando a todas las damas y principales caballeros de la
ciudad.

»Llegada la hora de la comedia, cada actor se vistió del traje que
le correspondía. Por lo que toca al mío, el sastre me lo presentó
acompañado del mayordomo, que, habiendo tenido el trabajo de ensayarme,
quiso tener también la paciencia de verme vestir. Trájome el sastre
un ropaje talar de rico terciopelo azul, todo guarnecido de galones
y botones de oro y con mangas largas adornadas con flecos del mismo
metal. El propio mayordomo me puso en la cabeza por su mano una
corona de cartón dorado, sembrada de muchas perlas finas, mezcladas
con algunos diamantes falsos. Pusiéronme una faja de seda de color
de rosa, recamada toda de flores de plata y cuyos remates eran dos
graciosas borlas de hilo de oro. A cada cosa de éstas que me ponían
se me figuraba que me estaban dando alas para volar y escaparme.
Comenzó, en fin, la comedia al anochecer. Yo abrí la escena con una
relación, la cual concluía diciendo que, no pudiendo resistir a las
dulzuras del sueño, iba a entregarme a él. Con efecto, me metí entre
bastidores y me recosté en el lecho de césped que me estaba preparado;
pero en lugar de dormir me puse sólo a pensar de qué modo podría salir
a la calle y escaparme con mis vestiduras reales. Una escalerilla
oculta, por la cual se bajaba desde el teatro al salón, me pareció a
propósito para la ejecución de mi designio. Levantéme de la cama con
mucho tiento, y, viendo que nadie me observaba, me escurrí por dicha
escalerilla al salón, a cuya puerta pude llegar diciendo: «_¡A un lado!
¡A un lado, que voy a mudar de traje!_» Todos se pusieron en fila para
dejarme pasar, de manera que en menos de dos minutos salí libremente
del palacio a favor de la obscuridad y me fuí a casa de mi amigo el
valentón.

»Quedóse parado de verme en aquel traje. Contéle el caso, que le hizo
reír hasta más no poder. Abrazóme con tanto más regocijo cuanto se
lisonjeaba de tener parte en los despojos del rey de León; me felicitó
por haber dado un golpe tan diestro, y me dijo que si los progresos
correspondían a los principios, haría yo con el tiempo gran ruido
en el mundo por mi talento. Después que nos alegramos y divertimos
largamente los dos celebrando mi grande hazaña, pregunté yo a mi
jaquetón: «¿Y qué hemos de hacer ahora de estos ricos vestidos?» «Eso
no te dé cuidado--me respondió--; conozco a un prendero muy hombre de
bien, el cual compra toda la ropa que le lleven a vender sin andar con
preguntas, una vez que le tenga cuenta el comprarla. Mañana le buscaré
y le traeré aquí.»

»En efecto; al día siguiente muy de mañana se levantó, dejándome en
la cama, y dos horas después volvió con el prendero, el cual traía un
lío cubierto con tela amarilla. «Amigo--me dijo--, aquí te presento
al señor Ibáñez de Segovia, hombre de la mayor integridad, a pesar
del mal ejemplo que le dan los de su oficio. El te dirá en conciencia
lo que vale el vestido de que te quieres deshacer, y puedes fiarte
ciegamente en lo que te dijere.» «En cuanto a eso--dijo el prendero--,
me tendría por el hombre más ruin y miserable del mundo si tasara una
cosa en menos de lo que vale. Hasta ahora, gracias a Dios, ninguno ha
tachado de esto a Ibáñez de Segovia. Veamos--añadió--esa ropa que usted
quiere vender, y le diré en conciencia lo que vale.» «Aquí está--dijo
el valentón poniéndosela delante--. No me negará usted que nada hay más
magnífico: observe usted la hermosura de este terciopelo de Génova y lo
exquisito de su guarnición.» «Verdaderamente que me encanta--respondió
el prendero después de haber examinado el vestido con la mayor
atención--; es de lo que no he visto en mi vida.» «¿Y qué juicio hace
usted--le preguntó mi amigo--de las perlas que adornan esta corona?»
«Si fueran redondas--respondió Ibáñez--no tendrían precio; pero tales
cuales son me parecen bellísimas y me gustan tanto como lo demás. Ni
puedo menos de decir lo que siento; otro prendero estafador, en mi
lugar aparentaría despreciar la mercancía para adquirir a bajo precio
y no se avergonzaría de ofrecer por ella veinte doblones; pero yo, que
tengo conciencia, ofrezco cuarenta.»

»Aun cuando Ibáñez hubiera ofrecido ciento no hubiera sido un
apreciador muy justificado, pues que solamente las perlas valían más de
doscientos; pero el valentón, que se entendía con él, me dijo: «¡Mira
la fortuna que has tenido de tropezar con un hombre tan timorato! El
señor Ibáñez aprecia las cosas como si estuviera en el artículo de
la muerte.» «Así es--respondió el prendero--, y por eso no hay que
andar regateando conmigo ni por un solo maravedí; en cuyo supuesto,
éste me parece ya negocio concluído. Voy a dar el dinero.» «¡Espere
usted!--replicó el valentón--. Antes de eso es menester que mi amiguito
se pruebe el vestido que le dije a usted trajese para él, y mucho
me engañaré si no le viene pintado.» Desenvolvió entonces el lío el
prendero, y me presentó una ropilla y unos calzones de buen paño musgo
con botones de plata, todo medio usado. Me levanté para probarme el
vestido, y aunque me venía muy ancho y muy largo, les pareció a los
dos compinches haberse hecho a propósito para mí. Ibáñez lo tasó en
diez doblones; y como nada se había de replicar a lo que decía, me
fué preciso pasar por ello; de manera que sacó treinta doblones del
bolsillo, los dejó sobre una mesa, hizo un envoltorio de mis vestiduras
reales y de mi corona, y se lo llevó.

»Luego que se marchó me dijo el valentón: «Estoy muy satisfecho de
este prendero.» Tenía razón para estarlo, porque puedo asegurar que
le sacó por lo menos cien doblones de beneficio. Sin embargo, no se
contentó con esto; tomó sin ceremonia la mitad del dinero que había
sobre la mesa y me dejó lo restante, diciéndome: «Mi querido Escipión,
te aconsejo que con esos quince doblones que te quedan salgas al
momento de esta ciudad, en donde puedes considerar las diligencias que
se harán para buscarte de orden del señor arzobispo. Tendría yo el
mayor sentimiento si, después de la heroica acción que has hecho para
inmortalizar tu nombre, te expusieras neciamente a ser encerrado en una
prisión.» Respondíle que ya estaba resuelto a alejarme cuanto antes de
Sevilla; y con efecto, habiendo comprado un sombrero y algunas camisas,
salí de la ciudad, y caminando por la espaciosa y amena campiña que
entre viñas y olivares conduce a la antigua ciudad de Carmona, en tres
días llegué a Córdoba.

»Alojéme en un mesón a la entrada de la plaza Mayor, donde viven los
mercaderes. Vendíme por un hijo de familia natural de Toledo, que
viajaba únicamente por mi gusto. Mi traje era bastante decente para
hacerlo creer, y algunos doblones que de propósito saqué delante del
posadero le acabaron de persuadir, si ya en vista de mis pocos años
no me tuvo por algún muchacho travieso que se había escapado de casa
de sus padres después de haberles robado. Como quiera que fuese, él
no se mostró muy deseoso de saber más de lo que yo le decía, quizá
por temor de que su curiosidad no me obligase a mudar de posada. Por
seis reales diarios se daba buen trato en esta casa, donde comúnmente
había gran concurrencia de gentes. Conté por la noche a la cena hasta
doce personas a la mesa, y lo mejor que había era que todos comían
sin hablar palabra, excepto uno que, hablando sin cesar a diestro
y siniestro, compensaba bien con su charlatanería el silencio de
los demás. Preciábase de agudo y de gracioso, contando cuentos y
embanastando chistes para divertirnos, los que alguna vez nos hacían
reír a carcajadas, menos, en verdad, por celebrar sus ocurrencias que
por burlarnos de ellas.

»Yo por mí hacía tan poco caso de todo lo que charlaba aquel
estrafalario, que me hubiera levantado de la mesa sin poder dar razón
de nada de cuanto había hablado, a no haberse metido él mismo en una
conversación que me importaba. «Señores--exclamó al fin de la cena--,
les reservo a ustedes para postres un gracioso chasco que los días
pasados dió un pícaro de muchacho en el palacio del arzobispo de
Sevilla. Contómelo cierto bachiller amigo mío que se halló presente.»
Sobresaltáronme un poco estas palabras, no dudando que el lance que iba
a contar era el mío; y, con efecto, no me engañé. Refirió el tal sujeto
el pasaje con toda exactitud, y aun me hizo saber lo que yo ignoraba;
es decir, lo ocurrido en el salón después de mi fuga, que fué lo que
voy a referir a ustedes.

»Apenas me escapé, cuando los moros que, según orden de la comedia que
se representaba, debían apoderarse de mí aparecieron en la escena con
el designio de venir a sorprenderme en la cama de césped en que me
creían dormido; pero cuando quisieron echarse sobre el rey de León, se
quedaron sumamente atónitos de no encontrar ni rey ni roque. Paró la
comedia, agitáronse todos los actores; unos me llaman, otros me buscan,
éste grita, y aquél me da a todos los diablos. El arzobispo, que oyó la
bulla y confusión que había detrás del teatro, preguntó la causa. A la
voz del prelado, un paje, que hacía de gracioso en la comedia, salió y
dijo: «No tema ya su ilustrísima que los moros hagan prisionero al rey
de León, porque acaba de ponerse en salvo con sus vestiduras reales.»
«¡Bendito sea Dios!--exclamó el arzobispo--. ¡Ha hecho muy bien en
huir de los enemigos de nuestra religión, librándose de las cadenas
que le preparaban! Sin duda se habrá vuelto a León, capital de su
reino, y deseo que haya llegado con toda felicidad. Por lo demás, mando
seriamente que ninguno vaya en su seguimiento; sentiría mucho que su
majestad tuviese que padecer la menor desazón por parte mía.» Luego que
dijo esto dió orden de que se leyese en alta voz mi papel y se acabase
la comedia.


                              CAPITULO XI

                   Prosigue la historia de Escipión.


»Mientras me duró el dinero el posadero usó de grandes atenciones
conmigo; pero luego que advirtió que se me había acabado comenzó
a tratarme con desagrado, buscando camorra a cada paso, y una
mañana me dijo que le hiciera el favor de salir de su casa. Dejéla
desdeñosamente, y me entré a oír misa en la iglesia de los padres
dominicos. Mientras la estaba oyendo se acercó a mí un anciano pobre
y me pidió limosna; saqué del bolsillo dos o tres maravedises, que le
di diciendo: «Amigo mío, ruegue usted a Dios que me proporcione pronto
una buena conveniencia. Si fuere oída su oración, no se arrepentirá de
haberla hecho, y cuente con mi agradecimiento.»

»A estas palabras me miró el pobre con mucha atención, y con seriedad
me dijo: «¿Qué clase de conveniencia desea usted?» «Quisiera--le
respondí--acomodarme de lacayo en cualquiera casa en donde lo pasase
bien.» Me preguntó si me urgía. «No puede urgir más--le contesté--,
porque si no logro cuanto antes la dicha de colocarme, no hay medio: o
habré de morir de hambre, o tendré que ser uno de vuestros compañeros.»
«Si llegara ese caso--repuso él--, se le haría a usted muy cuesta
arriba no estando acostumbrado a nuestra vida; pero a poco que se
hiciese a ella, preferiría nuestro estado al de servir, que es sin
disputa inferior a la mendicidad. Sin embargo, ya que usted quiere
más servir que pasar como yo una vida holgada e independiente, dentro
de poco tendrá usted amo. Aquí donde usted me ve, puedo serle útil;
hállese aquí mañana a esta misma hora.»

»Tuve buen cuidado de no faltar; volví al día siguiente al mismo sitio,
en donde no tardó mucho en presentarse el mendigo, que, acercándose
a mí, me dijo que tuviera la bondad de seguirle. Hícelo así, y me
llevó a un sótano no distante de la misma iglesia y en el cual tenía
su albergue. Entramos ambos en él, y habiéndonos sentado en un banco
largo que por lo menos habría servido cien años, el pobre me habló de
esta manera: «Una buena acción, como dice el refrán, halla siempre
su recompensa. Ayer me dió usted limosna, y esto me ha determinado
a proporcionarle una buena colocación, la que, si Dios quiere, se
conseguirá muy presto. Conozco a un dominico anciano llamado el padre
Alejo, que es un santo religioso y un excelente director espiritual;
tengo el honor de ser su demandadero, y desempeño este empleo con tanta
discreción y fidelidad, que nunca se niega a emplear su valimiento
en mi favor y en el de mis amigos. Yo le hablé de usted, y le dejé
muy inclinado a servirle. Le presentaré a su reverencia cuando usted
quiera.» «¡No hay que perder momento!--dije al viejo mendigo--. ¡Vamos
ahora mismo a ver ese buen religioso!» Vino en ello el pobre, y al
momento me condujo a la celda del padre Alejo, a quien encontramos
escribiendo cartas espirituales. Suspendió su trabajo para hablarme,
y me dijo que a ruegos del mendigo se interesaba por mí. «Habiendo
sabido--continuó--que el señor Baltasar Velázquez necesita de un criado
le he escrito esta mañana en tu favor, y acaba de responderme que te
recibirá ciegamente yendo con mi recomendación. Puedes ir hoy mismo a
verle de mi parte, porque es mi penitente y mi amigo.» Sobre esto el
religioso me estuvo exhortando por espacio de tres cuartos de hora a
que cumpliese bien con mis deberes, y se extendió particularmente sobre
la obligación que yo tenía de servir con esmero al señor Velázquez; y
concluyó asegurándome que él cuidaría de mantenerme en mi acomodo, con
tal que mi amo no tuviese queja de mí.

»Después de haber dado gracias por su favor al religioso, salí del
convento con el pordiosero, quien me dijo que el señor Baltasar
Velázquez era un mercader de paños, anciano, rico, cándido y bondadoso;
«y no dudo--añadió--que lo pasará usted perfectamente en su casa». Me
informé del sitio donde vivía, y al momento pasé allá después de haber
prometido al mendigo mostrarme agradecido a sus buenos servicios tan
pronto como estuviese bien arraigado en mi acomodo. Entré en una gran
tienda, en donde dos mancebos decentemente puestos que se paseaban de
un lado a otro con modales afectados esperaban compradores. Preguntéles
si el amo estaba en casa, y les dije que tenía que hablarle de parte
del padre Alejo. Al oír este nombre venerable me hicieron entrar en la
trastienda, donde estaba el mercader hojeando un gran libro de asiento
que tenía sobre el escritorio. Saludéle respetuosamente, y habiéndome
acercado a él, «Señor--le dije--, yo soy el mozo que el reverendo padre
Alejo le ha propuesto para criado.» «¡Ah, hijo mío--me respondió--;
seas muy bien venido! Basta que te envíe ese santo hombre; te recibo a
mi servicio con preferencia a tres o cuatro criados por quienes me han
hablado. Es negocio concluído, y desde hoy te corre el salario.»

»No necesité estar mucho tiempo en casa del mercader para conocer que
era tal cual me le habían pintado, y aun me pareció tan sencillo que
no pude menos de pensar en lo mucho que me costaría dejar de jugarle
alguna pieza. Hacía cuatro años que estaba viudo y tenía dos hijos: un
varón que acababa de cumplir veinticinco años y una hembra que entraba
en los quince. Esta, educada por una dueña severa y dirigida por el
padre Alejo, caminaba por la senda de la virtud; pero Gaspar Velázquez,
su hermano, aunque nada se había omitido para hacerle hombre de bien,
tenía todos los vicios de un mozo licencioso. A veces pasaba dos o
tres días fuera de casa, y si cuando volvía le daba el padre alguna
reprensión, Gaspar le mandaba callar levantando la voz más que él.

«Escipión--me dijo un día el viejo--, tengo un hijo que me da
mucho que sentir. Está envuelto en todo género de desórdenes, lo
que verdaderamente extraño, porque su educación de ningún modo fué
descuidada; le he tenido buenos maestros y mi amigo el padre Alejo
ha hecho cuanto ha podido para atraerle al camino de la virtud, sin
haberlo podido conseguir; Gaspar se ha enfangado en el libertinaje.
Acaso me dirás que le he tratado con demasiada indulgencia en la
pubertad y que eso le habrá perdido. Pero no es así: le he castigado
siempre que me pareció necesario el rigor, porque, aunque soy tan
bonazo, tengo entereza en las ocasiones que la piden, y aun le hice
encerrar en una casa de corrección, de donde salió peor que entró en
ella. En una palabra, es de aquellos mozos perdidos a quienes no pueden
corregir el buen ejemplo, las represiones ni los castigos; sólo Dios
puede hacer este milagro.»

»Si no me causó lástima la aflicción de aquel desgraciado padre, a lo
menos aparenté que la tenía. «¡Cuánto me compadezco, señor!--le dije--.
Un hombre tan honrado como usted merecía tener mejor hijo.» «¿Qué le
hemos de hacer, hijo mío?--me respondió--. ¡Dios ha querido privarme de
este consuelo! Entre los pesares que me da Gaspar--continuó--, te diré
en confianza uno que me causa mucho desasosiego, y es la inclinación
a robarme, que con demasiada frecuencia halla medios de satisfacer,
a pesar de mi vigilancia. El criado antecesor tuyo estaba de
inteligencia con él y por eso le despedí; pero de ti espero que no te
dejarás seducir de mi hijo y que mirarás con celo y fidelidad por mis
intereses, como sin duda te lo habrá encargado mucho el padre Alejo.»
«Así es, señor--le repliqué--; durante una hora su reverencia no hizo
otra cosa que exhortarme a no tener puesta la mira sino en el bien
de su merced; pero puedo asegurar que para esto no necesitaba de su
exhortación, porque me siento dispuesto a servir a su merced fielmente,
y por último le prometo un celo a toda prueba.»

»Para sentenciar un pleito es necesario oír a las dos partes. El mocito
Velázquez, elegante hasta dejarlo de sobra, juzgando por mi fisonomía
que yo no sería más difícil de seducir que mi antecesor, me llamó a
un paraje retirado y me habló en estos términos: «Escucha, amigo mío:
estoy persuadido de que mi padre te habrá encargado que me espíes;
pero te advierto que mires cómo lo haces, porque este oficio tiene sus
quiebras. Si llego a conocer que andas averiguando mis acciones, te he
de matar a palos; pero si quieres ayudarme a engañar a mi padre, puedes
esperarlo todo de mi agradecimiento. ¿Quieres que te hable más claro?
Tendrás tu parte en las redadas que echemos juntos. Escoge, y en este
mismo momento declárate por el padre o por el hijo, porque no admito
neutralidad.»

«Señor--le respondí--, mucho me estrecha usted y veo bien que no podré
menos de declararme en su favor, aunque en la realidad me repugna ser
traidor al señor Velázquez.» «¡Déjate de esos escrúpulos!--replicó
Gaspar--. Mi padre es un viejo avaro que quisiera traerme todavía con
andadores; un miserable que me niega lo que necesito, rehusándose a
contribuir a mis placeres, siendo éstos de pura necesidad en la edad de
veinticinco años; este es el verdadero aspecto bajo el cual debes mirar
a mi padre.» «¡Basta, señor!--le dije--. No es posible resistir a un
motivo tan justo de queja. Me ofrezco a ayudar a usted en sus loables
empresas, pero ocultemos ambos bien nuestra inteligencia, para que no
se vea en la calle vuestro fiel aliado. Creo que lo acertará usted si
aparenta aborrecerme; hábleme con aspereza en presencia de los demás,
sin escasear las malas palabras. Tampoco hará daño tal cual bofetón y
algún puntapié en las asentaderas; antes bien, cuanta más aversión me
mostrare usted, tanta mayor confianza hará de mí el señor Baltasar.
Por mi parte, fingiré huir de la conversación de usted; en la mesa le
serviré mostrando que lo hago a más no poder, y cuando hable de usted
con los mancebos de la tienda no lleve a mal que diga de su persona
cuanto malo me viniere a la boca.»

«¡Vive diez--exclamó el mozo Velázquez al oír estas últimas
palabras--que estoy admirado de ti, amigo mío! En la edad que tienes,
muestras un ingenio singular para todo lo que sea enredo. Desde luego
me prometo de él los más felices resultados y espero que con el
auxilio de tu talento no he de dejar ni un solo doblón a mi padre.»
«Usted me honra demasiado--le dije--confiando tanto en mi industria;
haré cuanto pueda para no desmentir el concepto que ha formado de mí, y
si no puedo conseguirlo a lo menos no será culpa mía.»

»Tardé poco en hacer ver a Gaspar que yo era efectivamente el hombre
que necesitaba, y he aquí cuál fué el primer servicio que le hice: el
arca del dinero de Baltasar estaba en la alcoba donde dormía este buen
hombre, al lado de su cama, y le servía de reclinatorio. Siempre que yo
la veía me alegraba la vista y en mi interior le decía muchas veces:
«¡Mi amada arca! ¿Estarás siempre cerrada para mí? ¿No tendré nunca el
placer de contemplar el tesoro que encierras?» Como yo iba cuando me
daba la gana a la alcoba, cuya entrada sólo a Gaspar estaba prohibida,
entré un día a tiempo que su padre, creyendo que nadie le veía,
después de haber abierto y vuelto a cerrar el arca, escondió la llave
detrás de un tapiz. Noté cuidadosamente el sitio y di parte de este
descubrimiento al amo mozo, que me dijo abrazándome de alegría: «¡Ah mi
querido Escipión! ¿Qué es lo que acabas de decirme? ¡Nuestra fortuna es
hecha, hijo mío! Hoy mismo te daré cera, estamparás en ella la llave y
me devolverás la cera prontamente. Poco trabajo me costará hallar un
cerrajero servicial en Córdoba, que no es la ciudad de España en donde
hay menos bribones.»

»Pero ¿a qué fin--dije a Gaspar--quiere usted mandar hacer una llave
falsa, cuando podemos servirnos de la verdadera?» «Es cierto--me
respondió--; pero temo que mi padre, por desconfianza o por otro
motivo, la quiera esconder en otra parte, y lo más seguro es tener una
que sea nuestra.» Creí fundado su recelo, y aprobando su pensamiento
me dispuse a estampar la llave en la cera, lo que ejecuté una mañana
mientras que mi viejo amo hacía una visita al padre Alejo, con quien
tenía frecuentemente largas conversaciones. No contento con esto, me
serví de la llave para abrir el arca, que, estando llena de talegos
grandes y pequeños, me puso en una perplejidad agradable, porque no
sabía cuál escoger, sintiéndome ciegamente enamorado de los unos y de
los otros. Sin embargo, como el miedo de ser sorprendido no me permitía
hacer un detenido examen, echó mano a Dios y a ventura de uno de los
mayores. En seguida, habiendo cerrado el arca y vuelto a poner la llave
detrás del tapiz, salí de la alcoba con mi presa, que fuí a esconder
debajo de mi cama en una pieza pequeña donde yo dormía.

»Después de concluída esta operación con tanta felicidad, me fuí a
buscar al joven Velázquez, que me estaba esperando en una casa vecina,
para donde me había dado cita, y le llené de gozo contándole lo que
acababa de ejecutar. Quedó tan satisfecho de mí, que me hizo mil
caricias y me ofreció generosamente la mitad del dinero que había en
el talego, que yo no quise aceptar. «Señor--le dije--, este primer
talego es para usted solo; sírvase usted de él para sus necesidades.
Presto volveré a hacer una visita al arca, en donde, gracias a Dios,
hay dinero para entrambos.» Efectivamente, tres días después saqué de
ella otro talego, que contenía, como el primero, quinientos escudos, de
los cuales no quise admitir más que la cuarta parte, por más instancias
que me hizo Gaspar para obligarme a que los repartiésemos entre los dos
como buenos hermanos.

»Luego que el mozuelo se vió con tanto dinero, y por consiguiente en
estado de satisfacer la pasión que tenía a las mujeres y al juego, se
entregó a ellas totalmente, y aun tuvo la desgracia de encapricharse
con una de aquellas famosas damas cortesanas que en poco tiempo devoran
y se tragan los caudales más pingües. Ocasionóle ésta tan excesivos
gastos, y me puso en la necesidad de hacer tantas visitas al arca, que
al fin el viejo Velázquez echó de ver que le robaban. «Escipión--me
dijo una mañana--, tengo que hacerte una confianza: alguno me roba,
amigo mío. Han abierto mi arca del dinero y me han sacado de ella
muchos talegos. El hecho es constante; pero ¿a quién debo atribuir
este robo? O por mejor decir, ¿quién otro sino mi hijo puede haberle
hecho? Gaspar habrá entrado furtivamente en mi alcoba, o acaso tú
mismo le habrás introducido en ella, porque estoy tentado a creerte
su confederado, aunque parezcáis mal avenidos los dos. Sin embargo,
no quiero abrigar esta sospecha, habiendo salido el padre Alejo por
responsable de tu fidelidad.» Respondí que, gracias al Cielo, no me
tentaba la hacienda ajena, y acompañé esta mentira con una exterioridad
hipócrita que contribuyó a sincerarme.

»Con efecto, el viejo no volvió a hablarme sobre el asunto; pero no
dejó de envolverme en su desconfianza, y tomando precauciones contra
nuestros atentados, mandó poner al arca una cerradura nueva, cuya
llave traía desde entonces continuamente en la faltriquera. Habiéndose
interrumpido por este medio toda comunicación entre nosotros y los
talegos, quedamos sin saber lo que nos pasaba, particularmente Gaspar,
que, no pudiendo ya gastar tanto con su ninfa, temió hallarse precisado
a no verla más. En medio de esto, discurrió un arbitrio ingenioso que
le proporcionó mantener su correspondencia por algunos días más, y fué
el de apropiarse, por vía de empréstito, aquello que me había tocado
a mí de las sangrías que yo había hecho al arca. Entreguéle hasta el
último maravedí, lo que, a mi parecer, podía pasar por una restitución
anticipada que yo hacía al mercader anciano en la persona de su
heredero.

»Luego que el desordenado mozo acabó de consumir aquel recurso,
considerando que ya no le quedaba ningún otro, cayó en una melancolía
profunda y obscura que poco a poco trastornó su razón. No mirando ya
a su padre sino como a un hombre que causaba la desgracia de su vida,
dió en una furiosa desesperación, y, sin escuchar la voz de la sangre,
el miserable concibió el horroroso designio de envenenarle. Poco
satisfecho con haberme confiado este execrable proyecto, tuvo aliento
para proponerme le sirviese de instrumento a su venganza. Horroricéme
al oírle semejante propuesta, y le dije: «¡Es posible, señor, que
estéis tan dejado de la mano de Dios que hayáis podido formar esa
abominable resolución! Pues qué, ¿tendríais valor para quitar la vida
al autor de la vuestra? ¿Habríase de ver en España, en el seno del
cristianismo, cometerse un crimen cuya sola idea horrorizaría a las
más bárbaras naciones? ¡No, mi querido amo--añadí echándome a sus
pies--, no! ¡Usted no hará una acción que excitaría contra sí toda la
indignación de la Tierra y que sería castigada con un infame suplicio!»

»Aleguéle todavía a Gaspar otras razones para disuadirle de un
pensamiento tan culpable, y yo no sé dónde pude encontrar raciocinios
tan honrados y discretos como empleé para combatir su desesperación;
lo cierto es que le hablé como pudiera un doctor de Salamanca, a pesar
de ser tan joven e hijo de la Coscolina. No obstante, por más que hice
para convencerle de que debía volver sobre sí y desechar animosamente
las detestables ideas que se habían apoderado de su ánimo, fué inútil
toda mi elocuencia. Bajó la cabeza, y, guardando un taciturno silencio,
me hizo comprender que no desistiría a pesar de cuanto pudiera decirle.

»En vista de esto, tomando mi determinación dije al anciano que quería
hablarle en secreto, y habiéndome encerrado con él, «Señor--le dije--,
permítame usted que me arroje a sus pies e implore su misericordia.»
Dichas estas palabras, me postré delante de él lleno de agitación
y con el rostro bañado en lágrimas. Atónito el mercader de aquella
demostración y de verme tan turbado, me preguntó qué había hecho. «¡Un
delito de que me arrepiento--le respondí--y que lloraré toda mi vida!
He tenido la flaqueza de dar oídos a su hijo de usted y de ayudarle a
que le robase.» Al mismo tiempo le hice una confesión sincera de todo
lo sucedido en este particular, después de lo cual le di cuenta de la
conversación que acababa de tener con Gaspar, cuyo designio le revelé
sin omitir la menor circunstancia.

»Por más mal concepto que el anciano Velázquez tuviese de su hijo,
apenas podía dar crédito a mis palabras. Sin embargo, no dudando de
la verdad de mi narración, «Escipión--me dijo levantándome del suelo,
porque estaba todavía arrodillado--, yo te perdono en gracia del
importante aviso que acabas de darme. ¡Gaspar--continuó alzando la
voz--, Gaspar quiere quitarme la vida! ¡Ah, hijo ingrato, monstruo a
quien hubiera valido más ahogar al tiempo de nacer que dejarle vivir
para ser un parricida! ¿Qué motivo tienes para atentar contra mis días?
¡Todos los años te doy una cantidad suficiente para tus diversiones, y
no estás contento! ¿Conque será necesario para contentarte permitirte
que disipes todos mis bienes?» Habiendo hecho este doloroso apóstrofe,
me encargó el secreto y me dijo que le dejase solo para pensar lo que
debía hacer en tan delicada coyuntura.

»Yo estaba con la mayor inquietud por saber qué resolución tomaría
aquel desgraciado padre, cuando en el mismo día llamó a Gaspar, y,
sin darle a entender lo que sabía, le habló de este modo: «Hijo mío,
he recibido una carta de Mérida, en que me dicen que si te quieres
casar se proporciona una señorita de quince años, que, sobre ser muy
hermosa, llevará consigo un gran dote. Si no tienes repugnancia al
matrimonio, mañana al romper la aurora partiremos los dos a Mérida,
veremos la persona que te proponen y si te gusta te casarás con ella.»
Cuando Gaspar oyó hablar de un gran dote, y creyendo tenerlo ya en su
poder, respondió sin vacilar que estaba pronto a hacer el viaje, y, con
efecto, el día siguiente al amanecer marcharon solos y montados ambos
en buenas mulas.

»Luego que llegaron a las montañas de Fesira y se vieron en un sitio
tan apetecido de los salteadores como temido de los pasajeros,
Baltasar echó pie a tierra, diciendo a su hijo que hiciese lo mismo.
Obedeció el mozo y preguntó para qué le hacía apear en aquel paraje.
«Voy a decírtelo--le respondió el anciano mirándole con unos ojos
en que estaban pintados la cólera y el dolor--. No iremos a Mérida,
y la boda de que te he hablado es una mera invención mía sólo para
atraerte aquí. No ignoro, hijo ingrato y desnaturalizado, no ignoro
el atentado que proyectas; sé que por disposición tuya se tiene
preparado un veneno para dármelo. Pero dime, insensato, ¿has podido
lisonjearte de quitarme de este modo impunemente la vida? ¡Qué horror!
Tu crimen se descubriría bien pronto y morirías a manos del verdugo.
Hay--continuó--otro medio más seguro para que satisfagas tu furor sin
exponerte a una muerte ignominiosa. Aquí estamos los dos sin testigos y
en un sitio en que cada día se cometen asesinatos. Ya que tan sediento
estás de mi sangre, sepulta en mi pecho tu puñal y se atribuirá
esta muerte a los salteadores.» A estas palabras, descubriendo
Baltasar el pecho y señalando el sitio del corazón a su hijo, «¡Mira,
Gaspar--añadió--, dame aquí un golpe mortal, para castigarme de haber
engendrado a un malvado como tú!»

»El joven Velázquez, herido como de un rayo con estas palabras, muy
lejos de intentar sincerarse, cayó de repente sin sentido a los
pies de su padre. El buen anciano, viéndole en aquel estado, que le
pareció un principio de arrepentimiento, no pudo menos de ceder a
la pasión paternal y acudió prontamente a socorrerle; pero Gaspar,
luego que volvió en sí, no pudiendo sufrir la presencia de un padre
tan justamente irritado, hizo un esfuerzo para levantarse, volvió a
montar en su mula y se alejó sin decir una palabra. Dejóle ir Baltasar,
y, abandonándole a sus remordimientos, se restituyó a Córdoba, en
donde seis meses después supo que su hijo había tomado el hábito en
la Cartuja de Sevilla, para pasar allí el resto de su vida haciendo
penitencia.


                             CAPITULO XII

                    Fin de la historia de Escipión.


»Ocasiones hay en que el mal ejemplo suele producir buenos efectos. La
conducta que el joven Velázquez había tenido me obligó a hacer serias
reflexiones sobre la mía. Comencé a combatir mi inclinación a hurtar y
me propuse vivir como hombre honrado. El hábito que yo había contraído
de apoderarme de cuanto dinero podía haber a las manos se había
radicado en mí con actos tan repetidos que no era fácil de vencer. Sin
embargo, esperaba lograrlo, persuadido de que para ser virtuoso no es
menester mas que quererlo de veras. Emprendí, pues, esta grande obra,
y el Cielo bendijo mis esfuerzos; dejé de mirar con ojos codiciosos
el arca del mercader anciano, y aun creo que aunque hubiera estado
en mi mano sacar de ella algunos talegos no los hubiera tocado. Sin
embargo, confesaré que hubiera sido gran imprudencia poner a prueba mi
integridad reciente, de lo cual se guardó muy bien Velázquez.

»Concurría frecuentemente a su casa un caballero joven de la Orden de
Alcántara, llamado Manrique de Medrano. Todos le estimábamos mucho,
porque era uno de nuestros parroquianos más nobles, aunque no de los
más ricos. Prendóse tanto de mí este caballero, que siempre que me
encontraba se detenía a hablar conmigo, mostrando gusto en ello.
«Escipión--me dijo un día--, si yo tuviera un criado de tan buen
humor, creería poseer un tesoro, y si no estuvieras con un sujeto a
quien estimo, nada omitiría para atraerte a mi servicio.» «Señor--le
respondí--, eso le costaría muy poco a vuestra señoría, porque tengo
inclinación a las personas distinguidas. Este es mi flaco; sus modales
caballerosos me encantan.» «Siendo eso así--me replicó don Manrique--,
quiero suplicar a mi amigo el señor Baltasar que permita te pases de
su servicio al mío, y creo que no me negará este favor.» Concedióselo
Velázquez inmediatamente, y con tanta mayor facilidad cuanto que se
persuadía que la pérdida de un criado bribón no era irreparable. Por mi
parte, me alegré de esta traslación, no pareciéndome el criado de un
mercader sino un desarrapado en comparación del criado de un caballero
de Alcántara.

