Home
  By Author [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Title [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Language
all Classics books content using ISYS

Download this book: [ ASCII ]

Look for this book on Amazon


We have new books nearly every day.
If you would like a news letter once a week or once a month
fill out this form and we will give you a summary of the books for that week or month by email.

Title: Colección de Documentos Inéditos Relativos al Descubrimiento, Conquista y Organización de las Antiguas Posesiones Españolas de Ultramar. Tomo 7, De Los Pleitos de Colón, I
Author: Various
Language: Spanish
As this book started as an ASCII text book there are no pictures available.
Copyright Status: Not copyrighted in the United States. If you live elsewhere check the laws of your country before downloading this ebook. See comments about copyright issues at end of book.

*** Start of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Colección de Documentos Inéditos Relativos al Descubrimiento, Conquista y Organización de las Antiguas Posesiones Españolas de Ultramar. Tomo 7, De Los Pleitos de Colón, I" ***

This book is indexed by ISYS Web Indexing system to allow the reader find any word or number within the document.



Libraries.)



                        Notas del Transcriptor

—Se han respetado la grafía y la acentuación del original, así como las
inconsistencias en éstas.

—Se han corregido los errores obvios de imprenta.

—Algunos «DOCUMENTOS» contienen únicamente el título.

—En el documento núm. 9 del original, algunas palabras en latín
presentan una línea horizontal sobre éstas. En la versión electrónica,
estas palabras se indican entre corchetes y encabezadas por un signo
igual, _e.g._ [=oibus].

—En las cifras en números romanos impresas en versalita en el original,
el tamaño de la letra U (1000) es, en ocasiones, mayor al del resto. En
esta versión electrónica, su tamaño se ha normalizado debido a que el
texto en versalita se ha sustituido por mayúsculas.

—Las notas al pie de página se han renumerado.

—En los índices de personas y de lugares, la grafía del texto original
aparece, en ocasiones, normalizada a esa de la época de impresión,
_e.g._ «Destrada» en el original frente a «de Estrada» en el índice.

—El texto en cursiva se indica entre _guiones bajos_.

—El acento circunflejo indica el texto en ^{superíndice}.

—Las páginas en blanco presentes en el original se han eliminado en la
versión electrónica.

                   *       *       *       *       *



                               COLECCIÓN

                                  DE

                          DOCUMENTOS INÉDITOS

                             DE ULTRAMAR.



                               COLECCIÓN

                                  DE

                          DOCUMENTOS INÉDITOS

         RELATIVOS AL DESCUBRIMIENTO, CONQUISTA Y ORGANIZACIÓN

                                DE LAS

              ANTIGUAS POSESIONES ESPAÑOLAS DE ULTRAMAR.


                             SEGUNDA SERIE

            PUBLICADA POR LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA.


                             TOMO NÚM. 7.

                                   I

                       DE LOS PLEITOS DE COLÓN.


                                MADRID
        ESTABLECIMIENTO TIPOGRÁFICO «SUCESORES DE RIVADENEYRA»
                      IMPRESORES DE LA REAL CASA
                       Paseo de San Vicente, 20
                                 1892



                             INTRODUCCIÓN.


Los pleitos sostenidos contra la Corona por el Almirante D. Diego
Colón, sus hijos y sucesores, han servido para conocer muchas
circunstancias de la vida y viajes del descubridor de las Indias
occidentales, D. Cristóbal Colón, así por los documentos que las partes
litigantes exhibieron, comenzando por las capitulaciones de Santa Fe,
las cédulas de mercedes y privilegios de los Reyes, las escrituras de
institución de mayorazgo, testamento y codicilo, cuya autenticidad hubo
de investigar, ante todo, el tribunal, como por las declaraciones de
los testigos en abono de las probanzas.

De estas últimas publicó D. Martín Fernández de Navarrete, en la
_Colección de viajes y descubrimientos que hicieron por mar los
españoles_, un extracto que amplió el que suscribe en el libro titulado
_Colón y Pinzón_, inserto en el tomo X de las _Memorias de la Real
Academia de la Historia_, habiendo examinado las piezas principales
del proceso. Posteriormente se trajeron los autos á Madrid, á petición
de la misma Academia, y se formó índice escrupuloso de los papeles que
los componen, con el fin de publicarlo en la Bibliografía colombina
dispuesta para la celebración del cuarto Centenario del descubrimiento
de América. Entonces, comprobada la importancia de la Colección, acordó
la Comisión de Indias comprenderla en la de documentos inéditos que da
á luz en segunda serie.

Como ha de verse, resulta del proceso que, relevado don Cristóbal Colón
en el Gobierno y virreinato de las nuevas tierras occidentales, su hijo
D. Diego pretendió sucederle por derecho propio. Examinado el asunto en
el Consejo de Indias, no hubo de parecer tan claro como lo entendía el
interesado, teniéndose por visorrey de todas las islas y tierra firme
descubiertas y por descubrir, con facultades que habían de conferirle
la soberanía efectiva por allá, si bien reconocía la nominal de los
Reyes de Castilla. El Consejo declaró «lo que le pertenecía y debía
pertenecer por virtud de las capitulaciones e asiento que con SS. AA.
fizo don Cristobal», y no conformándose, inició el pleito el año 1508,
vuelto el rey D. Fernando de Nápoles.

Poco después, gestionando en su favor el Duque de Alba, D. Juan
Rodríguez de Fonseca y el Secretario Conchillos, fué nombrado
Gobernador general de las Islas oceánicas _sin perjuicio del derecho_
puesto en litigio, dándose Real cédula en Arévalo á 9 de Agosto de
1508. Las diligencias siguieron en tanto hasta recaer fallo que
acredita la independencia y justificación del tribunal. En Sevilla, á
5 de Mayo de 1511, se declaró pertenecer al almirante D. Diego Colón
y á sus sucesores por siempre jamás la gobernación y administración
de justicia en las tierras descubiertas por su padre, con título de
visorrey. La sentencia fué aprobada y mandada cumplir por Provisión
ejecutoria.

Iban extendiéndose poco á poco las exploraciones y conquistas en
el Nuevo Mundo, creciendo con ellas las aspiraciones del virrey.
Primeramente pidió aclaración sobre puntos que le parecían dudosos
en la sentencia de Sevilla; después, no satisfecho, suplicó de la
sentencia misma, aumentando progresivamente las exigencias en el
concepto de que todo lo descubierto hasta entonces y lo que en adelante
se descubriera, debíase á la industria del almirante D. Cristóbal Colón
que enseñó el camino.

Con tal fundamento formuló un memorial de agravios con cuarenta y
dos capítulos, aspirando al gobierno absoluto, provisión de oficios,
administración de justicia y percepción de rentas en la tierra
extendida de polo á polo al occidente de la línea trazada por el
pontífice Alejandro VI, á las islas del Pacífico, _y á más, si más se
descubriese_, sentando que no le alcanzaba el precepto legal de dar
residencia de sus actos; que los Reyes de Castilla no tenían facultad
para entender en el repartimiento de los indios ni para establecer
tributos de cualquiera especie que fueran, toda vez que habrían de
afectar al décimo y octavo de productos, pertenecientes al almirantazgo
por las estipulaciones de Santa Fe. Sostenía igualmente su derecho á
percibir parte de los diezmos eclesiásticos y de las penas de Cámara,
y á nombrar, no solamente los concejos de los pueblos, pero aun los
capitanes de los navíos que fueran á las Indias, con extremos que
obligaron á significarle «ser el Rey y la Reina los señores naturales
de las Indias, y no el Almirante, como él hasta aquí lo había creído.»

Los pedimentos, réplicas y suplicaciones con que continuaba tenazmente
el pleito eran en tanto número y las gestiones privadas de tal
naturaleza, que el cronista bufón del Emperador, Francesillo de Zúñiga,
las hizo proverbiales diciendo de los insistentes cortesanos: _escribe
más que Colón_.

Por sentencia pronunciada en la Coruña el año 1520, hallándose en la
ciudad el rey D. Carlos, se ordenó la forma en que se habían de proveer
los oficios en Indias; se satisfacieron en lo racional algunas de las
pretensiones, y aunque se dictó el fallo sin costas, «en enmienda
de lo mucho que había gastado el Almirante andando en Corte para la
prosecución del negocio, se le hizo merced de 365.000 maravedís de
renta anual pagada en la isla Española».

Don Diego apeló también de esta sentencia con razonamientos por los que
el fiscal del Estado pidió se unieran á los autos los procesos formados
en la isla Española y presentados al Consejo de Indias en los años 1500
y 1501, en que «consto e parescio las causas por que el Rey e la Reina
catolicos de gloriosa memoria, se movieron a mandar venir a esta Corte
detenido al almirante D. Cristóbal Colón e le quitaron los oficios de
Visorey y Gobernador».

Había muerto el obstinado pretendiente cuando, cumpliéndose sus deseos,
se declararon nulas las sentencias y provisiones dadas en Sevilla y
la Coruña, por otra de Valladolid á 25 de Junio de 1527, admitiendo
los pedimentos con posterioridad alegados. Entonces doña María de
Toledo, viuda del Almirante, que firmaba _La desdichada virreina_, con
mejor tacto y tanta constancia como su difunto esposo, ayudándola el
Comendador mayor de León, su padre, y D. Hernando Colón, su cuñado,
continuó las diligencias, cuyo despacho varias veces recomendó el
Emperador á instancias de la respetable dama «porque no anduviese ella
aquí con tantas fatigas y trabajos como andaba tanto tiempo ha, cargada
con sus hijas, gastando lo que no tenía e importunando a S. M., que le
era lo mas sensible».

Nueva sentencia se pronunció en Dueñas el 27 de Agosto de 1534,
reconociendo, lo mismo que las anteriores, á los sucesores de D.
Cristóbal Colón, el oficio perpetuo de Almirantazgo de las Indias,
y más que en las primeras, declarando pertenecerle la gobernación
del Darien, con facultad de poner en ella teniente, pero sin derecho
á la décima parte de rentas de almojarifazgo que cobraba el Rey en
las Indias, ni á parte alguna en los diezmos y primicias de los
eclesiásticos.

Abrazaba la sentencia treinta y tres capítulos, todos importantes,
siéndolo la declaración igual _sin costas_, y no obstante, no se dieron
con ella los interesados más satisfechos que con las otras, repitiendo
la apelación y pidiendo doña María de Toledo que se sometiera al
Consejo Real.

El Licenciado Villalobos, á la sazón fiscal, opuso en esta instancia
á las argucias de la parte del Almirante, otras que le apartaban de
la senda del derecho en que debió mantenerse. Quiso probar que las
Indias no se descubrieron por industria de Cristóbal Colón, extranjero
que carecía de opinión y de recursos, sino por la de otros marineros,
principalmente Martín Alonso Pinzón, que facilitó el armamento de las
carabelas y siguió la navegación cuando D. Cristóbal iba sin tino y se
quería volver. Que los Reyes Católicos otorgaron á éste privilegios y
mercedes, creyéndole descubridor porque así lo dijo él, aplicándose la
gloria sin temor de contradicción, por haber fallecido su compañero,
pero que á Pinzón correspondía la mitad de las honras y provechos, pues
así lo habían convenido antes de emprender el viaje.

Los jueces no encontraron probadas las razones del fiscal, que
incurrió, por tanto, en censura pública, tocando puntos impertinentes;
pero las declaraciones, un tanto amañadas de algunos de los testigos de
que se valió, confrontadas con las de los otros, son de utilidad á la
Historia, revelando pormenores de los preparativos de la expedición, de
las personas que en ella intervinieron, de los viajes de ida y vuelta,
pormenores que, sin el proceso, no se conocieran.

Los jueces, dicho está, no tomaron en consideración tales probanzas,
volviendo á dictar sentencia, que fué la cuarta, en Madrid, á 18 de
Agosto de 1535, con reconocimiento en los sucesores de D. Cristóbal
Colón del derecho á los oficios de Virrey y Gobernador, perpetuamente,
en la isla Española y adyacentes, en las provincias de Paria y de
Veragua, en Tierra Firme, con más la décima de las rentas reales.

De injusta y agraviada la calificaron los defensores de D. Luis Colón,
tercer Almirante, persistentes en pedir la extensión del virreinato
á todo el continente indiano en su repetida apelación; y como se
advirtiera en el Consejo el propósito de no cejar en el empeño, hubo
de pensarse en transacción que lo aquietara, ofreciendo á la parte del
Almirante, por renuncia y traspaso á la Corona de todos los privilegios
acordados á la casa de Colón, el territorio comprendido entre el Cabo
Gracias á Dios y Puerto Bello, y los islotes adyacentes, con título de
Duque.

Convinieron al fin los interesados en someter el asunto á juicio
arbitral de dos personas, que fueron el Cardenal de Santa Susana,
D. Fr. García de Loaysa, Obispo de Sigüenza, Presidente de Indias y
Comisario general de la Santa Cruzada, y el Dr. Gaspar de Montoya, del
Consejo de Castilla, los cuales firmaron compromiso, conservando á
D. Luis Colón y sucesores el título de Almirante de las Indias, diez
mil ducados de renta en ellas, la isla de Jamaica, con título de Duque
ó Marqués, veinticinco leguas cuadradas en Veragua, con jurisdicción
civil y criminal, y otras preeminencias y rentas para las hijas de D.
Diego Colón.

Don Luis se había obligado previamente á apartarse de toda pretensión
una vez dada la sentencia, que lo fué en Valladolid en 28 de Junio de
1536; se hizo, sin embargo, doliente, consiguiendo que se mejoraran las
condiciones en su favor, por provisión del Consejo, confirmada por el
Emperador en cédula de 8 de Septiembre. D.ª María de Toledo, alma del
negocio, pudo cerrarlo obteniendo otra cédula el 6 de Noviembre para
que le abonaran las cajas de Puerto Rico cuatro mil ducados de oro «por
lo que había gastado y trabajado en la prosecución del pleito seguido
en nombre de su hijo».

Á poco tiempo se suscitaron dudas y pleito nuevo por la cuantía de
lo que D. Luis Colón había de llevar y le correspondía por el oficio
de Almirante de las Indias, volviendo á la pretensión de considerar
incluídas en la palabra las tierras descubiertas y por descubrir. El
mismo Cardenal Loaysa y el Comendador mayor de León, D. Francisco de
los Cobos, como árbitros, dirimieron la cuestión en segundo compromiso,
suscrito en Madrid el 5 de Febrero de 1540, que aceptaron las partes, y
tuvo ejecución.

Había heredado D. Luis, sin duda alguna, las aficiones litigiosas de
su padre. En 1554 planteó segundo pleito por quebranto de la moneda
en que se pagaban las rentas en la isla Española. Pretendía se le
satisfacieran en oro quilatado, y se contentó con tres mil ducados
de indemnización, haciendo escritura formal, por la que se declaraba
satisfecho.

El año siguiente entabló el tercer pleito por el ducado de Veragua,
alegando habérsele puesto dificultades para la población. Decíase
engañado y perjudicado en la cesión de los derechos que hizo á S.
M., redactando repetidas peticiones de compensación, sin fijeza
ni fundamento. Ya protestaba de concluir las causas si S. M. le
perdonaba la pena á que había sido sentenciado en el tribunal de
Alcaldes de Corte, por delito de poligamia; ya iniciaba otras demandas
por suplemento de rentas, cuyo capital iba vendiendo al Erario ó á
particulares, importunando mucho, pero alcanzando siempre mercedes y
adiciones, entre ellas la de concierto nuevo en 17 de Diciembre de
1563, pudiendo decirse que duraron los pleitos tanto como su vida. Los
pleitos con el Estado, se entiende, los que después del fallecimiento
en Orán del tercer Almirante, promovieron aquellos que se creían con
derecho á la sucesión del título y rentas, dieron que hacer á los
tribunales por siglos.

Es ajena á la publicación de la Real Academia de la Historia la segunda
parte; con todo, no parecerá ocioso apuntar someramente que, extinguida
con D. Luis Colón la línea directa masculina, alegaron derecho al
mayorazgo:

1.º D.ª Francisca, hija de D. Cristóbal Colón de Toledo, representación
que siguieron, según refiere D. Tomás Rodríguez Pinilla, con vista de
los papeles existentes en el archivo del actual Duque de Veragua, D.ª
Guiomar, hija de D.ª Francisca, y D.ª Ana Francisca, su nieta.

2.º D. Juan Colón de la Cueva y su hijo D. Carlos Colón de la Cueva y
Bocanegra, Marqués de Villamejor.

3.º D. Luis Colón, hijo legítimo de D. Luis de Avila, casado con D.ª
María, una de las hijas de D. Cristóbal Colón de Toledo. Por muerte
de este D. Luis, salió á oponerse como de mejor derecho y línea
preferente, D. Diego Colón de Larreategui.

Cuenta el cronista Estéban de Garibay[1], que D.ª María Colón de
Cardona, Marquesa de Guadalest, presunta Duquesa de Veragua, Marquesa
de Jamaica y señora del Almirantazgo mayor de las Indias y del resto
del estado de esta casa, tuvo en su favor, en vista, la sentencia
de la tenuta y posesión que el Consejo de Indias dió y pronunció
en Madrid, en 3 de Octubre, viernes, víspera de San Francisco, del
año 1586, siendo presidente de él el Licenciado Hernando de Vega de
Fonseca, después que el Consejo estuvo en su madura deliberación en
todo el día, hasta anochecer, habiendo solicitado esta difícil causa
con gran diligencia y presencia personal su marido D. Francisco de
Mendoza, Marqués de Guadalest y Almirante de Aragón, que, mediante
este matrimonio, pretendía ser juntamente Duque de la Vega, Marqués de
Jamaica y Almirante de las Indias.

El dicho día de la sentencia, el Almirante estuvo retirado en la casa
de los religiosos de la Compañía de Jesús, de esta villa de Madrid,
adonde, después de ya noche, concurrió á mucha prisa gran número de
caballeros de la Corte, deudos y amigos suyos á darle el parabién de
ella, y acompañarle á su posada.

Un descendiente de la casa de Colón de Portugal consiguió después la
posesión en 1605 y 1608.

      [1] Estéban de Garibay; _De D. Cristóbal Colón_. Acad. de la
      Hist., Colección Salazar. C. 2. Fernando Duro, _Nebulosa de
      Colón_, pág. 235.

En 1664 se pronunció sentencia de vista por sólo siete ministros
del Supremo Consejo de Indias y del de Castilla, declarando tocar y
pertenecer en propiedad el mayorazgo de Colón y ducado de Veragua á
D. Pedro Colón de Portugal, cuarto nieto de D. Jacobo Stuard Colón
de Portugal. Suplicó de esa sentencia y alegó de agravios, en 18 de
Abril de 1665, D. Diego Colón de Larreategui; mas por su muerte y por
la de su hijo D. Martín, que falleció sin sucesión en 1741, pasaron
sus derechos á D. Pedro Colón de Larreategui, en quien, á más de
aquéllos, se habían reunido los derechos de D.ª Ana Francisca, nieta
de D. Cristóbal Colón de Toledo. Aquél señor dió grande impulso al
pleito, que todavía sufrió aplazamientos y dilatorias, en virtud de las
gestiones del Marqués de Bélgida, representante de los derechos de D.ª
Juana y de D. Carlos Colón de Córdoba y Bocanegra, y los de la casa de
Berwik y Liria, en la que se habían refundido los de D. Pedro Stuard
Colón de Portugal.

Había fallecido en tanto D. Pedro Colón de Larreategui, y aunque
continuó representando sus acciones y derechos su hijo D. Mariano,
notable jurisconsulto grandemente relacionado en la Corte, no se ultimó
la revista del pleito hasta el 16 de Junio de 1790, en cuya fecha se
dictó sentencia declarando tocar y pertenecer el mayorazgo Colón, con
el estado de Veragua, á D. Mariano Colón de Larreategui, y condenando
al Duque de Berwik y Liria á que se lo dejase libre y desembarazado con
todas sus pertenencias, con más, á la restitución de frutos y rentas
desde el día de la contestación á la demanda sobre propiedad.

Todavía se entabló por las casas de Berwik y de Bélgida el recurso de
segunda suplicación ante la sala de las _Mil y_ _quinientas_; recurso
que perdieron los apelantes por sentencia de 20 de Marzo de 1793,
condenándoles, además, al pago de las 1.500 doblas de la ley. Y aun
acudió al Rey la Princesa de Castelfranco, madre del Duque de Berwik;
S. M. pidió los autos con suspensión de la sentencia; con vista de
ellos y el parecer de personas doctas, se dictó la Real orden de 9 de
Enero de 1796, devolviéndolos al Consejo de Indias para que procediese
en virtud de la ejecutoria causada, como si no se hubiesen suspendido
sus efectos.

Era D. Gaspar Melchor de Jovellanos abogado defensor de D. Mariano
Colón al ganar la última instancia, é hizo, por introducción
del escrito presentado al tribunal, un resumen histórico de la
complicadísima cuestión, que parece oportuno extractar aquí por
complemento de noticias[2].

      [2] _Biblioteca de Autores Españoles_ (de Rivadeneyra). Obras
      publicadas é inéditas de D. Gaspar de Jovellanos. Madrid, 1858,
      t. I, pág. 448.

Empieza el alegato con elogio del primer Almirante, diciendo que
después del entusiasmo que había despertado, fué objeto de los celos
y desconfianza de la Corte, y no tuvieron límites sus amarguras y
desgracias, «vendido, dice, por sus compañeros, abandonado de sus
amigos, censurado de sus émulos y perseguido de una de aquellas
facciones de envidiosos que rara vez dejan de esconderse en los
palacios, Colón se vió al fin pesquisado, procesado, preso, conducido
á España entre cadenas, despojado de todos sus honores y enteramente
privado del fruto de sus grandes trabajos.....»

«Ni fué menos funesta á la gloria de Colón la conducta de sus mismos
descendientes. Olvidados unos del gran nombre que debían conservar,
dados otros á obscurecerle con una conducta tenebrosa y disipada, y
divididos los demás en eternas discordias, sólo atentos á robarse
el fruto de los trabajos de aquel grande hombre, apenas pudo alguno
disfrutarle con tranquilidad. Multiplicadas demandas, artículos
innumerables, recíprocos insultos y recriminaciones, injurias,
perjurios, suplantaciones y todo cuanto ha podido inventar la codicia
litigiosa y la superchería curial en menoscabo de la verdad, tanto se
puso en obra para destruir el orden de una sucesión tan sabiamente
dispuesta y tan claramente señalada por el fundador.

»Á la muerte de su nieto D. Cristóbal, y cuando apenas se habían
enfriado las cenizas del heroico abuelo, ya se quiso poner en duda el
derecho de su biznieto D. Diego, único llevador de tan ilustre nombre.
Treinta y seis años de reñidos litigios, seguidos con imponderables
dispendios en la Audiencia de Santo Domingo y en los Supremos Consejos
de Castilla é Indias, costó la determinación del juicio posesorio
ejecutoriado en favor del número 38; dilación enorme si no estuviera
disculpada con tantos ejemplos, pero sobre todo con el del juicio
de propiedad, en que fué preciso alterar las fórmulas más solemnes
de los juicios, atropellar las leyes que las fijaron, y desairar
escandalosamente la autoridad de los tribunales sus depositarios, para
prolongar la instancia por espacio de cincuenta y seis años, y cerrarla
con la sentencia injusta, cuya revocación se pide.

»Temería el señor D. Mariano Colón que se tratase de arrogante esta
censura si no la hallase tan claramente confirmada en los autos. La
historia del foro no ofrecerá en país alguno de la tierra ejemplo
más escandaloso que el que en ellos se registra. Un pleito concluso
y visto en 1622, vuelto á ver solemnemente en 1623, prolongado el
plazo de indecisión hasta 1627, abierta entonces la puerta á nuevos
litigantes, y franqueado el paso al intrincado laberinto de nuevas
demandas, excepciones, artículos y pruebas, se declaró por fin otra
vez concluso en 1651 y se repitió en solemne vista en 1652. Tres años
de importunos esfuerzos y de maliciosos é ilegales artículos costó el
solo señalamiento del día para la votación, fijado no menos que por
sentencias ejecutorias para el primer día hábil después de San Juan
de 1655, abriéndose con esta condescendencia á la malicia una ancha
avenida, que por fortuna se cerró después para siempre, pues ya no
permitirán abrirla de nuevo la ilustración y la integridad de nuestro
siglo.

»Pero la astucia del interés conoce muchos caminos, y cuando halla
cerrados los de la justicia, sabe buscar un paso á sus torpes fines
por las sendas tenebrosas del favor. En efecto; apuradas ya todas
las estratagemas forenses, el Duque de Veragua recurrió á las de la
política, y hallándose á la sazón fuera de España, se valió de este
accidente para gritar que estaba indefenso, y prolongar la resolución
de una instancia cuyo mal suceso le hacía temer la misma debilidad de
su derecho. Lograban entonces los parientes del Duque gran influencia
con el parcial y prepotente Ministro del señor D. Felipe IV, ante
quien les fué fácil hacer valer este pretexto, por más despreciable
que fuese á los ojos de la razón y de las leyes. Á fuerza, pues, de
importunidades lograron arrancar en aquel año una Real orden, que
trasladó la votación del pleito para al 15 de Enero de 1656, con
calidad de que si entonces no hubiese vuelto el Duque á España,
continuase suspensa la votación por no dejarle indefenso.

»Tres años de inacción indujo la monstruosa calidad que contenía
esta orden, y aun después de ellos, ni el tenor de su letra ni las
más vivas instancias de los litigantes lograron verificar la deseada
determinación.

»Restituído el Duque á España en 1659, una nueva y mal forjada cadena
de efugios y de ardides, tan indecorosos al litigante que los inventó
como al tribunal que tuvo la paciencia de tolerarlos, fué sucesivamente
trasladando por medio de artículos, sentencias y ejecutorias los
señalamientos para la votación en Mayo de 1660, al primer día después
de _Cuasimodo_ del 1661, al Octubre del mismo año, al Enero y al
Abril de 1662, y finalmente, después de otros dos años de maliciosas
discusiones, al Mayo de 1664, día en que sin nueva vista, sin ninguno
de los jueces que asistieron á las dos primeras, las únicas que se
pudieron llamar legales y solemnes, y sin concurrencia de ocho de
los catorce nombrados para la decisión, seis solos jueces, los dos
ausentes, y que votaron por escrito, y los cuatro restantes que
asistieron á pronunciar los votos, formaron la injusta sentencia de
vista, único y débil testimonio que tiene en su favor el Duque de
Veragua.

»¡Cuánta consternación no debió causar esta sentencia en los demás
litigantes; en unos litigantes tan surtidos de buen derecho como
escasos de influjo y conveniencias para promoverle; en unos litigantes
que librando todas sus esperanzas sobre el santo patrocinio de la
justicia, tenían el desconsuelo de verle profanado por el favor y la
prepotencia! Sin embargo, el primer impulso de su resentimiento les
hizo tomar las armas para defenderse, y llevados de él, suplicaron
en tiempo oportuno de la sentencia de vista. Pero muy luego, el
escarmiento de las pasadas angustias y la horrible perspectiva de
las inquietudes, dispendios y amarguras con que les amenazaba en la
nueva instancia un enemigo tan poderoso y tan protegido, las derribó
de sus manos, contentándose todos con dejar preservados sus derechos
en aquella reclamación para un tiempo en que la justicia pudiese más
libremente asegurarlos.

»Este tiempo llegó, por fin, bajo de un monarca que dispensa con
religiosa igualdad su protección a todos sus súbditos, y en un
tribunal, ante cuyos íntegros y sabios ministros, siempre atentos á
hacer respetable la justicia por medio de la inflexible imparcialidad
con que la distribuyen, desaparecen todas las distinciones de la
riqueza y el poder. Un siglo entero hubo de pasar para que se formase
esta favorable revolución, y tanto fué menester para inspirar aquella
justa seguridad, que animó á los legítimos sucesores del gran Colón al
uso de sus dormidos derechos.

»Este ejemplo, de ilustrada firmeza, se debió á un magistrado tan
respetable por su probidad, como por su sabiduría. Don Pedro Colón,
sexto nieto del descubridor de las Indias, se presentó en 1765 á seguir
la súplica de la sentencia de vista interpuesta un siglo antes. Sin
más apoyo que la protección de unas leyes que tan bien conocía y sabía
dispensar, emprendió este largo litigio, sacrificando á la justicia de
sus derechos la escasa fortuna que ellos mismos le dieron, y que apenas
era suficiente á tanta empresa, aunque aumentada con la recompensa
de las fatigas de su honroso ministerio. Cuántos y cuán maliciosos
estorbos se le hubiesen opuesto para detenerle desde el primer paso,
constan menudamente del memorial ajustado; y si las intrigas forenses
no pudieron debilitar su constancia, lograron á lo menos prolongar
extraordinariamente la conclusión del nuevo juicio, y robarle el
consuelo de asegurar á sus hijos el fruto de los trabajos de tan
ilustre abuelo.

»Mas al fin, si no pudo dejarles tan rica sucesión, les transpasó en
su probidad y constancia una legítima harto más digna de un padre
tan virtuoso. Su primogénito, el Sr. D. Mariano Colón, siguiendo sus
huellas, y más arrastrado de su ejemplo que del deseo de mendigar
del foro un esplendor que el lustre de su cuna y la dignidad de su
ministerio le hacen mirar sin envidia, promovió con más celo que
impaciencia la conclusión de la instancia de revista, y al cabo de
tantas y tan reñidas contiendas, ha logrado, por fin, colocar sus
esperanzas en la augusta balanza de la justicia.

»Si hubo un tiempo en que los legítimos sucesores del gran Colón
pudieron temer la influencia de aquellos artificios con que se suele
obscurecer la verdad ó torcer la justicia, el Sr. D. Mariano, tan ajeno
de temor como de presunción, se presenta hoy tranquilo ante el tribunal
respetable destinado á desagraviarle.....»

»Á este fin dividirá la presente Memoria en tres secciones: en
la primera demostrará ser séptimo nieto legítimo, y por legítima
descendencia, derivado del Sr. D. Cristóbal Colón, primer descubridor,
conquistador y Almirante de las Indias; sexto nieto de D. Diego
Colón, su primogénito, primer llamado en el testamento y codicilo
del testador, y primer poseedor del mayorazgo que se disputa; quinto
nieto de D. Cristóbal Colón de Toledo, que fué nieto del fundador y
segundo poseedor del mayorazgo, y cuarto nieto de doña Francisca Colón
de Toledo, biznieta del fundador, de varón en varón, en quien y en
su línea, por muerte de su tío D. Luis y de su hermano D. Diego, y á
falta de todos los demás varones agnados, llamados preferentemente á la
sucesión, se refundió todo el derecho á ella.....»

                   *       *       *       *       *

El tomo presente de documentos empieza con las primeras reclamaciones
de D. Diego Colón, que dieron motivo al examen de los privilegios del
primer Almirante por el Consejo de Indias en 1506, la iniciación del
pleito, la sentencia dada en Sevilla en 1515 y la segunda en Burgos,
el año siguiente, poniendo á prueba el derecho del pretendiente á la
gobernación del Darien.

Concéntrase el interés histórico en las probanzas, porque declararon
como testigos, en gran número, capitanes, pilotos y marineros de los
que acompañaron á D. Cristóbal Colón en sus cuatro viajes, con sujeción
á los interrogatorios formulados por las dos partes, á fin de acreditar
la extensión que descubrió en la Tierra firme. Dejando á un lado los
intereses disputados en el pleito, es nueva, en el dicho del adelantado
D. Bartolomé, hermano del Almirante, la declaración de que «este
testigo anduvo con el almirante D. Cristobal Colon solicitando con el
Rey e la Reyna, e que al tiempo que lo solicitaban, facian burla del
dicho Almirante e deste testigo diciendo _que querian descubrir otro
mundo nuevo_.»

La deposición acredita que todavía el año 1512, en que se escribió,
estaba D. Bartolomé tan persuadido como don Cristóbal de haber llegado
á la India verdadera, creencia de que participaban otros marineros,
pues afirman que en el cuarto viaje fueron con el Almirante en busca
de la _Especería_ por la costa de Tierra firme, _que es Asia_.

Pormenores de no menor curiosidad se aprenden en los testimonios de
Rodrigo de Bastidas, Andrés de Morales, Alonso de Ojeda, Vicente
Yáñez Pinzón, Pedro de Terreros, los Porras, los Niños, que no por
descubridores dejan de rendir al Almirante homenaje de la consideración
y respeto que merecía.

Se recomienda preferentemente á la atención en este tomo, por muchos
conceptos, la carta dirigida por el rey D. Fernando á D. Diego
Colón, con fecha 23 de Febrero de 1512, respondiendo á una de tantas
querellas[3]. «Para que las cosas vayan como conviene á mi servicio
y a vuestro provecho y honra (decía), no debeis poneros en estas
preeminencias de poca sustancia, diciendo que el Comendador Mayor lo
hacia, porque vos sabeis muy bien que cuando la Reina, que santa gloria
haya, e yo, lo enviamos por gobernador a esa isla, e a causa del mal
recaudo que vuestro padre se dió en ese cargo que vos agora teneis;
estaba toda alzada y perdida y sin ningun provecho, y por eso fue
necesario darle al Comendador Mayor el cargo absoluto para remediarla,
porque no habia otro remedio ninguno ni habia caso para que se pudiese
dar ninguna orden ni concierto desde acá, por las causas susodichas, y
tambien porque no tenia yo noticia ni informacion ninguna de las cosas
desa isla para poderlas proveer. Agora que, gracias a Nuestro Señor,
las cosas de esas partes las entiendo yo como las de Castilla, y estan
de manera que se puedan poner en orden y concierto, para que Nuestro
Señor sea servido y nuestras rentas acrescentadas, los vecinos y
naturales desa isla deben estar como vasallos y no como esclavos, segun
los tuvieron en tiempos pasados, y por esto he de mandar proveer las
cosas como viere que convengan al servicio de Nuestro Señor e nuestro
e bien de la tierra, y si vos quereis pensar en ello, esto es vuestra
honra y salud de vuestra alma y acrescentamiento de vuestra hacienda
y seguridad de vuestro estado..... Mucho vos ruego y encargo que de
aqui adelante obreis de manera que sea excusado mandaros escribir
yo cartas como esta, porque, por cierto, por el amor que a vuestra
persona tengo y por la crianza que en mi casa recebistes, deseo vuestro
acrescentamiento y haceros mercedes.....»

      [3] Documento núm. 44, pág. 321.

  CESÁREO FERNÁNDEZ DURO.



                               NÚMERO 1.

  (Año de 1506.)—Apuntamiento para el Consejo de Indias de las
  provisiones del Almirante que se encontraron.—(_Acad. de la Hist._,
  colec. Muñoz, t. LXXV, fol. 73.)[4].

      [4] Extractos tomados el año 1781 en el Archivo de Simancas.
      Apostillado. Patronazgo Real Antiguo, cajón 1, Arca de Indias,
      leg. 9-149.


Entre otras cosas quitadas, una fué en que se mandaba: «Que los navíos
que viajaren á Indias sin licencia de SS. AA. fuesen confiscados, y la
tercera parte para el Almirante.»

Enmendóse una en que se decía: «No valiese lo que se tratase cerca de
la negociacion de Indias faltando la persona puesta por el Almirante.»
Quedó: «Que el Almirante pudiese poner persona para entender juntamente
con las puestas por SS. AA.» Mostróse agraviado el Almirante.

Otra: «Que el Almirante cobrase octavo y décimo por cierto tiempo,
aunque no haya contribuído con las costas.» Fué la enmienda en que él
quería sacar primero el octavo, y se mandó fuese primero el décimo, e
pagando las costas que haya el octavo, según la capitulación. También
se agravió.



                                  2.

  (Sin fecha.)—Primera petición del Almirante D. Diego Colón al Consejo
  para que se le tenga por visorrey en lo descubierto y por descubrir,
  se le dé salario y guardia y otras cosas.—(_A. de I._, Pto. 1-1-4/11,
  fol. 38.)


Muy poderoso Señor.=El almirante de las Yndias dize; que en su nonbre
se ovo dado un memorial al Rey nuestro señor de ciertas cosas que
suplicava, el qual su Alteza mandó remytir a los del vuestro consejo
que lo vyessen e desamynasen conforme a justicia, e por que en el dicho
memorial no se contenian todas las cosas que al dicho almyrante sigund
justicia e derecho le pertenescen, presenta ante vuestra Alteza esta
peticion de los capitulos syguientes:

[Nota al margen: Que se le haya por visorrey.]

Primeramente suplica le aya e tenga vuestra Alteza en nonbre por
su vissorrey e governador perpetuo de las yslas e tierra firme
descubiertas e por descobrir en el mar oceano al ponyente de una raya
que passa sobre las yslas de Cabo Verde y de los Açores cien leguas,
segund paresce pertenescerle por el segundo capitulo de la capitulacion
e asyento que con el almyrante su padre se tomó año de XCII, y muy
mas largo y especificado en un pedimiento dado el mesmo año, e por
otro pedimiento e confirmacion dada año XCVII, e mande vuestra Alteza
dexar al dicho almyrante la governacion de _la ysla_ _de San Juan_
que vuestra Alteza mandó dar á otra persona, por que no le fue fecha
memoria de los previlejios del almyrante, _y ansy mysmo las provincias
de Veragua e Uravá_ que se dieron a Nycuessa e Hojeda, suplica le mande
vuestra Alteza dexar por la misma razon y el les dexará, syendo vuestra
Alteza servido, el mysmo partydo que agora tienen.

[Nota al margen: Salario y guarda.]

Yten, pues en los dichos pedimientos, especial en el dado en Burgos,
le fue fecha merced e le conceden sus Altezas las facultades,
prehemynencias, prerrogativas, e derechos, e salarios que han gozado e
gozan los almyrantes e vissorreyes governadores de Castilla, suplica
que por los oficios de almyrante e virrey le mande señalar e librar
salario conforme a la dicha merced, y que pues a los dichos virreyes
e governadores se suele mandar pagar e librar gente de guarda para
favor e ayuda de la buena admynistracion de sus tierras, como se vee
en Galicya y en Nápoles, e se hazia en las Yndias al comendador mayor
de Alcántara, suplica a vuestra Alteza se la mande ansy mysmo a el
pagar, pues demas y allende de la dicha merced, aquellas tierras estan
tan lexos del favor de vuestra Alteza y ay tanta gente soltera y syn
rayzes, que es muy mas nescesaria que en otra parte, y está a muy mayor
peligro el que govierna.

[Nota al margen: Libertad de oficios.]

Yten, que por los dichos previlejios, especial por el dado en Burgos,
le es fecho merced de todos los oficios anexos y tocantes a la
justicia cevil e crimynal de todas aquellas partes, yslas y tierra
firme, syn nynguna eçebçion, suplica a vuestra Alteza que ansy libre e
desenbaraçadamente le haga merced dellos syn poner ny consentir que sea
puesta nynguna pensyon ni otra cossa que perjudique la dicha merced,
pues demas desto, por lo que toca a su real conçiençia, se deve evytar
por los rrobos y eçessos que se siguen quando los dichos oficios de
justicia son arrendados, o se ha de pagar dellos pinsyon, especialmente
en las Yndias, por que allá la costa de los oficiales que los syrven es
grande y el provecho muy poco y bive en otro estilo la gente que no en
España a caussa de las diferentes granjerias y del sacar del oro.

[Nota al margen: Que tenga Juzgado en Sevilla.]

Yten, que pues por la susodicha capitulacion le es fecha merced del
juzgado cevil e crimynal de todos los pleitos y caussas que por la
dicha negoçiaçion y trato de las Yndias acá en España e do quiera
que el dicho comercio y trato se tovyere y que otro juez sy no él, ó
el que él pusyere, no se entremeta en ello, suplica a vuestra Alteza
le mande guardar la dicha merced y darle licencia y facultad para
que use y exerça el dicho juzgado en Sevilla y en otras quales-quier
partes, como lo ussa y exerce el almyrante de Castilla, pues la dicha
merced lo dispone asi y es una de las principales preheminencias de su
almyrantazgo, y mande dar para ello las provisiones necesarias.

[Nota al margen: Que nombre persona en Sevilla.]

Yten, suplica a vuestra Alteza mande a sus oficiales de la casa de la
Contratacion de las Yndias que está en Sevylla o a qualesquier otras
personas que entendieren en la hazienda y cosas de las Yndias, que no
entiendan en cosa tocante a la dicha negociacion y trato syn persona o
personas que el almyrante en su nonbre pusyere e nonbrare para ello,
pues tiene dello merced por carta firmada y sellada dada año de noventa
e siete.

[Nota al margen: Diezmo.]

Yten, suplica a vuestra Alteza le mande acudir libre e
desenbargadamente syn nynguna cabcion, con el diezmo de todo el
provecho y rentas que vuestra Alteza o qualesquier otras personas
ovieren de las dichas yslas e tierra firme descubiertas y por
descubrir, en el dicho termyno del dicho su almyrantadgo, que es segund
se ve por el previlegio dado en Burgos, todo lo que al ocidente de las
yslas de Cabo Verde y de los Açores se hallare, lo qual le pertenesce
por el tercer capitulo de la suso dicha merced y capitulacion, y por
que este diezmo le ha de aver sacadas solamente las costas que se hazen
en cobrar la dicha renta y hazienda, suplica a vuestra Alteza mande
que otra nynguna cosa le sea contada ny hecho contribuyr en ella, pues
en eso se le yria su renta y quedaria syn tener que comer, de lo qual
vuestra Alteza no seria servido.



                                  3.

  (Sin fecha.)—Respuesta á la petición presentada por parte del
  Almirante de las Indias.—(_A. de I._, Pto. 1-1-4/11, Pieza 3, fol.
  42).


[Nota al margen: Visorrey y gobernación.]

Quanto al primer capitulo en quel almyrante pide la governacion
perpetua e oficio perpetuo de visorey, etc., se responde lo syguiente.
Lo uno, que por la ley de Toledo, fecha el año de ochenta, esta
dispuesto que nyngund oficio que tenga admynistracion de justicia no
se pueda dar perpetuamente, y los dados hasta estonces los hace de
por vida e reboca qualesquier previllegios e mercedes dados o que se
dieren en contrario de la dicha ley, lo qual, dado caso que la merced
fecha a don Cristoval Colon, padre del dicho almyrante, fuese perpetua
para él e para sus herederos, por virtud de la dicha ley fue fecha
de por vida del dicho don Cristoval Colon e muriendo él espiró y no
pasó a sus herederos, y esto ha logar no solamente en merced pura,
pero en la que fuese fecha en remuneracion de servicios, por que la
mysma ley de Toledo lo dize y dispone asy, y la razon de la proybicion
de la dicha ley, conprehende el un caso y el otro, y no solamente se
estenderia y estiende a los casos sobre dichos, pero aun sy por via de
contrato se hiziese, conprehende debaxo de la dispusycion y prohibicion
de la dicha ley, la qual se hizo por ebitar qualquier anbicion, y
por que donde ésta ynterbiene, nascen grandes ynconvenyentes e daños
a las republicas, segund la dicha ley lo dize, y por espirencia lo
avemos visto, y por esto el derecho comund proybió que los oficios de
la governacion e admynistracion no pudiesen aver ny obtener por via
de contrato, y lo mysmo está dispuesto por las leyes del reyno. Lo
otro por que asy mysmo por leyes del reyno está proybido que a onbres
estranjeros no naturales ny vecinos no se den los dichos oficios, y a
esto no puede obstar lo que se podrá decir que estas leyes del reyno no
se estienden ny han logar en estos oficios, por que eran de tierra de
señorio que aun no estava adquirido ny ganado, por que segund derecho,
las tierras nuevamente conquistadas e acrecentadas al señorio antiguo
se han de regir por las leyes del reyno a quien se acrecienta, y ansy
la dispusycion de las dichas leyes del reyno de Castilla que antes
estavan fechas, se estendian y estienden a las tierras de ynfieles
que despues de fechas las leyes se adquieren e ganan de nuevo, como
a estas tierras de las Yndias, y por ellas se han de regir y reglar.
Una razon puede la parte del almyrante alegar en su favor, y es que
al tiempo que sus Altezas le hizieron la primera merced e se capituló
con el dicho don Cristoval, estas tierras no heran adquiridas ny
unydas a estos reynos e señorios, e puesto que sus Altezas a aquella
sazon toviesen adquirido el señorio de las dichas yslas e ansy no lo
podiesen transferir en el dicho almyrante, pero pues a sus Altezas
sobrevino despues el señorio de las dichas yslas por la concesion del
Santo Padre, por ella se ratificó la primera merced fecha al dicho
almyrante e la capitulacion que con él se tomó, e que desto se sygue
e ynfiere que syendo valida la dicha merced, no se ha de reglar ny
juzgar segund las leyes destos reynos, pues aun no eran las dichas
tierras unydas ny encorporadas con ellos, e sy esta razon procediese de
derecho, cesarian todas las razones traydas en favor de la corona Real,
pero aunque esta razon a primera vista paresca que tiene en sy color de
justicia, en verdad caresce de fundamento de derecho, antes por ella
se manyfiesta el derecho de la corona Real en esta manera. Claro es
de derecho quel almyrante por virtud de la primera merced no adquirió
derecho ny señorio a la juresdicion de las yslas ny a las otras cosas
en ella contenydas, por que aun no heran adquiridas ny concedidas a sus
Altezas por la yglesia romana, sobrevino la adquisycion del señorio
dellas e concesion apostolica e ynmediata que fueron las yslas unydas
e anexas e encorporadas a la corona Real destos reynos, fueron ligadas
por las leyes dellos e subjetas a las leyes Reales e obligadas a la
regla e dispusycion dellos, segund la qual, la merced e concesion de
los dichos oficios e derechos Reales fue nynguna, carebcio enteramente
de toda forma e solenydad requerida y en caso que valiera, en quanto
a los oficios fue detanta por muerte del dicho don Cristoval Colon;
las confirmaciones que despues sobrevinieron no pudieron de derecho
obrar mas que obrara nueva concesion e merced, la qual por las cabsas
suso dichas fuera nynguna, ny tampoco pudieron corroborar ny validar
la primera merced, como fecha en el tienpo que se fizo, salvo como
fecha en el tienpo de la confirmacion, en el qual sus Altezas tenian
en el señorio de las dichas yslas, y aviéndose de juzgar como se deve
la dicha merced, como fecha en este tienpo, claro es de derecho que
fue nynguna, a la qual las leyes resiste e la aprueva, y aun en este
caso es de termynacion espresa en los propios termynos que sy uno da la
jurisdicion que no tiene y despues le sobrevino al donante el señorio
de la tal jurisdicion, que no por eso se confirma la juresdicion que
antes hizo, y que es necesario nueva concesion e donacion, e lo mysmo
que en jurisdicion ha logar en contratos quando a principio fueron
nyngunos, y asy pues las confirmaciones y nuevas concesiones de los
dichos oficios se hizieron despues de adquiridas las dichas Yndias e
unidas por la bula del Papa a estos reynos, hase de reglar e juzgar
la tal confirmacion e donacion por las leyes destos reynos como esta
dicho, ny menos puede enpecer lo que querria dezir la parte contraria,
que esta capitulacion fue un contrato en que por el servicio que don
Cristoval Colon avia de haser en el descobrir, se le pudo dar lo suso
dicho, por que aunque sea verdad que el principe, de derecho pueda dar
algunas cosas del reyno, asy por contratos como por donacion de las
ganadas o que nuevamente se adquieren, esto no ha logar en caso que del
tal contrato o donacion puede venir o viene enorme daño al reyno, y
pues presupone el derecho que sy por contrato de una cosa puede venyr
daño al reyno, por do el tal contrato no vala, muy mayor razon ay en el
caso presente, por que no vala, por que pretende el dicho almyrante la
jurisdicion de un reyno e de reynos que se descubrieron, pues la enorme
lesyon en este caso notoria está, avido respeto a los ynconvenyentes
que de lo tal podrian nascer e seguir segund la distancia que ay
destos reynos á aquellos por mar e por tierra, e puesto que la suprema
juresdicion que depara su Alteza, esta es de poco efecto estando
apartada de las otras juresdiciones, por que con las otras se observe
por muchas maneras esquisitas, y la una es por la gran distancia que ay
de aquellos reynos a estos, por cuya cabsa, el danyficado consyntira
antes en el agravio que ha recivido que en venyr a se aprovechar de la
suprema tan luenga distancia, lo otro por que como por espirencia se
ha visto, algunos han alla recibido agravios que por temor e myedo de
los que tienen la dicha juresdicion no hosan venyr a quexarse ante la
suprema, ny les consyente dar los abtos e escrituras que para conseguir
remedio son necesarias, de forma que por estas y otras maneras, la
suprema juresdicion queda syn efecto ny fuerça, de que se sygue que la
concesyon de la tal juresdicion quel dicho almyrante pretende es enorme
y enormysima lesyon destos reynos de Castilla e de Leon a quien estan
unydas las dichas Yndias, quanto mas que aun en la dicha capitulacion
ay cosas que no se dieron para sus subcesores e herederos del dicho
don Cristoval, que despues por las confirmaciones haciendo la nueva
concesion se le dieron para sus herederos, y las tales donaciones,
aun que sean perfetas e acavadas, las podria su Alteza modificar a su
voluntad y aun rebocar, consyderando el enorme daño e lesyon que viene
dello a sus reynos de Castilla e de Leon, lo otro por que aun que todo
lo suso dicho cesase, que no cesa, todas las veces que vuestra Alteza
viere que ay defeto de justicia, podrá probeer de jueces que la hagan
e adminystren, no enbargante qualquier merced que el dicho almyrante
tubiere, pues que este es un caso de los reservados a la suprema
potestad Real, e por las razones suso dichas vuestra Alteza pudo
probeer muy bien de governadores en las yslas de San Juan y provincias
de Veragua e Urabá, e podria probeer en todo lo demas quando convinyere
e cunpliere a servicio de vuestra Alteza.

[Nota al margen: Salarios y guarda.]

En el segundo capitulo el dicho almyrante pide salario por oficio de
almyrante e visorey e governador; asy mysmo que le pague gente de
guarda. A esto se responde que pues a él no pertenesce el dicho oficio
por las razones de suso dichas en el capitulo primero, demasyado es
pedir salario ny acostamiento para gente de guarda.

[Nota al margen: Pensiones.]

Otro sy; por otro capitulo pide el dicho almyrante que pues tiene
merced de todos los oficios anexos a la juresdicion cevil e cremynal,
que no se consyenta que aya pensyon en nyngund oficio dellos. A esto
se responde que los dichos oficios no le pertenescen, segun e por las
razones que estan dichas y alegadas en el capitulo primero de suso, e
por ende vuestra Alteza puede proveer en ellos y en qualquiera dellos a
su voluntad.

[Nota al margen: Juzgado de Sevilla.]

Otro sy; pide en otro capitulo que se le guarde la merced que dize que
tiene de poder juzgar en Sevilla e en otras partes doquier que el trato
de las Yndias se toviere, e se le dé licencia de poder usar el dicho
juzgado como lo usa el almyrante de Castilla, etc. A esto se responde
que él no tiene tal merced, ny que la toviese podria usar ny exercer
el tal oficio e juzgado de los limytes del mar oceano que esta fundado
su almyrantadgo, mayormente que de lo que pide, sy se le otorgase, no
solamente se haria cosa nueva, pero aun seria ynjusta al almyrante de
Castilla que en su distrito e juresdicion otro alguno usase de la tal
juresdicion, e seria darle juresdicion en todos los mares del mundo,
por que en todos se trata e haze comercio para las Yndias, e seria cosa
muy absurda, quanto mas que en nyngund previllegio se concedió esto al
dicho don Cristoval Colon, y en un capitulo de la capitulacion que
desto habla, le fue respondido que se le concedia sy pertenescia al
dicho oficio de almyrante, e syendo justo, pues claro esta que ny es
justo ny pertenesce al dicho oficio.

[Nota al margen: Persona en Sevilla y diezmo.]

Otro sy; por otros dos capitulos pide que los oficiales de la casa de
la Contratacion de Sevilla e personas que entienden en el trato de las
Yndias, no entiendan en ello syn estar presente persona por él nombrada
para ello, e asy mysmo pide que le acudan libremente con el diezmo de
todo el provecho e rentas que su Alteza e otras qualesquier personas
ovieren de las dichas yslas e tierra firme, segund dice se contiene en
su previllegio. A esto se responde, lo primero, que el dicho don Diego
Colon no tiene merced alguna de esta diezma parte que pide, por que
sy alguna merced paresce, es una capitulacion fecha con don Cristoval
Colon, su padre, en que sus Altezas le hacen merced a él mysmo desta
decima parte e para él solo, syn nonbrar en la dicha capitulacion a
sus herederos, ny dezir que se le dava perpetuamente, ny de juro, ny
de heredad, ny otras palabras que denoten perpetuydad, y segund esto,
muerto el dicho don Cristoval Colon, se acabó con su persona, y la
voluntad del concediente se presume y es clara que no lo quiso dar para
sus herederos, por que sy sus Altezas esto quisyeran, dixeranlo como
lo dixeron en la capitulacion que habla del almyrantadgo, que nonbra
a sus herederos, e pues no lo dixeron ny otras palabras equipolentes
denotantes perpetuydad, no se a de estender la dicha capitulacion a
lo que no dize. Lo otro por que la confirmacion general fecha por sus
Altezas, en que le confirmaron la dicha capitulacion para él e para
sus herederos, nyngund derecho dió al dicho don Cristoval Colon, por
que la confirmacion no tiene mas fuerça que la capitulacion que es
la confirmada, e sy por lo confirmado no tiene derecho, como no lo
tiene, menos lo puede tener por la confirmacion, quanto mas que en la
dicha confirmacion no dize syno que le confirman para él e para sus
herederos la merced en la dicha capitulacion contenyda, como en ella
se contiene, de manera que pues en la capitulacion avia cosas que se
davan a él e a sus herederos, que fue el almyrantadgo, e todo lo otro
se dio solamente al dicho don Cristoval Colon, la palabra de herederos
en la dicha capitulación contenyda _syngula syngulares referendo_,
es visto confirmar para los herederos lo que habla con ellos en la
capitulacion que confirma al dicho don Cristoval lo que a él solo se
dió e con él solo habla. Lo otro por que al tiempo que vuestras altezas
fiziesen esta capitulacion e merced en ella contenyda, no heran señores
destas yslas e tierra firme, ny tenian trabto a ellas, por que esta
capitulacion se hizo por el mes de abril del año de noventa e dos, e
el Papa Alexandro Sesto hizo gracia e donacion a vuestras Altezas el
año de noventa e tres, y les dió titulo e ynbestitura destas yslas
e tierra firme ganadas e que se ganasen en el mar oceano, e de los
frutos e rentas dellas, para que despues dellos los oviesen e heredasen
sus subcesores en el reino de Castilla e Leon, de forma que lo unyo
e acrecento a la corona e dignydad Real destos reynos de Castilla, e
lo hizo patrimonyo Real della, e por esta manera en la concesion el
Papa tacitamente proybio la enaxenacion desto, pues que quiso que se
reservase a su subcesor, y en perjuyzio del subcesor vuestras Altezas
no pudieron hacer merced ny dar las dichas rentas ny parte dellas,
conforme a la concesion, y hecha no valió y espiró por la muerte de
la reyna doña Ysabel, nuestra señora, que esta en gloria, e por su
mytad la dicha merced espiró e queda syn efecto, e del todo espiró por
muerte del dicho don Cristoval Colon. Lo otro y más principal, por
que segund leyes del reyno, en especial por la ley del Ordenamyento
de Alcalá, que vino á dar concordia entre las leyes de las Partidas y
del Fuero, a donde ovo diversas sentencias sobre las rentas del Rey,
asy como de myneros e de puertos e portadgos e salinas e herrerias
e otros metales, e peches e trebutos, e otras cosas de esta calidad
que se podian dar, e otras leyes, dezian que se no podian dar syno
solamente por vida del Rey que las dava. La dicha ley del Ordenamiento,
dando concordia entre las dichas leyes, dispone que las dichas cosas
de suso declaradas, sy el Rey las diere a su natural e vasallo e
vecino en su reino, en tal caso vala la donacion como en la escritura
de previllejo lo dixere; pero sy la donacion o enajenacion se hiziese
en persona no natural ny vecino del reino o estranjero del reino, en
tal caso la donacion o enajenacion de las dichas cosas no vale ny debe
ser guardada, de donde se concluye que pues el dicho don Cristoval
Colon hera estranjero, no natural ny vecino del reino ny morador en
él, segund la dicha dispusycion de la dicha ley, la merced que le fue
fecha, aunque fuera para syempre e para sus herederos, no valió ny se
deve guardar, que segund derecho comund e leyes del Ordenamiento, para
que uno se pueda dezir vecino e morador, ha menester que por diez años
antes tenga casa en el reino; pues notorio es que todo esto faltó en
el dicho don Cristoval Colon, por donde ha logar la dispusycion de
la dicha ley del Ordenamiento de Alcala, la qual tambien ha logar en
contrato como en merced, como lo dize la mysma ley, en quanto proybe
la enaxenacion, que es palabra que conprehende qualquier contrato. Lo
otro, por que se puede dezir questas leyes no se estienden a este caso,
pues que, como ya arriba está dicho en el capitulo primero, las leyes
fechas antes que la tierra se ganase de los ynfieles, se estienden a la
tierra que despues de nuevo se adquiere e gana e junta con el reino a
quien se acrecienta, por las razones en el dicho capitulo contenydas.
Lo otro, por que caso que todo lo suso dicho cesase, que no cesa, por
pragmatica del reyno esta dispuesto quel que tuviera merced alguna de
juro e de por vida, dentro de un año la asyente en los libros, e sy
aquel pasare syn la asentar, sea perdida; pues aqui claro está que esta
merced nunca se asentó, por lo qual es perdida conforme a la prematica,
y tanbien es perdida por otra cabsa; por que dentro del termyno que fue
asygnado por publico pregon en el reyno, que vinyesen todos a confirmar
los previllejos, so pena de los perder, él no lo traxo a confirmar. Por
las quales razones el derecho de vuestra Alteza está fundado, y por eso
no ay cabsa ni razon por que el dicho almyrante aya de tener persona en
la casa de la Contratacion como pide, pues que no ay para que.



                                  4.

  (Año de 1508.—_Agosto 9, Arévalo._)—Cédula del Rey mandando que el
  almirante D. Diego Colón vaya á entender en la gobernación de las
  Indias, sin perjuicio del derecho.—(Fr. B. de las Casas, _Hist. de
  Indias_, lib. II cap. XLIX. Colec. Navarrete, t. II, pág. 322.)


El Rey. Por cuanto yo he mandado al Almirante de las Indias que vaya
con poder á residir y estar en las dichas Indias á entender en la
gobernación de ellas, segun en el dicho poder será convenido, hase de
entender que el dicho cargo y poder ha de ser sin perjuicio del derecho
de ninguna de las partes. Fecha en la villa de Arévalo, á nueve dias
del mes de Agosto de quinientos y ocho años.—Yo el Rey.—Por mandado de
Su Alteza, Miguel Perez de Almazan.



                                  5.

  (Año de 1508.—_Diciembre 9, Sevilla._)—Poder otorgado por el
  almirante D. Diego Colón á Juan de la Peña, criado del Duque de Alba,
  para representarle ante los tribunales y hacer diligencias en pro de
  sus privilegios.—(_A. de I._, 1-1-4/11, pieza 5, fol. 1.)


Sepan quantos esta carta vieren como yo, don Diego Colon, almyrante
del mar oceano, virey e governador de las yslas e tierra firme de las
Indias descubiertas e por descubrir, otorgo e conozco que doy todo
my libre e llenero e cumplido poder, segun que lo yo he e de derecho
mas deve valer, a Juan de la Peña, criado e fator del ylustre e muy
magnyfico señor el señor duque de Alva, especialmente para que por my
e en my nombre pueda parescer e paresca ante la Reyna nuestra señora e
antel Rey nuestro señor e ante los señores presidente e oydores del su
muy alto consejo e ante los sus contadores mayores e menores de su casa
e corte e ante quien con derecho deva e ante otros qualesquier juezes
e justicias e dar e de en my nombre qualquier peticion o peticiones,
faziendo relacion en las tales peticion o peticiones de todos los
mys negocios, asy los tocantes a las cosas de las dichas Indias, como
de cualquier calidad que sea a my tocante e concerniente, e ganar e
aver sobrello e sobre cada cosa e parte dello qualquier provisyon o
provisyones que convengan a los dichos mis negocios, e faser e dar
razon sobrello e sobre cada cosa dello, todo lo que sea nescesario de
se faser, e otro sy le do mas poder cumplido para que pueda demandar
e recabdar e rescibir e aver e cobrar de los testamentos de la Reyna
nuestra señora e otras personas que entienden en sus descargos,
qualesquier mercedes que se fallaren que se an devido al almyrante my
señor, my padre, que santa gloria aya, o a my, e sobrello faser todas
las diligencias que convengan, fasta lo aver e cobrar, e ansy mismo
que puedan pedir e sacar de los dichos contadores mayores e menores
de sus Altezas qualesquier libranzas de maravedis que sus Altezas me
ayan fecho e pedir e demandar e recabdar recibir e aver e cobrar los
maravedis de las dichas libranças de las personas que los ovieren a
dar e pagar, e otro si para demandar e recibir e aver e cobrar de
qualesquier personas que sean, todos los maravedis e otras cosas que
se fallaren que me sean devidos, asi por contratos públicos, como por
alvalaes, o cuentas, o en otra manera, qualquier o por qualquier razon
que sea, e que lo pueda todo e cada cosa dello recebir e reciba en si,
e dar cartas de pago e de recebimyento e de fin e quitamyento las
que en la dicha razon cumplieren e menester fueren, e por que sobre
razon de lo que dicho es e de cada cosa dello pueda parescer e paresca
ansy en juycio como fuera del e ante qualesquier alcaldes e juezes e
justicias de qual quier fuero e juridicion que sean, e faser todas
las demandas, pedimyentos, requerimyentos, afrentas e protestaciones,
citaciones e otros abtos, e dar e razonar todas las otras cosas e cada
una dellas que yo mysmo podria faser presente siendo, aunque sean tales
e de tal calidad que, segun derecho, demanden e requieran aver en si my
mas especial poder e mandado e presencia personal, e quan cumplido e
bastante poder yo he e tengo para todo lo que dicho es e para cada cosa
dello, tal e tan cunplido e bastante, lo otorgo e do al dicho Juan de
la Peña, con poder de sostituyr con todas sus yncidencias, emergencias
e anexidades, e relieve al dicho my procurador e a los sus sostitutos
de toda carga de satisfacion e fiaduria so aquella clavsula, ques dicha
en latin, _judican sisti judicatun solvy_, con todas sus clavsulas
acostumbradas, e para lo ansi pagar e cunplir como dicho es, obligo a
todos mis bienes muebles e rayzes avidos e por aver. Fecha la carta en
Sevilla, dentro de las casas de la morada del dicho señor almyrante,
sabado, nueve dias del mes de dicienbre, año del nascimyento de nuestro
salvador Jesucristo, de myll e quinyentos e ocho años, e lo firmo de su
nombre en el registro.—Yo Alfonso de Vergara, escrivano de Sevilla,
so testigo.—Yo Gonzalo Mata, escrivano de Sevylla, so testigo, e yo
Francisco de Esquivel, escrivano publico de Sevylla, esta carta fize
escrivir, e fize aqui este myo signo, e so testigo.



                                  6.

  (Año de 1509.—_Octubre 29, Sevilla._)—Real provision confiriendo
  la gobernacion de las Indias al almirante D. Diego Colón, con las
  facultades que se expresan, por el tiempo que la merced y voluntad
  Real fuere, y ordenando á Fr. Nicolás de Ovando, Comendador mayor de
  Alcántara, que le entregue las varas de justicia.—(Colec. de viajes
  de Navarrete, t, II, página 322.)



                                  7.

  (Año de 1509.—_Noviembre 14, Valladolid._)—Cédula del rey D. Fernando
  á D. Diego Colón sobre las rentas que le tocan.—(_Acad. de la Hist._,
  colec. Muñoz, t. XC, fol. 57.)


Recibí vuestra letra de 7 de Septiembre. Tuve gusto en saber que eran
venidos los dos navios que habían ido á traer indios. Las perlas no
han llegado. Decis que os toca parte de diezmos, penas de Cámara y
granjerias nuestras. En diezmos y penas, no; en el oro que se saca hay
duda. Veráse por nuestro Consejo para vuestra satisfaccion, y se os
guardará justicia.



                                  8.

  (Año de 1510.)—Memorial del segundo Almirante de Indias, D. Diego
  Colón, pidiendo varias cosas que dice le corresponden.—(_Acad. de la
  Hist._, colec. Muñoz, t. LXXV, fol. 69.)


Pide que se le tenga e nombre visorey e gobernador perpetuo de las
Indias descubiertas y por descubrir, segun se asentó con su padre, y
tenga igualmente las gobernaciones que se han dado de San Juan, Veragua
y Urabá, á Ponce, Nicuesa y Ojeda, aquienes él hará el mismo partido
que agora tienen.

Pide salario de Visorey, como se da á los de Castilla, que asi se
concede en sus privilegios. Item, que se le pague gente de guarda como
á otros visoreyes, y como se pagaba en Indias á Ovando.

Que pues sus privilegios le dan la justicia y jurisdiccion civil y
criminal, se le den todos los cargos della libre y desembarazadamente,
sin cargar sobre ellos pension alguna ni otra cosa; con esto se evitará
que tengan esos oficios arrendatarios que roben para pagar.

El juzgado en Indias y en Sevilla, para entender, por personas puestas
de su mano, en lodos los pleitos civiles y criminales de la negociacion
de Indias.

Que los oficiales reales de Sevilla sólo entiendan en la hacienda Real.

Que se le acuda libre y desembarazadamente con el décimo de todo el
provecho en todo el término de su Almirantazgo, sacadas solamente las
costas de cobranza.



                                  9.

  (Sin fecha).—Algunos papeles del pleito entre el Fiscal del Rey y el
  Almirante de las Indias.—(_Acad. de la Hist._, colec. Muñoz, t. LXXV,
  fol. 19.)


  Información de derecho por el Almirante, en folio, latín[5]. Empieza
  con la tabla que pongo aquí, como que da idea de lo principal de la
  causa. Al fin dice: Escribiólo el bachiller López y Maestre.

      [5] Son, dice, 112 foj. encuadernadas en tabla y becerro.


In 1.^s ex eo q. per partem fisci alleg.^r q. non debet aliq.^d
adimpleri ex his per Alm. expost.^r quum eius privil.ª possint ac deb.
revocari aut salt. modif.^i ostendetur id Regem nullat.^s posse nec
debere, immo debere adimpleritam in Alm. q. in success.

2. Prob. Capit. Granat. non tantum cuad l. cap. sed in [=oibus] et p.
via transire ad heredes, ita ut nil excipi, revocari aut modif. possir
(a. alleg. Fisci).

3. Declarationem Hispal. por Dom.^s de Consilio factam ostr. non
trannisse in rem indicatam (quoniam nulla, sc. peracta sine Alm.^{ti}
citatione et convict., aut eius suff. Procur.^s, cui protestatus est
semp. Alm^s) sicq. nil obstare privilegiis.

4. Prob. declarationens Cruniensem non habere sent.^e vigor, sed solum
fuisse rescriptum p. viam Cameræ expeditum, sine litis forma, sine
discussione ptibus [=n] citatis, sicq. nil obstare.

5. Prob. gubernationem Alm.^{ti} extendi ad omne detectur et detegendum
intr. lineas q. terminos Cast. dirimunt.

6. Decimam [=oium] rerum Alm.^{te} Solvendam.

7. Judices Apellat.^m Neari in ludiis non posse, quippe quod [=oes]
appell.^s Alm.^{to} competant, qui nulli nisi Regi subiic.^r

8. [=Oes] Judices et Alcaldes ordin.^s ab Alm.^{to} eligendos.

9. Alm.^{tum} non teneri ad sindicatur ordinar. sicut alii iudices;
ipsi competere sumere synd. seu resid.^m ab omnib. Officialibus et
ministris institiæ: licet Rex possit qui p. viam inquisitionis ptib.
citatis inquirant.

  (Otra información dividida en dos partes, folio, dos tomos; uno de
  medio dedo en pergamino, otro al doble en becerro. No consta el
  autor.)

P. 1. fol. 2, dice: _Pro utroque regno_ (Castellæ et Aragonum)
_fuerunt dictæ Indiæ acquisitæ_. Es de notar esto y también lo que
adelante prueba largamente, que el Papa nada tiene que ver en cosa
alguna temporal, ni la donación de Alejandro es donación, sino sólo
declaración de que el Rey hubo lícitamente las Indias, para sosiego de
la conciencia. Al propósito trae como dicho de Angel de Perú (opin.
Perugia) in l. nunq. plura ff. de privat. delict. in fi. _Quod dicla
donatio est sicud aranearum retia, quæ non comprehendunt nisi parva
animalia._

  (Información contra el Almirante firmada del fiscal P. Ruiz y el
  licenciado de Prado. Tres planas).

  (Dos breves alegaciones por el Almirante en dos planas.)



                                  10.

  (Año de 1511.—_Febrero 25, Sevilla._)—Petición del Fiscal de que no
  se cumpla cosa alguna de las pedidas por el Almirante, trasladada á
  don Fernando Colón.—(_A. de I._, Pto. 1-1-4/11, pieza 3, fol. 40.)


Muy poderosa señora=vuestra Alteza no deve mandar cunplir cosa alguna
de lo que se pide por don Diego Colon, almyrante de las Yndias, por
ciertos capitulos contenydos en la peticion por su parte presentada,
por las razones syguientes.

En quanto al primer capítulo.

[Nota al margen: Visorrey.]

Mirada la capitulacion e asiento quel Rey don Fernando nuestro señor,
vuestro padre, e la Reyna doña Ysabel, de memoria mas gloriosa que
otra, fue madre de vuestra Alteza, mandaron tomar e tomaron con don
Cristoval Colon, padre del dicho almyrante, en santa Fe a diez e syete
de abril año de noventa e dos, fallara que por el segundo capítulo
della el dicho don Cristoval Colon suplicó a sus Altezas le hiziesen
su visorrey e governador de las yslas e tierra firme del mar oceano
que ganase e truxiese a servicio de sus Altezas, e que asy serian bien
regidas las dichas tierras, y para sy solo lo pidió y a él solo fue
concedido e no para heredero ny subcesor alguno, en lo qual fue visto
conformarse con las leyes destos reynos que disponen que los oficios
de admynystracion de justicia no se den para herederos ny subcesores,
estando dubdosos sy serán aviles, a que podria subceder en mugeres y en
personas pupillas y estrangeras proyvidas en derecho y en leyes destos
reynos, e asy los dichos oficios de visorrey e governador, bacaron por
fin del dicho don Cristoval Colon y aun en su vida, por deméritos y
por usar mal de la merced que le fue fecha, y pasar a mas de lo que
le fue dado, como se mostrará necesario syendo, y no es de creer ny
presumyr que aviendo él pedido solamente para sy los dichos oficios,
le fuesen dados previllejos para sus herederos, e puesto que algunas
palabras se estienden a mas de lo que fue concedido, pedido e asentado,
no valdria ny vale, por que seria syn voluntad ny sabiduria de sus
Altezas, e syn se espresar que era su boluntad de acrescer la merced
para sus herederos ny derogado las leyes que sobre esto disponen, ny
serian los dichos previlejios librados por las personas diputadas para
tales previllegios, e saliendo de la horden e estilo acostumbrado de
los previllegios, por lo qual no valen, como lo disponen las leyes
de las Partidas, ny serian asentados en libros como disponen las
pramaticas usadas e guardadas, lo qual todo se verificará por los
oreginales, pues los que presenta son traslados que no hacen fe, y por
ellos tales quales son, paresce que un previllegio que le fue dado en
veynte e tres de Abril del año de noventa e dos, confirmó la dicha
capitulacion e asyento en ella encorporada como en ella se contiene.
Y en otro previllegio que le fué dado en treynta de abril del dicho
año para usar del dicho oficio de visorrey e governador, donde dice
«seades nuestro almyrante e viso rey e governador en ellas e vos
podades dende en adelante llamar e yntitular don e almyrante e visorrey
o governador dellas, et asy vuestros hijos e sucesores en el dicho
oficio et cargo se puedan llamar e yntitular don e almyrante e visorrey
e governador dellas», entendiase por el almyrantadgo que subcedia a sus
hijos e subcesores e por los oficios de visorrey e governador, a él
solo, conforme a la capitulacion, por que seyendo diversos oficios e
cargos, no se comprehendia ny pudia conprehender en un oficio e cargo,
y verificase mas en las palabras que suceden, donde dice que davan
poder al dicho don Cristoval Colon para usar y exercer el dicho oficio
de almyrantadgo con el dicho oficio de visorrey e governador por sy
e por sus lugares tenyentes, e para pasar a sus herederos requeriase
que asy mysmo les dieran poder a ellos e a sus lugares tenientes
para usar de los dichos oficios de visorrey e governador, e otro sy
se requeria que derogaran las leyes que lo proyven, segun lo qual
tomada la sentencia de las dichas palabras, conforme a lo capitulado
e asentado en concordia, lo que por ellas pudo pasar a sus herederos
es el don y el titulo de almyrante, segun que lo era y es el almyrante
de Castilla, y la carta de confirmacion que suena ser dada en Burgos a
veynte e tres de abril de noventa e syete, no puede tener mas fuerça
que lo confirmado, e no fue hecha relacion a su Alteza esecusyon en
ella contenyda, ny de la biolacion e quebrantamyento de las leyes
destos reynos como se requeria de necesario, pues que a la sazon estava
aprehendida la posesyon e propiedad de las dichas Yndias y estavan
cometidas a las leyes destos Reynos.

En quanto al segundo capitulo.

[Nota al margen: Salarios.]

No es trayda vuestra Alteza de mandar dar los salarios que pide por
almyrante y visorrey e governador, porque no le pertenescen los
dichos oficios de visorrey e governador, como está dicho, y vacaron
por fin del dicho su padre, y no se dieron ny pudieron dar para sus
herederos, y el almyrantadgo nyngun salario tiene, y puede usar dél en
el mar oceano, segun lo usa el almyrante mayor de Castilla en el mar
destos reinos y no mas, pues que asy se contiene en el dicho asyento e
capitulacion.

En quanto al tercero capitulo.

[Nota al margen: Pensiones.]

No le pertenesce la provisyon de los otros oficios por lo ya dicho
y por que confiando de la persona del dicho don Cristoval Colon, a
él solo le concedió el nombramiento de los tales oficios y no la
provision, salvo quanto la voluntad de sus Altezas fuese, y no paso ny
pudo pasar a heredero ny subcesor alguno.

En quanto al quarto capitulo.

[Nota al margen: Juzgado de Sevilla.]

No deve vuestra Alteza mandar conceder al dicho don Diego Colon lo
que pide al juzgado cevil e crimynal de todos los pleytos e cavsas
que en España y do quiera que el dicho comercio y trato se tubiere;
paresce por el dicho asyento y capitulacion que la voluntad de sus
Altezas fue de no perjudicar a quien pertenesce, y por eso la otorgaron
condicionalmente sy le pertenesciese por razon del dicho oficio de
almyrante de las Indias.

En quanto al quinto capitulo.

[Nota al margen: Persona en Sevilla.]

Claro está que pues no tiene derecho al ynterese principal, despues de
los dias del dicho su padre menos le tiene a la negociacion, y por la
carta que sobre esto dieron sus Altezas en treynta de mayo de noventa
e syete, paresce que solamente se estiende para el dicho don Cristoval
Colon e no para sus herederos.

En quanto al sesto capitulo.

[Nota al margen: Décima.]

No deve vuestra Alteza acudir al dicho Almyrante con el diezmo que
pide, pues no le pertenesce, como paresce por el tercero capitulo de
la dicha capitulacion, que no se pidió ny se otorgó para despues de
sus dias del dicho don Cristoval, ny ay palabra general ny especial
en la dicha capitulacion ni en los dichos previllegios que en esto
hable para despues de sus dias, ny por fuero de heredad, ny para sus
herederos ny sucesores, como semejantes mercedes se suelen hacer para
que balgan perpetuamente.

Ansy lo deve vuestra Alteza mandar todo guardar, declarar e que no se
confirmen los dichos previllegios sin la dicha declaracion, por las
razones ya dichas, e por cada una dellas, e por aquellas que mejor
aya lugar y por otras que se espresarán en prosecucion de la cabsa,
necesario syendo.

En la cibdad de Sevilla, a veynte e quatro dias del mes de febrero año
de mill e quinyentos e honce años, los señores del consejo de su Alteza
mandaron dar traslado desta peticion a don Fernando de Colona, e que
para otro dia responda.

[Nota al margen: Notificación.]

En la cibdad de Sevilla, veynte e quatro dias del mes de febrero del
dicho año, notifique esta peticion al dicho don Fernando de Colona en
su persona, el qual pidio traslado e le fue dado.

[Nota al margen: Citación.]

E despues desto en la dicha cibdad, veynte e cinco dias del mes
de febrero del dicho año, requeri al dicho don Fernando de Colona
que señalase casa conoscida en esa corte donde le fuesen fechos e
notificados los abtos deste proceso, sucesive uno en pos de otro hasta
la sentencia definytiva ynclusyve e cesacion de costas sy las oviere,
syno que dende agora le señalara e señale los estrados del consejo de
su Alteza—Testigos, Gonzalo Rodriguez, escrivano, e Ramiro de Campo e
Juan de Oviedo.



                                  11.

  (Año de 1511.—_Marzo 3, Sevilla._)—Réplica por parte del Almirante,
  presentada por D. Fernando Colón.—(_A. de I._, 1-1-4/11, pieza 3,
  fol. 46.)


Muy poderosa señora. El almyrante de las Yndias, respondiendo a una
peticion en vuestro muy alto consejo presentada, en lo tocante al
primer capitulo dize, que vuestra Alteza deve hacer lo por su parte
pedido e suplicado, syn enbargo de las razones en la dicha peticion
contenydas, que no son juridicas ny verdaderas, e respondiendo a ellas
dize, que myrada la capitulacion que sus Altezas mandaron tomar con don
Cristoval Colon, almyrante de las Yndias, su padre, en Santa Fe, parece
que le hizieron su almyrante en todas aquellas yslas e tierra firme del
mar oceano para en su vida, e despues dél muerto, para sus erederos
e sucesores, uno en pos de otro perpetuamente, la qual clausula se
entiende ser repetida y puesta en todos los otros capitulos siguientes
por la palabra _Otro sy_ que está en la cabeza de cada uno dellos, que
tiene efecto de repetir las palabras y clausulas precedentes con las
mysmas calidades, y esta fue la yntincion de sus Altezas, y porque la
dicha capitulacion fue concedida en remuneracion de servicio tan grande
y tan señalado de que Dios Nuestro Señor fue servido, y vuestra Alteza
acrecentado en mayor estado, aprovechados sus suditos y naturales, y
porque los beneficios de los principes an de ser perpetuos, mayormente
cuando la cabsa por que se otorgan es tan perpetua, y que se concedió
al dicho almirante, que a la sazon no era subdito, y por razon de las
yslas e tierra firme de que no se tenia noticia, y pudiera el dicho
almyrante concertarse sobre ellas con otro rey o principe sin fazer
cosa yndevyda, y segun la grandeza del serviçio lo que se conçedio al
dicho almyrante no es remuneracion ny merced bastante, aunque pase como
pasa a sus erederos, y es cosa grave y reprovada en derecho ynterpretar
y trastornar los previllegios y concesiones de los principes en
disminucion dellos, y mas conviene como cosa por tan ecelentes
principes y por tan justas cabsas concedida que sean latisymamente
ynterpetrados, e que lo que se prometió en la capitulacion por sus
Altezas se entendiese ser perpetuo, muy claro parece por la calidad de
las personas e por el servicio, e no es de creer que pues el servicio
fue perpetuo e tan memorable, que la merced fuese breve, coartada
solamente a la vyda del dicho almyrante, mas que pasase a sus herederos
e sucesores de uno en otro para syenpre jamas, segun que sus Altezas
mas largamente lo manifestaron por un previllegio dado en la cibdad de
Granada a XXX de abril de XCII, el qual dize «queriendovos onrrar, es
nuestra merced e voluntad que vos el dicho Cristoval Colon, despues
que ayades descubierto las dichas yslas e tierra firme en el dicho
mar oceano o qualquier dellas, que seades nuestro almyrante de las
dichas yslas e tierra firme que asy descubierdes e ganardes, e seades
nuestro Almyrante visorrey e governador en ellas, e vos podades dende
en adelante llamar e yntitular don Cristoval Colon, e asy vuestros
hijos e subcesores en el dicho oficio e cargo, se pueden yntitular e
llamar don e almyrante e visorrey e gobernador dellas, etc.» Las quales
dichas palabras syendo conplido por parte del dicho almyrante en el
descobrir de las dichas yslas e tierra firme, segun que las descubrió,
pasaron e estan en fuerça de contrato, asy que por titulo oneroso el
dicho almyrante don Cristoval adquirio e fizo suyo el dicho oficio
e cargo de almyrante e visorrey e governador, e por consyguiente lo
trasmytió e pasó en el dicho almyrante don Diego, como en su heredero
legitimo sucesor, asy por rason de la fuerça de contrato como por la
provision e espresa voluntad de sus Altezas, por la qual le concedieron
a él e a sus hijos e sucesores que se pudiesen llamar almyrante e
visorrey e governador de las dichas yslas e tierra firme, y la dicha
clavsula habla en todas tres cosas; conviene saber, en el oficio de
almirantadgo e visorrey e governador, e asy mysmo las palabras do dize
«que podades usar y exercer», se refieren al dicho almyrante e a sus
subcesores, como asy mysmo adelante dize, «que os ayan e tengan en
vuestra vida e despues de vos a vuestros fijos e sucesores de subcesor
en subcesor para syenpre jamas», e adelante dize, «ca nos desde agora
para entonçes vos fazemos merced de los oficios de almyrantadgo e
visorrey e governador por juro de heredad para sienpre jamas». En
su otro previllegio dado en Barcelona a veynte e ocho de mayo de
XCIII, syendo ya descubyertas muchas de las dichas yslas, sus Altezas
confirmaron al dicho almyrante e a sus hijos e sucesores, uno en pos do
otro, para siempre jamas, los dichos oficios de almyrante e visorrey e
gobernador de las dichas yslas que avia hallado e descubierto e de las
otras que por su yndustria se descubriesen, e mas baxo dize «asy mysmo
vos fazemos nuestro visorrey e governador, e despues de vuestros dias a
vuestros hijos e descendientes e sucesores, uno en pos de otro, etc.» E
despues desto en Burgos a XXV de abril de XCVII, por otro previllegio,
sus Altezas de su propio motu e cierta ciencia e poderio real confirman
e apruevan para siempre jamas al dicho don Cristoval e a sus fijos
e decendientes e les fazen de nuevo la merced en ella contenida, de
manera que es muy notorio por los dichos previllegios e confirmaciones,
que mas propiamente hablando son contratos, que la concesion de
los dichos oficios fue perpetua para el dicho almyrante e para sus
herederos y sucesores, e asy mysmo parece por la facultad que le dieron
para hazer mayoradgo de los dichos oficios, y es cosa fuera de mucha
razon poner en dubda un articulo que tan claro paresce por la letra
de las mysmas escrituras, e por sus dichas clausulas de propio motu
e cierta ciencia e poderio real que está en los dichos previllegios,
no hera menester derogar las leyes destos reynos, e por que seyendo
la dicha capitulacion e concordia hecha por principe en forma de
contrato oneroso, pasó en fuerça de ley, la qual como posterior, derogó
qualesquier leyes que contra aquello oviese establecidas, de las
quales tovieron cierta ciencia, segun lo manifiestan las palabras «de
cierta ciencia e poderio real absoluto», que escluye toda ynorancia, e
que la dicha concordia se apartó e contrabtó, declaranlo sus Altezas
por una su carta fecha en junio de XCVII que dize que «en el asyento
e concierto que con él se tomó al tiempo que el dicho almyrante fue
al mar oceano, etc.» y por que, como dicho es, el contrabto se fizo
como sudyto y sobre las dichas Indias, que no eran destos reynos,
y por lo suso dicho, no era necesario asentarse en los libros los
dichos previllegios ni la prematica habla en este caso, y los
dichos previllegios son notorios, y sy conviniere, se mostrarán los
oreginales, y los entendimyentos que la parte contraria les quiere dar
son contrarios a la letra y a la yntincion y a la razon.

En quanto al segundo capitulo, vuestra Alteza deve mandar dar al dicho
almyrante los salarios que pide por razon de los oficios de visorrey
e governador, atenta la calidad de su persona, pues es consycutyvo
e necesario del oficio e cosa razonable, a lo qual vuestra Alteza es
obligado, pues concediéndole los oficios, fue visto concedelle los
salarios a los oficios necesarios, segun e como en la concesion se
le otorga, en cuya tasacion vuestra Alteza a de aver consideracion a
lo que se da a los governadores que rresiden en Gallizia e Nápoles e
Cecilia, e a lo que se dava al Comendador mayor, governador que fue
de las dichas Yndias, e asy mysmo vuestra Alteza le deve mandar dar
sueldo con que tenga gente de guarda por vuestra Alteza, para favor y
ayuda de la buena governacion de la justicia, segun que con los otros
governadores, mayormente, pues le fue concedido con las prehemynencias,
derechos e prerrogativas que a los otros visorreyes e governadores.

Quanto al tercer capitulo, por lo susodicho está satisfecho.

