Home
  By Author [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Title [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Language
all Classics books content using ISYS

Download this book: [ ASCII | HTML | PDF ]

Look for this book on Amazon


We have new books nearly every day.
If you would like a news letter once a week or once a month
fill out this form and we will give you a summary of the books for that week or month by email.

Title: Estudios históricos del reinado de Felipe II
Author: Fernández Duro, Cesáreo, 1830-1908
Language: Spanish
As this book started as an ASCII text book there are no pictures available.
Copyright Status: Not copyrighted in the United States. If you live elsewhere check the laws of your country before downloading this ebook. See comments about copyright issues at end of book.

*** Start of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Estudios históricos del reinado de Felipe II" ***

This book is indexed by ISYS Web Indexing system to allow the reader find any word or number within the document.



(This file was produced from images generously made
available by the Bibliothèque nationale de France
(BnF/Gallica) at http://gallica.bnf.fr)



ESTUDIOS HISTÓRICOS
DEL
REINADO DE FELIPE II


EL DESASTRE DE LOS GELVES
(1560-1561)

ANTONIO PÉREZ EN INGLATERRA Y FRANCIA
(1591-1612)


POR
D. CESÁREO FERNÁNDEZ DURO
De la R. Academia de la Historia


MADRID
IMPRENTA Y FUNDICIÓN DE M. TELLO
_Impresor de Cámara de S. M._
Don Evaristo, 8
1890



[Nota del transcriptor:

En esta edición se han mantenido las convenciones ortográficas del
original, incluyendo las variadas normas de acentuación presentes en el
texto. El Índice se ha colocado al principio del texto en vez de al
final, como era el caso de la obra impresa, para facilitar su consulta.

Las abreviaturas, a excepción de aquellas que indican ordinales, se han
representado con el símbolo ^ precediendo la letra o letras finales
voladas, o bien añadiendo {} si dichas letras preceden una parte no
volada de la abreviatura.]



ÍNDICE.


                                                                Páginas.

El desastre de los Gelves                                              1

APÉNDICE I--Relación de la jornada que hicieron a Trípol de
Berbería las armadas católicas, años 1560 y 61                        67

Relación breve y verdadera de la jornada de los Gelves, desde el
día que arribó el armada turquesca hasta quel fuerte fué tomado
por los turcos, sacada de italiano en español                        163

APÉNDICE II--Carta de D. Juan de la Cerda, Duque de Medina Celi,
fecha en Mesina á 7 de enero de 1564, remitiendo al Dr. Páez,
Cronista de S. M., la relación que D. Álvaro de Sande había dado
á S. M. acerca de la jornada de Berbería, con anotaciones suyas      199

Epigrama dedicado á Juan Andrea Doria                                245

Antonio Pérez en Inglaterra y Francia                                249

Documentos                                                           381

Los papeles y cartas que truxo Miguel Igun sobre cosas de Francia    383

Cartas de Antonio Pérez                                              387



DESASTRE DE LOS GELVES
(1560)


La isla de los Gelves ó Gerves de nuestras crónicas, designada por los
naturales con el nombre de Jerbah y por los italianos con el de Gerbí y
Zerví, se halla al SO. de la de Malta, en el golfo de Caps ó Khabes por
latitud media de 33° 45' Norte, tan próxima á la costa de Trípoli y boca
del río Tritón, antiguo Lotofagite, que se comunicaba con la tierra
firme por un puente de madera, y aun á marea baja podía vadearse el
canalizo de separación.

En extensión superficial mide la isla unos 40 kilómetros de largo por 26
de anchura; abunda en olivos y palmares, cuyos frutos mantenían á la
población, repartida en aldehuelas y alquerías, supliendo con pozos la
carencia de ríos y fuentes de agua potable.

Rodean á los Gelves por todos lados bajos y canalizos de difícil acceso,
que obligan á las embarcaciones de algún calado á fondear á tres ó más
millas de distancia.

Siempre fué este rincón nido de piratas y peligroso padrastro de Malta,
Sicilia y Cerdeña. El Almirante de Aragón Roger de Lauria castigó los
latrocinios de aquellos naturales desembarcando en 1284. Pensó el Rey
Don Fernando el Católico reprimirlos de nuevo, y lo hiciera de su orden
en 1501 el Gran Capitán, á no estorbárselo las complicaciones de la
guerra de Italia. En fin, se organizó al efecto la expedición del Conde
Pedro Navarro en 1510: quedó en breve sometido Trípoli, saliendo de
Málaga segunda armada á las órdenes de Don García de Toledo, sobrino del
Rey Católico, padre del gran Duque de Alba, para dar fin á la jornada,
ocupando la isla de los Gerbes, yendo no menos de 16.000 infantes, sin
contar la gente marinera de las naves; dato que sirve á la medida de la
importancia de la empresa.

Verificado sin oposición el desembarco el 30 de agosto del mismo 1510,
emprendieron los escuadrones la marcha hacia el interior, llevando
D. García la vanguardia. El ardor del sol, el peso de las armas, la falta
de agua sobre todo, fatigaron tanto á los soldados, que al llegar á la
arboleda y sitio de los pozos no hubo razón ni palabra que los
contuviera, precipitándose en el mayor desorden á satisfacer la
exigencia de la sed con porfía y aun lucha de unos con otros.

Unos cuantos moros á caballo que salieron en la oportunidad, de la
emboscada en que estaban tras las palmeras, sembraron el pánico cargando
al tropel desmoralizado. En vano quiso alentarlos con la palabra
D. García de Toledo, y con el ejemplo los estimuló echando pie á tierra y
tomando una pica, con la que avanzó y contuvo al enemigo por de pronto,
seguido de muy pocos; su heróica muerte sirvió tan sólo para poner alas
al miedo y para que los fugitivos desordenaran á los escuadrones de
atrás[1]. Aquellos soldados mismos de Bugía y de Trípoli, asombro de
Europa pocos días antes, tirando las armas se arrojaban al mar ó se
dejaban degollar como carneros[2], sin que la autoridad y locución del
Conde Navarro fueran atendidas. Hubo, por otra parte, cristiano que por
entre las lanzas de los moros asía una vasija de agua y bebía
traspasado[3].

    [Nota 1: Fernando de Herrera, _Anotaciones á las obras de
    Garcilaso_.]

    [Nota 2: Pedro Mártir de Anglería, _Opus epistolarum_.]

    [Nota 3: Herrera, _loc. cit._]

La rota fué espantosa: con D. García de Toledo sucumbieron 60 capitanes
ó caballeros principales[4], calculándose, con más ó menos, en 4.000
hombres los muertos y cautivos; y como de ordinario la desmoralización
tenga consecuencias, perdiéronse luego cuatro naos con toda la gente
embarcada, y otra vez en la isla inmediata de los Querquenes, la gente,
sorprendida y acobardada, se dejó acuchillar por número muy inferior de
moros mal prevenidos.

    [Nota 4: Garcilaso, _Egloga segunda_.]

Diez años después llevó á los Gelves Don Hugo de Moncada, Virrey de
Sicilia, otra armada de cien velas conductora de 13.500 infantes y 1.000
caballos; los puso en tierra por el mes de abril (1520), y no llanamente
se abrió paso; que si el escuadrón que personalmente guiaba arrolló á
los moros, otro de los suyos cejó viéndose en aprieto. Con todo, pidió
paz el jeque de la isla, reconociéndose sometido y librando al Virrey de
ansiedades[5].

    [Nota 5: Gaspar de Baeza, _Vida de D. Hugo de Moncada: Colección de
    documentos inéditos para la Historia de España_, tomo XXIV.]

Díjose entonces en España por proverbio «Los Gelves, madre, malos son de
ganar[6],» aunque no pudiera presentirse que habían de ser teatro de
desastre harto más serio, por uno de los mayores de la historia militar
española, así en pérdidas de personal y material, como en la más
sensible de la reputación y de la confianza ganada con tantas victorias
anteriores.

    [Nota 6: Fr. Prudencio de Sandoval, _Vida de Carlos V_. Para el
    conocimiento de la desgraciada empresa de los Gelves en 1510, son de
    consultar, á más de los autores citados en las notas anteriores, Luis
    del Mármol, _Descripción del África. Reino de Túnez_.--Bernáldez,
    _Crónica de los Reyes Católicos_.--Zurita, _Anales de Aragón_ y
    _Vida de D. Fernando_.--Álvaro Gómez, _De rebus gestis_.--Oviedo,
    _Quincuagenas_, Q. I, Est. XXX.--D. Martín de los Heros, _Historia
    del Conde Pedro Navarro_.--_Colección de documentos inéditos para la
    Historia de España_, tomo XXV.]

Del suceso quedan relaciones suficientemente circunstanciadas para
juzgarlo con apartamiento de la pasión de los contemporáneos. Antón
Francesco Cirni Corso escribió una muy de atender, por la circunstancia
de hallarse en contacto con el Capitán general y conocer las
providencias del Consejo de guerra[7]. Más concisa, pero mereciendo
también la fe de testimonio presencial, es de citar la de M. T. de
Carrelières, Capitán de una compañía de franceses, relacionado con el
gran Maestre de San Juan[8]; de las varias que circulaban formó la suya
Alonso de Ulloa[9], trasladándola después al italiano con agregación de
otras campañas[10], y acaso también sirvieran al genovés Foglietta[11],
teniéndose en cuenta al redactar historias generales del reinado, tales
como las de Antonio de Herrera[12] y Luis Cabrera de Córdova[13], pues
que lo esencial de la jornada se encuentra en ellas.

    [Nota 7: _Successi dell' Armata della Maesta Catholica destinata
    all' impresa di Tripoli di Barbaria, della presa de le Gerve, etc.,
    progressi dell' Armata Turchesca, scritti per Anton Francesco Cirni
    Corso. In Venetia, appresso Francesco Lorencini da Turino_, M.DLX.
    8.º]

    [Nota 8: _Histoire de l'entrepise de Tripoli et prinse des Gerves:
    Faite par les Chrestiens en l'an 1559. Et l'issue de l'armée
    Chrestienne. Par M. T. de Carrelières, Capitain François estant en la
    diste armée, dedié a l'illustrissime Grand maistre de Malthe. A Lyon,
    Par Gabriel Cotier_, 1561. 16.º, 72 páginas.]

    [Nota 9: _Sucesso de la iornada que se començó para Trípol, año de
    1559, y se acabó en los Gelues el de 1560. Al Ilmo. y Excmo. Príncipe
    Don Gonzalo Hernandez de Córdova, Duque de Sessa. Nuevamente publicado
    por Alonso de Ulloa. Impreso en Venetia en casa de Juan Grisso. Año
    MDLXII._ 8.º--En el prólogo dice fué á sus manos el presente tratado
    que S. M. mandó hacer, y lo hizo imprimir, pareciéndole digno de ser
    leído.]

    [Nota 10: _La Historia dell' impresa di Tripoli di Barbaria, della
    presa del pegnon di Velez della Gomera in Africa, et del suceso
    della potentissima armata Turchesca Venuta sopra l' isola di Malta
    l' anno 1565. La descritione dell' Isola di Malta. Il disegno
    dell' Isola delle Zerbe et del forte fattovi da christiani, et la sua
    descrittione._ Sin año ni lugar. 4.º

    _La Historia dell' impresa di Tripoli di Barbaria fatta per ordine
    del sereniss. re catolico l' anno MDLX, con le cose avenute a
    Christianni nell' Isole delle Zerbe. Nuovamente mandata in luce. In
    Venezia, appresso Francesco Rampacetto, MDLXVI._ 4.º]

    [Nota 11: _Istoria di Mons. Vberto Foglietta, nobile Genovese della
    Sacra Lega contra Selim, e d' alcune altre imprese di suoi tempi,
    cioé dell' impresa del Gerbi, soccorso d' Oran, impresa del Pignon,
    di Tunigi, et assedio di Malta_, fatta volgare Givlio Gvastavini.
    Génova, 1598. 4.º, 671-6 páginas.]

    [Nota 12: Antonio de Herrera, _Historia general del mundo_. Primera
    parte: Madrid, 1601. En folio.]

    [Nota 13: Cabrera de Córdova, _Felipe II_: Madrid, 1876, tomo I.]

Pero aún quedaron manuscritas, circulando privadamente, algunas que en
más ó en menos se apartaban de las que alcanzaron sanción oficial. Al
cabo de los años transcurridos han venido á dar á luz los Sres. Marqués
de la Fuensanta del Valle y Sancho Rayón, en su _Colección de libros
raros ó curiosos_, una desconocida, escrita por Diego del Castillo, en
defensa de D. Álvaro de Sande[14], y no sola, toda vez que Nicolás
Antonio vió y cita en la _Bibliotheca hispana nova_, tomo I, pág. 273,
del mismo autor, otra cuyo paradero se ignora, intitulada _Historia de
la liberación de D. Álvaro de Sande y de la toma del Peñón de Vélez de
la Gomera y el suceso de la armada enviada por el gran Turco sobre la
isla de Malta_.

    [Nota 14: _Historia de la presa de los Gelves en África, y
    valerosísima defensa que hizo de la fortaleza D. Álvaro de Sande
    hasta su pérdida, dedicada al Sermo. Sr. Emmanuel Filiberto, Duque
    de Saboya, por Diego del Castillo._--_Colección de libros españoles
    raros ó curiosos._ Tomo IX, rotulado _Tres relaciones históricas:
    Gibraltar, Los Xerves, Alcazarquivir_: Madrid, imprenta de M.
    Ginesta, 1889. 8.º]

Diego del Castillo no asistió á la jornada de los Gelves que relata:
habla por referencia, pero con buenos informes, que no es aventurado
presumir procedieran del mismo D. Álvaro de Sande, á quien ampara contra
opiniones contrarias, pues refiere dichos y hechos que no constan en las
otras relaciones ni era fácil supiera de otra lengua; y la oportunidad
de sus escritos se acredita por los que van apareciendo, en prueba del
gran número de los que sin duda produjo el desastre que á tantas
familias dejaba lastimadas.

Uno se halla inédito en la Biblioteca del Escorial, por traducción del
italiano[15]; otro, que aquí aparecerá por vez primera, se guarda en la
Academia de la Historia[16], mereciendo principal consideración, así por
obra de quien presenció cuanto refiere, como por la apreciación distinta
con que juzga los sucesos: con harta severidad, tal vez; con
competencia, seguramente. D. Álvaro de Sande no sale tan bien librado
como en las relaciones impresas, en ésta, que deja suspenso y conmovido
el ánimo del lector.

    [Nota 15: Titúlase _Relación breve y verdadera de la jornada de los
    Gelves, desde el día que arribó el armada turquesca, hasta que el
    fuerte fué tomado por los turcos. Sacada del italiano en español._
    Copia en la Biblioteca de Marina, Colección MS. de Navarrete, _T-4_,
    documento núm. 13.]

    [Nota 16: Colección Salazar, _G-64_.]

Forma un códice en 4.º de 61 fojas, escritas por tres manos distintas,
por cuadernillos, por la urgencia con que se tendría que sacar la copia.
La hoja primera de guarda dice:

_La jornada de Berbería de 1560 y 1561. Escrita en la Torre del gran
Turco sigun diré por... Corrales, natural de Ocaña. Dióseme en Micyna á
31 de mayo de 1561._

Por bajo, de letra diferente, se lee:

«Está llena de mentiras.»

Corrales se nombra en dos pasajes de la relación, y, aunque no lo diga,
parece ser autor de una carta anónima que inserta, como dirigida á D.
Álvaro de Sande, y no tiene mayor categoría que la de soldado
particular.

Si no fué su escrito, otro parecido movió á D. Álvaro á dirigirse al Rey
en memorial de agravio, narrando por sí los sucesos y suplicando se
abriera información de ellos. El Duque de Medinaceli tampoco estaba
satisfecho de las versiones que corrían, ni ésta de D. Álvaro acababa de
llenar los deseos de poner á cubierto su honra, en que mordían no pocos:
se propuso, por tanto, hacer por sí también narración de los hechos; y
mientras con calma ordenaba los apuntes y disponía otros materiales,
comentó por de pronto el mencionado memorial de D. Álvaro de Sande,
remitiéndolo en tal forma al Dr. Páez, cronista del Rey D. Felipe, á fin
de que en sus oficios, donde se guardó original[17], surtiera efectos
más fáciles de lograr que con réplicas y discusiones.

    [Nota 17: Y se conserva en la Academia de la Historia, Colección
    Velázquez, _T-36_, est. 22, gr. 4, núm. 75.]

Por dicha se ha conservado este importante documento, que también ahora
se estampa, ofreciendo, con el sello personal del estilo de los dos
jefes principales del ejército en la jornada, datos con que mejor
conocerlos y juzgarlos.

Antes de hacerlo, conviene, sin embargo, recordar que, hallándose los
caballeros de la Orden de San Juan de Jerusalén dispersos y sin
domicilio propio después de la toma de la isla de Rodas por Solimán,
como el gran Maestre y principales dignatarios se acogieran á la ciudad
de Zaragoza de Sicilia, dióles el Emperador Carlos V para habitación y
defensa la isla de Malta y la ciudad de Trípoli, con las conquistas del
Conde Pedro Navarro y D. Hugo de Moncada.

El año de 1558, por alianza del gran Turco con el Rey de Francia é
instancias de éste, entró en el Mediterráneo armada de cien galeras al
mando de Piali-Bajá, con propósito de ganar el Condado de Niza. Las
costas de Calabria y Nápoles sufrieron mucho de esta escuadra, que se
llegó también á las islas Baleares, expugnando á Ciudadela en Menorca.
Iba allí el tristemente célebre Dragut, atenido á su antigua ocupación
de corsario desde que la conquista de la ciudad de África que gobernaba,
por el Virrey de Sicilia, Juan de Vega, le enajenó la gracia del gran
Señor, y no poco fueron debidos á su pericia marinera y práctica de las
costas los resultados de la expedición de Piali. Influyendo por lo mismo
su consejo, antes de la retirada al Bósforo, se dirigió la armada turca
á Trípoli, poniendo sitio á la ciudad por mar y tierra con asistencia
de los secuaces conservados por Dragut entre los berberiscos[18].

    [Nota 18: De estas empresas ha tratado el almirante Jurien de la
    Gravière en su libro titulado _Les Corsaires barbaresques et la
    marine de Soliman le Grand_: París, 1887. 8.º]

Mal prevenido el gran Maestre de San Juan, Gaspar de Valette, no pudo
resistir el furioso embate y repetidos asaltos de los genízaros;
faltáronle municiones, vituallas y gente, obligándole la necesidad á
capitular con seguro de las vidas. Dragut se hizo recompensar el
servicio encareciendo á Solimán la importancia de la conquista como base
de las sucesivas de Malta, Sicilia, Cerdeña y Córcega y aun de Italia,
que brindaba al Sultán por empresas dignas de su pujanza y á las que
contribuiría de buen grado. Octuvo el gobierno de Trípoli, que volvió en
sus manos á ser depósito del botín, nido de piratas, origen de
expediciones y recelo perpetuo de los habitantes de las costas de
Italia. Independientemente se entró Dragut por las tierras del Rey de
Caraván, en el interior, despojándole de una buena parte; y como la isla
de los Gelves conviniera grandemente á sus empresas, so capa amistosa
mató al jeque, ganó á los principales y se hizo señor y tirano.

Al Maestre de San Juan, Valette, antes nombrado, había sucedido
F. Parisiote, residiendo en Malta con la idea fija de recuperar á
Trípoli. La coyuntura de la paz entre España y Francia, acordada en abril
de 1559, le pareció excelente, pues que consentiría utilizar las grandes
fuerzas de mar y tierra de que disponía el Rey Católico antes de
deshacerlas. Pidió, pues, con instancia á D. Felipe la asistencia contra
los infieles, enviando por embajador á la corte al Comendador Guimarán.

Aseguraban al Monarca que era la empresa cierta ejecutándola con
celeridad y secreto, porque entretenido Dragut en cabalgadas y presas
hacia el interior de Berbería, no contando Trípoli con más de 500 turcos
de guarnición, sin repuesto de mantenimientos; asegurado el concurso del
Rey de Caraván y el de la mayoría de los berberiscos, vejados y
oprimidos de los turcos, por naturaleza soberbios, injustos y avaros; y
siendo difícil que á tiempo tuviera socorro Solimán de tan larga
distancia, concurrirían las circunstancias contra el astuto corsario y
debían de aprovecharse antes que su creciente poderío llegara á amagar
otros puntos.

Gobernaba por entonces en Sicilia por Virrey D. Juan de la Cerda, Duque
de Medinaceli, gran Señor en España, que secundó en la corte los
propósitos del gran Maestre con sus informes favorables, deseando
ocasión de honra personal en la jornada, como su antecesor en el
virreinato lo alcanzó con la conquista de la ciudad de África.

El Rey acogió con favor el pensamiento, ordenando sin dilaciones así al
Príncipe Andrea Doria, general de la mar, como á los Virreyes y
Gobernadores de Italia, facilitaran al Duque de Medinaceli, nombrado
Capitán general de la empresa, los elementos que reclamara, sin esperar
otro mandato. Sin embargo, como la armada turca se dejara ver en el
Adriático amenazando con ataques como los pasados, ninguna de las
autoridades principales quiso desprenderse de fuerzas de que podía haber
necesidad; lo que hicieron por de pronto fué cuidar la reunión en Mesina
de las escuadras de galeras, formando armada respetable á que concurrió
D. Juan de Mendoza, general de las galeras de España, y fué bastante la
prevención para que Piali regresara á Constantinopla sin intentar nada.

Pasó con las demoras la oportunidad de la jornada, que, según el consejo
del Príncipe Doria, era en los meses de septiembre y octubre, por haber
de ir la armada á costa peligrosa tan escasa de puertos como abundante
en bajíos. El Duque de Medinaceli activaba ciertamente los alistamientos
de gente, junta de navíos, acopio de municiones y raciones, haciendo
asientos ó contratas á la vez en Sicilia, Nápoles, Génova, Cerdeña;
encontraba, sin embargo, dificultades tan insuperables en las distancias
y en las comunicaciones, como en las voluntades, que no se aunan
llanamente.

En Milan, por ejemplo, estaba encargado D. Álvaro de Sande de alistar
2.000 alemanes y 2.000 italianos de los que iba á despedir el Duque de
Sessa y de conducirlos á Mesina juntamente con los 2.000 españoles que
por orden del Rey facilitaba aquel estado. Por interrupción en los
despachos se fueron los más de los alemanes á su tierra, sin que se
pudieran juntar más de tres compañías. Á esta sazón llegó nueva de la
muerte del Rey de Francia, y el Duque de Sessa retuvo los españoles,
receloso de trastornos.

Caminaron al fin los soldados á Génova; mas al llegar se encontraron con
que el embajador Figueroa había despedido las naves que estaban fletadas
y proveídas, en la creencia de no ser ya necesarias. Encontrar otras
costó quince días y alojar á los soldados en tierra. Al embarcar pasando
muestra, no recibiendo todas las pagas debidas, se amotinaron los
españoles, hiriendo al capitán Antonio de Mercado que procuraba
acordarlos, y tomaron el camino para volverse á Lombardía. D. Álvaro de
Sande y el embajador los alcanzaron á diez millas de distancia, que sólo
desandaron con promesa de recibir cuatro pagas. Una de las naves en que
habían embarcado 1.500 italianos dió al través antes de salir del
puerto, ahogándose algunos, perdiendo otros armas y ropas. Hubo que
desembarcar la gente y aderezar la nao, causa de nueva dilación.

En Nápoles surgieron entorpecimientos parecidos, mientras el Virrey
Duque de Alcalá no estuvo seguro de que podían salir del reino sin
inconveniente los soldados.

No dejaron de presentarse algunos en la armada, en razón á no ir en la
Real el Príncipe Andrea Doria, general de la mar, agobiado de los años.
De orden suya había arbolado el estandarte real su sobrino y
lugarteniente Juan Andrea Doria, «mozo brioso y mañoso, inclinado á las
cosas de mar, en cuyo manejo se había criado[19],» pero muy distante en
autoridad de la del Príncipe. D. Juan de Mendoza, general de las galeras
de España, alegó orden de S. M. para regresar á sus costas, por no estar
subordinado á Juan Andrea; otros generales lo estuvieron á más no poder.

    [Nota 19: Cabrera de Córdova, tomo I, pág. 282.]

Á principios de octubre se pasó muestra en Mesina á 12.000 hombres bien
armados, puestos bajo el guión del Duque de Medinaceli. Por
lugarteniente iba D. Álvaro de Sande; maestre de campo general D. Luis
Osorio; general de la artillería Bernardo de Aldana; administrador del
hospital el obispo de Mallorca. Embarcábanse sin cesar artillería,
municiones, vituallas y máquinas, pero iban muy retrasados los aprestos.

Se había desatendido por una ú otra razón la primera de las condiciones
que requería el éxito de la empresa: la celeridad. La segunda, la
reserva, se perdió por la tardanza misma, y por haber caído en manos de
los turcos una de las fragatas despachadas por el gran Maestre de Malta
para espiar la costa berberisca. Dragut, harto embarazado con la
hostilidad insistente de los berberiscos, tan luego supo el nublado que
de la otra parte se preparaba, despachó persona de su confianza con
cartas y regalos capaces de dar á entender la urgencia de socorro si
había de guardarse Trípoli; y tan bien la explicó el enviado, que
mientras con parsimonia seguían en Sicilia los embarcos, llegaba desde
Constantinopla un refuerzo de 2.000 turcos á la guarnición de la ciudad
amenazada, cuyas fortificaciones se aumentaron lo mismo que las
provisiones de boca y guerra.

El Duque de Medinaceli trasladó las fuerzas expedicionarias desde Mesina
á Zaragoza de Sicilia, como puerto más adecuado á las últimas
diligencias. Empleó no obstante en ellas cerca de dos meses, teniendo
las tropas embarcadas en prevención de las deserciones, riñas y motines
con que se manifestaba la mala disposición de aquel ejército, en gran
parte colecticio, á costa del consumo de las raciones acopiadas, cuya
mala calidad afectó la salud del soldado, enfermando y muriendo por
centenas en los hospitales.

En todo tiempo ha sido el logro norte de los contratistas; en ningún
acaso se echa de ver tanto como en la época de continuas guerras
marítimas de que se va tratando, en que sin previsión, sin
fiscalización, antes con la premura que no admite examen ni advertencia
se demandaban los artículos en enormes proporciones. Bien puede decirse
que más vidas ha perdido España por asentistas que por enemigos.

Hábiles y entendidos como nadie en estos negocios los genoveses, habían
tomado á cargo el suministro de raciones de la expedición, calculadas en
3.600.000, ó sean las suficientes para 30.000 hombres en cuatro meses, y
antes de salir del puerto se advirtió que estaban en putrefacción,
siendo indispensable reemplazar una parte al menos, que familiarizara á
los estómagos soldadescos con la menos adulterada ó mala.

Pasada nueva revista, resultó por enfermedades y deserciones baja de más
de 3.000 hombres, componiéndose el ejército de 37 banderas ó compañías
de españoles, 4 de alemanes, 35 de italianos, 2 de franceses y 100
caballos, griegos y sicilianos. La armada, entre naves de combate y
transporte, alcanzaba la cifra de más de 100 velas, descomponiéndose de
esta suerte:

Capitán general, Juan Andrea Doria, en la Real.--16 galeras más de su
escuadra.

General de la escuadra de Nápoles, D. Sancho de Leyva.--7 galeras, 2 de
ellas de Stefano di Mare ó Mari.

General de la escuadra de Sicilia, D. Berenguer de Requesens.--10
galeras, 2 de ellas del Marqués de Terranova, 2 de Mónaco, 2 de Visconte
Cicala.

General de la escuadra pontificia, Flaminio de Languillara[20].--4
galeras.

    [Nota 20: Herrera le nombra Flaminio Orsino.]

General de la escuadra del Duque de Florencia, Nicolo Gentile.--4
galeras.

General de la escuadra de Malta, el Comendador Carlo de Tixeres.--4
galeras, una galeota, un galeón.

Galeras sueltas de particulares.--5 galeras de Antonio Doria, mandadas
por su hijo Scipión Doria, 2 galeras de Bendinello Sauli, 2 galeotas de
D. Luis Osorio, una galeota de Federico Stait.

General de las naos, Andrea Gonzaga.--Un galeón de Fernando Cicala, 28
naves gruesas, 12 escorchapines, 7 bergantines, 16 fragatas[21].

    [Nota 21: En la composición de las escuadras hay variedad en las
    relaciones: en el total de vasos están conformes las más.]

Salieron del puerto de Zaragoza todas las naves en los días 17 al 20 de
noviembre de 1559 con desdichada estrella; un cambio brusco del tiempo
las obligó á arribar desde Cabo Passaro con dolencia de las tropas y
graves síntomas de descontento. La compañía de Don Lope de Figueroa,
formada con bandidos de Sicilia[22], que iba en el galeón de Cicala, se
sublevó; dió muerte al sargento, saqueó la carga, y poniendo fuego al
resto escapó á tierra, sin que pudieran aprehender más de 25 ó 30
individuos los que acudieran á remediar el desorden. Otro tanto quiso
hacer la compañía de Vicente Castañola, asimismo de sicilianos; y aunque
el general, por justicia y escarmiento, mandó ahorcar á tres de los
culpables, perdieron otros las orejas y fueron sentenciados á galeras
los demás, la impresión pesimista á que contribuía el naufragio de una
de las galeras de Juan Andrea Doria se dejó sentir en los ánimos,
desconfiados de la estrella y aun de la autoridad del caudillo que los
regía.

    [Nota 22: Foragidos, dice Ulloa.]

Los menos asustadizos, aquellos capitanes y soldados viejos que servían
de núcleo al ejército, pensaban que la empresa no era ya de provecho,
habiendo pasado tanto tiempo y entrado el invierno, y dábales razón la
mortandad de la gente que continuaba adoleciendo, y echándola en tierra
los patrones, perecían de hambre y mal pasar en las playas sin que se
hallase fácilmente quien les diese sepultura[23]. Apenas quedaban ya en
la armada 8.000 hombres, y no sanos; mas no por ello quiso el Duque
apartarse de su propósito y suspender el viaje.

    [Nota 23: Herrera, lib. I, cap. IX.--Cabrera de Córdova, tomo I,
    página 284.]

Parcial ó totalmente se volvió á intentar en los días de diciembre, sin
que las naves lograran montar el Cabo Passaro por la constancia de los
vientos contrarios, ni aun á remolque de las galeras. Todo el mes fué
preciso para que en dispersión llegaran á Marza Mussetto, en Malta,
punto de reunión que se les había señalado, y que las últimas alcanzaron
el 10 de enero de 1560.

Desembarcó la gente á refrescarse, y se organizó el hospital por pasar
de 3.000 los enfermos; y así, mientras el gran Maestre y Caballeros de
San Juan celebraban con salvas de artillería y arcos triunfales la
llegada de los expedicionarios, nada menos que alegría se dibujaba en el
semblante de éstos.

Mandó el Duque Coroneles para reclutar en Italia 2.000 hombres más;
pidió al Virrey de Nápoles, Duque de Alcalá, auxilio, á que acudió
enviándole tres naves con siete compañías de españoles, que sumaban
1.000 hombres; despachó al Proveedor general de la armada, D. Pedro
Velázquez, en comisión de procurar víveres en Cerdeña y otros lugares;
en una palabra, procuró rehacer aquel armamento tan castigado.

Hasta el 10 de febrero no se concluyeron los aprestos, cuya duración,
llevados al principio, era en esta fecha de seis meses. Unido á la
armada el contingente preparado por la religión de San Juan, que
consistía en las cuatro galeras y una galeota dichas, un galeón bien
artillado, con nueve piezas gruesas, sin las menores, 40 caballeros y
700 arcabuceros escogidos, dió la vela, con viento próspero de Levante,
hacia Seco del Palo, fondeadero situado entre Trípoli y la isla de los
Gelves, que había de servir de punto de reunión. En este momento
empezaba en realidad la jornada.

Las galeras hicieron su derrota por las escalas de las islas Gozzo,
Lampadosa y Querquenes, bajando de ésta á tomar el canal de Alcántara y
costear la isla de los Gelbes, entre ella y la tierra firme hacia
Oriente, con objeto de entrar en la Roqueta de los Gelves, donde se hace
aguada.

Acercándose las escuadras hacia la torre que construyeron los catalanes
en 1284, donde suele residir el jeque con alguna población, descubrieron
dos naos: la una surta en el canal que llaman de la Cántara; la otra
entre la Cántara y la Roqueta, y una milla más adentro, cerca de la
puente que comunica á la isla con la tierra firme, dos galeotas. El
Duque ordenó que aquellas embarcaciones se apresaran ó destruyeran, y
las galeras fueron en tropel, á boga arrancada, por llegar primero al
saco, sin tener en cuenta la dificultad de los canalizos. D. Sancho de
Leyva, que tenía á bordo un excelente práctico moro, abordó la primera
de las naos; á la otra llegaron Scipión Doria y Gil de Andrada con sus
respectivas galeras, hallando que dichas naos, que eran de Alejandría,
cargadas de mercancías, estaban abandonadas. De las dos galeotas
enemigas nadie se ocupó por la codicia del saco en que todos querían
poner mano, y fué falta militar de graves consecuencias. Dragut no
poseía más que aquellas dos embarcaciones, con las que luego pudo dar
aviso á Constantinopla y recibir socorro, como más adelante se supo; y
por mayor mortificación de descuidados, vino á ser conocida la certeza
de tener á bordo su tesoro por desconfianza de los moros de tierra.

¡Cuántas veces por causas pequeñísimas se han malogrado los mejores
cálculos! ¡Cuántas ha conducido al desastre la excesiva confianza!

En ese mismo canal de la Cántara, mejor dicho de Alcántara, callejón sin
salida, sorprendió el viejo Andrea Doria á la escuadrilla de Dragut
después de la toma de África. Seguro de apresarla en totalidad, ya
porque quisiera hacerlo con menos efusión de sangre, ya porque pensara
estrecharle poco á poco, se contentó con asegurar la boca del canal,
dejando descansar á sus tripulaciones; y en tanto, el inteligente
corsario con las suyas y el refuerzo de 2.000 trabajadores,
generosamente pagados, abrió canal por donde no lo había. Durante la
noche arrastró por él una á una sus embarcaciones, y al amanecer, con
asombro del Capitán general de la mar, el puerto estaba vacío: sólo
quedaba en él una señal infame con que Dragut mofaba á su enemigo, y
una vez más daba á entender el valor que tiene el tiempo en acciones de
guerra.

Habiendo comprendido el Duque de Medinaceli la conveniencia de destruir
ó tomar las dos galeotas que ahora estaban cerca del puente, en el fondo
del caño, mal podían dejar de sentirla los generales de mar, sabedores
de lo que fuera capaz de hacer con ellas Dragut; y no obstante, ni Juan
Andrea Doria, bien que se hallara enfermo por entonces, ni Gasparín
Doria, su Capitán de bandera, ni D. Sancho de Leyva, atendieron las
reiteradas instancias del Capitán general de la empresa, desdeñando la
operación de acometer con tan gran armada á dos embarcaciones, con
menosprecio de la autoridad del jefe, y con carga de la responsabilidad
que sobre ellos vino á caer por entero.

Fueron todas las galeras á dar fondo en la Roqueta, con prevención de
Juan Andrea Doria de prepararse al aguada al amanecer el día 15 de
febrero, y de desembarcar la tropa que había de proteger la operación.
D. Álvaro de Sande la dirigió en persona, formando cuatro escuadrones de
picas con mangas de arcabuceros; y aunque trataron de defender el
desembarco unos 400 turcos escopeteros á caballo, apoyados por 300 moros
á pie, y de cargar á los que llenaban los barriles, no lo consiguieron.

Tampoco á los nuestros fué posible tomar hombre vivo á los enemigos por
la ventaja de la caballería con que se reparaban, aunque dieron con tal
propósito algunas cargas á la carrera los arcabuceros, por lo que
importaba tomar lengua. De haber sabido que Dragut se hallaba en aquel
momento en la isla con poca gente, en hostilidad con la de los naturales
y lo de las dos galeras, tomara otro sesgo la jornada.

Duraron las escaramuzas hasta el obscurecer. Concluída la operación del
agua, que vino á costar algunos heridos, entre ellos Don Álvaro de Sande
de arcabuzazo en la ijada y el Capitán Pedro de Aguayo en un brazo.
Aquella noche, después del reembarco, marchó Uluch-Alí con las dos
galeras á pedir socorro al gran Señor, y Dragut pasó por el puente á
tierra firme, temeroso de que se lo cortaran.

No parece que ocurriera á nadie hacerlo: las galeras zarparon al
amanecer del día 16, pasando á Seco del Palo en espera de las naves y
aun de las galeras rezagadas, en número de ocho, á saber: las cuatro de
Malta, dos de Mónaco y las patronas de Doria y de Sicilia. Cuando
llegaron estas ocho á la Roqueta, echando gente á tierra para la aguada
sin el orden debido, por competencia sobre quién había de hacer cabeza,
los turcos, que vieron el desorden y las proas de las galeras á la mar,
descuido inconcebible, por vengar los muertos de la escaramuza anterior,
cargaron con furia, matando 150 españoles, comprendidos los Capitanes
Alonso de Guzmán, Antonio Mercado, Adrián García, Pedro Venegas y Pedro
Bermúdez[24].

    [Nota 24: Hay diferencias de apreciación de bajas en las dos aguadas
    en las narraciones de Cabrera de Córdova y Herrera: el primero dice
    que en la dirigida por D. Álvaro de Sande hubo 157 muertos y 30
    heridos, y en la de las galeras de Malta 80 muertos y cautivos,
    comprendidos los cinco Capitanes. Ulloa no consigna este suceso.]

Próximos al Seco de Palo estaban acampadas las tribus Mahamidas,
enemigas de los turcos, y al llegar las galeras se pusieron en
comunicación, informando al Duque de cuanto va aquí indicado, del paso
de Dragut hacia Trípoli con 800 caballos y de la partida de Uluch-Alí
con las galeras. Ofrecían su cooperación y la del Rey de Caraván, que
por entonces estaba en el interior, pretendiendo fuera la armada
cristiana á los Gelves y pusieran en posesión de ella á Mazaud, jeque
elegido, expeliendo á los turcos, y que hecho esto podía pasarse á
Trípoli, para cuya conquista todos ayudarían. Llevaban la voz en la
proposición los principales de la isla.

En parlamentos, consejos y discusiones, pasaron quince días sin llegar
á ningún acuerdo. Quién opinaba por la vuelta á Sicilia, visto que
Trípoli se hallaba en defensa; quién proponía la ocupación de los
Gelves, como empleo de la expedición y base para continuar lo de Trípoli
en el otoño próximo, y quién sostenía se cumpliera el objeto del
armamento, que había sido el ataque de Trípoli.

Durante las conferencias, á los efectos de la mala calidad de los
víveres, se unían los del agua salobre de aquellos lugares y las
emanaciones de los pantanos de Zuara, creciendo el número de los
enfermos. Lo estaba Juan Andrea Doria y el Comisario de Florencia Pedro
Machiaveli; habían fallecido Quirco Espínola, cuatro Caballeros de San
Juan y más de 2.000 hombres; escaseaban las raciones por haberse perdido
en los Querquenes en aquellos mismos días dos naves de provisiones, y en
la propia costa de Trípoli la nao capitana nombrada _La Imperial_, por
andar en malos tiempos en sitio de tantos bajíos.

El Duque encomendó separadamente á los jefes discurriesen lo que más
convenía, citándolos á Consejo definitivo, que había de celebrarse en la
galera Real. Al reunirse reconocieron unánimes la necesidad de la
empresa de Trípoli, pues que para ella los había enviado S. M. Católica,
juntando la armada; pero juzgáronla por de pronto irrealizable,
conviniendo al fin en ir á los Gelves en espera de la gente y naos con
que se había de reforzar la expedición. Quedaron por amigos los
Mahamidas, recibiendo regalos, con oferta de guardar el paso de la
puente á los turcos, y aun de formar un cuerpo de 400 caballos, pagados
por los cristianos.

El 2 de marzo se trasladó la armada á las cercanías del cabo Valguarnera
con mal tiempo, que estorbó el desembarco. Había de hacerse al Oeste del
castillo unas seis millas, por ser el terreno á propósito y cercano á
once pozos de agua dulce, aunque no muy buena, según las noticias de los
confidentes, confirmadas en el reconocimiento que hicieron el Cómitre
Real y el Maese de campo Miguel de Barahona.

Se puso toda la gente en tierra el 7 de marzo sin oposición alguna;
antes vinieron dos moros á hablar al Duque de parte del jeque Mazaud,
haciendo saber que había sido recibido de toda la gente de la isla por
Señor, y en este concepto se reconocía buen vasallo de S. M. Católica:
por tanto, podía volver á embarcar la tropa; y si quería comprar algunos
refrescos, que se trasladara á la Roqueta, donde el jeque iría á verse
con él para tratar del ataque de Trípoli.

Conocida la malicia de semejante embajada, aunque se contestó
blandamente y con razones que requerían el alojamiento de la gente, se
previnieron las guardias, sabiendo por un cautivo cristiano escapado
cómo toda la gente de la isla estaba unida con pensamiento de dar la
batalla juntamente con los turcos que había en el castillo.

Á 8 de marzo, formado el ejército en tres cuerpos, llevando la
vanguardia el Comendador de Malta con sus caballeros y las compañías
alemanas y francesas; el centro Andrea Gonzaga con las italianas, y la
retaguardia D. Luis Osorio con las españolas, emprendió la marcha hacia
los pozos, distantes ocho ó nueve millas de camino llano y espacioso. El
Duque desplegó el guión de Capitán general, donde tenía pintada la torre
de Babel en ruínas con esta letra: NISI DOMINUS ÆDIFICAVERIT DOMUM IN
VANUM LABORAVERUNT QUI ÆDIFICANT EAM.

Los berberiscos se prometían repetir la acción que tuvieron con
D. García de Toledo, dejando que la tropa marchara sin otra molestia que
la sed para atacarla en los pozos, que habían cegado con piedra y arena,
á excepción de uno. Confiaban en la dolencia que traía postrados á los
más de los expedicionarios, y más les animó el accidente de haberse
atascado la artillería en un pantano: mas no les salió la cuenta.

Cuando los escuadrones se acercaban al bosque, mientras lo flanqueaban
las mangas de mosqueteros, salió á limpiar los pozos una sección de
gastadores, y los berberiscos emboscados tuvieron que avanzar antes de
lo que querían, cargando la caballería con alaridos espantosos tres
veces, á pesar del destrozo que hizo en ellos la arcabucería. La
escaramuza se prolongó luego hasta el anochecer, sin que hubiera de
nuestra parte más de 30 muertos y 50 heridos, muy graves los Capitanes
Gregorio Ruiz, Bartolomé González y Frías, mientras los enemigos
tuvieron 300 muertos y 500 heridos, sin contar el desengaño.

Vieron que les convenía más el sistema de contemporización, por el cual
el jeque Mazuad hizo sumisión en forma, obligándose á pagar el tributo
mismo que la isla satisfacía al Sultán Solimán y á Dragut. Entregó en
consecuencia el castillo, y el Rey de Caraván, el jeque de Túnez y los
de las tribus Mahamidas visitaron al Duque ofreciendo servicios y
tomando á cargo la custodia del puente de la isla contra los turcos.

El ejército se alojó en campo atrincherado, al que acudían los moros con
provisiones, mientras se adoptaba en Consejo de generales el plan
sucesivo, que no dejó de tener vacilaciones, siendo por último el de
fortificar aquel castillo de fábrica romana para dejar guarnición que
tuviera segura la isla é impidiera el armamento de corsarios, á favor de
otro fuerte más pequeño en la Cántara, como llave del puerto y de la
puente.

Hizo el trazado de las obras el ingeniero Antonio Conde de concierto con
el general de artillería Bernardo de Aldana y del de marina Sancho de
Leyva, y consistía en cuatro grandes caballeros ó baluartes, que con
bastiones y cortinas encerraban la fábrica antigua; el ejército vino á
alojarse á la inmediación el 17 de marzo, distribuyéndose los trabajos
ordenadamente. Á los alemanes se encargó la excavación del foso; uno de
los baluartes á los caballeros de Malta; otro á los italianos; otro á
los españoles; el cuarto á la gente de mar, independientemente de las
secciones que acopiaban material de palmas, olivos, greda y fagina,
transportándola con camellos de la isla.

La emulación de las naciones fué muy provechosa á la rapidez de la
construcción, aunque mucha gente adolecía de fiebres malignas. En el
castillo antiguo se derribaron las almenas morunas, sustituyéndolas con
plataformas artilladas; se aderezaron las cisternas abiertas en peña
viva, ordenando á la gente de las galeras echara cada día 50 barriles de
agua y fuera trasladando á los almacenes las vituallas embarcadas. En
todo se adelantó de modo que el 23 de abril estaba el fuerte en estado
de defensa, faltando obras ligeras que podían hacer los de la
guarnición.