»Para hacer a ustedes un retrato fiel de mi nuevo amo, les diré que era
un mozo arrogante, que encantaba a todos por sus apacibles costumbres
y por su talento y que además tenía mucho valor y probidad. Sólo le
faltaban bienes de fortuna; pero siendo el segundo de una casa más
ilustre que rica, se veía obligado a vivir a expensas de una tía
anciana residente en Toledo, que, amándole como si fuera hijo suyo,
cuidaba de suministrarle cuanto dinero había menester para mantenerse.
Vestía siempre con mucho aseo, y en todas partes era bien recibido.
Visitaba las principales señoras de la ciudad, y entre otras a la
marquesa de Almenara, que era una viuda de setenta y dos años, cuyos
modales atractivos y agudeza de entendimiento atraían a su casa toda la
nobleza de Córdoba. Damas y caballeros gustaban de su conversación, y
su casa se llamaba _la buena sociedad_.

»Mi amo era uno de los que más frecuentemente obsequiaban a esta
señora. Una noche que acababa de separarse de ella me pareció verle
en un desasosiego que no era natural. «Señor--le dije--, parece que
vuestra señoría está agitado. ¿Podrá este fiel criado saber la causa?
¿Le ha acontecido a vuestra señoría alguna cosa extraordinaria?»
Mi amo se sonrió a esta pregunta y me confesó que, con efecto, le
ocupaba la imaginación una conversación seria que acababa de tener
con la marquesa de Almenara. «Me alegrara--le dije riéndome--que
esa niña setentona hubiese hecho a vuestra señoría una declaración
de amor.» «Pues no lo tomes a chanza--me respondió--; has de saber,
amigo mío, que la marquesa me ama. Me ha dicho: «Me compadece tanto
vuestra escasa fortuna cuanto aprecio vuestra distinguida nobleza; os
miro con particular inclinación y he determinado daros mi mano para
proporcionaros un estado cómodo, no pudiendo decentemente enriqueceros
de otro modo. Preveo que este enlace dará mucho que reír de mí al
público, que seré objeto de las murmuraciones y que todos me tendrán
por una vieja loca que quiere casarse. No me da cuidado; todo lo
despreciaré por proporcionar a usted una suerte venturosa, y lo único
que temo--me ha añadido--es que mostréis repugnancia al cumplimiento
de mi deseo.» Esto es lo que me ha dicho la marquesa--prosiguió mi
amo--. Teniéndola, como la tengo, por la señora más juiciosa y prudente
de Córdoba, considera lo admirado que quedaría yo de oírla hablar
en aquellos términos. Le he respondido que me maravillaba de que me
hiciese el honor de proponerme su mano una señora que siempre había
persistido en la resolución de subsistir viuda hasta la muerte. A esto
me ha replicado que, poseyendo tan considerables bienes, quería hacer
participante de ellos en vida a un hombre honrado a quien estimaba.»
«Sin duda--le repliqué entonces--que vuestra señoría está ya resuelto a
saltar la valla.» «¿Puedes dudarlo?--me respondió mi amo--. La marquesa
es dueña de inmensos bienes y tiene prendas eminentes; era preciso
estar loco para malograr un establecimiento tan ventajoso para mí.»

»Alabéle mucho el pensamiento de aprovechar tan excelente ocasión de
adelantar su fortuna, y aun le persuadí que acelerase los preparativos;
tanto era el miedo que yo tenía de que se frustrase este enlace. Pero,
por fortuna, la marquesa estaba más deseosa que yo de que se realizara,
y a este fin dió órdenes tan eficaces, que en pocos días se dispuso
todo lo necesario para celebrar la boda. Apenas se esparció por Córdoba
la voz de que la marquesa vieja de Almenara se casaba con don Manrique
de Medrano, cuando comenzaron los bufones a divertirse muy a costa
de la buena viuda; pero por más que agotaron todas sus bufonadas y
chocarrerías, no aflojó ésta un punto en su resolución. Dejó hablar a
los ociosos y se fué muy sosegada a la iglesia con su don Manrique.
Celebróse la boda con tan gran fausto, que dieron nuevo motivo a la
murmuración. «La novia--se decía--debiera, a lo menos por pudor, haber
suprimido la pompa y el estrépito, como impropios en la boda de viudas
ancianas que se casan con mozos.»

»La marquesa, lejos de mostrarse avergonzada de ser a su edad esposa
de un joven como aquél, se entregaba sin reserva al gozo que con ello
experimentaba. Toda la nobleza cordobesa de uno y otro sexo estuvo
convidada a una espléndida cena y a un baile no menos suntuoso que
siguió después, al fin del cual nuestros recién casados desaparecieron
para ir a una habitación, donde, encerrándose con una criada mayor y
conmigo, la marquesa dirigió a mi amo estas palabras: «Don Manrique,
ved aquí vuestro cuarto; el mío está al otro extremo de la casa; de
noche cada uno estará en el suyo y por el día viviremos juntos como
madre e hijo.» Al principio se engañó mi amo, creyendo que la señora
no le hablaba de aquella suerte sino para obligarle a que le hiciese
una dulce violencia, e imaginándose que por buena correspondencia
debía mostrarse apasionado, se acercó a ella y se ofreció con vivas
instancias a servirle de ayuda de cámara. Pero ella, muy lejos de
permitir que la desnudase, le desvió con semblante serio, diciéndole:
«¡Deteneos, don Manrique! Si me tenéis por una de esas viejas verdes
que vuelven a casarse por fragilidad, estáis equivocado; no me he
casado con vos sino para proporcionaros las ventajas que puedo por
nuestro contrato matrimonial. Este es un don gratuito de mi corazón y
no exijo de vuestro reconocimiento sino demostraciones de amistad.»
Dicho esto, nos dejó a mi amo y a mí en nuestro cuarto, retirándose
ella al suyo con su criada y prohibiendo absolutamente al caballero que
le acompañase.

»Después que se retiró permanecimos los dos un gran rato atónitos de
lo que acabábamos de oír. «Escipión--me dijo mi amo--, ¿esperabas oír
lo que me ha dicho la marquesa? ¿Qué juicio haces de una señora como
ésta?» «Juzgo, señor--le respondí--, que es de lo que no hay. ¡Qué
dicha tiene usted en poseerla! ¡Esto se llama un beneficio simple sin
carga!» «Yo--replicó don Manrique--no acabo de admirar el carácter de
una esposa tan apreciable y pretendo compensar con todas las atenciones
imaginables el sacrificio que ha hecho por mí.» Continuamos hablando de
la señora y después nos retiramos a dormir, yo en una cama que había
en un cuartito inmediato y mi amo en otra regalada y magnífica que le
habían puesto y en la cual creo que allá en lo íntimo de su corazón no
le pesó mucho dormir solo, quedando pagado de ello con un ligero susto.

»El día siguiente comenzaron de nuevo los regocijos, en los que la
recién casada se mostró de tan buen humor que dió nuevo pábulo a las
chanzonetas de los zumbones. Ella era la primera que se reía de lo
que decían, los excitaba a chancearse y aun les daba pie para que
aumentasen la chacota. El caballero por su parte no se mostraba menos
contento que su esposa, y al ver el aspecto cariñoso con que la miraba
y le hablaba, se hubiera dicho que estaba enamorado de la ancianidad.
Aquella noche tuvieron los dos esposos otra conversación y quedaron de
acuerdo en que, sin incomodarse uno a otro, vivirían del mismo modo que
lo habían hecho antes de su casamiento. Sin embargo, merece elogiarse
la conducta de don Manrique: hizo por consideración a su mujer lo que
pocos maridos hubieran hecho en su lugar, que fué apartarse del trato
que tenía con cierta señorita de la clase media, a quien amaba y de la
que era correspondido, no queriendo, decía, mantener una amistad que
parecía insultar la delicada conducta que su esposa observaba con él.

»Mientras estaba dando unas pruebas tan visibles de agradecimiento a
esta señora anciana, ella se las pagaba con usura, aunque las ignorase.
Hízole dueño del arca de su dinero, que valía más que la de Velázquez.
Como había reformado su casa durante su viudez, la restituyó al mismo
pie en que estaba en vida de su primer marido; aumentó el número de
criados, llenó sus caballerizas de caballos y mulas; en una palabra,
por sus generosas bondades, el caballero más pobre de la Orden de
Alcántara llegó a ser el más opulento de ella. Acaso me preguntarán
ustedes qué saqué de todo esto: mi ama me regaló cincuenta doblones
y mi amo ciento, haciéndome además su secretario con el sueldo de
cuatrocientos escudos; y aun hizo de mí tanta confianza, que me nombró
su tesorero.»

«¡Su tesorero!», exclamé, interrumpiendo a Escipión cuando llegó
a este paso y riéndome a carcajadas. «¡Sí, señor!--me replicó con
semblante sereno y formal--. ¡Sí, señor, su tesorero! Y aun me atrevo
a decir que desempeñé con honor aquel empleo. Es verdad que acaso
habré quedado debiendo alguna cosilla a la caja, porque como me
cobraba anticipadamente de mi salario y dejé de repente el servicio
del caballero, no es imposible que haya resultado en la cuenta algún
alcance; de todos modos, es la última reconvención que se me podrá
hacer, supuesto que desde entonces acá he sido un hombre lleno de
rectitud y probidad.

»Hallábame, pues--continuó el hijo de la Coscolina--, de secretario y
tesorero de don Manrique, que vivía tan satisfecho de mí como yo lo
estaba de él, cuando recibió una carta de Toledo en que le noticiaban
que su tía doña Teodora Moscoso estaba a los últimos de su vida. Le
fué tan dolorosa esta noticia, que al momento partió a dicha ciudad
para asistir a aquella señora, que hacía muchos años desempeñaba con
él los oficios de madre. Acompañéle en aquel viaje con un ayuda de
cámara y un lacayo solamente, y montados todos cuatro en los mejores
caballos de la cuadra, llegamos en posta a Toledo, en donde encontramos
a doña Teodora en tal estado que nos dió esperanzas de que no moriría
de aquella enfermedad. Con efecto, no desmintió el resultado nuestros
pronósticos, aunque contrarios al de un médico ya viejo que la asistía.

»Mientras que la salud de nuestra buena tía se iba restableciendo
visiblemente, menos quizá por los remedios que le hacían tomar que
por la presencia de su querido sobrino, el señor tesorero empleaba
su tiempo lo más alegremente que podía con ciertos jóvenes cuyo
trato era muy a propósito para proporcionarle ocasiones de gastar su
dinero. Llevábanme algunas veces a los garitos, en donde me incitaban
a jugar con ellos, y como yo no era tan diestro jugador como mi amo
don Abel, perdía muchas más veces de las que ganaba. Insensiblemente
me iba aficionando al juego, y si me hubiera entregado del todo a
esta pasión sin duda me hubiera precisado a tomar de la caja algunas
mesadas anticipadas; pero, por fortuna, el amor salvó la caja y mi
virtud. Pasando yo un día cerca de la iglesia de San Juan de los Reyes
vi asomada a una celosía, cuyas portezuelas estaban abiertas, a una
linda niña, que más parecía deidad que criatura. Si encontrara otra voz
más expresiva, usaría de ella para dar a entender a ustedes la fuerte
impresión que sentí al verla. Informéme de quién era y, después de
varias diligencias, supe que se llamaba Beatriz y que era doncella de
doña Julia, hija segunda del conde de Polán.»

Beatriz interrumpió aquí a Escipión riendo a carcajada tendida, y
dirigiendo la palabra a mi mujer, «¡Amable Antonia--le dijo--, míreme
usted bien, y dígame por su vida si a su parecer tengo semblante de
divinidad!» «Por lo menos entonces--le dijo Escipión--lo tenías a mis
ojos; y ahora que tu fidelidad ya no me es sospechosa, me pareces
más hermosa que nunca.» Mi secretario, después de una respuesta tan
amorosa, prosiguió así su historia:

«Este descubrimiento acabó de encenderme, no a la verdad en un ardor
legítimo, porque me imaginé que fácilmente podría triunfar de su
virtud combatiéndola con presentes capaces de desquiciarla; pero yo
conocía mal a la casta Beatriz. Inútilmente le ofrecí mi bolsillo y
mis obsequios por medio de ciertas mujercillas mercenarias, pues oyó
con mucho enojo la propuesta. Su resistencia encendió más mis deseos,
y recurrí al último arbitrio, que fué ofrecerle mi mano, la que
aceptó luego que supo era yo secretario y tesorero de don Manrique.
Pareciónos a los dos que convenía tener oculto nuestro matrimonio
por algún tiempo, y así, nos casamos de secreto, siendo testigos la
señora Lorenza Séfora, aya de Serafina, y otros criados del conde de
Polán. Luego que me casé con Beatriz, ella misma me facilitó el modo
de verla y hablarle de noche en el jardín, en donde yo entraba por
una puertecilla cuya llave me entregó. Difícilmente se hallarían dos
esposos que se amasen con más ternura que nos amábamos Beatriz y yo:
era igual en ambos la impaciencia con que esperábamos la hora señalada
para vernos y hablarnos; ambos acudíamos allí con la misma ansia,
y siempre se nos hacía corto el tiempo que pasábamos juntos, aunque
algunas veces no dejaba de ser bien largo.

»Una noche, que fué para mí tan cruel como habían sido deliciosas las
anteriores, al ir a entrar en el jardín quedé sorprendido de hallar
abierta la puertecilla. Sobresaltóme aquella novedad, y formé de ella
un mal juicio; me puse pálido y trémulo, como si hubiese presentido
lo que iba a sucederme; y acercándome en medio de la obscuridad hacia
un cenador en donde había solido hablar a mi esposa, oí la voz de un
hombre; me detuve para percibir mejor, y al momento llegaron a mis
oídos estas palabras: _¡No me hagas penar más, mi querida Beatriz!
¡Completa mi felicidad, y piensa que de ella depende tu fortuna!_ En
vez de tener la paciencia de escuchar todavía, creí no tener necesidad
de oír más; un furor celoso se apoderó de mi alma, y, no respirando
sino venganza, desenvainé la espada y entré precipitadamente en el
cenador. «¡Ah vil seductor!--exclamé--. ¡Cualquiera que tú seas, antes
de quitarme el honor será menester que me arranques la vida!» Diciendo
estas palabras cerré contra el caballero que estaba en conversación con
Beatriz, que se puso al momento en defensa, y se batió como persona
más diestra en el manejo de las armas que yo, que no había recibido
sino algunas lecciones de esgrima en Córdoba. Sin embargo, a pesar de
su destreza le tiré una estocada que no pudo parar, o más bien tuvo un
tropiezo: vile caer al suelo, y creyendo haberle herido mortalmente,
me puse en salvo a carrera tendida, sin querer responder a Beatriz, que
me llamaba.»

«Así fué puntualmente--interrumpió la mujer de Escipión, dirigiéndonos
la palabra--. Yo le llamaba para sacarle de su error. El caballero
que estaba hablando conmigo en el cenador era don Fernando de Leiva.
Este señor, que amaba tiernamente a mi ama Julia, estaba determinado
a sacarla de casa, pareciéndole que no la podría conseguir sino por
este medio, y yo misma le había citado para el jardín con el fin de
concertar con él esta fuga, de la cual me aseguraba él que pendía mi
fortuna; pero por más que llamé a mi esposo, se alejó de mí como de una
esposa infiel.»

«En el estado en que me hallaba--replicó Escipión--, era capaz de
eso y mucho más. Los que saben por experiencia qué cosa son celos
y las extravagancias que hacen cometer aun a los más sensatos, no
se admirarán del trastorno que causaron en mi débil imaginación. Al
momento pasé de un extremo a otro: a los sentimientos de ternura que
un instante antes me animaban hacia mi esposa me sobrevinieron bien
pronto impulsos de aborrecimiento, e hice juramento de abandonarla y
desecharla para siempre de mi memoria. Por otra parte, creía haber
muerto a un caballero, y bajo este concepto, temeroso de caer en manos
de la justicia, experimentaba la turbación penosa que persigue por
todas partes como una furia a un hombre que acaba de cometer un crimen.
En esta horrible situación, no pensando más que en ponerme en salvo, y
sin volver siquiera a la posada, en aquel mismo punto salí de Toledo,
sin más equipaje que el vestido que tenía puesto. Es verdad que llevaba
en el bolsillo hasta unos sesenta doblones, lo que no dejaba de ser un
recurso bastante bueno para un mozo que tenía hecho ánimo de no pasar
de criado en toda su vida.

»Caminé toda aquella noche, o por mejor decir fuí corriendo, porque la
idea de los alguaciles, presente siempre en mi imaginación, me daba
un continuo vigor. Amanecí entre Rodillas y Maqueda, y cuando llegué
a este último pueblo, sintiéndome algo cansado, entré en la iglesia,
que acababan de abrir, y después de haber hecho una breve oración me
senté en un banco para descansar. Púseme a meditar en el estado de mis
negocios, que no me daban poco en qué discurrir; pero no tuve tiempo
para hacer muchas reflexiones, porque luego oí resonar en la iglesia
tres o cuatro chasquidos de látigo que me hicieron creer pasaba por
allí algún alquilador. Me levanté al momento para ir a ver si me
engañaba, y cuando estuve en la puerta vi uno montado en una mula, que
llevaba de reata otras dos. «¡Parad, amigo mío!--le grité--. ¿Adónde
van esas mulas?» «A Madrid--me respondió--; en ellas han venido a este
pueblo dos religiosos dominicos, y me voy allá de retorno.»

»La ocasión que se presentaba de hacer el viaje de Madrid me inspiró
deseo de verificarle. Ajustéme con el alquilador, monté en una de sus
mulas, y nos encaminamos hacia Illescas, en donde debíamos hacer noche.

»No bien habíamos salido de Maqueda, cuando el alquilador, persona
de treinta y cinco a cuarenta años, empezó a entonar cánticos de la
Iglesia a toda voz. Comenzó por los salmos que los canónigos cantan a
maitines, en seguida cantó el _Credo_, como en las misas solemnes, y
luego, pasando a las vísperas, me las cantó todas sin perdonarme ni aun
el _Magnificat_. Aunque el majadero me aturdía los oídos, yo no podía
menos de reír; y aun le incitaba a continuar cuando se veía precisado
a detenerse para cobrar aliento. «¡Animo, buen amigo!--le decía--.
¡Prosiga usted, que si el Cielo le ha dado tan buenos pulmones, usted
no hace mal uso de ellos!» «¡Oh! En cuanto a eso--me respondió--no me
parezco, gracias a Dios, a la mayor parte de los alquiladores, que no
cantan sino canciones infames o impías; ni tampoco canto nunca romances
sobre nuestras guerras contra los moros, porque son unas cosas a lo
menos frívolas, cuando no sean indecentes.» «Tenéis--le repliqué--una
pureza de corazón que raras veces tienen los alquiladores. Y siendo
tan escrupuloso en punto de canciones, ¿habéis hecho también voto de
castidad en las posadas donde hay criadas mozas?» «Seguramente--me
respondió--. La continencia es también una cosa de que me precio en
estos parajes; en ellos sólo me ocupa el cuidado de mis mulas.» No
quedé poco admirado de oír hablar de este modo a aquel fénix de los
alquiladores; y teniéndole por un hombre de bien y de talento, entablé
conversación con él luego que acabó de cantar cuanto le dió la gana.

»Llegamos a Illescas a la caída de la tarde. Luego que nos apeamos en
el mesón dejé a mi compañero que cuidase de sus mulas, y me metí en
la cocina a encargar al mesonero que nos dispusiese una buena cena,
lo que prometió hacer tan bien, que me acordaría, dijo él, toda mi
vida de haberme alojado en su mesón. «¡Pregunte su merced--añadió--,
pregunte a su alquilador quién soy yo! ¡Voto a tal que desafiaría a
todos los cocineros de Madrid y de Toledo a hacer una olla podrida como
las que yo hago! Esta noche quiero agasajar a su merced con un guisado
de gazapo compuesto de mi mano, y verá si tengo razón para ponderar mi
habilidad.» Dicho esto, mostrándome una cazuela en que había--según él
decía--un conejo hecho ya trozos. «Mire usted--continuó--lo que pienso
darle después que le haya echado pimienta, sal, vino, un manojo de
hierbas y algunos otros ingredientes que empleo en mis salsas, con lo
que espero regalar a su merced con un guisado que se pudiera presentar
a un contador mayor.»

»El mesonero, después de haber hecho de este modo su elogio, comenzó a
disponer la cena. Mientras tanto me entré en un cuarto, y, echándome
en una mala cama que había allí, me quedé dormido de cansancio por no
haber sosegado nada la noche antecedente. De allí a dos horas vino a
despertarme el alquilador, diciendo: «Señor amo, la cena está pronta;
venga usted, si gusta, a sentarse a la mesa», la cual estaba puesta en
una sala con solos dos cubiertos. Sentámonos a ella el alquilador y
yo, y nos trajeron el guisado. Me tiré a él con ansia, y me supo muy
bien, ya fuese porque el hambre me lo hizo apetitoso, ya por el sainete
que le daban los ingredientes del cocinero. En seguida nos sirvieron
un trozo de carnero asado; y observando que el alquilador sólo tomaba
de este segundo plato, le pregunté por qué no tomaba del otro. Me
respondió sonriéndose que no le gustaban los guisos; cuya respuesta,
o, por mejor decir, la risita con que la había acompañado, me pareció
misteriosa. «Usted me oculta--le dije--la verdadera razón que le impide
comer de este guisado; hágame el gusto de decírmelo.» «Ya que usted
tiene tanta curiosidad de saberla--replicó él--, le diré que tengo
repugnancia a llenarme el estómago de esa especie de guisotes desde
que caminando de Toledo a Cuenca me dieron una noche en un mesón, por
conejo de vivar, un jigote de gato, lo que me ha hecho cobrar aversión
a los cochifritos.»

»Apenas el alquilador me dijo estas palabras perdí enteramente el
apetito en medio del hambre que me devoraba. Se me encajó en la cabeza
que acababa de comer conejo sólo en el nombre, y ya no miré el guisado
sino haciéndole gestos. El arriero, lejos de desvanecer mi aprensión,
me la aumentó diciéndome que los mesoneros y pasteleros en España
hacían con frecuencia aquella especie de _quid pro quo_; lo que, como
ustedes pueden pensar, no me sirvió de mucho consuelo; antes bien,
me quitó del todo la gana, no ya de volver a probar el guisote, mas
ni aun de tocar al asado, temiendo que el carnero no lo fuese más
realmente que el conejo. Levantéme de la mesa echando mil maldiciones
al guiso, al mesonero y al mesón; volvíme a tender en la cama, y pasé
la noche con más quietud de la que pensaba. El día siguiente muy
temprano, después de haber pagado al mesonero con tanta largueza como
si me hubiera tratado perfectamente, salí de Illescas tan ocupado el
pensamiento en el guisado, que me parecían gatos cuantos animales se me
ofrecían a la vista. Entramos temprano en Madrid, y después de haber
satisfecho al conductor me hospedé en una posada de caballeros cerca
de la Puerta del Sol. Aunque mis ojos estaban acostumbrados al gran
mundo, no dejaron de deslumbrarse con el concurso de señores que se
ven comúnmente en el centro de la corte. Pasmóme el enorme número de
coches y la gran multitud de gentileshombres, pajes y lacayos que los
grandes llevaban de comitiva. Llegó a lo sumo mi admiración cuando,
habiendo ido a ver el rey, miré al monarca rodeado de sus cortesanos.
Quedé encantado a la vista de tal espectáculo, y dije para mí: «Ya no
me admiro de haber oído decir que es indispensable ver la corte de
Madrid para formar concepto cabal de su magnificencia; celebro infinito
el visitarla, y el corazón me dice que he de hacer algo en ella.»
Sin embargo, nada más hice que contraer algunas amistades inútiles.
Fuí poco a poco gastando todo mi dinero, y me tuve por muy dichoso
en haberme acomodado, a pesar de todo mi mérito, con un pedante de
Salamanca a quien conocí casualmente, que había ido a la corte, su
patria, a negocios personales. Llegué a ser sus pies y sus manos, y
cuando se restituyó a su Universidad, me llevó en su compañía.

»Llamábase don Ignacio de Ipiña éste mi nuevo amo. El mismo se tomaba
el _don_ por haber sido maestro de un duque, el cual por agradecimiento
le había señalado una renta vitalicia; gozaba otra por catedrático
jubilado del colegio, y además de eso sacaba del público doscientos
o trescientos doblones anuales por los libros de moral dogmática que
solía dar a la prensa. El modo con que componía sus obras me parece
digno de contarse. Gastaba casi todo el día en leer autores hebreos,
griegos y latinos y en escribir en medias cuartillas de papel todos los
apotegmas o pensamientos sublimes que encontraba en ellos. Conforme iba
llenando las cuartillas me las hacía ensartar en un alambre en figura
de guirnalda, y cada una formaba un tomo. ¡Qué de libros perversos
hacíamos! Apenas se pasaba mes alguno sin que formásemos cuando
menos dos volúmenes, y al momento iban a fatigar la prensa. Lo más
extraordinario era que estas compilaciones se hacían pasar por cosas
nuevas; y si los críticos trataban de hacer ver al autor que era un
plagiario de las obras de los antiguos, les contestaba con orgulloso
descaro: _Furto laetamur in ipso_.

»También era gran comentador, y estaban tan llenos de erudición
sus comentos, que a cada paso hacía notas sobre cosas que no
merecían reparo, así como en las medias cuartillas de papel escribía
inoportunamente pasajes de Hesíodo y de otros autores. Yo no dejé de
aprovechar en casa de este sabio, y sería ingratitud negarlo, pues a
lo menos, a fuerza de copiar sus obras, fuí aprendiendo a escribir
decentemente; y considerándome él no ya como criado, sino como
discípulo suyo, ilustró mi entendimiento, sin descuidarse en arreglar
mis costumbres. Si por casualidad llegaba a saber que algún otro criado
había hecho algo malo: «¡Escipión--me decía--, guárdate bien, hijo, de
hacer lo que ha hecho ese bribón! Un criado debe esmerarse en servir
lealmente a su amo»; en una palabra, no perdía ocasión don Ignacio de
exhortarme a la virtud, y sus palabras hacían en mí tanta impresión,
que en los quince meses que lo serví no tuve la más mínima tentación
de jugarle ninguna de las piezas a que estaba acostumbrado, ni tampoco
hice en su casa la más leve travesura.

»Ya dejo dicho que el doctor Ipiña era hijo de Madrid, donde tenía una
parienta llamada Catalina, que era camarera del ama que había criado
al príncipe de Asturias. La tal sirvienta, que es la misma de quien me
valí para sacar al señor Santillana de la torre de Segovia, deseosa
de hacer algo por su pariente don Ignacio, se empeñó con su ama para
que le consiguiese del duque de Lerma alguna pieza eclesiástica. El
ministro le confirió el arcedianato de Granada, porque, siendo aquel
reino país de conquista, todas las prebendas son del patrimonio real
y de nombramiento del rey. Luego que lo supimos marchamos a Madrid,
porque quiso el doctor dar las gracias a sus bienhechores antes de ir
a Granada. Con esta ocasión las tuve frecuentes de ver y tratar a la
tal Catalina, que se pagó mucho de mi buen humor y desembarazo. No me
gustó a mí menos la mozuela, y tanto, que no pude dejar de corresponder
ciertas señales de particular inclinación que me manifestaba; en
conclusión, nos enamoramos uno de otro. Perdóname, querida Beatriz,
esta confesión que hago; el mirarte entonces infiel a mí fué lo que me
hizo propasar a lo que no me era permitido.

»Mientras tanto el doctor don Ignacio iba disponiendo su viaje a
Granada. Sobresaltados su parienta y yo de la dolorosa separación que
se acercaba, discurrimos un arbitrio que nos libró de este golpe.
Fingíme gravemente enfermo, quejándome de la cabeza, del vientre y
del pecho, con todas las demostraciones del hombre más angustiado
del mundo. Mi amo llamó a un médico, el cual, después de haberme
reconocido, me dijo de buena fe que mi enfermedad era más seria de
lo que parecía, y que verosímilmente no me levantaría tan presto de
la cama. Impaciente el doctor por irse a su catedral, no tuvo por
oportuno dilatar más su viaje, y prefirió tomar otro criado para que
le sirviera, contentándose con entregarme al cuidado de una asistenta,
a la cual dejó cierta cantidad de dinero para mi entierro si moría, o
para recompensar mis servicios si salía de mi enfermedad.

»Luego que supe que don Ignacio había salido para Granada me hallé
curado de todos mis males. Levantéme, despedí al médico que había
dado tan notoria prueba de su gran penetración, y me deshice de la
asistenta, que me robó más de la mitad del dinero que debía entregarme.
Mientras yo representaba este papel, Catalina desempeñaba otro muy
diverso con su ama doña Ana de Guevara, a la cual, persuadiéndola de
que yo era un intrigante ducho, la puso en deseo de escogerme por uno
de sus agentes. La señora ama, que tenía mucho apego a las riquezas,
era dada a manejos que pudieran producirlas, y necesitando de personas
a propósito para ello, me recibió entre sus criados. Tardé poco en dar
pruebas de mi talento. Dióme algunos encargos delicados que pedían
viveza y maña, los que puedo asegurar sin vanidad desempeñé a su
satisfacción; por lo que quedó tan pagada de mí como yo poco satisfecho
de ella, pues era tan codiciosa, que nada me tocaba de lo mucho que
le redituaban mis manipulaciones y mi industria. Parecíale que sólo
con pagarme puntual y exactamente mi salario usaba conmigo de sobrada
generosidad. Este exceso de avaricia me hubiera hecho salir muy presto
de su casa a no haberme detenido en ella el afecto a Catalina, la cual,
enamorada cada día más y más de mí, me propuso formalmente que nos
casásemos.

«¡Poco a poco!--le respondí--. Querida mía, esa ceremonia no la
podemos hacer tan prontamente; para eso es menester esperar la muerte
de cierta jovencita que se anticipó a ti y con quien por mis pecados
estoy ya casado.» «¡A otro perro con ese hueso!--replicó Catalina--.
Ahora te quieres fingir casado para cohonestar cortesanamente la
repugnancia que tienes a casarte conmigo.» En vano aseguré mil veces
que le decía la pura verdad, pues no hubo forma de hacérsela creer;
y pareciéndole que mi sincera confesión era una excusa, se dió por
ofendida, y desde aquel mismo punto mudó de estilo conmigo. No llegamos
a reñir ni a romper del todo nuestra comunicación; pero resfriándose
visiblemente nuestro recíproco cariño, quedó reducido nuestro trato a
los precisos términos que no se podían negar a la buena crianza y al
bien parecer.

»En este estado me hallaba cuando supe que el señor Gil Blas de
Santillana, secretario del primer ministro del reino de España, estaba
a la sazón sin criado. Pintáronme esta conveniencia como la mayor y más
ventajosa a que podía aspirar. «El señor de Santillana--me dijeron--es
un caballero de mucho mérito, un mozo sumamente querido del duque de
Lerma y a cuya sombra no puedes menos de hacer una gran fortuna; además
de eso, es de un corazón generoso y lleno de bizarría. Haciendo tú sus
negocios, no dudes que harás también el tuyo.» No malogré la ocasión;
presentéme al señor Gil Blas, a quien tomé desde luego inclinación,
agradóle mi fisonomía, recibióme en su casa, y no me detuve un punto
en dejar por él la de la señora ama; y éste, si Dios quiere, será el
último amo a quien sirva.»

Así dió fin a su historia el buen Escipión, y volviéndose después a mí,
me habló en estos términos: «Señor de Santillana, hágame usted el favor
de atestiguar a estas señoras que siempre me ha tenido por un criado
tan fiel como celoso. He menester de este testimonio para persuadirles
que el hijo de la Coscolina corrigió en vuestra compañía sus malas
costumbres, sucediendo a ellas en su corazón y en sus operaciones
virtuosos y honrados pensamientos.»

«Así es, señoras--les dije--; eso puedo asegurárselo. Si en su
niñez Escipión era un verdadero pícaro, se ha corregido después tan
completamente, que ha llegado a ser un dechado perfecto de criados.
Lejos de tener de qué quejarme ni qué reprender en su modo de portarse
desde que está en mi casa, debo, al contrario, confesar que le soy
deudor de muchas obligaciones. La noche que me prendieron para llevarme
al alcázar de Segovia libertó mi casa del pillaje y puso en seguridad
parte de mis efectos, que impunemente pudo haberse apropiado. No
contento con haber mirado por la conservación de mis bienes, quiso,
llevado de puro afecto, encerrarse conmigo en mi prisión, prefiriendo a
los atractivos de la libertad el triste consuelo de acompañarme en mis
trabajos.»



                            LIBRO UNDECIMO


                           CAPITULO PRIMERO

  De cómo Gil Blas tuvo la mayor alegría que había experimentado
  en su vida, y del funesto accidente que la turbó. Mutaciones
  sobrevenidas en la corte, que fueron causa de que Santillana
  volviese a ella.


Ya dejo dicho que Antonia y Beatriz se avenían muy bien las
dos; la una acostumbrada a vivir como criada sumisa, y la otra
acostumbrándose gustosa a ser ama. Escipión y yo éramos dos maridos muy
condescendientes y muy amados de nuestras esposas para no tener bien
pronto la satisfacción de ser padres. Ambas se sintieron embarazadas
casi a un mismo tiempo. Beatriz fué la primera que parió, y dió a luz
una niña, y pocos días después Antonia nos llenó de alegría dándome
un niño. Envié a mi secretario a Valencia a llevar esta noticia al
gobernador, que vino inmediatamente a Liria, en compañía de Serafina
y de la marquesa de Priego, a sacar de pila a los recién nacidos,
teniendo el gusto de añadir esta prueba más de afecto a todas las que
yo había recibido de él. Mi hijo, que tuvo por padrinos a este señor
y a la marquesa, se llamó Alfonso; y la señora gobernadora, queriendo
dispensarme el honor de que yo fuera su compadre por dos títulos, se
prestó a ser madrina, juntamente conmigo, de la hija de Escipión, a la
cual se le puso el nombre de Serafina.

El nacimiento de mi hijo no solamente alegró a las personas de la
quinta, sino que todos los vecinos de Liria lo celebraron también con
festejos. Pero ¡ah, y cuán breve fué nuestra alegría! De repente se
convirtió todo en ayes, en llantos y en suspiros por un suceso que en
más de veinte años no he podido olvidar y que tendré eternamente en la
memoria. Murió mi hijo, y a pocos días le siguió su madre, sin embargo
de haber tenido un parto feliz; una violenta calentura me arrebató mi
querida esposa a los catorce meses de nuestro matrimonio. Figúrese el
lector cuánta sería mi amargura. Caí en un abatimiento de ánimo y en
una estupidez inexplicable; tanto, que parecía haber quedado insensible
a fuerza de sentir la pérdida experimentada. Pasé cinco o seis días en
tan doloroso estado, sin querer ni poder tomar ningún alimento, y creo
que sin la compañía de Escipión me hubiera dejado morir de hambre o
hubiera perdido el juicio; pero este discreto secretario supo distraer
mi aflicción tomando parte en ella. Hallaba el secreto de hacerme
tomar algunos caldos presentándomelos con un semblante tan triste,
que parecía me los ponía delante no tanto para conservar mi vida como
para dar pábulo a mi padecer. El afectuoso criado escribió al mismo
tiempo a don Alfonso noticiándole las desgracias que me habían sucedido
y la lastimosa situación en que me encontraba. Este señor, tierno y
compasivo, este amigo generoso fué inmediatamente a Liria. Yo no puedo
traer a la memoria sin enternecerme el momento en que se presentó a mi
vista. «Mi amado Santillana--me dijo echándome los brazos al cuello--,
no vengo a consolarte; vengo sólo a llorar contigo la pérdida de tu
amable Antonia, así como tú irías a llorar conmigo la de mi adorada
Serafina si la muerte me la hubiera arrebatado.» Con efecto; vertió
algunas lágrimas y confundió sus suspiros con los míos. En medio de
la pesadumbre que me tenía fuera de mí, no dejaron de excitar en mi
corazón un vivo agradecimiento las afectuosas demostraciones de don
Alfonso.

