Home
  By Author [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Title [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Language
all Classics books content using ISYS

Download this book: [ ASCII | HTML | PDF ]

Look for this book on Amazon


We have new books nearly every day.
If you would like a news letter once a week or once a month
fill out this form and we will give you a summary of the books for that week or month by email.

Title: Descripcion é historia del castillo de la aljafería - sito  extramuros de la ciudad de Zaragoza
Author: Nougués Secall, Mariano, 1808-1872
Language: Spanish
As this book started as an ASCII text book there are no pictures available.
Copyright Status: Not copyrighted in the United States. If you live elsewhere check the laws of your country before downloading this ebook. See comments about copyright issues at end of book.

*** Start of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Descripcion é historia del castillo de la aljafería - sito  extramuros de la ciudad de Zaragoza" ***

This book is indexed by ISYS Web Indexing system to allow the reader find any word or number within the document.



produced from scanned images of public domain material


[Nota del transcriptor: La ortografía del original fue conservada.]



DESCRIPCION

É

HISTORIA

DEL

CASTILLO DE LA ALJAFERÍA

SITO

extramuros de la ciudad de Zaragoza.

_ZARAGOZA._

ESCRITA

POR

_El Dr. D. Mariano Nougues Secall,_

_Abogado del ilustre colegio de Zaragoza, Censor y socio de mérito
literario de la Sociedad Aragonesa, catedrático de Economia Política de
la misma. Académico de honor de las de nobles artes de S. Fernando y S.
Luis, Fiscal de la última y de la Capitania General de Aragon, Auditor
honorario, presidente y Académico de mérito de la Academia
Juridico-práctica Aragonesa._

ZARAGOZA:

_IMPRENTA DE ANTONIO GALLIFA._

Año de 1846.


* * *
_Etenim tibi multa vetustas
Scire dedit._ Ovid.

Que traduzco:

_La antigüedad, oráculo y escuela,
Los mas curiosos hechos nos revela._

* * *

Es propiedad del autor, quien perseguirá ante la ley al que reimprimiere
esta memoria.



PRÓLOGO.


No me parece desacertado que me detenga á manifestar el motivo de haber
escrito esta obrita, si tal dictado merece la ligera reseña de las
antigüedades del Castillo de la ALJAFERIA. Ya indico en la introduccion
que habiéndose anunciado la venida de S. M. doña ISABEL 2.ª en el verano
de 1844 subí á la sala de SANTA ISABEL en compañía del Excmo. Señor
Capitan General, quien habló de adornarla si S. M. se dignaba honrar el
Castillo con su presencia; á lo que yo repuse que tambien era de
necesidad descifrar los letreros y espilcar todas sus antigüedades. Debí
á S. E. la atencion de que se dirigiese á mí para desempeñar este
encargo, y á los pocos dias presenté á S. E. una relacion succinta: pero
al mismo tiempo, por si todavía lo hubiese para perfeccionarla, solicité
que se me franqueasen en el archivo de la Corona de Aragon en Barcelona
los documentos relativos á este edificio, y así se le otorgó á S. E.
como lo manifiestan las comunicaciones que se copian en la nota 1.ª del
apéndice, debiendo al bondadoso é ilustrado archivero el Señor D.
Próspero Bofarull la remesa de cuanto creyó debiera convenirme. Entre
tanto recordé varios hechos históricos y registré mis apuntes, formando
por fin con copia de mas datos la obrita que ahora doy á luz. El
hallazgo del libro manuscrito de Marcuello, dió lugar á que se pensase
en estampas: el Sr. General Breton deseoso del esplendor de una obra que
habia de ponerse en manos de la Reina, aprobó la idea, y el teniente
coronel de ingenieros D. Pedro Ortiz de Pinedo, á virtud de una
excitacion de S. E. se prestó á cuanto le exigí para la formacion de
algunos dibujos[1]. Ya iba á imprimirse este opúsculo, cuando se
suspendió egecutarlo con motivo de haber creido S. E. que no llegaria á
tiempo para entregarse á S. M. á su paso por esta capital. El viage se
retardó, y me consta que S. E. sintió verse privado de esta
satisfaccion, y de que yo pudiera hacer este insignificante obsequio á
mi Reina, que por fin me he decidido á dedicárselo por mí solo con
aumento de láminas, aunque fuera de la oportunidad que lo hubiera hecho
mas apreciable. El que sepa que además de los negocios de mi profesion
de abogado, de los que pesaban sobre mí como síndico 1.º de esta
capital, y de las innumerables causas de vagos cuyo exámen se me
encargó, he compuesto este opúsculo en momentos interrumpidos, y sin
poder volver á reconocer detenidamente algunos de los volúmenes, que
tengo leídos en los años de mi juventud; disimulará indudablemente los
defectos que encuentre, y ya que no considere de mérito este trabajo, no
podrá menos de hacer justicia á mi laboriosidad, al celo que muestro por
recordar las glorias de mi patria, y al interés que tomo en todo lo que
puede ser grato á S. M. Los que no están instruidos en la historia
verán, despues de leída mi obra, lo que antes no veian en el Castillo de
la ALJAFERIA: los literatos solo encontrarán algunos materiales que
podrán utilizar para el esclarecimiento de la historia, la cual no puede
perfeccionarse sino dirigiéndo las investigaciones á puntos
determinados. No tengo la pretension del acierto: solo deseo que no se
olvide la pureza de mis intenciones. Mi única ambicion es, que no
continúen tan ignoradas las riquezas anticuarias que todavía poseemos, y
que con este recuerdo los aragoneses recobren su primitivo entusiasmo,
teniendo presente lo que fueron en otro tiempo, y llamar la atencion del
Gobierno sobre un alcázar en el que restaurada la sala de SANTA ISABEL y
la mezquita, entrarian sin cesar infinitos estrangeros á examinar dos
monumentos de tan diversas épocas y de tan distintas manos, conservados
simultaneamente para formar dos páginas de nuestra historia, pues los
pueblos, como dice un escritor, se conocen mejor por las obras, que son
crónicas de piedra, que no por las narraciones de sus historiadores.


_Primera Secretaria del Despacho de Estado._

_Accediendo la Reina Ntra. Sra. á la solicitud de V. se ha dignado
autorizarle para que la dedique la memoria que ha compuesto bajo el
título de_ Descripcion é Historia del Castillo de la Aljafería.--_De
Real órden lo digo a V. para su conocimiento. Dios guarde á V. muchos a
años. Madrid 12 de marzo de 1846.--El Marqués de Miraflores--Sr. D.
Mariano Nouguis Secall.--_

_Zaragoza._



ÍNDICE

de los capítulos y notas que contiene esta memoria.


INTRODUCCION.

Capítulo 1.º Descripcion general de la ALJAFERIA. Su planta
(_lámina 1.ª_).

Capítulo 2.º Diversidad de su arquitectura y épocas de la
misma: fortificacion etc.

Capítulo 3.º Descripcion especial de las partes de este edificio:
de la antigua mezquita: (_lámina 3.ª_) de
la sala de SANTA ISABEL: (_lámina 4.ª_) é inmediatas:
inscripciones que se leen en sus frisos etc.

Capítulo 4.º Significado del lema TANTO MONTA (_lámina 5.ª_).

Capítulo 5.º Descripciones que hacen de este edificio nuestros
escritores antiguos.

Capítulo 6.º De la época en que se construyó la ALJAFERIA
y por quién: destino que le dieron los moros.

Capítulo 7.º Del Castillo de la ALJAFERIA despues de la
conquista, de Zaragoza por D. Alonso el Batallador:
establecimiento de su capilla y dotacion
de sus capellanes.

Capítulo 8.º De los huertos y aguas de la ALJAFERIA.

Capítulo 9.º Esmero de los reyes aragoneses en la conservacion
de la ALJAFERÍA. Relacion de los documentos
antiguos que hablan de su reparacion
y de la casa de fieras.

Capítulo 10. Del nacimiento de SANTA ISABEL; su bautismo
y sus cartas.

Capítulo 11. Del establecimiento de la Inquisicion en la
ALJAFERIA y formalidades de los autos de fé.

Capítulo 12. Fiestas que se celebraron en la ALJAFERIA con
motivo de las coronaciones de diversos reyes.

Capítulo 13. De las fiestas que se celebraron en la ALJAFERIA
con motivo de las coronaciones de las reinas.

Capítulo 14. De las personas que estuvieron presas en la
ALJAFERIA y succesos lamentables que ocurrieron
dentro de este alcázar. Se refiere la prision
del General Guillelmi.

Capítulo 15. De la visita que S. M. Doña Isabel 2.ª hizo al
Castillo de la ALJAFERIA en 27 de julio de 1845.

Capítulo 16. De lo que debería egecutarse para conservar y
reparar las preciosidades de este edificio.

NOTA 1.ª

NOTA 2.ª Modo de orar los árabes.

NOTA 3.ª Genealogia de los reyes árabes de Zaragoza segun
Masdeu, Conde, Zurita y Blancas.

NOTA 4.ª Documentos relativos al Monasterio de Crason.

NOTA 5.ª Documento relativo al sueldo del capellan.

NOTA 6.ª Documentos relativo al establecimiento de capellanias y
presentacion de algunas.

NOTA 7.ª Presentacion de una.

NOTA 8.ª Relativos á la capellania del Pilar.

NOTA 9.ª Agua concedida á Torrellis.

NOTA 10. Agua comprada por el rey D. Jaime 2.º á unos
menores.

NOTA 11. Agua concedida al monasterio de religiosas de predicadores.

NOTA 12. Nombramiento de un arquitecto sarraceno; órden de
reparar la ALJAFERIA.

NOTA 13. Asignacion de ciertos réditos para la reparacion del
castillo de la ALJAFERIA.

NOTA 14. Sobre las fieras de la ALJAFERIA.

NOTA 15. Cartas de SANTA ISABEL.



INTRODUCCION.


_El hombre se deferencia principalmente de los demás animales en que no
solo vive en el tiempo presente, sino alimenta su espíritu con la
memoria de lo pasado y con los conceptos de lo venidero. Al sentar su
planta en el suelo de cualquiera pais que recorre, si se halla ilustrado
con la antorcha de la historia, recuerda las naciones que lo poblaron,
los hechos gloriosas que acontecieron; pero cuando principalmente su
imaginacion siente una impresion vaga y respetuosa, es cuando entra en
aquellos monumentos antiguos, en aquellas obras que han sobrevivido á
tantos siglos, y que se presentan en el dilatado curso de los años, como
las islas sembradas en las vastas llanuras del océano, que ofrecen á los
navegantes un asilo para su descanso, y un manantial de recuerdos y
meditaciones. Uno de los objetos que prestan vasta materia para
consideraciones profundas, es el edificio situado al poniente de esta
ciudad y conocido con el nombre de_ CASTILLO DE LA ALJAFERIA. _Al pasar
por sus cercanias se presentan con rapidez, como en una óptica, las
deliciosas escenas que ocurririan en tiempo de los reyes moros, la grave
austeridad con que vivieran nuestros aguerridos monarcas rodeados de sus
ricos hombres, mesnaderos y almogávares, los melancólicos y doloridos
ayes de los condenados por la Inquisicion, que allí se puede decir tuvo
casi su primer asiento en este reino, y las amarguras de los que
gimieron en sus calabozos durante la guerra de la independencia y
nuestras discordias civiles, no pudiendo recordar sino con horror los
sacrificios que se tributaron con el frio aparato de la justicia al
númen feroz de las represalias. Varias veces he manifestado lo útil que
seria no abandonar á la frágil tabla de la tradicion, las memorias que
se conservan sobre el antiguo palacio de nuestros reyes; y cediendo á la
insinuacion que me hizo el Excmo. Sr. Capitan General de este egército y
reino D. Manuel Breton, en una de las visitas de cárcel, en que le
acompañé como fiscal de la auditoría, cuando con motivo de anunciarse en
1844 la venida de S. M. de regreso de Barcelona, recorrió S. E. el
departamento llamado de_ SANTA ISABEL; _me he resuelto á hacer este
trabajo sencillo, y en el que despues de dar una idea del actual estado
de la_ ALJAFERÍA, _he recopilado las noticias que se conservan en
algunos escritores y documentos antiguos acerca de este monumento, y las
que he conseguido proporcionarme con reiteradas investigaciones._

[imagen: Lam. 1ª.

Planta de la Aljafería &cª.

Indicacion del piso segundo y parte del primero del Castillo de la
Aljaferia en Zaragoza.]

ESPLICACION.


1. Rediente.

2. Foso.

3. Anden.

4. Puente.

5. Entrada principal.

6. Cuerpo de alojamientos y habitaciones en el 2.º piso.

7. Subida al cuarto del oficial de guardia y entresuelos.

8. Primer patio.

9. Iglesia.

10. Pórtico.

11. Paso al 2.º patio.

12. Segundo patio.

13. Entrada á la escalera principal.

14. Escalera principal.

15. Grande patio de artilleria.

16. Hueco de una escalera.

17. Cocinas de tropa.

18. Almacen de municiones.

19. Corredor.

r. Habitaciones reales.

c. Salon de Santa Isabel.

y. Planta baja de la antigua Mezquita.

y. Alcoba donde nació Santa Isabel infanta de Aragon y Reina de
Portugal.



A LA REINA DE LAS ESPAÑAS.


Comenzaré mi dedicatoria con unas palabras semejantes á las que empleó
Labruyére al principio de sus famosos CARACTÉRES. Devuelvo, decia, al
público lo que él mismo me ha prestado; y yo tambien digo, que devuelvo
á V. M. una obra que le pertenece, por que V. M. la inspiró, por que V.
M. la hizo llevar á cabo, y por que á nadie con mejor título que á una
Isabel corresponde este opúsculo, que tiene por objeto referir las
grandezas de un edificio, cuya memoria eternizaron dos reinas del mismo
nombre: la una santificándolo, por decirlo así, con su nacimiento y la
otra decorándolo con una magnificencia que causa admiracion despues de
tres siglos y medio. Dígnese, pues, V. M. aceptar una ofrenda, que es
regia por las materias de que trata, y que tiene tambien esta cualidad
por el puro amor que profesa á su Reina el que escribió estas
desaliñadas páginas. Zaragoza 28 de julio de 1845.

Señora:

P. A. L. R. P. de V. M.

_Mariano Nougués Secall._



CAPÍTULO PRIMERO.

DESCRIPCION GENERAL DE LA ALJAFERÍA.


El CASTILLO DE LA ALJAFERÍA, que no puede llamarse ciudadela ni por su
posicion, ni por sus fortificaciones, se halla situado á la parte
occidental de Zaragoza á la derecha del Ebro, entre este rio y la
concurrencia de los caminos reales de Madrid y Pamplona, cuya linea
dista tan poco que puede considerarse como tangente al foso: casi al
nivel de éste y al pie del terraplen que lo forma por la fachada, se
estiende la vega hasta el Ebro que corre á distancia de ochocientas á
nuevecientas varas próximamente, y en direccion paralela. Por la
oriental dista como unas doscientas cincuenta varas de la puerta llamada
del Portillo enfilándola el baluarte ó ángulo del sud de dicha fachada.
El plano que se acompaña con el número 1.º, da una idea de su situacion
con respecto á la ciudad y su huerta, y asimismo de su figura y
proporciones, aunque no alcanza á presentar las corrientes del Ebro.

La planta actual de la ALJAFERÍA es un cuadrilátero de ciento cuarenta
varas de largo, y de ciento treinta de ancho con chaflanes ó ángulos
ochavados mas irregular de lo que aparenta, sobre cuyas bases paralelas
se levantan las fachadas de norte y sud; la primera de ciento trece
varas de longitud, y de ciento catorce la segunda; sobre la altura ó
lado perpendicular se eleva la fachada de occidente en longitud de cien
varas, y en todo el oblicuo restante apoya la fachada principal al
oriente, formando con la del sud ángulo de noventa y siete grados.

Su grande distribucion interior está iluminada y ventilada por cinco
patios descubiertos y diferentes patinejos sin simetria en su colocacion
unos respecto de otros, aunque tienen sus plantas bastante regulares.
Los tres mas espaciosos son: el primero entrando por la puerta del
principal y á las veinte y cinco varas de la misma, que es el de la
iglesia, cuadrado de diez y ocho varas de lado. Por éste y enfilando con
la puerta de poniente se comunica al 2.º, que es el del centro ó de
Santa Isabel, rectángulo de diez y ocho varas de este á oeste por
treinta y dos de norte á sud. Comunica con el 3.º, (el de poniente ó de
la maestranza,) trapécio prolongado de norte á sud de cincuenta y seis
varas de longitud proporcional por veinte y ocho de latitud ó altura.
Este gran patio da entrada á otro situado al sud, rectángulo de diez y
seis varas de longitud de este á oeste por ocho de latitud. El último se
halla comprendido entre las crugías dobles del ángulo obtuso, ó sea el
que forman las fachadas de sud y este: es un rectángulo de treinta y dos
varas de longitud de norte á sud por diez y ocho de latitud, aumentado
su lado del sud hasta veinte, y cinco varas hácia el oeste por la
escuadría que forma en su ángulo entrante á las veinte y dos varas de su
longitud, siendo esto cuanto comprende en globo la ignografía del
edificio habitable.



CAPÍTULO SEGUNDO.

_DIVERSIDAD DE SU ARQUITECTURA_

y épocas

de la misma: fortificacion &c.


En este edificio se dejan ver cuatro clases de fábrica distintas, que
denotan las principales alteraciones que ha sufrido ya por reparos, ya
por modificaciones, ya finalmente por aumentos hechos en él, llevando
cada una marcado el sello de la época en que se verificó. La mas antigua
corresponde á la dominacion sarracena y se advierte en un local que
indudablemente fué mezquita ú oratorio de sus soberanos, y en los restos
de tres arcos que se conservan en la parte del sud del patio llamado de
Santa Isabel.

A la época que medió desde que los reyes de Aragon se apoderaron de este
alcázar hasta los Reyes Católicos, debe pertenecer lo que ocupa el
cuerpo de artilleria en el patio de Santa Isabel para almacenes y las
columnas ó pilares ochavados que se hallan en el lado del norte.

Al reinado de los reyes católicos D. Fernando y Doña Isabel corresponden
la escalera de la habitacion régia, su entrada, los salones artesonados
y demás dependencias.

El resto del edificio se advierte ser del tiempo de Felipe V. en
adelante, cuyo reinado está mas espresivamente marcado en los trofeos
militares de alto relieve, que se dejan ver sobre la entrada de la parte
baja del almacen de artilleria número 4, descendiendo desde aquí hasta
la grande renovacion que fué sufriendo sucesivamente, y que se completó
en 1772[2], de cuya época son todos los ornatos del exterior, los
pabellones del lado del este, la sala de armas y los cuarteles de oeste,
norte y sud. La torre ó campanario parece ser aun mas moderna, y á la
iglesia no se le puede asignar época fija por participar de caractéres
diferentes.

Los límites de este edificio en lo antiguo debieron ser menos estensos
que en el dia, y el aumento que recibió últimamente en la renovacion de
1772 fué, segun parece, por el lado del este el fondo de los pabellones,
por el oeste, norte y sud los cuarteles de estos tres lados: y así nos
lo hace presumir con sobrado fundamento un muro de bastante espesor, que
corre generalmente por el interior en la longitud de los mencionados
cuarteles, con un torreon circular de alto en bajo del edificio en el
del norte, otro en el del oeste, otro en el del sud, y otro en el ángulo
que forma el del norte con el del oeste, quedando todos cuatro ocultos
en el interior del edificio.

[imagen: Lam. 2ª. Vista geometrica de la fachada principal de Castillo de la
Aljaferia en Zaragoza.]

Su fábrica es de ladrillo á cara vista en sus paredes exteriores, y aun
en muchas de las de adentro, aunque en lo interior se notan tambien
algunas de tierra y grava, que demuestran las diversas épocas de la
construccion de este alcázar: su arquitectura es sencillísima, pues la
decoracion general consiste en fajas perpendiculares á imitacion de
pilastras entre sus vanos, interrumpidas horizontalmente por otras
estrechas, ó sean listeles que corren todo el edificio manifestando la
division de sus pisos. Las ventanas son de una proporcion séria, y no
llevan otro adorno que un marco sencillo sin moldura alguna, á excepcion
de la fachada principal, en cuya crugía se hallan distribuidos los
pabellones de gefes y oficiales con balcones adornados de marcos con
molduras y frontispicios, cuya arquitectura puede corresponder al siglo
diez y ocho, y seguramente será en el último atendida la renovacion que
se hizo de este edificio en 1772 segun se ha manifestado, en cuyo año se
le dió la planta que hoy conserva, habiendo quedado muy poco del tiempo
de los moros y del de los reyes de Aragon. Su vista es elegante y
graciosa por la parte de la ciudad y no deja de realzarla
extraordinariamente la torre de la iglesia. La estampa número 2.º
presenta su imágen con semejanza por su frente ó fachada principal.

Su fortificacion actual seria insignificante sino le defendiese su gran
foso, pues solo consiste en sus cuatro cortinas construidas á barbeta
sobre el muro de la escarpa, que avanza del edificio cinco varas,
formando un camino cubierto y paseo que corre por todo el perímetro. Los
baluartes de los cuatro ángulos fueron destruidos en 1813 y 14: el que
dá frente al cuartel de caballeria, se voló en 1813 cuando el ejército
español sitiaba este castillo, en el que el general París habia dejado
una corta guarnicion: un comandante francés de artilleria, segun oí,
disparó un pistoletazo sobre las municiones, y saltó hecho trozos aquel
rebellin: los restantes fueron deshechos y terraplenado parte del foso
por una órden que expidió el general Wellington para que se destruyesen
los fuertes que ocuparon los franceses.

Su entrada única era antes un puente de ladrillo y en la actualidad otro
fijo de madera, que ha sido reparado por reclamacion directa al
ministerio del Excelentisimo señor general D. Manuel Breton. La cabeza
cerrada por un rastrillo se halla defendida por un rediente aspillerado
para fusileria, donde hay un cuerpo de guardia para una avanzadilla, y á
derecha é izquierda dos rastrillos en las dos rampas suaves que en
latitud de cinco varas conducen al foso.

Éste es bueno y tiene de anchura de veinte y seis á veinte y siete varas
en toda la circunferencia, excepto en la fachada principal que cuenta
unas veinte y ocho: su profundidad es de unas ocho varas próximamente:
perpendiculares la escarpa y contraescarpa; la primera de buena fábrica
de ladrillo y mamposteria, y la segunda revestida y revocada ha muy
pocos años. La construccion del foso no data sino de la época del señor
D. Felipe V que convirtió este edificio en fortaleza. De contado esta
defensa no existia en tiempo de Felipe II aun cuando existiese muro[3],
del que se encuentran vestigios, como se ha manifestado, pues cuando se
alborotó el pueblo de Zaragoza con motivo de la traslacion de Antonio
Perez desde la cárcel de manifestados al Castillo de la Aljaferia, le
pusieron fuego por todas partes, rodeándolo mas de tres mil hombres que
gritaban, que allí moririan abrasados los inquisidores.[4] Lo cierto es
que, segun me han manifestado los ingenieros, en algunas partes del
edificio se descubren vestigios de incendio, y se nota el empleo de
diversa clase de maderas que las que se usaron en su primitiva
construccion.

Mr. Mignet de la Academia francesa en la historia que ha publicado
recientemente de Antonio Perez y Felipe II no expresa la circunstancia
de que se hubiese incendiado el Castillo, refiriendo tan solo que D.
Pedro Sesé habia hecho conducir muchas carretadas de leña con el intento
de pegar fuego á la ALJAFERIA[5]. Tampoco Lupercio Leonardo de Argensola
en su informacion sobre estos sucesos hace mérito de esta
particularidad.

Por un cálculo me parece que éste edificio podra contener ó alojar unas
tres mil personas.



CAPITULO TERCERO.

Descripcion especial

de las partes de este edificio: de la antigua mezquita: de la sala de
Santa Isabel é inmediatas: inscripciones que se leen en los frisos &c.


Siguiendo la descripcion de las partes de este edificio dirémos, que el
paso que sirve de vestíbulo desde la puerta principal al primer patio
(el de la iglesia) se halla cubierto de bóveda con un platillo elíptico;
el témpano del arco toral menor que da frente á la entrada, está
adornado con las armas reales de España: á la izquierda de esta entrada
se halla situado el cuerpo de guardia del principal del Castillo, y
sobre él en el piso entresuelo al primer desembarco de la escalera que
conduce á los pabellones destinados hace algunos años para arrestos,
está el aposento del gefe ó gefes de la guardia: tiene rejas que miran
al recinto de la Ciudad y otra que dá al patio sobre la puerta del
cuerpo de guardia para comunicar á ésta las órdenes con oportunidad. A
la derecha de la entrada principal hay un patinel, á donde dan las rejas
de algunas prisiones.


PATIO DE LA IGLESIA.

Manifiesta la fábrica de este patio una construccion variada ó de
diferentes épocas, si bien todas de alguna antigüedad: la fachada sobre
el arco que da paso al patio del centro ó de Santa Isabel, aparenta ser
mas moderna, y se advierten algunas rectificaciones, particularmente en
los huecos de los balcones del real aposento, rectificaciones con las
que se han destrozado los elegantes adornos que existian anteriormente,
y de los que solo se conservan algunos fragmentos de armas y escudos.

Debajo del real aposento se halla situada una estancia de planta
octógona de 26 palmos de diámetro, y sobre sus ocho lados se elevan
otros tantos arcos formando diferentes ángulos rectilíneos á excepcion
de uno que es de forma de herradura. Todos estaban sostenidos de dos
columnas de marmol de nueve palmos de altura, de las que aun existe la
mayor parte pero mutiladas y maltratadas: el mármol blanqueado en la
actualidad segun los reconocimientos que se han hecho, parece ser de las
canteras de Alcañiz. Los entrepaños y lienzos de sus paredes están
adornados por el estilo de los de la Alhambra, con trepados y calados
arabescos de mérito y detenida egecucion: apesar de los muchos siglos
que han transcurrido y de lo que han padecido por las vicisitudes que
son consiguientes, se deja ver en ellos gusto, riqueza y hermosura á la
par que delicadeza y esmero en el trabajo. A diez y ocho palmos de
elevacion corre un techo con el que mutilaron la altura de esta
estancia, pues que sobre él continúa la misma con un friso corrido,
adornado de la misma talla, coronado de otro cuerpo mas sencillo, en el
que descansan columnitas de cuatro palmos y medio de altura, sosteniendo
arcos apuntados formados de festones semicirculares, terminando los
restos de esta mezquita á catorce palmos del mencionado piso, por el que
lo es del real aposento donde nació SANTA ISABEL.

En la parte de occidente pero con la direccion al oriente se vé un nicho
ó hueco[6] á la que presta entrada el arco de herradura cubierto con una
concha, en donde se supone que existia la pila bautismal: pero aunque
pudo colocarse en tiempo de la restauracion, parece indudable que este
era el sitio en que hacian oracion los reyes moros, pues allí estaba su
oratorio ó mezquita particular. Sabido es que los árabes miraban con la
mayor escrupulosidad el cumplimiento de la oracion llamada _salath_ ó
_namaz_ que constituia todo su oficio divino, y que la consideraban
tambien de precepto divino.[7] En esta idea me confirmó el ser una de
las condiciones de esta oracion, el que la postura del cuerpo fuese
mirando á la Meca y que cabalmente este nicho tiene su direccion al
oriente, y así mismo el que, apesar de no ser obligacion segun la ley el
ir á la mezquita, la mayor parte acostumbraban á verificarlo, por lo que
no es regular que los reyes dejasen de cumplir estrictamente con este
requisito[8]. Para el que esté instruido en los arcanos de la
antigüedad, esta asercion no puede ofrecer duda ninguna, mucho menos si
fija la vista en la lámina que se encuentra á seguida de la página 172
tomo 1.º de los _Condes de Barcelona vindicados_, obra escrita por el
Sr. D. Próspero Bofarull. La referida lámina representa el frontispicio
del Mihrab ó adoratorio interior de la mezquita de la ciudad de
Tarragona. Este monumento, dice este escritor, fué erigido en el año 960
de nuestra cuenta, es de mármol y se conserva casi íntegro en el
claustro de la Santa Iglesia metropolitana de Tarragona empotrado en la
cortina de pared del lado del poniente: que Conde refiere que Abderraman
III mandó construir este arco y colocarle por fachada del Mibrab ó
adoratorio interior de la mezquita principal de Tarragona, que segun
indicios estaba muy cerca ó en el mismo recinto que ocupa hoy su
grandiosa catedral, que principió el Santo arzobispo Olegario por los
años 1128. Este arco tiene una grande semejanza con el que se encuentra
en la mezquita del Castillo de la ALJAFERÍA, y la comparacion de
entrambos eleva á un grado incuestionable de evidencia mis
observaciones. Para mayor comprobacion y para conservar un recuerdo de
este monumento árabe, he hecho litografiar la estampa número 3.º, en la
que se encontrarán retratadas parte de las bellezas de una mezquita
desconocida casi totalmente hasta hace poco tiempo dentro y fuera de
Zaragoza.

La Iglesia se halla actualmente situada en un ángulo á la derecha de la
entrada de este patio, frente á dicho real aposento. Su planta es
proximamente cuadrada, pues la constituye un rectángulo de noventa
palmos de latitud por ochenta y cuatro de fondo, con tres naves en cruz
de veinte y seis y medio palmos. Los pilares ó machones que las dividen
son sencillos, revestidos de pilastras dóricas sin proporción, basas ni
zócalos: los capiteles corren por todos sus membretes, y sobre ellos una
peqaeña arquitrabe sirve de, imposta á las bóvedas apuntadas por arista
con una sencilla moldura en sus arcos, y en cada uno de los nueve
vértices en un floron dorado de tres palmos de diámetro se ven las
barras de Aragon.

El atrio colocado en la nave del centro y enfilado en el altar mayor
tiene una verja de madera que concluye en semicírculo. El altar mayor
situado en la nave del centro al frente de la puerta bajo el arco que
forma una modesta capilla, es un retablo de órden corintio, de
arquitectura y construcción antigua en madera dorada. En su nicho está
S. Martin titalar de esta parroquia castrense, de escultura moderna, á
caballo en trage romano, representando la acción de dividir con la
espada su manto para dárselo á un pordiosero. La figura de este es
bastante regular, y la de S. Martin seria completa, si su actitud fuese
mas animada, y en el corcel se imitase mas la arrogancia de un caballo
de batalla. A la izquierda del retablo se ve de cuerpo entero á S. Pio
V, y á la derecha al beato Benedicto X, ambas estatuas del tamaño
natural y bastante buenas.

[imagen: Lam. 3.ª Dibujo de N. Pinos. Lit. de L. Jayma Lit. Fca
Bella

REPRESENTA LA MEZQUITA DEL CASTILLO DE LA ALJAFERIA

ú oratorio de los reyes moros.]

Hay además del altar parroquial otros seis en sus respectivas capillas
por el órden siguiente. A la derecha del altar mayor, el de S. Gerónimo
de columnas pareadas salomónicas, de órden corintio: el fuste de las
columnas, la imposta del arco y el cornisamento son de mármol negro:
sus basas, capiteles y la guarnicion del arco son de piedra alabastrina.
A la izquierda del altar mayor el de Ntra. Sra. de la Correa, en un
retablo de madera dorada estilo antiguo y de órden corintio. En la nave
de la derecha y capilla del centro está SANTA ISABEL pintada al óleo en
el nicho del retablo, cuya arquitectura y estilo es como el anterior con
el aumento de una urnita que contiene el niño Jesus. El altar que sigue
es de igual construccion y arquitectura, y en su centro se venera á la
vírgen del Rosario pintada al oleo. Frente á este altar y en la nave de
la izquierda está la pila bautismal, sobre la que hay un retabillo con
un crucifijo. A los costados estan los beatos Simon de Rojas y Juan
Bautista de la Concepcion de tamaño medio natural. A continuacion de la
pila está el altar del Redentor crucificado en un retablo como los
anteriores.

