Home
  By Author [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Title [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Language
all Classics books content using ISYS

Download this book: [ ASCII | HTML | PDF ]

Look for this book on Amazon


We have new books nearly every day.
If you would like a news letter once a week or once a month
fill out this form and we will give you a summary of the books for that week or month by email.

Title: Al primer vuelo
Author: Pereda, José María de, 1833-1906
Language: Spanish
As this book started as an ASCII text book there are no pictures available.
Copyright Status: Not copyrighted in the United States. If you live elsewhere check the laws of your country before downloading this ebook. See comments about copyright issues at end of book.

*** Start of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Al primer vuelo" ***

This book is indexed by ISYS Web Indexing system to allow the reader find any word or number within the document.



Al primer vuelo

D. José María de Pereda



--I--

Antecedentes


«No tiene escape. Denme ustedes un aire puro, y yo les daré una sangre
rica; denme una sangre rica, y yo les daré los humores bien
equilibrados; denme los humores bien equilibrados, y yo les daré una
salud de bronce; denme, finalmente, una salud de bronce, y yo les daré
el espíritu honrado, los pensamientos nobles y las costumbres
ejemplares. _In corpore sano, mens sana_. Es cosa vista... salvo
siempre, y por supuesto, los altos designios de Dios.»

Palabra por palabra, éste era el tema de muchas, de muchísimas
peroraciones, casi discursos, del menor de los Bermúdez Peleches, del
solar de Peleches, término municipal de Villavieja. Le daba por ahí,
como a sus hermanos les había dado por otros temas; como a su padre le
dio por la manía de poner a sus hijos grandes nombres, «por si algo se
les pegaba».

Tres varones tuvo y una hembra. Se llamaron los varones Héctor, Aquiles
y Alejandro, y la hembra Lucrecia. Pero no le salió por este lado al
buen señor la cuenta muy galana que digamos. Héctor, encanijado y
pusilánime, no contó hora de sosiego ni minuto sin quejido. Aquiles, no
mucho más esponjado que Héctor, despuntó por místico en cuanto tuvo uso
de razón, y emprendió, pocos años después, la carrera eclesiástica.
Lucrecia, de mejor barro que sus dos hermanos mayores en lo tocante a lo
físico, al primer envite de un indiano de Villavieja, de esos que _se
van_ apenas venidos, dijo que sí; y con tal denuedo y tan emperrado
tesón, que a pesar de ser el indiano mozo de pocas creces, ínfima
prosapia y mezquino caudal, y a despecho de los humos y de las iras del
Bermúdez padre, la Bermúdez hija se dejó robar por el pretendiente, se
casó con él a los pocos días, y le siguió más tarde por esos mares de
Dios, afanosa de ver mundo y resuelta a alentar a su marido en la
honrosa tarea de «acabar de redondearse» en el mismo tabuco de Mechoacán
en que había dejado, trece meses antes, depositados los gérmenes de una
soñada riqueza.

Alejandro, el Bermúdez nuestro, tuvo tanto de su homónimo, el de
Macedonia, como sus hermanos Héctor y Aquiles de los dos famosos héroes
de _La Iliada_; aunque, en honor de la verdad y escrupulizando mucho las
cosas, algo vino a sacar, ya que no del insigne conquistador, de su
padre, pues llegó a ser tuerto como el gran Filipo. Por lo demás, fue el
varón más fornido de la casa, y el más sano y animoso. Eligió la carrera
de Derecho, y le envió su padre a la Universidad, mientras Aquiles
estudiaba Teología en el Seminario, y se sabía, por lo que propalaba la
familia del mejicano, que Lucrecia estaba en Mechoacán engordando a más
y mejor con la alegría de ver acrecentarse, de hora en hora, el caudal
de su marido.

Héctor, hecho una miseria, se quedó en Peleches al cuidado de su padre.
El cual, con esta cruz sobre la de sus muchos años, y el martirio, cada
día más insufrible, de la prevaricación de su hija, se murió muy pronto.
Con esta muerte, como con la de su yedra el muro vacilante, la vida de
Héctor, insostenible por sí sola, se puso a punto de acabarse. Acudió a
su lado el seminarista, enteco por naturaleza y extenuado por los ayunos
y las maceraciones; y solos, tristes y doloridos los dos en el caserón
de Peleches, muriéronse en pocos meses uno tras otro, después de testar
en común a favor de Alejandro; y no por aborrecimiento a Lucrecia, bien
lo sabe Dios, sino por acumular los caudales libres de la familia en el
único encargado de perpetuar el ilustre apellido, y en la persuasión de
que la hembra iba en próspera fortuna, no tenía más que un hijo y podía
pasarse muy bien sin las legítimas de sus dos hermanos.

Ello fue que Alejandro se vio dueño y señor de las tres cuartas partes
del haber de sus padres, que, aunque no eran cosa del otro jueves,
reunidas en un solo montón daban para mucho en manos de un hombre
hacendoso como él, por instinto, y que ya para entonces había aprendido,
de labios de un profesor suyo, hombre anémico y dado un poquito a la
crápula, aquello de _mens sana..._ en virtud de los milagros del aire
puro, corriente y libre, que, por cierto, no los había hecho muy
señalados en la familia de los Bermúdez del solar de Peleches, como
podía certificarlo el Alejandro mismo.

No tentándole gran cosa los libracos de su carrera, resolviose a dejarla
en el punto en que la tenía cuando los tristes acontecimientos de
Peleches le obligaron a trasladarse a su casa solar; pero como se había
dejado por allá, en vías de buen arreglo, cierto asunto que nada tenía
que ver con la heredada hacienda ni con los afanes universitarios,
encomendando el caserón nativo y todas sus pertenencias, muebles e
inmuebles, al cuidado de una persona de su confianza, y sin pagarse
mucho, por entonces, de los libres y salutíferos aires patrios, aunque a
reserva de volver a henchirse de ellos tan pronto como lo necesitara,
tornose a la ciudad, que era Sevilla.

El asunto que con tal fuerza le solicitaba allí, era una huérfana bien
acaudalada y no de mal ver, aunque algún tanto desquiciada de una
cadera, y con la cual llegó a casarse un año después. Con los dos
caudales juntos y sus excelentes instintos de traficante, emprendió
negocios que le dieron un buen lucro y le apegaron más y más a la tierra
de su mujer. La cual, a los ocho meses de haberle hecho padre venturoso
de una hermosa niña, que se bautizó con el nombre de Nieves, se murió.
Por entonces perdió el ojo izquierdo Alejandro Bermúdez Peleches; y,
según relato de personas bien enteradas, lo perdió a consecuencia de una
inflamación que le sobrevino de tanto llorar... y de tanto frotarlo,
mientras lloraba, con la mano mal depurada de cierto menjunje cáustico
que había preparado él para un enjuague vinícola de los muchos que hacía
en su bodega.

Aunque después de curado de las penas de las dos pérdidas, en el mismo
orden cronológico en que habían ocurrido la de la esposa y la del ojo,
se vio joven y robusto y rico, no sintió las menores tentaciones de
volver a casarse, entre otros motivos, por el muy noble y honroso de no
dar una madrastra a su hija, que se criaba como un rollo de manteca al
cuidado de una juiciosa y madura ama de gobierno, después de haberla
dejado de su mano la nodriza. Pero, en cambio, y echando de ver que de
su parte no había motivos racionales para otra cosa, entabló gustosísimo
una frecuente correspondencia con su hermana, que a ello le tentaba
desde la ciudad de Méjico, a la cual había trasladado su marido el campo
de sus operaciones mercantiles, que, por lo vastas y lucrativas, no
cabían ya en el tenducho de Mechoacán. Lucrecia, según sus cartas a
Alejandro, no estaba resentida con él por las disposiciones
testamentarias de sus hermanos mayores. Lo conceptuaba natural: los
había disgustado a todos por una calaverada que por casualidad le había
salido bien. Lo conocía al fin, y se complacía en confesarlo. Además, le
sobraba dinero, le sobraban riquezas para ellos dos y un hijo solo que
tenían, sin esperanzas de tener otro, porque ya habían pasado más de
seis años sin barruntos de él, y era un engordar el suyo, que no cesaba.
El aire, los _frijoles_, el _mamey_, las _enchiladas_, el _quitil_...
hasta el _pulque_ con que se desayunaba muchos días para matar el
gusanillo, todo lo de allí le caía como en su molde propio, y le abría
el apetito y se convertía en substancia apenas engullido. Deploraba su
gordura solamente por lo que la molestaba para sus quehaceres
domésticos, pues para andar por la calle tenía _volanta_. Jamás salía a
pie. Su marido era un buen hombre que se esmeraba en complacerla y
estimarla a medida que iba ella engordando y enriqueciéndose él, y ni él
ni ella pensaban volver a Villavieja ínterin no pudieran ser allí los
señores más ricos de toda la provincia; y esto, no por pujos de vanidad,
sino por el honrado deseo de que se descubrieran reverentes delante de
su marido, muchos mentecatos que le habían tenido en poco en la villa
por ser hijo de quien era y caberle en la maleta todos sus caudales.
Según iban las cosas, no envejecerían los dos sin ver realizados sus
propósitos. Entre tanto, se daban buena vida, se trataban con
distinguidas y honradas gentes, y el niño Ignacio, Nacho, Nachito, iba
creciendo. ¡Nachito! Era una bendición de Dios por guapo, por agudo, por
gracioso... ¡Qué criatura, Virgen de Guadalupe!

Todas estas cosas se las contaba la gorda Lucrecia al tuerto Alejandro
en un lenguaje bárbaramente desleído en una tintura medio guachinanga,
medio tlascalteca, señal evidente de que la hembra de los Bermúdez
Peleches hablaba ya _en mejicano_ como los _jándalos_ montañeses hablan
_en andaluz_.

--Debe estar hecha una tarasca--pensaba su hermano, sonriéndose, cada
vez que acababa de leer una de estas cartas--. Pero es buenota como el
pan, y varonil como ella sola.

Después la contestaba larga y minuciosamente sobre su modo de vivir, sus
esperanzas y proyectos; los proyectos y esperanzas de Lucrecia; consejos
sanos y observaciones cuerdas acerca de la obesidad prematura en sus
relaciones con el método de vida, calidad y cantidad de los alimentos...
Nacho. A este niño precoz le dedicaba siempre un largo párrafo. Nacho
crecería, Nacho tendría que estudiar, Nacho sería mozo, Nacho sería un
hombre; y ¡ay de él! si mientras recorría este sendero largo y
escabroso, no se cuidaba nadie de educarle como era debido para que el
espíritu no se corrompiera dentro de un cuerpo mal oxigenado. «No tiene
escape, Lucrecia. Dame tú un aire puro, y yo te daré una sangre rica;
dame una sangre rica, y yo te daré los humores bien equilibrados; dame
tú...» Y así sucesivamente, toda la retahíla que ya conoce el lector.

Luego, y por final de la carta, hablaba de su hija, de su Nieves. ¡Qué
hermosísima estaba, cómo crecía de hora en hora, qué revoltosa era y qué
gracia le hacía, sobre sus grandes ojos azules, aquel fruncir de
entrecejo a cada repentina impresión que recibía, lo mismo de disgusto
que de placer! Su pelo era rubio como el oro viejo, y el matiz de sus
carnes el del más puro nácar, con unas veladuras de color de rosa en las
mejillas, en los labios húmedos y en las ventanas de la nariz, que daba
gloria verla. Saldría algo, pero algo muy singular, de aquella
miniaturita de mujer. Él tenía ya sus planes formados, sus cálculos
hechos para más adelante. En esos cálculos entraba, y por mucho, el
venerable solar de Peleches, con sus vastos horizontes y sus aires
salutíferos... pero a su debido tiempo, en su día correspondiente... No
había que confundir las cosas, que atropellar los sucesos. Todo vendría
por sus pasos contados, y todo vendría bien con la ayuda de Dios y sus
buenas intenciones.

A Peleches no había vuelto él más que una vez, y muy deprisa, desde la
muerte de sus hermanos, porque estaba muy lejos, y los negocios
mercantiles y los cuidados de la niña le amarraban a Sevilla de día y de
noche; pero no por eso le perdía de vista. A la hora menos pensada daría
una vuelta por allí, o todas las que fueran necesarias para el mejor
logro de sus acariciados planes. Entre tanto, en buenas manos andaba
todo ello, para tranquilidad suya y prestigio de sus hidalgos
progenitores.

Con este continuo hablar, Alejandro de su Nieves y Lucrecia de su
Nachito, llegó a empeñarse entre los dos hermanos una verdadera puja de
alabanzas de los respectivos vástagos; y picada Lucrecia en su puntillo
de madre del niño más hermoso del mundo, envió a su hermano un retrato
del prodigio, vestido de _ranchero_, con su listado _jorongo_, sus
amplias _calzoneras_ y su sombrero _jarano_. ¡No se veía al infeliz
debajo de las enormes alas y de la pesadumbre de los pliegues! «¿A mí
con esas?» se dijo Alejandro; y retrató a Nieves vestida de andaluza con
mantón de grandes flecos, y rosas en la cabeza. Salió hecha una lástima
la preciosa criatura; pero su padre lo vio de muy distinto modo y mandó
el retrato a Lucrecia, que, como había llevado a mal los peros que su
hermano se atrevió a poner al pintoresco vestido de Nacho, se despachó a
su gusto en la lista de reparos al atalaje de su sobrina. Entonces
convinieron ambos en que los chicos se retrataran «al natural». Hízose
así, y enseguida el cambio de los retratos entre la gorda Lucrecia y el
tuerto Alejandro. Por cierto que hubo una coincidencia bien singular en
las dos cartas, conductoras de las respectivas tarjetas, que se cruzaron
en el Océano. Cada una de ellas contenía en posdata esta pregunta: «Y
tú, ¿por qué no me envías tu retrato?» Preguntas que obtuvieron en su
día las correspondientes respuestas.

La de Lucrecia fue en estos términos:

--Por no asustarte.

Y la de Alejandro en estos otros:

--Porque desde el contratiempo que sabes, no me conocerías.

También iban en posdata estas respuestas. En el cuerpo de las cartas
sólo se trataba de las impresiones recibidas por cada firmante en la
contemplación del retrato, «al natural», del hijo del otro, siendo muy
de notar que cada padre extremaba las ponderaciones de su
correspondiente sobrino, y ninguno de los dos mentía, porque es la pura
verdad que Nacho y Nieves eran tal para cual, y, según decía Lucrecia a
su hermano, «como nacidos el uno para el otro, a pesar de llevarle mi
Nachito cuatro años a tu Nieves».

Pues el dicho trajo cola, y cola larga; porque aposentó en las mientes
de Alejandro una idea que jamás había pasado por ellas. Nieves tenía
entonces seis años cumplidos; Nacho, diez mal contados: cuando ella
tuviera veinte, él tendría veinticuatro. De molde. Nieves era monísima,
y llegaría a ser una arrogante moza; Nacho era guapo de verdad, y
prometía ser un mozo gallardo. De perlas. Nieves era rica; su primo,
tanto o más que ella; los dos eran ramas, por un lado, de un mismo e
ilustre tronco; y por el otro, allá se andaban también, porque si el
padre de Nacho era hijo de pobres y obscuros menestrales de Villavieja,
la madre de Nieves procedía directamente de un bodegonero de Triana y de
una lavandera de Carmona. Esto no se lo había confesado él a ninguno de
su casta; pero era la pura verdad y había que tomarlo en cuenta en aquel
caso. Después, todo quedaba en la familia, realizado el naciente
proyecto; y según los tiempos corrían y lo entornado que andaba el
mundo, por dudosa que resultara la formalidad del mejicanillo, érale a
él conocido al cabo, y lo conocido, por malo que fuera, siempre sería
preferible a lo bueno sin conocer.

Pensó mucho, muchísimo, en estos particulares, y en la primera carta que
escribió a su hermana la dijo: «podemos seguir tratando de _eso_, si te
parece», después de repetirla el dicho y de glosarle con cierta
discreción a su manera.

Y de ello se trató largo y tendido entre los dos hermanos con entero y
cabal beneplácito del marido de Lucrecia, la cual engordó de pronto cosa
de ocho libras más, porque también los pensamientos agradables y las
esperanzas risueñas se convertían en substancia para aquel corpazo tan
agradecido.

Andando los meses, la niña sevillana aprendió a leer, y entonces el
muchachuelo mejicano, que ya sabía escribir, la dedicó una carta para
poner a prueba su destreza en la lectura, y en unos términos tan
zalameros y dulzones, que se pegaban hasta de la vista. Nieves leyó la
carta sin la menor dificultad, porque la letra era primorosa, pero no la
entendió; y por no entenderla y por antojársele que sabía a melaza, le
dio empacho y la metió en grandes ganas de saber escribir, para decirle
a su primo que la escribiera de otro modo o dejara de escribirla.

--Es el estilo de allá,--la dijo su padre para templarla un poco e ir
preparándola el estómago.

Pasó más tiempo, y Nieves, en cuanto aprendió a escribir, cumplió su
palabra. En una carta escrita con reglero, letra muy desigual y peor
ortografía, puso a Nacho para pelar: «No te esquiribiré má--le dijo
entre otras cosas--, si tú no canveas de modo... Aver. Te pasas de fino,
higo, y tó te sale pringoso de puro arrope que lechas... Aver. Aquí
tenemo jotro ablá que no sabe tanto a jigo pasao... Aver.»

Nacho se enmendó algo, no en aquellos días, sino años después, cuando ya
cursaba Leyes, y su prima, cendolilla de quince mayos, había ingresado
en un colegio. La enmienda completa del mejicano era imposible, porque
en aquel modo de escribir entraba Nacho entero y verdadero: así hablaba,
así andaba y así comía. De estampa continuaba bien, muy bien; algo
desmadejadillo y perezoso, pero guapo, muy guapo; y como seguía el
cambio de retratos, no ya entre los padres, sino entre los hijos
directamente, si la sevillana había perdonado al primo muchos pecados de
estilo en virtud de aquellas otras dotes físicas, también el mejicano,
en vista de las extraordinarias de su prima, había sabido dispensarla el
matraqueo de sus _guasas_, y con mayor facilidad las incurables faltas
de ortografía. De intereses, como la espuma los dos. Si a don Alejandro
le salían redondos los negocios en que se metía, a su cuñado no le cabía
ya el dinero en casa, según expresión de Lucrecia, ni a ella las carnes
sobre el cuerpo. Era mucho engordar el suyo; y lo peor de todo, que no
podía saber cuándo ni en qué pararía aquella marea de grasa, porque el
apetito iba también en auge, y más bravo se le ponía cuanto más alimento
se le daba. Por de pronto nada le dolía; y fuera de no poder calzarse,
ni vestirse, ni acostarse por sí sola, andaba como un reló. También la
tenía con algún cuidado el temor de que su gordura llegara a impedirla
el proyectado viaje a la tierra nativa, cuya ocasión podía tocar ya con
los dedos a poco que alargara el brazo, porque si a aquellas horas el
caudal de su marido no daba para comprar a peso de oro toda Villavieja
con sus inherentes y aledaños, no distaría de ello media talega...

Corrieron tres años más, al cabo de los cuales Nacho recibió la
investidura de licenciado en Derecho, y Nieves quebrantó los cerrojos de
su clausura para no volver jamás a ella. Nuevo cambio de retratos
entonces. El de Nachito con las hopalandas y el birrete del oficio, y el
de su prima con todos los atalajes y arrequives de una mujer hecha y
derecha. Le caía muy bien la vestidura aquélla al mejicanillo. Luciría
en estrados informando en una causa ruidosa, ante un público de ociosos,
más o menos criminales también, y de señoras distinguidas. No era el
tipo del letrado grave, con cara de estuco y alma de papel sellado,
revelada en unos ojuelos de vidrio, al compás de una voz campanuda y
hueca, que va sacando, uno a uno, como del fondo del estómago, resobados
sofismas de taracea que se hubieran insaculado allí después de usados
por otros cien jurisperitos de igual corte. Nada de eso: Nacho, con sus
ojos dulces y expresivos, su barbita sedosa, sus facciones correctas y
finísimas, y su actitud elegante, podría no valer en el fondo un puñado
de alfileres, porque chascos mucho más gordos dan ciertos diamantes
falsos; pero, _a la vista_, era el tipo del abogado nuevo, del abogado
artista, que no anda por los caminos trillados de las clásicas y
vetustas tradiciones forenses, sino por las cumbres espinosas y
arriesgadas de los nuevos problemas jurídicos; de los que no usan los
libros de la profesión para ejercerla; de los que van a la Audiencia, no
a alegar, sino a demoler; no a invocar textos y razones del acervo
común, sino a enredarse en teorías frenopáticas dentro de un laberinto
de disquisiciones antropológicas, para acabar declarando loca de remate
a toda la humanidad que anda fuera de los manicomios, con el heroico fin
de salvar del patíbulo, por loco irresponsable, al distinguido criminal
a quien defiende, convicto y confeso y reincidente además.

Por supuesto que no son de la cosecha de Nieves estas señas que aquí se
dan de su primito. No ahondaban tanto sus malicias todavía. Ella miraba
la imagen por el único lado accesible a su vista juvenil y algo
deslumbrada por los primeros resplandores del mundo a cuyas puertas
acababa de llegar, recién salida de las del colegio; y mirándola por ese
lado y de tal modo, se limitó a pensar de su primo lo que cabe en estas
sencillísimas palabras.

--No está mal así.

Enseguida se puso a contemplar su propio retrato con bastante mayor
avidez que el de su primo. Nada más puesto en razón. Por vez primera se
veía en verdaderos hábitos de mujer, sin el menor vestigio del cascarón
de la niña ni de la librea de la colegiala; y había mucho que mirar y
que considerar en aquella nueva fase de su vida.



--II--

La tesis de Don Alejandro


De grandes emociones fue para Nieves el día del estreno de aquellos
hábitos para ir a retratarse con ellos; pero no tan hondas como las que
sintió su padre en el momento de verla aparecer a la puerta de su
gabinete, calzándose los guantes y diciéndole al mismo tiempo: «cuando
quieras, papá», con una sonrisilla de ojos y de media boca (porque la
otra media la tenía ocupada con una penquita de albahaca) que venía a
significar: «¿qué te parece de tu hija con estos flamantes atavíos?»
Hasta entonces, en el colegio o fuera del colegio, con los vestidos un
poco más largos o un poco más cortos, siempre había sido Nieves para su
padre una niña, más alta o más baja, más _hecha_ o menos _hecha_; pero
una niña al cabo, «la niña», como él la llamaba hablando con su ama de
llaves o con el primero que se le ponía por delante; la niña, con los
gustos y los deseos y descuido propios y naturales de la edad del candor
y de la inocencia; pero ¡canástoles! desde aquel momento crítico, con
aquel talle ceñido y sutil que ponía de relieve formas, anchuras y
redondeces jamás notadas por él; con aquel mirar receloso por debajo del
ala del sombrero, medio borgoñón, medio macareno, y aquel crujir de
faldas y asomar, rozando el borde de la fimbria, de unos pies como
almendras azucaradas, y aquel resbalar de la luz sobre las ondas de sus
cabellos rubios... ¡canástoles! era muy otra cosa. En todo aquello había
mucha más canela de la que se había él figurado, y cabía más de otro
tanto si se quería suponer. En aquella cabecita graciosa se reflejaban
pensamientos de _cierta especie_, y en aquel cuerpo saleroso, latidos...
¡y vaya usted a saber! Pero, señor, ¿en dónde había tenido el ojo bueno
hasta entonces? Porque aquello no podía ser la obra repentina, el
milagro de algunos jirones de tela y unos cuantos cintajos de más. No,
¡canástoles! aquello allá estaba de por sí, más adentro o más afuera;
pero allá estaba... No tenía duda: para estimar una estatua en todo su
merecido valor, había que verla colocada en su pedestal. ¡Canástoles,
canástoles, si daba que rumiar el caso, para un hombre de los planes y
de las ideas que él tenía en el meollo!

--Pues vamos andando, hija del alma--contestó, como distraído, a la
insinuación de Nieves, sin dejar de mirarla con su único ojo, muy
abierto, ni de pensar lo que pensaba--. Te cae bien, bien de verdad, el
atalaje ese que te pones por primera vez... ¡No, no, y llevar le llevas
con una soltura!... ¡Canástoles con la chiquilla!... A ver, a ver por
detrás... No te pares, no: sigue, sigue andando... ¡Mejor que mejor!
¡Canástoles con la criatura de antes de ayer!... A la calle ahora... Eso
es... así se anda... como el sol y la luna... ¡Ajá!

Y la criatura aquella salía ya patio adelante entre la fuente y los
rosales de las macetas, que en aquel momento solemne la saludaban, la
una con sus rumores más blandos, y las otras con su fragancia más
exquisita, mientras, desde la galería del piso, la vieja ama de llaves,
rondeña de pura casta, la echaba _saetas_, lo mismo que si pasara la
Virgen en la procesión de Viernes Santo.

El retrato _salió_ bien, como tenía que salir con aquel modelo tan a
propósito y aquel fotógrafo tan acreditado. Nunca don Alejandro lo había
puesto en duda. Pero ¿qué le importaba a él en aquellos instantes el
retrato de su hija? Lo que le importaba era lo otro, lo otro,
¡canástoles! lo que en su concepto no daba espera, y por lo cual lo puso
«sobre el tapete» en cuanto volvieron a casa los dos y tomaron un
respiro.

--Repito lo dicho, hija del alma--comenzó diciendo--: estás de perlas
vestidita de mujer; vamos, como si hubieras nacido así...

--Si no he perdido la cuenta--respondió Nieves--, me lo llevas dicho
como treinta veces en menos de dos horas.

--Y estarás en lo cierto, si es que no te has quedado corta en la
cantidad--replicó su padre sin maldita la intención de bromearse--;
porque es tema ese que no se me aparta del magín desde que asomaste por
aquella puerta, pocas horas hace. Es cosa muy natural: ya ves tú, te
dejo aquí colegialilla, como quien dice, y te encuentro hecha una real
moza dos pasos más allá. Soy tu padre; tú eres mi única hija: ¿qué
canástoles ha de preocuparle a uno si no son esas cosas tan agradables y
tan?... En fin, que estoy en lo mío estando en esas cavilaciones y con
esos recreos del ánimo... Pero aguárdate un poco, que no voy a tomar
punto de ello en esta ocasión para acabar de aburrirte con otra rociada
de chicoleos... ¡Pues tendría que ver la ocurrencia, canástoles! ¡Ja,
ja, ja! No, hija, no: cada cosa pide su sazón y su tiempo; y una idea
salta porque la empuja otra que quiere saltar también; y así, de idea en
idea, cuando uno menos se lo sueña se halla con que ha formado un
rosario de ellas que no tiene fin, y se ha visto y se ha revuelto entre
los cascos medio mundo... ¿Eh?... ¿Te vas enterando tú?

--Ni esto--respondió Nieves señalando con la uña del dedo pulgar la
mitad de la yema del índice de su diestra.

--Pues ya irá saliendo el caso poco a poco--dijo su padre echándose a
reír y apoyando ambas manos sobre los respectivos muslos--; ya irá
saliendo... Con que mucho ojo ahora, para que no se te pase por alto el
hilo.

Nieves, a todo esto, no sabía si reírse o si apenarse, porque lo cierto
era que nunca había oído ni visto a su padre hablar de aquel modo ni de
aquellas trazas; y así sucedía que tan pronto enseñaba los dientecillos
prietos y esmaltados, como fruncía el entrecejo o carraspeaba sin
necesidad; pero sin apartar la mirada, entre curiosa y tímida, del ojo
sano y algo cobardón de su padre.

--¡Por vida del ocho de bastos!--exclamó éste interrumpiendo de pronto
su descosido relato--. ¡A que estoy yo dándote que cavilar y hasta que
temer con estos recovecos y estas parsimonias, lo mismo que si pensara
en salirte a lo mejor con alguna historia del otro mundo? ¡Ja, ja, ja!
Pues estaría bueno eso, ¡canástoles! Nada, hija, nada: todo se reduce a
una especie de recuento de cosas y de planes que yo pensaba hacerte
dentro de unos días, y se me ha antojado hacértele ahora mismo, desde
que he notado que no necesitas el aprendizaje ni de esos pocos días
siquiera para desempeñar en regla tu nuevo papelito de señorita
formal... Y ahí tienes la razón de los treinta y tantos piropos que te
llevo echados en un periquete... Esperaba verte con cierta inseguridad
al principio... ¿eh? con cierto encogimiento, y hasta... En fin, al
asunto, ¡qué canástoles! que todavía, por el empeño de huir del perejil,
se me va a plagar de ello la frente. Al caso, pues, he dicho; y el caso,
sin más rodeos, es éste: hay dos modos... dos principales, entiéndelo
bien, de colarse por las puertas del mundo: el uno de sopetón, y el otro
por sus pasos contados. Yo soy partidario de este modo, y hasta le
considero de necesidad, como el conocer letra a letra el silabario para
aprender a leer de corrido y como se debe. ¿Estás tú? Pues bueno. Tú
sales del limbo ahora; te coge una modista que lo entiende, te
emperejila y engalana a uso de mujer que es hija de un padre rico y bien
relacionado en la tercera capital de España, y me dice a mí: «ahí está
esa alhaja, preparadita para brillar entre las más resplandecientes.
Dela usted el pase, y adentro con ella...» «Poco a poco», respondo yo
entonces, no a la modista, sino a ti, que lo has oído: «a la parte de
allá de esa puerta hay mucho bueno; pero también mucho malo: lo uno y lo
otro tienta y seduce por igual, y todo ello anda revuelto y salta a los
ojos voraces, hecho una ensalada. Hay, por consiguiente, que aprender a
mirar, y que educar y fortificar el estómago antes de colarse ahí con la
posible seguridad de que no se nos dé gato por liebre a lo mejor del
cuento...» ¿Estás tú? Pues aplica ahora el símil a la realidad del caso
nuestro, y te digo: mira, Nieves, yo, en tu lugar, a tu edad, en tu
posición, con tus racionales esperanzas de una larga y regalona vida,
tan regalona como decorosamente quepa en una mujer honrada y de buena y
cristiana educación, no comenzaría a gustar los placeres lícitos del
mundo por lo más revuelto y lo mayor, sino por lo más tranquilo y más
pequeño; no me expondría a corromper mis buenos instintos con los aires
viciados y los ejemplos peligrosos de la vida social de las grandes
ciudades, sino que me prepararía debidamente con otros aires más puros y
otros ejemplos más... vamos, más... ¡Canástoles! pongámoslo en plata y
acabemos: quisiera yo, Nieves de mi alma, que, ante todo, nos fuéramos,
pero en seguidita, por una temporada tan larga como pudieras resistirla
tú, a Peleches, al solar de tus mayores, donde yo nací y deseo morir,
cuanto más tarde, por supuesto; a Peleches, digo, donde no has estado
nunca, porque la fuerza de las cosas lo ha querido así, no porque a mí
se me haya pasado por alto la necesidad, como te consta por lo que me
has oído lamentarlo a cada instante. ¡Oh, y cómo había de lucirnos en el
cuerpo y en el alma esta determinación llevada a cabo en ocasión y en
época tan oportunas! Sin obligaciones escolares tú; desligado yo de las
trabas de mis negocios apremiantes, porque, en previsión de este caso,
he ido arreglando las cosas a mi gusto con el sosiego y el pulso
necesarios; libre tú, libre yo, con el tiempo y el dinero de sobra en
aquella comarca tan alegre y tan saludable... Peleches, por sí, no es
gran cosa para divertirse una mocita como tú; pero a dos pasos está la
villa donde hay un poco de todo lo que hay aquí, hasta gentes bien
educadas, con su correspondiente sociedad y respectivas diferencias de
nivel, pero sencillo y noble y aun patriarcal si se quiere; y además de
ello, pintorescas y sanas costumbres populares, horizontes admirables y
ambiente salutífero. De todo ello te puedes henchir, hija mía, sin el
menor riesgo de que te perjudique ni en la salud física ni en la moral:
antes al contrario, caerá como fecundante rocío sobre la hermosa
primavera de tu vida, y dando mayor firmeza y desarrollo a lo mucho
bueno que ya tienes, hará que sea mejor que ello todavía lo que vayas
acopiando. Ya sabes la fe que tengo yo en ciertos principios de higiene,
aun puestos en práctica en los sitios y ocasiones menos a propósito para
acreditarlos. No tiene escape, Nieves: dame un aire puro, y yo te daré
una sangre rica; dame una sangre rica, y yo te daré los humores bien
equilibrados; dame los humores bien equilibrados, y yo te daré una salud
de bronce; dame, finalmente, una salud de bronce, y yo te daré el
espíritu honrado, los pensamientos nobles y las costumbres ejemplares.
_In corpore sano, mens sana_. Es cosa vista... salvo siempre, y por
supuesto, los altos designios de Dios. Me lo has oído muchas veces; y no
podrás negarme que durante tu niñez, a falta del aire libre de mi
tierra, te has sorbido la mitad del que corre a caño suelto en los
paseos más desahogados de Sevilla. Pues si la receta no falla ni en
naturalezas míseras y enclenques y de mal enderezados pensamientos, ¡qué
prodigios no obrará en la tuya, que es modelo de naturalezas ricas,
nobles y bien equilibradas? Miel sobre hojuelas, hija mía... Para
concluir de una vez: véate yo en Peleches alegre y satisfecha y
triscando como suelta cabritilla, aclimatada a aquellos lugares y
aquellas costumbres medio bravías y medio urbanas, y de tu cuenta dejo
el señalarme entonces el día y la hora para hacer tu presentación al
mundo ruidoso de las grandes capitales... Con el temple de las armas que
hayas adquirido de ese modo, que te entren moscas aquí... ni en San
Petersburgo... Y éste es el caso, mondo y lirondo.

Dicho esto, afirmó otra vez don Alejandro las manos en los
correspondientes muslos, y con el ojo bueno clavado en los de Nieves, y
la cara muy risueña, se dispuso a recibir la contestación.

Que no se hizo esperar mucho, porque precisamente le estaba retozando a
Nieves en los labios y en los ojos y en todo el cuerpo, vuelta a su
ordinaria tranquilidad mucho antes de que diera fin el pintoresco
discurso de su padre.

--¡Valiente caso!--dijo echándose a reír de todas veras.

--¿Por ahí le tomas?--exclamó su padre muy gozoso también, aunque no
poco sorprendido.

--Y ¿por dónde si no?--replicó su hija--. ¡Pues si he estado a pique más
de dos veces, en estos últimos días, de pedírtelo como un gran favor!
¿No conoces bien mis gustos?

--¡Canástoles!... De manera que todo lo que te he estado predicando...

--Sermón perdido, papá del alma... ¡Y cuidado que te había salido bien!
¡Qué lástima!

--¡Aduladora! Pues mira, aunque mis sudorcillos me había costado, por
bien perdido le doy.

--¡Eso es ser rumboso!... ¿Y no tienes que pedirme algún otro favor por
el estilo?

--Mujer--respondió Bermúdez después de dudar unos instantes y rascándose
un poco la cabeza con un dedo--, tanto como favor, no diré; pero otro
ratito de plática amistosa, nada más que amistosa, del corte de la
presente, puede que sí.

--¿Sobre Peleches también?--preguntó Nieves frunciendo un poco el
entrecejo monísimo.

--Precisamente sobre Peleches, tomado como punto principal de la
plática, no.

--Y ¿ha de ser ahora mismo la plática esa?

--Tampoco--respondió don Alejandro, volviendo a dudar y a rascarse--.
Dentro de unos días, si se me ocurre y viene a pelo; porque te advierto,
para tu tranquilidad, que no es asunto de vida o muerte para ti ni para
mí... Hablar por hablar, como el otro que dijo, y cosas de señor
mayor... porque ya voy subiendo los cincuenta y cinco arriba, hija del
alma, y hay que tenerlo todo presente a estas alturas, y mirar a muchos
lados, por si a lo mejor se le van a uno los pies... y sanseacabó el
viaje de repente, ¡canástoles!

--Vaya--dijo aquí Nieves con un gestecillo muy gracioso--, hazte el
ancianito ahora y ponme triste a mí.

--¡Eso sí que fuera una gansada de órdago!--exclamó Bermúdez formalmente
indignado contra sí mismo--, y sin maldita la necesidad; porque, hoy por
hoy, siento retozarme en el corazón la vida de los treinta años... Es la
pura verdad, créemela por éstas que son cruces. Dije eso... por decir.

--Pues por decir dije yo lo otro, inocente de Dios,--respondió Nieves a
su padre dándole un beso en la mejilla correspondiente al ojo huero.

--Pelillos a la mar entonces,--concluyó, casi llorando de gusto, el buen
Bermúdez Peleches, y pagando el beso de la hija con otro muy resonado.

--¿De modo--añadió ésta quedándose delante de la silla que antes había
ocupado--, que no hay más asuntos que tratar por ahora entre los dos?

--¿Por qué lo preguntas?

--Porque tengo que hacer en otra parte de la casa... Ya ves tú, la
señora de ella, y lo mejor del día gastado en conversación...

--¡Canástoles, lo que voy a salir yo ganando con un ama de gobierno tan
hacendosa como tú!... Pues respondiendo a tu pregunta, digo que no hay
más asuntos.

--Hasta luego entonces.

--Hasta siempre, hija del alma... ¡Ah! por si se me olvida después: ya
sabes que el primer ejemplar de tu retrato ha de ser para _los_ de
Méjico. El _suyo_, a la hora presente, debe de estar ya si toca o llega.

Se dio por enterada Nieves con un movimiento de cabeza sin volver la
cara, y salió de la estancia. Su padre salió también, pero con rumbo
opuesto, y se encerró en su despacho, en el cual escribió una muy
extensa carta, que mandó más tarde al correo, con sobre dirigido «Al Sr.
D. Claudio Fuertes y León, comandante retirado, en Villavieja».



--III--

El ojo de Bermúdez Peleches


El retrato de Nacho llegó a Sevilla, días andando, con una carta del
flamante jurisperito para Nieves, y otra de su madre para don Alejandro,
y la fotografía de Nieves salió para Méjico con una carta de ésta para
su primo, y otra de su padre para Lucrecia.

_Lo_ de esta hembra denodada había llegado ya a su grado máximo. Para
escribir lo poco que escribía a su hermano, tenía que ingeniarse
metiendo la barriga debajo de la mesa, y aun así apenas alcanzaba con la
mano al papel. Era una boya que no cabía ya en ninguna parte, ni
concebía otra postura, relativamente cómoda, que la de las boyas,
flotando, la cual era irrealizable, tan irrealizable como su viaje a
España, si Dios no hacía el milagro de enflaquecerla una tercera parte
cuando menos, en lo que faltaba de primavera, para poder embarcarse en
los primeros meses del verano. Poniéndose en lo peor de lo probable, era
cosa resuelta ya que viniera Nacho solo a conocer a su familia de
España, y a dar, de paso, un vistazo a lo más importante de los Estados
Unidos y de Europa. Tal era el proyecto acordado allá, y se realizaría a
mediados del verano. También Nacho hablaba de ello a su primita; pero
¿en qué términos?

Esto es lo que deseaba averiguar don Alejandro; porque es de saberse que
Nieves, de dos años atrás, no leía a su padre las cartas que la escribía
su primo, ni tampoco los borradores de las que ella le escribía a él.
Los dos hermanos Bermúdez Peleches continuaban en perfecto acuerdo sobre
cierto plan forjado desde que los respectivos hijos eran pequeñuelos.
Pero ¿conocían los hijos los proyectos de sus padres? ¿Los tenían por
buenos y los habían aceptado con gusto? Don Alejandro podía jurar que de
sus labios no había salido una palabra dirigida a Nieves, con intento de
descubrírselos. Su hermana Lucrecia aseguraba lo propio con relación a
su hijo. ¿Sería verdad? Y siéndolo, ¿habría nacido la misma idea entre
los dos primos, a fuerza de cartearse y de cambiarse los retratos... o
por obra de ciertos diablejos desocupados que se divierten trayendo y
llevando por los aires e ingiriendo en este oído y en el otro el rumor
de las confidencias más secretas, y hasta el polvillo de los
pensamientos mejor guardados? En su concepto, era llegada la hora, medio
anunciada días atrás a su hija, de tratar con ella de este peliagudo
caso. La fortuna se la puso a tiro, en el acto de colocar Nieves el
retrato de su primo en un elegante marco de _peluche_ rojo, y tomó
pretexto de ello para entrar en materia...

--Te repito--la dijo--, que le está de molde el vestido ese.

Nieves, sin volver la cara hacia su padre, alejó el retrato que tenía
puesto ya en el marco; y después de contemplarle unos instantes con los
ojos un poco fruncidos, plegó otra vez el brazo y respondió con la mayor
indiferencia mientras dejaba el cuadro sobre el mueble más próximo:

--No está mal así.

Lo propio que ya había dicho otra vez, como se recordará, y sin que
nadie se lo preguntara.

Con igual frescura y la misma indiferencia, respondió al largo y
malicioso interrogatorio con que su padre la estuvo asediando un buen
rato.

--Y ¿qué tal de estilo?--llegó a preguntarla--. ¿Se ha corregido algo de
aquellas melopeas guachinanguitas desde que yo no leo sus cartas?...
Porque bien sabes tú que, de dos años acá lo menos, ya no me las enseñas
como me las enseñabas antes... ¡Picarona!

Ni por esas. Nieves no se puso colorada ni se apuró lo más mínimo.
Respondió lisa y llanamente que allí estaban las cartas, si quería
leerlas, y que si no le había enseñado las recibidas durante los dos
últimos años, consistía en que precisamente era ese el tiempo corrido
desde que ella había caído en la cuenta de que no tenía substancia
maldita la retórica de su primo.

¡Canástoles! ¡y se lo decía tan fresca y tan!... Pues para fingimiento y
embustería, ya pasaba de la raya aquello; y si le hablaba en verdad, le
quedaba por andar todo el camino para llegar adonde se dirigían él y su
hermana desde tiempos bien lejanos. ¡Por vida de!...

Tocó enseguida otro registro nuevo: Peleches. Cómo era aquella casa, qué
habitaciones tenía, cuál de ellas sería más a propósito para Nacho y
cuál para ella, para Nieves, según lo que aconsejaba el buen sentido...
y también las circunstancias. (Esto de las circunstancias lo subrayó muy
fuerte, hasta temblarle un poco la voz y los párpados del ojo bueno.)
Nieves bajó entonces un tantico los suyos; y mientras daba golpecitos
con los dedos de su diestra en el cristal del retrato de su primo, con
la otra mano deshojaba, sin percatarse de ello, una de las flores del
manojito que llevaba prendido sobre el pecho. Por allí dolía, según las
señales que no pasaron inadvertidas para el ojo de Bermúdez. Pues ¡duro
allí, canástoles, hasta que sangrara! Y se ensañó el buen hombre,
fantaseando cuadros domésticos, idílicos y bucólicos; pero ¡cosa rara!
cuanto más clamoreaba la zampoña de Virgilio y Garcilaso, más
indiferente y fresca iba mostrándose Nieves. ¡Cómo demonios era aquello?
Acabó por perder la paciencia y los estribos, y se tiró a fondo con
estas preguntas:

--En fin y remate de todo este fregado, hija mía: a ti ¿te interesa algo
o no te interesa la venida de tu primo? ¿te da igual que viva con
nosotros o con los parientes de Villavieja? ¿que coja ley a la casa y a
las personas de Peleches o que no se le dé un ochavo de cominos por
ellas? ¿que se marche aburrido a los ocho días de llegar, o que no se
deje arrancar de allí ni con azadones y agua hirviendo? ¿que sea un
borreguito de mieles para ti, o que no le merezcas mayor estima que un
costal de paja? Responde y entendámonos.

Como el ojo de Bermúdez flameaba algo y su hablar era vehemente y su
acento un poco duro, Nieves, con estos síntomas y bajo el peso abrumador
de tantas y tan delicadas preguntas, quiso responder, pero con la debida
cordura, y no supo. Atarugose mucho; sofocola el trance inesperado, y
acabó por no saber de qué lado sentarse ni en qué sitio fijar la vista
de sus turbados ojos.

--Entendido, hija mía, entendido--exclamó al punto su padre, que no
desperdiciaba síntoma ni detalle--. Entendido de pe a pa, como si los
mismísimos angelitos del cielo me lo cantaran al oído. Entendido--añadió
levantándose de la silla en que se sentaba--, y no se hable una palabra
más. ¡Ah, qué torpe y qué simple y qué bárbaro fui empeñándome en que se
me pusiera en las palmas de las manos lo que no debe ser mirado sino con
los ojos de allá dentro!... ¡Qué sabes tú de esas cosas tan quebradizas,
tan escondidas y tan hondas, ni con qué vergüenza te atreves a echarles
la zarpada brutal para revolverlas y profanarlas?... Perdóname, hija
mía, siquiera por la honrada intención que tuve al ponerte en el apuro
en que te puse. Quédate con tu secreto que te acredita de juiciosa, y no
se hable más de esto hasta que tú lo desees. A mí con lo callado me
basta. Un beso ahora para sellar las paces, y adiós.

Se adivinan la temperatura del beso y la calidad de la sonrisa con que
despidió Nieves a su padre.

El cual, andando hacia su despacho, resumía y salpimentaba de este modo
los frutos de su terminada indagatoria:

--Se ve y se palpa. No cabe la menor duda. Está en inteligencia
perfectísima con su primo; y no por sugestiones extrañas ni por consejos
oficiosos de nadie, sino por nacimiento espontáneo, o providencial, de
esa idea o de ese sentimiento en la cabeza o en el corazón de entrambos;
circunstancia que dobla el interés y el valor de la cosa. Nachito, según
las incesantes afirmaciones de su madre, no tiene tacha en su moral; y
según lo declaran bien palpablemente sus retratos, tampoco la tiene en
su físico. De caudal, no se hable: será una mina de oro acuñado.
Nachito, con estas condiciones y prendas tan ventajosas, hoy por hoy,
entiéndase esto bien, hoy por hoy, reina en el corazón y en la cabeza de
su prima. La cabeza y el corazón de Nieves, hoy por hoy... hoy por hoy,
digo, están como dos tablitas de cera virgen: lo que en ellas se
imprima, allí se quedará por los siglos de los siglos, si no se borra
con la impresión de otro muñequito nuevo que estampe alguna mano
alevosa. Un padre, de los ramplones de tres al cuarto, no hubiera parado
mientes en este particular delicadísimo; y por lo mismo que veía a su
hija precozmente desarrollada en lo físico y en lo intelectual; por lo
mismo que la veía transformada, de la noche a la mañana, en mujer, y en
mujer donairosa, elegante y llamativa, con todos los elementos a
propósito para brillar y divertirse honradamente en el mundo, «al mundo
con ella antes con antes», se habría dicho; y en el mundo la habría
zambullido de golpe y porrazo... ¡Ah, padre bobalicón y mal aconsejado!
¡Quién es capaz de predecir lo que será de los pensamientos y de las
inclinaciones y hasta de los caprichos de tu hija, respirando un
ambiente que jamás ha respirado, y sin armas para defenderse en una
región que nunca ha visto, llena de tentaciones y de estímulos que han
de cebarse en su desapercibida naturaleza, como los mosquitos en el
almíbar? Y si tienes en algo lo que lleva ya estampado en sus tablitas
de cera, ¡quién te asegura a ti que no será borrado por la impresión de
otra cosa, y que esta nueva impresión no resultará llaga maligna y
enfermedad incurable? Pues bien: yo, aunque con un ojo solo, he guipado
más que tú, que tienes los dos servibles, en ese delicado particular; y
porque vi a Nieves precoz y que tenía algo que guardar en su almario,
algo muy bien estampado en sus tablitas de cera, precisamente por eso,
en lugar de meterla ahora en las bullangas del mundo y sus esplendores
engañosos, me la llevo a las soledades de Peleches, donde corre el aire
libre y puro, y hay luz sin estorbos y naturaleza en toda su
grandiosidad, para que nutra la sangre y fortalezca el espíritu, y se
endurezca la cera y no se borre a tres tirones lo que en ella hay
estampado; a Peleches, ciego, a Peleches, donde ni en ambiente ni en
costumbres se hallará, aunque se busque de intento, cosa que pueda
tentar a la inexperta doncella para torcer y malear la índole de sus
ideas ni la dirección de sus juiciosos pensamientos. Y si al fin de la
jornada resulta que no merece su primo los que ella le viene
consagrando, tanto mejor para que lo conozca así y no la mate ni la
alucine la pesadumbre... o el despecho del desengaño. Esto es jugar a
pulso y con tino y delante de la cara de Dios; esto es, en suma, llevar
las precauciones y el celo y el tacto hasta donde humanamente pueden
llevarse. Con ello cumplo como hombre avisado y como padre cariñoso; y
así me encuentro satisfecho, lo que se llama satisfecho hasta la
hartura... ¡Canástoles! y a la porra lo demás.

Pues bueno: si las exploraciones de don Alejandro Bermúdez Peleches en
los profundos de la conciencia de su hija, tan alarmantes por lo
aparatosas, las hubiera hecho, con su llaneza habitual, Virtudes, por
ejemplo, la íntima de Nieves en el colegio, Nieves, por derecho y a la
buena de Dios y con el laconismo que ella usaba, habría satisfecho la
curiosidad de Virtudes en la siguiente forma, palabra más o menos:

--Desde que sé leer y escribir, tengo yo sospechas de que papá y mi tía
Lucrecia quieren que sirvan _para algo_ las cartas y los retratos que
nos mandamos tan a menudo Nachito y yo. Chiquitín era él, y ya me
requebraba. Se lo reprendí muchas veces, no precisamente porque me
requebraba, sino por el modo de requebrarme. ¡Me decía unas cosas tan
pegajosas! Figúrate que hasta me llamaba _huerita_, porque soy rubia. Él
tomaba las reprensiones a broma, y apretaba el requiebro; y papá, que
entonces leía las cartas, las que iban y las que venían, celebraba mucho
estas peleas y me aseguraba que, con el tiempo, irían teniendo más
substancia los donaires de mi primo, y que entonces ya me gustarían. Por
de pronto me ponía en las nubes su hermosura, y me leía las cartas en
que su madre le ponía sobre el sol, por el cuerpo y por el alma. No
tenía pero ni por dentro ni por fuera. A mí lo mismo me daba. Crecimos
los dos: él entró en la Universidad y yo en el colegio. Como pollo
guapo, lo era de verdad entonces; y por lo que toca al estilo, algo se
había corregido en lo meloso, pero todavía se pegaba. En el colegio hay
que entregar y que recibir abiertas las cartas, para que se entere de su
contenido la Madre que entiende en esas cosas. Pues a mí me las recibían
y me las entregaban cerradas, por encargo terminante de papá: con esto,
y con haberme advertido él que no interrumpiera mi correspondencia con
Nachito a pesar de mis ocupaciones de colegiala, me afirmé más en creer
que algo se andaba buscando en el empeño de que nos carteáramos a menudo
y en secreto el mejicanito y yo. El tal mejicanito, según iba creciendo
y estudiando, iba ahondando, aunque no mucho, en los asuntos de sus
cartas; pero a mí me seguía sonando todo ello a música de gomoso, y por
ese lado me despachaba con él. Así llegamos los dos, Nacho al fin de su
carrera y yo a salir del colegio, sin haberme dicho él nunca cosa alguna
en serio y formalmente, y sin echarla yo de menos ni extrañarme de que
no me la dijera. Que continúa siendo guapo y hombre de bien y es muy
rico, y va a venir a España para vivir con nosotros y conocer a su
familia... no me pesa nada de ello. Que viene con intenciones declaradas
de que resulte lo que yo sospecho que se han propuesto sus padres y el
mío... eso será lo que sea y según yo esté de humor, y me llene él o no
me llene. Que, estando así las cosas, le desfiguran las viruelas, o
resuelve no venir ni acordarse más del santo de mi nombre... pues tal
día hará un año. Sentiré lo de las viruelas, como se siente una
desgracia en un amigo que es pariente además; pero en cuanto a lo otro,
una agradable curiosidad de menos, y santas pascuas.

--Corriente--diría entonces la curiosilla Virtudes, deseando conocer
hasta el último escondrijo del almario de su amiga--. Nada te inquieta,
nada te apura, y vives en la mayor tranquilidad, por lo que toca a tu
primo el mejicano; pero a la edad en que te hallas, con la salud y la
belleza que posees, recién salida de la prisión del colegio, lo adorada
que te ves de tu padre, tan rico y tan complaciente y tan campechano,
¿qué demonio es el que más te tienta ahora?... Porque alguno ha de
tentarte, o es mentira que el demonio no sosiega. ¿Cuál es tu mayor
ambición por de pronto? ¿qué es lo que con mayores ansias apeteces y
deseas?

Sin titubear hubiera respondido Nieves:

--Aire, luz, independencia, ruido de arboledas y música de pajarillos.
Sé que hay grandes ciudades llenas de maravillas, para admiración y
recreo de las personas ricas y desocupadas, y que las mujeres de nuestra
clase brillan y gozan entre los placeres de su mundo. Todo eso está bien
donde está; pero hoy no me tienta, porque no lo echo de menos todavía.
Si me metieran entre ello, lo aceptaría sin grandes repugnancias; pero
puesta a elegir, me quedo con lo otro, que me gusta más ahora, y sin
temor de que me engañe el pensamiento, porque bien sabes tú que siempre
fui muy inclinada hacia ese lado. Y no hay más.

Y no lo había, realmente, en los adentros de la pobre muchacha, tan mal
comprendida por su padre en ese particular... y en algún otro, pues no
debe olvidarse que el arrechucho gordo de don Alejandro Bermúdez
Peleches nació de haberla visto, de súbito, vestida de mujer, con unos
fulgores y unos centelleos y un poder incendiario que le metían miedo; y
hay que dejar bien declarado, hasta por obra de justicia, que no había
en la naturaleza física de Nieves el menor detalle que no estuviera en
cabal armonía con el sosegado equilibrio y la honrada disciplina de su
conciencia moral.

Efectivamente: ese equilibrio y ese sosiego y esa honrada disciplina, y
no otras cosas más feas, acusaban el tranquilo y hondo mirar de sus
rasgados ojos azules, su boca tan bien plegadita y tan fresca, la
blancura nacarada de su tez, la riqueza sobria y elegante de los
contornos de su busto, la finura de su talle y el aplomo reposado y la
gallardía de su andar.

No era alta ni daba en cara por hermosa; pero sí por _interesante_ en
sumo grado. La única nube que obscurecía a menudo la transparente
claridad de su semblante, era un repentino fruncimiento de su lindo
entrecejo; pero este detalle, como efecto mecánico de una extremada
sinceridad de pensamientos y de impresiones, no daba a la expresión de
su mirada el menor acento de dureza. Era sana como un coral, muy
ingenua, sobre todo, y diligente y animosa. Pintaba un poco, tocaba
regularmente el piano y leía con gusto los buenos libros de imaginación.
No era una artista; pero sentía y saboreaba el arte a su manera.

¡Y el bendito de su padre, sin acertar a leer lo que estaba tan a la
vista en aquel libro tan abierto!

Pensando como se ha visto, llegó Bermúdez a su despacho; y manoseando la
correspondencia que el ama de llaves había dejado sobre su pupitre
mientras andaba él a caza de los secretos de Nieves, topó con una carta
que traía el sello de la administración de correos de Villavieja.
Alegrose mucho de ello, y se sentó para leerla con toda comodidad,
porque prometía, por el bulto, ser bastante larga.

Abriola, y lo era en efecto. La firmaba don Claudio Fuertes y León, y
decía lo que podrá ver el lector, si es curioso, en el siguiente
capítulo.



--IV--

De lo que escribió desde Villavieja Don Claudio Fuertes y León, a Don
Alejandro Bermúdez Peleches


Mi amigo y señor: quedan en ejecución y serán cumplidas conforme a los
deseos de usted, las órdenes que se sirvió darme en su favorecida carta
última, lo propio que lo han sido ya las que me ha ido comunicando en
sus tres gratas anteriores, «en previsión», como usted decía, «de lo que
pudiera suceder el día menos pensado». La noticia de que, al cabo,
sucederá con entera certidumbre y en fecha no lejana, que también me
fija usted, me ha servido de grandísima satisfacción. Quédame, sin
embargo, el temor de que le engañen a usted algo los deseos en cuanto
comience a realizarlos en esta vetusta y apolillada soledad, al cabo de
tantos años de rodar por el mundo y de residencia en una de las ciudades
más hermosas y florecientes de él. Cuando menos, es muy de recelar que,
si no usted, porque ha nacido aquí y lo conoce bien y lo ama, pues lo
arraigó en su corazón siendo niño, la señorita Nieves, que se halla en
muy distinto caso, se aburra a los cuatro días; y en aburriéndose ella,
ayúdeme usted a sentir. Pero a esto me replicará usted que me meto en lo
que no me importa, y a buena cuenta le pido mil perdones por el
atrevimiento.

»Cuando venga usted verá que se ha sacado todo el partido posible del
deteriorado palación, y que no pegan del todo mal, después de las
reparaciones hechas en él, aunque de prisa y corriendo y con los pocos y
malos elementos que aquí hay, el piano y los demás muebles, trapos y
cachivaches que usted me ha ido remitiendo, en los lugares que ocupan,
según sus minuciosas instrucciones. En pliego adjunto le envío una nota
bien detallada y comprensiva de todas las mejoras efectuadas en Peleches
bajo mi dirección, para gobierno de usted antes de salir de Sevilla.
Celebraré que le satisfaga.

»Dicho esto, paso a cumplir lo más peliagudo de todas las comisiones que
he tenido el gusto de recibir de usted desde el día en que me honró con
el cargo de apoderado suyo en este término municipal. Díceme usted que
le envíe abundantes noticias, que sean así como a modo de pintura fiel
de Villavieja en su estado actual, mirada por fuera y por dentro, porque
hace muchos años que la ha perdido usted de vista y desea, cuando a ella
vuelva, no pisar como en terreno desconocido. Con la seguridad de
hacerlo mal, pero con el propósito firme de servirle a usted fielmente,
allá va, a la buena de Dios, la pintura que me encomienda; y «si sale
con barbas, san Antón...»

»Si le dijera a usted que Villavieja estaba en el propio ser y estado en
que usted la dejó tantos años hace, le engañaría a usted y adularía a
Villavieja; porque, en rigor de verdad y cumpliendo la ley de su
destino, tiene de peor que entonces el estrago del tiempo transcurrido,
y el de las miserias y la incuria de sus habitantes. De mejor, ni un
ladrillo, ni un clavo, ni una teja. Lo que a la salida de usted estaba
temblando, se ha venido al suelo, y mucho de lo que estaba firme y
erguido entonces, se tambalea ahora preparándose para caer, o escarbando
para echarse, como en casos parecidos se dice por acá. De pueblos de
secano que tuvieron grande importancia en tiempos remotos y hoy son
montones de ruinas solitarias o poco más, abundan los ejemplos; y hay
razón para que abunden, porque entonces se guerreaba y se vivía de
cierto modo, y los lugares más altos y más inaccesibles o de más fácil
defensa, eran los preferidos para fundar pueblos; al revés de lo que
acontece hoy por exigencias de nuestro modo de vivir; pero ejemplos de
puertos de mar, de poblaciones costeñas, que vayan de mal en peor desde
medio siglo acá, no conozco más que uno, el de Villavieja. No parece
sino que se le dio el castigo con el nombre que se le puso. A este
propósito le diré a usted que he registrado los archivos municipales,
los eclesiásticos y hasta desvanes particulares con el fin de averiguar
algo sobre la fundación de esta villa y el origen y fecha de su nombre,
y que nada he conseguido. Con decirle a usted que ni siquiera figura en
el mapa de España que hay aquí en la escuela pública, está dicho todo.
Si se hace uno cruces al notar aquella falta de rastros históricos donde
tanto debieran abundar, le dicen los doctos villavejanos: «eso y más de
otro tanto destruyó _la francesada_.» «Corriente, se les replica; pero
¿en qué consiste lo del mapa? ¿por qué no figura este puerto en él?» A
estas preguntas responden que también eso es obra de los franceses, por
rencores de otros tiempos, es decir, de los tiempos de «la francesada».
Aquí anda «la francesada» todavía tan fresca y tan rozagante como si
hubiera pasado por Villavieja antes de ayer. Replíqueles usted que el
mapa ese y otros tales no están hechos en Francia, sino en España. Lo
negarán en redondo, porque no conciben en los españoles que no sean
villavejanos, talentos tan considerables; y si alguna excepción le
admiten, sostendrán que la omisión se ha hecho, se hace y se hará en ese
mapa y en todos los mapas, por envidias y malquerencia de la gente de
Madrid. El caso es que se ignora por qué se bautizó esta villa, al
nacer, con el calificativo de _vieja_, o si se le dio más tarde a título
de mote expresivo. Lo que no tiene duda es que el nombre, o la maldición
o lo que sea, le cae a maravilla.

»Tiénese, y tengo yo también, por causa principalísima de este mortecino
estado de cosas, la inextinguible y tradicional enemiga que existe, como
usted sabe, entre los Carreños de la Campada y los Vélez de la
Costanilla, los dos principales barrios, según usted recordará, bajo y
alto, respectivamente, de Villavieja. Estas dos familias que tuvieron
cierta relativa importancia fuera de aquí, y aquí mucho prestigio
siempre, han podido, y aun hoy, que han venido muy a menos, podrían
hacer o conseguir que otros hicieran algo bueno y beneficioso para la
localidad; pero precisamente les ha dado la calentura por ahí; es decir,
por estorbar, por destruir los de arriba cuanto proyectan o discurren
los de abajo, y viceversa; y de este modo, unos por otros se va quedando
la casa por barrer. Añádase a esto que Villavieja nunca ha podido
agenciarse un valedor en Madrid ni en la capital de la provincia; que la
carretera nacional pasa a media legua de distancia de la villa, sea
porque los ingenieros no tuvieron noticia de nosotros cuando la
trazaron, o porque nos concedieron escasísima importancia; que la
provincia no ha querido construir ese pequeño ramal de empalme, y que
este municipio no ha logrado mejorar debidamente la áspera senda que
hace sus veces, porque siempre que lo ha intentado, no con gran empeño,
ha nacido la sospecha en los de la Campada o en los de la Costanilla, de
que el intento era cosa de los de la Costanilla o de los de la Campada,
y se le ha llevado el demonio con las artes de costumbres; añádanse,
repito, y ténganse presentes estos hechos y algunos más de su misma
traza, que no necesito mencionar, y hasta resultará una justificación de
la conducta de los villavejanos. Al verlos tan tranquilos, tan apegados
a su cáscara y tan satisfechos y enamorados de ella, verdaderamente se
duda si el estado material de la villa es obra de la dejadez del
habitante, o si el habitante es así porque haya encarnado en su
naturaleza, como espíritu, la catadura singular de la villa.

»Alguien se forjó la esperanza de que con la moda del veraneo entre las
gentes ricas del interior, y las excelentes condiciones de esta playa,
tan abrigada y espaciosa, no faltaría quien se fijara en ella, empezando
de ese modo y por ahí una era de relativo florecimiento para la villa y
su puerto. ¡Buenas y gordas! Vino, seis años hará, una familia de muy
lejos, con dinero abundante y dispuesta a bañarse y a pasar aquí una
larga temporada. Por de pronto, le costó Dios y ayuda encontrar
hospedaje, y ese malo. Al día siguiente estuvieron a punto de ahogarse
la señora y sus dos hijas, por no haber hallado a ningún precio quien se
prestara a servirlas de bañero, y no saber ellas dónde se metían. Al
hijo mayor, joven de veinte años, le desplumaron aquella misma noche en
el Casino; y al otro día se largaron todos por donde habían venido,
después de haberles sacado el redaño el posadero. Claro está que no han
vuelto por aquí, ni alma nacida tampoco.

»En otra ocasión se denunció en este mismo término, y a la puerta de
casa, algo que parecía buena mina de carbón de piedra: lo olieron unos
ingleses y la compraron por poco dinero. Creímos algunos que por ese
lado iba a hallarse la villa un buen remiendo para su capa; pero después
de algunos trabajos preparatorios y una explotación somera de la mina,
la abandonaron los explotadores, o mejor dicho, se la vendieron por
cincuenta mil reales a tres sujetos de aquí. Al cabo se quedó con la
empresa uno solo, comprando las representaciones de los otros dos con un
ochenta por ciento de merma. Este sujeto, un tal Barraganes, rematante
de arbitrios, la explota desde entonces arañando por encima y ocupando
en las labores, sólo a temporadas, cuando más, ocho obreros cuyo
hallazgo le cuesta un triunfo. Para llevar a vender, donde convenga
mejor, lo que se va acopiando de este modo tan sosegado, viene un
vaporcillo de cabotaje cada cuatro o seis meses; y éste es el único
barco que fondea en este puerto años hace. Los ingleses hicieron una
carreterilla desde la mina al embarcadero, cosa de dos kilómetros, pero,
por desgracia, en dirección contraria a la general del Estado;
afianzaron un poco el ruinoso muelle con unos cuantos sillares y media
docena de tablones, y eso hemos salido ganando. De estas cosas y otras
que también dejo mencionadas, y algunas que mencionaré más adelante, ya
le enteré a usted en su debido tiempo, así como del rumbo que gastaba el
inglés principal, lo apegado que estaba a la villa, y lo muchísimo que
la hubiera enseñado, si como se marchó a los dos años de haber venido,
porque la mina les dio chasco, permanece entre nosotros dos años más
siquiera; pero se lo vuelvo a referir a usted porque, en mi deseo de
darle el cuadro completo, no quiero omitir en él ninguno de sus
componentes principales, aunque ya le sean conocidos.

»No habrá usted olvidado lo que pasó con aquel señor catalán que estuvo
aquí no hace mucho con el intento de establecer una fábrica de salazón y
de escabeches, trayendo, para surtirla de pescado, una escuadrilla de
lanchas bien tripuladas, y contratando rumbosamente las tres que aún
había en el puerto. En cuanto le conocieron las intenciones los
villavejanos más arrimados a la playa, le dieron tal zambullida en la
mar, cogiéndole de improviso un anochecer, de diciembre, por más señas,
y tal corrida de palos a la salida, que no esperó ni a mudarse la ropa
para huir de Villavieja, lo mismo que un perro de aguas.

»No quiero citar más ejemplos de esta clase, por lo mismo que abundan en
mi memoria y también en la de usted; y le advierto que de las
mencionadas tres lanchas pescadoras que había en este puerto cuando la
zambullida y subsiguiente zurribanda al catalán, no queda ya más que
una. Las otras dos se hicieron astillas en la playa, donde las habían
varado para recorrerlas un poco, con un marejón tremendo de Levante,
cosa rara aquí, que se les fue encima una noche, de repente. Los dueños
se quedaron sin ellas, y los pescadores que las tripulaban _a la parte_,
tan satisfechos. Así como así, estaban deseando dejar el oficio que,
tras de peligroso, no les daba de comer por falta de mercado, en lo cual
tenían razón, bastante más que la que tuvieron para echar a palos de
Villavieja al señor catalán que quiso contratarlos con buen sueldo.

»Ahora se han agenciado un par de botecillos remendados; y merodeando
aquí y allá con ellos, como merodean otros tales, a mar llana, van
viviendo muertos de hambre. A estos botes, cosa de media docena en
junto, y a una lancha, queda reducido hoy el material de pesca en un
puerto tan considerable como éste. Y así y todo, anda de sobra el
pescado en la villa, no por lo mucho que viene de la mar, sino por lo
que, de lo poco, sobra para el consumo de la población, único mercado
que tiene por falta de comunicaciones rápidas con otros.

»El comercio, en general, ha ido a menos, aunque le parezca a usted
mentira. Han quebrado dos establecimientos de comestibles, de los que
usted conoció, y se ha cerrado otro. Quedan otros tres: uno de ellos en
la Costanilla, otro en la Campada y otro en la plazoleta del Maravedí.
De tabernas no hablo, porque se supone que abundan.

»También ha habido alguna merma en el ramo de pañeros. Por de pronto, la
antiquísima y afamada _Perla de Ezcaray_, ya no existe. Murió el viejo
don Anselmo, que era el alma de la casa, y ha sido forzoso liquidarla a
instancias del yerno del difunto, un tal Córcoles, logrero y
trapisondista de medianeja reputación. Los demás del gremio, unos
arrastrándose poco a poco y otros como pueden, continúan en sus
covachones de los arcos de la Plaza Mayor.

»Allí encontrará usted igualmente, y en próspera fortuna por cierto, al
rechoncho Periquet, _El Valenciano_, como lo reza el letrero, con sus
porcelanas sospechosas, su cristalería polvorienta, sus rollos de
esteras resobadas y sus innumerables baratijas de relumbrón. Se le metió
en la cabeza que había de dar en la suya al presuntuoso _Bazar del
Papagayo_, que está a su vera, y lo ha conseguido sin gran esfuerzo.
Este bazar, de gran fachada y de fondos negros y vacíos si no de
telarañas y de sogas de esparto, de escobas de palmiche, un poco de
herraje basto, otro poco de loza de Talavera, dos sartas de cencerrillos
y otros pocos más de incongruencias por este arte, tiene, como usted
recordará, un gran papagayo de cartón pintorroteado encima del letrero
que corona su escaparate. Pues Periquet, que no tiene escaparate, en su
empeño de competir en todo con el bazar, ha colocado encima del letrero
de su tenducho embarullado, pero bien provisto, una cotorra, también de
cartón y también muy pintarrajeada, sosteniéndose sobre la palabra _DE_,
o mejor dicho, con cada letra de estas dos en la correspondiente pata.
Enseguida descifraron el jeroglífico los desocupados villavejenses, que
hasta en grupos de seis en seis acudieron los primeros días para leer en
voz alta y a una: _«La cotorra de El Valenciano.»_ Después soltaban una
risotada, miraban hacia el fondo del bazar contiguo, y se iban haciendo
muchos comentarios. Todo esto halagó en gran manera la vanidad de
Periquet, y, como es de suponer, agravó los sordos rencores de los
propietarios del tendajón, que, siendo villavejanos de pura raza, se
sienten heridos en lo más hondo por el agravio que les hace su villa
nativa ayudando a que los arruine y vilipendie un intruso y groserote
que todavía usa _alpargates_ y pañuelo a la cabeza, y no sabe leer ni
escribir.

»Lo que no ha podido quitarle _La cotorra de El Valenciano_ al _Bazar
del Papagayo_, es la tertulia de prima--noche, lo mismo en invierno que
en las demás estaciones del año, pero principalmente en la de invierno.
Allí acuden puntualísimos, en cuanto comienza a anochecer, el párroco y
los dos coadjutores, el médico viejo don Cirilo, el procurador Ajete, el
abogado Canales, y _Chichas_, antiguo y ya retirado tendero de la
plazuela del Maravedí, donde hizo el capitalejo con que ahora vive de
holgueta. Éstos son los tertulianos fijos del bazar. El médico, el
abogado y el párroco, son los hombres que más saben aquí de cosas de
Villavieja, de antaño y de hogaño; y de esas cosas es de lo que más se
habla en la tertulia, cuando se habla, porque comúnmente no se habla de
nada allí, ni se ve, porque siempre se está a obscuras. Así es que
infunde cierto miedo el mirar hacia adentro cuando se pasa de noche por
delante de la puerta. Se ve, en aquel antro tan hondo y tan obscuro y
tan silencioso, brillar de rato en rato una chispa aquí y otra allá, que
son las producidas por otras tantas chupadas a los cigarros en
ejercicio... y nada más se ve por mucho que se mire; ni ordinariamente
se oyen otros ruidos que algún carraspeo seco, o el crujido de una
silla, o la sonada de unas narices. En estos casos, aunque se sabe lo
honradas y pacíficas que son las gentes allí congregadas, al pensar en
meter la cabeza dentro le asalta a uno el temor de que le agarren por
ella manos invisibles que le amordacen y le arrastren más allá, y le
lleven, le lleven, hasta la boca de una sima muy honda en la cual le
arrojen para que le vayan devorando poco a poco sabandijas y ratones.
Cuando la tertulia se deja oír un poco desde el soportal, es porque se
hacen (rara vez) comentos de alguna noticia política. Por lo común, el
mayor ruido es el murmullo acompasado y dormilento que producen los
relatos eruditos o doctrinales del médico o del abogado o de los señores
curas. Tienen este bazar y esta tertulia cierto color venerable y
especial, y por eso les consagro algunos renglones más que a otras cosas
de acá, sabiendo que no le molesto a usted aunque no le diga nada que
ignore.

»El relojero Chaves murió años hace; pero queda la relojería donde
siempre estuvo, tres puertas más abajo del bazar, lo mismo que usted la
conoció. Su hijo, es decir, el del relojero, que es quien está al frente
de ella, sabe tal cual su obligación; y, lo mismo que su padre, hace y
vende jaulas y ratoneras, y compone cerraduras finas y rosarios, y cura
por el método _Le-Roy_, muy acreditado aquí.

»La tienda verdaderamente nueva para usted en los Arcos, es la de un
sastre riojano que vino a Villavieja hará cosa de seis años. No lo hace
mal, y presta un gran servicio a los villavejanos que, sin pedir
primores ni mucho menos, nos veíamos y nos deseábamos antes para
vestirnos fuera de aquí; porque pensar que los otros dos sastres que
usted conoció y aún quedan, salieran de sus medidas con tiritas de
papel, de sus perneras acampanadas y de sus faldones con frunces, era
pensar los imposibles.

»También ha mejorado algo el estilo de nuestros zapateros; pero poca
cosa.

»Vive todavía _Gorrilla_ el platero, y en su mismo tenducho lóbrego de
la Rinconada de la Colegiata. Allí le verá usted cuando venga, detrás
del vidrio roñoso (en el que continúan colgados de un alambre horizontal
los mismos tres pares de pendientes de plata y el mismo sonajero y la
misma colección de sortijas usadas), con la cabeza gacha y la cara
tapada por la visera enorme de su gorra de nutria, medio pelada ya,
ocupado en soldar con el soplete una cosa que siempre parece la misma,
con la puerta cerrada y sin un marchante dentro ni fuera, ni tampoco en
las inmediaciones, yendo o viniendo. ¡Y dicen que vende y que gana, y
hasta que tiene mucho dinero! Lo tendrá; pero dudo que lo haya adquirido
con el oficio.

