Home
  By Author [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Title [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Language
all Classics books content using ISYS

Download this book: [ ASCII ]

Look for this book on Amazon


We have new books nearly every day.
If you would like a news letter once a week or once a month
fill out this form and we will give you a summary of the books for that week or month by email.

Title: Descripcion Geografica De Un Nuevo Camino De La Gran Cordillera, - Para Facilitar Las Comunicaciones De Buenos-aires Con Chile
Author: Souillac, J. Sourryere de
Language: Spanish
As this book started as an ASCII text book there are no pictures available.
Copyright Status: Not copyrighted in the United States. If you live elsewhere check the laws of your country before downloading this ebook. See comments about copyright issues at end of book.

*** Start of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Descripcion Geografica De Un Nuevo Camino De La Gran Cordillera, - Para Facilitar Las Comunicaciones De Buenos-aires Con Chile" ***

This book is indexed by ISYS Web Indexing system to allow the reader find any word or number within the document.



by the Bibliothèque nationale de France (BnF/Gallica) at
http://gallica.bnf.fr)



 [Nota del transcriptor: la ortografía del original fue conservada,
  no ha sido actualizada. Algunos errores tipográficos han sido
  corregidos; la versión corregida está acompañada de una Nota del
  transcriptor [NT] con la versión original.]



                        DESCRIPCION GEOGRAFICA

                                 DE UN

                             NUEVO CAMINO

                                 DE LA

                           GRAN CORDILLERA,

                                 PARA

                     FACILITAR LAS COMUNICACIONES

                                  DE

                        BUENOS-AIRES CON CHILE;


                                  POR

                       J. SOURRYERE DE SOUILLAC,

MAESTRO DE MATEMATICAS DE LA ACADEMIA DE ARQUITECTURA NAVAL DEL
DEPARTAMENTO DEL FERROL, EN EL REINO DE GALICIA; PRIMER ASTRONOMO
DE LA TERCERA COMISION DEMARCADORA DE LIMITES, E INGENIERO
COMISIONADO POR EL GOBIERNO DE BUENOS-AIRES PARA ESTE RECONOCIMIENTO.


                           Primera Edicion.

                             BUENOS-AIRES.
                         IMPRENTA DEL ESTADO.
                                 1837.



                          DISCURSO PRELIMINAR
                             AL DIARIO DE
                        SOURRYÈRE DE SOUILLAC.


Cuando D. Pedro de Valdivia echó los cimientos de la ciudad,
destinada á ser cabeza del nuevo reino de Chile, le señaló cien
leguas al este de su asiento, sin pararse en el obstáculo que le
oponian los Andes; y este singular pensamiento, de reunir bajo la
misma autoridad dos provincias divididas por la naturaleza, fué
realizado por D. Garcia Hurtado de Mendoza, que encargó á Pedro del
Castillo de fundar San Juan y Mendoza en los terrenos de los
Coyunchos[1], sobre la raya oriental de la jurisdiccion de Santiago.

La segunda de aquellas ciudades, en mas inmediato contacto con los
indios, nunca pudo adelantar en poblacion, á pesar de su suelo feraz,
y de un clima benigno. Estrechada por las ciénagas al norte, debia
haberse extendido hácia el sur, donde estaban sus mejores campos;
pero todos ellos invadidos por los salvages, cuya proximidad amagaba
la única comunicacion que las provincias Argentinas mantenian con las
Chilenas, por uno de los puntos mas escabrosos de la gran
Cordillera:--no porque faltasen otros, sino por la indolencia del
gobierno español en hacer explorar los pasos de los Andes; como
sucedió con el que forma el asunto del presente diario, que quedó
ignorado hasta el año de 1803, y á cuyo descubridor se le dejó morir
en la miseria.

La misma suerte cupo á D. José Sourryère de Souillac, encargado de
examinarlo. Calculando desde luego todas las ventajas que podrian
sacarse de este descubrimiento, extendió sus observaciones hasta las
costas del Pacífico, y demostró la posibilidad de abrir un canal
navegable desde San Agustin de Talca[2] hasta la boca del Maule, por
medio del Rio Claro y del Lontué: por este arbitrio, y por las
comunicaciones existentes, ó posibles, con Concepcion, Santiago y
Valparaiso, convertia en un foco principal de comercio á uno de los
puntos mas retirados del reino de Chile. En estas investigaciones
procedió con una nimiedad escrupulosa: no se contentó con representar
los rasgos mas prominentes del terreno, sino que indicó sus mas
pequeños accidentes, sin apercibirse que esta superabundancia de
detalles perjudicaba á la claridad de su narracion; resultando lo que
dice Voltaire de los maestros de baile, que echan á perder sus
cortesias por el demasiado cuidado que ponen en hacerlas. Pudo haber
atenuado este defecto, ilustrando este informe con un mapa; pero, ó
no lo hizo, ó se extravió su trabajo, habiendo salido infructuosas
todas las diligencias que hemos practicado para descubrirlo. Sin
embargo, entre tantos pormenores de ningun uso por ahora, por el
atraso en que está la topografia de estas provincias, hay algunos que
pueden contribuir á perfeccionarla. En ninguna obra impresa ó inedita,
se hallan calculadas con mas precision las distancias como en estos
itinerarios de Souillac; y cuando algun génio benéfico abra las
puertas de los Andes, como Napoleon allanó las huellas de los Alpes,
entonces se valorará todo el mérito de estas apuntaciones.

Talvez se hubiera realizado el proyecto de hacer transitable el
camino de _las Damas_[3], si este descubrimiento no se hubiese
retardado hasta el último período, y el mas borrascoso, del gobierno
peninsular. Nadie mejor que el virey Sobremonte podia apreciar su
importancia, por haberse hallado al frente de la provincia de Mendoza
cuando se trató con mas fervor de mejorar sus tránsitos. Un tal
Serra-Canals, que se titulaba "Superintendente de las obras del Rey y
del público en la provincia de Cuyo," se habia comprometido á
construir un magnífico puente sobre el Desaguadero, y á aumentar el
caudal de sus aguas, sea derivándolas del Tunuyan, sea encajonando
las de las Lagunas de Guanacache, hasta agotar algunas de ellas.
Planos tan atrevidos acobardaron al Cabildo de Mendoza, que enredó en
pleitos y reclamaciones al autor de estos proyectos. Existen quince
cuerpos de autos sobre la materia, que son un comprobante mas de los
obstáculos que opone la ignorancia á todo pensamiento noble y
provechoso[4].

Ni es este el único ejemplo del indiferentismo de aquel tiempo: otro
no menos notable ministra la historia de la misma provincia.--Cerca
de 1764 D. Francisco Javier de Olivares, vecino de Mendoza, informó á
D. Ventura de Santelices, Superintendente de la Mita de Potosí, sobre
la riqueza del mineral de Uspallata[5]. El Presidente de Chile, de
quien dependian entonces las provincias de Cuyo, dictó varias
providencias, y hasta destinó fondos para el rescate de los metales.
Su explotacion era fácil; lo único que les faltaba eran trabajadores,
que se les proporcionaron provisoriamente con negros y delincuentes.
El Rey aprobó estas medidas en sus cédulas de 12 de Marzo de 1763, y
7 de Setiembre de 1768, y cuando ya no quedaban mas obstáculos que
vencer, la fuerza de inercia que gravitaba sobre todos los actos de
la administracion colonial, disipó tan bellas esperanzas, é hizo
perder hasta el recuerdo de las minas de Uspallata.

Desatendidos los medios de prosperidad, no se pensaba tampoco en los
de conservacion. Los clamores de los habitantes de Mendoza, y las
representaciones de sus delegados, no bastaron á preservarlos de las
incursiones de los indios: librados á la única resistencia que podia
oponerles el Fuerte de San Carlos, cuya guarnicion se componia de
cincuenta blandengues, vivian en continuas zozobras, y tenian á
veces que atrincherarse en sus propios hogares.

Tal era el estado de las provincias fronterizas de Cuyo, cuando los
Gobiernos de Buenos Aires y Chile recibieron informes de la
existencia de caminos mas fáciles al sur de Mendoza. Mas diligentes
de lo que se habian mostrado hasta entonces, encargaron su
exploracion á los que los habian manifestado; y mientras que D. Justo
Molina bajaba por los valles de Alicó[6] y Antuco[7], y D. José
Barros, por los de Anchoa[8] y Achihuenú, D. Santiago Cerro y Zamudio
se dirigia á la ciudad de Talca por el boquete de Atuel. Con estos
preliminares se dispuso un reconocimiento mas formal de este último
paso, y la eleccion recayó en un extrangero, que habia servido con
distincion en la última demarcacion de límites. Las circunstancias no
podian ser mas á propósito: los Pehuenches, naturalmente belicosos é
indómitos, vivian en tregua con sus vecinos, y hasta se brindaron á
escoltar á los comisionados. Uno de sus caciques indicó al autor del
presente diario otro punto mas abordable, y le trató con mas
comedimiento que el Comandante de la expedición. Coartado en sus
observaciones, el que debia desempeñar el principal papel en este
reconocimiento, tuvo que someterse al capricho de un oficial
ignorante. Por poco no se desbandaron los indios, á quienes este gefe
exigia auxilios gratuitos que no estaban obligados á prestarle. En
una de estas riñas, cuyo desenlace podia comprometer el buen éxito de
la empresa, se ofreció Souillac á permanecer en cautiverio para
evitar un rompimiento. Se serenaron los ánimos, pero no dejaron de
vengarse los caciques, que desde entonces ocultaron á los Españoles
los conocimientos que solo ellos podian darles. Sin embargo logró
Souillac hacer algunas observaciones importantes: reconoció, por
ejemplo, que el cerro que Zamudio nombró _del Diamante_, situado en
la entrada del boquete del Atuel, pertenece á la cadena principal de
los Andes, y que no debe confundirse con otro aislado en las pampas,
al que Souillac llamó _Cerrito del Diamante_. Observó que el Cerro
Nevado, que se presenta á la distancia como una sola masa, está
rodeado de una cadena de pequeños cerros, que arrancan desde el
Fuerte de San Carlos, y se extienden hasta cuatro leguas mas al E del
mismo cerro. Señaló tambien dos caminos, (que él llama _reales_, para
dar á entender que son practicables) el uno que sale de la villa de
Linares, el otro de Chillan[9], y ambos con direccion á la ciudad de
Mendoza. El rio Atuel le pareció mas caudaloso que el Diamante, y el
terreno inmediato al Fuerte de San Rafael, un vergel. Este fuerte,
segun sus cálculos, que tenemos por acertados, dista 50 leguas del
rio Tunuyan por el camino de San Carlos.

El Consulado de Buenos Aires trazó el itinerario de esta expedicion,
cuyo punto de partida debia ser la Guardia de Lujan, continuando por
la de las Tunas, hasta ponerse en el camino antiguo del Rio Quinto; y
desde este parage, atravesando las tierras del cacique Chacalen,
dirigir el rumbo hácia la Guardia de Santa Catalina, que dista 25
leguas del Rio Quinto, y que conduce al Diamante: la escolta se
componia de un oficial, un sargento, un cabo y 18 blandengues. Los
demas detalles se hallan registrados en el diario, cuyo autor entró á
la villa de Lujan, _llevado en un cuero_, por haberse dislocado un
brazo en dos caidas que hizo del caballo.

Su vida fué desgraciada como su término. Nació en 1750 en la Ciotat,
pequeño puerto del Mediterraneo entre Tolon y Marsella: un lance de
honor, en que tuvo la desgracia de matar á su adversario, le obligó á
salir de sus hogares para buscar un asilo en España. Sin relaciones y
sin fortuna, en una edad en que no es fácil poseer los conocimientos
que se necesitan para destinarse á la enseñanza, consiguió ser
recibido como maestro de los aprendices delineadores en el astillero
de Esteiro; y en estas tareas adquirió tanta reputacion, que fué
llamado poco despues á ocupar la cátedra de matemática en la Académia
de arquitectura naval del Ferrol. Ignoramos los motivos que le
indugeron á pasar á América, pero nos consta que llegó á Buenos Aires
en 1773, en tiempo de la primera administracion de Vertiz, de quien
solicitó ser admitido á examen para abrir una escuela de matemáticas;
y como no sacaba de estas ocupaciones lo que necesitaba para su
subsistencia, emprendió tambien el oficio de agrimensor.

Cuando en 1781 se estableció un observatorio, para que los empleados
de la demarcacion de límites, bajo la direccion de Rubin de Celis, se
familiarizasen en el uso de los instrumentos, Souillac fué uno de los
mas asiduos, y las pruebas que dió de su capacidad le merecieron el
puesto de astrónomo de la partida que debia ligar las operaciones de
las del Paraguay y del Marañon por el lado de Santa Cruz de la
Sierra. Al pasar por Cochabamba dirigió la obra llamada _de la Pila_,
y otros trabajos arquitectónicos ejecutó en la ciudad de Potosí: pero
lo que mas le ocupó fué el reconocimiento de la provincia de
Chiquitos, del que ha dejado un diario inédito. Su último servicio
fué el viage á la Cordillera, de donde volvió para resignarse á pasar
los últimos años de su vida en la obscuridad y la miseria! Falleció
en Buenos Aires en Marzo de 1820.

En todas sus obras Souillac nos ha dado la medida de su talento:
metódico sin alcance, exacto sin penetracion, aglomeró hechos,
dejando á otros el cuidado de analizarlos. Estos espíritus pacientes
son útiles, porque desempeñan la tarea mas ingrata, y van preparando
materiales para cuando llegue la oportunidad de emplearlos. La
habilitacion del camino descrito en las siguientes páginas, será una
consecuencia del desarrollo de la poblacion en parages yermos, pero
generosamente dotados por la naturaleza: falta solo que la mano del
hombre sepa y quiera explotarlos.

                                                    *PEDRO DE ANGELIS.*

_Buenos Aires, 30 de Setiembre de 1839._


[Nota 1: O mas bien _Cuyun-ches_, "habitantes de los arenales."]

[Nota 2: _Thalca_, el trueno.]

[Nota 3: Este fué el nombre que le puso Souillac, pretendiendo
  que _hasta las Señoras podian transitarlo á pié, no siendo otra cosa
  que un vergel_. (Pág. 9 del Diario).]

[Nota 4: Uno de los argumentos empleados contra Serra fué, que
 agotándose las lagunas, _faltaria el pescado_ á la ciudad de Mendoza!
 Guanacache es una corrupcion de _Huankua-kaccha_, que en la lengua
 general del Perú, ó quichuá, significa "zancudos bravos;" especie de
 animalejo muy molesto, de la familia de los mosquitos, tábanos y
 gegenes, que todos juntos infestan, y hacen inhabitables aquellos
 parages. Estas inmensas ciénagas, formadas por los rios de San Juan y
 Mendoza en medio de las provincias de estos nombres, son muy poco
 conocidas. Fueron sin embargo visitadas y descritas en 1789, de órden
 del Virey de Loreto, por Amigorena, Palacios é Iguanzo, cuyo diario
 publicaremos en la _Nueva série de documentos inéditos del Rio de la
 Plata_.]

[Nota 5: Este mineral fué descubierto en 1638, y por los repetidos
 ensayos que se practicaron en Potosí, Lima y Chile, se reconoció que
 era de una calidad superior. Molina, que ha reunido varias noticias
 sobre estas minas en su _Historia natural del reino de Chile_,
 (Madrid, 1788, pág. 103) asegura que un cajon, es decir 50 quintales,
 de la _guia_, ó veta del centro, producia mas de 200 marcos de plata
 pura. El nombre de Uspallata en el idioma del Perú equivale á terreno
 árido, ó ceniciento; de _uchpa_, ceniza, y _llacta_, pueblo ó parage
 habitado.]

[Nota 6: _Alicó_, agua caliente, de _alim_, caliente, y _co_, agua.]

[Nota 7: _Antuco_, ó mas bien _antucún_, asoleado; de _antú_, sol.]

[Nota 8: _Ancoà_, rio seco, de _ancu_, seco, y _co_, aguas.]

[Nota 9: _Chillan_, el recado del caballo.]



                        DESCRIPCION GEOGRAFICA.

            _Oficio del Exmo. Señor Marques de Sobremonte,_
                       _Virey de Buenos Aires._


"Para servir en calidad de geógrafo en la expedicion que he dispuesto
al reconocimiento del paso de la Cordillera de Chile por Talca, con
carruage, he comisionado á Vd., confiado en su exactitud, y desempeño
de la parte facultiva que se le encarga.

"Esta tentativa va á emprenderse por las relaciones de D. Josè de
Cerro Zamudio, que ha intentado asegurar la posibilidad, sirviéndome
de la ocasion del regreso de los caciques fieles Peguenches que
vinieron á esta capital.

"La escolta de 20 blandengues vá mandada por el teniente D. Estevan
Hernandez, que conduce los útiles necesarios para mover la tierra, y
un cordel de 100 varas para mensuras, y Vd. recibirá del Real
Consulado, á quien paso la órden conveniente, con cargo de devolucion,
un octante ó sextante, aguja de demarcar, estuche de matemáticas para
formar los planos, dos onzas de tinta de China, pinceles, lapiz finos
y ordinarios, una resma de papel, y podrá llevar algun jóven á mérito,
á quien se dará auxilio de caballo.

"Para la habilitacion de Vd. recibirá en la dicha Tesoreria General
dos pagas adelantadas, y en la marcha tendrá los auxilios de caballos
y demas que sea posible.

"La custodia y órden de la marcha es encargada al oficial Comandante,
la direccion ó ruta al referido Cerro Zamudio, mediante sus noticias,
y de los baqueanos que elija, y á Vd. el exámen del camino,
descripcion de terrenos, diarios, plano de los parages en que lo
halláre preciso y posible, sin riesgo de demora perjudicial; diario
en que consten las direcciones que se tomen, la calidad de los
terrenos, aguas, pastos, arroyos, rios, lagunas ó travesias, y demas
digno de notarse, con particularidad en la Cordillera, como objeto
principal de esta operacion, para acreditar la posibilidad ó
imposibilidad de su tránsito, contando con las estaciones de las
nieves y demas obstáculos, si pueden ó nó superarse para el tráfico
de ruedas; con cuyo objeto va un carreton del Parque de Artilleria, y
doy las órdenes convenientes para los auxilios precisos por las
fronteras de Córdoba, San Luis y Mendoza.

"El Comandante está prevenido de hacer el viage por las fronteras, á
fin de evitar el recelo de los indios, ó por muy inmediato á ellas,
para tener recurso en todo caso: bien que desde la de San Luis puede
tomar sin este cuidado la direccion que quiera para el boquete de la
Cordillera de Talca.

"Verificado el paso, se le encarga que procure regresar por el propio
camino, antes que las nieves lo cierran, de lo cual ha de tomar Vd.
exacta noticia, por ser uno los objetos mas importantes: pues, como
en invierno la abundancia de aquellas hacen intransitables las
cordilleras, y en verano los rios caudalosos lo dificultan, es
necesario tener esto muy presente para graduar las ventajas que pueda
ofrecer esta empresa.

"No es fácil advertir todas las ocurrencias de esta operacion, y por
lo mismo Vd., conocido el objeto de este Superior Gobierno, le
segundará con todo empeño."

       Dios guarde á Vd. muchos años. Buenos Aires, 5 de Enero de 1805.

                                            *EL MARQUES DE SOBREMONTE.*

       A D. José Sourryere de Souillac.



                            *ADVERTENCIA.*

La primera parte de este derrotero, que comprende la descripcion del
camino desde la ciudad de Buenos Aires á la de San Agustin de Talca,
la hemos publicado en el primer tomo de nuestra Coleccion, y por lo
mismo es escusado reproducirla. Entonces no teniamos en nuestro poder
los demas papeles de Sourryere de Souillac, que nos han sido
franqueados despues por el Señor Dr. D. Manuel Obligado, á quien
tributamos públicamente nuestro agradecimiento.

                                                           *El Editor.*


                    (_De regreso á Buenos-Aires._)

 El dia 17 de Noviembre de 1805 á las nueve de la mañana, salí
   de la ciudad de San Agustin de Talca, y llegué al estero de
   Cahibam.                                                          1/4

 De dicho Estero llegué al arroyito de _Guilquilemo_, que
   quiere decir en castellano _monte_.                             3

 De dicho arroyito á la estancia de Da. Ana Gaete.                   1/2

 De la citada estancia á la de D. Ramon Ramirez.                     1/2

 De la de Ramirez á la poblacion del Juez en Pelquí.               2

 De la poblacion de D. Elias Roco á la de Nicolas Corbalan.          1/4

 De dicha poblacion á la quebrada de Robles.                       1

 De dicha quebrada á la estancia de los Cerros Colorados.          1

 De los Cerros Colorados al arroyo del Teatino.                    1

 Del arroyo del Teatino á la estancia del Culenar.                 1

 De la estancia del Culenar al arroyito que llaman
    _de la Primera Agua_, de la cuesta del Almerillo.              1 1/4

 De dicho arroyito al de Arellano.                                   1/4

 Del arroyito de Arellano al de la Laja.                             1/2

 De la Laja á la cumbre de la cuesta del Almerillo.                  1/4

 De dicha cumbre al arroyito de Agua Fria.                           1/4

 Del arroyito de Agua Fria al del Almerillo.                         1/2

 Del arroyito del Almerillo al estero del Rio Claro.               1

 Del estero de Rio Claro al arroyito del Romeral.                    3/4

 Del arroyito del Romeral á los Manantiales.                         1/4

 De los Manantiales atravesé dos veces un arroyito, y llegué
   á sus nacientes, formados por un gran ojo de agua.                3/4

 Del citado ojo de agua al arroyito de Moya.                         1/2

 Del arroyito de Moya al de la Garza.                              2

 Del arroyito de la Garza al Andarivel, para pasar el rio
   grande de Maule, en frente de la cañada del Enemigo.            1

 De dicho Andarivel, (despues de haber pasado el rio citado)
   á los nacientes de dicho arroyo, que llaman del _Enemigo_,
   porque así se llama la quebrada.                                1

 De dichos nacientes á los de Sala, que es la misma cumbre.          1/4

 De dichos nacientes á los ranchos caidos de Sala.                 1

 De los ranchos caidos de Salas á los Pedernales.                    5/4

 De los Pedernales al arroyito de la Laja.                          4/40

 Del arroyito de la Laja á la cumbre de la Loma Grande.              1/2

 De la cumbre de la Loma Grande á la isla del Carrizalito.           1/4

 Del Carrizalito, ú orilla de la Loma Grande, al arroyito ó
   manantial de la Negra.                                           3/40

 De dicho manantial al arroyito del Peñasco.                        4/40

 De dicho arroyito al de la Subida.                                 3/40

 _NOTA_.--Se debe tener presente que entre estos dos arroyitos,
  y á una corta distancia del Rio Grande de la Puente de
  Piedra de por medio, se descuelga el arroyito de la Milla.