A la derecha é izquierda del atrio están sobre cartelas á la altura de
seis palmos Santa Engracia y Santa Mana Magdalena, estatuas del tamaño
natural bastante regulares. En los lienzos contíguos al pórtico hay dos
grandes cuadros al oleo, mal egecutados; el de la derecha representa la
venida de Nuestra Señora del Pilar y el de la izquierda Nuestra Señora
del Rosario y Santo Domingo. En la sacristia está San Nicolás de
Tolentino con varios grupos de ángeles, de escultura mediana, en un
retablo antiguo. El pavimento de la Iglesia está embaldosado.[9]


PATIO DE SANTA ISABEL.

La obra de este patio es moderna; las paredes exteriores de la galeria
que forma su perímetro rectangular son de ladrillo sentado á cara vista,
sus ventanas rectángulas de buena proporcion. En la parte del lado del
sud aparecen restos de tres arcos que se conoce ser de los primitivos,
que formaron el contorno de este patio, y corresponden á la misma época
que la mezquita. Son de forma apuntada en ondas semicirculares,
adornados de arabescos iguales á los de la mezquita, y á uno de ellos le
sostienen dos columnas de once palmos de altura, que aunque maltratadas
y ennegrecidas, manifiestan ser de mármol de Albalate: los restos de una
de sus bases acreditan haber sido de alabastro de Escatron.

Junto á estos arcos está el almacén de artillería designado con el
número 4, que consiste en un salon de treinta varas de longitud con
nueve de anchura, y según manifiesta debió tener en su orígen sesenta y
seis palmos de elevacion, cubierto de bóvedas por arista de rosca de
ladrillo, adornadas en los areos y aristas con fustes agrupados á tres:
en el día está subdividida su elevacion total por un piso intermedio, á
la altura de treinta y dos palmos del piso terreno, y á ocho palmos
debajo del arranque de los arcos que rompen sobre ménsulas.

Tambien hay restos de esta misma fábrica con el mismo adorno y elevación
á la espalda del lado del este del mismo patio, divididos igualmente por
un piso intermedio á la misma altura, los que en el día corresponden
desde el piso intermedio para arriba, al distrito de la habitacion
regia, con divisiones que dejan porcion de los arcos á un lado y porcion
á otro.

Una de las crugias de este patio de paso al tercero, y forma un
entrepilastras de silleria delgadas y airosas. Al terminar ese tránsito
se halla á la izquierda y contigua á la entrada del tercer patio la
grande escalera, que en dos tramos componentes treinta y dos gradas,
conduce á la galería y pabellón ó sala de SANTA ISABEL. La puerta de
esta escalera concluye con un semicírculo cuyos rádios de madera forman
una reja sencilla. El pasamano, barandilla y paredes en las mesetas,
estan adornados con relieves arabescos, el techo presenta en sus
bovedillas pintados haces de flechas, é intercalada la inscripcion de
TANTO MONTA.

Al desembarco de la escalera principian á correr las galerías destinadas
en la actualidad para acuartelamiento de tropas, excepto la que
corresponde á la entrada del salón de SANTA ISABEL: en el enmaderado de
esta entrada se ve tambien pintada á trechos la inscripcion del TANTO
MONTA, y en el ángulo al frente hay indicios de una antigua puerta de
comunicacion con el interior de la servidumbre: existe todavía el remate
de esta puerta con un adorno que manifiesta una grande antigüedad, y
que es el de dos leones que sostienen un rollo de pergamino con unas
letras antiquísimas en su centro. La estampa número 5.º figura 1.ª
representa un residuo de la antigua decoracion de este palacio. En los
cuartos inmediatos se advierte todavía la montea de grandes arcos, que
tiene su arranque en la parte inferior.

Sobre el dintel de la puerta de SANTA ISABEL se halla el escudo de las
armas reales sostenido por otros dos leones: á los lados de esta puerta
dos ojos circulares equidistantes dan una mediana luz al salon.[10] Este
ofrece un aspecto magestuoso; recientemente blanqueado, y algun tanto
limpios los adornos, aunque sin restauracion de los deterioros que han
sufrido, ostenta su galeria ó tribuna pública sobre el suelo de la
cornisa, arquitrabada con inscripciones góticas que corren por los
cuatro lados del rectángulo. Las dimensiones de esta tribuna parecen
poco capaces para su objeto, aunque llenan cuanto permite los límites en
que está construida. El techo de este antiguo salon es de una decoracion
hermosa y grave, que reune la circunstancia de la solidez. En un armado
de maderas formando casetones octógonos perfectamente moldurados y en su
centro una piña dorada, así como lo están todas las molduras del salon.
En el friso se halla dos roces en relieve la inscripcion siguiente, que
en uno de sus lados no se encuentra completa por los destrozos que ha
sufrido aquel artesonado en las épocas aciagas de nuestras guerras.

_Ferdinandus Hispaniarum, Sicilæ, Sardiniæ, Corsicæ, Bx l earumque Rex,
Principum Optimus, Prudeuns, Stramus, Pius, Constans, Justus, Felix:
Elisabeth Regina Religione et animi magnitudine supra mulierum insigni,
conjuges auxiliante Christo Victoriosissimi, postliberatam amauris
Boeticam, pulso veteri feroque hoste, hoc opus constuendum curarunt
anno salutis_ MCCCCXCII.

La riqueza de estos artesonados tiene un recuerdo histórico que aumenta
la gloria de los aragoneses, por hallarse dorados, segun pretenden
nuestros historiadores, con el primer oro que se trajo de la
América.[11] El Arcediano Dormer, en su obra titulada Reyes de Aragon,
(pág. 397) al hablar de D. Fernando el Católico refiere: que solía decir
este rey «que por el gran celo que tenia de que en su reino se
conservase limpia la santa religion católica le habia dado Dios un nuevo
mundo: así pasó, continúa, que en el año 1492, en que se ganó Granada,
descubrió al fin de él Cristóbal Colon las Indias occidentales, en cuya
conquista declara el rey D. Felipe I (se entiende de Aragon, pues de
Castilla es II) en las córtes de Monzon de 1585, que concurrieron los
Aragoneses, y que deben gozar todos los puestos eclesiásticos y
seculares que se proveen en ellas: y es de notar, añade, que el primer
dinero que se libró á Colon se sacó de la tesorería de Aragon, y así
dispuso tambien el rey, que del primer oro que se trajo de las Indias,
se diese una parte á este reino, con la cual se doráron los techos y
artesones de la sala mayor del real palacio de la ALJAFERÍA.» Toda la
parte correspondiente á la sala de SANTA ISABEL, galerías antesalas y
gabinete real, está recientemente blanqueado y pintada su carpintería,
lo cual se egecutó con motivo de la visita, que se suponía haría S. M.
Doña Isabel II á este alcázar en 1844, y que por fin verificó la tarde
del 27 de julio de 1845.

No podemos al hacer esta relacion, dejar de copiar las elocuentes
palabras, que al hablar de las bellezas artísticas de este monumento, se
léen en una publicacion estimable.[12]

«Del salon de SANTA ISABEL por ejemplo, de este magnífico resto de la
grandeza del antiguo Reino de Aragon; de esa joya arqueológica, que la
heróica Zaragoza ha conservado en medio de las ruinas de sus modernos
edificios ¿qué podrémos decir que no hayamos va escrito al describir
otros muchos monumentos de la misma época de los Reyes Católicos, esto
es, del siglo XV?»

«Verdad es que el tal salon recuerda la grandeza característica de la
monarquia española, que lleva impreso el sello de la elevacion
ostentosa, que es casi proverbial en la península, y que como todos los
edificios de su tiempo parece que dá testimonio de la robustez moral que
el trono iba adquiriendo, merced á sus continuos triunfos y á espensas
del poder de una aristocracia, mas turbulenta acaso en Aragon que en
otro ninguno de los estados españoles, pero las reflexiones á que
considerado el edificio bajo ese punto de vista daria lugar,
prescindiendo de que no son para tratadas ligera é incidentalmente,
salen por otra parte de la artística esfera en que debemos encerrarnos.»

«Indicar pues la belleza del artesonado, que es uno de los buenos de
aquel buen tiempo para las artes españolas; llamar la atencion sobre la
graciosa galería que circuye el tercio superior del salon, señalar la
elegancia, y por último decir que aun en medio del abandono y desnudez
actual del salon de SANTA ISABEL, transpira, por decirlo así, como en un
varon eminente que sucumbe á los rigores de la fortuna, cierto aire de
grandeza y magestad, que la miseria no acierta á desvanecer, y que el
alma generosa contempla respetuosamente, es todo lo que en resúmen
creemos oportuno en la ocasion presente. Es así mismo múy digno de
notarse, pertenece por su estilo á lo mejor del renacimiento de las
artes, cuando en el resto de España no habia en su tiempo sino muy pocos
edificios de aquel género.» Para hacer ostensible, aunque en miniatura,
esta obra tan preciosa encerrada ahora en el recinto de un cuartel, se
acompaña la estampa que lleva el número 4.º

[imagen: Lam. 3

SALON DE SANTA ISABEL]

Saliendo de este magnífico salon, que debia ser el del trono ó de
embajadores, se encuentra á la izquierda el gabinete ó sala de SANTA
ISABEL con una alcoba, en cuya estancia se dice que nació esta reina;
tiene un balcon que cae perpendicular sobre la antigua mezquita ú
oratorio árabe que hé descrito anteriormente. Tiene esta sala por techo
un artesonado de poco relieve, pero de mucho gusto y complicacion. Se
compone de casetones, cuya figura general es un cuadrado, pero trazados
y enlazados de modo que forman dieziseiságonos separados entre sí por
los cuadrados que resultan de su enlace. En el centro se echa de menos
el escudo de las armas reales que debia existir anteriormente: en los
cuatro que corresponden á sus lados se ven dos yugos y entre ambos la
inscripcion de TANTO MONTA: en los restantes tan solo un yugo.

La antesala que comunica el salon con el gabinete de Sta. Isabel, no
tiene digno de atencion sino el techo que tambien es de casetones, en
figura de rombo con su piña en el centro y molduras tambien doradas.
Esta sala tiene así mismo un balcon que dá sobre el patio de la Iglesia.

A seguida caminando á la derecha hay otra sala cuyo techo está adornado
por el mismo estilo que los anteriores en cuyo medio hay un escudo de
armas circundado de un caseton dieziseiságono, desde el cual se
estienden las molduras formando pentágonos irregulares, pero iguales y
semejantes, alternando con cuadros que forman el conjunto de los
casetones. Desdo allí se pasa á otras estancias espaciosas con su gran
chimenea, que conservan un enmaderado particular, como lo observará
cualquiera que las visite. En el friso del artesonado de las tres salas
de afuera que acabo de describir, se halla repetido el letrero latino
que antes he trasladado literalmente.



CAPÍTULO CUARTO.

Significado del lema de la empresa

TANTO MONTA.


La repeticion misteriosa de las palabras TANTO MONTA en la pintura del
cielo de la escalera principal y en los artesonados de las salas, y el
yugo con el nudo gordiano, y los haces de flechas, muestra que ésta era
una divisa del rey católico y el recuerdo de una grande hazaña. D. Juan
de Orozco y Covarrubias en su libro de los emblemas morales[13] hace una
explicacion de esta divisa, que aunque diferente de lo que hacen otros,
no la debemos omitir. Este autor despues de hablar de las empresas que
usaron Augusto César, Pompeyo, Cayo César, Antonino, Galba, Constantino,
al tratar de las de D. Henrique IV, D. Fernando y el Emperador Carlos V
dice:»de los reyes de Castilla algunos usaron empresas, como fué el rey
D. Henrique IV la granada abierta con el mote «_agro dulce_» en que se
mostraba la condicion que han de tener los príncipes en ser agrios para
los malos, y dulces para los buenos, como se verá en el emblema que
hicimos de esto, y luego añade: el Rey Católico usó un tiempo una
empresa del ayunque y del martillo, y de ella no hay memoria, ni aun era
tan propia á tan gran príncipe, y la que escogió despues y se publicó,
fué admirable en las saetas y el yugo con la letra TANTO MONTA, en que
no se tuvo cuenta con lo del nudo gordiano, y el dicho de Alejandro
TANTO MONTA cortar como desatar: y quiso decir que por fuerza
sugetándolos con las armas, como son las saetas, ó rindiéndose ellos y
sugetándose al yugo los que eran enemigos y rebeldes, habian de ser
suyos, y esto es lo que tanto monta de grado ó de fuerza: y así sucedió
en la empresa que tomó á pechos de conquistar el reino de Granada, que
vencidos del poder de las armas vinieron al yugo, y se entregó la ciudad
al principio del año 1492.» Para que se vea la divisa del TANTO MONTA en
su forma primitiva, se acompaña una copia sacada de un libro
antiquísimo[14]. Estampa núm 5.º figura 2.ª[15]

[imagen: Lam. 5ª. fig. 1 y fig. 2.]



CAPITULO QUINTO.

Descripciones que hacen de este edificio nuestros escritores antiguos, y
algunas noticias curiosas sobre su distribucion interior.


Es verdaderamente doloroso, que nuestros escritores no se hayan ocupado
como debieran en describir este monumento. Quien da algunas noticias,
pero muy vagas y generales, es el P. F. Diego Murillo[16] que escribió
sobre las excelencias de Zaragoza, y asistió como religioso de S.
Francisco al entierro del Justicia de Aragon D. Juan de Lanuza,
decapitado en 20 de diciembre de 1591, pues al hablar de la ALJAFERÍA
dice tan solo «que es palacio real, alcázar y casa de placer, que fué de
los reyes moros, fundada por el Rey Abenalfage, que fué el 4.º de los
que reinaron en Zaragoza, cerca de los años del señor 864. Es un
edificio grandioso, cercado de muchas torres,[17] que ahora muchas de
ellas sirven de cárceles para los delincuentes. Aposentáronse despues en
ella muchos reyes cristianos, y el Rey Católico hizo en ella muchas
cuadras y aposentos con sus escudos de armas, y empresa de las coyundas
y lazos con el TANTO MONTA: todo muy bien labrado y dorado con otras
muchas molduras, y sobre todo, hizo una hermosísima sala que llaman sala
dorada, porque toda la techumbre de ella, demás de estar labrada á las
mil maravillas, parece un puro oro finísimo. Demás de esto, todas estas
cuadras y sala tienen unos frisos que les sirven de adorno, con un
letrero de oro en campo azul, en que se hace memoria de los Reyes
Católicos sus fundadores. Tiene tambien muchos aposentos y salas que aun
perseveran desde el tiempo de los reyes moros, y en especial una sala
baja que llaman la sala de los mármoles, que para el verano es
fresquísima. Las vistas de este palacio son en sumo grado
apacibilísimas, porque participan de todo lo que puede desear la vista,
en razon de diferencias de visos, como son agua, arboledas, montes,
huertas, casas de placer y otras cosas semejantes.»

Esta descripcion es demasiado vaga, y no nos presenta datos para
congeturar cuál era la construccion antigua de este palacio, en el que
vemos mezclada y eslabonada la obra antigua con otras de diferentes
épocas. A pesar de mis continuas investigaciones, no he podido
descubrir, dónde se hallaba la sala de los mármoles, y solo conceptúo
que haya podido estar en donde ahora se halla un calabozo colocado en el
patio de SANTA ISABEL, sobre cuya reja que quizás sería antes puerta, se
vé el escudo de las armas de los Reyes Católicos, en las cuales se
encuentra tambien una granada, prueba clara de que la reparacion de este
edificio se completó despues de aquella conquista.

Hasta el erúdito y curiosísimo D. Antonio Ponz en sus viages, al paso
que en otros obgetos se detuvo con minuciosidad, del castillo de la
ALJAFERÍA habló ligeramente.[18] Todo cuanto dice, se reduce á lo
siguiente.--«No es para omitir la antigua fábrica del castillo ó
fortaleza que hay fuera de los muros de esta ciudad, que llaman la
ALJAFERÍA. Se conservan en él varias salas del tiempo de los reyes de
Aragon, entre las cuales es muy particular la mas grande por sus labores
de oro y azul, anditos y techumbre, destinada como es de creer para
celebrar funciones. La capilla es de buena planta y de tres naves donde
dicen que se bautizó SANTA ISABEL. Cuando se efectuó aquel malogrado
casamiento de Doña Catalina de Aragon, hermana de Fernando el Católico,
con Henrique VIII de Inglaterra, le llevó entre otros dones, porcion de
armas, particularmente espadas de grande estimacion entonces, con la
marca de la osa y el perrillo, y con el nombre de Andrés Ferrara
célebre artífice de Zaragoza. «Con tal ligereza habló este instruido
viagero del alcázar de la ALJAFERÍA, no parándose á describir ni la
mezquita, ni otros obgetos que eran dignos de una mencion
particularísima; sin duda ó porque recorrió rápidamente aquella
fortaleza, ó porque no le llamaría la atencion algun curioso del país.

Mr. Alejandro Laborde en su itinerario descriptivo de España[19] no dá
tampoco sino noticias generales alabando la cantidad, variedad y belleza
de la pintura, dorado, y adornos del salon.

Noticias mas circunstanciadas nos suministra de la antigua topografía de
este alcázar, la relacion que hace Blancas de la manera con que se
adornó en la coronacion del Rey D. Martin,[20] verificada el domingo 13
de abril de 1399, refiriéndose á otra que hizo Carbonell, y que segun
expresa, se conserva en el archivo de Barcelona. «Cuanto á lo primero,
dice, el real palacio de la ALJAFERÍA, que era donde el rey posaba,
parece ser estuvo aderezado de esta suerte. El patio mayor estaba todo
entapizado por las paredes de muy ricos paños de raz, y por sobrecielo á
manera de pabellon para defenderse del calor, se pusieron unas grandes
velas de amarillo y colorado á tiras, con las armas reales de Aragon.
Por el suelo del patio se pusieron dos órdenes de mesas, la una debajo
de los corredores entre los pilares que los sustentan y las paredes, y
la otra por de fuera, y al un cabo en lo que cae hácia la capilla de S.
Jorge, que es hácia la parte de mediodia, se puso un tablado de madera,
al cual se subía por cuatro gradas, donde se puso la mesa para el rey,
debajo de un rico dosel de terciopelo carmesí bordado de oro, con una
muy rica silla que de todas partes se podia ver. En medio del patio, en
lo descubierto, en frente de esto, habia un grande aparador de plata,
con muy ricos vasos de todas maneras para el servicio de la mesa del
rey. Delante de este aparador se hizo un surtidor muy lindo con tres
caños, que echaban de sí, el uno vino blanco, el otro clarete y el otro
agua. Sin este aparador habia en el mismo patio otros sendos aparadores,
á cada lado el suyo, con gran cantidad de bagilla de plata para el
servicio de las otras mesas. En el otro patio que está mas adelante, al
entrar del aposento que llaman de los mármoles,[21] habia por sobrecielo
para defenderse tambien del calor, unas velas grandes blancas y azules á
tiras; y tambien estaba todo este patio entapizado de otros paños de raz
muy ricos, y habia puestas por su órden otras mesas.»

«Otro aposento mas adentro, que llamaban el de la chimenea,[22] estaba
tambien todo colgado de tapicería mas fina, y allí habia un rico dosel,
y este aposento sirvió para que la reina comiese los dias que duró la
fiesta de la coronacion del rey. La sala grande que llaman de los
mármoles, estaba de la misma manera entapizada con paños de raz de mas
linda estofa, y en medio estaba puesto un dosel mas rico que los demas,
y una muy rica silla debajo de él. Dentro de esta sala habia la cuadra
que llamaban de los _paramentos_, y[23] en ella estaba la cama del rey,
que tenía las cortinas de terciopelo carmesí con bordadura de oro y con
las armas reales, y estaba toda esta pieza con colgadura de tela de oro
y de brocado.»

Todavía se encuentran mas pormenores á cerca de la extension del patio,
en la relacion que hizo Alvar Garcia de Santamaria, testigo presencial
(copiada por el mismo Blancas) de la coronacion de D. Fernando I,[24] en
cuya relacion se ven noticias muy curiosas. «En ésta, (la ALJAFERÍA)
habia un corral que había en luengo 54 pasos é ancho 40 pasos, el cual
corral fizo el dicho señor rey cubrir de madera de pino blanco, con teja
vana, sin tierra, con sus lumbreras que estaba muy claro, é con este fué
fecha una gran sala á maravilla, é estaban todas las paredes cubiertas
de paños franceses broflados con oro é sin oro, é asentamientos de
muchas mesas, é un asentamiento sobre gradas real, dó comió el rey, dia
de su coronacion, segun que adelante oirédes; esta sala estaba el cielo
cubierto de piezas de paños de lana, una pieza bermeja, é otra amarilla,
é decian que habia en el cielo de la sala mas de setenta piezas de paño,
é despues de puestas parecia[25] el cielo armas reales de Aragon.»

Tambien advertimos en la relacion que el mismo Alvar Garcia hace de la
coronacion de Fernando I, que se hace mencion del palacio de las
Jarras.[26]

Observamos por los trozos que he transcrito de estas relaciones, que
habia patios como los hay ahora en la ALJAFERÍA, pero á pesar de todo,
¿cómo es posible saber con puntualidad su antiguo estado? Ni memoria se
conserva de la capilla de S. Jorge, ni podemos atinar sino por
congeturas donde estaba la sala de los mármoles, é ignoramos de todo
punto á donde caía el palacio de las Jarras. Tambien Blancas[27] dice
que el rey D. Martin fué el lunes á oir misa á la capilla que decian de
Santa Maria, la que no podemos adivinar donde existía.

Debemos deplorar que en tiempo de los Reyes Católicos cuando se reparó
este edificio, y en las renovaciones posteriores, no se sacase un plano
de su situacion y de sus antiguas estancias, ó que á lo menos no se
hiciese una descripcion exacta.[28]

Es tanto mas estraño este descuido, cuanto que la fama de este alcázar
se halla comprobada con las traducciones de las crónicas caballerescas.
En él se supone que estaba encerrada la célebre Melisendra, y por eso
Cervantes en la segunda parte del Quijote,[29] pone en boca del muchacho
del titerero una historia que, segun decia, era sacada de las crónicas
francesas y romances españoles, que andaban en boca de las gentes y
muchachos por las calles; _la libertad que dió el señor D. Gaiferos á su
esposa Melisendra, que estaba cautiva en España en poder de moros, en la
ciudad de Sansueña_, (que así dice Cervantes se llamaba entonces
Zaragoza):[30] y mas adelante continúa el jóven titerero, «vuelvan
vuesas mercedes los ojos á aquella torre que allí parece, que se
presupone que es una de las torres del alcázar de Zaragoza, que ahora
llaman la Aljafería, y aquella dama que en aquel balcon parece vestida á
lo moro, es la sin par Melisendra.»



CAPÍTULO SEXTO.

De la época en que se construyó la ALJAFERIA: por quite, y destino que
le dieron los moros.


Es un hecho constante que no se puede poner en duda, que el alcázar de
la ALJAFERIA fue construido por los moros, los cuales ocuparon á
Zaragoza el año 714,[31] segun nuestras crónicas, que no me parece que
van desacertadas en este punto. Hasta los escritores árabes suponen, que
á Muzaben Noseir que tuvo el mando de los muslimes en Africa, se le
hicieron invitaciones por algunos cristianos de la Península para pasar
á España. Es notable que los que aconsejaban esta entrada, decian entre
otras cosas, como refiere Conde[32], que las amenidades de España no las
puede igualar ni espresar el mas elegante discurso; ni en la carrera de
sus excelencias hay quien se adelante; que en esta competencia aventaja
á todas las regiones de Oriente y Occidente; que España es Siria en
bondad de cielo y tierra, Yemen ó feliz Arabia en su temperamento; India
en sus aromas y flores; Hegiaz en sus frutos y producciones; Catay ó
China en sus preciosas y abundantes minas; Adena en las utilidades de
sus costas; que en ella hay ciudades y magníficos monumentos de sus
antiguos reyes y de los Jonios, que fueron siempre pueblo sabio, y que
todavía se conservaban restos de ellos en España, como de Hércules el
grande en la estatua de Gecira, y el ídolo de Galicia, y las grandes
ruinas de Mérida y Tarracona, que no se habia visto cosa semejante.

Con el ansia de esta conquista pasó Taric-ben-Zen-yad, é hizo un
reconocimiento en el julio de 710: en su 2.ª espedicion desembarcó en
Gecira--Alhadra (isla verde), y se fortificó en la punta de Gecira, que
en honor suyo se llamó Gebal-Taric ó monte de Taric, ó monte de la
Victoria ó entrada; cuyos hechos de armas se refieren al año 711. Poco
despues ocurrió la batalla de Guadalete, durando ocho dias segun
nuestros historiadores, y segun los árabes tres, el combate mas
encarnizado. El egército de los sarracenos aumentado con los refuerzos
del Wali ó gobernador Muza se estendió como un rio que sale de madre
sobre la desventurada España, porque aunque Taric tenia órden de
detenerse hasta que el Wali se juntase con él; consultados sus
capitanes dividió el egército en tres cuerpos: el 1.º confió á Mugueiz:
el 2.º encargó á Zayde ben Kesadi el Seksek para que caminase á tierra
de Málaga; y el 3.º acaudillado por el mismo partió á lo interior del
reino por tierra de Jaen á Toledo. En este punto se juntaron Taric y el
Wali Muza destituyendo este á aquel, y encargando el mando de sus tropas
á Mugueiz. Taric, que fué por órden del califa restituido despues en él,
puso cerco á Zaragoza, á donde siguiendo la corriente del Ebro llegó
tambien Muza con su egército. En esta ciudad, dicen las crónicas árabes,
se habia reunido mucha gente de España: el riguroso cerco y los combates
la tenian ya muy apurada y cuando llegó Muza decayeron de todo punto de
ánimo los cristianos, y luego salieron á proponer su entrega con buenas
condiciones. Muza sabía, que allí estaban depositadas muchas riquezas de
todos los pueblos de España oriental, y no ignorando el triste estado en
que se hallaban por falta de provisiones, les impuso sobre las
condiciones ordinarias una muy grave exaccion, que debian pagar el dia
de la entrada en la ciudad: ésta era la contribucion de sangre, porque
con ella se redimian de las violencias de la espada del vencedor. La
necesidad los forzó á todo, y allegaron y recogieron todas las alhajas
de los vecinos poderosos y de los templos, para cumplir la gran cuantía
que pidió Muza ben Noseir: asimismo tomó rehenes á su contento de la
juventud noble de esta ciudad: puso en ella un buen presidio con
escogida gente, dando el gobierno á Hanax ben Abdala Asenani, que poco
despues edificó allí una mezquita y una principal aljama. Nuestros
escritores van acordes con lo que refiere Conde, diciendo además que
Muza llegó á Zaragoza despues de haber hecho un grande estrago por su
resistencia en Catalayud, llamada entonces Bílbilis. El Maestro Diego
Espés en su historia manuscrita, que se encuentra en el archivo del
Metropolitano templo del Salvador de esta capital y que hé registrado
con este motivo[33], pretende asimismo, que Muza y Tarif iban con
egército separado, y que se reunieron en Zaragoza, de cuya opinion es
tambien Zurita, y que esta ciudad capituló con condiciones honrosas,
siendo una de ellas la de dejarla vivir en su ley. Este escritor
sostiene que Zaragoza fué ganada el año 714 y no el 716, como dice
Rasis, fundándose para combatir el error de este último, en que un año
antes del 716, el general Tarif, y el gobernador Muza habian vuelto de
la Francia gótica á Córdoba, refiriendo en su apoyo una carta que supone
escrita por D. Pelayo á Tarif en la era 753 ó año de J. C. 715.

Entregada (continúa Espés) la ciudad de Zaragoza á su enemigo con el
mejor concierto que pudieron, dejaron aquellos generales de los árabes
por gobernador y alcaide de esta provincia á un capitan llamado por
nombre Ismad Abenhut,[34] hombre de mucho esfuerzo y valor, natural de
la Arabia.

En España quedó mandando Muza, á quien Vlith encargó su gobierno, y por
su muerte se confirió el mando á Abdulaziz, su hijo que es de quien se
cuenta haber enviado á Abdemelec Abencat, á que persiguiese á los
cristianos hasta el monte Vruel inmediato á Jaca. Por muerte de
Abdulaziz se dividieron los árabes de España, y se separaron de la
obediencia del califa Vlith, á quien la habian prestado durante largo
tiempo despues de la conquista. Temiendo la venida de Carlo-Magno,
crearon para su defensa un rey que residia en Córdoba, pero aumentadas
las discordias, los gobernadores de las ciudades se alzaron con su mando
como régulos[35]. Zaragoza corrió la suerte de las demas ciudades
populosas, y tuvo tambien su rey.

Apoderados los moros de ella, egecutaron las obras necesarias para su
defensa y recreo, y además del palacio de la Azuda, que se supone
exsistia donde ahora está S. Juan de los Panetes, y en el que se hospedó
el rey D. Alonso el batallador á su entrada en Zaragoza, construyeron el
de la ALJAFERÍA que estaba próximo al 2.º muro de la ciudad. Esta era
mucho mas reducida que lo que es ahora, cuando fué conquistada por los
moros. Augusto César que la reedificó, construyó con la piedra picada
que hizo traer con barcas de las ruinas de Julia Celsa, (que unos
pretenden ser Gelsa y otros Velilla)[36], un muro que principiaba en el
sitio que ocupaba el monasterio del Sepulcro, que continuaba hasta el
Pilar, y cruzando por el local en que está la capilla de S.
Agustin,[37] corria derecho á S. Juan de los Panetes, y de allí seguia
por la izquierda de la Albardería y Coso,[38] hasta juntarse con el
castillo de D. Teobaldo, que estaba en el Sepúlcro. Frente de este muro
se hallaba el foso, que despues ha dado el nombre de Coso á esa calle
magnífica. A mas de este muro habia otro no tan fuerte, apartado por
unas partes mil pasos y por otras menos, el cual ya databa del tiempo de
los godos, pues en 544 hallándose sitiada Zaragoza por el Rey
Childeberto (sitio que se levantó mediante la cesion de la túnica de S.
Vicente) se hizo una procesion con grandes lamentos entre los dos muros.
Que el segundo llegaba hasta el sitio que ocupa hoy la puerta del
Portillo, lo demuestra el intentado asalto de los moros por aquella
parte, poco despues que fué reconquistada Zaragoza, y cuya derrota dió
lugar á la ereccion del templo de Ntra. Sra. titulada del Portillo. Este
muro se estendia desde la Azuda al Portillo; desde este punto hasta el
Carmen (cuya puerta se llamaba entonces Baltax) y seguia por la torre
de Zaporta, Sta. Engracia, Sta. Catalina, Puerta Quemada, S. Agustin y
de allí corria hasta la puerta de Sancho[39].

