Home
  By Author [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Title [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Language
all Classics books content using ISYS

Download this book: [ ASCII ]

Look for this book on Amazon


We have new books nearly every day.
If you would like a news letter once a week or once a month
fill out this form and we will give you a summary of the books for that week or month by email.

Title: Curiosidades antiguas sevillanas - (serie segunda)
Author: Gestoso y Pérez, José, 1852-1917
Language: Spanish
As this book started as an ASCII text book there are no pictures available.
Copyright Status: Not copyrighted in the United States. If you live elsewhere check the laws of your country before downloading this ebook. See comments about copyright issues at end of book.

*** Start of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Curiosidades antiguas sevillanas - (serie segunda)" ***

This book is indexed by ISYS Web Indexing system to allow the reader find any word or number within the document.



produced from images generously made available by The
Internet Archive)



En esta edición se han mantenido las convenciones ortográficas del
original, incluyendo las variadas normas de acentuación presentes en el
texto. (nota del transcriptor)



CURIOSIDADES ANTIGUAS SEVILLANAS

Tirada de 250 ejemplares



CURIOSIDADES

ANTIGUAS SEVILLANAS

POR

José Gestoso y Pérez

(SERIE SEGUNDA)

[imagen: colophon]

SEVILLA

En la oficina del periódico EL CORREO DE ANDALUCÍA
1910

Es propiedad del autor



AL LECTOR


_Ocupado asiduamente en otras literarias tareas que han absorvido mi
tiempo por completo, he dejado transcurrir ¡veinticinco años! desde que
fué impreso el tomo 1.º (Serie 1.ª) de estas_ Curiosidades, _hasta
ahora, que doy á la estampa el presente volumen II; y cierto que si sigo
á este paso, bien sé que no he de publicar ninguno más. Falto de los
estímulos de otros días, casi extinguidos ya los alientos juveniles, en
espera de emprender, el día menos pensado el gran viaje, del cual no se
regresa jamás; las numerosas notas y apuntes que podrían servirme para
emborronar otras cuartillas, posible es que pasen al cajon de un
especiero, con lo cual ya sé que sólo se habría perdido el tiempo que
invertí en reunirlas, porque ni la Historia ni la Arqueología sentirán
gran pena al verse privadas de otro ú otros volúmenes. A la buena
amistad con que me favorece el Sr. D. José María de Valdenebro,
facilitando los medios para la impresión de este volumen, débese su
salida á la plaza pública; sin sus amables oficios, seguramente yo no lo
habría dado á la estampa. Allá van pues estos articulejos escritos_
cálamo currente, _sin más pretensión que la de entretener un rato á los
pocos que en estos venturosos días, gustan del conocimiento de las_
cosas viejas, _y con ellas se complacen, para hacerles olvidar siquiera
momentáneamente, los pesares de la vida que á todos nos alcanzan así
como otros de mayor bulto que parecen dibujarse allá en el horizonte,
fruto natural de corrompidas semillas._

_Dediqué el tomo 1.º á asuntos arqueológicos; comprenderá este II otros
de caracter histórico y si tengo ocasión y Dios me dá vida, serán temas
del III varias tradiciones sevillanas, ya que no pueden ser todas las
conocidas, que andan diseminadas en varios libros; las cuales, estimo
que, publicándolas reunidas en un volumen como ha tiempo yo imaginé,
sería obra meritísima, pues, así se conservaria su memoria, se
facilitaria al curioso su conocimiento, y los altos ejemplos de virtud,
de valor, de abnegación y de patriotismo que de tales narraciones se
desprenden, serían provechosa lectura para la juventud, tan necesitada
hoy de este linaje de libros._

_El tiempo dirá hasta qué punto veré realizados mis propósitos._



Antiguas Industrias Sevillanas

Tejidos y Tejedores


Entre las muchas industrias que ennoblecieron á nuestra ciudad en los
pasados siglos, ocupó lugar preferentísimo la de los tejidos de seda,
debida, sin duda, como tantas otras, á los sarracenos, consumados
maestros en ella. Los innumerables datos que acerca de tan rica como
bella manifestación del gusto y del trabajo consignan los historiadores
musulmanes, los recientes estudios debidos á doctos arqueólogos, y el
descubrimiento de riquísimas estofas con que se ataviaron reyes,
infantes y prelados, persuaden del extraordinario auge alcanzado por
nuestros dominadores en esta fabricación, que hizo célebre á las
ciudades españolas de Murcia y de Almería[1], de Córdoba, Granada,
Málaga[2], Toledo, Valencia y Sevilla. «Caso es de recordar, por
rarísimo dice á este propósito un ilustre académico, que aun prohibiendo
Mahoma á los hombres vestir seda, y que llegando Omar el conquistador de
Jerusalen á perseguir á cuantos la usaban, sean los mahometanos,
casualmente, los que sobresaliesen mucho en vestirla y llegasen á tal
perfección en tejerla, que, ni los celebérrimos frigios les
aventajaran[3].

No parece sin embargo que esta prohibición fué tan absoluta, como se
deduce de las siguientes frases: «Es probable, dice Francisco Michel,
que estas telas (refiérese á las ricas de seda) fueron destinadas á la
exportación, puesto que el Corán prohibía á los hombres el uso de la
seda y ciertas sectas solamente empleaban estas telas con otras
mezcladas.» Haremos notar, por tanto, que el Profeta permitía las sedas
en los trajes de guerra, y el lujo de los ejércitos musulmanes cuando
iban á combatir era inusitado. Sobre el mismo campo de batalla, fué
donde los Cruzados se iniciaron en estos famosos esplendores
orientales[4].

El mismo autor, dijo ya en otro lugar: «Durante la Edad Media, fuera del
traje y de los paños mortuarios, las telas preciosas empleábanse también
para las banderas, enseñas, gonfalones, tapices ó colgaduras, cubiertas
de libros, gualdrapas de caballos, tiendas de campaña ó de casa, etc.
Las telas en sedas y oro eran lo mismo que el numerario, un medio de
cambio comercial. Los emperadores griegos pagaban en sederías á las
iglesias de Occidente ciertos tributos anuales. En los numerosos
inventarios de los tesoros de los templos, se trata del samit de Persia,
de Egipto, de Alejandría, el baudequin de Bagdad, etc.... En el saqueo
de Antioquia (1098) en la toma de Constantinopla (1204) en Damieta
(1219) los Cruzados encontraron entre otras riquezas, cantidad de telas.

Los árabes fueron nuestros maestros y sus tradiciones arraigaron de tal
suerte en la Península, que hasta el primer tercio del siglo pasado, por
lo que á Sevilla respecta, pudimos envanecernos de que fuese esta ciudad
famosa entre las productoras de los más apreciados tejidos,
representados por aquellas riquísimas telas de seda y oro llamadas por
los musulmanes marabique[5] tartari, zarzahan, ricornás, samit,
ciclatón; sirgo y otras, algunas de las cuales empleáronse en las
mortajas de San Fernando y de su hijo el infante Don Felipe, y en las
más estupendas, que atavían la momia del gran arzobispo Don Rodrigo en
su sepulcro de Sta. María de Huerta; pero, aun todavía pueden citarse
otros muy peregrinos ejemplos recordando las inapreciables enseñas
militares sarracenas, custodiada una en las Huelgas de Burgos, de
filíacion desconocida hasta ahora, y otras dos en la catedral de Toledo,
pertenecientes al Sultan Abu-Said Otsman y á su hijo Abu-l-Hasam Aly,
que acreditan la singular pericia y exquisito gusto de sus autores, los
mismos sin duda que fabricarían aquellas preciosas estofas de honor
destinadas á los principes, llamadas _tiraz_, de las cuales nos dice
Almaccari que sus tejedores habitaban en Córdoba el barrio llamado «de
los bordadores»[6].

No es extraño pues que con tales maestros hubiesen alcanzado alto
renombre los telares sevillanos, y que en nuestra ciudad fuese
extraordinario el número de los destinados á la producción de las ricas
y costosas telas, de las cuales, desgraciadamente, no quedan más
memorias que las citas que á cada paso halla el curioso rebuscador de
papeles viejos, al leer los inventarios de los templos y de las casas de
nuestros magnates.[7]

Conquistada Sevilla, por San Fernando, sabido es que en ella quedó una
numerosa población musulmana, y si repasamos el famosísimo códice de los
«Loores et Cantare de Santa María» sus numerosas viñetas nos
manifestarán cuál era el gusto que dominaba en los trajes y en todos los
productos textiles, aun aquellos que se aplicaban al culto, como las
frontaleras de los altares y los ornamentos sacerdotales. En ellos vese
ostensible el gusto artistico de los vencidos, y cómo se lo adaptaron
los vencedores; ¿qué mucho, pues, que los telares sevillanos fuesen
desde entonces famosos, cuando el mismo monarca y sus hijos no
desdeñaban de emplear en sus vestiduras telas sarracenas, hasta con
leyendas alcoránicas? Quiso el Rey Sabio poner coto al ánsia de lujo que
dominaba á sus vasallos, y en el Ordenamiento de 27 de febrero 1256
prohibióles que trajesen «sillas ferpadas nin con oropel nin con
argenpel, que tampoco emplearían en coberturas, perpunte, cofias y
pendones, ni en las fundas de los escudos: que no usasen cascabeles
etc., etc., prohibiendo también á las mujeres el uso de objetos de
metales ricos, de camisas bordadas de oro; extremando estos rigores
hasta en las comidas, en las fiestas de bodas y en la manera de vestirse
los vencidos sarracenos.»

Estas disposiciones fueron letra muerta, como lo acreditan las Cortes de
Valladolid de 1258, prohibiendo que ningún oficial de la Casa Real,
ballesteros, halconeros ni porteros, trajesen pieles blancas, ni
cendales, ni sillas de barda doradas, ni argentadas, ni espuelas
doradas, ni calzas de escarlata, ni zapatos dorados, ni sombrero con
oropel, ni argentpel ni con sedas, salvo los servidores mayores de cada
oficio. No es posible detenernos en todo el articulado de estos
interesantes acuerdos, que comprueba las raices que el lujo había
cobrado entre nosotros, aumentando cada vez más y más, no obstante las
penas que entonces se impusieron á los infractores de la ley, las
cuales, del mismo espiritu animado, impusa á su vez Don Alfonso XI de
acuerdo con los representantes en Cortes reunidos en Alcalá de Henares
en 1348, que tampoco fueron obedecidas en el reinado de sus hijos Don
Pedro y Don Enrique, cuando por propia confesión del ilustre cronista y
autor del Rimado de Palacio, poseia paños tan ricos, que con su valor
podrían haberse vestído cien pobres.

Convencidos dichos monarcas y sus sucesores de la ineficacia de las
disposiciones que se habían dictado para refrenar el lujo por una parte,
y por otra, porque cada vez era mayor la afición por todo lo suntuario,
es lo cierto, que, desde los días del vencedor del Salado no se
registran leyes encaminadas á refrenarlo, y así llegamos al reinado de
Don Juan II, cuya corte ofrece el más brillante y fastuoso conjunto que
puede imaginarse emulando con el monarca los prelados y ricos hombres en
el comer, en el vestir y en los más costosos deportes. A tanto llegaron
ya estos excesos, que en las Cortes de Palenzuela de 1452 solicitóse del
monarca que renovara las leyes suntuarias de Don Alfonso XI, petición
que no fué acogida, á pesar de que en el Ordenamiento de dicho año se
dice: «e como parecerá claramente en el presente en los mis Reinos
aquella mesma disolución e aun mucho más en traer superflua e
desordenadamente las gentes ropas de seda e de oro e de lana, e
forraduras de martas, e de otras peñas e otras muchas guarniciones de
oro é de plata e de aljofar e de muy grand valor e que no tan solamente
aquellos e aquellas que razonablemente lo podían e debían traer por ser
de grandes linajes e estados e faciendas más aun las mugeres de los
menestrales e oficiales querían traer e traían sobre sí ropas e
guarniciones que pertenecían e eran bastantes para dueñas generosas e de
grand estado e hacienda a tanto que no se conocían las unas entre las
otras e que acaecia muchas veces a muchos e a muchas así de grand estado
como de menor que por causa de los dichos trajes e aparatos que avian de
vender lo que tenían o la mayor parte dello para lo cumplir e venían
después por ello a muy grand pobreza».... ¿A qué más? Basta con lo dicho
para apreciar la pasión desenfrenada por el lujo que dominaba entonces á
la sociedad española, que no decayó tampoco en los reinados de Enrique
IV y de los Reyes Católicos, y como muestra de la pompa, verdaderamente
oriental, con que se ataviaron nuestros monarcas, véanse las riquísimas
vestiduras que ostentan las estátuas yacentes de Don Juan I y su mujer
en la Cartuja de Mirafiores, la del infante don Alonso en el mismo
templo, la de Juan de Padilla y otras que sería enojoso mencionar.

Confirman los datos expuestos, que el gremio de tejedores sevillanos
desde la reconquista hasta el siglo XVIII, fué uno de los más
importantes de la ciudad y por tanto capitulos especiales les dedicaron
nuestros monarcas y Concejo para su régimen y buen gobierno en las
Ordenanzas municipales, bajo los títulos de «Tejedores de terciopelo» de
los «Sederos» Toqueros e «Hiladores del torno de seda» cuyas
disposiciones persuaden del interés que habia porque la fabricación no
decayese, ni se desprestigiase el renombre alcanzado. De las noticias
adquiridas resulta, que, el núcleo de los telares de seda estuvieron,
por lo menos ya en el siglo XVI, en los barrios del Norte de la ciudad,
por las parroquias de San Lorenzo, San Gil y Santa Marina en número
extraordinario, como lo demuestran los nombres de los artífices
dedicados á estas labores, que hallamos citados en fehaciente
documentos, á partir del siglo XIV.

Como una leve muestra de los que florecieron entonces entre nosotros, y
para conocimiento de las ricas telas que tejían, ofrecemos al lector el
siguiente extracto:

    Ferrand Alonso y Alonso Manuel,
      T.[8] de sirgos                      1406
    Ruy González Cendalero, T. (de
      cendales)                            1425
    Alonso Martínez, Id. Id                1431
    Alfon Garcia Jardín, T. de reposteros  1442
    Juan González Beniste y Manuel
      López, Ts. de oro y de sirgo         1450-53
    Miguel de la Cueva y Diego Fernández
      Ts. de terciopelo                    1475-79
    Anton de Alanís y Daniel Sánchez,
      Ts. de oro y seda                    1478

    Siglo XVI

    Anton García, T. de seda               1514
    Alonso Nuñez, T. de raso               1534
    Hernando Dávila, T. de tocas           idem
    Juan del Castillo, T. de damascos      idem
    Alonso de Carvajal, Cristóbal
      Alameda y Bartolomé Barrasa,
      Ts. de terciopelo                    idem
    Antón Ramirez T. de oro y sedas        idem
    Virgilio Ximénez, T. de mantos         idem
    Juan de Illescas, T. de oro tirado     idem
    Lucas Sánchez, T. de randas            1548
    Pedro de Espinosa, T. de terciopelo    1555
    Juan de Arva y Manuel Fernándel,
      Ts. de tafetán                       1575
    Diego de Lara, T. de buratos           idem
    Diego de Agüero y Diego de la
      Cruz, Ts. de brocados                1576
    Francisco Pérez de Morales, T.
      de damasco y terciopelo.             1598

    Siglo XVII

    Gaspar de Herrera, T. de sedas.        1601
    Pedro de Burgos, T. de terciopelo.     1603
    Juan de Torres, T. de pasamanos.       1604
    Esteban Bernal, T. de terciopelo.      idem
    Miguel Martín, T. de brocados.         1605
    Juan Bautista Sea, T. de damascos.     1611
    Pedro Gutierrez. T. de brocados.       1613
    Benito Guerrero, T. de terciopelo.     1621
    Bartolomè Rodríguez, T. de tocas.      1626
    Antonio de Herrera. T. de telas
      de oro.                              1628
    Alonso López, T. de pasamanos
      de oro.                              1644
    Sebastián de Cuesta, tejió una
      tela de raso negro y oro para
      la Catedral.                         1667

Claudio Bertel, José de Llanos y Andrés de la Peña se obligaron en 9 de
Mayo de 1693 á tejer 4000 varas de terciopelo carmesí para la Catedral,
y el fleco y galón que hiciese falta. Refiérese este contrato á las
suntuosas colgaduras de nuestra Basílica.

En cuanto á los tejedores de los siglos XVIII y XIX vamos á tratar ahora
separadamente. Por centenares podríamos haber consignado nombres de
tejedores, á partir del siglo XV, y como muestra no más, quedan citados
algunos, para conocimiento de las diversas telas que produjeron: sirgos,
cendales, oro y sirgo, terciopelo, oro y seda y paños reposteros en los
siglos XIV y XV. En el XVI cítanse ya tejedores de damasco, de seda, de
raso, de tocas, terciopelos, oro y seda, mantos, oro tirado, randas,
tafetanes, buratos y brocados; y en el XVII y XVIII húbolos que hacían
también pasamanos y rasos y paños de seda y oro.

El lector curioso que desee más datos para conocer las diferentes clases
de tejidos de seda, y de seda y oro que se producían en Sevilla, ó que
en esta ciudad se vendían, procedentes de otras en el siglo XVII, así
como sus precios, puede acudir á la curiosísima, «Tassa general de los
precios á que se han de vender las mercaderías en esta ciudad de Sevilla
y su tierra: y de las hechuras, salarios y jornales y demás cosas
contenidas en esta relación, que se ha hecho por el Señor Conde de la
Puebla Marques de Vacares Asistente de esta dicha ciudad etc.» (año de
1627).

Las vicisitudes porque pasó en esta la fabricación de los tejidos de
seda, durante los siglos XVII y XVIII sorprenden extraordinariamente,
cuando se sigue con interés su historia, y en confirmación de este
aserto vamos á consignar algunos datos no más, que tomamos de un
documento, casi oficial, debido á muy autorizada pluma. Nos referimos al
«Discurso sobre las fábricas de seda de Sevilla, sus principios,
progresos y decadencia y los motivos desta, noticia de su actual estado
y de los medios que puedan ser conducentes á su fomento y prosperidad».
Tan interesante escrito fué redactado por Don Martín de Ulloa,
Vicedirector de la Sociedad Patriótica de Sevilla, y forma parte del
tomo I, de las Memorias de dicha Sociedad.

Después de hablar de las funestísimas consecuencias que causó en todas
las industrias sevillanas la epidemia de 1649, dice, refiriéndose al
memorial que en 1655 dirigió al Rey el maestro tejedor Francísco
Martínez de la Mata en nombre de sus compañeros Francisco de Cisneros y
Jerónimo de Porras; que consta en dicho documento, que no habían quedado
en Sevilla más que 60 telares, siendo así que antes había 3000, en los
cuales trabajaban 30000 personas. En 1713 existían ya 405 telares y en
1732 llegaron á 1000. Siete años después quedaron reducidos á 140,
aumentando este número hasta 398 en 1745. En 1779 contábanse 462
telares «de lo ancho» y uno en que se tejían géneros con mezcla de oro y
plata y 62 de galones de plata y oro, 354 de cintas labradas, 17 de
cintas de plata y oro, 8 de cintas de rizo y franjas; 1391 telares
bajos, 23 de tejidos menores de plata y oro, que suman en total 2318.
Además había 87 «mundillos de hacer puntas de oro y plata, 95 tornos
para los hiladores que tenían dichas fábricas, los cuales consumían
entre todas 100.000 libras de seda. Había además 50 tornos, en que se
ocupaban 192 oficiales, 19 aprendices, 2985 encañadoras, 133 rodeteras,
que suman 3397 personas. Además contábanse 63 telares de medias, 65 de
redecillas y 3 de gorros todos de sedas[9].

Viniendo ya al año 1790 tenemos á la vista una certificación expedida en
papel del sello 4.º por Juan Martínez, secretario del Arte Mayor de la
seda, de la cual consta que en dicho año se mandó hacer por Don José
Jerónimo de Espejo Veedor Presidente de dicho Arte, calaycata de los
telares que había en esta ciudad, con distinción de las clases de
tejidos, la cual se hizo en 12 y 13 de Marzo del mencionado, año. Según
dicho documento había 168 maestros y 111 tratantes que tenían cada uno
varios telares de las clases siguientes:

    Lama de plata con flores de seda  1
    Id. id. lisa.                     2
    Sarga ancha lisa.                26
    Id. id. labrada.                 53
    Id. angosta.                     10
    Paño de seda.                     2
    Felpa lisa.                      26
    Id. labrada.                     10
    Terciopelo de verano.             5
    Raso liso.                        1
    Damasco.                          1
    Canutón ó cotonia.                4
    Cotonia con plata.                1
    Ceñidores.                        4
    Pañuelos.                        12
    Anafayas.                         3
    Estameña.                         2
    Canicula.                         1
    Velillo.                          1
    Mantillas anchas de velillo.      1
    Mantos anchos.                   18
    Tafetan.                         95
                                   ----
                                    279

Además de las ricas telas mencionadas, tejíanse toda clase de galones y
de pasamanería, cintas, trenzas, y encajes de oro, de todo lo cual
existe un curioso muestrario, que debió pertenecer á un fabricante ó un
mercader, el cual se conserva en el museo Arqueológico municipal.

Llegado el siglo XIX, de tres peritísimos fabricantes tenemos noticias,
llamado el uno Acosta, que vivió en la calle de Santa Clara, del cual
hay una casulla de tisú de plata con flecos de oro y seda en el Hospital
de Venerables Sacerdotes de esta ciudad, magistralmente tejida, y los
otros dos, Don Manuel del Castillo y Povea y Don José Ledesma. Aun hemos
alcanzado á ver muestras de rasos, tafetanes y damascos del primero de
ellos, que con razon fueron premiados en Exposiciones extranjeras y del
segundo conservamos parte de su muestrario de tisues, lama de plata y de
algunas sederías con dibujos de colores y otras en que se emplearon
unidas la seda y el terciopelo. De la fábrica del Sr. Ledesma fueron los
tisues de los Angeles y del Niño Jesús, del antiguo paso de la cofradía
de la Quinta Angustia, donados por los Duques de Montpensier.

Con el Sr. Ledesma se extingue por completo la fabricación de telas de
seda y de seda y oro, en Sevilla, olvidándose por completo las
tradiciones de tan hermosa como productiva industria artística.

¿A que causa debióse su ruina? ocúrrese preguntar. Muchas y muy
complejas fueron, que si tratásemos de determinarlas nos excederíamos
considerablemente de los límites de este artículo. La principal de todas
salta á la vista. No fué posible luchar con el incremento de las
fábricas extranjeras, con la perfección y belleza de sus productos,
juntamente con la relativa economía de aquellos. Mientras que Francia,
Inglaterra, Italia y Bélgica adelantaban extraordinariamente y se
apoderaban de todos los mercados, nosotros sin recursos ni inteligencia
teníamos que cederles el paso, llegando á la vanidad miserable de tener
á gala vestirnos con telas extranjeras. Después de esto ¿qué hemos de
decir? Abandonada la industria, no es extraño que se abandonaran también
los plantíos de morales y moreras, al punto que son ya muy escasos los
árboles de esta clase que nos quedan, sin los cuales no es posible
conseguir el renacimiento de la industria sericícola.

Todo el siglo XIX ha transcurrido sin que una voz amiga se haya alzado
en su favor entre nosotros, mientras que en otras capitales españolas va
adquiriendo importancia y está llamada á adquirir más, pues por lo que
respecta á la producción de la seda tan solo, como puede alcanzarse á
poquísima costa, y como es muy apropósito para que á ella se dediquen
las familias pobres, una vez que éstas sientan el estímulo de una
ganancia anual de relativa importancia, se multiplicará el cultivo y con
él los beneficios consiguientes.

Como complemento de este trabajíllo séanos lícito transcribir el
interesante artículo publicado en el Boletín de Acción Social n.º 38, 15
de Septiembre de 1909 que podrá ser aprovechado el día de mañana por
algún curioso cronista sevillano:


Primer Sindicato en Sevilla.

Bajo la presidencia de un delegado de la Junta Diocesana de Acción
Social, se reunieron, el día 8 de los corrientes, les criadores del
gusano productor de la seda en esta capital, para constituirse en
gremio.

Invocado el Espíritu Santo se dió principio á la sesión por la lectura
del proyecto de Reglamento, que fué aprobado por unanimidad y á
continuación se procedió al nombramiento de la Junta Directiva quedando
constituida en la siguiente forma:

Presidente honorario: D. Francisco Ysern y Maury.

Presidente efectivo: D. José García Morón.

Vicepresidente: D. José Hidalgo Fernández.

Secretario: D. Ricardo Gómez Martínez.

Visecretario: D. Antonio Aparicio Sánchez.

Tesorero: D. Evarísto Diez Hernández.

Conciliario Eclesiástico: D. Juan Caballos Pérez.

No es hoy muy grande el número de los agremiados, pero por esto no
desmerece su importancia, si consideramos que es una industria que había
desaparecido por completo de esta ciudad, habiendo sido fuente
abundantísima de riqueza en toda España, y en particular de Sevilla,
donde existían en 1520, según datos fidedignos, 16,000 telares, si bien
no eran de la importancia de los modernos, que utilizan los poderosos
elementos del vapor y la electricidad; eran telares domésticos, de
familia, donde no se utilizaba para hilar más que el rudimentario torno;
pero con este clásico torno se elaboraban, solamente en Sevilla y su
provincia, 100,000 kilogramos de seda al año, y se utilizaban los
servicios de 100,000 obreros, sin contar con las mujeres, los ancianos
y los niños, que también prestaban sus cortas energías en la cría del
gusano productor de la seda. Ni por esto desmerecía la calidad de su
seda, la mejor de los mercados conocidos, aun del extranjero, á los que
hacía competencia; verdad que hoy mismo puede comprobarse, visitando la
fábrica de filatura de los señores Faustino Martínez y Compañía, única
que se dedica en esta capital á su hilado, y donde se elaboran capullos
de todos los mercados de España y del extranjero, y al simple tacto se
distingue la criada en esta región, por sus cualidades de flexibilidad,
tenacidad y elasticidad y á la que por su finura y brillantez llaman los
inteligentes seda «joyante».

A muchos se le ocurrirá esta pregunta;--¿Siendo tan productiva esta
industria y tan buena la calidad de su seda, por qué causa ha
desaparecido por completo de esta región? Varias han sido las causas que
han contribuido á la decadencia de tan floreciente industria; en primer
lugar, las enfermedades del gusano productor de la seda, y en particular
de la llamada «pebrina», enfermedades que, por pura negligencia, propia
de nuestro caracter, no estudiamos ni combatimos; y en segundo lugar,
porque á mediados del siglo XVIII ya comenzamos á gustar de lo
extranjero, y las sabias leyes de nuestros católicos monarcas, fueron
cayendo en desuso, é invadieron nuestros mercados los tejidos de seda
ingleses y franceses, y en el siglo pasado y en el actual nos
europeizamos, y ya no nos gusta nada que sea español, vestimos á la
inglesa, comemos á la francesa y nos arruinamos á la española. Sólo nos
quedan preciosos recuerdos y riquísimos ejemplares de lo que fué nuestra
industria sedera en pasados siglos, como la maravillosa capa de Carlos
I, que se conserva en la Parroquia de Santiago en esta ciudad, las obras
maestras de las Catedrales de Sevilla, Toledo y Córdoba y la tapicería
riquísima del Real Palacio de los Reyes en Madrid, Aranjuez y el
Escorial, y esa variedad, en suma, de preciosas producciones, que es la
admiración de propios y extraños, en casullas, capas y ornamentos
sagrados, que existen en todas las Catedrales de España.

¿Cómo ha nacido ese gremio? Preguntadlo al ingeniero director de la
Estación Sericícola de Murcia, D. Emiliano López, gran patriota y celoso
propagandista de la industria sedera, y este señor os dirá que en el mes
de Septiembre de 1907 visitó á esta ciudad para hacer propaganda de la
cría del gusano productor de la seda, y como delegado del Estado, para
cumplir su misión, se dirigió, como era natural, á los centros y
corporaciones oficiales y á distinguidas personalidades de reconocida
competencia agrícola y en sus industrias derivadas ó similares, y este
mismo señor os dirá también que por ninguna de estas entidades fué
patrocinada su propaganda.

No por esto desistió de su intento el señor López, pues Colón ofrecia un
nuevo mundo y con la misma indiferencia glacial fueron recibidas sus
teorías en las altas esferas; y del mismo modo que Colón volvió su
mirada á la Iglesia, siempre patrocinadora de toda idea noble y elevada
y fué oido é hizo que prosperaran sus afirmaciones, por la intervención
y apoyo de un humilde religioso; así este señor recordó que en el mes de
Mayo del mismo año, un sacerdote sevillano[10] se había dirigido á él,
como Director de la estación Sericícola que el estado tiene establecida
en Murcia, en atenta carta, haciéndole algunas consultas y pidiéndole
instrucciones acerca de la industria sedera y en especial de la cria
del gusano productor de la seda, y acudió á él, como náufrago á tabla de
salvación, y éste humilde clérigo, y por lo tanto «clerical, retrógado,
oscurantista y medio eval,» como lo llaman los «intelectuales,» prestó
atención á sus deseos, expresados con tal entusiasmo y con tal profusión
de datos prácticos, encaminados á probar sus observaciones, que rendido
á la evidencia, con las cortas nociones que de la industria tenia, hizo
suyo el pensamiento y, desde luego, le indicó los medios con que se
podía contar en la región para hacer práctica su propaganda.

Al efecto, le invitó á dar un paseo en uno de los vaporcitos de recreo
que prestan servicio público entre esta capital y los pueblos ribereños
del Guadalquivir y le enseñó la hermosa plantación de moreras que con
gran sentido práctico ha hecho en sus márgenes la Junta de Obras de este
Puerto, encontrando en ésta la solución de su problema, el alimento
predilecto del gusano de seda.

Al regreso de nuestra excursión por el Guadalquivir nos apeamos en el
desembarcadero de San Juan de Aznalfarache, para descansar breves
momentos en una huerta que el hermano de este sacerdote cultiva,
próxima al mismo apeadero, y allí encontró dicho Sr. López el
complemento para el desarrollo de su plan, un gran salón corrido que
reune todas las condiciones necesarias para la industria, espacioso, con
gran elevación, buenas luces y buena ventilación, y más que todo esto,
muchos pueblecitos esparcidos á su alrededor, donde sus habitantes, en
su mayoría braceros, pudieran gozar de los beneficios de esta industria,
al propio tiempo que contribuían á su desarrollo y propagación.

Una sola dificultad se le ocurrió al sacerdote á que nos referimos en
estas líneas; ¿quién había de educar y formar á los nuevos criadores,
que no tenían noticia alguna de esta industria? Duda que fué resuelta en
el acto por dicho Sr. López prometiendo enviar un obrero de la Estación
Sericícola de Murcia y fundar una Escuela Práctica en San Juan de
Aznalfarache, en el salón antes mencionado, á lo que accedió gustoso su
dueño, quedando así acordadas las bases generales para desarrollar su
plan en la primavera próxima.

Llegada esta época, 15 de Marzo, se presentó el obrero en San Juan de
Aznalfarache con todo el material propio para fundar la Escuela;
incubadora, higrómetro, barómetro, termómetro, microscopio, etc., más
las andanas y zarzas, que ya estaban preparadas de antemano, en el
local destinado al efecto, haciéndose enseguida la instalación de la
misma. Mas una vez instalada ésta hacían falta, como es natural,
discípulos; al efecto se hizo una atenta invitación á las clases
acomodadas del pueblo y ... ocurrió lo que en Sevilla; se acudió á la
clase obrera, y recelosa, como sucede siempre con lo desconocido,
tampoco respondió y por último, se llamó á la puerta de la clase media,
y ésta, no sin grandes dificultades, y gracias á la generosidad del
patrono de la Escuela, que ofreció gratuitamente la semilla ya avivada y
hasta su alimento, y á las reiteradas promesas de prosperidad en el
resultado, bajo la dirección del inteligente obrero D. José Hidalgo, y
sin tener que hacer gasto ninguno de su parte, pues á todos atendió la
Escuela, y sí con la seguridad de un beneficio, de mayor ó menor
importancia, según la cantidad que criaran, pues íntegro sería para
ellos, para de esta manera adiestrarlos en la industria y estimularlos
para los años sucesivos.

Estos nuevos criadores, recelosos en un principio, fueron los mejores
propagandistas después por su feliz resultado, guardándose sus
ganancias, que fué el producto total de la cosecha, que ascendió, según
los casos, á veinte, treinta, cuarenta y hasta cincuenta duros,
despertando gran interés en la clase pobre, que al año siguiente
solicitó, en su mayoría dedicarse á la industria. En este año de 1908
produjo la cosecha de estos pequeños criadores y la de la Escuela, más
de cuarenta arrobas de capullos de seda, y en el año actual ha pasado de
cien arrobas, que si bien esto no es nada comparado con la producción en
los siglos en que floreció esta industria, si sigue aumentando en la
proporción que estos dos años, á la vuelta de quince ó veinte años
tendremos la industria á la altura de su mayor apogeo.

Al agremiarse tendrán los productores personalidad legal para poderse
dirigir al Estado, á la Provincia y al Municipio, con el fin de
estimular á estas entidades en la plantación de moreras, base necesaria
para la propagación de la industria por ser el alimento más apropiado al
gusano y para la mejor calidad de la seda, imitando en esto el laudable
ejemplo dado por la Junta de Obras de este Puerto, que en diversas
plantaciones, hechas en el corto espacio de tres ó cuatro años, tiene
plantadas 14,000 moreras y se propone, por iniciativa de su dignisimo
Presidente D. Francisco Ysern, y de su no menos digno Ingeniero Director
D. Luís Moliní, plantar todas las márgenes de este productivo árbol; y
al propio tiempo dando una prima á los criadores, como lo hace hoy la
vecina República, que da un franco de prima por cada kilo de capullos, y
como lo hicieron nuestros católicos monarcas que dieron sabias
pragmáticas en las que ofrecían premios de importancia á los
agricultores que hicieran mayor plantación de moreras en sus
propiedades.

Si esto se consigue, la industria florecerá en un corto periodo de años,
de lo contrarío, resurgirá muy lentamente, si la influencia del
extranjero no la ahoga en su nacimiento.

D. N.



EL ZAPOTE

Ultima memoria de las casas de don Fernando Colón


Con el transcurso de los siglos hanse ido borrando de esta ciudad
insignes memorias, testimonios de sus grandezas de otros tiempos, las
cuales, yacen al presente olvidadas, entre el polvo amontonado sobre
ellas por algunas generaciones. Vana empresa sería la de intentar
reconstituir la forma y disposición que tuvieron eminentes fábricas
arquitectónicas; y á veces, ni aún es dado señalar los parajes en que se
alzaban: sobre templos, palacios, portadas y torres, abre el arado
profundos surcos, crecen á su sabor los jaramagos y amapolas, ó entre
sus despedazados fragmentos anidan reptiles y alimañas. Tan triste
suerte, tan vil paradero ha tocado á ilustres fundaciones con que
Sevilla se enorgullecía; y toda la diligencia de historiadores y
cronistas para dar vida á alguno de sus monumentos, perdidos hoy, ha
resultado insuficiente, cuando no esteril por completo, pues, la
destrucción inexorable no ha consentido que permanezcan, ni aun leves
vestigios de aquellas glorias del arte ó de la historia. A veces sin
embargo, el hallazgo de un simple papel, despreciable á primera vista,
nos facilita medios para restaurar la obra mentalmente, con toda
exactitud. Para prueba de esto volvamos los ojos á la Sevilla antigua y
venga el lector benévolo á pasar breves momentos en nuestra compañía,
que más de un motivo de recreo y de curiosidad hemos de ofrecerle, en
que se espacie y distraiga su ánimo con la contemplación de grandezas
pasadas.

Cuantos viajeros ilustres por su amor á las ciencias y á las letras,
visitaban esta metrópoli en los años de 1528 al 29, después de cruzar
por la plaza del Duque de Medina Sidonia, en que se alzaba la opulenta
vivienda de aquel magnate, y de contemplarla por algunos momentos,
fijándose, ora en los dos eminentes y robustos torreones que se alzaban
en sus ángulos, ora en sus grandes ventanas, balcones y portada de
sillería, con sus heráldicos escudos, ora en la fila de antiguos fustes
de mármoles, encadenados entre sí que marcaban la jurisdicción del señor
de aquella casa; después de admirar, decimos, aquel enorme edificio,
mitad palacio mitad fortaleza, que según tradición, motivó que Felipe II
preguntase: «si aquella era la casa del señor de la villa» enderezando
sus pasos por la calle que entonces decían de las Armas, y despues de
atravesar por debajo del gran arco á que nombraban puerta de Goles,
donde más tarde mandó levantar el Cabildo y Regimiento de la Ciudad la
Puerta Real, pasábase, nuevamente, ante otra vasta y magnífica vivienda
que allí se parecía, construida sobre un paraje eminente, y desde el
cual espaciábase la vista con la contemplación de un maravilloso cuadro.
Extendíase á la diestra mano una deliciosa huerta plantada de naranjos y
limoneros, entre cuyas oscuras y apretadas copas, erguíanse, balanceando
sus ligeros penachos, las esbeltas palmeras y los melancólicos cipreses,
con mucha copia de otros árboles y arbustos preciosos y raros traidos de
allende los mares, entre los que descollaban gigantescos zapotes,
plantados á lo largo de la margen del rio, hasta la jurisdicción exenta
de San Juan de Acre; y además, mil variadas suertes de odoríferas
plantas, que embalsamaban el aire con suavísimos perfumes. Por entre
esta arboleda sobresalían las almenadas murallas de la ciudad, con sus
robustos torreones, la pequeña iglesia de San Juan de Acre, á la sazón
recientemente reedificada, el templo y monasterio de Santiago de los
Caballeros, la elegantísima atalaya, que decimos todavía de Don
Fadrique, enclavada en el jardín del convento de Santa Clara, y por
último, á los lejos, la sombría mole del real monasterio de San
Clemente. Frontero al sitio en que imaginamos hallarnos, y en la otra
banda del Guadalquivir, junto á su orilla, plantada de alamos blancos y
de verdes cañaverales, veíase la Cartuja de Santa María de las Cuevas,
rodeada por un espeso bosque de naranjos y de olivos, y en los últimos
términos, la fundación insigne de San Isidoro del Campo, sepulcro del
héroe de Tarifa, el monasterio de San Jerónimo y la robusta atalaya,
erigida por los Guzmanes en el lugar de la Algaba, ya casi envuelta en
las nieblas azuladas del horizonte.

Si dirigíamos los ojos hácia la izquierda, también por esta parte
continuaba el recinto de las murallas hasta llegar á la Puerta de
Triana, enfrente de la cual, y á la otra margen del rio, veíase la mole
del castillo de San Jorge, asiento del Tribunal establecido contra la
herética pravedad en los reinos de España, cuyos torreones semejaban
negros gigantes mirando amenazadores hacia el arrabal y la ciudad, al
par que reflejaban sus sombrios contornos en las ondas del caudaloso
rio. Cierto que al contemplar la amenidad de todo aquel extenso paraje,
la grandiosidad de sus edificios y las bellezas todas que rodeaban la
casa de Don Fernando Colón, justamente pudo éste recomendar á sus
descendientes que conservasen el suntuoso edificio y su magnífica huerta
porque «según había visto sitios de casas por la cristiandad, ninguno
pensaba haber mejor». De propios y de extraños era con razón celebrado,
y aún más, si se atiende á que por aquellos años, el ilustre hijo del
Almirante, cuidábase preferentemente de terminar el adorno de la
fachada, enriqueciendo con los primores del cincel aquel venerando asilo
de las ciencias, en el cual pensaba pasar los años de su vida, trocando
las inquietudes y falácias de la corte, en que había vivido los años de
su juventud, por el dulce sosiego y apacible deleite del estudio.
Determinóse pues, no solo á embellecer su morada, sino á procurar digno
albergue á los numerosos libros y grabados adquiridos en sus frecuentes
viajes por España, Alemania, Italia, los Paises Bajos, Inglaterra y
Francia, para lo cual, por aquellos días de los años de 1529-30
recreábase en admirar las delicadas fantasias, que en ricos mármoles
blancos de Carrara, habían esculpido por su encargo, los famosos
entalladores genoveses, Antonio María Aprile de Carona y Antonio de
Lanzio, naturales ambos del obispado de Como, segun contrato, que para
este efecto con ellos había celebrado.

Tenían las casas, dice un fidedigno documento[11] de una esquina á otra
198 pies y por el lado de largo 78. Con dos suelos de alto ... salas
bajas y altas quadradas y recámaras. Todo muy bien labrado y muy fuerte,
y ansimismo jardín á vn lado y vn quarto largo que sirve de caualleriça.
Tres corrales á las espaldas ... etc.

Bien probaron su suficiencia y habilidad aquellos mencionados artistas
italianos en la ejecución de tantas peregrinas invenciones arregladas
«al romano», según decían por entonces en España, conque adornaron la
archivolta del arco de medio punto, principal entrada de la casa, así
como el entablamento que corría encima, con su piso no menos delicado y
peregrino, sustentado por dos pilastras pareadas, con capíteles del
orden corintio, las cuales alzábanse sobre proporcionados pedestales.
Encima de la clave del arco lucia el nobilísimo escudo con las armas de
los Colones, y á ambos lados, á modo de remates ó crestería, corrían
grupos de delfines, alusivos á la empresa paterna.

A cada lado de la portada había además dos ventanas con marcos,
consistentes estos, en pilastras que sostenían sendos entablamentos, con
frontoncíllos, en cuyos tímpanos resaltaban en relieve bustos de
hombres, concluyendo los adornos, cartelas, vasos con flores y otras
invenciones propias del estilo, todas esculpidas en blanquísimos
mármoles[12].

La hojarasca de los capiteles «tomada del antiguo», era tan delicada y
buena, como la que adornaba los mismos miembros arquitectónicos
empleados en la casa del Marqués de Tarifa (la de Pilato). En cuanto á
la traza, semejábase en gran manera á lo esculpido por los mismos
artistas para los sepulcros de los Marqueses de Ayamonte.[13] Tuvo de
costo la obra de marmoleria, para el adorno de la casa de Don Fernando
230 ducados de oro. El edificio remataba en un antepecho revestido de
brillantes azulejos, entre los cuales corría la siguiente inscripción,
con letras capitales romanas (también de azulejería) negras sobre fondo
blanco:

      DON FERNANDO COLÓN HIJO DE DON XPOVAL
      COLÓN PRIMERO ALMIRANTE QUE DESCUBRIÓ
    LAS INDIAS FUNDÓ ESTA CASA AÑO DE MIL E
         QUINIENTOS E VEYNTE E SEIS.»

y debajo parecia la siguiente octava:

      «Precien los prudentes
    La común estimación
    Pues se mueven las más gentes
    Con tan fácil vocación
    Que lo mesmo que lanzaron
    De sus casas por peor
    De que bien consideraron
    Juzgan hoy ser lo mejor[14].

Aludíase en los versos al hecho de haber sido edificada la casa sobre un
antiguo muladar.

Pero, síganos el lector curioso, y penetremos en una vasta pieza, en que
había reunido el gran bibliófilo un rico tesoro «de todas las ciencias
que en su tiempo halló» pues ciertamente, habría de sorprendernos el
orden y singular inteligencia conque estaban custodiados los numerosos
volúmenes que constituian la biblioteca. Agrupadas las Facultades,
colocados de canto los libros en armarios, que rodeaban la cuadra,
corría á dos varas de distancia, y por delante de aquellos, una verja
con travesaños horizontales, que permitia, solamente, al lector, pasar
las hojas del volumen en que estudiaba, colocado sobre un atril, entre
el estante y la dicha verja, precauciones todas encaminadas á ponerlo á
cubierto de la codicia, por ser cosa probada «que es imposible guardar
los libros aunque estén atados con cien cadenas»[15].

Además de los libros llegó á formar el ilustre hijo del Almirante una
riquísima colección de estampas, á juzgar por el índice que de ellas
hizo él mismo; la cual, por la punible desidia de las manos todas porque
pasó el tesoro Fernandino, ha desaparecido, con gran dolor de los
amantes de las artes[16]. Pocas naciones como España y pocos pueblos
como Sevilla podían ufanarse de poseer riqueza bibliográfica, tan
inapreciable como ésta, y así no es de extrañar, que, atendidos los
méritos del fundador, la importancia de su biblioteca, así como los
servicios de imperecedera memoria prestados por el descubridor de un
Nuevo Mundo, el Cesar Carlos V, y en su nombre la Reina Doña Juana,
hubiesen expedido en favor de Don Fernando, un albalá, su fecha en
Valladolid á 20 de Noviembre de 1536, para que «haya e tenga de nos (Don
Fernando) por merced en cada un año para en toda su vida 500 pesos de
oro de 450 maravedis cada peso ... para ayuda á su sustentación y de la
librería que hace en la çibdad de Sevilla». Situaba el monarca tan
importante pensión «en las rentas e provechos de la Isla de Cuba» y los
oficiales de ella habían de satisfacérsela anualmente, con testimonio de
escribano, que acreditase la existencia de Don Fernando. Por otro
mandato real, fecho también en Valladolid á 2 de Marzo de 1537,
facilitábasele el cobro de dicha renta, y por él se establecía, que se
efectuara por los tercios de cada un año, sin que en cada uno de éstos
tuviese que presentar la fé de vida, pues bastaría que llenase este
requisito anualmente. Mas como podía ocurrir su fallecimiento una vez
cobrado un tercio de la renta, obligábase Don Fernando á que se
devolviese por sus herederos á la Hacienda Real. Pocos años pudo
disfrutar de la merced el ilustre bibliófilo, pues, entre las 12 y la
una del día 12 de Julio de 1539 pasó de esta vida á otra mejor, á los 50
años, diez meses y veintiun días, acompañado del duelo general por sus
virtudes y muy particularmente, del de todos los varones amantes de las
letras.

