Home
  By Author [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Title [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Language
all Classics books content using ISYS

Download this book: [ ASCII | HTML | PDF ]

Look for this book on Amazon


We have new books nearly every day.
If you would like a news letter once a week or once a month
fill out this form and we will give you a summary of the books for that week or month by email.

Title: Buena Nueva de acuerdo a Mateo: Traducción de dominio público abierta a mejoras
Author: - To be updated
Language: Spanish
As this book started as an ASCII text book there are no pictures available.
Copyright Status: Not copyrighted in the United States. If you live elsewhere check the laws of your country before downloading this ebook. See comments about copyright issues at end of book.

*** Start of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Buena Nueva de acuerdo a Mateo: Traducción de dominio público abierta a mejoras" ***

This book is indexed by ISYS Web Indexing system to allow the reader find any word or number within the document.

MATEO: TRADUCCIÓN DE DOMINIO PÚBLICO ABIERTA A MEJORAS***


  Development site http://de.geocities.com/nuestroamigojesus/bdp  


-------------------------------------------------------------------

Esta traducción se basa especialmente en la biblia World English
Bible - WEB (http://www.ebible.org). Así como la biblia World
English Bible, esta traducción y sus fuentes se liberan al dominio
público. En particular están permitidos por siempre el uso
ilimitado, la redistribución, reproducción y retransmisión por
cualquier medio conocido o por conocer así como su modificación.
Nosotros, los traductores, no ofrecemos garantía alguna, sólo
quisiéramos hacer la voluntad de Dios (aunque no estamos seguros de
estar haciéndola bien). Sin los conocimientos, ni autoridad que
requiere una traducción de un texto inspirado por Dios, nos
atrevimos a comenzar porque no habíamos encontrado una versión de
este texto en español y de dominio público. Probablemente al
traducir hemos introducido errores y eventualmente la versión en la
que nos basamos también tenga (aunque hemos procurado comparar con
otras traducciones). Quien movido por su fe en Jesús desee mejorar
esta traducción está cordialmente invitados al grupo virtual
evangelios-dp http://groups.yahoo.com/group/evangelios-dp Puede
buscar actualizaciones o citar como fuente de la traducción:
http://de.geocities.com/nuestroamigojesus/bdp
 Lo invitamos a difundir
esta traducción, a mejorarla pero sobre todo a colaborar en la
construcción del Reino de Dios que creemos se logra haciendo la
voluntad de Dios, siguiendo a Jesús.


-------------------------------------------------------------------

-------------------------------------------------------------------

Buena Nueva de acuerdo a Mateo


-------------------------------------------------------------------
[1]


        1



001:001 El libro de la generación de Jesús Cristo[2], el hijo de
        David, el hijo de Abraham.
001:002 Abraham fue el padre de Isaac. Isaac fue el padre de Jacob.
        Jacob fue el padre de Judá y sus hermanos.
001:003 Judá fue el padre de Fares y de Zara, la madre fue Tamar.
        Fares fue el padre de Esrom. Esrom fue el padre de Aram.
001:004 Aram fue el padre de Aminadab. Aminadab fue el padre de
        Naasón. Naasón fue el padre de Salmón.
001:005 Salmón fue el padre de Booz cuya madre fue Rahab. Booz fue el
        padre de Obed cuya madre fue Rut. Obed fue el padre de Isaí.
001:006 Isaí fue el padre del rey David. David fue el padre de Salomón
        y la madre fue quien había sido la esposa de Urias.
001:007 Salomón fue el padre de Roboam. Roboam fue el padre de Abias.
        Abias fue el padre de Asa.
001:008 Asa fue el padre de Josafat. Josafat fue el padre de Joram.
        Joram fue el padre de Uzias.
001:009 Uzias fue el padre de Jotam. Jotam fue el padre de Acaz. Acaz
        fue el padre de Ezequias.
001:010 Ezequias fue el padre de Manasés. Manasés fue el padre de
        Amón. Amón fue el padre de Josías.
001:011 Josías fue el padre de Jeconías y sus hermanos, en el tiempo
        del cautiverio en Babilonia[3].
001:012 Después del cautiverio en Babilonia, Jeconías fue el padre de
        Salatiel. Salatiel fue el padre de Zerobabel.
001:013 Zerobabel fue el padre de Abiud. Abiud fue el padre de
        Eliaquim. Eliaquim fue el padre de Azor.
001:014 Azor fue el padre de Sadoc. Sadoc fue el padre de Aquim. Aquim
        fue el padre de Eliud.
001:015 Eliud fue el padre de Eleazar. Eleazar fue el padre de Matán.
        Matán fue el padre de Jacob.
001:016 Jacob fue el padre de José, el esposo de Maria, de quien
        Jesús[4] fue concebido, a quien se llama Cristo.
001:017 Así que todas las generaciones de Abraham hasta David son
        catorce; de David al cautiverio en Babilonia catorce
        generaciones; y del cautiverio en Babilonia hasta el Cristo,
        catorce generaciones.


001:018 El nacimiento de Jesús Cristo fue así; después de que su
        madre, Maria se había comprometido con José, y antes de que
        estuvieran juntos, ella se encontró embarazada por el Espíritu
        Santo.
001:019 José, su marido, siendo un hombre correcto, y no queriendo
        hacer de ella un ejemplo público, pretendía separarse de
        ella[5] en secreto.
001:020 Pero cuando él pensaba estas cosas, un ángel del Señor se le
        apareció en un sueño, diciendo, «José, hijo de David, no te
        preocupes por tomar a María, tu esposa, porque el niño que se
        ha concebido en ella es del Espíritu Santo.
001:021 Ella dará a luz un hijo. Debes llamarlo Jesús, porque será
        quien salvará a su gente de sus pecados.»


001:022 Todo esto ocurrió, para que se cumpliera lo que había sido
        dicho por el Señor por intermedio de los profetas,


001:023 «Observen, la virgen concebirá[6] un niño, Y dará a luz un
        hijo.  Y lo llamarán Emanuel;» Que traducido significa es
        «Dios está con nosotros.» 
001:024 José despertó de su sueño, e hizo lo que el ángel del Señor le
        ordenó, y tomó a su esposa consigo;
001:025 y no la conoció[7] hasta que ella dio a luz a su primer hijo.
        Él[8] lo llamó Jesús.


        2



002:001 Cuando Jesús nació en Belén de Judea, en los días que Herodes
        era rey, ocurrió, que desde el este vinieron hombres sabios[9]
        hacia Jerusalén, diciendo,
002:002 «¿Dónde está aquel que nace como Rey de los Judíos? Porque
        vimos su estrella en el este, y hemos venido a adorarlo.»
002:003 Cuando el rey Herodes lo escuchó, se perturbó, y todo
        Jerusalén con él.
002:004 Reuniendo a todos los jefes de los sacerdotes y a los escribas
        del pueblo, les preguntó donde nacería el Cristo.
002:005 Ellos le dijeron, «En Belén de Judea, porque así está escrito
        por intermedio del profeta,


002:006 `Tu Belén, tierra de Judá, No eres de forma alguna menos entre
        los príncipes[10] de Judá:  Porque de ti saldrá un
        gobernador[11], Que será el pastor de mi pueblo[12],
        Israel.´» 
002:007 Entonces Herodes llamó en secreto a los hombre sabios, y supo
        de ellos exactamente a que hora había aparecido la estrella.
002:008 Los envió a Belén, y les dijo, «Vayan y busquen diligentemente
        al niño. Cuando lo hayan encontrado, traíganme la noticia, así
        yo también podré ir a adorarlo.»


002:009 Ellos, habiendo oído al rey, continuaron su camino; y ocurrió,
        que la estrella que habían visto en el este, fue delante de
        ellos, hasta que se posó sobre el lugar donde estaba el niño.
002:010 Cuando vieron la estrella, se regocijaron con gran alegría.
002:011 Entraron a la casa y vieron al niño con Maria, su madre,
        cayeron y lo adoraron. Abriendo sus cofres, le ofrecieron
        regalos: oro, incienso y mirra.
002:012 Habiendo sido avisados en un sueño que no debían volver donde
        Herodes, regresaron a sus países por otra ruta.


002:013 Cuando ellos habían partido, un ángel del Señor se apareció a
        José en un sueño, diciendo, «Levántate y toma al niño y a su
        madre, y huye a Egipto[13], quédate allá hasta que te diga,
        porque Herodes buscará al niño para destruirlo.»


002:014 José se levantó, tomó al niño y a su madre en la noche, y
        partió hacia Egipto,
002:015 y allí estuvo hasta la muerte de Herodes; para que se
        cumpliera lo que fue dicho por el Señor por intermedio del
        profeta, «De Egipto llamé a mi hijo.»


002:016 Entonces Herodes, cuando vio que los hombres sabios no habían
        cumplido, se molestó excesivamente, y ordenó matar a todo niño
        hombre que hubiera en Belén y en los alrededores, y que
        tuviera 2 años o menos, de acuerdo al tiempo exacto que él
        había conocido de los hombre sabios.
002:017 Así lo que había sido dicho por Jeremías el profeta se
        cumplió,


002:018 «Se oyó una voz en Ramá, Lamentos, llanto y gran tristeza
        Raquel llorando por sus niños;Ella no sería consolada[14],
        Porque ellos ya no son[15].» 
002:019 Pero cuando Herodes murió, ocurrió, que un ángel del Señor se
        apareció en un sueño a José en Egipto, y le dijo[16],
002:020 «Levántate, toma al niño y a su madre, y ve a la tierra de
        Israel, porque quienes buscaban la vida del niño ya están
        muertos.»


002:021 Se levantó y tomó al niño y a su madre, y fue a la tierra de
        Israel.
002:022 Pero cuando escuchó que Arquelao reinaba en Judea en lugar de
        su padre, Herodes, tuvo miedo de ir allí. Siendo avisado en un
        sueño, fue a la región de Galilea,
002:023 y fue a vivir a una ciudad llamada Nazaret; para que se
        cumpliera lo que había sido dicho por los profetas: «Será
        llamado un Nazareno.»


        3



003:001 En esos días, Juan el Bautista vino, predicando en el desierto
        de Judea, diciendo[17],
003:002 «¡Arrepiéntanse, porque el Reino de Dios está a la mano!»
003:003 Pues este era aquel de quien habló Isaías el profeta,
        diciendo,
        «La voz de una persona gritando en el desierto, Alisten el
        camino del Señor, Hagan sus caminos rectos.» 
003:004 Juan vestía ropa hecha de pelo de camello, con un cinturón de
        cuero alrededor de su cintura. Su comida eran grillos y miel
        salvaje.
003:005 Entonces la gente de Jerusalén, y de toda Judea, y de todas
        las regiones alrededor del Jordán fueron a él.
003:006 Fueron bautizados[18] por él en el Jordán, confesando sus
        pecados.
003:007 Pero cuando vio a muchos de los fariseos y saduceos viniendo
        por su bautizo les dijo, «Ustedes nido de víboras, ¿Quién les
        advirtio huir de la ira que vendrá?[19]
003:008 ¡Entonces den fruto de arrepentimiento valedero!
003:009 No piensen, `Tenemos a Abraham como nuestro padre,´ porque les
        digo que Dios puede hacer crecer hijos de Abraham de estas
        piedras.


003:010 «Justo ahora el hacha está en la raíz de los árboles.
        Entonces, todo árbol que no de buenos frutos es cortado, y
        arrojado al fuego.
003:011 De hecho yo los bautizo[20] en agua para el arrepentimiento,
        pero aquel que viene tras de mi es más poderoso que yo, no soy
        digno de llevar sus zapatos. Él los bautizará en el Espíritu
        Santo. [21]
003:012 El rastrillo está en su mano, y Él limpiará los desperdicios
        de su piso. Reunirá su trigo en el granero, pero los
        desperdicios los quemará con fuego inextinguible.


003:013 Entonces Jesús fue de Galilea al Jordán donde Juan, para ser
        bautizado por él.
003:014 Pero Juan se opuso, diciendo, «Yo necesito ser bautizado por
        ti, ¿Y tu vienes a mí?»


003:015 Pero Jesús, le contestó, «Permítelo ahora, porque esta es la
        forma apropiada para nosotros de cumplir con toda la
        rectitud.» Entonces él se lo permitió.
003:016 Cuando Jesús fue bautizado, salió directamente del agua: y
        ocurrió que los cielos se abrieron hacia Él. Vio al Espíritu
        de Dios descendiendo como una paloma, y viniendo a Él.
003:017 Ocurrió, que una voz salió de los cielos diciendo, «Este es mi
        hijo amado, en quien estoy bien complacido[22].»


        4



004:001 Entonces Jesús fue conducido por el Espíritu[23] al desierto
        para ser tentado por el diablo.
004:002 Cuando había ayunado cuarenta días y cuarenta noches, tuvo
        hambre.
004:003 El que tienta vino y le dijo, «Si eres el Hijo de Dios, ordena
        a estas piedras que se conviertan en pan.»


004:004 Pero Él le contestó, «Está escrito, `El hombre no debe vivir
        sólo de pan, sino de cada palabra que proceda de la boca de
        Dios.´»


004:005 Entonces el diablo lo llevó a la ciudad santa. Lo puso en la
        torre del templo,
004:006 y le dijo, «Si eres el Hijo de Dios, lánzate porque está
        escrito, `Con respecto a ti, encargará a sus ángeles.´ y,
        `En sus manos, te cargarán, Para que no tropiece tu pie contra
        una piedra.´» 
004:007 Jesús le dijo, «También está escrito, `No debes probar al
        Señor, tu Dios.´»


004:008 De nuevo, el diablo lo llevó a una montaña muy alta, y le
        mostró todos los reinos de la tierra en su gloria.
004:009 Le dijo, «Te daré todas estas cosas, si te arrodillas y me
        adoras.»


004:010 Entonces Jesús le dijo, «¡Aléjate de mí[24] Satanás! Porque
        está escrito, `Adorarás al Señor tu Dios, y sólo a Él le
        servirás.´»


004:011 Entonces el diablo lo dejó, y ocurrió, que vinieron ángeles y
        lo atendieron.
004:012 Cuando Jesús escuchó que Juan había sido arrestado[25 ],
        volvió a Galilea.
004:013 Saliendo de Nazaret, fue y vivió en Capernaum, que está al
        lado del lago, en la región de Zabulón y Neftalí,
004:014 Para que se cumpliera lo que fue dicho por intermedio de
        Isaías el profeta,


004:015 «La tierra de Zabulón y la tierra de Neftalí, Hacia el lago,
        más allá del Jordán, Galilea de los Gentiles[26], 
004:016 La gente que se sentaba en la oscuridad vio una gran luz, A
        aquellos que se sentaban en la región y a la sombra de la
        muerte, Para ellos la luz ha comenzado[27].» 
004:017 Desde ese entonces, Jesús comenzó a predicar y a decir, «¡
        Arrepiéntanse![28] Porque el Reino de Dios está a la mano.»


004:018 Caminando por el lago de Galilea, Jesús vio dos hermanos:
        Simón, quien es llamado Pedro, y Andrés, su hermano, echando
        una red al lago; pues eran pescadores.
004:019 Les dijo, «Síganme, y los haré pescadores de hombres.»


004:020 Ellos de inmediato dejaron sus redes y lo siguieron.
004:021 Partiendo de allí, vio a otros dos hermanos, Santiago el hijo
        de Zebedeo y Juan su hermano, estaban en el bote con Zebedeo
        su padre, arreglando sus redes. Él los llamó.
004:022 Ellos de inmediato dejaron el bote y a su padre, y lo
        siguieron.


004:023 Jesús fue por toda Galilea, enseñando en las sinagogas,
        predicando la Buena Nueva del Reino, y sanando todo desorden y
        toda enfermedad entre la gente.
004:024 La noticia sobre Él se difundió por toda Siria. Le llevaron a
        todo el que estaba enfermo, afligidos por varios
        desordenes[29]y tormentos, poseídos por demonios,
        epilépticos[30] y paralíticos; y Él los sanó.
004:025 Grandes multitudes de Galilea, Decapolis, Jerusalén, Judea y
        de más allá del Jordán lo seguían.


        5



005:001 Viendo las multitudes, subió a una montaña. Cuando se había
        sentado sus discípulos fueron donde Él.
005:002 Abrió su boca y les enseñó diciendo,


005:003 «Benditos[31] los pobres en espíritu[32], porque de ellos es
        el Reino de Dios. 
005:004 Benditos aquellos que se lamentan Porque serán confortados. 
005:005 Benditos sean los que no emplean violencia[33], Porque
        heredarán la tierra. 
005:006 Benditos quienes tengan hambre y sed de justicia[34], Porque
        serán saciados. 
005:007 Benditos sean los piadosos, Porque obtendrán piedad. 
005:008 Benditos los puros de corazón, Porque verán a Dios. 
005:009 Benditos quienes hacen la paz, Porque serán llamados hijos de
        Dios. 
005:010 Benditos aquellos que sean perseguidos por causa de la
        justicia, Porque de ellos es el Reino de Dios. 
005:011 «Benditos sean ustedes cuando la gente los reproche, los
        persiga, y diga toda clase de maldades falsamente en contra de
        ustedes, por mi causa.
005:012 Alégrense y estén muy contentos, pues grande es su recompensa
        en el cielo. Pues así es como han perseguido a los profetas
        que estuvieron antes de ustedes.


005:013 «Ustedes son la sal de la tierra, pero si la sal ha perdido su
        sabor, ¿Con que podrá volvérsele a dar el sabor? Entonces no
        es buena para nada, sólo para ser arrojada y pisada bajo los
        pies de los hombres.
005:014 Ustedes son la luz del mundo. Una ciudad ubicada en una
        montaña no puede ocultarse.
005:015 Ni ustedes prenden una lampara, y la ponen debajo de un
        recipiente, sino en una repisa; y brilla para todos los que
        están en la casa.
005:016 Así mismo, permitan que su luz brille ante los hombres; que
        ellos puedan ver sus buenas obras, y den gloria al Padre que
        está en el cielo.


005:017 «No piensen que he venido a destruir la ley o los profetas. No
        viene a destruir, sino a completar.
005:018 Porque con seguridad, les digo, hasta que el cielo y la tierra
        pasen, ni siquiera la letra más pequeña[35] ni un pequeño
        trazo de la ley saldrá de forma alguna, hasta que todas las
        cosas estén cumplidas.
005:019 Entonces, quien rompa uno de estos mandamientos, y le enseñe a
        otros a hacerlo, será llamado pequeño en el Reino de Dios;
        pero quien los cumpla y los enseñe será llamado grande en el
        Reino de Dios.
005:020 Porque les digo que a menos que su rectitud exceda a la de los
        escribas y fariseos, no hay forma de que entren en el Reino de
        Dios.


005:021 «Ustedes han oído que fue dicho a los antiguos, `No debes
        matar;´ y `Quien mate estará en peligro del juicio[36].´
005:022 Pero les digo, cualquiera que este de mal genio con su
        hermano[37] sin una causa estará en peligro del juicio; y
        cualquiera que le diga a su hermano, `¡Raca[38]!´ estará en
        peligro del Concejo; y cualquiera que le diga, `¡Tu, tonto!´
        estará en peligro del fuego de Gehena[39 ].


005:023 «Entonces si estás dando una ofrenda en el altar, y allí
        recuerdas que tu hermano tiene algo en contra tuya[40],
005:024 deja la ofrenda allí ante el altar, y sigue tu camino. Primero
        reconcíliate con tu hermano y después ve y da tu ofrenda.
005:025 Llega a un acuerdo con tu adversario rápidamente, mientras que
        está con él en el camino [41]; porque tal vez el fiscal[42]
        podría entregarte al juez, y el juez entregarte al oficial, y
        podrías ser arrojado a prisión[43].
005:026 Con seguridad les digo, de ninguna forma saldrán de ahí,
        mientras no paguen hasta el último centavo[44].


005:027 «Ustedes han oído que se dijo, [45]`No cometerás adulterio;´
005:028 pero les digo que quien mire a una mujer con deseo, ya ha
        cometido adulterio en su corazón.
005:029 Si tu ojo derecho te hace tropezar, sácatelo y arrójalo lejos
        de ti. Porque es mejor par ti que uno de tus miembros perezca,
        a que tu cuerpo entero sea arrojado a Gehena.
005:030 Si tu mano derecha te hace tropezar, córtatela y arrójala
        lejos. Porque es mejor para ti, que uno de tus miembros
        perezca, a que tu cuerpo entero sea arrojado a Gehena.


005:031 «También se dijo, `Cualquiera que aleje a su mujer, que le de
        un certificado de divorcio,´
005:032 pero les digo que cualquiera que aleje a su mujer, excepto a
        causa de inmoralidad sexual, la hace una adultera; y
        cualquiera que se case con ella cuando sea alejada comete
        adulterio.


005:033 «Ustedes también han oído que les fue dicho a los de los
        tiempos antiguos, `No harás promesas falsas[46], sino que
        cumplirás lo que has prometido al Señor[47],´
005:034 pero les digo, no juren: ni por el cielo, porque es el trono
        de Dios;
005:035 ni por la tierra, porque es el estrado para sus pies; ni por
        Jerusalén, porque es la ciudad del gran Rey.
005:036 Ni jurarás por tu cabeza, porque ni siquiera puedes hacer
        blanco o negro un cabello.
005:037 En cambio que tu `Si´ sea `Si´ y que tu `No´ sea `No.´ Lo que
        sea más que esto es del malo[48].


005:038 «Ustedes han oído que fue dicho, `Ojo por ojo, y diente por
        diente.´
005:039 Pero les digo, no se resistan al que les hace mal[49]; sino
        que a cualquiera que te golpee en tu mejilla derecha, ponle la
        otra también.
005:040 Si alguien busca llevarte a juicio para quitarte el abrigo,
        déjale tener tu capa también.
005:041 A cualquiera que te obligue a caminar[50]una milla, ve con él
        dos.
005:042 Dale al que te pide, y no te alejes del que desea pedirte
        prestado[51].


005:043 «Ustedes han oído que fue dicho, `Amarás a tu prójimo, y
        odiarás a tu enemigo.´
005:044 Pero les digo, amen a sus enemigos, bendigan a quien los
        maldiga, hagan el bien a quien los odie, y oren por quienes
        los maltratan y los persigan.
005:045 para que puedan ser hijos de su Padre que está en el cielo.
        Porque Él hace que el sol salga sobre los malos y los buenos,
        y envía lluvia sobre el justo y el injusto.
005:046 Porque si aman a aquellos que los aman, ¿qué recompensa
        merecen? ¿Acaso no hacen lo mismo los recolectores de
        impuestos[52 ]?
005:047 Si sólo saludas a tus amigos, ¿qué haces de más que los demás?
        ¿Acaso no hacen lo mismo los paganos[53]?
005:048 Entonces sean perfectos, tal como su Padre en el cielo es
        perfecto.