 Del arroyito de la Subida subí la Cuesta Mala hasta la
  cumbre (mal camino).                                             20/40

 De la cumbre citada al arroyito de la Cuesta Mala.                 2/40

 Del arroyito de la Cuesta Mala á los manantiales de los
   Maitines.                                                         3/4

 De dichos manantiales á la Viñita, despues de haber pasado
   dicho arroyo.                                                     3/4

 De la Viñita al arroyo de los Quillay.                              1/2

 De dicho arroyito se sube como media cuadra la lomita, y
   al pie se halla el arroyito del Salto.                            2/4

 Del arroyito del Salto se sube como una cuadra, despues se
   baja una lomita, y al pie está el arroyo de los Cipreses.         1/4

 Del arroyo de los Cipreses, subiendo despues una cuestecita,
   se halla el arroyito de las Piedras.                             1/40

 Del arroyito de las Piedras al del Mal Paso.                       2/40

 Del arroyito de Mal Paso á la orilla de una bajada.                3/40

 De dicho parage bajé la cuesta, que llaman del Durazno,
   hasta la orilla.                                                 2/40

 De dicha orilla hasta acabar con el mismo plan.                     1/2

 De dicho parage al arroyo de las Trancas.                          5/40

 De las Trancas subí y bajé una cuestecita mala.                    2/40

 De dicho parage subí una cuestecita de una lomita mala.            3/40

 De dicha cumbre á su falda y orilla.                               2/40

 De dicha orilla (que tambien llaman _de la Primera
   cuestecita del Durazno_), al arroyito del Rodau.                  1/4

 Del Rodau á Butacura (que significa _piedra grande_).               1/4

 De Butacura al arroyito de los Molles.                              1/4

 Del arroyito de los Molles á la agua, del Carrizalito ó plan
   de la Montaña Chica.                                              1/8

 De dicho parage al arroyito Cullegué.                               1/8

 De dicho arroyito á la Puente de Piedra (Rio Grande),             1 1/4

 De la Puente de Piedra á las Cortaderas.                          1 1/4

 De dichas Cortaderas á la angostura de los dos cerros de San
   Pedro al N, y de Castillo al S (Rio Grande de por medio).         1/4

 De dicho parage á la Piedra del Sargento.                          2/40
                                                                  ------
 Distancia de Talca á la Piedra citada.                           30 3/4


 De la Piedra citada, que tiene N el arroyito de Mallin, (Rio
  Grande de la Puente de Piedra de por medio) dirigiéndome
  para el E, y siguiendo la orilla del rio citado (despues
  de haberlo pasado), hasta la angostura de los grandes cerros
  de Castillo al S, y de las Torrecillas al N.                     1

 De la angostura citada á la orilla del norte del arroyito Saso. 4

 _NOTA._--Cerca de la angostura se divide el Gran Rio de la
  Puente de Piedra en dos brazos: el uno corre siempre á la
  falda de los cerros de Castillo, y el otro se dirige á E,
  para el Portezuelo de Saso, por cuya razon lleva su nombre.

 De dicha orilla pasando el citado arroyito de Saso, aguas
  arriba de él, hasta el otro paso que volví á atravesar.            1/3

 Desde dicho paso, siguiendo siempre aguas arriba y por la
  orilla del N, á los manantiales de Saso.                         1

 _NOTA._--Todo el cañon que forman los grandes cerros, por la
  parte del N, el Fraile, el cual se divide desde el astillero
  de Maule, y para el S, los de Castillo, no es mas que un
  pantano muy malo; y desde dichos manantiales tiene sus
  principios el arroyito de Saso, y se distingue perfectamente
  la cumbre de este cerro que llaman el _Portezuelo de Saso_:
  cuya distancia se sube por medio de una ladera, la cual
  parece á la primera vista muy suave. La senda por donde se
  debe subir (que es la que abrieron los Peguenches y los
  comerciantes de la provincia de Maúle) estaba cubierta de
  nieve muy gruesa, y me fué preciso pasar y abrir el camino
  por encima de ella.

 De los citados manantiales á la cumbre del Portezuelo de Saso,
  siguiendo un camino no trillado por medio de una vereda muy
  suave                                                              1/2

 _NOTA._--Este Portezuelo de Saso es la mayor elevacion que
  tiene la Cordillera, y desde esta cumbre se apercibe el Cerro
  grande del Campanario, al NE 10° E, y parte del terreno que
  corre para las pampas de Buenos Aires, para el E y para EO;
  parte del terreno del frutillar, con la Cordillera que está
  del otro lado del Rio Grande de la Puente de Piedra, y el
  camino trillado para la Villa de Linares. A la falda del dicho
  Portezuelo de Saso, y por la parte del oriente, hay una
  lagunita que lleva su nombre, la cual no estaba helada, ni
  habia nieve á su contorno. Hasta esta cumbre la leña y tal
  cual árboles frutales silvestres, propios de este feliz reino,
  advierten que hasta la Piedra del Sargento ó muy cerca, sigue
  el frutillar con abundancia; por lo que debo asegurar que,
  desde la ciudad de San Agustin de Talca hasta este Portezuelo,
  el camino abunda de leña, pastos y aguadas; que no tiene
  tropiezo alguno, y que no solamente es para carruage,
  componiendo tal cual trecho, sino que lo pueden transitar
  hasta las Señoras, y á pie, no siendo otra cosa mas que un
  vergel de la misma naturaleza de este reino nunca bastante
  alabado. Su continuacion es la que se sigue, siempre para el
  E, bajando (si se quiere decir así) la citada Cordillera.

 Del Portezuelo de Saso, dejando la lagunita por la parte del N,
  y bajando por una vereda igual á la de la subida, hasta los
  médanos de arena, que tambien llaman _Corrales_.                 3

 De dichos médanos al principio de lomita de Piedra suelta.          1/4

 De dicha lomita de piedrecita, y por la orilla de la laguna,
  (que me aseguran que de ella nace el gran rio de Maule)
  bajando siempre hasta la cabeza de la citada laguna.             1

 _NOTA._--El camino real que sale de la villa de Linares, y
  llega hasta la ciudad de Mendoza, pasa por la orilla de esta
  laguna, y ha sido abierto por los Peguenches.

 De dicha laguna, que llaman _de Maule_, bajando siempre de una
  lomita á otra á la Angostura.                                      3/4

 _NOTA._--Todo el camino andado desde el Portezuelo de Saso,
  està con muchos manchones de nieve, de la altura de dos
  varas, y llenos de langostas.

 De la entrada de la Angostura á la boca.                          1

 _NOTA._--Todo este trecho era de nieve, de tres à cuatro
  varas de grueso, y sin leña.

 Desde la citada boca à la Laguna Ciega.                           2 1/4

 De la Laguna Ciega á la Puente de tierra.                         3

 _NOTA._--Esta puente tiene media vara de ancho y veinte de
  profundidad, la cual se hizo por una casualidad natural;
  porque en el contorno habia un volcan, que reventó y abrió
  dicho terreno: por cuyo motivo debajo de la citada puente
  corren los nacientes de un arroyito, y desde el citado parage
  hasta mucho mas abajo se hallan piedras pomes muy superiores.

 De dicha Puente de tierra à los toldos del cacique Colipí,
  despues de haber pasado el citado arroyito.                      1 1/2

 _NOTA._--En estos toldos tuvimos bastantes incomodidades, por
  la mala conducta del Comandante auxiliar de la tropa de los
  blandengues; quien por autoridad riñiò hasta con los naturales
  de estos toldos, por cuyo motivo nos negaron el paso, por
  haberles pedido auxilio, que no debian sino con la paga.
  Viendo yo el peligro impensado en que nos hallabamos, y no
  tener quien hablase por mí, despues de las ceremonias
  acostumbradas, que son las dádivas, me ofrecí por tres
  diferentes veces ser cautivo de ellos, y al fin los reduje, y
  nos dieron el paso libre: y à mas de esto nos dieron cuatro
  carneros para los que suponian oficiales, un novillo para la
  escolta, 80 caballos para toda la comitiva, _gratis_, y dos
  caciques con otros dos indios, para que nos acompañasen hasta
  el Fuerte de San Rafael del rio Diamante; con lo cual cesaron
  nuestras inquietudes, y nos preparamos para seguir nuestra
  marcha.

 De los toldos del cacique Colipí, aguas abajo del arroyito del
  Volcan, en que estàn dichas tolderias, hasta donde lo pasamos
  con facilidad, aunque era ya grandecito.                         1 1/2

 De dicho arroyito del Volcan al paso del Pichimallin.             1

 Del arroyito Pichimallin al arroyo grande de Carileu.             1 1/4

 Del arroyo de Carileu, despues de haberlo pasado, subiendo la
  cuesta de Carileu á la Sierra Valle.                             5

 _NOTA._--Del paso de Carileu á la Laguna Blanca puede haber
  como media legua, la que me quedaba al sur: y advierto que
  los arroyitos que nacen en el contorno de dicha laguna, sea
  del oeste ó del norte, todos acaban en ella.

 De la Sierra Valle á los toldos del cacique Pichicubilcuò.        4

 De los toldos de Pichicubilcuó al corral de los Huanacos.         1

 De dicho corral à la Agua Colorada, ò Cuelicó.                      3/4

 De Cuelicò ó Agua Colorada á la Yeseda.                           3 1/2

 De la Yeseda á la Sierra Colorada.                                3

 De la Sierra Colorada al cajon de las Cortaderas.                 1

 De las Cortaderas á la orilla del oeste del Rio grande de
  San Pedro.                                                       3 1/2

 _NOTA._--En este parage tenia al sur el Morro, (cerro) y al
  norte el Cerro del Campanario, y como los indios caciques
  que nos dirigian (porque desde los toldos de Colipí me habian
  quitado todo conocimiento del descubrimiento) no hubiesen
  dado con el paso del rio que yo solicitaba, porque pasan
  ellos por donde quieren, me vì precisado à seguir dichos
  caciques que el comandante auxiliar mandaba. Y como D. José
  Santiago Cerro y Zamudio me lo hubiese pintado tan mal, no
  dejaba de tener alguna desconfianza, porque el rio estaba
  dividido en cuatro brazos, con una corriente regular y un
  caudal de agua mediano; pues solo en el tercer brazo se
  desmayò la muger del blandengue Pedro Alderete: por cuyo
  motivo cayó en el rio, y dos soldados del mismo cuerpo la
  libertaron, y la pasaron hasta la otra orilla, de la cual se
   divisaban perfectamente hasta los vertientes de los Cerros
  Negros por la parte del S, y por la parte del N, el Malalvì.
  Advirtiendo que dicho paso no es el que tenia elegido para mi
  descubrimiento, y como no tuviese facultad, seguí como los
  demas.

 De dicha orilla (despues de haber pasado el rio con mucho
  trabajo) al camino real que sale desde la ciudad de Chillan
  hasta Mendoza.                                                   2

 De dicho camino al paso verdadero del citado rio, que siempre
  es bueno porque es muy esplayado.                                  1/4

 _NOTA._-- Este paso dista como una legua de la angostura de
  dicho rio, que es adonde se debe hacer la puente para las
  carretas: porque en aquel parage el rio es igual al de Maule,
  con solo un brazo, y es camino real, como se ha dicho en la
  nota anterior. Tambien debo advertir que, desde este parage
  dejé el camino que habia señalado para dirigirme á los toldos
  del Gobernador Cacique, y me dirigieron al NE, dejando al O
  el Rio Grande de San Pedro, para sacar prorata de caballos,
  segun el dictámen absoluto del teniente D. Estevan Hernandez.

 De dicho paso à los corrales de Malalque, en donde se hizo la
  grande matanza de Peguenches, y à la orilla de un arroyito
  que pasamos, cuya agua estaba turbia.                            2

 De dichos corrales à los toldos del Cacique Gutamallí, para
  esperar la caballada de prorata.                                 3 1/2

 De dichos toldos al rio de Malalque.                              2 1/4

 De dicho rio, aguas abajo, hasta el paso.                         1

 _NOTA._--Pasado dicho rio chico, nos hallamos en las pampas de
  Buenos Aires, y segun mi relox eran las dos de la tarde: con
  cuya noticia toda la comitiva se alegró muchìsimo, y solo yo
  me hallaba lleno de congojas por no tener las facultades
  correspondientes para obedecer al Señor Virey de Buenos Aires;
  porque dejaba el Cerrito Negro aislado al S, y el gran Cerro
  Nevado con toda su cordillera, la cual està separada de los
  Andes al SO: apartàndome tambien del reconocimiento del paso
  del Rio Grande de San Pedro, que conduce desde la ciudad de
  Mendoza à la Villa Rica, al Volcan, y por consiguiente à la
  ciudad de los Angeles.

 De dicho paso del rio Malalque, dirigiéndome para el N,
  siguiendo las vertientes de la Cordillera por la parte del E,
  hasta Pichichacay.                                               4

 De Pichichacay al arroyito de Butachacay.                         1

 _NOTA._--En este parage nos paramos, porque el cacique que nos
  acompañaba no quiso pasar mas adelante, diciendo que no se le
  pagaba, no se le regalaba y no tenia obligacion para ello. Por
  cuyo motivo descargamos, y mandamos pedir auxilio á otro
  cacique.

 A la tardecita, viendo que no habia esperanza de toda la remada,
  y sièndome sensible el no poder reconocer el Cerro Nevado, y
  el camino real antiguo ya citado, arriesgué à mi ayudante, D.
  Manuel Chaves, en consorcio de mi baqueano, Santos Rodriguez,
  para que pasasen á los toldos de la cacica D.ª María Josefa
  Roca, y solicitasen trece caballos de silla y de carga, para
  dejar cumplidas las órdenes del Virey de Buenos Aires. Y
  aunque á las 11 de la mañana del dia siguiente llegasen con
  un cacique los caballos que faltaban, con unas reses de
  regalo para la comitiva, me ví en la precisa obligacion de
  esperar à mi ayudante con la respuesta. A las 26 horas volvió
  con 7 caballos, dicièndome que la cacica citada, y su hermano
  no tenian mas, y que si les daba licencia, me vendrian á
  saludar en el Fuerte de San Rafael del Diamante. Como la
  caballada no era suficiente para mi empresa, me ví precisado
  á sufrir la ley de la fuerza, contentàndome con guardar un
  profundo silencio, hasta ponerlo à los pies de un tribunal
  mas justo.

 Del arroyito de Butuchacay al segundo brazo del rio Atuel.        3

 De dicho brazo al paso verdadero del rio Atuel, y por el otro
  lado.                                                            2

 De dicho paso à los Pozos Cavados, que estàn en las pampas, en
  distancia de 12 leguas de los vertientes de la gran
  Cordillera, y al O.                                              4

 De dichos Pozos à la cañada.                                      4

 De dicha cañada, atravesando las Salinas, venimos à los
  _Coboeyes_, los cuales son unos cerritos que forman una
  cadena con los de la Casa Pintada, que está aislada del
  Cerrito del Diamante.                                            2

 _NOTA._--Este Cerrito del Diamante no es el cerro propiamente,
  como lo ha dado á entender el descubridor Zamudio: pues que
  el cerro Diamante es el boquete que se forma con el de Atuel,
  y en donde es antigua tradicion que hay una mina de diamantes.

 De los _Coboeyes_ à los manantiales de la Laja.                   3

 De dichos manantiales, atravesando dichos cerritos, subimos
  y bajamos con malísimo camino, hasta la mayor elevacion de
  ellos, en que divisamos el gran rio Diamante.                    3

 _NOTA._--De este parage distinguimos la poblacion del Fuerte
  de San Rafael, con todos los plantios y sembrados, que
  manifestaba, otro vergel como los del reino de Chile, con
  cuya vista nos entrò à todos una alegria natural que no es
  posible expresar.

 De dicho parage, bajando siempre hasta las márgenes y orillas
  del S del gran rio Diamante.                                     2
                                                                  ------
 Distancia de la ciudad de San Agustin de Talca, al Fuerte de
  San Rafael, jurisdiccion de Mendoza.                           115
                                                                  ======

 _NOTA._--Con lo cual se concluyó la segunda jornada del nuevo
  descubrimiento del camino real _de Sobremonte_, el cual con
  toda verdad debo decir que desde la ciudad de San Agustin de
  Talca en el reino de Chile, hasta la fortaleza de San Rafael
  del Diamante, jurisdiccion de la ciudad de Mendoza, capital de
  la provincia de Cuyo, no he hallado ni encontrado un cerrito,
  de la magnitud de un grano de maiz, que pueda impedir el
  carruage de cargas: (salvo los cerritos de la Casa Pintada en
  el paso antiguo de Romero del rio Diamante) lo que certifico
  bajo de juramento. Y para ello suplico, que el Comandante
  actual del citado Fuerte de San Rafael pase al reconocimiento
  de dicho camino, hasta llegar á la citada ciudad de Talca,
  para demostrar que este segundo camino es infinitamente mejor
  que el primero.

   _Fuerte de San Rafael, 21 de Enero de 1806._

                                        *Dr. J. SOURRYERE DE SOUILLAC.*



               _Oficio al Señor Virey de Buenos Aires._


    Exmo. Señor:--


Habiendo llegado à este Fuerte de San Rafael del Diamante, el dia 8
del que corre de este presente año; me veo en la obligacion de
participar á V. E., como el dia 17 de Noviembre del año pròximo
pasado de 1805, à las 9 de la mañana, salí de la ciudad de San
Agustin de Talca, para concluir el nuevo descubrimiento del camino
real de _Sobremonte_, que tanto me encantò por su belleza, y por el
mismo camino que antecedentemente habia andado, y cuyo itinerario
tuve el honor de dirigir á V. E. Lleguè el dia 25 del que corre á la
orilla S del arroyito de Mallin, que dista una media legua corta, y
al N de la Piedra del Sargento, D. Benito Santaolaya (rio grande de
la Puente de Piedra de por medio), que es á donde suspendì mi primero
descubrimiento, y como fuese ya tarde, pasè allì la noche.

El dia siguiente dì principio á mi comision, y dirigiendome al E,
pasè por el cañon que forman las torrecillas al N, y el Cerro Grande
de Castillo al S, dejando al mismo rumbo el gran rio de la Puente de
Piedra, siguiendo aguas arriba del grande arroyo de Saso, el cual es
uno de los brazos que forman el citado rio; y con felicidad lleguè al
mismo Portezuelo de Saso á la una de la tarde: y como D. Estevan
Hernandez me quisiese acompañar, me vì obligado à esperarlo con toda
la tropa, è ignoro los motivos que tuvo D. José Santiago Cerro y
Zamudio, por haberse quedado á la ciudad de Talca; pues que hacia dos
dias que habia llegado de la Concepcion de Penco. Desde dicha
elevacion se descubrieron á los vertientes [NT: vertientos] de él una
lagunita mediana que llevaba su nombre, y un grande espacio de terreno
cuyas aguas manifestaban correr por las pampas de Buenos Aires. Despues
de habernos reunido todos, bajamos desde la citada elevacion y siempre
para el E, por una ladera muy suave sin precipicio; sin que pueda
asegurar cual de las dos es la mas favorable á los caminantes, porque
la subida fuè incomprensible, y la bajada mejor del modo que està.
Vine á dormir à la cabecera de la Laguna Grande de Maule, y muy cerca
y al N del camino que pasa por la ciudad de Chillan y conduce á la de
Mendoza: haciendo presente á S. E. que es la primera jornada en que
nos hemos visto escasos de leña, porque no habia ni arbustos desde el
Portezuelo ya citado; y tambien de pastos, motivado de los planchones
de nieve que encontrabamos de trecho à otro.

Desde dicha Laguna de Maule hasta la Ciega, que es mas pequeña, porque
la otra tiene mas de cuatro leguas de circunferencia, y no la pude
distinguir toda, el camino tiene sus cortas incomodidades, pero sin
peligro: y es mas ventajoso, porque tiene pastos y leña. Desde dicha
Laguna Ciega hasta la Puente de tierra, (donde antiguamente habia un
volcan, cuyos vestigios estàn en el dia à la vista, por la abundancia
de piedras pomes que hay en ambas orillas), el terreno tiene tambien
bastantes pastos y leña, con dos arroyitos regulares que se juntan á
corta distancia, sin tener en la citada _Puente de tierra_, mas que
media vara de ancho y tres de largo; y desde su superficie hasta el
arroyito (que los naturales llaman de la Puente de tierra),
perpendicularmente hay sobre 20 varas de profundidad. Por lo que soy
de sentir, que seria un grande beneficio que se hiciera por lo pronto
una puente de madera, porque la hay no muy lejos, y desde dicha puente
hasta los toldos del Cacique Colipí, el camino es muy bueno y muy
abundante de pastos, aguada, y con bastantes arbustos para leña.