De aquella famosa biblioteca, reunida á costa de tanta diligencia,
dispendios y sabiduría, puede decirse que solo quedan tristes restos. El
abandono y desidia de unos, la rapacidad y codicia, de los otros,
tuvieron, ya á raíz de la muerte de Don Fernando, ancho campo abierto á
su funesto dominio; y cuantas precauciones dejó aquel, tan sabiamente
dispuestas, en su última voluntad, encaminadas, no solo á la
conservación de los libros, sino también á su aumento; las rentas que
dejó señaladas para estos fines, todo cuanto soñó en vida, no fueron más
que vanos deseos, ninguno de los cuales llegó á realizarse. Las
translaciones que hubo de sufrir, primero desde la casa de Don Fernando
al convento de San Pablo, de éste á la Catedral, (1552) y las mudanzas
de uno á otro claustro del Patio de los Naranjos, y por último el
abandono en que estuvo en los primeros años del siglo XIX, con alguna
que otra depredación más reciente, redujeron de manera tan considerable
el número de volúmenes, al punto, que, los existentes han hallado capaz
colocación en un pequeño gabinete, cuya rica estantería costeó con su
proverbial munificencia, S. M. la Reina Doña Isabel II.

Menos aún resta de la que fué suntuosa morada junto á la Puerta de
Goles:[17] claustros y salones, portadas y ornatos han desaparecido, y,
sobre aquel emporio del saber, tesoro de las ciencias, y monumento del
arte, álzanse hoy los fríos muros de unos almacenes de granos!

Hasta hace poco, quedaba algo más, sin embargo; de la famosa huerta
permanecía uno de aquellos hermosos zapotes, que hizo venir del Nuevo
Mundo el gran Don Fernando, y que tal vez plantara por su mano. Su
magnífica copa alzábase en medio de un solar, «donde las necesidades de
la población, obligarán á construir manzanas de casas; entonces caerá al
golpe del hacha, como sus míseros compañeros,» mientras que, diremos con
un ilustre escritor, la ciudad de Sevilla, indiferente al recuerdo de
aquellos ciudadanos, que más honra le dieron, verá desaparecer, sin
fijar en ello su atención, ese postrer vestigio de una época, en que las
letras y las virtudes cívicas florecieron y fueron honradas en
Andalucía; y verá caer, sin sentimiento de pena aquel testigo de los
generosos esfuerzos de un hombre, que, según el docto caballero Pero
Mexia, «debe ser alabado y merece que los que en esta ciudad vivimos
roguemos á Dios por su ánima, la cual según fué su vida tan
virtuosamente gastada en letras y en honestos exercicios, y su tan
christiana y buena muerte yo creo cierto que está en la gloria de
Jesucristo.»

       *       *       *       *       *

Nuestros temores, desgraciadamente, no han tardado mucho en confirmarse.
Hace pocos años, el Ayuntamiento vendió el solar en que se alzaba el
zapote. No faltaron cultos sevillanos, amantes de nuestras memorias
históricas, que alzaron su voz, solicitando del Ayuntamiento que se
exceptuase de la venta la parcela en que se hallaba el frondoso árbol,
la cual deberíase rodear de una verja, colocando al pie del tronco de
aquel una inscripción que expresase al transeunte su histórico
significado. Tales excitaciones fueron despreciadas; ¿por ventura,
aquellos celosos administradores consentirían que se lesionasen los
intereses «materiales» de la ciudad, descontando algunos metros de los
que constituían el total del solar; equivalente á unos centenares de
pesetas? ¡En cuanto á los intereses morales ... medrados estamos! ¿Quién
para mientes en ellos, en esta época de tanto progreso y de tanta
cultura?

Cayó el pobre árbol, y con él, desapareció la última memoria de las
casas de Don Fernando Colón!



La mezquita de los osos


Las únicas noticias históricas que se nos han transmitido de algunos
edificios religiosos erigidos en esta ciudad por los musulmanes, las
debemos al analista Zúñiga, el cual consigna en sus «Anales» las
mezquitas que fueron convertidas, en templos cristianos á partir del año
1248. Según el mismo escritor, nuestras iglesias parroquiales se
establecieron primitivamente en las fábricas musulmanas, escepción hecha
de las tres sinagogas, en cuyos emplazamientos levantáronse las iglesias
de Santa Cruz, Santa María de las Nieves y San Bartolomé. Empero: por lo
que se refiere á las mezquitas ¿no hubo otras más en la ciudad que las
citadas por Zúñiga? Creemos que sí y á pensarlo así nos induce la muy
curiosa relación de ellas consignada en el «Libro Blanco», inapreciable
tesoro de memorias antiguas que se custodia en el Archivo de nuestra
Catedral. Sabido es que el volumen n.º 3, á que nos referimos, se acabó
de escribir por el Racionero Diego Martínez, en sábado 21 de Febrero de
1411 y en él constan separadamente todas las mezquitas que tocaron en el
«Repartimiento» á la Iglesia Catedral; comprendiendo entre estas, tal
vez, las «zahuias» ó lugares de enterramiento de Santones, pues, de otro
modo estimamos demasiado el número de aquellas. Fueron algunas trocadas
antes del citado año de 1411 por casas y propiedades, atento á lo cual
no se las menciona en el «Libro Blanco» pues no pertenecían ya al
Cabildo Eclesiástico, como aconteció, precisamente, con la «Mezquita de
los Osos», acerca de la cual hemos hallado algunas noticias.

Fronteras á la parte oriental del Templo metropolitano, hallábanse en el
siglo XIV las casas en que moraba el Arcediano de Ecija, Fernan Martínez
«varón de exemplar vida, pero de zelo menos templado que conviniera» el
cual predicando al pueblo contra los males que acarreaban los judíos que
vivian en el reino, dió lugar á que la plebe se concítase contra ellos,
produciéndose sangrientas escenas en la judería sevillana, que no
pudieron evitar Don Alvar Pérez de Guzmán, Alguacil Mayor de Sevilla y
el Conde de Niebla acaecidas en el año de 1391, según Zúñiga.

Seis años antes de esta fecha, el referido Arcediano había llevado á
efecto el loable propósito de fundar un hospital bajo la advocación de
Santa Marta, cediendo para ello, no solo las casas de su morada, sino
que para ampliarlo hizo una permuta con el Cabildo de la Santa Iglesia,
cuyo instrumento original escrito en pergamino se conserva en su Archivo
y comienza de esta suerte:

«Sepan quantos esta carta vieren como nos el dean e el cabildo de la
santa iglesia de la muy noble çibdat de Sevilla estando ayuntados en
nuestro cabildo llamados especialmente para esto que se sigue: Por
quanto vos don fernan martínez arçediano de ecija e canónigo en la dicha
eglesia por faser seruicio a dios e a la virgen santa martha fesiste vn
ospital para pobres a onrra de la dicha virgen ques en la collacion de
la dicha iglesia viendo que la dicha obra es santa e buena e gran
seruiçio de dios a lo cual todos nosotros somos tenudos Otorgamos e
conosçemos que vos damos agora e para siempre en troque e en cambio que
conusco facemos para el dicho ospital las casas que se siguen conuiene a
saber: «la mezquita que disen de los osos» iten las casas que dexo
domingo perez ... etc. Fecho veynte días de mayo año del nasçimiento de
nro. saluador ihuxpo. de miletresientos e ochenta e cinco años.» (Falta
al documento el sello que pendia de las sedas de colores que conserva).

Tal vez esta mezquita fué la misma á que se refirió Zúñiga al consignar
el hecho siguiente: «pidió el Rey Don Alonso X al Arzobispo y Cabildo
unas mezquitas de las cuales había dado para morada de los físicos que
vinieron de allende e para tenerlos de más cerca, porque eran cercanas
al Alcázar.»

Sea de esto lo que quiera, creemos que en las partes existentes de la
Sacristía del actual convento de la Encarnación, que caen á la calleja
llamada de Santa Marta, y en la casa conocida con el nombre de la misma
Santa, frontera á la Puerta de la Campanilla, pueden reconocerse todavía
restos de la antigua Mezquita de los Osos, en unos fustes de mármoles
con capiteles que estimamos árabe-bizantinos, existentes en los sitios
mencionados, los cuales, antes de tener noticia de la mezquita, habían
llamado nuestra atención y que ya creemos explicarnos satisfactoriamente,
como restos de la misma.

En el deseo de esclarecer nuestras dudas hemos visitado el interior del
convento, y aunque á primera vista, se observan considerables restos de
construcciones antiguas, estimamos que no alcanzan á más remota fecha
que á la del siglo XIV, y son por tanto obras de mudéjares, efectuadas
por el racionero Martínez, haciendo extensivo este parecer, aun á las
considerables partes de un gran torreón, que puede observarse desde la
calle, y á los hermosos arcos ultrasemicirculares del pozo. En el
transcurso de cinco siglos ha sufrido el antiguo edificio tantas y tan
importantes transformaciones, que no nos atrevemos á distinguir los
restos de la mezquita de las obras efectuadas por el fundador del
hospital. La cúpula octogonal de la iglesia, conpechinas de arista viva,
relacionadas con el cañón de la nave, cuyas bovedas están formadas por
nervaduras ojivales, comprueba cómo permanecían vivas las tradiciones
mauritanas en los albañiles del siglo XIV.

Diremos, por último, que efectuada la permuta de dicha mezquita por
otras casas, bodegas y 3000 ms. que dió el Arcediano, otorgó este su
testamento en Carmona á 7 de Junio de 1403. Consta en el mismo
pergamino la fundación del Hospital nombrándose entre sus
administradores al Cabildo de la Ciudad, cuya designación dejó sin
efecto el Arcediano por su codicilo, que sigue al mismo testamento,
otorgado en 14 de Julio de 1404, en el que instituyó como único
administrador al mencionado Cabildo Eclesiástico, que desde el siglo XIV
ha venido cumpliendo con la voluntad del testador; si bien las
necesidades de los tiempos han obligado á alterar la forma de los
socorros que se dispensan á los acogidos.



RECIBIMIENTO EN SEVILLA

de un Embajador de Inglaterra

Al Sr. Doctor Thebussem.


Prometí á V. no ha muchos días, mi excelente amigo, darle cuenta de los
curiosos pormenores contenidos en la «Quenta del gasto que se hizo en el
hospedaxe del embajador de yngalaterra en estos Reales Alcázares de la
Ciudad de Sevilla por mandado del Conde Duque de Olivares,» según reza
un curioso m-s. que tuve la suerte de encontrar en la tarea que me
impuse, años hace, de ordenar los involucrados papeles de aquel
Palacio. Hoy, que puedo disponer de tiempo, se lo dedico gustoso, aun
cuando temo que no encuentre en este texto muchas noticias aprovechables
para sus aficiones. Usted dirá si me equivoco.

Llegó á Sevilla el embajador Baronet Francis Cottington[18] jueves 20 de
febrero de 1631 saliendo á recibirle hasta Ecija, donde le encontró, don
Juan de Mendieta «por no auer auisado cuando auia de entrar» pagándose á
dicho señor 100 reales por el gesto que hizo.

Hospedóse en el Alcázar desde el mencionado día á las cinco de la tarde,
hasta el lunes 24 del mismo mes, acudiendo á todos los gastos el Sr.
Juan Assiayn Ugalde, Tesorero de los Alcázares, con intervención de
Agustín Bolaños, Veedor, Contador del Rey y así mismo contador del Conde
Duque, por cuyo mandato se dispuso todo.

Comenzóse por sacar la basura, tierra y hierba del Patio de la Montería
y de los demás del Alcázar en que se ocuparon Bartolomé González, Juan
Rodríguez y otros compañeros, abonándose 76 reales á Francisco
Rodríguez, por lo que se ocupó en limpiar desde la Puerta de Xeres á la
puerta del Alcoba la basura y estiercol que auia por auer de entrar por
allí el embajador.»

Preparósele el alojamiento colgando en las paredes tapices y cuadros;
estos últimos consta que fueron alquilados. Representaban unos á los
Reyes de España, y otros eran de asuntos de devoción; pusiéronse faroles
encerados y canceles ricos claveteados de tachuelas de latón doradas,
colgaduras de terciopelo y tapicerias, invirtiéndose en el adorno de los
aposentos siete bufetes, un escritorio, doce sillas de terciopelo
bordadas, veinticuatro que no lo estaban, seis taburetes, «quatro
payses» un sahumador y dos alfombras grandes. La cama era colgada y
bordada y con flecos de oro cubriendo un paño que servía de cubierta á
las almohadas con cinco varas de tafetán verde orlado de puntilla de oro
fino, sin que faltase el indispensable vaso de noche, encerrado en una
caja revestida por fuera de cordobán, con cordón de hiladillo verde
orlado de puntilla de oro fino, y por dentro de bayeta colorada «con la
frisadura.» Pagáronse á un maestro guadamecilero 176 reales por dos
sobremesas grandes para la mesa del Embajador, y dos chicas para dos
bufetes; y se compró por 68 mrs. una baraja de naipes para su
entretenimiento.

En su tocador abundaron los perfumes; entre ellos dos azumbres de agua
de olor muy rica á 14 rs. la azumbre, contenida en un pomo de vidrio
cuyo precio fué 24 mrs, que estaba dentro de un canastillo con cintas y
en su boca una flor.

Gastáronse además á este intento, ocho docenas de pastillas finas de
olor, almizcle estoraque y benjui contenidas, en pomos de vidrio,
algunos de ellos de los celebrados de Venecia.

Hay entre todas las partidas de la «Quenta» algunas que se refieren á
cierta piedra que vino de Cartagena, y cuya aplicación no acierto á
comprender. Las copiaré sin embargo, por si algún sujeto curioso puede
ilustrar el particular.

    _Maravedises_

    Mas 5 rs. á los hombres que trajeron
      la piedra que vino de Cartagena
      que estaua en el mesón
      de los Carros.                      186

    Item 6 rejones de hierro para la caxa
      donde fué metida la piedra.          24

    Item para adereçar la piedra vna
      libra de cera blanca á 6 y
      medio.                              220
    Vn real de trementina.                 34
    Media libra de albayalde fino.         48
    Mas vna libra de almaciga blanca
      escoxida para el dicho efecto,
      20 rs.                              680
    Item vn anafe.                         24
    De vna caçuela medio real.             24
    De carbon 8 libras á 6 mrs.            48
    Mas de pez medio real.                 16
    Item. 6 rs. de dos bisagras de fierro
      para la dicha piedra.               204
    A Martín Cardeno el maestro que
      adereço esta piedra 60 rs.
      concertado en este precio por
      el maestro mayor destos
      Alcázares                         2.060

Diré á usted por último que para el inmediato servicio del ilustre
huésped se destinaron cuatro alabarderos que asistían de dia y noche á
las puertas de su aposento, acompañándole á todas partes, con sombreros
y zapatos nuevos que estrenaron para dicho fin.

Diósele de cenar la noche del jueves, á cuyo efecto se aderezaron:

    _Maravedises_

    24 gallinas á 5 rs.                  4.080
    30 conejos á 2 rs.                   3.060
    6 patos 60 rs.                       3.060
    13 pichones 26 rs.                     884
    3 jamones 8 ducados.                 2.999
    2 cabritos 20 rs.                      680
    1 carnero 40 rs.                     1.360
    4 libras de lengua, orejas y codillos. 850
    12 libras de vaca 18 rs.               612
    De salchichones 12 rs.                 408
    De libras de diacitron 6 rs y medio.   226
    De 12 Azumbres de miel 9 rs.           306
    De una libra de piñones 2 rs.           66
    De una libra de azucar 2 rs. y
      medio.                                85

Termina esta cuenta expresando los limones, vinagre, huevos, grajea,
aceite y tocino que se consumieron en dicha cena.

Veamos ahora la «Relación del gasto que se hizo con el embajador de
ynglaterra en su ospedaje en estos Reales Alcázares, por mandato del
Conde Duque mi señor que llegó á ellos á 20 de Febrero de este año de
1631, hasta lunes 23 del dicho que se fueron en su compañía de
caualleros y criados más de 130 personas.»

La forma en que se halla redactado este papel me priva del gusto que
hubiese tenido en consignar todas la viandas con que fué obsequiado,
pues en sus diversas partidas cállanse frecuentemente las cantidades de
piezas que se consumieron, diciendo solo por ejemplo «de perdices tantos
reales» sin citar el número de ellas, por esta razón unas veces
mencionaré el costo y otras el número y cantidad de los manjares.

    _Reales_

    Lengua de vaca y codillo.           35
    Tocino para las ollas.             125
    Queso de Alentejo.                1.608
    Azucar.                             38
    Arina.                             112
    Grajea.                            210
    Leche.                              58
    Bizcochos.                           4
    Manteca de Flandes para almorzar
      los ingleses.                    180
    Naranjas y limones.                 46
    Avellanas y almendras.             264
    Atun.                               14
    Miel.                               96
    Anis preparado.                     14
    Melones.                          2.380
    Arenques.                          614

    24 sábalos
    75 lenguados
    12 libras de asedías
    32 manojos de espárragos
    80 docenas de ostiones
    284 huevos de gallinas
    4 arrobas de aceite
    8 botijas de alcaparras
    60 conejos
    64 perdices
    58 gallinas
    6 docenas de pájaros
    3 carneros
    6 libras de pasas
    9 piernas de cabrito y carnero
    4 cabritos
    42 arrobas y media con 2 azumbre de vino
    10 libras de gibia
    20 de raya
    70 besugos
    60 libras de corbina
    332 hogazas de pan
    40 libras de peros
    1.000 nueces
    30 barriles de aceitunas y alcaparras
    10 melones sanos que pesaron 17 libras
    4 libras de azucar de pilon
    15 libras de velas
    16 de bujías de cera blanca para los candelabros
      de noche
    12 arrobas de velas de sebo

«Item 17 achas de cera blanca pesaron 107 libras y diez onças truxeronse
18 y boluiose vna y quedó liquida las dichas 107 libras y diez onças
serbían y se gastaron en esta manera quatro en el salon para las
comedias cada noche y dos en las dos antesalas del quarto del embajador
y dos que seruian para ir por la cena á la cosina á 6 reales cada
libra==21.964.»

Dichas hachas ardían en blandones de bronce que se llevaron del famoso
Colegio de Santo Tomás.

«Item 12 achas amarillas, pesaron 84 libras y media á 5 reales y medio
de los quales se davan dos cada noche á las comediantes y vna ardía en
la escalera principal destos Alcázares y otra de noche donde estaua el
aparador.» A propósito de este mueble, dedúcese que estuvo enriquecido
con piezas de plata según se desprende de las siguientes frases. «A seys
personas que acudieron á colgar las salas y armar las camas y otras
cosas necesarias ... y guardar de noche las dichas ropa y plata ...
etc.»

Para los postres se sirvieron en cajas y vidrios limón, batata y
«alfajor de Carmona» (vea usted mi querido Doctor que no era solo famoso
el de Medina) una libra de diacitrón, otra de calabacete y 4 de
confitura fina de Portugal. Abonóse además á Gonzalo Diaz por los
vidrios de dulces y caxas que dió para los postres de las comidas y
cenas y almuerzos y caxas que mandó el embajador dar á las
representantas 554 rs» pagándose á Don Melchor de Solorzano 832 rs. por
42 platos de regalo que por su orden se hicieron en los conventos de
Madre de Dios y San Leandro para principio y postre de las comidas,
almuerzos y cenas de estos cinco días 28.288 mrs.» y á Gabriel de Pamies
625 rs. de la niebe que dió para el gasto del embajador en esta ciudad y
vna carga que pidió para llevar en la falua la qual se truxo desde la
ciudad de Ronda solo para este efecto en que entran los portes della
21.250 mrs.»

Consta también lo que se invirtió en platos, lebrillos, tinajas,
cubiertos, manteleria, palillos, que supongo serían para los dientes,
camas, «pichones para los halcones» y otros particulares que omito en
gracia á la brevedad: diré á usted que fueron cuatro los cocineros cuyos
nombres no figuran á quienes se pagaron 6.800 mrs. asi como á Juan de
Vega ministril se le dieron 50 rs.» por lo que se ocupó en tocar á las
oras de la comida y salidas del enuajador.» Para hacer al ilustre
huesped más agradable su estancia, hiciéronse fiestas de torneos y
representaciones teatrales, como aparece de las siguientes partidas:

«A Luis de Estrada, Representante de comedias, 200 reales en que con él
se consertó los gastos que hizo para las ynbenciones y adereços
necesarios para las fiestas del Torneo.»

«A Joseph de Salazar autor de comedias, 36 rs. para pagar á los
ministriles que tocaron en la fiesta del torneo y de «las dos comedias»
juntas, 1.324.»

«A Pedro de Ortegón autor de comedias 700 rs. en que se concertaron tres
particulares vno de entremeses y dos de comedias que hiço 23.800.»

«Al dicho Joseph de Salazar 440 rs. de dos particulares que hiço.»

Cumplidos los cinco días de su estancia en Sevilla, determinó su partida
el Embajador, á cuyo efecto embarcáronse antes sus criados que fueron en
una falua hasta Sanlúcar, y consta que á Pedro Bernal, patrón de la
falua de la casa de Contratación le dieron 858 rs. por el flete de dicho
barco y jornales de los que fueron llevando al embajador á San Lúcar, en
que entran 62 rs. que se le debían de lampreas y sabalos que tomó dicho
personaje en las vandurrias y en esta falua iba dicho señor solo con los
caballeros ingleses que le acompañaban y en la otra los criados y el
regalo.

Su propósito debió ser el de embarcarse en Cádiz, por cuanto á Don Juan
Mendieta se le dieron 500 rs. por el gasto que hizo de su persona desde
esta ciudad á la de Cádiz, guiando por tierra dos caballos del
Embajador.

Montaron todos los gastos del hospedaje quinientos veintisiete mil once
mrs.

No satisfecho aun el Conde Duque, llevó su esplendidez hasta ordenar que
se le hiciese un regalo que consistió en lo siguiente:

    4 arrobas de higos de Córdoba.
    24 barriles de conservas á 4 libras cada uno.
    1 docena de barrilillos de agua de ángeles
      de á 3 cuartillos y medio cada uno.
    Otro idem, de agua de azahar con 16 azumbres.
    2 docenas de jamones que pesaron 196 libras.
    13 arrobas de aceite de Ecija.
    60 almudes de aceitunas negras.
    16 barriles de alcaparras.
    12 idem, de alcaparrón.
    7 docenas de chorizos.
    5 cajas de conservas á 7 libras cada vna.
    12 barriles de aceitunas açofayrada.
    12 idem. de aceituna gordal.
    12 quesos de Lantejo.
    500 limones grandes.
    1.000 naranjas dulces muy grandes.
    1.500 limones Poncies agrios y dulces.
    1 carga de vino de regalo para el viaje.
    6 capones fiambres.
    4 piernas de carnero.
    2 jamones.

Con los demás gastos que originó este regalo gastáronse trece mil
cuatrocientos catorce mrs.

Bien verá usted señor Doctor que no llegan estas comilonas de Sevilla al
punto que otras famosísimas, por usted y otros ilustres ingenios dadas á
luz. Sin embargo considero que la presente no es para desdeñada, por los
sujetos curiosos; y como á usted le tengo en el número de ellos,
diputándole la Fama por capitan de la hueste, á usted la dirijo desde
este lugar de Aguas Buenas á 25 de Julio de 1888.



La policía urbana de Sevilla

EN LOS SIGLOS XV, XVI Y XVII


Para los felices mortales que vivimos en el presente siglo, á los que
tan natural y legítimo nos parece el uso de todas las comodidades y
ventajas de que disfrutamos, pues que á toda hora y sin el menor empacho
ponemos el grito en el cielo á la menor falta que advertimos en el
cumplimiento de las ordenanzas municipales, no podemos comprender la
desidia y abandono de nuestros abuelos, en cuanto al régimen y gobierno
de esta ciudad en las pasadas centurias. Indudablemente, nosotros somos
más exigentes, y sentimos un cúmulo de necesidades, desconocidas de
aquellos, y así es que nos alborotamos y hasta los pelos se nos ponen de
punta, al encontrar en las calles un montoncillo de basura ó unos
despojos de hortalizas ó de frutas, por ser espectáculo que ofende á
nuestra delicada vista.

¿Qué dirían nuestros intolerantes convecinos si por arte sobrenatural al
despertarse una mañanita se hallasen viviendo en aquella gran Sevilla
del siglo XVI?

Pues si se situaban en el centro de la misma plaza de San Francisco,
repararían los grandes hoyos que á cada paso se formaban en el
empedrado, en los cuales, si era tiempo de invierno, podían cantar las
ranas, y si de verano, eran depósito de infecto y sutil polvo, que el
más ligero vientecillo transportaba sobre casas y personas. Que aquellos
baches eran numerosos y grandes, pruébalo el tiempo que invertían los
trabajadores municipales en su compostura, pues, no era insignificante
el gasto que se hacía anualmente «por allanar los foyos et barrancas de
las calles,» en los días que precedían al de la fiesta del «Corpus
Christi,» segun consta de las cuentas de la Ciudad.

Pero esto de los hoyos, con ser muchos y grandes era lo de menos, pues
con el constante tráfago de las recuas de los arrieros, de los caballos
de los soldados y de los vehículos tirados por bestias, ó con las
paradas que tantos animales hacían en aquel lugar, el más céntrico de la
población, por tal escogido como sitio en que sus dueños hacían sus
tratos ó ventilaban sus asuntos; ya los espectadores de tan animado
cuadro podrían recrear su olfato con el olor de ámbar y algalía que
exhalaban los perennes montículos de estiercol, repartido por todos los
puntos de la plaza. Este gran basurero continuaba embalsamando el aire y
recreando la vista hasta el día en que habían de celebrarse fiestas de
toros ó cañas ó con motivo del paso de alguna procesión, por manera que
meses enteros gozaban los vecinos del lugar ó los transeuntes, de tan
recreativo y limpio espectáculo[19].

Bien es verdad que en ocasiones el paternal municipio velando por la
comodidad de los vecinos trató de extirpar tan graves males para lo cual
y en vista de que la plaza estaba «tan llena de inmundicias» que no se
la puede andar á pie ni á caballo» se pregonó que los vecinos la
limpiasen y barriesen è hicieran llevar la basura al campo so pena de
una multa de 1.000 maravedises(!!).

Había pues que salir huyendo de aquel tan concurrido paraje, por las
molestias del piso y por el hedor, y, dejando á un lado los sucios
paredones de las huertas de los conventos de San Francisco y de San
Buenaventura, cuya irregular traza formaba estrechos, tortuosos y
terrizos callejones, para entrar por la famosa calle de las Sierpes,
pero ya en ella tampoco sería extraño el hallar á cada paso montones de
basura á las puertas de menestrales ó posaderos, ó bien en forma de
artísticas pirámides, arrimados á los rincones que formaban los
entrantes y salientes de las casas y conventos de las Mínimas y de
Pasión, muy apropiados para que los vecinos vertiesen las inmundicias y
«vestiglos» que así llamaban entonces á los animales muertos, no
obstante que habia persona á cuyo cargo estaba el recogerlos.

Pero llegado aquí, suspendamos nuestro relato para dar cabida á algunos
curiosos documentos de la época, cuyo sencillo texto es mucho más
elocuente que podrían serlo nuestras palabras.

En una petición que los Jurados de Sevilla dirigieron al Concejo, en 14
de Septiembre de 1461,[20] después de exponer los graves males que
resultaban del excesivo número de rufianes y mujeres de mal vivir, de
cuyo trato se seguían todo género de delitos y cuyo mal ejemplo
propagábase á los buenos, decían aquéllos, que eran aquéllos tan
excesivos «que las gentes que en sosiego desean beuir andan espantadas e
dizen asy que les conuiene vna de dos o ser como aquellos por se
defender de los malos o despoblar la tierra e yr buscar donde biuan en
sosiego.»

Y en cuanto al descuido de los servicios públicos expresábanse de esta
suerte: ...«y que mandedes limpiar esta çibdad de tanta grande suçiedad
como en ella esta por tanto e tan altos muladares así en el cuerpo de la
dicha çibdad como en el derredor de ella así dentro como de fuera que ya
las baruacanas ha muchos logares tienen los muladares mas altos que las
almenas e así por el derredor, dentro de la çibdad están los muladares
tanto altos como los lienços de los adarbes et sy caso acaesçiese de
lluuias como en nuestro tiempo avemos visto esta çibdad peresçeria pues
guarde nos dios de lo más peligroso sy viere sobre sy las gentes que
otras veces de pocos tiempos aca se vieron bien es de creer que sin
mucho trabajo que la quisiesen conquistar avería muy.. enseñorearse
della.»

En un Memorial que los vecinos de la Ballestilla dirigieron á la Ciudad
se dice: «que en la dicha calle está vna callejuela la qual
hordinariamente en todos tiempos está llena de inmundicias y vestiglos
muertos y jamás pasa nadie por ella porque no se puede pasar por causa
de la inmundicia qué ay que allega hasta los tejados y aunque algunas
veces la hemos limpiado á nuestras costas desde á dos días está peor que
de antes por lo qual no es bastante remedio limpialla y el hedor que
allí ay es insufrible y muchos veçinos dexan sus casas por no podello
sufrir y podría congelar pestilencia» ...pedían que se cerrase la dicha
calleja[21].

De igual modo que aquellos vecinos quejábanse en 1556 el Beneficiado
Curas y Mayordomo de la iglesia parroquial de San Andrés, en otro
memorial, suplicando al Concejo que mandase empedrar una callejica muy
angosta que daba á las espaldas del Sagrario en que se depositaban
muchas basuras por lo cual los exponentes habían acordado «encalalla y
debuxar cruces y santos» como remedio á tales abusos.

Como última pincelada del cuadro que vamos bosquejando, merece ser
copiado otro documento de los mismos curas de la mencionada iglesia de
San Andrés en el cual decían: «que la dicha iglesia tiene vn cementerio
en el qual se entierran cada vn año assí de la collación como del
hospital del amor de dios, más de ochocientas personas y están
sepultados de mucho tiempo más de cien mil christianos, en medio de
dicho cementerio está puesta vna cruz grande de mucha veneración como
lugar dedicado para lo sobre dicho por todo lo qual es lugar de piedad,
emos hallado y visto muchas veces perros sacando parte de los cuerpos de
los sepulcros y comiéndolos y los vecinos comarcanos no teniendo
respecto á la decencia del lugar echan de noche mucha suciedad y
inmundicia de sus casas en el dicho cementerio, lo cual parece muy mal y
todo lo sobredicho nasce de estar el dicho cementerio descubierto y sin
cerca ...» Pedían que la Ciudad lo mandase cercar. Firmaban los
Bachilleres, Hernando de Luque y Fuentes de Carvajal[22].

En cuanto á los «vestiglos» por acta capitular de 7 de Julio de 1597
mandóse que se hiciera un repostero para cubrir la acémila en que eran
transportados al campo los que se encontraban en las calles; y de los
comienzos del siglo XVII hay un asiento en el Libro de Propios (19 de
Octubre de 1605) en que constan los particulares siguientes: «Diego
López vecino de Sevilla deue por Gabriel de Barahona Receptor general de
la cuenta de los Propios deste año ... diez ducados en Reales que se
libraron balor 12 ducados en que se concertó Por vn Repostero quel
susodicho a de hacer de estambre con vn perro y va ¿garaban? de colores
para encima de la cabalgadura con que a de andar la persona en quien
están «Rematados» los vestiglos desta ciudad echandolos fuera della los
cuales dies ducados se le libraron como dicho es avnque se conçertó en
doce el hazer el dicho Repostero en virtud de dos acuerdos de Sevilla de
29 de Agosto y cinco de Octubre de 1605 años, por los quales se acordó
que porque el lugar está lleno de vestiglos en mucha cantidad que los
hay muy podridos en todas las calles el veintiquatro Alonso de Porras
hiziese arrendarlos la limpieza dellos la executasse luego en el más
moderado precio que pudiesse sacándolo á Remate y poniendo en él dos
condiciones que la persona en quien se Rematasse anduiese todo el año
tarde y mañana todos los dias por todo el lugar y que la bestia que
traxese fuese mular macho, cubierta con vn Repostero el qual mandasse
hazer el dicho veintiquatro, lo más aprouecho que pudiesse y que no
costase más de diez ducados....»

Dejamos á nuestros lectores la libertad de hacer los comentarios que se
les ocurran acerca de los documentos consignados. Por nuestra parte
diremos solo que si esto ocurría en la más importante rica y floreciente
ciudad de España como á la sazón lo era Sevilla y durante las más
gloriosas de nuestras monarquias; ¿á qué estado de abandono y de
suciedad habrían llegado otras ciudades de segundo y aun de tercer
orden? Y sin embargo, aquellos hombres de antaño apenas si paraban
mientes en estas «pequeñeces,» para dedicar toda su poderosa
inteligencia, toda su voluntad de hierro, todos sus nobles estímulos al
fomento de las ciencias, de las letras y de las artes, al
engrandecimiento de nuestros dominios, á la realización de épicas
empresas con las cuales asombraron al mundo, pudiendo decir
enfáticamente que: «en sus dominios no se ponía el sol.» Hoy por el
contrario, pobres, descaecídos, faltos de ideales y de energías,
habiendo dejado perder el inmenso patrimonio que nos dejaron nuestros
abuelos, «armamos un dos de Mayo.» al encontrar á nuestro paso un
montoncillo de basura.



LOS LEONES

DE LOS REYES DE CASTILLA


A juzgar por algunos antecedentes que hemos reunido, parece que nuestros
antiguos monarcas miraron con gran predilección á tan hermosos animales,
no sabemos si porque de antiguo han representado la fiereza y el valor ó
por su significación heráldica conque aquellos los consideraran. Cierto
que en los últimos años de la Edad Media, no eran, solamente nuestros
reyes los encariñados con tan bravas bestias, pues, otros monarcas
también lo estuvieron. Según los historiadores, cuando regresó el rey
René de Anjou de su desventurada expedición de Nápoles en 1442 entre
los obsequios que recibió al detenerse en Florencia, fué el de una leona
que estimó mucho, porque era, aficionado á las bestias raras[23].

En el «Memorial de diversas hazañas» que escribió Mosén Diego de Valera
referentes al reinado de Don Enrique IV, dice el autor: «en el mesmo año
se mostró otra muy grand llama en el cielo y lo que mayor turbación dió
en todos los deste Reyno, fué que teniendo el Rey en Segovia en su
palacio «muchos» leones y leonas e habiendo ende uno muy grande á quien
todos los otros obedecían se comenzó entre ellos tan grand pelea que
todos se juntaron contra el mayor león y le mataron e comieron parte de
él: de ende todos pronosticaron ser cercana la muerte del Rey ó gran
caida[24].»

Fieles á esta tradición, de sus predeceores, mostráronse les Reyes
Católicos, que á lo menos en Sevilla, complacíanse en poseer leoneras,
no solamente en el régio Alcázar, sino también en el castillo de Triana.
De la existencia de las primeras atestigua el maestro Juan de Malara, el
cual describiendo las bellezas del mudejar palacio, dice entre otras
cosas: «La talla de las puertas, las labores moriscas, los jardínes que
están entre la huerta de el Alcoba y los aposentos nuevos con grandes y
espaciosos miradores, «las leoneras que solía auer en tiempo de los
Reyes Católicos etc ...» Y que no fué solamente en el Alcázar donde
aquellos monarcas tuvieron sus predilectas fieras, compruébase por el
siguiente documento, curioso por más de un concepto:


Muy honorables señores:

Juan de Merlo alcayde del castillo de triana me encomiendo en vuestra
merçed a la qual plega saber: quiero que sepan que El aljama e judios
desta çibdad «acostumbraron siempre» dar para mantenimiento de los
leones que los Reyes nuestros señores en esta çibdad tenían cinco mill
maravedises de cada año. Y porque agora el Rey e Reyna nuestros señores
tienen e dexaron en el dicho castillo de Triana dos leones que han
menester los dichos çinco mill maravedises e mucho más para de que sean
mantenidos á vuestra merced suplico mande que los dichos judíos me den e
paguen los dichos cinco mil maravedises de cada año para ayuda al
mantenimiento de los dichos leones en lo cual al Rey e Reyna nuestros
señores fareys seruiçio e á mi fareys merced[25].

Dada cuenta al Cabildo de esta peticion, «los dichos asystente y
oficiales fablaron sobrello. Et finalmente encomendaron y mandaron al
jurado alfon garcía, escribano del dicho cabillo quel se informe y sepa
si los dichos judíos solían pagar y pagauan los dichos cinco mil
maravedises y ello por él sabido faga relaçión para el primero día de
cabillo.»

Faltan algunas hojas del cabildo celebrado dos dias después de la
petición, en las cuales, acaso, constaría el resultado de la
averiguación practicada por Alfon García.

Parece también que en aquella época atributase á tan temibles animales
virtudes curativas, pues el docto caballero Pedro Mexia, hablando del
insigne arzobispo Don Fr. Diego Deza, consigna, que, no fué bastante á
curarlo de la enfermedad de gota que lo aquejaba el colocar sus pies
sobre los lomos de un león que sus deudos hicieron traer de Africa, lo
cual vió por sus propios ojos el ilustre historiador sevillano. La
predilección de nuestros monarcas, especialmente de los Reyes Católicos,
por los leones, cayó en desuso en los reinados posteriores; pero en
cambio alguno de aquellos gustaron de poseer colección de fieras como
Don Felipe IV que ordenó en 1632 se escribiese al Virrey del Perú y á
aquellas Audiencias para que se le enviasen los animales feroces de
dichas regiones, pues S. M. deseaba tener un circo donde encerrar
leones, tigres, osos y demás bestias salvajes[26].



LA COMPRAVENTA

de los esclavos en Sevilla

SIGLOS XV-XVI


Como una triste consecuencia de la guerra, como costumbre aceptada y
reconocida por todos los reinos de Europa, en los que podríamos llamar
código ó convenciones militares, es sabido que los prisioneros
constituían parte del botin del vencedor, y por lo que respecta á
España, de igual modo que nosotros imponíamos la esclavitud á los
enemigos que aprisionábamos, así también aquellos nos sometían á
durísimos cautiverios, extremando sus rigores hasta el más bárbaro
refinamiento.

Sólo procedentes de la toma de Málaga, llegaron á esta ciudad 2.300
moros enviados por los Reyes Católicos, para que el Concejo los pusiese
en guarda, por cuanto estaban rescatados por 30 doblas moriscas cada
uno, y en Cabildo de 27 de Septiembre de 1487, se dispuso cumplir lo
mandado por el Rey de que se diesen 3 maravedices diarios á cada uno,
mientras llegase el rescate.[27] Aquellos prisioneros tenían quienes los
rescatasen; pero ¡cuántos más se vieron obligados á sufrir el yugo de la
esclavitud!

La esclavitud fué siempre consecuencia del derecho de la fuerza,
entonces mostrábase en su más salvaje vigor, sin atenuaciones; sin
hipócritas convencionalismos. El señor disponía de su esclavo, como de
sus muebles ó de sus animales, y así vemos corrientemente en los
antiguos inventarios de bienes que se hacían por fallecimiento de
cualquier persona, que, á seguida de la enumeración de los asnos, bueyes
etc. hacíase el aprecio de los esclavos, hombres, mujeres ó niños,
siendo de notar que de igual modo que se determinaban los defectos
físicos de los brutos, marcábanse tambièn los de aquellos infelices
seres; consignando por ejemplo, si era viejo, tuerto, ó manco, si
padecía de bubas ó de enfermedad contagiosa. Verdad también, que, raro
era el testador de regular posición social, que no recompensaba los
servicios que sus esclavos le habían prestado «ahorrándolos;» esto es,
concediéndoles plena libertad y hasta otorgándoles mandas ó legados para
atender á su sustento.

Promulgada en 1502 la Pragmática de los Reyes Católicos contra los
moriscos, dispúsose en ella que los que optasen por permanecer en el
Reyno habían de convertirse á la religión cristiana, prohibiendo á los
que no lo hicieran dentro del plazo que se les fijaba, que saliesen de
él, para lo cual facultóse á los gobernadores de las fronteras para que
los hiciesen prisioneros. A este propósito, dijo en un curioso artículo
nuestro amigo Don Nicolás Tenorio. «En el mes de Abril de 1504 varios
«cristianos nuevos» vecinos de Hornachos intentaron pasar la frontera y
entrar en Portugal por tierra de Extremadura. El Comendador de Badajoz,
Gonzalo Mendez supo su intento y trató de impedirlo ... para lo cual
envió en su persecución á Pedro Muñiz Alguacil de Mérida, quien al
frente de algunos hombres de armas fué tras ellos y les dió alcance
haciéndoles prisioneros. Los moriscos fueron llevados á presencia de
Gonzalo Mendez, éste les hizo esclavos de los Reyes y como por una
cédula de Sus Altezas estaba obligado á entregar 35 esclavos á los
oficiales de la Contratación de Sevilla, dispuso que siguiesen el camino
para esta ciudad ...» Ya en Sevilla fueron aposentados en las
Atarazanas, mientras los Oficiales daban cuenta al Rey y se resolvía la
proposición hecha por algunos «cristianos nuevos» que solicitaron de
aquéllos que antes de subastarlos, se escribiese á sus parientes vecinos
de Hornachos para que los rescatasen. La Cédula Real dispuso que fuesen
subastados públicamente y adjudicados al mejor postor, como así tuvo
lugar en las Gradas, donde puestos en fila los 35 fueron examinados por
los licitadores procediéndose desde luego á la subasta, que duró cinco
días, importando la venta 671 502 maravedises.

Era natural, por tanto, diremos nosotros, que la compraventa de esclavos
fuese «un negocio» tan importante como lo era la de los productos que
venían de las Indias ó los de la tierra, que hubiese mercaderes,
tratantes y corredores que en ella se ocupasen. Máxime si se atiende á
que el contingente de esclavos tuvo que aumentar de manera considerable
con los pobres indios que venían del Nuevo Mundo.

Con el «honroso» título de mercader de esclavos se nombra á Martín
Sánchez, marido de Luisa Fernández, que vivía en la plaza de San
Francisco casa propia del Cabildo eclesiástico en 1548[28].

Con el de tratante en esclavos, hallamos á un Francisco Diaz, que vivía
en la collación de la Magdalena en 1564[29] y con el de corredor, á un
Francisco Barja, vecino en la calle de San Roque, según consta del
Padrón de 1691[30].

Muchos de aquellos desdichados, bien porque fuesen de levantisca ó
viciosa condición, bien porque se le hiciese la esclavitud intolerable,
huían de sus dueños y escapaban á lugares donde pudiesen vivir
libremente, y para dificultarles su evasión impusiéronseles marcas en el
rostro como comprueban los siguientes documentos.

En una escritura de 5 de Septiembre de 1500 se habla de un esclavo que
llevaba en una mejilla una flor de lis, y una estrella en la otra[31].

En el testamento de Pedro Garcia de Quesada, otorgado á 9 de Marzo de
1520, en la enumeración de sus bienes se lee: «yten vu esclabo moro del
cabo de hedad de quince á diez y seys años, herrado en la cara en vn
carrillo con una S. y enotro vn clavo que se dice abrahem el cual compre
de Gonzalo de Toledo mercader ...»[32]

Beatriz de Miranda otorgó carta de ahorramiento en favor de su esclava
Catalina, morisca, herrada en la barba y en un carrillo, 20 de Enero de
1539[33].

Jerónimo Delcia, colchero, vendió un esclavo indio á Diego Hernández
Farfán, llamado Hernando de 24 años con vn letrero en la cara con unas
letras que dizen esclavo de Juan Romero ... 7 de Diciembre de 1554[34].

Catalina de Villafranca compró un esclavo mulato marcado en ambos
carrillos con una S. y un clavo, 14 de Diciembre del mismo año[35].

Juan Sánchez, maestro mayor de las obras de Sevilla, que dírigia las de
nuestras famosas Casas Capitulares, vecino en la Magdalena, vendió á
Alonso Martín tratante en esclavos una esclava morisca herrada en la
cara con vnos letreros en que dizen «Juan Sánchez, cantero,» 24
Noviembre de 1555[36].

Francisco de Aranda vendió á Miguel de Escobar un esclavo mulato llamado
Fernando, de 20 años, herrado en la cara con unas letras que dicen:
«Francisco de Aranda en Sevilla» 29 de Mayo de 1539[37].