        6



006:001 «Tengan cuidado de no dar sus ofrendas de caridad[54] ante los
        hombres, para ser vistos por ellos, o de lo contrario no
        tendrán recompensa de su Padre quien está en el cielo.
006:002 Entonces cuando hagas actos de caridad, no toques una trompeta
        enfrente tuyo, como hacen los hipócritas en las sinagogas y en
        las calles, para poder obtener gloria de hombres. Con
        seguridad te digo, ellos ya han recibido su recompensa.
006:003 Cuando hagas actos de caridad, no permitas que tu mano
        izquierda sepa lo que tu mano derecha hace[55],
006:004 para que tus actos de caridad sean en secreto, entonces tu
        Padre que ve en secreto te recompensará abiertamente.


006:005 «Cuando reces, no seas como los hipócritas, pues ellos aman
        levantarse y orar en las sinagogas y en las esquinas de las
        calle, para poder ser vistos por hombres. Con seguridad, te
        digo, ellos ya recibieron su recompensa.
006:006 Pero tu, cuando ores, entra en su cuarto, y habiendo cerrado
        la puerta, ora a tu Padre quien está en secreto, y tu Padre
        quien ve en secreto te recompensará abiertamente.
006:007 Al rezar, no uses vanas repeticiones, como hacen los gentiles;
        pues ellos creen que serán oídos porque hablan mucho.
006:008 Por eso no sean como ellos, pues su Padre sabe lo que ustedes
        necesitan desde antes que lo pidan.
006:009 Oren así: `Padre nuestro en el cielo, que tu nombre permanezca
        santo.
006:010 Que tu Reino venga. Que se haga tu voluntad, tanto en el cielo
        como en la tierra.
006:011 Danos hoy nuestro pan diario.
006:012 Perdona nuestras ofensas[56], como también nosotros perdonamos
        a quienes nos han ofendido[57].
006:013 No nos lleves a la tentación, sino líbranos del malo. Porque
        tuyo es el Reino, el poder y la gloria por siempre. Amén.´


006:014 «Pues si ustedes perdonan a los hombres sus
        transgresiones[58], su Padre celestial también los perdonará.
006:015 Pero si ustedes no perdonan a los hombres sus transgresiones,
        el Padre tampoco perdonara las de ustedes.


006:016 «Además cuando ayunen, no sean como los hipócritas, con caras
        tristes. Pues desfiguran sus caras, para que su ayuno pueda
        ser visto por hombres. Con seguridad les digo, ellos ya han
        recibido su recompensa.
006:017 Pero tu, cuando ayunes, unge tu cabeza y lava tu rostro;
006:018 para que el ayuno no sea visto por otros hombres, sino por tu
        Padre que está en lo secreto, y tu Padre, que ve en secreto,
        te recompensará.


006:019 «No acumulen tesoros para ustedes mismos en la tierra, donde
        las polillas y el óxido[59] consumen y donde los ladrones
        irrumpen y roban;
006:020 pero acumulen tesoros para ustedes mismos en el cielo, en
        donde ni las polillas ni el óxido consumen y donde los
        ladrones no entran a robar;
006:021 pues en donde está tu tesoro, allí también está tu corazón.


006:022 «La lampara del cuerpo es el ojo. Así que si tu ojo se
        encuentra sano, tu cuerpo entero estará lleno de luz.
006:023 Pero si tu ojo es malvado[60] tu cuerpo entero estará lleno de
        oscuridad. Así que si la luz que está dentro de ti es
        oscuridad, ¡que tan grande es la oscuridad!


006:024 «Nadie puede servir a dos maestros, pues a uno odiará y al
        otro amará; o será devoto a uno y despreciará al otro. Ustedes
        no pueden servir a Dios y a las riquezas[61].
006:025 Por eso les digo, no se afanen por su vida: lo que comerán o
        lo que tomarán ni por lo que se pondrás en el cuerpo. ¿No es
        la vida más que comida y el cuerpo más que el vestido?
006:026 Miren los pájaros del cielo, ellos no siembran, ni recogen, ni
        recolectan en graneros. Su Padre celestial los alimenta. ¿No
        son ustedes de mucho más valor que ellos?


006:027 «¿Cuál de ustedes, afanándose, puede aumentar un momento[62]
        su tiempo de vida?
006:028 ¿Por qué se afanan por el vestido? Consideren los lirios del
        campo, como ellos crecen. No trabajan, ni tejen,
006:029 y sin embargo les digo que ni Salomón en toda su gloria se
        vistió como uno de estos.
006:030 Y si Dios así viste al pasto del campo, que existe hoy, y que
        mañana es arrojado al horno, ¿No los vestirá más a ustedes,
        gente de poca fe?


006:031 «Entonces no se afanen, diciendo, `¿Que comeremos?,´ `¿Qué
        beberemos?´ o `¿Con que nos vestiremos?´
006:032 Pues los gentiles[63] buscan todas estas cosas, pero su Padre
        celestial sabe que ustedes necesitan todo esto.
006:033 Busquen primero el Reino de Dios, y su justicia; y todas estás
        cosas también les serán dadas.
006:034 Entonces no se afanen por mañana, pues mañana estarán ansiosos
        por mañana mismo. Son suficientes los males propios de cada
        día.


        7



007:001 «No juzguen y no serán juzgados.
007:002 Pues con cualquier juicio que juzguen, con ese serán juzgados;
        y con la medida que midan, con esa serán medidos.
007:003 ¿Por qué ves la paja en el ojo de tu hermano, y no consideras
        la viga en tu propio ojo?
007:004 ¿Cómo le puedes decir a tu hermano `Déjame sacar esa paja de
        tu ojo;´ cuando ocurre que la viga está en el tuyo?
007:005 ¡Tu hipócrita! Saca primero la viga de tu propio ojo, y
        entonces podrás ver claramente para sacar la paja del ojo de
        tu hermano.


007:006 «No des lo que es sagrado a los perros, ni arrojes tus perlas
        a los cerdos, pues tal vez la pisarán bajo sus pies, y se
        volverán y te harán pedazos.


007:007 «Pidan, y se les dará. Busquen y encontrarán. Golpeen la
        puerta y se abrirá para ustedes.
007:008 Pues todo el que pide recibe. Quien busca encuentra. A aquel
        que golpea la puerta se le abrirá.
007:009 ¿O quien de ustedes, si su hijo le pide un pan, le da una
        piedra?
007:010 ¿O si le pide un pescado, le dará una serpiente?
007:011 Entonces si ustedes, siendo malos, saben como darle buenos
        regalos a sus hijos, ¡cuanto más su Padre que está en el cielo
        les dará buenas cosas a los que le pidan!
007:012 Entonces cualquier cosa que deseen que los hombre les hagan,
        eso les deben hacer; pues así dice la ley y los profetas[64
        ].


007:013 «Entren por la puerta angosta; pues amplia es la puerta y
        ancho el camino que conducen a la destrucción, y muchos son
        los que entran por esa.
007:014 ¡Cuan angosta es la puerta, y restringido es el camino que
        conduce a la vida! Son pocos los que lo encuentran.


007:015 «Tengan cuidado de los falsos profetas, los cuales vienen a ti
        vestidos como ovejas pero son lobos feroces.
007:016 Por sus frutos los reconocerán. ¿Acaso recoges uvas de espinos
        o higos de los cardos.
007:017 Aún así, cada árbol bueno produce buenos frutos; pero los
        árboles corruptos producen frutos malos.
007:018 Un buen árbol no puede producir malos frutos, ni un árbol
        corrupto puede producir buenos frutos.
007:019 Cada árbol que no produce buenos frutos es derribado y
        arrojado al fuego.
007:020 Así pues por sus frutos los reconocerás.
007:021 No todo aquel que me dice `Señor, Señor,´ entrará al Reino de
        los Cielos; sino aquel que hace la voluntad de mi Padre que
        está en el cielo.
007:022 Muchos me dirán ese día, `Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu
        nombre, sacamos demonios en tu nombre e hicimos muchas obras
        maravillosas?´
007:023 Entonces les diré, `Nunca los conocí. Aléjense de mí, ustedes
        que trabajan sin rectitud.´


007:024 «Entonces todo el que oye estas palabras de mí, y las
        practica, yo lo compararé con un hombre sabio, quien construye
        su casa sobre una roca.
007:025 La lluvia vino, las inundaciones vinieron, y los vientos
        soplaron y golpearon la casa; y esta no callo, porque tenía
        bases en la roca.
007:026 Todo aquel que escucha mis palabras, y no las practica será
        como un hombre necio, que construye su casa sobre arena.
007:027 La lluvia llega, las inundaciones llegan, los vientos soplan y
        golpean la casa, y esta cae y grande es su caída.


007:028 Ocurrió, cuando Jesús había terminado de decir estas cosas,
        que las multitudes estaban atónitas con su enseñanza,
007:029 pues Él les enseñaba con autoridad, y no como los escribas.


        8



008:001 Cuando bajó de la montaña, grandes multitudes lo siguieron.
008:002 Ocurrió, que un leproso fue donde Él, lo alabó diciendo,
        «Señor, si tu quieres, puedes hacerme limpio.»


008:003 Jesús estiró su mano, lo tocó, diciendo, «Yo quiero. Queda
        limpio. » Inmediatamente su lepra fue sanada.
008:004 Jesús le dijo, «Observa, no le digas a nadie, pero ve,
        muéstrate al sacerdote, y da la ofrenda que Moisés ordenó,
        como testimonio para ellos[65].»


008:005 Cuando llegó a Capernaum, un centurión fue don Él, pidiéndole,
008:006 « Señor, mi siervo[66] yace en casa paralizado, atrozmente
        atormentado.»


008:007 Jesús le dijo, «Iré y lo sanaré.»


008:008 El centurión le contestó, «Señor, no soy digno de que entres
        bajo mi techo. Sólo dí la palabra, y mi siervo será sanado.
008:009 Pues yo también soy un hombre bajo la autoridad, teniendo a mi
        cargo soldados. Le digo a este, `Ve,´ y él va, y le digo a
        otro, `Ven,´ y él viene; y le digo a mi siervo, `Haz esto,´ y
        él lo hace.»


008:010 Cuando Jesús escucho esto, se maravilló, y le dijo a los que
        lo seguían, «Con seguridad les digo, que no he encontrado una
        fe tan grande, ni siquiera en Israel.
008:011 Les sigo que muchos vendrán de este y oeste, y se sentarán con
        Abraham, Isaac y Jacob en el Reino de Dios,
008:012 mientras que los niños del Reino serán arrojados en la
        oscuridad exterior. Allí habrá llanto y rechinar de dientes.»
008:013 Jesús le dijo al centurión, «Sigue tu camino. Que se cumpla
        para ti como tu lo haz creído.» Su siervo[67] fue sanado en
        ese instante.


008:014 Cuando Jesús llegó a la casa de Pedro vio a su suegra acostada
        con fiebre.
008:015 Le tocó la mano y la fiebre se fue. Ella se levantó y comenzó
        a servirle. Se lee «servirles» en vez de «servirle.»
008:016 Cuando cayó la tarde le llevaron muchos poseídos por demonios.
        Expulsó los espíritus con una palabra y sanó a todos los que
        estaban enfermos;
008:017 para que así se cumpliera lo que el profeta Isaías dijo: «Él
        nos quitó[68] nuestras debilidades y cargó con nuestras
        enfermedades.»
008:018 Cuando Jesús vio las grandes multitudes a su alrededor dio la
        orden de partir hacia el otro lado.


008:019 Un escriba vino y le dijo, «Maestro, yo te seguiré a donde
        vayas. »


008:020 Jesús le dijo, «Los lobos tienen madrigueras y los pájaros del
        cielo tienen nidos, pero el Hijo del Hombre no tienen lugar
        alguno donde reposar su cabeza.»


008:021 Otro de sus discípulos le dijo, «Señor, permíteme primero ir a
        enterrar a mi padre.»


008:022 Pero Jesús le dijo, «Sígueme y deja a los muertos enterrar a
        sus propios muertos.»


008:023 Cuando se subió al bote sus discípulos lo siguieron.
008:024 Una gran tempestad se levantó del mar, el barco estaba
        cubierto por las olas pero Jesús estaba dormido.
008:025 Fueron donde Jesús y lo despertaron diciendo, «¡Sálvanos
        Señor! ¡Estamos muriendo!»


008:026 Él les dijo, «¿Por qué tienen miedo, ustedes hombres de poca
        fe?» Entonces se levantó, reprendió al viento y al mar, y hubo
        una gran calma.


008:027 Los hombres se asombraron diciendo, «¿Qué clase de hombre es
        este que hasta el viento y el mar le obedecen?»


008:028 Cuando llegó al otro lado a la región de Gadara dos personas
        poseídas por demonios lo encontraron allí, salían de las
        tumbas de forma violenta, así que nadie podía pasar por ese
        camino.
008:029 Ocurrió, que gritaron «¿Qué tenemos que ver contigo Jesús,
        Hijo de Dios? ¿Haz venido aquí a atormentarnos antes de
        tiempo?»
008:030 Había una piara de cerdos alimentándose lejos de allí.
008:031 Los demonios le suplicaron diciendo, «Si nos expulsas
        permítenos meternos a esa piara de cerdos.»


008:032 Él les dijo, «¡Vayan!»
        Salieron y entraron en los cerdos; y ocurrió, que los cerdos
        corrieron hasta caer por el precipicio al mar y murieron en el
        agua.
008:033 Los que alimentaban a los cerdos huyeron a la ciudad y
        contaron todo lo sucedido, incluyendo lo que paso con los que
        estaban poseídos por los demonios.
008:034 Toda la ciudad salió a encontrarse con Jesús. Cuando lo vieron
        le rogaron que se fuera de sus fronteras.


        9



009:001 Entró al bote, y cruzó, para llegar a su propia ciudad.
009:002 Ocurrió, que le llevaron un hombre que estaba paralizado, y
        que yacía sobre una camilla[69]. Jesús viendo su fe, le dijo
        al paralítico, «¡Hijo, alégrate! Tus pecados te son
        perdonados.»


009:003 Algunos de los escribas dijeron entre ellos, «Este hombre
        blasfema.»


009:004 Jesús, conociendo sus pensamientos, dijo, «¿Por qué piensan
        mal en sus corazones?
009:005 Pues ¿qué es más fácil, decir `Tus pecados son perdonados;´ o
        decir `Levántate, y camina?´
009:006 Sepan que el Hijo del Hombre tiene autoridad sobre la tierra
        para perdonar pecados.» Entonces le dijo al paralítico,
        «Levántate, toma tu camilla, y ve a tu casa.»


009:007 Él se levantó y fue a su casa.
009:008 Y cuando la multitud vio esto, se maravilló y dio gloria a
        Dios, quien le había tal autoridad a los hombres.


009:009 Cuando Jesús salía de allí, vio a un hombre llamado Mateo
        sentado en la oficina de recolección de impuestos. Le dijo,
        «Sígueme.» Él se levantó y lo siguió.
009:010 Ocurrió mientras se sentaba en la casa[70 ], que muchos
        recolectores de impuestos y pecadores vinieron y se sentaron
        con Jesús y sus discípulos.
009:011 Cuando los fariseos vieron esto, dijeron a sus discípulos,
        «¿Por qué su maestro come con recolectores de impuestos y
        pecadores?»


009:012 Cuando Jesús los escucho, les dijo, «Aquellos que son
        saludables no necesitan un médico, pero si quienes están
        enfermos.»
009:013 Ustedes vayan y aprendan lo que esto significa: `Deseo piedad,
        no sacrificio,´ pues no vine a llamar al justo, sino a los
        pecadores al arrepentimiento.»


009:014 Entonces los discípulos de Juan fueron donde Jesús diciendo,
        «¿ Por qué nosotros y los fariseos ayunamos mucho pero tus
        discípulos no ayunan?»


009:015 Jesús les dijo, «¿Acaso pueden estar tristes los amigos[71]
        del novio mientras él está con ellos? Pero vendrán los días
        cuando el novio les sera quitado y entonces ahí ayunarán.
009:016 Nadie pone un pedazo de tela nueva en un vestido viejo; pues
        el parche se rasgará [72] y hará un hueco más grande aún.
009:017 Ni tampoco la gente pone vino nuevo en cueros viejos porque se
        revientan los cueros y tanto cueros como vino quedan
        inservibles. Se pone vino nuevo en cueros nuevos y ambos se
        conservan.»


009:018 Mientras les decía estas cosas un jefe de los judíos llegó
        donde Él y se arrodillo diciendo, «Mi hija acaba de morir pero
        ven y pon tu mano sobre ella y ella vivirá.»


009:019 Jesús se levantó y lo siguió al igual que sus discípulos.
009:020 Entonces una mujer que sufría de hemorragias de sangre durante
        doce años se acerco a Él por detrás y le tocó el borde de su
        manto;
009:021 pues ella se dijo a si misma, «Si yo solo toco su manto seré
        sanada.»


009:022 Pero Jesús dándose vuelta y viéndola, le dijo «¡Hija,
        alégrate! tu fe te ha hecho bien[73].» Y la mujer fue sanada
        desde ese instante.


009:023 Cuando Jesús entró en la casa del dirigente, vio a los
        interpretes de flauta[74] y a la multitud en un desorden
        ruidoso,
009:024 y les dijo, «Hagan espacio, porque la niña no está muerta,
        sino durmiendo.»
        Entonces ellos lo ridiculizaron.
009:025 Pero cuando la multitud fue sacada, Él entró, tomó su mano y
        la niña se levantó.
009:026 La noticia de esto se difundió por toda la región.
009:027 Mientras Jesús salía de allí, dos hombres ciegos lo siguieron,
        llamándolo y diciendo, «¡Ten piedad de nosotros, hijo de
        David!»


009:028 Cuando había entrado en la casa, los ciegos fueron donde Él.
        Jesús les dijo, «¿Creen que yo puedo hacer esto?»
        Ellos le dijeron, «Si, Señor.»


009:029 Entonces Él tocó sus ojos, diciendo, «Que se cumpla en
        ustedes, de acuerdo a su fe.»
009:030 Sus ojos se abrieron. Jesús les indicó estrictamente, «Cuiden
        que nadie sepa sobre esto.»
009:031 Pero ellos salieron y difundieron su fama en toda la región.


009:032 Cuando se iban, ocurrió, que un hombre mudo que estaba poseído
        por un demonio le fue llevado.
009:033 Cuando el demonio fue expulsado, el mudo pudo hablar. La
        multitud maravillada, decía, «¡Nunca antes había sido visto en
        Israel algo como esto!»


009:034 Pero los fariseos decían, «Por el príncipe de los demonios, Él
        expulsa demonios.»


009:035 Jesús fue por todas las ciudades y villas, enseñando en sus
        sinagogas, predicando la Buena Nueva del Reino, y sanando todo
        sufrimiento y toda enfermedad entre la gente.
009:036 Pero cuando vio las multitudes, fue movido por la compasión
        hacia ellos, porque estaban cansados y se dispersaban como
        ovejas sin un pastor.
009:037 Entonces le dijo a los discípulos, «De hecho la cosecha es
        abundante, pero los trabajadores son pocos.
009:038 Por esto recen al Señor de la cosecha para que envíe
        trabajadores.»


        10



010:001 Llamó[75] a sus doce discípulos, y les dio autoridad sobre los
        espíritus impuros, para expulsarlos, y para sanar todo
        sufrimiento y toda enfermedad.
010:002 Los nombres de los doce apóstoles son estos. El primero,
        Simón, quien es llamado Pedro; Andrés, su hermano; Santiago el
        hijo de Zebedeo, Juan su hermano;
010:003 Felipe; Bartolome; Tomás; Mateo el recolector de impuestos;
        Santiago el hijo de Alfeo; y Lebeo quien era llamado
        Tadeo[76];
010:004 Simón el cananita[77]; y Judas Iscariote, quien también[78] lo
        traicionó.


010:005 Jesús envió a estos doce, y les encargó, «No vayan entre los
        gentiles, y no entren en ninguna ciudad de samaritanos.
010:006 En cambio, vayan a las ovejas perdidas de la casa de Israel.
010:007 Mientras van, prediquen, `¡El Reino de Dios está a mano!´
010:008 Sanen los enfermos, limpien a los leprosos, [79] y expulsen
        demonios. Recibieron gratuitamente, así que den gratuitamente.
010:009 No lleven[80] oro, ni plata, ni bronce en sus monederos.
010:010 No lleven bolsa para su viaje, ni dos vestidos, ni zapatos, ni
        bastón: pues el trabajador merece su comida.
010:011 En cualquier ciudad o pueblo que entren, encuentren a[ 81]
        quien se lo merece, y quédense allí hasta que se vayan.
010:012 Cuando entre a una[82] casa, den un saludo de paz[83].
010:013 Si la familia lo merece que su paz vaya a la casa; pero si no
        lo merece que su paz regrese a ustedes.
010:014 Si alguien no los recibe, ni escucha sus palabras, mientras
        salen de la casa o de la ciudad, sacudan el polvo de sus pies.
010:015 Con seguridad les digo, será más tolerable para la tierra de
        Sodoma y Gomorra en el día del juicio que para esa ciudad.


010:016 «Observen, los envío como ovejas en medio de lobos. Entonces
        sean astutos como serpientes, e indefensos como palomas.
010:017 Pero cuídense de los hombres: pues los enviarán a consejos, y
        en sus sinagogas los castigarán.
010:018 Si, y serán llevados ante gobernadores y reyes por mi causa,
        para dar testimonio ante ellos y a las naciones[84].
010:019 Pero cuando los entreguen, no estén ansiosos sobre como o que
        dirán, pues en esa hora les será dado lo que dirán.
010:020 Pues no serán ustedes los que hablen, sino el Espíritu de su
        Padre quien hablará en ustedes.


010:021 «Un hermano enviará a su hermano a la muerte, y el padre a su
        hijo. Los hijos se levantarán contra sus padres, y por causa
        de ellos serán condenados a muerte[85].
010:022 Serán odiados por todos los hombre por causa de mi nombre,
        pero aquel que persista hasta el final será salvado[86].
010:023 Y cuando los persigan en esta ciudad, huyan a la siguiente,
        pues con seguridad les digo, ustedes no habrán ido por todas
        las ciudades de Israel, hasta que el Hijo del Hombre haya
        venido.