Constaba la designada de 2.000 infantes, españoles, italianos y
alemanes, y la compañía de caballos, teniendo por gobernador al Maestre
de campo Barahona y lugarteniente el capitán Olivera. Bendecido por el
Obispo de Mallorca, se arboló el estandarte real, saludado por la
artillería y arcabucería, y se trató de embarcar la gente que no hacía
falta.

En todo este tiempo habían ido llevando las naves desde Sicilia y
Cerdeña mantenimientos, dinero y más soldados, y se había hecho la
ceremonia de la sumisión y juramento del jeque y principales de la isla,
que lo verificaron sobre el Corán, capitulando el tributo de 6.000
escudos, cuatro avestruces, cuatro gacelas, cuatro neblíes y un camello.
Habían ocurrido por otro lado riñas y muertes entre moros y soldados, y
llegaban nuevas de armamentos en Constantinopla. Con su vista había
reclamado el gran Maestre de Malta el regreso de las galeras y gente que
necesitaba para la defensa de la isla: marcharon el 8 de abril. El
Virrey de Nápoles reclamaba también la infantería con urgencia,
influyendo todo en la terminación de la campaña.

Dióse pregón y orden de embarco el 6 de mayo, haciéndolo la infantería
italiana y parte de la española, con mucha calma: durante la operación,
dos horas antes de anochecer el día 10, llegó una fragata despachada por
el gran Maestre haciendo saber que la armada turca había tocado en la
isla de Gozzo cuatro ó cinco días antes, en número de 80 velas, que
había hecho aguada y continuaba su derrota á Trípoli al parecer, aunque
por una presa sabía el número de naves y galeras que estaban en los
Gelves.

En efecto, ocho días habían sido suficientes á Piali-Bajá para armar 74
galeras reforzadas, embarcar en cada una 100 genízaros y salir á la mar
con fuerza de vela.

Esparcida la nueva por el campamento, empaquetaron por encanto los
soldados sus efectos, corriendo á la playa en tropel y metiéndose en el
agua por asaltar los esquifes. El desorden, la gritería, la obscuridad
que comenzaba, daban á la escena un aspecto que no es fácil describir:
nadie pensaba más que en su interés, en tanto llegaba el momento de
pensar sólo en la persona. D. Álvaro de Sande dió acicate á los de la
guarnición del fuerte para entrar más municiones y víveres por un lado,
y para embarcar enfermos por el otro. El aplomo con que ordenaba y se
hacía obedecer en medio del desbarajuste, de la confusión parecida á la
de la ruína que en el guión tenía pintada el general, daba esfuerzo á
los buenos[25].

    [Nota 25: D. Álvaro de Sande disponía las cosas á su gusto. (Cabrera
    de Córdova, lib. I, pág. 295.)]

No estaban más serenos los ánimos en la escuadra. Reunido el Consejo á
bordo de la Real, sin pedirlo, manifestó Juan Andrea Doria que sólo iba
á tratarse de la manera de salir cuanto antes de los bajos, y de dar la
vela aprovechando el buen viento del Sur que felizmente estaba
entablado. Las opiniones, como de ordinario sucede, no se concertaban;
había, sin embargo, mayoría en la estimación de contar con unas doce
horas antes de amanecer, en cuyo espacio se podía embarcar la tropa y
salir con buen orden. D. Sancho de Leyva insistió en que enviados
esquifes y barcas á tierra, y trayendo una barcada de gente, salieran á
la mar las galeras: si no se descubría al amanecer la armada turca,
volverían por el resto de los soldados; en caso de avistarla,
procederían á lo que se decidiera. Debían quedar en el puerto dos
galeras destinadas al General Duque de Medinaceli y su casa.

En punto á combate, el mismo Leyva, sostenido de Scipión Doria y pocos
más votos, juzgaba que, bien combinadas las galeras con las naves,
formaban fuerza no inferior á la de los turcos, ya fondearan en línea,
interpolados, ya navegaran en grupos, pues sólo las naos, que eran 30, y
los tres galeones habían de hacer con la artillería mucho daño. No
prevaleció la opinión, sosteniendo, con Orsini, Juan Andrea Doria la
suya, de que no teniendo el Rey Católico otra escuadra, era necesario
ante todo conservarla para que junta con las galeras de España tuviera
en respeto al gran turco. Contra todos los medios indicados halló
razones, ya en la poca agua que tenían á bordo las galeras, ya en el
peligro de los bajos para las naos, ya en la imposibilidad real de que
unas y otras navegasen ó combatiesen juntas y de concierto. Decía que
los turcos llegaban descansados y fuertes, mientras en la armada
cristiana estaban fatigados y enfermos de los trabajos pasados. Tenía
por seguro que ningún hombre prudente se obstinaría en poner en aventura
las fuerzas del Rey, y, por consiguiente, protestando de cualquiera otra
opinión decidía valer más _una buena escapada que un combate en que
evidentemente se perdieran_[26]. Determinó en consecuencia que las
naves se pusieran en franquía desde luego y se preparasen para hacerlo
las galeras.

    [Nota 26: _Un bel fuggire che un bravo combattere e perdersi á
    fatto._ (Antón Cirni Corso.)]

Llegó en esto el Duque á bordo de la Real, con lo que se prolongó el
Consejo: Juan Andrea se felicitaba de la circunstancia que consentía
practicar su plan, pues nada impedía ya que las galeras marcharan desde
el momento; el Duque observó que lo impedían los soldados, pues no los
quería abandonar, y á pesar de la insistencia de Doria y de las
protestas de seguridad de la armada, se volvió á la playa, dejando
acordado un viaje de los esquifes y la permanencia en el puerto de dos
galeras ligeras para que el General embarcara con los últimos al
amanecer.

Arrepentido de la condescendencia, Doria hizo en la Real señales de
levar pasada la media noche: había ocurrido una mudanza en el viento que
trastornaba todos los supuestos. De Sur que empujaba el viaje hacia
Malta, había saltado al NE., justamente por la proa.

En tierra habló el Duque con D. Álvaro de Sande, imponiéndole de lo
ocurrido y de su propósito de embarcar por la madrugada. Al Gobernador
del fuerte dejó instrucción de cómo se había de manejar con el jeque; á
los Oficiales dijo que si pensase que la armada turca viniera contra el
castillo, se quedara con ellos; pero que siendo la armada la que estaba
en peligro, se iba á correrlo en ella. Con esto y haber conferenciado
con el Rey de Caraván y con Mazaud, asegurado de sus buenas
disposiciones, se embarcó con D. Álvaro en una fragata que les llevara á
la galera.

Empezaba á clarear el día, y á este tiempo, á fuerza de remo contra
viento y mar, se había desatracado de la costa Andrea Doria cosa de
siete millas. Unas tres á sotavento se descubrió la armada turca bien
unida y haciendo camino por la cristiana. Piali, desde la isla de Gozzo
á la Lampadosa y de ésta hacia la costa, había sufrido vientos
contrarios que le obligaron á tomar el fondeadero de Seco de Palo. Tuvo
allí noticias de las fuerzas de mar y tierra con que contaba el Duque,
acaso un tanto exageradas, y receloso del encuentro quería esquivarlo,
limitándose á poner en tierra el socorro de soldados para Trípoli; pero
tanto le instó Uluch-Alí á verificar un reconocimiento á que
personalmente se ofrecía, como tan práctico de los Gelves, que consintió
en que se hiciera con una galeota ligera, en que fué también Cara
Mustafá, Virrey de Mitilene. La suerte les deparó la presa de una
embarcación pequeña, por cuya gente supieron cuanto podían desear,
siendo ya fácil á Uluch-Alí decidir á su jefe al ataque de un enemigo
descuidado y en desorden. En la tarde anterior había fondeado por fuera
de los Gelves, á 17 millas de distancia, pensando emprender el ataque,
como lo hizo, al amanecer.

En la vanguardia cristiana iba Scipión Doria con tres galeras; y como
fué el primero en descubrir las turcas y no tenía instrucciones, arribó
hacia la Real, señalando la presencia del enemigo con el disparo de una
pieza. Ninguna disposición ordenó Andrea Doria: arribó también con la
Real en dirección del fondeadero de que había salido, con precipitación
y aturdimiento, que aumentaba la poca claridad del alba. Calaba mucho la
galera, que era hermoso buque; se tomaron mal las enfilaciones del
canal, y quedó varada en un cantil. Entonces, plegando el estandarte, se
fué á tierra Doria con el esquife, abandonando el bajel á los forzados,
que no tardaron en ponerlo á flote y unirse á las fuerzas de Piali.

Fácil es calcular la influencia que el ejemplo del General tendría en
las escuadras. Indecisos los jefes un momento, no existiendo acuerdo ni
prevención para el caso, tiró cada cual por su lado, con dispersión y
desorden tan grande, que ni aun á huir acertaban. Cinco de las galeras
de Juan Andrea arribaron como él hacia tierra, y lograron ponerse bajo
la artillería del fuerte; otras encallaron en los bajíos en número de
ocho ó diez. De las que tomaron la mar, cargadas de vela algunas, sin
medir la gran fuerza del viento, partieron los palos ó las entenas,
después de separarse de las que formaban grupo.

Los turcos dividieron su armada en dos secciones, dirigidas
respectivamente hacia los que escapaban por mar ó tierra. En éstas, que
habían varado en los bajos, hubo escenas vergonzosas: la gente se tiraba
al agua sin pensar en la resistencia, habiendo galera que fué tomada por
un bergantín ó un esquife con ocho ó diez turcos. De las que tomaron el
largo, las de Scipión Doria, de Antonio Maldonado y tres de Florencia,
escaparon por pies, defendiéndose; Flaminio de Anguillara, General
de las del Papa, resistió peleando bizarramente con tres enemigas;
D. Sancho de Leyva reunió cuatro de su escuadra, con las que hizo inútil,
pero honrosa resistencia. Cuatro veces rechazó el abordaje de las
enemigas, castigándolas[27], y hubo al fin de sucumbir al número.

    [Nota 27: Carrelières, _Histoire de l'enterprise_.]

Aparte esta defensa y el voto marinero de combatir á la armada turca
bien al ancla, bien á la vela, combinadas las galeras con las naves,
decisión que hubiera producido muy distinto resultado, las más de las
relaciones atribuyen á D. Sancho de Leyva mucha parte del fracaso.
Píntanlo de carácter díscolo, opuesto por sistema á lo que otros,
principalmente superiores, proponían. Por él escaparon las dos galeotas
de Uluch-Alí; por él se retardaron los trabajos del fuerte, en que no
quiso tomar parte, ya que lo hiciera para entorpecerlos; por él se
retrasó el embarco de soldados, teniendo ocupados los esquifes en llenar
sus galeras de aceite, lanas, frutas, ganados, con que se prometía
comerciar y lucrarse, y con lo que las abarrotó y embarazó,
imposibilitando la defensa en el combate, con mengua de su reputación,
de su nombre y de lo que debía á su autoridad de General de las galeras
de Nápoles.

Á las naves bien artilladas no osaron los turcos, contentándose con las
que en aquel desorden les eran abandonadas, acreditando la experiencia
la razón con que algunos jefes habían sostenido en el Consejo que en la
unión de las fuerzas cristianas consistía su salvación. Si al menos
hubieran hecho todos lo que Anguillara; si las galeras se mantuvieran
juntas, no tuviera la derrota tan grandes proporciones: hacía falta para
ello que el General estuviera en su puesto, y antes de combatir, celara
las disposiciones del combate, lejos de lo cual apareció que las
galeras de particulares, por no desperdiciar tan bella ocasión, estaban
también cargadas, hasta no poder más, de los frutos cogidos en los
Gelves.

Fueron apresadas[28]: de Juan Andrea Doria, _La Real Signora_,
_Condesa_, _Pellegrina_, _Presa_, _Divitia_: total, 6.

    [Nota 28: Según Cirni Corso, único que recogió pormenores.]

Del Papa, _La Capitana_, _San Pedro_, _Toscana_: 3.

Del Duque de Florencia, _La Elbigiana_: 1.

De Nápoles, _Capitana_, _Patrona_, _San Jacobo_, _Leyva_, _Mendoza_: 5.

De Sicilia[29], _Capitana_, _Patrona_, _Galifa_, _Águila_, _Capitana_,
del Marqués de Terranova; _Patrona_, de id.; _Capitana_ y _Patrona_, de
Mónaco: 8.

    [Nota 29: La escuadra de Sicilia siguió el ejemplo de la Real,
    embarrancando en los Gelves y rindiéndose sin resistencia.]

De Antonio Doria, _La Fede_, 1; de Bandinelo Sauli, 1; de Starti, 1; de
Marí, la _Patrona_, 1: total, 4.

De modo que, sin sangre, se hicieron dueños por entonces los turcos de
27 galeras y 14 naves, salvándose 17 de las primeras, que llegaron á
Trápana, y 16 de las otras en varios puertos[30].

    [Nota 30: Herrera, lib. II, cap. II, sube á 25 las naves apresadas.
    Otros anotan 28 galeras, una galeota y 27 naves apresadas. Castillo
    refiere que se perdieron en el combate 19 galeras, á saber: 4 de
    Juan Andrea Doria, 5 de Nápoles, 2 de Sicilia, una de Mónaco, 2 del
    Papa, una del Marqués de Terranova, 2 de Florencia, una de Antonio
    Doria y una de Mario. No incluye en el número otras siete galeras
    que, acertando con el canal, se refugiaron por el pronto bajo los
    cañones del fuerte; mas al fin se perdieron con éste.]

D. Álvaro de Sande acudió con arcabuceros á la playa con el fin de
proteger á los muchos que, desnudos, llegaban nadando, mientras el
Duque, Juan Andrea y el Comendador de Guimarán conferenciaban acerca de
lo que se hubiera de hacer, sin ocurrir á los dos últimos otra cosa que
salir como se pudiera de la isla.

La iniciativa era de Doria, razonando que para lo pasado no había
remedio; que los sucesos de la guerra están sujetos á la fortuna, y que
habiendo de acudir al remedio de mayores males, era bueno que el Duque
marchara inmediatamente á Sicilia para asegurar las plazas, juntando
dineros y gente. En cuanto á su persona, decidido estaba á marchar de
noche en una fragata, reunir las galeras que se hubieran salvado y dar
orden en el armamento de otras tres que en Sicilia y Malta se hallaban.

El Duque, remiso en embarcar en la armada sin los soldados, bien que
entendiera que nada tenía que hacer en los Gelves, no quiso tampoco
determinar por sí ni aceptar el consejo de Juan Andrea Doria, sin que
otros jefes deliberaran sobre lo que ante todo convendría á la honra; y
como todos juzgaran que debía acudir á su obligación en Sicilia, venció
la repugnancia.

Quiso llevar consigo á D. Álvaro de Sande, que tampoco tenía obligación
que cumplir en los Gelves: con todo, díjole éste que, considerando si le
era mejor hacer compañía á Su Excelencia ó quedar donde se hallaba,
entendía convenir lo último al servicio de Dios y del Rey y á su propio
respeto, porque habiéndose salvado mucha gente de las galeras y siendo
de diferentes naciones y calidades la acogida al fuerte, era menester
persona de mayor cargo que el Maestre de campo Barahona para tenerla á
raya y cuidar de la economía del agua y bastimentos. Ofrecía, pues, la
suya con la certeza de sucumbir en el fuerte, porque no podía hacerse
ilusiones en cuanto al socorro que hubiera de darle la armada de S. M.,
deshecha y desmoralizada; pero contaba entretener á la del Turco en el
asedio todo el verano, y librar, por consiguiente, á Sicilia y Nápoles
del gravísimo peligro de tener sobre sus costas á los mahometanos
victoriosos.

Oídas estas razones, autorizó el Duque la generosa resolución de optar
por las miserias que amagaban á los infelices de los Gelves; y llegada
la noche, los generales de tierra y mar, acompañados de algunos
íntimos, aprovecharon la distracción de los turcos, ocupados en marinar
y saquear las presas para escapar en varias fragatas. Llegaron en salvo
á Malta en _bel fuggire_, consiguiendo libertad; pero el iniciador Juan
Andrea á costa de la honra, que dejaba en lengua de marineros y
soldados.

Para el Duque fué más benévolo el juicio de los contemporáneos: las
condiciones de caballerosidad de su persona y la deferencia y agrado con
que trató á los capitanes y jefes extranjeros de la expedición,
suavizaron la consideración de las condiciones de caudillo que le hacían
falta. Dijeron, sí, que era más apto para lucir en los salones de la
corte el fausto de su arrogancia, que para dirigir en campaña una
hueste. Más severos los que se encontraban lejos del peligro, los que
para nada tenían en cuenta la situación del General derrotado, ni del
padre que sacrificaba á su propio hijo, dieron fácil sentencia, si hemos
de admitir la que condensó en estas frases el palatino cronista Cabrera
de Córdova[31]:

    [Nota 31: _Felipe II_, tomo I, pág. 296.]

«Increíble parece que una armada poderosa de gente y vasos en un
instante se arruinase de su temor más que de la fuerza vencida, con
pérdida de tanta gente, municiones, máquinas, bajeles, aumentando á los
enemigos el triunfo y la victoria tan sin sangre alcanzada, con infamia
de los cristianos; porque si las naves y galeras esperaran en batalla, ó
detuvieran el furor del enemigo, ó les costara la victoria tanto que no
se atrevieran á sitiar el fuerte, y se salvara la guarnición. Pero ¿qué
no envilece el miedo? ¿y qué no pone en confusión? ¿y qué no mete en
peligro la ambición, la satisfacción, la poca práctica, como la del
Duque, de lamentable memoria para España?»

Justicia ante todo: la ambición, la satisfacción, la ineptitud militar
del Duque, si se quiere, fueron poderosas causas del desastre; pero si
el temor, como parece cierto, lo produjo multiplicando las proporciones,
no influyó en el ánimo del General del ejército; turbó la mente y
empequeñeció el corazón del General de mar, en cuyas manos puso el
destino aquel día y los siguientes la suerte de la jornada. Juan Andrea
Doria, temeroso también en Lepanto, cuyo triunfo estuvo á punto de
comprometer, responde ante la historia del tremendo fracaso de los
Gelves, si bien Monsieur Jurien de la Gravière, siempre juicioso y
benévolo, como quien ha sentido sobre los hombros el peso enorme de la
responsabilidad, lo tiene dicho: «Vencer á los turcos en la mar en el
siglo XVI, era tan difícil como derrotar á los ingleses en los días de
Abukir y Trafalgar.»

El turco Piali desembarcó su gente; ordenó á Dragut le acudiera con la
de Trípoli y con artillería de batir, y antes de abrir trincheras
ofreció por el fuerte buenos partidos á D. Álvaro de Sande, que contestó
no pensara haberlo á tan poca costa como la armada[32]. Entonces
comenzaron las operaciones de uno de los sitios más dignos de memoria
por las circunstancias que más que de los enemigos afligían á tanta
gente inútil acogida en el fuerte, á consecuencia de los sucesos de la
armada, por falta de agua que darles, y por el plan certero de Piali de
cerrar todo acceso y dejar al tiempo el resultado, sin asaltos ni
aproches.

    [Nota 32: Herrera, lib. II, cap. II.]

Es de observar cómo en las expediciones y armadas del siglo XVI, lo
mismo en África que en América ú Oceanía, cualquiera que fueran el
objeto, el término y las dificultades, iban mujeres españolas decididas
á compartir los trabajos del soldado, sin aspiración á la gloria que
pudiera caberle. D. Álvaro de Sande se encontró en el fuerte con muchas
de estas mujeres, que hacían subir el número de bocas á más de 5.000,
cuando las raciones estaban calculadas para 2.500 en mes y medio. Para
la provisión de agua discurrió uno de los soldados evaporar la del mar,
y recogiendo las vasijas de cobre construyeron 18 alambiques que al
principio daban 30 barriles diarios, disminuídos luego por escasez de
leña[33]. Mezclándola con la salobre de los pozos del castillo y
distribuyéndola en cortísimas raciones, se fué prolongando la
distribución con malestar indecible. Mucho tenía que ser el del hambre,
cuando hubo en la guarnición quien la mitigara acudiendo al remedio en
los cadáveres de turcos; mas de todo punto se hacía irresistible el
tormento de la sed en aquella abrasada tierra, en el rigor de la
canícula, trabajando durante la noche con picos y azadones, peleando
durante el día sin reposo de un momento. Muchos perecieron en tan
atroces suplicios; muchos, no resistiéndolos, se arrojaban de la
muralla, buscando en el campo enemigo la esclavitud á trueque de un
sorbo de agua; solo al fin, D. Álvaro de Sande pretendía que la
humanidad no fuera flaca, presenciando horrores con tal de ver por un
sol más flotando al aire en el fuerte el estandarte de Castilla.

    [Nota 33: Corrales dice que un siciliano, que se llamaba el capitán
    Sebastián, ofreció destilar agua del mar, por lo que le prometió Don
    Álvaro 500 ducados en dinero y 200 de renta. Diego del Castillo
    amplía que el inventor siciliano se nombraba Sebastián Poller, y
    conforma con la utilidad que reportaron los alambiques, produciendo
    25 barriles diarios de agua, mientras hubo combustible.]

Llevada la resistencia hasta fines de junio ó sea á los ochenta y un
días de la llegada de los turcos; cuando quedaba, según se creyó, para
dos la insuficiente ración de agua, no teniendo los baluartes ningún
cañón en uso; después de caer sobre ellos 12.000 balas y 40.000 flechas;
reducida la gente á 800 hombres de armas tomar, les animó el General á
una salida desesperada que había de verificarse en dos columnas.
Llevando la cabeza de una pasó dos trincheras, arrolló las guardias
enemigas... mas no á todos inflamaba su ánimo: vió con dolor que
capitanes y soldados arrojaban las armas; vióse abandonado, teniendo que
correr hacia las galeras amparadas bajo el castillo con ánimo de
resistir todavía, y para lamentarse de la suerte, que le puso al cabo en
manos de Piali. ¡Con qué dolor refirió al Rey en el Memorial la
extremidad, en que no le acompañó la entereza ni la consideración de
todos sus capitanes!

Hubo, no obstante, quien pensó malignamente que la salida no era más que
un pretexto estudiado por D. Álvaro para dejar honrosamente el fuerte y
escapar en una fragata que había mandado alistar de antemano. Corrales
lo insinúa en su relato; otros debieron decirlo con más claridad, pues
Diego del Castillo se creyó en la necesidad de desmentirlo
escribiendo[34]:

    [Nota 34: Pág. 274, en el citado tomo de la _Colección de libros
    españoles raros ó curiosos_.]

«Después de la última salida, cuando Don Álvaro, por no poder entrar en
el castillo, se tuvo que meter en las galeras, creyendo que se queria
ir, fué una persona principal á decirle:--«Señor, yo vengo á suplicaros
que me llevéis con vos.»--Le respondió con rostro severo y
airado:--«¿Soy yo, por ventura, hombre que había de huir y dejar á mis
amigos y compañeros? Yo os prometo de no desampararlos hasta que todos
hayamos un mismo fin, y estoy muy maravillado que personas como vosotros
hayáis pensado una cosa tan indigna de mí y tan fuera de toda razón y
posibilidad; porque aunque yo quisiera irme, ¿cómo lo podría hacer, pues
agora ya debe de saber el Bajá cómo yo estoy aquí, y debe de haber
mandado tomar los pasos, de modo que sería imposible salir de aquí bajel
ninguno? Yo iré al fuerte y castigaré los que esta noche han hecho tan
gran falta al servicio de Dios y de su Rey y de sus propias honras
desamparándome vilmente en tal trance, sin estorbarles el enemigo el
seguirme, y probaré otra vez nuestra ventura de día, que quizá viéndonos
los unos á los otros, la vergüenza hará hacer á algunos lo que esta
noche pasada no han hecho. Y ya que la fortuna nos niega la victoria, no
nos quitará á lo menos el morir peleando como soldados, que vale harto
más que vivir siendo esclavos destos crueles é inhumanos bárbaros, y
seremos ejemplo á nuestros sucesores á estimar más las honras que las
vidas.»

Rendido el fuerte, rendidas las galeras, los enfermos y heridos pasaron
por la espada turca ó fueron vendidos en almoneda á las gentes de
Trípoli; los baluartes que abrigaron á los defensores, arrasados con la
tierra; quedó con ello pujante en la mar la armada turca; las costas de
Nápoles y Sicilia sufrieron las consecuencias, tanto en la retirada de
Piali como después en las acometidas de Dragut, habiendo formado
escuadra de 40 velas, sin que Juan Andrea Doria, con 17 galeras y 7
galeotas, á que fueron á juntarse las de la escuadra de España mandadas
por D. Juan de Mendoza, se atreviera á hacerle frente, antes cayeron en
manos del corsario ocho de las de la escuadra de Sicilia, tres de ellas
del Rey y cinco de particulares, en sorpresas y combates parciales.

Piali Bajá celebró el triunfo entrando en Constantinopla el 27 de
septiembre de 1560, en cabeza de su armada. Seguían á la Capitana las
galeras de fanal, en fila; iban en pos las presas, con las banderas y
estandartes por el agua, lo de abajo arriba, cerrando la marcha las
galeras sencillas turcas, empavesadas y embanderadas, haciendo disparos
de artillería.

El día 1.º de octubre llevaron en procesión á los cautivos al palacio
del Sultán: D. Álvaro de Sande, D. Berenguer de Requesens y Don Sancho
de Leyva iban á caballo; detrás marchaban los Capitanes de tres en tres,
y seguían los soldados mirando tristes cómo les precedían, arrastrando
por el suelo, sus estandartes y banderas, cuyas santas imágenes servían
de escarnio á los mahometanos. Acabada la fiesta y ceremonia, separaron
á los cristianos por categorías, llevando á D. Álvaro de Sande á un
castillo con juramento del Sultán de que no haría más la guerra, porque
en la prisión había de morir sin que hubiera para él rescate por ningún
dinero. Los demás fueron destinados al remo en las galeras; y como al
oirlo se dejara vencer de la pena un Capitán, díjole D. Alvaro: «Llore
quien se ha perdido mal, que yo como hombre me perdí[35].»

    [Nota 35: Diego del Castillo emplea la misma frase, pero en distinto
    lugar. Dice que en la retirada de la armada turca tocó en un punto
    de Sicilia llamado la Brúxula, entre Cabo Passaro y Augusta, por
    hacer aguada, y el Capitán español Sayavedra, que allí se hallaba,
    fué con salvoconducto á la galera Real del Bajá, con propósito de
    hacer algún rescate. Vió allí á D. Sancho de Leyva, D. Berenguer de
    Requesens y D. Juan de Cardona, que le recibieron con lágrimas
    en los ojos, y mirando á D. Álvaro de Sande, vió que con alegre
    semblante reía. Preguntándole el Capitán Sayavedra cómo, estando en
    aquella prisión, estaba con tan buen ánimo, le respondió: «Señor
    Capitán, llore quien se ha perdido mal, que yo, si he perdido la
    libertad, he conservado la honra, habiendo hecho en esta jornada lo
    que era obligado á Dios y á mi Rey, y como hombre he de pasar las
    adversidades y trances de fortuna.»

    Otra especie consigna Diego del Castillo: que los Bajás que asisten
    en el Diván prometieron á D. Álvaro honores y riquezas si se quería
    volver turco, y de no ser así, que sirviese al gran Señor contra el
    Sofí, sin dejar la ley que tenía; y viendo la poca estima que de
    ellos y sus promesas hacía, condenáronle á cortar la cabeza, y le
    sacaron luego á caballo muy acompañado de ejecutores; pero el Sultán
    dió contraorden, mandando llevarle á la torre del Mar Negro, donde
    estuvo con un criado y un capellán hasta que Dios fué servido darle
    libertad.

    Corrales asegura que en una historia de la jornada que D. Álvaro
    escribía en la torre, auxiliado de este capellán, llamado Carnero,
    tenía puesto que le ofrecieron el gobierno de Egipto con 50.000
    ducados de salario, si renegaba de la fe cristiana. _Créaselo quien
    quisiere_, añadía. Lo cierto es que en el memorial dirigido al Rey
    nada escribe D. Álvaro de esto.]

Muchos de los prisioneros de los Gelves murieron en el cautiverio ó lo
soportaron largos años: algunos de los significados debieron la libertad
á la favorable ocasión de las treguas ajustadas por el Emperador
Fernando con Solimán el año 1562, pues gracias á la gestión del Rey
Felipe II se asentó entre las cláusulas del tratado el canje ó entrega
de los principales, sin que alcanzara, sin embargo, el beneficio á Sande
por el juramento que decían el gran Señor tenía hecho al Profeta, y
cosa es digna de referir cómo unos pocos consiguieron librarse por sí
mismos.

El año 1564 andaba en Constantinopla una galera llevando materiales para
la fábrica del palacio del harem: movían los remos 200 esclavos
cristianos, entre ellos 16 Capitanes del Rey Católico, prisioneros de
los Gelves, á saber: ocho españoles, cinco italianos y tres alemanes; y
buscando oportunidad, armados de piedras, mataron á los turcos de
guardia y se alzaron con el bajel, llegando con felicidad á Sicilia.
Hicieron cabeza Juan Bautista Doria, genovés, y Antonio de Olivera,
castellano, Gobernador que fué del castillo de la isla después de la
muerte del Maestre de campo Barahona.

Por último, muerto Solimán, instó el Rey D. Felipe á Carlos IX de
Francia para que empleara su influencia en favor de la soltura de Sande.
Hízolo, comisionando especialmente á Francisco Salviati, Caballero de
Malta, por embajador; y aunque en un principio se negó Selim á tratar
del asunto, por ser la primera cosa que pedía su aliado al ascender al
trono, la otorgó, y D. Álvaro fué á Francia en compañía de Salviati, y
se restituyó á su casa.

Bien mereciera este soldado estudio especial de sus compatriotas más
extenso, aunque no fuera tan entusiasta como el que le dedicó el
extranjero Brantome, contemporáneo y admirador de sus condiciones, ó el
del P. Haedo en la mención que hizo en su _Historia de Argel_, reseñando
las campañas de Italia y Francia en que tomó señalada parte, reinando el
Emperador; la batalla de Muhlberg, en que fué principal instrumento de
victoria; el socorro de Malta, donde pagó á los turcos la deuda que con
ellos tenía, y el gobierno de la plaza de Orán, fin de su carrera.

D. Luis Zapata le dedicó un capítulo de la _Miscelánea_, en que algo
difiere respecto al rescate, diciendo[36]:

    [Nota 36: _Memorial histórico español_, publicado por la Real
    Academia de la Historia, tomo XI: Madrid, 1859, fol. 43.]

«D. Álvaro de Sande, claro por mil hechos y mil jornadas, que siendo
tesorero de Plasencia, como Aquiles dejó las faldas largas y empuñó la
espada y lanza, y saltó en ser soldado, siendo cercado en los Gelves de
una poderosísima turquesca armada, defendió el hechizo fuerte tres ó
cuatro meses, sin se le poder entrar con muchos y muy terribles asaltos,
en los que mató infinitos turcos que quedaron por ahí tendidos en el
campo. Mas no siendo socorrido y siendo espantable y rabiosa la sed y la
hambre, que comieron las cosas viles que comen otros cercados hasta
acabarlas, y bebían el agua salada de la mar, sacada aún en poca
cantidad por alquitaras, de lo que ya toda la gente enfermara; de las
cuales tres cosas, teniendo la muerte cierta, hambre, sed y enfermedad,
rendir la plaza era vileza, defenderla era imposible, tomó un
valentísimo medio, que fué salir y morir peleando como un caballero tan
señalado. Habla y anima á su gente; confiesan y comulgan todos; dan
fuego á sus alhajuelas, que no les quedó otra cosa sino las armas, y
salen á los enemigos con ellas en la mano; hieren y matan cuantos
pueden, y al fin quedó preso D. Álvaro con mucha sangre de ambas partes,
y el fuerte de los enemigos, no fuerte, antes flaco hecho, en los
secanos y sirtes de Berbería. No se perdió reputación ninguna; otra cosa
se perdió, si no la hechura, por no ser de ningún peso ni importancia,
como parece por este soneto hecho por un valiente soldado, del que pongo
los cuatro versos primeros por no hacer más á nuestro caso:

    ¿Quién eres tú que espantas sólo en verte?
    Soy muchedumbre de árboles cortados,
    Que sobre flaca arena fabricados
    Contra toda razón me llaman fuerte.

»De allí D. Álvaro de Sande y D. Sancho de Leyva fueron llevados tras
Constantinopla, á la torre del Mar Negro, en donde el que entra jamás
sale; mas ellos salieron por gran milagro: D. Sancho, trocado por otro
turco principal que había cautivo acá, y D. Álvaro, averiguando ser
criado del Emperador D. Fernando, casado con dama suya, con el cual
Emperador el gran Turco tenía treguas por ciertos años.»

Si se compara el desastre de los Gelves con el de la _Armada
invencible_, ocurrido en 1588, parecerá algo menor la pérdida de
material en el primero, sin otra consideración que el valor comparativo
de construcción de galeras y naos, y el mayor número de piezas de
artillería que las últimas llevaban; la diferencia no es, sin embargo,
de mucha importancia, y se nivelaría á tomar en cuenta el valor
intrínseco de los esclavos y cautivos perdidos que andaban al remo. En
la moral fué por de pronto más grave la derrota de los Gelves, por dejar
en absoluto dueños y señores de la mar á los turcos, y entregadas á su
estrago no sólo las costas de Italia, sino también las de España,
mientras que el fracaso de Inglaterra poco afectaba á estas costas ni á
su navegación ultramarina, como se vió en las desastrosas expediciones
de los ingleses á la Coruña, Lisboa y Azores. La más sensible pérdida de
personas excedió con mucho en la jornada de Trípoli á la de Inglaterra.
Varían bastante las cifras recogidas por los historiadores; mas tiene
fundamentos la de Cirni Corso, que fija en 18.000 los hombres consumidos
en la fatal empresa de Berbería, mientras no pasaron de 10.000 en la
otra.

Coincidencia singular: los Duques de Medinaceli y de Medinasidonia
dieron amparo á Cristóbal Colón; y rivalizando en cierto modo con la
Corona, pretendían alistar por su cuenta naves con que se resolviera el
problema del camino del Catay, y se asentara el cimiento de la
preponderancia marítima de España. Nietos de aquellos Duques, y Duques
también de Medinaceli y de Medinasidonia, D. Juan de la Cerda y
D. Alonso Pérez de Guzmán _el Bueno_, presidieron con paralela falta de
aptitud é igual desgracia á las dos más grandes desdichas que registra
la historia naval, como que con ellas acabó aquella preponderancia.

Antón Francesco Cirni Corso formó lista de las personas principales que
sucumbieron en la triste jornada de los Gelves. No es completa esta
lista, pues por Ulloa y otros escritores se citan nombres no
comprendidos en ella: acaso hay también equivocaciones en la ortografía
italiana de que se valía el autor; pero á falta de otra, bien merece que
por testimonio de estimación se reproduzca adicionada.


CAUTIVOS EN LA ARMADA Y EL FUERTE.

General, D. Sancho de Leyva, con sus hijos
  Juan de Leyva.
  Diego de Leyva.

General, D. Berenguer de Requesens.
  Juan de Cardona.
  Fadrique de Cardona.
  Gastón de la Cerda, hijo del Duque de Medinaceli[37].

General, D. Álvaro de Sande.
  El Obispo de Mallorca.

Maestre de campo, Bernardo de Aldana.

Ingeniero, Antonio Conde.

Médico del Duque, el Licenciado Bernardo.

Capellán de D. Álvaro, Carnero.
  Baltasar Mediavilla.
  Alfonso de Pallar.

Sargento mayor, Maroto.

Coronel, Pedro del Más.

Capitanes, Sciana Smeraldo.
  Francisco Enrique.
  Orejón.
  Simón, florentino.
  Montes de Oca.
  Tomaso, italiano.
  Íñigo Hurtado.
  Francisco de Casale.
  Nicolo de Casale.
  Lope de Figueroa.
  Juan Bautista Doria, genovés.
  Antonio de Olivera.
  Monsalve.

    [Nota 37: Murió en Constantinopla.]


MUERTOS DE ENFERMEDAD.

Coroneles, Quirico Spínola.
  Diego de Ávalos.

Capitanes, Álvaro de Sande, sobrino del General.
  Alonso de Hita.
  Jerónimo Imperatore.
  Aquilante de Castillo.
  Andrea Grifo.
  Antón Cicala.
  Francisco de Cárdenas.
  Giacopo Gallupoli.


MUERTOS EN COMBATE.

General, Flaminio dell' Anguillara.
  Per Álvarez Golfín.
  Juan de Ovando.
  Cristóbal Pacheco.

Alférez, Gil de Oli.
  Sebastián Hurtado.
  Íñigo de Soto.
  Nuncibay.
  Juan Pérez de Vargas.
  Francisco Ortiz.
  Salazar.


QUEDARON EN EL FUERTE Y NO CONSTA LA SUERTE QUE TUVIERON, SI BIEN LOS
MÁS MURIERON.

Coronel, Stefano Leopart.

Sargento mayor, Martín de Lequeque.

Capitanes, Bernardino Álvarez de Mendoza.
  Federico Mazzalotte.
  Juan Osorio de Ulloa.
  Rodrigo Zapata, que entregó el fuerte.
  Juan de Funes, que capituló.
  Juan del Águila, idem.
  Jerónimo de la Cerda.
  Juan de Gama.
  Sebastián Poller, inventor de los alambiques.

Maestres de campo, Alonso Padilla.
  Miguel de Barahona.
  Jerónimo de Piantanigo.

Capitanes, Bartolomé González.
  Adrián García.
  Pedro Vanegas.
  Alonso de Guzmán.
  Pedro Bermúdez.
  Antonio de Mercado.
  Gregorio Ruiz.
  Juan de Vargas.
  Carlos de Haro.
  El Conde Galzano Anguisciolo, florentino.
  Diego de la Cerda.
  Luis de Aguilar.
  Álvaro de Luna.
  Jerónimo de Sande.
  Juan Ortiz de Leyva.
  Frías.
  Martín Galarza.
  Alonso Escobar.
  Alonso Golfín.
  Bravo.
  Gaspar de Tapia.
  Juan Paulo.
  Pedro de Aguayo.
  Juan Daza.
  Francisco Rota.
  Francisco Collazos.
  Álvaro de Luna.
  Clemente, siciliano.
  Gabriel Girardo.
  Georgio, siciliano.
  Stefano Palavicino.
  Charles de Vera.
  Mos de Indón.
  Mos de Lampujada.
  Álvaro de Lara.
  Julio Malvesín.
  Gaspar Peralta.
  Juan Antonio Spínola.
  Jerónimo de Montesoro.
  Constantino Sacano.
  Giuseppe Tremarchi.
  Juan Andrea Fantone.
  Pedro de Vida.
  Pedro de Juan.
  Lucas Calabres.
  Pedro de Almaguer.
  Juan de Zayas.
  Perucho Morán.
  Juan de Zayas.
  Juan de Castilla.
  Luis de Aguilar.
  Diego de Santa Cruz.
  Pedro de Vargas.
  Bernardino de Velasco.
  Sebastián.
  Bernardo de Quirós.
  Piantanigo.
  Borja.
  Guillén Barbarán.
  Garay.
  Fuentes.
  Juan Pérez de Vargas.
  Diego de Vera.
  Antonio Dávila.
Alférez, Sedeño.
  Herrera.
  Beltrán.
  Serrano.
  Pedro Ginovés.
  Hidalgo.
  Francisco Ortiz Zapata.
  Diego de Castilla.
  Martín de Ulloa.
  Andrea Espinguel.
  Rodrigo de Cárdenas.
  Valdés.
Comisario, Pacheco.
Contador, Juan de Alarcón.



APÉNDICE I


RELACIÓN

_de la jornada que hicieron á Trípol de Berbería las armadas católicas,
años 1560 y 61._[38]

    [Nota 38: Academia de la Historia, Colección Salazar, _G-64_.]

Fray Parisote, Maestre de los Caballeros de San Juan, codicioso de
adelantar y ennoblecer su religión, como buen administrador della,
teniendo siempre ante los ojos la perdición de Trípol, con deseo de
recobrarle, aunque no se había perdido en su tiempo que él gobernaba,
sino en el del Maestre pasado, ansí por enmendar el daño que los turcos
habían fecho en cosas de la Religión, como por el mal y desasosiego que
daban á Malta los cosarios que en Trípol se recelaban, viendo la paz y
hermandad que de nuevo había entre los Reyes de España y Francia,
parecióle oportunidad para anteponer la impresa, comunicándolo primero
con el Duque de Medinaceli, que al presente estaba en el gobierno de
Sicilia, porque á él como Visorrey de aquel reino tocaba ser General de
la impresa cuando se hobiese de hacer.

Al Duque paresció muy bien lo que el Maestre procuraba, porque allende
del beneficio grande que venía al reino quitando un tan mal padrastro,
de cabo él por su parte desearía hacer alguna cosa en Berbería, digna de
memoria, como lo había hecho el Visorrey pasado Joan de Vega en la
tomada de Africa, y ansí acordaron de escrebir los dos al Rey sobrello,
encargando la solicitud del negocio al Comendador Guimarán, que se
hallaba en la corte.

No pareció mal al Rey lo que el Maestre y Visorrey demandaban, por
amparar y favorecer una religión de tanta antigüedad y nobleza, con el
amor y afición que lo había hecho la buena memoria del Emperador, su
padre, y los Reyes de España, por el beneficio y quietud que resultaría
á sus vasallos.

Trató el negocio con los que se hallaban allí en corte, que lo
entendían, y no contento con esto dió parte dello al Príncipe Doria,
para no hacer cosa sin consejo y parecer de un hombre de tanta
reputación y que con tanta afición y lealtad había servido siempre, y de
más experiencia en semejantes cosas más que otro alguno.

En este medio, el Maestre y el Duque tornaron á escrebir sobre el mismo
negocio á S. M. Estaba de partida para España, y viendo la respuesta del
Príncipe, escribió al Duque de Medinaceli que hiciese la jornada con el
consejo y parecer del Príncipe Doria y del Maestre y Duque de Florencia,
que había de enviar sus galeras. Para ello mandó al Duque de Alcalá,
Visorrey de Nápoles, que diese la infantería española de aquel reino, y
que D. Alvaro de Sande, coronel della, la llevase, con la que el Duque
de Sesa, gobernador del estado de Milán, daría. Escribió ansí mismo á
Joan Andrea, General de la mar, que fuese á servir en la jornada con sus
galeras, sin apartarse de lo que el Duque de Medinaceli hobiese menester
del armada. Á D. Sancho de Leyva, General de las galeras de Nápoles,
escribió mandándole que llegados en Berbería saliese en tierra con el
Duque, y en el progreso de las cosas de guerra le aconsejase, como
prudente, todo lo que hobiese de cumplir, y al Duque escribió que no
hiciese cosa sin dar parte á D. Sancho.

El Visorrey, vista la orden de S. M., avisó al Maestre para que toviese
en orden las galeras y gente que había de servir en la jornada, y por su
parte entendió en buscar dinero para las provisiones que eran menester,
y para pagar los soldados españoles de la isla, que se les debían
catorce pagas, y para hacer de nuevo gente envió á Caldes, caballero de
la Orden de Santiago, á Nápoles, á demandar la gente y artillería que le
habían de dar.

Al Duque de Alcalá no le pareció, en tiempo tan sospechoso, quitar los
presidios de las tierras de marina, estando como estaba el armada del
gran Turco á la Belona y teniendo la nueva que tenían de la muerte del
Rey de Francia, que por este mismo respeto el Duque de Sesa había
suspendido el licenciar la gente, por no estar bien acabada de confirmar
la paz.

Todos los ministros de S. M. estaban á la mira si con el nuevo Rey
hobiese nuevo acuerdo en lo de la paz, y ansí acordaron en Consejo que
Don Alvaro de Sande viniese á Mesina, como vino; y hallando quel
Visorrey daba priesa á las provisiones, con deseo de llevar adelante la
empresa, y viendo esta determinación, por no perder tiempo, partió
D. Alvaro con las galeras á Génova, para ir de allí á Milán por la
gente.

Severino fué por pagador, con los dineros, y dió la paga en Génova, de
manera que anduvo después en pleito con los maestros racionales, que no
se le daban por bueno, aunque daba por excusa que D. Alvaro se lo había
mandado hacer ansí.

