Home
  By Author [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Title [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Language
all Classics books content using ISYS

Download this book: [ ASCII | HTML | PDF ]

Look for this book on Amazon


We have new books nearly every day.
If you would like a news letter once a week or once a month
fill out this form and we will give you a summary of the books for that week or month by email.

Title: Memoria dirigida al Sr. Marquez de Loreto, Virey y Capitan General de las Provincias del Rio de La Plata
Author: Viedma, Francisco de, 1737-1809
Language: Spanish
As this book started as an ASCII text book there are no pictures available.
Copyright Status: Not copyrighted in the United States. If you live elsewhere check the laws of your country before downloading this ebook. See comments about copyright issues at end of book.

*** Start of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Memoria dirigida al Sr. Marquez de Loreto, Virey y Capitan General de las Provincias del Rio de La Plata" ***

This book is indexed by ISYS Web Indexing system to allow the reader find any word or number within the document.



by the Bibliothèque nationale de France (BnF/Gallica) at
http://gallica.bnf.fr)



[Nota del transcriptor: se conservaba la ortografía original de la obra.]



                             MEMORIA
                            DIRIGIDA
                    AL Sr. MARQUEZ DE LORETO,
                     VIREY Y CAPITAN GENERAL
                             DE LAS
                 PROVINCIAS DEL RIO DE LA PLATA,
 SOBRE LOS OBSTACULOS QUE HAN ENCONTRADO, Y LAS VENTAJAS QUE PROMETEN LOS
     ESTABLECIMIENTOS PROYECTADOS EN LA COSTA PATAGONICA.
                               POR
                     D. FRANCISCO DE VIEDMA,
  GOBERNADOR E INTENDENTE DE LAS PROVINCIAS DE SANTA CRUZ DE LA SIERRA Y
     COCHABAMBA, Y COMISARIO SUPERINTENDENTE QUE FUE DE DICHOS
                        ESTABLECIMIENTOS.

                        Primera Edicion.

                         BUENOS-AIRES.

                      IMPRENTA DEL ESTADO,
                             1836.



     DISCURSO PRELIMINAR A LA MEMORIA DE VIEDMA SOBRE PATAGONIA.


Si todos los empleados que enviaba España á América hubiesen sido como
el autor de la presente Memoria, hubieran progresado las colonias, y
talvez no hubiera sido tan general y vehemente el deseo de sustraerse de
la dominacion de la metrópoli.--Miembro de una de las principales
familias de Andalucía, y regidor ó _Veinticuatro_ del ayuntamiento de
Jaen, su patria, D. Francisco de Viedma disfrutaba en España de una
consideracion merecida.

El interes con que la Corte de Madrid empezaba á mirar sus
establecimientos ultramarinos, y la actividad del Ministro Galvez, que
presidia entonces el Consejo de Indias, iban cortando los abusos que se
habian introducido en tan vasta y complicada máquina. El buen éxito que
tuvo en Méjico el plan de colonizacion de Sonora, inspiró á su autor el
deseo de extenderlo á otras provincias, y Viedma fué encargado de
plantificarlo en Patagonia.

Las circunstancias que acompañaron este nombramiento merecen ser
referidas. Se escusaba Viedma por las muchas atenciones de familia, y
por su ninguna aptitud para esta clase de empleos. Insistia el Ministro,
y volvia á escusarse el candidato.--Por fin cansado Galvez de la
resistencia que encontraba en su protegido, mudó de conversacion, y le
preguntó en qué estado habia dejado sus haciendas.--Viedma, que ponia
todo su orgullo en pasar por el primer agricultor de Andalucía, le
contestó, que á fuerza de cuidados y trabajos habia logrado llevarlas á
un estado de prosperidad extraordinaria.... "Esto es precisamente lo
que quiere el Rey que V. haga en Patagonia", le dijo el Ministro,
devolviéndole su renuncia.

Por primera vez esta porcion considerable del antiguo vireinato de
Buenos Aires contaba con el celo de un hábil administrador. Sus
habitantes, desatendidos y entregados á sus propios recursos, no habian
dado hasta entonces un paso fuera de la senda obscura y degradante de la
vida salvage. Las tentativas hechas por los Misioneros no solo habian
sido limitadas, sino efímeras, y hasta el recuerdo de sus trabajos
evangélicos se habia borrado en aquellas regiones. La dificultad de
sojuzgar los indígenas, y la ninguna utilidad que prometia una inmensa
extension de tierras incultas, despobladas y, segun decian, estériles,
las habian sustraido de la accion gubernativa de estas provincias. Los
Vireyes, satisfechos con tener en su dependencia á las fértiles campañas
del Paraguay, y á los ricos valles del Perú, apartaban la vista de la
parte meridional de su jurisdiccion, que miraban como la Siberia de
América. Este abandono, ó mejor diremos desprecio, duró hasta que Viedma
fue instalado en su cargo de Super-intendente de los establecimientos
patagónicos. Desde entonces todo fué vida y actividad; y aunque tuviese
el dolor de ver malogrado sus esfuerzos, no por esto renunció á la
esperanza de hacer valer su experiencia para que se acogiesen sus
indicaciones.

Entre los arbitrios que propone, y que nos han parecido oportunos y
practicables, hay uno que debe llamar la atencion del Gobierno, porque
puede contribuir á aumentar los recursos del erario. Inculca Viedma en
que se imite el egemplo de la Corona de Portugal, que concedia licencias
temporaneas á compañías establecidas, para ocuparse en la pesca de
ballenas y lobos en la isla de Santa Catalina. El producto de este ramo
deberia ser de alguna importancia, si se calcula la extension que tienen
nuestras costas, y la prodigiosa abundancia de estos cetáceos.

Tambien pondera la utilidad de ocupar la isla de Choelechel; y á este
propósito no podemos dispensarnos de transcribir un trozo de su Memoria,
para que se admire su prevision. "Tomando el sitio de Choelechel, ya
aseguramos el pasage para los indios de aquellas naciones (Peguenches y
Araucanos) que son numerosísimos: le quitamos estos enemigos á los
campos y fronteras de Buenos Aires; y vamos preparando la internacion y
demas importantes proyectos, que puede atraernos el Rio Negro por la
parte de Valdivia." Estos sábios pensamientos fueron desatendidos, y
solo al cabo de un medio siglo, el Señor General ROSAS ha tenido la
gloria de realizarlos.

Promovido al gobierno de las importantes provincias de Cochabamba y
Santa Cruz de la Sierra, él que esto escribia tuvo por sucesor en la
superintendencia de Patagonia á su hermano D. Antonio, que lo imitó en
el vivo interes con que miró la prosperidad de aquellos
establecimientos.

Viedma siguió administrando su nuevo departamento, y murió en Cochabamba
en 1809, dejando sus bienes á una casa de hospicio para la educacion de
niños pobres, y fundando otra de huérfanas. Estos fueron sus servicios,
toca á los Americanos á venerar su memoria.

El original de esta memoria se conserva en el archivo privado del Señor
Dr. y Canónigo D. Saturnino Segurola, que ha tenido la generosidad de
franquearlo para su publicacion.

_Buenos Aires_, 30 _de Enero de_ 1836.

                                   PEDRO DE ANGELIS.



        MEMORIA _Dirigida al Señor Marquez de Loreto, &a._


EXMO. SEÑOR:--

El mucho amor con que he mirado los establecimientos patagónicos por el
conocimiento que iba tomando de las ventajas que podian producir al
Estado, me empañaba cada dia mas y mas á sostenerlos y fomentarlos: pero
ni mis constantes esfuerzos, ni las repetidas representaciones con que
hacia ver su importancia por los descubrimientos y experiencias de la
produccion de sus terrenos, fueron capaces á contrarestar el espíritu de
oposicion que les persiguia; y al fin triunfó esta, dejándolos reducidos
al extremo que hoy se mira. No obstante, espero ha de ser la raiz que
llegue á fomentar lo mucho que hemos perdido en su abandono; y á dar una
verdadera luz y conocimiento de sus grandes ventajas por medio de las
elevadas prendas que adornan á V. E., capaces solamente á restaurar unos
establecimientos que pueden servir de muro incontrastable á los enemigos
de la Corona, de seguridad á esta capital, de fomento á su comercio; y
lo que es mas, de medios para propagar nuestra Santa Religion, de
extender el beneficio de la Redencion á una prodigiosa multitud de
idólatras, que la experiencia me ha hecho conocer son dóciles, y de
quien sin temeridad se puede prometer una abundante mies á los obreros
evangélicos.

Alienta mas mi confianza el ver, que luego que tuve el honor de enterar
á V. E. muy por encima de los acaecimientos de dichas poblaciones, sus
proporciones y utilidades, le merecí grato oido, le encontré muy adicto
y deseoso de enterarse radicalmente de todo ello; y como es un asunto
tan vasto, que ni puede fiarse á informes verbales, ni retenerse estas
noticias para un perfecto conocimiento, me mandó V. E. lo hiciese por
escrito, en obsequio de tan superior precepto, en desahogo de mi amor al
servicio del Rey, y en bien comun de estas provincias, me atrevo, con la
confianza que dicta la verdad y la buena causa, á proponer á V. E., que
los empeños que en todos tiempos ha tenido nuestra Corte en fijar
poblaciones en la referida costa, han nacido de la ilustracion que se
tenia de las ventajas que habia de traer al Estado y á la Religion; sin
que deba mudarse de concepto, porque no haya correspondido el éxito á lo
feliz del proyecto.

Que á pesar de la emulacion con que se ha mirado siempre, será útil,
como lo es en el dia la subsistencia y fomento del que ha quedado en el
Rio Negro, por las prosperidades que atrae y se harán ver; proponiendo
igualmente los medios y modos de fomentarlo sin dispendio del erario.
Tres partes forman el plan de esta memoria. ¡Ojalá que yo acierte á
desempeñarla segun mis deseos, y como merece la importancia del asunto!



                         PARTE PRIMERA.