Se ha hecho esta descripcion de la antigua topografia de la Ciudad, para
que se vea que el castillo de la ALJAFARIA no se hallaba tan distante,
como se supondria en otro caso, y que al mismo tiempo que era un sitio
de recreo de los reyes moros, era un punto de defensa en aquella época
en que no se conocia la artillería. Bajo este doble concepto fue
construido sin duda por los moros. Así es que en este alcázar se
hospedó, segun refiere Conde, Abderrahman Anasir Rei de Córdoba cuando
por los años 917 vino á Zaragoza. Esta obra se atribuye á Abenalfage,
que si creemos á nuestros historiadores reinó desde 864 hasta 889. No
puedo pasar por alto, que el nombre de este monarca no resulta en el
catálogo de los reyes moros que pone Conde en su historia, ni tampoco en
el que trae el erudito D. Juan Francisco Masdeu en el tomo 15 que trata
de la España Arabe: pero este no es un motivo[40] para que nosotros
reputemos fabuloso este personage, cuya memoria se conserva desde la mas
remota antigüedad en un edificio que lleva su nombre.[41] Así es que
Bartolomé Leonardo de Argensola[42] dice que los moros lo llamaron
ALFAJERIA y no ALJAFERÍA como ahora; de cuya rectificacion, hecha por un
hombre tan instruido en nuestras antigüedades, se deriva otro
comprobante de quien es el verdadero autor de este alcázar.[43] El
erúdito Luis Lopez en su obra titulada, _Trofeos y antigüedades de
Zaragoza_, página 345 dice: que habiendose alzado el capitan Abdila con
la corona de Zaragoza por la ausencia de Aben-Lope, que fué á
establecerse en Toledo, los historiadores no hacen mencion de otro hasta
el año 864, en que hablan de Abenalfage que segun refieren, entrando en
Zaragoza se tituló rey, mostrandose magnánimo y generoso, perpetuando su
memoria en edificios públicos, y que Blancas en sus comentarios le
atribuye el de la ALJAFERÍA que fué palacio de los reyes moros.[44] El
mismo Lopez dice que tambien se le atribuye á Abenalfage la construccion
de la mezquita mayor, hoy la Seo ó Metropolitana, y se funda en que
siendo obra de moros á ninguno puede aplicarse con mas propiedad,
porque habiendo construido un palacio para sí, no es regular que lo
dejase de construir para las ceremonias de su secta. Fundado igualmente
en el celo de Abenalfage por el islamismo pretende, que para poder
hallarse con mas comodidad y sin publicidad en la mezquita, hízo hacer
una via subterránea desde la ALJAFERÍA hasta la mezquita mayor, que
atravesaba á lo largo la mayor parte de la ciudad, sobre lo cual se
refiere vagamente á los escritores que tocaron este punto, y á los
diversos vestigios que se hallan en los subterráneos de algunas casas de
la calle de la Cuchillería. Blancas tambien hace esta indicacion en sus
comentarios, diciendo que no se atrevería á aseverarlo, sino se
encontrasen varios subterráneos en muchas partes de la ciudad. Deseoso
de informarme de esta particularidad, he tratado de hacer
averiguaciones, y mi estimable compañero el letrado D. Manuel Villava me
ha manifestado, que al reedificar su casa que se halla frente al arco de
S. Roque, encontró un subterráneo ó bóveda; y el archivero del
metropolitano templo de la Seo D. Pedro Dusen me refirió así mismo, que
desde dicho templo, si quiere, desde la capilla de nuestra Señora de las
Nieves, que es la contigua á la de S. Valero, entrando por la puerta del
Santo Cristo, corría una bóveda subterránea bastante espaciosa y honda
de mampostería, que se dirigia hácia la plaza de Santa Marta, sin que
haya encontrado hasta ahora, segun me aseguró, documento ninguno que
hablase de esta obra. Con estas noticias coinciden las que da el P.
Zaragoza,[45] el cual dice, «existen vestigios de ocho calles
subterráneas descubiertas en varios tiempos, unas cavadas en la tierra,
otras formadas de piedra y cal, algunas con arcos y bóvedas, y una
sostenida de columnas parecidas á las que se ven en la iglesia
subterránea de Santa Engracia, de cuyas calles hay tres que paran en el
cementerio, y otras tres cuyas minas terminaban en la capilla del
Pilar», lo que tambien supone de las otras cuya direccion no pudo
averiguarse. El P. Zaragoza atribuye estos subterráneos á los cristianos
de los primeros siglos, y cree que los construyeron para asistir á los
templos sin incurrir en las penas que se fulminaban por los emperadores;
pero no hay ningun inconveniente tampoco para suponer, que de ellos
pudieron aprovecharse los moros y mejorarlos para formar un camino
cubierto que dirigiese á la mezquita.

A algunos parecerán quizás sueños estas indicaciones, pero no lo creerá
así el que haya visto el subterráneo, que se encuentra en la casa número
91 del Coso frente á la parte posterior del Seminario Conciliar, cuya
casa es propiedad de la familia de Asensio. Llevado de la curiosidad
bajé tambien un dia, y en una estension de trece pasos regulares de
longitud con diez de ancho conté diez columnas, que formaban como un
templete rectangular. Cuatro hay á cada lado y una en cada uno de los
centros de las cabeceras del cuadrilatero. Las seis columnas son
redondas y las de los cuatro ángulos son cuadradas aparentando estar
formadas del agrupamiento de cuatro. Su altura desde el suelo viene á
ser de unos nueve palmos y medio. El capitel de las columnas es muy
brusco y no tiene adorno ninguno, y sino fuese porque en la parte
superior termina en cuadro, se podria considerar como un codo truncado.
A las inmediaciones del templete hay unos claustrillos de poca anchura,
que tienen en la parte superior arcos de ladrillo, que se cruzan y
forman la misma montea que los de las Iglesias. Se advierte en un
cuarto, que se halla á la derecha, la continuacion de los arcos, y uno
muy grande que está tapiado. Tambien ví una columna casi destruida por
la humedad. Al entrar en este subterráneo se nota á la izquierda una
comunicacion interceptada. Es imposible decir cual seria el objeto de
este edificio, pero atendido el remate de las columnas, no es aventurado
atribuir esta obra á los moros segun el estilo, que se observa en las
que ejecutaron.



CAPÍTULO SÉPTIMO.

Del Castillo de la Aljafería despues de la conquista de Zaragoza por D.
Alonso el Batallador: establecimiento de su capilla y dotacion de sus
capellanes.


Otra época no menos memorable para este castillo principia desde la
reconquista. Ocupada Huesca en 1096 por el ejército de D. Pedro I, á
consecuencia de la victoria que pocos dias antes habia obtenido en el
Alcoraz, llanura poco distante de aquella plaza, en cuya sangrienta
batalla rompió el ejército del rey moro de Zaragoza, á quien nuestros
escritores llaman Almozaben, esta última ciudad se vió amenazada ya de
su ruina, mayormente habiéndose establecido á cinco leguas de distancia
la gran fortaleza del Castellar, que parece estaba construida el año
1098, desde la cual ponian cada dia nuestros ricoshombres en
perturbacion á Zaragoza. Habiendo muerto D. Pedro I en 28 de Setiembre
de 1104, le succedió su hermano D. Alonso Sanchez, llamado el
batallador, que estuvo casado con Doña Urraca de Castilla, el cual puso
el primer sitio á Zaragoza en 1107, cuyo sitio tuvo que levantar por la
llegada del rey de Marruecos Jucef, que habia tomado á Cuenca, y que
apretaba á Toledo. D. Alonso le siguió hasta Andalucia por socorrer á su
tio, y desde entonces ya principió á pensar seriamente en la conquista
de Zaragoza; bien que el cerco no se puso con estrechez hasta principios
de 1114. A los de 1118 se dió un asalto; pero lo que decidió de la
conquista fué la célebre batalla de Cutanda en la que murió Abu-Bekir
ben Alari, y perecieron 20,000 moros[46], con cuyo motivo Zaragoza le
abrió sus puertas en 18 de Diciembre de 1118 según nuestros
historiadores, ó de 1115 como opina Blancas[47], aunque los árabes
pretenden que esta batalla fué posterior á la conquista de Zaragoza. No
podemos resistir al deseo de copiar de Conde lo que dice relacion á la
entrada en esta capital. «Cuando esto vió (dicen los manuscritos árabes)
Aben-Radmir (así llamaban á D. Alonso) despreció los conciertos que
tenia con Amad-Dola, y le pidió que le dejase la ciudad de Zaragoza. El
rey Amad-Dola se vió cojido en las redes que él mismo había ayudado á
tender, y no sabia que partido tomar: y sin responder al rey Radmir
cuidó de fortificar la ciudad cuanto le fué posible, y proveerla para el
cerco que esperaba. No se descuidó Aben-Radmir en buscar gentes de los
montes de Afranc,[48] y con infinita chusma que parecian hormigueros, ó
tropas de langosta, vinieron á cercar la ciudad de Zaragoza; y ordenaron
sus combates y labraron torres de madera que conducian con bueyes, las
acercaban á los muros y ponian sobre ellas truenos y otras veinte
máquinas, y tenian esperanza cierta de tomarla, y así apretaron el
cerco, y la pusieron en tanto estrecho que perecia de hambre la mayor
parte de la gente, pues como la ciudad era muy poblada y de mucha gente,
no bastaron las provisiones que se habían podido llevar antes del cerco:
y así enviaron á tratar de avenencia con el rey Radmir, que ya no
esperaban socorro sino del cielo. El rey Radmir les ofreció seguridad en
las vidas y haciendas, y que fuesen libres en morar en aquella ciudad, ó
retirarse á otra parte: y con esto se entregó la ciudad, y muchos
nobles Muzlimes pasaron á Valencia á Murcia: esto pasó el año quinientos
doce: el rey Amad-Dola se retiró con toda su familia á la fortaleza de
Rot-Alyehud. Pocos dias despues de entregada la ciudad de Zaragoza,
llegaron 10,000 caballos que enviaba de Africa el rey Ali, y como
entendiesen que ya la ciudad estaba en poder de los cristianos, se
detuvieron antes de llegar.»

Luego que entró D. Alonso en Zaragoza se alojó en el palacio de la
Azuda,[49] junto á la puerta de Toledo, cuya construccion se atribuye á
Aben-Aya ó Aben-Aire, y de quien se supone tomó nombre la calle de
Bonaire. A seguida cumplió este rey con los deberes de la religion, y
entre otros varios actos de munificencia piadosa, se cuenta la donacion
de la ALJAFERÍA á la Religion de S. Bernardo,[50] á devocion de este
Santo Patriarca que florecia entonces en santidad y letras, cuya
donacion dice Luis Lopez que no se sabe si tuvo efecto, pero por los
documentos de que haré mérito á seguida, se evidencia, que se atendieron
los derechos del monasterio para que por uno de sus monges se sirviese
la capilla[51].

En la obra manuscrita del maestro Espés[52] se dice que en la era de
1156 que corresponde al año 1118[53] el postrero de julio confirmó el
obispo D. Pedro Librana la donacion que el rey D. Alonso hizo de la
JAFERÍA á Berengario Abad Crasense[54] y sus monges, y les dió licencia
de edificar allí iglesia en honra de Dios, y de Santa Maria, y de San
Martin y de San Nicolas, y de que pudiesen tener pila de _bautizar_,
_cimenterio_, _y dar misa nupcial con los demas derechos parroquiales_,
y por valerme de las palabras del instrumento, _omnem christianitatem,
sicut parochialibus ecclesiis in episcopatu mos est_. Concede asimismo á
dicha iglesia las décimas y primicias de todas sus labores y
heredamientos, y dice en el propio acto que lo hizo con consejo y
voluntad de todos sus hermanos los clérigos de su iglesia, salvo la
reverencia y obediencia episcopal, y nombra los clérigos que
intervinieron en esta donacion en el mismo acto de esta manera: Galindo
Arcediano, Guillermo Sacristan, Pedro Cabeza de Escuela, Sancho
canónigos: Arsino escribano, Martin Viejo capiscol, Guillermo Capellan,
y Hugo con otros, y añade Espés, que ésta fué la primera donacion que
hizo este santo obispo.

Para que se tenga una historia completa de estas donaciones me parece
del caso decir, que el papa Urbano II á 16 de las calendas de mayo, año
de la encarnacion 1095, concedió al rey D. Pedro, el conquistador de
Huesca, y á sus sucesores las décimas y primicias de todas las tierras
que ganáran de los moros. Este rey murió á 28 de Setiembre de 1104 y le
succedió su hermano D. Alonso, porque un hijo que tenia aquel del mismo
nombre falleció pocos dias antes. Este rey conocido con el nombre de
batallador donó al obispo de Zaragoza D. Pedro Librana las décimas y
primicias de todas las iglesias de su obispada, y el 4.º y derecho
episcopal de todas las que estuviesen en los términos de su obispado[55]
y finalmente todas las heredades de las mezquitas, cuya donacion lleva
la fecha de la era de 1156, equivalente al año de Cristo 1118.

El Emperador D Alonso 7.º de Castilla, hijo de Doña Urraca muger de D.
Alonso el batallador en la era de 1172, año de 1134, (que es cabalmente
en el que murió cerca de Fraga el rey de Aragon su padrastro) confirmó
las donaciones que los señores reyes D. Alonso y D. Ramiro hicieron á la
Iglesia de Zaragoza.

En este mismo instrumento se habla de la ALJAFERIA y de sus alrededores
y haciendo el espresado D. Alonso 7.º referencia al privilegio de D.
Ramiro dice: á esto añadió aquella casa con sus molinos que están hácia
la puerta de Toledo, en la misma forma que los tuvo el rey D. Alonso su
hermano, esto es, con la obligacion de que los sarracenos reparasen y
limpiasen aquella acequia, como acostumbraban á hacerlo en tiempo del
mencionado rey Alonso, y la pesqueria que está junto á la acequia que
corre delante de la ALJAFERIA, y aquel fuerte que se llama Mezalbar
(ahora Monzalbarba,) siendo esto lo que D. Ramiro con todos sus derechos
confirmó á la espresada iglesia.

A primera vista parece estraño que un Rey de Castilla haga una
confirmacion, pero el que esté instruido en la historia recordará, que
habiendo instituido el Rey D. Alonso el batallador herederos á los
templarios, y á las milicias del Sepulcro y del Hospital,[56] los
aragoneses desestimando tan estraña disposicion, eligieron por rey á D.
Ramiro el Monge, con cuyo motivo aprovechándose el rey de Castilla,
llamado tambien D. Alonso, de la guerra que se habia encendido entre el
rey D. Ramiro y D. Garcia, que lo era de Navarra, entró en Aragon, y se
apoderó de Zaragoza y su comarca, tomando entonces el título de
Emperador, y reteniendo estas conquistas, hasta que habiendo casado la
hija de D. Ramiro Doña Petronila con D. Ramon Berenguer Conde de
Barcelona, fué este á visitar al Emperador D. Alonso y obtuvo que le
restituyese la ciudad de Zaragoza con todas sus dependencias hasta el
oriente del Ebro, no sin otra recomendacion que su franqueza y la
nobleza de sus modales, como dicen algunos escritores, sino mediante
condiciones contra las cuales protestó solemnemente Doña Petronila en su
testamento.

Tenemos, pues, que ya en el Junio de 1118, habia en el castillo de la
ALJAFERIA una capilla, ó por mejor decír un templo con una parroquia
dedicada á San Martin, en la cual se podian conferir todos los
sacramentos, y que tenia derecho á percibir las diezmas y primicias de
las tierras correspondientes al castillo, que sin duda eran las huertas
que pertenecian á los reyes moros, y que pasaron despues al patrimonio
de los monarcas aragoneses.[57]

En tiempo de Jaime 2º todavia parece que los monges del monasterio de
Crason, diócesi de Carcasona, conservaban derecho á la capellanía del
castillo, pues segun un despacho dado en Valencia en las nonas de agosto
de 1308[58] manifiesta este monarca, que sus progenitores de feliz
memoria, habian establecido en su ALJAFERIA de Zaragoza una capilla á
honra del bienaventurado S. Martín confesor, que debia servirse por el
abad ó rector de Crason, diócesi de Carcasona, ó por el que comisionase
el mismo abad, por lo que mandó este monarca al merino y oficiales de
Zaragoza, que tuviesen por prior á Fr. Jaime Berenguer, á quien Augerio
abad habia conferido el priorato de la ALJAFERIA removiendo á Fr.
Arnaldo Frunci.

Otro documento curioso relativo á la capilla de la ALJAFERÍA se halló
tambien, que es del mismo rey D. Jaime 2.º dado en Zaragoza el 14 de las
calendas de octubre del año 1300,[59] en el cual dice: que conviniendo
que el que cuida la ALJAFERIA sea presbítero y pueda celebrar misa todos
los dias, y cumplir los divinos oficios en la capilla del palacio de
este nombre, recibiendo los doce dineros diarios y los 70 sueldos
jaqueses anuales que recibe Domingo Juan, que entonces tenia encomendado
el cuidado de la ALJAFERIA por concesion de los Ilustrísimos Sres. Jaime
su abuelo y Alfonso su hermano reyes de Aragon, á súplica del mismo
Domingo determinaba que éste recibiese durante su vida los 12 dineros
diarios y los 70 sueldos anuales, y despues de su muerte los percibiese
su hijo Domingo que era presbítero y su hermano Pedro, los cuales debian
estar encargados de la custodia de la ALJAFERIA durante su vida, con
obligacion de decir misa todos los dias, y celebrar los oficios divinos
el primero, debiendo el padre alimentarle mientras percibiese aquellas
cantidades: previniendo si sobreviviere Pedro, que debiese dar alimentos
á un presbítero para que celebrase en la capilla, y que por muerte de
todos volviera esta pension al rey y á los suyos, mandando al
Bailio[60] que la pagára de los rendimientos del almudí de sal de
Zaragoza. Este documento presta materia para muchas reflexiones; aparece
desde luego que 12 dineros diarios y 70 sueldos jaqueses anuales,
suministraban lo suficiente para la manutencion de tres personas en el
año 1300, y que los clérigos que celebraban en la capilla del castillo
no debian ser muy numerosos, cuando se excogitó por el Rey D. Pedro un
medio económico para aumentarlos[61].

En 1347 el Sr. D. Pedro 3.º[62] espidió un título de presentacion de uno
de los presbiterados de la ALJAFERIA en favor de Francisco Fábrica,[63]
presbítero de la diócesi de Barcelona, y en este documento hace
relacion, de que por la disposicion testamentaria de su esposa Doña
Maria habia mandado instituir seis capellanias ó presbiterados, dos para
la capilla del palacio de Barcelona, dos para la ALJAFERÍA de Zaragoza,
y dos para la capilla real de Valencia, cuyo patronato correspondia al
rey; y resulta por una nota al pie, que aquel mismo año se proveyeron
tres de estos presbiterados.

En 1350[64] el mismo rey don Pedro 3.º presentó para uno de los
presbiterados de la ALJAFERIA á Juan Pedro Dosca que no poseia otro
beneficio, siendo de notar que hace mencion de la piedad de sus
antecesores, que habian instituido 4 presbiterados contribuyendo con 400
sueldos al que hacia de rector, y con 300 á los otros, con el objeto de
que estos 4 sacerdotes celebrasen continuamente el santo sacrificio de
la misa, y los demas oficios divinos en la espresada capilla, y
asistiesen á las horas nocturnas y diurnas, de lo que se infiere que el
culto se desempeñaba ya en la ALJAFERIA con solemnidad.

Nadie pues podrá negar á la iglesia del Castillo el haber sido la 1.ª
capilla real de los Reyes aragoneses. Sin duda por esta consideracion el
señor rey D. Juan 1.º, segun he oido, unió á esta rectoría una
capellanía real y canonical que fundó en el Pilar el rey D. Jaime 2.º en
1294 para poderse sustentar con mas decoro el capellan del Castillo,
cuya union no se ha verificado[65].

El señor D. Felipe 2.º en 15 de Noviembre de 1597 mandó que de las
rentas de la bailia general de Aragon se diesen cada año al rector 436
sueldos, y D. Felipe 4.º en 6 de abril de 1664, ordenó á los
inquisidores del tribunal de Zaragoza, contribuyesen con 50 escudos de
la renta del horno, y en abril del mismo año que de la hacienda de su
real palacio le diesen todo lo que hubiese menester para el culto
divino. En la actualidad goza el rector de 300 rs. mensuales, que cobra
por el habilitado del E. M. de la plaza. Sin asignacion para jocalias y
culto, abolido además el diezmo y la primicia, necesariamente debe
reinar la miseria en un templo que podia haberse enriquecido con los
despojos de los conventos.

Como es parroquia la ALJAFERÍA tiene libros parroquiales, y los que hoy
existen principian por la partida de bautismo de José Pedro León Guiralt
en 29 de Junio de 1687: pero al primer folio de este libro hay una
certificacion de D. Simon Cenon de Rojas, secretario de la inquisicion
en que dice haberlo entregado de órden del santo tribunal al rector D.
Francisco Ferrery Berges, y haberse quedado en el archivo del citado
tribunal por justas causas el tomo anterior que comenzaba en el año
1587.

Para no omitir nada de lo que tenga relacion con la ALJAFERIA, haré
mérito de una preciosidad que se pretende contuvo por algun tiempo su
capilla. Briz Martinez[66] trae un documento que se dice otorgado á 26
de setiembre del año 1399, cuyo contenido se reduce á que el rey D.
Martin deseaba adquirir y tener en su capilla un caliz de piedra, en que
N. S. Jesucristo consagró la noche de la cena, y que S. Lorenzo adquirió
del santo pontífice Sixto, de quien era diácono y discípulo, y habia
venido á parar á S. Juan de la Peña: que para hacer esta peticion deputó
al reverendo Antonio arzobispo de Atenas, y que reunidos los monges en
capítulo deliberaron entregarlo, de lo cual el dicho arzobispo, y
Bernardo prior, hicieron relacion al rey D. Martin que estaba en su
capilla menor de la ALJAFERIA, y allí le entregó ó presentó el prior
este cáliz, y después de haberlo recibido en sus manos, el rey en
agradecimiento dió al prior otro de oro de cinco marcos de peso de
Zaragoza, cuyos esmaltes y figuras se particularizan en el mismo
instrumento, con obligacion de que los monges no lo pudiesen vender ni
empeñar. Esta escritura se halla testificada por Berenguer Sarta
secretario del rey, y se espresa haber sido estraida del archivo de
Barcelona. Este cáliz, segun refiere Briz, estuvo en la capilla de la
ALJAFERÍA hasta que el rey D. Juan, que era gobernador de los reinos de
Aragon por su hermano el rey D. Alonso, que estaba en la conquista de
Nápoles, lo dió en 18 de marzo de 1437 á la iglesia de Valencia. No
entro en el exámen del fondo ó sustancia de los hechos que refiere este
documento, y solo me limito á manifestar las creencias y lo que consta
históricamente que se hizo segun ellas[67].



CAPÍTULO OCTAVO.

DE LOS HUERTOS Y AGUAS

de la Aljaferia.


Que habia un huerto destinado sin duda al recreo de la magestad, lo
prueban dos documentos del Rey D. Martin, dado el uno en Valencia á 7 de
marzo de 1403,[68] y el otro en Segorve á 14 de Julio del mismo año, y
autorizados por Nicolás de Campelles que entonces regentaba la
cancillería. En el primero se hace mencion del recurso que le había
dirijido Ramon de Torrellis jurisperito de Zaragoza, exponiendo que D.
Pedro padre del D. Martin, por documento fechado en Monzon á 12 de
Octubre de 1383, dió graciosa y perpetuamente á Gil de Sada, camarero de
dicho rey y merino de la espresada ciudad, para sí y los suyos el agua
sobrante, despues de regado el huerto de la ALJAFERÍA, cuyo derecho
vendió Gil á Torrellis; y como algunos pretendian regar en su perjuicio
los huertos y posesiones que estaban debajo de la ALJAFERIA, manda el
Rey D. Martin que no se le ponga ningun impedimento, y encarga al merino
y sus oficiales que le amparen vigorosamente. En el 2.º documento,
dirigido tambien al merino y los oficiales de Zaragoza, habla el mismo
Rey D. Martin del abuso que intentaba hacer del agua Ramon de Torrellis,
el cual pretendia aprovecharse de ella despues de regado el huerto
menor, y no el mayor de la ALJAFERIA; de lo que se seguia que se secasen
los árboles y plantas de dichos huertos, particularmente en los meses de
calor: y el Rey D. Martin dice, que así como no quiere causar perjuicios
á sus súbditos, tampoco quiere que se le causen, y que su mente no fue
de ningun modo el que se aprovechase Torrellis del agua, sino despues de
regados los dos huertos de la ALJAFERIA, y en esta forma declara el
sentido de los anteriores despachos.

Cual fuese la importancia de estos dos huertos y tierras, lo demuestra
otra escritura otorgada en Zaragoza á 5 de Agosto de la era de 1344,[69]
que equivale al año 1306 por testimonio de Guillermo Porta, de la cual
resulta que el tutor y curador legítimo de Peregrin, Teresa y Gracia
pupilos, hijos de Peregrin Baldovin y de doña Gracia Martin Tarin su
muger, con la judicial licencia y facultad que le concedió Guillermo de
Cavaldós, Zalmedina[70] de Zaragoza, pasó á vender al Excmo. Príncipe y
Sr. D. Jaime 2.º rey de Aragon, perpetuamente la mitad de las aguas del
rio Huerba, que pertenecia á dichos pupilos por su padre, y que tenia el
nombre de agua del Sr. Rey, recibiéndola y cogiéndola continuamente en
el azud de la acequia de la Romareda, término de Zaragoza, desde la hora
de vísperas del sábado hasta la misma del domingo 1.º siguiente, por
precio de mil y quinientos sueldos jaqueses, que confesó haber recibido
de S. M. por mano de Estéban de Roda de su real casa y familia. En esta
escritura se expresa, que los demás bienes que se habian tratado de
vender, no encontraron comprador, y que de esta mitad de agua se
ofrecieron 1500 sueldos _ad opus Domini Regis_, para la obra del Sr.
Rey, que seria indudablemente en la ALJAFERIA, pues no consta que
nuestros reyes diesen este título á otra.

Este mismo monarca D. Jaime 2.º en un despacho fechado á 7 de los idus
de Marzo del año 1311,[71] dice á Guillermo Palacin, que por otro ya le
habia mandado, que del agua que se toma á ciertas horas para la obra de
la ALJAFERIA, dé y complazca á la Priora y comunidad del monasterio de
predicadores, para regar un huerto de dicho monasterio, mientras que no
se necesitase para la ALJAFERIA, y que como esta agua no puede
atravesar, sino se construyen arcos ó alguna obra en el foso, que hay
entre el monte de la ALJAFERIA y el muro de tierra de la ciudad, por
cuyos arcos pueda pasar, manda, que se le permita al prior ó procurador
de ellas la obra necesaria en el foso sin perjuicio de nadie. Este
documento hace ver la abundancia de aguas que tenia la ALJAFERIA, y que
todavia existian entonces el foso y muro de tierra de que se ha hablado
anteriormente. La otra carta ó despacho, á que se refiere en el
privilegio citado, fue dado tambien en Valencia en las nonas de Marzo de
1311, y en él hizo la concesion á las monjas á virtud de la súplica que
le dirigieron.



CAPITULO NOVENO.

Esmero de los reyes aragoneses en la conservacion de la ALJAFERIA.
Relacion de los documentos antiguos que hablan de su reparacion y de la
casa de fieras.


Nuestros reyes cuidaron con el mayor esmero de la conservacion de este
palacio. Así es que hé visto una órden de D. Jaime 2.º fechada en
Barcelona á 12 de las calendas de abril de 1292[72] dirijida á Gil
Terini merino de Zaragoza, para que gastase lo necesario en la
reparacion de la ALJAFERIA, como lo dispusiese el noble Sr. Mariano
Ferdinandi. En 1301 el Rey D. Jaime 2.º expidió título de maestro y
director de las obras que se hiciesen en la ALJAFERIA, á Mahomat
Bellito, hijo de Jucef Bellito Sarraceno, que habia desempeñado el mismo
destino, siendo notables las palabras, _habeas et percipias de ipsis
operibus salarium competens pro tuo labore_; para que obtengas y
percibas de las mismas obras el salario correspondiente á tu trabajo: lo
que parece da á entender, que no tenia provecho alguno sino cuando
trabajaba.

El otro despacho fechado en Barcelona á 18 de agosto de 1408,[73] el Rey
D. Martin destinó á la reparacion de la ALJAFERIA, que por su notable y
antigua construccion sobresale, segun espresa, entre todas las moradas ó
palacios de su dominio, el tributo llamado maravedí, que se cobraba de
ciertos pueblos, y aljamas de judios y sarracenos, mandando que se
entregasen á Pardo La-casta, merino de Zaragoza bajo pena de la
indignacion real.

Pero el documento mas curioso es el que recuerda la existencia de una
casa de fieras en la ALJAFERIA. Así se infiere de la órden que en 18 de
setiembre del año del Señor 1338[74] dió D. Pedro 3.º (era el
Ceremonioso 4.º de Aragon) á su consegero y merino de Zaragoza Miguel
Palacio, para que sin embargo de las muchas cargas que tenian las rentas
del merinado, por las diversas asignaciones que se habian hecho sobre
ellas, continúe las obras de la ALJAFERIA, por ser su voluntad que á
pesar de aquellas no se paralicen: y á seguida le manda que facilite la
manutencional oso de Anteon y á las demás alimañas ó fieras que se
guardaban en la ALJAFERIA. Tambien previene que si el judio, á cuyo
cargo estaba la custodia de los leones, conocia que los cachorros algo
crecidos podian separarse de sus padres sin peligro, los enviase
inmediatamente con el mismo judio á Valencia, suministrándole lo
necesario para el viage y alimento suyo y de los animales. Un documento
tan raro patentiza el tono en que se encontraba este palacio en tiempo
del rey D. Pedro el Ceremonioso, y el cuidado que ponia este monarca aún
en las cosas al parecer mas insignificantes, cuando tenia distraida su
atencion en aquel año con los preparativos que disponia para resistir al
numeroso egército africano, que con cien galeras iba á invadir el reino
de Valencia, y con las negociaciones de concordia con el Rey de
Castilla. Esto prueba que hasta los hombres grandes tienen sus caprichos
y sus distracciones, que admiran á los que no conocen la flaqueza de la
humanidad, y no consideran que hasta los héroes buscan el descanso en
las cosas mas indiferentes.



CAPÍTULO DÉCIMO.

Del nacimiento de SANTA ISABEL, su bautismo y sus cartas.


Pero lo que mas realza este palacio es el nacimiento, á cuatro de julio
de mil doscientos setenta y uno, de la infanta de Aragon, y despues
Reina de Portugal, SANTA ISABEL, que fué hija de D. Pedro 3.º de Aragon,
llamado el Grande, y de la Reina Doña Constanza hija de Manfredo rey de
las dos Sicilias. La Santa fué pues biznieta por la linea materna del
emperador Federico 2.º, y por la paterna nieta de D. Jaime el
Conquistador, hermana de D. Alonso 3.º el Liberal, de D. Jaime 2.º
llamado el Justo, y de D. Fadrique rey de Sicilia. Llamóse Isabel, segun
Dormer, por la reina de Ungria Santa Isabel, hermana de Doña Violante su
abuela, muger de D. Jaime el Conquistador. Además de asegurar varios
escritores el nacimiento de la Santa en Zaragoza, y aun en el Castillo
de la ALJAFERIA, obra tambien la tradicion de modo que, segun dice
Bartolomé Leonardo de Argensola,[75] para que se vean los succesivos
esfuerzos de ésta, es de notar que cuando solia acudir muchedumbre de
gente para ver el palacio de la ALJAFERIA, admirándose de las techumbres
doradas de las salas, y aposentos reales, los alcaides ó sus llaveros
que le declaraban algunas particularidades, para la curiosidad de las
que las notaban, llegados á uno muy señalado: «Este aposento (decian) se
llama el tocador de la Reina, y nació en él aquella gloriosa Infanta
Doña ISABEL, que fué Reina de Portugal. Cuan grande autoridad tengan las
tradiciones y cuan respetadas sean de los hombres sabios, nadie lo
ignora.»

Pero además de estas razones alegan otras algunos escritores regnícolas,
que no dejan de ser fundadas. D. Pedro no era mas que príncipe de
Cataluña cuando trató y concluyó su casamiento S. Raimundo de Peñafort,
á disgusto del Rey D. Jaime su padre, y del Papa Urbano 4.º, que
desamaba, como dice Argensola, al Rey Manfredo, y le privó de sus
reinos. Con este motivo y en demostracion de su desagrado procuraba el
padre separarse de su hijo: el 1.º vivia en Barcelona, y el segundo en
Zaragoza, durando este aislamiento y separacion hasta que nació SANTA
ISABEL, que fué el lazo de la concordia, como que esta infanta se crió
con su abuelo D. Jaime el Conquistador. Véase pues como además de la
tradicion, tiene el nacimiento de la Santa en el castillo de la
ALJAFERÍA, argumentos de probabilidad, fundados en hechos históricos que
dan naturalmente esta consecuencia.

En Mayo de 1272 se celebraron sus desposorios con el Rey D. Dionís de
Portugal, y realizado en época competente este matrimonio, de él nació
D. Alonso, que succedió á su padre en la corona de Portugal, y doña
Constanza que casada con Fernando 4.º de Castilla, fue reina tambien.
Las virtudes de Isabel brillaron mas que la púrpura que vestía.