Mientras D. Alvaro fué á Milán, el Duque despidió capitanes para que
hiciesen gente en Sicilia y Calabria y repartió por todas las tierras de
la isla, que cada una diese tantos gastadores. Destos hicieron compañías
con sus capitanes y banderas.

Entre tanto que la gente de guerra se recogía á Mesina, se entendía en
embarcar la artillería y municiones y vituallas. Todo esto era tan bueno
y en tanta abundancia, que sobraba para doblado ejército del que había
de ir. Desluciólo todo la poca maña que el Comisario D. Pedro Velázquez
tuvo, ansí en el embarcar, como en el repartir; y si flojamente se pasó
en esto, muy peor lo hizo en tomar muestra á los soldados españoles de
la isla y á los calabreses y sicilianos. Dió lugar, por ser mal plático,
á que los capitanes se aprovechasen á su placer. Tomaba la muestra en la
iglesia mayor, abiertas todas las puertas, y muchas veces de noche, y
ansí, cuando pensamos llevar 15 ó 16.000 hombres, hubo pocos más de
10.000. El mismo engaño de las pagas hubo después en las raciones.

D. Alvaro volvió de Milán de mediado el mes de septiembre y trajo 18
banderas de españoles, tan pobres de gente, que no pasaban de 800 ó 900
soldados, y tres de tudescos, en que había otros 800, sin otra que se
hizo después, y 16 banderas de italianos, en que había hasta 3.000,
muchos dellos franceses y gascones. Desde á pocos días después de
llegado se echó bando, que duró una hora el publicarle, y entre muchas
cosas que decía mandaba que ningún soldado fuese á correr en Berbería ni
tomase ropa ni esclavo á otro, so pena de la vida. Fuera harto mejor
mandar que no talasen los morales y olivos de que muchos pobres
ciudadanos mesineses se mantenían, sin que cada día los teníamos en arma
con las muertes y revueltas que á cada paso se hacían, por venir muchos
foragidos del reino de Nápoles y Sicilia, con salvoconducto para servir
lo que durase la jornada.

El Duque y D. Alvaro entendían en hacer escuadrones y escaramuzas en el
Brazo de Sarranela, que dieron harto que reir á muchos y perder la
esperanza de que saliesen bien con lo comenzado.

En estas escaramuzas y niñerías acaeció que un soldado español que se
decía Herrera dió un bofetón á un caballero ginovés, hijo de Antonio
Doria. Pesóle á toda nuestra nación en el alma, por tener tanta afición
á su padre, estando este caballero á pie mirando cómo escaramuzaban los
de á caballo. El soldado, por huir de los caballos que venían torneando
el escuadrón, vino á topar con él y ponérsele delante, y sobre hacerle
apartar, le dijo palabras quel soldado se descomedió á darle el bofetón.
Metieron todos manos á las espadas, y llegaron allí luego el Visorrey y
otros muchos. El soldado se desapareció por la mucha gente que había, y
se fué á salvar en una casa donde estaba bien secreto si no le
vendieran. Diéronse tan buena maña el César Doria y sus hermanos, con
espías y sobornos, que vinieron á saber dónde estaba, y con mucha gente
armada entraron de noche y lo mataron y lleváronlo arrastrando á la
marina, mostrándolo de galera en galera con un esquife. De ahí lo
llevaron á la plaza del castillo, donde pasaba el Visorrey, haciéndole
guardia hasta el día, para que le vieran los que salían y entraban. Esto
indinó muy mucho la gente de guerra, por lo que sucedieron muertes y se
vinieron á poner carteles, sin que se hiciese castigo ni demostración
dello.

Entrando el mes de otubre con gran lluvia y tempestad de vientos, á
todos los que se les entendía algo de cosas de mar, les parecía desvarío
partir en tal tiempo una armada tan grande como aquélla, mayormente
dándose la poca priesa que se daban á embarcar lo que era menester, que,
según la torpeza y flojedad que en esto usaban, no acabarían por todo
aquel mes.

Juan Andrea Doria perdió una galera y un esquife de otra, allí en el
Faro, y decía públicamente que si las galeras que traía fueran del Rey,
como eran suyas, que no fuera á la jornada, aunque el Rey se lo había
mandado; pero que iba porque no pudiese nadie decir que dejaba más la
ida por temor de perder su hacienda, que por lo que cumplía al servicio
de S. M.

D. Berenguer de Requesens, General de las galeras de Sicilia, fué
siempre de parecer que no se fuese á Trípol, y ansí lo decía
públicamente y lo escribió al Rey, por lo que vino el Duque á desabrirse
con él y á no tratar con alguno de los que contradecían la ida. Con
D. Alvaro solamente consultaba y comunicaba todo lo que se había de
hacer.

De aquí comenzó la discordia entre los que mandaban, y con este buen
principio, á los 25 de otubre de 1560, hizo vela del puerto de Mesina la
nave _Emperial_, que iba por capitana de todas las demás, que serían
hasta 40. Iba en ella por Comisario general Andrea de Gonzaga, Coronel y
Maestre de campo general de toda la gente italiana, y las naves
anduvieron ocho días en bonanzas, dando bordos, sin poder pasar de
Zaragoza, donde se entraron el 1.º de septiembre por el mal tiempo. Este
mismo día llegaron allí las galeras con el Visorrey, y dende á pocos
días se acabaron de recoger las galeras de Cigala y otras naves que
faltaban, con gente y municiones.

Por todo el mes de noviembre no se pudo partir de Zaragoza por los malos
tiempos. Hízose muy gran daño en la campaña, cortándole los olivos y
viñas y árboles fructíferos della para quemar, robándoles las maserías,
sin dejarles buey ni oveja en ellas, ni cosa de comer.

Primero de diciembre partió de aquí la armada para Malta, y ya otra vez
habían salido y vuéltose al puerto de 20 millas de allí. Esta segunda
vez llegaron las naves y galeras á Cabo Páxaro, 60 millas de Zaragoza, y
de allí se engolfaron en el canal de Malta. Las galeras pasaron adelante
y llegaron otro día á Malta, donde fueron recibidos del Maestre y
Caballeros con mucha fiesta. Las naves volvieron aquella noche á Cabo
Páxaro con viento contrario, y las dos galeras de Mónaco con ellas, que
no pudieron proejar para tomar la isla con las demás por estar largas á
la mar. Dieron fondo todas á Cabo Páxaro; y temiéndose de unas burrascas
que comenzaron de media noche abajo, disparó la Capitana á levar, y
algunas dellas, por darse más priesa, se dejaron las áncoras y se fueron
todas á Zaragoza. Después perdieron algunas las barcar por enviar por
las áncoras. Deste mesmo puerto salieron otras tres veces, y tantas se
tornaron sin poder pasar á Cabo Páxaro.

En esto comenzó la gente á enfermar y morir á más furia quel mes pasado,
y los de la ciudad, desdeñados del estrago que se les había hecho y
hacía en la campaña, no querían acoger los enfermos, y ansí murieron muy
muchos por dejados, como los dejaban á la marina al agua y sereno.
Primero que se determinase á darles recaudo, fueron tantos los muertos,
que hubo banderas desarboladas y nave en que no quedaron 20 hombres.

Viendo esto Andrea de Gonzaga, envió una fragata á dar aviso al Visorrey
de lo que pasaba y de la poca gente que había, porque, sin los muertos,
se huían cada día muchos soldados y marineros, tanto que había muchas
naves que no podían navegar por falta dellos. Pasaron veinticinco días
que no tuvimos aviso de las galeras ni se supo dónde estaban. Andrea
Gonzaga estaba con determinación de no partir de allí sin tener
respuesta del Duque.

Á los 20 del mes se comenzó á publicar una nueva, sin cierto autor, que
las galeras habían pasado á los Gelves sin haber reposado en Malta, mas
de tomar gente y municiones. Esta nueva debieron de inventar los
zaragozanos ó los de aquellos contornos, por hacer ir de allí las naves.
Como esto se comenzó á divulgar entre los soldados, todos deseaban ser
ya allá, y ansí daban priesa en la partida, y hubo Capitanes que se
quisieron ir sin aguardar la Real, por lo que acordó Andrea Gonzaga
partir la noche de Navidad, y otro día, en amaneciendo, al salir del
puerto, llegó D. Pedro Velázquez, Comisario de la armada, en una galeota
y dió nueva que estaban en Malta.

Más adelante se descubrieron 22 galeras que traía el Comendador Guimarán
para hacer ir á las naves y pasar á Mesina por dineros. Llegadas estas
galeras á Zaragoza, hicieron lo que solían en las posesiones della.
Cargaron de leña para Mesina, y lo mesmo hicieron á la vuelta para
Malta. Las naves siguieron su camino con poco viento, y ansí tardaron
ocho días y más en recogerse todos á Malta, donde habían llegado otras
naves con siete compañías de infantería española del reino de Nápoles,
sin otras cuatro que habían venido primero á Mesina. Estas 11 banderas
trajeron harto más gente que las de Lombardía. Como iban llegando las
naves, les salía á dar orden una fragata que se fuesen á Puerto Xaloque,
ocho millas de allí. Después las mandaron venir, y trayendo algunas á
jorro las galeras, se metió un temporal tan fuerte, que las galeras las
desmampararon y se tornaron á Malta. Las naves corrieron la vuelta de
Sicilia hasta llegar á Cabo Páxaro, donde surgieron para volverse con el
primer buen tiempo. En una de ellas, en que iba un Gregorio, tocó una
compañía de calabreses. Antes que llegase al Cabo, tomando la vuelta
para entrar en él, se amotinaron los soldados y dejaron ir la nave en
popa, la vuelta de Calabria, hasta llegar al Cabo de Espartivento, y
teniendo ligado el Capitán y sus Oficiales, maltratándoles, se hicieron
echar en tierra y se fueron á sus tierras.

En el galeón de Cigala iba una compañía de sicilianos del Capitán Lope
de Figueroa y otra de gastadores. En viéndole surto, hicieron lo mesmo
que los calabreses, y aún más, porque mataron al Sargento y llevaron al
Alférez ligado en tierra, y trataban de tirarle con las escopetas. El
Capitán de la compañía había quedado en Malta. Primero que salieron del
galeón enclavaron el artillería porque no les tirasen con ella, y no
pudiendo caber todos en las dos barcas, quedaron de los amotinados hasta
24 ó 30. Los marineros y muchos soldados que no habían sido en el motín,
se juntaron y prendieron éstos, y dieron aviso á una nave questaba allí
junto, donde estaba el Capitán Artacho, que traía á cargo las siete
compañías del reino de Nápoles. Envió por ellos y trájolos á Malta,
donde ahorcaron tres de los más culpantes y siete desorejaron y echaron
á galera.

Llegados ya todos á Malta tornó la gente á morir, mucho más que en
Zaragoza: la causa de esto era el mal pasar de tanto tiempo por la mar,
y para los grandes fríos que hacía estar la gente desnuda y sin pagas,
trayendo, como traían, mucha ropa de Génova y Milán. Dejaron morir muy
mucha gente de frío por no darles á tiempo de vestir. Estaban los
monasterios é iglesias llenos de enfermos, que era la mayor compasión
verlos morir por aquellos suelos, sin darles recaudo, hasta que el
Obispo de Mallorca demandó un casal en que estuviesen, y otras casas en
el Burgo, donde los recogió y gobernó lo mejor que pudo.

La solicitud deste Obispo fué parte á que no muriesen muy muchos más de
los que murieron. D. Sancho de Leyva hizo adereszar otras casas en que
recogía los enfermos que cabían, y los hacía curar y gobernar muy bien
de sus dineros, visitándolos él cada día, mandando á los que los tenían
encargo que no les dejasen faltar nada. Fué obra para en Malta de gran
caridad y de harto más provecho para los pobres que nadie podrá creer,
sino los que vieron la necesidad que allí pasaron enfermos y sanos.

Con toda esta mortalidad no faltaban cada día en casa del Maestre
máscaras, danzas y fiestas de damas, y torneos y sortijas, con tanto
placer y regocijo como se pudieran hacer al tornar de la jornada con
victoria.

Aquí se tomó muestra á la gente italiana en la campaña, contándolos en
el escuadrón por hileras, y diciendo el Duque de Vivona que había pocos
más de 3.000, en los que allí había, que aún faltaban naves por
desembarcar su gente, el Duque de Medinaceli le dijo que no dijese que
eran tan pocos, de manera que lo entendiese nadie, como si los que
salían á verlo no miraran lo mesmo que el Duque, y algunos Capitanes,
creyéndose que se hacía la muestra para darles dineros, recogían criados
de caballeros que trajeron allí. Conociéndolos algunos que iban con el
Duque, se los mostraron y no hizo caso dello; y vista la poca gente que
había en las naves, hubo grandes contrastes sobre si se iría adelante ó
no. Todos eran de parecer que se tornasen; D. Álvaro sólo tuvo fuerte en
que se fuese, tratando de pusilánimos á los que contradecían. El Duque
deseaba en extremo salir con lo que había comenzado, viendo que un
hombre de tanto valor y experiencia como D. Álvaro, en cosas de guerra,
mayormente en Berbería, donde había hecho tantas y tan buenas cosas,
facilitaba tanto la empresa, tenía esperanza de salir con ella, y ansí
acordó de enviar capitanes á Sicilia y Nápoles á hacer gente de nuevo,
dándoles orden que nos viniesen á hallar en Trípol.

En este medio tornaron las galeras que habían ido á Mesina. El Visorrey,
fastidiado de haberse detenido tanto en Malta, dió priesa á la partida,
y á los 9 de hebrero se salió de casa del Maestre sin despedirse dél ni
hablarle, se fué á embarcar. El Maestre quisiera tornarle aquella noche
á casa y no pudo.

Otro día se partió con toda la gente y armada; las galeras sacaron fuera
las naves que habían de ir. Licenciaron algunas ansí por la falta de
gente como de vituallas, y pudiera licenciarse más, que hubo nave que
fué con 200 quintales de bizcocho, sin gente ni otro cargo. La licencia
que dieron á los pobres patrones fué para acabarlos de echar á perder,
porque allende de no pagarles lo servido, les tomaron las gumenas y
áncoras y marineros, para darlos á los que iban á servir, y sobre todo
esto, compuso muchos dellos el alguacil real de Joan Andrea, como hizo á
otros en Mesina.

Dióse orden á todas las naves que siguiesen la capitana, sin decirles
dónde habían de acudir si acaso se perdiesen unas de otras, como suele
acontecer. La general llevaba orden de ir á Cabo de Palos; caminaron
todo aquel día y la noche con viento próspero; después se les volvió el
tiempo de manera que vinieron á descaecer á los Secos de los Querquenes,
donde surgieron, aunque no todas, que algunas habían perdido la Real por
un mal temporal que duró poco.

Las galeras partieron de Malta ya tarde, el mismo día que las naves, y
llegadas al paraje de una isla que se dice la Lampadosa, donde se había
de hacer agua y leña, por la falta que hay della en Berbería, pasáronse
sin tomalla, caminando derechas á la isla de los Gelves, donde llegaron
sobre tarde.

Antes de llegar descubrieron dos naves: fueron D. Sancho de Leyva y
Scipión de Oria, y tomó cada uno la suya; la gente dellas se huyó en
tierra. También descubrieron dos galeotas en la Cántara. Según se ha
entendido de los esclavos dellas, estaban ya los turcos para huirse en
tierra si vieran que iban nuestras galeras á ellas. Debiéronlo dejar por
ser ya tarde. Ellas se huyeron aquella noche y hicieron harto daño.
Tomaron algunos bajeles pequeños que se habían perdido de las naves, y
fué el Truchalí, que las traía, á Constantinopla á solicitar la venida
de la armada. Nuestras galeras se recogieron todas á la Roqueta, y otro
día por la mañana echaron gente en tierra para hacer agua; y como los de
la isla habían descubierto las galeras el día antes, acudió mucha gente
de pie y caballo: pusiéronse en unos palmares allí cerca. El Visorrey
tenía en tierra hasta 3.000 hombres, y hecho el escuadrón, mandó salir
arcabuceros que fuesen á escaramuzar con los enemigos. Trabóse de manera
la escaramuza que duró cinco ó seis horas, y tan reñida, que vinieron
hartas veces á las espadas. No osaban los nuestros alargarse mucho del
escuadrón por la caballería de los enemigos. Muchos soldados pelearon
este día muy bien. Hubo muertos y heridos de todas partes, aunque pocos.
No se tomó ninguno para lengua, que fué harto mal para nosotros no saber
lo que había en la isla antes de partir della.

Después quel Duque entendió que las galeras habían hecho su aguada, por
ser ya tarde mandó retirar la gente del escaramuza, y al recoger, que
se recogían al escuadrón, comenzaron á cargar los enemigos, con la grita
y alarido que suelen, y acercáronse tanto, que hirieron algunos en el
mesmo escuadrón.

Á D. Álvaro dieron este día un arcabuzazo, andando á caballo. No le hizo
mal. Anduvo muy bueno este día en dar orden, y todo lo demás que se
debía á su cargo y reputación. Toda la gente se embarcó, sin que los
enemigos hiciesen más mal, aunque al embarcar, por darse algunos más
priesa que era menester, hubo alguna desorden.

Aquella misma noche se fueron las galeras y vinieron el día siguiente á
hallar las naves surtas en los Secos. Proveyeron de agua á muchas naves
que les faltaba, que con la priesa del partir de Malta no habían tomado
el agua que habían menester. De allí partieron todos juntos á Cabo de
Palos, donde llegaron otro día.

Al salir de Malta quedaron nueve galeras que no partieron con la
Capitana: las ocho dellas partieron aquella misma noche: la patrona de
Cigala se quedó en el puerto: las ocho siguieron el mismo marinaje que
las primeras: llegaron á los Gelves con dos horas de día á la misma
Roqueta donde las otras habían estado, y teniendo necesidad de tomar
agua, juntáronse los Capitanes de infantería española; fueron á hablar
al Duque de Vivona, que venía en la Capitana de Florencia, para ver si
la hacían; el Duque les dijo que iba allí como hombre particular, que no
tenía cargo para dar orden; que ellos, como hombres de guerra, viesen
lo que era menester, que él les favorescería con su persona y criados, y
ansí determinaron los Capitanes de salir en tierra con sus Oficiales y
hasta 300 hombres, hecho un escuadrón. Dellos apartaron hasta 30
arcabuceros, y pusiéronlos en un alto, cerca del escuadrón, para que
tirasen de allí unos moros de á caballo para que no se acercasen á
estorbar el hacer del agua, y ansí estuvieron todo el tiempo que duró el
hacerla. Hecha el agua, se comenzaron á embarcar algunos soldados, y con
ellos el Capitán Joan de Funes, y el Capitán Joan del Aguila había harto
que había embarcado diciendo que no se sentía bueno. Los otros cinco
Capitanes no se quisieron embarcar hasta los postreros. En esto se
levaron unas galeras para mejorarse á otro puerto á donde descubriesen
los moros para tirarles. Como los enemigos les vieron vueltas las popas
y retirarse los arcabuceros que les tiraban para irse á embarcar,
cerraron con ellos y rompiéronlos. Entrando dentro en la mar,
secutándolos, mataron y prendieron hasta 150 hombres; los presos fueron
muy pocos; murieron todos cinco Capitanes peleando muy valerosamente
delante sus soldados. El Capitán Adrián García, Pedro Vanegas, Pedro
Belmudes, Antonio Mercado y D. Alonso de Guzmán. Éstos se perdieron de
buenos, que bien se pudieran embarcar si quisieran. Tuvieron por mejor
morir que no desamparar sus soldados. Los demás se recogieron á las
galeras, quién á nado, quién en los esquifes. Partiéronse luego de allí
con este buen suceso, y vinieron á Cabo de Palos. A todos dió pena esta
desgracia.

En Cabo de Palos se supo de unos jeques de alarbes que vinieron á
ofrecerse de servir contra los turcos, como Dragut quedaba en los Gelves
con 400 caballos y hasta 1.500 hombres de pie entre turcos y moros, y
quél era el que había escaramuzado con los nuestros al agua, y el que
había hecho el daño en la gente de las ocho galeras, y quel día antes
que llegasen nuestras galeras había peleado con la gente de la isla, al
paso, y roto y muerto muchos moros gervinos, y robado y quemado los
casales y haciendas de los que no eran de su parcialidad. Por no darnos
maña el día de la escaramuza de tomar lengua ni meter un moro de los que
llevábamos en tierra para que supiese lo que había y lo que se sabía de
Trípol, como era razón que se supiese, dejamos de prender allí á Dragut,
que los mismos de la isla ayudaron á ello, y tomándole el paso, no
podría en ningún modo escapar, y ansí hacíamos la jornada de Trípol y la
de los Gelves con prenderle. Por eso dicen que no hay mejor adivino quel
que bien piensa lo que hace, y ansí los que tienen cargo, mayormente en
cosas de guerra, por muy discretos y avisados que sean, no han de hacer
cosa sin consejo y parescer de muchos, lo que no se hizo en esta
jornada, y ansí sólo ella se puede llamar guerra sin consejo.

En Cabo de Palos estuvimos todo el mes de hebrero sin poder pasar
adelante por los malos tiempos. Aquí se perdió la nave _Imperial_,
remolcándola las galeras de una parte á otra.

Salvóse la gente della y repartiéronla por las otras naves. Ahogáronse
dos sacando el artillería de batir que traía. Perdióse harta pólvora,
balas y cuerda y muy muchas vituallas. Aquí comenzaron algunos de nuevo
á quejarse del Visorrey, diciendo que no hacía caso de nadie ni llamaba
á Consejo los Oficiales de S. M., que eran diputados para ello, y muchos
señores y caballeros que venían á servir, por lo que comenzaban á
suceder mal algunas cosas, y ansí acordaron pedir lista de la gente que
había á los Capitanes de los soldados que cada uno tenía, porque se dijo
que había muchos enfermos.

Vista la poca gente que había, se determinaron en la ida de los Gelves,
de Cabo Palos; escribieron al Bajá del Caruán, y enviaron un moro á
Trípol por espía para saber la gente que tenía Dragut dentro y ver si se
fortificaba. Diéronle tres escudos, y no volvió con la respuesta.
También asoldaron unos jeques de alarbes para que viniesen á servir en
los Gelves. Vinieron á tiempo que no fueron menester.

Primero de marzo, al hacer del alba, hicimos vela para los Gelves con
muy buen tiempo, donde llegamos aquella misma noche, y reforzó tanto el
viento, que fué muy gran ventura no perderse muchas naves al tornar de
los Secos. Los cinco días siguientes hizo una tormenta tan deshecha,
refrescando el viento de hora en hora, que á hallarnos en playa, se
perdía todo el armada sin remedio alguno.

Á los siete días desembarcó toda la gente en la isla, á la parte de
poniente, á una torre que dicen de Valguarnera, questá ocho millas
pequeñas del castillo, lugar nada cómodo para desembarcar, porque las
naves estaban cinco millas largas de tierra, y las galeras más de tres,
y sin nada desto, por ser parte donde no había agua. Luego se puso
diligencia en hacer pozos y no se halló agua, por lo que padesció la
gente harta sed. Tardóse todo el día en desembarcar los soldados y
artillería. Esta parte donde desembarcamos es la más estéril de toda la
isla, y ansí no parescía hombre por toda la campaña.

Aquella tarde vino un moro viejo á caballo con otro de á pie con él, de
parte del jeque y los gervinos, diciendo que no querían pelear contra la
gente del Rey Felipe, antes se holgaban y se tenían por muy dichosos en
estar debajo de su amparo y protección, y ofrescían de ayudar de muy
buena gana á echar á Dragut de Trípol y de toda Berbería. El Virrey le
recibió alegremente, agradeciendo al jeque y á los de la isla la
voluntad que mostraban al servicio de S. M., y ansí él les ofrescía
hacerles todo buen tratamiento, que en el castillo tratarían lo que
cumplía á todos.

El viejo era hombre de bien: se partió muy contento; pero el que venía
con él no era todo bueno; pero bien lo pagó, que lo mataron otro día en
la escaramuza. Este tuvo cuenta con la poca gente que venía, y con ver
que mucha della estaba flaca y maltratada. Dió de todo relación á los
moros, persuadiéndoles que nos diesen la batalla y peleasen antes que
hacer acuerdo alguno con cristianos.

Otro día bien de mañana comenzó á caminar el campo, marina á marina, en
muy buena orden, la vuelta de los pozos, donde habíamos de alojar.
Estaba un poco más de cinco millas de allí. Andrea Gonzaga iba de
vanguardia con un escuadrón de italianos: la Religión, tudescos y
franceses iban con otro escuadrón de batalla; la infantería española iba
de retaguardia, cada tercio por sí. En su orden cada escuadrón llevaba
delante piezas de campo y mosquetes, y ansí caminamos hasta los pozos
sin descubrir moro que nos diese empacho. Desde los pozos se descubrían
muy muchos moros entre unos palmares, bien adelante al paso por donde se
iba al castillo.

Llegada la vanguardia á los pozos, se entendió en limpiarlos, y sin
aguardar en su orden hasta que llegase la batalla, salió el Coronel
Spínola con algunos arcabuceros italianos hacia los palmares. Como los
moros vieron caminar esta gente adelante, alteráronse, paresciéndoles
que no se afirmaba el campo aquella noche en los pozos, sino que pasaban
al castillo, questaba poco más de dos millas de allí, donde tenían los
más facultosos las mujeres y hijos y haciendas; y como entre ellos había
muchos de la parte de Dragut, amigos de alteraciones y revueltas, que no
venían bien en que se hiciese paz, con esta ocasión comenzaron á decir á
los demás: «Ya veis que los cristianos pasan al castillo con desinio de
tomar nuestras mujeres y hijos por esclavos: lo mismo querían hacer de
nosotros; mejor es que muramos peleando por nuestra libertad, que no
dejarnos engañar con palabras y ser esclavos, cuanto más, que siendo
como somos doblada gente que ellos, sanos y rebustos, haciendo lo que
debemos, no hay duda sino que será nuestra la vitoria, siendo los
cristianos tan pocos y muchos dellos enfermos y malparados. Por eso,
determinaos á pelear y acometámosles luego, porque ya que no les podamos
romper, vienen tan cansados y tan embarazados con las armas que traen,
que nos saldremos dellos y nos volveremos, sin que nos puedan alcanzar
ni enojar. A lo menos no nos quejaremos de nosotros mismos por haber
dejado de probar nuestra fortuna.»

El jeque, que era nuevo y no tenía los de la isla tan á su devoción que
pudiese estorbarles que dejasen de concurrir con los que procuraban
alteraciones y desasosiegos, y así persuadidos de los demás, comenzaron
todos juntos á dar voces y alaridos, tomando puños de tierra y
echándolos en alto para adelante, ques señal entre ellos de querer
pelear, y juntamente con esto dispararon escopetas á los nuestros, y
ansí se comenzó la escaramuza.

En esto arribaba la infantería española á los pozos. Tardó tanto, por
desempantanar una pieza de artillería que traían los de vanguardia. En
sintiendo la arcabucería en los palmares, mandaron marchar la artillería
y gente delante, y fué bien menester, porque de otra manera degollaban
todos los que habían salido con el Coronel Spínola, por ser pocos y
haberse alargado más de lo que era razón.

El escuadrón los recogió y afirmóse poco más de cien pasos de las
primeras palmas. Los moros cobraron grande ánimo en ver que los nuestros
les habían vuelto las caras, y vinieron con gran ímpetu, hechos un
horror á acometer el escuadrón. Su cuerno derecho cerró animosa y
determinadamente con la arcabucería questaba por guarnición del lado
izquierdo de nuestro escuadrón á la parte de la marina; pero no con
menos valor resistieron los nuestros el ímpetu y furor de los enemigos,
sin tornar paso atrás, disparando una vez los arcabuces, no teniendo
lugar para tornar á cargarlos, por estar ya revueltos con los moros.
Vinieron con ellos á las espadas; los hicieron retirar huyendo, quedando
dellos 43 muertos en el mismo lugar que embistieron, sin otros muchos
que mataron en el alcance. El otro cuerno izquierdo suyo, que venía á
dar por la parte derecha del escuadrón nuestro, y la media línea, que
venía á dar con el frente dél, viendo el mal suceso de los primeros, se
retiraron sin osar llegar á las manos.

En este medio jugaba nuestra artillería por todas partes, que ponía gran
temor en los enemigos. Tornóse de nuevo á otra escaramuza; sustentáronla
gran rato el Capitán Gregorio Ruiz y Bartolomé González, reparándose con
los fosos de unas viñas, de donde hicieron harto daño en los moros,
hasta que llegó de nuevo con más gente el Capitán Joan Osorio de Ulloa,
y pasó tan adelante, que faltó poco perderse él y los que le seguían.
Viendo los enemigos tan pocos, y que de mal pláticos habían disparado
los arcabuces todos juntos, dieron sobre ellos y hiciéronlos tornar con
más priesa de la que habían traído. Fueron causa éstos, con su mal
orden, que los dos Capitanes que hasta allí se habían mantenido bien,
desamparasen los puestos y se retirasen, y hirieron en el alcance á
Gregorio Ruiz de una lanzada, de que murió dende á pocos días. Perdióse
gente en esta retirada, y perdiéranse todos si el escuadrón no marchara
á socorrerlos.

Las retiradas vergonzosas que hicieron este día los arcabuceros
italianos y los nuestros, fueron por ir más adelante de lo que debían,
sin llevar picas que los amparasen. El Duque, para la poca plática que
tenía en semejantes cosas, anduvo este día muy bueno, alegrando y
animando la gente, acudiendo á todas partes, dando la orden que
convenía; lo que no hicieron otros que eran más obligados á ello, con
quien tuvieron muy gran cuenta los soldados.

Los pocos caballos que teníamos, que serían hasta 20, que los demás no
eran desembarcados, sirvieron bien. Á D. Luis Osorio, Maestre de campo
de la gente de Sicilia, mataron el caballo y matáranlo á él si no lo
socorrieran, y peleó como muy buen caballero este día, y todo lo que
duró la jornada hizo lo que debía. Los moros tenían 5 ó 6 caballos, en
que andaban los que los gobernaban; pero serían 13 ó 14.000 hombres de á
pie; los nuestros podrían llegar hasta 7.000.

Murieron este día, de nuestra parte, 30 hombres; pocos más saldrían
heridos, y casi todos de lanza y espada, porque tenían muy pocas
escopetas. De los moros, entre muertos y heridos, pasaron de 500, según
dijeron ellos mismos.

Después de acabada de recoger la arcabucería de la escaramuza, por ser
ya tarde y estar la gente fatigada del trabajo y sed, que hubo hombres
que cayeron en el escuadrón muertos de sed, mandó el Duque retirar la
gente al alojamiento, que estaba hecho á los pozos, donde se halló poca
agua y mala.

Estando este día en la furia de la escaramuza vino á faltar la pólvora y
cuerda; y yendo á pedirla á Aldana, General de la artillería, respondió
que enviaba por ella á las naves. Vino bien que era ya tarde, que podía
ya durar muy poco la escaramuza, y si mal recaudo dió el Comisario en
las municiones del artillería, harto peor fué en las vituallas, que
salimos tan bien proveídos, que á tornar cuatro ó seis días de mal
tiempo, como los pasados, pereciéramos de hambre.

Toda aquella noche se oyeron muy grandes llantos de las moras que
andaban retirando los muertos. Tardamos allí cuatro días mientras las
galeras hicieron agua y desembarcaron vituallas de las naves. No se
consintió salir estos días á escaramuzar con los moros, aunque ellos
venían á demandar escaramuza. Harto mejor hubiera sido haberlo excusado
el primer día, hasta ver si los moros estaban en la determinación que
habían dicho.

Xama y otro moro, que servían en la compañía de Suero de Vega, salieron
una noche por la isla á tomar lengua y trujeron un moro.

Desde á dos noches tornó á salir Lope Osorio, teniente de la misma
compañía, y dió en unos casales, cerca de su campo, y trajo siete moros
y moras y mató algunos que se defendieron. Hecha la paz dió el Duque
libertad á todos y los pagó á los soldados. No por ello nos dieron ellos
los esclavos cristianos que tenían en la isla.

Desde á tres días vino un moro á caballo, viejo, y llegó á un tiro de
arcabuz de nuestras trincheras, donde se apeó y hincó un palo en tierra.
Dejó allí una carta y alargóse. Fueron por ella y trajéronla al Duque.
Dijeron que era para tratar de nuevo la paz, y tarde vino un moro viejo
con una carta de crédito de D. Alonso de la Cueva en que le abonaba por
hombre de verdad. Este fué con demandas y respuestas, y no concluyéndose
nada, determinó el Duque pasar adelante.

A los 12 del mes mandó echar bando para la partida, mandando, so pena de
la vida, que ningún soldado se empachase en tomar prisionero ni ropa
mientras se pelease. Toda la gente iba muy alegre y contenta en oir el
bando, teniendo por cierto que se pelearía. La infantería española iba
de vanguardia; los franceses, alemanes y Religión, en batalla; los
italianos, de retaguardia, todos en sus escuadrones en muy buen orden.
D. Luis Osorio iba delante de los escuadrones con una manga de
arcabuceros españoles, y ya que la vanguardia llegaba cerca de los
enemigos questaban al paso, salió el mismo moro que solía venir á
nuestro campo. El Duque mandó hacer alto á la gente por ver lo que
quería el moro. Demandó un cristiano por rehén y trujo un moro criado
del jeque en cambio suyo. Estos estuvieron detenidos hasta que
concluyeron los patos, y fueron quel jeque daría el castillo y la isla
quedaría por el Rey, y que enviándole un salvoconducto vendría á verse
con el Visorrey y á tratar lo demás que le pedían; y que por cuanto él y
algunos de sus moros tenían en el castillo sus mujeres é hijos, y
sacándolos, estando allí los soldados, podría haber alguna desorden, le
suplicase que por aquella noche solamente se volviese á los pozos, quel
prometía su palabra dar desembarazado el castillo por todo el día
siguiente.

El Duque holgó complacer al jeque en aquello, y mandó volver la gente al
alojamiento, publicando que era hecha la paz, de lo que pesó muy de
veras á los soldados, yendo, como iban, ganosos de pelear, teniendo por
tan cierta la victoria. Un soldado de la compañía de Orejón, diciéndole
que era hecha la paz, vino en tanta desesperación, que se dió dos
puñaladas por los pechos, de que murió dende á pocas horas. Sobre el mal
contento que los soldados llevaban, llovió toda aquella noche y lo más
del día siguiente. Hizo esta agua muy gran daño en la gente, porque no
había tiendas en tierra en que se reparasen, sino de algunos caballeros
y Oficiales. Desto vinieron después á adolecer y morir muchos. El jeque
entregó el castillo, como lo prometió, y fueron otro día á poner el
estandarte real en él, y dende á dos días fué el Duque y otros muchos
señores y caballeros por mar á él, y disinaron el fuerte. Andaban tan
siguros entre los moros, que se pudieran hallar burlados, porque
tuvieron oportunidad para prenderlos sin que nadie se lo estorbara.

Á los 18 partió todo el campo para el castillo. Este mismo día se
comenzó la fortificación dél. Alojóse todo el ejército á rededor dél.
Los italianos á la parte de Poniente; la Religión, alemanes y franceses
al Mediodía; los españoles á la parte de Levante. Desta manera teníamos
torneado el castillo por la parte de tierra: todo lo demás era mar. Los
moros traían provisiones de pan y carne en abundancia, porque lo vendían
como querían, que en esto nunca hubo orden ni en tierra de amigos ni
enemigos. Compramos la leña y el agua, cosa no vista jamás en el campo,
y tan cara, que se vendía al principio una carga de agua por cuatro
asperos, que son tarín de la moneda de Sicilia, que vale doce tarines un
escudo. Después calaron á dos asperos, y á este precio se bebió siempre.
Pozos hartos había, pero amargos y salados. Dos que había buenos, del
uno se servía el Visorrey y del otro tomaba quien podía. Con toda esta
carestía, no se dió paga entera á los soldados desde que partimos de
Mesina hasta que se perdió el fuerte, sino dos escudos en tres veces que
les dieron socorro, y así murieron muy muchos por no tener dineros con
que gobernarse.

Desde que se entró en la isla hasta mediado de abril, enfermó y murió
muy mucha gente de fiebres contagiosas. Hubo día que murieron 50 y 60
hombres, hasta que comenzó la gente á hacerse al aire de la tierra, ques
muy sano. El Visorrey envió á decir al jeque que viese cuándo querían
venir á tratar lo que había dicho, quél enviaría el seguro. Él se
resolvió en no querer venir, diciendo que á su padre habían muerto
turcos por fiarse dellos; que no quería que le sucediese á él lo mismo
con cristianos, y ansí acordaron que se viesen un día en la campaña. El
jeque vino acompañado de más de 4.000 moros, y firmóse una milla del
castillo. D. Alvaro salió á él con muchos caballeros, por ver si le
podría hacer entrar en el campo, pero no aprovechó nada con él.

Viendo que no quería pasar adelante, volvió D. Alvaro y llevó al Duque,
y llegando, se saludaron el uno al otro con mucho amor, y apartados de
la gente hablaron un rato por una lengua que tenían consigo, y dende á
poco se despidieron y se volvió el Virrey al campo y el jeque á su casa,
questaba dentro en la isla, 10 ó 12 millas de allí, y dende á pocos días
vino el Papa del Caruán. El Visorrey lo recibió y hospedó
honrosísimamente.

En este medio todos trabajaban á porfía en levantar el fuerte, aunque
muchos eran de parescer que no se hiciese allí, por la falta que había
de agua y por no poder dar socorro á los navíos que le vernían á
vituallar. Cuanto más lo contradecían, tanto más priesa se daban en la
obra. Unos traían fajina, otros palmas, otros entendían en la fábrica,
otros abrir el foso. Esto hacían los tudescos porque se lo pagaban muy
bien. Todo lo demás hacían los soldados por no haber ya gastadores:
todos eran muertos de mal pasar, y harta parte dellos en Sicilia: en
las mismas cárceles en que estaban depositados moríanse por no darles de
comer.

La obra del fuerte crecía cada día cosa no creedera, por andar como
andaban trabajando en él los soldados á porfía. El gran Comendador de
Francia, General de las galeras, á cuyo cargo venían los 1.000 hombres
que la Religión daba entre caballeros y soldados, viendo que se atendía
solamente á la fortificación de la fuerza, sin tratarse más de ir á
Trípol, que era para el efeto que daba la Religión aquella gente, sin
cinco galeras y una galeota y dos galeones y seis piezas de artillería
de batir, sin otras piezas de campaña, con el recaudo de municiones que
convenía para todas, demandó licencia y se fué con ellas, y mucha gente
y caballeros enfermos.

Por la misma causa se pudieran licenciar todas las naves que allí
estaban detenidas, con los soldados que no eran menester y gente inútil,
reservando los que habían de quedar en el fuerte y los que pudieran ir
en las galeras, y mandar asimismo á Sicilia para que despidiesen la
gente que se había mandado hacer desde Malta, y no hacerla venir, como
vino, sin ser menester. No solamente no se hizo esto, ni aun nos
acordamos de dar aviso nunca de lo que hacíamos ni dónde estábamos,
porque desde los 10 de hebrero que partimos de Malta hasta de mediado de
abril, no supieron allí ni en Sicilia de nosotros. Con este descuido
teníamos á todos con pena, temiendo no fuésemos perdidos por los malos
tiempos que habían corrido los meses pasados.

En esto llegó un Caballero de la Religión en una fragata que inviaba el
Maestre á buscarnos. Éste dió aviso que estaban en Malta naves detenidas
con gente y municiones, por no saber dónde nos venían á buscar, y así se
acordó de inviar á Cigala con 10 ó 12 galeras á hacer venir estas naves.
Vinieron á la fin de abril con muchas municiones y cuatro compañías de
sicilianos. No desembarcaron todos, por estar, como estábamos, de
partida. Con Cigala volvieron tres galeras de la Religión, que por la
mucha gente que les había enfermado y muerto, habían desarmado las dos.

En este tiempo vino al Visorrey un moro gervino y le dijo que venía de
Trípol y que hacía saber que teniendo Dragut nueva cierta que la armada
del turco era en viaje para venirle á socorrer y que la nuestra estaba
para partir, había mandado llamar á él y á otros moros de la isla y
dícholes que viniesen á los Gelves, encargándoles muy mucho que
procurasen con los moros de la isla y alarbes, hacer alguna revuelta con
los cristianos para entretenerlos que no partiesen tan presto, hasta que
llegase su armada, certificando este moro al Visorrey que el armada
sería allí dentro de ocho ó diez días; y cuando no hallase ser verdad lo
que decía, se pondría en prisión con dos hijos que tenía, para que les
cortasen las cabezas. El Duque le agradeció mucho el aviso y le mandó
dar diez escudos.

Dende á dos días sucedió la revuelta de quel moro había avisado, en el
zoco, donde ellos se ajuntaban á vender el día de mercado. Fueron
alarbes los que comenzaron, pero no ganaron nada. En ella murieron
dellos más de 50, sin otros muchos que se tornaron en prisión. Acertóse
otro día á ahorcar un ladrón que estaba días había condenado. Los moros
se dieron á entender que era por la revuelta, y así tornaron á la
contratación como de primero. El jeque ahorcó otro moro de los que
habían sido origen del alboroto. El Duque mandó soltar todos los
prisioneros y volverles lo que les habían tomado, y envió con su
secretario Monreal al jeque, siete esclavos negros que se habían huído
de sus amos para venir á ser cristianos. Paresció mal á todos, porque
cuando quisieran complacer al jeque y á sus dueños, pudieran pagárselos.
No tuvo tanto cuidado el jeque de inviarnos los que se iban á él de
nuestro campo á tornar moros, que fueron tres ó cuatro mozuelos mal
informados. No solamente no los inviaba, pero teníaselos en su casa
públicamente, que los viesen todos los cristianos que iban á negociar
con él. Dende á dos días tornaron á tocar arma á las compañías questaban
de guardia fuera del campo, sin haber otra cosa más.

En esto llegaron dos fragatas de Nápoles, en que venía Hernando Zapata
de parte del Visorrey, á dar aviso cómo era fuera el armada turquesca, y
á dar priesa á D. Sancho de Leyva y D. Álvaro de Sande y al Maestre de
campo Aldana, que se fuesen con la gente que allí había de aquel reino.
Juan Andrea había días que daba priesa á la partida, por estar ya el
fuerte en defensa, que no le faltaba más que el parapeto, y el
caballero que él había tomado á cargo le había ya hecho. Lo demás, la
gente que quedaba de guarnición lo podía hacer, pues no le faltaba otra
cosa, estando ya las dos cisternas llenas de agua.

Á los 25 de abril se había determinado que partiésemos, y pudiéramoslo
hacer, quedando el fuerte de la manera questá dicho. Con toda esta
solicitud de Joan Andrea y la furia que había de nuevas de armada
estábamos tan de reposo como si tuviéramos certinidad que estuviese en
el atarazonal de Constantinopla, sin considerar la falta que hacía al
reino de Nápoles la gente que allí teníamos suya y haber dejado á
Sicilia empeñada y sin un hombre de guerra, habiendo traído parte de los
pocos soldados que tenían los castillos y dejando á muchos dellos sin
pólvora ni municiones, y estando allí los más de los Capitanes darmas de
las tierras de marina y los Sargentos mayores de las milicias del reino
de Sicilia.

Después de haber hecho muchas visitas el secretario Monreal al jeque,
trajo los capítulos del concierto, y contenían que los moros de la isla
diesen á S. M. cada un año, en reconocimiento de vasallaje, 6.000 doblas
y ciertos halcones, y con ellos otros animales pequeños del tamaño de
cabras salvajes, que tienen la piel pintada, á manera de gamos. Esto se
pregonó por bando público, mandando que tratásemos y tuviésemos los
zervinos por leales vasallos de S. M. Tanto duró su lealtad cuanto
comenzó el armada turquesca á parecer.

Al principio de mayo comenzó á embarcarse la gente. Á los diez en la
tarde, á hora de vísperas, llegó una fragata de Malta que inviaba el
Maestre, y dió aviso cómo el armada del turco había hecho agua en el
Gozo, isla ocho millas de Malta, y había partido de allí tres días
había, cuatro horas antes que esta fragata partiese. Á esta isla del
Gozo vino el armada desde Modón sin dar nueva de sí ni tocar en otra
banda. Llevaba la proa á Trípol, y el tiempo los hizo descaer á Malta.
Allí, en el Gozo, tomó la armada un maltés que había poco que faltaba de
los Gelves, y fué tan ruin y tan mal cristiano, que porque le prometió
el Bajá libertad, dió nueva de nuestra armada y le dijo de la manera que
estaba, y le dió orden para que se pudiese aprovechar mejor de nuestras
galeras. Después le dijo otro moro de los Alfaques lo mismo,
certificando lo que el maltés había dicho, diciéndole que había
discordia entre el General de la mar y el de la tierra sobre el partir.
Estos le dieron ánimo de venir á buscar nuestra armada, y viniendo hacia
los Gelves costeando la Berbería, Luchalí y Caromostafá venían tres ó
cuatro millas del armada y descubrieron unas naves nuestras á la vela,
que salían de los Gelves ya tarde á puesta de sol. Hicieron humo desde
las galeras para que el armada amainase, que iba á la vela, y así viendo
la señal amainaron. Este Caromostafá y Luchalí vinieron aquella noche en
una barca á reconocer nuestras galeras, y dieron nueva al Bajá cómo las
dejaban surtas.