Desde que logró la España unir á sus dominios el vasto, fértil y
riquísimo reino del Perú, siempre ha sido el objeto del infatigable celo
de los Reyes y sus Ministros, el conservar inviolados sus fieles
vasallos, y mejorar la disposicion de las almas idólatras, para
atraerlas á nuestra sagrada Religion. Al logro de estas importantes y
benéficas ideas, con órden y permiso del Gobierno, se han hecho
diferentes expediciones á descubrir las islas, costas y puertos de la
mar del sur y tierras australes. Tales fueron las de Pedro Sarmiento de
Gamboa en el ano de 1579, desde la ciudad ó puerto de Lima, en la
navegacion que hizo por la mar del sur á la del norte, descubriendo las
islas que componen el archipiélago de Chonos, el estrecho de Magallanes
por donde cruzó, con los puertos, bahías, ensenadas, bajos, arrecifes y
cuantas circunstancias ofrecen: por cuyos planos, relaciones, diarios y
seguras noticias de haber pasado el Estrecho el corsario ingles, llamado
Francisco Drake, se determinó la segunda que se aprestó en España el año
de 1580, de veinte y tres bageles al mando de Diego Flores de Valdés,
con destino de transportar tropas al reyno de Chile, para el socorro de
las guerras que habia en él, y dejar en el estrecho de Magallanes la
gente que iba á poblar bajo la direccion y mando de Sarmiento, la cual
se hizo á la vela el siguiente de 1581, del puerto de San Lucar. Y
habiendo sufrido muchas pérdidas, atrasos y arribadas, por los grandes
temporales y otras contrariedades, al fin desde el rio Janeyro resolvió
el Comandante, con acuerdo de los demas oficiales, que Diego de la
Rivera con dos navios y tres fragatas saliese para el Estrecho con la
gente, víveres y efectos destinados á poblar. Que con efecto así se
ejecutó: y habiendo entrado en aquel parage cosa de media legua, echó en
tierra 280 personas, por no querer pasar adelante, con pérdida de una de
dichas embarcaciones, de la que solo pudieron salvar la artilleria y
víveres. Todo lo cual dejó á cargo de Sarmiento, y un bagel pequeño,
único auxilio para tan grande empresa; retirándose con las demas naves,
sin haber tornado otra providencia para el fomento y subsistencia de
aquellas gentes.

Con tan reducidas fuerzas formó una poblacion Sarmiento en el mismo
sitio del desembarco, y otra llamada San Felipe en un puerto pequeño y
hondable mas en lo interior del Estrecho; las que no pudieron subsistir
por el abandono con que se miró aquella miserable gente, pereciendo
todos, á exepcion de un soldado llamado Tomé Hernandez, natural de
Badajoz, que se salvó en una embarcacion inglesa que pasaba por el
Estrecho á la mar del sur. La expedicion de los dos hermanos Nodales que
cruzaron el Estrecho: la de los padres Cardiel, Quiroga y Strobl, con el
capitan Olivares el año de 1746, con destino á reconocer, y poblar la
bahía de San Julian: la del capitan de fragata D. Francisco Pando, para
los mismos reconocimientos: la de D. Domingo Perler, oficial de igual
clase con la de su mando, llamada el _Chambequin Andaluz_; y ultimamente
las que han salido de Montevideo y Buenos Aires, para formar poblaciones
en la Bahía sin Fondo, ó Punta de San Matias, donde desagua el Rio Negro
y de San Julian, desde Diciembre del año pasado de 1778. He traido á la
memoria estas expediciones por la série de tiempo en que acaecieron,
para demostrar los empeños de la Corona en fijar establecimientos en
aquellos despoblados parages.

El poco tiempo á que estoy ceñido, por lo que estrecha mi viage, no me
dá márgen á demostrar los grandes gastos que han ocasionado á la Corona,
y las gentes que se han sacrificado en tan árduas empresas. Los diarios,
relaciones y noticias darán una verdadera idea de esta asercion. Pero
¿qué hemos conseguido en tan repetidas tentativas? ¿Qué hemos sacado de
tantos gastos y pérdidas tan considerables?--A la hora presente solo
podemos decir, nada mas que satisfacer nuestra curiosidad para franquear
la puerta y el camino que queremos cerrar y defender á nuestros
enemigos; y hacer imposible la reduccion de las almas idólatras, que
siempre ha sido el mayor desvelo de nuestros católicos y religiosísimos
Monarcas.

¡Rara desgracia de nuestra nacion, que tan sagrados fines tengan
semejantes resultas! Las órdenes y disposiciones de la Corte jamas han
faltado al logro de ellos: no se ha perdonado gasto, aun en medio de los
tiempos mas calamitosos que afligian á la España: pero la inconstancia,
la emulacion, la falta de sinceridad y el poco sufrimiento á los
trabajos en todas ocasiones, han sido unos poderosos enemigos que han
malogrado tan heróicas empresas.

Para convencimiento de esta verdad, hagamos crítica con los
establecimientos y poblaciones que formó Sarmiento, y los de San Julian
y Rio Negro. Para aquellas salió una armada del puerto de San Lucar, al
mando de Diego de Flores de 23 naves; y bien que no toda ella destinada
á este fin, como vá sentado, fué reforzada posteriormente en el Rio
Janeyro con cuatro galeones; y por las pérdidas que ocasionaron los
temporales, no pudieron destinarse á la egecucion de dichas poblaciones
mas que dos navios y tres fragatas, á las órdenes de Diego de Rivera.
Este capitan, como cosa perdida, arroja ó desembarca la gente que iba á
poblar, media legua dentro del Estrecho, pierde una embarcacion, no deja
mas resguardo ni auxilios á Sarmiento que un bagel pequeño para el
socorro de aquellas gentes en tan remotas distancias y parages, cuyos
terrenos en mucho tiempo no podian producir frutos para su conservacion
y subsistencia. Se vuelve con las demas naos, sin hacer memoria de
repetir los socorros. Con estas disposiciones, ¿qué fin habian de tener
aquellos miserables?--Claro está. La pérdida de todos.

Veamos ahora cual fué la causa de estas desgracias, y de que se
malograse un fin tan santo. ¿La inutilidad de aquellos terrenos, ó las
malas disposiciones de Diego de Rivera?--Bien se deja entender que estas
últimas. Los terrenos ni podian producir, ni dar frutos en muchos años
para que subsistiese la gente, ya por falta de ganados, que es el mayor
vigor y alma de las poblaciones, y ya porque, para preparar las tierras
con las labores de la agricultura, era menester observar los tiempos mas
adaptados á las sementeras, y tener los aperos y bueyes que pide la
necesidad. Nada de esto reflexiona su inconstancia, y el poco
sufrimiento á los trabajos de la navegacion, que debia hacer por el
Estrecho á Lima y á otros puertos para sostener, fomentar y asegurar las
poblaciones. Se efectua tan extraño y violento desembarco: se mira con
indiferencia el servicio del Rey, y el estado en que quedaban aquellos
miserables, abusando de la lealtad, obediencia y valor con que
despreciaron la muerte.

¿Qué mas pudo hacer la Corte, en unos tiempos en que se hallaba afligida
la España con los empeños que le ocasionaba la obstinada rebelion de los
Flamencos, que aprontar tan respetable armada, y reforzarla
posteriormente con cuatro galeones? Si Diego de Rivera hubiera
desempeñado sus encargos con mas prevision, con otro amor, ó con mas
humanidad; repitiendo los auxilios con las embarcaciones de su mando, se
hubieran fijado aquellas poblaciones; ó por lo menos no se hubieran
perdido tan leales y desgraciados españoles: pero su inconstancia, y el
ningun sufrimiento á los trabajos, hicieron inutiles los esfuerzos del
Rey, y sacrificaron á estos infelices.

Aunque la experiencia de estos sucesos dieron á los sábios Ministros,
que con tanta gloria de la nacion dirigen la monarquia, las luces y
conocimientos, para que no llegasen á tener tan desgraciado fin estos
últimos establecimientos de las Bahías sin Fondo y San Julian, no por
eso han podido libertarse de iguales contrastes, que al fin lograron
reducirlos á un estenuado esqueleto de la corta poblacion del Rio Negro.

A estos dos grandes motivos, que siempre han movido el religiosísimo
corazon de los reyes para el logro de estos establecimientos, se unieron
en la presente ocasion los fundados recelos de las noticias que recibió
la corte de España, que intentaba la de Londres establecerse en la Bahía
sin Fondo, ó Punta de San Matias, donde desagua el rio Negro, por los
conocimientos que de estos parages tomó Falkner, y suministró á aquel
ministerio en su descripcion patagónica. Con tan fundado motivo (aunque
jamas ha desistido del intento de estas poblaciones), determinó el Rey
tuviesen efecto á toda costa en las dos expresadas bahías. A este fin
nombró comisionados, y mandó familias de diferentes provincias de
España, siendo su real voluntad, que se alistasen las mas honradas,
laboriosas y de mejor conducta.

Puesto en práctica este proyecto con la primera expedicion que salió de
Montevideo, al mando de D. Juan de la Piedra, se descubrió el puerto de
San José, donde quedó formado el primer provisional establecimiento; y
por la poca agua que llevaban las embarcaciones, falta de caballos,
bueyes y mulas para conducirla de las fuentes que se descubrieron, y
mala calidad de los viveres, enfermò la gente, y faltó la constancia á
esperar los socorros del Rio de la Plata ó del Rio Negro, que á poco
tiempo fué descubierto: obligando con los términos mas violentos al
comandante D. Antonio de Viedma á que se retirase con casi el todo de la
gente, á la plaza de Montevideo, en el paquebot Santa Teresa.

