Home
  By Author [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Title [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Language
all Classics books content using ISYS

Download this book: [ ASCII | HTML | PDF ]

Look for this book on Amazon


We have new books nearly every day.
If you would like a news letter once a week or once a month
fill out this form and we will give you a summary of the books for that week or month by email.

Title: Buena Nueva de acuerdo a Marcos: Traducción de dominio público abierta a mejoras
Author: - To be updated
Language: Spanish
As this book started as an ASCII text book there are no pictures available.
Copyright Status: Not copyrighted in the United States. If you live elsewhere check the laws of your country before downloading this ebook. See comments about copyright issues at end of book.

*** Start of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Buena Nueva de acuerdo a Marcos: Traducción de dominio público abierta a mejoras" ***

This book is indexed by ISYS Web Indexing system to allow the reader find any word or number within the document.

MARCOS: TRADUCCIÓN DE DOMINIO PÚBLICO ABIERTA A MEJORAS***


  Development site http://de.geocities.com/nuestroamigojesus/bdp  


-------------------------------------------------------------------

Esta traducción se basa especialmente en la biblia World English
Bible - WEB (http://www.ebible.org). Así como la biblia World
English Bible, esta traducción y sus fuentes se liberan al dominio
público. En particular están permitidos por siempre el uso
ilimitado, la redistribución, reproducción y retransmisión por
cualquier medio conocido o por conocer así como su modificación.
Nosotros, los traductores, no ofrecemos garantía alguna, sólo
quisiéramos hacer la voluntad de Dios (aunque no estamos seguros de
estar haciéndola bien). Sin los conocimientos, ni autoridad que
requiere una traducción de un texto inspirado por Dios, nos
atrevimos a comenzar porque no habíamos encontrado una versión de
este texto en español y de dominio público. Probablemente al
traducir hemos introducido errores y eventualmente la versión en la
que nos basamos también tenga (aunque hemos procurado comparar con
otras traducciones). Quien movido por su fe en Jesús desee mejorar
esta traducción está cordialmente invitados al grupo virtual
evangelios-dp http://groups.yahoo.com/group/evangelios-dp Puede
buscar actualizaciones o citar como fuente de la traducción:
http://de.geocities.com/nuestroamigojesus/bdp
 Lo invitamos a difundir
esta traducción, a mejorarla pero sobre todo a colaborar en la
construcción del Reino de Dios que creemos se logra haciendo la
voluntad de Dios, siguiendo a Jesús.


-------------------------------------------------------------------

-------------------------------------------------------------------

Buena Nueva de acuerdo a Marcos


-------------------------------------------------------------------
[1]


        1



001:001 El comienzo de la Buena Nueva de Jesús Cristo, el Hijo de
        Dios.
001:002 Como está escrito por el profeta Isaías[2]
        «Observa, yo envió mi mensajero antes de tu gracia. Quien
        preparará tu camino antes de ti[3]. 
001:003 Una voz [4] gritando en el desierto `¡Preparen el camino del
        Señor!¡Hagan sus caminos rectos[5]!´» 
001:004 Juan estuvo bautizando[6] en el desierto, anunciando el
        bautizo de arrepentimiento para el perdón de los pecados.
001:005 Toda la gente de Judea y todos los de Jerusalén fueron a él.
        Fueron bautizados por él en el río Jordán mientras confesaban
        sus pecados.
001:006 Juan se vestía con piel de camello y un cinturón de cuero
        alrededor de su cintura. Comía grillos y miel salvaje.
001:007 Predicaba diciendo, « Después de mí viene el que es más fuerte
        que yo, ante quien no soy digno de inclinarme a desamarrar las
        cintas de sus sandalias.
001:008 Yo los bauticé en[7] agua, pero él los bautizará en el
        Espíritu Santo. »


001:009 Sucedió en esos días, que Jesús vino de Nazaret de Galilea, y
        fue bautizado por Juan en el Jordán.
001:010 Cuando se levantaba del agua, Juan vio el cielo dividirse, y
        el Espíritu descendiendo sobre Jesús como una paloma.
001:011 Una voz salió del cielo, «Tu eres mi Hijo amado, en quien yo
        estoy bien complacido.»


001:012 Después el Espíritu dirigió a Jesús al desierto.
001:013 Estuvo en el desierto cuarenta días tentado por el demonio.
        Estuvo con los animales salvajes; y los ángeles le sirvieron.


001:014 Después que Juan fue detenido[8], Jesús llegó a Galilea,
        anunciando la Buena Nueva de el Reino de Dios
001:015 y diciendo, «¡El tiempo se ha completado, y el Reino de Dios
        está a la mano[9]! Arrepiéntanse y crean en la Buena Nueva.»


001:016 Pasando por el lago de Galilea[10], vio a Simón y a Andrés, el
        hermano de Simón, pescando con una red, pues ellos eran
        pescadores.
001:017 Jesús les dijo, «Síganme, y los haré pescadores de
        hombres[11].»


001:018 Inmediatamente ellos dejaron sus redes, y lo siguieron.
001:019 Andando un poco más, vio a Santiago el hijo de Zebedeo, y a
        Juan, su hermano, quienes también estaban en el bote
        arreglando las redes.
001:020 Entonces Él los llamó, y ellos dejaron a su padre, Zebedeo, en
        el bote con sus empleados y fueron tras Jesús.
001:021 Fueron a Capernaum, y al siguiente día sabático [12] entró a
        la sinagoga y enseñó.
001:022 La gente estaba asombrada por su enseñanza, porque enseñaba
        con autoridad, y no como los escribas [13]
001:023 Había en la sinagoga un hombre con un espíritu impuro, y
        gritaba,
001:024 diciendo, «¿Qué tenemos que ver contigo, Jesús, tu Nazareno?
        ¿Has venido a destruirnos? Yo se quien eres tu: ¡El Santo de
        Dios!»


001:025 Jesús lo reprendió, diciendo, «¡Cállate, y sal de él!»


001:026 El espíritu impuro, haciéndolo convulsionar y chillando con
        fuerte voz, salió de él.
001:027 Todos estaban asombrados, se cuestionaban entre ellos
        diciendo, «¿Qué es esto? ¿Una nueva enseñanza? ¡Con autoridad
        Él ordena incluso a los espíritus impuros, y ellos le
        obedecen!»
001:028 La noticia sobre Jesús se difundió inmediatamente en toda la
        región de Galilea y las áreas vecinas[14 ].


001:029 Después cuando habían salido de la sinagoga, entraron a la
        casa de Simón y Andrés, con Santiago y Juan.
001:030 La mamá de la esposa de Simón yacía enferma con fiebre, y le
        contaron sobre ella.
001:031 Él vino, la tomó de la mano, y la levantó. La fiebre la
        abandonó, y ella los atendió.
001:032 Por la tarde, cuando el sol se había ocultado, le trajeron a
        todos los enfermos, y aquellos que estaban poseídos por
        demonios.
001:033 Toda la ciudad estaba reunida en la puerta.
001:034 Jesús sanó muchos que sufrían diversas enfermedades, y expulso
        muchos demonios. A los demonios no les permitió hablar, porque
        ellos lo conocían


001:035 Temprano por la mañana, mientras todavía estaba oscuro[15], Él
        se levantó y salió, se dirigió a un lugar desierto, y rezó
        allí.
001:036 Simón y los que estaban con Él fueron tras Él;
001:037 lo encontraron y le dijeron, «Todos te están buscando.»


001:038 Él les dijo, «Vayamos a otros lugares en los siguientes
        pueblos, para que yo pueda predicar allá también, porque por
        esta razón he venido.»
001:039 Fue a las sinagogas de toda Galilea, evangelizando y
        expulsando los demonios


001:040 Un leproso vino a Él, suplicándole, arrodillado ante Él, y
        diciéndole, «Si quieres, puedes hacerme limpio.»


001:041 Jesús tuvo compasión de él[16], estiró su mano, lo tocó, y le
        dijo, «Yo quiero. ¡Queda limpio!»
001:042 Cuando dijo esto, de inmediato la lepra lo abandonó, y quedó
        limpio.
001:043 Inmediatamente le mando irse, y le advirtió estrictamente
001:044 diciéndole, «No se lo digas a nadie, pero muéstrate al
        sacerdote, y ofrece por tu limpieza las cosas que Moisés
        ordenó, como un testimonio para ellos.»


001:045 Pero él salió y comenzó a anunciarlo y ha difundir lo
        acontecido, así que Jesús ya no podía entrar abiertamente a
        una ciudad, pero se quedaba afuera en sitios desiertos, y
        venían a Él de todas partes.


        2



002:001 Cuando volvió a entrar en Capernaum después de algunos días,
        se escuchó que estaba en la casa.
002:002 Entonces muchos se juntaron, de forma que no quedo espacio, ni
        siquiera cerca a la puerta; y Él les decía la palabra.
002:003 Cuatro personas fueron hacia Él, cargando un paralítico.
002:004 Cuando no pudieron acercarse más por la multitud, subieron al
        techo[17], quitaron el techo de donde Él estaba. Cuando lo
        habían descubierto, bajaron la camilla en la que estaba el
        paralítico acostado.
002:005 Jesús, viendo su fe, le dijo al paralítico, « Hijo, tus
        pecados te son perdonados.»


002:006 Pero había algunos escribas[18] sentados allí, pensando en sus
        corazones,
002:007 «¿Por qué dice este hombre blasfemias como esa? ¿Quién puede
        perdonar pecados sino solo Dios?»


002:008 Inmediatamente Jesús, percibió en su espíritu lo que estaban
        pensando, en su interior, y les dijo, «¿Por qué piensan estas
        cosas en sus corazones?
002:009 ¿Qué es más fácil, decirle al paralítico, `Tus pecados son
        perdonados;´ o decir, `Levántate, toma tu cama, y camina?´
002:010 Pero sepan que el Hijo del Hombre tiene la autoridad[19] en la
        tierra para perdonar pecados» le dijo al paralítico
002:011 «Yo te digo, levántate, toma tu camilla, y ve a tu casa.»


002:012 Él se levantó, e inmediatamente tomó la camilla, y salió en
        frente de todos; todos estaban asombrados, y daban gloria a
        Dios, diciendo, «¡Nunca vimos algo como esto!»


002:013 Jesús salió de nuevo a la orilla del lago. Toda la multitud
        vino hacia Él, y Él les enseño.
002:014 Al pasar, vio a Levi, el hijo de Alfeo, sentado en la oficina
        de impuestos [20], y le dijo, « Sígueme.» Y él se levantó y lo
        siguió.


002:015 Sucedió, que estando sentado en la mesa de su casa, muchos
        recolectores de impuestos y pecadores se sentaron con Jesús y
        sus discípulos, porque había muchos que lo seguían
002:016 Cuando los escribas y los fariseos vieron que estaba comiendo
        con pecadores y recolectores de impuestos, dijeron a sus
        discípulos, «¿Por qué es esto, que Él come y bebe con
        recolectores de impuestos y pecadores? »


002:017 Cuando Jesús los escuchó, les dijo, «Aquellos que son
        saludables no tienen necesidad de un médico, sino aquellos que
        están enfermos. No vine a llamar al arrepentimiento a los
        justos sino a los pecadores.»


002:018 Los discípulos de Juan y los fariseos estaban ayunando,
        algunas personas fueron y le preguntaron, «¿Por qué los
        discípulos de Juan y los fariseos ayunan pero tus discípulos
        no ayunan?»


002:019 Jesús les dijo, «¿Pueden los invitados a la boda ayunar
        mientras el novio está con ellos? Mientras tengan al novio con
        ellos, no pueden ayunar.
002:020 Pero vendrán días en los que les quitarán al novio, y tendrán
        que ayunar ese día.
002:021 Nadie coce un parche nuevo[ 21] sobre un vestido viejo, porque
        el parche encoge y se separa del viejo, y se hace un hueco
        peor.
002:022 Nadie pone vino nuevo en odres viejos, porque el vino nuevo
        romperá el cuero, y el vino se derramará, y el cuero quedará
        destruido; en cambio ponen vino nuevo en odres frescos.»


002:023 Sucedió que Jesús caminaba un día de reposo por los sembrados
        de granos, y sus discípulos comenzaron, mientras los cruzaban,
        a arrancar las espigas.
002:024 Los fariseos le dijeron, «Observa, ¿Por qué ellos hacen eso,
        que no es legal el día sabático?»


002:025 Él les contesto, «¿No leyeron lo que David hizo, cuando él
        tuvo necesidad, y estaban hambrientos él y los que estaban con
        él?
002:026 ¿ Cómo él entró a la casa de Dios cuando Abiatar era un alto
        sacerdote, y comió pan sagrado, lo cual no era permitido sino
        para los sacerdotes, y también le dio a los que estaban con
        él?»
002:027 Él les dijo, «El día sabático fue hecho para los hombres, no
        los hombres para el día sabático.
002:028 Así que el Hijo del Hombre es señor incluso del día sabático.


        3



003:001 Jesús entró de nuevo a la sinagoga, había allí un hombre que
        tenía una mano tullida.
003:002 Ellos lo miraban pues si lo sanaba el día sabático, podían
        acusarlo.
003:003 Él le había dicho al hombre que tenía la mano tullida,
        «Levántate.»
003:004 Jesús les dijo, «¿Es legal en el día sabático hacer el bien, o
        herir? ¿Salvar una vida, o matar?» Pero ellos callaban.
003:005 Después de mirarlos con indignación, apenado por la dureza de
        sus corazones, le dijo al hombre, «Estira tu mano.» Él la
        estiró, y su mano quedo curada, tan sana como la otra[22].
003:006 Los fariseos salieron, y junto con los seguidores de Herodes
        conspiraron para destruirlo.