010:024 «Un discípulo no está sobre su maestro, ni un siervo sobre su
        señor.
010:025 Es suficiente para el discípulo ser como su maestro, y para el
        siervo ser como su señor. Si ellos han llamado al maestro de
        la casa Beelzebú, ¡cuanto más los de su familia!
010:026 Entonces no les teman, pues no hay nada encubierto que no sea
        revelado, ni nada escondido que no sea conocido.
010:027 Lo que les digo en la oscuridad, díganlo a la luz; y lo que
        escuchan susurrado al oído, proclámenlo desde los techos de
        las casas.
010:028 No teman a aquellos que matan el cuerpo, y que no pueden matar
        el alma. Por el contrario, teman a quien es capaz de destruir
        tanto el alma como el cuerpo en el infierno.


010:029 «¿No son vendidos dos pájaros por un asarión[87]? ¿Y si alguno
        cae a tierra, no es acaso a voluntad del Padre?
010:030 pero cada uno de los cabellos de sus cabezas está contado.
010:031 Por eso no se preocupen. Ustedes son de más valor que muchos
        pájaros.
010:032 Entonces a todo aquel que me reconozca[88] ante los hombre, a
        él también yo lo reconoceré ante mi Padre que está en el
        cielo.
010:033 Pero a cualquiera que me niegue frente a los hombre, a él
        también lo negaré ante mi Padre que está en el cielo.


010:034 «No piensen que he venido a traer calma[89] sobre la tierra.
        No vine a traer calma, sino una espada[90].
010:035 Pues he venido a poner un hombre en disputa contra[91] su
        padre, y a la hija contra su madre, y a la nuera contra la
        suegra.
010:036 Los enemigos de un hombre serán aquellos de su propia familia.
010:037 Aquel que ame a padre o madre más que a mí no es digno de
        mí[92]; y aquel que ame a hijo o hija más que a mí, no es
        digno de mí.
010:038 Aquel que no tome su cruz y me siga, no es digno de mí.
010:039 Aquel que encuentre su vida[93] la perderá; y aquel que pierda
        su vida por mi causa la encontrará.
010:040 Aquel que los reciba me recibe, y aquel que me recibe a mi
        recibe al que me envió.
010:041 Aquel que recibe a un profeta porque es un profeta[94],
        recibirá la recompensa del profeta; y aquel que recibe a un
        hombre justo[95] porque es justo, recibirá la recompensa de un
        hombre justo.
010:042 Aquel que le da a uno de estos pequeños sólo un vaso de agua
        fría para beber por ser un discípulo mio[96], con seguridad
        les digo que de ninguna forma perderá su recompensa.»


        11



011:001 Ocurrió que cuando Jesús había terminado de dar indicaciones a
        sus doce discípulos, partió de allí para enseñar y predicar en
        las ciudades.
011:002 Cuando Juan escuchó en prisión de las obras de Cristo, envió a
        dos de sus discípulos
011:003 a decirle, «¿Eres tu el que viene, o debemos buscar[97]
        otro?»


011:004 Jesús les contestó, «Vayan y díganle a Juan las cosas que
        escuchan y ven:
011:005 los ciegos reciben su vista, los minusválidos caminan, los
        leprosos son limpiados, los sordos oyen, los muertos son
        resucitados, y la buena nueva es predicada a los pobres[98].
011:006 Bendito aquel que no encuentra ocasión para dudar de mi[99].


011:007 Mientras se iban por su camino, Jesús comenzó a hablarles a
        las multitudes sobre Juan «¿Qué fueron a ver al desierto? ¿Una
        caña movida por el viento?
011:008 ¿Pero qué fueron a ver? ¿Un hombre en suaves vestidos?
        Observen, que quienes visten vestidos suaves están en las
        casas de los reyes.
011:009 ¿Pero que fueron a ver? ¿A ver un profeta? Si, y les digo,
        mucho más que un profeta.
011:010 Porque este es aquel de quien está escrito, `Observa, envió mi
        mensajero antes de tu gracia, quien preparará[100] el camino
        antes de ti.´
011:011 Con seguridad les digo, entre aquellos que han nacido de mujer
        no ha aparecido alguien más grande que Juan el Bautista; y aún
        así el que es menos en el Reino de Dios es más grande que él.
011:012 Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el Reino de
        Dios sufre violencia, y los violentos lo toman a la
        fuerza[101].
011:013 Pues todos los profetas y la ley profetizaron hasta Juan.
011:014 Si ustedes desean recibirlo, este es Elías, quien está por
        venir.
011:015 Quien tenga oídos para escuchar, que escuche.


011:016 «Pero ¿con qué compararé a esta generación? Es como niños que
        se sientan en la plaza, llaman a sus compañeros
011:017 y dicen, `Tocamos la flauta para ustedes, y ustedes no
        bailaron. Lloramos por ustedes, y ustedes no se
        lamentaron[102].´
011:018 Pues Juan vino sin comer ni beber y ellos dijeron, `Tiene un
        demonio.´
011:019 El Hijo del Hombre vino comiendo y bebiendo y ellos dijeron,
        `¡Observen, un glotón y bebedor, un amigo de los recolectores
        de impuestos y de los pecadores!´ Pero la sabiduría se
        reconoce por sus obras[103].»


011:020 Entonces comenzó a denunciar a las ciudades en las que había
        hecho la mayoría de sus obras poderosas, porque no se
        arrepentían.
011:021 «¡Pobre de ti, Corazín![104] ¡Pobre de ti, Betsaida! Pues si
        las obras poderosas que se han hecho en ustedes se hubieran
        hecho en Tiro y Sidón, la gente[105] se habría arrepentido
        hacia tiempo en camisas de penitencia y cenizas.
011:022 Pero les digo, será más tolerable para Tiro y Sidón en el día
        del juicio que para ustedes.
011:023 Tu, Capernaum, que eres exaltada hasta el cielo, bajarás al
        infierno. Pues si las poderosas obras que se han hecho en ti
        se hubieran hecho en Sodoma, habría permanecido hasta estos
        días.
011:024 Pero les digo que será más tolerable para la tierra de Sodoma
        en el día del juicio que para ustedes.»


011:025 En ese momento, Jesús dijo, «Te agradezco, Padre, Señor del
        cielo y la tierra, que escondes estas cosas al sabio y al
        entendido, y las revelas a los niños[106].
011:026 Si, Padre, pues así fue agradable a tu vista.
011:027 Todo me ha sido enviado por mi Padre. Nadie conoce al Hijo,
        excepto el Padre, y nadie conoce al Padre, excepto el Hijo, y
        aquel a quien el Hijo desea revelárselo.


011:028 «Vengan a mi, todos ustedes que trabajan y llevan pesadas
        cargas, y les daré descanso.
011:029 Tomen mi yugo sobre ustedes, y aprendan de mi, pues yo soy
        tranquilo y humilde de corazón; y ustedes encontrarán descanso
        para sus almas.
011:030 Pues mi yugo es fácil[107], y mi carga es liviana.»


        12



012:001 En ese tiempo, Jesús fue el día sabático por los campos de
        granos. Sus discípulos estaban hambrientos y comenzaron a
        arrancar granos y a comer.
012:002 Pero cuando los fariseos los vieron, le dijeron, « Observa,
        tus discípulos hacen algo que no es permitido hacer en el día
        sabático.»


012:003 Pero Él les dijo, «No han leído sobre lo que David hizo cuando
        él y sus acompañantes tenían hambre;
012:004 como entró a la casa de Dios y comió del pan sagrado el cual
        no le era permitido comer ni tampoco a los que estaban con él,
        era solo para los sacerdotes.
012:005 O no han leído en la ley que en el día sabático los sacerdotes
        en el templo ignoran[108] el día sabático, ¿acaso no tienen
        culpa?
012:006 Pero les digo que uno más grande que el templo está aquí.
012:007 Pero si ustedes hubieran sabido lo que esto significa, `quiero
        compasión y no sacrificio´ no habrían condenado al inocente.
012:008 Pues el Hijo del Hombre es Señor del día sabático.»


012:009 Él se marchó de allí, y entró a la sinagoga.
012:010 Ocurrió que allí había un hombre con la mano tullida. Ellos le
        preguntaron, «¿Es legal sanar en el día sabático?» Para así
        poder acusarlo.


012:011 Él les dijo, «¿Qué hombre hay entre ustedes que si tiene una
        oveja y esta se cae en un hoyo el día sabático no se aferra a
        ella y la saca de allí?
012:012 ¡Que tanto más valor tiene un hombre que una oveja! Por tal
        razón es legal hacer el bien en el día sabático.»
012:013 Entonces le dijo al hombre, «Estira tu mano.» El estiró la
        mano; y esta quedó restaurada completamente tal como la otra
        mano.
012:014 Pero los fariseo salieron y conspiraron en contra de Jesús
        para ver como lo podrían destruir.
012:015 Jesús, percibiéndolo, se alejo de allí. Grandes multitudes lo
        siguieron; y Él los sanó a todos,
012:016 y les encargo que no debían darlo a conocer:
012:017 para que se cumpliera lo que fue dicho por Isaías el profeta,


012:018 «Observen, mi siervo al cual he escogido; Mi amado en quien mi
        alma está bien complacida:  Pondré mi Espíritu en Él. Él
        proclamará la justicia a las naciones[109]. 
012:019 Él no discutirá, ni gritará; Ni nadie escuchará su voz en las
        calles. 
012:020 Él no cortará una caña maltrecha. Él no extinguirá una mecha
        que humea[110],  Hasta que lleve la justicia a la victoria.
012:021 En su nombre, las naciones tendrán esperanza.» 
012:022 Entonces un poseído por un demonio, ciego y mudo, le fue
        llevado y Él lo sanó, así que el ciego y mudo, habló y vio.
012:023 Todas la multitudes estaban maravilladas, y dijeron, «¿Puede
        ser este el hijo de David?»
012:024 Pero cuando los fariseos lo escucharon, dijeron, «Este hombre
        no expulsa demonios, excepto por Beelzebú, el príncipe de los
        demonios.»


012:025 Conociendo sus pensamientos, Jesús les dijo, «Todo reino
        dividido en si mismo es llevado a la desolación, y toda ciudad
        o casa dividida en si misma no se mantendrá.
012:026 Si Satanás expulsara a Satanás, el está dividido contra si
        mismo. ¿Cómo entonces se mantendrá su reino?
012:027 ¿Si yo expulsara demonios por Beelzebú, sus hijos[111]por
        quien los expulsan? Pues ellos serán sus jueces[112].
012:028 Pero si yo por el Espíritu de Dios expulso demonios, entonces
        el Reino de Dios ha llegado sobre ustedes[113].
012:029 ¿O cómo puede alguien entrar en la casa de un hombre fuerte, y
        robar sus bienes, a menos que primero ate al hombre fuerte?
        Entonces podrá robar su casa.


012:030 «Aquel que no está conmigo está contra mi, y el que no
        recolecta conmigo, dispersa.
012:031 Por eso les digo, todo pecado y blasfemia será perdonado a los
        hombres, pero las blasfemias contra el Espíritu no les serán
        perdonadas a los hombres.
012:032 A cualquiera que hable una palabra en contra del Hijo del
        Hombre, le será perdonado; pero a quien hable contra el
        Espíritu Santo, no le será perdonado, ni en esta época[114],
        ni en la que está por venir.


012:033 «O bien hacen el árbol bueno y su fruto es bueno, o hacen el
        árbol corrupto, y su fruto es corrupto; pues el árbol se
        conoce por sus frutos.
012:034 Ustedes nido de víboras, ¿cómo pueden siendo malos, hablar
        cosas buenas? Pues la boca habla de lo que abunda en el
        corazón.
012:035 El hombre bueno de su buen tesoro saca cosas buenas, y el
        hombre malo de su tesoro malo [115] saca cosas malas.
012:036 Les digo que de toda palabra inútil que los hombres digan, por
        ella darán cuenta en el día del juicio.
012:037 Pues por tus palabras serás justificado, y por tus palabras
        serás condenado.»


012:038 Entonces cierto de los escribas y los fariseos dijeron,
        «Maestro, queremos ver una señal de ti.»


012:039 Pero Él les contestó, «Una generación mala y adultera busca
        una señal, pero ninguna señal será dada solo la de Jonás el
        profeta.
012:040 Pues así como Jonás estuvo tres días y tres noches en el
        estomago de una ballena, así estará el Hijo del Hombre tres
        días y tres noches en el corazón de la tierra.
012:041 Los hombres de Nínive se levantarán en el juicio con esta
        generación, y la condenarán, pues ellos se arrepintieron con
        la prédica de Jonás; y alguien más grande que Juan esta aquí.
012:042 La reina del sur se levantará en el juicio con esta generación
        y la condenará, pues vino del final de la tierra para escuchar
        la sabiduría de Salomón y alguien más grande que Salomón está
        aquí.
012:043 Pero el espíritu impuro cuando sale del hombre pasa por
        lugares sin agua buscando descanso sin hallarlo.
012:044 Entonces dice, `Regresaré a mi casa de donde salí,´ y cuando
        regresa la encuentra desocupada, barrida y puesta en orden.
012:045 Entonces se va y toma siete espíritus más malos que él y
        entran y habitan allí. El último estado del hombre es peor que
        el primero. También será así para esa generación mala.»


012:046 Mientras hablaba a la multitud su madre y sus hermanos estaban
        afuera buscando hablar con Él.
012:047 Uno le dijo a Él, «Tu madre y tus hermanos están afuera
        buscando hablar contigo.»


012:048 Pero Él le contestó al que le hablaba, «¿Quién es mi madre? ¿
        Quiénes son mis hermanos?»
012:049 Estiró sus mano hacia sus discípulos, y dijo, «¡Observen, mi
        madre y mis hermanos!
012:050 Pues cualquiera que haga la voluntad de mi Padre que está en
        el cielo, es mi hermano, mi hermana y madre.»


        13



013:001 En ese día Jesús salió de la casa, y se sentó a la orilla del
        lago.
013:002 Grandes multitudes se reunieron con Él, así que Jesús entró en
        un bote, y se sentó y la multitud se quedó en la playa.
013:003 Les habló muchas cosas en parábolas, diciendo, «Observen, un
        campesino salió a sembrar.
013:004 Mientras sembraba, algunas semillas cayeron a la carretera, y
        los pájaros vinieron y las devoraron.
013:005 Otras cayeron en tierra pedregosa, donde no tenían mucha
        tierra, y de inmediato crecieron, porque no tenían profundidad
        en la tierra.
013:006 Cuando el sol subió, se quemaron. Como no tenían raíz, se
        secaron.
013:007 Otras cayeron entre espinas. Las espinas crecieron y las
        detuvieron;
013:008 y otras cayeron sobre tierra buena, y dieron fruto: algunas
        cien veces, algunas sesenta y otras treinta.
013:009 Aquel que tenga oídos para escuchar, que escuche.»


013:010 Los discípulos fueron, y le dijeron, «¿Por qué les hablas en
        parábolas?»


013:011 Él les contestó, «A ustedes les es dado conocer los misterios
        del Reino de Dios[116], pero no les es dado a ellos.
013:012 Pues a quien tenga a él se le dará, y tendrá en abundancia,
        pero a quien no tenga, se le quitará lo que tenga.
013:013 Por eso les hablo en parábolas, porque viendo no ven, y
        escuchando no escuchan ni entienden.
013:014 En ellos se cumple la profecía de Isaías, que dice,
        `Escuchando ustedes escucharán, Y de ninguna forma
        entenderán;  Viendo ustedes verán, Y de ninguna forma
        percibirán[117]: 
013:015 Pues el corazón de esta gente ha crecido endurecido, De
        escuchar, sus oídos no entienden, Han cerrado sus ojos;  O de
        lo contrario tal vez percibirían con sus ojos, Escucharían con
        sus oídos, Entenderían con sus corazones,  Y de nuevo se
        darían vuelta; Y yo los sanaría.´[118] 
013:016 «Pero benditos son sus ojos[119] porque ven; y sus oídos
        porque escuchan.
013:017 Pues con seguridad les digo que muchos profetas y hombres
        justos desearon ver las cosas que ustedes ven, y no las
        vieron; y escuchar lo que ustedes escuchan, y no lo
        escucharon.


013:018 «Escuchen entonces, la parábola del campesino.
013:019 Cuando alguien escucha la palabra del Reino, y no la entiende,
        viene el maligno, y se lleva aquello que ha le ha sido
        mostrado en el corazón. Esta es la que fue sembrada en el
        camino.
013:020 La que fue sembrada en el lugares pedregosos, es aquel que
        escucha la palabra, y de inmediato la recibe con alegría;
013:021 pero no tiene raíz en él, aunque dura un poco. Cuando llegan
        la persecución y la opresión a causa de la palabra, de
        inmediato tropieza.
013:022 La que fue sembrada entre las espinas, es aquel que escucha la
        palabra, pero las preocupaciones de esta época y la
        inclinación por las riquezas sofocan la palabra, y no permiten
        que de fruto.
013:023 La que fue sembrada en tierra buena, es aquel que escucha la
        palabra y la entiende, en quien con seguridad crece y da
        fruto, algunos cien veces, algunos sesenta y algunos
        treinta.»


013:024 Él les ofreció otra parábola, diciendo, «El Reino de Dios es
        como un hombre que sembró semilla buena en su campo,
013:025 pero mientras la gente dormía, el enemigo llegó y sembró
        maleza también entre el trigo, y se fue.
013:026 Pero cuando la espiga brotó y dio fruto, la maleza también
        apareció.
013:027 Los siervos de la casa fueron y dijeron, `Señor, ¿no sembraste
        buena semilla en tu campo? ¿De donde vino esta maleza?´


013:028 «El les dijo, `Un enemigo ha hecho esto.´
        «Los siervos le preguntaron, `¿Quieres que vayamos y la
        recojamos?´


013:029 «Pero él dijo, `No, pues tal vez mientras recogen la maleza
        también sacan las raíces del trigo junto con esta.
013:030 Dejen que ambas crezcan juntas hasta el tiempo de la
        recolección, en ese momento le diré a los recolectores,
        «Primero recojan la maleza, y átenla en montones para
        quemarla; pero recojan el trigo en mi granero.»´»


013:031 Él les ofreció otra parábola, diciendo, «El Reino de Dios es
        como un grano de la semilla de mostaza, que un hombre tomó, y
        sembró en su campo;
013:032 esta es de hecho más pequeña que todas las semillas. Pero
        cuando crece es más grande que las hierbas, y se convierte en
        árbol, así que los pájaros del aire viene y moran en sus
        ramas.»


013:033 El les dijo otra parábola. «El Reino de Dios es como levadura,
        que una mujer toma y esconde en tres medidas[120]de harina,
        hasta que toda queda fermentada.»


013:034 Jesús habló todas estas cosas en parábolas a las multitudes; y
        sin una parábola, Él no les hablaba,
013:035 para que se cumpliera lo que fue dicho por intermedio del
        profeta:
        «Abriré mi boca en parábolas; Publicaré cosas escondidas desde
        la fundación del mundo.» 
013:036 Entonces Jesús envió de regreso a la multitudes, y se fue a la
        casa. Sus discípulos fueron donde Él, diciendo, «Explícanos la
        parábola de la maleza en el campo.»


013:037 Él les contestó, «Quien siembra la buena semilla es el Hijo
        del Hombre,
013:038 el campo es el mundo; y la buena semilla, son los hijos del
        Reino; y la maleza son los hijos del maligno.
013:039 el enemigo que la sembró es el demonio. El tiempo de la
        colecta, es el final de esta época[121], y los recolectores
        son ángeles.
013:040 Así como la maleza es recolectada y quemada con fuego; también
        será al final de esta época.
013:041 El Hijo del Hombre enviará a sus ángeles, y ellos recolectarán
        de su Reino todas las causas que hacen tropezar, y a aquellos
        que hacen injusticias,
013:042 y los enviarán en el horno de fuego. Allí habrá llanto y
        rechinar de dientes.
013:043 Entonces los justos brillarán como el sol en el Reino de su
        Padre. Aquel que tenga oídos para escuchar, que escuche.


013:044 «De nuevo, el Reino de Dios es como un tesoro escondido en el
        campo que se encontró un hombre y lo escondió. Para su
        felicidad va y vende todo lo que tiene y compra ese terreno.


013:045 «De nuevo, el Reino de Dios es como un mercader buscando finas
        piedras,
013:046 el cual habiendo encontrado una fina perla de gran precio se
        fue y vendió todo lo que tenía para comprarla.


013:047 «De nuevo les digo, el Reino de Dios es como una red que fue
        lanzada al mar y recogió pescados de todos los tipos,
013:048 cuando estaba llena la jalaron a la playa. Se sientan a
        recoger los buenos en contenedores pero los malos los arrojan.
013:049 Así será al final del mundo. Los ángeles vendrán y separarán
        los malvados de los correctos,
013:050 y los malos serán arrojados al horno de fuego. Allí habrá
        llanto y rechinar de dientes.»
013:051 Jesús les dijo, «¿Han entendido todas estas cosas?»
        Le contestaron, «Si, Señor.»


013:052 Él les dijo, «Por lo tanto cada escriba que ha sido hecho
        discípulo del Reino de Dios es como un dueño de casa, el cual
        saca de sus tesoros cosas nuevas y viejas.»


013:053 Sucedió que cuando Jesús había terminado estas parábolas se
        fue de allí.
013:054 En su propia tierra enseñó en la sinagoga, la gente estaba
        asombrada y decía, «¿De donde saco este hombre esa sabiduría,
        y estas maravillosas obras?
013:055 ¿No es este el hijo del carpintero? ¿No se llama su madre
        María, sus hermanos[122] Santiago, José, Simón y Judas?
013:056 ¿No están todas sus hermanas con nosotros? ¿De dónde saco este
        hombre todas estas cosas?»
013:057 Se ofendieron por causa de Él.
        Pero Jesús les dijo, «Un profeta es honrado en todas partes
        excepto en su propia tierra y en su propia casa.»
013:058 No hizo muchos milagros allí por su incredulidad.


        14



014:001 En ese tiempo, Herodes el tetrarca escuchó las noticias sobre
        Jesús,
014:002 y les dijo a sus siervos, «Este es Juan el Bautista. Ha
        resucitado de la muerte. Por esto estos poderes obran en Él.»
014:003 Pues Herodes había apresado a Juan, lo había atado y lo había
        puesto en prisión por causa de Herodías, la esposa de su
        hermano Felipe.
014:004 Porque Juan le había dicho, «No es legal que sea tu
        esposa[123].»
014:005 Aunque lo hubiera hecho matar, temía a la multitud porque lo
        contaban como un profeta.
014:006 Pero cuando llego el cumpleaños de Herodes, la hija de
        Herodías bailó entre ellos y agradó a Herodes.
014:007 Por lo cual él prometió bajo juramento darle cualquier cosa
        que pidiera.
014:008 Ella, instigada por su madre, dijo, «Traeme aquí sobre una
        bandeja la cabeza de Juan el Bautista.»