Diego de Cáceres clérigo, vendió á Diego Mendoza un esclavo morisco de
28 años herrado en la cara «con vnas letras que disen diego de cáceres»,
28 Enero de 1547[38].

Bastan las anteriores citas para que nuestros lectores juzguen de la
consideración que tuvieron nuestros antepasados á los infelíces á
quienes la fuerza bruta de las armas sumió en las desventuras de la
esclavitud.

La lectura de los infinitos documentos referentes á aquella, que han
pasado por nuestras manos, ofrece como marcas generales las de la S y el
clavo que colocaban en el centro de dicha letra verticalmente y las de
los nombres y apellidos de los dueños seguidos á veces hasta de la
profesión de aquel como se ha visto en la morisca que perteneció al que
hoy llamaríamos arquitecto municipal.

Por último diremos que en ocasiones, fueron también objeto de regalo los
desdichados moros, hechos prisioneros por nuestros soldados, según
consta en un libramiento de la Ciudad hecho á 1.º de Diciembre de 1488
en favor de Gonzalo Gómez de Cervantes y del comendador Juan de la
Parra, «de 50000 maravedises por ciertos moros y moras del Rey y de la
Reyna» que la Ciudad regaló al Maestre de Santiago y además 30 doblas de
oro castellanas, que se pagaron á Luís Diaz de Toledo por un halcón que
se envió también como obsequio al mencionado Maestre.

Muy posible es que entonces el magnate agasajado hubiese visto con más
agrado el halcón de 30 doblas que sus míseros esclavos.



La fiesta del Corpus Christi en Sevilla

EN LOS SIGLOS XV Y XVI


I

No pretendemos en estos ligeros apuntes trazar la historia de tan gran
festividad religiosa de la Iglesia Católica en nuestra ciudad. Redúcese
nuestro objeto tan solo á consignar algunos curiosos pormenores por los
cuales verá el lector de qué distinta manera fué solemnizada en Sevilla
en aquellos siglos de fe y de entusiasmo, durante las centurias XV.ª y
XVI.ª con datos inéditos en su mayor parte por cuyo concepto estimamos
que serán vistos con gusto por los aficionados.

Instituida esta solemnidad por el Pontífice Urbano IV en 1264 para toda
la cristiandad, no fué acogida en sus principios, con todo el amor que
era de esperar á causa de la gran división que perturbaba la Italia de
güelfos y gibelinos, pero en el Concilio general de Viena celebrado en
1311 bajo Clemente V, fué confirmada la Bula de Urbano IV en presencia
de los reyes de Francia, Inglaterra y Aragón, mandándose ponerla en
vigor en toda la Iglesia. En 1316 el Pontífice Juan XXII añadió á esta
fiesta una octava con el mandato de llevar públicamente en procesión el
Santísimo Sacramento.

Ni en los archivos capitular eclesiástico ni en el municipal, hemos
logrado ver documentos relativos á esta solemnidad en el siglo XIV,[39]
mas parece razonable suponer, que entonces, los pueblos, que no eran muy
dados á novedades porque tampoco las circunstancias político-sociales
permitían andar variando á cada paso sus usos, costumbres y ceremonias
se celebraria la fiesta del Cuerpo de Dios entrado el siglo XV con poca
diferencia de como se efectuaba en la precedente centuria.

Los documentos más antiguos consultados por nosotros en el archivo de la
Santa Iglesia son de 1454 y los asientos de gastos de esta fecha juntos
con los que contienen los libros del Mayordomazgo Mayor de Sevilla,
permiten reconstituir el ceremonial que se empleaba y dan cuenta de los
dispendios que ocasionaba á ambos Cabildos eclesiástico y secular
interesados en el mayor esplendor de la Fiesta.

Anticipadamente al día en que habia de celebrarse cuidábanse de allanar
los «foyos et barrancas de las calles,» así como limpiarlas del
estiércol. Colocábanse toldos en el Corral de los Olmos, los tapices del
Sr. Arzobispo en las Gradas y cubríase el suelo del templo y el de las
calles, de juncias, alcacel y hierbas olorosas.

Salían en la procesión doce mozos del coro con sendas hachas de cera que
pesaban una arroba cada una, con ángeles pintados ó con flores
naturales, otros llevaban pértigas de plata ó incensarios.

Al acordado son de dos órganos portátiles, entonaban himnos 27 cantores
entre ellos ocho con jubones y guirnaldas en las cabezas y además seis
ángeles tañendo instrumentos y cuatro profetas con sendas filactérias
de oropel[40], siguiendo luego la «roca,» que como los «pasos» de
nuestras procesiones era transportada ó empujada por hombres. En ella
veíanse, también representados por hombres, á Jesús, la Virgen, Santo
Domingo y San Francisco,[41] con dos juglares que aquel año fueron Juan
Canario y «su compañero» y otro que se ocupaba en lanzar truenos desde
la «roca,» cobijados por un cielo de algodón en rama, azul,[42], con sus
estrellas el sol y la luna, el cual por medio de un mecanismo abríase y
cerrábase de cuya operación se encargaban angeles. También iban en la
«roca» los cuatro Evangelistas, por cierto que al que representaba á San
Juan pagábasele 50 mrs. doble que á sus compañeros, «porque llevaba el
aguila» y 25 «al hombre que adiestra á este del aguila» cuyo dato nos
hace suponer que la simbólica ave sería de movimiento. Bajo las andas
cerradas por paños (frontales), iban otros imitando el canto de canoras
avecillas. Las cuentas de gastos de los trajes, atributos, barbas, etc.
así como lo que se pagó al platero Anton Ruiz «por el trabajo que toma
en coger esta gente e aliñallos e vestillos» con otras curiosas partidas
nos dan cabal idea de lo que era la procesión, la cual terminaba con la
rica arca destinada al Cuerpo de Dios, acompañada por la nobleza que el
año de 1496, la constituían el Duque de Medina, el Conde de Cabra, los
hijos del Conde de Cifuentes y otros caballeros, cerrando la brillante
comitiva, el Preste para cuyo descanso transportaban una silla. Por
último después de la procesión el Cabildo eclesiástico obsequiaba á sus
convidados con cerezas, brevas, ciruelas y vino blanco; merienda harto
frugal y que andando el tiempo en 1530 hízose ya más suculenta pues
además de las frutas y vinos hubo ternera, pollos, palominos, perniles
de tocino, pasteles, limones para la ternera y azucar á cuyos sabrosos
comestibles añadieron el conocido manjar blanco, agraz y vino aloque.

De 21 de Enero de 1499 es el auto capitular más antiguo que hemos
encontrado en que se manifiesta el deseo del Cabildo de sustituir la
antigua arca en que se transportaba el Santísimo por una Custodia,
estimulado por el ofrecimiento del Patriarca B. Juan de Rivera de
contribuir para ella con cien marcos de plata, dando otros ciento la
Fábrica y con igual suma brindaron otros señores canónigos, racioneros y
compañeros.

Las grandes lagunas que hay en los Libros de Fábrica de estos años,
impiden saber cuando y por qué orfebre se comenzó la obra; siendo de
miércoles 8 de Mayo de 1504 el primer auto capitular que encontramos
referente á ella por el cual parece que no se había comenzado aun pues
en él se dispuso que «pedro pinelo faga vna custodia muy buena de plata
e su aparejo de brocado» y sin embargo en 10 de Diciembre del citado año
encargaron al Maestrescuela y al Arcediano de Carmona «que vean con
algunos plateros cierta obra que se desfizo de la que los plateros que
fazen la custodia tenían labrado.» El auto anterior por consiguiente,
tuvo por objeto recomendar al Canónigo Pinelo que cuidase de que la obra
de la alhaja fuese excelente y por no considerar así lo que hasta
entonces llevaban hecho sus autores, se acordó que desbaratasen lo
labrado.

En miércoles 13 de Diciembre del referido año de 1504 «se platicó sobre
lo de la custodia de la forma que se a de acabar ... e determinóse quel
señor arcediano de sevilla e los otros señores beneficiados que se
fallaron presentes quando se platicó sobre esto con el Rmo. Sr.
Arçobispo vayan a su señoría e le digan como su señoría fué contento que
se fiziese de la manera que estaua al principio traçado y que desta
manera ayan así a por bien que se acabe.» Por último en 10 de Julio de
1506 se ordenó al Canónigo Pinelo «que venda el arca de madera en que
antiguamente se lleuaua el corpus xpi.»

Parece que después de esto, poseyendo ya la Iglesia su rica y nueva
Custodia, no había ya que pensar en más, y, sin embargo no tardó mucho
tiempo sin que el Cabildo proyectase una nueva alhaja. En su virtud, en
10 de Enero de 1509 encargó la Corporación al entallador Gomez de Orozco
que hiciese un diseño, por el cual recibió 1500 mrs. y en 23 de Mayo del
citado año dicho Cabildo comisionó al platero de Fábrica Juan de Oñate
para que marchase á Portugal por el maestro que había de ejecutarla, que
fué el orfebre Juan Aleman[43]. Esta nueva custodia no parece que
satisfizo tampoco al Cabildo, caso de que llegara á hacerse, puesto que
otros dos alemanes, los maestros Nicolás y Marcos fabricaron una nueva
que se terminó en 1525.

Ya hemos dicho de paso, que al esplendor de la fiesta del Corpus en el
siglo XV contribuía muy eficazmente la Ciudad, y por sus
interesantísimos cuanto poco conocidos Libros del Mayordomazgo, sabemos
lo que se gastaba en arrayan, «ramos» y juncia, en el barrer de las
calles en las 106 candelas que llevaban los señores capitulares é
invitados, algunas de ellas, las que se daban á las personas de calidad,
tenían reyes pintados por los mejores artistas de la época, ó bien las
armas reales[44] y en la «colación» que se servía después de la
procesión, compuesta de los mismos frugales comestibles que la del
Cabildo eclesiástico, escanciábase en «jarras bermejas» y jarrillas el
vino que se traía de Lepe y de Madrigal.

En 1426, para aumentar el público regocijo, comisionó la Ciudad á su
Alguacil Mayor Don Juan Pérez de Guzman para que se concertase con un
hombre que ofrecía «fazer vnos juegos para el día de la fiesta del
cuerpo de Dios por 50 florines de oro ... por donde serían excusados
«muchos de los otros juegos» que se fazían con gran costa.»

También la nobleza tomaba parte en las fiestas contribuyendo á su
esplendor con lucidas justas y al propósito transcribimos el siguiente
curioso acuerdo capitular de la Ciudad. «En este cabildo (sábado 30 de
Abril de 1474) vinieron don gaspar y tello y dixeron á los dichos
oficiales de como ellos y otros caualleros entendían justar el día de la
fiesta del Cuerpo de Ntro. Señor. Et que á su merced pluguiese de les
mandar dar tela y lanças «segund la costumbre en semejante caso» sobre
lo qual fablaron y finalmente mandaron que les fuesen dadas la dicha
tela y lanças y para ver donde y como se podía complir, encomendaron y
mandaron a don Pedro nuñez de guzman y a iohan de pineda y rodrigo de
ribera regidores de la dicha cibdad y que como lo ellos ordenaren que
asy se faga e cumpla[45].»

Andando el tiempo, y cuando la piedad y devoción habían llegado á su
mayor auge, el Concejo sevillano, interpretando el público sentimiento,
procuró el mayor esplendor en esta Fiesta, y para, ello entre otras
disposiciones concedió premio á los vecinos moradores en las casas de la
carrera, que, con más gusto y riqueza adornasen sus fachadas, según
comprueba un libramiento de 1870 mrs. en favor de Pedro Gómez «por la
costa que tuvo en adornar su casa, sita en la Cerrajería el día que pasó
la procesión, fecha á 8 de Julio de 1603.[46]

En cuanto á las representaciones de carros[47] con las de Autos
Sacramentales, es tan larga la materia, que daría ella sola para
escribir un amplio é interesante volumen, por su significación literaria
y artística, sin contar el curioso estudio de costumbres á que se
presta: diremos solamente, que el primer carro de representaciones de
que tenemos noticia, debióse á la inventiva del clérigo Figueroa, en
1558, en el cual pudo verse muy al vivo la conversión de San Pablo; así
como las primeras farsas, origen de nuestro teatro, no comenzaron en
esta Catedral hasta 1563. Vamos sin embargo á titulo de curiosidad á
consignar los datos que hemos recogido referentes á carros, danzas,
representaciones etc. que acaso algún curioso pueda aprovechar.


=1497=

En este Cabildo (viernes 27 de Junio) fué dho. á los dhos. oficiales por
don pero nuñes de guzman alguacil mayor en conmo bien sabía su merced
quel tenía cargo de fazer salir los juegos y danças cuando la Reyna nra.
sra. mandase fazer la fiesta del cuerpo de nro Señor, Et que agora el
señor duque le auia dicho que le parescía que se deuia fazer la dha.
fiesta y salir al recibimiento quando la Reyna nra. sra. entrase y
asymismo dixo que deuian salir al dho. recibimiento todos los negros que
ouiese en esta çibdad. Et visto lo sobre dho. dixe ron que eran en que
se asy fiziese segund y en la manera quel dho don pero nuñes lo hauía
dho.[48]


=1501=

«en este cabildo (14 de Mayo) fué dho. á los dhos. tenientes e Regidores
por don Pedro de guzman alguasil mayor como los gigantes que se sacan
el día de la fiesta del corpus xpi. estan mal reparados que gelo fazia
saber para que los mandase reparar sobre lo qual por el dho. teniente e
regidores fué acordado que los fieles executores manden dar luego á los
tintores desta çibdad o al que de ellos touiere cargo de fazer aderezar
los dhos. gigantes para esta fiesta de corpus xpi. primera que viene,
mill mrs. de qualesquiera penas en que haya condenado a cualquier
persona para ayuda de reparo que ouiere menester para que salgan la dha.
fiesta con tanto que los dhos. pintores[49] se obliguen primeramente
ante los contadores de la dha. çibdad de tener de aqa delante reparados
los dhos gigantes.»[50]


=1570=

--En 24 de Junio, 3000 mrs. á Luis Díaz á cumplimiento de 32 ducados en
que se concertó con él el carro de Lucifer.

--En 4 de Julio 3000 mrs. á Luis de Saldaña á cumplimiento de 32 ducados
por el carro de «El Desposorio.

--Este día, 1700 mrs. á Juan Flores á cumplimiento de 200 rs. por la
danza de los caballos que se concertó con él.

--Este día, 11920 mrs. á Diego de Santiago, chapinero, á cumplimiento de
80 ducados por las tres danzas que sacó el dia de la fiesta.

--Este día, 3282 mrs. á Luís de Cerdeña (¿Saldaña?) á cumplimiento de 35
ducados en que se concertó con él el carro de San Antonio y San Pablo.

--Este dia, 2812 mrs. á Juan Fernandez á cumplimiento de los 530 ducados
en que con él se concertó el carro de los hijos de Jacob.

--Este día, 3300 mrs. á Diego Berrio de resto de 35 ducados en que se
concertó «el carro de diria hija de cabos» que sacó para la fiesta.

--Este día, 1800 mrs. á Cristóbal Ortiz, de resto de 20 ducados que con
él se concertó la danza de los matachines.

--En 12 de Julio 2126 mrs. á Cosme de Xerez á cumplimiento de 250
ducados en que con él se concertó la danza de los ángeles y los
demonios.

--En 12 de Julio 3289 mrs. á Cristóbal Hernández, pintor, de resto y á
cumplimiento de los 35 ducados que con él se concertó el carro de la
muerte.

--En 19 de Julio 2159 mrs. á Andrés de Hoces, de resto y á cumplimiento
de 30 ducados que con él se concertó la danza de las Amazonas.

--Este día á Juan López Romero, 1875 mrs. de resto y á cumplimiento de
10 ducados en que con él se concertó la danza de los galanes.[51]

En otro Lib. de caja en 4.º, cuyo tejuelo lleva los años 1570-74 se
determinan los gastos y por sus asientos sabemos que en el carro de La
Muerte de Adan entraban 7 figuras vestidas de seda, que en el del
Desafío de Lucifer con el hombre 8 aliñadas también de seda, en el del
Casamiento ó Desposorio de España, 9, etc., etc., con igual lujo
ostentábanse las danzas.

--A Diego de Santiago se pagaron en 8 de Agosto 1571, 3000 mrs. por la
danza de villanos.[52]

--En 12 de Junio á Cristóbal Sánchez de Mendoza por la mitad del carro y
danza que ha de sacar el día del Corpus xpi.

--En 15 de Junio 2250 mrs. á Alonso Ramírez, por la mitad de lo que hubo
de haber por la danza de las espadas.

--En 12 de Junio á Diego de Berrio, sastre, 5625 mrs. por la mitad del
carro del Convite de Abrahan.

--Al mismo 12375 mrs. por la mitad de 66 ducados que con él se
concertaron por dos carros el uno del rey Agabaro y el otro El Bautismo
de San Juan.

--A Cristóbal de la Cruz, zapatero, 3612 mrs. por las danzas de las
Ninfas y del Loco.

--A Luis de Cerdeña 5625 mrs. por la mitad de 30 ducados que con él se
concertó el carro de las Cortes de la Muerte.

--A Lorenzo Nuñez por la mitad de 20 ducados que con él se concertó la
danza de los monstruos.

--A Melchor de San Miguel 3400 mrs. por la mitad de 200 reales que con
él se concertó la danza de los galanes.

--A Luis de Ribera pintor, 4875 mrs. por la mitad de 26 ducados que con
él se concertó el carro de Joachin y Santa Ana.

--A Pedro Martínez 1500 mrs. por la mitad de 8 ducados que con el se
concertó la Tarasca y moxarrillas.

--En 8 de Agosto á Melchor de San Miguel 5950 mrs. por una danza que
sacó el día de la fiesta á cumplimiento de la dha. danza y del premio de
ella que le mandaron dar.

--En 1º de Octubre á Luis Diaz 4420 mrs. que la Ciudad le mandó librar
porque sacó el mejor carro el día de la fiesta del Corpus este año de
1571.

--A Luis Diaz dorador ... por un carro que ha de sacar de La esgrima
espiritual.

--A Cristóbal Sánchez de Mendoza 30 ducados por un carro de la
visitación de la Reina de Sabá y 12 por una danza de Los Portugueses.

--A Diego de Santiago 15000 mrs. por dos danzas, una de los Villanos y
otra de los Turcos.

--A Diego de Saldaña 7500 mrs. de una danza de La Justa de ¿los
perineos?

--A Cristóbal de la Cruz 7225 por una danza de los ninfas y del oso.

--A Luis de Cerdeña 11250 mrs. por un carro de las Cortes de la Muerte.

--A Lorenzo Nuñez 7500 mrs. por una danza de ¿moriscos?

--A Melchor de San Miguel 6800 mrs. por una danza de galanes.

--A Alonso Ramirez 4500 mrs. por una danza de espadas.

«En 18 de Junio, 4888 mrs. á Pedro Gómez sacristán y á Juan Martín, que
les mandaron dar de premio por dos cruces que sacaron de ynbinción el
día de la fiesta del Corpus xpi.»[53]


=1572=

Entre los asuntos de la Fiesta del Corpus que estimamos más curiosos
podemos citar los siguientes:

--A Juan Fernández jubetero, 13125 mrs. por el carro de la Justicia
espiritual.

--A Diego de Berrio 11250 mrs. por el de los Cinco Sentidos.

--A Cristóbal de Santa Cruz 6000 mrs. por una danza de turcos y
peregrinos y una fuente.

--A Pedro Guerra 6750 mrs. por una de gitanos.[54]


=1574=

--A Miguel Diaz 14 ducados por una danza de espadas.

--A Juan Jiménez, zapatero, 20 ducados por la danza de los gitanos.

--A Diego de Berrio 400 rs. por el carro de la historia del Rey
Jubiniano (sic.)

--A Cristóbal de la Cruz 20 ducados por la danza de los galanes.

--A Melchor de San Miguel 200 rs. por la danza de los salvajes.

--A Luis Diaz, Dorador, 35 ducados por el carro de La Viña del Señor.

--A Diego de Santiago 20 ducados por una danza de moriscos.

--A Juan Bautista 20 ducados por una danza de indios.

--A Juan de Reinoso 300 rs. por un carro de La Historia del Rey Cosdruhe
(¿Cosroes?).

--A Pedro Montiel 400 rs. por un carro de «El Sembrador.»

--A Andrés del Castillo 32 ducados por un carro de «El Convite
celestial.»

--A Bartolomé Romero 20 ducados por una danza de villanos de un
desposorio.

--A Alonso de Capella 40 ducados por el carro de la Batalla de la muerte
de los justos á la vida de los viciosos.

--A Cosme de Xerez 400 rs. por el carro de la Asunción de nra. Señora.

--A Hernando Manuel 20 ducados por la danza de Torneo de á caballo.

--Al mismo por sacar la Tarasca, mojarrillas y dos salvajes.

--A Diego de Tejeda 400 rs. por un carro de Las Tiendas del mundo.[55]

--A Pedro Montiel 40 ducados por el carro de los Desposorios de Cristo
con la naturaleza humana «que tiene 7 figuras.»

--A Luis Diaz 40 ducados por el de La Demanda que pone el demonio al
género humano, con 7 figuras.

--A Alonso Ramírez por una danza de espadas con 18 figuras.

--A Lorenzo Núñez por la danza llamada de «La Montería" con 10 figuras.

--A Melchor de San Miguel por otra de los galanes, ninfas y un toro.

--A Diego Hernández morisco, 22 ducados por otra con 8 figuras y una
ermita.

--A Feliciano de Salazar 70 ducados por otra de «Las Serranas» con 8
figuras y la danza de los gigantes que tiene 7 con el padre.

--A Hernando Manuel 210 rs. en que se le concertó la danza de «Los
Cavadores,» la Tarasca y Mojarrillas.

--11 de Mayo. A Alonso Rodríguez ¿de caros? se libraron 30000 mrs. mitad
de los 160 ducados en que con él se concertaron quatro carros ... el uno
dellos por sí y los demas en nombre de pedro de segura y de luis de
sagrancena y de francisco de plaza que son el uno de los desposorios de
josep que tiene 10 figuras y el otro del ensalzamiento de la humanidad
que tiene 10 figuras y el otro el niño perdido que tiene 8 figuras y el
otro del nacimiento de Moysen que tiene otras 8 figuras á razón cada
vno de 40 ducados y los 40 ducados restantes á cumplimiento de los
dhos. 12 ducados por lo que se ocupó en la yda y buelta á la villa de
sanlúcar de barrameda y por los acarretos de sus rropas y lo que dexo de
ganar en las comedias que pudiera haber hecho por benir á esta ciudad.»

--A Juan Bautista 20 ducados por la danza de «El triunfo de David» con 9
figuras.

--«A ples ¿autapel? 3567 mrs. por 87 varas de anjeo que dió para el
carro que se hace de los italianos á 41 mrs. la vara lo qual se libró
por cédula del señor juan de león, veyntiquatro á quien fué cometido el
hacer el dho. carro ... etc.

--A Juan Chacon pintor 6358 mrs, que los ubo de auer por lo que pinto en
los medios carros que se hicieron para los italianos ... etc.[56].


=1576=

Pedro de Saldaña autor de comedias vecino á Santa María dió poder á Juan
de Quiñones, Escribano de S.M. para que en su nombre pidiese y cobrase
del Cabildo de la Ciudad 70 ducados que debía pagarle en cuenta de lo
que hubiese de haber por razón de dos carros que se obligó á presentar
en la fiesta del Corpus. 10 de mayo 1576[57].


=1580=

Memorial de los autores de danzas Diego Hernández y Cristóbal de la Cruz
en 1580 pidiendo á la Ciudad la paga de sus salarios, por haber seruido
al cabildo en diferentes fiestas[58].


=1586=

Mateo de Sauzedo autor de comedias citado en el Lib. de Propios de dho.
año; fué comisionado para ajustar una compañía para los autos
Sacramentales del dia del Corpus de 1587.[59]


=1597=

En el Libro de Propios de la Ciudad de dicho año se cita á Juan Bautista
de Aguilar «como maestro de las invenciones de los cuatros carros de
representación que se hicieron para la fiesta del Corpus del mencionado
año.

En el mismo figuran Diego López y Pedro de Aguirre, el primero como
autor de la danza «Los indios.»

En el citado año, Hernando Franco cobró 95540 mrs. por sacar el día del
Corpus la Tarasca y moxarrillas y dos danzas tituladas «Las
carrastollendas de Barcelona» y «Las Ferias de Bilgan» y consta que
Baltasar de Guzman, autor de danzas, sacó dos en la fiesta de que
tratamos, una llamada «Los gitanos» y otra el «hombre vicioso.»

En las representaciones de los autos tomaron parte los comediantes
Melchor de Villalba, Francisco de Palencia, Pedro Nubio y Vicente
Caballero, el cual ganó la joya.

A Melchor de León autor y comediante, se libraron 300 ducados para él y
su compañero por dos carros de representación que sacó el día del Corpus
del mismo año de 1597. Titulábanse de «Santa Elena» y el «Cometa» y con
ellos ganó el primer premio. En el mismo Libro de Propios se cita á
Pedro Guerrero, autor de danzas, que quizás es el mismo que hizo «los
escudos que se pusieron en la carrera de la procesión del Corpus» para
que ante ellos representasen.

A Nicolás de los Rios se libraron 700 ducados por sí y en nombre de
Miguel Ramírez por dos carros de representaciones.

A Hernando Franco, autor de danzas; se libraron 280 ducados por dos que
había de sacar, intituladas: La mañana de San Juan y una boda pastoril.
La primera con 20 figuras y la música y la otra con 18 y dos de música y
asimismo por la Tarasca y moxarrillas[60].

A Baltasar de Guzman autor de danzas 8 ducados por la que sacó el día en
que se hizo la procesión general por la salud; 14 Septiembre 1600[61].


=1600=

A Antonio Calvo sastre, 21193 mrs. resto de 170 ducados en que se ajustó
con él la danza titulada La mañana de San Juan que sacó en la fiesta del
Corpus de este año; 9 Septbre. 1600[62].

A 25 de Octubre del mismo año se libraron al pintor Gonzalo de Campos
Guerrero 26.080 mrs. á cumplimiento de la pintura de los cuatro carros
de representación que salieron el día del Corpus é invenciones de
ellos[63].


=1602=

Francisco Baçan, autor de danzas, se concertó con la Ciudad en sacar una
de espadas con 20 figuras con su panderete un tamboril y unas chapas en
precio de 40 ducados y otra intitulada La conquista de las amazonas, por
160 ducados.[64]

Luis de Vergara, autor de comedias, concertó con la Ciudad en 14 de Mayo
del mismo año por ante Antonio de Alfaro á representar dos autos, en 700
ducados.[65]

A Baltasar de Guzmán y Pedro de la Fuente, autores de danzas, Martín de
la Rumia y Gonzalo de Campos Guerrero maestros de hacer invenciones y á
Anton Calvo autor de comedias los vemos citados en el Lib. de Propios
del mismo año.

El segundo de los tres últimos citados era el pintor que la Ciudad
ocupaba en las ocasiones que se ofrecian y de el tratamos en la pág. 22
del tom. II de nuestro «Diccionario de artífices sevillanos.»


=1603=

Gaspar de Porras, autor de comedias, recibio 300 ducados por los dos
carros de representaciones La encomienda del hombre y Los locos; 10 de
Junio del año citado y Juan de Madrid autor, de danzas sacó la de El
robo de Elena, 9 de Julio del mismo año[66].

Baltasar de Pineda autor de comedias contrató en 700 ducados dos carros
de representaciones «La humanidad del hombre» y la «Venta del
mundo»[67].

«gastos de la fiesta del Corpus Christi deste año de 1603--deue por
gabriel de barahona Receptor general de la mayormía deste año 18700 mrs.
que se le libraron á gonçalo de campos guerrero Pintor de Resto y a
cumplimiento á los 300 ducados en que en él se Remató digo concertó la
comisión de la dha. fiesta. Por la pintura de los carros de
representaciones que salieron el día de la dha fiesta del Corpus xpi.
con sus ynvenciones de los quales dchos 300 ducados. Por auersele
librado los 250 ducados dellos conforme á su asiento y por hauer
cumplido con su obligación y concierto se le libraron los 50 ducados
Restante en virtud de una fee de Mateo de uilla Real escribano de
comisiones que va con la libranza y de los acuerdos de su señoría.
Referidos en otras partidas deste quaderno[68].»


=1604=

Anton Calero y Antonio de Villegas autores de comedias citados en un
asiento de 14 de Junio de 1604[69].


=1605=

Antonio de Granados autor de comedias cobró 700 ducados por dos autos de
representación que hizo en las fiestas del Corpus. Libramientos de 7 de
Mayo y 17 Diciembre de 1605 y acuerdo capitular de 22 de Marzo[70].


=1606=

Melchor de León autor de comedias citado en el Lib. de Propios, 18 Mayo
1606.


=1671 Y 72=

Peticiones de una autora de danzas, no expresa el nombre, 29 Mayo, 11
Diciembre de 1671 y libramiento á la misma 20 Junio 1572.

Petición de Bernardo de la Vega y Alonso Caballero autores de comedias
sobre la joya, por los Autos Sacramentales de la fiesta del Corpus, 27
Junio 1672.

Petición de Alonso Caballero autor de comedias para que la Ciudad le
deje representar con un carro suyo el día del Corpus, 9 Abril 1672[71].

Petición de Alonso Cano autor de comedias sobre que se le libre la joya
del Auto Sacramental del día del Corpus[72].


=1694=

Isidoro de Herrera autor de danzas dirigió memorial á la Ciudad
hallándose preso en la cárcel Real.


=1739=

Por escritura de 11 de Septiembre de 1739 obligóse Melchor Rendon
maestro de obras de carpinteria vº. á Sta. Mª. á vestir, desnudar y
aderezar los gigantes tarasca y demás agregados para el día del Corpus,
siendo de su cargo vestirlos la víspera de la octava, pintar de nuevo la
tarasca y caras y manos de los gigantes[73].


=1752=

Manuel Gómez como pral. y Juan Gómez su fiador; obligáronse á sacar la
danza de espadas el día del Corpus[74].

Los datos consignados son sufientes para dar una idea de lo que costaba
á la Ciudad la Fiesta del Corpus Christi durante los pasados siglos: el
lujo que debió ostentarse en los carros y en las danzas, el ingenio de
los escritores, de asuntos para aquéllos y para éstas. Los primeros
rindiendo culto á la piedad, ora acudían á las enseñanzas de los
Sagrados Libros, ora á procurar la corrección de costumbres, ofreciendo
al pueblo por medio de alegóricos asuntos las funestas consecuencias del
vicio y los galardones reservados á la virtud.

Mucho más hubiésemos podido aumentar continuando el examen de los libros
y documentos de nuestro riquísimo Archivo Municipal, pero, quede
reservada esta tarea á quienes especialmente se propongan escribir la
historia de una solemnidad, que durante siglos fué la más celebrada de
los sevillanos.

       *       *       *       *       *

El extravío de unas cuantas cuartillas, dejó incompleto el presente
artículo, en la sucinta descripción que dejamos hecha de la Procesión
del Corpus en el siglo XV. Halladas luego, estimamos que por su interés
deben ser publicadas, aun fuera de su lugar, y así lo hacemos, seguros
de que su contenido será visto con agrado por los curiosos que deseen
conocer la historia de los gremios sevillanos, casi desconocida al
presente.

       *       *       *       *       *

Desde muy antigua fecha prestaban esplendor en la Procesión con su
asistencia los gremios todos de la ciudad, presididos por sus alcaldes,
agrupados bajo sus banderas ó pendones, luciendo todos sus oficiales las
mejores galas y preseas: de algunos de ellos consta que sacaban
ingeniosos carros, como se veía por los documentos que extractados
transcribimos.

En 1498 dirigieron los hortelanos un memorial á la Ciudad, en que
decian, entre otros particulares, que al tiempo que se mandaron hacer
las honras por el príncipe Don Juan, para ir al Alcázar con los oficios
(gremios) y pendones «que se acostumbran á sacar el día del Corpus,»
ellos se juntaron con sus alcaldes para distribuir los gastos ... etc.

No hay duda, pues, que desde hacía mucho tiempo asistían aquellas
Corporaciones á la procesión[75].

En una escritura otorgada en 1.º de Mayo de 1519, ante las puertas del
hospital de los tejedores de lino y lana establecido en calle Lisos,
consta que manifestaron los alcaldes del gremio lo siguiente: «que era
sabido que ellos tienen la costumbre de sacar en cada año el día del
corpus xpi. en la fiesta que se fase dho. dia el castillo é otras cosas
quel dho. hospital tiene é de cumplir el dho. día las cosas que se
suelen cumplir ...» El documento no es más que una subasta, para
adjudicar al mejor postor á la baja, los gastos que el gremio hacia en
la fiesta[76].

También los carpinteros sacaban otro castillo en la procesión, pues, así
consta de una escritura otorgada por el carpintero Diego Ruiz y el
hospital y cofradía de San Felipe y Santiago que entonces era la
advocación de los de aquel oficio, en la cual obligábase el susodicho á
hacer á su costa el día del Corpus de 1530 «el oficio que los
carpinteros llevan en la dicha fiesta» según las condiciones siguientes:

1.ª Obligábase á armar el castillo dos días antes del de la fiesta,
costeando los herrajes que fueren menester para que pudiese ir y venir
bien en la fiesta y á los doce hombres que habían de llevarlo, asi como
desarmarlo terminada la fiesta.

2.ª Que el mayordomo en quien rematare aquella reparase el chapitel
tejando, el tejadillo de su juncia, con ciertos cinco pendones de
oropeles de manera que quede á contento del alcalde y que pusiera las
cabezas del buey y de la mula donde es costumbre en el dicho castillo
siendo obligado á dar «cuatro cantores para que vayan haciendo encima
del castillo el oficio del nacimiento e vn jusepe e otro que sea la
maria e otro que sea el angel e la maria lleue un niño chico e su corona
de plata el niño otra e el angel con su alba e sus alas e vna guirlanda
en la cabeça de oropel e la maría con sus ropas de seda e los pastores e
el josepe lleuen sus ropas conforme al oficio que han de faser de la
fiesta segund a sydo costumbre otros años e estos cantores e officiales
que han de ser el dho. oficio sean los más mejores que se pudieren aver
que sean sabedores para hacer los dhos. oficios e estos que sea obligado
a traellos al espital para que se ensayen e fagan el dho. ofiçio delante
del (alcalde) e con los ofiçiales que para ello se juntasen ocho días
antes de la fiesta porque han de yr a contento de todos.»

Obligábase también á armar la tarasca, reparándola de cuanto necesitara
poniéndole una lengua de la misma hechura de la vieja, y un petral de
cascabeles y dos nísperos que sonasen bien, colgados de las orejas,
paseándola por las calles la víspera de la fiesta.

«yten quel mayordomo sea obligado a coger vn alferez que sea hombre
blanco e no negro el más alto del cuerpo que se pudiese aver que vaya
bien vestido a vso de alferez «para que lleue el pendon» e lleue vna
espada morisca ceñida como es vso e costumbre otros años e sea obligado
el mayordomo á coger dos trompetas e que no sean negros sino hombres
blancos que sean muy buenos ofiçiales e los coja desde el día que se
arrematase la fiesta en ocho días e si non los cojiese dentro en los
ocho días de al alcalde quatro ducados para que los coja el alcalde
dende que se rematase la fiesta en quince dias e estas trompetas las
trayga el mayordomo á casa del alcalde la bispera de la fiesta de mañana
«para descojer el pendon»[77] y tengan toda la fiesta delante del ofiçio
hasta bolber al espital».

Era también de cuenta del mayordomo dar las candelas, que serian de á
dos libras de buena cera blanca «con el pauilo ques de vso e costumbre
desta çibdad» dando una á cada oficial y que las que sobrasen se
pusieran en el castillo.

Fíjanse luego las cuotas que pagaría cada uno de los que fueran en la
procesión con el gremio, 26 de Abril de 1530.

No hay duda por los pormenores que se consignan en el documento anterior
y por los que contiene el que vamos seguidamente á extractar, que estos
«castillos» fueron los primitivos «carros,» así como la asistencia en la
procesión de los gremios con sus pendones.

Diego Toledano herrero, Cristóbal Hernández jervillero y Anton de
Moguer cordonero, obligáronse mancomunadamente con el zapatero Andrés
Vanegas mayordomo de dicho gremio «a sacar vn castillo de la ystoria de
la bendición de ysaque» (Isaac) según la muestra que había dado,
poniendo la gente vestidos y músicos que se necesitaran para el dia de
la fiesta del Corpus de 1550, «e de lo dar e poner bien e cumplidamente
en los cantos desta çibdad para que ande toda la procesión dandonos vos
el castillo que se acostumbra dar conforme á como la çibdad lo manda»
recibiendo por cuanto hicieran ocho ducados de oro «e nos obligamos á
poner el dho. castillo en los dhos. cantos con el dicho auto e gente que
lo a de representar ¿en los ... quatro de la mañana?» 11 de Mayo, de
1550[78].

El mismo herrero Diego Toledano, como principal y Diego de Xerez sastre,
su fiador, concertáronse con Francisco de Mesa y Francisco de Salamanca,
rejeros, mayordomos de la fiesta «que anualmente sacaban» los de aquel
oficio en el dia del Corpus á sacar una danza con ocho personas «que
vayan vestidos de tafetan presado e blanco e sus calças blancas e su
tamboril bien e cumplidamente.» Obligábanse á ensayar y dir á casa del
señor Asistente con la dha. danza, por lo cual recibirian 8 ducados, 8
Mayo 1551[79].

Finalmente, por otra escritura, obligáronse Diego Paez sastre con Alonso
de Casalla y Alonso Hernández zapateros, á sacar el auto de la
Conversión de la Magdalena en el Corpus del mismo año de 1551 «con vn
castillo» que era del gremio, con cinco ó seis hombres y los que fueren
menester «para el dho. paso e obra» dándole vestidos de las mejores
ropas. Los zapateros se comprometían á facilitar ocho hombres que
llevasen el mencionado castillo y el Diego Paez á que los cantantes que
mostraría el tercer día de Pascua del Espíritu Santo «para la muestra
que tengo de hacer de dho. auto» fuesen los mismos que sacaría el día de
la Fiesta que iría con los recitantes en el castillo, saliendo asímismo
con ellos el tercer día de Pascua para el ensayo yendo el del Corpus á
los cantos, y en la procesión hasta que volviese esta á la Iglesia,
recibiendo seis ducados y medio de oro, 9 de Mayo de 1551[80].



Profesiones de Antaño


Tan radical ha sido la transformación experimentada en la vida pública ó
privada de los españoles durante el espacio de cuatro siglos, que,
cuesta hoy trabajo creer en la existencia de algunos. En aquellos días,
para nosotros inolvidables, en que registrábamos á nuestro sabor los
numerosos legajos de este Archivo general de Protocolos, ocupación
gratísima, de la cual nos hemos visto privados por la suprema voluntad
del actual Notario Archivista Don Antonio Lemus y Malo de Molina, que lo
estima como propiedad particular suya y no permite efectuar en él
investigaciones de interés histórico: ¡cuantas curiosísimas escrituras
pasaron ante nuestra vista, demostrativas del espíritu, de las
tendencias, de las preocupaciones de los hombres de antaño! De algunas
de ellas tomamos ligeras notas, las más, allí han quedado sepultadas,
bien hasta que otros mas afortunados consigan registrarlas, ó bien para
que la polilla dé cuenta de ellas destruyendo un tesoro histórico
insustituible.

Entre nuestros apuntes de entonces, hemos hallado uno que confirma el
cambio de que hablamos, experimentado en las costumbres; porque ¿quién
sospecharía que hasta los mancebos más pertinaces viciosos valíanse
entonces de las escrituras públicas para procurar la enmienda de sus
yerros? A este propósito bien merece consignarse la nota siguiente:

Diego de Jerez, hijo de Gonzalo González de Jerez, se obligó por
juramento que hizo en escritura pública, ante los escribanos de Sevilla,
á no jugar á los dados, ni entrar en casa donde supiese que jugaban, por
término de diez años, sopena de perjuro é infame, 16 de Enero de
1461[81].

No dudamos que al lector habrán de ocurrirse sabrosos comentarios, como
ocurrieron á nosotros, después de conocido el documento, pues, es de
tal naturaleza, que su lectura préstase á reflexiones de índole
distinta, por más de un concepto.

Como natural consecuencia de aquellas costumbres, se nos ofrece la
práctica de ciertas profesiones y oficios, que alcanzaron gran boga
entre nuestros antepasados.

Espectáculo, bien curioso, por cierto, sería para los que hoy vivimos,
el que diariamente ofrecían las Gradas de la Catedral y la plaza del
Salvador, sin contar otras calles y sitios concurridos de la ciudad,
donde se pregonaban las subastas y almonedas judiciales, como las
voluntarias, las cuales tenían lugar ante numeroso y abigarrado conjunto
de personas de todas clases sociales, que allí confundidas esperaban la
llegada del alguacil y del escribano, encargados de la venta de
infinitos heterogéneos objetos, dignos algunos del Jueves ó del Boquete,
y otros aplicables al atavio de las personas ó de las casas más
calificadas.

Voceaba el pregonero, lo mismo las prendas de uso más íntimo y personal,
como eran las camisas, calzas, jubones, sombreros y zapatos viejos, como
las más preciadas telas, las tapicerías ó «paños de rás,» guadameciles,
encajes, armas, vidrios, esmaltes y cuantos objetos de arte suntuario
empleaban nuestros magnates en sus personas ó viviendas, juntamente con
los utensilios y más insignificantes trebejos del menaje de una casa,
cuya enumeración es bastante para formar juicio exacto de la vida
privada y de la pública, de todas las clases sociales.

Todo era subastable entonces; baste decir, que, hasta los peines, bien
es verdad que aquellos sacados á pregón, no eran como los que
corrientemente usamos hoy, de despreciable pasta, caucho ó celuloide,
sino de marfil ó de plata artísticamente tallados, con finos y
elegantísimos adornos de renacimiento, ó con asuntos religiosos ó
profanos, por lo cual, no era extraño que tales verdaderas joyas, fuesen
adquiridas por sujetos muy calificados, así como las prendas de vestir,
tabardos y gregüescos, capas y manteos, calzas y jubones ricamente
bordados de oro, con pasamanos y encajes de subidísimo precio, sin
contar aquellos jaeces de caballos, cuya simple enumeración por boca del
pregonero, nos da á conocer su singular riqueza, tan singular, que hoy
no se concibe.

Pues, si estos actos atraían la atención ó interés de todas las clases,
volvamos la vista hacia el Arenal: allí presenciaríamos entre otros
animados y vistosos cuadros que tan frecuentemente se sucedían, los de
las públicas lecciones de esgrima, que ante numeroso concurso de la
soldadesca de mar y de tierra, de rufianes y bravos de profesión, de
moriscos y de indios, mulatos y negros, daba algún maestro de los muchos
que entonces bullían por la ciudad, demostrando las excelencias de la
espada blanca ó de la prieta, así como la bondad de las escuelas, de los
maestros Francisco Roman, Bernal de Heredia ó de los sucesores de éstos,
los famosos Carranza ó Pacheco de Narváez.

Tendía el maestro la amplia capa en el suelo, para que sobre ella
cayesen las blancas y maravedises con que el público lo socorría; y
trazada una gran circunferencia en la tierra con la punta de la espada,
y empuñándola arrogante, describía círculos rectos, tajos adelante y
atrás, revolvíase como energúmeno, saltaba agilísimo de un lado á otro,
acometía ó bien retrocediendo, simulaba parar los golpes de su imaginado
contrario, todo tal y tan verdaderamente, como nos lo pintó al vivo el
gran Quevedo, en su saladísima crítica de los que elevaban la esgrima á
la altura de la ciencia matemática, tan á maravilla ridiculizados en el
Buscon Don Pablos ...

Pero, no prosigamos por este camino, que habría materia para llenar un
volumen; y vengamos al tema de este articulejo, en el cual vamos á dar
á conocer algunas profesiones, que en los siglos pasados tuvieron gran
auge, y cuya existencia no nos explicamos ni acertamos á comprender hoy.

Creíase entonces por altos y bajos, chicos y grandes, como verdad
inconcusa, que habia sujetos dotados por la Divina Providencia de la
virtud de curar enfermedades, por medios sencillísimos: llamábanlos
«saludadores» y he aquí lo que de ellos nos dice el docto Covarrubias:
«Saludar en otra significación, vale curar con gracia «gratis data» y á
los que esta tienen llaman Saludadores, y, particularmente saludan el
ganado; pero, yo mas cierto tengo auerse dicho de saliua, saliuador, por
tener en ella la virtud de sanar, y assí los saludadores dan vnos
bocaditos de pan al ganado, catados por su boca, y mojados en su saliua
y de que esta tenga virtud para algunas enfermedades rabiosas ay lugar
de Plauto ... Escribe Plinio, libro 10, capit. 23. Al fin del auer
costumbre de escupir en la cara al que le toma el mal de gota coral por
remedio. Quienes tengan esta virtud ó no, aueriguenlo los ordinarios,
porque muchos de los que se dizen ser saludadores, son embaydores y
gente perdida».

