Home
  By Author [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Title [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Language
all Classics books content using ISYS

Download this book: [ ASCII ]

Look for this book on Amazon


We have new books nearly every day.
If you would like a news letter once a week or once a month
fill out this form and we will give you a summary of the books for that week or month by email.

Title: Educación común en el Estado de Buenos-Aires
Author: Sarmiento, Domingo Faustino
Language: Spanish
As this book started as an ASCII text book there are no pictures available.
Copyright Status: Not copyrighted in the United States. If you live elsewhere check the laws of your country before downloading this ebook. See comments about copyright issues at end of book.

*** Start of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Educación común en el Estado de Buenos-Aires" ***

This book is indexed by ISYS Web Indexing system to allow the reader find any word or number within the document.



produced from scanned images of public domain material
from the Google Books project.)



NOTA DE TRANSCRIPCIÓN

  * Las cursivas se muestran entre _subrayados_, las negritas entre
    =iguales= y las versalitas se han convertido a MAYÚSCULAS.

  * Los errores de imprenta han sido corregidos sin avisar.

  * Se ha respetado la ortografía del original impreso, normalizándola
    a la grafía de mayor frecuencia.

  * Las notas a pie de página se han renumerado y colocado al final
    del libro.



  EDUCACION COMUN

  EN EL ESTADO

  DE BUENOS-AIRES.


  Las cuestiones de moralidad como las cuestiones de trabajo; las
  cuestiones de criminalidad como las cuestiones de ejercicio de
  los derechos políticos, todos estos problemas cuya solucion
  conmueve las profundidades del órden social, todos parten de la
  _instruccion primaria_ i todos vuelven a ella.

  RENDU. _De la instruccion primaria en Lóndres en sus relaciones
  con el estado social, 1852._


  SANTIAGO.
  —
  IMPRENTA DE JULIO BELIN I CA.
  —
  — 1855. —



Aspecto físico.


Presenta Buenos-Aires al observador, esento de las preocupaciones
locales o de la indiferencia que el hábito enjendra, fenómenos dignos de
profundo estudio. Desde alguno de los miradores que se desprenden de los
edificios, vénse a la vez, hácia el rio las naves i los pueblos de
Europa cambiando sus variados artefactos; a los pies una ciudad dada a
todas las ajitaciones de la vida culta, i hácia la Pampa, la naturaleza
en su estado primitivo, i aun todavía desnuda la tierra, como en las
épocas rudimentales de las islas de nueva creacion.

Este contraste trae a la mente la sucesion de desenvolvimientos porque
han pasado los pueblos, desde su oríjen, haciendo nacer en el espíritu
el deseo de buscar en aquella sociedad en jérmen i en su entero
desarrollo a la vez, los elementos que ha de necesitar luego. Rebaños
apacentados en estado semi-salvaje proveen a la subsistencia de la
horda, en los pueblos primitivos de todos los tiempos i países, hasta
que naciendo la agricultura, la familia se fija al suelo, i a la tienda
movible se sucede la casa que requiere materiales de construccion.
Entónces el hombre se acuerda de haber visto en las vecinas montañas,
piedras que, regularizadas toscamente en sus formas, sirvan de murallas,
i en los bosques maderos que con facilidad puede transformar en pilares,
techumbre, etc. La columna que adorna los diversos órdenes de
arquitectura es el recuerdo embellecido de la primitiva i natural
construccion. Nacen las artes, i al trabajo individual que produce caro
i poco, se sucede la industria, en que el injenio humano, con la
asociacion de capital i de máquinas, solo necesita un ajente motor para
reemplazar con usura la fuerza individual. Las _caídas de agua_ son lo
primero que se ofrece a sus ojos, dotado de fuerza impulsiva por el
empuje de la corriente o el peso de su mole, i por la baratura de su
accion, pues basta poseerla i hacerla deslizarse sobre planos
inclinados. La cascada de Niágara, convertida en fuerza motriz, contiene
poderes mayores para la produccion industrial que las fuerzas de todos
los habitantes de los Estados-Unidos juntos. La lei de tierras públicas
de la Union manda al jeógrafo injeniero, al hacer la mensura de ellas,
mascar con cuidado las fuentes saladas, las salinas, las minas, i los
heridos de molino, por reputar estos valores naturales, capitales que no
han de darse con la sola posesion de la tierra vendida.

La necesidad de motores, donde no habia aguas corrientes con rápido
descenso, hizo buscar un nuevo elemento de fuerza para la primera
impulsion de los aparatos mecánicos, el cuál fué suministrado luego por
la accion del fuego sobre el agua convertida en vapores. El jenerador
del vapor es, pues, la leña, o el carbon de piedra que es leña de
bosques antediluvianos sepultados en los cataclismos porque ha pasado la
tierra. Los países que, como Inglaterra, Francia, Estados-Unidos, Chile
poseen minas de carbon de piedra, cuentan con elementos de poder mayor,
que el que les dieran los placeres de California, o las minas de Méjico,
porque la base de la riqueza de las naciones densamente pobladas está en
las fuerzas naturales o artificiales que aplican a la produccion. El
mundo moderno está basado, en la produccion; la produccion en la
industria; la industria en las máquinas que centuplican las fuerzas; i
las máquinas son movidas orijinalmente por ajentes naturales, el agua, o
el fuego, cuyo poder, reemplazando la fuerza de caballos, se mide por
esta unidad de poder. La agricultura misma no está esenta de estas
leyes, pues todos sus productos requieren para la barata produccion i la
definitiva preparacion, hasta presentarse en los mercados, la accion de
procederes que ahorren tiempo i salarios. El censo de los Estados-Unidos
de 1851 ha dado la enorme suma "de ciento cincuenta millones de pesos
invertidos en útiles i máquinas, para ayudar i abreviar la obra de mano
en el cultivo de la tierra i preparacion de los productos para el
consumo."

Al aplicar estas conocidas verdades al desenvolvimiento de la sociedad
que ocupa la vasta estension del Estado de Buenos-Aires, veráse que
entre las diversas combinaciones que la naturaleza ha hecho de sus
elementos en varios puntos del globo, pocas hai ménos adecuadas para el
desarrollo, riqueza i civilizacion de un pueblo, que la que presenta
aquel país, si la lei i la accion intelijente del hombre no se consagran
a remediar males orgánicos.

Estiéndese el Estado de Buenos-Aires de Sur a Norte centenares de
leguas, i hácia el Sur i hácia el Oeste, nadie podria decir con derecho,
mas acá o mas allá deben fijarse sus límites. En tan vasta estension de
superficie, no obstante la proximidad de caudalosos rios, en parte
alguna se encuentran caídas de agua que den impulso a la industria que
la aglomeracion de habitantes haya de hacer nacer un dia. Las aguas del
Plata i las del Paraná, rios que corren en los límites del Estado, se
deslizan mansamente, a confundirse con el océano, refluyendo mas bien
del mar hácia arriba por centenares de leguas, como lo ha observado
Azara, que corriendo en planos sensiblemente inclinados. La superficie
de la Pampa[1] está a cuarenta pies sobre el nivel en que corren los
rios, no hallándose sino islas periódicamente inundables, bajo la
influencia de la fertilizante humedad de sus aguas. Para la industria i
para la agricultura el majestuoso Plata, el profundo Paraná son del
todo improductivos; i como en la Pampa escasean los raudales, i los
pocos que existen se hallan en iguales condiciones, no hai que contar
con utilizar las aguas como ajente motor, ni ver un dia las maravillas
industriales de Escocia, Inglaterra, Lowel i Richmond i tantos otros
puntos privilejiados de los Estados-Unidos, ni la irrigacion de Chile,
San-Juan o Mendoza. Los diarios han anunciado haberse utilizado en el
Azul un herido de molino, instintivamente aplaudiendo lo que, con
efecto, en penuria tan grande de motores naturales, era un grande
acontecimiento. ¡Un molino movido por el agua!

Antes de la jeneralizacion del vapor como ajente, habia en Francia
sesenta i seis mil molinos de agua, los cuales representaban para la
molienda de los granos la fuerza de un millon trescientos seis mil
seiscientos sesenta i seis hombres; i se calculaba entónces (1828), que
las fuerzas inanimadas que la Inglaterra aplicaba a la industria,
excedian a la fuerza de veinte millones de hombres.

Los prodijios debidos al vapor que han transformado las sociedades
modernas, no se reproducirán en las comarcas del interior del Estado de
Buenos-Aires. Las entrañas de la tierra no esconden el carbon de piedra
que alimenta el fuego de los calderos, e introduciéndolo a largas
distancias de las costas perderia con su excesivo peso, el mérito de su
baratura. La leña que pudiera suplir su falta es punto ménos que por
simil conocida, faltando en estension tan dilatada los bosques naturales
que de ordinario embarazan en otros puntos del globo el cultivo i
aprovechamiento de la tierra[2]. Ni colinas, ni montañas, interrumpen la
monotonia del paisaje, i por tanto la piedra de construccion, el hierro
u otros metales, la cal, el yeso, i tantas otras materias de que el
hombre sabe aprovecharse, i hasta guijarros i pedruscos son artículos de
importacion por los puertos, lo mismo que los elaborados artefactos de
la industria europea. Así pues, país mas estenso que el de muchas
naciones de Europa, i que varios de los grandes Estados de la Union
Americana, carece de leña para alimentar el fuego, de madera, piedras,
cal, yeso, etc., para la construccion civil, de _caídas de agua_ o de
carbon de piedra para dar movimiento a las máquinas. Avara en demasia se
ha mostrado la naturaleza con este punto del globo. La morada que el
hombre construya habrá de ser de barro delesnable, i la escasez de
maderas pondrá embarazos insuperables a las comodidades infinitas que
embellecen la vida i desenvuelven las artes. Si no es a orillas de los
grandes rios, las poblaciones no pasarán de aldeas miserables,
limitándose las artes a reducidas manipulaciones, pues no han de traerse
de la distancia maderas en bruto, con subido flete, para dar materia
primera a la carpintería ni ebanistería, ni hierro, para darle formas
donde el carbon escasea, ni habrán de curtirse cueros donde falta la
corteza. Las vías de comunicacion serán difíciles, empapada la tierra en
agua durante el invierno, reseca i volatilizable en verano, i
desprovisto el país todo de cuarzo, guijarros, i otras piedras para
madacamizar los caminos reales, o endurecer el lecho de los
ferrocarriles. La falta de declive del suelo estorbará el desagüe de las
zanjas laterales que las preservan de humedad, quedando por temporadas
las comunicaciones interrumpidas.

La falta de bosques que entretengan la humedad de la superficie i
condensen los vapores traerá de tiempo en tiempo secas horribles, en
que, perdiendo las moléculas de la tierra toda adhesion, será ésta
sublevada por los vientos, i flotará, elevándose a grandes alturas, en
tormentas polvorosas, mezclada con el viento para hacer mas puzante la
sed de las criaturas animadas.

La educacion de los hombres que habitan este país no ha de encaminarse a
la industria fabril, pues, para la que no ha sido preparado, sino a
aprovechar de las ventajas que resultan de sus propios defectos.



Pastoreo.


Las vastas campañas de Buenos-Aires se estienden a la vista en
lotananzas que se deslien entre las confusas ilusiones del miraje. Sin
montañas i sin árboles, casi por todas partes sin arroyos ni vertientes,
fueran un desierto como el Sahará, si el proceso de la creacion no
hubiese dado un paso mas, cubriendo la superficie de la tierra de
plantas gramineas que la dan en la primavera el aspecto de un onduloso
mar de verdura, i en verano el de eriazos áridos, cubiertos de cardales
desecados. El misterioso sistema de compensaciones, con que la
naturaleza remedia o atenúa sus propios errores, ha hecho un paraiso
terrenal, para la creacion bruta, de estos campos tan inhospedables para
las artes de la civilizacion. Con mas o ménos profusion, son todos ellos
un banquete permanente tendido a los rebaños de vacas, ovejas o
caballos. Hemos atravesado las _sabanas_ o praderías que en los
Estados-Unidos servian no ha mucho de morada predilecta a las recuas de
búfalos salvajes, i recorrido las faldas del Atlas donde el aduar árabe
planta sus tiendas, miéntras sus ganados se derraman por sus
alrededores, en busca de matorrales espinosos para su sustento, i en
ninguno de aquellos parajes se presenta el fenómeno que en las campañas
de Santa-Fé i Buenos-Aires, a saber: la tierra cubierta, tapizada
esclusivamente de pastos esquisitos, mezcladas sus variedades cual
grajeas, sin mezcla de malezas inútiles, pudiendo en algunas partes
cegarse a guadaña, con la misma regularidad que mieses cultivadas. La
agricultura en esos parajes privilejiados no alcanzaria a producir, a
fuerza de sudor i de cuidados, mayor cantidad de forrajes por hectárea,
ni el heno, ni el trebol rosado introducirian allí mejora notable. Estas
manchas de vejetacion que abrazan muchas leguas son verdaderas viñas del
Señor, de que el hombre recoje el fruto; son capitales invertidos por la
naturaleza que dan un rédito cierto i permanente.

Desgraciadamente la carencia de aquellos elementos auxiliares de la
civilizacion que hemos hecho notar ántes esteriliza a el aprovechamiento
de la mitad de estos dones. Si Dios hubiese creado las Pampas de
Buenos-Aires para el solaz de toros i caballos, sin duda que todo estaba
preparado para su regalo. Alimento abundante para su sustento, lagunas
con profusion desparramadas para apagar la sed, estensiones infinitas
para correr i holgar. Otras condiciones empero se requieren para hacer
de esta fiesta animal una industria en beneficio del hombre. Las
divisiones que la propiedad individual requiere no ponen límites al
vagar incesante de los brutos, i por tanto hombres han de servir,
custodiándolos, de cercas animadas, para mantenerlos bajo el dominio, i
en los límites de la propiedad de sus amos. Por falta de algunos
matorrales de cierta consistencia, i algunos maderos, en tan vasta
estension de país, no hai apriscos para el ganado, i un millon i medio
de cabezas de todas marcas, andan mezcladas en las haciendas ajenas, i
los que se mantienen en sus propios límites están de catorce años atras
alzados. Culpase a la tiranía de Rosas haber causado este daño. Sin
negarlo, ocurrenos la fácil esplicacion que de la enfermedad de un hijo,
de la pérdida de un caballo se dan los araucanos. El _hualiche_: esto es
el daño que alguien les ha deseado, i entónces el _maqui_ o conjurador
es llamado a fin de que descubra al que hizo el maleficio para matarlo.
¿Si hubiera habido árboles, bosques en la campaña de Buenos-Aires, i por
tanto cercas, corrales, establos, se habria alzado el ganado? Rosas tomó
los hombres que hacen oficio de cercas i corrales, i el ganado se alzó.
El mal está solo en que la naturaleza salvaje, animal o vejetal, es
incompatible con las exijencias de la propiedad, de la lei i de la
civilizacion.

Como el ganado vive de la espontánea produccion de la naturaleza,
necesitando una vaca del producto de una hectárea de terreno
cultivado[3], cada animal necesita para vivir un año, en el estado de
naturaleza, dos, tres, o diez hectáreas de superficie, segun que el
espacio de terreno de su estancia esté mas o ménos cubierto de pastos.
Resulta de aquí que a poderse fijar con precision el número de hectáreas
que en término medio necesita un animal para su mantencion, podria
decirse cuántos animales necesita el Estado de Buenos-Aires para estar
todo ocupado. En todo caso, de esta difusion del ganado sobre el
terreno inculto resulta una estension desmesurada de los campos ocupados
por aquella propiedad se-moviente, e incapaz por su naturaleza de
defenderse a sí misma, por lo que se necesita sostener un ejército que
guarde la orilla de esta pradería, cuya semi-circunferencia tiene mas de
seiscientas leguas.

Por consecuencia de la falta de bosque i por tanto de delimitacion de la
propiedad, rediles, corrales i establos, es que se mantienen en el
estado salvaje los rebaños, no pudiendo esplotarse uno de sus mas
valiosos productos, cuales son los variados que da la leche de las
vacas.

Si este producto pudiera aprovecharse en las haciendas, a mas de la
mayor ganancia del propietario se obtendria la mansedumbre de los
rebaños, i con ella la seguridad de los alzados i de los perdidos.

Hemos tenido en el Africa francesa, al pié del Atlas, ocasion de asistir
a la hierra del ganado árabe, que debiamos suponer tan arisco como el
nuestro, a juzgar por el grado de civilizacion de los amos. Cuál fué
nuestra sorpresa al ver el ato de ganado rodeando el hogar donde se
calentaban las marcas, i a un árabe tener del hasta asido un novillo
miéntras le aplicaba otro de los circunstantes el hierro caliente, al
mismo tiempo que otros árabes a pié, i como si se tratase de la
trasquila de ovejas, atajaban a los animales que se movian, o fumaban
tranquilamente sentados en el suelo sus pipas.

Pero como lo hemos hecho notar ántes, la barbárie de los medios actuales
de pastoreo proviene necesariamente de la destitucion natural de bosque,
que preste auxilio poco costoso a la industria para las construcciones
que han de servir a la sujecion del ganado. Ya se ha visto como de esta
limitacion de recursos de la naturaleza resulta el estacionamiento de
las poblaciones de campaña lejanas de la costa, careciendo de materias
adaptables a la industria. Sucede otro tanto con las campañas, que,
consagradas esclusivamente a la crianza del ganado, escluyen de su
superficie toda poblacion que no esté afecta al cuidado del ganado, o
incluida en los límites de la propiedad de un amo. Este es el fenómeno
social mas notable que presenta este sistema. Si todas las estancias
tienen, en proporcion del número de sus rebaños, la correspondiente
dotacion de peones i mayordomos; si las villas formadas aquí i allí no
pueden mantener industrias productivas, para darles medios de vivir,
independientes de la posesion de la tierra; i si la campaña no deja
lugar a la morada de los hombres por estar consagrada al ganado, resulta
que léjos de absorver inmigracion en proporcion de su territorio,
llegará un momento en que de la campaña emigren a las costas unas
familias, buscando trabajo honrado, i otras espulsadas por las
autoridades como holgazanes i cuatreras. Sobre la existencia ya de este
mal, vemos en los diarios de Buenos-Aires denuncios i quejas repetidas,
pidiendo que se persigan a esos vecinos que, poseyendo solo un rancho, i
sin vérseles trabajar, están provistos siempre de carne muerta, de
oríjen sospechoso sino del todo criminal.

En las campañas de Córdova, San-Luis i Entre-Rios, es antigua i
frecuente atribucion del gobierno i de las justicias espatriar de un
punto a otro del territorio las familias pobres que nada poseen, para
evitar el robo de ganado. Muchas de las nuevas poblaciones, i aun
ciudades, suelen ser verdaderas colonias de mendigos.

El Estado de Buenos-Aires no está pues destinado por la cria del ganado
a poblarse de hombres, sino en cierta medida i en cuanto baste a las
necesidades de la crianza. Esta industria ganadera, proseguida como hoi
se practica, sería por siempre el invencible obstáculo para el
engrandecimiento i poblacion indefinida del Estado, que solo en las
costas, i para las multíplices ocupaciones del comercio admitiria,
poblacion.