Este gobernador tuvo una larga conversación con Escipión sobre lo
que convendría adoptar para vencer mi pesadumbre. Juzgaron que sería
necesario por algún tiempo alejarme de Liria, en donde por todas partes
se me representaba continuamente la imagen de Antonia. Convenidos en
esto, me propuso el hijo de don César si quería ir a Valencia con él;
y mi secretario apoyó tan eficazmente la propuesta, que la acepté.
Dejé a Escipión y a su mujer en la quinta y marché con el gobernador.
Luego que llegué a Valencia, don César y su nuera no perdonaron
diligencia alguna para divertir mi aflicción, echando mano de todas
las distracciones oportunas para disiparla; pero a pesar de todos los
esfuerzos permanecí sumergido en una profunda melancolía, de que
no pudieron sacarme. Nada omitía tampoco por su parte Escipión de
cuanto pensaba podía contribuir a restituirme a mi tranquilidad. Iba
frecuentemente de Liria a Valencia a informarse de mi estado, y se
volvía más alegre o más triste según me veía más o menos dispuesto a
consolarme.

Una mañana entró muy azorado en mi cuarto, y me dijo: «Señor, corre
por la ciudad una noticia que llama la atención de toda la monarquía.
Se dice que Felipe III ya no existe y que ocupa el trono el príncipe
su hijo. Añádese que al cardenal duque de Lerma le han separado de su
empleo, con prohibición de presentarse en la corte, y que don Gaspar
de Guzmán, conde de Olivares, es en la actualidad primer ministro.»
Sentíme conmovido; y conociéndolo Escipión, me preguntó si no tomaba yo
parte en este grande acaecimiento. «¿Y qué parte quieres tú, hijo mío,
que yo tome en él?--respondí--. Ya dejé la corte; todas las mutaciones
que pueden sobrevenir en ella me deben ser indiferentes.»

«¡Muy desprendido se halla usted del mundo para la edad que
tiene!--replicó el hijo de la Coscolina--. Si yo me hallase en su
lugar, no dejaría de tentarme mucho la curiosidad; iría a Madrid a
presentarme al nuevo monarca para ver si se acordaba de haberme visto.
Este gusto no me lo perdonaría.» «¡Ya te entiendo!--le dije--. Tú
quisieras que yo volviera a la corte para tentar en ella de nuevo
la fortuna, o, por mejor decir, para volver a ser allí avariento
y ambicioso.» «¿Por qué se habían de estragar todavía allí las
costumbres de usted?--me replicó Escipión--. Tenga usted más confianza
que la que tiene en su virtud; yo salgo por fiador de usted. Las sanas
reflexiones que le obligó a hacer su desgracia acerca de los peligros
de la corte son muy del caso para precaverse de ellos. Vuélvase,
pues, a embarcar animosamente en un mar cuyos escollos le son bien
conocidos.» «¡Calla, adulador!--le interrumpí sonriéndome--. ¿Estás ya
cansado de verme pasar una vida tranquila? Yo creía que estimabas más
mi sosiego.»

Aquí llegaba nuestra conversación cuando entraron en mi cuarto don
César y su hijo, quienes me confirmaron la noticia de la muerte del rey
y la desgracia del cardenal duque de Lerma, añadiendo que, habiendo
éste pedido licencia para retirarse a Roma, en lugar de dársela se le
había mandado fuese a vivir a su marquesado de Denia. Después, como si
estuvieran ambos de acuerdo con mi secretario, me aconsejaron fuese
a Madrid y me presentase al nuevo rey, puesto que ya me conocía y le
había hecho unos servicios que los grandes recompensan con bastante
gusto. «Yo a lo menos--dijo don Alfonso--no tengo la menor duda de que
se acordará de los tuyos, ni de que deje Felipe IV de pagar las deudas
del príncipe de Asturias.» «Del mismo sentido soy yo--dijo don César--,
y aun el corazón me está diciendo que el viaje de Santillana a la corte
le ha de abrir camino para grandes empleos.»

«En verdad, señores míos--exclamé--, que ustedes no han meditado bien
lo que me aconsejan. Según les parece, no tengo mas que ir a Madrid
para lograr la llave dorada o algún gobierno; y están muy equivocados.
Yo, al contrario, estoy muy persuadido de que el rey no reparará en mí
aunque me presente a su vista; y si ustedes lo desean, haré la prueba
para desengañarlos.» Cogiéronme luego la palabra los señores de Leiva,
y me instaron tanto, que no pude menos de prometerles que cuanto antes
iría a Madrid. Luego que mi secretario me vió determinado a hacer este
viaje experimentó una alegría descompasada, imaginándose que lo mismo
sería ponerme yo delante del nuevo monarca que distinguirme entre la
confusión. En este concepto, forjando en su mente las más pomposas
quimeras, me encumbraba a los primeros empleos del Estado, y él se
acrecentaba a favor de mi engrandecimiento.

Dispuse, pues, mi viaje a la corte, no ya con ánimo de volver a
incensar a la fortuna, sino únicamente por complacer a don César y a su
hijo, a quienes se les había metido en la cabeza que inmediatamente me
atraería el favor del soberano. A decir verdad, a mí también me picaba
un poco el deseo de probar si el rey se había olvidado enteramente de
mí. Arrastrado de esta natural curiosidad, pero sin esperanza, ni aun
pensamiento de lograr la más leve ventaja en el nuevo reinado, tomé
el camino de Madrid, acompañado de Escipión, dejando el cuidado de mi
hacienda a Beatriz, que era muy buena mujer de gobierno.


                              CAPITULO II

  Marcha Gil Blas a Madrid, déjase ver en la corte, reconócele
  el rey, recomiéndale a su primer ministro, y efectos de esta
  recomendación.


En menos de ocho días llegamos a Madrid, habiéndonos don Alfonso dejado
dos de sus mejores caballos para que hiciésemos el viaje con mayor
diligencia. Apeámonos en la posada de caballeros donde ya en otro
tiempo me había hospedado, propia de Vicente Forero, mi antiguo patrón,
que tuvo mucho gusto de volverme a ver.

Era éste un hombre que se preciaba de saber todo lo que pasaba en
la corte y en la villa, y le pregunté qué había de nuevo. «Muchas
novedades--me respondió--. Después de la muerte de Felipe III los
amigos y los partidarios del cardenal duque de Lerma se valieron de
varios medios para mantener a su eminencia en el ministerio; pero sus
esfuerzos han sido inútiles, porque el conde de Olivares pudo más que
todos ellos. Quieren decir que España nada ha perdido en el cambio,
porque el nuevo primer ministro tiene talento y conocimientos tan
vastos que es capaz de gobernar el mundo entero. ¡Dios lo quiera! Lo
que no admite duda es--continuó--que la nación ha concebido la idea más
ventajosa de su capacidad. El tiempo nos dirá si el sucesor del duque
de Lerma llena o no el puesto que ocupaba su antecesor.» Empeñado
ya Forero en una conversación tan de su genio, me hizo una puntual
relación de todas las mutaciones que se habían hecho en la corte desde
que el conde de Olivares manejaba el timón de la monarquía.

A los dos días de mi llegada a Madrid fuí a palacio, cuando ya el rey
había acabado de comer. Me coloqué al paso por donde debía entrar a su
gabinete, y no me miró. Volví el día siguiente al mismo paraje, y no
fuí más dichoso. El subsiguiente echó sobre mí una mirada al pasar;
pero no dió muestras de haber reparado en mí, y en vista de esto, tomé
mi resolución. «Tú ves--dije a Escipión que me acompañaba--que el rey
ya no me conoce, o que, si me conoce, no quiere hacer caso de mí. Lo
más acertado será volver a tomar el camino de Valencia.» «¡No vayamos
tan aprisa, señor!--me respondió mi secretario--. Usted sabe mejor que
yo que para negociar en la corte es menester paciencia. No deje usted
de presentarse al rey; a fuerza de ofrecerse a su vista, le obligará
usted a considerar más atentamente y a recordar las facciones de su
agente cerca de la bella Catalina.»

Sólo porque Escipión no tuviese que reconvenirme tuve la
condescendencia de continuar del mismo modo por espacio de tres
semanas. Llegó, finalmente, un día en que, habiendo atraído la
atención del monarca, me mandó llamar. Entré en su gabinete, no sin
gran turbación de hallarme a solas con mi rey. «¿Quién eres?--me
dijo--. Tus facciones no me son desconocidas. ¿Dónde te he visto?»
«Señor--le respondí temblando--, yo tuve la honra de conducir una noche
a vuestra majestad con el conde de Lemos a casa de...» «¡Ah! ¡Ya me
acuerdo!--interrumpió el rey--. Tú eres secretario del duque de Lerma,
y, si no me engaño, tu nombre es Santillana. No me he olvidado de que
en aquella ocasión me serviste con mucho celo, ni tampoco de que fueron
mal recompensados tus afanes. ¿No estuviste preso por aquel lance?»
«Sí, señor--le repliqué--; cuatro meses lo estuve en el alcázar de
Segovia; pero vuestra majestad tuvo la bondad de mandarme poner en
libertad.» «Eso--respondió--no satisfizo la obligación que contraje con
Santillana. No basta haber hecho que se le pusiese en libertad: debo
premiarle también lo mucho que padeció por servirme.»

Al acabar el rey de decir estas palabras entró en el gabinete el conde
de Olivares. Todo espanta a los favoritos. Quedó absorto de ver allí a
un desconocido, y el rey aumentó su sorpresa diciéndole: «Conde, pongo
a tu cuidado este joven; te encargo que le des algún empleo y procures
adelantarle.» Aparentó el ministro recibir esta orden con agrado,
mirándome de pies a cabeza y mostrando inquietud por saber quién era
yo. «Vete, amigo mío--añadió el monarca, dirigiéndome la palabra y
haciéndome seña de que me retirase--; el conde no dejará de emplearte
en provecho de mi servicio y de tus intereses.»

Salí inmediatamente del gabinete y me reuní al hijo de la Coscolina,
que, impaciente por saber lo que el rey me había dicho, se hallaba en
una agitación imponderable, y al momento me preguntó si era necesario
volver a Valencia o permanecer en la corte. «Tú lo podrás juzgar», le
respondí, y al mismo tiempo le llené de contento refiriéndole palabra
por palabra la conversación que acababa de tener con el monarca.
«Querido amo--me dijo entonces Escipión en el exceso de su alegría--,
¿se burlará usted otra vez de mis pronósticos? Confiese usted que ni
los señores de Leiva ni yo discurríamos mal cuando le instábamos tanto
a que se presentase luego en Madrid. Ya le veo a usted en un puesto
eminente: será el Calderón del conde de Olivares.» «Eso es lo que menos
deseo--interrumpí--. Ese destino está cercado de demasiados precipicios
para excitar mi anhelo. Yo quisiera un empleo que no me ofreciera
ninguna ocasión de hacer injusticias ni un vergonzoso tráfico de los
favores del rey; después del uso que he hecho de mi pasado valimiento,
no puedo menos de precaverme contra la avaricia y contra la ambición.»
«¡Animo, señor!--me replicó mi secretario--. El ministro os colocará en
algún puesto que podáis desempeñar sin dejar de ser hombre de bien.»

Instado más por Escipión que por mi curiosidad, me fuí el día siguiente
a casa del conde de Olivares antes de amanecer, noticioso de que todas
las mañanas, en verano y en invierno, daba audiencia con luz artificial
a cuantos querían hablarle. Me coloqué por modestia en un rincón de la
sala y desde allí estuve observando bien al conde luego que se dejó
ver, porque había fijado poco la atención sobre él en el gabinete del
rey. Era un hombre de estatura menos que mediana y podía pasar por
gordo en un país donde los más son flacos; tan cargado de espaldas, que
parecía corcovado, aunque no lo era en realidad; su cabeza, que era de
gran tamaño, caía sobre el pecho; tenía el cabello negro y lacio; la
cara, larga; el color, aceitunado; la boca, hundida, y la barbilla,
puntiaguda y muy levantada.

Este conjunto no formaba una persona muy bien parecida. Con todo eso,
como ya me lo figuraba inclinado a mi favor, le miraba con indulgencia
y me parecía bien. Verdad es que recibía a todos con un aire tan
afable y bondadoso, y tomaba tan cortésmente los memoriales que se le
presentaban, que esto suplía la falta de su buena figura. Sin embargo,
cuando me llegó la vez de acercarme para saludarle y que me conociera,
me echó una mirada ceñuda y amenazadora, y volviéndome la espalda sin
dignarse oírme, se entró en su gabinete. Entonces me pareció aquel
señor aún más feo de lo que naturalmente era. Salí atónito en extremo
de un recibimiento tan áspero y desabrido, no sabiendo qué inferir de
él.

Reunido con Escipión, que me esperaba a la puerta, «¿Sabes--le dije--el
recibimiento que he tenido?» «No, señor--me respondió--; pero no
es difícil de adivinar: el ministro, pronto a conformarse con la
voluntad del rey, habrá propuesto a usted un empleo de importancia.»
«Te engañas», le repliqué; referíle el lance según había pasado, el
que escuchó con atención, y me dijo: «Preciso es que el conde no le
conociera a usted o le tuviera por otro. Mi parecer es que vuelva usted
a verle y no dude que le recibirá con mejor semblante.» Tomé el consejo
de mi secretario. Presénteme segunda vez al ministro, quien me recibió
todavía peor que la primera: arqueó las cejas, mirándome como si mi
presencia le causase enojo; después apartó de mí la vista y se retiró
sin hablar una palabra.

Llegóme al alma este proceder y tuve tentaciones de regresar
inmediatamente a Valencia; pero Escipión no cesó de oponerse a ello, no
pudiendo resolverse a renunciar a las esperanzas que había concebido.
«¿No conoces--le dije--que el conde quiere alejarme de la corte?
Habiendo visto él mismo la inclinación que me manifestó el monarca,
¿no basta eso para atraerme la aversión de su favorito? Cedamos,
hijo mío, cedamos con gusto al poder de un enemigo tan temible.»
«Señor--respondió colérico Escipión--, yo no abandonaría el campo;
iría a quejarme al rey del poco caso que ha hecho el ministro de su
recomendación.» «¡Mal consejo, amigo mío! Si yo diera un paso tan
imprudente, poco tardaría en arrepentirme; ni aun sé si corro peligro
en detenerme en esta capital.»

A estas palabras mi secretario mudó de parecer, y considerando que
las habíamos con un hombre que podía volvernos a enviar a la torre de
Segovia, participó de mi temor y no resistió más al deseo que yo tenía
de dejar a Madrid, de donde resolví alejarme al día siguiente.


                             CAPITULO III

  Del motivo que tuvo Gil Blas para no poner por obra el pensamiento
  de dejar la corte y del importante servicio que le hizo José
  Navarro.


Al volverme a la posada de caballeros encontré a José Navarro,
repostero de don Baltasar de Zúñiga y mi antiguo amigo. Le saludé
acercándome a él y le pregunté si me conocía y si tendría aún la bondad
de querer hablar a un desatento que había pagado con ingratitud su
amistad. «¿Luego usted mismo confiesa--me respondió--que no procedió
bien conmigo?» «Sí, señor--le respondí--, y tiene usted sobrada razón
para llenarme de reconvenciones, porque las merezco, si es que no he
expiado mi crimen con los remordimientos que a él se han seguido.» «Ya
que está usted tan arrepentido de su culpa--repuso Navarro dándome
un abrazo--, no debo acordarme más de ello.» Yo también le estreché
cuanto pude entre mis brazos, y ambos renovamos desde aquel punto
nuestra antigua amistad. Había sabido mi prisión y el trastorno de mi
suerte, pero ignoraba lo demás. Le informé de todo, contándole hasta
la conversación que había tenido con el rey, sin ocultarle el mal
recibimiento que me acababa de hacer el ministro ni el designio en que
me hallaba de volverme a mi retiro. «No trate usted de irse--me dijo--.
Supuesto que el monarca le ha manifestado inclinación, es necesario
que usted haga que le sirva de algo. Aquí para entre los dos, el conde
Olivares tiene sus extravagancias; es caprichoso, y a veces, como en la
presente ocasión, procede de un modo que irrita, pues él solo tiene la
clave de sus acciones estrambóticas. Por lo demás, sea cual fuere la
causa de haberos recibido tan mal, permaneced aquí a pie firme, porque
os aseguro que él no podrá impediros que os aprovechéis de la bondad
del rey, y, a mayor abundamiento, yo le diré dos palabras al señor don
Baltasar de Zúñiga, mi amo, que es tío del conde de Olivares y le ayuda
a sostener el peso del gobierno.» Preguntóme después Navarro dónde yo
vivía, y sin decirme más nos separamos.

Tardé poco en volverle a ver: el día siguiente fué a buscarme. «Señor
de Santillana--me dijo--, usted tiene un protector: mi amo quiere
favorecerle. En virtud del informe que le he dado de usted, me ha
ofrecido recomendarle al conde de Olivares, su sobrino, y no dudo que
le incline a su favor.» Mi amigo Navarro, no queriéndome servir a
medias, me presentó dos días después a don Baltasar, quien me dijo con
semblante apacible: «Señor de Santillana, su amigo José me ha hecho un
elogio tan cumplido de usted, que me ha movido a protegerle.» Hice una
profunda reverencia al señor de Zúñiga, diciéndole que toda mi vida me
confesaría sumamente reconocido al señor Navarro por haberme granjeado
la protección de un ministro a quien llamaban con justa razón _la
antorcha del Consejo_. Al oír don Baltasar esta lisonjera contestación
me dió una palmadita en el hombro riéndose y me dijo: «Puede usted
volver mañana a casa del conde de Olivares y quedará más contento de
él.»

Con efecto, al otro día me presenté en su antesala por la tercera vez;
reconocióme entre la multitud de pretendientes, miróme y sonrióse, lo
que desde luego me pareció un pronóstico feliz. «¡Esto va bien!--dije
entre mí--. El tío debe de haber reducido a la razón al sobrino.»
Así, pues, desde entonces me prometí una acogida favorable, y en
verdad que no me engañé. Después que el conde despachó a los demás me
hizo entrar en su gabinete y en tono muy familiar me dijo: «Perdona,
amigo Santillana, el apuro en que te he puesto por divertirme. Me he
complacido en inquietarte para probar tu discreción y ver el partido
que tomabas en vista de mi mal humor. Sin duda tú te persuadirías de
que me eras desagradable; pero al contrario, hijo mío, te confesaré
que aprecio mucho tu persona. Aunque el rey mi amo no me hubiera
mandado cuidar de tu fortuna, lo haría yo por mi propia inclinación.
Además, don Baltasar de Zúñiga, mi tío, a quien nada puedo negar, me ha
encargado te mire como a persona por quien él se interesa y no necesito
más para determinarme a ponerte a mi lado.»

Esta primera entrada hizo tanta impresión en mi ánimo, que quedé casi
enajenado. Me eché a los pies del ministro, y habiéndome dicho que
me levantase, prosiguió de esta manera: «Después de comer vuelve acá
y ve a verte con mi mayordomo, que él te dará las órdenes que yo le
encargare.» Dicho esto, salió su excelencia de su despacho para ir a
oír misa, que es lo que acostumbraba hacer todos los días después de
dar audiencia, y en seguida se marchaba a palacio para hallarse en el
cuarto del rey al tiempo de levantarse su majestad.


                              CAPITULO IV

  Logra Gil Blas el afecto y confianza del conde de Olivares.


No me descuidé en volver después de comer a casa del primer ministro.
Pregunté por su mayordomo, que se llamaba don Ramón Caporis, el
cual luego que oyó mi nombre me saludó con particular respeto y me
dijo: «Caballero, sígame usted, si gusta, que voy a conducirle a la
habitación que se le ha destinado en esta casa.» Dicho esto me llevó
por una escalerilla secreta, la cual conducía a una fila de cinco o
seis salas a un mismo piso, que formaban un ala de la casa, alhajada
regularmente. «Esta es--me dijo--la habitación que su excelencia
le señala. Usted disfrutará aquí de una mesa de seis cubiertos de
cuenta de su excelencia, será servido por sus propios criados y
tendrá siempre a su disposición un coche. Aun no lo he dicho todo: su
excelencia me ha encomendado eficazmente que tenga a usted las mismas
consideraciones que si fuera de la Casa de Guzmán.»

«¿Qué diablos significa todo esto?--me decía a mí mismo--. ¿Cómo
consideraré yo estas distinciones? ¡Quiero saber si envolverán alguna
malicia o si todavía por divertirse el ministro hará que me traten tan
honoríficamente!» Mientras me hallaba en esta incertidumbre, fluctuando
entre el temor y la esperanza, vino un paje a decirme que el conde
me llamaba. Fuí volando a ver a su excelencia, que estaba solo en
su gabinete. «Y bien, Santillana--me dijo--, ¿estás contento con tu
habitación y con las órdenes que he dado a don Ramón?» «Las bondades de
vuestra excelencia--le respondí--me parecen excesivas y no las acepto
sin zozobra.» «¿Pues por qué?--me replicó--. ¿Puede caber exceso en
honrar a una persona que el rey me ha recomendado y de quien quiere
que yo cuide? En tratarte honoríficamente no hago mas que mi deber.
Por mucho que haga por ti, no te admires, y cuenta con una fortuna
brillante y sólida si me eres tan afecto como lo fuiste al duque de
Lerma. Pero ya que hemos nombrado a este señor--prosiguió--, he oído
decir que vivíais los dos con mucha intimidad. Quisiera saber cómo os
conocisteis y en qué te empleaba aquel ministro. No me ocultes nada;
dímelo todo con sinceridad.» Acordéme entonces de la perplejidad en
que me vi cuando me encontré con el duque de Lerma en semejante caso
y del medio que me valí para salir de ella, el cual practiqué aún más
afortunadamente; quiero decir, que en mi informe di el mejor colorido
que pude a los lances más escabrosos y toqué ligeramente aquellos que
me hacían poco honor. También procuré poner en buen lugar al duque de
Lerma, aunque conocía que no disculpándole del todo hubiera dado más
gusto a mi oyente. Por lo que toca a don Rodrigo Calderón, nada le
perdoné; le individualicé las hazañas que sabía relativas al tráfico
que hacía de encomiendas, beneficios y gobiernos.

«En cuanto a don Rodrigo Calderón--interrumpió el ministro--, todo
cuanto me dices es muy conforme a ciertos documentos que me han
presentado contra él y que contienen testimonios de acusación aún más
importantes. Se va a sustanciar su causa inmediatamente, y si deseas
su pérdida creo que tus deseos quedarán satisfechos.» «No deseo su
muerte--le dije--, aunque no quedó por él que yo no hubiese encontrado
la mía en la torre de Segovia, donde tuvo la culpa de que permaneciese
largo tiempo.» «¿Cómo?--replicó su excelencia--. ¿Don Rodrigo fué quien
causó tu prisión? He ahí lo que yo ignoraba. Don Baltasar, a quien
Navarro contó tu historia, me dijo, sí, que el difunto rey te había
mandado prender en castigo de haber conducido de noche al príncipe de
España a un paraje sospechoso; pero no sé nada más y no puedo adivinar
qué papel hacía Calderón en esa farsa.» «El papel de un amante que se
venga de un ultraje recibido», le respondí. Entonces le conté todos
los pormenores de la aventura, la cual le pareció tan divertida que,
a pesar de su seriedad, no pudo menos de reír, o más bien llorar de
placer. Catalina, tan pronto sobrina como nieta, le alegró en extremo,
como asimismo la parte que había tenido en el negocio el duque de Lerma.

Luego que acabé mi relación me despidió el conde, diciéndome que no
dejaría de emplearme el día siguiente. Fuíme en derechura a casa de don
Baltasar de Zúñiga a darle gracias por los buenos oficios que me había
hecho y al mismo tiempo a participar a mi amigo José las favorables
disposiciones que el ministro manifestaba hacia mí.


                              CAPITULO V

  Conversación secreta que tuvo Gil Blas con Navarro y primera cosa
  en que le ocupó el conde de Olivares.


Apenas vi a José cuando le dije agitado que tenía muchas cosas que
noticiarle. Llevóme a un sitio retirado, donde, habiéndole enterado de
lo ocurrido, le pregunté qué le parecía lo que le acababa de decir.
«Paréceme--respondió--que estáis en vísperas de una gran fortuna; todo
se os presenta propicio. Agradáis al primer ministro y (lo que no
dejará de serviros de algo) yo me hallo bastante enterado para poder
haceros el mismo servicio que os hizo mi tío Melchor de la Ronda
cuando entrasteis en el palacio del arzobispo de Granada. Aquél os
ahorró el trabajo de estudiar el genio del prelado y de sus principales
familiares manifestándoos el carácter de cada uno; yo, a ejemplo
suyo, quiero daros a conocer cuál es el del conde, el de la condesa
su mujer y el de doña María de Guzmán, su hija única. El ministro
tiene talento perspicaz, profundo y a propósito para formar grandes
proyectos. Se precia de hombre universal porque tiene una somera idea
de todas las ciencias y se cree capaz de decidir en todo. Se imagina
ser un jurisconsulto consumado, un gran capitán y un político de los
más sagaces. Añada usted a eso que es tan encaprichado en su parecer
que quiere que prevalezca sobre el de los demás, y esto sólo porque no
se juzgue que se gobierna por dictamen de otro, defecto que, hablando
entre los dos, puede producir funestas consecuencias en gravísimo
perjuicio de la monarquía. Brilla en el Consejo por cierta elocuencia
natural, y escribiría tan elegantemente como habla si no afectara,
para dar dignidad a su estilo, el hacerle obscuro y muy estudiado;
tiene pensamientos extravagantes, es caprichoso y fantástico. Este es
el retrato de su entendimiento. Vea usted ahora el de su corazón: es
generoso y buen amigo; se le acusa de vengativo; pero ¡cuán pocos son
los que dejan de serlo viéndose con igual poder y en tanta elevación!
También le motejan de ingrato porque hizo desterrar al duque de
Uceda y a fray Luis de Aliaga, a quienes debía grandes favores;
mas eso puede perdonársele, porque el deseo de ser primer ministro
dispensa de ser agradecido. Doña Inés de Zúñiga y Velasco, condesa de
Olivares--prosiguió José--, es una señora en quien no advierto otra
tacha que la de vender a peso de oro las gracias que por su intercesión
se consiguen. Doña María de Guzmán (hoy día el partido mejor y más
ventajoso de toda España) es una señorita completa y el ídolo de su
padre. Con arreglo a estas luces que os doy podréis arreglar vuestra
conducta. Haced mucho la corte a estas dos señoras, mostraos más
adicto al conde de Olivares que lo fuisteis al duque de Lerma antes de
vuestro viaje a Segovia y llegaréis a ser un señor insigne y poderoso.
También os aconsejo que no dejéis de visitar de cuando en cuando a mi
amo don Baltasar. Es verdad que no necesitaréis de él para vuestros
ascensos; mas, con todo, siempre convendrá tenerle propicio. Al
presente os estima y le merecéis buen concepto; procurad conservaros
en su amistad, porque en la ocasión os podrá servir.» «Pero como tío
y sobrino--repliqué yo a Navarro--gobiernan el Estado, ¿quién sabe si
con el tiempo no se originarán entre los dos algunos celillos?» «No hay
que temer--me respondió--, porque reina entre ambos una estrechísima
unión. Sin don Baltasar, nunca hubiera sido primer ministro el conde de
Olivares, porque después de la muerte de Felipe III todos los amigos
y partidarios de la casa de Sandoval se dividieron unos a favor del
cardenal y otros al de su hijo; pero mi amo, el más perspicaz de todos
los cortesanos, y el conde, que no es menos sagaz que él, frustraron
todas sus medidas, y las tomaron por su parte tan ajustadas para
asegurarse en este puesto, que al fin dejaron burlados a todos sus
competidores. Nombrado primer ministro el conde de Olivares, repartió
el ministerio con su tío don Baltasar, dando a éste el encargo de los
negocios exteriores y reservando para sí el de los interiores, de
suerte que, estrechando por este medio los vínculos de la amistad, que
deben naturalmente unir a las personas de una misma sangre, estos dos
señores, independientes uno de otro, viven en una armonía que me parece
inalterable.»

Esta fué la conversación que tuve con José, de la cual me prometía
sacar buen partido. Después pasé a dar las gracias al señor don
Baltasar de lo mucho que se había interesado por mí. Respondióme con
el mayor agrado que aprovecharía gustoso todas las ocasiones que se le
proporcionasen de servirme y que celebraba infinito verme igualmente
contento y satisfecho de su sobrino, a quien me aseguró volvería a
hablar a favor mío, «aunque no sea más--añadió--que para que conozcáis
cuán presentes tengo en mi corazón todos vuestros intereses y al mismo
tiempo entendáis que en lugar de un protector habéis adquirido dos».
Tan a pechos había tomado el favorecerme el señor don Baltasar en
atención a las buenos oficios de Navarro.

Desde aquella misma noche dejé mi posada de caballeros para ir a vivir
en casa del primer ministro, donde cené con Escipión en mi aposento,
en el cual fuimos servidos por criados de la misma casa, quienes
durante la cena, mientras nosotros afectábamos una gravedad severa, tal
vez reirían entre sí del respeto que se les había mandado nos guardasen.

Apenas levantaron la mesa se retiraron, y mi secretario, dejando de
reprimirse, me dijo mil locuras que su buen humor y sus lisonjeras
esperanzas le sugirieron. Por lo que a mí toca, aunque estaba
embelesado con la brillante situación en que comenzaba a verme, aun
no sentía en mi interior ninguna disposición a dejarme deslumbrar de
ella, y así, luego que me acosté me quedé dormido tranquilamente, sin
entregar mi imaginación a las ideas risueñas que podían ocuparla,
en vez de que Escipión durmió poco, pues pasó la mitad de la noche
atesorando para casar a su hija Serafina.

No bien me había acabado de vestir el día siguiente, cuando vinieron a
llamarme de parte del conde. Fuí inmediatamente a ver a su excelencia,
el cual me dijo: «¡Ea, Santillana, veamos algo de lo que sabes hacer!
Tú me has dicho que el duque de Lerma te encargaba algunas Memorias
para que se las redactases; yo tengo una que destino para prueba de tu
capacidad y de cuyo objeto voy a enterarte. Se trata de componer una
obra que disponga al público en favor de mi Ministerio. Ya he hecho
correr secretamente la voz de que he encontrado los negocios en gran
desorden y es menester ahora manifestar a los ojos de la corte y del
público la triste situación a que se halla reducida la monarquía.
Conviene presentar sobre esto un cuadro que llame la atención pública y
no deje echar de menos a mi predecesor; después ponderarás las medidas
que he adoptado para hacer que sea glorioso el gobierno del rey,
florecientes sus Estados y sus vasallos completamente dichosos.»

Dicho esto, me entregó un papel que contenía los justos motivos de
los pueblos para estar descontentos con el Gobierno anterior, y me
acuerdo que constaba de diez artículos, el menor de los cuales era
muy bastante para sobresaltar a todo buen español. Hízome después
pasar a un gabinetillo contiguo a su despacho y allí me dejó solo
para que trabajase con libertad. Comencé, pues, a componer mi Memoria
lo mejor que me fué posible. Expuse primeramente el estado lastimoso
en que se hallaba la Monarquía, el Erario exhausto, las rentas de
la corona estancadas en manos de asentistas, y la marina arruinada.
Recapitulé después los defectos cometidos por los que habían gobernado
la nación en el reinado anterior y las funestas consecuencias que
podían traer consigo. En fin, pinté la Monarquía en el mayor peligro
y censuré tan acremente al Ministerio anterior que, según mi Memoria,
la caída del duque de Lerma era una felicidad para la España. A la
verdad, aunque yo no tenía ningún motivo de queja de aquel señor, sin
embargo, no me pesó hacerle esta buena obra. Finalmente, después de
haber hecho la más espantosa pintura de los males que amenazaban a
la España, alentaba los ánimos haciendo mañosamente concebir a los
pueblos esperanzas lisonjeras para lo sucesivo. Hacía hablar al conde
de Olivares como a un restaurador enviado por la Providencia para la
salvación de la patria; prometía montes de oro y, en una palabra, llené
tan completamente los deseos del ministro, que quedó sorprendido de mi
obra cuando acabó de leerla. «Santillana--me dijo--, ¿tú sabes que has
hecho una obra digna de un secretario de Estado? Ya no me admiro de
que el duque de Lerma se valiese de tu pluma. Tu estilo es lacónico y
aun elegante; pero me parece demasiado sencillo.» Y al mismo tiempo,
haciéndome notar los pasajes que no eran de su gusto, los varió,
juzgando yo por sus correcciones que le gustaban, como me había dicho
Navarro, las expresiones estudiadas y obscuras. Sin embargo, aunque
le agradase tanto la nobleza, o, por mejor decir, la cultura en la
dicción, no por eso dejó de conservar las dos terceras partes de mi
Memoria, y, para darme la mejor prueba de su plena satisfacción, me
envió por don Ramón trescientos doblones al acabar yo de comer.


                              CAPITULO VI

  En qué invirtió Gil Blas estos trescientos doblones y comisión que
  dió a Escipión. Resultado de la Memoria de que acaba de hablarse.


Esta generosidad del ministro dió nuevo motivo a Escipión para
repetirme mil parabienes de haber vuelto a la corte. «Usted ve--me
dijo--que la fortuna tiene grandes designios para favorecerle. ¿Está
usted ahora arrepentido de haber dejado su soledad?» «¡Viva el señor
conde de Olivares, que es un amo muy diferente de su predecesor!»
«A pesar de ser usted muy afecto al duque de Lerma, le dejó morir
de hambre muchos meses sin regalarle ni un triste peso duro; mas
el conde ya le ha dado una gratificación que usted no se hubiera
atrevido a esperar sino después de largos servicios. Me alegraría
mucho--añadió--de que los señores de Leiva fuesen testigos de la
prosperidad de usted, o a lo menos de que la supiesen.» «Tiempo es de
noticiársela--le respondí--, y de esto iba a hablarte, porque no dudo
desearán con mucha impaciencia saber de mí; pero aguardaba para hacerlo
a verme en un estado fijo y decirles positivamente si me quedaría
en la corte o no. Ahora que estoy seguro de mi suerte, puedes ir a
Valencia cuando quieras a informar a aquellos señores de mi situación
actual, que miro como obra suya, siendo cierto que, a no habérmelo
ellos persuadido, jamás me hubiera determinado a volver a Madrid.»
«¡Oh mi amado amo--exclamó el hijo de la Coscolina--, qué alegría voy
a darles cuando les cuente lo que ha sucedido a usted! ¡Cuánto diera
por hallarme ya a las puertas de Valencia! Pero pronto estaré allí. Los
dos caballos de don Alfonso están prevenidos; voy a ponerme en camino
con un lacayo de su excelencia, porque, además de que me gusta llevar
compañía por el camino, usted sabe que la librea de un primer ministro
deslumbra.»