En estos toldos nos paramos dos dias, porque hubo parlamento, è
ignoro el porque: lo cierto, es, Exmo. Señor, que me vì obligado por
tres diferentes veces à ofrecerme à dichos caciques por cautivo suyo,
en el interin que V. E. me rescataba; y si no se verificàra, que
hicieran de mí lo que gustasen: con lo cual se concluyó el citado
parlamento, y se nos diò el paso libre y la caballada de prorata:
exigiéndome que hiciera presente V. E. su lealtad, y les diese una
certificacion para el Juez real, subdelegado de Talca: lo que complì,
y nos regalaron con cuatro corderos y un novillo para la tropa, sin
que para ello esperasen recompensa alguna. Desde dicho dia se me
quitò enteramente el conocimiento del descubrimiento, y temeroso de
algun exceso, como los que habia experimentado á mi venida, sufrì la
ley de la fuerza; por cuyo motivo desde dichos toldos el
descubrimiento tiene sus imperfecciones, que se podrán salvar siempre
que se abrigue el deseo de hacerlo.

De dichos toldos hasta la orilla del O del Rio Grande de San Pedro,
no hay mas que legua larga de camino, algo àspero y de fàcil
composicion como el anterior: y con la ventaja de tener abundancia de
pastos, aguada y arbustos. Como los naturales dueños de la caballada,
dirigian el camino, y no me daban lugar [NT: daban, lugar] à poderles
hablar, porque estaban con otros, dejamos el camino de la Laguna
Blanca y su angostura (que por supuesto era mi camino) al S, y nos
dirigieron à un paso del rio citado, porque estaba dividido en cuatro
brazos: por consiguiente no tuve lugar de reconocer el verdadero,
como tambien la angostura en que se debe fabricar una puente de
piedra; porque me aseguran que en dicho parage el rio no es mas ancho
que el de Maule, y tuve el dolor de verlo de lejos, sin poderlo
distinguir, motivado de mi vejez y de la vista cansada.

De dicho Rio Grande de San Pedro hasta las vertientes de la Cordillera
Grande, ó pampas de Buenos Aires, el camino es muy bueno, y abundante
de pastos, aguas y leña; y desde la citada falda distinguí con
perfeccion el Cerrito Negro al S, y al SO el Cerro Nevado, con toda la
cadena de cerritos que tiene en ambos lados. Fuè un pesar grande para
mì el verme obligado à seguir la comitiva como si fuera un jornalero,
tirando para el N, y dejando de descubrir lo que acabo de notar; y
tambien de indagar si es verdadero ó nò el camino antiguo carretil,
que desde la ciudad de Mendoza pasaba por el Volcan, los Angeles y
Villa Rica, como asimismo inspeccionar el paso de dicho rio, que dicen
es para los carruages de la Concepcion de Penco.

De dichas vertientes hasta el terreno del cacique Millaguin, el
terreno incomoda mucho, porque es todo guadales ó arenisco: los pastos
no son buenos, y escasos, con ningun arbusto, y el agua salobre; como
á la tardecita no hubiese llegado la prorata, y desease cumplir con
mis deberes, mandé à mi ayudante, D. Manuel Chaves, en consorcio de
mi baqueano, Santos Rodriguez, á que se fueran á los toldos de la
cacica Da. Maria Josefa Roca, y que la rogasen me fletàra 13
cabalgaduras de silla y de carga, con el objeto de dejar la comitiva
y pasar yo con la mia al dicho Cerro Nevado para concluir mi
reconocimiento, y perfeccionar del modo posible el descubrimiento.
Pero me fué todo à lo contrario, porque la dicha cacica no me mandò
mas que siete caballos, y como con ellos no adelantaba cosa alguna,
me quedè con un cargero, devolví los demas, y seguí la comitiva á lo
acostumbrado.

Desde dicho parage, atravesando las Salinas, hasta los cerritos de
los Caboeyes, el terreno es todo como el antecedente, y quizàs mas
escaso, pero los dos ojos de agua en que paramos eran superiores.
Desde dicho parage subimos y bajamos dichos cerritos hasta llegar à
los manantiales de la Laja. Aunque el camino es malìsimo, con todo,
es abundante de pastos esquisitos, leñas y aguadas, y desde dichos
manantiales hasta las vertientes de los cerritos de la Casa Pintada,
si el terreno no es peor, à lo menos es igual en todo. Pero desde
dicho parage hasta la orilla del gran rio Diamante, sigue por el
mismo estilo. Con cuya descripcion concluyo con mi regreso hasta este
Fuerte, de donde pienso salir mañana ó pasado para reconocer todo el
rio Diamante, y particularmente los parages ya citados.

Desearia que V. E. enviase personas idoneas para certificar si este
camino es tal cual lo describo, transitable para carruages y mucho
mejor que el que descubriò D. José Santiago Cerro y Zamudio. Para
ello seria muy del caso que se nombrase al Señor Comandante actual
de este Fuerte; porque es indispensable, si es verdad cuanto me han
dicho, que se fabrique otro en el Cerro Nevado, para asegurar nuestro
comercio, nuestra gente y nuestras poblaciones.

        _Fuerte de San Rafael del Diamante, Enero 18 de 1806._

                                              J. SOURRYERE DE SOUILLAC.

  Exmo. Señor Virey, Marques de Sobremonte.


                           (_Continuacion._)

                       DIA 27 DE ENERO DE 1806.

 Salí del Fuerte de San Rafael del Diamante en solicitud del rio
  y paso de Atuel, y rio abajo del Diamante, vine á dar con el
  Paso del Parlamento                                              1

 En dicho paso transité el rio, y vine á dar con el último
  cerrito, ó punta de la Casa Pintada                              2

 De la punta de dichos cerritos, costeándolos para el SE,
  llegamos á la orilla del rio Atuel, y lo pasamos                 2 1/2

 _NOTA._--Hallándome en la orilla del S de dicho rio, el cual se
  halla dividido en dos brazos, con bastante agua, el paso bueno
  aunque profundo, paré á dicha orilla, y á la falda de la cadena
  de cerritos, que parece que no son mas que uno, hasta el Cerro
  Nevado. Entretanto que descansaban los animales, que estaban
  flacos, me hice cargo de aquel terreno, del rio, y del monte de
  algarrobos que tenia en ambas orillas; y como me apartase mucho
  del Cerro Nevado, suspendí dicho reconocimiento y me volví á la
  pascana, y de ella seguí el mismo rio, aguas abajo, como una
  legua. Tambien lo suspendí, porque no sacaba fruto alguno.

 A la tardecita volví á pasar el Atuel, y caminamos aguas abajo
  de dicho rio.                                                    3 3/4


                                DIA 28.

 Salimos de dicho parage, siempre aguas abajos y por la orilla
  del N, y á las nueve nos paramos.                                4 1/2

 A la tardecita continuè mi marcha, y al ponerse el sol me paré.   3 1/4


                                DIA 29.

 De mañana salimos de dicho parage, apartándonos un poco del rio,
  y nos hallamos á la barranca grande del rio Diamante, y en el
  real de los chañaris.                                            3

 De dicho real de los chañaris, aguas abajo del Diamante, á la
  tardecita llegamos á la Puntilla de la Junta.                    4 1/4


                                DIA 30.

 De la Puntilla citada, aguas abajo del rio Diamante, me hallé á
  la confluencia y al N del rio Atuel, el cual traia mas aguas
  que el Diamante.                                                 3

 De dicha confluencia, siguiendo el Diamante aguas abajo, llegué
  á un montecito de chañaris.                                      1

 _NOTA._--Desde el paso del rio Atuel hasta este parage, las
  orillas de estos dos rios son muy pobladas de arbustos, y
  porque habia excelente y buen pasto, me paré.

 El baqueano me aseguró, que desde el real de los chañaris no
  habia mas paso que el que habia registrado, y otro en la
  Puntilla de la Junta.


                                DIA 31.

 Desde la mañana registré cuanto la vista me pudo proporcionar,
  y demarqué los objetos siguientes.

 El Cerro Nevado al S 16° O.
 La última punta de todos los cerritos de la Casa Pintada.
 La boca del rio Atuel al O.
 El cerrito de la Cañada del Tigre S 68° O.

 _NOTA._--Camino bueno, buen pasto, aguada y leña, y sin guadales.

 Del montecito de chañaris á los Corrales de la Barranca, en que
  me mudé, para que mi ayudante pasase al fuerte.


                              FEBRERO 1.º

 En este dia no pude verificar lo que habia proyectado, por lo que
  mandé á mi ayudante en consorcio del baqueano y de un peon,
  para que explorasen aquel campo, y me avisaran, si en la Cañada
  del Salado habia agua, para poder tirar á los Médanos de los
  Perros del Cerro de Varela.


                                DIA 8.

 De los Corrales de la Barranca al Corralito del Negro.           22

 De Corralito del Negro al Paso Deseado.                             1/2

 Del Paso Deseado á la pascana que no tiene nombre.                3 1/4


                                DIA 9.

 De dicha pascana al corral del Comandante Teles.                  5 1/4

 Del corral citado al.                                             3


                                DIA 10.

 De dicho parage continué mi marcha, y me paré á las oraciones,
  observando que el sol se puso á O 34° S.                         4 1/4

 La coronilla del Cerro Nevado á O 42° S.
 El Cerro Payen, ó su coronilla á O 62° S.
 La cumbre del cerrito de la Cañada del Tigre á O 8° S.
 El corral que la naturaleza hizo de piedra, que llaman Malal,
  que en castellano quiere decir corral de los Puelches,
  á O 17° S.
 El medio del cerrito de la Trinchera á O 47° S.

 _NOTA._--Esto cerrito es el último de los que están al rededor
  del Cerro Nevado, que comienzan en frente del cerrito, que
  llaman del _Sapo_, y que los naturales llaman _Abatra_.
  Advirtiendo, que desde dicho parage regresé al Fuerte de San
  Rafael del Diamante, por no necesitar mas conocimiento; en
  donde llegué el dia 17 de Febrero de 1806. En esta jornada
  descubrí la parte mas interesante del rio Diamante y del Atuel,
  del Cerro Nevado y de toda la cadena de cerritos que comienzan
  en el Fuerte de San Carlos, hasta cuatro leguas mas al E del
  citado Cerro Nevado, punto que debo apreciar para el
  descubrimiento del terreno que media desde el Fuerte de San
  José hasta él, atravesando el rio de Tunuyan.
                                                                  ------
 Distancia del Fuerte de San Rafael á este último parage.         48 1/2
                                                                  ------

 _NOTA._--Del Paso antiguo de Romero para la Cordillera, no he
  andado, porque es un camino trillado de los Peguenches y
  demas naciones de aquellos parages, que tienen establecido
  su comercio en Mendoza, y que diariamente corren aquellas
  dilatadas pampas. Y pareciéndome este reconocimiento de
  ninguna utilidad, me contenté con la noticia siguiente:

 Desde el Paso antiguo de Romero al de las Salinas ya citadas,
  que estan al S de los cerritos de la Casa Pintada.               6

 Del Paso de las Salinas al de Aucay.                              6
                                                                 -------
 Distancia de los vertientes del Diamante al paso citado.         12

 Suma ó distancia de abajo.                                       48 1/2
                                                                 -------

 Cuya suma es la distancia que hay desde los vertientes del
  gran cerro Diamante de la Cordillera al parage en que
  suspendí mi reconocimiento.                                     60 1/2

 _NOTA._--Debo advertir, que toda esta distancia es un terreno
  que abunda de leña, pastos, aguadas, y muy propio para
  suertes de estancias y chacras á ambas orillas del rio
  Diamante: pues el Comandante de aquel fuerte de San Rafael ha
  plantado en todo el dicho contorno árboles frutales de Europa,
  y ninguno se ha perdido. Tambien ha sembrado trigo, mais, y
  todas las semillas de huertas, que han producido perfectamente
  y con abundancia; pues habiendo sembrado 70 fanegas de trigo,
  á pesar de habersele apolillado, recogió 800 fanegas, despues
  de haber perdido en la trilla bastante, motivado de dos dias
  de aguaceros fuertes.

 Por lo que es de las sandías, melones, zapallos, cebollas, ají y
  tomates, no se diferenciaban en nada de los que se producen en
  la ciudad de Talca, capital de la provincia de Maule, en el
  reino de Chile: y los árboles frutales que habian traido de la
  ciudad de Mendoza, manifestaban que el terreno era tambien
  propio para ello. De manera que, cuando llegué á los altos de
  los cerritos de la Casa Pintada, desconocí al dicho terreno;
  porque no manifestaba mas que un vergel frondoso y amenísimo de
  frutas y plantas, generales como particulares.

 No será fuera de propósito colocar ahora todos los arroyitos que
  salen de la Gran Cordillera, hasta dar con el rio de Tunuyan:
  cuya noticia es como sigue.

 De la orilla del rio Diamante en el mismo boquete de la
  Cordillera citada, al arroyo del Carrizalito, que es á donde
  D. Miguel Teles Meneses tiene estancia.                          4

 Del arroyo del Carrizalito al arroyo de la Laja.                  3

 Del arroyo de la Laja al Hondo.                                   2

 Del arroyo Hondo al de las Cortaderas.                            4

 Del arroyo de las Cortaderas al de los Papagayos.                 6

 Del arroyo de los Papagayos al de Juacha, ó Agua de Poto.        10

 Del arroyo de Juacha al rio Tunuyan.                              2
                                                                 -------
 Distancia del boquete del rio Diamante al del Tunuyan,
  siguiendo la misma falda de la Cordillera.                      31
                                                                 -------

 Distancia de San Agustin de Talca al Fuerte de San Rafael
     del Diamante.                                               115
                                                                 -------

 Del Fuerte de San Rafael al Agua Hedionda, ó de los Chanchos.     5

 Del Agua Hedionda al Carrizalito.                                 5

 Del Carrizalito al Ranchito.                                      3

 Del Ranchito á la Piedrafilar.                                    4

 De la Piedrafilar á las Peñas.                                    4

 De las Peñas á Cormaní.                                           8

 De Cormaní al Fuerte de San Juan Nepomuceno.                      5

 Del Fuerte de San Juan á Aguanda.                                 3

 De Aguanda á la Villa y Fuerte de San Carlos.                     8

 Del Fuerte y Villa de San Carlos á la punta del Chañarito.        1

 De la punta del Chañarito á la Cienega de Correa.                 1

 De la Cienega de Correa al arroyo Negro.                          1

 Del arroyo Negro al rio Viejo.                                    1

 Del rio Viejo al de Tunuyan.                                      1

 _NOTA._--Del arroyo de Jaucha ó Agua de Poto, caminando cinco
  leguas para afuera, que son las pampas, se hallará el agua
  de los Molles; y de esta al arroyo de Alvarado, dos leguas;
  de este al arroyo de Zepillo, cuatro leguas, y para llegar
  al rio Tunuyan, seis. Dicho rio se pasa en cualquiera parte:
  es verdad que se suelen hallar malos pasos, como yo los hallé.

 Del rio Tunuyan á la estancia de D. José Marcos Alvarez.            1/2

 De dicha estancia al arroyo del difunto Baista.                   1

 Del arroyito citado á la Estacada.                                1

 De la Estacada al Durazno.                                        1

 Del Durazno á la estancia de D. Antonio Juarez.                   2

 De la estancia de D. Antonio Juarez á la de su hermano Bartolo. 1

 De la de D. Bartolo Juarez al Rio Seco.                           2

 Del Rio Seco á lo del Señor Lopez.                                3

 De lo del Señor Lopez á lo del Juez D. Josè Torres,
  (aquí pasamos el rio).                                           3

 De lo del Juez citado á lo de D. Pascual Videla.                  1

 De lo de D. Pascual Videla al Corralito.                          2

 Del Corralito al Chañarito, ó la Cruz.                            2

 Del Chañarito á la Ramada.                                        3

 De la Ramada á la Ensenada de Olguin.                             3

 De dicha ensenada al Rodeo de Chacon.                             3

 De este rodeo á Humatí.                                           3

 De Humatí á la posta de las Catitas.                              1

 De la citada posta al Chacaicito.                                 4

 Del Chacaicito á la Dormida.                                      2

 De la Dormida á la Lagunilla.                                     2

 De la Lagunilla á la posta de Gaona.                              1

 De esta posta á la del Maltes.                                    2

 De la citada á lo del Juez.                                       1

 De la poblacion del Juez á la Capilla de Corocorto.               1

 De dicha capilla á los Médanos.                                   1

 De los mèdanos á la Ensenadita chiquita.                            1/4

 De dicha ensenadita á la Ensenada grande.                           1/4

 De la citada ensenada á las Catitas.                                1/4

 De las Catitas á la Ramadita.                                       1/2

 De la Ramadita á las Pirguetas.                                   2

 De las Pirguetas al Corral de Cueros.                             2

 Del Corral de Cueros (que es de D. Bartolo Vaca) á los
  Chañaris.                                                        3 1/2

 De los Chañaris [NT: chañaris] á las Tortugas.                      1/2

 De las Tortugas [NT: tortugas] al Chicalito.                      1

 Del Chicalito al Desaguadero y Paso de las Carretas.              3

 Del Paso de las Carretas citado á la Loma Pelada.                 5

 De la Loma Pelada á los Chañaris Altos.                           3

 De les Chañaris Altos al Fuerte de San José.                      3

 Del Fuerte de San José á la Esquina.                              4

 De la Esquina á los Pozitos.                                      3

 De los Pozitos al Tala.                                           5

 _NOTA._--Me aseguran que en este parage, ó cerca de él, hay
  minas de plomo, y como no tuve lugar de practicar el
  reconocimiento necesario, escribo mas de lo que creo. Es
  verdad que dicho parage no es otra cosa que cerritos
  abundantes de piedras, aguas y leña, y con bastantes árboles
  frutales.

 De los Cerritos del Tala á Pampa Pozo.                            2

 De Pampa Pozo al Cesteadero.                                      4

 Del Cesteadero al Rio Quinto, y á la poblacion del Capitan
  D. Silvestre Gutierrez.                                          4

 Del Rio Quinto al cerrito y poblacion de D. Juan Alberto Perez. 3

 De dicho cerrito al oratorio y casa de D. Francisco Borja
  Ojeda.                                                           7

 Del citado oratorio al Alto de los Pedernales.                    1 1/2

 Del Alto de los Pedernales al Monte de afuera.                      1/2

 Del Monte de afuera al Crucero de los Manantiales.                1

 De los Manantiales, ó Crucero de Sampacho, al Corral de la
  Barranca.                                                        3

 Del citado corral á la Cañada de los Quebrachos.                  2

 De dicha cañada al Mèdano de Orcobí.                              2

 Del Médano de Orcobí á la Ensenada.                               3

 De la Ensenada al Fuerte de Santa Catalina.                       4

 Del citado fuerte al Monte Crin.                                  4

 Del Monte Crin al Pozo Cavado.                                      1/2

 Del Pozo Cavado al Cacique Bravo.                                 2

 Del Cacique Bravo (hay laguna) á los Cerrillos.                   1 1/2

 De los Cerrillos al Fuerte de San Carlos.                         1 1/2

 Del Fuerte de San Carlos á los Algarrobos.                        3

 De los Algarrobos al Fuerte del Sauce.                            5

 Del Fuerte del Sauce al Fortin de Loboy, (destruido).             8

 Del citado Loboy (cañada,) á la laguna de Pozo Pampa.             8

 De la laguna de Pozo Pampa al Fuerte de las Tunas.                4

 Del Fuerte de las Tunas á la Laguna.                              2

 De dicha laguna al Zapallar Grande.                               4

 Del Zapallar Grande al Zapallar Chico.                            3 1/2

 Del Zapallar Chico á la Laguna del Hinojo.                        4

 De la Laguna del Hinojo á la Laguna Larga.                        4

 De la Laguna Larga al Fuerte de Melinqué.                         4

 Del Fuerte de Melinqué al Montecito.                              1 1/2

 Del Montecito adonde termina la Laguna Salada.                    1 1/2

 Del extremo de la Laguna Salada á los Chañaritos.                 4

 De los Chañaritos al Fortín de Mercedes.                          3

 Del Fortin de Mercedes á la Cabeza del Tigre.                     4

 De la Cabeza del Tigre al puesto del Comandante de Rojas,
  D. Manuel Martinez.                                              4

 Del puesto citado á la misma estancia.                            2

 De la dicha estancia al Fuerte de Rojas.                          2

 Del Fuerte de Rojas á la Laguna de la Salada.                     4

 De la Laguna de la Salada al Fuerte del Salto.                    6

 Del Fuerte del Salto á la estancia de D. Pedro Fernandez.         4

 De la citada estancia al Fortin de Areco.                         3 1/2

 Del Fortin de Areco á la estancia de D. Pedro Flores.             3

 De la dicha estancia á una chacra que no tiene nombre.            3

 De dicha chacra á la estancia de Menes, en cuya poblacion
  [NT: problacion] pasamos el rio de Lujan, casi seco.             2 1/4

 De dicho paso ó estancia al Fuerte de Lujan.                        1/4

 Del Fuerte de Lujan á la estancia de Rodrigo.                     4
                                                                 -------
 Distancia de la ciudad de San Agustin de Talca á esta
  estancia, que dista dos leguas cortas de la Villa de Lujan.    395 3/4
                                                                 -------

 _NOTA._--Al cuarto de legua antes de llegar á la citada
  estancia de Rodrigo, caí del caballo, porque las yeguas
  alzadas me ocasionaron una rodada, que no me incomodó mucho;
  pero habiendo continuado mi marcha, á poco volví á caer por
  el mismo motivo, de lo que resultó el dislocarme el brazo
  derecho, y rajarse la paletilla en dos pedazos. Por lo que
  me pusieron en un cuero, despues de haber estado solo,
  tendido en el suelo y rodeado de las mismas yeguas muchas
  horas, segun conceptuo, y me llevaron arrastrando como si
  fuese difunto, hasta la estancia de Rodrigo.