En cuanto al quarto capitulo, vuestra Alteza deve hacer e conplir lo
que por el dicho almyrante se pide, que es que pueda conocer en los
lugares e puertos do se toviere el trato e comercio de las dichas
Yndias, e que le pertenesca esto por razon del oficio de almyrante,
como el capitulo lo requiere, parece, pues nacen las cabsas de la
navegacion del mar Oceano e limytes de su almirantadgo, e pues por
los previllegios del almyrante de Castilla se le da juridicion en las
cabsas que subceden en los puertos de las mares do llega la creciente,
aquella facultad e juredicion es adquirida al dicho almyrante don
Diego en las cabsas que nacen e tienen cabsa de la navegacion de
dicho mar Oceano, por do parece que el capitulo en que se contrata
quel dicho almyrante tenga el juzgado suso dicho, que de fuero e
fyrme en su favor, y mandarlo asy no es perjuysyo de tercero, pues
sus Altesas tienen el dicho juzgado de las Yndias en Castilla, que
pide el dicho almyrante por privillegios que se deven cunplir y no
restringir, mayormente que en semejables contratos, una letra no deve
haver superflua, quanto más es dexar todo un capitulo syn fuerça y
efecto, ante es de desyr que tenyendo sus Altezas voluntad de le onrrar
e faser merced, viendo que todos los contratantes en aquellas partes
serian de España, por lo qual las cavsas e pleytos permanentes de todo
el trato seria aca, y la juredicion del almyrante seria en las Yndias
casy nynguna, como reyes y señores soberanos le constituyeron por juez
de las tales cabsas, como personas que a nadye por ello perjudicavan,
syendo el trato y oficio tan peregrino y nuevo que fasta el presente
jamas se vio ny pensó.

Quanto al quinto capitulo, vuestra Alteza deve mandar que en la
negociacion que en España de las Yndias se tiene, no se entienda por
parte de vuestra Alteza syn persona que esté por parte del dicho
almyrante, pues ay dello provisyon fecha año de XCVII, la qual se
estiende a los subcesores del dicho almyrante, por que concierne y es
anexa a la merced que sus Altezas fizyeron al dicho almyrante e a sus
subcesores, cerca de lo que avian de aver de lo que se oviese e fallase
en las dichas yslas e tierra fiyrme, e por tanto a de gozar de lo suso
dicho la persona que sucedyo en la dicha parte e ynterese, e pues el
almyrante don Diego subcedió en la suso dicha parte, tambien en lo
anexo e dependiente dello.

En quanto al sesto capitulo, que fabla del diezmo, vuestra Alteza deve
mandar fazer lo quel dicho almyrante pide y suplica, sin enbargo de la
respuesta en contrario dada, lo uno por que lo que está dicho en el
primer capitulo a que se refiere, e lo aqui repetido, especialmente
por que en el primer capitulo de la capitulacion fue dicho que aquella
se le concedia para sy e para sus fijos e decendientes, la qual
clavsula por aquella dycion «otro sy», se a de aver por repetida en
este capitulo del diezmo, e de todas las otras cosas contenydas en la
dicha capitulacion, e la merced del dicho diezmo fué y se entendyó ser
perpetua al dicho almyrante e a sus fijos e descendientes. Lo otro
por quel dicho almyrante en el primer viaje puso parte en la costa,
segun parece por cedula de sus Altezas fecha año de XCVII a doce de
junyo, por lo qual adquirió justo titulo aparte del ynterese, e asy
mysmo puso muchas e diversas veces su persona y de sus hermanos y
parientes en grandes peligros y aventuras y afrentas por fallar e
ganar las dichas Yndias. Lo otro, por quel dicho almyrante por la
dicha capitulacion e contrato fecho con sus Altezas, ganó e adquirió
derecho propio al dicho diezmo, y por consiguiente, lo pudo dexar á
sus hijos y herederos, y siempre se presume entre los que hacen pactos
e contratos, que se entienden e estienden a los herederos, que sy uno
por contrabto o merced gana e adquiere el diezmo de alguna renta o
otra qualquier parte, se deve e estiende a él e a sus herederos. Lo
otro, por que la dicha capitulacion está encorporada en las dichas
cartas e previllegios de sus Altezas, por las quales aprueva e confirma
la dicha capitulacion e carta e la merced en ella contenyda al dicho
almyrante don Cristobal Colon e a sus fijos e nyetos e descendientes
dél e dellos e a sus herederos, e quieren que les vala e sea guardada
a él e a ellos ynvyolablemente para syenpre jamas, en todo e por
todo, bien e conplidamente, segun que en ella se contyene, e de nuevo
les fizieron la dicha merced e mandaron que nynguna persona fuese ny
vyniese contra ella ny contra parte della en nyngun tiempo ny por
nynguna manera, como paresce por la dicha carta fecha en XXIII de abril
del año de XCVII, e por otra confirmacion fecha en el mismo año por
el mes de junio adelante, en que sus Altezas confirmaron las mercedes
e previllegios fechos al dicho almyrante, e por otras sus cédulas e
cartas mensajeras que muy copiosamente dizen que se tienen por muy
servidos dél, e que farian muy conplidamente conplir lo asentado, e
ademas de aquello le seria fecha mucha honra e merced e acrecentamyento
como sus grandes servicios lo requieren, e por una cédula dada el
año de DII, despues que quien fiso la peticion contraria dize aver
desmerecido el dicho almyrante, sus Altezas, a quien se deve dar mas
crédito en su propia cabsa, por una su cédula dizen las palabras
syguientes, «y agora estamos mucho mas en vos onrrar e tratar muy bien,
e las mercedes que vos tenemos fechas seran guardadas enteramente
segun el tenor de nuestros previllegios que dellas teneys, syn yr en
cosa contra ellas, e vos e vuestros hijos gozareys dellas como es
razon, e sy necesario fuere confirmarlas de nuevo las confirmaremos, e
a vuestro fijo mandaremos poner en la posesyon dello, y en mas desto
tenemos voluntad de vos onrrar e fazer mercedes.» E en otra cédula
dada en junyo de DVI años, dyrigida al Comendador mayor de Alcántara,
mandó el Rey nuestro señor que sea acudydo al dicho almyrante con
todo el oro e otras cosas que pertenecian a su padre e con lo que oy
adelante perteneciese a él, para que pueda fazer e disponer dello lo
que quisyere, y con esta conforma otra cédula dada en el mismo dya para
los oficiales de la contratacion de las Yndias, y en otra cédula dada
por su Alteza a XXIIII de agosto de DVII años, encorporando en ella el
capitulo que fabla del diezmo, dize las palabras siguientes: «y por
que my merced e voluntad es que se guarde al dicho almyrante el dicho
capitulo, segun que con su padre fue asentado, syn que en ello se le
faga fraude alguno, yo vos mando que veays el dicho capitulo que de
suso va encorporado, e le guardeys e cunplays en todo e por todo segun
en él se contiene, e guardandolo e cunpliendolo acudays e fagays acudyr
al dicho almyrante o a quien su poder oviere, con la décima parte del
oro e perlas e algodon e otras qualesquier cosas que a my pertenecen
en qualquier manera, e se de quenta a sus fatores de todo ello, asy de
lo pasado como de lo de oy en adelante.» Y no se devria poner en duda
cosa tan notoria e justa y entendida por el príncipe que la concedió,
ny ynsistir que el derecho de diezmo de quel dicho almyrante no pudo
gozar por aver andado hasta que murió syrviendo, se oviese de acabar
e consumyr con su vyda, y que quedasen sus hijos e descendientes syn
cosa ny renta alguna. Por ende, suplica a vuestra Alteza no consyenta
quel dicho almyrante sea traydo en pleyto sobre cosas de tal calidad a
que sus Altezas y vuestra Alteza son obligados segun Dios e conciencia
e derecho natural e de las gentes e por todos otros derechos e cavsas
que para ello conciernen, e aun por que conviene a servicio de vuestra
Alteza e a la corona Real destos reinos por que otros tomen enxenplo
para servyr, por lo cual, segun la calidad grande del servicio e de las
personas a quien se hizo, e del peligro, costa, trabajo e yndustria
del que lo fiso, no solamente no se deve poner pleyto sobre lo suso
dicho, mas antes sy la merced no fuera fecha se devyera faser de nuevo
otra muy mayor, e digo e pido segun de suso e sobre ello, conplimyento
de justicia, e para lo necesario ynploro el Real oficio de vuestra
Alteza, e encargo su muy Real e esclarecida conciencia.

En la cibdad de Sevilla a tres dias del mes de março de myll e
quinyentos e once años la presentó don Fernando Colon en el consejo de
su alteza Real, e los señores del consejo mandaron, que para entender,
vinyese al consejo el licenciado Bernal Diañes e el dicho don Fernando
e sus letrados. Yo se lo notifiqué luego al dicho don Fernando e al
dicho licenciado Bernal Diañes.



                                  12.

  (Año de 1511.—_Mayo 5, Sevilla._)—Declaración del Consejo Real en el
  pleito del Almirante D. Diego Colón, reconociendo su derecho á la
  gobernación y administración de justicia de las islas que descubrió
  su padre con título de Visorrey para siempre jamás, con otras
  cosas.—(_A. de I._, 1-1-4/11, pieza 5, fol. 2.)


Las cosas que se ha determinado y declarado por los señores del consejo
de la Reyna doña Juana nuestra señora, sobre las diferencias que avia
y adelante se esperava aver entre el fiscal del Rey y Reyna nuestros
señores con el almirante de las Yndias don Diego Colon y con su
procurador en su nombre, son las siguientes:

[Nota al margen: Visorrey y gobernador.]

Primeramente, que a el dicho Almirante y a sus sucesores pertenece la
governacion y administracion de la justicia en nombre del Rey y Reyna
nuestros señores y del Rey o Reyna que por tiempo fueren en estos
Reynos de Castilla, asi de la isla Española como de las otras islas
que el almirante don Cristobal Colon su padre descubrió en aquellos
mares y de aquellas islas que por industria del dicho su padre se
descubrieron, con titulo de visorey de juro y de heredad para siempre
jamas, para que por si y sus tenientes y oficiales de justicia,
conforme a sus previlegios, puedan exercer y administrar la jurisdicion
çevil y criminal de las dichas islas, como y de la manera que los
otros governadores y visoreyes la usan y pueden y deven usar en los
limites de su jurisdicion, con tanto que las provisiones que por el
dicho almirante y por sus sucesores se libraren y despacharen ayan de
ir agora por don Fernando y doña Juana, y despues de los dias de Rey y
Reyna, nuestros señores, por el nombre del Rey o Reyna que por tiempo
fueren en estos Reynos de Castilla, y las provisiones y mandamientos
que por los tenientes o alcaldes o otros oficiales de justicia asi del
dicho almirante como de sus sucesores se libraren o firmaren, o qual
quier execucion de justicia que en las dichas islas se haga, digan,
«yo Fulano teniente o alcalde del tal lugar o isla por el almirante
tal visorey o governador de la tal isla o islas por el Rey o Reyna don
Fernando y doña Juana, nuestros señores, y despues de sus dias por tal
Rey o Reyna que por tienpo fueren como dicho es mando &.», y que si de
otra manera fueren las dichas provisiones o mandamientos que no sean
obedecidos ni cumplidos.

[Nota al margen: Décima.]

Iten, que la decima parte del oro y de las otras cosas que pertenecen
a el dicho almirante don Diego Colon en las dichas islas por virtud de
la capitulacion que el Rey nuestro señor y la Reyna nuestra señora,
que aya gloria, hicieron con el dicho don Cristoval Colon su padre en
el Real de sobre Granada, que perteneçe a el dicho almirante don Diego
Colon y a sus suçesores de juro y heredad agora y para siempre jamas,
para que puedan della haçer lo que quisieren y por bien tuvieren.

[Nota al margen: Diezmos eclesiásticos.]

Iten, que de los diezmos eclesiasticos que a sus Altezas perteneçen en
las dichas islas por bulas apostolicas, asi del oro como de las otras
cosas, que a el dicho almirante don Diego Colon ni a sucesores no
pertenesce parte ni cosa alguna.

[Nota al margen: Penas de cámara.]

Iten, que de las penas que pertenecen o pertenecieren a la camara de
sus Altezas y a la de los Reyes que por tiempo fueren en estos Reynos
de Castilla, asi por leyes destos Reynos como siendo arbitrarias se han
inpuesto o inpusieren para la dicha camara, que a el dicho Almirante
ni a sus sucesores no les pertenece parte alguna, salvo que todas
enteramente pertenescen a sus Altezas; pero que las penas que por leyes
destos Reynos pertenescen o pertenecieren a las justicias e jueces
dellos, que estas enteramente pertenecen a el dicho almirante y á sus
oficiales.

[Nota al margen: Apelaciones.]

Iten, que las apelaciones que se interpusieren de los alcaldes
ordinarios de las ciudades y villas y lugares que agora son o por
tienpo fueren en las dichas islas, que fueren alcaldes por elecion o
nonbramiento de los concejos, que aquellas vayan primeramente a el
dicho almirante o a sus tenientes, y dellos vayan las apelaciones a sus
Altezas y a sus audiencias y aquellos que por su mandado uvieren de
conocer de las causas de apelaciones de las dichas islas.

[Nota al margen: Jueces.]

Iten, que sus Altezas pueden poner en las dichas islas cada y quando
les pareciere que conviene a su servicio, jueces estantes en ellas
o fuera dellas, los quales puedan conocer de las dichas causas de
apelaciones contenidas en el supra primero capitulo y que para esto no
enbargan los privilegios del dicho almirante.

[Nota al margen: Regidores.]

Iten, que a sus Altezas pertenesce el nombramiento y provision de
los regidores y jurados y fieles y procuradores y otros oficios de
governacion de las dichas islas y que deven ser perpetuos para mejor
governacion dellas.

[Nota al margen: Escribanías.]

Iten, que la provision de las escrivanias de las dichas islas, asi
como las escrivanias de concejo, como las de numero de las ciudades
y villas y lugares y otras escrivanias quales quier de las dichas
islas, pertenesce a sus altezas y a sus sucesores en estos Reynos
y no a el dicho almirante; pero que las escrivanias de juzgado del
dicho almirante y de sus tenientes y alcaldes, que destas pertenesce
la provision y nominacion a el dicho almirante y a quien su poder
uviere, con tanto que aya de poner para el ejercicio dellas notarios
o escrivanos de sus Altezas y que no puedan poner otros si no a las
tales personas que tengan titulo de escrivano para en todos sus reinos
y señorios, o de los Reyes que por tiempo fueren en estos reynos de
Castilla.

[Nota al margen: Residencia.]

Otro si, que cada y quando a sus Altezas pareciere que conbiene a su
servicio y a la esecucion de su justicia, y a los dichos Rey o Reyna
que por tienpo fueren en estos dichos reynos, pueden mandar tomar
residencia a el dicho almirante y a sus oficiales, conforme a las leyes
destos reynos como de justicia devan.

[Nota al margen: Granjerías.]

Otro si, que en las grangerias que sus Altezas tienen o tuvieren en las
dichas islas del sacar del oro, y sus suçesores y asi mismo en las que
tiene o tuviere el dicho almirante y sus suçesores, que sean avidos
por particulares personas, de manera que ayan de traer a particion
la quinta parte del dicho oro que de las dichas grangerias vinieren,
para que se reparta como se reparte el quinto que dan los otros a sus
Altezas en las dichas islas, y que a el tanto se haga quando menos o
mas parte dieren los otros particulares que tubieren grangerias en las
dichas islas.

[Nota al margen: Indios.]

Otro si, que a sus Altezas y a quien su poder uviere pertenesce el
repartimiento de los indios de las dichas islas y no a el dicho
almirante.

En la cibdad de Sevilla a cinco dias del mes de mayo de mill e
quinientos e honze años, notyfique estos dichos capitulos escritos
en este pliego de papel e lo en ellos contenido, e les fueron leydos
al liçenciado Fernan Tello, procurador fiscal de su Alteza e de su
consejo, e a Juan de la Peña, procurador del dicho almirante don Diego
Colon, e a don Fernando Colon, sucesor del dicho almirante, en sus
personas, e los quales dixeron que pedian treslados de los dichos
capitulos e de lo en ellos contenydo. Testigos Luys del Castillo e
Bartolome Ramires de Castañeda e Juan Ramires, escrivano del consejo de
su Alteza.



                                  13.

  (Año de 1511.—_Mayo 13, Sevilla._)—Petición de esclarecimiento de
  las dudas que ofrece la declaración del Consejo, presentada por D.
  Fernando Colón y por Juan de la Peña.—(_A. de I._, 1-1-4/11, pieza 5,
  fol. 4.)


Las dudas que de esta determynacion podrian rresultar e que a vuestra
Alteza suplicamos mande declarar son las siguientes:

[Nota al margen: Residencia.]

Aqui se dize que al almirante i a sus oficiales se pueda tomar
residençia conforme a las leies destos rreinos, las quales disponen que
ayan los juezes de ser privados de las varas durante la residencia, i
si visto fuere ser necesario para la buena administracion de justicia,
que se le quiten para sienpre, lo qual es contra los previllejos del
dicho almirante y contra lo que agora se determinó diciendo, como
es verdad, que son e pertenecen los oficios e juridicion al dicho
almirante perpetuamente, mas si por algun tienpo se le quitasen las
varas y administracion dellas, tomando residencia o de otra forma ia
no serian perpetuos, por que aquello es dicho perpetuo que ningun
tiempo dexa de ser. La forma en que este pasó tomamos e se cree ser y
que fue la voluntad de vuestra Alteza quando la mandó determinar, es
que pues el almirante sienpre a de exercitar la justicia por alcaldes
e tenientes, que a aquellos tales sean quitadas las varas i tomada
rresidencia, y que el almirante provea de ellas en tanto a otras
personas, i si el dicho almirante en algo de lo justo eçediese, vuestra
Alteza podria aver dello su informacion i mandallo rremediar conforme a
justicia i a su servicio, y asi desta forma, al almirante se cunple lo
capitulado i la justicia es bien administrada.

[Nota al margen: Grangerías.]

Yten, en lo tocante a las grangerias, el dicho almirante deve tener
la facultad que vuestra Alteza para tomar y buscar y llevar las cosas
que viere ser y que son necesarias para la tal grangería, y vuestra
Alteza para con el Almirante no deve mandar esimir para si lugares
de rescates, ni pedaços de tierra, minas, salvo que en estas cosas
se guarde igualdad, i asi cunpliendose por esta via, parece todo ir
conforme a justicia i a la voluntad de la determinacion, que es que
sean avidos como particulares, los quales ninguna facultad tiene uno
mas que otro.

[Nota al margen: Décima.]

Yten, parece por esta determinacion, que segun los particulares tienen
al presente el oro al quinto, se les podria baxar al decimo o mas
o menos, y por que desto la decima del dicho almirante podria aver
detrimento y total diminucion, que seria contra lo capitulado, pues
por ninguna via puede perecer. Esto deve ser y entendemos que es,
que sy por algun tienpo se abaxare, que a de ser con consentimiento
del almirante o de forma que en lo que a su diezmo toca no pueda ser
menguado ni agraviado.

Y vuestra Alteza, conforme a lo contenido en estos capitulos, deve
mandar declarar la dicha determinacion, i asi se suplica a vuestra
Alteza por parte del dicho almirante.

En la cibdad de Sevylla a treze dias del mes de mayo de mill e
quinientos e honce años, presentó estas dubdas e capitulos suso
contenidos en el Consejo de su Alteza el dicho Juan de la Peña,
procurador del dicho don Fernando Colon en el dicho nonbre del dicho
almirante e los señores del Consejo dixeron que lo oyan, e mandaron dar
traslado.



                                  14.

  (Año de 1511.—_Mayo 23, Sevilla._)—Petición al Consejo para que
  declare que lo determinado sobre residencia del Almirante sea sin
  perjuicio de sus privilegios.—(_A. de I._, 1-1-4/11, pieza 5, fol. 7.)


Por quanto de parte del almirante de las Yndias se suplicó a vuestra
Alteza mandase declarar ciertos pasos de la determinacion que de
sus previllejos se hizo, lo qual por otros impedimentos no a avido
conclusion, umilmente suplicamos a vuestra Alteza nos mande dar la
dicha determinacion, pues en qual quier otro tienpo que neçesaria fuese
la dicha declaracion avria lugar de se hazer, i solamente suplicamos a
vuestra Alteza que por que la justicia del almirante no pueda padecer,
que en lo que toca a la residencia mande añadir o declarar que se le a
de tomar conforme a sus previllejos, o de forma que la justicia de sus
previllejos no sea quebrantada, y en esto vuestra Alteza administra
justicia y el almirante rrecibe merced.



                                  15.

  (Año de 1511.—_Junio 17, Sevilla._)—Notificación de la sentencia del
  Consejo á las partes litigantes.—(_A. de I._, Pto. 1-1-4)[6].

      [6] En la _Colección de documentos inéditos de Indias_, 1.ª s.,
      t. XXXVI, página 345, está publicada la declaración del Consejo
      con estas notificaciones.


En la cibdad de Sevilla, a diez e siete dias del mes de xunio de mill
e quynientos e once años, yo el dicho Xoan de Salmeron, escribano de
Cámara de la Reyna nuestra Señora, notifiqué esta dicha Declaracion e
Decision en la forma suso escripta al dicho Xoan de la Peña, procurador
del dicho Almirante en su persona, testigos, Francisco Tomilla e
Rodrigo Saravia, porteros de la Cámara de sus Altezas; el qual dicho
Xoan de la Peña dixo que lo consentia e obedecia.—Testigos los dichos.

En la cibdad de Sevilla en el mismo dia fue notificada al Lycenciado
Fiscal del Consejo de su Alteza, el qual ansi mismo dixo que la
obedescia.—Testigos, Francisco Tomilla e Rodrigo Saravia, porteros de
Cámara de sus Altezas.



                                  16.

  (Año de 1511.—_Junio 17, Sevilla._)—Real provisión ejecutoria de la
  declaración del Consejo Real sobre derechos del Almirante D. Diego
  Colón.—(_A. de I._, 1-1-4/11 fol. 8.)


Doña Johana, por la gracia de Dios Reyna de Castilla, de Leon, de
Granada, de Toledo, de Galizia, de Sevilla, de Cordova, de Murcia, de
Jaen, de los Algarbes, de Algezira, de Gibraltar, de las yslas Canarias
e de las Yndias, yslas e tierra firme del mar Oceano, princesa de
Aragon y de las dos Seçilias, de Jerusalem, archiduquesa de Avstria,
duquesa de Borgoña e de Brabante, etc., condesa de Flandes e de Tirol,
etc., señora de Vizcaya e de Molina, etc.; al principe don Carlos,
my mui caro e muy amado hijo, e a los ynfantes, duques, prelados,
condes, marqueses, ricosomes, e a los del my consejo e oydores de
las mys avdiencias e chançillerias, e a los alcaldes e alguaziles
de my casa e corte e chançilleria, e a los priores, comendadores e
subcomendadores, e a los alcaides e tenedores de los castillos e casas
fuertes e llanas, e a todos los corregidores, asistentes, justicias,
regidores, cavalleros, escuderos, oficiales, e omes buenos de todas las
cibdades e villas e lugares de todos mys reynos e señorios, e a otras
quales quier personas a quien lo de yuso en esta my carta contenydo
toca e atañe o atañer puede en qualquier manera, e a cada uno de vos,
salud e gracia. Sepades que por parte de don Diego Colon, my Almyrante
de las Yndias del mar Oceano, fue presentada una peticion ante my en
el my consejo, por la qual en efeto me suplicava e pidia por merced
le mandase aver y tener por my vissorrey e governador perpetuo de las
yslas e tierra firme descubiertas e por descubrir del mar Oceano,
al ponyente de una raya que pasa sobre las yslas de Cabo Verde y de
los Açores cient leguas, segund diz que parece pertenecerle por la
capitulacion e asiento que con el Almyrante su padre se tomó en el año
que pasó de myll e quatrocientos e noventa e dos años, e por ciertos
previllejos e confirmaciones que sobrello le fueron dados e concedidos,
e que le mandase dexar la governacion de la ysla de san Juan, que yo
avia mandado dar a otra persona, por que no me avia sido fecha memoria
de los dichos previllejos, y las provincias de Urabá e Beragua, que
se dieron a Nicuesa e Hojeda, e quel les dexaria, siendo yo dello
servyda, el mysmo partido que agora tienen, e que le mandase señalar
e librar salario, conforme a la dicha merced, segund los derechos e
salarios que han gozado y gozan los otros mys almyrantes e governadores
de Castilla, e que ansi mysmo, por los dichos previllejos le es fecha
merced de todos los oficios anexos e tocantes a la justicia cevil e
cremynal de todas aquellas partes yslas e tierra firme, syn ninguna
ecebcion: que me suplicaba e pidia por merced le mandase fazer merced
dellos libremente, e que por la dicha capitulacion tenga merced del
juzgado cevil e cremynal de los pleitos e cabsas que por la negociacion
e trato de las dichas Yndias oviese en España y en otras partes; que
mandase que otro juez syno él o el quél pusiese no se entremetiese
en ello, segund que lo usa y exercita el my almyrante de Castilla, e
que los mys oficiales de la casa de la Contratacion de las Yndias,
que está en la cibdad de Sevilla, no entendiesen en cosa de la dicha
negociacion syn la persona quel dicho my almirante nombrase para ello,
e que le mandase acudir libremente con el diezmo de todo el provecho
que se oviese de las dichas yslas descubiertas e por descubryr en el
termyno del dicho almirantazgo, conforme a los dichos previllejos e
asiento e capitulacion que dello tiene, segund que mas largamente en la
dicha su peticion se contenia, de la qual por los del my consejo fue
mandado dar traslado al my procurador fiscal, el qual por otra peticion
que ansi mysmo en el my consejo presentó, dixo e alegó ciertas razones
en contrario de lo suso dicho, por las quales diz que yo no devia
mandar hacer ny conplir cosa alguna de lo pedido por parte del dicho
almirante, sobre lo qual por anvas las dichas partes fueron dichas e
alegadas otras muchas razones fasta tanto que concluyeron, e los del my
consejo ovieron el dicho negocio por concluso, todo lo qual por los del
my consejo visto, juntamente con los dichos previllejos, capitulacion e
asiento e otras cartas e provisiones quel dicho almyrante de my tiene,
e con el Rey my señor e padre consultado, fue dada una determinacion e
declaracion cerca de todo lo susodicho, su thenor de la qual, de _verbo
ad verbum_ es esta que sigue[7].

      [7] Aquí inserta la Declaración de 5 de Mayo, documento núm. 12.

Por que vos mando que veais la dicha determinacion e declaracion que
ansi por los del my consejo fue dada, que de suso va encorporada, e la
guardeys e cunplays e executeys e fagays guardar e cunplir e executar
en todo e por todo, segund e como en ella se contiene, e contra el
thenor e forma de ella no vayays ny paseys ny consyntays yr ny pasar
en tienpo alguno, ny por alguna manera, cabsa o razon que sea, e los
unos ny los otros no fagades ny fagan ende al por alguna manera so
pena de la my merced e de diez myll maravedis para la my cámara, e
demas mando al ome que vos esta my carta mostrare, que vos enplaze que
parescades ante my en la my corte, do quier que yo sea, del dia que
vos emplazare fasta quince dias primeros syguyentes, so la dicha pena,
so la qual mando a qualquier escribano publico que para esto fuere
llamado, que de ende al que vos la mostrare testimonyo sygnado con su
sygno, por que yo sepa en como se cunple my mandado. Dada en la cibdad
de Sevylla a dies e syete dias del mes de junyo año del nascimyento de
nuestro salvador jesucristo de myll e quinyentos e honze años.=Hay una
rúbrica.

En Sevylla, dies e syete dias del mes de junyo de myll e quinyentos
e honse años, se dió otra tal carta como la sobre dicha, quitando
della lo que aqui en esta está escrito, que no va puesto en la otra, e
firmaron en ella los señores licenciado Çapata, e licenciado Muxica,
e dotor Carvajal, e licenciado Santiago, e dotor Palacios Rubios, e
licenciado Aguirre, e licenciado Sosa, e dotor Cabrero, todos del
Consejo Real de la Reyna nuestra señora, e fue refrendado de my, Juan
de Salmeron, escrivano de cámara de su Alteza.



                                  17.

  (Año de 1511.—_Agosto 30, Burgos._)—Juan de la Peña, en nombre del
  Almirante, pide que se le dé escrita en pergamino la sentencia y
  determinación del Consejo, porque la que se le dió en papel se
  inutilizaba.—(_A. de I._, 1-1-4/11, fol. 9.)


Muy poderosa señora.=Juan de la Peña, en nombre del almyrante de las
Yndias, digo: que ya sabe vuestra Alteza la sentencia e determinacion
que sobre los negoçios del dicho almyrante se dio e pronuncio en
Sevylla por los del vuestro muy alto Consejo, la qual se escribió y
firmó en un papel de marca grande, que doblandolo se fazia pedaços,
e la dicha sentencia se enbio a las Yndias, e agora está escripta en
pergamino, por que convenga á la calidad y duracion della. Suplico
a vuestra Alteza mande que se torne a firmar e refrendar la dicha
sentencia, e se torne a sellar y registrar, por que demas de lo que
tengo dicho, podria ser que la otra se perdiese por el camino, e ay
necesidad de tenerla en Castilla, e esto se puede fazer syn perjuyzio,
e en ello vuestra Alteza hara merced al dicho almyrante.

A XXX de agosto de IUDXI.

A la espalda dice:

En la cibdad de Burgos, treynta dias del mes de agosto de myll e
quinyentos e honze años, la presentó en el Consejo de su Alteza el
dicho Juan de la Peña, en nonbre del almyrante de las Yndias, e los
señores del Consejo se la mandaron dar.=Hay una rúbrica.

En Burgos a XXX de agosto de IUDXI.



                                  18.

  (Sin fecha.)—El Fiscal Pero Ruiz dice que tiene suplicado en grado de
  suplicación de la sentencia que se dió en Sevilla y la interpone de
  nuevo.—(_A. de I._, Pto. 1-1-4/11, fol. 11.)


Muy poderosos señores: El licenciado Pero Ruiz, vuestro fiscal en el
pleito que trato con el almyrante de las Yndias, digo, que yo tengo
suplicado en grado de segunda suplicacion con la pena e fiança de las
myll doblas que la hordenança dispone, de la sentencia que se dio
en Sevylla por los del vuestro muy alto Consejo en favor del dicho
almyrante, en ciertos articulos, la qual dicha suplicacion ha muchos
dias que yo ynterpuse, e fasta agora los del vuestro muy alto Consejo
no lo an vysto. Por ende, suplico a vuestra Alteza que mande que antes
quel dicho pleito se determyne, que la vean, y en caso que la dicha
suplicacion en el dicho grado lugar no aya, agora la ynterpongo por vya
ordinaria o en aquella via e forma que mejor de derecho lugar aya, e
suplico a vuestra Alteza lo aya por puesta, e sy para la poner e dar e
alegar lo en ella contenido, es necesario restitucion _yn yntegrum_,
yo la pido en forma, e juro a Dios e a esta señal de cruz ♰ que no la
pido maliciosamente, salvo por alcançar conplimiento de justicia, para
lo qual en lo necesario vuestro Real oficio ynploro.

Otro sy; por quel dicho pleito es de mucha ynportancia e toca a vuestra
corona Real, suplico a vuestra Alteza que conforme a la ley de Toro que
cerca desto dispone, mande que se determyne por las leyes de vuestro
reyno.

Otro sy: suplico a vuestra Alteza que mande poner esta peticion en el
proceso del dicho pleito, para lo qual, etc.



                                  19.

  (Año de 1511.—_Noviembre 5, Burgos._)—Real cédula confirmando la
  determinación y declaración del Consejo dada en Sevilla á 5 de Mayo,
  por la que se reconoce al Almirante y á los sucesores el derecho á
  la gobernación de las islas, con título de Visorrey y otras cosas.
  (_Acad. de la Hist._, colec. Vargas Ponce, t. LIV, fol. 503.)


Copia la ejecutoria anteriormente inserta (documento número 16) de
_verbo ad verbum_, y termina:

Dada en Burgos a 15 del mes de noviembre año del nacimiento de nuestro
Salvador Jesu Cristo de 1511 años.=Yo el Rey.=Yo Lope Conchillos,
secretario de la Reyna nuestra señora, lo fice escribir por mandado del
Rey su padre. Y al pie de la dicha provision estaban tres señales. E
a las espaldas estaba escrito lo siguiente; Registrada, Licenciatus
Ximenez Castañeda, Chanciller.

Sacada del copiador de reales cédulas que está en el archivo general,
que comprende de 1508 á 1511, folio 134 vuelto.



                                  20.

  (Año de 1512.—_Enero 3, Burgos._)—Juan de la Peña, en nombre del
  almirante D. Diego Colón pide declaración de que no está obligado á
  residencia, de que le corresponde la gobernación del Darien y otras
  cosas. (_A. de I._, 1-1-4/11, fol. 18.)


Muy poderosa señora=Juan de la Peña en nonbre del almyrante de las
Yndias, suplico a vuestra Alteza mande proveer en las cosas siguientes:

Primeramente; que los del vuestro muy alto consejo en la sentencia y
declaracion mandaron quel dicho almyrante y sus oficiales hiziesen
resydencia como de justicia deviesen, y los oficios del dicho almyrante
son perpetuos, y asi por esto como por la calidad de su persona y
dinydad y por que ha de tener oficiales, no es obligado a fazer
resydencia por que seria contra la perpetuydad de los dichos oficios.
Suplico a vuestra Alteza lo mande asy declarar, mandando que si a sus
oficiales se oviere de tomar residencia, pueda él poner otros entre
tanto.

Otro sy; en la dicha sentencia se dize que vuestra Alteza pueda poner
en las Yndias juezes que conozcan de las apelaciones y en los poderes
que vuestra Alteza ha mandado dar a los dichos juezes se contiene que
conoscan de primera ynstancia en los casos de corte, y esto es en
perjuycio del almyrante, y no se manda tal cosa en la dicha sentencia.
Suplico a vuestra Alteza mande que los dichos juezes solamente puedan
conoscer en grado de apelacion, y quel dicho almirante pueda estar y
residir con los dichos juezes como visorey quando quisiere.

Otro sy; ya sabe vuestra Alteza como las personas que estan poblando
en el Darien piden governador, y pues aquello y todo lo otro se
descubrió por el almyrante don Cristoval Colon y por su yndustria y
la governacion dello pertenesce al dicho almyrante su hijo segund sus
previlegios, vuestra Alteza mande declarar que al dicho almyrante
pertenesce la governacion del Darien, y mande dar su carta y provision
Real para quél la tenga y provea, pues agora sea en Veragua o en Uravá
le pertenesce la dicha governacion, porque todo ello fue descubierto y
sabido por yndustria de su padre.

Otro sy; en la dicha sentencia y determynacion se dize quel dicho
almyrante pueda grangear como vuestra Alteza lo puede fazer, y para
la dicha granjeria el dicho almyrante ha menester yndios en todas las
yslas y partes donde los oviere. Suplico a vuestra Alteza le mande dar
licencia para que tome en el repartymiento los que oviere menester para
su grangeria, segund la cantidad de los yndios que oviere en cada una
de las dichas yslas y partes.

En Burgos tres dias del mes de enero de myll e quinyentos e doze años
la presentó en el consejo de su Altesa el dicho Juan de la Peña, en el
dicho nonbre e los señores del consejo mandaron dar traslado al fiscal.

En la cibdad de Burgos a seys dias del mes de enero de myll e
quinyentos e doze años, cite al dicho Juan de la Peña en forma para
todos los abtos deste proceso fasta la sentencia difinytiva ynclusive
e tasacion de costas sy las oviere e para todos los dichos abtos a que
de derecho deva ser citado e se requiere e le requerí que señale casa
donde le sean notyficados, e que dexe procurador conoscido en esta
corte a quien se siga la cabsa, el qual dixo que señalava la posada del
duque de Alba e quel estaria en la corte. Testigos Gonzalo Rodrigues
e Ramyro de Campo escrivanos, e luego yo le señale los estrados del
consejo de su Altesa donde le fuesen notyficados fasyendo la corte
mudacion o no lo fasyendo. Testigos los dichos, etc.



                                  21.

  (Año de 1512.—_Enero 9, Burgos._)—El fiscal Pero Ruiz responde á la
  petición anterior. (_A. de I._, Pto. 1-1-4/11, fol. 19.)


Muy poderosa señora=El licenciado Pero Ruiz, vuestro fiscal,
respondiendo a la peticion presentada por parte del almyrante de las
Yndias, digo que lo por él pedido no ha lugar ny vuestra Alteza lo
deve mandar proveher por las razones siguientes: Por que en quanto
al primero capitulo de la residencia del dicho almyrante e de sus
ofiçiales, ya esto esta proveydo e determynado por la sentencia e
declaracion de los de vuestro muy alto consejo, e por ella se manda
quel dicho almyrante e sus ofiçiales ayan de hazer residencia cada e
quando que vuestra Alteza viere que es su servicio e a la execucion de
la justicia convenga, e cosa seria contra toda justicia que durante el
tiempo de la dicha residencia el dicho almirante oviese de poner otros
oficiales, por que estos han de ser puestos en nonbre de vuestra Alteza
e sus oficios han de estar en poder de los juezes de resydencia que
vuestra Alteza enbiare, e asy se acostumbra en todos vuestros reynos
e señorios en todos los oficios de qual quier calidad e condicion que
sean.

Otro sy; en quanto al segundo capitulo en que pide que los juezes de
vuestra Alteza no conozcan de los casos de corte, esto seria contra
vuestra preheminencia real, e este caso no esta determinado por la
dicha sentencia en su favor como el dicho almyrante dize, e pues del
e de sus ofiçiales se ha de apelar para los dichos juezes de vuestra
Alteza, no es cosa justa quel dicho almyrante aya de resydir con ellos
en los casos que oviere de conocer.

Otro sy; en quanto al tercero capítulo en que pide la governacion del
Darien, diziendo que se descubrió por yndustria del almyrante su padre
e suya, muy notorio es lo contrario, por que aquella se descubrió e
ganó por Rodrigo de Bastidas con armada de vuestra Alteza, e asi cessa
el pedimiento del dicho almyrante.

Otro sy; quanto al postrero capítulo en que pide licencia para tomar
yndios para la grangeria que oviere de hacer, digo que esto no es cosa
de justicia ny el dicho almyrante tiene por la dicha sentencia facultad
para grangear como vuestra Alteza, e en caso que la toviese, no por
eso tiene derecho para los yndios que pide, por que sy él quisiere
hazer las dichas grangerias tenyendo licencia para ello, hágala con
esclavos e personas propias, por que si el repartimyento de los dichos
yndios se le concediese, seria gran perjuyzio de vuestra corona real e
gran dapno de los pobladores de las dichas Yndias; por ende a vuestra
alteza suplico mande denegar al dicho almyrante las declaraciones por
él pedidas en estos dichos capítulos para lo qual vuestro real oficio
ynploro.

En la cibdad de Burgos IX dias de enero de IUDXII años se presentó en
el consejo de su alteza e los señores del consejo mandaron dar traslado
al procurador del almyrante.

Este dicho dia la notyfiqué al dicho Juan de la Peña procurador del
dicho almyrante, el qual pidió treslado e le fué dado.



                                  22.

  (Año de 1512.—_Enero 16, Burgos._)—Juan de la Peña, en nombre del
  Almirante replica.—(_A. de I._, Pto. 1-1-4/11, fol. 20.)


Muy poderosa señora=Juan de la Peña en nombre del almyrante de las
Yndias, respondiendo a la peticion presentada por el licenciado Pero
Ruiz, vuestro fiscal, digo que vuestra Alteza deve declarar y proveer
segund y como en el dicho nombre tengo suplicado, sin enbargo de las
razones por el dicho fiscal alegadas, a las quales respondiendo digo,
que como quier que la sentencia y declaracion dada por los del vuestro
muy alto Consejo se manda quel dicho almyrante y sus oficiales hagan
residencia, en la mysma declaracion se dixo y añadió esta clavsula,
«como de justicia se deviese fazer» y aunque se pueda sufrir tomar
residencia a los oficiales del dicho almyrante, entiendese para
quel pueda luego poner y nonbrar otros en lugar de los que fizieren
residencia, como se haze con el alguazil mayor de Sevilla en que no ay
tanta razon, y que a la persona del dicho almyrante no se tome ny sea
obligado a la fazer, por ser como es su oficio perpetuo por contrato,
segund el tenor y forma de sus previllejos, y por la calidad de su
persona y dinydad, y por que si otra cosa se fiziese seria contra la
perpetuydad del dicho ofizio, y por consiguiente contra los dichos sus
previllejos, y las otras justicias y oficiales de vuestros reynos son
tenporales y sin previllejo, y es cosa muy diversa lo uno de lo otro, y
este artículo no está determynado por la dicha sentencia y declaracion,
y si lo está es en favor del dicho my parte y por eso se puso la dicha
clavsula «como de justicia deva.»

En quanto al segundo capítulo, digo que en la dicha sentencia solamente
se dixo y mandó que vuestra Alteza pudiese poner juezes de apelacion
en las Yndias, y por consiguiente todo lo de primera ynstancia quedó
al dicho almyrante y los casos de corte en primera ynstancia, por que
ecebtandose una cosa queda todo lo otro debaxo de la regla general,
y aunque conoscer de casos de corte sea de la premynencia de vuestra
Alteza, púdolo vuestra Alteza conceder al almyrante por sus previllejos
y contrato por tan grandes y señalados servicios, y él lo tiene y ha de
tener en nombre de vuestra Alteza por virtud de los dichos previllejos.

Y en quanto a la governacion del Darien digo, que segund los dichos
previllejos y sentencia y declaracion, pertenesció y pertenece al dicho
almyrante, por que es notorio quel almyrante su padre descubrió toda
aquella tierra firme antes que otra persona alguna, y los que despues
an ydo fueron por su yndustria, y nunca se descubriera si no fuera por
el dicho almyrante, de manera que sin dubda pertenece la governacion de
la dicha tierra firme al dicho su hijo.

Otro sy; por la dicha sentencia tiene el dicho almyrante facultad
para poder grangear como vuestra Alteza y ha menester yndios, los que
bastaren para su grangeria, y concedido lo uno fué visto concedérsele
lo otro como cosa anexa a ello, y desto no se recrecerá perjuyzio
alguno a vuestra corona real, pues es cosa devida al dicho almyrante
mas que a todos los otros pobladores, y es provecho y utilidad de
vuestra Alteza por la parte que le pertenescera de la dicha grangeria,
y dezir que la aya de fazer con esclavos y esclavas es cosa ynpropia
e ynjusta, por ende pido y suplico segun es suso y sobre ello
cunplimiento de justicia e las costas y para lo necesario vuestro real
oficio ynploro.

En burgos dies y seys de enero de IUDXII años la presentó en el consejo
de su Altesa el dicho Juan de la Peña, e los señores del consejo
mandaron que se notyfique a el fiscal para quél sy quisiere dezir algo
sobre esta cabsa lo diga e alegue.

El dicho dia XVI de enero del dicho año lo notyfiqué al dicho
licenciado Pero Ruis, fiscal de su Alteza, e llevó traslado desta
peticion.



                                  23.

  (Año de 1512.—_Enero 26, Burgos._)—El fiscal Pero Ruiz se afirma
  en su contestación á las peticiones del Almirante. Acuerda el
  Consejo.—(_A. de I._, Pto. 1-1-4/11, fol. 21.)


El licenciado Pero Ruyz, vuestro fiscal, respondiendo a una peticion
presentada por Juan de la Peña en nonbre del almyrante de las Yndias,
cuyo thenor aqui avido por repetido, digo que vuestra Alteza deve
mandar hazer en todo segun que por my está pedido, sin enbargo de las
razones en la dicha peticion contenidas que no son justas, juridicas
ny verdaderas, e respondiendo a ellas digo, que vuestra Alteza puede e
deve mandar tomar residencia al dicho almyrante e a sus oficiales, que
son vuestros subditos e naturales, e pues ella os obliga a dar cuenta
dellos a Dios, e ellos a vuestra Alteza, agora sean juezes perpetuos o
tenporales, asy se deve entender e entiende el capitulo e declaracion
de la dicha sentencia, e no como la dicha parte adversa dize, e aun que
el dicho almyrante pueda poner juezes de apelacion como dize, no puede
conoscer él ny los que él pusyere por juezes en los casos de córte, por
que solamente es propio de conoscer de vuestra Alteza en los dichos
casos, e son reservados a su premynencia Real, segun que dicho es, e
por eso no se conprehenden en la clausula general. E la governacion
del Darien no pertenesce al dicho almyrante por lo que dicho es, ny se
sygue por que pueda grangear con liçencia de vuestra Alteza, que por
eso vuestra Alteza le ha de dar yndios como el dize; bástele que quando
los hubiere menester, que vuestra Alteza, como a otros vecinos de la
ysla, se los mande dar, e pues ya los del vuestro muy alto Consejo otra
vez han declarado sobre las cosas que el dicho parte adversa pide, por
esto e por las cabsas suso dichas, lo que pide no ha lugar ny vuestra
Alteza lo deve hazer, por que pido en todo segun de suso e conplimiento
de justicia, para lo qual en lo necesario vuestro real oficio ynploro,
las costas pido e protesto.=Hay una rúbrica. A la espalda dice lo
siguiente:

Que en los casos de corte aya lugar prevencion, y en lo de la
residencia, cuando el caso ocurriere, lo proveera su Alteza y en lo del
ysla donde aportó el almyrante aprueva.

En burgos XXVIII de febrero de IUDXII años por el libro del acuerdo,
se mandó que en los casos de corte aya logar prebencion, e en lo de la
resydencia que quando ocurriere el caso su Altesa lo proveera, e en lo
de la ysla donde aportó el almyrante aprueva en forma.



                                  24.

  (Año de 1512.—_Marzo 3, Burgos._)—Sentencia del Consejo poniendo
  á prueba el derecho del Almirante á la gobernación del Darien por
  término de ciento veinte días. Notificación y prórrogas.—(_A. de I._,
  Pto. 1-1-4/11, fol. 22).


En el pleito que ante nos pende entre partes, de la una el procurador
fiscal de la Reyna nuestra señora, e de la otra don Diego Colon,
almyrante de las Yndias, e su procurador en su nonbre sobre la
governacion quel dicho almyrante pide de la ysla del Darien e sobre las
otras cabsas e razones en lo suso dicho por anbas las dichas partes
dicho e allegado.

Fallamos, que devemos recevir, e recevimos a anbas las dichas partes
e a cada una dellas conjuntamente a la prueva de todo lo por ellos
ante nos dicho e allegado a que de derecho deven ser recebidos a
prueva e probadoles podrá aprovechar salvo _jure ynpertinentibus
et non admitendo_, por la qual prueva e la hacer e presentar ante
nos, les damos e asygnamos plazo e termyno de ciento e veinte dias
primeros siguientes por todos plazos e termino perentorio acabado,
con apercebimiento en ello fasemos que otro plazo no les será dado ny
este les sera prorrogado, e que con lo que dentro del dicho termino
probaren libraremos e determinaremos lo que fallaremos por justicia, a
este mysmo plazo e termino damos e asiguramos a anvas las dichas partes
e a cada una dellas para que esten presentes a ver presentar jurar e
conoscer los testigos e provanças que la una parte presentare contra la
otra e la otra contra la otra sy quisyere, e si cartas de recebtoria
de la Reyna nuestra señora ovieren menester para la dicha su provança,
parescan ante nos dentro del dicho termino, nonbrando los lugares donde
citaren sus testigos e mandarselas hemos dar aquellas que con derecho
devamos, e por esta nuestra sentencia juzgando ansy lo pronunciamos e
mandamos en estos escriptos e por ellos.

Licenciatus Muxica.=Licenciatus Polanco.=Licenciatus de Sosa.=Doctor
Cabrero. Dada e corregida fue esta dicha sentencia por los señores del
Consejo de la Reyna nuestra señora que aqui firmaron sus nonbres, en la
cibdad de Burgos a tres dias del mes de março de mill e quinyentos e
doze años.

Este dicho dia mes e año suso dicho notyfique esta dicha sentencia
al dicho Juan de la Peña procurador del dicho almyrante en nonbre
del dicho su parte en su persona. Testigos el bachiller Diego Reyna,
relator del consejo, e Gonzalo Rodrigues, escrivano y criado e otros.

_Notificacion a pena._

En la cibdad de Burgos a quatro dias del mes de febrero de IUDXII años
la notifique esta dicha sentencia al licenciado Pero Ruyz fiscal de su
Alteza en su persona. Testigos Castañeda, escrivano del consejo, e el
bachiller Villanueva relator, e otros.

Este abto esta adelante mas largo asentado en una peticion del dicho
Juan de la Peña que presento en XXIX de março.

Llevó rescebtoria la parte del almyrante en dos dias de abril de DXII
años e corre el termino desde este dicho dia es el termino un año.

Desta se dio rescebtoria al secretario Conchillos para que en nonbre
del fisco se faga provança.

Está prorrogado otro año en una peticion questa adelante.

_Prorrogacion._

En Valladolid treynta de junyo llevó prorrogacion por otro año la parte
del almyrante para en las Yndias e para en Castilla.

_Otra prorrogacion._

Por otra peticion questa adelante cosyda que dió Fernando de Valladolid
en nonbre de su Alteza en Medina a XXX de março se prorrogaron otros
ocho meses, y llevó la prorrogacion Fernando de Valladolid en Medina a
veynte de abril.

Por otra peticion que esta adelante se prorrogó el termino por otro
año y llevó la prorrogacion Fernando de Valladolid en Madrid a doze de
março de IUDXVI años.



                                  25.

  (Año De 1512.—_Marzo 8, Burgos._)—Juan de la Peña, en nombre del
  almirante, pide un año de prórroga para presentar las probanzas, por
  haberse de hacer en Indias. Concedido. (_A. de I._, Pto. 1-1-4/11,
  folio 23.)


Juan de la Peña en nonbre del almyrante de las Yndias dize que en el
pleito quel dicho almyrante trata con el fiscal de vuestra Alteza sobre
la governacion del Darien, el dicho my parte fue rescebido a prueva
con termino de ciento y veynte dias, y es muy poco por que la provança
se a de faser en todas las Yndias y en la Tierra firme y en otras
partes donde es menester un año y más. Suplico a vuestra Alteza que
mande prorrogar el dicho termyno por un año para lo qual el Real oficio
ynploro.=Peña.

En la cibdad de Burgos a ocho dias del mes de março se vido esta
peticion por los señores del consejo de su Altesa e mandaron prorrogar
e alargar el dicho termino e cunplimiento de un año cunplidose el
termino de la sentencia por manera quel dicho termyno de la dicha
sentencia e esta dicha prorrogacion sea avido el dicho un año de
termino.



                                  26.

  (Año de 1512.—_Marzo 15, Burgos._)—Juan de la Peña pide provisión
  para que los jueces de apelaciones que vayan á Indias cumplan lo
  acordado. Concedido. (_A. de I._, Pto. 1-1-4/11, fol. 24.)


Muy poderosa señora=Juan de la Peña en nonbre del almyrante de las
Indias digo, que yo fise relacion a vuestra Alteza que los juezes de
las apelaciones que yvan a las Yndias, en los poderes que vuestra
Alteza les mandó dar se contenya que conosciesen en primera ynstancia
en los casos de corte, e que seria en perjuysio del dicho su parte, e
por vuestra Alteza fue proveydo que en los dichos casos de corte aya
lugar prevencion. Suplico a vuestra Alteza que me mande dar provision
dello para que los dichos juezes de las apelaciones lo guarden e
cunplan ansi.=Peña.

En Burgos quince de março de myll e quinientos e doce años la presentó
en el consejo de su Alteza el dicho Juan de la Peña e los señores del
consejo mandaron que se le de provision dello.



                                  27.

  (Año de 1512.—_Marzo 29, Burgos._)—Juan de la Peña, en nombre del
  almirante, pide se examinen ciertos testigos que presenta para lo del
  Darien. Concedido, (_A. de I._, Pto. 1-1-4/11, fol. 25.)


Muy poderosa señora=Juan de la Peña en nonbre del almirante de las
Yndias dize, que para hazer el dicho almyrante su provança que por
vuestra Alteza le es mandado hazer en lo del Darien, que el tiene aqui
algunos testigos de quien se piensa aprovechar. Suplica a vuestra
Alteza mande cometer alguna persona que les esamyne como de justicia
se costunbra hazer, en lo qual el dicho almyrante recibira merced de
vuestra Alteza.

En Burgos veynte e nueve de março de IUDXII años la presentó el dicho
Juan de la Peña en el consejo de su Alteza, e los señores del consejo
mandaron que los reciba el secretario de la cabsa.



                                  28.

  (Año de 1512.—_Marzo 29, Burgos._)—Juan de la Peña, en nombre del
  Almirante, pide carta receptoria para lo del Darien, Acordado.—(_A.
  de I._, Pto. 1-1-4/11, fol. 26.)


Muy poderosa señora.=Juan de la Peña en nonbre del almirante de las
Yndias digo, que el secretario primero no me quiere dar la carta
recetoria sobre lo del Darien. A vuestra Alteza suplico mande al dicho
secretario me de la dicha recetoria o mande vuestra Alteza aquello que
sera mas servida.

En Burgos veynte e nueve dias de março de IUDXII años la presentó en
el consejo de su Altesa el dicho Juan de la Peña, e los señores del
consejo mandaron que la recetoria se cometa a uno de los juezes de
apelacion de las Yndias e que pase por dos escrivanos nonbrados por
cada parte el suyo.

En la cibdad de Burgos veynte y nueve dias del mes de março de mill e
quinientos e doze años presentó esta peticion en el consejo de la Reyna
nuestra señora el dicho Juan de la Peña en nonbre del dicho almyrante,
e los señores del consejo mandaron que se cometa la rescebtoria a uno
de los juezes de las capitulaciones.

Y en la dicha cibdad de Burgos dos dias del mes de abril del dicho año,
se despachó una rescebtoria para el almirante de las Yndias por el
licenciado Juan Ortiz de Matienço, juez de apelacion de las Yndias, e
corre el termino desde este dicho dia e va con dos, nonbrados por cada
parte el suyo e dize desta manera, «que la provança pase ante dos mys
escrivanos.»

«Que se cometa la rescebtoria a uno de los juezes de las apelaciones.»

En Burgos XXIX de março de IUDXII años.



                                  29.

  (Año de 1512.—_Abril 2, Burgos._)—Real cédula receptoria, firmada
  por D.ª Juana, autorizando al Almirante D. Diego Colón para hacer
  probanza de los descubrimientos de su padre D. Cristóbal, por término
  de un año, acabado el cual deberá presentarla en el Consejo real de
  las Indias para el pleito que trata con el fiscal sobre gobernación
  del Darien y otras cosas.—(_A. de I._, 1-1-4/11 y 1-1-5/12, pág. 1,
  fol. 1.)



                                  30.

  (Año de 1512.)—Memorial enviado por el Almirante desde Santo Domingo.
  (_Acad. de la Hist._, colec. Muñoz, t. LXXV, fol. 69 vto.)


Pide 1.º que se le pague la gente de guarda como á Ovando.

2.º Que no se mande poner pension de 200.000 maravedis sobre el
Alguacilazgo, pues no basta la renta del oficio para sostener los
oficiales que lo sirven.

3.º Que se le de la administracion de la isla de San Juan, pues como la
tiene Ponce es en mucho perjuicio de las rentas reales.

4.º Que mande á los oficiales reales le acudan con el décimo de todas
las rentas de S. A. sin escepcion alguna, segun tiene la merced, pues
agora cada dia le andan con escepciones.



                                  31.

  (Año de 1512.)—Memoria de las cosas que S. A. ha de mandar ver al
  Consejo acerca de las pretensiones del Almirante.—(_Acad. de la
  Hist._, colec. Muñoz, t. LXXV, fol. 69.)


V. A. ha de mandar ver al Consejo:

1.º El pide su parte de los diezmos, como de otras cosas. V. A. dice
que no ha lugar, porque él no es capaz de los diezmos, ni V. A. lo
fuera sin la donacion del Papa.

2.º Pide parte de penas de cámara. Son de natura que V. A. no puede
enagenarlas.

3.º La décima de oro que se caba, y de las grangerias de V. A. Eso no
son derechos ni cosas de contrata. Por igual razon podrá pedir V. A. al
almirante las nueve décimas de sus grangerias en Yndias.

4.º La décima de la ganancia de la moneda que allá vá. Tambien es cosa
propia del señorio real.

Por parte de V. A. se dice al Almirante, que él es obligado á
contribuir á la fábrica y gastos de casas de fundicion y obras
públicas, á la defension y sostenimiento de la tierra. La merced de que
no contribuyese á esas cosas fué temporal y ya espiró.



                                  32.

  (Año de 1512.—_Junio 16, Santo Domingo._)—Primera probanza del
  Almirante sobre lo del Darien.—(_A. de I._, 1-1-5/12, fol. 1.)[8]

      [8] Publicada en extracto por Fernández Duro, _Colón y Pinzón_,
      página 194.


En la cibdad de Santo Domyngo del puerto desta ysla Española, myercoles
dieziseys dias del mes de junio año del nascimyento de nuestro salvador
Jesucristo de myll e quinyentos e doze años, estando en las casas de
Hernando de Briones, que son en la dicha cibdad, el señor licenciado
Juan Ortyz de Matyenço, juez del abdiencia e juzgado, questá e resyde
en la dicha cibdad por el Rey e la Reyna nuestros señores, e en
presencia de nos, Juan de Villegas e Pedro de Ledesma, escrivanos
de sus Altezas, parescieron presentes el bachiller Juan de Hortega,
en nonbre e como procurador de el almyrante don Diego Colon, y el
bachiller Pedro Moreno, en nonbre del promotor fiscal de sus Altezas, é
presentaron dos poderes, e el dicho bachiller Juan de Hortega presentó,
en nonbre del dicho señor almyrante, una carta de recebtoria de sus
Altezas, sellada con su sello Real de cera colorada en las espaldas;
e firmada de algunos de los del su muy alto consejo e de otros sus
oficiales, segund que por ella parescia, su tenor de los quales dichos
poderes e carta suso dicha uno en pos de otro es el que sigue[9]:

      [9] Aquí se insertan el poder dado por el Almirante D. Diego
      Colón á favor del bachiller Juan de Ortega, para que le
      represente en el pleito, fecho en Santo Domingo á 4 de Octubre de
      1511, y la carta de receptoría. Item, el poder dado por el Fiscal
      á Sancho Velazquez, para el mismo objeto, á 31 de Mayo de 1512.

E asi presentado el dicho poder e carta de receptoria suso dichos por
el dicho bachiller Juan de Ortega en el dicho nonbre, luego el dicho
licenciado Juan Ortyz de Matienço, juez suso dicho, tomó en sus manos
la dicha carta e la abryó e por él vysta, la beso e puso sobre su
cabeça con todo el acatamyento que podia, como a carta e mandamyento
de su Rey e señor natural, á quien Dios nuestro Señor dexe bivir por
largos tienpos con acrescentamyento de mas e mayores reynos e señorios,
e quanto al cumplimyento della dixo, questava presto de hazer en todo
e por todo lo que su Alteza le enbiava a mandar, e luego el dicho
bachiller Juan de Ortega, en el dicho nonbre, dixo que para hazer la
dicha provança nonbrava e nonbró por su parte por escrivano a Juan de
Villegas, escribano de su Alteza, secretaryo del dicho almyrante.

E luego por el dicho bachiller Pedro Moreno, en nonbre del fysco de su
Alteza, dixo, que para hazer la dicha probança nonbrava e nonbró por
escrivano a Pedro de Ledesma, escrivano de su Alteza e escrivano de la
su abdiencia e juzgado questá e resyde en esta dicha ysla.

E luego el dicho bachiller Juan de Ortega, en el dicho nonbre, dixo,
que para la prueva de su yntencion presentava e presentó por testigos
a Ambrosyo Sanchez, vecino de la cibdad de Sevilla en la colacion de
Santana, maestre de la nao nonbrada _San Buenaventura_, e á Gonçalo
Camacho, hijo de Pedro Camacho, vecino de la dicha cibdad, que
presentes estavan, de los quales e de cada uno dellos fue rescibido
juramento por Dios e Santa Maria e por las palabras de los santos
Evangelios, do quier que mas estensamente son escritos, e por la señal
de la cruz en que corporalmente pusyeron sus manos derechas como
buenos cristianos, temiendo a Dios e guardando sus conciencias dirian
la verdad de lo que supiesen e les fuese preguntado en esta cabsa
sobre que heran presentados por testigos, los quales e cada uno dellos
respondieron al dicho juramento diziendo: «Sy juro e amen.»

E despues desto, este dicho dia el dicho bachiller Juan de Ortega,
en el dicho nonbre, truxo e presentó por testigo a Jácome Ginoves e
a Bartolome Garcia Ginoves, para en la primera e segunda e tercera e
quarta e nona e desima e undesima preguntas del dicho ynterrogatorio,
de los quales e de cada uno dellos fue rescebido juramento por Dios e
por Santa Maria e por las palabras de los santos Evangelios do quier
que mas largamente son escritos, e por la señal de la cruz en que
corporalmente pusyeron sus manos derechas como buenos cristianos,
temiendo a Dios e guardando sus conciencias dirian la verdad de lo
que supiesen e les fuese preguntado en este caso sobre que heran
presentados por testigos, los quales e cada uno dellos respondieron al
dicho juramento diziendo: «Sy juro e amen.»

E despues desto, jueves tercia, diez e syete dias del mes de junio
del dicho año de mill e quinientos é doze años, antel dicho señor
licenciado parescio el dicho bachiller Juan de Ortega, en el dicho
nonbre, e en faz del bachiller Pedro Moreno, en nonbre e como promotor
fyscal de sus Altezas, truxo e presentó por testigos en la dicha cabsa
a Pedro de Sazedo e a Fernan Perez e Andres de Cordova, vecinos de la
dicha villa de Santo Domyngo, e Andres de Corral, vecino de la villa
de Puerto Real, de los quales e de cada uno dellos fue rescebido
juramento por Dios e por Santa Maria e por las palabras de los santos
Evangelios, do quier que mas largamente estan escritos, e por la señal
de la cruz en que corporalmente pusyeron sus manos derechas como buenos
cristianos, temyendo a Dios e guardando sus conciencias, diryan la
verdad de lo que supiesen e les fuese preguntado en este caso sobre
que heran presentados por testigos, los quales e cada uno dellos
respondieron al dicho juramento diziendo: «Sy juro e amen.»

E despues desto viernes diez e ocho dias del dicho mes de junio del
dicho año antel dicho señor licenciado paresció el dicho bachiller
Juan de Ortega e en faz del dicho bachiller Moreno, promotor, truxo e
presento por testigos a Diego Gomez, marinero, vecino de la villa de
Palos, del qual el dicho señor licenciado rescibio juramento sobre la
señal de la cruz segund forma de derecho, so virtud del qual prometyo
de dezir verdad e asy mismo presentó por testigo a Francisco de Farya,
vecino de la dicha cibdad de Sevilla, en la colacion de la Madalena,
del qual fue rescebido juramento sobre la señal de la cruz segund forma
de derecho, so virtud del qual prometyo de decir verdad.

E despues desto veynte e un dias del dicho mes de junio del dicho año,
antel dicho señor licenciado Juan de Matyenço, parescio el dicho Juan
de Ortega e en faz del dicho promotor presentó por testigos a Juan
de Santander e Andrea e Alonso de Leon, vecinos de la dicha villa
de Santo Domyngo, de los quales e de cada uno dellos fue rescebido
juramento sobre la señal de la cruz en que corporalmente pusyeron sus
manos derechas segund forma de derecho, so virtud del qual juraron e
prometyeron de dezir verdad.

E despues desto, sábado tercia, veynte e seys dias del dicho mes
de junio del dicho año, antel dicho señor liçenciado, paresció el
dicho Juan Ortega, e en faz del dicho promotor truxo e presentó
por testigo a Alonso Texero, vesino de la villa de Santyago, para
todas las preguntas del dicho ynterrogatoryo ecebto por la quinta e
sesta, del qual fue rescibido juramento por Dios nuestro señor e por
nuestra señora santa Maria su madre, e por las palabras de los santos
Evangelios do quiera que mas largo estan escritos segund forma de
derecho, so virtud del qual prometió de dezir verdad.

E despues desto martes seys dias del mes de jullio del dicho año,
paresció el dicho Juan Ortega en el dicho nombre, e en faz del dicho
promotor fiscal presentó por testigos a Rodrigo Descobar, vecino de la
villa de Santiago, e a Juan Garcia, vecino de la villa de Palos, de
los quales e de cada uno dellos fue rescebido juramento por Dios e por
santa Maria su madre, e por las palabras de los santos Evangelios do
quiera que mas largamente son escritos, e por una señal de cruz en que
corporalmente pusyeron sus manos derechas, que como buenos cristianos
temiendo a Dios e guardando sus conciencias dirian e declararyan la
verdad de lo que supiesen e les fuese preguntado cerca del caso sobre
que heran presentados por testigos, los quales e cada uno dellos
respondieron al dicho juramento diziendo: «Sy juro e amen.»

E despues desto viernes nueve dias del dicho mes e año, antel dicho
señor licenciado paresció el dicho bachiller Juan Ortega, e en faz
del dicho promotor fiscal truxo e presentó por testigos a Bernaldo de
Ybarra, vecino de la villa de Santyago, e a Ramiro Ramyrez, vecino
de la villa de la Concebcion, de los quales e de cada uno dellos fue
rescebido juramento sobre la señal de la cruz segund forma de derecho
so virtud del qual cada uno dellos dixo: «Sy juro e amen.»

E despues desto martes trese dias del dicho mes de jullio del dicho año
de mill e quinientos e doce años antel dicho señor licenciado, parescio
el dicho bachiller Juan Ortega, e en faz del dicho promotor fyscal
truxo e presentó por testigos en la dicha cabsa a Pedro de Arroyal,
vecino de la villa de la Concebcion, e a Hernando Pacheco, vecino de
la villa de Bonao, e a Pedro de Aranda, vecino de la villa de Santo
Domyngo, para en todas las preguntas del dicho ynterrogatoryo; ecebto
la quinta e sesta, de los quales e de cada uno dellos fue rescebido
juramento sobre la señal de la cruz en que corporalmente pusyeron sus
manos derechas e segund forma de derecho, so virtud del qual ellos e
cada uno dellos prometyeron de dezir verdad.

E despues desto lunes a dies e nueve dias del dicho mes de jullio del
dicho año antel dicho señor liçenciado Juan de Matyenço paresció el
dicho Juan Ortega en el dicho nombre e presentó por testigo a Francisco
de Terreros, vecino de la dicha villa de la Concebcion, del qual fue
rescebido juramento sobre la señal de la cruz segund forma de derecho,
so virtud del qual prometyó de dezir verdad.

E despues desto, viernes veynte e tres dias del dicho mes de jullio
del dicho año, parescio el dicho bachiller Juan Ortega en el dicho
nonbre e en faz del dicho bachiller Pedro Moreno promotor fyscal,
presentó por testigos en la dicha cabsa a Pero Mateos e a Estevan
Mateos su hijo, vecinos de la villa de Gibraleon, de los quales e de
cada uno dellos fue rescebido juramento sobre la señal de la cruz e
segund forma de derecho, so virtud del qual dixeron e prometyeron de
dezir verdad.

E despues desto miércoles veynte e ocho dias del dicho mes e año, antel
dicho señor licenciado, paresció el dicho Juan Ortega en el dicho
nonbre, e en faz del dicho promotor presentó por testigo a Juan Farfan,
vecino de la dicha villa de Higuey, del qual fue rescebido juramento
sobre la señal de la cruz, en que puso su mano derecha corporalmente
segund forma de derecho, e o virtud del qual prometyó de dezir verdad.

E despues desto, veynte e syete dias del mes de agosto del dicho año,
antel dicho señor licenciado, paresció el dicho bachiller Juan Ortega,
e en faz del dicho promotor presentó por testigo a Francisco Marquez
e Anton Quintero, vecinos de la dicha villa de Palos, de los quales e
de cada uno dellos fue rescebido juramento sobre la señal de la cruz
segund forma de derecho, so virtud del qual prometyeron de dezir verdad.

E despues desto, en la dicha villa de Santo Domyngo, lunes treze dias
del dicho mes de setienbre del dicho año, antel dicho señor licenciado
e en presencia de nos los dichos escrivanos, paresció el dicho
bachiller Juan Ortega e dixo que por quanto Alonso de Triana estava
enfermo e no podia venyr a dar su dicho, que pedia al dicho señor
licenciado cometyese la recebcion e hesaminacion e juramento de dicho
testigo a nos los dichos escrivanos, e el dicho señor liçenciado dixo
que cometya e cometyo la recebcion e juramento de los dichos testigos a
nos los dichos escrivanos e que se rescebia del juramento en presencia
del fyscal.

E luego este dicho dia antel el dicho señor liçenciado, el dicho
bachiller Juan de Ortega e en presencia del dicho fyscal, presentó por
testigo a Alonso de Triana, maestre, del qual el dicho señor liçenciado
rescibio juramento sobre la señal de la cruz segund forma de derecho,
so virtud del qual prometyo de dezir verdad.

E despues desto lunes dies dias del dicho mes de otubre del dicho año
de myll e quinyentos e doce años, paresció el dicho bachiller Juan
Ortega, e en faz del dicho bachiller promotor presentó por testigos a
Bartolomé Roldan por todas las preguntas, e a Cristoval Suarez, vecino
de la dicha cibdad de Sevilla, por la nona e desima preguntas del
dicho ynterrogatoryo, de los quales e de cada uno dellos fue rescebido
juramento por Dios nuestro señor e por nuestra señora santa Maria su
madre, e por las palabras de los santos Evangelios do quier que mas
largamente son escritos e por una señal de cruz en que corporalmente
pusyeron sus manos derechas que como buenos cristianos diryan la verdad
de lo que les fuese preguntado, los quales e cada uno dellos dixeron:
«Sy juro e amen.»

E despues desto viernes a veynte e tres dias del dicho mes de otubre
del dicho año, antel dicho señor liçenciado paresció el dicho bachiller
Juan Ortega, e en faz del dicho bachiller e promotor truxo e presentó
por testigos en la dicha cabsa a Francisco Destrada, vesino de la villa
de Puerto Real e a Rodrigo Vergayo, vesino de la villa de Lares, de
los quales e de cada uno dellos fue rescebido juramento, e asy mysmo
a Alonso Martin, vesino de la villa de Palos, de los quales e de cada
uno dellos fué rescebido juramento sobre la señal de la cruz en que
corporalmente pusyeron sus manos derechas e segund forma de derecho, so
virtud del qual prometyeron de dezir verdad.

E despues desto en treynta dias del dicho mes de otubre del dicho año,
antel dicho señor liçenciado paresció el dicho bachiller Juan Ortega
en el dicho nombre, e en faz del dicho bachiller promotor fyscal
presentó por testigo a Alonso de Almagro, estante en esta villa de
Santo Domyngo, natural de la villa de Almagro, del qual fue rescebido
juramento por Dios e por Santa Maria su madre, e por las palabras de
los santos Evangelios, donde quiera que mas largamente están escritos,
e por una señal de cruz en que corporalmente puso su mano derecha que
como buen cristiano dirya la verdad de lo que le fuese preguntado el
qual respondio e dixo: «Sy juro e amen.»

E despues desto en la dicha villa de Santo Domingo viernes a diez e
nueve dias del mes de novienbre del dicho año de myll e quinientos
e doze años antel dicho señor liçenciado el bachiller Juan Ortega
presentó por testigo en la dicha cabsa a Pedro de las Ynfantas, vesino
de la dicha villa de la Vera paz, del qual fue rescebido juramento
sobre la señal de la cruz segund forma de derecho, so virtud del qual
prometyo de dezir verdad.

E despues desto, lunes catorce dias del mes de março del dicho año
de myll e quinyentos e doze años, antel dicho señor liçenciado e en
presencia de Diego de Ocaña e de Pedro de Ledesma, escrivanos, paresció
el dicho Juan Ortega en el dicho nonbre e presentó por testigo al
adelantado don Bartolome Colon, e Nyculas Perez e Diego Delgado para
en todas las preguntas del ynterrogatoryo, e a Juan de Xerez para la
primera e segunda e tercera e quarta e novena e desima e undesima,
de los quales e de cada uno dellos fue rescebido juramento por Dios
nuestro señor e por nuestra señora santa Maria su madre e por las
palabras de los santos Evangelios do quiera que mas largamente son
escritos e por una señal de cruz en que corporalmente cada uno dellos
puso su mano derecha que como buenos cristianos diryan e declararyan
la verdad de lo que supiesen e les fuese preguntado sobre el caso por
que heran presentados por testigos e a la confision del dicho juramento
cada uno dellos dixo: «Sy juro e amen.»

E despues desto martes a la nona, quinze dias del dicho mes de março e
del dicho año antel dicho señor liçenciado Juan Ortyz de Matyenço, e en
presencia del suso dicho Diego de Ocaña, escribano, paresció el dicho
bachiller Juan de Ortega en nonbre del dicho señor almyrante en haz del
liçenciado Sancho Velazques, promotor fyscal, que por que los testigos
que le quedan para provar es breve el termyno e por que Pedro de
Ledesma, escribano por él nonbrado está enfermo e no fue oy a abdiencia
de los señores juezes segund dixo que es notoryo, pidió al dicho señor
liçenciado que le mande al dicho fyscal que nonbre escribano ante
quyen se resciban los testigos de su parte, sy no protestó que no le
cavia termino alguno; el dicho fyscal dixo que bien puede ser que oy
estoviese enfermo en su casa el dicho Pedro de Ledesma e agora esta
bueno que lo mande su merced llamar.

E luego el dicho señor liçenciado dixo quel tiene ynformacion de como
el dicho Pedro de Ledesma está malo e quel nonbraria escrivano.

E luego que el dicho señor licenciado dixo que mandaba e mandó que
se vaya a notyficar al dicho Pedro de Ledesma, escrivano, que venga
á rescebyr los dichos testigos, e que sy no estoviere para ello le
mandará al dicho promotor fyscal que nombre escrivano.

E luego el dicho licenciado Sancho Velazquez dixo que sy el dicho Pedro
de Ledesma, escrivano por su parte nombrado, no estoviere para poder
venyr, que él nonbraba e nonbró por escrivano por su parte a Francisco
Tostado, escrivano de sus Altezas que presente estava.

E luego que yo el dicho Diego de Ocaña, escrivano, por mandado del
dicho señor liçenciado, notifyqué lo suso dicho al dicho Pedro de
Ledesma en sus casas buhio, el cual dixo que estava enfermo de cámaras
e gómyto e no puede yr a rescebyr testigos e que mañana no sabe que tal
estará; testigos Diego Mendez e Juan García, cavallero procurador de
cabsas.

E luego el dicho señor liçenciado Matienço dixo, que mandava e mando
que se resciban los testigos en tanto quel dicho Pedro de Ledesma no
estoviere para poder venyr, por my el dicho escrivano con el dicho
Francisco Tostado, escrivano nombrado por la otra parte.

E luego antel dicho Francisco Tostado, escrivano, el dicho licenciado
Sancho Velazquez dixo que pide al dicho señor licenciado que le mande
dar traslado de los nonbres de los testigos que están presentados hasta
agora por parte del dicho señor almyrante para hacer las protestaciones
que viere que a su dicho convengan en nonbre de sus Altezas.

E luego el dicho señor liçenciado dixo que lo oya e que está presto de
hazer lo que fuere justicia.

E despues desto este dicho dia martes nona, quinse dias del dicho mes
de março del dicho año, antel dicho señor licenciado Juan Ortyz de
Matyenço e en presencia de nos los dichos Francisco Tostado e Diego
de Ocaña, escrivanos de sus Altezas, paresció el dicho bachiller Juan
Ortega en el dicho nonbre del dicho almyrante e truxo e presentó por
testigos en esta dicha cabsa a Rodrygo de Bastidas, vesino desta dicha
cibdad de santo Domyngo, e a Alonso Rodryguez, de los quales e de cada
uno dellos el dicho señor licençiado Juan Ortyz de Matyenço, siendo
presentados por testigos en esta dicha cabsa, rescibió dellos e de
cada uno dellos juramento en forma de derecho por Dios nuestro señor
e por nuestra señora santa María su madre e por las palabras de los
santos Evangelios donde quiera que más largamente están escritos, e por
una señal de cruz en que corporalmente cada uno dellos pusieron sus
manos derechas que como buenos cristianos, temiendo a Dios e guardando
sus conciencias, dirian e declararyan la verdad de lo que supiesen e
les fuese preguntado sobre este caso sobre que heran presentados por
testigos, los cuales e cada uno dellos respondieron disiendo: «Sy juro
e amen.»

E despues desto, viernes nona, diez y ocho dias del mes de março del
dicho año, antel dicho señor liçenciado Juan Ortiz de Maytenço, e
en presencia de nos los dichos Francisco Tostado e Diego de Ocaña,
escrivanos, paresció el dicho bachiller Juan Ortega en el dicho nonbre
del dicho almyrante e presentó por testigos en la dicha razon a Juan
Vinas, marynero, del qual el dicho señor liçenciado recibió juramento
por Dios nuestro señor e por nuestra señora santa Maria su madre e por
las palabras de los santos Evangelios do quiera que mas largamente son
escritos, e por una señal de cruz en que corporalmente pusyeron sus
manos derechas, que como cristianos dirian verdad de lo que supiesen
e les fuese preguntado e respondiendo al dicho juramento dixeron: «Sy
juro e amen.»

E lo que los dichos testigos e cada uno dellos dixeron e depusyeron por
sus dichos e depusyciones, syendo preguntados por las preguntas del
dicho ynterrogatorio por su parte presentado, secreta e apartadamente
cada uno sobre sy, aviendo fecho juramento en forma de derecho segund
que de suso se contiene uno en pos de otro es esto que se sigue:

«A los testigos que fueren presentados por parte del almyrante de las
yndias en el pleyto que trata con el fyscal de la Reyna nuestra señora
sobre la governación de la provincia del Darien se hagan las preguntas
syguientes:

[Nota al margen: Interrogatorio.]

»I. Primeramente que les pregunten sy conoscen a las dichas partes.

»II. Yten; si saben e an noticia de la provincia nonbrada Paria e Urabá
e el Darien e Veragua.

»III. Yten; sy saben, etc., que todas las dichas provincias son una
misma tierra e costa de mar.

»IV. Yten; si saben quel almyrante don Cristoval Colon descubryó la
provincia de Paria, que es el principio e la primera de las provincias
que en aquella tierra que dicen fyrme fue descubierta, antes que algun
cristiano oviese ydo a la dicha tierra ny toviese della noticia.

»V. Yten; sy saben, etc., quel dicho almyrante el postrer viaje que
hiso descubryó una tierra dicha Maya, do ostava e esta la punta que
se nonbró de Caxinas, e unas yslas de las quales una se dice Guanasa,
e despues vyno descubryendo por la dicha tierra hacia oriente fasta
llegar a Veragua e pasó de Veragua descubryendo al oriente.

»VI. Yten; sy saben, etc., que á las personas que navegaron aquel viaje
postrimero con el dicho almyrante les parescía que avia descubierto
tanto al oriente por aquella tierra donde está Veragua que les quedava
ya la Española hacia el occidente, e quando el dicho almyrante se
quiso de alli partir a la Española, pensaron de cierto que se venya
a Castilla, e se alvorotavan diziendo que no tenian buenos navios ny
bastimentos para ello, asy que segund esto avrya el almyrante pasado
descubriendo al oriente de Veragua al menos dozientas leguas.

»VII. Yten; sy saben, etc., que la dicha provincia de Veragua es la mas
ocidental de las dichas provincias de la tierra que dizen Fyrme, e la
dicha provincia que dizen Paria es la mas oriental, de manera que las
dichas provincias de Urabá e el Darien están en medio dellas en una
misma tierra.

»VIII. Yten; sy saben, etc., que sus Altezas hisieron merced al
almyrante don Cristoval Colon de los oficios de visorey e governador en
todas las yslas e tyerra fyrme que descubriese o por su yndustrya se
descubryesen.

»IX. Yten; sy saben e creen que lo que se ha descubierto en la tierra
de Gracia a que llaman Fyrme, a seydo por la yndustria que dió el dicho
almyrante en abryr la puerta e hazer el prymero viaje en que descubryó
las yndias e en aver despues descubierto lo primero de la tierra que
dizen Fyrme, que fue Paria, desde donde començaron a proseguyr los que
despues an descubierto, an andado por la costa hasta llegar a Urabá e
al Darien o a qual quier parte que della llegaron.

»X. Yten; sy saben, etc., que en todos los viajes que algunos hizieron
descubryendo en la dicha tierra, yvan personas que ovieron navegado
con el dicho almyrante el dicho primero viaje, digan e declaren los
testigos cómo se llaman las dichas personas e lo que cerca desto saben.

»XI. Yten; sy saben que de lo suso dicho e cada cosa dello aya seydo
publica boz e fama entre todos los que fueron por aquellas partes e
alcançaron e tovieron dello noticia.—El bachiller Juan de Ortega.»

E lo que los dichos testigos presentados por parte del dicho señor
almyrante don Diego Colon, visorey e governador destas yslas e tierra
fyrme, dixeron e depusyeron, cada uno dellos sobre sy, aviendo jurado
en forma e syendo preguntados por las preguntas del ynterrogatoryo
presentado por parte del dicho señor almyrante, es lo syguyente:

[Nota al margen: Ambrosio Sánchez, I testigo.]

El dicho Anbrosyo Sanchez, maestre de la nao nonbrada San
Buena-ventura, vecino de la cibdad de Sevilla en la collacion de San
Leandro, estante al presente en la villa de Santo Domyngo del puerto
desta ysla Española, testigo suso dicho, jurado, etc., lo que dixo e
depuso es lo siguyente:

A la primera pregunta dixo, que conosce a don Diego Colon, almyrante,
visorey e governador desta ysla, de onse años a esta parte, por que le
a visto muchas veces, e que al fyscal de sus Altezas que no le conosce.

Fue preguntado que hedad avia; dixo que treynta e dos años poco mas o
menos: fue preguntado sy es pariente en grado de consanguynydad o de
afynydad de alguna de las partes; dixo que no. Fue preguntado sy es
criado o famyliar o apanyaguado de algunas dellas; dixo que no. Fue
preguntado sy avia sydo sobornado, rogado o atemorisado por alguna
persona por que diga en este caso su dicho en contrario de la verdad;
dixo que no. Fue preguntado sy querria que la una de las partes mas que
la otra venciese este pleito contra justicia; dixo que no.

A la segunda pregunta dixo, que sabe la provincia de Veragua por que ha
estado en ella puede aver nueve años; que fue allá quando se descubryó
e estovo en el rio de aquella provincia por espacio de tres meses, e en
la costa de la dicha provincia estovo obra de nueve o diez meses, e que
las otras tres provincias en la dicha preguntas contenydas, que no a
estado en ellas, pero que las a oydo dezir a muchos maryneros e pilotos
e otras personas. Fue preguntado con quién fue a la dicha provincia de
Veragua; dixo que fue con el almyrante don Cristoval Colon, padre del
almyrante, al tienpo que fue a la dicha provyncia, e que a la sazon
que fue el dicho almyrante yva en una nao que hera de su padre deste
testigo, e este testigo yva por maestre della.

A la tercera pregunta dixo, que sabe que las provincias nonbradas en la
pregunta antes desta son en una tierra e costa de mar. Fue preguntado
cómo lo sabe; dixo que por que lo a oydo dezir a otros pilotos e
marineros e por que lo alcança a conprehender por que fue a la dicha
costa de Veragua e paresce que es todo uno.

A la quarta pregunta dixo, que la non sabe, mas de que lo a oydo dezir
a muchas personas de cuyos nonbres no se acuerda.

A la quynta pregunta dixo, que la sabe segund e como en ella se
contiene, por que este testigo, como tiene dicho, fue con el dicho
don Cristoval Colon al tienpo que lo fue a descobryr la postrera vez
en la dicha su nao e vido lo en la dicha pregunta contenido, e asy se
llaman las yslas e tierra en la dicha pregunta contenidas, ecebto en la
ysla que dize Guanasa, se llama Guanaca, e la punta de Caxinas le puso
nonbre el almyrante, e los otros que con el yvan, e que le pusyeron
nonbre Caxinas por que avia alli muchas mançanas de las destas partes e
las llaman los yndios caxinas.

A la sesta pregunta dixo, que lo que desta pregunta sabe es que como
a dicho este testigo, yva por maestre en la nao donde yva el dicho
almyrante, e que andovieron por la dicha tierra navegando, e que se
dezia que avia pasado de Veragua fasta el ocidente dozientas leguas,
pero que a este testigo le paresce que podrya pasar de la dicha Veragua
obra de ciento e veynte leguas, poco mas o menos, por que lo andovo e
echava entonces punto como lo hazian otros pilotos e maestres, e que
asy mismo vido que pasaron las platycas en la dicha pregunta contenydas
entre las jentes que yvan en el dicho navio con el dicho almyrante.

A la setyma pregunta dixo, que sabe que la dicha provincia de Veragua
es la mas ocidental de las dichas provincias. Fue preguntado como
lo sabe; dixo que por que fue a la dicha provincia de Veragua e a
oydo dezir a donde son las otras provincias, como dicho tiene en las
preguntas antes desta.

A la otava pregunta dixo, que ha oydo dezir lo en la dicha pregunta
contenydo, pero quel no lo sabe; que se remyte a las mercedes que sus
Altezas le hizieron.

A la novena pregunta dixo que sabe quel dicho almyrante fue el que
hizo el primero viaje en todas estas partes de las Yndias, e que por
aver venydo el primero, le paresce a este testigo que por su yndustria
se an descubierto todo lo otro de las yslas e tierra fyrme que esta
descubierto, e que esto es lo que sabe desta pregunta.

A la desena pregunta dixo, que la no sabe mas de quanto oyo dezir que
Juan de la Cosa, defunto, avia ydo con el almyrante don Cristoval
Colon quando se descubryó estas partes, e que despues oyó dezir, no
se acuerda a quién, quel dicho Juan de la Cosa avia ydo por piloto a
descobryr con otras personas.

A la honsena pregunta dixo que lo que dicho tiene es publica boz e
fama entre las personas que fueron con el dicho almyrante al tienpo
que fue con el este testigo, e questa es la verdad e lo que sabe deste
fecho para el juramento que hizo. Fuele encargado que no diga lo que
dicho tiene fasta que sea fecha publicacion desta provança e fyrmolo
de su nonbre.—Juan Ortyz, liçenciatus.—Pedro de Ledesma.—Anbrosyo
Sanchez.—Juan de Villegas.

[Nota al margen: Gonzalo Camacho, II testigo.]

El dicho Gonçalo Camacho, vecino de la cibdad de Sevilla, en la
collacion de San Niculas, estante en la villa de Santo Domyngo, testigo
suso dicho jurado e preguntado.