No pude menos de reírme de la necia vanidad de mi secretario, y con
todo eso, yo, quizá aun más vano que él, le permití hacer lo que le dió
la gana. «Marcha--le dije--, y vuelve prontamente, porque tengo que
darte otro encargo. Quiero enviarte a Asturias a llevar dinero a mi
madre. Por pura negligencia he dejado pasar el tiempo en que prometí
enviarle cien doblones, que tú mismo te obligaste a ponerle en mano
propia. Las promesas de esta especie deben ser tan sagradas para un
hijo, que me acuso de mi poca puntualidad en cumplirlas.» «Señor--me
respondió Escipión--, en seis semanas quedarán desempeñados ambos
encargos; habré visto a los señores de Leiva, dado una vuelta por
vuestra quinta y visitado segunda vez la ciudad de Oviedo, de la cual
no me puedo acordar sin dar al diablo las tres partes y media de sus
habitantes.» Entregué, pues, al hijo de la Coscolina cien doblones para
la pensión de mi madre y otros ciento para él, deseando que hiciese
felizmente el largo viaje que iba a emprender.

Poco después de su partida su excelencia mandó imprimir nuestra
Memoria, que apenas se hizo pública cuando fué asunto de todas las
conversaciones de Madrid. Al pueblo, amigo siempre de novedades, le
gustó infinito. La disipación de las rentas reales, que estaba pintada
con los más vivos colores, le indignaron contra el duque de Lerma, y si
los golpes que se descargaban contra este ministro no fueron aplaudidos
de todos, a lo menos merecieron la aprobación de muchos. En cuanto a
las pomposas promesas que hacía el conde de Olivares, y entre ellas
la de cubrir por medio de una discreta economía las atenciones del
Estado sin gravar a los vasallos, deslumbraron a todos generalmente y
les confirmaron en el gran concepto que ya tenían de sus talentos, de
manera que por toda la población resonaron sus alabanzas.

El ministro, satisfecho de haber conseguido con esta obra su objeto,
que no había sido otro que el de granjearse la estimación pública,
quiso merecerla verdaderamente por medio de una acción laudable que
fuese útil al rey. Recurrió para ello a la invención del emperador
Galba; es decir, que hizo que los particulares que se habían
enriquecido, sabe Dios cómo, con el manejo de los caudales públicos
resarciesen al Erario. Luego que el conde hizo vomitar a aquellas
sanguijuelas la sangre que habían chupado y la guardó en las arcas
reales, trató de conservarla en ellas haciendo suprimir todas las
pensiones, sin exceptuar la suya, como también las gratificaciones
que se daban del caudal de su majestad. Para lograr la ejecución
de este designio, que no podía verificarse sin mudar la faz del
Gobierno, me mandó componer otra Memoria, cuya substancia y método me
indicó; en seguida me encargó que procurase elevar todo lo posible la
ordinaria sencillez de mi estilo para dar más dignidad a mis frases.
«Ya estoy hecho cargo, señor--le dije--. Vuecencia quiere sublimidad
y brillantez; pues las tendrá.» Encerréme en el mismo gabinete donde
anteriormente había trabajado y allí puse manos a la obra después de
haber invocado el genio elocuente del arzobispo de Granada.

Comencé por exponer que era preciso conservar con todo rigor los fondos
que había en las arcas reales, que no debían emplearse absolutamente
sino en las necesidades de la Monarquía, como que era un fondo sagrado
que se debía reservar para imponer respeto a los enemigos de la
nación. Después hacía presente al monarca (que era a quien se dirigía
la Memoria) que suprimiendo las pensiones y gratificaciones cargadas
sobre la real hacienda no por eso se privaba del gusto que tendría
en recompensar generosamente el mérito y servicios de los vasallos
que se hiciesen acreedores a sus reales gracias, pues sin tocar a su
tesoro quedaba en estado de conceder grandes recompensas, porque para
unos tenía virreinatos, gobiernos, hábitos de las Ordenes militares y
empleos en sus ejércitos; para otros, encomiendas, sobre las cuales
podría imponer muchas pensiones, títulos de Castilla y magistraturas,
y, por último, todo género de beneficios eclesiásticos para los que
quisiesen seguir la carrera de la Iglesia.

Esta Memoria, mucho más larga que la anterior, me ocupó cerca de tres
días, y, por mi fortuna, salió tan acomodada al gusto de mi amo, por
estar atestada de voces enfáticas y de cláusulas metafóricas, que
me colmó de alabanzas. «Mucho me agrada lo que has hecho--me dijo,
enseñándome los pasajes más pomposos--. Estas sí que son expresiones
vaciadas en buen molde. ¡Animo, amigo mío; ya estoy previendo que me
servirás de grande utilidad!» Sin embargo, en medio de los elogios
que me prodigó, no dejó de retocar la Memoria. Puso en ella mucho de
su casa, y formó una pieza de elocuencia que admiró al rey y a toda
la corte. El público la honró también con su aprobación, presagió
felicidades para lo venidero, y se lisonjeó de que la Monarquía
recobraría su antiguo esplendor bajo el Ministerio de un personaje tan
insigne. Viendo su excelencia la mucha fama que le había granjeado
aquel escrito, quiso que, por la parte que yo tenía en él, recogiese
algún fruto; y así, dispuso que se me diese una pensión de quinientos
escudos sobre la encomienda de Castilla; lo que me fué tanto más
apreciable cuanto que éste no era un bien mal adquirido, aunque lo
había ganado con mucha facilidad.


                             CAPITULO VII

  Por qué casualidad, en dónde y en qué estado volvió a encontrar Gil
  Blas a su amigo Fabricio, y conversación que tuvieron.


Ninguna cosa le gustaba tanto al conde como saber lo que se pensaba
en Madrid de la conducta que observaba en su ministerio. Todos los
días me preguntaba qué se decía de él, y aun tenía pagados espías que
le contaban puntualmente cuanto pasaba en la población. Le referían
hasta las más ligeras conversaciones que habían oído; y como les tenía
encargado que le dijesen francamente la verdad, no tenía poco que
sufrir algunas veces su amor propio, porque la lengua del pueblo es tan
suelta, que nada respeta.

Luego que conocí que el conde era amigo de que se le diesen noticias,
me dediqué a ir por las tardes a los sitios públicos y mezclarme en las
conversaciones de personas decentes, donde las hubiera. Cuando hablaban
del Gobierno, escuchaba con atención, y si decían algo digno de que lo
supiese su excelencia, no dejaba de noticiárselo; pero debe observarse
que jamás le decía nada que no le fuera favorable.

Volviendo en cierta ocasión de uno de estos sitios pasé por delante
de la puerta de un hospital, y me dió gana de entrar en él. Recorrí
dos o tres salas llenas de enfermos, y, mirando a todas partes,
vi entre aquellos desgraciados, a quienes no podía considerar sin
lástima, uno que fijó mi atención, porque me pareció ver en él a mi
paisano y antiguo camarada Fabricio. Acerquéme más a su cama para
enterarme mejor, y aunque no pude ya dudar que era el poeta Núñez,
con todo, me detuve algunos instantes a mirarle, pero sin decirle
nada. El me conoció luego, y me miraba del mismo modo. Al cabo,
rompiendo el silencio, le dije: «O mis ojos me engañan, o éste que
miro es Fabricio.» «El mismo soy--me respondió fríamente--, y no debes
maravillarte. Desde que me separé de ti no he tenido otro oficio que
el de autor: he compuesto novelas, comedias y toda clase de obras
de ingenio, y he llegado al fin de esta carrera, que es parar en un
hospital.»

No pude menos de reírme al oír estas últimas palabras, y mucho más al
ver la seriedad con que las pronunció. «Pues qué--exclamé--, ¿tu musa
te ha traído a tan miserable estado? ¿Es posible que te haya jugado una
pieza tan villana?» «Tú mismo lo estás viendo--repuso él--; a estas
casas suelen venir a parar todos los que presumen de ingenios. Tú,
hijo mío, lo acertaste en seguir otro rumbo; pero ya no estás en la
Corte, y me parece que tus asuntos han mudado mucho de aspecto, y aun
me acuerdo de haber oído decir que de orden del rey te habían metido en
un castillo.» «Así fué puntualmente--repuse yo--. La fortuna en que me
viste cuando nos separamos fué muy pasajera, pues pocos días después
perdí de repente mi empleo, mis bienes y mi libertad. Sin embargo,
amigo mío, hoy me vuelves a ver en un estado mucho más brillante que
aquel en que me conociste en otro tiempo.» «Eso no es posible--dijo
Núñez--. Tu aspecto es juicioso y modesto; no noto en ti aquella
vanidad y aquella altanería que suelen inspirar las prosperidades.»
«Las desgracias--le repliqué--han purificado mi virtud. En la escuela
de la adversidad aprendí a gozar de las riquezas sin dejarme dominar
por ellas.»

«Acaba, pues, y dime--interrumpió Fabricio, incorporándose en la
cama con júbilo--qué empleo es el que tienes y en qué te ocupas al
presente. ¿Eres por ventura mayordomo de algún gran señor arruinado,
o de alguna viuda rica?» «Todavía estoy mucho mejor--le respondí--.
Pero por ahora dispénsame, te ruego, de explicarme más, que en mejor
ocasión contentaré enteramente tu curiosidad. Al presente bástete
saber que estoy en situación de poder servirte, o más bien de ponerte
en estado de no necesitar de nadie para pasarlo con decencia, con tal
que me des palabra de no componer más obras de ingenio en verso ni en
prosa. ¿Serás capaz de hacer tan gran sacrificio?» «Ya lo he hecho al
Cielo--me dijo--en la enfermedad mortal de que me ves convaleciente.
Un religioso dominico me ha movido a abjurar de la poesía como de una
ocupación que, si no es criminal, desvía por lo menos de la prudencia.»

«Mil parabienes te doy por tan cuerda resolución, mi querido Núñez;
pero guárdate bien de la recaída.» «Esa es la que no temo--me
replicó--, porque tengo hecho firmísimo propósito de abandonar a
las Musas; por señas, de que cuando entraste en esta sala estaba
haciendo una composición en verso en que me despedía de ellas para
siempre.» «Señor Fabricio--le dije entonces meneando la cabeza--,
no sé si el padre dominico y yo podremos fiarnos de tu abjuración,
porque te veo ciegamente enamorado de aquellas doctas doncellas.»
«¡No, no!--me respondió con viveza--. Tengo ya rotos todos los lazos
que me estrechaban con ellas. Todavía he hecho más, pues he cobrado
aversión al público. ¡No merece que los autores quieran consagrarle
sus desvelos, y yo me avergonzaría mucho de componer alguna obra que
lograse su aprobación! Y no creas--continuó--que el resentimiento me
dicta este lenguaje. Dígotelo con serenidad: tanto caso hago de los
aplausos del público como de sus desprecios.» «Es difícil saber quién
gana o quién pierde con él; es tan caprichoso que hoy piensa de una
manera y mañana de otra. ¡Muy locos son los poetas dramáticos que se
llenan de vanidad cuando ven que sus producciones han sido recibidas
con aplauso! Aunque la primera vez que se representen causen mucho
ruido por la novedad, si veinte años después vuelven a aparecer en
el teatro, son por la mayor parte mal recibidas. La misma fortuna
corren por lo común las novelas y los demás libros de pura diversión
cuando salen a luz, pues si a los principios logran la aprobación de
todos, poco a poco la van perdiendo hasta que al fin llegan a caer
en desprecio. Los que viven ahora acusan de mal gusto a los que les
han precedido, y el mismo defecto les imputarán a ellos los que vengan
después. De donde concluyo que los autores que son aplaudidos en este
siglo serán silbados en el siguiente. Así que todo el honor y toda la
estimación que nos granjea el buen éxito de una obra impresa no es en
suma otra cosa que una pura quimera, una ilusión de nuestra fantasía y
un fuego de paja cuyo humo desvanece el viento en un instante.»

A pesar de que conocí desde luego ser efecto de melancolía y de mal
humor este juicioso modo de discurrir de mi poeta de Asturias, no me di
por entendido, y sólo le dije: «Verdaderamente, quedo gozoso de verte
divorciado de las obras de ingenio y curado radicalmente de la manía
de escribir. Desde ahora puedes estar seguro de que cuanto antes te
haré dar un empleo con que puedas mantenerte decorosamente sin fatigar
tu imaginación.» «¡Mejor para mí!--respondió muy alegre--. El ingenio
comienza a olerme mal, y ya le considero como el don más funesto que
el Cielo puede conceder al hombre.» «Deseo, amado Fabricio--repuse
yo--, que conserves siempre esas ideas; y te vuelvo a repetir que si
persistes en abandonar la poesía, muy presto te haré con un empleo tan
honroso como lucrativo; pero mientras logro hacerte este servicio, te
ruego que admitas esta corta prueba de mi amistad.» Y diciendo esto, le
puse en la mano un bolsillo en que habría como unos sesenta doblones.

«¡Oh generoso amigo!--exclamó enajenado de gozo y de gratitud el
hijo del barbero Núñez--. ¡Qué gracias debo dar al Cielo por haberte
traído a este hospital! Hoy mismo quiero salir de él con tu socorro.»
Efectivamente, así lo ejecutó, haciéndose llevar a una buena posada.
Pero antes de separarnos le informé de mi alojamiento, convidándole
a que me fuese a ver luego que se sintiese perfectamente recuperado.
Quedóse muy sorprendido cuando le dije que vivía en casa del conde de
Olivares. «¡Oh bienaventurado Gil Blas--me dijo--que tienes la fortuna
de agradar a los ministros! Me complazco en tu felicidad, pues haces
tan buen uso de ella.»


                             CAPITULO VIII

  Gil Blas se granjea cada día más el afecto del ministro; vuelve
  Escipión a Madrid, y relación que hace a Santillana de su viaje.


El conde de Olivares, a quien en adelante llamaré el _conde-duque_,
porque con este título se dignó honrarle el rey por este tiempo,
tenía una flaqueza, que descubrí en él, no sin fruto para mí, y era
la de querer que le tuvieran cariño. Luego que conocía que alguno le
servía con buen afecto, le daba parte en su amistad. No me descuidé
en aprovecharme bien de esta observación, pues no contento con
ejecutar puntualmente cuanto me mandaba, obedecía sus órdenes con
demostraciones de celo que le encantaban. Estudiaba su gusto en todas
las cosas para conformarme a él y anticiparme a sus deseos en cuanto me
fuera posible.

Por este modo de proceder, con el que casi nunca se deja de conseguir
lo que se intenta, llegué insensiblemente a ser el favorito de mi amo,
quien por su parte, conociendo que yo adolecía de la misma flaqueza que
él, me ganó la voluntad con las demostraciones de cariño que me hizo.
Me granjeé tanto su amistad, que llegué a participar de su confianza,
igualmente que el señor Carnero, su primer secretario.

Este se había valido de los mismos medios que yo para agradar a su
excelencia, y lo había logrado tan bien, que le revelaba los arcanos
del Gabinete; y así, los dos éramos confidentes del primer ministro
y los depositarios de sus secretos, pero con esta diferencia: que a
Carnero sólo le hablaba de los negocios de Estado, y a mí, de los
que tocaban a sus intereses personales; lo que formaba, por decirlo
así, dos departamentos separados, con lo cual uno y otro estábamos
igualmente gustosos, viviendo juntos sin celo y sin amistad. Yo tenía
motivo para estar contento con mi destino, porque, proporcionándome
continuamente la ocasión de estar con el conde-duque, me ponía en
estado de penetrar en el fondo de su alma, que dejó de ocultarme, en
medio de ser naturalmente reservado, cuando llegó a convencerse de la
sinceridad de mi afecto hacia él.

«Santillana--me dijo un día--, tú has visto al duque de Lerma gozar
de una autoridad que menos parecía la de un ministro favorito que el
poder de un monarca absoluto; sin embargo, yo soy más feliz que lo era
él en el mayor auge de su fortuna. El tenía dos enemigos formidables
en el duque de Uceda, su propio hijo, y en el confesor de Felipe III;
en vez de que yo a nadie veo cerca del rey con bastante favor para
perjudicarme, ni aun de quien yo sospeche que me tenga mala voluntad.
Es verdad--continuó--que desde mi elevación al Ministerio puse el mayor
cuidado en que no estuviesen al lado de su majestad otras personas que
las enlazadas conmigo por amistad o por parentesco. Con virreinatos
o embajadas me he ido deshaciendo de todos los señores cuyo mérito
personal hubiera podido hacerme decaer de la gracia del soberano,
que yo quiero gozar entera y exclusivamente; de manera que en la
actualidad me puedo lisonjear de que ningún grande me hace sombra. Ya
ves, Gil Blas--añadió--, que te descubro mi corazón; como tengo motivo
para creer que me eres enteramente afecto, he echado mano de ti para
que seas mi confidente. Tienes entendimiento, te contemplo juicioso,
prudente y discreto; en una palabra, te considero a propósito para el
desempeño de mil comisiones que piden un sujeto muy inteligente y que
tome parte en mis intereses.»

No pude desechar del todo las ideas lisonjeras que estas palabras
excitaron en mi imaginación; subiéronseme repentinamente a la cabeza
algunos humos de ambición y de avaricia, que despertaron en mí ciertos
afectos de que creía haber triunfado. Aseguré al ministro que haría
cuanto estuviese de mi parte para corresponder a sus deseos, y me
preparé para ejecutar sin escrúpulo todas las órdenes que tuviera por
conveniente darme.

Entre tanto que yo me disponía de este modo a erigir nuevos altares a
la Fortuna, volvió Escipión de su viaje. «No tengo--me dijo--muy larga
relación que haceros: causé una grande alegría a los señores de Leiva
cuando les dije la buena acogida que usted halló en el rey luego que le
conoció, y de qué modo se conduce con usted el conde de Olivares.»

Interrumpí a Escipión diciéndole: «Más alegría les hubieras causado,
amigo mío, si hubieras podido contarles el predicamento en que me hallo
en el día para con el ministro. Son verdaderamente de admirar los
rápidos progresos que después de tu partida he hecho en el corazón de
su excelencia.» «¡Sea Dios bendito, mi querido amo!--respondió--. ¡Ya
presiento que tendremos excelentes destinos que desempeñar!»

«Mudemos de conversación--le dije--, y hablemos de Oviedo. Cuando
saliste de Asturias, ¿en qué estado dejaste a mi madre?» «¡Ah,
señor!--me respondió, tomando de repente un aspecto afligido--. Las
noticias que tengo que daros sobre ese punto no son sino tristes.» «¡Oh
cielos!--exclamé--. ¡Sin duda mi madre ha muerto!» «Seis meses ha--dijo
mi secretario--que la buena señora pagó el tributo a la Naturaleza, y
lo mismo el señor Gil Pérez su tío de usted.»

Afligióme vivamente la muerte de mi madre, aunque en mi infancia no
había recibido de ella aquellas caricias que tanto necesitan los hijos
para ser agradecidos en lo sucesivo. También derramé algunas lágrimas
por el buen canónigo, acordándome del cuidado que había tenido de mi
educación. A la verdad, no duró mucho mi pesadumbre, que muy presto
quedó reducida a una tierna memoria que siempre he conservado de mis
parientes.


                              CAPITULO IX

  Cómo y con quién casó el conde-duque a su hija única, y los
  sinsabores que produjo este matrimonio.


Poco después del regreso del hijo de la Coscolina vi al conde-duque por
espacio de unos ocho días muy parado y pensativo. Me persuadí de que
estaba meditando alguna grande empresa de política; pero presto llegué
a saber que lo que le tenía tan suspenso era un asunto doméstico. «Gil
Blas--me dijo una tarde--, quizá habrás reparado que hace días ando
pensativo. Así es, hijo mío; no puedo negar que enteramente me ocupa un
negocio del cual depende el sosiego de mi alma, y voy a confiártelo.
Mi hija doña María--continuó--se halla ya en edad de tomar estado,
y son muchos los pretendientes que aspiran a su mano. El conde de
Niebla, primogénito del duque de Medinasidonia, cabeza de la Casa de
Guzmán, y don Luis de Haro, hijo y heredero del marqués del Carpio y de
mi hermana mayor, son los dos concurrentes que parecen más dignos de
merecer la preferencia. Sobre todo el mérito del último es tan superior
al de sus competidores, que toda la corte está persuadida de que será
el que preferiré para yerno. Con todo eso, sin pararme en explicarte
los motivos que tengo para desechar a ambos, te diré que he puesto
los ojos en don Ramiro Núñez de Guzmán, marqués de Toral, cabeza de
la Casa de los Guzmanes de Abrados. A este señor y a los hijos que
nacieren de mi hija quiero dejar todos mis bienes, vincularlos al
título de conde de Olivares, y anejar a él la grandeza; de suerte que
mis nietos y sus descendientes que vinieren de la rama de Abrados y de
la de Olivares pasarán por primogénitos de la Casa de Guzmán. Dime,
Santillana--añadió--: ¿apruebas este proyecto?» «Señor--le respondí--,
es propio de la capacidad y talento que lo ha formado; lo único que
recelo es que el duque de Medinasidonia podrá quejarse de él.» «Quéjese
cuanto quiera--respondió--; nada me importa. No tengo inclinación a su
rama, que ha usurpado a la de Abrados el derecho de primogenitura y
los títulos anexos a ella. Menos impresión me harán sus quejas que el
sentimiento que tendrá mi hermana la marquesa del Carpio al ver que su
hijo pierde el enlace con mi hija. Pero sobre todo yo quiero hacer mi
gusto, y don Ramiro será preferido a todos sus rivales; así lo tengo
determinado.»

Habiendo el conde-duque tomado esta resolución, no pasó, sin embargo,
a ejecutarla sin afianzarla primero con un golpe diestro de política.
Presentó un memorial al rey y a la reina suplicando a sus majestades
se dignasen disponer de la mano de su hija doña María, exponiéndoles
las cualidades de los señores que la pretendían y remitiéndose
enteramente a la elección de sus majestades, bien que, hablando del
marqués de Toral, no se dejaba de conocer su particular inclinación a
este partido. En virtud de esto, el rey, que deseaba mucho complacer a
su ministro, le dió por escrito la respuesta siguiente: _Juzgo a don
Ramiro Núñez digno de doña María. Sin embargo, elige por ti mismo; el
partido que más te convenga será el que a mí más me agrade._--EL REY.

Manifestó el ministro esta respuesta con cierta afectación, y fingiendo
entenderla como una orden del soberano, se dió prisa a casar a su
hija con el marqués de Toral, resolución de que se resintió vivamente
la marquesa del Carpio, como todos los Guzmanes, que estaban muy
satisfechos con la esperanza del enlace con doña María. En medio de
esto, unos y otros, cuando vieron que no podían impedir el casamiento,
aparentaron celebrarle con las mayores demostraciones de alegría.
Parecía que toda la familia estaba fuera de sí de contento; pero tardó
poco en verse vengado su disgusto del modo más cruel y doloroso para
el conde. A los diez meses dió a luz doña María una niña, que murió al
nacer, y poco después la misma madre fué víctima de su sobreparto.

¡Qué pérdida para un padre idólatra (por decirlo así) de su hija,
y más viendo con esto desvanecido su proyecto de quitar el derecho
de progenitura a la rama de Medinasidonia! Esto le afligió tan
profundamente, que se encerró por algunos días sin que le viese nadie
sino yo, que, conformándome a su excesivo sentimiento, me mostraba
tan apesadumbrado como él. Forzoso es decir la verdad: yo aproveché
esta coyuntura para derramar nuevas lágrimas en memoria de Antonia. La
semejanza que había entre su muerte y la de la marquesa de Toral volvió
a abrir una herida mal cicatrizada, causándome tanto sentimiento, que
el ministro, a pesar de lo abatido que le tenía su propia pena, no
pudo menos de advertir la mía. Admiróle verme tomar tan activa parte
en sus amarguras. «Gil Blas--me dijo un día que le parecí abismado en
una profunda tristeza--, es un consuelo muy dulce para mí el tener un
confidente tan sensible a mis angustias.» «¡Ah señor!--le respondí,
vendiéndole por fineza mi quebranto--. Sería yo el hombre más ingrato
y mi corazón el más duro si no las sintiera tan vivamente. Pues qué,
¿podría vuestra excelencia llorar la muerte de una hija de tanto mérito
y a quien amaba tan tiernamente, sin que yo mezclase mis lágrimas con
las suyas? No, señor; me tiene vuestra excelencia demasiado colmado de
beneficios para que yo pueda dejar en toda mi vida de tomar parte en
sus satisfacciones y en sus pesadumbres.»


                              CAPITULO X

  Encuentra Gil Blas casualmente al poeta Núñez; refiérele éste
  que se representa una tragedia suya en el teatro del Príncipe;
  desgraciado éxito que tuvo, y efecto favorable que le produjo esta
  desgracia.


Comenzaba el ministro a consolarse, y, por consiguiente, también yo
a recobrar mi buen humor, cuando salí una tarde a pasearme solo en
coche. En el camino encontré al poeta asturiano, a quien no había visto
después de su salida del hospital. Advertí que estaba decentemente
vestido. Llaméle, hícele entrar en el coche y fuimos juntos a pasear en
el prado de San Jerónimo.

«Señor Núñez--le dije--, ha sido fortuna mía haberos encontrado por
casualidad; a no ser así, nunca lograría el gusto de...» «¡Déjate
de reconvenciones, Santillana!--interrumpió con precipitación--.
Confieso de buena fe que de propósito no quise ir a visitarte, y te
voy a decir el motivo. Tú me prometiste un buen empleo, con tal que
renunciase a la poesía, y yo he encontrado otro más sólido con la
condición de hacer versos; he aceptado este último por ser más conforme
a mi genio. Un amigo mío me ha colocado en casa de don Beltrán Gómez
del Ribero, tesorero de las galeras del rey. Este don Beltrán quería
mantener a sus expensas un buen ingenio, y habiéndole parecido muy
sublime mi versificación, me ha preferido a cinco o seis autores que se
presentaron para ocupar la plaza de secretario de su ramo.»

«Me alegro infinito de eso, querido Fabricio--le dije--, porque ese
don Beltrán verosímilmente será muy rico.» «¡Cómo rico!--me replicó
Fabricio--. Dicen que ni aun él mismo sabe lo que tiene. Pero, como
quiera que sea, he aquí en qué consiste el empleo que desempeño en
su casa. Como se precia de cortejante y quiere pasar por hombre de
ingenio, se vale de mi pluma para componer billetes llenos de sal y
de gracia, dirigidos a muchas damas muy vivarachas con quienes tiene
frecuente correspondencia. En su nombre escribo a una en verso, a otra
en prosa, y algunas veces yo mismo soy el portador de los billetes,
para hacer ver mis muchos talentos.»

«Pero tú no me enteras--le dije--de lo que más deseo saber. ¿Te
pagan bien tus epigramas epistolares?» «Con mucha liberalidad--me
respondió--. No todos los ricos son espléndidos, pues algunos conozco
que son muy tacaños; pero don Beltrán se porta conmigo generosamente.
Además de los doscientos doblones de sueldo que me tiene señalados,
me da de tiempo en tiempo algunas pequeñas gratificaciones, lo
cual me pone en estado de hacer el papel de señor y de pasar el
tiempo alegremente con algunos autores tan enemigos como yo de la
melancolía.» «En suma--le repliqué yo--: ¿es tu tesorero hombre de
tanto gusto que conozca las bellezas de una obra y note sus defectos?»
«¡Oh! Tanto como eso, no--me respondió Núñez--. Aunque tiene una
verbosidad que deslumbra, no es inteligente. Sin embargo, se cree
otra _Tarpa_; decide resueltamente, y sostiene su opinión con tanta
altanería y tenacidad, que las más de las veces, cuando disputa, todos
se ven obligados a ceder para evitar una granizada de expresiones
descorteses que acostumbra a descargar sobre los que le contradicen.
De aquí puedes inferir que pongo el mayor cuidado en no oponerme
jamás a lo que dice, por más razón que muchas veces me asista para
ello; porque, además de los epítetos poco gustosos que oiría de su
boca, es seguro que me echaría a la calle. Apruebo, pues--continuó--,
todo lo que él alaba, y repruebo todo cuanto le disgusta. Por esta
condescendencia, que en la realidad poco o nada me cuesta, pues
fácilmente me acomodo al carácter y genio de las personas que me pueden
servir, me he hecho dueño de la estimación y voluntad de mi patrono.
Empeñóme en componer una tragedia, cuya idea me sugirió él mismo.
Compúsela a vista suya; si sale bien, deberé toda mi gloria a las
lecciones que él me ha dado.»

Preguntéle el título de la tragedia, y me respondió: «Intitúlase _El
conde de Saldaña_, la cual se representará en el corral del Príncipe
dentro de tres días.» «Deseo mucho--le repliqué--, que logre todo el
aplauso y concepto que tu ingenio me hace esperar.» «Yo también lo
espero--me dijo él--; verdad es que no hay esperanzas más falibles que
éstas, por estar tan inciertos los autores del éxito que tendrán sus
obras en las tablas.»

Llegó, en fin, el día de la primera representación. Yo no asistí a
ella por haberme dado el ministro cierto encargo que me lo estorbó,
y lo más que pude hacer fué enviar a Escipión para que a lo menos me
informase del éxito de una pieza en que me interesaba. Después de
haberle estado esperando con impaciencia, le vi entrar con un semblante
que me dió mala espina y no me dejó presagiar cosa buena. «Y bien--le
pregunté--: ¿cómo ha recibido el público a _El conde de Saldaña_?»
«Malísimamente--me respondió--. En mi vida he visto comedia tratada
con mayor ignominia. Me he salido indignado de la insolencia del
patio.» «No estoy yo menos indignado--le interrumpí--contra la manía
que Núñez tiene de componer piezas dramáticas. ¿No debe haber perdido
el juicio para preferir los ignominiosos silbidos del populacho al
decoroso estado en que pude colocarle?» Así me desahogaba yo echando
pestes contra el poeta de Asturias por la inclinación que le tenía,
afligiéndome de la desgracia de su drama, mientras él estaba tan
satisfecho de su obra.

Efectivamente; dos días después le vi entrar en mi cuarto que no cabía
en sí de gozo. «Santillana--exclamó alborozado luego que me vió--,
vengo a darte parte de mi suma felicidad. La composición de una mala
tragedia ha causado mi fortuna. Ya sabrás lo mal que fué recibido mi
pobre _Conde de Saldaña_; todos los espectadores se amotinaron contra
él; pero este desenfreno universal fué justamente el que aseguró mi
dicha para toda vida.»

Quedé aturdido al oír hablar de este modo al poeta Núñez. «¿Cómo así,
Fabricio?--le pregunté pasmado--. ¿Es posible que el alto desprecio
con que fué tratada tu tragedia sea puntualmente el motivo de tu
desmesurada alegría?» «Así es, ni más ni menos--me respondió--. Ya
te dije la mucha parte que don Beltrán tuvo en su composición; por
lo mismo, la calificó de una obra a todas luces excelente. Picado en
extremo de que el público hubiera sido de un sentir tan contrario
al suyo, me dijo esta mañana: «Núñez, _Victrix causa diis placuit,
sed victa Catoni_; si tu tragedia pareció tan mal a las gentes, a mí
me gustó mucho, y esto te debe bastar. Y para que te consueles del
dolor que naturalmente te causará la injusticia y el mal gusto del
siglo presente, desde ahora te señalo dos mil escudos de renta anual
y vitalicia sobre todos mis bienes. Vamos desde aquí a casa de mi
escribano a otorgar la escritura.» Con efecto, partimos inmediatamente.
El tesorero firmó la escritura de donación, y me ha pagado el primer
año anticipado.»

Di mil parabienes a Fabricio por el desgraciado éxito de su _Conde
de Saldaña_, que había redundado en provecho del autor. «Tienes
razón--prosiguió él--en cumplimentarme por una cosa tan extraña.
¡Dichoso yo una y mil veces de haber sido silbado! Si el público, más
benévolo, me hubiera honrado con sus aplausos, ¿qué fruto hubiera
sacado de ellos? Ninguno, o a lo sumo algunos reales que de nada me
servirían; pero los silbidos en un instante me han puesto en estado de
pasar cómodamente el resto de mis días.»


                              CAPITULO XI

  Consigue Santillana un empleo para Escipión, el cual se embarca
  para Nueva España.


No miró mi secretario sin alguna envidia la impensada fortuna del poeta
Núñez, de manera que en toda una semana no cesó de hablarme de ella.
«Admirado estoy--me decía--de los caprichos de la Fortuna, la cual
muchas veces parece que se deleita en colmar de bienes a un detestable
autor mientras abandona a los mejores en manos de la miseria. ¡Cuánto
celebraría yo que un día se le antojase hacerme rico de la noche a
la mañana!» «Eso--le dije--podrá quizá suceder más presto de lo que
piensas. Tú estás ahora en el templo de esa deidad, porque, si no me
engaño mucho, la casa de un primer ministro se puede muy bien llamar
_el templo de la Fortuna_, donde de repente se ven elevados y opulentos
los que logran su favor.» «Decís, señor, mucha verdad--me respondió--;
pero es menester tener paciencia para esperarle.» «Vuélvote a
decir--le repliqué--que te sosiegues. ¿Quién sabe si quizá a estas
horas se te está preparando alguna buena comisión?» Con efecto, pocos
días después se me presentó ocasión de emplearle útilmente en servicio
del conde-duque y no la dejé escapar.

Hallábame una mañana en conversación con don Ramón Caporis, mayordomo
del primer ministro, y era el asunto sobre las rentas de su excelencia.
«Mi señor--decía él--goza de varias encomiendas en todas las Ordenes
militares, que le reditúan cada año cuarenta mil escudos, sin más
obligación que la de llevar la cruz de Alcántara. Fuera de eso, los
tres empleos de gentilhombre de cámara, caballerizo mayor y gran
canciller de Indias le producen doscientos mil escudos. Pero todo
esto es nada en comparación de los inmensos caudales que saca de las
Indias. ¿Sabe usted cómo? Cuando los buques del rey salen de Sevilla o
de Lisboa para aquellos países, hace embarcar en ellos vino, aceite y
todo el trigo que le produce su condado de Olivares, sin que le cueste
un maravedí la conducción. En Indias se venden estos géneros a precio
cuatro veces mayor del que valen en España. Con el dinero que gana en
esta venta compra especiería, colores y otras drogas que en el Nuevo
Mundo están casi de balde y en Europa se venden a subido precio. Este
es un tráfico que le vale muchos millones, sin el menor perjuicio del
Erario. Y no extrañará usted--continuó--que las personas empleadas en
hacer este comercio vuelvan todas cargadas de riquezas, porque su
excelencia lleva a bien que, haciendo su negocio, hagan también ellas
el suyo.»