003:007 Jesús fue al lago con sus discípulos, y una gran multitud lo
        siguió de Galilea, de Judea,
003:008 de Jerusalén, de Idumea, de más allá del Jordán, y de Tiro y
        Sidón. Una gran multitud que había escuchado las cosas
        grandiosas que hacía, vino a Él.
003:009 Jesús habló con sus discípulos para que tuvieran un pequeño
        bote preparado cerca para que la multitud no lo aplastara.
003:010 Muchos había sanado, por esto todos los enfermos lo
        presionaban para poder tocarlo.
003:011 Cuando los que estaban poseídos por espíritus impuros[23], lo
        veían, se postraban a sus pies y gritaban, «¡Tu eres el hijo
        de Dios!»
003:012 Jesús les prohibió estrictamente dar a conocer quien era.


003:013 Jesús subió a la montaña y llamó a los que había elegido, y
        ellos fueron a Él.
003:014 Fueron doce, los que pudieron ser elegidos por Él y a quienes
        enviaría a evangelizar,
003:015 con autoridad para curar enfermedades y sacar demonios:
003:016 Simón, a quien le dio el nombre de Pedro;
003:017 Santiago hijo de Zebedeo; Juan, el hermano de Santiago, los
        llamo Boanegres, que significa hijos del trueno;
003:018 Andrés; Felipe; Bartolomé; Mateo; Tomás; Santiago el hijo de
        Alfeo; Tadeo; Simón el celote;
003:019 y Judas Iscariote quien después lo traicionó
        Jesús entró a una casa.
003:020 La multitud se reunió nuevamente, hasta el punto en que no los
        dejaban comer pan.
003:021 Cuando sus familiares escucharon esto, fueron a llevárselo:
        diciendo, «Él está loco.»
003:022 Los maestros de la ley que llegaron de Jerusalén dijeron,
        «Tiene a Beelzebú,» y «con la ayuda del príncipe de los
        demonios expulsa demonios.»


003:023 Él los llamó, y les enseño en forma de parábolas, «¿Como puede
        Satanás expulsarse a si mismo?
003:024 Si un reino está dividido en contra de si mismo, ese reino no
        podrá mantenerse.
003:025 Si un hogar está dividido, ese hogar no podrá mantenerse.
003:026 Si Satanás está en contra de si mismo y dividido, no podrá
        mantenerse, y tendrá su fin.
003:027 Pero nadie puede entrar a la casa de un hombre fuerte a robar,
        a no ser de que antes ate al hombre fuerte; entonces podrá
        robar su casa.
003:028 Yo les aseguro, todos los pecados del hombre le serán
        perdonados, incluyendo sus blasfemias;
003:029 Pero quien blasfeme contra del Espíritu Santo nunca tendrá
        perdón, es culpable de un pecado eterno[24].»
003:030 porque ellos dijeron, «Él tiene un espíritu impuro.»


003:031 La madre y los hermanos de Jesús llegaron y desde afuera lo
        mandaron a llamar.
003:032 Una multitud estaba sentada alrededor de Jesús y le dijeron,
        «Mira, tu madre, tus hermanos[25] y tus hermanas[26] están
        afuera buscándote.»


003:033 Él les contestó, «¿Quienes son mi madre y mis hermanos?»
003:034 Mirando a quienes se sentaban a su alrededor, dijo «¡Miren, mi
        madre y mis hermanos!
003:035 Todo aquel que haga la voluntad de Dios, es también mi
        hermano, mi hermana y madre.»


        4



004:001 Nuevamente comenzó a enseñar a la orilla del lago. Una gran
        multitud estaba a su alrededor, así que subió a un bote en el
        lago y se sentó. Toda la multitud estaba a la orilla del lago.
004:002 Él les enseñaba muchas cosas en parábolas, y les decía en sus
        enseñanzas,
004:003 «¡Escuchen! Un campesino salió a sembrar,
004:004 y ocurrió, mientras sembraba, que algunas semillas cayeron
        sobre el camino, y los pájaros [27] vinieron y las devoraron.
004:005 Otras cayeron sobre suelo pedregoso, con poca tierra, e
        inmediatamente brotaron, porque la tierra no era profunda.
004:006 Cuando el sol subió las quemó; y como no tenían raíz se
        secaron.
004:007 Otras cayeron entre las espinas, las espinas crecieron, las
        sofocaron y no dieron fruto.
004:008 Otras cayeron en tierra buena, y dieron fruto, creciendo y
        \aumentando. Algunas dieron treinta veces más, algunas sesenta
        veces más, y algunas cien veces más.»
004:009 Y dijo, «Quien tenga oídos para oír, que oiga.»


004:010 Cuando estaba sólo, aquellos que estaban a su alrededor con
        los doce le preguntaron sobre las parábolas.
004:011 Jesús les dijo, «A ustedes se les dan los misterios del Reino
        de Dios, pero para quienes están afuera, todo se hace en
        parábolas,
004:012 porque `viendo pueden ver, y no percibir; y oyendo pueden oír,
        y no entender; a menos que cambiaran, y sus pecados les serían
        perdonados.´»


004:013 Les dijo, «¿No entienden esta parábola? ¿Cómo entenderán
        entonces todas las parábolas?
004:014 El campesino siembra la palabra.
004:015 Hay las que caen en el camino, cuando la palabra es sembrada;
        y cuando algunos la han oído, inmediatamente viene Satanás, y
        se lleva la palabra que ha sido sembrada en ellos[28].
004:016 De forma similar hay las que son sembradas en lugares
        pedregosos, aquellos, que cuando escuchan la palabra la
        reciben con alegría.
004:017 No tiene raíces en ellos mismos, y duran poco tiempo. Cuando
        la opresión o la persecución llega a causa de la palabra,
        inmediatamente tropiezan.
004:018 Otras son las sembradas entre espinas. Estos son quienes han
        escuchado la palabra,
004:019 y las preocupaciones de este mundo[29], el engaño de la
        riqueza, y los deseos por otras cosas entran a sofocar la
        palabra, y se vuelve infértil.
004:020 Las que fueron sembrados en tierra buena: aquellos que cuando
        escuchan la palabra, la aceptan, y dan fruto, algunos treinta
        veces, otros sesenta veces, y algunos cien veces.»


004:021 Jesús les dijo, «¿Se trae la lampara para ponerla debajo de un
        cajón[30] o debajo de una cama? ¿No es para ponerla sobre una
        base?
004:022 Porque no hay nada escondido, que no llegue a ser
        conocido[31]; ni nada se hizo secreto, que no sea sacado a la
        luz[32].
004:023 Si alguien tiene oídos para oír, que oiga.»


004:024 Él les dijo, «Pongan atención a lo que escuchan. Con la medida
        que midan, serán medidos y mas se te dará a ti que escuchas.
004:025 Pues a quien tenga mas se le dará, y a quien no tenga a ese se
        le quitará incluso lo que tenga.»


004:026 Jesús dijo, «El Reino de Dios es como si un hombre regara
        semillas sobre la tierra,
004:027 debe dormir y levantarse noche y día, y la semilla brotará y
        crecerá[33] y el hombre no sabe como.
004:028 Pues la tierra da frutos: primero la hoja, luego la espiga y
        después el grano completo en la espiga.
004:029 Pero cuando el fruto está maduro, inmediatamente él saca la
        hoz, porque la cosecha ha llegado.»


004:030 Jesús dijo, «¿Con qué compararemos el Reino de Dios? ¿Con que
        parábola lo ilustraremos?
004:031 Es como una semilla de mostaza, que cuando es sembrada en la
        tierra, es menos que todas las semillas[34 ] que hay en la
        tierra,
004:032 pero cuando es sembrada y crece, llega a ser más grande que
        todas las hierbas, y extiende grandes ramas para que los
        pájaros del cielo puedan alojarse bajo su sombra.»


004:033 Con muchas de tales parábolas les dijo la palabra,
        parábolas[35] que ellos podían escucharla.
004:034 Sin una parábola Él no les hablaba; pero en privado le
        explicaba todo a sus discípulos.


004:035 Ese día, cuando atardeció, les dijo, «Vámonos al otro lado.»
004:036 Dejando la multitud, se lo llevaron tal como estaba, en el
        bote. Otros botes pequeños lo acompañaban.
004:037 Una gran tormenta se levantó, las olas golpeaban el bote, una
        gran parte del bote ya estaba lleno de agua.
004:038 Jesús se encontraba en la popa dormido sobre una almohada, lo
        despertaron y le dijeron, «Maestro, ¿no te preocupa que nos
        estamos muriendo?»


004:039 Jesús despertó, y reprendió al viento, y le dijo al mar «¡Paz!
        ¡ Quédate quieto!» El viento cesó, y hubo una gran calma.
004:040 Jesús les dijo, «¿Por qué tienen tanto miedo? ¿Cómo es eso,
        que no tienen fe? »


004:041 Ellos estaban muy asustados y se dijeron unos a otros, «¿Quien
        es este que hasta los vientos y el mar le obedecen?»


        5



005:001 Llegaron al otro lado del lago, a la región de Gerasa[36].
005:002 Cuando había bajado del bote, de las tumbas salió a su
        encuentro un hombre con un espíritu impuro,
005:003 el hombre tenía por casa las tumbas. Nadie podía atarlo, ni
        siquiera con cadenas,
005:004 aunque a menudo lo habían atado con lazos y cadenas, él rompía
        las cadenas, y hacía pedazos los lazos. Nadie tenía la fuerza
        para dominarlo.
005:005 Siempre, día y noche, en las tumbas y en las montañas, él
        chillaba, y se cortaba con piedras.
005:006 Cuando vio a Jesús desde lejos corrió y se inclinó ante Él,
005:007 y gritando con fuerte voz, decía «¿Qué tengo que ver contigo,
        Jesús, tu hijo del altísimo Dios? Te pido por Dios, no me
        atormentes.»
005:008 Jesús le había dicho, «espíritu impuro ¡sal de este hombre!»


005:009 Jesús le preguntó, «¿Cuál es tu nombre?»,
        él le contestó, «Mi nombre es legión, porque somos muchos.»
005:010 El espíritu le suplicaba que no lo enviará fuera de la región.
005:011 Había sobre el lado de una montaña una gran piara de cerdos
        alimentándose.
005:012 Todos los demonios le suplicaban diciendo, « Envianos a esos
        cerdos, para que podamos entrar en ellos[37].»


005:013 Una vez Jesús les dio permiso. Los espíritus impuros salieron
        del hombre y entraron a los cerdos. El rebaño de
        aproximadamente dos mil cerdos se lanzó al lago desde un
        acantilado y los cerdos se ahogaron en el lago.
005:014 Quienes los alimentaban huyeron, y contaron esto en la ciudad
        y en el campo.
        La gente vino a ver que era lo que había ocurrido.
005:015 Fueron donde Jesús, y vieron al que había estado poseído por
        demonios, sentado, vestido y cuerdo, aquel que había tenido la
        legión; y se asustaron.
005:016 Quienes lo vieron, declararon lo que había ocurrido al que
        estaba poseído por demonios y a los cerdos.
005:017 La gente comenzó a pedirle a Jesús que abandonara la zona.


005:018 Cuando Jesús entró al bote, el hombre que había estado poseído
        por demonios le pidió que le permitiera ir con Él.
005:019 Él no se lo permitió, pero le dijo «Ve a tu casa, donde tus
        amigos, y cuéntales las grandes cosas que el señor ha hecho
        por ti, y como Él ha tenido piedad contigo.»


005:020 Se fue y comenzó a proclamar en Decapolis[38] como Jesús había
        hecho grandes cosas por él, y todos se maravillaban.


005:021 Cuando Jesús había vuelto a la otra orilla, una gran multitud
        se le acercó; Él estaba en el lago.
005:022 Sucedió que uno de los dirigentes de la sinagoga, de nombre
        Jairo, vino; y viéndolo calló a sus pies,
005:023 y le suplicó diciendo, «Mi pequeña hija está a punto de morir.
        Por favor ven y pon tus manos sobre ella, para que pueda ser
        saludable y viva.»


005:024 Jesús fue con él, una gran multitud lo siguió y lo presionaban
        por todas partes.
005:025 Cierta mujer, que tenía un hemorragia desde hacía doce años,
005:026 que había sufrido mucho con muchos médicos, y que había
        gastado todo lo que tenía, y no mejoraba, sino al contrario
        empeoraba,
005:027 habiendo oído lo que se decía de Jesús, fue tras Él entre la
        multitud, y tocó sus ropas.
005:028 Pues se había dicho, «Si tan sólo toco su vestido, me
        aliviaré[39].»
005:029 Inmediatamente el flujo de sangre se detuvo, y ella sintió en
        su cuerpo que su enfermedad había sido sanada


005:030 Entonces Jesús, al percibir que había salido poder de Él, se
        volteó hacia la multitud, y preguntó, «¿Quien tocó mi ropa?»


005:031 Sus discípulos le dijeron, «Mira la multitud presionándote,
        Como dices, `¿Quien me tocó?´»


005:032 Él miró a su alrededor para ver a la que había hecho esto.
005:033 Pero la mujer, temerosa y temblando, sabiendo lo que le había
        ocurrido, vino y cayó frente a Él, y le dijo la verdad.


005:034 Él le dijo, «Hija, tu fe te ha hecho bien. Ve en paz, y queda
        curada de tu enfermedad.»


005:035 Mientras Él aún hablaba, vinieron de la casa del dirigente de
        la sinagoga diciendo, «Tu hija está muerta. ¿Para qué
        incomodar más al Maestro?»


005:036 Pero Jesús, al oír el mensaje, inmediatamente dijo al
        dirigente de la sinagoga, «No tengas miedo, sólo cree.»
005:037 Él no permitió que lo siguieran, excepto Pedro, Santiago y
        Juan el hermano de Santiago.
005:038 Entró a la casa del dirigente de la sinagoga y encontró
        conmoción, llanto y un gran lamento.
005:039 Cuando había entrado, les dijo, «¿Por qué están conmovidos y
        lloran? La niña no esta muerta, sino dormida.»


005:040 La gente lo ridiculizó. Pero Él, habiéndolos sacado a todos,
        tomó al padre de la niña a su madre y a los que estaban con
        él, y entró donde yacía la niña.
005:041 Tomándola por la manó, le dijo, «Talitha cumi;»[40] que
        traducido significa, «Niña, te digo, levántate.»
005:042 Inmediatamente la niña se levanto y caminó, ella tenía doce
        años. Ellos estaban asombrados, y profundamente admirados.
005:043 Él les ordenó estrictamente que nadie debía saber esto, y
        dijo[41] que algo debía dársele de comer a la niña.