Este contrario suceso lo ocasionó la arribada que hizo á Buenos Aires D.
Basilio Villarino del Rio Negro, donde le despachó el Super-intendente
D. Francisco de Viedma, para que socorriese el puerto de San José, con
la mucha aguada que conducia el bergantin Nuestra Señora del Carmen y
Animas, y la pérdida de la urca, llamada la Visitacion, que estaba para
hacerse á la vela en aquella bahía á conducir auxilios á la de San José:
pues á haber logrado cualquiera de estos socorros, no se hubiera
arraigado el escorbuto con muerte de 28 hombres; no se hubiera
desamparado aquel puesto, ni ocasionado la pérdida de los efectos y
viveres que allí quedaron.

Estos desgraciados principios alteraron y previnieron generalmente los
ánimos de modo, que nada ha sido mas odioso que los establecimientos
patagónicos, y todos no han conspirado á otro fin que á destruirlos.

Los muchos trabajos que mediaron para fijar el de San Julian, ya en el
tiempo que acampó la gente en el Puerto Deseado, donde la poca
constancia y sufrimiento del oficial comandante de la tropa, y contador
interino, sedujeron é intimidaron á los demas; en términos que por
evitar mayores inconvenientes se vió obligado el Super-intendente D.
Antonio de Viedma mandarlos á disposicion del Exmo. Sr. D. Juan José de
Vertiz, noticiando los motivos de esta deliberacion; y ya por las
enfermedades que se padecieron en dicho puerto de San Julian, por el
desabrigo, larga navegacion, alimento de carnes saladas, y otras causas,
acabaron de levantar el universal clamor contra ambos establecimientos;
cuyas continuadas quejas y suspiros abrieron en el benignísimo corazon
del Sr. Vertiz la brecha á que se dirigian; por la cual le llegaron á
ocupar é impresionar con el mismo horror.

Aunque el establecimiento del Rio Negro estuvo exento de las calamidades
que sufrieron los otros, por sus excelentes aguas, abundante caza, y
ganado vacuno con que nos socorrieron los indios, no por eso pudo
librarse de iguales ó mayores persecuciones. Desde los principios reinó
en las principales cabezas un espíritu de emulacion, de inconstancia, y
ningun sufrimiento á los trabajos: de cuyas preocupaciones no estaban
exentas las personas mas caracterizadas, y todas juntas dirigian sus
ideas á conmover los ánimos de la demas gente, para que se abandonase el
puesto, cuyos intentos siempre fueron rebatidos por la constancia del
Super-intendente.

Frustradas estas primeras tentativas, viendo que por el superior
Gobierno de Buenos Aires se habia sostenido y socorrido el
establecimiento del extremo de necesidad en que se vió, prepararon las
armas por otros medios para destruirlos. Ponderaban los muchos gastos
que ocasionaba; la esterilidad de la tierra, que solo era útil en los
cortos y reducidos pedazos que en la orilla del rio bañaban sus
innundaciones, no suficientes á mantener una poblacion. La barra del
rio, que hacia imposible la navegacion á los enemigos de la Corona, por
cuyo motivo por naturaleza estaba defendida aquella entrada; no haberse
descubierto la jurisdiccion de Mendoza por la dificultad de navegar el
Rio Negro, á causa de su rápida corriente, y los muchos indios salvages
que transitaban y concurrian á aquellos parages, cuyas invasiones serian
frecuentes, y por ellas no florecerian los vecinos, quedando muy
expuestos á ser víctima de estos infieles.

Sin embargo de haber dado diferentes informes el Super-intendente á
dicho Señor Virey, con toda sinceridad, solidez y conocimientos de
cuantas circunstancias ofrecian aquellos parages, remitiendo muestras
de los frutos de sus terrenos, en que acreditaba su fertilidad, y de
haber aprobado el mismo Señor Virey, por órden de 15 de Noviembre de
1780, el establecimiento expresado--_que todo promete que podrá hacerse
una útil poblacion_; y de no resultar, segun entiendo, otros fundados
motivos que la hiciesen ilusoria, llegó á prevenirse de tal modo con las
repetidas quejas y clamores, que nada le era mas violento, ni mas
repugnante que dichos establecimientos. Tomáronse informes de los mismos
contrarios, cuyas profesiones, experiencia y talento en algunos los
hacen sospechosos, y nada útiles para calificar la verdad. La misma
adversion, que incitaba los mas violentos deseos para triunfar de sus
influencias, era la maestra que dictaba estos informes.

Con la multitud de ellos hay noticias, bien que no seguras, de que se
mandó formar una junta de los capitanes de navio y coroneles que
existian en Montevideo, para que reconociéndolos, manifestasen su
dictámen sobre la utilidad ó inutilidad que ocasionaba á la Corona la
prosecucion de los establecimientos. Todos únanimes, se dice, estuvieron
por este último: tales probanzas tenia la causa.

Con estos documentos y decisiones, sin esperar otras resultas, que la
misma experiencia y descubrimientos podian calificar de sinceros ó de
infundados, se procuró impresionar el real ánimo del Rey, y sus sábios
Ministros, cuyas resultas fué la real órden de 1.º de Agosto del año
anterior próximo, mandando abandonar los establecimientos de San Julian
y San José, y que solo subsistiese el del Rio Negro, reducido al triste
esqueleto con que manifiesta dicho Señor Virey podia permanecer.

Cuando iban caminando á España estas justificaciones, llegó de la bahía
de San Julian á la plaza de Montevideo el Super-intendente D. Antonio de
Viedma, y le presentó una informacion, que á su pedimento recibió el
capitan de infanteria D. Felix Iriarte, compuesta de los pobladores de
aquella colonia, en que únanimes declaran, con referencia á lo
experimentado en los frutos de sus sementeras, que aquellos terrenos
eran productivos para mantener la poblacion.

El Super-intendente del Rio Negro, con la cosecha del trigo de dicho
año, que ascendió á 1269 fanegas y tres cuartillas, acreditó podia
subsistir la poblacion con sus frutos; y de resultas del reconocimiento
de aquel rio, que emprendió el segundo piloto de la real armada, D.
Basilio Villarino, internándose hasta muy cerca de Valdivia,
proporciones de los parages que anduvo, esperanzas que prometian los
rios que quedaron por reconocer, y la descubierta que á poco tiempo hizo
el teniente de infantería D. José de Salazar, abriendo camino por
tierra desde dicho puerto de San José á dicho rio, en oficio de 13 de
Octubre del mismo año, expuso al Señor Virey lo importante de ambos
establecimientos; fundando las razones y motivos en estas últimas
resultas, que rebatian las objeciones de los informes y dictámenes, y á
un mismo tiempo manifestando las utilidades que podian sacarse de ellos.
Pero como todo llegó tarde, no bastó á contener la desgraciada suerte
que sufren; que, aunque no tan infelices, como las de Sarmiento en el
estrecho de Magallanes, han tenido casi la misma inutilidad los gastos,
trabajos, pérdidas y muertes que costaron para llevarlas al estado en
que se hallaban al tiempo de su abandono; pues el de San Julian ya tenia
habitaciones para repararse con alguna comodidad de la inclemencia de
los tiempos; cuyo abrigo cortó el escorbuto causado de los muchos frios
de aquel clima. Empezaban á producir sus terrenos, frutos para
mantenerse; los indios cada dia se iban domesticando y aficionándose á
los nuestros, de modo que con fundados motivos podia esperarse la
reduccion dentro de pocos años de estos idólatras al gremio de nuestra
Santa Fé; y por este medio, que tuviera el Rey nuevas poblaciones de
estos naturales, sirviendo el ejemplo de unos para sus convecinos á tan
santo fin. Y ultimamente, con poco mas que se hubiera gastado, quedaba
efectuada la poblacion, y en términos de subsistir por sí, siempre que
se le hubiera podido auxiliar con todo género de ganados, como único
vigor de la agricultura, y alma de los pueblos. De forma que puede
decirse expiró esta poblacion cuando empezaba á tomar aliento, y á dar
unas grandes pruebas de poder conseguir lo que con tanto anhelo y tan
repetidamente ha intentado la Corte.

Si reflexionamos en las poblaciones de Sierra Morena, encontraremos una
segura hilacion de los esfuerzos y oposiciones que habrán mediado contra
los establecimientos patagónicos. En la formacion de aquellas no podian
mediar las grandes dificultades, riesgos y trabajos, que en los de
estos, por estar en el centro de España, y no carecer de cuanto necesita
el hombre para la conservacion de su vida y desahogo del ánimo en la
sociedad racional. Muy al contrario eran las proporciones de estos
establecimientos. La carne salada, el mal tocino, la miniestra picada, y
las harinas añejas por lo regular han sido el principal sustento de sus
individuos. El trato racional reducido unos á otros, los riesgos muchos
por los indios salvajes, y las habitaciones unos miserables ranchos, ó
barracas de paja, irresistibles á la inclemencia de las estaciones.
Véase pues la desigualdad que média de unas á otras. En las de Sierra
Morena no habia mas que hacer que edificar las casas, operacion muy
sencilla por los muchos materiales y operarios con que fueron
sostenidos. Para el cultivo de las tierras se les facilitaron bueyes
domados, y aperos excelentes que llenaban sus deseos. En las de la costa
patagónica de todo carecíamos: el clima es rigoroso de frios,
particularmente en San Julian, y solo encontrabamos al mayor auxilio
donde debia recelarse el riesgo. Los indios salvages nos sostuvieron y
fomentaron en aquel puerto, socorriendo á los infelices pobladores con
la carne de guanaco, sin cuyo auxilio hubieran perecido, y en el Rio
Negro, con las liebres, caballos y mucho ganado vacuno. Ahora pues,
cotejese las ventajas que gozaban los de Sierra Morena con las
infelicidades de los de San Julian y Rio Negro, y justamente podrá
decirse que allí todo era gusto y alegria, y aquí todo infelicidad y
tristeza. No obstante esta desigualdad, y estar á las inmediaciones de
un rey el mas sábio que logra el universo, se urdieron las intrigas y
contradicciones que son notorias, de las cuales se puede inferir las que
habrán mediado en tan dilatado hemisferio, donde unicamente los dos
comisionados han sido y serán unas inespugnables rocas en sostenerlo.