Esta reina virtuosa padeció estremadamente con las discordias suscitadas
entre su esposo D. Dionís y su hijo D. Alonso, á consecuencia de la
excesiva privanza que el 1.º concedia á D. Alonso Sanchez su hijo
bastardo. SANTA ISABEL reconcilió á padre é hijo, obligando á éste á que
pidiese perdon al rey, cuya reconciliacion es mas meritoria, si se
considera que ya habian venido á las manos, y se habia derramado la
sangre en algunas batallas. A consolarla en estos quebrantos se dirigió
la embajada de D. Fr. Sancho de parte de D. Jaime 2.º que dió materia á
una de las cartas de que se hablará despues. Sufrió tambien esta reina
primero por la vida licenciosa de su esposo, y posteriormente por unos
celos infundados nacidos de la calumnia de un page, que por una especial
disposicion de la providencia, para la que nada hay casual, recibió la
muerte que con sus embustes habia preparado á su compañero. Viendo tan
patente el dedo de Dios, el rey D. Dionís tributó á SANTA ISABEL el
homenaje que merece la inocencia.

Habiendo fallecido su marido en 7 de enero de 1325, tomó el sayal de
Santa Clara, y en este trage asistió al funeral del rey. Murió el 4 de
junio de 1336 en Estremoz, habiendo ido á visitar al rey su hijo, para
solicitar su acomodamiento en las diferencias que tenia con el rey de
Castilla y su venerable cadáver se llevó al monasterio de Coimbra que
habia fundado. El papa Leon X autorizó su rezo y fiesta en Coimbra el
dia de su entierro que fué el 13 de julio. Paulo 4.º extendió este
indulto á todo el reino de Portugal á instancia de D. Juan 2.º, y á todo
Aragon á instancia de Felipe 3.º, y Urbano 8.º la canonizó en 25 de mayo
de 1625.[76] Trasladado el convento de Santa Clara al monte de Nuestra
Señora de Esperanza, se trasladó tambien el cuerpo de la Santa. Las
Córtes generales de Aragon decretaron á su memoria la ereccion, á
expensas del reino, de un altar ó capilla, habiéndose erigido por fin el
templo de SANTA ISABEL, que es el del convento de S. Cayetano en
Zaragoza. Las Córtes de Aragon llenas de una devocion santa aun
pretendieron mas, y fué que se suplicase á S. Santidad que este dia
fuese de fiesta colenda en todo el reino[77].

Su testamento y sus cartas han sido obgeto de las alabanzas de varios
historiadores aragoneses, castellanos y portugueses. Gerónimo Zurita
puso en el archivo de la Diputacion, entre otros varios papeles, dos
cartas de SANTA ISABEL dirigidas á su hermano el Rey D. Jaime 2.º
llamado el Justo, que tienen la fecha de los años 1303 y 1319, y siendo
tal el aprecio que hacia de esta memoria el Reino, los diputados en 1676
trataron de colocarlas en relicarios; y no habiéndolas encontrado en el
puesto en que las señalaba el índice ó inventario, segun la costumbre de
aquellos tiempos, sacaron censuras que hicieron publicar en varias
partes para obligar á restituirlas, y no habiendo parecido á pesar de
estas diligencias, continuaron en buscarlas, y por fin, como dice Dormer
pág. 101 en la obra citada, tuvieron la dicha de encontrarlas en 1681, y
ordenaron que se guardasen en una rica cartera, y se publicasen por
medio de la imprenta con varias notas que les puso el citado Dormer.
Copiarémos al fin estas cartas[78] para que se vean los sanos consejos
de esta Reina, y los medios de que se valia para establecer la
concordia en los estados de su hermano.

Segun las tradiciones vulgares la reina de Portugal fué bautizada en el
castillo, y algunos llevan su preocupación hasta el punto de señalar el
lugar donde se hallaba la pila; pero consultados nuestros escritores no
puede menos de calificarse de errónea esta tradicion. El célebre Dormer
en la disertacion que escribió sobre el martirio de Santo Dominguito de
Val seise ó infante de coro en la metropolitana del Salvador, dice al
hablar de las excelencias de la iglesia de la Seo, «que en ella recibió,
(estas son sus palabras,) las lustrales aguas de la gracia en el año
1271 la serenísima infanta doña ISABEL.» Mas probable parece por otra
parte que el bautismo de la princesa se celebrase en la catedral, donde
podria solemnizarse con mayor pompa, y esto lo tendremos por
naturalísimo, si consideramos que nuestros reyes se coronaban en la Seo,
y si aquel templo era el elegido para un acto tan solemne, tambien
correspondia lo fuese para el bautismo, mucho mas debiendo celebrarse en
un mes de calor como el julio, en el que ningun peligro corria la
infanta con la dilacion.

La historia nos presenta como un signo de la magestad el bautismo de los
hijos de los reyes en la Seo. D. Fernando el Católico nació en Sos á 10
de marzo de 1452 y no se bautizó hasta el año siguiente en la
metropolitana del Salvador de Zaragoza, cuyo bautismo se celebró con
tanta solemnidad como si fuera primogenito; succeso en el que, segun
dice Abarca[79], tuvo la rabiosa melancolía del príncipe D. Carlos,
hijo tambien de D. Juan 2.º, fecunda y viva materia para hartarse de
tristezas. Cuando el bautismo de los príncipes que nacian fuera de
Zaragoza se retardaba para celebrarlo en la Seo, muy natural es creer
que los que nacian en la capital no fuesen bautizados en otra parte.

En 4 de setiembre de 1498 D. Fr. Francisco Gimenez de Cisneros (creado
cardenal en 1507) bautizó en la Seo y capilla del arzobispo D. Lope de
Luna al príncipe D. Miguel, hijo de D. Manuel rey de Portugal y de la
reina doña Isabel princesa de España y nieta de los Reyes Católicos.
Estos, que hasta tal punto habian engrandecido la ALJAFERIA no la
hubieran privado del honor de este bautismo, si en su pila hubiera sido
bautizada SANTA ISABEL. Esta es otra prueba de que la Santa fue
bautizada en la Seo y quizás en la misma capilla en que lo fué despues
el infante D. Miguel.[80]

Si se desea mayor convencimiento, se encontrará en las gestiones que
hizo el reino para fabricar, la capilla de SANTA ISABEL en la iglesia de
la Seo. En las actas del Ilustrísimo Cabildo resulta, que en el
celebrado en 10 de diciembre de 1677 se dió cuenta de que D. Manuel
Secanilla diputado del Reino, habia hablado al arcediano de Santa Maria
que era el presidente, manifestándole los deseos que los diputados
tenian de fabricar una capilla en el templo del Salvador bajo la
invocacion de SANTA ISABEL y llegándose ya al señalamiento depuesto, el
cabildo designó la capilla de San Pedro, colateral al altar mayor, dando
comision para tratar del asunto á los Sres. Arcediano de Aliaga y
Segovia. Estos comisionados no se descuidaron en agitar la materia, pues
en el cabildo del 17 del mismo mes ya hicieron relacion de que habian
conferenciado con los diputados; que estos pretendian la capilla, donde
está ahora la de San Benito, por su proximidad á la pila donde fue la
Santa bautizada, y que la fiesta se habia de hacer en la misma capilla;
que los diputados habian de estar con sillas y almohadas, y el cabildo
en el coro ó en bancos, como estaba en los aniversarios del arzobispo D.
Fernando. Los comisionados hicieron desde luego presente á los
diputados, que esto no era asequible, ni era decente que se hiciera la
fiesta fuera del altar mayor; con cuyo motivo desengañados de la
imposibilidad de que se admitiese esta propuesta, habian convenido en
que la fiesta se celebrase en el altar mayor, si el cabildo les permitia
sentarse en bancos teniendo almohadas de terciopelo carmesí, pero el
cabildo se negó tambien á esta propuesta, fundado en que la Iglesia de
la Seo era Capilla Real, y nadie sino los reyes podian usar en ella de
almohadas de seda de aquel color.[81] De aquí proviene que el Excmo.
Ayuntamiento de Zaragoza lleva siempre almohadas de terciopelo negro á
esta iglesia y la del Pilar, al paso que usa de las de carmesí en otros
templos como lo he observado siendo síndico. Estas gestiones hacen ver
la persuasion en que estaban los diputados del bautismo de SANTA ISABEL
en el templo de la Seo. Creo que este punto ha recibido el
correspondiente esclarecimiento.



CAPÍTULO ONCE.

Del establecimiento de la Inquisicion en la ALJAFERIA y de las
formalidades de los autos de fé.


No solamente es memorable la ALJAFERIA por el nacimiento de SANTA
ISABEL, sino tambien por haber estado primitivamente en aquel recinto la
Inquisicion, y por otros festines que ó se verificaban en aquel palacio,
ó principiaban cuando menos en el mismo. En 29 de noviembre de 1485,
segun el P. Murillo, se nombraron para Aragon los oficiales necesarios;
pues ya habian sido nombrados en el mayo del mismo año, inquisidores
apostólicos Fr. Gaspar Inglar Dominico, y Pedro Arbués de Epila canónigo
de Zaragoza, y se asentó el tribunal en unas casas que estaban entre la
iglesia mayor (la Seo) y las del arzobispo. A media noche del jueves 15
de Setiembre del mismo año 1485 fue herido mortalmente el inquisidor
Arbués. Sabida su muerte por los Reyes Católicos, nombraron nuevos
inquisidores, los cuales con provision real y por órden den del
inquisidor general asentaron el tribunal del Santo Oficio[82] en la
ALJAFERIA, y esto se hizo segun Zurita[83] como en señal de perpetua
salvaguarda real y fe pública, debajo de la cual el rey y sus
succesores debian amparar este ministerio que en aquella época se
apellidaba santo[84]. En 1706 por órden del rey D. Felipe 5.º se
trasladó á la plaza del Cármen[85] y casa de D. Miguel Sardania: en 1708
al Coso á la casa de los condes de Sástago: en 1710 á la calle de Santa
Cruz y casa de los Hospitales de Ntra. Sra. de Gracia y de Misericordia,
y últimamente en 18 de Junio de 1759 á la calle de Predicadores y casa
que fué de los duques de Villahermosa, en cuyo sitio se construyó un
magnífico palacio que recientemente ha sido destinado á cárcel.

De la ALJAFERIA salia toda la comitiva para los autos de fé, que se
celebraban en Zaragoza con la mayor solemnidad. La víspera del dia
destinado se enarbolaba el estandarte de la fé sobre la puerta del
Castillo, y permanecia hasta la tarde. Despues de vísperas acudian allí
todas las religiones á acompañar la procesion, en que se sacaba la cruz,
que era muy grande y de color verde, y se colocaba de antemano con la
mayor decencia en la iglesia de S. Martin. Cada religion entraba y
postrada delante de la cruz, cantaba devotamente una antífona á la
misma, y separada á un lado aguardaba la llegada de las demás, del
capítulo de S. Pablo y de la música de la Seo. Las religiones salian por
órden de antigüedad; entre la de Santo Domingo iban los familiares, y en
medio conducian el estandarte de la cofradia de S. Pedro Mártir que era
de ministros de la Inquisicion, y lo llevaba un ministro del Santa
Oficio siguiendo los comisarios, el fiscal, el alguacil, secretario y
demás ministros de la Inquisicion, con las cruces que les servian de
insignia en el pecho. Iba la procesion al Mercado: el que llevaba la
cruz subia al tablado donde habian de estar los penitentes, y la dejaba
sobre el altar, quedando por la noche bajo la custodia de los religiosos
de la Santísima Trinidad.

El dia del auto se reunian en la Inquisicion, y subian al aposento del
inquisidor mas antiguo para hacer el acompañamiento el regente la Real
Chancilleria, con los oidores de la Audiencia civil y criminal
acompañados de sus ministros: el Justicia de Aragon con sus
lugartenientes, ministros y oficiales: dos dignidades, dos canónigos de
la metropolitana, y en nombre de N. Sra. del Pilar el prior y dos
canónigos: el vicario general del arzobispado y por los obispos del
distrito un consultor canónigo de la Seo. Despues llegaban el Zalmedina
y jurados, que representaban la ciudad con sus maceros delante,
acompañándoles tambien muchos ciudadanos. En llegando los jurados al 2.º
patio, y antes que se apeasen, bajaban los inquisidores acompañados de
personas de calidad, y subiendo en sus mulas y los demas en sus
caballos, se ordenaba el acompañamiento, yendo delante de dos en dos los
que habian ido acompañando la ciudad, las Audiencias reales y la Corte
del Justicia de Aragon, y despues de estos el prior y canonigos del
Pilar, los prebendados de la Seo, los lugartenientes del Justicia de
Aragon, y luego los maceros de la ciudad, los del Zalmedina y los del
Justicia de Aragon; á seguida iba el estandarte de la fé que llevaba el
fiscal del Santo Oficio, teniendo los cordones dos caballeros de
título, ó el castellan de Amposta y Bailío de Caspe.

Despues seguia el inquisidor mayor acompañado del Justicia de Aragon,
que iba á la mano derecha con el jurado en cap á la izquierda: luego el
2.º inquisidor y el Zalmedina al lado derecho y el 2.º jurado á la
izquierda, el vicario general iba con el jurado 4.º á la derecha, y el
oidor mas antiguo á la izquierda: el que representaba á los obispos
llevaba al jurado 5.º á la derecha y el otro oidor de la Audiencia á la
izquierda: continuaban de dos en dos los oidores de las Audiencias y
terminaba el acompañamiento con seis familiares del Santo Oficio con
varias levantadas. Esta comitiva compuesta de mas de 500 personas se
dirigia al mercado donde se celebraba el auto de fé. Cuando despues de
la expulsion de los moriscos fue menor el número de los penitentes, se
celebraron en el 2.º patio de la ALJAFERIA haciéndose por los
inquisidores el recibimiento del regente, oidores, Justicia de Aragon y
jurados en la sala baja que llamaban de los mármoles. Al recordar estas
antigüedades ¿quién no se admirará de la diferencia de los tiempos?
¿Quién no traerá á la memoria estas escenas, al ver salir los brillantes
regimientos de la guarnicion del castillo de la ALJAFERIA, de donde
salian antes los penitentes, los religiosos de varias órdenes, y los
ministros de la inquisicion; instituciones que ya han desaparecido, y
que pertenecen á la historia? Situaciones tan diferentes; destinos tan
encontrados de un mismo edificio prestan materia al hombre reflexivo
para filosofar sobre la variedad tan pasmosa de las épocas, y para
lanzarse en un vasto océano de profundas meditaciones.



CAPÍTULO DOCE.

Fiestas que se celebraron en la ALJAFERIA con motivo de las coronaciones
de diversos reyes.


Siendo el alcázar de la ALJAFERIA la morada de nuestros reyes, y el
lugar donde mas ostentaban su magnificencia y su poder, era consiguiente
que su nombre sonára en la mayor parte de las fiestas, y que en él
ocurriesen succesos que ha debido recoger la historia.

No puede menos de sorprender al que lea la de nuestro pais la rapidez
con que se engrandecieron nuestros monarcas, y la importancia que
adquirieron á los pocos años de conquistada Zaragoza de los Sarracenos.
Aun no habia transcurrido un siglo desde este hecho glorioso, y ya vemos
á D. Pedro 2.º el Católico coronarse y ungirse con magnífico aparato en
3 de noviembre de 1204 en Roma, á donde pasó desde la Provenza con cinco
galeras y buena armada de navíos, llevando consigo mucha gente principal
de aragoneses, catalanes y provenzales. El Pontífice Inocencio 3.º
otorgó á este monarca privilegio, para que cada y cuando los reyes de
Aragon quisiesen coronarse, lo pudiesen hacer en la ciudad de Zaragoza,
por manos del metropolitano que entonces era el arzobispo de Tarragona,
y la misma gracia se hizo estensiva á las reinas, por la razon de que el
derecho civil dispone, que las mugeres se ilustren con los honores de
los maridos. Desde entonces vemos introducida en Aragon la coronacion y
uncion de los reyes, aunque no todos usaron esta ceremonia, como lo
comprueba, que el Sr. D. Jaime 1.º hijo del anterior no se coronó, bien
que en él principió otra costumbre, pues fué el primero á quien los
aragoneses en forma de Reino juraron. Nuestros anales refieren entre los
reyes ungidos y coronados á D. Pedro 3.º llamado el de los franceses,
nieto de D. Pedro el Católico, é hijo de D. Jaime el Conquistador: á D.
Alonso 3.º llamado el Franco: á D. Jaime 2.º el Justo, á D. Alonso 4.º
el Benigno, á D. Pedro 4.º el Ceremonioso, á D. Juan 1.º el Amador de la
gentileza, á D. Martin y á D. Fernando 1.º el Honesto: y las reinas que
gozaron el honor de la coronacion, fueron doña Constanza, doña Sibila,
doña Maria de Luna y doña Leonor, esposa la primera del rey D. Pedro el
de los franceses, la 2.ª de D. Pedro el Ceremonioso en cuartas y últimas
nupcias, la 3.ª de D. Martin, y la última de D. Fernando el Honesto.

Todas estas coronaciones se solemnizaban con una pompa tan magestuosa
que parece increible, atendidos los débiles principios de la monarquia
aragonesa; y como en todas ellas la ALJAFERIA, siendo mansion real,
brillaba con un lujo que aun ahora excita la admiracion, no parecerá
fuera de propósito que hagamos un resumen de estos festejos y
ceremonias. D. Pedro 3.º se coronó y ungió en la iglesia mayor (la de la
Seo) de Zaragoza á 16 de Noviembre de 1276, y tambien su esposa doña
Constanza hija del Rey Manfredo de Sicilia en el mismo dia: pero para
que recibiendo la corona de mano del arzobispo no pareciese que
tácitamente aprobaba el reconocimiento hecho por su abuelo, cuando hizo
tributario el reino á la Sede Apostólica, la víspera de su coronacion
formalizó una protesta ante varias personas principales, diciendo que no
entendia recibir la corona de mano del arzobispo en nombre de la iglesia
romana, ni por ella ni contra ella; protesta, que repitieron D. Alonso
3.º y D. Jaime 2.º: pero D. Alonso 4.º ya tomó del altar por si mismo la
corona, y D. Pedro 4.º el Ceremonioso refiere que, al ir á comenzar el
oficio el dia de su coronacion, se le llegó el arzobispo ya revestido y
le suplicó le diese lugar á que él delante de todo el pueblo le pusiese
en la cabeza la corona: que D. Ot de Moncada respondió por él diciendo,
que en ninguna manera se debia hacer aquello, por que era gran perjuicio
del rey, y que á éste le cuadró esta respuesta; pero que comunicándolo
despues con su consejo y prohombres de Zaragoza, viendo que todos eran
de contrario parecer, no sabiendo que decir, se resolvio á contestar que
él mismo se queria poner la corona; oido lo cual el arzobispo mostró
pesarle, y como el oficio iba pasando adelante, dice, que insistió en
que á lo menos diese lugar, que cuando estuviesen delante del altar
mayor en presencia de todo el pueblo, se la adobase (compusiese). D.
Pedro cuenta tambien que se vió confusísimo en su corta edad de 15 años,
y que por fin se determinó á decir al arzobispo que la aderezase, pero
apenas tomó la corona le advirtió que no se la aderezase, pues él se la
arreglaria.

La coronacion era una festividad que atraia un numeroso concurso, pues
con este motivo se celebraban cortes. Principiaba con un lucidísimo
acompañamiento que salia de la ALJAFERIA, dirigiéndose á la iglesia de
la Seo donde el rey velaba las armas, volviendo despues con la propia
solemnidad al mismo alcázar.

De la coronacion de D. Pedro 3.º no tenemos una relacion
circunstanciada, aunque varios historiadores dicen, que fué una de las
mayores que se habian celebrado en aquellos tiempos; tampoco hablan
minuciosamente los cronistas de la de D. Jaime 2.º y D. Alonso 3.º
llamado el Franco, quien por ausencia del arzobispo de Tarragona y
hallarse vacante la silla de Zaragoza, fué coronado por el obispo de
Huesca; pero de la de D. Alonso 4.º hijo del anterior, y llamado
generalmente el Benigno, tenemos particularísimas noticias, y podemos
decir que entonces el castillo de la ALJAFERIA, rebosó en magestad y vió
en su recinto la mas brillante concurrencia. Este príncipe quiso que su
advenimiento al trono, se solemnizase con mas aparato y pompa, que antes
se hubiese hecho. Desde Monblanc escribió á los estados de Aragon
convocándolos á cortes generales para la pascua de resureccion del año
1329. Segun nos refiere Zurita[86] concurrieron todos los prelados y
ricoshombres, y los embajadores de los reyes de Castilla, Navarra,
Bohemia, Granada y Tremecen, y hubo tambien varios señores estrangeros
en tan gran número, que se juzgó habia mas de 30,000 de acaballo. Zurita
nombra los principales personages que concurrieron, y entre los
aragoneses menciona á D. Lope de Luna hijo y heredero de D. Artal de
Luna, que tuvo en esta fiesta gran caballeria y estuvo, ricamente
apuesto, y tambien nombra á D. Pedro Fernandez de Bergua, uno de los
ascendientes de D. Martin de Lanuza comprendido en la proscripcion de
1591.[87]

Los seis síndicos de Valencia, segun escribe uno de ellos llamado
Montaner, trageron cincuenta de acaballo consigo y trompetas, atabales y
menestriles. El Rey entró el 1.º en Zaragoza en la semana de ramos,
acompañado de los oficiales de su casa y señores de su corte: llevaba
luto por su padre D. Jaime 2.º, pero ordenó, que el sábado santo despues
de gloria se lo quitasen todos, se afeitasen las barbas, y se arreglasen
muy de propósito para la fiesta. Cantada la aleluya comenzaron á salir
las galas, y Montaner refiere que los seis síndicos de Valencia dieron
principio, dirigiéndose desde su posada, que estaba inmediata á la Seo,
á la ALJAFERIA llevando delante de sí sus trompetas, atabales y
dulzainas. Aquella misma mañana concurrieron los demás al alcázar donde
comieron; y al toque de vísperas se encendieron los blandones, y en las
paredes de las calles por donde el Rey habia de pasar desde la
ALJAFERIA, estaba escrito y señalado á cada uno su puesto. Montaner
dice que solo de los de Valencia hubo 150 blandones de doce libras. Al
toque de oraciones salió el Rey de la ALJAFERIA; delante de él iban á
caballo todos los hijos de los que habian de ser armados caballeros
aquel dia, llevando sus espadas: detrás los que llevaban las espadas de
los ricoshombres á quienes el rey debia armar: á seguida iba D. Ramon
Cornel con la espada del monarca, y delante de este dos carros
triunfales del Rey, en que estaban ardiendo dos cirios de á diez
quintales cada uno.[88] Luego venia el Rey á caballo vestido un arnés
riquísimo y empos de él los ricoshombres que llevaban sus armas: despues
los ricoshombres que habia de armar caballeros, los infantes y otros
caballeros que habian de ser armados por los ricoshombres, y los que
llevaban las armas de todos ellos. La comitiva iba de dos en dos con
caballos muy bien enjaezados: de trecho á trecho iban las músicas, y
tambien iban muchos disfrazados en hábito de caballeros salvages,
gritando _Aragon, Aragon por el Rey D. Alonso nuestro Señor_. El Rey
llegó á la Seo pasada la media noche; se cantaron los maitines con
grande solemnidad, mientras que el pueblo se regocijaba por las calles.
El dia siguiente 1.º de pascua de Resurreccion 3 de abril, celebró de
pontifical D. Pedro Lope de Luna, 1.er arzobispo de esta iglesia, que
habia sido erigida en metrópoli el año 1318 por Juan 22. El Rey puso la
corona sobre el altar, se revistió el alba, se puso la estola y
manípulo, y sobre todo la dalmática real. Principiada la misa y dicha la
epístola, le calzó la espuela derecha su hermano el infante D. Pedro, y
la izquierda su otro hermano D. Ramon: se llegó al altar el Rey, tomó la
espada, y postrándose en tierra se puso en oracion pronunciando varias
sobre él el arzobispo: besó el Rey la cruz de la espada, se la ciñó, y
sacándola de la vaina la blandio tres veces: la envainó á seguida, y
cantado el evangelio se ofreció á sí y á su espada á Dios. El arzobispo
le ungió entonces en la espalda y en el brazo derecho, y prosiguió la
misa. Oyó el Rey despues la del infante D. Juan su hermano, que era
arzobispo de Toledo, y apenas la hubo comenzado tomó el Rey del altar la
corona, y se la puso en la cabeza por sí mismo, habiéndosela aderezado
el arzobispo de Toledo y sus dos otros hermanos los infantes D. Pedro y
D. Ramon. A seguida los obispos, abades, y demás eclesiáticos cantaron
el Te-Deum, y entretanto el Rey tomó el cetro y despues el pomo. Acabada
la misa se colocó en un sitial delante del altar mayor, y puesto el
cetro y pomo sobre él, hizo venir ante si los ricoshombres que habia de
armar caballeros de uno en uno, y siendo cada uno de ellos armado, se
retiraba á la capilla que tenia señalada, y armaba sus caballeros
noveles[89], y aquellos hacian otro tanto y á proporcion iban saliendo
de la Seo y se dirigian á la ALJAFERIA. Siendo todo esto cumplido salió
tambien el Rey con su corona, cetro y pomo, y montando sobre un caballo
ricamente enjaezado partió para su alcázar, y ya no iba á caballo
delante de él sino D. Ramon Cornel que llevaba la espada, y detrás
seguian los que traian sus armas. Llevaban las riendas del caballo del
Rey los infantes D. Pedro y D. Ramon Berenguer, y los ramales de otras
riendas mas largas (de 50 palmos) la traian ricoshombres, los síndicos
de Zaragoza, y otras ciudades principales, y algunos caballeros.
Refiérese que el cetro era de oro, de tres palmos de largo, y la corona
de un palmo de alta, de manera que el Rey se vió precisado á mudarla
apenas llegó á la ALJAFERIA, por otra de medio palmo de altura, y que
sin embargo estaba valuada en 25000 escudos.

El rey despues de un rato de descanso salió á la gran sala con sus
insignias reales, y principió la comida, sentándose á la mesa del
monarca los arzobispos de Toledo, Zaragoza, y Arborea, aunque á alguna
distancia; en otra pero mas baja los obispos, abades, y priores, y en
otra los ricoshombres que el Rey habia armado caballeros: despues los
nobles, y á seguida los ciudadanos y síndicos de las ciudades. Grande
debió ser aquella reunion, pues segun dicen las historias, el rey se
propuso armar 18 caballeros noveles, y otros los infantes D. Pedro y D.
Ramon, y el Vizconde D. Ramon Folch, y los armados por el rey y por
estos habian de armar á su vez otros, de modo que al todo eran mas de
250 caballeros noveles sin contar los ricos hombres.

El infante D. Pedro hizo de mayordomo, y por su órden el infante D.
Ramon sirvió al rey la tohalla y despues la copa, disponiendo que doce
ricoshombres sirviesen con él la mesa. El infante D. Pedro yendo asido
de dos ricos hombres entraba danzando y cantando una cancion[90] que
habia compuesto en obsequio del Rey, y los que traian los manjares le
respondian. Sentado el servicio y acabada la danza, se quitó el manto y
la ropa que llamaban cota, que era de paño de oro con armiños y perlas,
y se la dió á uno de los músicos que allí había que llamaban juglares, y
en las diez veces que se sirvió la mesa hizo otro tanto.

Levantadas las mesas se arregló un tablado, donde colocado el Rey con la
corona cetro y pomo, y sentados á su derredor ó en gradas mas ó menos
inferiores los concurrentes, principió el juglar Romasset á cantar una
villanesca, que el mismo infante D. Pedro habia compuesto, en la que
declaraba el significado de las insignias reales, y despues otra en
alabanza del Rey. Luego el juglar Novellet recitó mas de 700 versos,
compuestos tambien por el infante D. Pedro, que contenian avisos y
consejos útiles. Con estos entretenimientos era muy avanzada la noche
cuando el Rey se entró á su aposento, y los demás concurrentes se fueron
á sus posadas. El dia siguiente lunes el Rey tuvo tambien convite, y el
martes, miércoles y jueves los infantes convidaron á S. M. y toda la
corte en sus posadas. Todos estos dias fueron de regocijo y de fiesta, y
durante ellos muchos bordonadores tiraron á tablado, que era un juego de
lanzas arrojadizas; mas de cien caballeros del reino de Valencia y
Murcia jugaban á la gineta, y á un lado de la ALJAFERÍA se formó un
campo cerrado con tapias para toros, á donde cada parroquia envió el
suyo divisado con las armas reales. Hubo música y asistió un innumerable
concurso, siendo de notar que esta funcion no se celebraba como ahora,
sino que los toros eran alanceados por los monteros ámanera de una
monteria ó caza.


CORONACION DE D. PEDRO IV.

Tambien resonó la ALJAFERIA con las aclamaciones de la de D. Pedro 4.º
el Ceremonioso hijo de D. Alonso 4.º, la cual se celebró la Dominica in
albis del año 1336, habiendo sido ungido este Rey por el arzobispo de
Zaragoza D. Pedro Luna, asistiéndole los obispos de Huesca, Lérida y
Santa Justa del Reino de Cerdeña, y el Abad de Montearagon. Siendo este
Rey el que escribió el ordenamiento de lo que debia egecutarse en las
coronaciones de los reyes, no es de presumir omitiese ninguna
solemnidad. No nos detendrémos en ellas, toda vez que ya hemos hecho
mencion del incidente ocurrido con el arzobispo, y solo llamarémos la
atencion sobre un hecho, y es que segun el mismo escribe, fué
certificado del escribano de raciones y de otros oficiales, que el
primer dia solo habian comido en la ALJAFERIA, pasadas de diez mil
personas, argumento, como dicen nuestros escritores, de su abundancia,
liberalidad y magnificencia.


CORONACION DE D. MARTIN.

La de D. Juan 1.º se hizo sin aparato y sin pompa en 1388: pero en
cambio su hermano D. Martin en 1399 quiso celebrar la suya con
esplendor, siendo tal su empeño, que envió por la espada de Constantino
que suponia estar en Palermo, reuniendo además grandes joyas y preséas.
En el capítulo 5.º ya hemos referido el adorno de los patios de la
ALJAFERIA. De ésta, salió con direccion á la Seo con el acompañamiento
acostumbrado precedido del estandarte real y del de S. Jorge; se
computan en 10,000 solo las hachas que ardieron en aquel viage, que duró
hasta las dos de la noche, á cuya hora entró en la iglesia. La ceremonia
no ofrece nada de particular, para que repitamos una relacion semejante
á la que se ha hecho, y solo además de haberse armado muchos caballeros
como en todas, recibió la investidura de Duque de Gandia D. Alonso de
Aragon, marqués de Villena, poniéndole el rey en las manos la bandera,
en la cabeza el birretillo con el chapeo, dándole el beso de paz. Entre
las cosas particulares de esta fiesta se refiere, que á su regreso en la
calle de Predicadores, la Aljama de los judíos le aguardaba con un
riquísimo tabernáculo, en el cual habia tres graciosas torres, diversos
sacerdotes y músicas, y que por hacerles merced el Rey, se detuvo un
rato. Despues de haber descansado en su aposento en la ALJAFERIA, salió
vestido de brocado verde, con ropa rozagante, forrada de armiños. Las
mesas, como se ha dicho en el capítulo 5.º, se pusieron en el patio, y
en su servicio se emplearon invenciones que no deben pasarse en olvido.
Hácia la parte de la sala de los mármoles,[91] en la techumbre se habia
hecho una invencion de grande espectáculo á manera de cielo estrellado,
que tenia diversas gradas, y en ellas habia diversos bultos de Santos
con palmas en las manos, y en lo alto estaba pintado Dios Padre en medio
de gran muchedumbre de serafines, y oíanse voces muy buenas, que con
diversos instrumentos de música, entonaban muchos villancicos y
canciones en honra y alabanza de aquella fiesta. De este cielo bajaba un
bulto grande á manera de nube, que venia á caer encima del aparador del
Rey. Dentro de esta nube bajó uno vestido de ángel cantando
maravillosamente, y subiendo y bajando diversas veces, dejábase caer por
todas partes muchas letrillas y coplas escritas, unas en papel colorado,
otras en amarillo, y otras en papel azul, con tintas diferentes, todas
al propósito de la solemnidad y fiesta que allí se hacía. Hecho esto,
vuelto á subir el ángel á la nube, de allí á poco bajó otra vez con unas
fuentes doradas, muy lindas, para dar agua manos al rey, entregándolas á
otros dos que estaban vestidos tambien de ángeles á los lados del
aparador, los cuales las tomaron, y luego las dieron á los caballeros
que habian de servir el aguamanos al Rey. Servida la tohalla, que así
llamaban, al servir estas fuentes, y ascendiendo este ángel á su nube,
de allí á poco volvió á bajar un plato de la fruta que habia de comer
el Rey, y sirvióse de la misma manera. Últimamente bajó el mismo ángel
la copa en que habia de beber el Rey.