Agricultura.


¿Puede desenvolverse en toda la estension del Estado de Buenos-Aires la
agricultura? Ya hemos mostrado como la condicion primitiva de la tierra
hace preferible el pastoreo a toda otra industria. La agricultura puede
sin embargo prestarle poderoso ausilio. La semilla de durasno o de
paraiso que cae a la tierra, da nacimiento a plantas que se desenvuelven
rápidamente, las mieses se producen como el pasto, sin otra labor que
derramar la semilla sobre la tierra lijeramente surcada por el arado;
la alfalfa se mantiene sin riego en todo su verdor i lozanía hasta que
cegada, vuelve a retoñar con prontitud; i como se ha propagado el cardo
desde las costas a muchas leguas hácia el interior, podrian propagarse
plantas mas útiles al hombre, si alguna direccion intelijente se
quisiere dar a las fuerzas de reproduccion de la naturaleza. El clima,
cálido en verano con chubascos frecuentes, frio en invierno con lluvias
intensas, duraderas i repetidas, hace que casi todo el territorio del
Estado tenga temperamento mas favorable para la agricultura sin riego
artificial que Chile, la España, la Italia i Arjel, e igual al de
Francia, Alemania i los Estados-Unidos del Norte.

La agricultura pues, introducida al lado del pastoreo, puede
subministrar a éste los auxilios que lo harian mas perfecto. Produciendo
cercas, maderas, leña, etc., habria granjas, establos, apriscos, rediles
o corrales en abundancia; i por estos medios de sujecion i limitacion de
los movimientos se acabaria de domesticar el ganado, se utilizaria la
leche i sería ménos costosa la produccion i mayor.

Si es que no ha de consagrarse indefinidamente el territorio de un
Estado entero al solaz de las bestias, la agricultura proporcionaria
ocupacion, morada i subsistencia a millares de seres humanos en reducido
espacio; proveyendo ademas de materias primeras para la industria i
construccion civil. Prueba relevante de estos asertos subministran los
datos estadísticos del Departamento de Mercedes (Guardia de Lujan)
reunidos por la laboriosidad de don Faustino Magallanes, los que
muestran la espontaneidad de aquella tierra dócil, que no pide, tanto
ella, como el campecino que la habita, sino que la eduquen i que la
intelijencia dirija sus actos. I a propósito del oficioso colector de
aquellos datos, es fortuna que sea un maestro de escuela, para anticipar
ya la influencia benéfica que este funcionario ejercerá por todas
partes, en beneficio del progreso de las campañas. Segun la noticia
estadística, en el Departamento de Mercedes existen hoi 661,837 árboles
de durazno, 279,471 álamos, 22,055 paraisos, 18,011 sauces, 32,452
acacias, diez i seis i media cuadras de hortalizas sembradas, i diez i
ocho de alfalfa, i se habian recojido, de 159 fanegas de trigo de
sembradura, 2533, i de 38 de maíz, 628, dando éste veinte por uno, i el
trigo quince.

A nuestro objeto, basta poner de manifiesto la idoneidad de la tierra
para producir árboles de bosque i frutales, cereales, hortalizas i
pastos artificiales, representados en aquel censo por algunas muestras
felices. La presencia de álamos i sauces sin riego, muestra la
naturaleza húmeda de la tierra. El precioso trabajo señala la existencia
de cuarenta corrales de ñandubai (mimosa, algarrobo) i 122 de palo
blanco, ámbas maderas importadas de fuera por agua, e introducidas en
carretas a treinta leguas que la Guardia de Lujan dista de la costa. No
hai vejetacion mayor natural en las campañas de Buenos-Aires,
simplemente porque aun no habia llegado, despues de levantarse el suelo
del fondo de las aguas, la época de propagarse las semillas desde los
puntos mas antiguos de los territorios del norte.

Tenemos pues, por tarea, continuar la obra de la Creacion, cubriendo "de
árboles i de toda simiente" ese pedazo de tierra que quedó a medio
hacer. Ni seremos nosotros los primeros que tal osan emprender. Entre
Bayona i Burdeos yace el lecho de un golfo o mar abandonado por las
aguas de siglos atras. La industria del hombre ha emprendido i logrado
cubrir de bosques de pinos las arenas movedizas de las Landas de
Francia, i hoi viven trescientos mil habitantes alimentados por una
tierra que Dios no crió. Las montañas de los Ardennes han sido
revestidas de vejetacion, llevando de nuevo, para cubrir la desnudez de
las rocas, la tierra que los siglos habian arrastrado a los valles. Los
alrededores de Leon han sido poblados de bosques por procederes
sencillísimos; i la destruccion de los que existieron en Arjel, en
tiempo de los romanos, en Roma mismo i en la España, son causa
reconocida de la esterilidad de la tierra actual, célebre ántes por su
feracidad. El culto de los Druidas, que tenia por templos las selvas
sombrias, ha legado a la Francia sus bosques seculares, sin que por eso
la industria descuide esplotar, sembrando árboles _forestiers_, la rica
produccion de la leña. De los cincuenta millones de hectáreas que mide
la superficie de la Francia, uno de los mas populosos países de Europa,
siete están cubiertos de bosques, lo que hace un séptimo del territorio
reservado a la vejetacion silvestre. En Alemania se conservan del mismo
modo selvas, i la ciencia moderna ha revelado la relacion íntima que
existe entre la temperatura i las plantas, i los cambios operados por
los desmontes.

La temperatura de la Provincia de Santiago de Chile empieza ya a
resentirse de las devastaciones de tres siglos con la irregularidad de
los inviernos, secos de ordinario, lluviosos en estremo por reacciones
bruscas, con gran sorpresa de los ancianos. La agricultura vacila en
medio de estas peripecias; la vida doméstica se hace difícil por la
escasez de leña, i sin la esperanza de que el camino de hierro traiga el
carbon de piedra de Concepcion, esta parte del territorio chileno
estaria sujeta a inconvenientes gravísimos.

Buenos-Aires esperimenta de vez en cuando secas espantosas, que en un
año chancelan las cuentas de ganado, acabando con el piño i la cria de
un golpe. Estas calamidades peores que la guerra serían en sus rigores
atenuadas, si la superficie del suelo estuviese en parte a cubierto de
los rayos del sol; si el sud-oeste o el pampero no pudiesen arrastrar
consigo las emanaciones húmedas, si en fin, los vapores encontrasen
obstáculos para detenerse, condensarse i convertirse en nubes, funcion
que desempeñan las montañas i los bosques.

Pero para obrar cambio tan deseado, se ha de proceder con método, con
arte, con sistema, i no atenerse a la irregular accion individual, i a
la lenta obra del tiempo. Es preciso pensar en vivir para nosotros i
para nuestros hijos al ménos, i no estasiarnos en lo que el país será
dentro de un siglo. La República Arjentina, despues de haber derrochado
su presente i su pasado, juega en todo el _porvenir_. Todas sus
instituciones actuales son préstamos hechos a los siglos futuros. Papel
moneda, puerto del Rosario, Confederacion sin recursos, todo estriba en
lo que será el país _dentro de poco_. Ah! Dentro de poco, al paso que
va, será un desierto!

Debe Buenos-Aires pues, impulsarla agricultura, para mejorar la cria del
ganado i correjir los defectos de la naturaleza, dando ademas valor
ilimitado a la tierra, que ocupada por rebaños, no puede hoi estimarse,
sino en relacion a la cantidad de animales que su vejetacion espontánea
mantiene. Pero para que la agricultura florezca es necesario que la
tierra pueda ser poseida por el labrador, en pequeñas porciones, i segun
la reparticion actual de la tierra en lotes para cria de ganado, pocas
familias podrian colocarse ventajosamente en esas dilatadas campañas,
pues pocas tierras hai que no reconozcan un poseedor. ¿Cómo se haría la
agricultura? Si el labrador no puede poseer la tierra, trabajaría como
_inquilino_ el terreno ajeno, pudiendo suceder que un lote de diez
leguas cuadradas perteneciente a un amo, colocado a corta distancia de
un mercado, i compuesto de terreno adecuado para la agricultura, fuese
transformado en diez años en terrenos labrados. Habria pues un
propietario que, sin otro trabajo que protejer inmigrantes menesterosos,
poseyese diez leguas cuadradas de país cultivado i poblado por
inquilinos. I hai propietarios de sesenta leguas i los hai de ciento.
Tan estraño fenómeno social que puede tener lugar bien pronto, no tiene
ejemplo ni lo tendrá jamas en la historia del mundo, lo que revelaría la
ceguedad de las instituciones que prevalecen entre nosotros. Tratando en
este opúsculo de fundar una lei de educacion pública que abrace el
presente, i eche cimientos al desenvolvimiento futuro de la riqueza i
civilizacion de aquel país, he debido para ilustracion, tocar todos
estos puntos, que tienen referencia con la poblacion de tan vastas
estensiones, i con la suerte de sus habitantes.

Estamos léjos de proponer _leyes agrarias_, en el sentido histórico i
político de la clasificacion. El sistema actual de reparticion de la
tierra en Buenos-Aires, calculado para un país despoblado, es una
barrera insuperable a todo desarrollo de mayor riqueza i de una grande
poblacion; pero apénas tome la agricultura cierto grado de
desenvolvimiento, la transformacion de la tierra de pastoreo en tierra
de labor va a producir desórdenes sociales de estraña e imprevista
forma, porque no hai ejemplo de poseedores de sesenta leguas de país
cultivado, sin que haya príncipes i condes soberanos, i los habitantes
sean vasallos, siervos o inquilinos. Los lores de Inglaterra se
avergonzarian de su pobreza en presencia de estos potentados, si es que
las injusticias que tal órden de cosas produjese dejaran tranquilos a
los favorecidos.

Nuestras leyes coloniales de tierras fijaron la estension de la que
podia obtenerse por merced, i las condiciones con que sería poseida.
Pero es condicion de la cria de ganado salvaje poseer estensiones
dilatadas, sin las cuales el pastoreo es reducido i oneroso; i aunque la
lejislacion patria se haya a este respecto desviado del camino que le
dejaron trazadas las leyes españolas, cualquiera reforma que se
introduzca nuevamente debe tener por base no desquiciar la propiedad
actual, ni perturbar la posesion tranquila, miéntras la tierra sea
consagrada al pastoreo de ganado semi-salvaje.

La base del proyecto de educacion comun que propongo parte del
presentimiento de esta transformacion, del exámen de las peculiaridades
del país, i de la necesidad de asegurar desde ahora la suerte, de las
poblaciones rurales, la mejora del pastoreo actual, acelerando la época
en que la desnudez primitiva de la tierra haya de cubrirse metódicamente
de cultura silvestre, porto ménos para que auxilíe el desarrollo de la
poblacion, favoreciendo i beneficiando el pastoreo. Así pues en una sola
lei, pueden combinarse estos resultados:

Cultura de la tierra,

Cultura del ganado,

Cultura del hombre.

Emprendida a la vez en todo el territorio a un tiempo, ayudando a lo que
existe, i preparando el camino a lo que debe existir; i esto por medios
sencillos i practicables, sin erogaciones cuantiosas, sin anticipar nada
por espíritu de sistema.

Mas adelante volveremos detalladamente sobre los puntos que hasta ahora
no hemos hecho mas que indicar.

Para emprender obra al parecer tan colosal hemos debido entrar en todos
los detalles que preceden i seguirán, pues es requisito indispensable
que se haga con la cooperacion espontánea de esos propietarios de las
campañas de Buenos-Aires, no por un sublime sacrificio, que el espíritu
egoista de la propiedad resiste; no por prevision de males futuros que
el bienestar del presente oculta; no por amor al prójimo o por
patriotismo que son sentimientos que se subordinan de ordinario a otros
intereses. No. Las concesiones que exijiremos tendrán por móvil el
propio interés, por estímulo la ventaja propia, por resultado la
civilizacion del futuro Estado, la transformacion gradual de la
industria, i la felicidad del mayor número.



Educacion.


La educacion que ha de darse a un pueblo ha de ser relativa a las
necesidades de su posicion. No se educa al pueblo de las campañas entre
nosotros, porque el conocimiento del arte de leer i escribir es escusado
para cuidar ganados por ejemplo. Enséñase el dibujo en Francia, porque
el productor, en cualquiera ramo de industria, el miserable que hace una
caja para fósforos, necesita tener un gusto esquisito para dar formas
bellas i graciosas a todos los objetos que salen elaborados de sus
manos. Enséñase a leer, escribir, jeografía i astronomía en los
Estados-Unidos, porque hai 2000 diarios en la Union, todos sus
habitantes tienen negocios, todos compran tierras o viajan, i millares
surcan los mares como pilotos, marineros i capitanes. Enseñaríamos a
leer en Buenos-Aires para despertar la intelijencia embrutecida del
hombre de los campos; para moralizarlo por la educacion, i contener sus
pasiones indómitas; para asegurar la propiedad, amenazada por las
revueltas, i para jeneralizar la instruccion práctica que haga volver la
industria ganadera de su estravío, echándola en las vías que apoyándose
en la agricultura, sigue en todos los países cultos, ocupando ménos
terreno, i produciendo mas dinero. Mas en una estension de país, en que
las habitaciones están a largas distancias, en donde las villas son
escasas i las ciudades contadas, la educacion no podria por
imposibilidad material jeneralizarse; i lo poco que avanzase sería
destruido luego por la clase de ocupaciones que han de absorver la
existencia de las muchedumbres. Para enlazar no se necesita saber leer.

La educacion comun se ha de ligar pues, en Buenos-Aires a ramos
productivos, a quehaceres intelijentes, i a las profesiones mismas de la
vida. Digo leer, por abrazar en una sola palabra la idea de instruccion
i educacion. La educacion ademas, para ser distribuida jeneralmente, ha
de estar rentada de antemano, provista de locales donde haya de darse,
de maestros que la propaguen, i todos los buenos deseos se
esterilizarian en presencia de las dificultades de llevarlos a cabo. En
Chile en catorce años de trabajos se ha logrado educar malamente, un
niño por cada veinte que no reciben educacion, resultado codiciable
para nuestros países; medida lastimosa empero de nuestro atraso.

Los Estados-Unidos han provisto a esta necesidad con profusion
intelijente, como que palpan i tocan las saludables consecuencias. El
norte-americano en un libro, un lápiz i una carta jeográfica o marítima,
tiene todos los instrumentos necesarios para llegar a la fortuna,
esplotando la tierra, surcando los mares, inventando o aplicando
mecanismos, acometiendo en fin vastas empresas, concebidas por una
intelijencia audaz, a la par que segura de sus propios recursos. El
Congreso da a cada territorio, que se erije en estado, como dote,
quinientos mil acres de tierra para fundar sus escuelas. Al mensurarse
para la venta las tierras baldias, de cada treinta i seis lotes se
reserva uno en el interior de un cuadrado de dos leguas de frente para
las escuelas. Cuando en 1836 hubo en el tesoro de la Union un sobrante
de treinta i mas millones de duros, el Congreso lo repartió entre los
Estados segun su poblacion, para que con sus réditos costeasen escuelas.
Los millonarios que mueren sin sucesion, o poseen demasiado para dejar
abundantemente establecidos a sus hijos, legan cuantiosas sumas para
fomento de la educacion, como Girard que legó tres millones para la
fundacion de un colejio en Filadelfia; Lowell doscientos cincuenta mil
en Boston para dar _lecturas_ públicas sobre ciencias; Astor seiscientos
mil duros para un Biblioteca en Nueva-York, Smithson millon i medio para
el Instituto que lleva su nombre.



Base de la lei.

DE EDUCACION COMUN.


Art..... _En las cercanías de la ciudad de Buenos-Aires, a ámbas
márjenes del arroyo Maldonado, se expropiará por causa de utilidad
pública, una legua cuadrada de terreno de pan llevar, para la fundacion
de una Quinta Central de aclimatacion de plantas i ensayo de
agricultura, en cuyo recinto quedarán comprendidas una Escuela Normal de
Preceptores de enseñanza comun, un Hospicio de huérfanos, i una casa de
reforma de niños abandonados, delincuentes, vagos, o destituidos por
incapacidad de sus padres de medios de vivir._

Art..... _De dos i media en dos i media leguas, en toda la estension del
país, cincuenta cuadras de terreno, o de cinco en cinco leguas cien
cuadras, o ámbos sistemas alternativamente, segun lo exija la
conveniencia, serán revertidas al Estado que las donó, cuando haya
título de propiedad escrito; no dándose los que no existen, sino despues
de hecha por el propietario renuncia formal de la dicha estension de
terreno, i en las tierras enfiteúticas el Estado retirará del enfiteusis
aquellas porciones de tierras._

Art..... _Las porciones de tierra de que habla el artículo anterior
quedan afectas al fondo de Escuelas comunes, i serán destinadas a
locales para escuelas, pepineras de árboles de selva, establos modelos_
_para lecherias, capillas, bibliotecas locales, casa morada del maestro
de escuela-agrónomo, posta i administracion de la vacuna._

Art..... _Las tierras enfiteúticas no podrán ser vendidas ni cedidas en
propiedad por el Estado, en la parte que se conservaren eriales, sino en
lotes para agricultura, i segun una lei que determine su estension, i el
mínimun de valor que la Lejislatura fijará de tiempo en tiempo, para
servir de base a la subhasta pública, despues de mensuradas las
tierras._

Art..... _Todas las tierras eriales que posee o hubiere de poseer el
Estado, i todas las tierras que por falta de herederos o por otras
causas volviesen al Estado serán destinadas a formar un fondo permanente
de escuelas, i cuando vendidas en pública almoneda i en lotes que
designará la Lejislatura, su valor será conservado inviolablemente en el
banco nacional, no pudiéndose disponer sino del interes del capital en
beneficio de las escuelas._

Art..... _En las ventas de terreno de pastoreo, el derecho de alcabala
se cobrará en las tierras que se conservaren eriales, i su producto se
destinará i conservará como queda espresado en el artículo anterior._

He aquí la piedra angular del sistema. Todo lo demas es accesorio, i
pertenece a la ciencia administrativa de la educacion pública. Antes que
haya niños por todas partes del territorio de Buenos-Aires, por todas
partes se necesita leña para quemar ladrillo, madera i palos para
construcciones, plantas para cercas, pepineras adonde acuda el
propietario a proveerse de árboles frutales o de adorno, de semillas,
modelos, consejos e instruccion. Antes que haya niños que reciban
lecciones, pueden establecerse lecherias en estos oasis de cultura, para
que intelijentes inmigrantes ordeñen i domestiquen los rebaños de los
vecinos propietarios, i asociados a ellos industrialmente. Antes de
decretar la creacion de escuelas, es preciso que haya locales,
distribuidos a distancias aproximadas para que reciban los alumnos.
Antes que existan las escuelas, ha de haber maderas para techarlas,
capitales para sostenerlas.