        6



006:001 Jesús salió de allí. Llegó a su propia tierra, y sus
        discípulos lo siguieron.
006:002 Cuando llegó el día de reposo, comenzó a enseñar en la
        sinagoga, muchos al escucharlo quedaban asombrados y decían,
        «¿De donde sacó éste hombre estas cosas?» y «¿Cuál es la
        sabiduría que fue dada a éste hombre para que tantas obras
        poderosas salgan de sus manos?
006:003 ¿No es éste el carpintero, el hijo de María y hermano de
        Santiago, José, Judas y Simón? ¿Acaso no están sus hermanas
        acá con nosotros?» La gente estaba ofendida con Él.


006:004 Jesús les dijo, «Un profeta no queda sin ser honrado, excepto
        en su propia tierra, entre sus parientes y en su propio
        hogar.»
006:005 Jesús no pudo hacer obras poderosas allí, sólo puso sus manos
        sobre algunas personas enfermas y las sanó.
006:006 Estaba asombrado de su incredulidad.
        Fue a los pueblos de los alrededores enseñando.
006:007 Llamó a los doce, y los comenzó a enviar de dos en dos; les
        dio autoridad para expulsar espíritus impuros[42].
006:008 Les ordenó no llevar cosa alguna en su viaje, solo un bastón,
        ningún pan, ninguna bolsa, ni tampoco dinero en sus carteras,
006:009 que utilizaran sandalias y que no llevaran dos túnicas.
006:010 Él les dijo«En la casa que entren quédense hasta que partan
        del lugar.
006:011 Donde quiera que no los reciban ni los escuchen, cuando salgan
        de allí, sacudan el polvo de sus pies como testimonio contra
        ellos. Ciertamente, les digo, ¡será más tolerable para Sodoma
        y Gomorra en el día del juicio que para esa ciudad![43] »


006:012 Salieron y predicaron que la gente debía arrepentirse.
006:013 Sacaron muchos demonios, y a muchos enfermos los ungieron con
        aceite y los sanaron.
006:014 El rey Herodes escuchó esto, porque el nombre de Jesús se
        había hecho conocido, y dijo, «Juan el Bautista ha vuelto de
        la muerte, y por esto esos poderes obran en Él.»
006:015 Pero otros decían, «Es Elías.» Otros decían, «Es el profeta, o
        como uno de los profetas.»
006:016 Pero Herodes, cuando oyó esto dijo, «Es Juan, a quien yo
        decapité. Él ha vuelto de la muerte.»
006:017 Porque Herodes mismo había ordenado arrestar a Juan, y lo
        mantuvo en prisión por deseo de Herodías, la esposa de su
        hermano Felipe, con quien él se había casado.
006:018 Pues Juan le había dicho a Herodes, «No es permitido para ti,
        tomar la esposa de tu hermano.»
006:019 Herodías se puso en contra de él, y deseaba matarlo, pero no
        podía,
006:020 porque Herodes temía a Juan, sabiendo que él era un hombre
        correcto y santo, y lo mantenía seguro. Cuando lo escuchaba,
        hacía muchas cosas, y lo escuchaba gustoso[44].


006:021 Entonces vino un día conveniente, en el que Herodes en su
        cumpleaños hizo una cena para sus nobles, los altos oficiales,
        y los dirigentes de Galilea.
006:022 Cuando la hija de Herodías vino y danzó, agradó a Herodes y a
        quienes se sentaban con él. El rey le dijo a la joven, «Pídeme
        lo que desees y yo te lo daré.»
006:023 Le juró ,«Lo que me pidas, te lo daré, hasta la mitad de mi
        reino.»


006:024 Ella salió, y le dijo a la madre, «¿Qué debo pedir?»
        Ella le dijo, «La cabeza de Juan el Bautista.»


006:025 La joven fue de prisa donde el rey, y le pidió, «Deseo que me
        des ahora mismo la cabeza de Juan el Bautista en una
        bandeja.»


006:026 El rey estaba demasiado apenado, pero a causa de su juramento,
        y de los invitados a su cena, no quiso negárselo.
006:027 Entonces el rey envió a un soldado de su guardia, y le ordenó
        traer la cabeza de Juan, y él fue, decapitó a Juan en la
        prisión,
006:028 trajo su cabeza en una bandeja, y la entregó a la joven; y la
        joven la entregó a su madre.


006:029 Cuando los discípulos de Juan oyeron esto, fueron, tomaron su
        cuerpo y lo pusieron en una tumba.


006:030 Los apóstoles se reunieron con Jesús, y le dijeron todo lo que
        habían hecho y todo lo que habían enseñado.
006:031 Él les dijo, «Vamos a un lugar apartado[45], para descansar
        por un momento.» Pues habían muchos que iban y venían, y no
        tenían tiempo libre ni para comer.
006:032 Se fueron en el bote a un lugar desierto.
006:033 La gente[46] los vio andando, y muchos reconocieron a Jesús y
        corrieron allí desde todas las ciudades. Llegaron antes que
        ellos y fueron donde Jesús.
006:034 Jesús salió, vio la gran multitud, y tuvo compasión de ellos,
        porque eran como ovejas sin un pastor, y comenzó a enseñarles
        muchas cosas.
006:035 Cuando se hizo tarde llegaron sus discípulos y le dijeron,
        «Este lugar está deshabitado y es tarde.
006:036 Diles que se marchen, así pueden ir a los pueblos y
        alrededores a comprarse pan, pues no tienen nada de comer.»


006:037 Pero Él les contesto «Denles ustedes algo de comer.»
        Ellos le preguntaron,«¿Deberíamos ir a comprar doscientos
        denarios[ 47] de pan, para darles de comer?»


006:038 Él les dijo, «¿Cuántos panes tienen? Vayan a mirar.»
        Cuando ellos supieron, dijeron, «Cinco y dos pescados.»


006:039 Él les indicó sentarse en grupos sobre el pasto verde.
006:040 Se sentaron en grupos[48], de a cien y de a cincuenta.
006:041 Jesús tomó los 5 panes y los dos pescados, y mirando al cielo,
        los bendijo y cortó los trozos de pan, y dio los pedazos a sus
        discípulos para que los repartieran, y dividió los pescados
        entre todos.
006:042 Todos comieron, y todos quedaron satisfechos.
006:043 Recogieron doce canastos llenos de los trozos cortados y de
        pescado.
006:044 Los que comieron los trozos de pan fueron[49] cinco mil
        hombres.


006:045 Después Jesús hizo que sus discípulos subieran al bote y
        fueran al otro lado a Betsaida, mientras Él despedía la
        multitud.
006:046 Después de despedirse de ellos subió a la montaña a orar.


006:047 Cuando llego la tarde el bote se encontraba en la mitad del
        lago, y Él estaba solo en tierra.
006:048 Jesús al ver los discípulos remando con dificultad, pues el
        viento estaba en contra, a la madrugada[50] llegó donde ellos
        caminando sobre el lago, y el hubiera seguido,
006:049 pero cuando lo vieron caminando sobre el lago creyeron que era
        un fantasma y gritaron;
006:050 pues todos lo vieron y estaban asustados. Pero Jesús
        inmediatamente habló con ellos y les dijo, «¡Anímense! ¡ Soy
        yo! No tengan miedo.»
006:051 Subió al bote con ellos; y el viento cesó, los discípulos
        estaban muy asombrados entre ellos y maravillados;
006:052 pues no habían comprendido lo de los panes, y sus corazones
        estaban endurecidos.


006:053 Cuando cruzaron, fueron a tierra en Genesaret, y amarraron el
        bote a tierra[51].
006:054 Cuando habían salido del bote, la gente lo reconoció
006:055 y corrieron por toda la región, y comenzaron a traer a quienes
        estaban enfermos sobre sus camillas, donde oían que Él estaba.
006:056 En cualquier parte que el entrara, en villas, o en ciudades, o
        en el campo, la gente sacaba a los enfermos a las plazas, y le
        rogaban que les permitiera tocar sólo el borde de su vestido;
        y todos los que lo tocaban sanaban.


        7



007:001 Los fariseos y algunos de los escribas que llegaron de
        Jerusalén fueron donde Jesús.
007:002 Cuando vieron a algunos de los discípulos de Jesús comiendo
        pan con manos impuras, es decir, sin lavárselas, lo
        encontraron errado.
007:003 (Pues los fariseos, y todos los judíos, no comen sin lavar
        antes sus manos y antebrazos, manteniendo la tradición de los
        ancianos.
007:004 No comen cuando vienen de la plaza de mercado, sin antes
        bañarse[52], y hay muchas otras cosas, que han recibido y
        mantenido: lavado de copas, jarras, recipientes de bronce y
        camas.)
007:005 Los fariseos y los escribas le preguntaron, «¿Por qué tus
        discípulos no andan de acuerdo a la tradición de los ancianos,
        y comen[53] sin lavarse las manos?»


007:006 Él les contestó, «Bien hizo Isaías profecías sobre su
        hipocresía, como está escrito,
        `Esta gente me honra con sus labios, Pero su corazón está
        lejos de mi. 
007:007 Pero en vano me alaban mientras enseñan como doctrinas los
        mandamientos de los hombres.´ 
007:008 «Pues ustedes dejan de lado los mandamientos de Dios, y siguen
        estrictamente la tradición de los hombres; el lavado de jarras
        y copas, y hacen muchas otras de tales cosas.»
007:009 Él les dijo, « Rechazan por completo los mandamientos de Dios,
        para poder mantener su tradición.
007:010 Moisés dijo, `Honra a tu padre y a tu madre;´ y, `Quien
        maldiga a su padre o a su madre, que sea condenado a muerte. ´
007:011 Pero ustedes dicen, `Si un hombre dice a su padre o su madre,
        « Cualquier ganancia que pudieras haber recibido de mi es
        Corban[54], es decir, es dada a Dios[55];»´
007:012 y así ustedes no le permiten a alguien hacer algo por su padre
        o su madre,
007:013 anulando la palabra de Dios por su tradición, que han
        continuado. Ustedes hacen muchas cosas como esta.»


007:014 Jesús llamó la multitud y les dijo, «Escúchenme, todos y
        entiendan.
007:015 No hay nada de afuera del hombre, que pueda entrar y hacerlo
        impuro; pero lo que sale del hombre es lo que lo hace impuro.
007:016 Si alguno tiene oídos para escuchar, ¡escuche!»


007:017 Cuando se alejó de la multitud y entró a la casa, sus
        discípulos le preguntaron sobre la parábola.
007:018 Él les dijo, «¿No comprenden ustedes tampoco? ¿No se dan
        cuenta que todo lo que entra de afuera del hombre no lo puede
        hacer impuro,
007:019 porque no va a su corazón, sino a su estomago, y entonces a la
        letrina, haciendo así que todas las comidas sean puras?»
007:020 Dijo, «Es lo que sale del hombre, lo que lo hace impuro.
007:021 Porque de adentro, de los corazones de los hombres, proceden
        malos pensamientos, adulterios, pecados sexuales, asesinatos,
        robos,
007:022 codicia, inmoralidad, fraudes, deseos lujuriosos, malos ojos,
        blasfemia, vanidad y estupidez.
007:023 Todas estas cosas malas vienen de adentro, y hacen impuro al
        hombre.»


007:024 Jesús se fue de allí a los límites de Tiro y Sidón[56]. Entró
        a una casa y aunque no deseaba que nadie lo supiera, no pudo
        evitar que se dieran cuenta.
007:025 Una mujer cuya pequeña hija estaba poseída por un espíritu
        impuro escuchó sobre Jesús, llego donde Él y se arrojo a sus
        pies.
007:026 La mujer era griega[57], una sirofenicia de nacimiento. Le
        suplicó que expulsara al demonio fuera de su hija.
007:027 Pero Jesús le dijo, «Deja que los niños se llenen primero,
        pues no es apropiado quitarles el pan y dárselo a los
        perritos.»


007:028 Pero ella le contestó, «Si Señor. Pero hasta los perritos
        debajo de la mesa comen de las migajas de los niños.»


007:029 Él le dijo, «Por lo que has dicho, ve por tu camino. El
        demonio ha salido de tu hija.»


007:030 Ella se fue para su casa, y encontró a la niña que había
        yacido en cama, con el demonio ya expulsado.


007:031 Nuevamente el partió de los límites de Tiro y Sidón, y fue
        hacia el lago de Galilea, cruzando la región de Decapolis[58].
007:032 La gente le llevo a un sordo que también tenía impedimento
        para hablar. Le rogaron que pusiera su mano sobre él.
007:033 Él lo condujo lejos de la multitud, en privado, puso sus dedos
        sobre sus oídos, escupió saliva y tocó su lengua.
007:034 Mirando al cielo, suspiró, y le dijo, «¡ Ephphatha!» que
        significa, «¡Ábrete!»
007:035 Inmediatamente sus oídos se abrieron, y el impedimento de su
        lengua quedo liberado, y habló claramente.
007:036 Jesús les indico que no debían decirlo a nadie, pero entre más
        les indicaba, más ampliamente lo proclamaban.
007:037 La gente estaba asombrada fuera de toda medida y decía, «¡Él
        ha hecho todo bien. Ha hecho que los sordos oigan, y que los
        mudos hablen!»


        8



008:001 En aquellos días, se reunió una gran multitud, y no había nada
        para comer, Jesús llamó a sus discípulos y les dijo,
008:002 «Tengo compasión de la multitud, porque se ha quedado conmigo
        ya tres días, y no tiene nada que comer.
008:003 Si los envió en ayunas a sus casas, se debilitarán en el
        camino, porque algunos han venido por un camino largo.»


008:004 Sus discípulos le contestaron, «¿De donde podríamos satisfacer
        a estas personas con pan en un lugar desierto[59]?»