El duque de Gandia desempeñó el oficio de mayordomo en el convite, y
guiaba los servicios. A uno de ellos precedió gran número de trompetas,
y detras venia una águila artificial grandísima, toda dorada, con igual
acompañamiento de trompetas y atabales, y una culebra extraordinaria
arrojando llamas por la boca, y á su derredor multitud de hombres
armados que aparentaban quererla matar: al otro servicio precedió una
roca de la que salieron liebres, perdices y conejos, y como en la
cúspide habia una figura de leona parda, que tenia una grande abertura
como de herida en la espalda, se aproximaron los que habian remedado dar
muerte á la culebra, y se disponian á subir á la roca, cuando salieron
una porcion de salvages que les impidieron la subida, y combatieron
todos quedando vencidos los hombres de armas, y victoriosos los
salvages. Por la herida de la leona salió un niño muy hermoso vestido de
armas reales, con una corona en la cabeza, y una espada desnuda en la
mano derecha en señal de victoria. Aquella noche, y el dia y noche
siguiente del lunes hubo sarao y baile, siendo de notar que la tarde de
este dia subió el rey á su aposento, para ver una justa muy solemne que
se hizo en la plaza de la ALJAFERIA.


CORONACION DE D. FERNANDO 1.º

La de D. Fernando 1.º conocido en Aragon con el sobrenombre de Honesto,
y en Castilla con el de infante de Antequera, y que fué elegido por S.
Vicente Ferrer, su hermano, y otros compromisarios de los Reinos en
Caspe, se hizo si cabe con mayor solemnidad, y la ALJAFERIA no brilló
menos que en las anteriores. El Rey vino á Zaragoza en 15 de Enero de
1414. Alvar García de Santamaria nos hizo una descripcion minuciosa, de
la que solo tomarémos lo mas importante. En el capitulo 5.º ya hemos
referido cómo estaba adornado el patio formando una sala, de cuyo cielo
colgaban 16 candeleros con cuatro hachas cada uno. Nueve dias antes de
la coronacion principiaron las fiestas, que realzó la concurrencia de
muchos personages de Castilla y de Navarra. «La ciudad de Zaragoza, dice
este escritor, fizo poner dos tablas para justar, una en la plaza, á la
puerta que dicen de Toledo, é otra á la ALJAFERIA, é el rey fizo poner
otra de paño vermejo é amarillo, é há de costumbre en tales coronaciones
la ciudad de Zaragoza de poner sus mantenedores, é pusieron por tal á D.
Juan de Luna, é él se fué á la tabla de la ALJAFERIA, é con él otros
tres que eran cuatro justadores, é aí justaron estos con otros
caballeros de los que habian venido á fiesta, é otros con otros, en
manera que todos los dias que fueron de fiestas, los mas dellos justaron
muy bien á maravilla, é allí viérades quebrar varas en muchas piezas é
caballeros ser descompuestos de la misma silla, é otros caer de los
caballos, que era gran solaz á los que miraban de lo ver.»

«Los oficiales de la ciudad cada uno con su oficio apartado venian con
muchos juglares de cuerda, é trompetas, é órganos de manos danzando, é
bailando, y otros tañendo, mostrando cada uno las mayores alegrias que
podian, y ansí entraron en los palacios del dicho Sr. Rey é facían su
solaz; é despues volvieron á la ciudad é ansí volvian á facer reverencia
al Rey todos los dias que duró la dicha coronacion. E otrosí los judios
vestidos como cristianos danzando, é bailando con cintas de plata
ceñidos, é sus juglares delante dellos, é ansí todos los dias de la
dicha fiesta venian a por las calles faciendo sus alegrias, fasta entrar
en los palacios del dicho Señor Rey.»

«E el jueves que se contaron ocho dias de febrero, estando justando
delante de la ALJAFERIA los señores Infantes, todos cinco fijos
legítimos del dicho Señor Rey, é con ellos muchos caballeros, é
escuderos castellanos, é catalanes, é aragoneses, é moros, que habian
venido al dicho Señor Rey por embajadores de su rey moro de Granada,
todos vestidos con alborzones, é capuces, é ajuvas moriscas, é espadas
ginetas de plata, é sus adargas en las manos, é cañas en las otras, é
muchas trompetas delante de ellos faciendo muy grande alborozo ante las
puertas de la dicha ALJAFERIA jugando unos con otros á las cañas, é tan
grande fué el juego que ende ficieron, que pareciera pelea, é las gentes
de Aragon como lo tenian por estraño, como estaban mirando la justa, que
por esto no cesaba, no sabian á que parte mirar: en manera que muchos
dejaban la justa por mirar el juego, é aí viérardes ir ginetes nuevos
descalabrados, é otros cayendo de los justadores, é asi ficieron su
solaz aquel dia, fasta que la escuridad de la noche los partió unos de
otros, é los fijos del Rey vinieron al Rey con grande alegria.»[92]
Despues el Rey deseando dar muestras de su largueza, abrió las arcas de
su cámara y regaló a los que concurrieron á su fiesta, y hasta á los
criados de la Reina; alhajas, ropas ó dinero.

El jueves, viernes y sábado anteriores á su coronacion se encerró en su
cámara D. Fernando, y no se dejó ver sino de sus donceles ayunando el
viernes; y el sábado despues de mediodia se reunieron todos los
personages que vinieron á la festividad. El Rey entonces para emprender
su expedicion se desnudó de las ropas que llevaba, y se puso entre otros
adornos una capa cumplida de color de carmesí forrada en armiños, salió
á la sala de los mármoles donde le aguardaban los concurrentes, se sentó
en su silla en el palacio de las Jarras, y en medio del sonido de los
instrumentos armó á varios caballeros, y cerca de las cuatro montó sobre
un caballo blanco, y sus hijos D. Alonso y D. Juan iban vestidos tambien
de damasco blanco. Al salir de la ALJAFERÍA algunos que estaban armados
para el torneo en un barbecho, principiaron á luchar quebrándose las
lanzas y dándose tales golpes, que el Rey les mandó despartir. La
comitiva iba por el órden que en las anteriores coronaciones, llevando
desplegadas las banderas de Aragon y de Sicilia. A la entrada de la
ciudad habia un castillo en el que se veian cinco torres, y en cada una
de ellas un cirio: juntos pesaban 120 arrobas, y ardieron toda la noche
en la iglesia y hasta la misa de su coronacion. Desde la puerta del
Portillo hasta la iglesia, la ciudad hizo poner 4000 cirios en dos
hileras, y delante del Rey iban cien hachas encendidas. En el tablado
que se levantó en la iglesia de la Seo había mas lujo que en las
anteriores coronaciones: la imágen del rey de oro aumentaba el aparato.
Apenas llegó el rey hizo colacion de confites y vino con los infantes,
prelados y grandes señores. Pasma la riqueza de las vestiduras con que
se adornó: la corona elaborada en Barcelona pesaba 16 marcos 3 onzas de
oro, y en ella habia un rubí, 110 balajes de todos tamaños, sesenta y
seis zafies, y 499 granos de aljófar claros, blancos y gruesos como
avellanas. Durante el canto del Te Deum adornó con las insignias de
príncipe de Gerona á su primogénito, y armó caballeros á varios
personages. Concluida la festividad, esperó en la capilla del arzobispo
D. Lope de Luna,[93] que se desnudasen los prelados que le fueron á
buscar, y montando todos sobre sus caballos, se dirigió el Rey con su
acompañamiento á la ALJAFERIA, encontrando en el camino invenciones
graciosas, entre ellas un remedo muy á lo vivo de una ciudad sitiada y
combatida por la artillería, que representaba la toma de Balangner por
el mismo D. Fernando. En esta coronacion advertimos ya, que doce
ciudadanos llevaban un palio sobre el Rey, el cual llegó á las cuatro á
la ALJAFERÍA. La comida fué suntuosa, y delante de cada servicio venia
un juego ingenioso, refiriéndonos Alvar Garcia tan solo el 1.º que
consistia en un grifo dorado tan grande, segun dice, como un rocin que
traia una corona de oro al pescuezo, é iba todavia echando fuego y
haciendo lugar entre las gentes. El lunes y martes continuaron las
fiestas, siendo memorable la justa á que concurrió el 1.º de estos dias
el Conde de Cortés hijo del Rey de Navarra, con nueve caballeros
armados; con sobrevistas y cimeras azules, y soles muy ricamente
dorados, llevando todos una misma librea, y haciéndose admirar por su
destreza.

La grandeza á que se habia elevado la monarquía aragonesa con las
gloriosas conquistas de Sicilia y Cerdeña, contribuyó á que esta
coronacion fuese mas lucida que las que precedieron, y no influyó poco
así mismo el haber reglamentado estas ceremonias el Sr. D. Pedro 4.º[94]
que por esto se llamó el Ceremonioso, el cual escribió puntualísimamente
todo cuanto debia egecutarse en las coronaciones de los reyes y de las
reinas, descendiendo hasta los pormenores mas insignificantes[95], como
que llega á marcar los adornos de cada sala, y como se había de servir
la colacion de vino y confites segun puede verse en estas ordinaciones
que traen el P. Murillo y Blancas.

En todas las ceremonias de la coronacion se vé el entusiasmo por la
caballería, por que habia cundido como un axioma el principio que ya
sentó el Rey D. Alonso el Sabio en una de sus leyes[96] en la que dice:
_é tanto encarecieron los antiguos la órden de caballería, que tuvieron
que los emperadores e los reyes non deben ser consagrados ni coronados
fasta que caballeros fuesen_. Por eso D. Fernando 1.º el dia de su
coronacion se dió un golpe en la mejilla, y todos nuestros monarcas en
esta ceremonia blandían la espada. Podrán ridiculizarse estas prácticas,
pero van acompañadas de heroismo y de virtud,[97] y no hemos querido
dejar de recordar estos rasgos de antigüedad gloriosa, que pueden servir
para esplicar las costumbres de aquellos tiempos, y el respeto de que se
rodeaba á la magestad, poniéndola bajo el amparo de la religion.

Aun en épocas posteriores el Alcázar de la ALJAFERIA se consideraba como
Palacio Real, pues en el acuerdo ó instruccion para la coronacion del
Sr. D. Carlos 2.º en 1667, que se encuentra en las ceremonias políticas
de esta ciudad, recopiladas por D. Lamberto Vidal secretario de la
misma[98], se nota, que cuando llegaba S. M. á Muel, salian los síndicos
de Zaragoza y besaban su mano: que S. M. se apeaba en el palacio de la
ALJAFERIA, y recibia los puestos segun su precedencia, y hecho esto S.
M. entraba á caballo y andaba en medio del jurado en cap y el Gobernador
que iban cubiertos; el jurado en cap iba deteniendo el caballo para que
el de S. M. llevase de distancia la cabeza. Luego que llegaba S. M. á la
puerta del Portillo, entraba bajo el palio á caballo, y se apeaban los
jurados, Gobernador y Zalmedina. Todos iban con ropas de damasco
carmesí, aforradas las mangas de las de los jurados y Zalmedina de tela
de plata, y las de los ciudadanos, que llevaban las 12 varas del palio,
de raso blanco. Los jurados segundo y restates echaban unos cordones por
encima del cuello del caballo de S. M. y los asian, excepto el jurado en
cap que iba al estrivo derecho del Rey, y el Gobernador al izquierdo. En
esta forma caminaba la comitiva á la Seo, y concluida la ceremonia
volvia S. M. bajo el palio á palacio.

Cuando habia jura de Gobernador, se señalaba por este dia para hacer su
entrada y juramento, y el jurado que lo habia visitado con este objeto
lo comunicaba á la ciudad. Sabido el dia de la jura del nuevo Virrey,
iba S. E. al castillo de la ALJAFERIA, y saliendo los jurados primero,
segundo y Zalmedina de las casas de la ciudad marchaban á dicho
castillo.



CAPÍTULO TRECE.

De las fiestas que se celebraron en la ALJAFERÍA con motivo de las
coronaciones de las Reinas.


Tambien las Reinas podian aspirar en nuestro reino al honor de la
coronacion, pero segun advirtió D. Pedro 4.º en sus ordinaciones, debian
recibir la corona de mano de sus maridos, y no de ninguna otra, y no
podian tomarla tampoco del altar. La 1.ª reina que se coronó en Aragon
fué Doña Constanza hija de Manfredo Rey de Sicilia y muger del Rey D.
Pedro 3.º el de los franceses, el mismo dia que este, esto es, el 16 de
Noviembre de 1276.

Doña Sibila muger de D. Pedro 4.º el Ceremonioso se coronó en 1380. Nada
sabemos de los festejos que se hicieron en su coronacion, pero no es de
presumir que su esposo tan exacto en la etiqueta, omitiese ninguna de
las formalidades que prescribió. Estas las refieren practicadas nuestros
cronistas en la coronación de Doña Maria de Luna, hija del Conde de
Luna, esposa de D. Martin, el cual se coronó el 13 de Abril de 1399, y
el martes de la semana siguiente principiaron las fiestas de la
coronacion de la Reina, concurriendo á la ALJAFERIA los mismos que
habian asistido á la coronacion de su marido, é iguálmente varias nobles
dueñas y doncellas de la ciudad en gran número, como dice Carbonel. Al
toque de vísperas salió la Reina á la sala de los mármoles ricamente
vestida; se sentó en una silla, y se pusieron á danzar la reina de
Nápoles, la infanta Doña Isabel, y algunas otras damas. Cuando fué sazon
salió á la puerta de la ALJAFERIA, y subió sobre un hermoso caballo
blanco. Rompían la marcha los oficios de la ciudad; seguiam 24
bordonadores; luego los prelados mas principales y algunos personages y
ricoshombres: venia á continuacion la música de menestriles y trompetas:
un castillo con 4 cirios de cera blanca; despues doce caballeros con
hachas que acompañaban á pie á la Reina, y detrás de esta la de Nápoles,
la infanta Doña Isabel y otras damas de palacio y de la ciudad en muy
gentiles palafrenes. La Reina fué recibida por el arzobispo en la puerta
de la Seo, y habiendo descansado por la noche en un retrete que se le
preparó, fué coronada al dia siguiente con casi las mismas ceremonias
que su esposo, de quien recibió la diadema puesta de rodillas ante él,
notándose á la vuelta la diferencia, de que nadie sino la Reina fué á
caballo, pues hasta la de Nápoles volvió á pie. Hubo banquete y bayle en
la ALJAFERIA, y al dia siguiente iguales funciones en este alcázar.

La 4.ª y última Reina que se coronó, fué Doña Leonor esposa de D.
Fernando 1.º el Honesto, dos dias despues que éste, á saber, el
miércoles 14 de febrero de 1414. El acompañamiento fué lucidísimo á la
ida y á la vuelta, sin que ocurra otra particularidad digna de notarse,
que a que refiere Alvar García, cuyas palabras copiaremos: «Dichas las
bendiciones, segun dijeron al Rey, tornaron á la Sra. Reina, los
prelados en procesion llevándola los infantes como la trugeron,
llevándole las infantas (Doña Maria y Doña Leonor) la corona é la
manzana é cetro é dejáronla en la capilla dó habia salido[99] é los
obispos tornaron á decir su misa, é el Rey quedó en su silla; á poco de
hora tornaron los infantes, é los prelados en procesion, é trugeron á la
Reina ante el altar, é estuvo un poco, é llevaronla ante el Rey, que
estaba en su silla, é fincó de hinojos ante él, é púsole la corona, la
que la Reina de Castilla envió al Rey, que era mui fermosa é rica de
piedras preciosas con aljófar mui grueso, é púsole el cetro en la mano
derecha é la manzana en la izquierda, é sacó el Rey una sortija de su
mano, é púsole en el su dedo de la Reina, é quísole dar paz en la boca,
é queriéndola dar paz, oviérale de caer la corona al Rey de la cabeza, é
eso mismo á la Reina é ovieron de tener cada uno su corona, é con
fermoso continente embermejados de vergüenza se ajuntaron á besar, é las
gentes mucho mirando, porque era cirimonia natural muy apacible á todos
de lo mirar, cuanto mas á los catalanes que lo han por costumbre, é gran
deleite en ella. Ansi como fué coronada lleváronla á la otra silla de la
otra parte del altar, dó habia de ser despues de coronada, é ansí como
el Rey ovo dado paz á la Reina, llegaron á la Reina los infantes, é
besáronle la mano, é ella los besaba en la boca, é esto mesmo fizieron
D. Enrique de Villena é Doña Leonor su hermana.

E acabada de coronar la dicha Reina mui afrentada de vergüenza, el Rey
por le hacer solemnidad, armó caballeros á Pedro Garcia de Medina su
escribano de cámara &c.»

Al regreso de la Reina á la ALJAFERÍA hubo los festejos que en la
coronacion de su esposo; pero en la comida que se tuvo no se mencionan
las invenciones que se emplearon en el banquete del Rey. El viernes 16
de febrero se celebró un torneo de 150 caballeros en el campo del toro
(no habiendo concurrido 50 caballeros mas por falta de caballos). Los
reyes fueron á verlo desde una de las torres del adarve de la ciudad, y
tan recios golpes se daban los combatientes, que eran caballeros
fijos-dalgo de Castilla y de los Reinos de Aragon, que D. Alonso
Enriquez almirante mayor de Castilla, tio del Rey y de Rui Lopez de
Avalos condestable de Castilla, á quienes S. M. habia encomendado
despartirlos cuando porfiasen en el torneo, tuvieron mucha dificultad
para conseguirlo.

Hubo tambien en el mismo sitio una justa de quince telas, que el
Príncipe y Duque dispusieron para honrar la fiesta de su madre. De una
tela á otra habia diez pasos: la una, como dice Alvar Garcia, era
baldía, en la que miraban los caballeros; y la otra servia para justar,
siendo ocho las en que se verificaba este egercicio. Todos los
justadores iban á herir en el adarve en que estaban el Rey y la Reina.
El mismo escritor nos refiere: «que de cada parte de estas telas,
estaban puestos sus paramentos de cendal verde sobre su casa de madera,
é en cada canto habia un estandarte, é una lanza de cendal verde, y de
cada parte habia ocho varas en canto de las dichas ocho telas cerca de
los paramentos, de manera que habia diez y seis casas con sus
paramentos, y los mantenedores estaban de parte del adarve en que se
hallaba colocado el Rey.» Los infantes encomendaron el cargo de
mantenedores de las telas á Diego Lopez de Sandoval adelantado de
Castilla, á D. Fernando de Villena, á Mosen Bernal Centellas, á Luis de
la Cerda, á Mosen Francisco Maza y otros, que tenian tambien otras
personas que les auxiliasen. Se cuenta que fueron muchos aventureros con
los yelmos puestos, y justaban rompiendo en varias piezas las varas, y
que encubiertos se presentaron tambien los hijos del Rey armados de
torneo, y con ellos siete ú ocho mas que entraron en las telas, que
estaban debajo del punto del adarve que ocupaban sus padres. Aquella
noche hubo baile en la ALJAFERIA, y se desposó Doña Leonor de Villena
con D. Anton de Cardona, hermano del Conde de este título. Así mismo se
celebró la fiesta del casamiento de Doña Leonor hermana de Garcia
Fernandez Manrique con el conde de Quírra.

Así terminaron las fiestas de esta coronacion la última que presenciaron
los aragoneses: pero todavia continuó la ALJAFERIA siendo el teatro de
otras solemnidades. En ella á 7 de octubre de 1498, á donde se
trasladaron los Reyes Católicos despues de la muerte de la princesa Doña
Isabel, que falleció en el palacio del arzobispo, se solemnizó el
matrimonio de D. Pedro de Navarra mariscal de aquel reino y de Doña
Mayor de la Cueva, dama de la Reina hija de D. Beltran de la Cueva duque
de Alburquerque y de la Duquesa Doña Mencía de Mendoza su muger que eran
difuntos.[100]



CAPÍTULO CATORCE.

De las personas que estuvieron presas en la ALJAFERÍA, y succesos
lamentables que ocurrieron dentro de este alcázar.


Pero si el alcázar de la ALJAFERIA es memorable por las brillantes
solemnidades que se celebraron en su recinto, tambien lo es por los
personajes que estuvieron presos en él, y acontecimientos funestos que
recuerda.

En este castillo encontró un pronto asilo el Rey D. Pedro el
Ceremonioso, cuando alterado el reino con la Union, celebrando córtes en
el convento de Santo Domingo de Zaragoza, llamó en ellas traidor al
infante D. Jaime su hermano, é impuso silencio á D. Juan Gimenez de
Urrea Sr. de Viota, que quiso salir á la defensa del infante, lo que dió
lugar á que un criado de éste abriese las puertas y entrase la multitud
enfurecida, con cuyo motivo sacaron el Rey y los de su acompañamiento
las espadas. Calmado algun tanto el alboroto, se retiró D. Pedro á la
ALJAFERIA.

Nuestros historiadores hablan de otra escena lamentable ocurrida en
1429, en el reinado de D. Alonso el Magnánimo, que fue la muerte del
arzobispo de Zaragoza D. Fr. Alonso de Argüello. Suponen algunos que
como castellano de orígen, mantenia correspondencia con el Condestable
D. Alvaro de Luna, y que á esto debió su desgracia: pero en las memorias
manuscritas de D. Fernando de Aragon (tambien arzobispo de
Zaragoza[101]), se asigna muy diferente causa á esta catástrofe,
diciendo que dando este prelado el brazo un dia á la Reina en
demostracion de obsequio y respeto, se desmandó con temeraria ligereza á
decirla alguna palabra no decente, y aunque la Reina que fué egemplo de
honor y honestidad, no mostró haber oido ó atendido, fué el arzobispo
aquella noche arrebatado al palacio de la ALJAFERIA, y luego arrojado al
Ebro.

En este mismo castillo[102] fué puesto en prision el príncipe D. Carlos
llamado vulgarmente de Viana, por el Rey D. Juan 2.º su padre en 1461,
desde donde fué trasladado á Miravet, y despues á Morella[103].

El dia 24 de Mayo de 1591 fueron conducidos Antonio Perez y su compañero
Mayorini en un coche, desde la cárcel de manifestados á la ALJAFERIA,
por el fiscal y ocho familiares de la Inquisicion, mediante mandato que
llevó un portero de maza del Consejo del Justicia de Aragon al alcaide,
para que entregase el preso dentro de tres horas. Esta entrega se habia
verificado bajo la amenaza de excomunion y multa de 3000 ducados á cada
uno de los lugartenientes del Justicia: pero á pesar de que esta
diligencia se practicó con misterio, se divulgó pronto por la
ciudad[104] la noticia, y los principales miembros de la nobleza, y
entre ellos D. Juan de Luna baron de Purroy, y D. Martin de Lanuza
fueron á la cárcel de manifestados, afearon al alcaide la entrega, se
trasladaron al palacio del Justicia D. Juan Lanuza, le acusaron de
violar los fueros, y observando D. Martin de Lanuza la inutilidad de
estas gestiones, en union de otros nobles dió el terrible grito de
_Contrafuero, Ayuda á la libertad_: y una porcion de los amotinados se
dirigió al castillo de la ALJAFERIA, de donde á pesar de la resistencia
de algunos inquisidores, con la mediacion del Arzobispo de Zaragoza
Bobadilla, y de los Condes de Aranda, y de Morate, fueron puestos en
manos de estos y del Virrey, Perez y Mayorini á cosa de las cinco de la
tarde, y volvieron á la cárcel de los manifestados.[105]

Aunque me propuse hacer mérito únicamente en esta historia de los
succesos antiguos, no creo del caso omitir uno, á virtud del cual un
Capitan General se vió preso en este alcázar, ocurriendo en su prision
los incidentes que voy á referir. Las sangrientas escenas del 2 de Mayo
de 1808 en Madrid habian conmovido profundamente al pueblo Zaragozano,
que respirando venganza y furor contra los franceses, clamó varias veces
pidiendo las armas. Inflamó mas y mas los ánimos la aparicion de una
palma que formó una nube sobre el templo de nuestra Señora del Pilar, y
habiéndose reunido en aquella plaza con este motivo un numeroso
concurso, acudió tambien el Capitan General D. Jorge Juan Guillelmi, ora
fuese por curiosidad, ora por evitar cualquiera funesto acontecimiento:
pero aun no habia parado el coche, cuando resonó con un estruendo
estrepitoso el grito de las armas. El general con voces blandas, y sobre
todo con su presencia grave y magestuosa, calmó la efervescencia del
pueblo, que dócil á las insinuaciones de la autoridad, desfiló sin
insistir en sus exigencias. Pero entretanto la mina se cargaba
sordamente: venian noticias alarmantes desde Madrid; D. José Palafox y
Melci habia llegado herido desde Bayona, y la relacion de las desgracias
de un Rey tan idolatrado como Fernando 7.º habian producido aquella
impresion que no podian menos de causar en un pueblo tan generoso y tan
fiel como Zaragoza. Miraba esta Ciudad como su ídolo á Palafox, el cual
no habiendo podido vencer á Guillelmi para que usase de su poder
levantando el Aragon, se retiró á Alfranca, casa de campo del marqués de
Ayerve, á dos leguas de la Capital en las márgenes del Ebro. Desde allí
Palafox sostenia las esperanzas del pueblo, y formada secretamente una
junta, se decretó un movimiento, cuyo principal adalid debia ser un
labrador honrado y respetable, llamado Mariano Cerezo, sugeto de grande
influjo y representado en la vasta parroquia de S. Pablo, ya por sus
prendas, ya tambien por tener á su cargo la direccion de los riegos del
Canal. De acuerdo con los gefes que á propuesta suya autorizó la Junta
para el Arrabal, y parroquias de S. Miguel, y la Magdalena, dispuso que
los labradores y jornaleros se trasladasen desde la madrugada del 24 de
mayo al sitio llamado la Cruz del Coso, donde debian aguardar en
silencio la señal que se les diera. Veíase por momentos aumentarse la
muchedumbre que iba llenando la ancha calle del Coso, desde el punto
mencionado hasta la casa llamada de las Monas inmediata al palacio del
General, que ahora ocupa la Audiencia. No habia á la sazon en Zaragoza
mas que una compañia de artilleros, de la que una parte daba la guardia
al General; pero como aquel concurso no la hostilizaba, no mostró la
menor inquietud. A las nueve poco mas ó menos se presentó Cerezo,
recorrió las filas de sus soldados ocultos, y despues dirigiéndose á la
guardia les dijo: «Artilleros, con vosotros nada va; ú obrad como
nosotros, ó si vuestro pundonor no os lo consiente, estáos quedos. Aquí
no se viene á hacer mal á nadie, sino á evitarlo; os sería doloroso
querer usar del arma á vista de tanta gente.» Y volviéndose á la
muchedumbre gritó, las armas, las armas que vienen los franceses á
llevárselas; las armas, Señor General: y este grito fué repetido con
entusiasmo hasta cerca de las once, en que presentándose los Comandantes
de Miñones, D. Antonio y D. Gaspar Torres, les previno Cerezo, que si
habian de esforzar su demanda para con el General pasasen adelante, ó de
lo contrario le escusasen un bochorno. Subieron estos militares y le
informaron de lo ocurrido; pero aun duraba la conferencia en la que el
General Guillelmi insistia en la negativa, á pretexto de falta de órden
de la superioridad, cuando Cerezo impaciente de tal tardanza, subió con
un piquete de los suyos, y despues de dirigir una corta arenga al
General, concluyó diciéndoles que era indispensable, que, ó franquease
las llaves del castillo de la ALJAFERIA, ó que en persona mandase la
entrega de las armas. Observando que era invencible su resistencia, le
intimó resueltamente que su presencia era necesaria en el Castillo,
advirtiéndole que depusiese todo temor pues seria conducido sin que
nadie le ofendiera. El General emprendió su marcha á la ALJAFERIA, y
como eran las doce del dia y el sol se desplomaba con fuerza, Cerezo
pidió un quitasol en una de las tiendas del Coso, y haciéndole sombra
con él, le acompañó hasta el Castillo, y le colocó en uno de los
pabellones mas decentes, donde permaneció tratado con la mayor
consideracion, y sin sufrir el menor insulto hasta el 14 de junio de
1808.

Tambien salvó la vida en este Castillo el Conde de Fuentes, á quien el
pueblo de Zaragoza manifestó la mayor aversion, y que habia sido
detenido en la Sierra de Cameros cuando desde París venia con direccion
á Madrid. Solo la presencia de Palafox que salió á recibirle pudo
librarle de una desgracia.



CAPÍTULO QUINCE.

De la visita que S. M. Doña Isabel 2.ª hizo al Castillo de la ALJAFERÍA
en 27 de julio de 1845.


Este hecho aunque de fecha recientísima, no me parece que debia omitirlo
en la historia de la ALJAFERIA, porque formará época en los fastos de
este alcázar. Despues de tantos siglos en que el castillo de la
ALJAFERIA dejando de ser mansion real, no habia presenciado por lo comun
mas que lágrimas y pesares, llegó la tarde del 27 de julio último, en
que S. M. Doña Isabel II y sus Augustas Madre y Hermana se dejaron ver
en aquel recinto, para tributar un homenage respetuoso á la morada de
sus antecesores: y digo, homenage, porque hasta los Reyes presentes
tienen que tributarlo á la memoria de los que les precedieron en el
mando. Inútil es que yo describa lo que saben los Zaragozanos, que diga
la manera con que se adornaron las salas y el altar que se construyó en
la alcoba del aposento llamado de SANTA ISABEL colocando una efigie de
la Santa. Todos estos son hechos que no ofrecen una grande novedad, al
paso que acreditan, que un egército fiel quiso obsequiar á sus Reinas, y
que eligió oportunamente un local en que lo presente debia ser realzado
con los recuerdos de lo pasado. Lo grande, lo verdaderamente sublime,
consiste en las consideraciones á que presta materia esta visita. En
medio de aquella fiesta yo tenia ocupada mi imaginacion con una multitud
de ideas. A este parage olvidado hace tantos años, donde casi únicamente
se han oido lloros y desconsuelos, viene la Reina de las Españas á pisar
el mismo suelo que hollaron los Reyes Moros y los Reyes Aragoneses. Oh!
¡Cuantas saludables lecciones pueden dar estas paredes, cuantos
pensamientos elevados no puede inspirar este recinto! La infanta Doña
Isabel despues reina de Portugal, revestida de inimitables virtudes,
presenta egemplos de grandeza de alma en sus padecimientos, y sobre todo
en aquella paciencia heróica que la distinguió. Ella supo vencer la
tibieza de su esposo y calmar sus iras. Esta infanta se presenta como
viva al que habiendo leido su historia, recorre el palacio de la
ALJAFERIA. ¿Y los Reyes Católicos D. Fernando y Doña Isabel pueden dejar
de verse en unas salas que ostentan su magnificencia? Estos me parecia
que circulaban por aquellos salones, y que sus sombras magestuosas se
acercaban á su excelsa nieta la señora Doña Isabel II, y le dirigian
voces tan dulces como provechosas. Mi imaginacion absorta, como la del
autor de las _Noches sobre el sepulcro de los Escipiones_, veia mezclado
el siglo XIX con los diez que le precedieron, y estas visiones podrian
darme lugar á largas é interesantes reflexiones que considero
intempestivas en esta historia. Sin embargo en medio de aquella confusa
muchedumbre, yo decia dentro de mi mismo; el Aragon volverá á ser grande
y presentará un espectáculo magnífico, si su Reina Doña Isabel 2.ª
recuerda que la monarquia española llegó al apogeo de su grandeza,
cuando ocupó el trono de Castilla un Rey aragonés. Grande, sublime,
entusiasmador es todo cuanto pueda contribuir á fijar en el tierno
corazon de la Reina la idea, de que el Aragon ha sido mas de lo que es,
y puede ser todavia mucho mas, sino se le deja en el olvido, y se le
mira como un pais que puede elevarse al mas alto grado de esplendor.