Cuando la fragata de Malta llegó, la más de la gente estaba embarcada; y
como se entendió nueva cierta quel armada turquesca teníamos tan cerca,
los que hasta allí se burlaban de las nuevas pasadas, diciendo que eran
cosas fingidas con invidia, para poner miedo, porque dejase de dar fin á
una cosa tan principal como la que se hacía, conosciendo su error y mal
gobierno, andaban como fuera de sí, caminando de una parte á otra sin
hablarse unos con otros, ni publicar la nueva, ni dar expediente á lo
que en semejantes casos suelen hacer los prudentes.

Juan Andrea Doria llamó á su galera los Generales y Capitanes de galeras
y les dijo la nueva que la fragata había dado, para que viesen lo que se
debía hacer. En estas juntas y consejos de mar, habiendo propuesto Juan
Andrea el caso, el primer voto era el del General del Papa; tras éstos
hablaban D. Sancho y D. Berenguel, y el del Duque de Florencia, Cigala y
Scipión Doria y los demás.

Flaminio del Angilara dijo que se entendiese en la partida, porque ya
quel enemigo hobiese pasado á Trípol, como se tenía por cierto, no podía
faltar de venir presto á buscar nuestras galeras.

D. Sancho de Leyva dijo que partiesen luego las naves, pues las hacía
buen tiempo para salir á la mar, y entre tanto que cargaban las naves
tuviesen los esquifes de las galeras en tierra para que se embarcase el
Visorrey y toda la más gente que pudiese venir, y se fuesen con las
naves sin apartarse dellas, porque yendo juntos no era parte á enojar
las 64 ó 66 galeras que los enemigos traían; y pues el fuerte quedaba
tan bien artillado, no era mucho que en un tiempo como aquél le quedase
más gente de los 2.000 soldados que se había acordado dejar en él, que
después vendría á tomarlos.

Cigala dijo que era poca vergüenza y poca reputación embarcarse el
Visorrey sin la gente que había de ir, y que parescería que iba huyendo.
Que si el armada hubiera tomado el camino de los Gelves aquel día
hobiera amanecido allí, habiendo partido del Gozo antes de la fragata
que trajo el aviso, y que se fuesen las naves y esperasen con las
galeras á tomar la gente que quedaba por embarcar y hacer su aguada.

Scipión Doria fué del parescer de Cigala y algunos otros que allí
estaban.

Estando en el Consejo, vinieron el General de la Religión y Sicilia, y
fueron del parecer de Don Sancho. En estos dos pareceres se resolvieron
todos, aprobando unos el parescer de D. Sancho y otros el de Cigala. Á
Joan Andrea paresció bien lo que D. Sancho había dicho, y llamó al
patrón de la fragata de Malta y demandóle con qué tiempo había venido y
por dónde. Después de habérselo dicho, se aseguraron todos más diciendo
que pues el armada no había parescido aquel día, sería ida á Trípol.

El Comendador Guimarán se halló presente á esto. Fué requerido que
dijese su parescer, y no quiso, diciendo algunos que no tenían agua para
sus galeras y que por esto que no se debían de partir tan presto, por lo
que se tornó á altercar sobre los paresceres.

Dijo Scipión Doria que se saliesen 10 ó 12 millas á la mar, y si al día
no descubriesen larmada, volverían por la gente y harían su aguada. A
todos paresció bien el consejo deste mozo. Acordaron de hacerlo así.
Guimarán, aunque no había hablado hasta allí, viendo esta determinación,
decía que era muy mal hecho hacer embarcar al Virrey tan
arrebatadamente.

Este Guimarán era favorito de Juan Andrea y medio ayo suyo, aunque era
harto más discreto el Juan Andrea que él. Este fué siempre torcedor á
que tardase allí tanto el Juan Andrea, por complacer al Virrey, porque
los Maestres y los Caballeros de Malta han menester tanto los Virreyes
de Sicilia, que no pueden vivir si no los tienen contentos. El Cigala,
que era de la misma opinión, andaba por reconciliarse con el Virrey,
porque aunque al principio aprobaba la empresa, diciendo que no era
menester para ella más que pan y paciencia, después anduvo remontado con
los demás; y viendo ya que estaban al cabo y que le había menester en
Sicilia para cobrar el sueldo de sus galeras, ya siete, y el Guimarán
por no tener designio á más de lo que les cumplía, fueron parte á hacer
perder el armada.

Guimarán se fué á tierra y dió parte al Virrey de lo que pasaba en las
galeras. El Duque vino á las galeras, pasadas dos horas de noche, y dijo
que le faltaban por embarcar los tudescos; que les había dado su palabra
de no ir sin ellos, y que le diesen los esquifes de las galeras para
embarcarlos. Juan Andrea mandó á todas las galeras que inviasen todos
los esquifes en tierra, y que si él se levase antes que viniesen, que
le siguiesen sin aguardarlos, y que todos guardasen muy bien el agua que
tenían.

Juan Andrea se levó, pasadas tres horas de noche y más, para salir á la
mar, como habían acordado, sin aguardar los esquifes, y fué causa que se
dejase de salvar mucha gente principal que se embarcara en ellos de las
galeras que encallaron.

Dende á poco se metió viento de afuera y mar, que no les dejaba pasar
adelante, por venir por proa, y por no cansar la chusma dió fondo bien
cerca de donde el armada turquesca estaba surta, sin que nuestras
galeras ni Scipión, que era de guardia, las descubriesen hasta que era
ya el día. Algunas galeras nuestras acertaron á dar fondo junto al
armada, y en descubriéndola hicieron trinquetes y se metieron en huída,
y así vinieron otras muchas á hacer lo mismo, de mano en mano; y siendo
ya todas á la vela, trabajaban por salir á la mar, teniéndose á la orza
cuanto podían, por hallarse muy dentro y sotavento del armada de los
enemigos.

Como los turcos vieron huir nuestras galeras tan derramadas, sin orden
ninguna, hicieron vela sobre ellas, y como venían en popa, ganábanles
mucho camino, y la Real, viéndose tan dentro á tierra que no podía salir
á la mar, hizo el caro para entrarse por el canal al fuerte. Siguiéronla
26 ó 27 galeras y las 4 galeotas. Tomaron dellas los turcos las 18 ó 19.
La Real encalló tan lejos del fuerte, que no se pudo favorecer dél. Las
galeotas y otras tres galeras ligeras se entraron por el canal hasta
surgir en el reparo, sin perder nada. La patrona de Sicilia y otras dos
galeras de las de aquel reino se perdieron muy ruinmente por
desampararlas, así los capitanes dellas, como los de infantería que iban
allí con sus soldados, aun encallado tan cerca del fuerte que no podían
llegar á ellas sino con esquifes, porque la artillería dél hacía estar á
largo las galeotas de los turcos que las habían seguido. Como las
desampararon, huyéronse los más de los esclavos y forzados dellas y
saqueáronlas. Ayudáronles á ello los mismos marineros con muchos
esquifes y fragatas que entendían en este servicio, sin haber quien se
lo estorbase ni castigase. La _Condesa_, que había encallado junto á
éstas, combatió todo el día muy bien, disparando artillería á las
galeotas y á la Real, que estaba ya por los turcos. Á la tarde, con la
creciente, se entró ésta con las demás en el reparo, y salieron dos
galeotas de las nuestras por ver si podían recobrar una galera; y
después de haber disparádose artillería de una y otra parte, se tornaron
sin osar llegar á las manos. A una galera del Marqués de Terranova, que
la habían desamparado como las otras, se metió fuego, porque no se
aprovechasen della los turcos. Estaba llena de olio soto, cubierta y
embarazada con lana y mercancías. Desta manera iban las más de nuestras
galeras, que tuvieran trabajo escapar puestas en caza, aunque las de los
enemigos eran tales, que no había en todas 20 galeras ligeras para
poderlas alcanzar.

Las galeras que se tuvieron á la mar se escaparon. De las naves se
perdieron nueve de las más pequeñas; parte dellas había ya desamparado
la gente, y pasádose á los galeones y naves gruesas que iban bien
artilladas. Nenguna destas se perdió, ni de otras que quisieron pelear.
Una nave arragucesa peleó muy bien: dió un cañonazo á una galera que la
seguía, que le llevó 19 remeros y cinco soldados, y viendo esto los
demás, se alargaron della. Á otra daba caza el Bajá, después de haber
tomado una galera. Disparó un cañón que le pasó por entre los fanales,
que espantó á Dramuxo, Arráiz y Cómitre Real, y le dijo qué quería hacer
de aquélla, si quería perder de gozar de la victoria que había habido.
Los galeones fueron siempre disparando artillería á las galeras que los
seguían, haciéndolas estar bien largas dellos, sin perder de hacer su
camino.

Perdiéronse nuestras galeras tan ruinmente, que entre todas sólo dos ó
tres pelearon. La _Mendoza_ de Nápoles quedó sin gente: toda murió
combatiendo. Murieron en ellas el Alférez Gil de Oli y el Alférez
Sebastián Hurtado y otro Alférez que se decía Iñigo de Soto, peleando
como muy buenos soldados. Aunque en las demás no se peleó, no por eso
dejaron de matar los turcos mucha gente en ellas, paresciéndoles que no
era vitoria si no la ensangrentasen.

Á Flaminio, General del Papa, mató una bala de artillería. Prendieron á
D. Sancho de Leyva, General de las galeras de Nápoles, con dos hijos
suyos, D. Juan y D. Diego. El D. Juan venía en la _Leyva_ con gente de
su compañía, y sólo él tomó armas para los enemigos, y se fué á la proa
de la galera con una espada y una rodela para defender que no entrasen
los turcos.

Prendieron á D. Berenguel, General de las galeras de Sicilia, con
D. Juan de Cardona, su yerno. Estos se perdieron por hacer lo que debían
en seguir al General. Prendieron á D. Gastón de la Cerda, hijo del
Visorrey de Sicilia, y al Obispo de Mallorca, y D. Fadrique de Cardona,
y el Maestre de campo Aldana y otros muchos caballeros y Capitanes.
Salvóse Juan Andrea en una fragata. Estaba muy flaco de una recaída.
Había llegado dos veces á morir, y como llegó en tierra, vinieron algunos
á consolarle; respondió que se contentaba de haber perdido la hacienda y
no la honra, como otros, aunque de esta vuelta no se le puede dar honra
alguna ni loar su buen gobierno, pues dejó de salir con tiempo á la mar,
y desamparó las naves, que no lo había nunca de pensar. Había de
entender que los queran de opinión que se fuesen de por sí las naves, no
tenían gana de pelear ni hacer lo que debían; solamente lo hacían por ir
escapulos para huir, y ya que se determinaran á ir sin ellas, si
quisieran, pelear con las 45 ó 46 galeras que tenían, y cuatro galeotas
tan buenas, que pasaban por galeras, sin muchas fragatas y bergantines.

En teniendo nueva de los enemigos, tomaran más gente, que en esto
pudieran llevar la ventaja que ellos tenían de más galeras; hiciéranlos
estar día y noche con las armas en la mano y no llevarlas en cubierta
como las llevaban. Debieran tomar ejemplo de Faser Bay, renegado corso,
General de Rodas, el cual, teniendo nueva que el gran Prior de Francia
andaba por aquellas mares con cinco galeras de la Religión y una
fragata, pudiendo armar más galeras, armó solamente cuatro y le fué á
buscar, y hallándolas en la isla de Candía, combatió con ellas y les
tomó una galera.

Podrá decir el Rey nuestro Señor por el suceso de estas galeras, lo que
dijo la buena memoria del Emperador su padre por lo de la Previsa: «que
donde no está su dueño, ahí está su duelo.»

Disparando este día una pieza de artillería de lo alto del castillo á
unas galeotas, reventó y hirió y mató siete ó ocho hombres. Erró muy
poco de matar al Duque. De los heridos y muertos, los cuatro ó cinco
eran criados suyos.

Aquella noche se embarcaron el Duque y Juan Andrea secretamente en
sendas fragatas para ir á Sicilia. No les hizo tiempo para partirse:
fuéronse la noche siguiente. No se tuvo nada bien el Duque, ya que se
iba, irse sin hablar á la gente. Fueron cinco ó seis fragatas juntas, en
que iban el Conde de Vicar, D. Pedro de Urrias y otros muchos
caballeros.

Tratándose aquel día si los enemigos metiesen gente en tierra ir á
estorbárselo, preguntó D. Alvaro al Duque qué armas llevaría. El Duque
le respondió que allí tenía armas y un volante; pero que no iría, por
quedar en el fuerte á dar orden de lo que era menester. D. Alvaro dijo
que tampoco saldría él. Este mismo salieron de la isla el Papa del
Caruán y el Infante de Túnez y el jeque con los moros de su parcialidad.

El Bajá se recogió dende á dos días con las galeras que allí habían
quedado: era la mayor parte de la armada, porque hasta con 30 fué dando
caza el Bajá á las galeras y naves. Dispararon mucha artillería las unas
y las otras. Al juntarse tuvimos miedo no hubiesen tomado las fragatas
en que iban el Virrey y Juan Andrea: dende á pocos días supimos cómo
habían llegado á Malta en salvamento, donde hallaron algunas de las
galeras que se habían escapado.

D. Alvaro de Sande, después de ido el Duque y los que iban con él,
comenzó á cortar dellos, y inviando D. Enrique de Mendoza, uno de los
que se habían ido, por una armadura que había dejado, dijo D. Alvaro que
llevasen las armas del conejo. Quejábase ansí mismo de D. Pedro
Velázquez, diciendo que por culpa suya, sin 200 botas de vino y más, sin
otras vituallas que se llevaban las naves, por no haber dado orden que
lo desembarcasen. En esto tenía muy gran razón, aunque por lo que él
estaba más mal con él, era por no haberle querido dar dineros de la
corte á cuenta de su salario, y porque había dicho el Duque que no se
fuese de la fuerza hasta que se fuese Don Alvaro. No decía mal en
conservador, porque si el Duque no se iba, hacía lo que debía á buen
caballero y buen Capitán, quedándose á favorescer la gente que había
traído consigo, para morir con ellos, y nunca el fuerte se perdía, que
todavía se diera orden á pelear; el jeque se viniera con él al castillo
y el Papa y el Infante no se fueran, y no osaron los turcos meter gente
en tierra, sino vieran idos éstos; ni el Rey de Túnez diera las
vituallas con que se entretuvo el armada, si el Visorrey desde allí le
escribiera agradeciéndole lo que le había inviado á ofrecer,
reconciliándole con Don Alvaro de la Cueva, alcaide y General de la
Goleta.

Cinco días después de perdidas las galeras, nos estuvimos mano sobre
mano mirándonos unos á otros sin trabajar en el fuerte. Después se
comenzó á traer fajina, que era menester pelear para tomarla. En muy
pocos días se hizo el parapeto del fuerte, y el lienzo de la marina,
questaba á la parte de poniente, se detuvo, por ser de piedra. Tornóse á
hacer de fajina y tierra, porque se pensó que los enemigos batieran por
aquella parte. En esto llegó de Trípol Dragut con sus galeras, y
determinóse el Bajá á echar gente en tierra, y envió á Monsalve, uno
de los que se habían preso en las galeras, con una carta suya para
D. Alvaro; pero no la quiso tomar ni ver: trató mal de palabra al
Monsalve, y dijo que si no mirara al amistad que tenía con el Capitán
Monsalve su hermano, le hiciera un castigo ejemplar, y así le invió luego
con su carta diciéndole que dijese al Bajá que pues Dios les había dado
una tan gran vitoria en mar, sin pelear, que viniese á probar su ventura
en tierra.

Á muchos Capitanes pesó oir esta respuesta, así por no haber hecho caso
dellos, como porque les paresció que se pudiera ver la carta entre
todos y responder con el comedimiento que era razón, pues la crianza y
cortesía no impidió jamás el combatir. Un esclavo cristiano que escribió
la carta, dijo que el Bajá inviaba por ella á pedir el fuerte,
ofresciendo en cambio todo buen partido que le pidiesen.

Con esta ocasión pudiéramos entretener algunos días el armada en
demandas y respuestas, para que mientras ellos perdían tiempo en esto,
tuviésemos lugar de fortificarnos mejor, y Sicilia y Nápoles proveer sus
marinas y estar más apercibidos, porque cuanto más se detuvieran en
esto, menos tiempo tuvieran para sitiarnos, y así no se pasara en el
asedio el trabajo y necesidad que se pasó de agua.

D. Alvaro mandó llamar los Capitanes que allí habían quedado, aunque no
todos tenían allí sus compañías, y díjoles que él había quedado allí
para guardar aquel fuerte; que hiciesen todos como él y jurasen de no lo
rendir hasta morir todos en la defensa. Los Capitanes dijeron todos que
eran muy contentos. Dende á tres días los tornó a juntar diciéndoles que
entre ellos eligiesen seis Capitanes para que uno de ellos gobernase si
acaso matasen á él y al Gobernador Barahona. A esto dieron por respuesta
que hiciese él la elección de los seis Capitanes como mejor le
pareciese.

Los turcos asaltaron de noche nuestras galeras: no pudieron llegar á
ellas por el reparo que tenían en torno de árboles y antenas; y así se
retiraron luego sin la jornada, porque les tiraban del fuerte y de las
mismas galeras.

Los turcos estaban muy confiados que las espías que traían en nuestro
campo harían lo que les habían prometido. Fué de esta manera. Que
teniendo Dragut nueva cierta que nuestra armada venía sobre él, invió un
portugués y otros renegados á Italia á saber lo que se hacía. Algunos
dellos, como hombres pláticos en la lengua, entraron por soldados en las
compañías que venían á servir en la jornada: éstos dieron siempre aviso
en Trípol á Dragut, y en los Gelves iban cada noche á hablarle. Uno se
ofreció á quemar las municiones; otro, de atosigar el agua de las
cisternas; otro, de dar fuego á las galeras. Con las promesas destos
persuadió Dragut al Bajá que intentase tomar el fuerte. También inviaron
algunos renegados que animasen y ayudasen en ello. Decían éstos que se
huían de los turcos por tornarse á la fe, que los habían hecho renegar
por fuerza siendo niños.

Vínose á descubrir el tratado una tarde. Puestas ya las guardias,
estando unos soldados apartados un poco del campo, vieron ir uno hacia
el de los enemigos. Llamáronle: él, por disimular más su bellaquería,
esperó; llegaron á él y prendiéronle. Fué de tan poco estómago, que por
el camino comenzó á turbarse y confesar su maldad. Prendieron algunos de
la liga; otros, en ver prender sus compañeros, se pusieron en cobro. Los
presos confesaron la traición, y así los ahorcaron de los pies como á
traidores.

La noche primera que saltaron en tierra, que fué á los 16, vino un
renegado á nuestro campo y dijo cómo los enemigos tenían en tierra ocho
piezas de artillería por encabalgar, y que habían con ellas salido pocos
más de 2.000 hombres, y que los demás se desembarcarían el día
siguiente, y que en los de tierra había muchos desarmados, de los que
venían por remeros en la armada, que habían salido para gastadores.
Fueron muchos con él á D. Alvaro, diciéndole que pues había tan buena
oportunidad para romper aquellos turcos que eran en tierra, que saliesen
aquella noche á ellos. D. Alvaro respondió: «Dejadlos llegar, que yo
haré de las mías.»

Esta noche se pudiera hacer harto daño en los enemigos. Excúsase
D. Alvaro con decir que lo dejó, temiéndose de los moros de la isla no
cargasen sobre nosotros al retirar, no sucediendo bien la salida, y los
turcos por la otra parte, de manera que no pudiésemos resistir á todos.
Teníamos la retirada marina á marina, llana y descubierta, y no era
lejos del fuerte más de dos millas el lugar donde los turcos habían
desembarcado, que era en los mismos pozos donde nosotros habíamos estado
diez días, y teníamos más de 70 caballos, con los de la compañía, y los
caballos que había dejado el Visorrey y otros caballeros, no teniéndolos
los enemigos ni los de la isla caballos con que enojarnos, porque aún no
eran llegados los caballos alarbes que esperaban; y si se dejó por
entretener allí la armada, porque no fuese á hacer mal en Sicilia ó en
el reino de Nápoles, el mejor entretenimiento fuera matarle la gente, de
manera que no la pudiera echar en tierra, y tuviera harto que guardar
sus galeras con los que llevaba. Los enemigos sacaron su artillería y
municiones en tierra sin que les diésemos empacho, más que tocarles
algún arma.

Otra noche invió D. Alvaro á un caballo ligero que se llama Miguel de
Huerta, buen soldado, que fuese marina á marina y mirase si hallaba
siete barriles pasada una mezquita que estaba entre el campo y el
fuerte. Halló cinco barriles; caminando adelante por ver si toparía con
los otros, halló dos medias botas. Volvióse á decirlo á D. Alvaro, y
invióle á que lo dijera á Quirós, Capitán de caballos. Aquella noche
estaba la gente y caballos á punto para salir fuera. Debía de haber
concierto con algún renegado, y faltó el designio, pues se dejó de ir.

La noche siguiente inviaron al mismo por ver si estaban allí los
barriles; no hallándolos, pasó adelante; vió salir del campo de los
enemigos nueve caballos con dos antorchas encendidas; metiéronse
adentro, en la isla; él se acercó á sus trincheas sin que nadie le
sintiese ni viese; había gran silencio en el campo; parescióle que
dormían todos; tocóles arma y vió que acudían todos á la marina huídos.

No partió de los pozos su campo hasta tener encabalgada la artillería y
que llegasen los caballos y gente de pie que esperaba Dragut. Entre
tanto caminaban por la isla muy á su placer, haciendo daño en las casas
y posesiones de los que se habían ido con el jeque. Tomaron de su casa
media culebrina y otras piezezuelas pequeñas de bronce.

Venían cada día los turcos á reconocer el fuerte desde unos palmares que
estaban á tiro de cañón dél. De allí tiraban á la gente que estaba de
guardia á los pozos, donde había cada día escaramuzas, donde había
muertos y heridos de todas partes.

Mucha gente de la que se había escapado de las galeras perdidas y de la
que se había quedado por embarcar, se iba cada noche á Sicilia en
fragatas y barcos por no tener que comer, que no les daban ración á
éstos ni á otros muchos que morían de hambre, y la que daban á los
soldados era tan poca. Cuando tuvimos agua nos faltó el pan, y cuando
volvió á faltar el agua, lo daban de sobra. Para esperar asedio, como
esperábamos, no se acertó á dejar ir esta gente. Harto mejor fuera
estivar las galeras, fragatas y barcos, y de toda la gente inútil y
heridos inviarlos á Sicilia, y retener los sanos y gobernarlos de manera
que se sustentaran para poder servir. Desta manera se aventuraban á
salir las galeras y se deshacía de la gente que empachaba.

Luego que los enemigos fueron en tierra, mandó D. Alvaro entrar en el
fuerte todos los españoles, dejando fuera los alemanes, italianos y
franceses, llegados bien al fuerte y reparados con muy buena trinchea.
Comenzóse á murmurar desto, y así los metió á todos dentro y mandó salir
fuera banderas de españoles. Dende á pocos días mandó desamparar
aquellas trincheas y metió toda la gente dentro. Estábamos tan
estrechos, que no se podía andar por el fuerte. En el contraescarpe del
foso quedaron hasta 400 soldados, y dende á poco los fueron á quitar
porque se iban á los turcos. Dentro, en el fuerte, mudaban cada día
compañías de una parte á otra, y con esta inquietud anduvimos hasta el
cabo.

Los enemigos comenzaron á caminar la vuelta del fuerte diez días después
de desembarcados, y firmáronse entre unos palmares, donde estuvieron
tres días. Aquí se pudiera salir bien á hacerles daño, por estar tan
cerca, que podía haber una milla entre su campo y el fuerte. Alcanzaba
allá nuestra artillería.

Salieron una noche, estando allí los enemigos, hasta 150 soldados, y
antes que llegasen á las trincheas de los turcos eran descubiertos, y
así se volvieron sin hacer nada. De aquí comenzaron los enemigos á hacer
trinchea para venir cubiertos con su artillería, sin que la nuestra les
pudiese hacer mal.

Salían del fuerte cada día cuatro compañías á la guardia; la que más
lejos estaba, serían 500 pasos del fuerte: una de la parte de poniente,
donde los enemigos venían; las dos compañías, á los pozos; la otra, á
las casas de Dragut, que estaban á la marina por la parte de levante.
Teniendo bien reconocido los turcos la poca gente que había en ellas y
el mal reparo que tenían, el último de mayo á medio día coménzaron á
venir por la parte de poniente y á los pozos, dando muestra de querer
escaramuzar como otras veces solían. Viendo que comenzaban á salir los
nuestros á la escaramuza y retirábanse por alargarlos más,
asegurándolos desta manera, cerraron con ellos de tropel más de 3.000
turcos y los caballos alarbes, que eran los que más daño hacían en los
nuestros y mejor peleaban. Nuestra gente era tan poca, que ni los que
estaban de guardia ni otros que habían ido á escaramuzar, pudieron
resistir la furia de los enemigos, y así se retiraron con ruín orden y
harta pérdida de buenos soldados que se hallaron delante en la
escaramuza. Nuestra caballería no pareció nada á la de los enemigos;
estúvose hecha alto sin osar salir á favorescer nuestra infantería. Los
caballos de los enemigos que salieron á esto, serían hasta 100; los
demás venían con otros 4 ó 5.000 turcos que venían atrás caminando con
la artillería. Pelearon tan bien estos pocos caballos de alarbes y tan
valerosamente, que vinieron entre los soldados hasta llegar á las
propias trincheas que tenía por reparo la gente que alojaba fuera del
fuerte, sin temer la arcabucería y artillería que se les disparaba dél.
Si nuestros caballos lo hicieron ruinmente este día, muchos hubo entre
los de á pie que, por tenerles compañía, huyeron muy sin vergüenza, y
Capitanes con quien se tuvo gran cuenta.

D. Alvaro de Sande los trató muy mal de palabra, diciéndoles que
renegaba de la parte que tenía de caballero, si ellos lo eran. Viendo la
carga que los enemigos venían dando á los nuestros, acudieron muchos
soldados por aquella parte para salir á socorrer. No lo pudieron hacer
tan presto que ya los nuestros no fuesen recogidos en las trincheas, y
queriendo de nuevo salir á los enemigos, se puso delante el Gobernador
Barahona y los hizo tornar. Los turcos se quedaron en las trincheas
viejas donde se solía alojar nuestro campo, y pusieron en ellas muchos
estandartes y banderetas.

Los alemanes pelearon este día muy bien; mataron muchos turcos,
favoreciendo las compañías que eran de guardia á los pozos. La compañía
que estaba á la marina de levante, se retiró á su salvo sin recibir daño
ninguno. Todo lo que quedó del día se entendió en tirar escopetas y
arcabuces de una parte á otra, no cesando nuestra artillería de disparar
á donde veía que podía hacer mal.

Aquella misma tarde, acabado de recoger su campo, comenzaron á tirarnos
con dos piezas de artillería por la parte de poniente. Tomaban de una
marina á otra en torno del castillo, ocupando harto más sitio del que
podían guardar con la gente que ellos traían. En tanto que ellos
estuvieron desta manera, hobo grande oportunidad para aprovecharnos
dellos, si en nosotros hobiera juicio y valor para intentarlo, teniendo
como teníamos gente para poder darles la batalla, aunque fueran hartos
más de los que eran, porque sin la gente que había de quedar en el
fuerte, quedaron los tudescos y compañías de italianos y españoles que
estaban por embarcar, sin otros muchos que habían salido de las galeras
que se perdieron y la gente que tenían las siete galeras y cuatro
galeotas que allí estaban. Con todo esto nos sitiaron, y ganaron los
pozos aquel día.

La pérdida de estos pozos fué toda nuestra ruína, porque si los
manteníamos, como era razón que se hiciera, no se nos muriera la gente
de sed ni se huyera á los enemigos. Fué muy gran bajeza perderlos,
teniendo gente demasiada para guardarlos, estando tan cerca como estaban
del fuerte y tan descubiertos para favorescer la gente que allí
estuviese, con la artillería dél, estando, como estaban, quinientos
pasos del fuerte. D. Bernaldino de Velasco dió voces sobre que se
guardasen; el Capitán Clemente, siciliano, que es un valiente soldado, y
de los que mejor entienden la fortificación, se obligaba á guardarlos
con 500 hombres. Pudiéransele dar 2.000 y quedar el fuerte con más gente
de la que había menester, y cuando bien éstos se perdieran, viniérales á
faltar á los enemigos gente y tiempo para poder sitiar la fuerza: como
no se sintiera en ella la falta de agua que hubo, no eran parte seis
tantos turcos á tomarla. Toda la gente que allí había quedado se pudiera
muy bien entretener con las municiones que quedaban en el castillo, de
comer, porque para 2.000 hombres que allí habían de quedar en la fuerza,
les quedaba de comer para diez y ocho meses, y dos cisternas de agua, la
una con 18.000 barriles y la otra con 13.000, sin palmo y medio que
tenía ella de agua cuando se comenzó á hinchir. Esta más pequeña estaba
dentro del castillo. Sin tener más agua que ésta nos encerramos, con
darse de ordinario 5.500 raciones, sin mucha otra gente á quien no se
daba ración.

El Capitán de las galeotas del Duque vino á D. Alvaro á pedirle de comer
para la gente dellas ó licencia para irse. Respondióle que no tenía que
darle, y en lo de la licencia hiciese lo que quisiese, que él no
entendía cosas de mar ni era marinero. Hallándose allí acaso Charles de
la Vera, le dijo que pues al Duque no había quedado otra cosa que
aquellas galeotas, que las remediase, porque no fuesen á perderse.
Respondióle muy enojado que las remediase él; que el Duque se había ido
y dejádole allí; que era un hombre remiso y su secretario flojo, no
acababa nunca de concluir cosa, y así fué discurriendo por el mayordomo
y los demás, tachando á cada uno de lo que le parescía.

Viendo esto el Capitán, que ya no había donde hacer agua, se fué otro
día con sus galeotas y otras dos que había allí: una de D. Luis Osorio y
la otra de Federico Stait. La de Stait se perdió por no seguir la
conserva, habiendo ya escapulado el armada. Fué mal empleada la pérdida
en su patrón, porque fué el que mejor se trató de cuantos sicilianos
vinieron á ella. Dende á pocos días, queriendo hacer lo mismo la
_Condesa_ del Príncipe y otra de Vindinelo, y alistadas ya y puestas en
orden para partir, se les fué un esclavo y dió aviso á los enemigos, por
lo que se dejó la ida.

A 2 de junio, primero día de Pascua de Espíritu Santo, salieron por la
parte de Levante 600 hombres de todas naciones, y llegados á las
trincheas de los enemigos, se las ganaron, matando y hiriendo muchos,
hasta hacerles desamparar el artillería. Enclaváronle dos piezas della,
con punteroles, por no llevar recado de otra cosa. Pudiéranles quemar
la pólvora: no osaron hacerlo por no quemarse ellos también. Pasaron
adelante secutando la vitoria hasta llegar cerca de la tienda de Dragut.
Entrando en otra que estaba junto á ella, mataron muchos turcos,
entrellos un hombre principal. Súpose después que era el Sanjach Bay de
Negroponte. Todos iban huyendo, si no por unos turcos principales que
los hicieron volver á cuchilladas, diciéndoles la poca gente de que
huían, porque aún no habían llegado todos los que habían salido al
efeto; y de los que entraron, hobo algunos que por embarazarse á robar,
dieron lugar á que los enemigos se rehiciesen y degollasen muchos de los
nuestros, los que mejor habían peleado y más se habían adelantado
siguiendo los enemigos, y así ellos, al retirarse, que se retiraron los
nuestros, los siguieron animosamente hasta meterlos en el fuerte, donde
quedaron muchos turcos muertos á la marina, junto al muro del caballero
Gonzaga. Murió este día el Conde Galván, placentín, y el Capitán Carlos
de Haro, peleando como muy valerosos Capitanes. También murió Uncibay,
Alférez de Galarza, con muy buenos soldados de su compañía, que entraron
con él en la tienda del Visorrey de Negroponte. Era un muy valiente
hombre este Alférez, y así peleó este día como tal.

Esta salida se conoció claramente el efeto que se hobiera hecho á haber
salido 2 ó 3.000 hombres á pelear con los enemigos, porque si este día
reforzaran con otros 1.500 ó 2.000 hombres más, no hay que dudar sino
que era nuestra la vitoria. Después de retirada esta gente, dijo
D. Alvaro al Capitán Galarza que se había dejado ganar la mano derecha
de Carlos de Haro al estar por las trincheas de los turcos; que no había
guardado la orden que le dió. El Galarza respondió que ninguno podía
decir con verdad que había pasado á pelear delante dél, ni ganádole la
mano; y á lo que decía de guardar la orden, que no le había dado orden
ninguna. D. Alvaro le dijo que se fuese y que no respondiese otro día
tan aficionadamente.

Esto de la orden paresce que se conforma con lo que dicen los soldados
que salieron aquella mañana. Estando ya á la trinchea de los enemigos,
se afirmaron un poco. Viendo esto los soldados, dijeron á los Capitanes:
«¿Qué hacemos que no pasamos adelante? Asaetearnos han aquí los turcos,
habiéndonos descubierto.» Respondió Carlos de Haro que no tenía orden
para más. No pensó D. Alvaro que esta gente llegara donde llegó, ni que
pasasen de las trincheas, pues no les tuvo socorro para pasar adelante.
Este Capitán Galarza era un buen soldado, y sacó dos arcabuzazos en la
rodela, y dende á pocos días le mataron en el caballero de San Juan de
un arcabuzazo.

Desta salida comenzaron los enemigos á recogerse más y fortificarse con
trincheas altas de tierra y fajina, y enviaron caballos y gente de pie
al paso de la Cántara, por donde se entraba de tierra firme á la isla,
creyendo que esperábamos socorro del jeque ó del Rey de Caruán.

A los 3 de junio hizo un calor tan excesivo y ardía tanto el sol, que
teníamos por cierto que era fuego que los enemigos habían puesto á la
campaña; y como había cuatro días que eran perdidos los pozos y no
habían aún comenzado á dar agua de ración, padescióse tanto de sed, que
murieron más de 50 hombres, sin más de 300 que quedaron muy al cabo,
tendidos en tierra, dando voces por agua. Verdaderamente fué inhumanidad
grande de Barahona dejar morir aquella gente, pudiéndola remediar con
bien poca de agua.

Deste día hicieron principio de pasarse muchos á los turcos, y vinieron
tantos á desvergonzarse tanto en la ida, que se habían huído más de 500
y muertos otros tantos y más de sed, porque los que no tenían ración, y
algunos que no les bastaba dos cuartuchos de agua que daban, iban á
beber á una gruta de una agua salada que había en ella, que mató á todos
los que la bebieron. Corrompíalos, quitándoles la gana de comer, y los
ponía secos, y así se iban consumiendo sin poderles dar remedio.

Ibamos cada día retirando y estrechando tanto, que perdimos un pozo de
agua amarga que estaba junto á las trincheas donde estábamos, no 30
pasos de ellas. Este pozo tenía agua en abundancia, y aunque amargaba,
mataba la sed y no hacía el daño que la salada hizo. A haber sustentado
este pozo, remediara mucho la necesidad que se pasaba, y no se nos
morían los caballos de sed, por no querer nunca beber de la salada.
Cincuenta ó sesenta pasos deste pozo estaban otros dos de la misma
suerte de agua.

Un siciliano que llamaban el Capitán Sebastián se ofreció á sacar agua
dulce para beber de la de la mar. D. Alvaro le prometió 500 ducados en
dinero y 200 de renta. Hiciéronse muchos alambiques y henchíanlos de
agua de la mar y les daban fuego, y destilaba agua dulce y muy buena,
sana, sin ningún sabor de sal. Hacía 40 barriles della, que bastaban á
dar ración á 700 hombres. Cada Oficial, sin esto, hizo su alambico para
su casa, y muchos vivanderos hicieron los suyos, con que sacaban agua
para vender. Vendíanla al principio á un real el cuartucho; después fué
faltando leña, y vino á valer á dos reales el cuartucho, ques media
azumbre de la medida de España.

Esta agua fué muy gran parte á que no muriese mucha más gente de la que
murió. La cisterna que estaba fuera del castillo, tuvo muy poca. No se
dió á un mes entero ración della. O se salía, ó por el mal recado que
pusieron en ella, porque la hallamos rota. Una mañana que habían sacado
agua della, temióse no la hobiesen abierto para atosigarla. Súpose que
lo habían hecho soldados por robar el agua.

Viendo ya al cabo esta cisterna, en quien más confianza teníamos, se
comenzó á hacer la mezcla de la salada. Á dos barriles de agua de la
cisterna y uno de los alambiques, se echaba otro barril de salada. Esto
hizo mucho daño á la gente, que con saber á la sal, no solamente no
quitaba sed, pero daba más. Los calores eran tan grandes, y así
padescían los soldados más de lo que se puede encarescer; puestos todo
el día al sol, sin beber agua que les matara la sed, y esa miseria de
ración que se daba, quitaban parte della algunos Capitanes á sus
soldados, por lo que vino D. Álvaro á tratarlos muy mal y deshonrarlos.
Otros vendían el agua. Hubo Capitán en prisión por esto. Por otra parte,
se hurtaban tantas raciones, que fué hasta causa que nos perdiésemos,
porque por ello vino á faltarnos el agua tan presto, de que estaba D.
Álvaro desesperado en ver la bellaquería y poco miramiento de los
Capitanes en un tiempo de tanta necesidad, habiéndoles tomado juramento
que dijesen los soldados que tenían, aunque harto mejor fuera tomarles
muestra.

Diciendo á Juan Daza que cómo era posible que viniese á faltar tan
presto el agua, le mostró cómo se daban 4.000 y tantas raciones. Esto
fué ya al cabo de la jornada. Probóse de hacer pozos en el fuerte, de
que se sacó agua en abundancia, tan salada, que no se podía beber.

Tratándose de tomar lengua para saber cómo estaban los enemigos, se
acordó que saliese un soldado por la parte de levante de las galeras y
se fuese la vuelta de las trincheas de los enemigos, como que se pasaba
á ellos, como lo hacían otros cada hora, para salir con los caballos y
tomar alguno de los que saliesen á tomarlo, que estaban ya tan
arregostados los turcos de los que se iban, que en viendo ir uno la
vuelta de las trincheas, no salían 20 á tomarle. Como éste partió de las
galeras antes que se diese aviso en el fuerte para que le tirasen,
salieron unos á él y hobiéranle de matar si no se acogiera á una barca.
Después salió otro y salieron á él siete ú ocho turcos; como fueran un
poco en la mar, él se iba deteniendo por alargarlos más. En esto
salieron seis caballos y cortáronles el paso; alancearon dos dellos que
no se dejaban prender, y dieron con uno en tierra dos veces, hasta que
llegaron soldados de pie y lo prendieron. Los otros se escaparon: uno
dellos hirió un caballo y otro tomó la lanza á otro de caballo. Este
prisionero dijo cómo habíamos perdido de haber vitoria aquella mañana
que se salió á ellos; que todos iban desbaratados, y que á importunación
de Dragut estaba allí el Bajá. Que eran pocos más de 6.000 hombres, y
que para sacar éstos había sido menester desarmar las galeras. Que cada
día iban turcos á ellas á hacerles guardia, temiéndose no fuesen sobre
ellas los cristianos, y que estando como estaban, 40 ó 50 galeras que
viniesen las tomaban todas, por estar con tan pocos turcos y tan llenas
de cristianos.

Otras muchas veces se salió á tomar lengua y no se pudo, porque todos se
dejaban matar por no venir en prisión. Por la parte de poniente salieron
cuatro Capitanes italianos á caballo haciendo lo mismo que los primeros,
y mataron algunos turcos y trajeron á uno vivo. Estos dos solos se
prendieron en todo el tiempo que duró el asedio. Este último dió aviso
cómo los enemigos tenían desino de tomar las galeras.

Otra vez se ordenó inviar un soldado que tuviese el primer moro que le
llegase á tomar, hasta que llegasen soldados á socorrerle, porque en
este tiempo no había caballos. Este soldado salió y lo había hecho tan
bien, que dos turcos que llegaron á él juntos los detuvo asidos
entrambos un gran rato, y fueron tan de poco los que habían de
socorrerle, que no salieron y lo dejaron matar de los turcos.

Á los 6 comenzaron á batir con seis piezas de artillería el lienzo de la
puerta del castillo, desde la misma puerta hasta el turrión de la mano
derecha, donde teníamos las municiones, porque no pretendían hacer otro,
sino quitárnoslas. Nosotros trabajamos en repararlas y mudarlas donde
estuviesen en seguridad. Mudaban luego la batería donde sabían que las
habíamos puesto. De los que se iban sabían todo lo que hacíamos; pero no
hicieron daño en ellas con la artillería, ni cosa en el fuerte de pensar
que estar por batería, más que derribar alguna marama del castillo y
desencabalgar algunas piezas de artillería nuestras. Pasaron después la
artillería adelante y batieron el turrión de la marina del castillo. En
éste hicieron más batería que otro ninguno. Pusieron dos piezas á la
marina con que batieron las galeras hasta meterlas en fondo, que no se
podía estar soto cubierta, que de lo demás, ya ellas estaban en seco en
pasando la cresciente.

En las galeras mató mucha gente la artillería, que de 3.000 balas que
tiraron mientras duró el cerco, el mayor daño que hicieron fué en las
galeras. Al Capitán D. Diego de la Cerda, estando de guarda en ella, le
mataron una yegua en que iba y á él le cortaron una pierna, de que
murió. Viendo los turcos que la guardia que metían de noche á las
galeras salía el día en tierra, acordaron venir á tomárnoslas con
desino de batir dellas el fuerte, porque lo más flaco dél era á la
marina. Á los 22 de junio por la mañana aguardaron la menguante y
salieron de sus trincheas por la parte de levante hasta 2.000 hombres,
trayendo algunas escalas. Iban tres dellos delante con estandartes en
las manos, corriendo hacia las galeras. Tocóse luego arma en el fuerte y
comenzaron á salir soldados, á quien más presto podía, por la puerta de
la marina, y por una escala que estaba al caballero de San Juan. La
gente iba de muy buena gana, unos de meterse en las galeras para
defenderlas y guardarlas; otros para pelear con los enemigos para
estorbarles que no llegasen á ellas hasta que los nuestros estuviesen
dentro, haciéndoles retirar por dos ó tres veces, hasta que unos turcos
que andaban á caballo les daban de cuchilladas. Estos caballos pasaron
dos veces por nuestra gente, entre el fuerte y las galeras, haciendo
carrera entre los nuestros como si hobieran de jugar cañas, tanto que
dieron lugar á que los turcos metiesen las banderas sobre dos galeras
que estaban sin gente. La una había servido de hospital y habían sacado
la gente y heridos della por la artillería que les hacía daño. La otra
estaba medio deshecha.

Poco les duró estar en ellas; echáronlos desde las otras luego á
arcabuzazos. Retiráronse los turcos con hartos heridos y muertos. De los
nuestros murieron algunos, y los más dellos mató nuestra artillería por
andar mezclados con los enemigos. Peleóse muy bien este día: era cosa de
ver cuán reñida pelea fué. No dejaron salir mucha gente del fuerte,
porque estaban los turcos con aparencia de querer arremeter, y creíase
que aquella gente que era fuera, en venir como venían con escalas, diera
en el fuerte por la parte de la marina.

Al retirar que se retiraban los que habían venido á las galeras,
arremetieron otros por la parte de Levante, hasta llegar junto al
fuerte. Pusieron banderetas junto al contraescarpe del foso. Retiráronse
luego por el daño que hacía en ellos nuestra arcabucería. Salió herido
este día el Gobernador Barahona de un arcabuzazo de que murió dende á
pocos días, en público contento de todos, porque era mal criado y
demasiadamente cruel: con todo esto era solícito y valiente. También
murió el Capitán Diego de Aguayo desgraciadamente de una pieza de
artillería nuestra que tomó fuego de un barril que se quemó.