008:005 Él les preguntó, «¿Cuántos pedazos de pan tienen?»
        Ellos dijeron, «Siete.»


008:006 Jesús ordenó a la multitud sentarse en el piso, y tomó los
        siete pedazos. Habiendo dado gracias[60], los partió, y los
        dio a sus discípulos para servirlo, y ellos sirvieron a la
        multitud.
008:007 Tenían unos pocos pescados pequeños. Habiéndolos bendecido,
        dijo que también los sirvieran.
008:008 La gente comió y quedo satisfecha. Recogieron hasta siete
        canastos de los pedazos de pan que sobraron.
008:009 Los que comieron eran cerca de cuatro mil. Entonces los envió
        a sus casas[61].


008:010 Después Jesús subió al bote con sus discípulos, y llegaron a
        la región de Dalmanuta.
008:011 Los fariseos salieron y comenzaron a cuestionarlo[62] buscando
        de Él una señal del cielo, y probándolo.
008:012 Jesús suspiró profundamente en su espíritu, y dijo, «¿Por qué
        esta generación[63] busca una señal? Con certeza les digo,
        ninguna señal le será dada a esta generación.»


008:013 Los dejó, y nuevamente subiendo al bote, partió a la otra
        orilla.
008:014 Olvidaron subir pan; y en el bote no tenían más que un pedazo
        consigo.
008:015 Los instruyó diciendo«Estén atentos: cuídense de la levadura
        de los fariseos y de la levadura de Herodes.»


008:016 Razonaron entre ellos diciendo «Es porque no tenemos pan.»


008:017 Jesús, percibiéndolo, les dijo, «¿Por qué piensan que es
        porque no tienen pan? ¿No se dan cuenta aún, ni entienden?
        ¿Están sus corazones aún endurecidos?
008:018 ¿Teniendo ojos, no ven? ¿Teniendo oídos, no escuchan? ¿No
        recuerdan
008:019 cuando repartí los cinco panes entre cinco mil, cuántos
        canastos llenos de pedazos recogieron?
        Ellos le dijeron, «Doce.»


008:020 «Cuando los siete panes alimentaron a cuatro mil, ¿Cuántos
        canastos llenos de pedazos recogieron?»
        Le dijeron, «Siete.»


008:021 Él les preguntó, «¿No entienden aún?»


008:022 Llegó[64] a Betsaida. Le llevaron un hombre ciego, y le
        rogaron que lo tocara.
008:023 Jesús tomó al ciego de la mano y lo llevo fuera del pueblo.
        Después de humedecerle los ojos con saliva y colocar sus manos
        sobre él, le preguntó si veía algo.


008:024 Alzó la mirada y dijo, «Veo hombres; los veo como arboles
        caminando.»


008:025 Nuevamente puso sus manos sobre los ojos del ciego. Él miró
        fijamente, y quedó sano, y vio a todo el mundo claramente.
008:026 Jesús lo mando para su casa diciéndole, «No entres al pueblo,
        ni le digas a nadie del pueblo.»


008:027 Jesús se fue con sus discípulos a las aldeas de Cesarea
        Filipo. En el camino les preguntó a sus discípulos, «¿Quién
        dicen los hombres que soy yo?»


008:028 Ellos le dijeron, «Juan el bautiza, otros dicen Elías, y otros
        que alguno de los profetas.»


008:029 Jesús les dijo, «¿Pero ustedes quién dicen que soy yo?»
        Pedro contestó, «Tu eres el Mesías[65].»


008:030 Jesús les ordenó no contarle a nadie sobre Él.
008:031 Comenzó a enseñarles que el hijo del hombre debería sufrir
        muchas cosas y sería rechazado por los ancianos, los jefes de
        los sacerdotes y los escribas, sería asesinado y luego de tres
        días resucitaría.
008:032 Jesús les habló abiertamente. Pedro lo apartó de los demás y
        comenzó a reprenderlo.
008:033 Jesús volteándose y mirando a sus discípulos reprendió a Pedro
        diciéndole, «¡Aléjate de mi, Satanás! Pues tienes en la mente
        no las cosas de Dios sino las del hombre.»


008:034 Llamó hacia Él a la multitud junto con sus discípulos, y les
        dijo, «Quien desee seguirme, nieguese a si mismo, tome su cruz
        y sígame.
008:035 Pues quien quiera salvar su vida la perderá y el que pierda su
        vida a causa mía y la de la Buena Nueva la salvará.
008:036 Pues ¿De qué le sirve al hombre ganar el mundo entero, si
        pierde la vida?
008:037 ¿Qué dará un hombre a cambio de su vida?
008:038 De quien se apene de mi y de mis palabras en esta generación
        adultera y pecadora, el Hijo del Hombre también se apenará,
        cuando venga en la gloria del Padre con sus ángeles
        sagrados.»


        9



009:001 Les dijo, «Con seguridad les digo, hay algunos aquí presentes
        que no probarán de forma alguna la muerte hasta que vean venir
        el Reino de Dios con todo su poder.»


009:002 Después de seis días Jesús tomó consigo a Pedro, Santiago y
        Juan y los llevo a una montaña alta donde estaban en privado,
        y la forma de Jesús cambió en frente de ellos.
009:003 Su ropa se volvió brillante, excesivamente blanca, como la
        nieve, como ningún lavandero sobre la tierra puede
        blanquearla.
009:004 Elías y Moisés aparecieron ante ellos, y hablaron con Jesús.


009:005 Pedro le dijo a Jesús, «Rabí, es muy bueno para nosotros estar
        aquí. Hagamos tres tiendas: una para ti, una para Moisés y una
        para Elías»
009:006 Porque él no sabía que decir, pues estaban muy asustados.


009:007 Una nube llegó y los cubrió y una voz salió de la nube, «Este
        es mi Hijo amado. Escúchenlo.»


009:008 De repente al mirar alrededor, ya no vieron a nadie más con
        ellos, sólo a Jesús


009:009 Cuando bajaban de la montaña, Jesús les indicó no contar lo
        que habían visto, sino hasta que el Hijo del Hombre se hubiera
        levantado de la muerte.
009:010 Ellos mantuvieron estas palabras en si mismos, cuestionándose
        el significado de «levantado de la muerte»


009:011 Le preguntaron «¿Por qué los escribas dicen que Elías debe
        venir primero?»


009:012 Él les contesto«Elías de hecho vino primero, y restauró[66]
        todo. ¿Por qué está escrito sobre el Hijo del Hombre, que debe
        sufrir muchas cosas y ser despreciado[67]?
009:013 Pero les digo que Elías ha venido, y ellos han hecho con él lo
        que han querido, así como está escrito sobre él.»


009:014 Cuando volvió donde los discípulos, vio una gran multitud
        alrededor de ellos, y escribas cuestionándolos.
009:015 Entonces, cuando la multitud lo vio quedó asombrada, y corrió
        hacia Él para saludarlo.
009:016 Él preguntó a los escribas, «¿Qué están preguntándoles?»


009:017 Uno de la multitud respondió, «Maestro, te he traído mi hijo
        quien tiene un espíritu mudo;
009:018 y siempre que lo toma lo tira al suelo, vota espuma por la
        boca, rechinan sus dientes y queda exhausto. He pedido a tus
        discípulos que lo expulsen, pero ellos no pudieron.»


009:019 Jesús le contesto, «Generación poco creyente, ¿Cuánto tiempo
        debo estar con ustedes? ¿Cuánto tiempo debo cargarlos?
        Traíganmelo.»


009:020 Se lo trajeron, y cuando lo vio de inmediato el espíritu lo
        hizo convulsionar, y cayo a tierra, revolcándose y votando
        espuma por la boca.


009:021 Jesús le preguntó al padre, «¿Cuánto tiempo ha pasado desde
        que esto le ha ocurrido?»
        Él le contestó, «Desde niño.
009:022 A menudo lo ha tumbado tanto en el fuego como en el agua, para
        destruirlo. Pero si tu puedes hacer algo, ten compasión de
        nosotros y ayúdanos.»


009:023 Jesús le dijo, «Si puedes creer, todo es posible para el que
        cree.»


009:024 Inmediatamente el padre del niño dijo con lágrimas, «¡Yo creo.
        Ayuda a mi falta de fe!»


009:025 Cuando Jesús vio a la multitud que venía corriendo en grupo,
        reprendió al espíritu impuro, diciéndole, «¡Tú espíritu mudo y
        sordo, te ordeno salir de él, y nunca más volver a entrar en
        él!»


009:026 Habiendo chillado y convulsionado fuertemente, salió de él. El
        niño quedó como muerto; tanto que algunos decían, «Está
        muerto.»
009:027 Pero Jesús lo tomo de la mano, lo levantó; y él se
        levantó[68].


009:028 Cuando Jesús había entrado a la casa, sus discípulos le
        preguntaron en privado, «¿Por qué no pudimos sacarlo?»
009:029 Él les dijo, «Este tipo no puede salir con nada, excepto con
        oración y ayuno.»


009:030 Salieron de allí, y pasaron por Galilea. Él no quería que la
        gente lo supiera.
009:031 Estaba enseñando a sus discípulos y les decía « El Hijo del
        Hombre está siendo pasado a manos de los hombres, y ellos lo
        matarán; y después de muerto, al tercer día se levantará de
        nuevo.»


009:032 Pero ellos no entendieron lo que decía, y les asustaba
        preguntarle.


009:033 Jesús llegó a Capernaum, y cuando estaba en la casa les
        preguntó, «¿Qué estaban discutiendo entre ustedes en el
        camino?»


009:034 Pero ellos estaban silencioso, porque en el camino habían
        estado discutiendo unos con otros sobre quien era el más
        grande.


009:035 Él se sentó, y llamó a los doce; y les dijo«Si algún hombre
        desea ser el primero, debe ser el último de todos, y servirlos
        a todos.»
009:036 Tomó a un pequeño niño, y lo puso en el medio de ellos.
        Tomándolo en sus brazos, les dijo,
009:037 «Cualquiera que reciba uno de estos pequeños en mi nombre, me
        recibe a mí, y quien me recibe a mí no me recibe a mí, sino al
        que me envió.»


009:038 Juan le dijo, «Maestro, vimos a alguien que no nos sigue
        expulsando demonios en tu nombre; y se lo prohibimos, porque
        él no nos sigue.»


009:039 Pero Jesús dijo, «No se lo prohíban, porque no hay nadie que
        haga un trabajo maravilloso, y que rápidamente pueda hablar
        mal de mí.
009:040 Porque cualquiera que no esté contra nosotros está a nuestro
        lado.
009:041 Y cualquiera que les de un vaso de agua para beber en mi
        nombre, porque ustedes son de Cristo, con seguridad les digo,
        que él no perderá su recompensa.
009:042 Cualquiera que haga que uno de estos pequeños que creen en mí
        se equivoque, sería mejor para él ser arrojado al mar con una
        piedra atada al cuello.
009:043 Si tu mano te hace errar, córtatela. Es mejor para ti entrar a
        la vida mutilado, que teniendo tus dos manos ir a la
        Gehena[69], en el fuego inextinguible,
009:044 `donde su remordimiento no muere, y el fuego no se apaga.´
009:045 Si tu pie te hace errar, córtatelo. Es mejor para ti entrar a
        la vida cojo, que tener tus dos pies y ser expulsado a la
        Gehena, en el fuego que nunca se extingue.
009:046 `donde su remordimiento no muere y el fuego no se apaga.´
009:047 Si tu ojo te hace errar, sácatelo. Porque es mejor para ti
        entrar al Reino de Dios con un ojo, que teniendo dos ojos ser
        expulsado a la Gehena de fuego,
009:048 `donde su remordimiento no muere, y el fuego no se apaga.´
009:049 Porque todos serán salados con fuego[70], y todo sacrificio
        será sazonado con sal.
009:050 La sal es buena, pero si la sal pierde su sabor, ¿Con qué la
        sazonarás? Tengan sal en ustedes mismos, y estén en paz unos
        con otros.»


        10



010:001 Jesús se levanto de allí y fue a los límites de Judea y más
        allá del Jordán. Multitudes fueron a Él nuevamente. Y de nuevo
        les enseñó como usualmente hacia.
010:002 Los fariseos fueron donde Jesús para probarlo, y le
        preguntaron, «¿Es legal para un hombre divorciarse de su
        esposa?»


010:003 Él contestó, «¿Qué les ordenó Moisés?»


010:004 Ellos dijeron, «Moisés permitió que se escribiera un
        certificado de divorcio, para separarse de ella.»


010:005 Pero Jesús les dijo, «Por la dureza de sus corazones, él les
        escribió esa orden.
010:006 Pero desde el comienzo de la creación, `Dios los hizo hombre y
        mujer.
010:007 Por esto un hombre dejará a su padre y a su madre, y se unirá
        a su esposa,
010:008 y los dos serán una carne,´ así que ya no son dos, sino una
        carne.
010:009 Entonces lo que Dios ha unido que no lo separe el hombre.»


010:010 En la casa, sus discípulos le preguntaron nuevamente sobre el
        asunto.
010:011 Él les dijo, «Cualquiera que se divorcie de su esposa, y se
        case con otra, comete adulterio contra ella.
010:012 Si una mujer se divorcia de su esposo y se casa con otro, ella
        comete adulterio.»


010:013 La gente le estaba trayendo niños pequeños, para que Él los
        tocara, pero los discípulos reprendieron a quienes los estaban
        trayendo.
010:014 Cuando Jesús lo vio se indigno y les dijo, «¡Dejen que los
        niños pequeños vengan a mi! No se lo prohíban, porque el Reino
        de Dios pertenece a aquellos como estos[71].
010:015 Con seguridad les digo, quien no reciba el Reino de Dios como
        un niño pequeño, no entrará de forma alguna.»
010:016 Los tomó en sus brazos, y los bendijo, poniendo sus manos
        sobre ellos.


010:017 Cuando salía hacia el camino, alguien corrió donde estaba, se
        arrodilló ante Él y le preguntó, «Buen Maestro, ¿Qué debo
        hacer para heredar la vida eterna?»