CAPITULO DIEZISEIS.

De lo que deberia egecutarse para conservar y reparar las preciosidades
de este edificio.


Cuando fijo la vista en los restos de obras tan antiguas y venerables;
cuando las veo en un estado de degradacion, ó por hablar con mas
exactitud, de destruccion; no puedo menos de esclamar apesadumbrado.
¡Será posible que por un descuido vergonzoso hayan de sepultarse en la
nada estos monumentos! Los pueblos civilizados se distinguen
principalmente de los que todavia están sumidos en la barbarie, en que
conservan sobre la tierra las huellas de sus antepasados, los adelantos
de las generaciones que les precedieron. Si separamos de la superficie
del universo las mejoras que succesivamente ha hecho el trabajo del
hombre, la naturaleza se nos presentará en aquel estado de selvatiquez,
en que se encontraba cuando por la vez primera se labró el suelo y se
erigieron moradas donde resguardarse de la intemperie de las estaciones,
á cuyo estado volvió la Italia despues de la invasion de los bárbaros
del norte. Los vándalos y los hunos cubrieron la Europa de ignorancia
destruyendo las obras de la civilizacion romana, que habia atesorado los
progresos de la Grecia. Hay un género de vandalismo tambien en permitir
que se hundan en el polvo los monumentos de una antigüedad respetable,
las páginas de una historia viva y elocuente. Afortunadamente en nuestra
patria se ha despertado el deseo de conservar las obras de las
generaciones pasadas, y este deseo no será estéril en Zaragoza para el
Castillo de la ALJAFERIA, despues que un General apreciando sus bellezas
y recuerdos llevó á la Reina Ntra. Sra. á su recinto. El artesonado del
salon de SANTA ISABEL está en gran parte destrozado; las tribunas han
casi desaparecido en su totalidad; la mezquita está mutilada y á merced
de uno de los inquilinos. Costosa es la reparacion, sin embargo S. M. no
dejará de imitar á su augusto tio el Rey de los franceses que ha puesto
un esmero singular en la reparacion del palacio de Henrique IV en la
ciudad de Pau. La monarquia francesa cuenta como uno de sus héroes á un
rey, que conquistó á Paris y estinguió las discordias, y en obsequio de
esta memoria tributa cierto culto político al lugar donde vió la luz
este monarca. Fernando é Isabel despues de haber unido á la corona el
reino de Granada dieron á España un nuevo mundo, y asentaron el poder
real sobre bases indestructibles combatiendo la anarquia y el
feudalismo. ¿Y no ha de merecer la morada predilecta de estos reyes el
honor de la reparacion?

Mientras que la munificencia de S. M. derrama sus beneficios sobre este
antiguo alcázar de sus predecesores que tantas ideas de grandeza
recuerda, la autoridad militar puede principiar á dar importancia al
departamento de SANTA ISABEL. En el salon debe colocarse un sólio para
la celebracion del acto imponente de las visitas de cárcel.[106] ¿No
debe experimentar un Capitan General una sensacion profunda al
considerar que administra justicia y aun dispensa gracias, donde
antiguamente las dispensaron los reyes? Cierto es que ahora no se cuenta
con fondos para la reparacion completa, pero á lo menos no deben faltar
para asegurar lo existente, para precaver una ruina, para impedir una
destruccion total. No faltan por lo demás artífices que puedan labrar
algunas de las piezas que se echan de menos; quizás algun soldado que
esté instruido en la elaboracion de las maderas podrá con la esperanza
de algun año de rebaja esmerarse en construir algunas de las partes que
faltan en ciertos trozos del artesonado. Lo que no se intenta, nunca
llega á conseguirse: es preciso principiar las obras, porque el que las
principia lleva una ventaja inmensa.

Sobre todo la mezquita debe reponerse en cuanto sea posible en su
antiguo estado. Si se la vé dividida y cual esta hoy dia, un profundo
sentimiento se apoderará del inteligente que la visite. Dificil es,
formar idea de su hermosura, de su elegancia, no restituyendole en
cuanto sea posible, su primitiva forma.

El alcaide del Castillo deberia encargarse de las llaves de estos
departamentos, que podrian abrirse al que en dias determinados
solicitase verlos; del coste de las obras de reparacion pudiera formarse
inmediatamente un presupuesto: principiar por lo mas urgente, por lo que
sufre menos espera, y reservar lo restante para épocas mas abundantes.
Si S. M. viniese alguna vez por esta ciudad, y los gremios y cuerpos
tratasen de hacer algunos festejos se les debia hacer entender, que mas
que unos fuegos pasageros, unas luminarias improductivas, seria
acceptable á S. M. la reconstruccion de una parte de estos adornos. Los
carpinteros por egemplo y los tallistas podrian hacer un obsequio poco
costoso presentando unas cuantas piezas del artesonado. En fin cuando
hay celo no faltan medios. Una fiesta de Iglesia á SANTA ISABEL en el
Castillo de la ALJAFERIA hecha por suscripcion podria suministrar
algunos fondos. El Excmo. Sr. Capitan General deberia desde luego formar
una junta ó comision compuesta de las personas que fuesen de su agrado
y cuya presidencia se reservára, para escogitar arbitrios y recursos y
para discurrir los demás medios oportunos á fin de realizar la
reparacion.

S. M. que ha honrado mi insignificante opúsculo permitiendo que lo
pusiese bajo sus reales auspicios, si se dignase leer estas últimas
páginas, al paso que veria en ellas un celo puro y desinteresado, quizás
no dejaría de encontrar digno de la magestad el restablecimiento de una
obra de sus progenitores. Entonces mi memoria habria sido en algun modo
un memorial, una pretension que los gloriosos reyes difuntos hacian á la
Reina presente. Dulce es para mi cuando escribo de antigüedades honrar
la noble profesion de la abogacia, que protegiendo las cosas y personas
particulares egerzo, abogando tambien por el esplendor de las artes, por
la gloria de los reyes, por los recuerdos de la antigüedad.


Conclusion.

Estos son los principales sucesos que han ocurrido, ó en el recinto, ó á
las inmediaciones del antiquísimo Castillo de la ALJAFERIA, y las
vicisitudes que ha tenido este edificio en el dilatado espacio de cerca
de diez siglos, ó sea de 981 años. Mi pluma consagrada principalmente en
esta tarea á revelar tan solo los misterios de la antigüedad, no hace
mencion de las épocas mas recientes que abrazará la historia
contemporánea. Queda cumplida mi mision que es la de recordar los
acontecimientos remotos, que tuvieron lugar en este alcázar de los reyes
moros y de los reyes aragoneses. Quizás nada ó muy poco habré dicho de
nuevo para las personas ilustradas, pero muchos á quienes no es posible
revolver los dispersos y escasos volúmenes que contienen nuestras
glorias, si leen mi opúsculo, fijarán con mas atencion la vista en este
monumento venerable, y cuando lo visiten ó pasen á corta distancia
recordarán los nombres de tantos héroes aragoneses, y de cuantos
ocupando altos destinos se propongan salvar de la voracidad del tiempo
tantas memorias dignas de conservarse, infundiendo á los que habiten en
lo succesivo en aquel edificio, un respeto santo para evitar que se
destruya y desaparezca por la mania y el vandalismo una obra que ha
sobrevivido á tantos desastres, y que se mantiene con señales de lo que
fué, á pesar de las contínuas revoluciones de las edades.



APÉNDICE.



Nota 1.ª



_ESCMO. SEÑOR._

El Sr. D. Prospero Bofarull me ha manifestado en contestacion á la que
le dirigí, que existian en el archivo que se halla confiado á su cuidado
en Barcelona, varios documentos relativos al Castillo de la ALJAFERIA,
pero me añade, que era preciso dirigirse á S. M. por el Ministerio de la
Gobernacion para que pudiese librar testimonio, lo que tengo el honor de
poner en conocimiento de V. E., á fin de que si lo juzga oportuno, se
sirva obtener esta autorizacion para que pueda dar címa á los trabajos
que he emprendido de acuerdo con V. E. Dios guarde á V. E. muchos años.
Zaragoza y Julio 7 de 1844.--Exmo. Sr.--Mariano Nougués Secall.--Exmo.
Sr. D. Manuel Breton Capitan General del Egército y Reino de Aragon.


Capitania General del 6.º distrito.--Estado Mayor.


_Seccion Archivo._

El Subsecretario del Ministerio de la Gobernacion de la Peninsula en 19
del actual me dice lo que sigue:

«Exmo. Señor.--Con esta fecha se previene lo conveniente al Archivero
general de la Corona de Aragon para que libre al Doctor D. Mariano
Nougués y Secall, Abogado y fiscal del tribunal de justicia de esa
Capitania general, copia de varios documentos que existen en el mismo
archivo referentes al Castillo de la ALJAFERIA de esa Ciudad.--De Real
órden comunicada por el Señor Ministro de la Gobernacion de la
Peninsula, lo digo á V. E. para su inteligencia y efecos
correspondientes.

Lo traslado á V. S. para su debida noticia, fines subsiguientes y por
respuesta á su atento escrito de 7 del corriente, relativo al particular
de que vá hecha mencion.--Dios guarde á V. S. muchos años.--Zaragoza 21
de Julio de 1844.--Manuel Breton.

--Sr. D. Mariano Nougués Secall, fiscal del tribunal de justicia.



Nota 2.ª

_VIAGES DE ALI-BEY._

_Pág. 130.--Tomo 1.º_


Cada oracion canónica consta de la invocacion, varios rikats, y
salutacion. El rikat se compone de siete posiciones del cuerpo con
diferentes oraciones; he aquí la forma con el tenor de la oracion.


INVOCACION.

El cuerpo recto y las manos levantadas á la altura de las orejas, se
dice:

¡Alláhou ak i bár!                  ¡Dios mui grande!

PRIMER RIKAT.

PRIMERA POSICION.--De pie, los brazos y manos colgando por los malekis ó
cruzados por los hhaneffis,[107] se reza el primer capítulo del coran,
que se llama El Fat-há y es como sigue.

¡Alabanza sea dada á Dios! Señor de los mundos, clementísimo,
misericordiosísimo, rei del dia del juicio final, adoramoste, é
imploramos tu asistencia; dirigenos por el camino recto, el camino de
aquellos á quienes has colmado de tus beneficios, de los que son sin
corrupcion, y no del número de los estraviados. Amen.

Luego se reza un capítulo ó algunos versículos del coran en la misma
actitud.

SEGUNDA POSICION.--Se dobla toda la mitad superior del cuerpo, apoyando
las manos sobre las rodillas, y se grita en alta voz.

¡Dios mui grande!

TERCERA POSICION.--Se vuelve á enderezar diciendo: Dios oye, cuando se
le dan alabanzas.

CUARTA POSICION.--Postrándose, con las rodillas, manos, nariz y frente
en tierra, se dice:

¡Dios mui grande!

QUINTA POSICION.--Sentandose sobre los talones y poniendo las manos
sobre los muslos se gríta:

¡Dios mui grande!

SESTA POSICION.--Se postra como antes diciendo:

¡Dios mui grande!

SEPTIMA POSICION.--Vuélvese á poner de pie, y si es posible, sin poner
las manos en tierra, y se repite la esclamacion: ¡Dios mui grande!


SEGUNDO RIKAT.

En este, despues de egecutadas las seis primeras posturas, consiste la
septima en sentarse sobre los talones como en la quinta repitiendo:
¡Dios muy grande!

Luego se añade: Las vigilias son para Dios, como tambien las oraciones y
limosnas. ¡Salud y paz á ti, ó profeta de Dios! ¡Que la misericordia del
Señor y su bendicion sean tambien contigo! ¡Salud y paz á nosotros y á
todos los servidores de Dios justos y virtuosos! Confieso que no hay
Dios sino Dios único: confieso que Mahoma es su servidor y su profeta.

Si la oracion ha de tener solamente dos rikats se reza en la misma
postura la siguiente adicion, despues de la oracion que acabamos de
poner.

Y confieso que el fué quien llamó á si á Mahoma, y confieso la
existencia del paraiso, y la del infierno, y la del Sirat[108], y la de
la balanza,[109] y la de la dicha eterna concedida á los que no dudan y
que en verdad Dios los resucitará de la tumba. ¡O Dios mio! dá tu salud
de paz á Mahoma y á la raza de Mahoma, como has dado tu salud de paz á
Ibrahin (ó Abrahan); y bendice á Mahoma y á la raza de Mahoma, como has
bendecido á Ibrahin y á la raza de Ibrahin. Las gracias las alabanzas y
la exaltacion de gloria sean en tí y por tí.


_CONCLUSION Ó SALUTACION._

Sentado, y volviendo el rostro á la derecha y luego á la izquierda se
repite á cada lado la salutacion: ¡La paz sea con vosotros!

Lo dicho constituye una oracion perfecta; mas cuando ha de constar de
tres rikats no se reza la adicion y conclusion sino al fin del tercero,
semejante en un todo al segundo. Si consta de cuatro rikats, al fin del
segundo, y omitiendo la adicion, se rezan los dos últimos como los dos
primeros; en seguida se añade la adicion y conclusion despues del
cuarto.

Al comenzar las oraciones canónicas se hace la convocacion siguiente:
¡Dios mui grande! ¡Dios mui grande! Confieso que no hay otro Dios, sino
Dios; confieso que no hay otro Dios, sino Dios; confieso que nuestro
Señor Mahoma es el profeta de Dios; Venid á la oracion, venid á la
oracion, venid al asilo (ó al templo de la salud), veníd al asilo. ¡Dios
mui grande! No hay otro Dios, sino Dios.

Dicha convocacion se hace tambien desde lo alto de los minaretos, cinco
veces al dia para llamar á los fieles, ó á lo menos para anunciar al
pueblo la hora de la oracion, que puede hacer cada cual donde se halle,
escepto la de duhur del viernes, que debe hacerse en la mezquita en
comun. A la convocacion de la mañana despues del segundo a-ï-a-el feláh
se añade:

    Es salátou hhaïróun        La oracion es mejor
    minn en náoum.             que el sueño.
    Es salátou hhaïróun        La oracion es mejor
    minn en náoum.             que el sueño.

El Hombre encargado de gritar se llama el mudden. Hay además otro mudden
en la Mezquita, que reza ó canta la convocacion, y Alláhou aki bar, á
cada una de las posturas de los rikats, como asimismo la conclusion
Assalámou aaléïkom.

Despues de cada una de las oraciones canónicas se hace uso del rosario y
se pronuncia:

          _A la primera cuenta._
 ¡Sobhána Alláhi!      ¡O Dios santo!

          _A la segunda cuenta._
¡Alhámdo Lillahi!      ¡Alabanza sea dada á Dios!

          _A la tercer cuenta._
¡Alláhou aki bar!      ¡Dios mui grande!

Y de este modo se pasan las noventa y nueve cuentas ó granos del rosario
musulman.



Nota 3.ª

_Masdeu, Tomo 15.--España Arabe._

Catálogo chronológico XIII. De los reyes de Zaragoza segun la
chronología establecida en la ilustracion V.[110]

===========================================================================
                                       |    EMPEZÓ.   |VIVIA|    ACABÓ.
 I. Zimael, hijo de Musa Bencacin.     |           855|     |           882
á . .27--m. . .--d                     |              |     |
 II. Mohamad I. Ababdalla, hijo de     |           882|     |           914
Lupo Rey II de Tudela.                 |              |     |
á . .32.--m. . .--d                    |              |     |
 III. Abdelrahman I. Alnaser Ledinalla,|           914|     |   Oct 15. 961
Miramamolin VIII.                      |              |     |
á. ..47.--m. . .--d                    |              |     |
 IV. Al-Hakem Almostanser Billa,       |  Oct. 15. 961|     | Set. 29. 976.
Miramamolin IX.                        |              |     |
á. . .14.--m. 11.--d. . .14            |              |     |
 V. Almanzor Mohamad, Miramamolin X    |  Set. 29. 976|     |Agt.º 6. 1002
á 25--m. 10.--d. . .7                  |              |     |
 VI. Abdelmalec I. Abu-Odpher,         |              |     |
Miramamolin XI.                        | Agt.º 6. 1002|     | Oct. 20. 1008
á . . .6--m. 2--d. . .14               |              |     |
 VII. Abdelrahman II, Schangiul,       |              |     |
Miramamolin XII.                       | Oct. 20. 1008|     | Feb. 15. 1009
á. . .--m. 3.--d. .26                  |              |     |
 VIII. Mohamad II, Almahadi,           |              |     |
Miramamolin XIII.                      |Feb.º 15. 1009|     | Dici. 5. 1009
á. . .--m. 9.--d. . .20                |              |     |
 IX. Al-Monder Alhagib Almanzor,       | Dici. F. 1009|     |  Set. P. 1039
hijo de Jahia.                         |              |     |
á . .29--m. 8.--d.                     |              |     |
 X. Soliman Abu-Aiub Ben-Hud Algiozami |  Set. P. 1039|     |          1046
Almostain Billa, hijo de Mohamad       |              |     |
á . . 7--m. . .--d.                    |              |     |
 XI. Ahmad Abu-Giafar I. Almoctader,   |          1046|     |          1081
hijo de Soliman Abu-Aiub.              |              |     |
á. . .35--m. . .--d                    |              |     |
 XII. Josef Abu-Amer Almutameno,       |          1081|     |          1085
hijo de Ahmad Abu-Giafar.              |              |     |
á. . 4.--m. . .--d                     |              |     |
 XIII. Ahmad Abu-Giafar II. Almostain  |          1085|     |  En.º . 1110
Billa, hijo de Josef Abu-Amer.         |              |     |
á. .24.--m. . .--d                     |              |     |
 XIV. Abdelmalec II. Abu-Maruan        |              |     |
Omadaldaulat, hijo de Ahmad Abu-Giafar |              |     |
 II.                                   |              |     |
á. . 8.--m. 11.--d                     |   En.º . 1110|     |Dici. 18. 1118
---------------------------------------------------------------------------

El editor de la _Historia_ de la dominacion de los árabes en España
sacada de varios manuscritos y memorias arábigas escrita por el Dr. D.
José Antonio Conde, pone una advertencia al fin del tomo 2.º en la que
manifiesta, que al principiar la impresion de este volúmen habia
fallecido el autor, dejando la obra sin division de capítulos y sin la
correspondencia de los años, y que habia hecho lo que habia permitido el
tiempo para dar menos desaliñados los dos tomos póstumos y añade: al dar
la serie cronológica de los Reyes árabes nos hemos visto en un
laberinto. La multitud de sus nombres y apellidos, su número mismo y las
deposiciones de reyes y usurpaciones de reinos, nos harian abandonar el
pensamiento de colocarlos aquí, sino fuera porque el autor dejó sobre
esto apuntes aunque informes. Los hemos comparado con la serie que
estampó el Masdeu en su tomo 15, y ni aun en los nombres hay
uniformidad. ¿Cómo la habrá en la cronología? Degemos á los sabios la
rectificacion de los yerros que necesariamente deben resultar en materia
tan complicada.


Reyes de Zaragoza.


Almondar ben Yahye.                   430
Solimán Algiuzami.                    438
Ahmed ben Soliman.                    474
Jucéf ben Ahmed.                      478
Ahmed Abu Giafar.                     503
Abdelmalek Abu Meruan.                512
Ahmed Abu Giafar ben Abdelmalek.      540


REYES MOROS

de quienes habla Zurita en sus anales.

Ibnabala }
año 785. }     En su libro 1.º cap. 3.º pág. 4 vuelta 2.ª col. 4.ª

Marsilio }
año 809. }     Libro 4.º cap. 3.º pág. 7 vuelta col. 1.ª

Abenhaya }
año 914. }     Libro 1.º cap. 8.º pág. 13 col. 2.ª

Almugdavir }
año 1035.  }   Libro 1.º cap. 17.

Amar por    }
sobre nombre}  Libro 1.º cap. 31. Sitio de Huesca por D. Sancho
Almuzacait  }
ó Almozaban }  Ramirez. Batalla del Alcoraz.
y Almuacen. }

Abucalem  }    Libro 1.º capítulo 41. Muerte en la batalla de Valtierra
año 1110. }    por D. Alonso el Batallador.


BLANCAS en sus comentarios refiere succintamente la historia de diez y
seis reyes moros que son los siguientes.

                           _Principio de su reinado._

1.º Ibnabala ó Ibnalarabi.                año 778

2.º Marsilio.                                 809

3.º Muza Aben Heazin.                         830

4.º Aben Alfage.                              864

5.º Aben-Haya ó Abenayre.                     904

6.º Mudyr hijo del anterior.

No se sabe los que le succedieron y parece que hubo un interregno

7.º Imundar.                                  1003

8.º Almugdabyr.                               1036

9.º Ira Almudafat.                            1063

10.º Zulema.                                  1081

11. Haucen Aben Huth, hijo del anterior.      1083

12. Juceph Aben Huth.                         1088

13. Almozaben.                Reinaba ya en   1096

14. Abdelmelch        Reinó muy poco tiempo.

15. Hamat Almuzacayth.                        1098

16. Abuhazalen.                               1110

Este fué muerto en la célebre batalla de Valtierra.



Nota 4.ª

_Archivo general de la corona de Aragon._

_Gratiarum 8. de Jaime II. Parte 2.ª fol.--187.--n.º moderno 205._


Dilectis et fidelibus suis Merino et Zalmedino Cæsaraugustæ, aliisque
officialibus nostris presentes litteras inspecturis etc. Cum felicis
memoriæ progenitores nostri constituerent in Aljaffaria nostra
Cæsaraugustæ quamdam Ecclesiam seu capellam ad honorem Beati Martini
Confessoris deserviendam ibidem per abbatem seu rectorem Monasterii
Crasone Dioecesis Carcasonæ, seu illum quem dictus abbas ad hoc
duxerit ordinandum. Et nunc Religiosus Augerius abbas monasterii
supradicti prioratum dictoe Aljaffariæ contulerit et commiserit fratri
Jacobo Berengarii monacho dicti Monasterii cum suis juribus universis,
ammoto á dicto prioratu fratre Arnaldo Funuci monacho, ut de collatione
huiusmodi per literas dicti abbatis nobis missas et per tenorem cuiusdam
instrumenti sigillo appendicio eiusdem abbatis munito nobis extitit
facta fides. Ideo vobis et cuilibet vestrum dicimus et mandamus,
quatenus præfatum fratrem Jacobum Berengarii pro priore dicti Prioratus
habeatis et teneatis, eique de universis et singulis juribus prioratus
eiusdem faciatis integriter.................. seu juribus
prioratus..................... aliænationes.......damnum eiusdem
prioratus, et nunc ante factus prior velit e apetere et adjus ac
propietatem suam prioratus reducere mandamus vobis el vestris cuilibet,
ut ad querelam requisitionis suam faciatis fieri super dictis bonis seu
juribus celare justitiæ complementum. Datum Valentiæ nonas august. 1308.


_Gratiarum 7 Jacobi II fol. 106 núm. 203._

Religioso Ogerio Abbati monasterii Sanctæ Mariæ Grassensis et Conventui
ejusdem et cetera. Cum frater A. de Sancto Quintino monachus vester
priorque Sancti Martini Aljafariæ nostræ civitatis Cæsaraugustæ ad
dictum Monasterium vestrum de licentia et permissu nostro ad præsens
accedat: Idcirco ad ejus humilem supplicationem præsentes testimoniales
literas vobis duximus porrigendas. Datum in Alagone III.º Kalendas
februarii anno M.º CCC.º quinto.==G. de Palacini mandato Regis.



Nota 5.ª

_Gratiarum 4 de Jaime 2.º Parte 1.ª núm. moderno 197. fol. 194._


Cum nos Jacobus Dei gratia Rex Aragonum &. Intendentes ordinare, quod
ille qui amodo Aljafariam Cæsaraugustæ custodiret, esset presbiter, qui
qualibet die celebraret missam et alia divina officia in capella, quæ
est in palatio dictæ Aljafariæ, et reciperet qualibet die illos duodecim
denarios, el illos septuaginta solidos jaccenses annuatim pro vestibus,
quos recipit Dominicus Johannis qui nunc tenet dictam Aljafariam ex
concessione Illustrissimorum Dominorum Jacobi avi nostri et Alfonsi
fratris nostri recolendæ memoriæ Regum Aragonum, ad instantiam et
supplicationem ipsius Dominici, sic duximus ordinandum; quod ipse
Dominicus in vita sua recipiat et habeat dictos duodecim denarios
qualibet die, et septuaginta solidos jaccenses annuatim, et post ejus
obitum, Dominicus Johannis presbiter et Petrus Johannis filii, dicti
Dominici ambo fratres, et alter qui supervixerit post mortem alterius,
teneat et percipiat dictos duodecim denarios qualibet die, et
septuaginta solidos jaccenses annuatim, prout pater eorum percipit et
percipere consuevit, et quod teneantur custodire dictam Aljafariam dum
vixerint, et quod incontinenti prænominatus Dominicus presbiter teneatur
die qualibet, missam in dicta capella et alia divina officia celebrare;
et pater ipsius teneatur dicto prebítero, quamdiu dictos duodecim
denarios et septuaginta solidos jaccenses percipiet, providere. Et post
obitum dicti Dominici presbiteri, si dictus Petrus frater suus
supervixerit ei, teneatur præstare alimenta uni presbítero, qui in vita
sua celebret missas qualibet die continue in dicta capella. Mandantes
per præsentem cartam nostram Bajulo Cæseraugustoe qui pro tempore
fuerit, quod statim post obitum dicti Dominici Johannis, det et solvat
præfatis fratibus, quandiu eis fuerit vita comes, et alteri superviventi
post mortem alterius, duodecim denarios qualibet die, et annis singulis
septuaginta solidos jaccenses super redditibus almutini salis
Cæsaraugustæ. Post obitum vero prædictorum Dominici Johannis et filiorum
ipsius præsens asignatio et concessio volumus viribus vacuari, et dicti
duodecim denarii et septuaginta solidi jaccenses ad nos et nostros
libere revertantus. Datum Cæsaraugustæ décimo cuarto Kalendas Octobris,
anno Domini millémo trecentésimo.



Nota 6.ª

_Gratiarum 14. Petri III. parte 2.ª núm.º mod.º 884, fol. 111 v.º_


Nos Petrus &.ª Attendentes, illustrem Mariam bonæ memoriæ Aragonis
Reginam, consortem nostram carissimam, in suo último testamento
instituisse seu institui præcepisse sex capellanias aut presbiteratus,
in quibus sex presbiteri continue in perpetuum ad laudem Altissimi, pro
eius et nostræ animarum salute divina officia celebrarent, quorum
presbiteratuum duo in capella palatii Regii Barchinone, et duo in
Aljafaria civitatis Cæsaraugustæ, et duo in capella Regali Valentiæ
deberent institui, et certos redditus emi et assignari ciulibet
presbiterorum ipsorum, prout in sua última dispósitione plenius
dignoscitur contineri. Attendentes insuper quod jus patronatus seu jus
præsentandi presbiterum omnibus et singulis presbiterátibus ipsis,
vigore dicti testamenti seu dispositionis et ordinationis Reginæ præfatæ
de cetero ad nos spectat: Idcirco cum nos fidelem nostrum Franciscum de
Fabrica presbiterum dioecesis Barchinonæ, de quo fidedignorum
assertione verídica testimonium laudis accepimus, ad unum ex dictis
presbiteratibus sciamus et reputemus sufficientem, idoneum, et capacem,
vos ad illum ex dictis presbiteratibus, quem duxeritis acceptandum, cum
hac carta nostra archiepiscopo Cæsaraugustæ, ivel illi ex episcopis in
cuius dioecesi presbiteratus quem acceptaveritis fuerit, ex nunc ut ex
tunc, et ex tunc ut ex nunc, gratis et ex certa scientia præsentamus,
ita quod quandocumque dicti presbiteratus, vel aliquis seu aliqui ex eis
dotati fuerint, vos tamquam prius principaliter præsentatus á nobis
eligatis et acceptetis illum ex ipsii presbiteratibus quem volueritis,
et serviatis eidem ac recipiatis jura eidem presbiteratui competentia
quovis modo. Nos enim requirimus et rogamus Cæsaraugustæ archiepiscopum,
vel illum eposcopum in cuius dioecesi presbiteratus quem
acceptaveritis, fundatus extiterit et dotatus, seu eius vicarios, quod
vos tamquam ad eum ex nunc præsentatum á nobis pro capellano atque
presbitero illius presbiteratus quem aceptaveritis, habeant et teneant,
vobisque auctoritatem conferant habendi, tenendi, et possidendi
presbiteratum eundem, et vos in eiusdem presbiteratum recipiat et
admittat, habendo præsentationem quam de presbiteratu ipso ex nunc pro
tunc de persona vestra, ut præmittitur, facimus cartam validam atque
firmam. In cuius rei testimonium præsentem cartam nostram fieri jussimus
sigillo nostro pendenti munitam. Datum Barchinone tertio nonas julii
anno Domini millesimo trecentésimo quadragésimo séptimo.--Exea
Regens.--Bns. de Podio--mandato Regis facto per dominum Episcopum
Vicensem Cancellarium.--Similis fuit facta pro Arnaldo Ferrarii clerico
dioecesis Barchinone Datum ut supra.--Dominicus de Biscarra mandato
domini Regis facto per Thesaurarium.--Similis carta fuit concessa
Raymundo Ferrarii presbitero dioecesis Barchinone, quod sit unus ex
duobus presbiteris Capellæ Regiæ Barchinone, quæ large registrata est in
hoc registro in X. folio post folium præsentes computando.--Similis fuit
facta pro Bernardo Bainlo presbítero Dioecesis Barchinone quod sit
unus ex dictis presbiteris in loco quem magis eligere voluerit. Datum
Barchinone X.º Kalendas Augusti anno Domini M.º CCC.º XL.º VIII.

Petrus de Gostems mandato regio facto per dominun episcopum Vincensem.