Era profesión, que públicamente la practicaban no pocos embusteros, á
ciencia y paciencia de los médicos de entonces, que no se quejaron, que
sepamos, de sus trapacerías y engaños, las cuales pueden ponerse al
nivel de la buena ventura de nuestras gitanas. Pero, entonces no había
quien dudase ni por asomo, de la eficacia de aquellos privilegiados
seres, que vivían y holgaban á costa de los crédulos con su lucrativo
oficio, entre los cuales contábase nada menos, que con el Cabildo y
Regimiento sevillanos, como prueba el siguiente documento:

«Por carta de la çibdad firmada de juan fernández alcalde e de mendoça e
alonso fernández e alonso lopez escribano fecha 22 noviembre de 1441
años por la qual mando al dho. mayordomo que de ende luego a pero alonso
saludador o al que les oviere de aver por el quinientos mrs. que la
deha. çibdad le mandó dar por el afan e trauajo que a pasado e pasa en
curar de las personas que estauan dotadas de rauía en la dha. çibdad e
en su tierra los quales con la ayuda de dios todos guarecían de que se
sigue mucho prouecho e bien al comun de la dha. çibdad e que tome del su
carta de pago ... etc.[82].

¿Qué extraño es, pues, que si la Corporación municipal nada menos,
confiaba en la virtud de los saludadores, fuese ésta arraigada creencia
en las clases todas de la sociedad?

Pedro Martínez, saludador, dirigió una petición á la Ciudad, como consta
en una hoja suelta de Actas capitulares, que comprende el comienzo del
Cabildo de viernes 19 de Agosto de 1491.

Cómo esta preocupación permaneció viva en el siglo XVI, pruébanlo las
siguientes notas:

Bartolomé Porras, saludador, era vecino á la Puerta de Triana en 1534 y
se le halla citado en el Padrón vecinal de dho año lo mismo que á Anton
Sánchez, saludador, vecino de Alcala del Río, el cual obligóse á pagar á
Hernando Navarro, ropero, 48 rs. resto del importe de un manto que le
había comprado, 4 Marzo, 1560[83].

       *       *       *       *       *

De saludador á curandero ó viceversa, no había más que un paso, y entre
los segundos también los hubo que gozaban de crédito en la república
hispalense, no siendo agenas á la profesión las mismas mujeres como p.
e. Antonia Martínez de Cervantes «física y cirujana,» la cual por
escritura pública ante Juan García á 11 de Diciembre de 1450, obligóse á
curar en doce días á Pedro de Ortuño de la finchazón que tiene en su
cuerpo e piernas e del figado e bazo e estómago ... etc.[84]

Asi, con esta seguridad nada menos, y por ante escribano, en público
documento, comprometíase la «física y cirujana,» á curar al desdichado
Pedro de Ortuño, cuyo cuerpo, bien podría compararse con la famosa caja
de Pandora, según los males que le aquejaban.

Igual reputación contaría en la villa de Lebrija Antonia Sánchez, mujer
de Juan Gutiérrez Hidalgo, la cual durante mucho tiempo dedicábase á la
especialidad de curar las quebraduras de brazos y de piernas con permiso
del Licenciado Loaysa, y no obstante aquel el Licenciado Roxas, Teniente
de Asistente, le prohibió que lo hiciese, por lo cual acudió al Cabildo,
á fin de que le ratificara el permiso obtenido. (Siglo XVI).

No es de extrañar que si las mujeres se obligaban á curar enfermos en
plazo fijo y por escritura, los hombres fuesen á la zaga y así veremos
que el curandero Antonio de Vargas obligóse en 1495, por carta ante
Francisco Segura, á curar de un lobanillo que tenía en el pescuezo á la
mujer del librero García Fernández, y en términos de tres meses (ni uno
más ni uno menos) por lo cual recibiría 5000 maravedises[85].

Maestros de curar lamparones y quebraduras fueron Carlos de Villafranca
y Pedro Rodríguez, los cuales obligáronse á curar á Francisca, criada de
Nicolás Durango, por escritura de Miércoles 12 de Agosto de 1489[86].

Ya que tratamos de la ciencia de curar, aunque practicada por
saludadores y curanderos, dedicaremos algunas líneas á la profesión de
la «flebotomia» que es ni más ni menos que la de los sangradores, y á la
cual, los poco escrupulosos amanuenses del siglo XVI, llamaban
flonotomia y de aqui flonotomianos. Estos, además, solían ser dentistas
y fabricantes de medicinas. Véase al propósito el siguiente documento:

«Sepan quantos esta carta vieren como yo maestre juan de peralta
cirujano vecino que so desta çibdad de seuilla en la collación de santa
maría digo que por quanto vos guillermo frances natural de badad tierra
de francia ha syete años que entraste conmigo a me servir para aprender
el oficio de sacar dientes e muelas que dizen notomia e a curas de
quebrados e potras e fazer bragueros e fazer poluos para lombrizes e
fazer aguardiente e otras ¿diversas? medecinas ... etc. dice: que en
virtud de haberle servido los dichos siete años y ser ya habil y
suficiente suplica á los protomedicos de Sus Majestades que lo
examinaran y diesen licencia para ejercer su oficio dándole carta de
exámen». 13 de Enero de 1524[87]. y que la profesión tenia ya de
antiguo, arraigo, pruébalo la petición que los flonotomianos (sic)
elevaron al Cabildo de la ciudad para que les guardasen sus privilegios,
en 11 de Septiembre de 1507[88]. Andaban, pues, entonces unidas las
profesiones, y así las hemos conocido todavia en nuestra juventud, de
barberos, sangradores y sacamuelas, aunque con respecto á los últimos
los hallamos citados como especialistas desde los albores del siglo XVI
(p. e.) Maestre Agostín que vivía en la «ysleta de calle de las
Sierpes» en 1500 y á Maestre Juan de Peralta vecino en la collación de
Sta María en 1541.

Citaremos por último á título de curiosidad, como médicos
«especialistas» para que se vea que no es nueva la distinción que
hacemos hoy de ellos, á Maestre Fernando cirujano de la Ciudad que
reclamaba en 1459 que le pagasen su salario por los servicios que
prestaba á la misma, entre ellos, el de ir á la guerra[89].

Maestre Sancho Vizcaino maestro de curar ojos, vecino de Bilbao,
hallándose en Sevilla apoderó á Pedro Ruiz para recibir ciertas cosas
contenidas en una caja que le remitian desde Lisboa, 26 Febrero
1504[90].

Bartolomé de Mesa, maestro de curar bubas, cobraba sueldo anual de la
ciudad en 11 de Octubre de 1511[91].

A Felipe Tovara «cirujano de la orina» le pagaba también salario el
Concejo, por mandato real en 8 de Julio de 1597 y en 10 de Mayo de
1602[92] y por último consta que Maestre Antonio Purga ó Parga cobraba
24 ducados por curar de quebraduras; en 21 de Agosto de 1602[93].

       *       *       *       *       *

Don Diego Hurtado de Mendoza en su Lazarillo de Tormes, dice entre cosas
al hablar del pícaro ciego. «En su oficio era un aguila. Ciento y tantas
oraciones sabía de coro, un tono bajo, reposado, y muy sonable que hacía
resonar la Iglesia donde rezaba, un rostro humilde y devoto que con muy
buen continente ponía cuando rezaba sin hacer gestos ni visages con boca
ni ojos, como otros suelen hacer. Allende de esto tenía otras mil formas
y maneras para sacar el dinero. Decía saber oraciones para muchos y
diversos efectos ... pues en caso de medicina decía que Galeno no supo
la mitad qué él para muelas, desmayos y males de madre. Finalmente nadie
le decía padecer alguna pasión que luego no le decía, haced esto, haced
estotro, coced tal yerba, tomad tal raíz. Con esto andábase todo el
mundo tras él, especialmente las mujeres que cuanto les decía creían ...

También él abreviaba el rezar y la mitad de la oración no acababa porque
me tenia mandado que en yéndose el que la mandaba rezar le tirase por
el cabo del capuz. Yo así lo hacía y luego él tornaba á dar voces
diciendo: ¿mandan rezar tal y tal oración? como suelen decir ...

Por esta acabada pintura viénese en conocimiento que los ciegos de
antaño serían en su mayoría redomados pícaros y avisados truhanes, que
vivían de la piedad de las gentes, lucrándose de su buena fe y
estimulando su devoción con el recitado de oraciones que tenían para
todos gustos; así se comprende que el «oficio de ciego» tuviese su
aprendizaje como los practicados por menestrales, y probablemente,
también, como acontecía con estes, serían sometidos á exámen, pues, como
adelante veremos, los desdichados ciegos parece que constituyeron
hermandad, ya que no gremio, como todos los oficios mecánicos.

En tal virtud creemos curioso el siguiente documento:

«Pone por aprentis leonor rodríguez, mujer de juan sobrino ollero,
vecino de triana guarda e collación de seuilla a lope su hijo ciego moço
de edad de doze años poco más ó menos que esta so su poderío e
administración con juan de villalobos ciego vezino desta dha. çibdad en
la collación de santa Maria magdalena questa presente desde oy día
fasta quatro años primeros para que en este dho. tiempo el dicho su fijo
le sirua en el dho. su oficio de rezar e le acompañar en todas las otras
cosas que le dixere e mandase fazer ... etc. El maestro le daria al
aprendiz de comer, beber, vestir, casa y lecho, enseñándole á rezar y á
decir oraciones bien y cumplidamente. Lunes 14 Septbre. 1495[94].

El formulario natural empleado en este contrato es exactamente igual al
de cualquier carta de aprendizaje celebrada entre pintores, escultores,
plateros ú otro oficio, por tanto, no cabe duda, que entonces se
consideraba como verdadera profesión la de los ciegos rezadores.

Y que estos estaban también agremiados, parece probarlo el siguiente
documento que extractamos: Juan de la Redondela ciego ...» otorgo e
conozco a vos luis fernández cabron ciego vecino de la dha cibdad en la
collación de señor sant viceynte «depositario de los privilegios de los
ciegos» desta dha cibdad e de su arçobispado questades presente que por
quanto vos ... me days los preuilegios de los dhos ciegos porque goce
dellos segúnd que los otros ciegos gozan «e me recibis por hermano en
la hermandad de los dhos. ciegos,» por ende otorgo de dar e pagar á los
dhos. ciegos e a vos el dicho luis fernandez en su nombre 24 mrs. de
cada un año que será la primera paga para el día de casimodo de cada año
... etc. 5 Abril 1526[95].

Todavía entrado el siglo XVII, además de los particulares, el mismo
Concejo sevillano costeaba «oficialmente» un rezador, el cual no consta
que fuese ciego, más para el caso no es esencial la diferencia.

Por acuerdo capitular de 20 de Febrero de 1636, fue nombrado el hermano
Pedro Diaz de Villamayor «para que encomiende las benditas ánimas del
purgatorio todas las noches á las horas acostumbradas repartiéndose por
todo el lugar desde la oración del ave maria hasta que hayan tocado
conforme á la costumbre y gane lo que han llevado «sus antecesores» y
este nombramiento hace la ciudad por el tiempo que sea «su
voluntad»[96]. La frase subrayada indica que era vieja la costumbre de
que la ciudad pagase rezadores.

Vamos á pasar ahora «de lo religioso á lo profano.»

       *       *       *       *       *

Durante el siglo XV fué también oficio socorrido el de juglar, los
cuales ocupábanse en divertir á magnates y pecheros, recitando poesías y
cantando al par que tañían sus instrumentos, todo esto mediante
remuneración.

La casualidad ha hecho llegar hasta nosotros la noticia de la existencia
de algunos juglares sevillanos, entre los cuales debió de gozar de gran
prestigio, un tal Guillen, que fué vecino de la collación de San
Esteban, y como tal se le cita en el Libro del Mayordomazgo mayor de
esta ciudad del año 1407, consignando que era «franco por privilegio del
Rey.»

Este privilegio nos inclina á creer que acaso sirvió al mismo Enrique
III, al cual debería la exención de todo pecho y tributo, más bien que
al niño Don Juan II proclamado en 1406.

Posible es que este juglar fuera uno de aquéllos á quienes se refiere el
siguiente título que va á la cabeza de unas cantigas citadas en el
Cancionero de Baena.

«Esta cantiga fizo el dicho Alfonso Aluarez por alabança e loores de la
rredundable cibdat de seuilla e presentola en el cabildo e fizogela
cantar con juglares delante los offiçiales e ellos mandáronle dar en
aginaldo cient doblas de oro por esta cantiga e dende enadelante de cada
año por cada cantiga otros ciento» y cuya primera estrofa dice:

      ffuente de grand marauilla
    jardyn de dulce olor
    morada de Enperador
    ríca fermosa baxilla
    digan esto por seuilla
    trobadores e poetas
    pues que synos e planetas
    lo sostienen sin mansilla

Síguen otras tres cantigas que de igual modo que esta, cantaron juglares
ante el Concejo en los días de Navidad de tres años siguientes, por las
cuales recibió el poeta sendas cien doblas.

En 1442 moraba en la collación de San Miguel el juglar pedro Rodríguez,
según consta del Padrón de Contias de los vecinos de dho. barrio del año
1442 y por último en otro Padrón, también del siglo XV, de la collación
de Santiago se cita á Pedro Alonso, juglar pobre y por último no
olvidaremos á Juan Canario, que con un compañero suyo fué en la
procesión del Corpus del año 1454, imitando ó entonando coplas
probablemente el canto de los pájaros[97].

       *       *       *       *       *

Siendo el ejercicio de las armas en los pasados siglos el más noble, la
profesión de casi todos los españoles, por decirlo así, dominando en las
clases sociales el espíritu caballeresco, no es extraño que á la
enseñanza del manejo de las armas se hubieran dedicado muchas personas.

De los esgrimidores que vivieron en los siglos XV y XVI apenas si se nos
han transmitido noticias, y de estos, precisamente, hemos reunido una
porción de curiosos documentos, que nos proponemos dar en breve, á la
estampa en libro aparte. Sin embargo, para demostrar el auge en que
estuvo esta afición, hoy tan en desuso, nos concretamos á consignar
ahora los nombres de los Maestros esgrimidores sevillanos de que tenemos
noticia:

    Maestre Rodrigo                1498
    Maestre Anton Zapata           1500
    Alonso de Vargas               1515

    Maestre Andrés Carbonero    }
    Maestre Francisco Román     }  1523
    Cristóbal Martínez          }

    Diego Bernal de Heredia        1526

    Maestre Fernando de Algarbe }
    Gabriel de Contreras        }
    Maestre Juan de Milla       }  1528
    Maestre Pedro Sigüenza      }
    Maestre Tomás               }

    Maestre Fernando            }
    Juan de Pérez               }   1529
    Juan de Triana              }

    Juan de la Cámara               1533

    Juan de Carmona             }
    Maestre Cristóbal[98]       }   1534
    Romanes                     }
    Antón Ruiz Zapata[99]       }

    Benito de Zafra                 1548
    Maese Andrés de Espinosa        1553
    Maestre Alonso                  1555
    Maese Vella                     1556
    Cristóbal Hernández             1563
    Martin de Castro                1569
    Juan Dominguez                  1639
    Diego Raio                      1669
    Baltasar de los Reyes           1675

    Juan de Roxas               }   1677
    Blas de Navarrete           }

    D. Manuel Sánchez de Morante}   1683
    Juan Caro de Montenegro     }

       *       *       *       *       *

Ya impresas las noticias referentes á curanderas, hemos hallado el
memorial que en 1550 dirigió á la Ciudad la curandera Antonia Sánchez
de que hacemos cuenta en la página 135, que dice así:

«muy illustre señores: Antonia Sánchez mujer de Juan Gutiérrez Hidalgo
vecina de la villa de Lebrixa beso las manos de vra. señoría y digo que
a mucho tiempo que en la dicha villa e curado y curo de quebraduras de
braço y piernas y el ldo. lvayza ynformado desto me mandó que curase y
abrá mes y medio que el ldo. Rojas teniente del señor asistente en la
tierra de vra. señoría me mandó que no curase diciendo que no estaba
desaminada y sobre ello me prendió y á ruego de ciertas personas me
soltó a vra. señoría suplico me haga merced de ¿mandar? que de aquí
adelante ningunas ¿justiçias? pueda pedirme cosa alguna y me dexe
libremente hazer mi ofiçio porque sí de otra manera ¿pasa? no lo vzar
mas.[100]



LA CASA SEVILLANA

EN LOS SIGLOS XIV, XV Y XVI


Conjunto tan bello como genuino de elementos artísticos, que á pesar de
sus diversos orígenes, fueron peregrina y hábilmente combinados por el
talento de nuestros obreros mudéjares y cristianos de pasadas
centurias, elocuente expresión del refinado gusto de peritísimos
artífices, fehacientes testimonios de la cultura general alcanzada que
llegó á resplandecer en todas las esferas, produciendo originales
construcciones ataviadas con el más depurado gusto decorativo, tales
fueron las suntuosas moradas que edificaron los magnates y favoritos de
la fortuna, en aquellos dias gloriosos, en que pudieron decir algunos de
nuestros monarcas, que en sus dominios no se ponía el sol.

Imposible es, atendidas las formas mezquinas y vulgares que desde hace
más de un siglo se emplean en las casas sevillanas por los constructores
contemporáneos (con rarísimas excepciones) formar concepto aproximado de
lo que fueron aquellas grandiosas viviendas, que ya en los puntos más
céntricos, como en los más apartados de la ciudad, alzábanse para
atestiguar la esplendidez de sus dueños, los cuales hicieron de Sevilla
una de las mas famosas ciudades del mundo; y apenas, si juzgando, en
vista de los pocos testimonios que al presente se conservan, podemos
formar acabado concepto del carácter artístico que en ellas dominaba, de
los diversos ornatos que las embellecían, de los mil objetos que
atesoraban, constituyendo cada una de ellas inapreciable Museo, en que
lo mismo las Bellas Artes, que las obras artístico-industriales lucían
en toda su plenitud.

Más para venir en conocimiento de lo que fueron y para apreciarlas en
todo su valor, hay que tener en cuenta, precisamente, las exigencias de
aquellas costumbres, el aspecto general de la edificación, la traza y
proporciones de sus calles; y contando ya con estos antecedentes y con
los datos que nos suministran los papeles viejos, podremos intentar, una
casi restauración de la antigua ciudad, á partir del siglo XIV, que
estimamos ha de aproximarse no poco á la verdad.

Reconquistada Sevilla en 1248, no hay que pensar que en un siglo hubiese
experimentado una, ni radical ni apreciable transformación; por oponerse
á ello circunstancias tan atendibles, como fueron las de haber
continuado morando en ella parte numerosisima del vecindario musulman
que prefirió la condición de mudejar al abandono de sus casas y
haciendas y al ejercicio de sus profesiones. El hecho del truhan Pajas
narrado en la Crónica de San Fernando, así lo confirma. Además, en
épocas de turbulencias, de inquietudes y de militares empresas, cuando
no podían gozarse todavía las ventajas de la paz, no era posible pensar
en la realización de obras públicas, que ni las costumbres exigían ni
los ciudadanos particularmente demandaban. La Sevilla de tiempos de Don
Alonso X tuvo que ser la misma, ofreció el mismo aspecto, que la de los
monarcas sucesores, hasta llegados los comienzos del siglo XVI.

¿Y cómo fue? Veámoslo.

Dentro del grandioso recinto de sus murallas, parecíase una red de
callejuelas estrechas, tortuosas y sombrias, que formaban verdadero
laberinto, en que abundaban los callejones sin salida, con alguna que
otra plazoleta á que decian «barreras,» (ejemplos las de Alvar Negro y
de los Marmolejos que ahora recordamos) las cuales formábanse delante de
las casas más principales para desahogo de estas.

Las casas, no tenían más que uno ó dos pisos sin balcones ni ventanas,
ni más huecos á la calle, que algunas estrechas aspilleras y
ventanillos, ó ajimeces, palabra, cuya significación no era entonces la
misma que se le dá hoy pues llamamos ajimez al vano gemelo, cuyos arcos
se apoyan en una columna central; y entonces, los antiguos nombraron así
á los vanos de cualquier forma, ocultos por un cierro, formado en sus
lados y frente por tupidas celosias de madera, con su tejaroz, apoyado
en canes de bastante vuelo, que proyectaban grandes sombríos batientes
en aquella especie de caja calada, tras de la cual podíase ver sin ser
visto, como actualmente existen en muchas ciudades orientales. Aparte de
estos pequeños respiraderos, abiertos al exterior, como hemos dicho, ni
el más insignificante detalle distraía los ojos en aquellos sucios ó
blanqueados paredones, que remataban en tejados con enormes aleros y en
su mayor número en azoteas. Confirma este concepto el hecho siguiente:

Cuando se recibió en Sevilla la nueva de la toma de Málaga, en Cabildo
celebrado á 24 de Agosto de 1487, dispuso la Ciudad la celebración de
grandes fiestas, y para conocimiento de los vecinos se mandó pregonar en
las Gradas y en las Plazas de San Francisco y de la Alfalfa, la parte
que á aquellos correspondía tomar en el público regocijo, diciendo así
el pregonero: «asymismo mandan (los señores del Concejo) questa noche e
mañana sábado en la noche todos los que pudiesen fagan fogueras y pongan
fachones encendidos por sus açoteas y ventanas y candelas encendidas a
sus puertas e fagan grandes alegrias por manera que se muestre el plazer
de la vitoria que dios ha dado al Rey nro. Señor y á toda la xpitiandad
lo cual todo fagan y cumplan sopena de dos mill mrs. á cada vno que lo
contrario fiziere.»

Nótese bien que para nada se habla de balcones. En cambio del pobre
aspecto, que imaginamos, las casas más humildes tenían entonces sus
desahogos de corrales, huertos y jardines, por encima de cuyas tapias
erguíanse balanceando sus elegantes ó melancólicas copas las palmeras y
los cipreses, ó bien embalsamaban el aire con el perfume de sus
azahares los naranjos y limoneros.

A raiz de la reconquista estableciéronse en Sevilla numerosas
comunidades monásticas de ambos sexos, muchas de ellas no tardaron en
construir sus casas y templos, y otras por lo pronto, adaptarían á sus
necesidades los edificios que los monarcas les donaran. Unos y otros
ofrecieron el mismo aspecto exterior que las edificaciones urbanas:
altos y desmantelados paredones: y cuando aumentaron sus necesidades y
adquirieron casas y edificios situados al opuesto lado de la calle, los
arquillos y pasadizos facilitaron el tránsito de una parte á la otra,
repitiéndose este caso frecuentemente aun entre los particulares. Así
pues, el aspecto de la población con la estrechez laberíntica de sus
calles, la pobreza exterior de sus casas y de tanto edificio religioso,
con los densos batientes que proyectaban los arquillos, y los volados
aleros y los ajimeces, debió ser lóbrego y triste, sobre todo, desde que
el crepúsculo de la tarde comenzaba á envolver la ciudad en las sombras
precursoras de la noche. En cuanto al tránsito por las calles, ya
entrada aquélla, corríanse serios riesgos, contando con los montones de
basura, con los grandes hoyos y con los cantos rodados que salían al
paso.

Así nos figuramos «mutatis mutandis» á la Sevilla de los siglos XIV y
XV, en cuanto al exterior de sus edificios, porque aquellas frías y
desmanteladas viviendas, interiormente no debían serlo. Algunos restos
que aun se conservan de casas de aquella época en Toledo y en Granada,
leves vestigios en las de Córdoba y Sevilla, y sobretodo, el
conocimiento general que nos ofrece la historia del arte, comprobado por
la lectura de los documentos de la época y el de las costumbres de
entonces, así como los caracteres generales que distinguieron á aquella
sociedad, mitad cristiana y mitad sarracena, nos dan la clave para
reconstituir también el interior de sus casas. El criterio que acerca de
este punto ha tiempo abrigábamos, vímoslo comprobado en una excursión
que hicimos á Tánger y á Tetuán.

Cuando dimos vista á ambas ciudades, cuando recorríamos aquellas sucias,
estrechas y terrizas callejas, cuando penetramos en algunas de sus
casas, á cada paso, á cada momento nos afirmábamos más y más en que lo
mismo que aquellas ciudades, debió ser la nuestra, hasta que el
renacimiento italiano comenzó á ejercer su influencia en la Península.

Tomando por base la estructura y disposición interior de las viviendas
africanas, y las mismas que ofrecen todavia las nuestras en las
ciudades andaluzas, y estudiando los vestigios que en éstas han podido
salvarse de la destrucción, no puede caber duda que unas y otras fueron
y son hermanas, pudiendo completar y restaurar las sevillanas con poco
temor de incurrir en graves errores.

Franqueadas las siempre pequeñas puertas de ingreso, que más bien
llamaríamos postigos, y el zaguán de dimensiones proporcionadas con el
resto de la vivienda, penetramos en el patio, constituido por galerías
altas y bajas con arcos inscritos en sendo arrabaes, bien de ojiva
tumida ó de medio punto peraltados, que volteaban, ora sobre pilares de
ladrillo agramilado ó de planta exagonal ú octogonal ora sobre fustes de
mármoles de distintos diámetros, y á veces, hasta de desigual altura;
diferencia que se salvaba, enterrando los fustes hasta dejarlos al nivel
del piso, pues, importaba poco á los constructores que tuviesen ó no
basas, así como que los capiteles correspondiesen á un mismo orden ó
estilo, porque aprovechaban todo material que se les ofrecía sin el
menor escrúpulo. Precisamente, en un monumento de la importancia de
nuestro Alcázar, hallamos numerosos ejemplos de estas libertades
constructivas.

Siguiendo el gusto sarraceno debió ser frecuente festonear los arcos con
adornos lobulados ó angrelados de yeso ó estuco así como los intradoses
y enjutas, todo ello labrado á lo «musayco» (que así llamaban á lo
morisco) en finas yeserías. Las maderas de las techumbres de estas
galerías bajas, lo mismo que las de las altas, serían de parihuelos
apoyados en un friso ó arrocabe pintado más ó menos ricamente, según el
lujo de los dueños y con dorados racimos estalactíticos en los ángulos
de los corredores. Ancho friso, también de yesería, con bellas
combinaciones geométricas, limitados en sus partes superior é inferior
con inscripciones africanas ó cúficas, rodearían las galerías por bajo
del arrocabe y análogo decorado serviría de marco ó arraba á los vanos
de las puertas y á los de las ventanas ó á los ajimeces que daban luz á
las «tarbeas» ó salas, las cuales, cuando tenían ciertas dimensiones,
llamábanlas «palacios.»

Si decoraron los zócalos de las citadas galerías bajas, hiciéronlo,
seguramente, con azulejos de mosáico, primer procedimiento con que se
manifestó esta parte tan bella, de la industria cerámica.

En cuanto á los suelos, puede afirmarse que emplearon peregrinas
combinaciones de ladrillos y azulejos, ya formando labores geométricas
de estrellería polícroma incrustada en aquellos, ya de los pequeños
ladrillos cuadrados, conocidos con el nombre de olambres ú olambrillas,
ya finalmente, de azulejos tan solo. En medio de los patios había tazas
de marmol muy estendidas y de poca altura, de la cual brotaba alegre
surtidor de agua. A veces el centro del patio estaba terrizo, en forma
de jardín, con sus bojes, mirtos y arrayanes, sus árboles frutales, sus
cipreses y palmeras, jazmínes y granados y en el verano la odorífera
albahaca.

El interior de las estancias nos lo figuramos decorado con zócalos de
azulejos, frisos de yeserías y techumbres de alfarje ó de policromadas
vigas y los muros blanqueados con cal, cubiertos de sargas, de
guadameciles ó de tapicerías, según la fortuna de los dueños.

En cuanto al portage, debió ser, ya de maderas taraceadas, ya con
clavazón de hierro ó ya con adornos pintados de vivos colores.[101]

Las galerías altas, generalmente, estaban formadas por pilares de madera
con grandes zapatas que recibían el tejado de gran vuelo, y con barandas
ó antepechos también de madera, de mármol ó de ladrillo, siendo muy
análoga la decoración de las salas altas con las de la planta baja.

Como ejemplos de los últimos podrían citarse los patios de Sta. María de
la Rábida y de San Isidoro del Campo.

He aqui á grandes rasgos, lector amigo, cómo he imaginado que serían las
buenas casas sevillanas durante el siglo XIV hasta llegar á las
postrimerías del XV; época en la cual, su aspecto exterior
especialmente, varió por completo, pues así lo exigían la transformación
de las costumbres y el radical cambio operado, lo mismo en las Bellas
Artes que en las industrias artísticas, por la avasalladora influencia
del Renacimiento italiano, que bien pronto hubo de dominar en el arte de
la construcción.

Las relaciones íntimas que desde hacía tiempo, sosteníanse entre
nuestra patria y aquella privilegiada región, cuna del arte, como
consecuencias de gloriosas conquistas realizadas por nuestros capitanes,
contribuyeron eficazmente á hacer extensivo dicho influjo, y así no es
de extrañar, que magnates tan calificados como los Duques de Arcos y de
Alcalá, los Marqueses de Ayamonte y de la Algaba, el Conde de Gelves,
Don Fernando Colón, y otros más que sería prolijo enumerar, aceptando de
buen grado dichas influencias, acudieran á artistas italianos, unos para
que les labrasen las ricas portadas, fuentes y columnas de sus casas,
otros sus sepulcros ó retablos para las capillas de que eran patronos, y
todos ellos para que decorasen á la manera italiana las estancias y
salones de sus palacios.

El gusto florentino, especialmente, se enseñoreó de nuestra ciudad, y
entonces aquellos pobres y desmantelados muros de las casas del siglo XV
fueron enriquecidos con monumentales portadas de marmol ó de piedra
franca, con sus cuerpos arquitectónicos, con sus heráldicos escudos
sostenidos por tenantes, con sus ricas pilastras y frontoncillos, y en
suma, con todos los variados y espléndidos ornatos que caracterizan el
llamado estilo plateresco.

En vez de mezquinos ventanillos con misteriosas celosias,
distribuyéronse en las fachadas proporcionados vanos para balcones y
ventanas, decorados con sendas pilastras y frontispicios arquillos con
sus robustos y cincelados barandales de hierro, apoyados en labradas
tornapuntas; las otras con magnificos herrajes enriquecidos con volutas
y tarjas, flameros, geniecillos y pirámides; y las reglas eurítmicas más
acomodadas á los principios del viejo clasicismo, aplicáronse á las
nuevas casas, prestándoles un aspecto tan majestuoso como rico.[102]

Cierto, que en este periodo no olvidamos los sevillanos las antiguas
tradiciones tan arraigadas entre nosotros; y sostenidas por tanto y
tanto artifice mudejar como vivía aún en Sevilla, descendientes de
aquellos «tornadizos» que si bien encubrían su nombre sarraceno bajo los
más vulgares, y á veces ilustres apellidos cristianos, sus primorosas
obras delataban á tiro de ballesta su origen muslímico; y así se
comprende, que, al mismo tiempo que nuestros arquitectos, (que entonces
se contentaban con ser llamados «maestros mayores de albañeria ó de
cantería)» aceptaban sin escrúpulo las nuevas enseñanzas, no tenían
empacho en que se manifestasen vivos los recuerdos del arte sarraceno,
de lo cual resultó un estilo tan artístico como original el único
verdaderamente genuino de Andalucía, que bien puede ser llamado «mudéjar
plateresco,» del cual poseemos inapreciables ejemplares en las
casas-palacios de los Duques de Alcalá, de Arcos, de Medina Sidonia y de
Alba en las de los Marqueses de Ayamonte y de la Algaba, del Conde de
Gelves, en las de los Jáureguis, Quirós, Arias de Saavedra, Marmolejos,
Pinelos, Vazquez de Leca, Levanto, Mañara y otros, todas las cuales
fueron suntuosas viviendas, en las cuales halla el curioso inequívocos
rasgos que acreditan la fusión de los elementos decorativos platerescos,
de filiación italiana, con los moriscos y ojivales, que de igual modo
que en las viviendas, desplegaron su risueña y peregrina pompa en las
edificaciones religiosas, en templos, monasterios y santuarios y ahí
tenemos la mayor parte de los salones de la planta alta de nuestro
regio Alcázar, edificados en los primeros tiempos del Emperador, que
acreditan nuestro aserto, ofreciéndonos techumbres de traza sarracena
con decoración plateresca de cuyo mismo gusto son los hermosos frisos de
yesería que corren alrededor de los muros.

En prueba de lo dicho acerca de las diferencias que hubo entre las casas
sevillanas del siglo XIV, y las del XVI véase lo que dice el historiador
Morgado, en el capítulo que lleva el siguiente epígrafe «Del nuevo
adorno exterior de las casas de Sevilla ... etc. Todos los vecinos de
Sevilla «labran ya las casas á la calle,» lo cual da mucho lustre á la
ciudad. Porque en tiempos pasados todo el edificar «era dentro del
cuerpo de las casas, sin curar de lo exterior según que hallaron á
Sevilla de tiempo de Moros. Mas ya en estos, hacen entretenimiento de
autoridad tanto ventanaje con rejas y gelosias de mil maneras que salen
á la calle.»

No puede ser más decisiva la confirmación que hace Morgado de los
conceptos que venimos sosteniendo, pero véase también como aun los
sevillanos no perdian la costumbre de las moriscas «gelosias».

En otro lugar de la misma obra añade: «Y assí no son las casas de
Sevilla tan altas como las de Castilla la Vieja, porque de ser la
ciudad tan húmeda y caliente, de industria las edifican sus moradores
algo bajas, á fin de que las entren mejor los aires y desta causa
abiertas y en Patios y Corredores. Lo cual también hacen por causa de
las humedades porque mejor puede el sol bañar todas las calles y casas,
que á no edificarse en esta forma, forzosamente fuera Sevilla de
invierno más húmeda y fría y de verano más calurosa. Y así son de ver
los admirables reparos para contra los calores, que hay en la mayor
parte de las casas desta gran ciudad, por sus muchos jardines, con sus
encañados revestidos de mil juguetes de jazmines, rosales, cidros y
naranjos, de industria apanados que como los mirtos forman también
grandes tablas y mesas muy llanas en todas las variedades de rosas y
flores que se dan en Sevilla todo el discurso del año ... Los patios de
las casas (que casi en todas las hay) tienen los suelos de ladrillos
raspados y entre la gente más curiosa de azulejos con sus pilares de
marmol etc.

Habla también Morgado de las fuentes de los patios con sus tazas de
mármol y jaspe; así como de las macetas de diferentes hierbas odoríferas
con que siempre fué costumbre adornarlos.

Al penetrar en algunas de las buenas casas sevillanas del siglo XVI,
pasado el gran zaguan empedrado que servía para apeadero de carrozas y
de caballos (ejemplo las casas de Alba, los Pinelos, Pilato etc.)
sorpréndennos las hermosas proporciones de sus patios principales, con
arquerías de medio punto peraltadas, sostenidas por columnas de marmol
blanco de iguales dimensiones, con sus basas y capiteles ya platerescos,
ya de los llamados sevillanos ó de moño, en su mayor parte procedentes
de Génova; siendo de advertir que las arquerías no las vemos arrancar
inmediatamente del ábaco del capitel sino que apoyan en un macizo de
material de forma cúbica, que suelen ostentar en cada uno de sus
frentes, sendos escudos de yeso ó de mármol, que aquí llamamos
sota-capiteles. Dichas arquerías se ven, por lo general, adornadas en
sus intradoses con yeserías, cuyos motivos, ó son de estilo de
renacimiento ó mudéjares, como así mismo, los recuadros (arrabaes) en
que cada uno de dichos arcos hállase inscrito. Zócalos de azulejos, no
ya de mosaico (aliceres) sino de cuenca, guarnecían los muros hasta una
altura conveniente, mientras que en la parte superior de los mismos
corrian los indispensables frisos de yeso platerescos ó moriscos, siendo
de advertir que en algunos de éstos, hechos ya á fines del siglo XVI,
las inscripciones, africanas, por lo general, no son más que
decorativas, sin valor fonético ninguno, prueba de que ya iban
perdiéndose las tradiciones sarracenas.

Bellísimos adornos, también de yeso, guarnecían los vanos de puertas y
ventanas: los primeros en forma de arrabáa, haciéndose extensivos á las
enjutas, en cuyos centros lucían escudos familiares ó áureas con cabezas
de damas y guerreros, mientras que en las segundas aparecen adornadas en
forma de marco.

En cuanto á los pavimentos de los corredores y centro del patio, eran de
ladrillos, combinados con olambrillas ó con cintas de azulejos formando
bellas lacerías, de las que se conservan preciosos restos en la Casa de
Alba. Las puertas de las salas, las de las ventanas ó de los ajimeces
eran de taracea, de talla moriscas ó pintadas: ejemplos de las primeras
en las casas de Pilato en la de Alba y en el Alcázar y de las segundas
en la sala de «Profundis» del Convento de Sta. Inés, de que más adelante
hablamos.

Los techos fueron de lacerias ó de parihuelos pintados por sus tres
caras, al claroscuro, con fantasías platerescas, combinadas con motivos
sarracenos; y en las tabicas los monogramas góticos de ihs xps. ó María.
Piñas ó racimos estalactíticos dorados completaban la decoración.
También fueron muy frecuentes los techos de azulejos llamados de
«ladrillo por tabla» ocupando los espacios de las viguerías en forma de
casetones. Por último, en los comienzos del siglo XVI se pintaron techos
planos al claroscuro, con dibujos de lacerías o con casetones de estilo
plateresco. Fuentes de mármoles ó revestidas de azulejos completaban la
artística decoración del patio.

El interior de las salas era muy análogo; techumbres mudéjares, frisos
de yeso, con cuyo material, ó estuco grabado, como se ve en la Alhambra,
decoraríanse las paredes, cuando no con guadameciles, sargas ó
tapicerías de Arras á que llamaban paños de «rrás,» introduciéndose en
esta época el adorno de los muros con variados asuntos «pintados al
fresco ó al temple» de los cuales se han descubierto restos en la casa
de Pilato, y acerca de cuya decoración creemos interesante consignar
algunos datos, por su curiosidad.

En 1511 el pintor Francisco Ximénez contrató con el Veinticuatro Juan de
Torres hacerle una obra, juntamente con su «escudero» (oficial) en el
patio de la casa de dicho señor, la cual sería pintada al temple «al
altura que va començando en vn cabo de portal por manera que sea
conforme á ello.»

Obligábase á «echar los colores finos por esta manera, quel verde que
pusiere en las fresas (¿frisos?) donde las armas vinieren e de otras que
se an de repartyr sin las armas sean todas metídas de su verde
cardenillo en blanco con su azeyte e barniz por manera que la primera
mano sea por ynprimadura e la otra mano sea más oscura e que sean
sacadas sus fojas e encima dada la otra mano en tras ¿floria? de
cardeníllo puro de manera que todas tres manos sean dadas con su azeyte
e barniz ...

Iten más el maestro pintor questa obra tomase meta todo el azul que en
el dicho patyo fuese menester assy en ataderos como en escudos como en
todo lo que fuese menester e sy algo en el patyo oviese que le diese el
agua meta de azul al fresco por manera quel agua no lo lleve e el azul
que sea bueno de cabeça fina.

Iten que meta los campos de la corona de su verde de a dos manos como
dho. es arriba e esto se entiende de dentro de los «golfines»[103] de
las macollas e asy mismo algunos campos del cuerpo açul en los lugares
que viere el maestro ques menester echarse.

Iten ... que pinte dentro de las fresas donde oviese escudos vnos lexos
buenos e de buen arte en que vaya cielo e tierra e agua e arboles é
verduras e ... otras cosas que se contienen para ellos.»

Por este documento vemos que 1511 había entrado ya de lleno el gusto
italiano en las casas sevillanas: ¿pues, á cual sino á este, pertenecen
las «armas» (escudos) rodeadas de sus «fresas,» que acaso llamarían así
á las guirnaldas circulares ó láureas, pintadas con verde cardenillo,
con sus hojas del mismo color y con los ataderos de los escudos, que no
eran otra cosa más que las elegantes cintas, que después de sujetar las
hojas volaban sobre el fondo general con los más caprichosos giros?[104]

Sebastián de Hojeda y Alonso de Salas obligáronse á pintar en las casas
de Melchor de Corníeles en 1553 lo siguiente:

«Primeramente el corredor que está á la entrada de la puerta con todo el
patio á la redonda con el portal que hace a la subida de la escalera de
dos varas con corona y todo de un alizer de figuras de «romano» y
haciendo vn repartimiento de un tablero de figuras de romano[105] y otro
de figuras de colores[106] muy buenas y subidas.»

Los corredores altos irían pintados conforme los bajos.

En los rincones (¿enjutas?) obligábanse á hacer unas medallas, en los
arranques de los arcos altos y bajos y en los desvanes y alficares[107]
de su romano bien hechas y de buena obra por dentro y fuera de los
arcos.

Pintarían también seis suelos (techos) de corredores altos y bajos de
artesones conforme a buena obra y subidos colores y los albedenes[108]
de las salas altas y bajas «que sean de sus albernaques[109] conforme a
buena obra y que se echen sus alizares que parescan azulejos.»

Pintarían la escalera de arriba abajo como lo del patio, todo al temple,
con huevo «porque queden fixas las colores» de manera que el agua ni
las pudiese dañar ó despintar.[110]

En esta obra trátase indudablemente de una decoración mudéjar
plateresca.

En 1551 Francisco Martínez y Alonso Hernández hicieron en compañia
cierta obra de pintura en casa de Alonso Medina, que consistió en una
dança «de arcos (arquería) alta e baxa de medallas,» esto es, adornada
con cabezas ó bustos de varón y de mujer,[111] motivos frecuentísimos en
todas las obras decorativas de la época.

Hiciéronse también extensivas las pinturas á los tableros de las
puertas[112] conservándose una bellísima muestra de este género en las
de la sala llamada de «Profundis» en el monasterio de Sta. Inés de esta
ciudad. Ofrecen los tableros exteriores, encerrados en sendas láureas,
los escudos de los Fernández Coronel é interiormente las imágenes de San
Francisco de Asís y de Sta. Clara, resaltando sobre primorosos y
elegantes adornos ojivales.

Las galerías altas de aquellas suntuosas viviendas hallábanse al
descubierto, y nuestros abuelos no reparaban en salir á los corredores
los días de invierno, desafiando las pulmonías.

Dada la disposición de aquellas casas, con sus grandes patios, con sus
galerías altas abiertas, sin puertas de cristales; ¿cómo se defenderían
del frío nuestros antepasados, preguntará alguien? Pues en nuestro
concepto con grandes braseros de azofar, de cobre ó de plata y con
enormes chimeneas, en cuyos hogares ardían cargas de leña. En ninguna de
las casas señoriales sevillanas se conservan ni aquéllos ni éstas. Han
desaparecido; sin embargo, hace años, vimos en la casa de los señores
Condes de la Mejorada, en calle Bustos Tavera, una chimenea, de sencilla
traza, adornada con yeserías de estilo renacimiento, y ésta, hay que
suponer que no sería la única que hubo en la ciudad.

Por todo lo que llevamos dicho, echará de ver el lector cómo se verificó
en Sevilla la fusión de los estilos gótico y sarraceno (ya unidos
estrechamente desde el siglo XIV) con el estilo importado de Italia, así
como también si compara las casas de aquella centuria con las de la
décimasexta se persuadirá que la transformación esencial se verificó en
las nuestras exteriormente, en sus fachadas, porque la traza general fué
casi la misma en ambas épocas y que su decoración tuvo que tomar un
nuevo aspecto, al recibir los modelos y motivos que nos fueron
importados de Italia, los cuales, tan hábilmente supieron combinar, no
sólo los maestros de albañilería, sino en general todos los artífices
andaluces. Si penetramos en cualquiera de los aposentos de aquellas
espléndidas moradas, observaremos á la primera ojeada la estrecha unión
del viejo con el nuevo estilo; pues, si en unos cautivan la vista las
yeserías y azulejos moriscos ó de tradición gótica y los techos de
alfarje ricamente pintados y dorados, en otros, todos estos pormenores
pertenecen al gusto italiano, observándose, frecuentemente, en las obras
de carpintería, como techos y puertas, que las trazas son moriscas y los
ornatos platerescos ó viceversa[113]. Los carpinteros de lo blanco eran
entonces tan hábiles para combinar el más complicado alfarje de 16 ó 18
lazos, como la más suntuosa techumbre de casetones cuadrados,
exagonales, ú octógonos, realzados de riquísimas molduras y valientes
florones, cuando nó con bustos y hasta cuerpos enteros de damas ó de
varones, ya en alto relieve, ya exentos por completo, ó bien con escudos
encerrados en elegantes láureas ó tarjas.

Las amplias escaleras ofrecían así mismo ricos techos semiesféricos ó de
artesón, ricamente pintados y dorados y zócalos de azulejería, la cual
empleábase también en las tabicas de los pirlanes y en los asientos
labrados de material que ocupaban en los descansos, los gruesos de
muros.