 Al siguiente dia me llevaron á la Villa de Lujan en una
  carretilla, que me hizo el favor de dispensarme el Sacristan
  mayor de aquella parroquia, Dr. D. Mateo Blanco, y de la
  capital vino en busca mia D. Santiago Antonini con un coche
  y un cirujano, y me trasladaron á Buenos Aires, en donde
  llegamos el Domingo de Ramos á las doce de la noche. Con lo
  cual se concluyó la última jornada de esta comision.

                                              J. SOURRYERE DE SOUILLAC.



     _Notas del proyecto para hacer navegable el Rio Claro,
     desde la ciudad de San Agustin de Talca hasta el puerto
     de la Nueva Bilbao, á fin de que los efectos de Buenos
     Aires pasen al Mar Pacífico, casi sin riesgo alguno._


1.º El camino que sale de la Cordillera, por donde vino la expedicion
  para descubrir el boquete, que llamé del _Marques de Sobremonte_,
  es desde que se baja por el rio del Volcan, atravesando el
  vallecito que llaman el _Estero del Monte de Lunnes_, el cual sale
  directamente y debe pasar precisamente á las posesiones de
  estancias del Rio Claro; y caminando despues aguas abajo como unas
  dos leguas, poco mas ó menos, y al O, siguiendo la orilla del mismo
  Rio Claro, se topa con el camino que se transita para todas las
  partes de este reino de Chile.

2.º Para la parte del S, á la ciudad de San Agustin de Talca; y á las
   villas de Linares, la de Reina Luisa, Cauquenes, Quirigué, y las
   ciudades de Chillan, Concepcion de Penco y de todas sus fronteras.

3.º Para la parte del N, á las villas de Curicó, de San Fernando,
   Rancagua, Milipilla, Valparaiso, y Santiago de Chile.

4.º Desde la citada orilla del Rio Claro, que es á donde deberán
  llegar todos los carruages del comercio de la ciudad de Buenos
  Aires, para el puerto que hay en la boca del gran rio Maule, y que
  en el dia llaman la _Nueva Bilbao_ (villa), parece que hay
  muchísima facilidad para que las aguas del rio de Lontué, ó un
  brazo de él, (porque son cinco), se echen en el Rio Claro; porque
  este se junta con el ya citado Maule, en un parage que los vecinos
  llaman _Morros_; y es de este parage que un ciudadano de esta,
  llamado D. Vicente de la Cruz y Bahamonde, hoy Super-intendente de
  aquel puerto, ha acopiado en este presente año de 1805, mas de
  3,000 fanegas de trigo y otros frutos de la provincia, y que los ha
  conducido con sus mismas lanchas en el ya citado puerto de la Nueva
  Bilbao: cuya distancia, que será de 30 leguas poco mas ó menos,
  (porque no la he andado) se caminaron en diez horas.

5.º Ahora, pues, para que el referido Rio Claro sea navegable, que es
  el fundamento de este proyecto, es indispensable que se tomen las
  aguas del rio Lontué, (porque este entra en el gran rio de
  Mataquito, á la distancia de 10 ó 12 leguas, si no me engaño, del
  parage que tengo señalado), para que se derramen en el mismo Rio
  Claro; y con ellas, sin duda alguna, será el citado rio navegable;
  y con unos gastos tan moderados, que á la primera vista no dudo que
  se tenga por increible: pues desde esta ciudad de San Agustin de
  Talca, y por el parage que he señalado, se puede hacer sin
  dificultad alguna el comercio terrestre y marítimo, desde aquel
  punto hasta la boca y puerto de Maule: advirtiendo que el viage
  será solamente de 16 horas lo mas. Y he aquí que con tan corta
  navegacion se llegará sin trabajo, y casi sin riesgo alguno al
  citado puerto, con los efectos, sin grandes gastos, porque en esta
  provincia todo es baratísimo, en cuanto á la manutencion y
  jornaleros.

6.º Concluyo por ahora diciendo, que hay grande facilidad, como he
  dicho, por la citada empresa, que será una de las mas útiles del
  universo: y nadie dudará de su posibilidad, desde que sepa, que en
  el dia se halla una acequia, sacada desde el rio Lontué, cuyas
  aguas corren por la faz de la tierra, hasta que llegan á unas
  posesiones de estancias que están inmediatas al parage que señalo,
  que es á donde deben llegar con precision los carruages, el cual se
  llama el _Monte de Lontué_: facilitando con estas aguas uno de los
  mejores puertos mercantiles del Pacífico, por su situacion y
  abrigo, por sus montañas accesibles en la parte mayor de ellas, muy
  bien pobladas de buena y esquisitas maderas útiles para la fábrica
  de barcos mercantes, y tambien para fragatas y otros buques de
  guerra, y con la mejor proporcion que se pueda desear para echarlos
  al agua; siendo ademas el terreno muy á propósito para una buena y
  grande poblacion.

Toda aquella costa es abundantísima de muchos y delicados pescados,
como son el bacalao, la merluza, la pescada, el lenguado, las
sardinas y anchovas, y otros muchos que me aseguran que hay; como
asimismo de toda especie de mariscos, algunos de ellos desconocidos
en Europa: y la fertilidad del suelo pagaria con generosidad sin
límites al labrador inteligente que quisiera explotarlo.

             _San Agustin de Talca, y Agosto 1.º de 1805._

                                              J. SOURRYERE DE SOUILLAC.



   _Itinerario del camino desde la ciudad de San Agustin de
   Talca hasta la villa y puerto de la Nueva Bilbao, en la
   boca del Gran Rio de Maule._


 De la ciudad de San Agustin de Talca, caminando del oriente
  para el occidente, al paso de Rio Claro.                           1/4

 _NOTA._--Este rio es de poco caudal de agua, en dicho parage, y
  se pasa por un buen vado. Trasmontando la cuesta que se llama
  de los _Figueroas_, se sigue adelante.

 Del citado paso, cruzando el valle de los Figueroas, hasta
  llegar á la parróquia de Pencagua, que dista de dicho paso.      2 1/2

 De esta parróquia, caminando siempre al O, pasando el Estero
  de los Puercos, y pasada tambien la [Nota del transcriptor:
  las] cuesta de las Chepicas, hasta llegar á Libun.               2

 Del citado Libun al Estero de Batuco, ó hacienda de este nombre 1 1/2

 De dicho Estero de Batuco, y hacienda de este nombre,
  Espinalillo y Pata de Vaca al Trapiche.                          3 1/2

 _NOTA._--Se sale del Trapiche siempre para el occidente, y
  conduce el camino á su gran montaña de árboles, propios
  para edificios civiles y arquitectura naval por ser las
  maderas de superior calidad.

 Desde el citado Trapiche (donde hay metales riquísimos),
  á la Agua Buena.                                                 4

 Desde la Agua Buena, tirando para el SO, y pasando por la
  Puente, el Peral y Ovejeria, que es á donde termina la
  montaña.                                                         4

 _NOTA._--Esta montaña de tan excelentes maderas, tiene de
  ancho ocho leguas, y de largo desde el gran rio de Maule,
  esto es, mas arriba de la laguna que lleva su nombre, pasado
  el Portezuelo de Saso, hasta encontrar el cerro que llaman
  _Campanario_, el cual cruza el camino que conduce á la
  ciudad de Mendoza: hasta el rio Mataquito veinte leguas
  hácia el E, y desde el citado Maule para el S hasta el rio
  de Itata, habrá como treinta leguas, que no las he andado
  todavia.

 Desde la Ovejeria, dirigiéndose siempre al SO, á la hacienda
  de Guenon.                                                       1

 De la hacienda de Guenon al Astillero.                            1
                                                                 -------
 Distancia de la ciudad de San Agustín de Talca al Astillero.     19 3/4

 _NOTA._--Todo este camino es para cargas, y no sube carruage
  alguno por ninguna parte: por consiguiente se deben llevar
  por ahora los efectos por el Rio Claro, que dista de esta
  ciudad como un cuarto de legua, del convento de los
  Agustinos.



   _Relacion de un nuevo descubrimiento por el boquete del rio
   Atuel, segun la relacion del indio José Santos Rodriguez,
   oriundo del pago de la Magdalena, jurisdiccion de la capital
   de Buenos Aires, y lenguaraz de la ciudad de Mendoza; cuya
   explicacion es del tenor siguiente._


 De esta ciudad de San Agustin de Talca á la estancia del
  Subdelegado de esta ciudad, D. Juan Albano Pereyra, á la
  que llaman de Curillinque.                                      10

 De esta estancia de Curillinque á la Puente de tierra en el
  Maule.                                                           7

 De la citada puente á Malanva.                                   10

 De Malanva á Chacayo.                                            13

 De Chacayo al Diamante y al Paso de Romero.                      30
                                                                --------
 Distancia de la dicha ciudad al rio Diamante.                    75 leg.

 _NOTA._--Aunque este lenguaraz me asegura que este camino es
  mejor que el que acabo de transitar, porque dice que jamas
  hay nieve (lo que no puede ser), me ví en la precisa é
  indispensable obligacion de adquirir mas noticias. Pregunté
  á tres vecinos respetables, é inteligentes de esta ciudad;
  y uno de ellos, el Señor D. Antonio Orsua; capitan de
  milicias, me aseguró, que habia pasado por dicho camino,
  viniendo del Cerro Nevado, en cuyo tránsito no halló mas
  que unas cinco leguas de cascoteria: y que lo anduvo en el
  mes de Mayo, uno de los mas rigorosos del año, con 300
  carneros y otros animales; y que jamas habia oido decir que
  caiga por aquel camino nieve alguna, á menos de que fuera
  un invierno sin ejemplar, por cuyo motivo se habia
  arriesgado á hacer esta experiencia. El Señor Superintendente
  agregó, que siendo corregidor de este partido, le llegaron
  unos indios Peguenches en el mayor rigor del invierno: (que
  era el mes de Junio) y habiéndoles preguntado ¿por què
  [NT: porquè] camino habian venido? le respondieron, que se
  habian dirigido por el boquete del rio Atuel, para salir á la
  Puente de tierra del rio Maule, por la villa de Linares y la
  ciudad de Chillan: porque jamas habian oido decir á sus
  antepasados de que hubiese nieve por esta entrada, boquete ó
  camino, y tambien se lo habian asegurado varios ancianos de
  sus parcialidades: por lo mismo siempre pasaban por el
  referido camino en la estacion mas rigorosa. El Señor Juez
  real Subdelegado me dijo, que habia oido decir á varios
  vecinos de la villa de Linares y de la ciudad de Chillan, que
  este camino es el mejor de todos los boquetes hasta en el dia
  conocidos de los naturales; pero para cargas y no para
  carruages. El lenguaraz contestó, que años pasados oyó decir
  que D. Francisco Barros, vecino de la ciudad de Mendoza, se
  habia venido por este mismo camino, en consorcio de dos
  caciques de estas parcialidades, llamados Antipan y Marcos
  Goyco, y que los tres pasaron en carruage hasta la mesita del
  Planchon, en donde lo dejaron para ir al parlamento de la
  ciudad de Chillan, que era el asunto de su viage.



   _Itinerario desde la ciudad de San Agustin de Talca,
   por la parte del norte, á la de Santiago de Chile y
   á Valparaiso, para que los carruages de Buenos Aires
   pasen en derechura y sin tropiezo á dicho puerto._


 De la ciudad de San Agustin de Talca al rio Lircay.               1

 _NOTA_.--Estas tierras son buenas [NT: buanas] para todo
  cultivo, siendo mas pingues que las demas.

 Del rio de Lircay al Estero de Panquí.                            1 1/2

 _NOTA_.--Terreno bueno para siembra y agricultura.

 Del Estero de Panguí á la Capilla de San José de Pelasco.         2

 _NOTA_.--Buen terreno para sembrar trigo, y criadero de
  ganado menor.

 De dicha capilla á Camaricó.                                      5

 _NOTA_.--Terreno de igual condicion.

 De Camaricó al paso del Rio Claro.                                  1/2

 _NOTA_.--Este rio no se explaya por ninguna parte, por tener
  barrancas muy profundas, y es el que debe servir para la
  navegacion, desde el centro de la Cordillera hasta el puerto
  de la Nueva Bilbao.

 Del paso de Rio Claro (que es siempre bueno) al Frutillar.        2

 _NOTA_.--Tierras de sembrar y para cria de ganados.

 Del Frutillar á la punta del monte de Lontué.                     2

 _NOTA_.--El terreno es igual al antecedente, y mejor para
  sembrar trigo y crianza de ganados.

 De la punta del monte citado al rio Lontué.                       3

 _NOTA_.--Véase lo que digo en la nota del proyecto citado,
  tocante al rio de Lontué: añadiré ahora que dicho rio tiene
  hermosa vega para cualquier especie de siembra y plantios,
  pues se vè comunmente que los labradores de sus riberas,
  cuando siembran una fanega de frijoles, cosechan 80, y se
  hallan descontentos.

 Del rio de Lontué á la villa de Curicó.                           1

 _NOTA_.--El terreno es muy bueno, y esta villa tiene hermosos
  arrabales para siembras y plantios, con criadero de ganados.

 De Curicó á Teno (rio grande).                                    3

 _NOTA_.--Estos dos rios (Lontué y Teno) se juntan á seis
  leguas del camino y por la parte del occidente: desde este
  punto se llaman el _rio de Mataquito_. Tambien todo este
  terreno es igual al antecedente por su hermosa vega, como
  la del rio de Lontué.

 Del rio de Teno al estero de Chimbarongo.                         5

 _NOTA._--Tierras llanas, crianzas de ganados menores, á donde
  pasan el invierno muchas tropas de carneros. Todos los años
  llevan de esta provincia de Maule y ciudad de Chillan mas de
  sesenta mil cabezas para la capital de Santiago de Chile,
  Coquimbo, el Guasco, Copiapó y sus minerales. Este abasto lo
  hacen en parte los indios Peguenches y Chiquilanes, y algunas
  veces los Puelches, cuyos animales se distinguen por la lana,
  que es larga y muy fina.

 Del estero de Chimbarongo al rio de Tinguiririca                  5

 _NOTA._--Este rio tiene sus vegas iguales á los antecedentes.
  El camino es muy bueno, y el terreno tambien para criar
  ganados, para siembras y plantios.

 Del rio de Tinguiririca á la villa de San Fernando.                 1/2

 _NOTA._--Terreno igual para produccion al antecedente.

 De la villa de San Fernando á la Angostura de Reguelemo.          4

 _NOTA._--Como el anterior.

 De la Angostura de Reguelemo al rio Clarillo                      2

 _NOTA._--Este rio tiene admirables vegas, fértiles para
  siembras, con toda especie de ganados y plantios.

 Del rio Clarillo al de Cachapoal                                  5

 _NOTA._--Terreno bueno para trigo, y crianzas de ganados
  mayores.

 Del rio de Cachapoal á la villa de Rancagua                       1

 _NOTA_.--El terreno es excelente.

 De la villa de Rancagua al parage que llaman el _Mostazal_.       6

 _NOTA_.--Tierras abundantes para siembras de toda especie de
  ganados, plantios y crianza de ganados.

 Del Mostazal al rio de la Angostura.                              4

 _NOTA_.--Las tierras son iguales á las anteriores.

 Del rio de la Angostura al estero de Paine.                       2

 _NOTA_.-- Tierras superiores, y á propósito para sembrar,
  disfrutando toda especie de ganados que se crian allí con un
  plantio abundante: pero es mejor terreno para ganados mayores.

 Del estero de Paine al rio de Maypo.                              4 1/2

 _NOTA_.-- Tierras famosas para plantio, siembra de toda
  especie, y criadero de ganados mayores y menores.

 Del rio de Maypo á las Tres Acequias.                             2

 _NOTA_.--Tierras igualmente abundantes.

 De las Tres Acequias, á la Acequia de Espejo.                     2

 _NOTA_.--Abundantísimo terreno, y á donde se cosechan rábanos
  de un gran tamaño.

 De dicha Acequia de Espejo á Santiago de Chile.                   5 1/2

 _NOTA_.--El terreno está sin agua, cuya falta lo hace estéril;
  por esta razon la ciudad de Santiago de Chile está sacando
  una acequia del rio Maypo, en la que ya tiene gastado mas de
  100,000 pesos, y la concluirá quizás con otros tantos.
                                                                 -------
 Distancia de la ciudad de San Agustin de Talca á Santiago
  de Chile.                                                       69 1/2
                                                                 -------

 _NOTA_.--Segun este itinerario, de la ciudad de Talca á dicho
  estero de Paine hay 55 leguas; y como en este punto es la
  encrucijada, arrancaremos de este estero, para que las
  carretas que salen de la ciudad de Buenos Aires lleguen sin
  interrupcion al puerto de Valparaiso, como han llegado á la
  ciudad de Santiago de Chile.

 Desde la ciudad de San Agustin de Talca al Estero de Paine.      55 1/2

 Desde el Estero de Paine, (en que se ramifica el camino que
  conduce á todas las partes de este reino de Chile, para el
  puerto de Valparaiso), al rio de Maipo.                          5

 _NOTA_.--Las tierras son excelentísimas para siembras, y para
  crianza de ganados.

 Del rio de Maipo á la villa de Milipilla.                         4

 De la villa de Milipilla á la estancia de Casa Blanca.            9

 _NOTA_.--Igual terreno y abundante en todo.

 De la Casa Blanca al puerto de Valparaiso.                       10
                                                                 -------
 Distancia de la ciudad de San Agustin de Talca al puerto de
  Valparaiso.                                                     83 1/2
                                                                 -------

 _NOTA_--Este terreno es igual á los antecedentes, advirtiendo
  que todo este tránsito, esto es, desde San Agustin de Talca
  hasta el mismo puerto de Valparaiso y á Santiago de Chile,
  es camino de carretas: pues en estos años pasados se han
  conducido desde esta mas de seis mil carretas de madera de
  estas montañas, (que pertenecen á la jurisdiccion de Talca),
  para la real casa de moneda, la catedral y las reales cajas.
  Todo este camino está muy bien poblado, con iglesias,
  hospedages, y suma generosidad de sus vecinos.



     _Itinerario formado sobre la descripcion, ó relacion del
     correo real, Andres Serrano, tocante la distancia de San
     Agustin de Talca á la ciudad de la Concepcion de Penco._


 Desde la ciudad de San Agustin de Talca, capital de la
  provincia de Maule, al grande rio de Maule (el cual se debe
  pasar forzosamente en un bote para llegar á la posta de
  Pablo Gutierrez, que está del otro lado de dicho rio y á su
  orilla.                                                          6

 De la posta de Gutierrez á la otra posta, que es la de Alegria. 6

 De dicha posta al Arenal, que es la de Alberar.                   6

 De la posta de Alberar, ó Arenal, á Cauquenes, que es la de
  Hernandez.                                                       6

 De la posta de Cauquenes, ó de Hernandez á la raya de Maule,
  que es la posta de D. Alejandro Ramirez.                        10

 De la posta de Ramirez á la de Aguirre.                           6

 De la de Aguirre á Itata, (rio) ó posta de Pedreros.              6

 Del rio Itata, ó posta de Pedreros, à la Palma, ó posta de
  Figueroa.                                                        5

 De la posta de la Palma, ó de Figueroa, á la de Rafael.           5

 De la de Rafael á Penco Viejo.                                    6

 De Penco Viejo á la bahía de Concepcion.                          3

                                                                  ------
 De manera que la ciudad de San Agustin de Talca dista de la
  ciudad de Concepcion de Penco.                                  65
                                                                  ------

 _NOTA._--Todo esto camino tiene pastos, aguadas, leña y casas
  con chacras de sembrados: en fin es muy bueno, sin mas
  peligro que los citados rios: pero para cargas, el que con
  facilidad, y con un costo regular se puede componer para
  carruages.



    _Descripcion de la provincia de Maule, en el reino de Chile._


Los geógrafos modernos dividieron el reino de Chile en trece
provincias ó subdelegaciones, en las que está comprendida la
provincia de Maule, con una buena ensenada y regular capacidad, á
veinte y mas leguas de la ciudad de San Agustin de Talca, capital de
dicha provincia; la que fué descubierta por los desvelos y excesivos
gastos de D. Vicente de la Cruz y Bahamonde, hoy super-intendente de
dicho puerto, con otros dos asociados, vecinos y oriundos de dicha
ciudad: en esta ensenada la Providencia ha colocado un buen puerto,
de bastante magnitud para el comercio maritimo de los puertos
intermedios y de todo el Pacífico. En él, D. Vicente de la Cruz, como
su super-intendente, ha construido y fabricado un astillero, por la
mucha abundancia de maderas esquisitas que producen aquellas montañas
que lo rodean, y todas muy superiores para la fabrica de navios
mercantes, y tambien para fragatas de guerra.