A la primera pregunta dixo, que conosce al almyrante don Diego Colon de
quinze años a esta parte por que le a visto e hablado, e que al fyscal
de sus Altezas que está en la corte, que no le conosce.

Preguntado por las preguntas generales dixo, que es de hedad de veynte
e seys años poco mas o menos, e que no es pariente de nynguna de las
partes, pero que es criado del almyrante don Diego Colon e lo fue del
almyrante don Cristoval Colon su padre.

A la segunda pregunta dixo, que sabe la provincia de Veragua e toda la
costa quel almyrante don Cristoval Colon, difunto, que santa glorya
aya, descubryo el postrero viaje, que puede aver nueve años poco mas o
menos. Fué preguntado cómo lo sabe; dixo que por que vino con el dicho
almyrante dende Cali, a donde partyó, e fue con el a la probincia de
Veragua en una nao que yva en su conserva con otras naos que llevava,
e que las otras provincias en la dicha preguntas contenidas que no las
sabe mas de quanto al tienpo que salieron yva con el dicho almyrante,
oyó dezir a Pedro de Ledesma, piloto, e a otros muchos, que antes de
aquel viaje el almyrante avia descubriendo la provyncia de Parya, e que
aun en yendo de camino oyó dezir algunas veces que escrivia carta de
Parya.

A la tercera pregunta dixo, quel no la sabe mas de quanto lo ha oydo
dezir a personas de cuyos nonbres no se acuerda.

A la quarta pregunta dixo, quel no lo vydo, mas que publicamente a oydo
dezirlo en la dicha pregunta contenydo a personas que no se acuerda e
es publica boz e fama.

A la quynta pregunta dixo, que la sabe segund e de la manera que en
ella se contiene. Preguntado como lo sabe, dixo que por que al tienpo
que dicho tiene este testigo fue con el dicho almyrante que fue a
descobryr e lo vido en las mas partes donde saltó gente en tierra,
salto este testigo.

A la sesta pregunta dixo que lo que dello sabe es que a lo que este
testigo cree e le paresce, pasó el dicho almyrante e descubryó hazia
el oriente o levante ciento e veynte o ciento e treynta leguas poco
mas o menos mas adelante de la dicha provincia de Veragua, por que lo
vido e fue en ella, e que al tienpo de la buelta, como los maryneros
e personas que con el yvan no savyan donde estavan e creyan quel
almyrante se yva a Castilla, por que pensavan que dexavan a la ysla
Española por popa, e que por que dezian que los navyos no estavan para
yr a Castilla, se alborotavan e hazian munipudios e aun les oya dezir
que no avian de yr con el, fasta tanto que vinyendo desta manera,
reconoscieron una ysla e despues la ysla de Cuba, e de alli fue a
Jamayca a donde se partieron los navios, e despues vino a esta ysla
Española en una nao que le enbyo el Comendador mayor.

A la setena pregunta dixo, quel no sabe mas de la provyncia de Veragua,
mas que segun oyo dezir a los pilotos e maryneros, la dicha provincia
de Veragua estava mas hazia el ponyente que no las otras provincias en
la dicha pregunta contenidas, e que no sabe mas desta pregunta.

A la otava pregunta dixo, que lo a oydo dezir e que se remyte a las
mercedes que sus Altezas le han fecho.

A la novena pregunta dixo que sabe lo en la dicha pregunta contenido.
Preguntado cómo lo sabe, dixo que por que sabe e es publico quel
primero que vino a descobryr a estas partes de las yndias e tierra
fyrme fue el almyrante don Cristoval Colon, e que despues quel lo
començo e abryó la puerta, an venido otras personas a descobryr.

A la dezena pregunta dixo, que lo que della sabe es que oyó dezir al
dicho Pedro de Ledesma que avia venido el primero viaje quel almyrante
vino a descobryr con el dicho almyrante, e que despues lo oyó dezir al
dicho Pedro de Ledesma que avya ydo a descobryr, no se acuerda con qual
de los que an venido a descobryr.

A las honze preguntas dixo, que lo que dicho tiene es publica boz e
fama entre las personas que dello tienen noticia, e lo que ha dicho
es la verdad e lo que sabe deste fecho para el juramento que hizo, so
cargo del qual le fue mandado que no diga lo que tiene dicho fasta
que sea fecha publicacion desta provança e fyrmolo de su nonbre. Juan
Ortyz, licenciatus.—Pedro de Ledesma.—Juan de Villegas.—Gonçalo Camacho.

[Nota al margen: Jacome Ginoves, III testigo.]

El dicho Jacome Ginoves, vesino de la villa de Palos, marinero de una
caravela de su Alteza, testigo suso dicho presentado por parte del
dicho almyrante e jurado.

A la primera pregunta dixo, que conosce al almyrante don Diego Colon de
tres años a esta parte que ha quel dicho almyrante vino a las yndias,
por que le a visto, e que al fyscal de sus Altezas que no le conosçe.

Fue preguntado que hedad avia; dixo que es de hedad de veynte e ocho o
veynte e nueve años poco mas o menos, e que no es pariente ny criado ny
famyliar ny amygo ny enemygo de nynguna de las partes, e que no avya
sydo sobornado, etc.

A la segunda pregunta dixo, que save la provincia de Paria por que
ha estado en ella; que fue a la dicha provincia con el almyrante don
Cristoval Colon quando la descubrió, e que las otras provincias en la
dicha pregunta contenidas que no las sabe.

A la tercera pregunta dixo, que la sabe como en ella se contiene.
Preguntado como lo sabe, dixo que por la carta de marear lo ha visto,
aunque no ha estado en las dichas provincias.

A la quarta pregunta dixo, que la sabe como en ella se contiene.
Preguntado cómo lo sabe, dixo que por que al tienpo quel dicho
almyrante don Cristoval Colon vino a descubrir, quando descubrió la
dicha provincia de Paria, puede aver catorze o quinze años, este
testigo vino con el dicho almyrante e descubrió en aquel viaje la dicha
provincia de Paria, e que hasta estonces, que se supiese, no avia
estado ny venido a ella nyngund cristiano, e que este testigo entró en
la dicha provincia.

A la novena pregunta dixo, que a lo queste testigo puede creer e
pensar, que todo lo que se ha descubierto por estas partes e tierra
fyrme es por yndustria del dicho almyrante don Cristoval Colon, por
quel descubrió el camyno para yr a ella.

A la dezena pregunta dixo, que sabe que al tienpo que fue a descobrir
Alonso de Hojeda, fue con él Bartolome Roldan, e Juan Vyzcayno fue con
Juan de la Cosa. Preguntado cómo lo sabe, dixo que por que vido venir a
Bartolome Roldan quando vyno Hojeda de tierra Fyrme e se le perdio la
caravela en Yaquimo, e oyo dezir que fue el dicho Juan Vizcayno, e quel
dicho Bartolome Roldan es piloto e sabe que fue con el dicho almyrante
por que este testigo le vido yr con el quando se descubrio Paria e oyo
dezir que avia venydo con el dicho almyrante el dicho Juan Vizcayno.

A las honze preguntas dixo, que lo que tiene dicho es publico entre
las personas que dello tienen noticia, e que lo que ha dicho es lo que
sabe deste hecho e la verdad para el juramento que fizo, so cargo del
qual le fue mandado que no diga lo que dicho tiene fasta que sea fecha
publicacion desta provança, e por que dixo que no sabia escrevir, no
lo fyrmó de su nonbre. No fue preguntado por mas preguntas por que
asy fue pedido por el procurador.—Juan Ortyz, liçençiatus.—Juan de
Villegas.—Pedro de Ledesma.

[Nota al margen: Bartolome Ginoves, IV testigo.]

El dicho Bartolomé Garcia Ginoves, marinero estante en la villa de
santo Domyngo en la caravela de Santiago, ques de Myguel Diaz, testigo
suso dicho jurado e preguntado por las preguntas generales e del dicho
ynterrogatoryo, dixo lo syguyente:

A la primera pregunta dixo, que conoce al almyrante don Diego Colon de
tres años a esta parte que ha que vino a esta ysla, e que al fyscal del
Rey no le conoce.

Fue preguntado qué hedad avia; dixo ques de hedad de veynte e cinco
años o veynte e seys e que no es pariente de nynguna de las partes en
grado de consanguinydad e afynydad, ny criado ny famyliar ny amygo ny
enemygo de nynguna de las partes, e que no avia sydo sobornado, etc.

A la segunda pregunta dixo, que sabe la provincia de Paria por que ha
estado en ella, que fue con el almyrante don Cristoval Colon quando
la descubrió que yva este testigo por moço de un navyo que yva con
el dicho almyrante, que llamavan _la Castilla_, e questo puede aver
catorze o quinze años poco mas o menos, e que las otras provincias en
la dicha pregunta contenydas, que no las sabe.

A la quarta pregunta dixo, que no sabe ny a oydo dezir que nyngun
cristiano oviese venydo a la provincia de Paria ny la oviese
descubierto salvo el dicho almyrante, al qual este testigo vido que la
descubrió por que fue con el, como dicho tiene, quando la descubrió.

A la novena pregunta dixo, que sabe lo en la dicha pregunta contenydo
como en ella se contiene. Preguntado cómo lo sabe, dixo que por que
como ha dicho, el fue a la dicha provincia de Paria quando se descubrió
e despues ha ydo a la dicha provincia otras dos veces, e que por ser
aquella la primera tierra de la tierra Fyrme, que por esto sabe lo en
la dicha pregunta contenydo, por que los que han ydo a descobrir an ydo
por aquella parte e asy es publico e lo ha oydo dezir a pilotos que an
ydo a descobrir y es publico.

A la dezena pregunta dixo, que lo que della sabe es que Gonzalo de
Vedya, difunto, fué a descobrir con el almyrante quando fué este
testigo y que sabe que despues vino a descobrir con Diego de Lepe,
e que asy mysmo sabe que un Bartolomé Roldan, piloto, que fué con el
almyrante, vino despues a descobrir con el dicho Diego de Lepe e que
Andres Garcia Valdin, maestre que vino con el almyrante al tienpo
queste testigo, y despues vino con Diego de Lepe y queste testigo asy
mysmo fué con el dicho Diego de Lepe, que era este testigo su criado
quando fué a descobrir, e que al tienpo que bolvyan para Castilla el
dicho Diego de Lepe tocó en Paria.

A las honze preguntas dixo, que lo que dicho tiene es pública boz e
fama entre marinos e personas que dello tienen noticia e que lo que
ha dicho es verdad e lo que sabe deste fecho para el juramento que
hizo so cargo del qual le fué mandado que no diga lo que dicho tiene
fasta que sea fecha publicacion desta provança, e por que dixo que no
sabia escrevir no lo firmo de su nombre. No fué preguntado por mas
preguntas por que asy fué pedido.—Juan Ortiz, liçençiatus.—Juan de
Villegas.—Pedro de Ledesma.

[Nota al margen: Hernan Pérez, V testigo.]

El dicho Hernan Perez, maestre, vecino de la villa de Santo Domyngo,
testigo presentado por parte del dicho almyrante, aviendo fecho
juramento e syendo preguntado por las preguntas del ynterrogatorio
en que fué presentado por testigo e por las generales secreta e
apartadamente, dixo e depuso lo syguiente:

A la primera pregunta dixo, que conoce al almyrante don Diego Colon
de quinze años a esta parte, poco mas o menos, por que lo ha visto
e hablado con él muchas veces, e que al fiscal de sus Altezas no le
conoce.

Preguntado por las preguntas generales, dixo este testigo ques de hedad
de cinquenta e cinco años poco mas o menos, e que no es pariente en
grado de consanguynydad ny de afynydad de nynguna de las partes, ny
criado famyliar, ny allegado, ny tiene enemystad con nynguna dellas, ny
es sobornado, etc.

A la segunda pregunta dixo, que sabe la provincia de Parya, por que
podrá aver catorze años, poco mas o menos tienpo, queste testigo fué
a descobrir con el almyrante don Cristoval Colon, hera este testigo
capitan de una caravela de las que con él yvan, e estovo en la dicha
provincia de Paria e fué el primero que en tierra saltó por mandado del
dicho almyrante quando se descubrió, e las otras provincias contenydas
en la dicha pregunta no las sabe, pero que las a oydo dezir a muchas
personas que a ellas han ydo, que no tiene memoria de sus nombres.

A la tercera pregunta dixo, que la sabe como en ella se contiene.
Preguntado cómo la sabe, dixo que la sabe por que por la carta de
marear parecian e están en ella fyguradas todas como en la dicha
pregunta dize, aunque no las ha visto mas de la dicha provincia de
Parya.

A la quarta pregunta dixo, que lo que desta pregunta sabe es que como
dicho tiene este testigo, fué con el dicho almyrante al tienpo que fué
a descobrir e vió, como ha dicho, que descubryó la dicha provincia de
Parya, e vyó como despues que este testigo saltó en tierra e le traxo
nueva de la tierra que hera, el dicho almyrante con hasta cinquenta
ombres saltó en la dicha tierra de Paria e tomó una espada en la mano e
una vandera, disiendo que en nonbre de sus Altezas tomava la posesion
de la dicha provyncia, e que sabe quel dicho almyrante fué el primero
que descubryó la dicha provyncia de Paria, por que este testigo nunca
supo ny oyó dezir que otro nynguno primero quel oviese descubierto la
dicha provincia de Parya.

A la setena pregunta dixo, que la sabe como en ella se contiene.
Preguntado cómo la sabe, dixo que la sabe por que como dicho tiene,
aunque no a estado ny visto este dicho testigo syno la provincia de
Parya, por la carta de marear paresce la provyncia de Veragua ser la
postrera e la de Paria la primera, e que en medio destas dos están las
provyncias de Urabá e el Darien, e que asy lo a oydo dezir a muchos
pilotos e maryneros que en ellas an estado, especialmente a Pedro de
Ledesma, piloto, e a Juan de Quexo, piloto, e a otros muchos.

A la octava pregunta dixo, que la oyó dezir al dicho almyrante.

A la nona pregunta dixo, este dicho testigo, que cree que sy el dicho
almyrante no descubryera la provyncia de Parya, que es la tierra
que dizen Fyrme, que nynguno no oviera ydo adelante a las partes de
Urabá e el Darien, e que los que an ydo a sydo por yndustria del dicho
almyrante, por que abryó la puerta por donde despues todos an ydo, e
que esto lo cree por que los navyos que despues de ser descubierta la
dicha provyncia de Parya an ydo, antes que pasen adelante a tocar en
la dicha provyncia de Parya e desde allí sygue la costa, e an pasado
adelante descubryendo, e questo lo ha oydo dezir este dicho testigo a
muchas personas que an ydo a descubryr despues del dicho almyrante.

A la décima pregunta dixo, que dize lo que dicho tiene en la pregunta
antes desta, e que sabe que Bartolomé Roldan e Francisco Vyzcayno
fueron con el dicho almyrante al tienpo que descubryó la dicha
provincia de Parya e el dicho Bartolomé Roldan yva por piloto de una
caravela, e despues estos bolvieron con otras armadas que an ydo a
descobryr, especialmente el dicho Bartolomé Roldan, que a ydo todas
las vezes que an ydo armadas a aquellas partes, e que esto lo sabe por
que ha visto venyr a parar a esta ysla de Santo Domyngo a la buelta al
dicho Bartolomé Roldan e a otros que an armado para yr a descobryr.

A la onzena pregunta dixo, que de lo que dicho tiene a sydo pública
boz e fama entre las personas que dello tienen noticia, e questa es la
verdad para el juramento que hizo, e no fyrmó por que dixo que no sabe
escrevyr. Fuele encargado el secreto de su dicho e no fue preguntado
por mas preguntas por que no fue presentado para mas. Juan Ortyz,
liçenciatus.—Pedro de Ledesma.—Juan de Villegas.

[Nota al margen: Pedro de Sazedo, VI testigo.]

El dicho Pedro de Sazedo, vecino de la dicha villa de Santo Domyngo,
testigo presentado por parte del dicho almyrante, e aviendo fecho
juramento syendo preguntado por las preguntas generales e por las
preguntas del ynterrogatoryo en que fue presentado por testigo, e por
cada una dellas secreta e apartadamente, dixo e depuso lo syguiente:

A la primera pregunta dixo que conosce al almyrante don Diego Colon
de veynte años á esta parte poco mas o menos tiempo, por vysta e por
conversacion, e que al fiscal de sus Altezas no le conosce.

Preguntado por las preguntas generales, dixo ser de hedad este dicho
testigo de treynta e seys años o treynta e syete, poco mas o menos
tiempo. Preguntado sy es pariente en grado de consanguynidad o afynydad
de alguna de las partes, dixo que no. Preguntado sy es criado o
famyliar o allegado de alguna dellas, dixo que es criado del dicho
almyrante e lo fue de su padre. Preguntado sy tiene enemystad con
alguna de las dichas partes, dixo que no, etc.

A la segunda pregunta dixo, que sabe la provincia de Paria e que las
otras provincias en la dicha pregunta contenydas que no las sabe, pero
que las a oydo dezir. Preguntado cómo sabe la dicha provincia de Paria,
dixo que la sabe por que al tiempo quel almyrante don Cristoval Colon
la descubryó, este dicho testigo yva con él e la vio e estovo en ella.

A la tercera pregunta dixo, que a oydo decir que las provincias
contenidas en la pregunta antes desta están todas en una costa.
Preguntado que a quién lo oyó dezir, dixo que a Hojeda e a otros muchos
que no se acuerda de sus nombres, pero que es publico e notoryo e que
lo oyó dezir asy mysmo a Juan Vyzcayno, difunto.

A la quarta pregunta dixo, que este dicho testigo tiene por el primero
que descubryó la dicha provincia de Paria al dicho almyrante don
Cristoval, por que ny antes ny despues este testigo nunca supo ny oyó
dezir que otro nynguno antes quel oviese pasado ny descubierto la dicha
provincia de Parya, e que este testigo al tiempo quel dicho almyrante
venya de Castilla a esta ysla Española, en el camyno le oyó dezir
este testigo que avia de hazer un gran servicio a los Reyes nuestros
señores, que había de descobryr tierra nueva e que traya seys navios, e
enbió los tres dellos a esta ysla con Carvajal, e él se apartó con los
otros tres desde las yslas de Canarya e se fue á Cabo Verde, e despues
alli tomó la derrota e fueron á dar en Paria.

A la setyma pregunta dixo no sabe mas.

A la otava pregunta dixo, que la sabe por que ha visto los previllejos
de la merced que le fisieron, a los quales se refiere.

A la nona pregunta dixo, que cree lo en la dicha pregunta contenido,
preguntado como lo cree dixo, que lo cree por que este testigo tenia al
dicho almyrante por uno de los mayores onbres del mundo en su tienpo,
del arte de marear, e para descobryr, e que no cree que sy el no
descubryera lo que descubryó nadie se pusyera en lo descobryr.

A la desima pregunta dixo, que oyó dezir que algunas de las personas
que fueron con el dicho almyrante al tiempo que descubryó la dicha
provincia de Parya, fueron despues con otros que an ydo en la dicha
provincia e pasado adelante, e que sabe que los maryneros que con el
dicho almyrante fueron, algunos dellos tomaron yndustria del dicho
almyrante para navegar en aquellas partes. Preguntado cómo lo sabe,
dixo que lo sabe por queste testigo dió un mapa mundi e una esfera quel
almyrante tenya e otras cartas de marear a un Juan Vyzcayno para las
trasladar.

Preguntado a qué personas a oydo dezir lo suso dicho, dixo que a un
Hernan Peres, piloto, e a otros que no se acuerda de sus nonbres.

A la undesima pregunta dixo, que de lo que dicho tiene a sydo e es
pública boz e fama entre las personas que de lo suso dicho tienen
noticia e que esta es la verdad para el juramento que hizo, e fyrmolo
de su nonbre. Fuele encargado el secreto de su dicho e no fue
preguntado por mas preguntas por que no le presentaron para otras.—Juan
Ortyz, liçençiatus.—Pedro de Ledesma.—Juan de Villegas.—Pedro de Sazedo.

[Nota al margen: Andrés de Córdoba, VII testigo.]

E el dicho Andres de Córdova, vecino de la dicha villa de Santo
Domyngo, testigo presentado por parte del dicho almyrante, aviendo
fecho juramento e syendo preguntado por las preguntas generales e por
las del ynterrogatorio en que fue presentado por testigo e por cada una
dellas secreta e apartadamente, dixo e depuso lo siguiente:

A la primera pregunta dixo, que conosce al dicho almyrante don Diego
Colon de tres años a esta parte, poco mas o menos tienpo, por vysta, e
que al fiscal de sus Altezas que no le conosce.

Preguntado por las preguntas generales, dixo este dicho testigo que
es de hedad de treynta e cinco años o treyta e seys poco mas o menos.
Preguntado sy es paryente en grado de consanguynydad e de afinydad de
alguna de las dichas partes, dixo que no. Preguntado sy es criado,
familiar o allegado de alguna dellas, dixo que no, pero que fue criado
del almyrante don Cristobal Colon. Preguntado sy tiene enemystad con
alguna de las dichas partes, dixo que no, etc.

A la segunda pregunta dixo, que sabe la provincia de Parya, e que
las otras provincias contenidas en la dicha pregunta no las sabe.
Preguntado cómo sabe la dicha provincia dixo, que la sabe por que fue
con el dicho almyrante don Cristoval al tienpo que la descubryó, e
estovo este testigo en ella.

A la quarta pregunta dixo, que como dicho tiene en la segunda pregunta,
este testigo fue con el dicho almyrante a la dicha provincia de Parya,
e que cree quel dicho almyrante fue el primero que descubryó la dicha
provincia, e que lo cree por que al tienpo que la jente de la dicha
provincia vieron en tierra los cristianos se maravillavan de los ver,
e sy otros algunos alli ovieran pasado e los ovieran visto, no se
maravillaran como se maravillavan.

A la setyma pregunta dixo, que ha oydo dezir lo en la dicha pregunta
contenydo. Preguntado que a quién lo oyo dezir dixo, que a muchas
personas que an ydo alla de cuyos nonbres no se acuerda.

A la otava pregunta dixo, que la a oydo desir, e que en quanto a esto
se refiere a las mercedes que desto terná el almyrante.

A la nona pregunta dixo, que como dicho tiene este testigo, el dicho
almyrante fue el primero que descubryó la dicha provincia de Parya, e
que a su parescer deste testigo, por ser el primero que la descubryó,
los que despues an descubierto adelante a sydo por su yndustria.

A la undecima pregunta dixo, que de lo que dicho tiene es publico e
notorio entre las personas que dello tienen noticia, e que esta es la
verdad para el juramento que hizo. Fuele encargado el secreto de su
dicho, e fyrmolo de su nonbre, e no fue preguntado por otras preguntas
por que no fue presentado syno para las suso dichas.—Juan Ortyz,
liçençiatus.—Pedro de Ledesma.—Juan de Villegas.—Andres de Cordova.

[Nota al margen: Andrés del Corral, VIII testigo.]

El dicho Andres del Corral, vecino de la villa de Puerto Real, testigo
presentado por parte del dicho almyrante, aviendo fecho juramento e
syendo preguntado por las preguntas generales, e por las preguntas
del ynterrogatoryo en que fue presentado por testigo, e por cada una
dellas, secreta e apartadamente, dixo e depuso lo syguyente:

Preguntado por las preguntas generales dixo, que es de hedad este
dicho testigo de treynta e dos o treynta e tres años poco mas o menos.
Preguntado sy es pariente en grado de consanguinydad o afynydad de
alguna de las dichas partes, dixo que no. Preguntado sy es criado de
alguna dixo, que es criado del almyrante don Diego Colon, e lo fue del
almyrante su padre. Preguntado sy tiene enemystad con alguna de las
dichas partes, dixo que no, etc.

A la primera pregunta dixo, que conosce al almyrante don Diego Colon
por que, como dicho tiene, bino con él e lo conosce de catorze o quinze
años a esta parte poco mas o menos tienpo, e que al fiscal del Rey no
le conosce.

A la segunda pregunta dixo, que sabe la provincia de Paria contenyda
en la dicha pregunta, e que las otras provincias que no las sabe.
Preguntado cómo sabe la dicha provincia de Parya dixo, que por que
estovo en ella al tienpo quel almyrante don Cristoval Colon la
descubryó.

A la tercera pregunta dixo, que ha oydo dezir que las provincias
contenidas en la pregunta antes desta estan en la costa de la provincia
de Parya, e que todo es una costa. Preguntado a quien lo a oydo dezir
dixo, que al dicho almyrante e a otras personas que no se acuerda de
sus nonbres.

A la quarta pregunta dixo, que sabe quel almyrante don Cristoval
Colon fue el primero que descubryó la dicha provincia de Parya.
Preguntado cómo lo sabe dixo, que lo sabe por que este testigo vyno
de Castilla con el dicho almyrante por su paje, el qual salió de
Sevilla en seys navyos, e los tres dellos enbió á esta ysla Española,
e se fue con los otros tres de la derrota a descobryr, e fue a parar
a la dicha provincia de Parya, donde este dicho testigo vyo como el
dicho almyrante, al tienpo que halló la dicha provincia, mandó salyr
en tierra a un Pedro de Terreros, su capitan, e este testigo con
otros salieron con el, e vyo como la jente de aquella provincia se
espantava de ver los cristianos, como jente que nunca los avian visto,
e que nunca supo ny oyo dezir este testigo que otros antes quel dicho
almyrante oviesen descubierto la dicha provyncia de Parya, e alli en
nonbre del Rey e de la Reyna nuestros señores tomaron la posesyon de la
dicha provincia, la qual tomo el dicho Pedro de Terreros por mandado
del dicho almyrante, por quel no saltó entonces en tierra por questava
malo de los ojos, e asy mysmo dixo este testigo, que lo cree, por que
antes que la dicha provyncia de Parya se descubryese, los maryneros que
con el dicho almyrante yvan, desian al dicho almyrante que se devian
bolver a la Española, disiendo que por alli no hallarian tierra, e el
almyrante no quiso fasta que descubryo la dicha provincia.

A la setyma pregunta dixo, que a oydo dezir lo en la dicha pregunta
contenydo. Preguntado a qué personas lo oyo dezir, dixo que al dicho
Adelantado don Diego Colon (_sic_) e a Hojeda e a otras personas que
saben la carta del marear, que no se acuerda de sus nonbres.

A la otava pregunta dixo, que la sabe por que ha visto los previllejos.

A la nona pregunta dixo, que la sabe. Preguntado como la sabe, dixo que
la sabe por lo que dicho tiene en la pregunta antes desta e por que es
notorio que en nuestros tienpos no avia pasado ny descubierto estas
partes persona fasta quel dicho almyrante don Cristoval las descubryó,
e que este testigo estando en la corte en Madryd con el dicho almyrante
al tienpo que negociava con sus Altezas la venyda a descobryr, el
dicho almyrante viendo como los del consejo e otros muchos le eran
contrarios, dixera a sus Altezas que pues no le creyan a él, quel
darya persona a quien creyesen, e entonces llego un flayre de la horden
de San Francisco, cuyo nonbre no sabe, el qual dixo a sus Altezas que
hera verdad lo que aquel almyrante dezia, e entonces lo despacharon
e vino a estas partes a descobryr, e que por esto cree e sabe lo que
dicho tiene e se contiene en la dicha pregunta.

A la decima pregunta dixo, que ha oydo dezir que con Hojeda fueron a
descobryr algunos de los maryneros que con el dicho almyrante avian ydo
primero. Preguntado a quién lo oyo dezir, dixo que no se acuerda.

A la undesima pregunta dixo, que de lo que dicho tiene es publica boz
e fama entre las personas que dello tienen noticia, e questa es la
verdad para el juramento que hizo, e fyrmolo de su nonbre, e no fue
preguntado por mas preguntas por que no fue presentado para las otras.
Fuele encargado el secreto de su dicho.—Juan Ortyz, liçençiatus.—Pedro
de Ledesma.—Juan de Villegas.—Andres del Corral.

[Nota al margen: Diego Gómez, IX testigo.]

El dicho Diego Gomez, marynero, vecino de la villa de Palos, testigo
presentado por parte del dicho almyrante don Diego Colon, aviendo fecho
juramento, fue preguntado por las preguntas generales e por todas
las del ynterrogatoryo por su parte presentado e por cada una dellas
secreta e apartadamente dixo e depuso lo syguyente:

A la primera pregunta dixo, que conosce al dicho almyrante don Diego
Colon de diez o onze años a esta parte poco mas o menos tienpo por
vysta, e que al fiscal de sus Altezas no le conosce.

Preguntado por las preguntas generales, dixo que este dicho testigo
es de quarenta e un años poco mas o menos tienpo. Preguntado sy
es pariente en grado de consanguynydad o de afynydad de alguna de
las dichas partes, dixo que no. Preguntado sy es criado, famyliar
o allegado de alguna dellas, dixo que fue criado del almyrante don
Cristoval Colon al tienpo que fue a descobryr, pero que llevava sueldo
del Rey. Preguntado sy tiene enemystad con alguna de las dichas partes,
dixo que no, etc.

A la segunda pregunta dixo, que sabe la provyncia de Veragua por que
la a vysto e estado en ella al tienpo quel almyrante don Cristoval
Colon las descubryó, e que las otras provincias en la dicha pregunta
contenydas que no las sabe.

A la tercera pregunta dixo, que la sabe como en ella se contiene.
Preguntado cómo la sabe, dixo que la sabe por que lo a vysto este dicho
testigo por la carta del marear e por que lo a oydo dezir a muchas
personas de Palos que an andado las dichas provincias. Preguntado a
qué personas lo a oydo dezir, dixo que a un Cristoval Dana, vecino de
Palos, difunto, e a Juan Grande, vecino de Moguer, e a otras personas
que no se acuerda de sus nonbres.

A la quarta pregunta dixo, que a oydo desir lo en la dicha pregunta
contenydo. Preguntado a quién lo oyo dezir, dixo que a muchos de la
villa de Palos que fueron con el dicho almyrante a descobryr las dichas
provyncias. Preguntado a quién lo oyo dezir, dixo que no so acuerda de
sus nonbres, pero que los mas quel dicho almyrante llevó a descobryr
fueron de la dicha villa de Palos.

A la quinta pregunta dixo, que la sabe como en ella se contiene.
Preguntado cómo la sabe, dixo que la sabe por que podrá aver diez años
poco mas o menos tienpo, queste testigo fue a descobryr con el dicho
almyrante don Cristoval Colon; andovo por todas las partes en la dicha
pregunta contenydas, e entonces el dicho almyrante descubryó e las vyo,
e que los nonbres que tienen son los en la dicha pregunta contenydos,
e que algunos dellos les puso el dicho almyrante, e que sabe e vyo
este dicho testigo como el dicho almyrante despues de aver descubierto
a Veragua, pasó adelante. Preguntado a su parescer qué tanto pasó
adelante, dixo que ciento e veynte leguas poco mas o menos.

A la sesta pregunta dixo, que sabe e vyo este testigo como la gente
quel dicho almyrante llevava pasaron con él las platycas e razones
contenidas en la dicha pregunta, e que quanto a lo que dize que pasó
dozientas leguas adelante, que dize lo que dicho tiene en la pregunta
antes desta.

A la setima pregunta dixo, que ha oydo dezir lo en la dicha pregunta
contenido a personas que an vysto las dichas provincias, e que ansy
paresce como se contiene en la dicha pregunta por la carta del marear.
Preguntado a quién lo oyo dezir, dixo que a un Cristoval Martin e a
otros que no se acuerda de sus nonbres.

A la novena pregunta dixo, que la sabe como en ella se contiene.
Preguntado cómo la sabe, dixo que la sabe por que cree este testigo
que sy el almyrante no descubriera estas partes nadie las oviera
descubierto.

A la desima pregunta dixo que la sabe como en ella se contiene.
Preguntado cómo lo sabe, dixo que por que a oydo dezir a vesinos de la
dicha villa de Palos que con el dicho almyrante avyan ydo a descobryr,
avian buelto con Juan de la Cosa e con Hojeda e con otros. Preguntado
a qué personas lo oyó dezir, dixo que a Bartolomé Roldan, piloto, e a
Fernand Perez e a Juan Grande, e a otros muchos.

A la undesima pregunta dixo, que dize lo que dicho tiene, e dello a
sydo e es pública boz e fama, etc., e no fyrmó por que dixo que no sabe
escrevyr. Fuele encargado el secreto de su dicho.

Otro sy, dixo este dicho testigo que se acuerda quel dicho almyrante
don Cristoval Colon des que descubryó la dicha provyncia de Veragua,
saltó en tierra don Bartolomé Colon su hermano con una vandera del
Rey e con tronpetas, sacando las espadas e cortando por los árboles
tomando la posesyon por sus Altezas. Juan Ortiz, liçençiatus.—Pedro de
Ledesma.—Juan de Villegas.

[Nota al margen: Francisco de Farias, X testigo.]

El dicho Francisco de Farias, vecino de la cibdad Sevilla, en la
colacion de la Madalena, testigo presentado por parte del dicho
almyrante, aviendo fecho juramento fué preguntado por las preguntas
generales e por las preguntas del ynterrogatoryo por su parte
presentado e por cada una dellas secreta e apartadamente dixo e depuso
lo syguyente.

A la primera pregunta dixo, que conosce al dicho almyrante don Diego
Colon desde que hera nyño en poder de su padre don Cristoval Colon,
por vysta e por que le ha hablado muchas veces, e que al fiscal de sus
Altesas no le conosce.

Preguntado por las preguntas generales dixo este testigo que es de
hedad de cincuenta años poco mas o menos tienpo. Preguntado sy es
pariente en grado de consanguynydad o afynydad o criado famyliar o
allegado de alguna de las partes, dixo que no. Preguntado sy tyene
enemystad con alguna dellas, dixo que no, etc.

A la segunda pregunta dixo, que sabe la provincia de Veragua por que
estovo en ella avrá syete o ocho años poco mas o menos con el dicho
almyrante don Cristoval Colon al tienpo que la descubryó, e que este
testigo cogió oro en las mynas que en ella avia, e un Francisco
de Porras que alli yva e otros muchos, e que las otras provincias
contenydas en la dicha pregunta que no las sabe.

A la tercera pregunta dixo, que la sabe cómo en ella se contyene.
Preguntado como la sabe, dixo que la sabe por que es notorio e por que
lo oyó a un Diego Destrada, primo deste testigo, que fué con el dicho
almyrante al tienpo que descubryó la dicha provincia de Parya.

A la quarta pregunta dixo, que la sabe como en ella se contiene.
Preguntado cómo la sabe, dixo que la sabe por que este testigo fué
con el dicho almyrante al tienpo que descubryó la dicha provincia de
Veragua e pasó con él adelante de la dicha provyncia e vió lo contenido
en la pregunta.

A la sesta pregunta dixo, que es verdad que pasaron las dichas
dyferencias entre los que yvan en los navyos con el dicho almyrante,
por que avia pasado adelante de Veragua mucha tierra, e que a su
parescer deste testigo cree que fueron mas de dozientas leguas, por que
como dicho tiene se halló este testigo a todo presente.

A la setyma pregunta dixo, que ha oydo dezir lo contenydo en la dicha
pregunta, e que este testigo como dicho tiene sabe la provincia de
Veragua e le an mostrado donde está la provyncia de Parya, e por esto
paresce que las otras provyncias estan en medio destas dos, por que es
todo una tierra, por que está de este a hueste. Preguntado a quien lo
oyó dezir, dixo que lo oyó dezir a marineros primeramente, que no se
acuerda de sus nonbres, mas de que esto hera la principal cosa de que
todos los que navegavan hablavan.

A la octava pregunta dixo, que oyó dezir lo en la dicha pregunta
contenido.

A la nona pregunta dixo, que sabe lo contenydo en la dicha pregunta.
Preguntado cómo lo sabe, dixo que lo sabe por que es cosa notorya
e clara e lo saben todos los que en estas partes están e muchos de
Castilla que sy el dicho almyrante don Cristoval Colon no descubryera
lo que descubryó, nadie se pusyera en ello, por que no lo sabian como
él, e que es notoryo que por su yndustrya se descubryó lo que está
descubierto.

A la decima pregunta dixo, que la sabe como en ella se contiene.
Preguntado cómo lo sabe, dixo que por questando este testigo en Sevylla
vyó marineros que avian ydo con el dicho almyrante a descobryr, yr con
Cristoval Guerra e con Rodrygo de Bastidas, que fueron a descobryr.
Preguntado quién eran los maryneros, dixo que no se acuerda de sus
nonbres, mas de conoscerlos e averlos vysto yr con el dicho almyrante e
ir con los que dicho tiene.

A la undecima pregunta dixo, que dize lo que dicho ha e que dello
es pública boz e fama, etc., e no fyrmó por que no pudo, que está
enfermo de bubras. Fuele encargado el secreto de su dicho. Juan de
Villegas.—Pedro de Ledesma.

[Nota al margen: Juan de Santander, XI testigo.]

El dicho Juan de Santander, vecino de la dicha villa de Santo Domingo,
testigo presentado por parte del dicho almyrante, aviando fecho
juramento fue preguntado por las preguntas del ynterrogatoryo e por las
preguntas generales secreta e apartadamente dixo e depuso lo syguyente:

A la primera pregunta dixo, que conosce al dicho almyrante don Diego
Colon por vysta e por habla de doze años a esta parte, e que al fyscal
del Rey no le conosce.

Preguntado por las preguntas generales, dixo este dicho testigo que es
de hedad de treynta años poco mas o menos. Preguntado sy es pariente en
grado de consanguynydad o de afynydad de alguna de las dichas partes
o criado o famyliar o allegado, dixo que no, pero que fue criado del
almyrante viejo don Cristoval Colon, e bivio con él doze años, poco mas
o menos. Preguntado sy tiene enemystad con alguna de las partes, dyxo
que no.

A la segunda pregunta dyxo, que sabe la provincia de Veragua por que al
tienpo quel almyrante don Cristoval Colon la descubryó, este testigo
fue con él e la byo e estovo en ella, e que las otras provyncias en la
dicha pregunta contenydas que no las sabe mas que las a oydo dezir.

A la tercera pregunta dixo, que cree que las provyncias contenydas en
la dicha pregunta son todas en una costa, e que lo cree asy por lo que
ha vysto por la carta del marear como por lo que ha oydo dezir a las
personas que con el dicho almyrante fueron, especialmente a Garcia de
Robles, marinero, e a Terrero e a otros.

A la quarta pregunta dyxo, que ha oydo dezir lo contenydo en la dicha
pregunta publicamente a muchas personas que fueron con el dicho
almyrante a descobryr la dicha provyncia, especialmente a las personas
en la pregunta antes desta contenydas e a otras muchas.

A la quinta pregunta dixo, que la sabe como en ella se contiene.
Preguntado cómo la sabe, dyxo que la sabe por que se halló presente
este dicho testigo al tienpo que se descubryó lo en la dicha pregunta
contenido.

A la sesta pregunta dyxo, que la sabe como en ella se contiene.
Preguntado cómo lo sabe, dyxo que la sabe por que, como dicho tiene,
se halló presente este dicho testigo e vyó como entrel dicho almyrante
e los que con el yvan pasaron las plátycas en la dicha pregunta
contenidas, e desian asy mysmo que avia pasado de Veragua adelante al
oriente fasta dozientas leguas, pero que este testigo no echava punto,
que no lo sabia echar.

A la setyma pregunta dixo, que a oydo dezir lo en la dicha pregunta
contenido á muchas personas, especialmente al dicho almyrante don
Cristoval Colon e a otros marineros que no se acuerda de sus nonbres.

A la otava pregunta dyxo que la sabe por que ha vysto las provisyones
e mercedes quel almyrante tiene a las quales dyxo que se refyere.

A la nona pregunta dyxo, que la sabe. Preguntado cómo la sabe, dyxo que
la sabe por que lo oyo dezir al dicho almyrante e al Adelantado, su
hermano, e a otros muchos, e él avia sydo el primero descobrydor, lo
qual asy mismo dyxo ser publico e notorio en estas yslas.

A la desima pregunta dyxo, que la sabe. Preguntado cómo la sabe, dyxo
que la sabe por que es publico que fue con el dicho almyrante Juan de
la Cosa e otros, e que este Juan de la Cosa fue despues a descobryr
e que lo oyó dezir a otros maryneros de cuyos nonbres no se acuerda,
que avian ydo con el dicho almyrante e despues fueron con Hojeda e con
otros e fueron a descobryr.

A la undecima pregunta dyxo, que de lo que dicho tiene es publica boz e
fama, e firmolo de su nonbre. Fuele encargado el secreto de su dicho.
Juan Ortyz, liçenciatus.—Juan de Santander.—Pedro de Ledesma.—Juan de
Villegas.

[Nota al margen: Alonso de León, XII testigo.]

El dicho Alonso de Leon, testigo presentado por parte del dicho
almirante, aviendo fecho juramento fue preguntado por las preguntas
generales e por las preguntas del ynterrogatoryo por su parte
presentado e por cada una dellas secreta e apartadamente dyxo e depuso
lo syguyente:

A la primera pregunta dyxo, que conosce al dicho almyrante don Diego
Colon de diez años a esta parte por que le ha hablado muchas vezes, e
que al Fiscal de sus Altezas no le conoscia.

Preguntado por las preguntas generales, dyxo que es de hedad de treynta
años poco mas o menos tienpo. Preguntado sy es pariente en grado de
consanguynydad o afinydad o criado o famyliar o allegado de alguna de
las dichas partes, dyxo que no mas que fue criado del almyrante don
Cristoval Colon, difunto. Preguntado sy tiene enemystad con alguna de
las dichas partes, dyxo que no, etc.

A la segunda pregunta dyxo, que sabe la provincia de Veragua por que la
ha vysto e estado en ella, e que las otras provyncias contenydas en la
dicha pregunta no las sabe, pero que las a oydo dezir.

A la quarta pregunta dyxo, que oyo dezir lo contenydo en la dicha
pregunta, preguntado a quién lo oyo dezir dixo, que a muchos marineros
que no se acuerda de sus nombres quando descobrieron la provincia de
Veragua.

A la quinta pregunta dyxo, que la sabe como en ella, se contiene, por
que al tiempo que se descubryó lo en la dicha pregunta contenido este
testigo fue con el dicho almyrante.

A la sesta pregunta dixo, que sabe e bio este testigo como entrel
dicho almyrante e los marineros que con él yvan, pasaron las razones
contenidas en la dicha pregunta, e sabe e vyo este testigo asy mismo
como el dicho almyrante pasó adelante de la provyncia de Veragua, pero
que no sabe que tantas leguas podrya pasar adelante ny sabe mas desta
pregunta.

A la otava pregunta dixo, que ha oydo dezir lo contenydo en la dicha
pregunta e que cuanto a esto, se referia e refiryo a los previllejos
quel almyrante dello toviese.

A la nona pregunta dyxo, que ha oydo dezir lo contenido en la dicha
pregunta, e que es publico e notoryo el dicho almyrante aver sydo
el primero que descubryó las dichas provyncias, e que por ser él el
primero cree este testigo que los otros que despues an ydo a descobrir
fue por su yndustria e que desta pregunta no sabe mas.

A la decima pregunta dyxo, que la sabe. Preguntado cómo la sabe,
dyxo que la sabe por queste testigo vyo yr con el dicho almyrante
a descobryr a un Pedro de Ledesma, piloto, el qual despues vyo que
fue con un Juan de la Cosa, e que otros maryneros que con el dicho
almyrante fueron, son ydos agora con otros a descobryr.

A la undesima pregunta dyxo, que de lo que dicho tiene a sydo e es
publica boz e fama, etc., e firmolo de su nombre. Fuele encargado
el secreto de su dicho e lo fiyrmo de su nonbre.—Juan Ortiz,
liçençiatus.—Pedro de Ledesma.—Juan de Villegas.—Alonso de Leon.

[Nota al margen: Alonso Texero, XIII testigo.]

El dicho Alonso Texero, vecino de la dicha villa de Santiago, testigo
presentado por parte del dicho almyrante don Diego Colon, aviendo
fecho juramento en forma, fué preguntado por las preguntas generales
e por las preguntas del ynterrogatorio en que fue presentado por
testigo, e por cada una dellas secreta e apartadamente dyxo e depuso lo
syguyente.

A la primera pregunta dixo, que conosce al dicho almyrante don Diego
Colon de quinze años a esta parte, poco mas o menos, por vysta e por le
haber hablado, e que al Fyscal de sus Altezas que no le conosce.

Preguntado por las preguntas generales; preguntado de que edad es este
dicho testigo, dixo que de treynta e cinco años poco mas o menos.
Preguntado sy es pariente, criado, familiar o allegado de alguna de las
dichas partes, dyxo que no, pero que lo fue del almyrante don Cristoval
Colon, que fue su paje e estando con el hacia lo quel almyrante don
Diego su hijo le mandava. Preguntado sy tiene enemystad con alguna de
las partes, dixo que no, etc.

A la segunda pregunta dixo, que sabe la provyncia de Parya porque
estovo en ella al tiempo quel almyrante don Cristoval Colon la
descubryó, e que podrá aver catorze años poco mas o menos tiempo, e que
las otras provyncias contenydas en dicha pregunta que no las sabe.

A la cuarta pregunta dyxo, que la sabe por que la vyo quando se
descubryó la dicha provyncia de Parya, e vino con el dicho almyrante
quando se descubryó, e nunca supo ny vyo ny oyo dezir que otro la
oviese descubierto primero quel, e que es publico e notorio averla
descubierto el dicho almyrante.

A la otava pregunta dixo, que ha oydo dezir lo contenido en la dicha
pregunta al dicho almyrante e a otras personas.

A la nona pregunta dyxo, que cree lo en la dicha pregunta contenydo.
Preguntado cómo lo cree, dyxo que lo cree por que claro esta que sy
el dicho almyrante no descubryera estas partes nynguno las oviera
descubierto, e quel fue el que abryo las puertas á los otros que
despues del an venido a descobryr.

A la undecima pregunta dyxo, que dize lo que dicho tiene e que dello
es publica boz e fama, etc. No fue preguntado por mas preguntas
por que no fue presentado para mas, e fyrmolo de su nonbre. Fuele
encargado el secreto deste su dicho.—Juan Ortyz, liçençiatus.—Juan de
Villegas.—Alonso Texeyro—Pedro Ledesma.

[Nota al margen: Rodrigo de Escobar, XIV testigo.]

El dicho Rodrygo Descobar, vesino de la villa de Santiago, testigo
presentado por parte del dicho almyrante e jurado e preguntado por las
preguntas del dicho ynterrogatoryo e por las preguntas generales dyxo
lo syguiente:

A la primera pregunta dyxo, que conosce al almyrante don Diego Colon de
doze años a esta parte e mas tienpo por que le ha vysto e hablado, e
que al Fiscal no le conosce.

Fue preguntado qué hedad avia, dyxo que veynte e syete o veynte e ocho
años poco mas o menos, e que no es criado del almyrante, pero que lo
fue del almyrante don Cristoval Colon su padre, e que no es pariente de
nynguna de las partes ny enemygo, etc.

A la segunda pregunta dixo que tiene noticia de la provyncia de
Veragua, por que puede aver diez años poco mas o menos que la vyo
e estovo en ella e fue con el almyrante don Cristoval Colon quando
descubrió la dicha provyncia de Veragua, que puede aver el dicho
tienpo, e que puede aver catorze años poco mas o menos questando e
biniendo este testigo con Fernando de Vega, governador que a la sazon
era de Galizia, vido este testigo a Cristoval Guerra e a Escalante,
que yendo destas yndias, aportaron a un puerto que se dize Bayona, e
por que ambos yvan diferentes, parescieron antel dicho Fernando de
Vega, como governador, e vido las perlas que llevavan e les oyo dezir
que aquellas perlas avian avido en Paria, que era la tierra que avia
descubierto el almyrante don Cristoval Colon, e que esto es lo que sabe
desta pregunta.

A la tercera pregunta dixo, que lo que desta pregunta sabe es que
al tienpo que como ha dicho este testigo fue a Veragua, vido como
amostravan a los yndios perlas para saber sy las avia en aquella
provincia e que dezian que no, que aquellas estavan adelante en la
mysma tierra, ques toda una costa en las partes de Paria, e queste
testigo entendia la lengua de los yndios e les oya dezir que aquella
tierra no tenia fin, e ques publico ques todo una costa, e asi lo oyo
dezir a Vicente Yañes e a Ledesma e a otros que an navegado por aquella
costa, e asi mysmo lo a oydo dezir a Alonso de Hojeda.

A la quarta pregunta dixo, que lo a oydo dezir.

A la quinta pregunta dixo, que la sabe como en ella se contiene.
Preguntado cómo la sabe, dixo que por que lo vido al tienpo quel dicho
almyrante descubrió la dicha provincia de Veragua, e este testigo yva
con él e vido todas las partes en la dicha pregunta contenydas e que
les pusieron los nonbres en ella contenydos, e que asi mysmo vido como
el dicho almyrante tomó la posesion de aquella tierra en nonbre del Rey
e Reyna nuestros señores con pendones e tronpetas, e pasó adelante de
la dicha provyncia de Veragua a una parte que puso de nonbre el Puerto
del Retrete, e este testigo estovo presente a todo ello, e pasó como en
la dicha pregunta se contiene, e que oyó como los yndios preguntavan a
los cristianos que si venian del cielo, e queste testigo preguntó a los
yndios que sy avian visto otros cristianos e gente de su manera e que
le dezian que no.

A la sesta pregunta dixo, que sabe lo en la dicha pregunta contenydo
segund e como en ella se contiene, por que este testigo yva en el
navyo donde yva el dicho almyrante don Cristoval Colon e vido como
pasaron las platicas en la dicha pregunta contenydas entrel e marineros
e personas que yvan en el dicho navio, e que algunos dezian que yvan
trezientas leguas mas adelante de Veragua e otros mas e otros menos,
pero que las leguas que paso adelante de Veragua no lo sabe.

A la setima pregunta dixo, que publicamente a oydo dezir lo en la dicha
pregunta contenido a marineros e a otras personas que an navegado por
aquellas partes, e que conoscido está por lo que se dize quel Darien
e Urabá estan entre Paria e Veragua, e que asy lo a oydo dezir a Juan
Perez, clerigo de Santiago, que fué a la tierra firme.

A la otava pregunta dixo, que publicamente a oydo dezir lo en la dicha
pregunta contenido, e que se refiere a las mercedes que por sus Altezas
le fue fecho.

A la novena pregunta dixo, que sabe lo en la dicha pregunta contenido.
Preguntado cómo lo sabe, dixo que por ques publico que antes quel
almyrante descubriese estas partes no las avia descubierto nadie, e
quel dicho almyrante descubrió la tierra e abrió la puerta por donde an
venydo los que despues an descubierto, e que sabe que Hojeda e Diego de
Lepe e Vicente Yañes e Juan de la Cosa, an venydo a descobrir, e que
publicamente a oydo dezir questos vinyeron con el almyrante al tienpo
que vino a descubrir, e del aprendieron para venyr a estas partes.

A la dezena pregunta dixo, que dize lo que dicho tiene en la pregunta
antes desta, por que al Diego de Lepe e a Viceynte Yañez e a Hojeda a
oydo dezir lo en la dicha pregunta contenido, e que publico es que en
todos los que an descubierto fueron marinos que avian venydo con el
almyrante don Cristoval Colon e que an venydo a reconoscer a esta ysla
Española.

A la honze pregunta dixo, que lo que dicho tiene es publico, e firmolo
de su nonbre. Fuele encargado que no diga lo que dicho tiene fasta que
sea fecha publicacion desta provança.—Joan Ortiz, liçençiatus.—Rodrigo
Descobar.—Pedro de Ledesma.—Juan de Villegas.

[Nota al margen: Juan Grande, XV testigo.]

El dicho Juan Grande, vecino de la villa de Palos estante en la villa
de Santo Domyngo, testigo presentado por parte del dicho almyrante
don Diego Colon e jurado e preguntado por las preguntas del dicho
ynterrogatorio e por las preguntas generales, dixo lo siguyente:

A la primera pregunta dixo, que conosce al almyrante don Diego Colon de
veynte e quatro años a esta parte poco mas o menos por que le a vysto
con su padre antes que a esta ysla vyniese a descobrir e despues, e que
al Fiscal del Rey no lo conosce.

Fue preguntado qué hedad avia; dixo que quarenta años o cerca dellos e
que no es criado de nynguna de las partes e que no a seydo sobornado,
etc.

A la segunda pregunta dixo, que sabe las provincias en la dicha
pregunta contenidas, por que puede aver treze o catorze años poco mas
o menos tiempo, queste testigo seyendo grumete fue con el almyrante
don Cristoval Colon quando descubrió la provincia de Paria e la vido
descubrir, e asi mysmo puede aver nueve años poco mas o menos que este
testigo vido descobrir a Veragua, la qual descubrio el dicho almyrante,
e este testigo yva con él por marinero, e que puede aver un año poco
mas o menos tiempo queste testigo fue en la nao del piloto Alonso Perez
Roldan a Urabá a proveer la gente questava en el asiento del Darien e
lo vido.

A la tercera pregunta dixo, que sabe lo en la dicha pregunta contenido
segund en ella se contiene. Preguntado cómo lo sabe dixo, que por que
como ha dicho este testigo fue con el dicho almyrante a descubrir
a Paria e de la punta del Drago, ques en la provincia de Parya, ha
corrido toda la costa hasta el cabo de Gracias á Dios, ques en la
provyncia de Veragua, mas adelante de Veragua.

A la quarta pregunta dixo, que sabe lo en la dicha pregunta contenido
segund en ella se contiene. Preguntado cómo lo sabe dixo, que por que
nunca supo ny oyo dezir que cristiano oviese ydo a la provyncia de
Paria antes quel dicho almyrante, e al tiempo que llegó a la dicha
provincia vido este testigo como las yndios se maravillavan de ver los
navios e las cosas que llevavan los cristianos.

A la quinta pregunta dixo, que la sabe como en ella se contiene.
Preguntado cómo la sabe, dixo que por que en el postrimer viaje quel
dicho almyrante fue a descobrir, este testigo yva con él e vido como
descubryó todo lo en la dicha pregunta contenido e pasó adelante fazia
oriente de Veragua.

A la sesta pregunta dixo, que sabe lo en la dicha pregunta contenido
segund e como en ella se contiene. Preguntado cómo lo sabe, dixo
que por queste testigo es piloto, e al tiempo que fue con el dicho
almyrante era marinero y echaba punto en una carta de marear, e a lo
que le paresce pasó el dicho almyrante adelante de Veragua fazia el
oriente, como en la dicha pregunta se contiene, ciento e ochenta o
dozientas leguas poco mas o menos.

A la setena pregunta dixo, que la sabe segund e de la manera que en
ella se contiene. Preguntado cómo lo sabe, dixo que por que lo a andado
e visto.

A la otava pregunta dixo, que ha visto leer las capitulaciones que sus
Altezas fizieron con el almyrante e es publico lo en la dicha pregunta
contenido, e se refiere a ellos que no se le acuerda particularmente
dellas.

A la novena pregunta dixo, que la sabe segund en ella se contiene.
Preguntado cómo lo sabe, dixo que por que como ha dicho, el almyrante
fue el que abrió la puerta e descubrió aquellos partes e por aquello
los que an ydo a descubrir tomaron el principio de la tierra de Paria e
por alli fueron descubriendo e yvan con los que despues an descubierto
marineros e pilotos que descubrieron con el dialmyrante.

A la decena pregunta dixo, que la sabe como en ella se contiene.
Preguntado cómo la sabe, dixo que por queste testigo vido como
Francisco Nyño fue con el dicho almyrante por marinero quando fue á
Parya, e despues le vido yr por piloto de Cristoval Guerra quando iva a
descobrir, e que asy mysmo vido como Bartolome Perez iva por marinero
del almyrante a Paria e fue por piloto con el dicho Cristoval Guerra, e
que asy mysmo a oydo dezir que han ydo otras personas con los que han
descubierto, que avian ydo primero con el dicho almyrante.

A las honze preguntas dixo, que lo que dicho tiene es publica boz e
fama, etc., e por que dixo que no sabia escrevir no lo firmo de su
nonbre. Fuele encargado que no diga lo que dicho tiene hasta que sea
fecha publicacion desta probança.—Juan Ortiz, liçençiatus—Juan de
Villegas.—Pedro de Ledesma.

[Nota al margen: Bernardo de Ibarra, XVI testigo.]

El dicho Bernaldo de Ibarra, vezino de la villa de Santiago, testigo
presentado por parte del dicho almyrante don Diego Colon aviendo
fecho juramento fue preguntado por las preguntas generales e por las
preguntas del dicho ynterrogatorio por su parte presentado e por cada
una dellas secreta e apartadamente dixo e depuso lo siguiente:

A la primera pregunta dixo, que conosce al almyrante don Diego Colon de
diez e seys e diez e siete años a esta parte poco mas o menos tienpo,
por vista e por conversacion de fabla, e al fiscal del Rey no le
conosce.

Preguntado por las preguntas generales e preguntado de qué hedad es
este dicho testigo, dixo que de treynta e dos años poco mas o menos
tienpo. Preguntado si es pariente en grado de consanguinidad o de
afinydad de alguna de las dichas partes o criado o familiar o allegado,
dixo que no: preguntado si tiene odyo o enemystad o mal querencia con
alguna de las dichas partes, dixo que no, etc.

A la segunda pregunta dixo, que sabe e tiene noticia de la provincia
que dizen Paria, e que las otras provincias contenydas en la dicha
pregunta que no las sabe. Preguntado cómo sabe la dicha provyncia, dixo
que la sabe por questuvo en ella al tienpo quel almyrante don Cristoval
Colon la descubrio.

A la quarta pregunta dixo, que la sabe como en ella se contiene.
Preguntado cómo la sabe, dixo que la sabe por que como dicho tiene,
este dicho testigo fue con el dicho almyrante don Cristoval Colon al
tienpo que descubrió la dicha provyncia, e que segun lo queste testigo
alcançó de los yndios de la dicha provyncia, le paresce que nunca otra
gente fue a la dicha provincia primero que el dicho almyrante, por
que luego que saltaron en tierra salian los yndios a los cristianos e
les olian la ropa e todo lo que llevavan e se maravillavan de los ver,
e quel dicho almyrante por señales preguntava a los dichos yndios que
cómo se llamava aquella tierra e le dezian que Parya, e les preguntava
asy mysmo sy era mucha la tierra e que le dezian que mucha, e alli vio
este testigo que avia un ryo en aquella provyncia que tenia de ancho
quanto un honbre podia divisar de una parte a otra.

A la setima pregunta dixo, que dize lo que dicho tiene e que desta
pregunta no sabe mas, pero que cree este testigo que deve de ser toda
una tierra por que truxeron al almyrante un cesped de tierra en que
venia una patada señalada de elefante que avia entrado a bever en un
estero.

A la otava pregunta dixo, que la sabe como en ella se contiene.
Preguntado cómo la sabe, dixo que la sabe por queste testigo a visto
los previllejos e aun los escrivyo este testigo en casa de Hernan
Dalvares, secretario de sus Altezas, a los quales dixo que se referia.

A la nona pregunta dixo, que la sabe como en ella se contiene.
Preguntado cómo la sabe, dixo que la sabe por que a lo que este testigo
alcança fue el primero que descubrió las yndias e la dicha provyncia
por lo que dicho tiene e por que nunca este testigo supo ny oyo dezir
que otro vinyese ny oviese venydo a las descubrir primero quel dicho
almyrante, e queste testigo vyo e oyo al dicho almyrante como se
quexava de Juan de la Cosa diziendo que por que le avia traydo consigo
a estas partes la primera vez e por honbre abile el le avia enseñado el
arte del mar e que andava diziendo que sabia mas quel, e queste testigo
escrivio una carta quel almyrante escrivya al Rey e Reyna nuestros
señores haziendoles saber las perlas e cosas que avia fallado e les
enbio señalado con la dicha carta en una carta de marear los runbos e
vientos por donde avian llegado a la Paria, e queste testigo oyo dezir
como por aquella carta se avian fecho otras e por ellas avian venydo
Pero Alonso Nyño e Hojeda e otros que despues an ydo aquellas partes.
Preguntado a quién lo oyó dezir lo suso dicho, dixo que al dicho
almyrante e a otros que no se acuerda de sus nonbres.

A la dezima pregunta dixo, que dize lo que dicho tiene en las preguntas
antes desta e que desta pregunta no sabe mas.

A la undezima pregunta dixo, que dize lo que dicho tiene e que della ha
seydo e es publica boz e fama, etc., e firmolo de su nonbre.—Bernaldo
de Ybarra.—Juan Ortiz, liçençiatus.—Juan de Villegas.—Pedro de Ledesma.

[Nota al margen: Ramiro Ramírez, XVII testigo.]

El dicho Ramiro Ramirez, vecino de la villa de la Concebcion, testigo
presentado por parte del dicho almyrante don Diego Colon, e aviendo
fecho juramento fue preguntado por las preguntas generales e por las
preguntas del ynterrogatoryo por su parte presentado, e por cada una
dellas secreta e apartadamente, dixo e depuso lo siguiente:

A la primera pregunta dixo, que conosce al dicho almyrante don Diego
Colon de diez o honze años a esta parte poco mas o menos por vysta e
por le aver hablado muchas vezes, e que al Fiscal de sus Altezas no lo
conosce.

Preguntado por las preguntas generales, dixo ques de hedad de treynta
e uno o treynta e dos años poco mas o menos tienpo. Preguntado si es
pariente en grado de consanguynydad o de afynydad de algunas de las
partes, dixo que no. Preguntado si es criado, famyliar o allegado de
alguna de las dichas partes, dixo que no. Preguntado si tiene enemistad
con alguna de las dichas partes, dixo que no, etc.

A la segunda pregunta dixo, que sabe la provincia de Veragua por que
la vió e estovo en ella este testigo al tienpo quel almyrante don
Cristoval Colon la descubrió, podra aver diez años poco mas o menos
tienpo, e que las otras provyncias que no las sabe, pero que las ha
oydo dezir.

A la quarta pregunta dixo, que ha oydo dezir lo contenydo en la dicha
pregunta. Preguntado a quién lo oyo dezir, dixo que a muchos de los
marineros que con el dicho almyrante fueron a descubrir e a otras
muchas personas en esta ysla que no se acuerda de sus nonbres.

A la quinta pregunta dixo, que la sabe como en ella se contiene.
Preguntado cómo la sabe, dixo que por que como dicho tiene fue este
dicho testigo con el dicho almyrante al tienpo que descubrio la dicha
tierra, e vio este testigo como los yndios dexaron en una playa dos
moças e el dicho almyrante las hizo meter en una nao e las fizo vestir
e calçar e las mando bolver alla donde las avian dexado e no consintio
que les fiziesen desaguisado alguno, e los yndios bolvieron por ellas
e las desnudaron e dexaron lo que les avian dado e las llevaron, e
que olian las ropas a los cristianos e se maravillavan de ver los
cristianos e otras cosas semejantes questas.

A la sesta pregunta dixo, que a lo queste testigo le paresció el dicho
almyrante pasó adelante de Veragua mas de ciento e cinquenta leguas
fazia el oriente, e que vió este testigo como los marineros que con el
dicho almyrante yvan pasaron con él las razones en la dicha pregunta
contenidas, por que los navios estavan muy malos y traya en ellos cada
tres bonbas e venyan muy perdidos e por esto el dicho almyrante se
bolvió a esta ysla.

A la setima pregunta dixo que ha oydo dezir lo en la dicha pregunta
contenydo. Preguntado a quién lo oyó dezir, dixo que a muchos honbres
de la mar, especialmente a un Diego Gomez e a Francisco Bermudes,
maestre, e a otros que no se acuerda de sus nonbres.

A la nona pregunta dixo que cree lo en la dicha pregunta contenydo.
Preguntado cómo lo cree, dixo que por que si el dicho almyrante no
descubriera a Paria nynguno pasara a descobrir mas adelante, e por que
cree que fueron con los que despues an descubierto personas que fueron
a descobrir con el dicho almyrante. Preguntado qué personas fueron con
los que despues an ydo a descobrir del dicho almyrante e avian ydo con
él, dixo que un Juan de la Cosa e Francisco Nyño e Pero Nyño e otros
que no se acuerda de sus nonbres.

A la dezima pregunta dixo, que dize lo que dicho tiene en la pregunta
antes desta e que desta pregunta no sabe mas.

A la undécima pregunta dixo, que dize lo que dicho tiene e que dello
es pública boz e fama, etc. Fuele encargado el secreto e firmolo de su
nonbre.—Ramiro Ramires.—Juan Ortiz, liçençiatus.—Pedro de Ledesma.—Juan
de Villegas.

[Nota al margen: Hernando Pacheco, XVIII testigo.]

El dicho Hernando Pacheco, vecino de la villa del Bonao, testigo
presentado por parte del dicho señor almyrante, aviendo fecho juramento
fué preguntado por las preguntas generales e por las preguntas del
ynterrogatorio por su parte presentado en que fué presentado por
testigo e por cada una dellas dixo e depuso lo siguiente:

A la primera pregunta dixo, que conosce al dicho almyrante don Diego
Colon de veynte años a esta parte poco mas o menos por vista e por
conversacion que con él ha tenydo, e que al fiscal del Rey que no lo
conosce.

Preguntado por las preguntas generales dixo este dicho testigo, ques de
hedad de treynta e dos o treynta e tres años. Preguntado si es pariente
en grado de consanguynydad o de afynydad criado o famyliar de alguna de
las partes, dixo que no. Preguntado sy tiene enemystad con alguna de
las dichas partes, dixo que no, etc.

A la segunda pregunta dixo que sabe la provincia nonbrada Paria por
que a estado en ella: que puede aver quinze años poco mas o menos quel
almyrante don Cristoval Colon la descubryó e este testigo yva con
el dicho almyrante e que las otras provincias en la dicha pregunta
contenydas que no las sabe pero que las ha oydo dezir.

A la tercera pregunta dixo que despues aca que la dicha provyncia de
Paria fué descubierta ha oydo dezir a muchos pilotos e marineros, que
no se acuerda de sus nonbres, que todas las provyncias en la dicha
pregunta contenydas son en una misma tierra e questo es público.

A la quarta pregunta dixo que sabe lo en la dicha pregunta contenydo
segund e de la manera que en ella se contiene. Fué preguntado cómo lo
sabe; dixo que por que puede aver los dichos quinze años que venya
este testigo con el dicho almyrante don Cristoval Colon que venia
a descobrir e descubrió la dicha provincia de Paria e quando la
descubrió mandó que de la gente que venyan en los navios saltasen en
tierra, e este testigo fué uno dellos e tomó la posesion de la dicha
provyncia de Parya por el Rey e la Reyna nuestros señores, e pusieron
una gran cruz hincada en tierra, e como llegó la barca a tierra, este
testigo vido como los yndios de la dicha provyncia se maravillavan e
llegaron a la barca e la olian e asy mysmo llegavan a los honbres e los
myravan e olian e tomavan fasta los cabos de las agujetas e estavan
maravillados de verlos, e que si el dicho almyrante no fuera el primero
que avia descubierto aquella tierra, que los yndios no se maravillaran
de verlos e quel almyrante al tienpo que vino a descobrir traxo consigo
muchos marineros e personas sabias e no avia nynguno que supiese ny
oyese dezir que se avia descubierto aquella tierra, e que vinyendo a
descobrir vido este testigo como estando cerca de Paria, el almyrante
demandó a los pilotos el punto del viaje que llevava e unos dezian
questavan en la mar Despaña e otros en la mar Descocia e que todos los
marineros venian desesperados e dezian quel diablo los avya traydo con
el almyrante, e que venyan perdidos e por esto sabe lo en la dicha
pregunta contenydo.

A la setena pregunta dixo que dende que se an descubierto las
provyncias en la dicha pregunta contenydas ha oydo dezir lo en ella
contenido segund en ella se contiene e que asi mysmo este testigo vido
en Paria gatos, e asy mysmo vido patadas grandes como de una yegua,
e que asy mysmo este testigo vido patadas en el suelo como de cabras
o puercos e sacó de la tierra con un puñal de aquellas patadas e las
llevó a mostrar al almyrante el qual holgó por saber lo que avia en la
tierra, e que a otras personas que an ydo a las otras provyncias, de
cuyos nonbres no se acuerda, a oydo dezir como avya de los anymales que
ay en Paria e que al almyrante oyó dezir que aquella era tierra firme.

A la novena pregunta dixo, que sabe lo en la dicha pregunta contenido
segun en ella se contiene. Preguntado cómo lo sabe, dixo por que
claro esta que antes quel almyrante descubriese la dicha provyncia
de Paria en estas partes nadie avia osado venyr a ellas, e que aun
despues de descubierta no osavan venyr uno ny dos navios solos por
temor que aun no sabian esta tierra, e que vido este testigo que al
tienpo quel almyrante descubrió la provyncia de Paria, los pilotos e
marineros escrevyan en pergamynos la manera de la tierra e el viaje por
donde pudiesen venyr a ella e los vientos por donde avian de venir, e
que publico es que los que despues an venido a descubrir fue por la
yndustria del dicho almyrante, e que por las cartas que estonces se
hizieron an venydo e seguido todos los que despues an descubierto.

A la decima pregunta dixo, que sabe lo en la dicha pregunta contenido
segund en ella se contiene. Preguntado cómo lo sabe, dixo que por que
vido que en la ysla de la Madera el almyrante tomó por marinero a Pedro
de Ledesma, e despues vido que bolvió a descobrir, e asy mysmo sabe
que otros marineros que fueron con el dicho almyrante vinyeron despues
a descobrir, por que este testigo los conosce de rostro e los vido e
les preguntava donde venyan e le dezian que de descubrir, pero que no
se acuerda de los nonbres dellos por que este testigo no tenia mucha
conversacion con los marineros para acordarse de todos los nonbres
dellos, e que todos los mas que an venydo a descubrir vienen a esta
ysla.

A las honze preguntas dixo, que dize lo que dicho tiene e es verdad
e publica boz e fama, etc., e firmolo de su nonbre. Fuele encargado
que no diga lo que tiene dicho fasta que sea fecha publicacion
desta provança.—Fernando Pacheco.—Joan Ortiz, liçençiatus.—Pedro de
Ledesma.—Juan de Villegas.

[Nota al margen: Pedro de Arroyal, XIX testigo.]

El dicho Pedro de Arroyal, vezino de la villa de la Concepcion,
testigo presentado por parte del dicho señor almyrante, aviendo fecho
juramento, fue preguntado por las preguntas generales e por las
preguntas del ynterrogatoryo por su parte presentado e por cada una
dellas secreta e apartadamente, dixo e depuso lo syguiente:

A la primera pregunta dixo, que conosce al almyrante don Diego Colon
de diez e nueve años a esta parte poco mas o menos tienpo, por
conversacion que con el a tenydo, e que al fiscal del Rey que no lo
conosce.

Preguntado por las preguntas generales, dixo ques de hedad de quarenta
años poco mas o menos tienpo. Preguntado si es pariente en grado de
consanguynydad o afinydad o criado famyliar del dicho almyrante o de la
otra parte, dixo que no, etc.

A la segunda pregunta dixo, que sabe la provyncia de Paria por que la
ha visto e estado en ella podra aver catorze o quinze años poco mas
o menos, e que las otras las ha oydo dezir, pero que no ha estado en
ellas.

A la tercera pregunta dixo, que cree que las dichas provyncias
contenydas en la dicha pregunta estan todas en una costa e tierra.
Preguntado como lo cree, dixo que lo cree por queste testigo lo oyo
dezir que lo era al almyrante don Cristoval Colon; platicando con
marineros dezia que creya que todo aquello era tierra firme.

A la quarta pregunta dixo, que cree lo contenido en la dicha pregunta.
Preguntado cómo lo cree, dixo que lo cree por que al tienpo queste
testigo fue con el dicho almyrante a aquella tierra vio como los yndios
della se maravillavan de ver las naos e a los cristianos como gente que
nunca avian visto aquello, e unos fuyan dellos e otros se llegavan a
los cristianos.

A la nona pregunta dixo, que cree lo contenydo en la dicha pregunta.
Preguntado cómo lo cree, dixo que por que asi lo ha oydo dezir a
muchas personas lo qontenido en la dicha pregunta.

A la decima pregunta dixo, que oyo dezir lo contenydo en la dicha
pregunta. Preguntado a quién lo oyo dezir, dixo que oyo dezir a muchos
marineros que no se acuerda de sus nonbres; que Pero Alonso Nyño avia
ydo a Paria con Cristoval Guerra e con Hojeda e Juan de la Cosa, los
quales avian venydo con el almyrante don Cristoval Colon el primero
viaje, e que este testigo vio como el dicho almyrante mostrando al
dicho Juan de la Cosa las cartas del marear que fazia, e Juan de la
Cosa las dibuxaba, e que de alli el dicho Juan de la Cosa tomó noticia
para venir en aquellas partes, e que seyendo este testigo camarero del
dicho almyrante don Cristoval, riñó con él por que avia dexado al dicho
Juan de la Cosa ciertos dias una carta de marear que era la principal
quel almyrante tenya que llamavan mapamundi.

A la undecima pregunta dixo, que dize lo que dicho tiene, e que esta
es la verdad, etc., e firmolo de su nonbre. Fuele encargado el secreto
de su dicho.—Pedro de Arroyal—Joan Ortiz, liçençiatus.—Pedro de
Ledesma.—Juan de Villegas.

[Nota al margen: Francisco de Terreros, XX testigo.]

El dicho Francisco de Terreros, vezino de la villa de la Concebcion,
testigo presentado por parte del dicho señor almyrante, aviendo
fecho juramento fue preguntado por las preguntas generales e por las
preguntas del ynterrogatorio en que fue presentado por testigo e por
cada una dellas secreta e apartadamente dixo e depuso lo siguiente:

Á la primera pregunta dixo, que conosce al dicho almyrante don Diego
Colon de catorze o quinze años a esta parte poco mas o menos por
conversacion que con el ha tenydo seyendo este testigo criado de su
padre, e que al fiscal del Rey no lo conosce.

Preguntado por las preguntas generales, dixo este testigo ques de hedad
de treynta años poco mas o menos tiempo. Preguntado si es pariente,
criado o famyliar de alguna de las dichas partes, dixo que no.
Preguntado si tiene enemistad con alguna de las dichas partes dixo que
no, etc.

A la segunda pregunta dixo que sabe la provincia de Paria por que la ha
visto e estado en ella al tiempo quel almyrante don Cristoval Colon la
descubrió e que las otras provyncias en la dicha pregunta qontenidas
que no las sabe.

A la tercera pregunta dixo, que no la sabe, pero que oyo dezir que
Paria era tierra firme. Preguntado a quién lo oyo dezir, dixo que al
dicho almyrante don Cristoval Colon e a otros que no se acuerda de sus
nonbres.

A la quarta pregunta dixo, que la sabe como en ella se contiene.
Preguntado cómo la sabe, dixo que la sabe por que al tienpo que la
dicha provyncia de Paria descubrió el dicho almyrante, veya este
testigo como los yndios que en la dicha provyncia avya se maravillavan
de ver los cristianos como gente que nunca los avyan vysto e les olian
la ropa e dezian por señas si venyan del cielo e hazian otras cosas
semejantes, por donde parescia quel dicho almyrante era el primero
cristiano que aquella tierra descubrió.

A la otava pregunta dixo, que la sabe por que ha visto este testigo los
previllejos e los a leydo, a los quales dixo que se refería.

A la nona pregunta dixo, que cree lo qontenydo en la dicha pregunta.
Preguntado cómo lo cree, dixo que lo cree porque como dicho tiene el
dicho almyrante fue el primero que descubrió la provyncia de Parya e sy
no la descubriera él no cree que pasara nadie a la descubrir la dicha
tierra.

A la undecima pregunta dixo, que de lo que dicho tiene a seydo
e es publica boz e fama, etc., e firmolo de su nonbre. Fuele
encargado el secreto de su dicho.—Francisco de Terreros.—Juan Ortiz,
liçençiatus.—Pedro de Ledesma.—Juan de Villegas, etc.

[Nota al margen: Pedro Mateos, XXI testigo.]

El dicho Pero Mateos, vecino de la villa de Higuey, testigo presentado
por parte del dicho señor almyrante aviendo fecho juramento fue
preguntado por las preguntas generales e por las preguntas del
ynterrogatorio por su parte presentado, o por cada una dellas secreta e
apartadamente dixo e depuso lo siguiente:

A la primera pregunta dixo, que conosce al dicho almyrante don Diego
Colon de treze años a esta parte poco mas o menos tiempo, e que al
fiscal del Rey que no lo conosce.

Preguntado por las preguntas generales, preguntado de qué edad es, dixo
que de treynta e cinco años poco mas o menos. Preguntado si es pariente
en grado de consanguinydad o de afinydad, criado o famyliar de alguna
de las dichas partes dixo que no. Preguntado si tiene enemystad con
alguna de las dichas partes dixo que no, etc.

A la segunda pregunta, que sabe la provyncia de Veragua por que la ha
visto e estado en ella podrá aver nueve años poco mas o menos, e que
las otras provyncias en la dicha pregunta contenydas que no las sabe.

A la quarta pregunta dixo que oyó dezir lo contenydo en la dicha
pregunta. Preguntado a quien lo oyó dezir dixo que a Farfan e Terrero e
a Requena, e a otras personas.

A la quinta pregunta dixo que la sabe como en ella se contiene.
Preguntado cómo la sabe, dixo que la sabe por que vió lo en la dicha
pregunta contenydo al tienpo quel dicho almyrante descubrió la dicha
provyncia de Veragua que yva este testigo con él por marinero, e este
testigo escrivyó en un libro que tenya todas las sierras e rios que vyo
en la dicha provyncia e asi lo hazian todos los mas que alli yvan e el
dicho almyrante gelo tomó despues.

A la sesta pregunta dixo que la sabe como en ella se contiene.
Preguntado cómo la sabe, dixo que por que lo vió e se hallo presente a
lo en la dicha pregunta qontenido.

A la setima pregunta dixo, que ha oydo dezir lo en la dicha pregunta
contenido. Preguntado a quién lo oyó dezir, dixo que a las personas
qontenidas en la quinta pregunta.

A la otava pregunta dixo, que la sabe. Preguntado cómo la sabe dixo
que por que lo a oydo dezir, e por que a visto pregonar cartas en las
quales se pregona el dytado del almyrante, e en quanto a esto que se
refiere a los previllejos del almyrante.

A la nona pregunta dixo, que ha oydo dezir lo contenydo en la dicha
pregunta. Preguntado a quién lo oyo dezir, dixo que en la villa de
Palos a personas que no se acuerda de sus nonbres.

A la decima pregunta dixo, que la sabe. Preguntado cómo la sabe, dixo
que la sabe por que vió que Pedro de Ledesma, piloto, fue con el dicho
almyrante a Veragua por piloto e maestre, e despues bió que volvyo con
Vicentiañes a descubrir.

A la undecima pregunta dixo, que dize lo que dicho tiene, e que dello
es publica boz e fama, etc., e no firmó por que no sabya escrevyr.
Fuele encargado el secreto de su dicho.—Juan Ortiz, liçençiatus.—Pedro
de Ledesma.—Juan de Villegas.

[Nota al margen: Esteban Mateos, XXII testigo.]

El dicho Estevan Mateos, fijo de Pero Mateos, testigo presentado por
parte del dicho almyrante, aviendo fecho juramento fue preguntado por
las preguntas generales e por las preguntas del ynterrogatorio por su
parte presentado, e por cada una dellas secreta e apartadamente dixo e
depuso lo siguiente:

A la primera pregunta dixo, que conosce al dicho señor almyrante de
honze o doze años, poco mas o menos tienpo, por lo aver visto e hablado
con él, e al fiscal del Rey no lo conosce.

Preguntado por las preguntas generales dixo, ques de hedad de veynte
e tres o veynte e quatro años, poco mas o menos. Preguntado si es
pariente en grado de consanguynydad o de afinydad, o criado o famyliar
de alguna de las dichas partes, dixo que no. Preguntado si tiene
enemystad con alguna de las partes, dixo que no, etc.

A la segunda pregunta dixo, que sabe la provyncia de Veragua por que la
vio e estovo en ella al tienpo quel almyrante don Cristoval Colon la
descubrió, e que las otras provyncias contenydas en la dicha pregunta
que no las sabe.

A la tercera pregunta dixo, que a oydo dezir a Farfan e Terreros que
avian estado en las dichas provyncias, e que todas estavan en una costa
e toda era una tierra.

A la quarta pregunta dixo, que no sabe cosa alguna de la provyncia de
Paria por que no ha estado en ella.

A la quinta pregunta dixo, que la sabe como en ella se contiene por
que fue este testigo con el dicho almyrante al tienpo que descubrió
la dicha provyncia, e vio los puertos e costas en la dicha pregunta
contenydos.

A la sesta pregunta dixo, que la sabe como en ella se contiene por que
vio lo en la dicha pregunta contenido yendo con el dicho almyrante.

A la setima pregunta dixo, que ha oydo dezir lo en la dicha pregunta
contenido a muchos marineros que no se acuerda de sus nonbres.

A la otava pregunta dixo, que ha oydo este testigo en los pregones que
se dan en Hayti como el almyrante se llama visorrey e governador, e que
desta pregunta no sabe mas.

A la nona pregunta dixo, quel dicho almyrante fue el primero que
descubrio a Veragua, por que este testigo fue con él quando la
descubrió e lo vió, e lo otro contenido en la dicha pregunta que lo oyó
dezir a personas que no se acuerda de sus nonbres.

A la undecima pregunta dixo, que dize lo que dicho tiene.—Estevan
Mateos.—Juan Ortiz, liçençiatus.—Pedro de Ledesma.—Juan de Villegas.

[Nota al margen: Juan Farfan XXIII testigo.]

El dicho Juan Farfan, vecino de la villa de Hyguey, testigo presentado
por parte del dicho señor almyrante, aviendo fecho juramento fue
preguntado por las preguntas generales e por las preguntas del
ynterrogatorio por su parte presentado, e por cada una dellas secreta e
apartadamente dixo e depuso lo siguiente:

A la primera pregunta dixo, que conosce al dicho señor almyrante desde
que vino a ser governador e visorrey en estas partes, por vista e por
le aver fablado muchas veces, e que al fiscal del Rey no lo conosce.

Preguntado por las preguntas generales dixo, ques de hedad de treynta
e tres o treynta e cinco años, poco mas o menos, preguntado si es
pariente en grado de consanguynydad o de afinydad, o criado o familiar
de alguna de las dichas partes, dixo que no, etc.

A la segunda pregunta dixo, que sabe la provyncia de Paria por que
la vió e estovo en ella este testigo al tienpo quel almyrante don
Cristoval Colon la descubrió, e que las otras provyncias contenidas en
la dicha pregunta que no las conosce.

A la tercera pregunta dixo, que oyo dezir que las provyncias contenydas
en la pregunta antes desta estavan en una costa e tierra todas.
Preguntado a quién lo oyó dezir, dixo que al dicho almyrante
don Cristoval Colon.

A la quarta pregunta dixo que cree lo contenydo en la dicha pregunta,
preguntado cómo lo cree, dixo que lo cree por que al tienpo quel dicho
almyrante don Cristoval Colon descubrió la dicha provyncia, este
testigo vio como los yndios que en ella estavan se maravillavan de ver
los cristianos, como gente que nunca tal cosa avian visto, e por señas
preguntavan si venyan del cielo, e de ber un cabo de agujeta e otras
cosas semejantes se maravillavan e davan por ello lo que les pedian, e
queste testigo quebró un plato de Málaga, e le davan por cada pedaçito
papagayos e perlas e otras cosas, e que por esto este testigo cree e
tiene por cierto quel dicho almyrante fue el primero que descubrio la
dicha provyncia.

A la undecima pregunta dixo, que de lo que dicho tiene es publica boz e
fama, e no firmo por que dixo que no sabe escrevir. Fuele encargado el
secreto de su dicho.—Juan Ortiz, liçençiatus.—Pedro de Ledesma.—Juan de
Villegas.

[Nota al margen: Francisco Marquez, XXIV testigo.]

El dicho Francisco Marquez, vecino de la villa de Palos, testigo
presentado por parte del dicho señor almyrante, seyendo presente el
promotor fiscal, a viendo fecho juramento, fue preguntado por las
preguntas generales, etc.

A la primera pregunta dixo, que conosce al almyrante don Diego Colon, e
que al promotor fiscal no lo conosce. Preguntado cómo e de qué tienpo
aca lo conosce, dixo que de diez o honze años a esta parte poco mas o
menos tienpo, por vysta e por le haver fablado algunas veces.

Preguntado por las preguntas generales, dixo ques de hedad de veynte e
syete años poco mas o menos tienpo.

A la segunda pregunta dixo, que sabe la provyncia de Veragua por
questovo en ella podrá aver honze o doze años poco mas o menos, al
tienpo quel almyrante don Cristoval Colon fue a la descobrir, e que las
otras provincias las ha oydo dezir.

A la tercera pregunta dixo, que ha oydo dezir lo contenydo en la
pregunta e que lo cree que las dichas provyncias estan en una costa por
que lo ha visto figurado en cartas de marear. Preguntado a quién lo
oyó, dixo que a marineros que no se acuerda de sus nonbres.

A la quinta pregunta dixo, que sabe la dicha pregunta. Preguntado cómo
la sabe, dixo que la sabe por queste testigo fue con el dicho almyrante
al tienpo que descubrió las dichas tyerras contenydas en la dicha
pregunta.

A la sesta pregunta dixo, que sabe lo en la dicha pregunta contenydo,
preguntado cómo lo sabe, dixo que como dicho tiene se fallo presente a
todo lo contenido en la dicha pregunta e lo vio como dicho ha e que al
parescer deste testigo e segund lo que se fablava entre los que con el
dicho almyrante yvan, pasarian de Veragua las dozientas leguas que dize
en la dicha pregunta.

A la setima pregunta dixo, que cree lo en la dicha pregunta contenydo.
Preguntado cómo lo cree, dixo que por que lo ha visto por cartas de
marear, en las quales estan señaladas las dichas provyncias como se
qontienen en la dicha pregunta.

A la undecima pregunta dixo, que dize lo que dicho tiene e que dello
es publica boz e fama, etc., e no firmó por que dixo que no sabe
escrevir.—Juan Ortiz, liçençiatus.—Pedro de Ledesma.—Juan de Villegas.