Para comprobación de cuanto dejamos dicho poseemos en Sevilla en primer
lugar nuestro regio Alcázar, en cuyas techumbres, yeserías, zócalos de
azulejos, portages etc. verá el lector estrechamente unidos los
elementos sarracenos con los cristianos, siguiendo luego en importancia
las Casas de «Pilato» y de Alba con las demás que antes enumeramos, en
alguna de las cuales predominan los motivos platerescos sobre los
mudéjares, como en la de los Pinelos, y en otras como las citadas,
entran estos en segundo lugar.

Fuera de Sevilla sí podemos citar un tipo de casa esencialmente
plateresco, bellísimo por cierto, y acreedor á una monografía, que por
lo menos nos conserve su memoria, pues, dado el relativo abandono en que
se encuentra, sinó desaparece, sufrirá las consecuencias de
restauraciones que la priven de su carácter primitivo adulterando sus
preciosos ornatos. Nos referimos á la casita del Sr. Capellán de la
iglesia del Santo Sepulcro, que forma parte de la monumental Colegiata
de Osuna.

Puede decirse que es una casa en miniatura, un pequeño modelo de
vivienda construido por un artista enamorado del estilo de renacimiento,
que bien merecía ser copiado por el inteligente y entusiasta arquitecto
de esta ciudad don Aníbal González, restaurador de las buenas
tradiciones del genuino arte sevillano.

Dicha construcción, data próximamente, de los primeros años de la
segunda mitad del siglo XVI.

¿Qué diremos por último del moblaje? No uno, sino muchos capítulos
serían precisos para dar una idea de los tesoros acumulados en las casas
sevillanas por sus opulentos dueños, de los cuales nos dan razón muy
minuciosa los inventarios de la época. Ya dijimos que pinturas, tapices
y guadameciles adornaban los muros; aplicándose también los unos y los
otros para los reposteros con que se cabrían las sillas, bancos y camas:
las antepuertas (cortinas) cojines y frontales de altar hacíanse también
de guadamecí.

Alfombras de Persia, del Cairo y de fábricas españolas, cubrían los
suelos, pescantes de hierro ó lámparas repujado con el mismo primor de
la plata, y también de este preciado metal, sostenían los cirios ó
vasos de cristal para aceite que daban luz á las estancias, y los
arcones hábilmente esculpidos en Flandes, en Italia ó de taracea
española y los retablos y oratorios (trípticos) debidos á los pinceles
de insignes maestros extranjeros ó nacionales ó de inapreciables
esmaltes, y los aparadores atestados de plata repujada y esmaltada y los
vidrios de Venecia y la loza dorada de Málaga, Valencia, Granada ó
Sevilla y los bufetes y escritorios italianos con maravillosas
incrustaciones, ó los de labor morisca y las talladas sillas con sus
asientos y espaldares de dorado cuero ó de terciopelo con sobrepuestos
adornos de seda, y las riquísimas armas y los retratos de tamaño natural
obras de celebrados pintores y las talladas estanterías destinadas á
custodiar libros «escritos de mano» ó impresos ú objetos raros y de gran
valor artístico, (monedas, camafeos, etc.) procedentes de las regiones
más apartadas, y las mesas ricamente esculpidas y cubiertas de tela de
brocado, de Florencia, de terciopelo, con pasamanos de oro ó de
guadamecí, ostentando los escudos de la Casa, que asimismo se veían en
ricos cofres de cuero con calados herrajes, y otros innumerables objetos
de tan singular valor intrínseco como artístico, contribuían
poderosamente al esplendor de aquellas artísticas moradas, en los
siglos XV y XVI.

Basta, pues, lo dicho para que aproximadamente se pueda formar juicio de
la riqueza que atesoraron las casas sevillanas en el siglo XVI, bien
distinta, ciertamente, de las contemporáneas. El espíritu de
destrucción, hijo de la ignorancia que ha dominado en todas las clases
sociales, y el ridículo culto rendido á las novedades extranjeras, trajo
consigo el menosprecio, por estos inapreciables objetos del moblaje que
eran vendidos ó trocados miserablemente. En cuanto á las casas, de una
parte la desvinculación, de otra el afán de modernizarlo todo que ha
dominado durante el siglo XIX, y que por desgracia sigue enseñoreándose
de las más importantes poblaciones andaluzas, ha producido, como era
natural, los más funestos resultados, al punto que nuestras casas
perdieron ya los originales y artísticos rasgos que las distinguían de
las del resto de Europa, y que hoy se consideren como raros los
ejemplares que nos restan de aquellas hermosas mansiones. Se ha
destruido por destruir, en muchos casos sin necesidad, por una salvaje
complacencia; se ha declarado implacable guerra á todo «lo viejo», a
título de supuestas necesidades, invocando mezquinos intereses, sin
reparar que lo que desaparecía era tan peculiar de nosotros, que no lo
había en parte ninguna, y que lo edificado, modernamente, entra de lleno
en el concepto de lo vulgarísimo, de lo insignificante. He aquí lo
conseguido, destruyóse lo inapreciable y en cambio ¿qué vale lo que se
ha creado? Casas para vecinos con trazas de cuarteles, viviendas de tres
ó cuatro pisos, sin patios, sin luz, sin aire, con proporciones de
castillejos, vanos distribuidos con infantil simetria, pobres adornos de
yeso de muy dudoso gusto, herrajes de tiritaña, muros y paramentos
lisos, y algunos mármoles blancos, azules ó rojos, aplicados á solerías
y zócalos.

En cuanto al interior, más antiartístico es, aun, el aspecto que ofrecen
nuestras casas modernas. Lisas paredes pintadas con medias tintas,
cielos rasos en los techos, sencillísimos portajes de pino, solerías de
cemento, de barros de colores ó de mármol y ... nada más. Con esto se
contentan las gentes y prefieren estas vulgaridades al señorial y bello
aspecto de las casas antiguas, que sin escrúpulo derriban, para
construir sobre ellas los menguados engendros del modernismo. Se ha
extraviado el gusto hasta lo inverosímil, precisamente hoy que tanto se
alardea de cultura, que la facilidad de comunicaciones con todos los
pueblos debía contribuir á que supiéramos apreciar el valor de lo que
nos legaron nuestros abuelos para estimarlo y conservarlo con el mayor
cariño ...

Justo es consignar, que, en los últimos años del siglo XIX comenzó á
realizarse un espléndido renacimiento del gusto antiguo, labrándose
opulentas mansiones, algunas de las cuales supera en riqueza decorativa
á las más famosas del siglo XVI; quede por consiguiente para el mañana
la mención de ellas, y tributemos un entusiasta aplauso á los señores
don Miguel y don Javier Sánchez Dalp, Marqués de la Motilla y de
Víllamarta, Condes de Aguiar y de Torralva, Sres. don Eduardo de Ibarra
y doña Regla Manjon, como restauradores de las gloriosas tradiciones
constructoras sevillanas, sin olvidarnos del señor don Pedro Zubiría,
que aun cuando ha preferido emplear en su casa el gusto francés moderno,
lo ha hecho tan suntuosamente, que dejando aparte exagerados
exclusivismos, debémosle reconocimiento los sevillanos por haber
contribuido al esplendor de esta ciudad, rompiendo los estrechos moldes
de rutinarios constructores.



Yantares


Ha sido achaque de todos los pueblos, de todas las personas en
particular y en todos los tiempos, ejercer los deberes de la
hospitalidad con la mayor bizarría y esplendidez, llegando á veces hasta
el sacrificio, y cuando la estrechez y la falta de recursos no han
permitido agasajar dignamente al huesped, lo mismo los pueblos que los
individuos, hasta han empeñado sus rentas, prefiriendo tales quebrantos
antes de no cumplir generosamente con las exigencias de tan noble
costumbre.

La historia de nuestra ciudad ofrece innumerables testimonios de su
esplendidez; ya cuando se trataba de recibir monarcas y personas
reales, ya en los convites que celebraba para solemnizar acontecimientos
gloriosos, ya al cumplir con los preceptos ineludibles de la
hospitalidad, si se trataba de extranjeros. En todos estos casos puede
decirse que no se paraba en barras y que fácilmente tiraba la casa por
la ventana, pues, fué siempre característico de la tierra el rumbo,
hasta llegar al derroche, al despilfarro que conduce á la ruina.

Sin embargo, las costumbres de todos los tiempos no han sido siempre las
mismas, y como aquéllas son las que dan la páuta á los hombres para
todos sus actos, hay que tener muy en cuenta cuáles fueron aquéllas, si
se ha de juzgar con acierto lo que nuestros pasados hicieron.

La sociedad española, en general, de los siglos XIV y XV fué una mezcla
de moderación y sobriedad por una parte y de esplendor y lujo en otras,
que no se compadecen, fácilmente, ambas tendencias.

Mientras que en las personas el vestir era ostentoso y cuanto al traje y
militares arreos se refería, llegaba á un grado de riqueza singular, en
cambio, contentábanse con una mesa sencilla, frugal, sin los arrequives
introducidos por el moderno refinamiento. Carnes, volatería y pescados
sazonados como hoy decimos, muy al natural, sin los mil compuestos
condimentos de la cocina moderna, legumbres y bastos, aunque apetitosos
dulces, vinos puros y generosos, frutas etc., eran los fundamentos por
decirlo, así de los yantares de aquellos sóbrios varones; y á medida que
los tiempos avanzaron fueron quilatándose los placeres de la mesa con
las finuras del paladar hasta los venturosos tiempos presentes en que la
«química» ha sustituido muchas principales sustancias alimenticias por
exquisitas drogas, falsificando aquellas con una sorprendente habilidad
en sus relaciones con la vista y con el paladar.

Refiriéndonos á tiempos, ya muy viejos, veamos como el espléndido
Concejo sevillano cumplió con los deberes de la hospitalidad y proveyó
al sustento de algunos calificados huéspedes.

En la noche del viernes 21 de Julio de 1402 entró en esta ciudad el moro
Helile mensajero del rey de Granada, acompañado de otros tres, pasando
en ella siete días mientras esperaba la respuesta que el corregidor
alguacil y regidores habían de darle de las cartas que trajo del dicho
rey granadino, que serían probablemente relativas á treguas. En su
virtud, la Ciudad disputo que su Mayordomo Juan Martínez, se hiciese
cargo de les gastos del hospedaje y éste dió la siguiente relación de
ellos á los Contadores del Concejo en esta forma:

«Viernes, en la noche 21 días de Julio año del nasçimiento de nro.
saluador ihu. xpo. de 1402, llegó á Seuilla dicho mensajero.

En este día les envié una fanega de cebada que costó 15 mrs.

Envieles dos pares de gallinas que costaron 24 mrs.

Envieles más pan e fruta e vino que costó 10 mrs.

Sábado 22 días del dho. mes de Julio les envié dos pares de gallinas que
costaron 24 mrs.

En este día les envié pan e melones, e fruta e vino que costó 15 mrs.

Domingo 23, les envié un par de gallinas que costaron 12 mrs.

En este día les envié pan, vino e fruta e melones que costaron 18 mrs. y
5 dineros.

       *       *       *       *       *

Los restantes días fueron agasajados con las mismas vituallas. En los
días 25 y 26 de Julio se les dió además un cuarto de carnero, sin
olvidarse de la cebada para las cabalgaduras.

Según la cuenta del Mayordomo, todos los gastos del hospedaje montaron á
278 mrs. y 5 dineros, corta suma en verdad, que solo podemos
esplicarnos por la sobriedad de costumbres de la época, más bien que por
exigencia de la religión de los huéspedes, que, como se ha visto, no
tenían escrúpulos en «empinar el codo» á pesar de la prohibición
coránica.

En este mismo año, de 1402, el lunes 18 de Septiembre, llegó á Sevilla
un embajador del rey de benamarquín (¿Benimarín?) llamado Hadael melque
aben locay alcaide de Marruecos, que iba de paso para la corte
acompañado de otros cinco moros y tres cristianos, más un león que de
presente llevaban á los reyes. Cinco días posaron en Sevilla y durante
ellos las partidas de mantenimientos, son análogas á las del documento
anterior, aumentadas con las ollas que les enviaron para cocinar, y
además especias, carbon, ciruelas, paja y carne de vaca para el león.

Diez y ocho años después, del 1420, tenemos noticia de una comilona
cívico-religiosa que se relata bajo el epígrafe siguiente: «Estos son
los mrs. que yo pero ruyz (¿escribano?) del rey di e despendi por
mandado de Ruy peres desquivel e alfon fernández del marmolejo en la
yantar que ovieron los señores de sevilla en la cofradía que ordenaron a
onrra e rreuerencia de las virgenes santa yusta e santta rrofina en la
qual mandaron guisar de comer para quarenta personas». Veamos lo que
comieron y bebieron aquellos buenos señores:

80 pares de pollos á 4 mrs. el par.

21 par de pollas á 7 mrs. el par.

20 pares de gallinas á 8 mrs. el par.[114]

       *       *       *       *       *

2 terneras 150 mrs.

40 piezas de vacas dos libras cada pieza.

40 mrs.

1 arroba de vino de villarreal que bebieron los señores cuando salieron
de las biesperas 15 mrs.

3 arrobas de vino de la sierra que bebieron todos «los otros»[115] que y
(allí) estaban 23 mrs.

Peras e cermenas (cermeñas) porque comieron quando salieron de las
dichas biesperas 17 mrs.

Costaron endrinas[116] para la yantar 3 mrs.

Costaron figos 20 mrs.

Costaron 200 peras para la yantar las 100 á 4 dineros cada una, 30 mrs.
las otras 100 a dos dineros cada una que son todas 50 mrs.

Costaron 150 limones 7 mrs.

Costo agraz e perejil e cebollas e ajos e oregano e vinagre para las
ollas e para echar la ternera en adobo 15 mrs.

Costo un ¿derraso? de manteca 3 mrs.

Costo arrope para las gallinas menudas 2 mrs.

Costo sal blanca para las masas para lo que fué menester 1 maravedís.

Costo arroz para el manjar blanco 6 mrs.[117]

Dos onças de açafrán, 24 maravedís.

Una onça de gengibre ¿6 dineros?

Dos onças de canela, 5 mrs.

Quatro onças de pimienta, 4 mrs.

Matalauua, ¿6 dineros?

Seis açumbres de leche, 6 mrs.

Mostaza, un mrs.

Vino blanco e bermejo de villarreal e de la sierra para la yantar 210
mrs.

Melones, 20 mrs.

Pan, 45 mrs.

Tocino para los pollos, 25 mrs.

Carbón para el manjar blanco, 6 maravedís.

Costaron de alquiler, 60 tajadores de madera[118] 30 mrs.

Costaron de alquiler de cuatro barras de fierro para asar la ternera 10
mrs.

Costaron de alquiler dos calderas de cofradía para asar la vaca e la
ternera con sus aparejos 10 mrs.

Costaron 60 haltamices blancos de barro 20 mrs.

Quarenta salseretas blancas 8 mrs.

Veyntiquatro picheles verdes para vino 13 mrs.

Veinte jarrillos para dar agua 4 mrs.

Dos jarras grandes bermejas para enfriar el vino 4 mrs.

Seis ollas grandes de tanjar 30 mrs.

Tres esteras de enea en que estendiesen la vianda.[119]

Costó agua dulce (¿hidromiel?) para cocinar e para el vino 6 mrs.

Costaron traer «dos cargas de enea para echar donde comieron»(2). 6 mrs.

Dí á los cocineros e a los once que ayudaron a esto 40 mrs.

Dí á los juglares 30 mrs.

Costaron las candelas blancas en que ovo 63 libras a 6 mrs. la libra «e
la quarentena con la maría» 6 mrs. y un dinero.»[120]

Lib. del Mayordomazgo mayor de 1420.

Conociendo un poco las costumbres de la época, puédese fácilmente
reconstituir el cuadro que formaron los Sres. del Concejo sevillano,
fundadores de la cofradía de Stas. Justa y Rufina, con los demás
cofrades invitados al yantar con que se festejaban y festejaban á las
Patronas de la Ciudad, que pecaba de sobrio, si lo comparamos con los
refinamientos y exquisiteces de la cocina moderna, pues, ya vemos que
los comensales se contentaron con pollos y gallinas, vaca, ternera,
manjar blanco, frutas, vinillo de villarreal y de la sierra,
suprimiendo, quizá por cara, la nieve, que ya entonces estaba muy en
uso, no obstante que esta comilona tuvo que efectuarse en un mes de los
estivales, á juzgar por las frutas que se sirvieron. Y sin embargo, no
tuvieron empacho en dar 30 maravedises á los juglares que amenizaron la
reunión con sus músicas y cantigas.

Parcos anduvieron también en materia de dulces, pues aparte del «arrope
para las gallinas» combinación verdaderamente diabólica, digestible solo
para aquellos estómagos, y del manjar blanco, ni siquiera endulzaron sus
paladares con alguna frutilla de sarten, bien enmelada, ó con finos
alfeñiques ó piezas de alaju.

Uno de los pormenores más curiosos de esta cuenta, es, sin duda, el de
las esteras de eneas que hicieron veces de manteles y las dos cargas del
mismo vegetal que debió servir de asiento á los comensales; costumbre
poco extraña á partir de los días de D. Alonso X, que siguieron monarcas
y particulares, tomándola de los sarracenos, y de la cual podrían
citarse muchos ejemplos.

       *       *       *       *       *

Con ocasión de las bodas de Enrique IV, á 20 de Mayo de 1455 dió Sevilla
un mandamiento á su Mayordomo, en el cual leemos: «que por quanto el rey
nro. señor nos enbio mandar que sy plasiese e seruiçio le deseauamos
faserle enbiasemos para las bodas que su señoria agora auía de celebrar
en la çibdad de cordoua algunos perfumes e agua de azahar e pescado e
asymismo algunas enpanadillas de açucar e asymesmo enbiasemos ciertas
cargas de pescado». El Cabildo acordó en la fecha citada enviarlo todo,
ordenando que las empanadillas «fuesen las más nobles que se pudieran.»

He aquí la lista de todas las vituallas y demás cosas con que la Ciudad
agasajó á sus Reyes, aquellas más selectas y escogidas que las del
Yantar de los cofrades de Stas. Justa y Rufina.

«Seys tortas de açucar a 225 mrs. cada una 1350.

Diez caxas de diacitrón[121] a 110 mrs.

Cinco arrobas de dátiles a 200 mrs. 1000.

Mil e doscientas enpanadillas de açucar e doradas a 4 mrs y 1/2 5400.

Ocho mil panecillos con ciertos juegos de axedrez de perfumes 1200 mrs.

Dos arrouas de agua de azahar e otras dos arrouas de agua de rosada con
algalia e almisque 1000 mrs.

(Siguen dos partidas con el gasto de la hechura de unas cáxas).

Mil ostras 350 mrs.

Veynte dosenas de langostinos 80 mrs.

Seys berrugantes e tres coruinas 500 mrs.

Una banasta de sardinas 300 mrs.

Ochenta salmonetes 360 mrs. e más otros treynta que se pusieron en pan.

Una banasta de acedías 600 mrs.

Media palometa 50 mrs.

       *       *       *       *       *

El costo total de lo servido montó á 16.065 mrs.



Fiestas y regocijos públicos


Dedicamos algunas páginas anteriores á la gran fiesta religiosa del
«Corpus Christi» y ahora vamos á tratar de otras profanas de que nos dan
noticia los documentos de nuestros Archivos, en los cuales se reflejan
las costumbres de los tiempos, viéndose por las notas que vamos á
consignar cómo se fueron modificando, hasta cambiar por completo, los
gustos, aficiones y tendencias populares.

Procesiones religiosas en muchos casos, juegos de cañas, justas y
torneos, corridas de toros y de sortijas, cucañas, fueron los
principales regocijos que despertaban el interés de todas las clases en
los siglos XV y XVI y con ellos se solemnizaban las visitas de Personas
Reales á la Ciudad, y sus natalicios, las buenas nuevas traidas por los
mensajeros, de nuestros triunfos obtenidos contra los sarracenos, así
como por las proclamaciones y bodas de los Reyes, por los días de Santas
Justa y Rufina, de Santiago, San Clemente, Santa María de Agosto, (que
así llamaban entonces á la Virgen de los Reyes), por las canonizaciones
ó beatificaciones de Santos, tomas de posesión de Asistentes y Regentes,
recibimiento de Prelados etc. Durante la guerra de Granada fué también
motivo de público regocijo, la entrada del Pendon Real de la Ciudad,
victorioso de las muchas gloriosas jornadas en que tomó parte, como se
juzgará por los datos que adelante consignamos.

Para las alegrías que en esta ciudad se hicieron por las bodas de Don
Juan II con Doña María de Aragón, en 1420 se lidiaron toros se hizo un
palenque para justar «ante la puerta del alcaçar do fasen el audiencia»
ó sea en el espacio que ocupa actualmente la Plaza del Triunfo, pues, el
lugar de las audiencias hallábase junto al arco de entrada al Patio de
Banderas.

Con gran júbilo recibió Sevilla la nueva del nacimiento de la infanta
Doña Catalina, hija de aquellos monarcas, y siguiendo la costumbre de
entonces, el Concejo dió 10000 mrs. de albricias á Doña Mencia Tellez
criada de la reina, acordando celebrar públicos regocijos, cuyo gasto se
especifica en la forma siguiente:

«por dos tablados que se pusieron el vno delante de las gradas (las de
la Catedral) y el otro a la puerta del Alcáçar 910 mrs.

por quatro arrobas de vino para los señores a 64 mrs. la arroba 256.

por otras quatro arrobas de vino blanco para la otra gente a 25 mrs.
100.

(suprimimos las partidas referentes á conducción de materiales).

por cincuenta libras de peros para los jugadores de las cañas e el
domingo en la tarde a 2 mrs. la libra 100.

por veinte libras de peros para los señores a dos mrs. la libra e otras
cuarenta libras para la otra gente a un maravedí 80.

por seis celemines de castañas a cinco mrs. el celemín 30 mrs. e por las
tortas 20 mrs. que son 50.

a cuatro carpinteros que fisieron las barreras a 30 mrs. cada vno e que
se gouernasen e más a 4 moros a 15 mrs. cada vno 180.

a sancho rruys carpintero[122] que fizo la barrera de los señores 20.

por la madera que se furtó de la barrera de los toros con alguna que se
tomó para adobar la puerta do estaban los toros etc. 216.

por seis toros que se lidiaron a la puerta del alcaçar 3000.

fecha del libramiento 22 noviembre de 1423».

Análogas fiestas de justas, toros y cañas se celebraron en 1425 por el
nacimiento de Enrique IV y de las cuentas del Mayordomazgo Mayor constan
los particulares siguientes:

«costaron 30 varas de justar[123] a 40 mrs. la vara 1200.

costaron 10 rroquetes e goçetes para las dhas. varas a 100 mrs. cada un
roquete e goçete que son 1000.

costaron 10 arandelas para las dichas varas a 60 mrs. cada vna que son
600.

costaron 10 agujas para las dichas varas 60 mrs».

que dió al ome que puso la tabla para la justa 100 mrs.

Siguen partidas de vino y de peras y termina con la siguiente, bien
extraña por cierto.

«costó vna libra de matahalua (sic) ¿matalahuga?».

También celebró justas esta ciudad para solemnizar el nacimiento del
infante Don Alonso, expidiéndose libramiento al mayordomo del Cabildo,
en 24 de Febrero de 1454 en que se mandó á Pedro Fernández Marmolejo
Veinticuatro y Procurador mayor de la Ciudad y al Jurado Antón González
de Almonte fiel ejecutor, «que fiziese tomar e tomase el paño que
entendiesen que fuese menester para la tela en que se auían de faser las
dhas. justas las quales tomaron de pero de xerez trapero e de ferrando
martinez tondidor dos pieças e media de paño azul e pardillo de que se
puso la dha. tela el qual dho. paño monto segund lo ellos igualaron 4250
mrs. a raçón de 1700 mrs. cada pieça.»

Tuvo lugar la justa en las Gradas y hubo procesiones, se corrieron
sortijas y se lidiaron diez toros delante de las puertas del Alcázar,
por acuerdo de 3 de Diciembre de 1453.

En cabildo de 12 de Agosto de 1455 se acordaron los gastos con que habia
de festejarse la visita del Rey Don Enrique IV y de su mujer Doña Juana
de Portugal, que montaron la suma de 500.000 mrs. citándose entre ellos
el costo de la justa con la joya que se dió de premio á los caballeros
que en ella tomaron parte, que fué el de 39.400 mrs. así como el de
25.000 tuvieron los veinte toros que se lidiaron.

Curiosos son los pormenores de la cuenta de otros gastos, no solo por el
conocimiento de lo que la Ciudad hizo, sino por el del séquito palatino
que acompañó á los monarcas en aquella ocasión.

Cien mil mrs. á la Reyna como obsequio ó dádiva de la Ciudad.

Cincuenta mil á los oficiales de las Casas Reales en esta forma.

«A barrasa cauallerizo e aposentador de nro. señor el rey[124], 2000.

A rodrigo de vera e a samaniego et a garcia lebrón et a francisco,
aposentadores 8000.

A los reposteros de camas 4000.

A los porteros 3500.

A los reposteros de estrados 1500.

A la cobigera 2000.

A los reposteros de plata 1500.

A los reyes de armas los quales son seuilla y toledo 4000.

A los trompetas 3000.

A fernando de torres 1700.

A juan de lara e juan martinez ballesteros de cauallo 1500.

A los coperos 1500.

A los monteros despinosa 2000.

A los monteros de la guarda de ventura 1500.

Al aguadero 300.

A gonzalo deslaua portero del consejo 500.

A gutier fernandez de alcala en cuenta de 6000 mrs. que la dha. cibdad
le mando dar 4000.

A los aposentadores e oficiales de la señora reyna 5000.

Además pagó la Ciudad:

Al comendador Alfonso Ortiz 77200 mrs. por el paño de brocado (paño) que
dió el día del recibimiento de la Reyna con los flecos, borlas, varas y
«otros aparejos» y para las antorchas que se dieron á los regidores
caballeros que venian con ella.

Al Rey como obsequio de la Ciudad 223000 mrs. distribuidos en esta
forma:

«el paño de brocado que a su alteza se ovo a dar el día de su
recibimiento 70000 mrs. e mas que le fizo seruiçio la dha. çibdad de
mill doblas de oro castellanas que montaron a raçon de 153 mrs. cada una
153000 mrs.

En dinero contado que se dió á las personas nombradas en vna copia
firmada de Don Pedro de Guzmán y de Martín Fernández Alcaldes mayores y
de Antón Díaz Quintero Veinticuatro y de los contadores de esta Ciudad
40700 mrs. que montó el gasto que se hizo por la justa ... «con la seda
que se puso (por premio) para dar a los caballeros que mejor lo
fasiesen».

A Juan Sánchez Calderón vecino de Sevilla 12000 mrs. por 24 varas de
tapete de terciopelo que vendió para darlo al Doctor Fernando Díaz de
Toledo «oydor y refrendario de nro. señor el rey e su relator cuando la
primera vez veno a esta çibdad la cual dha. seda fue dada al dho.
relator para vna ropa, por ciertos rejidores de esta çibdad por nuestro
mandado que la leuasen en enmienda de algunos trabajos quel dho. relator
por seruiçio de la dha. çibdad ha pasado.»

Al mismo Calderón 5500 mrs. por las telas, una de paño y otra de lienzo,
que por mandato del Rey se pusieron (en el palenque) para justar, «los
gentiles homes de su corte el día de santa maría de agosto y el
siguiente.»

A Ruiz Sánchez de Huete 1360 mrs. por 17 varas de lanzas «que dió con
que justasen ciertos caballeros desta çibdad ...» y a Iñigo López astero
1860 mrs. «por adereçar las lanzas ¿para dha. justa?»

Creemos, puede afirmarse, que el más solemne recibimiento de monarcas y
que los más ostentosos festejos que celebró Sevilla durante el siglo XV,
fueron con ocasión de la visita de los Reyes Católicos, en 1477, durante
la cual tuvo lugar el nacimiento del Principe Don Juan, cuyo bautizo se
verificó con la mayor pompa, porque la nación entera cifró en aquel
todas sus esperanzas, sus más vehementes anhelos de prosperidad y de
venturas.

Las dádivas que Sevilla hizo á sus Reyes y á las personas de su numeroso
séquito, capellanes aposentadores, reposteros de camas, trompetas, mozos
de espuelas, reyes de armas, ballesteros de maza, cetreros, reposteros
de capilla, monteros de espinosa, reposteros de plata, mozos de cámara y
coperos; los enormes dispendios causados para la compra de las telas de
brocados, sedas, terciopelos con que fueron ataviados los señores del
Concejo, las que se invirtieron en el riquisimo palio que había de
cobijar á los monarcas, y por último, lo que se gastó en lidiar toros y
en las justas, montó más de 200000 maravedises y de todo, al por menor,
dimos noticia en nuestro folleto «Los Reyes Católicos en Sevilla,» por
lo cual omitimos su repetición, pues, nos proponemos consignar en este
artículo solamente datos inéditos.

Veamos ahora como recibió Sevilla la gratísima nueva de la rendición de
Málaga, por boca de los señores del Concejo sevillano.

«viernes 24 de Agosto de 1487 años, estando ayuntados dentro en el
cabildo desta dha. çibdad ques en el corral de los olmos el bachiller
lorenço fernandez teniente de asistente y el licenciado francisco
santillan comendador de merida y fernandarias de sayavedra e pedro mexia
e melchor maldonado y diego de guzmán veynte e quatros de la dha. çibdad
y el alguacil fernando de morillo y çiertos jurados de la dha. çibdad el
dho. teniente lorenço fernandez presento la carta que su alteza enbio a
la dha. çibdad en que le face saber de la toma de la çibdad de malaga e
de la vitoria que dios le dio en ella e leida mandaron que se apregonase
publicamente con trompetas e atabales y mandaron apregonar lo siguiente:

manda la dha. çibdad con acuerdo del señor asistente que todos los
veçinos y moradores de la dha. çibdad guarden mañana sabado fasta medio
día como el día santo del domingo y cesen de sus ofiçios y labores
asymismo que todas las cofradías con sus priostes e cofrades con sus
candelas y sus cirios de las cofradías y con los pendones que sacan el
día de corpus xpi. y con las danças de espada vayan todos mañana sabado
a las seys oras del día a la yglesia mayor para que de allí todos en
procesión vayan delante de la procesión general con las cruzes e el
señor arçobispo que va en la dicha procesión a santiago el nuevo[125]
desta dha. çibdad la qual dha. procesión a de yr por cal de genoua a san
françisco e cal de la syerpe e cal de las armas y la calle ancha de san
viceynte que va a dar fasta la dha. iglesia de santiago.

Et «que barran esta tarde las dhas. calles por donde ha de yr la dha.
procesión e cuelguen paños e paramentos por ellas.

asymismo mandaron questa noche e mañana sabado en la noche todos los que
pudieren fagan fogueras y pongan fachones encendidos por sus açoteas y
ventanas y candelas encendidas a sus puertas e fagan grandes alegrías
por manera que se muestre el plazer de la vitoria que dios a dado al Rey
nro. señor y a toda la xpitiandad lo qual todo fagan e cumplan sopena de
dos mill mrs. a cada vno que lo contrario fiziere lo qual todo con la
dha. carta de su alteza en presençia de los dhos. señores e demas ... se
apregono en las gradas desta çibdad y en la plaza de sant francisco y en
el alfalfa» (Actas Capitulares).

Otras veces cuando el acontecimiento que se celebraba no era tan
importante, limitábase la procesión á los alrededores de la Iglesia
Mayor, como ocurrió con las tomas de Baza, Guadix y Almería.

Desde muy antiguo solemnizábase la fiesta de Nra. Sra. de los Reyes, y
tenemos una nota del año de 1496 en la cual consta que el 14 de Agosto
de dicho año el Alguacil mayor de Sevilla Dn. Alfon de Guzman «fizo
fiesta en la plaza de San Francisco de juegos de cañas y de toros
asistiendo en ellas el sr. duque de medina sidonia el alcaide de los
donceles y otros muy nobles caballeros.»

Pues veamos ahora como recibía la Ciudad á su Pendón Real, cuando
regresaba victorioso de alguna expedición militar, con cuyo motivo
desbordábanse el entusiasmo y alegría populares.

En cabildo de 14 de Mayo de 1501 se trató de la forma de recibir la
Enseña Real que volvía de la guerra de la Alpujarra, y después de leída
una carta del Conde de Cifuentes, dice el acta capitular del mencionado
día «la qual (carta) vista e leyda el dho. pero fernandez e don alonso
de guzman alguacil mayor dixeron que como oy viernes viene a la çibdad e
ha de entrar en ella la seña. de la çibdad que fue a la dha. guerra que
gelo fazian saber para que diesen orden en el recibimiento della sobre
lo qual el dho. teniente e Regidores hablaron e acordaron que todos los
del Regimiento salgan al recibimiento de la dha. seña. e para ello se
faga el pregon siguiente:

sepan todos como el pendon desta çibdad que lleuo el señor conde de
çifuentes asystente desta çibdad con la gente della a la guerra contra
los moros de las serranías viene e entra en la çibdad agora despues de
las diez oras por ende la çibdad con acuerdo del honrado licenciado
lorenço comeño teniente de asystente por el dho. señor conde manda que
todos los caualleros e hidalgos e escuderos e çibdadanos de cauallo e de
a pie desta çibdad en repicando las campanas de la iglesia mayor de la
dha. çibdad salgan por la puerta de carmona con el Regimiento de la
çibdad a recibir el dho. pendon e asymismo salga toda la gente de
cauallo e de pie que fue a la dha. guerra que ha venido a la çibdad
sopena de perder el sueldo que se le deue e al que no se le deuiere
sopena de doscientos mrs. a cada vno.

el qual dho. pregon fue fecho el dia viernes en la mañana en las gradas
de la iglesia de santa maría la mayor de la dha çibdad e el dho pendon
entro en la dha. çibdad el dho. viernes catorze dias del dho. mes de
mayo deste año.

Llegado el de 1509, con ocasión del recibimiento de D. Fernando el
Católico, que fué solemnísimo, hallamos ya introducidos nuevos festejos
de que hasta entonces no hemos visto ejemplos, como fueron entre otros,
la erección de arcos triunfales, costumbre importada de Italia á nuestro
parecer, y las cucañas.

Acerca de los primeros conocemos un mandamiento de la Ciudad á su
mayordomo Fernan Ruiz de Porras para que pagase «a Alonso Rodriguez
maestro mayor de la Santa Iglesia desta çibdad o a quien su poder oviese
15000 mrs. que nos acordamos en el dho cabildo dele mandar dar e librar
y el ha de a ver por el trabajo que puso en el fazer de los arcos e
otras cosas que se fisieron por el recibimiento del rey nuestro señor
por su venida que agora vino a esta çibdad ... etc. 3 de Enero de 1509.

Nada menos que 13 fueron los arcos que se erigieron, uno de ellos en la
Alfalfa, lo cual sabemos, porque hemos visto un libramiento de la Ciudad
(20 de Marzo de 1510) por el cual se dispuso pagar á Agustín Rodríguez
«baruero del alfalfa» 500 mrs. por el daño que se le hizo en los tejados
«quando se fizo el arco para la entrada del Rey». El monarca por tanto
debió entrar por la Puerta de Carmona.

En la cuenta de los gastos causados por el recibimiento constan los
siguientes asientos:

Asimismo al dho. juan garrote de nueve trallas de sogas a medio real la
tralla 150 mrs. las quales fueron menester para el mastil que se puso en
san françisco y para el corral de los toros y para los andamios....

Costaron ocho cabeças de cordeles ... para los paños de los andamios y
la (tralla) que fue para enparejar los cauallos que corrieron la seda 40
mrs.

Costo media arroba de sebo para enseuar el mastil de san françisco en
que pusieron las calzas y el jubon (que se dieron por premio) a razon de
180 mrs. el arroua.

A los marineros que pusieron el mastil en san françisco y el otro en la
puerta de Xeres en que pusieron el terciopelo ambos mastiles medio
ducado.

       *       *       *       *       *

Que se dio a juan ruys carnicero para los ocho toros que trujo para
correr y despues se los torno a lleuar 8500 mrs.

Costaron seis varas de terciopelo verde para que corriesen los
caualleros ... a precio cada vara de 825 mrs.

Costaron dos varas de raso negro a ducado la vara y de un par de calças
negras 12 reales las quales fueron para poner en el mastil de san
françisco ... 1158 mrs.

Si queremos conocer un nuevo festejo que vino á aumentar el programa,
como hoy decimos, de los sevillanos, tenemos que venir al año 1521, en
el cual tuvo lugar la elevación á la silla del imperio, del Cesar Carlos
V.

No solo hubo los conocidos hasta entonces, y más en boga, como justas y
toros, sino que por vez primera se corrieron regatas en el Guadalquivir
y en las cucañas ó en las justas tomaron parte las mujeres de la
mancebia[126] lo cual sería bien del agrado del público.

He aquí los documentos en que nos apoyamos.

Con fecha 7 de Octubre de 1519 expidió la Ciudad un mandamiento á sus
contadores, para que el Mayordomo Niculoso Despindola pagase 22578 mrs.
por razón de quatro varas de grana que compro a 800 mrs. la vara que
monto 3200 mrs. e de tres varas de terciopelo verde que costo a 850 mrs.
la vara que montan 2550 mrs. e de tres varas de raso negro a 340 mrs. la
vara e mas de dos varas de damasco a 450 mrs. la vara que monta 900 mrs.
e mas de 6 varas de terciopelo grana a 850 mrs. cada vara que montan
5100 mrs. mas de dos bernegales de plata[127] que pesaron 3 marcos e 6
onças e 3 reales e medio a razon de 2210 mrs. cada marco que monto 8408
mrs. e mas de la fechura 13000 mrs. que son 9708 mrs, que se dieron á
los justadores para las alegrías e fiestas que la dha. çiudad mando que
se hicieren por la bienaventurada nueva de la coronación del emperador
e rey nro. señor etc.

Acompaña á este documento una hoja suelta con el siguiente epigrafe:

«Conoscemos los jurados diego de añasco y fernando de bañuelos desta
otra parte contenidos que rescibimos de vos niculoso despindola
mayordomo de seuilla quatro varas de grana que corrieron «las mugeres de
la mançebía» en sabado seis dias deste mes de agosto mas rescibimos tres
varas de terciopelo verde y tres varas de raso negro y dos varas de
damasco negro que corrieron los barcos por el rio domingo siete dias
deste mes de agosto y asymismo rescibimos seys varas de seda de francia
que corrieron los caualleros de cauallo miercoles diez dias del mes de
agosto fho. honze dias de agosto de 1519, diego de añasco rubríca ... de
treuiño ... rubrica.

Sigue la cuenta de las telas compradas á varios mercaderes, autorizada
por las firmas de Pedro López y Juan de Mesa y termina con la cuenta de
los bernegales de plata, uno de los cuales se dió á Francisco Tello «por
mejor justador» y el otro á Cepeda «por más galán.»

Al dorso hállase el mandamiento al Mayordomo Espindola para que comprase
ante los contadores de la Ciudad como se acostumbra a hacer 3 varas de
terciopelo 3 de raso, 2 de damasco «para el palio que se a de correr el
domingo primero que verna por el rio y 4 varas de grana para el palio
que «han» de correr mañana sabado «la» mujer de la mancebía (sic) lo
qual es por las alegrías de la elección del rey nro. señor
emperador[128].

Muy conocidos son los pormenores de las fiestas con que celebró Sevilla
la visita del Emperador en 1526, entre ellos los siete arcos que se
erigieron, pomposamente adornados con estátuas, inscripciones y
pinturas, ejecutadas estas últimaspor los más ilustres maestros de la
Ciudad, entre ellos Alejo Fernández y Cristóbal de Morales. Zúñiga nos
ha trasmitido la memoría de aquellas solemnidades muy puntualmente y el
Maestro Malara hízolo asímismo en su libro, de todos conocido, del
Recibimiento de Felipe II, por tanto, como nada nuevo podríamos añadir á
ambas narraciones, omitimos tratar de dichos sucesos que no tuvieron
rivales en ninguno de los del mismo género celebrados posteriormente.

En resumen; durante todo el siglo XV redujéronse los regocijos y fiestas
populares á juegos de cañas y de sortijas, toros, torneos, procesiones
lucidísimas en que tomaban parte los gremios con sus banderas, danzas de
espadas, y comilonas en que la fruta y el vino blanco derrochábanse,
como aconteció cuando el bautizo del Príncipe D. Juan, hijo de los Reyes
Católicos, pues entonces el Concejo gastó 12979 mrs. para pagar «el pan
e vino e fruta que fizo dar (la Ciudad) en la beuida e almuerzo que se
dió el dia que fue bautizado el muy ilustre señor príncipe de Castilla a
toda la gente que quiso venir a la casa de nro. cabildo a beuer el dho.
dia con la juncia que se echo desde el alcaçar real fasta la iglesia
mayor.»

Llegado ya el siglo XVI, además de los festejos que se verificaron en el
anterior, eríjense arcos triunfales, en cuyos adornos competían el Arte
y las Letras y los más celebrados pintores, escultores, poetas y
humanistas, animados de noble emulación y estimulados por el espíritu
cultísimo de la época, dieron las mas brillantes muestras de pericia, de
saber y de ingenio, revelándose ya claramente que la sociedad española,
que antes disfrutó tan solo con los ejercicios corporales de fuerza y de
destreza, rendía ya culto á las manifestaciones del talento, aun cuando
para halagar al pueblo continuasen los espectáculos de cucañas y de
regatas y los demás citados.

En cuanto á las justas, como reminiscencias del espiritu caballeresco de
los siglos anteriores, todavía, á principios del XVII, en el año de 1618
gustaban los sevillanos de los torneos, como demuestra una petición
dirigida á la Ciudad por Juan de Ojeda, sobre el pago de unos gastos que
hizo en los torneos el dia de las Fiestas Reales, según consta del Acta
Capitular de 13 de Julio de dho año.



LA FIESTA DEL CORPUS

en el Convento de Madre de Dios


Desde muy antiguos tiempos la comunidad de religiosas dominicas de
aquella advocación, celebró, con gran pompa, la mencionada fiesta
religiosa, de la cual confesamos que no hemos encontrado noticias en los
cauchos papeles viejos que nuestra vista ha recorrido, y solo conocíamos
la ligera mención que de ella consignó en su obra, «Noticia artística de
todos los edificios sevillanos,» D. Félix González de León, al tratar
del referido monasterio, (pág. 166 de la 2.ª parte.)

La casualidad hizo llegar á nuestras manos algunos curiosos documentos,
en los cuales, se contienen muy interesantes datos acerca de la dotación
de dicha fiesta y fundándonos en tan fidedignas fuentes, vamos á
facilitarlos á los curiosos, conservando así su memoria en estas
páginas.

La cubierta del manuscrito que poseemos, contiene el siguiente epígrafe.

«Escriptura que otorgo este Real Convento y D. Andrés de Bandorne que
contiene las condiciones y obligaciones que se hizieron para la
prozesion de el Corpus Christi que este convento Real en cada vn año
zelebra.»

Hubo, pues, en Sevilla, además de la procesión solemne que celebraban
ambos Cabildos en honra del Ssmo. Sacramento, otra muy lucida por
cierto, costeada por las religiosas de Madre de Dios, cumpliendo las
obligaciones contraidas con un piadoso y espléndido dotador, las cuales
vamos á consignar, por que de su sola exposición dedúcense los
pormenores todos que intervenían en su realización, sin que tengamos que
echar á volar la fantasía con relatos más ó menos verídicos.

En 22 de Febrero de 1687 la Priora (Sor María de San Jerónimo y Sandier)
y religiosas del convento de Madre de Dios, con licencia del Rvdo. Padre
Maestro Fr. Manuel de Sto. Tomás, Prior Provincial de la Religión
dominica, otorgaron una escritura en la cual dijeron: «que por quanto el
Capitan don Andrés Vandorne[129] vecino desta dha. Ciudad en la
Collazion de san Nicolas, mouido del zelo y devocion que tiene a el
Augustisimo misterio del Santíssimo Sacramento de la evcharistia nos da
y entrega de sus propios bienes y caudal 3600 ducados de a onze reales
cada vno, de moneda de vellon, para que este dho. convento los imponga y
situe por su quenta y riesgo sobre todos los bienes que al presente
tiene, y adelante tuuiese, y expesial sobre los que seran declarados en
esta escritura, para que con los 180 ducados que redituan en cada vn año
a rrazon de 20000 el millar conforme a la nueua pregmatica de S. M.; nos
obliguemos, y a este dho. convento, a tener manifiesto a su Divina
Magestad a Missa mayor, visperas y completas el día del Corpus Christi y
todo los ocho dias de su octava de cada vn año perpetuamente, hauiendo
sermon, y el Domingo de la Infraoctaua y el dia octauo y aplicando por
la yntencion del dho. Capitan don Andres Vandorne seis misas cantadas,
cinco del Santíssimo Sacramento y vna de Dominica, el sauado, todas
dentro de la dicha octaua, haziendo una prozesion solemnísima por las
calles «como antiguamente solia salir deste dho. convento» en vn Domingo
de los del mes de Julio, el que fuese mas prosximo a el dia del Señor
San Buenaventura, en el qual dia, se a de dezir missa cantada y sermon
teniendo a su diuina Magestad manifiesto la qual dha prosesión se hauia
de hazer por las partes y lugares y en la forma que por menor yra
declarando en esta escriptura, lo qual se auia de empezar a cumplir y
zelebrar en este presente año de 1687 en adelante y lo mismo en cada vn
año, perpetuamente, para siempre jamas, todo lo qual hauíendolo
conferido y tratado en este dho. convento entre las Religiosas de el en
tres diferentes días, hauemos venido en aceptar dha. dotación por ser de
evidente vtilidad a este dho. convento etc.