Nota 7.ª

_Gratiarum 17. Petri III. Parte 2.ª n.º mod.º 890 fol. 202._


Nos Petrus &c. Attendentes noviter fervida devotione compuncti ad
gloriam et laudem Altissimi, et eius Matris virginis gloriosæ, et ob
nostrorum remissionem pecaminum et salutem animarum parentum et
progenitorum nostrorum, omniumque fidelium defunctorum instituisse
perpetuum in capella-nostra Aljafariæ Cæsaraugustæ quatuor
presbiteratus; attendentes etiam institutionem huiusmodi nobis
retinuisse et nostris perpetuo, quod in dictis presbiteratibus et eorum
singulis possimus presbiteros asignare, nullum tamen ecclesiasticum
beneficium obtinentes, et quod IIII ipsi presbiteri vel sacerdotes
continue celebrent missarum solemnia et alia divina officia indicta
capella, et intersint horis diuturnis pariter et nocturnis; attendentes
insuper prædictis IIII presbiteris seu sacerdotibus certam fecisse
donationem et asignationem annuam pro suis vitæ oneribus sustendis,
videlicet, qui eorum in loco Rectoris habeatur, quadringentos solidos
jaccenses, et cuilibet ceterorum trecentos solidos eiusdem monetæ super
certis redditibus et juribus nostris, sicut designantur in instrumento
dictæ institutionis anno quolibet persolvendos, prout hæc omnia in
eodem instrumento seriosius enarrantur: igitur volentes dictis
presbiteratibus provideri de personis idoneis quarum operationibus
ceteros ædificentad salutem, vos Joannem Petri Dosca presbiterum
dioecesis Cæsaraugustæ nullum aliud ecclesiasticum beneficium
obtinentem, de cuius vitæ, puritate et conversatione honesta laudabile
testimonium perhibetur, cum præsenti carta nostra firmiter valitura ad
unum dictorum presbiteratuum assignamus, ac etiam præsentamus, ita quod
unus sitis de número dictorum IIII presbiterorum, et habeatis pensionem
annuatim dictorum trecentorum solidorum jaccensium juxta seriem dicti
instrumenti institutionis, toto tempore vitæ vestræ. Vos vero teneamini
ex tunc in dicta capella deservire continue, et ibidem pro anima nostra
et nostrorum progenitorum ceterorumque fidelium defunctorum missas et
alia divina officia celebrare, requierentes et rogantes instantia, qua
decet et convenit, venerabilem in Christo patrem archiepiscopum
Cæsaraugustæ, ut vos confirmet in beneficio dicti presbiteratus, tamquam
ideoneum et capacem, quem eidem presenti ad ipsum presbiteratus et
beneficium ducimus præsentandum, mandantes nihilominus merino
Cæsaraugustæ, qui nunc est vel qui tempore fuerit, ceterisque
officialibus et subditis nostris præsentibus et futuris, quatenus vos
dictum Johannem Petri Dosca pro uno dictorum presbiterorum seu
sacerdotum teneant, et tractent, vobisque respondeant et responderi
faciant de pensione vobis ut præmittitur assignata juxta institutionis
de prædictis per nos factam seriém et tenorem. In cujus rei testimonium
presentem vobis fieri jussimus nostro pendenti sigillo munitam. Datum
Cæsaraugustæ VI nonas Maii anno M. CCC. L.--Egea Regens.



Nota 8.ª

_Página 227 del libro del P. Rivera._


Nos Joannes Dei gratia &.ª Ut Rectoria ecclesiæ, seu capellæ sub
invocatione Sancti Martini de Aljafaría Regia civitalis Cæsaraugustæ
fundata, et exiguis dotata redditibus, amplioribus emolumentis de cætero
lætetur, et perficiatur insignita, ipsiusque Rector, omnia quæ sibi
incumbunt, propterea valeat facilius supportare, et majori gaudeat
ubertate, tenore præsentis nunc, et perpetuo valituri iniungimus
indissolubiliter, et unimus Rectoriæ prætensæ quamdam capellaniam
ecclesiæ Sanctæ Mariæ Maioris civitatis præfatæ, quam hodierna die
tenet, et possidet Bartholomæus Oliverii canónicus Barchinonæ, cujus
Patronatus, et Collatio sicuti pertinuit nostris prædecessoribus
ilustribus bonæ memoriæ regibus Aragonum, novis nunc competit pleno
jure. Ita quod quicumque fuerit, nunc, vel amodo in perpetuum Rector
dictæ Ecciesiæ seu capellæ post obitum dicti Bartholomæi Oliverii
habeat, regat, teneat, et possideat dictam Capellaniam &......(26
Octubre 1394.)


_Página 228._

Nos Carolus Dei gratia Rex Castellæ, Aragonum, &c. Cum ad præsens vacet
Rectoria instituta et fundata in Ecclesia Sancti Martini domus nostræ
Aljafariæ civitatis nostræ Cæsaraugustæ prædicti nostri Aragonum Regni,
ob mortem Licentiati Fernandi Lopez, quæ de jure nostro esse
dignoscitur, et cujus Collatio, præsentatio, et omnimoda dispositio ad
nos tanquam verum patronum pertinet et spectat, ipsam tibi dilecto
nostro Licenciato Hyacintho Vielsa presbítero, pro tuis méritis,
suffcientia, probitas te, vitæ honestate, aliisque virtutum ornamentis,
quibus insignitus existis, mérito duximus confederendum. Thenore igitur
præsentis de nostra certa scientia, Regiaque autoritate, deliberate, et
consulte, Rectoriam prædictam tamquam benemérito, et condigno, per
præsentis nostræ cartæ expeditionem, quam vim investituræ. et Reales
traditiones, et possessiones eiusdem Rectoriæ habere volumus, et
obtinere concedimus, instituimus, collamus, providemus et asignamus, ac
de illa etiam investimus, cum omnibus, et singulis fructibus, etc.


_Página 229._

Digo yo el infrascrito D. Juan Jacinto Félix Vielsa, Rector y cura
propio de la Real Capilla de S. Martin de el Real Palacio de la
ALJAFERIA de la Ciudad de Zaragoza, en que residen los Sres.
Inquisidores, y hago fé como de tiempo inmemorial hasta hoy, dicha Real
Capilla de S. Martin ha sido, y es Parroquia, con el derecho de
administrar los Sacramentos á todos los habitantes y moradores de dicho
Real Palacio de la ALJAFERIA, y que yo siguiendo, y continuando la
posesion de mis antecesores, los hé siempre administrado á todos los
dichos moradores, como Rector de dicha Real capilla; la cual hace ya
once años que administro y gobierno con exclusion, y total independencia
de todas las Parroquias de dicha ciudad, y con omnímoda exencion del
ordinario. En cuya verdad hago este testimonio firmado de propia mano, y
sellado con mi sello en Zaragoza á 14 de Setiembre del año 1696.--D.
Jacinto Félix Vielsa Rector de la Iglesia Parroquial de San Martin de
ALJAFERIA.


_Locus Sig [cruz de Malta] illi._

NOTA. El obgeto del P. Ribera en este pasage de su obra fué tan solo
probar que el Rector de la Real Capilla de la Aljaferia de Zaragoza
tenia la parroquialidad en el Castillo, así como el de Barcelona la
tenia en el antiguo Palacio de sus Condes.



Nota 9.ª

_Commune 27. Martini num. 2137. fol. 112._


Martinus, Dei gratia, Rex Aragonum, Valentiæ, Majoricarum, Sardiniæ et
Corsicæ; Comesque Barchinonæ Rossilionis et Ceritaniæ: Dilecto nostro
Merino civitatis Cæesaraugustæ et coeteris officialibus nostris
præsentibus et futuris, adquem seu quos præsentes pervenerint, et
pertineant infrascripta, salutem et dilectionem. Pro parte fidelis
nostri Raymundi de Torrellis jurisperiti civis civitatis Cæsaraugustæ
prædictæ percepimus, quod Serenissimus Princeps et dominus Petrus Rex
Aragonum, genitor noster, memoriæ recolendæ, cum carta ejus sigillo
majestatis impendenti munita, data in Montesono duodecima die Octobris,
anno á Nativitate Domini millesimo tercentesimo octogesimo tertio, dedit
gratiose in perpetuum fideli nostro Ægidio de Sada tunc Camerario dictæ
civitatis et suis omne et quodcumque jus dicto domino Regi competens in
aqua, quæ pro rigando hortum Aljafariæ dictæ civitatis recipitur et
recipi consuetum est, videlicet in illa, quæ rigato dicto horto
superest, prout hæc et alia in dicto privilegio latius continetur.
Dictumque jus Ægidius præfatus vendidit Raymundo de Torrellis prædicto.
Et aliqui nitantur pro viribus et præter, et contra voluntatem dicti
Raymundi hortos et alias possesiones, qui, et quæ extra et subtus dictam
Aljafariam existunt rigare in damnum non modicum exponentis memorati,
cui titulo oneroso utpote emtionis prædictæ jus aquæ prædictæ competit
et spectat. Quocirca volumus, atque vobis et unicuique vestrum dicimus
et mandamus, de certa scientia et consulte sub nostræ iræ et
indignationis incursu, quatenus rigato dicto horto infra dictam
Aljafariam existenti, quotiens necessarium fuerit in et super dicta aqua
jure et possesione seu cuasi ipsius, dicto Raymundo et suis nullum
impedimentum, obstaculum, contradictionem aut controversiam faciatis,
aut fieri permittatis per quempiam, imo eumdum in jure suo virilíter
tueamini et defendatis, nec aliquem contravenire sinatis aliqua ratione
vel causa, cum nos per justitiam sic providerimus et velimus, abdicantes
vobis ad cautelam potestatem omnimodam contrarium faciendi seu
attentandi. Datum Valentiæ septima die Martij anno á nativitate Domini
millesimo quadringentesimo tertio.--Nicolaus de Canjelles Regens
cancellariam.


_Registro idem fol. 179._

Martinus Dei gratia Rex Aragonum etc. Dilecto merino civitatis
Cæsaraugustæ coeterisque officialibus nostris præsentibus et futuris.
ad quem seu quos præsentes pervenerint, et pertineant infrascripta,
salutem et dilectionem. Pridem á nostra curia emanavit litera hujusmodi
seriei.--Martinus Dei gratia Rex Aragonum etc. dilecto nostro merino
civitatis Cæsaraugustæ coeterisque officialibus etc. Jam supra in
præsenti registro in folio 112 est totaliter inserta, post cujus Datam
et Signum sequitur.--Nunc autem ut accepimus, præinserta litera abutendo
Raymundus de Torrellis prædictus, nititur aqua prædicta, non irrigato
horto majori Aljaferiæ præfatæ, sed tantum horto minori ejusdem, ad usum
suum juxta libitum irrigare; ex quo sequitur quod arbores seu, virgulta
et sata hortorum Aljafariæ ejusdem, tempore siccitatis, præcipue
mensibus Julii, Augusti et Septembris, qui non sunt soliti absque
azuditate perlabi, radicitus exiccantur. Quo circa sicut etc.... Refiere
por estenso lo que con brevedad hemos redactado en el cuerpo de la
obra.



Nota 10.

Archivo general de la corona de Aragon.

_Pergamino n.º 2320 de D. Jaime II. Núm. ant. 592._


Noverint universi, quod coram venerabili dompno Guillermo de Cabaldos
Zalmedina Cæsaraugustæ comparuit Geraldus del Parer, Tutor datus et
assignatus Teresiæ, Gratiæ et Peregrino, pupillis filiis Peregrini
Baldovini quondam, et dompnæ Gratiæ Martin Tarin ejus uxoris, per
dompnum Johannem de Bombei Zalmedinam tunc Cæsaraugustæ cum publico
instrumento confecto octava die exeunte Aprili anno præsenti per
notarium infrascriptum, asserens, quod dictus Peregrinus pater dictorum
pupillorum, in suo ultimo testamento, receperat pro anima sua et
injuriis emendandis ac debitis persolvendis, duo millia solidorum
jaccensium, pro quibus mandavit vendi de bonis suis specialiter quoddam
hæreditamentum situm in termino de Quart, ut patebat per ipsum
testamentum, confectum per manum Jacobi Donasari notarii publici
Cæsaraugustæ, quod coram dicto Zalmedina exhibuit. Et licet ipsum
hæreditamentum fuisset publice venale, expositum et proeconizatum, non
tamen fuit inventus aliquis, qui vellet in eo offerre nisi quingentos
quinquaginta solidos jaccenses, licet ipsum hæreditamentum valeret ultra
mille et ducentos solidos jaccenses. Quare cum creditores et injuriati
conquererentur coram officiali Cæsaraugustæ, de manumissoribus
testamenti dicti Peregrini et ipso tutore, ut eis satisfieret de debitis
et injuriis, in quibus dictus Peregrinus eisdem tenebatur, et ipsi et
manumissores vellent pro executione dicti testamenti ipsa duo millia
solidorum habere á tutore prædicto, nomine dictorum pupillorum de bonis
patris ipsorum prædicti, nec bona mobilia essent de quibus posset solvi
quantitas supradicta, et esset utilius ipsis pupillis, quod venderetur
medietas aquæ rivi de la Huerba, quam medietatem dictus pater eorum
habebat tempore mortis suæ, quæ aqua communiter dicitur aqua domini
Regis, quæ quidem recipitur ab ora vesperarum diei Sabati, usque ad
horam vesperarum diei Dominicæ sequentis, qualibet septimana, oum in ea
medietate offerrentur mille et quingenti solidi ad opus Domini Regis;
petit per Zalmedinam prædictum dari auctoritatem eidem Tutori, quod pro
complendis prædictis, posset vendere dictam medietatem aquæ, et eidem
venditioni auctoritatem suam impenderet et decretum. Et Zalmedina
prædictus viso testamento prædicto, et recepta fide á dicto Tutore, quod
non sunt bona mobilia dictorum pupillorum, de quibus dicta quantitas
dictorum duorum millium solidorum posset exsolvi; attendentes esse
utilius dictis pupillis, quod dicta aqua venderetur, quam dictum
hæreditamentum de Quart, de quo consueverunt dari duodecim Kaficia
tritici annuatim, sicut eidem facta per fidedignos homines extitit plena
fides. Inspecta et pensata utilitate dictorum pupillorum, dedit dicto
Tutori licentiam vendendi dictam aquam spectantem ad patrem dictorum
pupillorum pro pretio supradicto, et eidem venditioni faciendæ
auctoritatem suam præstitit et decretum. Et in continenti idem Tutor ad
venditionem processitut sequitur. Noverint universi, quod ego Geraldus
del Parer Tutor Peregrini, Teresiæ, et Gratietæ filiorum pupillorum
Peregrini Baldovin quondam, interveniente auctoritatem et decreto
venerabilis dompni Guillermi de Cavaldos Zalmedinæ Cæsaraugustæ, ex
certa scientia et consulte, et de jure dictorum pupillorum certioratus,
non coactus nec in aliquo circumventus, dolo vel errore inductus, sed
gratis et spontanea voluntate, pro solvendis et emendandis debitis et
injuriis dicti Peregrini quondam; vendo vobis Excellentissimo Principi
et domino, domino Jacobo Dei gratia Regi Aragonum, Valentiæ, Sardiniæ,
et Corsicæ, ac Comiti Barchinonæ, licet absenti tanquam præsenti et
vestris, in perpetuum medietatem aquæ Rivi de la Huerva spectantem ad
dictos pupillos, ratione prædicti patris ipsorum, quæ aqua vulgariter
dicitur aqua domini Regis, et recipitur continue in azuto cequiæ de la
Romadera, termini Cæsaraugustæ ab hora vesperorum diei Sabbati usque ad
horam vesperorum diei Dominicæ proxime sequentis qualibet septimana; pro
pretio mille et quingentorum solidarum jaccensium, quos quidem Stephanus
de Roda de Domo vestra, nomine et vice vestra mihi solvit, et ipsos ab
eo habui et recepi. Renuncians exceptioni non numeratæ pecuniæ, fraudis
et doli. Prædictam siquidem medietatem aquæ prædictæ ad dictos pupillos
spectantem, et spectare debentem; vobis domino Regiet vestris vendo cum
omni jure et dominio, quod dicti pupilli habebat et habere debebat
tempore mortis suæ, francham, liberam, salvam, securam et quietam ab
omni tributo censu, obligatione, et alienatione, sive mala voce et
contradictione cujusque, cum omnibus juribus et pertinentiis ad
medietatem prædictam aquæ prædictæ spectantibus et spectare debentibus
quoquomodo. Et de posse, jure, ac dominio dictorum pupillorum ipsam
medietatem aquæ cum omnibus et singulis supradictis eicio, et in posse,
jus, et dominicum vestri et vestrorum ipsam transfero, et in corporalem
possessionem, vel quasi ejusdem, vos induco cum hoc instrumento perpetuo
valituro: Volens ut ipsam possessionem vel quasi omnium prædictorum,
possitis cum volueritis vestra propria auctoritate apprehendere; et ego
confiteor ipsam possessionem vel quasi omnium prædictorum pro vobis et
vestris tenere, quousque vos vel vestri ipsam duxeritis apprehendendam.
Volens quod vos et vestri, et quos volueritis, dictam medietatem aquæ
prædictæ cum omnibus et singulis supradictis habeatis, teneatis, et
possideatis, ac explectetis perpetuo pacifice vos et vestri, ad dandum,
vendendum, commutandum, alienandum et ad faciendum inde vestras et
vestrorum proprias voluntates, sicut melius et utilius potest dici et
intelligi ad vestrum et vestrorum commodum et perfectum. Quod si forsan
in dicta medietate aquæ, vel parte ipsius, quæstio sive mala vox
imponeretur per quamcumque personam vel personas cujuscumque gradus,
status, vel conditionis existat, promitto nomine tutorio quo supra,
ipsam causam et litem in me suscipere et ducere propiis sumptibus
dictorum pupillorum: et volo et consentio quod dicti pupilli ad hæc
specialiter teneantur, quousque ipsa causa fuerit fine debito terminata.
Et si vos aut vestros ratione quæstionis, causæ, vel malæ vocis impositæ
in dicta aqua seu parte ipsius, expensas aliquas contingeret facere seu
etiam sustinere, ipsas promitto nomine quo supra vobis e vestris integre
reficere ac etiam emmendare. Et quod dicti pupilli ad hæc etiam
teneantur. De quibus expensis credatur vobis et vestris vestro simplici
verbo tantum, nullo alio genere probationis exacto. Pro quibus omnibus
et singulis attendendis penitus et complendis, et pro evictione dictæ
aquæ, et pro faciendo vobis ipsam habere et possidere perpetuo pacifice,
obligo vobis et vestris omnia bona mobilia et inmobilia dictorum
pupillorum ubique habita et habenda. Et ad majorem securitatem vestram
et vestrorum, nomine tutorio quo supra, dono vobis et vestris fidantiam
salvitatis de medietate aquæ prædicta quæ mecum et sine me cum dictis
pupillis et sine ipsis, ipsam vobis et vestris salvet et salvam ac
securam faciat habere, tenere, et possidere perpetuo pacifice ac secure,
et quæ compleat et compeleri faciat omnia et singula supradicta, Dompna
Gratia Martin Tarin uxor dicti Peregrini quondam, materque pupiuorum
prædictorum. Et ego dicta Gratia Martin laudans et approbans venditionem
aquæ prædictæ, ut superius est scriptum, sic concedo et constituo
fidantiam ut est dictum. Obligans, pro prædictis omnibus et singulis
attendendis et complendis, vobis et vestris, omnia bona mea ubique
habita et habenda. Ego autem Guillermus de Cavaldos Zalmedina prædictus
venditioni prædictæ ex causis prædictis, attendens utilitatem ipsorum
pupillorum, auctoritatem meam impertior et decretum. In quorum
testimonium præsens instrumentum mandavi sigilli curiæ Zalmedinatus
appensione muniri. Quod est actum Cæsaraugustæ die Sabbati, scilicet
quinta die exeunte Augusto. Era millesima trecentesima quadragesima
quarta. Testibus ad prædicta adhibitis et rogatis dompnis Garsia de
Casois, Ægidio Martin de Camacurta vicinis Cæsaraugustæ--Sig [cruz de Malta]
num mei Guillelmi de Porta notarii publici Cæsaraugustæ, et
autoritate illustrissimi principis domini Regis Aragonum per totam
terram et dominationem suam, regentis scribaniam curiæ Zalmedinatus
Cæsaraugustæ pro Dominico Johannis de Ayerbe scriptore ejusdem, qui
prædictis interfui et hoec scribi feci et clausi, et sigillo ipsius
sigillavi cum suprascripto in sexta linea, ubi dicitur solvi quantitas
et cum raso et emendato in nona linea, ubi dicitur dictorum et cum
suprascripto in XXvj linea ubi dicitur vobis.

Nota. En la parte exterior de dicho pergamino se halla continuada la
indicacion siguiente.--Carta emptionis aquæ de la Huerba ad opus
Aljafariæ--.

Concuerda fielmente con el pergamino arriba citado.



Nota 11.

_Grat 10 de D. Jaime 2.º Parte 1.ª fol. 116 n.º moderno 208._


Fideli scriptori suo Guillermo Palacini, Merino Cæsaraugustæ etc. ad
instantiam et supplicationnem nobis factam pro parte religiosarum
Priorissæ et conventus Monasterii prædicatorum Cæsaraugustæ asserentium,
se aqua ad rigandum hortum dicti Monasterii plurimum indigere; volumus,
et vobis mandamus, quatenus de aqua quæ certis horis sumitur et habetur
ad opus Aljafariæ nostræ Civitatis Cæsaraugustæ, subveniatis et
complaceatis priorisæ et conventui supradictis, dum ad opus Aljafariæ
necessaria non fuerit aqua. Datum Valentiæ 4 nonas martii anno 1311.


_Gratiarum 10 de Jaime II, Parte 2.ª n. moderno. 209, fol. 120._

Fideli scriptori suo Guillermo Palazini Merino Cæsaraugustæ salutem &c.
Cum nos per aliam literam nostram vobis mandaverimus, quod de aqua quæ
certis horis sumitur et habetur ad opus Aljafariæ nostræ civitatis
Cæsaraugustæ subveniatiset complaceatis priorissæ et conventui
Monasterii prædicatorum Cæsaraugustæ, ad ringandum hortum dicti
Monasterii, dum ad opus dictæ Aljafariæ necessaria non fuerit dicta
aqua, et ipsa aqua non possit transire ad monasterium earum, nisi fiant
arcus vel aliquod opus in fossatu, qui est inter montem Aljafariæ et
murum terreum civitatis, per quos aqua, ipsa, possit transire ad
monasterium ante dictum. Ideo dicimus et mandamus vobis, quatenus cum
prior vel procurator earum voluerint facere dictum opus in illo fossatu,
per quod prædicta aqua possit transire ad prædictum monasterium, illud
permittatis fieri per eosdem sine juris prædictum monasterium, illud
perlentiæ septimo Idus Martii anno Domini millesimo CCCXI.



Nota 12.

Archivo general de la Corona de Aragon.

_Registro n.º 198 fol. 376 vuelto._


Nos Jacabus Rex Aragonum etc. Attendentes quod Jucefus Bellito
Sarracenus Cæsaraugustæ quondam fuit tempore vitæ suæ magister et ductor
operum quæ fiebant in Aljafaria nostra Cæsaraugustæ; id circo concedimus
tibi Mahomat Bellito filio dicti Jucefi Bellito, quod quandocumque
contingerit fieri operas necessarias in Aljafaria nostra prædicta, quod
tu sis magister et ductor operum ipsorum toto tempore vitæ tuæ, et
habeas et perecipias de ipsis operibus salarium competens pro tuo
labore. Nos enim per præsentes mandamus Merino nostro Cæsaraugustæ et
aliis officialibus nostris, quod prædictam concessionem nostram firmam
habeant et observent, ut superius continetur. Datum Cæsaraugustæ
secundo Kalendas novembris anno prædicto (1301)--Ægidius ex petitione
provissa in consilio.


_Pecunias de Jaime II fol. 41 núm. nuevo 255._

Nos Jacobus Dei gratia Rex Aragonum, Sardiniæ, Corsicæ etc. Fideli
Ægidio Terini Merino Cæsaraugustæ: Cum Aljafaria nostra Civitatis
Cæsaraugustæ indigeat reparatione et obratione, et nos velimus eandem,
opere quo indiget reffici ac etiam reparari. Idcirco dicimus et mandamus
vobis, quatenus faciatis dictam Aljafariam reparai, et apta illi operiet
aptacioni qua fuerit reparanda solvendo; et impendendo denarios et alia
quæ ad ipsam reparationem fuerint opportuna, prout nobilis domna Maria
Ferdinandi vobis duxerit injungendum. Datum Barchinone XII Calendas
aprilis 1292.



Nota 13.

_Curiæ sigilli secreti 14, Martini núm. 2251. fol. 123._


Martinus Dei gratia Rex Aragonum &c. Dilecto Consiliario nostro Pardo la
Casta Merino Civitatis Cæsaraugustæ salutem et dilectionem. Ecce quod
Nos circa reparationem castri nostri de la Aljafaria civitatis
Cæsaraugustæ, quod et sui constructione notabili, et antigua inter
coeteras domos sive palacia nostri dominii insignius imminet
amoenitate decorum, volentes, ut convenit suffragium debitum cum
promptitudine elargiri; tenore præsentis universas et singulas pecuniæ
quantitates prætextu morabatini nobis in et super locis,
universitatibus, et aljamis inferius designatis, videlicet in et super
universitate villæ de Fraga, aljamisque judæorum et Sarracenorum villæ
ejusdem universitate villæ de Pertusa et aldearum ejusdem, ac
universitatibus locorum de Berbegal et de Biel, aljamaque judæorum
civitatis Oscæ, ac personis et bonis eorum et cujuslibet earundem,
reparationi, operi, et constructioni Aljaferiæ prædictæ ducimus
assignandas, et etiam concedendas; mandantes et comittentes vobis de
certa scientia et exprese, quatenus pecunias morabatini villarum,
locorum et aljamarum superius expressarum, et cujuslibet earundem, de
quibus quidem pecuniis, vos, et neminem alium, esse volumus receptorem;
colligatis et recipiatis integre et complete, ac colligi et levari
faciatis fideliter, legaliter atque bene, et pecunias ipsas in
reparationem Aljafariæ prædictæ convertatis integre et complete;
jubentes nihilominus expresse et de certa scientia universis et singulis
officialibus et submissis nostris, sub obtentu nostræ gratiæ et mercedis
quatenus et comissionem nostram hujus modi teneant firmiter et
observent, tenerique et observari inviolabiliter faciant per quoscumque;
et non contraveniant, seu aliquem contravenire permittant aliqua
ratione, si iram et indignationem nostras prædictas, ac penam
quingentorum florenorum auri de Aragonia cupiunt evitare. Datum
Barchinone sub nostro sigillo secreto decima octava die Augusti anno á
Nativitate Domini millesimo quadringentesimo octavo--Rex
Martinus--Dominus Rex mandavit mihi Johanni de Tudela.



Nota 14.

Archivo general de la Corona de Aragon.

_Sigilli Secretis, Petri III. Pars 1.ª n. 1112 fol. 26._


Petrus etc. Dilecto consiliario nostro Michaëli Palacin merino
Cæsaraugustæ Salutem etc. Licet plures assignationes fuerint factæ super
redditibus merinatus, volumus tamen ac vobis mandamus, quatenus eis non
obstantibus opus de la Ajafaria continuetis, et fieri faciatis, cum
nostræ intentionis fuerit, quod dictum opus prætextu dictarum
assignationum vel alias in aliquo non impediatur; volumus tamen quod
provisionem mandetis dari Ateoni urso, et aliis pecudibus quæ in
Aljafaria custodiuntur, ut vobus mandatum existit, exolvatis. Cæterum si
Judaeus custos leonum viderit, quod leones noviter adulti sien periculo
á suis genitoribus poterunt separari, eos cum dicto judæo apud Valentiam
nobis protinus transmittatis, et eidem judæo expensas sibi et dictis
leonibus necessarias ministretis, quoniam nos eas in vestro computo
mandamus per præsentem recipi et admitti. Datum Morellæ sub nostro
sigillo secreto XV.a Kalendis Octobris anno Domini M. CCC. XXX.
VIII.--Franciscus de Prohomme mandato domini Regis.



Nota 15.

Primera carta de la gloriosa SANTA ISABEL, Infanta de Aragon y Reina de
Portugal, al Rey D. Jaime el Segundo de Aragon su hermano.

Sobrescrito.

Al Rey daragon &c.

por

_á Reynha do Portugal._


A O muyt alto, é muy nobre dom Iame, pe la graza de Deus, Rey Daragon,
de Valenza, de Murza, de Cerdenha, de Corcega, Conde de Barcelona, é de
Santa Egresia de Roma Sinaleyro, Almirante, é Capitan general. Doña
Isabel por esa meesma graza Reynha de Portugual, é do Algarve, saude
come á jrmaao que amamos muy de corazon, é de quien muyto fiamos, é para
quien querriamos que Deus desse tanta vida, é tanta saude com onrra té,
por muytos anos, é boos, como para nos meesma. Rey jrmaao, facemos vos
saber, que vimos vossa carta de creenza que nos envyastes por Remon de
Montrros, Acerdiagoo da Guardia, vosso clerigo, é el falou con nosco da
vossa prol ben, é muy conpridamente; é gradescemos vos muyto quanto nos
por el envyastes dizir; é detevemoslo con nosco ata agora por razon que
el Rey D. Fernando envyara dicir al rey de Portugal por muytas veces,
que se veeria con él; é quiséramos y falar sobre vista de el Rey D.
Fernando, é vossa, é de el Rey de Portugal; que vos vissedes todos tres
dissiamos; é que veessen vosso feyto, é ó del Rey D. Fernando á bona
avininza. E esto tenho en que seria gran servizo de Deus, é grande prol
vossa, é da vossa onrra, é da sua del Rey D. Fernando; de si et entendo,
que seeria agrande prazer del Rey de Portugal. E hu se todo esto fezese,
querendo Deus, tenho que non caya tanto anchuun homen, nen anchuna
molher no Mundo, como á mi non tomaria y tan gran prazer, se voontade
fosse de Deus desse facer. E agora as vistas del Rey D. Fernando, é del
Rey de Portugal delongaronse mays; é dizennos, que el Rey D. Fernando
que se va y alochegando contra essa vossa fronteyra. E ora Remon de
Montrros vayse á vos, é sobre esto nos avemos con el falado cousas que
vos dissesse: porque vos rogamos jrmao, que ó creades do que vos el de
nossa parte disser é gradescervolo emos muyto. Outrosi, jrmao, vos
gradescemos muyto porque nos fezestes saber de vos, é da Reynha Daragon
vossa molher, é dos jffantes vossos filhos que erades con saude. E
rogovos, jrmao, que assi ó fazades sempre, cada que ó vos poderdes
facer, é fazernosedes y muy gran prazer. Outrosi vos facemos saber del
Rey de Portugal, é de nos, é de nossos Filhos, que avemos saude, loado á
Deus, é envyamosvolo dizir, por que somos cierta que vos prazera. Dat en
Sanctaren quatuerze dias de Decembre. Á Reynha ó mandou. Ioan Lompreto á
fez.


Segunda carta de la gloriosa SANTA ISABEL, Infanta de Aragon y Reina de
Portugal, al Rey D. Jaime el segundo de Aragon su hermano.

_El sobrescrito es como el de la carta antecedente._

A O muyt alto, é muy nobre Dom Yame, pe la graza de Deus Rey Daragon, de
Valanza de Corcega, é de Cerdenha, é Conde de Barcelona, é da Santa
Egresia de Roma Álmirante, é Sínaleyro, Capitan general. Doña Isabel,
por esa meesma graza Reynha de Portugal, é do Algarve, saude come á
jrmao de quien muyto fio, é para quien tanta vida, é saude, com onrra
querria por muytos annos, é boos come para mi meesma. Rey jrmao, vy
vossa carta que me invastes por Dom Fray Sancho vosso jrmao, é meu, é el
disse á el Rey ó que lhi vos mandastes ben, é conpridamente, é á mi
outrosi. E gradescavos Deus ó boon talan que vos mostrades contra el
Rey, é contra mi, é contra ó jffante Dom Affonso nosso filho, en
quererdes saber parte de nossa fazenda, é de vos sentirdes de la é
fazedes gran dreito, é gran razon. E jrmaao saberde, que veendo eu as
cousas en como passaban, é reccando de vinire á o estado en que estan,
pedi por muytas veces á el Rey, é roguey alguns de seu Conselho, que
tevesen por ben, que estes feitos non fossen cada dia para peyor como
foron, é que me desen logar é que eu que trabalharia hy quanto podesse,
de guisa que ó Iffante, é os outros ouvessen ben é mercee del Rey, é que
todos vivessent como devian, é á servizo del Rey, é que á todos fecesse
mercee. E sabe Deus, que esta foy senpre á minha voontade, é seria cada
que podesse, é Deus per ben tevesse: mais tantos foron senpre os
estorvadores da parte do ben, que non pudieu hirem facer. E sabe Deus,
que ey en ende gran pesar no corazon, po lo del Rey primeiramente, á
quien eu deseio vida, é saude, é onrra, como, á minha meesma; é po lo do
Iffante; é po lo meu. Que vivo vida muyto amargosa. E seper Deus non ven
hi alguna avininza, ou ben antreles, non creo que por obra Domens se
possa hi facer rem: moormente hu, nen huunos trabalhan salvando en meter
discordia. Dom Fray Sancho vos dira ojrecado que achon en el Rey, é no
jffante outrosi, do estado da terra en que estado está. E rogo vos
jrmaao, que senpre vos membredes de mi, é me fazades saber da vossa
saude, é do vosso boon estado, é dos jffantes vossos filhos, cao non
podedes enviar dizir á cousa do Mundo á que mais praza ende, nen que
mais conpra á vossa vida que á mi. Dat. en Alanquer xxiij. Dias de
Decembre. A Reinha o mandou. Iohan Saus á fez.