El maestro no ha de ser el miserable pedagogo condenado por su nulidad a
residir en un rincon despoblado para enseñar a deletrear a unos cuantos
niños desaseados i estólidos. El maestro ha de ser un agricultor que se
ha educado convenientemente en la Quinta Normal, i que ha traido de este
depósito central plantas para propagar, i tiene interes en derramar a su
alrededor los medios de cultura que está destinado a difundir. Enseña a
leer, escribir, contar, jeografía i cuanto constituya el programa de
educacion durante cuatro, seis, ocho meses del año, segun la poblacion
vecina, i durante este tiempo i el resto del año cultiva la tierra,
recibe i despacha el correo, administra la vacuna, i cria animales de
raza, cuyos tipos ha recibido en la Escuela central, etc. Los niños
educados en ésta por misioneros sacerdotes que profesan esta enseñanza,
vendrán mas tarde a ocupar el lugar que dejen vacios los que les hayan
precedido, i miéntras la quinta central de aclimatacion se enriquece de
todas las plantas útiles del globo, de cultura fácil en nuestro clima;
miéntras la poblacion indica los lugares donde ya se necesitan escuelas,
merced a este sistema, en toda la campaña de Buenos-Aires, en las
fronteras como a los alrededores de la ciudad, pueden desde luego verse
en el horizonte a distancias regulares levantarse insensiblemente esos
grupos de vejetacion mayor que encerrarán desde ahora las esperanzas del
porvenir, el auxilio presente del pastor, i la correccion de la
naturaleza.

De este modo la lei de educacion, combinándose hábilmente con otros
elementos de desarrollo, emprende a un mismo tiempo introducir la
agricultura en toda la estension del país, proveyendo al pastoreo de
materiales i de auxilios, para domesticar el ganado, mejorar las razas,
i aumentar los productos, aprovechando los que hoi se malogran i
disminuyendo las causales del alzamiento, i preparar la época en que ese
mismo pastoreo se haga por medio de la cultura de la tierra, sin lo cual
el país quedará despoblado de habitantes, las revueltas destruirán cada
diez años lo existente, i la barbárie se perpetuará indefinidamente.



Leyes agrarias.


¿Qué se necesita para obtener tamaños resultados? Tierra. Quién posee la
tierra?

Hemos dicho ántes que no damos a aquella especificacion de la lei otra
importancia que la que legalmente tiene. No han de distribuirse de nuevo
las tierras, por estarlo hoi de una manera ruinosa para el desarrollo de
la riqueza. Toda perturbacion violenta en las leyes en que reposa la
propiedad trae desquicios sociales que causan mayores estragos que el
mal mismo que se intenta remediar. El lejislador solo debe _encaminar_
la lejislacion a enderezar los errores, de manera que los intereses
presentes sean resguardados i favorecidos, sin cerrar al porvenir la
puerta para su desarrollo i progreso.

Pediríamos pues, a los actuales poseedores de grandes lotes de tierra
consagrada al pastoreo, una pequeña porcion para introducir en su misma
propiedad elementos de riqueza de que él aprovechará el primero, i que
el interés particular no sabria procurarse por sí solo, sino a mayores
costos, i sin la jeneralidad de impulsion que es lo que constituye la
reforma de una grande industria.

Como es de la adopcion de una lei de lo que hablamos, debemos examinar
los principios jenerales de las leyes, i las disposiciones que los han
puesto en práctica.

El Departamento topográfico ha puesto en claro que no pasan de
setecientos propietarios de estancias los que posean títulos escritos,
lo que revela el desórden que ha procedido a la distribucion de la
tierra.

Debemos prevenir que no existe hoi país alguno en la tierra, si no se
cita la Rusia tártara, donde la propiedad territorial esté dividida en
tan grandes masas, i donde, si exceptuamos los derechos feudales de los
príncipes i nobles sobre ciertas estensiones de país, haya propiedades
de sesenta leguas cuadradas.

Todas las grandes revoluciones de Europa han tenido por objeto destruir
los derechos que los señores feudales tenian sobre la propiedad de los
habitantes de las tierras que estaban bajo su dominio, i el principal
razgo de la revolucion francesa fué desamayorazgar la propiedad
nobiliaria i subdividirla al infinito.

De toda la lejislacion hispano-colonial se deduce que la _estancia_ no
ha sido reconocida por la lei, como propiedad subsistente. La
_caballería_ es la porcion de tierras que puede darse en merced; pero la
lei que la otorga establece que la tierra dada es de labor, i para
labrarla. Solo despues de labrada, i de residir cuatro años en ella el
poseedor, se concede a éste derecho de propiedad. A esta parte de
terreno labrable i labrado se añade campo eriazo es verdad, suficiente
para la cria de cien vacas, quinientas ovejas, cien cabras i veinte
yeguas. La lei pues fija límites a la concesion i condiciones de
poblacion agrícola combinada con el pastoreo. Los que aceptasen peonías
o caballerías, deben edificar casas en ellas i tenerlas habitadas, i las
porciones de tierra divididas i cultivadas en un limitado tiempo, sopena
de _pérdida_ de las tierras i lotes, a mas de una cierta suma pagada al
estado como remuneracion. Otra lei fijaba el término de tres meses para
principiar las plantaciones de árboles, arar la tierra, etc., sopena de
pérdida de la tierra concedida, lo que prueba que el abuso de dejar
inculta la tierra viene desde mui léjos. La lei puede pues obligar hoi,
como al principio, al poseedor de un casco de estancia a labrar cierta
cantidad de tierra i poblarla de árboles, para llenar uno de los
requisitos de la posesion, porque los títulos adquiridos por compra o
herencia no subsanan el defecto de cumplimiento de las condiciones
primitivas de la donacion.

Otra lei prohibe conceder tierras en un punto a uno que ya tiene una
concesion en otro, al ménos que no abandone la primera; bajo crecidas
multas al que violare esta disposicion, que es conforme con las de los
Estados-Unidos, porque el Estado cuida ante todo de dar tierra al mayor
número, i estorbar que se acumule en pocas manos.

Otra lei dispone que no se concedan tierras con perjuicio de los indios,
o se les devuelvan las que se hubieren otorgado en daño de sus
poblaciones.

Los primeros colonizadores, en estensiones tan dilatadas, cuales eran
los dominios que abarcó de un golpe la corona de España, desde Méjico
hasta Valdivia en Chiloé, eran contados en número en cada localidad, i
para esta aristocrácia de raza se destinaron las _caballerías_ para un
caballero, i las _peonías_, para soldados i jente llana. La masa de la
poblacion, el pueblo, debian constituirlo los indíjenas reducidos. Así
pues, todas estas provisiones legales i son muchas i repetidas, en favor
de los indios, debemos hoi traducirlas por la poblacion, por el pueblo
llano, pues ya están los indios incorporados en ella, a cuyo
establecimiento, i a la conservacion de lo ya poseido, la lei limita i
subordina todas las concesiones que hace a los privilejiados españoles.

Hoi han cambiado los términos de la proposicion. Absorvidos los indios
de las antiguas poblaciones, los descendientes de indios o españoles
poseen la tierra toda, sin sujecion a las condiciones de la antigua lei,
por lo que en lugar de ser los privilejiados con _caballerías_ i
_peonías_ los españoles inmigrantes, lo son los que, descendiendo de los
primitivos pobladores, ocupan el suelo, miéntras que la jente llana, la
poblacion, el pueblo que acude de Europa, o reside ya en el país, no
tiene tierra que poseer i labrar. Los _indios_ pues de la lei, son hoi
los inmigrantes, los que constituyen o han de constituir la masa de la
poblacion, i esto ha de tenerse presente, para estimar los objetos i los
términos de las leyes agrarias de la colonizacion española.

Por otra lei se mandaban _retirar_ los ganados de las tierras de
regadío, i sembrarlas de trigo, a ménos que los propietarios no tuviesen
títulos de este carácter. Esta disposicion muestra que los títulos para
cria de ganado estuvieron siempre subordinados a la conveniencia de
dejar la tierra para el cultivo i la mansion del hombre.

Otra lei ordenaba que las tierras no poseidas con título legal i cierto,
volviesen al dominio del Estado distribuyendo a los indios, es decir a
la poblacion menuda, la que necesitasen. Cuando mas tarde se ordenó
vender las tierras en pública subhasta, establecióse, que para evitar
los daños i perjuicios consiguientes a la venta de caballerías i
peonías, i otros lotes de terreno, a los españoles, con perjuicio de los
indios o pueblo, habia de consultarse a los fiscales de las Reales
Audiencias ántes de acordar el título, no pudiendo concederse las que
ocupaban o necesitaban los indios, dando a éstos la preferencia.

Los abusos, en despecho de tantas precauciones debieron ser mui grandes,
puesto que el monarca mandó que no se diesen títulos de tierras, sino
despues de serle a él mismo consultado el caso, hasta que palpándose los
males de otro jénero que esta disposicion traia, en ordenanza de
mediados del siglo pasado, concluyó por revocar la disposicion que hacia
necesario ocurrir al Rei, para entrar en posesion de nuevos lotes de
tierras, cuya tramitacion morosa i dispendiosa traia por consecuencia,
que "muchas tierras quedaban sin _cultivarse_," trasmitiendo a los
virreyes, a cada uno en su jurisdiccion, i a los Presidentes de los
Reales Audiencias el derecho de acordar títulos para la posesion de
tierras.

Fué por ordenanza de 1754, que habiéndose esperimentado los tropiezos
que tal tramitacion hacia nacer, se suspendió el envio a España,
nombrando las autoridades que debian vijilar en la fiel observancia de
las leyes anteriores, siempre encareciendo el asegurar a la poblacion
los medios de desenvolverse, que recapitula i esplica detalladamente.

Como se ve, estas últimas ordenanzas son de época mui reciente
relativamente a las anteriores, i con ellas puede decirse que concluyó
el período lejislativo de la corona española, con respecto a la venta
de tierras en sus colonias.

Como la Francia cediese a la España en 1764 la Luisiana i Nueva-Orleans,
i la Inglaterra le devolviese en 1783 ámbas Floridas, oriental i
occidental, el gobierno español tuvo que estender a estas nuevas
posesiones sus leyes para la adquisicion de tierras, con lo que algunas
innovaciones se introdujeron, no ya en favor de los indios, sino para
favorecer la inmigracion que acudia de los puntos vecinos, asegurando o
reglamentando la posesion que los pobladores franceses o ingleses habian
adquirido bajo el dominio de otras leyes. De esta circunstancia nacieron
varias ordenanzas o reglamentos dados sucesivamente por diversos
Gobernadores, i de que daremos breve razon, en lo que interesa a nuestro
objeto.

En las ordenanzas reglamentarias que para la distribucion de tierras dió
en 1797 el Gobernador don Manuel Goyoso de Lemos en la Nueva-Orleans, se
disponia que a cada emigrante que poseyese propiedad i otras condiciones
requeridas, se le dieran, si tenia intencion de establecerse, doscientos
_arpens_ de tierra[4], i en adicion veinte por cada negro que
introdujese, con tal que el todo no pasase de ochocientos; debiendo
perder las tierras, si en el término de un año no se habia establecido
en ellas, i si en tres no tuviese cultivados diez en cada cien arpens.

En otro reglamento mas detallado que dió en 1799 don Juan Buena Ventura
Morales, para distribucion de tierras en la Luisiana i la Florida,
reproduciendo las principales disposiciones de Goyoso, i las anteriores
de don Alejandro O'Relly, concedia en puntos apartados de las actuales
poblaciones a orillas del Mississipi una legua cuadrada de terreno a los
que tuviesen cierta cantidad de ganado, pero sin eximirlos de la
primordial condicion de cultivar la tierra.

Solicitado el Intendente Morales por un Peiroux para comprar al Estado
cien mil _arpens_ de tierras, se negó a ello alegando no poder hacerlo;
i como el solicitante insistiese, hizo don Ramon Lopez de Angulo
Intendente de Luisiana en 1810 la siguiente declaracion oficial: "Nunca
fué la intencion del rei, disponer de las tierras en tan grandes
cantidades, i bajo tales circunstancias como (las propuestas).

"Es verdad que en el nuevo reglamento, se provee a la venta de tierras
en la manera indicada; pero es solo bajo las prévias formalidades allí
especificadas, i con referencia a la capacidad i fuerzas de quien desea
comprar, porque no sería justo, que por consideraciones nímias, uno o
mas especuladores se hiciesen dueños de grandes estensiones de tierras,
con perjuicio de otros que vengan a afincarse, i que se verian obligados
a comprarles las tierras que de otro modo habrian podido obtener libres
de gastos."

En todas estas leyes dominan los principios jenerales en que descansa
la ocupacion de la tierra por el hombre, a saber: limitacion
proporcionada del lote vírjen que ha de concederse a cada
uno--subordinacion de la concesion a las necesidades de la poblacion
menuda--la tierra concedida para cultivarla, plantarla de árboles i
habitarla--la cria de ganado, puesta en órden secundario a la
agricultura, pudiendo alejarlo de donde estorba al desarrollo de
ésta--el cultivo como condicion del título de posesion, so pena de
perderla.

La revolucion de la independencia sin introducir alteracion en las leyes
anteriores, añadió el sistema enfitéutico, cuyo código puede verse en
los números 8, 9 i 10 de _Sud América_, concordado por el Dr. D. Gabriel
Ocampo, i en él el abuso que se hizo de la concesion de tierras, i la
omision de cultivarlas.

Cuarenta años han estado manifestándose las consecuencias de la
violacion de las leyes en que reposa la sociedad misma, i solo el hábito
de vivir bajo su influencia, como los habitantes de las vecindades de
los volcanes que edifican ciudades sobre la lava que ha sepultado a las
jeneraciones que les precedieron, puede ocultar a la vista del ménos
perspicaz la relacion íntima entre los acontecimientos i las causas que
los producen. La tiranía espantosa de un hacendado que disciplinó al
puñal i a la violencia cien sicarios--la confiscacion de la mitad de
esas estancias despobladas de habitantes i sin otros enseres que
ganados--_los auxilios de ganado_, con que se han enriquecido
tantos--los sitios puestos por las peonadas acaudilladas por el primer
desalmado que quiere robar medio millon de vacas--el alzamiento de
millon i medio de cabezas, i los decretos para remediarlo que tanto han
alarmado--la dilatacion de la frontera de un país sin poblacion que
requiere un ejército desproporcionado a los recursos que absorve--las
recientes tentativas de invasion con fondos adquiridos a cuenta de
ganado a espoliar; la despoblacion permanente de país que admite diez
millones de habitantes--la disolucion de toda sociedad--el
embrutecimiento i desmoralizacion del pastor, etc., etc. En el corazon
de la Europa misma, entre las poblaciones industriales, la accion del
limitado pastoreo ha sido reconocida tan nociva a las cualidades morales
del hombre, que la lei en Austria ha prohibido que se destinen niños a
ese ejercicio. "El pastoreo del ganado, dice la lei, aislando a los
niños de la vijilancia de sus padres, i tendiendo a privarlos de
instruccion, i a _desenvolver hábitos salvajes, i una inmoralidad
precoz_, debe trabajarse donde se pueda en abolir este uso...... En todo
caso ningun pastor podrá ser admitido a servir, si no produce un
certificado de su cura, acreditando que ha recibido en la escuela la
instruccion relijiosa, i rendido un exámen satisfactorio."

¿Qué ha provisto la Lejislatura de Buenos-Aires para desarraigar planta
que no hace mas que cegar para que retoñe con mas fuerza? Tener un
ejército en la frontera contra los bárbaros, i otro en el centro contra
los filibusteros? ¿Mantener el pasaporte para embarazar los movimientos?
¿Crear policías de campaña? Cambiar por la lei de inmigracion el peon
arjentino por el peon vasco? Provocar una inmigracion del esterior, para
suplantar la emigracion del interior de aquellos que no teniendo un
casco de estancia no tienen derecho de vivir en el suelo de su
nacimiento?

Creiamos que treinta años de tan horribles trastornos hubiesen enseñado
otra cosa que a darse vuelta al otro lado, cuando los miembros del
paciente están demasiado adoloridos de aquel en que yacia postrado.
Necesitamos vivir, sanar, andar, i progresar.

El estudio de la causa fundamental de estos males nos ha llevado a
buscar un medio, que, sin tocar a los títulos de la propiedad
territorial, pueda proveer a la reforma de la industria ganadera,
poniendo a su alcance los medios de traerla a la sujecion i
aprovechamiento de que es susceptible. La desnudez natural de vejetacion
mayor de la Pampa ha hecho dispendioso, sino imposible, llenar los
requisitos de la lei de posesion, i este mal se continuaria, si se
dejase abandonado el remedio a la accion aislada de cada individuo.
Algunos por gusto, otros por conveniencia costearian plantas, sembrarian
bosques como ya lo han ensayado con éxito algunos; pero es preciso, aun
en eso, ahorrar tiempo, llevar el movimiento de reparacion a todos los
estremos, poner en igualdad de circunstancias a pobres i a ricos, con
subministrar los plantíos, las semillas, quien puede procurárselas de
todos los puntos del globo. Pediríamos pues, a los propietarios
cincuenta cuadras de tierra inculta i que solo producen cierta cantidad
módica de pastos, en cambio de la facilidad de cubrir de bosque el
resto, de la ventaja de tener leña, maderas de construccion, frutas, i
lecherias modelos. ¿Cuánto produciria la leche de las vacas, si con
establos, corrales, rediles i cercas, se pudiese domesticar el ganado, i
ponerlo inmediatamente bajo el dominio de su señor?



Productos rurales.

COMPARADOS.


Sobre este punto permítasenos descender a detalles prolijos. Difícil es
de ordinario hallar términos exactos de comparacion para juzgar de los
fenómenos industriales de un país, por los análogos de otro, si no es
por aproximacion. Entre los Estados del mundo solo uno encontramos
comparable con Buenos-Aires, si hacemos abstraccion del número de
habitantes i estension de su comercio, para no ocuparnos sino de sus
industrias rurales. Como el Estado de Buenos-Aires, Nueva-York es el
centro de un vasto sistema comercial que acumula riquezas en la capital,
independientes de las industrias de la campaña.

El Estado de Nueva-York tiene cuarenta i seis mil millas cuadradas de
territorio, miéntras que Buenos-Aires tiene cincuenta i dos mil.
Nueva-York con dos millones de habitantes en sus campañas, pues uno
habita en doce ciudades, de entre las cuales la capital encierra medio
millon, admite ademas cerca de dos millones de cabezas de ganado vacuno,
poco ménos de medio millon de caballos, tres millones de ovejas i un
millon de cerdos. Del ganado vacuno, 931.324 cabezas son vacas lecheras,
que dan al año cerca de setenta millones de libras de mantequilla i mas
de cuarenta i nueve i media de queso; i siendo en el mercado el precio
de la primera quince centavos, i siete el de la libra de queso, resulta
un producto de quince millones cuatrocientos sesenta i cinco mil pesos
anuales[5]. Compréndese que suponiendo en Buenos-Aires la posibilidad de
amansar dos millones de vacas, el producto sería en este ramo treinta un
millones de pesos, valor que en los tiempos ordinarios no tuvo jamás
todo el ganado del país, como lo mostraremos luego. Pero en el Estado de
Nueva-York, de aquellas cuarenta i seis mil millas cuadradas solo
treinta están pobladas, siendo en ellas donde habitan hombres i
animales, pues que la desnudez de vejetacion gramínea del eriazo
cubierto de selvas es de mezquina ayuda para el pastoreo.