Más adelante dice: Iten nos obligamos de hazer una procesión solemnísima
por las calles, «como antiguamente solia salir deste dho. convento» por
todas sus canales (sic) sin Cruz de Parroquia, segun las Bullas y
Priuilegos de nuestra sagrada Religión, que dha. prozesion a de hazer
su extacion en esta forma: salir por la puerta grande de la Iglesia de
este dho Convento y vaxar a la puerta reglar del, siguiendo luego la
calle de su dormitorio y por el pazadiso[130] hasta la plazuela de su
sachristia y boluer el esquina de la Iglesia hasta entrar por la Puerta
principal, de a donde ha de salir, en la qual procesión a de yr
manifiesto el Santísimo Sacramento y le han de acompañar vna Imagen de
la sachratisima Reyna de los Angeles madre de Dios y señora nuestra, con
su hijo preciosisimo en los brazos. Y el gloriosisimo Patriarcha señor
Sancto Domingo, fundador de nuestra Sagrada Religion. Y la vien
auenturada virgen Sancta Cathalina de Sena, cuyas Imagenes an de yr en
sus pasos muy bien adornados sin que en ningun tiempo se pueda variar y
quitar ni augmentar mas numero de pasos que los referidos, y a de
acompañar en dha. prozesion al Sanctissimo Sacramento musica de
cantores, y con cada paso de nuestra señora y los sanctos han de yr dos
ministriles en cada vno. Y el numero de Religiosos y zera que pareziere
competente a la descencia y acompañamiento de nuestro señor
Sacramentado.

Iten nos obligamos de lleuar en la dha. prozecion vna o dos danzas y
disparar cantidad de Ruedas y Cohetes de fuego mientras se celebrase la
missa y prozesion para mayor veneracion y Culto de tan Augustisimo
misterio y conmouer los animos de los fieles a su mayor deuoción.

Iten la dha. prozecion nos obligamos de hazer por la tarde en vn domingo
de los del mes de Julio de cada vn año, perpetuamente, el que fuere mas
prosximo a señor san Buenaventura, el qual día a de hauer missa cantada
y sermon del Sanctissimo Sacramento, y teniendo manifiesto a su Diuina
Magestad la qual dha. Missa aplicamos desde luego por la yntención del
dho Capitan don Andres Vandorne, por uia de gratificación de la limosna
que por esta escriptura haze a este dho. Convento. Y si por algún
accidente de temporal no se pudiese hazer la dha. fiesta y sermon y
prozecion en dho. dia nos obligamos de la hazer en el primer Domingo
bacante despues del señalado y por ninguna causa que sea, se a de poder
hazer dha. fiesta y prozesión de diez de Julio auajo, sino siempre se a
de hazer y celebrar vn Domingo, de onze de Julio arriua.

Item es calidad y condizión expresa de esta escriptura, mediante la qual
ha tenido efecto el entregarnos el dho. Capitan don Andres Vandorne los
dhos 3600 ducados para su doctacion, que si en algun tiempo este dho.
Convento no cumpliese las dhas, fiestas, missas sermon y prozecion ...
por el mismo caso este dho. Convento a de ser obligado como lo obligamos
a boluer y restituyr los dhos. 3600 ducados y entregarlos al convento de
sancta María la Real de esta dha. Ciudad ... para que con lo que
redituaren hagan y cumplan en dho. convento todo lo contenido en esta
escriptura.»

No satisfecho aun el piadoso Capitan Vandorne, por otra escritura
otorgada en 27 de Septiembre de 1692 aumentó su dotación con otros 3400
ducados obligándose el convento á aumentar también el número de las
memorias, fiestas y sufragios convenidas en la primera escritura é
introduciendo en la procesión las novedades siguientes: además de las
efigies de la Virgen María, Santo Domingo y Santa Catalina de Sena, se
llevarían también las del Niño Jesús, San Francisco y Santo Tomás de
Aquino, en sendos pasos, muy bien adornados; y si la Comunidad tuviese
devoción á otro Santo, podría también sacarlo. Además de los gigantes y
danzas, irían doce niños con las hachas delante del guión y la música
de la Catedral, conviniendo las partes otorgantes en que el gasto que
causasen los dos ministríles que acompañarían los pasos, según la
primera escritura, se convertiría en mayor cantidad de fuegos
artificiales que se quemarían durante la procesión. También quedó
revocada la condición, de que si las religiosas de Madre de Dios no
cumplían lo estipulado, entregasen los 700 ducados á las de Santa María
la Real, obligándose aquellas particularmente, y en justa
correspondencia con las mercedes recibidas del fundador, á aplicarle una
de las tres partes del rosario que diariamente rezaba la comunidad.

Para más acabado conocimiento de lo que fueron estas fiestas, copiamos á
continuación el siguiente certificado:

«Gonzalo del Pozo Vrrego escribano del Rey nro. Señor vecino de esta
ciudad de Sevilla doy fe que oy dia de la fecha siendo como las seys de
la tarde, estando en el Real Convento de Monjas de Madre de Dios de esta
Ciudad, que es del orden de Santo Domingo, en la Capílla maior de el, vi
que del dho. convento salio la prozesion del Corpus, que todos los años
acostumbra hazer, la qual empezo a salir por la puerta principal de la
Iglesia, y despues de auer salido los santos de la dha orden, se siguio
la custodia, en la qual íba colocada la SSma. Cruz y despues ocho
sacerdotes reuestidos, del Real Convento de San Pablo de esta Ciudad, a
quienes doy fe conozco y tomaron sobre sus hombros los quátro de ellos
las paríguelas, en que iba puesto el SSmo. Sacramento, en vna Custodia,
y reconoci no yr persona alguna debaxo de las dhas pariguelas, y andubo
la dha. procesion al reedor del dho. Convento, e yo el presente
escribano fui en ella, junto al Preste, y en las pausas que hizieron se
remudaron los otros quatro sacerdotes, sin yr otra persona ni ponerse
debaxo de las dhas. pariguelas, y en esta conformidad se celebro la dha.
procesion, hasta llegar a poner los sacerdotes la dha Custodia en el
sitio y lugar donde la tomaron, todo lo qual vi y reconoci, por auer
asistido en dho. Real Convento de Madre de Dios desde las tres y media
hasta cerca de la oracion, que se acauo la dha. procesion, y por auer
passado asi, a mi el presente escribano me lo pidio por testimonio la
parte del dho convento, y para que conste donde conuenga doy el presente
en Seuilla a Treze de Julio de 1698. En testimonio de verdad--Gonzalo
del Pozo--rúbrica, (papel del sello, 4.º de 10 mrs. del mismo año.)

Tales fueron sucintamente extractadas, las condiciones que se
estipularon para celebrar la procesión del Corpus entre las mencionadas
partes de la comunidad de Madre de Dios, y el Capitan Vandorne y dados
los aumentos que tuvo por la escritura de 1692, debió atraer la atención
de los sevillanos por su lucido acompañamiento, sus músicas y fuegos de
artificio, sus numerosos pasos, sus gigantones y danzas. Extraño es, por
tanto, que la memoria de tal fiesta no sea más conocida de los curiosos,
pudiendo decir por nuestra parte que la sola noticia que de ella tuvimos
la hallamos en la obra de D. Félix González de León el cual le dedica
los siguientes renglones:

«Además está la Iglesia (de Madre de Dios) muy adornada porque su
comunidad fué muy rica y entre otras cosas dignas de recuerdo era la
procesión del Corpus que celebraban por las calles todos los años el
segundo Domingo del mes de Julio, donde después de las bellas imágenes
de Montañés y Roldan que conducían en parihuelas lo menos era la suma
riqueza de los vestidos en telas y bordaduras y las muchas alhajas de
oro y plata y pedrería que llevaban y lo más era la inmensidad de
riquísimas flores contrahechas y otros adornos de que iban cubiertas las
parihuelas y los arcos, bajo los cuales llevaban las imágenes que eran
vistosísimos y de gran costo y trabajo.»

Estimulados por la curiosidad hemos acudido á las religiosas de Madre de
Dios y su priora actual la R. M. Sor Sto. Domingo bondadosamente nos ha
facilitado el exámen del Libro de Caja que empieza en 1791 y dos de
Manuales de los años siguientes, en que constan todos los gastos que
hacía el monasterio. Con los asientos que contienen podemos reconstituir
la forma en que se celebraba la procesión, trazando el espléndido cuadro
que ofrecía la religiosa festividad.

Anunciábase desde el dia de la víspera con música de clarines y de un
tambor, con acompañamiento de un alguacil y de un pregonero que recorría
las calles de la carrera anunciando la fiesta,[131] las cuales cubríanse
de arrayán, y cuyas casas lucían ricas colgaduras, siendo entre todas
las más vistosas las tapicerías que adornaban los muros exteriores de la
iglesia,[132] lanzándose cohetes que aumentaban la pública alegría.
Además repartíanse cédulas de convite y gratificábase á cuatro soldados
y á un cabo que desde el amanecer del dia de la procesión guardaban la
iglesia, en donde, pomposamente ataviados, hallábanse dispuestos los
pasos, cuyo número había aumentado considerablemente, pues además de los
que se convinieron sacar en las escrituras de 1687 y 1692 que comprendió
solamente á las efigies de la Virgen con la adoración de la Madre de
Dios, Sto. Domingo y Sta. Catalina de Sena, el Niño Jesús, San Francisco
de Asís y Sto. Tomás de Aquino, como en la segunda de aquellas quedaron
autorizadas las religiosas para sacar otras imágenes de su mayor
devoción, aumentaron el número de pasos, con los de la Virgen del
Rosario, nuestra Señora de la Montaña, San Vicente Ferrer, Santa Rosa,
ofreciendo también á la pública veneración otro en que se mostraba,
sobre rica bandeja de plata, la cabeza del mártir San Laureano, hecha
del mismo rico metal.

Basta solo este breve relato para comprender el esplendor con que se
celebró esta procesión en los últimos años del siglo XVIII, realzado con
la presencia de la que suponemos sería rica custodia, acompañada por
numerosa clerecía y particulares, con sus cantores y músicas; sus nubes
de incienso, sus cohetes y ruedas de fuegos artificiales, sus danzas y
gigantones, sus ricos simpecados; en suma, con el júbilo y regocijo que
inundaba las almas de miles de espectadores que afluirían á las calles
de la carrera.

Terminada la procesión, el convento servía un espléndido refresco á los
sacerdotes y personas de calidad que en ella habían asistido.

De todo esto no ha quedado apenas la memoria; y examinando los libros
Manuales hallamos, que, en todos viene figurando el gasto de la
procesión hasta el de 1835 en el cual ni se menciona siquiera.

Aquellas «auras de libertad» que entonces todo lo invadieron, borrando
tantas y tantas páginas tan genuinamente sevillanas; al privar de sus
rentas á las comunidades les impidieron en absoluto cumplir las
voluntades de generosos donantes; y las rentas que éstas dejaron,
arrebatadas á sus legítimos dueños, han pasado á poder de algún insigne
patriota que hoy se pavonea con ellas en nombre de la libertad.

Tal ha sido el fin de la dotación del generoso caballero Don Andrés
Vandorne.



Coleccionistas antiguos


Tiénense hoy por nuevas muchas cosas que no lo son; y entre ellas,
juzgan algunos que las aficiones que demuestran no pocos de reunir y
coleccionar objetos artisticos, raros ó curiosos, son achaque de la
cultura moderna, del refinamiento de nuestras costumbres ó nacidos
puramente del capricho ú originalidad con que ciertas gentes pretenden
atraerse la atención de los demas, en estos tiempos tan ansiosos de
novedades, por estimar que apartándose de lo corriente y vulgar ganan
plaza de hombres superiores y extraordinarios. Cierto, que, en nuestros
días es muy corriente decorar y amueblar las casas con objetos
antiguos, pero esto no se hace, generalmente, ni por el noble afan de
salvarlos de la destrucción, ni de recrearse con su vista, ni por el
cariño que siente el coleccionista, sino, en la mayor parte de los
casos, por pueril vanidad, porque «es de moda y de buen tono,» como hoy
se dice, ostentarlos en la propia morada, aunque á sus dueños ni se les
alcance su significación ó importancia, ni menos puedan dar razón en
caso de apuro, al ser interrogados respecto á las épocas á que
correspondan, y por tanto, ni apreciar su mérito ó su rareza. Lo que
importa es poseerlos para pasar ante el vulgo de levita por opulento y
por culto.

No fueron éstos los estímulos de los antiguos coleccionistas, ni lo son
tampoco á fé, los de los verdaderos aficionados contemporáneos. Aquéllos
y éstos se afanaron y afanan en buscar y en reunir, inteligentemente,
movidos del noble intento de evitar la pérdida ó destrucción de
ejemplares que importan al conocimiento de la historia de nuestras
artes; y gracias á ellos, se ha salvado en nuestra patria buen número de
objetos artísticos inapreciables, que sin la diligencia, el entusiasmo y
el cariño de sus dueños, habrían ido á aumentar los tesoros artisticos
del extranjero.

Cuando el Renacimiento se extendió por Europa, y en los albores del
siglo XVI invadió con su poderoso aliento las comarcas españolas,
ofreciendo el grandioso espectáculo de la transformación del mundo viejo
por un mundo nuevo, á que contribuyeron capitales sucesos, adelantos y
descubrimientos portentosos, despertóse entonces vivísimo entusiasmo por
las investigaciones y estudios de la antigüedad, y los más esclarecidos
ingenios afanáronse por hacer surgir del lecho de polvo en que hasta
entonces habían permanecido sepultadas en el olvido, las grandiosas
formas del arte pagano, lo mismo en el concepto artístico que en el
literario, apareciendo entonces aquella bizarrísima falanje de
anticuarios, eruditos, humanistas, jurisconsultos y poetas, enamorados
de la antigüedad clásica que poblaron las universidades españolas
extendiendo por todas las clases el culto de las ciencias, de las letras
y de las artes, despertándose nobilísima emulación entre los más
ilustres ingenios italianos y españoles.

¡Qué efecto no producirían en nuestros artistas, en nuestros capitanes y
literatos los esplendores de las grandes ciudades italianas al
visitarlas por vez primera! ¿Cómo extrañar entonces que nuestros
antepasados enamorándose de aquellas bellezas, se deleitaran con su
estudio y ansiasen la posesión de aquellas preciosidades para
transportarlas á sus opulentas mansiones españolas!

Muchos ilustres varones sevillanos, influidos por la cultura italiana,
se nos ofrecen ya desde aquella época como entusíastas celeccionistas de
libros, estampas, monedas, cuadros, armas, y en suma, de cuantos objetos
artísticos ó curiosos podian adquirir, con los cuales al mismo tiempo
que enriquecían sus moradas, servíanles de enseñanza y de gratísimo
recreo, librándolas de las garras de la ignorancia!

La historia nos ha trasmitido el recuerdo de algunos de ellos, ocupando
hasta ahora el primer lugar el insigne Don Fernando Colón, que como de
todos es sabido, reunió á costa de gran suma de dinero, de infatigable
diligencia y de singular erudición una de las más famosas bibliotecas
del mundo, y, además, y ya este dato no es tan conocido, una
numerosísima colección de estampas que basta solo tener en cuenta la
época en que por él fué reunida, para estimarla inapreciable, y que si
hoy existiese sería de un interés capitalísimo artística y
tipográficamente considerado.

Dejó el insigne bibliófilo otra prueba más de su inteligencia y de su
infatigable labor en el grueso volumen que contiene el Catálogo de
dichas estampas, el cual en su primera hoja lleva M. S. el epígrafe
siguiente, puesto, probablemente, por alguno de los bibliotecarios
capitulares del siglo XVIII. «De picturis quas Colón adquisiverat» en lo
que no anduvo cierto quien lo escribió, pues el Catálogo no fué de
pinturas, seguramente, sino de estampas; bastando para confirmar tal
parecer el número extraordinario de las que se describen y los epígrafes
con que están clasificadas, que indican los tamaños del papel y los
diferentes grupos ó series que constituían la colección; hecho todo con
una minuciosidad, que asombra la suma de paciencia invertida reveladora
del cariño con que don Fernando hizo el Catálogo[133].

Para que el lector pueda juzgar copiamos algunos asuntos:

«Nuestro Señor desnudo y atado á la columna, estanle açotando dos judios
el que esta delante de el con la diestra tiene los açotes y en la
siniestra la soga de la columa no se le parece el pulgar della y junto a
el esta el juez en los ¿pechos? tiene dos botones, tiene en las manos un
setro sobro que ... no se le paresce el pulgar della, es campo negro, ay
lexos» (monograma dibujado por D. Fernando, de Alberto Durero y la fecha
1512.)

«Nuestro Señor que lo han quitado de la Cruz y esta desnudo en cueros y
con un paño, tiene tapadas sus verguenzas y esta echado sobre la falda
de un santo que tiene la barba endida y larga y nuestra señora la
diestra tiene debajo de la barba de nuestro señor que lo quiere besar y
se le parece la siniestra ay un ¿naviete? y un molino de viento.»
Monograma dibujado W.

«Par de una gran peña esta uno sentado que con la diestra ayuda a tener
una como redoma a una muger luego esta una con una peña a las espaldas
luego otra que tiene dos trompetas, luego otro que tiene la siniestra
sobre un viejo vestido de pie que esta so un portal y en la siniestra
del portal esta un hombre vestido ay lexo. Monograma de una M. y F.
unidas.»

Las descripciones de muchos asuntos alegóricos, como este último,
confirman el concepto de que no se describen cuadros, y además en
ninguno de los asientos se mencionan colores de trajes, fondos de oro y
otros pormenores, que, seguramente no habría omitido D. Fernando
tratándose de cuadros.

¿Dónde ha ido á parar tan singular riqueza, preguntará al lector?

De aquellos miles de estampas no ha quedado una en Sevilla. Es más,
puede asegurarse que una vez ganado por el Cabildo el pleito á los
frailes de San Pablo y entregada por éstos la Biblioteca, la Corporación
eclesiástica no recibió la colección de estampas, pues, en los varios
autos capitulares en que se trató del pleito, menciónase solamente la
«Librería,» y sin duda aquella no fué tampoco á poder de los frailes de
San Pablo, antes había volado yendo á parar tal vez á las manos del
deudor de D. Fernando, el comerciante genovés, Francisco Leardo[134].

Fué uno de los próceres más ilustres que honraron á Sevilla el Duque de
Alcalá D. Perafán de Rivera, el cual por la calidad de su extirpe, por
el trato con los más doctos varones de su época y por su cargo de Virrey
de Nápoles no pudo sustraerse al influjo cultísimo de su época, y al de
la región privilegiada en que ejerció su mando, así es que al morir,
según el dicho de Zúñiga «dejó lleno el mundo de su fama» y nosotros
podríamos añadir que también su palacio de Sevilla con no pocos
testimonios de su cultura y de su amor por las memorias artísticas del
pasado, cuidándose de enriquecer con ellas su morada; y así no es
extraño, que, tomando tan noble ejemplo sus sucesores, hubiesen emulado
en atesorar en la misma infinitos objetos de valía inapreciable para la
historia y para el arte.

Cuidóse, pues, el insigne sevillano de salvar de la destrucción
preciados monumentos escultóricos que sirviesen de ornamento á su
Palacio, y á Sevilla envió gran número de estátuas antiguas de Roma que
le dió el Pontífice Pío V, las cuales, dice Zúñiga, se ven en el patio y
jardin de su palacio, con otras muchas insignes antiguallas, entre ellas
unas que se afirman ser las estátuas mutiladas de Pasquino y Marfrodio,
tan mentadas de Roma, en que nunca faltará su memoria, y el sitio que
ocuparon destinado á los libelos y Pasquines, no fáciles de hacer
callar, ni al castigo ni al escarmiento.

A 2 de Abril de 1572 murió en Nápoles tan ilustrado procer y su cadáver
transportado á Sevilla, al siguiente año recibió cristiana sepultura en
su Cartuja de las Cuevas, de cuya iglesia tenían el patronato los Duques
de Alcalá, mediante acta notarial que fué levantada, la cual, no nos
parece fuera de proposito extractar en este lugar, por el interés que
despierta cuanto se relaciona con la memoria de los varones eminentes, y
por ser la primera vez que vé la luz pública, el curioso documento:

En 8 de Mayo de 1573 hallándose en la celda del Rdo. P.D. Hernando
Pantoja prior de las Cuevas, testamentario que dijo ser del Excmo. señor
don Pedro Afán de Ribera, Duque de Alcalá, Marqués de Tarifa, Conde de
los Molares, Adelantado Mayor de Andalucía y Visorey y Capitán General
del Reyno de Nápoles, difunto y estando presente Baltasar de Torres
mayordomo que había sido del dho. Duque y uno de los albaceas
testamentarios del dho. Duque en lo que toca al Reyno de Nápoles y en
presencia de Juan Pérez escribano de Su Majestad y público de Sevilla y
de los testigos y uso escritos: Baltasar de Torres hizo muestra al dho.
prior de «vn cofre redondo de vara y media de largo poco mas o menos
con vna cubierta de baqueta, cerrado con su llaue y dixo que dentro en
el dho. cofre que alli estaba presente traia y estava el cuerpo del
dicho excelentísimo señor duque de alcala y que se le avia dado y
entregado metido en el dho. cofre el muy reuerendo padre fray miguel
¿Rani? guardian del monasterio de la cruz que diz que es de la orden de
san francisco de la hoçervancia en la dha ciudad de napoles para que lo
truxesse a esta ciudad de Sevilla y lo entregase al dho. padre prior de
las cuevas como tal albacea del dho. señor duque en cumplimiento de lo
quel dexo dispuesto y hordenado por su testamento y que el en
cumplimiento dello queria entregar el dho. cofre al dho. padre prior y
luego fue abierto el dho. cofre y desliado y estava vn cuerpo que alli
dixeron que hera del dho. señor duque de alcala y el dho baltasar de
torres y diego melgarejo que ansi se dixo por su nombre caballerizo que
dixo aver sido del dho. señor duque y francisco gonzalez clerigo
presbitero capellan que dixo auer sido de su excelencia todos tres y
cada vno de los sobre dhos. juraron a dios y a la cruz en forma del
derecho quel dho. cuerpo de que allí hizo muestra el dho. baltasar de
torres es el mismo cuerpo de su excelencia del dho. señor duque de
alcala y alli lo mostraron y boluieron a liar como venia y lo metieron
en el dicho cofre y se cerro y le dio y entrego el dicho baltasar de
torres la llave del dicho cofre al dicho padre prior el qual se dio por
entregado del dho. cofre y de la dha. llave.» Siguen las diligencias de
traslación del cadáver y de su depósito en una bóveda, enterramiento del
linaje de Rivera[135].

No dejó legítima descendencia el Duque D. Perafán, sucediéndole en los
Estados de su casa, su hermano D. Fernando Enríquez de Ribera, el cual,
asímismo que los títulos y bienes de su antecesor, heredó el espíritu de
cultura de aquel, que supo quilatar, al punto de merecer los mayores
encomios de sus contemporáneos. De él pudo decir un ingenio sevillano lo
siguiente:

«Entre los señalados varones en Letras naturales de Sevilla, pone D.
Nicolás Antonio al Excmo Sr. D. Fernando Afán de Ribera Henríquez, Duque
de Alcalá «Non tantum eruditioni evasit præstans atque adeo eruditorum
verus alta Mæcenas.» Fué en tanto grado aficionado á las Letras, que no
tenia rato en el tiempo que vacaba á los negocios públicos, en que el
ocuparon los Sres. Reyes Católicos D. Felipe 3.º y D. Felipe 4.º, que no
lo emplease en darse á la lección y estudios, no solo de buenas Letras,
sino de las demás Ciencias, para cuyo fin juntó en su Palacio de Sevilla
y en el de Bornos muchos y muy singulares Libros de que formó muy
copiosas Librerias, siendo la de Sevilla una de las grandes del Reyno,
no solamente por el número de Libros que juntó, sino por constar de
todas facultades y de exquisitos y raros Manuscritos, así originales
como copias, que puso en ellas, que aun hoy se conservan muchos de
ellos, si bien deteriorados y disminuidos por la falta de la presencia
de los Excmos. Sres. en quien recayó la Casa de Alcalá y descuido y poca
afición de los que lo han tenido á su cuidado: y para solo poner la
Librería, labró el Duque una pieza, también de singular hermosura y
grandeza, capaz de tanto número de Libros, que adornó «con muchas
Estátuas y piedras y monumentos antiguos,» que aun hoy se ven algunos,
aunque pocos, que juntó la curiosidad de este Principe, cuyo retrato se
vé en la Librería, que hace recuerdo siempre que en ella se entra, de vn
Señor que tanto supo honrar las letras[136].»

Basta decir en elogio de lo que debió haber sido el tesoro bibliográfico
reunido por el Duque, que de él formaron parte las selectas librerías de
Ambrosio de Morales y del Doctor Luciano de Negrón,[137] según dice
Zúñiga (año de 1637) consignando también que á ellas agregó lo más
estimado que salió en su tiempo en todas lenguas y profesiones y muchos
raros manuscritos y otros estimados rastros de la antigüedad en
inscripciones, medallas, anillos y mucho de lo semejante (sic) tesoro
que á no auerse disipado en las peregrinaciones de su edad mayor en que
traía siempre consigo los más exquisitos para dar á la curiosidad los
ratos que sobrasen á la obligación y en el desavío de su muerte fuera
vno de los mayores que ha visto juntos en la edad presente, no solo la
España sino la Europa toda.»

El docto Rodrigo Caro nos dice, también, que en la insigne Casa de
Pilato reunieron sus dueños «muchas efigies de marmol de príncipes y
varones insignes antiguos y dos grandes colosos de la diosa Palas y otra
multitud de estátuas y despojes de la antigüedad y el Excelentísimo
Duque Don Fernando Enriquez Afan de Rivera que hoy posee esta casa, ha
juntado una gran librería y en ella tantos volúmenes de todas ciencias y
letras humanas, manuscritos y medallas antiguas que compite con las más
insignes del mundo.»

Qué paradero han tenido tantas riquezas bibliográficas, artísticas y
numismáticas, ignórase, y cuanta diligencia hemos tenido en averiguarlo
ha sido esteril. Unicamente ha llegado á nuestras manos una «Relación de
las alhajas, Pinturas, Estátuas y demás que al presente existen en el
Palacio del duque mi señor á la parroquia de San Esteban de esta ciudad
remitida á su excelencia en el mismo día 4 de Agosto de 1751,»
autorizada con las firmas de Nicolás Hortiz de Escovar y de Antonio
Ruiz de Rebolledo» cuyo documento estimamos muy interesante, y en tal
virtud vamos á transcribirlo. Dice así:

«Relacion individual que forma la Contaduría de los Estados Ducados y
Marquesados de Alcalá que reside en Sevilla en fuerza de orden del
Excmo. Sr. D. Luis Antonio Fernández de Córdoba Espínola y de la Cerda,
Duque de Medinaceli, de Feria, Segorbe, Cardona, Alcalá y Camiña,
Marqués de Priego, del Cogolludo y de Aitona etc. etc., mi señor
Cavallero del insigne orden del Toisón de Oro, del Real de sán Genaro y
del de Santiago. Gentil hombre de Cámara de S. M. su caballerizo y
Vallestero de 20 de Junio del presente año de 1751, de todas las
alhajas, pinturas y estátuas y demás que al presente existen en su casa
Palacio de esta ciudad á la parroquia de San Esteban, con distinción de
sus clases y parajes donde se hallan colocados, que todo es en la forma
siguiente:

PINTURAS EN LA CAPILLA: Un lienzo del Descendimiento de la cruz, de dos
varas de alto y dos y media de ancho, con moldura dorada que forma
altar.

Una tabla con marco dorado de dos tercias que hace coronación al altar
de Ntra. Señora con el Niño Jesús.

Un Cristo crucificado sobre una peana á modo de Risco todo de talla de
vara de alto.

Un San Andrés de talla sin diadema, (que dicen la tuvo de plata) de
media vara.

Una cruz de madera de pino, de poco más de dos varas y media de largo,
cinco pulgadas de ancho y tres gruesos, con sus clavos, dada de color
oscuro y una tarjeta en la parte inferior que expresa servía (como de
hecho sirve) para andar procesionalmente el via crucis desde dicha
Capilla, hasta el humilladero que llaman de la Cruz del Campo fuera de
la Puerta de Carmona mensura de estas estaciones.

Una columna de jaspe colorado á vetas de cinco cuartas de alto y poco
más de una cuarta de diámetro movible, que está en medio de dicha
Capilla y es figurativa de la en que su Magestad Santísima estuvo atado.

Una lámpara de metal azofarado, de poco más de media vara de largo.

Cuatro candeleros de tres cuartas de largo, del mismo metal con las
armas de la Casa y otros cuatro de madera que estaban en las Almonas.

Un atril de madera maqueado.

Dos cajones que sirven para guardar los ornamentos que sirven de
altaritos colaterales del principal para revestirse el sacerdote, con
sus frontales, que en el uno está el Santo Crucifijo arriba referido, y
en el otro la Santísima Cruz.

Una imágen de talla de tres cuartas de alto de nuestra Señora de la
Concepción con su corona de plata, la imagen estofada de colores y oro
con su peana dorada, que es la que estaba en la Capilla de las Reales
Almonas.

En los cajones de la de este Palacio hay los ornamentos siguientes:

(Citanse algunos de telas lisas, sin importancia, dos calices, etc.)

SIGUEN LAS PINTURAS. Una tabla embutida en la pared, en la meseta
principal de la escalera, de ntra. Señora con el Niño Jesús, guarnecida
de flores, con moldura dorada y cristal.

En la librería hay las pinturas siguientes:

El Oratorio alto de esta Casa está hoy sin uso en la librería; y se
compone de un mediano retablo, y en él cuatro lienzos moderados, con la
Coronación, el Padre Eterno, en medio San José, con el Niño Jesús y á
los lados S. Andrés y San Francisco, todo pintura del clérigo Roelas y
algo maltratadas.

Sobre la puerta de dha. librería está una tabla embutida en la pared,
retrato del señor Duque Don Pedro, de medio cuerpo, armado, de mano de
Ticiano y maltratado.

Dos tablas de mas de dos varas de alto y tres cuartas de ancho, de
nuestro Señor y nuestra Señora con vestidura á lo antiguo, de cuerpo
entero sobre campo dorado.

Un lienzo de San Francisco de Borja de una vara poco más de alto y una
de ancho.

Una tabla de á vara, del nacimiento de nro. Señor Jesucristo, que dicen
fué del señor Filiberto hijo del Duque de Saboya de mano de Alberto
Durero.

Un retrato del capitán Pedro Navarro de media vara, maltratado.

Un retrato de medio cuerpo con gorrilla y una cadena al cuello.

Un retrato del Señor Fernando Cortés de dos tercias, maltratado.

Una copia ó retrato de Artemisa de tres cuartas, maltratado.

Un retrato de Ariosto con un reloj de arena en la mano, copia de Rafael
de Urbino, maltratado.

Un lienzo de dos varas de alto de Señor San Juan Bautista, original de
Artemisa (sic) maltratado.

Un lienzo de más de á vara de alto de medio cuerpo, armado, la mano
derecha sobre un morrión, retrato del Señor Don Felipe el Hermoso.

Un lienzo de dos varas de ancho y una y media de alto con moldura dorada
de un crucifijo y á sus pies Yñigo López de Mendoza y su mujer marqueses
de Santillana con ropaje antiguo maltratado.

Ocho lienzos de siete cuartas de alto y vara de ancho que representan
ocho artes liberales originales de Vazquez.

Una tabla de María Santísima nra. Señora con el Niño Jesús con moldura
dorada de vara de alto de mano de Parma el Mozo.

Dos lienzos de más de dos varas de alto y una y media de ancho con
molduras doradas de dos Emperadores á caballo maltratados.

Dos lienzos de vara de alto de dos enanos de mano de Pacheco,
maltratados.

Un lienzo de Erodias con la cabeza de San Juan en un plato del racionero
Céspedes.

Un lienzo de un retrato de una lámpara que el Señor Duque Don Fernando
dió á San Antonio de Padua muy maltratado.

Ocho retratos de Señoras y Señoritas de la casa, de diferentes tamaños
maltratados.

Otros dos cuadros de cerca de vara de unos retratos muy maltratada su
pintura.

Cuatro cañones de mosquete antiguos maltratados del tiempo que dicen
fueron de la batalla naval de Lepanto.

Dos escriptoritos de madera de naranjo con sus llaves, el uno de media
vara de largo y más de tercia de alto con doce gavetas chicas y una más
grande y el otro de dos tercias de largo y cerca de media vara de alto
con diez y seis gavetas que parece servian de estudio de medallas y
repartidas en dichas gavetas hay monedas y 51 medallas de plomo de
caracteres de Pontífices y cosas antiguas numerables 2121 monedas y
medallas de cobre de diferentes tamaños y hechuras de caracteres arriba
referidos 65 de latón, 293 cerquillos de todos tamaños de Bufano que
parece serían para poner en ellos las expresadas monedas ó medallas.

=Estátuas de la galería alta de la librería:= En esta galería que mira al
jardín hay las estátuas siguientes:

Una estátua de marmol de Baco con la pantera á los pies de siete palmos
de alto colocada en su nicho.

Otra estátua de Hércules de marmol moderna digo del mismo tamaño,
también colocada en su nicho.

Otra estátua de marmol moderna de cinco cuartas de alto que representa
un joven atado á un tronco con el cuerpo escorzado.

Otra estátua de marmol moderna de cinco cuartas de alto que representa
una Venus con una paloma en la mano izquierda también en su nicho como
las antecedentes.

Cinco estátuas de medio cuerpo antiguas colocadas en sus nichos que
corren el ámbito de la galería.

Dos estátuas pequeñas de medio cuerpo antiguas de la parte de afuera de
dicha galería mirando al jardin que á la una le falta el rostro.

=Galería baja de la librería:= En esta galería que está diáfana y al andar
del jardin hay las estátuas y columnas siguientes:

Una estátua de marmol antigua también en su nicho de cinco cuartas y
media de alto que representa la Diosa Thetis.

Otra estátua de marmol antigua en su nicho de ocho palmos de alto que
representa la Diosa Salus ó Higea.

Otra estátua de marmol en su nicho de poco más de una vara de alto que
representa una mujer recostada sobre un tronco.

Otra estátua de marmol antigua en su nicho de poco más de una vara que
representa una Venus con una paloma en la mano izquierda sobre una
columna.

Siete estátuas de medio cuerpo en sus nichos de marmol en la parte
superior de dicha galería unas antiguas y otras modernas de emperadores
y emperatrices romanas.

Dos columnas de marmol de tres varas y tres cuartas de alto y media vara
de diámetro y sobre la una (porque la otra está tendida en el suelo) una
cabeza pequeña de piedra de parangón con el cuello de jaspe blanco.

Otra columna de marmol también, tendida en el suelo de tres varas y
cuarta de alto y una cuarta de diámetro.

Otra columna de jaspe verde de cuatro varas de alto y cerca de media
vara de diámetro y sobre ella una cabeza de marmol antigua del Emperador
Vitelio.

Otra columna de pórfido por labrar de dos varas y media largas de alto y
más de cuarta y media de diámetro sobre la cual está una cabeza de
marmol de Esculapio.

Dos estátuas de marmol modernas que representan dos mujeres hincadas de
rodillas en acto de orar, de vara y media de alto, maltratadas, que
memorias antiguas dicen que estaban en el convento de monjas de Madre de
Dios.

Dos estátuas pequeñas de medio cuerpo de la parte de afuera de dicha
galería sobre sus arcos mirando al jardín.

Dos Basas muy maltratadas de estátuas antiguas con sus inscripciones
latinas.

=Galería alta del cuarto principal:= En esta galería que mira al jardín
hay lo siguiente:

Una estátua de Pomona de siete cuartas de alto con la cabeza, manos y
pies de piedra de parangón y el cuerpo de ágata ordinario con el brazo
derecho y manos lastimados sobre su pedestal en su nicho.

Otra estátua de mujer también en su nicho del mismo alto con la cabeza
manos y pies de piedra de parangon y el cuerpo de ágata ordinario.

Un sátiro de marmol antiguo también en su nicho de cerca de tres cuartas
de alto que tiene en la mano un botijoncito.

Un sileno de marmol antiguo también en su nicho de cerca de tres cuartas
de alto, con una botejita en la mano derecha y en la izquierda sobre el
mismo hombro un canastito con frutas.

Cinco bustos ó estátuas de medio cuerpo en su nichos redondos que corren
el ámbito superior de la galería.

Cuatro cabezas en nichos más pequeños de marmol antiguo sobre los
antecedentes en los huecos de los arcos.

Dos estátuas pequeñas de medio cuerpo de la parte de afuera de dicha
galería sobre sus arcos mirando al jardín.

=Galería baja de dicho cuarto:= Una estátua de Baco también en su nicho
con una pantera á los pies todo de marmol de siete cuartas de alto
sobre una basa de la misma piedra.

Otra estátua de la Diosa Amphitrite ó Thetis con un delfin á los pies
también en su nicho de siete cuartas y media de alto sobre una basa de
la misma piedra lastimadas las piernas y le faltan los dedos de las
manos.

Un niño también en su nicho de cuatro cuartas y media de alto que tiene
en la mano izquierda una paloma y en la derecha una concha todo de
marmol.

Otra estátua de marmol también en su nicho de tres cuartas de alto de un
pastor que lleva á los hombros un carnero y á los pies tiene un perrito.

Cinco bustos ó estátuas también en sus nichos en la parte superior de
esta galería, todas de la propia piedra.

Dos estátuas pequeñas de medio cuerpo de la parte de afuera de dicha
galería sobre los arcos mirando al jardin.

En este cuarto hay cuatro mesas de piedra una de marmol embutida de
piedra de varios colores de cinco cuartas en cuadro y tres dedos de
grueso puesta sobre un pedestal de piedra jaspe en cuadro, otra de
piedra negra de menos de dos varas de largo y una de ancho con su pie de
madera, otra de jaspe veteado de cerca de vara y tres cuartas de largo
y vara y media cuarta de ancho, quebrado por una esquina con su pie de
madera y otra de jaspe de colores de más de dos varas de largo y más de
vara de ancho con guarnición de piedra negra embutida y su pie de
madera.

=Galería grande del jardín:= En esta galería que es diáfana sobre arcos al
plan del jardín hay lo siguiente:

Una estátua de la Fortuna de marmol antiguo de diez cuartas de alto
sobre una basa de cerca de cinco cuartas de alto.

Otra estátua de Júpiter de marmol antigua de diez cuartas de alto y le
faltan los dedos de la mano derecha.

Cuatro cabezas de marmol sobre las columnas que después se expresarán.

Dos mascarones de marmol sobre las columnas que después se expresarán.

Dos bolas grandes de marmol que después se expresarán.

Una columna de jaspe verde de tres varas y cuarta de alto y cerca de
media vara de diámetro con su basa y capitel de marmol.

Otra columna de jaspe colorado del mismo tamaño que la antecedente con
su basa y capitel de marmol.

Otra columna de jaspe extraño de cerca de cuatro varas y media de alto y
media de diámetro con su basa y capitel de marmol.

Otra columna de marmol algo manchado del mismo tamaño que el antecedente
con unos pernos por estar lastimada con su basa y capitel de marmol
blanco.

Cuatro columnas de marmol de tres varas y tres cuartas de alto y cerca
de media vara de diámetro con sus basas y capiteles.

Una tabla de jaspe labrado para mesa tendida en el suelo de dos varas y
media de largo, tres cuartas y media de ancho y cuatro dedos de grueso
quebrada por varias partes.

=Cenador del jardín ó Galería quemada:= En este cenador ó Galería que
antes se quemó y hoy está techada de nuevo hay lo siguiente:

Una estátua de marmol antigua de nuevo (sic) de nueve palmos de alto
maltratada en su nicho que representa una mujer con la cabeza cubierta
con el manto que la memoria antigua dice ser Plotina mujer de Trajano.

Otra estátua de marmol antigua tambien en su nicho de ocho palmos y
medio de alto que representa un Apolo con la lira en la mano izquierda y
en la derecha el Peltro (sic) lastimada las manos.

Una estátua de marmol antigua también en su nicho de nueve cuartas de
alto y que representa un Mercurio con el manto que llaman clámide sobre
el hombro izquierdo, le falta una mano y el caduceo.

Otra estátua de marmol antigua también en su nicho de siete palmos y
medio de alto que representa un senador romano con su toga, tiene los
pies y manos rotas.

Otra estátua de marmol antigua también en su nicho de ocho palmos de
alto algo lastimada y que representa otro senador romano que parece ser
Cicerón.

Otra estátua de marmol antigua también en su nicho, de ocho palmos de
alto que representa una matrona romana y le faltan las manos y parte de
los brazos.

Siete estátuas de medio cuerpo también en sus nichos, sobre las
antecedentes todas de marmol, las cinco de emperadores romanos y las
otras dos de mujeres con el ropaje que cubre el pecho de jaspe.

=Gruta del jardín:= En la Gruta ó risco de este jardín hay una estátua de
marmol antigua de una mujer desnuda que parece Susana ó Venus como dice
la memoria antigua sentada para bañarse, mayor que del natural y que
tiene lastimado un brazo.

=Paredes del jardín:= En el lienzo del jardín saliendo del cuarto
principal sobre la derecha, hay embutidas en la pared once piedras de
fábulas, historias y trofeos de guerra todas de relieve; unas de dos
varas y otras de menos tamaño y á proporción su ancho con el grueso
correspondiente como figuran (sic) tablas.

En el sitio que ocupa la escalera que sube del jardín á la librería hay
cuatro nichos; el uno vacío.

En el primero está una estátua de Esculapio de marmol antigua de siete
cuartas de alto maltratada.

En el tercero otra estátua de marmol antigua del mismo tamaño de un
hombre desnudo (maltratada) con la cabeza de barro y le falta una mano.

En el cuarto otra estátua de marmol antigua del mismo tamaño, de otro
hombre desnudo también maltratada.

En medio de dicho jardín hay una fuente con su taza de marmol de cinco
cuartas de diámetro y su pedestal de relieve toda ella de más de vara de
alto con su saltadero de bronce.

En dicho jardín hay oculto y boveado (sic) un almacén de 27 varas de
largo y dos varas y tercia de ancho y cuatro varas y media de alto donde
se recoge el agua para el riego con su llave y cañón de bronce por el
plan de él para su repartimiento.

=Cuarto de los primogénitos:= En el jardín que está en este cuarto que
llaman de los primogénitos hay una estátua de Venus acostada en cama
con un cupidillo en los brazos, todo de marmol pario de siete palmos de
largo; á la Venus le faltan las narices y al cupido el brazo izquierdo y
no tiene el arco que dice la memoria; esta estátua está sobre una tarima
de madera debajo de un corredor de dicho jardín.

A los extremos de este corredor hay dos pedestales de jaspe veteados de
encarnado de poco más de vara de alto y media de circunferencia sobre
los cuales parecen estaban colocados dos niños en figuras de aguadores
de jaspe negro veteado de menos de vara de alto con sus cántaros sobre
el hombro y hoy se hallan fuera de su sitio quebrados en muchas partes
incapaces de poder servir.

Sobre un estanque de material de más de trece varas de largo y cinco de
ancho y una de alto, hay una estátua de marmol pario de una mujer
desnuda de cinco cuartas y media de alto que tiene una urna en la mano
derecha por donde echa el agua al estanque.

En los dos testeros de este jardín en dos huecos ó nichos de medio punto
hay dos saltaderos de agua con sus tazas pequeñas y pedestales delgados
de marmol, toda su altura una vara.

=Zaguán ó patio apeadero:= A la entrada de este Palacio por la parte de
afuera sobre la mano izquierda mirando á la plazuela hay un nicho de dos
varas y tres cuartas de alto y dos varas de ancho labrado de piedra de
jaspe veteado oscuro y colocado en él con su peana una cruz de la misma
piedra de dos varas y media de alto que sirve de segunda estación del
Via-Crucis desde la Capilla de este Palacio al sitio que llaman la Cruz
del Campo ó Humilladero extramuros de esta ciudad.

En este zaguán ó patio de apeadero hay un pilón de material para dar
agua al ganado de las caballerizas con su caño de bronce por donde
recibe el agua sobrante de la pila del patio principal.

A la entrada de dicho patio principal sobre su portada mirando al
Apeadero hay dos estátuas pequeñas de dos ninfas de marmol que acompañan
á dicha portada y á los escudos de armas de la casa que están encima y á
los lados de ella pintados en la pared.