                         PARTE SEGUNDA.


La pesca de la ballena, el abasto de sal en la provincia de Buenos
Aires, y proporcionar por este medio el comercio de carnes, de las
muchas que se pierden en los inmensos campos del Rio de la Plata,
facilitar puerto para que arriben nuestros buques que navegan á la mar
del sur, y se haga mas suave y cómoda esta navegacion, abrir camino por
agua ó por tierra para Valdivia y Chile, por donde con menos gastos y
riesgos puede transitarse é introducirse el comercio que logra Buenos
Aires; y ultimamente reparar y extender el que tiene esta capital en el
corambre de sus campañas, talvez hasta el Rio Negro, uniendo á esta
importancia la seguridad de sus fronteras en que estriba el aumento de
las poblaciones, sugecion de los indios y medios de atraerlos al
verdadero conocimiento de Dios y bien del Estado, son las utilidades que
con el tiempo podemos sacar y conseguir de la conservacion del
establecimiento del Rio Negro. Lo vasto y asombroso de ellas, á la
primera impresion, manifiesta un aspecto tan extraño que se mirará con
el mayor desprecio. No obstante nada me acobarda, porque el amor y
espirítu de patriotismo con que he mirado las justas, piadosas y
benéficas intenciones del Rey, en la ejecucion de estos
establecimientos, á todo arrostra.

Voy á satisfacer por la misma série los particulars que llevo
propuestos, con las razones y fundamentos que me asisten, sacados de la
experiencia y conocimiento que he tomado de aquellos parages.

Los Ingleses nos han abierto los ojos sobre el inagotable tesoro que
trae la pesca de la ballena; pues de tan remotas regiones, y á tanto
riesgo, se entregan á la discrecion de los mares sin mas puertos, sin
mas auxilios, ni mas refrescos que la inseguridad de los elementos, y
lo que conducen sus embarcaciones. Con estos trabajos y peligros hacen
sus pesquerias, y sacan grandísimas utilidades de nosotros mismos, por
medio del aceite que nos venden para carenar nuestros navios: de modo
que, siendo este comercio frutos de nuestros mares, somos peregrinos de
él, y perdemos el dinero que nos cuesta, que debia quedar á beneficio
del Estado, y el que podiamos adquirir por los mismos medios de esta
nacion y otras, cuyos intereses darian mucho aumento y gloria á la
nuestra.

No quiero referir repetidos hechos de las veces que hemos encontrado en
estos mares á los Ingleses ocupados en su pesqueria, porque basta la
presa que se les hizo el dia 10 de Marzo del año anterior próximo, de la
fragata llamada el Mayo, sobre los 34 á 35 grados sur, que con otras de
la misma nacion estaban ocupadas en dicha faena, y las que reconocieron
las fragatas Santa Sabina, y la Perpetua, en el viage que acababan de
hacer á Montevideo, conduciendo á V. E. Voy solamente á demostrar con
cuan diferentes ventajas nos podemos aprovechar de estas utilidades por
medio del establecimiento del Rio Negro.

La tentativa que acaba de hacer D. Francisco de Medina, vecino y del
comercio de esta ciudad en el puerto de San José, con la fragata llamada
la Ventura, (y antes el Mayo cuando fué de los Ingleses) nos dá un
verdadero conocimiento de las proporciones que presenta aquel puerto.
Sin salir de él, arponearon 50 ballenas en un mes. Es verdad que se
malogró esta loable empresa por la mala calidad de los arpones, é
ineptitud de aquellos operarios.

Repitiendo iguales tentativas, reparadas las causas que la malograron,
está todo vencido; y con los auxilios que le franquee el establecimiento
del Rio Negro en la venta de sus frutos, se hace mas fácil y menos
gravosa al interesado esta pesqueria; y á un mismo tiempo logra cuanto
necesita para desde aquel puerto, sin tocar en el Rio de la Plata, hacer
viage con su cargamento á los de España. El establecimiento del Rio
Negro se vá sosteniendo y prosperando con la salida de sus frutos, y por
medio de ellos puede hacerse esta pesca, sin el gasto de mantener otras
embarcaciones que las menores que se necesitan para ella. Las otras que
son de mayor costo y gastos, en él intermedio que se proporcionan sus
cargamentos, pueden ocuparse en conducir sal del Puerto de San José, ó
Rio Negro á la capital de Buenos Aires y Montevideo; y por unas mismas
operaciones, como accesorio, logra de este útil abasto la Provincia; su
abundancia franquea comodidad para salar y beneficiar las carnes que se
pierden en sus inmensas campañas, introduciendo este nuevo comercio en
España, Africa ú otros parages de Europa: pues solo con el mucho
consumo de nuestras armadas y presidios tendrán despacho, y se consigue
evitar las extracciones de dinero que nos atrae la que compramos en el
norte, quedando á beneficio del reyno. Los interesados en la pesca de la
ballena se aprovecharán de lo que puede rendirles este primer género.
Los naturales de Buenos Aires y sus convecinas poblaciones en las
matansas de ganado, para el acopio de corambre, tienen esta nueva
utilidad al aumento de sus jornales. Los dueños podrán sacar talvez por
este medio libres los costos de ellas, y los del Rio Negro se ocupan en
el trabajo de la saca y conduccion de sal al muelle, que es otro apoyo
grande á su subsistencia. Por estos medios ha de ir tomando incremento
la poblacion, y talvez, viendo el fruto que se saca de estas nuevas
plantaciones, se extiendan los españoles con sus pesquerias mas hácia el
sur, y nos descubran y faciliten algunos puertos con comodidad y
proporcion para arribar los buques que navegan á Lima, ya volviendo á
fomentar el establecimiento de San Julian, pues la experiencia ha
manifestado puede subsistir de sus frutos; ya reconociendo el estrecho
de Magallanes con la exactitud que necesita y merece, donde todos los
derroteros aseguran hay abundancia de maderas: circunstancia que le
acredita adaptada para poblar, sin que pueda causar prueba en contrario
el efecto de las poblaciones que hizo Sarmiento, que no podian tener
otras resultas con el método, forma y disposiciones que las intentaron.

En la Tierra del Fuego, que se compone de varias islas, el año de 1765,
ó 1766, se perdió el navio llamado la Concepcion de Escurruchea, en las
costas de una de ellas, cerca de 14 leguas de la boca del Estrecho. La
tripulacion que se salvó, hizo por si un barco de bastante porte para
transportarse con sus provisiones á Buenos Aires; donde informaron á su
Gobernador D. Pedro Ceballos, que los indios de esta isla habian sido
muy humanos y caritativos, ayudándoles á pasar madera para la
construccion del barco, y asistiéndoles en todo; con otras
particularidades y noticias de aquellos parages: de todo lo cual envió
D. Pedro Ceballos una relacion exacta á la Corte, y propuso establecer
una colonia en la isla. Pero, habiendo sido en ocasion que se trataba
comprar á los franceses las Malvinas, no tuvo efecto esta propuesta.

Que estas noticias ofrecen muchas esperanzas de poder subsistir
poblaciones en aquellos terrenos, y ser utilísimas al comercio, estado y
religion, no puede dudarse.

La latitud de 52 grados y minutos, al polo, aunque es clima muy frio, no
puede compararse con la situacion de Suecia, Dinamarca y Rusia, que por
estar á mas de 70, no dejan de tener terrenos fértiles y abundantísimos.
Querer sin el auxilio de ganados, sin el beneficio de la agricultura,
sin la prueba de los experimentos, arreglar y perfeccionar la calidad
de terrenos, con conocimiento de su intemperie al uso de las labores, y
efecto de sus producciones, es tirar al blanco con los ojos cerrados.
Los climas desiertos varian por el concurso de gentes y ganados que
componen una estable poblacion. Con los fuegos, alitos y calor de los
vivientes, poco á poco se vá templando la atmosfera, y produce en la
tierra vapores, que le hacen mas benigno y le atraen otra fertilidad.

Estos son los principios y fundamentos seguros, en que se han de
sostener y apoyar unas empresas tan árduas, y unas dificultades que á la
vista de todos se han graduado por imposibles. El establecimiento del
Rio Negro y fomento de la pesca de la ballena han de ser el único agente
que con el tiempo insensiblemente las ha de allanar y vencer.

En el dia, los que se dediquen á promover esta pesqueria por su propia
utilidad se han de ver obligados, el tiempo que dure, á mantener un
puesto ó establecimiento provisional en el puerto de San José para
reparar su gente de la intemperie, y conservar los viveres, utensilios y
efectos. Si á este comercio unen el de la sal, de la que allí abunda, es
ocupacion de todo el año. Para ello necesitan bueyes, y la carne fresca
les sería muy provechosa y barata. A todo ofrecen proporcion aquellos
terrenos: fomentando la cria de ganado, puede abundar con el tiempo, en
términos que se saque algun fruto de sus cueros y de las carnes; pues
allí será muy fácil y barato este comercio, por la abundancia y
excelente sal de sus salinas, y ser de superior calidad aquellas carnes
á la de los campos de Montevideo y Buenos Aires, por lo salitroso de sus
pastos. Este es otro incentivo que, unido á los antecedentes, prepara
una poblacion que haga útil aquel puerto para nuestros buques que
navegan á la mar del sur en sus arribadas: pues con la inmediacion del
Rio Negro pueden refrescar y abastecerse de cuanto necesiten,
prosperando de esta suerte las navegaciones, cerrando á los Ingleses
esta puerta por la cual tienen fácil entrada en aquel rio, y por
consiguiente en todo el reyno del Perú, cortándoles los progresos que
hacen, y pueden adelantar con las luces que nos han dado estos
descubrimientos en la importantísima pesca de la ballena; como todo ello
con mayor extension le tengo expuesto á dicho Señor Vertiz en mi citado
oficio de 13 de Octubre á que me remito.