»Y ya que ando tan cerca de la Colegiata, no quiero irme a otra parte
con el relato, sin presentarle a usted su buen amigo, y mío y de todo el
mundo, don Adrián Pérez, tan entero y tan campante como si no pasaran
años por él, en su sempiterna farmacia de la Plazoleta y frente por
frente del pórtico del templo, con su levita negra de largos faldones,
desabrochada siempre; su chaleco, negro también, abotonado hasta el
pescuezo, y éste muy liado en una corbata de tres vueltas, negra
igualmente, y de seda, sin asomo de cuello de camisa por ninguna parte
(aunque sí del cordón del escapulario por debajo del cogote, muy a
menudo, o por encima de la nuez), y su sempiterno gorro de terciopelo
sobre la cabecita (solamente gris todavía, a pesar de sus setenta y
cinco muy corridos), sobándose a cada instante el codo izquierdo con la
mano derecha, hablando poco, mirando risueño y sin apresurarse, ni
asombrarse, ni conmoverse, ni disgustarse, ni mucho menos enfadarse por
nada. Es, como ha sido siempre, la encarnación viva de la parsimonia y
del bienestar, en la mejor farmacia del mejor de los pueblos del mejor
de los mundos posibles. De la botica no hay que decir que sigue las
leyes de su boticario: los mismos tarros de porcelana con los propios
nombres en latín abreviado; la misma Virgen de las Mercedes, patrona
especial del establecimiento, en su hornacina de caoba, encaramada en lo
alto y principal de la estantería, es decir, en el _Ojo_, el «ojo» a que
se endereza la pedrada del refrán; el mismo pildorero de castaño con sus
enroñecidos _trastes_ de hierro; el mismo cazo para los cocimientos, la
misma tijera para cortar el baldés de los confortantes de siempre, y
hasta el mismo papel emborronado, de planas, comprado a lance a los
chicos de la escuela, para sus cucuruchos de píldoras y envolturas de
medicamentos en polvo.

»La novedad única (a lo menos para usted) de esta botica, es el hijo del
boticario, y boticario él también de cinco o seis años acá. Es un
bigardón de los demonios, que tan pronto le parece a usted blanco como
negro, hábil como inepto, aquí listo y allá simple. Pica en muchas
cosas, y aún no he podido averiguar hacia cuál de ellas le arrastran sus
verdaderas aptitudes. Parece, por de pronto, de buen acomodar, y ayuda a
su padre en la botica con los mejores deseos.

»Excuso decir a usted que en este rinconcito de Villavieja es donde
mejor ha caído la noticia de la próxima venida de usted, no porque
afirme que ha caído mal en otras partes, sino porque de la cordialidad
con que le quiere a usted y a cuanto le pertenece este bonísimo sujeto,
respondo con el pellejo, y no me atrevo a tanto con los demás. Bien sabe
usted cómo abundan aquí la carcoma y los celillos de clase; y aunque
todos los Bermúdez, por dicha suya y desgracia de Villavieja, han sabido
aislarse en su nido de Peleches de las intriguillas y miseriucas de acá
abajo, al cabo es usted Bermúdez, tiene mucho dinero y raya más alto que
nadie entre todos los villavejanos, aunque no se proponga rayar. En fin,
ya me entiende usted.

»Como la pintura que voy rasgueando no ha de ser escrupulosa estadística
para gobierno de la dirección de Contribuciones, sino cosa muy
diferente, hago caso omiso de los demás ramos mercantiles e industriales
de la localidad y de la vida que arrastran, amén de que se adivina
fácilmente esa situación precaria con lo que dejo apuntado en esta misma
carta y le tengo dicho en otras sobre lo a menos que han venido el
mercado de los lunes y la feria de primero de cada mes. Estos recursos,
que fueron para Villavieja minas de plata en otros tiempos y tanto
decayeron después, continúan a esta fecha de mal en peor. Claro es que
la enfermedad alcanza en proporción debida a la gente de la Aldea,
nuestro barrio de labradores; y ese malestar de este importante gremio,
le verá usted bien reflejado en la vega, tan floreciente y pomposa años
atrás.

»Decía el inglés de la mina, ingeniero de cuenta y hombre de mucho
mundo, que era muy de notarse que los villavejanos, tan indolentes y
apáticos en cuanto se refería a mejoras y útiles progresos locales,
fueran para todo lo demás tan animosos, tan regocijados, hasta
bullangueros, y tan _susceptibles_ y quebradizos de piel. Y decía la
pura verdad. Un villavejano de viso se encogerá de hombros al ver cómo
se le hunde medio tejado, y perderá el sueño si aquella misma noche se
le ha demostrado en el Casino que su _levisac_ atrasa más de dos
temporadas en el reló de la última moda. ¡Oh! en éste y otros parecidos
asuntos son terribles los villavejanos, sobre todo las hembras. Tenemos
_mundo_, tenemos _clases_, tenemos _distinguidos y cursis_; horas de
_tono_ y horas _vulgares_; y si no se puede con ricas telas, imitamos
con percalinas la forma y los colores del vestido que, según la revista
de modas que reciben las _Escribanas_ o las de Codillo, llevaba una gran
señora parisiense en cierta recepción del Elíseo. Para estos apuros y
otros semejantes, hay aquí un contingente regularcito de costureras con
humos de modistas, que se despistojan con el afán de conseguir que sus
exigentes parroquianas no encarguen sus vestidos a la capital, que dista
catorce leguas. Y lo mismo se desvela y por idéntica causa, el sastre
riojano; porque los hombres elegantes de aquí son punto menos que las
hembras distinguidas.

»Las que más se _distinguen_ ahora son las mencionadas Escribanas y de
Codillo. Las primeras, llamadas así por ser hijas del difunto escribano
Garduño, que dejó bastante dinero, aunque no lo que suponen las gentes,
son tres y la madre: ésta bajita y gorda, y aquéllas altas y delgadas,
no de mal parecer, pero tampoco guapas. Se atufan por cualquier cosa, y
muchas veces van riñendo unas con otras por la calle, a media voz, pero
muy sofocadas e iracundas. Las de Codillo, hijas de don Eusebio Codillo,
el dueño del _Café de la Marina_, de la calle del Cantón, hoy arrendado
a un murciano, son cinco y muy desiguales entre sí en color, en estatura
y en carnes; pero todas ellas tienen cierto andar, cierto sonreír y
cierto... vamos; y, sobre todo, unos humos de señoritas principales y
acaudaladas, que meten miedo. A Codillo, que siempre fue una tenaza y
una esponja para el dinero, le da ahora por despilfarrarse con la
familia y hasta por acompañarla vestido de punta en blanco. Es teniente
de alcalde, está viudo, y eso le salva, porque su mujer era una fiera
hasta para amarrar el ochavo.

»Con menos caudal que estas dos familias y con los trapitos arreglados
en casa, forman en la misma clase, primeramente, las dos nietas del
_Indiano_, aquel fachenda que usted conoció ya viejo. El heredero, su
hijo Martín, se comió en dos años la mitad de la herencia, y con la otra
mitad pretendió en lejanas tierras a una supuesta ricachona, que resultó
pobre del todo después de casada, pero muy vanidosa. Vive ella y se
murió él; y con lo poco que dejó, bien estiradito y apurado, se dan el
gran pisto las tres hembras de la casa.

»Después de ellas, o a par de ellas, mejor dicho, las _Corvejonas_, así
llamadas por ser hijas de don Aniceto Martínez Liendres, _Corvejón_ de
apodo, por herencia de su padre que fue herrador y albéitar, con igual
mote, como usted recordará. Traficó Aniceto con suerte en ganados; casó
bastante bien con una hija de otro traficante asturiano, y ahí le tiene
usted con su _don_ como una casa; y aunque le han mermado los caudales
en más de la mitad, con unos humos que no le caben en la chimenea.

»Al lado de las _Corvejonas_ figuran las _Pelagatas_... Pero ¡qué jugo
va usted a sacar de la lista que yo forme, si toda esa gente es nueva y
desconocida para usted, sin precedentes de nombre ni de arraigo en toda
la población? Ya las conocerán ustedes cuando vengan, si conocerlas
quieren, lo propio que a las de la jerarquía subsiguiente, las
calificadas de cursis por las primeras, y, como tales cursis,
menospreciadas.

»Entre tanto, sepa usted que, de poco tiempo acá, anda fluctuando entre
las dos categorías, con síntomas de caer en la primera, la sobrina de su
señor cuñado de usted, el marido de doña Lucrecia. Desde que empezó a
enriquecerse de veras este insigne villavejano, amparó rumbosamente a la
familia que le quedaba aquí, su madre y una hermana, ésta casada con un
labrador del barrio de la Aldea donde ellos vivían y eran labradores
también. Muriose la vieja, y quedó el matrimonio joven, con una niña, ya
establecido en el casco de la población y viviendo de sus rentas, o sea
de la pensión del mejicano. Metieron a la niña en la «enseñanza» de doña
Eustoquia; no era un adoquín, ni fea; desbravose allí bastante;
consiguió luego desbastar y pulir algo a su madre, que bien lo
necesitaba; muriose el padre de un tabardillo, porque la holganza y el
buen pesebre le tenían hecho un odre y algo picado a la bebida; creció
la muchachuela y se hizo una moza regular y de buen aire; tomole tal
cual a su lado la viuda... y como la espuma hasta hoy. Ambas saben que
viene este verano su sobrino de usted, y afirman que se hospedará en su
casa cuando pare en Villavieja, y que, como las quiere tanto... «¿quién
sabe lo que podrá suceder?» Conque sírvale a usted todo ello de
gobierno: lo uno, para su satisfacción, y lo otro, por si ha pensado en
preparar cuarto al mejicanillo en Peleches.

»Hablando ahora en serio otra vez, añado a lo dicho sobre las mujeres
_de tono_ de Villavieja, que tienen para exhibirse en toda su
pomposidad, cuatro bailes _de tabla_ al año: uno, el más solemne, el
tradicional del Ayuntamiento el día de la Patrona de la villa, y tres en
el Casino, dos de ellos en Carnaval y uno en Pascua de Resurrección.
Todos de sala y con larga cola, no de vestidos, sino de disgustos: en
unas, porque no fueron invitadas; en las invitadas, porque no debieron
serlo muchas «cursis» que lo fueron. Lo propio sucede cuando en el
Casino hay veladas artístico-literarias y leen los chicos poetas de la
localidad, y tocan el piano las señoritas que lo entienden. Siempre
quedan detrás de la fiesta ocho días largos de murmuraciones y
disgustos. Por eso, si bien se mira, donde mejor lo pasa durante el
invierno la juventud de ambos sexos, es en las reuniones que dan en
competencia las Escribanas y las de Codillo, y, a veces, las Corvejonas.
Cada cual de ellas invita a «sus relaciones», y nadie tiene derecho a
quejarse si no es invitado ni «relación» de la casa. Los paseos de moda
son, en invierno y con mal tiempo, los Arcos de la plaza; y con sol, la
Chopera de la Campada; en el verano, los mismos Arcos en el primer caso,
y en el segundo la Glorieta de la Costanilla, el mejor paseo de
Villavieja, como usted sabe, porque le tiene casi lindero de Peleches,
dominando la playa y el mar por una parte, por la otra la vega y por la
otra la villa; y no domina por la cuarta, es decir, por el sur tanto
como por la opuesta, porque allí está Peleches que lo domina todo,
incluso la Glorieta.

»Las horas de tono en todas las estaciones del año para pasear las
señoras, son las últimas de la tarde y a la salida de misa mayor en los
días festivos... En los días de trabajo no se pasea: se callejea por la
villa con cualquier pretexto, o _se anda_, como los simples mortales,
por donde se quiere o se puede.

»Como eterna protesta contra todos estos ceremoniales de similor, quedan
míseros restos de aquellas pocas familias de relativo abolengo, que en
tiempos de nuestra juventud eran gala y ornato de la villa. Se complacen
en asistir de trapillo adonde estén las otras muy emperejiladas, o en no
asistir de ningún modo, como a sus bailes, o en andar muy majas en
sitios y a horas diferentes. Así protestan; pero no triunfan, porque la
ley de los más se impone al cabo.

»Se va extendiendo demasiado esta carta, y aún me resta hablar a usted
de los hombres; no mucho, porque habría de sucederle a usted con los que
bullen y «dan el tono», lo propio que con las hembras equivalentes: no
los conocería por más que se los fuera citando uno a uno. Hay _clases_
también, y _distinguidos_ y cursis entre ellos, y distancias, por tanto,
que se guardan hasta en el Casino diariamente. Esto le baste, que mundo
y habilidad y cacumen le sobran a usted para deducir el resto.

»El Casino es el _alma mater_ de todos ellos. Allí van a parar los más
altos y los más bajos, los cursis y los distinguidos, de día y de noche;
y si en el establecimiento no se ha puesto una tachuela desde que usted
le conoció (donde aún continúa, encima _del Bazar del Papagayo_), no es
por falta de concurrentes abonados, sino porque, más o menos
distinguidos, todos los que van pasando por allí son de madera
villavejana, que ya sabe usted la virtud que tiene en esto de dejar que
las cosas se acaben por sí mismas, aunque no falta quien afirma que en
el _confort_ de la casa se gastaría algo más si se jugara algo menos, y
no tan a menudo, en la famosa _leonera_, escondrijo de la sociedad donde
los socios se despluman a diario como unos caballeros.

»Ya le indiqué a usted de pasada que había chicos poetas aquí, que leían
en ciertas veladas. Es la verdad; y también bullen y peroran en los
soportales de la plaza, y a la puerta de la Colegiata cuando entra o
sale la gente, y en la Glorieta, y en la Chopera, y en el Casino y donde
quiera que haya público que los oiga. Han tenido hasta conatos de un
periódico semanal; pero la falta de una imprenta en la villa les aguó la
fiesta. A alguien de ellos se le ocurrió después hacerle autógrafo y
reproducir los ejemplares con una prensa de copiar, como las usadas en
el comercio, y así se hizo, con gran éxito y resonancia en toda la
población.

»Comenzaba ya el periódico a producir disgustos entre muchas familias
aludidas por los chicos, cuando llegó de la Universidad, va a hacer un
año ahora, Tinito _Maravillas_. Éste es un jovenzuelo chiquitín,
paliducho y lacio, con gafas, pelo de ratón y patillitas transparentes.
Usa a diario _chaquet_ negro y bastón. Es hijo de un tabernero de aquí,
algo levantisco, el cual se ha medio arruinado para darle la carrera,
porque desde que Tinito (Agustín) comenzó a hablar, se le antojó a él
que _sacaba_ mucho talento y había de llegar a ser una maravilla, si se
le educaba convenientemente. Tinito lo creyó así también, y por
maravilla se tiene después de licenciado, y por maravilla le ha
proclamado y le proclama su padre en la taberna y en todas partes, y
_Maravillas_ se le llama donde quiera. Pues este Maravillas, que se
había hecho notar aquí en todas las temporadas de vacaciones, ahora es
una barbaridad lo que destaca, particularmente entre sus contemporáneos,
por lo que sabe y por su modo de pensar. A los chicos del periódico
autógrafo los asustó. Villavieja necesitaba, en su lastimoso estado de
modorra, algo más que coplas y chismografía. Él había escrito en
revistas librepensadoras, de gran importancia, y sabía lo que eran esas
cosas. Si querían su colaboración, no tenía inconveniente en prestarla,
pero a condición de que el periódico fuera dirigido por él y saliera en
letras de molde; lo cual no era difícil imprimiéndole en la capital. La
proposición sedujo, y en realizarla se anda desde entonces.

»Tinito habla poco, casi nada; pero se deja ver en todas partes, con la
cabecita muy alta y en la cara una sonrisa entre compasiva y desdeñosa.
No va a misa, por supuesto; y si se le pregunta por qué, hace un
gestecillo como de asombro, sin dejar de sonreírse, y no responde más.
Oye hablar de Dios, sonrisita; oye hablar de reyes, sonrisita; oye, en
fin, hablar de todo lo corriente en los pueblos regidos por leyes, usos
y costumbres a que estamos avezados usted y yo, sonrisita. A su padre se
le cae la baba con estas cosas de Maravillas, sobre todo cuando le ve
echar desprecios, a su modo, sobre el viejo resabio de «las clases», tan
arraigado en Villavieja; y Maravillas, en tanto, teniendo a menos decir
de quién es hijo, y pegándose como una lapa a lo que aquí se tiene por
aristocracia de la población, que no sabe, a la hora presente, si
temerle, si admirarle o si reírse de él; porque en Villavieja ha habido
siempre muy poco entusiasmo por las ideas políticas y filosóficas. Lo
más exaltado de aquí no pasa todavía del progresismo histórico, tal como
lo dejó el Duque de la Victoria al volverse a Logroño en 1856.

»Sin embargo, no ha predicado enteramente en desierto el joven apóstol
desde que vino Licenciado de Madrid. Ya tiene algunos partidarios casi
entusiastas, entre los mareantes y los zapateros, a quienes se digna
hablar, de tarde en cuando, de Compte, de Büchner y de Lombroso,
asegurándoles de pasada que él conoce hasta la última palabra de la
ciencia experimental, escoba y azote del viejo mundo teológico y
metafísico.

»Yo creo que habría palos en el Casino, si a Maravillas le diera por
hablar tan recio allí, porque solamente con la estampa y la sonrisita es
ya una indigestión continua para ciertos y determinados temperamentos:
uno de ellos el fiscal, de seguro; y muy probable, el hijo del
boticario, que es atroz por lo sincero, por lo acelerado... y por lo
forzudo, y se pasa las horas muertas jugando al billar con el Ayudante
de Marina que está siempre desocupado. No tiene otro vicio; pero un taco
espantoso.

»El fiscal lleva en este juzgado cuatro años, y es un sujeto digno de
estudio. Es aragonés, solterón y joven todavía, pero algo acabado.
Detesta la profesión tanto como a la villa, y ni siquiera trata de
disimularlo. Las acusaciones suyas son dicterios y palizas contra todo
lo que trae entre manos, hasta la ley, que no le da cuanto necesita para
despacharse a su gusto. Para él no hay atenuantes ni eximentes. Siempre
pide el máximum de la pena para toda clase de delitos. Cuando habla de
Villavieja, la _acusa_ del mismo modo, porque está deseando que le echen
de la carrera y de aquí. Pone cada mote que no le levanta nadie, por lo
bien que cae. Tiene talento y gracia y se deja querer, porque, después
de todo, es un lagarto muy apreciable, hombre de bien y de trato muy
ameno. Antes jugaba mucho al tresillo; ahora se le halla casi toda la
noche y parte de la tarde fumando y tomando café en una mesa, cerca de
la de billar, viendo cómo juegan el hijo del boticario y el Ayudante de
Marina, hablando con ellos a su modo a ratos, y a ratos con dos abogados
y un médico, jóvenes, de lo más culto y tratable que hay aquí, y
conmigo, que solemos acompañarle...

»Para concluir, mi señor don Alejandro: continúan los cerdos
revolcándose en las calles sin empedrar, y las gallinas picoteando el
césped del encachado de la plaza; el casón histórico, llamado de _los
Capellanes_, se desplomó en abril del año pasado; está mal sostenido con
puntales lo que queda del convento de Premostratenses; se va a apuntalar
la fachada norte de las Casas Consistoriales, y en la calle del Cáncamo
se abrió de repente una sima, tres años hizo en febrero, y sin rellenar
se encuentra a la hora presente.

»Con esto y lo que se adivina, ya sabe usted de Villavieja casi tanto
como su muy obligado y afectísimo amigo q. l. b. l. m.

CLAUDIO FUERTES Y LEÓN.»



--V--

Quince días después


Aquella mañana madrugó don Alejandro casi tanto como el sol, y eso que
era el de los días más largos del mes de junio, de los «de por san
Juan». No había pegado el ojo en toda la noche; y no por miedo a los
ladrones ni por extrañar la cama, sino por la comezón de la pícara
curiosidad, que le tuvo en vilo. Por si a Nieves le había pasado lo
propio, se acercó a la puerta de su gabinete, aplicó el oído a la
cerradura, y, en efecto, Nieves se revolvía allá dentro.

--¡Nieves!--llamó trémulo de gusto.

--¡Papá!--respondió la voz argentina de Nieves--. Estoy concluyendo de
arreglarme... Allá voy enseguida.

--¡Ajá! Pero dime: ¿has cumplido tu palabra?

--Como que me estoy vistiendo casi a obscuras.

--Así se hace, ¡canástoles! Pues mira: ya, por lo poco que falta, no lo
echemos a perder con una mala tentación. Firmes con ella si acomete,
¿eh?

Se oyó la risa franca de Nieves muy cerquita de la puerta, que a poco
rato se abrió dando paso a la sevillanita envuelta en un blanco y
holgado peinador, con toda la espesa y fina mata de su pelo rubio dorado
tendida sobre la espalda.

--Para que veas que no te engaño--dijo a su padre señalando al fondo del
gabinete--, mira qué obscuro está todo.

En efecto: no se veía otra luz allá dentro que la que se filtraba por
las rendijas de los postigos cerrados con sus aldabillas sobre las
correspondientes vidrieras: la precisa para andar allí sin tropezones.

Entonces fue don Alejandro quien se rió.

--¡Qué cosas tenemos a lo mejor los hombres llamados formales!--dijo--.
Pues mira: pequeñeces son y hasta tonterías parecen; pero tienen su
encanto, y ¡qué demonios le queda de placentero a la vida si se le
quitan esos recreos?... ¿No es así? Pues, canástoles, el que se riera de
nosotros ahora, sería un grandísimo majadero.

--Ya se ve que sí--dijo Nieves siguiendo el humor a su padre--. Pero,
dime--añadió--: ¿también aquí me está prohibido mirar?

--Aquí no--respondió muy formalmente don Alejandro--, porque esto tiene
bien poco que ver. Tú hazte el cargo: ya que la casualidad te metió en
Peleches por primera vez de noche cerrada, la gracia de la cosa está
para mí en estimar yo mismo el efecto que te produzca lo que te vaya
poniendo delante de los ojos, y que no se ve todos los días ni en todas
partes. ¿Te enteras? Pues no hay más. Pero aguárdate un poco...
¡Catana!... ¡Catana!...

Esto lo gritó don Alejandro desde la puerta que daba al pasillo, para
que acudiera la rondeña, que se llamaba así.

--Tengo yo mi puntillo de vanidad--dijo a Nieves mientras la quintañona
venía--, en que este erizo andaluz que desde que salió de la tierra no
ha puesto la mirada en cosa que le parezca bien, aprenda a mirar como es
debido lo que se ve desde aquí, hasta que se muera de repente por mal de
asombro y maravilla.

En esto llegó Catana, con su cabeza gris, su color cetrino, sus ojos
negros y bravíos, su sempiterno vestido de indiana muy floreado, y su
pañolón negro, de seda, con los picos anudados atrás.

--¿Qué manda zu mercé?--preguntó desde la puerta.

--¿Qué has visto--la preguntó a ella su amo--, de tantísimo como hay que
ver desde esta casa?

--Ná, zeñó.

--¡Cómo que nada?

--Ná... zino e peor que ná; porque azomé la fila, andando en mi trajín,
por un ventaniyo de eta parte, y too lo vide negro, y dije: po zeñó, pa
poca y mala zalú, a la joya... Y no he querío ver má.

--Pues aguántate aquí a la vera nuestra--dijo Bermúdez después de reírse
con Nieves de la ocurrencia de Catana, que hablaba siempre con la mayor
seriedad--, para que te mueras pronto y de una vez, y a gusto mío... Y
vamos a ello, empezando por lo de adentro por ser lo peor. Esta pieza en
que nos hallamos, como te dije anoche, ¿te acuerdas Nieves? es el salón
de recibir, vamos, el estrado. Ya ves que, por extenso... ¿eh? se pueden
correr potros en él. De esto ya te enteraste anoche, pero no de los
cuadros por falta de luz... ni del tillado de castaño negro con
remiendos de cabretón. Mira qué puertas: de roble, con su cristalillo de
a tercia en su correspondiente cuarterón. En cada tiempo su estilo. Esta
Purísima tan estropeada, es copia de una de Murillo, y dicen que no era
mala cuando la trajo de Madrid mi bisabuelo paterno. Este retrato que la
sigue por la izquierda, es de mi padre, y el otro de la derecha, de mi
madre. Son obra de un pintor que anduvo tomando vistas por estos sitios,
muerto de hambre. Así están ellos. Del mismo pincel y de la misma época
son estos cuatro de este lado: Héctor, Aquiles... ¡Demonio! parece que
te voy a hablar del sitio de Troya... Cosas de mi padre. Pues son mis
hermanos y mi hermana Lucrecia, y yo; yo sin pelo de barba todavía, pero
con mis dos ojos cabales... con los que tú me alcanzaste aún, Catana, en
época bien memorable para mí... Pero no hablemos de esto, canástoles,
que es muy amargo y muy duro de digerir... Corriente. Pues con decirte
que estos seis retratos le costaron a mi padre cuarenta duros y el
hospedaje del pintor, que todavía se consideraba rumbosamente pagado, te
digo cuanto hay que decir sobre el mérito de su pincel.

--Y este señor del pelucón y casaca bordada, ¿quién es?--preguntó
Nieves.

--Ese es, digo, ese fue don Cristóbal Bermúdez Peleches, cuarto abuelo
mío, y fundador del mayorazgo en los principios del siglo pasado.
Desempeñó en Méjico el cargo de Intendente general durante muchos años,
y de allá vino nadando en oro; casó en Madrid con una señora de la cepa
ilustre de Pacheco, y labró esta casa sobre la más modesta, aunque no
menos hidalga, en que él había nacido... Pero de este preclaro
ascendiente nuestro ya me has oído hablar muchas veces, lo mismo que de
este otro que le sigue, con hábitos de sacerdote y la medalla de la
Inquisición colgada del cuello. Fue inquisidor, también en Méjico, y
trajo de allá estas cornucopias que ves alrededor de la sala junto a la
cornisa del techo. Tiéneselas por cosa notable, aunque no lo parecen a
la simple vista. Este vargueño tan roído ya por la polilla, también fue
traído de Méjico por el mismo inquisidor... ¿Te fijas en la sillería,
eh? Ya habrás notado que no juega con el vargueño ni con las
cornucopias, ni se honra con tan señalada procedencia. Es ebanistería de
la más mala entre lo peor que se ha hecho y estilado en esta tierra. Con
todo, tiene para mí gran mérito por los recuerdos que me trae a la
memoria... ¿Te vas enterando tú también, desaboría gitana?

--Zí, zeñó,--contestó la rondeña, muy grave y con los ojos muy abiertos.

--Pues a otra cosa entonces, porque se acabó la sala... Voy ahora a
enseñaros algo de lo de afuera, pero de lo menos bueno; lo que
corresponde a la fachada del sur, que es adonde miran los tres balcones
de ella, o sean éste que voy a abrir, otro del gabinete mío y otro del
tuyo, Nieves... Ahí está lo menos hermoso del panorama. Desde la
plataforma de la torre os le hubiera enseñado para que le gozarais sin
estorbos por todas partes; pero, según noticias de mi amigo Fuertes, la
plataforma está de mírame y no me toques, sin contar con que le falta a
la torre media escalera, cabalmente la mitad de abajo... Mas esa y otras
dificultades parecidas, ya se irán remediando.

Nieves y Catana, mientras hablaba así don Alejandro, después de mirar lo
que se descubría de frente y sin esfuerzo, querían salir al balcón para
mirar hacia los lados.

--Poco a poco--les dijo don Alejandro conteniéndolas--; no se permite
mirar más que por derecho y desde ahí, ¿estamos?: lo otro ya se verá
desde donde deba verse. Por de pronto, la fachada es de sillería como la
del este... No hay para qué verla, señoras, porque lo afirmo yo, como
afirmo que sobre cada balcón de los tres de este piso, hay otro más
pequeño y de púlpito, con sendos escudos de armas en los dos entrepaños
principales... Quietecitas he dicho, que tiempo les queda de comprobar
lo que afirmo... y vayan mirando. Aquí, debajo, un poquito de jardín,
bastante disimulado, porque la verdad es que hasta que yo mandé que le
aliñaran un poco, contando con que ibas a venir tú, nadie se ha cuidado
de él en muchísimos años. Eso que ahora es una tapia regular con puerta
enrejada, fue en _años témporas_, como dicen los _poencos_ de tu
Serranía, ¡oh, gitana! casi muralla de sitio con su portón
correspondiente; como fue patio con horno y pozo que aún se conserva,
según podéis ver, y no sé cuántas accesorias, esto que a la presente es
jardín. Después de la calzadita que pasa por delante de la puerta, otro
cercado, con árboles, pradera y tierra labrada, que se va hundiendo poco
a poco según se va alejando, lo mismo que la faja de pinos que le
contornea por nuestra izquierda. Es, como si dijéramos, la huerta de
esta casa... Vuelve a subir el terreno después de una larguísima
hondonada, pero con otro ropaje más basto y más bravío, y acaba en una
gran mancha verdinegra que se esparce a un lado y a otro...

--Eza mancha jué lo negro que yo vide.--dijo Catana sin poderse
contener.

--Pues esa mancha negra, mi señora doña... espantos sin substancia, es
un magnífico pinar, y de mi legítima pertenencia, como la huerta y lo
que sigue hasta él... ¿estamos? y aunque algo triste de color, no es
para que nadie enferme al mirarlo, y mucho menos una res brava de
ciertas espesuras que yo me sé. ¿No es verdad, Nieves? Sé franca, tú que
pintas algo y entiendes más que Catana de estas cosas. Fíjate bien: aquí
la lozanía de la huerta; después el recuesto verde sucio; luego el pinar
casi negro; enseguida un monte gris, rapado y pedregoso; y en último
término, una montaña azul. ¿No tiene todo este conjunto su belleza
especial? Además, os lo tengo anunciado como lo menos bello del
panorama, y no podéis, en buena conciencia, llamaros a engaño ahora... Y
se acabó este primer número del programa... A otro enseguida... y
quédense estas puertas abiertas para que se vaya inundando de la gracia
de Dios toda la casa...

Por aquí, por el pasadizo éste... Alto en esta puerta de la izquierda, y
mucho cuidado con no torceros un pie en algún rendijón del tillado de
adentro. Como la pieza tiene balcón, único claro que hay en la fachada
correspondiente, la del noroeste, se cuelan las invernadas por él lo
mismo que si no vinieran a Peleches más que para eso. ¡Como está tan
alto y tan descarado!... Nadie ha podido habitar en esta pieza jamás.
Cuidado, repito, mucho cuidado donde se pisa... ¡Ea! ya está de par en
par, digo, ya están separados estos pingajos de puerta. Ponte aquí,
Nieves, y tú a este otro lado, Catana... Vamos, ¿qué hay que decir a
esto?... No os fijéis en este primer término, que es árido y escabroso,
como todo terreno de costa, sino en lo demás, en lo llano, que es la
vega de Villavieja, verde aquí, parda allá, con sus caseríos salpicados,
después alturas grises y alturas verdes, y sierras peladas y montes
obscuros... ¿Veis una rayita blanca, allá lejos, que culebrea un ratito
en el contorno de la vega y luego se pierde entre dos cerrillos? Pues es
el camino real. ¿Veis otra rayita que cruza la vega por este lado de la
izquierda, en dirección a los mismos dos cerros en que se pierde el
camino? Pues es la senda que une a Villavieja con él. Por ahí vinimos
anoche nosotros; sólo que al llegar a la entrada de la villa, tomamos
otro camino que sube a Peleches por esta ladera... Vedle aquí
arrastrándose debajo del mismo balcón en que estamos... ¿Eh? ¿Qué tal?
Me parece, señora serrana, que aquí no hay negruras que maten ni asusten
a ciertos corazoncitos temerosos y delicados... Bien claro, abierto,
luminoso y variado es por donde quiera que se mire todo ello... Vamos,
diga usted que sí o que no, como Cristo nos enseña.

--¿E de zu mercé la vega tamién?--preguntó Catana a su amo, en lugar de
responderle.

--Una buena parte de ella--contestó Bermúdez un poco amoscado--. Pero
¿qué tiene que ver lo uno con lo otro? ¿Lo barruntas tú, Nieves?

Nieves, que toda era ojos y respiración, para gozar a sus anchas de la
luz y los aromas de que estaba inundada la campiña, adivinando la
malicia envuelta en la pregunta de Catana, contestó a la de su padre,
sonriéndose con la rondeña:

--Es una salida como otras suyas, por no mentir. Teme que lo sientas si
te dice que no la gusta... por lo menos tanto como...

--Como la Serranía de siempre, vaya,--concluyó don Alejandro.

--Ezo igo yo,--confirmó Catana, mirando a Nieves con la cabeza algo
gacha.

--¿Y tú también eres de su parecer, hija mía?

--Yo no, papá,--contestó Nieves al punto y sin la menor traza de
engañarle--. Es decir: por de pronto, me gusta esto mucho, muchísimo; lo
que hay es que no conozco lo otro que le parece mejor a Catana, y
pudiera serlo. ¿No es así, Catana?

--Asín,--respondió Catana, acentuando la palabra con la cabeza.

--Pues ahora mismo voy yo a poner a su señoría macarena--dijo Bermúdez
empujando hacia dentro a las dos mujeres--, delante de algo que no se
pueda ver desde allá por mucho que levante la jeta el serrano de más
alzada... ¡Canástoles con los melindres de mi abuela y el pujo de la
comparación!... Por el pasillo de la derecha hasta la puerta de
enfrente... Esta pieza, Nieves, no te la quise enseñar anoche, porque
aún estaba arreglándose cuando te fuiste a acostar: ya te lo dije. Es
donde más se ha esmerado don Claudio, y la que más le ha dado que hacer
después de tu gabinete. Se ha empapelado, pintado y casi tillado de
nuevo... Mírala. Aquí tienes el piano, los avíos de pintar y de hacer
labores, libros, dibujos... en fin, tu taller de artista y tu saloncillo
de mujer hacendosa. Ahora no hagas más que pasar y mirar, y ni siquiera
me des las gracias que se te están escapando por los ojos y por la boca.
La cosa, en primer lugar, no vale la pena, y, en segundo, venimos aquí
por otras muy diferentes... A la una, a las dos... ¡Ahí está eso, y
muérete ya, gitana, porque te ha llegado la hora!... Más afuera todavía
las dos: aquí, en la misma barandilla del balcón... Eso es. ¡Mirad, y
hartaos!

Nieves prorrumpió en exclamaciones de entusiasmo, y Catana, con los ojos
muy abiertos, se quedó como una estatua. Don Alejandro se gozaba como un
chiquillo en el éxtasis de las dos.

--¡Échate leguas de mar!--comenzó diciéndolas--, por el frente, por la
derecha, por la izquierda: infinito por todas partes, menos por ésta en
que está el palco de Peleches para recrearse los Bermúdez en contemplar
esa maravilla de Dios... Y no se me salga ahora con que se ha visto la
mar en Cádiz o en Bonanza, ¡canástoles! porque no admito la comparación.
Mar será ella, como son mares otras muchas que se pudieran citar; pero
no son esto, ni por lo grande, ni por lo hermoso, ni por estar como
colgadito del tejado, a la misma puerta del balcón, para deleite de los
ojos al abrirlos en la cama. Y que no vale mentir... ¿Ves ese antepecho
de la derecha, Nieves? Pues es uno de los dos claros que tiene tu
gabinete. ¿Ves este otro de la izquierda? Pues corresponde al gabinete
que tiene la entrada por el comedor... el reservado para lo que tú
sabes... De manera que no me salgo de lo cierto al deciros que desde la
misma cama se puede recrear la vista en este asombro. Llano y sosegadito
está ahora como el cristal de un espejo, y gusto da ver cómo saltan y
centellean en él las chispas del sol que va subiendo poco a poco; pero
no sé si os diga que le prefiero y me gusta más cuando se le hinchan las
narices... ¡Ah, lagartija de secano! Aquí te quisiera yo ver cuando esa
llanura se encrespa y ruge y babea y comienza a hacer corcovos, y echa
las crines al aire, y no cabe ya en su redondel, y embiste contra las
barreras bramando a más y mejor, y se esquila canto a canto, y vuelve a
caer, y vuelve a embestir por aquí, por allá y por cincuenta partes a un
tiempo... ¡Dios, qué rugidos aquéllos, y qué espumarajos y qué!...
Entonces no es azul como ahora, ¡quiá!... las iras la vuelven cárdena...
En fin, que tiene mucho que ver... Y a todo esto y por mucho que la mar
se embravezca, el puerto, aquel rinconcito de la izquierda, lo mismo que
un vaso de agua. Y se explica bien: sus contornos interiores son como
dos curvas de un paréntesis: la una, la de allá, mucho más saliente que
la otra; de manera que resulta por aquel lado una muralla, un cabo que
sirve de rompeolas del noroeste, que es de donde vienen siempre los
grandes temporales de esta costa; y como los de Levante son rarísimos,
haceos la cuenta de que dormir en este puerto es como dormir en la cama.

--Pero ¿dónde están los barcos?--preguntó Nieves.

--¿Qué barcos, hija?

--Los del puerto. No veo ninguno.

--Eso es harina de otro costal... ¿No recuerdas lo que, a este
propósito, te leí en Sevilla, de la carta de don Claudio?

--Es verdad: que no hay más que un vapor... cuando le hay. Pues ahora no
está.

--No lo sabemos; porque el saliente de la torre nos impide ver el
fondeadero, que está muy arrimado a la villa. Desde la otra fachada lo
veremos con lo que nos falta que ver de todo el panorama circundante...

--¡Ay, papá!--exclamó Nieves de pronto--, ¡lo que yo gozaría correteando
en un barquichuelo por esas llanuras tan azules!

--¡Cabá!--saltó la rondeña estremeciéndose--: pa que la niña ze
malograra a lo mejó...

Soltó una risotada el tuerto Bermúdez y dijo:

--Me gusta que te tiente ese deseo, Nieves, y te prometo satisfacértele
muy a menudo, sin los riesgos que asustan a Catana... Mira un vapor...

--¿En dónde?

--En el horizonte... Fíjate bien en el punto que yo señalo.

--Ya le veo... ¿Le ves tú, Catana?

--No le veo, niña.

--¿No ves un penacho de humo sobre una mancha negra?

--¡Ajáa! Ahorita le guipé...

--Y ¿no veis más acá unas motitas blancas, como triangulitos de papel?

--Sí que las veo,--respondió Nieves.

--Pues son lanchas de pescar.

--¡Tan allá?

--¡Yo lo creo!

--Y ¿de dónde son?

--De los puertos de esta costa... Dios sabe de cuál de ellos... Porque
¡cuidado que es línea larga, eh?... Vete pasando la vista sobre ella de
extremo a extremo... Lo menos cuarenta leguas.

--¡Jezú!

--Y no rebajo una pulgada, señora rondeña... Y a propósito, ¿para cuándo
deja usted el morirse? ¿Por qué no se ha muerto ya?

--¿De qué, zeñó?

--De asombro.

--Con la venia de zu mercé--contestó la serrana--, me queo un ratico má:
jasta el otro espanto.

--¿Cuál?

--El mayó que me ha e dá zu mercé.

--¿Luego te parece poco lo que estás viendo?

--Psch... Asín, asín.

--Vamos, Nieves, es cosa de matarla de veras.

--No te apure la flema de esta socarrona--dijo Nieves dándola un
pellizco en el brazo que estaba más al alcance de su mano derecha--, que
aunque no fuera embuste lo que aparenta, aquí estoy yo que me he
asombrado por las dos...

--Lo creo, y eso me consuela y la salva a ella de una desgracia... Y
ahora, vamos a la otra fachada para ver lo que resta; que la maravilla
de este lado aquí quedará aguardándote, por mucho que tardes en volver a
saborearla... Síganme, que ya voy andando por el mismo camino que nos
trajo acá... Tuerzan a la derecha ahora... Ésta es la entrada a la
cocina y sus accesorias... Esta es la puerta del comedor... Otra
cuatropea como la sala... ¿eh, Nieves? Bien que ya la viste anoche... El
gabinete de que te hablé antes... Un balcón y dos antepechos... Vamos al
balcón... No es maleja esta vista tampoco, ¿verdad, Nieves?

--¡Hermosa!--contestó Nieves con entusiasmo.

--¡Yo lo creo!--añadió su padre--. Parte de la mar que vimos desde ese
otro lado, y el puerto entero y verdadero... Mira, allí tienes el muelle
con... uno, dos, tres... tres botecillos, o lo que sean, porque no se
distinguen bien a tan larga distancia. De vapor, ni señal, hija. Pues
vete mirando desde el muelle hacia tierra: toda la villa, con su barrio
de labradores, que parece un aduar de marruecos; detrás del aduar, el
estero con sus junqueras, adonde viene a desembocar el río que ha bajado
de aquellas alturas rozando un buen pedazo del perfil de la vega. No se
le ve el cauce; pero te le va señalando bien esa faja de vapores que se
van elevando y deshaciendo con el sol, la abundancia de arbolado y
cierto verdor del terreno... Repara con qué gracia está tendida
Villavieja en el suyo. Ella es fea como un demonio, mirada calle a calle
y casa por casa; pero vista en conjunto, hasta su color de hollín le
hace gracia. La parte de acá, que está en rampa, aunque suave, no la
podemos ver toda, porque nos lo impide el borde de la meseta sobre la
cual estamos nosotros y a bastante distancia; pero se ve algo de lo
principal... casi toda la Colegiata y un poco de los primeros edificios
de la Costanilla, que arranca hacia acá del mismo costado de la
Colegiata y es el camino más usado para venir desde la villa a Peleches
y al paseo de la Glorieta, que es esa especie de alameda que ves a dos
pasos de la entrada de este patio, un poco a la derecha. El paseo es
bonito, porque lo son sus árboles chaparros; y la vista que se alcanza
desde él y el aire salino que le refresca en verano, no tienen precio.
Por el extremo de allá baja una senda que conduce al muelle sin tocar en
la villa. La senda se llama del _Miradorio_, porque este nombre se da a
aquel lejano término de la meseta por donde pasa para caer de repente
cuesta abajo... Viniendo ahora con los ojos a cosas de menos fuste, para
tomar nota de todo, aquí a plomo tiene otro patio perteneciente a la
casa, con su cerca y entrada correspondientes. Ese cobertizo es el
gallinero; el que le sigue, leñera, y este otro de enfrente con honores
de casita con la mitad de la panza fuera del cercado, cuadra y pajar...
Después os enseñaré la planta baja y el piso alto y hasta los desvanes,
para que os vayáis orientando dentro del venerable palomar de Peleches.
Abajo veréis el Oratorio, que, según noticias y por encarecidos encargos
míos, se conserva bien y servible. Si hallamos cura, nos dirá la misa en
él; si no, iremos a oírla a la Colegiata, que no está lejos... si el
tiempo lo permite; porque si no lo permite, con la buena intención
cumplimos.

Nieves lo miraba todo hasta con voracidad, y escuchaba a su padre
delectadísima. Catana, con los brazos uno sobre otro, según su eterna
costumbre cuando nada tenía que hacer con ellos, y con la cabeza algo
inclinada, revolvía los ojos negros y bravíos, de las cosas señaladas a
don Alejandro, y de don Alejandro a Nieves, evitando siempre el choque
de la mirada de aquél con el rayo de la suya; pero muy poseída del
cuadro y acaso, acaso, gozosa, aunque no lo declarara.

--Si yo viviera aquí mucho tiempo--continuó el buen Bermúdez--,
arreglaría las cosas de manera que tú, hija mía, sacaras de estas
singulares ventajas que rodean a Peleches, todo el interés y la
substancia que ellas son capaces de dar, para hacerte la vida, no
solamente llevadera, sino deleitosa. Tendría, por ejemplo, una
embarcación ligerita y segura, para recrearte y recrearnos en los
placeres de la mar; haría convertir, o convertiría yo a mis expensas,
ese mal camino que nos une con el del Estado, en una calzada en regla;
tendríamos un carruaje cómodo que nos llevara y nos trajera por esas
comarcas de Dios, tan dignas de visitarse, en lugar de las infames
tartanas de que se puede disponer ahora por las condiciones de nuestros
infernales caminos; tendría... ¡qué sé yo lo que tendría, en mi ardiente
deseo de verte gozosa y alegre y sana en el solar de nuestros mayores!
Pero esto has de resolverlo tú misma, y a tu resolución absoluta y
soberana queda. Conste así, con el testimonio, algo sospechoso, de
cierta zaina rondeña que nos escucha, reventando por declarar que no
vale toda su tierra de lobos contrabandistas, un puñado de lo que se
coja en la parte más triste de cuanto se ve desde Peleches. Entre tanto,
echaremos mano de los recursos de que podemos disponer, hoy por hoy; y
con ellos solamente, yo te prometo, hija mía, que si perseveras en tus
buenos propósitos, no has de aburrirte un minuto aquí, por muy recio que
llegue a tronar, como Dios nos dé salud... Ahora, y por de pronto, tenga
usted la bondad, señora Catana, de ordenar que se nos sirva en seguidita
el desayuno; y con las fuerzas que nos dé y mientras le tomamos, o de
sobremesa, haremos el plan de campaña para hoy, o para toda la quincena,
si nos conviene a ti y a mí. ¿No es cierto, Nieves?... Pues andando para
dentro. Pero aguardaos un poco y oídme la última palabra, como ahora se
dice: recorriendo con la vista la inconmensurable extensión de estos
horizontes, y respirando el ambiente, medio terral, medio salino, que
llena todo el panorama, y anima y engrandece el espectáculo de sus
términos y detalles maravillosos, ¿no es verdad que se siente uno como
más fuerte y más satisfecho? ¿que si se tienen penas se olvidan? ¿que si
le dominan a uno rencores los acalla? ¿que si vacila entre lo cierto y
lo falso, entre lo útil y lo pernicioso, entre lo nimio y lo grande, se
le revela de pronto, y como por milagro, la verdad desnuda y clara? ¿que
no nos asalta, en fin, una idea que huela a innoble, ni un deseo que no
sea honrado? Respondedme con franqueza.

Se le respondió que sí inmediatamente; y satisfecho con la respuesta,
don Alejandro Bermúdez rompió la marcha hacia dentro, diciendo a las dos
mujeres, con el mayor entusiasmo, como si nunca se lo hubiera dicho
hasta entonces:

--¡Si no tiene escape! Dadme vosotras un aire puro, y yo os daré una
sangre rica; dadme...

Cuando dijo la última palabra de esta conocida tesis, Nieves estaba ya
sentada a la mesa del comedor, en espera del desayuno; la rondeña, en la
cocina para que acabara la cocinera de prepararle, y abocando al
pasadizo frontero, don Claudio Fuertes y León, asombrándose de que
hubieran madrugado tanto los insignes dueños y señores del caserón de
Peleches.



--VI--

Entre buenos amigos


¡Señor don Claudio! No podía usted llegar más a tiempo ni en mejor
ocasión... ¡Catana!... ¡Catana!... ¿Café? ¿chocolate? ¿cosa de
tenedor?... Con franqueza, don Claudio: lo que más apetezca y mejor le
siente a estas horas... ¡Catana!...

--Pero, señor don Alejandro, ¡si yo no acostumbro a desayunarme hasta
más tarde! Cabalmente he venido tan de madrugada, por averiguar de sus
sirvientes, mientras ustedes descansaban, qué era lo que habían echado
más en falta anoche, para disponer con tiempo el remedio. ¡Cómo había de
sospechar yo que después de las fatigas del viaje?...

--Pues ahí verá usted. ¿Y si le digo que hace ya más de una hora que
andamos de ronda por toda la casa, de pieza en pieza y de balcón en
balcón, mira aquí y asómbrate allá?...

--¡Es posible?...

--Y ¿por qué no ha de serlo?

--En usted, pase, porque está más avezado, es de aquí y lo tiene ley;
pero esta señorita...

--¡A buena parte va usted! Cuando me levanté yo, ya estaba ella de
vuelta, como quien dice. ¿No es verdad, Nieves? Hay que advertir también
que antes de acostarnos anoche habíamos pactado cierto compromiso...
Pero que diga ella si le ha pesado la madrugada...

--¿De manera que la ha gustado la situación de Peleches?

--¡Oh, muchísimo!

--Vaya, pues lo celebro infinito; porque temía yo lo contrario.

--¿Por qué, recanástoles?

--Hombre, acostumbrada a la hermosura y la animación de una ciudad como
Sevilla, nada de particular tendría que al verse de pronto en una
soledad como ésta...

--¿De modo que donde hay soledad, no cabe belleza ni?... ¿Se quiere
usted callar, alma de cántaro? No le hagas caso, Nieves... ¡Pues,
hombre, me hace gracia la ocurrencia! Desde aquí al cielo, señor don
Claudio... Y no me replique, para taparme la boca, que poco he
demostrado mi entusiasmo por las maravillas de Peleches volviéndoles la
espalda durante tantos años; porque bien dicho lo tengo por qué ha sido
y cuánto lo he deplorado... ¿Está usted? Pues ahora díganos qué va a
tomar, porque está Catana deseando saberlo para servirle en el aire...

--¡Ea! pues ya que ha de ser... lo mismo que ustedes tomen.

--Ya lo oyes, Catana: lo mismo que nosotros... Y respondiendo ahora a
cierta indirecta pregunta que usted nos ha hecho, le digo que lejos de
echar en falta cosa alguna en esta casa para nuestra comodidad, todo lo
hemos hallado en su punto y lleno de motivos de agradecimiento y de
aplauso a la previsión, al acierto... en fin, que ha hecho usted
milagros... ¿No es así, Nieves?

--De toda verdad, don Claudio... Nada se echa de menos aquí.

--Repare usted, señorita, que yo no he hecho más que cumplir las órdenes
de su papá lo mejor que he podido... De todas maneras, me felicito de no
haberme equivocado... Pero ¿de veras le gusta a usted esto, Nieves?

--De veras, don Claudio: se lo juro a usted... Y ¿por qué no había de
gustarme?

--Por lo que antes dije a usted. ¡Es esto tan diferente de aquello!

--Pues por esa diferencia me gusta a mí esto.

--¡Ajá!... Tómate esa y vuelve por otra...

--¿De manera que usted está satisfecha?...

--Satisfechísima.

--¿Y dispuesta a sacar partido de?...

--De todo, don Claudio. Y si no lo estuviera, ¿para qué venir aquí?

--¡En los mismos rubios, señor Fuertes!... y vaya usted contando. A
usted se le ha figurado que Nieves era una niña dengosa que se nutría de
huevo hilado y alfeñique, y le faltaba la respiración en cuanto se la
sacaba de la estufa... ¡A buena parte va usted con la suposición!

--No suponía tanto, señor don Alejandro; pero entre los dos extremos...
Y en fin, yo celebro en el alma que la señorita Nieves sea como es; y
excuso decirles a ustedes que no sólo por deber, sino con muchísimo
gusto mío, me pongo a sus órdenes desde ahora para servirla, para
acompañarla...

--Ya nos habíamos permitido nosotros contar con ese factor en los
cálculos que hemos venido haciendo por el camino; pero, inocente de
Dios, ¿sabe usted con quién trata? ¿conoce usted los ánimos, los bríos y
los propósitos que hay en ese cuerpecito que se abarca por la cintura
con la llave de la mano? ¡Ay, amigo don Claudio! usted y yo, para sopas
y buen vino.

--Poco a poco sobre eso, mi señor don Alejandro. Usted sabrá a qué paso
le anda la vida por sus adentros; pero no el que lleva la mía por los
míos.

--Pues, hombre, ya que me la echa usted de plancheta, le diré que allá
saldrán las dos en andadura, como salimos en años uno y otro.

--No es regla esa, don Alejandro.

--Sobre todo, cuando se saca en la cuenta el pico gordo que me saca
usted a mí.

--¡Yo a usted?

--¡Toma, y se admira, canástoles!

--¡Yo lo creo!

--Pues mal creído...

--¿Cuántos años tiene usted, entonces, o, mejor dicho, cuántos cree
tener?

--Ni tampoco cincuenta y ocho...

--Lo menos sesenta y dos...

--¡Ave María Purísima!... ¡No le hagas caso, Nieves!

--De todas maneras, igual le dé, porque ya no ha de echarse usted a
pretender jovenzuelas; pero ésta es una cuenta que se saca en el aire y
por los dedos.

--Pues ya está usted sacándola.

--Cuando yo vine a Villavieja por primera vez...

--¡Cómo! ¿No es usted de aquí, don Claudio?

--No, señora. ¿Usted no lo sabía?

--Lo habrá olvidado, porque yo creo habérselo dicho.

--No lo recuerdo.

--Yo soy de Astorga.

--¡De Astorga?

--Sí, señora: de donde son las grandes mantecadas...

--Y los maragatos, canástoles, con sus bragazas de fuelle.

--Sí, señor, y a mucha honra.

--Pues ¿cómo vino usted de tan lejos?

--Lo mejor será que se lo cuente usted todo, don Claudio; porque, a lo
que veo, ha perdido la filiación de usted que yo la he dado varias
veces.

--Sí, y para que se vaya apartando la atención de cierta cuenta
pendiente.

--¡Habrase visto marrullero?... ¡Como si no me importara a mí más que a
él dejarla bien saldada!

--Allá lo veremos, mi señor don Alejandro, porque todo se andará. Voy
por de pronto a satisfacer la curiosidad de Nieves en cuatro palabras,
porque siendo, aunque inmerecidamente, tan íntimo amigo de su padre, no
está bien que sea un hombre desconocido para ella...

--Tanto como eso, no, señor don Claudio.

--Es un decir; y vamos allá. Yo vine a Villavieja de teniente de
carabineros: no cucharón, señorita, sino de colegio, del de Infantería.
Aquí ascendí a capitán y me casé con una villavejana de bastante buen
ver y no pobre del todo. ¿No es cierto, don Alejandro?

--Y se queda usted corto. Era de lo mejorcito de aquí... Y pasemos de
largo sobre ese punto, antes que empiece a dolerle como de costumbre.

--Bueno. Tuve dos hijos varones. En esto se armó lo de África; tentome
un poco el patriotismo y otro poco la ambición; conseguí, bajo cuerda y
sin que lo supiera mi mujer, que me mandaran allá; fuime, haciéndola
creer que me obligaban a ello; volví de comandante acabada la guerra;
destináronme a Barcelona con el regimiento a que pertenecía; y entre si
me convenía más dejar aquí la familia o llevarla conmigo, enviudé; vilo
todo de un solo color, y ese muy negro; disipáronse de repente todas mis
ambiciones; pedí el retiro, concediéronmele, y quedéme en Villavieja
donde había vivido muchos años, habían nacido mis hijos, y poseían, por
herencia de su madre, media docena de tejas y cuatro terrones. Poco
después, el señor don Alejandro, que siempre me había distinguido y
honrado con su amistad, quiso honrarme y favorecerme nuevamente dándome
plenos poderes para administrarle sus haciendas de aquí, que no son
pocas. Esto acabó de afirmar mis raíces en la tierra de mi pobre mujer,
raíces no muy agarradas ya desde que mis hijos, hoy oficiales del
ejército, se habían ido al colegio militar y yo me veía solo y
desocupado. Pero a todo se hace uno, Nieves, en esta breve y espinosa
vida. Yo me fui haciendo a mi soledad, y hasta he llegado a encontrarla
relativamente placentera. De ordinario, no soy melancólico: al
contrario, se me tiene por hombre feliz y regocijado. Yo no trato de
desmentir mi fama, por si es merecida, y, sobre todo, porque nada me
cuesta; y así vamos viviendo... y así soy, ni menos ni más. Conque ¿me
conoce usted ahora?

--Aunque no con tantas señas, bien conocido le tenía a usted, y estimado
en lo que merece.

--Muchas gracias... y vamos a rematar ahora el punto de las edades, que
quedó empezado antes de abrirse este paréntesis que acabo de cerrar.

--¡Canástoles, cómo le preocupa a usted ese punto, hombre! Pues
supongamos que se echa la cuenta y que me sale usted alcanzado en cuatro
años, o que los dos salimos pata; después de todo, ¿qué? Nadie tiene más
edad que la que representa.

--Eso, mi señor don Alejandro, puede ser, y usted perdone, una huida,
como otra cualquiera, del terreno, y desde luego no es exacto; y además,
como argumento, es aquí muy sospechoso.

--¡Vaya usted echando canela!

--Porque la hay a mano. Y a la prueba: me ve usted con esta facha algo
quijotesca, un si es no es acartonado, con el pelo y los bigotes
grises...

--Canos.

--Corriente: canos, al paso que usted, más metido en carnes que yo, con
el pellejo más reluciente, su estatura regular y de buen arte, tan
aseadito y curro, y tan recortaditas y cepilladas las blancas
patillas...

--¡Grises, don Claudio!... mírelas usted bien y juguemos limpio.

--Grises, corriente: vaya también esa ventajilla a favor de usted: poco
me importa. Nota usted esa diferencia de ornato, nada más que de ornato,
entre las dos fachadas, y piensa que sacadas juntas a la plaza, la de
usted se llevará las preferencias. Concedido. Pero enseguida protesto yo
y le desafío a que me siga con la escopeta al hombro, o con el bastón en
la mano por sierras y montes arriba, a la tostera del sol de junio o con
las nieves de enero; y entonces se descubren las máculas que hay debajo
del revoque, y falla la máxima esa; porque es bien seguro que cuando yo
comience a jadear, está usted agonizando.

--Eso se vería, ¡canástoles!

--Por visto, señor don Alejandro, por visto... Y finalmente, que nos
ponga a prueba Nieves, o que me ponga a mí solo al realizar los planes
que por lo visto tiene formados, utilizándome como guía y acompañante
suyo, que es por donde habíamos empezado, y se verá si sirvo o no sirvo
para ello, y quién cae primero de los dos, o el último de los tres, si
se atreve usted a acompañarnos...

--¡Vaya si me atreveré! ¡Y nos veremos allá, señor guapo!

--Pues no tienen ustedes más que avisar.

--Le cojo a usted por la palabra, señor don Claudio, con permiso de
papá; y comienzo por mandarle que nos ayude, hoy mismo, a formar la
lista de las expediciones que hemos de hacer por tierra y a pie...

--Repito que estoy a sus órdenes.

--Y por mar...

--Eso ya varía, Nieves. De la mar no entiendo jota. No me he embarcado
aquí seis veces en mi vida; y en tres de ellas eché los hígados, sólo
por asomarme a la boca del puerto. Soy de Astorga, y no hay más que
decir. Pero no le apure la dificultad, que si los lances de la mar le
gustan a usted...

--¡Muchísimo!

--No han de faltarle medios de satisfacer el gusto. Respondo de ello.

--¿De veras, don Claudio?

--Como todo lo que yo prometo, aunque me esté mal el decirlo.

--¡No sabe usted la alegría que me da con la promesa!

--Cuando te digo, Nieves, que hasta lo de Caparrota se compuso... y
mira, mira, hasta lo de nuestro desayuno, que empezaba a darme mucho en
qué pensar por su tardanza. Ya está aquí... Gracias, señora Catana: bien
sé que la culpa no es suya ni de la cocinera, sino de nuestro madrugón,
inesperado en la cocina... ¡Ea! don Claudio, adentro con eso... No
tienen mala traza esos bollos. Hombre, ¿qué tal se anda aquí de pan?

--Bastante bien, como de carne y de leche... y de confituras.

--Pues estamos como queremos... Si te digo, Nieves, que esto de Peleches
es Jauja...

--Vamos a ver, señor don Alejandro, y antes que se me olvide: yo,
metiéndome quizá más adentro de lo que debiera, a una pregunta que me
hicieron ayer ciertas comparientas de usted, me permití responder
afirmativamente.

--Si no se explica usted más...

--Voy a ello: la hija, que, cuando habla de usted con sus amigas, le
llama «mi tío Alejandro», y de Nieves «mi prima Nieves...»

--¡Demonio!

--Y ¿quiénes son esas parientas, papá?

--Pues la hermana y su hija del marido de tu tía Lucrecia.

--No veo el parentesco.

--Ni yo tampoco... ni ellas mismas le verán, porque no existe; pero
desean aparentarle. Buen provecho les haga, ¿no es verdad?

--Se me olvidó ese detalle en mi carta, y ahora le recuerdo. La madre no
llega a tanto. Se queda en «mis comparientes de Sevilla» o «los
comparientes de Peleches».

--Bien: ¿y qué?

--Aguarde usted un poco... ¡canario, qué ricamente está hecho este café!

--Como obra de las manos de Catana, que no tienen igual para eso.
También está rica la mantequilla...

--Esa es de primera aquí: recuerden lo que les dije de la leche. Pues a
lo que íbamos. Rufita, que es la hija, la hija de doña Zoila Mostrencos,
hermana carnal de don Cesáreo, esposo de doña Lucrecia; Rufita, digo, la
supuesta prima de Nieves y sobrina, por consiguiente, de usted, me paró
ayer en la calle yendo con su madre y me dijo: «supongo, don Claudio,
que esos señores no nos tirarán con algo si vamos a visitarlos en cuanto
lleguen... porque pensamos visitarlos. Ya ve usted: un parentesco tan
próximo y tan conocido en Villavieja... y estando ellos tan en armonía
con los de Méjico, parecería mal que nosotros no los fuéramos a ver.»
Esto dijo Rufita.

--Y usted ¿qué la contestó?

--Que no las tirarían ustedes con nada: al contrario, que las recibirían
muy bien...

--Perfectamente respondido... ¿Por qué te ríes, Nieves?

--¡Por qué me he de reír, papá? Por la pregunta de Rufita. ¿Se ha oído
cosa más graciosa? ¿Por quién nos tomarán esas señoras?

--No le choque a usted, Nieves: es estilo muy corriente ese por acá.

--Y ¿cuándo piensan venir?

--Pues cuéntelas usted aquí a la hora menos pensada: de seguro antes de
comer hoy.

--¿Tan pronto?

--Y no serán ellas solas... Es el estilo también.

--¿De manera que también aquí hay que hacer visitas?

--¡Uff! No se hace otra cosa.

--¡Ay, Dios mío!

--¡Bah! no te apure eso...

--¡No faltaba más! Mire usted, para que le vaya sirviendo de gobierno:
vendrán seguramente esta mañana misma, las parientas esas, y acaso,
acaso, las de Garduño, es decir, las Escribanas, y Codillo con sus
hijas; tal vez se atrevan las de Martínez Liendres, las Corvejonas: creo
que se atreverán, lo mismo que las Indianas. A éstas las doy por
infalibles en todo el día de hoy; y a otras por el estilo, mañana o
pasado. Todas ellas fingiendo cumplir un deber de cortesía con ustedes
al visitarlos, se agarran a esa ocasión para darse pisto entre las
gentes de la villa y meterles a ustedes sus trapitos por los ojos...
Cuando concluya esta tanda, empezará la de las otras, el _Faubourg
Saint-Germain_ de aquí, «nuestra vieja aristocracia», como si dijéramos,
los Carreños de abajo y los Vélez de arriba, que es ya lo único que nos
queda de esa clase, y bastante averiado por cierto. Se da por entendido
que no han de faltar ni el juez, ni el clero en masa, ni el médico
viejo, ni otros personajes más o menos pesados de palabra, más o menos
sinceros de intención.

--Pero, don Claudio, por el amor de Dios, ¡eso va a ser el acabose!

--¿Por qué?

--¡Adónde vamos a parar con tanta visita? Todo el verano hace falta para
recibirlas y pagarlas...

--Para ellos estaba, ¡canástoles!

--Ya la he dicho a usted que no se apure por eso. En poco más de tres
días les han de visitar a ustedes cuantas personas piensen visitarlos
aquí. El ritual de este gran mundo no admite más largo plazo: se tomaría
la visita a menosprecio. Pues bien, en otros tres o cuatro días pagan
ustedes las deudas, y al sol. Para venir a verlos a Peleches, traerá
encima cada cual el fondo del cofre, sobre todo las mujeres; pero este
detalle no la obliga a usted a la recíproca, aunque para obligarla le
usen ellas. Usted se viste como mejor le parezca; y le doy este consejo,
porque la misma cuenta le ha de salir de un modo que de otro: al cabo la
han de morder.

--¡A mí?... Y ¿por qué, señor don Claudio?

--Porque también eso es de estilo aquí.

--¡Pues me gusta!

--Y es usted recién venida, y el objeto de la pública curiosidad, y
sevillana, y rica, y una Bermúdez del solar de Peleches, y sobre todo...
¡canario! ¿por qué no ha de decirse? guapa; pero ¡muy guapa!

--¿A que al fin me la va usted a echar a perder, canástoles? Por de
pronto, ya me la puso usted colorada... ¡Semejante soldadote!

--Me dolería haberla molestado con este rasgo de franqueza, y la suplico
que me perdone si he tenido esa desgracia; pero conste que no rebajo una
tilde de lo dicho, porque yo no falto a la verdad por ningún respeto
humano. A lo que íbamos, Nieves: hasta es posible que algunas de las
visitas que reciba la diviertan a usted; pero diviértase con ellas o no,
usted, el señor don Alejandro, y yo si les sirvo de alguna cosa,
continuaremos trazando planes para hacer usted aquí la vida a su gusto,
y hasta poniendo en planta la parte de ellos que no estorbe a la
etiqueta obligada en estos tres o cuatro primeros días... Otra cosa y
para gobierno de ustedes: en Villavieja se come a la española neta, de
doce a una, y se cena de nueve a diez... Y a propósito de estos
particulares: mi condición de viudo con casa abierta, me ha hecho
entender un poco en los prosaicos menesteres de la vida. Desearía
haberlo demostrado a satisfacción de ustedes en el abasto provisional
que hice para su cocina y despensa. Puedo jurarles que puse en ello los
cinco sentidos.

--Todo está en su punto, señor don Claudio, y nada falta ni sobra...
¡Para declararlo Catana como lo declaró anoche al tomar posesión de sus
dominios!... De dos artículos de ello muy importantes, la manteca y el
café, no hay que hablar, porque están a la vista las muestras, y ya
hemos convenido en que son excelentes...

--Lo celebro de todo corazón, porque tengo, un poquillo de vanidad en
ser competente en ese delicado capítulo de la vida doméstica... Respecto
a lo demás de la casa...

--Ya le hemos dicho a usted que tampoco tiene pero.

--No lo he olvidado; pero no voy a tratar de eso precisamente, sino de
algo que no ha podido hacerse por falta de tiempo, y se podría hacer
ahora más despacio y enteramente a su gusto. De esto y otras cosas
parecidas quisiera yo hablar con usted cuanto antes.

--¡Qué canástoles, hombre! ¿Tan urgente es el caso?

--Urgente, así en absoluto, no señor...

--Pues entonces, ¡qué demonio! empleemos la sobremesa en puntos de más
enjundia... Deme usted alguna noticia más de las gentes de nuestro
tiempo. Verbigracia, del famoso boticario...

--Yo, con permiso de ustedes, los voy a dejar. Eso de las visitas me
tiene con cuidado, y temo que me falte tiempo para arreglarme.

--Pues adiós, hija mía.

--Buen provecho, y hasta luego.

--A los pies de usted, Nieves.

--¡Ea! ya está usted empezando.

--¿Por dónde?

--Por donde usted guste o más rabia le dé.

--¿Se permite murmurar, ahora que estamos solos?

--¿De quién, hombre malévolo?

--Del primero que salte en la conversación.

--¡Como si supiera hacer otra cosa el inocente!

--Gracias por la lisonja.

--Es justicia, créalo usted... Pero ¿y si el que salte en la
conversación no da motivos?

--Aquí todos le dan, poco o mucho, en diferentes sentidos.

--¿Hasta el pobre boticario?

--Ese es hombre aparte, no solamente en Villavieja, sino en todo el
mundo sublunar.

--En fin, allá usted, que yo lavo mis manos...

--Pero no le disgusta el tema...

--Hombre, yo no he dicho...

--Las cosas claras, don Alejandro...

--¡Canástoles! pues ¿qué más claras las he de poner?... Venga de eso, o
de lo que mejor le cuadre... y a ver qué le parecen estas regalías para
fumigar la conversación.

--La vitola es de primera.

--Pues a prender fuego a ese ejemplar... Ahí va la cerilla.

--Gracias, señor don Alejandro.

--Aguarde usted un poco. ¿No le sabría mejor el tabaco mojando la punta
en ron, pongo por caso, o en coñac?

--Es posible, o en un chapurradito de los dos. No había dado yo en ello,
¡vea usted!

--¿Sabe usted si lo hay en casa?

--Respondo de que vino a ella un buen surtido de esa clase de
menesteres.

--¡Catana! ¡Catana!... ¡El ron y el coñac... y unas copitas con ello!



--VII--

Visitas


Lo anunciado a este propósito por don Claudio Fuertes y León en casa de
don Alejandro Bermúdez, se cumplió casi al pie de la letra. A las once
de la mañana, precisamente en el instante en que esa hora sonaba en la
torre de la Colegiata, se sentaban en el estrado de Peleches Rufita
González y su madre, las «parientas» de la casa, con todos los útiles de
visitar encima: guantes, abanico, sombrilla y tarjetero, y los trapos
mejores del baúl.

--Nosotras--decía Rufita después de los acostumbrados saludos; porque es
de saberse que su madre apenas desplegaba los labios sino para sonreír
continuamente y decir a todo «justo»--, teníamos noticias exactas de su
venida a Peleches este verano, no solamente por don Claudio que tanto
nos distingue porque nos aprecia muchísimo, sino por la misma tía
Lucrecia que nos lo escribió por el último correo, al darnos parte de
que vendría también mi primo carnal, Nachito, a conocernos a todos sus
parientes... vamos, a ustedes y a nosotras, ya que no podía venir ella
por haber engordado una barbaridad, ni tampoco el tío Cesáreo, que tiene
que estar siempre a su lado, porque no se puede valer de por sí sola, de
puro gorda que está... Por supuesto que de esta venida del primo, muy
corrida por aquí, y de saberse también que se ha carteado conmigo...
¡uff! han sacado los murmuradores horror de cosas: que si hay planes
arreglados, ¡vea usted!; que si debe vivir con nosotras, porque es hijo
de un hermano de mi madre; que si vivirá en Peleches, aunque es sobrino
de ustedes _solamente_ por parte de la suya; que si, por sus caudales
atroces, estaría mejor arriba que abajo, por otros particulares que
conoce bien la pobre tía Lucrecia y no habrá olvidado tampoco el tío
Cesáreo, más propio y hasta más decente sería vivir abajo que arriba...
Vamos, lo de siempre que la murmuración mete la pata en negocios
ajenos... Pero nosotras, gracias a Dios... ¡y a buena parte vienen a
hacer leña!... ¿eh, mamá?... nosotras bien conocemos que para alojar a
una persona de la importancia de Nachito, no somos todo lo... vamos,
todo lo principales y ricas que se requiere, por más que en educación y
en sentimientos no tengamos que envidiar a las señoras más encumbradas;
y por lo mismo que conocemos esto, no nos chocaría que mi primo se
encontrara más a gusto en Peleches... ¡Ah! pues deje usted, que no falta
quien dice que viene a casarse con usted, Nieves... usted sabrá si es
cierto, ¡ja, ja, ja! Verdaderamente que no tendría nada de particular
que así resultara después de conocerla a usted, tan elegante y tan
bonita... Ya ve usted, comparada con una pobre villavejana como yo...
¡ja, ja, ja! la elección no podía ser dudosa... ¡ja, ja, ja!... Pues a
lo que iba al principio, porque las palabras se enredan, se enredan...
Sabiendo nosotras que venían ustedes, nos dijimos (se entiende, mamá y
yo): ¿y qué hacemos? La cortesía y el parentesco de familia nos mandan
que los visitemos; pero otras razones que tampoco son de olvidar, nos
dicen: hay que dormirlo y rumiarlo bien, porque si con el mejor de los
deseos que una lleve a esa casa, le dan a una un disgusto gordo por todo
pago, ¡zambomba! Conque en esto, consultamos el caso ayer mismo con don
Claudio; y, naturalmente, nos aconsejó que viniéramos, respondiendo él
de que seríamos bien recibidas... ¡Pues no faltaría más! como nos dijo
el señor de Fuertes: «¿qué tienen ustedes que ver con lo que en otros
tiempos hubo o no hubo entre los de arriba y los de abajo, siendo ya eso
puchero de enfermo y ustedes unas señoras en toda regla, que no van a
pedir a nadie media peseta para los panecillos del almuerzo?» Conque al
saber que ustedes habían llegado anoche, nos dijimos: vamos a saludarlos
y a ofrecerles la casa y nuestros respetos, porque arrieros somos... y
casi parientes además; y esta mañana nos echamos encima lo primero que
tuvimos a mano... Porque nos gusta mucho a mamá y a mí andar decentes,
eso sí, pero sencillitas, muy sencillitas, como ustedes pueden ver... lo
que no quita que tengamos siempre de reserva alguna cosilla de más lujo,
por si acaso truena gordo a lo mejor... Al revés que otras de aquí, que
se llevan el cofre entero cada vez que se echan a la calle, ¡uff! Porque
ustedes no pueden figurarse la bambolla que hay en Villavieja, y los
humos que gastan y el tono que se dan ciertas gentes... Vamos, cuatro
zarrapastras, Dios me lo perdone, que estarían mejor barriendo las
escaleras o acarreando sardinas desde el muelle... ¡Ya verán ustedes, ya
verán! sobre todo usted, Nieves, si no trae bien atascados los baúles y
no saca un vestido nuevo cada día a la Glorieta o a los Arcos... ¡ja,
ja, ja! y si le saca, que luego se le copian y la miran de reojo y la
despellejan viva. Son atroces, ¡ja, ja, ja!... Que diga mamá si
empondero ni tanto así... Porque, hija, ¡nos tienen sacudida cada patada
en la boca del estómago!...

Y así durante quince minutos, sin que nadie pudiera meter baza en la
conversación. Para Nieves, la garrulidad de Rufita era de una novedad
asombrosa: estaba como fascinada escuchándola; pero más fascinada
todavía viendo la multitud de cosas que movía a un tiempo: la lengua, la
cabeza, los ojos, el abanico, la sombrilla, los pies y las asentaderas.
En cambio, su madre apenas movía cosa alguna más que los labios para
sonreír, el abanico muy poco a poco, y la lengua para decir de tarde en
tarde: «justo.» Don Alejandro estaba poco menos suspenso que su hija
delante de aquel espectáculo; pero no tan tranquilo como ella, porque le
tenía en ascuas el temor a ciertas y determinadas alusiones de Rufita
González.

Cerca ya del mediodía se levantaron las dos; y eso porque se oyeron
rumores de nuevos visitantes que entraban en el pasillo.