El hijo de Coscolina, que escuchaba nuestra conversación, no pudo
oír hablar así a don Ramón sin interrumpirle. «¡Pardiez, señor
Caporis--exclamó--, que yo de buena gana sería uno de esos empleados, y
más que ha muchos años tengo grandes deseos de ver a Méjico!» «Presto
satisfaría yo tu curiosidad--le dijo el mayordomo--si el señor de
Santillana no se opusiera a tus deseos. Aunque soy algo delicado en
la elección de los sujetos que envío a las Indias para hacer este
tráfico, porque al fin yo soy el que los nombro, desde luego te
sentaría ciegamente en mi registro con tal que lo consintiese tu amo.»
«Mucha satisfacción tendría--dije a don Ramón--en que usted me diese
esta prueba de amistad. Escipión es un mozo a quien estimo, y además
de eso es muy capaz, y tan puntual en todo lo que se pone a su cargo,
que espero no dará el menor motivo de disgusto; respondo por él como
pudiera responder por mí mismo.» «Siendo así--replicó Caporis--, desde
luego puede marchar a Sevilla, de donde dentro de un mes se harán a
la vela los navíos que han de pasar a Indias. Llevará una carta mía
para cierto sujeto que le instruirá bien en todo lo que debe hacer
para utilizar mucho sin el menor perjuicio de los intereses de su
excelencia, que siempre deben ser muy sagrados para él.»

Alegrísimo Escipión con el nuevo empleo, dispuso su viaje a Sevilla,
con mil escudos que le di para que comprase en Andalucía vino y aceite
y pudiese así traficar por su cuenta en las Indias. Mas, sin embargo de
las esperanzas que llevaba de mejorar de fortuna en el viaje, no pudo
separarse de mí sin lágrimas ni yo privarme de él con ojos enjutos.


                             CAPITULO XII

  Llega a Madrid don Alfonso de Leiva; motivo de su viaje; grave
  aflicción de Gil Blas y alegría que la siguió.


Apenas se había ausentado Escipión, cuando un paje del ministro entró
en mi cuarto y me entregó un billete que contenía estas palabras: «Si
el señor de Santillana quisiese tomarse la molestia de ir al mesón de
San Gabriel, en la calle de Toledo, verá en él a uno de sus mayores
amigos.» «¿Quién podrá ser este amigo?--decía entre mí mismo--. ¿Y por
qué razón me ocultará su nombre? Tal vez quiere sazonarme el gusto de
verle con el sainete de la sorpresa.»

Salí al instante de casa, me encaminé a la calle de Toledo, llegué al
sitio señalado y me quedé no poco suspenso de encontrar a don Alfonso
de Leiva. «¡Qué es lo que veo!--exclamé--. ¡Vuestra señoría aquí,
señor!» «Sí, mi querido Gil Blas--me respondió teniéndome estrechamente
abrazado--. El mismo don Alfonso en persona es el que tienes a la
vista.» «Pero ¿qué negocio le ha traído a vuestra señoría a Madrid?»,
le dije. «Te voy a sorprender--me respondió--y afligirte enterándote de
la causa de mi viaje. Sábete que me han quitado el gobierno de Valencia
y que el primer ministro ha mandado me presente en la corte a dar
cuenta de mi conducta.»

Permanecí un cuarto de hora en un profundo silencio; después, volviendo
a tomar la palabra, «¿De qué se le acusa a usted?», le dije. «Nada
sé--respondió--; pero atribuyo mi desgracia a la visita que hice
tres semanas ha al cardenal duque de Lerma, que hace un mes se halla
confinado en su palacio de Denia.» «¡Oh! En verdad--interrumpí yo--que
vuestra señoría tiene razón en atribuir su desgracia a esta indiscreta
visita; no hay que buscar otra culpa. Y vuestra señoría me permitirá
le diga que se olvidó de consultar su acostumbrada prudencia cuando
fué a ver a un ministro desgraciado.» «El yerro ya se cometió--me dijo
él--, y he tomado voluntariamente mi determinación. Me retiraré con mi
familia a la quinta de Leiva, donde pasaré en un profundo sosiego el
resto de mis días. Lo único que ahora me aflige--añadió--es el verme
obligado a presentarme a un ministro orgulloso y dominante, que quizá
me recibirá con poco agrado, cosa intolerable para quien nació con
alguna honra. A pesar de que esto es una necesidad, he querido hablarte
antes de someterme a ella.» «Señor--le dije--, no se presente vuestra
señoría al ministro sin que yo sepa antes de lo que se le acusa,
pues el mal no es irreparable. Sea lo que fuere, vuestra señoría se
servirá llevar a bien que yo dé en el asunto todos aquellos pasos que
exigen de mí la gratitud y el afecto.» Diciendo esto, le dejé en el
mesón, asegurándole que dentro de poco nos volveríamos a ver. Como yo
no intervenía ya en ningún negocio de Estado desde las dos Memorias
de que he hecho tan elocuente mención, fuí a buscar a Carnero para
preguntarle si era verdad que a don Alfonso de Leiva se le había
quitado el gobierno de la ciudad de Valencia. Respondióme que sí, pero
que ignoraba la causa de ello. Con esto resolví sin vacilar acudir al
mismo ministro para saber de su propia boca los motivos que podía tener
para estar quejoso del hijo de don César.

Estaba yo tan penetrado de dolor por este fatal acontecimiento, que no
tuve necesidad de aparentar tristeza para parecer afligido a los ojos
del conde. «¿Qué tienes, Santillana?--me preguntó luego que me vió--.
Descubro en tu semblante señales de pesadumbre, y aun veo que las
lágrimas están prontas a correr de tus ojos. ¿Te ha ofendido alguno?
¡Habla, y pronto quedarás vengado!» «Señor--le respondí llorando--,
aun cuando quisiera disimular mi pena, no podría, porque casi llega a
términos de desesperación. Acaban de asegurarme que ya no es gobernador
de Valencia don Alfonso de Leiva, y no podían darme noticia que me
fuera más sensible.» «¿Qué me dices, Gil Blas?--repuso el ministro
admirado--. ¿Pues qué tienes tú con don Alfonso ni con su gobierno?»
Entonces le hice una puntual relación de todas las obligaciones que
debía a los señores de Leiva, y después le conté cómo y cuándo había yo
obtenido del duque de Lerma para el hijo de don César el gobierno de
que se trataba.

Después que su excelencia me oyó con una atención llena de bondad
hacia mí, me dijo: «Enjuga tus lágrimas, amigo mío. Además de que yo
ignoraba lo que me acabas de contar, te confesaré que miraba a don
Alfonso como hechura del cardenal de Lerma. Ponte en mi lugar. La
visita que hizo a este purpurado, ¿no te le hubiera hecho sospechoso?
Quiero, no obstante, creer que, habiéndosele conferido su empleo por
aquel ministro, puede haber dado este paso por un mero impulso de
agradecimiento. Siento haber separado de su empleo a un hombre que te
le debía a ti; pero si deshice lo que habías hecho tú, puedo repararlo,
y aun quiero hacer por ti lo que no hizo el duque de Lerma. Don Alfonso
de Leiva, tu amigo, no era más que gobernador de la ciudad de Valencia,
pero yo le hago virrey del reino de Aragón. Te doy licencia para que
le comuniques esta noticia, y puedes decirle que venga a prestar
juramento.» Cuando oí estas palabras, pasé del extremo de la aflicción
a un exceso de alegría que me enajenó, en términos que lo conoció su
excelencia en el modo de manifestarle mi agradecimiento; mas no le
desagradó el desconcierto de mis palabras, y como le había enterado de
que don Alfonso estaba en Madrid, me dijo que podía yo presentársele en
aquel mismo día. Fuí volando al mesón de San Gabriel, en donde colmé
de gozo al hijo de don César anunciándole su nuevo empleo. No podía
creer lo que yo le decía, porque tenía dificultad en persuadirse de
que, por más amistad que me tuviera el primer ministro, fuera capaz de
dar virreinatos por mi influjo. Condújele a casa del conde-duque, que
le recibió muy afablemente y le dijo que se había comportado tan bien
en su gobierno de la ciudad de Valencia que, contemplándole el rey
apto para desempeñar un empleo más elevado, le había nombrado para el
virreinato de Aragón. «Por otra parte--añadió--, esta dignidad no es
superior a la categoría de vuestro nacimiento, y la nobleza aragonesa
no podría quejarse de la elección de la Corte.» Su excelencia no me
tomó en boca y el público ignoró la parte que yo había tenido en aquel
negocio, lo que puso a cubierto a don Alfonso y al ministro de las
habladurías del público sobre el nombramiento de un virrey que era
hechura mía.

Luego que el hijo de don César estuvo seguro de su promoción, despachó
un propio a Valencia para noticiarla a su padre y a Serafina, que al
momento pasaron a Madrid, y su primera diligencia fué visitarme y
colmarme de demostraciones de vivo agradecimiento. ¡Qué espectáculo
tan tierno y glorioso fué para mí ver a las tres personas que más
amaba en el mundo abrazarme a competencia! Tan agradecidos a mi
amor como al esplendor que el virreinato iba a añadir a su casa, no
hallaban palabras con qué manifestar su reconocimiento. Me hablaban
como si trataran con igual suyo, pareciendo haber olvidado que habían
sido mis amos; todo les parecía poco para darme pruebas de amistad.
Para suprimir circunstancias inútiles, don Alfonso, después de haber
recibido el real despacho, dado gracias al rey y al ministro y prestado
el juramento acostumbrado, marchó de Madrid con su familia para ir a
establecer su residencia en Zaragoza. Hizo allí su entrada pública
con la mayor magnificencia, y los aragoneses acreditaron con sus
aclamaciones que yo les había dado un virrey que les era muy acepto.


                             CAPITULO XIII

  Encuentra Gil Blas en palacio a don Gastón de Cogollos y a don
  Andrés de Tordesillas; adónde fueron todos tres; fin de la
  historia de don Gastón y doña Elena de Galisteo; qué servicio hizo
  Santillana a Tordesillas.


Estaba yo loco de contento por haber transformado tan felizmente en
virrey a un gobernador depuesto. Los mismos señores de Leiva no estaban
tan alegres como yo. Presto se me ofreció otra ocasión de emplear mi
valimiento a favor de un amigo, lo que creo conveniente contar, para
hacer ver a mis lectores que ya no era yo aquel mismo Gil Blas que en
el Ministerio anterior vendía las mercedes de la Corte.

Hallándome un día en la antecámara del rey hablando con algunos señores
que no se desdeñaban de admitirme a su conversación sabiendo que
me quería el primer ministro, vi entre la multitud a don Gastón de
Cogollos, aquel reo de Estado a quien había dejado en el alcázar de
Segovia, que estaba con el alcaide del mismo alcázar, don Andrés de
Tordesillas. Separéme gustoso de las personas con quien estaba para ir
a dar un abrazo a estos dos amigos míos. Si ellos se admiraron mucho de
verme allí, yo me admiré más de encontrarme con ellos.

Después de recíprocos abrazos me dijo don Gastón: «Señor de Santillana,
tenemos muchas cosas que decirnos y no estamos en paraje a propósito
para ello; permítame usted que le conduzca a un sitio en donde el señor
de Tordesillas y yo tendremos el gusto de hablar largamente con usted.»
Vine en ello. Abrímonos paso por entre el gentío y salimos de palacio.
Hallamos el coche de don Gastón, que le estaba esperando en la calle,
metímonos en él los tres y fuimos a apearnos en la plaza Mayor, en
donde se hacen las corridas de toros, que allí vivía Cogollos en una
soberbia casa. «Señor Gil Blas--me dijo don Andrés luego que entramos
en una sala alhajada con magnificencia--, paréceme que cuando usted
salió de Segovia había cobrado horror a la corte y que iba resuelto
a alejarse de ella para siempre.» «Ese era en efecto mi designio--le
respondí--, y mientras vivió el difunto rey no mudé de parecer; pero
luego que supe que ocupaba el trono el príncipe su hijo, quise ver
si el nuevo monarca me conocía. Conocióme y tuve la dicha de que me
recibiese benignamente. El mismo me recomendó al primer ministro,
quien me cobró amistad y con el cual estoy en mucho más auge del que
nunca estuve con el duque de Lerma. Esto es, señor don Andrés, todo
lo que tenía que decirle; ahora dígame usted si se mantiene todavía
de alcaide del alcázar de Segovia.» «No por cierto--me respondió--;
el conde-duque puso a otro en mi lugar, creyéndome probablemente
parcial de su predecesor.» «Yo--dijo entonces don Gastón--obtuve mi
libertad por una razón contraria. Apenas supo el primer ministro que
yo estaba en la prisión de Segovia por orden del duque de Lerma,
cuando me mandó poner en libertad. Ahora se trata, señor Gil Blas, de
contaros lo que me sucedió desde que salí del alcázar. Lo primero que
hice--continuó--, después de haber dado mil gracias a don Andrés por
las atenciones que le había debido durante mi arresto, fué venirme a
Madrid. Presentéme al conde-duque de Olivares, el cual me dijo: «No
tema usted que la desgracia que le ha sucedido perjudique en lo más
mínimo a su reputación. Usted se halla plenamente justificado, y estoy
tanto más seguro de su inocencia cuanto que el marqués de Villarreal,
de quien se le sospechaba a usted cómplice, no era culpable. A pesar
de ser portugués, y aun pariente del duque de Braganza, es menos
parcial del duque que del rey mi señor. Por consiguiente, no debe
imputársele a usted como delito su conexión con el marqués, y para
reparar la injusticia que se hizo a usted acusándole de traición, el
rey le hace teniente capitán de su guardia española.» Acepté este
empleo, suplicando a su excelencia me permitiese antes de entrar a
desempeñarle pasar a Coria a ver a mi tía doña Leonor de Lajarilla.
Concedióme el ministro un mes de licencia para el viaje, el que
emprendí acompañado de un solo lacayo. Habíamos pasado ya de Colmenar
y entrado en un camino hondo entre dos colinas, cuando vimos a un
caballero que se estaba defendiendo valerosamente de tres hombres que
le acometían a un tiempo. No me detuve un punto en ir a socorrerle;
fuí volando hacia él y me puse a su lado. Observé cuando me batía que
nuestros enemigos estaban enmascarados y que reñíamos con animosos
combatientes. Sin embargo, a pesar de su vigor y destreza, quedamos
vencedores; atravesé a uno de los tres, que cayó del caballo, y los
otros dos huyeron al momento. Verdad es que la victoria no fué menos
funesta para nosotros que para el desgraciado a quien yo había muerto,
porque, después de la acción, tanto mi compañero como yo nos hallamos
peligrosamente heridos. Pero figúrese usted cuál sería mi sorpresa
cuando conocí que el caballero a quien había socorrido era Cambados,
marido de doña Elena. No quedó él menos admirado al ver que era yo su
defensor. «¡Ah, don Gastón!--exclamó--. Pues qué, ¿sois vos quien venís
a socorrerme? Cuando abrazasteis mi partido con tanta generosidad, sin
duda ignorabais que defendíais a un hombre que os había robado vuestra
dama.» «Es cierto que lo ignoraba--le respondí--; pero aun cuando lo
hubiera sabido, ¿os parece que hubiera titubeado en hacer lo que hice?
¿Me tendréis en tan mal concepto que creáis tengo un alma vil?» «¡No,
no!--respondió--. Tengo mejor opinión de vos, y si muero de las heridas
que acabo de recibir, deseo que las vuestras no os impidan aprovecharos
de mi muerte.» «Cambados--le dije--, aunque no he olvidado todavía a
doña Elena, sabed que no apetezco poseerla a costa de vuestra vida, y
aun me alegro mucho de haber contribuído a salvaros de los golpes de
tres asesinos, pues que en ello hice una acción que agradecerá vuestra
esposa.» Mientras estábamos hablando de este modo, mi lacayo se apeó y,
acercándose al caballero que estaba tendido en el suelo, le quitó la
mascarilla y nos hizo ver unas facciones que luego conoció Cambados.
«Es Caprara--exclamó--, aquel pérfido primo que, en despecho de haber
perdido una rica herencia que injustamente me había disputado, hace
mucho tiempo que pensaba asesinarme, y había, por último, elegido este
día para realizar sus deseos; pero el Cielo ha permitido que él mismo
haya sido la víctima de su atentado.» Entre tanto nuestra sangre corría
en abundancia y por instantes nos íbamos debilitando. Sin embargo,
heridos como estábamos, tuvimos ánimo para llegar hasta el lugar de
Villarejo, que no distaba más que dos tiros de fusil del campo de
batalla. Llegados al primer mesón, llamamos cirujanos, y vino uno que
nos dijeron ser muy hábil. Examinó nuestras heridas y halló que eran
muy peligrosas; hizo la primera cura, y a la mañana siguiente, después
de haber levantado el vendaje, declaró mortales las de don Blas, pero
no las mías, y sus pronósticos no salieron falsos. Viéndose Cambados
desahuciado, sólo pensó en prepararse a morir. Envió un propio a su
mujer para informarla de todo lo sucedido y del triste estado en que
se hallaba. Tardó poco doña Elena en presentarse en Villarejo, adonde
llegó con el espíritu fuertemente agitado por dos causas diferentes:
por el peligro que corría la vida de su marido y por el temor de que
mi vista volviese a encender en su pecho un fuego mal apagado; dos
afectos que la tenían en una terrible conmoción. «Señora--le dijo don
Blas luego que la vió--, aun venís a tiempo para recibir mi última
despedida. Voy a morir y miro mi muerte como un castigo del Cielo por
la falsedad con que os robé a don Gastón. Muy lejos de quejarme de él,
yo mismo os exhorto a que le restituyáis un corazón que le usurpé.»
Doña Elena no le respondió sino con lágrimas, y, a la verdad, ésta era
la mejor respuesta que le podía dar, porque no estaba tan desprendida
de mí que hubiese olvidado el artificio de que se había valido don
Blas para determinarla a serme infiel. Aconteció lo que el cirujano
había pronosticado: que en menos de tres días murió Cambados de sus
heridas, en vez de que las mías anunciaban una pronta curación. La
viuda, ocupada únicamente en el cuidado de que trasladasen a Coria
el cadáver de su esposo para hacerle los honores que ella debía a sus
cenizas, salió de Villarejo para volverse allí, después de haberse
informado como por mera urbanidad del estado en que yo me hallaba.
Seguíla luego que pude, tomando el camino de Coria, donde acabé de
restablecerme. Entonces mi tía doña Leonor y don Jorge de Galisteo
determinaron casarnos a la viuda y a mí antes que la fortuna nos jugase
otra pieza como la pasada. Efectuóse secretamente el matrimonio, en
atención a la reciente muerte de don Blas, y de allí a pocos días volví
a Madrid con doña Elena. Como se había pasado el tiempo de mi licencia,
temí que el ministro hubiese dado a otro la tenencia de guardias que se
me había conferido; pero no había dispuesto de ella, y tuvo la bondad
de admitir la disculpa que le di de mi tardanza. Soy, pues--prosiguió
Cogollos--, primer teniente de la guardia española y estoy muy contento
con mi empleo. He granjeado amigos de trato agradable, con quienes vivo
gustoso.» «Me alegrara poder decir otro tanto--interrumpió aquí don
Andrés--, pues estoy muy lejos de vivir contento con mi suerte. Perdí
el empleo que tenía, el cual me daba de comer, y me veo sin amigos que
puedan ayudarme a adquirir otro sólido.» «Perdone usted, señor don
Andrés--dije yo entonces sonriéndome--, en mí tiene usted un amigo
que puede servirle de algo. Vuelvo, pues, a decir que el conde-duque
me estima aun quizá más de lo que me estimaba el duque de Lerma. ¿Y
se atreve usted a decirme en mi cara que no conoce a nadie que le
pueda proporcionar un empleo sólido? ¿Pues no le hice en otro tiempo
un servicio semejante? Acuérdese usted de que por el valimiento del
arzobispo de Granada logré que se le nombrase a usted para ir a Méjico
a desempeñar un empleo en que hubiera hecho su fortuna si el amor no
le hubiera detenido en la ciudad de Alicante. Pues me hallo en mejor
estado de poder servir a usted actualmente, que estoy al lado del
primer ministro.» «Supuesto eso, me pongo en manos de usted--repuso
Tordesillas--. Pero--añadió sonriéndose también--suplico a usted que no
me haga el favor de enviarme a Nueva España, porque no querría ir allá
aunque me hicieran presidente de la Audiencia de Méjico.»

Al llegar aquí nuestra conversación fué interrumpida por doña Elena,
que entró en la sala, y cuya persona, llena de atractivos, correspondía
a la encantadora idea que me había formado de ella. «Señora--le dijo
Cogollos--, este caballero es el señor de Santillana, de quien os he
hablado varias veces y cuya amable compañía calmó frecuentemente en la
prisión mis pesares.» «Sí, señora--dije a doña Elena--; mi conversación
le agradaba porque siempre era usted el asunto de ella.» La hija de don
Jorge respondió modestamente a mi cumplimiento, después de lo cual me
despedí de ambos esposos, asegurándoles lo mucho que celebraba que el
himeneo hubiese por último coronado sus prolongados amores. Después,
dirigiendo la palabra a Tordesillas, le rogué que me informase de
su habitación, y habiéndolo hecho, le dije: «Don Andrés, de usted no
me despido; espero que antes de ocho días verá usted que yo reúno el
poder a la buena voluntad.» No quedé por embustero; al día siguiente
el conde-duque me proporcionó la ocasión de servir a este alcaide.
«Santillana--me dijo su excelencia--está vacante la plaza de gobernador
de la cárcel real de Valladolid; vale más de trescientos doblones al
año y me dan ganas de dártela.» «No la quiero, señor--le respondí--,
aunque valga diez mil ducados de renta; renuncio a todos los empleos
que no pueda desempeñar sin alejarme de vuestra excelencia.» «Pero
éste--replicó el ministro--puedes desempeñarle muy bien sin necesidad
de salir de Madrid sino para ir de cuando en cuando a Valladolid a
visitar la cárcel.» «Diga vuestra excelencia cuanto guste--repuse
yo--, no acepto ese empleo sino con la condición de que se me
permita renunciarlo a favor de un digno hidalgo llamado don Andrés
de Tordesillas, alcaide que fué del alcázar de Segovia. Me alegraría
hacerle este presente en reconocimiento de los buenos procederes que
usó conmigo durante mi prisión.» Sonrióse el ministro de oírme hablar
así y me dijo: «Por lo que veo, Gil Blas, quieres hacer un gobernador
de la cárcel real del modo que hiciste un virrey. Pues bien, sea así,
amigo mío; desde luego te concedo la plaza vacante para Tordesillas.
Pero dime francamente qué gratificación debe producirte, porque no te
tengo por tan simple que quieras empeñar tu valimiento de balde.»
«Señor--le respondí--, ¿no deben pagarse las deudas? Don Andrés me
proporcionó sin interés todas las comodidades que pudo. ¿No será justo
que yo le corresponda?» «Muy desprendido os habéis hecho, señor de
Santillana--me replicó su excelencia--; me parece que lo erais mucho
menos en el último Ministerio.» «Es verdad--le repuse--, porque el
mal ejemplo estragó mis costumbres. Como entonces todo se vendía, me
conformé con el uso; y como en el día todo se da, he vuelto a recobrar
mi integridad.»

Logré, pues, que se proveyese en don Andrés de Tordesillas el gobierno
de la cárcel real de Valladolid y le hice marchar luego a dicha ciudad,
tan contento con su nuevo empleo como lo quedé yo por haber desempeñado
para con él las obligaciones que le debía.


                             CAPITULO XIV

  Va Santillana a casa del poeta Núñez; qué personas encontró en ella
  y qué conversación tuvieron allí.


Un día, después de comer, se me antojó ir a ver al poeta asturiano,
movido sólo de la curiosidad de saber qué vivienda tenía. Me encaminé
a casa del señor don Beltrán Gómez del Rivero y pregunté en ella
por Núñez. «Ya no vive aquí--me respondió un lacayo que estaba en
la puerta--; vive ahora en aquella casa--añadió mostrándome una que
estaba cerca--y ocupa un cuarto que cae a espaldas de ella.»

Fuíme allá, y después de haber atravesado un patio pequeño entré en
una sala enteramente desalhajada, en donde hallé a mi amigo Fabricio,
sentado todavía a la mesa con cinco o seis amigos suyos a quienes
había convidado aquel día. Estaban al fin de la comida, y, por
consiguiente, metidos en disputa; pero luego que me vieron sucedió un
profundo silencio a la ruidosa conversación. Levantóse apresuradamente
Núñez para recibirme, exclamando: «¡Caballeros, aquí está el señor de
Santillana, que tiene la bondad de honrarme con una de sus visitas!
¡Ayúdenme ustedes a tributar respetuosos obsequios al valido del primer
ministro!» Al oír esto, todos los convidados se levantaron también
para saludarme, y en consideración al título que se me había dado me
hicieron cumplimientos muy reverentes. Aunque yo no tenía necesidad de
beber ni de comer, no me pude excusar de sentarme a la mesa con ellos y
aun de corresponder a un brindis que me dirigieron.

Pareciéndome que mi presencia les impedía continuar hablando
con libertad, «Señores--les dije--, creo haber interrumpido su
conversación; suplico a ustedes continúen, o si no me retiro.» «Estos
señores--dijo entonces Fabricio--estaban hablando de la _Ifigenia_ de
Eurípides. El bachiller Melchor de Villegas, erudito de primer orden,
preguntaba al señor don Jacinto de Romarate qué era lo que más le
interesaba en aquella tragedia.» «Así es--dijo don Jacinto--, y yo le
he respondido que el peligro en que se veía Ifigenia.» «Y yo--dijo el
bachiller--, yo le he replicado, lo que estoy pronto a demostrar, que
no es el peligro lo que forma el verdadero interés de la pieza.» «¿Pues
cuál es?», exclamó el anciano licenciado Gabriel de León. «El viento»,
respondió el bachiller. Todos dieron una carcajada al oír una respuesta
que no creí formal, imaginándome que Melchor no la había dado sino por
alegrar la conversación.

Pero no tenía yo noticia de aquel sabio. Era un hombre que no entendía
de burlas, y así, dijo con grande seriedad: «Rían ustedes cuanto les
diere la gana, que yo siempre sostendré que lo que debe hacer más
impresión en el espectador, lo que debe interesarle y suspenderle más
es el viento. Y si no, figúrense ustedes un numeroso ejército unido
precisamente para ir a sitiar a Troya. Consideren la impaciencia de
capitanes y soldados por emprender y concluir aquel sitio y restituirse
cuanto antes a la Grecia, en donde habían dejado todo lo que más amaban
en este mundo: sus dioses lares, sus mujeres y sus hijos. Levántase de
repente un maldito viento contrario que los detiene en Aulida y los
tiene como clavados en aquel puerto; tanto, que mientras no se mude no
les es posible ir a sitiar la ciudad de Príamo. Pues este viento es
el que forma el interés de la tragedia. Yo me declaro a favor de los
griegos porque apruebo su designio y sólo deseo la partida de su flota,
mirando con indiferencia a Ifigenia en peligro, pues que su muerte es
un medio para obtener de los dioses un viento favorable.»

Cuando Villegas acabó de hablar se renovaron las carcajadas a su
costa. Fingió Núñez apoyar socarronamente aquella ridícula opinión,
sólo por dar más materia de burla a los zumbones, los cuales se
divirtieron diciendo mil graciosas cuchufletas sobre los vientos. Pero
el bachiller, mirándolo a todos con aire flemático y orgulloso, los
trató de ignorantes y gente vulgar. Yo estaba temiendo a cada momento
que se agarrasen y se diesen de mojicones estos botarates, que es el
término ordinario de sus disputas; pero fué vano mi temor, porque todo
se redujo a llenarse recíprocamente de desvergüenzas, y se retiraron
después de haber comido y bebido a discreción.

Luego que se marcharon pregunté a Fabricio por qué no vivía en casa
del tesorero y si acaso había ocurrido alguna desavenencia entre los
dos. «¿Desavenencia?--me respondió--. ¡Dios me libre de ello! Nunca
ha estado en mayor auge mi estimación con don Beltrán. Supliquéle me
permitiese vivir en casa separada y alquilé en ésta el cuarto que ves
para gozar de mayor libertad. Aquí recibo a mis amigos, que me vienen
a ver con frecuencia, y lo paso alegremente con ellos, porque ya
sabes que mi genio no es muy inclinado a dejar grandes riquezas a mis
herederos. Mi mayor gusto es hallarme al presente en estado de tener
todos los días a mi mesa buena compañía sin peligro de arruinarme.»
«Me alegro infinito, querido Núñez--le repliqué--, y no puedo menos
de repetirte mil parabienes por el éxito de tu última tragedia. Las
ochocientas composiciones dramáticas del gran Lope de Vega no le
valieron la cuarta parte de lo que te ha valido a ti tu _Conde de
Saldaña_.»



                            LIBRO DUODECIMO


                           CAPITULO PRIMERO

  Envía el ministro a Toledo a Gil Blas; motivo y éxito de su viaje.


Hacía ya cerca de un mes que su excelencia me repetía todos los días:
«Santillana, va llegando el tiempo en que quiero emplear tu talento y
destreza.» Pero este tiempo nunca acababa de venir. Llegó por fin, y su
excelencia me habló en estos términos: «Se dice que hay en la compañía
de cómicos de Toledo una actriz muy celebrada por su amabilidad; se
asegura que baila y canta divinamente, que arrebata a los espectadores
cuando representa, y se añade también que es muy hermosa. Una persona
tan recomendable es digna de venir a representar en la Corte. Al rey
le gustan las comedias, la música y el baile y no le desagrada la
hermosura. No me parece razón que su majestad carezca del placer de
ver y oír a una mujer de tanto mérito. Por esto he resuelto enviarte a
Toledo, para que juzgues por ti mismo si esa actriz es tan peregrina;
yo me atendré desde luego a la impresión que cause en ti y me fío
enteramente de tu discernimiento.»

Respondí a su excelencia que esperaba dar buena cuenta de aquella
comisión, y desde luego emprendí mi viaje, acompañado de un lacayo,
a quien hice dejar la librea del ministro para desempeñar mi encargo
con mayor secreto; precaución que agradó a su excelencia. Tomé,
pues, el camino de Toledo, en donde me apeé en un mesón inmediato al
alcázar. No bien me había apeado, cuando el mesonero, teniéndome sin
duda por algún caballero de las cercanías, me dijo: «Naturalmente,
vendrá vuestra señoría a ver la augusta ceremonia del auto de fe
que se celebra mañana en Toledo.» Yo, que nada sabía de tal auto,
le respondí inmediatamente que sí, para ocultar mejor mi designio y
cortarle la gana de preguntarme más sobre el fin que me llevaba a
aquella ciudad. «Verá vuestra señoría--prosiguió él--una de las más
excelentes procesiones que jamás se han visto, pues hay, según se dice,
más de cien penitenciados, entre los cuales pasan de diez los que han
de ser quemados.» Con efecto; el día siguiente antes de salir el sol
oí tocar todas las campanas de la ciudad en señal de que iba a darse
principio al auto de fe. Con la curiosidad de ver esta ceremonia, me
vestí aceleradamente y me encaminé hacia la Inquisición. Había allí
cerca, y de trecho en trecho por donde había de pasar la procesión,
tablados altos, en uno de los cuales me coloqué por mi dinero. Iban
primero los padres dominicos, precedidos del estandarte de la fe o
pendón del Santo Tribunal. Tras de dichos religiosos venían los reos
con sus capotillos o especie de escapularios de tela amarilla, formada
en ellos por la parte anterior y posterior el aspa de San Andrés, de
tela roja llamada sambenito, y todos con corozas en la cabeza, con
llamas pintadas las de los condenados a la hoguera y sin ellas las de
los otros de menor pena.

Miraba yo a todos aquellos infelices con la compasión que no se puede
negar a la humanidad, cuando creí descubrir entre los encorozados sin
llamas al reverendo padre Hilario y a su compañero el hermano Ambrosio.
Pasaron tan cerca de mí, que no pude equivocarme. «¡Qué es lo que estoy
viendo!--dije entre mí mismo--. ¡El Cielo, cansado de los excesos de
estos dos malvados, los ha entregado a la justicia de la Inquisición!»
Hablando conmigo de esta suerte, me sentí aterrorizado, se apoderó de
mí un temblor universal, y mi ánimo se turbó en términos que temí caer
desmayado. Las relaciones que yo había tenido con aquellos bribones, la
aventura de Chelva, y, en fin, todo lo que habíamos hecho juntos acudió
en aquel momento a representarse a mi imaginación, y creí que no podía
dar suficientes gracias a Dios de haberme preservado del sambenito y de
la coroza.

Acabada la ceremonia, me restituía al mesón temblando por el terrible
espectáculo que acababa de ver; pero las tristes ideas de que
tenía lleno el ánimo se disiparon insensiblemente, y sólo pensé
en desempeñar con acierto la comisión que me había encargado mi
amo. Esperé con impaciencia la hora de la comedia para ir a ella,
pareciéndome que éste era el primer paso que debía dar. Llegada
que fué, me dirigí al teatro, donde casualmente me senté junto
a un caballero del hábito de Alcántara, con quien entablé luego
conversación, y le dije si daba licencia a un forastero para hacerle
una pregunta. «Caballero--me respondió muy atentamente--, usted me
honrará en ello.» «He oído ponderar--proseguí--a los cómicos de Toledo.
¿Me habrán engañado?» «No--me respondió el caballero--; la compañía
no es mala, y, a la verdad, hay en ella dos papeles excelentes. Entre
otros, oirá usted a la bella Lucrecia, actriz de catorce años, que
le pasmará. No será menester que yo se la muestre a usted cuando se
deje ver en la escena, porque la distinguirá fácilmente.» Volvíle
a preguntar si representaría aquella tarde; me respondió que sí, y
aun que tenía un papel de mucho lucimiento en la pieza que se iba a
representar.

Principió la comedia, y aparecieron en la escena dos actrices que nada
habían omitido de cuanto pudiera contribuir a hacerlas encantadoras;
pero a pesar del brillo de sus diamantes, ni una ni otra me parecieron
ser la que yo esperaba. En fin, dejóse ver Lucrecia en el fondo del
teatro, y su aproximación a la escena fué anunciada con un palmoteo
general. «¡Ah, ésta es!--dije para mí--. ¡Qué aire tan noble! ¡Qué
talle! ¡Qué hermosos ojos! ¡Qué salada criatura!» Con efecto; me llenó
completamente, o por mejor decir, su persona me dejó absorto. Desde
los primeros versos que recitó conocí que tenía naturalidad, fuego,
maestría superior a su edad, y reuní voluntariamente mis aplausos a
los universales que le tributó el concurso en todo el tiempo que duró
la representación. «Y bien--me dijo entonces el caballero--; ya ve
usted la justicia que hace el público a Lucrecia.» «No me admiro»,
le respondí. «Pues menos se admiraría usted--me replicó--si la oyera
cantar; es verdaderamente una sirena. ¡Pobres de aquellos que la oyen,
si no se precaven tapándose los oídos para no quedar encantados! No
es menos temible cuando baila. Sus pasos son tan peligrosos como su
voz: hechizan los ojos y cautivan el corazón.» «Según eso--exclamé
yo entonces--, será preciso confesar que esta niña es un portento.
¿Y quién es el mortal venturoso que tiene la dicha de arruinarse por
una criatura tan preciosa?» «No tiene ningún amante, que se sepa--me
dijo--, y aun la murmuración no le atribuye ninguna amistad secreta. No
obstante--añadió--, acaso pudiera tenerla, porque Lucrecia está bajo la
vigilancia de su tía Estela, que sin disputa es la más astuta de todas
las cómicas.»