Maule, provincia de la América Meridional y la nona del reino de
Chile, confina por el E con los indios Peguenches y Chiquilanes; por
el septentrion con la provincia de Colchagua, por el occidente con el
Mar Pacífico, y por la parte meridional con la provincia de Itata. La
gran cordillera de los Andes la circuye por el oriente, y la hace por
consiguiente casi inaccesible por la parte de tierra: pues por la del
mar tiene el Oceano que le sirve de barrera, que es el occidente.
Tiene 46 leguas de largo N y S, y 50 de ancho E O. Su clima es muy
benigno, y el mas saludable de todo el reino de Chile; algo mas que
templado en las costas, y en la sierra se experimentan ambas
estaciones favorables; pero algo frígidas, y generalmente humedo por
los muchos rios que cruzan su territorio: como son, Mataquito, Rio
Claro, Lircay, Maule, que da su nombre á la provincia, Putagan,
Archihuenú, ó como los españoles llaman _Archigueno_, Liguay,
Longabí, Loncomilla, Purapel y Perquilauquen, sin tener en
consideracion muchísimos arroyos, arroyitos y esteros, con infinitas
lagunas que la bañan y hacen abundantísimas aguas de las nieves que
se derriten y se desembocan en el mar, dentro de los actuales
tèrminos de Maule, que es el principal: por los cuales se interna el
mar bastantes leguas en la tierra, y en cuyos recodos se cria en
número extraordinario un pescado muy regalado y las mejores truchas
que se conocen. Abunda toda la costa del mar de otros muchos sabrosos
pescados y mariscos. Tiene varios puertos chicos, y entre ellos, la
nueva villa de Bilbao y el Astillero, que estableció en esta ensenada
el Señor D. Vicente de la Cruz y Bahamonde, con su propio peculio.

Su terreno, que por la mayor parte forma hermosos valles y vegas
fértilisimas, (como en todo lo demas de este feliz reino), llenas de
maderas para la construccion de edificios y navios, como tambien de
árboles frutales y arbustos con frutas silvestres y de buen paladar,
es de los mas feraces, y propio para todos los frutos precisos, como
son el mais y trigo, vino, lino, legumbres etc.

Mantiene en sus prados ó potreros, y aun dentro de la Cordillera y en
los terrenos de los Peguenches, gran número de ganado vacuno, lanar y
cabras, caballar y mular. Hay en los montes y serranias minas de oro
y plata, de cobre en abundancia y superior, plomo, fierro, imán,
piedras preciosas, varias especies de bermellon, abundancia de salinas,
y no falta quien diga con certeza de que hay fuentes de brea y arbustos
que la producen; como tambien, alquitran y carbon de piedra.

El boquete por donde he entrado, que los caciques de las parcialidades
que viven en aquellas serranias, me aseguran que lo llaman el _boquete
de Atuel_, abunda en cal, fierro, aguas minerales, y con proporcion
para excelentes baños, alcaparrosa, muchas minas de oro y plata, cobre,
&a., las que no se trabajan porque pertenecen á los indios Peguenches.

La mayor industria de la provincia consiste en el trabajo de las
mugeres, que hacen mantas, esto es, ponchos de una pieza y de dos,
frezadas de todas clases, alfombras ordinarias y finas, bayetas de
todos colores, con que se viste la gente pobre. Faltan en esta
provincia artes liberales y mecánicas, como tambien la industria del
comercio, teniendo mucha proporcion para este, y no pocas para
aquellas.

Las poblaciones principales de esta provincia, son:--la villa de
Rancagua, que tiene subdelegado y cabildo; San Fernando, idem;
Curicó, subdelegado y dos alcaldes; la ciudad de San Agustin de
Talca, subdelegado y cabildo; Linares (villa), tiene subdelegado é
inclusive en su partido una pequeña aldea ó villa, titulada el Parral
de la Reina Luisa, á donde está un alcalde ordinario, sugeto al
subdelegado de la Cabecera; Cauquenes, subdelegado y cabildo; la
ciudad de Chillan, subdelegado y cabildo; Cuinigue, es villa, tiene
solamente subdelegado; Rere, es una pequeña villa nominada el _Pantí
de la estancia del Rey_, y solo tiene subdelegado. Ignoro por ahora
todas sus poblaciones, número de gente, y frutos, &a. Su comercio
activo consiste en sus producciones, que son, oro, plata, cobre,
vino y aguardiente, trigo y maiz, frutas excelentes y secas, maderas
buenas para edificios y para la construccion de navios; muchos
ganado vacuno, lanar y de cerdos; cueros, suelas, cordobanes,
entapetados y badanas, &a.

El comercio pasivo consiste en géneros de Castilla, del Paraguay y de
Lima. Son los mauleños, honrados, fieles, valerosos y robustos, pero
muy tenaces en sus pareceres, como los paraguayos y sus hermanos los
cruceños, y amigos de su libertad como los vecinos de Santa Cruz de
la Sierra, que para no servir á nadie andan desnudos. Son á propósito
para las armas, pero no tienen quien los discipline. Su capital es
San Agustin de Talca, que dista de Santiago de Chile 69 1/2 leguas;
de la Concepcion de Penco, 65, de Valparaiso 83 1/2; y del rio
Diamante, á donde se construye el Fuerte de San Rafael, 65 leguas. Su
latitud meridional es de 34 grados, 57 minutos y 30 segundos.

Talca, (San Agustin de) ciudad capital de la provincia de Maule, en
el reino de Santiago de Chile, con una buena ensenada y un regular
puerto, que llaman la _Nueva Bilbao_ ó el Astillero, en el Mar
Pacífico, que dista de esta ciudad 20 leguas para el occidente. Sus
casas de tapiales y adobes crudos con bastantes ranchitos de tabique
frances en los arrabales; todas muy expuestas á una ruina, y los
ranchos á un gran incendio, por la poca precaucion que guardan con
las aguas y el fuego de las casas, porque toda la gente pobre cocina
en las veredas. Está á un cuarto de legua del Rio Claro, (que es lo
que distan los conventos de San Agustin y de San Francisco), y á la
orilla del occidente, en un sitio agradable y delicioso, en una
llanura y á la orilla del septentrion del estero que llaman
_Cahiban_, (estero grande), y la divide en dos partes desiguales otro
estero menor que el primero, llamado _Piduco_, (que es el que se
encuentra á la entrada, cuando los caminantes vienen de Buenos Aires
ó de Santiago de Chile), y á las dos cuadras pobladas de la ciudad;
el que dista de la plaza mayor una cuadra.

Por sus calles corren canales de agua de los citados esteros, para
las huertas y jardines de las casas, que están llenas de árboles
frutales de Europa, especies muy sabrosas y delicadas, como son,
naranjos, limas, limones y cidras, parras, perales, manzanos,
duraznos, membrillos y olivos, que es lo que abunda en esta ciudad.
El comercio es como el de toda la provincia, el cual consiste en los
frutos del país, como se ha dicho, menos de algodon, que no lo
produce la tierra, el cual lo traen de Lima.

Hay en los contornos de esta ciudad cinco trapiches para moler
metales, y muchos molinos para moler cualquiera especie de granos.

La matriz, ó iglesia parroquial es de ladrillo, y de una arquitectura
regular, lo mismo que el consistorio, ó sala capitular, cuyo edificio
no está concluido, pero se pretende concluirlo por los desvelos del
Señor Cura y Vicario de esta ciudad, D. Ignacio Cienfuegos, que ha
vendido todo su patrimonio para verificar su colocacion el dia 10 de
Noviembre de este presente año de 1805.

Ademas de este hermoso templo, tiene la ciudad varios conventos, con
un hospital gobernado por los PP. de la [NT: los] religion de San
Juan de Dios, el cual se fundó á expensas del caballero Cruz y
Bahamonde, que por sus cuidados y gastos ha merecido del Señor
Carlos IV, que esta villa en lo sucesivo se llame la ciudad de San
Agustin de Talca.



    _Descripcion geográfica de los campos de San Agustin de Talca._


                     DIA 27 DE SETIEMBRE DE 1805.

 Salí de la ciudad de San Agustin de Talca á las nueve de la
  mañana, y á la tarde llegué á la estancia de D. Ramon
  Ramirez, alguacil mayor de la ciudad, rumbo al E.                4 1/2

 A las tres de la tarde salí de esta, y á las oraciones llegué
  á la estancia del comisionado del pago, llamado _Litris_,
  D. Elias Roco, que es el juez del partido de Pelquí, rumbo
  al E.                                                            2

Dia 28. A la una de tarde salí de dicha poblacion, y á las
  oraciones llegué á la estancia de los Cerros Colorados, cuya
  estancia es de D. Manuel Antonio Perez Garcia, rumbo al E.       2

Dia 1.º de Octubre. Salí de esta estancia á las diez de la
  mañana, y á las doce llegué á la estancia del Culenar, que
  es de D. Vicente de la Cruz y Bahamonde, y á la vista y
  orilla del gran rio de Maule, rumbo al E.                        2

 A la una y media de la tarde continuè mi marcha, aguas arriba
  del citado rio, y caminé hasta las cuatro; rumbo al E.           1 1/4

 A las cinco de la misma tarde continuè mi marcha, y á un corto
  trecho me hallé al pié y orilla de la cuesta grande, que
  llaman del Almerillo, rumbo al E.                                  1/8

 _NOTA._--Hasta este parage el camino es para coches, y todo
  este terreno no puede ser mejor de lo que es para todo, y
  muy poblado, con muchas frutas de la tierra y de Europa.

 A las cinco y media de la tarde comencé á subir la cuesta del
  Almerillo, teniendo á la vista, y casi á la orilla de Maule.
  Para llegar á la cumbre gasté hora y media, despues de haber
  pasado dos arroyitos, que son, la Laja y la Quebrada de
  Arellano, que bajan de la cumbre de dicho cerro con bastante
  agua.                                                            1

 A las siete de la noche comencé á bajarlo; pasé el arroyito,
  que tambien nace en la cumbre, al que llaman del _Agua Fria_,
  y de allí continuamos bajando. Llegué á la falda de la cuesta,
  y á la orilla del gran rio por la parte del E; y como fuesen
  las nueve de la noche, y hubiese en dicho parage todas las
  comodidades campestres, nos quedamos.                            1 3/4

 _NOTA._--Esta cuesta grande, ó del Almerillo, es una montaña
  muy larga y ancha, toda de robles de tres cualidades, y
  llega en algunos parages hasta la orilla del mar Pacífico.
  La subida y bajada no son del todo malas, pues que las hice
  con diez cargas sin incomodidad. Es verdad que el paso del
  arroyo de la Laja dista de un depeñadero y precipicio como
  de una vara; cuyo camino se debe componer, porque toda
  aquella cerrania es de piedras sueltas y mezcladas con
  tierra; cuya composicion no debe cortar casi nada por su
  mucha facilidad. Pero, segun mi dictámen, en esta orilla y
  pascana deberia construirse una puente de piedra para
  atravesar el gran rio, que en este parage es muy angosto;
  con mucho caudal de agua, y la corriente á proporcion de
  ella, pues que es casi como una angostura. Segun relacion
  que tengo del camino de la otra banda, años pasados hubo en
  este parage un andaribel, porque la orilla de él permite
  galopar como en esta banda.

Día 2. A la mañana salí de esta pascana, que llaman del
  Almerillo, hasta la orilla y paso del Rio chico de Claro:
  cuyo paso es muy malo, porque es de piedras muy grandes y con
  mucho descenso: la corriente es extraordinaria, rumbo al E.        1/2

 _NOTA._--Al S de este paso, y rio Maule de por medio, entra el
  Gran Rio de la Puente de Piedra, el cual es mas caudaloso.
  El Rio chico de Claro es muy distinto del que pasé cuando
  hice mi entrada á la ciudad de San Agustin de Talca, porque
  este desemboca por los Morros, precipitándose en el rio Maule,
  pero antes abastece de agua á la ciudad de Talca, pasando por
  detras del convento de San Agustin, á la distancia de medio
  cuarto de legua, tiene poca agua; y en varios parages poca
  corriente, mientras al contrario el otro se precipita con una
  fuerza extraordinaria hasta su boca.

 De la orilla del Rio chico de Claro, aguas arriba del de
  Maule, fuimos á la Viñilla, rumbo al E.                          1 1/2

 _NOTA._--En este corto terreno hay un arroyito que lleva su
  nombre, el cual sale de la serrania ya citada.

 De la estancia de D. Ramon Ramirez (que es la Viñilla) al
  estero ó arroyito de las Garzas, rumbo al E.                     1 1/4

 Del arroyito de las Garzas al andaribel, para pasar el rio de
  Maule, que está á la boca y entrada de la Quebrada [Nota del
  transcriptor: Quebraba] del Enemigo, al que por otro nombre
  llaman de _Curilinche_, rumbo al E.                              1 1/2

 _NOTA._--En este parage se deja el gran rio Maule, y se camina
  quebrada y arroyo, aguas arriba, cuya subida suave es una
  montaña de robles como la antecedente, sin mas interrupcion
  que el paso de dicho rio. Advirtiendo que en todo este
  camino, aunque el terreno está casi despoblado, con todo no
  escasea de parras, higueras, manzanos, duraznos, membrillos
  y frutillas silvestres: y lo que me admiró mas fué el que se
  me asegurase que en la cumbre de los cerros, y en particular
  del cerro que llaman del _Piojo_, (que es el mas alto de
  este reino) hubiese una grande extension de terreno llena de
  manzanos, que llaman en el país _peros joaquinos_. Como
  dudase de esta verdad, mandé á los soldados y peones que
  fuesen á buscarlas; y algunos de ellos, me trajeron cuatro
  cargas, que mandé al Juez Real, subdelegado de la ciudad,
  para que las repartiera con mis amigos.

Dia 5. A las cuatro y media de la tarde salí de la isleta en
  que estaba parado, y por el rumbo del S cuarta SO, subí la
  quebrada por la misma orilla del Arroyo del Enemigo, ó de
  Curilinchi, y nos paramos á la hora de camino, despues de
  haber pasado cuatro veces el citado arroyo, el cual estaba
  lleno de cañas bravas, que llaman _tacuaras_, y los pasos
  malos del arroyo, aunque el camino era muy bueno: el todo
  de fácil composicion, porque este arroyo es angosto, y la
  madera al pié.                                                   1

 _NOTA._--Pasé la noche en la misma orilla del Arroyo del
  Enemigo, porque tenia pasto superior, aguadas buenas y leña
  en abundancia.

Dia 6. [NT: Dia. 6.] Salí de esta pascana á las seis de la
  mañana, siempre aguas y quebrada arriba del Enemigo, y con
  el rumbo ya citado subí y bajé la segunda cuestecita en una
  hora, á paso regular de cargas.                                  1

 De la falda de esta segunda cuestecita, caminando con el mismo
  rumbo, me hallé en otra falda, que es la que divide las
  aguas de esta montaña; las unas son las que corren para el
  rio Maule y se precipitan en el andaribel, y las otras, que
  tambien tienen un mismo naciente, que llaman del _Arroyo de
  Salas_, corren para el Rio Grande.                               2

 De estas dos nacientes, aguas abajo de la Cañada de Salas, y
  que á corto trecho es arroyo, despues de haber bajado
  costeando el arroyo de Salas, y pasándolo tres veces y con
  pasos malos, me hallé en el mismo parage de los Ranchos
  caidos de Salas, en donde habia membrillos, duraznos y
  manzanos.                                                        1

 _NOTA._--Los ocho pasos de la quebrada, ó Arroyo del Enemigo,
  y los tres del Arroyo de Salas, son de fácil composicion;
  pues que el grande espacio de montañas que los rodean, lo
  facilita todo.

 De los Ranchos de Salas, aguas arriba del Rio Grande de la
  Puente de Piedra, al arroyo del Carrizalito, rumbo al E.

 Del Carrizalito á la Viñilla (arroyito), rumbo al E.                1/2

 Del de la Viñilla al de las Toscas, rumbo al E.                     1/2

 _NOTA._--De este paso bajamos á un hermoso prado, y á la
  orilla del N de Maule, cuyo parage se llama el _Duraznito_,
  rumbo al E.

 De la Viñilla con el mismo rumbo, costeando siempre el rio de
  Maule, llegamos á la poblacion arruinada, llamada de la
  _Viña de San Pedro_, porque está al pié de un cerro grande
  que lleva este nombre.                                           2

 De la Viña de San Pedro al arroyo de los Ciprés, rumbo al E.        1/2

 Del de los Ciprés, subiendo una cuestecita, y bajada esta, nos
  hallamos en el Arroyito Malo.                                      1/4

 Del Arroyito Malo al arroyo de la Casa de Piedra.                   1/2

 De la Casa de Piedra á la bajada del Durazno, y á la orilla
  del Gran Rio de la Puente.                                         1/2

Dia 7. De dicha pascana, (aguas arriba de dicho rio, siguiendo
 siempre el mismo cañon), al arroyito de la Cuesta.                  1/4

 De este arroyito, despues de haber subido y bajado la cuesta,
  (la cual es muy suave) llegamos al arroyito del Rodeo.             1/2

 Del arroyito del Rodeo al de los Manantiales.                       3/4

 De los Manantiales al valle Bonito, (poblacion antigua de la
  cacica Da. Maria Roca).                                            1/2

 _NOTA._--En este valle hay un monte de duraznos, manzanos y
  muchas plantas de frutillas, y el arroyito de los Manantiales
  nace en medio de aquel monte.

 De este valle á la Puente de Piedra para atravesar el Rio Grande
  de la Puente de Piedra.                                            1/2

 _NOTA._--Desde la Puente de Piedra, tirando al SE como una legua,
  se hallan dos ranchitos, en los que vive el cacique Peguenche,
  que llaman _Chañarillo_: y siguiendo siempre aquel rumbo y
  cañada, se llega á la ciudad de los Angeles: en la orilla del
  rio arriba hay muchos cipreses.

 Desde la Puente de Piedra, y por el valle de Maytenes, (que lo
  forman los cerros de San Pedro al N, y los de Castillos al S)
  al rodeo de D. Agustin Sagal, vecino de Purapel, rumbo al E.     1

 _NOTA._--A poco trecho se pasa el Rio Grande de la Puente,
   buen paso y sin piedra, y se deja el campo del frutillar
   silvestre.

 Del rodeo citado á la puerta de las Torrecillas, á la entrada
  y al potrero de Losazo, vecino de Pitagan, rumbo al E.           2

 _NOTA._--Seguimos el camino real que han abierto los Talqueños,
  Chillanejos, los de Linares y Cauquenes, porque estos pueblos
  son los que tratan con los Peguenches. La pascana en que
  paramos fué la cumbre de un cerrito, casi pelado y con buen
  pasto, leña de ciprés, y á la orilla de un arroyito, que
  llaman de las Torrecillas: porque como son tres los cerritos
  que llevan este nombre, el citado corre en medio del primero
  y segundo cerrito: advirtiendo que estuvimos por la primera
  vez rodeados de nieve, la cual tenia mas de tres varas de
  grueso.

Dia 8. Salimos de este cerrito al salir el sol, dejando aquel
  arroyito, y siguiendo á la vista, aguas arriba, el Gran Rio
  de la Puente de Piedra, con el baqueano y un soldado
  voluntario adelante, para abrir camino en la nieve y ganar
  la subida y boca del portezuelo y la última serrania. Y como
  no pudiesemos pasar mas adelante, me dirigí al S y pasé el
  Rio Grande, y vine á parar á la falda y al lado, muy cerca
  de una gran piedra y sola, que tenia seis varas y cuarta de
  alto, y diez y seis de circunferencia.                             3/4

Dia 10. De mañana salió de este campamento el Ayudante
  D. Manuel Chaves y Cortes, con el cabo, el baqueano y el
  blandengue: pasaron el Rio Grande de la Puente de Piedra, y
  se dirigieron á la entrada de la quebrada, estero ó arroyo
  de Mallin, (que es el que corre en medio de la primera y
  segunda Torrecilla), y caminaron.                                1

 Desde la quebrada y arroyo Mallin, (que es la que divide los
  cerros primero y segundo de las Torrecillas), hasta el
  Revolcadero, aguas arriba de dicho arroyo.                       1

 Desde el Revolcadero, aguas arriba del arroyo, al parage que
  llaman la _Casa de la Ventana_, rumbo al E.                      1

 De la Casa de la Ventana al parage que llaman de _los Frailes_,
  siguiendo el arroyo aguas arriba, rumbo al E.                     2/16

 Desde los Frailes á los manantiales de Mallin.                      1/4

 _NOTA._--Esta distancia estaba toda cubierta de nieve, lo
  mismo que los Manantiales; la que no nos impidió que
  vieramos correr dicho arroyo debajo de la nieve. En las
  faldas del cerro, que se debe subir para llegar al
  portezuelo de San Agustin de Saso, hay un paso que divide
  las aguas: las de acá entran en el Rio Grande de la Puente
  de Piedra, y las de allá, á la Laguna Blanca, y de alli á
  las del Rio Grande de San Pedro, el cual se pierde en las
  Pampas de Buenos Aires.

 Distancia de Talca á la Piedra del Sargento, Benites
  Santolaya.                                                      38 7/8

 _NOTA._--Desde este parage me regresé á la ciudad.