Esas treinta mil millas labradas valen quinientos cincuenta i cuatro
millones de pesos, añadiéndose veinte i dos millones en aperos,
instrumentos i máquinas para la labranza i preparacion de los productos
de la tierra. ¿Cuánto valen todas las estancias juntas de Buenos-Aires
sin el ganado? ¿Cuánto poseen ademas en enseres i útiles?

El ganado todo de Nueva-York vale setenta i tres millones i medio de
pesos. Una vaca vale veinte pesos. Hoi tiene el ganado en las márjenes
del Plata un valor exorbitante, debido a la interrupcion de las
exportaciones de Rusia, que contribuye con los tres cuartos de los
cueros que proveen los mercados de Europa. El valor de una vaca en
Buenos-Aires es cinco pesos plata en tiempos ordinarios; por lo que
cuatro vacas allí hacen el valor de una en Nueva-York.

La razon de esta diferencia está en la diferencia de poblacion humana de
los países que alimentan el ganado. En los mismos Estados-Unidos, en
Tejas, donde el ganado se cria como entre nosotros a campo eriazo, una
vaca vale seis pesos, i el ranchero (gaucho) que pastorea un rebaño de
trescientas cabezas gana seis pesos al mes. Los ganados criados para la
exportacion de los cueros i de las cecinas toman su valor en relacion a
los precios que por estos artículos se pagan en los mercados a donde se
espenden. No sucede así, cuando una poblacion numerosa en el propio país
ha de alimentarse con las carnes de esos ganados, pues entónces su valor
está en proporcion, no de la demanda esterior i de la concurrencia en
los mercados estranjeros, sino del número de habitantes que hai que
alimentar. Así pues el ganado creado salvaje entre nosotros, produce
treinta millones ménos en leche, i tres veces ménos en el valor del
animal beneficiado.

¿Cuántas cabezas de ganado vacuno hai en Buenos-Aires?

A falta de una avaluacion i censo de la propiedad rural, nos serviremos
de los Estados de la Aduana de Buenos-Aires por los primeros seis meses
de 1854.

  Cueros esportados en seis meses de 1854.                  759,968
  Deducidos los importados de las provincias por agua.      121,166
                                                           --------
                                                            638,802
                                                         ----------
  El doble por el año.                                    1.277,604
  El producto anual representa el tercio del ganado de
    hacienda, en Francia lo mismo que en Buenos-Aires.    3.822,962

Dando lo que se quiera al desperdicio de cueros que no salen a la
esportacion, puede apénas ésta representar cuatro millones de cabezas el
ganado, en pié existente en la provincia de Buenos-Aires hoi.

Verdad es que las esportaciones de años anteriores echarian una gran
confusion en estos cálculos, dando un millon de cueros esportados en
1848, cerca de tres en 49, cerca de dos i medio millones en 1850, i dos
millones seiscientos mil en 1851; lo que haría suponer, puesto que la
cifra en promedio de la esportacion en tres años consecutivos pasa de
dos i medio millones, que el capital ascendia a siete millones i medio;
pero vienen los años 1852 con dos millones escasos; 1853 con un millon i
doscientos mil; i 1854 con un millon i doscientos setenta mil. ¿Puede
doblar, o bajar de la mitad así el capital productor de una industria de
un año a otro, es decir de 1851 a 1852? La guerra, las dilapidaciones
bastan a esplicar esto? Entónces el capital perdido estaria representado
por la mayor esportacion de cueros, pues que el ganado muerto está
representado por los cueros. Paralizacion? Se notaria en los dos años
subsiguientes reaccion en la doble esportacion; i sin embargo nada se
nota desde 1852 hasta 1854. Creemos pues, que la cifra del ganado
actualmente existente en Buenos-Aires no baje de cinco millones, ni
exceda de seis. En todo caso, debieran los publicistas de Buenos-Aires
estudiar con cuidado estos raros fenómenos que presenta la industria del
ganado. ¿Será en efecto, que desde 1848 hasta 51 se haya estado
destruyendo el capital, i echando al mercado capital i productos para
realizar? Será que el sistema de dilapidacion sistemática, bajo el
nombre de _auxilio de ganado_, hubiese llegado desde 48 a 51 a su
apojeo, destruyendo en tres años la mitad de la cria del ganado? Algo
puede deducirse de esto por la regularidad aproximativa que presenta la
esportacion de las lanas. En 1848 se esportaron 13,405 fardos, 22,329 en
1849, i desde 50 adelante las cifras siguen la proporcion de 17,744;
19,060; 19,201; 22,146; i en 1854 la mitad 9,008; es decir 18 á 19 mil
fardos al año[6].

La esportacion de lanas en 1853 ha sido la mayor que se haya hecho en
época alguna, ascendiendo a 23,639 fardos. Estos fardos aprensados
contienen de quince a veinte arrobas de lana, de ordinario sucia. Si se
toma la mayor de estas dos cifras por peso del fardo, la lana exportada
en Buenos-Aires ha ascendido en 1853 a cerca de doce millones de libras,
de las cuales han de deducirse un millon o dos de libras que se
introducen de las provincias. Quedarian pues, diez millones de libras de
lana sucia, como el total de las lanas de Buenos-Aires, lo que hace
suponer que el ganado que la produce no pasa de cinco millones, pues que
segun se demuestra por el censo de los Estados-Unidos, en 1840, cinco
millones de ovejas produjeron aproximativamente esa cantidad de libras
de lana, en Nueva-York, si bien, para producir la misma cantidad,
bastaron en 1850, gracias a los progresos i jeneralizacion de la ciencia
del criador de ganados i refina de lanas, ménos de tres millones i medio
de ovejas.

Está ademas comprobado que las ovejas de raza sajona dan dos i media
libras de lana por vellon en promedio; los merinos tres i media libra, i
las ovejas ordinarias cinco libras[7].

Resultaria pues, de la esportacion de lanas en Buenos-Aires, que no hai
doce millones de ovejas, como es la creencia comun, segun lo previene en
una nota el señor Maezo que ha compilado esos datos, sino cuando mas
seis millones, pues la lana no tiene allí otro destino que la
esportacion, a ménos que se suponga que la raza está tan dejenerada que
no alcance a pesar dos libras de lana el vellon ordinario, miéntras que,
segun el censo de los Estados-Unidos el peso medio del vellon, tomada
toda la lana producida, es de dos libras i cuarenta i tres centésimos
(cerca de media), si bien en 1840, cuando por todas partes era ménos
intelijente la cria del ganado, solo alcanzó a una libra ochenta i
cuatro centésimos por vellon; diferencias enormes, que se han hecho mas
sensibles en los Estados mas adelantados, puesto que en Vermont se ha
logrado hacer subir el peso del vellon de dos libras dos centésimos que
pesaba en término medio en 1840, a tres libras tres cuartos de mejor
calidad de lanas en 1850.

Alguna luz puede dar otro dato que la dilijente laboriosidad del señor
Maezo nos subministra. En un cuadro estadístico de veinte juzgados o
partidos de campaña del Estado de Buenos-Aires (de cincuenta i dos en
que está dividido el Estado), se rejistran solo cerca de dos millones de
ovejas, lo que daria en promedio tres millones a los treinta i dos
partidos que no han subministrado datos, cifra que corresponde
exactamente a la que se deduce del número de libras de lana esportadas.
Verdad es que del mismo cuadro resulta que la lana esportada de aquellos
veinte partidos no alcanza a un millon de libras; pero, este hecho no
muestra sino la inexactitud de los datos, que dan media libra por peso
al vellon de lana sucia, lo que aun así, serviria para probar que el
número de ovejas no excede, ni alcanza a las cifras indicadas.

Otro hecho que resulta de los precios corrientes de Nueva-York i de
Buenos-Aires, es digno de tenerse a la vista, para apreciar los daños
que a la industria hacen los medios bárbaros de produccion. La libra de
lana se vendia en setiembre de 1854 en Nueva-York a veinte i cinco
centavos la calidad inferior i a treinta i uno las superiores, miéntras
que en Buenos-Aires solo valia de veinte a veinte i cinco reales la
arroba, la inferior treinta, i treinta i cinco la superior; existiendo
una diferencia de valor del doble entre una i otra produccion, en un
período mismo en ámbos mercados.

Con estos datos pasaremos a apreciar i comparar los productos rurales de
Buenos-Aires con los de Nueva-York.

     _Estimacion i comparacion de los valores i productos de la
     industria rural de los Estados de Nueva-York i de
     Buenos-Aires._

NUEVA-YORK.

  _Estension de territorio en millas cuadradas_      46,000

  Labradas 30,000 millas avaluadas en         $ 554.546,642
  Sin labrar 16,000 millas a 2000 pesos       "  32.000,000
  1.679,000 cabezas de ganado vacuno          }
  3.000,000   id.   id.  id.  lanar           }
    446,877   id.   id.  id.  cabalgares      }  73.570,000
  1.000,000   id.   id.  de   cerdos          }
  Implementos i máquinas de labranza[8]          22.084,926
                                                -----------
                             Capital rural      666.201,562

BUENOS-AIRES.

  52 mil millas de terreno inculto a mil ps. milla  52.000,000
  6 millones de cabezas de ganado al tirar a
      6 pesos                                       36.000,000
  5 millones de ovejas a 8 rs.                       5.000,000
  3 millones de yeguas                               3.000,000
  500,000 cerdos                                       500,000
  Casas, árboles en la campaña                      10.000,000
                                                   -----------
                                                   106.500,000

PRODUCTOS ANIMALES DE NUEVA-YORK.

  69 millones de libras de mantequilla a 14
      centavos                                       9.660,000
  49 millones de libs. de queso a 7 cts.             3.430,000
  Cecinas i ganado muerto                           13.573,983
  10.071,301 libras de lana a 25 cts.                2.517,825
                                                    ----------
                         Producto animal            29.181,808

PRODUCTOS AGRÍCOLAS.

  Trigo           13.121,498 bushels  a  1 ps.[9]   13.121,498
  Centeno          4.148,182   id.    a 40 cts.      3.218,535
  Avena           26.552,814   id.    a 80 cts.     10.621,125
  Trigo sarraceno  3.183,955   id.    a 40 cts.      1.273,358
  Cebada           3.585,059   id.    a 90 cts.      3.298,254
  Maiz            17.858,400   id.    a 70 cts.     12.500,880
  Papas           15.398.362   id.    a  7 ps.      15.398,362
  Oblon            2.536,299  libs.   a 20 cts.        597,259
  Frejoles           641,636 bushels  a 80 cts.        593,308
  Heno             9.728,797 tonelada a  5 ps.[10]  18.643,797
  Cera             1.756,190 libras   a 25 cts.        439,067
  Producto de huertos i hortalizas                   2.673,997
  Azúcar de maple 10.357,484 a 4 cts. libra[11]        414,207
                                                   -----------
                                                   111.975,455

No siéndonos posible estimar de una manera exacta las producciones de la
industria rural del Estado de Buenos-Aires, nos limitaremos a reunir los
datos que nos llegan por los documentos que el señor Maezo ha publicado.

La produccion animal del año 1854, que es la que se presenta completa,
la formaremos doblando las cifras de la esportacion de los primeros seis
meses del año; deduciendo lo importado de las provincias.

   1.277,604 cabezas de ganado vacuno muertas.
     103,904   id.      caballar beneficiado.
  12.000,000 libras de lana, sin determinacion de clase.
       3,213 fardos de cueros de carnero, varias peleterias etc.

  _Productos agrícolas._

  200,000 fanegas de trigo, segun un cómputo del señor Maezo.
  Maiz i cebada por lo que producen veinte partidos los mas
       adelantados en agricultura, 70,000 fanegas.
  60,000 fanegas papas.

Por mas que se exajere el valor de estos productos, vése que los del
ganado en Nueva-York son mas valiosos, aunque los animales cuenten por
solo un tercio. ¿Pero qué comparacion admiten los productos agrícolas de
ámbos países?

La pobreza de éstos resultados debe ser un motivo de estímulo para
buscar con sinceridad de miras, los medios de impulsar una poderosa
produccion. Buenos-Aires es rico por su comercio, i rico por sus
productos, en proporcion de su poblacion limitada, i en comparacion de
las provincias pastoras del interior i del litoral, donde son mas
deplorables los efectos del mal sistema de industria; pero es pobre,
pobrísimo, cuando se compara con cualquiera otro país, en donde la
tierra haya adquirido los valores sin límites que le da la industria i
la agricultura. El trascurso del tiempo obrará lentamente para hacer un
cambio radical, si instituciones previsoras no aceleran su accion, i
allanan muchas de las dificultades que embarazan la poblacion de país
tan vasto, i el aprovechamiento de circunstancias mui favorables al
desarrollo agrícola e industrial.

La inmigracion no acude al llamado de nuestros deseos, i esto no solo
por la fama del casi permanente estado de desórden en que vivimos, sino
tambien porque en realidad faltan las condiciones que atraen al
emigrante. Analizando el señor Maezo el cuadro estadístico de veinte
juzgados de campaña, indica con razon, "que merece llamar la atencion el
corto número de artesanos que hai en aquellos partidos, en los que
podrian, dice, hallar ocupacion lucrativa un número diez veces mayor,
especialmente carpinteros, albañiles, herreros, etc." Pero ya hemos
indicado la verdadera causa de este fenómeno; i es faltar la materia
primera de las artes en cada una de esas localidades. Si ha de traerse
del puerto la madera i el hierro en bruto ¿no vale mejor traerlo labrado
en puertas i cerraduras? Otro hecho notado por el señor Maezo es mui
ilustrativo. De quinientos treinta i dos europeos que poseen majadas de
ovejas, solo setenta i nueve poseen la tierra en que las apacentan.
¿Cuál es la condicion social de los cuatro cientos cincuenta i tres
restantes? Son _inquilinos_, arrendadores, o toman prestada esa tierra?
He aquí en signos palpables los síntomas del desórden social que
apuntamos. Todos los propietarios de majadas son irlandeses, escoceses,
o ingleses; es decir gran número de ellos, resto de las colonias que
empezaron a formarse en 1825. Estos antiguos residentes en el país, con
un capital para poseer ovejas, no han podido sin embargo adquirir
tierra, que es lo que fija al hombre en un país. ¿Quién les ha estorbado
poseerla? Así pues, el artesano no acude a la campaña, ni el que se
consagra al pastoreo se afinca. ¿Qué haría Buenos-Aires, si como
Nueva-York recibiese en dos dias consecutivos, el sábado i el lúnes 21
de octubre, nueve mil trescientos cincuenta i cuatro emigrantes de un
golpe[12]? ¿Los dueños de saladeros o de estancias ocuparian a los que
por su falta de capital o de capacidad industrial se resignen a trabajar
como peones gañanes; pero la inmigracion mas útil que va a los
Estados-Unidos no es esa, sino la de hombres que poseyendo un capitalito
buscan tierra barata para poseer un domicilio i fundar una familia, o
los que ejerciendo una industria desean ponerla a provecho en países
donde no haya la concurrencia que en Europa; i estos se verán pronto
forzados a emigrar de nuevo en busca de país mas adecuado, desde que en
la ciudad i puerto de Buenos-Aires se acumulen muchos artesanos, i
abunden los hombres que hacen el comercio de menudeo, ya que la
campaña, por mas que parezca, es inabordable para las profesiones
industriales i la posesion de la tierra, que es la base de la
agricultura. El sistema de poseedores del suelo, labrado por
arrendadores e inquilinos ha arruinado a la Irlanda, despoblándola de
dos millones de habitantes en estos diez últimos años, segun resulta de
la comparacion de los censos de 1841, i 1851[13]. Otro sistema, otras
leyes, otras instituciones preparatorias necesita Buenos-Aires para
desarrollar sus inmensos recursos, i el sistema que propongo sería el
mas sencillo de todos los andamios que deben construirse para obra tan
grande. No olvidemos que lo que se llama _campaña_ es el asiento en
donde han de existir ciudades, villas, aldeas, i que, para que la
poblacion se aglomere en un punto, es preciso que haya una razon de
conveniencia que lo exija.

Veráse pues, que al pedir como base para una lei eficaz de educacion
comun, cierta estension de territorio de distancia en distancia, no he
obedecido a principios teóricos de distribucion ordenada de los medios
de difundir los conocimientos, ni cedido a la anticipacion de una época
lejana, cuando con el transcurso del tiempo haya de rebozar de poblacion
la tierra que hoi ocupa el ganado. Ni pretendo cambiar bruscamente
industria que, aunque mezquina en sus resultados jenerales, es pingüe
para el reducido número de los que la esplotan. Pido solo los medios de
irla conduciendo sin trastorno a camino mas productivo para el
propietario actual, sin ser ruinosa para el país. I sin embargo, haya o
no habitantes hoi en cada punto del territorio de Buenos-Aires, el
hombre de estado debe suponer que debe haberlos mas tarde o mas
temprano, si no se resigna desde ahora a creer que esa parte de la
tierra ha de permanecer por siempre despoblada. Es por esto, que sobre
el mapa han de fijarse los locales de escuelas, a las distancias menores
posibles que sea permitido, en consideracion a la actualidad,
designarlas. El plan propuesto no hace mas que restablecer el órden
primitivo que debió seguirse para la enajenacion de las tierras
públicas, abandonadas a la esplotacion particular, sin las reservas que
el interés comun reclamaba. Por la lei de tierras de los Estados-Unidos,
con la sábia prevision que distinguió a los primeros lejisladores de
aquella gran república, se ordenó medir las tierras en manzanas de dos
leguas cuadradas de frente, subdivididas en lotes de una milla cuadrada
cada uno, como se ve en el plano siguiente, en el cual se señalan con
números gruesos las reservas del Estado, para proveer a las necesidades
de la futura poblacion. Es ajeno de mi propósito entrar en el detal de
la distribucion de cada uno de los lotes ofrecidos en venta, los cuales
deben venderse uno entero, i el siguiente por secciones de mitad, i de
un cuarto, con el fin de que se promedien propietarios de una milla
cuadrada, i otros de algunas cuadras, dando así lugar a todas las
fortunas, i mezclando la poblacion.

MUNICIPIO.