014:009 El rey estaba apenado, pero por causa de su juramento y de
        aquellos que se sentaban a la mesa con él, ordenó que le fuera
        concedido,
014:010 y envió y decapitó a Juan en la prisión.
014:011 Su cabeza fue traída en una bandeja, y entregada a la joven; y
        ella la entregó a su madre.
014:012 Sus discípulos fueron, tomaron el cuerpo y lo incineraron;
        después fueron y le contaron a Jesús.
014:013 Cuando Jesús escuchó esto, se alejó de allí en un bote, a un
        lugar desierto y apartado. Cuando las multitudes lo
        escucharon, lo siguieron a pie desde las ciudades.


014:014 Jesús salió, y vio a la gran multitud. Tuvo compasión de
        ellos, y sanó sus enfermedades.
014:015 Cuando la noche había llegado, sus discípulos fueron a Él y
        dijeron, «Este lugar esta desierto, y ya es tarde. Envía de
        regreso a las multitudes para que puedan ir a los pueblos, y
        para que puedan comprarse comida.»


014:016 Pero Jesús les dijo, «No necesitan irse. Ustedes denles algo
        de comer.»


014:017 Ellos le dijeron, «Sólo tenemos aquí cinco tajadas de pan y
        dos pescados.»


014:018 Él dijo, «Traigánmelos.»
014:019 Ordenó a las multitudes sentarse sobre el pasto, y tomó las
        cinco tajadas de pan y los dos pescado, y mirando al cielo,
        las bendijo, las partió y dio las tajadas a las discípulos, y
        los discípulos las dieron a las multitudes.
014:020 Todos comieron, y se llenaron. Recogieron doce canastos llenos
        de los pedazos que quedaron.
014:021 Quienes comieron era más de cinco mil hombres, además de
        mujeres y niños.


014:022 De inmediato Jesús hizo que los discípulos entraran al bote, y
        que se adelantarán al otro lado, mientras Él enviaba de
        regreso a las multitudes.
014:023 Después de haber enviado de regreso a las multitudes, subió a
        la montaña a rezar. Cuando llegó la noche, Él estaba sólo.
014:024 El bote estaba en medio del lago, oprimido por las olas, pues
        el viento era contrario.
014:025 en la cuarta vigilia de la noche,[124] Jesús fue a ellos,
        caminando sobre el lago.
014:026 Cuando los discípulos lo vieron caminando sobre el lago, se
        angustiaron, diciendo, «¡Es un fantasma!» y gritaban de miedo.
014:027 Pero de inmediato Jesús les habló, «¡Anímense! ¡SOY YO![125]
        No se asusten. »


014:028 Pedro le contestó, «Señor, si eres tu, ordéname ir donde estás
        sobre las aguas.»


014:029 Jesús le dijo, «¡Ven!»
        Pedro salió del bote, y caminó sobre las aguas para ir donde
        Jesús.
014:030 Pero cuando vio que el viento era fuerte, tuvo miedo, y
        comenzó a hundirse y dijo, «¡Señor, sálvame!»


014:031 De inmediato Jesús estiró su mano y lo tomó, diciendo, «Tu,
        hombre de poca de fe, ¿Porque dudaste?»
014:032 Cuando subieron al bote, el viento cesó.
014:033 Los que estaban en el bote fueron y lo alabaron, diciendo,
        «¡Tu eres verdaderamente el Hijo de Dios!»


014:034 Cuando habían cruzado, llegaron a la tierra de Genesaret.
014:035 Cuando los hombres del lugar lo reconocieron, lo dijeron en
        todas las regiones de los alrededores, le trajeron a todos los
        que estaban enfermos,
014:036 y le rogaban que les permitiera siquiera tocar el borde de su
        vestido. Pues quienes lo tocaban eran sanados.


        15



015:001 Entonces los fariseos y los escribas fueron donde Jesús desde
        Jerusalén, diciendo,
015:002 «¿Por qué tus discípulos desobedecen la tradición de los
        mayores? Pues ellos no lavan sus manos cuando comen pan.»


015:003 Él les contestó, «¿Por qué ustedes desobedecen los
        mandamientos de Dios a causa de su tradición?
015:004 Pues Dios ordenó, `Honren a su padre y a su madre,´ y `Aquel
        que hable mal de su padre o madre, que sea ejecutado.´
015:005 Pero ustedes dicen, `Cualquier puede decirle a su padre o a su
        madre «Cualquier ayuda que de otro modo pudieras haber
        recibido de mi es un regalo ofrecido a Dios[126],»
015:006 y entonces no honrará a su padre o madre[127].´ Han anulado
        los mandamientos de Dios a causa de su tradición.
015:007 ¡Ustedes hipócritas! Bien hizo Isaías profecía sobre ustedes,
        al decir,


015:008 `Esta gente se acerca a mí con su boca[128], y me honra con
        sus labios; Pero su corazón está lejos de mí. 
015:009 Y en vano me alaban, mientras[129] enseñan como doctrinas
        reglas hechas por hombres.´» 
015:010 Agrupó a la multitud, y dijo, «Escuchen y entiendan.
015:011 No es aquello que entra en la boca lo que hace impuro al
        hombre; sino lo que procede de la boca, eso es lo que hace
        impuro al hombre.»


015:012 Entonces los discípulos vinieron, y le dijeron, «¿Sabes que
        los fariseos se ofendieron, cuando escucharon lo que decías?»


015:013 Pero Él contestó, «Toda planta que mi Padre celestial no
        plantó sera sacada de raíz.
015:014 Déjenlos. Son guías ciegos de los ciegos. Si el ciego guia al
        ciego, ambos caerán en un hoyo.»


015:015 Pedro le contestó, «Explícanos[130] la parábola.»


015:016 Jesús entonces dijo, «¿Tampoco entienden aún?
015:017 ¿No entienden que cualquier cosa que entre a la boca pasa al
        estomago y entonces fuera del cuerpo?
015:018 Pero las cosas que proceden de la boca, vienen del corazón, y
        hacen impuro al hombre.
015:019 Pues del corazón salen malos pensamientos, muerte, adulterio,
        pecados sexuales, robo, falsos testimonios y blasfemias.
015:020 Estas son las cosas que hacen impuro al hombre; pero comer con
        manos sin lavar no hace impuro al hombre.»


015:021 Jesús salió de allí, y se dirigió a la región de Tiro y
        Sidón.
015:022 Una mujer cananea llego de aquellas fronteras, llorando y
        diciendo, «¡Ten piedad de mi, Señor, tu hijo de David! ¡Mi
        hija está severamente endemoniada!»


015:023 Pero Él no le contestó ni una palabra.
        Sus discípulos vinieron y le rogaron, diciendo, «Envíala de
        regreso [131]; pues ella llora detrás de nosotros.»


015:024 Pero Él contestó, «No fui enviado a otros más que a las ovejas
        perdidas de la casa de Israel.»


015:025 Pero ella fue y lo alabó diciendo, «Señor, ayúdame.»


015:026 Pero Él le contestó, «No es apropiado tomar el pan de los
        niños y tirarlo a los perros.»


015:027 Pero ella dijo, «Si, Señor, pero aún los perros comen los
        pedazos que caen de la mesa de su señor.»


015:028 Entonces Jesús le contestó, «¡Mujer, grande es tu fe! Que se
        cumpla tal como has deseado.» Y su hija fue sanada desde esa
        hora.


015:029 Jesús partió de allí, y llegó cerca del lago de Galilea; y
        subió a la montaña y se sentó allí.
015:030 Grandes multitudes fueron donde Él, llevando con ellos los
        inválidos, ciegos, sordos, impedidos y muchos otros, y los
        pusieron a sus pies. Y Él los sanó,
015:031 así que la multitud se maravilló cuando vio a los mudos
        hablando, a los heridos completos, a los impedidos caminando,
        a los ciegos viendo y dieron gloria al Dios de Israel.


015:032 Jesús reunió a sus discípulos y les dijo, «Tengo compasión por
        la multitud, pues han continuado conmigo por tres días y no
        tienen nada para comer. No quiero enviarlos de regreso en
        ayunas, o ellos podrían debilitarse en el camino.»


015:033 Los discípulos le dijeron, «¿Donde conseguiríamos tanto pan en
        un lugar desierto, como para satisfacer a tan grande
        multitud?»


015:034 Jesús les dijo, «¿Cuántos panes tienen?»
        Ellos le dijeron, «Siete, y unos pocos pescados pequeños.»


015:035 Él le ordenó a la multitud sentarse en el piso;
015:036 y tomó los siete panes y el pescado. Dio gracias, lo partió, y
        lo entregó a los discípulos, y los discípulos a las
        multitudes.
015:037 Todos comieron, y se llenaron. Reunieron siete canastos llenos
        de los pedazos que quedaron.
015:038 Quienes comieron eran más de cuatro mil, además de mujeres y
        niños.
015:039 Entonces Él envió de regreso a la multitud, subió al bote y
        fue a los bordes de Magadán.


        16



016:001 Los fariseos y los saduceos vinieron y lo probaron diciéndole
        que les mostrara una señal del cielo.
016:002 Pero Él les contestó, «Cuando es el atardecer ustedes dicen,
        `El clima será justo[132], pues el cielo está rojo.´
016:003 En la mañana, `Hará mal tiempo[133] hoy, pues el cielo está
        rojo y amenazante[134].´ ¡Hipócritas! ¡Saben como discernir la
        apariencia del cielo pero no pueden discernir las señales de
        los tiempos!
016:004 Una generación malvada y adúltera busca una señal, no le será
        dada ninguna señal excepto la del profeta Jonás.»
        Él los dejó y se fue.
016:005 Los discípulos llegaron al otro lado y habían olvidado llevar
        pan.
016:006 Jesús les dijo, «Tengan cuidado con la levadura de los
        fariseos y de los saduceos.»


016:007 Ellos razonaron entre si diciendo, «No trajimos pan[135].»


016:008 Jesús percibiéndolo dijo, «¿Por qué razonan entre ustedes,
        hombres de poca fe, que es[136] porque no han traído pan?
016:009 ¿No perciben aún, ni se acuerdan de los cinco panes para los
        cinco mil ni cuantas canastas recogieron?
016:010 ¿Ni de los siete panes para los cuatro mil ni cuantas canastas
        recogieron?
016:011 ¿Cómo es que ustedes no perciben que no les hablé sobre pan?
        Tengan cuidado con la levadura de los fariseos y los
        saduceos.»


016:012 Entonces ellos entendieron que Él no les había dicho que
        tuvieran cuidado de la levadura del pan sino de la enseñanza
        de los fariseos y los saduceos.
016:013 Cuando Jesús entró a las región de Cesarea de Filipo les
        preguntó a sus discípulos, «¿Quién dicen los hombres que soy
        yo, el Hijo del Hombre[137]?»


016:014 Ellos dijeron, «Algunos dicen Juan el Bautista, algunos Elías
        y otros que Jeremías o alguno de los profetas.»


016:015 Él les dijo, «¿Pero quién dicen ustedes que soy yo?»


016:016 Simón Pedro respondió, «Tu eres el Cristo, el Hijo del Dios
        viviente.»


016:017 Jesús le contestó, «Bendecido eres tu, Simón hijo de Jonás
        pues carne y sangre no te han revelado esto[138], sino mi
        Padre que está en el cielo.
016:018 También te digo que tu eres Pedro[139] y sobre esta
        piedra[140]construiré mi iglesia y ni siquiera el poder del
        mal podrá en contra de ella[141].
016:019 Yo te daré las llaves del Reino de los cielos, y todo lo que
        sea unido en la tierra estará unido en el cielo; y todo lo que
        liberes en la tierra será liberado en el cielo.»
016:020 Entonces le dijo a los discípulos que no le dijeran a nadie
        que Él era Jesús el Cristo.
016:021 Desde ese momento Jesús le empezó a mostrar a sus discípulos
        que debía ir a Jerusalén y sufrir muchas cosas de los
        ancianos, jefe de los sacerdotes y los escribas, y sería
        asesinado y al tercer día resucitaría.


016:022 Pedro lo apartó y comenzó a reprenderlo diciendo, «¡Lejos este
        eso de ti Señor! Esto nunca te pasará a ti.»


016:023 Pero él se volteó y le dijo a Pedro, «¡Aléjate de mi Satanás!
        Tu me puedes hacer caer pues no tienes tu mente en las cosas
        de Dios sino en cosas de hombres.»
016:024 Entonces Jesús le dijo a sus discípulos, «Si alguien desea
        seguirme que se niegue a si mismo, tome su cruz y me siga.
016:025 Pues quien quiera salvar su vida la perderá y quien pierda su
        vida por mi la ganará.
016:026 ¿Qué beneficio tendrá un hombre si gana el mundo entero y
        pierde la vida? ¿O que dará el hombre a cambio de su vida?
016:027 Pues el Hijo del Hombre vendrá en la gloria de su Padre con
        sus ángeles, y entonces dará recompensa a cada persona de
        acuerdo a sus actos. 28 Yo les aseguro, que algunos de los que
        están aquí no morirán hasta ver al Hijo del Hombre en su
        Reino.»


        17



017:001 Después de seis días, Jesús tomó consigo a Pedro, Santiago y
        su hermano Juan y los llevo a una montaña alta.
017:002 Ante ellos se transfiguró. Su rostro brilló como el sol, y su
        vestido se hizo tan blanco como la luz.
017:003 Entonces, Moisés y Elías se les aparecieron hablando con Él.


017:004 Pedro le dijo a Jesús, «Señor, es bueno que estemos aquí. Si
        quieres, hagamos tres tiendas aquí: una para ti, una para
        Moisés y una para Elías.»


017:005 Mientras aún hablaba, ocurrió, que una nube brillante los
        cubrió con su sombra. Y una voz salió de la nube, diciendo,
        «Este es mi Hijo amado, en quien estoy bien complacido.
        Escúchenlo.»


017:006 Cuando los discípulos oyeron esto, cayeron sobre sus rostros,
        y se asustaron mucho.
017:007 Jesús vino, los tocó y dijo, «Levántense, y no tengan miedo.»
017:008 Levantando sus ojos, no vieron a nadie, excepto a Jesús sólo.
017:009 Mientras bajaban de la montaña, Jesús les ordenó, «No le digan
        a nadie lo que vieron[142], hasta que el Hijo del Hombre haya
        resucitado de la muerte.»


017:010 Sus discípulos le preguntaron, «¿Entonces por qué los escribas
        dicen que Elías debe venir primero?»


017:011 Jesús les contestó, «Elías de hecho viene primero, y restaura
        todas las cosas[143],
017:012 pero les digo que Elías ya vino, y ellos no lo reconocieron,
        sino que hicieron con él lo que quisieron. Así también sufrirá
        por causa de ellos el Hijo del Hombre.»
017:013 Entonces los discípulos entendieron que Él les hablaba de Juan
        Bautista.


017:014 Cuando fueron donde la multitud, un hombre fue a Él,
        arrodillándose y diciendo,
017:015 «Señor, ten piedad de mi hijo, pues es epiléptico[144], y
        sufre dolorosamente; porque a menudo cae al fuego, y a veces
        al agua.
017:016 Así que lo he traído a tus discípulos, pero ellos no pudieron
        curarlo.»


017:017 Jesús le contestó, «!Generación perversa y sin fe! ¿Cuánto
        tiempo estaré con ustedes? ¿Cuanto tiempo los soportaré?
        Traíganmelo aquí. »
017:018 Jesús lo reprendió, el demonio salió del él, y el niño fue
        curado desde ese momento.


017:019 Entonces los discípulos fueron donde Jesús en privado, y le
        dijeron, «¿Por qué no nos fue posible expulsarlo?»


017:020 Él les dijo, «Porque ustedes no creen. Pues con seguridad les
        digo, si tienen tanta fe como una semilla de mostaza, le dirán
        a esta montaña, `Muévete de aquí a allí,´ y se moverá; y nada
        será imposible para ustedes[145].
017:021 Pero esta clase no sale excepto con oración y ayuno[146].»


017:022 Mientras se quedaban en Galilea, Jesús les dijo, «El Hijo del
        Hombre será entregado[147] a manos de los hombres,
017:023 y lo matarán, y al tercer día Él resucitará.»
        Ellos se apenaron mucho.
017:024 Cuando habían llegado a Capernaum, aquellos que recolectaban
        las monedas didracma[148] fueron donde Pedro y le dijeron,
        «¿Tu maestro no paga el didracma?»
017:025 Él dijo, « Si.»
        Cuando llegó a la casa, Jesús se le anticipó, diciendo, «¿Qué
        piensas Simón? ¿De quienes reciben impuestos o tributos los
        reyes de la tierra? ¿De sus hijos[149], o de extraños?»


017:026 Pedro le dijo, «De extraños.»
        Jesús le dijo, «Entonces los hijos están exentos.
017:027 Pero para evitar que se ofendan[150], ve al mar, lanza un
        anzuelo, y toma el primer pescado que salga. Cuando hayas
        abierto su boca, encontrarás una moneda stater[151]. Tómalo, y
        entrégaselo a ellos por ti y por mí.»


        18



018:001 En esa hora los discípulos llegaron donde Jesús diciendo,
        «¿Quién es entonces el más grande en el Reino de Dios?»


018:002 Jesús llamó a un niño pequeño y lo puso en la mitad de ellos,
018:003 y dijo, «Les aseguro, a no ser que cambien y sean como niños
        pequeños no entrarán al Reino de Dios.
018:004 Así que quien se haga humilde como este niñito, será el más
        grande en el Reino de Dios.
018:005 Él que reciba a un niño como este en mi nombre me recibe a mi,
018:006 pero el que cause que uno de estos pequeños que cree en mi se
        equivoque, sería mejor para él que una gran piedra de molino
        le fuera colgada del cuello y se hundiera en las profundidades
        del mar.


018:007 «¡Pobre el mundo por las ocasiones de equivocarse! Pues las
        ocasiones deben venir, pero ¡pobre la persona por la cual
        llega la ocasión!
018:008 Si tu mano o tu pié te hacen equivocar córtatelo y apártalo de
        ti. Pues es mejor entrar a la vida manco o cojo que tener dos
        manos o dos pies y ser mandado al fuego eterno.
018:009 Si tu ojo te hace equivocar, sácatelo y apártalo de ti. Es
        mejor para ti entrar a la vida con un ojo que teniendo dos
        ojos seas mandado a Gehena[152] de fuego.
018:010 Observen no despreciar a uno de estos pequeños, pues les digo
        que en el cielo los ángeles de ellos ven el rostro de mi Padre
        que está en el cielo.
018:011 Pues el Hijo del Hombre vino a salvar aquello que está
        perdido[153].


018:012 «¿Qué piensan? Si un hombre tiene cien ovejas, y una de ellas
        se pierde, no deja las noventa y nueve, va a la montañas, y
        busca la que se ha perdido?
018:013 Si la encuentra, con seguridad les digo, se alegra más que por
        las noventa y nueve que no se han perdido.
018:014 Así mismo no es la voluntad de su Padre que está en el cielo
        que uno de estos pequeños perezca.


018:015 «Si tu hermano peca en contra tuya, ve, muéstrale su falta
        estando a solas con él. Si te escucha, has ganado de vuelta a
        tu hermano.
018:016 Pero si no te escucha, toma uno o dos más contigo, pues en la
        boca de dos o tres testigos toda palabra puede establecerse.
018:017 Si se reusa a escucharlos, dilo a la congregación[154]. Si se
        reusa a escuchar a la asamblea, que sea para ti como un gentil
        o un recolector de impuestos.
018:018 Con seguridad les digo, cualquier cosa que aten en la tierra,
        habrá sido atada en el cielo, y cualquier cosa que liberen en
        la tierra habrá sido liberada en el cielo.
018:019 También, con seguridad les digo, que si dos de ustedes están
        de acuerdo sobre la tierra con respecto a algo que pidan, les
        será concedido por mi Padre que está en el cielo.
018:020 Pues donde dos o tres se reúnen en mi nombre, allí estoy yo en
        medio de ellos.»


018:021 Entonces Pedro llegó y le dijo, «Señor, ¿que tan a menudo debo
        perdonar a mi hermano cuando peca contra mí? ¿Hasta siete
        veces?»


018:022 Jesús le dijo, «No te digo hasta siete veces, sino, hasta
        setenta veces siete[155].
018:023 Porque el Reino de Dios es como cierto rey, que quería
        conciliar cuentas con sus servidores.
018:024 Cuando había comenzado a conciliar, le fue llevado uno que le
        debía diez mil talentos[156]
018:025 Pero como no pudo pagar, su señor ordenó que lo vendieran, con
        su esposa, sus hijos y todo lo que tenia en forma de pago.
018:026 El siervo entonces cayó y se arrodillo ante él, diciendo,
        `¡Señor, ten paciencia conmigo, y yo te pagaré todo!´
018:027 El señor de este siervo, siendo movido por la compasión, lo
        liberó y le perdonó la deuda.


018:028 «Pero aquel siervo salió, y encontró un siervo colega, quien
        le debía cien denarios[157]lo atrapó tomándolo por el cuello y
        diciendo `¡Págame lo que me debes!´


018:029 «Así que el siervo colega cayó a sus pies y le rogó, diciendo,
        `¡ Ten paciencia conmigo, y yo te pagaré!´
018:030 Pero él no lo hizo, sino que fue y lo arrojó a prisión, hasta
        que le pagara lo que debía.
018:031 Así que cuando otros siervos vieron lo que había hecho, se
        apenaron mucho, y fueron y le dijeron a su señor todo lo que
        había hecho.
018:032 Entonces el señor lo llamó y le dijo, `¡Tu siervo malo! Te
        perdoné toda la deuda porque me rogaste.
018:033 ¿No debiste haber tenido también piedad de tu colega, así como
        yo tuve piedad de ti?
018:034 Su señor estaba enojado, y lo envió donde los torturadores,
        hasta que pagara todo lo que le debía.
018:035 Así también les hará mi Padre celestial, si ustedes no
        perdonan a su hermano de corazón por sus faltas.»


        19



019:001 Ocurrió cuando Jesús había terminado estas palabras que partió
        de Galilea y llego a las fronteras de Judea más allá[158] del
        Jordán.
019:002 Grandes multitudes lo siguieron y Él los curó allí.
019:003 Unos fariseos llegaron donde Él para probarlo diciendo, «¿Es
        legal para un hombre divorciarse de su esposa por cualquier
        razón?»