 A las tres y cuarenta minutos de la tarde, salí de la Piedra
  de Santolaya para la ciudad de Talca, y á los cinco minutos
  me hallé en frente del picacho del cerro grande de San
  Pedro, siguiendo la falda de los cerros de Castilla, aguas
  abajo del Gran Rio de la Puente de Piedra, rumbo al E.             1/4

 De este parage llegué á las cinco en medio de ocho manantiales,
  y al N de dos ojos de agua copiosos y muy cerca, cuyo lugar
  se llama las _Cortaderas_, rumbo al E.                           1 1/4

 De las Cortaderas me hallé á las seis á la Puente de Piedra,
  y lo pasé rumbo al E.                                            1 1/2

 _NOTA._--En el valle de Guayquivilo hay, á la distancia de una
  legua y media de la puente, unos hermosos baños muy
  saludables, de que hacen uso los indios. De este valle corre
  un rio, que no ea menor que el que sigo, el cual lleva el
  nombre del valle; y á la legua de la puente, se precipita en
  el Rio Grande de la Puente.

 De la puente, aguas abajo, á las seis y tres cuartos me hallé
  á la orilla del arroyito, llamado _Cullegué_.                      1/4

Dia 11. A las ocho de la mañana salí de dicho parage, aguas
  abajo del Rio Grande, y á poco trecho me hallé en el
  arroyito del Carrizalito y al plan de la pequeña serrania.        2/16

 Del Carrizalito, ó plan de la pequeña serrania, al arroyito
  de los Molles.                                                    2/16

 De los Molles al parage que llaman Butacura, que significa
  _Piedra Grande_.                                                   1/4

 De Butacura al arroyito de Rodau.                                   1/4

 De Rodau á la misma orilla de la cuestecita del Durazno.            3/4

 De la orilla citada á la cumbre de ella.                           1/16

 De esta cumbre bajé por medio de una lomita que se debe
  componer.                                                         2/16

 De este parage, que á poco trecho volví a subir, y bajar otra
  cuestecita toda suave, llegué á la orilla del arroyito de las
  Trancas.                                                          2/16

 De las Trancas á la falda de la cuesta del Durazno.                 1/3

 De la falda á la misma cuesta.                                      1/2

 De este parage subí la citada cuesta, y para llegar á la
  cumbre tardé diez minutos: la cual no tiene bajada, pero
  se debe componer, aunque no tiene peligro.                        1/16

 De este [Nota del transcriptor: esto] parage al arroyito del
  Malpaso.                                                          1/16

 Del Malpaso al arroyito de las Piedras.                            1/32

 Del de las Piedras, y bajando una cuestecita, nos hallamos á
  la orilla del arroyito de los Ciprés.                             1/64

 Del de los Ciprés se sube una lomita y se baja como una cuadra,
  (la que se debe componer) y al pié está el arroyito del Salto.     1/4

 Del arroyito del Salto se baja como media cuadra una lomita que
  no necesita de composicion, al pié está el arroyito de los
  Quillay.                                                          1/64

 De los Quillay vine á costear á la Viñita, y á la orilla del
  arroyito ó manantial que lleva el mismo nombre.                    1/2

 De la Viñita á los manantiales de los Maytines.                     1/3

 De los Manantiales al arroyito de la Cuesta Mala.                   3/4

 De este arroyito á la cumbre de la Cuesta Mala.                    1/40

 De la cumbre bajé la citada cuesta en veinte minutos, en cuyo
  plan hallè el arroyito que llaman de la _Subida_, la que se
  debe componer.                                                     1/2

 De la Subida al arroyo del Peñasco: advirtiendo que á una
  corta distancia, Rio Grande de la Puente de Piedra de por
  medio, se descolgaba el arroyito de la Milla.                     1/16

 Del arroyito del Peñasco al arroyito ó manantial de la Negra.      2/16

 De este parage á la orilla de la Loma Grande, en que llegué,
  cuyo parage llaman tambien la _Isla del Carrizal_.                2/16

 De la Isla del Carrizal á la cumbre de la Loma Grande.              1/4

 De esta cumbre, bajándola llegué al arroyito de la Laja, y
  como no tiene desecho, lo pasé en el mismo paso, el cual
  dista del camino carril de una vara; el que se debe
  componer, y casi sin costo alguno; porque hay tres
  expedientes para ello y de facil práctica.                         1/2

 Del arroyito de la Laja á los Pedernales, que es el parage en
  que estaba el carril grande de Salas.                              1/6

 De los Pedernales al arroyito del citado Salas, cuyo camino
  se debe componer, porque es de piedra menuda y de un costo
  sencillo.                                                         1/16

 Del arroyito de Salas al corralito y ranchos caidos de Salas,
  en los cuales pasé un corto tiempo.                               1/16

 A las seis de la tarde proseguí mi marcha, dejando el Rio
  Grande de la Puente de Piedra, y subiendo la quebrada de la
  montaña grande, siguiendo la orilla del arroyo, aguas arriba,
  de Salas, porque lleva [NT: lleya] el nombre de la quebrada:
  y despues de haberlo atravesado tres veces, llegué á la cumbre
  de la montaña, y en los nacientes de los dos arroyitos; el
  primero que corre para el Rio Grande de la Puente, y el
  segundo (que es el que voy á seguir), que corre para el de
  Maule, en cuyo tránsito gasté una hora á paso largo y de buen
  trote.                                                           1

 De esta cumbre y nacientes, aguas abajo del Arroyo del Enemigo,
  el cual corre por la quebrada del mismo nombre ó de
  Curilinche, pasé dicho arroyo dos veces y me puse en el mismo
  camino.                                                          1

Dia 12. De esta pascana, aguas abajo del citado arroyo, á trote
  largo, y despues de haberlo pasado seis veces, llegué á la
  boca de dicho arroyo, y á la orilla del Rio Grande de Maule
  en el paso del andarivel: y como no hubiese quien nos pasára,
  nos dimos mañana y nos pusimos del otro lado.                    2

 A mediodia, estando todos de la otra banda y orilla del N,
  proseguí mi marcha aguas abajo de Maule, y á poco trecho me
  hallè en el arroyito de las Garzas.                              1

 Del arroyito de las Garzas al de Moya.                            2

Dia 13. De mañana salí de esta pascana y arroyo de Moya:
  advirtiendo que todo el terreno que se comprende desde este
  arroyo hasta el estero y Rio chico de Claro, se llama la
  Viñilla; y á poco trecho me hallé en el ojo de agua al N.          1/2

 Del ojo de agua, que á los cinco minutos formaba un arroyito,
  el cual pasé dos veces, llegué á los cuarenta minutos en un
  manantial que no tiene nombre.                                     3/4

 De este manantial al arroyito del Romeral.                          1/4

 Del Romeral al estero ó Rio chico de Claro, cuyo paso es mas
  que malo; el cual se compone con mucha facilidad, hacièndole
  una puente de piedra ó de madera, que todo hay.                    3/4

 Del estero y Rio chico de Claro al arroyito del Almerillo.        1

 De este arroyito comencé á subir la cuesta mala que lleva
  tambien el Almerillo Chico, y lo bajamos; y á corto trecho
  llegamos al arroyo del Almerillo.                                  1/2

 Del Almerillo al arroyo de Agua Fria, el que baja y nace en
  la misma cumbre.                                                   1/4

 Del Agua Fria á la cumbre de esta montaña, que tardamos mas
  de una hora para subirla.                                          1/2

 De la cumbre de la montaña al arroyito de la Laja, que nace
  en la cumbre de esta montaña grande.                               1/2

 Del arroyito de la Laja á la quebrada de Arellano.                  1/2

 De la de Arellano, (siempre bajando) al arroyito de la
  primera agua de la cuesta.                                         1/2

 _NOTA_.--Esta cuesta la subí lloviendo, con todas mis cargas,
  sin trabajo ni peligro alguno, y tardé una hora: y como
  lloviese con mas fuerza y no tuviese á donde parar, continué
  mi camino y tardé casi lo mismo para ponerme en el plan.
  Advirtiendo que toda esta montaña no es mas que tierra de
  pan-llevar, y es imposible que se acabe la madera de aquella
  serrania.

 Tambien debo advertir que en este parage de la primera agua se
  le debe colocar un andarivel como habia antes, interin se
  construye una puente de piedra para pasar el Rio grande de
  Maule: y por este medio se ahorrará de subir esta cuesta del
  Almerillo, y tambien la cuestecita mala, las que se deben
  componer.

 De la primera agua de la cuesta á la estancia del Culenar,
  que es de D. Vicente de la Cruz y Bahamonde.                     1 1/2

 De la estancia del Culenar (que antes era el fuerte avanzado
  de la ciudad de Talca) al estero ó arroyo del Teatino.           1 1/4

 Del arroyo del Teatino á la estancia de D. Manuel Antonio
  Perez y Garcia, la cual está á la falda de los Cerritos
  Colorados.                                                       1 1/4

 De la estancia de los Cerritos Colorados á la quebrada de
  Robles, (agua permanente).                                       1 1/4

 De la quebrada de Robles á la poblacion de D. Elias Roco,
  (que es el juez comisionado del partido de Pelquí).              2

Dia 15. _NOTA._--De mañana registré el arroyito de Pelquí, y
  observé que pasaba inmediato á dicha poblacion, á la
  distancia de 300 varas, y corre para entrar en el arroyo de
  Lircay, después de haber corrido como una legua al O 29° SO.

 De mañana salí de la poblacion del partido de Litrio, y llegué
  á la estancia del Alguacil mayor de Talca, D. Ramon Ramirez,
  sin haber sufrido de ida y vuelta cosa alguna.                   2

 _NOTA._--En esta estancia despaché al sargento que me
  acompañaba, con dos soldados, á la ciudad de Talca, y yo
  tomé el camino para dirigirme al Rincon del Astillero,
  siguiendo la falda de los Cerros Colorados, á encontrar el
  camino mas directo de carretas que lleva á Santiago de Chile.
                                                                   -----
 Distancia de la Piedra del Sargento á la estancia del Alguacil
  mayor                                                           31
                                                                   -----

 De la estancia del Alguacil mayor, D. Ramon Ramirez, al Cerro
  de Santa Lucia, el cual está casi en el centro del Rincon,
  y á la orilla del Astillero (que es camino real),
  rumbo N 11° NE.                                                  2 1/2

 De este cerrito á la poblacion de D. Manuel Lopez Parga,
  rumbo N 17° O.                                                   2 3/4

 _NOTA._--Me fué precito parar en esta estancia de D. Manuel
  Lopez de Parga, por ser el diputado y juez comisionado del
  partido del Pelarco, para tomar un conocimiento exacto de
  los dos ríos de Lontuè y Claro; como tambien para medir la
  distancia que hay entre estos dos rios, nivelar el terreno,
  y determinar el parage (en caso que se verifique el proyecto)
  por donde se debe sangrar el rio de Lontué para echar las
  aguas en el Rio Claro para hacerlo navegable, y para que los
  gèneros de Buenos Aires puedan transportarse por medio de
  esta navegacion, (que es desde el centro de la Cordillera de
  los Andes) hasta el puerto de la Nueva villa de Bilbao, y de
  allí á los puertos de toda la costa y puertos intermedios del
  Mar Pacífico; y por este medio abandonar la carrera marítima
  del Cabo de Hornos y de San Antonio, que es tan peligrosa,
  aun á las naciones extrangeras.

 En este dia pedí el auxilio al comisionado de este partido, D.
  Manuel Lopez de Parga, por cuyo motivo suspendí la diligencia.

Dia 17. En este dia pasè al reconocimiento de toda esta
  rinconada, y tambien inspeccioné los dos rios de Lontué y
  Claro, y me hice cargo de todas las acequias que los vecinos
  de este partido han sacado para regar parte de los terrenos
  de ambos rios: con lo cual hice las demarcaciones desde el
  patio de la casa del diputado, y son las siguientes:--

 La parroquia de San José de Pelarco me demoraba al SO 10° S,
  á distancia de 7 leguas.

 La Punta del Romeral, que pertenece á los herederos del finado
  D. Leandro Moreyra, y de donde los Vergaras sacaron una
  acequia, sangrando el rio de Lontué, el cual corre sobre la
  superficie de la tierra, al NE 10° N, distancia dos leguas
  y media.

 _NOTA._--Tambien aquel terreno pertenece á D. Alonso Ignacio.

 El remate de esta acequia concluye á la estancia del finado
  D. Calisto Cruzate, cuyo desague me demoraba al N 4° O,
  á la distancia de dos leguas y cuarta.

 _NOTA._--Esta acequia consta de 5,000 varas de largo y tres
  cuartas de ancho, la cual corre casi toda ella en la haz
  de la tierra.

 Muy cerca del Rio Claro, por la parte del E, rio citado de
  por medio, á la distancia do dos leguas, está el cordon de
  cerros, que llaman de la estancia del Cerrillo Verde, el
  cual me demoraba al NO 6° N, á cuyo punto llaman los vecinos
  el _Mal paso de Lontué_, y en verdad es muy malo.

Dia 18. A la tarde de este dia llegaron el cabo con tres
  milicianos, con los demas caballos de silla y de carga para
  la comitiva; y entonces mandé y dí á reconocer mi ayudante,
  D. Manuel Chaves y Cortes, y el sargento de blandengues, D.
  Benito Santolaya, los dos acompañándome desde la capital de
  Buenos Aires.

Dia 19. No salí de mañana porque amaneció lloviznando; pero á
  las once y cuarto me puse en camino con todos los
  acompañados, en consorcio del diputado y juez del partido,
  D. Manuel Lopez de Parga, que me servia de baqueano en esta
  jornada, y con Santos Rodriguez, mi baqueano y lenguaraz,
  que tenia para pasar la Cordillera: y como la casa del juez
  estuviera á la orilla de Rio Claro, lo pasé, enderezándome
  para la Cordillera, aguas arriba, del Rio Claro una media
  legua. Advirtiendo que dichas barrancas son de tierra y tal
  cual tosca, y de cuatro varas de altura.

 De aquel punto me separé del Rio Claro, me dirigí al N,
  acercándome al rio de Lontué, cuya barranca hallé un poco
  menos elevada que la anterior; y atravesando una pampita,
  reconocí que me manifestaba haber sido la madre del rio
  Lontué, porque el piso y todas las dos barrancas estaban
  llenas de piedrecitas, y por no haber hallado en todo el
  terreno andado en estos dos dias ninguna, y solo en esta
  zanja, que llegaba al mismo rio citado. A la una de la
  tarde creí llegar á la orilla del Lontué, y hallé que no
  era mas que un brazo de èl, cuyo parage lo llaman _Taruñe_,
  en lengua de Peguenche, que en castellano quiere decir
  _Cerro de ojo_: en cuyo parage hallé dos ranchos, que
  pertenecian á D. Santiago Vergara, como dueño de todo el
  terreno y estancia. De allí, y con el susodicho proseguí
  mi reconocimiento para el N 8° NO. Pasé los tres brazos
  del rio de Lontué, y llegué á la orilla del S de este rio,
  el cual me manifestó tener 50 varas de ancho: cuya
  profundidad no la pude indagar, porque D. Santiago Vergara
  me dijo, que ninguno lo habia podido pasar allí, habiendo
  nacido en aquel lugar y teniendo mas de 70 años de edad.
  Y habiendo ofrecido pagar al que se quisiera arriesgar, me
  respondieron de que era imposible por tener el rio mucha
  corriente; y D. Santiago me volvió á asegurar que jamas
  habia dado paso. Con lo cual me volví a dichos ranchos,
  é hice las observaciones siguientes.

 El cerrito de la Capellania me demoraba al N 8° NE.

 El cerro de Taruñe, en cuya falda pasa el rio de Lontué,
  al E 19° SE.

 El cerro de Chancho Corral, al NE 12° N.

 La cumbre mas alta del cerro _Chequenlemo_, que en castellano
  significa _Cerros del monte_, al N 12° NE.

 Lo mas alto del cordon de Cerros verdes, al O 4° N.

 El sauce que está á la orilla de Lontué, á donde estuve
  con toda la gente, al N 27° NE.

 Con lo cual me regresé, caminando aguas abajo de Lontué,
  dirigiéndome para la toma de la acequia de D. Santiago
  de Vergara: pero la gobierna esta acequia D. Juan Olguin,
  los dos de la parroquia de Nuestra Señora del Rosario, la
  que está fabricada entre los dos rios. Al cuarto de legua,
  rio arriba de esta población, y á la orilla de Lontué por
  la parte del S, está la población y estancia de D. Antonio
  Briones, rio Lontué de por medio.

 A las tres de la tarde continué mi reconocimiento, siempre
  aguas abajo y por la orilla del S. A la hora me hallé á
  otra toma del mismo rio, cuya acequia la habia sacado D.
  Juan Olguin, para dar agua á su chacra: la fuí siguiendo
  siempre con el mismo rumbo, que es el O, y al cuarto de
  hora me hallé á dicha chacra, y al desague de la acequia,
  porque no pasaba mas adelante. Me bajé en la misma orilla,
  y fuí prosiguiendo mi reconocimiento, aguas abajo de Lontué;
  y á 50 varas de distancia me hallè con otra loma, que me
  dijeron era de D. Vicente Rojas, tambien vecino de aquel
  partido; y esta corre hasta la misma chacra y en ella se
  pierde. Prosiguiendo mi reconocimiento, me hallé con otra
  loma que habian sacado del mismo brazo ya citado, y me dijo
  que la habia abierto D. Leonardo Pereira para dar agua á su
  poblacion: y como no hubiese mas acequias que me pudiesen
  instruir para mi reconocimiento, suspendí, y dejando el rio
  de Lontué, seguí la citada acequia 1,000 varas, y me hallé
  á la poblacion de D. Leandro. Y como esta acequia la
  hubiesen costeado entre dos hermanos y un sobrino, por este
  motivo al remate de la chacra ya citada se divide la dicha
  acequia en dos brazos, el uno que corre inclinándose hácia
  el norte, y llega á las tierras del finado D. Nicolas
  Moreira, (despues de haber corrido media legua) y el otro,
  que se inclina para el S, remata en la misma poblacion del
  sobrino D. Manuel Moreira; perdiéndose ambos en el monte,
  que es un cordon de cerro que corre al E. Y como las demas
  acequias que hay mas adelante no favorecen mi proyecto de
  hacer navegable parte del Rio Claro, dí fin á este
  reconocimiento por esta parte, para continuarlo desde el
  citado Rio Claro. Despues de haber pasado la loma de D.
  Juan Olguin, y otra á la distancia de 700 varas, que abrió
  D. Juan Poblete, me hallè en la poblacion de D. Pedro Silva,
  y por ser las seis de la tarde, me regresé á la casa del
  Señor Juez diputado, con el rumbo del S 6° O, atravesando
  todo el citado rincon: á las siete tres cuartos llegué á la
  barranca grande del Rio Claro. Lo pasé, y á las ocho lleguè
  á la poblacion citada, por lo que creo haber caminado tres
  leguas esta tarde, y esta mañana dos.

Dia 20. En este dia me hice cargo de todo el terreno en
  contorno, despues de haberlo nivelado, de que resultó que
  el Rio de Lontuè tiene cuatro varas escasas de mas elevacion
  que el Rio Claro: por lo que creo se podrá muy bien y con
  mucha facilidad sacar de este rio un brazo ó dos; porque en
  frente de la villa de Curicó tiene en el dia tres brazos, y
  cualquiera de ellos es tan caudaloso como el mismo rio, por
  entrar en él muchos manantiales y arroyitos de los Cerritos
  Verdes, que corren del S para el N. Esta obra se debe
  principiar desde la primera sangria, un poco mas abajo ó
  arriba, cortando la lomita del terreno que media entre los
  dos rios de Lontué y Claro, cuya division debe hacerse en
  diagonal, para que el terreno sea mucho mas útil y provechoso
  á sus hacendados.

 _NOTA_.--Con esta obra no será necesario pasar el Cabo de Hornos
  ni el Estrecho de Magallanes, y se ahorrarán los grandes fletes
  marítimos que se pagan para llevar los efectos á todos los
  Puertos Intermedios hasta la gran ciudad de Lima. Se conseguiría
  tambien la reduccion general de todos los indios Pampas y demas
  naciones que se hallan en aquellas inmediaciones, que pasarian á
  poblar las mas que dilatadas pampas de Buenos Aires: que es
  cuanto puedo decir por ahora. Advierto por último, que la
  diagonal citada se debe procurar que no exceda de dos y media á
  tres leguas, siempre que el terreno lo permita: porque, si hay
  lugar, será mejor que sea menos, para no exponerse á que las
  aguas pierdan sus fuerzas y destruyan las del Rio Claro. El dia
  siguiente hice las observaciones que anoto:--

 El Frutillar me demora al SO 10° O; la estancia de D. Pedro Olave
  al SO 16° S, y el mojon de dichos dos establecimientos á la
  orilla del Rio Claro, que es á donde me hallo, al SO 7° O.



   _Itinerario que me dió como práctico de todo el terreno,
   el Diputado y Juez comisionado del partido en que me hallo,
   el cual es como sigue._


 Dia 21. Desde la casa del citado Juez, y por la parte ú orilla
  del S de Rio Claro, aguas abajo, se halla á la distancia de
  una legua una estancia que llaman del _Frutillar_.               1

 De la estancia del Frutillar á la de D. Pedro Olave.              1

 De la de D. Pedro Olave al Camarico.                                1/4

 Del Camarico á la estancia de Paredones.                          1 1/2

 De los Paredones á la estancia de Leiva.                          1 1/2

 De la estancia de Leiva á la de D. Clemente Corbalan.             1 1/2

 De la de Corbalan á la estancia de D. Juan José Sepulveda.          1/2

 _NOTA._--En este parage entra el estero ó arroyito de Panguí,
  y se pasa.