       *       *       *       *       *



NOTAS:

[1] _La fachada, el_ TANTO MONTA _y el cróquis, se han litografiado por
los dibujos de la oficina de Ingenieros. La mezquita la debo á mis
condiscipulo D. Mariano Pinós, profesor aventajado en la pintura y no
menos en las matemáticas, que enseña con aprovechamiento en la Sociedad
Aragonesa. Para el salon se ha visto el original, y se ha consultado la
lámina de la España monumental._

[2] No hé podido averiguar los nombres de los que intervinieron en esta
obra: serian los ingenieros militares y quizás los arquitectos D. N.
Esturquia ó D. Antonio Esteban que sucesivamente fueron maestros mayores
de la plaza.

[3] Mignet pág. 163. dice.--»Felipe II reunió á su corona algunos
señorios que habian conservado prerogativas feudales, convertió la
Aljafería en ciudadela y dejó en ella algunas tropas castellanas para
mantener á Zaragoza en la obediencia.» Esto confirma mi opinion de que
ya era entonces bastante fuerte la Aljafería.

[4] Historia crítica de la inquisicion por D. Juan Antonio Llorente
impresa en Madrid en 1822, tomo 7.º capítulo 35, página 153. artículo
3.º núm.º 6.

[5] Mr. Mignet--página 123.

[6] Este nicho que habia en todas las mezquitas y en el que se colocaba
el imam para dirigir la oracion se llamaba El-Mehreb. Viages de Alí Bey
El Abbasi (D. Domingo Badia y Leblich) por Africa y Asia durante los
años 1803, 1804, 1805, 1806 y 1807, tomo 1.º impresos en Valencia 1836,
tomo 1.º página 100, Descripcion de la mezquita de Fez.

[7] La Turquia--por D. Fermín Caballero pág. 55 y 58.

[8] Alí-Bey en sus viajes citados, tomo 1.º, página 130 habla tambien de
estas oraciones aunque las dá diferentes nombres que el de Salath cuyo
último nombre se les daria qizás por que en algunas de ellas se
pronuncia la palabra Salátou. Alí-Bey dice--Todo musulman debe recitar
la oracion cinco veces al dia; la primera la rayar la aurora, ó cuando
el sol se halla diez y ocho grados bajo el horizonte por la parte de
oriente: llámase _Esebáh_: La segunda despues de medio dia, en el
momento en que la sombra de un cuadrante ó baston, colocado al sol
perpendicular sobre tierra iguala á la cuarta parte de su longitud; esta
oracion se llama _Ed-duhur_; la tercera en el instante que la sombra del
palo ó gnomon iguala á su longitud, y se llama _El-aásar_: la cuarta
debe hacerse en el punto mísmo que sigue á la entera puesta del sol, y
la llaman _El-mogaréb_: en fin, la quinta vez se recita la oracion en el
último instante del crepúsculo de la noche, ó cuando el sol se halla á
diez y ocho grados bajo el horizonte por el lado de poniente, y es la
que llaman _El-áscha_. Al fin en la nota 2.ª del apéndice pongo las
oraciones que copia esta autor que son dignas de leerse por su
originalidad.

Véese tambien lo que dice Viardot en la historia de los árabes página
232 sobre el mirhab ó santuario de meditacion, y de su posicion hacia la
Meca refiriendo á la página 242, que se servian los árabes de la brújula
hasta dentro de las paredes domésticas, para volverse al tiempo de la
oracion hácia el templo de la Meca.

[9] Parecerá minuciosa esta relacion de los objetos que contiene la
Iglesia, pero mi designio al hacerla ha sido tambien formar una especie
inventario con el que pueda acreditarse cuanto encerraba.

[10] El modo de dar la luz á este salón me recuerda lo que dice Alí Bey
en el primer tomo de sus viages página 228.--«La arquitectura que se usa
en Marruecos, es la misma que en otras ciudades del imperio, es decir,
que se componen las casas de un patio con galerias al rededor, y salas
largas y estrechas contiguas á ellas, las cuales no tienen otra luz que
la que entra por la puerta.» Los observadores podrán considerar si es ó
no probable, que se conservase en España hasta fines del siglo XV el
gusto de sus conquistadores.

[11] Aunque amante en estremo de las glorias aragonesas, no dejo de
encontrar dificultad para creer, que con el primer oro venido de América
se dorasen los salones de la ALFARERÍA, y me fundo en que Colon levó el
áncla en el puerto de Palos el 3 de agosto de 1492 para principiar sus
descubrimientos: salió e uno de los puertos de las islas de América el 4
de enero de 1493, de regreso á España, y llegó el 15 de mayo de dicho
año al mismo puerto de Palos.

La inscripcion que hay en las salas lleva la fecha de 1492; su trabajo
exigía largo tiempo: luego no pudo dorarse con el primer oro que trajo
Colon, á no ser que se dorase despues.

[12] La España monumental.

[13] Capítulo 10 página 45 impresion de Segovia año 1591: cuyo libro he
adquirido recientemente: pero antes habia visto una impresion hecha en
Zaragoza en 1604.

[14] El libro á que me refiero es uno escrito en verso por Pedro
Marcuello en 1482. Todo él es de vitela con adornos de oro y pintura
elegantísimos, y con las primeras letras de las décimas doradas. En él
se hallan varias estampas que representan á los reyes católicos con la
infanta doña Isabel: despues parece que se raspó su nombre y se
substituyó el de Doña Juana (que fué esposa de D. Felipe I el hermoso
llamada vulgarmente la Loca). Contiene tambien muchas efigies de santos
y santas. El argumento se reduce, á que Marcuello, que segun se infiere,
estuvo empleado en Teruel y Talavera, pone en boca de su hija que
aparece arrodillada rezando, diversas plegarias á varios santos, para
que concedan un feliz éxito en la conquista de Granada. A la Reina
Isabel la llama gran baptizadera de Moros. De este libro se copió la
estampa del TANTO MONTA.

Segun las noticias que hé adquirido, este libro que indudablemente fué
regalado á los reyes católicos, lo trajo á Aragon D. Juan de Austria (no
el I sino el II). Despues de escrita esta nota me ocurrió ver la
biblioteca del Racionero Latasa, el cual en el tomo 2.º página 312 habla
de este libro que lo vió y examinó, como yo hé tenido tambien la suerte
de verlo. Dice que Pedro Marcuello era Alcaide de la villa de Calatorao,
y pretende que este libro fué una de las dadivas que el fundador de la
cartuja de Aula-Dei D. Fernando de Aragon arzobispo de Zaragosa y nieto
de D. Fernando el Católico hizo á este monasterio.

[15] No ignoro que otros dan distinto significado á este lema, y entre
ellos Ponz si mal no me acuerdo, diciendo algunos que TANTO MONTA, es
una abreviatura del lema _tanto monta, monta tanto Isabel como
Fernando_: aludiendo sin duda á la estrecha union de estos dos esposos
que procedieron con tal acuerdo en el gobierno de sus estados.

[16] Excelencias de Zaragoza tratado 2.º capítulo 49 página 419.

[17] Sin duda entonces existían visibles las que desaparecieron en la
renovacion, de las que únicamente se conservan vestigios en lo interior
del edificio, y que dieron lugar á las sales de Cervantes.

[18] Ponz, viage para España, tomo 15, carta 3.ª página 81.

[19] Tomo 2.º, impresion de Paris en 1809, 2.ª edicion.

[20] Coronaciones de los serenísimos reyes de Aragon escritas por
Gerónimo Blancas página 62.

[21] En esta relacion á la página 65 se dice que el rey D. Martin salió
con el manto frederical y un bonetillo que llamaban chapelete, lleno de
perlas y piedras de valor, de la cuadra de los _paramentos_ á la de los
mármoles, y que allí se sentó debajo del dosel, y se mostró á los suyos;
á la página 67 que en esta sala fué armado caballero M. Pedro Torrellas,
conocido con el sobrenombre del rey Petit. A la página 78 que
levantándose el rey de la mesa en que comió, se entró á la sala de los
mármoles: y en la coronacion de la reina Doña Maria de Luna, esposa del
rey D. Martin, se dice lo mismo con respecto á esta señora. En la
coronacion del rey D. Fernando I se denomina esta sala con el dictado de
palacio, como tambien á la página 100, y así mismo en la coronacion de
la reina Doña Leonor. No cabe duda pues que era una sala baja.

[22] En las páginas 64 y 76 se hace tambien mencion de esta estancia
diciendo en dicha última página, que la reina esposa de D. Martin comió
en la cuadra de la chimenea que estaba en el aposento de los mármoles.

[23] De esta estancia tambien se vuelve á hablar á las páginas 65 y 78.

[24] Blancas, coronaciones, página 92.

[25] Blancas allí página 92.

[26] El mismo Blancas página 101.

[27] Coronaciones página 78.

[28] Parece que es hereditaria esta incuria, cuando en nuestros dias
hemos visto derruir la cárcel de manifestados, el arco de Toledo, y los
torreones que tenia á sus costados, sin que previamente se haya hecho
sacar un diseño, que representase el aspecto de aquellos edificios
antiquísimo. Unicamente se conserva en el almacen del Ayuntamiento una
lápida que existía en el centro, en la cual se lee una octava que copié
y que pondré á continuacion, porque á pesar del gongorismo de algunos
versos, merece conservarse por lo que significan, haciendo ver el poder
de los jurados.

    _Esta, que á escala del olimpo anhela,
    Desvelo ha sido de atencion augusta,
    De cuyo nombre, cuando el aire vuela
    Oirás que el eco la publica junta.

    Pero si al delincuente aun no desvela
    Su grandeza fatal, si aun no le asusta,
    De sus jurados lea en cada nombre
    Severo un juez, que su osadía asombre.

    D. Gerónimo de Rivas
    D. Gerónimo de Salazar
    D. Domingo Antonio Montanér
    D. Gregorio Dionisio Palacio
    El doctor D. Juan de Llera.

    Año 1673._



[29] Cap. 26 libro 5.º de la edicion comentada por D. Diego Clemencin.

[30] Cervantes habla con equivocacion, pues Zaragoza nunca se ha llamado
Sansueña; antes de Ausgusto se llamó Sálduba. Lo mas que se puede
presumir es que Sansueña estuviese cerca del Ebro, segun el P. Maéstro
Leons que en la oda de la profecía del Tajo, hace que éste pronostique
desgracia, y luto

    _A los que en Constantina_
    _Rompen el fértil suelo, á los que baña_
    _El Ebro, á la vecina_
    _Sansueña, á Lusitaña_
    _A toda la espaciosa y triste España._



[31] Blancas página 115 supone que Zaragoza cayó en poder de los moros
en 716.

[32] Historia de los árabes, tomo 1.º capítulo 8.º, página 27.

[33] Espés página 210.

[34] En cuanto al nombre del gobernador hay variedad con el que menciona
Conde. Los dos pueden decír verdad, por que pudo haber dos gobernadores
en el mismo año.

[35] Blancas página 115. El califato de Córdoba se estableció segun
varios escritores en 756.

[36] Luis Lopez.

[37] En el templo de Ntra. Sra. del Pilar casi no se conoce capilla que
tenga este nombre, pero por las investigaciones que hé hecho es
indudablemente la del Santísimo, pues en ella se encuentra un cuadro de
S. Agustin y con este nombre la designan algunos eclesíasticos antiguos.
El Santísimo se trasladaría allí en tiempos posteriores, pues durante la
dominacion sarracena se guardaba en algun parage recóndito, y he visto
en el archivo del Pilar un armario con gruesas verjas de hierro, donde
se tenia guardado, siendo de presumir que continuase de este modo cuando
eran tolerados los judios, de quienes los cristianos recelaban desacatos
á la hostia consagrada.

[38] Para memoria de este muro, al construir unas casas nuevas en las
piedras del Coso en el sitio que aquel ocupaba, se puso una lápida con
el siguiente hexámetro latino, que compuso el Sr. D. Miguel Villava
Regente de le Real Audiencia de Aragon.

    _Saxeus hoc murus: veterisque hic terminus urbis._

    Que traducimos:

    _El muro y linde aquí mira de Augusta._



[39] Luis Lopez página 73.

[40] Por si los lectores gustan examinar mas detenidamente esta materia,
ponemos al fin en la nota 3.ª del apéndice la cronología de los reyes
moros de Zaragoza por Masdeu, Conde y Blancas.

[41] El señor D. Próspero Bofarull en el tomo 2.º página 144 de su
história titulada _los Condes de Barcelona vindicados_, habla de
Abenálfanje que algunos suponen que era hijo con Zulema de Almudafar, el
cual se pretende que reinó en esta ciudad en 1081 al que otros
escritores, y entre ellos el P. Risco llaman Almotacder Billa, y á los
hijos Almutacman y Alfagib. Cuando hombres tan erúditos dudan, facil es
conocer la obscuridad que presenta la cronologia de los reyes moros.

[42] Lo cita tambien Dormer en sus discursos varios de historia página
112 de manera, que hay en favor de esta opinion la noble autoridad de
dos cronistas respetables.

[43] Blancas al hablar de Abenalfage sigue la misma opinion, apoyandose
en la del Arzobispo D. Fernando, quien pretendía que este mismo rey moro
fundó á Alfajarin, que dista unas tres horas de Zaragoza en el camino de
Barcelona.

[44] No faltan, segun Lopez, algunos que despues de Imundar, que reinó
en Zaragoza en 1003, ponen como su succesor á un tal Aljaph, á quien
llevados de la similitud del nombre hacen constructor de la ALJAFERÍA y
de la Mezquita que ahora es el templo del Salvador.

[45] Teatro histórico de las iglesias de Aragon, tómo 2.º página 69.

[46] Conde, tomo segundo página 209.

[47] Acerca del dia y año de la entrega de Zaragoza hay una diversidad
muy notable, aun en documentos como observa Zurita en el primer libro de
sus anales página 43 vuelta: pero Blancas en sus comentarios página 135
refiere haber ido en 13 de Abril de 1580 con varios jurados al archivo y
que vió un privilegio concedido á esta capital por el rey D. Alfonso
luego que fué conquistada de los moros, el cual lleva la fecha del mes
de Enero de la era de 1153, que corresponde al año 1115: bien que
advierte que entonces no se contaba la serie de los años desde el
nacimiento de Cristo, sino desde la Encarnacion, y de consiguiente el
Diciembre y el Enero eran parte del año en que fué conquistada Zaragoza.
Todavia lo corrobora con otros argumentos que omitimos en obsequio de la
brevedad. Briz en la historia de San Juan de la Peña página 757 cap. 18
se decide á favor de esta opinion.

[48] De Francia.

[49] Briz en la historia citada, página 756 dice que no se aposentó en
la ALJAFERÍA, porque este palacio se hallaba fuera de la ciudad, bien
apartado del muro de piedra, y haberse quedado los moros en lugares tan
vecinos que lo podian inquietar facilmente si allí pusiera su
residencia.

[50] Blancas, comentario página 131.

[51] No debe causar estrañeza esta donacion á un monasterio remoto, por
que este mismo rey cuando conquistó á Egéa de los caballeros, en
obsequio de los que habian venido de Gascuña y Francia á servirle en
esta guerra, dispuso que las iglesias que allí se edificasen, fuesen
anejas al monasterio de la Selva de Gascuña. Además es de notar que
tambien el obispo de Zaragoza D. Pedro Librana era gascon, Zurita,
anales, libro 1.º página 40.

[52] Fólio 266 parte 1.ª

[53] Si es cierta la fecha de la entrada en Zaragoza que pretende
Blancas, esta donacion será posterior á la conquista, y si no como se
deja conocer sería anterior.

[54] Briz en la citada historia página 756 opina como Blancas, que está
mal escrita esta memoria y que ha de decir Cisterciense, porque entonces
principiaba esta órden, que en España se llamaban Bernardos: pero quizás
lo que debia leérse era Crasonense como lo comprueba el documento que
cito mas adelante de D. Jaime 2.º

[55] Arruego Cátedra Episcopal de Zaragoza, capitulo 1.º página 5.

[56] Abarca Anales tomo 1.º página 181.

[57] Las tierras que se conservan actualmente se apellidan huerta del
Rey, y se hallan divididas en dos mitades, la una regante del Canal
imperial en la partida de Romareda, y la otra de la acequia de Almozára
(en idioma árabe significa tierra de pan) partida del Charamelero, ambas
confrontantes con campos de D. Joáquin Sanchez del Cacho, de Jacinto
Corralé, y acequia de Almozára que la atraviesa, y con el foso del
CASTILLO DE LA ALJAFERIA y camino público, siendo la porcion regante de
Almozára de cabída de 9 cahices seis cuartales; el cahiz en este término
de 16 cuartales; la porcion de la Romareda regante del Canal es de cinco
cahices nueve cuartales, y el cahiz de 20 cuartales: las dos porciones
forman el total de 14 cahices 15 cuartales. El arriendo que se pagaba
era el de 3,000 rs. vln. Recientemente se han arrendado por 20 años
contaderos desde 1.º de noviembre de 1845 y precio de 3.000 anuales á
favor de D. Pedro Pablo de Navas, obligándose éste á plantar de su
cuenta 3,000 árboles frutales y á reedificar las tapias, que circundaban
la finca. He dado noticias tan circunstanciadas para que nada falte en
este opúsculo de lo que dice relacion á la ALJAFERIA, y sea ésta una
memoria lo mas completa posible.

[58] Nota 4.ª del apéndice.

[59] Nota 5.ª del apéndice.

[60] Este es sin duda el Baile general que, como dicen nuestros
escritores, era muy semejante al que llamaban Cuestor los romanos, al
cual pertenecia la cobranza y conservacion del patrimonio real.

[61] Nadie ignora el considerable valor que tenia antiguamente la moneda
y la baja que sufrió con el descubrimiento de la América. Nuestro
célebre literato D. Ignacio de Aso en su historia de la Economía
política de Aragon impresa en Zaragoza en 1798, puso á la página 467 los
precios del trigo sacados de los libros de la Prepositura del Pilar,
pertenecientes al siglo 14 del libro de gastos del convento
Predicadores: y por él vemos que el cahiz de trigo estaba en 1308 á 6
sueldos, en 1325 á 15 sueldos, en 1330 á 10 sueldos 2 dineros, en 1333 á
15 sueldos: la arroba de aceite en 1307 á 2 sueldos 2 dineros, en 1308 á
un sueldo 10 dineros, en 1329 á 6 sueldos y en 1332 á 3 sueldos 9
dineros. Un cordero costaba en 1307, 3 sueldos un dinero, en 1329 una
libra de carnero 5 dineros. Al comparar estos precios con la asignacion
que hizo el señor D. Jaime 2.º se verá que el agraciado y su familia
tenian con que vivir.

[62] Es D. Pedro 4.º de Aragon el Ceremonioso, á quien en Cataluña
siempre se le titula 3.º y debiera tenerse presente esta observacion en
el resto de la obra.

[63] Nota 6.ª del apéndice.

[64] Nota 7.ª del apéndice.

[65] Esta noticia la he tomado de los apuntes que se conservan en los
libros de la parroquia del castillo: el que estampó aquella apuntacion
se refiere á un libro titulado _Real capilla de Barcelona, la mayor y
mas principal de los Reinos de la_ corona de Aragon etc. su autor el M.
R. P. F. Manuel Mariano Rivera del órden de la Merced: se imprimió año
de 1698. Estaba en la biblioteca de S. Ildefonso de esta ciudad: á pesar
de mis continuas diligencias no he conseguido verlo. Posteriormente el
señor Bofarull que posee esta obra, me remitió los documentos que pongo
en la nota 8.ª del apéndice, y de los cuales resulta que el señor D.
Juan 1.º unió á la rectoría cierta capellanía de la santa iglesia de
Santa Maria la Mayor (el Pilar); y que para ella fué nombrado Jacinto
Bielsa, el cual certificaba en 1696 que egercia las funciones de párroco
en la ALJAFERÍA.

[66] Historia de S. Juan de la Peña. Libro 10 página 215.

[67] El Doctor D. Juan Francisco Andrés de Vztarroz en la defensa de la
patria de S. Lorenzo tambien refiere esta noticia página 165.

[68] Nota 9.ª del apéndice.

[69] Nota 10 del apéndice.

[70] Zalmedina es término arábigo, equivalente á juez ordinario de la
ciudad. En las ordinaciones de Zaragoza impresas en esta ciudad en 1675
concedidas por el señor D. Carlos 2.º, se leen á la 52 las obligaciones
del Zalmedina, que eran perseguir á los facinerosos y proveér á las
demas cosas que conviniesen á la administracion de justicia. Debia ser
ciudadano insaculado en los oficios principales de ella; su oficio era
anual, y tenia su asesor. Ahora se conserva este nombre en la cárcel de
la capital, donde se apellida Zalmedina el preso que por sus
circunstancias personales, ó levedad de su causa, merece la confianza
del alcaide, y le representa y vigila en cada prision para que no se
cometan excesos.

[71] Nota 11 del apéndice.

[72] Nota 12 del apéndice.

[73] Nota 13 del apéndice.

[74] Nota 14 del apéndice.

[75] Citado por Dormer en sus _Discursos varios de historia_ pág. 111.

[76] Latasa Biblioteca antigua.

[77] En las cortes que principiaron en 1677, y finaron en enero de 1678,
se encuentra el fuero que trata de la fiesta de SANTA ISABEL, que dice
así: Los motivos de especial proteccion en los santos, hacen mas
particular en los fieles la obligacion de su culto, y concurriendo en la
gloriosa SANTA ISABEL Reina de Portugal, para la tutela de este Reino
las singulares razones de haber nacido en él, y ser hija de sus
Serenísimos Reyes, para mas lustroso esmalte de sus heróicas virtudes, y
crédito glorioso de mismo Reino, empeña nuestro reconocimiento, y
devocion á la mayor solemnidad de su fiesta: En cuya consideracion S.
Magestad, y en su Real nombre el Exmo. D. Pedro Antonio de Aragon, de
voluntad de la corte y cuatro brazos de ella, estatuye y ordena: que el
dia de dicha gloriosa Santa, que se celebra á 4 del mes de julio, sea
fiesta de corte; y que ninguno pueda trabajar ese dia en todo el Reino.
Y que en su nombre se suplique á S. Santidad, para que se digne mandarla
establecer fiesta colenda, como queda ordenado de el dia de nuestra
Señora del Pilar: y para mayor demostracion de la cordial devocion de
este Reino á tan gloriosa Santa, establece y ordena que de las tres ó
cinco mil libras jaquesas, que segun fuero pueden gastar en cada un año
los diputados, le hagan edificar una capilla ó altar.

[78] Nota 15 del apéndice.

[79] Tomo 2.º Capítulo 28, pág 225.

[80] Zurita Tomo 5. Lib. 3. cap. 30 y otros.

[81] Estas últimas noticias las debo al ilustrado Sr. D. Benito
Fernandez Navarrete Dean de esta metropolitana: quien, á pesar de sus
continuas diligencias por complacerme, no ha podido encontrar un papel
curiosísimo que contenia los fundamentos de la resolucion del Cabildo.

[82] P. Murillo Excelencias de Zaragoza pág. 182.

[83] Zurita Lib. 20 cap. 65.

[84] Murillo pág. 186.

[85] Teatro histórico de las Iglesias de Aragon por el P. Lamberto de
Zaragoza tomo 2.º pág. 290.

[86] Zurita tom. 2.º lib. 7 pág. 83. v.ª

[87] Recientísimamente he ganado en esta Audiencia un pleito defendiendo
á Madama Catalina Sofia Mairac Fautous Perez del Fago, Baronesa de Beon
y Santa Agnet, que fundada en que los bienes que se habian confiscado á
D. Martin Lanuza habian sido vinculados por este D. Pedro Fernandez de
Bergua y otro nieto suyo del mismo nombre, los reclamó contra la
amortizacion, que los poseia desde la estincion del convento de
Agustinos de Loreto inmediato á Huesca, á quien los donára el Sr. D.
Felipe 2.º Había pendiente desde principios del siglo 17 un proceso de
aprehension, en que intervino uno de los ascendientes de doña Sofia.
Siempre es dulce la victoria para el abogado en pleitos que considera
justísimos, pero mucho mas cuando como en este caso, los magistrados dan
una prueba de independencia al sentenciar contra el fisco, y
restituyendo á una familia desgraciada el patrimonio de sus antepasados,
la atraen á nuestro territorio.

[88] Blancas Coronaciones pág. 32.

[89] Esta no era meramente una ceremonia; el que armaba á otro caballero
debia darle un acostamiento con que se mantuviese, y por eso en esta
coronacion el juez de Arborea que asistió, no armó á nadie caballero,
pero se le impuso la obligacion de armar 20, 10 catalanes, y diez
aragoneses luego que llegase á Cerdeña.

[90] La circunstancia de haber compuesto esta cancion y 700 versos mas
el infante D. Pedro, nos presta oportunidad para recordar que el Aragon
no solo fué cuna del valor sino tambien de las ciencias, y sobre todo de
la poesia titulada en aquellos tiempos, ciencia gaya. La lengua
provenzal, llamada lemosina, se apellidó al principio catalana, segun
demuestra el abate Andrés en su obra del _Origen y progresion de la
literatura_, tomo 2.º cap.º 11, pág.ª 64, y esta lengua llamada
posteriormente de _Os_, era lengua de catalanes y aragoneses. Luis
Viardot en su historia de los árabes y moros nos hace justicia, y al
paso que vindica este título de gloria para los aragoneses y catalanes,
demuestra que de los árabes derivó el gusto de esta poesia á nuestros
progenitores, y de ellos á los franceses. A las pruebas que aduce y que
no copiamos por esceder de los límites de una nota, añadirémos que
Soliman Ben Mahran, célebre literato y poeta, fué natural de Zaragoza á
fines del siglo X: que á mediados del XI floreció Ben Ismael Sabra
natural de Daroca, pudiendo ver el catálogo de otros sabios y poetas de
aquella época, el que guste examinar la biblioteca antigua de Aragon
escrita por el racionero Latasa, y la biblioteca arábico aragonesa de D.
Ignacio de Aso.

[91] Blancas pág. 75.

[92] El que desee ver las reglas que se observaban en estos combates,
puede leer las ordenanzas de la cofradia se S. Jorge, en las que se
encuentran las leyes de las justas, las del torneo á caballo y á pie,
que estan copiadas en la pág. 181 y siguientes de tomo 1.º de la obra ya
citada de los Condes de Barcelona Vindicados, escrita por el Sr.
Bofarull, obra que conteniendo noticias tan curiosas, es de estrañar no
se halle mas difundida.

[93] Esta es la que hoy se llama parroquieta.

[94] El P. Murillo atribuye equivocadamente estas ordinaciones á D.
Pedro 2.º, D. Felix Latasa tomo 2.º pág. 35 de la biblioteca antigua ya
nota esta equivocacion, y á mayor abundamiento me lo aseguró tambien el
Sr. Bofarull, á quien me dirigí con este motivo para evitarla.

[95] Estas ordinaciones las pone Blancas á la página 117.

[96] En la 11 del tít.º 21. Partida 2.ª

[97] La caballería, esa institucion singular, segun dice Robertson, en
la que el valor, la galantería y la religion se confundian y
amalgamaban, tiene tambien un origen español. El legislador de las
Partidas; consagró un título á la esplicacion de las obligaciones de los
caballeros, lo que prueba el auge en que estaba esta institucion en
España. Viardot en la historia de los árabes página 266 sostiene, que
pasó de los moros á los españoles, despues á los franceses, y
succesivamente á los demás pueblos, y aunque confiesa que las órdenes
Teutónica, del Temple, (fundada esta á principios del siglo XII,) y de
los hospitalarios ó de San Juan, existían antes que las de Alcántara,
Calatrava, Santiago y Evora, recuerda que en el momento de la caida de
los Omniadas y cuando los cristianos amenazaban el imperio de la media
luna, algunos musulmanes celosos formaron una asociacion religiosa
militar para la defensa de las fronteras. Estos caballeros se llamaban
rabis (rabiths). Viardot página 214. Conde habla de ellos en el reinado
de Hischem 3.º último Califá Omniada. En comprobacion de las costumbres
caballerscas de los árabes cita Viardot el levantamiento del sitio de
Toledo en 1139, sin mas que haber enviado á decir Berenguela esposa de
Alfonso 8.º al Wali de Cordoba, que no era digno de un caballero
valiente y generoso ir á hacer la guerra á una muger.

[98] Se halla impresa en Zaragoza en 1717.

[99] Esta era la capilla del Arzobispo D. Lope de Luna, donde se vestian
los reyes y reinas.

[100] Zurita tom. 5.º Cap. 3 pág.ª 156 v.ª

[101] Abarca Anales de Aragon tomo 2.º pág. 193.

[102] Zurita lib. 17 pág. 81 v.ª

[103] La muerte de esta príncipe desgraciado abrió la succesion á la
corona de Aragon al príncipe D. Fernando llamado despues el Católico.

[104] Mr. Mignet páginas 114 hasta 118--Argensola pág.ª 81 y siguientes.

[105] Mignet pág.ª 117 y siguientes Argensola pág.ª 91 y siguientes.

[106] Tengo una satisfaccion en que el Excmo. Sr. D. Valentin Cañedo,
Capitan General actualmente, haya manifestado este deseo en la primera
visita que ha hecho, coincidiendo felizmente con los que yo habia
estampado en ese capítulo. Todavia espero mas de su ilustracion en favor
de la ALJAFERIA.

[107] Para la inteligencia de este pasage debo advertir que la secta
malekí ora con los brazos colgando, y los hanneffís los cruzan para
orar.

[108] Puente sobre el infierno, que es tan delgado como el filo de una
espada. Los justos lo pasarán con la velocidad del rayo para entrar en
el paraiso; los réprobos caerán en abismos de fuego.

[109] La balanza eterna, donde se pesan las acciones buenas y malas de
los hombres.

[110] _La a quiere decir años, m, meses; d, dias; P, principio de mes;
M, mitad; F, fin._





*** End of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Descripcion é historia del castillo de la aljafería - sito  extramuros de la ciudad de Zaragoza" ***

Doctrine Publishing Corporation provides digitized public domain materials.
Public domain books belong to the public and we are merely their custodians.
This effort is time consuming and expensive, so in order to keep providing
this resource, we have taken steps to prevent abuse by commercial parties,
including placing technical restrictions on automated querying.

We also ask that you:

+ Make non-commercial use of the files We designed Doctrine Publishing
Corporation's ISYS search for use by individuals, and we request that you
use these files for personal, non-commercial purposes.

+ Refrain from automated querying Do not send automated queries of any sort
to Doctrine Publishing's system: If you are conducting research on machine
translation, optical character recognition or other areas where access to a
large amount of text is helpful, please contact us. We encourage the use of
public domain materials for these purposes and may be able to help.

+ Keep it legal -  Whatever your use, remember that you are responsible for
ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just because
we believe a book is in the public domain for users in the United States,
that the work is also in the public domain for users in other countries.
Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we
can't offer guidance on whether any specific use of any specific book is
allowed. Please do not assume that a book's appearance in Doctrine Publishing
ISYS search  means it can be used in any manner anywhere in the world.
Copyright infringement liability can be quite severe.

About ISYS® Search Software
Established in 1988, ISYS Search Software is a global supplier of enterprise
search solutions for business and government.  The company's award-winning
software suite offers a broad range of search, navigation and discovery
solutions for desktop search, intranet search, SharePoint search and embedded
search applications.  ISYS has been deployed by thousands of organizations
operating in a variety of industries, including government, legal, law
enforcement, financial services, healthcare and recruitment.



Home