Aquella noche se puso fuego en las dos galeras donde habían estado los
turcos. Harto mejor fuera deshacerlas y aprovecharnos de la leña dellas.
De ahí adelante se metió muy buena guarda en ellas, sin partir dellas de
día ni noche.

En este medio se pasaba mucha gente á los turcos y morían muchos, así
por la falta de medicinas como por el mal gobierno que había en el
hospital, que aun para enterrar los muertos no nos supimos dar maña,
sino echarlos de la muralla abajo, para que entendiesen los enemigos lo
poco que podíamos durar, porque huyéndose y muriendo tantos, no podía
faltar de verse presto el cabo de nosotros.

Algunos que se huyeron del armada de los enemigos dijeron á D. Alvaro
les habían dicho unos renegados, que se espantaban de nosotros, cómo no
salíamos á ellos á medio día, que eran idos todos por aquellos jardines
á sestear. Lo mismo decían los cristianos esclavos que salían á trabajar
á las trincheas, y nosotros los víamos ir cada día desde el castillo.

No aprovechaba nada con D. Alvaro que dejase salir á ellos, antes reñía
con los que salían alguna vez á escaramuzar. Todo el día se le iba en
decir mal de Capitanes y soldados; lo mismo hacían ellos dél. Uno que
deseaba la enmienda desto, le echó una carta del tenor siguiente:

     «Iltre. señor: Los que se desvelan y ponen toda su felicidad en ser
     tenidos y tratados de ilustres, debríanse preciar de serlo, así en
     obras de buenos cristianos, como de animosos caballeros.

     »Digo esto, señor, porque se dice públicamente de vos que vivís
     como gentil y gobernáis como tirano, y que si hobiérades hecho la
     centena parte de lo que habéis dicho, pudiéramos caminar de aquí á
     Constantinopla sin topar con enemigos. Tratándose un día á la tabla
     del Maestre de Malta que había poca gente para jornada, por la
     mucha que había muerto, dejistes: que cuando se determinasen todos
     á no ir, vos solo iríades con la galeota de Estait á tomar á
     Trípol, y que os echasen con una fragata en Berbería, que con una
     espada y una rodela la conquistaríades toda, diciendo que eran
     cobardes y hombres nacidos en hora menguada los que ponían
     dificultad á la ida.

     »Tratándose otro día delante el mismo Maestre que faltarían
     vituallas, porque había cuatro meses y más que se comía de las que
     habíamos embarcado, dejistes que no eran menester, que de las
     piernas de turcos comeríamos (paréceme que nos aliñamos mal á
     cortarlas, agora que fueran bien menester, teniendo la falta que
     tenemos de carne), y que respondió el Maestre, como sabio, diciendo
     que tenía por mejor llevar pan que no ir en aquella confianza.

     »Antes que el armada metiese gente en tierra, publicábades que
     daríades á saco vuestro pabellón el día que viésedes que sacaban
     artillería, porque se la habíades de ganar y tomar en prisión á
     Dragut y otros turcos, para cambiar con D. Gastón y demás que allí
     tienen nuestros.

     »Ya salieron dos millas del fuerte harto pocos turcos sin que
     saliésemos á ellos, y viniéndonos cada día á buscar, pocos y sin
     orden, no consentíades que se saliese á escaramuzar con ellos.

     »Perdistes los pozos en un día, pudiéndolos muy bien guardar,
     sabiendo que importaba la vida de todos mantenerlos, habiendo dicho
     muchas veces al Duque que no tenía la fuerza mucha necesidad de
     agua, porque los 2.000 hombres que habían de quedar en ella
     bastaban á defender los pozos á toda la potencia del gran Turco, y
     que con aquellos soldados os atrevíades vos á ir por tierra de aquí
     á Turquía.

     »Harta más gente se ha perdido entre los que han muerto de sed y
     huídose á los turcos, que se podían aventurar en haber guardado
     los pozos, como fueron muchos de parecer que se hiciese.

     »Respondéis á lo que os dicen que mandéis dar recado á los heridos,
     que los dejen morir, porque no coman las vituallas. Buena manera es
     ésta de animar á los sanos á pelear.

     »Decís mal del Duque, que es un hombre remiso y que se fué de
     miedo; que para vos se guardan semejantes empresas que ésta. El día
     que se ofreció pelear, el Duque, para la poca experiencia que tenía
     en cosas de guerra, lo hizo tan bien, que echó en vergüenza á los
     muy pláticos y bravosos. Su venida aquí, y la estada que hizo y la
     ida de agora, todo ha sido por consejo y parescer vuestro.

     »Decís que ya no hay soldados que peleen, y que ningún Capitán se
     os viene á ofrecer de querer salir á los enemigos, porque no hay
     alguno que tenga valor y ánimo para ello, y que echáis en más cargo
     al Rey en guardarle esta fuerza con tan ruín gente, que Antonio de
     Leyva en guardarle á Pavia y Milán con tanto buen soldado como
     tenía. Con éstas y otras cosas que estarían mejor por decir, tenéis
     desdeñada toda la gente de guerra, y dicen que si vos gobernásedes
     y peleásedes como el Sr. Antonio, que tenéis Oficiales y soldados
     que harán lo que los suyos, y que si en ellos hobiese la falta que
     decís, no se os habrían echado á los pies suplicándoos que los
     dejásedes salir á pelear fuera, como lo han hecho, el Coronel Mas,
     el Capitán Alvaro de Luna, Jerónimo de la Cerda, Rodrigo Zapata,
     Galarza, Juan Ortiz de Leyva y otros Capitanes y Oficiales y
     soldados particulares.

     »Dábables por respuesta que se dejasen gobernar, y ansí dicen que
     en vos solo está la culpa; que os estáis encerrado siempre sin dar
     una vuelta al fuerte ni consultar con nadie lo que cumple, ni dar
     orden á nada, y sobre todo, mandáis agora de nuevo echar agua
     salada en las raciones que se dan á los soldados, que los destempla
     y quita el comer á todos, de modo que en pocos días los pondrá
     tales que no se hará provecho dellos.

     »Si os teméis de largo asedio, acometed luego los enemigos, porque
     cuanto más lo dilatáredes, menos gente ternéis para ello, y la que
     hobiere estará tan débil y flaca, que no podrá pelear. Así que,
     señor, mirad con tiempo en esto y juntad vuestros Capitanes; dadles
     parte dello y deliberad lo que más cumple á todos; porque os hago
     saber que todas las naciones que aquí hay os dan culpa del mal
     suceso de las galeras, diciendo que por odio y rencor que teníades
     con algunos, fuísteis cabsa que tardasen aquí más de lo que era
     menester. Todos piensan avisar al Rey, tanto de lo pasado como de
     lo presente.

     »Héoslo querido señor, decir, porque deseo que salgáis con
     honra de aquí, por lo que debo al servicio de Dios como cristiano,
     y al de S. M. como vasallo suyo, para que trabajéis de hacer algún
     buen hecho en enmienda de lo pasado, pues hay tanta oportunidad
     para ello, siendo los enemigos tan pocos y estando tan repartidos y
     derramados, que es muy gran bajeza de los que aquí nos hallamos
     habernos dejado sitiar de otros tantos turcos como aquí éramos
     soldados.

     »En el fuerte de los Gelves á los 28 de junio, año de 1560.»

De allí adelante comenzó D. Alvaro á salir y acariciar los soldados,
mandando dar dineros á los que hacían algún buen hecho ó buen tiro con
el arcabuz, y á los 4 de julio, teniendo determinado salir á los
enemigos, como la mañana de Pascua, se dejó porque se fueron aquella
noche á dar aviso á los turcos siete ú ocho bellacos, y así se mandó
echar bando que cualquiera que matase al que se pasaba á los enemigos,
le darían seis escudos.

Hubo hartos que ganaron el precio, porque con la golosina del dinero
hacían mejor guardia. Todavía salieron de día á una trinchea que venía á
la gruta, donde mataron algunos turcos. Los demás la desampararon. No
pasaron adelante los nuestros por ser pocos. Las veces que se salió á
estas cosas y á escaramuza, inviaban tan pocos, que nunca se hizo cosa
que luciese, porque en lugar de reforzarlos y ayudarles con gente,
cuando iban ganando tierra á los enemigos, apenas eran llegados á las
manos cuando los mandaban retirar, y hacíanlo de manera que siempre
dejaban allá los mejores soldados, por no ir á la vanguardia á dar la
orden que se retirasen, sino darla en la retaguardia, y así venían á
quedar solos los que iban delante. La culpa de esto estaba en los
Sargentos mayores.

A los 6 tornaron los enemigos por la misma parte á acometer á las
galeras, aunque no con tanta gente como la primera vez, ni duraron tanto
en el combate por el daño que rescibían dellas y del fuerte. Así se
volvieron, á pesar de los que los mandaban: no bastó palos ni
cuchilladas á hacerlos volver.

No salió gente á ellos este día del fuerte por estar bien proveídas las
galeras esta vez segunda que vinieron por tierra. Entraban por la parte
de Poniente muchos turcos; pero no se acercaron como los otros, porque
debían de ir con más gana de robar que de pelear.

Viendo los enemigos que no podían con las galeras, se habían determinado
dar asalto al fuerte, y un mal cristiano que se pasó á ellos aconsejó
que no lo hiciesen, diciéndoles que estábamos muy apercibidos con
ingenios de fuego esperándolos, cargada el artillería con dados y
cadenas, que si arremetían recibirían gran daño y no harían nada.

El consejo deste les hizo dejar el desiño que tenían: pasaron dos piezas
de artillería al campo de los pozos, y continuaron una trinchea que
tenían comenzada que venía á dar al caballero Doria. Después de haber
combatido por tierra dos veces las galeras, tentaron por la mar, y á los
8 vinieron del armada con hasta 130 esquifes y barquetas y algunos
bergantines empavesados con piezas de artillería pequeñas y mosquetes y
ingenios de fuego, con mucha gente de pelea en ellos. Los que traían la
artillería y mosquetes combatían con las galeras, mientras los demás
trabajaban con hachas y sierras y otros instrumentos romper la palizada
y cadenas que nuestras galeras tenían por reparo, de manera que con más
de 20 pasos no se podía acostar ningún bajel á ellas. Mientras los
enemigos entendían en combatir y romper la palizada, no perdían tiempo
los nuestros, tirando á unos y á otros, haciendo gran daño en ellos por
tenerlos cerca y á caballero, tirándoles de mampuesto, seguros con los
reparos que habían hecho para ello, porque las galeras estaban muy bien
abestionadas por la parte que las batían y empavesadas por todas partes.
El artillería del fuerte hacía gran daño en los enemigos; echóles á
fondo dos esquifes y una barca y matóles mucha gente: con todo esto
pelearon hasta hora y media de día, porfiando de romper la palizada, y
viendo que no podían, se retiraron con pérdida de más de 300 entre
heridos y muertos.

Fué de ver el combate este día. Duró dos horas y media y más, porque
vinieron una hora antes que amaneciese sobre las galeras. De los
nuestros salieron hasta 30 heridos y los muertos no llegaron á 10.
Pelearon muy bien. Halláronse este día en las galeras el Coronel Mas,
caballero francés de la Orden de San Juan; el Capitán Fantón, Piantanido
y Almaguer. Todos estos Capitanes se señalaron esta jornada como buenos
soldados en todo lo que se les encomendó.

Este mesmo día esperábamos que diesen asalto al fuerte, porque estaban
los turcos en arma con demostración de querer arremeter. Harto mejor
fuera de acometerlos nosotros, pues estaba entendido que el estar así
recogidos era de miedo, por ser pocos, que les faltaba aquella gente que
combatía en las galeras, porque saliendo por la parte de Poniente pocos
soldados de los nuestros, comenzaron á huir los turcos y desamparar las
trincheas, y llegáronse con los del montón.

Aquella noche se metió fuego á las dos galeras por tener menos que
guardar, y para lo que después sucedió, fuera mejor quemarlas todas, por
quitar desinios que nadie se fuese á favorescer en ellas, y porque
hiciera más servicio en el fuerte la gente que se ocupaba en guardarlas,
y por estar ya los turcos tan cerca del fuerte, que no se podía entrar
ni salir á ellas sin gran riesgo, y así mataban cada día los más de los
que les llevaban agua y de comer, tanto que no se osaba ya ir de día á
proveerlas; y viendo los turcos que iban de noche, aguardaban á un
barcón que estaba cerca dellas, al paso, y allí prendieron muchos en
veces, así de los que iban á llevar la provisión, como de los que
entraban y salían de guarda.

Como los turcos vieron que no podían nada con las galeras en cuatro
veces que habían probado de combatirlas, tornaron de nuevo á trabajar en
la trinchea que solían, hasta llegar á la gruta para quitárnosla,
creyéndose que con ella nos entreteníamos, sin tener otra agua para
beber.

Viéndolos venir tan cerca con esta trinchea, fueron algunos á decir á
D. Alvaro que era mal hecho dejar venir los enemigos tan adelante.
Respondíales que los dejasen llegar. Por la marina de Levante vinieron
también con otra trinchea hasta llegar al parapeto del foso, y arrimados
á él levantaron un turrión con palmas y tierra. Lo más de entorno del
fuerte, que era piedra, que á 200 ni 300 pasos no se podía hacer
trinchea. Cuando llegaban á estas partes, la hacían de noche con tierra
y fajina. Era cosa de admiración la solicitud y atrevimiento que tenían
en arriscarse á trabajar donde tantos morían.

Este turrión que comenzaron á levantar descubría todo el caballero de
Gonzaga. El Capitán Juan de Funes estaba de guardia en él; fué á Don
Alvaro y díjoselo: respondióle que tenía miedo de los enemigos y por eso
venía con ese mensaje. El Juan de Funes le dijo que ya él sabía cómo él
peleaba, y salióse enojado diciendo que no entraría más en su casa ni le
daría aviso de nada. D. Alvaro le mandó llamar; comenzóle á acariciar
diciéndole: «Vos no sabéis que habemos de venir con los enemigos á las
manos: dejadlos; lléguense cuanto quisieren.»

En pocos días levantaron otros tres turriones, que no aprovechó para que
los dejasen de hacer tirarles mucha artillería y salir á quemárselos.
Éstos descubrían los caballeros y todo el fuerte, de manera que no se
podía andar por él ni estar en las tiendas, que por todo llovía balas y
flechas. Mataron al Capitán D. Luis de Aguilar y á Tapia, y á Alvaro de
Luna hirieron, de que murió.

Después del armada, éste se puede alabar que sirvió extremadamente bien,
aunque no tenía allí su compañía. Daba cada día cinco ó seis vueltas al
fuerte, lo que no hacía Capitán ni Oficial ninguno.

A los 19 acometieron dar asalto por todas partes y cargaron á la parte
de la gruta y ganáronla. Perdióse en ella el Alférez Juan Pérez de
Vargas con siete soldados. No llegaron por otra parte alguna á pelear.
Ganada la gruta, caminaron por el foso hasta llegar al caballero Doria,
y comenzaron á cavar y sacar palmas dél, y hobo turcos tan animosos que
subieron arriba hasta el parapeto, donde los mataron. Los de abajo
cavaban todavía en el caballero, por no haber través donde les hiciese
mal.

De arriba les echaban trompas y ollas de fuego artificial y barriles de
pólvora, con que quemaron muchos, mas no para que se les quitase de
cavar.

No se podía descubrir nadie en nuestra muralla que no los asaeteasen
desde sus torreones y desde el mismo parapeto de nuestro foso, donde se
había puesto su escopetería, porque había días que lo había mandado
desamparar D. Alvaro por los muchos que se iban de allí á los turcos,
que desde el día del gran calor hasta que nos perdimos, siempre se
fueron, pocos ó muchos. Todos los que se fueron eran italianos y
españoles, que de los tudescos y franceses hubo muy pocos ó ningunos que
se fuesen, y esos que se iban no eran de su nación, sino que andaban
entre ellos por saber la lengua. Fuéronse algunas mujeres tudescas, y
así se pueden loar estas dos naciones no haber caído en una tan gran
maldad.

Viendo los enemigos que tan á su salud los dejaban cavar en el
caballero, sin salir á estorbárselo, se llegaron aquella noche á los
demás, y hicieron lo mismo, y en tres días los pusieron de manera que se
podía subir á caballo por ellos. Cuando los enemigos vinieron á esto,
teníamos muy poca artillería de que servirnos, que mucha había reventado
y otra por encabalgar, y para las piezas pequeñas no se hallaban ya
balas. Esto fué por la mala orden que tuvo al principio el Gobernador
Barahona, que antes que nos sitiasen no se descubría el turco una milla
que no le hacía tirar 20 piezas, y así sin provecho gastó los cañones y
vino á faltarnos cuando más lo hobimos menester.

Como los enemigos iban trabajando en cavar y derribar los caballeros,
íbamos por la parte de dentro cortándolos y fortificándonos lo mejor que
podíamos. No se entendía en otro todas las noches, porque de día no se
podía trabajar por estar, como estábamos, descubiertos. Del campo de los
enemigos se echaron flechas escritas y otras con pólizas de avisos para
que estuviésemos apercibidos que querían dar asalto.

Un renegado entró muchas veces á hablar con D. Alvaro; no se supo lo que
trataba con él: algunos quieren decir que era echadizo, y así los
renegados que hablaban cada noche desde sus trincheas con los nuestros
decían que nos guardásemos, que nos engañaba aquel renegado, que
estuviésemos avisados que quería huirse D. Alvaro del fuerte, que nos
rindiésemos con tiempo, que nos harían todo buen partido. En esto se
huyó un cristiano del armada: dijo la falta que tenían de vituallas,
por lo que tenía por cierto que se irían muy presto.

A los 23, ya tarde, arremetieron por la parte de Levante al caballero de
Gonzaga y á la cortina que estaba hasta el de La Cerda, y teniendo tan
buena entrada, no tardaron de subir arriba. Menos tardaron los nuestros
en echarlos abajo, peleando animosamente, hiriendo y matando en los
enemigos, haciendo lo mismo todas las veces que porfiaron á subir.
D. Alvaro anduvo este día como muy buen caballero, haciendo lo que debía,
así á buen General como á buen soldado, con un crucifijo en las manos,
animando á todos, mostrándole el Capitán en cuyo nombre combatían.

El combate este día fué bien reñido y duró más que ninguno de los
pasados, y durara mucho más si el día diera lugar á ello, porque los
turcos que mandaban daban palos y cuchilladas á los que se retiraban de
la batería, y reforzaban cada hora el combate. Estos días hobo muchos
heridos y muertos de los turcos. De los nuestros muy pocos. Murió el
Capitán D. Jerónimo de Sande, sobrino de D. Alvaro, peleando como buen
caballero. Dió luego su compañía D. Alvaro al Sargento della, que se
llamaba Francisco Ortiz, un muy valiente soldado. Matáronle dende á dos
días en el mismo lugar. Al Alférez Salazar mataron nuestros soldados por
tirar á unos turcos con quien peleaba. Desta manera murieron muchos esta
jornada por la poca plática de nuestra arcabucería. Los enemigos mataron
desde su campo, dentro en el fuerte, el tiempo que duró el asedio muy
mucha gente, y entre ellos Capitanes y Oficiales de todas naciones muy
valientes y animosos, que por no saber sus nombres los dejo de nombrar.
Al Coronel de tudescos hirieron de un arcabuzazo en la cabeza en el
caballero de la Cerda, de que murió dende á pocos días. Pesó á todas
naciones la muerte deste Coronel, que era muy valiente y muy bien
quisto. Tomó D. Alvaro la Coronelía para sí y puso un Teniente en ella.
A Piantanido, Maestre de campo de los italianos, mataron el día de la
gruta en el caballero de San Juan de un arcabuzazo: murió luego en
cayendo. Era un muy valiente soldado y solícito y muy bien entendido en
cosas de fortificación. El mismo día mataron al Capitán Juan Ortiz de
Leyva, muy buen soldado. Al Capitán Escolar habían muerto dos días
había.

La noche que se había dado el asalto al turrión de San Juan, llegó una
fragata de Sicilia con cuerda, que era bien menester, y medicinas, de
que había tanta necesidad, que hobiera dado la vida á muchos á venir
antes. Dende á dos días estaba despedida para irse. Impidióla D. Alvaro,
y mandó al Capitán Pedro y á su hermano que pusiesen en orden otra
fragata de un trapanés que estaba allí por la corte desde que el Duque
se fué.

Viendo los turcos lo poco que ganaban en venir á las manos con los del
fuerte ni galeras, acordaron de esperar á que acabásemos el agua, porque
de los que se huían tenían cada hora aviso de la poca agua que teníamos,
y los que se iban, por cubrir su bellaquería y por complacer los turcos,
publicaban más necesidad que la que había. Muerto el gobernador
Barahona, que tenía cuenta con el agua, se dió el gobierno del fuerte y
el cargo de la cisterna al Capitán Antonio de Olivera; y estando herido
de un arcabuzazo, se dió cargo del agua á Juan de Alarcón, Secretario de
D. Alvaro, que servía de Contador en la fuerza. Éste engañó á D. Alvaro
dándole á entender á los 28 de Julio que no había agua para más de tres
ó cuatro días. D. Alvaro, sin ir á ver la cisterna, llamó algunos
Capitanes y particulares amigos suyos y les dijo la necesidad que había
de agua, y que se determinaba salir aquella noche á los enemigos á
ganarles los pozos.

Publicando esta determinación, invió los Sargentos mayores á todos los
Capitanes, mandándoles que diesen la gente que tenían para pelear,
dándoles á entender que por estar el fuerte tan abierto por todas partes
y haber poca gente para guardarle, por los muchos que se habían ido y
iban á los enemigos, y por la falta de agua, quería salir á la campaña
con los que quedaban. Asimismo lo hizo entender á todos los
particulares. Mandó que se diese aquella tarde á cada soldado un
cuartucho de agua sin mezcla y medio de vino.

D. Alvaro fué aquella noche á la tienda de Olivera y á la del Capitán
Piantanigo, que por la muerte de su hermano le había hecho á él Maestre
de campo, que también estaba herido. Á éstos dijo la determinación que
tenía; que se entrasen en el castillo por si no sucediese bien la salida
y viniesen los enemigos á entrarse por las baterías, que ellos hiciesen
desde allí sus partidas.

Estando ya todos recogidos, dos horas antes del día, se fué D. Alvaro
con ellos á la puerta de la marina y la mandó desabestionar, que estaba
cerrada con piedra y tierra. D. Alvaro iba armado de un peto fuerte y
una celada, con una rodela acerada, á prueba de arcabuz, y una espada
desnuda en la mano; y en llegando á la puerta, dijo que le hacía mal el
peto y quitósele. Tomóle Don Bernardino de Mendoza y dióle á guardar á
Francisco Ortiz Zapata, sargento de Rodrigo Zapata, que estaba herido en
la tienda, y díjole que no lo diese á otro que á él ó á quien le asiese
el dedo pulgar.

La puerta estaba tan abestionada, que tardó un rato en abrirse, y con
tanta dificultad, que no podía salir más de uno en uno por ella.
Comenzando á salir, se dió por nombre _Jesús_, dando á entender á todos
que no había agua y que era menester romper los enemigos y ganar los
pozos. Dende á poco que comenzaron á salir, preguntó D. Alvaro, que
estaba sentado á la puerta, si serían fuera 200 hombres. Algunos dijeron
que sí: uno que los había contado le dijo que fueran pocos más de 100. Á
éste dijo D. Alvaro que contase hasta 250 ó 300 hombres y le avisase.

Viendo que eran ya fuera hasta este número, mandó que le llamasen al
Capitán Pedro Nicardo, de su tienda, que estaba allí junto, y diciéndole
que era fuera á la marina, dijo que le dijesen á él y á un hermano suyo
que no se apartasen dél un paso. Estos dos hermanos tenían á cargo las
barcas y fragatas del fuerte como guardianes del puerto, y el Pedro
había poco que entendía en la artillería. Llamábanle Capitán porque
había ido en corso con una galeota. En saliendo los 300, salió D. Alvaro
de la puerta y tornó á llamar los dos hermanos.

Entre los que iban con D. Alvaro, había caballeros y Oficiales de más
calidad que ellos. Pesábales ver que se tuviese tanta cuenta con el
Pedro y su hermano, pareciéndoles que fiaba más en ellos que en los
demás. La segunda vez que los llamó, le dijo un caballero sardo, que se
decía D. Guillén Barbarán, que iba á su lado: «Aquí imos Corrales y yo
con vuestra señoría.» D. Alvaro le respondió, medio enojado, que le
dejase y volviese á los soldados que eran fuera, para ir de vanguardia,
questaban de rodillas arrimados al caballero de San Juan, y mandólos
arremeter, que ya eran descubiertos de los enemigos, y así comenzaron
luego á caminar adelante. En pasando el foso, volvieron sobre la mano
derecha, por fuera del parapeto, haciéndole desamparar á los enemigos
que le tenían. Los cuatro Capitanes que iban de vanguardia, con hasta 20
particulares que fueron con ellos y algunos soldados que les siguieron,
pelearon valerosamente, diciendo á grandes voces:--«¡Vitoria, vitoria!»
que hicieron desamparar las trincheas á los turcos y llevaron
reculándolos hasta pasar el torreón que estaba sobre el turrión de San
Juan, de donde tiraban los enemigos artillería y fuegos artificiales.
En alargándose un poco los que habían salido de vanguardia, comenzó
D. Alvaro á caminar con los suyos que tenía delante, con unos pocos que
tenía consigo, marina á marina, hacia la parte donde batían las galeras.

Sin aguardar á que saliesen los que quedaban en el fuerte, D. Guillén y
otros tres, con hasta 20 soldados, llegaron á la primera trinchea, que
estaba delante de la en que tenían la batería, que la habían dejado los
turcos antes que ellos llegasen, y recogiendo gente de la que salía del
fuerte para ir adelante, vieron que los que habían salido de vanguardia
se retiraban al fuerte con harta más priesa y poca orden que era
menester, porque los enemigos los seguían, ni tiraban tanta escopetería
como solían y flechas, como otras veces.

Viendo esto los que habían ido por la mar, se retiraron, porque no los
tomasen en medio los turcos, si cargaban sobre los nuestros. Llegados á
ellos, trabajaron por hacerlos tornar: no fueron parte para ello por ir
la gente de arrancada.

A todo esto no eran fuera del fuerte las dos partes de los que estaban
recogidos para el efeto, por salir uno á uno por la puerta, pudiendo
salir por los caballeros todos juntos y dar sobre los enemigos antes que
se apercibiesen. Estando debajo de los caballeros, como estaba toda la
gente, se tornó á entrar dentro en el fuerte, quién por la puerta, quién
por la muralla, con dos moros que se vinieron entre ellos, sin saber
cómo se habían entrado entre los cristianos. Esta priesa se hizo aquella
mañana. Murió el Capitán Bravo, que había dos días que lo era. De
aquesta compañía mataron tres Capitanes en cinco días. Mataron al
Capitán Golfín y algunos soldados; á Moroto, Sargento mayor del tercio
de Nápoles, tomaron en prisión.

Antes que la gente acabase de entrar en el fuerte era ya día claro, y
yendo á ver si había entrado por algún caballero ó si estaría en su
tienda Don Alvaro, llegó el Capitán Pedro Nicardo y dijo que lo dejaba
en las galeras. Luego llegó un soldado de la compañía de D. Gastón, que
se llamaba Varón, con una carta. Estando este soldado para echarse al
agua, le dijo D. Alvaro: «Decí á los Capitanes del fuerte que se tengan
por todo hoy, si fuere posible.» Y aún no era la gente que se había
salido á pelear de dentro del fuerte, cuando algunos Capitanes y otros
particulares se recogieron al castillo.

El Capitán Joan de Funes, Juan Pérez de Vargas, Collazos, Jerónimo de la
Cerda, Diego de Vera, el Sargento mayor de Sicilia, Antonio Dávila,
D. Bernaldino de Mendoza, Pacheco, Comisario de la Religión (estos dos no
tenían cargo). El castellano Fuentes, recogidos éstos y otros amigos
suyos, rompió la escala y comenzó á bestionar la puerta del castillo.

Viendo esto el Alférez Sedeño y el Alférez Herrera, y Beltrán,
Maestresala del Virrey, comenzaron de abajo á darles voces, llamándoles
de traidores, que desamparaban el fuerte y se alzaban con las vituallas.

El encerramiento destos Capitanes y el ausencia de D. Alvaro desanimó
mucho la gente, viendo que los enemigos podían entrar por las baterías,
y dijo el Alférez Serrano, que tenía cargo del artillería á estos
Capitanes, que por qué no se iban á la batería con sus soldados.
Respondióle Juan Pérez de Vargas que fuese él. Dende á poco salieron
fuera y anduvieron en concilios de una á otra sobre lo que harían, sin
resolverse en nada. Antonio de Avila fué á D. Juan de Castilla de parte
de algunos Capitanes, diciendo que le habían estado esperando para que
dijiese su parecer, para darle el cargo del gobierno de aquel fuerte.
D. Juan le respondió que por no dejar la batería sola no había ido. El
Antonio de Avila prosiguió diciendo que todos holgarían que acetase el
gobierno, que por estar el fuerte de manera que no se podría defender,
ni había gente para ello ni agua que beber, que alzase una bandera para
tratar partidos con el Bajá. D. Juan respondió que si él acetase el
gobierno, había de ser para defender el fuerte y no para rendirle: que
si para esto querían, que él tomaría el cargo. El Antonio Dávila se fué
con esta respuesta.

Juntáronse esta mañana en la tienda del Capitán Zapata, que estaba en la
cama herido de una flecha, y acordóse entre los que allí se hallaban de
escribir una carta á D. Alvaro dándole á entender cómo su ida había
alborotado toda la gente; que viniese á dar orden de lo que había de
hacer; donde no, que ellos harían lo que viesen que cumplía. Hecha esta
carta y firmada de muchos, no la enviaron por parecer á algunos que
tardaría en venir respuesta para sus disinios, que era rendir el fuerte,
temiendo que los enemigos diesen asalto.

Tratándose en la misma tienda que era bien ver el agua que había en la
cisterna para gobernarse por ella, dijo Juan de Funes que en lo del agua
no había que tratar, que no había para más de aquel día. Corrales les
dijo que no era posible porque él había tenido cuenta del agua que se
había echado en la cisterna y con los días que se bebía della; que había
agua para más de quince días. Acordóse que los dos, con D. Guillén de
Barbarán y el Sargento Hidalgo, fuesen á verlo en presencia de muchos
soldados, y hicieron entrar en la cisterna un moro que se llamaba Xama,
que era de los que les pesaba de ver que se tratase de rendir el fuerte,
porque era muy valiente y había mucho que servía en nuestra caballería,
en la Goleta y Sicilia, y habiendo salido de la isla á acompañar al
Infante de Túnez, le dejó en tierra firme y se volvió á meter en el
fuerte, diciendo que, pues en tiempo de paz había llevado el sueldo del
Rey, quería venir á servirle en la guerra.

El agua que tenía la cisterna daba á este moro, con ser alto, cerca de
la horcajadura. Después entró otro y lo midió con una cana de la medida
italiana, y halló tres palmos y medio de agua, ques una vara de España,
y más la cisterna tenía cuatro canas de hueco. Cada cana verná á ser dos
varas y una tercia de la medida de España.

Como el Joan de Funes vido el agua que había, comenzóse á santiguar
diciendo: «Buena casquetada han hecho hacer á D. Alvaro.»

Los mismos que fueron á ver la agua llamaron á Pedro Ginovés, que
repartía las raciones por la lista que tenía, y demandáronle que
menguaba cada día la cisterna, y dijo que no llegaban á tres dedos; de
manera que, dando las raciones que se daban, había agua para quince
días; y si se tomara reseña de la gente que había, para que no se diesen
raciones demasiadas, como se daban, había agua para mucho más; y sin
nada desto, los alambiques solos de la munición y los de particulares
bastaban á sustentar 800 hombres y más cada día, dándoles ración sin
mezcla de agua salada y darles un tercio más de agua que se les daba.

En esto iba por el fuerte un capellán de Don Alvaro, que se decía
Carnero, animando los soldados, diciendo que los que se habían ido lo
habían hecho de cobardes y ruínes. Iba muy alborotado porque le habían
dicho que se juntaban en la iglesia muchos Oficiales y soldados, donde
él tenía las conservas quél había retirado del hospital porque no
hicieran mal á los enfermos, y los dineros que habían dejado los muertos
á quien él era amigo. De cuán flojamente se pasó con los enfermos,
porque se dió mejor maña á ser albacea que á hacerles curar, que si los
que morían dejaban algunos dineros á los clérigos y frailes que allí les
servían, se lo tomaba. Hallando en la iglesia muchos Capitanes que se
habían recogido para tratar lo que habían de hacer, les dijo mirasen que
estaban en la casa de Dios, donde se había de tratar verdad y lo que
cumpliese á su servicio y al de Su Majestad, y á la honra y provecho de
todos, que era morir por la fe de Jesucristo. Después vino al castillo á
reñir con el Gobernador Olivera y el Castellano, exhortándoles lo
mismo. Si los Oficiales tuvieran el ánimo y determinación deste clérigo,
no viniéramos á lo que hemos venido.

El Capitán Pedro y el Secretario Alarcón fueron en una barca á las
galeras, donde llevaron agua y bizcocho y los remos y velas de una
fragata. Fueron en esta barca el Coronel Mas y Mos de Indón, diciendo
que iban á traer á D. Alvaro, pero no volvieron más al fuerte. A medio
día se tornaron á juntar los Capitanes y hicieron Gobernador del fuerte
al Capitán Rodrigo Zapata, que se había levantado de la cama. Después de
haberle elegido le dijeron los mismos Capitanes que por estar el fuerte
como estaba no se podía defender; sería bien alzar una bandera para
tratar partidos con el Bajá. Respondió que no había acetado el cargo
para rendir la fuerza, sino para morir en ella defendiéndola; por lo
demás, acudieran á Olivera, Gobernador, y ansí fué el Capitán Collazos á
hablar á Olivera de parte de todos. Respondióles que hiciesen una carta
quél la firmaría, y daría por bien todo lo que hiciesen.

La carta se escribió en la misma tienda y llevóla á firmar el sargento
de Francisco Henríquez. No la pudo firmar Olivera por la herida que
tenía en la mano. Envióles á decir que la firmase uno por él, que daría
por bueno todo lo que los Capitanes hiciesen; con todo esto, el Zapata
salió de allí y fué dando orden por toda la muralla que todos tomasen
sus armas, porque los enemigos estaban de manera de querer dar el
asalto. Los tudescos estuvieron todo aquel día en orden sin partirse
del cuartel que tenían á cargo, diciendo que harían lo que los españoles
y italianos y franceses. Ansí Oficiales como soldados se fueron con las
armas á sus postas, ofreciéndose de guardarlas ó morir en ellas: muy
buenos soldados.

Andando en esto, encontró con el Sargento mayor Antonio Dávila, que
venía hacia el castillo, y díjole que se fuese por 30 soldados y los
llevase al caballero de la Cerda. Respondióle que, pues había Gobernador
nuevo, hiciesen Sargento mayor también. Mientras el Zapata andaba por la
muralla, se juntaron en la tienda de Juan Osorio de Ulloa, que estaba en
la cama malato, cuatro Capitanes: Joan de Funes, Joan del Aguila, Zayas
y Borja. Estos trataron que se rindiese el fuerte y enviaron al Zayas á
hablar á Zapata de parte de todos para que hiciese alzar bandera. El
Zapata le dió por respuesta lo mismo que había dicho en la tienda de
Joan Pérez de Vargas. Viniendo todos juntos á persuadírselo, porfiándole
que lo hiciese, respondió que nunca Dios quisiese quél acabase de perder
lo que otros habían comenzado. Joan de Funes respondió que ya no era
tiempo de aguardar más; que los enemigos estaban para dar el asalto;
quél tenía orden de D. Alvaro de lo que se había de hacer; que D. Alvaro
no había salido del fuerte con disinio de volver más á él.

Dende á poco fueron Zayas y Joan de Funes y hicieron á un soldado,
llamado Villacis, que arbolase una bandera en una pica. Éste lo hizo
luego. Viendo esto los turcos, arbolaron una toca, y ansí se fué el
Villacis y los dos Capitanes tras él. Joan del Aguila se echó por otra
parte, y ansí se fueron todos al Bajá, de su propia autoridad.

Mientras ellos hablaban con el Bajá, se llegaron muchos turcos junto al
fuerte. Los soldados estaban con sus armas á la muralla diciéndoles que
se alargasen. Dragut envió á llamar á Zapata, questaba en el caballero
de San Joan, y no quiso ir, diciendo que no tenía licencia de sus
compañeros.

El Bajá tuvo nueva aquella mañana, de un italiano que se huyó, cómo
D. Alvaro estaba en las galeras, y mandó volver dos piezas de artillería
que les tirasen. Primero había sabido que faltaba D. Alvaro del fuerte,
del Sargento mayor Moroto, que era de los que iban con él á las galeras.
Acertáronle á prender. Desta manera, estando un turco que escapó de la
galera de Joan Andrea, llamado Uzaín, á quien hizo Alí Portu Capitán de
fanal, su Lugarteniente, por ser turco principal y buen marinero,
cavando en el caballero de San Joan y sacando palmas dél con otros
turcos, oyendo las voces y arcabucería de la otra parte del fuerte,
salieron á la mar por descubrir lo que era, y vieron la vuelta de las
galeras cuatro ó cinco hombres. Creyendo que eran de los que solían
llevar provisión, los siguieron hasta pasar de un barcón questaba junto
á las galeras, y llegaron cerca del reparo que las galeras tenían en
torno. De allí se retiraron porque la guardia de las galeras comenzó á
tirarles. Este Uzaín prendió al Moroto, que venía un poco atrás. Como
vió que los demás seguían á D. Alvaro, no supo decir si era vivo ó
muerto, y ansí le hizo el Bajá mostrar algunas cabezas para que viese si
era alguna la de Don Alvaro.

A él y al Capitán Pedro recogió el Capitán Clemente y metió en su
galera. Aunque oían voces junto al barcón que decían: «Ríndete á buena
guerra,» como no veían los que eran con la obscuridad que hacía, no se
atrevían á salir de las galeras, creyendo que los turcos lo hacían
aposta por hacerles salir.

Estando los Capitanes fuera del fuerte, llegaron muchos esquifes que
venían del armada, y tomando la vuelta de las galeras, el Capitán
Clemente, que estaba por cabeza de la gente que allí estaba, mandó que
tomasen todos las armas. Viendo esto D. Alvaro le preguntó qué quería
hacer. El Clemente respondió que pelear y defender las galeras.
D. Alvaro le dijo que no haría nada, estando como estaban los del fuerte.
Que tratase él también partidos. Clemente le respondió que no
acostumbraba á tratar partidos, sino pelear, y pues él era de aquel
parecer y era su General, que tratase lo que quisiese, que él le tenía
como la persona del Rey, y así acordó que el Coronel Mas tratase
partidos con los enemigos; y tardaron tanto en ello, que dieron lugar á
que los esquifes llegasen y rompiesen la palizada y saqueasen las
galeras, donde tomaron á todos en prisión.

Darmux Arráez, Cómitre real, llevó á D. Alvaro en su esquife al Bajá.
Joán de Funes volvió al fuerte, dando á entender que había tratado con
el Bajá que dejase ir libres á los Capitanes con 25 soldados por
compañía. Entrando en el castillo le dijo Diego de Vera: «¿No habemos de
saber en qué ley vivimos ó cómo nos rendimos?» Respondióle no quisiese
saber más de que él y sus amigos iban libres. Después fué el castellano
Fuentes á rendir el castillo y el municionero Joan Daza á ofrescer el
dinero, que tenía á cargo, del Rey, pues no faltaba otra cosa, que la
sangre y libertad nuestra ya la habían rendido.

Los primeros, Joan del Aguila, se fué de armada; Zayas volvió con
Villacis y un renegado que se decía Mamy, diciendo que el Bajá y
D. Alvaro mandaban que toda la gente se entrase á puesta de sol en el
castillo; que les diesen un moro que se llamaba Sayte y el hijo del
jeque que habíamos traído de Sicilia para hacerle señor de la isla, con
otros tres rehenes que habían dejado los alarbes que habían venido á
servir. Á todos quebró el corazón ver llevar éstos en prisión, porque se
tenía entendido las crueldades que los turcos harían con ellos. Por sólo
esto habíamos de morir primero todos, que darlos, pues habían dejado de
irse con los de su ley, por el amor y afición que tenían con nosotros.

El mandar entrar la gente en el castillo fué por dar lugar á que los
jenízaros y turcos saqueasen el fuerte, aunque ellos se dieron tanta
priesa á entrar, que mataron y prendieron muchos fuera del castillo.
Todos los enfermos y heridos que hubo por las tiendas degollaron, que
era gran compasión. Aquí prendieron al Capitán D. Joan de Castilla; ni
fué nunca de parescer que se rindiese el fuerte: siempre dijo que
quería morir peleando y defendiendo la parte que le tocaba con sus
soldados, y ansí le mataron muchos dellos.

Los del castillo, viendo lo que pasaba fuera, se abestionaron y pusieron
sus guardias porque no entrasen los turcos. Aquella noche llamaron dos
turcos á la puerta; la guardia les preguntó qué querían: dijéronles que
les llamasen un Capitán cojo y otro que tenía las narices rajadas, que
los llamaba el mayordomo del Bajá. Entendiendo que lo decían por Joan de
Funes y Zayas, se los llamaron. Vino con ellos Diego de Vera. El
mayordomo les dijo que se los encomendaba el Bajá; que estuviesen de
buen ánimo, quél cumpliría con ellos lo que les había prometido, y
quellos cumpliesen con él lo que le habían mandado. Los Capitanes fueron
á Joan Daza á pedir dineros para el mayordomo, diciendo que era su
libertad. Dióselos en plata y con firma de todos 250 escudos: llevóselos
el castellano Fuentes.

Otro día por la mañana se sentaron el Bajá y Dragut en el muro de la
marina con muchos jenízaros y espayes, con sus arcos y escopetas en las
manos en torno dellos; mandaron salir primero los Capitanes, después
todos los soldados. Embarcábanlos como iban saliendo; lleváronlos todos
á escribir á la galera del Bajá; de allí los repartieron por las otras
galeras. Toda la gente que se recogió al castillo serían hasta 1.000
hombres; los demás se perdieron fuera dél.

Aquí hizo fin la mal fortunada jornada que se comenzó para Trípol, que
de haber tenido ruín principio y peor medio, vino á acabar tan
vergonzosa y vilmente como acabó. Si ruinmente lo hicieron los de las
galeras, muy peor lo hicimos los del fuerte, como si anduviéramos á
porfía unos de otros sobre quién haría mayor error, y ansí fué desde el
principio de la empresa, que parece que estudiábamos para no acertar en
nada. Es salir de juicio pensar los desvaríos y mal gobierno nuestro, y
ansí no hay que decir sino que quiso Dios castigar nuestra soberbia para
darnos á entender que Él es el que guarda las tierras y el que vence las
batallas, y que no hay poder que pueda sino el suyo.

Rustán Bajá, yerno del gran Turco y Vicario general suyo, dice una cosa
muy acertada, como hombre sabio y valeroso: que los cristianos nos
veníamos á perder por querernos sacar los ojos unos á los otros, por
rencor y odio particular que tenemos, como hombres de poca fe, y por
fiar más en nosotros que en Dios.

Plegue á Él, por S. M., que cese aquí el flajelo de su pueblo, y sirva
esta desgracia para despertador de los Reyes y Príncipes cristianos,
para que unánimes, con el amor y hermandad que se debe á nuestra fe y
religión, miren con tiempo por el beneficio y aumento de la cristiandad.
Los turcos mismos que se han hallado en esta empresa están espantados de
lo que han hecho, diciendo que no saben á quién atribuirlo sino á la
buena fortuna del gran Señor. No se les quite al Bajá y á los que se
hallaban con él de haber hecho la más principal y más señalada cosa que
han hecho mahometanos después que comenzó su imperio.

Como el Bajá se entregó en la fuerza, tardó ocho días allí hasta que
llegaron cinco galeras que habían ido á Túnez por bizcocho. Fuese luego
á hacer agua y tomó el camino de Trípol, donde entró con gran gazara y
grita, colgados nuestros estandartes y banderas, lo de abajo arriba, en
las popas y entenas de las galeras. Disparóse mucha artillería dellas y
del castillo, y de las galeras de la presa no disparó ninguna. Entraron
demostrando el descontento que todos traíamos en vernos llevar á Trípol
tan al contrario de como pensábamos ir á él.