Si nuestros españoles llegan á establecer este comercio con los
accesorios que se proponen, en términos que produzca á la Corona los
mismos ó mayores intereses que saca la de Portugal de la isla de Santa
Catalina, por las temporales licencias que concede á las compañías
establecidas á este fin, puede ser el mas eficaz, y proporcionado modo
de ir reconociendo la costa y Estrecho, y adelantando las poblaciones.

Solo es facultativo de la potestad real conceder licencia temporal ó
absoluta para el aprovechamiento de estas pesquerias, como mares que
pertenecen á sus dominios. Abiertos los ojos con conocimiento práctico
de la mucha utilidad de este comercio, ha de atraer interesados á su
aprovechamiento. Este es el estado en que puede sacar fruto la Corona,
no por medio de los intereses que gira Portugal, sino por los
reconocimientos y poblaciones en aquellos parages mas avanzados al sur,
que tanto nos importa ó interesa. Al que se aventaje en los mas útiles,
y nos demuestre puerto seguro para el abrigo de las embarcaciones,
ofreciendo poblar, compénsesele estos gastos con la concesion de algun
privilegio, ó licencia para hacer su pesqueria en el tiempo que parezca
regular, con formal obligacion y contrata de hipotecas. Unansele
aquellas gracias que permite la real proteccion y soberania, y de este
modo, sin dispendio del real erario, conseguirá el Rey hacer útiles
estos despoblados dominios, preparando los medios de atraer á verdadero
conocimiento tantas almas idólatras que los ocupan, en la propagacion de
la Fé y utilidad del Estado, y proporcionará diferentes ventajas á la
navegacion y comercio.

Aunque del estrecho de Magallanes é islas del Fuego nos es
importantísimo un verdadero y exacto reconocimiento, por si permite
puertos que nos faciliten aquel pasage á la mar del sur, no debe
despreciarse el golfo de San Jorge, que está situado á los 45 grados y
minutos, para mirarlo con la indiferencia que hasta aquí.

El reconocimiento que en Marzo de 1780 hicieron los pilotos de la
expedicion que salió al mando de D. Antonio Viedma, para establecer en
San Julian, solo reconocieron con la lancha del paquebot San Sebastian,
unas 40 leguas por la banda del norte, tirando al oeste de dicho golfo.
Por informes y noticias que se han tomado de los indios prácticos de sus
inmediaciones, aseguran que á este rumbo llega muy cerca de las
cordilleras, donde desaguan algunos arroyos de agua dulce, y que en el
terreno que media á ellas, está el camino de los indios de San Julian
para el rio Tucamelel, ó de la Encarnacion. Esto se comprueba con el
diario de Villarino del reconocimiento del Rio Negro, en que refiere el
viage que acababan de hacer á las inmediaciones de aquel rio los
expresados indios. Si el ingles reconociera y se apoderára de este
golfo, tendria entrada por él para Valdivia y otros pueblos del reyno
del Perú, y le seria fácil establecerse sin noticia nuestra. Abunda de
gran numero de ballenas, cuyo parage proporciona esta pesca con mayores
ventajas que otras. Estos fundamentos, que á ser ciertos manifiestan su
importancia, alentarán á los interesados en la pesqueria á su
reconocimiento, el que nos ha de desengañar, y dar una verdadera luz de
la importancia de aquel golfo, y comunicacion que se teme. Lo cierto es
que los indios de aquellos parages transitan el Rio Negro por el camino
que se dice, y desde este rio pasan á las fronteras de Buenos Aires.

Todas estas utilidades nos las ha de atraer la subsistencia y fomento de
la poblacion del Rio Negro. Ella le ha de dar la mano al puerto de San
José con sus frutos y ganados, y como por escala, han de salir estos
auxilios para las demas poblaciones, descubriendo los caminos que
transitan los indios, sus aguadas, campañas y montes hasta el Estrecho:
pues de todos hay noticia, y solo ha faltado en el anterior ministerio
el calor que se necesita en semejantes casos, para que en el tiempo que
ambos Super-intendentes han estado en sus respectivas comisiones,
hubieran reconocido la parte mas principal de este continente.

La internacion del comercio para Valdivia, Chile, Mendoza y otros
parages por el Rio Negro, seria utilísima por la menor distancia que
media comparada á la de Buenos Aires, por el auxilio de la navegacion, y
porque se presentan otras comodidades que pueden hacer mas suaves las
asperezas del camino.

Los mas opuestos enemigos del establecimiento del Rio Negro confiesan la
utilidad de esta internacion, pero lo dan por imposible, hablando con
tanta valentia y seguridad, como si hubieran medido palmo á palmo
aquellos caminos, y se hubieran enterado con un conocimiento práctico de
la navegacion del rio.

No falta sugeto á quien se le debe hacer la justicia de confesarle
instruccion y talento superior, que apoye y sostenga la misma
imposibilidad, y me aseguran lo ha hecho manifiesto en un papel que
entregó al superior Gobierno; el que por mas diligencias no he podido
obtener. Seria utilisimo que estas impugnaciones fueran recíprocas, y
con conocimiento mútuo de ellas: porque de la contenciosa y racional
oposicion resulta el esclarecimiento de la verdad, que es la que
apetecen y buscan los que procuran el acierto. Si tantos dictámenes que
se tomaron para dar en tierra con los establecimientos, esto es, para
disuadir al Rey y sus Ministros de la importancia de ellos, se les
hubieran primero pasado á los Super-intendentes, para que en su vista
informasen y respondiesen, entonces se hubieran tenido otras noticias y
conocimientos que esclareciesen la verdad de todo. Por estos motivos se
solicita y apetece el citado papel, pues son asuntos que no deben
reservarse con tanto misterio de unos sugetos que han merecido la
confianza del Rey para el desempeño de tan importante comision;
mayormente cuando parece ha corrido entre personas que no tienen
conexion con estas materias, por las cuales se me noticia aquellos
puntos mas esenciales de dicho papel, aunque en confuso, las que
expondré para satisfacer y demostrar cuanto llevo propuesto.

Dos son las mas poderosas objeciones que parece demuestra este sugeto,
en las cuales apoya y sostiene los fundamentos de su oposicion. La
primera, la dificultosa navegacion que hizo Villarino en el
reconocimiento del Rio Negro hasta el Catapuliché, donde llegó, que ella
misma demuestra su inutilidad para el comercio. La segunda, graduar de
intransitables las cordilleras, desde aquel parage hasta Valdivia.

Por las mismas operaciones, expresadas en el diario de Villarino,
demuestra este sugeto lo inaccesible del Rio Negro en su navegacion. Si
hubieramos de estar á aquel punto, á aquella estacion, á aquel estado en
que encontró y navegó el rio Villarino, es menester confesar su
inutilidad: pero si todo ello varía con la diferencia de tiempos, y con
mas repetidas pruebas que dén una verdadera luz de los canales,
arrecifes, saltos y corrientes del rio, demostrando el modo de vencerlas
con otros auxilios, parece en algun modo extraño que con tanta viveza,
sin esperar á distinto conocimiento práctico, se condene y falle por
inútil un asunto que tanto interesa á nuestra felicidad.

La navegacion que hizo Villarino fué en la estacion mas contraria. Los
cuarenta y cinco dias que se detuvo en el Choelechel, esperando víveres
para continuarla, le atrasó el tiempo, de modo que cuando llegó á la
confluencia que hace el Diamante con el Rio Negro, habian bajado las
aguas, en términos que causaron lo penoso de su navegacion. Esta falta
descubrió saltos y arrecifes, y su vencimiento fué la mayor dificultad.
Si se hubiese salido á este reconocimiento por el mes de Julio, que es
el tiempo en que principian las crecientes, y duran hasta Marzo, seria
menos dificultosa y mas suave; no se descubrieran tantos saltos y
arrecifes; y las canales no causarian tan vehementes corrientes,
originadas de lo angosto de ellas, pues con la mayor agua se extiende el
rio y evita el impetu de sus efectos. Con el auxilio de los caballos ó
mulas (de que no pudo valerse Villarino, por los riesgos que se
preveian de los indios, que son el atractivo de sus invasiones) se
suavizaba y facilitaba la navegacion, tirada de ellas á la sirga,
recayendo el mucho trabajo de los marineros en las fuerzas y vigor de
este ganado, desmontando y abriendo camino por las orillas del rio á
hacer útil estas operaciones.

Para tomar un verdadero conocimiento de todo esto, es menester distintas
experiencias que la gravedad del caso lo pide: pues no debemos deferir á
la relacion de una precipitada y obscura tentative, que por muchas
razones puede engañarnos.

Es caractéristico de todo descubridor ponderar las dificultades y
trabajos que ha vencido para hacer valer su mérito, y aun sin faltar á
la sinceridad y buena fé, aquellas primeras impresiones suelen causar en
el hombre distintas apariencias á proporcion de los afectos en que lo
cogen. No seria estraño que á Villarino y los suyos, las soledades de
aquellos parages, falta de comunicacion, y otros acasos, les produgesen
un afecto ó pasion odiosa, que en su imaginacion elevase á encumbradas
montañas de dificultades las colinas ó barrancas accesibles.

Cuando descubrieron el Rio Negro, el primer piloto de la real armada, D.
Manuel Bruñel, y el teniente de infanteria D. Pedro García, en la zumaca
San Antonio la Oliveyra, fué tal la impresion que les causó la barra,
que retrocedieron al puerto de San José, y dieron por imposible su
entrada. Fué Villarino, y demostró lo contrario; y en el dia se hace tan
fácil, que con viento por la proa á bordos han entrado los bergantines.
Si hubieramos estado á la decision é informes de aquellos sugetos no
hubieramos visto un desengaño tan claro.

La navegacion del Rio Negro no se nos presenta imposible, sino
dificultosa: esto es accesorio á todos principios, pues las mayores
facilidades que despreciamos en el dia, en su orígen costaria mucho
trabajo y vencimiento.