--Sobre el particular del primo Nacho--dijo Rufita despidiéndose--,
repetimos a ustedes que, por nuestra parte, no habrá camorra ni cosa que
se le parezca. Si él quiere quedarse en Peleches, que se quede; si
quiere venirse con nosotras, que se venga. No estará tan bien alojado
como aquí, ni tendrá tan guapa mesonera, ¡ja, ja, ja! pero le daremos
cariño largo y lo mejor de lo de casa; y... algo es algo, ¡ja, ja, ja!
De todos modos, no es puñalada de pícaro todavía, y pueden ustedes ir
formando su composición de lugar para cuando volvamos a vernos. Porque
hemos de volver a vernos, ¿no es verdad? Por lo pronto, cuando nos
paguen ustedes la visita... y muchísimas veces más, como es natural
entre personas de familia. ¿No es verdad, don Alejandro? ¡Ja, ja, ja!
Adiós, Nieves. _(Un par de besos.)_ Toda de usted, señor don
Alejandro... Despídete, mamá, y vámonos. _(Se despide la mamá como
puede, y salen las dos.)_

A la puerta del estrado se cruzaron con las Escribanas que entraban, muy
arrebatadas de calor y un tanto airadas de semblante. Antes de salir de
casa se habían picado las chicas por diferencias de opinión sobre lo que
debían de ponerse para hacer aquella visita. Al fin se vistió cada una
de ellas como mejor le pareció; pero todo el camino fueron tiroteándose
a media voz unas a otras. Aún duraba la resaca cuando se cruzaron con
las parientas de «los de Peleches» a la puerta misma del salón. Por eso
y por la mala ley que las tenían, más que de saludo fueron de mordisco
las palabras y los gestos con que las pagaron sus muestras de cortesía.

Se sentaron todas después de muchos remilgos de exagerada etiqueta, y la
Escribana madre fue quien habló la primera. Se habían creído obligadas a
dar la bienvenida y ofrecer sus respetos a los señores de Peleches, no
solamente por la posición que ocupaban ellas en la sociedad de
Villavieja, «aunque humilde, de alguna importancia», sino por lo íntimo
de las relaciones que siempre hubo entre su difunto marido y la casa de
Bermúdez. (Puro embuste.) Por otra parte, había entre las personas
«propiamente decentes» de allí, verdadera necesidad de cultivar un poco
el trato de las gentes bien nacidas y de buena educación, porque
«ustedes no saben cómo se va poniendo esto de día en día... ¡atroz! ¡les
digo a ustedes que atroz!» Y no estaba la culpa precisamente en el
empeño de las de abajo en subirse muy arriba, sino en algunas que por
haberse tenido siempre por de lo más cogolludo, no podían sufrir que
otras tan buenas como ellas, por donde quiera que se miraran, se
pusieran a su lado; y no pudiendo asombrarlas ni siquiera deslucirlas en
tanto así... ni competir con ellas, si bien se miraba, en dinero, ni en
elegancia, ni en educación, se dejaban pudrir entre cuatro paredones
viejos, o andaban al revés de todo el mundo. Y claro estaba: los sitios
que dejaban desocupados ellas «en la buena sociedad», los iban ocupando
«otras atrevidas del zurriburri»; se hacía de ese modo «una mezcolanza
atroz», y luego, las gentes que no entendían mucho de estas cosas, a
todas las medían por un mismo rasero. Quería la Escribana madre que
Nieves lo tuviera todo muy en cuenta para que no se dejara engañar «por
la pinta» y supiera «a quién se arrimaba». Éste era un favor que ella
quería hacerla con el buen deseo de evitarla muchos disgustos... Por de
pronto, no citaba nombres; pero los citaría si Nieves lo creyera
necesario...

La mayor de las hijas, pensando que caería bien allí un escrupulillo
forzado, una atenuación irónica a lo dicho por la madre, apuntó cuatro
palabras en este sentido; pero enseguida se las tachó con otra ironía la
escribanilla segunda; replicó la primera con una pulla a su hermana;
intervino la menor con una zumbita mortificante para las otras dos, y
volvieron a salirles a las tres los rosetones encarnados en las
mejillas, a temblarles la voz y los labios, y en las manos los abanicos,
que crujían y se despedazaban entre los dedos convulsos... La Escribana
madre, bien conocedora de aquellos síntomas, para conjurar la tempestad,
más o menos sorda, que barruntaba, reía a carcajada seca los dichos de
sus hijas, queriendo que los tomaran por chistes Nieves y don Alejandro,
que se miraban atónitos delante de aquella singular escena.

Por fortuna para todos, entró don Ventura Gálvez, el párroco de
Villavieja, hombre de pocas teologías, pero de mucha moral, risueño,
sencillote y bondadoso como él solo. Era ya viejo, aunque bien
conservado, y el único resto de lo que fue Cabildo de la Colegiata de
Villavieja antes del Concordato que los suprimió. Quedóse allí como
coadjutor de la nueva parroquia, y a los pocos años ascendió a párroco.
Le estimaba mucho don Alejandro, y le dio un abrazo apretadísimo.
Tuteaba a las Escribanas, porque eran hijas suyas de confesión y
pertenecían además a una de las congregaciones que dirigía él, y les
dijo algunas cuchufletas en cuanto las vio allí muy emperejiladas. Con
esto se conjuró la tormenta que amagaba estallar. Llevando don Alejandro
la conversación al terreno de don Ventura, habló éste del estado en que
se hallaba la Colegiata: bastante bueno. Según los inteligentes, porque
él no lo era, el templo, sin ser un monumento de gran importancia, valía
la pena de ser atendido, aun sin considerarle, como le consideraba él
ante todo, como casa de Dios. Era relativamente moderno, de estilo
greco--romano, bien lo sabía el señor Bermúdez; y aunque no rico por su
ornamentación, de cierta grandiosidad aparente... Para Villavieja, como
la Catedral de Toledo. Los dos coadjutores (que ya vendrían a ver a don
Alejandro, quizá en aquel mismo día) le ayudaban con celo y hasta con
entusiasmo, y resultaban de ese modo bastante esmeradas y solemnes las
funciones del culto. Para el vecindario que tenía Villavieja, en rigor,
en rigor, se necesitaba mayor personal que el que tenía la parroquia;
pero habida cuenta de los tiempos que corrían, no se estaba mal del
todo.

Gracias a los buenos sentimientos de los villavejanos, en el templo no
se carecía de nada de lo principal... con excepción del órgano, que a lo
mejor no sonaba, de puro viejo y remendado. Se trataba de adquirir otro,
y ya se habían tanteado voluntades con bastante buen éxito... Don
Cesáreo, el marido de doña Lucrecia, había ofrecido una cantidad
considerable, y mayor, si fuere necesaria. Dios era la Suma Bondad y
cuidaba de todos, particularmente de los villavejanos, entre los cuales
no arraigarían nunca las malas ideas... Últimamente había caído allí una
semillita de cizaña... cosa de nada; pero que, como todo lo malo,
fructificaría si no se exterminaba a tiempo: el hijo de un tabernero mal
aconsejado; un chilindrín presuntuoso, un tal Maravillas, que con el
polvo de las aulas, o de los garitos, en la ropa, se había echado a
predicar entre la gente menuda unas doctrinas endemoniadas, que corrían
el peligro de tomar algún arraigo, por lo mismo que no eran entendidas
ni del predicador ni de los oyentes. Por eso había que vivir alerta.
¡Semejante mequetrefe, ignorantón y atrevido! Últimamente andaba
empeñado en la obra, que llamaba él redentora, de publicar un periódico,
que se imprimiría en la capital, porque allí, en Villavieja, no había
imprenta todavía... ¡Tendría que leer lo que dijera ese periódico
escrito por un trastuelo que discurría y pensaba como Maravillas, en una
población de tan sanas ideas como Villavieja!

Se habló mucho de esto; se fueron las Escribanas, y entraron, casi unos
tras otros, el juez de primera instancia, el abogado Canales, Codillo
con sus hijas, el médico don Cirilo, las Corvejonas y algunos notables
más de la villa. Apenas se cabía en el testero del estrado donde
recibían los señores de Peleches; y a estas apreturas y al respeto que
infundían allí los personajes graves, se debió, para suerte de los de
casa, que ni las Corvejonas ni las de Codillo estuvieran en el lleno de
sus papeles, como habían estado en los suyos respectivos las Escribanas
y Rufita González, y se marcharon pronto.

Cuando se sentaron a la mesa, muy corrida ya la una de la tarde, los de
Peleches, Nieves sentía quebrantos en el cuerpo, como si hubiera rodado
por una montaña; y además estaba medio asustada con las cosas de
aquellas mujeres tan parleteras, tan maldicientes y tan feroces. Le
aterraba la idea de un trato frecuente con ellas, y pidió por
misericordia a su padre que la librara de ese suplicio.

Don Alejandro se reía de buena gana de estos temores de su hija, y la
entretuvo mucho explicándole la verdadera substancia de aquellas cosas
que la asustaban por no conocerlas tan bien como él. Desmenuzolas
convenientemente; separó a un lado lo que en ellas había de malo por
resabios de localidad y faltas de verdadera educación, y a otro lo que
era sano y noble, honradísimo y muy estimable en el fondo, y demostró a
su hija, sin gran esfuerzo, que, cultivando por este lado y con sumo
tino y con poca frecuencia el trato de aquellas personas, hasta llegaría
a quererlas. De todas suertes, ella había ido a Peleches para hacer una
vida a su gusto, sin agravio ni ofensa de los demás, y esa vida haría
allí.

Por la tarde continuaron las visitas, que subían a Peleches sudando el
quilo, porque aquel día achicharraba el sol. Dígalo la Indiana madre,
que se presentó con vestido de terciopelo, el mayor lujo de todos los
cofres de la villa, arreglado por cuarta o quinta vez del que le regaló
su Martín al casarse con ella.

Cerca ya del anochecer y cuando en Peleches no se esperaba a nadie,
llegaron los Vélez de la Costanilla. Eran tres, lo único que quedaba ya
de los Butibambas de Villavieja: un señor don Gonzalo, alto, huesudo y
pálido, con la cabeza calva y la cara muy rasurada, tieso corbatín y
levita negra muy ceñida, bastante pasada de moda y de uso. Juanita
Vélez, doncella cuarentona, larga y enjuta, por el estilo de su padre,
lacia de pelo, de buenos ojos y muy regulares facciones, vestida de
finas telas, pero muy antiguas; presuntuosamente simple el corte de su
atalaje, pero también algo anticuado; y, por último, Manrique, el menor
de los Vélez, hermano de Juanita, un giraldón desvaído y soso, con la
boca muy grande y los dientes amarillos, mucho pie, largas piernas y
bastante nuez. Era abogado por lujo, y por lujo consumía su juventud
encerrado en el caserón de la Costanilla, por hábito de tener en poco a
las gentes de Villavieja.

Aquella visita fue pesada y melancólica, y además muy molesta para
Nieves, que estuvo incesantemente entre las miradas de los dos hermanos:
las de Juanita, inquisidoras y mordicantes, y las de Manrique, voraces y
hasta desvergonzadas. Se cruzaron pocas palabras entre los tres; y de
esas pocas, las de Nieves fueron monosílabos; las de Juanita,
impertinencias, y las de Manrique, sandeces. Don Gonzalo, que leía _La
Época_, habló un poco con don Alejandro de las audacias de los partidos
extremos y de la decadencia de la aristocracia española por influjo
necesario de las nuevas corrientes, de las que no se apartaba lo que
debía y a lo cual la obligaban sus gloriosas tradiciones y la altísima
misión que le estaba encomendada por la Historia, y hasta por la
Providencia divina... Esto le llevó como una seda a trazar un croquis de
su vida en aquel centro minúsculo en que bullían y se agitaban, en las
debidas proporciones, los mismos instintos malos y las mismas
concupiscencias que en las grandes capitales. A Dios gracias, había
logrado conservar hasta la fecha todo su prestigio y en la misma fuerza
en que le había heredado de sus mayores. No concebía, en su clase, la
vida de otro modo, ni podía acomodarse a ciertas artimañas y componendas
con las clases inferiores, como hacían otros... porque así les iba
mejor. Era cuestión de dignidad nativa, y no había que disputar sobre
ello.

No pensaba en semejante cosa el tuerto Bermúdez, que le escuchaba sin
pestañear y bostezando a ratos; y eso que podía jurar que lo de las
artimañas y las componendas con las clases inferiores, iba con él porque
era rico y del solar de Peleches, y vivía en Sevilla, y tenía negocios y
amigos de muchas castas en varias partes, incluso Villavieja; sabía
también que los Vélez de la Costanilla le detestaban con cuanto le
pertenecía, y que si venían a visitarle entonces era sólo por darse
lustre y venderle la fineza; sabía además que el resoplado Vélez, con
todos aquellos pujos de idealismo aristocrático, era, so capa, el mayor
y más funesto intrigante que había en Villavieja, con excepción del
otro, de Carreño, el de la Campada, que allá salía con él en intrigas y
en agallas; y sabía, por último, que era relativamente pobre y pobre
vanidoso, vivía retraído y envidioso y maldiciente, lo mismo que sus
hijos e igual que todos sus fidalgos progenitores. Lejos de pensar en
contradecirle en nada el campechano Bermúdez, a todo le dijo «amén» por
ser ese el camino más derecho para llegar al fin de la visita, que era
lo que más deseaba entonces.

Túvole al sonar las nueve de la noche; y los Vélez de la Costanilla se
despidieron y se marcharon con el mismo insípido ceremonial con que se
habían presentado en el solar de Peleches.

En cuanto se vio Nieves a solas con su padre, le dijo:

--Creo que estoy mala, papá, y que si vienen más visitas esta noche, me
muero.

--Y yo también--respondió don Alejandro, recorriendo el salón a grandes
pasos para desentumecerse--. Pero no tengas cuidado, que no vendrán; y
si vinieran, perderían el viaje y el tiempo, porque voy a dar órdenes
para que se cierren las puertas, como si nos hubiéramos muerto o
zambullido ya en la cama... Pero dime antes: de todas las visitas que
nos han hecho hoy, ¿cuál te ha parecido la más molesta?

--La última--respondió Nieves sin vacilar--. Ésta de los Vélez. ¡Ay, qué
estampas de escaparate! Siquiera las otras...

--Justo, resultan divertidas.

--Eso es.

--Pues aún te faltan otros ejemplares de primera: los Carreños de la
Campada, rivales de los Vélez de la Costanilla, que acabas de conocer...
y lo que Dios nos tenga destinado, hija mía; porque al paso que vamos
hoy, no es fácil adivinar lo que sucederá mañana. De todas suertes, la
batalla ha de durar pocos días... Recuerda lo que don Claudio nos dijo.

--Sí; pero ¿y los del pago?

--Esos no te apuren: se toman a nuestra comodidad, o no se toman... o se
corta por donde convenga; y que arda Troya si es preciso. A nosotros,
¿qué? Por de pronto, cenaremos para cobrar fuerzas; y con eso y el
descanso de la cama, amanecerá Dios mañana y medraremos... ¡Catana!
¡Catana!...

Se presentó la rondeña a los pocos momentos, con una carta en la mano, y
mientras se la alargaba a su señor, la dijo éste:

--Que se cierren los portones de la calle y que nos preparen la cena a
escape... ¿Quién ha traído esta carta?

--Un mandaero.

--¿Espera la respuesta?

--No, zeñó.

Abriola don Alejandro, que ya había entrevisto al pendolista en la
bastarda algo temblona del sobre; leyó la firma ante todo, y dijo a
Nieves:

--De quien yo me presumía por la letra.

--¿De quién, papá?

--Del famoso farmacéutico. A ver qué se le ocurre al bueno de don
Adrián.

«SR. D. ALEJANDRO BERMÚDEZ PELECHES.

»Mi amigo, señor y dueño: hallándome imposibilitado de salir hoy de ésta
su casa por la torcedura de un pie (cosa de poca importancia); ausente
mi hijo desde que se fue esta mañana a hacer una de las suyas, y no
queriendo ser el último de sus buenos amigos en dar a ustedes la
bienvenida, se la mando en estos renglones.

»Mientras llega la ocasión de dársela de palabra, tengo un señalado
placer en repetirle que soy de usted verdadero amigo y seguro servidor
q. s. m. b.

»ADRIÁN PÉREZ.»

--Así habían de hacerse todas las visitas--dijo Nieves--, para que no
resultaran pesadas.

--Pues precisamente es la de este perínclito boticario de las pocas, si
no la única, que yo hubiera recibido hoy con verdadero placer. Tanto,
que mañana mismo he de ir yo a verle.

--¡Ay, papá!--exclamó Nieves alarmada de veras--. ¿Y si vienen visitas
estando yo sola?

--Ya se elegirá una hora conveniente--respondió su padre para
tranquilizarla--. Y a mayor abundamiento, te llevaré conmigo, y
tomaremos el aire de paso, y estiraremos los tendones; y si vienen
visitas, que vengan; y si se amoscan... mejor... ¡canástoles! ¡Viva la
libertad de Peleches!

Y se fueron al comedor, triscando como dos chiquillos después de salir
de clase.



--VIII--

En el casino


El de Villavieja tenía bien poco que ver y mucho menos que admirar. Esto
ya se sabe por referencia de don Claudio Fuertes; pero una cosa es
saberlo de oídas, y otra muy diferente verlo con los ojos de la cara;
subir por su escalera angosta, entre la tienda de Periquet y el _Bazar
del Papagayo_; sentir estremecerse los peldaños desnivelados, debajo de
los pies; abocar al vestíbulo mal oliente, obscuro, casi tenebroso de
día, con algunas perchas desiguales y una bastonera de listones, larga y
estrecha; echarse a la ventura por cualquiera de los dos pasadizos que
arrancan de allí, uno a la derecha y otro a la izquierda, con el suelo
esponjoso y temblón, de puro viejo, y ver aquí un cuarto lleno de
cajones vacíos, de quinqués desvencijados, de montones de periódicos de
desecho y de vasijas quebradas; más allá un tabuco con honores de
secretaría, conteniendo un estante de pino con papeles y algunos libros
de cuentas, cuatro sillas ordinarias y una mesa con tapete verde,
cartapacio de badana y escribanía de azófar; un saloncillo después con
una mesa larga con media docena de periódicos encima y buen número de
sillas alrededor, un armariote entre dos huecos de la pared con algunos
libros maltratados y varias colecciones de la _Gaceta_, un reló de caja
en un testero, y en el de enfrente un calendario debajo de un gran
anuncio encuadrado de los chocolates de Matías López, y dos quinqués,
con reflectores de latón, colgados del techo sobre la mesa. Todo aquello
era el «gabinete de lectura». Frontero a él, es decir, en el otro
extremo del corredor y con luces a la plaza, el gran salón: la mejor
pieza del Casino; salón de tertulia, de tresillo, de billar y de café al
mismo tiempo, y de baile cuando llegaba el caso. Entonces se arrimaban a
la pared las sillas de paja y las cuatro butacas descoyuntadas y
bisuntas que ordinariamente andaban de acá para allá al capricho de los
desocupados; se amontonaban las mesitas y los veladores en el cuarto
obscuro ya conocido, y en la _leonera_ y otro cuarto más por el estilo,
que había a su lado, o en la cocina, y se convertía la mesa de billar en
mesa de ambigú vistosamente adornada, en la cual se destacaban y lucían
mucho las pilas de azucarillos y las bebidas refrigerantes en la
cristalería de Periquet; se encendían las dos docenas de velas
correspondientes a otras tantas palomillas de quita y pon que había a lo
largo de las paredes y en cada cara de los dos pies derechos del medio;
y con esto y unas colgaduras de tul de tres colores en las puertas, y
unas guirnaldas de flores contrahechas, serpeando poste arriba en los
dos mencionados, y con quemarse allí unas pastillas del Serrallo, o
medio real de alhucema, resultaba el salón muy oriental y hasta
espléndido, en opinión de los más descontentadizos y exigentes
villavejanos.

La mesa de billar, por razón de la luz que necesitaban de día los
jugadores, estaba en una de las cabeceras del salón, cerca de uno de los
tres balcones que daban a la plaza. Los tresillistas, por alejarse todo
lo posible del ruido que de ordinario se hacía en la mesa y alrededor de
ella, entre jugadores, choque de bolas, cántico del pinche, matraqueo
del bombo, que era de hojalata, y comentarios y disputas de mirones y
tertulianos, ocupaban la cabecera opuesta, a más de treinta pasos de
distancia, porque el salón era enorme. Tenía el servicio de la casa,
desde tiempo inmemorial, ajustado a una tarifa votada en junta general
de socios, con asistencia del contratista, un cafetero establecido en la
calle trasera, en un local de muy mala traza; pero, según fama, cumplía
bien sus compromisos, y hasta gozaban de mucho crédito sus géneros, su
diligencia, y particularmente sus limonadas en la estación de verano.

Y no había otra cosa digna de mencionarse en el Casino de Villavieja.

Aquella tarde, o más bien, aquel anochecer, había, como de costumbre a
tales horas, poca gente en el gran salón. En las mesas de tresillo,
nadie; en los veladores inmediatos, lo mismo; en el sofá de gutapercha
jironeada y en las cuatro butacas contiguas a él, Maravillas y dos
«chicos de la redacción», hablando u oyendo leer, muy por lo bajo, a uno
de ellos unos papelucos. Cerca de la mesa de billar, tomando café
arrimados a un velador, el fiscal y dos amigos; y jugando _chapó_, con
el estrépito de siempre, el Ayudante de Marina y Leto Pérez el
farmacéutico: el primero sin corbata y con el cuello y el chaleco
desabotonados; el segundo lo mismo, y además en mangas de camisa;
licencias muy justificadas en aquella ocasión, porque tal era el calor
que hacía, que «se asaban los pájaros», al decir del hijo del boticario
sin apartarse mucho de lo cierto.

A pesar de este calor y de la peste que daban los dos reverberos de
petróleo colgados sobre la mesa, recientemente encendidos, aunque a
media luz todavía por recomendación del conserje, muy encarecida al
muchacho que apuntaba; a pesar de esto, y de llevar más de dos horas
jugando, ni el Ayudante ni Leto mostraban señales de cansancio.
Particularmente Leto, parecía endurecerse y animarse con la pesadumbre
del calor y los esfuerzos de la brega. Le faltaba tiempo para todo:
apenas se detenía su bola, largaba el tacazo y tomaba la contraria casi
al vuelo; agarrado a la baranda, veía correr las tres, porque a no estar
en mano una de ellas, a las tres ponía en movimiento disparatado, y las
seguía y arreaba con los ojos; y como siempre _hacía_ algo, cuando no lo
hacía todo, palos, carambola, pérdida y dos billas, con un estruendo
espantoso (porque el paño tenía heridas y recosidos, y las bolas
desconchados, y sonaban sobre el tablero como si llevaran clavos de
resalto), las sacaba de las troneras y plantaba los palos antes que el
pinche acabara de cantar el golpe. Al Ayudante le daba siete tantos y la
salida, si la quería; y así y todo le llevaba de calle, porque no había
defensa posible contra un modo de jugar como el de Leto. Y cuidado que
el Ayudante jugaba bien; pero como no lograra pegar al otro a la
baranda, cosa perdida. Con una cuarta de taco que pudiera meter en la
mesa el farmacéutico, golpe hecho por donde menos podía esperarse. Para
una fuerza inicial como llevaba su bola, no había nada seguro en la
mesa, ni en las inmediaciones las más de las veces. El Ayudante
desfogaba sus contrariedades llamándole san Bruno, y chiripero, y
leñador y otras cosas parecidas. Leto le concedía que le salía bastante
más de lo que tiraba; pero no que estuvieran bien aplicados los
calificativos aquellos. Y sobre eso porfiaban a cada instante y apelaban
al juicio de los mirones, ¡y daba Leto cada carcajada y decía cada
cosa!...

Porque aunque todo lo tomaba con calor, rara vez se incomodaba. Tenía
eso de bueno, por de pronto; amén de la estampa, que no era mala por
ningún lado que se la mirase. Al contrario, reparando mucho en ella y
sabiendo mirar, había momentos en que resultaba hasta hermosa. Leto era
fornido, sin ser basto ni mucho menos; ágil y bien destrabado de
miembros, de mirar noble e inteligente, sano color y correctas
facciones; la barba, de un matiz castaño obscuro, nutrida, suave y bien
_puesta_; el pelo semejante a la barba; los dientes sanos y
blanquísimos; la boca no grande y fresca, y el cuello, que entonces
estaba al descubierto, limpio, blanco y redondo como una pieza de
mármol. Pues siendo así al pormenor, sólo en determinados momentos, como
se ha dicho, resultaba, en conjunto, hermoso en el sentido estético de
la palabra. La razón de este contrasentido, que pocos trataban de
investigar (uno de ellos don Claudio Fuertes, que tan conocido le tenía,
y, sin embargo, se le pintó a don Alejandro de la manera indecisa que se
vio en su carta), la hallaría un fisiólogo de tres al cuarto con sólo
reparar cómo jugaba y discutía y razonaba y se conducía en todo, con
relación a los que le oían o le miraban, el hijo de don Adrián Pérez, y
la irá conociendo el lector según le vaya tratando.

El caso es, a la presente, que Leto llevaba de calle al Ayudante; que el
Ayudante se picaba; que Leto se defendía a su manera; que el fiscal y
sus colaterales les embrollaban el pleito para enzarzarlos más en él;
que el pinche dio una vuelta a los tornillos de los reverberos, porque
ya no se veía lo necesario para jugar la última mesa comenzada del
último partido; y que en este estado de cosas se marcharon los dos
amigos de Maravillas; se sentó éste junto al velador más próximo al
billar por el lado de _cabaña_, y «variando de conversación», preguntó
el fiscal al mozo farmacéutico que engredaba la suela de su taco en
aquel instante, después de haberse limpiado el sudor de la frente con
una manga de su camisa, si había ido a visitar al _Macedonio_.

--Y ¿quién es el Macedonio?--preguntó a su vez Leto candorosamente.

--Me parece que bien claro está--replicó el otro muy serio--. El señor
de Bermúdez Peleches.

--No veo yo esa claridad...

--Hombre--añadió el fiscal repantigándose en su silla y metiendo los
pulgares por las sisas del chaleco--: un Alejandro que tiene por
hermanos a un Héctor y un Aquiles, no puede ni debe ser otro de menor
talla que el de Macedonia, el _Magno_, que llamamos la Historia y yo.
Además, según mis noticias, es tuerto como su ilustre padre, el jumista
Filipo. Otro rasgo de familia...

Se celebró mucho la ocurrencia por todos los presentes, incluso
Maravillas, que por aquella vez no usó la sonrisita a que le obligaba de
continuo su papel de librepensador propagandista; por todos, menos por
Leto, que se quedó mirando de hito en hito al fiscal... hasta que de
pronto soltó una carcajada.

--¡Carape!--exclamó enseguida--, que está de molde el apodo.

--Gracias, muchacho--dijo muy serio el fiscal.

--Vamos, que quedará como otros muchos.

--No lo dije por tanto; y hasta lo sentiría, porque tengo los mejores
antecedentes de ese caballero, y en especial, de su hija. Dicen que es
cosa excelente... Pero ¿en qué quedamos? ¿ha ido usted o no ha ido a
verlos?

--¡Yo!... ¿a qué santo?

--Al santo de que ha ido media Villavieja... ¡Canario, cómo se conoce
que tienen guita larga!

--Pues mire usted... (Allá va eso, Ayudante... Vaya usted contando: la
carrerita del medio, carambola y billa... Aguarde usted, que también el
mingo se va a colar... ¡Se coló!... Dos y seis, ocho; y seis, catorce.
Apunta, muchacho.) Pues iba a decir que, sin que yo tenga personalmente
nada que ver con ellos, ni los conozca siquiera más que de oídas, es lo
cierto también que, por una casualidad, no estuve ayer en Peleches de
punta en blanco, y que por poco más de lo mismo, no he subido hoy allá.

--¡No le dije yo? A ver eso, hombre.

--Y ¿qué ha de verse? Lo que le dije al principio: que nada tengo que
hacer en Peleches, y que por eso no he ido.

--Como decía usted que por una casualidad...

--(Apunta eso más, muchacho... y no se queme, Ayudante. Ya sabe que soy
un segador chiripero.) Lo decía por mi padre.

--Ahora lo entiendo menos.

--Mi padre es muy amigo de don Alejandro desde que éste andaba por acá.
Ayer se torció un pie.

--¿Quién? ¿don Alejandro?

--No, señor: mi padre.

--Corriente.

--Torciéndose un pie... poca cosa... ya está casi bien. (¡De maestro,
señor Ayudante, de maestro! Pérdida con tres palos, y cubierto yo; y
además pegado como una ostra... ¡Carape!... Vamos, un tanto más para
usted...) Pues torciéndose un pie mi padre en un hoyo de la botica, no
pudo subir ayer a Peleches a saludar a ese señor; y no pudiendo subir,
le escribió una esquelita a última hora de la tarde, al ver que yo no
volvía.

--¿De dónde?

--De voltejear por afuera. Porque él había pensado que hiciera yo la
visita en su lugar... (Otro golpe bueno, Ayudante. A ese paso, me la
lleva usted. Pero ya nos veremos un poco más allá. Estamos veinticuatro
por diez y ocho... ¿no es así? Me faltan doce... cuestión de un golpe o
dos... ¡Ajá!... Apúntame esos cinco tantos por de pronto.) Al volver ya
de noche, me lo contó mi padre con lo de la torcedura, que ocurrió
después de salir yo de casa donde le dejé arreglándose para subir.

--¿Adónde?

--A Peleches... ¡Y quería que yo le acompañara!... Como ha querido hoy
que subiera a decirles que todavía continuaba él sin poder salir de la
botica...

--Y bien querido.

--¡Quite usted allá, hombre!... ¡Pues soy yo a propósito para esas
embajadas y esos!... Todavía ayer, si hubiera estado en casa, por
complacer a mi padre y no tener disculpa de fuste para lo contrario...
¡pero hoy, estando él ya para subir de un momento a otro, y después de
la carta de anoche!... (¡Carape!... se me pasó la bola... Vaya otro
respirito más para la agonía de usted, Ayudante.)

--Pero ¿por qué se resiste usted tanto a complacer a su padre en un
asunto tan hacedero y llano y hasta gustoso?

--Por demás lo sabe usted, fiscal: porque no sirvo yo para esas cosas...
vamos, que me pego a la pared lo mismo que un animalejo.

--Pamemas. Diga usted que le gusta lo cómodo, y acabemos...

--Que es la pura verdad, hombre: que soy así.

--Para lo que le conviene.

--¡Lo mismo que Dios está en los cielos!

Esto lo dijo Leto preparándose a jugar por la baranda de arriba; y al
oírlo Maravillas, le soltó desde enfrente una sonrisita de las más
acentuadas de las suyas. Leto la pescó en el aire, y casi se sintió
mortificado; pero estaba más atento que a esas cosas, a la jugada que
acababa de prepararle un descuido de su contrario.

--Así se los ponían a Fernando séptimo--dijo el fiscal, repitiendo una
frase tradicional en los billares, en idénticos casos; es decir, cuando
queda la bola contraria entre la del jugador y los palos y en línea
recta, para _fusilar_.

--¿Se tira esto?--preguntó Leto al Ayudante repitiendo otra frase de
billar.

--Y con mucho cuidado--contestó el Ayudante, dándose por muerto.

--Pues allá va.

Se oyó un estrépito formidable; y no quedó nada, lo que se llama nada,
sobre la mesa, porque los cinco palos fueron a estrellarse en la cara de
Maravillas; la bola de Leto saltó tras ellos, con diferente rumbo por
suerte de Tinito el sabio; y las otras dos, por haber chocado la del
Ayudante con el mingo que estaba en cabaña, desaparecieron en las
troneras, después de rebotar unos instantes de baranda en baranda, como
si las persiguieran centellas.

Maravillas se quedó como espantado y sin maldita la gana de sonreírse;
Leto aseguraba que lo había hecho sin intención, pero con trazas de
darlo por bien hecho a poco que lo pusiera en duda el apaleado; el
Ayudante pedía que se le apuntara el golpe a él porque la bola que saltó
había sido la de Leto, y los demás coreaban la porfía como lo reclamaba
la pintoresca situación... De pronto callaron tirios y troyanos, y se
vio a los jugadores arrojar los tacos, abotonarse apresuradamente
camisas y chalecos, volverse Leto de espaldas, recoger de encima de una
banqueta su americana, y, muy acelerado, embutir el cuerpo en ella.

Porque es el caso que acababan de aparecer en el salón el comandante don
Claudio Fuertes y otras dos personas que, por todas las señales, debían
ser don Alejandro Bermúdez y Nieves, o, como dijo a sus colaterales el
fiscal, después del primer vistazo a los forasteros y en su manía de
poner motes a todo bicho viviente, «el Macedonio con la más guapa de las
hijas de Darío».

Por todo arreo llevaba Nieves una túnica lisa de color de barquillo, muy
ajustada al airoso talle, y un sombrerito de paja del tono del vestido,
de los guantes y de la sombrilla; y por todo adorno del traje, dos
toques o _notas_ verde mar: una en el sombrero y otra en la cintura.
Calcúlese el relieve que adquiriría aquella figura tan esbelta, tan
fina, tan pulcra y tan elegante, sobre los fondos sucios y denegridos
del gran salón del Casino de Villavieja.

Don Claudio avanzó con sus acompañados hasta la mesa de billar, y les
fue presentando, uno a uno, todos sus amigos agrupados allí.

Cuando le tocó el turno a Leto, don Alejandro le dio un fortísimo
apretón de manos, y Nieves, mirándole con gran interés, le aseguró que
tenía grandísimo gusto en conocerle. Leto, con la lengua trabada y las
mejillas ardiendo, pensó que le daba algo.

--Hemos estado en la botica--le dijo Bermúdez--, donde he tenido el
placer de abrazar a mi buen amigo don Adrián, y nos ha hablado
largamente de usted. Por eso, y por ser hijo de quien es, nos alegramos
tanto de hallarle aquí. Además, yo le conocí a usted así de chiquitín.
¡Canástoles con el estirón que ha dado desde entonces acá!

Hablando, hablando, se supo que el padre y la hija habían salido de
Peleches a las seis de la tarde y bajado por la Costanilla. Habían
entrado en la Colegiata, donde Nieves, después de rezar sus devociones,
había visto cuanto era digno de verse y la fue enseñando don Ventura,
con su paciencia y amabilidad acostumbradas. Después habían entrado en
la botica. Allí descansaron y hablaron largamente. Al disponerse para
salir, llegó don Claudio que había ido a buscarlos a Peleches media hora
antes, creyendo hallarlos en casa todavía. Desde la botica, y como ya el
calor no molestaba mucho, se fueron los tres hacia el muelle, y luego
por la Campada... y por la Ceca y la Meca. Viniendo ya cerca de la
plaza, de vuelta para Peleches y muy sediento don Alejandro, recomendole
don Claudio las limonadas del Casino; y por eso y porque Nieves
conociera el gran salón, de tan buenos recuerdos para él, habían subido.

Conque se dispusieron convenientemente dos o tres veladores lo más lejos
que se pudo de los reverberos del billar que apestaban a petróleo; se
pidió perdón a Nieves porque no olieran a cosa mejor, y se sentaron
todos «en dulce amor y compaña», devorando a Nieves con los ojos los dos
abogadillos; no sabiendo Leto Pérez dónde fijar los suyos con entera
seguridad de no ser aludido por nadie, para evitarse la angustia de
hablar delante de tan señalados huéspedes, y muy arrepentido el fiscal
de haber puesto motes a aquel señor que, aunque tuerto, le parecía una
excelente persona y era padre de la chica más guapa que había visto él
de cerca en todos los días de su vida.



--IX--

La familia del boticario


Las visitas de aquel día no fueron tantas en Peleches ni tan molestas
para sus moradores, como las del anterior; porque en Villavieja, como en
todas partes, había de todo, y el furor de la cursilería y de la
presunción estrafalaria, había pasado con la nube de la víspera. Entre
los últimos visitantes abundaron las buenas y honradas intenciones, los
generosos deseos, hasta móviles de gratitud no olvidada a pesar de los
años transcurridos; y en los más de los ejemplares se entendía bien
claro que si llevaban encima los trapitos de cristianar y las vistosas
galas, no lo hacían por vana ostentación, sino como debido tributo a la
importancia de los señores visitados.

La única nota discordante en aquel conjunto de cosas bastante bien
concordadas y soportables, y hasta entretenidas a ratos, fue la familia
Carreño, o más propia y gráficamente «los Carreños» de la Campada, o,
como si dijéramos, los Mucibarrenas de Villavieja, ya que a sus rivales
sempiternos, los Vélez de la Costanilla, se les llamó, a su debido
tiempo, los Butibambas. Para que todo fuera contrapuesto y antagónico en
estas dos dinastías de Villavieja, hasta en el arte y la traza andaba la
una al revés de la otra.

Ya se ha visto que los Vélez eran largos, huesudos, blancos, solemnes y
fríos como estatuas sepulcrales. Pues los Carreños, como constaba de
toda notoriedad en Villavieja y se vio en los cuatro ejemplares
(matrimonio y dos hijas) presentados en Peleches, eran chaparrudos,
cetrinos, bastos de líneas y facciones, crespos de pelo, mordaces de
lengua e implacables de entraña. De estilo y de educación, como de
estampa y de pelo.

Padres e hijas despotricaron a porfía durante tres cuartos de hora, y no
dejaron honra limpia ni hueso sano en Villavieja. ¡Cuánto se felicitaba
la Carreño madre (eran primos hermanos los cónyuges) por la venida de
los Bermúdez a Peleches!

--¡Esto consuela, señor don Alejandro!--decía abanicándose briosamente
el pescuezo con ronchas bronceadas--. Se ve una entre los suyos, y tiene
con quién hablar y desahogarse... Porque en la soledad a que la obliga a
una el decoro de la clase, se hacen allá dentro unas talegadas de asco,
que da gusto desocuparlas después entre gentes que la comprendan a una y
sepan estimar las cosas en lo que valen... ¡Si vieran ustedes cómo se va
poniendo esto!... Ya no hay quién lo conozca. No queda un alma decente:
todo es trapajería de ayer acá... hasta en el ayuntamiento; hasta en los
empleados que nos manda el Gobierno para las oficinas que tiene aquí...
Así es que, no queriendo apolillarme ni que se apolille nadie de mi casa
en un desván, como algunos trastos viejos que yo me sé (los Vélez de la
Costanilla), les digo a éstas (las hijas): a vivir alegres, y al sol;
pero como si no hubiera en Villavieja más habitantes que nosotros. ¿Van
esas puercas a la Glorieta? Vosotras a la Chopera. ¿Vienen ellas aquí
abajo? Vosotras vais allá arriba. ¿Ellas hacia el Miradorio? Vosotras a
los Arcos. ¿Ellas muy emperifolladas? Vosotras con lo peor, en camisa...
en cueros vivos si fuera posible. Que lo vean, que comparen, que
aprendan algo; y si les duele, a eso se tira... y al cuerno las
grandísimas tarascas que se salen de su cascarón... Igual pasa cuando
éste (Carreño) se lía con el ayuntamiento, pongo por caso, para que se
haga o no se haga esto o lo de más allá: en lugar de aconsejarle que se
esté quieto y deje rodar la bola que a él no ha de pisarle, le ayudo a
que apriete más contra el lucero del alba, porque el día que se
acostumbren ellos a no vernos y a no sentirnos, como si no quedaran
Carreños en Villavieja, los demonios se lo llevarían todo y aquí no se
podría parar.

Carreño se reía a carcajadas con estos dichos de su mujer; y como era
bastante más avisado que ella, no los usaba tan crudos; pero en el
alcance de la intención, no la iba en zaga. Las hijas, cargadas de
similores y de cintajos, muy porosas y verdegueando, con la misma
intención de casta rajaban en un estilo mixto de lo más malo de los
otros dos.

--¿Sabes, papá--decía Nieves al suyo después que se marcharon los
Carreños--, que eso de los aires puros que tanto recomiendas tú, no da
siempre los mejores resultados en lo tocante a buenas ideas?... ¡Mira
que de ayer acá llevamos oídas cosas buenas, y a gentes bien sanas de
cuerpo!

--Yo te diré--contestó don Alejandro un poco atarugado con la inesperada
observación de su hija--. Mirado el caso por encima y tal como él mismo
se va metiendo por los ojos, parece que tienes razón; pero atendiendo a
lo que debe atenderse; mirando como debe de mirarse ¿estás tú?...
poniendo cada cosa en su sitio y a su luz correspondiente; midiendo esto
y pesando aquello con la necesaria reflexión; no dando a ciertas... a
ciertas, vamos, a ciertas pequeñeces accesorias, el valor de un hecho
fundamental, ¿eh?... estudiando, en fin, el punto a conciencia...
penetrándole hasta lo más hondo, como yo le tengo penetrado, lo
infalible de mi axioma se palpa; pero hasta el extremo de que ese mismo
argumento que a ti se te ha ocurrido, le da mayor realce todavía... como
te lo podía demostrar yo ahora, si la ocasión fuera oportuna o lo
reclamara una gran necesidad... Porque te advierto que la cuestión
resulta algo metafísica, tratada como es debido; y no creo que te
divirtiera gran cosa a raíz de una tanda de visitas como la que vienes
aguantando.

Se ignora si las racionales dudas de Nieves quedaron desvanecidas con
esta argumentación de su padre; pero es un hecho que la una y el otro, a
pesar de tener citado a don Claudio en Peleches para el anochecer, tan
hartos se vieron de visitas y tan necesitados de libertad y movimiento,
que a las seis de la tarde se echaron al mundo por la Costanilla abajo,
anticipando la salida dos horas a la convenida con el comandante
retirado.

Ya se sabe que después de visitar la Colegiata, hicieron una larga
parada en la botica, y que desde la botica se fueron a corretear por la
villa hasta dar a última hora en el Casino. Poco importa lo que hicieron
en él, y menos lo que les ocurrió andando al aire libre, que no abundaba
ciertamente aquella tarde; pero hay que decir algo de su visita a don
Adrián Pérez el boticario.

Uno, y dos, y tres... muchos abrazos se dieron los dos amigos. Se
golpeaban las espaldas con las manos abiertas, se separaban, mirábanse
un momento, se sonreían; y vuelta a abrazarse y a desabrazarse, y a
mirarse y a sonreírse... y a todo esto, sin dejar de decirse cosas...
«¡Caray, cuánto me alegro!--¡Con qué placer le abrazo,
canástoles!--¡Otro, don Alejandro!--¡Con toda el alma, don Adrián!...
¡Si no pasan días por usted, canástoles!--¡Si está usted hecho un mozo,
caray!... ¡Hala con otro!--¡Ya se ve que sí, ja, ja!... ¡Qué don Adrián
tan famoso!--¡Vaya con el bueno de don Alejandro!--Pues sí,
señor.--¡Vaya, vaya!...» Y así.

Después empezó el boticario con Nieves: no a abrazarla, sino a hacerla
mil preguntas y cumplidos y a ponerla en los cuernos de la luna por
«guapa moza», acabando por sacarla parecidos con cada uno de los
Bermúdez que él había alcanzado, contra la opinión del Bermúdez
presente, que sostenía, con mejores títulos, que era «toda de los de
allá», casi un retrato de su madre.

Convínose en ello, porque, al cabo y al fin, al boticario igual le daba,
y sentáronse el padre y la hija en las banquetas que don Adrián les
arrimó, ofreciéndoles de paso un refresco de jarabe de moras o de agraz,
que había en la botica, hechos en aquella misma semana... o chocolate
que les bajarían de casa... «con toda franqueza». Se lo estimaron mucho,
pero no quisieron tomar cosa alguna. Entre tanto, nada se había hablado
todavía de la cojera de don Adrián, que se le notaba, no solamente al
moverse, sino en llevar calzado con una chinela el pie de que claudicaba
algo, y el otro con la bota de todos los días.

A lo que de él se sabe por don Claudio Fuertes, hay que añadir que era
de regular estatura, moreno, enjuto, de ojos pequeños, pero listos,
risueño de expresión, y de voz lenta y sin timbre alguno. Parecía algo
socarrón, pero en realidad no lo era. Lo parecía, porque así resultaba
de la combinación de su flemática y natural sosera, con la malicia
aparente de sus ojuelos de ratón y lo risueño de su boca.

Lo del pie, por lo que le preguntó don Alejandro enseguida que se hubo
sentado, había sido poca cosa: alcanzando el tarro del _papaver album_
para preparar un medicamento, se puso de puntillas; y al sentar el pie
en el suelo otra vez, se le hundió la mitad de hacia afuera en una
rendija grande (que señaló con la mano). Nada, una ligera distensión que
ya estaba curada con unas compresas de vejeto... tanto, que pensaba
haber subido a Peleches un poco más tarde. Porque pensar que cumpliera
por él su hijo, era pensar los imposibles... «¡Caray, qué muchacho ese!»

Y movía un poco la cabeza, y se sobaba el codo izquierdo, haciendo subir
y bajar la manga de la levita con todo el hueco de la mano derecha
aplicada allí.

Por aquel portillo, es decir, por la dulce e inofensiva lamentación del
boticario, salió a plaza, provocada con verdadero interés por Bermúdez,
la historia de toda la familia de don Adrián.

Al morir la boticaria, catorce años hacía, le quedaban cuatro hijos de
los catorce que había tenido en su afortunado matrimonio. De los cuatro
hijos, tres eran hembras. Corriendo el tiempo, la mayor se casó con el
vista de aquella aduana; ascendiéronle pronto, y por esos mundos andaba
el matrimonio cargado de familia; pero tenían todos qué comer, y eso
consolaba algo. La segunda casó peor: con un villavejano recién hecho
maestro de escuela. No le producía el oficio allí para lo indispensable;
fuéronse a la ciudad creyendo mejorar de fortuna, y ya se habrían muerto
de hambre sin el mendrugo que él les daba, quitándole de su mesa. La
tercera se casó con un teniente de la Guardia civil, y también andaba,
como la mayor, de la Ceca a la Meca, y también cargada de familia.

--La verdad es--concluyó don Adrián rascándose muy suavemente el codo--,
que bien consideradas las cosas, señor don Alejandro, y tal y cual van,
¡caray! los particulares de otras familias, no les ha caído a mis hijas
la más negra de las fortunas... eso es. Las tres se me han casado: dos
de ellas comen y están en carrera... eso es... La tercera anda algo
atrasadilla de recursos, es verdad; pero ¡qué caray! es honrado y mozo
su marido... por lo más obscuro amanece a lo mejor... eso es... y Dios
no falta nunca a los buenos... Eso las digo yo a cada paso: vea usted; y
tan contentas... eso es... y contento yo también, sí, señor, bastante
contento; porque otra cosa no sería regular... Eso es.

Acabado este punto, se tocó el del hijo.

--Ayer me decía usted en su carta--apuntó don Alejandro--, que por haber
hecho _una de las suyas_... (creo que eran éstas las palabras) no había
vuelto a casa a la hora en que me escribía; y hace un momento se ha
referido usted también a él de un modo semejante.

--¿Y eso le ha metido en cuidado?--le preguntó el boticario sobándose el
codo y sonriendo blandamente.

--No diré que en cuidado--respondió el de Peleches muy afable--; pero en
cierta curiosidad...

--Es natural eso, ¡je, je!... Pues respecto de ese muchacho, ¡caray! yo
no sé qué decirle a punto fijo... a punto fijo... eso es. Por de pronto,
es noblote a no poder más; y hasta el día de la fecha... en buena hora
lo diga, no me ha dado ningún disgusto... quiero decir, un verdadero
disgusto...

--Pues eso ya es algo, don Adrián.

--¡Caray! ¡vaya si lo es! ¡Y no doy yo pocas gracias a Dios por ello!
No, no: en ese punto, marchamos bien. Pues este chico, a quien usted
debió conocer la última vez que estuvo aquí, aunque de prisa, así de
pequeñuelo, correteando por la botica... eso es... porque no salía de
ella en todo el santo día de Dios... parecía un muñequito... ¡tan
redondito y tan blanco!... vamos, un muñequito de porcelana... ¡con unos
ojazos negros!... No, y conservar los conserva, aunque no parecen tan
grandes ahora... Verdad que, como le ha crecido la cara... eso es. Lo
que le ha variado algo es el color: ya no es tan blanco... Y bien
mirado, mejor es así para un hombre como él, tan hecho y tan... eso
es... Y vamos allá: como le vi bien despierto y de excelente condición,
púsele en carrera con ánimo de que siguiera la de su padre: ya ve usted,
por no dejar morir esto que ha sido la hogaza de la familia, de una
familia tan dilatada como la mía; y hay que ser agradecido, don
Alejandro... eso es. Fuese el chico a la ciudad; estudió las
humanidades, con aprovechamiento, sí, señor, y con muy buenas notas...
¡caray! ¿por qué no decirlo?... Siendo ya bachiller, se prestó de buena
gana a seguir esta carrera, y le envié a Madrid... Verdaderamente que el
dinero no sobraba en casa; pero había lo necesario desvalijando un poco
la hucha de mis buenos tiempos de boticario de nota. ¡Y ¿qué mejor
empleo para ello, qué caray!... Un hijo solo, llamado quizá a ser el
sostén de la familia desde el día en que yo faltara... porque para
entonces, aún le quedaban dos hermanas solteras, y su pobre madre
arrastrando malamente la vida que se le acabó al siguiente año...
¡Caray! mi señor don Alejandro, todavía duele allá dentro cuando pasan
estos recuerdos por la cabeza... En fin, que se fue Leto a Madrid...
¿Les he dicho a ustedes que se llama Leto mi hijo?

--No, señor.

--Pues así se llama: Leto... eso es... Y por cierto que el nombre es lo
peor que tiene el pobre chico.

--¡Lo peor! ¿Y por qué, don Adrián?

--Porque es feo y hasta un poco... ¿a qué negarlo, qué caray!... Es
feo... y raro, vamos. Pero cosas allá de su madre y su padrino, a cual
más escrupuloso en la materia... eso es; porque san Leto era el santo de
aquel día, primero de septiembre... Pero ¡caray! dije yo, aunque esa sea
la costumbre en la familia, me parece a mí que, por una vez, bien se
puede quebrantar... eso es, en gracia siquiera de lo raro del nombre:
pongámosle otro más, para llamarle por él, y así queda todo arreglado.
Que nones, don Alejandro; y, en fin, que se llama Leto... Eso es.

Declararon los oyentes, de todo corazón al parecer, que no había en el
nombre nada de feo ni de raro, y, sin convencerse de ello, continuó don
Adrián:

--Tampoco en Madrid dio un mal paso en su carrera: buenas notas siempre,
mucho fruto... porque aquí, en la botica, le iba descubriendo yo cuando
venía a pasar las vacaciones... y al mismo tiempo haciéndose un chicazo
como un trinquete... no muy grande; pero bien cortado... eso es, y
fuerte... y guapo, ¡qué caray!... y dócil y risueño que daba gusto.
Pues, señor, que llegó a tomar el título y que se vino a casa, y que le
arrimé a la botica para que practicara lo que había estudiado, eso es...
porque sin práctica, de nada valen las teorías; y, amigo de Dios, como
una seda desde el primer instante. Una soltura y un arte... un arte como
si en toda su vida no hubiera hecho otra cosa... Pero, vea usted, ¡qué
caray! no había que pensar en mirar muy de cerca lo que hacía, porque ya
le tenía usted con las manos trabadas, materialmente trabadas, eso es...
vamos, que hasta era capaz de echarlo todo a perder... por el genio, por
el arrastrado genio.

--¿Lo tenía malo?

--¡Quiá! Corto... ¡o qué sé yo? Desde muchachuelo fue lo mismo; y ¡si
vieran ustedes lo que eso le perjudicó durante la carrera!... Porque sin
esa condición, hubiera lucido el doble trabajando menos: eso es. Pero yo
esperaba que se le fuera modificando con el tiempo y según iba él viendo
mundo y tratando gentes. ¡Quiá! En ese punto no ha habido señal de
enmienda: al contrario, si bien se mira.

--Pero ¿tan corto es de genio, don Adrián?

--Tan corto o tan... yo no sé, don Alejandro, no sé lo que es. Él va a
todas partes; él entiende de todo un poco, y es afable y cariñoso con
todo el mundo... y es inteligente y listo, ¡caray! y placentero y
servicial... eso es; pero al mismo tiempo tiene la manía de que cuanto a
él se le ocurre es pura insignificancia, y cuanto hace, una chapucería,
mientras que le para y le asombra cuanto piensan y hacen los demás... Le
digo a usted que es raro el caso... ¡muy raro, caray!... y una lástima,
sí, señor, una lástima; porque yo tengo mis razones para creerlo así, y
sin que me ciegue la pasión de padre... sin que me ciegue, eso es...
Digo que tengo mis razones, y verán ustedes por qué... Como tiene
conmigo bastante confianza, porque al fin y al cabo soy su padre, en
cualquier punto que tocamos en nuestras conversaciones se deja correr
guapamente... vamos, sin recelo mayor que digamos... eso es... sin
recelo; y el chico, entonces, habla y habla, no mucho, pero bien, hasta
con su poco de calor... y con arte, ¡caray!... con... vamos, con fe en
su idea; y eso que se le conoce que no da todavía todo lo que tiene; que
ve en sus adentros... eso es, en sus adentros, bastante más que lo que
dice... Pues ¡caray! ocurre que sobre esos mismos puntos le tira de la
lengua el primero que llega a la botica, o le coge en la calle o en el
Casino; y ya es otro hombre diferente: ya le falta, vamos, aquella
seguridad, y aquel mirar sereno, y aquel orden en los razonamientos... y
aquella firmeza de palabra... y ¿qué sucede? que amilanándose así, se
desconcierta, se confunde, y sale del paso con una cuchufleta de
chicuelo, eso es, cuando no con una tontería... ¡Caray! a mí no me gusta
eso, y se lo digo así... «Pero, hombre, tente firme en tu puesto; habla
con formalidad, eso es, con el aplomo que tú sabes cuando quieres...»
Pues nada, don Alejandro: me responde muy serio que está convencido de
que no se le ocurre cosa ni idea que valgan dos cuartos; que es una pura
vulgaridad y un hombre enteramente insignificante, ¡caray! Y de aquí no
hay quien le saque.

--Es raro eso, ¿verdad, Nieves? ¡Y para lo que hoy se usa!...

--Y les advierto a ustedes que lo mismo es en lo poco que en lo mucho.
Por ejemplo: está cantando a media voz... en la botica o en su cuarto,
porque él nunca está de mal humor... Digo que está cantando, y cantando
bien, eso es... cosas de teatro que oiría en Madrid, creo yo, porque no
se parece el cántico a los de acá... La voz es llena y de hombre, bien
templada... vamos, una buena voz a mi entender: pues llego yo, o llega
cualquiera: ya le tienen ustedes turulato, como si hubiera cometido un
pecado mortal. Eso es... Otro caso más raro: tiene mucha afición al
dibujo y a la pintura, y sus avíos correspondientes para lo uno y para
lo otro... A lo mejor le ven ustedes encaramado en el Miradorio, o
acurrucado en la vega, o delante de un paredón viejo, con el pincel en
una mano, su cajita de colores en la otra, un pomito con agua a un lado
y su libreta sobre las rodillas, pinta que pinta. Pues que le diga el
más guapo que le enseñe lo que ha pintado... ¡caray! primero le enseñará
el hígado... Eso es. Que se arrime alguno a él cuando se halla en estas
operaciones: se pondrá encarnado como la grana, y ya no sabrá lo que
hace...

--¡Conque también pinta?--exclamó Nieves que escuchaba con suma atención
al boticario.

--¡Caray si pinta!--contestó don Adrián sobándose mucho el codo--; y
hasta creo que bien, por lo que he logrado atisbar yo y lo poco que lo
entiendo... Pero aguarden ustedes, que es posible que tenga alguna
cosilla de esas en el cartapacio de su atril, donde suele guardar las
recién acabadas...

Metiose el boticario en la trastienda, renqueando un poquillo; abrió una
puerta que había a la derecha; entró por ella, y no tardó en volver con
unas cartulinas en la mano. Púsolas en las de Nieves, porque ellas
fueron las que más se adelantaron para cogerlas, y la dijo:

--Ahí está lo último que ha hecho. Ustedes, que lo entenderán mejor que
yo, podrán decir si tiene algún mérito.

Nieves separó las cartulinas y pasó una mirada rápida sobre ellas, pero
ávida y ardiente.

--¡Mira, papá--le dijo con entusiasmo volviéndose hacia él--, qué
acuarelas tan lindas! ¡Con qué facilidad y con qué valentía están
hechas! ¡Qué frescura de color!... ¡Ay, don Adrián!--añadió mirando al
boticario que se derretía de placer con el éxito de aquellas obras de su
hijo--. ¡Si viera usted lo que cuesta hacer estas cosas! ¡Si supiera
usted las fatigas y los años que se pasan para llegar siquiera a la
mitad de este camino!

--Pero ¿dónde demonios ha aprendido su hijo de usted a pintar, y a
pintar de este modo?--preguntó don Alejandro que todo se volvía ojo para
mirar y admirar las acuarelas.

--¿De manera--dijo muy suavemente el boticario, soba que te soba el
codo--, que dan ustedes alguna importancia a esas pinturas?

--¡Muchísima!--respondieron unísonos Nieves y su padre.

--Me alegro, ¡caray! sí, señor, me alegro... Eso es. Pues Leto, según me
ha dicho, aprendió a pintar así... porque algo ya lo sabía él desde el
Instituto, con un compañero de posada que tuvo en Madrid, y parece que
era pintor de nota... Eso es. Se querían mucho los dos y aún se escriben
de vez en cuando. El pintor está en Roma ahora.

--¿De modo que ésta es la gran afición de Leto?--preguntó Bermúdez.

--¡Quiá!...--respondió el boticario, echando la cabeza a un lado y casi
cerrando los ojos al recargar el acento de la palabra y de la sonrisa--;
esa afición es la de los ratos perdidos... vamos, la última de todas.
Otra muy distinta es la que materialmente le cautiva y le trae a mal
traer... a mal traer, sí, señor, ¡caray! ¡Es mucho cuento lo que le
emborracha!

--La caza, ¿eh?

--No, señor: la mar... Tampoco la mar propiamente, sino la embarcación
con que anda por ella: su balandro... ¡qué balandro?... su _yacht_.

--¡Canástoles!

--¿Y tiene un _yacht_... un _yacht_ de veras?--preguntó Nieves,
apartando sus ojos de las acuarelas para fijar en el boticario su mirada
henchida de curiosidad.

--Un _yacht_, señorita--respondió don Adrián en tono muy ponderativo--:
un _yacht_, así, en puro inglés; y de lujo, ¡caray! lo que se llama de
lujo... eso es: vamos, un _yacht_ de regatas, de primera. Esos son sus
amores verdaderos; lo que más le entusiasma en el mundo y de lo único
que se atreve a hablar con calor y con fe y sin aturrullarse delante de
las gentes... Ya se ve: no es obra de sus manos ni de su idea, y por
consiguiente... eso es.

--Pero, señor don Adrián--díjole su amigo chanceándose--: usted se ha
corrido mucho, se ha despilfarrado... porque un _yacht_ de esas
condiciones, no se compra con dos cuartos.

--¡Caray! ¡Yo lo creo!... Pero no se piense usted que el pobre
boticario... ¡Quiá! ¡Pues están los tiempos, gracias a Dios, para esas
sangrías... caray, caray! No, señor. La procedencia del _yacht_ es otra
historia, señor don Alejandro. Verán ustedes. Leto, como le dije a
usted, hace a todo... eso es; y lo mismo que pinta y navega... porque lo
de navegar es ya viejo en él, anda por montes y barrancas con la
escopeta al hombro, y conoce la comarca yerba a yerba y canto a canto...
eso es. Pues, señor, que se descubrió aquí una mina pocos años hace; que
la compró una compañía inglesa, y que vino un ingeniero de allá para
explotarla. Este inglés era mozo, algo arlote como todos los ingleses, y
muy campechano y muy resuelto para todo; que Leto y él se conocieron en
el Casino; que resultó que tenían unas mismas aficiones, y cata que
llegan a hacerse muy amigos. Al inglés le gustaban las setas; pues ya
estaba Leto diciéndole dónde las había legítimas, sin la menor sospecha
de hongo venenoso, y acompañándole a cogerlas... eso es: medio día de
campo; que berros, pues en tal parte; y a buscar los berros; que
caracoles o ranas o cualquier otra porquería de las muchas que devoraba
aquel hombre... pues a ello los dos; que esta clase de caza o que la
otra: lo mismo. Leto tenía un bote, malo por supuesto; pero andaba a
fuerza de vela; el inglés se las pelaba por esa diversión en que era
gran maestro... ¡caray, yo lo creo! como que era del _Royal-Club_ de su
tierra, y había ganado no sé cuántos premios de honor en regatas
famosas... eso es... ¡uf! y hombre muy principal y acaudalado, sí,
señor... y buen mozo... pues golpe al bote a todas horas... y atrocidad
va y atrocidad viene... porque no sé cómo no quedaron en una de ellas.
Eso es. Por otra parte, estaba enamorado de nuestra bahía, que ya sabe
usted que es de lo mejor del mundo, dicho y confesado por inteligentes
extranjeros... ¡caray, si es cosa buena! y estando enamorado de la bahía
y de la afición y el arte de Leto, no pudiendo adquirir aquí una
embarcación a su gusto, hizo traer, a fuerza de dinero para que llegara
pronto, un hermoso _yacht_ de regatas que él tenía en su país. Pues,
señor, que viene el _yacht_, y que Leto, al lado del inglés, aprende a
manejarle en cuatro días, y que se me vuelve medio loco el hijo, ¡caray!
de puro gozar en aquel... vamos, en aquel deleite, eso es, tan nuevo
para él... y échate mar afuera los dos hasta perderse de vista, y vira
acá y vira allá, dando con los topes en el agua y haciéndome a mí pasar
las de Caín de susto y de congoja, eso es... hasta que me convencí de
que no había tanto riesgo como aparentaba... En fin, señor don
Alejandro, que Leto y el inglés andaban siempre como la uña y la carne;
que llegó la hora de marcharse a otra parte el ingeniero, porque la mina
salió huera, y que al marcharse le regaló el _yacht_ a mi hijo, ¡caray!
que quieras que no, con todos sus enseres y cachivaches... Eso es. Y por
eso tiene Leto un _yacht_ tan lujoso. Cada lunes y cada martes le
zarandea por la mar. Ayer salió a media mañana, con su correspondiente
pitanza, por si acaso... eso es. Pues volvió entre día y noche, como
dije a usted en mi carta. Quise que subiera hoy a Peleches... pues
¡caray! casi de rodillas me pidió que no le diera comisiones de esa
clase. Subir conmigo, ya era otra cosa, y hasta lo haría con sumo gusto;
pero solo... ¡es mucho cuento! En eso quedamos al cabo; y entre si me
animaba yo a subir esta tarde o no, llegó su amigo el Ayudante de
Marina, con quien tenía pendiente un partido de billar... porque ésta es
otra de sus aficiones y el único vicio, eso es, que se le conoce; y
fuéronse al Casino poco antes de llegar ustedes... Que lo siento en el
alma, ¡caray! porque se hubieran conocido aquí todos, y eso tendríamos
adelantado... Eso es.

--Y es bastante, ¡canástoles!--dijo Bermúdez revolviéndose en su
banqueta--, y hasta sobrado para meternos en ganas de conocer de cerca a
ese mozo tan simpático y tan... Hombre, se me ocurre una idea: súbanse
mañana los dos a comer con nosotros en Peleches... Ello había de ser;
conque anticipémoslo, y de ese modo quitará el pobre Leto el escalofrío,
como los bañistas perezosos, de un chapuzón... ¡ja, ja!... ¿No es
verdad, Nieves?

--Me parece una gran idea--respondió ésta entregando al mismo tiempo a
don Adrián las acuarelas--. Y dígale usted, de mi parte, que cuando vaya
nos lleve algunas obras más de esta clase, para verlas... y
admirarlas... ¡Ay, qué bien lo hace, don Adrián! ¡Quién fuera capaz de
la mitad de ello siquiera!

--¿De veras, señorita?--preguntó el boticario conmovido de gusto.

--¡Y cuidado!--díjole don Alejandro--, que ésta es del oficio, y su
voto, de calidad por consiguiente...

--¡Caray! de ese modo, ya lo creo... Sí, señor, eso es. Pues tocante a
lo del convite, yo con alma y vida le doy por aceptado desde luego, mi
señor don Alejandro... Del chico, no sé qué decir a ustedes: siempre me
saldrá, por disculpa, con lo de costumbre cuando le conviene esconder el
bulto: con que no puede faltar uno de nosotros de aquí, sabiendo, como
sabe, que el mancebo se sobra y se basta, sí, señor, para el servicio
ordinario; porque bien acreditado lo tiene... eso es... Pero en un caso
como éste, puede que vaya... Irá, sí señor, irá. Es asombradizo, como
les he dicho a ustedes, o corto, o no sé qué; pero ha corrido mundo,
tiene luz allá dentro... justamente; sabe distinguir de colores, y a
ustedes los considera... ¡caray, si los considera!... Y una descortesía
no la comete él con nadie aunque le ahorquen... Ahora, en cuanto a
llevar consigo las pinturas, ya varía... y de eso sí que no respondo...
En fin, se hará lo posible, eso es... Y un millón de gracias por la
fineza, señores míos.

En esto entró don Claudio Fuertes, y se habló de otras cosas; y cuando
llegó el momento de salir los tres a voltejear por la villa, dijo el
boticario al comandante retirado:

--Si tocan ustedes en el muelle, enséñeles el _yacht_, aunque está
fondeado un poco lejos. Ya van enterados de todo... Eso es.



--X--

De tiros largos


Así se presentaron en Peleches al rayar las doce y media, el boticario
don Adrián Pérez y su hijo Leto: el primero radiante de gozo, y el
segundo no tan acoquinado como era de temerse por lo que de él se sabe.
El motivo de esta novedad consistía, siguiendo la imagen del bañista
perezoso, apuntada por don Alejandro en la botica, en que Leto, antes de
la gran zambullida en el caserón de los Bermúdez, había ido preparando
el equilibrio de las dos temperaturas con un par de fregoteos bastante
regulares. El uno se lo dio en el Casino; el otro, al salir de misa
mayor al día siguiente, que era de fiesta, es decir, el día mismo del
convite. En el Casino tuvo que picar algo en la conversación general,
aludido de intento por Bermúdez; y más aún que en la conversación, en la
golosina que irradiaban en aquel antro desabrido, los ojos y la silueta
de la hechicera sevillana; porque Leto, al fin y al cabo, era mozo de
buen gusto, y mujeres de aquel arte que le miraran a él con el interés
bondadoso con que le miraba Nieves a menudo, no habían pasado ni
pasarían jamás por Villavieja.

Esto por de pronto. Además, al deshacerse la tertulia y ya despidiéndose
de él, le había dicho don Alejandro con gran encarecimiento, mientras le
apretaba una mano con las dos suyas:

--Mañana, después que _comamos_ en Peleches, iremos a ver el _yacht_;
pero de cerca y como debe ser visto. Conste que está usted notificado.

--«¡Después que _comamos_... a ver el _yacht_!»--repetía el mozo en sus
adentros, enredado en las confusiones más extrañas, mientras respondía
al expresivo Bermúdez cuatro palabras, mal urdidas, de cortesía--. ¿Qué
plural era aquél de «comamos»? ¿Cuántos y quiénes entraban en él?

Sin desembrollar este lío, que pasó por su cabeza como un relámpago, oyó
que le decía Nieves, por despedida también y también muy afectuosa:

--Y al subir _a comer con nosotros_, no se le olviden a usted ciertas
acuarelas que deseamos ver.

Esto ya estaba más claro; pero no todo lo que debía de estar. Era
indudable que su padre se había despachado a su gusto aquella tarde en
la botica.

En cuanto salieron del Casino los de Peleches, le faltó tiempo a él para
largarse hacia su casa. En dos zancadas llegó; en breves palabras enteró
a su padre de todo lo que acababa de pasarle, y en pocas más le
satisfizo el boticario la curiosidad, declarándole todo lo ocurrido
aquella tarde en la botica. Por cierto que don Adrián subió la bocamanga
izquierda hasta el codo, y el arco de las cejas hasta el casquete, a
fuerza de rascarse y de admirarse al ver que Leto, de quien esperaba un
estampido, en lo del convite no puso el menor reparo, y en lo de las
acuarelas se despachó con tres «carapes» seguidos y unos muy dulces
restregones de manos a las barbas.

Al salir la gente de misa mayor, Leto, como de costumbre, se quedó, con
otros amigos, enfrente del pórtico echando un pitillo, un párrafo y
algunas ojeadas maquinales a las villavejanas de todos los días; y
hablando, fumando y mirando, vio salir a Nieves con su padre. Bien le
había parecido la noche antes la sevillana en la penumbra mal oliente
del Casino, con el sombrerito de paja y la túnica de color de barquillo;
pero ¡cuidado si tenía que ver en plena luz meridiana, vestida de
obscuro y con la cara monísima encuadrada en los pliegues graciosos de
su mantilla de pura casta andaluza! No pudo menos de declarárselo así al
fiscal que estaba a su lado comiéndola con los ojos, ni, al notar que le
recordaba algo con los suyos, quizá lo de las acuarelas, dejar de
acercarse a ella y a su padre para ofrecerles sus respetos, con la mejor
intención, eso sí, pero bien sabe Dios que con las más fuertes ligaduras
de sus nativas desconfianzas en el espíritu.

Mientras hablaban los tres, la _goma_ villavejana se chupaba los dedos y
no sabía de qué lado ponerse ni qué majadería inventar para que Nieves
_se clavara_... ¡lo mismo que la goma de todas partes! y las hembras
peripuestas la miraban de reojo al pasar a su lado, de los pies a la
cabeza, ¡igual que todas las presuntuosas de todo el mundo! porque son
achaques esos que están en la masa de la sangre, aun en la de los que
usan taparrabo... Posible es que Nieves no se fijara en los unos ni en
las otras, aunque cueste creerlo por lo que se sabe del prodigioso
alcance de vista que tienen las mujeres guapas para esos lances y otros
parecidos; pero podría apostarse algo bueno a que en la comparación que
hizo mentalmente, después de mirarle de arriba abajo en menos de dos
segundos, del Leto que tenía delante, vestido de día de fiesta, con el
Leto de la víspera, desaliñado, ardoroso y con el pelo alborotado y la
barba revuelta, aunque ambos eran buenos mozos, optaba por el segundo;
es decir, por el Leto del billar, en calidad, se entiende, de mujer
artista y esforzada.

En esto salió don Adrián con la levita nueva, bastón de caña, sombrero
de copa muy alto, y dos dedos de cuello de camisa fuera del corbatín; se
arrimó al grupo y saludó muy cortés a los señores; apareció el juez e
hizo lo mismo; después Rufita González con su madre; casi al mismo
tiempo Codillo y las tres Indianas, y enseguida hasta otra docena más de
los notables que habían hecho ya la visita obligada a Peleches. Los
Vélez, escurridos y lacios de vestido y de carnes, pasaron de largo
hacia la izquierda, saludando con una cabezada muy ceremoniosa. Las
chaparrudas Carreñas, hechas un brazo de mar, pero de mar siniestro y
bravo, saludaron con los abanicos y carraspeando, y se fueron por la
derecha.

El grupo seguía creciendo y llegó a ocupar media plazoleta con los
gomosos adyacentes y otros desocupados de diferentes pelajes. Luego se
puso en movimiento todo junto, aunque cambiando de forma como masa de
agua que se acomoda al cauce que la guía, en dirección a la Costanilla,
camino de Peleches y a la vez de la Glorieta, adonde se dirigían todos
los elegantes de Villavieja entonces, por imperio de la moda.

En la Glorieta dieron Nieves y su padre unas cuantas vueltas con las
adherencias que traían desde la Colegiata, y seguidos del propio
_zaguanete_ de gomosos, cosa que encendió las iras de las villavejanas
desperdigadas y desatendidas entonces por sus habituales cortejantes, y
les dio motivo para despellejar viva a la pobre Nieves. Sábese que quien
más apretó la dentellada en aquella puja de mordiscos fue la Escribana
mayor, que, según fama, se bebía los vientos por el hijo del boticario.
Le había visto al salir de misa y subiendo a la Glorieta, y en la
Glorieta misma, arrimado a la sevillana, y en gran intimidad con ella
algunas veces. ¡El grandísimo pazguato que jamás tuvo dos palabras al
caso para pagarla las muchas con que ella le había buscado la lengua en
más de cuatro ocasiones! Así es que en cuanto se retiraron Nieves y su
padre a Peleches, que fue muy pronto, y el boticario y Leto a su botica,
se armó en la Glorieta la de Dios es Cristo entre los galanes
villavejanos y las respectivas damas, que no querían ser plato de
segunda mesa... mientras Maravillas, sentado en el último banco hacia el
mar, solo, quietecito y sosegado, flagelaba con su eterna sonrisa de
compasivo desdén, aquel cuadro de miserias humanas, fruto natural y
lógico del lamentable resabio de ir a misa y creer en Dios.

Viniendo a lo que importa, fue el caso que Leto bajó a la villa bastante
satisfecho de su hazaña; que a pesar de estar bien vestido, cambió de
corbata y de chaleco después de arreglarse el pelo, de cepillarse mucho
las barbas y la ropa y de lavotearse las manos; que al volver a la
botica, donde le aguardaba su padre en conversación con el mancebo,
llamó a _Cornias_ (luego se sabrá quién era este personaje) y le dio
varias órdenes con mucho encarecimiento; que después fue a su atril, y
de un cartapacio que tenía allí muy escondido bajo papelotes y libracos,
sacó hasta una docena de obras suyas, entre acuarelas y dibujos,
escogidas, muy escogidas, en su abundante colección; que las envolvió
convenientemente, y que diez minutos después, él y su padre atravesaban
la plazoleta inundada de sol, que achicharraba, en dirección a Peleches.

--Ya ves, Leto--le decía muy regocijado su padre, y por lo bajo para que
no se enteraran de la conversación las gentes que volvían de la
Glorieta--, cómo el león no es tan fiero como le pintan. Muchas veces
nos alucinamos... eso es... nos ofuscamos, por ver y juzgar de lejos las
cosas. Y a ti, ¡caray! te ha pasado mucho de eso. Dígotelo, porque al
fin vas, ¡caray! vas, sí, señor, y sin grandes resistencias, y hasta
llevas esas pinturillas contigo... ¡bien llevadas, muy bien llevadas!
eso es; muy bien llevadas, por lo mismo que te las han pedido y desean
verlas... Yo pensé... ¡ahí tienes!... que no te prestarías a ello,
porque hasta de mí las has escondido siempre, por esas rarezas, ¡caray!
que nunca he podido explicarme... eso es... Pero la fuerza de las cosas
ha querido que el león se te vaya a la mano; y, como te decía antes, no
te ha parecido tan fiero como visto a larga distancia... eso es... y ya
te das a partido, ¡caray!

Leto, sonriendo de cierta manera habitual en él, contestó a su padre:

--¡Si supiera usted la procesión que me anda por dentro!...