019:004 Él les contestó, «No han leído que aquel que los hizo desde el
        comienzo los hizo hombre y mujer,
019:005 y dijo, `Por esta causa el hombre dejará a su padre y madre y
        se unirá a su esposa y los dos serán una sola carne.´
019:006 Así que ya no son más dos sino una sola carne. Lo que Dios ha
        unido, que no lo separe el hombre.»


019:007 Le preguntaron, «¿Por qué entonces Moisés nos dijo que le
        diéramos una certificado de divorcio y nos divorciáramos?»


019:008 Él les dijo, «Por la dureza de sus corazones, Moisés les
        permitió divorciarse de sus esposas pero no sido así desde el
        comienzo.
019:009 Yo les digo que aquel que se divorcie su esposa, excepto por
        inmoralidad sexual[159], y se case con otra comete adulterio;
        y aquel que se casa con ella cuando está divorciada comete
        adulterio. »


019:010 Sus discípulos le dijeron, «Si tal es la dificultad entre
        marido y esposa, no vale la pena tomar una esposa[160].»


019:011 Pero Él les dijo, «No todos los hombres pueden recibir esto
        que les digo, sino solo al que le es dado.
019:012 Pues hay eunucos que nacieron así desde el vientre de sus
        madres, y hay eunucos que fueron hechos eunucos por los
        hombres; y hay eunucos que se hicieron eunucos a si mismos por
        causa del Reino de Dios. Aquel que pueda recibirlo, que lo
        reciba.»


019:013 Entonces le llevaron niños, para que pusiera sus manos sobre
        ellos y orara; y los discípulos los reprendieron.
019:014 Pero Jesús les dijo, «Dejen a los niños, no les prohíban venir
        a mí; porque a quienes son como ellos[161] pertenece el Reino
        de Dios.»
019:015 Él puso sus manos sobre ellos, y partió de allí.


019:016 Ocurrió que un hombre se le acercó y dijo, «Buen maestro, ¿qué
        cosas buenas debo hacer para tener vida eterna?»


019:017 Él le dijo, «¿Por qué me llamas bueno?[162] Nadie es bueno
        excepto uno, que es Dios. Pero si quieres entrar a la vida,
        sigue los mandamientos.»


019:018 Él le preguntó, «¿Cuales?»
        Jesús le dijo, «`No matarás.´ `No cometerás adulterio.´ `No
        robarás.´ `No darás testimonio falso.´
019:019 `Honra a tu padre y a tu madre.´ Y `Ama a tu prójimo como a ti
        mismo.´»


019:020 El joven le dijo, «Todas estas cosas las he observado desde mi
        juventud. ¿Qué me falta?»


019:021 Jesús le dijo, «Si quieres ser bienvenido[163], ve, vende lo
        que tienes y dalo a los pobres, así tendrás un tesoro en el
        cielo; y ven, sígueme.»
019:022 Pero cuando el joven escuchó esto, se fue triste, pues tenía
        muchos bienes[164].
019:023 Jesús le dijo a sus discípulos, « Con seguridad les digo, que
        es dificil para un rico entrar al Reino de Dios[165].
019:024 De nuevo les digo, es más fácil para un camello[166 ] pasar
        por el ojo de una aguja, que para un rico entrar en el Reino
        de Dios.»


019:025 Cuando los discípulos escucharon esto, quedaron muy
        asombrados, diciendo, «¿Quien puede entonces salvarse[167]?»


019:026 Mirándolos, Jesús dijo, «Con hombres esto es imposible, pero
        con Dios todas las cosas son posibles.»


019:027 Entonces Pedro contestó, «Observa, hemos dejado todo, y te
        hemos seguido. ¿Entonces qué tendremos?»


019:028 Jesús le dijo, «Con seguridad te digo, que ustedes los que me
        han seguido, en el nuevo mundo [168] cuando el Hijo del Hombre
        se siente en el trono de su gloria, ustedes también se sentará
        en doce tronos, juzgando a las doce tribus de Israel.
019:029 Todo aquel que haya dejado casas o hermanos o hermanas o padre
        o madre o esposa o hijos o tierra, a causa de mi nombre,
        recibirá cien veces, y heredará la vida eterna.
019:030 Pero muchos que son primeros serán últimos; y serán primeros
        quienes son últimos.


        20



020:001 «Pues el Reino de Dios es como un hombre que era amo de su
        hogar y se fue temprano por la mañana a contratar trabajadores
        para su viña.
020:002 Cuando acordó con los labradores un denario[169] al día, los
        envío a su viña.
020:003 Alrededor de la tercera hora[170] salió, y en el mercado vio a
        otros que estaban desempleados.
020:004 A ellos les dijo, `Vayan ustedes también a la viña, y les daré
        lo que sea justo.´ Así que fueron a la viña[171].
020:005 De nuevo salió a la sexta y a la novena hora,[172] e hizo lo
        mismo.
020:006 Cerca de la undécima hora[173] salió y encontró a otros
        desocupados. Les dijo, `¿Por qué han estado desempleados aquí
        todo el día?´


020:007 «Ellos le dijeron, `Porque nadie nos ha contratado.´
        «Él les dijo, `Vayan también a la viña, y recibirán lo que sea
        justo.´
020:008 Cuando llegó la noche, el señor de la viña le dijo al
        mayordomo, `Llama a los trabajadores y págales sus jornales,
        comenzando por los últimos hasta llegar a los primeros.´


020:009 «Cuando quienes fueron contratados alrededor de la undécima
        hora llegaron, cada uno de ellos recibió un denario.
020:010 Cuando los primeros llegaron[174], suponían que recibirían
        más; y de la misma forma ellos recibieron un denario.
020:011 Cuando lo recibieron, murmuraron contra el señor de la casa,
020:012 diciendo, `¡Estos últimos han estado una hora, y los has hecho
        iguales a nosotros, que hemos soportado la carga del día y el
        calor sofocante!´


020:013 «Pero él le contestó a uno de ellos, `Amigo, no estoy
        haciéndote mal[175] alguno. ¿No acordaste conmigo por un
        denario?
020:014 Toma lo que es tuyo, y sigue tu camino. Es mi deseo dar a este
        último tanto como a ti.
020:015 ¿No es legal para mi hacer lo que quiero con lo que poseo? ¿O
        es tu ojo malo[176], porque soy bueno?´
020:016 Así que los últimos serán los primeros y los primeros serán
        los últimos. Pues muchos son llamados, pero pocos son
        escogidos[177].»


020:017 Mientras Jesús iba a Jerusalén, tomó consigo a los doce
        discípulos y en el camino les dijo,
020:018 «Escuchen, vamos hacia Jerusalén y el Hijo del Hombre será
        entregado a los jefes de los sacerdotes y a los escribas,
        ellos lo condenaran a muerte,
020:019 y lo entregarán a los gentiles para que lo ridiculicen, lo
        castiguen y lo crucifiquen; y al tercer día Él resucitará.»


020:020 Entonces la madre de los hijos de Zebedeo fue donde Él con sus
        hijo, arrodillándose y pidiendo algo.
020:021 Él le dijo, «¿Qué quieres?»
        Ella le dijo, «Ordena que estos, mis dos hijos, puedan
        sentarse, uno a tu derecha y uno a tu izquierda en tu Reino.»


020:022 Pero Jesús le contestó, «No saben lo que piden. ¿Pueden beber
        de la copa que estoy por beber, y ser bautizados con el
        bautizo que yo seré bautizado?
        Ellos le dijeron, «Podemos.»


020:023 Él les dijo, «De hecho beberán de mi copa y serán bautizados
        con el bautizo que yo seré bautizado, pero no me compete
        conceder sentarse a mi derecha y a mi izquierda; pues son para
        quienes haya sido preparado por mi Padre.»


020:024 Cuando los diez escucharon esto, se indignaron con los dos
        hermanos.


020:025 Pero Jesús los llamó, y les dijo, «Ustedes saben, que los
        gobernantes presionan a sus pueblos, y los poderoso usan mal
        su poder sobre los hombres[178].
020:026 Esto no será así entre ustedes, pues cualquiera de ustedes que
        desee ser grande será[179] su servidor.
020:027 Quien desee ser el primero entre ustedes será quien más sirva,
020:028 así como el Hijo del Hombre vino no a ser servido, sino a
        servir, y a dar su vida como pago para muchos.»


020:029 Mientras salían de Jericó, una gran multitud los seguía.
020:030 Había dos hombre ciegos sentados en la carretera, cuando
        escucharon que Jesús pasaba, gritaron, «¡Señor, ten piedad de
        nosotros, tu hijo de David!»
020:031 La multitud los reprendió, diciéndoles que debían permanecer
        callados, pero ellos gritaban aún más «¡Señor, ten piedad de
        nosotros, tu hijo de David!»


020:032 Jesús se detuvo, los llamó y les preguntó, «¿Que desean que
        haga por ustedes?»


020:033 Le dijeron, «Señor, que nuestros ojos puedan abrirse.»


020:034 Jesús movido por la compasión, tocó sus ojos; de inmediato sus
        ojos recibieron la vista, y lo siguieron.


        21



021:001 Cuando se acercaron a Jerusalén, fueron a Betfagé al Monte de
        los Olivos, entonces Jesús envió dos discípulos,
021:002 diciéndoles, «Vayan a la villa que está al otro lado, y de
        inmediato encontrarán una burra atada y un burrito con esta.
        Desátenlos y traíganmelos.
021:003 Si alguien dice algo, ustedes dirán, `El Señor los necesita,
        pero pronto Él lo enviará de vuelta[180].»


021:004 Todo esto se dio, para que se cumpliera lo que fue dicho por
        intermedio del profeta,


021:005 «Digan a la hija de Sión, Observa, tu Rey viene a ti, Humilde,
        y montado en una burra, Sobre un burrito, la cría de una
        burra. » 
021:006 Los discípulos fueron, e hicieron tal como Jesús les ordenó,
021:007 y trajeron la burra y el burrito, y pusieron sus ropas sobre
        estos; y Él se sentó sobre estos.
021:008 Y la gran multitud puso sus ropas sobre el camino. Otros
        cortaron ramas de los arboles y las pusieron sobre el camino.
021:009 La multitud que iba antes de Él, y la que lo seguía gritaba,
        «¡Hosanna al hijo de David! ¡Bendito es el que viene en el
        nombre del Señor! ¡Hosanna en lo más alto!»


021:010 Cuando había llegado a Jerusalén, toda la ciudad estaba
        agitada, diciendo «¿Quién es este?»
021:011 Las multitudes decían, «Este es el profeta, Jesús, de Nazaret
        de Galilea.»


021:012 Jesús entró en el templo de Dios, y sacó a todos los que
        vendían y compraban en el templo, y tumbó las mesas de los
        cambiadores de dinero y los asientos de aquellos que vendían
        palomas.
021:013 Les dijo, «Está escrito, `¡Mi casa será llamada una casa para
        quien ora,´ pero ustedes la han convertido en una cueva de
        ladrones!»


021:014 Los ciegos y los minusválidos fueron donde Él en el templo, y
        Jesús los sanó.
021:015 Pero cuando los jefes de los sacerdotes y los escribas vieron
        las cosas maravillosas que hacía, y que los niños estaban
        gritando en el templo y diciendo, «¡Hosanna al hijo de David!»
        se indignaron,
021:016 y le dijeron, «¿Escuchas lo que estos están diciendo?»
        Jesús les dijo, «Si. ¿Nunca leyeron, `De la boca de bebes y de
        lactantes tendrán oración perfeccionada?´»


021:017 Los dejó, y fue a la ciudad de Betania, y descansó allí.
021:018 En la mañana, cuando Él retornaba a la ciudad, tuvo hambre.
021:019 Viendo una higuera por el camino, fue a ella, pero no encontró
        nada en sus hojas. Jesús dijo, «¡Que nunca haya fruto de ti!»
        Y de inmediato la higuera se secó.
021:020 Cuando los discípulos vieron esto, se maravillaron, diciendo,
        «¿Cómo se secó de inmediato la higuera?»


021:021 Jesús les contestó, «Con seguridad les digo, si tienen fe, y
        no dudan, no sólo harán lo que se hizo con la higuera, sino
        que si le dijeran a esta montaña, `Levántate y arrójate al
        mar,´ eso ocurriría.
021:022 Todas las cosas, que pidan en oración, creyendo, ustedes la
        recibirán.»


021:023 Cuando había llegado al templo, los jefes de los sacerdotes y
        los ancianos del pueblo fueron donde Él mientras enseñaba, y
        le dijeron, «¿Con que autoridad haces esta cosas? ¿Quien te
        dio esta autoridad?»


021:024 Jesús les contestó, «También les haré una pregunta, si me la
        contestan, de la misma forma les diré con que autoridad hago
        estas cosas.
021:025 ¿De donde venía el bautizo de Juan? ¿Del cielo o de hombres?
        Ellos razonaron entre si, diciendo, «Si decimos, `Del cielo,´
        preguntará, `¿Entonces porque no creyeron en él?´
021:026 Pero si decimos, `De hombres,´ tememos a la multitud, pues
        todos sostienen que Juan es un profeta.»
021:027 Le contestaron a Jesús diciendo, «No sabemos.»
        Él también les dijo, «Tampoco les diré con que autoridad hago
        estas cosas.
021:028 ¿Qué piensan? Un hombre tenía dos hijos, llegó donde el
        primero y le dijo, `Hijo, ve y trabaja hoy en mi viñedo.´
021:029 Él le contestó, `no lo haré,´ pero luego cambio de pensar y
        fue.
021:030 Llegó al segundo y le dijo la misma cosa. Él le contestó, `yo
        voy señor,´ pero no fue.
021:031 ¿Cuál de los dos hizo la voluntad de su padre?»
        Le dijeron, «El primero.»
        Jesús les dijo, «Les aseguro que los recogedores de impuestos
        y las prostitutas estarán entrando al Reino de Dios antes que
        ustedes.
021:032 Pues Juan vino a ustedes de la forma correcta y no le
        creyeron, pero los recolectores de impuestos y las prostitutas
        lo hicieron. Cuando ustedes vieron eso ni siquiera se
        arrepintieron para poder creerle.


021:033 «Escuchen otra parábola. Había un hombre jefe de su casa quien
        plantó un viñedo, le puso una cerca alrededor, construyó una
        prensa para vinos en ella, construyó una torre, la arrendó a
        campesinos y se fue para otro país.
021:034 Cuando la estación de la fruta se acerco envió a sus siervos
        donde los campesinos para recibir la fruta.
021:035 Los campesinos cogieron a los siervos golpearon a uno, mataron
        otro y apedrearon a otro.
021:036 De nuevo, mandó a otros siervos más que la primera vez, pero
        los trataron de la misma manera.
021:037 Pero luego les envió a su hijo diciendo, `Ellos respetarán a
        mi hijo.´
021:038 Pero los campesinos cuando vieron al hijo dijeron entre ellos,
        `Este es el heredero. Vengan matémoslo y quedémonos con su
        herencia.´
021:039 Así que lo tomaron, lo lanzaron fuera del viñedo y lo mataron.
021:040 ¿ Cuándo el señor del viñedo llegue que le hará a esos
        campesinos?»


021:041 Ellos le dijeron, «Él destruirá miserablemente a esos hombres
        miserables y arrendará el viñedo a otros campesinos que le
        darán los frutos en su estación.»


021:042 Jesús les dijo, «¿No leyeron nunca en las escrituras,
        `La piedra que los constructores rechazaron, La misma fue
        hecha cabeza de la esquina.  Esto era del Señor. Es
        maravilloso en nuestros ojos?´ 
021:043 «Por lo tanto les digo, el Reino de Dios les será quitado y le
        será dado a gente[181] que de sus frutos.
021:044 Aquel que cae sobre esta piedra se romperá en pedazos, y sobre
        quien esta caiga lo volverá polvo.»


021:045 Cuando los jefes de los sacerdotes y los fariseos escucharon
        estas parábolas sintieron que Él hablaba de ellos.
021:046 Cuando buscaron atraparlo tuvieron miedo de la multitud,
        porque lo consideraban un profeta.


        22



022:001 Jesús les contestó y les habló de nuevo en parábolas diciendo,
022:002 « El Reino de Dios es como cierto rey, que hizo una fiesta de
        matrimonio para su hijo,
022:003 y envió a sus siervos a llamar a quienes estaban invitados a
        las fiesta, pero ellos no fueron.
022:004 De nuevo envió a otros siervos diciendo, `Digan a estos que
        están invitados, «Observen, he alistado mi comida. Mi buey y
        mi cordero fueron matados, y todas las cosas están lista.
        ¡Vengan a la fiesta de matrimonio!»´
022:005 Pero ellos no hicieron caso, y fueron por sus caminos, uno a
        su propia finca, otro a sus mercancías,
022:006 y los demás atraparon a sus siervos, los trataron indignamente
        y los mataron.
022:007 Cuando el rey escuchó esto, se enojó, y envió a sus soldados,
        a destruir a esos asesinos, y quemó su ciudad.


022:008 «Entonces dijo a sus siervos, `La boda está lista, pero
        quienes fueron invitados no valían la pena.
022:009 Vayan entonces a los cruces de caminos, y a cuanta persona
        encuentren invítenla a la fiesta de matrimonio.´
022:010 Los siervos salieron a los caminos, y reunieron a todos los
        que encontraron, tanto a buenos como a malos. La boda se llenó
        de invitados.
022:011 Pero cuando el rey entró a ver los invitados, vio allí a un
        hombre que no se había puesto ropa para el matrimonio,
022:012 y le dijo, `Amigo, ¿cómo viniste aquí sin ponerte un vestido
        para el matrimonio?´ Él estaba sin habla.
022:013 Entonces el rey le dijo a los siervos, `Átenlo de pies y
        manos, llévenlo afuera y tírenlo a la oscuridad; allí es donde
        estará el llanto y el rechinar de dientes.´
022:014 Pues muchos son llamados, pero pocos escogidos.»


022:015 Entonces los fariseos fueron y recibieron consejo sobre como
        podrían atraparlo en su predica[182].
022:016 Enviaron a sus discípulos a Él, junto con partidarios de
        Herodes[183], diciendo, «Maestro, sabemos que eres honesto, y
        enseñas el camino de Dios en la verdad, no importa a quien
        enseñes, pues no estás parcializado por nadie.
022:017 Dinos entonces, que piensas, ¿Es legal pagar impuestos al
        Cesar o no?»


022:018 Pero Jesús percibió la maldad, y dijo, «¿Hipócritas, por qué
        me prueban?
022:019 Muéstrenme el dinero de los impuestos.»
        Le trajeron un denario.


022:020 Él les preguntó, «¿De quien es esta imagen e inscripción?»


022:021 Ellos le dijeron, «del Cesar.»
        Entonces Él les dijo, «Den entonces al Cesar las cosas que son
        del Cesar, y a Dios las cosas que son de Dios.»


022:022 Cuando lo escucharon, se maravillaron, lo dejaron y se
        fueron.


022:023 Ese día los saduceos (aquellos que dicen que no hay
        resurrección) fueron donde Él. Le preguntaron,
022:024 «Maestro, Moisés dijo, `Si un hombre muere, sin tener hijos,
        su hermano debe casarse con su esposa, y levantar semilla por
        su hermano.
022:025 Ocurrió que había siete hermanos. El primero se casó y murió,
        y sin haber tenido semilla, dejo su esposa a su hermano.
022:026 De la misma forma el segundo, el tercero, hasta el séptimo.
022:027 Después de todos, murió la mujer.
022:028 ¿Entonces en la resurrección , ella será esposa de cual de los
        siete? Pues todos se casaron con ella[184].»


022:029 Pero Jesús les respondió, «Ustedes se equivocan, al no conocer
        las escrituras, ni el poder de Dios.
022:030 Pues en la resurrección no se casan, ni se dan en matrimonio,
        sino que son como los ángeles de Dios en el cielo.
022:031 Con respecto a la resurrección de la muerte, ¿ no han leído lo
        que fue dicho a ustedes por Dios,
022:032 `Soy el Dios de Abraham, y el Dios de Isaac, y el Dios de
        Jacob?´ Dios no es el Dios de los muertos, sino de los
        vivos.»


022:033 Cuando las multitudes lo escucharon, quedaron atónitas por su
        enseñanza.
022:034 Pero los fariseos, cuando escucharon que había dejado en
        silencio a los saduceos, se reunieron.
022:035 Uno de ellos, un abogado[185], le hizo una pregunta,
        probándolo.
022:036 «Maestro, cual es el mayor mandamiento en la ley?»


022:037 Jesús le dijo, «`Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón,
        con toda tu alma, y con toda tu mente.´
022:038 Este es el primer y gran mandamiento.
022:039 De la misma forma, el segundo es este, `Amarás a tu prójimos
        como a ti mismo.´
022:040 La ley entera y los profetas dependen de estos dos
        mandamientos.»


022:041 Mientras que los fariseo estaban reunidos, Jesús les hizo una
        pregunta,
022:042 «¿Qué piensan del Cristo? ¿De quién es hijo?»
        Ellos le dijeron, «De David.»


022:043 Él les dijo, «¿Cómo entonces David en el Espíritu lo llama
        Señor, al decir,


022:044 `El Señor le dijo a mi Señor, Siéntate a mi mano derecha,
        Hasta que haga de tus enemigos un estrado para tus
        pies[186]?´ 
022:045 «Entonces si David lo llama Señor, ¿cómo es que Él es su
        hijo?»


022:046 Ninguno pudo contestarle una palabra, y desde ese día no se
        atrevió hombre alguno a hacerle más preguntas.


        23



023:001 Entonces Jesús le habló a las multitudes y a sus discípulos,
023:002 «Los escribas y los fariseos se sentaron en la silla de
        Moisés.
023:003 Por esto todas las cosas que ellos digan acátenlas, acátenlas
        y háganlas, pero no hagan sus obras; pues ellos hablan pero no
        hacen.
023:004 Pues ellos atan pesadas cargas que son difíciles de soportar,
        y las ponen sobre los hombros de los hombres, pero ellos
        mismos no levantan un dedo para ayudarles.
023:005 Todas sus obras las hacen para que sean vistas por hombres.
        Amplían sus hábitos[187], alargan los bordes de sus vestidos,
023:006 y aman los sitios de honor en las fiestas, las mejores sillas
        en las sinagogas,
023:007 los saludos en la plaza de mercado, y ser llamados `Rabí,
        Rabí´ por hombres.
023:008 Pero que ustedes no sean llamados `Rabí,´ pues uno es su
        maestro, el Cristo[188], y todos ustedes son hermanos.
023:009 No llamen padre a hombre alguno sobre la tierra, pues uno es
        su Padre, que está en el cielo.
023:010 Tampoco se llamen maestros[189], pues uno es su maestro, el
        Cristo.
023:011 Pero aquel que sea el más grande entre ustedes, será su
        servidor.
023:012 Cualquier que se exalte a si mismo será humillado, y
        cualquiera que se humille a si mismo será exaltado.