[Nota al margen: Alonso de Triana, XXV testigo.]

El dicho Alonso de Triana, maestre, vezino de la dicha villa de Santo
Domyngo, testigo presentado por parte del dicho señor almyrante,
aviendo fecho juramento seyendo preguntado por las preguntas generales
e por las preguntas del dicho ynterrogatorio, dixo lo syguiente.

A la primera pregunta dixo que conosce al dicho señor almyrante, e que
no conosce al fiscal del Rey nuestro señor. Preguntado cómo e de qué
manera conosce al dicho señor almyrante, dixo que de veynte años a esta
parte por vista e fabla e conversacion.

Preguntado por las preguntas generales, dixo ques de hedad de treynta e
cinco años poco mas o menos, e que no es pariente ny criado de nynguna
de las partes, etc.

A la segunda pregunta dixo, que sabe las provyncias en la dicha
pregunta contenydas. Preguntado cómo sabe las dichas provyncias, dixo
que por que este testigo a estado en la provyncia de Paria e la ha
visto, e las otras provincias las a oydo dezir a otras muchas personas
de cuyos nonbres no se acuerda, e sabe a la parte donde caen, por que
demas de ser maestre, a diez años ques piloto, e sabe e a visto la
carta de marear muchas vezes.

A la quarta pregunta dixo, que la sabe como en ella se contiene.
Preguntado cómo la sabe, dixo que la sabe por que al tienpo quel dicho
almyrante descubrió la dicha provyncia de Paria, este testigo vino con
él a descubrir e vido como descubrió la dicha provyncia, e que no avia
memoria que la oviesen descubierto antes quel.

A la quinta pregunta dixo, que oyo dezir lo en la dicha pregunta
contenido. Preguntado a quién lo oyo dezir, dixo que a Juan Quintero,
piloto, e a un Juan Sanches, que fueron con el dicho almyrante al
tienpo que descubrio la dicha tierra en la dicha pregunta contenida.

A la setima pregunta dixo este testigo que la sabe como en ella se
contiene. Preguntado cómo la sabe, dixo que la sabe por los que an
ydo alla e por que asi esta señalado en la dicha carta de marear.
Preguntado a quién oyo dezir lo susodicho, dixo que a un Bartolomé
Roldan e a Martin de la Castellana, e Anton Garcia e a Morales, pilotos
que an ydo a la dicha tierra firme e a otros que no se acuerda de sus
nonbres.

A la novena pregunta dixo, que la sabe como en ella se contiene.
Preguntado cómo la sabe, dixo que por ques publico e notorio quel
almyrante, que aya santa gloria, fue el primero que vino á descobrir
la dicha tierra e despues del fueron otros muchos por donde él avya
ydo. Preguntado quién fueron los que despues vinyeron, dixo que Alonso
Perez Nyño, que fue por piloto del dicho almyrante e Bartolome Roldan,
e otros muchos pilotos.

A la undecima pregunta dixo, que dize lo que dicho tiene, etc., e
señalolo de una señal que suele hazer, por que dixo que no sabe
escrevir.—Juan Ortiz, liçençiatus.—Pedro de Ledesma.—Juan de Villegas.

[Nota al margen: Bartolomé Roldan XXVI testigo.]

El dicho Bartolome Roldan, piloto, vezino de la villa de Palos, estante
en esta dicha villa, testigo presentado por parte del dicho señor
almyrante, a viendo jurado e seyendo preguntado por las preguntas del
ynterrogatorio e por las generales secreta e apartadamente, dixo lo
siguiente:

A la primera pregunta dixo, que conosce al almyrante de dos años a esta
parte poco mas o menos, por vysta e por le aver fablado algunas veces,
e que al fiscal del Rey no lo conosce.

Preguntado por las preguntas generales dixo, ques de hedad de cinquenta
e cinco años poco mas o menos, etc.

A la segunda pregunta dixo, que sabe la provincia de Paria, e que las
otras provyncias contenydas en la pregunta que no las sabe. Preguntado
cómo sabe la dicha provyncia, dixo que la sabe por queste testigo al
tienpo que se descubrió fue con el almyrante don Cristoval Colon por
piloto de una caravela, la primera vez que se descubrió, que podrá aver
quinze años poco mas o menos.

A la tercera pregunta dixo, que sabe lo en la dicha pregunta contenydo.
Preguntado cómo lo sabe dixo, que por que como dicho tiene en la
pregunta antes desta e por que a andado en la dicha provincia de Paria
e por que a oydo dezir a muchos marineros que an andado las dichas
provyncias, que son todas en una costa.

A la quarta pregunta dixo, que la sabe como en ella se contiene:
preguntado cómo la sabe dixo, que por que quando alli fue este testigo
con el almyrante é descubrio la dicha provyncia como dicho tiene,
veya este testigo como los yndios e gente de aquella provyncia se
maravillavan de ver la gente de los cristianos porque nunca la avian
visto.

A la quinta pregunta dixo que oyolo dezir. Preguntado a qué personas lo
oyo dezir, dixo que a Diego Gomez, maestre de una caravela del Rey, e
a Juan Grande, e á otros muchos vecinos de la villa de Palos, de cuyos
nombres no se acuerda, que fueron con el dicho almyrante el dicho viaje.

A la novena pregunta dixo, queste testigo vino con el almyrante don
Cristobal Colon la primera vez questas yslas se descubrieron, e asi
mismo fue con el dicho almyrante don Cristoval Colon a la provyncia de
Paria quando el dicho almyrante primeramente la descubrió, como dicho
tiene, e que cree este testigo que si el dicho almyrante no descubriera
esta ysla primeramente e la dicha provyncia de Paria, que nynguno de
los que han pasado no oviera ydo allá, e que desta pregunta non sabe
mas.

A la decima pregunta dixo, que despues de aver ydo el dicho almyrante a
la dicha provyncia de Parya, e de aver venydo á estas yslas Pero Alonso
Nyño e Cristobal Nyño, e Bartolome Nyño e Juan Nyño, e otras personas,
fueron con Cristobal Guerra a la dicha provyncia de Paria e andovyeron
por la costa, e questo es lo que save desta pregunta, e preguntado cómo
sabe que los sobre dichos fueron a la dicha provincia de Paria, dixo
que lo sabe por que los vyo enbarcar para yr alla, e lo oyo despues
dezir a los sobre dichos que avyan ydo alla.

A la undecima pregunta dixo, que dise lo que dicho ha, etc., e que no
sabe escrevyr.—Juan Ortiz, liçençiatus.—Pedro de Ledesma.—Diego de
Ocaña.

[Nota al margen: Cristobal Suarez, XXVII testigo.]

El dicho Cristoval Suarez, maestre, vecino de Sevilla, testigo
presentado por parte del dicho almyrante, aviendo jurado e seyendo
preguntado por las preguntas generales e por las preguntas nona e
decima en que fue presentado por testigo secreta e apartadamente, dixo
e depuso lo siguiente:

A la primera pregunta dixo, que conosce al dicho almyrante de diez o
doze años poco mas o menos, por vista e por conversacion, e que al
fiscal del Rey no lo conosce.

Preguntado por las preguntas generales, dixo este testigo ques de hedad
de quarenta años poco mas o menos, etc.

A la novena pregunta dixo este testigo, que la sabe como en ella
se contiene. Preguntado cómo la sabe, dixo que la sabe por que lo
oyo dezir a personas que vinyeron con el dicho almyrante al tiempo
que descubrio estas yslas e la provincia de Paria. Preguntado a qué
personas lo oyo dezir, dixo que a Bartolome Nyño e a Francisco Nyño e a
Cristoval Niño, e a otros muchos de cuyos nonbres no se acuerda.

A la decima pregunta dixo, que lo oyo dezir a las personas de suso
contenydas en la pregunta antes desta.

A la undecima pregunta dixo que dize lo que dicho ha, etc., e dixo que
no sabe escrevir.—Juan Ortiz, liçençiatus.—Pedro de Ledesma.—Diego de
Ocaña.

[Nota al margen: Francisco de Estrada, XXVIII testigo.]

El dicho Francisco Destrada, vecino de Puerto Real, testigo presentado
por parte del dicho señor almyrante, aviendo fecho juramento fue
preguntado por las preguntas generales e por las preguntas del
ynterrogatorio por su parte en esta dicha cabsa presentado, e por cada
una dellas secreta e apartadamente dixo e depuso lo siguiente:

A la primera pregunta dixo, que conosce al almyrante de doze años a
esta parte poco mas o menos tienpo, por le aver visto algunas vezes, e
que al fiscal del Rey que no le conosce.

Preguntado por las preguntas generales, dixo ques de hedad de veynte e
nueve o treynta años poco mas o menos, etc.

A la segunda pregunta dixo, que sabe las provyncias de Paria e Veragua
contenidas en la dicha pregunta, e que las otras provincias que no las
sabe. Preguntado cómo sabe las dichas provincias, dixo que las sabe por
questuvo en ellas, podrá aver treze o catorze años poco mas o menos,
questuvo en la dicha provincia de Paria con Cristoval Guerra, e Veragua
quando el almyrante la descubrio.

A la tercera pregunta dixo, que sabe la dicha pregunta como en ella se
contiene. Preguntado cómo la sabe, dixo que la sabe por que anduvo por
la costa de las dichas provincias e vio que son todas en una costa, por
que se corren leste e sueste.

A la cuarta pregunta dixo, que al tienpo queste testigo fue con
Cristoval Guerra a la provincia de Paria, oyó dezir a los yndios de la
dicha provincia que avya pasado por ally el almyrante don Cristoval
Colon, e que desta pregunta es esto lo que sabe.

A la quinta pregunta dixo, que la sabe cómo en ella se contiene.
Preguntado como la sabe, dixo que por que fue con el dicho almyrante
al tienpo que descubrio las dichas provincias contenidas en la dicha
pregunta, e vio lo en la dicha pregunta contenido e como dya de Corpus
Cristi se tomo posesion por mandado del dicho almyrante por el Rey e
Reyna nuestros señores e pusieron una cruz en tierra firme enfrente de
una ysleta que dizen de Guanasa.

A la sesta pregunta dixo, que sabe lo que en la dicha pregunta
contenido, preguntado cómo lo sabe, dixo que lo sabe por que lo vio
e que a su parescer deste testigo podria aver en lo que descubrio el
dicho almyrante mas adelante de Veragua ciento e ochenta leguas, poco
mas o menos.

A la setima pregunta dixo, que sabe que las dichas provincias estan en
una mesma tierra, por que como dicho tiene lo a visto e andado por ello.

A la novena pregunta dixo, que cree lo en la dicha pregunta contenido,
preguntado cómo e por qué lo cree, dixo que lo cree por que sy el
almyrante no fuera el primero que descubrio estas partes no las oviera
descubierto otro nynguno.

A la undeçima pregunta dixo, que dize lo que dicho tiene, etc.,
e firmolo de su nonbre. Fuele encargado el secreto.—Juan Ortiz,
liçençiatus.—Pedro de Ledesma.—Francisco Destrada.—Juan de Villegas.

[Nota al margen: Antón Quintero, XXIX testigo.]

El dicho Anton Quintero, vecino de Palos, testigo presentado por parte
del dicho señor almyrante en esta dicha cabsa, seyendo presente el
dicho promotor fiscal e aviendo fecho juramento, fue preguntado por las
preguntas generales e por las preguntas del ynterrogatorio por su parte
presentado, e por cada una dellas secreta e apartadamente dixo e depuso
lo siguiente:

A la primera pregunta dixo, que conosce al dicho señor almyrante e que
al fiscal del Rey que no lo conosce.

Preguntado por las preguntas generales dixo que es de hedad de veynte e
tres años poco mas o menos.

A la segunda pregunta dixo, que sabe las provincias de Veragua e Paria
por que las a visto e estado en ellas, e fue con Cristoval Serrano a la
dicha provincia de Paria, e que la otra provincia contenida en la dicha
pregunta que no la sabe.

A la tercera pregunta dixo, que ha oydo dezir lo en la dicha pregunta
contenido, e lo cree por que como dicho ha, a visto a Veragua e Paria,
e dize que la provincia de Urabá está en medio destas. Preguntado
a quién lo oyo dezir, dixo que a personas que no se acuerda de sus
nonbres.

A la quinta pregunta dixo, que la sabe como en ella se contiene.
Preguntado cómo la sabe, dixo que por questuvo en la dicha provincia
con el dicho almirante quando la descubrio.

A la sesta pregunta dixo, que no sabe este testigo lo que el dicho
almyrante descubrió por que no era marinero ni piloto, pero que oyó
dezir a los marineros que alli yvan lo contenydo en la dicha pregunta.

A la novena pregunta dixo, que a oydo dezyr lo contenido en la dicha
pregunta, preguntado a quién lo oyo dezir, dixo que a Juan Quintero,
padre deste testigo e a otros que no se acuerda de sus nonbres.

A la decima pregunta dixo, que sabe que Pedro de Ledesma que fue con el
dicho almyrante al tienpo que descubrió Veragua, fue con Vicentiañes al
tienpo que fue a descubrir. Preguntado cómo lo sabe, dixo que lo sabe
por que lo oyo dezir a personas que no sabe sus nonbres.

A la undecima pregunta dixo, que dice lo que dicho tiene, etc., e
no firmo por que dixo que no sabia escrevir. Fuele encargado el
secreto.—Juan Ortiz Matienço, liçençiatus.—Pedro de Ledesma.—Juan de
Villegas.

[Nota al margen: Rodrigo Vergayo, XXX testigo.]

El dicho Rodrigo Vergayo, vecino de Lares de Guahava, testigo
presentado por parte del dicho almyrante en esta dicha cabsa, aviendo
fecho juramento fue preguntado por las preguntas generales e por las
preguntas del ynterrogatorio por su parte presentado, e por cada una
dellas secreta e apartadamente dixo e depuso lo siguiente:

A la primera pregunta dixo que conosce al dicho almyrante de quinze
años a esta parte poco mas o menos por vista e por le aver fablado
muchas veces, e que al fiscal del Rey no lo conosce.

A la segunda pregunta, preguntado por las preguntas generales, dixo,
ques de hedad de veynte e nueve o treynta años poco mas o menos, etc.

A la segunda pregunta dixo que sabe la provincia de Veragua, e que
las otras provincias contenidas en la dicha pregunta que las a oydo
dezir. Preguntado cómo la sabe la dicha provincia e a quién oyo dezir
las otras provincias, dixo que sabe la dicha provincia por que la vio
e estuvo en ella e las otras las oyo dezir a muchas personas que no se
acuerda de sus nonbres.

A la tercera pregunta dixo que la sabe, preguntado cómo, dixo que por
que la a oydo dezir a muchos marineros, especialmente a un Pedro de
Ledesma e a otros que no se acuerda de sus nonbres, etc.

A la quinta pregunta dixo, que la sabe como en ella se contiene.
Preguntado cómo la sabe, dixo que la sabe por questuvo en la dicha
provincia al tienpo que la descubrio el almirante, e estuvo en las
tierras contenidas en la dicha pregunta.

A la sesta pregunta dixo, que la sabe. Preguntado como la sabe, dixo
que la sabe por que se fallo presente a lo en la dicha pregunta
contenido, e que a su parescer deste testigo el dicho almyrante
descubrió adelante de Veragua ciento e noventa leguas, poco mas o menos.

A la novena pregunta dixo, que cree este testigo que sy el almyrante no
hiziera comienço e camino en descobrir lo que descubrió destas partes
no lo oviera descubierto otra persona e que desta pregunta no sabe mas.

A la undecima pregunta dixo que dize lo que dicho tiene, etc., e
firmolo de su nonbre. Fuele encargado el secreto de su dicho.—Rodrigo
de Vergayo.—Juan Ortiz, liçençiatus.—Pedro de Ledesma.—Juan de Villegas.

[Nota al margen: Alonso de Almagro, XXXI testigo.]

El dicho Alonso de Almagro, estante en la villa de Santo Domingo,
vecino de la villa de Almagro, testigo suso dicho presentado por parte
del dicho almyrante e jurado, etc.

A la primera pregunta dixo, que conosce al almyrante don Diego Colon
de once años á esta parte poco mas o menos tienpo.

Preguntado por las preguntas generales dixo, ques de hedad de treynta e
syete años poco mas o menos, e que no es criado del almyrante, pero que
lo fue del almyrante don Cristoval Colon su padre.

A la segunda pregunta dixo, que sabe la provincia de Veragua por que a
estado en ella e fue con el almyrante quando la descubrio, e que las
otras provincias en la dicha pregunta contenidas que no las sabe.

A la tercera pregunta dixo, que a oydo dezir lo en la dicha pregunta
contenido a Francisco Gomes, maestre, que fue con Hojeda quando fue a
Urabá.

A la quinta pregunta dixo que la sabe como en ella se contiene.
Preguntado cómo la sabe, dixo que por que pudo aver diez o once años
poco mas o menos tienpo queste testigo fue con el almyrante don
Cristobal Colon quando descubrio la provincia e tierra, lo en la dicha
pregunta contenidas, e vido todo lo en la dicha pregunta contenido.

A la sesta pregunta dixo, que la sabe como en ella se contiene,
preguntado cómo la sabe, dixo que por queste testigo estava presente al
tienpo que acaescio lo en la dicha pregunta contenido, e lo vido, e que
vido asy mysmo como avia diferencias entre los marineros porque unos
dezian quel almyrante pasava para Castilla e que no avya de tocar en la
Española e que avya de yr por la ysla de San Juan e otras cosas que
los marineros dezian a cabsa que los navios no venyan buenos e que a su
parescer deste testigo, el dicho almyrante paso las dichas doszientas
leguas adelante de Veragua como la dicha pregunta se contiene.

A la setima pregunta dixo, que a oydo dezir lo en la dicha pregunta
contenido a Francisco Gomes e a Diego Rosal, e a otros marineros de
cuyos nonbres no se acuerda.

A la novena pregunta dixo, que cree lo en la dicha pregunta contenido
segund en ella se contiene. Preguntado que por qué lo cree, dixo que
por que asy es publico que por la yndustria del dicho almyrante se a
descubierto la tierra que se contiene en la dicha pregunta porque él
fue el primero que lo descubrio.

A la decima pregunta dixo, que sabe que un vecino de Palos, que no se
acuerda al presente de su nombre, fue por marynero del almyrante, e
despues fue con Cristoval Guerra á las perlas, e que esto oyo dezir
publicamente e de otras personas que al presente no se acuerda.

A las onze preguntas dixo, que lo que dicho tiene es publica boz
e fama, e por que dixo que no sabia escrevir no lo firmó de su
nonbre. Fuele encargado que no diga lo que dicho tiene fasta que sea
fecha publicacion desta provança.—Juan Ortiz, liçençiatus.—Pedro de
Ledesma.—Juan de Villegas.

[Nota al margen: Alonso Martín, XXXII testigo.]

Alonso Martyn, marinero, vecino de la villa de Palos, testigo recibido
en la dicha razon, juró segund derecho, e por el juramento que hizo
dixo seyendo preguntado por la primera pregunta, que conosce al dicho
almyrante don Cristoval Colon avra veynte años e que no conosce al
fiscal de sus Altezas.

Preguntado por las preguntas generales, dixo ques de hedad de treynta e
dos años poco mas o menos.

A la segunda pregunta dixo que sabe la provincia de Veragua. Preguntado
cómo la sabe, dixo que por que fue a ella con el almyrante don
Cristoval Colon, e que de las otras provincias tiene noticia por oydas.

A la tercera pregunta dixo, que sabe que las dichas provyncias todas
son oy una mysma costa de mar. Preguntado cómo lo sabe, dixo que por
ques publico e notorio entre gente de la mar e por que se lo a dicho la
gente de la mar desta tierra deste testigo que fue a ellas.

A la cuarta pregunta dixo, que oyo dezir lo contenydo en la dicha
pregunta a algunas personas que fueron con el dicho almyrante, que eran
Alonso Martyn de la Gorda, Cristoval Quintero, e otros muchos de cuyos
nonbres no se acuerda, e que a mas de nueve años que lo oyo dezir.

A la quinta pregunta dixo, que sabe lo contenydo en la dicha pregunta
por que quando el dicho almyrante descubrio lo contenydo en la dicha
pregunta este testigo yva con el dicho almyrante e lo vido.

A la sesta pregunta dixo, que la sabe como en ella se contiene por
queste testigo se fallo presente al tienpo que paso lo contenido en la
dicha pregunta.

A la setima pregunta dixo que la sabe como en ella se contiene por ques
notorio entre la gente de la mar por que an andado lo contenido en la
dicha pregunta. Preguntado a qué personas lo a oydo, dixo que a muchas,
especialmente Alonso Medel e a Juan Garcia, e a Francisco Garcia e a
Juan Barrero, marineros, e a otros muchos.

A la decima pregunta dixo, que la sabe como en ella se contiene.
Preguntado cómo la sabe, dixo que por que vido que al tienpo que fue
Cristoval Guerra a descubrir a aquellas partes, yvan con él Alonso
Garcia, piloto, e Juan Barrero, piloto, los quales avian ydo con el
dicho almyrante a Parya, los quales este testigo vido venir de Paria
con el almyrante al tienpo que la descubrió e despues lo vido bolver
con el dicho Cristoval Guerra.

A la undecima pregunta dixo que dize lo que dicho ha, e dixo que no
sabia firmar.—Juan Ortiz, liçençiatus.—Pedro de Ledesma.—Diego de Ocaña.

[Nota al margen: Pedro de las Infantas, XXXIII, testigo.]

El dicho Pedro de las Infantas, vezino de la villa de Xaragua, testigo
presentado por parte del dicho almyrante en esta dicha cabsa, aviendo
fecho juramento fue preguntado por las preguntas generales e por las
preguntas del dicho ynterrogatorio en que fue presentado por testigo, e
por cada una dellas secreta e apartadamente dixo e depuso lo siguiente.

A la primera pregunta dixo que no conosce a ninguna de las partes pero
que ha oydo dezir al dicho almyrante.

Preguntado por las preguntas generales, dixo este testigo ques de hedad
de quarenta años poco mas o menos.

A la segunda pregunta dixo, que sabe la provincia de Paria por que la
a visto e estovo en ella este testigo al tienpo quel almyrante don
Cristoval Colon la descubrió la primera vez, e que las otras provincias
contenidas en la dicha pregunta no las sabe, pero que las ha oydo
dezir, e que quando la descubrieron, este testigo con otros por mandado
del dicho almyrante saltaron en tierra e tomaron la posesion de la
dicha provyncia de Paria por sus Altezas.

A la tercera pregunta dixo, que lo a oydo dezir; preguntado a quién lo
oyo dezir e quándo, dixo que de diez o doze años aca e lo oyo dezir a
Morales, piloto, e a otros muchos que no se acuerda de sus nonbres.

A la quarta pregunta dixo que la sabe como en ella se contiene,
preguntado cómo la sabe, dixo que por que como dicho ha, este testigo
fue con el dicho almyrante la primera vez quando descubrio la dicha
provyncia, e que sabe ques la primera provyncia por que asy es publico
e notorio a todos e que junto cabe ella esta la ysla de la Trenydad e
de alli comyença la tierra firme.

A la decima pregunta dixo que no la sabe.

Pero que oyo dezir que Vicentyanes e Juan de la Cosa avian venido a
descubrir la primera vez con el almyrante e despues avian ydo ellos a
descubrir.

A la undecima pregunta dixo que dize lo que dicho tiene, e firmolo de
su nonbre.—Pedro de las Infantas.—Juan Ortiz, liçençiatus.—Pedro de
Ledesma.—Juan de Villegas.

[Nota al margen: Diego Delgado, XXXIV testigo.]

El dicho Diego Delgado, testigo presentado por parte del dicho señor
almyrante, aviendo fecho juramento e seyendo preguntado por las
preguntas del ynterrogatorio por su parte presentado e por cada una
dellas secreta e apartadamente, dixo e depuso lo siguiente.

A la primera pregunta dixo, que conosce al dicho almyrante e al fiscal
del Rey que no lo conosce. Preguntado qué tienpo ha que conosce al
dicho almyrante, dixo que puede aver doze años poco mas o menos tienpo.

Preguntado por las preguntas generales, dixo ques de hedad de treynta e
cinco o quarenta años, e que no es pariente ny criado de nynguna de las
partes.

A la segunda pregunta dixo, que tiene noticia de las provyncias de
Paria e Veragua, por que las ha andado e estado en ellas; en la de
Veragua con el almyrante don Cristoval Colon, e en Paria con Bastidas
el año pasado de quinientos e doze, e que las otras provyncias no las
sabe, pero que las ha oydo dezir a pilotos que han estado en ellas.

A la tercera pregunta dixo que sabe lo contenydo en la dicha pregunta.
Preguntado cómo lo sabe, dixo que lo sabe asi por lo que este testigo a
andado por las dichas provyncias como piloto ques, como por que lo ha
oydo dezir a otros pilotos que lo an andado. Preguntado a quién lo oyo
dezir, dixo que a Juan de la Cosa e a Bartolome Roldan, pilotos, e a
otras personas que no se acuerda de sus nonbres.

A la quarta pregunta dixo que la sabe. Preguntado cómo la sabe, dixo
que la sabe por que la oyo dezir al tienpo quel dicho almyrante fue a
descubrir, a muchos pilotos de Palos, especialmente a uno que llamavan
Quintero, piloto o maestre, e a otros muchos que avyan ydo con el dicho
almyrante, que no avia descubierto la dicha provyncia otra nynguna
persona antes quel dicho almyrante, porque antes nunca este testigo oyo
dezir que oviese memoria de la dicha provyncia.

A la quinta pregunta dixo que la sabe. Preguntado cómo la sabe, dixo
que por que fue con el dicho almirante don Cristobal Colon el dicho
viaje e vio este testigo lo en la dicha pregunta contenido.

A la sesta pregunta dixo que la sabe como en ella se contiene.
Preguntado como la sabe, dixo que la sabe por que cómo dicho tiene
este dicho testigo fue con el dicho almyrante al dicho viaje e vio lo
contenido en la dicha pregunta.

A la setima pregunta dixo que la sabe. Preguntado cómo la sabe, dixo
que la sabe por que como dicho tiene este testigo ha estado en Paria e
en Veragua, e las otras provyncias quedan en medio segund lo que este
testigo ha oydo dezir a los que an ydo a ellas.

A a novena pregunta dixo, que cree este testigo que por aver ydo
el dicho almyrante el primer viaje á estas yslas e provyncias se a
descubierto todo lo que se a descubierto fasta agora en la tierra
firme, e que esto lo cree por quel dicho almyrante fue el primero que
vino a estas partes e a la dicha tierra firme como es notorio, etc.

A la decima pregunta dixo, que cree que fueron con los que an
descubierto en la dicha tierra firme despues del dicho almyrante
algunos de los que avian venido con él al primero viaje a esta ysla
Española, que fueron Hojeda e Juan de la Cosa, e Pero Alonso Nyño e
otros de Palos, donde este testigo es natural, que no se acuerda de sus
nonbres.

A la undecima pregunta dixo, que dize lo que dicho tiene, etc.,
e no firmó por que dixo que no sabia escrevyr.—Juan Ortiz,
liçençiatus.—Pedro de Ledesma.—Diego de Ocaña.

[Nota al margen: Juan de Xerez, XXXV testigo.]

El dicho Juan de Xerez, testigo presentado por parte del dicho
almyrante, haviendo fecho juramento, fue preguntado por las preguntas
generales y por las del ynterrogatorio por su parte presentado en
que fue presentado por testigo, e por cada una dellas secreta e
apartadamente dixo e depuso lo siguiente:

A la primera pregunta dixo, que conosce a las personas contenydas en
la dicha pregunta; al dicho almyrante de veynte años a esta parte, e
al dicho fiscal despues que a esta ysla vyno, puede aver nueve o diez
meses poco mas o menos.

Preguntado por las preguntas generales dixo ques de hedad de cinquenta
años, poco mas o menos, etc.

A la segunda pregunta dixo que tiene noticia de las provyncias
contenydas en la dicha pregunta; de la provyncia de Paria por que ha
estado en ella al tienpo que fue Vicente Añes Pinçon a descobrir la
primera vez, e que de las otras preguntas tiene noticia de oydas, que
lo ha oydo dezir a pilotos e marineros que han estado en aquellas
partes.

A la tercera pregunta dixo, que sabe que todas las dichas provyncias
son en una costa de mar, e que lo sabe por la figura de las cartas del
navegar, por queste testigo es piloto.

A la quarta pregunta dixo que sabe lo contenido en la dicha pregunta.
Preguntado cómo lo sabe, dixo que por que no estava figurado de antes
en nynguna carta de marear, e por la figura que dello fizo el dicho
almyrante, vinyendo alli en busca de Paria este testigo con otro piloto
que avia estado alli con el almyrante don Cristoval Colon, que se decia
Juan Quintero, e por que cuando alla vinyeron, los yndios nonbravan
al dicho almyrante, e questonces vynieron con Vicentiañes Pinçon.
Preguntado cómo lo sabe que antes no estoviese la dicha provyncia
figurada en otras cartas de marear, dixo que por que nunca este testigo
vydo figurada la dicha provyncia puesto que oviese visto antes otras
cartas como piloto que es.

A la novena pregunta dixo, que cree este testigo que por la yndustria
quel dicho almyrante dio en descobrir estas yslas e la dicha provyncia
de Paria que antes no estavan descubiertas, fue descubierto todo lo que
fasta agora esta descubierto en la tierra firme.

A la decima pregunta dixo, que sabe que en los viajes que fizieron
Alonso de Hojeda e Cristoval Guerra e Viceyntiañes e Diego de Lepe
e Rodrigo de Bastidas, fueron con ellos personas que avyan venydo
primeramente con el dicho almyrante don Cristoval Colon quando andovo
por estas yslas, por queste testigo vydo que Pero Alonso Nyño vino con
el dicho almyrante, e despues fue por piloto con Cristoval Guerra a
descobrir el primero viaje que fizo con el dicho Cristoval Guerra a
Paria e al golfo de las Perlas, ques en la tierra firme, e que vydo
que Juan de la Cosa, piloto, vyno con el dicho almyrante e despues fue
a descobrir con Alonso de Hojeda a Urabá, e con Viceyntiañes, que fue a
descobrir, fue Juan de Umbria e Juan Quintero e este testigo, que son
pilotos, e avian venydo con el dicho almyrante, e que asi mysmo vydo
como Bartolome Roldan, que vyno por piloto del dicho almyrante quando
descubrio á Paria, tornó despues por piloto con Diego de Lepe quando
fue a descubrir la dicha tierra firme, e que vido que con Rodrigo de
Bastidas vinyeron por pilotos Juan de la Cosa e Morales, que antes
avyan venydo a descobrir con el dicho almyrante e despues los vydo
venir con los sobre dichos.

A la undecima pregunta, dixo que dize lo que dicho ha, etc., e no
firmo su nonbre porque dixo que no sabya escrevyr.—Juan Ortiz,
liçençiatus.—Diego de Ocaña, escrivano.—Francisco Tostado, escrivano
publico.

[Nota al margen: Alonso Ruiz, testigo XXXVI.]

Alonso Ruys, carpintero, testigo rescebido en la dicha razon, juró
segund derecho, e por el juramento que hizo dixo seyendo preguntado
por la primera pregunta del dicho ynterrogatorio, que conosce al dicho
almyrante e al dicho promotor fiscal; al dicho almyrante puede aver
quatro años poco mas o menos e al dicho promotor puede aver diez meses
poco mas o menos.

Preguntado por las preguntas generales dixo, que ha mas de cinquenta
años e que no es pariente de nynguna de las partes, etc.

A la segunda pregunta dixo, que tiene noticia de las provyncias de
Paria e el Darien e Urabá por queste testigo ha estado en ellas, e que
la provyncia de Veragua no la sabe mas de oylla dezir.

A la tercera pregunta dixo, que sabe que las dichas provyncias de Paria
e el Daryen e Urabá estan en una mysma costa, e questo que lo sabe por
queste testigo ha andado costeando por la mar desde Paria fasta llegar
al Darien e Urabá, pasando adelante del Darien treynta leguas.

A la quarta pregunta dixo, que sabe quel primero que descubrio a Paria,
donde estan las perlas, fué el dicho almyrante don Cristoval Colon,
por queste testigo vydo quel dicho almyrante enbio la figura della con
ciento e sesenta o ciento e setenta perlas e que a la sazon Pero Alonso
Nyño, pariente deste testigo, estava en la corte amostrando a cartear
al Principe, e demandó licencia para venyr a descobrir e vyno con
Cristoval Guerra, e que fasta estonces nunca este testigo oyo dezir que
otro cristiano nynguno fuese alli a descobrir.

Preguntado por la quinta pregunta dixo, que oyo dezir lo contenydo a
personas que vinieron con el dicho almyrante, que fue Juan Grande e a
otros maryneros que fueron aquel viaje con el dicho almyrante.

A la sesta pregunta dixo, que oyo dezir lo contenydo en la dicha
pregunta e que llego el dicho almyrante descubriendo mas de trezientas
leguas de costa fasta el cabo de Gracias á Dios, e que lo oyo dezir al
dicho Juan Grande e a otros maryneros a la sazon que avyan ydo con el
dicho almyrante.

A la novena pregunta dixo, que dize lo que dicho ha por que este
testigo fue a descubrir con el dicho Cristoval Guerra por la dicha
figura quando fue a descubrir e descubrió en Parya con el dicho Alonso
Nyño como dicho ha.

A la decima pregunta dixo, que no sabe este testigo que en el viaje que
fizo el dicho Cristoval Guerra fuese persona nynguna que oviese ydo con
el dicho almyrante al tienpo que fue a Paria.

A la undecima pregunta dixo, que dize lo que dicho ha, etc., e dixo
que no sabia escrevir.—Juan Ortiz, liçençiatus.—Diego de Ocaña,
escrivano.—Francisco Tostado, escrivano publico.

[Nota al margen: Don Bartolomé Colón, XXXVII testigo.]

El adelantado don Bartolome Colon, testigo rescibido en la dicha
razon, juró segund derecho, e por el juramento que fizo dixo, seyendo
preguntado por la primera pregunta, que conosce a las personas en ella
contenidas, al dicho almyrante don Diego Colon desde que nasció, e al
fiscal de sus altezas puede aver quatro años poco mas o menos.

Preguntado por las preguntas generales dixo, que puede aver cinquenta
años o mas, e ques tio del dicho señor almyrante, hermano de su padre,
etc.

A la segunda pregunta dixo, que tiene noticia de las provyncias
contenydas en la dicha pregunta, por que ha estado en Veragua e por que
ha oydo dezir de las otras provyncias a muchas personas de los que en
aquellas partes han andado e por que lo a visto en las cartas de marear.

A la tercera pregunta dixo, que sabe lo contenydo en la dicha
pregunta por que este testigo estovo en Veragua e a visto de las
cosas de aquella provincia, asi anymalias como hervaje e pan e otros
mantenymyentos que ay en la dicha provyncia, e que asy mysmo a visto
en los navios que vienen de Paria de las mysmas anymalias que ay en
Veragua, e que asy mysmo este testigo a visto las cartas de navegar
como arriba dicho tiene, por donde paresce questan todas estas
provyncias en una costa e tierra, e por que a visto los yndios que se
traen de Paria que usan traer en la boca una yerba que traen los de
Veragua.

A la quarta pregunta dixo este testigo, que sabe lo contenido en la
dicha pregunta. Preguntado cómo lo sabe, dixo que por que al tienpo
quel dicho almyrante vyno de Castilla a descobrir a Paria, que fue el
año de mill e quinyentos e noventa e ocho, este testigo estava en esta
ysla por governador, e despues quel dicho almyrante ovo descubierto a
Paria, vyno a esta ysla con tres navios, e este testigo e muchos otros
lo salieron a rescebir, e de alli supieron como el dicho almyrante
avia descubierto la provyncia de Parya, del dicho almyrante e de todos
los que venyan en la dicha armada en su compañya, e que asy mysmo este
testigo vydo e enbolvyo las perlas quel dicho almyrante traxo de la
dicha provyncia en unos almayzales de algodon que traxo de la dicha
tierra, para las enbiar, e enbio a la Reyna nuestra señora, que en
gloria está.

A la quinta pregunta dixo, que sabe lo contenido en la dicha pregunta
por que fue con el dicho almyrante aquel viaje que descubrio a Veragua
e lo vydo. Este testigo en nonbre de sus Altezas, con tronpetas e a
vandera tendida, tomó la posesyon en nonbre del Rey e de la Reyna
nuestros señores, por quel dicho almyrante don Cristoval Colon estava a
la sazon mal dispuesto para lo fazer.

A la sesta pregunta dixo, que sabe lo contenido en la dicha pregunta
por que lo vydo e se falló presente a ello.

A la setena pregunta dixo, que sabe lo contenido en la dicha pregunta.
Preguntado cómo lo sabe, dixo que por que este testigo ha estado en la
dicha provyncia de Veragua, como dicho tiene, e lo ha visto asi en la
figura de las cartas del navegar que se an fecho, e por ques publico e
notorio a las personas que navegan por las dichas partes.

A la otava pregunta dixo que se refiere á los previllejos que dello
tiene.

A la novena pregunta dixo, que cree lo contenido en la dicha pregunta
por que este testigo andovo con el dicho almyrante don Cristoval Colon
solicitando con el Rey e la Reyna nuestros señores, e por que el dicho
almyrante fue el primero que descubrio estas tierras, e Paria, e nunca
otro avya venydo hasta estonces, antes al tienpo quel dicho almyrante
lo solicitava fazian burla del dicho almyrante e deste testigo diziendo
que querian descobrir otro mundo nuevo, e por lo quel dicho almyrante
descubrio vinyeron los otros a descobrir por ello.

A la decima pregunta dixo, que oyo dezir lo contenydo en la dicha
pregunta a personas que venyan de Castilla, de cuyos nonbres no se
acuerda por que a la sazon este testigo estava en esta ysla.

A la undecima pregunta dixo, que dize lo que dicho ha, etc., e firmolo
de su nonbre, don Bartolome Colon.—Juan Ortiz, liçençiatus.—Francisco
Tostado, escrivano publico.—Diego de Ocaña, escrivano.

[Nota al margen: Rodrigo de Bastidas, XXXVIII testigo.]

Rodrigo de Bastidas, testigo rescebido en la dicha razon, juró segund
derecho, e por el juramento que fizo dixo seyendo preguntado por la
primera pregunta del dicho ynterrogatorio, que conosce a las personas
contenydas en la dicha pregunta; al dicho almyrante de quinze años poco
mas o menos e al fiscal Sancho Velazquez, de nueve o diez meses poco
mas o menos.

Preguntado por las preguntas generales dixo, ques de treynta e cinco
años arriba, e que no es pariente de nynguna de las partes, etc.

A la segunda pregunta dixo, que de la provyncia de Paria tiene noticia
este testigo por que a andado algunas partes della en este viaje que
fizo el año de quinientos e doze, e que la provyncia de Urabá e el
Darien las sabe por queste testigo la descubrió, e que de la provyncia
de Veragua no tiene noticia, por que no la ha visto mas de quanto la ha
oydo dezir.

A la tercera pregunta dixo este testigo, que a andado mucha parte de
aquella costa por la mar e que la ha visto e es toda una costa, e que
asi lo ha oydo dezir a los que navegan en aquellas parte e asi paresce
por las cartas del marear.

A la quarta pregunta dixo, que a oydo dezir lo contenydo en la dicha
pregunta a muchas personas pilotos e marineros e por ques publico e
notorio.

A la quinta pregunta dixo, que ha oydo dezir lo contenydo en la dicha
pregunta a muchas personas e marineros.

A la sesta pregunta dixo que no la sabe.

A la setena pregunta dixo este testigo, que segund lo que él por
aquellas partes a navegado e visto por las cartas del navegar, es
notorio quel Darien e Urabá, ques lo queste testigo descubrió, esta en
medio de las dichas provyncias de Paria e Veragua.

A la otava pregunta dixo, que se refiere a los previllejos.

A la novena pregunta dixo este testigo, quel almyrante don Cristoval
Colon fue el principio de descubrir estas Yndias, como esta notorio a
todos, e que cree este testigo que los otros que descubrieron en estas
partes fue por la yndustria del dicho almyrante, e queste testigo asi
lo fizo, e por lo quel dicho almyrante descubrió vino a descubrir este
testigo.

A la decima pregunta dixo, que al tienpo que fue a descubrir este
testigo en aquellas partes, como dicho tiene, trabajó de aver un piloto
de los que avyan navegado por estas partes con el dicho almyrante, que
se llamava Juan de la Cosa, e que lo llevo consygo para hazer e hizo
con el dicho viaje.

A la undecima pregunta dixo, que dize lo que dicho ha, e firmolo de
su nonbre.—Rodrigo de Bastidas.—Juan Ortiz, liçençiatus.—Francisco
Tostado, escrivano publico.—Diego de Ocaña.

[Nota al margen: Juan Vinas, XXXIX testigo.]

Juan Vinas, marinero, que esta en los arroyos Descoçia, testigo
rescebido en la dicha razon, juró segund derecho, e por el juramento
que fizo dixo seyendo preguntado por la primera pregunta del dicho
ynterrogatorio, que conosce al dicho señor almyrante don Diego Colon
e a el dicho licenciado Velasques, fiscal de sus Altezas; al dicho
almyrante puede aver veynte años poco mas ó menos, e al dicho fiscal un
mes e medio.

Preguntado por las preguntas generales dixo, ques de hedad de treynta e
cinco años poco mas o menos, etc.

A la segunda pregunta dixo, que tiene noticia de la provyncia llamada
Paria e que no sabe las otras provyncias. Preguntado cómo tiene noticia
de la dicha provincia, dixo que por que despues quel almyrante don
Cristoval Colon la descubrió, este testigo fue con Pero Alonso Nyño a
ella, con la figura quel dicho almyrante della avya fecho, en demanda
de la boca del Drago, ques en la dicha provyncia de Paria.

A la tercera pregunta dixo, que sabe lo contenydo en la dicha pregunta,
asi por lo que dicho ha este testigo como por que lo ha vysto en las
cartas del marear.

A la quarta pregunta dixo, que sabe lo contenydo en la dicha pregunta
por que quando este testigo fue con Pero Alonso Nyño a la dicha
provyncia, yvan con la figura que el dicho almyrante della avya fecho,
e fueron en demanda de la boca del Drago.

A la nona pregunta dixo este testigo, que lo que desta pregunta sabe
es que vydo venyr al dicho almyrante don Cristoval Colon la primera
vez que descubrio estas partes, e que nunca antes oyo dezir que otra
persona aca vinyese, e que estonces quando el dicho almyrante vyno, se
descubrieron estas yslas e se abrió camino por donde los otros vynyeron
a descubrir a estas yslas e tierra firme donde el avya descubierto.

A la decima pregunta dixo, que lo que desta pregunta sabe es que vyo
que Pero Alonso Nyño e Juan Nyño, e Juan de Xeres, e Juan de Moguer,
e Pero Arraez, vynyeron con el dicho almyrante la primera vez que
descubrio esta ysla Española e otras yslas, e que desto que dicho
tiene este testigo vydo quel dicho Pero Alonso Nyño e Juan Nyño, e
este testigo en su compañia, fueron a Paria como dicho ha en la quarta
pregunta.

A la undecima pregunta dixo, que dize lo que dicho ha, etc., e
dixo que no sabe firmar.—Juan Ortiz, liçençiatus.—Diego de Ocaña,
escrivano.—Francisco Tostado, escrivano publico.

Testigos que fueron presentes a ver corregir e concertar esta dicha
provança con la provança original.—Gonçalo de Caçalla, hijo de Hernando
de Caçalla, vecyno de la cibdad de Sevylla, estante en esta cibdad
de Santo Domingo, e Alonso de Palma, criado de Juan Fernandez de las
Varas, estante en la dicha cibdad.

E yo el dicho Pedro de Ledesma, escrivano e notario publico suso dicho,
que al recebir e hazer esta dicha provança presente fui, excepto a los
dichos e deposyciones de Juan de Xeres e de Alonso Ruys Carpintero, e
del adelantado don Bartolome Colon e de Rodrigo de Bastidas, e de Juan
Vinas, a los dichos de los quales por my yndisposycion no fui presente,
e de ruego e pedimyento de la parte del dicho señor almyrante, esta
dicha provança bien e fielmente fize escrevir, segund que ante my pasó,
en estas quarenta e cinco fojas de pliego de papel, e por ende fize
aqui este my sygno ques a tal.=Hay un signo.=En testimonio de verdad,
Pedro de Ledesma, escrivano de sus Altezas.

E yo el dicho Diego de Ocaña, escrivano del Rey e la Reyna nuestros
señores e su notario publico en su corte e en todos sus reynos e
señorios, e escrivano publico desta cibdad de Santo Domyngo, fuy
presente a los juramentos e dichos de los dichos Bartolome Roldan, e
Cristoval Suarez, e Alonso Martyn, e Diego Delgado, e Juan de Xeres, e
Alonso Ruyz Carpintero, e el adelantado don Bartolome Colon, e Rodrigo
de Bastidas, e Juan Vinas con los dichos escrivanos antel dicho juez, e
fice aqui my signo, so testigo=Hay un signo.



                                  33.

  (Año de 1512.)—Resumen de la probanza anterior formado para consulta
  del Consejo, con copia del interrogatorio y extracto de las
  declaraciones.—(_A. de I._, Pto. 1-1-5/12. Pieza 8.)



                                  34.

  (Año de 1512.—_Noviembre 1, Burgos._)—Juan de la Peña pide traslado
  del proceso y sentencia que se dió en Sevilla en manera que haga
  fe.—Lo niega el Consejo.—(_A. de I._, 1-1-4/11, fol. 10.)


Muy poderosa Señora.=Juan de la Peña, en nombre del almyrante de
las Yndias dize, quel dió otra peticion a Vuestra Alteza suplicando
lo mandase dar traslado del proceso y sentencia y declaración que
se pronunció en Sevilla sobre los negocios del almyrante, y Vuestra
Alteza mandó proveer que se le diese en manera que fiziese fee. Suplica
a Vuestra Alteza mande a Salmeron que se lo de en pública forma,
pagándole su justo salario.

Pide Peña que se le dé el proceso y sentencia que en Sevilla se hizo,
en manera que haga fe. Respondióse que no podía ser. Año de DXII en
Burgos.—Pedro de Çuaço.

En la cibdad de Burgos, primero dia del mes de noviembre de myll e
quinientos e doze años, la presentó en el Consejo de la Reyna nuestra
señora el dicho Juan de la Peña e los señores del Consejo dijeron que
no puede ser.=Hay una rúbrica.



                                  35.

  (Año de 1512.—_Diciembre 7, Santo Domingo._)—Probanza hecha á
  petición del Fiscal, de que el descubrimiento del Darien fué debido
  á varios pilotos y no á D. Cristóbal Colón.—(_A. de I._, 1-1-5/12,
  pieza 24.)[10]

      [10] Publicada en extracto por Fernández Duro, _Colón y Pinzón_,
      pág. 211. El P. Las Casas tuvo á la vista esta y las otras
      probanzas, que cita en su _Historia de las Indias_, diciendo
      además en el t. III, pág. 16 de la impresa en Madrid: «El
      proceso que alego que hobo entre el Fiscal del Rey y el segundo
      almirante, hallarse ha, si menester fuere, con mis escrituras,
      en un libro encuadernado, en el Colegio de Sant Gregorio que en
      Valladolid está.»


En la villa de Santo Domingo del puerto desta ysla Española, martes
a la terçia siete dias del mes de diziembre año del nascimiento de
nuestro salvador Jesuchristo de mill e quinientos e doze años, antel
señor licenciado Juan Ortiz de Matienzo, juez de audiencia e juzgado
del Rey e de la Reyna nuestros señores, que resyden en esta villa de
Santo Domingo e ysla Española, e en las otras yslas e yndias e tierra
firme del mar Océano por sus altezas e en presencia de my Pedro de
Ledesma, escrivano de sus Altezas e su notario público en la su corte
e en todos los sus reynos e señorio e escrivano de la dicha abdiençia
pareció el licenciado Sancho Velazquez en nombre e como promotor fiscal
de sus Altezas e presentó una carta de recebturia de sus Altezas
sellada con su sello de cera colorada en las espaldas e librada de
algunos de su consejo, según por ella paresçia, e con ella un escripto
de ynterrogatorio, su thenor de todo lo qual uno en pos de otro es esto
que se sigue[11]:

      [11] Aquí la Carta receptoria de la reina D.ª Juana para el Dr.
      Juan Hortiz de Matienzo, Juez de apelación, para que reciba
      y examine los testigos que presentaren de la una parte el
      promotor Fiscal, y de la otra D. Diego Colón, dada en Burgos á
      veinticuatro de Abril de mil quinientos doce.

Las preguntas siguientes sean hechas a los testigos que fueren
presentados por el procurador fiscal de vuestra alteza en el pleyto que
trata con el almyrante de las Yndias.

[Nota al margen: Interrogatorio del Fiscal.]

I.—Primeramente sean preguntados los dichos testigos sy conoscen al
dicho fiscal e al dicho almyrante e sy le conoscieron al almirante don
Cristoval Colon, su padre, y al señor don Juan de Fonseca, obispo que
agora es de Palencia, e a Juan de la Cosa e Alonso de Hojeda, e a Pero
Alonso Nyño, e a Cristoval Guerra, e a Rodrigo de Bastidas, e a Vicente
Yañez Pinzon, e a Diego de Lepe, e a Joan Diaz de Solis.

II.—Sy saben o vieron oyeron dezir quel dicho almyrante don Cristoval
Colon no descubrió en lo que agora llaman la tierra firme, si no una
vez que tocó solamente en la parte de la tierra que llaman Paria en la
Boca del Drago y no en otra parte, y en la parte della que está á la
mar que es ysla, y de allí partió la vía de la Española y pasó á la
vista de la ysla que llaman la Margarita y no vió ni descubrió otra
cosa de la tierra firme en aquel viaje.

III.—Yten sy saben, etc., que Cristoval Guerra e Pero Alonso Niño y
los que fueron en su compañia descubrieron la tierra firme de Paria y
el rescate de las perlas y traxeron las dichas perlas y aportaron con
ellas a Galizia e de allí vinyeron a Sevilla y dieron razon y quenta
dellas á don Juan de Fonseca que tenia el cargo por sus Altezas, y
pagaron la parte que a su Alteza pertenescía, y sy saben que al tiempo
que éstos fueron y rescataron las dichas perlas el dicho almyrante no
avia entrado ni tocado en aquellos lugares.

IV.—Yten si saben & que en este tiempo Alonso de Hojeda e Juan de
la Cosa, piloto, e los que fueron en su compañia, descubrieron en
la costa de la tierra firme hazia el poniente desde los Frayles o
los Gigantes hasta la punta que agora se llama Anabacoa, y que antes
desto el almyrante ny otras personas algunas no avian tocado en la
dicha costa ny en las dichas tierras que los dichos Ojeda e Juan de la
Cosa descubrieron, e que los despachó e mandó yr el dicho don Juan de
Fonseca que agora es obispo de Palencia, que tenya el cargo por sus
Altezas.

V.—Yten sy saben que despues desto, Rodrigo de Bastida e Juan de la
Cosa descubrieron en la dicha tierra firme, mas al ponyente, la parte
que llaman Urabá donde es la provincia del Darien, y traxeron a Alcalá
de Henares la muestra de oro e de otras cosas que hallaron en la dicha
tierra y allí lo dieron por mandado de su Alteza, y fueron despachados
por el dicho don Juan de Fonseca, y quando volvieron estaba ya en la
corte el dicho obispo, y alli pagaron lo que pertenecia a su Alteza, lo
qual hasta entonces nunca avia sydo descubierto por ninguna persona.

VI.—Yten sy saben que Vicente Yañez Pinzon y los que con él fueron
a descubrir, descubrieron hacia la parte del levante a la costa que
está descubierta, hasta la punta que llaman de Santa Cruz y de Sanct
Agustin, de aqui entró la boca de Rio Grande donde hallaron el agua
dulce que entra en la mar, quel almyrante ny otra persona destos reynos
nunca antes descubrieron aquella costa.

VII.—Yten sy saben que Diego de Lepe y los que con él fueron en otro
viaje, descubrieron, desde la dicha punta, la costa que vuelve al medio
dia o al sur fasta el término que está agora descubierto, porque antes
ny despues el almyrante ny otras personas no ha ydo a descubrir en
aquella parte.

VIII.—Yten sy saben que despues desto el dicho almyrante fue a
descubrir y descubrió una parte de la tierra que agora llaman Veragua y
de allí se volvió a la Española.

IX.—Yten sy saben que despues desto, Vicente Yañez e Juan de Solis
fueron a descubrir por mandado de su Alteza y descubrieron adelante de
la dicha tierra de Veragua todo lo que hasta oy está descubierto, en lo
qual el dicho almyrante no tocó ny descubrió costa alguna.

X.—Yten sy saben que lo que éstos descubrieron es apartado de lo quel
dicho almyrante descubrió.

XI.—Y sean hechas a los dichos testigos todas las otras preguntas
generales al caso tocantes y pertenesçientes.

E ansy presentada, el dicho licenciado Sancho Velazquez en el dicho
nonbre dixo, que pedia e requeria, e pidió e requirió al dicho señor
licenciado Juan Hortiz, juez susodicho, en la dicha carta de recebtoria
contenido, que obedesca la dicha carta de recepturia e la cumpla segun
que en ella se contiene.

E luego el dicho señor licençiado Juan Hortiz de Matienço, juez
susodicho, tomó la dicha carta de recebtoria de su Alteza en sus manos
e besola e pusola sobre su cabeza e dixo que obedescia e obedesció
la dicha carta de su Alteza como a carta e mando de su Rey y señor
natural, a quien Dios dexe vivir e reynar muchos e largos tienpos e
buenos a su santo servicio, e quanto al cunplimiento que está presto de
hazer lo que sea justicia.

E luego el dicho licenciado Sancho Velazquez en el dicho nonbre dixo
que pedia e pidió al dicho señor licenciado mande al dicho señor
almyrante que nonbre escribano para que de su parte esté presente a
fazer la dicha provança, e que porque a su noticia era venido que en
la provança quel dicho señor almyrante avia hecho avia puesto por
escrivano de su parte a Juan de Villegas su secretario, que requiere al
dicho señor licenciado, por quel dicho Juan de Villegas es secretario
de dicho señor almyrante e su criado e panyaguado, como es notorio, que
no lo resciva por escrivano para hazer esta dicha provança, pues que
en este pueblo ay escrivanos reales a quien el dicho almyrante puede
nonbrar por su parte para que este presente a fazer la dicha provança,
por quanto por lo susodicho lo a por sospechoso.

E luego el dicho señor licenciado Juan Hortiz de Matienço mandó a my
el dicho escrivano que notificase todo lo suso dicho al dicho señor
Almyrante e que en este dia nonbre escrivano, lo qual que dicho es, yo
el dicho escrivano notifiqué al dicho señor Almyrante en su persona en
este primero dia, el quel dixo que responderia.

E despues desto en la dicha villa de Santo Domyngo, jueves a la tercia,
nueve dias de dicho mes de dizienbre e de dicho año, ante dicho señor
licençiado Juan Hortiz de Matienço, paresció el dicho licençiado
Velazquez e dixo, que por quanto su merced avia mandado notificar al
dicho señor Almyrante que en tercero dia nonbrase escrivano para la
provança, que en nonbre de su Alteza queria hazer en el pleyto que
contra él trata, y el termyno que era pasado e no le avia nonbrado que
le pedia e requeria en su reveldia nonbrase un escrivano que por su
parte estuviese presente al tomar de los testigos de la provança.

E luego el dicho señor licenciado dixo que lo verá e hará lo que sea
justicia.

E despues de lo suso dicho en la dicha villa de Santo Domingo, martes
a ora de tercia, ocho dias de dicho mes de hebrero de dicho año, ante
dicho señor licençiado, juez suso dicho, paresció el dicho licenciado
Sancho Velazquez fiscal, e para en prueba de su yntencion en nonbre
de su parte, dixo que presentava e presentó por testigos a Andres de
Morales, piloto, e Alonso de Hojeda, estantes en esta dicha villa que
al presente estaban, de los quales e de cada uno dellos a su pedimyento
rescibió juramento en forma por Dios e por Santa Maria e por las
palabras de los santos Evangelios doquier que mas largamente son
escriptos e por la señal de la cruz en que corporalmente pusieron sus
manos derechas como buenos cristianos dirian verdad de lo que supiesen
e les fuese preguntado en esta dicha cabsa en que eran presentados por
testigos, los quales aviendo fecho juramento respondieron a el diziendo
«sy juro e amen».

E despues de lo suso dicho, miércoles nueve dias del dicho mes de
hebrero del dicho año, antel dicho señor licenciado Juan Hortiz de
Matienço, juez suso dicho, paresció presente el dicho licenciado Sancho
Velazquez promotor fiscal e para en prueba de su yntencion en nonbre de
su parte dixo, que presentaba e presentó por testigo a Nycolas Perez e
a Juan de Quiçedo, estantes en esta dicha ysla que presentes estaban,
de los cuales a su pedimyento resçibió juramento[12].

      [12] Omítese la repetición de la fórmula, y de las sucesivas.

E despues de lo suso dicho en la dicha villa de Santo Domingo,
miércoles diez e seis dias del mes de hebrero de dicho año, ante dicho
señor licenciado, juez suso dicho, el dicho señor Almyrante dixo, que
por quanto por la carta receptoria en esta cabsa presentada manda su
Alteza que cada una de las partes nonbre un escrivano ante quien la
dicha provança se haga, segun que en ella mas largamente se contiene,
por ende que él está presto para ante quien lo suso dicho pase,
nonbrava e nonbró por escrivano a Diego de Ocaña, escrivano de sus
Altezas, antel qual pedia e pidió pasase la dicha provança.

E luego el dicho señor licençiado, dixo, que lo avia e ovo por nonbrado.

E despues de lo suso dicho, martes primero de março de dicho año, antel
dicho señor licenciado, juez suso dicho, e en presencia de nos los
dichos Pedro de Ledesma e Diego de Ocaña, escrivanos, paresció el dicho
licenciado Sancho Velazquez e en nonbre de su parte e para en prueba
de su yntencion dixo que presentava e presentó por testigos a Rodrigo
de Bastidas e Anton Garcia, piloto, estantes en esta dicha villa
que presentes estavan, de los quales e de cada uno dellos rescibió
juramento.

E despues de lo suso dicho, lunes siete dias del dicho mes de março del
dicho año, antel dicho señor licenciado, paresció presente el dicho
licençiado Sancho Velazquez en el dicho nonbre, e para en prueba de
su yntencion dixo, que presentava e presentó por testigos a Rodrigo
Manzorro, vezino de la villa de Santiago, e Diego de Morales, vezino
de Puerto de Plata, que presentes estavan, de los quales e de cada uno
dellos fue rescivido juramento.

E despues de lo suso dicho, jueves diez dias del dicho mes de março
del dicho año, ante dicho señor licenciado e juez suso dicho, paresció
el dicho licenciado Sancho Velazquez, e en nonbre de su parte e para
en prueba de su yntencion dixo, que presentaba e presentó por testigo
a Christoval de Barros, vezino de la villa de Puerto de Plata, que
presente estava, del qual a su pedimiento recibió juramento.


PROBANZA.

[Nota al margen: Andrés de Morales, I testigo.]

Andres de Morales, piloto, vezino desta villa de Santo Domingo, testigo
presentado por parte del dicho licenciado Sancho Velazquez, promotor
fiscal de sus Altezas, aviendo jurado e syendo preguntado por las
preguntas del dicho ynterrogatorio dixo lo siguiente.

A la primera pregunta dixo que conosce a las personas en la dicha
preguntas contenidas, ecebto a Juan Diaz de Solis e que al fiscal de
su Alteza lo conosce despues que está en esta ysla que puede aver diez
meses, e que conosce a los otros en la dicha pregunta contenydos de mas
de catorze años a esta parte.

Preguntado por las preguntas generales, dixo este testigo, que es de
hedad de treynta e seys o treynta e siete años y que no es pariente ny
criado de ninguna de las partes ny los quiere mal ny le va interese
eneste pleyto e que vença quien tuviere justicia.

A la segunda pregunta dixo, que lo que sabe es que lo ha oido dezir
segund e como en ella se contiene a las personas que en aquel viaje
vinyeron con el dicho Almyrante, especialmente a Pero Alonso Nyño,
piloto, puedo aver mas de quinze años, porque este testigo, como
es piloto platico, muchas vezes con el dicho Pero Alonso Nyño,
preguntábale por las cosas de la dicha tierra, porque hasta entonces
gente ninguna no avia fecho ninguno viaje aquellas partes.

A la tercera pregunta dixo, que es verdad que Christoval Guerra e
Pero Alonso Nyño y los que con ellos yvan, fueron a Paria, e de allí
descubrieron por la costa hasta llegar a la ysla Margarita, e alli
rescataron perlas, e de allí descubrieron a la provinçia de Cumaná,
a donde rescataron muchas perlas, e descubrió el dicho Christoval
Guerra la tierra mas abaxo a la provincia de (_un roto_) e al caçique
_Coyatrayte_, e de ally se volvieron segund que la dicha pregunta lo
dize, pero ques tal verdad como este testigo tiene dicho en la pregunta
antes desta, quel almyrante don Christoval Colon fue el primero que
llegó allí, puesto que no pasó adelante tanto quanto dicho Christoval
Guerra, Pero Alonso Niño y los otros que con ellos pasaron.

A la quarta pregunta dixo, que save lo en ella contenydo, porque a
hablado muchas vezes con Joan de la Cosa, piloto, e con Alonso de
Hojeda, en las navegaciones de aquel viaje, y despues este testigo lo a
andado e navegado muchas vezes e a visto ser verdad la relacion que los
sobredichos le avian fecho, que fue que partieron de la ysla del Ferro,
que es en la ysla de Canaria, y fue a dar en la tierra firme, encima de
la provincia de Paria, e discurrieron por la costa abaxo a la dicha
provyncia de Paria y pasaron mas abaxo a la dicha ysla de la Margarita,
e de ahi fasta Maracapana, descubriendo la costa fasta el dicho caçique
_Ayatrayte_, donde el dicho Christoval Guerra avia llegado, e de ally
prosiguio por la dicha costa, de puerto en puerto, fasta la ysla de los
Gigantes, e de ally descubrieron a la provinçia de Ququybacoa fasta el
cabo de la Vela, el qual nombre le pusieron los dichos Juan de la Cosa
e Hojeda, e que de ally se vynyeron a esta ysla Española.

A la quinta pregunta dixo, que sabe lo contenido ser asy verdad como
en ella se contiene, porque este testigo fue en la compañia de Rodrigo
Bastidas e Juan de la Cosa aquel viaje.

A la sesta pregunta dixo, que sabe lo contenydo porque lo oyó dezir
al dicho Vizente Yañez e a los que con él yvan, e a Diego de Lepe,
descubridor que murió en Portugal, y que este testigo hizo una figura,
que se dize carta de marear, para el señor obispo don Juan de Fonseca,
en Sevylla, por la relacion que le avian fecho los sobredichos, y que
despues este testigo avia venydo por ally e a vysto parte della, e aun
que este testigo a cogido el agua dulce en la mar del Rio Grande, de
que en la dicha pregunta se haze mynsion.

A la setima pregunta dixo, que Diego de Lepe descubrió aquella costa al
sudueste, e que despues fue otro que se dezia Alonso Velez e descubrió
desde el cabo de Cruz a la parte del medio dia todo lo que esta
descubierto, e quel almyrante no fue ally segund es público y notorio.

A la otava pregunta dixo, ques verdad lo en esta pregunta contenydo,
porque este testigo estava en esta ysla en el puerto de Santo Domingo
al tienpo quel Almyrante fue a Veragua y que de ally se volvió.

A la novena pregunta dixo, que sabe que los contenydos en esta pregunta
fueron a descubrir, porque este testigo vió una carta que escrivieron
los suso dichos al Comendador Mayor, que era governador en esta ysla,
que le hazian saber como pasavan, e que se tiene por cierto segund la
relacion e carta de marear, quel almyrante no llegó ally.

A la deçima pregunta dixo, que está mas al Ocidente lo que estos
descubrieron que lo que descubrió el dicho almyrante don Christoval
Colon, porque todo es una tierra.

A la onçena pregunta dixo, que dize lo que dicho tiene y que esta es la
verdad de lo que save para el juramento que hizo, y fuele encargado el
secreto de su dicho y firmolo de su nombre.=Andres de Morales.

[Nota al margen: Alonso de Ojeda, II testigo.]

El dicho Alonso de Hojeda, testigo presentado por parte del dicho
fiscal, aviendo jurado e seyendo preguntado por las preguntas del dicho
ynterrogatorio, dixo lo siguiente:

A la primera pregunta dixo, que conosçe a los en la dicha pregunta
contenydos de diez e ocho o veynte años a esta parte, poco mas o menos,
y que este que depone es el dicho Alonso de Hojeda en la dicha pregunta
contenydo.

Preguntado por las preguntas generales dixo este testigo, que es de
hedad de mas de quarenta años, poco mas o menos, e que no es pariente
de nynguna de las partes ny su criado ny los quiere mal ny le va
interese en este pleyto e que venza quien toviere justiçia.

A la segunda pregunta dixo, que lo que save es quel dicho almyrante
don Christoval Colon, vinyendo de Castilla, para esta ysla Española,
echó en su navegacion algo mas al medio dia, creyendo hallar unas yslas
queste dicho testigo le avia dicho que avia, por ynformacion que tenia
de un yndio, e vinyendo asy de camyno para esta ysla Española, tocó en
la ysla de Trenydad e pasó por entre la dicha ysla y Bocas del Drago,
que es en Paria, e vinyendo su derrota para esta ysla Española vió la
ysla Margarita, e que no tocó en otra tierra nynguna. Preguntado cómo
lo sabe, dixo que lo sabe porque vió este testigo la figura quel dicho
almyrante al dicho tiempo envió a Castilla al Rey e Reyna nuestros
señores de lo que avia descubierto, y porque este testigo luego vino
a descobrir y halló que hera verdad lo que dicho tiene quel dicho
almyrante descubrió.

A la tercera pregunta dixo, que lo que sabe es quel dicho Christoval
Guerra e Pero Alonso Nyño y los que fueron en su compañya, descubrieron
la tierra firme desde la Boca del Drago de Paria, toda la costa de
tierra firme hasta el golfo de las Perlas despues que este testigo
lo avya ya descubierto, e ally rescataron perlas y las llevaron a
Castilla, como en la pregunta se contiene. Preguntado cómo lo sabe,
dixo que porquel ya lo avya descubierto e vysto, porque fue el primero
onbre que vino a descobrir.

A la quarta pregunta dixo, que la verdad es que este testigo es el
dicho Hojeda; vyno a descobrir el primero despues quel almyrante,
e descubrió al medio dia la tierra firme, e corrió por ella casi
doszientas leguas hasta Paria, e salió por la Boca del Drago, e ally
conosció quel almyrante avia estado en la ysla de la Trenydad, junto a
la Boca del Drago, e de ally corrió e descubrió la costa de la tierra
firme hasta el golfo de las perlas e vajo la ysla Margarita y la anduvo
por tierra a pie, porque conosció quel almyrante no savia della nada
mas de avella visto yendo su camino, e de ay fue descubriendo toda
aquella costa de la tierra firme desde los Frayles hasta en par de las
yslas de los Gigantes e el golfo de Venecia, que es en la tierra firme,
y la provincia de Ququivacoa, y en toda esta tierra firme dozientas
leguas antes de Paria, y dende Paria hasta las Perlas, e dende las
Perlas hasta Ququivacoa, que este testigo descubrió, nunca nadie lo
avia descubierto ny tocado en ello, asy el almyrante como otra persona,
y que este viaje que este dicho testigo hizo, truxo consigo á Juan de
la Cosa, piloto, Emerigo Vespuche e otros pilotos, y que fue despachado
este testigo para el dicho viaje por mandado del dicho don Juan de
Fonseca, obispo de Palencia, por mandado de sus Altezas.

A la quinta pregunta dixo, que lo que save es que Rodrigo de Bastidas
e Juan de la Cosa partieron a descobrir estando este dicho testigo
aparejado para volver a descubrir, e quel dicho Rodrigo de Bastidas
e Juan de la Cosa partieron primero y fueron a la costa de la tierra
firme, que es donde este testigo avia acabado de descobrir el primero
viaje, e que dende alli fueron e descubrieron por la costa de la tierra
firme dende Ququivacoa, que este testigo descubrió, e descubrieron
hasta el golfo de Paria, ques al Darien, e de ally descubrieron mas
al poniente por la costa de la tierra firme hasta el puerto del
Retrete, donde agora tiene fecho un fuerte Nycuesa, e que dende alli
se volvieron a dar quenta a su Alteza como en la pregunta se contiene.
Preguntado cómo lo save, dixo que lo save porque este testigo vyno a
descubrir tras los dichos Rodrigo de Bastidas e Juan de la Cosa, y fizo
el mysmo viaje que ellos descubriendo la misma costa y tierra firme, no
savyendo que por ally yvan los sobre dichos, e que en una nao de las
que este testigo llevava, descubrió el golfo de Uravá del Darien hasta
el puerto del Retrete, donde agora está Nycuesa, e que dende ally se
volvió el que yva en ella, que hera Anton Garcia, piloto, a dar quenta
a este testigo que los avia enbiado, que estaban mas atras del golfo
de Urabá faziendo una (_roto_) para dende ally yr a descubrir y que
toda esta costa y la tierra firme y el golfo de Uravá e el Darien, el
almyrante ny otra persona no lo avia descubierto.

A la sesta pregunta dixo, que lo save como en ella se contiene, porque
los vyó este testigo yr a descubrir e vyó la figura que a sus Altezas
truxeron, porque este testigo avya ya descubierto un pedazo de la mysma
costa primero que ellos.

A la setima pregunta dixo, que la save, porque los vyó yr a descubrir
el dicho viaje, y le vyó volver a dar quenta a sus Altezas, e vyó la
figura que truxeron del viaje que avian hecho.

A la otava pregunta dixo, que save quel dicho almyrante fué a descubrir
quando dixo que iva a hazer el alto viaje, y fizo su via para esta
ysla Española, e desta ysla a Jamayca, e de en par de Jamayca siguió a
Veragua, adelante del puerto del Retrete, que este testigo y Bastidas
avyan descubierto, e de ally andovo por la costa della y se tornó a la
Española sin otra cosa nynguna descubierta. Preguntado cómo lo save,
dixo que lo save porque este testigo habló con los marineros y pilotos
que con el dicho almirante avian ydo, y vió la figura que del dicho
viaje truxeron.

A la novena pregunta dixo, que la save como en ella se contiene,
porque este testigo habló con el dicho Juan de Solis e con los que
en su conpañia avian ydo, e porque vyó la figura que del dicho viaje
truxeron, e quel almyrante ny otra persona no tocó ny a tocado en
nada de toda la dicha tierra firme, salvo en Veragua y en la ysla de
Trenydad y en la Boca del Drago.

A la decena pregunta dixo, que save que lo quel dicho almyrante
descubrió ques apartado e es otra costa de la que los otros
descubrieron.

A la honzena pregunta dixo, que dize lo que dicho tiene, e que esta es
la verdad y lo que save para el juramento que hizo, y firmólo de su
nonbre. Fuéle encargado el secreto de su dicho.—Hojeda.

[Nota al margen: Nicolás Pérez, III testigo.]

El dicho Nycolas Perez, maestre del navio del Rey, vezino desta villa
de Santo Domingo, testigo presentado por parte del dicho licençiado
Sancho Velazquez en nombre de sus Altezas, aviendo jurado e seyendo
preguntado por las preguntas del dicho ynterrogatorio, dixo lo
siguiente:

A la primera pregunta dixo, que conosce al dicho licenciado Sancho
Velazquez despues que vino desta ysla, e que conosçe a las otras
personas en la dicha pregunta contenydas, demas de catorçe años a esta
parte. Preguntado por las preguntas generales dixo, ques de hedad de
mas de treynta e cinco años, e que no es pariente de ninguna de las
partes ny los quiere mal ny le lleva ynteres en este pleyto, e que
venza quien toviere justicia.

A la segunda pregunta dixo, que oyó decir lo contenido, segund que en
ella se contiene, á los propios maryneros e pilotos que fueron con el
dicho almyrante al dicho tienpo, quando vinyeron de Paria, questaba
este testigo en esta villa de Santo Domyngo.

A la tercera pregunta dixo, que al tienpo que Christoval Guerra e
Pero Alonso Niño fueron a descubrir, este testigo yva asimysmo con la
flota de Hojeda e de Juan de la Cosa a descobrir, e partieron, primero
Hojeda e Juan de la Cosa, del puerto de Santa Marya, e Pero Alonso
Nyño e Christoval Guerra partieron despues, poco tienpo, del Condado,
e entramas flotas fueron a barlovento del Paria, y la una fué por una
parte y la otra por otra, y en la flota en que este testigo yva, que
era en la de Alonso de Hojeda, llegó primero á la vista de la tierra
de Paria, pero que no desenbarcaron ally, salvo pasaron adelante, e
que dende a quinze dias llegaron Christoval Guerra e Pero Alonso Nyño
y entraron dentro en Paria a la parte donde el almyrante avia llegado,
e de ally tomaron Brasyl e saliéronse e fuéronse a la Margarita, a la
qual el almyrante no avya llegado, e ally rescataron las perlas e se
volvyeron a Castilla, e dende a pocos dias, la flota en que yva este
testigo, asymysmo fué a Castilla, e ally se hallaron la gente de una
flota e de otra e platicaron las cosas de sus viajes, que ally supo
este testigo lo que dicho tiene.

A la quarta pregunta dixo, que save lo contenydo, porque fué el dicho
viaje con los dichos Hojeda e Juan de la Cosa, como dicho tiene, e que
andovo con ellos todo el tienpo que andovyeron descubriendo aquel viaje
hasta que volvyeron a Castilla, y que este testigo vyó las yslas de los
Frayles y los Gigantes e todo lo demas que en esta pregunta se contiene.

A la quinta pregunta dixo, que oyó dezir lo contenydo, porque este
testigo se aderezava para yr por piloto de Juan de la Cosa e Rodrigo
Bastidas, e que despues al tiempo de la partida, los ofiziales de
Sevylla no le dexaron yr aquel viaje por ser este testigo estranjero,
e que despues quando vyno el dicho Juan de la Cosa y Bastidas, este
testigo estava en esta villa de Santo Domyngo e ally aportó el dicho
Juan de la Cosa, e ally platicó este testigo con ellos y les oyó dezir
lo en esta pregunta contenydo.

A la sesta pregunta dixo, que oyó dezir lo contenydo, segun e como en
ella se contiene, al dicho Vicente Añez quando volvió del dicho viaje,
e ques publico y notorio que nunca el almyrante llegó aquella tierra.

A la setima pregunta dixo, que oyó dezir lo contenydo a las personas
que con el dicho Diego de Lepe fueron, e porque vyó los planos quel
dicho Diego de Lepe traxo, e que nunca ninguna persona a llegado
aquellas partes.

A la otava pregunta dixo, que oyó dezir lo contenydo, en esta ysla, a
muchas personas de cuyos nonbres no se acuerda.

A la novena pregunta dixo, que lo que save es quel almyrante don
Christoval Colon descubrió en aquel viaje, que fué a Veragua hasta
el cabo de Gracia de Dios, e que de ally adelante todo lo que está
descubierto descubrieron Viçente Añez e Juan Diaz de Solys, e questo
que lo save este testigo por la carta de marear que truxeron el dicho
Vicente Añez y Solys, e que por aquello se regian agora todos los que
van aquellas partes.

A la deçena pregunta dixo, que save que lo que han descubierto los
sobre dichos es otra tierra que la que descubrió el almyrante don
Christoval Colon, porque el almyrante descubrió dende la punta de la
Vela hasta la Boca del Drago, que es obra de cinquenta leguas, e Hojeda
descubrió dende la Boca del Drago hasta el cabo de la Vela, e Juan de
la Cosa descubrió hasta el golfo de Uravá, que avya mas de dozyentas e
cinquenta leguas mas adelante. Preguntado cómo save lo suso dicho, dixo
que lo save por lo que dicho tiene en la pregunta antes desta.

A la honzena pregunta dixo, que dize lo que dicho tiene, y questa es
la verdad y lo que save para el juramento que hizo, y firmólo, y le
encargaron el secreto de su dicho.—Nyculas Perez.

[Nota al margen: Juan de Salcedo, IV testigo.]

El dicho Joan de Salcedo[13], testigo presentado por el dicho fiscal,
avyendo jurado e seyendo preguntado por las preguntas del dicho
ynterrogatorio, dixo lo syguiente:

      [13] En la copia remitida del Archivo de Indias se lee aquí Juan
      de Quizedo, pero en la firma, al fin de la declaración, dice con
      claridad Salcedo.

A la primera pregunta dixo, que conosce al dicho almyrante demas
de quinze años a esta parte, e que conosce al dicho fiscal por lo
aver visto de cinco a seys dias aca, e que conosció al almyrante don
Christoval Colon demas de diez e ocho años á esta parte, e que conosce
a los otros en la dicha pregunta contenydos demas de quinze años a esta
parte.

Preguntado por las preguntas generales dixo, es de hedad de mas
de treiynta e cinco años, e que no es criado del almyrante, ny su
panyaguado, ny le va interese en este pleyto, e que venza quien toviere
justiçia.

A la segunda pregunta dixo, que oyó dezir quel dicho almyrante avia ydo
a Paria, porque este testigo a la sazon quel dicho almyrante vyno aquel
vyaje, estava en esta ysla Española, e que oyó dezir a los que venyan
con el dicho almyrante al tienpo que se desenbarcaron, como avya ydo a
Paria, pero que lo que descubrió o no, este testigo no lo save.

A la tercera pregunta dixo, que lo que save es, que al tienpo quel
dicho Pero Alonso Nyño y Christoval Guerra fueron a descubrir a Paria,
descubrieron el Rescate de las perlas, e queste testigo estava a la
sazon en esta dicha ysla, e que oyó dezir que ellos fueron los primeros
que descubrieron las perlas. Preguntado a quién lo oyó dezir, dixo que
a muchas personas de las que avyan ydo aquel viaje que volvyeron a esta
ysla, e que oyó dezir que avian avido diferencias entre el capitan e
otra gente sobre ciertas perlas que el dicho Pero Alonso Nyño llevava
hurtadas.

A la quarta pregunta dixo, que oyó dezir lo contenydo a los mysmos que
fueron en la dicha armada, e que despues este testigo fué a descubrir
con el dicho Juan de la Cosa, e pasó por toda la costa desde las
perlas, ques en el golfo de Comaná, hasta llegar al golfo del Paria, e
quel dicho Juan de la Cosa le mostró todo lo que avya descubierto en
aquel primero viaje el dicho Hojeda.

A la quinta pregunta dixo, que save que Rodrigo de Bastidas e Juan de
la Cosa descubrieron en la tierra firme el golfo que llaman de Uravá
hasta la tierra que dizen de Cuyva, que se llama agora puerto de Misas
e ysla de Piñas, que lo save porque como dicho tiene al tiempo que
volvyeron del dicho viaje estava este testigo en esta ysla y lo supo,
y porque despues fue con Juan de la Cosa este dicho viaje, e que le
mostró todo, e que lo demas todo contenydo en la dicha pregunta que no
lo save.

A la sesta pregunta dixo, que ha oydo dezir lo contenydo, pero quel no
lo a vysto. Preguntado a quién lo oyó dezir, dixo que al dicho Vicente
Añez e al piloto que con el yva a la sazon e a otros marineros que con
el yvan.

A la octava pregunta dixo, que al tienpo quel dicho almyrante fue a
descubrir aquel viaje que llegó a Veragua, este testigo estava a la
sazon en esta villa de Santo Domyngo e le vido yr, e que despues que
volvyo el dicho almyrante, se dixo como avya descubierto a Veragua e
que aun pasó mas adelante, que non save que tanto.

A la novena pregunta dixo, que oyó dezir lo contenydo al dicho Vizeynte
Añez e a los otros que con el venyan en el dicho navyo.

A la decena pregunta dixo, que lo que save es quel tiene por diversas
provincias las que descubrieron cada uno destos, de las que descubrio
el dicho almyrante, y que esto que lo save porque en cada parte destas
a vysto que ay diversydad de lenguas y de personas, porque anduvo
muchas partes dellas y lo ha visto.

A la honzena pregunta dixo, que dize lo que dicho tiene y que esta
es la verdad de lo que save e se acuerda por el juramento que hizo e
firmolo de su nonbre, e dixo mas este testigo, que por quanto el se
enbarcava para Castylla, donde tenia cosas en que entender, no tenia
enteramente en la memoria todas las cosas que cerca deste caso le an
sydo preguntadas, por esto que cada e quando se le acordase alguna
cosa la diria, e por tanto pedia quel juramento fecho no le parase
perjuicio al presente ny en su concienzia.—Juan de Salcedo.—Juan Ortiz,
licenciatus.—Diego Gutierrez, escrivano.

[Nota al margen: Rodrigo de Bastidas, V testigo.]

Rodrigo de Bastidas, vezino desta villa de Santo Domingo, testigo
rescibido en la dicha razon, juró segun el derecho e por el juramento
que hizo seyendo preguntado por la primera pregunta del dicho
ynterrogatorio, dixo que conosce las personas en la dicha pregunta
contenydas; al dicho señor almyrante de quinze años a esta parte, e al
fiscal de sus Altezas abra diez meses, poco mas o menos, e que conosce
e conoscia a los otros en la pregunta contenydos.

Preguntado por las preguntas generales, dixo ques de hedad de quarenta
años, poco mas o menos, y que no es pariente de nynguno de las partes
en grado de consanguynydad ny afinydad ny criado ny enemygo e que no
fue sobornado corruto ny atemorizado para dezir ny deponer en esta
cabsa mas o menos de lo que save e que venza este pleyto quien justicia
tovyere.

A la segunda pregunta dixo, que oyó dezir lo contenydo a muchas
personas que fueron e no fueron en aquel viaje, los nonbres de los
cuales dixo que no se acuerda.

A la tercera pregunta dixo, que lo que save es que Pero Alonso Nyño
fue en conpañia del almyrante don Christoval Colon al tienpo que
descubrio la Paria y la Margarita, donde ovieron noticia que avia
perlas en aquella provincia, e de ally se vynieron el dicho almyrante
e el dicho Pero Alonso y los que con el yvan a esta ysla Española, e
de aquy se fue el dicho Pero Alonso a Castylla e pidio lizençia a su
Alteza para venyr con un navyo a descubrir, e se vyno a la cibdad de
Sevylla e contrató con Luys Guerra, canbiador, el dinero para que le
armase un navyo, porquel tenia poca posyvilidad para venyr a descobrir,
e el dicho Luys Guerra se lo armó, con tanto que vyniese por capitan
del dicho navyo su hermano Christoval Guerra, e ansi vinyeron juntos
los dichos Pero Alonso e Christoval Guerra, e fueron a la Margarita, e
de ally a Paria, porque es casy junto, y ally y en la tierra que dizen
firme rescataron las perlas que llevaron a Castylla. Preguntado cómo
lo save, dixo que porque vido fazer la dicha contratacion entre los
dicho Pero Alonso Nyño y Luys Guerra en Sevylla, e porque lo oyó dezir
a muchas personas de las que fueron en aquellos viajes, e porque fue
publico e notorio y lo al contenydo en la dicha pregunta dixo que no
save mas de lo que dicho tiene.

A la quarta pregunta dixo, que oyó dezir lo contenydo e que fueron
costeando los dichos Hojeda e Juan de la Cosa por la mysma costa de la
tierra firme quel almyrante don Christoval Colon descubrió, e pasaron
por lo contenydo en la dicha pregunta, porque todo es una costa e una
tierra, e que antes desto el dicho almyrante no avya avaxado de la
dicha tierra que dizen firme donde descubrio por la dicha costa, donde
descubrieron los dichos Hojeda e Juan de la Cosa, por donde tomó su
derrota desde Paria y la Margarita para se volver a esta ysla, como
dicho tiene en la tercera pregunta, e que save asymismo que los dichos
Hojeda e Juan de la Cosa fueron despachados por el obispo don Juan de
Fonseca en nombre de sus Altezas. Preguntado cómo lo save, dixo que
porque lo oyó dezir a muchas personas, e al dicho Juan de la Cosa, e
porque este testigo se halló en Sevylla al tienpo quel obispo don Juan
de Fonseca los despachó.

A la quinta pregunta dixo, que save lo contenydo porque este testigo es
Rodrigo de Bastidas, contenydo en la dicha pregunta, y fue por capitan
el dicho vyaje y llevó por piloto al dicho Juan de la Cosa e vió lo
contenydo en la dicha pregunta.

A la sesta pregunta dixo, que lo save porque lo oyo dezir al dicho
Vizeinte Añez e a otras personas que no se acuerda de sus nonbres.

A la setima pregunta dixo, que la save por que lo oyo dezir a muchas
personas que no se acuerda de sus nonbres y porque es notorio entre las
personas que avian navegado por aquellas partes, y porque este testigo
a visto las cartas del marear, por las quales parece lo contenydo en la
dicha pregunta.

A la otava pregunta dixo, que lo save porque oyo venyr al dicho
almyrante de Castylla y pasar por esta ysla a hazer dicho viaje y
despues lo vido venyr de Veragua a esta ysla de hazer el dicho viaje e
ansy es publico e notorio entre muchas personas.

A la novena pregunta dixo, que lo que save es que Vizeynte Añez y Juan
Diaz de Solys fueron a descubrir abaxo de Veragua por aquella costa,
e que no save que tanto descubrieron, ny menos save sy el almyrante
antes quellos avya tocado en aquello que los sobre dichos descubrieron,
pero que save este testigo que los unos y los otros y todos estos han
descubierto la dicha tierra que dizen firme, es todo en una costa con
lo quel dicho almyrante primero descubrió, porque este testigo lo a
vysto lo mas dello y tiene dello platica.

A la dezena pregunta dixo, que como dicho a en la pregunta antes
desta, todo lo descubierto en la dicha tierra que dizen firme es todo
en una costa, porque ay diversas lenguas en la dicha tierra e costa e
quel primero que vyo tierra en la dicha tierra que dizen firme que la
descobrió, fue el dicho almyrante don Christoval Colon.