--¡Ay, Leto del alma!--replicó don Adrián parándose en firme--. Pues si
a procesiones fuéramos... ¡quién, en casos tales, no las llevará
consigo, en más o en menos, caray, hasta hacerle temblar las
choquezuelas? Vamos a una casa extraña y de mucho viso, a una mesa
quizás opípara... eso es... dos hombres acostumbrados a la vida obscura
y metódica... de lo más metódica y sencilla... eso es... La emoción...
el sobresalto si quieres, es de necesidad... Pero una cosa es eso, y
otra muy diferente lo otro que a ti te pasa, o te pasaba... En fin, de
esto no hay para qué volver a hablar, Leto. Pero he de repetirte, en
conclusión, lo que te dije anoche: hay que sacar fuerzas de flaqueza en
ciertos lances de la vida... y hacerse superior, eso es, a las nativas
debilidades... porque no hay hombre sin hombre... y todos nos debemos
mutuos servicios y respetos... eso es... Tú eres mozo; nada te falta, es
verdad... y acaso no te falte nunca, por mucho que vivas, si la
venturosa quietud de Villavieja continúa inalterada y no te sale un
competidor en el oficio, como no me ha salido a mí desde que soy
boticario; pero es posible que te salga, porque lo malo cunde y no anda
ya lejos de nosotros... o que te convenga cosa mejor que la que poseas;
y entonces, ¡caray! bueno es tener valedores... y bien sabes tú que la
casa de Peleches raya en todas partes tan alto como la que más... y
puesto que nos dan la vaquilla, corramos con la soguilla, ¡caray!... y
muy agradecidos, sí, señor; y el corazón en la punta de la lengua, eso
es; y el que tiene algo en la cabeza, como no dejas de tenerlo tú, noble
y honrado además, sí, señor, que lo manifieste, ¡caray! si llega el caso
de hacerlo, con entereza y con fe, que esto no está reñido con la buena
educación, ni siquiera, eso es, con la cristiana humildad. Cuando Dios
da al hombre el caudal de las ideas, no se le da, ¡caray! para que le
guarde con avaricia, ni tampoco para que le despilfarre, contrahecho o a
escondidas y con vergüenza: no, señor, ¡caray! no, señor... como vienes
haciendo tú... Eso es.

Dio dos golpecitos con su caña en el suelo, y continuó marchando calle
arriba.

Leto, pensativo y bastante risueño, pero sin contestarle una palabra,
hizo lo mismo a su lado.

Así llegaron a Peleches, en cuyo saloncito de labor, o mejor dicho,
estudio de Nieves, con las puertas del balcón abiertas de par en par
para que entrara a borbotones el nordeste que corría, saturado de los
efluvios de la mar, fueron recibidos por los señores de la casa y por
don Claudio Fuertes, que también estaba convidado a comer.

Nieves había cambiado su traje obscuro por otro casi blanco; y al verla
así Leto, blanco el vestido, blanca, nacarina la tez, azules los ojos y
el cabello rubio, como no se le ocurrían más que tontadas, enseguida se
la forjó nereida, o cosa así, de las fantásticas regiones submarinas,
enviada allí por los genios protectores de Peleches, envuelta en una
ráfaga salobre de las que inundaban la estancia sin cesar. En otra
mirada rápida en derredor del saloncillo aquel, se le antojó haber visto
la blanda, inteligente mano de un artista, colocando cada mueble, cada
libro y cada cachivache en el único sitio que le correspondía; y ¡otra
bobada mayor! aun marcó con la vista en las paredes y sobre muebles
determinados, los lugares y los aparatos en que sus acuarelas, a no ser
tan malas como eran, hubieran hecho un lucidísimo papel.

Pensar esta bobada y clavar Nieves los ojos en el cartapacio que él
llevaba entre manos, y hasta preguntarle enseguida con ellos si _las_
traía, fue todo uno. El mozo se halló con aquel tiro tan inesperado,
como contrabandista cobarde delante de los carabineros. Sin detenerse
apenas a saludar como debía, desató el fardo y entregó el contenido con
las manos trémulas, pero resuelto a todo.

A creer a Nieves, y no hay serios motivos para lo contrario, en aquellas
obras de Leto había verdaderas maravillas de arte. Bermúdez y Fuertes
opinaron lo mismo; pero no eran sus votos de tan ganada autoridad como
el de Nieves, la cual, para mayor confusión del aturdido Leto, no
contenta con ver los cuadros sobre sus rodillas, fue colocándolos uno a
uno... ¿en dónde, gran Dios! sobre los mismos muebles y en los propios
sitios de las paredes en que los había imaginado él... Y a todo esto, la
sevillanita, con su entrecejo algo fruncido, su frase concisa y sobria,
sin extremos en la alabanza, sin apresurarse, sin sonreír más que lo
preciso, deslizándose entre sillas y veladores sin tropezar con nada,
sutil, airosa, discreta... en fin, que tanto por lo que decía como por
el modo de decirlo, y hasta por el modo de andar, había que creerla
inteligente en el arte, y desde luego sincera. Con esto y con la
propensión natural de Leto a someter sus juicios al imperio de los
extraños, por primera vez en su vida se creyó algo pintor y no del todo
insignificante.

--Pues ahora va usted a ver mis obras--le dijo Nieves muy templada,
dejando las de Leto sobre un velador--, siquiera para que aprenda usted,
en vista de lo malas que son, a no ser tan avaro de las suyas.

Y como lo dijo lo hizo, sacándolas de un gran cartapacio que estaba
sobre una mesita contigua a un caballete desocupado.

--La mayor parte--decía Nieves a Leto solo, aunque le acompañaban en la
escena los demás personajes allí presentes--, son copias y malas: las
originales son peores... No se sonría usted, porque es la pura verdad...
Vea usted ese gitano... copia, dura y desentonada, y hasta sin dibujo...
Una marina... ¡Qué olas, eh? Parecen de percalina... Una ventana con
flores y pajaritos enjaulados: de nuestra casa de Sevilla. Esta acuarela
es original: debe usted conocerlo por lo resobadita que está de color...

Por este arte siguió mostrando y juzgando la mayor parte de sus obras. A
veces, mientras Leto examinaba una, teniéndola cogida con las dos manos,
Nieves metía entre ellas otra suya, blanca, torneadita y olorosa, para
poner el índice primoroso encima del objeto censurado; y entonces Leto
perdía de vista la acuarela, porque los ojos se le iban detrás de la
mano, y la atención y hasta el olfato... a don Adrián y al comandante
les parecían inmejorables las pinturas, y así lo declaraban; y don
Alejandro, mal avenido con las sinceridades de su hija, quería
desautorizarlas explicando cómos y por qués... En cuanto a Leto, no
pudiendo concebir que de aquellas manos tan bonitas salieran obras
imperfectas, todo lo hallaba superior, y así lo daba a entender como
podía.

--Todo eso que ustedes me dicen--insistía Nieves muy serena--, es pura
cortesía. Ninguna de estas obras tiene otro mérito que el de estar hecha
con grandes deseos de hacerlo mejor. Lo conozco por lo mismo que sé
estimar las buenas, como las de usted; pero sigo pintando porque me
entretiene, y enseño lo que pinto, como ahora, por no hacerme de rogar
más tarde y porque no lo tengo a pecado mortal... Al óleo, con
franqueza, pinto algo mejor que a la aguada... Ya lo verá Leto, que lo
entiende, cuando pinte algo aquí... porque pienso pintar mucho... y
andar más... Todos los sitios en que he puesto antes las cartulinas de
usted, han de quedar ocupados por obras mías... Cuento con que me dejará
usted copiar las suyas para eso.

Leto, que ya había soñado con verlas honradas allí, se llamó a engaño y
declaró a Nieves que no volverían al cartapacio de la botica aquellos
insignificantes borrones, puesto que le gustaban a ella; y Nieves, sin
andarse en ociosos disimulos, porque conocía la sinceridad de la oferta,
la aceptó de plano con gran regocijo, aunque no tanto como el que
produjo en don Adrián el galante rasgo de Leto.

Andando en éstas y otras tales, llegó Catana al saloncillo para anunciar
que estaba la sopa en la mesa; y al disponerse todos para ir al comedor,
Leto, recordando algo de lo que había visto y oído en Madrid y leído
después, haciendo un esfuerzo sobrehumano y dando diente con diente por
el temor de pasarse de fino, o de estar equivocado, ofreció su brazo a
Nieves, que lo aceptó placentera y como la cosa más corriente y natural
del mundo.

Los demás comensales abrieron paso a la pareja, a la cual siguieron
Bermúdez muy complacido, Fuertes algo maravillado, y don Adrián hasta
orgulloso con aquel gallardo arranque del empecatado muchacho.



--XI--

El «flash»


Durante la comida, que fue tan «opípara» como se la había anunciado en
hipótesis don Adrián Pérez a su hijo andando hacia Peleches los dos,
tuvo Leto varias pruebas más de que el león no era tan fiero como le
pintaban: hasta llegó a encontrarse muy a gusto encerrado en la jaula
con él.

Porque ocurrió también la feliz coincidencia de que apurado el punto de
las opiniones pictóricas de Nieves, salió de golpe y porrazo don Claudio
Fuertes diciéndola:

--En este mismo sitio y al oír a usted que le gustaban mucho los paseos
marítimos, la prometí anteayer que no le faltarían medios de satisfacer
ese gusto, si se empeñaba usted en ello.

--Y no he olvidado el compromiso--respondió Nieves--, ni estoy dispuesta
a perdonársele a usted.

--En hora buena--dijo don Claudio Fuertes; y luego añadió volviéndose al
hijo del boticario--: ¿lo ha oído usted, Leto?

--Sí que lo he oído--respondió Leto--. Pero ¿por qué es la pregunta?

--Porque con usted va el cuento.

--¡Conmigo?...

--Sí, señor, con usted; porque cuando yo hice esa promesa a Nieves,
contaba con el balandro de usted, con la competencia náutica de usted y
con la galantería de usted. Conque a ver si se atreve a dejarnos mal
ahora con esta señorita y con su señor padre, que no tiene otro afán que
el de complacerla.

Bien poco trabajo le costó a Leto mostrarse cortés y hasta rumboso en
aquel particular; porque precisamente el balandro, sus condiciones
marineras, sus hechos y valentías, y las altas prendas del generoso
amigo que se le había regalado, eran los temas de conversación que más
le agradaban; los únicos acaso con que se dejaba ir, hablando, hablando,
al sosegado curso de sus ideas, sin la menor protesta de aquel diablillo
psicológico que se lo echaba todo a perder cuando sus elogios o sus
juicios recaían en cosa nacida de su cacumen, o, aunque propia, no
tuviera consagrados los méritos por otro juicio de indiscutible
autoridad. ¡La maldita desconfianza! Habló, pues, del balandro durante
una buena parte de la comida, después de ponerle, y de ponerse él mismo,
a las órdenes de Nieves para dirigirle; de la hermosura y comodidad de
la bahía para voltejear en ella, con una brisa bien _entablada_, las
personas que se contentaran con poco; de la intensidad de este mismo
placer recibido en alta mar; del inglés, su amigo, con quien tantas
veces le había gustado; de su destreza, de su valor, de su carácter...
hasta habló algo de Cornias, porque fue de necesidad que hablara de él.
Cornias era un mozo pequeñito de cuerpo y bizco de ambos ojos, nacido y
criado en Villavieja. Desde muchachuelo anduvo en la botica para ciertos
menesteres mecánicos. Entendía algo de cosas de la mar, porque era hijo
de un pescador y de una sardinera. Cuando Leto tuvo un bote, Cornias se
le cuidaba y le servía de marinero. Era listillo y valiente; y en cuanto
llegó el balandro de Inglaterra, por recomendación de Leto se encargó de
hacer en él los mismos servicios que en el bote. Si Cornias estaba
entusiasmado con aquel barco tan hermoso, el inglés estaba chocho con
Cornias, por su tipo, por su afabilidad y por su inteligencia para
aprender las maniobras. En poco tiempo se puso al corriente de todo y en
aptitud de manejar el balandro tan guapamente: le quería como a las
niñas de sus ojos. A la fecha del relato, Cornias, sin dejar de ser
_plaza de a bordo_, continuaba siendo obrero de la botica y sus
accesorias; y lo mismo empuñaba la maza del mortero para moler
cantárida, con la boca y las narices tapadas con un pañuelo, o a cara
descubierta crémor o mostaza, y el mango de la azadilla para _arropar_
la belladona, el estramonio y la cicuta que cultivaba el boticario en su
huerto, que envergaba la mayor o encapillaba un obenque. No bebía ni
fumaba, ni podía resistir calzado, ni gorra, ni chaqueta. Ordinariamente
no llevaba más prendas sobre su cuerpo que la camisa y los pantalones,
con las perneras remangadas hasta la pantorrilla y las mangas hasta el
codo; y, así y todo, Cornias resultaba limpio y simpático. De honradez y
lealtad no se hablara, porque se le podía entregar a ciegas oro molido.
Se le llamaba y conocía por aquel mote, porque era bizco. _Cornias_ era
una corruptela o degeneración, forzada por los muchachos de la playa, de
la palabra _bizcornio_; y por Cornias respondía, olvidado ya de su
nombre de bautismo.

Después de hacer Leto, y no sin gracia, este esbozo de su marinero,
ratificado por don Adrián que le quería mucho como sirviente de su
botica, volvió sobre lo ya tratado. Se podía navegar en su balandro con
la misma confianza que en un navío de tres puentes. Se convencerían de
ello en cuanto le vieran, como habían de verle muy pronto. Nieves no lo
ponía en duda; su padre, así, así; don Claudio negaba esa seguridad
hasta en el navío de tres puentes; y en cuanto al boticario, tenía las
pruebas de lo afirmado por su hijo en que había hecho éste con su
balandro, doscientas veces, mucho más de lo sobrado para que a la
primera se quedara en la mar, por los siglos de los siglos, cualquier
otra embarcación de igual calibre.

Como la comida fue abundante y se habló mucho y sobre muchas cosas, la
sesión fue larga y muy entretenida; de modo que cuando don Claudio
Fuertes y don Adrián Pérez dieron los últimos _latigazos_ a la última de
las respectivas copas que don Alejandro había ido sirviéndoles con el
café, era ya muy bien entrada la tarde; a Nieves, ausente del comedor
rato hacía, la calzaba su doncella sus _brodequines_ de campo, de fino
becerrillo sin teñir, y la brisa seguía fresca y bien entablada, por lo
cual no molestaba fuera el calor, aunque el sol lucía sin el estorbo de
una sola nube. Teniendo esto en cuenta, sólo aguardaban los del comedor
la vuelta de Nieves para salir con ella a hacer la proyectada visita al
balandro de Leto, número primero de los del programa dispuesto para
aquella tarde.

Nieves no se hizo esperar mucho; y cuando apareció a la puerta del
comedor poniéndose los guantes y con el sombrerillo algo caído sobre los
ojos, muy ajustadito el talle y con un clavel en la boca, su padre la
vio un instante con el mismo ojo suspicaz y alarmista que en la
memorable ocasión de presentársele en Sevilla, recién vestida para ir a
retratarse. Pero ¡qué diferencia de escenario, por más que las dos
escenas fueran semejantes, casi idénticas! Allá, la atmósfera viciada y
corruptora de una gran capital; en Peleches, los horizontes sin límites;
el aire puro y saludable del campo y de la mar; las tentaciones de
claudicar, en la ciudad a cada vuelta de esquina; en aquellas soledades
grandiosas, ni aunque se buscaran con un candil... Y no lo pudo remediar
el buen Bermúdez: poseído de su tema y encantado de verse donde se veía,
el mejor punto de la tierra para ponerle en ejecución y dormir tranquilo
al amparo de su milagrosa virtud, tomando pretexto del rumor y el aroma
de la brisa que circulaba por todos los ámbitos y rincones de la casa,
cantó un himno de admiración a la augusta Naturaleza, y largó por final
de él el _sorites_ de costumbre al comandante y al boticario, mientras
Leto daba el brazo a Nieves para bajar la escalera.

El camino elegido para ir al muelle fue el del Miradorio; y por él
tomaron los cinco en el mismo orden en que habían salido de casa: Nieves
y Leto delante, e inmediatamente después los tres señores graves: el de
Peleches en medio. Desde lo más alto del sendero, contempló Nieves la
mar y cuanto se abarcaba con la vista hacia la izquierda; y se le
ocurrieron algunas cosas buenas, particularmente sobre la mar. A Leto no
dejaba de ocurrírsele algo también; pero temiendo que fueran majaderías,
se limitó a glosar un poco las ocurrencias de Nieves; la cual, en una de
éstas y por apretarle demasiado con los dientes mientras hablaba, cortó
el rabillo del clavel. Leto le recogió del suelo tan pronto como cayó, y
se lo quiso devolver a Nieves...

--No sirve ya--díjole ésta después de mirarle un momento--; puede usted
tirarle, si quiere.

Y Leto, sin más ni más, le tiró, por pura obediencia.

--Ya se ve el balandro--dijo al mismo tiempo.

--¿Cuál es?--preguntó Nieves.

--La única embarcación de aquellas cuatro, que está aparejada.

--¡Cuánta vela tiene!

--Cuantas hay en casa. Cornias no se ha andado en chiquitas: todos los
trapitos ha echado al sol... ¡Qué hermoso día de mar!

--Oiga usted, Leto--le dijo Nieves muy en reserva y después de notar con
el rabillo del ojo que no la oían los que venían detrás--: cuando
estemos en el balandro y le hayamos visto, proponga usted a mi padre que
demos un paseo por la bahía.

--Ya estaba yo en eso--respondió Leto muy ufano.

--Y si papá consiente en ello, que sí consentirá--continuó Nieves más
por lo bajo todavía--, así, como a la descuidada, se va usted echando
hacia la mar... ¿eh?

--Perfectamente--respondió Leto--, y de ese modo iremos poniendo a
prueba, poco a poco, la resistencia de usted para el mareo...

--¡Oh! por ese lado, yo respondo desde luego--dijo Nieves con gran
confianza--. Tengo hechas buenas pruebas en Bonanza y en Cádiz, y no hay
forma de que yo me maree.

--Pues tanto mejor entonces.

El muelle de aquel ignorado puerto se componía de un gran tablero
rectangular, sobre una docena de pilotes achacosos que ya no podían con
la carga cuando los ingleses de la mina los repararon convenientemente.
Todo este artificio grosero estaba arrimado a un andén muy espacioso y
firme, construido por la naturaleza, al cual venían a parar en uno solo,
desde la anteúltima revuelta de la bajada, el camino de la mina, casi
paralelo a la costa, y el sendero del Miradorio que desde el punto de
empalme se dirigía hacia el sur.

Al llegar al muelle los cinco comensales de Peleches, Cornias quiso
atracar el balandro, que estaba separado cosa de dos o tres brazas, a la
escalera de embarque, bien corta entonces porque la marea estaba muy
alta; pero Leto le hizo señas para que no le moviera de allí. Tenía el
balandro la bandera con corona real, en el pico, y un grimpolón azul con
una _F_ blanca en el tope. Con todo el trapo desplegado y las escotas en
banda, flameaban las velas al recibir el viento, y se oían desde el
muelle sus restallidos o _gualdrapazos_. Cornias se había excedido algo
de las órdenes recibidas: bien que el balandro tuviera en aquella
ocasión cada cosa en su sitio, pero no tan a la vista; entre otras
razones, porque el gualdrapeo de las velas desplegadas, tras de producir
balances al barco, hacía trabajar al palo inútilmente. Pero Cornias, que
tenía el entusiasmo de todo ello en conjunto, pensó acertar mejor
ostentándolo de una vez en hora tan señalada. Error del pobre muchacho.
El corcel de buena sangre, para lucir su gallardía, o en pelo y en
libertad, o bien arrendado por su jinete. Entendiéndolo así Leto, a una
señal muy expresiva y cuatro palabras enérgicas enderezadas a Cornias,
fue el balandro recogiendo todas sus lonas, como la gaviota sus alas al
posarse blandamente sobre la onda marina.

--Ahora se ve mejor el casco en toda la pureza de sus líneas--dijo Leto
a los que le rodeaban, pero particularmente a Nieves que parecía la más
atenta a la explicación que había comenzado a hacer.

Según aquella explicación, de cuanto se veía desde el muelle e iba él
señalando en el barquito, por iniciativa propia o respondiendo a
preguntas que se le hacían, el casco de su _Flash_ (Centella) tenía la
proa y la popa muy _lanzadas_, o salientes, y era chupado de amuras (la
cara de proa) y robado de codaste (pieza en que se articula el timón),
es decir, en viaje hacia proa; casco, en fin, de los llamados _de cuña_,
a la moda inglesa, de mucho calado. La ventaja de tener muy lanzadas la
popa y la proa, consistía en que cuando la embarcación _escoraba_, es
decir, se inclinaba a una banda, los lanzamientos tocaban en el agua y
aumentaban la longitud del casco, dándole mayor estabilidad, razón por
la que los de esta clase ceñían mucho y viraban facilísimamente. Para la
debida compensación de la finura y estrechez del vaso con la altura
excesiva de su aparejo, el _Flash_ tenía una zapata o quilla postiza de
plomo, sujeta a la verdadera con unas cabillas pasantes. Seguridad
completa, absoluta, de no dar, escorando, quilla al sol.

Aquel espacio hueco, a modo de escotilla, que se veía en el último
tercio de la cubierta, hacia popa, con bancos alrededor y reborde algo
saliente que formaba el respaldo, técnicamente _brazola_, era el sitio
para el que gobernara y personas que fueran con él. El agujero se
llamaba el _pozo_; y el templete que se alzaba entre el emplazamiento
del palo y el lado del pozo de hacia proa, con lumbreras a los costados
y barritas de metal para protegerlas, era el _tambucho_, o cúpula de la
cámara que estaba debajo, bastante cómoda según iba a verse enseguida,
porque ya no había en el balandro cosa que mereciera ser explicada ni
vista desde el muelle.

Atracole a la escalerilla el diligente Cornias a una señal de Leto, y
bajaron todos: Nieves de la mano del desconocido Leto; Bermúdez y el
boticario muy a pulso, y don Claudio Fuertes protestando de que hasta
allí y nada más. Cornias, según Leto le había pintado en la mesa, pero
con pantalón blanco y camisa con lunares, si no nueva, recién estirada,
aguantaba el balandro atracado a la zanca de la escalera, con las uñas
hincadas en los tablones.

Saltaron a bordo de él los visitantes por la cabeza del último escalón
descubierto; y al ver lo _descarado_ que estaba el suelo aquel, que
oscilaba además, todos, menos Nieves y Leto, se colaron en el pozo.

--Desengáñense ustedes--decía Fuertes sentándose--, que esto no tiene
señal de juicio... ni los que andan en ello tampoco... ¡Ah! pues dejen
ustedes que se inflen todos esos trapos y empiece el viento a enredarse
entre ellos... ¡Ni san Pablo para aquí entonces sin romperse la crisma
con algo, o echar los hígados por la boca!...

--Verdaderamente--replicaba don Adrián guardando el equilibrio con los
hombros, aunque era bien insignificante el balanceo--, que no se explica
uno fácilmente, ¡caray! tanto entusiasmo y tanta... eso es... como tiene
ese muchacho... y como tenía su amigo por estas diversiones... Por de
contado, señores míos, que esta es la primera vez en mi vida que me veo
aquí... y tan a nuevo me sabe, eso es, lo que voy viendo, como a
ustedes. Desde tierra he visto el barquichuelo este varias veces, unas
quieto y otras andando... ¡y qué andar, caray! Vamos, ocasión hubo de
volver la cabeza... por no verlo... Es la verdad, sí, señor, ¡caray!

--¡Digo, y eso usted, que es pez de la mar!... Pues ¡qué me pasará a mí
que soy de los secanos de Astorga?

--¡Canástoles--saltó aquí don Alejandro--, con los valentones estos!...
Yo no me trago a los hombres crudos, ni mucho menos; pero tampoco se me
arrugan las narices por echar una cataplera por esas aguas allá.

--Por de pronto, mi señor don Alejandro--contestole Fuertes con cierta
socarronería--, ha sido usted uno de los tres valientes que nos hemos
colado en el pozo por entrar en el balandro; y después, mire usted, yo
me he visto cara a cara con los moritos en Monte Negrón y en los
Castillejos, y hasta en lo de Wad--Ras, que fue más agrio que lo que a
ustedes se les figuró; y sin echármelas de valiente al decirlo, ni perdí
la serenidad, ni el coraje... ni las ganas de pegar; porque aquello era
otra cosa: había siquiera suelo firme en que pisar... y en que morir, si
era preciso, defendiendo la vida honradamente; pero esto es entregarse a
la muerte atado de pies y manos y metido ya en el ataúd...

Leto, mientras los del pozo hablaban de esta suerte, explicaba a Nieves
las ventajas de un palo, como el del _Flash_, compuesto de dos piezas
(la mayor, o _palo macho_, y la menor, o _mastelero_, con su tamborete y
cruceta entre ambas), sobre el palo _enterizo_, o de una sola pieza;
cómo se fijaba el palo en el fondo del casco, encajando su espiga
inferior en una mortaja llamada _carlinga_, y se afirmaba después por
medio de las cuerdas que iba señalando y se llamaban _obenques_ y
_estays_: los obenques bajaban desde la _encapilladura_, junto a la
cruceta, y los estays desde la suya en el arranque del _galopillo_, o
remate superior del palo; cuál era la _botavara_, cuál el _pico de
cangreja_, y cómo se manejaba y con qué cuerdas o drizas, cada vela de
las cuatro que tenia el _yacht_ (_mayor, trinquetilla, escandalosa_ para
los buenos tiempos, y _foque volante_ para las _empopadas_). El agujero
que había a media cubierta, entre el pozo y el costado de estribor, era
el de la bomba de achique, muy usada, porque en las _arfadas_, ciñendo
el balandro, embarcaba en el pozo bastante agua: _rociones_ y
_garranchos_, según el estado de la mar; tal pieza era el _cabillero_
para las drizas de maniobra; cuáles otras, las _cornamusas_ para afirmar
las escotas del foque y las de la trinquetilla; otra en el suelo mismo
junto al agujero del _pañol_ de cadenas, el _guindaste_, en el cual se
hacía firme la coz de botalón, etc., etc. Muchos, muchísimos detalles
dio Leto a Nieves, llamando a cada cosa con su nombre técnico, porque
así lo quería la animosa sevillana.

Cuando ya no tuvo nada que explicarla sobre cubierta, la dijo:

--Vamos ahora, si usted quiere, a ver la cámara.

A la cámara se entraba por el pozo, en cuyo lado de hacia proa estaba la
puerta, de dos hojas, con un cuartel de corredera. Abrió Leto y entraron
las cinco personas, teniendo que descubrirse don Adrián, porque para un
sombrero como el suyo, puesto sobre la cabeza, no había allí bastante
altura de techo. Por lo demás, sobraba sitio en que revolverse los
visitantes con desahogo. Nieves se admiró de ello y del primor con que
estaba dispuesto y hecho todo en aquel microscópico salón, que resultaba
hasta lujoso. A cada lado de la puerta había un armarito, y otro más
ancho enfrente de ella; a cada lado de los otros dos de la cámara, un
cómodo diván, y en el centro una mesita atornillada en el suelo, con las
alas dispuestas de modo que podía servir para una docena de comensales.
Retirando Leto uno de los almohadones, levantó la tabla sobre la cual
estaba tendido; y la tabla resultó ser tapadera de un largo cajón bien
provisto ciertamente, pues fue sacando de él el hijo del boticario dos
amplios y superiores impermeables; un vestido completo de mar; media
docena de hermosas toallas y dos sábanas de baño, y algunos objetos más
por el estilo; todo ello puesto allí por el precavido y rumboso inglés,
lo mismo que los objetos de aseo y los útiles de pesca, licores
exquisitos y confortantes, y libros (en inglés desgraciadamente para
Leto) que trataban, con excelentes dibujos, de materias pertinentes a
todos los destinos imaginables del barco, que se guardaban en los
armarios. Todo lo conservaba Leto donde y como el inglés lo había
dejado, por respeto cariñoso a la memoria de su amigo. En el centro del
copete del más grande de los armarios, había una chapa de metal bruñido,
con dos nombres grabados sobre una fecha. Señalando a los nombres, dijo
Leto:

--Este es el blasón de nobleza del balandro: _Mr. Watson_ y _Mr. Fife_:
el ingeniero y el constructor de yachts más afamados de Inglaterra.
¡Deberé yo estar agradecido a un hombre que me dejó tan rica prenda de
su amistad? ¡Y se extraña mi padre algunas veces del mimo con que la
trato!... Pues hay que ver ahora, prácticamente, sus condiciones
marineras que tanto les he ponderado, si no le molesta a Nieves y lo
consiente el señor don Alejandro...

--Caballeros--dijo al oírlo don Claudio, levantándose de golpe y andando
hacia la puerta--: aquí sobra uno, y ese soy yo.

--¡Pero, don Claudio!...--exclamaba Nieves, riéndose del arranque de su
amigo.

--Nada, nada: cada uno es cada uno, y yo sé bien lo que me hago... Y
también usted lo sabe al venirse conmigo, señor don Adrián--añadió
Fuertes volviéndose un momento hacia el boticario--. Porque yo doy por
supuesto que usted tampoco se queda, aunque le aspen.

--Verdaderamente--contestó el aludido, que estaba algo inquieto por
falta de franqueza, moviéndose un poco hacia la puerta--, que no soy de
lo más apto para este género... eso es... de diversiones... Por otro
lado, ¡caray! la edad... eso es. De manera que, si no se tomara a mal...

--¡Qué ha de tomarse, hombre!--díjole don Claudio, volviendo para
cogerle por un brazo.

--Y aunque se tomara... Véngase, véngase, don Adrián; y verá usted qué
guapamente estudiamos las condiciones marineras del _Flash_... desde
tierra firme.

--Conste, señor matamoros--dijo Bermúdez desde la puerta de la cámara
cuando ya salía del pozo el comandante llevándose a remolque al
boticario--, que no solamente doy el permiso que me ha pedido Leto, sino
que me quedo, y con gusto... ¡con mucho gusto, canástoles! mientras que
usted se larga.

--Con gusto, ¿eh?--respondió Fuertes sin volver la cara--. ¡Ay! mi señor
don Alejandro... ¡si hubiera espejos para ver a los hombres por sus
adentros en determinadas ocasiones!... Cornias, arrima un poco más el
barco, hijo... Así... ¡Ajá! Cuidado, don Adrián... Venga la mano... Eso
es... ¡Divertirse, caballeros!

¡Cómo le pusieron entre Nieves y su padre desde el _yacht_!

--A la faena ahora--dijo Leto a su edecán, sin oír a los unos ni a los
otros, porque ya estaba con la fiebre de sus glorias--. Usted, Nieves, a
sentarse aquí; y usted, don Alejandro, a su lado... Perfectamente...
¡Cornias!... desatraca, y a franquearnos con el foque... Bueno... Ya
va... ¡Lista la driza de pico!... Yo a la de boca... ¡Iza!

Hecha la maniobra en regla, hinchóse la extensa lona, y cayó el barco al
lado opuesto, navegando ya.

--No hay que asustarse, Nieves--dijo Leto sonriendo al notar en ella, y
particularmente en su padre, cierto movimiento de desagrado--: es el
saludo del _Flash_ a la llegada del viento.

--Bien me parece esa cortesía--respondió Bermúdez agarrándose a la
brazola mientras Nieves se sonreía despreocupada--; pero en todas
partes, después del saludo al aire libre, vuelven las gentes a cubrirse
y a enderezarse, y aquí observo que pasan las cosas de otro modo: el
_Flash_, después de saludar, continúa inclinándose y andando a más y
mejor.

--Es de necesidad, señor don Alejandro: como que vamos casi de proa al
viento. Mucho más ha de inclinarse todavía.

--¡Buen consuelo, hombre!

--Ya le va tomando el gusto al agua... ¿Oyen ustedes cómo la paladea?

--Y también veo--respondió Bermúdez--, que la destina a otros usos.
¡Mira, mira, Nieves, cómo se tumba el condenado, para fregotearse las
costillas con ella! ¿Qué te parece de esto, hija?

--¡Muy bien!--respondió Nieves, fascinada por el lance, con los ojos
voraces, la boquita entreabierta y palpitantes las rosadas ventanillas
de la nariz.

El barco había entrado en su andar desembarazado y franco; y ciñendo
siempre para ganar terreno hacia fuera, no cesaba de inclinarse.
Bermúdez lo notaba intranquilo, y oía el borboteo del agua debajo del
lanzamiento de la popa; el crujir de la perchería del aparejo y el
crepitar de las lonas, y hasta comenzó a ver una faja de espumilla
hervorosa a todo lo largo del carel inclinado, como si pugnara por
colarse adentro. Leyóle estos cuidados en la cara Leto, y le dijo para
tranquilizar de paso a Nieves, que, ciertamente, no lo necesitaba:

--Repare usted que vamos solamente con el foque y la mayor, y que la mar
está como una balsa de aceite. ¡Qué diría usted si izáramos la
escandalosa allá arriba, como la hubiera izado yendo solo?... ¡Si esto
es navegar en una palangana! De todas maneras, hasta acostumbrarse más a
estas posturas violentas, no dejen ustedes de agarrarse al respaldo.

--Ya, ya--respondió Bermúdez que no podía agarrarse más de lo que
estaba--; pero lo que veo yo es que el agua anda si entra o no entra por
este costado, y que vamos echando demonios.

--Y aunque entrara, ¿qué?

--¡Pues digo! ¡como si fuera lo más usual y corriente!

--Y lo es, señor don Alejandro; y va el _Flash_ tan guapamente con un
par de tablas de la cubierta debajo del agua.

--¡Canástoles!

--¿Quiere usted verlo?... ¿Se atrevería usted, Nieves?

--¡Pues no he de atreverme?--respondió ésta como extrañada de que Leto
lo pusiera en duda.

--Por visto, señores, por visto--dijo resueltamente Bermúdez--.
¡Canástoles! para prueba sobra con esto, que no es poco, sin necesidad
de que tentemos a Dios.

Nieves y Leto, y hasta Cornias que atendía a la escena medio sentado
arriba sobre el tejadillo del tambucho, se echaron a reír.

--Mira, papá--dijo de pronto aquélla--, qué bonita es esta costa de la
bahía. ¡Cuántas islillas verdes que apenas se alcanzan a ver desde casa!
¿Y don Claudio y don Adrián? ¡Qué lejos quedan!... ¡Míralos!... Creo que
saludan.

--Hija mía--respondió Bermúdez sin volver hacia ella más que la
intención, porque la visual del ojo útil se la estorbaba la nariz--,
necesito ambos brazos para agarrarme, y toda la voluntad para guardar el
equilibrio en esta postura. Contéstalos tú por mí, si te parece.

--Ya lo hago por todos--repuso Nieves volviendo el busto hacia el muelle
y agitando el pañuelo con la mano izquierda. Después de unos instantes
de silencio, añadió, con el oído muy atento hacia proa--: Fíjate bien,
papá.

--¿En qué, hija?

--En el ruido que va haciendo el barco... Lo mismo que si fuera
arrastrándose sobre papel de seda.

--Exactamente--confirmó Leto--; y si usted continúa fijando la atención
en ese ruido, llegará a oír conversaciones, y cantos a la sordina... y
todo lo que usted quiera, hasta acabar por dormirse.

Tras esto callaron todos por un buen rato, como si se tratara de poner a
prueba las afirmaciones de Leto, mientras el _yacht_ continuó
deslizándose al mismo andar. De pronto dijo Nieves dirigiéndose a Leto:

--Pues tiene usted razón: fijándose mucho en el ruido ese, se oye todo
lo que se quiere oír... ¿No crees tú lo mismo, papá?... ¡Mira qué llana,
qué brillante y qué hermosa está la bahía! Parece un espejo muy grande.

--Muy grande, muy hermosa y muy llana--respondió Bermúdez inmóvil y
rígido--, y muy entretenidas esas cosas que decís que se oyen debajo del
barco: todo está muy bien, menos esta condenada postura que no me deja
gozarlo. Esto es un despeñadero.

--Pues cuidadito ahora--le advirtió Leto sonriéndose--, porque va a
inclinarse un poco más.

--¡Más todavía, hombre?--exclamó Bermúdez, queriendo clavar las uñas en
la brazola--. Y ¿por qué?

--Porque voy a preparar la virada, dando mayor andar al barco.

Dicho esto, metió la caña a estribor; con lo cual, presentando el
_Flash_ mayor superficie al viento, recibió mayor impulso de él; y el
festón espumoso que andaba lamiendo por fuera el carel de babor, le echó
unas cuantas lengüetadas por adentro. Entonces gritó Leto a su edecán:

--¡Cornias... a virar! ¡Salta escota foque!

Obedeció Cornias en el aire; orzó Leto vigorosamente, y el _yacht_ fue
virando y enderezándose, hasta ponerse horizontal como le quería don
Alejandro, y, según la lengua del oficio, _a fil de roda_, es decir,
cara a cara con el viento.

En esta posición el barco, las velas, deshinchadas y lacias, comenzaron
a restallar, con tal estrépito, que asustó a Bermúdez y sorprendió a su
hija.

--Pasen ustedes ahora a este otro lado--les dijo Leto, señalándoles el
frontero al que ocupaban en el pozo.

Así lo hicieron, y con mucho cuidado para no dar con la cabeza en la
botavara. Tomó el viento al balandro por aquella banda, cayó el aparejo
hacia la opuesta; y henchidas de nuevo las velas, comenzó el _Flash_ a
navegar hacia la derecha de idéntico modo que lo había hecho hacia la
izquierda.

--Notarán ustedes--dijo Leto--, que vamos caminando en ziszás. Con el
viento por la proa, no hay otro modo de subir estas pendientes. Vean
ahora lo que vamos adelantando en la subida. Ya cuesta trabajo conocer a
don Claudio y a mi padre, que se van alejando hacia la villa.

--La verdad es--respondió Bermúdez--, que con estas aventuras había
vuelto a echarlos de la memoria.

De bordada en bordada llegó el _Flash_ a la ancha boca del puerto. Don
Alejandro, que no apartaba el ojo del carel de sotavento, lo conoció por
las cabezadas que daba el barco, a causa de la _trapisonda_ que ya había
por allí, y por cierto malestar de su estómago. Dio entonces por más que
suficiente la distancia recorrida; y con gran sentimiento de Nieves, que
tenía los cinco sentidos puestos en los lances del paseo mar afuera,
viró el balandro y se puso en rumbo al muelle. De esta manera iba
empopado y sin las contrariedades que tanto molestaban a don Alejandro.
Teniéndolo en cuenta Leto, izó toda la lona; y navegando así como una
exhalación, pudieron estimar Nieves y su padre lo merecido que tenía el
hermoso _yacht_ el nombre de _Centella_ que le habían puesto.

--Esto ya es cosa muy diferente--decía Bermúdez al llegar al muelle--.
Así ya se puede navegar a pierna suelta.

--Pues a mí me gusta más del otro modo--contestó su hija--. Tiene más
lances.

--Esa es la verdad--añadió Leto saltando del balandro a la escalera para
dar la mano a Nieves, porque habiendo bajado bastante la marea, eran
muchos y estaban muy resbaladizos los escalones descubiertos.

Ni don Adrián ni don Claudio andaban por allí rato hacía, ni se
columbraba alma viviente en diez cables a la redonda de aquellos
hermosos sitios que, por lo solitarios y mudos, parecían encantados...



--XII--

Después del paseo


Como tenía un plan en la cabeza, en cuanto los señores de Peleches, que
habían elegido el camino de abajo para volver a su casa, mostraron
deseos de hacer un alto en la botica donde ya se hallaba el boticario
don Adrián, Leto se despidió de ellos pretextando ocupaciones urgentes
en su balandro.

El boticario se había puesto ya su gorro de terciopelo, y estaba sentado
entre puertas viendo pasar a la gente elegante en dirección a la
Costanilla para subir a la Glorieta. Sentáronse también los de Peleches;
y después de saber por don Adrián que don Claudio Fuertes se había
separado de él para ir un rato al Casino, comenzaron a contarle las
peripecias del paseo, con grandes elogios del barco y otros mayores de
la pericia náutica y extremada bondad de su hijo.

El cual, entre tanto, caminaba a todo andar hacia el muelle. Cuando
llegó a él, no pensó siquiera en meterse en el balandro que estaba a dos
brazas de la escalerilla: limitose a hacer a Cornias, ocupado en recoger
el aparejo a toda prisa, algunas advertencias sobre el particular, y
enseguida tomó el camino del Miradorio.

Le estaba preocupando a él la cosa aquella desde el momento mismo en que
había sucedido. No importaba dos ardites, bien examinada; pero debió
haber pasado de otro modo muy diferente... Anduvo, anduvo, pensando y
andando, sin mirar a un lado ni a otro, porque harto sabía que el mirar
era innecesario hasta llegar al punto preciso, que estaba bien marcado
en su memoria... cosa de media vara a la derecha del camino... subiendo;
porque ello había sido bajando, y entonces quedó a la izquierda... Por
allí, en tales días y a tales horas, no solía pasar gente; y aunque
pasara, sería lo mismo para el caso. ¿Quién había de fijarse?... Y
aunque se fijara, ¿valía ello para nadie, a la simple vista, el trabajo
de doblarse por la mitad?...

Anduvo otro buen pedazo del camino, y se detuvo de pronto.

--Aquí fue--se dijo--, y aquí debe de estar. Miró... y allí estaba:
sobre un tapiz de apretado césped, y entre dos helechos y un guijarro.
El mismo clavel, doble, _reventón_ y encarnado, con el rabillo tronchado
al rape: el que se le había caído a Nieves de la boca y había recogido
él... para volverle a tirar porque a Nieves ya no le servía... Este era
el caso.

Recogido el clavel, y después de contemplarle mucho, y hasta de examinar
la huella de los dientecitos de la sevillana, le olió con avidez. Por un
impulso maquinal... o no maquinal, se le llevó después a la boca; pero
por otro impulso de mejor casta, le apartó de ella.

--No se trata de eso--se dijo, conservando el clavel en la mano con gran
cuidado para que no se deshojara--, sino de cosa muy distinta... y más
decente. Por de pronto, vuelta hacia abajo, porque no hay necesidad de
que los badulaques de la Glorieta me atisben; y vamos poco a poco
poniendo el caso a su verdadera luz, como si le ventilara ante un
tribunal de maliciosos que dieran a este acto mío una significación a su
gusto.

Volvióse como lo pensó; y andando paso a paso, oliendo el clavel de
tiempo en tiempo y con la otra mano en la cadera, iba discurriendo al
siguiente tenor:

--El clavel se le cayó a ella de la boca; yo le recogí del suelo y quise
dársele; ella le miró, viole sin rabillo, y me dijo: «no sirve ya, puede
usted tirarle...» palabras textuales; y yo le tiré, bien sabe Dios que
contra mi gusto. Pero también me añadió: «si quiere». Es decir, que
dejaba a mi elección tirarle o no tirarle. Tampoco se me escapó este
particular. Pero supongamos que yo, en uso de mi derecho, me hubiera
quedado con el clavel: ya daba al acto una significación grave, de
cualquier modo que le ejecutara: callándome la boca, o explicándole. En
el primer caso, ¿cómo justificar mi silencio sin autorizar a Nieves para
que me creyera muy interesado en quedarme con el clavel?; y en el
segundo, tenía que meterme en una rociada de galanterías, que con toda
seguridad hubieran resultado cursis e impropias de un hombre serio que
mira a esos señores con la estimación respetuosa con que los miro yo. En
suma, que callando o hablando, al quedarme yo con el clavel, faltaba a
muchas consideraciones y declaraba una cosa que no es cierta. Pero pudo
muy bien Nieves, mirando el hecho desde su punto de vista de mujer, o de
niña mimada, decir para sus adentros: «¡qué grosero!...» o «¡qué pan
frío!» Y esto es lo que me duele, por si lo ha pensado ella y por no
merecerlo yo en buena justicia, y lo que me ha ido molestando toda la
tarde en la cabeza, con el propósito, además, de volver por el
clavelillo este en cuanto pudiera, y el temor de no hallarle cuando le
buscara. ¡Carape, si me ha preocupado todo ello junto! Ahora ya es
distinto: ya tengo en mi poder lo que buscaba... «Pues no comprendo»,
diría cualquiera, «ni los apuros de antes ni la tranquilidad de ahora;
porque lo hecho, hecho está, y el clavel, por sí solo, no vale el
trabajo que te has tomado viniendo a recogerle, según tú has declarado
ser verdad.» ¡Carape si lo es! «Corriente», volvería a decirme
cualquiera: «si lo hecho ya no tiene remedio, y el clavel, por sí solo,
no vale dos cuartos, ¿para qué te quedas con él?...» ¡Valiente reparo de
mala fe sería ese! Recojo el clavel y le guardo, por... por pura
rectitud de conciencia... vamos, para reparar yo, a mi modo, una falta
cometida con buen fin... Nieves seguirá pensando de mí por ese acto, si
por desgracia le notó, lo que mejor le parezca: santo y bueno; pues yo
estaré tan satisfecho con saber que son equivocados sus juicios, y que
tengo en mi poder la prueba de ello. ¡Qué carape! cada uno es como Dios
le hizo; y yo soy así. Y no hay más ni menos... y al sol.

Al llegar al muelle guardó el clavel, después de olerle, en su bolsillo
de pecho, con mucho tiento para que no se viera ni se deshojara. El
balandro estaba ya solo y en su fondeadero de costumbre. Siguió andando
Leto; llegó a la botica, de la cual se habían ido ya los de Peleches;
subió a la habitación sin detenerse, entró en su cuarto; y, como quien
lleva ya su resolución bien meditada, sacó de un cajón de su cómoda un
álbum-cartera lleno de apuntes hechos por él en el campo y en la costa,
y allí guardó el clavel, con mucho mimo, entre dos hojas en blanco,
después de haber pasado la vista por cada una de las que contenían
dibujos, con una fuerza de atención poco acostumbrada en el asombradizo
farmacéutico.

--Bien pudiera ser verdad--pensó mientras cerraba los broches de las
tapas, dejando el clavel adentro--, que no lo hago del todo mal.

Volvió el álbum al cajón, cerrole con llave, bajó a la botica, y
estúvose con su padre un buen rato hablando de los sucesos del día en
Peleches y en la mar. ¡Muy satisfecho estaba de ellos el boticario! Y
también de Leto. Se había portado como un hombre y dejado el pabellón
bien puesto en todos los terrenos... Con algo más de soltura hubiera
querido él verle en lo de pura cortesía; pero bastante había hecho, sí,
señor, bastante, para lo que era de temerse; ¡caray, si había hecho!

La escena acabó por irse Leto al Casino, donde le esperaba el Ayudante
de Marina para un partido de billar que dejaron los dos concertado la
víspera, dándole hasta quince tantos Leto, además de la salida, como
siempre.

En honor de la verdad, no estuvo el hijo del boticario aquella noche tan
chiripero ni tan acelerado como lo tenía por costumbre, ni de tanta
correa para las chanzas del fiscal; pero cierto es también que la brega
de la bahía, tras de las inusitadas emociones del convite, le tenía algo
desmadejado, y que el fiscal se permitió llevar las bromas a un terreno
de bastante mal gusto. El que al señor de Bermúdez le faltaba un ojo,
como podía faltarle a cualquiera, y que con su hija hubiera estado él,
Leto, más o menos atento, no autorizaba a nadie para preguntarle a cada
paso, y delante de ciertas gentes, por la salud y el valor, y el _saque_
y otras mil cosas del _Macedonio_; ni si tomaba o no tomaba varas, o si
era blanda o dura de cerviz «la hija de Darío». Era una gran
inconveniencia hablar así de personas tan respetables, en un sitio como
aquel... o en cualquier otro; y como así lo sentía, así se lo dijo al
fiscal, con mucha pena, pero resuelto a que cesaran las bromas. Y
cesaron; pero dejando en Leto ciertas heces que le amargaron mucho la
fiesta; y eso que el fiscal, lejos de ofenderse con la protesta, aunque
cambió de estilo y de asunto, se quedó tan fresco como una lechuga, y
tan amigo de Leto como siempre. Poco después de este incidente, llamó al
fiscal don Claudio desde una mesa de las más apartadas del billar, para
que fallara en la porfía en que estaba empeñado con sus compañeros de
tresillo, sobre una jugada que había hecho uno de los jugadores.

Con irse el fiscal y no volver; marcharse enseguida los abogados y el
médico que le acompañaban, y antojársele a Leto que se quedaba el
Ayudante algo mustio sin los mirones que le entretenían, y que apestaban
más que de ordinario los reverberos de petróleo, le fue entrando tal
flojedad y tal disgusto, que se dejó llevar de calle la mesa para acabar
cuanto antes el partido.

--¡Carape!--se decía mientras iba andando hacia la botica, con el
sombrero en la mano porque abrumaba el calor--, ¿no parece mentira que
un hombre en la flor de la vida haya podido gastar, como yo, lo mejor de
su tiempo libre en ese bochinche infame, dando trastazos a las bolas?...
Una mesa o dos, de vez en cuando, vaya; pero todos los días dos o tres
horas de faena en ese billar mugriento... ¡con ese olor!... ¡Carape, si
es tonta la diversión, bien mirada! Pues ¿y el fiscalillo ese, con su
lengua de puñal?... Yo le estimo, es la verdad... y suele tener los
grandes golpes... Vamos, que clava los apodos... Pero ¡carape! a lo
mejor tiene unas cosas... como las de esta noche, por ejemplo... Aquello
no venía al caso, ni siquiera era decente... Son personas respetables...
y amigas de uno... y acaba uno de comer a su mesa... Póngase cualquiera
en mi lugar; y si es persona decente, a ver si no haría lo que hice
yo... Sentiré que le haya dolido lo que le dije; pero él se tuvo la
culpa, y yo cumplí con mi deber... como hubiera cumplido si él continúa
con la broma y le rompo yo algo en la cabeza... ¡Carape si se lo rompo!
Y cuidado que le quiero bien, lo que se llama bien... Pero hay casos en
que se salta por encima de todo... como este caso... O es uno buen amigo
o no lo es; o es uno persona decente, o un granuja. ¡Carape, carape,
carape!... ¡Qué cosas, hombre!... ¡qué cosas más raras éstas!...

En la botica trabajó mucho sin gran necesidad, y canturreó bastante
aquella noche hasta la hora de cenar. Cenó regularmente y habló con su
padre, por largo, de lo que habían hablado ya antes de irse él al
Casino. ¡Estaban, los pobres, tan poco hechos a francachelas como las de
Peleches por la mañana, y a esparcimientos tan singulares como los de la
tarde!...

A la hora de costumbre se cerró la botica, y se recogieron los dos... El
padre, después de rezar sus oraciones, se durmió como un bendito. El
hijo no atrapó el sueño con tanta facilidad: le pesaba mucho la ropa,
aunque era la puramente indispensable para cubrirse, y no cabía en la
cama buscando posturas. Al fin, hecho un aspa, se quedó dormido.

Qué le pasó entonces por las regiones aletargadas del cerebro; qué
revoltijo de ideas incongruentes y de bizarras imágenes le poseyeron, no
se sabe a ciencia cierta; pero es cosa averiguada que a las altas horas
de la noche, saliendo de repente de su batalla y poniendo las manos
entrelazadas debajo del cogote, exclamó para sus adentros, en estado ya
de perfecta lucidez:

--¡Carape! ¿Será verdad que yo soy bastante buen pintor de acuarelas, y
que dibujo muy bien? Pues estoy a dos dedos de creerlo a puño cerrado.
¡Y mire usted que el mismo pintor que era mi maestro y me lo estaba
afirmando cada día, se fue de España sin convencerme!...

¿De dónde vino aquella idea al cerebro de Leto? ¿cuál fue la inmediata a
la parte de allá del límite puesto entre el estado lúcido y el de
sopor?... Leto, dispuesto a averiguarlo, tiró del hilo de la sarta de
todas ellas, y fue sacando del fondo tenebroso, una a una, imágenes
borrosas que, al entrar en la zona de luz de su discurso, iban tomando
formas y colores de realidad. Así aparecieron, en extraña procesión,
Nieves, con su túnica pajiza en la penumbra del Casino, pidiéndole las
acuarelas; su padre convidándose a ver el _yacht_ y convidándole a él a
comer en Peleches; Nieves, con mantilla, a la puerta de la Colegiata;
Nieves otra vez, vestida de blanco en su casa; las acuarelas, el
saloncito de trabajo, el comedor, el balandro y el inglés en apoteosis;
Cornias, un clavel rojo, unos dientes blanquísimos, el _Flash_ virando
por avante y escorando mucho; Nieves afrontando risueña lo que su padre
tenía por peligro, con la boquita entreabierta, la mirada valiente, el
entrecejo... (¡qué entrecejo aquél! un poco fruncido) y aspirando con
avidez la brisa de la mar y el deleite del paseo...

--¡Cuidado si es templada la chica esa!--pensó Leto, empezando a
discurrir en cuanto hubo pasado la última figura de la procesión--. ¡Y
guapa!... ¡Carape si es guapa!... y modesta, y sencilla para lo guapa y
principal que es... Otra en su pellejo ¡se daría un lustre!... Resulta
que le gustan mucho los paseos marítimos, y que quiere darlos en mi
balandro... ¡Buena ocasión para lucirle en lo que vale!... la única, si
bien se mira. Por este lado, me alegro del antojo. Pero adquiero un
compromiso que me ata; y no siempre está uno de igual humor... y luego,
con este condenado genio mío que no se puede amoldar a ciertos
perfiles... Y no es porque no se me ocurran las cosas, ¡quiá!... a mí se
me ocurre todo, y hoy se ha visto: yo la he dado el brazo, y la mano;
pero no está en eso la gracia, ¡qué carape! sino en hacerlo como es
debido, y no como yo lo hago... con esta maldita desconfianza... Lo
mismo que lo del clavel, que fue una burrada por más que se diga: pues
si yo tengo un poco de serenidad y el desparpajo que otros tienen, no le
tiro, ¡qué había de tirar?... En el balandro, menos mal, porque en
cuanto cojo la caña, ya estoy borracho y no conozco a nadie; pero para
llegar a ese punto hay que pasar por otros... Vamos, que, por este lado,
no me hace maldita la gracia el antojo ese: palabra de honor... Y no
pinta mal, ¡vaya!... bastante mejor de lo que ella cree... Digo, se me
figura a mí... Porque tiene un aplomo para afirmar y una fuerza de
convicción, que se imponen... Luego, no habla al aire y por hablar; y en
pintura entiende. ¡Carape si entiende! Hay en ella sentimiento del arte,
y gusto... ¡mucho gusto!... Cierto que aquí, en Villavieja, ¡está uno
hecho a tan poco, a tan poco y de tan mediana calidad, y tan visto!...
Pero no, señor, no: esa sevillanita, donde quiera que se la ponga, aquí
o en Valladolid... ¡Carape!... No, no, lo que es el primito de allá, el
original de la fotografía que estaba sobre el piano... porque según me
dijo ella misma, aquel retrato es el de su primo, el hijo de doña
Lucrecia, vestido de toga y con birrete... ya puede estar satisfecho si
es verdad lo que se cuenta... Y lo será por las trazas. Es demasiado el
mimo con que trata ella a la fotografía, para ser retrato de un primo
cualquiera... Y la pinta del mejicanito es buena: harán una parejita...
¡vaya!... A mí lo que más me llama la atención en Nieves, es aquella
serenidad tan firme con que mira y anda y se expresa... vamos, que todo
es natural y sincero en ese diablo de chica; y luego aquel acento
andaluz, aquel modo de llamar las cosas, con aquella voz tan bien
timbrada... En fin, que el mejicanito... nació de pie... de pie...
¡Carape, carape... carape!... ¡Qué... cosas... éstas... hombre!...

Y volvió a quedarse dormido como un tronco.

No por obra de ningún diablejo de aquellos que, en opinión de don
Alejandro Bermúdez, se entretienen en llevar por los aires chismes y
cuentos de oído en oído, levantando los tejados o colándose por los
resquicios de las puertas, sino por una prosaica y vulgar coincidencia,
se despertaba Nieves en su lecho en el mismo instante en que volvía a
dormirse en el suyo el hijo del boticario de Villavieja. A Nieves la
despertó una pesadilla. Soñaba que al fin su padre había consentido en
que Leto metiera en el agua dos tablas de la cubierta del balandro. Para
conseguirlo más fácilmente, Cornias había llenado de velas todo el palo,
hasta el mismo grimpolón azul con la F blanca. No cabía más lienzo allí.
De este modo, el _yacht_, henchido de viento hasta el tope, iba sobre
las aguas verdosas como una flecha, pero escorando, escorando,
escorando, hasta tener que agarrarse ella también a unas cuerdas. Ya se
había sumergido el carel y estaba sumergiéndose la primera tabla, cuando
una recalcada imprevista revolvió las aguas e hizo saltar un chorro de
ellas hasta el fondo del pozo, mojándola los pies. Esta impresión
ilusoria fue lo que la despertó sobresaltada.

--Pero está visto--se dijo al darse cuenta clara de que lo sucedido era
un sueño--, que se puede hacer eso... se entiende, con un piloto como
él... ¡Qué paseo tan delicioso el de esta tarde!

Y colocada ya a la claridad de este pensamiento, también tuvo antojo de
sacar a plena luz toda la sarta de sus recuerdos adormecidos en la
memoria; y tiró del hilo, y fue saliendo la correspondiente procesión.
Por cierto que no parecía sino que estaba tirando del mismo hilo de que
había tirado Leto poco antes, al ver cómo iban apareciendo en el desfile
la mayor parte de las cosas y de los sucesos que acababan de desfilar
por la cabeza del hijo del boticario.

Éste (don Adrián Pérez) rompía la marcha en la procesión de
Nieves, describiendo en su estilo singular el carácter y las aficiones
del hijo; después el hijo, en cuerpo y alma, vistiéndose acelerado la
americana junto al billar del Casino, con su pelo alborotado, su cara
ardorosa y sus inexplicables encogimientos; luego Leto, el mismo Leto,
pintor de acuarelas; enseguida el propio hijo de don Adrián haciendo la
apología de su barco; y Leto arrojando el clavel que ya no le servía a
ella; y Leto describiéndola el barco sobre el terreno; y Leto
gobernándole por la bahía... en fin, la misma procesión de Leto, vista
desde opuesto lado y ocupando el hijo del boticario el lugar que en ella
ocupaba la hija de don Alejandro Bermúdez, cuando la procesión desfilaba
por la cabeza de Leto; sólo que en el mirar de Nieves había de ordinario
menos curiosidad que en el de Leto. Cuestión de temperamento, sin duda.

Como persona, simplemente, a Nieves le había parecido Leto «un excelente
muchacho»: bondadosote, placentero y sencillo hasta dejarlo de sobra;
como pintor de acuarelas, notabilísimo; dándole el brazo a ella para ir
al comedor, un señorito de aldea; hablando de su barco, «otro hombre», y
gobernándole... ¡allí era donde había que verle! Era raro, rarísimo, que
un mozo que pintaba con la maestría que él, no lo diera la menor
importancia, y hasta lo desconociera... Buena era la modestia, pero
llevada a tal extremo, parecía sandez; y la sandez se compaginaba mal
con el talento que era indispensable para pintar lo que él pintaba y
decir lo que decía, por ejemplo, cuando hablaba de su amigo y de las
valentías de su barco. Entonces, como pintando, era un artista completo,
por su modo de ver, de sentir y de expresarlo. Hasta su aspecto era otro
más gallardo y lucido que el del Leto que se vestía la americana en el
Casino atropelladamente, o arrojaba al suelo el clavel que ella había
tenido en la boca, por no atreverse a guardarle, no por menosprecio
seguramente (¡qué inocente!... sería hasta capaz de creer que ella no lo
había notado), o la daba el brazo, deslavazado y torpote, en la salita
de su casa y en la escalera del muelle. Guapo era entonces también, eso
sí, porque como guapo y buen mozo, lo era siempre; pero sin el
desembarazo y la esbeltez varonil que le daban el olvido de sí propio y
el calor y fortaleza de sus convicciones y entusiasmos. Por eso, donde
más lucía era gobernando su _yacht_: le había llamado a ella varias
veces la atención aquella tarde. ¡Qué actitudes tan hermosas tomaba en
los momentos de mayor cuidado! Bien decía don Adrián que el balandro era
la borrachera de su hijo... Como Nieves había tratado a muy pocos
hombres y a esos pocos muy superficialmente, no se atrevía a asegurar si
abundaban los que se componían de elementos tan incongruentes como los
de Leto; pero abundaran o no, no podía dudar ella que Leto era un mozo
muy raro... Por supuesto, que hablando de él con su padre, con el de
Nieves, no le había comunicado todas estas observaciones, porque no le
parecieran demasiado y la llamara reparona... De todas maneras, raro o
no raro, guapo o feo, que esto la tenía a ella sin cuidado, Leto había
sido una gran adquisición, porque era un estuche de cosas, cabalmente de
las que más le gustaban a ella; y era preciso conservarle y sacar de él
todo el partido posible... Era de creer que con la frecuencia del trato
fuera él adquiriendo mayor confianza en sí mismo; y de este modo, lo que
en aquellos momentos le parecería al pobre chico carga pesada tal vez,
por razón de su cortedad, llegaría a resultarle lo contrario...
Entonces, satisfecho él... gozosa ella... todos contentos y
entretenidos... Rufita González... escribir a Méjico... Leto mar
afuera... Nachito con enaguas... ella _huerita_ y pintando... ¿qué
cosa?... ¿con quién?...

Se le enredaban y confundían las especies; y la procesión de antes, con
nuevas visiones ensartadas en el hilo entre las otras, volvía a
desfilar, pero a la inversa: de la zona de la luz, medio a obscuras ya,
a las profundidades más sombrías del cerebro. Pasó el último fantasma al
extinguirse el último destello de la luz; acabaron de cerrarse los
párpados entreabiertos; cayó sobre la almohada el perfil de la linda
cabeza, y se quedó Nieves dulce y profundamente dormida.



--XIII--

Las primeras semanas


Después de haberla temido tanto Nieves, le resultó hasta entretenida la
tarea de pagar las visitas que debía entre las recibidas de los
villavejanos en Peleches; porque, bien mirado el asunto, tenía su lado
original y pintoresco; y ella, al fin y al cabo, era algo artista y muy
observadora.

Sorprendió a Rufita González en enaguas y en pernetas, huyendo por el
pasillo al conocer la voz de los que llamaban, después que su madre les
había abierto la puerta. Tuvieron que esperarla un buen rato en la sala,
que era pequeñita, como toda la casa desde el portal, y vieja, por
supuesto, con puertas acuarteronadas, cerraduras y pestillos enormes, y
vidrios muy chiquitines, donde los había. Se llenaba la salita, que no
estaba sucia propiamente, con cinco sillas y un sofá de paja; una
consola con su espejillo encima, dos floreros y el retrato de Nacho, de
la misma _edición_ que el que tenía Nieves; un veladorcito en el centro
con tapete de _crochet_; seis litografías con marco enchapado de caoba,
en las paredes, y tres felpudos de colores en el suelo. Nada de
cielorraso. En Villavieja apenas se conocía ese lujo ni aun en las casas
más pudientes: el maderaje descubierto, con un par de lechadas o dos
manos de una tierra amarilla que abundaba en un covachón de la sierra.

La vivienda de las Escribanas era mucho mayor y hasta mucho más vieja.
Se entraba por un portal obscuro, con gallinero y todos sus accesorios y
_consecuencias_. La escalera tenía dos tramos solos: el primero y más
corto, de asperón desgastado por el uso; el segundo, que descargaba en
el piso, de tablones de encina, negros y revirados ya de puro viejos. La
sala de recibir era ancha y larga, pero baja de techo, y éste
embadurnado de amarillo. Tenía dos alcobas y un gabinete; las puertas,
macizas también y de abultado herraje; y como allí «se daban» reuniones,
abundaban las sillas más que en casa de Rufita González, y aun había
algunas de tapicería de lana; las alfombras eran de fieltro; se contaban
hasta cuatro rinconeras con baratijas del bazar de Periquet, y sobre la
consola, amén de los clásicos floreros con fanal y un relojillo de
bronce que no andaba años hacía, más baratijas valencianas y muchos
caracoles y cascaritas de la playa. Debajo de la consola una guitarra, a
cuyos sones, arrancados por las uñas de la Escribana mayor o de dos
«chicos» que alternaban con ella en las noches de reunión, se bailaba;
mucho lazo de colores y sendas tiras moldeadas, de latón amarillo, en
los cortinajes de las alcobas; las historias, en litografías iluminadas,
de _Moisés_ y de _Ricardo en Palestina_, con marcos revestidos de papel
dorado; los indispensables tapetes de gancho en los veladores del
gabinete y de la sala, y hasta tres escupideras de caoba, con serrín
sobre papel blanco, distribuidas en ambas piezas. Bastante aseo en todo
lo que estaba a la vista, y mucho ruido _adentro_, como de metralla de
vasar y cánticos en falsete arriba, y abajo el incesante cacarear del
averío.

La morada de don Eusebio Codillo: en la Plaza Mayor, con el retrato del
monarca reinante (porque era él, Codillo, del ayuntamiento) en el
testero de la sala, grande, vieja y sin cielorraso también, con muchas
sillas, dos sofás, dos consolas, cuatro floreros, seis alfombritas,
casi, casi de verdad, y mucho monigote valenciano por todas partes; un
pianejo resobado, punto más que clavicordio, a juzgar por su vitola
humilde y anticuada; guirnaldas y ramilletes de flores contrahechas en
paredes, mesas y veladores... y mucho gato, vivo y efectivo, de todos
pelos y tamaños, entrando y saliendo paso a paso, con el rabo en alto y
muy derecho, enratonados unos, zalamerillos otros, y todos muy sobones y
entrometidos.

Y así por este orden, alojadas todas las familias de igual pelaje, gato,
perro, lorito, velador o colgajo más o menos.

En otra jerarquía más elevada, los Vélez en su caseretón de alta y
ennegrecida fachada, llena de escudos mohosos y de balconajes oxidados,
empotrada y reventándose entre otras dos que, por lo humildes y
despatarradas, parecían estar sosteniéndola por obra caritativa; el
portal, enorme, obscuro, lóbrego y con el suelo de adobes; la escalera,
ancha, de zancas trémulas y peldaños jibosos; luego el vestíbulo, tan
grande y tan sombrío como el portal, con gran banco de madera con escudo
de armas tallado en el espaldar, arrimado a la pared debajo de un tapiz
descolorido ya y hecho jirones; después el estrado, como cuatro
vestíbulos de grande, con su tillo de anchas, abarquilladas y viejísimas
tablas de castaño; su techo de viguetería descubierta, de la misma
madera y del propio color que el suelo; sus claros abiertos a la
fachada, como tragaluces de mazmorra, por lo bajos y lo espesos; sus
sillones de alto copete, penetrados de la polilla; sus cornucopias
desazogadas; sus alfombras raídas; sus retratos de familia pintados en
lienzo, y su Ecce-Homo en cobre, borrosos y mordidos por la sarna de los
tiempos; sus damascos lacios y descoloridos; sus dos consolas con
columnitas de basa y capitel de metal dorado, sosteniendo los
sempiternos candelabros de malaquita y bronce; y en fin, su péndulo
asmático, de _carillón_ que ya no funcionaba; y el estrado y el
vestíbulo y la escalera y cuanto podían distinguir los ojos del profano
visitante, todo a media luz, y limpio y reluciente y silencioso,
inmóvil, frío y con el vaho de las criptas, como si allí no hubiera
hogar ni se viviera.

Al revés de la otra casa, el alcázar de la otra dinastía de Villavieja:
la mansión de los Carreños, la menos vieja de todas las de la villa, con
su poco de color en la fachada, vidrieras de a cuatro cristales, un
jardinillo en la trasera, suelos firmes y a nivel y techos de
cielorraso; la chimenea ahumando casi siempre; mucho ruido de sartén y
mucho tufo de cocina; mucho barullo en todo, y para todo poco aseo; los
muebles casi amontonados en la sala; los colores crudos y chillones;
mucha jaula con pájaros de mucha voz y grande y sucio comedero, como el
mirlo y el malvís entre otros; palomar en la buhardilla y mastín suelto
en el portal; en fin, dinastía sin abolengo, plebeya, encumbrada por la
fuerza del dinero y de la intriga en tiempos no lejanos.

Algunas familias de las visitadas, las que habían subido a Peleches a
ofrecer de todo corazón sus respetos a los señores, los agasajaron en la
visita con vinos dulces, bizcochetas y rosquillas, como era costumbre
allí; y si no la siguieron las Escribanas y otras gentes tales en
idéntica ocasión, fue porque no se les había hecho a ellas el mismo
agasajo en Peleches. Puntillos de etiqueta entre _iguales_.

Por supuesto que las Escribanas la armaron también aquel día. A media
visita, la mayor de las tres, que, como se recordará, estaba algo picada
por haber visto a Leto, tan desabrido con ella, despepitarse con Nieves,
y además sabía lo del paseo marítimo y otra porción de cosas, ciertas o
soñadas, y era de suyo tan vehemente, cogiendo la ocasión por los
cabellos, ¡zas! allá va una catilinaria sobre la falta de educación de
«ciertos villavejanos que tenían en poco a las Santas del lugar, y luego
se desvivían por adorar al primer zancarrón que les traían de la Meca».
Las otras Escribanas, conociendo adonde iba el golpe, trataron de
desviar la puntería con unas chanzonetas a su modo; pero la Escribana
mayor no estaba jamás para bromas de sus hermanas, y en aquella ocasión
menos que nunca. Largó, pues, el saetazo de protesta; respondieron las
otras con las respectivas puñaladas; comenzó a reír la madre sin ton ni
son; entrole miedo a Nieves; miró a su padre que la comprendió
enseguida; despidiéronse con la mayor prudencia posible, y sin saber,
afortunadamente, de qué se trataba, salieron de la visita, oyendo desde
el portal--no obstante la batahola de aletazos y cacareos del averío al
dispersarse temeroso--, la que quedaba armada arriba entre las cuatro
mujeres.

También Rufita González echó sus garbancitos fuera de la olla,
disparándose sobre el tema de su «primo carnal» al enseñar a los de
Peleches el gabinete que se le había dispuesto «en aquella pobreza», por
si tenía a bien aceptarle cuando viniera, con el cariño con que había de
serle ofrecido. De aquí pasó de un salto a los rumores públicos, a las
bromas que a ella la daban amigos y conocidos, y a lo equivocados que
andaban unos y otros en el supuesto. Fue largo el disparo y terminó de
este modo:

--Lo que yo les digo: eso a los comparientes de Peleches, si acaso. Allí
hay hermosura y elegancia y trigo por largo, ¡ja, ja, ja!... para tentar
las codicias y los buenos gustos de un joven tan distinguido y tan
hermoso como mi querido primo carnal... ¡Ja, ja, ja, jaaá!...

La canción aquella, por repetida y chabacana, puso colorada a Nieves y
supo a rejalgar a su padre.

--¿Pero has notado qué tema el de esa chica?--díjole aquélla en cuanto
pisaron los dos el suelo de la calle--. ¿Por qué le tiene?

--Porque es una tarasca--respondió Bermúdez--, que se alampa por novio y
quiere que le cuelguen ése.

--Y lo que supone de él... y de mí, ¿de dónde sale y por qué lo dice
ella?

--Esas cosas se suponen siempre por el público entre primos como
vosotros, o las dan por supuestas y se las espetan a los interesados,
con distintos fines, marimachos imprudentes como Rufita González.

Durante estas tareas, los de Peleches, antes de subir a casa, tomaban un
respiro en la botica y echaban un párrafo con los boticarios sobre las
gentes y las cosas recién vistas y pasadas.

--Enséñeme usted más acuarelas--decía a lo mejor Nieves a Leto--, o más
dibujos.

Y Leto la complacía de muy buena gana; y con motivo de los dibujos o de
las pinturas, otro párrafo mano a mano entre la sevillanita y el mozo
farmacéutico, párrafo que a éste le sabía a gloria.

--Tiene usted que enseñarme--le dijo ella en una de estas ocasiones--, a
pintar estas manchas de árboles. A mí no me salen más que emplastos, que
lo mismo pueden ser peñascales que arboledas o que nubes de granizo...
Suba usted esta tarde, si no tiene mucho que hacer...

Y subió Leto por la tarde.

Otro día le dijo en la botica:

--He echado a perder aquello que dejó usted empezado para que yo lo
continuara. Suba usted esta tarde para enmendarlo, si es que tiene
enmienda.

Y subió Leto también.

En éstas y otras, se acabaron las visitas, y los señores de Peleches
proclamaron la independencia del solar, con todos sus habitantes, usos y
buenas costumbres.

Por remate del _acto_ dijo el padre a la hija:

--Hemos cumplido nuestro deber, no sólo como honrados, sino como héroes.
Ahora, hija mía, buen corazón para todos y buena cara donde quiera que
nos encontremos con ellos; pero nada más y como si no hubiera habitantes
en Villavieja. Si ladran, que ladren; si muerden, que muerdan. ¡Viva la
libertad con orden! como se gritaba en cierta ocasión, y a vivir a
nuestro regaladísimo gusto, ¡canástoles! que para eso hemos venido aquí.

Desde aquel acuerdo solemne entró la vida de los Bermúdez en los
ordenados términos de los planes traídos de Sevilla en embrión. Puestos
así en tela de juicio en Peleches, don Claudio Fuertes trazó las líneas
generales del extenso programa, y el hijo del boticario, que fue llamado
a aquel respetable consejo como elemento indispensable de acción y de
inteligencia, completó la obra acomodándola en todo, por todo y para
todo, a los deseos y a los gustos de Nieves.

Los días eran largos, el tiempo estaba a placer y Nieves en sus glorias
madrugando mucho y acostándose tarde. Había, pues, tela abundante en qué
cortar, y el buen humor, la salud y los recursos daban para todo: para
el campo y para la mar; para lo de puertas afuera y para lo de puertas
adentro; para la vida activa a la intemperie, y para la del arte y la de
familia a la sombra de los viejos paredones de Peleches...

Con su tartana y sus rocines de alquiler, hizo un gran agosto en aquel
mes de julio _Patafullera_, un mesonero cojo de la villa, que vivía de
esas y otras industrias más o menos honradas. A estas expediciones en
tartana, por el camino real unas veces, y las más de ellas a campo
travieso, vega arriba, con el pretexto de haber feria en Rudaces, o
mercado en Soletos, o romería en Campillos, concurría muy gustoso don
Adrián.

Pero las excursiones que prefería Nieves eran las que hacía a pie con su
padre, Leto y don Claudio, muy de mañana o a la caída de la tarde,
trepando de breña en breña, de altura en altura, para admirar nuevos
panoramas o descubrir más vastos horizontes; o descendiendo a las hondas
y sombrías cañadas para acopiar el musgo aterciopelado y el finísimo
helecho que andaban allí tirados por los suelos, y no había modo de que
los produjera el de su tierra natal, con ser la «de María Santísima».
Mucho le gustaban también estas expediciones a don Alejandro, pero no
podía siempre con ellas; y en tales casos iba sola Nieves con sus
amigos, que no se cansaban nunca y eran bien de fiar. A Bermúdez no le
importaba un rábano tragarse delante de don Claudio Fuertes cuantas
bravatas había echado por la boca en cierta ocasión, a trueque de ver a
su hija satisfecha.