023:013 «¡Pobres de ustedes, escribas y fariseos, hipócritas! Pues
        ustedes devoran las casas de las viudas, y pretenden hacer
        largas oraciones. Por eso ustedes recibirán mayor condena.


023:014 «¡Pero pobres de ustedes escribas y fariseos! Porque ustedes
        cierran el Reino de Dios para los hombres; y ustedes mismos no
        entran, ni dejan entrar a aquellas que están entrando. [190]
023:015 ¡Ay de ustedes escribas y fariseos hipócritas! Pues viajan por
        mar y tierra para convertir; y cuando alguno se convierte
        ustedes lo hacen el doble de hijo del infierno que ustedes.


023:016 «Pobres de ustedes guías ciegos que dicen, `Quien jure por el
        templo no es nada; pero quien jure por el oro del templo, este
        está obligado[191].´
023:017 ¡Ustedes ciegos necios! Pues ¿cuál es más grande, el oro o el
        templo que santifica el oro?
023:018 `Quien jure por el altar, no es nada; pero aquel que jure por
        la ofrenda que está encima de él ese está obligado.´
023:019 ¡Ustedes ciegos necios! Pues ¿ cuál es más grande, la
        ofrenda[192]o el altar que lo santifica?
023:020 El que jura por el altar jura por él y por todo lo que hay
        encima de él.
023:021 Él que jura por el templo jura por este y por aquel que lo
        habita[193].
023:022 Él que jura por el cielo jura por el trono de Dios, y por
        quien está sentado sobre este.


023:023 «¡Hay de ustedes escribas y fariseos hipócritas! Pues ustedes
        separan la décima parte de la menta, del anís, del
        comino[194], y han dejado sin hacer las cosas más importantes
        de la ley: justicia, piedad, y fe. Pero ustedes debieron haber
        hecho estas cosas, y no haber dejado las otras sin hacer.
023:024 ¡Ustedes guías ciegos, que cuelan un mosquito pero se comen un
        camello!


023:025 ¡Pobres de ustedes escribas y fariseos, hipócritas! Pues
        limpian el exterior de copas y platos, pero por dentro están
        llenos de extorsión e injusticia[195].
023:026 Ustedes fariseos ciegos, primero limpien el interior de la
        copa y del plato, para que el exterior también pueda llegar a
        limpiarse.


023:027 «¡Pobres de ustedes, escribas y fariseos, hipócritas! Pues son
        como tumbas blancas, que en exterior parecen bellas, pero en
        el interior están llenas de huesos de hombres muertos, y de
        toda suciedad.
023:028 Así mismo ustedes exteriormente parecen correctos ante los
        hombres, pero en el interior están llenos de hipocresía y
        maldad.


023:029 «¡Pobres de ustedes, escribas y fariseos, hipócritas! Pues
        ustedes construyen las tumbas de los profetas, y decoran las
        tumbas de los justos,
023:030 y dicen, `Si hubiéramos vivido en los días de nuestros padres,
        no hubiéramos tomado parte con ellos al derramar la sangre de
        los profetas.´
023:031 Así que ustedes mismos dan testimonio que son los hijos de
        quienes mataron a los profetas.
023:032 Llenen entonces la medida de sus padres[196].
023:033 Ustedes serpientes, ustedes nido de víboras, ¿cómo escaparán
        al juicio del infierno?
023:034 Entonces, observen, les envío profetas, hombres sabios y
        escribas. A algunos de ellos ustedes los matarán y los
        crucificarán; a algunos los castigarán en sus sinagogas, y los
        perseguirán de ciudad en ciudad;
023:035 para que sobre ustedes pueda venir toda la sangre justa
        vertida sobre la tierra, desde la sangre del justo Abel a la
        sangre de Zacarías hijo de Berequías, a quien ustedes
        asesinaron entre el santuario[197] y el altar.
023:036 Con seguridad les digo, todas estas cosas vendrán sobre esta
        generación.


023:037 «¡Jerusalén, Jerusalén, que asesina a los profetas y apedrea a
        aquellos que le son enviados! ¡Que tanto habría reunido a tus
        hijos, así como una gallina reúne a sus polluelos bajos sus
        alas, y tu no lo harías!
023:038 Observa tu casa es abandonada para quedar desolada.
023:039 Pues les digo, ustedes no me verán desde ahora, hasta que
        digan, `¡Bendito es el que viene en el nombre del Señor!´»


        24



024:001 Jesús salió del templo, y estaba siguiendo su camino. Sus
        discípulos fueron a Él para mostrarle las construcciones del
        templo.
024:002 Pero Él les contestó, «¿No ven todas estas cosas? Con
        seguridad les digo, no quedará aquí una piedra sobre otra,
        ninguna que no sea derribada.»


024:003 Mientras estaba sentado en el monte de los Olivos los
        discípulos fueron a Él en privado diciendo, «Dinos, ¿Cuándo
        pasarán estas cosas? ¿Cuál es la señal de tu venida y del
        final de esta época?»


024:004 Jesús les contestó, «Tengan cuidado para que nadie los haga
        perder.
024:005 Pues muchos vendrán en mi nombre diciendo, `Yo soy el Cristo,´
        y harán perder a muchos.
024:006 Ustedes escucharán de guerras y rumores de guerras. Pero no se
        sientan afligidos, pues todo esto tiene que pasar, pero el
        final todavía no llegará.
024:007 Pues naciones se pondrán en contra de naciones y reinos en
        contra de reinos; habrá hambre, plagas y terremotos en varios
        lugares.
024:008 Pero todas estas cosas son el comienzo de los de los dolores
        del parto[198]t.
024:009 Entonces los entregarán para que sean oprimidos y los matarán.
        Serán odiados por todas las naciones por causa de mi nombre.
024:010 Entonces muchos tropezarán, y se entregarán uno al otro y se
        odiarán uno a otro.
024:011 Muchos falsos profetas surgirán y perderán a muchos.
024:012 Como la maldad[199] se multiplicará, el amor de muchos se
        enfriará.
024:013 Pero aquel que persevere hasta el final será salvado.
024:014 Esta Buena Nueva del Reino será predicada en todo el mundo
        como testimonio para todas las naciones, y entonces llegará el
        fin.


024:015 «Entonces cuando ustedes vean la abominación de la desolación
        que fue dicha a través de Daniel el profeta, parada en el
        sitio sagrado (que el lector entienda),
024:016 entonces que los que estén en Judea huyan a las montañas.
024:017 El que esté en la parte de arriba de su casa que no baje para
        recoger las cosas que están en su casa.
024:018 El que esté en el campo que no regrese para recoger su ropa.
024:019 ¡Pobres de aquellas que tengan niños o que este amamantando en
        esos días!
024:020 Recen para que su partida no sea en invierno, ni en día
        sabático,
024:021 pues entonces habrá gran opresión, como no la ha habido desde
        el comienzo del mundo hasta ahora, y como nunca habrá.
024:022 Si esos días no fueran acortados, ninguna carne sería salvada.
        Pero por causa de los elegidos, esos días se acortarán.


024:023 «Entonces si alguien les dice, `Observen, aquí está el
        Cristo,´ o `Allí,´ no le crean.
024:024 Pues se levantarán falsos cristos y falsos profetas, y
        mostrarán grandes signos y maravillas, como para hacer perder,
        si es posible, incluso a los elegidos.


024:025 «Observen, les he dicho con anticipación.
024:026 Entonces si les dicen, `Observen, Él está en el desierto,´ no
        salgan; `Observen, Él está en los cuartos interiores[200]´ no
        le crean.
024:027 Pues así como el relámpago viene del este, y es visto incluso
        en el oeste, así vendrá el Hijo del Hombre.
024:028 Pues donde quiera que haya carroña, allí los buitres[201] se
        reunirán.
024:029 Pero de inmediato después de la opresión de esos días, el sol
        se oscurecerá, la luna no dará su luz, las estrellas caerán
        del cielo, y los poderes del cielo se agitarán;
024:030 y entonces la señal del Hijo del Hombre aparecerá en el cielo.
        Entonces todas las tribus de la tierra se lamentarán, y verán
        al Hijo del Hombre viniendo entre nubes del cielo con gran
        poder y gloria.
024:031 Enviará a sus ángeles con un gran sonido de trompeta, y ellos
        recogerán a sus elegidos desde los cuatro vientos, desde un
        lado del cielo hasta el otro.


024:032 «Ahora de la higuera aprendan esta parábola. Cuando sus ramas
        se hacen suaves, y brotan sus hojas, ustedes saben que el
        verano está cerca.
024:033 Así también, cuando ustedes vean todas estas cosas, sepan que
        está cerca, incluso en la puerta.
024:034 Con seguridad les digo, esta generación[202] no pasará, hasta
        que todas estas cosas se cumplan.
024:035 Cielo y tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.
024:036 Pero nadie sabe de ese día y hora, ni siquiera los ángeles del
        cielo[203], sino sólo mi Padre.


024:037 «Así como fue en los días de Noé, así será la venida del Hijo
        del Hombre.
024:038 Pues en aquellos días antes de la inundación, comían y bebían,
        casándose y dándose en matrimonio, hasta el día en que Noé
        entró en el arca.
024:039 y no supieron hasta que la inundación llegó, y se los llevó a
        todos, así será la venida del Hijo del Hombre.
024:040 Pues de dos hombres que estén en el campo, uno será tomado y
        el otro dejado;
024:041 de dos mujeres que trabajen en el molino, una será llevada y
        la otra dejada.
024:042 Entonces estén alerta, pues ustedes no sabe a que hora vendrá
        su Señor.
024:043 Pero sepan esto, que si el dueño de la casa supiera a que hora
        de la noche llegara el ladrón, él estaría alerta, y no
        permitiría que entrara a su casa.
024:044 Entonces estén listos también, pues el Hijo del Hombre vendrá
        a una hora que ustedes no lo esperan.


024:045 «¿Quién es el siervo fiel y sabio, a quien su señor ha puesto
        a cargo de la casa, para darles la comida en el momento
        apropiada?
024:046 Bendito es el siervo a quien el señor encuentre haciendo
        cuando llegue.
024:047 Con seguridad les digo que lo pondrá a cargo de todo lo que
        tiene.
024:048 Pero si ese siervo malo dijera en su corazón, `Mi señor se
        demora en llegar,´
024:049 y comienza a golpear a sus siervos compañeros, y a comer y
        beber con los ebrios,
024:050 el señor de ese siervo llegará en un día que él no lo espere,
        y a una hora que él no conoce,
024:051 y lo cortará en pedazos[204], y podrá su parte con los
        hipócritas; allí es donde será el llanto y el rechinar de
        dientes.


        25



025:001 «Entonces el Reino de Dios es como con diez vírgenes, que
        tomaron sus lamparas, y salieron a encontrar al novio.
025:002 Cinco de ellas era necias, y cinco eran sabias[205].
025:003 Las que eran necias, cuando tomaron sus lamparas, no tomaron
        aceite consigo,
025:004 pero las sabias llevaron aceite en botellas junto con sus
        lamparas.
025:005 Cuando el novio se demoró, todas ellas se acostaron y
        durmieron.
025:006 Pero a medianoche escucharon un grito, `¡Observen! ¡El novio
        está llegando! ¡Salgan a encontrarlo!´
025:007 Entonces todas las vírgenes se levantaron y alistaron sus
        lamparas.
025:008 Las necias dijeron a las sabias, `Dennos algo de su aceite,
        pues nuestras lamparas se apagan.´
025:009 Pero las sabias contestaron, `¿Si no hay suficiente para
        nosotras y para ustedes? Mejor vayan donde quienes venden, y
        compren para ustedes.´
025:010 Mientras ellas fueron a comprar, llegó el novio, y las que
        estaban listas fueron con él a la fiesta de matrimonio, y la
        puerta fue cerrada.
025:011 Después las otras vírgenes también llegaron diciendo `Señor,
        Señor, ábrenos.´
025:012 Pero él contestó, `Les aseguro, que no las conozco.´
025:013 Entonces estén alerta, porque ustedes no conocen el día ni la
        hora en la que el Hijo del Hombre vendrá[206].


025:014 «Pues es como un hombre, que va a otro país, llama a sus
        siervos, y les encarga sus bienes.
025:015 A uno le dio cinco talentos, a otro dos, a otro uno; a cada
        uno de acuerdo a su habilidad. Entonces se fue a su viaje.
025:016 De inmediato el que recibió cinco talentos fue a comerciar con
        ellos, e hizo otros cinco talentos.
025:017 De la misma forma el que había recibido dos, ganó otros dos.
025:018 Pero el que había recibido uno se fue y lo enterró en la
        tierra, y escondió así el dinero de su señor.


025:019 «Después de un largo tiempo el señor de aquellos siervos
        llegó, y concilió cuentas con ellos.
025:020 El que recibió los cinco talentos llegó y trajo otros cinco
        talentos, diciendo, `Señor, me diste cinco talentos. Observa,
        he ganado otros cinco talentos además de esos.´


025:021 «Su señor le dijo, `Bien hecho, siervo bueno y confiable. Has
        sido confiable con unas pocas cosas, te pondré sobre muchas
        cosas. Entra a la dicha de tu señor.´


025:022 «El que recibió dos talentos también vino y dijo, `Señor, me
        diste dos talentos. Observa, he ganado otros dos talentos
        además de esos.´


025:023 «Su señor le dijo, `Bien hecho, siervo bueno y confiable. Has
        sido confiable con unas pocas cosas, te pondré sobre muchas
        cosas. Entra a la dicha de tu señor.´


025:024 «También vino el que había recibido un talento y dijo, `Señor,
        sabía que eres un hombre duro, que recoge de donde no ha
        sembrado, y reúne de donde no ha esparcido.
025:025 Estaba asustado, salí y escondí tu talento en la tierra.
        Observa, tienes lo que es tuyo.´


025:026 «Pero su señor le contestó, `Tu siervo malo y perezoso. Sabías
        que recojo donde no he sembrado y reúno donde no he
        esparcido.
025:027 Entonces debiste haber depositado mi dinero con los banqueros,
        y a mi vuelta lo hubiera recibido con intereses.
025:028 Quítenle entonces el talento, y désenlo al que tiene diez
        talentos.
025:029 Porque al que tiene se le dará, y tendrá en abundancia, pero a
        aquel que no tiene, incluso lo que tenga se le quitará.
025:030 Arrojen a este siervo improductivo a la oscuridad exterior,
        donde habrá llanto y rechinar de dientes.´


025:031 «Pero cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria y todos los
        santos ángeles con Él, entonces Él se sentará en el trono de
        su gloria.
025:032 Ante Él estarán todas las naciones reunidas y Él separará unos
        de otros como un pastor separa sus ovejas de las cabras.
025:033 Él pondrá las ovejas a su mano derecha y las cabras a la
        izquierda.
025:034 Entonces el Rey le dirá a todos los que estén a su mano
        derecha, `Vengan, bendecidos de mi Padre, hereden el Reino
        preparado para ustedes desde la creación del mundo;
025:035 pues yo tenía hambre y ustedes me dieron de comer; tenía sed y
        me dieron de beber; fui un extraño y me recibieron;
025:036 estuve desnudo y ustedes me vistieron; estuve enfermo y
        ustedes me visitaron; estuve en prisión y ustedes fueron a
        mi.´


025:037 «Entonces los correctos le contestarán diciendo, `Señor,
        ¿Cuándo te vimos hambriento y te alimentamos; o con sed y te
        dimos algo de beber?
025:038 ¿Cuándo te vimos como un extraño y te recibimos; o desnudo y
        te vestimos?
025:039 ¿Cuándo te vimos enfermo o en prisión y fuimos a ti?´


025:040 «El Rey les contestará, `Les aseguro, así como hicieron al
        menos con uno de mis hermanos[207], así lo hicieron conmigo.
025:041 Entonces les dirá a los de la mano izquierda, `Aléjense de mi,
        ustedes malditos, al fuego eterno preparado para el demonio y
        sus ángeles;
025:042 pues tuve hambre y no me dieron de comer; tuve sed y no me
        dieron de beber;
025:043 fui un extraño y no me aceptaron; estuve desnudo y no me
        vistieron; estuve enfermo y en prisión pero no me visitaron.´


025:044 «Entonces ellos contestarán diciendo, `Señor, ¿Cuándo te vimos
        enfermo, sediento, o como un extraño, o desnudo, enfermo o en
        prisión y no te ayudamos?´


025:045 «Entonces Él les contestará diciendo, `Les aseguro, así como
        no lo hicieron al menos con uno de estos[208], tampoco lo
        hicieron conmigo.´
025:046 Estos irán al castigo eterno, pero los correctos a la vida
        eterna.»


        26



026:001 Ocurrió, cuando Jesús había terminado estas palabras, que Él
        le dijo a sus discípulos,
026:002 «Saben que en dos días vendrá la Pascua, y el Hijo del Hombre
        será entregado para ser crucificado.»


026:003 Entonces los jefes de los sacerdotes, los escribas y los
        ancianos del pueblo estaban reunidos en la corte del sumo
        sacerdote, quien se llamaba Caifás.
026:004 Ellos estuvieron de acuerdo en que atraparían a Jesús con
        alguna trampa y lo matarían.
026:005 Pero dijeron, «No durante la fiesta, para evitar que ocurra
        una protesta entre la gente.»


026:006 Cuando Jesús estaba en Betania, en la casa de Simón el
        leproso[209 ],
026:007 llegó una mujer con un jarro de alabastro lleno de un ungüento
        muy costoso, y lo vertió sobre su cabeza mientras Él se
        sentaba en la mesa.
026:008 Pero cuando sus discípulos vieron estos, se indignaron,
        diciendo, «¿Por qué este gasto?
026:009 Pues este ungüento podría haber sido vendido por mucho, y dado
        a los pobres.»


026:010 Pero Jesús, sabiéndolo, les dijo, «¿Por que molestan a la
        mujer? Pues ella ha hecho una buena obra para mí.
026:011 Porque ustedes siempre tendrán al pobre con ustedes, pero no
        siempre me tendrán a mí.
026:012 Al verter este ungüento en mi cuerpo, ella me ha preparado
        para la sepultura.
026:013 Con seguridad les digo, donde quiera en el mundo entero que
        esta Buena Nueva sea predicada, lo que esta mujer ha hecho
        también será dicho para recordarla.»


026:014 Entonces uno de los doce, que se llamaba Judas Iscariote, fue
        donde los jefes de los sacerdotes,
026:015 y les dijo, «¿Que está dispuestos a darme, para que se los
        entregue?» Ellos le prepararon[ 210] treinta monedas de plata.
026:016 Desde ese momento él buscó una oportunidad para traicionarlo.


026:017 En el primer día de la fiesta del pan sin levadura[211], los
        discípulos fueron donde Jesús, diciéndole, «¿Dónde quieres que
        preparemos para que comas las Pascua?»


026:018 Él dijo, «Vayan a la ciudad donde cierta persona, y díganle,
        `El Maestro dice, «Mi hora está a mano. Celebraré la pascua en
        tu casa con mis discípulos.»´»


026:019 Los discípulos hicieron tal como Jesús les ordenó, y
        prepararon la Pascua.
026:020 Cuando había llegado la noche, Él estaba reclinado a la mesa
        con los doce discípulos.
026:021 Mientras comían, Él dijo, «Con seguridad les digo que uno de
        ustedes me traicionará.»


026:022 Ellos estaban muy apenados, y cada uno comenzó a preguntarle,
        «¿ No soy yo, verdad, Señor?»


026:023 Él contestó, «Aquel que sumerja su mano[212] conmigo en el
        plato, el mismo me traicionará.
026:024 El Hijo del Hombre se va, así como está escrito sobre Él,
        ¡pero pobre del hombre por quien el Hijo del Hombre es
        traicionado! Sería mejor para ese hombre si no hubiera
        nacido.»


026:025 Judas, quien lo había traicionado, contestó, «¿No soy yo,
        verdad, Rabi?»
        Él le contestó, «Tu lo has dicho.»


026:026 Mientras estaban comiendo, Jesús tomó pan, dio gracias[213]por
        este y lo partió. Lo dio a los discípulos y dijo, «Tomen,
        coman; este es mi cuerpo.»
026:027 Tomó la copa, dio gracias y se las dio diciendo, «Todos
        ustedes beban de ella,
026:028 pues esta es mi sangre de la nueva alianza, la cual es
        derramada para muchos para el perdón de los pecados.
026:029 Pero les digo que no tomaré de este fruto de la vid de ahora
        en adelante sino hasta ese día que lo tome de nuevo con
        ustedes en el Reino de mi Padre.»
026:030 Cuando habían cantado un himno[214] se fueron para el Monte de
        los Olivos.


026:031 Entonces Jesús les dijo, «Todos ustedes tropezarán a causa mía
        esta noche, pues está escrito, `Golpearé al pastor y las
        ovejas del rebaño se separarán.´
026:032 Pero después de que yo sea resucitado, iré antes de ustedes a
        Galilea.»


026:033 Pero Pedro le contestó, «Aunque todos tropiecen por ti, yo
        nunca tropezaré.»


026:034 Jesús le dijo, «Te aseguro que esta noche antes de que el
        gallo cante me negarás tres veces.»


026:035 Pedro le dijo, «Aunque tenga que morir contigo no te negaré.»
        Todos los discípulos dijeron lo mismo.


026:036 Entonces Jesús fue con ellos a un lugar llamado Getsemani y le
        dijo a sus discípulos, «Siéntense acá mientras voy allá a
        rezar.»
026:037 Llevó consigo a Pedro y a los dos hijos de Zebedeo y comenzó a
        entristecerse y a preocuparse.
026:038 Entonces les dijo, «Mi alma está extremadamente triste,
        incluso hasta la muerte. Quédense acá y estén atentos
        conmigo.»


026:039 Se adelantó un poco, cayó sobre su cara y rezó diciendo, «Mi
        Padre, si es posible que está copa se aleje de mi; aunque que
        no sea lo que yo desee sino lo que tu desees.»


026:040 Fue donde los discípulos y los encontró durmiendo y le dijo a
        Pedro, «¿Qué, no podían estar atentos conmigo por una hora?
026:041 Estén atentos y oren para que no entren en tentación. El
        espíritu en verdad lo desea pero la carne es débil.»