El tiempo, y la demostracion práctica de lo importante de esta entrada y
camino, subsistiendo el establecimiento del Rio Negro, han de dar luz á
ir preparando y allanando tanto horror, tanta dificultad como se
aparenta, extendiendo sus poblaciones rio arriba, que servirán de escala
á su comodidad; prepararán mayores intereses al comercio; contendrán el
atrevimiento de los indios en los insultos y robos que experimentan las
fronteras de Buenos Aires, serán los cimientos mas sólidos en que se
han de fundar las esperanzas de reducir estos infieles habitadores de
los vastos y fértiles terrenos que componen el Huechuhuehuem y faldas de
las cordilleras, hasta la Concepcion de Chile, cuyas industriosas
operaciones en el beneficio de las lanas, de que fabrican ponchos y
mantas, el cultivo de la agricultura en que nos imitan, la poblacion
fija, aunque muy dispersa de sus domicilios, nos ofrecen las mas vastas
y felices ideas para la exaltacion de nuestra santa Fé, y prosperidad
del Estado; y puede llegue el dia que á imitacion nuestra se rian de
estas aparentes dificultades.

Para satisfacer á la segunda objecion, necesitaria enteramente de las
pruebas y fundamentos que le dá su autor, pues en la primera adquirí
algunas noticias que las saqué del diario que llevó Villarino en su
navegacion. Pero en esta, si es cierto que dá por inaccesibles las
cordilleras por aquellos parages, no puedo atinar con ellos, porque no
los ha de sacar de su vasta comprension, ciencias y literatura, si no es
en el de un desengaño físico, del que puede dar razon, y estar instruido
el rústico mas zafio.

Es cierto que las cordilleras son inaccesibles por muchos parages. Los
indios de San Julian contestan, que desde el Estrecho, tirando por la
parte del norte, lo son aun para los brutos: lo mismo notó el
Super-intendente D. Antonio de Viedma cuando reconoció el rio de Santa
Cruz hasta su naciente[A], pero no debe entenderse con el rigor que
piensa el autor, pues solo las encuentra accesibles por el camino que
usamos por Mendoza á Chile. Son igualmente transitables desde
Huechuhuehuem, ó Catapuliché, por el Portillo, á los indios y ganados
que conducen. La prueba que doy á esta afirmativa es la uniforme
contestacion de los indios habitadores de aquellos parages, á quienes he
preguntado con proligidad repetidas veces, cuyas noticias se fueron
comprobando con los descubrimientos de Villarino; ya con haber
encontrado cerca del rio Diamante, el ganado vacuno y caballar que
llevaban los indios hurtado de las fronteras de Buenos Aires, para
vender á Valdivia, donde habian ofrecido esta remesa un año antes; y ya
por haberle informado estos infieles, cuando llegó al Catapuliché, que
habia bajado un cristiano de Valdivia, como un dia de camino, donde se
hallaba, para tratar y ajustar la compra de él, dándole individuales
señas de su persona[B].

[Nota A: _Descripcion de los terrenos, puertos, indios y costas de
la mar, de D. Antonio de Viedma, desde los 44 grados sud, hasta los 52,
donde está el cabo de las Virgenes._]

[Nota B: _Diario de Villarino, del reconocimiento del Rio Negro._]

Todas estas pruebas son de hecho propio: las del autor han de ser de
reflexiones y referencias, cuya desigualdad es notoria en la fé de una
justificacion que está apoyada tan legalmente. Pero enhorabuena, he de
conceder la igualdad, que no tienen: en este caso, ¿no debiamos haber
ocurrido á Valdivia á examinar y comprobar aquellas citas que eran un
verdadero testimonio de la verdad? Pero ¿qué se hizo? Diferir en un todo
á la autoridad del autor, como si las inaccesibles montañas, que formaba
su imaginacion y discurso, fuesen verdaderas.

Supuesto que hay pruebas expuestas á favor y en contra de lo inaccesible
ó transitable de las cordilleras por el Catapuliché, Huechuhuehuem á
Valdivia, debemos estar en favor de estas últimas, á menos que un
desengaño fisico de personas sínceras y verdaderas hagan ver lo
contrario. No podemos dejar de conocer, que nos presenta la naturaleza
los dos caminos que llevo propuesto por agua y por tierra á dicha plaza
y reyno de Chile: pues en los tiempos oportunos no solo se puede navegar
como llevo demostrado al parage donde llegó Villarino, sino de la laguna
Huechum-lauquen, ó del límite de donde nace el rio, que está un dia de
camino mas distante. Desde este sitio á Valdivia echan los indios en
mula tres dias, por la aspereza de las montañas: tránsito muy corto,
comparado con el que media por Mendoza á Chile, que nos franquea menos
gastos y otras comodidades.

Desde el establecimiento del Rio Negro á la laguna Huechum-lauquen por
tierra, su distancia aun no llega á 160 leguas: hasta la punta del
Diamante se puede abrir camino muy cómodo para carretas, por la orilla
del mismo rio, cuyas aguadas es el mayor socorro y alivio del ganado. A
este sitio puede conceptuarse 120 leguas: desde él á dicha laguna 40, y
desde esta á Valdivia 20; de modo, que siendo toda la distancia 180
leguas, las 120 es camino carretero muy suave y cómodo; las 40 con el
tiempo talvez se pondrán en igual disposicion, aplicándose á suavizar
algunos malos pasos; y las 20 restantes es el único malo que hay que
transitar. Pero este, segun lo explican los indios, no tiene aquellos
voladeros y precipicios que el de Mendoza á Chile. Compárese, pues, lo
dilatado de este desde Buenos Aires, que pasa de 500 leguas, lo penoso y
arriesgado de la travesia de sus pampas, por la escasez de agua é
indios, con lo corto y suave del que puede abrirse por el Rio Negro, y
de la seguridad de estos infieles, tomadas sus principales avenidas y
puestos, que es otro de los asuntos que mas importa á la prosperidad de
Buenos Aires, como demostraré en su lugar, por medio de las expresadas
poblaciones.

He hablado con concepto á lo que promote lo descubierto en el Rio Negro
para la plaza de Valdivia; prescindiendo del reconocimiento del rio
Diamante, ó Sanquel, que por la observacion hecha por el piloto
Villarino, en la confluencia de este rio con el Negro, de 38 grados 44
minutos y otras combinaciones y noticias, hay fundadas esperanzas, la
tiene con el Tunuyan, que pasa por la ciudad de Mendoza, y á ser ciertas
descubren iguales proporciones.

Llegamos ya al punto mas importante, y en que estriba toda la felicidad
de la Provincia; esto es, en reparar el destrozo de ganado que causan
los indios en las dilatadas campañas y fronteras de Buenos Aires; en
librar á aquellos infieles de tantas muertes, robos y cautiverios; en
aprovechar los inmensos campos que de esta capital median al Rio Negro,
donde puede dilatarse y fomentarse la cria de ganado, que debe ser otro
de los ramos que ha de sostener este establecimiento, y el apoyo de los
demas. Los asuntos son gravísimos, pero la felicidad de ellos pende en
una misma causa, cual es refrenar á los indios.

Por las noticias adquiridas del reconocimiento del rio que hizo
Villarino, hemos comprobado los informes que habian dado muchos indios,
de no tener otro paso los de la nacion Tehuelche, Villiches, Puelches, y
otras naciones habitadoras del Huechuhuehuem, é inmediaciones de
Valdivia en las cordilleras, que el sitio llamado el Choelechel, para
transitar al Colorado, sierras de la Ventana, Tandil, Volcan, Cashuatí,
y fronteras de Buenos Aires; por carecer de aguadas los otros parages, y
ser terrenos intransitables. La seguridad de estas particulares noticias
me hizo creer se extendia á todas la naciones de indios, que nos causan
tanto daño, y que tomando aquel paso estaban sugetos. Este concepto me
estimulaba á repetir las instancias al Sr. Virey para ocuparle y
asegurarle.

Posteriormente traté un indio muy ladino, y práctico de aquellos
vastísimos terrenos, llamado José Yati, el que me desengañó,
informándome, que el Choelechel era paso respectivamente de las naciones
de indios que llevo citadas, pero no de todas, pues habia otros dos
caminos por donde venian, y se internaban: el uno caia á las Salinas, de
donde se ha proveido de sal Buenos Aires con las carretas; y es
transitado de los indios Peguenches, y Aucases, cuyo cacique nombran
Guchulap, y el otro, mas al norte y no muy distante de la ciudad de
Córdoba, que frecuentan los de nacion Ranqueles.

El motivo de usar de diferentes caminos estas naciones, es por la
enemistad que tienen unas con otras, y estar mas inmediatos á sus
tierras; pues de hacerse comunes en el tránsito, habian de atravesar por
las de su convecinos.

Tomando el sitio del Choelechel, ya aseguramos el pasage para los indios
de aquellas naciones, que son numerosísimos: le quitamos estos enemigos
á los campos y fronteras de Buenos Aires; y vamos proporcionando la
internacion, y demas importantes proyectos, que puede atraernos el Rio
Negro por la parte de Valdivia.

Los otros dos caminos es asunto que merece mayor atencion en el dia,
porque no tenemos conocimiento fisico de ellos, lo que no acaece con el
de Choelechel: solo hablamos por informes y noticias de los indios, y se
necesita un descubrimiento formal de estos parages para tirar las líneas
de su seguridad.

Aun sin la noticia de tan importantes motivos, en oficio de 31 de Julio
de 1781, propuse al Señor Virey cuan útil era ir adquiriendo
conocimiento de las naciones de indios que habitaban los campos de
Buenos Aires; sus albergues y retiros, donde se ponian á seguro, cuando
se veian perseguidos, ó atacados de nosotros; á cuyo intento habia
destinado á los peones, Antonio Godoy y Juan José Gonzales, que con el
pretesto de pasar á sus toldos á comprarles ganado, les llevasen
aguardiente, avalorios, y yerba, con cuyas dádivas se iban
familiarizando con unos, y tomando noticias de otros; único medio que
podia vencer estas dificultades. Iguales diligencias manifesté á dicho
Exmo. Señor serian útiles practicar desde la fronteras de Buenos Aires y
sus guardias, destinando sugetos adaptados para el caso; con cuyos
conocimientos era fácil con dos expediciones que salieran de esta
capital y Rio Negro contenerlos y refrenarlos.