La armada tardó allí tres días: de aquí licenció el Bajá dos fragatas
que había días que tenía. Eran venidas á rescatar cristianos. Tratóse si
se engolfarían de allí para Levante; y por la falta que tenían de
vituallas, Cara Mustafá fué de parescer que viniesen por la vía de Malta
y Sicilia y costa de Calabria, por respeto del agua, por la mucha gente
que llevaban. Poniéndose á atravesar un golfo de 700 millas y más,
aventuraban perder mucha gente de sed, y así acordaron de venir á Malta
y hicieron agua en el Gozo y todo el daño que pudieron en la campaña,
matando todas las bestias que hallaron para comer y las de servicio, sin
cuatro ó cinco hombres que prendieron.

Otro día echaron gente en Malta y volviéronse luego á embarcar con
pérdida de gente, por estar los de la isla apercibidos y con caballería,
ques lo que más temen los turcos. El Bajá tiró luego á recoger y se
levó. Pasó junto al castillo, de donde tiraron muchas balas. Las galeras
de Malta salieron á hacer lo mismo, pero no hicieron daño ninguno.

El Bajá porfió á engolfarse desde allí, y habiendo caminado un día y una
noche se volvió un temporal contrario que les hizo volver á Sicilia.
Amaneció á Cabo Páxaro y Zaragoza, y pasó tan junto á esta ciudad, que
le tiraron mucha artillería, pero no que le hiciese daño. Metióse
aquella noche en un puerto questaba entre Agusta y Zaragoza. Aquí
echaron menos seis ó siete galeras que se habían apartado del armada.

Otro día salieron á hacer agua ocho millas de allí, y en tomándola se
hicieron á la vela: se fueron su camino. Como fueron 20 millas en mar
comenzaron á meterse unas burrascas con viento contrario, por lo que se
tornó al mismo puerto. Esta vuelta fué por mal de Agusta, que fueron
otro día de mañana á ella y saquearon lo que hallaron dentro y
metiéronle fuego por muchas partes. La gente toda se había huído. Aquí y
donde se hizo el agua se perdieron algunos turcos por haber entrado
mucho en la isla.

Tornó una fragata, que había venido al pasar de Malta la armada, á
tratar rescates de unos sobrinos del Maestre en cambio de otros turcos
que la Religión tenía.

A los 21 de agosto partimos de Agusta, y diciendo que habían de ir á la
Fosa de San Juan á rescatar, la armada pasó á vista de Catania y aquella
noche llegó á Cabo de Espartivento. Se fué sin detenerse, costeando la
Calabria, hasta Cabo Blanco, de donde se engolfó sin hacer agua, aunque
había galeras que tenían necesidad dello.

A los 25 tomó tierra en la isla de Paesa, que está entre la Previsa y
Corfú. Otro día por la mañana envió 22 galeras á Lepanto por bizcocho, y
con las demás se fué el Bajá á la Previsa, donde entró con la solenidad
que en Trípol. De aquí envió el escribano del atarazonal al gran Turco á
darle aviso de su venida y de la vitoria. Aquí hallamos las galeras que
se habían perdido del armada. Aquí despalmaron todas las galeras, y á
los 2 de septiembre partieron. Otro día vinieron á la isla de Chefalonia
y de allí al Zante, mostrando la vitoria que traían. De allí vinieron á
Modón, donde estuvimos dos días esperando las galeras que habían ido por
el bizcocho, y como tardaban, nos partimos sin aguardarlas. En el camino
tuvo nueva el Bajá de las galeras de cristianos. Apartóse con hasta 30
galeras en busca dellas: las demás se fueron costa á costa sin perder
camino. Juntáronse con ellas otro día las que venían con el bizcocho, y
al Cabo de Santángel, dende á cuatro días, se tornó el Bajá á juntar con
ellas sin haber visto galeras de cristianos.

De aquí vinieron á los castillos á los 13, donde se hizo muy gran fiesta
ansí en los castillos como en las galeras. De aquí fuimos á Galipol,
donde licenció el Bajá las galeras de Rodas y de Metelín. Envió á Alí
Portu con 15 galeras por guardia del Archipiélago.

En viniéndole la orden, se partió para Constantinopla, donde entramos á
los 27 de septiembre. Entró la Real delante, con todas las galeras de
fanal en su hilera, con muchas banderas y estandartes arbolados,
arrastrando los nuestros como solían. Tras éstas venían todas las
galeras de la presa. Todo el resto de la armada venía de retaguardia.

Como llegaron al paraje de las casas del gran Turco, que nos vía venir
de una ventana, dispararon todas mucha artillería, ansí las de la presa
como las otras, dando los turcos muy gran grita y alarido. Dende á un
rato tornaron á disparar toda la artillería. Otro día por la mañana vino
el gran Turco en una fragata á ver las galeras y hiciéronle muy gran
salva.

Martes 1.º de octubre llevaron á D. Alvaro y á D. Sancho de Leyva y á
D. Berenguer de Requesens á caballo, con los más de los soldados que se
habían perdido, á pie, tras ellos, y armados muchos con coseletes,
poniéndolos por orden de tres en tres, asidos de las manos. Los llevaron
á casa del gran Turco. El Quiaya del atarazonal y Sufaga iban delante de
todos, á caballo. Llevaban los estandartes de galera los mismos
esclavos, arrastrando por el suelo. Lo que más se sintió de aquel
triunfo, y lo que más enterneció á todos los cristianos que allí íbamos,
fué ver arrastrar un estandarte que llevaba la figura de Cristo.

Llevados á casa del gran Turco, los metieron en un patio grande donde
había muchos jenízaros y espayes muy lucidos, puestos en su orden. Más
adentro estaban muchos turcos de condición y bajaes. Llevaron á
D. Alvaro á hablar á Rustán Bajá; después de haber detenídole un gran
rato, salió.

Dice D. Alvaro que toda la plática fué persuadirle que se tornase turco,
questuvo siempre de rodillas. Su capellán le ayuda por pagarle el mal
que dijo dél cuando se fué á las galeras. Que le prometían el gobierno
de la provincia de Ejito con 50.000 ducados de salario, porque se
tornase turco, y que D. Alvaro le había respondido que aunque todos los
Reyes cristianos de toda la cristiandad se tornasen turcos, él solo
quedaría á morir por la fe de Cristo, y ansí lo tiene escrito de su mano
en una historia que tienen hecha los dos del progreso desta jornada.
Créaselo quien quisiere.

Dende poco metieron estos tres Generales y los pasaron delante del gran
Turco, con algunos Capitanes, yendo el Bajá delante, á presentallos, con
70 piezas de brocados y rasos que dió con ellos. De allí los llevaron á
las prisiones, donde están.



RELACIÓN

     _breve y verdadera de la jornada de los Gelves, desde el día que
     arribó el armada turquesca hasta quel fuerte fué tomado por los
     turcos, sacada de italiano en español._[39]

    [Nota 39: Biblioteca de Marina, Colección Navarrete, _T-4_, núm. 13.]


Estando la Excelencia del Duque de Medinaceli, Virrey de Sicilia y
Capitán general de la empresa de Berbería, de día en día para
embarcarse, habiendo ganado á los Gelves con grandísima reputación y en
gran servicio de Dios y de Su Majestad Católica, y hechas todas las
provisiones y expediciones necesarias para el fuerte y para la guardia
dél, habiendo señalado 2.000 infantes escogidos entre italianos,
franceses y españoles, y algunos alemanes, y por su Gobernador á Miguel
de Barahona, el cual había sido Maestre de campo de un tercio de
españoles, y queriendo Su Excelencia con el resto de los señores y
capitanes y soldados irse á Sicilia para proveer las otras fuerzas más
necesarias y de más importancia, y para tal efecto se había ya embarcado
gran parte del ejército, y todavía se embarcaban, sino que, por
desgracia y mala ventura, los soldados se revolvieron con los moros en
el Zoco y hobieron una gran cuestión, la cual fué causa que la
embarcación se suspendió por tres ó cuatro días, de lo cual Su
Excelencia estaba con gran pesar; mas todo lo remedió con su prudencia é
hizo que fuese adelante la dicha embarcación.

Á los 10 de mayo, á hora de Vísperas, llegó Fray Copones, inviado por el
gran Maestre en una fragata con la nueva que la armada turquesca había
estado en el Gozo, que pluguiera á Dios que tal nueva no llegara, que
ciertamente fué causa de la perdición que sucedió al armada de los
cristianos, que otramente, todos estaban seguros y firmes, y jamás
acaeciera semejante desgracia; y según esta nueva, todos hacían cuenta
que dentro de dos días á lo más largo la armada turquesca parecería, y
así Su Excelencia hizo toda la diligencia posible para embarcarse
aquella noche con todo el resto, y no fué posible hasta el día, porque
los alemanes le daban gran pesadumbre y trabajo, que no estaban aún
determinados de quedar en el fuerte, ni se habían podido acordar; y
entendiendo ellos que Su Excelencia quería ir á hablar con el señor Juan
Andrea Doria á las galeras, para dar la mejor expedición que acordasen,
los sobredichos alemanes tomaron la palabra á Su Excelencia que sin
ellos no se fuese, y fué fuerza que Su Excelencia se lo prometiese y la
cumpliese después, cosa por cierto muy conviniente y de gran valor, que
un Príncipe cumpla aquello que promete, mayormente no habiendo sospecha
de contrario suceso; y así Su Excelencia se embarcó y fué á donde estaba
el señor Joan Andrea Doria, dejando en tierra á Alvaro de Sande para que
diese órdenes en las cosas que fuesen menester, el cual dicen que se
echó en la cama á reposar.

Vuelto que fué Su Excelencia en tierra, poco antes del día, dió orden de
aquello que se había de hacer, y entonces se tornó á embarcar en un
esquife, él y D. Alvaro, para irse á la galera _Condesa_, del Príncipe,
que para este efecto los esperaba, porque el señor Joan Andrea, Capitán
general del armada imperial, se había hecho á lo largo para descubrir la
mar, y había llevado consigo el resto de las galeras y enviado todos los
esquifes á tierra para embarcar la infantería y otros señores del
Consejo y Capitanes que habían quedado con Su Excelencia en la orilla.

Volviendo los dichos esquifes cargados de soldados y otras gentes, fué
descubierta la armada turquesca, y como los mismos turcos dicen, con
poca satisfacción y contentamiento de haber sido vista del armada de
cristianos, y luego se pusieron á hacer consejo, con muestras de temor,
para tomar mejor acuerdo, creyendo que la armada cristiana quisiese
combatir, porque ellos no tenían orden del gran Turco de irla á buscar,
sino de ir á darle socorro á Trípol, y dudando asimismo que las galeras
de España estuviesen allí, de las cuales especialmente tenían gran
miedo, y decían que, por estar en Micina las dichas galeras de España el
año antes de la dicha impresa, las galeras turquescas no pasaron más
adelante de la Belona, y así entonces estaban con esta sospecha, y en
este medio no hacían otro que preguntar unos á otros si las dichas
galeras estaban allí, y D. Juan de Mendoza, su General, con ellas. En
este punto la armada de cristianos se levó con la mayor desorden que
jamás se ha visto y se puso en huída, y se rompió ella misma de suyo.

Viendo el Bajá una cosa tan vergonzosa, hizo vela y comenzó á seguir la
armada de cristianos, y toda la desbarató sin pelear, y Su Excelencia,
que á esta sazón se hallaba en la mar con un esquife, con D. Alvaro de
Sande, en que se iba á embarcar, viendo que la armada turquesca daba
caza á la cristiana, con el mismo esquife se tornó en tierra, y así
hicieron todos los otros señores capitanes y soldados que pudieron hacer
lo semejante, cosa de gran compasión, de ver el señor Juan Andrea Doria
embestido con su galera en tierra, la cual encalló, y todos fueron
presos, y él se fué con su esquife al fuerte.

Parte de las otras galeras se perdieron por haber encallado; parte se
retiraron cerca del fuerte, á un tiro de cañón. Estas fueron siete
galeras y cuatro galeotas; del resto se perdieron de 28 hasta 30 galeras
de cristianos, entre las cuales se perdió la Capitana de Sicilia, donde
se halló D. Gastón de la Cerda, hijo segundo de Su Excelencia, y
D. Berenguer de Requesens, Capitán general de las dichas galeras de
Sicilia; D. Juan de Cardona, su yerno, y otros muchos gentiles-hombres
de casa de Su Excelencia, y una señora dueña, la cual tenía cargo de
tener cuenta del dicho D. Gastón, y por este efecto se hallaron en la
dicha jornada sus personas y sus galeras y sus hijos.

Perdióse también la Capitana del Papa con su General, el señor Flaminio
Ursino, el cual fué vendido por 150 cupros, que son tres escudos,
estando herido. Murió de ahí á cuarenta días. Se perdieron asimismo la
Capitana de Terranova y la Capitana de Monacho, todas, como Dios sabe,
ruinmente, con gran número de Capitanes y de soldados y gentiles-hombres
particulares.

La una parte de las galeras turquescas quedó cercana al fuerte, y las
otras fueron siguiendo á las naos y galeras de cristianos que huían, y
tomaron hasta ocho ó nueve naos. El galeón de Cigala peleó bien, y el
Bajá con su galera y otras 17 le combatía, y á todas hizo tenerse á
largo: lo semejante hicieron dos naos arragocesas que se defendieron
valientemente. Las galeras de Malta, con las de Scipión de Oria y Cigala,
se salvaron, y viendo los turcos que no las podían alcanzar, se tornaron
á los Gelves á juntarse con su armada, y como arribaron, el Bajá hizo
hacer grande alegría y salva, y tres días arreo hicieron lo mismo, dando
gracias á Dios y á su Mahoma por haber alcanzado la victoria contra
cristianos.

Después desta desgracia, habiendo estado Su Excelencia dos días en el
fuerte y dado orden de lo que se había de hacer, fué muy apretado é
importunado del Consejo, que continuamente le protestaba que se fuese á
Sicilia á proveer lo que era necesario en tal coyuntura. Siendo Su
Excelencia forzado hacer lo que era más conveniente al servicio de Su
Majestad, se hubo de partir, hablando con los hombres de cargo muy
amorosamente y esforzándoles con prometerles que procuraría con todas
sus fuerzas de volver con socorro muy presto. Otro tanto hizo el señor
Juan Andrea de Oria, y se embarcaron en 11 fragatas, con otros señores
del Consejo y alguna otra gente particular, y se fueron de noche y
pasaron junto al armada turquesca, con más peligro que aquéllos que
quedaron en el fuerte. Llegaron á salvamento por la gracia de Dios.

Quedó en el fuerte por su Lugarteniente el señor D. Alvaro de Sande,
Coronel de la infantería española, y así habiendo quedado con él todos
los capitanes y soldados muy alegres y contentos por hallarse en
semejante empresa contra los infieles enemigos de Jesucristo, y
esperando la victoria con el ayuda de Dios, y de cobrar lo perdido.

Viendo D. Alvaro que había tanto número de gente, deseaba mucho poder
enviar á Sicilia 2 ó 3.000 hombres en aquellas galeras que allí estaban
metidas en aquel canal, y había crecido mucho el número de la gente
entre mozos de soldados, marineros y otros soldados que escaparon á nado
y estaban sin armas y desnudos; y no pudiéndose hallar otro remedio, se
hizo lo mejor que se pudo, teniendo por entendido que tenellos allí era
la destruición del mundo dellos y de sí mismos.

Como el Bajá con toda su armada se puso al derredor del fuerte esperando
la venida de Dragut, el cual llegó con 16 galeras y galeotas de Trípol,
y trajo 2.000 hombres, entre turcos y renegados y moros, y su artillería
y municiones y vituallas, y en llegando se comenzaron á desembarcar, dos
millas lejos del fuerte, hacia Poniente, con gran desorden, y así
estuvieron dos días, hasta que se acabó de desembarcar todo lo que
habían de sacar en tierra, en esto el Sr. D. Alvaro ha perdido gran
ocasión, por no hacer lo que todos los capitanes y soldados deseaban,
que eran de parecer de salir á pelear con ellos, porque ciertamente los
rompían.

En este medio el fuerte se reparaba, porque aún no estaba acabado de
fortificar, y los turcos comenzaron á marchar al frente; y viendo esto
el Sr. D. Alvaro, hizo parlamento á todos los capitanes, esforzándolos y
dando orden cómo se habían de hacer las guardias, y fué de esta manera.

De fuera, en la campaña, al pozo del agua, que estaba un tiro de cañón
lejos del fuerte, hacia la parte del Zoco donde los moros hacían el
mercado, pasó una compañía de arcabuceros para hacer la guardia hasta la
marina, que ni más ni menos tenía su socorro cuando hobiese arma. A la
banda de Poniente, hacia el campo de los turcos, estaba otra compañía; á
ésta le tocaba la guardia por orden del Sargento mayor, con su socorro
también, como los otros. Esta compañía se ponía cerca de una mezquita
de moros, y poco lejos della se ponían las centinelas hasta la marina.
En el foso del fuerte estaban de guardia de día y de noche 1.500
soldados de todas nasciones, y de aquellos viejos que habían venido de
Piamonte. El resto todo estaba dentro del fuerte, cada uno en su
guardia, y todos esperando á los enemigos con gran regocijo.

El segundo alojamiento que los turcos hicieron fué por derecho de la
dicha mezquita, de la parte de Poniente hacia el palmar, donde los
turcos se reparaban por miedo de la artillería del fuerte, que les hacía
gran daño, y desde allí iban el Bajá y Dragut con gente de pie y de
caballo á reconocer el fuerte y el alojamiento que tenían los nuestros,
y continuamente se hacían buenas escaramuzas con gran daño de los
turcos.

Al último de mayo, estando al pozo del agua el capitán Juan Osorio con
su compañía de arcabuceros, que tenía 120 soldados con que hacía la
guardia allí, y á la parte de Levante cerca de la casa de Dragut hasta
la marina, estaba el capitán Galarza con su compañía de 150 arcabuceros.
A la vuelta de Poniente, á la parte del campo de los turcos, acerca de
la mezquita que se ha dicho, estaba el capitán D. Juan de Castilla con
su compañía de coseletes, que tenía hasta 70 ú 80 soldados, y
recelándose el dicho capitán D. Juan que podía ser roto de la parte de
la marina, de los caballos, envió 12 soldados del cuerpo de guardia, con
su cabo de escuadra, que estuviesen en la dicha mezquita, porque allí
descubrían á todas partes, y dióles orden que avisasen siempre de lo
que viesen hacer á los turcos; y si los apretasen mucho, que
escaramuzando se retirasen con buena orden hacia donde él quedaba, que
con el resto de su compañía saldrían á dalles socorro.

Los turcos aquel día estaban determinados de hacer algún efecto, por el
trato y concierto que tuvieron dentro del fuerte, y esperaban la señal
que les habían prometido de quemar la pólvora del castillo; y no
saliendo esto en efecto, determinaron de ir á ganar el agua y acometer
de todas partes á los nuestros, porque estaban puestos á punto para
hacello, y así, por estar más cercana aquella guardia de Poniente que
las otras, enviaron hasta 300 ó 400 turcos á la vuelta de la dicha
mezquita, los cuales rompieron el cuerpo de la guardia que allí estaba
de los 12 soldados, y ellos escaramuzando se retiraron á la vuelta del
fuerte, no aguardando la orden de su Capitán porque la carga fué muy
grande y no pudieron volver como los habían mandado. Viendo el dicho
D. Joan de Castilla que éstos sus soldados volvían las espaldas, salió
fuera con el resto de su compañía é hizo rostro á los turcos y trabó la
escaramuza con ellos y mataron algunos de los turcos, y de sus soldados
pocos fueron heridos; y viendo los turcos el daño que rescebían, se
retiraron á la vuelta de su campo, y ansí el dicho Capitán recogió á los
dichos sus soldados sin perder ninguno. Allegándole en esto socorro del
fuerte, dieron carga sobre los enemigos; y viendo esto los turcos, salió
todo el campo fuera, á pie y á caballo, por todas partes, con
determinación de romper todas las tres guardias que estaban fuera en
campaña, y así ganaron este día el pozo del agua.

El dicho capitán D. Joan de Castilla, con los otros que le vinieron á
socorrer, recibieron la carga de los enemigos, y escaramuzando
valientemente, como se hacía por todos cabos alrededor del fuerte, se
retiraron más debajo del artillería, y allí se entretuvieron hasta la
noche, matando muchos turcos, y vinieron á las manos á pica y espada con
ellos. Los turcos eran tantos de número, que ganaron el sitio donde
estaba el capitán Juan Osorio, el cual se retiraba escaramuzando la
vuelta del fuerte, y llegó á socorrelle el capitán D. Jerónimo de Sande
con su compañía de arcabuceros; mas tornando á cargar los turcos,
ganaron por fuerza el primer sitio del pozo, y viendo D. Alvaro de Sande
trabada la escaramuza tan bravamente, que siempre crecían los turcos con
algunos moros que venían con ellos, dió orden á los dos Capitanes que se
retirasen á la vuelta del fuerte, y lo mismo puso el capitán Galarza, el
cual escaramuzaba en la posta de su guardia sin haberse retirado, porque
allende del socorro que le había llegado, el sitio era aparejado para
poderse defender. Entonces se retiraron escaramuzando hacia el fuerte, y
así los turcos pusieron su campo desde aquella guardia hasta la otra de
Poniente y ganaron el pozo de Su Excelencia; y luego los turcos
arbolaron más de 480 banderetas y gallardetes, y comenzaron á hacer las
trincheras, aunque la mayor parte hallaron hechas, porque los
cristianos las hicieron como llegaron en aquel lugar donde se hizo el
fuerte para su defensa y repararse de los moros de la isla, y así las
habían desamparado de la parte que el gran comendador Tigeres, General
de las galeras de la Religión, con todos sus Caballeros de San Juan, que
eran bien 300 ó 400 y más de 1.000 napolitanos de los bravos, todos
arcabuceros, con sus morriones y plumas, y el resto del campo de los
cristianos, parte se había embarcado y parte se retiraron en el fuerte,
de modo que no tuvieron tiempo de deshacer sus trincheras viejas, y por
eso los turcos hallaron esta comodidad y aparejo; y como las rehicieron,
luego á la hora plantaron ocho piezas de artillería gruesas á la parte
de la casa de Dragut, y comenzaron á batir el castillo, creyendo que
echarían á perder toda la munición y vituallas, y la cisterna del agua
que eran dentro del castillo; mas el coronel D. Alvaro de Sande hizo
cortar las murallas del castillo y terraplenarlo y puso encima
artillería, con la cual hacían gran daño; mas por aquélla de fuera les
fué quitada, porque tiraron más de 3.000 pelotas de cañón; pero las
municiones y vituallas estaban bien guardadas y reparadas y debajo de
tierra, tanto que en esto los turcos no hobieron el intento de su desiño
ni de la traición que tenían concertada dentro el fuerte de quemar la
pólvora y atosigar el agua de la cisterna y otros tratos, hasta enclavar
la artillería, como se hizo, aunque había buena guardia del resto. Todo
se descubrió y ahorcaron de los pies más de 50 hombres.

Viendo los turcos que todos sus desiños les salían en vano, comenzaron á
desmayar y á perder la esperanza que tenían de ganar el fuerte, y el
Bajá se quiso levantar de sobre él é irse con Dios, y estaba descontento
de Dragut porque le había hecho desembarcar la gente, y los jenízaros
estaban medio amotinados contra él porque mataban dellos cada día; y
viendo Dragut tan enojado el Bajá y á los jenízaros y soldados que
estaban mal contentos y se quejaban dél, les dijo que tuviesen buen
ánimo y se sufriesen porque él había hecho las cisternas que estaban en
el castillo y sabía bien cuánta agua podía caber dentro dellas y cuánto
tiempo podía durar, y que sin pelear ni dar el asalto ni perder un
hombre más, quería tomar el fuerte y prender á los cristianos en menos
de quince días, y cuando no, que el gran Turco le hiciese cortar la
cabeza.

Con estas palabras y otras tales entretenían al Bajá, que en ninguna
manera se quería entretener más allí, porque los cristianos desharían su
armada, y estaba á gran peligro; y si como entonces se entendía de los
mismos renegados, si 25 ó 30 galeras de cristianos bien en orden
parecían, no solamente bastaban á dar socorro al fuerte, mas cobraban
todo lo que se había perdido, con mucha honra, y desto tenía gran temor
el Bajá, por tener toda su gente en tierra, así los soldados como la
chusma, y así sus galeras como las que tomaron á los cristianos estaban
todas desarmadas, que no tenían 50 hombres por galera, y tenían los
remos y timones en la mar, temiendo que los esclavos cristianos se
alzasen con las galeras, y así los cristianos perdieron en esto una gran
ocasión, que á lo menos debían parecer y hacer muestra que eran vivos,
que tocando solamente una arma en la mar, bastaba para hacer embarcar el
Bajá con todos sus turcos, sin esperar más, y por lo menos el fuerte era
socorrido y quedaba libre, porque los cristianos podían salir fuera á
tomar agua y otros refrescos, y á deshacer las trincheras y reparos de
los turcos. Allende desto, el Bajá estaba con gran recelo y duda de
detenerse allí, y se quería embarcar, porque había entendido que dentro
del fuerte los cristianos hacían agua dulce del agua de la mar,
sacándola por alambiques, como en efecto era verdad que se hacía, mas no
bastaba para dar recaudo á todos los cristianos, y así Dragut deshacía
todas estas cosas diciendo que los españoles eran mañosos y cautelosos,
y que daban á entender que hacían esta agua, mas que no era verdad, ni
menos podía ser, y así hacía detener al Bajá, según se entendía dentro
del fuerte por vía de un renegado, el cual venía muchas veces de noche á
hablar con D. Alvaro, y le traía avisos de todo cuanto se hacía en el
campo, y esto también se entendía por pólizas que otros renegados
tiraban con las flechas y caían dentro del fuerte, y éstos no osaban
venirse á él, dudando de la falta que después hobo del agua, que al fin
habían de venir á perderse y que á ellos les harían pedazos.

En este medio, viendo los turcos que no les salían los ardides que
probaban por tierra, acordaron una noche dar el asalto á las galeras y
galeotas de cristianos que estaban cerca del fuerte retiradas, y
combatiendo, las hallaron que estaban bien á recaudo, porque tenían muy
buena guardia de soldados viejos de todas naciones, y el Coronel
D. Alvaro, con los esquifes que estaban en tierra, luego á la hora les
envió socorro con el capitán D. Juan de Castilla, y así los turcos se
retiraron, con gran daño dentrambas partes de heridos, porque las
galeras, cuando les fueron á dar el combate, se hallaron con las tiendas
puestas; mas tenían lejos, un tiro de piedra, una cadena de árboles y
entenas para que no se les pudiese llegar barca ninguna sin que se
sintiese, y esto les hizo gran provecho.

De ahí á pocos días se fueron cuatro galeotas á la vuelta de Sicilia,
con orden de llevar gran parte de la gente inútil del fuerte; mas ellas
hicieron lo que les pareció que era más á su provecho y ganancia: las
tres fueron á salvamento; la una vino á poder de los turcos. Las otras
siete galeras que quedaron fueron combatidas otra vez á una hora de día,
á tiempo que el agua iba menguando, porque allí, entre día y noche,
crece y mengua el agua dos veces; y así por la parte de tierra las
dieron combate 3 ó 4.000 turcos y moros, y el resto de su campo quedaba
en las trincheras, dudando de aquello que podía fácilmente acaecer, como
los capitanes y soldados querían tomallos en medio, que los otros
estaban en la mar combatiendo con las galeras y con el socorro que había
salido del fuerte, que ciertamente era una hermosa cosa de ver combatir
los cristianos con los turcos dentro del agua hasta la cinta, y por
habérseles mojado la pólvora dentro de los frascos no se podían
aprovechar de los arcabuces, y así peleaban con las espadas y picas, y
fueron muertos y heridos muchos turcos, porque el artillería del fuerte
y mosquetes y arcabucería, allende de la que tiraban de las galeras, los
tomaba por través y les hacía gran daño, y así se retiraron los turcos
con gran pérdida, y de los cristianos hobo pocos heridos, entre los
cuales dieron un arcabuzazo en una pierna al Maestre de campo Miguel de
Barahona, porque él había salido fuera con el socorro, y de ahí á pocos
días murió de la herida.

La mañana de Pascua de Espíritu Santo, el coronel D. Alvaro de Sande dió
orden al Maestre de campo de los italianos, Hierónimo de Piantanido,
milanés, que con los capitanes Galarza y Carlos de Haro, que habían de
llevar sus compañías, él tomase hasta cumplimiento de 600 hombres, entre
españoles é italianos, de la mejor gente que tenía, y fuese á acometer
las trincheras de los turcos y procurasen de enclavar la artillería, y
que para este efecto hallarían en compaña á Estéfano, coronel de los
alemanes, y al capitán Olivera con su compañía de españoles, los cuales
tenían 400 coseletes entre alemanes y españoles, que les harían espaldas
para cuando se hubiesen de retirar, no hallando ocasión para pasar
adelante; y con esta orden, los dichos Maese de campo y Capitanes
salieron dos horas antes del día y acometieron á los turcos, los cuales
estaban en arma, porque habían sentido el ruido; mas no obstante esto
los acometieron, hicieron volver las espaldas y mataron muchos dellos,
entre los cuales fué muerto el Agá de los jenízaros por mano de un
alférez español que se llamaba Nuncibay, que era alférez del capitán
Galarza y un muy valiente soldado, y jamás quiso tomalle por prisionero,
sino matalle, y ansí siguiendo la victoria llegaron hasta la artillería
y enclavaron parte della; y viendo los turcos que eran tan pocos los
cristianos que les habían acometido, tornaron á rehacerse y encomenzaron
á dalles la carga, de manera que siendo tan poco número de soldados, les
fué forzado retirarse escaramuzando y recibiendo la carga de lo mejor
que podían, hasta el lugar donde estaba el coronel Estéfano con los 400
coseletes, que para este efecto aguardaban allí.

Como los turcos vieron aquel cuerpo de guardia en aquella parte, no
osaron pasar adelante, y los cristianos, no teniendo otra orden, se
volvieron todos al fuerte, y al retirarse mataron al capitán Carlos de
Haro y al alférez Nuncibay, porque la escaramuza fué muy trabada; y si
este día, por lo que se vió, salieran 2.000 infantes, como los capitanes
y soldados lo deseaban y decían públicamente, desbarataban todo el campo
de los turcos, y así lo decían ellos mismos, y la jornada fuera acabada;
pero D. Alvaro de Sande nunca quiso ni tuvo por bien de hacello, movido
por ciertos respetos que á él le parescieron.

Hecha que fué esta facción, los capitanes y todos los soldados viejos de
todas las naciones que allí se hallaron, deseaban cada día ir á
combatir con los turcos, teniendo por cierta y segura la victoria con
la ayuda de Dios, y todos pedían esta impresa; mas D. Alvaro no
solamente no quiso otorgársela, mas los hizo retirar de tal suerte que
jamás consintió en ninguna manera que se saliese fuera á escaramuzar con
ellos. Hizo retirar á toda la guardia que tenía en el foso y metella
dentro el fuerte, dejando guardia ordinaria de día y de noche en el
dicho foso y en la gruta donde se sacaba alguna poca de agua, y de esto
estaban muy desdeñados y con gran pesar todos, porque encomenzaban á
pasarlo mal de sed y enfermaban muchos y se morían, y los heridos no
podían ser bien curados, de manera que cada día venían á faltar y á ser
menos, y los turcos se aumentaban y se acercaban más al fuerte con sus
trincheras, mudando la artillería en más partes; y por hacer más daño
dentro el fuerte, como cada hora se hacía, comenzaron á hacer ciertos
garitones á modo de plataformas, tan altos como los caballeros del
fuerte, y aun algo más levantados, donde ponían escopeteros que mataron
muchas gentes dentro, porque descubrían á los que estaban en el fuerte
hasta los pies, y estaban tan cerca que la artillería no les podía hacer
daño.

Entonces los soldados, queriendo hacer por la parte dentro reparos para
quitar estos garitones en la artillería, D. Alvaro les decía que los
dejasen hacer, que él los quería que se acercasen más, y así no quiso
dar orden de otro recaudo ninguno, tanto que los turcos, poco á poco,
fueron ganando hasta dentro el foso donde estaba la gruta del agua
salada, sobre la cual se hizo grande estrago de una parte y otra, hasta
que se perdió del todo, porque de los traveses de los caballeros no
podían defender nada el foso y los turcos podían estar seguros en él á
su placer; y teniendo este aparejo y buena ocasión, comenzaron á cavar
los bastiones á medio día sin estorbo ni embarazo ninguno, si no era
algunas veces que arrojándoles fuegos artificiales quemaron muchos
dellos y los hicieron apartar. En lo demás no recibían otra pesadumbre
ni daño, porque estaban tan arrimados al fuerte, que si no era con gran
desventaja de los cristianos, no se les podía hacer daño, y por esto no
podían salir fuera á estorbarles que no cavasen, é ya desto no se daban
mucho, deseando venir á las manos, y por esto tampoco reparaban las
baterías[40], que eran de 70 ú 80 pasos y más, y tan llanas que podían
entrar por ellas carros cargados. La una de ellas era dentro del
caballero de Su Excelencia y la otra en el caballero del señor Andrea
Gonzaga, y con todo esto los turcos aún no osaban dar el asalto.

    [Nota 40: Brechas.]

Antes de noche se retiraban á sus trincheras y desamparaban el foso y
las baterías, y de día muchas veces arremetían con gran furia y voces,
tirando piedras y escopetazos, y muchos dellos llevaban picas de las que
tomaron en las galeras de los cristianos, y se mostraban encima de la
batería todos descubiertos, y asimismo los cristianos, y se combatían de
manera que los turcos jamás podían pasar adelante ni ganar palmo de
tierra, que siempre los hacían volver y retirarse con daño.

En esta sazón los cristianos comenzaban ya á pasallo tan mal en todas
cosas y á padecer tanto, que no se puede decir ni creer, porque había
mes y medio que no tenían agua, si no es dos cuartuchos y medio de
ración al día á cada soldado, y otro tanto de agua á cada Capitán, y
esta agua era repartida de esta manera: una parte de agua de la cisterna
y otra agua salada y la tercera parte de la que se sacaba por alambiques
y alquitaras, y así toda mezclada se daba por ración, como se ha dicho.

Este ingenio de sacar agua de la mar lambicada, lo hizo un siciliano,
hombre de buen juicio y entendimiento, y era buena agua y delicada. A
las mujeres que se hallaron allí, se les daba un cuartucho de ración, y
á los mozos medio, y á muchos otros no les daban nada; y viéndose morir
de sed muchos dellos, se huían al campo de los turcos, que fueron más de
700 personas, entre los cuales se iban también soldados de todas las
naciones, y algunos dellos, que eran de confianza, que los ponían á la
guardia fuera, en el foso, y también de dentro el fuerte se huyeron
algunos dejando la guardia, y hobo otros que se echaban de noche por la
muralla y se fueron á los turcos.

Viendo D. Alvaro este gran desorden, hizo echar bando que cualquiera que
matase uno destos que se iban al campo de los turcos, le diesen seis
escudos, y así mataron algunos, y así no se huían tantos, y acaeció
alguna vez que yendo á matar á los que se iban huyendo desta manera,
los que iban tras ellos con sus armas para matallos, se huían también y
se pasaban á los turcos, y había muchos que deseaban esta ocasión para
huirse; y como los turcos vieron que los cristianos mataban aquéllos que
se pasaban á su campo, en saliendo alguno, venían prestamente á
defenderle, y al que tomaban á la hora le vendían, y ningún día había
que entre día y noche que así de las galeras como del fuerte no se
huyesen de 25 hasta 30 hombres, y destos, porque los turcos tenían
relación cada hora de lo que se hacía de dentro del fuerte y en las
galeras, y habían de mar y tierra aviso de todo, y la causa porque se
huían era porque no les bastaba el agua que les daban, y porque era
salada y les ponía más sed, y eran forzados de escoger este partido de
irse con gran peligro de su vida á beber del agua de la gruta, la cual
asimismo era salada, mas tan fresca, que con todo eso bebían hasta
hartarse; mas pocos de éstos escapaban, y tenían por menos mal éstos ser
captivos, que verse morir sin tener otro remedio, y no había día que por
falta del agua de los enfermos y heridos no muriesen 25 ó 30 personas, y
vinieron á comer los asnos y los caballos de una compañía que allí
quedó, de la cual era capitán Bernardo de Quirós, y asimismo comieron
los camellos que habían tomado á los moros, y una gallina se vendía por
siete escudos, y no se hallaba, para los enfermos y heridos, y un
cuartucho de agua de la cisterna se vendía, vez había, por medio escudo
ó uno de oro.

Algunos soldados, en lugar de alquitaras, lambicaban el agua en los
morriones y la vendían escondidamente por aquello que querían, porque la
orden del Sr. D. Alvaro era que no se pudiese vender más de dos reales
el cuartucho: será esta medida poco menos de cuartillo y medio de
azumbre de Castilla.

Las medicinas para los enfermos y heridos estaban asimismo estragadas y
corrompidas, así por el calor que allí hacía, como por ser viejas y
haber venido por mar, y aquéllas que se habían de hacer de nuevo el agua
salada las estragaba, y la tela y el lienzo con que se curaban los
heridos se lavaba con esta agua, y por esta causa se morían, por poca
herida que tuviesen, que no escapaba de ciento, uno, y habiendo de hacer
pan fresco de la harina que tenían, era necesario hacerlo con la misma
agua salada, y asimismo para guisar cualquiera cosa, así en potaje como
de otra manera, y por esto lo pasaban muy mal, aunque tenían provisión
de legumbres y arroz.

Los turcos tenían aviso ya de lo que padecían, y así por apretallos más,
á los 8 de junio, al alba, el Bajá había mandado poner en orden todos
los esquifes del armada y algunas fragatas armadas y barquillas con
esmeriles y mosquetes y banderetas, con 2.500 turcos, y así vinieron á
la vuelta de las galeras, y Dragut envió por tierra otros 4.000 turcos y
moros, porque en aquella sazón menguaba el agua, y así dieron el combate
á las galeras por un gran rato, sin poder llegar á ellas, porque estaban
muy bien proveídas de soldados franceses, italianos y españoles, los
cuales las defendieron muy valientemente, y mataron é hirieron más de
400 turcos, entre los cuales fueron muertos más de 25 á 30 capitanes de
galeras y arraezes, como ellos se quejaban y decían públicamente.

Este día se halló en las dichas galeras por cabeza de los italianos el
capitán Fantón, siciliano, bien entendido y valiente soldado; de los
franceses el coronel Masa, caballero de la Orden de San Juan; de algunos
españoles, el sargento del Capitán Orejón; y así viendo los turcos que
allende del daño que les hacían de las galeras, que del fuerte también
habían echado á fondo algunos esquifes llenos de turcos, y que ya los
esmeriles y arcabuces de la muralla los mataban por través, acordaron de
retirarse con gran pérdida.

Estando este ruido y hervor de combate, pareció en el fuerte una paloma
blanca con algunas pintas, la cual, entre tanto que pasó el dicho
combate, andaba volando alrededor del fuerte; y como los cristianos
hobieron la victoria, se fué, que no la vieron más después, ni primero
la habían visto, si no es aquel día. Los soldados, habiendo tenido ésta
por buena señal, alababan á Dios y decían que les enviaba el Espíritu
Santo, que les había traído la victoria, como en efecto fué gran
milagro, y luego D. Alvaro de Sande hizo decir una misa cantada del
Espíritu Santo con _Te Deum laudamus_, y todos los capitanes y soldados
cobraron gran esfuerzo y más que antes tenían, y en este propio día se
entendió que el Bajá se quería ir dejando la empresa, y así lo hicieran
si no por Dragut, el cual con grandes ruegos y haciendo grande
instancia se ofrecía de fenecella, diciendo que sin combate por mar ni
por tierra ni perder un hombre más le quería dar el fuerte en las manos,
porque de nuevo había entendido por muy cierto que en el fuerte no había
más agua, como era verdad.

Pasado que fué esto, D. Alvaro hizo poner fuego á tres galeras de las
que había en el canal, y la guardia que estaba en ellas la hizo venir al
fuerte, porque tenía bien menester della, estando seguro que las cuatro
galeras no serían más acometidas, porque eran bastantes para guardarse y
tener el paso de la mar para que las fragatas que viniesen de Sicilia y
Malta pudiesen venir y tornar, y que las galeras y otros bajeles de los
enemigos no se pudiesen acercar al fuerte ni dalles nenguna pesadumbre.
Las dichas cuatro galeras que quedaron estaban bien proveídas de
soldados.

En el fuerte, en tanto estrecho y extrema necesidad de agua, determinó á
los 29 de julio de salir fuera con todos los capitanes y soldados que
estaban para poder pelear, é ir con ellos á dar la batalla al campo de
los turcos y desbaratallos ó quedar allí muertos todos. Eran muy pocos
los cristianos, que entre todos los que se hallaron para poder tomar
armas, no llegaban á 800 soldados, y todos flacos y maltratados y
consumidos de la hambre y sed y mal que padecían; los demás estaban
heridos y enfermos, que serían 1.500 escasamente, y así, dejando en las
dos baterías y en toda la otra muralla hasta 200 soldados, con el
resto, dos horas antes del día, D. Alvaro, sin haber dicho palabra á los
Capitanes, que quería hacer tal efecto de salir fuera, ni menos habiendo
antes de eso querido comunicar cosa alguna con nadie ni consentido que
ninguno viniese á decille su parecer, haciendo todas las cosas de su
cabeza, sin tratallas con algunos, bien que los Capitanes y soldados
pláticos entendían que se podía hacer de otra manera mejor que se hacía,
y le dejaban hacer por la autoridad que tenía, siendo Coronel de toda la
infantería española y Lugarteniente de Su Excelencia, y así cada uno
estaba callado, que no osaba hacer otra cosa, y también le valió mucho
para esto el crédito que en lo pasado había tenido de buen soldado,
según todos dicen.

Esta vez salió fuera con muy mala orden, que al parecer de buenos
soldados, por el caballero de Su Excelencia, que estaba todo batido y
abierto, y muy cercano á la trinchera de los turcos, y por el caballero
del señor Andrea Gonzaga, que asimismo estaba deshecho y derribado,
podía salir Don Alvaro, haciendo dos partes de toda la gente, y en la
una ir él, y dar otra á algunos buenos y pláticos Capitanes, los cuales
tomasen la vanguardia, y salir todos juntos de golpe y á un tiempo, con
orden y concierto de venirse á encontrar en medio del camino, donde
había plaza para quedar los que salían en retaguardia, en escuadrón, y
marchar los demás, pasando á cuchillo á todos cuantos turcos topase en
estrecho, é ir en escuadrón con buen concierto, siguiendo la victoria,
que la tenían desta manera, con la ayuda de Dios, muy segura y cierta,
y así sucedía muy mejor de lo que fué; pero D. Alvaro dentro, y creyendo
que fuese muerto ó preso, estaban muy confusos y alborotados, y algunos
capitanes y gentiles-hombres particulares, desampar[ando] sus cuarteles
y la muralla, se metían dentro del castillo con determinación de curarse
y abestionarse dentro, y hacer sus partidos y conciertos para salvarse,
teniendo ya por perdido el fuerte, no acordándose de lo que eran
obligados hacer por su honra ni la salvación de sus compañías ni de los
otros soldados que habían dejado fuera al cuchillo de los enemigos.

En este medio llegó nueva que D. Alvaro enviaba á tomar vestidos para
mudarse y á que llevasen los remos y vela que estaban dentro el castillo
de una fragata que era venida de Mesina pocos días había, con intención
de irse en siendo de noche; y como se entendió esto, los capitanes y
soldados comenzaron á alborotarse y á no consentir que le llevasen la
vela y remos, y entre los otros D. Guillén Barbarán, caballero sardo,
dió de cuchilladas á aquéllos que los llevaban, é hízoselos dejar.

Viéndose todos en tales términos, que D. Alvaro había desamparado el
fuerte, y con determinación, según se entendía, de no volver más á él,
habiendo tanta falta de agua, que de lo demás tenían bastimento para
muchos días, sabiendo que fuera, en el caballero de Gonzaga, se hallaba
el capitán D. Juan de Castilla con su compañía, que ninguna otra cosa
había quedado fuera del castillo, y tenía consigo las compañías del
capitán Juan de Funes y del capitán Olivera y Ortiz, el cual había
muerto un día antes, las cuales compañías estaban señaladas para la
guardia del dicho caballero y batería, que todo estaba abierto y llano,
y estas compañías con la mayor parte destos oficiales y todos los
soldados se hallaban allí para su defensa, y no llegaban á 80 hombres;
demás destos tenían orden de socorrellos cuando fuera menester, el
capitán siciliano Jorge Siciliano y otro capitán milanés que se llamaba
Juan Paulo, y era izquierdo; todos eran buenos capitanes y valientes, y
se hallaron con el dicho capitán D. Juan de Castilla, entrambos con
hasta 30 soldados de los suyos y un lugarteniente de alemanes de la
guardia de D. Alvaro de Sande, con otros 30 soldados tudescos. También
se hallaron allí algunos gentiles-hombres de la casa de Su Excelencia,
los cuales asimismo tenían orden de acudir á este caballero cuando
quiera que se tocara arma, y todos lo hicieron muy bien, entre los
cuales se halló un gentil-hombre que se llamaba Beltrán, que era
maestresala de Su Excelencia, y éste se señaló más que todos peleando
hasta que el dicho caballero fué tomado, porque todos éstos que habemos
dicho no sabían nada de cosa que se hacía dentro el fuerte, antes
pensaban que todos estuviesen en sus postas y en los lugares que les
habían señalado para que guardasen, y que los otros capitanes y
gentiles-hombres particulares que faltaban era por otra causa y no por
haberse huído y retirado al castillo.