Con estas recreaciones se entreveraban de vez en cuando las de paseo y
pesca en el _yacht_; en las cuales, excusado es decirlo, no tomaba
parte, ni de lejos, el de los llanos de Astorga; y aun el mismo Bermúdez
la tomaba de muy mala gana; tanto, que un día declaró a Nieves que no
podía más con aquello.

--No me mareo precisamente--la dijo--, y hasta _creo_ que pescar es cosa
divertida, y que dentro de la bahía no hay peligro ninguno en el
balandro; pero no me siento bien allí, ni... vamos, ni con toda la
tranquilidad que se necesita para que el placer resulte...

--¡Ay, papá!--exclamó Nieves con la más honda pena--. ¡Y a mí que me
gusta tanto!

--Pues, hija mía, buen provecho--repuso don Alejandro--: mi gusto no
perjudica al tuyo.

--¡Cómo que no?

--Como que no. Yo me quedo, y tú te vas...

--Pero ¿estará bien eso, papá?

--Y ¿por qué no ha de estarlo, canástoles? Leto y Cornias bien de fiar
son en todos sentidos. ¿No te parece?

--A mí, sí... Pero pudiera chocar...

--Pues, hombre, ¡estaría bien que hubiéramos venido a Peleches para eso!
¡Bah, bah, bah! Y, por último, ¿no vas por tierra, sin que choque, con
Leto y con don Claudio? Pues vas embarcada con Leto y Cornias; y pata.

La cuenta no fallaba así; y ateniéndose a ella, fue Nieves en el
balandro más de una vez sin que la acompañara su padre.

Este género de vida duró dos semanas bien cumplidas; y al fin de ese
tiempo cayeron la hija y el padre en que si ellos no habían venido de
Sevilla con otro fin que divertirse, don Claudio Fuertes y el hijo del
boticario estaban en muy distinto caso. Si no el primero, el segundo,
con toda seguridad, tendría obligaciones desatendidas; y no había que
ser egoísta en los placeres. Bien que se contara siempre con los amigos;
pero no para todo y a todas horas hasta mortificarlos.

En virtud de estas reflexiones, se suspendieron por unos días los paseos
campestres y los marítimos; cesaron también las sesiones de dibujo y de
pintura que solían tener los dos jóvenes para desarrollar apuntes del
natural, tomados por Nieves bajo la dirección de Leto en sus excursiones
por mar y por tierra, y únicamente quedó como estaba la tertulia del
anochecer, a la cual concurría también el viejo boticario.

A propósito de estas tertulias. En una de ellas, estando Leto de codos
al balcón del saloncillo, mientras Nieves tocaba adentro una melodía de
Schubert, se dejó llevar distraído de la impresión que le causaba
siempre la buena música, y particularmente la que le era conocida, y
acabó por seguir a media voz el canto de la melodía. Oyole Nieves,
empeñose en que la voz era excelente; y de tal manera se empeñó y con
tal arte se compuso y con tales esfuerzos la ayudaron en su deseo su
padre y don Claudio Fuertes, que Leto cantó la melodía en el saloncillo
acompañándole ella al piano.

Se apunta este dato como una de las más visibles pruebas de que no
andaban muy acertados los señores de Peleches en el supuesto de que a
Leto le mortificaba aquella vida en que le traían metido. Por el balcón
abajo se hubiera tirado él dos semanas antes, primero que cantar delante
de alma nacida lo que acababa de cantar en presencia de unas personas
tan respetables como aquéllas. ¡Si estaría domesticado y le parecería el
yugo blando y llevadero!

Hasta los mismos señores de Peleches, mal acostumbrados a la compañía
continua de los amigos, se hallaron desorientados sin ella. Sustituyeron
las largas excursiones con paseos _racionales_; y aun para éstos, por
quererlos dar su hija muy de mañana, se halló perezoso el padre. Endosó
a Catana el cargo de acompañar a «la niña» a aquellas horas; pero la
rondeña, tras de ser muy mala andadora, gruñía más que andaba al lado de
Nieves; y prefiriendo ésta ir sola a tan mal acompañada, redújose a dar
así, es decir, sola, unas vueltas alrededor de la casa y por la
Glorieta... hasta que poco a poco, hoy por este herbacho, mañana por
aquella flor, otro día por el detalle de más allá, fue alargando el
radio de sus paseos. Y como le dijo su padre entonces:

--O se está o no se está en el campo; o hay o no hay libertad omnímoda
en él; y por último, por aquí no andan perros ni ganados ni cosa alguna
que temer, porque no es camino para ninguna parte del mundo.

Y así aprendió Nieves a andar sola por aquellas alturas, y a alargar los
paseos, tan descuidada y contenta, hasta cerca del pinar, por una parte,
y hasta el Miradorio y aun hasta el muelle por otra, con la sombrilla al
hombro y el libro o los avíos de dibujar en la mano, durante las
primeras horas de la mañana.

No hay que decir lo que, por ley fisiológica, habían influido en el
carácter de Leto las nuevas costumbres. No pasaba todavía el hijo del
boticario de ser un tertuliano satisfecho y un amigo diligente y
afectuoso de los señores de Bermúdez, para andar con ellos por los
caminos trillados en que se le ponía _para que anduviera_; pero esto
solo, que en absoluto parece tan poca cosa, en un hombre como él acusaba
unas modificaciones internas de mucha hondura. Y no había más que verle
para convencerse de ello: ya era otro hombre; vestía con más esmero que
antes; miraba con más firmeza; andaba mejor; hablaba menos, pero más al
caso... en fin, no era ya el muchachón aturdido y abandonado a sus
rarezas, sino el mozo discreto y convencido de _algo_, con su poco de
carácter y su sello de legítima personalidad. Todo esto le mejoraba y
embellecía indudablemente, por lo que el viejo boticario no se cansaba
de mirarle ni cesaba de sorprenderse.

--Verdaderamente, Leto--le dijo en una ocasión--, que lo tenía yo
pronosticado... porque, aunque no he visto mucho, los años, ¡caray! son
grandes maestros y enseñan de todo... eso es. Yo bien sabía que quien lo
tiene es quien ha de darlo, ¡caray! y no otro alguno, sí, señor... Tú te
empeñabas en que no había nada dentro de ti; yo en que sí lo había...
como está la chispa en la piedra... justamente, eso es, como la chispa
en la piedra: lo que faltaba era el eslabón de acero, el eslabón,
¡caray! que diera el golpe... Pues ya pareció el eslabón... se dio el
golpe... sí, señor, sobre la piedra... eso es... y saltó la chispa...
Porque la había, ¡caray! porque la piedra era de darlas... y yo me salí
con mi empeño... La vida que aquí traías, no era mala verdaderamente,
porque tú eres bueno por naturaleza; pero tampoco era envidiable, eso
es, ni la más al caso para que un mozo de tus prendas las hiciera
fructificar en lo que valen... Vinieron esos señores... nos honraron con
su trato... eran, por suerte, el eslabón... la piedra chocó con él... y
saltó la chispa, Leto... la que tú tenías allá... eso es. Ya eres otro;
ya estás donde yo quería y esperaba verte... no tan pronto, es verdad, y
esto es lo que me sorprende y maravilla; pero, al fin, estás... estás,
eso es; y puesto que estás, procura no perder lo adquirido; guárdalo,
¡caray! como un tesoro que es tuyo legítimamente, descubierto en tu
propio terreno... Mañana o el otro, esos señores se irán por donde han
venido, y sería una triste gracia, Leto, que en cuanto se quitara el
puntal se nos viniera la casa abajo... No, señor, ¡caray! no, señor. Los
buenos hábitos que has adquirido y vas adquiriendo, debes conservarlos
siempre... eso es; porque esos hábitos, según vayas entrando en la vida,
te irán conquistando estimación y respeto. Por eso mismo representan un
capital grandísimo, ¡caray! ¡Quién sabe, hijo mío, quién sabe cómo
andarán las cosas del mundo en adelante, al paso que hoy vamos, y de
dónde soplarán los vientos? Y en estas dudas, bien fundadas, Leto, bien
fundadas... eso es... tener un rumbo bien marcado, una voluntad bien
firme y un juicio como Dios manda, es estar fondeado en el puerto en
medio de un temporal... Vive, vive agradecido a esos señores que tanto
nos favorecen; cultiva su trato y sírvelos sin llegar a cansarlos ni a
molestarlos en tanto así... ¡caray!... eso es; aprovecha sus lecciones,
y vete, vete preparando debidamente la casa para cuando se vea sin
puntal. Eso es...

No se sonrió Leto en aquella ocasión como en otras idénticas oyendo las
especiales homilías de su padre, acaso porque estaba distraído en otras
meditaciones, o quizá porque abundaba en las mismas ideas del
predicador... Lo mejor fue para todos que, rebosándole al hijo de don
Adrián los deseos de que estaba henchido, y siendo bien notorios también
los de don Claudio, depusieron sus escrúpulos los Bermúdez, y volvió a
restablecerse en Peleches la vida aventurera y divertida de las primeras
semanas.



--XIV--

Crónica de un día


Era de los últimos de julio, por más señas, y se había acordado comer en
el pinar, en un sitio de mucha sombra, suelo alfombrado de oloroso y
tupido césped, con fuente fresca y abundante, y, a muy corta distancia
de ella, unos detalles muy pintorescos de rocas, jaramagos y troncos
viejos que Nieves no había visto nunca y le había ponderado mucho Leto.
Éste tenía varios apuntes de ello en su cartera, y se trataba de que
Nieves tomara otros a su gusto. Con ese fin por pretexto, se dispuso la
partida; y muy tempranito salieron de Peleches los cuatro
expedicionarios: don Alejandro y su administrador, armados de sendas
escopetas para tirar a las tórtolas que se les metieran por los cañones,
y Nieves y Leto con los avíos de dibujar. Nieves, como casi siempre que
iba de campo o a la mar, llevaba el pelo recogido en una sola trenza
caída sobre la espalda, con un gran lazo en el extremo inferior; un
sombrero de paja de anchas alas y cinta del color del lazo del pelo; un
vestido liso y muy claro, guantes de seda, botinas de recia suela y
sombrilla de largo palo. Leto, que no tenía mucho en qué escoger, vestía
un terno de dril ceniciento, recién planchado; y con esto y unos
borceguíes de becerro en blanco, un hongo claro y una corbatita de
lunares bajo un cuello a la marinera, _componía_ bastante bien al lado
de la esbelta sevillanita. Llevaba en una mano la cartera de Nieves, y
en la otra la tijerilla desarmada, de Nieves también. Él no necesitaba
esos utensilios para sus trabajos de campo. Se construía el asiento con
lo que hallaba a sus alcances, lo mismo una piedra que un tronco... o el
santo suelo en último caso.

Caminando los dos muy delante de los otros y a la mitad del recuesto
para subir al pinar, se detuvo Nieves de pronto, se volvió rápida hacia
atrás, paseó la mirada serena y honda por todo lo que se descubría desde
allí, incluso el palación de Peleches que descollaba en lo más alto, y
preguntó en crudo a su acompañante, que también se había detenido y
miraba cuanto miraba ella, y además y muy particularmente, el modo tan
suyo que tenía de mirar:

--¿Qué es lo primero que usted siente en cuanto sale al campo, en un día
como el de hoy, espléndido de luz, sin calor que sofoque ni viento que
moleste, ni ruido de gente que te distraiga, y en que todo lo que se ve,
el suelo, el árbol, la mata, el arroyo, hasta la peña desnuda,
trasciende a una misma cosa... como a tomillo y mejorana, o algo así?

Muchas cosas sentía Leto en tales ocasiones; y por ser tantas y no
atreverse a citar una sola y de repente, por miedo a que resultara una
tontería, respondió a Nieves, después de pensarlo un poco.

--Y usted que me hace esa pregunta, ¿qué es lo que siente, si se puede
saber?

--¡Yo lo creo que se puede saber!--respondió Nieves, volviéndose hacia
el pinar y continuando la interrumpida ascensión--. Mire usted: lo
primero que yo siento es un poco de envidia a los pintores, a los poetas
y a los músicos buenos; porque ¡me entran unos deseos tan fortísimos de
pintar, de describir y hasta de poner en música lo que voy viendo y
oyendo! Para eso quisiera ser el mejor pintor y el mejor poeta y el
mejor músico del mundo. ¿Le parece a usted mucho lo que envidio?

Leto se echó a reír; y como halló muy disculpables los deseos de Nieves,
así se lo declaró, añadiéndola que a él le pasaba dos cuartos de lo
mismo.

Un poco más adelante volvió a hablar la sevillanita, para decir a Leto,
también en crudo, pero sin detenerse:

--Es una compasión que no sea usted tan aficionado a pintar al óleo como
a la aguada.

--Ya le he dicho a usted en otra ocasión--respondió Leto--, que eso
consiste en mi falta de paciencia: todo tiempo, por corto que sea, desde
que concibo algo hasta que lo ejecuto, me parece una eternidad. No me
entretiene, como a otros, el proceso de la obra puramente mecánica: por
eso prefiero el lápiz a la misma acuarela: aunque sin el realce del
color, me da primero que ella la expresión del pensamiento o la imagen
del natural.

--Es raro eso.

--Sí, señora; y por lo mismo la ruego a usted que lo tome como confesión
de un pecado feo, y no como alarde de un modo de ver digno de
imitarse... Ahora--añadió cambiando de tono y de rumbo--, para llegar
primero donde vamos, echemos por este senderito de la derecha... También
es un poco raro, ¿no es verdad? que en la propia hacienda de ustedes
tenga yo que servirlos de guía... porque el señor don Alejandro no hace
más que seguirnos los pasos... ¿ve usted?... y don Claudio Fuertes lo
mismo... ¡Si lo tuvieran todo tan trillado con los pies como lo tengo
yo!...

Otro ratito de andar en silencio, y otra pregunta en seco de Nieves:

--¿Conoce usted a Rufita González?

--¡Quién no la conoce en Villavieja?--contestó Leto.

--¡Qué bachillera, eh?

De buena gana hubiera confirmado Leto esta opinión con un ejemplo que se
le vino a la punta de la lengua; pero considerando que podría mortificar
con él a Nieves, si no mentían ciertos rumores y otras determinadas
señales, se limitó a decir, marcando mucho el acento admirativo:

--¡Muy bachillera!...

--Siempre que habla conmigo--añadió Nieves--, quiere darme a entender
que nuestro primo Nacho desea casarse con ella.

--¡Carape!--exclamó Leto para sus adentros--; pues ese era mi caso, y
ahora resulta que le importa a ella menos que a mí.--Y en voz alta
dijo--: Eso precisamente es lo que más la califica.

--Y ¿por qué no ha de ser cierto lo que afirma?--preguntole Nieves
vuelta un poquito hacia él y enviándole las palabras bajo los fuegos de
una mirada firme y serena.

--Porque no puede ser--respondió Leto con su correspondiente
serenidad--; porque no hay razón para que lo sea; y, en cambio, hay una
de mucho peso para que resulte mentira.

Nieves no mostró el menor deseo de conocer aquella razón, y así quedó el
asunto. Un poquito más allá, preguntó a Leto:

--Y a las Escribanas, ¿las conoce usted?

Con esta pregunta se quedó Leto bastante atarugado y algo encendido de
mejillas: ¡le había dado tantas bromas el fiscal con la Escribana mayor!
Pero se rehízo enseguida, y contestó a Nieves:

--Otras bachilleras por el estilo.

No coló el disimulo; porque Nieves, aunque no le miraba de frente, le
pescó el fogonazo en la cara y la sacudida que le había precedido.

--No lo decía por tanto--repuso a buena cuenta y por si había dado en
blando la pregunta.

Un poco más adelante y bastante adentro ya del pinar, seguidos a corta
distancia de los dos señores mayores, que se despistojaban mirando acá y
allá por si se rebullía alguna tórtola en las inmediaciones del sendero:

--¿Llegaremos pronto al sitio ese?

--Antes de diez minutos--respondió Leto--. Ya estamos casi en la
explanadita en que hemos de comer; a poco más de veinte varas a la
derecha está lo que buscamos.

--Por supuesto, que traerá usted los dibujos de ello, que le encargué
anoche.

--Como lo prometí--respondió Leto señalando uno de los bolsillos de su
americana.

--¿Quiere usted enseñármelos?--le preguntó Nieves.

--¿Ahora mismo?...

--Ahora mismo--respondió la sevillana con un mirar que no admitía
réplica.

Pasó Leto la tijerilla a la mano izquierda después de haber colocado
debajo del mismo brazo la cartera, o más bien, cartapacio de Nieves, y
sacó del bolsillo derecho su álbum de apuntes... Pero en el momento de
entregársele a Nieves, se atarugó más que la otra vez, y se puso, no
rojo como entonces, sino pálido... ¡Carape! ¡buena la había hecho!
¡Pícara memoria y pícaros aceleramientos los suyos! No tuvo otra cosa en
la cabeza toda la noche, y al fin se le olvidó hacerlo al echarse el
álbum en el bolsillo, de prisa y corriendo; porque ya se iba sin él...
¡Carape!... Y que ya no había enmienda posible.

Pensando así, entregó el álbum a Nieves, con la forzada abnegación con
que se entrega un criminal a la Guardia civil.

--Hágame usted el obsequio de abrirle--la dijo--, porque yo no tengo más
que una mano desocupada... Esta es la tapa de arriba... Así... Yo le
diré en qué hojas están esos dibujos.

--Es que pienso verlos todos--le advirtió Nieves abriendo el álbum como
Leto quería.

Y es claro, en cuanto quedaron sueltos los broches, el álbum se abrió
solito por las páginas entre las cuales estaba el contrabando que
pensaba Leto escamotear al ir pasando las hojas con la mano libre.

La palidez del pobre mozo se trocó en carmín subidísimo.

Nieves le miró entonces con una sonrisilla muy picante.

--Perdone usted--le dijo al mismo tiempo--, si esto tiene algún valor
especial... Yo no lo sabía.

--¡Qué ha de tener!--exclamó Leto, sin saber lo que se decía--. Eso es
un clavel...

--Ya lo veo--interrumpió Nieves, como si no se enterara de la turbación
del otro--; y rojo... y doble.

--Sí, señora: doble y rojo--repitió Leto--. Un clavel doble y rojo que
yo tenía en la boca en cierta ocasión, mientras dibujaba... ¿Está usted?
Pues bueno: estando así, se le partió el rabillo y se me cayó al suelo;
y entonces yo... maquinalmente, le cogí... y, maquinalmente, le guardé
donde usted le ve; y ahí se ha quedado hasta hoy...

--Muy bien hecho, Leto--dijo Nieves volviendo a mirarle con la misma
sonrisita maliciosa--. Eso es lo que debe hacerse siempre con los
claveles que se caen de la boca... y no lo que se hizo con uno que yo
recuerdo... Rojo era también y doble, si no me engaña la memoria... y en
el suelo se quedó el infeliz... Verdad que no valía la pena de ser
guardado, porque la boca de que se había caído era la mía.

Leto, al sentir esta estocada, se estremeció de pies a cabeza y se puso
de veinticinco colores; y Nieves, al verle así, soltó la risa con toda
su alma.

--Suyo o ajeno el clavel--le dijo en seguida--, el encontrármele yo aquí
ha sido causa de un mal rato para usted. ¡Cuánto lo siento! Volvamos la
hoja, si le parece, y veamos los dibujos.

¡Qué dibujos ni qué carape! ¡Bueno estaba Leto ya para entender en cosa
alguna sino en el asunto del clavel que se le había caído a ella de la
boca! Por las señales, no solamente había notado Nieves el suceso que
tanto le había preocupado a él, sino que le había parecido muy mal,
claro: como tenía que parecerle; como que había sido la mayor gansada
que podía cometer un hombre acompañando a una señorita. La casualidad le
brindaba una ocasión de acreditar que la falta cometida se había
reparado en lo posible... Pues ¡carape! aprovechar esa ocasión sin
pérdida de momento... Que este recelo, que el otro, que si podría
tomarse la aclaración así o del otro modo, por este lado o por el de más
allá... Que se tomara, ¡carape! que se tomara, aunque fuera por el
extremo más absurdo: cualquier cosa menos pasar plaza de rocín en el
concepto de una mujer como aquella... ¡Cuidado si tenía picante la
alusión que le había hecho!...

Enardecido con el fuego de todas estas reflexiones que le pasaron en un
instante por el magín, respondió con gran energía a lo dicho por la
sevillana:

--No hay dibujo que valga, Nieves, mientras no quede orillado el punto
del clavel que se le cayó a usted de la boca... Hablemos de eso un
instante.

Nieves se sorprendió un poco con el arranque de Leto, y le preguntó muy
seria:

--¿Pero usted sabe a qué clavel me refería yo... en chanza?

--Sí, señora--respondió Leto impávido y resuelto a todo--: al que se le
cayó a usted en el Miradorio, y recogí yo del suelo... para volver a
arrojarle; en una palabra... a ese mismo clavel que está usted viendo.

Entonces fue Nieves quien se inmutó, y no poco; pero se repuso al
instante, y dijo a Leto en el mismo son de broma que antes y cerrando el
álbum:

--Pero, hombre, ¿cómo puede ser eso, si el clavel quedó allí y nosotros
continuamos andando?...

--Es verdad--respondió Leto sin perder una chispa de su ardimiento--;
pero volví yo por él en cuanto me despedí de ustedes en la botica,
después del paseo.

Nieves no dijo una palabra, ni mostró señal alguna por donde pudiera
notársele la impresión causada en ella por la noticia: con el álbum
cerrado, pero sin abrochar, en la mano izquierda, continuaba andando y
mirando serenamente hacia adelante. Leto, después de una breve pausa,
prosiguió:

--Yo no soy hombre de perfiles galantes; pero a mi manera, sé distinguir
de colores; y por saberlo, tan pronto como tiré el clavel conocí que no
debía de haberle tirado de aquel modo... ni de otro, por si usted lo
había notado... y aunque no lo notara: siempre era una cosa muy mal
hecha... El caso es que toda la tarde estuve preocupado con ello...
porque, créalo usted, Nieves: un hombre, por despreocupado y modesto que
sea, se resigna a pasar por bandolero antes que por ridículo delante de
una mujer; y con esta preocupación, en cuanto pude, volví por el clavel:
encontrele, y le guardé donde usted le ha hallado ahora, sin otro fin
que reparar mi falta en lo posible y tener siempre conmigo la prueba de
ello. Yo no soñé con que usted llegara a verla jamás; pero esta mañana,
al coger de prisa el álbum, me olvidé de sacar de él el contrabando,
como lo tenía pensado desde anoche; y le juro a usted a fe de hombre
honrado, que no eché de ver el olvido hasta que fui a entregarle a usted
el libro hace un momento. Me dolió un poco la alusión hecha a la
inconveniencia mía, y sobre todo el averiguar que usted la había notado;
y entre quedar con el sambenito encima, y el riesgo de que volviera
usted a reírse de mí declarándole la verdad, opté por esto, que resulta
menos desairado que lo otro... a mi manera de ver.

--Y ¿por qué había de reírme?--observó Nieves apartando con la contera
de su sombrilla cerrada algunas pedrezuelas del suelo que no estorbaban
a nadie.

--Por lo que pudiera hallar usted de... inocentada en el caso, es un
suponer--respondió Leto con entera sinceridad; y enseguida añadió--: de
todas maneras, ahí está el clavel. Si a usted le pesa o le parece mal
que le haya recogido yo, con volver a tirarle en cuanto usted me lo
ordene...

--Y ¿por qué ha de pesarme tal cosa, ni he de darle a usted una orden
semejante?--exclamó la sevillanita abriendo otra vez el álbum por donde
estaba el clavel--. ¡Pobrecillo!--añadió contemplándole--. ¡Volver a
arrojarle al suelo después de haber vivido tantos días en este alcázar
del Arte!... Además, usted se le ha ganado en buena ley... Conque déjele
donde está, si no le estorba, y vamos a ver los dibujos...

Leto, felicitándose por salir tan fácilmente del atolladero en que se
había visto, se arrimó más a Nieves; la cual le entregó el clavel
aplastado y marchito, para que no se cayera del álbum mientras le
hojeaban.

Hojeándole y andando, llegaron al sitio apetecido; y por llegar a él,
después de ponderarle mucho Nieves, dijo a Leto:

--Yo no quiero dibujar.

--¡Que no?--exclamó Leto asombrado--. ¿Y por qué?

--Porque después de ver lo que he visto en el álbum de usted, se me
caería el lápiz de la mano. Dibuje usted solo algo nuevo de aquí, pero
en mi _block_... digo, si no abuso...

No hubo modo de reducirla a que dibujara, aunque se unieron a las
excitaciones de Leto, las de su padre que había llegado ya con su amigo,
cansados de husmear tórtolas en balde.

--Y ¿en qué vas a entretenerte?--la preguntó al fin don Alejandro.

--Por de pronto, en coger florecillas y helechos, que abundan entre
estas peñas sombrías. ¡Verás qué guirnaldas y qué ramilletes tan lindos
voy a hacer!...

--Vamos, tu manía. A veces vuelves a casa hecha una varita de san José.
Corriente. Ya tienes tu ramo de helechos y manzanilla atravesado en el
pecho, como la banda de una gran cruz, y tu manojito en el pelo, y tu
ramillete en la mano. ¿Y después?

--Después, y también antes, de rato en rato, veré lo que va dibujando
Leto, y cómo cazan ustedes... hasta que llegue la comida, que de seguro
llegará mucho antes de que pueda yo empezar a aburrirme.

Y así sucedió al cabo, para que se cumplieran las profecías de Nieves, y
una más, hecha la víspera por don Claudio Fuertes a propósito de las
comidas en el campo, a usanza pastoril. Estas comidas en el santo suelo,
con música de pajarillos y aromas silvestres, eran, en opinión del
comandante, de lo más hermoso... pintadas en un papel; pero gozadas al
natural, resultaban un suplicio.

Todos convinieron con el preopinante, mientras buscaban posturas
insufribles para llevarse a la boca las viandas en salsa tibia, o el pan
con tábanos, o el fiambre con correderas. Pero había que hacerse a todo
para saber de todo. Por último, o se estaba en el campo o no se estaba.

Ello fue que antes de las dos de la tarde, los de Peleches saboreaban
con delicia la frescura de la sombra de los hidalgos paredones; y el
comandante Fuertes y el hijo del boticario bajaban por la Costanilla en
busca de las respectivas madrigueras.

Media hora después hallábase Nieves en el saloncillo del nordeste,
contemplando y admirando los dibujos hechos por Leto en el pinar, y
confundiendo en sus mientes con esta admiración al talento de su amigo,
el análisis minucioso del otro caso, del extraño caso del clavel, que
ella había descubierto por una casualidad. Estando a vueltas con estos
pensamientos, entró su padre muy diligente, con una carta en la mano y
diciendo:

--Oye, oye, Nieves: una buena noticia.

Dejó Nieves lo que hacía y lo que pensaba, y se volvió hacia su padre
preguntándole qué noticia era ella.

--Acabo de recibir con el correo de hoy esta carta que es de tu tía
Lucrecia. Según me dice la pobre mujer, que continúa engordando sin
consuelo, Nachito había salido la antevíspera. Deja para la vuelta la
visita a los Estados Unidos, y viene por Inglaterra desde Veracruz.
Contando con lo que piensa detenerse en Londres y en París, calcula que
podrá estar en Villavieja, digo en Peleches, a últimos del mes que
viene, de agosto... Nada, canástoles: mañana, como quien dice... Toma la
carta: puedes enterarte de ella si quieres...

--¿Para qué?--dijo Nieves inalterable y serena.

--«¡Para qué!...» ¡Otra te pego!... ¿Para qué se entera uno de las
cartas que lee?

--Pues si ya estoy enterada, papá.

--Ya, ya; pero me parecía a mí que, en tales casos, debiera picarnos la
curiosidad un poquito más de lo que nos pica... Eso es... Yo no sé qué
canástoles me sucede contigo siempre que sale a danzar este punto... No
acabo, vamos, de... En fin, que no veo a mi gusto las...

Nieves, que le miraba de hito en hito, viéndole tan apurado se echó a
reír y le puso las manos sobre los hombros.

--¿Quieres que me ponga a bailar por la noticia?--le preguntó--. Dime
que sí, y ya estoy bailando.

--¡Pataratas!--respondió Bermúdez fingiéndose más contrariado de lo que
estaba--. Yo no quiero extremos, Nieves: no quiero otra cosa que lo
regular. A mí se me figuró que la noticia había de alegrarte, y vine
corriendo a dártela.

--Y me alegra, papá, y te la agradezco mucho; sólo que yo soy así,
vamos, poco aparatosa para expresar lo que siento. No es culpa mía, qué
quieres.

--¡Si lo sé, hija, si lo sé!... Pero se me figuraba a mí que, en vista
de esta noticia, cuando menos confesarías la razón que tengo para
apurarme muchas veces por un asunto que a ti te hace reír: el asunto de
_su_ gabinete, que continúa a estas fechas a medio arreglar.

--Abajo tiene el que le destina Rufita, bien emperifollado.

--¡Otra vez la broma! Pues mira, Nieves: me carga por ser broma, y por
lo de Rufita; ya sabes que tengo atravesada aquí, detrás de la misma
nuez, a esa tarasca de los demonios, grosera y sin pizca de educación.

--¡Es posible que lo tomes en serio? ¡Bah! A mí me incomoda un poco
cuando la oigo disparatar... y eso por lo que va conmigo; pero en cuanto
la pierdo de vista, te juro que me hace reír... Ríete tú también... Pero
¡ay, Dios mío!... Si Nacho ha salido de Méjico, ya no puede recibir allá
la carta que yo pensaba escribirle.

--Naturalmente.

--Yo le debía esa carta desde Sevilla; pero como en Peleches se va el
tiempo por la posta... ¡Qué cabeza la mía!... En fin, ya no tiene
remedio: le contestaré aquí de palabra; y... ¡quién sabe si así
saldremos ganando los dos? ¿No es verdad, papá?

--¡Ah, picaruela, picaruela!--dijo Bermúdez dándole unos golpecitos en
la cara con la carta de doña Lucrecia--. ¡Si tienes tú más trastienda
cuando te conviene!...

Y se fue tan satisfecho. Nieves, con ojos cariñosos, pero que parecían
algo compasivos, le vio salir; y enseguida se sentó al piano y comenzó a
preludiar una melodía de Schubert, que ella sabía de memoria... y Leto
también.

En la tertulia de aquel mismo día, el hijo del boticario no estuvo tan
en lo suyo como de costumbre: se distraía con frecuencia y parecía que
le hormigueaba algo sobre el cuerpo y sobre el espíritu. Cuando entró
con su padre, don Alejandro y su amigo el comandante discutían sobre
unas noticias políticas que el primero acababa de leer en los
periódicos, y Nieves, sentada en el balcón, se adormecía al arrullo de
las lejanas rompientes de la mar... Leto, que cabalmente flaqueaba por
el lado de la travesura para entretener a las mujeres, y aquella noche
mucho más, iba y venía de la sala al balcón y del balcón a la sala,
pescando aquí dos palabras y dirigiendo allá otras dos a Nieves que
estaba muy poco habladora. En una de sus idas al balcón, después de
haber contemplado en la salita maquinalmente el retrato de Nachito, dijo
a Nieves, por decirla algo:

--Y es guapo de verdad el primito ese.

Se lo tenía dicho a Nieves en más de diez ocasiones, y en otras tantas
le había contestado ella lo mismo que le contestó entonces:

--No está mal así.

--Ya luego vendrá--añadió Leto por primera vez.

--Pregúnteselo usted a Rufita González--contestó Nieves muy seria--, que
lo sabrá con exactitud...

¡Carape si la picaba Rufita González en aquel particular! Pero no se dio
por tentado de la sospecha, y dijo sencillamente:

--Y ¿por qué lo ha de saber Rufita mejor que usted?

--Porque ya tiene el gabinete preparado... y hasta los dulces para la
boda. Aquí sólo sabemos, por carta que se ha recibido hoy, que vendrá a
fines de agosto.

--¡Qué pronto!--exclamó Leto dejándose llevar, sin duda alguna, de su
natural bondadoso.

Y no se habló más de Nacho. Nuevas idas y venidas de Leto.

En una de ellas, es decir, de las idas al balcón, le preguntó Nieves, en
crudo como solía:

--¿Por qué se puso usted colorado en el pinar cuando le pregunté si
conocía a las Escribanas?

Leto se alegró en el alma de que la noche fuera tan obscura como era,
porque así no se desvirtuaría la sinceridad de la respuesta con la
sofoquina que le había causado lo extraño de la pregunta.

--Me puse como usted dice--contestó sencillamente--, porque, de un
tiempo acá, le ha dado a ese culebrón de fiscal por embromarme con la
mayor de las tres, sin maldito el fundamento; y ya sabe usted lo que soy
en determinadas apreturas.

--Como coincidió lo de la sofoquina de usted--repuso Nieves abanicándose
mucho--, con el hallazgo del clavel en el álbum...

Leto soltó una risotada; y enseguida dijo a Nieves:

--Gracias por el favor que usted me hacía.

--Hombre--replicó la sevillana--, sería un gusto como otro cualquiera:
para mí todos son respetables. Pero, en fin, más vale que mintieran los
síntomas; porque verdaderamente... no era de envidiar el gusto ese... Y
a otra cosa: mañana no, porque estaré ocupada en casa; pero pasado
mañana ¿podríamos dar otro paseíto en el _yacht_?...

--Ya sabe usted que está enteramente a sus órdenes.

--¡Cómo me gusta eso, Leto!... Cada día más... Pero, hombre, ¿cuándo
haremos una escapadita afuera?

--Pues la haremos un día que esté la mar a propósito y no vaya don
Alejandro, que tras de marearse, no tiene los ánimos de usted.

Se quedó en ello y se habló algo de la partida campestre de la mañana y
de los dibujos de Leto; hasta que se dio por terminada la tertulia,
yéndose a cenar los de casa y a la calle los de fuera.



--XV--

Cartas cantan


«Queridísima Virtudes: ¡Cómo me habrás puesto, allá a tus solas! ¡Qué
cosas habrás pensado de mí! Al despedirme de ti en Sevilla, muchas
promesas; y después, si te he visto no me acuerdo. No te lo digo porque
sea verdad, sino porque imagino que lo dirás tú cuando me tienes en la
memoria. Ni es verdad eso, ni siquiera de su casta... Es decir, verdad
es que te prometí escribirte a menudo, y verdad que no lo he hecho hasta
hoy; pero no es verdad que me haya olvidado de ti, ni podría serlo
aunque yo hubiera querido y tú te hubieras empeñado en ello también. Yo
me acuerdo de ti todos los días y a todas horas: lo que hay es que con
los mejores propósitos de escribirte «mañana» cada vez que apago la luz
para dormirme, viene el diablo con una trampa de las suyas en cuanto me
despierto... y hasta la otra. Porque tú pensarás que en una soledad como
la de Peleches, hasta por recurso de distracción debiera ser yo muy
diligente en escribirte, y que cuando no lo hago ni siquiera para
entretener el fastidio que debe de estar consumiéndome, señal es de que
no me acuerdo ni de la Virgen de tu nombre. Pues ahí está, Virtudes de
mi alma, tu grandísima equivocación: en suponer que yo me aburro en esta
soledad ni poco ni mucho, ni siquiera un solo instante. Lejos de
aburrirme, son tantas las distracciones que tengo, que me falta tiempo
para todo, hasta para escribirte; solamente me sobra para conocer mi
pecado y sentir sus mordeduras en la conciencia. ¡Esta sí que es la pura
verdad!

»Hoy, no porque está el día lluvioso y no se puede salir, sino porque ya
lo tenía decidido con toda resolución, te voy a consagrar la mañana
entera, y aun la tarde, si fuere menester, para escribirte una carta que
valga por todas las que te debo, y un poquito más a cuenta de las
posibles faltas sucesivas; porque ya sabes que somos pecadoras y que
caemos a cada paso, por mucho cuidado que pongamos al andar.

»Pues verás tú, Virtudes, lo que pasa: yo sabía lo que era Peleches por
lo que había oído a papá: un lugar muy alto y despejado, y en lo más
llano de él, nuestra casa, la única casa en todo Peleches, con grandes
vistas a la mar y hermosos campos por los otros lados: lo que a mí me
gusta sobre todas las cosas del mundo, como tú sabes muy bien; pero,
amiga de mi alma, ¡qué diferencia de lo pintado a lo vivo! Maravillada
me quedé al ver con mis propios ojos el incomparable panorama que papá
me fue enseñando desde los balcones de esta casa al día siguiente de
llegar, de noche y obscura como boca de lobo; de manera que todo cuanto
iba viendo aquella madrugada, era nuevo para mí. ¡Qué mar! ¡qué montes!
¡qué vega! ¡qué puerto! No me cansaba de contemplarlo, ni me canso hoy,
ni me cansaría jamás, aunque me pasara la vida contemplándolo.

»Por aquí, no me había engañado la ilusión: para pintar, para pasearme
por mar y por tierra, para sentir, para soñar... para todo y mucho más,
daba lo que tenía delante. Pero, amiga, quién te dice que, a lo mejor de
mis entusiasmos, ahí viene la etiqueta de las gentes villavejanas... ¿Te
he hablado algo de Villavieja?... Espérate que repase lo escrito...
No... Pues Villavieja es el pueblo, la villa a que corresponde el sitio
de Peleches: Peleches en lo más alto, y Villavieja en lo más bajo, pero
casi unidos por una calle muy mala y un paseo regular. Villavieja es un
poblachón negro y antiguo, sucio y desmantelado, con mucha gente
desocupada, unos señores muy raros, unas señoritas muy cursis y otras
muy estrafalarias. También hay personas muy apreciables; pero pocas.
Pues a lo que iba: sin darnos tiempo para sacudirnos el polvo del
camino, ¡zas! una nube de visitas; y enseguida otra... ¡Ay, Virtudes de
mi corazón! ¡qué fatigas aquellas... y qué tipos de señoritas, y de
señoras... y aun de señores! De lo que hicieron y dijeron y las galas
que traían, no te quiero hablar aquí, porque no puedo: es materia
demasiado larga; y además, para que la pintura resulte fiel, hay que
remedar voces y movimientos, gesticulaciones y otras cosas muy
importantes. Quédese todo ello para pintado al natural cuando nos
veamos, y conténtate con saber ahora que cuando me vi enredada entre
tanta visita y con la obligación de pagarlas una a una, y hasta con
ciertas amenazas sordas de festivales solemnes y de reuniones
particulares, me espanté como si toda la mar y toda la villa, hecha
escombros, se me vinieran encima. Pero me tranquilizaron papá y unos
señores muy buenos que andan aquí con nosotros, asegurándome que aquello
pasaría en media semana, y que en otra media quedaría pagado en lo que
valía.

»Y así sucedió afortunadamente. Hecha nuestra última visita, vivimos
libres e independientes como el aire que respiramos en estas alturas; y
tan ocupadas tenemos las horas, que, según te dije al principio, hasta
para escribirte me ha faltado tiempo; y verás como no hay exageración en
lo que te digo. Sabes que tengo la pasión del campo, la pasión de la
mar, la manía de andar mucho, y el vicio de embadurnar lienzos y
papeles, por no decirte que tengo el vicio de pintar; pues para saborear
y dar fomento a estos vicios y pasiones, hay aquí no solamente los
medios abundantes que ofrece la Naturaleza, sino ciertos recursos
accesorios, pero de grandísima importancia, que me ha proporcionado la
casualidad. Hay, por ejemplo, quien conoce este paisaje senda a senda y
palmo a palmo, y tiene, como yo, el vicio de andar por él; hay quien
pinta y dibuja admirablemente; hay un barquito de paseo, un balandro...
un _yacht_ primoroso que está a mi disposición, y quien le gobierna con
una destreza y una serenidad, que te pasmarían... hasta hay, por haber
de todo, quien oiga con corazón de artista algo de lo que yo toco al
piano, y aun cante, con hermosa voz, parte de ello, acompañado por mí.
Con esto no podía contar yo, racionalmente, al venir a Villavieja; y
mucho menos con que el incansable guía, el andarín entusiasta de la
Naturaleza, y el pintor y el diestro piloto, y el dueño del hermoso
_yacht_, y el aficionado a la buena música, estuvieran reunidos en una
sola persona, un mozo que no pasará de veintiocho años. Pásmate ahora
más: este mozo es farmacéutico; y ¡pásmate más todavía! se llama Leto de
nombre y Pérez de apellido; es decir, Leto Pérez, boticario de
Villavieja, como le pondrán en los sobres de las cartas. ¿No parece
mentira?... También nos acompaña mucho, casi tanto como él, un señor de
muy buena sombra, don Claudio Fuertes y León, comandante retirado y
administrador y apoderado de papá aquí. Pero éste, aunque es muy bueno,
y fino y cariñoso, y con caídas deliciosas, es ya un señor mayor, y
además, con un miedo a los paseos marítimos, que nos hace morir de risa.
Figúrate que él es de Astorga... A estos dos sujetos y a don Adrián el
boticario, padre de Leto (un viejecillo todo negro de arriba abajo,
menos la cabeza que es gris, y la carita trigueña, muy bueno,
¡buenísimo!), que nos acompaña un rato hasta la hora de cenar, está
reducida nuestra sociedad en Peleches. Pues con ella sola y lo que Dios
ha esparcido con tanta abundancia y hermosura alrededor de este «solar
de mis mayores», como dice papá, resultan maravillas de placer... Por
supuesto que a ti que te espanta la soledad, y te entristece el ruido de
las arboledas, y te hechiza el de la calle, y te embriaga el vaho de los
salones, ha de parecerte inconcebible lo que te afirmo; pero te advierto
que no trato de que me envidies, sino de que sepas lo que me pasa.
Recuerda, para que te cueste menos trabajo creerme, en cuántas cosas he
andado yo al revés de las demás. Por ejemplo (y te le cito porque me le
has citado tú bien a menudo, como de lo más asombroso de mis _rarezas_):
yo entré en el colegio, por gusto mío tanto o más que de mi padre, a la
edad en que algunas colegialas dejan ya de serlo; y todo el afán que
tuviste tú, y de ordinario se tiene entre _vosotras_, por vestirse _de
largo_, le tuve yo por continuar vestida de corto, y si no de corto
precisamente (porque a ciertas alturas de la vida hubiera sido eso una
ridiculez además de una grande inconveniencia), de _entre día y noche_
siquiera, a modo de crepúsculo indeciso, que no te obliga a nada y en
cambio te deja libre entre la muchedumbre anónima, con los sentidos muy
espabilados: vamos, una ganga para verlo todo sin ser vista de nadie.
Así fue que cuando por primera vez me vestí de señorita _disponible_, ya
estabas tú de vuelta buen rato hacía. De las cosas del mundo _por
dentro_, no conozco sino lo que vosotras me habéis contado; otro poquito
más que he atisbado por las rendijas _al pasar_, principalmente con mis
Mary, aquella institutriz inglesa que despidió papá de muy buena gana al
entrar yo en el colegio, y había tomado un año antes; lo poco que he
aprendido con el trato de las amistades de casa, y lo que se ve o se
trasluce en las páginas de algunos libros y entre renglones de otros.
Con estos antecedentes a la vista y lo que sabes de mis gustos e
inclinaciones, ¿podrá chocarte lo más mínimo que con los enumerados
elementos de diversión que hay en Peleches, y a ti te matarían de
pesadumbre, me pase yo las horas sin sentirlas?

»Mis contrariedades correspondientes llegué a tener dentro de ello, no
te creas, y aun empecé a sentirlas un poco, porque los amigos no son de
hierro, y papá no está ya, por falta de costumbre, para abusar de
ciertas valentías; pero todo se fue venciendo con la mayor facilidad y
hasta con ventajas para mí; pues me he avezado a andar sola cuando no
tengo quien me acompañe por estos despejados alrededores, y sola voy
también con Leto en su _yacht_, cuando papá no se encuentra de humor
para venirse con nosotros. Esto de _sola_ con Leto, no lo tomes al pie
de la letra; porque Leto siempre va acompañado de su marinero, un tal
_Cornias_, un tipo muy original y muy simpático, aunque es bizco de los
dos ojos. Por de contado que esta tercera persona indispensable en el
barco para ayudar en la maniobra a su piloto, maldita la falta haría
allí para otra cosa, sino por el bien parecer; y si tú conocieras a Leto
como le conozco yo, pensarías de la misma manera. Le creo capaz de las
más heroicas abnegaciones. No te rías; porque te juro que es de lo más
singular que se ha visto este sujeto. Primeramente es un gran mozo, no
por la talla, que no pasa de la regular, ni por lo aparatoso ni
relumbrante, sino por lo varonil y lo que puede llamarse _bien hecho_ de
pies a cabeza; guapo, muy guapo, de hermosos ojos, preciosa barba, pelo
abundante, cutis algo tomado por el sol y el aire, pero jugoso... de
hombre sano... en fin, un hombre, lo que se llama un hombre en toda
regla. Esto es lo primero que se echa de ver en Leto Pérez... si él no
sabe que se le mira; porque si lo sabe, ya es otro. Y ésta es una de las
singularidades de este chico: se empeña (o mejor dicho, se empeñaba,
porque últimamente ya no se empeña tanto) en que es una persona
enteramente insignificante en hechos, en dichos y en pensamientos; y
esta idea le amilana, le acoquina... vamos, hasta le desmorona. No puede
llevarse a mayor extremo la modestia, de todo corazón. Te he dicho que
dibuja y pinta acuarelas admirablemente; pues ha sido preciso que se lo
afirme yo con insistencia, para que llegue a creerlo un poco y se atreva
a dibujar o a pintar delante de nosotros. Algo parecido sucede con lo
poco que canta, con una hermosa voz de barítono; y otro tanto con su
conversación: ya no se corta delante de mí... ¡y si vieras qué bien
habla y con qué expresión tan interesante, cuando se deja ir confiado en
sus propias fuerzas! Al principio era delicioso hablando conmigo: aunque
en la mirada inteligente se le conocía que no ignoraba dónde estaba la
salida de su apuro, siempre salía por lo peor y lo más desairado. Tan
atolondrado se ponía. ¡Y qué manera tan deliciosa tenía a veces de
enmendar lo que él llamaba sus gansadas! Te asombrarías de lo candoroso
y noblote que es, si te contara el caso de cierto clavel que a mí se me
cayó de la boca y recogió él del suelo; cómo le volvió a tirar porque ya
no me servía; cómo y cuándo y de qué manera tan original volvió a
buscarle y le guardó como oro en paño, y cómo llegué yo a descubrirlo
todo. Por supuesto que no me di por ofendida con la inocentada, ni había
motivos para ello. Esto le alentó algo; y puede decirse que desde
entonces data la relativa serenidad con que se conduce delante de
nosotros.

»Pero donde hay que verle es en su balandro primoroso, regalo de un
inglés espléndido que vivió en Villavieja dos años, y llegó a
entusiasmarse con las raras prendas de este chico. ¡Allí sí que es otro
hombre, Virtudes! Allí no conoce a nadie, ni se intimida por nada. Él es
señor y rey de la escena y del escenario. Lo mismo que el jinete con su
caballo brioso, parece que se identifica él en la mar con el esbelto
barquichuelo que la domina. Allí es Leto, en cuerpo y alma, en pleno
señorío de sí mismo y tal como Dios quiso que fuera. No se temen
peligros a su lado; y viéndole sonreír, con la noble e inteligente
mirada puesta en todo, me dejaría llevar en aquella cáscara de nuez
hasta los confines del mundo sin el menor recelo...

»Y hagamos un alto aquí, porque me asalta de repente una sospecha
reparando en el calor de lo que dejo escrito sobre el hijo del boticario
de Villavieja, y recordando lo maliciosa que eres tú. Aunque no lo
fueras, te reconocería cierto derecho ahora para dudar del desinterés de
mis elogios; porque yo misma, con ser como soy, cuando he visto en algún
libro entretenerse a la heroína en semejantes ponderaciones de un galán
circunvecino, al punto me he dicho: «cogidita te tengo, clavadita me
estás.» Ya ves si soy franca, Virtudes. Pues te equivocarías si tal
pensaras de mí con relación a este mozo, por lo mucho que te le ensalzo.
Ni barruntos hay siquiera de lo que pudieras presumir, ni trazas de que
a él le haya pasado por las mientes la menor idea de esa especie, ni
razón para que pase tampoco por las mías... Empiezo a vivir ahora; acabo
de salir, como quien dice, del nido, con hambre de libertad y de espacio
en que gozarla sin estorbos; ¡y había de?... ¡qué locura, Virtudes!
Simpatía profunda; estimación grandísima; amistad sincera, eso sí,
porque todo se lo merece... Lo positivo, lo cierto, es que si se me
preguntara hoy por quien tuviera en su voluntad el don de arreglar las
cosas al capricho de la mía, qué es lo que más ambiciono, respondería
sin titubear y con el corazón en la lengua: «que no tenga fin esta vida
que ahora traigo.» Y nada más ni nada menos, Virtudes; créasme o no me
creas.

»Y vamos a otra cosa. Mi primo Nacho debe de estar aquí dentro de quince
o veinte días: nos ha escrito ya su llegada a Inglaterra. Con este
motivo le hemos arreglado su gabinete del mejor modo que nos ha sido
posible con los pocos recursos que hay a mano. Yo creo que ha quedado
muy bien; pero a papá todo le parece poco para ese sobrino...

»Como él es tan menudito de formas y parece, por el estilo de sus
cartas, la misma languidez en carne y hueso, me temo mucho que no sirva
maldita la cosa para la vida que hacemos aquí. Si resulta esto verdad, y
por miramientos de cortesía tenemos que acomodarnos nosotros a su modo
de andar... ¡entonces sí que me voy a divertir! Hoy por hoy, me apuran
un poco estas dudas. Esto no es decirte que sienta la venida de mi
primo; pero si me dijera que por su gusto renunciaba a venir, o que lo
aplazaba hasta el otro verano, puede que me alegrara la noticia. ¿Me
quieres más franca?

»Pienso comenzar muy pronto una larga tanda de baños de ola: no porque
los necesite, sino por probar de todo lo bueno que hay aquí; y la playa
esta es de las mejores del mundo, en opinión de los villavejanos que no
la usan nunca para eso... ni para cosa alguna.

»Se espera dentro de unos días la llegada de _El Atlante_, un vaporcillo
costero, el único barco que entra en este puerto y da que hacer a su
aduana. Viene cada seis u ocho meses a cargar el carbón de piedra que se
ha ido acopiando en una mina de ello que tiene un sujeto de aquí. Dicen
que la entrada de ese vapor es siempre un acontecimiento en Villavieja,
y la única ocasión en que se ven villavejanos en el muelle y sus
inmediaciones. Es curioso, ¿verdad? Por eso te lo cuento, y también
porque no tengo cosa mejor que contarte, por ahora.

»Con motivo tan poderoso y la promesa formal de ser más diligente para
escribirte en lo sucesivo, termino aquí esta carta ofreciéndote su
extensión y las franquezas de que va henchida, como ejemplos que estás
obligada a imitar cuando me contestes; sobre todo el de la franqueza.
Con ella y el acopio que habrá _en casa_, ¿qué mejor novela para mí que
la carta que me escribas?

»En espera de ella, te abraza con toda su alma tu amiga

»NIEVES.

_»Agosto 5 de 18...»_

«G. P. SHAPCOAT ESQ.»

_»119, Grave Street-Liverpool._

»...................................................
....................................................

»Tal es la historia fiel de los sucesos, limpia y descarnada de todo
comentario. Con la idea que tiene usted formada, y bien formada, de mi
carácter, ¿no le parece inverosímil el papel de galán que hago yo en
ella, e imposible que haya logrado acomodarme a él? No en vano le he
pronosticado a usted varias veces, hablando de la imperturbable quietud
de Villavieja, que la primera novedad que ocurriera aquí había de ser
muy extraña. Pues ya se han cumplido mis pronósticos... El milagro se
obró como se obran casi todos los de su especie: con un poco de
casualidad y otro poco de... ¡qué carape! me voy convenciendo de que, la
mayor parte de las veces, la culpa de las propias debilidades estriba en
los resabios ajenos; en la falta de compensaciones mutuas; en el empeño
tonto de tomarle a uno por su lado más inútil para el destino que se le
quiere dar. Lo contrario de lo que ha sucedido aquí. Ya le he hecho a
usted la pintura física y moral de Nieves: pues imagínese usted ahora a
esa criatura tan linda, tan inteligente, de alma noble y esforzada, y de
corazón limpio y sano como una bolita de oro, con los mismos gustos y
las propias aficiones que yo; supóngala empeñada en que pinto mejor que
Velázquez, que canto como un ruiseñor, que soy el más diestro piloto del
mundo, y que no tengo precio para dirigir y disponer expediciones
campestres; añada usted que me hace su maestro, su guía inseparable, su
confidente y su amigo más íntimo, y añada usted también que es
persuasiva por la fuerza de su talento clarísimo, y otro tanto por la
virtud de su belleza; y ¡qué carape, hombre! o ha de ser uno un adoquín,
o ha de creer y entregarse: entonces o nunca. Y cuando se ha dado este
paso, se concluye mirando hacia dentro, metiendo la sonda en el meollo,
desmenuzando lo que hay allá, viéndolo con ojos de aumento, estudiándolo
con calma, estimándolo con cariño y dándose por muy satisfecho del
hallazgo, por mezquino que sea; satisfacción que trae consigo cierta
seguridad, cierta confianza que antes no había en las propias fuerzas
morales... Todo esto creo yo que es muy disculpable y hasta natural en
la mísera condición humana. Cada cosa pide su elemento propio para vivir
y desenvolverse. Las ideas del hombre están en el mismo caso: se educan,
se fortalecen y aun se iluminan con el concurso de ciertos agentes
externos que parecen providenciales en determinados casos de la
vida.--¡Carape si se me ocurren cosas bonitas ahora!--El _quid_ está en
que esos agentes salgan de su escondite y la quieran tomar con uno, como
la han tomado conmigo en esta ocasión... y Dios se lo pague, por el buen
servicio que me han hecho. Bien se está en el limbo de la
insignificancia; pero se está mejor, porque se vale mucho más, donde yo
me encuentro ahora; no en la región de los soles, porque no soy águila,
pero sí donde se ve claro y no se anda a tientas. Pero ¡qué más? ¿No ve
usted mi lenguaje? ¿No ve usted mi estilo? ¡Leto filosofando! ¡Leto
metafísico! ¡Leto sentimental! ¿Quiere usted novedad más extraña ni
milagro más patente, para un lugarón como Villavieja? ¿Se han cumplido o
no mis pronósticos?

»Pero supongamos que está usted de acuerdo conmigo en este punto, y que
da por bueno el modo de obrarse el prodigio: «Corriente», piensa usted
enseguida, «ya veo que _porque quiso_ ella, Nieves Bermúdez, la bella,
la inteligente, la rica, la discreta, la de alma noble y corazón de oro;
porque lo quiso, en fin, una mujer como no se ha visto en Villavieja ni
volverá a verse en los siglos de los siglos, tú, Leto mísero, te
levantaste y andas; pero ¿_adónde_ vas?» ¡Carape si es usted malicioso!
¿Qué sé yo adónde voy? Voy a todas partes y a ninguna, y ando porque me
va bien así, porque me gusta andar. No vale confundir la luz con el
astro que la produce: ¡bueno fuera que no pudiera amarse la una sin
codiciar al otro! ¿Habría locura mayor? Pues tan grande como ella la
cometería yo si mis devociones cayeran del lado de las sospechas de
usted. Lo quiero advertir en tiempo: soy un admirador agradecido, no un
enamorado: lo primero le es lícito a cualquiera; para lo segundo se
necesita un atrevimiento que no cabe en mí, ni cabrá jamás, porque no
hay razones para que quepa. ¿Cómo he de desconocer yo que lo que por más
entra en la inclinación de Nieves hacia mí, es la identidad de aficiones
que existe entre los dos? Sin esa coincidencia, yo sería para la hija de
don Alejandro Bermúdez un villavejano más; a lo sumo, el hijo del
boticario don Adrián, antiguo y buen amigo de su padre. ¿Ni por qué
había de ser otra cosa mejor? Tampoco pretendo llevar mis escrúpulos
hasta el extremo de suponer que Nieves me agasaja solamente porque me
necesita; pues si tan delgado lo hiláramos en el mundo, ¿adónde iríamos
a parar, ni en qué pondríamos nuestros afectos que los creyéramos bien
colocados? La estimación entre dos personas, por algo ha de empezar; y
por cierto que no siempre este algo es de tan buena ley como el que ha
engendrado la amistad con que me honra la hija de don Alejandro
Bermúdez. Puestas las cosas en este punto, el único en que deben
ponerse, el hecho final resulta (que es adonde yo me dirigía): la luz se
hizo y el milagro se obró en mí. ¿Lo quiere usted más claro? Pues le
juro que temo enturbiarlo si insisto en esclarecerlo.

»Por lo demás, ¡qué carape! en casos tan excepcionales como éste, las
sospechas de cierto género son casi de necesidad. ¡Si a mí mismo me
asaltan algunas veces! Ya se ve: en el ir y venir de las ideas, en el
menguar y en el crecer de los entusiasmos, los límites y los terrenos se
confunden, y se hace un amasijo allá, tan enmarañado y tan rebelde, que
para deshacerle no basta en ocasiones toda la fuerza analítica del
discurso. Pudiera citar a usted muchos ejemplos de ello. Vaya uno de
muestra, por de pronto: Nieves tiene un primito mejicano, con quien se
ha de casar según se dice; y el retrato de este primito, que está para
llegar a Peleches de un día a otro, ocupa en el estudio de Nieves un
lugar de preferencia. Por ese retrato sé yo que el primito es muy guapo;
y por lo que me han contado, que es muy rico y muy bueno. De todo ello
me alegraba yo en los primeros días de conocerle: nada más natural, ¡qué
carape!... como lo es hoy, porque sigo estimándole en todo lo que merece
por las trazas, que son superiores, como he dicho; sólo que en algunas
ocasiones, desde que sé que está para llegar, lo mismo es acordarme del
retrato o ponerme a contemplarle, que ya me tiene usted con cierto
disgustillo de ver guapo al galancete, y de saber que es rico y
bondadoso... vamos, que me nace en el corazón algo, como deseo vago de
que el primo no asome por acá en todos los días de su vida, y de que, si
asoma, resulte picado de viruelas, y tonto por añadidura y pobre por
remate. ¿Ha visto usted barbaridad semejante? Tan enorme me parece a mí
y tan fuera de toda disculpa, que por sentirla escarbándome las mientes,
ya estoy abominando de ella. «¿Quién eres tú, gaznápiro», me digo, «para
atreverte a esas cosas? Si es guapo, si es rico, si es despierto y
honrado, y Nieves le quiere, y en quererle y en hacerle su marido cifra
su felicidad, ¿a ti qué te importa? ¿Así la pagas las distinciones con
que te honra y la estimación que te da? ¿Te abrieron de par en par las
puertas de Peleches para eso? ¿Está bien que entrando por ellas como
amigo honrado, pretendas quedarte adentro como amo y señor de los
señores mismos? ¡Tú, obscuro villavejano, prosaico farmacéutico,
gusanejo vil de la tierra, atreverte al sol mismo que con su calor te
dio la vida! ¿Dónde se ha visto cosa semejante?... Paga, paga, tus
deudas de esclavo, barriendo los suelos donde ella pise, y avergüénzate
de haber levantado los ojos tan arriba.» ¡Carape qué cosas tan tremendas
me digo en esas ocasiones; y cómo me zumban los oídos con el sonrojo,
solamente con imaginarme que pudieran haberme leído tan malos
pensamientos en la cara! Y todo por la arrastrada confusión de ideas;
por el feo vicio que una tiene de afinar con el análisis las que mejor
le parecen. Una pregunta, un gesto, una mirada, que no son la mirada, el
gesto y la pregunta de todos los días, ya nos da que cavilar, que pesar
y que medir para un buen rato... hasta que viene el sentido común dando
la medida exacta de las cosas y poniendo a cada una de ellas en su
correspondiente punto de vista; y se acaba la alucinación.

»He dicho a usted que me parecen las regiones de la luz que ahora
habito, mejores que el limbo de antes, y lo son real y efectivamente,
pero esto no impide que si se dejara a mi arbitrio el volver o no las
cosas a lo que fueron sin quedar de las actuales el menor rastro de su
paso en la memoria ni en el corazón, vacilara yo mucho antes de
decidirme. Bueno, saludable, hermoso es lo presente; pero cada vez que
considero que puede tener su fin a la hora menos pensada; que los
moradores de Peleches desaparecen de aquí; que el palación se cierra y
vuelve a dormitar silencioso en sus alturas, ¡ay, qué triste de color lo
veo todo! ¡qué negro me parece el solar de los Bermúdez; qué turbio el
mar; qué largas las horas, y qué insulsa la vida! En estas lobregueces
de la fantasía, acepto al mejicanito rico, docto y sin viruelas, si con
él, por amo y señor de la señora y ama de Peleches, quedan las
costumbres de allí en el mismo ser y estado en que ahora se hallan; con
lo que le doy a usted una prueba bien evidente de que mis entusiasmos no
pasan de los límites racionales que les corresponden; de que mis
ambiciones se cifran en el goce de la luz, no en la absurda codicia del
astro luminoso; en vivir como ahora vivo, en una palabra.

»Y vea usted lo que son las cosas: cifrando en este método de vida todos
mis goces, esos buenos señores de Peleches creen prestarme un gran
servicio aliviándome de vez en cuando de lo que ellos juzgan pesada
carga para mí. ¡Pesada carga conversar con Nieves, recoger sus
impresiones de artista y de mujer observadora, y sus confidencias
siempre originales y espontáneas y tan pintorescas como todo lo que
brota de su luminoso pensamiento! Con un pretexto cualquiera se hace un
alto en el programa y se nos licencia temporalmente a don Claudio
Fuertes y a mí. Ahora estamos en uno de esos paréntesis fastidiosos, o
compases de espera, como los llama el comandante, que los deplora
bastante menos que yo. Llevo tres días sin ver a los señores de Peleches
más que un ratito al anochecer; y como las horas desocupadas se me hacen
siglos y el tiempo está hermoso y los entretenimientos viejos del Casino
no me satisfacen, el _yacht_ lo paga.

»Sobre esto del _yacht_, sólo le he dicho a usted que Nieves se perece
por andar en él, y que su padre, menos aficionado que ella a esta
diversión, cuando no quiere o no puede acompañarla, tolera muy gustosa
que vaya sola conmigo y con el famoso Cornias; pero nada le he hablado
de lo intrépida que es allí; de cómo se le revela el placer de que va
poseída en el ardor de la mirada y en la gallardía de sus posturas; ni
de cómo me tienta y seduce con palabras o con gestos más tentadores que
ellas, a que fuerce y obligue al balandro a hacer lo que yo no quiero
que haga, ni debe de hacer cuando lleva una carga tan preciosa... ¡Y el
demonio del barquichuelo, como si lo conociera, hombre! Hasta al mismo
Cornias se le antoja que parece otro cuando va Nieves dentro de él.
¡Carape, cómo se gallardea entonces, y con qué gracia escora y hace
_hablar_ al aparejo, y se desliza y gatea! En fin, una pura monada.
Verdad que siempre fue una maravilla en estos particulares; pero así y
todo, cabe mejorarse, y bien sabe usted lo que influyen en el aspecto de
las cosas la distancia, la clase y el punto de la luz que las ilumina.
«Al fin», me digo yo en estos casos, «la largueza de mi incomparable
amigo halló su merecido premio; ya tiene la joya un empleo digno de su
gran valor.» Y entonces, amigo mío, no me remuerde la conciencia por ser
dueño de lo que no merezco, y hasta me felicito de no haber opuesto
mayores resistencias que las que opuse a la rumbosa dádiva de usted.
¡Bien empleada está ahora! Así me la conserve Dios muchos años.

»Pero a todo esto, ¿hago yo bien o mal en entretenerle a usted con estas
fantasías que me tienen como niño con zapatos nuevos? ¿Qué juicio
formará usted de ellas y de mí? Por el amor de Dios, no se ría, y
considere que estando obligado a referirle los sucesos, como se los he
referido al principio de la carta, no podía dejarlos sin la salsa de lo
que añado al relato, so pena de quedar usted sumido en más hondas
confusiones, o de tomarme por un solemnísimo embustero; porque,
verdaderamente, el caso de arriba resultaría increíble sin la
explicación de abajo, para todo el que me haya conocido como usted me
conoció. Lo que a mí me ha faltado, y de aquí nacen mis temores, son
uñas para arrancar de mis adentros la entraña del asunto, tan limpia de
adherencias y piltrafas, que llegara usted a verle con la misma claridad
que yo le veo. ¡Ay, carape! como yo tuviera esas uñas metafísicas, ¡qué
colores le hubieran resultado al cuadro ese y qué tranquila estaría
ahora mi conciencia de narrador! Pero es lo que sucede siempre: pasan
las cosas; va usted sintiéndolas y estimándolas una a una, y
confiándolas de igual modo al dictamen o al afecto del amigo, y todas
ellas van pareciendo naturales y corrientes, y ordenándose y
acomodándose sin reparos, ni asombros ni aspavientos de nadie; pero
devórelas usted solo; almacénelas adentro, y a la hora menos pensada,
suelte el acopio entero y verdadero para que se vea y se estime en su
legítimo valor: ya parecen cosas diferentes, y hasta resulta montaña lo
que quiso usted que resultara granito de salbadera, o al revés... Por
supuesto, voy hablando de lo que me pasa a mí de ordinario, para venir a
parar a que lo que ha de asombrarle a usted, sin llegar a entenderlo
claro, viéndolo derramado en esta carta, le hubiera asombrado menos y lo
habría apreciado mejor siendo testigo presencial de los sucesos.

»De todas maneras, ríase o no se ría de la confidencia, guárdela usted y
téngala siempre como prenda segura del entrañable afecto que le profesa
su mejor y más agradecido amigo

LETO PÉREZ.

Agosto 10 de 18...»



--XVI--

Gacetilla


En una ocasión, dando los de Peleches unas vueltas, de pura cortesía, en
la Glorieta a la salida de misa mayor, observó Nieves algo de extraño en
el continente de las villavejanas; algo como forzado que las desfiguraba
a todas de la misma manera y por un mismo patrón, si pudiera decirse
así. Consultó la observación con Leto que iba a su lado, y Leto la dijo:

--Fíjese usted bien, particularmente en la Escribana mayor, que es la
que más lo exagera... ¿No cae usted?

--No caigo.

--Pues consiste en que han dado todas en la gracia de imitarla a usted
en el modo de andar y en el de vestir.

Nieves se hizo cruces.

Aquella misma tarde se encontró Leto con las Escribanas yendo él hacia
la botica y ellas hacia la Glorieta. Nada tenía esto de particular; pero
sí lo tuvo el que al pasar Leto codo con codo con la Escribana mayor,
dijo ésta en voz airada volviendo la cara hacia él, que había saludado
muy cortésmente:

--¡Escandaloso!

El pobre chico se quedó viendo visiones. ¿Por qué tal improperio?
¿Dónde, cuándo ni cómo había escandalizado él?... ¡Carape con el
dicho... y en mitad de la calle, y a quemarropa!.. Y aunque hubiera
escandalizado, ¿qué le importaba a ella?... ¡Vaya con la grandísima!..
Pero ¿no era creíble también que la palabrota que parecía un insulto a
él, fuera simplemente una de las dichas por la Escribana en el calor de
la riña sorda en que iría empeñada con sus hermanas, como de
costumbre?... En fin, no lo entendía; y después de todo, ¿qué más le
daba?

Leto, con la vida que traía últimamente, andaba muy atrasado de
noticias. El sabía que a poco de llegar de Sevilla los de Peleches y de
darse Nieves a ver, los chicos de la crema villavejense trataron de dar
a la sevillanita una «velada de honor» en el Casino; sabía que Mona
Codillo y Celia Tejares (la Indiana mayor) se prestaban a tocar a cuatro
manos las tres piezas que tocaban siempre allí y en el salón del
ayuntamiento; y sabía, por último, que había disponible una metralla de
más de diez _Poemitas y Meditaciones_ para acompañar al estruendo de la
música; algunos _levisacs_ ribeteándose de nuevo, y hasta media docena
de fraques en remojo; pero ignoraba que desde que se había notado en los
Bermúdez el propósito de aislarse en su castillón de Peleches, y, lo que
era aún peor, desde que se les había visto excluir de sus «altivos
desdenes» a «un soldadote incivil, a un boticario chocho y al gandulón
de su hijo», es decir, «a lo más ínfimo y despreciable de Villavieja»,
las cosas habían mudado de aspecto: las chicas se negaban en redondo,
las unas a tocar, las otras a concurrir; los chicos, que tal vez
aspiraran a ser tertulianos de Peleches y caballeros rompe--lanzas de la
fermosa castellana, comenzaron a cerdear; y aunque hubo algunos menos
quisquillosos que querían entrar con todas a trueque del festival,
Maravillas les apagó los fuegos, demostrándoles a su modo que «sólo al
genio del hombre debían de tributarse festejos, no a una quimera
teológica ni a la vanidad de un poderoso que se complacía en
humillarlos.» Que los festejara el lacayo miserable (Leto, clavado) que
les barría los suelos de rodillas por el mendrugo que le daban. Todo
esto, solamente por lo de los primeros días; porque en cuanto se supo
que Nieves andaba sola por las escabrosidades y umbrías de Peleches, y
llegó a vérsela, sola también, por la bahía con el hijo del boticario,
los aspavientos no tuvieron límites, y se indignaron las mujeres, que,
al mismo tiempo, se afanaban por imitarla en el corte de los vestidos y
en la manera de andar.

Bien ciego y bien sordo necesitó estar Leto entonces para no ver ni oír
lo que se hizo y se dijo en Villavieja contra la «desvergonzada
andaluza, el estúpido Macedonio» (había cundido el mote, por lo visto),
y contra él, contra Leto, «el majagranzas enfatuado y corruptor
escandaloso» de las buenas costumbres de allí. Porque las Escribanas y
las de Codillo, y Rufita González, pero principalmente las Escribanas,
eran las que lo cernían en tertulias y en paseos, y las que escupían de
medio lado y se tapaban las narices en mitad de la calle en cuanto oían
nombrar a los Bermúdez o cosa que les perteneciera; lo que no impedía
que cuando los tenían delante se despepitaran buscándoles el saludo.

La Escribana mayor, que tenía, por lo visto, sus motivos particulares
para ir a la cabeza de aquella conjuración de mujeres y de mozuelos
desocupados (porque de aquí no pasó la riada), pescó un día a tiro a
Maravillas y le dijo que no tendrían agallas ni pundonor él y cuantos
con él andaban en el fregado de un periódico en letras de molde, si no
le echaban cuanto antes a la calle, pero lleno de metralla contra
ciertos malos ejemplos que corrompían las honestas costumbres de ciertos
pueblos honrados, y contra los traidores escandalosos que ayudaban a los
de fuera en la corrupción de los propios. Maravillas cantó sus ansias
civilizadoras y sus «convicciones positivistas», en demostración de sus
grandes deseos de complacer a la Escribana; pero a renglón seguido
expuso las dificultades viles y mecánicas que había para realizarlos:
una de ellas el desánimo de sus colaboradores para dar el dinero que se
necesitaba.

--Por eso no quede--dijo la otra en ademán trágico de aficionado
casero:--nosotras somos ricas; y por el bien y por la honra de
Villavieja, daremos hasta las enaguas.

Maravillas la estrechó la mano en silencio, y se largó prometiendo que
_El Fénix Villavejano_ no se haría esperar mucho.

Nada de esto ni de otro tanto más sabía Leto aquella tarde; como no
sabía que habiendo husmeado estas cosas los Vélez desde su palomar de la
Costanilla, y manifestado por aquellos días el entristecido Manrique
propósitos de intimar el trato de los Bermúdez para realizar un
determinado plan que había ideado y declaró a su hermana, ésta le dijo,
irguiéndose pálida y seca, como una tibia muy grande:

--Te juro que arderá este palacio por las cuatro esquinas, en cuanto tú
me traigas a él una cuñada de esa traza.

Por lo cual había _renunciado_ Manrique Vélez, a casarse con Nieves
Bermúdez.



--XVII--

Mar afuera


Le digo a usted, ¡carape! que éste es un problema que marea. Vengan aquí
todos los sabihondos de la tierra, y pruébenme que cabe dentro del
sentido común el que un hombre con barbas se pase media noche en claro,
por el disgusto de no haber subido a Peleches en cuarenta y ocho horas.
¡Qué han de probar? Y mucho menos si yo les digo: «reparen ustedes que
el hombre de mi ejemplo no tiene obligaciones que cumplir allí, ni debe
una peseta al padre, ni está enamorado de la hija, ni Cristo que lo
fundó; que no es más que un tertuliano de la casa y un amigo que pasea a
menudo con los señores de ella, no desde el principio de los tiempos,
sino de dos meses acá; que si no ha concurrido a las dos últimas
tertulias del anochecer, es porque a esas mismas horas ha tenido
ocupaciones de importancia en la botica de su padre, que le da el pan de
cada día; que ese hombre jamás ha conocido el mal humor, ni tomado en
serio cosa alguna de tejas abajo y de puertas afuera; que rebosa de vida
y de salud, y que nada teme, ni nada debe, ni nada envidia... Por
último, ese hombre existe en carne y hueso; y soy yo, Leto Pérez, el
hijo del boticario de Villavieja, y boticario también.» Y entonces los
sabios me contestarían, por poco sabios que fueran: «pues Leto Pérez, el
hijo del boticario de Villavieja, no tiene sentido común.» Y no le
tengo, ¡carape! no le tengo, y a eso iba; pues sí le tuviera, no me
sucedería lo que me sucede; porque a un hombre de sentido común no puede
sucederle eso más que en un caso, y yo niego ese caso; y no solamente le
niego, sino que la suposición de él me parece el más enorme de los
absurdos, y además una irreverencia... ¡qué digo irreverencia? un
sacrilegio. De donde se deduce claramente que me quedé corto cuando,
escribiendo al inglés, le dije que entre ser lo que ahora soy y volverme
a lo que fui, vacilaría... ¡Vacilar, carape! a ciegas me agarro a lo de
ayer. Ayer era yo el hombre más descuidado y venturoso de la tierra; y
hoy me carga a lo mejor cada murria que me parte. ¡Qué más? ¡Hasta el
mismo oficio de que vivo empieza a caérseme de las manos! Es una mala
vergüenza confesarlo; pero es la pura verdad. Nada, ¡carape! que, según
van poniéndose las cosas, como si yo hubiera nacido hace dos meses. De
esa fecha para atrás, el limbo... Con decir que hasta el _yacht_ me
impone condiciones para hacerse querer de mí... ¿Se ha visto otra? Pues
así es. O con _ella_ a bordo, o que nones. Y en estos remilgos, seis
días de holgueta el muy tunante... Pero por esto no paso, porque sería
ya de lo inaudito... Hoy se me han hinchado las narices, y te voy a dar
tres tazas, por lo mismo que no quieres caldo...»