026:042 De nuevo una segunda vez se apartó de ellos y oró diciendo,
        «Mi Padre, si esta copa no se puede alejar de mi sin que la
        beba, que se haga tu deseo.»
026:043 Fue de nuevo y los encontró durmiendo pues sus ojos estaban
        pesados.
026:044 Los dejó de nuevo y se apartó de ellos y oró por tercera vez
        diciendo las mismas palabras.
026:045 Después fue donde sus discípulos y les dijo, «Sigan durmiendo
        y descansen. Escuchen la hora está a la mano y el Hijo del
        Hombre es traicionado en las manos de pecadores.
026:046 Levántense y vámonos. Observen el que me traiciona está a la
        mano.»


026:047 Mientras aún hablaba, Judas uno de los doce llegó, y con él
        una gran multitud con espadas y palos eran de los jefes de los
        sacerdotes y de los ancianos del pueblo.
026:048 Entonces el que lo traicionó les dio una señal, diciendo, «A
        quien yo bese, ese es. Aprésenlo.»
026:049 De inmediato fue donde Jesús, y le dijo, «¡Saludos, Rabi!» y
        lo besó.


026:050 Jesús le dijo, «Amigo, ¿por qué estás aquí?» Entonces fueron,
        pusieron sus manos sobre Jesús, y lo atraparon.
026:051 Uno de los que estaba con Jesús estiró su mano, sacó su
        espada, le dio al siervo del sumo sacerdote atinándole en la
        oreja.
026:052 Entonces Jesús le dijo, «Pon tu espada en su lugar, pues
        aquellos que toman la espada morirán con la espada.
026:053 ¿O no piensas que yo podría pedirle a mi Padre, y Él me
        enviaría ahora más de doce legiones de ángeles?
026:054 ¿ Entonces como se cumplirían las escrituras si eso fuera
        así?»


026:055 En ese momento Jesús le dijo a la multitud, «¿Han venido como
        contra un ladrón con espadas y palos para apresarme? Me senté
        a diario en el templo y no me arrestaron.
026:056 Pero todo esto ha ocurrido, para que se cumplieran las
        Escrituras de los profetas.»
        Entonces todos los discípulos lo dejaron, y huyeron.
026:057 Los que habían tomado a Jesús lo condujeron donde Caifás, el
        sumo sacerdote, donde los escribas y los ancianos estaban
        reunidos.
026:058 Pero Pedro lo siguió a distancia hasta la corte del sumo
        sacerdote, entró y se sentó con los oficiales, para ver el
        final.
026:059 Entonces el sumo sacerdote, los ancianos y el consejo entero
        buscaban testimonios falsos contra Jesús, para poder
        sentenciarlo a muerte;
026:060 y no encontraron. Aun cuando muchos testigos falsos fueron, no
        encontraron ninguno. Pero al final dos testigos falsos fueron,
026:061 y dijeron, «Este hombre dijo, `Puedo destruir el templo de
        Dios, y construirlo en tres días.´»


026:062 El sumo sacerdote se levantó, y le dijo, «¿No tienes
        respuesta? ¿ Qué es esto que estos dan como testimonio en tu
        contra?»
026:063 Pero Jesús mantuvo su paz[215]. El sumo sacerdote le dijo, «Te
        ordeno por el Dios viviente, que nos diga si tu eres el
        Cristo, el Hijo de Dios.»


026:064 Jesús le dijo, «Tu lo has dicho. Sin embargo, te digo, ustedes
        verán al Hijo del Hombre sentado a la derecha del Poderoso, y
        viniendo entre las nubes del cielo.»


026:065 Entonces el sumo sacerdote rasgó su vestido, diciendo, «¡Ha
        dicho blasfemias! ¿Por qué necesitamos más testigos? Observen,
        ahora ustedes han escuchado su blasfemia.
026:066 ¿Qué piensan?»
        Le contestaron, «¡Merece la muerte!»
026:067 Entonces escupieron en su rostro y lo golpearon con sus puños,
        y algunos le dieron bofetadas,
026:068 diciendo «¡Profetiza para nosotros, tu Cristo! ¿Quién te
        golpeó?


026:069 Pedro estaba sentado fuera de la corte, y una empleada fue
        donde él diciendo, «¡Tu también estabas con Jesús, el de
        Galilea!»


026:070 Pero él lo negó ante todos, diciendo, «No se de que estás
        hablando.»


026:071 cuando había salido al pórtico, alguien más[216] lo vio, y le
        dijo a los que estaban allí, «Este hombre también estaba con
        Jesús de Nazaret.»


026:072 De nuevo lo negó con un juramento, «No conozco al hombre.»


026:073 Después de un momento, los que allí estaban fueron y le
        dijeron a Pedro, «Seguramente tu eres también uno de ellos,
        pues tu forma de hablar te da a conocer.»


026:074 Entonces él comenzó a maldecir y a jurar, «¡No conozco al
        hombre! »
        De inmediato el gallo cantó.
026:075 Pedro recordó las palabras que Jesús le había dicho, «Antes de
        que el gallo cante, me negarás tres veces.» Se fue y lloró
        amargamente.


        27



027:001 Cuando la mañana llegó, todos los jefes de los sacerdotes y
        los ancianos del pueblo tomaron consejo contra Jesús para
        condenarlo a muerte:
027:002 lo ataron, lo condujeron afuera y lo enviaron a Poncio Pilato,
        el gobernador.
027:003 Entonces Judas, quien lo había traicionado, cuando vio que
        Jesús fue condenado, sintió remordimiento, y devolvió las
        treinta monedas de plata a los jefes de los sacerdotes y los
        ancianos,
027:004 diciendo, «he pecado porque he traicionado sangre inocente.»
        Pero ellos le dijeron, «¿Que tiene que ver con nosotros? Es tu
        problema[217].»


027:005 Lanzó las monedas de plata en el santuario[218], y salió. Se
        alejó y se colgó.
027:006 Los jefes de los sacerdotes tomaron las monedas de plata y
        dijeron, «No es legal darlas como ofrenda, porque es el precio
        de sangre.»
027:007 Tomaron consejo, y compraron un campo[219] con estas, para
        enterrar extraños.
027:008 Por esto ese campo se llamó «El campo de la sangre» desde ese
        día.
027:009 Entonces se cumplió lo que había sido dicho por intermedio de
        Jeremías el profeta[220]:
        «Tomaron[221] las treinta monedas de plata,El precio de aquel
        sobre quien se había puesto precio[222], A quien algunos de
        los hijos de Israel le pusieron precio[223], 
027:010 Y las dieron[224] por el campo del alfarero, Como el Señor me
        ordenó.» 
027:011 Entonces Jesús fue donde el gobernador: y el gobernador le
        preguntó, «¿Eres el Rey de los Judíos?»
        Jesús le dijo, «Tal como dices.»


027:012 Cuando fue acusado por los jefes de los sacerdotes y los
        ancianos, no contestó nada.
027:013 Entonces Pilato le dijo, «¿No escuchas cuantas cosas dan como
        testimonio en tu contra?»


027:014 Él no respondió, ni siquiera una palabra, así que el
        gobernador se maravilló.
027:015 En la fiesta el gobernador solía liberar un prisionero para la
        multitud, el que ellos quisieran.
027:016 Tenían, entonces, un notable prisionero llamado Barrabás.
027:017 Entonces cuando la gente se había reunido, Pilato les dijo,
        «¿A quien quieren que libere por ustedes? ¿A Barrabás, o a
        Jesús, quien es llamado Cristo?»
027:018 Pues él sabia que era por envidia que Jesús le había sido
        enviado.


027:019 Mientras se sentaba en la silla para juzgar, su esposa le
        envió, diciendo, «No tengas nada que ver con este hombre
        justo, pues he sufrido muchas cosas este día en un sueño por
        su causa.»
027:020 Mientras tanto, los jefes de los sacerdotes persuadieron a la
        multitud para que pidieran a Barrabás y destruyeran a Jesús.
027:021 Pero el gobernador les pregunto, «¿A cuál de los dos desean
        que les libere?»
        Ellos dijeron, «¡Barrabás!»


027:022 Pilato les dijo, «¿Qué debo hacer entonces con Jesús, quien es
        llamado Cristo?»
        Todos ellos le dijeron, «¡Que sea crucificado!»


027:023 Pero el gobernador dijo, «¿Por qué? ¿Qué mal ha hecho?»
        Pero gritaron exageradamente diciendo, «¡Que lo crucifiquen!»


027:024 Así que cuando Pilato se dio cuenta de que no conseguía nada,
        pero en cambio se estaba comenzando un disturbio, tomó agua y
        se lavó las manos ante la multitud diciendo, «Yo soy inocente
        de la sangre[225] de este hombre justo. Ustedes verán[226].»


027:025 Todas la gente contestó, «¡Que su sangre se derrame sobre
        nosotros y sobre nuestros hijos[227]!»


027:026 Entonces les liberó a Barrabás pero Jesús fue azotado y
        entregado para ser crucificado.
027:027 Luego los soldados del gobernador llevaron a Jesús a la tienda
        del Pretor y reunieron a toda la tropa en contra de Él[228].
027:028 Le quitaron la ropa y le pusieron un manto escarlata.
027:029 Le trenzaron una corona de espinas y se la pusieron en la
        cabeza y un vara en la mano derecha; se arrodillaron delante
        de Él y lo ridiculizaron diciendo, «¡Paz, [229]Rey de los
        Judíos!»
027:030 Lo escupieron[230], tomaron una vara y le pegaron en la
        cabeza.
027:031 Después de ridiculizarlo le quitaron el manto y le pusieron su
        ropa y lo llevaron para crucificarlo.


027:032 Cuando salieron encontraron un hombre de Cirene llamado Simón,
        lo obligaron a ir con ellos para que cargara la cruz[231].
027:033 Llegaron a un lugar llamado «Gólgota» que significa, «El lugar
        de la calavera.»
027:034 Le dieron vino amargo[232]. Cuando lo probó no quiso tomar.
027:035 Cuando lo crucificaron se dividieron su ropa entre ellos
        echando suertes, [233]
027:036 y se sentaron y lo vigilaron allí.
027:037 Pusieron escrito sobre su cabeza la acusación en contra de Él,
        « ESTE ES JESÚS, EL REY DE LOS JUDÍOS.»


027:038 Habían dos ladrones crucificados con Él, uno a su derecha y el
        otro a su izquierda.
027:039 Los que pasaban lo blasfemaban moviendo sus cabezas,
027:040 y diciendo, «Tu que destruyes el templo y lo vuelves a
        construirlo en tres días, ¡sálvate a ti mismo! ¡Si eres el
        Hijo de Dios baja de esa cruz!»


027:041 De la misma forma los jefes de los sacerdotes también lo
        ridiculizaban, junto con los escribas, los fariseos[234] y los
        ancianos, diciendo,
027:042 «Él salvó a otros, pero no puede salvarse a si mismo. Si es el
        Rey de Israel, que baje de la cruz ahora, para que creamos en
        Él.
027:043 Él confía en Dios. Que Dios lo libere ahora, si lo aprecia;
        pues Él dijo, `Soy el Hijo de Dios.´»
027:044 También los ladrones que estaban crucificados con Él, le
        hacían el mismo reproche.


027:045 Desde la sexta hora[235] hubo oscuridad sobre toda la tierra
        hasta la novena hora[236]
027:046 Alrededor de la novena hora Jesús grito con fuerte voz, «Elí,
        Elí, ¿lima sabachthani?[237]» Que es, «Dios mio, Dios mio,
        ¿por qué me has abandonado?»


027:047 Algunos de lo que estaban allí, cuando lo escucharon, dijeron,
        « Este hombre está llamando a Elías.»


027:048 De inmediato uno de ellos corrió, tomó una esponja, la llenó
        con vinagre, la puso en una vara y le dio para que bebiera.
027:049 Los demás dijeron, «Déjalo. Veamos si Elías viene a
        salvarlo.»


027:050 Jesús gritó nuevamente con fuerte voz, y entregó su espíritu.
027:051 La cortina del templo se rasgó de arriba a abajo en dos. La
        tierra tembló y se rompieron las rocas.
027:052 Se abrieron las tumbas, y muchos cuerpos de santos que habían
        caído dormidos se levantaron;
027:053 y después de la resurrección de Jesús[238], salieron de las
        tumbas, entraron a la ciudad santa y se aparecieron a muchos.
027:054 Entonces el centurión, y los que estaban con él viendo a
        Jesús, cuando sintieron el temblor, y las cosas que
        ocurrieron, se asustaron mucho y dijeron, «Verdaderamente este
        era el Hijo de Dios.»


027:055 Muchas mujeres estaban mirando desde cierta distancia, ellas
        habían seguido a Jesús desde Galilea y le habían servido.
027:056 Entre ellas estaba Maria Magdalena, Maria la madre de Santiago
        y José, y la madre de los hijos de Zebedeo.
027:057 Cuando llegó la noche, un hombre rico de Arimatea llamado José
        quien era también un discípulo de Jesús llegó.
027:058 Este hombre fue donde Pilato, y le pidió el cuerpo de Jesús.
        Entonces Pilato ordenó que le entregaran el cuerpo.
027:059 José tomó el cuerpo, y lo envolvió en una tela de lino
        limpia[239],
027:060 lo puso en una tumba nueva de su propiedad, que había cavado
        en la roca, rodó una gran piedra en la puerta de la tumba, y
        partió.
027:061 María Magdalena estaba allí, junto con la otra Maria, sentadas
        al otro lado de la tumba.
027:062 Al día siguiente, que era el día después de la Preparación,
        los jefes de los sacerdotes y los fariseos se reunieron con
        Pilato
027:063 y le dijeron, «Señor recordamos lo que ese impostor dijo
        mientras aún estaba vivo: `Después de tres días resucitaré.´
027:064 Ordena entonces que la tumba sea asegurada hasta el tercer
        día, para evitar que tal vez sus discípulos vengan durante la
        noche, lo roben y digan a la gente, `Ha resucitado de la
        muerte;´ y el último fraude sea peor que el primero.»


027:065 Pilato les dijo, «Tienen una guardia. Vayan y asegúrenlo tanto
        como puedan.»
027:066 Así que fueron con la guardia y aseguraron la tumba, sellando
        la roca.


        28



028:001 Después del día Sabático, cuando comenzó el amanecer del
        primer día de la siguiente semana, María Magdalena y la otra
        María fueron a ver la tumba.
028:002 Ocurrió que hubo un gran temblor de tierra, pues un ángel del
        Señor bajó del cielo, fue y rodó la piedra de la puerta y se
        sentó sobre esta.
028:003 Su apariencia era como un rayo, y su vestido blanco como la
        nieve.
028:004 Llenos de temor los guardias temblaron y quedaron como
        muertos.
028:005 El ángel les dijo a las mujeres, «No tengan miedo, pues se que
        buscan a Jesús quien ha sido crucificado.
028:006 Él no está aquí, pues ha resucitado así como había dicho.
        Vengan y vean el lugar donde yacía el Señor.
028:007 Vayan rápido y díganle a sus discípulos, `Él ha resucitado de
        la muerte, y escuchen, irá antes que ustedes a Galilea, allí
        lo verán.´ Les he dicho.»


028:008 Partieron rápidamente de la tumba con gran temor y alegría, y
        corrieron a llevarles la palabra a los discípulos.
028:009 Cuando iban a contarle a los discípulos, Jesús se encontró con
        ellas, y les dijo, «¡Alégrense!»
        Ellas al llegar se arrodillaron, tomaron sus pies y lo
        alabaron.


028:010 Entonces Jesús les dijo, «No se asusten. Vayan y díganle a mis
        hermanos[240] que deben ir a Galilea, y allí me verán.»


028:011 Mientras ellas iban, algunos de los guardias fueron a la
        ciudad, y les dijeron a los jefes de los sacerdotes todas las
        cosas que habían ocurrido.
028:012 Cuando se reunieron con los ancianos, y había tomado consejo,
        le dieron un gran cantidad de monedas de plata a los soldados,
028:013 y les dijeron, «Digan `Sus discípulos vinieron en la noche, y
        lo robaron mientras dormíamos.´
028:014 Si esto llega a los oídos del gobernador, lo convenceremos y
        no tendrán de que preocuparse.»
028:015 Así que tomaron el dinero e hicieron como se les dijo. Este
        mensaje fue difundido entre los judíos y continua hasta este
        día.


028:016 Los once discípulos fueron a Galilea, a las montañas donde
        Jesús los había enviado[241].
028:017 Cuando lo vieron, se inclinaron ante Él[ 242], pero algunos
        dudaron.
028:018 Jesús fue donde ellos y les habló, « Se me ha dado toda
        autoridad en el cielo y sobre la tierra[243].
028:019 Entonces vayan y hagan discípulos de todas las naciones,
        bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo y del
        Espíritu Santo,
028:020 enseñándoles a seguir todas las cosas que les he ordenado.
        Observen, estaré con ustedes siempre, hasta el final de este
        tiempo [244].» Amén.



 --------------



        [1] Versión: 0.9. Damos gracias a Dios. Traducción basada
        especialmente en [WEB]. Los nombres a español han sido tomados
        de [
        DiosHablaHoy]. Algunos cambios en la traducción (anotados en
        pies
        de página) se basan en [DieBibel], [DiosHablaHoy] y
        [Peshitta].
        Hasta el momento han colaborado traduciendo a español,
        comparando y
        corrigiendo: Melissa Giraldo y Vladimir Támara. Las
        comparaciones
        con [TR], [NU] y [MT] son tomadas de [WEB] y fueron realizadas
        por
        Michael Jhonson. Puede buscar una versión más actualizada en
        http:/
        /de.geocities.com/nuestroamigojesus/bdp o ayudar a mejorar
        esta
        traducción en la lista evangelios-dp a la que puede
        suscribirse en:
 http://groups.yahoo.com/group/evangelios-dp



        [2] Cristo (griego) y Mesías (hebreo) ambos significan «El
        ungido.»


        [3] [WEB] dice `exilio,´ [DieBibel] dice `prisión,´
        [DiosHablaHoy]
        dice `en el tiempo en que los israelitas fueron llevados
        cautivos a
        Babilonia,´ [Peshitta] dice `cautiverio.´


        [4] «Jesús» es una variación griega del nombre Judío
        «Yehoshua,»
        que significa «Yah salva.» «Jesús» es también la forma
        masculina de
        «Yeshu`ah,» que significa «Salvación.»


        [5] [WEB] dice `separarla en secreto.´


        [6] [WEB] dice `estará con niño,´ [Peshitta] dice `concebirá.´


        [7] [WEB] dice `no la conoció sexualmente,´ la traducción
        escogida
        aparece en [DieBibel] y [Peshitta].


        [8] [Peshitta] dice `ella.´


        [9] La palabra para «hombres sabios» (magoi) también puede ser
        profesores, sacerdotes, médicos, astrólogos, interpretes de
        sueños
        o hechiceros. [Peshitta] dice `magos.´


        [10] [DieBibel] dice `entre las estados dirigentes de Judá,´ [
        Peshitta] dice `en Judá.´


        [11] [Peshitta] dice `rey.´


        [12] [Peshitta] dice `entre los reyes de mi pueblo Israel.´


        [13] [Peshitta] dice `Misrayin.´


        [14] [Peshitta] dice `sin desear sen consolada.´


        [15] [DieBibel] dice `pues ellos estaban ahí,´ [DiosHablaHoy]
        dice
        `porque ya estaban muertos.´


        [16] En [Peshitta] la frase `y le dijo´ aparece al comienzo
        del
        versículo siguiente.


        [17] En [Peshitta] `diciendo´ está en el versículo siguiente.


        [18] o sumergidos.


        [19] [DieBibel] dice `¿Quién les enseño que podían huir del
        juicio
        que viene?´


        [20] o sumerjo.


        [21] [TR], [NU], [DieBibel] y [Peshitta] agregan «y con
        fuego.»


        [22] [DiosHablaHoy] dice `a quien he elegido.´


        [23] [Peshitta] dice `Espíritu Santo.´


        [24] [WEB] dice `Hazte detrás mio,´ [TR] y [NU] dicen
        `Alejate.´


        [25] [WEB] dice `entregado,´ tanto [DieBibel] como
        [DiosHablaHoy]
        dicen que Juan fue encerrado en la cárcel, [Peshitta] dice
 `arrestado.´



        [26] [Peshitta] dice `de las naciones´


        [27] [Peshitta] dice `una luz se les ha aparecido.´


        [28] [DiosHablaHoy] dice `Vuelvanse a Dios´


        [29] [Peshitta] `oprimidos por el dolor.´


        [30] [Peshitta] dice `lunáticos.´


        [31] [DiosHablaHoy] dice `Dichosos´


        [32] [DieBibel] dice `pobres,´ [DiosHablaHoy] dice `los que
        reconocen su necesidad espiritual.´


        [33] [WEB] dice `gentle´ que podría traducirse como
        `pacíficos,´ la
        traducción escogida es tomada de [DieBibel] (`die keine Gewalt
        anwenden´). [DiosHablaHoy] dice `los de corazón humilde,´
        [Peshitta
        ] dice `meek´ que podría traducirse como `los pacientes,´ o
        `los
 pacificos´



        [34] [DiosHablaHoy] dice `de hacer lo que Dios exige,´
        [Peshitta] y
        [WEB] dicen `righteousness´ que puede ser `justicia´ o
        `rectitud,´
        [DieBibel] dice `Gerechtigket´ que es `justicia.´ Con la frase
        que
        sigue `Porque serán saciados´ parece más apropiado `justicia.´


        [35] Literalmente iota


        [36] Esta parte no esta en [DieBibel], [Peshitta] dice `quien
        mate
        está condenado a juicio.´


        [37] [Peshitta] dice `que provoque el mal genio de su
        hermano.´


        [38] «Raca» es un insulto en Arameo, relacionado con la
        palabra «
        vacío» y que lleva la idea de cabeza-hueca.


        [39] Gehena es otro nombre para infierno, ver nota al pie de
        Marcos
 9,43.



        [40] [Peshitta] dice `que tienes algo contra tu hermano.´


        [41] [DieBibel] agrega `hacia el juez.´


        [42] Ni [DieBibel], ni [DiosHablaHoy] mencionan al fiscal, [
        Peshitta] dice `tu adversario en la ley´.


        [43] [Peshitta] dice `a casa de los cautivos.´


        [44] Literalmente cuadrante (kodrantes). Un cuadrante era una
        pequeña moneda de cobre cuyo valor era cerca de 2 leptones (la
        ofrenda de la viuda), lo que no es suficiente para comprar
        mucho de
 algo.