En esto arribó Antonio de Avila, sargento mayor del tercio de Sicilia, y
en presencia de todos llamó al capitán D. Juan de Castilla y le dijo de
parte de todos los capitanes y soldados que Don Alvaro se había metido
en las galeras con intención, según decía, de irse en la fragata en
siendo de noche, y que los otros capitanes se habían retirado en el
castillo, por lo cual le rogaban que quisiese tomar el gobierno de
aquellos soldados y del fuerte, y que hiciese arbolar una bandera de paz
y rindiese el fuerte, y hiciese con los turcos los mejores partidos que
pudiese para salvar aquella gente que allí estaba, la cual se tenía ya
por perdida.

El dicho capitán D. Juan de Castilla dió por respuesta que, aunque
D. Alvaro y todos los otros capitanes hobiesen faltado de cumplir con lo
que eran obligados, que él era cristiano y buen caballero, y soldado
como todos ellos, y que no haría falta de lo que cumplía al servicio de
Dios y de Su Majestad y á su honor, y que se maravillaba mucho dellos
que tuviesen dél tan mala opinión que le enviasen á decir semejante
embajada, que hobiese de hacer cosa tan vil y vergonzosa como era rendir
el fuerte; y así les envió á decir que, si ellos querían defenderse y
morir por la fe de Nuestro Señor Jesucristo y por servicio de su Rey, y
por la honra y reputación de cada nación de las que allí había, que él
tomaría el gobierno dellos y del fuerte, y que lo ternía por gran favor
y honra que le hacían, y que esperaba de Dios de tener tan buen orden,
que se habría la victoria, porque tenía aviso por una carta que había
tirado un renegado con una flecha, aquella propia mañana, que les había
de dar el asalto, y que ninguno se parase á pensar en la falta que había
de agua ni de ninguna otra cosa, sino que cada uno atendiese á pelear y
defender el fuerte y á sí mismos; y con esta respuesta envió al dicho
sargento mayor, y que no queriendo así que ni él ni aquellos otros dos
capitanes italianos con el resto de los soldados y de otros amigos suyos
no querían sino pelear y morir antes que hacer cosa que fuese menoscabo
de su honra, y no tornando dicho sargento mayor, los dichos capitanes de
ahí á poco querían hacer consejo entrellos, y enviaron á decir á D. Juan
de Castilla con un caballero de la orden de San Juan, que se llama
Garay, que viniese á hallarse en consejo, y él, viendo que los turcos se
ponían en orden y se juntaban, envióles á decir cómo los turcos estaban
juntos en gran número en las trincheras y que tenían las armas en las
manos, y que ya no era tiempo de otro consejo ni acuerdo sino de estar
cada uno en su lugar como él y otros lo hacían, que servían al Rey, y
que lo tuvieran por excusado, y que les rogaba que hiciesen lo que
debían; y esto les envió por respuesta con el dicho caballero, el cual
se lo dijo así á los dichos capitanes, y con esta resolución ellos
hicieron su consejo y eligieron por gobernador al capitán Rodrigo
Zapata, y así, de allí á un poco, en el caballero de Su Excelencia se
arboló una bandera blanca de paz, y viéndola los turcos saltaron fuera
de las trincheras y comenzaron á venir hacia el fuerte á parlamento, y
buena parte dellos, con muchos de pie y de caballo, se fueron la vuelta
de las galeras, porque habían oído decir que D. Alvaro de Sande estaba
dentro dellas, y los que había en su guardia, viendo el fuerte en aquel
término y creyendo que fuese ya perdido, se rindieron sin pelear, y Don
Alvaro de Sande fué tomado por Barmuzo, cómitre real del armada
turquesca, y fué llevado con una fragata en tierra, en la tienda del
Bajá, el cual y Dragut también estaban en sus trincheras esperando la
respuesta de lo que los del fuerte querían hacer.

En esto los capitanes y soldados arriba nombrados, que se hallaban en el
caballero de Gonzaga, pensando que los turcos querían dar el asalto,
comenzaron á tocar arma y tiraron arcabuzazos y poner en orden las minas
de fuego y otras cosas que tenían hechas para su defensa, y del
caballero de la Cerda les dieron voces que no tirasen, porque estaba ya
arbolada la bandera de paz. Y así, viniendo al caballero de Gonzaga el
gobernador Rodrigo Zapata y el capitán Diego de Vera, como los vió el
capitán D. Juan de Castilla, quiso reñir con ellos y díjoles bien alto,
que lo oyeron todos, que á qué venían allí y qué querían, y yéndose
ellos les envió el alférez del capitán Olivera, al cual encargó que
dijese al dicho gobernador Rodrigo Zapata que D. Juan de Castilla se
protestaba de parte de Su Majestad y de Su Excelencia que no hablase ni
dejase hablar á ningún soldado con los turcos, ni hacer otro pacto ni
concierto con ellos, porque no se lo cumplirían ni guardarían, sino que
procuraran de defender el fuerte, que aún estaban á tiempo de poderlo
hacer, y á esto no respondieron cosa ninguna; que á esta sazón el
capitán de Funes y el capitán Juan de Montiel de Zayas y el capitán Juan
del Aguila, habían salido á parlamento fuera del fuerte, con el Bajá y
Dragut; y el capitán Juan de Funes, por orden del Bajá, después que
hobieron hablado largamente, volvió dentro en el fuerte diciendo que
serían salvos y libres todos los Oficiales y 25 soldados por cada
compañía, y con este recaudo y resolución le enviaba el Bajá, y con él
dos turcos para escrebir y tomar por letra los dineros, moniciones y
vituallas, y el número de la gente que se hallaba dentro.

El capitán Juan de Gama se salió fuera y se fué de su propia autoridad y
sin orden de ninguno á la tienda del Bajá y allí se rindió á buena
guerra, por no faltar de su costumbre, y después con el tiempo y su poca
vergüenza, le dieron libertad, y se fué con los otros capitanes que
habían rendido el fuerte, en libertad, los cuales, ni más ni menos,
habido la libertad por este insine servicio que hicieron al Bajá, sin
ningún temor de Dios ni vergüenza de la cristiandad.

Los turcos decían que los dineros pasaban de 50.000 ducados, mas tiénese
por cierto que no sea verdad y que no fuesen aun la mitad. Y viendo esto
el capitán D. Juan de Castilla, y habiéndole avisado un paje de Su
Excelencia, llamado Calveti, que los soldados hablaban con los turcos y
que tomaban pan y agua y fruta que les daban, hizo retirar y puso de
guardia en la dicha batería á su alférez D. Diego de Castilla, su
hermano, y al sargento del capitán Olivera, que se llamaba Valdés, y
éste quedó después captivo en Trípol, y entrambos á dos eran muy
valientes soldados, y dióles orden que no dejasen llegar á nadie á la
batería, ni menos que tomasen cosa alguna de los turcos, y él entre
tanto entendía en repararse y apercibir y poner en orden á los soldados
que allí tenía para defenderse, determinado de hacer todo lo posible
hasta la muerte; y así mandó á su alférez que quemase la bandera, y á
sus criados que rompiesen y echasen en el fuego unos reposteros suyos,
porque tenían el escudo de sus armas, y esto hizo á fin que los turcos
no podiesen hacer triunfo con su bandera como hicieron de las otras que
ganaron de los nuestros, colgándolas de las entenas de sus galeras, y
así dió á saco lo demás de su ropa y no quiso salvalla dentro del
castillo, como lo hicieron otros Capitanes y gentiles-hombres; también
quería que quedase allí su ropa y lo que tenía.

Y como los turcos hobieron asegurado un poco á los del fuerte,
mostrándoles buen rostro y el semblante alegre, de allí á dos horas, al
poner el sol, estando todos bien descuidados desto, arremetieron por
todas partes y sin mucha resistencia entraron dentro y encomenzaron á
matar á cuantos hallaron en aquella primera furia, y así murieron
muchos, especialmente aquéllos que estaban enfermos y heridos, y la
mayor parte de aquéllos se hallaron en el caballero del señor Andrea
Gonzaga, porque no se querían rendir sino peleando, se defendían cuanto
podían, y así los que escaparon con la vida, fueron tomados con sus
armas defendiéndose, y éstos fueron los que estaban bien armados, y así
acabaron todos muy honrosamente, como valientes y esforzados capitanes y
soldados.

Luego los turcos se pusieron al derredor del castillo, y este día no lo
tomaron, hasta otro que el Bajá y Dragut se hallaron á la puerta del
castillo, como salían los capitanes que se habían encerrado y retirado
dentro, por miedo que tuvieron de perder la vida, y asimismo otros
capitanes y gentiles-hombres particulares que estaban heridos, que entre
todos serían pocos menos de 1.000 hombres, y los escribían á cada uno
por su nombre, y fueron consignados por captivos del gran Turco, y donde
los pobres quedan con poca esperanza de haber libertad, y éstos creyendo
salvarse en el castillo acertaron mal, porque fué peor para ellos, que
los otros que fueron presos en el fuerte quedaron en poder de
particulares, los cuales con el tiempo podrán haber la libertad, ó por
rescate ó por otra manera, y algunos se rescataron muy presto y otros
huyeron y se salvaron.

Así miserablemente se perdieron aquéllos que quedaron en el fuerte y en
las galeras. Dios se lo perdone á quien fué causa de tan gran pérdida y
destrozo y tan universal daño de la cristiandad, porque si al tiempo que
la armada turquesca llegó estaban quedos y firmes así los de mar como
los de tierra, no les podía faltar más seguro partido y mejor suerte, y
no murieran tantos pobres hombres y desdichados heridos y dolientes, que
era la mayor piedad y compasión del mundo vellos hacer pedazos sin poder
tomar armas para defenderse, y con tanta crueldad ser muertos.

Dios dé gloria y reposo á sus ánimas, y concordia á los cristianos para
que puedan vengarse deste daño que recibieron de los enemigos de
Jesucristo, que ciertamente esta victoria ha ensoberbecido de tal manera
á aquellos infieles, que no estiman más á los cristianos que si no
estuviesen en el mundo, y si Dios no provee, se harán de contino más
grandes y poderosos.

Todo esto que he dicho ví por mis propios ojos y aun podría contar otras
particularidades; mas me remito al que quisiere tomar la mano que sea de
mejor juicio, y por lo pasado y porvenir, sea loado el nombre de Nuestro
Señor Jesucristo. Amén.

       *       *       *       *       *

Hállase esta traducción, de letra del siglo XVI, en un códice en 4.º de
_Misceláneas_ que se halla en la biblioteca alta del Escorial, _iij-23_,
y tiene el original 17 hojas. Confrontóse allí mismo á 10 de noviembre
de 1791.--Martín Fernández de Navarrete.



APÉNDICE II


CARTA

     _de D. Juan de la Cerda, Duque de Medina Celi, fecha en Mesina á 7
     de enero de 1564, remitiendo al Dr. Páez, Cronista de S. M., la
     relación que D. Alvaro de Sande había dado á S. M. acerca de la
     jornada de Berbería, con anotaciones suyas_[41].

    [Nota 41: Original en la Academia de la Historia, Colección
    Velázquez, _T-36_, est. 22, gr. 4, núm. 75.]

Muy magnífico Señor: Los otros días me enviaron de la Corte la copia de
una relación que dió D. Alvaro de Sande á su maj. del progreso de la
jornada de Berbería, ó por mejor decir, de nuestra tragedia; sobre la
cual me paresció apunctar algunas cosas de que tenía memoria pontual por
hauerlas encomendado los mismos días que sucedían á la escritura; la
qual solamente con lo que tenía vestido saqué del fuerte, y vna pequeña
ymagen de plata de nra. Sra. en el gueco de la qual hauia ciertas
Reliquias que mis padres tenían en mucho, por deuoción y compañía de los
peligros del viaje de la fragata, y porque los papeles acabassen
conmigo si assí nro. Sr. lo quería, los quales se están todavía en
borrador assí porque juzgándose comunmente los hechos por los fines no
merecían sacarse en limpio, como por las ocupaciones deste cargo, y
también por no Renouar los dolores, y digo pues Sr. que lo que apuncto
en la dicha Relación es la pura verdad, y que si quisiera escribir
historia, ó en aquel lugar conviniera que en cada cosa me pudiera
dilatar mucho, assí sobre lo que apuncto como sobre lo que queda omiso
en algunos lugares, porque mi intención ha sido apunctar lo que á
D. Alvaro no se acuerda y declarar algunos motivos y causas que me
mouieron á las Resoluciones que tomé desde el comienço de la jornada
hasta que dexé aquel castillo en su poder. Y porque no menos me tienen
cansado los juicios que sin oir las partes he entendido que en diuersos
cabos se han hecho del discurso de este viaje y del fin del que su
adverso succeso no pensaua tratar más dél: sino satisfacerme con
enterrallo yo de mi parte, aunque otros lo tengan al ayre. Todauía por
lo que se deue á la subcessión, pues nro. Sr. ha sido seruido de
dármela, pienso hurtar algún tiempo á las horas de Reposar de los
trauajos ordinarios y sacar en limpio las notas que hize, y embiaroslas
Sor. las quales sino fueren por el estilo ó orden que á buen orador
conuiene, no será menester pedir que nos cause admiración, pues se sabe
que no estudié, lo qual fuera bien apropósito haberlo hecho para esto,
si tubiera tanto fin á que paresciera bien lo que se hizo, como de que
sepáis la verdad, para lo qual hubiera menester buscar suficiente ayuda,
lo qual no Requiere mi intento, porque es la Verdad vna coluna tan firme
que no puede ser rota jamás, y tan clara y tersa que no puede durar
mucho en ella la mancha y escuridad. Acceptarlo eys Sor. quando fuere y
agora esta Relación para hazer della lo que os paresciere, que aunque
sólo sirua de que la veays, es demasiada satisfacción para mí que vn tan
mi amigo sepa en esto lo mismo que yo y que considere en todo el
discurso que lo que la fortuna no quiso que se hiziesse lo pedí en la
ocasión á cuyo cargo libremente estaua, que lo que se perdió no me hallé
en ello en persona ny en consejo, y que no faltó cosa de lo que tocó á
mi prouisión como los Retratadores del viaje proponían, y que perdí más
hacienda, más amigos, más criados y mi propia sangre, y lo ganado y las
esperanzas dello, lo cual no caresce de misterio, y todo para que
conozca á Dios, el qual, quién sabe si me ha guardado para alguna cosa
de mayor importancia de su seruicio y de my Rey, lo que me tiene con
esperanza entre cíclopos en no pequeña penitencia, y tal que por lo que
yo deuo holgar de escribiros Sor. siquiera por gustar de vuestras
Respuestas y hazello tan raras vezes, la podeys muy bien juzgar, y si la
ocupación es pequeña ó fastidiosa. Guarde nro. Sor. vra. muy magnífica
persona como Sor. deseays, de Mecina á vij de enero 1564.

A lo que v. m. mandare.--D. Juan de la Cerda.

Sobrescrito.--Al muy magnífico Sr. el Sr. Doctor Paez, Coronista de su
Majestad.


COPIA

     _de la relación que D. Aluaro de Sande dió á su Maj. de la jornada
     de Berbería de los años 1559 y 60, con algunos apuntamientos en la
     margen de D. Juan de la Cerda, Duque de Medina Cely, sobre las
     cosas en que su persona se halló._

S. C. R. M.

1. D. Alvaro de Sande, digo, que yo vine á esta corte á besar las Reales
manos de V. M., y por su ausencia he estado aguardando aquí algunos
días, en los cuales he entendido que algunas personas, con particulares
respectos é invidias, han querido informar á V. M. de cosas que en la
jornada de Trípol y fuerte de los Gelves me quieren cargar injustamente
y en contrario de la verdad, é aunque estoy cierto que V. M. no habrá
dado crédito, ni dará á sus parlerías, todavía he querido dar á V. M.
relación por escrito de todo lo que en la dicha jornada pasó, desde el
principio hasta el fin, la cual es la siguiente, y suplico á V. M. sea
servido verla.

2. Habiendo vuelto de Nápoles de Lombardía el año de 1559 por el mes de
junio, de tomar la posesión de los cargos en que allí V. M. me mandó
servir, y hallándome en Pauín [así] con mi mujer y casa, determinado en
reposando algunos días venir en Spaña á besar á V. M. las manos y
pedille merced por mis servicios, llegó á Milán el Comendador Guimarán
con una su orden para el Duque de Sessa, para que de la infantería
spañola que allí había diese mil y quinientos hombres para que fuesen á
servir á la empresa de Trípol, que V. M. mandaba se hiciese, y á mí me
mandó servir y ordenó que tomase la dicha gente y que con ella y con
otros 2.000 españoles de los de Nápoles, del cargo de mi coronelía, que
mandaba al Duque de Alcalá me diese, fuese á servir en la dicha empresa,
y que en Génova, por su orden, se adrezarían naves en que pasase la
gente de Lombardía.

3. Succedió en este tiempo la muerte del Rey Enrique de Francia, y
aunque el Duque de Sessa estaba determinado dar los mil y quinientos
hombres que V. M. le mandaba, y andaba procurando el pagamento della
para expedirla, parescióle que de la muerte de Enrique podrían nascer
algunas novedades, é que no era bien hasta tener otra orden de V. M.
desguarnecer aquellas plazas y estado, y así el dicho Duque tomó esta
resolución conmigo.

4. Paresciéndome que en el medio que llegaría la nueva orden de V. M. yo
podría ir á Nápoles y Sicilia á entender de los Virreyes de aquellos
reinos, del de Nápoles, si era su voluntad dar la gente, y del de
Sicilia, para saber dél lo que mandaba, vista la dificultad que el Duque
de Sessa ponía en dar la suya, y así lo puse por obra y fuí á Nápoles,
adonde hallé á D. Sancho de Leyva y al Comendador Caldes, que había ido
de parte del Duque de Medina á solicitar la ida de la infantería y á
pedir cierta artillería, municiones é vituallas, y habiendo tratado
algunas cosas en este particular, él me respondió que daría la gente,
que no la diese el Duque de Sessa, y con una galera que me mandó de las
del dicho D. Sancho, pasé luego en Sicilia, y hallé que el Duque de
Medina Cely, Visorrey della, y á quien se había cometido la dicha
empresa, tenía ya hechos muchos aparatos para ella, así de vituallas,
artillerías y municiones, como fletado muchas naves para que sirviesen
en ella, y me había despachado un correo para que con la infantería
española que había de llevar de Lombardía llevase asimismo dos mil y
quinientos italianos y procurase recoger dos mil alemanes de los que
entonces se licenciaban y los llevase también, el cual despacho no me
halló en Milán ni topó en el camino, por haberle hecho yo por mar. Hallé
asimismo que el dicho Duque de Medina había mandado levantar gente en
Sicilia y Calabria, y paresciéndome quél estaba ya determinado hacerla y
que lo mucho que se había gastado y los preparamientos que estaban
hechos forzaban á que se prosiguiese en ella, y que para aceptarla y que
hubiese buen efecto convenía llevar más gente vieja y plática de la que
entonces veía, que era sola la de Lombardía y tres ó cuatro compañías de
la de Sicilia[42] y muy poca de la de Nápoles, aprobé la orden que el
dicho Duque me había enviado de levantar y traer con la infantería
española de Lombardía la alemana y italiana, y con esta determinación y
orden volví á embarcarme y fuí á Nápoles y Génova, y de allí pasé á
Milán, donde hallé que ya el Duque de Sessa le había llegado nueva orden
de V. M. para que diese los dos mil é quinientos infantes, y en el medio
que los pagaban, yo hice levantar tres mil italianos y setecientos
alemanes en tres banderas, y con ella y la española fuí á Génova, donde,
así porque no estaban adrezadas las naves en que habían de pasar los
alemanes é italianos, como por contrarios tiempos, me detuve diez y ocho
días.

    [Nota 42: Al margen dice el Duque: «Las compañías del tercio de
    Sicilia eran doce, y los soldados más de dos mil.»]

5. Ordenó el Duque de Sessa que la paga de la infantería española se
fuese á hacer en Génova, por evitar que no se quedasen algunos soldados
después de la paga; y como en aquélla se quisieron reformar las ventajas
y se trató de que hubiese algún perdón ó suelta de pagas, la gente se
alteró y amotinó, y lo mejor que pude lo pacigué y aquieté, y después de
haberla pagado la embarqué en las galeras de Sicilia, con las cuales
estaba allí D. Berenguel de Requesens para aquel efecto[43].

    [Nota 43: Al margen dice el Duque: «Este motín fué uno de los
    principales disturbios que hubo en esta jornada, porque se
    detuvieron estos soldados sin embarcarse quince ó diez y seis días,
    que cierto no era tiempo de hacer nuevos capítulos con ellos, pues
    al fin de la jornada bastara que se hicieran, y fuera más seguro y
    más á provecho de su Maj. por los muchos que suelen faltar en la
    guerra, de más que con la ganancia que se esperaba, ó con no
    habellos menester, se hiciera mejor lo que se pretendía dellos, así
    de las pagas ordinarias como de las ventajas.»]

É porque en este medio había hecho partir las naves con los alemanes é
italianos, por no perder tiempo, por una borrasca é temporal que
tuvieron, volvió al puerto una en que iba parte de la infantería
italiana, algo mal tratada, é para repararla é hacerla partir con
brevedad, hice que el dicho Don Berenguel se partiese con la infantería
que tenía embarcada en sus galeras, dejándome á mí una de las suyas con
otra que allí estaba del Príncipe Doria, con las cuales, dejando ya
reparada la nave y á cargo del Príncipe Doria y el Embajador Figueroa
que la mandase partir con el primer tiempo, me partí dos días después
que el dicho D. Berenguel y llegué á Mecina algunos días antes quél, á
primero de xbre., y después llegaron todas las dichas naves á salvamento
sin haber disturbado á nada la dilación de su llegada.

6. Partió de Mecina el Duque con toda la armada á primero de noviembre,
y no pudiendo pasar de Zaragoza por los contrarios tiempos, estuvo allí
hasta primero de diciembre, que partió para Malta, donde llegaron todas
las galeras, y las naves volvieron á Zaragoza; por la extremidad de los
malos y contrarios vientos tardó muchos días en junctarse toda la armada
y hubo grandes dificultades en ello, y en el medio que se junctaba, el
gran Maestre y todos los pláticos de la costa de Berbería fueron de
parescer que el armada, con el tiempo que partiese de allí, fuese al
Seco del Palo, que es en la costa de África, en Trípol, y la isla de los
Gelves, 85 ó 90 millas distancia de lo uno y de lo otro, y que los
navíos que primero llegasen esperasen allí á los otros, y con esta
resolución, con el primer tiempo, que fué á los 10 de hebrero, se hizo
el armada á la vela y las naves siguieron su derrote al Seco, y las
galeras fueron á los Gelves para hacer allí agua; donde allegaron fueron
descubiertas dos naves turquescas surtas, la una adonde llaman la
Cántara, y la otra junto á la Roqueta, y para tomarlas, algunas galeras
se adelantaron, y entre ellas la Capitana de D. Sancho de Leyva, que
llegó primero que nadie, y la una dellas la tomó sin haber hallado en
ella persona ninguna, é aunque la nave se había entrado por una canal
donde con mucha dificultad podía entrar galera ninguna, entró D. Sancho,
porque llevaba consigo un Chuzamuza, cosario turco que él tenía preso, y
era muy plático en aquella costa. Arrimándose la armada á ella,
descubrimos dos bajeles de remos que estaban surtos en la Cántara, en
parte donde les era imposible huir. Estaba Juan Andrea muy malo, y
envióle el Duque á decir que ordenase á D. Sancho que fuese á tomar
aquellos bajeles, que á lo que se podía juzgar parescían galeotas. No sé
si le ordenó; pero sé que nadie fué á tomarlos, y que se supo que eran
una galeota y una galera sotil, é que estos navíos fueron á
Constantinopla, y en ellos Luchaly á pedir el socorro de Trípol y á dar
la nueva de la allegada de nuestra armada; y si se tomaran, como se
ordenó y fácilmente pudiera, no solamente el aviso le tuvieran tan
brevemente en Constantinopla, de que tanto daño resultó, pero se supiera
que estaba en la isla el Draguti y fuera posible, y aún no lo dudo que
se tomara, y de su prisión nascía con muy poca dificultad la pérdida de
Trípol y los Gelves, sin haber sucedido ninguno de los inconvenientes
pasados.

6. _Aquí escribe el Duque._--Y porque partiendo por el mes de noviembre
á jornada que se había de ir por mar, habrá muchos, y no sin fundamento,
que no les parezca buena determinación, es bien, para entender la verdad
del todo, que se sepa que me movieron á partir las cosas siguientes. La
primera, que la navegación era segura, porque de Mecina al puerto de
Augusta hay 70 millas, el cual es capacísimo para recibir muy mayor
armada. Del dicho puerto al de Zaragoza 30 millas, y desde Zaragoza á
Malta 100, y de Malta á la Lampadosa 90, y de allí al Seco de los Gelves
170, y del Seco de los Gelves al Seco del Palo 50, que todos son
puertos, y donde el armada se podía reparar, como se reparó, y
aguardando tiempo en cada una destas partes para ir á la otra, no
acaesce de ordinario en estas mares levantarse tan presto temporal que
estorbe en tan poca distancia que no se tome puerto, como se hizo.
También me movió á partir hallarme con casi 15.000 hombres de guerra en
el reino de Sicilia y sin dineros para pagallos, de que tocaba una buena
parte al Visorrey de Nápoles, pues si se despidieran sin pagas, se
habían de alojar á discreción y fuera darles en prenda el reino, y esto
es cosa tan nueva y recia para Sicilia, demás de la escabrosidad de la
gente, que, certísimo, sucedieran grandes desórdenes y alborotos, como
ya en tiempo de mis predecesores en este cargo acaesció diversas veces,
especialmente cuando el motín de randazo, pues siendo tanto menos gente,
fué desorden tan notable, que tal pudiera suceder de invernar tanta más
y de diversas naciones, sino que en lugar de conquistar se destruyera la
casa propia, como ya lo consideró D. Hugo de Moncada cuando tuvo
alojados 15.000 españoles en la Fariñana, isla despoblada, aunque no se
hizo de manera que Marsala no lo sienta hasta agora. Túvose atención á
partir de Zaragoza á lo susodicho, y á que en Malta habría menos
inconvenientes que en Sicilia se esperaban, porque la gente, no sólo
estuviera fuera de la fertilidad de Sicilia, mas en una isla muy
estéril, porque si cometieran alguna ruindad no podía dejar de salilles
mal y de entregarse de hambre, pues teniendo por contrarios al Maestre y
Caballeros, el Burgo y Castillos, juncto con las galeras y naves, y mi
persona y gente principal que á la jornada iba, no podían meterse los
soldados en parte en toda la isla que tuviesen de comer; y si
partiéndose de allí en invierno no se pudiera llegar á Trípol por no
haber puerto para nosotros, no sólo era de menos inconveniente invernar
en Berbería con el ejército yendo tan bien proveído de vituallas, pero
era mejor, por ser la región más sana y poderse hacer algo en los
Gelves, como lo escrebí á S. M. antes que partiese de Zaragoza, ó en
alguna otra parte, con que los soldados se entretuviesen y refrescasen,
de más que se llevaba esperanza fundada en mucha razón, que los moros
proveerían de vituallas frescas por dineros (como lo hicieron), á causa
de la enemistad que tenían con Dragut, de que había mucha noticia,
dejado aparte que es costumbre suya muy sabida, por su particular
ganancia. Halléme obligado á esto, porque como se fué junctando la gente
poco á poco y con muy gran esperanza de la que me habían de dar los
Duques de Sessa y de Alcalá, había de ser cierta y presta como su Maj.
mandaba, no hubo razón ni causa para que yo dejase de junctar la que á
mí me tocaba, y hacer tan gran gasto como se hizo en esto y en la
abundancia de vituallas y municiones que se llevaron, porque la
infantería española de Lombardía se detuvo á causa de la muerte del Rey
de Francia, como dice D. Alvaro de Sande, y del motín de Génova, y la de
Nápoles, esperándola de hora en hora, tardó, de manera que habiendo de
venir por orden de S. M. 2.500 hombres, no llegó el cumplimiento sobre
los 600, poco más ó menos, que trujo D. Sancho en las galeras, hasta los
últimos de diciembre que vinieron á Malta. Es así que se descubrieron
las naves que dice D. Alvaro, y que la que saqueó D. Sancho de Leyva
estaba metida por el canal una buena milla de donde dieron fondo las
galeras, por no saberlo y tener por proa los secanos, donde invistieron
algunas, y á D. Sancho le guió Chu Zamuza, arraez de una galeota que
había tomado días había en la costa del reino de Nápoles, hombre muy
plático de aquellos secanos, y así abordó la nave, que estaba sola,
dejada de los moros, al cual siguió el Capitán Suero Feyjó con una
galeota mía, y desde donde descubrieron dos galeras de turcos que se
iban metiendo el canal adelante, cuanto más podían, hacia la Cántara,
que quiere decir puente, por la cual se pasa de la isla á tierra firme;
siéndole dicho á D. Sancho por el dicho Capitán Feyjó que se fuese tras
aquellas galeras, no lo hizo, mas antes cortaron el cabo que tenía dado
la galeota á la nave, y vino el dicho Capitán á la Capitana de Juan
Andrea, donde yo estaba, y me dijo todo lo que había pasado. Estaba
entonces Juan Andrea en la cámara de popa malo y en la cama, y
hallándose en lo alto de la popa conmigo el patrón de la Capitana,
Gasparín Doria, que era de quien más caudal hacía en el gobierno de las
cosas de la mar, le dije y rogué, no una vez, sino muchas, que se
entrase por aquellas galeras, á lo cual me respondió que para qué quería
leñame, diciendo que la gente envestiría en tierra, y yo le dije que
cuando así fuese sería muy bien quemarlas, porque cuando nosotros
pasásemos á Trípol no podían dejar de salir á los navíos que venían
atrás y hacernos daño en ello y en las vituallas que nos viniesen,
cuanto más que podría ser tomarse alguna gente de la cual habríamos
lengua de lo que en Berbería pasaba. Respondióme por última resolución
que en ninguna manera convenía á la reputación de aquella armada que se
entrase por leñame especialmente, que podría suceder algún peligro á
alguna galera. Entonces le ofrescí que entrase mi galeota primero,
descubriendo lo que había, y el canal, y no bastando esto, vista su
pertinacia, envié á pedir á Juan Andrea con grandísima instancia, y con
las mismas razones, que tuviese por bien de que se entrase por aquellos
bajeles, y no le paresció; y como yo no llevaba mando ninguno sobre las
cosas de la mar, como me desengañó bien en Mecina delante de D. Juan de
Mendoza, y quizá por su consejo, hube de tener paciencia y por mejor lo
que quería, que no porfiando con él ser causa de que sucediese algún
disgusto y se volviese á Sicilia. Desde á poco vino D. Sancho de Leyva
de saquear la nave, y subiendo á la galera de Juan Andrea le dije que
cómo no había entrado tras las galeras, importando más tomar un bajel de
remo que 50 naves, á lo cual me respondió que no era cosa de hablar en
ello, porque era gran peligro, y que allí había estado el Príncipe Doria
sobre Dragut y se le había salido con las galeras rastrando del otro
cabo del puente ó Cántara, y le había dejado por escarnio en una torre
que está allí y que teníamos á la vista, colgado un priapo de hombre, á
lo cual yo le respondí que había muy gran diferencia de lo uno á lo
otro, por la ventaja que había de todas las galeras de Dragut á aquellas
dos sobre que habíamos amanescido con tal armada y á la imprevista y sin
que pudiese haber defensa que estorbase la entrada, especialmente
teniendo tan buen piloto como me había dicho que tenía en Chuza Muza,
que le había guiado yendo en la proa de la galera hasta donde llegó.
Finalmente, se resolvió en que no se entrase por las dichas galeras, las
cuales, demás que fueron las que trujeron el armada del turco, estaban
de manera que los turcos dellas no se acordaban de otra cosa sino de
salvar sus personas á nado, y hubo muchos que entregaron su dinero á los
cristianos que estaban á la cadena, como se ha sabido de hartos que han
escapado y rescatado después acá, de los cuales se tomaba lengua, y
tomada sitiábamos á Dragut en los Gelves y todas sus fuerzas, las cuales
no podían salir en ninguna manera, ya que su persona saliera de noche en
una barca, y se tomaban asimismo las dos galeras con más de 60 ó 70.000
escudos que tenía Dragut embarcados de la composición que había hecho en
los Gelves aquellos días; y si quisiéramos saltar en tierra era de tener
por muy cierta la victoria, por ser antes que nos faltase la mucha gente
que se nos murió en el Seco del Palo, y porque la isla estaba mal con
él, á lo menos la mitad della que se volviera en nuestro favor, y cuando
quisiéramos pasar con aquella bonanza, que duró siete ú ocho días, le
podíamos sitiar con tomalle la Cántara y las dos galeras y los más
bajeles que hubiera por la costa alrededor de la isla, en un día, y
dejar cuatro galeras de una parte y cuatro de otra, y irnos á Trípol y
tomarlo sin muerte de un hombre, porque lo había dejado Dragut con solos
400 turcos poco más ó menos, viejos, cojos y mancos.

7. _Sigue D. Álvaro de Sande._--Detuviéronse las galeras en saquear las
naves casi todo lo que quedaba del día, y acordóse que el siguiente se
fuese á hacer el agua de la Roqueta; y para asegurar á la gente que la
había de hacer, el Duque sacó toda la infantería que iba en las galeras,
y túvose la mayor parte del día una gruesa escaramuza con los moros de
aquella parte, que son aficionados á turcos, y con más de 500 turcos á
pie y á caballo que allí estaban con el Dragut, y á otro día sucedió por
mala orden la desgracia á las ocho galeras que se habían quedado atrás.

8. El día siguiente las galeras partieron de allí é fuimos al Seco del
Palo, donde hallamos algunas naves de las nuestras surtas, y fueron
llegando de día en día las que faltaban, y las ocho galeras que arriba
digo: así por la dilación de la llegada de las naves, como por ser los
tiempos muy pésimos y contrarios, al Duque le fuerza estar allí muchos
días, en los cuales, así porque la gente iba muy cansada y fatigada de
la larga navegación y trabajo de aquel invierno, como por la mutación de
los aires y ser las aguas muy suaves, se inficionó una enfermedad y
pestilencia tan grande, que se echaban cada día gran cantidad de cuerpos
á la mar; é visto esto, é que aún no habían llegado algunas naves en que
iba infantería española é alemana é vituallas, é que el tiempo era
contrario para ir á Trípol y las naves estaban con gran peligro de dar
al través como había dado la nave Capitana, acordó el Duque de tomar
parescer de todos los que éramos del Consejo, para que se viese lo que
se había de hacer é mas convenía al servicio de V. M. é al bien de la
empresa á que íbamos. Fué mi parecer é voto que dí que V. M. me había
ordenado que fuese á servir en aquella empresa, é que estaba presto y
aparejado para morir sirviendo en ella. Resolviéronse todos en que la
empresa se hiciese, é que porque del estar allí nascía tanto daño, por
la mortandad de la gente y la disminución de las vituallas, que con el
primer tiempo, sin esperar las naves que faltaban, se partiese el
armada; é que si el tiempo viniese contrario para poder ir á Trípol é
bueno para volver á los Gelves, que por salir de allí se fuese á ellos,
donde la gente podría desembarcar é refrescar é limpiar las naves,
creyendo é teniendo por cierto que los moros de la isla eran amigos,
porque en ella hay tres parcialidades: una amiga de turcos, y las dos
enemigas; é porque éstas habían enviado á Sicilia á pedir ayuda para
echarlos de la isla, y también porque sabíamos que el Dragut, después
que tuvimos con él la escaramuza y entendió que íbamos á Trípol, se fué
á meter en ella con todos sus turcos sin dejar ninguno en la isla, sino
muy pocos en la guarnición del castillo, y que con el primer buen tiempo
se embarcaría la gente é proseguiríamos nuestra jornada, y que asimismo
recogeríamos allí las naves que faltaban y las vituallas que venían de
Sicilia, y así con esta resolución y acuerdo pusieron todas las naves á
pique para partir á donde el primer tiempo nos encaminase.

8. _El Duque._--Si no hubiesen pasado por D. Álvaro de Sande tantos
trabajos, maravillarme hía de que se le olvidase que su parecer no fué
tan ambiguo, pues no obstante que lo que allí se resolvió fué lo más
acertado, conforme á los tiempos y á la poca salud que el ejército
tenía, y á la gente que nos había faltado, y de manera que yo me
resolviera en ello, aunque no tuviera el Consejo y parescer de las
personas que llevaba; pero no dudo de que cuando D. Álvaro vea estos
apunctamientos le volverá á la memoria que especificada y abiertamente
fué del parescer de todos, y que en público y en secreto lo trató
diversas veces conmigo, inclinándose á la ida de los Gelves luego que se
supo de las galeras que quedaron atrás que dejábamos á Dragut en los
Gelves, de la gente de las cuales supo de nosotros, porque de la
escaramuza no había tomado lengua, como asimesmo tampoco la tomamos
nosotros; y fué más de esta opinión cuando supo que era ido á Trípol, en
que yo me conformé por ver la falta que de la gente que sacamos de
Sicilia había, y la que de cada día iba faltando, porque lo de Trípol se
ponía en peligro y lo de los Gelves era cosa segura y hacía muy cierta
la empresa de Trípol, por ser el principal sustento de aquella plaza y
de los turcos que la guardan, como se podría discurrir largo y se ve por
el gran esfuerzo que Dragut hizo en cobrarlos y el peligro en que se
puso toda la armada del turco, quedando sin gente y sola, como quedó;
dejado aparte que el tiempo no estaba para ir allá, y el temporal que
nos trujo á los Gelves era viento por proa para Trípol, y de más de diez
millas por hora, y duró tanto que se pudiera ir bien tarde á Trípol si
se esperara en el Seco del Palo, y aun nunca á tierra de cristianos,
pasando adelante la mortandad de la gente que cada día iba cresciendo,
lo cual cesó en los Gelves, por ser la tierra muy sana y haber salido la
gente de la mar; así que lo sobredicho no lo digo porque lo hice por
parescer de D. Álvaro, pues yo lo hiciera y no se podía hacer otra cosa,
sino por decir lo que á él se le olvida, pues lo que se hizo con deseo
de servir al Rey nuestro señor y con toda la razón de guerra del mundo,
y no sin pelear y peligro, como es ordinario en tales jornadas no me
paresce que es razón, porque la fortuna haya querido ser contraria, y
que fuese adverso el fin, que quede por olvidado lo que fué bueno; y
para tornar mejor á la memoria su parescer á D. Álvaro, no dudo de que
se acordará que queriendo junctar otra vez el Consejo, como se hizo para
tratar de nuestra ida y desembarcación y conquista de aquella isla, le
dije que conociendo yo en D. Sancho de Leyva que todo lo que se
proponía, paresciéndole que salía de él, lo contradecía, que me parescía
que aquel día no se conformase conmigo, y que vería cómo tiraba á
D. Sancho á todo lo que al servicio de S. M. convenía, y entonces fué
cuando votó que él haría lo que yo le ordenase, cierto diferentemente de
lo que concertamos, pues en lugar de dar desvío para traer á D. Sancho á
lo que convenía y había tratado con él, se quiso poner en seguro de que
yo huelgo mucho que lo esté; y digo que sea así, que yo lo determiné sin
él, y que salió bien, y saliera mejor si las galeras no se perdieran al
fin de la jornada, con que se perdió todo.

9. _Prosigue D. Álvaro de Sande._--Quiso Dios que el día siguiente, que
fué á 2 de marzo, no solamente se mejoró el tiempo para ir á nuestro
viaje; pero refrescó tanto al contrario, que partiendo con él para los
Gelves, conforme á la determinación que se había tomado, que en menos de
diez días fuimos surtos al cabo que llaman de Valguarnera, que es lo
último de la isla á la parte de poniente, y donde es la parcialidad más
enemiga de turcos, y era la obstinación de los tiempos malos tanta, que
estuvimos sin poder desembarcar cinco días; y contra la opinión que
llevábamos, no solamente á los moros les pesó de nuestra ida allí, pero
nos negaron las vituallas, y el día siguiente, que nos desembarcamos,
que fué á los 8 de marzo, por defendernos los pozos, dieron la batalla;
y acampándose juncto con nosotros, estuvieron cinco días, hasta que
visto que el Duque quería volver á pelear con ellos, se rindieron y
sometieron á la devoción de V. M., echando los turcos del castillo é
entregándole, é con las demás condiciones que V. M. habrá visto.

10. Y paresciendo que pues aquella isla se habia subjetado y atraído á
la devoción de V. M., era bien de procurar de conservarla, y convenía
hacerlo por lo mucho que importaba á la quietud de los reinos de Sicilia
y Nápoles y navegación de ellos, por ser aquella isla tan vecina á
ellos, donde se recogían muchos cosarios, así á vituallarse como á
repararse é hacer navíos y invernar en ella y vender las presas que en
los dichos reinos y costa de Italia hacían, que para esto era bien hacer
un fuerte competente donde se pudiese meter guarnición de gente y
artillería, porque habiéndole se quitaría la frecuentación de los
cosarios y disturbaría mucho la contratación y paso de los turcos que
pasan á Argel é poniente y se ponía la isla en perpetua subjeción, y
podría servir de escala y de casa de munición para las empresas que en
África se quisieran hacer, é para los navíos que quisiesen andar en
corso contra turcos, y que el mejor sitio y parte donde se podía hacer
era donde estaba el castillo, incorporándole en él, porque no se quería
comenzar obra que pudiese disturbar á que, con el primer tiempo y
llegado de Sicilia las vituallas y gente que se esperaba, no se pudiese
partir el armada á Trípol, sino dejase la obra imperfecta; y porque la
comodidad del castillo y haber en él lugar para poder meter vituallas y
municiones y dos cisternas, y cerca tierra, leinmo, fajina y arena para
poder edificar, hacían fácil é breve el edificarse el fuerte, é también
parescía más conveniente hacerle allí que en otra parte, por ser el
medio de la isla y donde los moros hacen sus mercados, contractaciones y
ferias, é porque de más desto, en cualquier otra parte que se quisiera
hacer era menester mucho tiempo, por no tener tan á mano los materiales,
é por ser necesario hacer, allende de la fortificación, magacenes para
las vituallas y municiones; y si se quisiera hacer en la Cántara, donde
algunos dicen que se había de hacer, por haber agua, había en ello la
dilación de tiempo que era contra lo que se tenia determinado, y quedaba
subjeta la plaza á ser batida por mar, por haber en aquella parte mucho
fondo, lo que aseguraba el castillo, que por ser secanos no se puede
acostar armada á tiro de cañón, aunque por una canal estrecha pueden
llegar fustas y galeotas é otros navíos mercantiles; ansí que, movidos
destas cosas, se determinó que se hiciese allí el fuerte, y D. Sancho de
Leyva tomó á su cargo el ir con Antonio Conde, ingeniero, y el Capitán
general de la artillería Bernaldo de Aldana á designiar el fuerte, y
ansí lo hizo, y por su disiño se comenzó á fortificar, tomando Juan
Andrea Doria á cargo fortificar él un bestión con la gente de Quiroco
Espínola, y de levantar otro se encargó el gran Comendador Jegieres con
la gente de la Religión, y el Duque con la infantería española de otro,
y el cuarto tomó á cargo Andrea Gonzaga con la infantería italiana de
Lombardía, é yo le tuve de solicitar é ayudar á los unos y á los otros;
y estando la fortificación en buen término, fué nueva que el turco
enviaba armada para socorrer á Trípol, por la instancia que Luchaly
había hecho, el cual le había ido á pedir, según dicen, en los dos
navíos que arriba digo que se dejaron en la Cántara; y como de muchas
partes se confirmase la venida de la dicha armada y el Duque,
desesperando el poder hacer la empresa de Trípol é por desembarazarse de
allí hizo dar gran prisa á la fortificación del fuerte, el cual fué en
defensa el día de San Marcos, y de aquel día en adelante no se ocupó en
trabajar más gente de la que allí había el Duque determinado que
quedase. Habíase encargado D. Sancho de Leyva de hinchir la cisterna del
fuerte, y dejóse de echar agua en ella estando llena no más que la
mitad, y la cisterna que estaba dentro del castillo, que era pequeña, se
hinchó con los forzados de dos galeras de Sicilia: había buen número de
botas y tinajas para hinchirlas de agua, y no se hizo.