Al oír el nombre de Estela pregunté con precipitación al tal caballero
si aquella Estela era actriz de la compañía de Toledo. «Y de las
mejores--me replicó--. Hoy no ha representado, y en verdad que no hemos
perdido poco. Por lo común hace el papel de graciosa, y verdaderamente
lo desempeña que es un primor. ¡Qué expresión da a sus papeles! Tal
vez les añade algo de su invención; pero éste es un hermoso defecto
que le hace gracia.» Contóme otras mil maravillas de la tal Estela, y
por el retrato que me hizo de su persona, no dudé fuese Laura, aquella
misma que dejé en Granada y de quien he hablado tanto en mi historia.

Para cerciorarme, me fuí derecho al vestuario concluída la comedia.
Pregunté por la señora Estela, y, volviendo los ojos a todas partes, la
vi sentada al brasero en conversación con algunos señores, que quizá
no la obsequiaban sino porque era tía de Lucrecia. Llegué a saludar a
Laura, y fuese por capricho o por vengarse de mi precipitada fuga de
Granada, fingió no conocerme, y recibió mi saludo con tanta sequedad
que me dejó un poco parado. En lugar de reconvenirle con risa su frío
recibimiento, fuí tan simple que mostré formalizarme, y aun me retiré
incomodado, resuelto en aquel primer impulso de cólera a volverme a
Madrid el día siguiente. «Para vengarme de Laura--decía yo--, no quiero
que su sobrina tenga el honor de representar delante del rey: para
esto no tengo mas que hacer al ministro el retrato que se me antoje de
Lucrecia, y me bastará decirle que baila con poco garbo, que su voz es
áspera, y que toda su gracia consiste en sus pocos años. Estoy seguro
que desde luego se le pasará a su excelencia la gana de hacerla ir a la
Corte.»

Esta era la venganza que pensaba tomar del desaire que Laura me había
hecho; pero duró poco mi resentimiento. La mañana siguiente, cuando
me estaba disponiendo a marchar, entró un lacayuelo en mi cuarto, y
me dijo: «Aquí traigo un billete que tengo que entregar al señor de
Santillana» «Yo soy, hijo mío», le dije, tomándole la carta, que abrí,
y que contenía estas palabras: _Olvida el modo con que te recibí en
el teatro, y ven con el portador adonde él te guíe._ Seguí luego al
lacayuelo, que me llevó a una casa muy decente, no distante del teatro,
y me introdujo en un cuarto alhajado con aseo y buen gusto, donde
encontré a Laura en su tocador.

Se levantó para abrazarme, diciendo: «Señor Gil Blas, conozco que
usted tuvo motivo para salir ayer poco contento del recibimiento que
le hice cuando fué a saludarme en el vestuario; un antiguo amigo tenía
derecho para esperar de mí una acogida más afable. No tengo otra
disculpa sino que me hallaba a la sazón de malísimo humor, por haber
oído ciertos dichos malignos que algunos de los señores cómicos tenían
sobre la conducta de mi sobrina, cuya honra me importa más que la mía.
La precipitada y desabrida retirada de usted me hizo volver al momento
de mi distracción, y en el mismo punto di orden a mi lacayo para que
siguiese a usted y averiguase su posada, con ánimo de reparar hoy mi
falta.» «Ya queda--le dije--enteramente reparada, mi querida Laura;
no hablemos más de eso. Ahora enterémonos mutuamente de lo que nos
ha sucedido desde el malaventurado día en que el temor de un justo
castigo me obligó a salir tan aceleradamente de Granada. Te dejé, si
te acuerdas, metida en un gran embrollo. ¿Cómo saliste de él? ¿No es
verdad que necesitaste de toda tu maestría para apaciguar a tu amante
portugués?» «¡Nada de eso!--respondió Laura--. ¿Pues no sabes que en
semejantes lances los hombres son tan débiles que ellos mismos ahorran
a veces a las mujeres hasta el trabajo de justificarse?

»Sostuve--continuó ella--al marqués de Marialba que eras hermano mío.
Perdone usted, señor de Santillana, que le hable con la familiaridad
que en otro tiempo, porque no puedo desprenderme de las costumbres
añejas. Diréte, pues, que le hablé con desembarazo y entereza. «¿No
conoce usted--le dije al señor portugués--que todo eso es obra de los
celos y de la indignación? Narcisa, mi compañera y rival, colérica de
ver que yo poseo pacíficamente un corazón que ella ha perdido, forjó
todo esto embuste. Cohechó al sotadespabilador del teatro, quien para
apoyar su resentimiento tuvo el descaro de decir que me había visto
en Madrid sirviendo a Arsenia. Nada hay más falso. ¡La viuda de don
Antonio Coello ha tenido siempre pensamientos demasiado nobles para
quererse someter a ser criada de una cómica! Fuera de esto, otra
patente prueba de la falsedad de esta imputación y de la conspiración
de mis acusadores es la precipitada fuga de mi hermano, que si
estuviera presente dejaría sin duda bien confundida la calumnia; pero
Narcisa ciertamente habrá empleado algún nuevo artificio para hacerle
desaparecer.»

»Aunque estas razones--prosiguió Laura--no bastasen para hacer mi
completa apología, el marqués tuvo la bondad de contentarse con ellas;
tanto, que el cándido señor prosiguió amándome hasta el día en que
dejó a Granada para volverse a Portugal. En verdad, su partida fué muy
inmediata a la tuya, y la mujer de Zapata tuvo el consuelo de verme
perder el amante que yo le había quitado. Permanecí todavía después
algunos años en Granada; pero habiéndose introducido en la compañía
disensiones (como frecuentemente sucede entre nosotros), todos los
cómicos se separaron: unos marcharon a Sevilla, otros a Córdoba, y yo
me vine a Toledo, donde estoy hace diez años con mi sobrina Lucrecia, a
quien ayer oíste representar, puesto que estuviste en la comedia.»

No pude dejar de reírme al llegar aquí. Laura me preguntó de qué me
reía. «Pues qué, ¿no lo adivinas?--le respondí--. Tú no tienes hermano
ni hermana; por consiguiente, no puedes ser tía de Lucrecia. Además
de eso, cuando cotejo el tiempo que ha que nos separamos con la edad
que representa Lucrecia, me parece que puede ser algo más estrecho el
parentesco entre vosotras dos.

«Ya le entiendo a usted, señor Gil Blas--replicó algo sonrojada
la viuda de don Antonio Coello--. Como usted tiene tan presentes
los tiempos, no hay medio de engañarle. Ahora bien, amigo mío;
Lucrecia es hija mía y del marqués de Marialba, y el fruto de
nuestro trato, porque no quiero ocultarte más esta verdad.» «¡Vaya,
reina mía--repliqué yo--, que es grande el esfuerzo que haces en
revelarme este secreto, después que me confiaste tus aventuras con
el administrador del hospital de Zamora! Como quiera que sea, yo te
aseguro que Lucrecia es una niña de tanto mérito, que el público jamás
podrá agradecerte como debe el regalo que le hiciste en ella. ¡Ojalá
fueran como ésta todos los que le hacen tus compañeras y amigas!»

Quién sabe si algún lector ladino al llegar aquí se acordará de las
secretas conversaciones que Laura y yo tuvimos en Granada cuando era
secretario del marqués de Marialba, y se le antojará sospechar que
podía yo tener algún derecho para disputar al marqués su paternidad de
Lucrecia; le protesto por mi honor que sería injusta su sospecha.

Di en seguida a Laura cuenta de mis aventuras hasta el estado actual
de mis asuntos. Oyóme con una atención que mostraba bien no serle
indiferente lo que le decía. «Amigo Santillana--me dijo luego que
acabé--, veo que representas un papel brillante en el teatro del
mundo, y no alcanzo a manifestarte lo mucho que me complazco en ello.
Cuando yo lleve a Madrid a Lucrecia para colocarla en la compañía
del Príncipe, me atrevo a lisonjearme de que hallará en el señor de
Santillana un poderoso protector.» «No lo dudes--le respondí--; cuenta
conmigo, que haré admitir a tu hija en la compañía del Príncipe
cuando quieras. Esto puedo prometértelo sin hacer alarde de mi poder.»
«Desde luego te cogería tu palabra--replicó Laura--, y mañana mismo
marcharía a Madrid si no estuviera escriturada en esta compañía.» «Esa
escritura la anula una Real orden--le respondí--. Yo me encargo de
ella, y la recibirás antes de ocho días. Tendré gran placer en robarles
a los toledanos tu Lucrecia; una actriz tan linda ha nacido para los
cortesanos, y nos pertenece de derecho.»

A este tiempo entró Lucrecia en el cuarto. Creí ver a la diosa Hebe:
tanta era su gracia y su lindeza. Acababa de levantarse, y luciendo
su hermosura natural sin los auxilios del arte, presentaba a mi vista
un objeto encantador. «Ven, sobrina mía--le dijo su madre--; ven a
agradecer a este señor la buena voluntad que nos tiene. Es uno de
mis amigos antiguos, que tiene gran valimiento en la corte, y está
empeñado en colocarnos a ambas en la compañía del Príncipe.» De esto
mostró alegría la niña, que me hizo una profunda cortesía, y me dijo
con una sonrisa embelesadora: «Doy a usted muy humildes gracias por
su benévola intención. Pero al quererme separar de un público que me
estima, ¿está usted seguro de que no desagradaré al de Madrid? Tal vez
perderé en el cambio, porque muchas veces he oído decir a mi tía haber
conocido actores muy aplaudidos en una ciudad y silbados en otra, lo
cual me sobresalta. Tema usted exponerme al desprecio de la corte y
exponerse asimismo a sufrir sus reconvenciones.» «Hermosa Lucrecia--le
respondí--, eso es lo que ni uno ni otro debemos temer. Antes bien,
lo único que temo es que usted encienda una guerra civil entre los
grandes, enamorándolos a todos.» «El sobresalto de mi sobrina--me dijo
Laura--me parece mejor fundado que el de usted; pero, bien considerado,
ambos los tengo por vanos. Si Lucrecia no puede llamar la atención
pública por sus atractivos, en recompensa, no es tan mala actriz que
deba ser despreciada.»

Siguió todavía algún tiempo la conversación, y pude advertir, por la
parte que tomó Lucrecia en ella, que era una joven de extraordinario
talento. En seguida me despedí de las dos, asegurándoles que
inmediatamente recibirían orden de la Corte para ir a Madrid.


                              CAPITULO II

  Da Santillana cuenta de su comisión al ministro, quien le encarga
  el cuidado de hacer que venga Lucrecia a Madrid; de la llegada de
  esta actriz, y de su primera representación en la corte.


Cuando volví a Madrid hallé al conde-duque muy impaciente por saber
el resultado de mi viaje. «Gil Blas--me dijo--, ¿has visto a nuestra
comedianta? ¿Merece que se lo haga venir a la corte?» «Señor--le
respondí--, la fama, que pondera comúnmente más de lo justo a las
mujeres hermosas, se queda muy escasa respecto de la joven Lucrecia,
que es una persona admirable, tanto por su hermosura como por sus
habilidades.»

«¿Es posible?--exclamó el ministro con una satisfacción interior que
leí en sus ojos, y que me hizo pensar que me había enviado a Toledo
por su interés personal--. ¿Es posible que Lucrecia sea tan amable
como me dices?» «Cuando vuestra excelencia la vea.--le respondí--,
confesará que no se puede hacer su elogio sin disminuir sus hechizos.»
«Santillana--replicó su excelencia--, hazme una puntual relación de tu
viaje, porque tendré particular gusto en oírla.» Tomando entonces la
palabra para satisfacer a mi amo, le conté hasta la historia de Laura
inclusive. Díjele que esta actriz había tenido a Lucrecia del marqués
de Marialba, señor portugués que, habiéndose detenido en Granada
viajando, se había enamorado de ella. Finalmente, después de haber
hecho a su excelencia una menuda relación de lo que había pasado entre
aquellas comediantas y yo, me dijo: «Me alegro infinito de que Lucrecia
sea hija de un sujeto distinguido; eso me interesa todavía más en su
favor, y es necesario traerla a la corte. Pero continúa--añadió--del
modo que has comenzado, y no me tomes en boca, sino que en todo ha de
sonar únicamente Gil Blas de Santillana.»

Fuí a verme con Carnero, a quien dije que su excelencia quería que él
despachase una orden por la cual el rey admitía en su compañía cómica
a Estela y a Lucrecia, actrices de la de Toledo. «Muy bien, señor de
Santillana--respondió Carnero con una sonrisa maligna--; al momento
será usted servido, porque, según todas las señas, usted se interesa
por esas dos damas.» Al mismo tiempo extendió de propio puño y me
entregó la orden, que sin pérdida de tiempo envié a Estela por el mismo
lacayo que me había acompañado a Toledo. Ocho días después llegaron
a Madrid madre e hija; fueron a hospedarse en una fonda inmediata al
corral del Príncipe, y su primer cuidado fué enviármelo a decir por
medio de un billete. Pasé al punto a la fonda, en donde, después de
mil ofertas por mi parte y de agradecimientos por la suya, las dejé
para que se dispusiesen a su primera salida a las tablas, deseándosela
dichosa y brillante.

Se hicieron anunciar al público como dos actrices nuevas que la
compañía del Príncipe acababa de admitir por orden de la Corte, y
representaron por primera vez una comedia que solían representar en
Toledo con aplauso.

¿En qué parte del mundo deja de gustar la novedad en punto a
espectáculos? Hubo aquel día en el corral de comedias un concurso
extraordinario de espectadores. No necesito decir que no falté a esta
representación. Estuve algo agitado antes que la comedia principiase,
porque, por más confianza que yo tuviera en la habilidad de la madre
y de la hija, temía de su éxito; tanto me interesaba por ellas. Pero
apenas abrieron la boca se desvaneció mi temor con los aplausos que
recibieron. Todos celebraban a Estela como una actriz consumada en
la parte graciosa, y a Lucrecia, como un prodigio para los papeles
amorosos. Esta última arrebató los corazones: unos admiraron la
hermosura de sus ojos, a otros encantó la suavidad de su voz, y
sorprendidos todos de sus gracias y de su juventud florida, salieron
hechizados de su persona.

El conde-duque, que se interesaba más de lo que yo creía en el estreno
de esta actriz, asistió aquella tarde a la comedia, y le vi salir
hacia el fin de la función muy prendado, a lo que me pareció, de
nuestras dos cómicas. Con la curiosidad de saber si había quedado
satisfecho de ellas, le seguí a su casa, y metiéndome en su gabinete,
en donde acababa de entrar, «Y bien, señor excelentísimo--le dije--,
¿le ha gustado a vuestra excelencia la Marialbita?» «Mi excelencia--me
respondió sonriéndose--sería descontentadiza si se negara a unir su
voto con el del público. Sí, hijo mío; estoy encantado de tu Lucrecia,
y no dudo que el rey la vea con placer.»


                             CAPITULO III

  Logra Lucrecia mucha celebridad en la corte; representa delante del
  rey, que se enamora de ella, y resultas de estos amores.


La primera salida al teatro de las dos actrices nuevas llamó luego la
atención en la corte. Hablóse de ellas el día siguiente en el cuarto
del rey. Algunos señores alabaron tanto a Lucrecia y la pintaron tan
hermosa, que el retrato excitó la curiosidad del monarca, el cual
no sólo disimuló la impresión que le había hecho, sino que calló y
aparentó no atender aquella conversación.

Con todo, luego que se vió a solas con el conde-duque le preguntó
quién era cierta actriz que tanto le habían ponderado. El ministro le
respondió que era una joven cómica de Toledo, que había representado
el día anterior por primera vez con mucha aceptación. «Esta
actriz--añadió--se llama Lucrecia, nombre que conviene con mucha
propiedad a las mujeres de su profesión. Conocíala Santillana y me
habló tan bien de ella, que me pareció conveniente recibirla en la
compañía cómica de vuestra majestad.» Sonrióse el rey cuando oyó mi
nombre, recordando quizá en aquel momento de que por mí había conocido
a Catalina y presintiendo acaso que le había de prestar el mismo
servicio en esta ocasión. Como quiera que esto fuese, el rey dijo al
ministro: «Conde, mañana quiero ver representar a esa Lucrecia; ten
cuidado de hacérselo saber.»

Contóme el conde-duque esta conversación que había tenido con el
rey y me mandó ir a casa de las dos comediantas para prevenirlas de
la intención de su majestad. Partí volando, y habiendo encontrado a
Laura la primera, «Vengo--le dije--a daros una gran noticia. Mañana
tendréis entre vuestros espectadores al soberano de la Monarquía; así
me ha mandado el ministro que os lo prevenga. No dudo que tú y tu
hija emplearéis todos vuestros esfuerzos para corresponder al honor
que el monarca quiere haceros. A este fin os aconsejo elijáis una
comedia en que haya baile y música, para que Lucrecia pueda lucir
todas sus habilidades.» «Seguiremos tu consejo--me respondió Laura--,
y haremos lo posible para que su majestad quede contento.» «No podrá
menos de quedarlo--repliqué yo viendo entonces a Lucrecia, que venía
en traje casero, con el cual parecía cien veces más agraciada y linda
que adornada con las más soberbias galas del teatro--. Quedará tanto
más contento su majestad de tu amable sobrina cuanto que ninguna
cosa le divierte más que el baile y oír cantar. ¿Y quién sabe si
acaso no la mirará con buenos ojos tentándole los de Lucrecia?» «No
quisiera--interrumpió Laura--que su majestad tuviese tal tentación,
porque, a pesar de ser un monarca tan poderoso, pudiera hallar
obstáculos en el cumplimiento de sus deseos. Aunque Lucrecia se ha
criado entre bastidores y entre las licencias del teatro, tiene virtud,
y bien que no le desagraden los aplausos en la escena, todavía aprecia
más ser tenida por doncella honrada que por actriz sobresaliente.»

«Tía mía--dijo entonces la Marialbita tomando parte en la
conversación--, ¿a qué fin forjar monstruos imaginarios para
combatirlos? Nunca me veré en el caso de desdeñar los suspiros del
rey porque la delicadeza de su gusto le librará del sonrojo interior
que padecería por haberse abatido hasta poner los ojos en mí.»
«Pero, amable Lucrecia--le dije--, si aconteciera que el rey quisiese
ofrecerte su corazón, ¿serías tan cruel que le dejases suspirar a
tus pies como a otro cualquier amante?» «¿Y por qué no?--respondió
prontamente--. Sin duda que lo haría así, pues, prescindiendo de la
virtud, conozco que mi vanidad se lisonjearía más en resistir a su
pasión que en rendirme a ella.» No me admiró poco oír hablar de esta
manera a una discípula de Laura. Despedíme de las dos, alabando a la
última por haber dado a la otra tan buena educación.

Impaciente el rey por ver a Lucrecia, fué la tarde siguiente al teatro.
Representóse una comedia intermediada de música cantante y baile, en la
cual sobresalió en todas cosas nuestra joven actriz.

Desde el principio hasta el fin no aparté los ojos del monarca, a ver
si podía descubrir por los suyos lo que pasaba en su interior; pero
burló toda mi penetración con un aire de majestuosa gravedad que mostró
constantemente hasta el fin, y así, hasta el día siguiente no supe lo
que tenía tantas ganas de saber. «Santillana--me dijo el ministro--,
vengo del cuarto del rey. Me ha hablado de Lucrecia con tan encarecidas
expresiones, que no dudo ha quedado muy prendado de ella. Y como yo le
tenía dicho que tú eras quien la hiciste venir de Toledo, ha mostrado
deseo de hablar privadamente contigo sobre este particular. Ve al
momento a presentarte a la puerta de su cuarto, donde ya hay orden
de que te dejen entrar. Corre y vuelve al instante a enterarme de esa
conversación.»

Marché al punto al cuarto del rey, a quien encontré solo. Paseábase
a paso largo esperándome y parecía estar pensativo. Hízome muchas
preguntas acerca de Lucrecia, cuya historia me obligó a contarle,
y cuando la acabé me preguntó si aquella joven había tenido alguna
distracción. Habiéndole asegurado resueltamente que no, sin embargo de
conocer lo arriesgadas que suelen ser semejantes aserciones, el monarca
dió muestras de gran placer. «Siendo eso así--repuso--, te elijo
por agente mío para con Lucrecia y quiero que sepa por tu conducto
qué corazón ha conquistado. Ve a decírselo de mi parte--añadió,
entregándome un cofrecito lleno de joyas de valor de más de cincuenta
mil ducados--y dile que le ruego acepte este presente como prenda de
otras pruebas más sólidas de mi afecto.»

Antes de desempeñar esta comisión pasé a ver al conde-duque, a quien
di cuenta fiel de lo que el rey me había dicho. Pensaba yo que aquel
ministro, en lugar de celebrar la noticia la sentiría, porque, como ya
dije, sospechaba yo que tenía sus designios amorosos hacia Lucrecia y
que sabría con sentimiento que su señor era su rival. Pero me engañaba,
porque, lejos de desazonarle la noticia, se alegró tanto de oírla que,
no pudiendo disimular su gozo, dejó escapar algunas expresiones que
yo recogí. «¡Ah rey mío!--exclamó--. ¡Ahora sí que te tengo seguro!
¡Desde este punto van a intimidarte los negocios!» Este apóstrofe me
hizo ver con claridad todo el manejo del conde-duque y conocí que este
señor, temiendo que el monarca quisiera ocuparse en asuntos serios,
procuraba distraerle con las diversiones más análogas a su carácter.
«Santillana--me dijo luego--, no pierdas tiempo. Ve cuanto antes, amigo
mío, a obedecer la importante orden que se te ha dado y de que muchos
cortesanos se gloriarían se les hubiese confiado. Piensa--continuó--que
no tienes aquí al conde de Lemos que te quite la mejor parte del honor
del servicio hecho; tuyo será por entero, y además todo el fruto.»

De este modo me doró su excelencia la píldora, que tragué lo mejor que
pude, mas no sin percibir su amargura, porque después de mi prisión me
había acostumbrado a mirar las cosas desde un punto de vista religioso,
y el empleo de Mercurio en jefe no me parecía tan honorífico como me
decían. No obstante, aunque no era tan vicioso que pudiera ejercitarlo
sin remordimiento, tampoco era tanta mi virtud que tuviese valor para
rehusarlo. Obedecí, pues, al rey con tanto mayor gusto cuanto que
veía al mismo tiempo que mi obediencia agradaría al ministro, a quien
anhelaba complacer.

Parecióme conveniente avistarme primero con Laura y hablarle del
particular a solas. Expúsele mi comisión en los términos más moderados,
concluyendo mi arenga con ponerle en la mano el cofrecillo. A vista de
las joyas, no pudiendo ocultar su alegría, la manifestó abiertamente.
«Señor Gil Blas--exclamó--, a presencia del mejor y más antiguo de
mis amigos no debo reprimirme. Haría mal en ostentar contigo una
fingida severidad de costumbres y andar en retrecherías. Sí, por
cierto--prosiguió ella--, confieso que me faltan voces para explicar el
regocijo que me ha causado una conquista tan preciosa, cuyas ventajas
conozco. Pero, hablando entre los dos, temo que Lucrecia las mire con
otros ojos, porque, aunque criada en el teatro, es tan timorata y de
tanto pundonor, que ya ha desechado las ofertas de dos señores amables
y opulentos. Dirásme quizá--prosiguió ella--que dos señores no son dos
reyes; convengo en ello, y también en que un amante coronado puede
hacer titubear la virtud de Lucrecia. Con todo eso, no puedo menos
de decirte que el éxito es muy dudoso, y te aseguro que yo no haré
violencia a mi hija. Si ésta, lejos de considerarse favorecida con el
afecto momentáneo del rey, lo mira como mancha de su recato, espero
que este gran monarca no se dé por ofendido de su repulsa. Vuelve
mañana--añadió--, y te diré si has de llevar una respuesta favorable o
sus joyas.»

A pesar de esto, yo no dudaba que Laura exhortaría más bien a Lucrecia
a desviarse de su deber que a mantenerse en él, y contaba positivamente
con esta exhortación. Sin embargo, supe con sorpresa al día siguiente
que Laura había tenido tanta dificultad en encaminar su hija hacia el
mal como otras madres la tienen en conducir las suyas hacia el bien,
y lo que más hay que admirar todavía es que Lucrecia, después de
haber tenido algunas conversaciones secretas con el monarca, quedó
tan arrepentida de haber condescendido con sus deseos, que de repente
renunció al mundo y se encerró en un convento de la villa de Madrid,
donde luego enfermó y murió a impulsos de la vergüenza y del dolor.
Laura, por su parte, inconsolable de la pérdida de su hija, de cuya
muerte se consideraba autora, se metió en las Arrepentidas, donde pasó
el resto de su vida llorando los amargos gustos de sus floridos años.
Afligió mucho al rey el inopinado retiro de Lucrecia; pero como por su
genio naturalmente inclinado a divertirse hacían poca mansión en él las
pesadumbres, se fué consolando poco a poco. El conde-duque aparentó la
mayor indiferencia e insensibilidad en este suceso, bien que no dejó de
desazonarle, como fácilmente lo creerá el advertido lector.


                              CAPITULO IV

          Nuevo empleo que confirió el ministro a Santillana.


Me fué tan sensible la desgracia de Lucrecia y experimenté tantos
remordimientos de haber contribuído a ella, que, considerándome como
un infame, a pesar de la elevación del amante a quien había servido,
resolví abandonar para siempre el caduceo, y manifestando al ministro
la repugnancia que me causaba el llevarle, le supliqué me emplease en
cualquier otra cosa. «Santillana--me dijo--, me agrada sobremanera tu
delicadeza, y pues eres un mozo tan honrado, quiero darte una ocupación
más conforme a tu prudencia; óyela y escucha con atención la confianza
que voy a hacerte. Algunos años antes de mi privanza--continuó--vi por
casualidad a una dama que me pareció tan airosa y tan linda que hice la
siguiesen. Supe que era una genovesa llamada doña Margarita Espínola,
que vivía en Madrid a expensas de su hermosura. Me dijeron también que
don Francisco de Valcárcel, alcalde de corte, sujeto anciano, rico y
casado, gastaba mucho con ella. Esta circunstancia, que al parecer
debiera haberme inspirado desprecio hacia ella, encendió en mí el
deseo más vehemente de entrar a la parte en sus favores con Valcárcel.
Para satisfacer este capricho me valí de una medianera de amor, cuya
habilidad me facilitó en breve tiempo una conversación secreta con la
genovesa, a la que siguieron otras muchas, de manera que tanto mi rival
como yo éramos igualmente bien admitidos, gracias a nuestras dádivas,
y quizá tendría algún otro galán tan favorecido como nosotros dos.
Como quiera que sea, Margarita, en aquella confusión de cortejantes,
llegó insensiblemente a ser madre y dió a luz un niño, con cuya
paternidad quiso honrar a cada uno de sus amantes en particular; pero
como ninguno podía preciarse en conciencia de que le era debido aquel
honor, todos lo renunciaron; de suerte que la genovesa se vió precisada
a criarle en su casa con el producto de sus galanteos, lo que duró
diez y ocho años, al cabo de los cuales murió la madre, dejando a su
hijo sin bienes y (lo peor de todo) sin educación. Tal es--continuó su
excelencia--la confianza que tenía que hacerte; ahora voy a enterarte
del gran proyecto que tengo formado. Quiero sacar de su infeliz suerte
a este joven sin ventura, y, haciéndole pasar de un extremo a otro,
elevarle a los honores y reconocerle por hijo mío.»

Al oír un proyecto tan extravagante, no me fué posible callar.
«¡Cómo, señor!--exclamé--. ¿Es posible que haya cabido en vuestra
excelencia una resolución tan extraña? (Perdóneme vuestra excelencia
esta expresión, hija de mi celo.)» «Tú la hallarás justa--replicó con
precipitación--cuando te haya dicho las razones que me han determinado
a tomarla. No quiero sean herederos míos mis parientes colaterales.
Tal vez me dirás que no soy tan viejo que no pueda todavía esperar
tener sucesión con la condesa de Olivares; pero cada uno se conoce a
sí mismo. Bástete saber que he probado inútilmente todos los secretos
de la química para volver a ser padre. Así, pues, ya que la fortuna,
supliendo lo que falta a la Naturaleza, me presenta un muchacho del
cual no es del todo imposible sea yo el verdadero padre, quiero
adoptarle por hijo. Así lo he resuelto.»

Viendo yo encaprichado al ministro en semejante adopción, dejé de
oponerme a su idea, sabiendo era capaz de cualquier gran desacierto
antes que desistir de su parecer. «Ahora sólo se trata--prosiguió
él--de dar una educación correspondiente a don Enrique Felipe de
Guzmán, porque bajo este nombre quiero que sea conocido hasta que se
halle en estado de poseer las dignidades que le esperan. En ti, mi
querido Santillana, he puesto los ojos para que le gobiernes. Descuido
enteramente en tu capacidad y en tu adhesión hacia mí sobre el cuidado
de establecer su casa, de proporcionarle toda clase de maestros y,
en una palabra, de hacerle un caballero completo.» Quise negarme a
admitir semejante empleo, representando al conde-duque que no podía
en conciencia encargarme de un ministerio que jamás había ejercido y
que pedía más ilustración y mérito del que yo tenía; pero luego me
interrumpió y me tapó la boca diciéndome con entereza que absolutamente
quería fuese yo el ayo de su hijo adoptivo, a quien destinaba para
ocupar los primeros puestos de la Monarquía. Me resigné, pues, a
desempeñar este destino por complacer a su excelencia, quien, en premio
de mi condescendencia, aumentó mi escasa renta con una pensión de mil
escudos, que hizo se me concediese, o más bien me dió él, sobre una
encomienda de la Orden de Montesa.


                              CAPITULO V

  Es reconocido auténticamente el hijo de la genovesa bajo el nombre
  de don Enrique Felipe de Guzmán; establece Santillana la casa de
  este señor y le proporciona toda clase de maestros.


Con efecto, tardó poco el conde-duque en reconocer por hijo suyo al de
doña Margarita Espínola. Hízose esta adopción por medio de escritura
pública y solemne, con noticia y aprobación del rey. A don Enrique
Felipe de Guzmán (éste fué el nombre que se dió a aquel hijo de muchos
padres) se le declaró por único heredero del condado de Olivares y
del ducado de Sanlúcar. El ministro, para que nadie lo ignorase, dió
parte de ello por medio de Carnero a los embajadores y a los grandes de
España, quedando todos altamente sorprendidos. Los ociosos y bufones
de Madrid tuvieron asunto para divertirse y reír por largo tiempo, y
los poetas satíricos no perdieron tan bella ocasión de desahogar su
mordacidad.

Pregunté al conde-duque dónde estaba el personaje que su excelencia
quería fiar a mi cuidado. «En Madrid está--me respondió--a cargo de una
tía, de cuya compañía le sacaré luego que tú le tengas ya buscada casa
y familia.» Esto se hizo en poco tiempo: alquilé una habitación, que
hice adornar magníficamente; busqué pajes, un portero, criados menores,
y con el auxilio de Caporis en breve proveí los empleos principales
de la casa. Recibida toda esta gente, di parte a su excelencia, quien
hizo venir al equívoco y nuevo vástago del gran tronco de los Guzmanes.
Presentóse a mis ojos un mozo de buen aspecto. «Don Enrique--le dijo
su excelencia señalándome a mí con el dedo--, este caballero que aquí
ves es el sujeto que yo mismo he escogido para que te gobierne y guíe
en la carrera del mundo. Tengo puesta en él toda mi confianza y le
he dado poder y autoridad absoluta sobre ti. Sí, Santillana--añadió
dirigiéndose a mí--, a tu cuidado le entrego enteramente, muy seguro de
que me darás buena cuenta de él.» A estas palabras añadió el ministro
otras para exhortar al joven a someterse a mi voluntad, después de lo
cual llevé a don Enrique conmigo a su casa.

Luego que estuvimos en ella hice venir ante él a todos los criados,
explicando a cada uno el oficio que tenía. El manifestó no causarle
novedad la mutación de estado, antes bien admitía con tanta naturalidad
todas las demostraciones de atención y de respeto que se le tributaban
como si hubiera sido por nacimiento aquello que representaba por
capricho y por casualidad. No le faltaba talento, pero era ignorante en
sumo grado. Apenas sabía leer ni escribir. Busquéle un preceptor que le
enseñase los rudimentos de la lengua latina, maestros de Geografía, de
Historia y de esgrima. Ya se deja discurrir que no me olvidaría de un
maestro de baile, pero había a la sazón tantos y tan famosos en Madrid
que solamente me hallé perplejo en la elección, no sabiendo a quién
dar la preferencia.

Hallábame así indeciso, cuando vi entrar en el portal de casa un
sujeto ricamente vestido, quien me dijeron quería hablarme. Salí a
recibirle, creyendo que era cuando menos un caballero de Santiago o
de Alcántara, y después de hacerme mil cortesías que acreditaban su
profesión, «Señor de Santillana--me dijo--, como he sabido que es
vuestra señoría quien elige los maestros del señor don Enrique, vengo a
ofrecerle mis servicios. Yo, señor--añadió--, me llamo Martín Ligero,
y gracias a Dios tengo bastante reputación. No acostumbro andar a caza
de discípulos, que eso es bueno para los maestrillos principiantes.
Comúnmente espero a que me busquen; pero enseñando, como enseño, al
señor duque de Medinasidonia, al señor don Luis de Haro y a algunos
otros caballeros de la Casa de Guzmán, de la cual me precio ser como
criado y servidor nato, me pareció ser de mi obligación anticiparme.»
«Por lo que usted me dice--repuse yo--, veo ser el sujeto que nos
hacía falta. ¿Cuánto lleva usted al mes?» «Cuatro doblones de oro--me
respondió--, que es el precio corriente, y no doy más de dos lecciones
por semana.» «¡Cuatro doblones!--le repliqué--. Eso es demasiado.»
«¿Cómo demasiado?--repuso con aire de admiración--. ¡Y tal vez vuestra
señoría no reparará en dar un doblón por mes a un maestro de Filosofía!»

No me fué posible contener la risa a vista de una contestación tan
ridícula, y pregunté al señor Ligero si en conciencia creía que un
hombre de su profesión era preferible a un maestro de Filosofía. «¡Y
como que lo creo!--me respondió--. Nosotros somos cien veces más útiles
a la sociedad que esos señores míos. Y si no, dígame vuestra señoría:
¿qué cosa son los hombres antes de pasar por nuestras manos? Estatuas
de mármol, osos mal domesticados; pero nuestras lecciones los desbastan
poco a poco y les hacen tomar insensiblemente formas regulares; en una
palabra, nosotros les enseñamos actitudes de nobleza y gravedad.»

Rendíme a las razones de aquel maestro de baile y le recibí para que
enseñase a don Enrique por los cuatro doblones al mes, que era el
precio corriente entre los grandes maestros de aquel arte.


                              CAPITULO VI

  Vuelve Escipión de Nueva España; acomódale Gil Blas en casa de don
  Enrique; estudios de este señorito; honores que se le confieren y
  con qué señora le casa el conde-duque; cómo a Gil Blas se le hizo
  noble, con repugnancia suya.