        [45] [TR] agrega «a los ancianos.»


        [46] [Peshitta] dice `no mentirás en tu juramento.´


        [47] [WEB] dice `sino que harás tus promesas al Señor´,
        [Peshitta]
        dice `sino que completarás tu juramente al Señor,´ [DieBibel]
        dice
        `cumplirás lo que has prometido al Señor.´


        [48] [DiosHablaHoy] dice `lo que se aparta de esto es malo.´


        [49] [WEB] dice `al que es malo.´


        [50] [DiosHablaHoy] dice `a llevar carga una milla.´


        [51] [Peshitta] dice `y a quien desee pedirte prestado no se
        lo
 niegues.´



        [52] [Peshitta] dice `los publicanos.´


        [53] [WEB] dice `recolectores de impuestos,´ [Peshitta] dice
        `publicanos,´ tanto [DieBibel] como [DiosHablaHoy] dicen
        `paganos.´


        [54] En [DiosHablaHoy] dice `practicar su religión,´ dice `su
        Justicia,´ [Peshitta] dice `dar limosna.´


        [55] [DiosHablaHoy] dice `no se lo cuentes ni siquiera a tu
        amigo
        más íntimo.´


        [56] [WEB] dice `deudas,´ [Peshitta] dice `ofensas.´


        [57] [WEB] cide `nuestros deudores,´ [Peshitta] dice `quienes
        nos
        han ofendido´


        [58] [WEB] dice `traspasos,´ [Peshitta] dice `transgresiones.´


        [59] [DieBibel] dice `lombrices,´ [DiosHablaHoy] dice `las
        cosas se
        echan a perder,´ [Peshitta] y [WEB] dicen `óxido.´


        [60] [DieBibel]dice `enfermo.´


        [61] [Peshitta] dice `al dinero.´


        [62] Literalmente un codo.


        [63] [Peshitta] dice `la gente del mundo.´


        [64] [WEB] dice `es la ley y los profetas,´ [DieBibel] dice
        `constan´ y [DiosHablaHoy] dice `mandan.´


        [65] [DiosHablaHoy] dice `para que todos sepan que ya estás
        limpio
        de tu enfermedad.´


        [66] [Peshitta] dice `niño.´


        [67] [Peshitta] dice `niño.´


        [68] En [Peshitta] está conjugado en futuro.


        [69] [WEB] dice `cama.´


        [70] [WEB], [Peshitta] y [DiosHablaHoy] dicen `la casa,´
        [DieBibel]
        dice `su casa.´


        [71] [Peshitta] dice `los hijos de la fiesta de bodas.´


        [72] [DiosHablaHoy] dice `encoge.´


        [73] [Peshitta] dice `vivir.´


        [74] [DiosHablaHoy] dice `que los músicos estaban preparados
        para
        el entierro,´ [Peshitta] dice `a quienes se lamentaban.´


        [75] [WEB] agrega `hacia Él,´ [Peshitta] dice sólo `llamó.´


        [76] [WEB] dice `cuyo apellido era Tadeo,´ [Peshitta] dice
        `quien
        era llamado Tadeo,´ tanto [DiosHablaHoy] como [DieBibel] sólo
        dicen
 `Tadeo.´



        [77] [DiosHablaHoy] dice `el celote,´ [Peshitta] y [WEB] dicen
        `el
        cananita,´ [DieBibel] dice `Simón Cananeo´ y explica en una
        nota al
        pie de página que no es el apellido sino que designa `celote´
        o
 `fanático.´



        [78] [Peshitta] sólo `quien.´


        [79] [DieBibel], [DiosHablaHoy] y [TR] agregan «resuciten los
 muertos.»



        [80] [Peshitta] dice `acumulen.´


        [81] [Peshitta] dice `pregunten.´


        [82] [WEB] dice `en la,´ [Peshitta] dice `a una.´


        [83] [DieBibel] dice `saluden,´ [Peshitta] dice `pidan paz
        para esa
 casa.´



        [84] [Peshitta] dice `a los gentiles.´


        [85] [Peshitta] dice `los matarán.´


        [86] [Peshitta] dice `vivirá´


        [87] Un asarión es una pequeña moneda cuyo valor es un décimo
        de un
        dracma o un dieciseisavo de un denario (aproximadamente el
        jornal
        de un día de trabajo agrícola).


        [88] [DiosHablaHoy] dice `se declara a mi favor delante de los
 hombres.´



        [89] [WEB] dice `enviar paz,´ [Peshitta] dice `traer calma,´ [
        DieBibel] y [DiosHablaHoy] dicen `traer paz.´


        [90] [DiosHablaHoy] dice `lucha.´


        [91] [Peshitta] dice `dividir.´


        [92] [DiosHablaHoy] dice `no merece ser mio.´


        [93] [Peshitta] dice `alma.´


        [94] [DieBibel] dice `porque es un profeta,´ [DiosHablaHoy]
        dice
        `porque habla en nombre de Dios,´ [WEB] dice `en el nombre de
        un
 profeta.´



        [95] [DiosHablaHoy] dice `bueno.´


        [96] [WEB] y [Peshitta] dicen `en el nombre de un discípulo,´
        [
        DiosHablaHoy] dice `por ser seguidor mio.´


        [97] [Peshitta] dice `esperar.´


        [98] [Peshitta] dice `y se les da esperanza a los pobres.´


        [99] [WEB] dice `para tropezar en mí,´ [Peshitta] dice `el que
        no
        es ofendido en mí.´


        [100] [Peshitta] dice `establecerá.´


        [101] [Peshitta] dice `roban´ en lugar de `toman,´
        [DiosHablaHoy]
        dice `y los que usan la fuerza pretenden acabar con él.´


        [102] [DieBibel] dice `Cantamos canciones tristes y ustedes no
        se
        han golpeado el pecho.´


        [103] [WEB] dice `pero la sabiduría es justificada por sus
        hijos,´
        [DiosHablaHoy] dice `Pero la sabiduría de Dios se demuestra
        por
        todos sus resultados,´ [Peshitta] dice `pero la sabiduría se
        justifica por sus obras.´


        [104] [Peshitta] comienza el versículo con `Y Él diría.´


        [105] [Peshitta] agrega `tal vez la gente.´


        [106] [DiosHablaHoy] dice `sencillos.´


        [107] [Peshitta] dice `agradable.´


        [108] [WEB] dice `profanan,´ [Peshitta] dice `ignoran.´


        [109] [Peshitta] dice `a la gente.´


        [110] [Peshitta] dice `una lampara que parpadea.´


        [111] [DiosHablaHoy] dice `sus seguidores´


        [112] [DiosHablaHoy] dice `Por eso ellos mismos demuestran que
        ustedes están equivocados.´


        [113] [Peshitta] dice `se ha acercado a ustedes.´


        [114] [Peshitta] dice `este mundo.´


        [115] [TR] agrega «del corazón.»


        [116] [WEB] dice `Reino de los Cielos.´


        [117] [Peshitta] dice `conoceran.´


        [118] [DieBibel] dice `así con sus ojos no verán/ y con sus
        oídos
        no escucharán,/ entonces con sus corazones/ no comprenderán,/
        así
        que no se convertirán y yo no los sano.´


        [119] [DieBibel] dice `benditos son ustedes.´


        [120] Literalmente tres sata. 3 sata son cerca de 39 litros o
        un
        poco más que un saco.


        [121] [DieBibel] y [Peshitta] dicen `fin del mundo.´


        [122] La palabra `hermanos´ proviene de una palabra que
        también se
        emplea para primos y parientes.


        [123] [WEB] dice `No es legal para ti tenerla,´ [Peshitta]
        dice `No
        es legal que sea una esposa para tí.´


        [124] La noche se dividía de forma equitativa en cuatro
        vigilias,
        así que la cuarta vigilia es aproximadamente entre 3:00 A.M. y
 amanecer.



        [125] Ver Éxodo 3:14.


        [126] [DieBibel] dice `Lo que te debo, lo aclaro como ofrenda
        a
        Dios,´ [DiosHablaHoy] dice `No puedo ayudarte, porque todo lo
        que
        tengo lo he ofrecido a Dios,´ [Peshitta] dice `mi ofrenda es
        lo que
        hubieras ganado de mí.´


        [127] [DiosHablaHoy] dice `y que cualquiera que diga esto, ya
        no
        está obligado a ayudar a su padre o a su madre,´ [Peshitta]
        dice
        `entonces no necesita honrar a su padre o a su madre.´


        [128] [Peshitta] no dice esta parte.


        [129] [WEB] no dice `mientras,´ pero si lo dice [Peshitta]


        [130] [Peshitta] agrega antes `Mi Señor.´


        [131] [DieBibel] dice `Libérala (de su preocupación).´


        [132] [Peshitta] dice `Es claro.´


        [133] [Peshitta] dice `Será invierno.´


        [134] [Peshitta] dice `oscuro.´


        [135] [Peshitta] dice `Es porque no trajimos pan.´


        [136] [WEB] no dice `que es,´ lo dice [Peshitta]


        [137] [Peshitta] dice `que soy un hijo de hombres.´


        [138] [DiosHablaHoy] dice `ningún hombre te lo ha mostrado.´


        [139] El nombre de Pedro, Petro en Griego, es la palabra
        específica
        para roca o piedra.


        [140] Griego, petra, una masa de roca o cama de piedras.


        [141] [Peshitta] dice `y las puertas de Sheol no la
        suyugarán.´


        [142] [DiosHablaHoy] y [Peshitta] dicen `esta visión.´


        [143] [Peshitta] dice `para que todo se cumpla.´


        [144] [Peshitta] dice `tiene un demonio.´


        [145] [Peshitta] dice `y nada prevalecería sobre ustedes.´


        [146] [DieBibel] y [DiosHablaHoy] omiten esta parte
        agregándola
        como nota al pie.


        [147] [Peshitta] dice `traicionado.´


        [148] Un didracma es una moneda griega de plata cuyo valor son
        2
        dracmas, casi tanto como 2 denarios romanos, o 2 días de
        jornal.
        Era usado comúnmente para pagar el impuesto del templo de
        medio
        shekel, porque 2 dracmas correspondían al valor de medio
        shekel de
        plata. [Peshitta] agrega `para impuestos.´


        [149] [DiosHablaHoy] dice `súbditos.´


        [150] [WEB] dice `no hagamos que tropiecen,´ la traducción
        escogida
        es tomada de [Peshitta].


        [151] Un stater es una moneda de plata equivalente a cuatro
        attics
        o dos dracmas alejandrinos, o un shekel Judío: justo lo
        suficiente
        para cubrir el impuesto de templo de medio shekel para dos
        personas. [Peshitta] dice sólo `moneda.´


        [152] o infierno.


        [153] [DieBibel] y [DiosHablaHoy] no agregan este versículo,
        lo
        mencionan al pie de página, de acuerdo a [DieBibel] sólo
        aparece en
        algunos textos. En [Peshitta] si está.


        [154] [WEB] dice `asamblea,´ [Peshitta] dice `congregación.´


        [155] [Peshitta] dice `setenta y site.´


        [156] Diez mil talentos representa una suma de dinero
        extremadamente cuantiosa, es equivalente a cerca de 60,000,000
        denarios, donde un denario era el salario típico de un día de
        trabajo agrícola.


        [157] 100 denarios son como un sexto de un talento.


        [158] [Peshitta] dice `al otro lado.´


        [159] [Peshitta] dice `sin un cargo de adulterio.´


        [160] [WEB] dice `Si este es el caso del hombre con su esposa,
        no
        es necesario casarse,´ la traducción escogida es tomada de [
 Peshitta].



        [161] [WEB] dice `tales,´ [DieBibel] dice `a hombres como
        ellos,´ [
        Peshitta] dice `a quienes son como ellos.´


        [162] [DiosHablaHoy] dice `¿Por qué me preguntas acerca de lo
        que
        es bueno? Bueno solamente hay uno.´


        [163] [WEB], [Peshitta] y [DiosHablaHoy] dicen `perfecto,´ la
        traducción escogida es tomada de [DieBibel].


        [164] [WEB] dice `era alguien con muchos bienes,´ la
        traducción
        escogida es tomada de [Peshitta].


        [165] [WEB] dice `un rico entrará al Reino de Dios con
        dificultad,´
        traducción escogida tomada de [Peshitta].


        [166] [Peshitta] dice `una cuerda.´


        [167] [Peshitta] dice `ganar vida.´


        [168] [WEB] dice `regeneración,´ [DiosHablaHoy] dice `cuando
        llegue
        el tiempo en que todo sea renovado,´ [DieBibel] dice `cuando
        el
        mundo sea creado de nuevo,´ [Peshitta] dice `el nuevo mundo.´


        [169] Un denario es una moneda plateada Romana que equivale a
        un
        veinticincoavo de un aureus Romano. Este era el pago común por
        un
        día de trabajo de un campesino.


        [170] El tiempo se media de amanecer a atardecer, así que la
        tercera hora era cerca de las 9:00 A.M.


        [171] [Peshitta] pone `Así que fueron a la viña´ al comienzo
        del
        siguiente versículo.


        [172] mediodía y 3:00 P.M.


        [173] 5:00 P.M.


        [174] [DieBibel] dice `cuando los primeros estaban en la
        fila.´


        [175] Tanto [DieBibel] como [DiosHablaHoy] dicen `injusticia.´


        [176] [DiosHablaHoy] dice ¿O es que te da envidia que yo sea
 bondadoso?



        [177] Esta parte no aparece en [DiosHablaHoy], y aparece en [
        DieBibel] como pie de página.


        [178] [WEB] dice `Ustedes saben que los gobernantes de las
        naciones
        mandan sobre estas, y los grandes ejercen autoridad sobre
        estas,´ [
        Peshitta] dice `los dirigentes de los gentiles son señores
        sobre
        ellos y sus nobles tienen autoridad sobre ellos,´ la
        traducción
        usada es tomada de [DieBibel].


        [179] [TR] dice «que sea» en lugar de «será.»


        [180] [WEB] dice `y de inmediato lo enviará,´ la traducción
        elegida
        es tomada de [DieBibel].


        [181] [WEB] dice `una nación,´ [Peshitta] dice `gente.´


        [182] [Peshitta] dice `con una pregunta.´


        [183] [WEB] dice `Herodianos.´


        [184] [WEB] dice `la tuvieron,´ [Peshitta] dice `se casaron
        con
 ella.´



        [185] [DieBibel] dice `maestro de la ley.´


        [186] [DieBibel] dice `Hasta que deje a tus enemigos bajo los
        pies.
 ´



        [187] [DiosHablaHoy] dice `Les gusta llevar en la frente y en
        los
        brazos porciones de las Escrituras escritas en anchas tiras.´


        [188] [Peshitta] no dice `el Cristo.´


        [189] [DiosHablaHoy] dice `jefes.´


        [190] Algunos manuscritos griegos invierten el orden de los
        versos
        13 y 14, y algunos omiten el verso 13, numerando el 14 como
        13. [
        DieBibel] no tiene el 14, numera el 14 como 13.


        [191] [Peshitta] dice `es culpable.´


        [192] [WEB] dice `el regalo,´ [Peshitta] dice `la ofrenda.´


        [193] [WEB] dice `y por el que estaba viviendo en él,´
        [Peshitta]
        dice `lo habita.´


        [194] Comino es una semilla aromática del cuminum cyminum,
        parecido
        a la alcaravea en sabor y apariencia. Es usado como especia.


        [195] [TR] dice «auto-indulgencia» en lugar de «injusticia,» [
        DiosHablaHoy] dice `avaricia,´ [Peshitta] dice `extorsión.´


        [196] [DiosHablaHoy] dice `Terminen de hacer, pues, lo que sus
        antepasados comenzaron.´


        [197] [DieBibel] dice `edificio del templo.´


        [198] [Peshitta] dice `de las preocupaciones.´


        [199] [DieBibel] dice `la desobediencia de las leyes de Dios´


        [200] [DiosHablaHoy] dice `aquí está escondido.´


        [201] O águilas.


        [202] La palabra para «generación» (genea) también puede
        traducirse
        como «raza.» [Peshitta] dice `tribu.´


        [203] Tanto [DieBibel] como [DiosHablaHoy] agregan `ni el
        Hijo.´


        [204] [Peshitta] dice `en dos.´


        [205] [DiosHablaHoy] dice `despreocupadas´ y `previsoras.´


        [206] Ni [DieBibel], ni [Peshitta], ni [DiosHablaHoy] dicen
        `en la
        que el Hijo del Hombre vendrá.´


        [207] La palabra para «hermanos» aquí también puede traducirse
        correctamente como «hermanos y hermanas»


        [208] [Peshitta] agrega `pequeños.´


        [209] [Peshitta] dice `alfarero.´


        [210] [DieBibel] dice `le pagaron,´ [Peshitta] dice `le
 prometieron.´



        [211] [WEB] no dice `fiesta,´ lo dice [Peshitta].


        [212] [DiosHablaHoy] dice `Uno que moja el pan en el mismo
        plato
        que yo.´


        [213] [TR] dice «bendijo» en vez de «dio gracias.»


        [214] [Peshitta] dice `ofrecido alabanza.´


        [215] [DieBibel] dice `Pero Jesús calló.´


        [216] [DieBibel] y [Peshitta] dicen `otra empleada.´


        [217] [WEB] dice `¿Qué es para nosotros? Míralo tu.´


        [218] [Peshitta] dice `templo.´


        [219] [Peshitta] dice `el campo del alfarero.´


        [220] [Peshitta] omite `Jeremías.´


        [221] [Peshitta] dice `tomé.´


        [222] [Peshitta] dice `del precioso.´


        [223] [Peshitta] dice `acordado por los hijos de Israel.´


        [224] [Peshitta] dice `Y las dí.´


        [225] [DiosHablaHoy] dice muerte


        [226] [Peshitta] dice `hagán como les plazca.´


        [227] [DiosHablaHoy] dice `Nosotros y nuestros hijos nos
        hacemos
        responsables de su muerte.´


        [228] [DiosHablaHoy] y [DieBibel] dicen `alrededor de Él.´


        [229] [WEB] dice `Salve,´ [Peshitta] dice `Paz.´


        [230] [Peshitta] agrega `en el rostro.´


        [231] [DiosHablaHoy] dice `cargara la cruz con Jesús.´


        [232] [DiosHablaHoy] dice `mezclado con hiel.´


        [233] [TR] añade «para que se cumpliera lo dicho por los
        profetas:
        `Se dividieron mi ropa entre ellos, y por mi ropa echaron
        suertes;´
        » [ver Salmo 22:18 y Juan 19:24].


        [234] [TR], [DieBibel] [DiosHablaHoy] omiten «los fariseos,»


        [235] Mediodía.


        [236] 3:00 P.M.


        [237] [TR] dice «lama», [DieBibel] dice «lema sabachtani», [
        DiosHablaHoy] dice «lema sabactani,» [Peshitta] no dice esta
        parte,
        sólo lo que significa.


        [238] [WEB] dice `de su resurrección.´ La traducción escogida
        concuerda con la de [DieBibel] y [DiosHablaHoy].


        [239] [Peshitta] dice `fina.´


        [240] La palabra para «hermanos» también podría traducirse
        como «
        hermanos y hermanas», ver nota de Mateo 13,55.


        [241] [Peshitta] dice `había acordado encontrarlos.´


        [242] [Peshitta] dice `lo alabaron.´


        [243] [Peshitta] agrega `y como me ha enviado mi Padre los
        envio a
 ustedes.´



        [244] [Peshitta] dice `el fin del mundo.´


 Bibliografía



        [DieBibel] Einheitsübersetzung der Heiligen Schrift. Die
        Bibel.
        Gesamtausgabe. Otto Knoch, Heinrich Arenhe, Gerhard Barth, et
        al.
        Verlag Katholissches Bibelwerk GmbH. 1980. Todos los derechos
 reservados.



        [DiosHablaHoy] Dios Habla Hoy. La Biblia. Sociedades bíblicas
        unidas. 1995. Todos los derechos reservados.


        [Peshitta] Peshitta Aramaic/English Interlinear New Testament.
        Paul
        D. Younan. http://www.peshitta.org/ Permite uso o reproducción
        de
        cualquier parte en cualquier forma sin permiso previo.


        [WEB] World English Bible Michael Johnson con base en American
        Standard Bible de 1911. http://www.ebible.org 2002. Dominio
 público.



        [Elberfelder] Johannes Evangelium: mit Erklärungen von Werner
        Heukelbach. Elberfelder. Missionswerk Werner Heukelbach. Todos
        los
        derechos reservados.


        [esv] Las sagradas Escrituras Versión Antigua. Russell Martin
        Stendal. Copyright (c) 1999. Puede ser usada libremente
        siempre y
        cuando su contenido no sea alterado.


        [TR] Textus Receptus. Greek New Testament underlying the King
        James
 Version.



        [NU] Nestle-Aland ed. 27/UBS ed. 4.


        [MT] Majority Text Greek New Testament.



 -------------------------------------------------------------------





*** End of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Buena Nueva de acuerdo a Mateo: Traducción de dominio público abierta a mejoras" ***

Doctrine Publishing Corporation provides digitized public domain materials.
Public domain books belong to the public and we are merely their custodians.
This effort is time consuming and expensive, so in order to keep providing
this resource, we have taken steps to prevent abuse by commercial parties,
including placing technical restrictions on automated querying.

We also ask that you:

+ Make non-commercial use of the files We designed Doctrine Publishing
Corporation's ISYS search for use by individuals, and we request that you
use these files for personal, non-commercial purposes.

+ Refrain from automated querying Do not send automated queries of any sort
to Doctrine Publishing's system: If you are conducting research on machine
translation, optical character recognition or other areas where access to a
large amount of text is helpful, please contact us. We encourage the use of
public domain materials for these purposes and may be able to help.

+ Keep it legal -  Whatever your use, remember that you are responsible for
ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just because
we believe a book is in the public domain for users in the United States,
that the work is also in the public domain for users in other countries.
Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we
can't offer guidance on whether any specific use of any specific book is
allowed. Please do not assume that a book's appearance in Doctrine Publishing
ISYS search  means it can be used in any manner anywhere in the world.
Copyright infringement liability can be quite severe.

About ISYS® Search Software
Established in 1988, ISYS Search Software is a global supplier of enterprise
search solutions for business and government.  The company's award-winning
software suite offers a broad range of search, navigation and discovery
solutions for desktop search, intranet search, SharePoint search and embedded
search applications.  ISYS has been deployed by thousands of organizations
operating in a variety of industries, including government, legal, law
enforcement, financial services, healthcare and recruitment.



Home