Por este arte despotricaba en sus adentros Leto Pérez bajando una mañana
hacia el muelle, sin corbata ni chaleco, con una ancha boina en la
cabeza y, por todo ropaje exterior, una americanilla y unos pantalones
de lienzo. Como arreglaba la marcha al compás de los pensamientos,
andaba con relativa lentitud, algo cabizbajo y con las manos en los
bolsillos.

Cornias aparejaba el _yacht_, atracado a la escalerilla.

--¡Aviva!--le dijo en cuanto pisó el primer peldaño,--para ver si
podemos _desabocar_ con la vaciante y el terralillo que nos quedan.

Enseguida bajó y se puso a ayudar a Cornias para acabar primero.
Terminada la faena, le previno:

--A desatracar para franquearnos.

Cornias, con la agilidad y presteza de un mono, empezó a cumplir la
orden desanudando la estacha de proa para largarla.

--¡Espera!--le dijo de pronto Leto, con una inflexión de voz que
revelaba algo de extraño para Cornias.

Suspendió éste la tarea y miró a Leto, que estaba a popa y sobre las
puntas de los pies, como fascinado, con los ojos fijos en la blanca
silueta de Nieves que acababa de aparecer en lo alto del Miradorio.

--¡Ay, carape!--se dijo:--con esto no contaba yo ahora. ¿Habrá visto el
_yacht_ aparejado desde allá arriba? ¿Vendrá acá?... Por las trazas,
sí... ¡Pues buenas están las mías para recibirla, carape!... Pero, bien
mirado, no estoy sucio ni roto... ¿Y si no nos ha visto, ni viene a lo
que yo presumo? ¿Espero?... ¿Me largo?... ¡Largarme! ¡Tendría que ver!
¿Podría, aunque quisiera? ¡Pues no están vibrándome las fibras todas
como si de pronto me hubiera henchido de la salud que me faltaba?...
¡Carape, carape, hombre, qué cosas éstas tan extrañas!... Ya no la
veo... ¿Por qué no serán transparentes los breñales que me la tapan
ahora? ¿Por dónde echará? ¡Por dónde, por dónde! ¿Tienes más que ir a
verlo, simplón, cuanto más que estás deseándolo?... Eso sí; pero ¿cómo
lo tomará? ¿A bien? ¿A mal? ¡Ay, qué arrastradas desconfianzas estas
mías, que no acaban de curárseme! A la una... a las dos...
¡Cornias!--dijo en voz alta--, atraca otra vez... y aguárdate así, que
vuelvo enseguida.

Saltó a la escalera, la subió en dos zancadas, atravesó el muelle y el
andén en muy pocas más, tomó el camino del Miradorio; y al dominar el
primer recuesto se halló cara a cara con Nieves que venía por el
entrellano a todo andar también, algo sofocadita y un poco anhelante;
pero muy mona, ¡muy mona!

La pobrecilla temía llegar tarde: había visto desde allá arriba el
grimpolón azul, y por él había presumido que estaba el _Flash_ atracado
al muelle; y estando atracado al muelle, sería para salir a navegar por
alguna parte... «Pues buena ocasión», se había dicho entonces. «Puede
que Leto quiera llevarme»; y hala, hala, hala... ¡qué ira le daba aquel
pedazo de camino tan escondido del muelle, donde era inútil hacer una
seña o dar una voz! ¡Y si entre tanto se largaba el _yacht_? ¡Y ella que
tenía tantas ganas de darse otro paseo en él! Desde el último, once días
lo menos... y dos sin subir Leto a Peleches, ni dejarse ver por ninguna
parte. ¿Había estado enfermo? ¿estaba enfadado, resentido de alguna
cosa? ¡Qué injusto sería en ello! En Peleches, todos, todos le estimaban
mucho y le estaban muy agradecidos.

Bien poco le quedaba que hacer a Leto en aquella escena que tanto le
imponía desde lejos. Todo se lo daba hecho Nieves; todos los caminos le
abría ella; y ¡con qué dulzura de mirar, con qué timbre de voz tan
melodioso, con qué volubilidad tan espontánea y hechicera! Había que ser
un leño para no atreverse, con aquel estímulo que le parecía sobre
humano, a ser un poco sincero y expresivo también; y se atrevió a serlo.
Dijo el por qué de no haber subido a Peleches en dos días. ¡Él enfadado,
él ofendido! ¡Eso si que era no conocerle!.. ¡cuando precisamente las
horas de esos días se le habían hecho siglos! Para entretener el tiempo
mejor hasta la noche, en que pensaba volver a la tertulia de Peleches,
había resuelto pasar la mañana en la mar; y estando ya desatracando el
_yacht_ para franquearse, la había visto a ella bajar por el Miradorio,
y había salido a su encuentro para ponerse a sus órdenes, por si no
había visto el balandro aparejado, o no venía con ánimos de embarcarse
en él. ¡Carape, si recalcó lo de las horas largas, y estuvo valeroso y
ocurrente en otras finezas semejantes el hijo del boticario! Y Nieves,
tan ufana con ellas y tan agradecida. ¡Que le preguntaran entonces si la
cruz de su nueva vida le pesaba, y si, para descargarse de ella, quería
volver al limbo por que suspiraba poco antes!

Pero ¿por qué andaba Nieves por allí a aquellas horas? También se
atrevió Leto a preguntárselo, caminando ya los dos hacia el muelle; y
resultó que Nieves y su padre, después de dar un largo paseo en
dirección a la mina, se habían sentado a leer en la Glorieta: don
Alejandro un periódico, y ella aquel libro que traía debajo del brazo;
don Alejandro se cansó muy pronto de leer, y se volvió a casa con
propósito de destinar toda la mañana a despachar su correspondencia
atrasada; ella se quedó leyendo, y advirtió a su padre que pensaba darse
después una vuelta por el Miradorio, como hacía muchas veces. Desde el
Miradorio había columbrado el palo del balandro con su grimpolón azul, y
las pícaras tentaciones habían hecho lo demás.

--De manera, Leto--dijo en conclusión y deteniéndose para decirlo--, que
ese paseo va a ser de contrabando, porque papá no sabe nada de él.
Téngalo usted muy en cuenta y dígame qué tiempo se necesita para darle
por la mar... porque ha de ser por la mar el paseo de hoy, o no me
embarco.

--Pues por la mar será si usted quiere--respondió Leto, hechizado ante
el aire resuelto de la animosa sevillana--, y podemos estar de vuelta
antes del mediodía.

--Corriente--repuso Nieves después de meditar unos instantes, con el
entrecejo fruncido.--Y dígame usted ahora, en conciencia de buen amigo y
hombre honrado: ¿hago yo bien o mal en estas cosas?

--¿En qué cosas?--la preguntó Leto algo sorprendido.

--En venirme sola a correr aventuras de esta especie... Es pregunta que
me he hecho a mí misma muchas veces, y una no más a papá.

--Y ¿qué le ha respondido a usted su papá?--volvió a preguntarla Leto,
entrando en más hondas aprensiones.

--Ya ha visto usted cuántos paseos he dado sin él en el balandro, con
muchísimo gusto suyo... Algo le inquietan los peligros del barco, por su
poco juicio; pero como yo no los temo y usted es buen piloto, con tal de
que yo me divierta... En lo demás, él es de opinión de que no se viene
aquí a guardar etiquetas, ni a hacerse esclavo de miramientos vanos.

--Muy bien pensado.

--Eso creo yo también; pero ¿y ciertas gentes? ¿pensarán lo mismo?

--¿Se fía usted de mí, Nieves?

--Como de mi padre: se lo juro a usted.

--Pues entonces, ¿qué le importa a usted el juicio de esas ciertas
gentes? Haga usted su gusto y ríase de ellas.

--¿Lo cree usted, Leto?

--De todo corazón.

--Pues no se hable más de esto..--Y dígame usted. ¿está el día a
propósito para salir a la mar?

--¿Lo intentaría yo si no lo estuviera, Nieves? Y dígame usted a mí: ¿no
se incomodará don Alejandro conmigo cuando sepa que sin su permiso he
consentido en hacer eso que tan poco le gusta a él?

--No, señor, con tal de que estemos de vuelta antes de que él pueda
alarmarse con mi tardanza.

--Eso corre de mi cuenta. Son las nueve menos cuarto... a poco más de
las once puede usted estar en Peleches... porque no hemos de llegar a la
Isla de Cuba... digo, cuento con que no se te antojará a usted.

--¡Me hace gracia la ocurrencia!... ¿Y si se me antojara, Leto?

--¡Si se le antojara a usted?... También eso me hace gracia a mí. Pues
tenga usted la bondad de que no se le antoje, por de pronto... ¿Se cansa
usted con el paso que llevamos?

--¡Bah!

--Es que no hay tiempo que perder si hemos de salir con la vaciante y
antes de que salte la brisa. Por eso me he permitido...

--¿Quiere usted que corra más todavía?

--No hay necesidad: ya estamos a dos pasos del muelle.

--¿Quién es ese tipejo que se pasea en él?

--Un tal Maravillas: algunas veces anda por aquí, para que crean las
gentes que estudia en el gran libro de la naturaleza: es filósofo y
ateo.

--¡Jesús!

--Sí, señora: un chico atroz. Ahora le trae al retortero la idea de
publicar un periódico, y no acaba de publicarle.

--¡Con qué sonrisilla nos mira!...

--De puro ateo y compasivo que es; sólo que el mejor día le va a borrar
alguno la sonrisilla esa de un bofetón... digo, me parece a mí...
¡Ajá!... ya estamos... Hoy no basta la mano, porque son muchos los
escalones descubiertos y están algo resbaladizos: tenga usted la bondad
de tomar mi brazo... ¡Atraca bien, Cornias, y ten firme!... Poco a poco,
Nieves... Déjeme usted pasar primero al balandro... Deme usted su mano
ahora... Muy bien... Ya estás botando, Cornias; y en el aire... ¡Listo
el foque para hacer cabeza!... Pase usted a su sitio de costumbre,
Nieves, que es el más seguro... Eso es... Avante vamos... ¡Listo el
aparejo!

Se izó todo el trapo en un momento; y con el terralillo que aún duraba,
aunque en la agonía, y la vaciante, comenzó el _Flash_ a navegar hacia
fuera. Como el impulso del aire era tan leve y el agua no oponía
resistencia, la quilla se deslizaba sin el cortejo de espumas y rumores
que Nieves echaba muy en falta.

--Ya vendrá a su tiempo, y en abundancia--la dijo Leto--, porque el día
está que ni de encargo para esas cosas... si usted no se arrepiente.

--¿Me cree usted capaz de arrepentirme--le preguntó ella mirándole
fijamente y con expresión de asombro--, después de desearlo tanto?

--Como nunca se ha visto usted en ello... replicó Leto, pesaroso de
haber apuntado la sospecha.

--Aquí, no; pero ya le he dicho a usted que en otras partes, sí; y
aunque ésta fuera la primera vez, ¿tan poca confianza tiene usted en la
fuerza de mis resoluciones?

--En cuanto dependan de la voluntad de usted, no--dijo Leto--; pero como
en cosas de la mar hasta los más avezados a ella no cortan siempre por
donde señalan...

--Pues luego va a verse, señor marino, si hay aquí o no hay valor para
cortar por donde se ha señalado. Mientras tanto, le prohíbo a usted
aventurar juicios sobre el particular.

Leto casi se ruborizó por falta de una sutileza galante con que
responder a la reprimenda sabrosísima de Nieves.

--¡Qué bonito acopio ha hecho usted hoy!--la dijo porque no se acabara
la conversación y aludiendo a la media guirnalda de yerbas y flores que
llevaba Nieves sobre el pecho.

--¿Usted ha visto--respondió ella bajando la cabecita para mirarlas y
acariciándolas al mismo tiempo con la mano--, qué helechos más
primorosos? De tres clases y a cual más fina... Pues ¿y estos penachitos
de farolillos carmesí?... ¿Cómo me dijo usted el otro día que se
llamaban?

--Brezos.

--Es verdad, brezos: ¡qué preciosos! Pues ¿y estas otras florecitas
azules que estaban a su lado? ¡Cosa más fina y delicada!... Vea usted
qué bien componen con todo ello estas margaritas silvestres tan blancas,
con el centro dorado... ¡Qué primor de campiña!

Hablando Leto con Nieves de éstas y otras cosas parecidas, con entero
descuido, porque la marcha igual y monótona del barco no le exigía gran
atención, muy a menudo la llevaba puesta, más que en las palabras que
dirigía a su linda interlocutora, en el batallar de los pensamientos que
le infundía la presencia de aquella criatura, confiada a su pericia y a
su lealtad en aquel chinarrito del mundo, entre el cielo y la mar, en
medio de la augusta quietud de la Naturaleza. Cuanto de honda y humana
poesía palpitaba bajo la costra del humilde boticario, se conmovía y
agigantaba entonces, llenándole la mente de luz y el pecho de
desconocidas sensaciones; y hubiera sido cosa digna de verse estampada
en un papel, la imagen interior del vehemente y desapercibido Leto,
perdido entre las evoluciones de su pensamiento, y por el ansia de
analizarlos todos, volar de los más rastreros a los más altos, de los
más grandes a los más pequeños; trastrocar las especies muy a menudo, y
apurarse por lo nimio y vulgar después de haberse mecido sereno en las
alturas de lo sublime. Así, por ejemplo, tras de parecerle una herejía
haber creído posible trocar por el limbo insulso de su pasado, el dulce
presente con todas las contrariedades y amargores que necesariamente
había de traerle aparejado, le sonrojaba de pronto la idea mezquina de
verse allí, tan cerca de Nieves, vestido como un ganapán... quizá en el
mismo instante en que Nieves, mirándole a hurtadillas, le veía mucho más
hombre y más apuesto que nunca, con aquellos limpios, holgados y simples
atavíos.

Duraron estas cosas tan entretenidas para Leto, y también para la
sevillanita probablemente, poco más de un cuarto de hora; hasta que el
balandro _desabocó_, y comenzó a sentir Nieves esas inexplicables
impresiones, mezcla extraña de pavor y de alegría, que se apoderan de
los novicios entusiastas como ella, al verse de pronto mecidos por las
ondas salobres de aquel abismo sin medida.

--Ya estamos fuera--la dijo Leto que leía esas impresiones en su cara--.
Los síntomas no pueden ser mejores: _calma cernida_. Observe usted esa
especie de muro de niebla que hay en el horizonte: es lo que llaman ceja
los marinos; la mejor señal, en verano, de que va a _echar tieso_, es
decir, a soplar luego una brisa fresca y bien entablada, como lo
demuestra también este poco de trapisonda que hace balancear al barco y
restallar las velas abandonadas a su propio peso... ¡Cornias! atesa
acolladores y quinales, que trabaja demasiado el palo... De manera que
nos hallamos en las mejores condiciones para poner a prueba las del
_yacht_... o para volvernos al puerto dentro de diez minutos, en popa,
si usted se halla arrepentida de haber llegado hasta aquí... Con toda
franqueza, Nieves.

Con toda franqueza y hasta con entusiasmo, se ratificó la animosa
sevillana en sus deseos de llevar adelante su acariciado proyecto.
Cierto que las embarcaciones en que ella había salido a la mar dos veces
en Andalucía, eran mayores, bastante mayores que el _Flash_; pero ¿y
qué? Lo que se perdía en holgura se ganaba en gozar más de cerca los
lances del paseo. Conque adelante.

--Pues adelante--repitió Leto muy regocijado--, y no se hable más del
asunto... ¡Listo, Cornias! que ya viene la brisa picando. Ha tardado
menos de lo que yo esperaba, y me alegro; así empezaremos primero para
acabar más pronto... porque usted está algo de prisa, Nieves, ¿no es
verdad?

--Esté o no esté--respondió Nieves con donosa formalidad--, el paseo ha
de ser en toda regla. Conque aténgase usted a eso, y a nada más que
eso... ¿Estamos?

¡Carape, cómo electrizaban a Leto aquellas monaditas de la sevillana! De
pronto la dijo:

--¿Ve usted aquel rizadillo gris que tiene la mar allá lejos y viene
avanzando hacia nosotros? Pues es el polvo que levanta la brisa en el
camino que trae... ¡A qué paso viene!

Enseguida, dirigiéndose a Cornias, gritó:

--Ya está ahí... Caza escotas, que vamos en vuelta de fuera, y a
ceñir... Y usted, Nieves--dijo volviéndose hacia ella--, agárrese bien a
la brazola, y no se descuide un instante, porque esto no es la bahía...
Y perdóneme si desde ahora no la hago los honores de la casa como yo
quisiera, porque este caballerito es algo ligero de cascos y voy a
necesitar muy a menudo poner los cinco sentidos en él.

En esto, sintiendo el _Flash_ en su aparejo las primeras rachas de la
brisa, se inclinó sobre el costado de babor; y Leto dijo entonces:--¡A
la buena bordada!

Y comenzó el balandro a navegar, ciñendo y escorando; pero no como en la
bahía, en plano perfectamente horizontal, sino entre balances y
cabezadas, que iban acentuándose a medida que refrescaba la brisa y la
mar se rizaba, cubriéndose de _carneros_ y _garranchos_.

Nieves se sobrecogió algo con las primeras _arfadas_, que llegaron a
meter el carel debajo del agua revoltosa y espumante; pero la
inalterable serenidad de Leto y aquella su honda y tenaz atención al
aparejo, a la caña, a todo el organismo del barco y a su rumbo, y
algunas miradas a ella de vivo y cariñoso interés, la tranquilizaron
bien pronto, y hasta llegó a encontrar muy divertido aquel incesante
cuneo, que la hacía el efecto de un columpio.

Tenía razón Leto al decir a Nieves que no le pidiera cortesías en cuanto
empezara el barco a navegar: diez minutos después de decirlo, ya _no
estaba en casa_; ya estaba fuera de sí mismo, de su naturaleza carnal y
propia; ya era como el espíritu, el alma del barco que regía; el ser
activo e inteligente se había infundido en la armazón y las lonas del
_yacht_; no pensaba ni observaba ni sentía Leto Pérez como hombre, sino
como barco; venía a ser a modo de _yacht_ inteligente, o un ser racional
con formas de balandro: lo que se quiera.

Bien claro le leía Nieves esta trasfiguración en los ojos y en las
actitudes, y se embebecía contemplándole así, segura de no ser observada
por él, que llevaba toda la mar, toda la brisa y el barco entero y
verdadero metidos en la cabeza.

De vez en cuando, pero siempre muy a tiempo, hacía una salidita a lo
suyo, mirando o hablando breves palabras a Nieves, como Leto mortal,
vivo y efectivo; cosa que la complacía mucho, porque no la gustaba verse
allí tan sola como en ocasiones creía verse.

--¿Va usted bien?--la preguntaba.

Y volvía a ser barco en seguida...

--Buen andar llevamos--pensaba para sus maderas--; pero no todo lo que
debemos. Hay que arribar un poco... un poquito más... Ya metimos el
carel... Lo menos echamos seis millas... Orza ahora un poco para que
adricemos y vayamos con más desahogo, aunque con menos velocidad...
¡Bien, bien!... Ahí están esos condenados, en regata conmigo...
_(Alto)_. Mire usted los delfines, Nieves, en rebaños, dándola a usted
escolta de honor, y haciendo, volatines fuera del agua para que usted
los admire. ¡Cómo quieren lucir su ligereza pasándonos por la proa a lo
mejor!

Nieves los admiraba, y hasta los temía al verlos surgir del abismo junto
al carel, volteando como pedazos de rueda negra con aguzadas cuchillas
de acero enclavadas en la llanta.

--No hay cuidado--la dijo--, que son unos animalejos enteramente
inofensivos, y además bobos.

Y con esto volvió a infundir su espíritu en el organismo de su barco y a
pensar por él:

--Este andar no es para sangre marinera, con esta mar y esta brisa; hay
que arribar otra vez, aunque los garranchos abundan... Cuestión de
achicar, si es necesario. Dos garranchos a bordo. _(Alto.)_ Cuidadito
los pies, Nieves... y agarrarse... ¿Puede usted volver un poquito más la
cabeza a la izquierda?

--¡Yo lo creo! ¿Para que?

--Para que vea usted a Peleches desde aquí.

Volvióse Nieves como Leto quería, y exclamó al punto:

--¡Ay, qué bien se ve! Pero ¡qué en alto y qué lejos está y qué
iluminada la casa por el sol! Parece que nos está mirando con las
ventanas... ¿Nos verá alguien desde allí, Leto?

--Al balandro, como un papel de cigarro, puede; pero a nosotros,
dificilillo es a la simple vista... Agárrese usted, Nieves, que hay
mucha trapisonda y son muy fuertes los balances. Aquí no se puede decir,
como en bahía, que el barco paladea el agua; sino que la escupe y la
abofetea y la embiste, ¿no es verdad?... y hasta riñe con ella, que,
como usted puede observar, no se muerde la lengua tampoco... Vea usted
allá lejos unas lanchas corriendo un largo... Son _boniteras_, de
fijo... Así se pesca el bonito, a la _cacea_.

Poco después preguntó a Nieves, en cuya cara, más pálida que de
costumbre, no se leía otra expresión que la de una curiosidad
intensísima, si se daba por satisfecha con la prueba, o quería apurarla
más.

--Hasta ahora--respondió Nieves intrépida,--no ha metido el _yacht_ más
que una tabla; y usted me tiene dicho que puede con tres.

--Dos, Nieves...

--Tres, Leto: lo recuerdo bien.

--Conmigo, sí; pero llevándola a usted, no me atrevo.

--¿Teme usted dar la voltereta?

--Eso nunca; pero hay otros peligros...

--Pues las tres tablas quiero. Ya estoy acostumbrada a los balances, y
esto me va pareciendo delicioso.

Leto, a reserva de engañarla con un artificio bien disimulado, la
prometió complacerla, porque no tenía fuerza de voluntad para
contrariarla.

--Pues a ello--dijo--, y agárrese usted bien que voy a preparar la
arribada.

Apartó su atención de Nieves, y la puso toda en el _yacht_.

--La verdad es--pensaba--, que la ocasión es de oro para hacer eso y aun
otro tanto más; pero ¡carape!... no señor, no señor: tiento, tiento, que
no llevas a bordo sacos de paja... Y lo está deseando el maldito. ¡Qué
luego sintió la caña! ¡Allá vas! Ya está sorbido el carel... ¡Hola,
hola! garranchitos a mí por la proa, ¿eh? Toma ese hachazo por el
medio... y ese par de rociones para duchas... ¡Carape con la
recalcada!... Una tabla... Esto ya es andar... y embarcar agua
también... Pues otro poquito más de caña ahora... para probar... ¡nada
más que para probar!... Ya está la segunda. _(Alto)_. Vaya usted
contando, Nieves: dos tablas...

--Una y media--respondió Nieves al punto--. Hasta tres...

--¡No sea usted tentadora! Dejémoslo en las dos, y crea usted que es
bastante.

--¿Hay miedo, Leto?

--¡Tendría que ver!

--Pues lo parece.

--Vea usted los delfines otra vez... Los puede usted alcanzar con la
mano. ¿Serán capaces de pretenderlo, los muy sinvergüenzas? Pues al ver
lo que se arriman y se presumen... Las gaviotas... Mire usted esa nube
de ellas escarbando con las alas en el mar: allí hay un banco de
sardinas...

--Lo que usted quiere--dijo Nieves pasando su mirada firme de los
delfines y de las gaviotas a Leto--, es distraerme a mí del punto que
estábamos tratando; pero no le vale... ¡Las tres tablas, Leto!

Leto empezó a creer que no había modo de resistirla ni de engañarla...

--Pues las tres tablas--dijo--; pero ¡muchísimo cuidado, Nieves!

Y se dispuso a complacerla, comenzando por olvidarla para no ser más que
barco inteligente.

--Hay que volver a empezar--se decía--; y para esto, mejor era haberlo
hecho del primer tirón, porque la brisa arrecia y la trapisonda crece...
El carel... ¡por vida de la arfada!... De ésta, va a ser el pozo un baño
de pies... Más caña... ¡Uf!... ¡qué sensible y qué retozón está hoy el
condenado! En cuanto se le tocan las cosquillas, ya no le cabe en la
mar... Una tabla... y un garrancho. Después hablaremos de estas
rociadas, amigo Cornias... ¡Buena cabezada! Gracias que dimos en
blando... La arribada ahora... Dos tablas, y sin carnero a bordo... ¡y
qué andar, carape! Que nos alcancen galgos ni las toninas siquiera...
Pues toma más, ya que te gusta... ¡así! que no has de desarbolar por
ello ni por otro tanto encima... Y eso que parece que te duele el
aparejo, por lo que gime y se cimbrea y se tumba... ¡Ay, carape! que
esto tiene su borrachera como el vino... ¡Si me dejara llevar de
ella!... Pero, en fin, hasta las tres tablas, siquiera, que debemos...
falta una... ¡Toma más, bebe más, que más puedes! ¡Vaya si puedes!...
Hay que repetir la arribada con mayor energía... ¡Allá va!... ¡Ah,
carape, que se me fue la mano!...

Salió el barco como una exhalación, levantando lumbres del agua;
saltaron a bordo grandes chorros de ella; oyose un grito horripilante, y
desapareció Nieves entre las espumas que revolvía el _yacht_ por la
banda sumergida.

--¡Divino Dios!--clamó entonces Leto en un alarido que no parecía de voz
humana--. ¡Vira, Cornias!

Y se lanzó al mar detrás de Nieves.



--XVIII--

Bajo el tambucho


Creo que se nos desmaya, Cornias... Era de esperar... El horror, el
frío... ¡Desgraciada de ella... desgraciado de mí... desgraciados de
todos, si esto ocurre antes de llegar tú a recogernos! Ya no podía
más... me faltaban palabras para alentarla; fuerzas para sostenerla... y
para sostenerme yo mismo. ¡Qué situación, Cornias! ¡Qué cuarto de hora
tan espantoso! Anda más de prisa... Ten firme... Aquí, sobre este
banco... ¡Santo Dios! ¡si me parece que sueño!... Arrolla la colchoneta
por esa punta para quesirva de almohada... Así... Ahora convendría
reaccionarla; pero ¡cómo?... Con qué tenemos; pero ¡cómo? vuelvo a
decir... Destapa ese otro banco y saca cuantas ropas haya dentro del
cajón... ¡En el aire!... Yo, al armario de las bebidas alcohólicas...
¡Inspiración de Dios fue el conservarlas aquí!... ¡Y se resiste la
condenada vidriera!... Pues por lo más breve... ¿para qué sirven los
puños?... Hágase polvo este cristal, y el armario entero si es
preciso... Este ron de Jamaica es lo más apropiado... Una copa
también... Ampara tú esto de los balances, sobre la mesa... pero dame
primero una toalla de esas para secarme las manos, que chorrean agua...
¡Qué ha de suceder con esta chaqueta que es una esponja?... ¡Fuera con
ella!... Vete echando ron en la copa... Venga ahora... Pero aguárdate
que la enjugue antes la cara... ¡Dios de Dios! ¡que yo no pueda hacer
aquí lo que es más necesario... casi indispensable!... aflojarla estas
ropas empapadas... quitárselas de encima. ¡Si me fuera dado ver y no
ver; maniobrar con los ojos cerrados!... La copa enseguida... Ron en las
sienes... en las ventanillas de la nariz... entre los labios... ¡Pero si
con ese talle tan oprimido no pueden funcionar los pulmones!... Yo bien
veo dónde está la abertura de la coraza... pero ¡no sería una
profanación poner las manos ahí?... ¡No se me caerían de las muñecas?...
Y hay que hacer algo por el estilo, y sin tardanza... Por la espalda si
acaso... justo: la misma cuenta sale... Tu cuchillo, Cornias... Ayúdame
a ponerla boca abajo... ¡Dios me dé uno suficiente!... Por si acaso, el
filo hacia arriba... Ya está cortada la tela del vestido... Ahora las
trencillas del corsé... y estos cinturones... Esta es obra más fácil...
Trae aquel impermeable y tiéndele encima de ella y de mis manos, que no
tienen ojos... Así... Ya queda el tronco libre de ligaduras... a
volverla ahora de costado... ¿Ves cómo respira con menos dificultad?...
Más ron enseguida... ¡en el aire, Cornias! Le siente en los labios...
Ten la copa un instante mientras la incorporo yo... Así... ¡Nieves!...
¡Nieves!... Dame la copa tú. ¡Nieves!... un sorbito de esta bebida para
entrar en calor... A ver, poquito a poco... Allá va... ¡Lo paladea,
Cornias, lo paladea... y entreabre los ojos! ¡Sea Dios bendito!... Otro
sorbo más, Nieves, hasta apurar la copa, aunque le repugne a usted: es
esencia de vida... ¡Ajá!... Prepara otra, Cornias, por si acaso... Mira,
hombre, ¡todavía conserva en el pecho parte de las flores que se había
prendido esta mañana!... Sobre que se están cayendo... Toma. No las
tires: guárdalas en ese armario abierto... por si pregunta por ellas...
¿Se siente usted mejor, Nieves? ¿Quiere usted otro poco de la misma
bebida para acabar de reaccionarse?... ¡Mira, Cornias, qué fortuna en
medio de todo! Ya vuelve en sí... ya está en sus cabales... ¡Bendito sea
Dios!

El pudor, que es el sentimiento más afinado en la naturaleza de la
mujer, fue lo primero que vibró en la de Nieves al recobrar ésta el
dominio de su razón. Notó la flojedad del cuerpo de su vestido, mirose,
le vio desentallado, reparó en el impermeable que la cubría los hombros;
Y con una mirada angustiosa preguntó a Leto la causa de ello.

--Lo he rasgado yo--respondiola el mozo, tan ruborizado como la
interpelante--, porque era de necesidad abrir por algún lado para que
usted respirara con desahogo.... y elegí ese lado de atrás por parecerme
menos... vaya, menos... y aun eso se hizo, al llegar al corsé, bajo el
impermeable que no se le ha vuelto a quitar a usted de encima. ¿Es
cierto, Cornias?

Cornias dijo que sí; y Nieves bajó la cabeza, estremeciose, y se arropó
con el impermeable. Estaba pálida como un lirio, casi amoratada;
chorreábale el agua por cabellos y vestido, y había una verdadera laguna
en el suelo de la cámara; porque Leto, por su parte, era una esponja
inagotable, de pies a cabeza.

--Ahora, Nieves--la dijo éste casi imperativamente, pero traduciéndosele
en la voz y en la mirada la compasión y el interés de que estaba
poseído--, va usted a hacer, sin un momento de tardanza, lo que debió de
haberse hecho en un lugar de lo poco que yo hice... porque no me era
lícito hacer más: está usted empapada en agua, está usted fría; y eso no
es sano: hay que quitarse esa ropa... ¡toda la ropa! enjugarse bien,
friccionarse si es preciso, y volverse a arropar: yo no tengo vestidos
que ofrecerla a usted, ni en estas soledades han de hallarse a ningún
precio; pero tengo algo seco, limpio y muy a propósito para que pueda
usted envolverse en ello y abrigarse... Vea usted una... dos... tres
grandes sábanas de felpa... dos toallas... unas pantuflas sin estrenar,
algo cumplidas de tamaño; pero donde cabe lo más, cabe lo menos... Otro
impermeable... ¿Se acuerda usted de la tarde en que les enseñé estas
prendas visitando ustedes esta cámara? ¡Mal podía imaginarme yo entonces
el destino que les estaba reservado para hoy! En medio de todo, bendito
sea Dios, que menos es nada... Conque a ello, Nieves... y tome usted
antes otros dos sorbos de ron para rehacerse un poquito más... No
insistiría, porque sé que le repugna este licor, si tuviera usted quién
la ayudara en la tarea en que va a meterse; pero, desgraciadamente,
tiene usted que arreglarse sola, y hay que cobrar fuerzas... Vamos, otro
sorbito... y tú, Cornias, ¡listo a pasar un lampazo por estos suelos!...
Vea usted bien, Nieves: sobre la mesa pongo, para que las tenga usted
más a la mano, las sábanas, las toallas y las babuchas... Allí queda el
capuchón impermeable; y la botella del ron para el uso que la indiqué
antes y la recomiendo mucho, en este armario... Después se pasa usted a
aquel otro banco que está seco, y se acuesta un ratito... Para su mayor
tranquilidad, voy a correr las cortinillas de los tragaluces... No hay
ojos humanos en el _yacht_ capaces de un atrevimiento semejante; pero
usted no tiene obligación de creerlo... ¿Ve usted? Después de corridas
las cortinillas, queda sobrada claridad para lo que tiene usted que
hacer... ¡Ah! por si le ocurre llamar mientras esté sola aquí adentro:
esta puerta de entrada tiene un cuarterón de corredera: observe usted
cómo se abre y se cierra... Por aquí puede usted pedir lo que
necesite... ¡Listo, Cornias, que apura el tiempo!... Conque ¿estamos
conformes, Nieves? ¿Hay fuerzas? ¿Sí? Pues a ello sin tardar un
instante. Y ¡ánimo! que Dios aprieta, pero no ahoga.

Nieves, que había estado con la mirada fija en Leto, sin perder una
palabra, ni un movimiento, ni un ademán del complaciente muchacho en su
afanoso ir y venir, cuando le tuvo delante, a pie firme y en silencio
pidiéndola una respuesta, se la dio en una sonrisa muy triste, pero muy
dulce.

Enseguida se llevó ambas manos a la frente y se estremeció de nuevo,
exclamando:

--¡Dios mío, qué ideas me acometen de pronto, tan negras, tan raras!...
¡qué sobresaltos, qué visiones!... Estoy como en una pesadilla
horrorosa... Mi pobre padre, tan tranquilo y descuidado en Peleches; yo,
sin saberlo él, aquí ahora, de esta traza, en este mechinal... y un
momento hace... ¡Dios eterno!... Leto... yo estoy viva de milagro... yo
he debido de ahogarme hoy.

--No, señora,--respondió Leto muy formal.

--¡Que no? Pues si no es por usted, primero, y por la destreza de
Cornias enseguida... confesada por usted mismo cuando le veía
acercarse...

--Cornias ha cumplido con su deber, como yo he cumplido con el mío; pero
usted no podía ahogarse de ningún modo...

--¿Por qué?

--Porque... porque no: porque para ahogarse usted era preciso que antes
me hubiera ahogado yo, y después el _yacht_ con Cornias adentro, y
después los peces de la mar, y la mar misma en sus propias entrañas, ¡y
hasta el universo entero!... porque hay cosas que no pueden suceder ni
concebirse, y por eso no suceden... Y ¡por el amor de Dios! esparza
usted ahora esos tristes pensamientos, como yo esparzo los míos... que
son bien tristes también, y muy mortificantes y muy negros, y conságrese
sin perder minuto a hacer lo que la tengo recomendado; porque no da
espera. Tiempo sobrado nos quedará después para hablar de eso... y
entregarme yo a la Guardia civil para que, atado codo con codo, me lleve
a la cárcel, y después me den garrote vil en la plaza de Villavieja.

--¡A usted, Leto?

--A mí, sí; porque, en buena justicia, debió de haberme tragado la mar
en cuanto la puse a usted en brazos de Cornias.

--Pero ¿habla usted en broma o en serio?--le preguntó Nieves,
contristada con el tono y el ademán casi feroces de Leto.

--Pues ¿no ha conocido usted que es broma para distraerla de sus
visiones?--respondió éste fingiendo una risotada de mala manera,
abochornado por su imprudente sinceridad--. Lo que la repito en serio es
que urge quitarse todas esas ropas mojadas.

--¿Y las de usted?--le dijo a él Nieves viendo cómo le chorreaba el agua
por las perneras abajo--, ¿ son ropas mojadas?

--Las mías--respondió Leto,--no hacen daño donde están ahora: somos
antiguos y buenos amigos el agua salada y yo... Además, ya están casi
secas y acabarán de secarse al aire libre, adonde voy a ponerlas
enseguida con el permiso de usted. Vamos a ir empopados, y cuento con
llegar al puerto en tres cuartos de hora; echemos otro hasta el muelle:
la hora justa desde aquí... Téngalo usted presente para hacer su
toilette... y hasta luego.

Con esto salió de la cámara, cerró la puerta y voceó a Cornias, que ya
estaba esperándole con la maniobra aclarada y la sangre helada aún en
sus venas con el recuerdo del espantoso lance que no se le borraría de
la memoria en todos los días de su vida.

Se izaron las velas, se puso el _Flash_ en rumbo al puerto, y cayó su
piloto, no en su embriagadora obsesión de costumbre en casos tales, sino
en las garras crueles de sus amargos pensamientos. Volaba el _yacht_
cargado de lonas, arrollando garranchos y carneros, saltando como un
corzo de cresta en cresta y de seno en seno, circuido de espumas
hervorosas, juguetón, ufano... ¿Y para qué tanta ufanía y tanta
presteza? Para tortura del pobre mozo, que veía en la llegada al puerto
la caída en un abismo sin salida para él... Mirárase el caso por donde
se mirara, siempre resultaba el mismo delincuente, el mismo responsable:
él, y nadie más que él fue débil complaciendo a Nieves, sin
consentimiento de su padre, en un antojo tan serio, tan grave, como el
de salir a la mar a hurtadillas y con, el tiempo medido; fue un
mentecato, un majadero, haciendo valentías en ella, sin considerar
bastante los riesgos que corría el tesoro que llevaba a su lado; fue un
irracional, un bárbaro, rematando sus majaderías con la bestialidad que
produjo el espantoso accidente... No lo había dicho en broma, no:
merecía ser entregado por la Guardia civil a los tribunales de justicia,
y agarrotado después en la plaza pública, y execrado hasta la
consumación de los siglos en la memoria de don Alejandro Bermúdez y
todos sus descendientes. Y si don Alejandro Bermúdez y la justicia
humana no lo consideraban así, ni el uno ni la otra tenían sentido común
ni idea de lo justo y de lo injusto... ¡Que Nieves vivía! ¡Y qué, si
vivía de milagro, como había dicho muy bien la infeliz? Su caída había
sido de muerte, con el andar que llevaba el barco; y en esta cuenta se
había arrojado él al mar... Si se obraba el milagro después, bien; y si
no se obraba... ¿qué derecho tenía él a vivir pereciendo ella, ni para
qué quería la vida aunque se la dejaran de misericordia? Esto no era
rebelarse contra las leyes de Dios; era sacrificarse a un deber de
caridad, de conciencia, de honor y de justicia. Él la había puesto en
aquel trance; pues quien la hizo que la pagara. Esta era jurisprudencia
de todos los códigos y de todos los tiempos, y de todos los hombres
honrados... ¿Comprometes la vida ajena? Pues responde con la propia.
¿Qué menos? Esto entre vidas de igual valor. Pero ¿qué comparación cabía
entre la vida de Nieves y la vida de Leto? ¡La vida de Nieves! Todavía
concebía él, a duras penas, que por obra de una enfermedad de las que
Dios envía, poco a poco y sin dolores ni sufrimientos, esa vida hubiera
llegado a extinguirse en el reposo del lecho, en el abrigo del hogar y
entre los consuelos de cuantos la amaban; pero de aquel otro modo,
inesperado, súbito, en los abismos del mar, entre horrores y espantos...
¡y por culpa de él, de una imprudencia, de una salvajada de Leto!... Lo
dicho: aun después de salvar a Nieves, quedaba su deuda sin pagar; y su
deuda era la vida; y esta deuda debió habérsela cobrado el mar en cuanto
dejó de hacer falta para poner en salvo la de su pobre víctima... Todo
esto era duro, amargo, terrible de pensar; pero ¿y lo otro, lo que
estaba ya para suceder, lo que casi tocaba con las manos y a veces se
las inducía a dar contrario rumbo a su _yacht_? ¡Cuando éste llegara al
puerto, y hubiera que pronunciar la primera palabra, dar la primera
noticia, las primeras explicaciones, aunque por de pronto se disfrazara
algo la verdad que al cabo llegaría a conocerse?... Don Alejandro, sus
servidores y amigos... la villa entera, la misma Nieves, después de
meditar serenamente sobre lo ocurrido... cada cual a su manera, ¡todos y
todo sobre él!... Merecido, eso sí, ¡muy merecido! Pero ¿dónde estaban
el valor y las fuerzas necesarias para resistirlo? Hasta con el mar se
luchaba y en ocasiones se vencía; pero contra la justa indignación de un
caballero, contra el enojo de sus amigos, contra la mordacidad de los
malvados y contra el aborrecimiento de ella... ¡Oh, contra esto sobre
todo!... Aquí no cabía ni hipótesis siquiera. Antes que tal caso
llegara, aniquilárale Dios mil veces, o castigárale con la sed y la
ceguera y todas las desdichas de Job: a todo se allanaba menos a ser
objeto de los odios de aquella criatura que le parecía sobrehumana.

Después de subir Leto tan arriba en la escala de lo negro, sucediole lo
que a todos los espíritus exaltados movidos de las mismas aprensiones:
que no pudiendo pasar de lo peor ni teniendo paciencia para quedarse
quietecito donde estaba, comenzó a descender muy poco a poco, para
cambiar de postura; y de este modo, quitando una tajadita a este
supuesto, y un pellizquito al otro, y dando media vuelta al caso de más
allá, fue encontrando la carga más llevadera y el cuadro general a una
luz menos desconsoladora.

Para mayor alivio de su pesadumbre, al abocar al puerto se halló de
pronto con la carita de Nieves asomada al cuarterón de la puerta de la
cámara, mirándole muy risueña, con una rosetita arrebolada en cada
mejilla y cierta veladura de fatiga en los ojos... El alma toda se le
esponjó en el cuerpo al aprensivo mozo. Aquellos celajes tan diáfanos,
tan puros, no eran signos de la tempestad que él temía...

--Ya está usted obedecido--le dijo--, en todo y por todo. ¡Si viera
usted qué bien me encuentro ahora! Siento hasta calor, y he cobrado
fuerzas... Pero huelo a ron que apesto... Lo peor es que no puedo
manejarme a mi gusto, porque estoy lo mismo que un bebé: en envolturas.
Además, el capuchón por encima.

Leto bajó un poco la cabeza y apretó los párpados y las mandíbulas, como
si tratara de arrojar de su cerebro alguna idea, alguna imagen que,
contra su voluntad, se empeñara en anidar allí.

--Bien sabía yo--dijo por su parte y sólo por decir algo, que el remedio
era infalible; sobre todo, aplicado a tiempo... Y aunque yo me privara
del gusto de verla ahí tan repuesta, ¿no estaría usted mejor descansando
sobre el almohadón que no se ha mojado?

--Ya lo he hecho durante un ratito--contestó Nieves--; pero me he
levantado para preguntarle a usted una cosa que ha empezado a
inquietarme bastante... Como yo hasta ahora no he tenido el juicio para
nada... En primer lugar, ¿por dónde vamos ya?

--Entrando en el puerto.

--Y cuando lleguemos al muelle, ¿cómo salgo yo de aquí, Leto? Porque no
he de salir en mantillas. ¿Ha pensado usted en esto también?

--También he pensado en eso--respondió Leto devorando el amargor que le
producía el recuerdo de aquel caso, que era la primera estación del
Calvario que él había venido imaginándose--. En cuanto lleguemos al
muelle, irá Cornias volando a Peleches en busca de la ropa que usted
necesite... Se dirá, para no alarmar, que se ha mojado usted, no lo que
ha sucedido...

--Me parece muy bien, y en algo como ello, había pensado yo para salir
del primer apuro. Después, Dios dirá... ¿no es así, Leto?

--Así mismo,--respondió éste algo mustio otra vez.

--Pues yo creo--dijo Nieves notándolo, que hacemos mal en apurarnos por
lo menos, después de haber salido triunfantes de lo más... Dios, que me
oyó entonces, no ha de ser sordo ahora conmigo... para una pequeñez;
porque después de lo pasado, todo me parece pequeño, ya, Leto... ¡muy
pequeño!... hasta el enojo y las reprensiones de papá... ¡Virgen María!
Me veo aquí sana y salva y hablando con usted, vivo y sano también, y me
parece mentira... ¡Qué horrible fue, Leto, qué espantoso! ¡En aquella
inmensa soledad!... ¡qué abismo tan verde, tan hondo... tan amargo!...

Amargos y muy amargos le parecieron también a Leto aquellos recuerdos
que él quería borrar de su memoria, y por ello pidió a Nieves, hasta por
caridad, que hablara de cosas más risueñas.

--¡Si no puedo!--le respondió Nieves con una ingenuidad y un brío tan
suyos, que no admitían réplica--. Estoy llena, henchida de esos
recuerdos, como es natural que esté, Leto... porque no ocurren esas
cosas todos los días, ¡ni quiera Dios que vuelvan a ocurrirle a nadie!
Me mortifican mucho calladitos allá dentro, y me alivio comunicándolos
con usted... ¡y usted quiere que me calle!... Pues caridad por caridad,
Leto: también yo soy hija de Dios... ¿Le parezco egoísta? ¿Le importuno?
¿Le canso? ¿Va usted a enfadarse conmigo?

¿Habría zalamera semejante? ¡Enfadarse Leto por tan poca cosa, cuando
sería capaz!... Pidiérale ella que bebiera hieles para quitarla una
pesadumbre, y hieles bebería él tan contento, y rescoldo desleído. No se
atrevió a decírselo tan claro; pero como lo sentía, algo la dijo que
sonaba a ello y le valió el regalo de una mirada que valía otra
zambullida. Enseguida dijo Nieves, volviendo a pintársele en los ojos la
expresión del espanto:

--Todo lo recuerdo, Leto, como si me estuviera pasando ahora: qué
tontamente desprendí las manos del respaldo para llevármelas a la cara,
cuando sentí el chorro de agua en ella; la rapidez con que caí
enseguida, y la impresión horrorosa que sentí al conocer que había caído
en la mar; lo que pensé entonces y lo que recé; el desconsuelo espantoso
de no tener a qué asirme ni dónde pisar... ¡Ay, Leto! si tarda usted dos
segundos más, ya no me encuentra... Me hundía, me hundía retorciéndome
desesperada... ¡qué horror! Cuando me vi agarrada y suspendida por
usted, me pareció que resucitaba... Después empezaron los peligros de
ahogarnos los dos por mi falta de serenidad para seguir los consejos que
me daba usted... Empeñada en asirme a usted, como si estuviéramos los
dos a pie firme sobre una roca... Pero ¿quién puede estar serena entre
aquellos horrores, Virgen María! Después ya fue otra cosa: a fuerza de
suplicarme usted y hasta de reñirme, ya logré colocarme mejor y dejarle
más libre y desembarazado... a todo esto, alejándose el _yacht_, y usted
explicándome por qué lo hacía... después todas sus palabras para darme
alientos, hasta que el barco volviera por nosotros... ¡si volvía, Leto,
si volvía a tiempo!, porque a pesar de sus palabras, demasiado conocía
yo lo que pasaba por usted: las fuerzas humanas no son de hierro; y
aquella espantosa situación no daba larga espera... Recuerdo la alegría
de usted cuando vio el _yacht_ encarado a nosotros; sus temores de que a
Cornias no se le ocurrieran ciertas precauciones, y el barco, por
demasiada velocidad, pasara a nuestro lado sin poder recogernos; y su
entusiasmo cuando vimos caer las velas una a una, quedarse el barco
desnudo, y al valiente Cornias de pie, con la caña en la mano y
conduciéndole hacia nosotros hasta ponerle a nuestro lado, dócil y
manso, y creo que hasta risueño... No parecía barco, sino un perro fiel
que iba en busca de su señor. ¡No he de recordarlo, Leto? ¡Pues es para
olvidado en toda mi vida por larga que ella sea?.... Como lo que usted
dijo en cuanto llegó a nosotros el _yacht_, y el pobre Cornias, pálido
como la muerte, se arrojó sobre el carel con los brazos extendidos...
¿Se acuerda usted, Leto?

Leto, con la frente apoyada en su mano izquierda y el codo sobre la
rodilla, no respondió a Nieves una palabra. Estaba aturdido, fascinado,
quizá por los recuerdos que evocaba el relato; quizá por el acento
conmovedor y la expresión irresistible de los ojos de la relatora.

La cual, después de contemplarle con cariñosa avidez unos momentos,
añadió:

--Pues yo sí: «¡A ella, Cornias; a ella sola!» Mal andaba yo de fuerzas
entonces, ¡muy mal!... no podía andar peor; pero me hubiera atrevido a
jurar que estaba usted gastando las últimas en ponerme en manos de
Cornias... ¡Ay, Leto! Yo creía que en determinadas ocasiones de la vida,
estaban excusados los hombres de ser galantes con las damas; pero, por
lo visto, la regla tiene excepciones; y una de ellas me ha tocado a mí
hoy, por dicha mía... ¡Y quiere usted que eche de la memoria todos estos
recuerdos, o que los conserve y me calle!... Y a todo esto--añadió,
observando la emoción hondísima del original muchacho (que tenía que ver
entonces, desgreñado, en cuerpo y mangas de camisa, aún no bien seca, y
los pantalones más que húmedos todavía)--, ¿dónde está Cornias?... Yo
quisiera verle.

Como el _yacht_ continuaba navegando en popa y no había que tocar la
maniobra, Cornias iba a proa sentado al borde del tejadillo del
tambucho, con los brazos cruzados sobre el pecho, la cabeza algo caída,
pálido el color, y los ojos completamente en blanco; porque todo su
mirar era entonces hacia adentro, donde le hervían las imágenes
terribles de los recientes sucesos en que le había alcanzado tan
importante papel.

Acudió a la llamada enérgica de Leto, el cual le dijo:

--La señorita desea hablarte: baja.

Y bajó al fondo del pozo. Allí levantó la cabeza, y enderezó lo más que
pudo la mirada al ventanillo de la puerta; y tal efecto le produjo la
expresión dulce y melancólica de la carita de Nieves, incrustada en el
hueco, y el cariñoso interés con que le miraba a él, al ínfimo Cornias,
que comenzó a inflar los carrillos y amagar sollozos; con lo cual Nieves
se enterneció también algo, y ninguno de los dos articuló palabra.

Observado por Leto y queriendo dar fin a la escena que tan
dificultosamente empezaba, con el pretexto de que andaba el _yacht_ en
las proximidades del muelle, pidió permiso a Nieves para enviar a
Cornias a su sitio; y la dijo en conclusión:

--De eso ya hablarán ustedes otra vez.

Fuese Cornias y preguntó Nieves a Leto:

--¿Tan cerca estamos ya?

--En cinco minutos llegamos...

--¡Ay, Dios mío!--exclamó Nieves, palideciendo algo,--¡qué hormiguillo
me entra ahora!... ¿Será miedo?

--Hay para tenerle,--contestó el otro tiritando en su interior.

--Pues ánimo--repuso ella con la voz algo insegura--, y pensemos en lo
más para no temer lo menos. Antes se lo dije también. Y ahora me vuelvo
a mi escondrijo, hasta que pueda salir de él vestida de persona mayor...
¡Ah!... se me olvidaba--añadió después de haber retirado un poco la
carita del ventanillo--: he visto en el armario unas flores iguales a
las que llevaba en el pecho esta mañana, si no son las mismas...

--Lo son,--respondió Leto hecho una grana, como si le hubieran achacado
el robo de un panecillo.

--Pues ¿cómo están allí?--preguntó Nieves gozándose en el bochorno de
Leto.

--Porque se le estaban cayendo a usted del pecho cuando la tendimos
desmayada sobre el banco... y le dije yo a Cornias, después de
recogerlas con mucho cuidado, que las guardara..., por si preguntaba
usted por ellas.

--Muchas gracias, Leto, aunque ya no me sirven. Puede usted tirarlas, si
le parece.

--¡Eso no!--contestó Leto sin pararse en barras, acordándose del lance
del Miradorio--. Bien están donde están, puesto que usted no las quiere.

--Y ¿no estarían mejor--preguntole Nieves, con una sonrisilla que
hablaba sola--, en otra parte... por ejemplo, con cierto clavel rojo, en
el mismo libro, como apunte de dos fechas importantes?... En fin, al
gusto de usted... y hasta luego... y corrió la tablilla de cuarterón.

--¡Lo propio que yo estaba pensando!--exclamó Leto para sí--. Dos
fechas: el principio y el fin; porque esto es ya el acabose...
¡Cornias!--gritó de pronto--. ¡Arría!

Arrió Cornias el aparejo que le sobraba al balandro; y así continuó éste
deslizándose hasta atracarse a los maderos del muelle, con la misma
precisión que si llevara medidas a compás las fuerzas y la distancia.



--XIX--

En la villa


Dos pescadores que estaban trajinando en un bote cercano al muelle,
vieron la llegada del _Flash_ y el estado en que venía Leto; cómo salió
Cornias enseguida escapado hacia Peleches; cómo el hijo de don Adrián,
descompuesto y airado de semblante, no sabía lo que se hacía, y, en
ocasiones, hablaba palabras sueltas con alguien que estaba encerrado en
la cámara; cómo volvió Cornias después a todo andar, con un gran
envoltorio entre brazos y acompañado de «la Gitana de Peleches» (así
llamaban a Catana las gentes de Villavieja); cómo entregó Cornias a la
andaluza el envoltorio, estando los dos en el _yacht_; cómo la andaluza
y el envoltorio pasaron a la cámara; cómo Cornias tornó a subir al
muelle y tomó a escape el camino de la villa; cómo no tardó un cuarto de
hora en volver, con otro lío que puso en manos de Leto; cómo al cabo de
otro cuarto de hora y salieron de la cámara la señorita de Peleches, muy
elegante, y Catana con otro envoltorio que goteaba; cómo, después de
darse la mano la señorita y Leto, muy afectuosamente, y de cambiar
algunas palabras, Cornias cogió el lío que goteaba, y, echándosele al
hombro, salió del _yacht_ con las dos mujeres; cómo Leto desde abajo y
la señorita desde el muelle, volvieron a despedirse con la mano, de
palabra y con los ojos; cómo los tres desembarcados se fueron por el
camino del Miradorio, y Leto se encerró en la cámara con su
correspondiente lío, para salir, un buen rato después, mudado de pies a
cabeza y vestido «de cristiano»; cómo anduvo trajinando en el _yacht_...
y cómo, en fin, reapareció Cornias en el muelle, sudando el quilo, sin
pizca ya de negro en los ojos, y bajó al _yacht_, y se quedó en él, y se
marchó Leto hacia su casa... con un manojito de herbachos y de flores
ruines en la mano, pero que debían tener algún mérito, por el cuidado
con que las guardó en un bolsillo. Todas estas cosas y la cara de susto
que notaron en la señorita, en la gitana y en Cornias, y de veneno en el
hijo de don Adrián, tan alegrote de suyo, pusieron la curiosidad de los
pescadores en una tirantez insoportable. Por lo cual, en cuanto se
perdió Leto de vista, ya estaban ellos al costado del balandro acosando
a Cornias con preguntas.

Cornias era sobrio de palabras naturalmente, y en aquella ocasión fue
hasta mezquino; pero como aún tenía el susto bien patente y lo visto por
los pescadores no se veía a todas horas en un _yacht_ como aquél, de
vuelta de un paseo por la mar, la mezquindad de las respuestas agravaba
el aspecto del asunto. Pronto cayó Cornias en esta cuenta; y para salir
del paso honradamente, despilfarrose un poco más, barajando de mala
gana, a media voz y de medio lado, sin desatender su faena «una virada
en redondo», «mucha trapisonda», «garranchos como arena» y «los rociones
hasta la cara». Replicáronle que cómo pudieron empaparse los demás y
quedar él tan enjuto como estaba a lo cual, y viéndose cogido por el
medio, respondió que no había más, y que bastante era para lo poco que
les había costado y lo menos que les importaba.

Idéntica explicación había hecho a don Adrián, por encargo de Leto, al
pedirle ropa con que mudarse éste; pero don Adrián lo creyó a puño
cerrado desde luego, y no pasó más allá de lamentar el caso, dar a
Cornias el equipo que le pedía, y rogar a Dios en sus adentros que no
ocurrieran cosas semejantes cuando fuera en el balandro la señorita de
Peleches, de la cual nada había dicho el mensajero de Leto al boticario;
mientras que los pescadores, con más datos a la vista y mayor
experiencia que don Adrián en achaques de aquel género, y maliciosos de
suyo, se forjaron el lance a su capricho; y dándole por cierto, le
narraban diez minutos después, con minuciosos detalles, en la taberna de
_Chispas_, delante de varias personas, entre ellas la criada de don
Eusebio Codillo que iba en busca de la media azumbre diaria de clarete
que se bebía en la casa entre los seis de familia.

Esto ocurría a las doce y media, minutos arriba o abajo: a la una menos
cuarto se _sabía_ en casa de las Escribanas (que ya tenían, por
Maravillas, conocimiento de la salida de Nieves a la mar, sola con el
hijo del boticario) que el uno y la otra, por andar de remosco en el
balandro, habían caído juntos al agua, de donde salieron con muchas
dificultades; que ella había venido desnuda en la cámara, y él a medio
vestir un poquito más afuera... Eso, al llegar al muelle; porque antes,
sabe Dios dónde vendría.

Rufita González _supo_ más que esto a la una en punto. Supo que,
habiendo salido Nieves de la mar sin conocimiento, hubo necesidad de
desnudarla y darla friegas _en todo el cuerpo_, para que volviera en sí,
y dárselas con un esparto sucio, por no haber allí otro recurso de que
echar mano. Y lo que decía Rufita a las tres Indianas babeando de
indignación:

--No lo siento por ella, la verdad, ni por el parentesco que nos une, ni
tampoco me extraña; porque, con el modo de vivir que traía la muy
pindonga, en eso había de venir a parar... o en cosa peor que también
puede haber sucedido... ¡vaya usted a saberlo!.. ¡Ay, si tenía yo buena
nariz cuando despreciaba sus arrumacos! «Que no te dejas ver, Rufita...
que vengas a menudo por aquí... que te echo mucho de menos... que entre
personas de familia debe haber mucha unión y mucho cariño... que a
comer... que a refrescar... que no seas ingrata ni orgullosa...» ¡Pícara
lagarta sin vergüenza del demonio! ¡Como si fueran de juego los motivos
que yo tenía para despreciarla!... Pero por quien siento el escándalo es
por mi pobre primo carnal, Nachito: tan joven, tan guapo, tan caballero
y tan poderoso; porque le pone en _redículo_, después de las voces que
han echado a volar ella y su padre, sobre casamiento arreglado de los
dos primos. ¡Para ella estaba, la muy escandalosa! ¡En eso piensa el
hijo de mi tío Cesáreo! Por otros caminos más decentes y honrados han de
ir, si Dios quiere, las miras de mi pobre primo... Y si no, al tiempo...
Pero ellos están haciendo creer otra cosa para ver si cuaja... ¡Como no
cuaje! Que cargue, que cargue con el zagalón de la botica... y gracias
que no lo tenga el gandulón a menos, porque para ella sobra, ¡Ja, ja,
ja, jaaá!

En la Campada se recibió la misma historia, con nuevas ilustraciones, a
las dos; y todos los Carreños cayeron sobre ella como una piara de
cerdos sobre un costal de patatas: a dentellada limpia entre gruñidos de
placer.

Los Vélez, que lo supieron a las dos y media, lo tomaron en tono muy
diferente. Don Gonzalo miró a Juanita con cara de compasivo menosprecio;
Juanita, en ademán de profetisa triunfante, miró a su hermano Manrique;
y Manrique, que estaba mirando al suelo, según costumbre, y columpiando
una pierna cruzada sobre la otra, bajó un poquito más la cabeza y corrió
la mirada dos rendijas hacia el sillón... Enseguida leyó Juanita en alta
voz una revista de _Asmodeo_, como para desinfectar la casa y endulzar
los paladares; y no volvió a mencionarse allí el nombre de los Bermúdez,
cuanto más el inaudito suceso que en aquellos instantes corría de boca
en boca por toda Villavieja.

Don Claudio Fuertes le pescó en el Casino, muy atenuado y confuso,
porque delante de él nadie osaba decir todo lo que sabía. Pero como era
evidente que algo había sucedido, alarmose y corrió a la botica para
averiguar lo cierto. Don Adrián sabía ya para entonces algo más de lo
que le había contado Cornias: sabía que Nieves iba también en el
_yacht_, y que también se había _mojado_; y esto lo sabía porque Leto
había creído de necesidad contárselo en justificación de su invencible
disgusto, y por temor de que su padre supiera por otro conducto toda la
verdad y la creyera. El pobre boticario estaba transido de pesadumbre.
«Nada tenía de particular el caso en sí, aislada, concreta y
separadamente, eso es»; pero considerando que Nieves había salido aquel
día a la mar por primera vez y sin permiso ni conocimiento de su padre,
¡qué no estaría pensando y sintiendo a aquellas horas su bondadoso y
respetable amigo el señor don Alejandro Bermúdez Peleches, si era
sabedor de todo? Por aquí, por aquí le dolía al apacible don Adrián
entonces; y como Leto se quejaba también del mismo lado, y ninguno de
los dos tenía serenidad bastante para presentarse en Peleches con
aquellos temores sobre el alma, Fuertes les reprendió la cobardía, y les
dio razones que les obligaban a lo contrario: si lo sabía don Alejandro,
para disculpar Leto a Nieves y disculparse él mismo honradamente; si lo
sabía y no le daba importancia, para que viera que tampoco se la daban
ellos; y si nada sabía, tanto mejor para todos. Él subiría aquella misma
tarde a Peleches a la hora de costumbre, como si nada hubiera pasado, y
esperaba que hicieran ellos lo mismo: que no faltaran a la tertulia de
la noche. Le pareció de necesidad también informar y prevenir a los
amigos de don Alejandro, para que no se dieran por entendidos del suceso
con él por sí aún le ignoraba, y que se hiciera la propio con las
personas que fueran llegando a la botica, como ya habían llegado
algunas, en demanda de datos ciertos acerca de lo que se propalaba por
la villa.

De acuerdo los tres sobre este punto y los demás allí tratados, don
Claudio salió de la botica para volver al Casino. Cerca ya de él, le
alcanzó Leto y le dijo:

--Lo que acaba usted de saber en la botica no es ni sombra de la verdad;
y como quiero que usted la conozca, porque me parece que debe de
conocerla, y aquí no podemos hablar en reserva, lléveme usted a su casa,
si tiene un cuarto de hora disponible.

Estando la casa de don Claudio a dos pasos de allí, y habiéndole metido
las palabras de Leto en mucho cuidado, en un instante llegaron a ella y
se encerraron en el gabinete que servía al comandante retirado de
despacho y de dormitorio.

--Como lo que usted ha oído en el Casino,--comenzó diciendo Leto a media
voz y espeluznado--, y lo que se estará propalando a estas horas por
toda la villa, no son más que conjeturas sobre lo que vieron dos boteros
en el _yacht_ atracado al muelle, y algunas palabras que tuvo que
decirles Cornias para engañarles el hambre, necesito yo, para alivio y
desahogo de mi conciencia, declarar toda la verdad a un amigo tan
honrado y tan discreto como usted. Mi padre no sabe más que lo que yo he
querido que sepa, y el público ¿quién podrá adivinar hasta dónde llevará
las invenciones?

Y le refirió el suceso con los más minuciosos detalles.

Don Claudio le escuchó sobrecogido; y no pudo menos de alabar, con su
corazón de soldado viejo, el generoso rasgo de Leto.

--No haga usted caso--replicó éste notoriamente mortificado con el
elogio--, de ese detalle del cuadro; porque le juro, a fe de hombre de
bien, que no hubiera salido a relucir si hubiera podido explicar sin él
el salvamento de Nieves...

--Pero, alma de Dios--le dijo Fuertes para sacarle del negro desaliento
en que le veía sumido--, ¡cómo se ha de prescindir de ese detalle si en
la situación en que usted se halla y para el caso que usted teme, es él
toda la cuestión?

--¡Toda la cuestión?

--Toda la cuestión, Leto, o yo no sé lo que traigo entre manos. Si por
excesiva condescendencia, primero, y después por una distracción de
usted, estuvo Nieves a punto de perecer, y usted la salvó con riesgo de
la propia vida, ¿qué mil demonios le ha quedado a deber al señor don
Alejandro ni al lucero del alba tampoco? Ahora, que la lección le sirva
de escarmiento y que haya su sermoncito con espantos para arreglar a él
la conducta venidera, ya es distinto, y hasta me parecería muy al caso;
pero, esto ¿qué le quita a usted ni qué le pone?

Leto, con la cabeza baja, se atusaba las barbas, miraba al suelo sin ver
lo que tenía delante de los ojos, y no daba señales de convencerse.
Volvió Fuertes a machacar sobre el mismo yunque, y nada: Leto sin
resollar. Al cabo se enderezó y dijo:

--Eso que a usted se le ocurre es algo; pero no todo ni la mitad
siquiera; y apurándolo, un poco, nada.

--¡Nada?

--Mire usted, señor don Claudio: yo quiero dar por hecho que don
Alejandro Bermúdez, al enterarse de todo, no solamente me disculpa y me
perdona, sino que me sienta a su mesa; que, Nieves se queda tan
satisfecha y tranquila como si nada la hubiera ocurrido, y que a mí no
me duelen pizca los comentarios irrespetuosos y las fábulas y las zumbas
de las gentes... ¿quiere usted más? Pues con todo ello quedaba la
cuestión, para mí, en el mismo punto en que ahora se halla.

--¿Qué es lo que pretende usted entonces? ¿Qué es lo que quiere?

--Lo que quiero yo--respondió Leto con los ojos espantados y la melena
erizada--, es que considere usted que la hija de don Alejandro Bermúdez,
yendo confiada a mi cuidado en un barquichuelo gobernado por mí, por una
imprudencia mía ha estado a punto de perecer... ha debido de ahogarse...
¿Puede usted considerar esto? Pues imagínese usted ahora que esa
criatura se hubiera ahogado esta mañana, como debió de ahogarse, don
Claudio, como debió de ahogarse, se lo vuelvo a repetir... y póngase
usted en mi lugar por un instante...

--Hombre--dijo aquí don Claudio frunciendo el ceño y atusándose nervioso
los bigotes grises--, tomadas por ahí las cosas, cierto que no era
envidiable la situación de usted al volver a Villavieja.

--¡Qué volver!--exclamó Leto con la más candorosa naturalidad--. No
habría tal vuelta; porque Nieves no habría perecido sin perecer antes yo
que la sostenía... Pero ella, ella, don Claudio, ¿por qué había de
perecer así? Este es el caso tremendo; lo demás son accesorios que no
tienen otra importancia que la que reflejan de él. ¡y quiere usted que
no piense en ello... y que no me horrorice al pensarlo? Pues suponga
usted, por último, que se entera del suceso don Alejandro. ¿No es
natural que este buen señor se meta en las mismas suposiciones en que yo
acabo de meterme? ¿No es natural que, metido en ellas, se horrorice
también? Y ¿no es natural igualmente que me tiemblen a mí las carnes,
por miedo a esos justificadísimos horrores del señor de Bermúdez?
Llámeme nervioso, chiquillón y visionario, como me lo llamó usted en la
botica por muchísimo menos de lo que ahora sabe... Este clavo podrá
arrancarse mañana u otro día, o me iré acostumbrando a él; pero, hoy por
hoy, se le regalo al hombre más duro de entrañas; y a ver cómo se las
arregla con la herida.

Don Claudio Fuertes, que había continuado atusándose los bigotes, con la
cabeza algo gacha y los ojos muy parados, en cuanto acabó de hablar Leto
metió las manos en los bolsillos del pantalón y dio media docena de
paseos maquinales, sin rumbo determinado y mirándose las puntas de los
pies. De pronto se detuvo, se encaró con Leto, y rascándose suavemente
la cabeza con dos dedos, le habló así:

--O yo no soy perro viejo, o me he olido hasta la calidad de ese clavo,
cuanto más la hondura de la brecha que ha abierto en usted. Natural es
que le duela, natural es que usted se queje; pero como le duele a usted
en varias partes, porque el clavo es largo y atraviesa muchas cosas
sensibles, confunde usted los dolores; y a veces, creyendo estar
quejándose del bazo, resulta, para el que oye, que lo que a usted le
duele es el hígado... A mí me dejan sin cuidado esas equivocaciones, que
ni siquiera me sorprenden, porque, como lo he dicho, soy perro viejo y
hace dos meses que andamos juntos; pero no a todos les sucederá lo
mismo; y por lo que pueda tronar, le aconsejo que haga de tripas corazón
cuanto antes... y sobre todo en Peleches.

Se le cambió el color oyendo esto al hijo del boticario, de resultas de
un aleteo y dos volteretas de _algo_ que sintió en las honduras del
pecho; protestó con energía de la _sencillez_ de su pesadumbre, y rogó a
don Claudio que se explicara con mayor claridad, para acabar de
entenderle y de desengañarle; pero el comandante se hizo el sueco, y con
dos golpecitos en la espalda y otra cordial alabanza de su valeroso
arranque, dio por terminada la entrevista, despidiéndose de Leto «hasta
la noche» y recomendándole mucho que no faltara.



--XX--

En Peleches


Rayana la hora de comer, don Alejandro Bermúdez hizo un montón con las
cartas que había escrito en toda la mañana sin levantar cabeza; se
restregó las manos muy satisfecho, como aquél que alivia la conciencia
de un gran peso; dio unas pataditas para desentumecerse mientras
guardaba las gafas de oro en el estuche, y salió del gabinete a la sala;
precisamente en el mismo instante en que entraba Nieves en ella para ir
al suyo, en traje de campo, algo agitada de respiración, y hubiera
jurado don Alejandro que un tantico desencajada de semblante y
despeinada, a lo que podía verse por debajo del ala del sombrero, muy
caída sobre los ojos...

--¡Torna!--dijo Bermúdez, parándose delante de ella--: ¿habías vuelto a
salir?

--¿Vuelto?--repitió Nieves muy azorada--. Sí... no... Vengo ahora, papá.

--¿De dónde, hija?

--Pues de pasear...

--¿Desde que yo te dejé?...

--Desde que tú me dejaste. Cabal.

--¡Canástoles con el paseo! Pues ¿hasta dónde has llegado?

--Hasta... hasta donde siempre... sólo que, verás, me estuve en el banco
en que tú me dejaste en la Glorieta, lee que te lee hecha una tonta, y
me bajé después muy despacio hasta el Miradorio... Viéndome allí ya,
como estaba la mañana tan hermosa, alargué el paseo hasta cerca del
muelle; pero cuando más descuidada estaba, oigo el reló de la Colegiata,
me pongo a contar, ¡Dios mío! y cuento las doce. Entonces tomé la cuesta
muy corriendo; y por esa me ves algo agitada. ¿Te he hecho esperar,
papá?...

--No, hija; esperar, precisamente esperar... no.

Mientras Bermúdez respondía así, con aspecto y ademanes de extrañeza,
Nieves, inquieta y nerviosa, le miraba... le miraba... como codiciando
algo que no se atreviera a pedirle.

--¿Me dejas darte un beso?--le preguntó al fin.

Y sin aguardar la respuesta, con los ojos empañados y casi llorando, se
colgó del cuello de su padre.

--Pero, hija mía--le dijo éste, costándole trabajo desprenderse de
ella--, ¿a qué vienen esos extremos ahora? ¿qué te pasa?

--Nada, papá,--respondió Nieves dominando su emoción--; sino que como
nunca me ha ocurrido... venir sola tan tarde, y te habré tenido con
cuidado... Me lo perdonas, ¿verdad?

--¡Si no he salido de mi gabinete en toda la mañana, alma de Dios, ni
contaba con que estuvieras tú fuera de casa!... ¡qué cuidado ni qué?...
Ahora lo sé porque tú me lo dices...

--Pues tanto mejor entonces--dijo Nieves esforzándose por echar el punto
a broma--. De todas maneras, me perdonas el pecadillo, ¿no es cierto?

--Naturalmente--respondió Bermúdez sin acabar de salir de su extrañeza
ni cesar de mirarla de arriba abajo--. Pero, mujer--añadió tras una
breve pausa--: ¿dices que no has vuelto a casa desde que nos separamos
en la Glorieta?

--Sí.

--Pues si yo juraría que te había dejado allí vestida de color de
barquillo, y ahora lo estás de blanco con rayas azules.

Aquí tuvo Nieves que emplear toda la fuerza de su buen ingenio y de su
voluntad, para fingir una carcajada con que salir del apuro en que la
puso la observación de su padre.

--¡Estás en tu juicio?--exclamó después de reírse bastante bien.

--¡Yo lo creo que lo estoy!--respondió su padre empezando a dudar--. Y
¿por qué no he de estarlo?

--Porque lo del vestido que dices, fue ayer.

--¡Ayer?

--Ayer, sí... ¡Cuando yo te lo aseguro!

Don Alejandro concluyó por encogerse de hombros.

--En fin... ¡si tú lo aseguras!...

Y no se atrevió a decir más.

En la mesa tampoco fue Nieves, en opinión de su padre, la de todos los
días. Comió muy poco y se distraía a cada paso. Don Alejandro no la
quitaba ojo.

--¡Canástoles!--pensaba sin cesar--. En esa cara hay algo de
extraordinario: ese mirar no es suyo, ni ese color, ni esa expresión de
sobresalto, ni... ni ese vestido es el que llevaba puesto esta mañana
paseando conmigo, ¡ea! aunque lo diga quien lo diga... Hasta en el pelo,
¡canástoles! si me apuran un poco, encuentro ya algo que me extraña:
parece más apelmazado y obscuro...

También le llamaba mucho la atención Catana. Juraría que se cruzaban
entre las dos ciertas ojeadas recelosas de tarde en cuando... Además, la
rondeña paraba en el comedor lo menos que podía, huyendo siempre de
encontrarse con la mirada de su amo. Acosó a Nieves a preguntas sobre
una multitud de cosas traídas por los cabellos, y las respuestas fueron
siempre al caso; pero... pero aquel tonillo de voz, aquel reír a veces
sin venir a pelo, o aquella seriedad marmórea cuando estaba indicada la
risa... Nada resultaba natural; todo, todo era pegadizo y contrahecho
allí... Nieves no había sido nunca aquello.

La sobremesa fue más breve que de costumbre. Se le antojó al padre que
la hija estaba deseando levantarse, y se levantó él para darla gusto.

--Voy a anticipar un poco la siesta hoy--la dijo por disculpa--, porque
con el madrugón y la tarea de esta mañana, me estoy cayendo de sueño.