=Patio principal:= En dicho patio principal al rededor de sus cuatro
corredores arqueados están 24 nichos ovalados de piedra marmol embutidos
en la pared en la parte superior y en ellos de firme 24 estátuas también
de marmol que representan parte de ellas emperadores romanos y parte
otros héroes.

A las cuatro esquina de dicho patio fuera de los corredores mirando al
centro de él hay cuatro estátuas algo maltratadas de cuerpo entero sobre
pedestales de piedra tosca de vara y cuarta de ancho y vara de alto; la
una de marmol que representa la Diosa Palas de tres varas y dos tercias
de alto, otra de la misma piedra y tamaño que representa la propia Diosa
aunque en diferente postura y acto, otra de la misma piedra de dos varas
y cuarta de alto que representa la Diosa Ceres y la otra de la misma
piedra de dos varas y tercia de alto que representa la Copa Siriaca de
Virgilio según la memoria antigua.

En medio de dicho patio hay una fuente de cuatro cañones con un pilon
pedestal y tasa de marmol, el pilon tiene tres varas y media en cuadro,
la taza es redonda y tiene tres varas de diámetro y hoy remata con una
cabeza de dos caras del Dios Jano también de marmol que parece se puso
en lugar de un sátiro que antes tenía y estaba quebrado, tiene de alto
toda la fuente desde el suelo hasta su remate cuatro varas.

=Cuartico que sirve para piedras:= En este cuarto que solo sirve para
piedras y está en la galería baja de la librería haciendo frente á la
habitación del jardinero hay lo siguiente:

Tres cuerpos de estátuas de marmol sin cabezas, brazos ni piernas.

Un Cupido de marmol antiguo (durmiendo) sin piernas, de media vara de
largo.

Cuatro cabezas de marmol antiguas arrancadas de sus cuerpos, dos de
hombre y dos de mujeres sin que les vengan á los cuerpos que no las
tienen.

Un pie de marmol que le falta el dedo pulgar de cuarta y media de largo.

Una mano de marmol antigua de una cuarta de largo.

Un vaso de marmol antiguo de relieve bajo, quebrado en la orilla, de
cerca de media vara de largo.

Una columna de pórfido de ocho cuartas y media de alto y cuarta y media
de diámetro por labrar.

Un pedazo de columna de pórfido más fino también por labrar de cerca de
vara y media de largo y cerca de tres cuartas de diámetro.

Cuatro columnas de jaspe verde de ocho cuartas y media de alto y cerca
de una cuarta de diámetro; la una quebrada por la mitad y la otra por
varias partes.

Tres columnitas de marmol, la una de siete palmos de alto, la otra de
ocho y la otra de nueve, todas de medio palmo de diámetro; las dos
partidas en varios pedazos.

Dos columnas compañeras de jaspe veteado de encarnado de cerca de vara
de alto y una cuarta de diámetro cada una con su basa.

Una basa de estátua de marmol de una cuarta de alto y dos cuartas y
media de ancho; tres capiteles de columna de marmol el uno de palmo y
medio de alto y los otros dos menores.

Una fuente con su pedestal de marmol y sobre él un monstruo marino de
varias piedras y colores que sostienen la taza que es ovalada de jaspe
veteado oscuro con un subiente también de jaspe encarnado y blanco,
fáltale el remate á esta fuente que parece fué hecha para sobre un
estanque, la altura será de siete cuartas y media, la taza tiene de
largo vara y media y de ancho tres cuartas y media.

Seis piezas de marmol que parece sirvieren de cerco al pilón de fuente
del jardín de varios tamaños y todas de media vara de alto y medio palmo
de grueso que por estar maltratadas parece se debieron quitar de su
sitio.

Una bola grande de jaspe sin compañera.

Un niño de jaspe veteado oscuro sentado de un lado con un delfín que le
abraza el cuello de media vara de alto sobre su pedestal, delgado de dos
pulgadas.

Tres piedras en tabla de pizarra la una de cuatro palmos y medio de
alto y tres de ancho dedicadas á un tal Tempronio, (sic) otra del mismo
tamaño también con su inscripción dedicada á un tal Valerio Propincuo y
la otra de una vara de alta y tres cuartas de ancho con su inscripción
dedicada á Marco Calpurnio.

Una cabeza de marmol colosal de dos cuartas y media de alto.

Otro niño de marmol en acto de dormir de cuarta y media de largo.

Un relieve de marmol de una vara de largo y tres cuartas de alto,
antiguo, con dos hombres á caballo que representa una de Cursión (sic).

Otro relieve de mármol antiguo de más de tres cuartas de alto y cerca de
media vara de ancho que representa la Diosa Salus ó Higea dando de comer
á la culebra enroscada en el tronco de un árbol, maltratado.

Otros dos relieves de marmol antiguos partidos en varios pedazos.

Un medallón de marmol con la cabeza de Nerón de cerca de media vara de
alto y una tercia de ancho.

Dos lápidas de marmol antiguas, la una de cuarta y media cuadrada y la
otra menor; ambas tienen en medio labradas unas como escudillas y en sus
fondos unos agujeritos.

Un sátiro de marmol de tres cuartas de alto que era el que estaba por
remate de la fuente del patio principal y hoy está quebrado por varias
partes.

Igualmente hay en este cuarto diferentes fragmentos menudos incapaces de
servir, de brazos, piernas y demás de estátuas y otras hechuras que no
van expresadas en esta relación por no subsistir sin poderles dar
destino á dichos fragmentos con arreglo á las que en ellas se refieren,
como lastimadas.

Y para que así conste á S. E. el Duque mi señor en cumplimiento de su
citada orden habiendo tenido presente las memorias antiguas que le
acompañaban y se devuelven por esta Contaduría la firmamos en Sevilla á
2 de Agosto de 1751.--D. Nicolas Ortiz de Escobar.--D. Antonio Ruiz de
Rebolledo[138].

He aquí lector á lo que habían quedado reducidas las grandezas artístico
arqueológicas acumuladas por los Duques de Alcalá, y ciertamente que
apena considerar el abandono en que estuvieron las pinturas y esculturas
del Palacio, como lo demuestra la circunstancia de que raros son los
ejemplares que se citan que no vayan seguidos de la calificación de
«maltratados:» En cuanto al monetario, también vemos la depredación que
sufrió, la cual debió ser total en la parte de la gliptoteca, pues no se
cita ni una sola piedra grabada. Y ¿qué diremos de la famosa librería?
El hecho de no mencionarla siquiera, hace suponer que ya no existiría,
lo cual parece confirmado porque «hallábase sirviendo de almacén al
retablo antiguo.»

También echamos de menos en el inventario la mención de la primitiva
cabeza de barro del Rey D. Pedro, que estuvo en las casas del Jurado
Pereda en el Candilejo, salvada de su destrucción por el gran Duque de
Alcalá D. Fernando Enriquez de Rivera[139]

Curiosa sería la investigación del paradero de tanta riqueza, trabajo
que únicamente puede realizarse examinando los papeles del archivo de la
casa de Medinaceli en Madrid, adonde sin duda irían á parar tal vez los
retratos y pinturas de la Casa de Sevilla y algunas de las estátuas
mencionadas en el Inventario de 1751.

No fueron solo los Duques de Alcalá los únicos sevillanos aficionados á
coleccionar libros, monedas, y objetos antiguos ó curiosos por su rareza
y bien merece ocupar en estos recuerdos de antaño, lugar preeminente, el
ilustre historiador Gonzalo Argote de Molina, del cual, su biógrafo, el
no menos ilustre por sus pinceles y por su pluma Francisco Pacheco, nos
dice lo siguiente:

«Después destos exercicios de las Armas se dió al estudio de las letras
y hizo en sus casas de cal de Francos (con buena elección á mucha costa
suya) un famoso Museo, juntando raros i peregrinos libros de istoria
impresa y de mano, luzidos y extraordinarios Cavallos de luzida raça y
vario pelo y una gran copia de Armas Antiguas y Modernas que entre
diferentes cabeças de Animales i famosas pinturas de Fábula i retratos
de insignes Ombres de mano de Alonso Sánchez Coello hazían maravillosa
correspondencia. De tal suerte que obligaron á su Magestad (hallándose
en Sevilla año 1570) á venir en un Coche disfrazado, por orden de D.
Diego de Córdova a honrar tan celebrado Camarín. Ilustrado su
entendimiento con la lección y Comunicación de los más doctos de su
tiempo especialmente del Licenciado Francisco Pacheco mi tio ... etc.

Por el dicho del pintor Pacheco consta que entre los retratos figuraba
el del licenciado Carlos de Negron; y Don Adolfo de Castro consigna en
sus notas al Buscapié, que también tuvo los de Nicolás Monardes y
Ambrosio de Morales. Al tratar de la colección del ilustre Veinticuatro
sevillano, dice lo siguiente:

"El retrato de Monardes existía en Sevilla en el Museo de Gonzalo Argote
de Molina.

De este museo dá noticias el mismo Monardes, cuando al pie del dibujo
del Arnadillo (Armadillo) pone esta nota: «este animal saqué de otro
natural que está en el museo de Gonzalo de Molina un caballero de esta
ciudad: en el cual hay mucha cantidad de libros de varia lección, y
muchos géneros de animales y aves y otras cosas curiosas traídas así de
la India Oriental como Occidental y otras partes del mundo y gran copia
de monedas y piedras antiguas y diferencias de armas, que con gran
curiosidad y con generoso ánimo ha allegado.»

Este museo, continúa Castro, fué uno de los primeros de Europa en aquel
tiempo, y tal vez, el único de España. En él también paraban los
retratos de aquellos varones que por sus letras y erudición en todo
género habían ilustrado é ilustraban á Andalucía.

Ambrosio de Morales en los cinco libros «postreros de la Crónica general
de España» (Córdoba 1586) pone antes de unos versos de Argote de Molina,
en favorable recomendación de su obra, estas palabras:

«ELOGIO DEL MUY ILUSTRE SEÑOR DON GONZALO ARGOTE Y DE MOLINA YERNO Y
ÚNICO HEREDERO DEL CONDE DE LANZAROTE Y FUERTEVENTURA AL RETRATO DE
AMBROSIO DE MORALES QUE SE VEÍA EN SEVILLA EN SU GRAN MUSEO ENTRE LOS
OTROS RETRATOS DE LOS VARONES ILUSTRES EN LETRAS DEL ANDALUCÍA QUE EN EL
ESTABAN.»

       *       *       *       *       *

Un ilustrado biógrafo del famoso médico Nicolas Monardes consigna los
siguientes datos, juzgándolo como docto coleccionista de objetos de
Historia natural:

«Monardes reunió un museo de objetos naturales constituido por
substancias medicinales procedentes de América, que aunque no numeroso,
era sumamente notable por lo raro de los ejemplares que coleccionó, y
sobre todo, por la novedad que entonces ofrecían unos objetos recién
aparecidos en el horizonte científico y acogidos con el entusiasmo que
se reciben las novedades que se presentan envueltas entre los
esplendores de la grata esperanza de hallar en ellas remedios más
eficaces y seguros para combatir las enfermedades que los hasta en aquel
día conocidos. Es uno de los museos más antiguos que se han formado; y
Beckman lo cita como ya existente en 1554, es decir, que llegó á tener
fama entre sus contemporáneos como digno de ser conocido y estudiado.

Dícese que sirvió de modelo y estímulo á Argote de Molina y á Rodrigo
Zamorano para que á su vez reunieran entonces en Sevilla gran número de
objetos naturales, de todo lo cual resultó un verdadero progreso
científico. La colección de Monardes ofrecióle motivo y base fundamental
para sus escritos, y singularmente para la obra titulada «Historia
medicinal de las cosas que se traen de nuestras Indias Occidentales»,
que es indudablemente, su trabajo de más empeño.

Que la colección de objetos naturales traidos de América, formada por
Monardes, llegó efectivamente á constituir un notable museo, lo prueba
la circunstancia de que se cita por todas las personas dedicadas á estos
estudios, y es, según el referido Beckman uno de los más antiguos que
han existido refiriéndose al año 1554, y aunque los indicados Argote de
Molina y Rodrigo Zamorano se ocuparon en Sevilla en reunir substancias
de esta índole, no llegaron estas colecciones á igualar á la de
Monardes, ni en el número de ejemplares, ni tampoco en las condiciones
especialísimas de los mismos, dignas de ser tenidas muy en cuenta por lo
conveniente para el estudio, en todos conceptos, así como por el valor
científico, importancia y criterio en la elección de los objetos
coleccionados, que superaba á todos.

El conocimiento de las substancias que procedentes de América llegaban á
sus manos lo hacia con verdadera fé y entusiasmo, profundizando hasta
donde lo permitían los conocimientos de la época, todo lo relativo á
esos cuerpos, verdaderas novedades entonces, describiéndolos con gran
minuciosidad y copia de datos, que revelan el criterio de aquel tiempo,
y á la vez sagacidad de quien por vez primera tenía la fortuna de dar á
conocer al público unos objetos que constituían casi en su totalidad una
conquista de la ciencia y un nuevo consuelo á la doliente
humanidad»[140].

El famoso matemático y cosmógrafo Jerónimo de Chaves, tan encariñado
estuvo con los curiosos objetos que llegó a reunir, que quiso ponerlos
á salvo para lo futuro consignando la siguiente cláusula en su
testamento;

«yten digo que yo tengo en mi escritorio muchos e muy buenos libros e
instrumentos de mi arte y otras muchas cosas curiosas é vidros y todo lo
tengo puesto por buen orden de manera que esta adornado, por tanto yo
dexo e mando todo lo que esta dentro del dicho escritorio de la manera
questa en él eceto el dinero al monesterio e convento de ntra. Señora de
la cartuxa extramuros desta çibdad para efeto que todo lo pongan en vn
aposento del dicho monesterio por horden como yo lo tengo para
recreacion de los muy reverendos padres prior e frailes del dicho
monesterio para que lo puedan enseñar a cualquier señor que vaya al
dicho monesterio pero de tal manera lo enseñaren que no consientan que
se saque ninguna cosa porque es mi voluntad que no se pueda vender ni
dar a ninguna persona sino que siempre este en el monesterio.»

Desgraciadamente también se ha perdido hasta el rastro de ésta, que
debió ser inapreciable colección de curiosidades, y varias fueron las
garantías que tomó el insigne sevillano para poner á salvo de la
destrucción lo que con tanta inteligencia, dispendios y celo exquisito
llegó á reunir en el discurso de su vida, y que consideró digno de que
se conservase para estudio y recreo de cuantas personas visitasen el
monasterio[141].

       *       *       *       *       *

Al tratar de la biblioteca del Duque de Alcalá D. Fernando Enriquez de
Rivera, hicimos mérito de pasada, del acrecentamiento que tuvo con la
riquísima del doctor Luciano de Negrón. Y ahora que de éste tratamos en
particular, no debemos omitir lo que consignó Pacheco en elogio de tal
tesoro bibliográfico, en las siguientes frases:

«Fué sepultado (el doctor Negrón) con general concurso en la Iglesia
Mayor, dentro de la Capilla de la Antigua, dexando para memoria suya una
famosa librería hecha á gran costa (donde fueron muchos los libros que
en ella juntó de todas Facultades y Lenguas) tan conocida y alabada en
España que no fué inferior á la de Tiramnión que floreció en tiempo de
Pompeyo el Magno ni á la que el Emperador Gordiano juntó ni á las demás
que los antiguos escritores encarecen. I siempre la iva aumentando para
que viniesse á manos de un tan docto y esclarecido Príncipe como Don
Fernando Enriquez de Ribera tercero Duque de Alcalá.»

No se redujo la afición del ilustre Doctor sevillano á los libros,
túvola también á las pinturas, reuniendo, asímismo, ejemplares
escultóricos que sirvieron de preciado adorno á su biblioteca, según
consta de la siguiente cláusula de su testamento.

«yten mando a la fabrica desta sancta yglesia en obediencia del motu
proprio de la santidad de pio quinto y en conservación del derecho que
por el tiene adquirido lo siguiente:--Vna figura de xpo. nro. redenptor
de plata en vna cruz de evano, yten otra figura de xpo. de marfil con su
caja y cruz, yten vna cruz de evano guarnecida con diversos vidrios de
colores y con su pie, yten dos quadros de xpo. nuestro redentor y
nuestra señora y los doze apóstoles y san juan baptista y san pablo y
san marcos y san lucas que son todos diez y ocho que están en mi
libreria y otro retrato grande guarnecido como los demás de xp. nuestro
redenptor con la corona y caña y soga y nuestra señora que se llama
passio duorum y otra imagen grande de santa maria del populo y otra de
nuestra señora que tiene en sus manos al niño Jesús con vn velo y otra
ymagen de san nicolas de tolentino puesto en oracion y otra de la
magdalena que llaman tulerunt dominus. m.l. y cuatro lienzos del
bassanis estan por guarnecer del nacimiento, circuncisión y lançar del
templo xº ementes et vendentes y el nacimiento del baptista y un san
Gregorio y san geronimo, san agustin, san ambrosio, dos de santo thomas,
san esteuan, san lorenço, san sebastian, santo domingo, dos de san
francisco y otro de xº nuestro redenptor y otro de nuestra señora que
son por todos veynte e çinco questan en el oratorio los quatro por
guarnecer y los veynte e vno guarnecidos y con los de la librería vienen
a ser todos quarenta y tres ymagenes como estan referidas todas, mando
se den á la fabrica de la sancta yglesia para que si los dichos señores
dean y cabildo les pareciese acomodarlos en la sacristia mayor o en los
altares colaterales de las reliquias.

yten mando las ocho figuras de escultura hechas de madera que estan en
mi libreria a la dha. fabrica que son de xpo. nro. redenptor y de adan,
noe, abraham, moises, aaron, daniel, elias, para que los dichos señores
dean y cabildo (si les pareciere) lo manden situar en los dos arcos
vazios questan en la sacristia mayor correspondientes sobre los caxones
o donde más sean seruidos.»

Ignoramos la suerte que han corrido los cuadros mencionados. En cuanto á
las esculturas podemos asegurar que no existen.

       *       *       *       *       *

Al tratar Francisco Pacheco en su Libro de retratos del Maestro
Francisco de Medina dice:

«Esta muerte del marqués de Tarifa fué al prudente varon causa de
retirarse (dejando la Catedra de San Miguel y la pompa de palacio) en lo
más apartado de los arrabales desta Ciudad á vida quieta donde dispuso
un riquissimo Museo de rara librería y cosas nunca vistas de la
antigüedad i de nuestros tiempos ... etc. Más adelante añade: «dexó (por
su muerte) grandes curiosidades de papeles de estampas i de escritos de
las cosas más notables de su tiempo, de pinturas originales, de monedas
antiguas de todos metales ... etc.

       *       *       *       *       *

El maestro Rodrigo Zamorano, Piloto mayor delas flotas de las Indias,
examinador de maestres de las misma carrera que tuvo en Sevilla un
gabinete de cosas naturales de América escribió la Cronología ó
repertorio de la razón de los tiempos impreso en la dicha ciudad en
1585, obra todavia digna de ser consultada por los marinos, así como por
los agrónomos y metereologistas. Tuvo correspondencia con el botánico
Clusio según lo demuestra una carta escrita en 1603 que se halla entre
las «C.C. Hispaniensium epistolæ» publicadas por Asso en Zaragoza el año
de 1793[142].

Hallamos ampliada la anterior noticia con los objetos que coleccionaba
el Maestro, por el Sr. Rodriguez Marín, en las siguientes frases:

«El Ldo. Rodrigo Zamorano como examinador de Maestres de la Carrera de
Indias, cada maestre que va tiene á dicha traerle alguna cosa nueva ó
extraordinaria y así tuvo las paredes de los portales de su casa todas
llenas de estas conchas, peces y animales muy de ver[143].

Probable es que tan precioso museo de Historia natural hubiese sido
conservado y enriquecido por Rodrigo Zamorano de Ozeta, hijo del docto
cosmógrafo, pues, que en todo vémosle seguir el noble ejemplo de su
padre, y en tal virtud á 18 de Septiembre de 1636 le fué expedido el
título de Piloto mayor Cosmógrafo y Catedrático de cosmografía, para
sustituir al capitan Lucas Guillén de Veas. Es, por tanto, razonable
suponer que atendiera cariñosamente á la conservación de tanto objeto
raro y curioso, no sólo por respeto á la memoria de su padre, sino por
propios gusto y enseñanza[144].

       *       *       *       *       *

Don Pablo Espinosa de los Monteros dá noticia de otro docto
coleccionista[145] en el párrafo que copiamos:

«La piedra de este sepulcro (la del Pontífice Honorato existente en el
vestíbulo de la Biblioteca Colombina) estuvo muchos años en esta Ciudad
sin ser conocida, entre pedaços de ruinas de edificios hasta que nuestro
gran sevillano (sic) Arias Montano la conoció, con la luz de su
celestial ingenio y la llevó á su casa, donde la tuvo en la veneración
que era justo. Después de su muerte volvió á estar en el primer olvido y
desprecio hasta que el Doctor Ioan de Torres noble hijo desta gran
Ciudad y muy diligente en adquirir memorias de Antigüedad la llevó á su
casa donde oy la tiene entre el tesoro de tantos libros y curiosidades,
cuantas no será posible dezir, ni facil el verlas por su mucho número.»

       *       *       *       *       *

«Contemporáneo de los ilustres sevillanos que dejamos mencionados, émulo
de ellos por su saber y por sus cultas aficiones, fué el ilustradísimo
malagueño Don Adan Centurión, cuya memoria ha ilustrado con interesantes
datos biográficos el docto escritor Dn. Antonio Aguilar y Cano, al cual
debemos los siguientes datos.»

«El Marqués del Aula distinguióse como cultivador incansable de las
antigüedades[146]. Así en lo que á la Arqueología se refiere, como en lo
concerniente á la Filología, Mitología, Historia y sus ciencias
auxiliares. El insigne D. Antonio Delgado ocupándose de nuestro D. Adan
bajo el aspecto de anticuario, le califica de personaje poco conocido,
pero, sin duda, de vasta instrucción y juiciosa crítica; el licenciado
Rodrigo Caro compara alguno de sus trabajos con los de Isaac Casaubón y
J. Scaligero, Hübner le distingue entre sus coetaneos, el marqués de
Valde Flores le llama muy docto caballero; el Padre Barco le califica de
muy sabio y erudito y muy instruido en todo género de letras; por
último, D. Nicolas Antonio, dice: que añadió á la nobleza heredada de
sus mayores, el clarísimo ornamento de su amor y estudio de las bellas
letras, y que por sus conocimientos de la antigüedad y por su erudición,
fué justamente tenido en grande estima entre los príncipes de la
literatura de nuestra Patria en su siglo ...

Una envidiable posición social y cuantiosísimas riquezas permitiéronle
alimentar sus aficiones y perfeccionar sus conocimientos con una costosa
y gran biblioteca, en que se hallaban, al decir de Barco, los más
selectos libros de todas las facultades y una numerosa colección de los
más preciosos manuscritos de que tuvo noticia. Teníala repartida entre
su palacio de Estepa y sus casas de recreo de Lora y Gilena. Ayudáronle
en sus tareas literarias y en la de coleccionar antigüallas su hijo
natural D. Juan de Córdoba y su sobrino D. Juan Bautista Centurión,
alcanzando con tales elementos, resultados, para su tiempo bien
extraordinarios.

De los monumentos romanos hizo tanto aprecio, que al decir de un
escritor, no perdonó diligencia ni gasto para recoger cuantos pudo
encontrar en Estepa y su estado, y aun fuera de él y los colocó en un
palacio que edificó en Lora, si bien ocultando su nombre tras el de su
hijo y colega en aficiones Don Juan de Córdoba. A la puerta de aquel
suntuoso edificio se leía una inscripción latina[147] que traducida al
castellano dice así:--Para perpetua memoria--D. Juan de Córdoba
Centurión de Adan, hijo del marqués de Estepa del consejo del Rey de
España Felipe el Grande atendiendo al interés que pudiera ofrecer á la
posteridad, recogió con esmero estos fragmentos mutilados de los tiempos
antiguos, esparcidos violentamente por el territorio de Estepa,
salvándolos así en lo posible de su completa destrucción y procuró
colocarlos con este orden, consignando los nombres de los lugares de
donde fueron extraidos, para que cada uno de ellos conservase el honor
de su antigüedad. Año de la Era cristiana, 1659.»

La colección constaba de cinco estátuas, catorce inscripciones, y buen
número de fragmentos arquitectónicos y otras antigüallas. En su mayor
parte, por disposición del Sr. D. Francisco de Bruna Ahumada oidor
decano de la real audiencia de Sevilla y Alcaide del Real Alcázar de
dicha ciudad, autorizado al efecto por el Conde de Floridablanca, fueron
trasladadas á la colección que se formó á fines del siglo anterior en el
citado Alcázar y que hoy forma parte del Museo provincial de
Antigüedades.

       *       *       *       *       *

El Sr. Aguilar y Cano, de quien hemos copiado los anteriores datos, nos
facilita otros muy interesantes, que íntimamente se relacionan con el
objeto que nos hemos propuesto en este artículo, dándonos á conocer el
Catálogo de la pinacoteca que perteneció al Sr. marqués de Armuña,
notable coleccionista de cuadros, vecino de la misma ciudad de Estepa,
en que figuraban además de muchos asuntos religiosos, otros también
numerosos de vistas de ciudades, paisajes, retratos, cacerías,
bodegones, etc., cuya simple enumeración[148] da á conocer el subido
interés artístico de aquella galería, que juntamente con la de D. Adán,
reuniéronse en D. Francisco Cecilio Centurión y Córdoba hijo y sucesor
de D. Adan y nieto del de Armuña; la cual es probable pare hoy en poder
del descendiente de aquel, Excmo. Sr. Duque del Infantado.

       *       *       *       *       *

Por último citaremos á otro sevillano doctísimo y gran bibliófilo D.
Juan Lucas Cortés, del cual D. Justino Matute dice: Fué tan afecto á
libros, que acopió una librería que se vendió en 40.000 ducados por su
muerte, sacados los gastos[149].»

       *       *       *       *       *

Hasta aquí las noticias que teníamos reunidas, de las que nos habían
salido al paso al efectuar otras investigaciones. Abrigamos la seguridad
que cualquier curioso que preste su atención al mismo asunto, ha de
encontrar sin gran esfuerzo muchas más de las que nosotros hemos
reunido; pues, seguramente, aquellos ilustres varones, ornamento de esta
ciudad y de las patrias letras y de las artes, coleccionaron sobre
todo, libros raros, manuscritos, pinturas, esculturas y monedas,
siguiendo los ejemplos de los magnates con quienes sostenían
estrechísimas relaciones, pues dichos ejemplos producen siempre tan
nobles y beneficiosos resultados, estimulando en unos la tibieza ó
aumentando en otros el entusiasmo, cuando se vive como se vivía
entonces, rodeado de una atmósfera de refinada cultura y de exquisito
gusto.

Es razonable, por tanto, suponer, que hombres tan cultos y eruditos como
el maestro Pedro de Medina, el Bachiller Peraza, el Ldo. Pacheco, Pedro
Mexia, Pedro Núñez Delgado, Espinosa de los Monteros, Alonso de Morgado
y tantos otros más que ennoblecieron nuestra patria, recogerian,
amorosamente, libros impresos y manuscritos, monedas y cuantos objetos
curiosos venían á sus manos, afición que no decayó en los ilustres
varones sus sucesores, trasmitiéndola á su vez á los que florecieron en
el siglo XVIII, entre los cuales sobresalió por su amor é inteligencia
en artes, letras y antigüedades el famoso D. Francisco de Bruna, á quien
por su autoridad y prestigios llamaron, nada menos, que el Señor del
Gran Poder, representante de la cultura sevillana de su siglo; muchos de
todos los cuales, así como de los contemporáneos, trataremos en otra
ocasión, para no fatigar al lector demasiado, con este ya tan largo
artículo, contentándonos por ahora con citar los nombres de sus ilustres
contemporáneos, Valiente, Serna, Sotelo, Blanco, Lista, Reinoso, Arjona,
Forner, Oviedo, Marmol, Germán y Ribón y Baquerizo, con otros más que no
recordamos en este momento.



EFEMÉRIDES SEVILLANAS

=1416=


Este año vino á esta çibdad don fernando obispo de cordoba sobre razon
de los debates e contiendas que son entre don enrrique conde de niebla
et don alfon de guzman su hermano et don juan ponce de leon señor de
marchena et entre don juan de guzman hermano del dicho conde e don pedro
de astuñiga e martin fernandez de puerto carrero para tratar entre ellos
paz e sosiego.

Mandó el concejo se diesen al obispo para su ayuda de costa cinco
cafices de ceuada et cinquenta pares de gallinas et doze carneros et dos
cargas de vino bueno.


=1420=

Llegaron a esta ciudad Fray Juan y Fray Pedro frayles del monasterio de
Santa Catalina de Monte Sinay, que venían pidiendo limosna por todo el
mundo, porque la çibdad más cercana a su monasterio era la de Damasco la
cual había sido destruida por el rey ¿moranto? con otras gentes entre
las que había grandes guerras y asi habían perdido su mantenimiento. Se
le dieron 500 maravedises de limosna.


=1441=

Por una carta de D. Juan II fecha en Toro á 15 de Diciembre de 1441,
fueron desterrados de esta ciudad y de cinco leguas á la redonda D. Juan
Conde de Niebla, D. Pedro Ponce de Leon Conde de Arcos, D. Alonso de
Guzman y D. Juan de Leon, ordenando al Concejo, que si no obedecían, se
juntasen con el Pendon de Sevilla y le obligasen a cumplir su mandato.


=1450=

Se recibió en esta ciudad carta del Adelantado Perafán de Ribera fecha
en Osuna á 25 de Mayo, notificando á la ciudad que los moros habian
tomado la villa de Ortexicar.


=1453=

En 21 de Noviembre se recibieron Cartas del Rey D. Juan II y de la Reyna
Dª Isabel notificando á la ciudad el nacimiento de un infante y fué
acordado que se verificasen procesiones, se corriesen sortijas,
celebrándose justas y una corrida de diez toros, delante de las puertas
del Alcázar.

       *       *       *       *       *

Este año hubo toros y justas, para cuyas fiestas se hizo un palenque en
las Gradas, por el nacimiento del infante D. Alonso: trajo las cartas
del Rey con la nueva Juan de Monsalve Maestresala de su alteza á quien
se dieron 1000 maravedises de albricias y 13000 á Diego de Carranza que
trajo otra carta de la Reyna.


=1454=

Hiciéronse en esta ciudad las exequias por el rey D. Juan II y mandó el
Concejo que se diesen al Bachiller Anton González, procurador de los
Sres. Dean y Cabildo de esta Sta. Iglesia 2000 maravedises, en enmienda
del afán y trabajo que tomó.


=1455=

Entró en Sevilla Enrique IV con la reyna Dª Juana.

La ciudad les sirvió con su esplendidez acostumbrada, dando al rey mil
doblas de oro castellanas y á la reina mil maravedises y 5000 á los
servidores, además gastó considerables sumas en paños de brocado
regalados á los reyes, en la pintura de las antorchas, en las justas y
en la seda conque se premió al mejor justador, con otros muchos
dispendios.


=1457=

Llegaron á esta ciudad dos caballeros de la ciudad de Constantinopla
llamados Nicola Tragonet y Alejandro Canano, los cuales habían sido
cautivados por los turcos con sus mujeres é hijos cuando aquella ciudad
fué ganada y para no renegar de la fe católica se rescataron por grandes
precios y para buscar dinero conque rescatar á sus mujeres é hijos, con
gran vergüenza de sus linajes pedían limosnas por la cristiandad,
solicitando del Concejo les diesen 17000 maravedises. La Ciudad dispuso
que el jurado Juan Mexia los buscase prestados pues no tenía en sus
arcas dicha suma y así se hizo.


=1461=

Se recibieron en la ciudad tres cartas Reales, una para que se quitasen
los muladares que más podían perjudicar, otra sobre rufianes y
vagabundos y la tercera prohibiendo los tableros y juegos de dados.


=1467=

En 31 de Agosto trajo á Sevilla Alvaro de Goa la noticia «del
vencimiento que á Dios ntro. señor plogo de dar al rey don alfon ntro.
señor en la batalla que su alteza agora diera contra don enrrique su
aduersario et contra los que con el venían.

La ciudad le dió en albricias 10000 maravedises.


=1468=

En Agosto de 1468 partieron de Sevilla su alcalde mayor Diego Ceron y
Juan de Pineda escribano mayor y Juan Ramírez de Segarra y Francisco de
Alfaro para ir á besar la mano y recibir por princesa de Castilla á D.ª
Isabel.


=1470=

Trajo á la ciudad D.ª Constanza Manuel, dama de la reyna Católica la
carta en que noticiaba el nacimiento de la princesa D.ª Isabel.


=1473=

Se recibió en esta ciudad carta de D. Enrique IV dada en Simancas á 25
de Febrero concediendo el oficio de Almirante mayor de la mar á D.
Alfonso Enriquez.


=1474=

Se hizo la concordia entre los señores Duque de Medina y Marqués de
Cadiz, la cual hizo D. Iñigo López de Mendoza Conde de Tendilla, al cual
le dió la Ciudad 7000 maravedises por las costas y gastos que había
hecho y 53000 á Alfonso de Velasco por los mismos que hizo en los días
que estuvieron en su lugar de Marchenilla los dichos señores y otras
personas tratando de la paz.


=1475=

Trajo á Sevilla la noticia de la toma de Zamora, Diego Sedeño, mozo de
espuelas del rey, al cual se dieron 11000 maravedises.


=1477=

De Medina del Campo á 26 de Diciembre escribió á la ciudad el rey
católico para que buscasen al jurado Juan Alemán que mató con asechanzas
al salir de palacio á Alfon Nuñoz físico del rey.


=1479=

Partió de esta ciudad el Mariscal Fernan Arias de Saavedra Veinticuatro,
para jurar y recibir en nombre de la misma al Príncipe D. Juan por
primogénito heredero de estos reinos, con 50,0000 maravedises como ayuda
de costa.

Por carta de la Reina Católica fecha en esta ciudad á 23 de Febrero se
prohibió que nadie hiciese molinos de la forma que los había inventado
Maestre Pedro Azlor físico de S. A.


=1480=

En 15 de Mayo de este año presentaron una petición al Cabildo de la
ciudad Fr. Alonso de Medina y Fr. Alonso de Sevilla para que se les
concediese un pedazo de terreno que querían aumentar al que les había
dado el virtuoso caballero Luís de Monsalve en el cual iba á ser
edificada la ermita de San Onofre «donde está la cruz en el camino que
viene de la Rinconada.»


=1482=

Recibióse en esta ciudad carta del Rey Católico, su fecha en Córdoba á
primero de Abril pidiendo cien caballos y mil peones para abastecer y
pertrechar la ciudad de Alhama.


=1483=

En este día por la mañana miércoles 23 de Abril vino nueua a esta çibdad
que entrando el rey moro y el alatar de loxa y otros moros a correr a
luçena salieron el duque de najara e el conde de cabra y otros
caualleros y los desbarataron y prendieron al rey moro y a tres hijos
del alatar y a otros muchos moros principales y mataron el alatar y a
otros caualleros moros la qual nueva vino per cartas a la cibdad e se
pregonó con mucha alegría en las gradas de esta cibdad.

       *       *       *       *       *

Fernando de Ecija vecino de esta ciudad trajo la nueva de como el conde
de Cabra y Martínez Alonso y otros caballeros habían desbaratado y
cautivado al rey de Granada y otros muchos caballeros y peones que le
acompañaban.

La ciudad le dió 3000 mrs. de albricias.

       *       *       *       *       *

En Marzo partió de Sevilla Pedro de Rojas lugarteniente de Asistente
para averiguar «la desaventura acaecida en tierra de moros asy al señor
conde de Cifuentes como á los caballeros que con él fueron desta
cibdad.»

       *       *       *       *       *

«lunes dos de junio non se fizo cabillo porque salio el pendon real
desta çibdad para yr con el rey nro. señor a la tala de Granada.»


=1487=

Hallándose en esta ciudad los Reyes Católicos expidieron una carta fecha
a 3 de Diciembre para que el Consejo permitiese á Maestre Ramiro maestro
mayor de la artillería que cortase la madera que juzgara conveniente de
los montes públicos así como para que sacase de las minas de Sevilla y
Córdoba lo que necesitara para la construcción de piezas de artillería.

       *       *       *       *       *

Sábado 25 de Agosto entró en Sevilla el Pendón Real por la toma de
Málaga y fué recibido muy solemnemente.


=1492=

En 18 de Enero entraron triunfantes en esta ciudad su Pendón y milicias
por la toma de Granada. Pregonóse su llegada para que todos los
caballeros escuderos y personas que tuviesen cabalgaduras, saliesen á
recibirlos á la Puerta de la Macarena á las 7 de la mañana juntamente
con todos los ministriles que tuviesen «atambores e atabales e
tamborinos e trompetas e cheremias e gaitas e panderetes salgan al dho.
recibimiento y vengan tañendo delante del pendon.»

       *       *       *       *       *

Domingo 26 de Agosto: «este día traxieron al señor Duque de
Medina-Sidonia falleçido de la ¿vida? presente por el río de la su villa
de sanlucar de barrameda e lo enterraron en el monesterio de sant ysidro
el qual diz que murió supitamente.»[150]


=1496=

14 de Agosto «dia de nra. señora, este dia fizo el señor don Alfon de
guzman alguacil mayor de seuilla fiesta en la plaça de sant francisco
desta çibdad de juegos de cañas e toros e estuuo presente a ellas el
señor duque de medina-cydonia e el alcayde de los donceles e otros muy
nobles caualleros los quales se fizieron muy cumplidamente.


=1500=

«Este dia martes 18 de febrero partio el Pendon Real desta çibdad de
seuilla para yr a fazer guerra a las Alpuxarras que estan alçadas dios
nro. señor lo trayga con vitoria amen.[151]

       *       *       *       *       *

Jueves 3 de Abril: Este dia entro en esta çibdad el rey de nauarra e
saliole a recibir el rey nro. señor e otros muchos grandes señores con
el.[152]

Debió ser Juan de Albret, marido de la reina Catalina hermana de
Francisco Febo.


=1502=

En 15 de Febrero de este año hízose entrega por los moriscos de esta
ciudad de la mezquita de la Morería al Adarvejo, cumpliendo el mandato
de los Reyes Católicos; siendo asistente el Conde de Cifuentes.


=1503=

Hubo una avenida tan grande del Guadalquivir que rompió la puente.


=1508=

A 27 de Agosto entró solemnemente en Sevilla el Rey Católico. La ciudad
erigió en su honra trece arcos, los cuales hizo Alonso Rodríguez Maestro
mayor de la Santa Iglesia y se le dieron por su trabajo 15000 mrs.
También se lidiaron toros y hubo cucañas en la plaza de San Francisco y
Puerta de Jerez, dándose por premios unas calzas y un jubon en la
primera y un pedazo de terciopelo en la segunda y los caballeros
corrieron sortijas premiándose al vencedor con 7 varas de terciopelo
verde.


=1511=

En este año hallándose en las casas del Dr. Alvarez Chanca posando D.
Antonio de Rojas, Arzobispo de Granada, entabló la reclamación del
diurno concedido por la Reina Católica á las iglesias de las Alpujarras.

       *       *       *       *       *

En 18 de Junio estando en el Alcázar, fué armado caballero por el rey
Anton Garcia Armador (¿de las galeras?) en premio de sus servicios de
cuyo acto dieron fé los escribanos de Sevilla.

Día de Santiago se jugaron toros y cañas en la Plaza de San Francisco.


=1512=

¿Este?... día 2 de Septiembre fizieron justiçia de juan de montoro
criado de la marquesa de ¿moya? porque el postrero dia del ochauario de
nra. señora de agosto deste año mato a la mujer del dotor juan saluago
alcalde mayor de seuilla a ruego del dícho dotor por lo complazer. era
ella fija de anton quebrado y la muerte que le dieron al dicho juan de
toro[153] fue que lo arrastraron y le cortaron la cabeça en la plaza de
sant francisco y ambas manos y lo descuartizaron y pusieron la cabeça en
la picota y la vna mano a la casa de la puerta del dotor a cal de
francos y la otra en el logar donde la mato a la plaçuela de los
torneros y los quatro quartos cada vno a las puertas de la çibdad y el
dho doctor se metio a fraile en sant geronimo donde esta oy dia dios los
perdone a todos[154].


=1516=

«En este día, sábado 10 de Mayo, se alçaron pendones en esta çibdad de
seuilla por los muy altos e muy poderosos la Reyna doña Juana e el Rey
don Carlos su fijo nros. señores dios nro. Señor los dexe biuir e Reynar
por luengos tiempos a su seruiçio[155].»


=1520=

Hubo mal de pestilencia en esta ciudad por lo cual se cerraron las
puertas de que estuvieron por guardas Francisco de Torres y Miguel
Navarro.


=1521=

La ciudad envió á don Jorge de Portugal Veinticuatro y al jurado Alonso
de Cespedes y á Francisco Sanchez escribano para que asistiesen por
Sevilla á la junta de la Rambla «sobre la confederación desta andaluzía»
dando de ayuda de costa á los dos primeros á razón de 1000 maravedises
diarios y 570 al escribano.


=1522=

«Este día (sábado 9 de Agosto) corrieron toros en la plaça de sant
francisco e pusyeron vn mastel e cierta seda para que el que subiese lo
ganase por alegria del emperador nro. Rey e señor ser en castilla»[156].

       *       *       *       *       *

«viernes 15 dias del mes de agosto dia de nra. señora ovo fiestas de
toros por la venida del nro rey»[157].


=1523=

Este dia miércoles 10 de Junio sepultaron al ilustre e magnifico señor
don diego de deça arzobispo de seuilla salíeron todas las cruzes de las
collaciones de negro y la clericia e las ordenes e lo sepultaron como
perlado en su colegio de santo tomas en gloria sea. antes que
fallesciese fizo muchas limosnas especial al monasterio de la madre de
dios de dos mill dozientas arrobas de azeyte e otras muchas requien
æternam dona eis domine et lux perpetua.»[158]


=1525=

jueves 23 de noviembre «san clemeynte» (dia de) saco el pendon el duque
de arcos y entro el asistente juan de silua.»[159]


=1526=

Este dia 3 de marzo entró la emperatriz mujer del emperador don carlos
nro. señor enesta çibdad de seuilla salieron los veintycuatros e jurados
e escribanos publicos vestidos de seda plega a dios de les dexar biuir e
Reinar mucho tiempo a seruicio de dios nro. señor[160].

«Este dia 10 de marzo entro su magestad del emperador don carlos nro.
señor salieron los veintiquatros e jurados e escriuanos publicos
vestidos de seda e todos los de la çibdad muy arreados e fueron
desposados el y la ynpetetris doña ysabel e velas e encerradas (sic) por
el delegado del papa que se llamaua de afisco dios les guarde e les de
poder contra los tyranos.»[161]

       *       *       *       *       *

En este dia 14 de marzo se començaron a firmár las escrituras en lugar
del syno por declaracion de los señores del consejo real de sus
magestades.[162]


=1543=

En 23 de Julio, en la visita que hizo á la iglesia de San Andrés de esta
ciudad don Pedro Melgarejo de Urrea obispo de Dulcinio visitador general
de las iglesias de Sevilla mandó á los curas que en los asientos de
bautismos hiciesen constar los nombres de los compadres y comadres que
fuesen de las criaturas que se cristianasen, de donde eran vecinos, qué
oficios tenían y que se salvasen las enmiendas que se hiciesen en las
partidas.


=1544=

En 15 de Septiembre se pregonó la obra de carpintería para el techo de
la sala Capitular. Acudieron presentando trazas Juan Fernández,
Guillermo, Francisco de Herrera, Luís de Villafranca y Pedro Izquierdo.


=1549=

En 6 de Julio de este año, Hernán Arias de Saavedra renunció el oficio
de Correo Mayor en don Pedro Afan de Ribera Marqués de Tarifa.

Martes 2 de Enero este día amaneció crecido el rio hasta que llegó á las
puertas del Arenal y Triana y andaban por la cestería con barcos y
andaba el agua por santa ¿maría?[163].


=1557=

En 20 de Septiembre nombró la Ciudad á Juan Vázquez padre de los
huérfanos «que es poner mozos y mujeres con amos y amas.» El dicho
Vázquez sustituyó en el cargo á Gabriel de Zamora.


=1559=

En este año fué procesado Martín de la Cruz pastelero que vivía en la
Puerta del Arenal, al Cantillo de la Mancebía, porque se le averiguó que
empleaba en sus pasteles carne hedionda unas veces y otras en vez de
vaca puerco ó carnero.


=1571=

Celebró esta ciudad con mascaras, procesiones y otros regocijos la gran
victoria de Lepanto.


=1573=

En 8 de Marzo hizose entrega á los frailes de la Cartuja del cadáver de
don Pedro Afan de Ribera, Duque de Alcalá, Marqués de Tarifa, Conde de
los Molares, Adelantado mayor de Andalucía y Visorey y Capitán General
del Reyno de Nápoles fallecido en dicha ciudad.