010:018 Jesús le dijo, «¿Por qué me llamas bueno? Nadie es bueno
        excepto el único Dios.
010:019 Tu sabes los mandamientos: `No mates,´ `No cometas adulterio,´
        `No robes,´ `No des testimonio falso,´ `No engañes,´ `Honra a
        tu padre y a tu madre.´»


010:020 Él le dijo, «Maestro, he hecho todas estas cosas desde mi
        juventud.»


010:021 Jesús mirándolo, lo amó[72] y le dijo, «Una cosa te hace
        falta. Ve, vende lo que tengas y dalo a los pobres, y tendrás
        un un tesoro en el cielo; y ven, sígueme cargando tu
        cruz[73].»


010:022 Pero su cara se entristeció con esas palabras, y se fue
        apenado, porque tenía muchas posesiones.
010:023 Jesús miró alrededor, y les dijo a sus discípulos, «¡Que
        difícil es para los que tienen riquezas entrar en el Reino de
        Dios!»


010:024 Los discípulos estaban desconcertados por sus palabras. Pero
        Jesús les dijo de nuevo, «Hijos, ¡que duro es para los que
        confían en las riquezas entrar en el Reino de Dios!
010:025 Es más fácil para un camello[74] pasar por el ojo de una[75]
        aguja que para un rico entrar al Reino de Dios.»


010:026 Los discípulos estaban extremadamente asombrados, y le decían,
        « Entonces ¿Quién puede salvarse[76]?»


010:027 Jesús mirándolos, dijo«Con hombres es imposible, pero no con
        Dios, porque todas las cosas son posibles con Dios.»


010:028 Pedro comenzó a decirle, «Observa, nosotros hemos dejado todo
        y te hemos seguido.»


010:029 Jesús le dijo, «Con seguridad te digo, no hay quien haya
        dejado su casa, o hermanos, o hermanas, o padre, o madre, o
        esposa, o hijos, o tierra, por mi causa, y por causa de la
        Buena Nueva,
010:030 sin recibir cien veces más. Ahora en este tiempo casas,
        hermanos, hermanas, madres, hijos, y tierra con persecuciones;
        y en la época que viene: vida eterna.
010:031 Y muchos de los que son primeros serán los últimos; y los
        últimos serán primeros.»


010:032 Estaban en el camino a Jerusalén; y Jesús andaba al frente de
        ellos, y ellos estaban maravillados; y los que los seguían
        estaban asustados. Él nuevamente tomó a los doce y comenzó a
        decirles cosas que iban a ocurrirle.
010:033 «Observen, vamos a Jerusalén. El Hijo del Hombre será
        entregado a los jefes de los sacerdotes y escribas. Ellos lo
        condenarán a muerte, y lo entregarán a los gentiles.
010:034 Ellos se burlarán de Él, lo escupirán, lo azotarán, y lo
        matarán. Al tercer día Él resucitará de nuevo.»


010:035 Santiago y Juan, los hijos de Zebedeo, se acercaron, diciendo,
        « Maestro, queremos que hagas por nosotros lo que te
        pidamos.»


010:036 Él les dijo, «¿Qué quieren que haga por ustedes?»


010:037 Ellos le contestaron, «En tu gloria, concédenos que podamos
        sentarnos, uno a tu derecha y el otro a tu izquierda.»


010:038 Pero Jesús les dijo, «No saben lo que están pidiendo. ¿Pueden
        ustedes beber la copa que yo bebo, y ser bautizados con el
        bautismo que yo soy bautizado?»


010:039 Ellos le dijeron, «Si podemos.»
        Jesús les dijo, «Ustedes de hecho beberán de la copa que yo
        bebo, y serán bautizados con el bautismo que yo soy bautizado;
010:040 pero no está en mí conceder sentarse a mi derecha o a mi
        izquierda, excepto para quienes esto ha sido preparado.»


010:041 Cuando los diez oyeron, comenzaron a indignarse con Santiago y
        Juan.


010:042 Jesús los llamó y les dijo, «Ustedes saben que aquellos que
        son reconocidos como mandatarios sobre las naciones las
        gobiernan y ejercen su poder sobre ellas.
010:043 Pero no será así entre ustedes, el que quiera ser más que el
        otro será su sirviente.
010:044 El que quiera de ustedes ser el primero, deberá ser el
        sirviente de todos.
010:045 Pues también el hijo del hombre no vino a ser servido sino a
        servir y a dar su vida para la redención de muchos.»


010:046 Llegaron a Jericó. Al salir de Jericó con sus discípulos y una
        gran multitud, el hijo de Timeo, Bartimeo quien era un mendigo
        ciego estaba sentado al lado del camino.
010:047 Cuando escuchó que era Jesús el Nazareno comenzó a gritar y
        decía, «¡Jesús, hijo de David ten piedad de mi!»
010:048 Muchos lo reprendían diciéndole que debía hacer silencio, pero
        el gritaba aun más, «¡Tu hijo de David, ten piedad de mi!»


010:049 Jesús se detuvo, y dijo «Llámenlo.»
        La gente llamó al ciego, diciéndole, «¡Alégrate! Levántate.
        ¡Jesús te está llamando!»


010:050 Él, votando su manta, saltó y fue donde Jesús.


010:051 Jesús le preguntó, «¿Qué quieres que haga por ti?»
        El ciego le dijo, «Raboni[77], que yo pueda ver de nuevo.»


010:052 Jesús le dijo, «Ve por tu camino. Tu fe te ha hecho bien.» De
        inmediato él recibió su vista, y siguió a Jesús en el
        camino[78].


        11



011:001 Cuando se acercaron a Jerusalén, en Betfagé y Betania, en el
        Monte de los Olivos, envió a dos de sus discípulos,
011:002 y les dijo, «Sigan el camino hasta el pueblo que está
        enfrente[79]. Cuando entren encontrarán un burro joven
        amarrado sobre el que nadie se ha sentado. Desamárrenlo, y
        traíganlo.
011:003 Si alguien les pregunta, `¿Por qué están haciendo eso?´ digan,
        `El señor lo necesita y pronto lo enviará de regreso aquí.´»


011:004 Fueron y encontraron un burro joven atado a una puerta sobre
        la calle, y lo desataron.
011:005 Algunos de los que estaban allí les preguntaron «¿Qué están
        haciendo, desamarrando el burro?»
011:006 Les dijeron tal como Jesús les había dijo, y ellos los dejaron
        ir.


011:007 Llevaron el burro donde Jesús, le pusieron sus capas y Jesús
        se sentó sobre este.
011:008 Muchos pusieron sus vestidos sobre el camino y otros cortaron
        ramas de los árboles, y las esparcieron por el camino.
011:009 Los que iban al frente y los que los seguían, decían, «¡
        Hosanna! ¡Bendito es el que viene en el nombre del Señor!
011:010 ¡ Bendito es el reino de nuestro padre David que esta viniendo
        en el nombre del Señor! ¡Hosanna en lo más alto!»


011:011 Jesús entró en el templo en Jerusalén; después de haber mirado
        todo alrededor, cuando se hizo tarde fue a Betania con los
        doce.


011:012 Al día siguiente, cuando habían vuelto de Betania, tuvo
        hambre.
011:013 Viendo a cierta distancia una higuera con hojas, se acercó
        para ver si podía encontrar algo en ella. Cuando estuvo cerca,
        no encontró más que hojas, porque no era época de higos.
011:014 Jesús le dijo, «¡Que nadie pueda volver a comer frutos de ti!»
        y sus discípulos lo escucharon.


011:015 Fueron a Jerusalén[80], Jesús entró al templo, y comenzó a
        expulsar a los que vendían y compraban en el templo, y tumbó
        las mesas de los que cambiaban dinero, y las sillas de
        aquellos que vendían palomas.
011:016 Tampoco permitía que alguien cargara un recipiente[81] por el
        templo.
011:017 Enseñaba, diciéndoles «¿No está escrito, `Mi casa será llamada
        una casa de oración para todas las naciones?´ ¡Pero ustedes la
        han convertido en una cueva de ladrones!»


011:018 Los jefes de los sacerdotes y de los escribas lo escucharon, y
        buscaron como podrían destruirlo. Porque le temían, pues toda
        la multitud estaba asombrada con su enseñanza.


011:019 Cuando llegó la noche, salió de la ciudad.
011:020 En la mañana cuando pasaban, vieron la higuera seca desde la
        raíz.
011:021 Pedro, recordando, lo que Jesús había dicho, le dijo «¡Rabí,
        mira! La higuera que maldijiste se secó.»


011:022 Jesús les contesto, «Tengan fe en Dios.
011:023 Con seguridad les digo, quien le diga a esta montaña,
        `Levántate y arrójate al mar, y no dude en su corazón, sino
        que crea que lo que dice está pasando; tendrá cualquier cosa
        que diga.
011:024 Por eso les digo, todas las cosas por las que recen y pidan,
        crean que las han recibido, y las tendrán.
011:025 Siempre que se detengan a orar, perdonen, si tienen algo
        contra alguien; para que su Padre, que está en el cielo, pueda
        también perdonarlos por sus transgresiones.
011:026 Pero si ustedes no perdonan, su Padre en el cielo tampoco
        perdonará sus transgresiones.»


011:027 Regresaron a Jerusalén otra vez y cuando Jesús estaba
        caminando en el templo, los jefes de los sacerdotes, los
        escribas y los ancianos se le acercaron.
011:028 y comenzaron a decirle, «¿Con qué autoridad haces estas cosas?
        o ¿Quién te dio la autoridad para hacer estas cosas?»


011:029 Jesús les dijo, «Yo les haré una pregunta. Contéstenme y yo
        les diré con que autoridad hago estas cosas.
011:030 ¿El bautizo de Juan era del cielo o de los hombres?
        Contéstenme.»


011:031 Razonaron entre ellos, diciendo, «Si contestáramos, `Del
        cielo;´ Él dirá, `¿Por qué no le creyeron?´»
011:032 Si contestaban, `De hombres´ temían a la gente, porque todos
        todos tenían a Juan como un profeta.
011:033 Ellos le contestaron a Jesús, «No sabemos.»
        Jesús les dijo, «Tampoco les diré con que autoridad hago estas
        cosas.»


        12



012:001 Comenzó a hablarles en parábolas. «Un hombre plantó una viña,
        puso una cerca a su alrededor, cavó un hoyo para la prensa de
        vinos, construyó una torre, la rentó a algunos campesinos[82]
        y se fue a otro país[83].
012:002 Cuando fue el tiempo, envió a un sirviente donde los
        campesinos para tomar su parte de los frutos de la viña.
012:003 Lo tomaron, lo golpearon, y lo sacaron con las manos vacías.
012:004 Nuevamente, les envió otro siervo; y ellos lo apedrearon, lo
        hirieron en la cabeza[84], y lo sacaron tratándolo
        aberrantemente.
012:005 Nuevamente envió otro; y ellos lo mataron; así como a muchos
        otros, golpeando algunos, y matando a otros.
012:006 Entonces aún teniendo otro, a su hijo amado, se los envió por
        último diciendo, `Ellos respetarán a mi hijo.´
012:007 Pero los campesinos dijeron entre ellos, `Este es el heredero.
        Vengan, matémoslo y la herencia será nuestra. ´
012:008 Ellos lo tomaron, lo mataron y lo sacaron de la viña.
012:009 ¿Qué hará entonces el señor de la viña? Vendrá y destruirá a
        los campesinos, y dará la viña a otros.
012:010 ¿No han leído esta Escritura
        `La piedra que los constructores rechazaron, La misma fue
        convertida en cabeza de la esquina. 
012:011 Esto fue del Señor, Es maravilloso ante nuestros ojos´?» 
012:012 Ellos trataban de apresarlo, pero temían a la multitud; porque
        percibieron que con la parábola Él hablaba en contra de ellos.
        Lo dejaron, y se fueron.
012:013 Le enviaron algunos de los fariseos y de los herodianos, para
        que le pusieran una trampa con sus palabras.
012:014 Cuando llegaron, le preguntaron, «Maestro, sabemos que eres
        honesto y no defraudas a nadie; porque no estás parcializado
        por alguien, sino que verdaderamente enseñas el camino de
        Dios. ¿Está permitido pagar impuestos al Cesar o no?
012:015 ¿Debemos darlos o no darlos?»
        Pero Él conociendo su hipocresía les dijo, «¿Por qué me
        prueban? Traíganme un denario, para poder verlo.»


012:016 Ellos lo trajeron.
        Él les dijo, «¿De quien es esta imagen y esta inscripción?»
        Ellos le contestaron, «Del Cesar.»


012:017 Jesús les contestó, «Den al Cesar las cosas que son del Cesar,
        y a Dios las cosas que son de Dios.»
        Se maravillaron grandemente de Él.


012:018 Allí llegaron a Él unos Saduceos, quienes sostenían que no hay
        resurrección. Le preguntaron,
012:019 «Maestro, Moisés nos escribió, `Si el hermano de un hombre
        muere, y deja una esposa tras él, y no deja niños, su hermanos
        deben tomar la esposa, y continuar la familia por su hermano.´
012:020 Había siete hermanos. El primero tomó una esposa, y al morir
        no dejó descendencia.
012:021 El segundo la tomó, y murió, sin dejar hijos tras él. El
        tercero de la misma forma;
012:022 y los siete la tomaron sin dejar hijos. La mujer fue la ultima
        en morir.
012:023 En la resurrección, [85]¿De cuál de todos será esposa? Pues
        los siete la tuvieron como esposa.»


012:024 Jesús les contestó, «¿No es esto porque ustedes están
        equivocados, sin conocer las escrituras, ni el poder de Dios?
012:025 Pues cuando resuciten de los muertos no estarán casados ni se
        entregarán en matrimonio, sino que son como los ángeles en el
        cielo.
012:026 Acaso sobre la resurrección de los muertos; ¿No han leído en
        el libro de Moisés sobre la zarza, como Dios le habló,
        diciendo, `Yo soy el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el
        Dios de Jacob?´
012:027 Él no es el Dios de los muertos, sino de los vivos. Ustedes
        por lo tanto están realmente equivocados.»