A la honzena pregunta dixo, que dize lo que dicho a, e que deste fecho
esto es lo que save para el juramento que hizo, e fuele encargado que
tenga secreto hasta la publicacion y fuele leydo su dicho delante
e afirmose en el y firmolo de su nonbre.—Bastidas.—Juan Ortiz,
licenciatus.—Pedro de Ledesma.—Diego de Ocaña.

[Nota al margen: Antón García, VI testigo.]

Anton Garcia, piloto, vezino de Triana, guarda e collacion de la cibdad
de Sevylla, testigo rescibido en la dicha razon, juró segund derecho,
e por el juramento que fizo dixo seyendo preguntado que conosce las
personas en ella contenydas de veynte años e dende avaxo en este tienpo
algunos dellos.

Preguntado por las preguntas generales dixo, ques de hedad de treynta
e cinco años poco mas o menos, e que no es pariente de ninguna de las
partes ny su criado ny enemigo, etc.

A la segunda pregunta dixo, que lo que save es queste testigo avya
de yr con el dicho almyrante el dicho viaje, e que no pudo yr, pero
que fue con el dicho almyrante un hermano e otros paryentes deste
testigo, e que lo que dellos supo, que descubrio en aquel viaje el
dicho almirante, fue que llegó a la Trenydad a la punta de la galea,
y de ally fue aquella ysla y la costa de Parya, ques en la tierra que
dizen firme, e porque no hallo salyda, porque entró en un golfo de la
dicha tierra firme e volvyo a salyr por la Boca de Drago, e de ally
vyno costeando la costa que dizen tierra firme fasta unos (_roto_)
que llaman los Frailes, e desde ally pasó por la Margarita e se vyno
a esta ysla Española e que en aquel viaje a lo queste testigo supo no
descubrio mas.

A la tercera pregunta dixo, que oyo dezir lo contenydo en la dicha
pregunta, porque al tienpo que vinyeron de descobrir, los dichos Pero
Alonso Nyño e Christoval Guerra aportaron a Galizia, e este testigo se
halló a donde desenbarcaron y les oyo dezir lo contenydo en la dicha
pregunta, e que sabe quel dicho Almyrante no avya tocado en las Perlas
al tienpo que los suso dichos ally tocaron. Preguntado cómo lo save,
dixo que porque lo oyo dezir á los suso dichos e a otras personas que
no se acuerda de sus nonbres, porque las perlas quel dicho almyrante
llevó el viaje que descubrio a Paria, fue de la dicha tierra firme
que dizen Paria, ques junto con la tierra obrado doze leguas, solo
descubrieron los dichos Pero Alonso e Christoval Guerra.

A la quarta pregunta dixo, que save lo contenydo porque al tienpo que
los sobre dichos volvieron de descobrir, dieron la figura de lo que
avian descubierto a este testigo, e despues desto este testigo tornó
a navegar por ally e vio ser verdad lo contenydo en la dicha figura
como en ello estava figurado, e que antes el dicho almyrante ny a
otra persona alguna no avya llegado a lo que los dichos Hojeda e Juan
de la Cosa descubrieron en la dicha tierra que dizen firme, porque
ellos fueron los primeros que dieron la figura en la dicha tierra que
dizen firme, desde la Margarita para avaxo, e que save e vydo que los
despachava para esto el dicho don Juan de Fonseca en nonbre de sus
Altezas.

A la quinta pregunta dixo, que oyó dezir lo contenydo, porque al tienpo
que despacharon al dicho Bastidas, este testigo estava en Castylla.
Preguntado a quién lo oyó dezir, dixo que a Andres de Morales e a Luys
(_roto_) e a otros, e que no save ny oyó dezir que a la parte quel
dicho Rodrigo de Bastidas fue a descubrir otro oviese ydo antes quel.

A la sesta pregunta dixo, que oyo dezir lo contenydo a Vicente Yañez
e a Juan de Unbria e a otros, y que en aquella parte contenyda en la
pregunta no save ny oyó dezir que otros lo descubriesen antes, porque
no parescia aquella figura.

A la setima pregunta dixo, que el dicho Diego de Lepe e este testigo
e Vycente Añez e otros, salyeron juntos en el tienpo quel dicho Diego
de Lepe fue a descubrir, e que este testigo e los que con el yvan,
que heran Luys Guerra o Alonso Velez, llegaron a lo contenydo en la
dicha pregunta, y los dichos Diego de Lepe e Vicente Añez quedaron mas
traseros a la vanda del norte, e questo es lo que save, porque lo vydo,
e que antes desto no crehe este testigo quel dicho almyrante ny otra
persona ally uviese llegado, porque los yndios no tenyan memoria de
aver visto christianos e se maravyllavan mucho de lo que veian.

A la octava pregunta dixo, que oyo dezir lo contenydo a Diego Delgado e
a Juan Quintero e a otros muchos que fueron con el dicho almyrante.

A la novena pregunta dixo, que la save porque este testigo vio la
figura de lo que avia descubierto el dicho Juan Diaz.

A la dezena pregunta dixo, que este testigo a corrido mucha parte de
la costa de la tierra que dizen firme, desde Paria e casy avaxo del
Darien, e que es todo una costa, pero que son diversos los nonbres de
las provincias en aquella tierra e las lenguas de la gente della.

A la honzena pregunta dixo, que dize lo que dicho ha, e que deste
hecho es lo que save por el juramento que hizo, y fuele leydo su
dicho delante e afirmose en el e prometio de tener secreto fasta
la publicacion y firmolo de su nonbre.—Anton Garcia.—Juan Ortiz,
licenciatus.—Pedro de Ledesma.—Diego de Ocaña.

[Nota al margen: Rodrigo Manzorro, VII testigo.]

Rodrigo Manzorro, veçino de la villa de Santiago, testigo rescibido en
la dicha razon, juró segund derecho, e por el juramento que hizo dixo,
seyendo preguntado por la primera pregunta del dicho ynterrogatorio,
que conosce todas las personas en la dicha pregunta contenidas e que
los conosce de veinte años a esta parte a los unos e a los otros.

Preguntado por las preguntas generales dixo que es de hedad de quarenta
años, poco mas o menos, que no es pariente de ninguna de las partes,
etc.

A la segunda pregunta dixo, que puede aver catorze años, poco mas o
menos, que este testigo estando en este pueblo vyo venyr a esta villa
de Santo Domyngo, que a la sazon estaba de la otra parte del Rio,
al dicho don Christoval Colon, e que dezia que venya de descobrir a
Paria e la Trenydad, e que traya perlas de la dicha parte de Paria,
e questo lo oyo dezir a las personas que con el venyan, algunos de
los quales, que son Christoval de Barros e Bernaldo de Ybarra e otras
muchas personas de los que venyan en los navyos el dicho viage, e lo al
contenydo en la dicha pregunta dixo que no lo save.

A la tercera pregunta dixo, que no lo save, salvo que oyo dezir a Pero
Alonso Nyño e a Christoval Guerra, que llevaron perlas despues quel
dicho almyrante las llevó, e que despues partieron a Galizia con ellas.

A la quarta pregunta dixo, que este testigo vido venyr a los dichos
Juan de la Cosa e Alonso de Hojeda de descobrir, e que aportaron a
Veragua avra treze años, poco mas o menos, e que les oyó dezir que
avyan descubierto en la costa de tierra firme mucha cantidad de perlas,
e que no se acuerdan hasta dónde dixeron que descubrieron, e que oyó
dezir quel dicho Alonso de Hojeda hizo una fortaleza en el fin de donde
descobrieron, e que no la pudieron sosthener y la dexaron, e questo
oyó dezir a los suso dichos, e que oyó dezir que antes desto el dicho
almyrante no avya tocado en la dicha tierra, e que ansymysmo oyó dezir
que los avya despachado a los suso dichos el dicho señor obispo don
Juan de Fonseca.

A la quinta pregunta dixo, que oyó dezir al dicho Rodrigo de Bastidas
e a Juan de la Cosa, e a Francisco de Çavallos, que avyan llegado
adelante de Uravá mas que otro alguno treynta leguas, e que hasta
entonces no avya llegado otra persona hasta ally.

A la sesta pregunta dixo, que oyó dezir lo contenydo en la dicha
pregunta al dicho Vicente Añez e a otras personas.

A la setena pregunta dixo, que oyó dezir lo contenydo a muchos
maryneros que no se acuerda de sus nonbres.

A la otava pregunta dixo, que puede aver doze años, poco mas o menos,
que este testigo vio como vyno junto a este puerto el dicho almyrante
don Christoval Colon y el Adelantado su hermano, o quel Comendador
Mayor no lo dexó entrar aquy, e que oyó dezir que fue a Veragua e
estovo ally hasta que perdio una nao y despues tornó a Jamayca e estovo
ally. Preguntado a quien lo oyó dezir, dixo que porque lo vydo llegar a
este puerto e porques publico e notorio y lo oyó dezir a muchos de los
que con el venyan.

A la novena pregunta dixo, que oyó dezir lo contenydo en la dicha
pregunta a las personas en ella contenydas.

A la dezena pregunta dixo, que oyó dezir lo contenydo en la dicha
pregunta e que lo oyó dezir al dicho Solys.

A la honzena pregunta dixo, que dize lo que dicho ha e que deste fecho
esto es lo que save por el juramento que fizo. Fuele leydo delante;
afirmose en ello.—Rodrigo Manzorro.—Juan Ortiz, licençiatus.—Pedro de
Ledesma.—Diego de Ocaña.

[Nota al margen: Diego de Morales, VIII testigo.]

Diego de Morales, vezino de la villa del Puerto de Plata, testigo
rescivido en la dicha razon, juró segun derecho, e por el juramento
que hizo dixo, seyendo preguntado por la primera pregunta del dicho
ynterrogatorio, que conosce las personas contenydas en la dicha
pregunta ecebto Pero Alonso Nyño e Christoval Guerra e Diego de Lepe, e
que los conosce a todos de veynte años a esta parte.

Preguntado por las preguntas generales dixo, que es de hedad de treynta
años, poco mas o menos, e que no es pariente de nynguna de las partes,
etc.

A la segunda pregunta dixo, que oyó dezir lo contenydo a Juan de la
Cosa e a otras muchas personas.

A la tercera pregunta dixo, que oyó dezir lo contenydo a muchos de
los que fueron con el dicho Christoval Guerra, e que no oyó dezir que
antes desto el dicho almyrante don Christoval Colon ovyese tocado en el
Rescate de las Perlas, mas que avya llegado a la Margarita.

A la quarta pregunta dixo, queste testigo fue en el dicho viaje con
Alonso de Hojeda e vyo que lo despachó el obispo don Juan de Fonseca,
e que llegaron e entraron por la Boca del Drago y fueron descubriendo
por la costa de tierra firme, dozientas leguas, poco mas ó menos,
segund dezian los marineros, y llegaron hasta donde dizen el cabo de
la Vela e pasaron por la ysla de los Frayles y los Gigantes, e que
hasta entonces no avya llegado alli christiano nynguno. Preguntado cómo
save que no avya alli llegado christiano ninguno, dixo que por que lo
preguntaron a los yndios de las dichas tierras, los quales dezian que
no avya alli llegado christiano nynguno.

A la quinta pregunta dixo, que oyó decirlo contenydo a los dichos
Bastidas e Juan de la Cosa, e queste testigo los vyo venyr al tienpo
que venya de aquel viaje e que vyo la muestra del oro que traian e aun
ovo del dicho oro.

A la sesta pregunta dixo, que lo que della save es que vyo al dicho
Vicente Añez al tienpo que venya de descobrir e que hablo con él y le
oyó decir que avya descubierto mucha tierra e que avya llegado mas
adelante que ninguno avya llegado por la costa de la dicha tierra firme.

A la setima pregunta dixo, que oyo dezir que descubrio el dicho Diego
de Lepe e lo al contenydo en la dicha pregunta dixo que no lo sabe.

A la otava pregunta dixo, que este testigo vyo yr al dicho almyrante el
viejo en la dicha pregunta contenydo, e que oyo dezir que avya llegado
a Veragua. Preguntado a quién lo oyo dezir, dixo que a muchas personas
que vynyeron con el dicho almyrante que no se acuerda de sus nonbres.

A la novena pregunta dixo, que vyo venyr a los contenydos en la dicha
pregunta a esta ysla, de descubrir, e que lo oyó dezir que avyan
pasado adelante de Veragua mucha tierra y lo al contenydo en la dicha
pregunta dixo que no lo save.

A la dezena pregunta dixo, que oyó dezir lo contenydo en la dicha
pregunta a muchas personas, e dixo mas, que oyó dezir a los marineros
que fueron con Hojeda, que nunca el dicho almyrante avya llegado a la
dicha tierra firme, syno que la pasó de la Domynyca o de la Trenydad,
e questo les oyó dezir porque llevava capitulado el dicho Hojeda que
no llegase a donde el dicho almyrante avya llegado..... e questo fue
en Paria, porque no hallaron señal que christiano ovyese llegado ally
segund dicho es.

A la honzena pregunta dixo, que dize lo que dicho a e que deste fecho
esto es lo que save por el juramento que hizo y fuele leydo su dicho
e afirmose en el.—Diego de Morales.—Juan Ortiz, licençiatus.—Pedro de
Ledesma.—Diego de Ocaña.

[Nota al margen: Cristóbal de Barros, IX testigo.]

El dicho Christoval de Barros, vezino de la villa del Puerto de Plata,
estando en esta cibdad de Santo Domyngo, testigo presentado por el
dicho lizenciado Sancho Velazquez en el dicho nonbre, avyendo jurado e
seyendo preguntado por las preguntas del dicho ynterrogatorio dixo lo
siguiente.

A la primera pregunta dixo, que conosce e conoscio a las personas en la
dicha pregunta contenydas de doze o treze años a esta parte, ecebto que
no conoscio a Pero Alonso Nyño ny a Vicente Yañez ny a Diego de Lepe ny
a Juan Diaz de Solys.

Preguntado por las preguntas generales dixo, que es de hedad de treynta
e cinco o quarenta años e que no es paryente de nynguna de las partes,
etc., pero que vivió con el almirante don Cristobal Colon.

A la segunda pregunta dixo, que lo que desta pregunta save es que yendo
este testigo con el almyrante don Christoval Colon a descobrir, puede
aver catorze o quinze años, poco mas ó menos, vydo quel dicho almyrante
descubrio tierra a la qual los yndios della llamavan Paria, la qual
tierra esta junto con la Boca del Drago que dizen, por donde el dicho
almyrante salio e se vyno a esta ysla, y lo demas contenydo en la dicha
pregunta que no lo save.

A la tercera pregunta dixo, que oyo dezir que despues que pasó lo
contenydo en la pregunta antes desta, avya ydo Christoval Guerra a
descobrir e avya rescatado perlas, pero que este testigo no save en que
parte las rescato, y que desta pregunta no save mas. Preguntado a quién
oyó dezir lo suso dicho, dixo que a muchas personas en esta ysla que no
se acuerda de sus nonbres.

A la quarta pregunta dixo que lo que save es queste testigo vyo venyr a
esta ysla el dicho Alonso de Hojeda de descobrir, e que oyo dezir que
venya de descobrir la tierra que dizen firme e que traya oro rescatado,
e que desta pregunta no save mas, y luego torno a dezir que no se
acuerda sy entró el dicho Hojeda a la yda o a la venyda.

A la quinta pregunta dixo, que oyo dezir a muchas personas, que no se
acuerda de sus nonbres, que los dichos Rodrigo de Bastidas e Juan de
la Cosa, avyan descubierto en la tierra firme mas adelante que otro
nynguno e avyan llevado oro a Castylla, e que lo demás contenydo en
esta pregunta que no lo save.

A la sesta pregunta dixo, que oyo dezir que los dichos Vizente Añez, y
los otros hallaron el Río Grande del agua dulze que entra en la mar, y
lo al contenydo en esta pregunta que no lo save.

A la otava pregunta dixo, que oyo dezir lo contenydo a muchas personas
de cuyos nonbres no se acuerda, criados del dicho almyrante que avyan
ydo con el, puede aver siete o ocho años.

A la dezima pregunta dixo, que a oydo dezir que lo que los sobre dichos
descubrieron es adelante de lo quel dicho almyrante descubrió, pero que
no lo save.

A la honzena pregunta dixo, que dize lo que dicho tiene e que esta
es la verdad y lo que save por el juramento que hizo y firmolo de su
nonbre.—Christoval de Barros.—Juan Ortiz, licenciatus.—Pedro de Ledesma
e Diego de Ocaña.

E despues de lo susodicho lunes a ora de tercia quatorze dias del mes
de marzo del dicho año de myll e quinyentos e treze años, estando el
dicho señor lizenciado Juan Ortiz de Matiença, juez susodicho, en
las casas del cabildo desta dicha cibdad donde acostumbra fazer el
audiencia Real, en presencia de my el dicho Pedro de Ledesma escrivano
e notario publico susodicho, paresció presente el dicho licenciado
Sancho Velazquez, promotor fiscal susodicho e presentó una peticion el
thenor de la qual es el que sigue:

[Nota al margen: Petición.]

Muy poderosos señores el Rey e Reina nuestros señores:

El lizenciado Velazquez, procurador fiscal de vuestra Alteza, digo, que
por vuestra Alteza fue cometida una receptoria al lizenciado Matienço,
juez de apelacion de la Real audiencia destas yslas, con termyno de un
año, para la fazer e presentar en el consejo Real, e quando la dicha
receptoria vyno a esta ysla, eran ya pasados los ocho meses, poco mas
ó menos, e en el tienpo restante no se an podido tomar los testigos
con quien yo entendia fazer my provança, ansy por estar muy derramados
por la tierra adentro, como por estar ausentes en otras yslas: por
tanto a vuestra Alteza pido mande prorrogar el dicho termyno, porque me
temo e recelo que será pasado el dicho tienpo quando llegare al dicho
Real consejo la provança que agora envio, que tengo fecha, por la gran
distançia de camyno que ay, ansi por mar como por tierra, desde aqui
adonde el dicho Consejo está, lo qual ansi pido e suplico porque no
resciva detrimento alguno el derecho de vuestra Alteza, e protesto que
sy por ser pasado el dicho termyno quando la dicha provança llegare,
se pusiere algo por la dicha parte contraria, que es el almyrante
destas yslas, que no pare prejuicio al derecho del fiscal de vuestra
Alteza en el dicho pleyto que se trata con el dicho almyrante sobre la
dicha tierra firme, por quanto hasta agora no ha avydo disposicion de
enviar la dicha provança, porque no ha avydo navyo con quien se ovyese
envyado de muchos dias a esta parte, e sobre todo pido cumplimyento de
justicia.—El lizenciado Velazquez.

E asi presentada la dicha peticion mandaron que se le de la dicha
provança en forma, e en quanto a lo demas que pide dixo el dicho señor
licençiado juez susodicho que no es el juez para proveer en ello, mas
de conformarse con la carta de receptoria de sus Altezas. Testigos que
fueron presentes, Gonçalo de Cazalla, portero de la dicha audiencia.
E yo, Pedro de Ledesma, escrivano e notario publico susodicho, que a
lo que de susodicho es en uno con los dichos testigos, presente fui,
e de ruego e pedimiento del dicho promotor fiscal, esta provança bien
e fielmente fize escrevir, segun que ante my e antel dicho Diego de
Ocaña, escrivano susodicho, pasó en estas diez e seys fojas de pliego
de papel, e por ende fize aqui este mi signo que es atal, etc.=Hay
un signo=En testimonio de verdad=Pedro de Ledesma, escrivano de sus
Altezas.



                                  36.

  (Año de 1512.—_Diciembre 29, Santo Domingo._)—Testimonio de
  reclamación y protesta de D. Diego Colón contra la sentencia ó
  declaración dada en Sevilla por los Señores del Consejo, que dice
  menoscaba sus privilegios.—(_A. de I._, pto. 1, 1, 4/11, pieza 6,
  fol. 28.)[14]

      [14] Está escrito en pergamino grande, apaisado.


En la villa de Santo Domingo, del puerto de la ysla Española, en las
casas é palaçio del señor Almirante, etc., lunes á veynte y nueve dias
del mes de Dizienbre, año del naçimiento de nuestro Señor Jesucristo
de mill é quinientos é doze años, este dicho dia, el ylustre y
muy magnifico señor el señor don Diego Colon, Almirante, visorrey
é governador perpetuo destas yslas é tierra firme del mar oçeano
descubiertas é por descubrir, por el Rey é la Reyna nuestros Señores,
é en presencia de my, Juan de Villegas, escrivano de sus Altezas en
la su corte y en todos los sus Reynos é señorios, y escrivano general
desta ysla Española, é de los testigos de yuso escriptos, el dicho
señor Almirante, visorrey é governador suso dicho, dixo de palabra,
que porquel queria hazer cierta reclamacion é protestaçion que á su
derecho convenya contra çierta sentençia, determinacion ó declaracion
ó que quier ques que agora nuevamente le es venido á su notycia que ha
sydo dada por los del consejo de la Reyna nuestra Señora en cierto
pleyto que diz que se a tratado sin su poder é consentimiento sobre las
capitulaciones é previllejos é asyento quel Rey é la Reyna nuestros
Señores tomaron con el señor don Cristoval Colon su padre. Almirante,
visorrey é governador de las dichas yslas é tierra firme descubiertas é
por descubrir, que en gloria sea, antes y al tiempo y despues que por
el dicho señor Almirante fueron descubiertas las dichas yslas é tierra
firme, por ende que me pedia que fuese presente á la dicha reclamaçion
é protestaçion, y que le diese testimonio de como la hazia en mi
presençia, con dia é mes é año de la fecha, la qual dicha reclamaçion é
protestaçion hizo en esta guisa:

Escrivano notario publico presente, que aveys de dar testimonio de los
abtos é requerimientos é protestaçiones que pasaren ante vos, asentad
cómo yo, don Diego Colon, Almyrante, visorrey é governador perpetuo de
las yslas é tierra firme descubiertas é por descubrir del mar oceano,
digo que á my notiçia es venido como diz que cierto pleyto se a tratado
y trata ante la Reyna nuestra Señora é antel presydente é oydores del
su muy alto consejo sin mi poder y consyntimiento, en razon de ciertos
previllejos é capitulos é asientos tocantes al oficio de visorrey é
almirantadgo é governaçion que me perteneçen en estas dichas partes
é sobre ciertos derechos é preminençias que asy mismo me pertençen
por razon de yo ser visorrey, almirante é governador dellas, segund
que mas largo se contyene y pareçe por los dichos mis previllejos;
en el qual dicho pleyto soy ynformado que se a dado é pronunciado
una çierta aserta sentençia, determinaçion ó declaraçion ó que quier
ques, en perjuyzio de los dichos mis previllejos, capitulaciones é
asyentos quel Rey don Hernando é la Reyna doña Isabel, de gloriosa
memoria, nuestros Señores, tomaron é fizieron con don Cristoval Colon,
almirante, visorrey é governador de las dichas yslas é tierra firme
descubiertas é por descubrir, mi padre, antes é despues que por él
fuesen descubiertas estas dichas yslas é tierra firme, la qual dicha
aserta sentençia y declaraçion es ninguna de derecho por averse tratado
el dicho pleyto por no parte vastante é syn my poder é syn yo ser
oydo ni llamado ni vençido, de forma quel dicho pleyto y sentencia,
en quanto se trató de my perjuyzio, es de derecho ninguno; lo otro
porque la dicha aserta sentencia se dió é pronunció contra el thenor
é forma de los dichos mis previllejos, asyentos é capitulaciones é
confyrmaciones dellos, los quales contyenen tales é tantos vínculos
é firmezas é clabsulas, que segund derecho no pueden ser revocados,
ni se pueden perder ni prescrevir por razon ni cabsa alguna, por
ser como son, los dichos mis previllejos tales, que tyenen fuerça
de contratos, y tambien porque antes é al tienpo que sus Altezas
contrataron é tomaron asiento con el dicho Almirante mi padre, y le
fueron conçedidos los dichos previllejos por sus Altezas, el dicho
Almirante mi padre no hera vasallo ny súbdito de sus Altezas, salvo
que por les servir les ofresció la enpresa destas partes, é seyendo
esto asy verdad, los dichos previllejos é capitulaciones fueron echos
entre sus Altezas é mi padre como entre príncipe y no súbdito; otro
sy, los dichos mis previllejos é capitulaciones fueron concedidas á
mi padre en remuneracion de los muchos á buenos é leales é grandes
servicios quel dicho Almirante mi padre hizo á la corona Real de
Castilla en descubrir, como descubrió con tanto travajo y peligro de
su persona estas dichas partes, de donde ha resultado tanto provecho
é acreçentamiento de renta á los Reynos de Castilla é provecho á sus
súbditos é naturales; otro sy, porque los dichos previllejos contyenen
clabsulas derogatorias é otras clabsulas tales é de tanta fuerza, que
como dicho he no se pueden por sus Altezas revocar ny ynterpetrar en
perjuyzio dellos, ni pueden perder aunque yo haga ó diga ó vaya tácita
ó espresamente contra ellos, contra los quales como dicho tengo, su
Alteza é los del su muy alto consejo diz que hizieron é determinaron
é declararon lo siguyente: Primeramente, en la dicha sentencia ó
declaracion, su Alteza declara los diezmos eclesiásticos que á su
Alteza pertenecen por bulas apostólicas, asy de oro como de otras
cosas que á my ni á mis subcesores no pertenece parte ni cosa alguna
dellos, la qual dicha declaracion es ninguna, porque como dicho es, de
direto es contra los dichos mis previllejos. Iten ay otra declaracion
que las penas que pertenecen á la cámara de sus Altezas asy por leys
como seyendo arbitrarias pertenezcan á sus Altezas y no á mi ny á mis
subçesores, la qual dicha declaracion asy mismo es contra los dichos
mis previllejos. Iten otro capitulo que dize que las apelaciones que
se ynterpusieren de los alcaldes hordinarios de las cibdades é villas
é lugares que fueran por elecion de los concejos, que aquellas vayan
primeramente á my é á mis thenientes y que de mis thenientes vayan á
sus Altezas é á sus abdiencias é á las personas que ovieren de conoçer
por su mandado de las cabsas de apelaciones destas dichas yslas, la
qual dicha declaracion asy mismo es espresamente contra los dichos mis
previllejos. Iten otra declaracion que dize que pueden poner en las
dichas yslas é fuera dellas Juezes que puedan conoçer de las dichas
cabsas de apelaciones, asy mismo es contra los dichos mis previllejos
por los quales sus Altezas me conçedieron las apelaciones de los
alcaldes ordinarios é de los alcaldes mayores e thenientes que por mi
fueren puestos en estas dichas partes. E asy mismo es contra el titulo
é premynencia de visorrey, de lo qual en estos Reynos de Castilla
nunca se acostumbró yr apelacion dellos para ante sus Altezas, porque
de lo que por ellos es sentençiado y determinado segun derecho, no
ay otra apelacion. Otro sy, en la dicha sentencia ay otro capitulo
y declaracion que dize quel nonbramiento de los regidores é fieles
é jurados é procuradores é otros oficios de governacion pertenecen
á sus Altezas, lo qual es contra espreso capitulo de los dichos mis
previllejos, que dizen que se nonbren tres personas para cada oficio en
estas partes por my é sus Altezas tomen el uno dellos. Iten, ay otro
capitulo y declaracion que dize que la probysion de las escrivanias
de las dichas yslas, especialmente las del concejo é del número de
las cibdades é villas é lugares destas dichas yslas perteneçen á sus
Altezas y no á my, la qual dicha declaracion es contra los dichos
mis previllejos, por los quales generalmente la probysion de todos
los oficios de governacion é justiçia en estas partes me pertenesçen
como á visorrey é almirante é governador dellas. Otro sy, en la dicha
sentencia se contiene otro capitulo por el qual sus Altezas declaran
que me pueda ser tomada residencia cada y quando á sus Altezas
pareçiere, el qual dicho capitulo y declaracion es contra la merced y
previllejo por sus Altezas concedido de visorrey é governador perpetuo
é de almirante en estas partes, por la qual merced é previllejo es
visto concederme la juredicion sin obligacion de resydencia, é hazer
confianza de mi como se haçe de los otros señores é grandes á quien
se conçeden titulos de jurediciones. Otro sy, ay otro capitulo é
declaracion de las granjerias que sus Altezas tienen en estas dichas
yslas del sacar del oro y las que yo toviere é mis susçesores, que
seamos avydos por particulares personas, de manera que se traya á
particion la quinta parte del oro que de las dichas grangerias se
ovyere, pero que se reparta el quinto como se reparte el quinto que dan
los otros á sus Altezas, la qual dicha declaracion asy mismo es contra
los dichos mis previllejos. Otro sy, ay otro capitulo y declaracion en
la dicha sentencia por la qual sus Altezas declaran pertenecerles el
repartimiento de los yndios destas dichas yslas (_borroso_), lo qual
asy mismo es contra el previllejo de visorrey é governador, porque
concediendo como sus altezas concedieron al dicho Almirante mi padre y
á sus susçesores que fuese visorrey é governador perpetuo destas dichas
yslas, debaxo de la dicha governacion entra el repartimiento de los
yndios, porque como la conçesion é previllejo de la governacion é las
palabras della ayan de obrar segund derecho algun efeto, muy poco efeto
obraria si debaxo de la dicha governacion no se entendiese y entrase el
dicho repartimiento de los yndios, pues en estas partes la principal
y toda la governacion consiste en los dichos yndios é repartimiento
dellos, y hazer las sobre dichas declaraciones en la dicha sentencia
contenidas, su Alteza é los del su muy alto consejo son vistos querer
revocar é quebrantar los dichos mis previllejos é capitulaciones é
confirmaciones dellos, la qual dicha aserta sentencia y declaraciones
en ella contenidas, en quanto son en perjuycio é contra los dichos mis
previllejos, con el acatamiento que devo, en la mejor forma é manera
que puedo de derecho, digo la dicha aserta sentencia é declaraciones
ser ningunas é de ningund valor y efeto, y reclamo y protesto que
sean sin ninguna y que no pare perjuyçio alguno á los dichos mis
previllejos é capitulaciones é asyentos y confirmaciones dellos, direte
ny yndirete, é que por otro ú otros consyntimiento ó consyntimientos
tacito ó espreso que haga ó diga no se a visto consintir en la
dicha sentencia é declaraciones en ella contenidas en quanto son en
perjuyzio de los dichos mis previllejos, ni sea visto consintir en
quebrantamiento ni revocacion ni declaracion en perjuyzio dellos
hecho ni apartarme de los dichos mis previllejos, antes espresamente
lo contradigo, reclamo una é dos é tres vezes, é tantas quantas de
derecho soy obligado é lo reclamar, protestar é contradezir, é si de
la dicha sentencia no se a suplicado, protesto de suplicar della y de
usar de otro qualquier remedio que de derecho me sea premiso, y de
como hago esta dicha contradicion, reclamacion é protestacion contra
la dicha sentencia y declaraciones en ella contenidas en perjuyzio é
contra los dichos mis previllejos, pido á vos el presente escribano me
lo deys por testimonio signado de vuestro sino acostumbrado, para en
guarda é conservacion de mi derecho, de lo qual los que estan presentes
sean testigos, y pidiolo por testimonio y sy necesario hera y á mayor
abondamiento dijo que le diese por testimonio como la dicha reclamacion
y contradicion y protestacion la hazia é hizo antel licenciado Marcos
de Aguilar, alcalde mayor desta ysla que presente estava, del qual dixo
que le pedia é requeria que la oyese é fuese presente á ella y mandase
á my el dicho escrivano que le diese testimonio della, el qual dicho
alcalde mayor dixo que lo oya, y que en quanto al testimonio que pedia
que mandava á mi el dicho escrivano se lo diese por testimonio signado
en manera que hiziese fe para en guarda y conservacion de su derecho,
testigos que á lo que dicho es fueron presentes, llamados para ello,
el señor don Diego Colon, tio del dicho señor Almirante, é Francisco
de Garay, Alguazil mayor desta ysla, é Garcia de Lerma y Hernando de
Valdes, criados del dicho señor Almirante.—El licenciado Aguilar.—El
Almirante.

E yo el dicho Johan de Villegas, escrivano e notario publico suso
dicho, que á lo que dicho es presente fuy en uno con los dichos
testigos é de pedimiento del dicho señor Almirante é Visorrey é
governador suso dicho, é mandamiento del dicho señor alcalde mayor,
esta escriptura fize escrevir en este pergamino de cuero, que ante mi
pasó y en my registro queda firmada de los dichos señores Almirante
y Alcalde mayor, é por ende fize aquy este mio signo á tal, en
testimonio de verdad.=Hay un signo.=Johan de Villegas.

En Granada, á seys dias del mes de Setienbre de mill y quinientos y
veynte y seys años, en el Consejo de las Indias presentó esta escritura
Francisco de Aguilar en nonbre de los herederos del almirante don
Cristobal Colon, y los señores del Consejo mandaron poner en este
proceso y dar traslado al fiscal.

En ocho dias del dicho mes lo notifique al dicho fiscal en su persona.



                                  37.

  (Año de 1513.—_Febrero 12, Sevilla._)—Probanza hecha á petición
  del Fiscal relativamente á descubrimientos hechos en el tercero y
  cuarto viaje de D. Cristóbal Colón.—(_A. de I._, Pto. 1-1-5/12, pieza
  24.)[15]

      [15] Publicada en extracto por Fernández Duro, _Colón y Pinzón_,
      pág. 211.


En la muy noble é muy leal cibdad de Sevylla, sabado á la nona, doze
dias del mes de Febrero, año del nascimiento de nuestro salvador
Jesucristo de mill é quinientos é treze años, antel noble é muy
virtuoso señor licenciado Lope de Montenegro, teniente en esta cibdad
de Sevilla é su tierra por la Reyna nuestra señora, é en presençia
de my, Cristo val de Matute, escrivano de su Alteza é su escrivano é
notario publico en la su corte é en todos los sus Reynos é señorios, é
escrivano en el oficio é juzgado del dicho señor teniente, parescieron
presentes el comendador Ochoa de Ysasaga, é el contador Juan Lopez de
Recalde, oficiales de la Contratacion desta dicha cibdad, en nonbre
del licenciado Pedro Ruiz, fiscal de su Alteza, é presentaron al dicho
señor teniente é les fizieron leer por mí el dicho escrivano una carta
de la Reyna nuestra señora escrita en papel é sellada con su sello de
çera colorada é firmada de los señores de su muy Alto consejo segund
que por ella paresçia, su thenor del poder del dicho licençiado Pedro
Ruyz, fiscal é carta de su Alteza dize en esta guisa[16].

      [16] Sigue un poder otorgado por el Licenciado Pedro Ruiz,
      fiscal de la Reyna é del Consejo, á los oficiales de la casa de
      la contratacion de la ciudad de Sevilla para que en nombre de
      la Reyna puedan hazer provanzas é presentaciones de testigos,
      escrituras, autos y diligencias en el pleyto que se trata con D.
      Diego Colon, Almirante de las Indias, sobre la gobernacion de
      la Provincia del Darien é tierra firme y sobre otras causas y
      razones contenidas en el proceso, y para que puedan sostituir un
      procurador ó dos ó los que fueren necesarios.—Fecha en Burgos, 25
      Diciembre de 1513.

      Sigue una Real carta receptoria de D.ª Juana, Reyna de Castilla
      y Leon, etc., por la cual concede el termino de un año que se
      contará desde dos de este presente año, para presentar nuevas
      pruevas y hacer jurar y conocer los testigos y provanzas en el
      pleito que está pendiente en el Consejo entre partes, de la una
      mi fiscal, y de la otra D. Diego Colon mi Almirante y gobernador
      de las Indias del mar occeano é su procurador en su nombre, sobre
      la gobernacion que el dicho Almirante pide de la Isla del Darien
      é sobre otras causas y razones en el proceso del dicho pleyto,
      fecha en Burgos á 11 de Junio de 1512.

Asy presentado el dicho poder é carta de su Alteza los dichos
comendador Ochoa de Ysasaga é el contador Juan Lopes de Recalde,
dixeron que en nonbre del dicho fiscal de su Alteza requerian é
requerieron al dicho señor teniente que mande ver la dicha carta de su
Alteza é conforme á ella mande tomar y esaminar qualesquier testigos
que le truxeren é presentaren, los quales manden tomar por ante el
dicho Cristoval de Matute escrivano, al qual nonbraron en nonbre de su
Alteza, é los esaminen por el escrito de ynterrogatorio que ante su
merçed asy mismo presentan, el qual dicho escrito de ynterrogatorio
va adelante con la provança, é dixeron que por quanto en esta cibdad
está el canonigo Luis de Soria, que tiene poder del almirante don Diego
de Colon, que mande que se le notifique que presente recebtor, si
quisiere que esté presente al tomar y esaminar de qualquier testigos
que presentaren, é que lo pedian é piden asi por testimonio, testigos
el licenciado Ybarra é Anton de Mesa, escrivanos de su Alteza.

E en esto el dicho señor teniente dixo, que obedecia é obedeçió la
dicha carta de su Alteza con el acatamiento é reverençia que deve, é
questa presto de tomar é recibir qualesquier testigos que le fueren
traydos é presentados, é que mandava é mandó que se notifique al
dicho canonigo Luis de Soria, é que declare sy tiene poder del dicho
almirante, é sy dixere que lo tiene, mandava é mandó quel dicho Luis
de Soria trayga é presente en tres dias primeros syguientes, recebtor
questé presente á la recebçion é juramento e dicho de los dichos
testigos, con apercibimiento quel termino pasado, los mandara tomar
é recibir con el escribano que por parte de su Alteza está nonbrado.
Testigos los suso dichos.

E despues de lo suso dicho, en la dicha cibdad de Sevilla, lunes
catorze dias del dicho mes de hebrero del dicho año, yo el dicho
Cristoval Matute, escrivano de su Alteza, notifique al dicho canonigo
Luis de Soria en nonbre del dicho don Diego Colon, almirante, el dicho
abto é mando del dicho señor theniente, estando en las gradas desta
dicha cibdad, al qual fueron testigos el jurado Alonso de Medina é
Diego de Vega, vecinos de Sevilla.

E despues de lo suso dicho, en Jueves nona, dies é syete dias del dicho
mes de hebrero del dicho año, pareçió el dicho canonigo, Luis de Soria,
é presentó un poder del dicho don Diego Colon que presenta aver pasado
ante Manuel Sygura escrivano publico desta dicha cibdad, en veynte é un
dias del mes de abril de mill é quinientos é nueve años, su thenor del
qual dize en esta guisa[17].

      [17] Sigue el poder otorgado por el escribano Manuel Sygura en
      la ciudad de Sevilla en veinte y un dia del mes de Abril de 1509
      por D. Diego Colon Almirante Visorrey é gobernador perpetuo de
      las Islas, Indias é tierra firme del mar occeano, vezino de esta
      ciudad de Sevilla en la collacion de Sant Salvador, á favor de el
      venerable Luis Fernandez de Soria, canonigo en la Santa Iglesia
      desta dicha ciudad de Sevilla.

E despues de lo suso dicho, en la dicha cibdad de Sevilla veynte é
tres dias del dicho mes de hebrero del dicho año de mill é quinientos
é treze años, ante el dicho señor teniente, pareçieron los dichos
Ochoa de Ysasaga, comendador, y el dicho contador Lope de Recalde, en
el dicho nonbre, é presentaron por testigos á Diego de Porras, pagador
de Melilla, vezino desta dicha cibdad, del qual fué recebido juramento
por Dyos é por Santa Maria é por las palabras de los Santos evangelios
sobre la señal de la cruz, en que puso su mano derecha, so virtud del
qual prometio de dezir verdad de lo que supiere e le fuere preguntado
en esta razon, ques presentado por testigo.

E despues de lo suso dicho en la dicha cibdad de Sevilla, dies é
ocho dias del dicho mes de março del dicho año, ante el dicho señor
teniente, pareçieron los dichos comendador Ochoa de Ysasaga y el
contador de Recalde é presentaron por testigos en la dicha razon á
Diego Cabeçudo é á Diego Martin Barranco é á Pedro de Ledesma, de los
quales é de cada uno dellos fué recibido juramento, etc.

E despues da lo suso dicho en la dicha cibdad de Sevilla veynte e un
dias del dicho mes de março del dicho año de mill e quinientos e treze
años, ante el dicho señor teniente parescieron los dichos comendador
Ochoa de Ysasaga y el contador Lope de Recalde e presentaron por
testigos en la dicha razon á Juan de Noya, tonelero, e a Martin de
Arriera Tonelero, e a Viçente Añez Pinçon, e a Francisco de Porras, de
los quales e de cada uno dellos fue recebido juramento en forma de
derechos, etc.

E despues de lo suso dicho en la dicha cibdad de Sevilla miercoles
seys dias del dicho mes de abril del año de mill e quinientos e treze
años, paresçio el dicho comendador Ochoa de Ysasaga en el dicho nonbre,
e presento por testigos en la dicha razon, juntamente con el dicho
contador, a Ambrosyo Sanches, e a Juan Quexo, e a Juan Rodrigues,
piloto, de los quales e de cada uno dellos fue recibido juramento en
forma de derecho, etc.

E despues de lo suso dicho, en la dicha cibdad de Sevilla honze dias
del dicho mes de abril de dicho año, antel dicho señor teniente,
paresçio el dicho comendador Ochoa de Ysasaga e presentó por testigo a
Juan Quintero, del qual fue recibido juramento en forma, etc.

Lo que los dichos testigos dixeron e depusieron por sus dichos
e depusiciones, siendo preguntado por las preguntas del dicho
ynterrogatorio y el ynterrogatorio por donde se esaminaron es lo
syguiente:

Las syguientes preguntas sean hechas á los testigos que fueren
presentados por el procurador fiscal de vuestra Alteza en el pleyto que
tiene con el almyrante de las Indias[18].

      [18] Aquí el mismo interrogatorio de once preguntas inserto en el
      documento núm. 35.

[Nota al margen: Diego de Porras, I testigo.]

Diego de Porras, pagador de Melilla, vecino de Sevilla en la collacion
de Sant Viceyte, testigo presentado en la dicha razon, aviendo jurado
en forma de derecho e seyendo preguntado por las preguntas del dicho
ynterrogatorio presentado por parte del fiscal de su Alteza, dixo lo
siguiente:

A la primera pregunta dixo, que conosçe e conoscio a todos los
contenidos en esta pregunta de quinze años a esta parte e de dies e
ocho años, e dijo que conosce al licenciado Pero Ruis, fiscal de su
Alteza, de vista, e que no es pariente de ninguno de los contenidos
en esta pregunta ny le va ynterese en este pleyto, ny es rogado ny
dadivado para dezir al contrario de la verdad, e dixo que vença quien
tuviere justicia, e dixo que a treynta e cinco años.

A la segunda pregunta dixo, que al tienpo que don Cristoval Colon
fue a descubrir las yndias hazia la via de Paria, este testigo no
fue a la sazon alli, salvo otra vez que fue el dicho don Cristoval
Colon hazia las yndias, pero queste testigo oyo dezir a marineros e
honbres de la mar e otras personas que fueron con el dicho almyrante
aquel viaje, quel dicho almyrante tocó a la Boca del Dragon e que de
alli (?) reconoscio e llego a la ysla Margarita que es apartada de
Paria e camino de la ysla Española, e no vio, ny descubrió otra costa
ni la tierra firme, e que asi mismo oyó este testigo dezir al dicho
almirante, como avia descubierto la dicha ysla de la Margarita, e le
puso él este nonbre porque falló alli perlas e que dalli se fue la via
de la ysla Española e que esto sabe desta pregunta.

A la tercera pregunta dixo, que lo que sabe es que dende a cierto
tienpo quel dicho don Cristoval Colon avia venido de descubrir, vido
este testigo que fueron a descubrir Cristoval Guerra e Pero Alonso
Niño, por su piloto, e vido este testigo que llevaron uno ó dos navios
con gente, e fue publico que yban a descubrir tierra e que fueron su
viaje, e dixeron publicamente en esta cibdad, dende a un año poco mas o
menos, quel dicho Cristoval Guerra y el dicho Pero Niño e su conpañia,
avian venido, e que avian aportado a las yslas de Vayona en Galizia, e
que avian descubierto la dicha ysla de las perlas que se disze Comaná,
e que despues de venidos, a la sazon estava en esta cibdad de Sevilla
el señor obispo don Juan de Fonseca que tenia cargo de las armadas por
sus Altezas, e visto este testigo que los dichos Cristoval Guerra e
Pero Niño vinieron al dicho obispo don Juan de Fonseca a dar razon e
cuenta de la tierra que avian descubierto, e que este testigo le oyó
dezir al dicho Cristoval Guerra como el avia descubierto la tierra de
Paria e la ysla de Comaná de las perlas, e asi fue publico e notorio e
lo tiene por cierto este testigo por lo que despues vido en la dicha
tierra de Paria y en las dichas yslas de Comaná e la Margarita, que fue
este testigo allá en servicio de sus Altezas.

A la quarta pregunta dixo, que oyó dezir lo contenido en esta pregunta
como en ella se contiene a Alonso Hojeda e lo vido este testigo venir
deste viaje contenido en esta pregunta e dar cuenta a don Juan de
Fonseca que estava por su Alteza, e que asi fue publico en esta cibdad
como en esta pregunta se contiene.

A la quinta pregunta dixo, que estando este testigo en esta cibdad
de Sevilla vido adereçar e conçertar gente e navios al dicho Rodrigo
Bastidas e Juan de la Cosa contenidos en esta pregunta, e fue publico
que yban a descubrir, e dende a cierto tienpo estando este testigo
en esta dicha cibdad de Sevilla, vido venir de su viaje a los dichos
Rodrigo Bastidas e Juan de la Cosa, e dixeron e fue publico a la
sazon, que avian descubierto los dichos Bastidas e Juan de la Cosa la
provincia de Huravá, que es la tierra firme, e que no habian hallado
gente ny muestra que otras personas de nuestra nacion ni de otras
oviesen ydo alli, e fue publico que truxeron grand muestra de oro, e
vido este testigo a los dichos Bastidas e Juan de la Cosa yr a la corte
de sus Altezas, que a la sazon estavan en Alcalá de Henares, a dar su
quinto de oro a sus Altezas, e questo sabe desta pregunta.

A la sesta pregunta dixo, que oyó dezir lo contenido en esta pregunta a
muchas personas en esta cibdad, cuyos nonbres no se acuerda.

A la setima pregunta dixo, que a oydo dezir lo contenido en esta
pregunta a algunas personas en esta cibdad, cuyos nonbres no a memoria.

A la otava pregunta dixo, que este testigo fue con el dicho don
Cristoval Colon, almirante al tienpo que fue a lo contenido en esta
pregunta en el viaje que fue el dicho almirante, e vido quel dicho don
Cristoval Colon e la gente que con el yban, enbarcaron en la baya de
Cadiz por mandado de sus Altezas, e fueron su viaje por mar, e fueron
a descubrir tierra e allegaron a una tierra que agora llaman Veragua
contenida en esta pregunta, y estuvieron alli toda la gente hasta tres
meses, poco mas o menos, e salieron de alli e fueron por la costa
adelante a la buelta de la ysla Española fasta que llegaron a dar en
tierra de Cuba, e de ay arribaron a Jamayca, que es ysla, e de ay a la
ysla Española, e de ay se bolvieron a Castilla, e que no fueron a otra
tierra ninguna.

A la novena pregunta dixo, que la no sabe mas de averla oydo dezir, asi
como en esta pregunta se contiene á algunas personas que no sabe sus
nonbres.

A las dies preguntas dixo, que al pareçer deste testigo lo que
descubrieron cada capitan é persona por sy, es apartado de lo que
descubrió el dicho don Cristoval Colon Almirante.

A la honce preguntas dixo, que dize lo que dicho á en que se afirma,
é que desde fecho esto es lo que sabe por el juramento que hizo é lo
firmó. El liçençiado Montenegro—Diego de Porras—Cristoval de Matute,
escrivano de su Alteza.

[Nota al margen: Diego Cabezudo, II testigo.]

Diego Cabeçudo, marinero, vezino de la villa de Palos, contramaestre
de la nao nombrada _Santiago_ de ques maestre Romero, testigo
presentado en la dicha razon, aviendo jurado en forma de derecho é
seyendo preguntado por las preguntas del dicho ynterrogatorio dixo, lo
siguiente:

A la primera pregunta dixo, que conosce é conosció á los contenidos
en esta pregunta de quinze años á esta parte, salvo que no conosce
al fiscal de su Alteza ni conosce á Pero Alonso Niño ny á Cristoval
Guerra, salvo que los oyó mentar, é dixo que ni es pariente de ninguna
de las partes, ni los quiere mal, etc.

A la segunda pregunta dixo, que á oydo dezir lo contenido como en
ella se contiene á algunos marineros é maestres vecinos de Palos é de
otras personas que fueron con el dicho Almirante segund lo dezian, los
nombres de los cuales este testigo no se acuerda.

A la tercera pregunta dixo, que no la sabe mas de lo aver oydo dezir á
algunos marineros que no sabe sus nonbres.

A la quarta pregunta dixo, que la non sabe mas de averlo oydo dezir
á algunas personas publicamente, é queste testigo lo á visto esto
escrito en cartas de marear é de algunos pilotos é marineros por cosa
publicamente, esto é lo de la segunda é tercera pregunta.

A la quinta pregunta dixo, que este testigo no fué á lo contenido en
esta pregunta, pero que lo tiene por cierto porque lo á visto escrito
en algunas cartas de marear de pilotos é marineros, é lo á oydo dezir
publicamente.

A la sesta pregunta dixo, queste testigo no fué á lo contenido en
esta pregunta mas de quanto á visto escrito en cartas de marear,
como Vicente Añes é los que con él yban ganaron lo contenido en esta
pregunta é lo descubrieron, é que lo tiene por cierto por estar escrito
en las dichas cartas de marear.

A la setima pregunta dixo, que la no sabe mas de quanto lo á oydo dezir
á muchas personas que fueron con el dicho Diego de Lepe, é que este
testigo lo tiene por cierto, porque asy mismo lo á visto escrito en
algunas cartas de marear.

A la otava pregunta dixo, que este testigo fué con el dicho don
Cristoval Colon al tiempo que fué á descubrir é quando descubrió la
tierra que llaman Veragua contenida en estas preguntas, é que vido este
testigo que quando el dicho don Cristoval Colon llegó á la dicha tierra
Veragua en el mismo lugar que agora se llama Veragua, é allí asentó
é estuvo allí dos ó tres meses en un rio metido que allí está, él é
su gente, é de allí fué un poco adelante fasta un puerto que se llama
Retrete que es dies leguas adelante é que no pasó de allí adelante, é
que de allí se bolvió el dicho don Cristoval Colon á la ysla Española
porque ya las naos no se podian sostener, é que antes quel dicho don
Cristoval Colon llegase á Veragua, fué por una ysla que se dize ysla de
Pinos é atravesaron luego á la costa de la dicha Veragua, é questo es
lo que sabe desta pregunta.

A la novena pregunta dixo, que al tienpo quel dicho Vycente Añes é
Juan de Solis fueron á descubrir, este testigo estava en esta cibdad
de Sevilla é vido yr á los dichos Vicente Añes é Juan de Solis é gente
con ellos, é se dezia publicamente que por mandado de sus Altezas yban
á descubrir tierra los dichos Vicente Añes é Juan de Solis, é dende á
cierto tienpo, estando este testigo en la ysla Española, fué publico
que los dichos Juan de Solis é Vicente Añes venian de descubrir tierra
adelante de la dicha ysla, é que avian descubierto la tierra que es
adelante de Veragua, é que despues habló este testigo con marineros que
fueron este viaje é dixeron que avian descubierto la dicha tierra que
está adelante de la dicha Veragua.

A la diez preguntas dixo, que sabe que lo que descubrieron los
susodichos que fueron á descubrir, es apartado de lo que don Cristoval
descubrió, segund es publico.

A la honze pregunta dixo, que dize lo que dicho á, é que en ello se
afirma, é questa es la verdad por el juramento que hizo, é dixo que no
sabe escrevir—El liçençiado Montenegro.

[Nota al margen: Diego Martín Barranco, III testigo.]

Diego Martin Barranco, marinero, vezino de la villa de Palos, testigo
presentado en la dicha razon é aviendo jurado en forma de derecho é
seyendo preguntado por las preguntas del dicho ynterrogatorio, dixo lo
siguiente:

A la primera pregunta dixo, que conosce á don Diego Colon Almirante que
agora es de las Yndias, é que conoscio á don Cristoval Colon, su padre,
é que conosçe á Alonso de Hojeda é á Rodrigo de Bastidas é á Vicente
Añes Pinçon é á Diego de Lepe é á Juan Dias de Solis, é que los conosçe
de doze años á esta parte, é mas tienpo, é que no conosçe á los demas,
é dixo que no es pariente de ninguna de los partes, etc., é que tiene
treinta y ocho años.

A las siguientes preguntas dixo, que las no sabe.

A la setima pregunta dixo que la no sabe mas de saber quel dicho Diego
de Lepe fue á descubrir tierra por mandado de sus Altezas.

A la otava pregunta dixo, que este testigo fué con el dicho don
Cristoval Colon al tienpo que fué á descubrir quando descubrió á
Veragua, que es tierra firme, é vido este testigo quel dicho don
Cristoval Colon fué desde Sevilla á Calis, é de allí á Arzila, é de
allí á Grand Canaria, é de alli siguieron su viaje e fueron á dar en la
ysla que se dize Matinino, ques fazia levante de Guadalupe, é de alli
fueron la costa adelante á Guadalupe é tomaron agua, é de ay fueron á
la ysla de Sant Juan, é ay fueron la buelta de Santo Domingo, é de allí
fueron su viaje adelante por la costa de Jamayca, é de alli fueron a
dar á otra ysla en medio la mar, pequeña, que no sabe su nonbre, é de
alli fueron á dar á la ysla de Guanasa, e de alli atravesaron e fueron
á la ysla de Veragua, ques tierra firme, é fueron adelante de Veragua
un poco é saltaron en ciertos rios fasta el puerto de Retrete, é de
alli se bolvieron á Jamayca, é de alli á la ysla Española é questo sabe
desta pregunta.

A la diez preguntas dixo, que dize lo que dicho á, é que en ello se
afirma é questa es la verdad por el juramento que hizo, é dixo que no
sabe escrevir,—El licenciado Montenegro.

[Nota al margen: Juan de Noya, IV testigo.]

Juan de Noya, tonelero, vezino de Sevilla, en la carreteria, testigo
presentado en la dicha razon, aviendo jurado en forma de derecho é
syendo preguntado por las preguntas del dicho ynterrogatorio, dixo lo
siguiente:

A la primera pregunta dixo, que conosce é conoscio á todos los
contenidos en estas preguntas, salvo al fiscal é á Juan Dias de Solis,
quales no conosce, é que los conosce de quince años á esta parte, é
dixo que no es pariente de ninguna de las partes, etc.

A la tercera pregunta dixo, que este testigo no fué con el dicho
Cristoval Guerra este viaje quando descubrio lo contenido en esta
pregunta, é que fué en conpañia del dicho Cristoval Guerra el segundo
viaje quel dicho Cristoval Guerra fizo, quando fué por mandado de su
Alteza á descubrir las perlas, é vido quel dicho Cristoval Guerra
partió desta ciudad de Sevilla por la mar fasta la ysla de Canaria,
é de allí fué á dar al Resgate de las Perlas, ques la provincia de
Comaná, é de alli saltó en tierra él é los que con él yban, e alli
resgataron con los yndios muchas perlas é alxofa, é traxeron para sus
Altezas cinquenta marcos de perlas é alxofa, é truxeron caña fistola
veynte pipas, que la avia en aquella tierra, é de otra ysla junto
truxeron mucho brasil y esclavos yndios, é que lo demás que lo no sabe
mas de quanto sabe quel dicho Cristoval Guerra de venida que vino, dió
quenta del dicho viaje á Juan de Faya, escrivano publico de Calis, en
nonbre de sus Altezas.

A la quinta pregunta dixo, que este testigo vido quando el dicho
Rodrigo de Bastidas fue por mandado de sus Altezas á descubrir, é que
este testigo vido los navios en que fue el dicho Bastidas é su conpañia
en la ysla que dizen Jamayca, é fue publico quel dicho Bastidas é su
conpañia descubrieron la ysla de Urabá, que es isla é tierra firme, é
asy mismo lo á oydo dezir publicamente á personas que con él fueron, é
que este testigo lo tiene por cierto é que lo demás contenido en estas
preguntas que lo no sabe.

A la sesta pregunta dixo, que la no sabe mas de quanto oyo dezir
quel dicho Vicente Añes fue á descubrir, lo qual oyo dezir á algunas
personas en esta cibdad, é vido este testigo aparejar navios para el
dicho viaje quando el dicho Vicente Añes partió.

A la otava pregunta dixo, que este testigo fue con el dicho don
Cristoval Colon al tienpo que fué á descubrir, é vido que partió desta
cibdad con la gente é quatro navios é fue á la baya de Caliz, é de alli
salieron é fueron al socorro de Tanjar é Arzila, que estava cercado de
moros, é de alli fueron á la ysla de Grand Canaria é de alli fueron
derechos á las yndias é fueron á dar derechos á la ysla que dizen de
Guadalupe, é de alli fueron á la ysla de Sant Joan é á la ysla Española
que se dezia Aheti en tienpo de los yndios, é que quisieron entrar
dentro en el puerto, y el comendador de Lares, que á la sazon hera
governador no les dexó entrar, é de alli fueron por la mar á dar á un
puerto que se dize de las Beatas, é alli fueron á unas yslas anegadas é
tomaron agua é leña, é de alli fueron á una ysla que se dize la ysla de
Pinos, porque asy le puso el almirante por nonbre, porque avia muchos
pinos é leña, é de alli fueron atravesando á dar tierra en firme, é
fueron costeando é llegaron descubriendo por la tierra firme fasta dar
en Cacique Quemado, é de alli fueron á dar en Veragua, que es tierra
firme, é de alli pasaron é fueron la costa adelante fasta dar en
Puerto-Vello, é de ay se bolvieron costeando diziendo que yvan á buscar
la Espeçeria, é nunca la fallaron, é de ay atravesaron para yr á la
ysla Española, é no la pudieron tomar á la dicha ysla Española porque
los navios fazian mucha agua, é fueron á dar á la ysla de Cuba, de ay
á la ysla de Jamayca, é ay estuvieron mucho tienpo fasta quel dicho
don Cristoval Colon escribio á la ysla Española al governador para que
le enbiase algund navio para que pudiesen pasar, y el dicho comendador
de Lares le conpró un navio é le envio una caravela de las del Rey, y
en estos dos navios vino el dicho Almirante é toda la gente fasta el
puerto de Santo Domingo ques en la dicha ysla Española é de alli se
vinieron para Sevilla.

A la honze pregunta dixo, que dize lo que dicho á y en ello se afirma,
y que esta es la verdad por el juramento que hizo é firmolo. El
liçenciado Montenegro.—Juan de Noya.—Cristoval de Matute, escrivano de
su Alteza.

[Nota al margen: Martín de Riera, V testigo.]

Martin de a Riera, tonelero, vezino de Sevilla en la collaçion de
Santa Maria, testigo presentado en la dicha razon, é aviendo jurado
en forma de derecho é seyendo preguntado por las preguntas del dicho
ynterrogatorio, dixo lo siguiente:

A la primera pregunta dixo, que no conosçe al fiscal de su alteza ni
conosce á Pero Alonso Niño ny á Juan Dias de Solis, é que conosçe á los
demas de quinze ó veynte años á esta parte, é dixo que no es pariente
de ningunas de las partes, etc.

A la tercera pregunta dixo, que á oydo decir lo contenido en esta
pregunta á muchas personas públicamente, asy á pilotos que fueron con
el dicho Cristoval Guerra como á otras personas, é que lo tiene este
testigo por cierto por lo aver oydo dezir públicamente, é que este
testigo no sabe si antes quel dicho Cristoval Guerra fuese sy el dicho
don Cristoval sy avia ydo á ello.

A la quinta pregunta dixo, que á oydo desir lo contenido en esta
pregunta á Bartolome Sanchez, tonelero, que fué con Rodrigo Bastidas é
Juan de la Cosa á descubrir lo contenido en esta pregunta, é que asy
mismo lo á oydo desir á otras personas públicamente é que lo tiene este
testigo por cierto por lo que dicho a.

A la sesta pregunta dixo, que este testigo fué con el Almirante don
Cristoval Colon una ves, quando fué á descubrir, é vido que no llegó ny
descubrio cosa ninguna de lo contenido en esta pregunta que lo no sabe.

A la otava pregunta dixo, que este testigo fué con el dicho don
Cristoval Colon quando fué á descubrir, é vido este testigo quel dicho
don Cristoval Colon fué é partio desta cibdad é fueron á dar en Grand
Canaria, é de alli fueron por la mar adelante hasta dar en el puerto de
Santo Domingo, que es en la ysla Española, é de alli fueron en busca
de un estrecho donde dezia el dicho don Cristoval Colon que avia el
Especeria, é fueron á dar en Veragua, que es tierra firme, é pasaron
adelante costa á costa junto con la tierra, é fueron á dar al Rio
que dizen el Retrete, é de alli se bolvieron á la ysla de Jamayca y
estuvieron alli cierto tienpo, é de alli vinieron á la ysla Española,
é que esto vido este testigo que anduvo el dicho don Cristoval aquel
viaje é no fue á otra parte, salvo que yban costeando.

A la dies preguntas dixo, que al pareçer deste testigo le pareçe que lo
quel Almirante descubrio es apartado de lo que los otros descubrieron.

A la honze pregunta dixo, que dize lo que dicho á de suso y en ello se
afirma é questa es la verdad por el juramento que hizo, é dixo que no
sabe escrevir.—El licenciado Montenegro.

[Nota al margen: Pedro de Ledesma, VI testigo.]

Pedro de Ledesma, piloto del Rey nuestro señor, vezino de Sevilla en
la collacion de Santa Maria, testigo presentado en la dicha razon
é aviendo jurado en forma de derecho é seyendo preguntado por las
preguntas del ynterrogatorio, dixo lo siguiente.

A la primera pregunta dixo, que conosçe é conosçio á los contenidos en
esta pregunta, salvo al dicho fiscal, que lo no conosçe, é que á los
demas que los conosçe é conosçio de quinze años á esta parte, salvo al
dicho Juan Dias de Solis, que lo conosce del dicho tienpo, é dixo que
no es pariente de ningunas de las partes, etc.

A la segunda pregunta dixo, que este testigo fué con el dicho don
Cristoval Colon al tienpo que fue al viaje contenido en esta pregunta,
é yva por su piloto, é vido este testigo quel dicho don Cristoval Colon
no descubrió en la tierra firme que dizen que es el Asya, salvo que
reconosçio la punta de la Galea que dizen, y entró en la Boca del
Dragon, donde halló señal de perlas, é luego salieron por la dicha
Boca del Dragon para yr en busca de la ysla Española, é de alli, yendo
en busca de la ysla Española, vieron á la ysla de la Margarita é no
llegaron á tierra ny la platycaron, é que de alli corrieron en derrota
de Nurueste Sueste en busca de la Beata, ques en la ysla Española, é
que en este viaje no descubrio el dicho Almirante otra cosa alguna,
salvo lo de la ysla Española que estava ya descubierta.

A la tercera pregunta dixo, que este testigo á oydo dezir á muchas
personas que fueron en el viaje contenido en esta pregunta, quel dicho
Cristoval Guerra é Pero Alonso Niño fueron á descubrir é que pasaron
adelante de la boca del Dragon, donde el dicho don Cristoval Colon no
abia llegado ny descubierto, é que descubrieron é hallaron la tierra
quel dicho don Cristoval Colon no avia andado, é truxeron las perlas, é
queste testigo lo tiene por cierto lo que dicho tiene en este articulo,
porque al tienpo que las naos en que los dichos Cristoval Guerra á Pero
Alonso Niño fueron, este testigo los vido, pues fue publico quel dicho
don Cristoval Colon quedo atras.

A la quarta pregunta dixo, que al tienpo que los dichos Juan de la
Cosa é Alonso de Hojeda fueron á descubrir, este testigo estava en
la ysla Española, é los vido pasar en sus naos á ellos é á su gente
quando yvan á descubrir, é pasaron adelante, é dende á cierto tienpo
bolvieron, y el dicho Juan de la Cosa venia herido, é dezian que de
una flecha, é dixeron que abian descubyerto é hallado en la costa del
poniente desde los Frayles ó los Gigantes hasta la parte que agora
llaman Quiquibacoa, é asy fue publico é asy lo traya escrito en las
cartas del marear, é asy truxeron las figuras por el altura é por punto
llano, é que sabe este testigo que antes desto el dicho don Cristoval
Colon no tocó en estas provincias, porque sy el tocara, este testigo lo
oviera sabido, porque anduvo sienpre con él fasta que murio.

A la quinta pregunta dixo, que este testigo vido que los dichos Rodrigo
de la Bastidas é Juan de la Cosa descubrieron la tierra del Darien,
que es dentro del golfo de Uravá en la vanda del nurueste, lo qual
sabe porque al tienpo que venian de descubrir los dichos Rodrigo de
Bastidas é Juan de la Cosa este viaje, los vido este testigo pasar en
sus navios, é queste testigo estava entonces con el dicho don Cristoval
Colon, Almirante, atras del mismo golfo de Uravá, hazia el nurueste, é
vido este testigo quel dicho don Cristoval Colon no allegó ny descubrió
al dicho Darien ny Uravá, porquel el dicho Almirante no paso de treze
grados é medio, y el dicho Uravá y el Darien están en nueve grados é
medio, é que esto es lo que sabe desta pregunta.

A la sesta pregunta dixo, que la no sabe mas de quanto vido este
testigo partir al dicho Vicente Añes é su conpañia en demanda del viaje
contenido en esta pregunta, é que lo vido este testigo bolver é traer
la figura de todo lo quel descubrio, é questa puesta su figura en el
padron de su Alteza, é que esto es lo que sabe desta pregunta.

A la setima pregunta dixo, que al tienpo que Diego de Lepe fué á
descubrir, vido este testigo yr las naos y la gente que con el yban,
é las vido bolver á esta cibdad de Sevilla, salvo al dicho Diego de
Lepe, que no vino, é que los que con el fueron truxeron la figura de lo
que descubrió, que dezian que hera desde la dicha punta contenida de
suso, fasta la costa que buelve al medio dia, é questo no lo vido este
testigo porquel almirante don Cristoval Colon no anduvo esta tierra ny
la descubrió, é que lo que descubrieron los dichos Diego de Lepe é su
conpañia, lo truxeron por fee é testimonio é esta puesto en el padron
Real.

A la otava pregunta dixo, queste testigo fue con el dicho don Cristoval
Colon por capitan é piloto de la nao _Viscayna_ quando fué el viaje
contenido en esta pregunta, é vido quel dicho don Cristoval Colon
partió de España que es en la Oropa, é fueron por la mar adelante del
mar oceano en demanda de la ysla de Sant Juan, é alli platicaron é
salieron á tierra, é de alli fueron á la ysla Española, é de alli á
la ysla de Jamayca, é de alli corrieron en sur sudueste en busca del
Asya, que es en la tierra firme, é doze leguas antes que hallasen la
tierra firme fallaron una ysla en la mar que se dize Guanasa en lengua
de yndios, la qual puso el almirante la ysla de Pinos, é saltaron en
ella en tierra é platicaron en ella con un señor que se dezia Ynube,
é que de alli travesaron fasta la tierra firme que se dize tierra de
Uiuya en lengua de yndios, é que de alli corrieron la costa adelante
en el este oeste, fasta un cabo que le puso por nombre el dicho don
Cristoval el cabo de Gracias á Dios, é que de ay bolvieron á la misma
costa por sudueste é se apearon en una tierra que se dezia Cariay,
é que alli platicaron é ovieron cierto rescate de oro é les dieron
nuevas que avia otra provincia adelante que se dezia Caraburo, é que
de alli, de Cariay, tomaron un honbre principal por guia que se dezia
Cucaro, que los llevo á la provincia de Caráburo, é alli entraron en
unos puertos buenos que alli ay é salieron ochenta canoas con mucho
oro, é no quiso recibir ninguna cosa é levanto las naos é salio en la
mar, é que de alli fueron á otra provincia que se dezia Catiba, é alli
estava un cacique que tenia un brazo quemado é la cara, que se dezia
de Cacique Quemado, é queste defendio la tierra, é quede alli fueron
á otra provincia que se dezia Urirá é alli les dieron noventa marcos
oro por tres dozenas de cascaveles, é de ay fueron al Rio de Veragua é
alli hordenó el dicho don Cristoval de hazer un pueblo é que quedase
alli el Adelantado don Bartolome Colon con ciento é veynte onbres, y
el pueblo fecho é concertado, é el dicho don Cristoval que se queria
venir á la Española, los yndios se alteraron en ver tomar posysyon de
su tierra, é que yendo dos barcas el rio arriba del dicho Veragua, los
yndios se alçaron contra la gente é no escapó syno un honbre dellos,
é que de alli el almirante se levantó con dos naos, é de alli fueron
por la dicha costa fasta otro puerto que se dize del Retrete, é alli
estuvieron surtos ciertos dias é se alteraron los yndios é pelearon con
los cristianos é mataron muchos yndios, é de alli se saliendo por la
dicha costa del dicho puerto del Retrete, obra de quinze leguas antes
que llegasen al golfo de Uravá ny al Darien, fallaron unas yslas baxas
junto con la tierra firme, obra de una legua en la mar, y estas yslas
heran despobladas, é pararon alli é estuvieron una noche, é puso por
nonbre el dicho Almirante á estas yslas las Barvas, é que de alli,
porque les faltavan los bastimentos é las naos estavan comidas de bruma
é la gente desfallecida, dellos muertos, dellos dolientes, acordaron
el Almirante é sus capitanes é pilotos de tomar camino de la Española,
é de alli bolvieron á la Española, é no pasaron adelante de las dichas
Barbas, y tomaron el altura dellas en treze grados é medio, é que no
tomaron á la Española, salvo á la ysla de Cuba, de manera que en este
dicho viaje no descubrio el dicho Almirante salvo desde Guanasa fasta
las dichas yslas que dizen Barbas, é no descubrió á el Darien ny
Veragua, ni allegó á ello, porqueste testigo anduvo en todo este tienpo
con el dicho almirante é no se quito de su conpañia.

A la novena pregunta dixo, queste testigo fué en conpañia de Vicente
Añes é Juan de Solis por mandado de su Alteza, é vido quel dicho
Vicente Añes é Juan de Solis descubrieron adelante de la tierra de
Veragua á una parte á la via del norte todo lo que fasta oy está
ganado, desde la ysla de Gualasa fasta el norte, é que en estas tierras
se llaman Chavañin é Pintigua, é allegaron por la via del norte fasta
veynte é tres grados é medio, é que en esto no anduvo el dicho don
Cristoval Colon ny lo descubrio ny lo vido.

A la diez pregunta dixo, que por lo que dicho tiene en su dicho este
testigo en los artículos en este ynterrogatorio contenidos, cree que lo
quel almirante descubrió es apartado de lo que descubrieron los otros
de suso contenidos.

A la honze preguntas dixo, que dize lo que dicho á, é que en ello se
afirma é questa es la verdad por el juramento que hizo.—El licenciado
Montenegro.

[Nota al margen: Vicente Yáñez Pinzón, VII testigo.]

Viçente Añes Pinçon, capitan de sus Altezas, vezino de Sevilla, en
Triana, testigo presentado en la dicha razon, aviendo jurado en
forma de derecho é seyendo preguntado por las preguntas del dicho
ynterrogatorio, dixo lo siguiente:

A la primera pregunta dixo, que conosçe é conosçio los contenidos en
esta pregunta é los conoscio de veynte años á esta parte, salvo que
no conosçe al fiscal de su Alteza, é dixo que este testigo es Vicente
Añes, é dixo que no es pariente de ningunas de las partes, etc.

A la segunda pregunta dixo, que este testigo no fue este viaje
contenido en esta pregunta con el dicho don Cristoval Colon, salvo quel
mismo año quel dicho don Cristoval pasó é fué á descubrir, este testigo
fué é descubrio por mandado de su Alteza desde el cabo que dizen de
Consolación é la costa de lenguo hasta la boca del Dragon é que alli en
la boca del Dragó halló este testigo señal é nuevas como el dicho don
Cristoval avia llegado alli á la boca del Dragó, é que no paso á otra
parte, salvo que fué derecho á la ysla Española, é que encontro en el
camino con una ysla que le pusieron por nonbre la Margarita é que de
aquel viaje se fué á la ysla Española, é questo sabe este testigo por
lo que dicho tiene é porque asy se lo dixeron pilotos é personas que
fueron con el dicho Almirante, é que asy fue publico, é que por esto lo
tiene este testigo por cierto.

A la tercera pregunta dixo, que oyo dezir lo contenido en esta pregunta
á Cristoval Guerra é á Pero Alonso Niño é á otras personas que fueron
este viaje, é queste testigo tiene por cierto lo contenido en esta
pregunta por lo que dicho á, é porque asy fue publico, é porque despues
dellos venidos este viaje, este testigo fué á la tierra que dizen
de Paria é supo alla é vido señales como los dichos Cristoval Guerra
é Pero Alonso Niño descubrieron la tierra de Paria contenida en esta
pregunta, é el rescate de las Perlas, é que sabe este testigo que al
tienpo que los dichos Cristoval Guerra é Pero Alonso Niño entraron en
este rescate de la tierra de Paria é el golfo de las Perlas, el dicho
don Cristoval Colon no abia entrado en ello ni lo avia descubierto, lo
qual sabe é oyó; asy fue publico á la sazon é por lo que dicho tiene.

A la quarta pregunta dixo, que la no sabe, salvo que ha oydo desir lo
contenido en esta pregunta á muchas personas é á Alonso de Hojeda é á
Juan de la Cosa, é que lo tiene por cierto como en esta pregunta se
contiene, porque este testigo asy lo oyo dezir á muchas personas é lo
vido asi escrito en cartas de marear de personas que fueron en este
viaje.

A la quinta pregunta dixo, que este no fué en este viaje más de quanto
al tienpo que los dichos Rodrigo de la Bastida é Juan de la Cosa se
vinieron de descubir é vinieron á esta ciudad de Sevilla á dar cuenta
deste viaje á Francisco Pinelo é al dotor Matienço, oficiales de la
contratacion, é vido este testigo el oro que truxeron en muchas pieças,
en que fueron ciento é cinquenta marcos de oro, é dixeron que avian
descubierto toda la costa de la tierra firme fasta Uravá.

A la sesta pregunta dixo, que sabe lo contenido en esta pregunta como
en ella se contiene, lo qual sabe porque este testigo es el mismo
Vicente Añes Pinçon, é sabe é es verdad que descubrió desde el cabo
de Consolaçion, que es en la parte de Portugal, é agora se llama cabo
de Sant Agustin, é que descubrio toda la costa de luengo corriendo al
hocidente la quarta del nurueste, que asy se corre la tierra, é que
descubrio é hallo la mar dulce que sale quarenta leguas en la mar,
é laguna dulce, é asy mismo descubrió esta provincia que se llama
Parisura é corrio la costa de luengo fasta la boca del Dragó, é que
alli hallo este testigo la nueva quel dicho don Cristoval avia llegado
á la dicha boca del Dragó é que pasó adelante á la Española como dicho
á.

A la otava pregunta dixo, que al tienpo que el dicho don Cristoval fué
este viaje contenido en esta pregunta, este testigo estava en la ysla
Española é vido venir al dicho don Cristoval de descubrir, que avia
estado en Jamayca, é quel dicho don Cristoval Colon é los que fueron en
él, dixeron que avia descubierto por la parte del medio dia de Aheti é
de Cuba, que es ysla, é fué á dar consigo corriendo al huesudueste á
una ysla que se llama Guanaxa, la qual dixeron que puso ysla de Pinos,
é que de alli atravesó á la tierra firme á la provincia Ebuya del
caçique Camarona, que es en el principio de la syerra, é de alli tornó
el dicho don Cristoval fasya la parte de oriente é anduvo por la costa
de luengo, é descubrio un cabo de tierra é puso por nonbre Gracias á
Dios, é que de alli corrio la costa fasya el oriente á donde descubrió
una baya que se llama Veragua á donde resgato ciertas cosas, é que no
pasó mas adelante, é que de alli se tornó á Jamayca é vino á la ysla
Española, é que este testigo lo tiene por cierto esto que dicho á,
porque asy fué publico á la sazon é que despues mareando este testigo
vido parte dello é sabe todas estas cartas.

A la novena pregunta dixo, que este testigo é Juan de Solis fueron
por mandado de sus Altezas é descubrieron toda la tierra que fasta
oy esta descubierta, desde la ysla de Guanaxa fasta la provincia de
Camarona; yendo la costa de luengo fasya el oriente está otra provincia
que se llama Chabañin é Pintigua, que descubriola este testigo é Juan
de Solis, é que asi mismo descubrieron yendo la costa de luengo, una
grand baya que le pusieron la Gran baya de la Navidad, é que de alli
descubrió este testigo las syerras de Carya é otras tierras demas
adelante, é que á estas provincias nunca el dicho don Cristoval Colon
ny otro por el llego.

A la diez preguntas dixo, que sabe que lo que descubrió el dicho
almirante es apartado de lo que descubrieron los otros contenidos en
este artículo, que fueron por mandado de sus Altezas.

A la honze preguntas dixo, que lo que dicho á es verdad y en ello se
afirma é questa es la verdad por el juramento que fizo é lo firmo. El
licenciado Montenegro—Vicente Añes.—Cristoval Matute, escrivano.

[Nota al margen: Ambrosio Sánchez, VIII testigo.]

Anbrosyo Sanches, maestre de la nao nombrada _Santa María_, vecino
de Triana, testigo presentado en la dicha razon, é aviendo jurado en
forma de derecho é seyendo preguntado por las preguntas del dicho
ynterrogatorio, dixo lo siguiente:

A la primera pregunta dixo, que conosçe á don Diego de Colon,
almirante, é que conoscio á don Cristoval Colon, almirante, su padre,
é que conosció á Juan de la Cosa, é que conosçe á Rodrigo Bastidas
é á Juan de Solis é al obispo don Juan de Fonseca é que los conosce
á Rodrigo de Bastidas de veynte años á esta parte, é al obispo de
Palencia de quinze años á esta parte, é á Juan de la Cosa é á Juan Dias
de diez años á esta parte, é que conosció á don Cristoval Colon é á su
hijo de honze años á esta parte, é dixo que no conosçe á los demas ny
es pariente de ninguna de las partes, ni los quiere mal, etcétera.

A la segunda pregunta dixo, que no se le acuerda lo contenido en esta
pregunta, porque se remite á su dicho que sobre lo contenido en esta
pregunta á dicho ante el licenciado Matienzo, en las Yndias.

A la quarta pregunta dixo, que este testigo no fué á lo contenido en
esta pregunta, salvo que lo oyo dezir á muchas presonas, é que se
remite este testigo á lo que dixo en su dicho en las Yndias.

A la quinta pregunta dixo, que oyo dezir lo contenido en esta pregunta
á muchas presonas, é que se remite á su dicho en lo que dixo en lo
contenido en esta pregunta.

A la otava pregunta dixo, que sabe é vido quel dicho don Cristoval
Colon fué á descubrir tierra fasya la parte de Veragua é fué por la
parte de poniente é vinieron á dar en Veragua é alli saltaron en
tierra, é de alli bolvieron á Jamayca é perdieron los navios, é de
Jamayca vinieron á la ysla Española é de alli bolvieron á Castilla, lo
qual sabe este testigo porqueste testigo fué con el dicho Almirante, é
que se remite este testigo á lo que tiene dicho en su dicho.

A la novena pregunta dixo, que se remite este testigo á lo que tiene
dicho en su dicho en las Yndias, porqueste testigo no fué á lo
contenido en esta pregunta.

A la diez pregunta dixo, que se remite á lo que dicho tiene este
testigo en su dicho.

A la honze pregunta dixo, que dize lo que dicho á, é questa es
la verdad por el juramento que hizo, é lo firmo.—El licenciado
Montenegro.—Ambrosio Sanches.

[Nota al margen: Juan de Quexo, IX testigo.]

Juan de Quexo, honbre de la mar, vecino de la villa de Palos, testigo
presentado en la dicha razon, aviendo jurado en forma de derecho é
seyendo preguntado, dixo lo siguiente:

A la primera pregunta dixo, que conosce é conoscio á los contenidos en
esta pregunta, salvo á Pero Alonso Niño é á Cristoval Guerra que los
no conosçio, e queste testigo los conosçe é conosçio de doze años á
esta parte, poco mas ó menos, é dixo que no es pariente de ninguna de
las partes ny los quiere mal, etc., é que á treinta é ocho años.

A la segunda pregunta dixo, que la no sabe mas de aver oydo lo
contenido en esta pregunta á muchas personas que fueron con el dicho
don Cristoval Colon á descubrir, é que este testigo tiene por cierto lo
contenido en esta pregunta, porque lo á visto escrito en las cartas de
marear de los que fueron con el dicho almirante.

A la tercera pregunta dixo, que oyo dezir lo contenido en esta pregunta
á muchas personas que fueron á descubrir con el dicho Cristoval Guerra
é Pero Alonso Niño, é queste testigo tiene por cierto lo contenido en
esta pregunta, porque asy como en esta pregunta se contiene lo á visto
escrito en cartas de marear de los que fueron con los dichos Cristoval
Guerra é Pero Alonso.

A la quinta pregunta dixo, que la no sabe mas de averlo oydo dezir lo
contenido en esta pregunta á muchos marineros que dixeron que fueron
este viaje.

A la sesta pregunta dixo, que la no sabe, salvo que oyo dezir lo
contenido en esta pregunta á algunos marineros.

A la setima pregunta dixo, que la no sabe mas de averlo oydo dezir á
algunos marineros que no sabe sus nonbres, é queste testigo tiene por
cierto lo contenido en esta pregunta por lo aver visto asi debuxado en
cartas de marear.

A la otava pregunta dixo, queste testigo fué con el dicho don Cristoval
Colon al tienpo que fué á descubrir lo contenido en esta pregunta, é
vido quel dicho don Cristoval Colon fué desde Sant-Cruz á Calis, é de
alli siguieron su viaje á las Yndias é llegaron á la primera tierra
á una ysla que se llama Matinino (?) é de alli siguieron su viaje é
fueron é llegaron por la ysla Española adelante, é de alli adelante
fueron la via del hueste é llegaron á una ysla que se dize el Jardin
de la Reyna, é de alli atravesaron é fueron á dar en una ysla que se
dize Guanasa, questá doze leguas de tierra firme, que es á la parte
del subsudueste, é que de alli fueron á una baya que se llama baya de
Caxinas, é que de alli corrieron la buelta del leste é subdueste é
llegaron al puerto que se dize Retrete, que es adelante de Veragua,
é salieron á tierra, é que de alli bolvieron á tierra de Veragua é
saltaron en tierra, é questuvieron en Veragua quatro meses, é de alli
bolvieron á la ysla Española.

A la novena pregunta dixo, que oyo dezir lo contenido en esta pregunta
á Juan de Solis é á Vicente Añes é á otras personas que dixeron que
fueron con ellos á lo contenido en esta pregunta.

A la diez pregunta dixo, que sabe é tiene por cierto, que lo quel
Almirante descubrió es apartado de lo que los otros contenidos en
estas preguntas descubrieron, é questa es la verdad.

A la honze pregunta dixo, que dize lo que dicho á, é que en ello se
afirma é questa es la verdad por el juramento que hizo, é dixo que no
sabe escrevir.—El licenciado Montenegro.

[Nota al margen: Juan Rodríguez, X testigo.]

Juan Rodriguez, piloto, veçino de la villa de Palos, testigo presentado
en la dicha razon, aviendo jurado en forma de derecho é seyendo
preguntado por las preguntas de dicho ynterrogatorio, dixo lo siguiente:

A la primera pregunta dixo, que conosçe é conosçio á los contenidos en
esta pregunta, salvo al fiscal, que no lo conosçe, é que conosçio al
dicho don Cristoval Colon é á su hijo, de veynte años á esta parte, é
dixo que conosçe é conosçio á los demas de quinze años á esta parte,
poco mas ó menos, é dixo que no es pariente de ninguna de las partes,
salvo que Diego de Lepe hera hermano deste testigo, é dixo que no es
rogado ny dadivado para dezir el contrario de la verdad, etc.

A la segunda pregunta dixo, queste testigo fué con el dicho don
Cristoval Colon al tienpo que fué á descubrir lo contenido en esta
pregunta, é vido quel dicho don Cristoval Colon fué dende Cabo Verde
siguiendo por el hueste é reconoscieron una ysla que se llama la
Trenidad, é de alli llegaron á Paria, que es tierra firme, é de alli
salieron por la Boca del Drago é vieron la ysla Margarita, é se fueron
á la ysla Española, é que en este viaje el dicho don Cristoval Colon no
fué á otra parte ny descubrio ninguna cosa otra.

A la tercera pregunta dixo, queste testigo no fué en el viaje contenido
en esta pregunta, mas de quanto vido este testigo al dicho Cristoval
Guerra é Pero Alonso Niño quando vinieron de descubrir, é dixeron que
avian descubierto toda la tierra firme que esta adelante de Paria, que
es desde Paria fasta Paraguaná, que es la provincia donde estan las
perlas, é asi fué publico é lo tiene este testigo por cierto, porque
asi lo trayan escrito los que con ellos venian en cartas de marear.

A la quarta pregunta dixo, que oyo dezir lo contenido en esta pregunta
á muchas presonas é á marineros que dixeron que fueron al viaje
contenido en esta pregunta, é que asy lo tiene por cierto este testigo,
como en esta pregunta se contiene, por lo que lo tiene asi por escrito
en las cartas de marear de marineros por cosa cierta.

A la quinta pregunta dixo, que con este testigo fueron Rodrigo de
Bastidas al tienpo que fué á descubrir lo contenido en esta pregunta,
é vido quel dicho Bastidas é Juan de la Cosa descubrieron desde la
parte del sur de Brava hasta el Darien, que es al poniente, é que no lo
descubrió esto otras personas ni el almirante, salvo los dichos Rodrigo
Bastidas é Juan de la Cosa é su conpañia.