=1585=

El lunes 4 de Noviembre se desplomó la nave mayor de la iglesia
parroquial de San Esteban y se pidió á la ciudad ayuda para
reedificarla.


=1586=

Se celebraron grandes fiestas por el feliz alumbramiento de la Infanta
doña Catalina, hija de Sus Majestades.


=1597=

Fué recibido por asistente don Francisco Arias de Bovadilla conde de
Pañonrostro. Al darse cuenta en el Cabildo de 24 de Marzo, se reparó en
que la Provisión Real no decía muy noble y muy leal ciudad, acordándose
que el Procurador mayor lo hiciese presente á la Corte.

       *       *       *       *       *

Se corrieron toros en el barrio del Duque.

En 20 de Agosto pregonóse la limpieza de la ciudad con trompetas á
caballo.


=1598=

Prodújose un alboroto en el Cabildo de la ciudad y fué la causa el
haberse recibido una carta de Gibraltar dando á la de Sevilla el
tratamiento de merced. Se acordó que la carta se rompiese sin hacer
caso de ella, mediante convenir así á la grandeza y autoridad de la
ciudad por parte de «un lugarejo corto y de gente tan ignorante y bruta
que se podía creer con propiedad, ignoraría el modo de hablar á sus
superiores y porque no se desvaneciese si la ciudad reparase en su
necedad y que así se le avisase á sus almoxarifes para que así lo
tuviesen entendido.»

       *       *       *       *       *

En Mayo pusieron preso en la Carcel de la Audiencia á don Silvestre de
Guzmán, Diputado por la ciudad de las fiestas del Corpus, por un lance
que tuvo con los Alguaciles de dicho tribunal.

       *       *       *       *       *

En Cabildo de 23 de Mayo propuso el Jurado Rodrigo Cataño que los
moriscos se alisten y se haga cala y cata de sus armas y traigan una
señal para ser conocidos.


=1600=

En agosto hubo ocho toros en la plaza de San Francisco que fueron de don
Bartolomé de la Puebla, jurado de Sevilla, en 25 ducados cada uno.


=1602=

Hubo fiestas de toros en la plaza de San Francisco y se levantó un
tablado delante de las casas del Cabildo para que las presenciase la
señora Marquesa de Montesclaros.


=1605=

Vino á esta ciudad Julio César Fontana, ingeniero de S. M. y por su
orden, para ver lo que se podía ahorrar en las obras y edificios de la
Lonja y estudiar el remedio que debería oponerse á las continuas
inundaciones.

       *       *       *       *       *

Se hicieron fiestas por el nacimiento de Felipe IV; que consistieron en
una mascarada compuesta de 12 cuadrillas al mando de los caballeros don
Diego Ortiz de Zúñiga, 24; Sebastián de Casaus, Fernando de Saavedra,
Pedro de Tapia, Antonio Petruche Provincial de la Hermandad, Juan de
Arguijo, 24, Juan Pérez de Guzmán, Ldo. don Juan Ponce de León, don
Bartolomé González Delgadillo de Avellaneda, Asistente, Luís de Miranda,
24, señor Duque de Alcalá.


=1610=

Promovióse cuestión entre los canónigos, comisarios de Cruzada y el
Alferez mayor Marqués de la Algaba sobre el asiento que se les asignó en
Cabildo.


=1618=

Hubo una terrible avenida del Guadalquivir en que pereció extraordinario
número de ganado.


=1623=

«A don Antonio de Castroverde, por este tiempo le prendieron los
alcaldes de la Real Audiencia y está condenado en vista á cortar la
cabeza y en revista le condenaron á degollar y le degollaron en sábado
de Ramos 8 de Abril de 1623 años»[164].


=1624=

En 4 de Marzo, el rey Felipe IV acompañado del Almirante de Castilla y
don Carlos su hermano y del señor Duque del Infantado y el de Cea y el
de Alcalá, Conde de Parma y de la Torre, Marqués de Castro Rodrigo y de
Alcalá y de otros muchos señores caballeros de habito fue en vna muy
maravillosa falua por el rio de esta ciudad de Sevilla á las Cuevas que
fué muncho que ver»[165].

       *       *       *       *       *

En primero de Marzo de 1624 entró en Sevilla Felipe IV y se le hizo muy
gran recibimiento, de suerte que no se ha visto otro más grandioso en el
mundo[166].

El 8 de Marzo visitó los conventos de Madre de Dios y de las
Mercedes[167].

El 5 de Marzo subió á la Giralda[168].

El 13 salió para Doñana[169].


=1629=

Se tomaron acuerdos en 6 de Junio y 6 de Julio para que los escribanos
del Cabildo no recibiesen carta ninguna dirigida á la ciudad, si en el
sobrescrito no dijese «a la muy noble y muy leal ciudad» y á la persona
que trajese las cartas sin este requisito se les devolviesen sin abrir.


=1630=

En este año dieron muerte al Veinticuatro don Fernando de Medina
Melgarejo, la cual se atribuyó á don Bernardo de Rojas y Saavedra, de la
Orden de Santiago.

       *       *       *       *       *

Los jurados de la ciudad representaron á la misma la conveniencia de que
se suprimiesen las «Casas de la gula» cuyo número habia aumentado al
punto que en este año había más de treinta. Traíase á ellas la caza y
pescado en vez de llevarla á las plazas públicas vendiéndola á excesivos
precios, con lo cual se perjudicaba á las gentes. En ellas dábase de
comer y beber á hombres y á mujeres y también cama para dormir á los que
las pedían, de todo lo cual seguíanse graves perjuicios.


=1634=

En 7 de Septiembre por cédula Real dada en Madrid se concedió á Oracio
Levanto el estanco de la plata mientras que el Erario no le devolviese
15000 ducados que había prestado. En su virtud, el dicho, ó las personas
por él apoderadas, serían las únicas que podrían arrendar la plata,
aguamaniles y vasos para bautizos ordinarios.


=1635=

En este año tuvo el estanco de los lutos y bayetas en Sevilla y Triana,
Acacio Salvador.


=1641=

En Julio de dicho año se enterró en Santa Cruz el maestro Rodrigo
Zamorano.


=1642=

«Lunes 20 de enero de 1642, fue dia del glorioso San Sebastian y este
dia estubo toda la ciudad cercada de agua y anegados todos los arrabales
desta ciudad y triana estubo anegada toda y se cayeron algunos edificios
y el Cabildo desta Santa Iglesia hizo muchas limosnas y algunas
personas, Dios se lo pague, y el rio se llevó la puente»[170].


=1647=

Lunes 16 de Septiembre se corrieron toros en la Plaza de San Francisco
con asistencia de ambos Cabildos.


=1653=

Este día 7 de Febrero mandó el Cabildo de la Santa Iglesia que su
secretario don Rodrigo de Quintanilla, Arcediano de Jerez diga al señor
Dr. Martín Vázquez Ziruela Racionero, que será muy del servicio de Dios
y grande autoridad de esta Iglesia el que su merced escriba el teatro de
esta Santa Iglesia porque lo fía de su gran capacidad y grandes letras,
uirtud y puntualidad y que para la ejecución de esta obra se den al
dicho señor todos los papeles y demás antigüedades que ay en los
Archivos y en las demás oficinas de esta Santa Iglesia, dejando recibo
de ellos para que luego buelban a ponerse donde estauan.

       *       *       *       *       *

Este día 8 de Agosto se leyó en el Cabildo de la Santa Iglesia una carta
de Lima del Dr. don Diego Andrés de Rocha, el cual enuia al Cauildo vn
libro que ha escrito sobre el Apocalipsi.

Mandó su señoría que se le responda.


=1654=

En 19 de Junio mandó el Cabildo de la Santa Iglesia que los señores
oficiales de Fábrica hagan que se eche mucha agua enfrente de la
Capilla de los Reyes los dias de fiestas para que no se sienten allí
mujeres escandalosas.


=1670=

«Miércoles 5 de Febrero, hubo toros en la Plaza de San Francisco por la
elección de Presidente de Castilla en el señor Conde de Villa-Umbrosa
(que había sido Asistente de Sevilla,) á los cuales asistió el Cabildo
de la Santa Iglesia en el lugar que se le señaló, que fueron dos arcos y
medio de los balcones en el cual sitio estuvieron muy estrechos con
haber ido muchos señores menos de los que son: colgóse el dia antes con
los paños amarillos el sitio que pertenecía al Cabildo y con dos
alfombras grandes se alfombraron todas las gradas así lo que tocaba á la
Ciudad como á la Iglesia. Lleváronse escaños para todos los balcones
menos el primero que fué cabezera porque cupiese el banquito de los
señores Oficiales de Fábrica y un tapete por debajo de cada escaño, que
la alfombra no llegaba al balcón, con una almohada para el señor Dean ó
Presidente para los pies. Fué el Cabildo la tarde en forma, con bonetes
y esta vez se llevó por mandado del Cabildo dulces en esta manera:
cajas de piezas que cabían una libra y estas atadas con un listón
encarnado y vino ypocrás y agua de canela y agua clara, todo con nieve:
lleváronse cuatro docenas de vidros de Venecia, tres salvillas y tres
fuentes y al tiempo de repartir se le dió al señor Asistente una fuente
de dulce suelto para que tomase y al mismo tiempo se empezó á repartir
las cajas á una por señor: fueron cuatro pages de los señores Oficiales
de Fábrica, con toallas los que lo llevaban y luego las bebidas
empezando por el vino ypocrás, luego se echó á la plaza una fuente de
dulce (y para esto convendrá llevar cantidad aunque sea ordinario)
lleváronse juntamente cuatro hachas para alumbrar la salida, y cuatro
orinales para si se ofreciese alguna necesidad, todo esto estuvo debajo
del mesmo andamio en uno a modo de aposento que allí se formó».


=1671=

Se recibió la Real Orden para gastar 3000 reales en la fiesta de San
Francisco de Borja de la cantidad concedida para la del Santo Rey don
Fernando.


=1673=

Sábado 30 de Septiembre y lunes 2 de Octubre, hubo cañas y toros en la
Plaza de San Francisco á que asistió el Cabildo de la Santa Iglesia en
el sitio de la ciudad en dos arcos y medio.

La relación de esta efeméride difiere muy poco de la anterior del año
1670.

       *       *       *       *       *

Se concedió licencia por la Ciudad para sembrar tabaco.


=1674=

«Lunes 25 de Julio hubo otros toros en la Plaza de San Francisco á que
asistió el Cabildo Eclesiástico y se estrenaron los escaños morados que
para este efecto se hicieron y se puso el sitio alfombrado con las dos
alfombras iguales y la colgadura fué de la verde, un paño de á tres y
dos de á seis y tres escudos de las armas de la Iglesia repartidos en
dichos paños; la almohada del señor Dean estuvo puesta siempre á los
pies del escaño que ya no se aguarda á ver si la pone el Regente como se
solía, sino desde luego se pone como en los demás tribunales.»


=1679=

Acordó la Ciudad que se suspendiesen las representaciones de comedias en
el Coliseo y en la Montería hasta que cesaran las calamidades.


=1683=

«En esta ciudad se prendieron algunos carniceros y juntamente con ellos
á los cobradores de sus tablas porque introducian y vendían la carne de
oveja por de carnero conque vbo vna destrucción muy grande y algunas
paridas se murieron de comer dicha carne y á los enfermos que se les
lleuaua y la comian se morían algunos y otros eran tantos los cursos que
hacían que perdían el sentido y no se sabía á que atribuir. Pero como
Dios nuestro señor no quiere que ayga cosa encubierta se descubrió y á
los dichos carniceros y sus cobradores los azotaron en esta ciudad y les
echaron á galeras y al que tubo la culpa de que se introduziese y
bendiese dicha carne que fué el alcayde de la carniseria para que
entrase dicha carne á desoras de noche lo aprisionaron también y le
privaron del puesto de alcayde y confiscaron sus bienes.--Dios nos de su
gracia y nos libre de tales tentaciones y de poder de justicia y perdone
Su Majestad Santísima al que esto escribió»[171].


=1680=

«a nuebe de ottubre de este año a las siette de la mañana poco mas,
ttemblo la ttierra dia de san Dionicio aleparica (síc)[172].


=1681=

«En diez y siete de abril del año del señor de 1681 dieron garrote a
Juan Ruiz y a don Juan Troncosso vezinos de esta ciudad dentro de la
Carcel Real de ella por selladores de moneda falsa y luego los sacaron a
la plaza de san francisco y lo pusieron en dos palos y estubieron en
ellos aquel dia desde las siete de la mañana hasta las dos de la tarde y
aunque los susodichos estaban sentenciados a dar garrote y quemarlos
fuera de la Puerta de Jerez se executo de tal forma por amor de estar
algunas ciudades y lugares padeziendo mal de peste y esta ciudad estarse
guardando dellos porque con el concurso de la gente que saliera por las
puertas a ver lo susodicho no se introdujera alguna gente de los dichos
lugares apestados en esta dicha ciudad--siendo asistente y regente
desta dicha ciudad don Andres de la Concha y Zapata del Consejo de S. M.
y theniente mayor el señor don Sebastian Nuñez Rasero y segundo el señor
don Rodrigo de Miranda y Quiñones y Alcalde de la Justicia el señor don
Cándido Molina y el escribano de la causa fué Jerónimo Martínez de
Parga[173].


FIN



ÍNDICE


                                                                   Págs.

Anteportada,                                                           I

Portada,                                                             III

Al lector,                                                             V

Antiguas industrias sevillanas.--Tejidos y tejedores,                  1

El Zapote.--Ultima memoria de las Casas de D. Fernando Colón,         31

La mezquita de los osos,                                              47

Recibimiento en Sevilla de un embajador de Inglaterra,                53

La policía urbana de Sevilla en los siglos XV, XVI y XVII.,           67

Los leones de los Reyes de Castilla,                                  77

La compraventa de los esclavos en Sevilla, siglos XV-XVI,             83

La fiesta del Corpus Christi en Sevilla en los siglos XV y XVI,       91

Profesiones de antaño,                                               127

La casa sevillana en los siglos XIV, XV y XVI,                       149

Yantares,                                                            180

Fiestas y regocijos públicos,                                        195

La fiesta del Corpus en el convento de Madre de Dios,                217

Coleccionistas antiguos,                                             231

Efemérides sevillanas,                                               287

Índice.

Erratas más importantes.

Colofón.

Notas.



                     ERRATAS MÁS IMPORTANTES

                   [ya corregidas (n. del t.)]

              _DICE_                        _LÉASE_

    Pág.  37. Nota (1) Carona y
              Laznio                      Carona y Lanzio

     »    44. En el renglón primero
              de la nota «pero
              130 años antes              pero 19 años antes

     »   101. 1947                        1497

     »   149. de aquellas centurias       de pasadas centurias

     »   237. Nota(1)«en que Leandro
              vendió                      en que Leardo vendió



           FUÉ IMPRESO ESTE LIBRO INTITULADO CURIOSIDADES
                    ANTIGUAS SEVILLANAS (2.ª
              SERIE) EN LA OFICINA DE «EL CORREO
            DE ANDALUCÍA» EL DÍA 31 DE DICIEMBRE
                  DEL AÑO DE N.S. JESUCRISTO
                        DE 1910.

[imagen: colophon]


NOTAS:

[1] «Almerie etait la ville principale des musulmans á l'epoque des
Almoravides. Elle etait alors tres-industrieuse et on y comptait entre
autres cents metiers á tisser la soie, et l'on fabriquait des, etoffes
connues sous le nom de holla, de di dibâdjs di ciclaton, de ispahâniî,
de dfordjânî; des rideaux ornés de fleurs, des etoffes ornées des clous,
de petits tapis, des etoffes connues sous les noms d'attabi (talú) de
mi'djar &c. Avant l'epoque actuelle Almeríe etait également renommée
pour la fabrication des utensiles en cuivre et en fer et d'autres
objets.... Le port decette ville recevait des vaisseaux d'Alexandrie et
de toute la Syrie, et il n'avait pas dans toute le Espagne, de gens plus
riches, plus industrieux, plus comerçants que ses habitants, ni plus
enclis soit au luxe et a la depense, soit a l'amour de thesaurier.»
Edrisi--Descriptión d'Afrique et de l'Espagne, pág. 240.

[2] Ebn Aljatib, un viajero arabe, alababa las hollas ó vestiduras que
se tejían en Málaga que eran de varios colores y con preciosas labores
de figuras que representaban Califas y otros personajes famosos,
subiendo sus precios á muchos miles. Descripción del reino de Granada
por Simonet, pág. 76.

El célebre geógrafo Ebn Said dice que Nerja (Naricha ó Narifa) «era una
alqueria tan grande como una ciudad ... que alcanzaba á la sazón gran
nombradia por sus fábricas de ricos tisues (tiraz) y telas de seda de
colores y añade que pasó por aquel pueblo con su padre Musa Ebn Amran en
la época en que sus naturales solían teñir ó pintar la seda, y halló
gran muchedumbre de ellos reunidos en el álveo del río donde habían
plantado una gran tienda.

[3] El señor marqués de Cerralbo en su notabilísimo Discurso de
recepción en la Real Academia de la Historia, pág. 154.

[4] Le musée historique des tissus de la Chambre de commerce de Lyon,
por Raymond Cox, página, 54.

[5] «Una colcha, la fas de paño de oro que llaman marabique ...» Recibo
que dió Teresa González en favor de Sancha López. Sevilla, 16 de Marzo
1862***. Colec. de docums. del autor.

[6] «Era costumbre entre los principales jefes musulmanes de poseer en
su palacio una casa destinada á la fabricación del tiraz ó manufactura
de seda. En ella se tejían telas con inscripciones, con emblemas para el
uso del señor y de sus servidores. Era en general, mercancia prohibida,
sirviendo á veces para regalos diplomáticos, así se explica la
existencia en Europa de telas, manifiestamente orientales, conservadas
en nuestras iglesias ó colecciones públicas. Arun-al-Raschid las envió á
Carlo Magno entre otros productos de la industria árabe.» R. Cox. op.
cit. pág. 52.

[7] Además de las singulares telas moriscas que citamos en el texto y de
otras notables que poseen algunos de nuestros templos y afortunados
coleccionistas, consérvanse notables ejemplares hispano-moriscos en el
museo de tejidos de Lyon.

Al tratar de las ricas telas moriscas, acude á la mente el recuerdo
penosísimo de las que constituyeron en los siglos XIII, XIV, XV y XVI
los vestuarios de las imágenes articuladas de la Virgen, de los Reyes,
Fernando III, Dª Beatriz de Suavia y D. Alonso X, que se custodiaron en
la Capilla Real de nuestro Templo metropolitano; tesoro tan estupendo y
singular, que si hoy se conservara produciria la admiración del mundo
entero. Pues bien, aquella inusitada riqueza constituida por regios
donativos en el lapso de cuatro siglos, desapareció, y con ella los
interesantísimos simulacros de los citados monarcas y hasta el pavés de
San Fernando que alcanzó á ver el ilustre Argote de Molina. Las reformas
de que fué objeto la Real Capilla con motivo de la canonización del
Santo Rey destruyeron estas y otras inapreciables joyas.

[8] La letra T. es abreviatura de la palabra _Tejedor_.

[9] Puede verse también la Memoria sobre el problema propuesto por la
Sociedad Patriótica acerca de la manufactura de seda., etc. por Don
Bernarbé Portillo. Tomo I. de las Memorias de dicha Sociedad.

[10] Permítanos el señor don Juan Caballos Pérez que interponiendo el
interés histórico á los respetos de su reconocida modestia consignemos
su nombre y perdónenos una libertad que se funda solamente en las que
creemos exigencias de la justicia dando á cada cual lo suyo.

[11] Informe del Veinticuatro de Sevilla Francisco Maldonado de Saavedra
en que se describen los jardines y palacios de Don Fernando Colón, en el
barrio de los Humeros tal como se hallaban en el año de 1597.
«Curiosidades bibliográficas y documentos inéditos. Homenaje del Archivo
Hispalense al IV Centenario del Descubrimiento del Nuevo Mundo.»
Sevilla, Rasco. 1, vol. 4.º, 1892.

[12] Con los pormenores que aparecen en el contrato otorgado entre Don
Fernando Colón y los escultores Carona y Lanzio nos hemos atrevido á
reconstruir la fachada de la casa del insigne bibliófilo. Dícese en el
documento á que nos referimos: «che havemo da fare inseme una porta di
marmoro biancho et quatro fenestre di una medesma forma ... la quale
hano de esser de la grandessa et opera e manifatura che habiamo datto
designato de la nostra mano in uno cartono al signo Dum (sic) Fernando
Colón Spagnollo che é quello che comanda a faze la dicta opera». Puede
verse tan precioso contrato en la obra «Notizie dei profesori del
disegno in Liguria dalle origini al secolo XVI por Alizeri. Génova 1880.
6 volumnes fol. tom V pág. 103.

[13] Dichos sepulcros así como un hermoso retablo, todo ello de mármol
blanco, estuvieron en la iglesia del convento de San Francisco de esta
ciudad y hoy se encuentran en Pontevedra por disposición de los duques
de Medina de las Torres, sus descendientes.

[14] Así lo dispuso en su testamento Don Fernando Colón, encargando á
sus herederos que procurasen conservar siempre legibles dichas
inscripciones. Apéndices á la obra, «Don Fernando Colón historiador de
su padre». Harrisse.

[15] Cuando la Biblioteca Fernandina pasó al Cabildo Catedral consta por
los «Libros de Fábrica, que cada volúmen de los del Cabildo estaba
sujeto con una cadena, prevención muy en boga entonces, y á la que
parecen referirse las palabras subrayadas en el texto, que consiguó Don
Fernando en su testamento. Vease nuestra obra Sevilla Monumental y
Artística. Tomo II. Biblioteca Colombina.

[16] El amor de Don Fernando Colón á su librería y á sus grabados se
demuestra por sus «Abecedarios y Registros» que de él se conservan
autógrafos. Labor ímproba que nos dá á conocer también su rara erudición
y doctrína bibliográfica. De estos índices forma parte el Registrum C
que es un catálogo en 4.º de los grabados que poseyó. Hallánse divididos
en grupos, según los tamaños del papel en que estaban impresos, y,
separadamente los que contenían figuras desnudas ó vestidas. De cada una
de las estampas hacía el gran bibliófilo minuciosa descripción, sin
olvidarse de citar las firmas y monogramas de sus autores. Tan
importante hemos juzgado siempre la publicación de este volumen, que
hace algunos años la hubiésemos efectuado, pero, al participar estos
propósitos al muy docto, entonces Bibliotecario mayor de S. M. nuestro
amigo el Señor Don Manuel R. Zarco del Valle, nos hizo saber que una
copia del «Registrum» paraba ya en manos de Mr. Thibandeau de Londres,
sabio coleccionista de grabados, quien después de estudiarlo
detenidamente lo daría en breve á la estampa. Estos deseos no se han
visto cumplidos para los curiosos que esperan con ansia su publicación,
seguros de que ha de revelar preciosas noticias de los más excelentes
grabadores de los siglos XV y XVI.

[17] Pocos años, quizá, después de la muerte de Don Fernando, parece que
sus casas y huertas pasaron á poder del banquero genovés Francisco
Leardo, el cual las vendió á Fray Francisco de Beaumont, religioso
mercedario, que hubo de adquirirlas con el intento de labrar un colegio
conventual, dedicado á San Laureano, en 14 de Marzo de 1594{*} pero 19
años antes, consta que en ellas hallábase establecida una importante
fabricación cerámica dirigida por el genovés Tomás de Pésaro, según
consta en una escritura de 26 de Diciembre de 1575{**}.

En 1597 dispuso Don Felipe II que la Ciudad fundase un hospital para
albergue de mendigos y vagabundos, y en su virtud esta encomendó el
asunto á Don Francisco Maldonado, el cual informó diciendo que el local
más a propósito era el edificio «que llaman las Casas de Colón.»

Creemos que la fundación del albergue quedó en proyecto y que los
Pésaro, Tomás y su hijo Jusepe continuaran con su fábrica en el mismo
sitio hasta 1602 por lo menos, fecha en que según Zúñiga se comenzó á
edificar el Colegio de San Laureano.

El transcurso de 35 años fué suficiente para convertir el artístico
monumento erigido por Don Fernando Colón en una fábrica de cerámica y el
de otros 27 más, para que de él quedase solo el recuerdo de su
existencia.

{*} Harrise Don Fernando Colón historiador de su padre, páginas 109 y
110.

{**} Gestoso. Historia de los barros vidriados sevillanos, páginas 241 y
siguientes.

[18] Ni en la «Cuenta del gasto» se cita el nombre de aquel diplomático,
ni en los historiadores sevillanos se hace mención de su estancia en
Sevilla. A la bonísima amistad del Sr. Conde de las Navas, Bibliotecario
mayor de S. M. debo el conocimiento de su nombre.

[19] Véase lo que ocurría respecto á la falta de limpieza en el mismo
Alcázar de esta ciudad, pags. 54 y 55 de este libro.

[20] Actas de dicho año. Arch. Mun.

[21] Papel con letra del XVI. «Arch. Mun.»

[22] Papel sin fecha, letra del XVI.

[23] Leroy de la Marche. "Le Roi René."

[24] Pág. 21, tomo III de Crónicas. Bib. de AA. EE.

[25] Acta del Concejo de Sevilla, 8 Marzo 1479.

[26] Colec. Belmonte, Tomo I. fol 93. Archi. gral. de Indias.

[27] Actas Capitulares, «Arch. Mun.»

[28] Lib. 3.º de Heredades de la Sta. Iglesia, fol. 67, Archivo de la
Catedral.

[29] Ibid, loc. cit.

[30] Arch. Mun.

[31] Lib. de escrituras de dicho año de Francisco Segura. «Arch:
Protocs.»

[32] Lib. 3.º de escrituras de dicho año de Manuel Segura, «loc. cit.»

[33] Oficio 1.º Lib. 1.º de dicho año fol 211 vto «Arc. de Protos.»

[34] Ofi. 11 lib. 2.º de dicho año, cuad. 87. «loc. cit.»

[35] Ibid. loc. cit.

[36] Of. 11 libro único de dicho año fol. 2818.

[37] Oficio I, lib. I de dicho año folio 881. _Archivo de Protocs._

[38] Of. 1.º Lib. 1.º de dicho año fol. 128 «Arch. de Protocs.»

[39] Amador de los Rios dice que se celebraba en los tiempos de Alonso
X, paro sin citar testimonios que autorizasen su dicho, «Historia de la
literatura española,» tomo VII, páginas 428.

[40] «Seys pieças de oropel para fazer los rótulos que lieuan los
profetas». Lib. de Fáb.

[41] Al Jesús se pagaban 100 mrs. y 25 á los demás.

[42] En 1497 consta que todo el gran grupo de personas de la «roca»
destacábanse sobre una tela de 34 varas de largo que imitaba el fondo
del cielo.

[43] Actas Capituls. de dho. año.

[44] Viernes 6 de Junio de 1511 «fué acordado por la cibdad y por el
Señor Asystente ... mandar e mandaron a guillen de las casas
veynticuatro e a alonso ochoa jurado de esta çibdad diputados de la
fiesta del corpus xpi. fagan fazer dos fachas doradas del tamaño que les
pareçiese la vna para el Rey y la otra para la Reyna puestas en cada vna
sus armas por las quales se pagase al cerero que las fiziese los mrs.
que ellos concertaren.» Cuad. de Actas Capitulares. Arch. Mun.

[45] Actas Capitulares. Arch. Mun.

[46] Lib. de Propios. Arch. Mun.

[47] Estos se aderezaban en la Plaza del Alcázar, entrado ya el siglo
XVII como consta en un asiento de Libros Propios de 19 de Mayo de 1604.

[48] Cuad. de Actas Capituls.

[49] Antes se les ha llamado tintores. Debió ser error del amanuense
pues los reparos de dhas figuras más propios parecen de los segundos que
de los primeros.

[50] Actas Capituls. Arch. Mun.

[51] Lib. de caja de 1570. Arch. Mun.

[52] Manual de caja 1570. Arch. Mun.

[53] Lib. de caja. Arch. Mun.

[54] Lib. de caja. Arch. Mun.

[55] Lib. de caja. Arch. Mun.

[56] Lib. de caja. Arch. Mun.

[57] Of. 4. Lib. II de dicho año, fol. 24, Arch. de Protos.

[58] Tom. VI. Letras C. D. Siglo XVI. Arch. Mun.

[59] Cabo 3 Diciembre. 1596.

[60] Libro de Propios y de actas capituls. Archs. de la Cat. y Mun.

[61] Lib. de Propios fol. 438.

[62] Libr. de Propios fol. 429, Arch. Mun.

[63] Libro de Propios Arch. Mun.

[64] Lib. de Propios 162. Arch. Mun.

[65] 20 Junio 1602 loc. cit.

[66] Libs. de Propios Arch. Mun.

[67] Ibid, loc. cit.

[68] Lib. de Propios. 10 Junio 1603. Arch. Mun.

[69] Lib. de Propios. En dicho año á 22 de Junio tuvo lugar «el ensayo
real de los carros de representación.» loc. cit.

[70] Libs. de Propios y de Actas. Arch. Mun.

[71] Acta capitular.

[72] Cab.º 11 Junio 1672.

[73] Colec. ant. Fiestas del Corpus. Los gigantes se depositaban en un
almacén de la Pta. Real en este año. Titulos de propiedad. Cap. 4.

[74] Registro de escrituras de 1752.

[75] Cuad. de Actas capituls, de dicho año, Arch. Mun.

[76] Lib. II de escrituras de Manuel Segura, fol. 1390 Arch. de Protos.

[77] Ignoramos el significado de esta frase.

[78] Of. 11 Lib. IV de dho. año sin fol. Arh. de Protoc.

[79] Of. 11 Lib. 1.º que lleva en el tejuelo el de 1552. Arch. Protoc.

[80] Of. 11 Lib. 1.º de dho año. Arh. de Protoc.

[81] Libro de escras. de Juan García, 1449-1474.

[82] Libro del Mayordomazgo de 1441, Arch. Mun.

[83] Libro. 1.º de dho. año, Oficio 11. Arch. de Protocs.

[84] Lib. de escrituras de Juan García, 1441, loc. cit.

[85] Lib. de escrituras del citado escribano del dho. año. Arch. de
Protoc.

[86] Lib. de escrituras del oficio 3.º. loc. cit.

[87] Lib. I de dho. año de Manuel Segura, Arch. de Protos.

[88] Acta capitular de dha. fecha. Arch. Mun.

[89] Cuadr. de Actas capituls. Arch Mun.

[90] Libro de escras. de Francisco Segura. Arch. de Protos.

[91] Lib. Mayordomazgo de dicho año. Arch. Mun.

[92] Lib. de Propios.

[93] Lib. de Propios.

[94] Lib. de escrituras de dho. año de Francisco Segura. Arch. de Prots.

[95] Lib. 1º. de dho año de Manuel Segura. Arch. de Prots.

[96] Acuerdos para librar de 1636. Arch. Mun.

[97] Véase la pag. 94 de este libro.

[98] ¿Será el citado Cristóbal Martínez?

[99] Hijo del Maestre Antón Zapata ó el mismo Maestre Antón?

[100] Cuadr. de Actas capituls. de dho. año, Arch. Mun.

[101] En 1473 Martín Rodríguez obligóse á pintar unas puertas para el
Sagrario de la Iglesia de Sta. María de la Merced de esta ciudad y bien
merecería copiarse al propósito la descripción que de la pintura de
otras puertas se hace en un contrato celebrado en 1528 entre la
comunidad del Carmen y el pintor Antón Sánchez de Guadalupe; que el
lector curioso puede ver en el artículo dedicado á este pintor en el
tomo 3º de nuestro Diccionario de Artífices.

Así se explica que veamos á artistas de gran crédito pintando puertas,
bancos, cirios, candeleros, etc., que hoy se entregan á los pintores de
brocha gorda.

[102] Carecemos de pruebas para asegurarlo, pero, si los sevillanos
siguieron el gusto florentino, emplearían en la decoración exterior de
sus casas, pinturas al fresco, como hemos visto en aquella ciudad
italiana. En las iglesias del Carmen y de San Miguel de esta ciudad las
hubo en los muros exteriores ¿que extraño pues que los particulares
hubieran seguido este ejemplo? Véanse los articulos de Antón Sánchez de
Guadalupe y de Diego de Torres en el tomo 3.º de nuestro Diccionario de
Artífices.

[103] Ignoramos el significado de esta palabra.

[104] Véase el artículo Francisco Ximénez en el tomo 3.º de mi
Diccionario.

[105] Así llamaban los artistas de estos tiempos á toda composición
decorativa de estilo plateresco.

[106] ¿Alternarían los motivos al claroscuro con los policromados?

[107] ¿Alficares por alféizares?

[108] Según Mariátegui en su Glosario, llámanse así cada una de las
goteras formadas por diversos planos del pavimento de un patio, para
facilitar las salidas de las aguas pluviales, dirigiéndolas á la atarjea
ó alcantarilla.

Eguilaz en su Glosario dice que es «Especie de soladura pavimento ó
revestimiento de un edificio con piedras labradas. También, techo.

[109] En nuestro concepto estas voces corresponden á la carpintería de
lo blanco.

[110] Gestoso, Diccionario. Tomo 3.º, pág. 345.

[111] Gestoso, Diccionario. Tomo 3.º, pág. 355.

[112] Véase la página 393 de nuestro Diccionario en que se describen
unas que pintó Antón Sánchez de Guadalupe para el convento del Carmen.

[113] Véase el techo firmado por Juan de Simancas en la sala del
Príncipe de este Alcázar.

[114] Suprimimos las partidas referentes á transportes de las vituallas
y otros gastos de diversas índole por no juzgarlos interesantes.

[115] ¿Serían los convidados?

[116] Ciruelas negras.

[117] Dice Covarrubias: «Manjar blanco por ser de leche açúcar y
pechugas de gallinas, plato de Españoles, antiguamente se guisaban en
las casas de los Príncipes ó Señores, agora se vende públicamente con la
tablilla á la puerta que dize «aquí se venden tortas y manjar blanco.

El famoso Martinez Montiño en su receta para hacer el manjar blanco
dice, también, que se hacía con pechugas de gallinas, azúcar, leche y
harina de arroz.

Muy aficionados debieron ser los sevillanos al «manjar blanco» pues
vendiase por las calles ya entrado el siglo XVI, dando lugar á excesos
por parte del público; que trató de remediar, el chapinero Alonso Gomez
dirigíendo al Concejo un memorial en el cual se decía que: «handan
muchas moças por las calles vendiendo pasteles de manjar blanco y estas
tales moças por no servir á nadie se andan perdidas y á esta causa
muchas beses se rebuelben muchas questyo es que á llegado á quererse
matar vnas personas con otras y sy necesario es yo estoy presto de dar
ynformación dello.

pydo y suplico á V. S. sea seruido mandar que las tales moças no vendan
los otros pasteles de manjar blanco ny fruta de sarten y pues no es
mantenimiento forçoso V. S. deve mandar que ya que lo quieren hazer y
vender, que lo vendan en sus casas porque de andar estas por las calles
se siguen muy grandes escándalos por traer tras sy veynte moçuelos que
en hablando alguno alguna cosa, luego son con el con una da (sic)
(¿daga?) ó puñal en la mano por V. S. lo mande remediar con justicia.
Colec. de Varios antiguos. Arch. Mun.

[118] «Plato redondo de palo sobre el qual se corta la carne.»
Covarrubias

[119] ¿Comerían sentados en el suelo? Asi nos inclinamos á suponerlo, y
que lo harían sobre las dos cargas de eneas de que se habla después.

[120] La frase entrecomada repítese en la cuenta con las variantes de
que otras veces dice: «la veyntena con la maría» ignoramos su
significación.

[121] Dulce de cidra.

[122] Padre de Diego Royz, cuyo nombre se halló en 1843 en un rosetón de
la media naranja del salón de Embajadores, y al cual se atribuye tan
hermosa obra de carpintería.

[123] En las telas ó palenques que se instalaban para justar, poníase el
Pendon real en la parte destinada a los mantenedores y en la de los
aventureros, el de la Ciudad, así consta en el Lib. del Mayordomazgo
mayor de 1425.

[124] Todos los oficios que se citan en esta lista van seguidos de la
frase «de ntro. señor el rey», que suprimimos para evitar enojosas
repeticiones.

[125] Santiago de la Espada. Iglesia y convento de los freires y
caballeros de dha. advocación, fundado en 1409 por el maestre Don
Lorenzo Suárez de Figueroa. Véase Sevilla monumental y artística. Tomo
III, págs. 5 y 518.

[126] Los documentos en que se contiene tan curiosa noticia solo emplean
la frase de «corrieron las mujeres;» pero es indudable que aquellas
tomaron parte en los públicos regocijos á pesar de su condición.

[127] «Vaso tendido para beber agua: es nombre que particularmente se
usa en Toledo: dixose de Berr que en arabigo vale tierra y así será vaso
terrizo aunque también los contrahacen de plata.» Covarrubias.

[128] Lib. Mayordomazgo 1519, Arc. Mun.

[129] Fué este caballero generoso bienhechor de las religiosas de Madre
de Dios, y con sus rentas se costeó la obra del retablo mayor de su
iglesia, el cual comenzó á colocarse en jueves 11 de Octubre de 1703,
como consta en un letrero que existe en el trono ú hornacina de dicho
retablo, destinado al Santísimo Sacramento.

[130] El arquillo que servía de paso á la otra parte del convento, en la
acera opuesta, donde estuvo el llamado Apeadero de la Reyna Católica,
por donde se comunicaban ambas partes del Convento.

[131] «En 1791 se pagaron 55 rs; 20 al alguacil; 15 al pregonero, 8 al
tambor y 12 á los clarineros.

[132] Todavía hemos conocido los clavos de donde pendieron los «paños de
corte» de los cuales resta solo la memoria.

[133] Es muy de sentir que no se haya ocurrido hasta ahora á ninguna de
las sociedades que se han ocupado en esta ciudad de la impresión de
obras raras impresas ó manuscritas, publicar este inapreciable Catálogo.
Muchos años hace se nos aseguró que el ilustrado coleccionista de
estampas londinense Mr. Thibandeau, se proponía realizar esta tan
plausible obra, pero los años han transcurrido y el Catálogo permanece
casi desconocido de los críticos y eruditos, á quienes tanto
aprovecharía.

[134] Véanse las notas (15) de las págs. 40 y 41 y la (17) de la 43 de
este libro. En esta última se cometió una errata de bulto que
aprovechamos esta ocasión para corregirla. Refiriéndonos á la fecha de
1594 en que Leardo vendió á los religiosos de la Merced las casas y
huertos, díjose que 130 años antes había establecido en ellas su
fabricación cerámica Tomás de Pésaro, cuando solo fueron 19 años antes,
en 1575.

[135] Lib. III de 1573, cf. 4 fol. 286. Arch. de protocs.

[136] Claros varones en Letras naturales de Sevilla que juntaba el Lic.
Rodrigo Caro con notas y adiciones por D. Juan N. González de León, M.
G. Bib. Colomb.

[137] Poseemos un testimonio del testamento del Dr. Luciano de Negrón,
el mismo que tuvo á la mano su albacea el Padre Maestro Fr. Rodrigo de
Quintanilla, fecho en Sevilla á 31 de Mayo de 1606: en él se lee la
cláusula siguiente: Iten al licenciado sebastian suares mando cient
ducados y el manteo y sotana de ¿fileyle? mios por la boluntad que le
devo y le pido asista a la venta de la librería questa abaxo en la sala
de azulejos y de la que está en el corredor que le tengo señalada y es
toda vna para que el padre maestro haga lo que le he comunicado y remito
todo lo demas al memorial que le dexo firmado de mi nombre sin que sea
obligado á mostrarlo.»

La librería, por tanto, sería adquirida en venta por el ilustre D.
Fernando.

[138] Facilité copia de este Inventario al docto arqueólogo francés mi
amigo el Sr. Arturo Engel que lo publicó en el _Bulletin Hispanique_ de
Burdeos en el número 3 del tomo V. Julio Septiembre 1903.

[139] Véase mi obra «Sevilla Monumental» tomo 3º página 398.

[140] El Dr. Don Joaquín Olmedilla y Puig, «Estudio histórico de la vida
y escritos del sabio médico español del siglo XVI Nicolas Monardes,
Madrid, 1897, págs. 9 y 10.

[141] Así consta en el testimonio original de dicha cláusula, de que se
sirvió el monasterio de las Cuevas para reclamar su derecho á dicho tan
interesante legado, cuyo documento lleva la fecha de 30 de Marzo de
1574. Dejó además al mismo convento unas casas en Santa Marina, en la
calle Real, con cargo de una misa rezada de Pasión todos los viernes, en
sufragio de las almas de su Madre Francisca Núñez y de la suya.
Colección de documentos del autor.

[142] Colmeiro. La Botánica y los botánicos de la Península hispano
lusitana.

[143] Nota 41 de la pág. 26 de la obra Rinconete y Cortadillo.

[144] Poseemos varios documentos inéditos referentes al padre y al hijo,
que pensamos publicar con otros relativos á Pilotos, Navegantes,
Cosmógrafos y Colonizadores de Indias, por lo cual y por no alargar ya
demasiado el presente artículo dejamos de consignar.

[145] Primera parte de la Historia Antigüedades y grandezas de Sevilla,
Lib. II; fol. 106.

[146] Nació el 12 de Agosto de 1582, murió en 5 de Abril de 1658.

[147] Puede verla el curioso en la interesante monografía «El Marqués
del Aula» por D. Antonio Aguilar y Cano, página 23 y en el tomo primero
de nuestra obra «Sevilla monumental y artística» página 400.

[148] Puede verla el curioso en la obra tantas veces citada del Sr.
Aguilar y Cano.

[149] Adiciones á los hijos ilustres de Sevilla. Sevilla, Rasco 1886,
página 81.

[150] Apostella marginal que se halla en una escritura de la fecha
citada que forma parte de un cuaderno suelto del Lego. II de Fragmentos
de escrituras, Arch. de protocs.

[151] Id. id. que se halla en el Libro de escrituras de dicho año de
Gonzalo Bernal de la Becerra. Oficio 5º.

[152] Libro de escrituras de dicho año de Gonzalo Bernal de la Becerra,
Oficio 5.º.

[153] Antes se le nombra Montoro.

[154] Libro cuarto de escrituras de Manuel Segura.

[155] Nota marginal que se halla en una escritura de la fecha citada en
el Libro primero de las del referido año de Manuel Segura.

[156] Libro primero de escrituras de la fecha citada de Manuel Segura.

[157] Ibit: loc. cit.

[158] Libro segundo de escrituras de Manuel Segura.

[159] Libro tercero de escrituras de dicho año de Manuel Segura.

[160] Nota marginal que se halla en una escritura correspondiente al día
citado del libro primero del mencionado año de Manuel Segura.

[161] Libro primero de dicho año de Manuel Segura.

[162] Libro primero de dicho año de Manuel Segura.

[163] Cuadno. de escrituras que empieza en lunes primero de enero de
1554. Líbro primero oficio 11 de dicho año folio 38.

[164] Abecedario ó Indice del Libro 5.º del Oficio 10. Año de 1622.

[165] Oficio 19, Libro 2.º de dicho año, registro 8.

[166] El mismo Libro registro 14.

[167] Ibid. registro 17.

[168] Ibid. registro 6.

[169] Ibid. registro 19.

[170] Nota existente en el Libro de Bautismos del Sagrario de dicho año,
fol. 62.

[171] Al final del Indice del Oficio 16 de dicho año.

[172] Indice del Oficio 16 del citado año.

[173] Nota al final del Indice del Oficio 16 del citado año.





*** End of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Curiosidades antiguas sevillanas - (serie segunda)" ***

Doctrine Publishing Corporation provides digitized public domain materials.
Public domain books belong to the public and we are merely their custodians.
This effort is time consuming and expensive, so in order to keep providing
this resource, we have taken steps to prevent abuse by commercial parties,
including placing technical restrictions on automated querying.

We also ask that you:

+ Make non-commercial use of the files We designed Doctrine Publishing
Corporation's ISYS search for use by individuals, and we request that you
use these files for personal, non-commercial purposes.

+ Refrain from automated querying Do not send automated queries of any sort
to Doctrine Publishing's system: If you are conducting research on machine
translation, optical character recognition or other areas where access to a
large amount of text is helpful, please contact us. We encourage the use of
public domain materials for these purposes and may be able to help.

+ Keep it legal -  Whatever your use, remember that you are responsible for
ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just because
we believe a book is in the public domain for users in the United States,
that the work is also in the public domain for users in other countries.
Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we
can't offer guidance on whether any specific use of any specific book is
allowed. Please do not assume that a book's appearance in Doctrine Publishing
ISYS search  means it can be used in any manner anywhere in the world.
Copyright infringement liability can be quite severe.

About ISYS® Search Software
Established in 1988, ISYS Search Software is a global supplier of enterprise
search solutions for business and government.  The company's award-winning
software suite offers a broad range of search, navigation and discovery
solutions for desktop search, intranet search, SharePoint search and embedded
search applications.  ISYS has been deployed by thousands of organizations
operating in a variety of industries, including government, legal, law
enforcement, financial services, healthcare and recruitment.



Home