En cuanto Nieves se fue del comedor, llamó él a Catana con una seña; y
llevándosela al rincón más escondido, la preguntó por lo bajo:

--¿Qué tiene la niña hoy?

La rondeña recibió la pregunta como el diablo una rociada de agua
bendita, y contestó bajando mucho la cabeza:

--Ná, zeñó...

--¡Yo digo que tiene algo!--afirmó con energía desusada el manso
Bermúdez.

--Po zi zu mercé lo zabe, zabe má que yo.

Y no dio más lumbres la rondeña, ni tampoco la cara una sola vez, por
más que se la buscaba don Alejandro con gran empeño en cada pregunta que
la hacía.

Con todos estos misterios, se le aguzaron las aprensiones. Se encerró en
su cuarto y se dio a cavilar sobre ellas. Peor. Hasta los granitos de
arena se le antojaron montañas. La intranquilidad le consumía. Era
indispensable poner a Nieves en la precisión de aclarar aquel misterio;
pero ¿cómo? ¿por buenas? ¿por malas? ¿mandándola venir? ¿yendo él a
buscarla? Y si resultaba al postre que todo era una pura alucinación
suya y que Nieves tenía razón, ¿qué pensaría de él? ¡Qué disgusto para
la pobre niña!... Pero ¿y si había algo?

En estas dudas mortificantes, salió de su cuarto y se dirigió poco a
poco y refrenando mal sus impaciencias, al saloncillo donde suponía que
estaría ya Nieves, y estaba, en efecto, haciendo labor, en su sitio de
costumbre, junto a la puerta del balcón. Hora y media permaneció allí
Bermúdez sin adelantar un paso en sus proyectos. Midiendo y pesando
gestos, palabras y actitudes de Nieves, a ratos se afirmaba en que sí, y
a ratos le parecía que no. No sabiendo a qué atenerse, abstúvose de
indagar por derecho cosa alguna, y salió del saloncillo tan a obscuras
como había entrado en él, pero menos intranquilo; porque viendo y oyendo
a su hija, le parecía imposible que en ella cupiera misterio por el cual
debiera él alarmarse.

--Supongamos--pensaba andando hacia su gabinete--, que hay algo que no
quiere declararme ahora: ¿qué será todo ello? Alguna niñería de las
suyas que me hará reír cuando se descubra... Por de pronto, ese dolor de
cabeza de que se me ha quejado y dice que siente desde esta mañana, ya
justifica su inapetencia y ciertas salidas de tono que parecen
distracciones: si a esto se añade el sobresalto y la agitación con que
la pobre vino al mediodía desde el muelle, y que lo de Catana puede ser
una aprensión mía, nada más que una aprensión, y lo del vestido...
¡Canástoles!... esto del vestido es de lo más raro que puede darse;
¡pero lo afirma de un modo!...

A las seis llegó don Claudio, como todos los días... Y también en don
Claudio vio Bermúdez algo de sospechoso y de alarmante: también miraba y
hablaba con recelo, como si anduviera a media luz en el terreno que
pisaba. No parecía sino que iba a una visita de duelo, y que intentaba
conocer el estado de los ánimos para acomodar al de ellos el temple del
suyo propio. ¿Cuándo se había visto cosa igual en el despreocupado
comandante?

--Hoy nos quedamos sin paseo, don Claudio--habló Bermúdez sin quitarle
ojo para no perder el más mínimo gesto de su amigo--; digo, me quedo yo.

¡Ni la menor señal de extrañeza en don Claudio Fuertes! ¡Como si le
pareciera excusada la noticia!

--Pues lo siento,--respondió algo retrasado, pero maquinal y fríamente.

--Nieves anda algo malucha hoy... y no saliendo ella...

Tampoco le sorprendió esta otra noticia al señor don Claudio Fuertes.
Como si contara ya con ella, dijo muy sosegadamente a su amigo:

--Cosa de nada, por supuesto, sin consecuencias...

--Un dolor de cabeza--repuso don Alejandro, mirando de hito en hito al
otro--, que cogió esta mañana...

--¿En dónde?--preguntó don Claudio después de carraspear.

--En el paseo--respondió Bermúdez, sin dejar de mirar a su amigo--. Le
alargó algo más que de costumbre, y volvió un poquito sofocada.

--¿De dónde?

--¡De donde!... Pues ¡canástoles! del paseo; ¿no se lo estoy diciendo a
usted?

--Quería yo decir que por dónde había paseado.

--Pues por donde acostumbra cuando yo no voy con ella: por estas
alturas... hasta el Miradorio... Primero habíamos paseado juntos por la
costa hacia la mina... Yo la dejé leyendo en la Glorieta, y me vine a
casa a despachar mi correspondencia atrasada... Cuando acabé, al
mediodía, la vi entrar en su gabinete, de vuelta del paseo y muy
apurada, porque no sabía que era tan tarde... Por lo visto se enfrascó
en la lectura; y con la agitación y el sobresalto... y el sol... ¡Si yo
la contaba en casa dos horas hacía!

Aquí ya se reanimó don Claudio y volvió a su tono y maneras habituales:

--En resumen--dijo a su amigo--, que por efecto del paseo, o del sol, o
de su apuro por creer que estaba usted con cuidado, o por un poco de
cada cosa, Nieves llegó con dolor de cabeza y sigue con él.

--Justamente,--respondió don Alejandro, muy sorprendido por lo súbito
del cambio en el humor del comandante.

--¿Y por supuesto--añadió éste--, estará levantada y tan campante?

--Tan campante y levantada--repitió Bermúdez--, y haciendo labor en el
saloncillo.

--Pues ¿qué pito tocamos aquí nosotros entonces?--exclamó Fuertes hecho
un cascabel--.

--Vamos a acompañarla y a darla conversación... Digo, si no la molesta,
o yo no estorbo.

--¡Qué estorbar, hombre, ni qué canástoles!--respondió Bermúdez que no
deseaba otra cosa desde que había pescado _algo_ también en don Claudio.
A ver si a fuerza de acumular factores allí, salía siquiera una chispa
de luz.--Ya estamos andando.

Y se fueron los dos al saloncillo.

En el cual no ocurrió nada, absolutamente nada de que pudiera tirar el
avispado Bermúdez para descubrir lo que andaba buscando.

Hasta que, ya de noche, llegaron a la tertulia el boticario y su hijo...
y le hundieron un codo más en el piélago de sus aprensiones. ¡Qué cara
la de don Adrián, y qué voz, casi llorosas, y qué aspecto tan cobardón y
azorado el de Leto! Ni el uno ni el otro articularon palabra clara al
saludar a don Alejandro; y Dios sabe qué término hubiera tenido aquella
escena a no desenlazarla don Claudio Fuertes de este modo:

--Aquí, caballeros, no hay otra novedad que un levísimo dolor de cabeza
que ha cogido Nieves esta mañana en un largo paseo, a pie y al sol: una
verdadera temeridad... cosas de chicas jóvenes, muy fiadas de su
resistencia. Pero ya está casi bien, y desde hace un instante, de codos
en ese balcón, tan entretenida que ni siquiera les ha oído llegar a
ustedes.

Los dos farmacéuticos parecían haber revivido con las oficiosas
advertencias de don Claudio Fuertes; pero, en cambio, el receloso
Bermúdez entró en nuevas confusiones, porque si sospechoso le había
parecido el aire de las palabras del comandante, más sospechosos le
resultaban los efectos causados por ellas en el ánimo de los dos Pérez.
No podía negarse que existían cuatro fenómenos, cuatro cosas raras,
cuatro síntomas extraños, que, aunque independientes entre sí,
convergían en un punto común a todos ellos: el caso misterioso de
Nieves. Si a Nieves le había ocurrido algo, Catana, Fuertes y los dos
farmacéuticos lo sabían. Esto ya era un hallazgo: el de un camino nuevo
y más llano para ir en busca de la verdad. Pero ¡qué pena le daba el
haberle descubierto! ¡De qué buena gana hubiera lanzado en medio de la
tertulia el enigma de sus mortificaciones para que se le devolvieran
aquellos amigos resuelto y aclarado en el acto: por caridad, si a las
buenas se prestaban, o por deber, si le obligaban a usar de su derecho
por las malas! Pero ¿y si no tenían bastante fundamento sus sospechas?
¡Qué campanada tan imperdonable! Optó por dejar las cosas como estaban,
pero sin perderlas de vista.

En cuanto Nieves oyó pasos y barruntó que podían ser los de Leto, se
salió al balcón y se puso de codos sobre la barandilla. Nada tenía el
suceso de particular, porque la noche estaba, muy calurosa. Hízose la
desentendida a la llegada de los dos Pérez; y sólo cuando la saludaron
desde la puerta, se volvió hacia ellos para contestarlos, pero sin
separarse de la balaustrada.

--Dispénsenme--les dijo--, que les reciba con tanta confianza, porque en
lo obscuro y al fresco, como estoy aquí, se me alivia mucho el dolor de
cabeza.

Don Adrián se atrevió a indicarla dos remedios infalibles para curarse
de él, y Leto, para explicárselos mejor, se llegó hasta ella...
Hablando, hablando, se fueron volviendo los dos de espaldas a la
tertulia; y puestos ya ambas de codos sobre la barandilla, dijo Nieves a
Leto, bajo, muy bajo:

--Papá no sabe nada.

--Ya lo he conocido--respondió Leto entre palpitaciones de su corazón y
estremecimientos de sus fibras--. ¡Qué miedo traía de que lo supiera,
Nieves!

--No sé--replicó la otra, tampoco muy firme de voz--, si hubiera sido
mejor que lo supiera, porque está muy receloso; y ni encuentra sosiego
el pobre, ni puedo tenerle yo viéndole así.

--¿De qué recela?

--Verá usted: sucedió lo que dijo Catana que podía suceder: que
llegáramos a casa sin que él hubiera salido de su cuarto, donde estaba
encerrado toda la mañana escribiendo. Ya se sabe, cuando coge una tarea
de esas, que la coge de tarde en tarde, siempre hay que entrar a
llamarle para comer. Pues bueno: llegamos sin que nos viera nadie,
guardó Catana el contrabando de la ropa mojada, y yo me fui corriendito
hacia mi gabinete; pero al entrar en la sala, ¡zas! salía él del suyo, y
me pescó. Aunque muy sobrecogida, me disculpé bastante bien; y ya se
había tragado el embuste que urdí en el aire, de un paseo muy largo
después de haber estado leyendo muchísimo tiempo en la Glorieta, donde
él me dejó, cuando, hijo, mirándome y remirándome, se empeña en que el
vestido que yo tenía puesto era distinto, ¡ya la creo! del que llevaba
por la mañana... Tan cogida me vi entonces, que estuve sí canto o no
canto; pero dominándome un poco, probé a negar, y negué, con la mayor
desvergüenza, que hubiera cambiado de vestido en toda la mañana. Por de
pronto le dejé en dudas y no aguardé a más. Pero ¡ay, Leto! cuando salí
a la mesa... figúrese usted con qué ánimos saldría y con qué ganas de
comer y con qué trazas; pues, por mucho que quise componerme y
arreglarme de manera que se borraran las marcas de lo pasado, ¡eran tan
hondas! Con todo esta y lo receloso que él había quedado, y, para ayuda
de males, con el poco disimulo de Catana al servirnos, el pobre hombre
se puso en ascuas y pregunta va y zancadilla viene, y ojeada a Catana y
ojeada a mí. Se acabó aquello, yo no sé cómo, y empezó otra indagatoria
en el saloncillo... hasta que se cansó, poco antes de llegar don
Claudio. Y yo a todo esto, niega y ríe sin cuenta ni razón y muerta de
pesadumbre por la violencia en que vivo y los malos ratos que estoy
dando al pobre papá... Y, otra cosa, Leto, ¡qué sé yo lo que le pasará
por la cabeza? Porque lo que menos sospecha él es la verdad; y como el
caso es que yo he faltado de casa toda la mañana, y no quiero declarar
lo que me ha sucedido, ni puedo convencerle de que no me ha sucedido
nada... ¿No le parece a usted que lo más llano sería descubrirle?...

--¡No lo descubra usted, por todos los santos del cielo, Nieves!--la
suplicó Leto con el alma entre los labios.

--Pero ¿por qué, hombre de Dios? ¿No le parecen a usted de peso las
razones que le he dado?

--Sí que me lo parecen; pero yo también tengo otras que no dejan de
pesar en contrario sentido.

--A verlas.

¡A verlas! Temo que le parezcan a usted razones de egoísmo, Nieves;
porque lo cierto es que se dan un aire, así de pronto... En primer
lugar, el señor don Alejandro es incapaz de que la desfavorezca; y al
pensar de usted cosa que la desfavorezca; y al ver que usted sigue
negando y ha vuelto a ser en todo y por todo lo que antes era, como
volverá a serlo desde mañana, en cuanto esta noche duerma con sosiego
algunas horas, que sí las dormirá aunque al principio la desvelen algo
las pesadillas, se le disiparán todas las aprensiones y acabará por
reírse de ellas. Le juro a usted que si yo no lo creyera así, le
aconsejaría que esta misma noche le descubriera usted la verdad.

--Pero puede descubrirla alguien que la sepa, como ha de saberse, y
venga por ahí con la mejor intención; o en la calle cuando él salga...

--Ya está previsto el caso y conjurado el riesgo en lo posible; y si no
alcanza el conjuro... entonces será ocasión de explicárselo todo como se
pueda, y de calmarle.

--¿Esa es una de las razones?--le preguntó Nieves.

--¿No le parece a usted de algún peso?--preguntó a su vez el otro.

--Lo que no me parece es egoísta...

--La egoísta va ahora--dijo Leto armándose de resolución--: óigala
usted: el día en que el señor don Alejandro sepa lo ocurrido, se quedó
el espacio sin aire y el cielo sin sol para mí.

--¡Qué exageraciones, hombre! Y ¿por qué?

--Porque ese día, en justo castigo, se me cerrarán a mí las puertas de
esta casa.

Temió Leto que esta aclaración de las otras dos hipérboles sonaran
demasiado recio en los oídos de Nieves, y se apresuró a decirla:

--La ruego a usted que no dé a estas palabras otro alcance que el muy
modesto que llevan: las mayores bondades de usted conmigo no harán jamás
que yo confunda los puestos ni las distancias: desde el suyo humildísimo
goza el más pobre de la tierra los beneficios del sol y del aire que le
dan la vida... No sé si habrá acabado usted de comprender lo que he
querida decirla.

No le sacó Nieves de la duda con palabras, por de pronto, ni con un
gesto, porque, si le hizo, Leto no pudo pescarle en medio de la
obscuridad que los envolvía; pero tras un breve rato de silencio, oyó
que le decía la hija de don Alejandro Bermúdez, siempre muy bajito:

--Tenemos fama de exageradores los andaluces; pero ¡cuidado que
usted!... Y además de exagerador, es visionario: ¡pensar que han de
dejarle sin aire y sin luz por un hecho que otros publicarían a voces
para darse importancia!... ¿Por quién toma usted a mi padre, Leto?
¿Tantos harían por su hija lo que hizo usted esta mañana?

--¡Si eso--replicó Leto con mucha vehemencia--, no fue hacer Nieves,
sino deshacer; enmendar en parte una brutalidad mía anterior. ¡Si lo
saliente del caso ese no está en haberme arrojado yo al mar detrás de
usted, sino en haber consentido en llevarla a escondidas en mi barco, y
sido causa luego de que usted cayera! ¿Qué importaba ya mi vida, ni cien
vidas que hubiera tenido disponibles, después de poner en peligro la de
usted? Y por aquí, por este lado, es por donde habría de ver el caso don
Alejandro, y le verá cualquiera que discurra con serenidad.

--¿De manera--observó Nieves con una ironía que se transparentaba
perfectamente en el acento de la voz y hasta en el modo de volver la
cabecita hacia Leto--, que si como fui a escondidas en su _yacht_ y caí
por culpa de usted, voy por encargo expreso de mi padre y caigo por
culpa mía, en la mar me quedo sin auxilio de nadie?

--¡Eso no!--replicó Leto al instante y con una viveza que ardía--. Yo me
hubiera tirado lo mismo detrás de usted; sólo que en ese caso el hecho
hubiera tenido la poca importancia que no puede ni debe tener hoy.

¡Si Leto hubiera podido ver entonces la cara de Nieves!... En cambio oyó
que ésta le decía:

--Es usted muy mal juez en causa propia, está visto. ¿Quiere usted dejar
ese caso de mi cuenta? ¿Quiere usted que quede a mi arbitrio el
descubrir o no descubrir a papá el misterio que con tantos afanes anda
buscando el pobre?

--Yo no quiero más--respondió Leto--, que lo que usted quiera... Al fin
y al cabo, entre usted y yo, la razón no puede vacilar...

--Será porque me pertenezca--replicó Nieves--. De todos modos, muchas
gracias por los poderes que me da, y óigame dos palabritas en respuesta
a aquello de los puestos para tomar el aire y el sol. En casos como el
que citaba usted y temía que me ofendiera, no admito arribas ni abajos;
porque, si a medirnos fueramos, ¿quién sabe, Leto, a quién le
correspondería en justicia el puesto más elevado? Es posible que
volvamos a hablar despacio de esto mismo... A mí no me pesaría. Por
ahora, quédese como está el asunto; es decir, en que le he comprendido a
usted, y en que no es el que usted merece el puesto con que se conforma
para tomar el sol y el aire... Otra cosa: ¿oye usted la mar?... ¿No
parece que está relatando la historia por lo bajo, para que se entere
papá, y murmurando contra usted porque la dejó sin la presa que ya
estaba devorando? Toda la tarde he estado sintiendo la misma ilusión en
los oídos... ¡Pícara memoria, qué malos ratos me está dando!... Si yo
pudiera arreglarla a mi gusto, borraría lo amargo en ella; y entonces ya
sería otra cosa bien distinta... Temí que no, viniera usted esta noche,
Leto. ¡Como le dejé tan preocupado y es usted tan... especial!... Por
otra parte, casi sentía que viniera, pensando en que al verle entrar de
pronto... ¡qué sé yo? ¡Depende de tan poco el que papá, con lo receloso
que anda, me haga declararle la verdad! Por ese temor, en cuanto sentí
los pasos de ustedes, me vine aquí con un pretexto... Lo peligroso para
mí era la primera impresión. Además, tenía deseos de que habláramos
algo. Ya ve usted, después de lo sucedido, ¿qué cosa más natural? Y ese
poco que habláramos, no había de ser a gritos delante de la gente,
¿verdad, Leto?... Pues cuénteme usted ahora todo lo que le ha pasado
desde que nos despedimos en el _yacht_.

¿Por qué extraña combinación de sensaciones y de ideas, llegó Leto a
imaginarse entonces que, contemplados los enojos de Bermúdez contra él a
través de la parrafada de Nieves, adquirirían proporciones colosales? En
esta alucinación metido y disponiéndose a responder a Nieves, le
sorprendió la voz del propio don Alejandro, diciendo desde la puerta del
balcón:

--Niña, que te va a hacer daño el relente.

Los dos de la barandilla se volvieron cara adentro. Nieves, más serena
que Leto, respondió al punto:

--Al contrario, papá: me va sentando muy bien.

--Se te figurará a ti--insistió secamente Bermúdez--; pero yo sé que te
hace daño...

--Tiene razón don Alejandro--se permitió decir Leto como si tratara de
congraciarse con él--. Dentro estará usted mejor.

Y pasaron los dos al saloncillo, donde se aburrían soberanamente los
tres señores mayores.

La tertulia se acabó poco después...

Al bajar a la villa convinieron don Adrián y el comandante en que el
pobre don Alejandro andaba en vilo. No había habido modo de interesarle
en ninguna conversación. Leto no se había enterado bien de ello, porque
se había pasado la mayor parte del tiempo en el balcón, «demasiado
tiempo» en opinión, muy recalcada, de Fuertes; porque en la tirantez de
espíritu en que se hallaba el buen señor, hasta los dedos se le
antojaban «huéspedes.» También esto de los huéspedes se lo recalcó mucho
don Claudio a Leto. El cual disculpó su conducta con el deseo que le
manifestó Nieves de permanecer allí, por temor a las pesquisas
incesantes de su padre, y de hablar sobre lo más conveniente para todos,
entre decirlo o callarlo.

--Y ¿en qué han quedado ustedes?--preguntole, Fuertes con la mayor
sencillez del mundo.

Tan escamado estaba Leto con la _nariz_ del comandante, que se
sobresaltó con la pregunta, pensando que iba enderezada _a otra cosa_ de
las que se habían tratado en el balcón y llevaba él guardadita en la
memoria y paladeaba a ratos con avidez para endulzar los amargores de
sus recuerdos de la mañana. Pero se repuso al instante, y contestó:

--En que ella haga lo que le parezca más prudente.

--Muy bien acordado, ¡caray!--observó entonces don Adrián Pérez
deteniéndose para dirigirse a sus dos interlocutores, que también se
detuvieron--. Verdaderamente la situación moral del excelente amigo, no
es para prolongarla mucho tiempo... eso es... ni tampoco la nuestra, no,
señor, ni tampoco la nuestra... Puede vencer las aprensiones que le
inquietan; pero pudiera no... y las aprensiones comprimidas son pólvora
que al fin revienta, ¡caray! y entonces, lo que pudo curarse con dos
cuartos de ungüento, es una carnicería... Y hay que huir de estos
extremos... eso es... mayormente cuando el asunto, bien mirado, bien
mirado, eso es, no vale la pena, como en el caso presente; sí, señor,
como en el caso presente. ¿De qué se trata en fin y remate?... Eso es,
¿de qué se trata? Pues, ¡caray! a todo echar, de una futesa... de una
muchachada, eso es... Que el señor don Alejandro se entera de ella... se
entera de ella, corriente... que se incomoda un poquito... eso es, y te
echa a ti, Leto, un rifirrafe, y otro rifirrafe a su hija... Pues
pongámoslo en lo más... y que haya rifirrafe: para mí igualmente,
¡caray!... y hasta para usted también, don Claudio... eso es, sí, señor,
un rifirrafe para cada uno... ¿Y qué?... Por más vueltas que le demos,
siempre saldrá en limpio, en limpio, eso es, lo que antes dije: una
muchachada... que servirá de gobierno para en adelante, y que se
acabarán esos recreos peligrosos para ella... ¡muy bien acabados, caray!
¡Ojalá tuviera yo influjo bastante para obligarte a ti a lo mismo! Eso
es... Pues ya está el señor don Alejandro desfogado y satisfecho, ya
estamos nosotros tranquilos, tranquilos y satisfechos igualmente, eso
es, y las cosas en su centro, y la paz restablecida en Peleches. Pues
pongámonos en el otro extremo, y que el señor don Alejandro comienza a
ver torres y montañas, ¡caray! y a sospechar de todos. Ese caballero no
merece, no merece, eso es, una mortificación tan grande por motivos tan
pequeños: tan pequeños, sí, señor, si somos buenos amigos suyos, buenos
amigos, ¡caray! ¿No le parece a usted, señor don Claudio?

--Al pie de la letra, señor don Adrián--respondió el comandante
rompiendo la interrumpida marcha--, y me permito aconsejar a Leto que si
la interesada no resuelve sus dudas en este mismo sentido, influya con
ella con todo su prestigio, para que lo haga así, por la cuenta que les
tiene; y a usted, Leto, en particular.

--¡Eso es, caray, sí, señor, eso es!

Y no se habló más del asunto, ni de otro tampoco en aquella ocasión,
entre los tres tertulianos de Peleches.



--XXI--

Al día siguiente


Durante las primeras horas de la alta noche, Nieves se despertó muchas
veces: aun dormida oía aquel borboteo de la mar relatando el suceso a
todo el mundo y reclamando la presa que le habían arrebatado de las
fauces; pero estaba en la flor de la vida, a la edad en que las heridas
no ahondan tanto como duelen; su quebranto físico era grande, porque el
batallar del día había sido de prueba; y al cabo, la rindió un sueño
reparador y tranquilo del que no despertó hasta bien entrada la mañana.

Pero el bendito de su padre no pegó el ojo en toda la santa noche. ¡Lo
que él se revolvió en aquella cama buscando posturas para ahuyentar las
quimeras que le desvelaban! ¡Los espacios que él recorrió con la
imaginación en tantas, tan largas y tan calladas horas! En ocasiones,
hasta se dolía de haber permitido tomar tan altos vuelos a «la loca de
su casa».

--No tanto, ¡canástoles! no tanto--se decía--, que tan malo es pasarse
como no llegar. Que hay algo, no tiene duda; pero ¿por qué hemos de
echar las corrientes hacia ese lado y no hacia otro? ¡La condenada
malicia humana que jamás se arrepiente ni se enmienda!... No estoy
conforme, no, señor, ni puedo estarlo. Hay que buscar por otra parte, y
con juicio, y con equidad... y con lógica...

Y se daba de nuevo a cavilar; pero por donde quiera que echara sus
cavilaciones, siempre, tenían el mismo paradero. Había tomado ya un
vicio su máquina de discurrir; y en cuanto se ponía en movimiento, un
poco más acá o un poco más allá, caía hacia el lado de siempre. Y este
vicio era una idea que se le había metido entre los cascos en fuerza de
indagar precedentes, amontonar supuestos y analizar indicios. No creía
haber descubierto el caso limpio y morondo; pero sí su progenie, su
parentesco. Comprobado este hallazgo, no era imposible encontrar lo que
buscaba y cuyo valor positivo no era otro, estaba bien seguro de ello,
que el misterio en que se lo envolvían. De todas suertes, existiera o
no, halláralo o no lo hallara, de los desbroces hechos ya en aquel
terreno había resultado una enseñanza para él, que no debía ser
olvidada: había pecado, estaba pecando de optimista en determinadas
cosas muy delicadas de por sí; y por grande que fuera su confianza en la
virtud de ciertos principios fisiológicos, eran mayores los riesgos que
se corrían en el caso actual, a la menor equivocación. Y en la duda,
abstenerse. Lo primero que había que hacer, era un cambio de costumbres
en su casa: más disciplina, más hogar, menos égloga. Bueno era el aire
puro y libre; pero no en tanta cantidad ni a todas horas; bueno el
ejercicio de las fuerzas físicas, buenas la holgura y la despreocupación
campestres; pero con discreción y sin menoscabo de otras leyes y de
otros respetos muy atendibles y muy racionales. Por suerte de don
Alejandro, aquel cambio de costumbres podía hacerse, se haría
forzosamente sin necesidad de que se traslucieran sus sospechas ni sus
arrepentimientos, ni se ofendieran pundonores ni delicadezas de nadie:
con la venida de su sobrino Nacho. Desde el momento en que Nacho se
alojara en Peleches, hasta por cortesía estaban obligados él (don
Alejandro Bermúdez) y su hija a acomodar sus costumbres a los gustos del
forastero, que de fijo los tendría muy diferentes de los que venían
privando allí. Por su cuenta, Nacho no tardaría una semana en llegar a
Peleches; de un momento a otro esperaba carta suya que se lo confirmara,
desde Madrid.

--Y en viniendo él--concluyó Bermúdez, volviéndose hacia el otro lado,
todo cambiará de aspecto y marchará como una seda por donde debe
marchar... Sí, señor, ¡canástoles! aunque el demonio se empeñe en otra
cosa, que no se empeñara, porque no hay razón de fuste para que se
empeñe.

Llegó el día, moviose la gente del solariego caserón, púsose a su faena
cada cual, apareció Nieves en escena a media mañana; y tan en su centro
acostumbrado, en tan completa serenidad, tan semejante a sí misma la
halló su padre, que sintió como remordimientos de haber caído en las
aprensiones que le tenían sin sosiego veinticuatro horas hacía. «¡Ah,
pícaras suspicacias!--se decía viéndola trajinar y revolverse tranquila,
descuidada y risueña.¡Condenadas flaquezas del meollo, que así
arrastráis por los suelos los más hidalgos propósitos y las esperanzas
mejor puestas!... Sin embargo--añadió por final de su _confiteor_--, no
se ha perdido todo en esta batalla innoble y deshonrosa para mí, puesto
que he sacado de ella una enseñanza que no se paga con dinero, ni con la
mala noche que me ha costado... Porque la enseñanza queda, ¡vaya si
queda, canástoles!... Porque lo que no ha sido, pudo, puede y podrá
ser».

Como esta evolución del ánimo de Bermúdez se le reflejó en la cara, y se
la tornó risueña y apacible, y fueron también risueñas y apacibles sus
palabras, Nieves renunció al propósito con que se había levantado de
revelarle el secreto, en la mejor forma que pudiera, si continuaba el
pobre hombre en las torturas de la víspera.

Todo iba, pues, a pedir del deseo en aquel día; y para que nada le
faltase a don Alejandro, hasta recibió carta de Nachito; de Nachito, que
anunciaba su salida de Madrid al día siguiente. Se detendría cuatro en
la capital; y enseguida, de un tirón, a Peleches. Sacó Bermúdez la
cuenta por los dedos, temblones de gusto... Era jueves... Al anochecer
del martes le tendría allí... ¡Canástoles, qué fortuna!... A Nieves con
la noticia...

Estaba en el saloncillo muy descuidada; se la espetó de golpe su padre,
y como un golpe en la espinilla la recibió.

A don Alejandro se le alargó la cara medio palmo.

--Mujer--la dijo plantado delante de ella, con la carta en una de las
manos, caídas al desgaire--, va ya picando en historia este delicado
particular. Si no son cuatro, no bajan de tres con ésta las veces que
has recibido las noticias de tu primo como el diablo la presencia de la
cruz; y ¡qué quieres que te diga?... me disgusta, me... vamos, que no me
parece bien, porque no es justo... en fin, ¡qué canástoles! que hasta me
desazona un poco...

También se desazonó un poquito Nieves con esta reprimenda de su padre, a
juzgar por el ceño que puso y otras señales que se le notaron; pero se
dominó pronto y respondió con entereza, aunque en calma:

--Es que das tú tanta importancia a eso que llamas delicado particular,
que todo te parece poco para él. A ti te entusiasma; pues a mí no: ya te
lo he dicho en otras ocasiones. Esto no es un pecado, papá. ¿Quieres que
reciba esas noticias dando brinquitos y batiendo las palmas? Pues te
engañaría si hiciera eso. ¿Me quieres hipocritilla y mentirosa, o me
quieres llana y a la buena de Dios? ¿Me has visto alguna vez más
entusiasmada que ahora con tu sobrino? Pues si me quieres sincera y
llana y nada hago ahora que, en rigor de verdad, pueda saberte a nuevo,
¿por qué te enfadas conmigo cuando no recibo esas noticias con la
alegría que tú?

--¡Si no me enfado, hija mía!--replicó don Alejandro dulcificando el
tono de sus palabras y la expresión de su semblante--, lo que se llama
propiamente enfadarme... ni siquiera te pido que te alborotes de
alegría; y me conformo con mucho menos: con que no te causen disgusto
estas noticias. Pues ni eso poco me concedes: ya ves que no puedes
concederme menos... y es natural, muy natural, que lo sienta; y
sintiéndolo, que te lo diga; lo cual no debe extrañarte, porque también
tú me querrás sincero antes que falso... ¿No es así, Nieves?... En este
supuesto, todavía tengo que decirte más, y te digo que es cierto que
nunca te vi entusiasmada con tu primo; pero que también es verdad que lo
de ese disgustillo de que te acabo de hablar, es cosa nueva en ti: desde
que estamos en Peleches.

--Como que antes de estar en Peleches nosotros no se había tratado de su
venida.

--¿De manera que vienes a confesarme explícitamente--dijo don Alejandro
volviendo a nublársele un poco la cara--, que te disgusta la venida de
tu primo?

--Precisamente la venida por sí sola, no, repuso Nieves sin amilanarse
con la consecuencia sacada de sus palabras por su padre.

--Pues ¿qué es lo que te disgusta entonces?--preguntó Bermúdez
seriamente interesado ya en la conversación.

Nieves, luchando con resolución contra ciertas dificultades fáciles de
presumir, que hallaba en la empresa en que se había empeñado, respondió,
jugueteando con la tijerita con que cortaba las hilachas del bordado en
que se entretenía:

--Me disgusta... o mejor dicho, no me gusta, algo que tiene que ver, o
que puede tenerlo, con la venida esa.

--Y ¿cuál es ese algo? Será cosa nueva también, como el disgusto.

--No por cierto.

--Y ¿cómo no te ha disgustado antes de ahora?

--Porque la veía más de lejos, y no me apuraba.

--Pues no te entiendo, hija mía.

Nieves pinchó con la tijera muchas veces el bordado, que ninguna culpa
tenía de sus apuros, y se calló; pero su padre no se satisfizo con tan
poco, y añadió a lo dicho:

--Si me hicieras el favor de explicarte... Porque el caso lo merece.

--¡Yo lo creo!--respondió Nieves sin titubear.

--Pues entonces...

--Quería yo decir--repuso ella algo a rastras--, que si esa venida no
fuera más que... venir por venir... vamos, una venida como otra
cualquiera...

--Ya estoy--observó don Alejandro rascándose la coronilla con un dedo--.
Pero eso es volver adonde estábamos antes... Lo que yo necesito es que
me expliques el algo especialísimo que trae consigo esa venida.

Aquí volvió Nieves a pinchar el bordado con la tijera, y además se puso
a balancear con la otra mano el bastidor que tenía sobre las rodillas.
Su padre entonces, lleno ya de alarmante curiosidad, arrimó una silla a
la de su hija y se sentó pidiendo, casi por el amor de Dios, una
respuesta. Nieves le contestó, armándose de la mayor firmeza que pudo:

--Mira, papá, yo hablaría contigo de muy buena gana sobre ese asunto, y
muy despacio, porque lo merece bien, como tú has dicho; pero no me
atrevo, no sé... Soy una mozuela sin experiencia y sin arte... Tengo acá
mi modo de ver y mis ideas... pero nada más: en mis adentros y a solas,
me lo explico y lo siento bien; y si me pongo a explicártelo a ti, temo
decir lo que no debo y callarme lo que debiera decir... Es falta de
costumbre... y de valor. ¿No te parece esto muy natural?...

--Muy natural--confirmó su padre, que ya estaba en ascuas, arrimándose
más a ella--; muy natural y disculpable en una niña tan bien educada
como tú; pero como el punto es de importancia, de muchísima importancia,
y una de las cosas que con más empeño te he enseñado yo es a que te
acostumbres a ver en tu padre al mejor de tus amigos, espero que has de
vencer enseguida esos reparos, para que acabe yo de entenderte; y si lo
crees necesario, hasta te lo suplico... Conque ya te escucho, hija mía.
Habla, ¡habla por el amor de Dios!

Y habló de esta manera Nieves, con mayor frescura de la que ella se
había imaginado:

--Una vez, en Sevilla, te empeñaste en saber si me interesaba mucho o
poco la venida de Nacho a vivir con nosotros aquí. Fue unos días antes
de ponernos en camino. ¿Te acuerdas?

--Sí que me acuerdo: adelante.

--Pero me lo preguntaste de un modo tan particular, que me aturdí. Tú
tomaste aquel aturdimiento mío como mejor te pareció, y así quedaron las
cosas... ¿No es cierto, papá?

--Puede que lo sea... ¿Y qué más?

--Por algo que te dejaste decir entonces--continuó Nieves con voz
bastante insegura, pero con bien hecha resolución--, y otras señales que
yo conocía desde mucho tiempo atrás, sospeché que entre mi tía Lucrecia
y tú había... ciertos planes que tenían mucho que ver con la venida de
mi primo a España... Con franqueza, papá: ¿los había o no los había?
¿los hay o no los hay a la hora presente?

Respingó sobre la silla don Alejandro al sentirse acometido tan de golpe
y tan de lleno por aquella pregunta, y, después de unos instantes de
silencio, preguntó él, a su vez:

--Y si yo te dijera que los hay, ¿qué me responderías tú?

Sin vacilar respondió Nieves:

--Que esos planes tienen la culpa de que yo no me entusiasme con la
noticia que me has dado.

--¡Canástoles!--exclamó aquí Bermúdez, saltando otra vez sobre la
silla--. ¿así estamos ahora?

--¿Cuándo hemos estado de otro modo, papá?--repuso Nieves que por
momentos iba alentándose--: ¿cuándo me has oído cosa en contrario?

--Mujer, tanto como en contrario, no te diré; pero creerte enterada y
perfectamente consentida, eso sí.

--Enterada, pase; pero consentida, no, papá: registra bien la memoria.

--¡Canástoles! harto consiente quien se calla y deja hacer... Tanto más,
cuanto que llegué a creer que vosotros, por vuestra parte, estabais
proyectando lo mismo que nosotros.

--Pues ese ha sido tu error.

--Admitido; pero ¿por qué no me has sacado tú de él?

--Porque ni tiempo me diste para ello la única vez que hubiera venido al
caso, como viene ahora.

--Pero observo que ahora te apura, y antes no te apuraba. ¿Por qué así?

--Ya te lo he dicho: porque lo veo muy de cerca ya.

El pobre don Alejandro no cabía en la silla, de inquieto y de nervioso
que le ponía aquel desencanto que sufrían sus candorosas ilusiones.
Algunos recelillos habían arraigado en su magín, tiempo hacía, de que el
asunto no caminara, por el lado de Nieves, al paso a que deseaba
llevarle él; pero aquellas repugnancias expuestas con tanta entereza y a
tales horas, rebasaban mucho de la línea de sus cálculos. Del montón de
reflexiones que le llenaron atropelladamente el cerebro, sacó estas
pocas, que le parecieron las más llanas y más propias del momento:

--Demos de barato, hija mía, que yo he estado viviendo en una
equivocación continua sobre ese particular, con el mejor y más honrado
propósito, y ten entendido que te quiero demasiado para que, con
cálculos o sin ellos, llegara yo nunca a desatender tus repugnancias en
asuntos de tanta entidad; porque una cosa es que lo que se cree útil y
conveniente y beneficioso para ti, se persiga y se acaricie, y otra muy
distinta la imposición forzosa de ello, que en mí no cabrá jamás; en
este supuesto, ¿qué mal hallas en la venida de ese pobre chico, ni a qué
te compromete, para que tanto la temas?

--La temo, papá--respondió Nieves al instante--, porque barrunto que
Nacho viene para algo más que conocernos, y porque le creo enterado por
su madre de esos propósitos vuestros que se conocen ya hasta en casa de
Rufita González... ¿No se lo has oído más de una vez? ¿Quién se lo ha
dicho sino tú tío, el padre de Nacho, o la tía Lucrecia... o Nacho
mismo? Porque para supuesto, me parece excesiva la matraca de esa simple
en cuanto me ve.

--¡Vete tú a saber!... ¿Te ha insinuado él algo a ti?

--Lo suficiente para darme otra prueba de que está bien enterado; y no
me ha hablado con mayor claridad, porque en ese punto siempre le he
tenido yo a raya. Pues bien: figúratele ya en Peleches con esas
intenciones y muy pagado de lo mucho que se le desea; y considérame a mí
con las manos atadas por los respetos que tengo que guardar a los
proyectos consentidos y ensalzados por ti. Con todo esto y lo pegajoso y
azucarado que él es, no hay remedio, papá: o tiene que darme a mí muy
malos ratos, o tengo que dárselos yo a él peores. De cualquier modo, la
cosa no es divertida.

--¡Canástoles!--saltó don Alejandro entonces--. Es que tú das por hecho
que ese chico ha de serte molesto y aborrecible; y ¿por qué no ha de
resultar todo lo contrario después que le trates?

--Porque es imposible eso,--respondió Nieves con un acento de convicción
tan absoluta, que dejó suspenso a su padre.

--¡Imposible!--replicó éste después de observar con gran fijeza a Nieves
que parecía algo pesarosa de su arranque--. Y ¿por qué ha de serlo? ¿Qué
motivos hay para que lo sea? Hasta ahora todo te parecía simpático en
él. La mayor tacha que le ponías era su lenguaje; y no porque te sonara
mal, sino por extrañarte el sonido. ¡Bien poca cosa tenías que tacharle!
Pues de ayer acá, todo ha cambiado en el pobre chico, como si para
mirarle te pusieran un velo negro delante de los ojos. ¿Es verdad esto?
¿sí o no? Respóndeme, hija mía, pero acordándote de que te has alabado
hace un momento de ser llana y a la buena de Dios.

--Otra exageración tuya, papá--dijo Nieves eludiendo la respuesta
terminante que se la pedía--. No es ese el caso.

--Corriente--añadió Bermúdez tomando nueva postura en la silla--.
Pasemos también por eso, y quédense las cosas donde y como tú quieres
ponerlas. Pero bueno o malo, blanco o negro, ya está tu primo llegando a
las puertas de Peleches: ¿qué hacemos con él? ¿se las cerramos? ¿le
dejamos entrar?

--Tampoco se trata de eso, papá: repáralo bien.

--¡Otra te pego! Pues ¿de qué se trata, hija mía?

--Se trata de responder a una pregunta que me hiciste al principio.
Querías saber por qué no me alegraba yo con la noticia que me diste, y
ya lo sabes. No se trata de otra cosa.

--Perdona, hija del alma--repuso Bermúdez con una sonrisilla muy
amarga--. Me has explicado, a tu modo, las repugnancias o disgusto, o lo
que sea, que te produce la noticia que te he dado; pero el por qué, la
causa generadora de todo ello, te has guardado muy bien de declarármela.

Algo vivo y muy sensible debió herir en los adentros de Nieves esta
salida de su padre, porque no halló reparo que ponerle ni serenidad
bastante para suplir con un ademán o un gesto la falta de una palabra.

--¡Ay, Nieves!--la dijo Bermúdez entonces moviendo desalentado la
cabeza--: tampoco yo soy lo que fui en el modo de mirar ciertas cosas;
también tengo, de poco acá, mi correspondiente velo que me cambia los
colores. ¡Si supieras qué fantasmas veo algunas veces, y con qué
claridad en otras! Por de pronto, veo que no he vivido solamente en el
error que me citaste, sino en otros muchos; y voy temiendo que uno de
los mayores ha sido el de traerte aquí tan de prisa y con los fines con
que te traje.

--Pues si eso ha sido un error tuyo--saltó Nieves emocionada, nerviosa,
con la sinceridad de lo que decía bien reflejada en sus ojos--, a tiempo
estás de enmendarle. Volvámonos desde mañana, desde hoy, si es posible,
a Sevilla. Puede que hasta te lo agradezca yo mucho... Créeme, papá,
porque te lo digo de todo corazón...

--¡Eso es!--dijo Bermúdez casi aplanado ya--, huidos... ¡huidos,
Nieves!... ¿Y de qué... o de quién, hija mía? ¿Del pobre mejicanillo?
Tiene muy poca sombra ese para infundirte tanto miedo. Algún otro coco
habrá de mayor talla por ahí... sabe Dios en dónde. Pero ¿qué te importa
a ti que le haya o no le haya? dirás tú. Y con muchísima razón. A mí
¿qué me importa, ni qué motivos hay, ni quién soy yo para que me
importe?

El pobre don Alejandro se conmovía por momentos; y Nieves, que se lo
notaba en la voz, acabó de perder la poca serenidad que le quedaba, y
rompió a llorar de firme con la cara entre las manos. Acudió su padre a
consolarla, y ella entonces le echó los brazos al cuello.

--¡Pobre papá!--le decía entre besos y lágrimas--, tú no mereces que yo
te dé un mal rato... y sin causa ni motivo... porque no los hay... yo te
lo aseguro... Es que sucedió lo que temía... que no sé dar a esas cosas
serias su propio valor... cuando quiero explicarlas; y no hay más... Yo
no haré sino lo que a ti te agrade... ¿Te parece mucho dejarme libre la
voluntad en esos planes vuestros?... Pues ni eso te pediré. Y te juro
que nunca trataré de imponerte la mía, aunque me fuera en ello la vida
entera... ¡Qué más he de decirte? ¿Lo encuentras poco todavía... para
perdonarme... y para quererme como siempre me has querido? ¡Virgen
María!... ¡Papá del alma!... ¡Si tú supieras!...

Bermúdez no podía contestar a Nieves con palabras, porque no hallaba
medio de articular la más sencilla. Suplía esta deficiencia pasajera
apretando o aflojando los abrazos a su hija; y así se entendieron los
dos tan guapamente.

Por remate de la escena, que fue larga, logró decir con regular firmeza
don Alejandro mientras enjugaba las lágrimas de Nieves con el pañuelo.

--¡Ea, se acabó esto, canástoles! Y ahora, a su cuarto la niña para
refrescarse la cara, y sobre todo los ojos, que se nos han puesto como
dos puños... ¡Y unos ojos tan bonitos!... ¡Por vida de!... ¡Vaya,
vaya!... Se nos va a lo mejor el santo al cielo; se deja uno ir detrás a
lo tonto, y luego suceden estas cosas tan desagradables...
¡Canástoles!... ¡como si no hubiera tiempo de sobra en la vida para irse
diciendo los secretillos más guardados, poco a poco y cuando mejor nos
convenga! ¿No es así, hija del alma?... Conque a recogerse y refrescarse
un poquito.

Nieves, que estaba deseándolo, complació bien fácilmente a su padre; el
cual, al verse solo y al reconocer su herida, observó que con el final
de la reciente escena había desaparecido el clavo, pero dejando la punta
dentro.

Cerca del anochecer, llegó don Claudio Fuertes. Mandole pasar don
Alejandro a su gabinete, y allí se estuvieron encerrados los dos hasta
la hora de cenar; porque Nieves se acostó muy temprano; y con este
pretexto, despidió Catana desde la puerta, cumpliendo las órdenes de su
señor, a los dos Pérez cuando llamaron a ella a la hora acostumbrada de
todas las noches.

Don Adrián sorprendido y Leto atolondrado, bajaron hasta muy cerca de la
botica sin decirse una palabra. Allí fue donde el boticario padre
enderezó estas pocas al farmacéutico hijo:

--Verdaderamente es raro, ¡caray! sí, señor... es raro. Ni siquiera de
cumplido, hombre: «pasen ustedes un momento... avisaré a don
Alejandro...» para hacerle el homenaje de amigos... eso es... Pues nada,
Leto... portazo, ¡caray! ¿Se habrá sabido aquello? ¿Habremos caído en
desgracia?... Si es de cuidado lo de ella... por lo mismo; y si no lo
es, igualmente... Vamos, que no hallo razón para el... llamémosle
desaire, eso es, inmerecido... Y no me duele por desaire, no, señor: me
duele como síntoma, como síntoma de un enojo... eso es, del señor don
Alejandro... ¡Caray! con lo que yo le estimo y le... ¿Lo ves tú de otro
modo, Leto?

--Falta saber--dijo éste--, si a don Claudio le ha pasado lo mismo que a
nosotros; y eso lo sabré mañana, si no lo averiguo esta misma noche.

--Me parece bien pensado, hijo; muy bien pensado... eso es.

--Y si resulta que no ha habido portazo para él, démonos usted y yo por
muertos en Peleches.

--¡Caray, caray!



--XXII--

Un incidente grave


En buen grado de tensión estaban las impaciencias de Leto para dejadas
así hasta el día siguiente, sin el riesgo de un estallido! En cuanto
entró en la botica le dijo a su padre:

--Me voy a buscar a don Claudio.

Y se fue. Le buscó en el Casino: no estaba allí. En su casa: tampoco.
Anduvo por los sitios en que solía vérsele paseando algunas veces: ni la
menor huella de él.

--Pues está en Peleches sin remedio--se dijo consternado--. Mi desgracia
es indudable.

Enderezó los pasos hacia la botica; y al entrar en la plazuela, vio,
entre las sombras del fondo, junto a la desembocadura de la Costanilla,
un bulto negro que se movía hacia él.

--Es la silueta de don Claudio,--pensó dirigiéndose a su encuentro.

Lo era efectivamente. Se reconocieron; y dijo al instante Leto:

--He andado buscándole a usted por todo Villavieja.

--Y yo venía dudando--dijo a su vez el comandante--, si colarme ahora en
la botica para hablar con usted delante de don Adrián, o dejarle recado
para que se viera conmigo en mi casa.

--¿Luego tiene usted algo grave que decirme?--observó Leto casi afónico
y temblándole todas las entrañas.

--Tanto como grave--repuso Fuertes--, no; pero algo que les conviene
saber a ustedes por más de un concepto, sí.

--«A ustedes»--pensó el mozo repitiendo con cierta fruición estas
palabras de don Claudio--. Luego no va conmigo solo el cuento; y no
yendo conmigo solamente, puede ser otro cuento distinto del que tanto
miedo me da. A salir de dudas--. Pues hágame usted el favor--dijo a su
amigo, lo bastante bajo para que no lo oyera nadie más que él--, de
referirnos lo que haya, sea malo o pésimo, pues bueno, ni casi regular,
no lo espero; porque desde el portazo que se nos dio esta noche en
Peleches, estamos mi padre y yo que no nos llega la camisa al cuerpo...

--Lo presumía--respondió Fuertes--, y por eso no me ha chocado oírle a
usted decir que anduvo buscándome por toda la villa... Porque yo estaba
dentro cuando ustedes llegaron, y sabía lo que había de suceder, si
llegaban, desde un rato antes por haber oído el recado que dio don
Alejandro a Catana... Situaciones que el demonio prepara y no puede uno
remediar. Al caso.

Y comenzó a referir a Leto lo que afirmó ser «lo único» que él sabía.
Según el relato aquél, Nieves y su padre habían tenido una escena un
poco desagradable con motivo de la próxima llegada del mejicanillo.
Discordancias radicales en el modo de estimar cada uno de los dos aquel
suceso. A Nieves, nerviosa y algo trasmudada desde el tremendo de la
antevíspera, que continuaba ignorando su padre, se le habían escapado
ciertas franquezas que cayeron sobre las suspicacias de don Alejandro
como la pólvora sobre el fuego. Porque don Alejandro andaba muy suspicaz
desde aquel día, como le constaba a Leto muy bien. Se había dado en él
un caso que no dejaba de ser frecuente: el de hallar algo en que no
pensaba, buscando otra cosa muy distinta; y lo que había encontrado sin
buscarlo, era el fuego en que habían caído las franquezas de su hija; o
si lo quería más claro Leto, las franquezas de Nieves le demostraron, no
solamente que su hallazgo no era ilusorio ni soñado, sino que el mal
estaba ya hecho y con hondas raíces en la víctima. Bermúdez no había
llegado con sus sospechas más que hasta el arranque del camino que
conducía a ese mal: no era difícil presumir el efecto que le habría
causado el descubrimiento, teniendo, como tenía, sus cálculos hechos y
sus ilusiones acariciadas, con otros derroteros muy distintos. A él, a
don Claudio, le había confiado sus cuitas, para pedirle informes, si
podía dárselos; algo de luz clara con que guiarse en la lóbrega sima en
que habla caído tan de repente; porque no podía contarse con lo que
espontáneamente declarara Nieves entonces, ni convenía apurarla más en
el estado de exaltación en que se hallaba. Más adelante ya se vería.
Fuertes se había guardado, muy bien de decir a don Alejandro lo que
pensaba acerca de tan delicado particular: al contrario, puso todo su
empeño en convencerá su amigo de que estaba alarmado sin fundamento
alguno. Tarea inútil: don Alejandro quedaba en sus trece y resuelto a
poner de su parte todos los medios que considerara prudentes para
combatir el mal como debía combatirle. ¿Qué medios eran ellos? No lo
sabía aun con certeza; pero no tardaría en saberlo. Él no culpaba, no
quería mal a ninguno; porque la mayor parte de las veces se causaban los
daños más graves con los propósitos más honrados; pero se hallaba en una
situación de ánimo tan apurada, en un temple tan singular de espíritu,
que temía cometer, en presencia de las personas que eran el principal
motivo de su disgusto, algún acto que le pesara después. En este pasaje
del diálogo se había dado a Catana la orden de no recibir a Leto ni a su
padre. «Esto, por de pronto»--había dicho enseguida don Alejandro--, «y
bien sabe Dios que me duele en el alma. Iremos tirando con paliativos
así, lo que se pueda; y después... ya se verá. Usted me hará el favor de
entretener a esos señores, con la mejor disculpa que su discreción le
dicte, alejados de aquí por unos días, si no le parece que abuso de su
bondad».

--Esto es lo que hay en substancia, Leto--le dijo don Claudio en
conclusión--. No sé si refiriéndoselo a usted como se lo he referido,
falto o no falto a la confianza depositada en mí por don Alejandro; pero
sé que no es usted hombre que se conforma con parvidades en tragos de
esta naturaleza; y, sobre todo, sé que en ninguna sima más honda, ni en
arca mejor cerrada que usted, puede guardarse este secreto. Ahora,
refiera usted de él lo que mejor le parezca a su señor padre, como yo
pensaba hacerlo, para que se cumplan las órdenes de nuestro amigo, sin
contratiempos como el de esta noche para ustedes... y ánimo ¡voto al
chápiro! que más amargo y más duro fue lo de anteayer, y se portó usted
como un hombre.

El pobre muchacho, con las manos en los bolsillos y la cabeza caída
sobre el pecho, no dijo una palabra. El comandante, después de
contemplarle unos momentos con expresión compasiva, le puso blandamente
la mano sobre la espalda y le preguntó, con esa aspereza cariñosa, tan
propia de los hombres que han educado sus afectos entre los rigores de
la ordenanza militar:

--¿Duele, amigo?

Irguiose entonces el valiente mozo, y le respondió, oprimiéndole una
mano con las dos suyas:

--¡Ay, señor don Claudio! si después de salvarse Nieves me hubiera
quedado yo en el fondo, de la mar, ¡qué fortuna para ellos y para mí!

Y sin poder averiguar el comandante si aquel relucir extraño de los ojos
de Leto eran lágrimas o no, le vio caminar a largos pasos hacia la
botica, y sin entrar en ella, subir a casa por el portal contiguo.

Don Claudio Fuertes entonces, hiriendo el suelo con un pie antes de
echar a andar, exclamó entre dientes con verdadero coraje:

--¡Y qué mejor empleada que en ti, voto al demonio?

Leto subió en derechura a su cuarto con el doble fin de serenarse un
poco y de pensar lo que debía referir a su padre, entre todo lo que el
comandante le había referido a él. Fue tarea de tres cuartos de hora
escasos. Al cabo de ese tiempo, bajó a la botica a menos de media
serenidad y con el relato en hilván. No le permitió mayores lujos su
pícaro temperamento.

Poco fue lo que dijo a su padre, encerrados los dos en el despacho de la
trastienda, como explicación del portazo de Peleches; pero de tal modo y
con tal arte de voz, de miradas y de greñas, que dejó al pobre boticario
más aturdido de lo que estaba.

--De manera, hijo--observó don Adrián, dale que dale al codo, pero muy
suave y lentamente, con el gorro sobre las cejas y la carita
rechupada--, que por fas o por nefas... eso es, pues propiamente luz, no
resulta del relato: por fas o por nefas, repito, esa nube no ha cogido a
nadie más que a nosotros... a nosotros dos, eso es. ¡Caray si es duro
eso de pensar! Aflige, Leto, aflige... contrista, sí, señor,
verdaderamente; apenas considerarlo, ¡caray! porque si uno sospechara
cuando menos... si a la dureza, eso es, del castigo, correspondiera
la... vamos, la falta; pero si por más que reflexiono, que repaso la...
Hombre, ¿a ti te dice algo la conciencia?... Pero ¡qué te ha decir...
supongo yo? ¿Por qué camino andamos hijo y padre... eso es, con esos
señores, que no sea llano y descubierto, caray? Si se nos llamara, es un
suponer, a residencia, podría uno... Pero ni eso, Leto: ni eso que es
tan... de justicia... ¿Habrá, hijo, de por medio algún informe, eso
es... algún informe alevoso? Porque verdaderamente, ¡caray! sin una
razón así, no se penetra... Por último, hijo del alma: hagámonos
superiores mientras pasen esos pocos días que dice el señor don
Claudio... y Dios dirá, eso es; Dios dirá luego... Pero por lo pronto,
duele, sí, señor... ¡caray, si duele!

Mala noche pasó el pobre boticario a vueltas con sus inútiles
investigaciones mentales; peor que Leto, mucho peor; porque éste, al
fin, logró encontrar en medio de sus escozores y espasmos, ya que no un
calmante de ellos, un remedio para sufrir hasta con gusto sus rigores; y
fue que de pronto cayó en una idea en que hasta entonces no había caído
de lleno, a causa de tener la sensibilidad fuera de quicio por la fuerza
de sus aprensiones extremadamente pesimistas. Él había _sentido_ con lo
dicho por don Claudio, que era un estorbo en Peleches, y un motivo de
perturbación para ciertos planes de don Alejandro Bermúdez. Así,
considerándolo en montón; pero estudiándolo mejor después; separando las
cosas y examinándolas una por una, acordose de que los enojos del señor
de Peleches contra él, dimanaban, según don Claudio, de ciertas
_franquezas_ de Nieves que le habían confirmado en las sospechas que ya
tenía. ¡Santo Dios, lo que él vio, lo que él sintió en aquellos
momentos! ¡Qué efusiones tan hondas, jamás experimentadas! ¡qué terrores
tan nuevos y tan sublimes! ¡qué recelos tan extraños!

Póngasele el sol de repente en las manos a un hombre que le haya estado
adorando sin otro fin que adorarle. Pues en una situación por el estilo
se vio Leto al dar a las _franquezas_ de Nieves la única interpretación
que podía darlas por la virtud de los hechos y la fuerza de la lógica.
El peso de la mole le aplastaba, la luz resultaba fuego; pero ¡qué
martirios, qué torturas, qué muerte tan adorables! Porque él se daba por
muerto, como dos y tres eran cinco. Que no estorbaba a Nieves en ninguna
parte; que Nieves le había entendido la metáfora del aire y del sol y
del humilde puesto para tomarlos, y que lejos de ofenderse con el símil,
hasta le había reprendido a él porque no colocaba su banqueta en primera
fila, bien sabido se lo tenía, y bien justipreciado en las entretelas de
su corazón; pero que el sol descendiera de su trono para... ¡Dios
clemente! ¡Cómo no había de execrarle el señor don Alejandro Bermúdez?
Por otra senda bien distinta esperaba él aquella execración; pero ya que
había llegado y pues que era de necesidad que llegara, bien venida fuera
por donde había venido. Cierto que el abismo resultaba así más hondo
para él que de la otra manera; pero, en cambio, menos frío y solitario;
y eso salía ganando en definitiva.

Así entretuvo las largas horas de aquella noche y las del día que la
siguió. Poco más o menos, como las entretenía su padre en la botica y en
la cama, y los señores de Peleches en su empingorotado caserón.

Se cruzaban poquísimas palabras entre la hija y el padre; no por enojos
mutuos, sino porque temían entrar en conversación. Ella, ya en plena
posesión de sí misma y sabiendo por Catana la orden dada por su padre
contra los dos Pérez de la botica, le preguntó, muy serena, al tercer
día del percance gordo:

--¿Sabes tú por qué no han vuelto por aquí esos señores?

--¿Qué señores?--preguntó a su vez don Alejandro, descubriendo en su
turbación que por demás sabía de qué sujetos se trataba.

--Don Adrián y su hijo,--respondió Nieves con la mayor tranquilidad.

Bermúdez se quedó lo que se llama cortado; amagó una respuesta evasiva,
y lo puso peor. Su hija no pudo menos de sonreírse al verle tan apurado,
y le dijo muy templada:

--Mejor pago merecían de ti: créeme.

Esto ocurría al irse cada cual a su agujero después de la sobremesa.

A media tarde recibió el correo don Alejandro; y en el correo, nueva
carta de su sobrino Nacho, fechada la víspera en la ciudad. Debía llevar
en ella, por su cuenta, dos días y medio. ¿Le anunciaría ya la salida
para Peleches?... ¡Pues en temple estaba el horno para aquella clase de
rosquillas! ¡Canástoles, qué lío! Leyó la carta, que era breve, y se le
cayó de las manos convulsas.

«Según noticias de buen origen--decía el mejicanillo--, que acabo de
recibir, mi alojamiento en Peleches podría originar grandes
contrariedades a mi prima, cuyos entretenimientos y placeres,
autorizados y consentidos sin duda alguna por usted, son incompatibles
con la presencia continua de un extraño que hasta pudiera suscitar
recelos de cierta especie en el afortunado conquistador de los
entusiasmos de Nieves. Como no tenía la menor idea de estas cosas y se
aproxima la hora de emprender la marcha que le anuncié a usted en mi
carta anterior, le pido la merced de una declaración explícita sobre lo
indicado, para saber a qué atenerme antes de salir de aquí, o para no
salir con ese rumbo, si hasta este sacrificio fuere necesario en bien de
ustedes, y particularmente de mi encantadora prima».

Don Alejandro Bermúdez permaneció un buen rato como descoyuntado sobre
la silla en que se sentaba, con la cabeza gacha y mirando la carta, que
estaba a sus pies, hasta con el ojo huero.

De pronto se sintió poseído de una comezón irresistible; recogió de una
zarpada el funesto papel; y estrujándole con los dedos temblones, salió
de su gabinete a todo andar en busca de Nieves que estaba en el
saloncillo.

--Entérate de esa carta que acabo de recibir--la dijo poniéndola en su
regazo--. Otra prueba más de lo injusto que estoy siendo con tus buenos
amigos, y dime, después que te enteres de ella, qué contestación he de
darla.

También a Nieves, que ya se había alarmado no poco al ver el continente
de su padre, le tembló la carta entre las manos: primero por zozobra, y
después por indignación. Ésta le prestó fuerzas; y con la ayuda de ellas
pudo decir a su padre, devolviéndole al mismo tiempo la carta de su
primo:

--Esto es una infamia, y nada más.

--¿De quién?--la preguntó su padre dando diente con diente.

--De Rufita González: apostaría la cabeza--respondió Nieves sin
vacilar--. Ya sabes el empeño que tiene en que su primo vaya a vivir con
ellas.

--Es posible que no te equivoques--dijo Bermúdez menospreciando aquel
detalle del asunto--; pero ¿por qué sabe Rufita González esas cosas?
mejor dicho, ¿por qué han de ser ciertas esas cosas que?... Tampoco es
esto: ¿por qué lo que yo me sospechaba viene a confirmarlo Rufita
González, o quien sea el que haya dado la noticia a que se refiere tu
primo? Este es el caso, Nieves: éste es el caso de importancia para mí.
Niega ahora mis supuestos y llámame injusto, y, sobre todo, dime qué
contestación he de dar yo a ese pobre muchacho.

--Si has de darle la que merece--respondió Nieves con gesto
despreciativo--, no hay que calentar mucho la cabeza para discurrirla.

--A ver.

--Rufita González--prosiguió Nieves muy entera--, podrá haber cometido
una infamia, disculpable en su mala educación, dando las noticias que le
ha dado a tu sobrino; pero ¿con qué disculpará él la trastada de haberte
venido a ti con el cuento sin más ni más? ¿Te parece eso a ti rasgo de
hombre de fuste, ni siquiera de persona decente?

--Poco a poco--repuso don Alejandro tomando con entera decisión y
completa buena fe la defensa de su sobrino--. Para fallar sobre ese
caso, hay que ponerse en lugar de tu primo. Está para llegar a nuestra
casa, y se le dice que va a servir de estorbo en ella en el sentido, que
a él le duele mucho, porque cabe que traiga el infeliz sus planes muy
acariciados... Pues, mujer, qué menos ha de hacer en tales casos una
persona sensible y delicada, que preguntar, para evitarse un portazo en
las narices: ¿estorbo o no estorbo? ¿voy o no voy? Y digo, ¡una persona
que viene desde un extremo del mundo, solamente para eso! ¿Te parece que
tiene vuelta el argumento, Nieves? Pues no la tiene, aunque otra cosa se
te figure. De todas maneras, no se trata aquí de ese particular que, por
ahora, es secundario. Mi tema es otro bien distinto, que más tarde o más
temprano había de ventilarse entre los dos, y quisiera yo ventilar ahora
mismo, puesto que la oportunidad se nos ha venido a las manos. ¿Estás
pronta a complacerme, hija mía?

Nieves, pasando y repasando maquinalmente la aguja con que bordaba, por
el cendal finísimo que cubría su bordado, y la vista perdida en el aire,
dio a entender con un gesto y una leve sacudida de sus hombros, que lo
mismo le daba.

--Pues a ello--prosiguió su padre optando, por lo que prefería--.
Anteayer, aquí mismo y a estas mismas horas, tuvimos una escena que nos
dolió mucho a los dos, por un motivo muy emparentado con el de hoy... Yo
te acusé entonces, y tú ni confesaste claro ni negaste, ni tampoco te
defendiste; pero dijiste y otorgaste con tu silencio lo suficiente para
que yo pudiera formar juicio de todo, como le formé; y teniéndole por
bien fundado, tomé una resolución que tú has calificado de injusta pocas
horas hace. ¡Es tan distinto del mío tu punto de vista! Pero es el caso
que el otro día nos anduvimos tú y yo, por salvar ciertos respetillos,
con paños calientes y figuritas retóricas, y que hoy piden las
circunstancias que dejemos esos respetillos a un lado y llamemos las
cosas por sus nombres para acabar de entendernos... ¿No te parece
así?...

--Como quieras,--volvió a decir Nieves con el mismo ademán y el mismo
gesto de antes, pero algo más descolorida y emocionada.

--Pues allá va en plata de ley--añadió Bermúdez, no muy sereno
tampoco--. Entre ese muchacho y tú ha llegado a desenvolverse un...
vamos, un afecto, digámoslo así, más... más hondo, más fuerte que el de
la amistad...

--¿Qué muchacho?--preguntó Nieves, casi sin voz y temblorosa, con ánimo
de alejar un poquito más la respuesta que se la pedía tan en crudo.

--El hijo de don Adrián... Leto, vamos.

--No sé yo--dijo aquí la pobre niña aturrullada y convulsa--, cómo
responderte a eso; porque no está bien claro...

--A ver si puedo yo ir ayudándote un poquito--interrumpió Bermúdez con
un gesto, como si mascara ceniza--. Tú eres una jovenzuela sin
experiencia y sin malicias; y él un mozo que, aunque no largo de genio,
al fin ha rodado por las universidades; se ha visto agasajado en
Peleches y muy estimado por ti, que no eres costal de trigo; y ¡qué
canástoles! hoy una palabrita y seis mañana, habrá ido insinuándose y
atreviéndose poco a poco, hasta despertar en ti...

--¡Él?--exclamó Nieves, reviviendo de pronto por la virtud de aquella
injusta suposición de su padre.

--Él, sí--insistió éste con verdadera saña--. ¿De qué te asombras?

--De que seas capaz de creer eso que dices,--respondió Nieves más serena
ya--. ¡Él, que es la humildad misma! Se le había de presentar hecho y
aceptado por nosotros todo cuanto tú supones, y no había de creerlo. Te
juro que no me ha dicho jamás una sola palabra de esas, y que ni le creo
capaz de decírmela.

--Pues entonces, ¿qué hay aquí?

--Y ¿lo sé yo acaso, papá? Tú mismo le has traído a casa; tú mismo me
has ponderado mil veces sus prendas y sus talentos; si yo me ha confiado
a él y le he tomado por guía en unas ocasiones, y por maestro y
confidente en otras, por tu consejo y con tu beneplácito ha sido.
Tratándole con intimidad y a menudo, como le he tratado delante de ti,
casi siempre, he visto que vale mucho más de lo que juzgábamos de él, y
que es capaz de dar hasta la vida por nosotros sin la menor esperanza de
que se lo agradezcamos. Todo esto sé de él. ¿Tiene algo de particular
que yo lo sepa con gusto y que me complazca con el trato de un mozo de
tan raros méritos? Pues no hay más, papá, y en eso se estaba cuando me
anunciaste la venida del otro.

--Y ahí está el dedo malo precisamente--replicó Bermúdez arañándose las
palmas de las manos con las respectivas uñas--. Resultó el contraste, y
¡pum!... a la cárcel Nacho.

--Yo no me opuse a que viniera, recuérdalo... y recuerda también lo que
te prometí.

--¿Qué fue lo que me prometiste? porque, a la verdad...

--Te prometí que dejándome libre la voluntad para... esas cosas, jamás
me empeñaría en imponértela a ti, aunque me fuera en ello la vida. Pues
hoy te repito la promesa, y sin esfuerzo, papá, créemelo. Yo empiezo a
vivir ahora, y me encanta esta libertad que gozo a tu lado y entre pocos
y buenos amigos. ¡Cómo han de caber en mí otros planes tan contrarios,
ni siquiera tentaciones de hacerlos?

--Concedido que no me engañas en eso que dices... ni en nada, porque la
condición de veraz tampoco quiso negártela Dios; pero no basta para
remate de este condenado pleito. Por lo mismo que careces de experiencia
para discernir ciertos achaques del alma, es de necesidad que yo
estreche un poco más los argumentos para saber a qué atenerme sobre el
particular de que tratamos. No tienes planes de cierta especie, ni la
menor idea de imponerme tu voluntad ni tus caprichos: corriente; pero
suponte ahora que yo te digo: es indispensable, absolutamente
indispensable, cambiar de vida, de estado... en fin, hija, casarse,
porque, de otro modo, ahorcan. Aquí tienes dos aspirantes: tu primo
Nacho y Leto. Elige.

--Pues a Leto,--eligió Nieves sin vacilar.

--¡Muy bien!--dijo su padre dando pataditas en el suelo para desahogar
la inquietud que le consumía--. Pues ahora te pongo delante al propio
boticario ese, y al mejor mozo y más rico y más honrado y decente de
Sevilla, y te vuelvo a decir: elige.

--A Leto,--insistió Nieves.

--¡Canástoles!--exclamó don Alejandro en los últimos extremos ya de la
congoja que le ahogaba--: ¡qué aberraciones, hombre! Pues ahora te mando
elegir entre el propio desastrado farmacéutico y el Príncipe de
Asturias, si le hubiera, y soltero y galán... el Emperador de todas las
Rusias y del Universo mundo...

--Pues también a Leto...

--¡Y afirmabas que no había planes ni!...

--¡Pero si vas tú dándomelos hechos, papá!...

--Pues arderá Troya, hija... y por los cuatro costados, antes que las
cosas vayan por donde no deben de ir.

Mascullando estas palabras se apartó de Nieves sin detenerse a observar
el estrago causado en ella por sus nunca vistas destemplanzas.

En parecido temple de nervios le halló poco tiempo después don Claudio
Fuertes. Cabalmente llevaba encargo de don Adrián, muy encarecido y casi
llorado, de interceder por ellos, de suavizar asperezas, y propósito muy
bien hecho de complacer al bendito boticario, por creerlo conveniente y
hasta de justicia.

¡En mal hora lo intentó!

--No solamente--le dijo don Alejandro, hecho un erizo--, mantengo la
resolución tomada el otro día contra ellos, sino que la adiciono con el
propósito firme de que en todos los días de su vida vuelvan a poner los
pies en mi casa. Que lo tengan entendido así.

Don Claudio Fuertes no halló modo de calmar la iracundia de su amigo, a
quien desconocía en aquel estado, ni siquiera de hacerle soportable
ninguna conversación. Sospechando que preferiría estar solo, despidiose
de él a poco de haber llegado, y se fue sin poder averiguar qué nueva
mosca había picado al buen señor de Bermúdez para ponerle tan rencoroso
como estaba contra los dos Pérez de la botica, aunque presumiendo que
todo sería obra de alguna «franqueza» de Nieves, por el estilo de las de
marras.

Diole mucho que cavilar la racional sospecha; vio las cosas con espíritu
sereno y por todas sus caras a la luz de los antecedentes que tenía, y
sacó en limpio que, saliera pez o rana en definitiva, era de necesidad,
por de pronto, enterar a don Adrián del mal éxito de sus negociaciones,
para que Leto, que se hallaría presente, lo tuviera entendido en la
correspondiente proporción.

Y se fue derecho a la botica donde, por haber hallado a los dos Pérez
solos, les informó, con las debidas atenuaciones de caridad, de lo mal
que andaban sus negocios en Peleches.

A don Adrián le faltó poco para desmayarse.



--XXIII--

La tribulación del boticario


Media hora después, con la faz macilenta y alargada, el ojo triste, las
rodillas trémulas y la respiración anhelosa, subía el pobre hombre hacia
Peleches. El sobrepeso agregado por don Claudio a su cruz, se la había
hecho insoportable. No podía vivir así. Formó su resolución con voluntad
heroica; y en cuanto llegó el mancebo a la botica, y se marchó el
comandante, y Leto subió al piso, cogió él el sombrero y la caña... y
¡hala para arriba! Podría suceder que no se le franqueara la puerta al
primer golpe: él insistiría una, dos y ciento y mil veces, hasta que los
mismos robles se ablandaran; o se colaría por los resquicios, o tomaría
la casa por asalto... Que el señor don Alejandro, al verse con él cara a
cara, se la llenaba de oprobios... ¿y qué? Cualquier afrenta, la más
dura agresión. «antes, eso es, que aquellas incertidumbres, ¡caray! sí,
señor; que aquel estado violento, eso es, en que no podía él vivir».

Iluminaban a Peleches las últimas tintas sonrosadas, pero frías, del
crepúsculo, cuando el viejo boticario, con la mano lívida y convulsa,
empuñaba el llamador (un lebrel de hierro dulce con una bolita entre las
garras delanteras) de la puerta de ingreso al piso principal del caserón
de los Bermúdez. Dio tres golpes muy desconcertados, como los que a él
le producía en el angustiado pecho el acelerado latir de su corazón, y
salió Catana. En cuanto vio a don Adrián le dijo sin acabar de abrir la
puerta:

--El zeñó no pué...

Pero el boticario se coló en el vestíbulo por la abertura, y desde allí
interrumpió a la rondeña de esta suerte:

--Ya, ya; pero esa orden no reza, eso es, conmigo; porque vengo, sí,
señor, con su beneplácito... Tenga usted la bondad de prevenirle, eso
es, de avisarle, que estoy aquí a sus órdenes.

Y por si esto era poco, mientras Catana iba con el recado, él la siguió
de lejos, como si tratara de ponerse en el rastro de su presa para que
no se le escapara por ninguna parte. Así llegó al extremo del pasadizo
que conducía al estrado. Era indudable que don Alejandro estaba en su
gabinete... hasta creyó percibir su voz momentos después; su voz algo
destemplada, por cierto. «¡Caray, caray, qué desmayos!»

Volvió a aparecer Catana. Con un gesto bravío le reprendió su
atrevimiento de colarse hasta allí, y con otro no más dulce y un ademán
adecuado, le mandó que pasara al gabinete que le señaló con el índice
cobrizo.

Pasó don Adrián entre vivo y muerto, y se plantó a la puerta con el
altísimo sombrero en una mano y el bastón en la otra, inmóvil, derecho,
rígido. Desde allí vio a don Alejandro dando vueltas desconcertadas en
el fondo del gabinete. En una de aquellas vueltas se encaró con él, se
detuvo y le dijo, con una sequedad a que no tenía acostumbrado al
excelente farmacéutico de Villavieja:

--Pero ¿qué hace usted ahí?