  +-----------------------------------------+
  |   1  |   2  |   3  |   4  |   5  |   6  |
  +-----------------------------------------+
  |  12  | =11= |  10  |   9  |  =8= |   7  |
  +-----------------------------------------+
  |  13  |  14  |  15  | =16= |  17  |  18  |
  +-----------------------------------------+
  |  24  |  23  |  22  |  21  |  20  |  19  |
  +-----------------------------------------+
  |  25  |  26  |  27  |  28  | =29= |  30  |
  +-----------------------------------------+
  |  36  |  35  |  34  |  33  |  32  |  31  |
  +-----------------------------------------+

A la venta pública se entregan todos los lotes, excepto los números, 8,
11, 16, i 29 que se reservaron para las escuelas, i otros objetos de
interés público, por lo que independiente de las ciudades i poblaciones
que habrian de fundarse donde quiera que las circunstancias locales
favoreciesen su desarrollo, se dejó ya designado un local, de cuatro en
cuatro millas de distancia, a disposicion de los venideros, a fin de que
no les sucediese lo que en Chile, i en todas partes, que cuando llegó la
época de fundar escuelas, se encontraron con toda la tierra ocupada i
sin medios de edificarlas ¿Creeráse que hai en Chile finca en cuyo
territorio viven englobados dos mil inquilinos, a quienes el propietario
del suelo no da educacion ni proporciona maestros, por no ser necesarios
para el servicio de su hacienda peones que sepan leer[14]?

La medida que propongo es pues, la reparacion simple de una omision
imprevisora; sin que se crea que estas reversiones de la propiedad
territorial al donador primitivo, carecen de ejemplo en nuestras leyes.
La alcabala es de esta clase, pues que imponiendo un cuatro por ciento
sobre el valor de la venta de las propiedades raíces, en veinte i cinco
veces que el fundo cambia de poseedor, el Estado ha vuelto a recuperar
no solo la donacion primitiva sino una parte de las mejoras, i aumento
de valor que fué adquiriendo sucesivamente. No sería repugnante recurso
en nuestros países, para remediar la mala distribucion de la tierra
hacer pagar la alcabala en la tierra inculta, haciendo una separacion de
un pequeño lote de terreno toda vez que pasase de un poseedor a otro. El
momento de la enajenacion o el de la trasmision de la propiedad es el
que la lei ha escojido para imponerla estos gravámenes, porque es el
momento en que el sentimiento de la propiedad se debilita o muere en el
poseedor, i aun no ha cobrado fuerza en el que va a comenzar a poseer.

La reversion que propongo concilia tres objetos, mui atendibles;
preparar el local de la escuela futura; crear con el valor que la
industria i cultivo le dará un fuerte capital para el sosten de las
escuelas, i un medio auxiliar para que la propiedad adyacente tome mayor
valor i mejore la industria ganadera, disminuyendo las probabilidades de
pérdida, i los costos de manejo, aumentando los productos.



Organizacion.


Es de todos los movimientos sociales principiar por donde hubieran
debido acabar, o cultivar especiales ramos, abandonando al olvido otros
que le son esencialísimos. La educacion científica ha precedido en
todas partes a la educacion rudimental en las atenciones de los
gobiernos, poniéndose así un capitel sobre edificio sin base; las
instituciones de caridad para los enfermos, los locos, los huérfanos,
los pobres de solemnidad, han precedido a las escuelas para los que se
hallaban en estado peor si cabe de desamparo, enfermos, locos i
huérfanos, con salud, razon i padres, e inhabilitados para el trabajo i
la moralidad por su ignorancia i depravacion. Los primeros esfuerzos se
hicieron para educar las jeneraciones venideras, dejando la presente
abandonada a su propia suerte, dando a aquella instruccion rudimental en
las letras, sin acordarse que era tambien necesario educar las fuerzas
productoras del hombre, única garantia que puede conservar la moralidad
del espíritu, enseñando a vivir i dotando de medios de subsistencia. El
desórden de prelacion ha llegado hasta apasionarse pueblos como la
Inglaterra por la emancipacion de los negros de lejanas colonias, sin
echar una mirada de compasion sobre los blancos, esclavos del crímen i
de la desnudez que los filonegros tenian a su vista.

Todo se ha hecho ya, todo se ha iniciado, pero no en un país solo, ni en
una época. Para aleccionarse completamente en los elementos dispersos de
esta ciencia, era necesario recorrer toda la tierra, examinar las
instituciones de diversos pueblos, penetrar en el secreto de los
principios que las rijen, i atisbar los nuevos desarrollos que están en
jérmen ya. Para desempeñar esta tarea, con respecto a nuestros países,
era necesario ademas que el que se encargase de ella fuese maestro de
escuela, a fin de comprender la eficacia de los métodos de enseñanza,
como medios mecánicos de producir ciertos resultados, i el conjunto de
disposiciones puramente pedagójicas. Del hombre de Estado debia tener
por lo ménos la intuicion de lo que se oculta a los que desligan la
instruccion primaria de las grandes cuestiones sociales, i como lo acaba
de establecer M. Rendu, enviado por el gobierno frances a Inglaterra a
examinar la educacion en Lóndres, persuadirse "que las cuestiones de
moralidad, de trabajo, criminalidad, de ejercicio de los derechos
políticos, todas parten de la instruccion primaria i vuelven a ella;"
que "toda miseria física en los individuos, como toda decadencia
política en los pueblos, proviene de una enfermedad moral," hallándose
siempre "el oríjen de la miseria que amancilla el alma, matando el
cuerpo, en un vicio de educacion[15]." Era necesario para trabajar con
provecho estar imbuido en esos nobles principios, que sin participar del
espíritu de innovacion i reorganizacion brusca de la sociedad que
atormenta a nuestro siglo, sostienen la fé en medio de las reacciones, i
concilian las necesidades del órden aparente, que reprime las
manifestaciones del mal, con la urjencia de acudir a la raiz, a
perseguirlo en sus fuentes, la ignorancia, la destitucion, el
envilecimiento o la depresion moral del mayor número, incapaz de
comprender el juego de las instituciones que nos impone la marcha del
mundo i las conquistas que han hecho los pueblos. La economía política
no debiera serle desconocida, en cuanto estudia el oríjen de la riqueza
moderna de las naciones, la que proviene de la combinacion de capitales,
máquinas e intelijente labor, sin cuyos elementos la agricultura misma
deja de ser fuente de riqueza, desde que sus productos han de
presentarse en la feria del mundo a rivalizar en precio barato i calidad
superior con los de todos los países de la tierra. Debiera ademas, para
iniciar con suceso la reforma de nuestros sistemas de educacion, ser
publicista, autor, periodista, a fin de hallarse en aptitud de obrar
sobre la opinion pública, por medio de esa iniciacion lenta pero
constante, diaria, seguida por años, que cambia insensiblemente las
ideas, que introduce otras nuevas, que hace nacer convicciones en la
masa de los hombres que influyen en los destinos de las naciones. Las
escuelas no se fundan con niños, sino con leyes, con rentas especiales,
con la cooperacion de los padres de familia, con erogaciones espontáneas
i con espíritu público que las de vida. Una guerra puede sostenerse con
soldados de línea, escuadras i empréstitos, aun prescindiendo de la
voluntad de los gobernados. La instruccion comun parte del corazon de
los vecinos, i sin sus simpatias, sin su anhelo, será siempre planta
raquítica, cultivada en suelo ingrato, e incapaz de propagarse. "El
espíritu público es la vida de un pueblo," i donde no existe es preciso
hacerlo nacer especialmente para la enseñanza comun. Era preciso para
importar en nuestra América española la instruccion primaria, ser
literato, lo suficiente para conocer lo que en el idioma sirve a la
fácil propagacion de los elementos de enseñanza, i qué libros, tratados,
textos no posee aun nuestra lengua; para inventar métodos, introducir
tratados, i estudiando el conjunto de la bibliografía española,
encontrar en la falta de libros la causa i el efecto a la vez de la
inferioridad intelectual en que se arrastran, en Europa i América, los
pueblos del habla castellana, relativamente a los otros que en otros
tiempos les fueron inferiores en civilizacion i poder; i despues de todo
esto, era todavía necesario ser hombre práctico, para aconsejar la
fundacion de escuelas Normales i encargarse de realizarlas; para reunir
los elementos que deben constituir una lei de enseñanza, i componer un
silabario; para elevarse momentáneamente a la contemplacion de la causa
de la grandeza i decadencia de los pueblos, i descender sin derogar a
las humildes ocupaciones del pedagogo, dando la medida de un banco, el
bosquejo de una escuela, o los libros de lectura adecuados para la
comprension infantil. Preciso era para todo esto, disipar el tiempo i
posponer consideraciones de fortuna i elevacion personal, perseverando
en una idea fija años i años, miéntras cambian a su alrededor gobiernos,
ministerios e instituciones, i la tierra cruje bajo las plantas,
sacudida por las revoluciones en que no se desdeña tomar parte, a fin de
destruir los obstáculos, de otro modo insuperables, para todo progreso
i mejora intelectual en nuestras sociedades.

En cualquiera grado en que sea necesario poseer estas calidades,
necesito decir que, para proponer un proyecto de educacion comun a que
sirvan de introduccion estas esplicaciones, yo he ensayado esos
trabajos, pasado por esa larga preparacion, i puéstome en aptitud de
tener juicio acabado sobre la materia que trato. Si los medios indicados
no hubieran bastado a madurar el espíritu, mucho habrian hecho las
resistencias con que la organizacion de la instruccion primaria ha
tenido que luchar en Chile, los aplazamientos reclamados por las otras
necesidades del gobierno, la indolencia del público, la antipatia de las
aristocracias educadas, propietarias, nobiliarias, o de senectud; la
inconsistencia de la accion de los sucesivos gobiernos, la fuerza de
inercia de la rutina, i la mala direccion de las ideas de la juventud.
Gracias a estas causas diversas, obrando en tan largo lapso de tiempo,
el estudio ha debido pasar de la teoría a la práctica, de las
instituciones a los hombres, de los fines a los medios, i de todo sacar
resultados i útiles lecciones.

Con estos antecedentes, i, economizando una erudicion fuera del caso
aquí, espondré brevemente los diversos ramos que debe en nuestro país
abrazar un sistema de educacion comun para el presente i para el
porvenir, para los niños que formarán la jeneracion venidera i para los
adultos que hoi pueden recibir nociones útiles; para los que
individualmente se instruyen, i para el idioma mismo como el vehículo
de las ideas; para la tierra inculta que mantiene la barbárie, i para el
ganado que usurpa al hombre el suelo en que está por la falta de cultura
diseminado.

Tres elementos hago entrar en mi sistema, el maestro, el libro, i las
plantas. De todos tres es preciso proveerse, i para ello fundar fábricas
de donde salgan permanentemente, al ménos costo posible, aquellos tres
artículos indispensables. La teoría i la práctica han demostrado ya a
todos los pueblos que el maestro no se encuentra formado, i es preciso
crearlo tomando un niño, infundiéndole espíritu, enseñándole una
profesion mecánica, cual el arte de enseñar, i dotándolo de un fondo de
instruccion que lo ilumine a él mismo para guiar a los que le siguen.

Sin embargo, era preciso proveer no solo de capacidad a un maestro, sino
asegurarse ese producto, de manera que dedique su vida entera si es
posible a hacer redituar, enseñando, el capital que se invirtió en
prepararlo.

En Europa, donde los hombres de mediana instruccion abundan i las
ocupaciones escasean, el maestro permanece largos años, siempre en la
práctica de su profesion. No así en los Estados-Unidos, donde el
desarrollo de la riqueza convida a todos a procurársela sin límites, i
la enerjía característica del pueblo, le hace desdeñar un salario como
la permanente aspiracion de su ser. En Chile sucede peor, pues siendo
pocos los hombres instruidos, el maestro convenientemente educado en la
Escuela Normal, terminados los siete años que tiene por obligacion
enseñar, se lanza en la carrera de los empleos, del comercio, o
simplemente de escribiente, lo que con mas salario i mas goces, le
economiza las molestias i la monotonia de la escuela. En el nuevo
sistema combinado este inconveniente desaparece. El maestro salido de la
Escuela Normal pasará a las propiedades de las Escuelas, adonde llevará
consigo su peculio en plantas para propagar, donde hallará casa i
ocupaciones varias, prospecto de fortuna e interes de continuar la
residencia que le da, desempeñando deberes públicos, tiempo i medios de
cuidar de sus intereses.

El juicio esperimentado del Visitador Moseley en Inglaterra es digno de
ser citado.

     "La influencia de una escuela normal, dice, no ha de medirse
     esclusiva ni principalmente por el poder con que comunica la
     instruccion, que no es la masa de conocimientos adquiridos ni
     el ejercicio de la intelijencia lo que le da su valor mas
     saneado, sino la disciplina moral unida en sus alumnos al
     cumplimiento laborioso, fiel i puntual de su deber.

     "En la visita de las escuelas primarias no fué siempre lo que
     mas me llamó la atencion la superioridad, como profesores, de
     los antiguos alumnos de las escuelas normales, _training
     schools_. Distínguense mas bien, los que han recibido una
     educacion normal, por una mayor consagracion a sus deberes,
     por la mas elevada idea que de sus funciones tienen. El
     pensamiento del aislamiento, oríjen fatal del desaliento en
     la obra impuesta al maestro, es por otra parte, apartado hasta
     cierto punto por la influencia de la Escuela Normal, la cual
     crea entre los maestros un vínculo de fraternidad que hace
     para ellos, de la obra de la educacion elemental, una causa i
     un trabajo comun.

     "En mis relaciones con los maestros me ha llamado muchas veces
     la atencion la _falta de fé_ en el poder de la educacion. I
     sin embargo, el niño está seis horas al dia con los ojos fijos
     en el maestro, en la época de la vida en que su espíritu esta
     mas abierto a la influencia del ejemplo, i en que mas
     fácilmente se contraen hábitos de bien i de mal por las ideas
     i por las acciones. Ya es mucho para el maestro tener que dar
     a la intelijencia del alumno su alimento cuotidiano, absorver
     la voluntad del niño en la suya, i, si es hábil, constituir
     _la opinion pública_ de la escuela.

     "Oigo hablar mucho de la imposibilidad en que se halla la
     escuela de producir algun bien, a causa de la mala influencia
     del hogar doméstico; pero la verdad es que el maestro posee un
     inmenso poder sobre la educacion del niño. Mi esperiencia de
     Inspector me ha permitido comprobar este hecho de una manera
     positiva. Yendo de escuela en escuela he podido distinguir en
     cada una de ellas un carácter especial, i era el del maestro.
     La personalidad del maestro pasa a la escuela; i en los niños
     me parece ver, como otros tantos pedazos de un espejo roto. No
     necesito decir qué importancia dan estas observaciones al
     carácter del maestro, a su educacion relijiosa i moral, i por
     consiguiente a las Escuelas Normales[16]."

Lo que los sabios inspectores de Inglaterra han podido notar allá, lo ha
esperimentado Chile desde un estremo a otro. Los primeros alumnos de la
Escuela Normal hicieron en todas las provincias una saludable revolucion
en las costumbres i en el espíritu público, habiendo, como sucedió en
Chiloé, comunicado a todos su interes por la difusion de los
conocimientos. Los informes de los Visitadores, incluidos en el _Monitor
de las Escuelas_, dan una idea de cómo puede el espíritu impreso por la
enseñanza de la Escuela Normal comunicarse a los hombres que se
consagran a este ramo de la ventura de los pueblos. Si nada mas hubiese
producido la Escuela Normal que Visitadores como Bustos, Rojas, Suarez,
Roldan, Ramirez, etc., mucho se habria obtenido. Acaba de decretarse un
Ejercicio de Maestros, para convocar en un congreso de estudio a estos
representantes de la cultura intelectual de las provincias en que
residen, i es seguro que los efectos morales de esta medida serán bien
pronto palpables.

Pero la Escuela Normal, que es la pepinera de los maestros, tal como la
propongo en este sistema, es al mismo tiempo Quinta-modelo de
Agricultura, donde se aprende i se practica, donde se estudia i se
adquiere. País alguno del mundo necesita mas un jardin de aclimatacion
de plantas que Buenos-Aires. El hombre necesita completar con sus manos
la obra que la naturaleza entregó inacabada, i los climas templados de
ámbas zonas, el estranjero i el propio territorio arjentino, le brindan
con las semillas i plantas que han de propagarse de preferencia. Mas que
gastos de dinero se necesita solo un pedazo de tierra, i una direccion
para procurarse lo que se necesita; lo demas es obra del tiempo i de la
naturaleza, que es pródiga en la reproduccion de sus dones. El cultivo,
la enseñanza práctica, i mas tarde la Escuela Normal necesitan brazos, i
estos brazos a precios ínfimos, limitados al alimento, lo suministrarian
la Cuna, convertida en Hospicio de Huérfanos afecto al local de la
Escuela Normal i Quinta de aclimatacion, i a quienes la caridad pública,
mal ordenada hasta hoi, deja en la destitucion o abandona a merced de la
suerte, despues de haberlos salvado de la muerte temprana del expósito,
sin casas de Reforma para niños delincuentes, mal entretenidos o
abandonados. Estos establecimientos aislados, como existen hoi en todas
partes, que cuestan mucho i nada producen, se convierten en los mas
poderosos ausiliares de la grande obra de mi sistema de educacion. Las
Cunas toman el niño recien nacido hasta concluida la lactancia. La Sala
de Asilo empieza a educarlo desde la edad de dos años hasta la de seis,
tiempo en que, en un sistema combinado de establecimientos que se den la
mano unos a otros, puede emplear con producto sus débiles fuerzas,
barriendo, desgranando semillas, deshervando, tejiendo estera, i otras
mil ocupaciones infantiles. De siete años adelante sirve de alumno en
las escuelas de aplicacion en que se ejercitan en la práctica los
maestros educandos, i en la Quinta Normal de peon, plantando legumbres,
hortalizas, plantas, etc., i todo lo que desempeña tambien un niño como
un adulto, por requerirse inteligencia i no fuerza.

De 12 años hasta 16 empiezan a ser peones de trabajo para el manejo del
arado, i alumnos de estudios mayores de botánica, ganaderia, etc. A
veinte son hombres formados, intelijentes, aptos para entrar en la vida,
i a veces poseen un peculio adquirido durante su aprendizaje en lugar de
haber costado nada al erario. De esos niños que nacieron huérfanos, o
mas tarde eran vagos, el país hace hombres instrumentos de moralidad,
trabajo intelijente, educacion, desarrollo de riqueza i de civilizacion;
i halla en ellos un empleado a quien mas tarde dará casa, familia,
ocupacion, i empleos públicos, como maestro de escuela, administrador de
la vacuna, bibliotecario, maestre de posta, etc.