A la sesta pregunta dixo, que este testigo no fué en este viaje con
el dicho Vicente Añes, salvo que este testigo oyo dezir lo contenido
en esta pregunta al dicho Vicente Añes é á otras personas que fueron
á este viaje, e queste testigo lo tiene por cierto, porque asi es
publico, é asi esta escrito en las cartas de marear como en esta
pregunta se contiene, é aunque antes que Vicente Añes fuese á esto,
este testigo en conpañia de Diego Lepe descubrieron lo contenido en
esta pregunta, que yvan por mandado de sus Altezas.

A la setima pregunta dixo, que este testigo fué con Diego de Lepe al
tienpo que fué á descubrir, por mandado de sus Altezas, é vido quel
dicho Diego de Lepe é su conpañia descubrieron desde el cabo de Sant
Agustin fasta Paria toda la costa syguiendo, que es seyscientas leguas
de tierra firme, en que entra en esto el Rio Grande y el Marañó, é
donde esta en la mar el agua dulçe, é que á esto el almirante ny otras
personas no fueron á lo descubrir, salvo Vicente Añes é Diego de Lepe.

A la otava pregunta dixo, que á oydo dezir lo contenido en esta
pregunta á muchas presonas que no sabe sus nonbres é á Juan de Quexo.

A la novena pregunta dixo, que oyo dezir lo contenido en esta pregunta
á Pedro de Ledesma é á Vicente Añes é á otras personas é asi es publico
entre los mareantes que an ydo por aquellas partes, como en esta
pregunta se contiene.

A la diez pregunta dixo, que cada uno de llos que fueron por sus
Altezas á descubrir e descubrieron, es apartado de lo quel almyrante
descubrió, é que esta es la verdad por el juramento que hizo, lo señaló
con su señal ante el dicho teniente.—El licenciado Montenegro.

[Nota al margen: Juan Quintero, XI testigo.]

Juan Quintero, marinero, vezino de la villa de Palos, testigo
presentado en la dicha razon, aviendo jurado en forma de derecho é
seyendo preguntado dixo lo siguiente:

A la primera pregunta dixo, que no conosçe al fiscal de su Alteza,
salvo que conosçe é conosció á los demas contenidos en esta pregunta de
mas de veynte años á esta parte, é dixo que no es pariente de ninguna
de las partes ny los quiere mal, etc.

A la segunda pregunta dixo, que sabe lo contenido en esta pregunta como
en ella se contiene, lo qual sabe este testigo porque este testigo fué
con el dicho don Cristoval Colon el viaje contenido en esta pregunta é
lo vido como en esta pregunta se contiene.

A la tercera pregunta dixo, que este testigo oyo dezir algunas
personas, que los dichos Cristoval Guerra é Pero Alonso Niño é su
compañia fueron á descubrir la tierra firme de Paria y el rescate de
las Perlas, lo qual oyo dezir este testigo á los dichos Cristoval
Guerra é Pero Alonso Niño, pero que este testigo fué con el dicho don
Cristoval Colon hasta surgir al puerto Redondo, que es en la Paria en
la tierra firme quatro leguas deste cabo de donde se cogen las perlas,
é que esto sabe desta pregunta, é que entonces el dicho don Cristoval
Colon no descubrió las dichas perlas.

A la quarta pregunta dixo, que á oydo dezir este testigo lo contenido
en esta pregunta á muchas presonas que fueron en este viaje, é lo tiene
por cierto, porque lo á visto asi escrito en cartas de marear, como en
esta pregunta se contiene, é que sabe quel dicho don Cristoval Colon
no fué ny descubrió la tierra contenida en esta pregunta, porque sy la
descubriera, este testigo lo supiera, porque anduvo de contino con el
en su compañia.

A la quinta pregunta dixo, que á oydo dezir lo contenido en esta
pregunta á muchas personas que fueron en este viaje, é que lo tiene
por cierto este testigo lo contenido en esta pregunta, porque lo á
visto asi escrito en cartas de marear, é que sabe este testigo quel
dicho don Cristoval Colon no descubrió esta tierra que dizen Uravá
ny la provincia del Darien contenida en esta pregunta, porque sy lo
descubriera este testigo lo ubiera savido, porque fué con el dicho
almirante segun dicho á.

A la sesta pregunta dixo, que sabe este testigo quel dicho don
Cristoval Colon, almirante, no descubrió cosa ninguna de lo contenido
en esta pregunta, porque no pasó adelante de la boca del Drago á la
buelta del Sur, porque sy lo descubriera, este testigo lo supiera, é
queste testigo tiene por cierto que descubrieron lo contenido en esta
pregunta Vicente Añes Pinçon e los que con el fueron, porque lo á asy
oydo dezir publicamente á muchas personas.

A la setima pregunta dixo, que á oydo dezir lo contenido en esta
pregunta á Roldan, piloto del dicho Diego de Lepe.

A la otava pregunta dixo, que sabe é vido este testigo quel dicho don
Cristoval Colon cuando fué á descubrir el postrer viaje, descubrió
desde la ysla de Guanasa, que está frontero de la baya de Caxin, fasta
dentro al puerto de Retrete, é veynte é cinco leguas adelante la via
del leste, é que esta tierra se dize la provincia de Veragua, é que
de alli se bolvieron á Cuba, é de alli á Jamayca, é de alli á la ysla
Española, é que no descubrió otra cosa en este viaje el dicho almirante.

A la novena pregunta dixo, que á oydo dezir lo contenido en esta
pregunta á Ledesma é á Vicente Añes.

A la diez preguntas dixo, que la no sabe é que esta es la verdad por el
juramento que hizo.—El licenciado Montenegro.

[Nota al margen: Francisco de Porras, XII testigo.]

Francisco de Porras, continuo del Rey nuestro señor, vecino de Sevilla
en la collacion de Sant Viceyte, testigo presentado en la dicha razon,
aviendo jurado en forma de derecho é seyendo preguntado, dixo lo
siguiente:

A la primera pregunta dixo, que conosçe é conosçió á los contenidos en
esta pregunta de veynte años á esta parte, poco mas ó menos, é dixo
que no es pariente de ningunas de las partes ni los quiere mal, etc.

A la segunda pregunta dixo, que á oydo dezir lo contenido en esta
pregunta á muchos marineros é que no save sus nonbres, é que este
testigo fué por mandado de su Alteza á lo de las perlas á la provincia
de Comaná, que dizen, é que antes que llegase este testigo á esta
provincia le mostraron á este testigo que avia llegado el almirante á
la Margarita, é que de alli tomó el camino de la Española.

A la tercera pregunta dixo, que oyó dezir lo contenido en esta pregunta
á Cristoval Guerra é á Pero Alonso Niño é a otros muchos marineros, é
que tiene por cierto este testigo lo contenido en esta pregunta, porque
asi lo á visto escrito en cartas de marear é porque es asi publico.

A la quarta pregunta dixo, que á oydo dezir lo contenido en esta
pregunta á muchos marineros que fueron en el viaje contenido en esta
pregunta é porque asi lo á visto este testigo escrito en cartas de
marear por cosa publica.

A la quinta pregunta dixo, que este testigo tiene por cierto lo
contenido en esta pregunta, porque nabegando este testigo por estas
partes contenidas en esta pregunta lo á oydo nonbrar este testigo como
en esta pregunta se contiene á muchos marineros, é porque asi lo á
visto este testigo escrito en cartas de marear.

A la sesta pregunta dixo, que á oydo dezir lo contenido en esta
pregunta á algunos marineros que dixeron que avian ydo en el viaje
contenido en esta pregunta é que por cosa publica lo tiene este testigo
por cierto.

A la setima pregunta dixo, que á oydo dezir lo contenido en esta
pregunta á muchos marineros é personas que dixeron que fueron este
viaje con el dicho Diego de Lepe, é que asy mismo lo oyó dezir este
testigo á un pariente deste testigo que se dezia Francisco de Peralta,
que fué en este viaje.

A la otava pregunta dixo, queste testigo fué con el dicho don Cristoval
Colon al tienpo que fué á este viaje, é vido este testigo quel
dicho don Cristoval Colon partió de Calis é fué á dar en la ysla de
Guadalupe, é de ay á la ysla Española, é de ay á Santo Domingo, é de
ay fueron á un puerto que dizen Açua, en la Española, é de ay fueron á
unas yslas despobladas, é de ay fueron su viaje á dar á tierra firme, é
de ay llegaron á descubrir á Veragua, que es un rio, é entraron dentro,
é de ay pasaron adelante á otros puertos por la misma costa fasta dar
á un cabo que dizen Gracias á Dios, é de ay bolvieron á Veragua y
estuvieron alli cierto tiempo, é de alli bolvieron con dos navios mas á
Jamayca, é de alli pasaron á la ysla Española.

A la novena pregunta dixo, que á oydo dezir lo contenido en esta
pregunta á Vicente Añes é á Ledesma é á otros que fueron con él este
viaje é que por cosa cierta lo á visto este testigo asi escrito como
en esta pregunta se contiene en cartas de marear.

A las dies preguntas dixo, que al pareçer deste testigo lo quel
almirante descubrió es apartado de lo que los otros descubrieron, é
que esto es lo que sabe deste fecho por el juramento que hizo, etc.—El
licenciado Montenegro.—Francisco de Porras.

Asi tomados é recibidos los dichos testigos en la manera que dicho es,
el dicho comendador Ochoa de Ysasaga en el dicho nonbre, dixo que lo
pedia é pidió asy por fee é testimonio y el dicho señor teniente se
lo mando dar firmado de su nonbre é firmado é sinado de mi el dicho
escribano, ques fecho é pasó en la dicha cibdad de Sevilla los dichos
dias é meses é año suso dicho del Señor, de mill é quinientos é treze
años.—El licenciado Montenegro.

Yo el dicho Cristoval de Matute, escribano de la Reyna nuestra señora
é escribano del oficio del dicho señor teniente Montenegro, lo fize
escrevir é vi firmar aqui su nonbre al dicho señor teniente é fice aqui
este mio signo á tal, en testimonio de verdad,=Hay un signo.=Cristoval
Matute, escribano de su Alteza.



                                  38.

  (Año de 1513.—_Mayo 23, Valladolid._)—El Fiscal Pero Ruiz pide un año
  de prórroga al término de las probanzas por tener que hacerlas en
  Indias, y presenta algunas.—Concedido.—(_A. de I._, Pto., 1-1-4/11,
  pieza 5, folio 27.)


Muy poderosa Señora.=El licenciado Pero Ruyz, vuestro fiscal en el
pleito con don Diego Colon, almyrante de las Yndias, sobre la tyerra
firme, digo que se dió sentencia por los del vuestro muy alto Consejo
en que rescivieron a prueba con cierto termino dentro del qual yo he
fecho estas provanças que ante Vuestra Alteza presento, e por que tengo
nescesidad de fazer más provanças y la tengo de fazer en las yslas e
en otras partes fuera del reyno, suplico a vuestra Alteza que mande
prorrogar el dicho termino por otro año, e juro a Dios e a esta señal
de cruz ♰ questa prorrogación no la pido maliciosamente, salvo que asy
conviene a vuestro derecho, para lo qual e en lo nescesario vuestro
Real oficio ynploro e las costas pido, e protesto.=Hay una rúbrica.

En Valladolid a veynte e syete dias del mes de mayo de myll e
quinyentos e treze años la presentó en el Consejo de su Alteza el
dicho licenciado Pero Ruis, por fiscal de su Alteza, e pidio lo en
ella contenydo, e los señores del Consejo dixeron que prorrogavan
e prorrogaron el dicho termyno de la provança por otro año primero
syguiente, que se tyene como recibido, y se cuenta desde el dia que
se acaba el termyno que le estava dado e prorrogado, e se notyfique a
anvas las partes.

Este dicho dia lo notyfique al dicho licenciado Pero Ruiz por fiscal.

En la dicha villa de Valladolid veynte e nueve dias del dicho mes de
mayo de myll e quinyentos e treze años, notifique a Juan de la Peña,
procurador del dicho almyrante al abto suso dicho de la prorrogacion
que fue otorgada por los señores del Consejo, del termyno que estaba
dado á las partes para hazer su provança: testigos el bachiller
Salmeron é Juan Lopez, vecino de Consuegra.

En diez dias del mes de junyo de mill e quinientos e treze años llevó
el fiscal sus cartas de prorrogación para hacer su provança por virtud
dellas.



                                  39.

  (Año de 1513.—_Junio 2, Valladolid._)—Real Carta receptoria dirigida
  por D.ª Juana al Dr. Juan Ortiz de Matienzo, juez de apelación de las
  Indias, haciéndole saber la prórroga concedida para el pleito que
  trata su procurador fiscal Pero Ruiz con D. Diego Colón, sobre la
  gobernación del Darien y otras cosas.—(_A. de I._, 1-1-5/12, pieza,
  10, fol. 52.)



                                  40.

  (Año de 1513.—_Junio 10, Valladolid._)—Real provisión concediendo
  al Fiscal prorrogación por otro año para hacer sus probanzas, y
  haciéndola extensiva á la parte del Almirante. (_A. de I._, 1-1-4/11,
  pieza 5, fol. 50.)


Doña Juana por la gracia de Dios, Reyna de Castilla, de León, de
Granada, de Toledo, de Galizia, de Sevylla, de Cordova, de Murcia,
de Jaen, de los Algarves, de Algesyra, de Gibraltar e de las yslas de
Canaria e de las Indias, yslas e tierra firme del mar oceano, princesa
de Aragón e de las dos Cecilias, de Jerusalem, archiduquesa de Abstria,
duquesa de Borgoña e de Bravante, etc., condesa de Flandes e de Tyrol,
etc., señora de Vizcaya e de Molina, etc., a todos los corregidores,
asistentes, alcaldes e otras justicias asy de la cibdad de Sevilla
como de todas las otras cibdades e villas e logares de mys reynos e
señorios, e a cada uno de vos en vuestros logares e juridiciones, salud
e gracia. Sepades quel licenciado Pero Ruys, my procurador fiscal, me
hizo relacion por su petycion deziendo que en el pleyto quel ha e trata
con Diego Colon, my almyrante de las Yndias sobre la governación que
pide de la ysla del Darien, e sobre las otras cabsas e razones en el
proçeso del dicho pleyto contenydas, el fue recivido a prueva e para
hazer la dicha su provança le fue dado termyno de un año, conplido
dentro del qual dize que no se avia podido acavar de hazer la dicha
provança, e me suplico e pedio por merced vos mandase prorrogar e
alargar el termyno que por la my primera carta de recebtoria vos mande
dar e di por via de quarto plazo por un año o como la my merced fuese,
lo qual visto en el my Consejo fue acordado que devia mandar dar esta
my carta para vos en la dicha razon, e yo ovelo por bien e por la
presente prorrogo e alargo el plazo e termyno que por la dicha my
primera carta de recebtoria vos mande dar e di, por otro año conplido
primero seguiente, el qual corra e se quente despues de ser conplido
el dicho un año del primer termyno que os fue dado por la dicha my
carta recebtoria, dentro de los quales vos mando que acabeys de hazer e
hagays la dicha provança segund e como por la dicha my carta recebtoria
vos fue mandado, e que deste termyno goze la otra parte sy quisiere
para hazer su provança, e que antes que se haga la dicha provança lo
notyfiqueys a la otra parte, sy podiere ser avido, para que haga la
dicha su provança, para lo qual vos doy otro tal e tan conplido poder
como por la dicha my carta de recebtoria vos fue dado, con todas sus
yncidencias e dependencias anexidades e conexidades e los unos ny los
otros no hagades ny hagan ende al por alguna manera so pena de la my
merced e de diez myll maravedís para la my camara. Dada en la villa de
Valladolid a dies dias del mes de junyo año del nascimyento de nuestro
salvador Jesucristo de mill e quinyentos e treze años.=Hay una rúbrica.

Licenciatus Çapata.=Licenciatus Muxica.=Licenciatus
Polanco.=Licenciatus Aguirre.=Licenciatus de Sosa.=Doctor Cabrero.

Yo Juan de Salmeron, escrivano de camara de la Reyna nuestra señora la
fise escrevir por su mandado con acuerdo de los del su Consejo.

Prorrogación para el fiscal por un año en el pleyto que trata con el
almyrante de las Yndias sobre la governacion de la ysla del Darien para
las justicias del Reyno.

Registrada=Ximenez.

En Madrid a nueve dias de mayo de DXVI años la presento Fernando
de Valladolid en el consejo en nonbre de su Alteza.=Castañeda
chanciller.=Hay un sello.



                                  41.

  (Año de 1513.—_Junio 13, Valladolid._)—Juan de la Peña, en nombre del
  Almirante, pide carta de receptoría para hacer probanzas en Palos
  y en Moguer; que se envíe un navío á reconocer la costa de Paria,
  Veragua y el Darien, por haber muerto las más de las personas que
  anduvieron en ella, y que se traiga al Consejo carta de marear y
  pilotos imparciales que declaren.—(_A. de I._, 1-1-4/11, pieza 5,
  fol. 28.)


Muy poderosa Señora=Juan de la Peña en nonbre del almyrante de las
Yndias digo, que ya sabe vuestra Alteza el pleyto que my parte trata
con el fiscal sobre la governacion de la provincia del Darien, en que
vuestra Alteza recibio a prueva y se han prorrogado terminos, y por
que my parte se entiende aprovechar de las dipusiçiones de algunos
testigos que están en las villas de Palos y Moguer y en otras partes
del arçobispado de Sevilla y destos reynos, suplico a vuestra Alteza
me mande dar su carta de receptoria para las justicias que reciban los
dichos de los testigos que por parte del dicho almyrante le fueren
presentados, y lo que dixeren y depusieren se lo den en publica forma
para lo presentar ante vuestra Alteza.

Otro sy, sabrá vuestra Alteza que Paria, y el Darien y Veragua está
todo en una costa; suplico a vuestra Alteza mande enbiar un navio y
pilotos para que costa a costa vean adonde esta Paria, y el Darien y
Veragua y trayan relacion cumplida de como esta todo en una costa, por
que la mayor parte de las personas que fueron en descubrir lo uno y lo
otro murieron en la tormenta donde se ahogó el comendador Bobadilla y
de pestilencia en Castilla y en los viajes de Nycuesa y Hojeda.

Otro sy, para mas declaracion de la verdad suplico a vuestra Alteza
mande traer ante si una carta de marear y pilotos que sean syn sospecha
para que vean la dicha carta de marear y digan qual es Paria, y qual
Veragua, y qual Darien, y si es todo una costa, para lo qual ynploro
vuestro Real oficio.

En la villa de Valladolid, treze dias del mes de junyo de myll e
quinyentos e treze años la presento en el consejo de su Alteza el dicho
Juan de la Peña en nonbre del dicho almyrante de las Yndias, e los
señores del Consejo de su Alteza mandaron dar traslado al fiscal e que
responda a tercero dia.

En la dicha villa de Valladolid catorze dias del dicho mes de junyo del
dicho año lo notifique al licenciado Pero Ruyz fiscal, en su persona,
el qual pidio traslado e le fue dado.



                                  42.

  (Año de 1513.—_Junio 30, Valladolid._)—Carta de receptoría dada á
  petición del fiscal Pero Ruiz para los Corregidores, Asistentes y
  otras justicias de Sevilla, prorrogando el término de un año en otro
  para la conclusión del pleito que trata con D. Diego Colón sobre la
  Gobernación del Darien.—(_A. de I._, 1-1-5/12, pieza 1, fol. 50.)



                                  43.

  (Año de 1513.—_Noviembre 10, Santo Domingo._)—Probanza hecha á
  petición del Fiscal para acreditar lo que descubrió D. Cristóbal
  Colón en la tierra firme.—(_A. de I._, 1-1-5/12, pieza 10.)


En la cibdad de Santo Domingo del puerto de la ysla Española, jueves
ora nona diez dias del mes de novienbre año del nascimiento de nuestro
salvador Jesucristo de mil é quinientos é treze años, ante el noble é
muy virtuoso señor el licenciado Juan Ortiz de Matienço, Juez é oydor
del Abdiencia del Rey é la Reyna nuestros Señores que resyde en esta
cibdad, é por ante my Gomes de Ribera, escribano de sus Altezas en esta
dicha ysla, el licenciado Sancho Velazques, procurador fiscal por sus
Altezas, presentó una carta de la esclarecida é muy poderosa Reyna doña
Juana nuestra señora, firmada de los señores del su muy Alto Consejo
e refrendada de Martin de Salmeron, escrivano de camara de su Alteza,
é en las espaldas sellada con su sello Real enpremido sobre çera
colorada, el tenor de la qual es esta que se sigue.

(Sigue una Real cédula de la Reyna D.ª Juana dada en virtud de la
relacion presentada por su fiscal el licenciado Sancho Velasques ante
el Consejo, con motivo de el pleito que él trae con D. Diego Colon,
Almirante de las Yndias, sobre la gobernacion de la isla del Darien y
sobre otras cosas y razones, cuyo pleito fue recibido á prueva, y que
para hacer su provanza se le concedió un año, dentro del cual dize
que no se habia podido hacer la referida provanza. Pide prorroga y se
le concede otro año, el cual se cuente despues de ser cumplido el año
que le fue dado por carta, y que de este termino goze la otra parte si
quisiere para tambien hacer su provanza. Dada en Valladolid á dos de
Junio de mil quinientos trece.)

E asy presentada la dicha carta de su Alteza, el dicho liçenciado
Sancho Velazquez, procurador fiscal, pidio en nonbre de su Alteza se
notifique al dicho señor juez é le mande notificar á la otra parte
conforme á lo que su Alteza manda, é le de termino conforme á derecho,
la qual dicha carta yo el dicho escrivano ley é notifique al dicho
señor licenciado Juez suso dicho, el qual la tomo en sus manos é la
beso é puso sobre su cabeza é respondio que la obedescia é obedescio
é acetava é aceto como á carta de su Reyna é señora é la mandava é
mando notificar á la otra parte, á la qual señalo termino de tres
dias primeros siguientes para que venga, ó su procurador suficiente
aver é conosçer los testigos quel dicho procurador fiscal en este caso
quisiere presentar é para los ver jurar é le señalo cada dia para tomar
los dichos testigos á ora de nona é que el está presto de hacer é
cunplir todo lo que fuere justicia. El dicho procurador fiscal lo pidio
por testimonio para guarda del derecho de la dicha su parte; testigos
Fernando Diaz de Santa Cruz é Pedro de Xeres, mercaderes estantes en
esta dicha cibdad.

E luego á poco de ora, dentro en la posada del Almirante don Diego
Colon, en su presencia, por mi el dicho escribano fué leyda é
notificada esta carta de prorrogacion de suso contenida de su Alteza en
haz del dicho procurador fiscal, el qual dixo en nonbre de su Alteza
que citava é cito al dicho almirante para conosçer é ver jurar los
testigos que en nonbre de su Alteza en esta cabsa entendia presentar.
El dicho Almirante respondio que oye lo contenido en la prorrogaçion
de su Alteza é pide le sea dado el traslado de la dicha carta é destos
abtos, lo qual todo se le dio por mi el dicho escribano: testigos Juan
de Villoria, vezino de la cibdad de la Conçebcion é Pedro de Miranda,
vezino de la villa de Buenaventura.

Despues de lo suso dicho en la dicha cibdad de Sancto Domingo, savado,
ora nona, diez é nueve dias del mes de novienbre año suso dicho, antel
dicho señor Juez é por presencia de mi el dicho escribano, syendo
presente Hernando de Carvajal, procurador que se mostro ser del dicho
Almirante don Diego Colon, é de Garcia de Aguilar escrivano nonbrado
por parte del dicho Almirante para aconpañado de mi el dicho escrivano
por su Alteza nonbrado, el dicho licenciado procurador fiscal dixo que
presentava é presento un ynterrogatorio de preguntas por el qual pidio
fuesen esaminados los testigos que el en nonbre de su Alteza en este
caso presentase, su tenor del qual deste poder del dicho Almirante uno
en pos de otro, es el que sigue.

[Nota al margen: Interrogatorio.]

Las siguientes preguntas sean fechas á los testigos que fueren
presentados por el procurador fiscal de vuestra Alteza en el pleito que
trata con el Almirante de las Yndias.

I.—Primeramente sean preguntados los dichos testigos sy conoscen al
dicho fiscal é á el Almirante don Cristoval Colon, su padre, é al señor
don Juan de Fonseca, obispo que agora es de Palencia, é á Juan de la
Cosa, é á Alonso de Hojeda, é á Pero Alonso Niño, é Cristoval Guerra, é
Rodrigo de Bastidas, é Viçente Añes Pinçon, é Diego de Lepe é Juan Dias
de Solis.

II.—Si saben o vieron ó oyeron dezir quel dicho Almirante don Cristoval
Colon descubrio en lo que agora llaman la tierra firme, syno una vez
que tocó solamente en la parte de la tierra que llaman Paria en la boca
del Drago y no en otra parte, y en la parte della questá á la mar que
es ysla, é de ally partió la via de la Española, y pasó á la vista de
la ysla que llaman la Margarita, é no vio ni descubrio otra cosa de la
tierra firme en aquel viaje.

III.—Yten sy saben que Cristoval Guerra é Pero Alonso Niño e los que
fueron en su conpañia descubrieron la tierra firme de Paria y el
rescate de las perlas, é traxeron las dichas perlas y aportaron con
ellas á Galizia y de alli vinieron á Sevilla é dieron razon é cuenta
dellas á don Juan de Fonseca, que tenia el cargo por sus Altezas, y
pagaron la parte que á su Alteza pertenesçia, é sy saben que al tienpo
questos fueron y rescataron las dichas perlas, el dicho Almirante no
avia entrado ni tocado en aquellos lugares.

IV.—Yten sy saben que en este tienpo Alonso de Hojeda é Juan de la
Cosa, piloto, é los que fueron en su conpañia, descubrieron en la
costa de la tierra firme hazia al poniente desde los Frayles e los
Gigantes hasta la parte que agora se llama Mynibucoa, y que antes
desto el Almirante ny otras personas algunas no abian tocado en la
dicha costa ny en las dichas tierras que los dichos Hojeda é Juan de
la Cosa descubrieron, é que los despachó é mandó yr el dicho don Juan
de Fonseca que agora es obispo de Palencia, que tenia el cargo por su
Alteza.

V.—Yten sy saben que despues desto Rodrigo de Bastidas é Juan de la
Cosa descubrieron en la dicha tierra firme mas al poniente la parte
que llaman Urabá, donde es la provincia del Darien y traxeron á Alcalá
de Henares la muestra del oro é de las otras cosas que hallaron en
la dicha tierra, é alli lo dieron por mandado de su Alteza é fueron
despachados por el dicho don Juan de Fonseca, é quando bolvieron estava
ya en la corte el dicho obispo é alli pagaron lo que pertenesció á su
Alteza, lo qual hasta entonçes nunca avia sydo descubierto por ninguna
persona.

VI.—Yten sy saben que Vicente Añes Pinçon é los que con el fueron á
descubrir, descubrieron hazia la parte de levante é la costa que está
descubierta hasta la punta que llaman de Sancta Cruz é de Sant Agustin;
de aqui entró la boca del Rio grande donde hallaron el agua dulçe, que
entra en la mar, que el Almirante ny otra persona destos reynos nunca
antes descubrieron aquella costa.

VII.—Yten sy saben que Diego de Lepe é los que con el fueron en otro
viaje descubrieron desde la dicha punta la costa que buelve al medio
dia ó á el sur hasta el termino que esta agora descubierto, porque
antes ny despues el Almirante ny otras personas no an ydo á descubrir
aquella parte.

VIII.—Yten sy saben que despues desto el dicho Almirante fué á
descubrir é descubrió una parte de la tierra que agora llaman Veragua,
é que de alli se bolvió á la Española.

IX.—Yten sy saben que después desto Vicente Añes é Juan de Solis
fueron á descubrir por mandado de su Alteza é descubrieron adelante de
la dicha tierra de Veragua todo lo que hasta oy está descubierto, en lo
qual el dicho Almirante no tocó ny descubrió cosa alguna.

X.—Yten sy saben que lo que estos descubrieron es apartado de lo quel
dicho Almirante descubrio.

XI.—Y sean fechos á los dichos testigos todas las otras preguntas
generales al caso tocantes é pertenescientes.

(Sigue un poder del Almirante D. Diego Colon otorgado en la ciudad de
Santo Domingo en diez y seis de Noviembre de mil ochocientos trece á
favor de Fernando de Carabajal vezino y regidor de la referida Ciudad
de Santo Domingo con el objeto de que pueda estar presente, a ver jurar
é conocer los testigos é provanzas que el Fiscal hiziere é presentare
para en guarda de su derecho y pueda nombrar resceptor por su parte
que este presente y acompañado con el otro escribano que la otra parte
nombre ó hubiese nombrado; y nombra á García Aguilar Escribano de sus
Altezas, presentando en su nombre testigos, provanzas y escrituras
que á su derecho convenga, y cuantas diligencias, asi judiciales como
extrajudiciales y otras cosas en cada una dellas, el dicho Almirante
podria hacer estando presente.)

E asy presentado las dichas dos escrituras de suso declaradas, el dicho
procurador fiscal, en nonbre de su Alteza, presentó por testigos en
esta cabsa á Bartolome Roldan, piloto, el qual juro en faz de los
suso dichos en forma segund derecho é syendo preguntado por todas las
preguntas del ynterrogatorio, dixo lo siguiente:

[Nota al margen: Bartolomé Roldán, XXII testigo.]

A la primera pregunta dixo, que agora conosçe al dicho fiscal é conosçe
é conoscio á todas las otras personas contenidas en la pregunta.

Preguntado por las preguntas generales dixo, que no es pariente ni
criado ny apaniaguado de ninguna de las partes ni asydo corruto ni
amenazado ni rogado ny dadivado para que diga más de lo que sabe en
este caso, eseto dize, que vino desde Castilla con el Almirante don
Cristoval Colon tres viajes desque vino á descubrir en estas partes, é
que le pagava el Almirante sueldo por el Rey.

A la segunda pregunta dixo, que sabe que al tienpo quel Almirante don
Cristoval Colon vino á descubrir á Paria, este testigo venya por piloto
de una caravela que venia en conpañia del dicho Almirante, é que vido
este testigo como llegaron á Paria é cojeron alli en el golfo é tomaron
agua, é que rescataron algunas perlas é questuvieron ally surtos
syete ó ocho dias, poco mas ó menos, é que despues alçaron velas é se
vinieron á vista de la Margarita á esta ysla Española, é que en aquel
viaje no descubrio el Almyrante otra cosa, porque sy lo descubriera,
este testigo lo viera porque venia en su conpañia.

A la tercera pregunta dixo, que oyo dezir á los marineros que yban
con Cristoval Guerra é Pero Alonso Niño que avian ydo al resgate de
las perlas y que avian ydo por el golfo de Paria donde surgio el dicho
Almirante, é que despues pasaron la costa adelante é fueron á dar al
resgate de las perlas que tenia leguas más adelante, poco más ó menos,
é que esto que dicho tiene que lo oyo dezir á los dichos marineros
que abian ydo con los dichos Cristoval Guerra é Pero Alonso Nyño, los
quales heran de Moguer, donde este testigo es.

A la quarta pregunta dixo, que oyo dezir lo contenido en la dicha
pregunta á los dichos Hojeda é Juan de la Cosa, é que sabe quel
Almirante no abia llegado hasta alli hasta entonces, porque quando el
Almirante descubrio á Paria se vino como dicho tiene á esta ysla, é
despues fueron los dichos Hojeda é Juan de la Cosa á la tierra suso
dicha é el Almirante no avia salido ny salio á descubrir por entonces,
é que sabe que los suso dichos fueron despachados por el obispo que
agora es de Palencia, don Juan de Fonseca, por queste testigo fué
despachado por el en aquella sazon.

A la quinta pregunta dixo, que sabe que los dichos Rodrigo de Bastidas
é Juan de la Cosa fueron despachados para yr á descubrir por el dicho
don Juan de Fonseca, obispo de Palencia que agora es, é que despues
este testigo vido al dicho Juan de la Cosa en la cibdad de Sevilla,
que hera ya de vuelta, é que entonces le dixo el dicho Juan de la
Cosa como avian descubierto á Urabá, é que asy mismo le dixo á este
testigo el dicho Juan de la Cosa que avian traydo oro, é que á lo que
este testigo sabe é cree, que no avia otra persona descubierto aquella
provincia, porque nunca lo oyó dezir este testigo, e si lo oviera oydo
dezir, lo sopiera, como piloto que usa navegar por la mar en estas
partes, é que lo demás contenido en la pregunta que no lo sabe.

A la sesta pregunta dixo, que lo que sabe es que Vicenti Añes fué á
descubrir mes é medio ó dos meses antes que Diego de Lepe, é despues
fué el dicho Diego de Lepe, en cuya conpañia yva este testigo por
piloto, é que sabe que entonces descubrio el dicho Diego de Lepe al
sodueste de Cabo-Verde é que entró en el Rio grande, por el qual subio
setenta leguas el rio adentro, é dio la buelta por la costa de la mar
hazia el poniente, hasta llegar á Paria, é que Vicente Añes llegó en
aquel viaje entre Paria é el Rio grande, que abia descubierto Diego
de Lepe, é este testigo pasó por la costa, hasta Paria, é dixo este
testigo que hasta entonces no sabe que ninguna persona lo oviese
descubierto, porque al tiempo quel dicho Diego de Lepe, y este testigo
é las otras personas que yban con ellos en aquel viaje des que llegaron
en la tierra, la gente della se maravillavan de los ver, porque
paresçia que antes no avian visto á otros cristianos.

A la otava pregunta dixo, que oyó dezir lo contenido á los marineros
que fueron con el dicho Almirante, que son de Palos, donde este testigo
es, que son Diego Gomez é Juan de Quexo é á otros cuyos nombres no se
acuerda.

A la novena pregunta dixo que sabe que los contenidos en la pregunta
fueron á descubrir por mandado de su Alteza, é que oyó dezir que avian
pasado adelante de lo que avia descubierto el dicho Almirante don
Cristoval Colon, é que lo avia oydo dezir á Vicenti Añes, é á otro que
se dize Maldonado, é á Juan de Santander, é á otras personas que yban
en la dicha Armada, é que asy mismo este testigo lo ha visto por la
carta de navegar, é que este testigo no ha oydo dezir quel Almirante
tocase en ninguna destas provincias que los dichos descubridores
descubrieron, salvo que es todo una costa. Preguntado cómo sabe ques
todo una costa, dixo que lo sabe por lo que ha andado é á visto por las
figuras de la carta del navegar.

A la dezima pregunta dixo, que asy por lo que ha navegado en estas
partes, como por lo que ha visto por la figura de la carta de navegar,
la costa es toda una, pero que son diversas provincias.

A la undezima pregunta dixo este testigo, que se afirma en todo lo
que dicho tiene, é ques asy todo lo susodicho publica boz é fama,
fuele encargado el secreto de su dicho socargo del juramento que
fizo, é porque no sabia firmar hizo una figura de ancla.—Juan Ortiz,
licençiatus.—Garcia de Aguilar.—Gomez de Ribera, escribano.

[Nota al margen: Juan de Xerez, XXIII testigo.]

E despues de lo suso dicho, antel dicho señor licenciado Juez suso
dicho, y en presencia de my el dicho escrivano en haz de los dichos
Hernando de Carvajal é Garcia de Aguilar, lunes, ora nona, veynte é
ocho dias del mes de noviembre, año suso dicho, el dicho procurador
fiscal, en nombre de su Alteza, presentó por testigo en esta cabsa á
Juan de Xerez, piloto, del qual se rescibió juramento en forma devida é
de derecho, é preguntado por las preguntas del ynterrogatorio, dixo lo
siguiente:

A la primera pregunta dixo este testigo, que conosçe é conoscio á todos
los en ella contenidos. Fué preguntado por las preguntas generales,
dixo que no es pariente ny criado ny apaniaguado de ninguna de las
partes.

A la segunda pregunta dixo que lo que sabe es que al tienpo quel dicho
Almirante fué á descubrir, este testigo quedo en Castilla, é despues
quel Almirante bolvió de descubrir, este testigo vido la carta que de
aquel viaje se hizo, é que segund la muestra della, quel Almirante
descubrio el golfo de Paria, e salió por la boca del Drago é vino á
vista de la Margarita, derecho á la ysla Española, pero que sy es ysla
ó no Paria, que no lo sabe, é que la carta que este testigo vido es la
que los pilotos hizieron, que fueron con el dicho Almirante en aquel
dicho primero viaje.

A la tercera pregunta dixo, que sabe que al tiempo que Pero Alonso
Nyño é Cristoval Guerra fueron á descubrir, este testigo estava en la
Española, é quando fué á Castilla este testigo los falló en Sevilla é
les oyo dezir á ellos é á los marineros que con ellos yban lo contenido
en la dicha pregunta, é queste testigo vido las perlas en Sevilla, é
que asy mismo oyó dezir á los suso dichos é á los que en el primero
viaje avian ydo con el Almirante, que no avia tocado en el golfo de las
perlas el dicho Almirante.

A la quarta pregunta dixo, que sabe que al tienpo que Juan de la Cosa
é Alonso de Hojeda fueron á descubrir, este testigo estava en Alcala
de Henares con ellos, é que alli el Rey nuestro señor les dio licencia
para yr á descubrir, é queste testigo vino con los suso dichos hasta
Sevilla, é los dichos Juan de la Cosa é Alonso de Hojeda fueron armar
al puerto de Santa Maria, é de alli se partieron para descubrir, é
que despues, dende á ocho meses, poco mas ó menos, los vido bolver á
Sevilla cargados con yndios, é vido este testigo la carta de Juan de la
Cosa, que hizo en aquel viaje, é vido en ella la costa que descubrió,
que es dende los Frayles hasta la punta de Ququybacoa, é que sabe que
antes desto el dicho Almirante no avia allegado ally ny otra persona.
Preguntado cómo lo sabe, dixo que porquel fué dos vezes con el dicho
Almirante, ecebto en el primero viaje, é que nunca alli llegaron ny
oyó dezir que huviese llegado, é que sabe que fueron los suso dichos
despachados por el dicho don Juan de Fonseca, obispo que agora es de
Palencia, que á la sazon tenia el cargo por sus Altezas.

A la quinta pregunta dixo, que lo que sabe es que al tienpo que los
contenidos en la pregunta se partieron de Sevilla para descubrir, este
testigo estava en la dicha cibdad, que los vido partir, é que despues
dellos partidos, este testigo vino de Castilla á esta ysla Española con
el Comendador mayor de Alcantara é hallo al dicho Rodrigo de Bastidas
é á Juan de la Cosa en esta cibdad de Santo Domingo, é que despues
este testigo é los suso dichos fueron á Castilla é llevaron el oro que
trayan é desenbarcaron en Cadiz, é de alli los suso dichos fueron á la
corte é todo el oro que llevavan, é que despues desto vido bolver al
dicho Rodrigo de Bastidas de la corte, á Sevilla, pero que sy pagaron
los dichos ó no que lo no sabe, é que sabe que hasta entonces no estava
descubierta la dicha provincia del Darien por ninguna persona porque
este testigo avia visto muchas cartas de navegar, é de aquella costa é
en ninguna dellas estava escrita la dicha provincia, hasta quel dicho
Rodrigo de Bastidas é Juan de la Cosa la pusieron en su carta de aquel
viaje.

A la sesta pregunta dixo, que la sabe como en ella se contiene,
porque este testigo yba por piloto en el dicho viaje con los dichos
descubridores.

A la setima pregunta dixo, que lo que sabe es que al tienpo que Diego
de Lepe se partio de la villa de Palos para yr al dicho viaje, este
testigo estava presto asy mismo para yr á descubrir con Vicente Añes, é
quel dicho Diego de Lepe llegó al Rio grande, é de alli corrio la costa
hasta Paria, é de alli vino á la ysla de Sant Juan é se fué á Castilla,
é que este testigo é los que yban en su conpañia con el dicho Vicente
Añes descubrieron de la punta de Santa Cruz hasta Paria, por la costa
adelante, é que despues desto, dende á quatro ó cinco meses queste
testigo partio, Alonso Veles é Luys Guerra se partieron de Sevilla é
fueron á descubrir lo en esta pregunta contenido, é descubrieron desde
la punta de Sancta Cruz, á la vanda del Sur, hasta el termino que agora
esta descubierto, é que ante ni despues, el Almirante ny otra persona
abia llegado alli, porque nunca hasta entonces estava asentado en
ninguna carta de navegar, é que lo sabe por lo que dicho tiene.

A la otava pregunta dixo, que la sabe segund que en ella se contiene
porque al tienpo quel Almirante fué á descubrir la postrera vez, este
testigo estava en Sevilla é lo vido partir, é despues vido venir de
descubrir al dicho Almirante á esta ysla Española, é de ay se fué á
Castilla, é este testigo con él, é le oyó dezir lo contenido en la
dicha provincia, é lo vido despues asentado en la carta de navegar quel
dicho Almirante hizo en aquel viaje.

A la novena pregunta dixo, que sabe lo contenido en la dicha pregunta,
porque lo á visto señalado en la carta de navegar, é asy lo á oydo
dezir a otras personas cuyos nonbres no se acuerda.

A la dezima pregunta dixo, que sabe lo en ella contenido por lo que
dicho tiene en las preguntas antes desta é por lo que está señalado en
la carta de navegar, cada una cosa de lo que cada uno descubrió es por
sy, pero es toda una costa.

A la undezima pregunta dixo este testigo, que dize lo que dicho ha,
etc.—Juan Ortiz, licenciatus.—Garcia de Aguilar.—Juan de Xeres.—Gomez
de la Ribera, escribano.

[Nota al margen: Pedro Medel, XXIV testigo.]

E despues de lo suso dicho en la dicha cibdad de Santo Domingo, antel
dicho señor licençiado, Juez suso dicho, por presencia de mi el dicho
escrivano, en haz de los dichos Hernando de Carvajal é Garcia de
Aguilar, viernes nona dos dias del mes de dizienbre año suso dicho, el
dicho procurador fiscal, en nonbre de sus Altezas, presento por testigo
en esta causa á Pedro Medel, vezino de la villa de Palos, del qual se
rescibio juramento en forma debida é derecho, é preguntado por las
preguntas del ynterrogatorio, dixo lo siguiente:

A la primera pregunta dixo, que conosce é conoscio á todas las personas
en ella contenidas; que no es pariente ny criado ny paniguado de
ninguna de las partes, etc.

A la segunda pregunta dixo, que sabe quel dicho Almirante don
Cristoval Colon descubrió la Paria, porque lo oyó dezir á Bartolomé
Roldan é á Martin de Arcos, pilotos, que fueron aquel viaje con el
dicho Almirante, que avian llegado á la tierra de Paria é al golfo ques
la boca del Drago, é que lo demas contenido en la pregunta que lo no
sabe.

A la tercera pregunta dixo, que lo sabe segund que en ella se contiene,
porque lo oyó asy dezir á Pero Alonso Nyño é á sus pilotos é á los que
en su compañía fueron, é que sabe que estando él en Castilla, vido que
llegaron á Galizia los suso dichos, é que de alli los llevaron presos
á la corte, al dicho Pero Alonso Nyño é á el maestre é capitan de la
dicha Armada, e que asy mismo vido como pagaron los derechos al Rey
de las perlas que llevaron á el Obispo de Palençia, que agora es, que
entonces tenia cargo por sus Altezas, é que sabe que hasta entonces
ninguna persona abia llegado donde Pero Alonso llegó, asy porque lo
oyó dezir á los suso dichos, como porque lo á visto por la señal de la
carta del marear.

A la quarta pregunta dixo, que sabe que los dichos Alonso de Hojeda é
Juan de la Cosa fueron despachados por el señor don Juan de Fonseca,
obispo de Palencia que agora es, para yr á descubrir, pero que no sabe
donde fueron ny lo que descubrieron, é que cree que ha lo que estos
dichos descubridores fueron no abia llegado otra ninguna persona antes
dellos.

A la quinta pregunta dixo, que sabe que Rodrigo de Bastidas fué á
descubrir en la tierra firme, é Juan de la Cosa por su piloto, porque
los vido partir de Castilla, é despues supo que abian descubierto en
la tierra firme á do dizen Urabá, ques al Darien, é lo sabe porque
estando en esta ysla Española este testigo, vido que vino el dicho
Rodrigo de Bastidas é Juan de la Cosa á esta cibdad é traxo cierto oro
que traxeron de la dicha tierra que avian descubierto; pero que lo
demás contenido en la pregunta que lo no sabe, pero que sabe que hasta
entonces aquello no lo abia el Almirante descubierto ny otra ninguna
persona, porque lo vido al tienpo señalado en la carta de navegar é lo
oyó dezir asy á muchas personas é porquel dicho Almirante no abia ydo á
descubrir mas de la primera vez, que fué quando descubrió á Paria.

A la sesta pregunta dixo, que sabe que fueron Vicente Añes Pinçon á
descubrir por la parte del Levante en la pregunta contenida é que llevo
brasyl é vino á Paria, é de Paria fué á la Ysabela vieja, ques en esta
ysla Española, pero sy llegó á la ysla de Sant Agustin ó no, que lo
non sabe, é ques publico é notorio que hasta entonces no abia ydo ny
llegado en aquella parte ninguna persona, é que asy paresce por la
carta del navegar que cada uno señalo lo que fue e anduvo.

A la setima pregunta dixo, que lo sabe segund que en ella se contiene,
porque lo vido por sus propios ojos, por queste testigo fué en
conpañía del dicho Diego de Lepe.

A la octava pregunta dixo, que sabe quel Almirante don Cristoval Colon
fué á descubrir segund en la pregunta se contiene, é que descubrio la
dicha tierra, porque lo oyó dezir a los marineros é pilotos que fueron
aquel viaje en conpañía del dicho Almirante, que heran de Palos.

A la novena pregunta dixo, que sabe que fueron los suso dichos á
descubrir porque los vido yr, é que sabe que fueron á la provincia en
la dicha pregunta contenida, pero que no sabe lo que descubrieron.

A la dezima pregunta dixo, que sabe lo en ella contenido, porque lo á
visto por la carta del navegar é por lo quel anduvo como dicho tiene.

A la ondezima pregunta dixo, que dize lo que dicho tiene é ques
notorio é publico, etc., é porque no sabia escrevir, fizo dos señales
de forma.—El licenciado Matienço.—Garcia de Aguilar.—Gomez de Ribera,
escribano.

[Nota al margen: Juan Vinas, XXV testigo.]

E despues de lo suso dicho en la dicha cibdad de Santo Domingo, lunes
cinco dias del mes de dizienbre del dicho año, en este dicho dia, antel
dicho señor Licenciado Juez suso dicho, é en presencia de mi el dicho
escrivano é procurador é aconpañado del dicho señor Almirante é el
dicho procurador fiscal en nonbre de su Alteza, presento por testigo
para en la tercera pregunta del interrogatorio á Juan Vinas, vezino de
Gran Canaria, el qual juro en forma segund derecho, é lo que dixo é
dipuso á la tercera pregunta, porque fué presentado por testigo, es lo
syguiente:

A la primera pregunta del ynterrogatorio dixo, que conosce é conoscio á
todos los contenidos en esta pregunta.

A la tercera pregunta dixo, que sabe quel dicho Pero Alonso Niño é
Cristoval Guerra fueron en el viaje contenido en la dicha pregunta, é
queste testigo fué en el dicho viaje en su compañia, é que llegaron
á la boca del Drago, ques en la tierra de Paria, guiándose por la
figura de la carta quel Almirante hizo, é despues fueron descubriendo
para abaxo hasta que llegaron á las perlas, que será desde la boca
del Drago por la costa abaxo bien ciento é treynta leguas poco más ó
menos, é allí fizieron resgate en las perlas, é de allí se bolvieron
para Castilla, é fueron á tierra de Galizia, é de allí se fueron á
Sevilla, e pagaron á don Juan de Fonseca, obispo de Palencia que agora
es, el derecho que pertenecía á su Alteza de las dichas perlas, que
por su Alteza tenia el cargo, é que sabe que hasta que ellos fueron
en aquella tierra nunca otra persona allí avia llegado, asy por la
carta de navegar, como porque los yndios se espantavan de los ver, en
lo qual se muestra que aquella gente no avia visto cristianos, é que
para el juramento que hizo que esta es la verdad de lo que deste fecho
sabe, é lo señaló con su señal de firma, é no lo firmó porque no sabia
escrevir.=Joan Ortiz, licenciatus.=García de Aguilar.=Gomez de Ribera,
escribano.

[Nota al margen: Cristobal de Vega, XXVI testigo.]

E despues de lo suso dicho en la dicha cibdad de Santo Domingo, jueves
quinze dias del mes de dicienbre del dicho año, en este dicho dia ora
nona, antel dicho señor liçenciado Juez suso dicho é en presencia de mi
el dicho escribano, seyendo presentes los dichos Hernando de Carbajal
é Garcia de Aguilar, en nonbre del dicho señor Almirante, el dicho
licenciado promotor fiscal en nonbre de su Alteza, presentó por testigo
á Cristoval de Vega, vezino en esta dicha cibdad, el qual juro en forma
segund derecho, é lo que dixo é declaro en su dicho por las preguntas
del ynterrogatorio é abto en la segunda es lo siguiente:

A la primera pregunta dixo, que conosce al fiscal é al Almirante é á
don Cristoval Colon el Almirante viejo é á Alonso de Hojeda é á Rodrigo
de Bastidas é á Vicente Añes, é á los otros en la pregunta contenidos
que no los conosce ni conoscio ecebto de oydas, é que será de hedad
treynta años.

A la tercera pregunta dixo, que oyó dezir lo contenido en la dicha
pregunta á los marineros que fueron en aquel viaje con él, é al dicho
Vicente Añes é asy mismo á otras personas.

A la quarta pregunta dixo, que lo oyó asy dezir á muchas personas,
cuyos nonbres no se acuerda, é que asy es publico.

A la quinta pregunta dixo, que oyó dezir al dicho Rodrigo de Bastidas
que él fué el primero que fué á descubrir é descubrio á Urabá, é que
por muchas vezes se lo oyó dezir al dicho Bastidas, pero que lo no sabe
é que nunca oyo dezir que otra ninguna persona descubriese aquello,
salvo el dicho Rodrigo de Bastidas.

A la sesta pregunta dixo, que lo sabe segund que en ella se contiene,
porquél mismo fué en aquel viaje con el dicho Vicente Añes é fué
presente á todo ello, é que sabe que llegaron por la costa adelante
desde donde dexo señalado Diego de Lepe é corrieron por la costa
adelante hasta llegar al Rio grande, é que nunca oyo dezir que alli
oviese llegado otro ninguno, porque los yndios se espantavan mucho
de los ver, que bien parescia que no abian visto otra generacion de
cristianos.

A la othava pregunta dixo, que lo oyó dezir como en la pregunta
se contiene á muchas personas, é que quando el Almirante vino de
descubrir, este testigo estava en esta ysla Española.

A la novena pregunta dixo que lo oyo asy dezir al dicho Vicente Añes
como en la pregunta se contiene, porque al tiempo quel dicho Vicente
Añes vino de descubrir de aquel viaje, posó en su casa deste testigo é
le dezia que abia descubierto una tierra muy Rica de oro, é quél avia
sido el primero que avia descubierto aquella tierra.

A la dezima pregunta dixo que segund lo que ha oydo dezir á muchos
marineros, que todo es apartado uno de otro de lo que cada uno de los
suso dichos descubrieron.

A la undezima pregunta dixo, este testigo, que dize lo que dicho
tiene é se afirma en ello é lo firmó de su nonbre.=Juan Ortiz,
licenciado.=Garcia de Aguilar.=Cristoval de Vega.=Gomez de Ribera,
escribano.

[Nota al margen: Pedro Sanches del Castillo, XXVII testigo.]

E despues de lo suso dicho en la dicha cibdad, antel dicho señor Juez
é por presencia de mi el dicho escribano en haz de los dichos Hernando
de Carbajal é Garcia de Aguilar, jueves ora nona, cinco dias del mes de
enero de mill é quinientos é catorze años, el dicho procurador fiscal
presentó por testigo en esta cabsa para en la primera é en la setima
pregunta del ynterrogatorio á Pero Sanches del Castillo, piloto, del
qual se rescibio juramento en forma de derecho por el dicho señor
Juez, é preguntado por las dichas primera é setima preguntas, dixo lo
siguiente:

A la primera pregunta dixo, que conosçe al dicho fiscal é conosçe é
conosçio á todos los en la dicha pregunta contenidos, é que será honbre
de hedad de quarenta é nueve ó cinquenta años.

Preguntado por la setima pregunta dixo, que lo que sabe es que este
testigo fué á descubrir por piloto con Diego de Lepe á la tierra firme
é llegaron á la punta que se dize de Santa Cruz, al Sur ó al Mediodia
como en la pregunta se contiene, é la sabe por queste testigo yba en
el dicho viaje con el dicho Diego de Lepe, por piloto en otra nao que
yba en conserva del dicho Diego de Lepe, é lo navegó é vido por sus
propios ojos, é que á lo quél cree, que antes que ellos ninguna persona
de cristianos abia llegado allí, porque ellos nunca vieron ny hallaron
señal de cristianos en la dicha tierra, é porque no sabia escrevir fizo
una señal de su firma.—Juan Ortiz, licenciado.—Garcia de Aguilar.—Gomez
de Ribera, escribano.

[Nota al margen: Pedro de Soria, testigo XXVIII.]

E despues de lo suso dicho en la dicha cibdad, antel dicho señor Juez
é por presençia de mi el dicho escrivano en haz de los dichos Hernando
de Carbajal é Garcia de Aguilar, viernes ora nona, treze dias del
mes de enero año suso dicho, el dicho promotor fiscal presentó por
testigo en esta cabsa á Pero de Soria, vezino de la villa de Sant Juan
de la Ninguana, del qual fué rescibido juramento segund forma devida
é derecho, preguntado por las preguntas del ynterrogatorio dixo, lo
siguiente:

A la primera pregunta dixo, que conosçe é conosçio á todos los
contenidos en ella, ecebto á Vicente Añes é á Diego de Lepe é á Juan
Diaz de Solis, pero que los oyo dezir, é que será de hedad de treynta é
cinco años.

A la tercera pregunta dixo, que sabe que al tienpo que Alonso de Hojeda
vino á descubrir, avia de yr Cristoval Guerra é Pero Alonso Nyño con el
dicho Hojeda, é ante que se partiesen ovo entre ellos cierto debate, de
cuya cabsa el dicho Alonso de Hojeda se partió syn los suso dichos,
é ellos se partieron despues del dicho Hojeda á descubrir é fueron á
la Margarita, ques en la provincia de Paria, é resgataron perlas é las
llevaron á Sevilla, é dellas pagaron los derechos al dicho don Juan de
Fonseca en nonbre de su Alteza, e lo sabe por queste testigo fué en
conpañia de dicho Hojeda en aquel viaje é oyó dezir todo lo demas en
Sevilla á los marineros é otras personas que fueron con los dichos Pero
Alonso Nyño é Cristoval Guerra, é por queste testigo vido las perlas
que avian llevado, é que lo demas contenido en la pregunta que lo non
sabe.

A la quarta pregunta dixo, que lo sabe segund que en ella se contiene,
por queste testigo fué en conpañia del dicho Hojeda en aquel viaje, é
que en aquello que Hojeda descubrió no oyo dezir que abia llegado alli
el Almirante ny otra persona, é que no oyó decir á ninguna persona que
alli oviesen llegado cristianos á descubrir.

Por la ondezima pregunta dixo, que dize lo que dicho tiene en lo
qual se afirma, é que dello es publica boz é fama, é firmolo de
su nombre.—Juan Ortiz, licenciatus.—Garcia de Aguilar.—Pero de
Soria.—Gomez de Ribera, escribano.

[Nota al margen: Juan de Valencia, XXIX testigo.]

En myercoles veynte é cinco dias del mes de enero de mill é quinientos
é catorze, el dicho Juan de Valençia, vezino de la Villa Nueva de
Yaquimo, testigo presentado en la dicha razon por parte del dicho
fiscal de sus Altezas, antel dicho licenciado Juan Ortiz de Matienzo
y en presençia de nos Garcia de Aguilar e Juan Torres del Castillo,
escribanos de sus Altezas, nonbrados por anbas las dichas partes,
aviendo jurado en forma de derecho é seyendo preguntado por las dichas
preguntas del dicho ynterrogatorio é por cada una dellas.

De la primera pregunta dixo, que conosce é conosció las personas en
ella contenidas, salvo al dicho Juan de Solis, que no lo conosció, é
que es de hedad de quarenta é ocho años é que querria que vença este
pleito quien tuviere justicia.

A la segunda pregunta dixo, que lo que sabe es quel Almirante descubrio
á Paria hasta unos Farallones questán sobre la Margarita, é que de alli
se bolvio á esta ysla Española, é queste testigo oyó dezir en Sevilla
en casa de don Juan de Fonseca á muchas personas, que no se acuerda,
quel dicho Almirante abia escrito al dicho don Juan de Fonseca que avia
visto en aquel viaje una tierra muy alta de unas syerras nevadas, é
dixo este testigo que en aquel viaje el dicho Almirante no descubrio
otra tierra alguna mas de lo queste testigo tiene dicho, é que esto
que lo sabe porque vido las señales por donde el dicho Almirante avia
andado, é por la figura de la carta parescia asy.

De la tercera pregunta dixo, que Cristoval Guerra é Pero Alonso Nyño
fueron á descubrir á la tierra firme é descubrieron el golfo de la
Margarita, donde truxeron las perlas é las llevaron á Sevilla, é
dieron razon é quenta á don Juan de Fonseca que tenia el cargo por sus
Altezas, é que al lugar donde estos truxeron las perlas el Almirante no
abia llegado, pero que lo abia visto é lo tenia puesto en su carta, é
questo sabe este testigo por lo que dicho tiene é porque vido la figura
de la carta por donde ellos se guyavan.

De la quarta pregunta dixo, que lo ha oydo dezir como en la pregunta
se contiene á muchas personas que no se acuerda é porque lo á visto
figurado en muchas cartas.

De la quinta pregunta dixo, que oyo dezir quel dicho Rodrigo de
Bastidas é Juan de la Cosa descubrieron á Hurabá, é que hasta que
ellos fueron otra persona no lo abia descubierto, lo qual oyó dezir
á marineros que vinieron en el dicho viaje con ellos, é por queste
testigo vido la figura en las cartas que truxeron de lo que abian
andado.

De la sesta pregunta dixo, que oyo dezir lo contenido en esta pregunta
á marineros que abian ydo al dicho viaje é que asy lo á visto en
figuras en las cartas de marear.

De la setima pregunta dixo, que lo oyo dezir á muchos marineros que no
se acuerda é que asy lo á visto en las cartas del marear.

De la otava pregunta dixo, que lo oyó dezir á muchos marineros, é
queste testigo estava en esta ysla al tiempo que bolvia de descubrir la
dicha tierra.

De la novena pregunta dixo, que lo á oydo dezir á muchos marineros que
no se acuerda é lo á visto por las figuras de las cartas que trayan los
que asy yban á descubrir.

De la dezima pregunta dixo, que sabe que lo suso dicho questas personas
descubrieron es apartado de lo quel Almirante descubrio, por lo quél
vio en el viaje, que este testigo fué con Hojeda, é por las figuras de
las cartas que á visto despues.

De las honze preguntas dixo, que lo que dicho tiene es asy publica
boz é fama, etc., é no lo firmó de su nonbre porque dixo que no sabia
escrevir.—Juan Ortiz, licenciado.—Garcia de Aguilar.—Juan Torres del
Castillo, escribano de sus Altezas.

[Nota al margen: Diego de Alfaro, XXX testigo.]

Sabado primero día del mes de abril deste año de quinientos é catorze
años antel señor licenciado Matienço Juez suso dicho, y en presençia
de my García de Aguilar, escrivano de su Alteza, el dicho fiscal de
su Alteza presentó por su testigo á Diego de Alfaro, estante en esta
cibdad, en haz de Hernando de Carvajal, procurador del Almirante, del
qual el dicho señor Juez rescibio juramento en forma de derecho é
dixo al dicho fiscal que lo presentava para en lo que toca á la sesta
pregunta del dicho ynterrogatorio que tiene presentado, é syendo este
testigo preguntado cerca de la dicha pregunta, declaro é dipuso lo
siguiente:

A la primera pregunta dixo, que conosce á todos los en la pregunta
contenidos ecebto á Juan de la Cosa ny á Diego de Lepe ny á Juan Dias
de Solis.

A la sesta pregunta para que este testigo fué presentado, dixo que la
sabe como en ella se contiene, porque fué en aquel viaje con el dicho
Vicente Añes hasta que bolvio á desenbarcar en esta ysla, é que nunca
vieron este testigo ny los que en aquella Armada yban ninguna señal
de que cristiano oviese llegado en aquellas partes hasta quel dicho
Vicente Añes llegó, é que por esto cree este testigo quel dicho Vicente
Añes fué el primero que llegó aquellas partes, etc., é no lo firmó de
su nonbre porque no sabia escrevir.—Juan Hortiz, licenciado.—Garcia de
Aguilar.

[Nota al margen: Diego de Montenegro, XXXI testigo.]

Este dicho dia, mes é año suso dicho el dicho promotor fiscal de
su Alteza presento por testigo á Diego de Montenegro, vezino desta
cibdad, en haz del dicho Hernando de Carvajal, procurador del dicho
Almirante, el qual aviendo jurada en forma de derecho antel dicho señor
licençiado, declaró é dipuso lo syguyente:

A la primera pregunta dixo, que conosçe é conosçio á los en la pregunta
contenidos, salvo á Pero Alonso Nyño, é á Cristoval Guerra, é á Diego
de Lepe, é á Juan Dias de Solis.

A la quinta pregunta para que este testigo fué presentado dixo que
no sabe él cosa alguna salvo que oyó dezir al dicho Juan de la Cosa
en otro viaje que fué el dicho Juan de la Cosa a Hurabá é al Darien,
yendo este testigo en su conpañia, lo contenido en esta pregunta, y
que al tienpo que este testigo fué en aquella armada, el dicho Juan
de la Cosa yva por capitan principal, y que hasta entonces no abia
ydo otra ninguna persona á descubrir aquellas partes, é que al tienpo
que tomaron aquella derrota para descubrir aquella costa, toparon
en las perlas, é de alli fueron costeando hasta Hurabá é el Darien,
é questo es lo que sabe por el juramento que hecho tiene, é firmolo
de su nonbre.—Juan Hortiz, licenciatus.—Garcia de Aguylar.—Diego de
Montenegro.

Despues de lo suso dicho en la dicha cibdad, lunes hora nona, tres dias
del mes de abril año suso dicho, antel dicho señor liçenciado Juez suso
dicho, el dicho procurador fiscal de su Alteza dixo, que por quanto
se anplia el termino dado por su Alteza en la carta de prorrogacion
contenido, quél no tenia mas testigo que presentar en esta cabsa,
que pide á su merced le mande dar el treslado sacado en linpio de la
dicha provança firmada de su nonbre é firmada é sygnada de mi el dicho
escrivano, en manera que haga fee para lo presentar ante su Alteza
é ante los de su muy Alto consejo é ante quien é con derecho deba;
testigos el Padre bachiller, Hernando Suares, clerigo, é Alonso Blanco
é Bernaldino de Barrientos, estantes en esta dicha cibdad.

E luego el dicho señor licenciado Juez suso dicho dixo, que mandava
é mandó á my el dicho escrivano le diese al dicho fiscal la dicha
provanza con el treslado de la dicha carta de prorrogacion de su
Alteza é con el ynterrogatorio que presentó, sacado todo en linpio é
concertado é firmado é sygnado de my signo é firma é firmado del dicho
Garcia de Aguilar, escribano nonbrado por parte del dicho Almirante, el
qual desde agora el pone é puso su decreto judicial tanto quanto puede
é de derecho deve: testigos los sobre dichos.

E luego yo el dicho escrivano fiz sacar el treslado desta dicha
provanza original de pedimiento del dicho procurador fiscal é de
mandamiento del dicho señor licençiado Juez suso dicho, é fué
concertada con él é va cierta, é lo di al dicho fiscal en forma para
guarda de su dicho, que fué fecha é pasó en los dias dichos é meses é
años sobre dicho, la qual va escrita en doze hojas de papel de pliego
entero de la una parte é de otra en el margen dençima seys rasgos
de dos en dos é en fin de cada plana una rublica de my firma é en
fin de todo firmado del dicho señor licenciado Juez suso dicho.—El
licenciado Matienço, é firmado del dicho Garcia de Aguilar, escrivano
suso nonbrado, é firmado é signado de mi el dicho escribano.—Garcia de
Aguilar, escrivano de su Alteza.

E yo el dicho Gomes de Rybera, escrivano de sus Altezas en las dichas
yslas y Yndias, etc., de pedimiento del dicho Sancho Velazquez,
procurador fiscal de sus Altezas suso dicho é de mandamiento del dicho
señor licenciado Juez suso dicho desta provança al dicho procurador
fiscal en nonbre de su Alteza firmada del dicho señor Juez é la fiz
escrevir é por ende fiz aquy este myo signo á tal.=Hay un signo.=En
testimonio de verdad.=Gomes de Ribera, escrivano de sus Altezas.



                                  44.

  (Año 1512.—_Febrero 23, Burgos._)—Carta del Rey D. Fernando
  contestando las del Almirante D. Diego Colón, sobre queja de
  supuestos agravios contra sus privilegios, indicando las causas
  por las que D. Cristóbal Colón fué relevado del mando y dándole
  consejos.—(_A. de I._, 139-1-4, lib. III, fol. 249 vto.)


El Rey.—Don Diego Colon, nuestro Almirante, Visorrey e Gobernador de la
isla Española e de las otras islas y tierra firme que Cristobal Colon,
vuestro padre, descubrió:

Vi vuestras letras de XX y XXI y XXII de diziembre, y por que ellas
llegaron cinco o seys dias antes que este correo se despachase para
Sevilla, y no se podia detener a cavsa que las naos estavan ya a la
vela, no se responderá a ellas salvo lo que vereys por la Vuestra y de
los nuestros oficiales que ay residen, y por otra general que escrivo a
vos y a los juezes y a ellos, y en esta solo se os dirán algunas cosas
y muy brevemente.

La primera es que me maravillo mucho de vos agraviaros por que yo
escribo a vos y a los oficiales en cosa de governacion juntamente,
por que todos los que yo he visto en governaciones suelen holgar de
tener quien los aconseje, y quantos mas pesares tovierdes mejor podreys
determinar lo que cunpliere a nuestro servicio y al bien dese vuestro
cargo, y para lo mucho que vos deseays acertar en las cosas de nuestro
servicio, ninguna cosa puede mas ayudaros que los nuestros juezes de
apelacion y oficiales de nuestra hazienda que alla residen, y ansi
os escrivo a vos y a ellos juntamente sobre algunas cosas que vos me
haveys escrito, especialmente sobre el mudar desos dos pueblos, por
que yo semejantes cosas no las he de proveer sin parescer de todos
nuestros oficiales, los que alla estays, y no os engañen los que os
dizen que perdeys vuestra preheminencia en escrevir y que se os escriva
en las cosas que tocan a la governacion dese vuestro cargo juntamente
con ellos, las cosas que a él tocan, por que es mucho al contrario, y
por el amor que os tengo mandé que esto se os escriviese ansi, y no
deveys porfiar en ello, por que yo no he de dar lugar a otra cosa: por
eso de aqui adelante escrevid juntamente con ellos, salvo quando vos
me quisierdes escrevir de cosas vuestras particularmente, y entiéndese
esto hordinariamente me escrivays vos y Pasamonte, y Gil Gutierrez
y Juan de Anpiers en una carta todo lo que ocurriere, y quando os
juntaredes con nuestros juezes de apelacion, todo lo que en aquellos
ajuntamientos acordardes, enbialdo firmado de todos los que alli os
hallardes, como os lo digo en la carta general, y haziendose desta
manera las cosas se proveerán bien y como conviene, y vos me hareys
servicio, y provecho a vos y a vuestra casa, y de lo contrario seré
desservido. Y pues yo tengo voluntad de os hacer mercedes, procurad
de no perdellas por malos consejos, pues teneys allá quien os los dé
buenos y como os conviene.

Tambien me maravillo de lo que me escrivis sobre el poner de los
capitanes, por que puesto caso quel Comendador mayor los pusiera,
aunquél dixo lo contrario, viniendo, pues vedes que en aquellas naos
viene hazienda nuestra y de nuestros subditos y sus personas de
nuestros naturales, no se yo por qué razon no ayan de intervenir en el
nonbrar los dichos capitanes los dichos nuestros oficiales, y puesto
caso que fuera preheminencia de vuestro oficio, por lo que cunple a
vuestro descargo y para que en caso se pierda algun navio, lo que
Dios no quiera, como acaesce algunas vezes, yo no os pueda demandar
el dinero que alli se perdiera, ni la perdida de los subditos desta
corona Real, ni sus vienes, vos devieredes suplicarme que yo mandara a
nuestros oficiales que entendieran con vos juntamente, y quiero deziros
tanbien que para que las cosas vayan como conviene a mi servicio y a
vuestro provecho y onra, no deveys de poneros en estas preheminencias
de poca sustancia, diziendo quel Comendador mayor lo hazia, por que
vos saveys muy bien que quando la Reyna que santa gloria aya e yo
lo enbiamos por governador a esa ysla, e a cavsa del mal recavdo que
vuestro padre se dió en ese cargo que vos agora teneys, estava toda
alçada y perdida y sin ningun provecho, y por esto fue necesario
darle al Comendador mayor el cargo absoluto para remediarla, por que
no avia otro remedio ninguno ni avia caso para que se pudiese dar
ninguna horden ni concierto desde aca por las cavsas suso dichas, y
tan bien por que no tenia yo noticia ni ynformacion ninguna de las
cosas desa ysla para poderlas proveer. Agora que, gracias á Nuestro
Señor, las cosas desas partes las entiendo yo como las de Castilla,
y estan de manera que se puedan poner en orden y concierto, para que
Nuestro Señor sea servido y nuestras Rentas acrescentadas, los vecinos
y naturales desa ysla deven estar como vasallos y no como esclavos,
segun los tovieron en tienpos pasados, y por esto he de mandar proveer
las cosas de allá como viere que convengan al servicio de Nuestro Señor
e nuestro e bien de la tierra, y si vos quereys pensar en ello, esto
es vuestra onra y salud de vuestra alma y acrescentamiento de vuestra
hazienda y seguridad de vuestro estado, y quando mandé que se os diese
la provision conforme a la del Comendador mayor, ya sabeys que entonces
fuistes como fue el Comendador mayor y no por virtud de vuestros
privilegios, y bien vedes si estoviera alla el Comendador mayor si
proveyera yo como conviniera al servicio de nuestro señor e nuestro
e bien de la tierra, o como conviniera solo al Comendador mayor, y
pues agora estays por nuestro Visorrey e governador, por virtud de
Vuestros previlegios, lo qual yo mandé aunque avia hartos caminos para
escusarlo sin hazeros agravio, pero sed cierto que syrviendo vos bien
y apartandoos destas cosas desta calidad, os haré mercedes y no he
de dexar de proveer todo lo que convenga en servicio de Dios Nuestro
Señor e nuestro e al bien desa tierra; y bien sabeys vos que en lo de
la gente, que era interese de hazienda, aunque no tenia obligacion
de os la dar, os la mandé dar y de muy buena voluntad, y ansi haré
todo lo que buenamente se pueda hazer, sirviendo como he dicho, y
apartandoos destas cosquillas que no son nada, y en lo de Hernando
de Vega, pues vos teneys los yndios del Comendador mayor, de que se
avrá de cunplir la merced del dicho Hernando de Vega, que sucede en la
merced que dellos tenia el dicho Comendador mayor, no me paresce que
fuera menester consultarlo, sino conplirlo, y en enmienda de lo que
os enbié a dezir con vuestro tio, no escrevistes juntamente con los
oficiales ni cunplistes la dicha merced de Hernando de Vega, sirviendo
lo que syrve y siendo la persona que es, y sabiendo vos la voluntad
que yo le tengo de hazer mercedes. Mucho vos rruego y encargo que de
aqui adelante obreys de manera que sea escusado mandaros escrevir yo
tales cartas como esta, por que por cierto, por el amor que a vuestra
persona tengo y por la criança que en mi casa recebistes, deseo vuestro
acrescentamiento y hazeros mercedes, y para esto es necesario que agays
lo que arriba digo, y no creays que no os puede aprovechar otra cosa
para ello como esto.

A la carta que me escrevis en desculpa de lo que os enbié a dezir y
escrevi con el adelantado vuestro tio, no se responde por la presteza
deste mensajero, pero yo os mandaré responder luego con el primero que
fuere. Solo quiero deziros que Dios es mas servido de una desculpa de
obras que de diez de palabras, y ansi me paresce que lo devemos de ser
los Reyes, pues nos puso en su lugar en la tierra.

Lo que escrevis que se deve de arrendar la renta del almoxarifadgo,
ame parescido bien y ansi lo escrivo que se haga en la carta general:
procurad que se ponga en obra.

Vuestra yda a la ysla de sant Juan me paresce bien, si inportunidades o
pasiones de otros no os cegaren: por servicio mio que andeys muy sobre
aviso, por que los que estan en semejantes cargos como vos, tienen
mucha nescesidad de andar muy recatados y de no fiarse sino de aquellos
que su Rey e señor se fia, por que quando las cosas no suceden bien,
con cargarlas sobre aquel a quien su señor le da por ministro, paresce
que hace mucho cunplimiento el oficial a quien aquello acaesce.

Tengoos en servicio lo que me escrevis que tratareys a Juan Ponce
mejor que antes que acaesciese lo de sant Juan, en todo lo que le
tocare: si le trataredes muy bien especialmente en un negocio quel
thesorero Pasamonte os hablará de mi parte, que al dicho Juan Ponce
toca, hazerme eys plazer y servicio, y de lo contrario seré muy
deservido.

En las otras cosas que os escrivo en otras dos cartas que van, la una
para vos y a los nuestros juezes y oficiales juntamente, y la otra
para vos y a los oficiales solos, poned toda diligencia y remedio, que
en ello me servireys. Fecha en Burgos a XXIII dias de hebrero de DXII
años.—Yo el Rey.—Por mandato de su Alteza.—Lope Conchillos.—Señalada
del Obispo de Palencia.



                                  45.

  (Año 1513.—_Noviembre 10, Santo Domingo._)—Probanza hecha á petición
  del Almirante D. Diego Colón, sobre descubrimientos de su padre don
  Cristóbal en Paria y Veragua.—(_A. de I._, 1-1-5/12 Pza. 1, fol. 63.)


En la cibdad de Santo Domingo del Puerto de la ysla Española, jueves
ora nona, diez dias del mes de Noviembre año del nascimiento de nuestro
Salvador Jesucristo de mill e quinientos e treze años, antel noble et
muy virtuoso señor licenciado Juan Ortiz de Matienço, juez e oidor
del abdiencia del Rey e la Reina nuestros señores que resyde en esta
dicha cibdad, e por ante mi Gomez de Ribera escrivano de sus Altezas
en esta dicha ysla, el licenciado Sancho Velazquez, procurador Fiscal
por sus Altezas, presentó una cedula de la esclarecida e muy poderosa
Reyna Doña Juana, nuestra señora, firmada de los Señores de su muy alto
consejo e refrendada de Martin de Salmeron, escrivano de camara de su
Alteza, e en las espaldas sellada con su sello Real enpremido sobre
cera colorada el tenor de la qual es este que se sigue.=

(Aquí la Real Cedula receptoria fechada en Valladolid, 2 de Junio de
1513.)

E asy presentada la dicha cedula de su Alteza al dicho licenciado
Sancho Velazquez, promotor fiscal, pidio en nombre de su Alteza se
notifique al dicho señor juez e la mande notificar a la otra parte
conforme a lo que su Alteza manda, e le de termino conforme a derecho,
la qual dicha cedula yo el dicho escrivano ley e notifique al dicho
señor licenciado juez suso dicho, el qual la tomo en sus manos e la
beso e puso sobre su cabeça, e respondio que la obedescia e obedesció,
e acebtaba e acebtó como a cedula de su Reyna e señora, e la mandava
e mando notificar a la otra parte, a la qual señaló termino de tres
dias primeros syguientes para que venga ó su procurador suficiente a
ver e conoscer los testigos que el dicho promotor fiscal en este caso
quisiere presentar e para los ver jurar, e le señalo cada dia para
tomar los dichos testigos a ora de nona, e quel esta presto de hazer
e conplir todo lo que fuere justicia, e el dicho promotor fiscal
lo pidio por testimonio para guarda del derecho del dicho su parte:
testigos Hernando Diaz de Santa Cruz e Pedro de Xeres, mercaderes
estantes en esta dicha cibdad.

Et luego a poco de ora en este dia, dentro de la posada del almirante
don Diego Colon, en su presencia por mi el dicho escrivano fue leyda e
notificada esta cedula de prorrogacion de suso contenida, de su Alteza,
en haz del dicho promotor fiscal, el qual dixo en nonbre de su Alteza,
que citava e cito al dicho Almirante para conoscer e ver jurar los
testigos que en nombre de su Alteza en esta cabsa entendia presentar,
e el dicho almirante respondio que oye lo contenido en la prorrogación
de su Alteza e pide le sea dado el traslado de la dicha cedula e destos
abtos, lo qual todo se le dio por mi el dicho escrivano. Testigos Juan
de Villoria, vecino de la cibdad de la Concebcion, e Pedro de Miranda,
vezino de la villa de Buena ventura.

E despues de lo suso dicho en la dicha cibdad de Santo Domingo, sabado
era nona, diez e nueve dias del mes de noviembre año suso dicho antel
dicho señor juez e por presencia de mi el dicho escrivano, seyendo
presente el dicho promotor fiscal de su Alteza, Fernando de Carbajal,
vezino desta dicha cibdad, presento una escritura de poder escrita en
papel e sygnada e firmada de Francisco de Casas, escrivano publico, e
un ynterrogatorio de preguntas por el qual pidio fuesen desaminados
los testigos que por parte del dicho almirante entendia presentar, su
thenor de los quales uno en pos de otro es este que se sigue.

(Sigue el poder dado por Don Diego Colon á Fernando de Carvajal, vecino
de Santo Domingo, para que lo represente en todo lo que se ocurriere
en el pleito que seguia con sus Altezas sobre la gobernacion de Tierra
firme y otras causas en el contenidas, fecho en dicha ciudad de Santo
Domingo en 16 de Noviembre de 1513, y el interrogatorio del almirante,
inserto en el documento núm. 32.)

[Nota al margen: Pedro de Soria, XXXII testigo.]

E despues de lo suso en la dicha cibdad de Santo Domingo antel dicho
juez suso dicho, seyendo presente el licenciado Sancho Velazquez,
promotor fiscal de sus Altezas, por presencia de mi el dicho escrivano,
jueves ora nona doze dias del mes de Enero año del nascimiento de
nuestro salvador Jesucristo de mill e quinientos e catorze años.
Fernando de Carbajal, procurador del Almirante Don Diego Colon,
presento por su testigo á Pedro de Soria, vecino de sant Juan de la
Maguana, e pidio a su merced resciba del juramento en forma de derecho
e le haga preguntar por las preguntas del ynterrogatorio conforme a
derecho, del qual el dicho señor licenciado rescibio juramento en faz
de las dichas partes, segund forma de derecho, e le fue preguntado por
el dicho ynterrogatorio, e lo que dixo e depuso, a cada una de las
dichas preguntas, es lo syguiente, seyendo presente Garcia de Aguilar,
escrivano nonbrado por el dicho almirante.

A la primera pregunta dixo, que conosce e conoscio a los en ella
conthenidos.

A la segunda pregunta dixo, que ha estado en la provincia de Paria por
dos vezes yendo con Hojeda, e que las otras provincias contenidas en la
pregunta que las ha oydo dezir.

A la tercera pregunta dixo, que oyo dezir lo contenido en la dicha
pregunta a muchos marineros, pero que el no lo sabe, pero que desde
Paria hasta el puerto de Santa Cruz, quel ha andado, que sabe ques toda
una costa e una tierra, porque lo a visto.

A la quarta pregunta dixo, que sabe lo contenido porque viniendo con
Alonso de Hojeda a descubrir, vinieron por el mismo punto de la costa
de navegar quel almirante habia fecho, e que asy lo oyo dezir al dicho
Alonso de Hojeda e á Juan de la Cosa e a otros marineros que alli
venian que avian ydo con el dicho almirante a Paria.

A la quinta pregunta dixo, que oyo dezir á muchas personas quel
almirante fue á Veragua, pero que no lo sabe ni fue con el en aquel
viaje.

A la sexta pregunta dixo, que la no sabe.

A la setima pregunta dixo, que sabe que la tierra de Paria, questá mas
hazia el Oriente; pero que lo demas contenido en la pregunta que lo
no sabe mas de que a oido dezir á muchas personas que Veragua esta al
Occidente.

A la octava pregunta dixo, que lo oyo asy dezir á machas personas, pero
que lo no sabe, que para ello se remite a los privilegios que su Alteza
firmo al dicho Almirante.

A la nobena pregunta dixo, que sabe quel dicho Almirante don Christoval
Colon fue el primero que descubrio las Yndias, e que sabe quel
Almirante descubrio á Paria primero que otra persona, porque quando
este testigo vino con Alonso de Hojeda, vinieron por el punto de la
costa quel Almirante hizo, e porque asy lo oyo dezir á los pilotos
e marineros que en aquel viaje fueron, e lo demas contenido en la
pregunta que lo oyo dezir a muchas personas de la mar e de la tierra.

A la dezima pregunta dixo, que no se acuerda de ver persona ninguna que
oviese ydo con el dicho Almirante a descubrir, pero que sabe que quando
el dicho Almirante vino á descubrir e descubrio esta ysla Española,
vino con el Juan de la Cosa, porque este testigo vino en el dicho viaje
con el dicho Almirante, e que lo demas contenido en la pregunta que no
lo sabe.

A la un dezima pregunta dixo, que dize lo que dicho tiene e que en
ello se afirma. Fuele encargado el secreto de su dicho hasta ser fecha
publicacion de testigos so cargo del juramento que fizo e le fue leydo
su dicho: firmolo de su nombre.—Juan Ortiz, licenciatus.—Garcia de
Aguilar.—Pero de Soria.—Gomez de Ribera, escrivano.

[Nota al margen: Pedro Sánchez del Castillo, XXXIII testigo.]

Sabado a ora de nona veynte e un dias del mes de enero de mill e
quinientos e catorce años, antel dicho señor licenciado Juan Hortiz
de Matienço, juez por sus Altezas, y en presencia de nos, Garcia de
Aguilar, escrivano de sus Altezas, parescio Fernando de Carbajal,
procurador del Almirante don Diego Colon, e presento por testigo antel
dicho señor licenciado juez suso dicho a Pero Sanchez del Castillo,
piloto, vezino de la villa de Palos, el qual pidio fuese preguntado por
las preguntas novena e dezima, del qual el dicho señor juez recibio
juramento en forma de derecho sobre una señal de la cruz, e lo que dixo
e depuso seyendo preguntado por las dichas preguntas e por cada una
dellas es lo syguiente:

A la primera pregunta dixo, que conosce al dicho Almirante don Diego
Colon e al dicho licenciado Sancho Velazquez, ques fiscal de sus
Altezas.

A la novena pregunta dixo, que oyo dezir lo contenido en la dicha
pregunta publicamente a muchos marineros.

A la dezima pregunta dixo, que lo que sabe es que este testigo vino
a descubrir por piloto a la tierra firme con Diego de Lepe, e que en
el dicho viaje venian dos pilotos e un maestre que avian venido a
descubrir la dicha tierra firme con el Almirante don Cristoval Colon
al tienpo que descubrio á Paria, los quales se llamaban Andres Garcia
Galdin, maestre de la nao en que avia venido el dicho Almirante, e asy
mismo venia entonces por maestre en la nao que venia este testigo, por
piloto, e quel uno de los pilotos se llama Bartolome Roldan que asy
mismo avia venido por piloto en la nao que vino el dicho Almirante, e
que el otro se dezia Martin de Arcos, vezino de Moguer, e que asy mismo
avia venido a descubrir con el dicho Almirante, no sabe sy avia venido
por piloto, e questo es lo que sabe destas provincias, so cargo del
dicho juramento que fecho avia.

Fuele encargado so cargo del juramento que no diga cosa alguna de lo
que a declarado en este caso hasta que sea fecha publicacion desta
provanza, e porque no sabia escribir no firmo su nonbre.—Juan Ortiz,
licenciatus.—Garcia de Aguilar.—Francisco de Casas, escrivano publico.

[Nota al margen: Bartolomé Ruiz, XXXIV testigo.]

E despues de lo suso dicho, en la dicha cibdad antel dicho señor
licenciado e juez suso dicho, en presencia de mi el dicho Gomez de
Ribera, escrivano suso dicho, en faz del dicho procurador fiscal de su
Alteza, syendo presente el dicho Garcia Aguilar, lunes ora nona, veynte
e tres dias del mes de enero año suso dicho, Fernando de Carbajal,
procurador suso dicho, en nonbre del dicho señor Almirante presento por
su testigo á Bartolome Ruiz, vecino de la villa de Moguer, el qual juro
segund derecho, e preguntado por las preguntas del ynterrogatorio, dixo
lo siguiente:

A la primera pregunta dixo, que conosce e conoscio a los contenidos en
la dicha pregunta, e que sera honbre de hedad de veynte e ocho hasta
treinta años.

A la segunda pregunta dixo, que tiene noticia de la provincia de Paria
porque la a visto e fue alli con el Almirante viejo al tienpo que la
descubrio, e las otras provincias contenidas en la pregunta que lo oyo
dezir.

A la tercera pregunta dixo, que no lo sabe, salvo que por las cartas de
marear que paresce es toda una costa de la mar en tierra.

A la quarta pregunta dixo, que sabe lo contenido porque fue con el
dicho Almirante en el primer viaje que la descubrio, e que hasta
entonces ninguna otra persona avia descubrido aquella tierra, e quel
fue el primero que la descubrio.