012:028 Uno de los escribas fue y los escuchó discutiendo juntos.
        Sabiendo que Jesús les había contestado bien le pregunto,
        «¿Cuál mandamiento es el más importante de todos?»


012:029 Jesús contestó, «El más importante es, `Escucha Israel, El
        Señor nuestro Dios el Señor es uno:
012:030 amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma,
        con toda tu mente y con toda tu fuerza. ´ Este es el primer
        mandamiento.
012:031 El segundo es así, `Amarás a tu prójimo como a ti mismo.´ No
        hay otros mandamientos más importante que estos.»


012:032 El escriba le dijo a Jesús, «Realmente maestro, haz dicho bien
        que Él es uno y que no hay otro sino Él,
012:033 y amarlo con todo el corazón, todo el entendimiento, todo el
        alma y con toda la fuerza, y amar al prójimo como a sí mismo
        son más importante que todas las ofrendas que se queman y los
        sacrificios.»


012:034 Cuando Jesús vio que contestó sabiamente le dijo, «Tú no estás
        lejos del Reino de Dios.»
        Nadie se atrevió a hacerle más preguntas después de esta.
012:035 Jesús dijo mientras enseñaba en el templo, «¿Cómo es que los
        escribas dicen que el Cristo es el hijo de David?
012:036 Pues David mismo dijo inspirado por el Espíritu Santo,
        `El Señor le dijo a mi Señor, Siéntate a mi mano derecha,
        Hasta que haga de tus enemigos un estrado para tus pies.´ 
012:037 Entonces David mismo lo llama Señor, así que ¿Cómo puede ser
        Él su hijo?»
        La gente común lo escuchó con agrado.
012:038 En su enseñanza les decía, «Tengan cuidado de los escribas, a
        quienes les gusta caminar con mantos largos y ser saludados en
        las plazas,
012:039 ocupar los mejores lugares en las sinagogas, y ocupar los
        mejores puestos en los banquetes:
012:040 aquellos que devoran en las casas de las viudas y pretenden
        hacer largas oraciones, serán los que reciban mayor condena.»


012:041 Jesús se sentó al frente del deposito para limosnas, y observó
        como la multitud ponía dinero allí. Muchos que eran ricos
        ponían mucho.
012:042 Una viuda pobre fue y puso dos pequeñas monedas de cobre, [86]
        que equivalían a una moneda cuadrante. [87]
012:043 Jesús llamó a los discípulos y les dijo «Con seguridad les
        digo, esta pobre viuda dio más que todos los que están dando
        limosna,
012:044 porque todos ellos dieron de su abundancia, pero ella, de su
        pobreza, dio todo lo que tenía para vivir.»


        13



013:001 Cuando salía del templo, uno de sus discípulos le dijo,
        «Maestro, ¡mira que clase de piedras y que clase de
        construcciones!»


013:002 Jesús le dijo, «¿Ves estos grandes edificios? No quedara una
        piedra sobre otra, cada una será derribada.»


013:003 Mientras se sentaba en el Monte de los Olivos al frente del
        templo, Pedro, Santiago, Juan y Andrés le preguntaron en
        privado,
013:004  «Dinos, ¿Cuándo ocurrirán esas cosas? ¿Cuál será la señal de
        que estas cosas están cerca de ocurrir?»


013:005 Jesús, contestando, comenzó a decirles, «Cuiden que nadie los
        guié para perderlos.
013:006 Porque muchos vendrán en mi nombre, diciendo, ¡Yo soy Él![88]´
        y harán perder a muchos.


013:007 «Cuando escuchen de guerras y rumores de guerras, no se
        perturben. Porque eso debe ocurrir, pero no será el fin.
013:008 Porque unas naciones se alzarán contra otras, y unos reinos
        contra otros. Habrá terremotos en varias partes. Habrá
        hambrunas y problemas. Estas cosas son el comienzo de los
        dolores del parto.
013:009 Pero cuídense a si mismos, porque la gente los enviará a los
        consejos. Serán golpeados en las sinagogas. Estarán frente a
        mandatarios y reyes por mi causa, para dar testimonio ante
        ellos.
013:010 Primero la Buena Nueva[89] debe ser predicada en todas las
        naciones.
013:011 Cuando los conduzcan y los entreguen, no tengan ansiedad
        antes, ni premediten lo que dirán, pero digan lo que les será
        dado en esa hora. Porque no serán ustedes quienes hablen sino
        el Espíritu Santo


013:012 «Un hermano enviará a su hermano a la muerte, y un padre a su
        hijo. Los hijos se levantarán contra sus padres, y causarán
        que sean enviados a la muerte.
013:013 Ustedes serán odiados por todos los hombres por causa de mi
        nombre, pero aquel que persevere hasta el fin, lo mismo será
        salvado.
013:014 Y cuando vean la abominación y la desolación, de la que
        hablaba Daniel el profeta, estando donde no debería (que el
        lector entienda), entonces que aquellos que estén en Judea
        huyan a las montañas,
013:015 y aquel que este en la azotea de la casa que no baje, ni
        entre, para sacar algo de su casa.
013:016 Aquel que esté en el campo que no regrese a recoger su abrigo.
013:017 ¡Pero pobres de quienes estén con niños[90] o de las que
        amamanten bebes en esos días!
013:018 Rueguen para que su huida no sea en invierno.
013:019 Porque en esos días habrá opresión[91], como no la ha habido
        hasta ahora desde el comienzo de la creación que Dios hizo, y
        como no la habrá nunca más.
013:020 Si no fuera porque el Señor acortara esos días, no se salvaría
        carne alguna; pero por causa de los elegidos, que Él
        escogiera, Él acortará esos días.
013:021 Entonces si alguien les dice, `¡Miren, aquí está Cristo!´ o,
        `¡Miren, ahí!´ no le crean.
013:022 Porque se levantarán falsos cristos y falsos profetas, y
        mostrarán señales y maravillas, que podrán guiar para perder,
        si es posible, incluso a los elegidos.
013:023 Pero estén atentos.
        «Observen, que les he dicho todo esto con anterioridad.
013:024 Y en esos días después de la opresión, el sol se oscurecerá,
        la luna no dará su luz,
013:025 las estrellas caerán del cielo, y los poderes que están en los
        cielos se agitarán.
013:026 Entonces verán al Hijo del Hombre viniendo en nubes con gran
        poder y gloria.
013:027 Entonces Él enviará a sus ángeles, y agrupará a sus elegidos
        desde los cuatro vientos, desde los confines de la tierra y
        los confines del cielo.


013:028 «Ahora de la higuera, aprendan esta parábola. Cuando la rama
        se ponga suave, y salgan sus hojas, ustedes sabrán que el
        verano está cerca;
013:029 lo mismo será con ustedes, cuando vean que estás cosas están
        por ocurrir, sepan que está cerca, en la puerta.
013:030 Con seguridad les digo, esta generación[92] no pasará sin que
        todo esto ocurra.
013:031 Cielo y tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.
013:032 Pero el día y la hora nadie los conoce, ni siquiera los
        ángeles del cielo, ni el Hijo, sino sólo el Padre.
013:033 Observen, estén alerta, y recen; porque ustedes no saben
        cuando sea el tiempo.


013:034 «Es como un hombre, que viaja a otro país, dejando su casa, y
        dando autoridad a sus siervos, y a cada uno su trabajo, y
        también ordenará al portero estar atento.
013:035 Entonces estén atentos, porque ustedes no saben cuando llega
        el Señor de la casa, si en la tarde, o a media noche, o cuando
        el gallo cante, o en la mañana;
013:036 que no los encuentre durmiendo si llega de repente.
013:037 Lo que les digo, se lo digo a todos: Estén atentos.»


        14



014:001 Faltaban en ese entonces dos días para la fiesta de pascua y
        de los panes sin levadura, y los jefes de los sacerdotes y de
        los escribas buscaban como podían hacerlo caer con algún
        fraude y como matarlo.
014:002 Porque habían dicho, «No durante la fiesta, porque la gente
        podría rebelarse.»


014:003 Mientras estaba en Betania, en la casa de Simón el leproso,
        cuando se sentaba a la mesa, llegó una mujer con una jarra de
        alabastro con un aceite de nardo puro, muy costoso. Rompió el
        jarro, y lo vertió sobre la cabeza de Jesús.
014:004 Pero algunos[93] se indignaron entre ellos, diciendo, «¿Por
        qué se ha gastado este aceite?
014:005 Se hubiera podido vender por más de trecientos denarios[94], y
        darlos a los pobres.» Ellos murmuraban contra ella[95].


014:006 Pero Jesús dijo, «Déjenla tranquila. ¿Por qué la molestan?
        Ella ha hecho un buen trabajo conmigo.
014:007 Porque siempre tendrán a los pobres con ustedes y siempre que
        lo deseen pueden hacerles el bien; pero no siempre me tendrán.
014:008 Ella ha hecho lo que ha podido[96]. Ha preparado con aceite mi
        cuerpo antes del entierro.
014:009 Con seguridad les digo, donde quiera que esta Buena Nueva se
        predique en el mundo, lo que está mujer ha hecho también será
        dicho en conmemoración de ella.»


014:010 Judas Iscariote, que era uno de los doce, fue donde los jefes
        de los sacerdotes, diciéndoles que él podía entregarles a
        Jesús.
014:011 Cuando ellos lo escucharon, se alegraron, y prometieron darle
        dinero. Él buscó como podría entregarlo convenientemente.
014:012 El primer día de pan sin levadura, cuando ofrecían la Pascua,
        sus discípulos le preguntaron, «¿Donde quieres que vayamos a
        preparar la cena de Pascua?»


014:013 Él envió a dos de sus discípulos, y les dijo, «Vayan a la
        ciudad, allí encontrarán un hombre cargando un jarro de agua.
        Síganlo,
014:014 y donde él entre, díganle al dueño de la casa, `Él Maestro
        dice «¿ Donde está el cuarto de invitados, donde podré hacer
        la cena de Pascua con mis discípulos?»´
014:015 El mismo les mostrará en el piso de arriba una habitacíon
        grande, amoblada y lista. Alístenla para nosotros.»


014:016 Sus discípulos fueron, llegaron a la ciudad y encontraron las
        cosas tal como Él les había dicho, y prepararon la Pascua.


014:017 Cuando atardeció, Él llegó con los doce.
014:018 Mientras se sentaban y cenaban, Jesús les dijo, «Con seguridad
        les digo, uno de ustedes me traicionará, uno que come
        conmigo.»


014:019 Ellos comenzaron a preocuparse, y preguntaban uno a uno[97],
        «¿ Seguramente no so yo?» Y otro decía, «¿Seguramente no soy
        yo?»


014:020 Él les contestó, «Es uno de los doce, que remoja su comida
        conmigo en el plato.
014:021 Porque con el Hijo del Hombre sucede tal y como está escrito
        sobre Él, pero ¡pobre de aquel por quien el Hijo del Hombre es
        traicionado! Sería mejor para ese hombre si no hubiera
        nacido.»


014:022 Mientras comían, Jesús tomo pan, y tras bendecirlo, lo partió
        y lo entregó, diciendo, «Tomen, coman. Este es mi cuerpo.»


014:023 Tomó la copa, y después de dar gracias, se las entregó. Todos
        tomaron de la copa.
014:024 Les dijo, «Esta es mi sangre de la nueva alianza, que es
        derramada por muchos.
014:025 Con seguridad les digo, no volveré a beber del fruto de la
        vid, hasta el día que lo tome de nuevo en el Reino de Dios.»
014:026 Después de que habían cantado un himno[98], fueron al Monte de
        los Olivos


014:027 Jesús les dijo, «Todos ustedes habrán de tropezar por mi causa
        esta noche, porque está escrito, `Golpearé al pastor, y las
        ovejas se dispersarán.´
014:028 Sin embargo, después de que resucité, iré ante ustedes en
        Galilea.»


014:029 Pero Pedro le dijo, «Aún cuando todos tropiecen, yo no lo
        haré.»


014:030 Jesús le dijo, «Con seguridad te digo, que tú, hoy, incluso
        esta noche, antes de que el gallo cante dos veces, me habrás
        negado tres veces.»


014:031 Pero él agregó, «Aún si tengo que morir contigo, no te
        negaré.» Todos ellos dijeron lo mismo.


014:032 Llegaron a un lugar llamado Getsemaní. Él le dijo a sus
        discípulos, «Siéntense aquí, mientras oro.»
014:033 Él tomó consigo a Pedro, Santiago y a Juan, y comenzó a
        afligirse y perturbarse.
014:034 Él les decía, «Mi alma está extremadamente apenada, a causa de
        la muerte. Quédense aquí, y estén atentos.»


014:035 Jesús se alejó un poco, y cayó a tierra, rezaba diciendo que
        si era posible, que la hora pasara lejos de Él.
014:036 Decía, «Abba, Padre, todo es posible para ti. Por favor aleja
        esta copa de mí. Pero que no sea lo que yo quiero, sino lo que
        tu deseas.»


014:037 Fue y encontró a los discípulos durmiendo, y le dijo a Pedro,
        « Simón, ¿Estás durmiendo? ¿No pudiste estar atento una hora?
014:038 Estén atentos y oren, para que no caigan en tentación. De
        hecho, el espíritu está dispuesto, pero la carne es débil.»


014:039 Nuevamente se fue y oró, diciendo las mismas palabras.
014:040 Nuevamente regresó y los encontró durmiendo, pues sus ojos
        estaban muy pesados, y ellos no sabían que decirle.
014:041 Fue por tercera vez donde ellos, y les dijo, «Duerman ahora, y
        tomen su descanso. Es suficiente. La hora ha llegado.
        Observen, el Hijo del Hombre es traicionado y entregado a
        manos de los pecadores.
014:042 Levántense, vámonos. Observen, él que me traiciona está a la
        mano.»