Todas las instituciones que entran en este plan de educacion están de
largos años planteadas, esperimentadas i practicadas en varios países
del mundo. Las constituciones norte-americanas hacen obligatoria la
creacion de establecimientos para la educacion de niños mal entretenidos
o delincuentes. Quintas Normales i jardines de plantas los hai en todas
partes. Las Escuelas Normales han pasado ya requisito indispensable para
la formacion de las escuelas; la caridad cristiana, sobre todo en los
Estados-Unidos, ha hecho de las antiguas casas de espósitos,
establecimientos de educacion moral e industrial, continua hasta la edad
viril; las _Bibliotecas populares_ son hoi el instrumento de la
educacion comun, i la continuacion i complemento de la escuela; pero,
creadas cada una de estas instituciones en diversos países, en épocas
diversas, i con un objeto esclusivo, cada una en su especialidad, no han
formado hasta hoi un todo armonioso, haciendo que las unas sean
preparacion de las otras; que ésta remedie lo incompleto de aquella; i
que todas marchen dándose la mano al mismo fin, que es la propagacion de
los medios de mejorar la condicion del país i de los hombres que lo
habitan. Chile ha gastado cien mil pesos, si no mas en una Quinta Normal
que aun no ha dado agrónomos; otro tanto en Escuela Normal, cuyos
alumnos maestros apénas cumplen siete años de servicio obligatorio
abandonan carrera que han tomado solo para abrirse paso en la vida. Hoi
se funda un Hospicio de Huérfanos que ya cuesta 70,000 pesos, i cuando
se pregunta ¿qué se hará con esos jóvenes cuando hayan llegado a la edad
viril, se responde que se fundarán colonias, por no saber qué destino
darles. Mi plan es mas sencillo, demanda gastos exiguos, i asegura
brazos para la continuacion indefinida de la profesion de maestro. Yo
tomo un espacio de terreno, donde por lo pronto acampan cuatrocientos
jóvenes, como acampa un batallon de infantería en Lujan. Estos jóvenes
labran la tierra i se educan para enseñar a labrar la tierra i a leer.
La tierra que labran les da de que vivir, dejando al Estado solo los
gastos de creacion. En lugar de peones para las labores que no requieren
fuerza, tomo niños a quienes sus padres no pueden dar ni moral, ni
oficio ni instruccion, i ellos ayudando al trabajo, se moralizan por la
educacion relijiosa i por la disciplina i la instruccion. Los sacerdotes
que presiden hoi a la educacion de Huérfanos toman al niño desde la
cuna, lo educan en las Salas de Asilo, i a los siete años es ya un
hombrecito moral, relijioso, instruido i trabajador. La Quinta Normal
continúa la obra, i ésta i la Escuela Normal le dan aplicacion i objeto;
i de materiales tan humildes al principio, el sistema ha hecho maestros
de escuela, agrónomos, impresores, litógrafos, grabadores intelijentes,
relijiosos i morales, para ir cada uno al puesto que le aguarda, es
decir una quinta donde hai tierra que labrar, servicios diversos que
prestar a sus semejantes, una escuela que presidir, los goces de la
familia i de la propiedad, i un porvenir asegurado, miéntras la
honradez, la laboriosidad i el desempeño de sus deberes le hagan
acreedor a permanecer en situacion que es de suyo buena. En veinte años
la fisonomía física i moral del país ha cambiado, quedando echadas las
bases de un porvenir de civilizacion, moralidad i riqueza.

Incluimos en la mejora agrícola los medios de mejorar las razas de
animales, aun en el estado actual de la industria ganadera. Como una
yegua de valor de un peso necesita de la misma estension de tierra para
mantenerse que una de raza i que da potros de valor de cien pesos, el
criador con un animal de raza, emplearia cien veces ménos tierra con
igual resultado que la que hoi embaraza, dando de comer a seres tan
degradados. Sucede otro tanto en las razas de vacas, cerdos, ovejas, de
lo que en Buenos-Aires tienen suficiente esperiencia, pero de lo que no
se dan cuenta los que presiden a los destinos del país. A principios de
este siglo se introdujeron en Francia dos caballos padres, de raza
inglesa pura. El gobierno mandó poco despues formar _haras_, o
establecimientos para la cruza i mejora de las razas en los varios
departamentos de Francia, presididos por los jefes políticos, tanta
importancia se daba a este asunto. Los resultados han correspondido a
esta solicitud, poseyendo hoi la Francia caballos que en nada ceden a
los de Inglaterra. La estadística en 1851 ha podido contar mil
setecientos noventa, entre yeguas i caballos de raza inglesa, i mil
doscientos cincuenta i cinco de raza árabe. Las sociedades de
aclimatacion han continuado la obra iniciada por el estado, aplicándose
a dotar a la Francia de todos los animales útiles al hombre de que ántes
carecia, i a mejorar las razas existentes. Una vaca ordinaria produce
seis litros de leche, miéntras que ciertas razas especiales dan hasta
veinte i seis litros diarios, es decir, cerca de una arroba[17]. Iguales
ventajas se obtienen en la calidad i cantidad de las lanas de los
carneros. Pero para mejorar así la calidad de las razas es preciso
cuidados intelijentes, locales adecuados; son libros los que contienen
los preceptos de esta ciencia, i no todos los particulares a un tiempo
han de emprender los primeros ensayos. Los Estados-Unidos sobre todo se
distinguen hoi por la intelijencia de los procederes, i la uniformidad
de la impulsion, debido esto a una poblacion educada en masa ya, i
preparada para recibir instrucciones i hacer aplicacion inmediata a los
negocios de interes. Para esta esencial reforma servirian especialmente
los locales indicados, limitándose al principio a la distribucion de
merinos tipos, de cerdos, para proceder con el tiempo a la refina de
vacas i caballos, sirviendo estas ocupaciones ausiliares de dar medios
de industria i sosten a los futuros maestros. Decimos lo mismo con
respecto a la rica produccion de las lanas, que hoi forma uno de los
artículos de esportacion de Buenos-Aires. En 1840, cinco millones ciento
diez i ocho mil ovejas produjeron, en el Estado de Nueva-York, nueve
millones i poco mas de ochocientas mil libras de lana, miéntras que en
1850 tres millones cuatrocientas cincuenta i tres mil ovejas produjeron
diez millones setenta mil libras de mejor lana. ¿Cómo se obró este
prodijio? Por los cuidados intelijentes de los criadores, mejorando las
razas, e instruyéndose en los mejores métodos conocidos, por medio de la
difusion de conocimientos. En el estado semi-salvaje de la cria de
ovejas en Buenos-Aires, tomada ésta en jeneral, se necesitarán siete
millones de ovejas para producir diez millones de lana de calidad
mediocre; ocupando doble o triple terreno para el sustento de los
animales que la producen.

Tenemos pues lo que la tierra i la enseñanza requieren. Quedan las
ideas. Las ideas son libros; los libros son productos de una o mas
industrias. Afecta a la educacion pública habrá una imprenta a la que se
agregarán mas tarde fábricas de papel, encuadernacion, litografía,
grabado en madera, etc., etc. Para educar un pueblo, el primer elemento
es el libro, i el libro barato i en numerosas ediciones. Era este el
defecto de la educacion en sus primeros ensayos. Ocupándose del arte de
leer no se acordaba que era preciso proveer tambien lo que habia de
leerse: celosa de la mejora de las jeneraciones nacientes que no nos han
de robar ni degollar a nosotros los que estamos vivos, prescindia de la
presente jeneracion tan educable o mas que la venidera. De aquí ha
nacido la institucion de las _Bibliotecas populares_, que son hoi la
palanca del desarrollo i civilizacion de los Estados-Unidos.

Pero nosotros tenemos mas que hacer todavía, i es educar el idioma mismo
traduciendo el libro, importando la industria que lo reproduce.

Los productos de la imprenta afecta a la educacion pública han de ser de
tres clases. Primera: los testos de la enseñanza en español para todos
los ramos de instruccion primaria i superior, haciendo ediciones en gran
número, lo que da a cada ejemplar un valor mínimo. Segunda; la
traduccion, compilacion i composicion de libros de instruccion útil para
todas las clases de la sociedad, i para la paulatina formacion de las
_Bibliotecas populares_, que principiando por un libro, deben de año en
año enriquecerse con nuevos continjentes, i no cesar nunca de
subministrar pasto fresco a la intelijencia, a medida que los
conocimientos se desenvuelven, i las ideas van marchando. El error que
ha tenido la civilizacion detenida entre nosotros, estaba en creer que,
salvo rarísimas excepciones, hai libros que pueden leerse en todos
tiempos, i que no envejecen i mueren con la época, los hombres, e ideas
de que fueron la espresion.

Tercera, i la mas seria; pasar al castellano las obras maestras de los
otros idiomas, i de cuya doctrina están privados los que solo hablan el
nuestro; reproducir cada diez años el diccionario de la lengua
aumentado, los códigos reformados; i cada veinte por lo ménos las
Enciclopedias metódicas, de Inglaterra sobre todo, que son las que
contienen datos mas prácticos sobre las artes modernas, las máquinas,
las ciencias, etc. El pueblo español, en materia de libros, va todavía
por los rudimentales i novelas que entretienen la imajinacion. El que
quiera saber qué libros se necesitan en español, eche la vista a su
propia biblioteca i verá la masa de conocimientos de que la jeneralidad
está privada. Los catálogos de libros de Bossange en Francia, de Mellado
en España, son verdaderos necrópolis de libros difuntos, hediondos a
fuerza de ser inútiles.

Por qué el Cosmos de Humboldt, La Mecánica celeste de La Place, las
obras de Buffon, los trabajos de Cuvier, de Lacépède i Beaumont no están
en castellano? Por qué no hai un Maltebrun en jeografía, un Mac'Culock
en datos comerciales, ni un _Million de faits_, ni una enciclopedia que
consultar? En materia de ciencia, como en derecho, habremos de estar
sujetos a idiomas muertos o estraños? El Congreso de los Estados-Unidos
hace publicar anualmente los Informes que sobre mecánica i agricultura
pasa el _Patent Office_ al Senado todos los años a sesenta mil
ejemplares, el compendio del censo a cien mil, i las obras de jeolojia i
delineacion de costas, viajes i descubrimientos a millares de
ejemplares, para instruccion del pueblo i desarrollo de la riqueza.
Nosotros necesitamos mas todavía, i ántes de estampar en el papel lo que
pensamos, debemos principiar por hacer conocer lo que otros pensaron i
nosotros ignoramos.

Toda la América del Sur necesita libros, i aun la España, i con
perseverancia i dilijencia se hallaría colocacion al exceso de
produccion, por medio de intercambios con los otros gobiernos, i con las
imprentas de España i de otros estados. La Alemania, que como se sabe,
se compone de estados diversos, a quienes no liga entre sí sino el
idioma, ha llevado al último grado de perfeccion este sistema de
permutas i jeneralizacion de los libros. Todas las imprentas i librerías
de la Alemania forman entre sí una asociacion para el cambio de libros.
Publicado uno o en via de publicarse, en Prusia, el librero pasa
circulares anunciando a sus cofrades la obra, para que cada uno pida los
ejemplares que quiera. Esto lo hacen recíprocamente todos, i en la feria
de Leipsic se reunen los libreros o sus dependientes, ajustan la cuenta
de cargo i data que se llevan entre sí, i el saldo en pro o en contra
queda para abrir la cuenta del año siguiente, sin que jamas se cruce un
centavo de dinero en estas transacciones.

Antes que estas ideas sean aceptadas, por gobiernos que en materia de
civilizacion responden con el evanjelio "mirad las aves del cielo que no
siembran, ni ciegan ni allegan en trojes, o cómo crecen los lirios del
campo que no trabajan ni hilan," esa civilizacion por perfeccionamientos
recientes habrá puesto en manos de los pueblos ménos avanzados, como la
imprenta ántes, el papel a precios ínfimos, i una arte tipográfica para
la reproduccion de las imájenes. La basofia o zupia de la caña de azúcar
acaba de ser aplicada con éxito a la fábrica de papel, i la reproduccion
instantánea de las figuras a precios ínfimos, por artes derivadas de la
fotografia eléctrica, está ya adquirida a los procedimientos
industriales. Hai estados americanos que no han ensayado aun el
aprovechamiento de los trapos para papel, i que se cuentan sin embargo
en el número de los pueblos civilizados; i gobiernos que montan fábricas
de armas que no cuidan de proveer de esta arma que llena una necesidad
del espíritu, la difusion de las ideas.

Otro motivo tiene Buenos-Aires para vaciar en molde tan vasto las
instituciones que han de cimentar su grandeza futura. Por su posicion,
por su mercado, será siempre el representante i el centro comun de todos
los pueblos de la lengua española de aquel lado de los Andes. La
imprenta no se desarrolla en pueblos pequeños o poco adelantados. El
Paraguai, Montevideo i las provincias interiores se proveerán de libros
de los grandes centros donde pueden construirse bellos i baratos, con el
auxilio de poderosa maquinaria. En Buenos-Aires toman tierra los
inmigrantes de todas las lenguas, i ya desde hoi predominan en su
poblacion vascos, italianos, franceses e ingleses. Un idioma no vive
porque un pueblo inculto lo habla, que entónces vivieran aun el latin,
el fenicio i el sanscrito. Vive por las ideas de que es vehículo, por la
ciencia que trasmite de jeneracion en jeneracion, por los monumentos que
en leyes, artes, descubrimientos ha legado a la posteridad. Cuando los
hijos de esos franceses, vascos e italianos pidan al idioma de la tierra
el medio de desenvolver las tradiciones de civilizacion que sus padres
dejaron, i no los encuentren, caerán en la barbárie que su nueva patria
les impone, i adoptando nuestros usos i hábitos, serán gauchos con pelo
rubio i ojos celestes, como ya se ha visto con los hijos de los alemanes
e irlandeses que poblaron a Quilmes i la Guardia del Monte.

No se pierda de vista otro hecho mui importante. Treinta años de
inmigracion aunque limitada, han dejado columbrar qué pueblos son los
que contribuyen a la poblacion de nuestro territorio con mayor número de
habitantes. Son los del medio dia de Europa, son las clases
trabajadoras, que de ordinario traen brazos robustos, hábitos de
economía i sobriedad, pero limitada instruccion. No sucede así en el
Norte de la América, a donde acuden los habitantes del Norte de Europa,
llevando de la Alemania sobre todo i de Inglaterra, tradiciones de
industria, instruccion i ciencia, lo que no estorba que el estado de
Nueva-York, punto de desembarco de la inmigracion, mantenga escuelas
nocturnas para enseñar el ingles i dar educacion a los que no la traen
de entre los estranjeros que llegan a sus playas. Tienen ademas los
Estados-Unidos por herencia un idioma, el primero en las ciencias de
educacion i el rival del frances en filosofía, literatura i actividad
intelectual. Tienen ademas la enerjía de su propia raza, la cultura de
sus habitantes, lo arraigado de sus instituciones propias, la facilidad
de difundirlas, lo que hace que los nuevos arribantes se pleguen i
amolden luego al espíritu, hábitos e ideas del pueblo que los acoje i
confunde en su propio ser. Todos los idiomas, el aleman mismo, ceden a
la atraccion i predominio que el ingles ejerce sobre todo lo que toca.
¿Tenemos nosotros en nuestro idioma, en nuestras instituciones esta
fuerza central, esta atraccion dominante? No: Nosotros necesitamos
fundar la nacionalidad futura de esos elementos heterojéneos, dando a la
lengua todos los medios que le faltan de preponderar, de perpetuarse, de
llenar todas las necesidades intelijentes de la sociedad. Los Estados
Unidos, pues que hemos de tomar los ejemplos en naciones de oríjen
colonial, eran cerca de cuatro millones de habitantes al declararse
independientes, con un espíritu nacional profundamente arraigado,
instituciones fundadas en una práctica secular, i hábitos, civilizacion
e ideas que tienen hasta hoi en los Estados de la Nueva-Inglaterra un
foco que conservándolas vivas, las difunden, por todo el resto de la
Union. La inmigracion durante los primeros treinta años no pasó de
234,000 individuos, lo que da siete mil ochocientos inmigrantes por año,
número insignificante, comparado con la masa de la fuerte i vigorosa
poblacion nacional que ya ascendia a doce millones de individuos.

No sucede lo mismo entre nosotros. Las investigaciones laboriosas del
señor Maezo lo han llevado a comprobar que de muchos años atras llegan a
Buenos-Aires seis mil inmigrantes por año, i las cifras de estranjeros
residentes que presenta lo comprueban. Segun él hai en Buenos-Aires hoi
veinte i dos mil ingleses, veinte i seis mil franceses, veinte mil
españoles, quince mil italianos i el resto hasta cien mil de oríjen
diverso. Esta masa de arribantes que debe aumentar cada dia mas,
sufocará bien luego la poblacion indíjena, sin imprimirle carácter
ninguno, porque no puede tenerlo esta mezcla etereojénea i aun sin
impregnarse del nuestro, no solo por la poca influencia que ejerceria
nuestro pequeño número, sino porque ningun rasgo apetecible tenemos de
carácter nacional, ni en moral, ni en instituciones, ni en prácticas
gubernativas, ni en tradiciones, ni en costumbres, si no son las de la
barbárie. Los inmigrantes del medio dia de Europa nos traen poco en
costumbres i aun en civilizacion que adelante la nuestra, i solo por una
fuerte educacion pública comun podrá impedirse que los hijos de vascos,
italianos i españoles desciendan de los hábitos industriales de sus
padres a los de incuria i barbárie de nuestras masas, ya que en falta de
instruccion corren parejas. ¿Qué estado, qué nacion va a formarse de
elementos tan diversos, sin una base a que se adhieran, sin un carácter
nacional predominante que les imprima a todos su sello, sin tradiciones
comunes, i aun con idiomas diversos que en el país mismo se conservan i
perpetuan? Todavía en California que ha pasado en seis años por ese
revolverse de elementos reunidos por el acaso de todas las partes del
globo, si bien la falta de la familia hacia mas estraña la confusion,
hubo siempre un jérmen del espíritu nacional, i predominó luego el jenio
norte-americano, saliendo de aquel caos el Estado de California hecho en
idioma, instituciones, usos, costumbres i leyes a imájen i semejanza de
la Union, acaso mas civilizado, acaso ménos moralizado. Que se juzgue
por estos hechos de la magnitud de la tarea que la educacion debe
emprender. Si Dios nos ha dado una tierra a medio hacer, la inmigracion
nos dará una sociedad por formar que ha de reposar solo en la fuerza de
la lei para vivir i desenvolverse, sin el auxilio de hábitos i
tradiciones que suplen su fuerza, o contienen las pasiones i las ideas
en ciertos límites.

Solo haciendo marchar de frente i en combinacion estos diversos
elementos, es que la educacion puede difundirse entre nosotros, producir
resultados inmediatos, interesar en su propagacion a las muchedumbres
ignorantes, mejorándolas, i a las muchedumbres propietarias, que verán
aumentada, asegurada i beneficiada esa propiedad, a la que sacrifican
hasta su propia tranquilidad, dejando a sus hijos, con esa propiedad
misma, entregados a los azares de un porvenir que de manera alguna se
les presenta como seguro, desde que en el fondo de los hechos actuales
se divisan ya las causas de perturbacion que nosotros mismos les
legamos.