A la quinta pregunta dixo, que lo oyo asy dezir, quel dicho Almirante
hizo aquel viaje a personas que fueron en su conpañia en el dicho
viaje; pero quel no lo vido, que fue un Juan de Quexo, vezino de Palos,
e a Juan Garcia, de que yva alli, e a otros que no se acuerda de sus
nonbres.

A la setima pregunta dixo, que lo que sabe es que segund el punto de la
carta de navegar, que la provincia de Paria esta en el Ocidente, y la
provincia de Veragua esta al Oriente, e quel Darien esta en medio de
lo uno y de lo otro, pero que no lo sabe ni lo demas contenido en la
pregunta.

A la otava pregunta dixo, que se remite a los privilegios que sus
Altezas firmaron al Almirante, pero que no lo sabe.

A la novena pregunta dixo, que cree que por ser el Almirante el primero
que descubrio la tierra de Paria, que fue el que dio cabsa que se
descubriese lo demas, e que por aquello descubrieron adelante los otros
que descubrieron, porquel primero que descubrio aquella tierra de Paria
fue el Almirante don Cristoval Colon, e que despues de descubierto, se
fue a Castilla, e alla se supo como avia tierra mas adelante e armaron
algunos armadores e vinieron e llegaron a la dicha tierra de Paria e
pasaron adelante, e que lo sabe porque Pedro Alonso Niño armo para allí
e lo vido bolver, e lo oyo asy dezir a el e a otros muchos.

A la un dezima pregunta dixo, que se afirma en lo que dicho tiene e que
asy es publica boz e fama a los que dello an noticia; fuele encargado
el secreto de su dicho hasta que se faga publicacion de testigos, so
cargo de juramento que fizo, e fuele leydo su dicho, e porque no sabia
escribir no lo firmo de su nonbre.—Juan Hortiz, licenciatus.—Garcia de
Aguilar.—Gomez de Ribera, escrivano.

[Nota al margen: Juan de Valencia, XXXV testigo.]

En miercoles veynte e cinco dias de enero de mill e quinientos e
catorce años, antel dicho señor licenciado Juan Hortiz de Matienço,
presento Fernando de Carbajal en nonbre del señor Almirante, por ante
nos Garcia de Aguilar e Juan Fernandez del Castillo, escrivano de sus
Altezas, nombrados por ambas las dichas partes en haz del fiscal de
su Alteza, á Juan de Valencia, vezino de la villa nueva de Yaquimo,
para las novena e dezena pregunta, aviendo jurado en forma de derecho e
seyendo preguntado por las dichas novena e dezena preguntas e por cada
una dellas.

A la primera pregunta dixo, que conosce a ambas las dichas partes e
conoscio al Almirante viejo, que es de hedad de quarenta e ocho años.

A la novena pregunta dixo, que lo que sabe es que cree que se descubrio
por su yndustria, porque este testigo fue a descubrir con Alonso de
Hojeda, despues quel almirante descubrio á Paria, e que al tiempo que
fizieron el viaje este testigo e los que en su compañia yvan fueron por
el punto que el dicho almirante avia ido quando descubrio a Paria, e
por la figura misma de la carta quel dicho almirante avia fecho, e que
fueron primeramente a Paria, donde el dicho almirante avia descubierto,
e de ay corrieron la costa hasta el cabo de la Vela, que podria aver
hasta trescientas leguas, poco mas ó menos, e que esto es lo que sabe
cerca desta pregunta.

A las diez preguntas dixo, que al tiempo que este testigo fue con
Alonso de Hojeda, no yva persona alguna en la dicha Armada que oviese
navegado con el almirante quando descubrio a Paria, e questo es lo
que sabe de la dezima pregunta so cargo del dicho juramento: fuele
apercibido que no descubra nada de su dicho, e no lo firmo de su nombre
porque dixo que no sabia firmar.—Juan Ortiz, licenciatus.—Garcia de
Aguilar.—Juan Fernandez del Castillo, escrivano de sus Altezas.

E despues de lo suso dicho en la dicha cibdad de Santo Domingo antel
dicho señor juez, por presencia de nos los dichos Gomez de Ribera e
Garcia de Aguilar, escrivanos susos dichos, seyendo presente el dicho
promotor fiscal de sus Altezas, sabado ora nona primero dia del mes de
Abril año suso dicho, el dicho Fernando de Carbajal procurador suso
dicho en el dicho nombre pidió al dicho señor juez que le mande dar
e de el traslado de la dicha provança sacada en linpio en manera que
haga fee para lo presentar antel Rey e la Reyna nuestros señores, e
ante los de su muy alto Consejo ó ante quien con derecho deva: testigo
el bachiller Sancho de Velazquez e Diego de Montenegro, vezinos desta
dicha cibdad.

E luego el dicho señor licenciado, juez suso dicho, dixo, que mandava
e mando a mi el dicho escrivano saque la dicha provança en limpio e la
de al dicho Fernando de Carbajal para guarda del derecho del dicho su
parte, la qual desde agora pone su decreto e abtoridad judicial tanto
quanto puede e derecho deve.

E luego yo el dicho escrivano fize sacar un traslado de la dicha
provança en limpio, e fue leydo e concertado e va cierto, juntamente
con el dicho Garcia de Aguilar, escrivano suso dicho, la qual va en
seys hojas de papel de pliego entero, bien escrita de una parte e de
otra, con esta en que va mi signo, firmada del dicho señor licenciado
juez suso dicho e del dicho Garcia de Aguilar, escrivano, e en fin de
cada plana una rubrica de mi firma e de parte de encima en el marjen
seys rasgos de dos en dos, e en fin de todo firmada e sygnada de mi
firma e sygno.—El licenciado Matieço.—Garcia de Aguilar, escrivano de
su Alteza.

E yo Gomez de Ribera, escrivano del Rey e de la Reyna, suso dicho en
las Indias e su notario publico, en uno fui presente con los dichos
testigos e por mi presencia paso, e de pedimento del dicho Fernando de
Carbajal en el dicho nonbre e de mandamiento del dicho señor licenciado
juez suso dicho, esta escritura fize escrevir, e por ende fiz aqui
este mio signo a tal en testimonio de verdad (hay un signo).—Gomez de
Ribera, escrivano de sus Altezas.

En la villa de Valladolid, a cinco dias del mes de dizienbre de mill e
quinientos e quinze años la presento en el Consejo de su Alteza Juan de
la Peña en nombre del Almirante.



                                  46.

  (Año 1513.)—Resumen de las probanzas presentadas por el Fiscal de Su
  Alteza, hecho para conocimiento del Consejo.—(_A. de I._, 1-1-5/12.
  Pza. 16).



                                  47.

  (Sin fecha.)—Breve y sumaria relacion de las probanzas presentadas
  por parte del Fiscal de Su Majestad y por el Almirante de las Indias,
  en el pleito que siguen ante el Consejo.—(_A. de I._, 1-1-5/12. R.
  18.)


El fiscal quiere provar que quando fué el Almirante á descubrir el
primer viaje, un Martin Alonso Pinçon thenia ya noticia de las Indias
por cierta escritura que obo en Roma é queria yrlas á descubrir, é
que como vino el Almirante á fazer el Armada para el dicho primer
viaje, alli á Palos, donde el dicho Pinçon hera natural, le ayudo con
sus navios é parientes é consejo é yndustria, de forma que sino por
el dicho Pinçon, el Almirante no hiziera el Armada ny obiera quien
obiese querido yr con el á descobrir, lo qual prueba con algunos
testigos, como parece desde la undecima pregunta fasta en fin de su
ynterrogatorio, no enbargante que en contrario desto el almirante con
muchos testigos prueba que todos en aquel tienpo hazian burla de su
enpresa é la tenian por ynposible, é que los Reyes Catholicos no la
querian aceptar.

Yten quiere provar el fiscal quel dicho Pinçon fue cabsa quel Almirante
no se bolviese del camino sin haver tierra, pero esto no lo prueva con
testigos de vista, y puesto que aya algunos de oyda, no deponen en
manera que sobreste paso hagan provança, antes de los mesmos testigos
del fiscal se colige y verifica quel Almirante daba gracias á Pinçon
porque hera de pareçer que prosiguiesen el viaje hasta hallar tierra,
é que esforçava é ponia coraçon asi á él como á los otros para yr
adelante.

Quiere asy mesmo provar el fiscal que yendo el dicho Pinçon é sus
hermanos por capitanes de sendos navios debaxo del Almirante en aquel
dicho primer viaje, fue vista primero la tierra desde el navio del
dicho Pinçon, y que despues que llegaron á ella, aquella noche por
tormenta se apartaron de en uno, y el dicho Pinçon fué á la Española é
la descubrio muchos dias antes quel Almirante á ella llegase, y que aun
él no viniera á ella syno le enbiara á llamar con cartas é canoas, lo
qual prueva con algunos testigos de oyda é con uno ó dos de vista, pero
el Almirante en contrario desto prueva con mas numero de testigos asy
de oydas como de vista que él descubrio á la dicha Española é á Sant
Joan é á Jamaica é Cuba con otras muchas yslas.

Quiere asy mismo el fiscal probar que el Almirante en la tierra firme
no descubrió nada ecepto en la boca del Drago, y despues la provincia
de Veragua, é que todo lo demas fué descubierto por otras personas que
lo descubrieron por su buena yndustria é saber, y en contrario desto
prueba el Almirante que todo lo que otros an descubierto en tierra
firme es una mesma tierra é costa que confina é conjunta con Paria, é
que el antes que ninguno obiese ydo á la tierra firme, descubrio á la
dicha Paria, é que por razon de abrir el la puerta en descubrir aquel
principio, todos los otros se syguieron por ally á su ymytacion é por
su yndustria, lo qual en lo tocante á descubrir el Almirante á Paria
antes que otro cristiano oviese ydo á la dicha tierra firme, aun se
verifica é conprueba por muchos testigos por parte del dicho fiscal
presentados.

Prueva asy mismo el fiscal que los que fueron á descubrir á tierra
firme yvan por su buena yndustria é saber, en qontrario de lo qual el
Almirante presentó muchos testigos que dizen que creen é tienen por
cierto que todo lo que está descubierto es por yndustria del dicho
Almirante, é que si él no hiziera el principio en descubrir las yslas
en el primer viaje, é despues á Paria, que todas las dichas tierras
se estuvieran hasta agora por descubrir, é que saben que todos los
descubridores ó algunos de los que fueron en su conpañia avian navegado
con el dicho Almirante é aprendido del.

Todo lo qual particularmente procediendo por las preguntas hechas por
las partes, y acotando los testigos con que se conprueva, se pone
aqui en la siguiente relacion, llevando tal orden que quando se pone
una pregunta del primer ynterrogatorio se pone luego á par della las
preguntas de los otros ynterrogatorios que conforman con ella, y que
hablan de la mesma materia, por que no se divierta y trate en diversos
lugares una mesma cosa, y para que mejor se pueda colegir con quantos
testigos se prueba cada materia ó articulo.

(Sigue la tabla.)



                                  48.

  (Año 1514.—_Enero 3, Sevilla._)—Probanza hecha, á petición del
  almirante D. Diego Colón, acerca de los descubrimientos de su padre
  D. Cristóbal en tierra firme.—(_A. de I._, 1-1-5/12. Pza. 1, fol. 47.)


En la muy noble e muy leal cibdad de Sevilla, martes á la nona,
tres dias del mes de henero año del nacimiento de nuestro salvador
Jesucristo de mill e quinientos e catorze años, antel noble e muy
virtuoso señor bachiller Pero Martinez de Peñalver, teniente de
asistente en esta dicha cibdad e su tierra por el muy magnifico señor
don Juan de Silva de Ribera, señor de las villas de Montemayor e Villa
Luenga, del Consejo de la Reyna nuestra señora, e su asystente en
esta dicha cibdad e su tierra, parescio Luys de Soria, canonigo en
la santa iglesia de Sevilla en nombre del magnifico señor don Diego
Colon, almirante de las Indias, e presento al dicho señor teniente una
carta de la Reyna nuestra señora librada de los señores de su muy alto
Consejo, segund que por ella presenta, e un poder que del dicho señor
almirante tiene, todo lo qual dize en esta guisa.=(Siguen el poder dado
por don Diego Colon fecho en Sevilla en 21 de Abril de 1509, y la Real
Cedula Receptoria dada por la Reyna doña Juana en 30 de Junio de 1513.)

E asy presentada la dicha cedula de su Alteza en la manera que dicha
es, el dicho señor teniente la tomo en sus manos e la beso e puso sobre
su cabeza e dixo que la obedecia e obedecio como cedula e mandado de su
Reyna e señora natural a quien Dios nuestro señor dexe bivir e Reynar
por luengos tienpos a su servicio e en quanto al conplimiento dixo
que trayga e presente los testigos que quisiere la parte del dicho
almirante, e que está presto de los rescebir e que se aperciba al
procurador del fiscal de su Alteza sy quisiere verlos jurar e conoscer
o poner recebtor ó escrivano en tercero dia primero siguiente, que lo
faze con apercebimiento.

E luego el dicho canonigo Luis de Soria en el dicho nombre dixo, que
daba e dio todo su poder conplido segund que lo el tiene del dicho
almirante e de derecho deve valer, a Diego Matute e á Juan Albitez,
vecinos desta dicha cibdad, ausentes, para que ellos e cada uno dellos
por sy, _ynsolidum_, puedan presentar qualesquier testigo e provançcas
que á su derecho convenga en este caso e los fazer tomar e rescebir e
lo pedir por testimonio e sobre ello hazer qualesquier rescebimientos
que él haria, presente seyendo, e los relebo segund que es relebado e
para pagar lo juzgado obligo los bienes del dicho almirante segund que
los el obligo.

E despues de lo suso dicho en la dicha cibdad de Sevilla, syete dias
del mes de henero del dicho año de mill e quinientos e catorze años,
por Cristobal de Matute, escrivano de su Alteza, fue notificado el
dicho abto e mandado del dicho señor teniente e el dicho percebimiento
al comendador Ochoa de Ysasaga, e al contador Jhoan Lopez de Recalde,
oficiales de la casa de la Contratacion en esta cibdad de Sevilla, en
nonbre del fiscal de su Alteza, en persona, sy querian poner recebtor
o aconpañado aver jurar e conoscer los testigos que se presentaren por
parte del dicho almirante, los quales dixeron que daran su respuesta,
testigo Fernando de Caçalla, procurador vecino de Sevilla.

E despues de lo suso dicho, en la dicha cibdad de Sevilla, veynte e
quatro dias del dicho mes de henero del dicho año, parescio el dicho
canonigo Luis de Soria, e dixo que dava e dio todo su poder á Alonso
de Mora, vecino de Sevilla, para que en nonbre del dicho almirante
don Diego Colon pueda presentar qualquier testigos, quel presentaria
presente seyendo.

E despues de lo suso dicho, en la dicha cibdad de Sevilla paresció
el dicho Alonso de Mora e presentó por testigos (se omite la fórmula
repetida en cada uno): á Gonzalo Camacho; Baltasar Calvo, sastre; Juan
de Noya, tonelero; Martin de Ribera, tonelero; Diego Martin Barranco;
Juan Quintero, piloto; Diego Fernandez Cabezudo; a los cuales fue
recibido juramento en forma de derecho por Dios e por Santa Maria,
sobre la señal de la Cruz e por las palabras de los Santos Evangelios,
so virtud del cual prometieron de decir verdad en lo que supieren
e fueren preguntados, e lo que dijeron e depusieron, conforme al
interrogatorio es de esta guisa.

(El interrogatorio es el mismo del documento número 32.)

[Nota al margen: Gonzalo Camacho, XXXVI testigo.]

Gonzalo Camacho, escudero, vecino de Sevilla en la collacion de Sant
Nicolas, testigo presentado en la dicha razon aviendo jurado en forma
de derecho e seyendo preguntado dixo lo syguiente:

A la primera pregunta dixo, que conosce a don Diego Colon almirante de
las Indias de diez e ocho años o veinte a esta parte, e que no conosce
al fiscal de su Alteza ni es pariente de ninguna de las partes ni los
quiere mal ni es rogado ni dadivado e que vença el pleyto quien tuviere
justicia e que a veynte e siete ó veynte e ocho años.

A la segunda pregunta dixo, que sabe e a visto la provincia que dizen
de Veragua, que es en las yndias, e que a esta pregunta tiene dicho
su dicho en las Indias á pedimiento del almirante, que a lo que tiene
dicho se remite e que en ello se retifica.

A la tercera e quarta e quinta e sexta e setima e otava e novena e
decima e honze preguntas dixo, que sobre razon de lo contenido en estas
preguntas a dicho su dicho que a ello se remite e retifica, e que esta
es la verdad por el juramento que fizo e lo firmo, e dixo que sy le
fuere mostrado su dicho e algo mas se acordare, lo dira.—Christobal de
Matute.

[Nota al margen: Baltasar Calvo, XXXVII testigo.]

Baltasar Calvo, sastre, vecino de Sevilla en la collacion de Sant
Miguel, testigo presentado dixo lo syguiente:

A la primera pregunta dixo, que conosce á don Diego Colon almirante que
oy es en las Indias e que conoscio a don Cristobal Colon, su padre,
de honze años a esta parte, e dixo que no conosce al fiscal, e que a
quarenta años.

A la segunda pregunta dixo, que sabe la provincia de Veragua e la
provincia nombrada Paria, e que a visto la provincia que dicen del
Darien, e que lo sabe de honze años a esta parte que hace fue este
testigo con el dicho don Cristobal Colon á descubrir las Yndias, e que
lo demas contenido en esta pregunta que lo no save.

A la tercera pregunta dixo, que estas provincias que este testigo a
dicho en la pregunta antes que sabe e a vysto este testigo que estan en
una costa a la larga fazia la una vanda de la mar despues de pasada la
ysla Española e la ysla que dizen de Haheti.

A la quarta pregunta dixo, que al tienpo que este testigo fue con el
dicho don Cristobal Colon a descobrir las Yndias, vido este testigo que
el dicho don Cristobal Colon e la gente que con el yva yvan a descubrir
provincias de yndios, e llegó el dicho almirante a una tierra que se
dize Maya, que es en la tierra firme, e luego adelante en la misma
costa llegaron a otra provincia de yndios que se dize Cariay, e de allí
fueron a otra provincia que se dize Cerabaro, e de allí fueron costa a
costa por la mar adelante dexando provincias que no sabe este testigo
nonbrarlas, e llegaron a la provincia de Paria, e alguna gente salto
en tierra, e luego dixo este testigo que no sabe donde es la que dizen
Paria ni estuvo en esta provincia, porque este testigo a oydo dezir que
esta provincia que se dize Paria, es donde están las perlas.

A la quinta pregunta dixo, que fué con el dicho Almirante al tiempo
que fue el viaje contenido en esta pregunta e vido que el dicho don
Cristoval Colon al tienpo que fue a descubrir fue desde la ysla de
Santo Domingo a unas que dizen de Maya, que es la provincia de yndios
que esta en tierra firme e de alli fue a la ysla de Guana e de allí
fue bolviendo costa a costa por la mar hasta que llegaron á Veragua, e
de allí se bolvio el dicho Almirante a la dicha ysla Española, no por
donde fue, salvo que vinieron a dar a la ysla que dizen Cuba.

A la sesta pregunta dixo, que quando el dicho don Cristoval Colon llego
á Veragua, paso adelante costa a costa cierta parte de tierra, pero
que no sabe este testigo que tanto, e que quando el dicho Almirante se
bolvia, a esta sazon pensava la gente que tornaba a Cerabaro, que es
camino despaña á rescatar, e que se venian á Castilla, segund pensavan
que estaba alli al Oriente.

A la novena pregunta dixo, que dize lo que dicho a, e que lo demas
que lo no sabe e que cree este testigo que por lo que el dicho don
Cristoval Colon descubrio por esta cabsa se a descubierto lo demas.

A la diez pregunta dixo, que en el viaje que fue este testigo con el
dicho don Cristoval Colon fue por su piloto Ledesma, piloto, e otras
personas que no a memoria este testigo.

A la honze pregunta dixo, que dize lo que dicho a, e en ello se afirma
e dixo que no sabia escrebir.—Cristoval de Matute, escrivano de su
Alteza.

[Nota al margen: Juan de Noya, XXXVIII testigo.]

Johan de Noya, tonelero, vecino de Sevilla, a la carreteria, testigo
presentado en la dicha razon, aviendo jurado en forma de derecho e
seyendo preguntado por las preguntas del dicho ynterrogatorio, dixo lo
siguiente:

A la primera pregunta dixo, que conosce a don Diego Colon de vista, e
que conoscio a don Cristoval Colon de catorze años a esta parte, e que
no conosce al fiscal de su Alteza, e que a mas de quarenta años.

A la segunda pregunta dixo, que sabe a Veragua e a Paria e Urabá,
contenidas en esta pregunta, de doze o treze años a esta parte.

A la tercera e quarta e quinta e sesta e setima e otava e novena e
decima e honze preguntas dixo, que sobre este caso tiene dicho su
dicho por parte de su Alteza, e dixo que a lo que dicho tiene en su
dicho se afirma e ratifica e es verdad para el juramento que hizo e lo
firmó.—Juan de Noya.—Cristoval de Matute, escrivano de su Alteza.

[Nota al margen: Martín de Arriera, XXXIX testigo.]

Martin de Arriera[19], tonelero, vecino de Sevilla, en la colacion de
Santa Maria, testigo presentado en la dicha razon aviendo jurado en
forma de derecho e seyendo preguntado, dixo lo siguiente:

      [19] En la presentación se le llama Martín de Ribera.

A la primera pregunta dixo, que conosce á don Diego Colon, Almirante de
las Yndias, e que conoscio a don Cristoval su padre, de quinze años a
esta parte, e que no conosce al fiscal de su Alteza e que a cinquenta
años.

A la segunda pregunta dixo, que porque este testigo a estado enfermo e
no se acuerda al presente desto, que se remite a lo que tiene dicho en
su dicho sobre este caso por parte del fiscal de su Alteza.

A la tercera e quarta e quinta e sexta e setima e otava e novena e
decima e honze preguntas dixo, que en razon de lo contenido en estas
preguntas este testigo a dicho su dicho por parte del fiscal de su
Alteza e que aquello que dixo que es verdad e en ello se afirma e
ratifica, e que no sabe otra cosa, e que esta es la verdad por el
juramento que hizo, e dixo que no sabia escrevir.—Christoval de Matute,
escrivano de su Alteza.

[Nota al margen: Juan Quintero, XL testigo.]

Jhoan Quintero, piloto, vecino de la villa de Palos, testigo presentado
en la dicha razon, aviendo jurado en forma de derecho e seyendo
preguntado, dixo lo siguiente.

A la primera pregunta dixo, que conoscio á don Cristoval Colon e a
don Diego Colon su hijo, Almirante de las Yndias, e que no conosce al
fiscal de su Alteza, e que los conosce de veynte e dos años a esta
parte, que fue criado del dicho Almirante don Cristoval Colon e que ha
quarenta e ocho años.

A la segunda pregunta dixo, que sabe las provincias de Veragua e Paria
e Urabá e el Darien, porque a estado este testigo en Veragua e a visto
esta e otras provincias.

A la tercera pregunta dixo, que sabe e a visto que todas las provincias
de Paria e Urabá e el Darien e Veragua, que son todas en una costa a la
orilla de la mar, lo qual sabe porque lo a visto como dicho ha.

A la quarta e quinta e sesta e setima e otava preguntas dixo, que sobre
lo contenido en estas preguntas este testigo a dicho su dicho por parte
de su Alteza e del dicho Almirante, que a lo que tiene dicho e a esto
que aqui dize se remite y es verdad para el juramento que hizo.

A la nobena pregunta dixo, que al parescer deste testigo, que podrá
aver sido el dicho don Cristoval Colon el primero que descubrio e supo
aquella tierra de las Yndias le paresce a este testigo que el dicho
don Cristoval a seydo e es cabsa de se ganar todas las Yndias e tierra
firme que esta descubierta, porque este testigo fue con el dicho don
Cristoval Colon quando descubrio a Paria e a todas las tierras que
descubrio, e porque la dicha Paria es la entrada de la tierra firme, e
que esto sabe demas de lo que dicho tiene en su dicho.

A la diez pregunta dixo, que sobre lo contenido en esta pregunta este
testigo a dicho su dicho segund tiene dicho de suso e que en lo que
tiene dicho se afirma e ratifica.

A la honze pregunta dixo, que dize lo que dicho a, e en ello se afirma
e questa es la verdad para el juramento que hizo e dixo que no sabia
escribir.—Cristoval de Matute, escrivano de su Alteza.

[Nota al margen: Diego Martín Barranco, XLI testigo.]

Diego Martin Barranco, marinero, vecino de la villa de Palos, testigo
presentado en la dicha razon, aviendo jurado en forma de derecho e
seyendo preguntado, dixo lo syguiente:

A la primera pregunta dixo, que conoscio á don Cristoval Colon,
Almirante de las Yndias, e que conosce a don Diego Colon su hijo,
Almirante que agora es, e que los conosce de treze años a esta parte, e
dixo que no conosce al fiscal de su Alteza e que a treynta e siete años.

A la segunda pregunta dixo, que sabe la provincia que se dize Veragua
de treze años a esta parte porque este testigo a estado en ella, e que
las otras provincias contenidas en esta pregunta no las sabe, salvo
que las a oydo dezir.

A la tercera pregunta dixo, que a oydo dezir a muchas personas e
pilotos que todas las provincias contenidas en las preguntas antes
desta son todas en una misma costa, e que la dicha provincia de Veragua
es mas adelante que todas las provincias contenidas en la dicha segunda
pregunta antes desta, e que asy lo tiene este testigo por cierto porque
asy se platica.

A la quarta e quinta e sesta preguntas dixo, que sobre lo contenido
en estas preguntas este testigo a dicho su dicho por parte del dicho
Almirante, que a lo que tiene dicho se afirma e ratifica, e sy menester
es lo dize de nuevo.

A la setima pregunta dixo, que a lo que este testigo alcança e a oydo
e visto, que sabe que la dicha provincia de Veragua, donde a estado,
es la mas occidental del Darien e Paria e Urabá, e es publico que las
provincias de Urabá e el Darien e Paria son mas orientales, e Urabá e
el Darien estan en medio dellas en la misma costa e en la misma tierra.

A la otava pregunta dixo, que ha oydo dezir a algunas personas que
sus Altezas hizieron merced al dicho don Cristobal Colon de visorey e
governador en las yndias e tierra firme, pero que no se acuerda aquien
lo ha oydo dezir.

A la novena pregunta dixo, que sobre lo contenido en esta pregunta este
testigo a dicho su dicho quando otra vez lo presentaron por testigo,
e que en lo que tiene dicho y en esto que agora dize se afirma e
rectifica.

A la honze pregunta dixo, que dize lo que dicho a e que en ello se
afirma, y dixo no saber escribir.—Christobal de Matute, escrivano de su
Alteza.

[Nota al margen: Diego Hernández Cabezudo, XLII testigo.]

Diego Hernandez Cabezudo, contramaestre que solia ser de la nao de Gil
Reniero, e agora es contramaestre de la nao de Miguel Diaz, vecino de
la villa de Palos, testigo presentado en la dicha razon, aviendo jurado
en forma de derecho e seyendo preguntado, dixo lo siguiente:

A la primera pregunta dixo, que conosce a Don Diego Colon almirante de
las Indias, e que conoscio a D. Cristobal Colon mas ha de doze años e
que no conoscia al fiscal de su Alteza e que a treynta años.

A la segunda pregunta dixo, que sabe la provincia nombrada Veragua e
que las otras provincias no las sabe, porque no a estado en ellas.

A la tercera pregunta dixo, que en las cartas de marear a visto este
testigo escrito que dize que las provincias de Paria y el Darien e
Hurabá e Veragua estan en una costa, pero que lo demas contenido en
esta pregunta que no lo sabe.

A la quarta pregunta dixo, que a oydo dezir a algunas personas que Don
Cristobal Colon decubrio la provincia de Paria, e lo demas que no lo
sabe.

A la quinta e sesta pregunta dixo, que sobre lo contenido en estas
preguntas este testigo a dicho su dicho otra vez, que a lo que tiene
dicho se remite e en ello se afirma.

A la setima pregunta dixo, que este testigo a visto escrito en cartas
de marear que dizen que la provincia de Veragua e Urabá e el Darien son
todas en una tierra donde esta Paria.

A la otava pregunta dixo, que la no sabe mas de quanto lo a oydo dezir
a algunas personas que no sabe sus nombres.

A la novena pregunta dixo, que cree este testigo que por aver
descubierto el dicho Almirante lo que descubrio, por esta cabsa se
descubrio e an descubierto lo demas que esta descubierto.

A la honze pregunta dixo, que dize lo que dicho tiene y en ello se
afirma, e dixo que no sabe escrebir.—Christobal Matute, escrivano de su
Alteza.

E asy tomados e rescebidos los dichos testigos en la manera que dicha
es, el dicho Alonso de Mora, en nombre del dicho Almirante dixo,
que pedia e pidio por testimonio todo lo suso dicho para guarda e
conservacion de su derecho e de el dicho su parte, y el dicho señor
teniente se lo mando dar firmado de su nonbre e firmado e signado de mi
el dicho escrivano que es fecho, e paso en los dichos dia e mes e año
de mill e quinientos e catorze años.—El Bachiller Peñalver.

E yo Cristobal de Matute, escrivano de la Reyna nuestra señora e su
escrivano e notario publico en la su corte e en todos los sus Reynos e
señorios, e escrivano que soy en el oficio y juzgado del dicho señor
teniente, lo fize escrevir e fui presente en todo lo que dicho es e por
ende fize aqui este mio sygno a tal en testimonio de verdad.=Cristobal
Matute.=En la cibdad de Segovia, á syete dias del mes de Junio de mill
y quinientos e catorze años, la presento Juan de la Peña, en nombre del
Almirante de las Indias.



                                  49.

  (Año 1514.—_Marzo 28, Madrid._)—Juan de la Peña, en nombre del
  Almirante D. Diego Colón, pide nueva prórroga para presentar
  probanzas.—(_A. de I._, 1-1-4/11. Pza. 5, fol. 29.)


Juan de la Peña, en nonbre del Almirante de las yndias digo, que ya
sabe V. A. como en el pleyto que my parte trata con el fiscal sobre
lo del Darien, mandó recebir á prueva y se han dado ciertos terminos
al dicho fiscal y el postrimero de los dichos terminos se cunple
presto, y el dicho my parte por la calidad del negocio y distancia
de la tierra no ha podido acabar de fazer su provança: suplico á V.
A. mande prorrogar otro año de termino por quarto plazo ó en aquella
mejor forma y manera que oviere lugar, para lo qual ynploro vuestro
Real oficio, y juro á Dios y á esta señal de cruz ♰, en anima de mi
parte, demas y allende de ser abtor, que esta prorrogacion non pido
maliciosamente.=Peña.

En la villa de Madrid, veynte é ocho dias del mes de Março de myll é
quinientos é catorze años, la presentó en el Consejo de su Alteza el
dicho Juan de la Peña en el dicho nonbre, é los señores del Consejo de
su Alteza mandaron dar treslado al fiscal. En Madrid XXIX del dicho
año, lo notifique al licenciado Pero Ruiz, fiscal de su Alteza, en su
persona, é pidio traslado é se lo di.=Hay una rubrica.



                                  50.

  (Año 1514.—_Marzo 31, Madrid._)—Juan de la Peña, en nombre
  del Almirante, pide de nuevo prorrogación de un año, por no
  haber contestado el fiscal á la notificación que se le hizo.
  Concedido.—(_A. de I._ Pto. 1-1-4/11. Pza. 5, fol. 30.)


Muy poderosa señora.=Juan de la Peña, en nonbre del Almyrante de la
de las yndias, digo que en el pleito que my parte trata con el fiscal
sobre lo del Darien, vuestra Alteza recibio a prueva con termino de un
año y despues el fiscal pidio prorrogacion y se le dió por otro año
syn me notificar cosa alguna; agora yo he pedido prorrogacion de otro
año por acabar de fazer my provança, y segund la calidad del negocio y
la calidad de la tierra es bien menester, y mandose dar traslado de my
peticion al fiscal y no ha respondido, por ende acuso su reveldia, y
suplico a vuestra Alteza mande otorgarme el dicho termyno, que siendo
como my parte es abtor, tengo pedido por via de quarto plazo y en la
mejor forma y manera que aya lugar, y para lo necesario ynploro vuestro
Real oficio y suplico a vuestra Alteza lo mande luego proveer, porque
se acaba presto el otro año que se dio al fiscal.

En la villa de Madrid treynta e un dias del mes de março de myll e
quinyentos e catorze años, la presento en el Consejo de su Alteza el
dicho Juan de la Peña, en el dicho nonbre, e los señores del Consejo de
su Alteza mandaron que se le de otra año de prorrogacion.

En Madrid quatro días del mes de abril de mill e quinientos e catorze
años, notyfique este dicho abto al licenciado Pero Ruis, procurador
fiscal de su Alteza, el qual dixo que suplicava y suplico dello.



                                  51.

  (Año 1514.—_Abril 6, Madrid._)—El Fiscal Pero Ruiz, suplica de la
  prórroga de un año más pedida por parte del Almirante.—(_A. de I._,
  1-1-4/11. Pieza 5, fol. 31.)


Muy poderosa señora:

El licenciado Pero Ruiz, vuestro fiscal, digo que algunos de los del
vuestro muy Alto Consejo en el pleyto que trato con el almirante
de las yndias sobre la ysla del Darien, prorrogaron el termino que
estava asinado para hazer la provança en el dicho pleito por termino
(_claro_) segun que mas largamente en el dicho abto de prorrogacion se
contiene, del qual agora que viene á my noticia, digo que suplico del
dicho abto de prorrogacion y lo digo ninguno, y de alguno ynjusto y de
revocar por todas las causas de nulidad é agravio que dél se coligen é
pueden colegir que aqui doy por expresadas y por las seguientes: lo uno
porque la dicha prorrogacion se hizo á pedimiento de no parte; lo otro
porque aun el termino que fué asinado no es passado y dentro del que
queda el dicho parte adversa puede hazer su provança si alguna quiere
hazer; lo otro porque al tiempo que se dió sentencia se asignó termino
de un año para hazer la dicha provança y despues se prorrogó por otro
año que se cunplen en el mes de (_claro_) el qual dicho termino bastó
para hazer qualquier provança en qualesquier yslas que se huviese de
hazer; lo otro porque segund la ordenança que çerca esto dispone, non
se puede alargar el dicho termino atenta la calidad de la cabsa, quanto
mas que el dicho termino se pide por dilatar y no por quel dicho parte
adversa tenga que provar; por las quales razones y por cada una dellas
pido y suplico á vuestra Alteza que mande revocar y dar por ninguna el
dicho abto de prorrogacion y asinacion de termino, y asi revocado é
anulado conplido el termino que fue asinado por la dicha sentencia á
las partes mande hazer publicacion de las provanças que en este dicho
pleyto tengo presentadas, haziéndome sobre todo entero cunplimiento de
justicia, para lo qual y en lo necesario vuestro Real oficio ynploro, y
las costas pido y protesto.

En la villa de Madrid, seys dias del mes de abril de mill é quinientos
catorce años, presentó esta peticion en el Consejo de su Alteza el
dicho licenciado Pero Ruis, procurador fiscal de su Alteza.

En Madrid, á siete dias del dicho mes de abril del dicho año, vista
esta peticion en el consejo de su Alteza los Señores del Consejo
mandaron dar traslado a la otra parte.

En la dicha villa de Madrid, veynte é seys dias del dicho mes de abril
del dicho año, lo notifiqué á Juan de la Peña, procurador del Almirante
de las yndias.



                                  52.

  (Año 1514.—_Abril 27, Madrid._)—Juan de la Peña, en nombre del
  Almirante, pide que se confirme la prorrogación acordada y no se
  admita la súplica del Fiscal. Concedida.—(_A. de I._, Pto., 1-1-4/11,
  Pza. 5, fol. 32.)


Muy poderosa señora:

Juan de la Peña, en nonbre del almirante de las Yndias, digo que de la
prorrogacion del termino que dieron los del vuestro muy alto Consejo
para quel dicho mi parte pudiere acabar de hazer su provança, no obo ni
há lugar suplicacion, y la dicha prorrogación se mandó dar justamente é
se deve confirmar é despachar sin embargo de las razones alegadas por
el fiscal, á las quales respondiendo, digo que la dicha prorrogacion
se dió á pedimiento de parte, y el termino antes asinado se conplia
presto é ya es acavado y en él no se podia ni puede hazer mas provança,
y aunque se dió un año á principio, se dió despues al dicho fiscal
otro año de prorrogacion, y no se deve agraviar porque al dicho mi
parte le sea dado otro año, lo qual se sufre y se requiere segund la
calidad de la cabsa y la distancia del camino y ser sobre tierra ganada
y descubierta de nuevo en que los testigos están en diversas partes y
lugares, de manera que ay nescesidad del dicho termino y no se pide
maliciosamente ny por dilatar ni tal se puede ni deve presumir, pues el
dicho mi parte es actor en quien çesa la presuncion de querer dilatar;
por ende digo é pido segund suso y sobre ello conplimiento de justicia
y las costas y concluyo.=Hay una rubrica.

En la villa de Madrid, veynte é syete dias del mes de abril de myll é
quinientos é catorze años, la presentó en el Consejo de su Alteza el
dicho Juan de la Peña en el dicho nonbre, é los señores del Consejo
de su Alteza mandaron que se le dé la prorrogacion syn enbargo de la
suplicacion del fiscal, lo qual se mandó á presencia del dicho fiscal.



                                  53.

  (Año 1514.—_Mayo 3, Madrid._)—Carta receptoria dada por la reina doña
  Juana, para hacer probanzas para el pleito del Almirante D. Diego
  Colón.—(_A. de I._, 1-1-5/12. Pza. 2, fol. 3.)[20].

      [20] Publicada por Fernández Duro, _Colón y Pinzón_, pág. 227.



                                  54.

  (Año 1514.—_Septiembre 5, Santo Domingo._)—Probanza hecha á petición
  del Almirante D. Diego Colón, relativamente á los descubrimientos de
  su padre.—(_A. de I._ Pto., 1-1-5/12. Pza. 2, fol. 3.)[21].

      [21] Publicada en extracto por Fernández Duro, _Colón y Pinzón_,
      pág. 195.


En la cibdad de Santo Domingo del Puerto desta ysla Española, cinco
dias del mes de Setiembre año del nascimiento de nuestro Salvador
Jesucristo de mill e quinientos e catorze años, antel noble e muy
birtuoso señor licenciado Pero Ybañez de Ybarra, juez de resydencia e
repartidor de los Caciques e yndios desta dicha ysla por el Rey e la
Reyna nuestros señores, e por ante mi Francisco Tostado, escrivano de
sus Altezas e escrivano publico en esta dicha ciudad e de la Audiencia
e Juzgado del dicho señor licenciado, parescio presente Juan Garcia
Cavallero en nonbre e como procurador que se dixo ser del señor don
Diego Colon, Almirante Visorrey de las Yndias e gobernador desta ysla
Española e de las otras que fueron descubiertas por el Almirante su
padre e por su yndustria, e por el Rey e la Reyna nuestros señores, e
presentó el poder que dixo tiene de dicho señor Almirante, e una Cedula
de Recebtoria de la Reyna nuestra señora, escrita en papel e sellada
con su sello Real de cera colorada e librada e firmada de algunos de
los del su muy alto Consejo, segun por ella parescia, el qual dicho
poder e cedula dicha de Rescebtoria uno en pos de otro, es esto que se
sigue[22]:

      [22] Sigue el poder otorgado por D. Diego Colón en Santo Domingo,
      en 23 de Agosto de 1514, á Juan García Caballero, para que lo
      pueda representar en todos los casos de justicia.

      Continúa después la Real Cédula receptoria de 3 de Mayo de 1514.

E el dicho poder e cedula de Rescebtoria ansy presentadas antel dicho
señor Ybarra, juez suso, luego el dicho señor licenciado tomó la dicha
cedula de su Alteza en sus manos e la besó e puso sobre su cabeça e
dixo que la obedecia e obedeció como cedula e mandamiento de su señora
e Reyna natural a quien Dios nuestro Señor dexe veuir e Reynar por
muchos y largos tienpos e quanto al conplimiento de la dicha cedula de
Rescebtoria dixo al dicho Juan Garcia Cavallero, en nonbre del dicho
almirante, que trayga e presente antél los testigos de que en este caso
se entiende aprovechar e que presente su ynterrogatorio, quél está
presto de los examinar por él conforme a la cedula de su Alteza.

E por quanto en la dicha cedula de Recebtoria se contiene que su
Alteza mandó que la dicha provanza se faga por ante escrivanos de su
Alteza, nonbrados por cada una de las dichas partes el suyo, por ende
que mandaba é mando al dicho Juan Garcia Caballero en nonbre del dicho
Almirante que nonbre un escrivano de su Alteza para la recebcion de la
dicha provanza, é mando asy mismo que se notifique al licenciado Sancho
Velazques, fiscal de sus Altezas en esta ysla, en nonbre de sus Altezas
nonbre otro escrivano para lo suso dicho.

E luego el dicho Juan Garcia Cavallero, en nonbre del dicho Almirante,
nonbró por escrivano para hazer la dicha provança a Francisco de la
Fuente, escrivano de su Alteza.

E despues desto, en seys dias del dicho mes de setienbre del dicho año
de quinientos e catorze, yo el dicho Francisco Tostado, escrivano, por
mandado del dicho señor licenciado Ybarra, juez de resydencia suso
dicho, notifique al dicho licenciado Sancho Velasquez, fiscal de su
Alteza, lo suso dicho, el qual dixo que por lo que toca a este pleito
por la parte de su Alteza que nombraba e nombró por escrivano para
hacer la dicha probanza, a mi el dicho Francisco Tostado, escrivano[23].

      [23] Siguen las diligencias de presentación y juramento de los
      testigos, que se omiten por ajustarse á la fórmula misma de las
      probanzas anteriores.

E a los testigos que fuesen presentados por parte del Almirante de
las Yndias en el pleyto que trata con el fiscal de su Alteza sobre
la gobernacion de la provincia del Darien, se hagan las preguntas
siguientes:

[Nota al margen: Interrogatorio.]

1. Primeramente sy conoscen á las dichas partes.

2. Iten sy saben, creen, oyeron dezir y es publico é notorio quel
Almirante don Cristobal Colon en el primer viaje que fue a descubrir
con tres carabelas, falló e descubrio muchas yslas questan a la parte
del Norte de la Isla Española, é luego en el mismo viaje descubrio a
Cuba y a la dicha Española.

3. Iten si saben, creen, oyeron dezir y es publico é notorio quel dicho
Almirante descubrio las yslas que estan mas orientales en la ysla
Española, las quales se llaman de los Canibales, asy como Santa Cruz e
Guadalupe e la Dominica, e las Onze mil virgenes, e otras muchas que
estan en aquella cordillera.

4. Iten sy saben, creen, oyeron dezir y es publico é notorio que
despues del dicho primer viaje en las dichas tres caravelas, el dicho
Almirante bolvio con diez y syete naos con que pobló la ysla Española,
e luego fue a descubrir por Cuba e a Jamayca e descubrió muchas, e casy
cincuenta, otras muchas yslas questan a la redonda de Cuba y muchas de
las quales se llamo en general el Jardin de la Reyna, demas de poner a
otras muchas sus nonbres particulares a cada una por sy.

5. Iten sy saben o creen o an oydo dezir y es publico e notorio que
las provincias de Paria y el Darien y Urabá, es una misma tierra que
comunmente se llama Tierra firme.

6. Iten sy saben o creen cierto o an oydo dezir y es publico e notorio
que la primera parte o provincia que fue descubierta en la dicha tierra
firme fue Paria e que la descubrio el Almirante don Cristoval Colon.

7. Iten sy saben, creen y es publico e notorio que antes que se
descubriesen las dichas Yndias por el dicho Almirante, muchos sabios e
letrados e marineros dezian que no hera posyble que oviese en aquellas
partes tierra, e por esta cabsa quando el dicho Almirante fue a
descobrir el primer viaje, mucha gente é marineros se querian bolver
syn haber fallado tierra, deziendo que los llevaba perdidos, de manera
que se cree e tiene por cierto que sy el dicho Almirante no descubriera
las dichas Yndias, que se estubieran fasta oy por fallar segun que lo
estavan antes que por el fuesen descubiertas.

8. Iten sy saben e creen y es por notorio que por aver principiado el
dicho Almirante el descubrir, é por la yndustria é manera que dio en
fallar las dichas yslas e provincia de Paria se uvieran otros puesto en
pusycion de descubrir mas tierras que la dicha tierra firme e asy los
dichos descubridores como fueron Cristoval Guerra é Rodrigo Bastidas,
Ojeda e Vicente Yañez e Juan de la Cosa, siguiendo ser llevado el
camino y manera del dicho Almirante e por la yndustria y saber e por
lo descubierto del dicho Almirante don Cristoval, descubrieron todo lo
que descubrieron.

9. Iten si saben y es publico e fama que en todos los viajes que
algunos descubridores hizieron descubriendo en la dicha tierra firme,
yvan algunas personas que ovieron navegado con el dicho Almirante, e
que señaladamente los mismos descubridores avian navegado con el dicho
Almirante é les amostró muchas cosas de marinería, y ellos, syguiendo
aquello quel dicho Almirante les avia mostrado e la dicha yndustria e
saber del dicho Almirante las aprendian e aprendieron.

10. Iten si saben, creen y es publico e notorio que la provincia de
Paria está mas al Oriente que no Urabá, mas que no el Darien, y el
Darien mas que Veragua, de forma quel Darien é Urabá está en el medio
de Paria é Veragua.

11. Iten si saben que todo lo suso dicho e cada cosa dello aya sido
publica voz e fama entre todos los que fueron por aquellas partes é
alcanzaron dello notizia asy de allá como de acá, del Almirante.

[Nota al margen: Rodrigo Álvarez, I testigo.]

El dicho Rodrigo Alvarez, vecino e natural de Palos, testigo jurado,
siendo preguntado por el dicho ynterrogatorio, dixo e declaro lo
siguiente:

A la primera pregunta dixo, que conosce al señor Almirante don Diego
Colon é al fiscal de su Alteza que está en esta ysla, que se dize
Sancho Velasques, que puede aver mas de veynte años que conosce al
dicho Almirante e que a tres años poco mas ó menos que conosce al dicho
fiscal ques desde que vino á esta ysla.

Preguntado por las preguntas generales dixo, que no es pariente ni
amigo ni criado de ninguna de las dichas partes e que no es sobornado
ny conpadre ny le a sydo dado ninguna cosa ni prometido, porque diga
su dicho en esta cabsa en lo contrario de la verdad e que queria que
venciese esta cabsa el que justicia tobiese.

A la segunda pregunta dixo, que lo que oyó dezir á muchas personas de
la villa de Palos, que benieron con el dicho Almirante, e que paso asy
lo contenido en la dicha pregunta, é que asy es publico e notorio, e lo
oyó a Francisco Pinzon e a Diego Martin el viejo, difuntos, los quales
fueron con el dicho Almirante.

A la tercera pregunta dixo, que lo a oydo dezir como en la dicha
pregunta se contiene a muchas personas de la dicha villa de Palos que
fueron a la sazon con el dicho Almirante.

A la quarta pregunta dixo, que oyó dezir a algunas personas que fueron
con el dicho Almirante como avia descubierto las dichas yslas que se
dizen el Jardinillo de la Reyna, pero que este testigo no lo vio porque
(_roto_) en Castilla á la sazon.

A la quinta pregunta dixo, que a estado dos veces en las partes donde
agora se dize Tierra firme, e que a estado en Veragua, porque fue con
el Almirante don Cristobal Colon al tienpo que descubrio a Veragua, e
que este testigo yva en una nao gallega, é quel dicho Almirante llebo
entonces quatro navios e que este testigo no a estado en el Darien ny
en Urabá, pero le dixeron que todo caya en una costa e que le mostraba
a este testigo las provincias los yndios e dezia que todo hera una
costa e que lo mismo dezia el dicho Almirante señalando las provincias
por donde yva corriendo con los dichos navios.

Preguntado que tanto tienpo a que paso lo suso dicho, dixo que avia
treze años poco mas o menos.

A la sexta pregunta dixo, que este testigo venia con el dicho Almirante
el viaje que dizen que descubrio la dicha provincia de Paria que avria
diez e ocho años poco mas ó menos, é que este testigo quedo malo en
la ysla de Cabo Verde e no paso de alli e no siguio el viaje por su
enfermedad, e a la buelta que bolvio el dicho Almirante a Castilla,
despues que este testigo estava en Palos, oyó dezir que el dicho
Almirante avia descubierto a Paria e que asy mismo oyó dezir que avia
llevado perlas, pero que este testigo no las vio.

A la setima pregunta dixo, que oyó dezir a algunos de los marineros que
vinieron con el dicho Almirante don Cristoval Colon el primer viaje
que hizo a las partes del mar Oceano que muchas personas que con el
venian... (_roto_), que se bolviese porque venian contra su voluntad
e los traya perdidos porque no se fallaria tierra e que lo oyó dezir
despues a la buelta que fueron a Castilla.

A la otaba pregunta dixo, queste testigo nunca oyó dezir que nadie
descubriese en las partes del mar Oceano tierra ninguna hasta quel
dicho Almirante lo descubrio, que por razon se deve creer que pues
quel fue el primero que descubrio, que seria por esta causa para que
los otros que despues fueron a descubrir fallasen tierra en las dichas
partes, pero que sy llevan las derrotas quel dicho Almirante llevo o
no, queste testigo no lo sabe.

A la novena pregunta dixo, que no sabe desta pregunta mas de quanto al
tienpo que Vicente Yañez fue a descubrir, que fueron con el algunos
marineros de los que fueron primero con el dicho Almirante.

Preguntado que marineros fueron dixo, que Diego Martin Pinçon e un hijo
suyo que se dezia Bartolomé Martin e otro Arias Pinçon, defuntos, e
otros que al presente no se acuerda.

A la dezima pregunta dixo, queste testigo a estado en Veragua como
dicho tiene e no a estado en las otras provincias, pero que las a visto
en carta de marear questan pintadas de la manera que en la pregunta se
contiene.

A las honze preguntas dixo, que dize lo que dicho tiene e que es
publico e notorio entre las personas que dello tienen noticias e
questo ques la verdad por el juramento que hizo e firmolo de su
nonbre.—Licenciado Ybarra.—Francisco Tostado, escrivano.—Francisco de
la Fuente.—Rodrigo Alvarez.

[Nota al margen: Pedro de Toledo, II testigo.]

El dicho Pedro de Toledo, natural de Yepes, testigo presentado, syendo
preguntado por el dicho ynterrogatorio, dixo e declaro lo siguiente:

A la primera pregunta dixo, que conosce al dicho Almirante e al dicho
fiscal Gonzalo Velazquez; al dicho Almirante puede aver treze o catorce
años, e al dicho fiscal que le a visto en esta cibdad pocos dias a.

Preguntado por las preguntas generales, dixo, que no es sobornado ni es
pariente, etc., e ques de hedad de quarenta e dos años.

A la segunda pregunta dixo, que a oydo dezir lo contenido en la dicha
pregunta a muchas personas, en especial á muchos marineros que á la
sazon fueron con el dicho Almirante e que no se acuerda los nonbres
dellos e que por publico e notorio se lo dixeron.

A la tercera pregunta dixo, que avra treze años que veniendo este
testigo con el dicho Almirante don Cristoval Colon a descubrir por las
partes del mar Oceano, que surgieron en la ysla de Guadalupe, e que
entonces oyó dezir al dicho Almirante e al adelantado su hermano e
otras muchas personas como el dicho Almirante avia descubierto aquellas
yslas contenidas en esta pregunta.

A la quarta pregunta dixo, que al tienpo quel dicho Almirante don
Cristoval Colon vino con las naos en esta pregunta contenidas, queste
testigo estaba en Cadiz e lo vio venir, e despues quando este testigo
vino a la ysla Española oyó dezir a marineros e a otras muchas personas
como el dicho Almirante avia descubierto esta ysla e las otras yslas
contenidas en esta pregunta.

A la quinta pregunta dixo, queste testigo fue en un viaje con Cristoval
Serrano a la boca del Drago e a la provincia de Paria, e que alli oyó
dezir que las provincias en esta pregunta contenidas heran todas en una
costa donde agora dizen Tierra firme al dicho Christobal Serrano, e a
Morales el piloto e á los yndios que andavan con ellos, que heran de la
tierra.

A la sesta pregunta dixo, que lo oyó dezir como en la dicha pregunta se
contiene á Andres de Morales, piloto, e a otros que no se acuerda.

A la setima pregunta dixo, que estando este testigo en Castilla oyó
dezir lo contenido en la dicha pregunta a muchas personas de las quales
no tiene memoria, e a marineros que a la sazon venieron con el dicho
Almirante en aquella armada en esta pregunta contenida.

A la otava pregunta dixo, que a oydo dezir todo lo contenido en la
dicha pregunta a marineros que conversan por estas partes del mar
Oceano e que no se acuerda de sus nonbres.

A la novena pregunta dixo, queste testigo fue a Veragua en un viaje
con el dicho Almirante don Cristoval Colon, que avra treze años poco
mas o menos, e que oyó dezir quel mismo Almirante don Cristoval Colon
les avia mostrado la navegacion e otras cosas para yr a descubrir a las
partes de tierra firme, porque el dicho Ojeda e Juan de la Cosa avian
andado con el dicho Almirante.

Preguntado a quien lo oyó dezir, dixo que al mismo Almirante don
Cristoval Colon se lo oyó dezir.

A la dezima pregunta dixo, queste testigo a estado en Paria e en
Veragua, e que avra treze años poco mas o menos como dicho tiene, e que
por los vientos de la navegacion é por lo que a visto de la carta del
navegar sabe lo contenido en la dicha pregunta, pero que no a estado en
el Darien ny en Uravá.

A la honzena pregunta dixo, que dize lo que dicho tiene, e
questo es lo que sabe, etc., e no firmo porque dixo que no sabia
escribir.—Licenciatus Ybarra.—Francisco Tostado, escrivano.—Francisco
de Cifuente.

[Nota al margen: Juan Terrón, III testigo.]

El dicho Juan Terron de Posada, natural de la Montaña, cerca de la
Redonda, valle de Cobre, testigo presentado por parte del dicho
Almirante, syendo preguntado por el dicho ynterrogatorio, dixo é
declaro lo siguiente:

A la primera pregunta dixo, que conosce al dicho Almirante é no conosce
á los demas contenidos en la dicha pregunta; que no es criado ni
pariente de ninguna de las partes, etc., e ques de hedad de treynta
años poco mas o menos.

A la segunda pregunta dixo, que a oydo dezir lo contenido en la dicha
pregunta á muchas personas e que lo dezia por publico e notorio.

A la tercera pregunta dixo, que a oydo dezir lo contenido en la dicha
pregunta a muchas personas por publico e notorio.

A la quarta pregunta queste testigo no se falló presente al descubrir
de las dichas yslas, pero que despues oyó dezir á muchos pilotos e
maestres e marineros como el dicho Almirante don Cristoval Colon avia
descubierto todas las yslas en esta pregunta contenidas e que despues
estubo este testigo con el dicho Almirante en la ysla de Cuba.

A la quinta pregunta dixo, queste testigo a estado en la costa de
Tierra firme e que sabe que las provincias contenidas en la dicha
pregunta son todas en una costa en la dicha tierra firme, porque a
andado por la dicha costa é ge lo dezian los yndios de aquellas tierras.

A la sesta pregunta dixo, queste testigo no lo sabe, pero que lo a oydo
dezir a un Pedro de Ledesma e a otros marineros que fueron con el dicho
Almirante segun ellos dezian.

A la setena pregunta dixo, que a oydo dezir lo contenido en la dicha
pregunta a algunos marineros que vinieron con el dicho Almirante a la
sazon.

A la otaba pregunta dixo, que cree e tiene por cierto que sy Dios y el
dicho Almirante don Cristoval Colon no descubrieran lo que descubrio,
que ninguno dellos lo oviera descubierto, e que cree que todos yvan
por las cartas quel dicho Almirante de aquella navegacion avia hecho e
hizo, porque de todo lo que descubria solia hazer cartas.

A la novena pregunta dixo, que sabe que Juan de la Cosa fue con el
dicho Almirante el primero viaje quando descubrió las yndias, porque
este testigo le vido con el dicho Almirante en el puerto de Santamaría
a la buelta de las dichas Indias, e dezia que venia de allá, e que no
sabe de otros que ayan ydo a descubrir que oviesen ydo con el dicho
Almirante, e lo demas contenido en la dicha pregunta que no lo sabe.

A la dezima pregunta dixo, que sabe lo contenido en la dicha pregunta
porque este testigo a andado por aquella costa con Cristobal Guerra, e
a estado en Paria e tambien en Veragua. Preguntado que quien descubrió
a Paria, dixo que no sabe syno que a oydo dezir quel dicho Almirante, e
que a Veragua la descubrio el almirante Don Cristobal Colon, e que este
testigo yva con el a la sazon, e que el primer honbre que alli saltó,
fue el adelantado don Bartolome Colon, que yva con el dicho Almirante,
e que los yndios de aquella tierra le dezian que nunca abyan ydo alli
ningunos cristianos. Fué preguntado que tanto avia lo suso dicho; dixo
que puede aver doze años, poco mas ó menos.

A las honze preguntas dixo, que lo que dicho tiene es publico e
notorio, en lo qual se afirma, y esta es la verdad por el juramento que
hizo, e firmolo.—Licenciatus Ibarra.—Francisco Tostado.—Francisco de la
Fuente.

[Nota al margen: Pedro de las Casas, IV testigo.]

El dicho Pedro de las Casas, natural de Tarifa e vecino de la villa de
Higuey, desta ysla Española, syendo preguntado cerca de lo suso dicho,
dixo e declaro lo siguiente:

A la primera pregunta dixo, que conosce al dicho Almirante don Diego
Colon e conosce al dicho fiscal questa en esta ysla e ques de hedad de
cincuenta años, poco mas o menos.

A la segunda pregunta dixo, que oyó dezir lo contenido a algunos
marineros que vinieron con el dicho Almirante, a que avia a la sazon
venido a la ysla de Cuba e de alli avia venido costeando por esta ysla
Española.

A la tercera pregunta dixo, que la sabe como en ella se contiene porque
este testigo vino en conpañia del dicho Almirante don Cristobal Colon
al tienpo que descubrio las yslas en esta pregunta contenidas, que fue
en el viaje quando el dicho Almirante traxo a esta ysla Española diez e
syete navios.

A la quarta pregunta dixo, queste testigo estaba en la ysla Española
el viaje contenido en la dicha pregunta, e que el dicho Almirante
don Cristobal Colon fue con ciertas naos a descubrir mas adelante
de la dicha ysla Española e questubo seys meses alla, e despues que
bolvio oyo dezir a la gente que venia con el quel dicho almirante avia
descubierto muchas yslas e que no se acuerda que yslas son.

A la quinta pregunta dixo, que la no sabe, pero que lo a oydo dezir.

A la sesta pregunta dixo, que lo a oydo dezir segun que en la dicha
pregunta se contiene a muchas personas, porque este testigo estava en
esta ysla Española quando el dicho Almirante bolvio de Paria, la costa
de la tierra firme, e oyo decir a los que con el venyan que avian
descubierto a Paria, o que bio dos yndios que dezian que heran de
Paria, que traxo el dicho Almirante, e asy mismo que oyo dezir que avia
traydo ciertas perlas e que las avia enviado a la Reyna doña Isabel,
que en gloria sea.

A la setena pregunta dixo, que lo oyo dezir como en la pregunta se
contiene, e oyo dezir que un Pinçon que venia con el dicho almirante
avia venido diferente con el dicho Almirante acerca de lo contenido en
la dicha pregunta.

A la otava pregunta dixo, queste testigo no fue ny a ydo con ninguno
de los dichos descubridores a la tierra firme ny con otra persona
alguna, pero que sabe quel dicho Alonso de Ojeda vino dende Castilla
para descubrir en la dicha tierra firme, e que fue porque tomó consygo
un marinero de los que avian ydo á Paria con el dicho Almirante don
Cristobal Colon, e por esto cree este testigo que los que fueron a
descubrir que yrian por la derrota quel dicho Almirante avia ydo.

A la honzena pregunta dixo, que dize lo que dicho tiene, en lo qual
se afirma, e questo es la verdad por el juramento que hizo, e firmolo
de su nonbre.—Licenciatus Ibarra.—Francisco Tostado.—Francisco de la
Fuente.—Pedro de las Casas.

[Nota al margen: Rafael Cataño, V testigo.]

El dicho Rafael Cataño, testigo presentado, dixo e declaro lo siguiente:

A la primera pregunta dixo, que conoscio al dicho almirante don
Cristobal Colon e conosce al almirante don Diego Colon e conosce al
Fiscal de sus Altezas questa en esta ysla e no conosce al Fiscal questa
en Castilla, e ques de edad de mas de quarenta años, e que bivió con el
dicho almirante don Cristobal Colon, e que agora no bibe con el dicho
Almirante, e que no le enpece ninguna de las preguntas generales.

A la segunda pregunta dixo, que sabe ques publico e notorio lo
contenido en la dicha pregunta, e queste testigo lo vido entrar en
Sevilla e llevava yndios e caratulas que llevava destas partes.

A la tercera pregunta dixo, queste testigo vino con el almirante don
Cristobal Colon en el viaje que hizo quando descubrio las yslas en esta
pregunta contenidas, e que salto en algunas de las dichas yslas, que
fueron en San Juan e Guadalupe e en la Dominica, que puede aver veinte
e un año, poco mas ó menos.

A la quarta pregunta dixo, queste testigo bino con el dicho Almirante
a esta ysla Española el viaje que hizo quando truxo las diez e siete
naos, e que aportaron a esta dicha ysla e poblaron en ella, e despues
con unas tres naos se fue el dicho Almirante mas adelante, e que quando
bolvio dixeron todos publicamente que abia descubierto a Cuba y á
Jamaica e a las otras yslas contenidas en la dicha pregunta.

A la quinta pregunta dixo, queste testigo a estado en la tierra firme,
pero questaba en esta ysla Española quando el dicho almirante don
Cristobal Colon dezia que venia de la provincia de Paria, e que le vido
traer perlas e guanines de aquella tierra e que dezia que las avia
enviado al Rey nuestro señor, e este testigo lo sabe e las vio enbiar
porque el a la sazon era contador con el dicho almirante.

A la sesta pregunta dixo, que ansy es publico e notorio como en la
dicha pregunta se contiene, pero queste testigo no lo vio.

A la setima pregunta dixo, que lo a oydo dezir por publico e notorio
segund que en la dicha pregunta se contiene, e que aun en el segundo
viaje que hizo el dicho Almirante, en el qual vino este testigo, vido
como algunos dezian que hera burla e que no se fallarian tierra, e
quel dicho Almirante dixo e señaló que un dia señalado verian tierra, e
aquel mismo dia la vieron, e asy se alegro toda la gente que venia en
el armada.

A la otava pregunta dixo, que Juan de la Cosa e Alonso de Ojeda
vinieron con el dicho almirante a esta ysla quando vino con los diez e
syete navios, e quel dicho almirante don Cristobal Colon hazia cartas
e esaminava las derrotas con Juan de la Cosa, e que cree que sy el
dicho Juan de la Cosa descubrio algo en la tierra firme, que fue por
yndustria del dicho almirante, porque tanbien lo llevo consygo a Cuba
e a Jamaica quando fue a descubrir con los tres navios, como dicho
tiene, e que de los otros contenidos en la dicha pregunta no lo sabe sy
descubrieron por su yndustria o no.

A la novena pregunta dixo, que un Pero Alonso Niño, que hera piloto
mayor, que vino con el dicho Almirante quando traxo las diez e syete
naos, cree este testigo que Cristobal Guerra fue con el dicho piloto
a tierra firme, no sabe a que provincia, pero que no lo sabe por
cierto, e que cree ansy mismo que Juan de Jerez, que vino por marinero
entonces, fue con los susos dichos a descubrir muchas cosas de la mar
por las cartas de marear que hazia e les enseñava.

A las diez preguntas dixo, que no la sabe porque no a estado en la
Tierra-firme, pero que lo a oydo dezir no se acuerda a quien.

A las honze preguntas dixo, que dize lo que dicho a, e questo es
la verdad de lo que sabe, e firmolo de su nonbre.—Licenciatus
Ibarra.—Francisco Tostado.—Francisco de la Fuente.—Rafael Cataño.

[Nota al margen: Diego de Alvarado, VI testigo.]

El dicho Diego de Albarado, testigo presentado, declaró lo siguiente:

A la primera pregunta dixo, que conoscio al dicho almirante don
Cristobal Colon, e que conosce al dicho almirante don Diego Colon, e
que conosce al dicho Sancho Velazquez, fiscal, e que puede ser de hedad
de cincuenta años, poco mas ó menos.

A la segunda pregunta dixo, que a oydo dezir lo contenido en la dicha
pregunta, e questando este testigo en Castilla vido como el dicho
Almirante viejo llevo ciertos yndios con unas diademas de oro e que
dezia que venia de las yndias.

A la tercera pregunta dixo, que quando el dicho almirante don Cristobal
Colon vino a esta ysla Española con las diez e siete caravelas, queste
testigo vino con el en su conpañia, e que fueron a la ysla de Guadalupe
e que vieron otras muchas yslas antes que llegaran a la dicha ysla
Española, e que en una de las dichas yslas dezian que avia saltado
Coronel, que venia con el dicho Almirante, e que dezian que en una de
las dichas yslas avian muerto un honbre de los que llevava el dicho
Coronel.

A la quarta pregunta dixo, que quando el dicho Almirante vino a estas
partes con las dichas diez e syete naos, que vino a esta ysla Española
e poblo en la Isabela vieja, e que de alli fue el dicho almirante a
descubrir con ciertas naos mas adelante de la dicha ysla Española e que
bolvio dende a cierto tienpo, e que oyo dezir que avia descubierto a
las yslas de Cuba e Jamaica, e que no se acuerda de mas.

A la quinta pregunta dixo, que no la sabe mas de quanto lo a oydo dezir
a muchas personas que an venido de tierra firme.

A la setima pregunta dixo, que a oydo dezir lo contenido en la dicha
pregunta a algunos marineros que a la sazon vinieron con el dicho
almirante don Cristobal Colon, e que asy mismo oyo dezir como avia
avido diferencia entre ellos sobre lo contenido en la dicha pregunta.

A la novena pregunta dixo, que a oydo dezir que Juan de la Cosa e Ojeda
venieron a esta ysla Española desde Castilla con el dicho Almirante, e
que despues oyo dezir como fueron con el dicho Almirante a descubrir a
tierra firme, e que no sabe lo que descubrieron, e que oyo dezir quel
dicho almirante don Cristobal Colon avia reñido con un marinero suyo
que se dize Pedro de Salzedo porque le avia mostrado ciertas cartas de
marear a Juan de la Cosa.

A las honze preguntas dixo, que dize lo que dicho tiene, en lo qual
se afirma, e questo es la verdad por el juramento que hizo, e firmolo
de su nonbre.—Licenciatus Ibarra.—Francisco Tostado.—Francisco de la
Fuente.—Diego Alvarado.

[Nota al margen: Juan de Rojas, VII testigo.]

El dicho Juan de Rojas, testigo presentado por parte del dicho
almirante, dixo que conosce al dicho almirante don Diego Colon, e que
conoscio al almirante su padre don Cristobal Colon, e que conoscio al
Fiscal de su Alteza questa en la corte, e que conosce al Fiscal de
sus Altezas questa en estas partes, que se dize el licenciado Sancho
Velasques e que es de hedad de quarenta e quatro años.

A la segunda pregunta dixo, que a oydo dezir lo contenido en la dicha
pregunta a un marinero que se dize Garcia Fernandez e a otras muchas
personas que fueron en el viaje, e que asy es publico e notorio.

A la tercia pregunta dixo, queste testigo vino con el dicho Almirante
don Cristobal Colon quando vino a estas partes con los diez e syete
navios, e vido la ysla de Guadalupe e los Canibales e otras yslas
queste testigo no se acuerda.

A la quarta pregunta dixo, queste testigo no fue con el dicho Almirante
a descobrir a tierra firme mas de quanto el vido yr desde la ysabela
vieja, e que a la buelta que bolvio a esta ysla oyo dezir a muchas
personas quel dicho almirante avia descubierto muchas yslas.

A la quinta pregunta dixo, queste testigo no a estado en la tierra
firme, pero que lo a oydo dezir á muchas personas que de alla an
venido, segund que en la dicha pregunta se contiene.

A la sesta pregunta dixo, que no la sabe mas de quanto lo oyo dezir a
algunas personas que an venido de tierra-firme.

A la setena pregunta dixo, que no la sabe, mas que lo oyo dezir que
ansy avia pasado, como en la dicha pregunta se contiene.

A la otaba pregunta dixo, que a oydo dezir que algunos de los que
fueron con el dicho almirante a descobrir a la dicha tierra firme, e
que lo demas no lo sabe.

A las honze preguntas dixo, questo es lo que sabe deste caso, en lo
qual se afirma, e firmolo de su nonbre.—Juan de Rojas.

[Nota al margen: García Alonso, VIII testigo.]

El dicho Garcia Alonso, testigo presentado en nonbre del dicho
Almirante, aviendo jurado e syendo preguntado por el dicho
ynterrogatorio, dixo lo syguiente:

A la primera pregunta dixo, que conosce al dicho almirante don
Cristobal Colon e que conosce al almirante don Diego Colon, su hijo, e
que no conosce al Fiscal de sus Altezas, e que es de hedad de quarenta
años, poco mas ó menos.

A la segunda pregunta dixo, que la sabe como en ella se contiene
porque este testigo se hallo presente a todo lo contenido en la dicha
pregunta, porque este testigo vino con el dicho Almirante al tienpo que
vino a descubrir el primer viaje e se hallo e vio las dichas yslas
contenidas en esta dicha pregunta e que avra lo suso dicho veinte e dos
años poco mas ó menos.

A la tercera pregunta dixo, que la sabe segund que en ella se contiene
porque este testigo vino con el dicho Almirante e pasaron a vista de
todas las dichas yslas.

A la quinta pregunta dixo, que sabe este testigo quel dicho Almirante
don Cristoval Colon fue á descubrir a las partes de la tierra firme
e aun que este testigo no fue allá entonces, que dezian que avia
descubierto a Paria e que vido al dicho Almirante en Castilla con
esta nueva, e que despues Vicente Yañez, vecino de Moguer, bolvio por
mandado del Rey e de la Reyna nuestros Señores á descubrir la dicha
tierra firme, e queste testigo fue con el dicho Vicente Yañez el dicho
viaje, e que uno de los capitulos quel dicho Vicente Yañez llevava en
su ynstruccion para el dicho viaje, hera que no tocase en Paria ni en
nynguna de las tierras quel dicho Almirante avia descubierto, e que a
oydo dezir que todas las provincias contenidas en esta pregunta son en
una costa.

A la sesta pregunta dixo lo que dicho tiene en la pregunta antes desta
e que en ello se afirma.

A la setena pregunta dixo, que la sabe porque muchas vezes veniendo
el dicho viaje con el dicho Almirante don Cristoval Colon por la mar,
traya en platicar lo contenido en la dicha pregunta, deziendo los
marineros entre sy que venian perdidos, e quel dicho Almirante les
respondia que les daria tierra presto.

A la otava pregunta dixo, que no la sabe porque quando el dicho Vicente
Yañez fue a descubrir por la via de Cabo Verde e por otra derrota e
quando creyeron que llegavan en derecho de Paria, dixo que adelante
avia de pasar, e que pasaron adelante de Paria mas de quatrocientas
leguas por la dicha tierra firme.

A las honze preguntas dixo, que dize lo que dicho tiene e questo
es lo que sabe deste caso por el juramento que hizo e firmolo de
su nonbre.—Licenciatus Ybarra.—Francisco Tostado.—Francisco de la
Fuente.—Garcia Alonso.

[Nota al margen: Alonso Díaz, IX testigo.]

El dicho Alonso Diaz, calafate, de Palos, testigo presentado por
parte del dicho señor Almirante e syendo preguntado por el dicho
ynterrogatorio, dixo e declaro lo syguiente:

A la primera pregunta dixo, que conoscio al dicho Almirante viejo e que
conosce al Almirante don Diego Colon e que no conosce al dicho fiscal
questa en la corte e que conosce al fiscal Sancho Velazquez, e que es
de hedad de treynta años poco mas ó menos.

A la segunda pregunta dixo, que oyó dezir lo contenido en la dicha
pregunta á muchos pilotos e marineros vecinos de la villa de Palos.

A la tercera pregunta dixo, que lo a oydo dezir segun que en la dicha
pregunta se contiene a muchos pilotos e marineros de la dicha villa de
Palos.

A la quarta pregunta dixo, que lo oyó dezir como en la dicha pregunta
se contiene a muchos pilotos de la dicha villa de Palos.

A la quinta pregunta dixo, queste testigo fue con el dicho Almirante
don Cristoval Colon el viaje quando descubrio a Paria e que andovieron
por la costa fasta treynta o quarenta leguas al poniente e que luego
se bolvio el dicho Almirante al puerto de Santo Domingo desta ysla
Española, e que a oydo dezir a pilotos que las provincias contenidas en
la dicha pregunta cahen en una costa.

A la sesta pregunta dixo, que lo queste testigo sabe es quel dicho
Almirante fue el que primeramente descubrio a Paria porque este testigo
fue con el dicho Almirante a la sazon.

A la setima pregunta dixo, que no lo sabe mas de quanto oyó dezir a
algunos maestres e pilotos que se querian bolver desde la mar como no
fallavan tierra.

A las nueve preguntas dixo, que lo oyó dezir como en la dicha pregunta
se contiene a muchos maestres e marineros e pilotos vecinos de Palos e
de Sevilla.

A las diez preguntas dixo, que sabe que Paria es la provincia questa
mas al Oriente e que las otras provincias que no sabe de la manera
questan porque no a estado en ellas.

A las honze preguntas dixo, que dize lo que dicho tiene e questo
es la verdad por el juramento que hizo e firmolo.—El licenciatus
Ybarra.—Francisco Tostado.—Diego Garcia.

[Nota al margen: Carlos de Hontiveros, X testigo.]

El dicho Carlos de Hontiveros, testigo presentado por parte del dicho
señor Almirante, syendo preguntado por el ynterrogatorio, dixo e
declaro lo siguiente:

A la primera pregunta dixo que conoscio al dicho Almirante don
Cristoval Colon e al dicho Almirante don Diego Colon su hijo, e que no
conosce al dicho fiscal de la corte e que conosce al fiscal desta ysla
ques el licenciado Sancho Velasquez.

A la segunda pregunta dixo, que lo oyó dezir a muchas personas segund
que en la dicha pregunta se contiene, asy a Vicente Yañez como a otros
muchos marineros e pilotos.

A la tercera pregunta dixo, que al tienpo quel dicho señor Almirante
don Cristobal Colon veniase a esta ysla con los diez e syete navios,
queste testigo vino con el en el dicho viaje e vido que descubrio las
yslas contenidas en esta pregunta e questuvo en la ysla de San Juan e
Marigalante e en Guadalupe.

A la quarta pregunta dixo, que lo sabe como en ella se contiene, porque
este testigo fue con el dicho Almirante al tienpo que descubrio las
dichas yslas contenidas en esta pregunta.

A la quinta pregunta dixo, que lo a oydo dezir como en la dicha
pregunta se contiene a muchas personas que fueron con el dicho
Almirante a la tierra firme.

A la sesta pregunta dixo, que lo a oydo dezir como en la dicha pregunta
se contiene, pero que este testigo no lo vido porque a la sazon estava
en Granada en los Reynos de Castilla.

A la syete pregunta dixo, que lo oyó como en la dicha pregunta se
contiene, e que asy mismo oyó dezir que los marineros con quien venia
el dicho Almirante le querian echar a la mar porque no fallava tierra.

A la ocho pregunta dixo, que oyó dezir lo contenido en la dicha
pregunta a muchos marineros e pilotos que fueron con el dicho Almirante
en el dicho viaje, pero que este testigo no lo sabe.

A la novena pregunta dixo, que estando este testigo en la cibdad de
Sevilla al tienpo que partio Cristoval Guerra para yr a tierra firme,
que vido como fueron con el algunos marineros que dezian que avian
ydo con el dicho Almirante e pilotos e maestres, é que despues que
descubrio el dicho Cristoval Guerra oyó dezir a los dichos pilotos e
marineros que avya ydo por la derrota del dicho Almirante e por sus
posadas.

A las diez preguntas dixo, que lo a oydo dezir como en la dicha
pregunta se contiene a muchas personas de que no se acuerda, pero que
este testigo no lo sabe.

A las honze preguntas dixo, questo es lo que sabe deste caso
por el juramento que hizo e firmolo de su nonbre.—El bachiller
Alcocer.—Francisco Tostado.—Diego Gutierrez.—Carlos de Hontiveros.

[Nota al margen: Frey Rodrigo, XI testigo.]

El dicho frey Rodrigo, presentado por parte del dicho señor Almirante,
aviendo jurado e syendo preguntado por las preguntas del dicho
ynterrogatorio, dixo e declaro lo syguiente:

A la primera pregunta dixo, que conoscio al dicho don Cristoval Colon,
Almirante viejo, e que conosce al dicho Almirante don Diego Colon e al
dicho bachiller Pedro Moreno, fiscal que agora es, que fue criado del
dicho Almirante viejo en el tienpo que vino a esta ysla e que le dava
sueldo por el Rey, e que no es dadivado ny le enpece ninguna de las
preguntas generales, e que es de hedad de sesenta e dos años.

A la segunda pregunta dixo, que lo oyó dezir como en la dicha pregunta
se contiene a marineros e pilotos que vinieron con el dicho Almirante,
entre los quales hera Juan de Unbria e Alonso Perez Roldan é Bartolome
Perez, pilotos.

A la tercera pregunta dixo, queste testigo vino con el dicho Almirante
quando traxo los diez e syete navios, e que venyeron por las yslas
contenidas en esta pregunta e que esto vieron en la ysla Marigalante,
e alli se tomo la posesyon de todas las yslas comarcanas por el Rey
de Castilla nuestro señor, e que asy mismo estovieron en la ysla de
Guadalupe e San Juan, e de alli venyeron a esta ysla Española e que
entonces descubrio el dicho Almirante las dichas yslas.

A la quarta pregunta dixo, que al tienpo quel dicho Almirante fue a
descubrir las yslas contenidas en esta pregunta que este testigo no fue
con el, pero que lo vido partir desta ysla e despues que bolvio oyó
dezir que avia descubierto las yslas contenidas en esta pregunta á los
que con el dicho Almirante fueron.

A la quinta pregunta dixo, que lo oyó dezir como en la dicha pregunta
se contiene a Juan de la Cosa e a otros de que no se acuerda.

A la sesta pregunta dixo, que lo oyó dezir segun que en la dicha
pregunta se contiene a todos los que fueron con el dicho Almirante a la
dicha tierra firme.

A la setima pregunta dixo, que oyó dezir a Vicente Yañez Pinçon como,
sy el dicho Almirante don Cristoval Colon no descubriera estas partes,
que ninguno se atreviera a venyr a descubrillas, e lo demas contenido
en la dicha pregunta que no lo sabe.

A las ocho preguntas dixo, que al parescer deste testigo cree que sy
el dicho Almirante no oviera descubierto lo que descubrio que no fuera
ninguno alla á la tierra firme, e que ansy mismo cree que fueron los
que despues dél descubrieron por su yndustria.

A las diez preguntas dixo, que lo a oydo dezir como en la dicha dize a
muchas personas, que son Ojeda e Vicente Yañez e a Juan de la Cosa e a
otras muchas personas.

A las honze preguntas dixo, que dize lo que dicho tiene e questa
es la verdad de lo que sabe é firmolo de su nonbre.—El bachiller
Alcocer.—Francisco Tostado.—Frey Rodrigo.—Diego Gutierrez, escrivano.

E asy fecho todo lo suso dicho, parescio el dicho Juan Garcia Cavallero
en el dicho nonbre é pidio á mi el dicho Francisco Tostado, escrivano
publico suso dicho, que le diese la dicha provança escrita en limpio e
signada, cerrada e sellada e en publica forma segund que ante my avia
pasado, e yo el dicho escrivano de pedimiento del dicho Juan Garcia
le di la dicha provança segund e de la forma e manera suso dicha, que
fue fecha e paso en la dicha cibdad de Santo Domingo los dichos dias,
meses e año suso dichos, de que fueron presentes por testigos á todo
lo que dicho es Diego de Vergara e Fernandivanes, estantes en esta
dicha cibdad, e yo Francisco Tostado, escrivano del Rey e de la Reyna
nuestros señores e escrivano publico en esta cibdad de Santo Domingo,
presente fuy a lo que dicho es e fize aqui este my sygno en testimonio
de verdad.=Hay un sygno.=Francisco Tostado, escrivano.=En la villa de
Madrid a treynta dias del mes de Otubre de mill e quinientos e diez e
seys años la presento en el Consejo de su Alteza el dicho Juan de la
Peña en nonbre del dicho Almirante.



                                  55.

  (Año 1514.—_Septiembre 5, Santo Domingo._)—Resumen de la probanza
  anterior, formada para el Consejo.—(_A. de I._, 1-1-5/12. Pza. 14,
  fol. 46.)



                                  56.

  (Año 1514.—_Septiembre 14, Puerto Rico._)—Probanza hecha á petición
  del Almirante D. Diego Colón, con arreglo al interrogatorio de diez y
  seis preguntas.—(_A. de I._, 1-1-5/12. Pza. 4, fol. 26.)


«En la cibdad de Puerto Rico desta isla de San Juan de las Yndias
del mar oceano, sabado treynta dias del mes de setyenbre año del
nascimiento de nuestro salvador Jesucristo de mill é quinientos é
catorze años, en este dicho dia é hora de bisperas poco mas ó menos,
estando ante las puertas de la morada del señor Geronimo do-Valle,
alcalde hordinario en esta cibdad por sus Altezas, antel dicho señor
Geronimo do-Valle Alcalde, é en presencia de my Juan Perez, escribano
publico y del concejo desta dicha ciudad é de los testigos de yuso
escriptos, parescio presente Francisco Manuel de Lando en nonbre é
en boz del Almirante don Diego Colon, é por virtud del poder que del
dicho Almirante tiene, mostro é presento antel dicho señor Alcalde una
carta de provision é recebtoria de la Reyna nuestra Señora, escripta
en papel é firmada de un nonbre que dize Francisco Tostado, escribano,
segund por ella parescia, el thenor del cual dicho poder é provision
de recebtoria, uno en pos de otro es este que se sigue[24]. E el dicho
Francisco Manuel presento asy mismo un ynterrogatorio por donde pidio
fuesen preguntados los dichos testigos el thenor del qual es este que
se sygue.

      [24] Aquí el poder otorgado en Santo Domingo á 18 de Junio de
      1514, y la Real Cédula receptoria dada en Madrid á 3 de Mayo del
      mismo año, siguiendo las diligencias de presentación y juramento
      de los testigos.

»A los testigos que fueren presentados por parte del Almirante de
las yndias en el pleyto que trata con el fiscal de su Alteza sobre
la governacion de la provincia del Darien se hagan las preguntas
syguientes:»

[Nota al margen: Interrogatorio.]

1. Primeramente si conoscen á las dichas partes.

2. Yten sy saben, creen ó oyeron desyr é es publico é notorio quel
Almirante don Cristobal Colon en el primer viaje que fue á descobrir
con tres caravelas falló é descubrió muchas yslas questan á la parte
del Norte de la ysla Española é luego en el mismo viage descubrio á
Cuba é á la dicha Española.

3. Yten sy saben, creen ó oyeron dezir é es publico é notorio quel
dicho Almirante descobrio las yslas questan mas orientales que la ysla
Española, las quales se llaman de los Canibales, asy como Santa Cruz
é Guadalupe é la Dominica é las onze mill virgenes é otras muchas
questan en aquella cordillera.

4. Yten si saben, creen ó oyeron dezir é es publico é notorio que
despues del dicho primero viaje con las dichas tres caravelas el dicho
Almirante bolvio con diez y siete navios con que pobló la Española, é
luego fué á descubrir por Cuba é á Jamayca é descubrió muchas é casi
siguiente otras muchas yslas questan á la redonda de Cuba, muchas de
las quales llamo el Jardin de la Reyna, demás de poner á otras muchas
sus nombres particulares á cada una por sy.

5. Yten si saben ó creen ó an oydo dezir y es publico é notorio que
las provincias de Paria é el Darien y Vrabá e Veragua son en una misma
tierra é comunmente se llama Tierra firme.

6. Yten sy saben ó creen cierto ó an oydo dezir y es publico é notorio
que la primera parte é provincia que fue descubyerta en la dicha tierra
firme fue Paria é que la descubrio el Almirante don Cristoval Colon
suso dicho.

7. Yten sy saben, creen ó oyeron dezir é es publico é notorio que
despues de aver el dicho Almirante descubierto á la dicha provincia de
Paria, algunos fueron á descubrir en aquella misma tierra firme, yendo
primero á la dicha provincia de Paria y despues prosiguiendo é yendo
adelante la misma costa de luengo, entre los quales fueron Cristoval
Guerra, é Hojeda, é Bastidas, é Vicenti Añes é otros, los cuales
nunca fueron á la dicha Tierra firme hasta aver descubierto el dicho
Almirante la dicha provincia de Paria.

8. Yten sy saben, creen y es publico é notorio que antes que se
descubriesen las dichas yndias por el dicho Almirante, muchos sabios é
letrados é marineros dezian que no era posible que oviese en aquellas
partes tierras, é por esta cabsa cuando el dicho Almirante fue á
descobrir el primer viaje mucha gente é marineros se querian bolver syn
aver hallado tierra, diciendo que los llevava perdidos, de manera que
se cree y tiene por cierto que si el dicho Almirante non descubriera
las dichas yndias, que se estovieran hasta oy por hallar segund que lo
estavan antes que por él fuesen descubiertas.