 De la estancia de Sepulveda al Rincon de los Morales.             2

 _NOTA._--En este rincon se debe pasar el Rio Claro para seguir
  la orilla, por ser el mejor paso, y porque el camino es todo
  de lomita. Atravesado este rio, se llega á la estancia de la
  viuda de Ramirez, por cuyo motivo se llama aquel paso el de
  la _Viuda de Ramirez_.

 De la estancia de la viuda de Ramirez á la de D. Faustino de
  la Cruz y Bahamonde, Alferez real, propietario administrador
  de correos de la ciudad de San Agustin de Talca.                 1 1/2

 _NOTA._--Se advierte que, en llegando al cerco del citado
  D. Faustino, por no dar vuelta á todo el dicho cerco porque
  es largo, se le hace un portillo, que se volverá á cerrar
  luego, para caminar en línea recta hasta la casa del dicho
  Alferez real.
                                                                 -------
 Distancia de la estancia de D. Manuel Lopes de Parga
  á la de D-Faustino.                                             10 1/2
                                                                 -------

 A las nueve de la mañana salí del Rincon de la Lionera, y
  seguí por la orilla del S de Rio Claro, rio de por medio,
  el cual dista un cuarto de legua, y al E de la casa del
  Juez. En este parage el rio está en su mayor angostura, y
  solo en este rincon y por esta banda se puede volar un
  arco para hacer una puente y la casilla para el guardia:
  pero esto es en caso de que se sangre el Rio do Lontué
  para facilitar la navegacion del Claro, que como he dicho
  tiene mucho mas descenso.

 A las once llegué al paso de Moya, (á donde habia á corta
  distancia unos ranchitos), paso bueno para atravesar el Rio
  Claro y tomar el camino real que lleva para la villa de
  Curicó hasta la ciudad de Santiago de Chile: creo haber
  caminado.                                                        2 1/4

 Proseguí el camino (siempre por esta banda) sin parar, y á un
  paso un poco mas que regular para cargas; y á las cuatro de
  la tarde me hallé en frente á la capilla de San José de
  Pelarco, á una corta distancia y muy cerca de la orilla del
  Rio Claro.                                                       5 1/2

 _NOTA._--Hasta este parage el rio tiene grandes barrancas de
  tierra con algunas piedrecitas, las corrientes regulares, el
  caudal de agua abundante, el fondo de arena, media gruesa y
  muy blanca, con tal cual piedrecita, muchos y buenos pastos,
  ganados vacunos y lanar en abundancia, caballadas mas de lo
  necesario para la vida campestre y labranza, árboles frutales
  de trecho á otro mas de lo necesario para el consumo, las
  aguadas inagotables y preciosas: cordillera no hay, porque es
  parte este camino del Rincon del Astillero y del gran valle de
  la ciudad de San Agustin de Talca, y es igual al camino real
  de Sobremonte, y solo se hallan unos cerrillos ó lomitas
  regulares, en las cuales se siembra en algunas, y en otras
  hay huertas con unos frutillares que forman prados.

 De este punto continué mi marcha, y á las cinco lleguè al
  Estero de Panguí, (que es un arroyito mas que regular), el
  cual atravezè inmediatamente: á corta distancia me hallé á
  las orillas del Rio Claro y en el paso que llaman _de las
  Toscas_, que por otro nombre lo conocen por el _Pozo de la
  viuda de Ramírez_.                                               1 1/2

 _NOTA._--En este paso me esperaba D. Miguel Cornejo, vecino de
  la ciudad de Talca, el cual nos guió para pasar el rio: estos
  dos últimos pasos son muy buenos y sin riesgo.

 De este paso, y hallándome a la orilla opuesta, continué mi
  marcha, llevando siempre á la vista el Rio Claro; á la media
  hora me hallé en la loma de la acequia de D. Faustino Cruz.        1/2

 De la acequia del Alferez real continué mi camino, y á las seis
  y cuarto de la tarde llegué á la poblacion del ya citado
  D. Faustino de la Cruz y Bahamonde.                              1
                                                                  ------
 Distancia desde el Juez realengo á lo del Alferez real.          10 3/4
                                                                  ------

 _NOTA._--El Señor D. Faustino de la Cruz y Bahamonde me obligó,
  por ser tarde, á que pasára la noche, y sin que lo supiera
  mandó desensillar los caballos y bajar las cargas: y como
  tuviese que imponerme de la derrota que debia seguir, consentí
  á ello, para continuar mi reconocimiento.

 _NOTA 2.ª_--De la estancia del Juez realengo, diputado y
  comisionado del partido de Rio Claro, D. Manuel Lopez de Parga,
  el cual dista del Rincon de la Leonera, (rio de por medio) se
  pasa primeramente la quebrada del Ciprés. Del otro lado de
  dicho rio estan los cerros de Gutierrez, que quedan en frente
  de la estancia del juez: despues se pasa la quebrada del
  Frutillar, y del otro lado del citado rio estan los cerros de
  la Puntillas de las Varas. Sigue la quebrada de los Quillares,
  y en frente los mismos últimos cerros ya citados. Despues se
  pasa la quebrada de Moya, y en ella, muy cerca á donde entra
  en el Rio Claro, está el paso de dicho rio, que lleva el mismo
  nombre de Moya, el cual es muy bueno en todas sus partes. De
  este paso creo que hay dos leguas y cuarta del parage por donde
  debe entrar el Rio de Lontuè al Rio Claro, por ser el mas
  proporcionado, y cuyas barrancas son mucho mas bajas que las
  de Lontué, (como se ha dicho) y con mucha facilidad se podrá
  hacer correr y entrar para incorporarse al Rio Claro, respecto
  á que hay muchas acequias que corren en la superficie de dichos
  terrenos. A corto trecho estan los cerros de Itaquí, siempre de
  la otra banda.

 Despues se pasa la quebrada del Camaricó, y en frente el Cerro de
  los Monos; la Quebrada Honda en frente del rincon que llaman
  _de Valdivia_, y al E de la parroquia de San José de Pelarco
  (ó potrero de D. Vicente de la Cruz y Bahamonde, hoy Super-
  intendente de la Nueva villa de Bilbao). De allí, por último,
  se vá al estero ó arroyito de Panquí, el cual se pasa con
  mucha facilidad, por ser el paso buenísimo: y de este paso,
  siempre aguas abajo de Rio Claro, á corto trecho se pasa á la
  otra banda del citado rio, por el camino como el antecedente,
  y con todas las demas comodidades. Advirtiendo que el arroyo
  de Lircay dista poco del último arroyito de Panquí, cuyo paso
  no deja duda para pasarlo con comodidad, aunque sea crecido,
  como yo lo pasé.

Dia 22. A la mañana el tiempo se manifestó lluvioso. Este terreno
  es el que se debe preferir para abrir el camino real, sea para
  la ciudad de Santiago de Chile, sea para la de Talca, ó bien
  sea para embarcar los efectos que puedan venir de la capital de
  Buenos Aires, los cuales se deben aportar al E del convento de
  San Agustin, que dista de Rio Claro como un medio cuarto de
  legua, y no dudo de que dicha ciudad se extenderia hasta allì;
  porque las tropas de carretas ó de mulas tendrian los auxilios
  que necesiten. Pero para ello será preciso se haga una puente,
  para evitar en lo sucesivo alguna desgracia, lo que es fácil
  practicar. Con este motivo hice las observaciones siguientes.

 El Cerro del Monigote está cerca de la ciudad al E 4° SE.

 El cerro de Guancueche al E 11° NE.

 Los cerros de Panguí al E 22° NE.

 El cerrito de Santa Lucia al E 30° NE.

 La torre del convento de San Juan de Dios, (rio de por medio,
  todo lo demarcado y lo que se demarcará), al SE.

 Los cerritos de los Meneses al SE 1° E.

 El Convento de San Agustin al SE 7° S.

 Los cerritos de Alquen (y del otro lado de Maule) al SE 23° S.

 El cerro Achiguano de este lado del rio de Alquen, y por la
  parte del mismo nombre del N al SE 16° S.

 La torre de la Merced al SE 12° S.

Dia 24. De la misma estancia del Alferez real hice para
  instruirme el itinerario siguiente, para poderme conducir
  al cerrito del Morro, y registrar la boca del Rio Claro,
  cuyas aguas se juntan con el gran Rio de Maule.

 De la estancia del Alferez real (aguas abajo de Rio Claro,
  siguiendo la orilla en que me hallo) á la de Morales.            1

 De la estancia de Morales á la de los Figueroas, (llamada en
  el partido la de _Guepú_).                                         1/2

 De la estancia de los Figueroas á la de D. Rafael Acevedo.        1 1/2

 De la estancia de Acevedo á la de los Toledos.                      1/4

 _NOTA._--Allí está el cerro llamado _del Morro_, y tambien la
  junta del estero ó arroyito de los Puercos, que entra en el
  Rio Claro, y este en el grande de Maule: hay allí tambien el
  cerro de Alcamo, ó lomas que se presentan muy cerca.

Dia 24. En este dia, habiendo registrado y examinado todo el
  terreno en que me hallo, y no teniendo con que poder
  continuar mi marcha por la boca del Rio Claro, é instruirme
  de lo que toca á la navegación del gran rio de Maule,
  determiné pasar á la ciudad de San Agustin de Talca, para
  pedir al Señor Juez subdelegado de ella, una lancha ó bote
  para pasar á la boca y barra de la Villa Nueva de Bilbao,
  ó astillero de este puerto, y con el objeto de dicha
  navegacion, examinar la ventaja que estos rios ofrecen al
  comercio de Buenos Aires, al de Santiago de Chile hasta Lima,
  comprendiendo los Puertos Intermedios: precaver los gastos
  inútiles que se podian originar, y evitar que se malogre esta
  expedicion y mis ideas, que me han acarreado muchas
  penalidades por no tener siquiera uno que hablase como yo.

Dia 15 de Noviembre. Salí á las ocho de la mañana de la ciudad
  de San Agustin de Talca, dirigiéndome á la poblacion del
  Señor diputado D. Rafael Acevedo, y á las once y media llegué
  á la casa de este, que me franqueó cuanto cupo en sus
  facultades, y luego mandó á que trajeran sus caballos,
  diciendo que no queria pensionar á ningun vecino. El rumbo
  que he traido es el O 20° S, y he caminado cinco leguas, segun
  el cómputo de esta jurisdiccion: porque el Diputado me dijo,
  que la ley de la provincia mandaba que se les diera á cada una
  36 cuadras de 150 varas, con que mi regulacion fuè nula: pero
  para mis cálculos digo que he andado cuatro leguas y media.

 La Punta del Morro, en donde desemboca el Rio Claro, me demoraba
  al S 12° O, á la distancia de dos leguas, segun mi cómputo.

 _NOTA._--Luego que se sale de la ciudad, y á un medio cuarto de
   legua, se pasa el Rio Claro, que tiene allí buen paso y firme
  en todo tiempo, excepto en los años abundantes de nieve; luego
  que se ha pasado, se sube la cuesta que llaman de la _Chepita_;
  se sigue aquel valle, que se llama _de los Puercos_, y se llega
  á la poblacion del Diputado, cuyo parage se llama _Pocoa_. El
  terreno en que está el Morro, que es la boca del Rio Claro, se
  llama el del _Barco_, y mas propiamente el de la _Cabreria_: y
  debo advertir, que mas abajo del Morro está el parage que
  llaman _de la Punta_, y como una legua (que es en donde me
  embarqué) rio abajo de Maule, se llama _Chayen_, á donde vive
  el juez del partido. Seguí la navegacion por el Rio de Maule,
  (aguas abajo) y reconocí todas las circunstancias de este rio:
  el camino es muy bueno, fuera de la cuesta hasta cerca del
  Morro, el cual se puede muy bien componer para carretas y á
  poco costo. La Punta del Morro es escabrosa para subir y bajar,
  y con justa razon los vecinos llaman al parage _la Cabreria_.

 Despues de la siesta salí de la poblacion, y á corto trecho dejé
  el camino, siguiendo otro peor, porque era todo cuesta; y
  despues de las oraciones llegué al Infiernillo, cuyo parage es
  el embarcadero para bajar á la Nueva Bilbao. El rio de Maule
  está allí dividido en tres brazos, cuyos vecinos los suelen
  pasar á bola piè, cuando les urge trasladarse á la otra banda,
  la cual está llena de huertas. Esta jornada es de dos y media
  leguas.

 _NOTA._--Este parage á orilla del Rio de Maule, aunque el camino
  es bastante malo para bajar á él, es muy divertido, y poblado
  de parrales, árboles frutales y sembrados. En este lugar están
  los almacenes de trigo de D. Vicente de la Cruz, y en la orilla
  de este rio hay un buen desembarcadero con una vara de
  profundidad. Pasamos allí la noche, porque el juez comisionado
  se hallaba ausente del partido, y el barco no habia llegado.

Dia 16. De mañana salimos de este parage, y caminamos, aguas
  abajo del Rio de Maule, como tres leguas, en donde hallamos el
  bote que el Señor Superintendente, y el Juez real subdelegado
  de Talca me habian franqueado para pasar la boca de Maule.

 _NOTA._--Tambien este parage está muy poblado de huertas con un
  buen desembarcadero: el camino es peor que el antecedente.

 A la una de la tarde anduve al O 2° S un cuarto de hora.           1 10

 De la 1 15' hasta la 1 30' corrí al NO 7° O.                       1 15

 De la 1 30 hasta la 1 45 al O para seguir la canal, y llegue
  á los Corros de Tucuña.                                            1 7

 De la 1 45 hasta la 1 55 al S 13° O.                             45

 De la 1 55 hasta las 2 al SO, y llegué al Cerro de Chaman.       15

 De las 2 hasta las 2 5 al O, y llegué al Paso de Pichaman,
  en donde habia una canoa en la otra orilla.                     12

 De las 2 5' hasta las 2 15 al O 30° NO.                           1

 De las 2 15 hasta las 2 30 al OSO: aquí se hace fuerza de vela
  y remo para no caer sobre unos peñascos.                          1 15

 De las 2 30 hasta las tres de la tarde, al O.                      2 15

 De las 3 hasta las 3 5' al NO con tres varas de agua.            20

 De las 3 5 hasta las 3 10 al NNO.                                15

 De las 3 10 hasta 3 15 al ONO.                                   15

 De las 3 15 hasta las 3 20 al SO.                                20

 De las 3 20 hasta las 3 30 al O 30° S, y llegué á un parage que
   llaman los _Quinanes_.                                         45

 De las 3 30 hasta las 3 35 al SSO.                               12

 De las 3 35 hasta las cuatro de la tarde, al O 1/4 NO, y llegué
  á los _Tablones_, que es á donde labran maderas para fragatas:
  en la loma estan las casas ó poblaciones, que llaman de
  _Chamurro_, en á la orilla del E.                                2

 De las 4 hasta 4 20' al SSE, y me hallé en el banco, con dos
  y media varas.                                                  45

 De las 4 20 hasta las 4 30 al N 1/4 NO.                          50

 De las 4 30 hasta las 4 45 al N, con lo que llegué á Maquega,
  y à la chacra de Leon Villar.                                    1

 De las 4 45 hasta las 4 55 al NO con tres y media varas de agua. 30

 De las 4 55 hasta las 5 5' al NO, y llegué al parage de Maquega,
  en que hay canoa y ranchos á la orilla del N.                   15

 De las 5 5 hasta las 5 10 al SO, en que llegué al banco del
  Mellicó, ó _Corrientada_, como dicen en este rio.               12

 De las 5 10 hasta las 5 13 al O, y me hallé en un remolino mas
  que regular: aquí fuerza de vela y remo.                         6

 De las 5 13 hasta las 5 23 al NNO, y me hallé en un mogote de
  piedra ó isleta, al que puse el nombre de _Isla del Cruceño
  Chaves_, que era el nombre de mi ayudante, oriundo de esta.     20

 De las 5 23 hasta las 5 30 al O, 25° S.                          20

 De las 5 30 hasta las 5 40 al O.                                  1

 De las 5 40 hasta las seis de la tarde al O 6° S, en que llegué
  al Astillero Viejo, en donde se construyó por D. Ignacio
  Villigaray, y al S (el Rio de Maule de por medio) un navio de
  50 cañones, que por no tener con que sufragar los gastos, lo
  dió á S. M. Estaba en un parage que llaman la _Niñita_.           1 30

 De las 6 hasta 6 5' al ONO, y llegué á las Ortigas.              15

 De las 6 5 hasta las 6 18 al OSO, que me hallé á la Pomilla.     40

 De las 6 18 hasta las 6 36 al O 1/4 SO, con tres y media varas
  de agua, al N el Cerro Galan, y al S el de Anima.               45

 De las 6 36 hasta 6 45 al NO, hasta el Cerro Galan.              20

 De las 6 45 hasta las 7 4 al O 1/4 SO, 3° O, llegué al Cerro de
  Anima, y al N de la proa de la goleta que se está fabricando,
  y me desembarqué por no poder llegar á la boca y barra de esta
  ensenada.                                                       40
                                                                   -----
 Distancia de la ciudad de Talca á la Nueva Villa de Bilbao.       22 49
                                                                   -----

Dia 17. De mañana pasé á la cumbre del cerro _Mutun_[1] el cual
  se halla á la entrada de esta ensenada al S; y desde la
  cumbre registré la costa del Mar Pacífico, del S para el N,
  y de una y otra orilla del gran Rio de Maule, y me hice cargo
  de una ensenadita que forma la costa por la parte del S, como
  asimismo de todos los objetos que podian necesitar los
  navegantes: como son, el cerro, la canal para la entrada ó
  salida, las ventanas de Arana (que es en el dia el que
  construye una goleta en aquel nuevo astillero, la que tiene
  77 varas de quilla y 18 de manga) los farallones, y la punta
  mas baja de arena.

Desde el citado astillero demarqué el Cerro de Mutun, que me demoraba
al ángulo del O para el N, con la variacion NE de 14° 36'. Con estos
me dirijí á registrar esta bahía del modo siguiente.

Con el rumbo citado me dejé caer en la primera canal, y al poco
trecho me hallé á la punta del E de la Isla de Vilches, y á los 6', á
la punta del O, en cuya isleta hay dos ranchos de pescadores.

A las 7 horas 30 minutos me dirijí al NO 1/4 N, y me halló con 16
pies de fondo, desde los primeros ranchos hasta el penúltimo, por la
parte de la punta del bajo del astillero, y de allí al último rancho,
lo mismo al que se sigue, el cual está á la falda del cerro de la
villa, que llaman _Pan de Azucar_, y de allí al rancho de Juan José
Rojas, idem.

De este rancho tiré al NNO, y hallé el de Juan Cespedes y Santander,
cuyo fondo es 17 pies; se sigue el de D. Venancio Guansalia en la
isla citada, idem; en la punta del O de la isla, idem.

De este parage corrí al SO 1/4 del camino que sube á la lomita: à la
plazuela de la villa, idem. La punta de los Espinosas al N de la
villa, idem. A la orilla del citado, y á donde se amarra el barco, 18
pies, y 21, arrimado á tierra. De allí al NO á la punta citada, 23
pies; en frente y al NNE de la Quebrada de Miel: de allí á los
ranchos de Agustin Rivero, 27 pies, se sigue á la otra punta de
piedra con el NO 1/4 O, idem; desde el Estero de los Molinos á la
villa, 21 pies, y continuando por el Estero de Quiñon hasta hallarse
NE y SO con la punta del Cerro Mutun, rio de por medio.

_NOTA._--El citado estero está N y S con el cerro.

Las ventanas O 1/4 SO, idem; el fondeadero, 24 pies, y á las mismas
ventanas y punta, 26; en el medio de las cuatro ventanas, 30 pies,
y en el mismo boqueron SE 1/4 E.

Por donde registró á mi satisfaccion la barra, y sobre de ella hallé
22 pies: no pasé mas adelante, porque el fondo venia creciendo mucho,
por lo que me regresé. Hallándose concluido este primer
reconocimiento pasé al segundo.

A las diez entré en la segunda canal, arrimándome á la orilla del
Cerro Mutun y de la villa, y pasada la boca del Estero de los
Molinos, 13 pies; pasado la boca del estero de los Molinos para el
NNE en frente de las tres quebradas, antes de llegar á la punta del
banco de afuera, 5 pies; entre la isla y la villa, 12; á la punta del
O de la isla y al SO 1/4 O de la villa, 9, á una regular distancia de
aquel camino para la loma.

_NOTA._--En esto parage se puede hacer un dique, y lo mismo en el
astillero, como tambien del otro lado del Cerro de Anima, sin mayor
costo, porque de por sí estan la mitad hechos.

La casa de Paule Prudencio, idem; la de José Pepulvera, 9 pies;
Fernando Diaz, idem; desde Rosario Fuente SO, idem; á la punta de la
isla del NE, 8 pies; Prudencia Hernandez, ESE, 7 pies; Agustin Soto,
9 pies; José Madueño, idem; José Galdames, y á la boca del estero del
mismo nombre, 9 pies; en medio de las dos casas del astillero, 12
pies. A la tarde pasé á la ensenadita ó caleta, la cual es muy á
propósito para el desembarco.

De aquí resulta que el puerto de la Villa Nueva de Bilbao es la llave
de aquel reino, y la ciudad de San Agustin de Talca, la puerta de la
capital de Chile. Por lo que, el Ingeniero geógrafo comisionado es de
sentir, que en dicha ensenada se fabriquen algunos reparos, mas que
necesarios para la defensa de estos pobladores.

Dia 19. Muy temprano vino el capitan de aquella maestranza, con la
gente y las cabalgaduras, y me dirijí en derechura á la lomita de la
caleta, á fin de dar fin al reconocimiento, y regresarme á la capital
de Talca.