Con las esplicaciones que preceden, someto al exámen i aceptacion del
pueblo de Buenos-Aires, la base de una lei para proveer a la educacion
comun de sus hijos, que lléne todas las condiciones requisitas para su
objeto. Sin una base cierta, se pueden mejorar las escuelas existentes,
crear algunas nuevas, pero no fundar la institucion salvadora que
concluye por suprimir las _plebes_ ignorantes, improductoras e
inmorales, cuyo número pudiera borrarse del de los seres humanos, etc.
Es inútil presentar proyectos de lei, sin estar seguros de que serán
aceptados. El Estado de Nueva-York en 1851, al cambiar la base de la
renta de las escuelas, no obstante estar sancionada la nueva lei por la
Lejislatura, la sometió a votacion popular en las elecciones. Una gran
mayoría la aceptó; pero al ponerla en práctica fué rechazada. Revisada
de nuevo, fué segunda vez sometida a la sancion de la voluntad de los
ciudadanos, i entónces fué aceptada por una debil mayoría. Sometido en
1849 a la Cámara de Diputados en Chile un proyecto de educacion
primaria, la Cámara compuesta de lo mas distinguido de la juventud de
Chile rechazó la base de la renta, que debia sostener las escuelas, que
estribaba en que _cada uno contribuyese directamente i en proporcion de
lo que posee, a la educacion de todos_. Sometido de nuevo el mismo
proyecto a la Cámara de Senadores en 1852, compuesta de los propietarios
mas acaudalados, fué rechazada igualmente en el mismo acápite; i aun no
hai lei de instruccion pública en Chile. El hombre de estado mas
influente de Chile, el Presidente de la República, no encontró
sostenedores para hacer pasar una lei sobre instruccion pública en el
seno de las Cámaras compuestas por los hombres, que por discusiones
políticas habian votado millones i hecho derramar la sangre de los suyos
i de los contrarios en las reyertas políticas.

Sobre este punto ya no hai cuestion en Buenos-Aires. Las parroquias se
han reunido espontáneamente para votar por suscripcion los fondos
necesarios para el sosten de sus escuelas. San-Nicolas ha imitado su
ejemplo, i algunos departamentos de campaña mandado construir cómodos
edificios. La historia política de la República Arjentina, i el fresco
recuerdo de lo pasado, han aleccionado a la opinion sobre la necesidad
de educar a las muchedumbres improductoras, mejor que lo que se ha
podido en Chile, en quince años de esposicion de principios. Chile
gobernado por la clase propietaria i educada en colejios no ha tenido
ocasion de ver la barbárie en el poder mostrándose a sus anchas.

Que la opinion pública en Buenos-Aires se uniforme pues a este respecto,
ántes de esponerse a decisiones lejislativas que pueden ser inspiradas
por preocupaciones de clase i de educacion universitaria, los
verdaderos obstáculos en todas partes para la jeneralizacion de los
conocimientos, única base del órden, de la riqueza i de la civilizacion.

La _Comision de Hacendados_ puede espresar oficialmente su voto.

La Comision para dictaminar sobre la lei de tierras puede aconsejar se
retengan las cincuenta cuadras pedidas, ántes de dar títulos de
propiedad a los poseedores que carecen de ellos; i como en las tierras
enfiteúticas los poseedores no tienen el dominio de la tierra, para
hacer pasar la lei no habria que discutir sino con los setecientos
poseedores con títulos.

La prensa debe consagrarse a ilustrar estas cuestiones, i formar la
opinion, en vista de las ventajas i desventajas del sistema, i los
políticos adoptar por blanco de sus esfuerzos la adopcion o el rechazo
de ideas que ofrecen asegurar el bien público, i el adelanto del país.
Las elecciones deben tener en vista llevar a la Asamblea, sostenedores
en uno de ámbos sentidos, para convertir en lei la opinion que
predomine. Este es el medio de dar vida i animacion a las cuestiones
electorales, i creando la opinion pública sobre puntos determinados,
darla representantes directos en el gobierno.

Admitida la base, el proyecto de lei es obra de ciencia profesional, de
estudio de las lejislaciones existentes, de esperiencia de sus
resultados, de aplicacion a nuestras necesidades. Para la discusion de
sus artículos, las Cámaras lejislativas son competentes. Para la
adopcion de la base propuesta, no lo serán miéntras no sean espresion
de la voluntad de los ciudadanos, a este respecto manifestada. El
público poco podrá decir con acierto sobre el efecto práctico de tal o
cual artículo de una lei; pero en cuanto a las tierras pedidas, los que
las poseen u ocupan pueden formar opinion sobre la conveniencia pública
o privada de cederlas o guardarlas.

Concluiremos este prospecto, por el anuncio de declaraciones jenerales
que la lei debe contener. No son estas principios teóricos, ni derechos
abstractos. Son simplemente los fundamentos de las leyes modernas sobre
educacion comun, deducidos del tenor literal de sus disposiciones. Son
cosas practicadas, establecidas, i pasadas en autoridad de cosa juzgada,
por mas que entre nosotros parezcan novedades. Pueden adoptarse en toda
su estension, modificarse o limitarse en su jeneralidad, segun se
juzguen aplicables al país, a la índole de sus instituciones,
costumbres, etc. Yo solo he querido al reasumirlas en formas dogmáticas
mostrar el último grado de perfeccion que han alcanzado las leyes sobre
educacion comun. La ventaja de los pueblos nuevos de nuestra época está
en encontrar ya resueltas todas las dificultades que embarazaron por
largos siglos la marcha de los que les han precedido; i en lugar de
empezar por hacer esperimentos incompletos, o entrar en caminos que no
tienen salida, porque por ahí principiaron otros, la ciencia del
estadista de nuestra época i de nuestros países debe consistir en
examinar los progresos parcialmente hechos en diversos países i
tiempos, i deducir de ellos, razonado i sistemático, el código de las
verdades conquistadas por la humanidad i probadas i sancionadas por la
práctica. En este principio se funda la codificacion de las leyes, la
enciclopedia de las ciencias i artes, i todos los trabajos en que los
pueblos modernos reasumen las nociones exactas, apartando los errores
con que cada una vino necesariamente acompañada.

Que los propietarios, los estadistas, los letrados, la juventud, los
inmigrantes, las madres que están criando hijos para la cuchilla de las
futuras tiranías, decidan si han de vivir siempre sobre el quién vive de
un Rosas o sus imitadores, i si han de legar a sus descendientes, por
disposicion testamentaria, las alarmas i las zozobras en que han nacido
i deben morir. Si no, manos a la obra, todos de consuno, i en diez años
habremos fundado el órden de cosas, de donde han de brotar la riqueza i
la tranquilidad, la cultura i la moralidad, la agricultura i mas
ganado.



PRINCIPIOS JENERALES

SOBRE EDUCACION COMUN

Apoyados en los recientes progresos de las Legislaciones de varios
Estados a este respecto.

     Habiendo consignado en _Educacion Popular_, obra escrita en
     1848, i posteriormente en el _Monitor de las Escuelas
     primarias_ de Chile, los principios que rijen la lejislacion
     de escuelas, me limito en este trabajo, a mostrar los
     progresos que ha hecho, desde entónces a acá, la lejislacion
     de algunos Estados modernos, sobre todo en los Estados-Unidos.


El gobierno instituido para proveer a las necesidades jenerales de la
comunidad cuida de que la civilizacion[18] se propague por todo el
cuerpo social, i de jeneracion en jeneracion por medio de instituciones
que la difundan sobre todos los individuos de la sociedad presente, para
fundar la conservacion de la tranquilidad pública, la seguridad de la
propiedad i de la vida, i el desarrollo de la riqueza en la estincion de
la ignorancia, inmoralidad, e ineptitud de los individuos para
satisfacer honradamente sus necesidades. Este es el oríjen de la
intervencion del Estado en la educacion comun.

     "Siendo esencial para la conservacion de un gobierno libre que
     el saber i los conocimientos estén jeneralmente difundidos en
     una sociedad, i conduciendo altamente a este fin poner al
     alcance de todos los habitantes del Estado las oportunidades i
     ventajas de la educacion, será del deber de la Asamblea
     Jeneral dictar leyes para el aprovechamiento de las tierras
     públicas concedidas a este Estado por los Estados-Unidos, o
     las que hubiere de conceder en adelante para uso de las
     escuelas, i aplicar los productos de ellas, o los que procedan
     de otras fuentes a los objetos a que fueron o pueden ser
     destinados. La Asamblea Jeneral dictará de tiempo en tiempo
     leyes, con el objeto de fomentar la mejora intelectual,
     científica i agrícola, concediendo recompensas e inmunidades
     por la mejora de las artes, ciencias, comercio, manufacturas e
     historia natural; i fomentar i desenvolver los principios de
     humanidad, industria i moralidad." (_Constitucion de Arkansas,
     art. IX, sec. I_, 1836.)

El desarrollo i perfeccionamiento de los procederes agrícolas, como que
depende la agricultura de la aplicacion de los resultados de las
ciencias i de las artes, i es la base de la riqueza pública, debe entrar
en el número de las funciones del gobierno, fundando establecimientos de
aclimacion de plantas, de ensayo de procederes agrícolas, i de difusion
de las ciencias naturales que hoi dirijen la fuerzas productivas de la
naturaleza.

     "Que Massachusetts cree justo i conveniente que el Congreso
     destine una porcion de tierras públicas para establecer i
     dotar un _Colejio Normal de Agricultura_ que sea para la
     ciencia rural, lo que West-Point es para la militar, con el
     objeto de educar maestros i profesores para el servicio de
     todos los Estados de la República."--Que se suplique a S. E.
     el Gobernador; que haga llegar a manos de los Senadores del
     Estado una copia de esta resolucion, así como a los
     Representantes
     de Massachusetts en el Congreso, para que la presenten a aquel
     cuerpo. (_Resolucion de la lejislatura de Massachusetts, del
     20 de abril de 1852_).

     --"_El pueblo_ del Estado de Nueva-York, representado en
     Senado i Asamblea ordena lo que sigue: (Los nombrados) quedan
     por ésta constituidos en un cuerpo político incorporado, bajo
     el nombre, título i descripcion de _Colejio agrícola del
     Estado de Nueva-York_......" (_Lei de la Lejislatura de 15 de
     abril de 1853_).

     --_Ordenanzas, instrucciones._--"El principal objeto de dicha
     corporacion es proveer de un sistema de instruccion esencial i
     prácticablemente útil a los intereses agrícolas del Estado,
     combinar la teoría con la práctica, suministrar una sana
     disciplina al espíritu, acumulacion de conocimientos i hábitos
     de trabajo e industria.

     La quinta afecta al Colejio Agrícola del Estado de Nueva-York,
     conteniendo nada ménos de trescientos acres de terreno
     variado, será conducida con ánimo de producir los resultados
     convenientes a una industria combinada de cultivo, tan variado
     como lo requieran los intereses agrícolas. "Siguen los
     diversos ramos de enseñanza _científica_...." El Profesor de
     Agricultura práctica instruirá las clases, en todas las varias
     operaciones de los campos; en la económica aplicacion del
     trabajo del hombre, caballos, i poder de vapor; en el valor,
     adaptacion i aplicacion de los varios abonos i fertilizantes;
     en la cria, cuidado, alimento i gordura del ganado; en el
     manejo de la lechería; en el arreglo, construccion i usos de
     los edificios de campo; en la accion i usos prácticos de todos
     los elementos, maquinaria e instrumentos empleados en la
     agricultura; en el sistema de drainaje, etc., etc.
     (_Reglamento del Colejio Agrícola del E. de N.Y._)

     --"Establécese un Consejo de Agricultura, que se compondrá de
     S. Exa. el Gobernador, el Teniente Gobernador, i el Secretario
     de Estado _ex-officiis_, de un miembro de cada una de las
     Sociedades Agrícolas de la República que reciben distribucion
     anual de fondos públicos, i de tres miembros que serán
     nombrados por el Gobernador i Consejo...... (_Lei del Estado
     de Massachusetts, sancionada el 22 de abril de 1852_).

     --"La Lejislatura fomentará el progreso de mejoras científicas
     i agrícolas; i tan pronto como sea posible, proveerá al
     establecimiento de _una escuela de agricultura_. Constitucion
     del Estado de Michigan, adoptada en 1850, art. XIII, sec. II.

     --"La lejislatura fomentará por todos los medios convenientes
     la mejora intelectual, moral, científica i agrícola."
     _Constitucion del Estado de California, sancionada en 1849,
     art. IX, sec. II._

     --"Que se ruegue i de poder a S. Exa. el Gobernador para
     nombrar cinco comisionados, a fin de considerar la
     conveniencia de establecer _escuelas o colejios de
     agricultura_, i tambien la de subministrar ausilios a los que
     existan, para la instruccion de los alumnos que deseen asistir
     a semejantes institutos, en todos aquellos ramos de los
     conocimientos agrícolas necesarios para la mejora de los
     intereses de la Agricultura, en este Estado. (_Resolucion de
     la legislatura de Massachusetts, mayo 3 de 1850_).

Siendo las tierras públicas en los países que las poseen eriales una
propiedad perteneciente a la comunidad, su valor debe consagrarse a la
fundacion de los establecimientos de educacion comun, a fin de que todas
las clases de la sociedad, i todas las jeneraciones que se sucedan
participen de este bien comun, reservando a distancias convenientes,
ántes de enajenar las tierras, terreno para la fundacion i sosten de las
escuelas que la poblacion que las ocupe habrá de necesitar.

     "Será reservado de la venta de tierras públicas el lote número
     16 (ciento cuarenta i cuatro cuadras), de cada municipio (dos
     leguas cuadradas), para el sosten de las escuelas públicas
     dentro de dicho municipio; i tambien una tercia parte de todas
     las minas de oro, plata, cobre i plomo que hayan de venderse o
     de que disponga el Congreso. _Ordenanza de 1787, del Congreso
     de los E. U. para la venta de tierras públicas, ratificada en
     todas las leyes posteriores_, excepto en la participacion de
     minas de oro, plata i cobre.

     --"La seccion numerada _diez i seis_ en cada municipio, i
     donde tal seccion hubiere sido vendida, o se haya dispuesto de
     ella, se _concederán_ otras tierras equivalentes, i lo mas
     contiguas a la misma, a los habitantes de dicho municipio para
     el uso de las escuelas." _Lei de Marzo de 1819._

     --"Que se otorgue a cada uno de los estados especificados en
     la primera seccion de esta acta (Ohio, Indiana, Illinois,
     Alabama, Missouri, Mississipi, Luisiana, Arkanzas i Michigan)
     quinientos mil acres de tierras para mejoras interiores....."
     _Lei del Congreso de los E. U. 1841._

     --"El producto de todas las tierras que han sido, o en
     adelante fueren concedidas por los Estados-Unidos a este
     estado para objetos de educacion (excepto las tierras de
     antemano destinadas a una universidad), i todos los dineros i
     el producto neto de toda propiedad que recaiga en el estado
     por secuestro o por falta de herederos, i todos los dineros
     que hayan de pagarse, como un equivalente de la excepcion del
     servicio militar, i el producto neto de todas las multas
     colectadas en los varios departamentos por infraccion de las
     leyes penales, i el dinero proveniente de alguna concesion
     hecha al Estado, cuando no se especifique el objeto de dicha
     concesion, i los _quinientos mil_ acres de tierra, a que el
     Estado tiene derecho por el acta del Congreso (4 de setiembre
     de 1841), i tambien un cinco por ciento sobre el producto neto
     de la venta de tierras públicas a que el Estado tiene derecho
     por su admision en la Union, serán puestos aparte, como un
     fondo separado, que se llamará el fondo de escuelas, cuyo
     interes, i todas las otras rentas derivadas de las tierras
     públicas, serán esclusivamente aplicadas a los objetos
     siguientes, a saber: Al sosten i mantenimiento de escuelas
     comunes en cada distrito de escuelas, i a la compra de
     bibliotecas correspondientes i de aparatos, i el sobrante será
     aplicado al sosten de colejios i escuelas normales con sus
     bibliotecas i aparatos correspondientes." _Const. de
     Wisconsin, Cap. X, sec. 2, 1848._

     (En cuanto al destino de las tierras públicas, todas las
     constituciones de los Estados tienen disposiciones análogas o
     idénticas).

Siendo de interes comun preservar al mayor número posible de habitantes
de un país de la ignorancia i consiguiente incapacidad intelectual,
moral e industrial, la educacion comun es _gratuita_, en cuanto las
escuelas están al alcance de todos, sin relacion a la fortuna de cada
uno. La propiedad que esa educacion ha de preservar de ataques, la
riqueza que la instruccion ha de impulsar i desenvolver, pagan la
educacion de todos, como pagan el ejército que vela por la seguridad,
las cárceles que retienen en su seno a los que la atacan, etc. El
Estado solo interviene para hacer que bajo una direccion e inspeccion
inteligentes, las escuelas correspondan a su objeto, perfeccionando la
enseñanza, i haciéndola ménos costosa i mas productiva que si fuera
costeada directamente por los pudientes, en provecho solo de sus hijos.
Pero estando las fortunas distribuidas por todo el territorio del Estado
con desigualdad, i la poblacion siendo en cada localidad mas o ménos
densa, pero sin relacion a la riqueza, el Estado interviene para
regularizar la distribucion de la enseñanza, de manera que la riqueza
acumulada en unos puntos ayude a la poblacion ménos acomodada acumulada
en otros.

     "Será impuesta en adelante una contribucion por valor de
     ochocientos mil pesos anuales, sobre el valor de las
     propiedades raíces i muebles que hai en el Estado, la cual
     será impuesta, cobrada i colectada en el modo prescrito por
     lei, para la imposicion i cobro de las contribuciones
     (directas); i cuando hubiere sido colectada, se pagará a los
     respectivos tesoreros de departamento, sujetos a la órden de
     Superintendente de Estado de Escuelas comunes." _Lei de
     Nueva-York de 1851._

     --"Una contribucion de Estado de un peso por cada mil de la
     avaluacion de la propiedad raiz i mueble que existe en el
     Estado, será cobrada en adelante en la forma que se cobran las
     otras contribuciones directas; i cuando cobrada, su producto
     será entregado por los respectivos tesoreros de departamento
     al Tesorero del Estado para los objetos que a continuacion se
     especifican. (_Código de Escuelas comunes de Nueva-York._.)

     --"El Superintendente de Estado de las Escuelas comunes
     apartará el 1.º de enero i dividirá un tercio de la suma
     así colectada, i un tercio de todas las otras sumas destinadas
     al sosten de las Escuelas comunes, igualmente entre los varios
     distritos de escuelas i vecindarios separados del Estado, de
     quienes se hubiesen recibido informes segun la lei.--Al mismo
     tiempo, apartará i dividirá los restantes dos tercios de la
     suma colectada entre los varios departamentos, ciudades i
     poblaciones del Estado, en proporcion a la poblacion
     respectiva, segun resulte del anterior censo nacional o de
     Estado. (_Ibidem._)

La educacion comun debe abrazar los rudimentos, indispensables para
poner a los alumnos, poseyéndolos, en estado de instruirse a sí mismos.
De aquí es, que la lei fija un mínimum de lo que debe enseñarse
necesariamente a todos, graduando i estendiendo la instruccion, a medida
que la opinion se forma, i los recursos se aumentan. Las escuelas
primarias son solo el primer eslabon de una série de desarrollos que
deben sucedérseles.