014:043 De inmediato, mientras Jesús aún hablaba, Judas, uno de los
        doce, llegó junto con una multitud con espadas y palos, eran
        enviados de los jefes de los sacerdotes, los escribas y los
        ancianos.
014:044 El que lo traicionó, les había dado una señal diciendo, «Al
        que yo bese, ese es. Atrápenlo y llévenlo con seguridad.»
014:045 Cuando había llegado, inmediatamente fue donde Él, y le dijo,
        «¡Rabí! ¡Rabí!» y lo besó.
014:046 Ellos pusieron sus manos sobre él, y lo apresaron.
014:047 Pero uno de los que allí estaban sacó su espada, y le dio a un
        siervo del sumo sacerdote, cortándole una oreja.


014:048 Jesús les dijo, «¿Han venido, como contra un ladrón, con
        espadas y palos para apresarme?
014:049 Estuve diariamente con ustedes en el templo enseñando, y
        ustedes no me arrestaron. Pero es así, como las Escrituras
        deben cumplirse.»


014:050 Todos[99] lo abandonaron, y huyeron.
014:051 Cierto joven que lo seguía, tenía una túnica como vestido,
        sobre su cuerpo desnudo. Al joven lo atraparon,
014:052 pero él dejo la túnica, y huyó desnudo.
014:053 Condujeron a Jesús donde el sumo sacerdote. Todos los
        sacerdotes jefes, los ancianos, y los escribas fueron junto
        con él.


014:054 Pedro lo había seguido a cierta distancia, hasta que llegó a
        la corte del sumo sacerdote. Estaba sentado con los oficiales,
        calentándose a la luz del fuego.
014:055 Entonces los jefes de los sacerdotes y el consejo completo
        buscó testigos contra Jesús para condenarlo a muerte, pero no
        encontraron.
014:056 Porque muchos dieron falso testimonio contra Él, pero los
        testimonios de unos no coincidían con los de otros[100].
014:057 Algunos se levantaron , y dieron falso testimonio contra Él,
        diciendo,
014:058 «Lo escuchamos decir, `Destruiré este templo que está hecho
        con manos, y en tres días construiré uno hecho sin manos.´»
014:059 Pero aún así, sus testimonios no coincidían.


014:060 El sumo sacerdote se paró en la mitad y preguntó a Jesús, «¿No
        tienes respuesta? ¿Qué es con estos que testifican contra
        ti?»
014:061 Pero Él se mantuvo en silencio, y no contestaba. Nuevamente el
        sumo sacerdote le pregunto, «¿Eres tu Cristo, el Hijo del
        Bendecido?»


014:062 Jesús dijo, «YO SOY. Verás al Hijo del Hombre sentando a la
        mano derecha del Poder, y viniendo con las nubes del cielo.»


014:063 El sumo sacerdote rasgo su vestido, y dijo, «¿Para qué
        necesitamos más testigos?
014:064 ¡Ustedes han escuchado la blasfemia! ¿ Qué piensan?» Todos lo
        condenaron a merecer la muerte.
014:065 Algunos comenzaron a escupirlo, a cubrir su rostro, a
        golpearlo con sus puños, y a decirle «¡Profetiza!» Los
        oficiales lo golpeaban con la palma de las manos.


014:066 Mientras Pedro estaba en el patio, una de las empleadas del
        sumo sacerdote llegó,
014:067 y viendo a Pedro calentádose, lo miró, y le dijo, «¡Tu también
        estabas con el Nazareno, Jesús!»


014:068 Pero él lo negó, diciendo, «No conozco, ni entiendo lo que
        dices. » Fue al pórtico, y el gallo cantó.


014:069 La empleada lo vio, y nuevamente comenzó a decirle a los que
        estaban allí, «Este es uno de ellos.»
014:070 Pero él nuevamente lo negó. Después de un tiempo, nuevamente
        algunos de los que estaban allí le dijeron a Pedro,
        «Verdaderamente tu eres uno de ellos, porque tu eres un
        Galileo, y tu forma de hablar lo muestra.»
014:071 Pero el comenzó a maldecir, y a jurar, «¡No conozco a este
        hombre del que hablan!»
014:072 El gallo cantó por segunda vez. Pedro recordó las palabras que
        Jesús le había dicho, «Antes de que el gallo cante dos veces,
        tu me habrás negado tres.» Cuando pensó sobre esto, lloró.


        15



015:001 En la mañana el jefe de los sacerdotes, con los ancianos y los
        escribas, y con el consejo entero, se reunió, ataron a Jesús y
        lo llevaron, para entregarlo a Pilato.
015:002 Pilato le preguntó, «¿Eres tú el Rey de los Judíos?
        Él contesto, «Tal como dices.»


015:003 Los jefes de los sacerdotes lo acusaban de muchas cosas.
015:004 Pilato nuevamente le preguntó «¿No tienes respuesta? ¡Mira
        cuantas cosas testifican en contra tuya!»


015:005 Pero Jesús no dio más respuestas, así que Pilato se
        maravillo.


015:006 Durante la fiesta él solía liberar a uno de los prisioneros,
        aquel que le pidieran.
015:007 Había uno llamado Barrabas, atado con algunos que habían hecho
        insurrección, los hombres de la insurrección habían cometido
        asesinato.
015:008 La multitud, gritando, comenzó a pedirle que hiciera lo que
        siempre hacía por ellos.
015:009 Pilato les contestó diciendo, «¿Quieren que libere para
        ustedes al Rey de los Judíos?»
015:010 Porque él percibió que los jefes de los sacerdotes se lo
        habían enviado por envidia.
015:011 Pero los jefes de los sacerdotes agitaron a la multitud, para
        que en cambio les liberara a Barrabas.
015:012 Pilato nuevamente les preguntó «¿Qué debo hacer entonces con
        el que llaman el Rey de los Judíos?»


015:013 Ellos gritaron de nuevo, «¡Crucifícalo!»


015:014 Pilato les dijo, «¿Por qué, qué mal ha hecho?»
        Pero la gente grito aún más, «¡Crucifícalo!»


015:015 Pilato, queriendo complacer a la multitud, les liberó a
        Barrabas, y les entregó a Jesús después de azotarlo para que
        fuera crucificado.
015:016 Los soldados lo condujeron dentro de la corte, en la tienda
        del pretor; y reunieron la cohorte [101] completa.
015:017 Lo vistieron con un manto purpura, y tejieron una corona de
        espinas que pusieron sobre Él.
015:018 Comenzaron a saludarlo, «Saludos, ¡Rey de los Judíos!»
015:019 Golpeaban su cabeza con una vara, lo escupían, y doblando sus
        rodillas, le hacían homenaje.
015:020 Después de haberlo ridiculizado, le quitaron el manto purpura,
        y le pusieron su propia ropa. Lo condujeron afuera para
        crucificarlo.
015:021 Obligaron a uno de los que pasaban, uno que venía del campo,
        Simón de Cirenea, el padre de Alexander y Rufus, a ir con
        ellos, para que cargara la cruz.
015:022 Lo llevaron al lugar llamado Gólgota, que traducido es, «El
        sitio de la calavera.»
015:023 Le ofrecieron para beber vino mezclado con mirra, pero él no
        lo tomó.


015:024 Crucificándolo, se repartieron sus ropas entre ellos, echando
        suertes para decidir que debería tomar cada uno.
015:025 Era la tercera hora[102], cuando lo crucificaron.
015:026 La inscripción de su acusación estaba escrita sobre Él, «EL
        REY DE LOS JUDÍOS.»
015:027 Con Él crucificaron a dos ladrones; uno a su derecha y el otro
        a su izquierda.
015:028 Se cumplieron las Escrituras que dicen, «Él fue contado con
        transgresores.»


015:029 Los que pasaban blasfemaban, inclinando sus cabezas y diciendo
        «¡ Ha! Tu que destruyes el templo y lo reconstruyes en tres
        días,
015:030 ¡ sálvate a ti mismo y baja de la cruz!»


015:031 Así mismo, los jefes de los sacerdotes ridiculizando entre
        ellos con los escribas decían, «Él salvó[103] a otros. Pero no
        se puede salvar a si mismo.
015:032 Que el Cristo, el Rey de Israel, baje de la cruz, para que
        podamos ver y creerle. [104]» Los que estaban crucificados con
        Él lo insultaban.


015:033 Cuando llegó la sexta hora[105], hubo una oscuridad sobre toda
        la tierra hasta la novena hora. [106]
015:034 A la novena hora Jesús gritó fuertemente, «Eloi, Eloi, ¿lama
        sabachthani?» que significa, «Dios mio, Dios mio, ¿Por qué me
        has abandonado?»


015:035 Algunos de los que estaban allí, cuando lo escucharon,
        dijeron, « Observen, Él está llamando a Elías.»


015:036 Uno de ellos corrió y llenando una esponja de vinagre la puso
        en un vara y se la dio para beber, diciendo, «Dejémoslo.
        Veamos si Elías viene a bajarlo.»


015:037 Jesús gritó con fuerte voz, y entregó el espíritu.
015:038 La cortina del templo se rasgó en dos de arriba hasta abajo.
015:039 Cuando el centurión, que estaba al frente de Él, vio la forma
        como gritaba y como dio su último suspiro, dijo,
        «¡Verdaderamente este hombre era el Hijo de Dios!»


015:040 También había mujeres mirando de lejos, entre quienes estaban
        ambas María Magdalena, y María la madre de Santiago el menor y
        de José, y Salomé;
015:041 quienes, cuando Él estaba en Galilea, lo seguían, y servían; y
        muchas otras mujeres que llegaron con Él a Jerusalén.


015:042 Cuando atardeció, como era el Día de Preparación, es decir, el
        día antes del Sabático,
015:043 José de Arimatea, un prominente miembro del consejo quien
        también buscaba el Reino de Dios, llegó. Él valientemente fue
        donde Pilato, y le pidió el cuerpo de Jesús.
015:044 A Pilato le asombró que ya hubiera muerto; y citando al
        centurión, le pregunto si llevaba muerto bastante tiempo.
015:045 Cuando se informó del centurión, le concedió el cuerpo a José.
015:046 Él compró una túnica, y bajándolo, lo envolvió en la túnica, y
        lo puso en una tumba que había sido sacada de una roca. Y rodó
        una piedra contra la puerta de la tumba.
015:047 María Magdalena y María la Madre de José, vieron donde Jesús
        fue puesto.


        16



016:001 Cuando el sabático pasó, María Magdalena y María la madre de
        Santiago y Salomé llevaron especias, las cuales podrían
        aplicar a Jesús.
016:002 Muy temprano el primer día de la semana, llegaron a la tumba
        al amanecer.
016:003 Ellas decían entre sí, «¿Quién rodará la piedra de la puerta
        de la tumba para nosotras?»
016:004 Pues era muy grande. Al mirar se dieron cuenta de que la
        piedra estaba rodada.


016:005 Entrando a la tumba vieron a un hombre joven sentado al lado
        derecho, vestido en un manto blanco, ellas estaban asombradas.
016:006 Él les dijo, «No se asombren. Ustedes buscan a Jesús el
        Nazareno, quien ha sido crucificado. Él ha resucitado. No está
        acá. ¡Observen el lugar donde lo pusieron!
016:007 Pero vayan a decirle a sus discípulos y a Pedro `Él va antes
        que ustedes a Galilea. Allá ustedes lo verán como él les
        dijo.´»


016:008 Ellas salieron[107] y huyeron de la tumba pues estaban
        temblando y asombradas. No dijeron nada a nadie; pues estaban
        asustadas. [108].
016:009 Temprano, cuando resucitó el primer día de la semana, se le
        apareció primero a María Magdalena de quien había expulsado
        siete demonios.
016:010 Ella fue y les dijo[109] a los que lo habían acompañado,
        mientras ellos estaban tristes y llorando.
016:011 Cuando escucharon que Jesús estaba vivo y que había sido visto
        por ella, no le creyeron.
016:012 Después de estos acontecimientos se le mostró en otra forma a
        dos de ellos mientras caminaban hacia el campo.
016:013 Ellos fueron a decirles al resto. Pero tampoco les creyeron.


016:014 Luego se mostró a los once mientras estaban sentados en la
        mesa y los reprendió por su falta de fe y dureza de corazón,
        porque ellos no le creyeron a los que lo habían visto después
        de su resurrección.
016:015 El les dijo, «Vayan a todo el mundo y prediquen la Buena Nueva
        a toda la creación.
016:016 Aquel que crea y sea bautizado será salvado; pero el que no
        crea será condenado.
016:017 Estas señales acompañarán a aquellos que crean: en mi nombre
        expulsarán demonios; hablarán con nuevas lenguas;
016:018 manejarán serpientes; y si toman alguna bebida mortal no los
        lastimará de ninguna forma; pondrán sus manos sobre los
        enfermos y ellos sanarán.»


016:019 Entonces el Señor Jesús después de haber hablado con ellos fue
        recibido en el cielo, y se sentó a la mano derecha de Dios.
016:020 Ellos salieron y predicaron en todas partes, el Señor
        trabajando con ellos y confirmando la palabra con las señales
        que le seguían. Amen.



 --------------



        [1] Versión: 0.9. Damos gracias a Dios. Traducción basada
        especialmente en [WEB]. Los nombres a español han sido tomados
        de [
        DiosHablaHoy]. Algunos cambios en la traducción (anotados en
        pies
        de página) se basan en [DieBibel], [DiosHablaHoy] y
        [Peshitta]. Las
        comparaciones con [TR], [NU] y [MT] son tomadas de [WEB] y
        fueron
        realizadas por Michael Jhonson. Hasta el momento han
        colaborado
        traduciendo a español, comparando y corrigiendo: Melissa
        Giraldo y
        Vladimir Támara. Puede buscar una versión más actualizada en
        http:/
        /de.geocities.com/nuestroamigojesus/bdp o ayudar a mejorar
        esta
        traducción en la lista evangelios-dp a la que puede
        suscribirse en:
 http://groups.yahoo.com/group/evangelios-dp



        [2] En [WEB] dice `en los profetas.´


        [3] [Peshitta] dice `para que prepare tu camino.´


        [4] Ver notas al pie de Lucas 3,4. [WEB] dice `La voz de uno.´


        [5] [DiosHablaHoy] dice `ábranle un camino recto,´ [DieBibel]
        dice
        `Aplánenle los caminos.´


        [6] Bautizar significa sumergir en (o empapar y lavar con)
        agua (o
        fuego). Este bautizo no es sólo para limpiarse el cuerpo, sino
        un
        signo de limpieza espiritual interior y de compromiso.