Esta propuesta no mereció aprobacion, y Godoy y Gonzales habiéndolos
mandado con cartas para S. E., y este haber sido el primero que se
aventuró á transitar el camino por entre tantos indios, y dado
conocimiento para el viage que hizo el piloto D. Pablo Sisur por tierra
á dicho establecimiento, tuvieron ambos el desgraciado fin de parar en
una cárcel, de cuya prision los libró su propia inocencia.

No obstante el desprecio con que se trató mi propuesta, los continuados
insultos y robos de los indios, obligaron al Señor Virey á determinar
las expediciones que han salido de Córdoba, Mendoza y esta capital; pero
no del Rio Negro, que es el parage mas inmediato á ellos. La causa no
soy capaz de comprender aunque me dé mucha márgen la oposicion de los
establecimientos. Dios quiera no se malogran estos gastos, por haber
dejado libre aquel portillo.

Estas expediciones eran los mejores principios para descubrir y
reconocer los dos citados pasos y caminos; porque las de Mendoza y
Córdoba deben cruzarlos, y comunicándo á sus respectivos comandantes las
instrucciones y noticias, con un mismo gasto se levantaban planos de
aquellos sitios, acompañándoles sugetos facultativos de sinceridad y
verdad, y no llenos de la preocupacion que reina de los
establecimientos: si acaso se han internado, puede ser que sirvan de
mucho sus noticias.

Tomado un verdadero conocimiento de estos pasos y caminos, podian
fortificarse, y repararse, extendiendo á ellos las guardias de las
fronteras, porque cortadas estas avenidas, y la del Choelechel, quedaban
libres las demas campañas, y á Buenos Aires, y poblaciones del Rio Negro
se daban la mano por tierra para su comunicacion, para la cria y fomento
de ganado, y para la extension de sus poblaciones. Véase pues, que
ventajas tan grandes resultaban á la provincia, y aun á todo el reyno el
reconocimiento y seguridad de estos pasos.

Las inmensas indiadas que por ellos bajan á proveerse de caballos y
ganados, es una langosta, ó plaga de su destruccion: que á no ser unos
campos tan dilatados y fértiles, no dejarian casta. El no acabar de
apurarles, dan una segura idea de su abundancia y propagacion; cesando
esta causa será un aumento ventajosísimo para el comercio de la
corambre, que, como fruto de la tierra, merece la primera atencion por
ser permanente y no precario. Las poblaciones de los campos de Buenos
Aires irian tomando otro incremento y extension, particularmente si se
reuniesen á ellas los vecinos, que en despoblados dispersos habitan en
chácras, como está mandado por repetidas reales cédulas: pues este
disimulo es perjudicialísimo al bien espiritual de aquellas almas, y
legislacion real, porque carecen de instruccion cristiana en nuestros
sagrados dogmas; rara vez frecuentan los santos sacramentos de la
penitencia, y eucaristía, y casi no tienen, ó reconocen á quien obedecer
y temer: de modo que poco se diferencian de los indios salvages.

Este método de gobierno es la destruccion de si mismos, porque la mucha
extension, que media de una chácra á otra, dá márgen á los indios para
robar los ganados, cautivar y matar á sus habitadores, á cuyas
desgracias coadyuvan en mayor parte los que frecuentemente se pasan á
estos infieles, comunicándoles las noticias y caminos seguros á sus
invasiones, de tal modo que ninguna malogran.

Enterado yo en el Rio Negro por los mismos indios, y viages que hicieron
los dos expresados peones Godoy y Gonzales, de esta maldad en los
nuestros, han sido repetidas las instancias que he hecho al Señor Virey,
para que se les castigue con egemplar rigor al que se aprenda haber
incurrido en tan horroroso delito, y juntamente dí cuenta á S. E. de uno
de estos impios que los dirigia: el que llegó á tal extremo su crueldad,
que no estuvieron exentos de ella sus propios padres, á quien él mismo
mató en una de las entradas que hizo con los indios.

Reducidos á poblaciones los vecinos de estas chacras, tendrán diferente
instruccion y gobierno, y por medio de padrones donde se anoten, habrá
conocimiento de los sugetos que falten en el pueblo, y podrá saberse con
otra facilidad su paradero.

No puedo omitir, por el mucho conocimiento adquirido en los cinco años
que he estado tratando estos salvages en el Rio Negro, cuan útil nos es
el método que observan los franceses en sus Indias con semejantes
bárbaros, y con cuanta razon nos lo recomienda el Señor Ward en su
proyecto económico. Sin tener yo las mas leves noticias de estas reglas,
las he seguido; y notoria es la buena armonia que he conservado con
ellos, y lo útil que han sido al fomento del establecimiento: y no puede
decirse que son de mejor índole aquellos que los de estos campos, porque
allí han concurrido los que aquí nos dañan. Todos me han conservado una
verdadera amistad y buena fé, á excepcion de algun robo de caballos, de
que aun entre nosotros mismos no estamos libres.

Esta experiencia demuestra la importancia de poner en las guardias, ó
pueblos que se establezcan, sugetos de afabilidad, talento y juicio para
tratar con los indios y que á cambio de abalorios y otros efectos que no
nos perjudiquen, se introduzca con ellos comercio de sus propios frutos;
como son pieles de liebre, zorrillo, guanaco, y guaracha, riendas,
plumeros, ponchos y otros efectos de que abundan: por estos medios con
utilidad propia vamos conciliando y adquiriendo su amistad como lo hacen
y logran los franceses.

Tengo demostrado el método y esperanzas de las muchas utilidades que
podemos sacar del establecimiento del Rio Negro, lo vasto é importante
de ellas manifiesta la creacion ó formacion de un nuevo reyno. Todas
acrescentan el comercio, aumentan, ó forman un cuerpo de marina
mercantil, que es el mayor nérvio de la felicidad de una monarquía, y
por consiguiente atraen el aumento de las poblaciones. Todo ello no
puede emprenderse en la presente época, es menester poco á poco ir
adelantando, y dándose la mano uno con otro, á proporcion de sus
prosperidades y ventajas. Un prudente, sábio y celoso Gobierno,
inflamado con el espirítu de patriotismo, sin intermision de otros
entusiasmos, bajo de una proteccion real, cual logramos en el dia,
dedicada toda al aumento y felicidad de los vastos dominios que rige,
serán las principales basas y columnas donde se apoyen, y sostengan el
feliz éxito de estas demostradas utilidades.



                         PARTE TERCERA.


Los cortos principios del establecimiento del Rio Negro, y sus
obstinadas oposiciones, causa de tantos desperdicios y gastos,[C] le
tienen tan en el aire, que al menor huracan, todo él dá en tierra. Para
su conservacion y aumento, se necesita mucho tino y pulso, porque la
real hacienda no se halla en estado de gastos, y la multitud de informes
y papeles remitidos á la Corte, han entibiado aquel primer fervor con
que se promovió, borrando en el real ánimo sus fundamentos y causas, y
si ahora no se procura sostener, todo es perdido.

[Nota C: _En caso necesario, se harán ver los fundamentos de esta
proposicion._]

Estas reflexiones me hicieron, ó por mejor decir, obligaron á dar el
informe de 16 de Febrero de este año, que por órden de 14 del mismo me
pidió el Señor Virey D. Juan José de Vertiz, para arreglar el
establecimiento en la forma que manda Su Magestad por la real órden de
1.º de Agosto. La ciega obediencia y estado deplorable de estos asuntos
no me dieron otro arbitrio, que manifestar el modo y forma de su
reduccion, dejando campo para que tan corta raiz fomentase, y produjese
las grandes esperanzas que anteriormente tengo expresadas; pues de haber
manifestado yo, que en aquel estado no podia subsistir, preparaba el
huracan á su entera ruina.

Allí reformo el establecimiento al solo número de 12 familias; propongo
los medios de su conservacion y subsistencia, y abro campo con el
fomento de la pesca de la ballena, y abasto de la sal para que se
sostenga y prospere sin gasto de la real hacienda; y estos medios son
los únicos que le han de sostener y fomentar, y los que deben merecer
toda la atencion del presente Gobierno.

Aunque el primero es de mas importancia que el segundo, este es mas
pronto y fácil, porque el gasto de la Provincia no cesa; y impetrando
órden de Su Magestad, para que no se permita en España embarque y
conduccion de este género á los puertos del Rio de la Plata, y se
prohiba el que las carretas salgan para las Salinas como hasta aquí se
ha practicado, se queda este provecho á beneficio de aquella poblacion,
y sus vecinos, ocupados en las tareas de sus acopios y en el despacho de
sus frutos, logran la provechosa utilidad de esta industria y comercio;
que con la pesca de la ballena establecida en el puerto de San José será
mas importante.

Si el estado en que se hallan los indios, y expediciones nuestras en su
alcance, obligaren á reforzar aquel puerto con mas tropa, es otro
fomento y utilidad de los vecinos: pues el dinero de su prest lo mas
queda á su beneficio; procurando ellos hacer fructíferos aquellos
terrenos con la industria y trabajo de sus labores, tomando distinto
método que el que han llevado, pues ya por su natural desidia y
haraganeria, y ya por las seducciones con que los desanimaban y
entibiaban para que se aplicasen á la agricultura, asegurándoles que
pronto los habian de sacar de aquel destino, y mudarlos á los amenísimos
campos de Montevideo, que abundan de tanto ganado, que sin molestarse en
poco tiempo lograrian enriquecerse, eran los que por todos medios
procuraban hacer inútil la poblacion. Y estas influencias les alentaban
para dedicar sus clamores al Sr. Vertiz, ponderando la esterilidad de
los terrenos, los peligros á que estaban expuestos los indios, y el
rigor del Super-intendente: porque su fervor, eficacia y fatiga no los
dejaba dormir en el ocio de su haraganeria, y les obligaba á trabajar en
la agricultura, por cuyos medios con las producciones de sus frutos ha
verificado sus informes.