Aun no había recibido la mitad de la familia de don Enrique, cuando
Escipión volvió de Méjico. Preguntéle si estaba contento de su
expedición. «Debo estarlo--me respondió--, pues que con los tres mil
ducados que tenía en dinero contante he traído dos veces más en
géneros de buen despacho en este país.» «Hijo mío--le dije--, yo te
doy mil enhorabuenas, y pues has comenzado a hacer fortuna, en tu mano
está acabarla, haciendo el año que viene otro viaje a las Indias, o
si te acomoda más un puesto honrado en Madrid, por no exponerte a
los trabajos y peligros de tan larga navegación, no tienes más que
hablar, que yo podré dártelo.» «¡Pardiez--me respondió el hijo de la
Coscolina--, que en eso no hay que dudar! ¡Más quiero ocupar un buen
destino al lado de usted que exponerme de nuevo a los peligros de una
larga navegación! Explíquese usted, mi amo. ¿Qué ocupación piensa dar a
su criado?»

Para enterarle más bien de todo, le conté la historia del señorito que
el conde-duque acababa de introducir en la Casa de Guzmán. Después de
haberle informado de este curioso pormenor y héchole saber que este
ministro me había nombrado ayo de don Enrique, le dije que quería
hacerle ayuda de cámara de este hijo adoptivo. Escipión, que no deseaba
otra cosa, aceptó con gusto este acomodo, y le desempeñó tan bien, que
en menos de tres o cuatro días se atrajo la confianza y el afecto de su
nuevo amo.

Se me había figurado que los pedagogos que había elegido para enseñar
al hijo de la genovesa perderían su tiempo, pareciéndome que en su edad
sería indisciplinable; sin embargo, engañó mis recelos. Comprendía
y retenía fácilmente cuanto le enseñaban, de lo que estaban muy
contentos sus maestros. Pasé inmediatamente a dar esta noticia al
conde-duque, que la recibió con extraordinario gozo. «Santillana--me
dijo enajenado--, no sabes la alegría que me causas con asegurarme que
don Enrique tiene feliz memoria y penetración. Esto me hace reconocer
en él mi sangre, y acaba de persuadirme que es hijo mío. No le amaría
más si fuera hijo de mi esposa. Amigo, tú mismo confesarás que la
Naturaleza se va explicando.» Guardéme bien de decir a su excelencia
lo que pensaba sobre el particular, y, respetando su flaqueza, le dejé
gozar del placer, falso o verdadero, de creerse padre de don Enrique.

Aunque todos los Guzmanes aborrecían de muerte al tal señorito de
nuevo cuño, disimulaban por política, y aun algunos de ellos fingían
solicitar su amistad. Visitábanle los embajadores y los grandes que
había en Madrid, tratándole con el mismo respeto y atención que si
fuera hijo legítimo del conde-duque. Lisonjeado extremadamente este
ministro con el incienso que se ofrecía a su ídolo, se dió prisa
a colmarle de dignidades. La primera gracia que pidió al rey para
don Enrique fué la cruz de Alcántara con una encomienda de diez mil
escudos. Solicitó poco después la llave de gentilhombre; y deseando
entroncarle con una de las familias más esclarecidas de España, puso
los ojos en doña Juana de Velasco, hija del duque de Castilla, y fué
tanto su poder, que lo logró a pesar del mismo duque, padre de la
novia, y de sus parientes.

Algunos días antes de hacerse la boda me envió a llamar su excelencia,
y luego que me vió me puso en la mano un pergamino, diciéndome: «Aquí
tienes, Gil Blas, una ejecutoria que he solicitado para ti; ya eres
noble.» «Señor--le respondí, sorprendido de lo que acababa de oír--,
vuestra excelencia sabe que yo soy hijo de una dueña y de un escudero.
Paréceme que agregarme a la Nobleza sería en cierta manera profanarla,
y entre todas las gracias que el rey me puede hacer, ninguna merezco
ni deseo menos.» «Tu humilde nacimiento--replicó el ministro--es un
obstáculo muy fácil de allanar. Te has ocupado en los negocios del
Estado bajo el ministerio del duque de Lerma y del mío. Además--añadió
sonriéndose--, ¿no has hecho al monarca servicios que merecen ser
premiados? En una palabra, Santillana, eres acreedor a la honra que
quiero hacerte. Fuera de eso, el empleo que ejerces cerca de mi hijo
exige que seas noble, y por eso he solicitado tu ejecutoria.» «Ríndome,
señor--le repliqué--, puesto que así lo quiere vuestra excelencia.» Y
diciendo esto salí con mi ejecutoria, metiéndomela en el bolsillo.

«¡Conque ahora soy caballero!--me dije a mí mismo cuando estuve en
la calle--. ¡Héteme que ya soy noble sin tener que agradecerlo a mis
parientes! Ya podré cuando me acomode hacer que me llamen _don Gil
Blas_; y si a algún conocido mío se le antoja reírse de mí llamándome
de este modo, le haré ver mi ejecutoria. Pero leámosla--continué,
sacándola del bolsillo--, y veamos de qué manera se borra en ella el
villanismo.» Leí, pues, el real título, que decía en substancia que
el rey, en reconocimiento del celo que en más de una ocasión había
mostrado yo por su servicio y por el bien del Estado, había tenido a
bien recompensarme con la merced de noble, etc. Y me atrevo a decir,
en alabanza mía, que no me inspiró el menor orgullo; antes bien, no
perdiendo jamás de vista la humildad de mi nacimiento, este honor, en
vez de engreirme, me humillaba. Por lo mismo me propuse encerrar la
ejecutoria en un cajón, en lugar de hacer ostentación de poseerla.


                             CAPITULO VII

  Gil Blas vuelve a encontrar casualmente a Fabricio; última
  conversación que ambos tuvieron, y consejo importante que Núñez dió
  a Santillana.


El poeta asturiano, como se habrá notado, se olvidaba fácilmente de mí.
Por mi parte, mis ocupaciones no me permitían ir a visitarle, y así,
no había vuelto a verle desde el lance de la famosa disertación sobre
la _Ifigenia_ de Eurípides, cuando quiso la casualidad que un día le
encontrase en la Puerta del Sol, que salía de una imprenta. Me acerqué
a él diciéndole: «¡Hola! ¡Hola, señor Núñez! ¡Usted viene de casa de
un impresor! ¡Eso me huele a que quieres regalar al público con alguna
nueva composición tuya!»

«Sin duda debe esperarla--me respondió--. Actualmente estoy haciendo
imprimir un librito que ha de meter mucho ruido entre los literatos.»
«No dudo de su mérito--le repliqué--; pero me parece que la mayor
parte de esos papeluchos son unas bagatelas que hacen poco honor a
sus autores.» «Convengo en eso--me respondió--, pues sé muy bien que
solamente aquellos ociosos que quieren leer todo cuanto se imprime
gustan de divertirse perdiendo el tiempo en la lectura de esos
folletos. Con todo, he caído en la tentación, y te confieso que es un
hijo de la necesidad. Ya sabes que el hambre es la que obliga al lobo
a salir de su madriguera.» «¿Cómo así?--repliqué yo admirado--. ¿Es
posible que me llegue a decir esto el autor de _El conde de Saldaña_?
¿Un hombre que tiene dos mil escudos de renta ha de hablar de esta
manera?» «¡Vamos poco a poco, amigo!--me interrumpió Núñez--. Ya
no soy aquel poeta afortunado que gozaba de una renta bien pagada.
Desordenáronse de repente los negocios del tesorero don Beltrán, disipó
el dinero del rey, embargáronle todos los bienes y se llevó el diablo
mi pensión.» «¡Malo es eso!--le dije--. Pero ¿no te ha quedado aún
alguna esperanza por ese lado?» «¡Maldita!--me respondió--. El señor
Gómez del Ribero está tan miserable como su poeta; cayó en el agua, sin
que pueda jamás salir a la orilla.»

«Según eso, amigo mío--repuse yo--, te veo en términos de que me será
preciso solicitar algún empleo que pueda consolarte de la pérdida de
tu pensión.» «No quiero que te tomes ese trabajo--me dijo--; aunque
me ofrecieras en las secretarías del ministro un empleo de tres mil
ducados de sueldo, le rehusaría. Las ocupaciones de las oficinas no
convienen a los que se han criado entre las musas. A éstos solamente
les convienen distracciones literarias. En fin, ¿qué quieres que te
diga? Yo nací para vivir y morir poeta, y quiero seguir mi suerte.
Por lo demás--continuó--, no creas que nosotros seamos tan infelices
como parece. Fuera de que vivimos en una total independencia, tenemos
asegurada la comida sin cuidados ni fatigas. Se cree comúnmente que
comemos a lo Demócrito; pero es engaño manifiesto. No se hallará
entre nosotros ni siquiera uno, sin exceptuar a los compositores de
almanaques, que no tenga una buena casa donde ir a comer. Yo tengo
dos, donde soy bien recibido, y en ellas dos cubiertos asegurados:
uno, en la mesa de un director general de la real Hacienda, a quien
dediqué una novela, y otro, en la de un caballero rico de Madrid, que
tiene el flujo de querer que siempre le acompañen eruditos a la mesa.
Por fortuna, no es muy delicado para elegir, y así, fácilmente halla
cuantos quiere en la población.»

«En ese caso--dije al poeta asturiano--ya no te tengo lástima, puesto
que estás contento con tu suerte. Como quiera que sea, te aseguro
de nuevo que en Gil Blas tendrás siempre un buen amigo, a pesar de
tu descuido en cultivar su amistad; si necesitas mi bolsillo, acude
francamente a mí. Sentiré que una vergüenza fuera de tiempo te prive
de un auxilio que nunca te faltará, y a mí me niegue el gusto de serte
útil.»

«En esas generosas expresiones--exclamó Núñez--te reconozco,
Santillana, y te doy mil gracias por la gran disposición a favorecerme
en que te veo. En prueba de mi gratitud a esa fineza, quiero darte un
consejo saludable. Mientras que todavía dura el poder del conde-duque
y te mantienes en su gracia, aprovecha el tiempo, date prisa a
enriquecerte, porque ese ministro, a lo que me han asegurado, vacila
en su asiento.» Preguntéle si aquello lo sabía de buen original, y me
respondió: «Lo sé por un caballero de Calatrava, viejo, que tiene buen
olfato, a quien todos escuchan como un oráculo, y le oí decir ayer:
«El conde-duque tiene muchos enemigos, y todos conspiran a derribarle.
Cuenta demasiado con el ascendiente que ha logrado sobre el ánimo del
rey; pero el monarca, a lo que se dice, ha comenzado ya a dar oídos a
las quejas que le llegan de él.» Agradecí a Núñez la prevención, pero
hice poco caso de ella, y me volví a casa persuadido de que la privanza
de mi amo era indesquiciable, a la manera de aquellas viejas encinas
que, arraigadas profundamente en la tierra, se burlan de los más
violentos huracanes.


                             CAPITULO VIII

  Descubre Gil Blas ser cierto el aviso que le dió Fabricio; hace el
  rey un viaje a Zaragoza.


Lo que el poeta asturiano me había dicho no carecía de fundamento.
Se formaba dentro del palacio cierta conspiración para derribar
al conde-duque, a cuyo frente se decía estaba la misma reina. Sin
embargo, nada se traslucía en el público de las medidas que tomaban los
confederados para hacer caer al ministro, y se pasó más de un año sin
que yo notase que su privanza disminuyera.

Pero el levantamiento de Cataluña, sostenido por la Francia, y los
desgraciados sucesos de la guerra contra los rebeldes dieron motivo
a la murmuración del pueblo y a sus quejas contra el Gobierno. Estas
fueron causa de que se tuviera un Consejo a presencia del rey, al que
quiso su majestad concurriese el marqués de la Grana, embajador de la
Corte de Viena. Tratóse en él si sería más conveniente que el monarca
se mantuviese en Castilla o que pasase a Aragón a dejarse ver de sus
tropas. El conde-duque, que no tenía gana de que el rey saliera para
el ejército, habló el primero, y representó que no juzgaba acertado
que su majestad desamparase el centro de sus Estados, apoyando esta
opinión con todas las razones que le sugirió su elocuencia. Siguiéronle
en la misma todos los miembros del Consejo, a excepción del marqués
de la Grana, que, llevado de su celo por la Casa de Austria y con la
franqueza genial de su nación, se opuso abiertamente al parecer del
primer ministro y defendió lo contrario con razones tan poderosas que,
convencido el rey de su solidez, abrazó esta opinión, aunque opuesta
al sentir de todos los votos del Consejo, y señaló el día de su salida
para el ejército.

Esta fué la primera vez de su vida que el monarca dejó de seguir
el dictamen de su privado; novedad que le llenó de amargura,
considerándola como una terrible afrenta. Al mismo tiempo que se
retiraba a su gabinete a tascar en plena libertad el freno, me vió, me
llamó, y encerrándose conmigo en su cuarto, me contó, trémulo, agitado
y como fuera de sí, lo que había pasado en el Consejo. En seguida, como
si no pudiera volver de su sorpresa, «¡Sí, Santillana--continuó--;
el rey, que hace más de veinte años que no habla sino por mi boca
ni ve por otros ojos que por los míos, ha preferido el dictamen del
marqués de la Grana al mío! Pero ¿de qué modo? ¡Colmando de elogios
a este embajador, y alabando sobre todo su celo por la Casa de
Austria, como si este alemán tuviera más que yo! Por aquí fácilmente
se conoce--prosiguió el ministro--que hay un partido formado contra
mí y que la reina está a su cabeza.» «¿Y eso le inquieta a vuestra
excelencia?--le repliqué yo--. Doce años ha que la reina está
acostumbrada a ver a vuestra excelencia dueño de los negocios, y otros
tantos que vuestra excelencia acostumbró al rey a no consultar con su
esposa ninguno de ellos. Respecto del marqués de la Grana, pudo muy
bien el rey inclinarse a su parecer por el gran deseo que tiene de ver
su ejército y de hacer una campaña.» «¡No das en ello!--interrumpió
el conde--. Di más bien que mis enemigos esperan que hallándose el
rey entre sus tropas estará siempre rodeado de los grandes que le
habrán de seguir, y entre ellos habrá más de uno, poco satisfecho
de mí, que se atreverá a decir mil males de mi ministerio. ¡Pero se
engañan miserablemente--añadió--, porque sabré disponer que durante el
viaje se haga el rey inaccesible a todos los grandes!» Así lo ejecutó
efectivamente, pero de un modo que merece referirse por menor.

Llegado el día que se señaló para la salida del rey, después de haber
nombrado éste a la reina por gobernadora durante su ausencia, se puso
en camino para Zaragoza; pero habiendo querido pasar por Aranjuez,
le pareció tan delicioso aquel sitio, que se detuvo cerca de tres
semanas en él. De Aranjuez le hizo el ministro ir a Cuenca, donde
le tenía dispuestas tales diversiones, que permaneció largo tiempo
en aquella ciudad. De allí se transfirió a Molina de Aragón, donde
la caza le embelesó por muchos días. Llegó al cabo a Zaragoza, de
donde estaba poco distante el ejército. Ya se preparaba para ir allí;
pero el conde-duque se lo disuadió, haciéndole creer que se ponía a
peligro de caer en manos de los franceses, que ocupaban las llanuras
de Monzón; de suerte que el rey, atemorizado de un peligro que no
podía temer, resolvió mantenerse encerrado en su palacio como pudiera
en una prisión. Aprovechándose el ministro de aquel pánico terror, y
bajo pretexto de velar en su seguridad, era, por decirlo así, como
un centinela de vista; de manera que los grandes, después de haber
hecho excesivos gastos para seguir con la correspondiente decencia al
soberano, no tuvieron el consuelo de lograr ni una sola audiencia de
él. Cansado, finalmente, el monarca o de estar mal alojado en Zaragoza,
o de perder el tiempo en ella, o acaso de verse allí prisionero, se
restituyó cuanto antes a Madrid, y concluyó así la campaña, dejando al
marqués de los Vélez, general del ejército, el cuidado de sostener el
honor de las armas españolas.


                              CAPITULO IX

         De la rebelión de Portugal, y caída del conde-duque.


Pocos días después del regreso del rey se esparció por Madrid una mala
nueva. Súpose que los portugueses, aprovechándose del levantamiento de
Cataluña, y pareciéndoles ocasión muy oportuna ésta para sacudir el
yugo de la dominación de España, habían tomado las armas y aclamado
al duque de Braganza por rey de Portugal, resueltos absolutamente a
mantenerle en el trono, sin miedo de que España lo pudiese estorbar,
estando ocupada en Alemania, en Italia, en Flandes y en Cataluña. No
les era fácil hallar coyuntura más favorable para librarse de una
dominación que aborrecían.

Lo más singular fué que cuando la corte y todos sus habitantes se
hallaban en la mayor consternación por aquella novedad, el conde-duque
quiso divertir al rey a expensas del duque de Braganza; pero su
majestad, lejos de prestarse a sus insípidos gracejos, tomó un
semblante serio, que enteramente le inmutó, haciéndole prever su
inminente desgracia. Acabó el ministro de dar por cierta su caída
cuando supo poco después que se había manifestado sin reserva contra
él, diciendo públicamente que su mala administración había dado lugar
a la rebelión de Portugal. Luego que la mayor parte de los grandes,
especialmente aquellos que habían seguido al rey en el viaje a
Zaragoza, advirtieron la tempestad que se iba levantando contra el
conde-duque, se unieron a la reina. Pero lo que dió el último golpe
decisivo fué que la duquesa viuda de Mantua, gobernadora que había
sido de Portugal, regresó de Lisboa a Madrid e hizo ver al rey que de
la rebelión de los portugueses sólo tenía la culpa la conducta de su
primer ministro.

Hicieron tanta impresión en el ánimo del monarca las palabras de
aquella princesa, que desde el mismo punto cesó el encaprichamiento
hacia su privado y se desprendió todo el afecto que le había tenido. No
bien llegó a noticia del ministro que el rey daba oídos a las quejas y
murmuraciones de sus enemigos, cuando le escribió pidiéndole licencia
para dejar su empleo y retirarse de la corte, puesto que se le hacía la
injusticia de imputarle todas las desgracias que durante su ministerio
habían sucedido a la Monarquía. Parecíale que esta súplica haría grande
efecto en el corazón del rey, suponiendo que aun se conservaría en él
inclinación suficiente para no consentir jamás en semejante retiro;
pero la única respuesta de su majestad fué que le concedía el permiso
que solicitaba, y que así, podía irse adonde mejor le pareciera.

Estas pocas palabras, escritas de propio puño del rey, fueron como un
rayo para su excelencia, que no lo esperaba de ninguna manera. Sin
embargo, por más atónito que estuviese, aparentó un aire de entereza y
me preguntó qué haría yo en su lugar. Respondíle que fácilmente tomaría
mi determinación, abandonando para siempre la corte y retirándome a
alguno de mis estados a pasar tranquilamente el resto de mis días.
«Piensas juiciosamente--repuso mi amo--, y estoy resuelto a ir a
terminar mi carrera en Loeches, después que haya hablado una sola vez
con el monarca para representarle que he practicado cuanto era posible
en lo humano para sostener la pesada carga que tenía sobre mis hombros,
sin haber tenido más culpa en los siniestros acontecimientos de que
me acusan que la que tiene un diestro piloto que, a pesar de cuanto
puede hacer, mira su bajel arrebatado por los vientos y por las olas.»
Lisonjeábase el ministro de que aun podía aquietarse el rey y volver
las cosas al estado en que se habían hallado, pero no pudo conseguir su
audiencia; antes bien, se le envió a pedir la llave de que se servía
para entrar en el cuarto de su majestad siempre que quería.

Conoció entonces que ya no le quedaba esperanza y se resolvió
buenamente a retirarse. Examinó sus papeles y quemó gran parte de
ellos, en lo que obró con mucha prudencia. Nombró los dependientes y
criados que le habían de seguir, y ordenó que todo estuviese pronto
para marchar el día siguiente. Temiendo que al salir de palacio le
insultase el populacho, se levantó muy de mañana y antes de amanecer
salió por la puerta de las cocinas, y metiéndose en un coche viejo con
su confesor y conmigo tomó sin riesgo el camino de Loeches, pueblo
corto de que era señor, donde la condesa su mujer había fundado un
convento de religiosas dominicas. En menos de cuatro horas nos pusimos
en él, y poco después llegó el resto de la familia.


                              CAPITULO X

  Cuidados que por el pronto inquietaron al conde conde-duque;
  síguese a ellos un dichoso sosiego; método de vida que entabló en
  su retiro.


La condesa de Olivares dejó ir a su marido a Loeches y permaneció
algunos días más en la corte con el objeto de tentar si por medio de
súplicas y lágrimas podría hacer que volvieran a llamarle. Pero a
pesar de haberse echado a los pies de sus majestades, el rey no hizo
aprecio de sus exposiciones, aunque preparadas con arte, y la reina,
que la aborrecía de muerte, se complacía en verla llorar. No por eso se
acobardó la esposa del ministro desgraciado. Abatióse hasta el punto
de implorar la protección de las damas de la reina, pero el fruto que
recogió de sus bajezas fué conocer que excitaban el desprecio más bien
que la compasión. Desconsolada de haber dado tantos pasos degradantes,
se fué a reunir con su esposo, para lamentarse con él de la pérdida de
un empleo que, bajo un reinado como el de aquel monarca, puede decirse
que era el primero de la monarquía.

La relación que hizo la condesa del estado en que había dejado
las cosas de Madrid aumentó extraordinariamente la aflicción del
conde-duque. «Vuestros enemigos--le dijo llorando--, el duque de
Medinaceli y los otros grandes que os aborrecen, no cesan de alabar al
rey por la resolución de haberos separado del ministerio, y el pueblo
celebra con insolencia vuestra desgracia, como si el fin de todas las
que experimenta el Estado dependiese del de vuestra administración.»
«Señora--le respondió mi amo--, imitad mi ejemplo: llevad con
resignación vuestros pesares, porque es preciso ceder a la borrasca
que no se puede disipar. Creía yo, es verdad, que podría perpetuar
mi valimiento mientras me durase la vida, ilusión ordinaria en los
ministros y privados, los cuales se olvidan por lo común de que su
suerte depende de la voluntad del soberano. El duque de Lerma, ¿no se
engañó igualmente que yo, aunque estaba persuadido de que la púrpura
con que se hallaba revestido era un seguro garante de la perpetua
duración de su autoridad?»

De este modo exhortaba el conde-duque a su esposa a armarse de
paciencia, mientras él mismo se hallaba en una agitación que se
renovaba diariamente con las cartas que recibía de don Enrique, el
cual, habiendo permanecido en la corte para observar cuanto allí
pasaba, cuidaba de informarle de todo puntualmente. El portador de
estas cartas era Escipión, que se había quedado en casa del hijo
adoptivo de su excelencia, de la cual había salido yo inmediatamente
después de su matrimonio con doña Juana.

Las cartas venían siempre llenas de noticias poco gustosas, y lo peor
era que en las circunstancias no se podían esperar otras. Decía en
unas que, no contentos los grandes con celebrar públicamente la caída
del conde-duque, hacían cuanto podían para que todas sus hechuras
fuesen removidas de los empleos que ocupaban y reemplazadas por sus
enemigos. Avisaba en otras que iba adquiriendo favor don Luis de Haro,
quien, según todas las señales, sería nombrado primer ministro. Pero
entre todas las noticias que desazonaban a mi amo, la que más le llegó
al alma fué la mutación que se hizo en el virreinato de Nápoles, que
la Corte, únicamente por desairarle, quitó al duque de Medina de las
Torres, a quien él apreciaba, para dárselo al almirante de Castilla, a
quien siempre había aborrecido.

Puede decirse que en el espacio de tres meses todo fué disgustos y
desasosiego para el conde-duque; pero su confesor, que era un religioso
dominico tan ejemplar como elocuente, halló modo de consolarle. A
fuerza de representarle con energía que ya no debía pensar mas que en
su salvación, logró, con el auxilio de la divina gracia, la dicha de
desprender su ánimo de la corte. Su excelencia no quiso ya saber nada
de Madrid ni pensar mas que en disponerse para una buena muerte. La
condesa, desengañada también, y aprovechándose de la oportunidad que
la ofrecía aquel retiro, halló en el convento de religiosas que había
fundado todo el consuelo que podía desear, preparado por la divina
Providencia. Hubo entre aquellas religiosas algunas de singular virtud,
cuyos tiernos coloquios convirtieron insensiblemente en dulcedumbre los
sinsabores de su vida.

Al paso que mi amo apartaba de su pensamiento los negocios del mundo
se quedaba más tranquilo. Entabló un nuevo método de vida y una
distribución de horas de la manera siguiente: pasaba casi toda la
mañana en la iglesia de las monjas oyendo misas; iba en seguida a
comer, y después se divertía por espacio de dos horas a varios juegos
conmigo y otros criados de su mayor confianza; luego se retiraba por lo
regular a su despacho, donde se estaba hasta puesto el sol. Entonces
salía a dar un paseo por el jardín o tomaba el coche y daba una vuelta
por las cercanías del lugar, acompañado siempre de su confesor o de mí.

Un día que íbamos solos y que yo admiraba la serenidad que brillaba
en su semblante, me tomé la licencia de decirle: «Señor, permítame
vuestra excelencia que le manifieste mi regocijo; al ver el aire de
satisfacción que vuestra excelencia muestra, juzgo que principia a
familiarizarse con la soledad.» «Ya estoy del todo familiarizado--me
respondió--, y aunque hace mucho tiempo que estoy habituado a ocuparme
en los negocios, te protesto, hijo mío, que cada día cobro más afición
a la vida gustosa y pacífica que aquí disfruto.»


                              CAPITULO XI

  El conde-duque se pone repentinamente triste y pensativo; motivo
  extraordinario de su tristeza y resultado fatal que tuvo.


Su excelencia, para variar sus ocupaciones, se entretenía también
algunas veces en cultivar su jardín. Un día que yo le estaba viendo
trabajar, me dijo en tono festivo: «Aquí tienes, Santillana, a un
ministro desterrado de la corte convertido en jardinero en Loeches.»
«Señor--le respondí en el mismo tono--, me parece que estoy viendo a
Dionisio Siracusano enseñando a leer y escribir a los niños de Corinto,
después de haber dictado leyes en Sicilia.» Sonrióse un poco mi amo de
mi respuesta y mostró que no le desagradaba la comparación.

Toda la familia estaba contentísima y admirada de ver al conde tan
superior a su desgracia, rebosando de gozo en una vida tan diferente de
la que había tenido hasta allí, cuando advertimos en él una repentina
mudanza, que iba creciendo visiblemente y nos causó grandísimo dolor.
Vímosle taciturno, pensativo y sepultado en una profunda melancolía.
Dejó todo pasatiempo, y ninguna impresión le hacía cuanto discurríamos
para divertirle. Así que acababa de comer se encerraba en su cuarto,
donde permanecía solo hasta la noche. Pareciónos que aquella tristeza
podía nacer de acordarse de la grandeza pasada, y en esta inteligencia
le dejábamos a solas con el padre dominico; pero su elocuencia tampoco
pudo vencer la melancolía del duque, la cual, en vez de disminuirse,
cada día se iba aumentando.

Ocurrióme que la tristeza del ministro podía proceder de algún motivo o
disgusto reservado que no quería manifestar, lo cual me hizo formar el
designio de arrancarle su secreto. Para conseguirlo aguardé el momento
de hablarle sin testigos, y habiéndole hallado, «Señor--le dije con
aire mezclado de respeto y de cariño--, ¿será permitido a Gil Blas
atreverse a hacer una pregunta a su amo?» «Pregunta lo que gustes--me
respondió--, que yo te lo permito.» «¿Qué se ha hecho--repliqué--de
aquella alegría que se notaba en el semblante de vuestra excelencia?
¿Habrá perdido ya vuestra excelencia aquel ascendiente que tenía sobre
la fortuna? ¿Será acaso posible que la pérdida del favor excite nuevas
inquietudes en vuestra excelencia? ¿Querrá vuestra excelencia volver
a sumergirse en aquel abismo de amarguras de que su virtud le había
libertado?» «No; gracias al Cielo--respondió el ministro--, ya no me
atormenta la memoria del gran papel que representé en el teatro de
la corte, y olvidé para siempre todos los obsequios que allí se me
tributaron.» «Pues, señor--le repliqué--, si vuestra excelencia ha
podido desechar de sí todas esas memorias, ¿por qué se deja dominar de
una melancolía que a todos nos aflige? ¿Qué tiene vuestra excelencia?
Mi querido amo--prorrumpí, arrojándome a sus pies--, vuestra excelencia
tiene algún secreto pesar que le devora. ¿Querrá vuestra excelencia
hacer un misterio de ello a Santillana, cuya reserva, celo y fidelidad
tiene tan conocidos? ¿Qué delito es el mío para haber desmerecido su
antigua confianza?» «La posees todavía--me dijo su excelencia--, pero
confieso que me cuesta mucha repugnancia revelarte el motivo de la
tristeza en que me ves sepultado. Sin embargo, no puedo negarme a las
instancias de un criado y de un amigo como tú. Sabe, pues, el motivo
de mi pena; sólo Santillana me podría merecer que le hiciese semejante
confesión. Sí--continuó--, me domina una negra melancolía, que poco a
poco me va acortando los días de la vida. Casi a cada instante estoy
viendo un espectro que se pone delante de mí bajo una forma espantosa.
Trabajo en vano por persuadirme a mí mismo de que es una mera ilusión,
un fantasma que nada tiene de realidad. Sus continuas apariciones me
turban y trastornan, y si tengo la cabeza bastante fuerte para vivir
persuadido de que viendo a este espectro nada veo, soy también bastante
débil para afligirme con esta visión. Mira lo que me has obligado a que
te confiese--añadió--; juzga ahora si me sobraba razón para ocultar a
todos el verdadero motivo de mi melancolía.»

Oí con tanto dolor como admiración una cosa tan extraordinaria y
que suponía que su máquina se iba desorganizando: «Señor--dije al
ministro--, ¿quién sabe si eso procede del escaso alimento que toma
vuestra excelencia? Porque su sobriedad es excesiva.» «Eso mismo
pensé yo al principio--me respondió--, y para experimentar si debía
atribuirlo a la dieta, como hace algunos días más de lo ordinario, pero
todo es inútil, porque el fantasma no desaparece.» «El desaparecerá--le
repliqué para consolarle--, y si vuestra excelencia quisiera distraerse
un poco, volviendo a entretenerse en el juego con sus fieles criados,
me persuado de que no tardaría en verse libre de esos negros vapores.»

Pocos días después de esta conversación cayó su excelencia enfermo,
y conociendo él mismo que el mal se haría de cuidado, envió a buscar
a Madrid dos escribanos para disponer su testamento, e hizo venir
también tres célebres médicos que tenían la fama de curar algunas
veces sus enfermos. Luego que se divulgó por el palacio la llegada de
estos últimos, no se oyeron en él mas que lamentos y gemidos, mirando
todos como muy cercana la muerte del amo; tan imbuídos estaban contra
tales profesores. Habían éstos llevado consigo un boticario y un
cirujano, ejecutores ordinarios de sus órdenes, y dejando primero a los
escribanos hacer su oficio, entraron en seguida ellos a desempeñar el
suyo. Como seguían los principios del doctor Sangredo, recetaron desde
la primera consulta sangrías sobre sangrías, de manera que al cabo
de seis días redujeron a los últimos al conde-duque, y al séptimo le
libraron de su visión.

La muerte del ministro ocasionó en todo el palacio de Loeches un
agudo y sincero dolor. Sus criados le lloraron amargamente, y, lejos
de consolarse de su pérdida con la memoria que hizo de todos en su
testamento, no había siquiera uno que no hubiera renunciado gustoso
al legado que le tocaba por restituirle a la vida. Yo, que era el
más querido de su excelencia y que me había aficionado a él por
pura inclinación hacia su persona, sentí aún más que los otros su
fallecimiento. Dudo que Antonia me haya costado más lágrimas que el
conde-duque.


                             CAPITULO XII

  Lo que pasó en el palacio de Loeches después de la muerte del
  conde-duque y partido que tomó Santillana.


Con arreglo a la voluntad del ministro, fué sepultado su cadáver en el
convento de las religiosas, sin pompa ni ostentación, acompañado de
nuestros lamentos. Después de los funerales, la condesa de Olivares
nos hizo leer el testamento, del cual toda la familia tuvo motivo para
quedar contenta. A cada uno dejó el difunto una manda correspondiente
al empleo que tenía, siendo la menor de dos mil escudos. La mía fué la
mayor de todas; su excelencia me dejó diez mil doblones en prueba del
singular afecto que me había profesado. No se olvidó de los hospitales,
y fundó aniversarios en muchos conventos.

La condesa de Olivares envió a Madrid a todos los criados para que
cada uno cobrase su manda de su mayordomo don Ramón Caporis, que tenía
orden de entregársela; pero yo no pude ir con ellos, porque una fuerte
calentura, efecto de mi aflicción, me detuvo en el palacio siete u
ocho días. No me abandonó en todo ese tiempo el padre dominico, porque
este buen religioso me había tomado inclinación, e interesándose
en mi salud, me preguntó luego que me vió restablecido qué pensaba
hacer de mí. «No sé todavía, mi reverendo padre, lo que haré--le
respondí--, porque en este punto no estoy aún de acuerdo conmigo
mismo. Algunos momentos estoy tentado a encerrarme en una celda para
hacer penitencia.» «¡Momentos preciosos!--exclamó el religioso--.
Señor Santillana, ¡y qué bien haría usted en aprovecharse de ellos!
Aconséjole, como amigo, que, sin dejar de ser seglar, se retire para
siempre a algún convento, en donde, por medio de algunas donaciones
piadosas de sus bienes, pueda expiar los extravíos de una vida mundana,
a ejemplo de muchas personas que han terminado así su carrera.»

En la disposición en que me hallaba no me incomodó el consejo
del religioso, y respondí a su reverencia que me tomaría tiempo
para reflexionarlo. Pero habiendo consultado sobre el particular a
Escipión, a quien vi un momento después que al padre, se opuso a
este pensamiento, que le pareció un delirio. «¿Es posible, señor de
Santillana--me dijo--, que usted se incline a semejante retiro? ¿Pues
no tiene en su quinta de Liria otro más agradable? Si en otro tiempo
quedó tan enamorado de él, con mayor razón le agradará ahora que se
halla en edad más adecuada para dejarse embelesar de las bellezas y
atractivos de la Naturaleza.»

Poco trabajo le costó al hijo de la Coscolina hacerme mudar de opinión.
«Amigo mío--le dije--, más puedes tú que el padre dominico. Veo, con
efecto, que me será mejor volver a mi quinta, y a ello me decido.
Volveremos a Liria luego que mi salud me permita ponerme en camino,
lo que no puede tardar mucho, pues ya estoy sin calentura, y en breve
tiempo espero recobrarme del todo.» Fuímonos Escipión y yo a Madrid,
cuya vista no me alegró tanto como me alegraba en otro tiempo.

Sabiendo que era casi universal el horror con que se oía el nombre de
un ministro cuya memoria me era tan apreciable, no podía mirar esta
villa con buen semblante, y así, sólo me detuve en ella cinco o seis
días que necesitó Escipión para disponer lo necesario a nuestra salida
para Liria. Mientras él cuidaba de esto yo me fuí a ver con Caporis,
que al punto me entregó mi legado en doblones efectivos. Lo mismo hice
con los depositarios de las encomiendas sobre las cuales yo tenía mis
pensiones. Concerté con ellos el modo de librarme los pagos; en una
palabra, dejé arreglados todos mis asuntos.