        [7] La palabra griega (en) se tradujo aquí como «en» también
        pudo
        traducirse como «con» en algunos contextos.


        [8] [Peshitta] dice `entregado´


        [9] [Peshitta] dice `ha llegado.´


        [10] [WEB] y [Peshitta] se refieren en esta y otras partes de
        este
        evangelio al `mar de Galilea.´ [DiosHablaHoy] dice `lago de
 Galilea.´



        [11] [Peshitta] dice `hijos de hombres´


        [12] Día de descanso. Entre Judíos es el sábado.


        [13] Escriba: Interprete de la ley entre hebreos.


        [14] [Peshitta] no dice `y las áreas vecinas.´


        [15] [Peshitta] no dice `mientras todavía estaba oscuro.´


        [16] [WEB] dice `moviendo por la compasión,´ [Peshitta] dice
        'tuvo
        compasión de él´


        [17] Ni [DiosHablaHoy], ni [DieBibel], ni [WEB] dicen
        `subieron al
        techo.´ Si lo dice [Peshitta].


        [18] [Peshitta] agrega `y fariseos.´


        [19] [Peshitta] dice `es legal.´


        [20] Los judíos en la época de Jesús pagaban impuestos al
        imperio
 romano.



        [21] [WEB] dice `un pedazo de tela sin encoger,´ [Peshitta]
        dice
        `un parche nuevo,´ [DiosHablaHoy] dice `remiendo de tela
        nuevo.´


        [22] Ni [DiosHablaHoy], ni [Peshitta], ni [DieBibel] dicen
        `tan
        sana como la otra.´


        [23] [DiosHablaHoy] y [WEB] dice `Cuando los espíritus impuros
        lo
        veían,´ [DieBibel] y [Peshitta] dice `Cuando los que tenían
        espíritus impuros.´


        [24] [Peshitta] dice `ante el juicio que es eterno.´


        [25] De acuerdo al comentario en Mateo 12,35 de [DieBibel],
        `la
        palabras "hermano" y "hermana" por su uso en arameo, hebreo y
        griego, puede ser abreviación de familiar (e.g primo).´


        [26] [TR], [DieBibel] y [Peshitta] omiten «tus hermanas.»


        [27] [TR] agrega «del aire.»


        [28] [Peshitta] dice `en sus corazones.´


        [29] [WEB] dice `esta época,´ [Peshitta], [DieBibel] y [
        DiosHablaHoy] dicen `de este mundo.´


        [30] literalmente un modion, un canasto para realizar medidas
        en
        seco, su capacidad es de aproximadamente 9 litros.


        [31] [WEB] dice `excepto lo que debe darse a conocer,´
        [Peshitta]
        dice `que no sea revelado,´ [DieBibel] dice `que no sea
        publicado,´
        [DiosHablaHoy] dice `que no llegue a descubrirse.´


        [32] [WEB] dice `aunque debe sacarse a la luz,´ [Peshitta]
        dice
        `que no sea revelado.´


        [33] [WEB] dice `debería brotar y crecer,´ [Peshitta] dice
        `brotará
        y crecerá.´


        [34] [Peshitta] dice `es más pequeña.´


        [35] [WEB] no dice `parábolas,´ [Peshitta] si dice.


        [36] [WEB] y [Peshitta] dicen `Gadarenes,´ [DieBibel] y [
        DiosHablaHoy] dice `Gerasa.´


        [37] [Peshitta] dice `atacar.´


        [38] [Peshitta] dice `en las diez ciudades.´


        [39] [Peshitta] dice `viviré.´


        [40] [Peshitta] dice `niña levántate´ sin la frase que sigue.
        [
        DieBibel], [WEB] y [DiosHablaHoy] dicen `Talita cumi´ y la
 explicación.



        [41] [WEB] y [DiosHablaHoy] dicen `mandó,´ [Peshitta] y
        [DieBibel]
        dice `dijo.´


        [42] [DiosHablaHoy] y [WEB] dice `sobre espíritus impuros,´ [
        Peshitta] y [DieBibel] dice `para expulsar espíritus impuros.´


        [43] La oración sobre Sodoma y Gomorra no aparece en
        [DiosHablaHoy]
        ni en [DieBibel], pero si en [Peshitta] y [WEB]


        [44] [DieBibel] dice `quedaba intranquilo y perplejo,´ [
        DiosHablaHoy] dice `se quedaba sin saber que hacer.´


        [45] [DiosHablaHoy] dice `un lugar tranquilo,´ [Peshitta] dice
        `al
 desierto.´



        [46] En lugar de `La gente´ [WEB] dice `Ellos,´ [TR] dice `Las
 multitudes.´



        [47] 200 denarios eran aproximadamente 7 o 8 meses de sueldo
        para
        un agricultor.


        [48] [WEB] dice `hileras,´ [Peshitta] dice `grupos.´


        [49] [TR] agrega «cerca.»


        [50] [WEB], [Peshitta] y [DieBibel] dicen `a la cuarta vigilia
        de
        la noche,´ [DiosHablaHoy] dice `a la madrugada.´


        [51] Esta parte no aparece en [Peshitta]


        [52] [Peshitta] dice `no comen bienes de la plaza de mercado a
        menos que estén lavados´


        [53] [DieBibel] y [Peshitta] agregan `pan.´


        [54] Corban es una palabra Hebrea que designa una ofrenda
        ofrecida
        a Dios.


        [55] [Peshitta] dice `mi ofrenda es lo que haz ganado de mí.´


        [56] [DiosHablaHoy] y [DieBibel] dicen sólo `Tiro´


        [57] [Peshitta] y [DieBibel] dicen `pagana,´ [DiosHablaHoy]
        dice
 `extranjera.´



        [58] [Peshitta] dice `de las diez ciudades´


        [59] [Peshitta] dice `en el desierto.´


        [60] [Peshitta] dice `los bendijo.´


        [61] En [Peshitta] estar parte aparece en 8,10.


        [62] [Peshitta] dice `a disputar con Él.´


        [63] La palabra traducida como «generación» aquí (genea)
        también se
        pudo traducir como «gente,» «raza», o «familia.»


        [64] [DieBibel] y [DiosHablaHoy] dicen `Llegaron.´


        [65] [Peshitta] agrega `el Hijo del Dios vivo.´


        [66] [Peshitta] dice `para preparar todo.´


        [67] En [Peshitta] dice `y como está escrito con respecto al
        Hijo
        del Hombre que Él sufrirá mucho y será rechazado.´


        [68] [Peshitta] no dice `y él se levantó.´


        [69] Gehena es una palabra para infierno, que se origina en el
        nombre de un lugar donde bebes vivos era arrojados llorando al
        fuego bajo los brazos del ídolo, Moloch, para que murieran.
        Este
        lugar era tan desprestigiado por la gente después de que el
        justo
        rey Josia abolió esta horrorosa práctica, que no sólo fue
        convertido en una montón de basura, sino que los cuerpos
        muertos de
        animales enfermos y criminales ejecutados eran arrojados y
        quemados
 allí.



        [70] [Peshitta] dice `todo será evaporado con fuego.´


        [71] [Peshitta] dice `existe para quienes son como estos.´


        [72] [Peshitta] y [WEB] dicen `lo amo,´ [DiosHablaHoy] dice
        `lo
        miró con cariño,´ [DieBibel] dice `y porque lo amaba.´


        [73] [WEB] dice `la cruz,´ [Peshitta] dice `tu cruz.´ Ni
        [DieBibel
        ], ni [DiosHablaHoy] dicen esta parte.


        [74] [Peshitta] dice `una cuerda.´


        [75] o "la"


        [76] [Peshitta] dice `ganar la vida.´


        [77] Raboni es una transliteración de una palabra hebrea que
        significa «gran maestro.»


        [78] [Peshitta] dice `y se fue por el camino.´


        [79] [Peshitta] dice `al otro lado.´


        [80] [Peshitta] agrega esta parte al versículo anterior.


        [81] [Peshitta] dice `posesiones,´ [DiosHablaHoy] dice
        `cosas.´


        [82] [WEB] dice `a un campesino,´ [Peshitta] dice `a algunos
 campesinos.´



        [83] [Peshitta] dice `se fue.´


        [84] [Peshitta] dice `lo hirieron.´


        [85] [WEB] agrega `cuando resuciten.´


        [86] Literalmente, lepton. Lepton era una moneda de cobre muy
        pequeñas cuyo valor es medio cuadrante, que es un cuarto de
        Asarion. El valor de un lepta es menos del 1% del jornal
        diario de
        un trabajador agrícola. [Peshitta] dice `dos minas, que son
        dos
        pequeñas monedas.´


        [87] Un cuadrante es un moneda cuyo valor es 1/64 de un
        denario. Un
        denario es aproximadamente el jornal de un trabajador
        agrícola.


        [88] Literalmente, «¡YO SOY!»


        [89] [Peshitta] dice `mi Esperanza,´ [DiosHablaHoy] dice `el
        mensaje de salvación.´


        [90] [Peshitta] dice `las embarazadas.´


        [91] [Peshitta] y [DiosHablaHoy] dicen `sufrimiento,´
        [DieBibel]
        dice `pobreza.´


        [92] La palabra traducida como «generación» (genea) también
        podría
        traducirse como «raza», «familia», o «gente.»


        [93] [Peshitta] dice `algunos de los discípulos.´


        [94] 300 denarios eran cerca de un año de ingresos de un
        trabajador
        del campo.


        [95] [Peshitta] dice `y ellos estaban de mal genio con Él,´ [
        DiosHablaHoy] dice `y criticaban a esa mujer,´ [DieBibel] dice
        `y
        recriminaban a la mujer.´


        [96] [Peshitta] no dice `Ella ha hecho lo que ha podido.´


        [97] [Peshitta] dice `y cada uno decía ¿Soy yo?.´


        [98] [Peshitta] dice `Ellos ofrecieron oración.´


        [99] [Peshitta] dice `Los discípulos.´


        [100] [Peshitta] dice `pero sus testimonios no eran válidos.´


        [101] Unidad táctica del ejercito romano compuesta por 500 o
        600
 soldados.



        [102] 9:00 A.M


        [103] [Peshitta] dice `dio vida.´


        [104] [TR] dice «creer» en lugar de «creerle.»


        [105] o, mediodía.


        [106] 3:00 PM


        [107] [TR] añade «rápidamente.»


        [108] De acuerdo a [DieBibel], los versículos 9 a 20 no se
        encuentran en los textos antiguos. Es un resumen del siglo 2
        de las
        apariciones e instrucciones de Jesús resucitado.


        [109] [Peshitta] dice `les llevo esperanza.´


 Bibliografía



        [DieBibel] Einheitsübersetzung der Heiligen Schrift. Die
        Bibel.
        Gesamtausgabe. Otto Knoch, Heinrich Arenhe, Gerhard Barth, et
        al.
        Verlag Katholissches Bibelwerk GmbH. 1980. Todos los derechos
 reservados.



        [DiosHablaHoy] Dios Habla Hoy. La Biblia. Sociedades bíblicas
        unidas. 1995. Todos los derechos reservados.


        [Peshitta] Peshitta Aramaic/English Interlinear New Testament.
        Paul
        D. Younan. http://www.peshitta.org/ Permite uso o reproducción
        de
        cualquier parte en cualquier forma sin permiso previo.


        [WEB] World English Bible Michael Johnson con base en American
        Standard Bible de 1911. http://www.ebible.org 2002. Dominio
 público.



        [Elberfelder] Johannes Evangelium: mit Erklärungen von Werner
        Heukelbach. Elberfelder. Missionswerk Werner Heukelbach. Todos
        los
        derechos reservados.


        [esv] Las sagradas Escrituras Versión Antigua. Russell Martin
        Stendal. Copyright (c) 1999. Puede ser usada libremente
        siempre y
        cuando su contenido no sea alterado.


        [TR] Textus Receptus. Greek New Testament underlying the King
        James
 Version.



        [NU] Nestle-Aland ed. 27/UBS ed. 4.


        [MT] Majority Text Greek New Testament.



 -------------------------------------------------------------------





*** End of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Buena Nueva de acuerdo a Marcos: Traducción de dominio público abierta a mejoras" ***

Doctrine Publishing Corporation provides digitized public domain materials.
Public domain books belong to the public and we are merely their custodians.
This effort is time consuming and expensive, so in order to keep providing
this resource, we have taken steps to prevent abuse by commercial parties,
including placing technical restrictions on automated querying.

We also ask that you:

+ Make non-commercial use of the files We designed Doctrine Publishing
Corporation's ISYS search for use by individuals, and we request that you
use these files for personal, non-commercial purposes.

+ Refrain from automated querying Do not send automated queries of any sort
to Doctrine Publishing's system: If you are conducting research on machine
translation, optical character recognition or other areas where access to a
large amount of text is helpful, please contact us. We encourage the use of
public domain materials for these purposes and may be able to help.

+ Keep it legal -  Whatever your use, remember that you are responsible for
ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just because
we believe a book is in the public domain for users in the United States,
that the work is also in the public domain for users in other countries.
Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we
can't offer guidance on whether any specific use of any specific book is
allowed. Please do not assume that a book's appearance in Doctrine Publishing
ISYS search  means it can be used in any manner anywhere in the world.
Copyright infringement liability can be quite severe.

About ISYS® Search Software
Established in 1988, ISYS Search Software is a global supplier of enterprise
search solutions for business and government.  The company's award-winning
software suite offers a broad range of search, navigation and discovery
solutions for desktop search, intranet search, SharePoint search and embedded
search applications.  ISYS has been deployed by thousands of organizations
operating in a variety of industries, including government, legal, law
enforcement, financial services, healthcare and recruitment.



Home