9. Yten sy saben y creen y es publico é notorio que por aver
principiado el dicho Almirante el descubrir é por la yndustria é manera
que dio en fallar las dichas yslas é provincia de Paria, se an otros
puesto é pusieron en descobrir mas tierra en la dicha Tierra firme, é
asy los dichos descubridores como fueron Cristoval Guerra, y Bastidas,
y Hojeda, y Vicente Yañes y Juan de la Cosa, syguiendose y llevando el
camino é manera del dicho Almirante é por la industria é saber é por lo
descubierto del dicho Almirante don Cristoval, descubrieron todo lo que
descubrieron.

10. Yten sy saben y es publica fama que en todos los viajes que algunos
descubridores hizyeron descubriendo en la dicha tierra firme, yvan
algunas de las personas que ovieron navegado con el dicho Almirante, é
que señaladamente los dichos descobridores avian navegado con el dicho
Almirante é les amostró muchas cosas de marineria, y ellos syguiendo
aquello quel dicho Almirante les avia mostrado é la dicha industria é
saber del dicho Almirante las aprendian é aprendieron.

11. Yten sy saben y creen y es publica voz é fama que en el viaje quel
dicho Almirante fue á descobrir a Veragua, falló é descubrio una ysla
que dixeron Anegada é despues otras yslas, una de las quales se llamaba
Guanase, donde truxeron los yndios gran presente al dicho Almirante y
al adelantado su hermano en su nombre, que salió á tierra, é alli se
tomó una canoa con muchas cosas é gente entre los cuales se tomó uno
llamado Yunbera a quien se puso nonbre Juan Perez.

12. Yten sy saben y es publico é notorio que luego el dicho Almirante
descubrio en la Tierra firme una provincia dicha Maya, adonde estava
una gran furna ó baya, é á la punta dellas se puso nonbre punta de
Cajinas, porque avia muchas, y de alli fueron descubriendo al oriente
por la costa que se llama del Oreja hasta llegar al cabo de Gracias á
Dios, y de alli descubrio hasta llegar á Cariay y despues Cerabaro y
Agurenia hasta que llegó á Veragua.

13. Yten sy saben é es publico é notorio quel dicho Almirante pasó
descubriendo al oriente de Veragua mas de dozientas leguas, en las
quales está un puerto que llamó puerto Gordo, donde se puso la nao
Gallega á monte, y otro puerto llamado Velpuerto donde despues se
perdio la nao Vizcaina por la bruma, é otro puerto que llamó puerto
de Bastimento, é otro puerto que se llamó puerto del Retrete por ser
muy pequeño y la entrada muy angosta é peñas de una parte é de otra, é
otros muchos puertos é bayas.

14. Yten sy saben, creen é es publico é notorio que las personas que
navegaron con el dicho Almirantes quando descubrio a Veragua les
parescio que avian descubierto tanto al oriente de Veragua por la
costa que les quedava y á la Española casy al ocidente, y quando el
dicho Almirante quiso partir de la dicha Tierra firme para la Española
pensavan de cierto que se venian á Castilla porque la derrota é
navegacion para yr á la Española les parescia que avia de ser navegando
al norueste.

15. Yten sy saben, creen y es publico é notorio que la provincia de
Paria esta mas al oriente que no Brava é Vrabá, mas que no el Darien,
y el Darien mas que Veragua, de forma quel Darien é Vrabá están en el
medio de Paria é Veragua.

16. Yten sy saben que de todo lo suso dicho é cada cosa dello haya sido
publica voz é fama entre todos los que fueron por aquellas partes é
alcançaron dello noticia asy de alla como de aca.=Francisco Manuel de
Lando.

E lo que los dichos testigos é cada uno dellos dixeron é depusyeron por
sus dichos é depusyciones secreta é apartadamente cada uno dellos sobre
sy antel dicho señor Alcalde é ante nos los dichos escrivanos es lo
siguiente:

[Nota al margen: Francisco Niño, I testigo.]

Francisco Niño, vesyno que se dixo ser de la villa de Palos, estante al
presente en esta ciudad de Puerto-Rico, testigo presentado por parte
del dicho Francisco Manuel en nombre del dicho Almirante, abiendo
jurado é seyendo preguntado por las preguntas generales é por las
preguntas del dicho ynterrogatorio é por cada una dellas, dixo ser de
edad de treinta é cuatro ó treinta é cinco años.

A la primera pregunta del dicho ynterrogatorio dixo, que conosçe al
dicho Almirante desde que vino á la Española por governador, puede aver
cinco años poco mas ó menos, é que al promotor fiscal que no lo conosçe.

A la segunda pregunta dixo, que lo contenido en la dicha pregunta oyo
dezir al tienpo quel Almirante don Cristoval Colon yba de descobrir
el dicho primer viaje puede aver veynte é un año poco mas ó menos,
lo cual oyo dezir á Pero Alonso Niño, piloto mayor que dixo que hera
de la armada que llevo el dicho Almirante, é asy mismo lo oyo dezir
á Juan Niño, señor é maestre de una caravela que vino con el dicho
Almirante el dicho viaje primero, é á otros muchos que con el vinieron
á descobrir.

A la tercera pregunta dixo, que la sabe como en ella se contiene, por
queste testigo venia en la segunda armada que hizo el dicho Almirante
quando descubrio las yslas en la dicha pregunta contenydas á que puede
aver veynte años poco mas ó menos por queste testigo venia en la dicha
Armada, é que hera muchacho, é que venia con Cristoval Niño, piloto,
que hera su tio, para le servir en el dicho viaje, é vido como se
descubrieron las dichas islas é les fueron puestos los nonbres á las
dichas yslas por el dicho don Cristoval Colon.

A la quarta pregunta dixo, que la sabe como en ella se contiene, porque
venia en la dicha Armada que traxo el dicho don Cristoval Colon el
dicho segundo viaje, é vido descobrir las yslas contenidas en la dicha
pregunta, é vido como el dicho Almirante llamo á unas yslas questan
junto á la ysla de Cuba el Jardin de la Reyna é puso otros nonbres á
algunas yslas dellas, é que saltaron en la ysla de Cuba un domingo el
dicho Almirante é cierta gente con él, é que aquel domingo se dixo misa
en la dicha ysla de Cuba, é que le pusyeron por nombre aquel puerto
donde desenbarcaron. Puerto de Misas.

A la quinta pregunta dixo, que lo que dello sabe es queste testigo
á estado en la provincia de Paria é que á oydo decir á pilotos é á
personas de la mar, bien diestros, que el Darien é Hurabá e Veragua es
todo una tierra que se dize Tierra firme, é questo a oydo dezir muchas
vezes á muchas personas.

A la sesta pregunta dixo que á oydo dezir lo contenido á muchas
personas, en especial á Bartolomé Royz, piloto, vezino de Moguel é
á Cristoval Quintero, vezino de Palos, que hera maestre en la nao
Capitana de aquel viaje, segund el dicho Cristoval Quintero le dixo.

A la setyma pregunta dixo, que la non sabe mas de quanto cree é á oydo
dezir muchas veces que hasta tanto quel dicho don Cristoval Colon
descubrió á Paria, otro ningund descubridor no habia tocado en la dicha
Tierra fyrme, que llaman, é que despues dél fueron los otros que alla
an ydo é que esto á oido dezyr muchas vezes á muchas personas.

A la otava pregunta dixo, que a oydo dezir algunas vezes lo contenido
en la dicha pregunta á algunas personas hablando en lo á de la ciencia
del dicho Almirante de las cosas de la mar.

A la novena pregunta dixo, que dize lo que dicho tiene en la pregunta
antes desta.

A la decima pregunta dixo que á oydo dezir muchas vezes lo en la dicha
pregunta contenido a muchas personas cuyos nonbres no se acuerda.

A la trezena pregunta dixo, que la non sabe mas de aver oydo nonbrar
muchas vezes los nombres de los dichos puertos.

A las diez é seys pregunta dixo, que dize lo que dicho tiene é que
en ello se afirma é que esta es la verdad de lo que sabe so cargo del
juramento que fizo é firmo aqui su nombre.—Francisco Niño.

[Nota al margen: Lorenzo de Armada, II testigo.]

Lorenzo de Armada, gallego, natural que dixo ser de la villa de Noya,
estante al presente en esta cibdad de Puerto Rico, testigo presentado
dijo que a quarenta años, poco mas o menos.

A la primera pregunta del dicho ynterrogatorio dixo, que conosçia al
dicho Almirante don Diego Colon de dos años á esta parte, poco mas ó
menos, é que el promotor fiscal no lo conosce.

A la tercera pregunta dixo, que sabe lo en la dicha pregunta contenido,
por queste testigo venia en el Armada que traia el Almirante don
Cristoval Colon el segundo viaje quando vyno con diez é syete caravelas
á poblar la Española, é de camyno descubryo á las yslas en la dicha
pregunta contenidas, é que puede aver veynte años poco más ó menos.

A la quarta pregunta dixo, que lo que della sabe es queste testigo
se quedó en la Española con otras personas que alli quedaron quando
el dicho Almirante vino á poblar la dicha Española, é quel dicho don
Cristoval Colon fué desde la ysla Española con cierta gente que yba con
el á descobrir con tres caravelas, que bolvio dende en tres meses poco
mas ó menos, é desque bolvieron este testigo oyo dezir al dicho don
Cristoval Colon é á otras personas de las que con el venian que dexavan
descubiertas á las yslas de Cuba é Jamayca é otras muchas yslas que de
sus nombres no se acuerda.

A la quinta pregunta dixo, que oyo dezir lo en la dicha pregunta
contenido á muchos marineros é otras personas que lo dezian averlo
visto.

A la sesta pregunta dixo, que en el dicho tiempo que este testigo
estava en la Española, cuando la vinieron á poblar, dende en quatro
años poco mas ó menos, aviendo ydo á Castilla el dicho don Cristoval
Colon á llevar cierta muestra de oro á sus Altezas, volvio á estas
partes, é quando vino á la dicha Española, que llegó alli, dixeron el
y la gente que alli venian con el que abian tocado en la Tierra firme
en la provincia de Paria, é que vido este testigo perlas que trayan é
dezian averlas avido en la dicha provincia de Paria, é questo es lo que
sabe de lo contenido en la dicha pregunta.

A la octava pregunta dixo, que cree é á oydo dezir á muchas personas
que si no fuera por la yndustria del dicho Almirante, que no fuera tan
presto descubiertas las dichas yndias, porque antes que se descubriesen
oyó dezir este testigo á muchas personas que partiendo de Castilla
fasya el hueste que no se podia hallar tierra.

A la novena pregunta dixo, que cree é á oydo dezir á muchas personas
que por el principio quel dicho Almirante hizo en el descubrir en
estas partes se siguieron otros descobridores que despues vinieron, é
que cree que se guiaron por lo que descubrio é abia platicado muchas
vezes el dicho Almirante, porque este testigo le oyo fablar al dicha
Almirante muchas vezes que á la parte del sur avia una navegacion de
tierras muy ricas, é que por esto cree que se guyaron los que despues
fueron.

A la dezena pregunta dixo, que Juan de la Cosa vino con el dicho
Almirante quando vino á poblar á la Española, é le vido platicar con
el dicho Almirante al dicho Juan de la Cosa muchas cosas de lo por
descobrir, é que despues oyo dezir á muchas personas quel dicho Juan
de la Cosa abia ydo á descobrir por la tierra de Paria, tocando en lo
descubierto, é por la costa adelante.

A las diez y seys preguntas dixo, que dize lo que dicho tiene, é que en
ello se afirma, é que aquesto es la verdad para el juramento que hizo,
é por no saber escrevir lo señaló de su señal.

[Nota al margen: Juan Gil, III testigo.]

Juan Gil, vezyno desta villa de San German desta ysla de San Juan,
testigo presentado.

A la primera pregunta dixo, que conosce al dicho Almirante don Diego
Colon, é que le conosce desde quinze años á esta parte poco mas ó
menos, é que al promotor fiscal de su Alteza que no lo conosce.

A la segunda pregunta dixo, que á oydo dezir lo contenido en la dicha
pregunta, á Juan de la Cosa é á muchas personas que le dixeron aberse
hallado en ello, de las quales personas no se acuerda, lo qual oyo
dezir en la ysla Española puede aver quinze años.

A la tercera pregunta dixo, que á oydo decir lo contenido en la dicha
pregunta á Francisco de Morales é á otras muchas personas cuyos nonbres
no se acuerda.

A la quarta pregunta dixo, que á oydo dezir lo contenido en la dicha
pregunta á Pero Gil del Castillo, piloto, é á otros marineros que
dezian averse hallado en ello.

A la quinta pregunta dixo, que oyo dezir lo contenido en la dicha
pregunta á muchas personas cuyos nombres no se acuerda.

A la setena pregunta dixo, que oyo dezir muchas vezes quel primero que
fue á descubrir hera el Almirante don Cristoval Colon, é que despues
que se fue, fueron los otros contenidos en la dicha pregunta é lo oyo á
muchos pilotos é marineros de Palos que dezian averse hallado en ello,
cuyos nombres no se acuerda.

A la otava pregunta dixo, que á oydo dezyr lo contenido en la dicha
pregunta á muchas personas é muchas vezes lo á oydo platycar, en
especial á Vicente Yañes Pinçon é á otros pilotos é marineros.

A la novena pregunta dixo, que cree, segun lo que á oydo dezir muchas
vezes, que si el dicho almirante no principiara el descubrir en estas
partes é yndias que los contenidos en la dicha pregunta que despues del
fueron, no se pusieran en descobrir, porque se cree que seguieron por
lo quel dicho Almirante don Cristoval Colon principio, y esto que lo
cree por ques muy publico é notorio á todos.

A la dezena pregunta dixo, que oyo dezir quel dicho Almirante don
Cristoval Colon amostro á muchos pilotos é marineros cosas de la mar,
é ellos lo aprendieron dél, en especial Juan de la Cosa, que oyo dezir
muchas vezes que lo que sabya lo deprendio del dicho Almirante é que lo
que dicho a lo oyo dezir á muchas personas que decyan averse fallado en
ello.

A las diez y seys preguntas dixo, que dize lo que dicho tiene é que en
ello se afirma, é questa es la verdad para el juramento que tiene fecho
é firmolo de su nombre.—Juan Gil.

[Nota al margen: Alonso Çea, IV testigo.]

El dicho Alonso Çea, testigo presentado en la dicha razon despues de
aver jurado é syendo preguntado por las preguntas generales dixo, ques
de hedad de hasta treynta é un año, poco mas ó menos, é que no es
pariente en ningund grado de ninguna de las dichas partes, etc.

A la primera pregunta dixo, que conosce el dicho Almirante é que lo
conoscia de quinze años á esta parte, é que al promotor fiscal que no
lo conosce.

A la segunda pregunta dixo, que á oydo dezir lo contenido en la dicha
pregunta á muchas personas en muchas é diferentes partes, cuyos nonbres
no se acuerda.

A la tercera pregunta dixo, que lo oyo dezir á muchas personas lo
contenido en la dicha pregunta, en especial á Pedro Hernandez Coronel,
al qual oyo dezir averse hallado en una de aquellas yslas é que dezia
averle herido alli con una flecha.

A la quarta pregunta dixo, que lo oyo dezir muchas veces á muchas
personas, en especial al dicho don Cristoval Colon, Almirante, puede
aver doze años, poco más ó menos.

A la quinta pregunta dixo, que lo á oydo dezir á muchas personas é
que comunmente en estas yslas le llaman á las provincias en la dicha
pregunta contenidas, Tierra firme.

A la sesta pregunta dixo, que lo oyó dezir lo contenido en la dicha
pregunta á muchas personas cuyos nonbres no se acuerda.

A la setima pregunta dixo, que oyó dezir lo contenido en la dicha
pregunta á muchas personas, en especial al dicho Almirante don
Cristoval Colon é á Hojeda.

A la otava pregunta dixo, que ha oydo dezir lo contenido en la dicha
pregunta á muchos marineros de la villa de Palos, que al tyenpo quel
dicho Almirante vino á descobrir primeramente, que desde en cierto
tienpo que anduvieron por la mar, antes de aver visto tierra, muchos
de los marineros se querian bolver, diziendo que yban perdidos, é quel
dicho Almirante les rogó é prometió que aguardasen ciertos dias que les
señaló é que sy en aquel termino no viesen tierra que se bolviesen,
é que en este tienpo toparon con tierra, é que no sabe mas de lo
contenido en la dicha pregunta.

A la novena pregunta dixo, que á oydo dezir á personas é marineros
de la mar, cuyos nonbres no se acuerda, que sy el dicho Almirante
no oviera fecho principio en descobrir en estas partes, que los que
despues fueron á descobrir contenidos en la dicha pregunta no fueran.

A la decima pregunta dixo, que á oydo dezir lo contenido en la dicha
pregunta á muchas personas, cuyos nonbres no se acuerda.

A la honzena pregunta dixo, que la sabe como en ella se contiene, por
queste testigo yba con el dicho Almirante al tienpo que acaesçio lo
contenido en la dicha pregunta.

A las doze preguntas dixo, que la sabe como en ella se contiene, porque
este testigo yva en la armada con el dicho Almirante quando acaescio lo
qontenido en la dicha pregunta.

A la trezena pregunta dixo, queste testigo se halló con el dicho
Almirante quando fué en el dicho viage y estovieron en todos los
puertos contenidos en la dicha pregunta, pero que no sabe quantas
leguas ay de Veragua á los dichos puertos.

A las catorze preguntas dixo, que dize lo que dicho tiene en las
preguntas antes desta, é que por este testigo no ser marinero é persona
de la mar, no sabe dar razon de lo qontenido en la dicha pregunta por
no entender las cosas de la navegacion.

A las quinze preguntas dixo, que no lo sabe por lo que dicho á en la
pregunta antes desta, ques por no ser onbre de la mar no entiende lo en
la dicha pregunta contenido, aunque se ha hallado en alguna parte de lo
contenido en la dicha pregunta.

A las diez y seys preguntas dixo, que dize lo que dicho tiene é que
en ello se afirma, é que á aquesta es la verdad para el juramento que
tiene fecho é firmolo de su nonbre.—Alonso de Cea.

[Nota al margen: Pedro de Bilbao, V testigo.]

Pedro de Bilbao, vizcayno, natural de Rubiana, testigo presentado,
despues de aver jurado, é siendo preguntado por las preguntas generales
é por las preguntas del dicho ynterrogatorio, dixo ques de hedad de
quarenta é dos años, poco mas ó menos, é que no es pariente de ninguna
de las partes, etc.

A la primera pregunta dixo, que conosce al dicho don Diego Colon de
cinco años á esta parte, é que al promotor fiscal que no lo conosce.

A la tercera pregunta dixo, que la sabe como en ella se contiene por
queste testigo vino en el dicho viaje con el dicho Almirante quando
descubrieron las yslas contenidas en la dicha pregunta.

A la quarta pregunta dixo, que lo que della sabe es que al tienpo quel
dicho Almirante fue á descobrir la segunda vez partiendose el dicho
Almirante de la dicha Española, este testigo quedó alli, que no fué
con el dicho Almirante; é que desde cierto tienpo quel dicho Almirante
bolvio á la dicha ysla Española, oyó decir este testigo al dicho
Almirante é á Francisco Niño e á otros muchos marineros que con él
fueron, como dexaban descubierto á Cuba é á Jamayca é á otras muchas
yslas.

A la quinta pregunta dixo, que á oydo dezir lo contenido en la dicha
pregunta á muchas personas cuyos nombres no se acuerda.

A la sesta pregunta dixo, que á oydo dezir lo contenido en la dicha
pregunta á muchas personas cuyos nombres no se acuerda.

A la setena pregunta dixo, que á oydo dezir quel dicho don Cristoval
Colon, Almirante, descubrio primero á Paria, ques en la tierra firme, e
que despues fueron á descobrir algunas personas que se syguian por lo
quel dicho Almirante avia descubierto, é questo á oydo dezir á muchas
personas cuyos nonbres no se acuerda.

A la otava pregunta dixo, á oydo desyr muchas vezes que al tienpo quel
dicho Almirante vino á descobrir en estas partes, aviendo andado por
la mar algunos dias antes de ver tierra, algunos pilotos é marineros
que venian en las caravelas de la dicha Armada se querian bolver,
syno fuera por el dicho Almirante que les prometio dones é les rogó
ques perasen otros dos ó tres dias, é que sy en aquel tienpo no la
fallasen que se bolverian, é que antes del dicho termino ser conplido
descubrieron tierra, é questo oyo dezir muchas vezes á personas que
decyan averse hallado en ello, cuyos nonbres no se acuerda.

A la novena pregunta dixo, que á oydo dezir muchas vezes á muchas
personas cuyos nombres no se acuerda lo contenido en la dicha pregunta.

A las diez preguntas dixo, que lo que sabe de la dicha pregunta es quel
segundo viaje quando el dicho Almirante don Cristoval Colon vino á
descubrir á estas partes, venia con él Juan de la Cosa, é que despues
oyo dezir que fue con algunos que despues del Almirante fueron á
descobrir por piloto, é queste testigo vido venir al dicho Juan de la
Cosa con el dicho Almirante como dicho ha.

A las diez y seis preguntas dixo, que dize lo que dicho tiene é en ello
se afirma so cargo del juramento que fecho tiene, é porque no sabia
firmar no lo firmó.

[Nota al margen: Pedro de Tudela, VI testigo.]

El dicho Pedro de Tudela, testigo presentado, despues de aver jurado é
seyendo preguntado dixo, ques de hedad de quarenta é cinco años, poco
más ó menos, é que no es pariente de ninguna de las partes, etc.

A la primera pregunta del dicho ynterrogatorio dixo, que conosçe al
Almirante don Diego Colon de quinze años á esta parte poco mas ó menos,
é que al dicho promotor fiscal no le conosçe.

A la segunda pregunta dixo, que oyó dezir lo contenido en la dicha
pregunta á muchas personas, pilotos é marineros, que desyan aver venido
con el dicho Almirante el primer viage, é que vido una carta enpremida
en molde en la ciudad de Sevilla, en la qual recontava muchas yslas
que abian descubierto, é que los nonbres de los dichos pilotos é
marineros no se acuerda.

A la tercera pregunta dixo, que sabe lo en ella contenido por queste
testigo vino con el dicho Almirante don Cristoval Colon el segundo
viage é saltó en tierra en la dicha ysla de Guadalupe.

A la quarta pregunta dixo, que lo que della sabe es queste testigo
quedó en la ysla Española al tienpo quel dicho Almirante fué á
descobrir el segundo viage, é cuando bolvió dende en tres meses, poco
mas o menos, oyo decyr al dicho Almirante é á los que con él vinieron é
avian ydo con él, como dexavan descubyertas las yslas de Cuba é Jamayca
é otras yslas muchas.

A la quinta pregunta dixo, que á oydo dezir lo contenido en la dicha
pregunta á muchas personas que le dezian aver ydo á las provincias
contenidas en la dicha pregunta, é que dezian ser toda una tierra las
dichas provincias é llamarle á todas Tierra firme, é que lo oyo desyr
á Juan de la Cosa, é á Hojeda, é á Juan de Quizedo, é á Vicente Añes,
que hera todo una costa las dichas provincias, é que no hallavan pasaje
para pasar á la otra parte de la tierra syno todo una costa.

A la sesta pregunta dixo, questando este testigo en la ysla Española
vino por alli el Almirante don Cristoval Colon con ciertas caravelas,
é que truxo perlas, é dixeron él y los que con el venian que viniendo
de Castilla fueron á descobrir é dexavan descubiertas la provincia de
Paria, é que de allá trayan las dichas perlas, é questo fué muy publico
al tienpo quel dicho Almirante llego á la dicha Española, é queste
testigo vido las perlas que trayan.

A la setena pregunta dixo que, sabe quel dicho Hojeda fué á descobrir
despues quel dicho Almirante descubrio é abia pasado todo lo suso
dicho que este testigo á declarado en las preguntas antes desta, é
que asy mismo despues desto vido venir á Bastidas que asy mismo vino
de descobrir, é que cree este testigo, segund lo que á oydo decyr á
pilotos é á onbres de la mar, que si el dicho don Cristoval Colon no
oviera principiado é descubierto en estas partes lo que descubrio,
que no vinieran los que despues vinieron, porque se cree que los
que despues vinieron se syguieron por lo quel dicho Almirante avia
descubierto, é questo que lo cree porque asy es muy publico.

A la otava pregunta dixo, que á oydo desyr lo contenido en la dicha
pregunta á muchas personas, en especial á un Valdés questava en la
Española.

A la novena pregunta dixo, que dize lo que dicho tiene en la setena
pregunta.

A la dezena pregunta dixo, que á oydo dezir lo contenido en la dicha
pregunta á Juan de la Cosa, que le oyo desyr que todo lo que sabia
destas partes é navegava en estas yndias é partes hera por yndustria
del dicho Almirante, é por quel le abia mostrado á cerca dello lo que
sabia, é que dezia quel le dava la ventaja porque avia deprendido de lo
que sabia destas partes.

A la honzena pregunta dixo, que á oydo dezir quel viaje contenido en la
dicha pregunta abian tomado una canoa en la tierra donde abian llegado,
y que los yndios descalabraron é hirieron algunos cristianos é mataron,
y questo lo oyo dezir á los que venian del dicho viaje, por queste
testigo estava en la Española quando venian, é puede aver diez años,
poco mas ó menos, que lo suso dicho acaesció.

A la duodecima pregunta dixo, que no sabe cosa alguna de lo contenido
en la dicha pregunta mas de quanto oyo dezir algunas personas que
venian con el dicho Almirante, puede aver los dichos diez años, que
abian llegado á una tierra é provincia que se decia Veragua.

A la quinzena pregunta dixo, que á oydo dezir lo contenido en la dicha
pregunta á marineros é personas que dezian aver ydo á las dichas
provincias contenidas en la dicha pregunta cuyos nonbres no se acuerda.

A las diez é seis preguntas dixo, que dize lo que dicho tiene é que
en ello se afirma, é questa es la verdad de lo que sabe so cargo del
juramento que hizo é firmolo de su nombre—Pedro de Tudela.

[Nota al margen: Miguel de Toro, VII testigo.]

El dicho Miguel de Toro, testigo presentado en la dicha razon, syendo
preguntado por las preguntas generales, dixo ques de hedad de quarenta
años poco mas ó menos, é que no es pariente de ninguna de las partes,
etc.

A la primera pregunta del dicho ynterrogatorio dixo, que conosce al
Almirante don Diego Colon de veynte é dos años, poco mas ó menos, é que
al dicho promotor fiscal no lo conosce.

A la segunda pregunta dixo, que oyo desyr lo contenido en la dicha
pregunta al dicho don Cristoval Colon, Almirante, é á algunos pilotos é
marineros que dezian aver ydo en la dicha Armada, cuyos nonbres no se
acuerda.

A la tercera pregunta dixo, que la sabe como en ella se contiene,
porque este testigo venia con el dicho Almirante al tyenpo que
descubrio las yslas contenidas en la dicha pregunta é salto en algunas
dellas en tierra.

A la quarta pregunta dixo, que lo que della sabe es queste testigo vino
con el dicho Almirante el segundo viaje é llegaron á la Española, é
despues de estar alli, el dicho Almirante acordo de dexar la mas de la
gente que traya en la dicha armada, poblando la dicha Española, é tomó
parte de la dicha gente é con dos caravelas fué á descubrir, é queste
testigo yva con el, é por hallarse malo lo dexaron en la dicha ysla en
casa de un cacique que se llamava Guacanary, é fué el dicho Almirante é
los que con el yvan é estovieron alla cierto tiempo, que no se acuerda
quanto, é quando bolvieron dixeron que dexavan descubyertas á Cuba é á
Jamayca é á otras muchas yslas, é que nonbravan el Jardin de la Reyna,
é questo que lo oyó desyr á los que con el dicho Almirante avian ydo.

A la quinta pregunta dixo, que la sabe como en ella se contiene, porque
dixo aver ydo á las provincias contenidas en la dicha pregunta, é que
syenpre oyo dezir que hera todo una tierra que se dize Tierra firme,
é que asy le parescio á este testigo, porque las á handado é ydo
costeando la tierra é nunca vido golfo de mar en medio.

A la sesta pregunta dixo, que lo que dello sabe es queste testigo fué
con Hojeda á descobrir é que llegaron á la provincia de Paria, é que
hallaron en ella señales por donde creyeron que avia ya llegado ally el
dicho Almirante, porque hallaron cruzes puestas que heran las señales
que solia hazer el dicho Almirante, é por lengua de los yndios que
nonbrava el Almirante, é que des que Hojeda vido aquello, que se pasó
de largo é no paró ally por aver sydo ya descubierta.

A la setena pregunta dixo, que dize lo que dicho tiene en la pregunta
antes desta, porque como á dicho, el dicho Hojeda fué el primer
descubridor despues del dicho Almirante, é que quando llegó á la dicha
provincia de Paria, despues de aver visto las señales que dicho ha, se
fué costeando la costa de luengo, é fueron por la misma costa á dar á
la provincia de Caturma, y que á lo queste testigo vido es todo en una
costa, que dizen Tierra firme, é alli hizyeron asyento en una tierra
que se dize Aquibacoa, y esto que lo sabe, porque dixo aver ydo este
testigo con el dicho Hojeda quando fué á descobrir el primer viage, é
se halló á ello presente.

A la otava pregunta dixo, que á oydo dezir lo contenido en la dicha
pregunta á muchas personas estando en el Real de Granada, que dezian
é publicavan de la manera quel dicho Almirante abia descubierto estas
tierras, é que dezian que sy el Almirante no tomara esta enpresa que no
oviera en la tierra quien saliera con ella.

A la novena pregunta dixo, que dize lo que dicho tiene en las preguntas
antes desta.

A la dezena pregunta dixo, que lo que dello sabe es queste testigo
navegó algunas vezes con algunos pilotos, en especial con Geronimo é
Juan de la Cosa, é quellos dezian que por lo quel Almirante les avia
mostrado sabian lo que sabian destas partes é hablando mucho en loor
del Almirante é de su ciencia en la arte de la mar.

A la honzena pregunta dixo, que oyó dezir lo contenido en la dicha
pregunta al dicho Almirante e algunas personas que con él fueron el
dicho viage que dezian aver pasado todo lo contenido en la dicha
pregunta, é questo oyó á muchos, cuyos nonbres no se acuerda, puede
aver quinze años poco más ó menos.

A las doze preguntas dixo, que oyó dezir lo contenido en la dicha
pregunta á Juan de la Cosa algunas vezes, platicando con otros sobrello
que dezian averse hallado con el dicho Almirante, en lo qontenido en la
dicha pregunta.

A la trezena pregunta dixo, que lo que dello sabe es que quando este
testigo yba con Hojeda, que yva á descobrir como dicho ha en las
preguntas antes desta, vieron algunos puertos de los contenidos en la
dicha pregunta, é por los yndios de aquellas provincias ovieron platica
de aver llegado el Almirante por alli, é que despues vieron lo que
dezia el dicho Almirante é los que yban con el é conformava con lo que
avian visto.

A la catorzena pregunta dixo, que á oydo dezir lo qontenido en la dicha
pregunta á los que fueron con el dicho Almirante el viaje contenido en
la dicha pregunta, en especial lo oyo dezir al dicho Almirante en la
ysla Española estando cenando con el comendador mayor don frey Niculas
de Ovando, puede aver doze años, poco mas ó menos.

A las quinze preguntas dixo, que por queste testigo no es platico
de las cosas de la mar, no enbargante que se á hallado en algunas
provincias de las que no sabe determinar lo contenido en la dicha
pregunta.

A las diez y seys preguntas dixo, que dize lo que dicho tiene é que en
ello se afirma, é questo es lo que sabe so cargo del juramento que fizo
é hizo su señal, porque no sabia escrevir.

[Nota al margen: Francisco Morales, VIII testigo.]

El dicho Francisco Morales, testigo presentado, despues de aber jurado
é syendo preguntado por las preguntas contenidas en el ynterrogatorio,
dixo ques de hedad de quarenta é ocho años, poco mas ó menos, é que no
es pariente de ninguna de las partes, etc.

A la primera pregunta del dicho ynterrogatorio dixo, que conosce al
Almirante don Diego Colon de veinte é tres años á esta parte, poco mas
ó menos, é que al promotor fiscal no le conosce.

A la segunda pregunta dixo, que á oydo dezir lo contenido en la dicha
pregunta al dicho don Cristoval Colon é á los que con él dixeron
que avian venido en el viage contenido en la dicha pregunta muchas
vezes, puede aver veinte é tres años, poco mas ó menos, é que lo oyó á
Terreros, maestre sala del dicho Almirante, é á Pedro de Salzedo, que
hera su paje, e á Juan Niño, maestre de la Caravela Niña, que dixeron
aver venido con el dicho Almirante.

A la tercera pregunta dixo, que sabe lo contenido en la dicha pregunta,
por queste testigo vino con el dicho Almirante el segundo viage
quando se descubrieron las yslas contenidas en la dicha pregunta é
saltaron en la ysla que dizen de Guadalupe é en otras yslas de las que
descubrieron, é en algunas dellas tomó posesyon el dicho Almirante
en nombre de sus Altezas cortando arboles con una espada é poniendo
cruzes.

A la quarta pregunta dixo, que la sabe como en ella se contiene, porque
lo vido é se halló presente á todo ello, porque fué en uno de tres
navios quel dicho Almirante llevó quando descubrió las yslas contenidas
en la dicha pregunta que se dizen el Jardin de la Reyna, é bajó á Cuba
é á Jamaica é á la Española, por saber que termino tenian é saber el
conpas dellas.

A la quinta pregunta dixo, que á oydo dezir lo contenido en la dicha
pregunta á marineros é personas que dezian averse hallado en las
provincias contenidas en la dicha pregunta con el Almirante é con otros
que despues fueron, é que lo oyo al dicho Almirante é al adelantado
don Bartolome Colon é á Hojeda é á Cristobal Guerra, é á otras muchas
personas.

A la sesta pregunta dixo, que á oydo dezir lo contenido en la dicha
pregunta á muchos marineros é á uno que se dezia Coronel, é á otros
muchos cuyos nonbres no se acuerda.

A la setena pregunta dixo, que este testigo oyo dezir muchas veces,
puede aver diez é ocho años, poco mas ó menos, quel primero que
descubrio á Paria fué el dicho Almirante, é que despues fué Hojeda
por la platica que tenia Juan de la Cosa de lo que habia oydo dezir é
platicar al Almirante, que yba por piloto del dicho Hojeda, é queste
testigo vido muchas vezes quel dicho Almirante le ynponia en las cosas
destas partes, é que asy se dezia muy publico que por la yndustria del
dicho Almirante avia ydo el dicho Juan de la Cosa, é queste testigo
vido yendo para Castilla destas partes el dicho Almirante, yba Hojeda é
Juan de la Cosa en su conpañia é se concertaron el dicho Hojeda é Juan
de la Cosa para volver á descubrir en estas partes segun lo hizieron, é
queste testigo les vido fablar sobrello, á los dichos Hojeda é Juan de
la Cosa.

A la otava pregunta dixo, que lo que dello sabe es que viniendo este
testigo el segundo viage con el dicho Almirante, oyo dezir este testigo
a un Juan Niño que venia por maestre el segundo viage en una nao que
se dezia la Niña, quel primer viage quando el dicho Almirante vino á
descubrir, viniendo á medio golfo é algo más, se juntaron los maestres
de tres navios que trayan el dicho primer viage, é que se pusyeron en
requerir al dicho Almirante que se bolviese á Castilla, porque segund
los tienpos reynavan levantes en el golfo que no creyan sy mas adelante
yva de poder bolver en España, y quel dicho Almirante le respondió que
no curasen de aquello, que Dios que les daba aquel tienpo les daria
otro para bolver, é que oydo aquellos por los maestres é marineros les
dixeron que no se pusyese en aquello que no se lo abian de consentir,
é que para esto tomaron armas, é quel dicho Almirante les dixo que no
hiziesen aquello que querian hazer, porque en matallo á él é á sus
criados que heran pocos, no harian mucho, pero que tuviesen por cierto
que su muerte les seria muy bien demandada por el Rey é Reyna nuestros
señores, pero que hiziesen una cosa, que le diesen término de tres ó
quatro dias y que navegasen el viage que llevavan, é sy en este tienpo
no viesen tierra, que hiziesen la buelta que quisiesen, é que con este
concierto pasaron adelante syguiendo su viaje, é que en aquel termino
vieron tierra, é que cree por lo que á oydo, que si el dicho Almirante
se volviera syn ver tierra, que no fueran descubiertas estas partes.

A la novena pregunta dixo, que cree todo lo contenido en la dicha
pregunta por lo que á dicho en las preguntas antes desta é por lo que á
oydo desyr muchas vezes á marineros é á otras personas.

A la dezima pregunta dixo, que dize lo que dicho tiene por queste
testigo vido una carta de marear quel dicho Almirante fizo en que puso
á Paria, é que cree que por alli se syguieron los que despues fueron
á descobrir, por que se dize que desde Paria á lo que despues fué
descubierto es toda una costa.

A la trezena pregunta dixo, que á oydo dezir lo contenido en la dicha
pregunta á algunos marineros é otras personas que dezian aver ydo con
el dicho Almirante é á Diego Mendez, contador del Almirante, é á otras
personas cuyos nonbres no se acuerda.

A las quinze preguntas dixo, que á oydo dezir lo contenido en la dicha
pregunta á marineros é á otras personas, en especial á Alonso de Hojeda
muchas vezes.

A las diez y seys preguntas dixo, que dize lo que dicho tiene é que en
ello se afirma é que asy es publica voz é fama entre las personas que
dello an noticia é conoscimiento, é questo es lo que sabe so cargo del
juramento que hizo y firma aqui su nombre.—Francisco de Morales.

[Nota al margen: Bartolomé de Caso, IX testigo.]

El dicho Bartolome de Caso, testigo presentado, dixo, ques de hedad
de quarenta é cinco años, poco mas ó menos, é que no es pariente de
ninguna de las partes, etc.

A la primera pregunta del dicho ynterrogatorio dixo, que conosce al
Almirante don Diego Colon de cinco años á esta parte, poco mas ó menos,
é que al promotor fiscal no le conosce.

A la segunda pregunta dixo, que á oydo dezir lo contenido en la dicha
pregunta á muchos marineros é á otras personas cuyos nombres no se
acuerda.

A la tercera pregunta dixo, que á oydo dezir lo contenido en la dicha
pregunta á marineros é á otras personas cuyos nombres no se acuerda é
que asy es muy publico é notorio.

A la quarta pregunta dixo, que á oydo dezir lo contenido en la dicha
pregunta á muchos marineros cuyos nonbres no se acuerda.

A la quinta pregunta dixo, que sabe lo contenido en la dicha pregunta
por queste testigo á andado por la costa de Paria é el Darien, é que
sabe que todo es una costa hasta el cabo de Gracias á Dios, que dixo
ques ciento é veynte leguas abajo de Veragua.

A la sesta pregunta dixo, que á oydo dezir lo contenido en la dicha
pregunta á muchos marineros é honbres de la mar muchas vezes é que asy
lo tenia por notorio.

A la setena pregunta dixo, que á oydo dezir lo contenido en la dicha
pregunta, é queste testigo vido quando Hojeda é Bastidas é Juan de la
Cosa é Cristoval Guerra é otros, fueron á descobrir, é que ya se dezia
quel Almirante abia descubierto á la provincia de Paria, é que oyo
dezir que los suso dichos siguieron por lo descubierto por el dicho
Almirante.

A la dezena pregunta dixo, que á oydo dezir lo contenido en la dicha
pregunta á muchas personas, en especial a un Diego Martin de la Cabrera
é á otros cuyos nonbres no se acuerda.

A la docena pregunta dixo, que lo que dello sabe es queste testigo á
andado por las provincias contenidas en la dicha pregunta é que yba
alli el dicho Diego Martin de la Cabrera, é que dezia como el dicho
Almirante abia descubierto aquellas provincias é que se avia él hallado
con él cuando las descubrió, é quel dicho Diego Martin tenia mas
noticia de aquella tierra y les dezia á los que alli yban los nonbres
de los rios é puertos.

A la trezena pregunta dixo, que lo que dello sabe es queste testigo
se á hallado en el puerto de Belen, y que alli hallaron un costado de
un navio, é que dixo el dicho Diego Martin que hera de la nao gallega
é que la habia dexado alli el dicho Almirante, é questo vido este
testigo yendo con Nicuesa quando yva á poblar, puede aver cinco años,
poco mas ó menos, y en Bel Puerto hallaron un ancla é la levantaron é
la llevaron á Veragua, é quel dicho Diego Martin les dixo como avia
quedado alli de quando el dicho Almirante avia descubierto la dicha
tierra, é que asy mismo vido el puerto del Retrete é hallaron señales
en estos dichos puertos de como el dicho Almirante avia descubierto
aquello é por dicho del dicho Diego Martin.

A la catorzena pregunta dixo, que oyo dezir lo contenido en la dicha
pregunta al dicho Diego Martin, que dezia averse hallado en lo en la
dicha pregunta contenido.

A la quinzena pregunta dixo que sabe lo contenido en la dicha pregunta
porque dixo que se á hallado en las dichas provincias, é questán de la
manera contenida en la dicha pregunta.

A las diez y seis preguntas dixo, que dize lo que dicho tiene, é que en
ello se afirma é que asy es publico é notorio entre las personas que
dello han noticia é conoscimiento, é dixo que no sabia escrevir é hizo
su señal.

[Nota al margen: Gil Vázquez Delgado, X testigo.]

El dicho Gil Vazquez Delgado, testigo presentado, dixo, queste testigo
es de hedad de treynta é ocho años, poco mas ó menos, é que no es
pariente de ninguna de las partes, etc.

A la primera pregunta del dicho ynterrogatorio dixo, que conosce al
Almirante don Diego Colon, puede aver doze años, poco mas ó menos, é al
promotor fiscal de sus Altezas que no lo conosce.

A la tercera pregunta dixo, que lo que desta pregunta sabe es que en el
segundo viaje quel dicho Almirante don Cristoval Colon vino á descobrir
estas partes con diez é syete navios que traxo, este testigo venia en
la dicha Armada, é entonces tocaron en la ysla que se dize Guadalupe é
la Dominica é Santa Cruz é las honze mill virgenes é otras muchas, é
questos nonbres sobre dichos les puso el dicho Almirante en el dicho
viage é siguiendo el dicho viage tocaron en la ysla de San Juan de
Ubrique.

A la quarta pregunta dixo, que lo que sabe desta pregunta es que en
el dicho segundo viage despues de aver descubierto las yslas en la
pregunta antes de esta contenidas, fue el dicho Almirante don Cristoval
Colon á la ysla Española é alli hizo un pueblo que se llamó la Isabela,
é dexó alli cierta gente, entre los cuales quedó este testigo, y de
alli fue el dicho Almirante á descobrir con dos ó tres caravelas é
cierta gente con el, é á la buelta quando bolvio dende en quatro ó
cinco meses, poco mas ó menos, oyo este testigo al dicho Almirante é á
los que con él venian que avian descubierto muchas yslas, entre las
quales nonbraron á Cuba é á Jamayca é el Jardin de la Reyna.

A la sesta pregunta dixo, que á oydo dezir lo contenido en la dicha
pregunta al dicho Almirante é á otras personas que dezian averse
hallado con él á descobrir la dicha provincia de Paria.

A la setena pregunta dixo, que lo que desta pregunta sabe es que
despues de aver ydo el dicho Almirante á descobrir é aver descubierto
lo que dicho tiene, este testigo supo de algunos que fueron á descobrir
de los contenidos en la dicha pregunta, é que cree este testigo, segun
lo que á oydo dezir á muchas personas, que se guiaron por lo quel dicho
Almirante avia descubierto.

A las nueve preguntas dixo, que dize lo que dicho tiene en la setena
pregunta.

A las diez é seys preguntas dixo, que dize lo que dicho tiene é que en
ello se afirma, é questa es la verdad para el juramento que fecho tiene
é firmolo de su nonbre.—Gil Vasquez Delgado.

[Nota al margen: Juan Ceron, XI testigo.]

El dicho Juan Ceron, testigo presentado dixo, que puede aver quarenta
é cinco años, poco mas ó menos, é que no es pariente de ninguna de las
partes, etc.

A la primera pregunta dixo, que conosce al Almirante don Diego Colon
é que lo conosce desde veinte é cinco años á esta parte, poco más ó
menos, é al fiscal que no lo conosce.

A la segunda pregunta dixo, que lo oyó dezir lo contenido en la
dicha pregunta, é lo cree porque despues en el segundo viage este
testigo vino con el dicho don Cristoval Colon é vido algunas de las
yslas contenidas en la dicha pregunta, en especial á la Española, é á
Jamayca, é á Cuba, é el Jardin de la Reyna.

A la tercera pregunta dixo, que lo sabe como en ella se contiene,
por queste testigo se halló en el segundo viage quando vino el dicho
Almirante á las descubrir.

A la quarta pregunta dixo, que la sabe como en ella se contiene, por
queste testigo se halló, como dicho tiene, en el segundo viage con el
dicho Almirante quando descubrió las dichas yslas contenidas en la
dicha pregunta.

A la quinta pregunta dixo, que á oydo dezir lo contenido en la dicha
pregunta á Juan Altamirano é á otras personas que dixeron averse
hallado en las dichas provincias contenidas en la dicha pregunta, é que
dezian ser todas en una tierra que se dize tierra firme.

A la sesta pregunta dixo, que á oydo dezir lo contenido en la pregunta
muchas vezes á muchas personas cuyos nonbres no se acuerda.

A la setena pregunta dixo, que lo que dello sabe es que este testigo
antes que los descobridores contenidos en la dicha pregunta fuesen á
descobrir oyo dezir quel dicho Almirante abia descubierto la provincia
de Paria, é que despues oyo dezir que los sobre dichos se pusyeron en
yr á descobrir, pero que no sabe sy fueron primero á la provincia de
Paria ó no.

A la otava pregunta dixo, que lo que dello sabe es que antes quel dicho
Almirante viniese á descobrir en estas partes oyo dezir machas vezes
este testigo á personas cuyos nonbres no se acuerda que hasya estas
partes no abia tierra ninguna, é que despues quel dicho Almirante
bolvió de descobrir oyo dezir que que algunos pilotos é marineros se
avian puesto con el dicho Almirante en quererse volver, porque desyan
que los llevava perdidos.

A la novena pregunta dixo, que lo que dello sabe es quel dicho
Almirante avia mostrado á hacer cartas de marear á Juan de la Cosa
é le dezia muchas cosas de las destas partes, é que cree que por la
yndustria del dicho Almirante asy el dicho Juan de la Cosa, como los
otros que fueron á descobrir despues del dicho Almirante, se pusyeron
en yr á descobrir, é que lo cree por lo que dicho tiene.

A la dezena pregunta dixo, que dize lo que dicho tiene en la novena
pregunta.

A las treze preguntas dixo, que á oydo dezir á Alonso de Cea, que se
halló en todo lo contenido en la dicha pregunta, pero que este testigo
no lo sabe.

A las diez é seys preguntas dixo, que dize lo que dicho tiene é que en
ello se afirma, é questa es la verdad so cargo del juramento que fizo é
firmolo de su nombre.—Juan Ceron.

[Nota al margen: Gonzalo de Sevilla, XII testigo.]

El dicho Gonzalo de Sevilla, natural que dixo que es de la dicha cibdad
de Sevilla, estante en esta cibdad de Puerto Rico, testigo presentado
en la dicha rrazon, dixo, ques de hedad de quarenta é cinco años, poco
mas ó menos, é que no es pariente de ninguna de las partes, etc.

A la primera pregunta del dicho ynterrogatorio dixo, que conosce al
Almirante don Diego Colon de veinte años á esta parte poco más ó menos,
é que al dicho fiscal no le conosce.

A la segunda pregunta dixo, que le oyo dezir lo contenido en la dicha
pregunta á un Francisco Niño é Juan de Xeres, que dezian aver venido
con el dicho Almirante, y dixeron aver descubierto las yslas contenidas
en la dicha pregunta.

A la tercera pregunta dixo, que sabe lo contenido en la dicha pregunta,
por queste testigo venia con el Almirante el segundo viaje quando se
descubrieron las yslas contenidas en la dicha pregunta é lo vido, é
que vido como el dicho Almirante saltó en tierra en la ysla que se
dize Marigalante, é tomó alli la posesyon por sus Altezas, é asy mismo
en la ysla de Guadalupe, é en esta ysla de San Juan, é que las otras
contenidas en la dicha pregunta las descubrio é no saltaron en tierra,
pero que les puso nombres a todas el dicho Almirante.

A la quarta pregunta dixo, que lo que dello sabe es que en este dicho
segundo viage que en la pregunta antes desta haze mincion, fueron á la
Española, é que alli dexó el dicho Almirante la mas de la gente que
con el yba, entre los quales quedó este testigo, é fue de alli el dicho
Almirante con cierta gente é tres caravelas á descobrir, é despues
que bolvieron dixeron el dicho Almirante é los que con él venian como
dexaban descubierto muchas yslas entre las quales nombravan á Cuba, é á
Jamayca, é el Jardin del rreyna é otras muchas yslas.

A la quinta pregunta dixo, que á oydo dezir lo contenido en la dicha
pregunta á muchas personas, pero queste testigo no á estado en las
dichas provincias de Paria, é Vrabá é Veragua.

A la sesta pregunta dixo, que lo que dello sabe es que puede aver diez
é seys años, poco mas ó menos, queste testigo estava en Santo Domingo
de la ysla Española, é que llegó alli el dicho Almirante con tres
navios, é que traya perlas, las quales dixo este testigo que vido é
que oyó dezir al dicho Almirante é á todos los que con él venian, que
dexavan descubierta la provincia de Paria é que de alli trayan las
dichas perlas.

A la setena pregunta dixo, que lo que dello sabe es que despues de aver
venido el dicho Almirante con las dichas perlas é aver dicho que las
trayan de la dicha provincia de Paria, fueron los otros descubridores,
asy como Cristoval Guerra, é Hojeda, é Bastidas é Vicente Yañes, é que
cree este testigo que se guiaron por lo quel dicho Almirante dezia de
la dicha provincia, por quel dicho Almirante algunas vezes platicava
con pilotos é marineros de la dicha provincia é cosas destas partes.

A la otava pregunta dixo, que á oydo dezir lo contenido en la dicha
pregunta á muchos marineros de la villa de Palos que dezian averse
querido bolver algunos pilotos é marineros de la dicha villa de Palos
quando el Almirante vino á descobrir el primer viage, porque desyan que
avian andado muchos dias syn ver tierra é que yban perdidos, é que lo
demas contenido en la dicha pregunta no lo sabe.

A la novena pregunta dixo, que dize lo que dicho tiene en la setena
pregunta.

A la dezena pregunta dixo, que dize lo que dicho tiene en la setena
pregunta.

A las diez y seis preguntas dixo, que dize lo que dicho tiene é que
en ello se afirma, é questa es la verdad de lo que sabe so cargo del
juramento que hizo, y dixo que no sabia firmar.

E asy tomados é rescebidos los dichos testigos en la manera que dicho
es, el dicho Francisco Manuel, en nonbre del dicho Almirante don Diego
Colon dixo, que pedia é pedió al dicho señor Alcalde mande dar todo
lo suso dicho firmado de su nonbre é firmado é signado de nos los
dichos escrivanos é cerrado é sellado para lo presentar en el Consejo
Real de la Reyna nuestra Señora ó donde el derecho del dicho su parte
convenga, é luego el dicho señor Alcalde visto el pedimiento é el fecho
por el dicho Francisco Manuel, en el dicho nonbre, mandó á nos los
dichos escrivanos gelo demos en publica forma en manera que haga fee,
segund que por el dicho Francisco Manuel es pedido, á nos los dichos
escrivanos, de mandamiento del dicho señor Alcalde que aqui firmó su
nombre.—Gonzalo do-Valle.—Dimos lo sobredicho segund va é antel dicho
señor Alcalde é por nuestra presencia pasó, que es fecho en el dicho
dia, mes é año suso dichos. Testigos que fueron presentes á los dichos
pedimientos é abtos fechos por el dicho Francisco Manuel, Pedro de
Sarasua, é Estevan de la Roça, é Alonso de Cea, estantes en esta dicha
ysla. E yo, el dicho Fernando Alonso de Villanueva, escrivano de la
Reyna nuestra señora é su escribano é notario publico en la su Real
corte é en todos los sus Reynos é señorios, que á todo lo que dicho es
en uno con los dichos testigos presente fuy, é de mandamiento del dicho
señor Alcalde é de pedimiento del dicho Francisco Manuel de Lando, en
el dicho nonbre, juntamente con el dicho Juan Perez, escrivano publico
suso dicho, fize escrevir lo suso dicho segund que ante my pasó, en fee
é testimonio de lo qual fize aqui este mio signo á tal. En testimonio
de verdad.—Fernando Alonso de Villanueva, Escrivano.

E yo Juan Perez, escrivano publico del consejo desta cibdad de Puerto
Rico, lo fize escrevir con el escrivano suso dicho, é fiz aqui mio
signo, é so testigo, Juan Perez, escrivano publico.

Va esta provanza en diez é ocho fojas é mas esta plana en que van
nuestros signos.=Juan Perez, escribano publico.=Fernando Alonso de
Villanueva, escrivano.

En la villa de Madrid veynte é syete dias de otubre de J.UDXVJ años la
presentó en el Consejo de sus Altezas Juan de la Peña en nonbre del
Almirante de las Yndias.



                   ÍNDICE CRONOLÓGICO DE DOCUMENTOS.


                                                                Páginas.

  1506.—Apuntamiento para el Consejo de Indias de las
  provisiones del Almirante que se enmendaron.                         1

  Sin fecha.—Primera petición del almirante D. Diego Colón
  al Consejo para que se le tenga por visorrey en lo descubierto
  y por descubrir, se le dé salario y guardia, y
  otras cosas.                                                         2

  Sin fecha.—Respuesta á la petición presentada por parte
  del Almirante de las Indias.                                         6

  1508.—Agosto 9.—Cédulas del Rey mandando que el almirante
  D. Diego Colón vaya á entender en la gobernación
  de las Indias sin perjuicio del derecho.                            17

  1508.—Diciembre 9.—Poder otorgado por el almirante
  D. Diego Colón á Juan de la Peña, criado del Duque
  de Alba, para representarle ante los tribunales y hacer
  diligencias en pro de sus privilegios.                              18

  1509.—Octubre 29.—Real provisión confiriendo la gobernación
  de las Indias al almirante D. Diego Colón, con
  las facultades que se expresan, por el tiempo que la merced
  y voluntad real fuere, y ordenando á Fr. Nicolás de
  Ovando, Comendador mayor de Alcántara, que le entregue
  las varas de justicia.                                              21

  1509.—Noviembre 14.—Cédula del rey D. Fernando á
  D. Diego Colón, sobre las rentas que le tocan.                      21

  1510.—Memorial del segundo Almirante de Indias, don
  Diego Colón, pidiendo varias cosas que dice le corresponden.        22

  Sin fecha.—Algunos papeles del pleito entre el Fiscal del
  Rey y el Almirante de las Indias.                                   23

  1511.—Febrero 25.—Petición del Fiscal de que no se cumpla
  cosa alguna de las pedidas por el Almirante, trasladada
  á D. Fernando Colón.                                                25

  1511.—Marzo 3.—Réplica por parte del Almirante, presentada
  por D. Fernando Colón.                                              31

  1511.—Mayo 5.—Declaración del Consejo Real en el pleito
  del almirante D. Diego Colón, reconociendo su derecho
  á la gobernación y administración de justicia de las islas
  que descubrió su padre con título de visorrey, para
  siempre jamás, con otras cosas.                                     42

  1511.—Mayo 13.—Petición de esclarecimiento de las dudas
  que ofrece la declaración del Consejo, presentada por
  D. Fernando Colón y por Juan de la Peña.                            47

  1511.—Mayo 23.—Petición al Consejo para que declare
  que lo determinado sobre residencia del Almirante sea
  sin perjuicio de sus privilegios.                                   50

  1511.—Junio 17.—Notificación de la sentencia del Consejo
  á las partes litigantes.                                            50

  1511.—Junio 17.—Real provisión ejecutoria de la declaración
  del Consejo Real sobre derechos del almirante
  D. Diego Colón.                                                     51

  1511.—Agosto 30.—Juan de la Peña, en nombre del Almirante,
  pide que se le dé escrita en pergamino la sentencia
  y determinación del Consejo, porque la que se le
  dió en papel se inutilizaba.                                        56

  Sin fecha.—El fiscal Pero Ruiz dice que tiene suplicado
  en grado de suplicación de la sentencia que se dió en
  Sevilla, y la interpone de nuevo.                                   57

  1511.—Noviembre 15.—Real cédula confirmando la determinación
  y declaración del Consejo dada en Sevilla á 5
  de Mayo, por la que se reconoce al Almirante y á sus
  sucesores el derecho á la gobernación de las islas, con
  título de visorrey, y otras cosas.                                  58

  1512.—Enero 3.—Juan de la Peña, en nombre del almirante
  D. Diego Colón, pide declaración de que no está
  obligado á residencia, de que le corresponde la gobernación
  del Darien, y otras cosas.                                          59

  1512.—Enero 9.—El fiscal Pero Ruiz responde á la petición
  anterior.                                                           61

  1512.—Enero 16.—Juan de la Peña, en nombre del Almirante,
  replica.                                                            64

  1512.—Enero 26.—El fiscal Pero Ruiz se afirma en su
  contestación á las peticiones del Almirante.                        66

  1512.—Febrero 23.—Carta del rey D. Fernando contestando
  las del almirante D. Diego Colón, sobre queja de
  supuestos agravios contra sus privilegios, indicando las
  causas por las que D. Cristóbal Colón fué relevado del
  mando, y dándole consejos.                                         321

  1512.—Marzo 3.—Sentencia del Consejo poniendo á
  prueba el derecho del Almirante á la gobernación del
  Darien por término de ciento veinte días.—Notificación
  y prórrogas.                                                        68

  1512.—Marzo 8.—Juan de la Peña, en nombre del Almirante,
  pide un año de prórroga para presentar las probanzas,
  por haberse de hacer en Indias.                                     71

  1512.—Marzo 15.—Juan de la Peña pide provisión para
  que los Jueces de apelaciones que vayan á Indias cumplan
  lo acordado.—Concedido.                                             72

  1512.—Marzo 29.—Juan de la Peña, en nombre del Almirante,
  pide se examinen ciertos testigos que presenta
  para lo del Darien.—Concedido.                                      73

  1512.—Marzo 29.—Juan de la Peña, en nombre del Almirante,
  pide carta receptoría para lo del Darien.                           74

  1512.—Abril 2.—Real cédula receptoría firmada por doña
  Juana, autorizando al almirante D. Diego Colón para
  hacer probanza de los descubrimientos de su padre don
  Cristóbal, por término de un año, acabado el cual deberá
  presentarla en el Consejo real de las Indias para el
  pleito que trata con el Fiscal sobre gobernación del Darien,
  y otras cosas.                                                      75

  1512.—Memorial enviado por el Almirante desde Santo
  Domingo.                                                            75

  1512.—Memoria de las cosas que S. A. ha de mandar ver
  al Consejo, acerca de las pretensiones del Almirante.               76

  1512.—Junio 16.—Primera probanza del Almirante sobre
  lo del Darien.                                                      77

  1512.—Resumen de la probanza anterior, formado para
  consulta del Consejo, con copia del interrogatorio y extracto
  de las declaraciones.                                              190

  1512.—Noviembre 1.º—Juan de la Peña pide traslado del
  proceso y sentencia que se dió en Sevilla en manera que
  haga fe.—Lo niega el Consejo.                                      190

  1512.—Diciembre 7.—Probanza hecha á petición del Fiscal,
  de que el descubrimiento del Darien fué debido á varios
  pilotos y no á D. Cristóbal Colón.                                 191

  1512.—Diciembre 29.—Testimonio de reclamación y protesta
  de D. Diego Colón contra la sentencia ó declaración
  dada en Sevilla por los señores del Consejo, que
  dice menoscaba sus privilegios.                                    232

  1513.—Febrero 12.—Probanza hecha á petición del Fiscal,
  relativamente á descubrimientos hechos en el tercero
  y cuarto viaje de D. Cristóbal Colón.                              241

  1513.—Mayo 23.—El fiscal Pedro Ruiz pide un año
  de prórroga al término de las probanzas por tener que
  hacerlas en Indias, y presenta algunas.                            284

  1513.—Junio 2.—Real carta receptoría dirigida por doña
  Juana al Dr. Juan Ortiz de Matienzo, Juez de apelación
  de las Indias, haciéndole saber la prórroga concedida
  para el pleito que trata su Procurador fiscal Pero Ruiz
  con D. Diego Colón; sobre la gobernación del Darien, y
  otras cosas.                                                       285

  1513.—Junio 10.—Real provisión concediendo al Fiscal
  prorrogación por otro año para hacer sus probanzas, y
  haciéndola extensiva á la parte del Almirante.                     285

  1513.—Junio 13.—Juan de la Peña, en nombre del Almirante,
  pide carta de receptoría para hacer probanzas en
  Palos y en Moguer; que se envíe un navío á reconocer
  la costa de Paria, Veragua y el Darien, por haber muerto
  las más de las personas que anduvieron en ellos, y que se
  traiga al Consejo carta de marear y pilotos imparciales
  que declaren.                                                      288

  1513—Junio 30.—Carta de receptoría dada á petición del
  Fiscal Pedro Ruiz para los Corregidores, asistentes y
  otras justicias de Sevilla, prorrogando el término de un
  año en otro para la conclusión del pleito que trata con
  D. Diego Colón sobre la gobernación del Darien.                    290

  1513.—Noviembre 10.—Probanza hecha á petición del
  Fiscal para acreditar lo que descubrió D. Cristóbal Colón
  en la Tierra Firme.                                                290

  1513.—Noviembre 10.—Probanza hecha á petición del
  almirante D. Diego Colón, sobre descubrimientos de su
  padre D. Cristóbal en Paria y Veragua.                             327

  1513.—Resumen de las probanzas presentadas por el Fiscal
  de su Alteza, hecho para conocimiento del Consejo.
  339

  Sin fecha.—Breve y sumaria relación de las probanzas presentadas
  por parte del Fiscal de S. M. y por el Almirante
  de las Indias, en el pleito que siguen ante el Consejo.            340

  1514—Enero 3.—Probanza hecha á petición del almirante
  D. Diego Colón, acerca de los descubrimientos de
  su padre D. Cristóbal en Tierra Firme.                             343

  1514—Marzo 28.—Juan de la Peña, en nombre del almirante
  D. Diego Colón, pide nueva prórroga para presentar
  probanzas.                                                         356

  1514.—Marzo 31.—Juan de la Peña, en nombre del Almirante,
  pide de nuevo prorrogación de un año por no
  haber contestado el Fiscal á la notificación que se le
  hizo.                                                              357

  1514.—Abril 6.—El Fiscal Pedro Ruiz suplica de la prorroga
  de un año más, pedida por parte del Almirante.                     358

  1514.—Abril 27.—Juan de la Peña, en nombre del Almirante,
  pide que se confirmo la prorrogación acordada, y
  no se admita la súplica del Fiscal.                                360

  1514.—Mayo 3.—Carta receptoría dada por la reina doña
  Juana para hacer probanzas para el pleito del almirante
  D. Diego Colón.                                                    362

  1514.—Septiembre 5.—Probanza hecha á petición del almirante
  D. Diego Colón, relativamente á los descubrimientos
  de su padre.                                                       362

  1514.—Septiembre 5.—Resumen de la probanza anterior,
  formada para el Consejo.                                           393

  1514.—Probanza hecha á petición del almirante D. Diego
  Colón, con arreglo al interrogatorio de diez y seis preguntas.     393



                          ÍNDICE DE PERSONAS

                         CITADAS EN ESTE TOMO.


  AGUILAR, García. 296.

  AGUIRRE, El Lcdo. 55, 287.

  ALBITEZ, Juan. 344.

  ALEJANDRO VI, Papa. 14.

  ALFARO, Diego de. 317.

  AGUILAR, Francisco. 241.

  ALMAGRO, Alonso de. 86, 169.

  ALONSO, García. 384.

  ALTAMIRANO, Juan. 428.

  ALVARADO, Diego de. 381.

  ALVAREZ, Hernán. 139.

  ALVAREZ, Rodrigo. 367.

  AMPIERS, Juan de. 322.

  ARANDA, Pedro de. 83.

  ARCOS, Martín de. 306, 334.

  ARMADA, Lorenzo de. 402.

  ARRAEZ, Pedro. 189.

  ARRIERA, Martín de. 245, 258, 350.

  ARROYAL, Pedro de. 83, 147.

  AYATVAITA, Cacique. 202.


  BARRANCO, Diego Martín. 245, 254, 352.

  BARRERO, Juan. 173.

  BARRIENTOS, Bernardino. 319.

  BARROS, Cristóbal de. 223, 227.

  BASTIDAS, Rodrigo de. 63, 90, 123, 176, 180, 185, 202, 206, 210, 215,
  249, 276.

  BERMUDEZ, Francisco. 142.

  BILBAO, Pedro de. 409.

  BLANCO, Alonso. 318.

  BOBADILLA, El Comendador. 289.

  BRIONES, Hernando de. 77.


  CABEZUDO, Diego. 245, 251.

  CABRERA, Diego Martín de la. 424.

  CABRERO, El Dr. 69, 287.

  CALVO, Baltasar. 347.

  CAMACHO, Gonzalo. 79, 98, 346.

  CAMARONA, Cacique. 269.

  CAMPO, Ramiro de. 30, 61.

  CARVAJAL, El Dr. 55.

  CARVAJAL, Hernando de. 293, 329.

  CASAS, Francisco de. 329.

  CASAS, Pedro de las. 376.

  CASO, Bartolomé de. 423.

  CASTAÑEDA, Escribano. 70, 288.

  CASTELLANA, Martín de la. 160.

  CASTILLO, Luis del. 47.

  CATAÑO, Rafael. 378.

  CAZALLA, Gonzalo de. 231.

  CEA, Alonso. 406, 433.

  CEBALLOS, Francisco de. 223.

  CERÓN, Juan. 427.

  COLÓN, Bartolomé. 87, 120, 182, 265, 375.

  COLÓN, Cristóbal. 6, 9, 11, 13, 14, 15, 16, 25, 26, 31, 43, 92, 96,
  98, 100, 102, 104, 106, 110, 112, 115, 118, 121, 124, 127, 129, 131,
  135, 138, 140, 141, 144, 148, 149, 150, 154, 156, 158, 160, 161, 165,
  169, 170, 172, 174, 176, 181, 193, 224, 247, 260, 274, 293, 324, 365,
  385, 387.

  COLÓN, Diego. 1, 2, 6, 17, 18, 21, 22, 24, 25, 42, 47, 52, 68, 75, 78,
  232, 292, 321, 327, 343, 362.

  COLÓN, Fernando. 30, 31, 42, 47.

  CONCHILLOS, Lope. 58, 70, 327.

  CÓRDOVA, Andrés de. 80, 112.

  CORONEL. 381.

  CORRAL, Andrés. 80, 114.

  COSA, Juan de la. 97, 102, 120, 126, 128, 133, 140, 143, 149, 175,
  176, 177, 180, 187, 193, 201, 202, 206, 209, 249, 262, 276, 302, 318.

  CUCARO, Cacique. 264.


  DANA, Cristóbal. 118.

  DELGADO, Diego. 87, 175, 221.

  DÍAZ, Alonso. 386.

  DÍAZ, Miguel. 103, 354.

  DÍAZ DE SANTA CRUZ, Fernando. 292, 329.

  DÍAZ DE SOLÍS, Juan. 195, 208, 211, 218, 253, 270, 296.


  ESCALANTE. 131.

  ESCOBAR, Rodrigo de. 82, 130.

  ESQUIVEL, Francisco. 21.

  ESTRADA, Diego de. 122.

  ESTRADA, Francisco de. 86, 164.


  FARFÁN, Juan. 84, 152, 155.

  FARIA, Francisco de. 81, 121.

  FAYA, Juan de. 256.

  FERNÁNDEZ, García. 383.

  FERNANDO, El Rey Don. 321.

  FONSECA, Juan de. 193, 194, 202, 206, 217, 293.

  FUENTE, Francisco de la. 371.


  GARCÍA, Antón. 160, 207, 219.

  GARCÍA, Francisco. 173.

  GARCÍA, Juan. 82, 89, 173, 335.

  GARCÍA CABALLERO, Juan. 362, 392.

  GARCÍA GINOVÉS, Bartolomé, 79, 103.

  GARCÍA VALDÍN, Andrés. 105, 333.

  GIL, Juan. 404.

  GINOVÉS, Jacome. 79, 101.

  GÓMEZ, Diego. 117, 142, 162, 300.

  GÓMEZ, Francisco. 170.

  GORDA, Alonso Martín de la. 172.

  GRANDE, Juan. 118, 120, 134, 162, 181.

  GUACANARY, Cacique. 415.

  GUERRA, Cristóbal. 123, 131,
  137, 149, 163, 165, 171, 173, 179, 181, 193, 201, 294, 313.

  GUERRA, Luis. 216, 221, 304.

  GUTIÉRREZ, Gil. 322.


  HERNÁNDEZ CABEZUDO, Diego. 354.

  HOJEDA, V. Ojeda.


  IBARRA, Bernardino de. 82, 137, 223.

  IBÁÑEZ, Fernando. 392.

  IBÁÑEZ DE IBARRA, Pero. 243, 362.

  INFANTAS, Pedro de las. 87, 173.

  INUBE, Cacique. 264.


  JEREZ, Juan de. 87, 178, 189, 301.

  JEREZ, Pedro de. 292, 329.

  JIMÉNEZ CASTAÑEDA, El Lcdo. 59.

  JUAN, El príncipe Don. 181.


  LANDO, Francisco Manuel de. 393.

  LEDESMA, Pedro de. Escribano. 77, 78, 88, 190, 192.

  LEDESMA, Pedro de. Piloto. 98, 100, 107, 128, 132, 147, 167, 245,
  260, 277.

  LEÓN, Alonso de. 81, 126.

  LEÓN, Andrea de. 81.

  LEPE, Diego de. 105, 133, 180, 194, 202, 210, 221, 263, 275, 295, 299.

  LÓPEZ, Juan. 285.

  LÓPEZ Y MAESTRE, El Bachiller. 23.

  LÓPEZ DE RECALDE, Juan. 242, 345.


  MALDONADO. 300.

  MANZORRO, Rodrigo. 222.

  MARQUEZ, Francisco. 84, 157.

  MARTÍN, Alonso. 86, 172.

  MARTÍN, Cristóbal. 120.

  MARTÍNEZ DE PEÑALVER, Pero. 343.

  MATA, Gonzalo. 21.

  MATEOS, Esteban. 84, 153.

  MATEOS, Pedro. 84, 151.

  MATIENZO, El Dr. 268.

  MATUTE, Cristóbal de. 241, 283.

  MATUTE, Diego. 344.

  MEDEL, Alonso. 173.

  MEDEL, Pedro. 305.

  MEDINA, Alonso de. 244.

  MÉNDEZ, Diego. 89, 422.

  MESA, Antón de. 243.

  MIRANDA, Pedro de. 292, 329.

  MOGUER, Juan de. 189.

  MONTENEGRO, Diego de. 318, 338.

  MONTENEGRO, Lope de. 241.

  MORA, Alonso de. 355.

  MORALES, Andrés de. Piloto. 175, 180, 200.

  MORALES, Diego de. 225.

  MORALES, Francisco. 419.

  MORENO, Pedro. 77, 78.

  MÚJICA, El Lcdo. 55, 69, 287.


  NICUESA, Diego de. 3, 22, 53, 206, 289, 425.

  NIÑO, Bartolomé. 163, 164.

  NIÑO, Cristóbal. 163, 164, 400.

  NIÑO, Francisco. 137, 143, 164, 399.

  NIÑO, Juan. 163, 189, 399, 421.

  NIÑO, Per Alonso. 140, 143, 149, 160, 163, 177, 179, 181, 188, 193,
  201, 209, 294, 313, 399.

  NOYA, Juan de. 245, 255, 349.


  OCAÑA, Diego de. 190.

  OCHOA DE ISASAGA. 242, 283, 345.

  OJEDA, Alonso de. 3, 22, 53, 102, 110, 116, 120, 132, 133, 140, 149,
  170, 177, 180, 193, 201, 202, 203, 209, 223, 289, 313.

  ONTIVEROS, Carlos de. 388.

  ORTEGA, Juan de. 77.

  ORTIZ DE MATIENZO, Juan. 74, 77, 192, 285, 290, 327.

  OVANDO, Nicolás de. 21, 203, 303, 323, 418.

  OVIEDO, Juan de. 30.


  PACHECO, Hernando. 83, 143.

  PALACIOS RUBIOS, El Dr. 55.

  PASAMONTE. 322.

  PEÑA, Juan de la. 18, 47, 51, 56, 59, 64, 71, 72, 74, 190, 288, 356,
  357, 360.

  PERALTA, Francisco de. 282.

  PÉREZ, Bartolomé. 137, 390.

  PÉREZ, Fernán. 80, 105, 111, 120.

  PÉREZ, Juan. 393.

  PÉREZ, Nicolás. 87, 208.

  PÉREZ DE ALMAZÁN, Miguel. 18.

  PÉREZ ROLDÁN, Alonso. 135, 390.

  PINELO, Francisco. 268.

  PINZÓN, Arias. 370.

  PINZÓN, Bartolomé Martín. 370.

  PINZÓN, Diego Martín. 368, 370.

  PINZÓN, Francisco. 368.

  PINZÓN, Martín Alonso. 340, 377.

  PINZÓN, Vicente Yáñez. 132, 133, 153, 167, 175, 178, 180, 194, 195,
  210, 218, 221, 245, 253, 263, 266, 277, 295, 385.

  POLANCO, El Lcdo. 97, 287.

  PONCE DE LEÓN, Juan. 22, 75.

  PORRAS, Diego de. 245, 247.

  PORRAS, Francisco. 121, 245, 280.

  PRADO, El Lcdo. 25.


  QUEXO, Juan de. 107, 246, 272, 277, 300, 335.

  QUINTERO, Antón. 84, 166.

  QUINTERO, Cristóbal. 172, 401.

  QUINTERO, Juan. 160, 167, 176, 179, 180, 221, 246, 278, 351.


  RAMÍREZ, Juan. 47.

  RAMÍREZ, Ramiro. 83, 140.

  RAMÍREZ DE CASTAÑEDA, Bartolomé. 47.

  REINA, Diego. 70.

  RENIERO, Gil. 354.

  RIBERA, Gómez de. 290, 327.

  ROBLES, García de. 125.

  RODRIGO, Fr. 390.

  RODRÍGUEZ, Alonso. 90.

  RODRÍGUEZ, Gonzalo. 30, 61, 70.

  RODRÍGUEZ, Juan. 246, 275.

  ROLDÁN, Bartolomé. 85, 102, 105, 108, 120, 160, 161, 176, 180, 297,
  334.

  ROJAS, Juan de. 383.

  ROSAL, Diego. 171.

  ROZA, Esteban de la. 433.

  RUIZ, Alonso. 180.

  RUIZ, Bartolomé. 334, 401.

  RUIZ, Pero. 25, 57, 61, 66, 70, 242, 284, 358.


  SALCEDO, Juan de. 212.

  SALCEDO, Pedro. 80, 109, 382.

  SALMERÓN, El Bachiller. 285.

  SALMERÓN, Juan de. 51, 55, 287.

  SALMERÓN, Martín de. 290, 328.

  SANCHEZ, Ambrosio. 79, 94, 246, 271.

  SÁNCHEZ, Juan. 160.

  SÁNCHEZ DEL CASTILLO, Pedro. 312, 333.

  SANTANDER, Juan de. 81, 123, 300.

  SANTIAGO, El Lcdo. 55.

  SARASUA, Pedro de. 433.

  SARAVIA, Rodrigo. 51.

  SERRANO, Cristóbal. 167, 372.

  SEVILLA, Gonzalo de. 430.

  SIGURA, Manuel. 244.

  SILVA DE RIBERA, Juan de. 343.

  SORIA, Luis de. 243, 343.

  SORIA, Pedro de. 313, 330.

  SOSA, El Lcdo. 69, 287.

  SUÁREZ, Cristóbal. 85, 163.

  SUÁREZ, Hernando. 318.


  TEJERO, Alonso. 81, 128.

  TELLO, Fernán. 47.

  TERREROS, Francisco de. 83, 149.

  TERREROS, Pedro de. 116, 125, 152.

  TERRÓN DE POSADA, Juan. 373.

  TOLEDO, Pedro de. 371.

  TOMILLA, Francisco. 51.

  TORO, Miguel de. 414.

  TOSTADO, Francisco. 89, 362, 392.

  TRIANA, Alonso de. 85, 159.

  TUDELA, Pedro de. 411.


  UMBRÍA, Juan de. 180, 221, 390.


  VALENCIA, Juan de. 314, 336.

  VALLADOLID, Fernando de. 71.

  VALLE, Jerónimo de. 393.

  VÁZQUEZ DELGADO, Gil. 425.

  VEDIA, Gonzalo de. 104.

  VEGA, Cristóbal de. 310.

  VEGA, Diego de. 244.

  VEGA, Fernando de. 131.

  VELÁZQUEZ, Sancho. 88, 192, 230, 290, 328, 338, 364.

  VÉLEZ, Alonso. 202, 221, 304.

  VERGARA, Alfonso de. 21.

  VERGARA, Diego. 392.

  VERGAYO, Rodrigo. 86, 168.

  VESPUCCI, Amerigo. 206.

  VILLANUEVA, Fernando Alonso de. 70, 433.

  VILLEGAS, Juan de. 77, 78, 232.

  VILLORIA, Juan de. 292, 329.

  VINAS, Juan. 91, 187, 308.

  VIZCAÍNO, Francisco. 108.

  VIZCAÍNO, Juan. 102.


  YÁÑEZ, Bernal. 42.

  YUMBERA, Cacique. 397.


  ZAPATA, El Lcdo. 55, 287.

  ZUAZO, Pedro de. 191.



                    ÍNDICE DE LUGARES GEOGRÁFICOS.


  AGURENÍA. 397.

  ALCALÁ DE HENARES. 249, 295, 302.

  ALMAGRO, Villa de. 86.

  ANABACOA, Punta. 194.

  ANEGADA, Isla. 397.

  ARCILA. 254, 257.

  ASIA ó Tierra firme. 263.

  AZORES, Islas. 2, 5, 52.

  AZUA, Puerto de. 282.


  BARBAS, Islas. 265.

  BASTIMENTO, Puerto de. 398.

  BAYONA DE GALICIA. 131, 248.

  BEATAS, Puerto de las. 257.

  BELPUERTO. 398, 425.

  BONAO, Villa de. 83.

  BRAVA. 276, 398.

  BUENAVENTURA, Villa de. 292.


  CABO VERDE, Islas de. 2, 5, 52, 110, 275, 369.

  CÁDIZ. 250, 254.

  CAJINAS, Punta de. 92, 96, 274, 280, 397.

  CAMARONA, Provincia. 270.

  CANARIAS, Islas. 110, 254, 257, 308.

  CANÍBALES, Islas. 365, 394.

  CARABARO, CARABURU, CERABARO. 264, 348, 397.

  CARIA, Sierras de. 270.

  CARIAY. 264.

  CATURMA, Provincia. 416.

  CONCEPCIÓN, Villa de la. 83, 292.

  CONSOLACIÓN, Cabo de. 267.

  CUBA, Isla de. 100, 258, 280, 341, 400.

  CUIVA. 213.

  CUMANÁ, Provincia de. 201, 213, 248, 256, 281.

  CUQUIBACOA, Provincia de. 202, 205, 206, 302.

  CHAVAÑÍN. 266, 270.


  DARIEN, El. 59, 60, 63, 65, 68, 71, 74, 77, 92, 107, 133, 135, 186,
  194, 276.

  DOMINICA, Isla. 227, 365, 394.

  DRAGO, Boca del. 188, 193, 204, 211, 219, 261, 267, 275, 341, 372.

  DRAGO, Punta del. 135.


  EBUYA. 269.

  ESPAÑOLA, Isla. 170, 207, 257, 258, 267, 274, 282, 341.

  ESPECERÍA, La. 257, 259.


  FERRO Ó HIERRO, Isla del. 201.

  FRAILES, Islotes. 194, 205, 210, 219, 294.


  GALEA, Punta de la. 219, 261.

  GALICIA. 294.

  GIBRALEÓN, Villa de. 84.

  GIGANTES, Islotes. 194, 202, 205, 210, 294.

  GORDO, Puerto. 398.

  GRACIA, Tierra de. 93.

  GRACIAS Á DIOS, Cabo de. 135, 264, 270, 282, 397.

  GUADALUPE, Isla. 254, 257, 282, 365, 388.

  GUANAJA, GUANASA, GUANACA, Isla. 92, 96, 165, 255, 264, 266, 269,
  274, 280, 348, 397.


  HAITÍ. 257, 269.

  HIGUEY, Villa de. 84, 376.


  ISABELA. 307, 382.


  JAMAICA, Isla de. 100, 207, 224, 255, 258, 280, 282, 341.

  JARAGUA, Villa de. 173.

  JARDÍN DE LA REINA, Isla del. 274, 365, 395.


  LARES, Villa de. 86, 168.


  MADERA, Isla de la. 147.

  MARACAPANA. 202.

  MARAÑÓN, Río. 277.

  MARGARITA, Isla. 193, 201, 204, 209, 248, 261, 267, 275, 281, 294,
  314.

  MARIGALANTE, Isla. 388, 390.

  MATININO, Isla. 254, 274.

  MAYA, Tierra de. 92, 348, 397.

  MINÍBUCOA. 294.

  MISAS, Puerto de. 213, 400.

  MOGUER, Villa de. 118, 288.


  NAVIDAD, Bahía de. 270.


  ONCE MIL VÍRGENES, Islas. 365, 395.

  OREJA, Costa de. 397.


  PALOS, Villa de. 82, 84, 86, 117, 118, 119, 251, 254, 272, 275, 278,
  288, 300, 305, 340.

  PARAGUANÁ. 276.

  PARIA, Provincia de. 92, 99, 101, 104, 106, 110, 113, 115, 122, 129,
  133, 135, 138, 144, 148, 160, 165, 167, 174, 176, 178, 275, 294, 341.

  PARISURA. 269.

  PERLAS, Golfo de las. 205, 268.

  PINOS, Isla de. 253, 257, 264, 269.

  PIÑAS, Isla de. 213.

  PITIGUA Ó PINTIGUA. 266, 270.

  PUERTO BELLO. 257.

  PUERTO DE PLATA, Villa de. 225, 227.

  PUERTO REAL, Villa de. 80, 86, 164.

  PUERTO RICO, V. San Juan de.

  PUERTO DE SANTA MARÍA. 302.


  REDONDO, Puerto. 278.

  RETRETE, Puerto del. 132, 206, 252, 255, 265, 274, 280, 398.

  RÍO GRANDE DEL MAR DULCE. 194, 202, 229, 269, 277, 295, 299.

  RUBIANA. 409.


  SAN AGUSTÍN, Cabo de. 194, 269, 277, 295.

  SAN JUAN DE LA MAGUANA. 330.

  SAN JUAN DE PUERTO RICO, Isla de. 3, 22, 75, 171, 254, 257, 263, 304,
  341, 388, 426.

  SANTA CRUZ, Cabo de. 194, 203, 295, 312.

  SANTA CRUZ, Isla. 365, 394.

  SANTIAGO, Villa de. 82, 222.

  SANTO DOMINGO. 77, 80, 81, 83, 227, 232, 254, 282, 290.

  SEVILLA, Ciudad de. 81, 85, 216, 241, 343.


  TIERRA FIRME. 93, 219, 249, 260, 263.

  TRIANA. 219, 266.

  TRINIDAD, Isla de la. 175, 204, 275.


  URABÁ. 3, 22, 53, 92, 107, 133, 135, 167, 170, 180, 186, 194, 206,
  211, 249.

  URIRA. 264.


  VELA, Cabo de la. 202, 211, 337.

  VELA, Punta de la. 211.

  VENECIA, Golfo de. 205.

  VERAGUA. 3, 22, 53, 92, 95, 98, 107, 119, 120, 121, 122, 124, 127,
  131, 132, 133, 135, 141, 154, 157, 167, 168, 172, 176, 182, 195, 252,
  255, 274, 280, 341.

  VERA-PAZ, Villa de la. 87.

  VIUYA. 264.


  YAQUIMO, Villanueva de. 102, 314, 337.





*** End of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Colección de Documentos Inéditos Relativos al Descubrimiento, Conquista y Organización de las Antiguas Posesiones Españolas de Ultramar. Tomo 7, De Los Pleitos de Colón, I" ***

Doctrine Publishing Corporation provides digitized public domain materials.
Public domain books belong to the public and we are merely their custodians.
This effort is time consuming and expensive, so in order to keep providing
this resource, we have taken steps to prevent abuse by commercial parties,
including placing technical restrictions on automated querying.

We also ask that you:

+ Make non-commercial use of the files We designed Doctrine Publishing
Corporation's ISYS search for use by individuals, and we request that you
use these files for personal, non-commercial purposes.

+ Refrain from automated querying Do not send automated queries of any sort
to Doctrine Publishing's system: If you are conducting research on machine
translation, optical character recognition or other areas where access to a
large amount of text is helpful, please contact us. We encourage the use of
public domain materials for these purposes and may be able to help.

+ Keep it legal -  Whatever your use, remember that you are responsible for
ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just because
we believe a book is in the public domain for users in the United States,
that the work is also in the public domain for users in other countries.
Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we
can't offer guidance on whether any specific use of any specific book is
allowed. Please do not assume that a book's appearance in Doctrine Publishing
ISYS search  means it can be used in any manner anywhere in the world.
Copyright infringement liability can be quite severe.

About ISYS® Search Software
Established in 1988, ISYS Search Software is a global supplier of enterprise
search solutions for business and government.  The company's award-winning
software suite offers a broad range of search, navigation and discovery
solutions for desktop search, intranet search, SharePoint search and embedded
search applications.  ISYS has been deployed by thousands of organizations
operating in a variety of industries, including government, legal, law
enforcement, financial services, healthcare and recruitment.



Home