--Esperando, señor don Alejandro--contestó el pobre hombre con la voz
como un hilo--, a que me dé usted su licencia.

--Según mis noticias--replicó Bermúdez sin ablandarse más--, esa
licencia la traía usted ya desde su casa.

--Mi señor don Alejandro--dijo aquí don Adrián enjugándose el rostro
macilento con su pañuelo de yerbas, y entrando a cortos pasos en el
gabinete,--me he permitido afirmar esa... mentirilla, eso es, para que
se me franquearan, sí, señor, estas puertas... ¡Mal hecho, caray, mal
hecho! Verdaderamente lo conozco, eso es... pero no había otro modo de
lograr, eso es, una entrevista, una entrevista con usted, mi señor don
Alejandro.

--Y ¿para qué necesita usted, señor don Adrián, una entrevista conmigo?

--¡Para qué, mi señor don Alejandro?--preguntó el farmacéutico relajando
todos los músculos de su cara--. ¡Para qué?... Para mi sosiego... para
dormir, para comer... para vivir; ¡caray! para vivir, mi señor don
Alejandro... Para todo eso.

Bermúdez que, por lo que le decían aquellas palabras y lo que leía en la
voz y en el aspecto lastimoso de aquel hombre a quien tanto había
estimado y estimaba, calculaba la intensidad del daño que le había hecho
con su violenta medida, sintió muy hondos pesares de no haberla meditado
más, y maldijo la negra fortuna que le conducía a extremos tan
rigurosos.

--Siéntese usted, amigo mío--le dijo apiadándose de él--; repóngase un
poco, y dígame luego cuanto tenga que decirme.

Le arrimó una silla y se sentó en ella don Adrián. Él permaneció de pie
delante del boticario, y con las manos en los bolsillos. Don Adrián
Pérez, después de colocar el sombrero en la silla inmediata y de
enjugarse otra vez la carita lacia con el pañuelo, comenzó a hablar de
esta suerte:

--Yo, señor don Alejandro, me encontré antes de anoche... precisamente
antes de anoche, eso es, cerradas las puertas de esta casa... quiero
decir, nos las encontramos; porque mi hijo venía conmigo: veníamos
juntos, eso es... El caso era de notar por nuevo... por nuevo, es
verdad, pero no por cosa peor; porque cabía creer que fuera medida, sí,
señor, medida general. ¡Caray, si cabía! Pero no lo fue, mi señor don
Alejandro, ¡no lo fue!; fue medida propia y particularmente para
nosotros; para nosotros dos, eso es: para mi hijo y para mí. El señor
don Claudio Fuertes tuvo la bondad de informarnos de ello, con tino, eso
sí, y con todo miramiento, porque es persona de suma delicadeza; como
usted sabe muy bien... Nos dio algunas esperanzas de que, corridos unos
días, eso es, mejorarían las circunstancias... Pero el hecho, mi señor
don Alejandro, estaba en pie; y dolía, dolía... Preguntamos la razón,
eso es; y la ignoraba el buen amigo... Pasó la noche... sin sueño, por
de contado; y otro día, el de hoy, sin apetito naturalmente... Ya ve
usted, mi señor don Alejandro: el castigo notorio y la culpa
desconocida, ¡caray! en corazones de bien... aflige, eso es, agobia... Y
así todo el día de hoy, hasta que el señor don Claudio Fuertes, después
de hablar con usted, nos ha venido a advertir, un momento hace, que
nuestro litigio aquí, iba ¡caray! de mal en peor... Esto fue ya cegar,
mi señor don Alejandro, para los que estábamos a obscuras; eso es, cegar
verdaderamente, ¡cegar, y cegar en la agonía!.. Pues, muerte por muerte,
me dije en cuanto me vi solo, démela el amigo irritado, eso es, si me
cree merecedor de ella... Y aquí estoy, señor don Alejandro.

Éste dio dos medias vueltas, conservando una de las manos en el
bolsillo y resobándose con la otra la barbilla; y después, deteniéndose
de nuevo delante de don Adrián, que no apartaba de él la vista anhelosa,
y volviendo a enfundar la mano en el bolsillo correspondiente, dijo al
boticario:

--Continúe usted, señor don Adrián, todo lo que tenga que decirme:
después hablaré yo, si le parece.

--Pues en dos palabras termino--contestó el boticario tomando nueva
postura en la silla--. Así las cosas, mi señor don Alejandro, y téngalo
usted bien entendido, eso es, bien entendido, desde luego, por
anticipado, le doy a usted la razón por ser una persona incapaz de
faltar a la justicia... Yo me confieso culpable, y mi hijo, sí, señor,
también se confiesa: los dos, nos confesamos culpables; los dos le
habremos faltado a usted... no admite duda, cuando, teniéndole ¡caray!
por el más cariñoso y noble, eso es, de los amigos, y el más caballero
de los hombres, nos castiga... Pero ¿por qué? ¿En qué ha consistido la
falta, eso es, o la ofensa? Este es el clavo, mi señor don Alejandro;
éste es mi mate día y noche. ¿Cuál es nuestro delito? Sépale yo, sépale
mi hijo, para la debida reparación, eso es; porque de otro modo, ¿de qué
vale el buen deseo, caray? ¿de qué la voluntad mejor dispuesta? De nada,
mi señor don Alejandro, de nada, ¡caray! de nada. Que no cabe
reparación, eso es; que usted no la admite ni la quiere... que estas
puertas continúan cerradas para nosotros... cerradas, eso es... Malo,
triste, ¡caray! muy triste, muy malo, sí, señor; pero se sabe el motivo,
se reflexiona sobre él; resulta justo, justa y merecida la pena; y ya es
distinto, eso es; ¡pero muy distinto, caray!.. Y esto es todo lo que
verdaderamente tenía que decir a usted, sí, señor; nada más, eso es.

Y mientras don Alejandro Bermúdez daba otras dos vueltas en corto, él se
pasó nuevamente el pañuelo por toda la cara, reluciente de sudor frío.
El de Peleches, al regreso de su última vuelta, dijo al boticario:

--Empecemos, señor don Adrián, por declararle a usted, como le declaro,
que soy tan amigo de usted como lo era antes, y que no le estimo menos
de lo que le estimaba.

--Gracias, mi señor don Alejandro--contestó el boticario desde el fondo
de su corazón. Eso ya consuela mucho, ¡caray si consuela!

--Y declarado esto--continuó Bermúdez voltejeando a la vez por el
gabinete, porque seguía nervioso y espeluznado--, le declaro además que
no es tan fácil como parece la tarea de decirle a usted todo lo que
desea saber.

--¡Es posible?

--Sí, señor: como que es cierto. Y vamos a ver si consigo explicarme de
modo que usted me comprenda, sin decirle más que lo que debo. Figúrese
usted que el amigo a quien más usted quiere, resulta inficionado de una
peste ¿dejará usted de querer bien a ese amigo por tomar ciertas
precauciones... sanitarias contra él?..

--Conformes--observó don Adrián abriendo mucho los ojillos y la boca,
como si le sorprendiera la gravedad del ejemplo--. Conformes, señor don
Alejandro: no querría mal a ese amigo... inficionado, eso es, apestado,
mejor dicho, por alejarle de mi familia; no, señor: medida prudente y de
conciencia... de conciencia, eso es; pero le advertiría en debida
forma... del mejor modo posible, eso es, para que no extrañara, para que
no se doliera... En fin, mi señor don Alejandro, entiendo el símil; pero
con la debida dispensa de usted, verdaderamente nada me dices sino que
por apestados, eso es, por inficionados de algo, se nos han cerrado
estas puertas, de repente, a mi hijo y a mí. Que hay peste en nosotros,
ya se lo he concedido a usted antes de todo, sí, señor, concedido; pero
¿qué peste es ella, mi señor don Alejandro? Este es el punto... digo, me
parece a mí, y el clavo, sí, señor, muy doloroso.

--Efectivamente--repuso Bermúdez mordiéndose los labios de inquietud--,
nada resuelve mi ejemplo en el sentido que usted desea. Vaya otro más al
caso. Imagínese que usted no es don Adrián Pérez, sino don Alejandro
Bermúdez; que siendo don Alejandro Bermúdez, tiene una hija exactamente
igual a la que tengo yo: vamos, que Nieves es hija de usted; que usted
se ha consagrado en cuerpo y alma al cuidado y a la educación de esa
hija; que desde que su hija era niña, trae usted formados y acariciados
ciertos planes que, una vez realizados, han de hacer su felicidad, la
felicidad de esa hija por todos los días de su vida; que está usted en
la cuenta, por señales que parecen infalibles, de que su hija consiente
y aprueba y hasta acaricia los mismos planes que usted; que en esta
inteligencia, y para afirmarlos y asegurarlos mejor, de la noche a la
mañana, y de mutuo y entusiástico acuerdo, dejan ustedes su residencia
de Sevilla, y se plantan, llenas las cabezas de ilusiones, en este solar
de Peleches; que limita usted su trato de intimidad aquí a tres
personas, muy estimadas, muy queridas de usted: de esas tres personas,
una soy yo, don Adrián Pérez, y la otra, mi hijo, Leto de nombre; usted
continúa abriéndonos su casa y recibiéndonos en ella con la mayor
cordialidad; y nosotros correspondiendo a ese afecto con otro tan
hidalgo como él, e independientemente de todo esto, usted, Alejandro
Bermúdez, llevando adelante y por sus pasos contados, el plan consabido;
que se deja usted correr así tan guapamente, tranquilo y descuidado, y
que un día, con motivo de un suceso muy relacionado con ese plan,
descubre usted que se le han llevado los demonios, encarnados para ello
en su hija de usted y en mi hijo; o si lo quiere más claro aún, en
Nieves y en Leto... ¿Me va usted comprendiendo mejor ahora, señor don
Adrián?

Don Adrián, amarillo y desmoronándose por todas partes, apoyó la frente
entre las dos manos cadavéricas colocadas sobre el puño del bastón, y no
dijo una palabra.

Don Alejandro, hondamente condolido de él, para dulcificarle en lo
posible el amargor de las suyas y acabar de explicarse, continuó en
estos términos:

--Yo no tengo nada que tachar en Leto, amigo mío, y mucho menos en
usted: por donde quiera que se les considere, valen tanto como nosotros,
más si es preciso; pero yo, como le he dicho, tenía mis planes; los vi
desbaratados de repente y cuando más seguros los creía; supe la causa de
ello; y ¡qué canástoles! don Adrián, hice, por de pronto, lo que hubiera
hecho usted en mi caso: aislarme del peligro para pensar a solas, para
discurrir sobre él... No es uno dueño de los primeros movimientos del
ánimo; y la amarga sorpresa me ofuscó. No me detuve a elegir un pretexto
que, sirviendo a mis fines, no le causara mortificaciones a usted: lo
confieso. Además, contaba con que la ráfaga pasaría pronto, si es que no
era una ilusión de mis sentidos; pero sucedió lo contrario, don Adrián:
lo sospechado resultó evidente, de toda evidencia, y entonces acabé de
cegarme. Este es el caso. Perdóneme usted lo que le haya alcanzado
indebidamente de mi enojo; y para conseguir ese esfuerzo de su corazón,
póngase, como antes dije, en mi lugar.

Callóse Bermúdez; y alzando enseguida la cabeza el boticario y
levantando poco a poco los ojuelos hasta él, exclamó entre acobardado y
aturdido:

--Verdaderamente, sí, señor,--es sorprendente... y espantoso, el caso
ese... ¡lo que se llama espantoso!... Vamos, que necesito haberle oído
en boca de usted, para darle crédito, sí, señor. Algo así tenía que ser
para un castigo como el impuesto... que es dulce, ¡caray, muy dulce!
para la enormidad de la falta, eso es. Pero, señor, ¿cómo la ha cometido
ese chico? ¿qué espíritu malo le emborrachó? Porque él es incapaz de
atreverse a tanto, verdaderamente, de por sí: la misma cortedad andando,
eso es, y el respeto, ¡caray! y la gratitud... Es más: él me ha visto en
las angustias de estos días, sí, señor, y me ha oído amontonar, eso es,
conjeturas y supuestos; y nada, ni una palabra, ¡él, que es todo
franqueza y sencillez!... Vamos, señor don Alejandro, que lo creo, eso
es, pero que no me lo explico.

Los dos podemos tener razón, señor don Adrián--replicó Bermúdez
continuando sus paseos en corto--. Cabe perfectamente que su hijo de
usted haya hecho el daño sin propósito de hacerle, y que ignore a estas
horas lo que ha hecho. El corazón humano es así muy a menudo: para saber
el valor positivo de lo que contiene, necesita, como ciertos metales,
probarse en la piedra de toque. Eso hice yo en mi casa, don Adrián:
someter un afecto, quizá desconocido del alma que le contenía, a aquella
prueba... Y así le descubrimos los dos. La misma prueba hecha en casa de
usted, hubiera producido idéntico resultado.

--No me atrevo a negarlo ni a ponerlo en duda, señor don Alejandro:
después de lo que usted me ha dicho, eso es... creo, creo hasta en
agüeros... ¡y hasta en las brujas mismas, caray!

--El caso es, amigo mío, que el daño existe, para mi desgracia.

--Esa es, mi señor don Alejandro, la que yo lamento: no la mía, que ya
no me preocupa.

--Y vuelvo a repetirle que no me quejo de nadie, sino de mi mala
fortuna; que no alzo ni bajo ni estimo en más ni en menos a su hijo de
usted, ni le quito ni le pongo al acudir a ciertos extremos y al
expresarme de cierto modo; pero yo tenía mi rumbo trazado, mis planes
hechos...

--Sí, mi señor don Alejandro: usted tenía sus planes, ¡muy bien
tenidos!... eso es, y muy bien hechos; planes ¡caray! de toda la vida,
que son, sí, señor, los más estimados; y si esos planes, supongamos, le
hubieran fallado por una causa... ordinaria y corriente, eso es, y común
de todos los días, usted hubiera formado otros a su gusto; mientras que
de este otro modo, eso es...

--Por consiguiente, señor don Adrián, no debe chocarle a usted que, sin
dejar de estimarlos a los dos, a usted y a su hijo, en lo que valen,
persista por ahora en mi determinación... Esto no es cerrar a usted las
puertas de mi casa, entiéndalo usted bien...

--¡Chocarme a mí nada de eso!--exclamó don Adrián levantándose de la
silla, tembloroso y con los ojos empañados--. ¡Creer que me cierra usted
las puertas de su casa... cuando voy, eso es, a cerrármelas yo mismo!
Porque debo cerrármelas, eso es, y no volver a llamar a ellas mientras
no traiga en las manos, sí, señor, las pruebas de haber reparado la
ofensa inferida a usted... Y se reparará, sí, señor, yo lo fío.

--No es fácil, amigo don Adrián.

--Yo repito que lo es, mi señor don Alejandro... ¡Yo repito que lo es!
Yo conozco a mi hijo; yo sé que es de noble condición, honrado, sí,
señor, y pundonoroso como él solo... Yo sé que es incapaz de levantar,
eso es, los ojos más arriba de la talla, digámoslo así, que le
pertenece; que estima y considera la amistad de usted, ciertamente, por
encima, eso es, de toda otra ambición; que no ignora lo que yo me pago y
me enorgullezco de ser... de haber sido, el amigo más estimado, eso es,
del señor don Alejandro Bermúdez Peleches; mi hijo sabe, finalmente, que
es gusano de la tierra, sí, señor, y tiene demasiada inteligencia, y
rectitud por demás, para atreverse... con las águilas de las alturas.
Eso es.

--Pero don Adrián--díjole Bermúdez mientras encendía con una cerilla una
vela puesta en un candelero sobre la mesa, porque había anochecido ya--,
si no se trata...

--Por anticipado, desde luego, mi señor don Alejandro continuó el
farmacéutico sin hacer caso de la interrupción--, le prometo a usted que
mi hijo cumplirá con su deber, como yo cumplo ahora, y he de cumplir en
adelante, con el mío; eso es. Si tiene también sus planes, que lo dudo,
contrarios a los de usted, yo le diré, sí, señor, que los destruya; y
los destruirá; que no mire jamás hacia Peleches, eso es; y cegará antes,
sí, señor, que faltar a mi mandato; que se hunda en el polvo de la
tierra; y se hundirá, eso es; se hundirá hasta los abismos, sí, señor,
más tenebrosos y profundos. Lo fío, porque le conozco, y por ser además
todo ello de justicia... de reparación debida a usted, verdaderamente,
por una parte; y por otra, de pundonor ¡caray! para nosotros, eso es.

--Repito que usted extrema las cosas, amigo don Adrián.

--¡Ojalá fuera verdad! Pero estoy en lo justo, sí, señor, por mi
desgracia, don Alejandro; en lo que debo, eso es, en lo que debo, en lo
que debemos a usted mi hijo y yo, eso es, como le decía, y en lo que nos
debemos a nosotros mismos. En el mundo, señor don Alejandro, aquí, en
este rinconcito de Villavieja, hay muchos ojos ¡caray! y muchas lenguas;
no todos los ojos ven las cosas por una misma cara, ni todas las lenguas
explican de un mismo modo lo que los ojos ven. La señorita Nieves es
hija del rico caballero don Alejandro Bermúdez Peleches, y el padre de
Leto es el pobre don Adrián Pérez, boticario de Villavieja... eso es; y
en un paño como éste ¡caray! pueden entrar muchas tijeras, como haya
ganas de cortar, que nunca faltan... En fin, ya puede usted
comprenderme; y yo, mi señor don Alejandro, que he conservado con honra
durante setenta y cinco años, eso es, la vida que recibí de Dios, con
honra quiero entregársela el día en que me la reclame, que bien cercano
está ya... Eso es.

Bermúdez ya no daba vueltas por el gabinete: se había detenido delante
del boticario; y a pie firme y con la cabeza algo gacha y la mirada de
su único ojo clavada en los humedecidos de él, escuchaba sus ardorosos
razonamientos.

--Y ahora--dijo en conclusión el atribulado farmacéutico, que ya llevo
lo que venía buscando, y aun algo más, eso es, si bien se mira, y sé a
lo que debo atenerme, si usted me da su permiso me vuelvo a mi casa...
para terminar debidamente lo comenzado a tratar aquí... Pero me
atrevería, por término, eso es, y por remate de nuestro coloquio, a
pedir a usted una gracia... ¡la última, señor don Alejandro, por no
molestar!

--Yo tendré siempre--le respondió Bermúdez afablemente--, el mayor gusto
en servirle en cuanto pueda, señor don Adrián: no lo dude usted un
momento.

--No lo dudo, señor don Alejandro--replicó el otro--. Y voy, en prueba
de ello, a la súplica. El camino hasta mi casa no deja de ser largo y
escabroso, y ya ha cerrado la noche, eso es; ordinariamente, no me las
arreglo bien con las tinieblas; pero en el estado ¡caray! en que me
encuentro ahora... a la verdad, fío poco de mis fuerzas; y una caída a
mis años... ¡caray! ¿Tendría usted inconveniente en que me acompañara un
ratito, por lo más obscuro nada más, eso es, su criado Ramón?

--Sí, señor, que le tengo--respondió Bermúdez dirigiéndose a la alcoba
de su gabinete--, porque quien le va a acompañar a usted, soy yo.

--¡Usted, señor don Alejandro?--exclamó asombrado el boticario.

--Yo mismo, señor don Adrián--respondió Bermúdez desde allá dentro--, en
cuanto me calce las botas. Así como así, no me vendrá mal orear un poco
la cabeza fuera de casa. Don Adrián sintió la fineza de su amigo, como
una lluvia serena en el estío las plantas mustias.

Apareció pronto don Alejandro con todos los pertrechos necesarios para
ponerse en marcha, y el boticario le dijo:

--No he intentado siquiera saludar, eso es, ofrecer mis respetos a la
señorita Nieves, porque verdaderamente es mejor que ignore, eso es, que
yo he hablado con usted.

--Nieves anda otra vez maleando de la cabeza, y se había tendido sobre
la cama un poco antes de llegar usted. Sin eso, la hubiera usted
saludado, porque no quita lo cortés a lo valiente, señor don Adrián. Con
que cuando usted guste...

Salieron ambos del gabinete; entró don Alejandro en el de su hija;
volvió a la sala a poco rato, dando al boticario la noticia de que
Nieves estaba mejor, y se fueron los dos pasillo adelante.

Al desembocar en la plazuela de la Colegiata, se despidió Bermúdez de su
viejo amigo con un fuerte apretón de manos.

--Ya está usted en sagrado--le dijo--, y yo me vuelvo a mi escondite.

--Gracias por todo, ¡por todo, sí, señor!--respondió el boticario
trémulo de voz y conmovido, como si se despidiera de don Alejandro hasta
la eternidad.

Retrocedió Bermúdez hacia Peleches; y andando cuesta arriba y meditando,
dejó escapar de su pensamiento, y como si fueran el resumen de sus
meditaciones, estas palabras:

--¿Qué apostamos ¡canástoles! a que ese pobre boticario vale mucho más
que yo?



--XXIV--

«El Fénix villavejano»


Acompañado del propio Maravillas, que para eso y para dirigir y
_mejorar_ a su gusto la edición, había ido dos días antes a la ciudad,
entraba en Villavieja el paquete de los quinientos ejemplares, húmedo
todavía y exhalando el tufo que enloquece a los pipiolos y regocija a
los veteranos en la esgrima de la péñola, al mismo tiempo que subía
hacia Peleches don Alejandro Bermúdez.

Tinito el sabio se encaminó a su casa por los callejones más
extraviados, para no ser visto por sus amigos y colaboradores, pues así
convenía para sus planes; y una vez encerrado en ella y después de
encargar muy encarecidamente que se dijera a cuantos llegaran a
preguntar por él, si alguien llegaba, que no había venido aún, procedió
a romper las ligaduras del paquete con mano codiciosa y a dividir su
contenido en cuatro porciones: una para cada repartidor de los tres que
tenía apalabrados, y la más pequeña para dejarla de reserva. Era cosa
convenida con «los chicos de la redacción» que el periódico se
repartiría de balde en la villa entre todas las personas cuya lista se
había formado con la mayor escrupulosidad, sin perjuicio de distribuir
el sobrante entre «lo menos irracional de la masa anónima» (palabras
textuales del propio Maravillas).

El periódico era de corto tamaño y llevaba por nombre, en letras muy
gordas, el que se ha puesto al frente de este capítulo, adicionado con
esta leyenda: _Revista literaria y de altos intereses sociales,
políticos y religiosos_. La primera plana y gran parte de la segunda,
iban atestadas de prosa sarpullida de signos ortográficos, bajo el
rótulo de _Nuestros ideales_. Después versos, ¡muchos versos! Una
_Melancolía_, dedicada «a la distinguida señorita doña I. G.» (la
Escribana segunda); un _Éxtasis_ «a M. C.» (Mona Codillo); tres
_Ovillejos_ «al ilustrado Fiscal de este juzgado, mi distinguido y
bondadosa amigo don F. R., en señal de consideración y afecto
entrañable»; unos _Cantares tiernos_ «a la encantadora joven villavejana
A. C.» (Adelfa Codillo); _Mis confidencias_, «composición graciosa, a la
chispeante señorita R. G.» (Rufita González); algunas coplas más por
este orden, varios sueltos en prosa, y en prosa también una _Variante
histórica a la fábula de Hero y Leandro_. Cada poesía llevaba al pie
todos los nombres y apellidos de su autor. Maravillas firmaba con los
suyos el artículo de _entrada_, y sólo con iniciales la _Variante_.

--Y de todo esto, ¿cuál es lo tuyo, hijo?--le preguntó el tabernero su
padre, que presenciaba, por no atreverse a cosa mayor, las operaciones
de deshacer el fardo y contar ejemplares para separar los
correspondientes a cada lista de las tres desplegadas sobre la mesa.

--¿Pues no lo ve usted?--le respondió el sabio poniendo el dedo sobre la
firma del programa y las iniciales de la fábula--. Todo lo que no son
coplas estúpidas y sin substancia: lo que ha de levantar ronchas. ¡Vaya
si levantará!... hasta estos sueltecitos, que también son míos, y de
pronto no parecen nada: ya lo verá usted.

--Y ¿lo conocen, lo conocen ya tus amigos, esos de las copias?

Miró el sabio a su padre con el gesto de más altivo desdén, y le dijo:

--¡Qué han de conocer esos mentecatos, ni a título de qué? Lo conocerán
mañana cuando el periódico circule y no les quepa la vanidad en el
cuerpo al ver el magnífico resultado de mi aparición en _El Fénix_.
Ellos son los que me han buscado: yo he consentido en que colaboren bajo
mi dirección en el periódico, que dirá lo que yo tenga por conveniente,
y nada más. ¿Les parece poco? ¿Qué más honra pueden desear? ¡pues buena
sindéresis es la suya para que yo me hubiera rebajado a consultarles lo
que pensaba publicar en _El Fénix_! ¡Estúpidos y pusilámines! Capaces
eran de no consentir la salida del periódico.

--Verdaderamente--contestó el tabernero, electrizado con aquel pensar,
aquel decir y aquel mirar de su hijo--, que no son quién para lo que tú
sabes, esos muchachuelos ignorantes y desaplicados... ¿Y de veras crees
tú que esos escritos meterán bulla?... No haga el diablo que te traigan
algún disgusto...

--¡Bah!--repuso Maravillas creciéndose dos palmos--; no irán los
huracanes por donde usted se figura. El efecto de mi primer artículo
será de asombro, como el de la centella, como el del relámpago. El de la
fábula le sentirán pocos; y éstos se guardarán muy bien de decir lo que
les duele y en qué parte. Vea usted unas muestras de la calidad
científica y filosófica del artículo, o mejor dicho, del programa.

Arrimose en esto Maravillas a la cómoda, sobre la cual estaba la luz con
que se alumbraban allí él y su padre; subió las gafas hasta dejarlas
encaramadas sobre las cejas; levantó el periódico que tenía entre las
manos, bajando al mismo tiempo la cabeza, de manera que no quedó el
espacio de dos pulgadas entre los ojos y el papel, y comenzó a leer con
voz nasal, atiplada y clamorosa, mientras el tabernero se le acercaba de
puntillas, con una mano colocada detrás de la oreja y mordiéndose el
labio inferior.

--«Nuestros ideales...»

Aquí se detuvo de repente; y cambiando su tono campanudo por el llano y
de todos los días, advirtió a su padre:

--Ha de saber usted, ante todo, que el fénix es un pájaro fabuloso o
imaginario, del que se cuenta que renacía de sus propias cenizas, como
la muerta planta renace de la semilla que ha producido en vida... ¿Se
entera usted?

El tabernero contestó afirmativamente con una cabezada, sin apartar la
mano de la oreja, y añadió a la contestación otro ademán y otro gesto
que querían decir: «adelante».

Entendió la mímica Tinito el sabio; y metiendo nuevamente los ojos por
el papel, volvió a su interrumpida lectura y al registro campanudo de su
voz:

--«Nuestros ideales... Sal de tu sueño letárgico; despierta ya, ¡oh,
Villavieja, pueblo fósil, merecedor de más honrosos destinos!...
¡Despierta y sacude la ignominia de tu mortaja enmohecida por la
lobreguez insana de tres siglos de barbarie! ¡Despierta, levántate y
contémplate! Nosotros te pondremos delante de los ojos el gran espejo de
la Verdad, iluminado por la esplendorosa luz de los nuevos días. Mírate
en él... ¡Ah, desdichada! Te turbas, te sonrojas... ¡te avergüenzas!...
¡Lo comprendemos, sí, lo comprendemos! Te ves andrajosa y fea, y esclava
vil, y degradada y sola, entre la muchedumbre de otros pueblos risueños,
hermosos, libres y florecientes...»

--Sigue a esto--dijo a su padre Maravillas, interrumpiendo la lectura--,
un largo párrafo muy bonito y de gran efecto, de conjuros y de
apóstrofes por el estilo de los que ha oído usted, que duran hasta la
mitad de esta segunda columna, y digo enseguida... «¿Sabes por qué eres
andrajosa, y fea y esclava vil y degradada, ¡oh, Villavieja infelice?
Porque el templo de tu Dios está henchido de riquezas, y sus criminales
derviches adormeciéndote con sus cánticos soporíferos, como adormece el
vampiro a sus víctimas con el aire de sus alas para chuparles la
sangre...»

--Continúa después otro párrafo, también muy hermoso, todo lleno de
respuestas de esta, clase, con unos ejemplos y unas comparaciones
admirables por lo oportunas y la mucha erudición que revelan, y concluyo
diciendo: ¿Quieres ¡oh, mi villa natal infortunada! romper tus cadenas,
y ser grande y rica y bella? Pues demuele tus templos; sepulta entre sus
escombros a tus ídolos grotescos, y arroja su recuerdo de tu memoria, y
de tu mente la idea que los derviches te han cristalizado en ella de un
Dios incompatible con la extensión que alcanzan a estas horas las
exploraciones hechas en las regiones científicas por la razón humana. No
por eso ¡oh pueblo de las grandes melancolías! quedarás huérfano y
desamparado de ideales que te sublimen y ennoblezcan, algo más que las
absurdas abstracciones metafísicas con que hoy te engañan. ¿Quieres
saber a quién adoramos nosotros? a la Razón. ¿En qué templo? En el
gabinete de estudio, en el laboratorio, en el taller. ¿Cuál es nuestra
Biblia? La Naturaleza, con sus leyes físicas y su génesis racional y
científicamente comprobada. ¿Nuestros Santos? Todos los hombres ilustres
que han concurrido y concurren a la obra colosal de nuestra Redención
verdadera, sustentando y propagando los dogmas imperecederos del
positivismo materialista, que es nuestra religión y nuestra fe; las
mismas que venimos a predicar entre vosotros, porque os amamos y
queremos vuestro bien...»

--¿Eh? ¿Qué tal, padre? Me parece que está bien rematadita la cosa; y
picante... y hasta la empuñadura, ¿eh?

El tabernero trasladó la mano que tenía junto a la oreja, al cogote,
entre cuyos pelos grises, cerdosos y tupidos metió las uñas para
rascarse.

--No he comprendido cosa mayor--dije mientras se rascaba, la entraña de
todo eso que has plumeado ahí. Como gustar, me gusta el palabreo y la...
¡Vaya! de lo mejor. Es manifactura de sabio: se ve al golpe; pero todo
es de echar la iglesia abajo y otras cosas al simen... ¿qué te diré yo?
Pudiera caer mal en Villavieja.

--No lo crea usted--observó Maravillas riéndose del candor de su
padre--. Aquí, en este pueblo, hay materia dispuesta para todo: lo que
faltaba eran manos. Pues ya están acá. Sorprenderá, deslumbrará el
artículo, como la dije a usted antes; pero la luz se habrá visto, y las
gentes vendrán a ella, como pájaros bobos... No lo dude usted.

--Más valdrá así--dijo el tabernero bajando la mano y apoyando el codo
sobre la cómoda--. ¿Y qué más, hijo?

--A este programa--continuó el sabio--, siguen, como usted ve, unos
versos, tontos y malos, como todo lo que pueden escribir estos majaderos
villavejanos; a los versos, un sueltecillo sobre policía urbana; al
suelto, más versos, detestables también; y así alternando versos
chabacanos con gacetillas mías, concluye la tercera plana, y comienza la
cuarta con esta noticia que voy a leer a usted, y dice así: «_Percance
grave_: El jueves último salieron a voltejear fuera de la bahía, como lo
tienen por costumbre, en un balandro de recreo, un joven muy conocido,
de esta población, y una linda y elegante señorita forastera que reside
en sus inmediaciones. No sabemos si por distracción de los dos o por
algún accidente imprevisto, porque escribimos de referencia, se fueron
al agua de repente, uno tras otro, en alta mar; y en ella hubieran
perecido, porque el balandro llevaba mucho andar, sin la serenidad y la
destreza del marinero que los acompañaba a bordo y logró recogerlos.
Celebramos de todo corazón que el percance no tuviera otras
consecuencias que el susto del momento y los sinsabores subsiguientes
por la falta de recursos con que se halló el joven para socorrer a la
señorita en el estado angustioso y a todas luces lamentable en que salió
de la mar. Afortunadamente, la necesidad, que es ingeniosa de suyo,
suplió por todo, y la robustez y el buen ánimo hicieron lo demás.
Nuestra más cordial enhorabuena a los entusiastas expedicionarios del
hermoso _yacht_.»

--En esta noticia--dijo Maravillas a su padre--, no hay nada,
absolutamente nada de particular; de particular malicioso, se entiende:
la relación, hasta galante y cortés, del caso que se refiere de público
en la villa. Pues enseguida viene la _Variante histórica..._ fíjese
usted bien, _histórica, a la fábula de Hero y Leandro_. Hero y Leandro
fueron dos personajes imaginarios también, como el pájaro fénix. Hero
una zagala y Leandro un zagal, vivían separados por el Helesponto, un
brazo de mar, casi mar. Hero y Leandro se amaban, y Leandro de costa a
costa nadando para echar un párrafo con Hero. En una de éstas, se
enfurruñaron las aguas y pereció Leandro. Pues en la _Variante_ se
cuentan las cosas de otro modo: Hero visitaba a Leandro, no pasando el
Helesponto a nado, sino en un barquichuelo, y a la vela. Un día se le
puso el esquife quilla al sol, y Leandro, que lo presenciaba, se arrojó
al mar y sacó a Hero medio asfixiada y hecha una sopa. En aquella
soledad no había con qué socorrerla. Desnudola el infeliz, lleno de
angustia; y, a buena cuenta, la dio unos fregoteos de arriba abajo con
unos herbachos secos que había a sus alcances: lo que me ha dado ocasión
para pintar una escena muy notable del género naturalista, que es el que
impera hoy en todas las manifestaciones del arte... Resultado, que la
chica vuelve en sí; que se pasa la mañana con el chico; que, en tanto,
se le va secando la ropa al sol; que se la viste al fin, y que arreglado
también el barquichuelo por el diligente y placentero galán, Hero se
vuelve a su casa tan despreocupada y campante como si no hubiera roto un
plato... Tampoco en este cuentecillo, considerado aisladamente, hay cosa
en que pueda cebarse la malicia del lector al primer golpe; pero vaya
usted observando que el cuento sigue inmediatamente, en el orden de
colocación en el periódico, a la relación del percance del jueves; y va
seguido, a su vez, de esta noticieja, que no puede ser más inocente:
«Dentro de muy pocos días llegará a Villavieja un acaudalado, culto y
distinguido joven, ciudadano de una de las más florecientes repúblicas
hispano-americanas, e hijo de dos ilustres villavejanos, cuyos deudos y
tierra nativa viene a conocer el ilustre viajero, después de haber
recorrido lo más digno de verse en Europa. Es casi seguro que entre los
dos alojamientos que se le tienen dispuestos en la parte más _alta_ y en
la _baja_, respectivamente, elegirá el último contra lo que se esperaba
hasta hace pocos días. Como las razones que pueda tener para ello no son
de nuestra incumbencia ni de la del público, nos limitamos a consignarlo
y a anticiparle la más cordial bienvenida».

--Colocada esta última pieza, ¿no ve usted cómo van formando las tres
seguidas un solo cuerpo con una misma intención, bien manifiesta y
clara?

El tabernero confesó, bien a su pesar, que no lo veía tan manifiesto y
claro como su hijo afirmaba: vamos, que no caía en la malicia.

--Eso consiste--díjole el sabio sin apurarse por la respuesta de su
padre--, en que no está usted en antecedentes, como lo están las
personas para quienes se ha escrito eso: verá usted que luego lo
pescan... Lo que ahora importa es que no sepan mis colaboradores la
llegada del paquete ni la mía; porque andarán, como novicios que son,
con un palmo de lengua fuera de la boca, por la curiosidad de ver y oler
el periódico; y si le ven y le huelen, lo mejor que puede ocurrir es que
relaten lo más substancioso de él esta misma noche en el Casino,
quitándole así el interés a los asuntos. ¡Pues me he dado yo poca fatiga
para lograr que el paquete esté aquí cuando debe de estar para que el
reparto se haga a su debido tiempo! Mañana, domingo, cuya fecha lleva el
periódico, ha de quedar distribuido en Villavieja antes de las ocho de
la mañana. No se le olvide a usted volver a advertírselo a los
repartidores, cuando les entregue, muy tempranito, la lista y los
ejemplares correspondientes, que quedan aquí, como usted ve, ni
encarecerles mucho las instrucciones que le tengo dadas para el
reparto... ¿Se entera usted? Corriente. Pues a su sitio ahora todo el
mundo, y que me suban algo de cenar enseguida, porque vengo desfallecido
y con muchas ganas de acostarme.

A la mañana siguiente, antes de la misa segunda, que se decía a las
ocho, ya no quedaban en manos de los repartidores de _El Fénix_ otros
ejemplares que los destinados a la masa anónima. Todos los demás se
habían distribuido de casa en casa, conforme a lo acordado. En algunas
de ellas y en determinados puntos, se dejaron varios ejemplares:
cincuenta en la de las Escribanas; otros tantos en el Casino; diez a
Rufita González; cinco a las Corvejonas; igual número a las de Codillo y
a las Indianas doce a los Carreños, y doce también a los Vélez, contando
Maravillas con que todas estas gentes habían de tener señalado gusto en
que la cosa circulara y se fuera propagando por la villa y fuera de
ella.

A don Alejandro Bermúdez, que había ido con Nieves a misa primera, le
entregaron su correspondiente ejemplar a la salida de la Colegiata,
ahorrándose el repartidor una subida a Peleches. Allí mismo se
repartieron otros muchos ejemplares de los destinados «a la masa». Don
Alejandro, después de mirar el papel con más indiferencia que
curiosidad, le plegó en tres dobleces y le guardó en el bolsillo.
Nieves, entre tanto, echaba una ojeada a la botica, en cuyo fondo
solamente vio al mancebo con los brazos en alto y una botella en cada
mano, trasegando líquido de una a otra. Ni señal de Leto ni de su padre.
Éste, contra su costumbre de toda la vida, no había madrugado aquel día.
Las emociones y las batallas de los anteriores le habían pegado a la
cama a aquellas horas, bien a pesar suyo.

En cuanto a Leto, que se había pasado la noche en claro, después de la
larga entrevista que tuvo con su padre recién llegado de Peleches,
estaba encerrado en el cuartucho de la trastienda con _El Fénix
Villavejano_. Por bajar a la botica se le entregó el mancebo con una
mano, poniendo el índice de la otra, y sin hablar una palabra, sobre el
renglón en que se leía: _Percance grave_. Diez minutos después no
parecía Leto un hombre, sino una fiera recién enjaulada.

Por este lado, los vaticinios de Maravillas se cumplían bastante bien:
las malicias resultaban donde las había puesto él; por otro, el éxito
había sobrepujado a sus esperanzas: el periódico fue una bomba en cada
casa, particularmente en las de «los chicos de la redacción», que se
espantaron al pasar la vista por el artículo programa, motivo de
indignación y de escándalo hasta para el más tibio de los villavejanos.
¡Qué no sería para los pobres chicos que con sus firmas se habían hecho
solidarios de aquellas empecatadas doctrinas? ¡Cómo convencer a nadie de
que habían sido engañados y sorprendidos? Buscáronse, en ayunas y en
chancletas, como estaban; halláronse, reuniéronse y deliberaron. ¿Qué
hacer? Romperle la crisma. En eso convinieron todos, sin discusión; pero
¿y después? Arrancarle una declaración y dar ellos un manifiesto; pero
faltaba la imprenta para propagarle con la abundancia y la rapidez que
la urgencia del caso pedía...

Deliberando sobre esto quedaban a las nueve y media todavía, mientras
Tinito, que tenía su plan, continuaba encerrado en casa, donde había
recibido, por conducto de su padre, las felicitaciones de los cuatro
prosélitos que, como se sabe, tenía entre los gremios de zapateros y
mareantes.

Esto había enorgullecido mucho al tabernero, y le había parecido a él
signo de buen augurio. A un recado que se le mandó de parte de sus
colaboradores, respondió por él su padre diciendo que había salido de
casa.

Así hasta las diez y media. A esa hora, muy planchadito y repeinado,
erguido hasta la rigidez, risueño de oreja a oreja, y solemne y augusto
en su apostura, apareció delante de la Colegiata, dispuesto a aceptar
los honores del triunfo que habían de decretarle allí, en el momento de
salir de misa mayor, las gentes más importantes de la villa.

Entre tanto ocurría dentro, en la iglesia, un suceso muy extraordinario.
El párroco don Ventura, después de leer dos proclamas de casamiento y de
anunciar las fiestas de la semana, cogió otro papel que a prevención
tenía sobre la mesa del altar; reclamó con mucho encarecimiento toda la
atención de sus feligreses, y comenzó a leerle, en voz recia, pero
alterada por una gran emoción. Era una protesta firmada por los seis
colaboradores de Maravillas, contra todo lo que pudiera contenerse en
_El Fénix Villavejano_, de ofensivo para las creencias religiosas o el
honor y la fama de las familias de aquel pueblo; ofensas ingeridas en el
periódico, sin el conocimiento ni la menor aquiescencia de ellos. Se
valían de aquel medio de publicidad para su protesta, por no tener otro
a sus alcances, y a reserva de utilizar cuantos les sugiriera su
vehemente deseo de entregar al juicio de la conciencia pública la
conducta incalificable del tal y del cual... ¡Bueno le ponían!

De todo ello tomó pie don Ventura para alabar la conducta de los
declarantes y condenar las doctrinas impías, objeto principal de la
protesta. «Atacar la religión de cierto modo, vamos, se ve a menudo;
pero, hombre, ¡negar a Dios; a Dios Uno y Trino, Grande, Omnipotente y
Misericordioso!... ¡y en Villavieja! ¡Qué barbaridad!» Y lloraba de
espanto y pesadumbre el bendito varón. Y sus feligreses, indignados
antes, se conmovían con sus lágrimas y lloraban también.

Y Maravillas que oía estos rumores desde afuera, pensaba que eran rezos
de los «fanáticos», y se reía de ellos a la vez que se impacientaba por
lo que la gente tardaba en salir de la iglesia. Para entretener sus
impaciencias, paseaba arriba y abajo en la faja de sombra que proyectaba
la mole, observado de una media docena de muchachuelos y otros tantos
menestrales que andaban por allí matando el rato. Desde que había salido
de casa, donde quiera que había puesto los ojos o el oído, había visto
el periódico suyo, o pescado alguna palabra referente a él; y los que le
veían pasar, le miraban, le miraban, ¡con una fijeza y un interés!...
Hasta los menestrales y los muchachos aquéllos que andaban por la
plazuela, le comían con los ojos. Pues ¡cuantos no había detrás de las
vidrieras en las casas inmediatas, mirándole y admirándole? Y en estas
ilusiones, media hora larga; y la gente en la iglesia.

En esto apareció Leto en la bocacalle inmediata a la botica. Aquel
domingo (Dios se lo perdonara) se había quedado sin misa. Se le pasó la
de ocho corriendo el temporal desaforado en el cuartuco de la
trastienda. Después, por no ahogarse allí de ira y de indignación, había
salido sin saber por dónde ni a qué: de calle en calle; y si al paso se
topaba con Maravillas... Porque no podía ser de otro la lacería aquélla
de la cuarta plana del periódico: la Fábula desde luego lo era, porque
llevaba sus iniciales. Pues, carape, ¿qué menos que un par de bofetadas
para desahogarse un poco? Esto no podía chocarle a nadie: era de razón y
de necesidad. En una de sus viradas, tropezó con el fiscal que le detuvo
para decirle:

--Vamos, amiguito, «si buenos azotes me dan, bien caballero me iba». No
hay que quejarse.

--¿Lo dice usted--le preguntó Leto enronquecido y algo convulso--, por
lo del libelo ese?

--Hombre--respondió el fiscal recogiendo velas delante de aquel huracán
a la sordina, sí y no. Con pretexto de ello quería yo aconsejarle a
usted que lo echara a risa; porque comparado con el bollo que tantos le
envidian a usted, ¿qué vale el coscorrón que le cuesta?

--Pues mire usted, fiscal, y para que le vaya sirviendo de
gobierno--respondió el otro temblándole los labios--: si quiere usted
que no se le atragante el bollo ese, guárdese mucho de volver a tomarle
en boca delante de mí; porque por encima de cuanto le estimo a usted y
hasta del sol que nos alumbra, pongo yo el respeto que se debe a la
persona a quien apunta usted en su broma de mal gusto. Y dejémoslo aquí
si le parece.

Y allí se dejó, con mucho placer del fiscal, que no tenía interés alguno
en probar sobre su persona la fuerza de los puños de Leto embravecido.
Fuese cada cual por su lado; y de esta aventura volvía, con la espina de
su recuerdo atravesada en la garganta, el hijo de don Adrián Pérez,
cuando se le ha visto aparecer en la plazuela por el lado de la botica.

--¡Carape!... Allí está,--se dijo estremeciéndose todo al reparar en
Maravillas.

Y se fue derecho a él con propósito de abofetearle; pero al llegar a su
lado y verle tan poca cosa y empalidecer de susto, cambió de idea por
escrúpulos de su conciencia hidalga, y se conformó, después de volverle
de espaldas tirándole de las orejas, con administrarle una descarga de
puntapiés, algunos de los cuales le levantaron más de un palmo sobre el
encachado de la plazuela. Huyendo de los golpes que le contundían, trató
de refugiarse en la iglesia; pero cabalmente comenzaba a salir entonces
la gente; y aun quiso su mala fortuna que el primero que salía fuera
Nilo Chuecas, el colaborador poeta de los _Cantares tiernos_; el cual,
al verse cara a cara con el sabio, le plantó en ella el mejor par de
bofetones que se había dado en Villavieja muchos años hacía. Ocurrió
también que detrás de Nilo salía de la iglesia _Tapas_, uno de los
zapateros _ateos_ admiradores de Maravillas; pero muy devoto rezador al
mismo tiempo, y hermano de la Orden Tercera de San Francisco. Era mozo
robusto y fuerte, y al ver a su ídolo huir de los puños de Nilo para
caer en las punta; de los pies de Leto, fuese hacia éste en actitud de
pedirle cuentas de lo que pasaba allí. ¡A buena puerta llamaba y en
buena ocasión! Cabalmente estaba Leto deseando habérselas con alguno en
quien desfogar sus iras sin que protestara su conciencia por abuso de
poder. Y respondió a la interpelación del zapatero con una bofetada que
sonó en toda la plazuela, e hizo dar a Tapas tres vueltas en redondo;
salió entonces a la defensa del abofeteado uno de los menestrales que
contemplaban a Maravillas poco antes, y obtuvo igual recibimiento que
Tapas del hijo del boticario, púsose Nilo Chuecas al lado de éste;
salieron de la iglesia otros dos ateos de los prosélitos de Maravillas,
y uniéronse a los que peleaban por él; fueron entrando en pelea por aquí
y por allá gentes que no habían soñado en ello ni tenían por qué
soñarlo; comenzaron los gritos de las mujeres y los conjuros de los
hombres pacíficos; presentáronse en escena otros dos colaboradores del
maldecido periódico; llegó el mancebo de la botica; salió de la iglesia
don Adrián, y detrás don Claudio Fuertes, que tomó sitio junto a Leto y
comenzó a sacudir garrotazos a diestro y a siniestro; huyeron hacia la
izquierda los Vélez y hacia la derecha los Carreños, que tenían un miedo
horrible a los alborotos populares; desmayáronse dos Escribanas, una
Codillo y Rufita González, y abriéronse todos los balcones que daban a
la plaza y llenáronse de gente que se llevaba las manos a la cabeza y
estaba sin color y sin pulsos al ver a los combatientes de aquel campo
de Agramante, rodar aquí en montón confuso por los suelos, allá
esgrimiendo los puños en el aire, acá forcejeando entrelazados, y acullá
a Leto y al comandante segando hombres en un espacio de tres varas en
rededor, que siempre estaba desembarazado de estorbos. Por todo se reñía
allí entonces menos por la obra empecatada de Maravillas, de quien nadie
se acordaba ya y de cuyo paradero no se sabía.

Por último, vino el juez de primera instancia acompañado de la Guardia
civil; y así y todo costó Dios y ayuda deshacer aquella maraña de carne,
y apaciguar las olas de aquel mar encrespado por primera vez en cuanto
alcanzaba la memoria de los más viejos de la villa. Créese que influyó
mucho en la feliz terminación de la lucha y en el más pronto despejo de
la plaza, el haberse oído de repente el silbato de _El Atlante_,
anunciando su entrada en el puerto; suceso que arrastró al muelle a la
mayor parte de los espectadores de la refriega, y aun a algunos de los
combatientes que estaban _desocupados_ en el instante de oírse las
pitadas del vapor.

.......................

Mientras estas cosas tan graves ocurrían abajo, arriba, en Peleches, sin
tenerse la menor noticia de ellas, también pasaba algo que merece
consignarse aquí por remate de la crónica de aquella mañana de eterna
remembranza en los futuros anales de la perínclita Villavieja. Fue el
caso que don Alejandro Bermúdez, olvidado ya de que había guardado en
uno de sus bolsillos el periódico que le habían entregado al salir de
misa primera, topó con él a media mañana; y por casualidad, al
desdoblarle, quedó ante sus ojos la cuarta plana, como pudo haber
quedada la primera. Fijó la vista en el epígrafe _Percance grave_, que
estaba en letras de mucho relieve; tentole la curiosidad, y leyó lo que
seguía. Se quedó hecho una estatua al concluir. Repasó su memoria...
«Justo y cabal», se dijo. Y voló en busca de Nieves, con el periódico en
la mano y las gafas en la punta de la nariz.

Sin sentarse y temblándole el papel entre los dedos, leyó a su hija lo
del _Percance grave_. Cuando acabó de leer, Nieves estaba pálida, pero
atenta y muy en sí.

--En este puerto no hay más que un _yacht_--dijo Bermúdez mirando muy
fijamente a su hija por encima de las gafas--, ni más señorita forastera
que ande en él, que tú; y para inventada, me parece mucho esta
noticia... Después, se da por ocurrido el suceso el jueves, el mismo día
de aquéllas mis confusiones... Vamos, que las señas son mortales...

--¡Ojalá--respondió Nieves--, que entonces, como estuve tentada a
hacerlo, te lo hubiera confesado todo!

--¿Luego es cierto?

--Si me prometes oírme sin enfadarte conmigo, ni con nadie--dijo ella
subrayando esta palabra con una sonrisilla algo forzada--, yo te
referiré el caso con todos sus pormenores, que no dejan de ser de
importancia.

--Yo te prometo cuanto quieras, hija mía repuso Bermúdez trasudando de
congoja y sentándose al lado de Nieves--. Pero cuenta, ¡cuenta, por el
amor de Dios! y sácame cuanto, antes de esta terrible curiosidad en que
estoy metido.

Y empezó Nieves a relatar; y relatando ella punto por punto todo lo
ocurrido aquel día memorable, con la más escrupulosa minuciosidad, y aun
recargando los trazos y los colores en algunos pasajes, como si
intentara grabarlos hondamente en la memoria y en el corazón de su
padre; oyendo él absorto, estremeciéndose a menudo, aterrado en
ocasiones, descolorido y suspenso siempre; preguntando y repreguntando a
veces para apurar la materia, y llevando, por último, ella y él la
conversación a los sucesos domésticos que tuvieron origen en el relatado
por Nieves, se les fue pasando la mañana hasta la hora de comer; llegó
entonces don Claudio Fuertes, y aconteció lo que el lector verá en el
siguiente capítulo, que, si no es el último de la presente historia, ha
de andar muy cerca de serlo.



--XXV--

En el que todos quedan satisfechos menos el lector


Aconteció, primeramente, que don Alejandro Bermúdez, sin dar tiempo a
que su amigo se sentara, ni acabara de saludar siquiera, le informó de
lo tratado allí con Nieves; noticia que alegró mucho a don Claudio,
porque había temido, al ver los extraños continentes del padre y de la
hija, y al primero con el endiablado papel entre manos, que se hubieran
tragado el veneno vertido en su cuarta plana con ese fin por Maravillas.
Ventilado aquel punto a la ligera, el comandante dio por supuesto que
los señores de Peleches estarían enterados de lo que acababa de suceder
en la villa. No tenían la menor noticia de ello.

--Y ¿cuál ha sido la causa?--preguntó Bermúdez después de la ligerísima
pintura del suceso, que les hizo don Claudio.

--La causa verdadera y fundamental de todo--respondió éste--, ha sido el
artículo que le habrá chocado a usted, por lo desfachatadamente impío,
que va a la cabeza del periódico que tiene usted en la mano.

--No he leído de todo él--respondió don Alejandro--, más que la noticia
ésta, que nos ha dado qué hablar y qué pensar a Nieves y a mí para toda
la mañana.

--¡Hombre!--exclamó Fuertes como si se alegrara mucho de ello--. Pues
tanto mejor entonces... a ver, a ver, mi señor don Alejandro: como fiel
cristiano que es usted, está obligado a entregarme ese periódico...
Venga.

Don Alejandro se le entregó siguiendo lo que le parecía broma de su
amigo.

--Y yo--añadió éste--, tengo el deber, como fiel cristiano que también
soy, de hacer trizas el papelejo y arrojarlas por el balcón.

Y como lo decía lo iba haciendo.

--Porque han de saber ustedes--prosiguió después de volver a su
asiento--, que este periódico ha sido excomulgado desde el altar por don
Ventura en misa mayor, con encargo muy encarecido a sus feligreses, de
que destruyan cuantos ejemplares lleguen a su poder o vean en el de sus
deudos o amigos... Es el demonio el tal Maravillas. ¡Lo que él ha
revuelto hoy!

Estando en esto, avisó Catana que estaba servida la sopa.

--Pues mientras ustedes comen--dijo don Claudio levantándose--, les daré
cuenta minuciosa de todo lo ocurrido; porque ese solo fin es el que me
ha traído aquí a estas horas.

--Lo mejor será--contestó don Alejandro, apoyado enseguida por Nieves--,
que coma usted con nosotros.

--Aceptado el envite--dijo Fuertes--, contando con que también se me
hará el favor de mandar un recadito a mi casa para que no me esperen.

Así se hizo.

Don Alejandro comió poco y Nieves menos. En cambio don Claudio Fuertes
no cerró boca, más, en verdad sea declarado, hablando que comiendo.
Refirió el motín y el suceso que le precedió en la iglesia, con todos
sus pelos y señales. Hasta Leto y él, y Cornias y el mancebo, y casi,
casi, don Adrián, habían tenido que andar en la gresca. No recordaba él
haber dado más garrotazos en su vida... ni a los moros de África. Triste
era haberse ensañado tanto en sus propios convecinos; pero se habían ido
hacia aquel lado todos los ganapanes de Villavieja, y hubo que
defenderse y ayudar a los amigos. La botica se había colmado después de
desmayadas y contusos; y a don Adrián, y a Leto y al mancebo, y al mismo
Cornias, les faltaba tiempo para disponer antiespasmódicos y aplicar
compresas de árnica y vegeto, y hasta alguna que otra tira de
aglutinante. No se había visto otra ni se volvería a ver tan pronto, en
Villavieja. Las gentes formales estaban indignadas con el mequetrefe; y
las familias de sus colaboradores engañados, pensaban llevar el asunto a
los tribunales de justicia. También se hablaba de tomar alguna medida
gubernativamente, por haberse repartido el periódico, sin la debida
autorización oficial. Había bastante _tolle, tolle_, contra las
Escribanas, por ser cosa corriente que la mayor de ellas había pagado a
Maravillas los gastos de la edición. De Maravillas se afirmaba, y sería
verdad, que había huido de Villavieja durante lo más recio de la
refriega, a uña de caballo, hacia la ciudad. Su padre había cerrado la
taberna, muerto de miedo; y desde una ventana de arriba había declarado
al pelotón de curiosos que le apostrofaban desde abajo, que estaba
dispuesto a comerse todos los ejemplares del periódico que se le
presentaran, si con ello se calmaban las iras reinantes contra él. Del
hijo, que no se le hablara: era un trastuelo, un hereje, que tenía que
acabar mal si no cambiaba de ideas, como se lo tenía él bien
advertido... Se creía que bajaría muy poca gente por la tarde a ver el
vapor que había entrado; porque los espíritus estaban muy soliviantados,
y se aguardaba en el Casino un lleno después de comer, y quizá algún
disgusto entre los chicos colaboradores, que ardían, y cualquiera que
tuviera la mala ocurrencia de «tomarles el pelo» o defender al fugitivo.
En fin, que podía dar juego todavía el programa del sabio Maravillas. El
pobre don Adrián no había salido aún de su espanto. Leto, después del
desahogo que se había dado a todo su gusto sobre Maravillas y sus
defensores, estaba ya tan sereno y en sus quicios ordinarios; a él, a
don Claudio, con verle bastaba.

Se continuó hablando del suceso; acabose antes que el tema la comida;
retirose Nieves de la mesa; alzáronse los manteles; sirviose el café a
los dos comensales que quedaban en ella; tomáronlo, bien interlineado
con sorbos de excelente licor y chupadas a muy exquisitos habanos; y a
medio consumir éstos aún, rogó don Alejandro Bermúdez a don Claudio
Fuertes que pasara con él a su gabinete, porque tenía que hablarle en
secreto de cosas de sumo interés.

Encerrados ambos, muy picado de la curiosidad don Claudio Fuertes, y muy
preocupado, pero muy sereno y armado de resolución don Alejandro
Bermúdez, dijo éste:

--¿Usted había notado algo de esa que podemos llamar enfermedad de mi
hija, que yo descubrí, y de la cual le hablé anteayer en este mismo
sitio?

--¡Pshe!--respondió don Claudio después de meditar un instante y
comprendiendo, por el tono de la pregunta y por el aire de Bermúdez al
hacerla, adónde iba a parar éste con el asunto en aquella ocasión--;
algo, algo, no era difícil de notar: ya ve usted, a perro viejo... Pero
cuando me convencí de que lo había, y mucho, quizá sin haberlo notado
ninguno de los dos, fue cuando él, espantado con la idea de que pudiera
llegar a oídos de usted la noticia del suceso que Nieves le ha referido
hoy, me buscó para referírmele a mí en el mayor secreto, ¡Qué cosas
adiviné entonces, don _Alejandro_! y francamente, ¡qué grandes y qué
hermosas y cuán de admirar en aquel noble y valiente muchacho!

--Sí, señor--dijo Bermúdez sacudiendo con el dedo meñique en un cenicero
de porcelana que había sobre la mesa--escritorio, la ceniza de su medio
cigarro:--para que nada falte en este malhadado asunto, hasta hay de por
medio su rasgo de novela; ese toque romántico del salvamento de la
protagonista.

--¡Buen romanticismo nos dé Dios, señor don Alejandro! ¡Romántico un
lance de una realidad tan tremenda, que todavía me pone los pelos de
punta cuando le recuerdo en toda su imponente sencillez!

--¿Los pelos de punta, eh? Mire usted los míos, don Claudio, que aún
chisporrotean desde que oí el relato hecho por Nieves. ¡Y si viera usted
cómo está la sangre de mis venas, y lo que pasa en el fondo de mi
corazón, y las ideas que hierven en mi cerebro!...

--Por visto, don Alejandro, por visto. Pero le he oído a usted calificar
de malhadado el asunto principal, y me voy a tomar la libertad de
decirle que no hallo el calificativo arreglado a justicia.

--¡Canástoles!... ¿Cómo que no?

--Pues como que no.

--Yo tenía mis planes, señor don Claudio; yo tenía mis planes.

--Corriente: tenía usted sus planes.

--De lo que me dio a entender mi hija el viernes; de lo que ayer sábado
me declaró sin ambages, y de lo que hoy ha dejado traslucir en su
relato, se deduce que su enfermedad, como le he dicho a usted antes, no
tiene más que un remedio; y ese remedio es incompatible con los planes
que yo tenía.

--Y ¿qué iba usted buscando en esos planes, señor y amigo mío? ¿el bien
de su hija o el bien del otro?... Entendámonos: dando por hecho que yo
tengo noticias de esos planes, porque ciertas cosas no se pueden
ocultar.

--Concedido, y me parece ociosa la pregunta de usted. ¿Qué otro bien he
de perseguir en esos planes, sino el bien de mi hija?

--Conformes; pero verá usted cómo no fue mi pregunta tan ociosa como
cree: ¿qué garantías le han dado a usted de que la felicidad de Nieves
ha de hallarse por el camino de esos planes?

--Hombre... cuantas pueden darse en un caso así.

--Ninguna, señor don Alejandro, ninguna. Usted solamente conoce a su
sobrino... porque del hijo de doña Lucrecia se trata, ¿no es verdad?...
Corriente: usted no conoce a ese sobrino más que por el retrato, por sus
cartas y por los elogios que de él le habrá hecho su madre; y todo esto
es muy poco.

--¡Poco?

--Sí, señor, muy poco... nada; porque con todo ello junto, y a pesar de
las ponderaciones honradísimas de su madre, sin que ella lo sepa puede
ser el chico un perdulario, o llegar a serlo, o un descastado, o un
hombre inútil y un detestable marido...

--¡Eche usted, canástoles! ¡eche usted más peste si le parece poco
todavía la que ha echado sobre el pobre chico! Amigo de Dios, llevando
las cosas a tales extremos...

--He hablado en hipótesis, señor don Alejandro, y nada inverosímil por
cierto... Y ¡qué demonio, hombre! desde luego puede apostarse la cabeza
a que ese caballerito, con todos sus caudales y sus vuelillos y
hopalandas de letrado, no es capaz de arrojarse a la mar para sacar de
ella a su prima, como lo ha hecho el otro.

--¡Bah!... Ya salió otra vez el rasgo novelesco.

--Porque ha venido al caso que salga; no por lo que tiene de novelesco,
que no tiene nada, como usted mismo cree, aunque no me lo confiese, sino
como revelación del alma más noble y generosa que ha encarnado en cuerpo
humano.

--¡Qué entusiasmos, hombre!... No parece sino que todos...

--Es justicia, señor don Alejandro, créalo usted; y porque viene a pelo.

--De todas maneras, yo tengo mis compromisos con mi hermana desde muchos
años hace, y su hijo viene a España confiado en la seriedad de ellos.

--¿Se habían formado esos compromisos con el consentimiento de Nieves?

--Siempre estuve en cuenta de que sí; pero al oírla a ella ahora,
resulta que no.

--¿Y es posible que usted, el mejor de los padres y el más caballero de
los hombres... (sin asomo de lisonja, señor don Alejandro) sea capaz de
conceder más importancia a esos compromisos, mal contraídos, que a las
repugnancias de Nieves a sancionarlos? ¿Quién, que le conozca a usted
como yo, ha de creerlo?

--Nadie, ¡canástoles! nadie; porque yo tampoco lo creo; pero ¿por qué,
con planes o sin ellos, se me ha atravesado este estorbo aquí? ¿Por qué
no han ido las cosas por sus pasos contados?

--Y ¿qué más contados los quería usted, don Alejandro? Se han hallado
sin buscarse; se han tratado sin pretenderlo; se han entendido sin
explicarse... ¡Sí hasta parece providencial, hombre! créalo usted.

--No me refería yo a esos trámites ni a ese asunto, sino a que el otro,
si no cuajaba, se hubiera deshecho aquí por la buena y de común acuerdo,
sin la menor alteración en nuestra vida y costumbres. Eso quería yo, y
no esta inesperada complicación que lo echa todo patas arriba. Porque no
hay que soñar en arrancarla la idea: la tiene arraigada en lo más hondo;
la coge en cuerpo y alma. ¡Y tratándose de un carácter como el suyo, tan
entero, tan equilibrado y firme!... ¿Quién demonios había de pensar que
la diera por ahí?

--Pero, hombre, cualquiera que le oyera a usted pensaría que Nieves
había puesto sus ojos en algún foragido... ¡Caramba! dele usted a Leto
el caudal del mejicano, y a ver si hay mejor acomodo que él para una
chica soltera, en todo el orbe conocido... ¡Y como usted es pobre,
gracias a Dios!...

--No es eso, señor don Claudio, precisamente... Mire usted: por de
pronto, es una niña todavía...

--Así y todo, estaba usted dispuesto a que se la llevara su primo.

--O no se la llevaría, señor don Claudio, aun suponiendo que mis planes
hubieran prosperado; porque entre acordarlo y realizarlo, puede haber
otra vuelta a Méjico, que no está a la puerta de casa; y con unas
dilaciones y con otras y tan separados los dos, un año se pasa pronto;
mientras que este otro lío no da aguante...

--¿Tanta prisa tiene ella, don Alejandro?

--Ninguna: por su gusto, a lo que yo la entiendo, se pasaría toda la
vida como ahora... y lo creo; pero ¿cómo deja usted las cosas así y en
continuo trato los dos?...

--Ciertamente...

--Pues vuelvo a lo dicho: es una niña todavía... ¡y decir a Dios que al
primer vuelo... del nido a la rama, como si dijéramos... ¡zas!

--¿Y qué, cayendo, como cae, en blando?

¿Está usted seguro de que al tercero o cuarto... o vigésimo vuelo,
después de metida en las espesuras del mundo, y con más años y más
apetitos encima, hubiera caído mejor?

--Además, hombre, ¡qué canástoles! cuando yo empezaba a recrearme en
ella, recién educada con tantas precauciones y tantos cuidados...

--¿Y, por ventura, se la roban a usted de casa para llevársela por esos
mundos afuera... a Méjico, verbigracia, donde no la vuelva a ver en
muchos años... o nunca quizá? Si hasta por ese lado sale usted ganando
en la nueva jugada; pues lejos de quedarse sin la única hija que tiene,
adquiere otro hijo más, que le acompañe y le quiera y le venere... ¡Ah,
caramba, si yo me viera en pellejo de usted! (cuántas veces me lo he
dicho y se lo hubiera dicho a usted autorizado para ello, como ahora lo
estoy, desde que sigo de cerca este pleito y he estudiado los autos con
interés); ¡si me viera yo en su pellejo!....

--¿Qué haría usted en ese caso?

--Pues haría... ¡qué demonio! lo mismo que va usted a hacer, sólo que yo
lo hubiera hecho desde que noté el primer síntoma de eso que usted llama
enfermedad de su hija.

--Pero, hombre, si, por errarla en todo desde que llegué a Peleches tan
atiborrado de ilusiones, hasta me ha fallado la máxima que yo
consideraba infalible.

--¿Qué máxima?

--Aquélla de los aires puros... ¡Lo que yo la he ventoleado!

--Vamos, señor don Alejandro: hoy no da usted pie con bola, y todo lo
mira del revés. ¡Decir que le ha fallado la máxima cuando acaba de
cumplírsele al pie de la letra! ¿Qué pensamientos más nobles ni mejor
colocados quiere usted en una mujer, que los que han infundido en Nieves
los aires de Villavieja?

--Pero no son los que traía de Sevilla.

--Prendidos con alfileres, y no tan buenos; luego aquí han mejorado y
echado raíces. Si no tiene escape, don Alejandro; y aunque le tuviera,
¡voto al draque! por el bienestar de una hija se tragan bombas con
espoleta, cuanto más insignificancias como la de la máxima esa, que no
es artículo de fe y menos entre cristianos... Y dígame ahora con toda
franqueza y hablando en perfecta seriedad, ¿desde cuándo siente usted
esas tentaciones tan fuertes de transigir?... Porque anoche estaba usted
duro como una pena.

--Desde anoche mismo; desde que oí al pobre don Adrián. La compasión que
por él sentí y ¿a qué negarlo? lo que de él aprendí oyéndole, me
despejaron mucho los nublados de mi cabeza, y pude así ver y estimar las
cosas con mayor serenidad. Después, la verdad sea dicha, el acto de su
hijo, referido por Nieves esta mañana; las reflexiones a que esto me ha
traído, ¡tan hondas, tan complejas!... En fin, hombre, ¿a qué canástoles
hemos de andar en más pamemas?: le aseguro a usted que si no fuera por
la contrariedad del arrastrado compromiso viejo y el temor de que mi
pobre hermana Lucrecia, a quien ya no le cabe en la piel de puro gorda
que está, estalle con el disgusto...

--Eso, señor don Alejandro, es llevar los escrúpulos a lo increíble; y,
si usted un poco me apura, hasta meterse en los designios de Dios...
Demos de lado esos óbices nimios o pecaminosos; y dígame, tomando las
cosas donde las circunstancias y la voluntad de Dios, sin duda alguna,
las han puesto, ¿conoce Nieves esas buenas disposiciones de usted?

--Conocerlas, así como suena, no; pero contar con ellas, de fijo. ¡Pues
es tonta la niña, y no me tiene bien estudiado que digamos!... Y ¿qué
tal cara pondrá el otro?...

--¿El de Méjico?

--No, el de acá.

--¡El de acá! ¡Leto?... Mi señor don Alejandro, ¿puede usted imaginarse
la cara que pondrá un santo al entrar en la Gloria eterna?

Pues, en la proporción debida entre lo celestial y lo más noble de lo
terreno, esa cara será la que ponga el hijo de don Adrián cuando sepa
que los montes se le allanan...

--Y don Adrián, ya que usted le menciona, ¿cómo lo tomará?

--Ese debe darle a usted más miedo en este caso que doña Lucrecia. Si lo
toma a la altura de lo que le quiere a usted y admira a Nieves, ¡pobres
de nosotros! Pero tampoco en este reparo debemos detenernos: la muerte
por hartazgo de felicidad es envidiable.

--¿Le parece a usted que solemnice las paces con ellos comiendo juntos
aquí?

--Antes con antes.

--Mañana mismo.

--Yo empezaría con unos preliminares esta misma noche.

--No, señor: esta noche, y aun esta tarde, las necesito yo para negociar
con Nieves y ponernos de cabal acuerdo los dos.

--Me parece bien; pero de todas maneras, yo reclamo para mí el altísimo
honor y el regalado deleite de ser en la botica el mensajero de tan
buena nueva. ¡Se las he dado tan amargas a los dos excelentes amigos en
estos últimos días!...

--Concedido con toda el alma.

--Pues sélleme usted las credenciales con un apretón de manos.

--Ahí va la mía, y el corazón con ella.

--Un abrazo además.

--¡Y bien apretado, canástoles!... y otro para cada uno de ellos, a
buena cuenta.

--Serán fiel y honradamente transmitidos... Esto engorda, señor don
Alejandro...

--Sí, señor don Claudio; y Dios le pague a usted la parte que le alcanza
en este bien que recibo. ¡Qué días estos pasados! ¡qué noches!...

--¡Quién piensa ya en esas bagatelas? Ahora, usted a volver la vida a la
pobre Nieves, y yo a la botica con la buena nueva. Quisiera tener alas
para llegar de un vuelo desde aquí.

--Aguarde usted un instante... Entérese de esa carta que tengo en el
bolsillo desde ayer tarde: la que armó la tempestad.

--«Nacho...» ¡Hola! ¿Del sobrinito, eh?... ¡Demonio!... ¡demonio! Este
«buen origen» es Rufita González... Sí... justo... la misma... Vamos,
tal para cual... Pero, hombre, ¿tenía usted en su poder este comprobante
y dudaba todavía?...

--¿Qué juicio forma usted de todo eso, señor don Claudio?

--¿No acaba usted de oírme?... ¿O pretende que se le dé por escrito?
Pues aguarde usted un poco.

Sentose don Claudio Fuertes delante del pupitre; cogió pluma y papel, y
escribió en un credo algunos renglones que leyó después a don Alejandro
Bermúdez, y decían así:

«Mi querido sobrino: Por las sospechas que apuntas en tu carta del
tantos, es posible que te convenga mejor que el hospedaje que en esta
casa tenías y tienes a tu disposición, el que te reserva en la suya la
persona que te fue con la noticia que ha dado origen a tus temores, si
es que persistes en tu propósito de venir a Villavieja; pues pudieras
haber variado de parecer después de considerar que no tienes derecho
alguno ni autoridad suficiente para hacerme la pregunta y las
reflexiones que me haces en tu mencionada carta. Tu tío, etc...»

--¡De perlas, amigo don Claudio, de perlas!--dijo don Alejandro
recogiendo el papel de manos del comandante--. Me alivia usted de un
trabajo engorrosísimo. Al pie de la letra lo copio, y va esta misma
noche al correo.

--Si quiere usted que se recargue un poquito la suerte--respondió don
Claudio muy serio--, pida con franqueza.

Me parece que sobra con esto. Al buen entendedor...

--Pues entonces me largo a escape... Conque ¿hasta la noche, don
Alejandro?

--Hombre, me parece bien la idea: vuélvase, solo por supuesto, un ratito
esta noche para darme cuenta del resultado de sus primeras
negociaciones.

--Sí, señor, y para saludar a Nieves de paso... ¡Caramba! que también yo
soy hijo de Dios.

Se fue el comandante y se quedó Bermúdez en su gabinete un buen rato,
palpándose el tronco, atusándose el cabello a dos manos, tomando
alientos y moviéndose a un lado y a otro; hasta que se detuvo y dijo,
volviendo a llevarse las manos a la cabeza:

--Pues, señor... ¡a ello, y que Dios lo bendiga!

Y salió del gabinete.

* * *

POLANCO, julio de 1890.





*** End of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Al primer vuelo" ***

Doctrine Publishing Corporation provides digitized public domain materials.
Public domain books belong to the public and we are merely their custodians.
This effort is time consuming and expensive, so in order to keep providing
this resource, we have taken steps to prevent abuse by commercial parties,
including placing technical restrictions on automated querying.

We also ask that you:

+ Make non-commercial use of the files We designed Doctrine Publishing
Corporation's ISYS search for use by individuals, and we request that you
use these files for personal, non-commercial purposes.

+ Refrain from automated querying Do not send automated queries of any sort
to Doctrine Publishing's system: If you are conducting research on machine
translation, optical character recognition or other areas where access to a
large amount of text is helpful, please contact us. We encourage the use of
public domain materials for these purposes and may be able to help.

+ Keep it legal -  Whatever your use, remember that you are responsible for
ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just because
we believe a book is in the public domain for users in the United States,
that the work is also in the public domain for users in other countries.
Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we
can't offer guidance on whether any specific use of any specific book is
allowed. Please do not assume that a book's appearance in Doctrine Publishing
ISYS search  means it can be used in any manner anywhere in the world.
Copyright infringement liability can be quite severe.

About ISYS® Search Software
Established in 1988, ISYS Search Software is a global supplier of enterprise
search solutions for business and government.  The company's award-winning
software suite offers a broad range of search, navigation and discovery
solutions for desktop search, intranet search, SharePoint search and embedded
search applications.  ISYS has been deployed by thousands of organizations
operating in a variety of industries, including government, legal, law
enforcement, financial services, healthcare and recruitment.



Home