A las nueve demarqué el rumbo que corresponde á la caleta ó
  ensenadita, el cual lo hallé al O.

Dia 20. Habiendo llegado á la caleta, é impuesto de todas las partes
de ella, formé una base N y S de doscientas varas de largo, con cuyos
estremos hice las demarcaciones siguientes.

   El cerrito de la iglesia de Bouza.} 1.ª observacion.    S 51° O.
   Idem el Farallon del Francés      }                     N 25  O.
   El cerrito del Alcalde                                  S 34  E.
   El Farallon del Francés         } 2.ª observacion.      N 41  O.
   La Iglesia de Bouza (cerrito)   }                       S 46  O.
   La punta mas al O de la iglesia                         S 51  O.
   El del farallon segundo                                 N 57  O.

_NOTA._--Hay tres cerritos en el mar y en el rio, aislados, y otros
tres seguidos en la tierra firme: despues de estos, y del que está
mas al N, se halla un portezuelo que tiene 93 varas de latitud, con
la direccion al Rio do Maule, el que dista 72 varas de este rio. En
caso que se cierra la barra, tiene 64 varas hasta la orilla del Mar
Pacífico, el que baña la ensenadita ó caleta.

Esta barra no tiene piedra, ni tampoco la hay en la canal, ni peñasco
hasta el Morro, ni menos en el placer, cuyo fondeadero es lama
revuelta con arena. La marejada jamas puedo impedir la entrada y
salida: á 20 leguas hay minas de fierro.

Este puerto es el mejor de cuantos hay en esta costa, excepto
Valdivia, y con dos fortines, y dos lanchas cañoneras para su
defensa, no hay fuerzas enemigas que lo puedan saquear ni arruinar.

Cada lancha cañonera, construida en esto puerto, podrá costar 4,000
pesos, ó poco menos; de las mismas dimensiones que las que se han
construido en Concepcion de Penco: las que, despues de fabricados
los fortines, podrán destinarse para cualquiera de los otros puertos
que mas lo necesitáran.

Dia 21. Habiéndome hecho cargo, por medio de mi reconocimiento, de
todo el terreno, y examinado con madurez todas sus circunstancias,
debo decir que esta villa no saca ventaja alguna en tener tierras á
la otra banda del Rio de Maule, porque de esto lado tiene bastante
para fomentarse, aunque tuviera triplicado vecindario.

Dia 22. Esta mañana salí del Astillero, pasé el Rio de Maule en el
mismo bote, y estuve mucho tiempo en la orilla, esperando al
comisionado con la caballada.

 Salí del parage (que es el camino que conduce á la ciudad de
  San Agustin de Talca) y llegué á unas poblaciones de
  pescadores.                                                        1/2

 De estas casas á la de D. Manuel Astoriaga.                       1 1/4

 De D. Manuel Astoriaga al estero de la Puente.                    2 1/2

Dia 23. De este estero á la Pata de Vaca.                          4 3/4

 De este parage á la Capilla de Pencagua.                          4 1/2

Dia 24. De Pencagua á la orilla de Rio Claro.                      3 1/4

 De Rio Claro á la ciudad de Talca.                                  1/2
                                                                  ------
 Distancia del parage de Maule á Talca.                           17 1/4
                                                                  ------

_NOTA._--Este camino no es tan malo como lo habian pintado, y aseguro
que costaria muy poco para hacerlo de carretas. Todo este tránsito es
una delicia, porque en todo este estrecho nó se vén mas que
poblaciones y muchísimos ranchos, todos muy bien poblados.
Advirtiendo que se encuentra mucho ganado vacuno, lanar y cabrio, con
bastantes crias de caballos.

Para que no falte cosa alguna en este diario, me veo en la precision
de explicar este camino de otro modo.

  De la ribera del rio á Quiboldo.                                   1/2

  De Quiboldo á Quenon.                                            1

  De Quenon á las Aguadas.                                         1

  De las Aguadas á la Puente (ya no existe).                       1

  De la Puente á la Aguada Buena.                                  1

  De la Aguada Buena al Trapiche.                                  2

  Del Trapiche á Batuco.                                           2

  De Batuco al Estero Puercos.                                     4

  Del Estero de los Puercos á la ciudad de Talca.                  5
                                                                 -------
  Distancia del parage de Maule á la ciudad de Talca.             17 1/2
                                                                 -------

 _NOTA._--Uno y otro camino son iguales, con poca diferencia,
  se debe pasar en ambos con cuidado el Estero de los Puercos,
  tiene atolladeros en todas partes.

 [Nota 1: Mutun en lengua Peguenche, quiere decir _vámonos_.]


                         _Exmo. Señor Virey._

En cumplimiento de todas las partes que abraza mi comision, pasé á la
boca y barra de la Villa Nueva de Bilbao, el dia 15 del mes que
acaba, para reconocer por tierra la ribera de los dos rios, Claro y
Maule, desde la ciudad de San Agustin de Talca hasta el parage que
llaman el _Infiernillo_, cuyo tránsito es solamente de siete leguas,
en que tardé dia y medio, porque las dos últimas no ofrecen mas que
camino verdaderamente de cordillera. A la una de la tarde del segundo
dia de mi salida, me embarqué en el Infiernillo, en una lancha, y
bajando el rio citado, me puse en el Astillero en cinco horas y
media, en cuyo tiempo anduve mas de 20 leguas: parándome á cada
cuarto de hora, para echar la sondaleza y hacer otras observaciones
que me parecian conducentes al desempeño de mi comision.

Al dia siguiente me orienté para dar principio á mi reconocimiento,
que reduje á siete puntos principales: que son, la barra, el puerto
de Maule, el Rio de Maule con todos los esteros que corren por dentro
y fuera de la Villa Nueva Bilbao, el Astillero, que no puede haber
cosa mejor en el Mar Pacífico, los diques, que se pueden construir
con la mayor facilidad, la caleta, ó ensenadita de la Villa, que está
al S de los farallones, la Villa de la Nueva Bilbao, y los defectos
de la poblacion, de los que voy á tratar separadamente.

Primeramente, lo que mas he estrañado es, que haya pilotos y otras
personas que declaren, que la barra puede estorbar la entrada y la
salida de este puerto; mientras que, Exmo. Señor, su único defecto
es, permitir que entren navios de alto bordo.

La boca de este rio tiene mas de 800 varas de ancho, y la canal en
su menor profundidad, de 30 hasta 31 palmos de agua, de cuyas
dimensiones se deduce que debe haber bastante capacidad para la
entrada y salida, sin riesgo alguno: pero para ello es preciso que el
piloto no lo sea de agua dulce, que en mi país llaman _lamanur_. Es
positivo que el mar se alborota algunas veces, pero sucede con los
vientos que corren desde el S para el O, y tambien hasta el N; pero
se calman con los contrarios inmediatamente, lo que me consta por mi
propia experiencia. Para la entrada se necesitan los del O para el S,
y para la salida los opuestos, y como ambos son frecuentes, y de dia
reinan los primeros, hasta las ocho ó las nueve, y los segundos, como
son terrales, hasta las mismas horas de la mañana, no hay dificultad
para entrar ni salir de este rio. La marejada no impide la entrada, y
retardando esta hasta que calmen los vientos que alteran el mar, toda
dificultad queda vencida. Los buques que vengan de la parte del N
deben precisamente hacer su recalada entre las puntas de Humo y
Pullaullau, aproximándose á la costa: tomando por objeto el cerro de
Mutrungue, y franqueando la citada boca al ESE, se ceñirán á uno ú
otro extremo de ella, segun el viento: tomarán puerto en el rio, en
el que anclarán con seguridad en donde les convenga. Con esta misma
aproximacion al Pullaulau, y prolongando la costa, franqueando
primero la entrada bajo de los mismos principios ya dichos, se
asegurará el puerto á las embarcaciones que navegan á la parte del S,
y estas lograrán el surgidero que deben desear sin pension alguna, en
una bahia que, aunque chica, es excelente. Bien podria extenderme
mas, Exmo. Señor, sobre esto punto, pero lo dejo todo á su sábia
penetracion.

Segundo, el Rio de Maule, que no puede ser mejor que lo que es, (pues
es navegable por ahora 20 y tantas leguas, y si se le echa parte del
Rio de Lontué, lo será de 27, y quizás mas), porque no tiene la
corriente que manifiesta cerca de la laguna en que estan sus
nacientes, ni en la Cordillera, ni menos á cuatro ó cinco leguas de
San Agustin de Talca ó al Morro é Infiernillo, pues permite que los
buques puedan anclarse con toda seguridad.

Tercero, el Astillero tiene todo cuanto se puede apetecer en un
establecimiento de esta clase:--maderas, cáñamo, lino, sebo, brea y
alquitran; con tal abundancia de todo, que puede muy bien establecer
un comercio muy crecido; tambien se pueden fabricar en él buques
mercantes, y fragatas para la real armada, y llevar hasta los puertos
intermedios maderas para la construccion de navios de línea, porque
sus montañas son inagotables. Esto astillero està de tal modo situado,
que tiene capacidad suficiente y fondo para echarlos al agua, y
despues concluirlos en la caleta.

Cuarto, los diques los ofrece la situacion misma del puerto, porque á
la primera ojeada se ofrecen tres muy superiores: el primero entre la
villa y la isla de Vilches, (que es el mejor) el segundo en el mismo
astillero, y el tercero, doblando el cerro de Animas, rio arriba,
cuyas obras costarán poco, si las dirige un ingeniero hidráulico
experto.

Quinto, la caleta ò ensenadita, es una bahia corta, pero muy á
propósito para aquel puerto, villa y astillero, y aun para los
diques: moderadamente abrigada para los vientos del S, porque en ella
se pueden concluir los barcos y tambien descargarlos, cuando el buque
calase un poco mas agua de la que permite el fondo del puerto ó de la
barra; pues que las embarcaciones se atracarán á tierra, y con
cualquier cabo se amarrarán en unas peñas, quedando mas seguras que
con la ancla de esperanza y bajo de la boca del cañon, siempre que se
fabriquen dos fortines en la boca, ó extremos de la caleta: el
primero en el _Farallon de Souillac_, (que es uno de los tres que hay
en la boca del puerto y à la orilla del S de él) el que tendrá dos
oficios, que llamo de defensa general: el primero para defender é
impedir la entrada de este puerto; cuyo parage tiene una
recomendacion muy particular, y es que las embarcaciones no podrán
ser apresadas ni ofendidas, ni tampoco naufragar, porque estan
abrigadas de los seis farallones que hay en aquel parage, cuyas bocas
se deben cerrar porque perjudican mucho al puerto y mucho mas á la
barra, y porque de los otros tres farallones, á muy poca costa, se
sacarán las piedras para todos ellos, como tambien la concha, en la
misma orilla del mar, para hacer la cal, pues que la leña la tienen á
mano. Los otros tres farallones que hay en aquel parage, estan unidos
entre sí, y en el mismo continente, que sirve de abrigo al amarradero,
á la villa, al puerto y al astillero. El segundo fortin se deberá
construir en el segundo amarradero, que está en la caleta ó
ensenadita, en un parage que llaman la _Iglesia de Bouza_, cuya
artilleria se cruzará con la primera, siempre que los dos cañones se
puedan manejar de modo que defiendan la boca ó entrada del citado
puerto y la caleta. Con estas cuatro piezas de artilleria se impedirá
cualquier desembarco que pudiera intentar el enemigo: pues si lo
verificase, toda la campaña y la ciudad de San Agustin de Talca se
quedarian en poder suyo, que tendria bastante lugar para saquearlos;
y esta resolucion, una vez tomada, seria sin remedio, porque en dos
dias concluiria con todo, antes que lo supieran en la capital de este
reino, y una vez verificado su desembarco, seria mas que dificultoso
desalojarlos.

Sexto, la Nueva Bilbao està muy bien situada, á las márgenes y orilla
del S del Rio de Maule, con una regular extension de terreno,
suficiente para una buena y cómoda poblacion, y con el mejor puerto
de mar de todo este continente. Tiene maderas de toda clase y calidad
para construir buques, las cuales ofrecen á estos pobladores otro
ramo de comercio muy ventajoso, porque en todos los Puertos
Intermedios hasta Lima no hay otra madera que las que se cria en las
montañas que circundan la Villa de Bilbao, excepto la isla de Chiloé,
que abunda de maderas, con que hacen su retorno. Si se le agrega un
lavadero de oro que tiene en sus cercanias, no hay duda de que su
comercio puede tomar una muy grande extension.

Séptimo y último, los defectos de la Nueva Villa de Bilbao consisten
en primer lugar en que sus pobladores y moradores, que componen en el
dia una pequeña comunidad de mil almas, pretenden que se les dén
tierras para chacras á la orilla del N del Rio de Maule. Esta
division del rio de por medio podría muy bien perjudicar á los seis
primeros puntos que acabo de explicar, ó á cualquiera de ellos,
siempre que nuestra desgracia permitiera que se verificára el
desembarco. Por lo que me parece, que seria mejor darles tierras de
chacras en la misma orilla del S, en la que está edificada la ciudad.
Pudiera extenderme mas sobre este particular, pero como me contemplo
bastante escaso de noticias, lo remito á la experiencia.

Despues de haber terminado este reconocimiento, el dia 23 del pasado,
solicité tratar con los gefes que me debian proporcionar el auxilio
para mi regreso.

El descubridor D. Santiago Cerro y Zamudio no parece, é ignoro su
paradero, por lo que creo caminar sin él, porque no lo necesito. Yo,
Señor Exmo., no aspiro á otra cosa mas que al honor de haber cumplido
en cuanto se ha dignado mandarme V. E., y no seré poco feliz si
alcanzáre su aprobacion.

Nuestro Señor guarde los felices y nobles años de V. E. San Agustin
de Talca, y Diciembre 2 de 1805.

                                              J. SOURRYERE DE SOUILLAC.

   Exmo. Señor Virey, Marques de Sobremonte.



      _Descubrimiento del gran Rio Diamante, que corre á
      la orilla de un cerrito aislado de las pampas._


El Rio Diamante nace al pié de un gran cerro de este nombre, que es
uno de la Cordillera de los Andes, y que no debe confundirse con el
_Cerrito Diamante_, que está aislado á la orilla de este gran rio en
la parte S, y forma parte de la cadena que tiene su principio en las
cercanías del Fuerte de San José Nepomuceno, y corre N y S hasta los
de la Casa Pintada, y desde allí, de O á E con alguna inclinacion al
S, hasta la Laguna del Pescado, y al O, comprendiendo el gran Cerro
Nevado. Otra cadena de cerritos, que se desprende del mismo Cerro
Diamante, corre de E á O, formando un estrecho en aquella pampa, de
unas tres leguas de ancho, hasta juntarse con el que llaman del
_Morro_, al S del gran Rio de San Pedro. De manera que los Peguenches
estan poblados entre estos cerritos y la Cordillera, y poseen tambien
todos los valles que pertenecen á los vertientes de las aguas que
corren por el otro lado hasta el Mar Pacífico, en donde los chilenos
españoles tienen [NT: tiene] sus estancias.

 De la misma falda del gran Cerro Diamante, por la parte del
    oriente, y siguiendo las márgenes del rio que lleva su
    nombre, por tener sus nacientes en él, dirigiéndose aguas
    abajo con el rumbo del E, hasta el Paso de Aucay.              6 1/2

 _NOTA._--Algunos llaman este paso el de _Carretas_, pero creo
    que es sin fundamento, porque no hay vestigio, ni el rio
    manifiesta que pueda ser, ó haber sido transitable para los
    carruages.

 Del Paso de Aucay al de las Salinas.                              6

 Del Paso de las Salinas al antiguo de Romero, desde donde
  comienzan las Casas Pintadas.                                   14

 Del Paso antiguo de Romero al nuevo de Telles.                      1/2

 _NOTA._--En este paso atravesé el Rio Diamante, y me dirigí
  al Rio Atuel, siguiendo las faldas de todos los cerritos
  de la Casa Pintada, caminando del S para el E.

 Del Paso nuevo de Telles al de los Horcones, aguas abajo
  del Diamante, y por la orilla del N.                            14

 Del Paso de los Horcones á la Punta del Médano.                   4

 De la Punta del Médano á la Laguna del Pescado.                   3

 De la Laguna del Pescado hasta la sesteada de los
  Peguenches, la cual está N y S con la coronilla del Cerro
  Nevado, á la distancia de seis leguas.                           6
                                                                 -------
 Distancia del Fuerte de San Rafael á la Sesteada.                53 1/2
                                                                 -------

 _NOTA._--Esta falda de la Cordillera de los Andes, de N á S,
  no está muy conocida, lo mismo que el Rio Diamante. Los
  changadores ocultan todos estos caminos por sus fines
  particulares, y los hacendados de la ciudad de Mendoza se
  contentan con tener conocimiento hasta el Rio Tunuyan. Por
  otra parte, solo en estos últimos tiempos han poblado este
  terreno, con motivo del Fuerte de San Carlos, cuyo camino
  es de carruage como el de Tunuyan. Estos motivos me obligaron
  á hacer mi reconocimiento para formar un itinerario general.

 Desde la misma falda citada de la Cordillera, caminando
  para el N, hasta el Arroyo del Carrizalito.                      4

 Del Arroyo del Carrizalito al de la Faja.                         3

 Del de la Faja al Arroyo Hondo.                                   2

 Del Arroyo Hondo al de las Cortaderas.                            4

 Del Arroyo de las Cortaderas al de Papagayo.                      6

 Del Arroyo de Papagayo al de Juacha, ó Agua Poto.                10

 Del Arroyo de Juacha, ó Agua Poto, al gran Rio Tunuyan.           2
                                                                  ------
 Distancia del principio del Rio Diamante, siguiendo la
  Cordillera del S para el N, hasta el Rio Tunuyan, en la
  misma falda y Cordillera citada                                 31
                                                                  ------

_NOTA._--Este gran Rio del Tunuyan á corta distancia de la Cordillera
se divide en dos brazos: al primero se le dá el nombre de _Rio
Viejo_, y al segundo, el de Rio Tunuyan: ambos se pasan en cualquier
parte, cuando las aguas no son muy abundantes, aunque su fondo es muy
fangoso.

_NOTA. 2.ª_--Este camino es el que llevan los Peguenches cuando pasan
á Mendoza para comerciar. Es en gran parte muy pedregoso, pero todo
el terreno es de pan-llevar; lo mismo que el del Rio Diamante en
ambas orillas: por cuyo motivo todo aquel campo está lleno de ganados
alzados.



                                INDICE.


_Oficio al Virey de Buenos Aires._                                 3

_Diario del viage de San Agustin de Talca al Fuerte de San
  Rafael._                                                         5

_Oficio al Virey de Buenos Aires sobre dicho viage._              15

_Continuacion del diario, desde el Fuerte de San Rafael hasta la
  Villa de Lujan._                                                18

_Notas del proyecto para hacer navegable el Rio Claro, desde la
  ciudad de San Agustin de Talca hasta el puerto de la Nueva
  Bilbao._                                                        27

_Itinerario del camino desde la ciudad de San Agustin de Talca
  hasta la villa y puerto de la Nueva Bilbao, en la boca del gran
  Rio de Maule._                                                  29

_Relacion de un nuevo paso por el boquete del Rio Atuel._         31

_Itinerario desde la ciudad de San Agustin de Talca, por el
  norte, á la de Santiago de Chile y à Valparaiso._               32

_Itinerario desde la ciudad de San Agustin de Talca, hasta la
  Concepcion de Penco._                                           37

_Descripcion de la provincia de Maule._                           38

_Descripcion geográfica de los campos de San Agustin de Talca._   41

_Itinerario desde la estancia del Frutillar, á la orilla del Rio
  Claro, hasta el puerto de la Nueva Bilbao, en la boca del
  Rio de Maule._                                                  58

_Oficio al Virey._                                                72

_Descubrimiento del gran Rio Diamante, que corre á la orilla de
  un cerrito aislado de las pampas._                              76





*** End of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Descripcion Geografica De Un Nuevo Camino De La Gran Cordillera, - Para Facilitar Las Comunicaciones De Buenos-aires Con Chile" ***

Doctrine Publishing Corporation provides digitized public domain materials.
Public domain books belong to the public and we are merely their custodians.
This effort is time consuming and expensive, so in order to keep providing
this resource, we have taken steps to prevent abuse by commercial parties,
including placing technical restrictions on automated querying.

We also ask that you:

+ Make non-commercial use of the files We designed Doctrine Publishing
Corporation's ISYS search for use by individuals, and we request that you
use these files for personal, non-commercial purposes.

+ Refrain from automated querying Do not send automated queries of any sort
to Doctrine Publishing's system: If you are conducting research on machine
translation, optical character recognition or other areas where access to a
large amount of text is helpful, please contact us. We encourage the use of
public domain materials for these purposes and may be able to help.

+ Keep it legal -  Whatever your use, remember that you are responsible for
ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just because
we believe a book is in the public domain for users in the United States,
that the work is also in the public domain for users in other countries.
Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we
can't offer guidance on whether any specific use of any specific book is
allowed. Please do not assume that a book's appearance in Doctrine Publishing
ISYS search  means it can be used in any manner anywhere in the world.
Copyright infringement liability can be quite severe.

About ISYS® Search Software
Established in 1988, ISYS Search Software is a global supplier of enterprise
search solutions for business and government.  The company's award-winning
software suite offers a broad range of search, navigation and discovery
solutions for desktop search, intranet search, SharePoint search and embedded
search applications.  ISYS has been deployed by thousands of organizations
operating in a variety of industries, including government, legal, law
enforcement, financial services, healthcare and recruitment.



Home