La conclusion de las obras del fuerte es otro medio que ha de coadyuvar
en beneficio de los pobladores, porque el dinero que causen estos
gastos, redunda como el prest de la tropa en su provecho, todo ello
coadyuba á un mismo fin; pero es menester pobladores activos é
industriosos; y este es uno de los puntos mas esenciales que debe tener
presente el Superior Gobierno, porque ó poco ó nada servirá se les
proporcione trabajo y salida á sus frutos, si dan con hombres que no los
aprovechan, antes sí los desprecian.

El gasto que debe reformarse es el que causan á la real hacienda los
bergantines destinados á los establecimientos de cuenta del Rey, porque
este es el de mayor consideracion, y solo es útil á sus respectivos
patrones ó capitanes. Por medio del comercio de sal y pesquería de la
ballena se proporciona modo de abastecer el establecimiento de cuanto
caresca y necesite, y facilitar el transporte de los destacamentos de
operarios y tropa que se mude: para lo primero coadyuva su propio
interes, porque estos géneros los venden en el establecimiento, y con
sus utilidades sacan el costo del transporte de sal, y á cuenta de
ellos pagarán los jornales de saca y conduccion al muelle á los vecinos.
Para lo segundo podrá estipularse por regalia de estas licencias; y
cuando no, menos costo le ha de tener al Rey pagar el flete cuando se le
ofresca, que mantener unas embarcaciones, que le han de importar el todo
de cada una al año seis mil pesos, y el flete por mucho que suba no ha
de llegar á quinientos.

Si tiene efecto el refuerzo de tropa en el Rio Negro, talvez se
proporcionará ocasion que contenga á los indios, y libres de recelos los
pobladores, puedan extenderse en el egercicio de la argricultura, y cria
de ganado; pues uno y otro han de ser los mas sólidos cimientos en que
estribe, y se asegure la poblacion, atrayendo mayor número de vecinos,
que por sí mismos formen cuerpos para resistirles, y escarmentarles en
todo tiempo. Los terrenos, en la proporcion que ofrece el rio,
valiendose del arte, á poca costa se pueden beneficiar con el riego,
como tengo demostrado al Señor Virey en oficio de 26 de Marzo del año
próximo anterior, número 26; y aun sin los medios que allí propongo, si
los vecinos son aplicados, con norias que meuvan caballos pueden
adelantar mucho; mayormente cuando allí no tienen costo, y es muy poco
lo que cuesta este ganado.

Todo lo cual parece haber persuadido que los conatos y desvelos de
nuestros católicos monarcas en proyectar y promover estos
establecimientos, han sido efectos de un profundo conocimiento y estudio
sobre la religion y la política; que estas dos bases de todo Gobierno
ilustrado y cristiano, fueron el fundamento de las expediciones de
Sarmiento. Las de los dos hermanos Nodales, la del capitan Olivares, con
los Padres Cardiel, Quiroga y Strobl; la del capital de fragata D.
Francisco Pando; la de D. Domingo Perlier, y ultimamente las que han
salido de Montevideo y Buenos Aires, para las comisiones que se nos han
confiado á los dos hermanos; que á pesar de todos los émulos que las
quieren contradecir, siempre serán útiles estos establecimientos, por el
fomento del comercio que proporcionan en la pesca de la ballena, en la
conduccion de sal á Buenas Aires, y salida de las carnes de los ganados
que crian sus inmensas campañas; por facilitar puerto para hacer mas
suave la navegacion y comercio á la mar del sur, por cerrar y defender
la puerta á nuestros enemigos, asegurando lo interior del reyno; por los
progresos de la extension de sus poblaciones, porque ellas serán la
mejor trinchera que contendrá á los indios salvajes, que á manera de un
torrente impetuoso cada dia inundan estos campos, llevándose tras sí
innumerable ganado caballar y vacuno, asolando las tristes habitaciones
de los vecinos fronterizos á esta capital, haciendo que los caminos no
sean seguros, y víctima de su furor á muchos desgraciados, que perecen
inhumanamente cada dia á sus manos, de un modo horrible y espantoso. Y
finalmente podrá conseguirse la mayor de las utilidades, que consiste en
hacer hombres, y hombres cristianos á este gran número de salvajes.
Utilidades que pueden conciliarse sin el dispendio del real erario, y
que son las que me propuse describir en las tres partes de esta memoria,
en la cual si hubiese alguna expresion menos digna, debe ser atribuida
al ardiente celo con que miro estos establecimientos, pues mi ánimo
jamas ha sido zaherir con mis expresiones á persona alguna. Todas ellas
las sugeto á la superior correccion de V. E.; lisonjeándome, que
atendiendo al buen fin con que estan dictadas, ha de disimular cualquier
defecto que se encuentre. Sí, Señor Exmo., ¿como podré yo dudar que en
el ánimo V. E., tengan benigna acogida unos pensamientos dirigidos á la
prosperidad del Estado, y al aumento de la religion? V. E., que pesa
todas las cosas en la balanza del saber, alcanza mejor que yo, qué
materia se le propone para emplear toda la actividad de su celo hácia el
real servicio. Ella puede hacer una gloriosa época en los tiempos
felices del mando de V. E., quien como siempre hará lo mejor.--Buenos
Aires, 1.º de Mayo de 1784.

                    FRANCISCO DE VIEDMA.

       *       *       *       *       *



        INDICE DE LAS OBRAS CONTENIDAS EN EL TOMO PRIMERO.


                               I.

_Historia Argentina del descubrimiento, poblacion y conquista de las
provincias del Rio de la Plata, por Rui Diaz de Guzman._

_Discurso preliminar del editor de dicha obra._

_Epocas de algunos acontecimientos importantes, segun las apunta el
autor de la Historia Argentina._

_Tabla de los grados de latitud de algunas ciudades y parages, segun se
hallan determinados en el curso de dicha historia._


                              II.

_Viage de D. Luis de la Cruz desde el fuerte del Ballenar hasta la
ciudad de Buenos Aires._

_Discurso preliminar del editor de dicha viage._

_Tasacion de lo que puede importar un camino desde el fuerte de Antuco
hasta Buenos Aires._

_Tablas de distancias, relativas á dicho viage._


                             III.

_Descripcion de la naturaleza de los terrenos; y costumbres de los
Peguenches, por D. Luis de la Cruz._


                              IV.

_Descripcion de Patagonia, por el Padre Tomas Falkner._

_Discurso preliminar del editor de dicha obra._


                               V.

_Derroteros y viages á la Ciudad Encantada, ó de los Césares._

_Discurso preliminar del editor sobre los siguientes documentos._

----_Derrotero por el Tandil y el Volcan, por Rojas._

----_Carta del Padre Cardiel sobre el descubrimiento de los Césares._

----_Carta del Padre Lozano sobre los Césares._

----_Derrotero desde Buenos Aires hasta los Césares, por Falkner._

----_Relacion de las noticias adquiridas sobre los Césares, por Pinuer._

----_Carta al Virey del Perú sobre los Césares, por Jauregui._

----_Nuevo descubrimiento preparado por el Gobernador de Valdivia._

----_Declaracion sobre la ciudad de los Césares, por Villagra._

----_Informe y dictámen del Fiscal de Chile, sobre los Césares._


                              VI.

_Diario de un viage á la Costa Magallánica, desde Buenos Aires hasta el
Estrecho, formado sobre las observaciones de los PP. Cardiel y Quiroga,
por el Padre Pedro Lozano._

_Advertencia del editor._


                             VII.

_Representacion sobre la translacion de las fronteras de Buenos Aires al
Rio Negro y Colorado, por Undiano y Gastelu._

_Itinerario de un camino desde Buenos Aires á la ciudad de Talca, por
Cerro y Zamudio._

_Advertencia del editor._


                            VIII.

_Memoria sobre los obstàculos que han encontrado, y las ventajas que
prometen los establecimientos de la costa Patagónica, por Viedma._

_Discurso preliminar del editor._





*** End of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Memoria dirigida al Sr. Marquez de Loreto, Virey y Capitan General de las Provincias del Rio de La Plata" ***

Doctrine Publishing Corporation provides digitized public domain materials.
Public domain books belong to the public and we are merely their custodians.
This effort is time consuming and expensive, so in order to keep providing
this resource, we have taken steps to prevent abuse by commercial parties,
including placing technical restrictions on automated querying.

We also ask that you:

+ Make non-commercial use of the files We designed Doctrine Publishing
Corporation's ISYS search for use by individuals, and we request that you
use these files for personal, non-commercial purposes.

+ Refrain from automated querying Do not send automated queries of any sort
to Doctrine Publishing's system: If you are conducting research on machine
translation, optical character recognition or other areas where access to a
large amount of text is helpful, please contact us. We encourage the use of
public domain materials for these purposes and may be able to help.

+ Keep it legal -  Whatever your use, remember that you are responsible for
ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just because
we believe a book is in the public domain for users in the United States,
that the work is also in the public domain for users in other countries.
Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we
can't offer guidance on whether any specific use of any specific book is
allowed. Please do not assume that a book's appearance in Doctrine Publishing
ISYS search  means it can be used in any manner anywhere in the world.
Copyright infringement liability can be quite severe.

About ISYS® Search Software
Established in 1988, ISYS Search Software is a global supplier of enterprise
search solutions for business and government.  The company's award-winning
software suite offers a broad range of search, navigation and discovery
solutions for desktop search, intranet search, SharePoint search and embedded
search applications.  ISYS has been deployed by thousands of organizations
operating in a variety of industries, including government, legal, law
enforcement, financial services, healthcare and recruitment.



Home