     "La instruccion primaria es elemental o superior." _Lei de 28
     de junio de 1853,_ art. 1.º. _Francia._

     --"En cada municipio en esta República será mantenida todos
     los años, a espensas de la poblacion, una escuela para la
     instruccion de los niños, en ortografía, lectura, escritura,
     gramática, jeografía, aritmética, i buena conducta."
     _Estatutos Revisados de Mass., cap. 56._ En las poblaciones de
     100, de 150, de 500 familias se establecen escuelas de
     enseñanza mas estensa, hasta formar, por lei de abril de 1853,
     un Colejio de Estado, para que cada distrito de escuelas envie
     un alumno a recibir gratuitamente una educacion completa.
     Nueva-York que ha dividido la educacion en departamentos
     primarios, escuelas, i altas escuelas comunes, ha añadido en
     1853 una Academia gratuita, en la que mil alumnos de las
     escuelas públicas puedan recibir instruccion _politécnica_,
     como en la escuela de este nombre en Francia.

La lei proteje al niño en sus propiedades, contra el posible desórden de
sus padres, i por la misma razon lo proteje en sus intereses morales,
preservando por la educacion su intelijencia de la impotencia en que la
mantiene la completa ignorancia, i morijerando sus costumbres desde que
aparecen síntomas visibles de desórden moral.

     "Todo menor entre la edad de seis a quince años, convencido de
     ser un vagabundo habitual, o de no asistir a las escuelas, o
     de estar sin regular ni legal ocupacion, o de crecer en la
     ignorancia, puede, a discrecion del juez de paz, u otro
     funcionario judicial que tenga jurisdiccion para el caso, ser
     cometido a una institucion de instruccion, casa de reforma, u
     otra situacion conveniente, por el tiempo que el juez
     determine, no excediendo de un año." _Leyes de Massachusetts_,
     1850 i 1852.

El Estado, puede hacer obligatoria, sin excepcion, la asistencia de los
niños a las escuelas donde provee a la educacion comun, i castigar a los
padres o tutores omisos en el desempeño de este deber.

     "Todos los establecimientos fundados, i todos los reglamentos
     escritos para el bien de nuestros vasallos serían inútiles,
     si, como ha sucedido hasta hoi, las escuelas permanecen
     vacías, o si depende de los padres enviar a ellas sus hijos.
     Por tanto, ordenamos que los niños en las campañas i en las
     ciudades, puedan o no pagar sus padres la educacion, asistan a
     las escuelas, desde que hayan entrado a la edad de seis años
     hasta la de trece. Los padres o tutores cuyos hijos no
     asistiesen a las escuelas durante una semana sin causa de
     fuerza mayor, pagarán una multa de cuatro silvergros, i
     aquellos cuya pobreza les impida pagar, darán un dia de
     trabajo a la comun." (Las causas de exencion son enfermedad o
     ausencia). _Lei de Prusia._

     --"Todo niño debe frecuentar la escuela ocho años
     consecutivos...... Cuando los padres no aleguen escusa
     suficiente para la inasistencia de sus hijos, pagarán una
     multa de cinco silvergros a dos thalers quince silvergros, o
     un tiempo de prision equivalente." _Lei de Sajonia._

     "Todo niño está obligado a frecuentar una escuela." _Lei de
     Hanover._

     --"Ningun niño puede abandonar la escuela ántes de la edad de
     trece años." _Lei de Baviera._

     --"Todos los niños, varones o mujeres, ricos o pobres, deben
     desde la edad de seis años hasta la de doce cumplidos asistir
     a la escuela." _Lei de Austria._

     --"Sec. 1.º Toda persona que ejerciere autoridad sobre un
     niño, de edad de ocho a catorce años, enviará dicho niño a
     alguna escuela pública en la poblacion o ciudad donde resida,
     durante doce semanas al ménos, todos los años, de las cuales
     seis han de ser consecutivas.

     "Sec. 2.º La persona que violare las prescripciones de la
     primera seccion de esta lei, pagará, en beneficio de la ciudad
     o circunscripcion municipal, una suma que no haya de exceder
     de veinte pesos......." _Lei de Mass. de 1852_[19].

     "Ningun niño de ménos de quince años de edad, será empleado en
     un establecimiento manufacturero, a ménos que no haya asistido
     a alguna escuela pública o privada, al ménos por once semanas
     en los doce meses, anteriores a la época de su empleo, o por
     el mismo período de tiempo durante cada doce meses de los que
     estuviere empleado.--El propietario, superintendente, o ajente
     del establecimiento manufacturero que infrinja la disposicion
     anterior, perderá una multa que no baje de cincuenta pesos."
     _Lei de Mass. 1849._

La estension que ha tomado la administracion de la Educacion comun, como
que su eficacia interesa a un quinto de la poblacion del Estado, la
especialidad de sus leyes i direccion, el numeroso personal que
requiere, i la constante accion que debe ejercerse sobre el todo, ha
hecho necesario separar la direccion de la educacion comun, de toda otra
atencion administrativa, confiándola a funcionarios i a una
administracion especial.

     "Los Electores calificados de esta República nombrarán un
     Superintendente de Instruccion pública, al mismo tiempo que se
     elije Gobernador, i tendrá su oficio por cuatro años." _Const.
     de Kentucky, art. XI, sec. 2._

     --"Habrá un Superintendente de Escuelas que será nombrado i
     recibirá compensación, en la manera i forma que la Lejislatura
     designe." _Const. de Missouri, art. VI, sec. 2._

     --"En cada eleccion bienal serán elejidos un Secretario de
     Estado, un Superintendente de Escuelas, un comisionado de
     tierras, un tesorero, por el término de dos años." _Const. de
     Michigan, art. VIII, sec. 1._

     --"La supervision de la instruccion pública será confiada a un
     Superintendente de Estado de Escuelas, i los otros empleados
     que la Lejislatura ordenare: El Superintendente de Estado será
     elejido por los electores calificados del Estado, en la forma que
     la Lejislatura prescriba." _Const. del Wisconsin, art. X, sec. 1._

     (Todas las constituciones modernas de los Estados-Unidos han
     creado este funcionario, i en otros Estados las leyes ordinarias
     suplen a la imprevision de las antiguas constituciones.)

     --"En las próximas elecciones, i cada tres años en adelante, i
     cuantas veces ocurra vacante, será elejido, de la misma manera
     que los otros funcionarios del Estado, un Superintendente de
     Estado de las Escuelas comunes, que tendrá su oficio por tres
     años consecutivos...... El Superintendente de Estado someterá
     anualmente a la Lejislatura un informe conteniendo el detalle
     de la condicion de las Escuelas comunes del Estado; presupuesto
     i cuenta de los gastos de las Escuelas comunes; planes para
     el manejo i mejora del fondo de escuelas, i para la mejor
     organizacion de las mismas, con todas las otras materias
     relativas a su empleo, i a las Escuelas comunes, segun lo juzgue
     oportuno. Informe del comisionado (hoi ministro de Estado,
     Randall) para _codificar las leyes de Escuelas comunes del Estado
     de Nueva-York_, 1852.

     --"El Superintendente de Estado de las Escuelas comunes tendrá
     jurisdiccion final, sobre apelacion, en todas las cuestiones i
     controversias que nazcan de la aplicacion de estas leyes i que
     esten sujetas a apelacion, como en ellas está prescrito; i su
     decision sobre el caso será considerada i tenida en todos los
     tribunales, i en otros lugares, como final i concluyente, entre
     las partes a quienes el asunto apelado interese." (_Código,
     ibid._)

El Estado cuida de que la difusion de los conocimientos útiles, que
constituyen la civilizacion de nuestra época, llegue a todos los
habitantes del Estado, estableciendo escuelas para adultos, i
bibliotecas locales para la jeneralizacion de los libros que contienen
los conocimientos, de manera que las condiciones de edad, sexo, escasez
de recursos, o ubicacion en puntos apartados de los grandes centros del
saber no sean obstáculo a esta jeneral trasmision de las luces, que son
el caudal heredado de los trabajos de la humana intelijencia, i de donde
emanan la moralidad, la instruccion, i la capacidad productora de la
sociedad, por la aplicacion de los conocimientos a los negocios de la
vida. La instruccion rudimental de la escuela ha de continuarse i
recibir su aplicacion, en esta provision pública de los medios de
adquirir datos, nociones i conocimientos.

     "A mas de las concesiones de rentas para las Escuelas comunes
     que están autorizadas a hacer las ciudades i circunscripciones
     municipales, pueden acordar las sumas que crean necesarias,
     para el sosten de escuelas, para instruccion de adultos en
     lectura, escritura, gramática, aritmética i jeografía. Tales
     dineros serán impuestos i colectados, i pagados al tesoro, de
     la misma manera que todos los otros impuestos municipales.
     _Lei de Mass. 1847._

     --"Cada distrito de Escuela en cada municipio dividido
     legalmente en distritos, por reducido que sea el número de
     niños pertenecientes a él, rindiendo prueba ante el Tesorero
     del Estado de haber reunido i empleado la suma de quince o mas
     pesos pare formar una biblioteca en su distrito, tendrá
     derecho de recibir de dicho tesorero quince pesos aplicables
     al mismo objeto. Dicha suma será pagada por el Tesorero, a la
     órden de los notables del municipio o del mayor de la ciudad,
     donde el municipio esté situado. _Resolucion de la Lejislatura
     de Massachusetts, Marzo 3 de 1842._

     --"La Lejislatura proveerá al ménos para el establecimiento de
     un bibliotecario en cada municipio, i todas las multas
     impuestas i colectadas en todos los departamentos por
     infracciones de las leyes penales, serán esclusivamente
     aplicadas al sosten de dichas bibliotecas. _Constitucion de
     Michigan, 1850. Art. XIII, sec. 12._

     --Las ciudades i municipios pueden apropiar, para el comienzo
     i fundacion de tales bibliotecas, una suma que no exceda de un
     peso por cada uno de los individuos que forman la lista de
     contribuyentes; i para el sosten de las mismas, una suma que
     no exceda de veinte i cinco centavos por cabeza. _Lei de
     Massachusetts de 1851._

     --"La suma de cincuenta i cinco mil pesos, que por lei está
     provisto distribuya anualmente el Estado a los varios
     distritos de escuelas, continuará aplicándose a la compra de
     libros para las bibliotecas de distrito, hasta que se disponga
     otra cosa. _Código de lejislacion de Escuelas Comunes de
     Nueva-York, sec. 13. 1852._



NOTAS


[1] Aplicamos esta voz en su sentido jenérico, equivalente a _steppa
sabana_ en otros idiomas, como faccion de la naturaleza, i no en el
sentido que le da el vulgo de Buenos Aires, restrinjiéndola, a la parte
de la llanura que aun no está ocupada por los blancos.

[2] En las costas desde el Cabo de San-Antonio hácia el sur se
encuentran alguna vejetacion mayor. Mas hácia el sur se estienden en
manchas los bosques del Tordillo i el de Vecino, declarados de utilidad
comun. La corta de maderas i de leña va estinguiéndolos rápidamente.
Gracias a mi proximidad la villa de Dolores ha podido adelantar su
construccion. Mas adelante se encuentran los montes llamados de
Menudites, estensos i formados por árboles de maderas duras. Luego
vienen los montes Grandes, donde se dirije la inmigracion de peones de
Santa-Fé i Córdova. De este bosque se surte de maderas la campaña hasta
distancias enormes. Los árboles que la forman son el tala, planta
espinosa de madera blanca, mui sensible a la humedad del suelo que la
descompone en ménos de dos años. El sauce silvestre es otra de las
plantas utilizables. Léjos de la costa, al Sud i al Oeste del Estado de
Buenos-Aires, no existen bosques de ninguna especie.

[3] Ciento veinte i tres varas en cuadro o dos tercios de cuadra.

[4] _Arpen_, equivale a poco mas de setenta varas en cuadro.

[5] Contestacion a las circulares del Post-Office de Washington-_De
Post-dam_. "Hai casos en que el provecho de la leche de las vacas es en
término medio de treinta pesos cada una. Las vacas buenas lecheras dan
225 libras de mantequilla por cabeza. La mantequilla vale hasta
setiembre quince centavos i hasta diciembre catorce." _De Cuyuga_....
"Para determinar los productos de la leche muchos datos deben tenerse en
cuenta, tales como la diferencia de vacas, de alimentos i otras causas
locales. Creemos que buenas vacas, bien cuidadas darán 200 á 300 libras
de mantequilla, i el doble de queso. Precio de la mantequilla 15 cts. i
el del queso 7 (_Informe de_ 1851).

[6] Subminístranos estos datos la enriquecida traduccion de la obra de
Woodwins Parish por el señor Maezo, cuya laboriosidad le prepara un
vasto campo para nuevas investigaciones.

[7] _Report of Comissioners of Patent Office for 1851, páj. 188._

[8] Report of the superintendent of the census 1852.

[9] He buscado los precios corrientes de 1850, época del censo, de que
se han tomado estas cifras para hacer mas exacta la apreciacion. En
octubre de este año estaba a 2 $ 50 cts. el bushel de trigo.

[10] Precio tomado de los informes pasados al Post-Office sobre
agricultura.

[11] Arbitrario.

[12] "De Liverpool el sábado entraron cinco buques con 2,065 personas: 3
de Bremen con 553: 4 del Havre con 1,587: 2 de Lóndres con 1,064: 3 de
Rotterdam, Hull i Hamburgo con 360.

El lúnes, de varios puntos, 15 buques con 5,715 personas. _Herald_"

[13] El Censo de Irlanda en 1841 dió 8.175,121 habitantes, miéntras que
el de 1851 solo contó 6.515,794. En 1841 habian 1.328,389 casas
habitadas, de las cuales solo lo estaban en 1851, 1.047,735.

Decreto reciente del gobierno de Buenos-Aires.

Departamento de Gobierno.--Buenos-Aires, Noviembre 4 de
1854.--"Considerando que ha muchos años que los enfiteutas hoi
poseedores de tierras públicas no pagan cánon al Gobierno, i esto no
obstante, han cobrado i cobran sumas enormes a los sub-arrendatarios:
Considerando que este abuso supone una especie de derecho privilejiado
contrario a los principios de equidad i justicia que el Gobierno, como
administrador de dichas propiedades quiere sostener sin excepcion: i por
último, que tanto los poseedores, como los sub-arrendatarios deben
esperar lo que a este respecto se resuelva por la Lejislatura, ha
acordado i decreta:

"Art. 1.º Entre tanto que no se sancione la lei de tierras, que debe
ser presentada a la lejislatura, i no se restablezca i arregle el nuevo
cánon que deben pagar los poseedores de dichas tierras, los
sub-arrendatarios quedan desobligados del pago; i en lo sucesivo no
pueden tener responsabilidad sino ante la autoridad pública, i segun la
lei que se dicte.

"Art. 2.º No se puede fundar en el anterior artículo derecho alguno
para exijir el desalojo de los sub-arrendatarios.

"Art. 3.º Comuníquese a quien corresponde, publíquese i dese al
Rejistro Oficial.--_Obligado._--_Ireneo Portela._"

[14] Como está para dictarse una lei en Buenos-Aires sobre tierras
públicas, sería de desear que el lejislador consultase las
recopilaciones que en épocas distintas ha mandado hacer el Congreso de
los Estados-Unidos, bajo el nombre de _Public land laws_, en los cuales
se encuentran no solo las diversas leyes dictadas al efecto, sino las
decisiones de los tribunales, las opiniones oficialmente manifestadas de
los Ajentes de tierras, i todo cuanto a este asunto tiene relacion. Como
comprasen los Estados-Unidos la Florida a la España, vienen en estos
tratados, recopiladas todas nuestras leyes españolas sobre tierras,
desde el principio de la colonizacion hasta 1814, inclusas las leyes
dictadas en España para las colonias de la Carolina, i repoblacion de
las Baleares, con documentos desconocidos de nuestros abogados, i mui
ilustrativos de cuestion que afecta tanto a la felicidad pública. Son
las leyes de tierras públicas de mas consecuencia que las constituciones
políticas, i los errores, la imprevision i los abusos cometidos en
ellas, hacen jemir a todas las jeneraciones, por los males que les
legan. No debe pues obrarse a la lijera en asunto tan grave.

[15] Rendu. _De l'éducation primaire à Londres dans ses rapports avec
l'Etat_, 1853.

[16] Minutes of the council of Education. 1852.

[17] Guenon, de las vacas lecheras.

[18] "La palabra civilizacion viene visiblemente de _ciudad_, CIVITAS.
_Ciudad_ es _sociedad_. _Civilizar_ a los hombres es hacerlos propios
para la _ciudad_, la _sociedad_. ¿Cómo se les hace propios para la
_sociedad_? Evidentemente dándoles ideas i hábitos _sociales_. La
verdadera propiedad de la _civilizacion_, es, como la palabra lo indica,
inspirarnos ideas i costumbres favorables a la sociedad." DUNOYER. _De
la industria i de la moral considerada en sus relaciones con la
libertad._

[19] Esta es la primera lei compulsoria que se dicta en los
Estados-Unidos. La esperiencia de veinte años de esfuerzos para
regularizar la asistencia de los niños a las escuelas, ha decidido al
fin al Lejislador a dar este paso.





*** End of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Educación común en el Estado de Buenos-Aires" ***

Doctrine Publishing Corporation provides digitized public domain materials.
Public domain books belong to the public and we are merely their custodians.
This effort is time consuming and expensive, so in order to keep providing
this resource, we have taken steps to prevent abuse by commercial parties,
including placing technical restrictions on automated querying.

We also ask that you:

+ Make non-commercial use of the files We designed Doctrine Publishing
Corporation's ISYS search for use by individuals, and we request that you
use these files for personal, non-commercial purposes.

+ Refrain from automated querying Do not send automated queries of any sort
to Doctrine Publishing's system: If you are conducting research on machine
translation, optical character recognition or other areas where access to a
large amount of text is helpful, please contact us. We encourage the use of
public domain materials for these purposes and may be able to help.

+ Keep it legal -  Whatever your use, remember that you are responsible for
ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just because
we believe a book is in the public domain for users in the United States,
that the work is also in the public domain for users in other countries.
Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we
can't offer guidance on whether any specific use of any specific book is
allowed. Please do not assume that a book's appearance in Doctrine Publishing
ISYS search  means it can be used in any manner anywhere in the world.
Copyright infringement liability can be quite severe.

About ISYS® Search Software
Established in 1988, ISYS Search Software is a global supplier of enterprise
search solutions for business and government.  The company's award-winning
software suite offers a broad range of search, navigation and discovery
solutions for desktop search, intranet search, SharePoint search and embedded
search applications.  ISYS has been deployed by thousands of organizations
operating in a variety of industries, including government, legal, law
enforcement, financial services, healthcare and recruitment.



Home