El día antes de partir pregunté al hijo de la Coscolina si se había
despedido de don Enrique. «Sí, señor--me respondió--, y ambos nos hemos
separado esta mañana amistosamente. No obstante, él me ha asegurado que
sentía le dejase; pero si él estaba contento conmigo, yo no lo estaba
con él. No basta que el criado agrade al amo: es menester también que
el amo agrade al criado. De otra manera, se avienen mal. Fuera de
que--añadió--don Enrique no hace sino un triste papel en la corte. Se
le mira en ella con el mayor desprecio; en las calles todos le señalan
con el dedo y ninguno le llama mas que el hijo de la genovesa. Vea
usted ahora si para un mozo de honra sería cosa de gusto servir a un
amo desacreditado.»

Salimos por último de Madrid al amanecer y tomamos el camino de Cuenca.
Iba ordenado el equipaje de la manera siguiente: mi confidente y yo
íbamos en una calesa de dos mulas, conducidos por un calesero; seguían
tres machos, cargados de ropa y dinero, guiados por dos mozos de mulas;
tras de éstos venían dos robustos lacayos, escogidos por Escipión,
montados sobre dos mulas y completamente armados. Los mozos llevaban,
por su parte, sables, y el calesero, un par de pistolas en el arzón de
la silla.

Como éramos siete hombres, y los seis de mucho valor y gran
resolución, me puse en camino alegremente y sin el menor recelo de
que me robasen mi herencia. Al pasar por los pueblos se gallardeaban
nuestros machos y mulas haciendo resonar sus campanillas, y
los paisanos se asomaban a las puertas para ver pasar nuestro
acompañamiento, que les parecía, cuando menos, el de algún grande que
iba a tomar posesión de un virreinato.


                             CAPITULO XIII

  Vuelve Gil Blas a su quinta; tiene el gusto de encontrar ya
  casadera a su ahijada Serafina, y él mismo se enamora de una
  señorita.


Quince días tardé hasta Liria, porque no había precisión de acelerar
las jornadas. Solamente deseaba llegar con salud y descansado, lo que
efectivamente conseguí. La primera vista de mi quinta me causó algunos
pensamientos tristes, acordándome de mi Antonia; pero luego procuré
desecharlos divirtiendo la imaginación a cosas que me gustasen, lo que
no fué difícil, porque al cabo de veinticinco años que habían pasado
desde su muerte estaba ya muy mitigado el dolor de aquella pérdida.

Al punto que entré en la quinta vinieron a saludarme Beatriz y su hija
Serafina. Después de esto, el padre, la madre y la hija se llenaron de
abrazos, con tantas demostraciones de alegría que me encantaron. Luego
que se desahogaron fijé la atención en mi ahijada y dije: «¡Es posible
que sea ésta aquella Serafina que yo dejé en la cuna cuando me ausenté
de Liria! ¡Pasmado estoy de verla tan bella y tan crecida! ¡Es menester
que pensemos en casarla!» «¿Cómo así, querido padrino?--exclamó mi
ahijada, sonrojándose un poco al oír mis últimas palabras--. ¿No bien
me ha visto usted cuando ya piensa en separarme de sí?» «No, hija
mía--le respondí--, no pretendemos separarte de nosotros dándote
marido; queremos que el que te busque consienta en vivir con nosotros.»

«Uno que tiene esa circunstancia--dijo entonces Beatriz--pretende a la
niña. Cierto hidalgo de un lugar inmediato vió a Serafina un día en
misa en la iglesia del lugar y quedó muy prendado de ella. Vino después
a verme, declaróme su intención y pidió mi consentimiento. «Poco
adelantaría usted--le respondí--aunque yo se lo concediera. Serafina
depende de su padre y de su padrino, que son los únicos que pueden
disponer de su mano. Lo más que puedo hacer por usted es escribirles
para informarles de su solicitud, honrosa para mi hija.» Con efecto,
señores--prosiguió ella--, esto iba a escribir a ustedes. Mas ya que se
hallan aquí, harán lo que mejor les parezca.»

«Pero, en suma--dijo Escipión--, ¿qué carácter tiene ese hidalgo? ¿Se
parece acaso a la mayor parte de los de su clase? ¿Está envanecido
con su nobleza y es insolente con los plebeyos?» «¡Oh, lo que es eso,
no!--respondió Beatriz--. Es un mozo muy afable y atento con todos,
sobre ser bien parecido, y que aun no ha cumplido treinta años.» «Nos
haces--dije a Beatriz--un buen retrato de ese caballero. ¿Cómo se
llama?» «Don Juan de Antella--respondió la mujer de Escipión--. Ha poco
tiempo que heredó a su padre, y vive en una hacienda propia que sólo
dista una legua de aquí, en compañía de una señorita joven, hermana
suya.» «Oí en otro tiempo--repuse yo--hablar de la familia de ese
hidalgo, que es una de las más nobles del reino de Valencia.» «Aprecio
menos--exclamó Escipión--la hidalguía que las buenas prendas, y ese
don Juan nos convendrá si es hombre de bien.» «A lo menos esa fama
tiene--dijo Serafina tomando parte en la conversación--, y los vecinos
de Liria que le conocen le ponderan mucho.» Cuando oí estas breves
palabras a mi ahijada me sonreí mirando a su padre, el cual conoció por
ellas, como yo, que aquel galán no desagradaba a su hija.

Tardó poco el caballero en saber nuestra llegada, y dos días después
vino a presentarse a nuestra quinta. Se nos acercó con buenos modales,
y lejos de que su presencia desmintiese el informe que Beatriz nos
había dado, nos hizo formar mucho mayor concepto de su mérito. Díjonos
que, como vecino, venía a darnos la bienvenida. Recibímosle con la
mayor atención y agrado que nos fué posible; pero esta visita fué de
pura urbanidad, pasándose toda en recíprocos cumplimientos, y don Juan,
sin hablarnos una palabra de su amor a Serafina, se retiró, rogándonos
solamente que le permitiéramos repetir sus visitas para aprovecharse
mejor de una vecindad que juzgaba había de serle muy gustosa. Después
que se fué nos preguntó Beatriz qué tal nos parecía aquel hidalgo; le
respondimos que nos había prendado y que nos parecía que la fortuna no
podía ofrecer mejor colocación a Serafina.

Al día siguiente, después de comer, salí con el hijo de la Coscolina
para ir a pagar la visita que debíamos a don Juan. Tomamos el camino
de su lugar guiados por un aldeano que, después de haber caminado
tres cuartos de legua, nos dijo: «Aquella es la quinta de don Juan de
Antella.» Recorrimos con la vista todos aquellos campos, y estuvimos
largo rato sin verla, hasta que, llegando al pie de un collado, la
descubrimos en medio de un bosque, rodeada de corpulentos árboles,
cuya frondosidad y espesura la ocultaban a la vista. Tenía un aspecto
antiguo y deteriorado, que acreditaba menos la opulencia que la nobleza
de su dueño. Sin embargo, cuando ya estuvimos dentro advertimos que
el aseo y buen gusto de los muebles recompensaba la caduca vejez del
edificio.

Don Juan nos recibió en una sala decentemente adornada, en donde nos
presentó una señora, que nombró delante de nosotros su hermana Dorotea
y que podía tener de diez y nueve a veinte años. Estaba vestida de
gala, como quien esperaba nuestra visita, cuidadosa de parecernos
bien. Y presentándose a mi vista con todos sus atractivos, hízome la
misma impresión que Antonia, es decir, que me quedé turbado; pero supe
disimular tanto, que ni el mismo Escipión lo pudo advertir. Nuestra
conversación versó, como la del día anterior, sobre el contento mutuo
que tendríamos de vernos algunas veces y de vivir con la armonía de
buenos vecinos. Don Juan no tomó todavía en boca a Serafina, ni por
nuestra parte se dijo cosa alguna que le pudiese dar ocasión a declarar
su amor, persuadidos de que en ese punto lo mejor era dejarle venir.
Durante la conversación echaba yo de cuando en cuando alguna ojeada a
Dorotea, sin embargo de simular mirarla lo menos que me era posible, y
cada vez que mis miradas se encontraban con las suyas eran éstas otras
tantas flechas con que me atravesaba el corazón. Confesaré, con todo,
por hacer recta justicia al objeto amado, que no era una hermosura
completa: aunque tenía la tez muy blanca y los labios más encarnados
que la rosa, su nariz era un poco larga y sus ojos pequeños; sin
embargo, el conjunto me embelesaba.

En suma, no salí de casa de Antella con el sosiego con que había
entrado, y al volverme a Liria con la imaginación puesta en Dorotea no
veía ni hablaba sino de ella. «¿Qué es esto, mi amo?--me dijo Escipión
mirándome como suspenso--. Mucho le ocupa a usted la hermana de don
Juan. ¿Le habrá inspirado a usted amor?» «Sí, amigo--le respondí--, y
estoy corrido de ello. ¡Oh Cielos! Yo, que desde la muerte de Antonia
he mirado mil hermosuras con indiferencia, ¿será posible que encuentre,
a la edad en que me hallo, una que me inflame sin que yo lo pueda
resistir?» «Señor--me replicó el hijo de la Coscolina--, parecíame a
mí que debía usted celebrar esa aventura en vez de quejarse de ella.
Usted se halla todavía en una edad en que nada tiene de ridículo
abrasarse en una amorosa llama, ni el tiempo ha maltratado tanto su
semblante que le haya quitado la esperanza de agradar. Créame usted:
la primera vez que vea a don Juan pídale sin temor su hermana, seguro
de que no la podrá negar a un hombre de sus circunstancias. Fuera de
que, aun cuando quisiese absolutamente casarla con algún hidalgo, usted
lo es, pues tiene su ejecutoria, que basta para su posteridad. Después
que el tiempo haya echado a la tal ejecutoria el espeso velo que cubre
el origen de todas las familias, quiero decir, después de cuatro o
cinco generaciones, la descendencia de los Santillana será de las más
ilustres.»


                             CAPITULO XIV

  De las dos bodas que se celebraron en la quinta de Liria, con lo
  cual se da fin a la historia de Gil Blas de Santillana.


Animóme tanto Escipión a declararme amante de Dorotea, que ni siquiera
me pasó por la imaginación que me exponía a un desaire. Con todo eso,
no me determiné a ello sin cierto recelo. Aunque mi rostro disimulaba
mucho mis años y podía quitarme a lo menos diez de los que tenía sin
miedo de no ser creído, no por eso dejaba de dudar con fundamento
que pudiera agradar a una mujer joven y hermosa. Sin embargo, resolví
arriesgarme y hacer la petición la primera vez que viera a su hermano,
el cual, por su parte, no teniendo seguridad de conseguir a mi ahijada,
no estaba sin zozobra.

Volvió a mi quinta al día siguiente por la mañana, a tiempo que acababa
de vestirme. «Señor de Santillana--me dijo--, hoy vengo a Liria a
tratar con usted de un asunto muy serio.» Hícele entrar en mi despacho,
y desde luego empezó a hablar sobre el particular. «Creo--me dijo--que
no ignora usted el negocio que me trae. Yo amo a Serafina; usted lo
puede todo con su padre; suplícole favorezca mi pretensión, disponiendo
que consiga el objeto de mi amor. ¡Deba yo a usted la felicidad de mi
vida!» «Señor don Juan--le respondí--, ya que usted ha ido derechamente
al asunto, no extrañe que yo imite su ejemplo, y que, después de
haberle prometido mis buenos oficios para con el padre de mi ahijada,
implore los de usted para con su hermana.»

A estas últimas palabras don Juan dejó escapar un tierno suspiro,
del cual inferí un agüero favorable. «¡Es posible, señor--exclamó
prontamente--, que Dorotea a la primera vista haya conquistado vuestro
corazón!» «Me ha encantado--le dije--, y me tendré por el hombre más
dichoso del mundo si mi pretensión agradase a uno y a otra.» «De eso
debe usted estar seguro--me replicó--, pues, aunque somos nobles, no
desdeñamos el enlace de usted.» «Me alegro--repuse yo--que no tenga
usted dificultad en admitir por cuñado a un plebeyo; esto mismo me
obliga a estimarle más, porque es prueba de su buen juicio. Pero sepa
usted que, aun cuando su vanidad le indujese a no permitir que su
hermana diera la mano a ninguno que no fuera noble, todavía tenía yo
con qué contentar su presunción. Veintiocho años me he empleado en las
oficinas del Ministerio; y el rey, para recompensar los servicios que
hice al Estado, me gratificó con una ejecutoria de nobleza, que voy
a enseñar a usted.» Diciendo esto, saqué la ejecutoria de un cajón,
entreguésela al hidalgo, que la leyó de cruz a fecha atentamente con la
mayor satisfacción. «Está muy buena--me dijo al devolvérmela--. Dorotea
es de usted.» «Y usted--exclamé yo--cuente con Serafina.»

Quedaron, pues, determinados de esta manera entre nosotros los
dos matrimonios, y sólo restaba saber si las novias consentirían
gustosas; porque ni don Juan ni yo, igualmente delicados, pretendíamos
conseguirlas contra su voluntad. Volvióse este hidalgo a su quinta de
Antella a participar mi pretensión a su hermana, y yo llamé a Escipión,
Beatriz y mi ahijada para darles parte de la conversación que había
tenido con don Juan. Beatriz fué de dictamen que se le admitiese por
esposo sin vacilar, y Serafina dió a entender con su silencio que
era del mismo parecer que su madre. No fué de otro su padre; pero
mostró alguna inquietud por el dote que le parecía preciso dar,
correspondiente a un hidalgo como aquél, y cuya quinta tenía urgente
necesidad de reparos. Tapé la boca a Escipión diciéndole que eso me
tocaba a mí, y que yo le daba cuatro mil doblones de dote a mi ahijada.

Fuí a ver a don Juan aquella misma tarde. «Vuestro asunto--le dije--va
a pedir de boca; deseo que el mío no se halle en peor estado.» «Va
que no puede ir mejor--me respondió--. No he necesitado emplear la
autoridad para obtener el consentimiento de Dorotea. La persona de
usted le contenta y sus modales le agradan. Usted recelaba no ser de su
gusto, y ella teme con más razón que no pudiendo ofrecerle más que su
corazón y su mano...» «¡Qué más puedo desear!--exclamó fuera de mí de
alegría--. Una vez que la amable Dorotea no tenga repugnancia a unir su
suerte con la mía, nada más pido. Soy bastante rico para casarme con
ella sin dote, y con sólo poseerla quedarán colmados todos mis deseos.»

Don Juan y yo, completamente satisfechos de haber conducido
dichosamente las cosas a este estado, resolvimos excusar todas las
ceremonias superfluas, para acelerar cuanto antes nuestras bodas.
Dispuse que mi futuro cuñado se abocase con los padres de Serafina;
y convenidos en las capitulaciones del matrimonio, se despidió de
nosotros, prometiendo volver al día siguiente acompañado de su hermana
Dorotea. El deseo de parecer bien a esta señorita me obligó a emplear
lo menos tres horas largas en vestirme, engalanarme y adonizarme,
y ni aun así me pude reducir a estar contento de mi figura. Para un
mozalbete que se dispone a ir a ver a su querida esto es un recreo; mas
para un hombre que comienza a envejecer, es una ocupación. Con todo,
fuí más afortunado de lo que esperaba; volví a ver a la hermana de
don Juan, y ella me miró con semblante tan favorable, que todavía me
presumí valer alguna cosa. Tuve con ella una larga conversación; quedé
hechizado de su carácter y de su juicio, y me persuadí de que, con buen
tratamiento y mucha condescendencia, podría llegar a ser un esposo
querido. Lleno de tan dulce esperanza, envié a buscar dos escribanos a
Valencia, que formalizaron la escritura matrimonial. Después acudimos
al cura de Paterna, que vino a Liria y nos casó a don Juan y a mí con
nuestras novias.

Encendí, pues, por la segunda vez la antorcha de Himeneo, y nunca tuve
motivo para arrepentirme. Dorotea, como mujer virtuosa, no tenía mayor
gusto que cumplir con su obligación; y como yo procuraba adelantarme a
llenar sus deseos, tardó poco en enamorarse de mí, como si yo estuviera
en mi juventud. Por otra parte, en don Juan y en mi ahijada se encendió
con igual viveza el amor conyugal; y lo más singular fué que las dos
cuñadas contrajeron la más estrecha y sincera amistad. Por mi parte,
advertí en mi cuñado tan buenas prendas, que le cobré un verdadero
cariño, que no me pagó con ingratitud. En fin, la unión que reinaba
entre nosotros era tal, que cuando teníamos que separarnos por la
noche para volvernos a reunir el día siguiente esta separación no se
verificaba sin sentimiento; lo que dió motivo a que ambas familias nos
resolviésemos a no formar mas que una sola, que tan pronto vivía en la
quinta de Liria como en la de Antella, a la cual, para este efecto, se
le hicieron grandes reparos con los doblones de su excelencia.

Tres años hace ya, amigo lector, que paso una vida deliciosa al lado de
personas tan queridas. Para colmo de mi dicha, el Cielo se ha dignado
concederme dos hijos, de quienes creo prudentemente ser padre y cuya
educación va a ser el entretenimiento de mi ancianidad.


                     FIN DEL TERCERO Y ÚLTIMO TOMO



                          INDICE DEL TOMO III


                             LIBRO OCTAVO


                                                                Páginas.

  CAPÍTULO I.--Gil Blas adquiere un buen conocimiento y logra un
  buen empleo, que le consuela de la ingratitud del conde Galiano.
  Historia de don Valerio de Luna.                                     5

  CAPÍTULO II.--Presentan a Gil Blas al duque de Lerma, quien le
  admite por uno de sus secretarios. Este ministro le señala el
  trabajo que ha de hacer y queda gustoso de él.                      12

  CAPÍTULO III.--Sabe Gil Blas que su empleo no deja de tener
  desazones. De la inquietud que le causó esta nueva y de la
  conducta que se vió obligado a guardar.                             18

  CAPÍTULO IV.--Gil Blas consigue el favor del duque de Lerma, que
  le confía un secreto de importancia.                                23

  CAPÍTULO V.--En el que se verá a Gil Blas lleno de gozo, de
  honra y de miseria.                                                 26

  CAPÍTULO VI.--Qué modo tuvo Gil Blas de dar a conocer su pobreza
  al duque de Lerma y cómo se portó con él este ministro.             31

  CAPÍTULO VII.--De lo bien que empleó sus mil quinientos ducados;
  del primer negocio en que medió y del provecho que sacó de él.      38

  CAPÍTULO VIII.--Historia de don Rogerio de Rada.                    41

  CAPÍTULO IX.--Por qué medios Gil Blas hizo en poco tiempo una
  gran fortuna y de cómo tomó el aire de persona de importancia.      52

  CAPÍTULO X.--Corrómpense enteramente las costumbres de Gil Blas
  en la corte; del encargo que le dió el conde de Lemos y de la
  intriga en que este señor y él se metieron.                         62

  CAPÍTULO XI.--De la visita secreta y de los regalos que el
  príncipe hizo a Catalina.                                           71

  CAPÍTULO XII.--Quién era Catalina; perplejidad de Gil Blas, su
  inquietud y la precaución que tomó para tranquilizar su ánimo.      77

  CAPÍTULO XIII.--Sigue Gil Blas haciendo el papel de señor; tiene
  noticias de su familia; impresión que le hicieron; se
  descompadra con Fabricio.                                           81


                             LIBRO NOVENO

  CAPÍTULO I.--Escipión quiere casar a Gil Blas y le propone la
  hija de un rico y famoso platero; de los pasos que se dieron a
  este fin.                                                           87

  CAPÍTULO II.--Por qué casualidad se acordó Gil Blas de don
  Alfonso de Leiva, y del servicio que le hizo.                       92

  CAPÍTULO III.--De los preparativos que se hicieron para el
  casamiento de Gil Blas y del grande acontecimiento que los
  inutilizó.                                                          96

  CAPÍTULO IV.--De qué modo fué tratado Gil Blas en la torre de
  Segovia y de cómo supo la causa de su prisión.                      98

  CAPÍTULO V.--De lo que reflexionó antes de dormirse y del ruido
  que le despertó.                                                   104

  CAPÍTULO VI.--Historia de don Gastón de Cogollos y de doña Elena
  de Galisteo.                                                       108

  CAPÍTULO VII.--Escipión va a la torre de Segovia a ver a Gil
  Blas y le da muchas noticias.                                      130

  CAPÍTULO VIII.--Del primer viaje que hizo Escipión a Madrid;
  cuál fué el motivo y éxito de él; dale a Gil Blas una enfermedad
  y resultas que tuvo.                                               134

  CAPÍTULO IX.--Escipión vuelve a Madrid; cómo y con qué
  condiciones alcanzó la libertad de Gil Blas; adónde fueron los
  dos después de haber salido de la torre de Segovia y
  conversación que tuvieron.                                         140

  CAPÍTULO X.--De lo que hicieron al llegar a Madrid; a quién
  encontró Gil Blas en la calle y de lo que siguió a este
  encuentro.                                                         144


                             LIBRO DECIMO

  CAPÍTULO I.--Sale Gil Blas para Asturias y pasa por Valladolid,
  donde visita a su amo antiguo, el doctor Sangredo, y se
  encuentra casualmente con el señor Manuel Ordóñez, administrador
  del hospital.                                                      151

  CAPÍTULO II.--Prosigue Gil Blas su viaje y llega felizmente a
  Oviedo; en qué estado halla a su familia; muerte de su padre, y
  sus consecuencias.                                                 162

  CAPÍTULO III.--Toma Gil Blas el camino del reino de Valencia y
  llega en fin a Liria; descripción de su quinta; cómo fué
  recibido en ella y qué gentes encontró allí.                       172

  CAPÍTULO IV.--Marcha Gil Blas a Valencia y visita a los señores
  de Leiva; de la conversación que tuvo con ellos y de la buena
  acogida que le hizo doña Serafina.                                 179

  CAPÍTULO V.--Va Gil Blas a la comedia y ve representar una
  tragedia nueva; qué éxito tuvo la pieza. Carácter del pueblo de
  Valencia.                                                          185

  CAPÍTULO VI.--Gil Blas, paseándose por las calles de Valencia,
  encuentra a un religioso a quien le parece conocer; qué hombre
  era este religioso.                                                190

  CAPÍTULO VII.--Gil Blas se restituye a su quinta de Liria; de la
  noticia agradable que Escipión le dió y de la reforma que
  hicieron en su familia.                                            198

  CAPÍTULO VIII.--Amores de Gil Blas y de la bella Antonia.          203

  CAPÍTULO IX.--Casamiento de Gil Blas y la bella Antonia; aparato
  con que se hizo; qué personas asistieron a él y fiestas con que
  se celebró.                                                        210

  CAPÍTULO X.--Lo que sucedió después de la boda de Gil Blas y de
  la bella Antonia. Principio de la historia de Escipión.            217

  CAPÍTULO XI.--Prosigue la historia de Escipión.                    248

  CAPÍTULO XII.--Fin de la historia de Escipión.                     263


                            LIBRO UNDECIMO

  CAPÍTULO I.--De cómo Gil Blas tuvo la mayor alegría que había
  experimentado en su vida y del funesto accidente que la turbó.
  Mutaciones sobrevenidas en la corte, que fueron causa de que
  Santillana volviese a ella.                                        287

  CAPÍTULO II.--Marcha Gil Blas a Madrid, déjase ver en la corte,
  reconócele el rey, recomiéndale a su primer ministro y efectos
  de esta recomendación.                                             293

  CAPÍTULO III.--Del motivo que tuvo Gil Blas para no poner por
  obra el pensamiento de dejar la corte y del importante servicio
  que le hizo José Navarro.                                          299

  CAPÍTULO IV.--Logra Gil Blas el afecto y confianza del conde de
  Olivares.                                                          302

  CAPÍTULO V.--Conversación secreta que tuvo Gil Blas con Navarro
  y primera cosa en que le ocupó el conde de Olivares.               305

  CAPÍTULO VI.--En qué invirtió Gil Blas estos trescientos
  doblones y comisión que dió a Escipión. Resultado de la Memoria
  de que acaba de hablarse.                                          312

  CAPÍTULO VII.--Por qué casualidad, en dónde y en qué estado
  volvió a encontrar Gil Blas a su amigo Fabricio y conversación
  que tuvieron.                                                      317

  CAPÍTULO VIII.--Gil Blas se granjea cada día más el afecto del
  ministro; vuelve Escipión a Madrid y relación que hace a
  Santillana de su viaje.                                            322

  CAPÍTULO IX.--Cómo y con quién casó el conde-duque a su hija
  única y los sinsabores que produjo este matrimonio.                326

  CAPÍTULO X.--Encuentra Gil Blas casualmente al poeta Núñez;
  refiérele éste que se representa una tragedia suya en el teatro
  del Príncipe; desgraciado éxito que tuvo y efecto favorable que
  le produjo esta desgracia.                                         330

  CAPÍTULO XI.--Consigue Santillana un empleo para Escipión, el
  cual se embarca para Nueva España.                                 335

  CAPÍTULO XII.--Llega a Madrid don Alfonso de Leiva; motivo de su
  viaje; grave aflicción de Gil Blas y alegría que la siguió.        338

  CAPÍTULO XIII.--Encuentra Gil Blas en palacio a don Gastón de
  Cogollos y a don Andrés de Tordesillas; adónde fueron todos
  tres; fin de la historia de don Gastón y doña Elena de Galisteo;
  qué servicio hizo Santillana a Tordesillas.                        343

  CAPÍTULO XIV.--Va Santillana a casa del poeta Núñez; qué
  personas encontró en ella y qué conversación tuvieron allí.        352


                            LIBRO DUODECIMO

  CAPÍTULO I.--Envía el ministro a Toledo a Gil Blas; motivo y
  éxito de su viaje.                                                 357

  CAPÍTULO II.--Da Santillana cuenta de su comisión al ministro,
  quien le encarga el cuidado de hacer que venga Lucrecia a
  Madrid; de la llegada de esta actriz y de su primera
  representación en la corte.                                        368

  CAPÍTULO III.--Logra Lucrecia mucha celebridad en la corte;
  representa delante del rey, que se enamora de ella, y resultas
  de estos amores.                                                   371

  CAPÍTULO IV.--Nuevo empleo que confirió el ministro a
  Santillana.                                                        378

  CAPÍTULO V.--Es reconocido auténticamente el hijo de la genovesa
  bajo el nombre de don Enrique Felipe de Guzmán; establece
  Santillana la casa de este señor y le proporciona toda clase de
  maestros.                                                          382

  CAPÍTULO VI.--Vuelve Escipión de Nueva España; acomódale Gil
  Blas en casa de don Enrique; estudios de este señorito; honores
  que se le confieren y con qué señora le casa el conde-duque;
  cómo a Gil Blas se le hizo noble, con repugnancia suya.            385

  CAPÍTULO VII.--Gil Blas vuelve a encontrar casualmente a
  Fabricio; última conversación que ambos tuvieron y consejo
  importante que Núñez dió a Santillana.                             389

  CAPÍTULO VIII.--Descubre Gil Blas ser cierto el aviso que le dió
  Fabricio; hace el rey un viaje a Zaragoza.                         392

  CAPÍTULO IX.--De la rebelión de Portugal y caída del
  conde-duque.                                                       396

  CAPÍTULO X.--Cuidados que por el pronto inquietaron al
  conde-duque; síguese a ellos un dichoso sosiego; método de vida
  que entabló en su retiro.                                          399

  CAPÍTULO XI.--El conde-duque se pone repentinamente triste y
  pensativo; motivo extraordinario de su tristeza y resultado
  fatal que tuvo.                                                    403

  CAPÍTULO XII.--Lo que pasó en el palacio de Loeches después de
  la muerte del conde-duque y partido que tomó Santillana.           407

  CAPÍTULO XIII.--Vuelve Gil Blas a su quinta; tiene el gusto de
  encontrar ya casadera a su ahijada Serafina y él mismo se
  enamora de una señorita.                                           411

  CAPÍTULO XIV.--De las dos bodas que se celebraron en la quinta
  de Liria, con lo cual se da fin a la historia de Gil Blas de
  Santillana.                                                        416



                         OBRAS DE J. H. FABRE
                          EDITADAS POR CALPE


             Cinco volúmenes en 8.º, de unas 300 páginas
                               cada uno.

                 LA VIDA Y COSTUMBRES MARAVILLOSAS DE
                 LOS INSECTOS APARECEN EN ESTAS OBRAS
                   NARRADAS CON AMENIDAD ENCANTADORA


                        TITULO DE CADA VOLUMEN

=Maravillas del instinto en los insectos=, con grabados y 16 láminas
fuera de texto, según fotografías de P. H. Fabre, y portada en color.
En rústica, 5 pesetas; en tela, 7.

=Costumbres de los insectos=, con grabados y 16 láminas fuera de texto,
según fotografías de P. H. Fabre, y portada en color. En rústica, 5
pesetas; en tela, 7.

=La vida de los insectos=, con grabados y 11 láminas fuera de texto,
según fotografías de P. H. Fabre, y portada en color. En rústica, 5
pesetas; en tela, 7.

=Los destructores.= Lecturas acerca de los animales perjudiciales
a la agricultura, con grabados y 16 láminas fuera de texto, según
fotografías de P. H. Fabre, y portada en color. En rústica, 5 pesetas;
en tela, 7.

=Los auxiliares.= Lecturas acerca de los animales útiles a la
agricultura, con grabados y 16 láminas fuera de texto, según
fotografías de P. H. Fabre, y portada en color. En rústica, 5 pesetas;
en tela, 7.



                        LIBROS DE LA NATURALEZA

       _El contenido de las obras que forman esta serie de libros
       editados por CALPE es rigurosamente científico y está al
       corriente de los últimos progresos de las ciencias naturales.
       Garantía de ello son los autores de esas obras, todos los
       cuales figuran entre los naturalistas de mayor autoridad en
       nuestro país._


                            VAN PUBLICADOS

=Los animales familiares=, por _Angel Cabrera_, profesor en el Museo
Nacional de Ciencias Naturales. Un volumen de 96 páginas, 42 dibujos y
6 láminas fuera de texto, con 13 fotograbados en papel estucado.

=La vida de la Tierra=, por _J. Dantín Cereceda_, profesor en el
Instituto de San Isidro de Madrid. Un volumen de 96 páginas, 21 dibujos
y 6 láminas fuera de texto, con 10 fotograbados en papel estucado.

=El mundo alado=, por _Angel Cabrera_, profesor en el Museo Nacional de
Ciencias Naturales. Un volumen de 96 páginas, 27 dibujos y 6 láminas
fuera de texto, con 11 fotograbados en papel estucado.

=El mundo de los minerales=, por _Lucas Fernández Navarro_, profesor en
la Universidad de Madrid y en el Museo Nacional de Ciencias Naturales.
Un volumen de 96 páginas, 43 dibujos y 6 láminas fuera de texto, con 10
fotograbados en papel estucado.

=El mundo de los insectos=, por _Antonio de Zulueta_, profesor en
el Museo Nacional de Ciencias Naturales. Un volumen de 96 páginas,
41 dibujos y 6 láminas fuera de texto, con 12 fotograbados en papel
estucado.

=Los animales salvajes=, por _Angel Cabrera_, profesor en el Museo
Nacional de Ciencias Naturales. Un volumen de 96 páginas, 24 dibujos y
6 láminas fuera de texto, con 10 fotograbados en papel estucado.

=Peces de mar y de agua dulce=, por _Angel Cabrera_, profesor en el
Museo Nacional de Ciencias Naturales. Un volumen de 96 páginas, 40
dibujos y 6 láminas fuera de texto, con 11 fotograbados en papel
estucado.

=La vida de las plantas=, por _J. Dantín Cereceda_, profesor en el
Instituto de San Isidro de Madrid. Un volumen de 96 páginas, 31 dibujos
y 6 láminas fuera de texto, con 11 fotograbados en papel estucado.

=Los animales microscópicos=, por _Angel Cabrera_, profesor en el Museo
Nacional de Ciencias Naturales. Un volumen de 96 páginas, 42 dibujos y
6 láminas fuera de texto, con 10 fotograbados en papel estucado.

=La vida de las flores=, por _J. Dantín Cereceda_, profesor en el
Instituto de San Isidro de Madrid. Un volumen de 96 páginas, 31 dibujos
y 6 láminas fuera de texto, con 11 fotograbados en papel estucado.


Todas las obras de esta colección se venden al precio de =1,75 pesetas
cada libro= y llevan artísticas cubiertas del gran dibujante Bagaría
impresas a cinco tintas.



                             BIBLIOTECA DE
                          IDEAS DEL SIGLO XX

                      SELECCIONADA Y DIRIGIDA POR

                       DON JOSE ORTEGA Y GASSET

        Catedrático de Metafísica en la Universidad de Madrid.

       _Compondrán esta colección los libros maestros de Europa y
       América que, aparecidos en estos últimos veinte años, inician
       nuevas maneras de pensar en filosofía como en política, en
       critica artística como en biología, en ciencias sociales como
       en física. Será, pues, una colección, única hoy en el mundo,
       que ofrece en apretada fila los temas más incitantes de la
       nueva cultura._


                  Volúmenes que aparecerán en breve,
                     editados por CALPE:

Rickert.--=Ciencia cultural y ciencia natural.=

Born.--=La teoría de la relatividad de Einstein.=

Driesch.--=Filosofía del organismo.=--Dos volúmenes.

J. von Uexküll.--=Ideas para una concepción biológica del mundo.=

Bonola.--=Geometría noeuclidiana.=

Worringer.--=El espíritu del arte gótico.=

Wölfflin.--=Conceptos fundamentales de la historia del arte.=

Spengler.--=La decadencia de Occidente.=





*** End of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Historia de Gil Blas de Santillana: Novela (Vol 3 de 3) - Novela" ***

Doctrine Publishing Corporation provides digitized public domain materials.
Public domain books belong to the public and we are merely their custodians.
This effort is time consuming and expensive, so in order to keep providing
this resource, we have taken steps to prevent abuse by commercial parties,
including placing technical restrictions on automated querying.

We also ask that you:

+ Make non-commercial use of the files We designed Doctrine Publishing
Corporation's ISYS search for use by individuals, and we request that you
use these files for personal, non-commercial purposes.

+ Refrain from automated querying Do not send automated queries of any sort
to Doctrine Publishing's system: If you are conducting research on machine
translation, optical character recognition or other areas where access to a
large amount of text is helpful, please contact us. We encourage the use of
public domain materials for these purposes and may be able to help.

+ Keep it legal -  Whatever your use, remember that you are responsible for
ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just because
we believe a book is in the public domain for users in the United States,
that the work is also in the public domain for users in other countries.
Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we
can't offer guidance on whether any specific use of any specific book is
allowed. Please do not assume that a book's appearance in Doctrine Publishing
ISYS search  means it can be used in any manner anywhere in the world.
Copyright infringement liability can be quite severe.

About ISYS® Search Software
Established in 1988, ISYS Search Software is a global supplier of enterprise
search solutions for business and government.  The company's award-winning
software suite offers a broad range of search, navigation and discovery
solutions for desktop search, intranet search, SharePoint search and embedded
search applications.  ISYS has been deployed by thousands of organizations
operating in a variety of industries, including government, legal, law
enforcement, financial services, healthcare and recruitment.



Home