10. _El Duque._--La isla quedó no sólo á devoción de S. M., pero por
suya, y el jeque por su vasallo, con pagarle lo que pagaban al turco, y
el aduana rentará poco menos que hiciera de costa la guarnición. Y como
comencé á fortificar, no esperé más poder ir á Trípol aquel verano.

Hubo otra calidad de importancia para fundar allí el fuerte, que fué que
por razón de los secaños no se podía poner armada sobre él, porque
habiendo de echar la gente en tierra seis millas de donde había de
quedar, era entregalla á la de S. M. si viniera á salvamento, como se
esperó, aunque por otro cabo parescía inconviniente para avituallarlo
con una nave, lo cual se remediaba proveyéndole con carabelas armadas ó
otros bajeles pequeños y de poco fondo.

D. Sancho pretendió que se hiciese en la Cántara el fuerte, y no
convenía porque no había agua ni cisternas, como en el castillo, y se
vió cuando Dragut estuvo allí encerrado de Andrea Doria, que enviaba á
veinte millas á hacerla, como el veedor Hierónimo Sedeño lo vió por
vista de ojos, habiéndole enviado entonces Andrea Doria á la isla y á su
casa á negociar con el jeque. Yo ví los cordeles para designiar el
fuerte en la mano á D. Sancho de Leyva. Verdad es que el designio estaba
hecho por quien lo entendía mejor, y se había estrechado casi dos tantos
de lo que D. Alvaro había platicado. D. Sancho nunca ayudó á poner una
piedra, ni con una espuerta de tierra ni un haz de fajina, teniendo
muchos buenos esclavos y forzados, aunque yo se lo pedí y hice pedir con
toda la instancia del mundo, y es cierto que hiciera más la chusma de
una galera que cuatro banderas de infantería, porque se tardó el doble
en partir. Antes ocupó la gente en cargar las galeras de lana y aceite
para llevar á Sicilia y á Nápoles, y de vacas á Pysciota, y esto es
verdad, y la causa porque perdió todas las de su cargo sin poder huir, y
así las tomaron sin pelear.

También Juan Andrea, habiendo tomado á su cargo un baluarte y hecha
maravillosa obra en él, pretendiendo ir con las galeras á Sicilia y
dejarnos á todos allí, no paresciéndole al Consejo, sin faltar ninguno
sino D. Alvaro, que no declaró su voto, sino dijo que lo que se había de
hacer que fuese luego, con que D. Juan de Cardona se conformó,
habiéndole contradicho siempre, alzó el dicho Juan Andrea la mano del
bestión, en que se perdió más de diez días de tiempo.

No sé si D. Sancho se encargó de hinchir las cisternas, porque á Juan
Andrea pedí que lo mandase á los de su cargo de la mar, y él lo mandó,
creo, á D. Sancho y D. Berenguel; pero sé que, como cosa que tanto
importaba, estuve muchas y diversas veces todas las horas del día á
verlas hinchir, y que venían muchos barriles con la mitad del agua, que
fué causa de dilatarse la estada allí, y la verdad es que se hincheron,
aunque de espacio, y que la de fuera del castillo se vació dos palmos y
cerca de tres, y con todo esto, si nuestra armada no se perdiera, que
quedaba demasiada agua para la gente que dejaba, hasta las primeras del
invierno, demás que no osara la armada desembarcar su gente, como dicho
es, y si lo hiciera se perdiera, lo cual lo confiesan los mismos turcos.

11. _D. Álvaro de Sande._--Estaba en este tiempo muy malo Juan Andrea
Doria, y envió algunas veces con Plinio de Bolonia á decir al Duque que
mandase que se embarcase la gente y las otras cosas que habían de ir en
cristiandad, y si también que el Duque mandó dar 200 escudos de su casa
á Agustín Febo, alguacil real del armada, porque solicitase la
embarcación de la manera que Juan Andrea pedía que le embarcasen y el
Duque que lo embarcasen: las causas que hubo para lo que quería el uno y
el otro no se hiciese, se pueden bien saber y á mí no toca decirlas.

11. _El Duque._--Las causas que yo me puedo acordar que hubo para
dilatarse la embarcación fueron: la primera, mucho embarazo que nos
dieron los soldados que habían de quedar en el fuerte, con esconderse y
irse á los navíos y con las quejas de sus capitanes. La otra por la
flojedad que hubo en enviar esquifes para embarcar la gente, ocupándolos
en llevar mercadurías á las galeras, especialmente á las de D. Sancho de
Leyva, porque esto yo lo ví. Tanto que los camellos que iban y venían á
la marina llevándolos á embarcar, me acuerdo que nos desasosegaban
vellos pasar por muy cerca del altar donde oíamos misa en el campo. Y
hubo persona de crédito que me ha dicho que llegando esquifes de
D. Sancho de Leyva á la marina y pidiendo á los hombres que venían en
ellos que tomasen soldados para llevar á las galeras, no lo quisieron
hacer, diciendo que habían de llevar primero un caballo. También nos
embarazó que paresciéndole al Maestre de campo Barahona que el foso del
castillo en la parte de Levante no quedaba tan bien como él quisiera, lo
desbarató un día para dejallo más ancho, de manera que lo puso llano, y
se hubo de andar tratando con los tudescos que lo aderezasen; y demás de
todo esto, lo más principal fué el ruido que se tuvo en el zoco de los
moros entre ellos y los cristianos sobre un albarcoque que tomó un
cristiano á un moro sin pagárselo, de que hubo hartos muertos y presos
de los moros y de algunos cristianos, á cuya causa, y por dejar el
castillo en paz con la isla y que quedase por subjecta como lo era, se
hubo de dilatar la embarcación dos ó tres días; y es verdad que
D. Alvaro de Sande me dijo que nos embarcásemos luego, y poco después de
sucedido este ruido, y yo le dije que parescería que nos embarcábamos de
miedo de los moros, de que no ganaría nada el castillo ó fuerte
embarcarnos de aquella manera sin asosegar la isla primero y capitular
con el jeque, demás de la reputación, y no tener por tan cierta la
venida tan presta del armada, antes estar en opinión de hombre de
experiencia y marinero, que no vernía por todo mayo, el cual había muy
poco que llegó de Sicilia.

12. _D. Álvaro de Sande._--Había el Duque acordado de dejar al Maestre
de campo Miguel de Barahona por gobernador del fuerte hasta que V. M.
proveyese otra cosa, y que por aquel verano quedase en él 2.000
hombres, incluyéndose en este número los soldados y la demás gente
necesaria, así para el servicio de la artillería y municiones, como para
el de todas las cosas necesarias, y hobiese embarcado á los 10 de mayo
toda la gente que había de venir en cristiandad, excepto alguna parte de
los alemanes y muy italianos, que entre todos no habían 400 hombres, que
con facilidad con dos barcadas con los esquifes de galera se embarcaron
todos.

13. Llegó este propio día, tres ó cuatro horas antes que anocheciese,
una fragata con dos despachos del Gran Maestre, el uno para el Duque y
el otro para Juan Andrea, en que les avisaba que el armada turquesca
había hecho agua en el Gozo. Fué el Duque á verse con Juan Andrea y
halló que estaba en Consejo con los capitanes de la mar tratando de lo
que se debía hacer, é yo quedé en el fuerte, y no sé lo que pasó en el
Consejo; mas de decirme el Duque que había determinado y se habían
resuelto de no pelear, sino salvarse, y que dos ó tres habían sido de
parescer que peleasen, junctándose con las naves, é que aquella noche
saldrían de los Secos, y que como fuesen fuera, eran seguros, y que
dejarían la galera _Condesa_ en aquél, é los que con él estábamos nos
pudiésemos ir, y que enviarían á tierra los esquifes de las galeras,
porque no viniendo el armada ni paresciendo á la mañana, embarcarían la
gente que faltaba de embarcar, é que con esta determinación salieron del
Consejo.

13. _El Duque._--La fragata vino, como dice D. Alvaro, antes una hora
más tarde que más temprano, la cual vimos él y yo llegar á tierra y en
ella el Comendador Guimarán y otro gentil-hombre que en el vestir y la
manera me paresció que venía de fuera, y luego lo dije á D. Alvaro, y
que me parescía que debía de haber alguna nueva, y en esto caminé hacia
los dos, y Guimarán se adelantó á mí y me dijo suso: «Vamos de aquí, que
el armada es con nosotros;» y yo le dije: «¡Cómo!» Respondióme: «Este
caballero que viene conmigo, que se llama Copones, es de mi tierra:
viene con la nueva de parte del gran Maestre y avisa cómo el armada tocó
en el Gozo y fué vista de todos, y se pasó un renegado español y dijo
cómo venía á Trípol derecha, y que á la cuenta de la navegación que ella
había hecho, llegaría aquella noche y otra podría venir á los Gelves.»
Yo le respondí que cómo nos habíamos de ir; él me respondió que nos
embarcásemos en aquella fragata D. Alvaro y él y yo, y que nos fuésemos
á las galeras con Juan Andrea y los demás, los cuales estaban
determinados de irse luego. Yo le dije que cómo era posible que pudiese
hacer aquello dejándome en tierra los alemanes y otros soldados y
gentes, que era casi en número de otra tanta como la que quedaba en el
fuerte, y que para el agua que había era grandísimo inconveniente. En
esto dije á D. Alvaro y á Guimarán y á Copones que fuésemos á mi tienda,
y que no se dijese nada por no alterar el campo, y así se hizo,
mostrando Don Alvaro que tenía gran esfuerzo y que no vendría allí el
armada en dos ó tres días, diciendo que se repararían en Trípol y
tratarían con Dragut, y otras cosas, y quiso que nos sentásemos á cenar;
y yo, porque mi diligencia no paresciese menos ánimo que el suyo, hice
lo que quiso y enviamos á Guimarán á que procurase con Juan Andrea que
me enviase los esquifes, pues parescía que no convenía que yo me
embarcase y dejase la gente que había de ir, especialmente siendo tanto
daño quedando el agua limitada, y á la verdad, como no me puse á cenar
con gana ni con sosiego, no lo pude sufrir y dije á D. Alvaro: «Dejemos
esto, señor; entendamos en lo que hemos de hacer; no es tiempo de cenar
con reposo;» y así, hice llamar á mi secretario, entre tanto que
Guimarán volvía, y firmé y despaché algunas cosas necesarias, y hice
embarcar en los pocos barcos que había á mi hijo y á la mayor parte de
mi casa, y ordené á la gente que había de embarcarse que estuviese á
puncto á la marina, esperando los esquifes, pudiendo venir todos como
vino él en uno, siendo tan necesario desembarazar aquella plaza de la
gente sobrada por razón del agua, y dijo cómo Juan Andrea y los otros
caballeros y capitanes de galeras se habían juntado en Consejo, y
resuéltose que las naves se levasen y se fuesen, y partirse ellos
aquella noche, porque cuando el armada viniese el día siguiente de
Trípol, donde presumían que estaría, no les hallase allí; y que no había
para qué enviar los esquifes, sino que yo y Don Alvaro nos metiésemos en
el que él venía y que nos fuésemos, porque no esperaban otra cosa que á
mi ida, y que D. Sancho de Leyva decía que no era razón que yo por
dejarme de embarcar pusiese en peligro que se perdiese aquella armada de
S. M.; y acordándome yo que había dado mi palabra como caballero de no
dejar en Berbería á los tudescos, y de ponerlos en tierra firme y de
cristianos, envié á llamar al Coronel y á los otros oficiales y díjeles
lo que me enviaban á decir de la mar y el término en que estaban las
cosas, y que viesen lo que de mí querían, que el armada se podía ir muy
bien sin mí, y no yo sin cumplir mi palabra. Ellos se resolvieron que
querían los esquifes. Visto esto, me trujeron á puncto todos los que
allí estaban, y pienso que D. Alvaro, que permitirían que yo fuese á
pedir los esquifes á Juan Andrea con que yo diese mi palabra de volver
con sí ó con no. Yo fuí, y así fué Guimarán conmigo, solos, y hallamos á
Juan Andrea y á Plinio en la cámara de popa de su galera, que á mi
parecer sería á hora y media ó dos de noche, y entrando que entramos en
la cámara dijo Juan Andrea suso: «Leva, vamos.» Yo le dije: «Óigame
V. S. primero, porque no vengo para poderme ir desta manera; y contéle
lo que había pasado con los alemanes y lo que con ellos había tratado, y
pedíle los esquifes. Respondióme muchas cortesías, diciendo que por mi
persona aventuraría las galeras, y que no se iría sin mí. Yo le respondí
otras semejantes, diciendo que así aventuraría yo y pondría por él todo
lo que tenía, y que si lo decía por sus galeras, que yo aceptaría el
ofrecimiento como entre amigos; pero que si lo decía por el armada de
S. M. que tenía á su cargo, que en ninguna manera la aventurase por mí,
sino que hiciese aquello que le paresciese mejor para su salvación, y
que yo volvería á cumplir mi palabra con los tudescos, y que todavía me
podían dar los esquifes con que traer los que estaban en la marina, que
sería cumplir con todo. Ordenó que se diesen, y dijo que viniesen los
tudescos presto porque le hallasen allí, y que él pensaba hacerse á la
mar aquella noche; y si descubría á la mañana á la armada hacer su
camino de Sicilia, y si no que volvería por los tudescos y la otra gente
á recogerlos, si no hubiesen llegado antes que partiese, y que dejaría
allí la galera _Condesa_, que era la mejor que él tenía, para que
esperase todo lo posible para recogerme si quisiese irme; y con esto
volví al fuerte y dí orden que se embarcase toda la gente que se pudiese
en los esquifes, especialmente los alemanes, y fuímonos á la marina á
embarcar D. Alvaro y Guimarán y D. Pedro Velázquez y yo, donde por ser
bajamar y no poder llegar á la orilla una fragata en que habíamos de ir
todos á las galeras, pasamos á ella D. Alvaro y yo en un barco muy chico
con orden que volviese por el Conservador y por Guimarán, á los cuales,
ó por no haberlos hallado allí, ó no haber vuelto á ella el barco, no
vinieron á nosotros, y paresciéndonos gran vergüenza irnos sin ellos,
los esperamos hartas horas; y en comenzando á crescer el agua, ya cerca
del día, nos allegamos á tierra, y preguntando por ellos nos dijeron que
había gran rato que eran idos, con lo cual nos fuimos, entendiendo que
habían pasado de largo por no habernos hallado en la posta que
estábamos, y así nos amanesció en el camino y reconoscimos que toda el
armada era levada, y la víamos que iba lejos, y mucho más adelante otras
velas que juzgamos ser nuestras naves, y parte eran algunas dellas y la
mayor el armada del turco. Vimos en la posta de las galeras á la que nos
había dejado Juan Andrea, y llegando casi cerca della nos salieron al
encuentro Guimarán y el Conservador en un barquillo, y nos dijeron que
las velas que juzgábamos ser nuestras naves era el armada enemiga, la
cual revolvía sobre la nuestra, que iba bien descuidada, á lo que yo
puedo juzgar de toparse con ella, pues si esto se pensara, se hubiera
abrazado con las naves ó pasado por el Canal de los Querquenes, como
dice un piloto maltés de la religión de San Juan, que se llama Tomé, que
lo aconsejó; de manera que no reprobando ni loando el consejo que en la
mar tuvieron, porque si se fundó en la relación del renegado, el suceso
fué vario, con el cual el pueblo siempre tiene cuenta. Como quiera que
sea, digo, que por suerte ó por cualquiera otra cosa que fuese, yo no me
hallé en él, ni pasó más ni menos de lo que he dicho. Y tornó á decir
que si por D. Alvaro no hubiesen pasado los trabajos que han pasado, que
me maravillaría mucho de que no se le acordase cómo pasó este negocio,
pues lo supo de muchos y de mí, y solía tener buena memoria. Es bien que
se entienda que ni por partirse á la hora que vino Copones, ni mucho
antes ni después, nuestras galeras dejaban de topar los enemigos, porque
las llevaban por proa; y si habían de pasar sin ser vistas por aquel
camino que determinaron y no por el Canal de los Querquenes, había de
ser de noche, como partieron, y según paresce, por un griego levante que
se levantó algo furioso, me paresce que dieron fondo aquella noche y
estuvieron surtas dos ó tres horas entre el armada turquesca y tierra,
de manera que no se excusaba la destinada pérdida, y fuera mayor, porque
al amanescer se hallara más cerca de los enemigos, para no poderse
escapar las que vinieron á Sicilia, y más lejos del fuerte, para
salvarse por entonces las que vinieron á él. Por donde yo juzgo que no
fué sin misterio las causas que hubo á no embarcarme, por lo que á mi
persona toca, y querer nuestro Señor, por cumplir mi obligación, no sólo
que no me perdiese, pero que no me mojase el pie, pues no se pudo juzgar
entonces cuál fuese más segura, la mar ó la tierra; pues si lo era la
tierra, no embarcara mi hijo, y si la mar, el quedarme en tierra fué por
hacer lo que debía. Así que reconoscido muy bien la vuelta que habían
tomado nuestras galeras y la caza que les daban los turcos, y que
algunas venían á dar en tierra, recogimos los esquifes que tras mí iban
con los tudescos y otras gentes á embarcarse, nos volvimos al fuerte.

14. _D. Álvaro de Sande._--El Duque vino en tierra y despachó todo lo
que tenía que tratar con el rey de Caruán, que era poco. Ordenó al
gobernador del fuerte lo que con el jeque había de hacer, é todas las
otras cosas convinientes á la guarda y conservación de la isla, y dos
horas antes del día se embarcó en una fragata é yo con él, para ir en la
galera que se había ordenado que quedase allí para tomarle, que estaba á
cargo del Comendador Guimarán, el cual estuvo esperando casi hasta el
día, y él había pasado á su galera sin haber visto al Duque por la
escuridad de la noche. Con la claridad del día el Duque mandó que la
fragata fuese la vuelta de la galera, é bien fuera de pensar que las
demás estuviesen donde las halló, porque lo habían acordado, que como
digo era salir de los Secos; y como el día fué claro, descubrimos el
armada turquesca é volvimos al fuerte.

15. Visto que nuestra armada era rota y desbaratada y que toda la gente
de las galeras que habían encallado, y las que habían venido á la vuelta
del castillo, se echaban á la mar é venían nadando, quién con barril,
quién con pavés y quién á fuerza de brazos, y que cada uno se daba
priesa á tomar tierra á lo menos cerca, creyendo que los moros que
parescían en la marina, que no eran pocos, eran amigos; pero como vieron
el armada turquesca victoriosa, y que para disculparse de lo que habían
jurado pocos días había, que era vasallaje y fedelidad á V. M., era bien
poner las manos en los cristianos, lo comenzaron á hacer de manera que
fué menester que el Duque me mandase que fuese con gente á socorrer á
los que venían á salvarse á tierra. Fué gran número de gente la que se
recogió y de diversas naciones y estados. Visto por el Duque una cosa
tan impensada, como era ver perdida nuestra armada, envió á decir al
jeque de la isla y al rey de Caruán el ruín suceso y á esforzarlos á
estar de buen ánimo; pero como vieron ellos el armada desbaratada y
conoscieron los ánimos de los moros, pusiéronse en salvo, é lo mismo
hizo el tío del rey de Túnez, con quien el Duque les había enviado á
hablar.

16. Juan Andrea, habiendo dado en los Secos con su galera, se recogió al
fuerte y dijo al Duque que él se quería ir en una fragata á Sicilia á
recoger las galeras que se habían salvado y á dar orden como se armasen
otras tres que en Sicilia y Malta habían quedado, y asimismo dijo al
Duque que él hiciese lo propio, porque pudiese poner recaudo en las
plazas y fuerzas de Sicilia que quedaban tan sin gente y desproveídas.
Mandónos el Duque á D. Pedro de Urríes y al Comendador Guimarán y á
otros que nos juntásemos á tratar de lo que nos parescía que se debía
hacer. El mío fué que el Duque había de hacer lo que Juan Andrea le
aconsejaba, porque su persona no era tan necesaria en aquel fuerte
cuanto en Sicilia. Dijo el Duque que no se le diese consejo teniendo
respecto á su salud, sino á su honra y á lo que convenía al servicio de
V. M.; y como todos fueron del propio parescer, se decidió á hacerlo,
diciéndome á mí que me pusiese á puncto para irme con él, pues quedaba
allí el Maestre de campo Barahona, que era soldado que daría en todo
buen recaudo, y que quedaban otros que le ayudarían.

Respondí que no obstante que en Barahona había las partes que S. E.
decía, y en mí no más obligación de quedar allí de la que tenían los
que iban con él, que porque veía que para gobernar la gente que allí
quedaba, por respecto de la mucha que se había salvado de las galeras, y
ser de diferentes naciones y calidades, era menester persona de mayor
cargo que el dicho Barahona, y que para ello yo ofrecía la mía é quería
quedar en aquel fuerte, para que en los reinos de Sicilia y Nápoles se
pudiesen proveer é reparar del peligro en que estaban, ansí por estar
desproveídos de gente, como por lo que podía el armada hacer yendo tan
victoriosa é poderosa, é que me parescía que ninguno podría hacer esto
mejor que yo, é que así para ello hacía elección de mí propio y
suplicaba á S. E. lo tuviese por bien, y también porque el agua y las
demás vituallas eran pocas y era menester desde luego mandarlas dar con
gran orden, especialmente el agua, que como digo era muy poca, y
acabada, se acababa la empresa á los turcos, é que entendía bien cuán á
peligro de perderme quedaba, é que para no serlo hallaba uno de tres
remedios, y eran: ó que los turcos por abreviar su empresa diesen una
gruesa batería y asalto, ó que nuestro Señor nos socorriese con unos
turbiones de agua que en verano suele haber en Berbería, ó que V. M. nos
mandase socorrer, que, cierto, sola la fama de que se juntaban galeras
en Sicilia ó Malta bastara á hacer que los turcos se alargaran de la
empresa, ó la abreviaran procurando tomarnos por fuerza y no por asedio,
porque por tener la gente en tierra tenían las galeras desarmadas, y la
parte donde ellos tenían su armada, eran secanos, y tan lejos de
tierra, que con mucha dificultad un esquife de galera podía hacer más de
dos viajes en un día; y si tuvieran nueva que se junctaban algunas
galeras, les era fuerza, por guardar las suyas, embarcar la gente y
tenerla en el armada, por la dificultad que, como digo, había de poderla
embarcar brevemente y dejarnos á los del fuerte desembarazados, y para
esto bastaban 30 ó 40 galeras, porque no embarcados, les podían tomar y
quemar su armada, é queriéndola guardar nos dejaban en la isla libres, y
siempre tuve esperanza que se haría, por no ser muy difícil, y que no
embargante que entendía que me podían faltar cualquiera destas cosas, ó
todas, yo quedaba allí por entretener aquel cuerpo muerto, que por tal
se podía juzgar habiendo asedio, y que en esto quería hacer servicio á
V. M., no poniéndoseme adelante ni mirando otro particular que éste, y
también que no quisiese Dios que yo me salvase viendo quedar perdidos
los que me habían sido compañeros en aquella jornada, y algunos dellos
en otras muchas, y que S. E. fuese cierto que si los enemigos me
quisiesen tomar por asedio, no podía dejar de perderme; pero que le
prometía que cuando á estos términos llegase, y el agua me faltase,
saldría á perderme dando la batalla, y que hasta esta extremidad yo
procuraría entretener el fuerte é los turcos en aquella empresa, como
después hice lo uno y lo otro. El Duque, oídas las razones que para
quedar allí le había dado, túvolo por bien, y con la comodidad que
tuvo, que fué harto peligrosa, se fué en Sicilia, donde nuestro Señor
fué servido que llegase á salvamento.

16. _El Duque._--D. Alvaro quiso quedar en el fuerte, como dice; pero no
quedó tan desesperado de defenderse, y las vituallas y municiones fueron
en demasiado número, y no siendo socorrido, de necesidad se había de
perder por falta de agua, teniéndose dentro la gente que salió de las
galeras, á lo menos la inútil; y esto se ve claro, pues nunca se perdió
por fuerza, sino por desfallescer las fuerzas á la gente que estaba
dentro, que, como demasiada, se bebió el agua antes de tiempo, y no
tanto antes que no se tuviesen tres meses.

Sobre lo que después sucedió hasta la pérdida del fuerte, porque no sé
cosa sino de oídas, no me paresce apunctar ni tractar aquí dello.

17. _D. Álvaro de Sande._--Dicen algunos que la salida que hice la
última noche fuera mejor hacerla cuando los turcos desembarcaron, que
éramos más, y más enteros y fuertes podíamos pelear con ellos con 2 ó
3.000 hombres ó más: éstos hablan como mal pláticos ó mal informados, ó
demasiadamente apasionados, porque allende de que mi intento principal
fuese entretener allí el armada, y sólo este particular me había hecho
quedar allí, por las causas dichas, no había de salir temerariamente á
perder aquella gente y hacer á los enemigos breve su empresa, sin
poderles hacer daño; porque ellos se desembarcaron y alojaron en el
propio alojamiento é fuerte que nuestro campo tuvo después de ganada la
batalla cuando en aquella isla saltamos con el ejército, que ultra de
estar cuatro ó cinco millas del fuerte, estaban ellos no menos fuertes
en él que nosotros en el nuestro, y no sé cómo paresciera ó con qué
razón se podía hacer ir con 2 ó 3.000 hombres que entre buenos y malos
podía sacar, dejando el fuerte desamparado, no solamente á combatir con
12.000 turcos que estaban tan lejos de donde me podía retirar, y en un
alojamiento muy fuerte y atrincheado, con 20 piezas de artillería, pero
con todos los moros, que siendo nosotros 7 ó 8.000 hombres cuando
saltamos en aquella isla, sin ayuda ninguna de turcos nos acometieron á
dar batalla é pelearon de manera que tuvimos la victoria dudosa, y se
habían puesto y alojado á nuestra mano izquierda, y por las espaldas
teníamos los árabes que habían entrado en la isla por orden del Dragut,
que serían 1.500 caballos; é ultra de todas estas dificultades, había
otra que no era menor, y era, para haber yo de acometer á los turcos en
su alojamiento, me era fuerza ir de marina á marina, donde ellos con sus
galeotas, fustas é bergantines me batían por costado; así que de salir á
buscar los enemigos é irlos á combatir á su alojamiento, no podía
suceder sino la pérdida de todos los que saliéramos y de los que
quedaran en el fuerte. Dicen también que después que los turcos se me
llegaron, salí menos veces de las que debiera, y éstos, si se hallaron
allí, se acuerdan mal, ó si no lo estuvieron, están mal informados,
porque ultra de lo que creo yo que ninguna tierra que haya asediada y
combatida ha echado tantas veces gente fuera ni con mejor orden, no se
deben acordar que siempre que la eché volvieron huyendo con pérdida, é
de que una vez que entre las otras, estando los turcos combatiéndonos
las galeras, por disturbarlas y parescerme que se les podía hacer algún
daño en aquella conjunctura, mandé á dos capitanes que con 300 soldados
españoles é italianos saliesen asaltar las trincheas de los enemigos por
la parte del Poniente, é que no solamente lo hicieran, pero que después
de salidos, sin pasar del foso ni hacer ningún efecto, se volvieron al
fuerte huyendo, y de que muchos que la quise echar, teniéndola á puncto
é para salir, se iban las propias centinelas á dar aviso á los turcos; y
también se les debe de haber olvidado que se me fueron á los turcos más
de 1.000 hombres, de su propia voluntad, así por la mucha sed como por
flaqueza de ánimo, é que no había hora ninguna de las del día ó noche
que los enemigos no supiesen ni fuesen avisados de los nuestros propios
de lo que dentro del fuerte se hacía, sin haber bastado remedio ninguno
á que pudiese dejar de ser, buscando los que fueron posibles, porque
para este particular tuve guardia, y porque de la mesma que mandaba
poner se me iban, hice echar un bando que cualquier soldado que matase ó
prendiese al fugitivo se le darían seis escudos al que le trujese vivo y
cuatro al que le matase, y esto se observó y cumplió; y mandé hacer
justicia de muchos que se huían, sin haber perdonado á ninguno. Las
necesidades que allí se pasaron fueron con extremo grandes, las cuales
no quiero tractar aquí todas, porque sé que V. M. está informado
dellas; pero diré algunas del agua salada dulce. Comiéronse los caballos
y otros animales, repartiéndolos por raciones, y hubo algunos, y no es
manera de decir, que comieron hígados de turcos; y se vió vender una
gallina en 14 ducados, y muchas cabezas de cebollas, que llevó una
fragata que fué con unos despachos de Sicilia, á ducado cada una, y cada
cabeza de ajos un real, y á este respecto, y otras cosas que llevó. El
pan se amasaba con agua salada; y como la munición era queso y tocino y
otras cosas saladas que apetecían á beber y la ración de agua era
limitadísima, se entretuvo la gente por temor de la sal muchos días con
garbanzos y algún bizcocho que se les daba y dió, y muchos murieron de
sola sed, y eran los caniculares y en Berbería: trabajaba la gente toda
la noche y peleaba el día sin tener ningún reposo. En ninguna parte se
peleó donde no me hallase: defendí por mi persona y con pocos amigos el
bestión de Gonzaga, abandonado de los que lo guardaban, dándole el
asalto por un fuego que tomó un barril de pólvora: fuí allí herido en
una mano é matáronme delante de los ojos al Capitán D. Hierónimo de
Sande, mi sobrino, é otros amigos é muchas personas.

18. Había ochenta y un días que el armada estaba allí, y viendo que ya
me faltaba el agua y no la había para poder dar más ración que dos ó
tres días, determiné de salir á dar la batalla, como lo había propuesto
desde el principio, y ansí, dejando la parte por donde más fácilmente y
sin peligro de ser sentido podría salirme, paresció mandar abrir una
puerta que estaba tapiada á la parte de la marina y sacar por allí la
gente, porque bajando la mar había harta plaza para ponerla junta, y en
aquella parte no hacían centinela los turcos, y por todas las otras
partes las tenían pegadas con el fuerte y era imposible salir un hombre
sin que fuese sentido, y dí orden que seis capitanes de todas naciones
tomasen la vanguardia con 300 soldados, é que yo con la demás gente é
capitanes é hombres particulares, que serían otros tantos, los seguiría,
dejando algunos capitanes á la retaguardia con orden que hiciesen
caminar adelante la gente y degollasen á todos los que se retirasen, y á
mí el primero si lo hiciese, porque aquella salida no era para volver al
fuerte sin victoria, y esto, poniéndome yo á una parte de la puerta y á
la otra Maroto, Sargento mayor de la infantería española de Nápoles, lo
estuvimos diciendo á toda la gente que salía. Ordené que la vanguardia
acometiese y caminase derecho á las tiendas donde decían que alojaba el
Bajá y Dragut, é que yo iría á una tienda grande que estaba más á la
marina, donde los turcos hacían guardia á la artillería, é que rota
aquélla me iría á junctar con la vanguardia, é todos en un cuerpo
iríamos ejecutando la victoria degollando toda la gente que hallásemos
hasta el caballero de San Juan, é que tenía por cierto que si
acertábamos á degollar alguna de las cabezas, el campo se retiraría, é
que si no, no se podía dejar de hacer tanto daño en los turcos que no
fuesen forzados á recogerse más de lo que estaban, é darnos lugar para
salir á tomar agua.

19. Estando sacando la gente dos horas antes que amanesciese, é que
estaría del fuerte fuera más que la mitad, fuimos sentidos de los turcos
y tocaron á arma, é por no dar lugar á que se recogiesen, ordené que la
vanguardia partiese, é yo con obra de 60 hombres seguí el camino que
había determinado, dejando atrás los capitanes que arriba digo, así para
que hiciesen á la gente que iba saliendo que me siguiese, como para que
hiciesen lo que tengo dicho, después de salida toda la vanguardia de á
camino por donde le había yo ordenado, é rota la guardia de algunas
trincheas, llegaron á las tiendas donde iban, é yo con la poca gente que
me seguía rompí la guardia de la artillería, y pasando algunas trincheas
para irme á junctar con la vanguardia, estando ya muy adelante, me dió
voces Perucho de Morán Ricardo que dónde iba, que no me seguía nadie, é
que la avanguardia se le iba dando la carga los turcos, y hallándonos
solos el dicho Perucho y el Sargento mayor Maroto, que fueron los que no
me desampararon, y estando irresolutos de lo que podíamos hacer, por ser
imposible tomar el fuerte, por estar ya entre él y nosotros muchos
turcos, el Perucho me dijo que le siguiera, que él me llevaría por parte
que me pudiese salvar en nuestras galeras, é ayudándonos la escuridad de
la noche lo hizo é me llevó á ellas, siguiéndonos algunos turcos, é
peleando con ellos fué herido y preso el dicho Sargento mayor Maroto, y
dél supo el Bajá Piali que yo estaba en las galeras, donde después,
hasta que fuí preso, me dió una recia batería. Matáronme aquella noche
al Capitán Alonso Golfín, que era mi primo hermano, yendo conmigo, y á
otros caballeros muy deudos míos.

20. Como llegué á las galeras, envié un soldado que fuese á nado al
fuerte para que diese aviso que yo estaba allí, y escribí al Contador
Juan del Arcón que hablase á los capitanes y de mi parte les dijese que
yo estaba en las galeras y que les rogaba se entretuviesen sin rendirse
hasta que yo fuese, que lo haría en cresciendo la mar; y aunque es bien
verdad que era imposible tenerse el fuerte y dejarse de perder aquel día
ó el otro á más tardar, tengo con mucha razón queja de algunos capitanes
que, no observando mi orden y sin darme parte, ni á algunos de los
capitanes que estaban en el fuerte, no solamente eligieron y nombraron
por Gobernador para que rindiese el fuerte al Capitán Rodrigo Zapata,
que al presente está en esta corte, y él lo aceptó, pero aun por su
orden, como paresce por unos carteles que el Capitán Juan de Zayas le ha
puesto. Le salieron á rendir el Capitán Juan de Funes y otros, sin
querer esperar lo que yo les quisiese dar, ni hacerme saber ninguna
cosa, estando tan cerca dellos, y por ello el Bajá les dió libertad
gratis, y después vinieron á esta corte y V. M. les hizo merced.

21. Después que fué rendido el fuerte, los turcos fueron á combatir las
galeras en que yo estaba, é como del fuerte no me ayudasen, la gente
dellas desmayó de manera que, echándose casi todos á la mar, no
queriendo pelear, fuí preso sin poder hacer mucha resistencia. Habrá
V. M. entendido sumariamente por esta relación las cosas de la jornada de
Trípol que tocan á mi particular, de los cuales he querido informar á
V. M. por las causas que al principio della digo; é para que entienda que
en ello no hice cosa por la cual merezca reprensión, antes por el haber
quedado en aquel fuerte sin tocarme, con sólo celo de servir á V. M. é
por entretener todo el verano aquella armada que tanto daño pudiera
haber hecho, como lo hizo, me paresce que todos los servicios que hice
al Emperador nuestro señor y he hecho á V. M. no merescen la recompensa
que sólo éste. É así yo venía muy confiado de que V. M. me haría mucha
merced, considerando todo esto, y lo estoy de que informando y
desengañándose de que en las cosas que se me han puesto hay más pasión
que razón, me la hará, y estoy cierto que ningún asedio de tierra ha
habido de muchos años á esta parte donde tanto se haya peleado, y que
con tanta extremidad de necesidad y trabajos se haya entretenido tanto
el enemigo, y así lo hallarán todos los que sin pasión lo quieran mirar
y considerar.

Por tanto, á V. M. humildemente suplico mande hacer información de cómo
es verdad todo lo contenido en ésta mi relación, y nombrar persona para
ello que sea de confianza, para que por ella conste á V. M. ser verdad
todo lo que en ella digo, y lo que algunas personas con dañada intención
y malíbula voluntad de mí han dicho, queriendo inturnar los señalados
servicios que á V. M. he hecho, así en esto como en otras cosas,
maculando mi honra é reputación, ser falsedad muy notoria, en lo cual
recibiré muy particular merced de V. M., é ofrezco á dar la dicha
información ante V. M. ó ante la persona que V. M. nombrare.



EPIGRAMA

DEDICADO Á JUAN ANDREA DORIA[44].


PASQUIN.  Marfodio, tuto vegno spaventato
          e non so si en le spalle sto ferito.

MARFODIO. ¿Del traditor Paschin forse ay fugito?

PASQUIN.  Non, ma di buona voglia ritirato.

MARFODIO. ¿Quanti inimici nostri ay ammazzato?

PASQUIN.  Ni un con mano armata, ben coldito,
          perche quel Mondo va tuto smarrito
          per le prodese che con luy e fato.

MARFODIO. Non dico questo, ferma per Dio il passo,
          che anchora par che di paura fugi
          e di me perche voltasti il fianco.

PASQUIN.  Diro il vero fugir mi fe yl fracazo
          li tiri, le bombarde li archibugi
          ma sopra tute cose un moro bianco.

    [Nota 44: Bibl. Nac., _M-375_. Obras de diversos recopiladas por
    D. Pedro de Rojas, 1582.]



ANTONIO PÉREZ

EN INGLATERRA Y FRANCIA

(1591-1612)


Por muchos años el libro de _Relaciones, memoriales y cartas de Rafael
Peregrino_, escrito con suma habilidad por el Secretario de Estado que
fué de Felipe II para vindicarse de las acusaciones de los tribunales y
darse por víctima paciente de injustas persecuciones, ejemplo lastimoso
de la crueldad del sino, ha servido al juicio de su persona, andando de
mano en mano impreso en todas las lenguas y en multiplicadas ediciones,
no por apología hecha de puño propio, parafraseada y puesta en la
trompeta de la fama por el autor mismo, antes por _Retrato al vivo del
natural de la fortuna de Antonio Pérez_, como título que aplicó más
tarde al libro, ya que pasaba sin objeción ni respuesta.

Siglos adelante vino á dársela, hasta cierto punto, el Sr. D. Salvador
Bermúdez de Castro. Persuadido de que en las _Relaciones_ «la verdad se
halla frecuentemente alterada, el sentido histórico camina forzado á un
fin, y son, más bien que narración imparcial, alegato jurídico en propia
defensa,» acometió el estudio del personaje acopiando materiales de la
época que le dió notoriedad desdichada, y bosquejó otro retrato[45] en
que, si por algo asoma la pasión humana, se ve influída de la
conmiseración que no dejan nunca de despertar en almas generosas los
grandes infortunios.

    [Nota 45: _Antonio Pérez, Secretario de Estado del Rey Felipe II.
    Estudios históricos_ por D. Salvador Bermúdez de Castro: Madrid,
    1841. En 8.º, 409 páginas, incluso el Apéndice de documentos
    inéditos.]

Con ser mucho el mérito del cuadro, tiene aún algún otro defecto,
notado, dicho sea en verdad, donde la facilidad de comunicaciones
consentía la disposición de elementos que no estaban al alcance del
primer investigador. El Sr. Bermúdez de Castro no sabía que ya desde el
siglo anterior circulaban en Inglaterra importantes documentos de la
historia de Antonio Pérez; las cartas confidenciales que había dirigido
al Conde de Essex, conservadas entre los papeles reservados de Antonio
Bacon[46]. No pudo tampoco haber á las manos la correspondencia oficial
de los embajadores de España en Francia, sustraída del Archivo de
Simancas; y como hallara en la marcha de los sucesos lagunas
infranqueables, buscó en el criterio vehículo con que pasarlas; recurso
criticado por M. Mignet, al advertir que los pormenores, á su parecer de
pura invención, amenguan el valor y la autoridad de tan buen trabajo.

    [Nota 46: Se publicaron en la obra titulada _Memoirs of the reign of
    Queen Elisabeth, particularly illustrated from the original papers
    of Anthony Bacon, and others manuscripts never before published_,
    by Thomas Birch: London, 1754. En 4.º Actualmente se hallan los
    documentos originales en el Museo británico.]

No son, sin embargo, de fantasía todos esos pormenores: bastantes de
ellos se encuentran, en una ú otra forma, en las cartas familiares de
Antonio Pérez, dando ocasión, cuando más, á la conjetura de haberles
prestado fe _por familiares_, el mismo que desconfiaba de la veracidad
de las _Relaciones_. Es fácil la comprobación, ya que la Colección de
las _Cartas_, por rara, fué incluída en el _Epistolario español_ que
ordenó D. Eugenio de Ochoa[47].

    [Nota 47: _Biblioteca de Autores españoles de Rivadeneyra.
    Epistolario español ordenado por D. Eugenio de Ochoa. Cartas de
    Antonio Pérez._ Tomo I: Madrid, 1850.]

El citado Académico francés M. Mignet, teniendo por base el estudio de
Bermúdez de Castro, dispuso además del contingente de papeles
conservados en los Archivos de París, que son muchos, contándose los
referidos que pertenecieron al de Simancas y los de la Colección
importante llamada de Llorente, llevados á Francia por el autor de la
_Historia crítica de la Inquisición_, secretario que fué del Supremo
Tribunal de la misma. Tuvo igualmente á su disposición la
correspondencia encontrada en Flandes por el hispanófilo M. Gachard, y,
por último, el registro del _State paper office_ de Londres; valiosos
recursos en manos de quien sabía utilizarlos con maestría.

El nuevo libro que dió á la estampa, tres años después que el de
Bermúdez de Castro[48], es aceptado por la crítica cual _retrato
verdadero_. Ha de ser permitido pensar, no obstante, que pudiera ser más
acabada la pintura. Sea porque los artistas se satisfacen más de las
obras á grandes rasgos; sea porque también en el ánimo del historiador
extranjero vibró la cuerda simpática de la piedad, parando mientes en la
inmensa desventura del expatriado, las sombras de la figura que presenta
están desvanecidas ó atenuadas. Es Antonio Pérez sin género de duda; es,
en conjunto, el privado de Felipe II, tal cual debe de estar en la
historia universal: no es todavía el de la historia de España, más
severa en el juicio, más obligada á discernir los motivos en que lo
sustente.

    [Nota 48: _Antonio Pérez et Philippe II_, por M. Mignet: París,
    1845. 8.º Se han publicado otras cuatro ediciones: la última del año
    1881.]

Con posterioridad al libro de M. Mignet se han hecho en nuestro país
investigaciones que van aportando más y más claridad á los sucesos del
reinado de Felipe II (como á los otros), á medida que se desarrollan las
colecciones de documentos inéditos. En no pocos de los que han servido á
los estudios especiales; en el de _La Princesa de Eboli_, de D. Gaspar
Muro, por ejemplo, hay piezas indispensables á la biografía ó historia
definitiva de Antonio Pérez.

Algunas más, conocidas y aprovechadas por M. Mignet, mencionadas
igualmente por el P. Le Long en la _Bibliothèque historique de la
France_, dió á luz M. A. Morel Fatio al formar, con otros manuscritos
interesantes de la Biblioteca Nacional de París, el tomo que tituló
_España en los siglos XVI y XVII_[49]. Los relativos á Antonio Pérez
son 57 cartas: las siete incluídas en la serie dada á la prensa en vida
de su autor, aunque limadas y compuestas con aquel cuidado que el
ex-secretario de D. Felipe ponía en lo que había de andar á vista de
todos; las 50 íntimas, en casi totalidad dirigidas al Condestable de
Francia, Duque de Montmorenci, ó á su secretario. La circunstancia de
estar todas éstas juntas en un volumen, encabezadas por cédula que el
Rey Felipe II envió al Condestable anterior, ofrece presunción de haber
sido sacadas del Archivo particular de la casa, al formar Béthune la
Colección de documentos relativos al reinado de Enrique IV, en la que
tiene el volumen el número 3.652.

    [Nota 49: _L'Espagne au XVI et au XVII siècle_: Heilbronn, 1878.]

M. Morel Fatio ha compuesto con ellas capítulo de su libro[50],
emitiendo el juicio que de Antonio Pérez su autor tenía formado, sin que
lo modifique la penosa impresión de las declaraciones que hace. «Las
peticiones de favor y dinero al Rey; las protestas de adhesión dictadas
por el hambre; las adulaciones bien pensadas en objeto y precio, no
inspiran, dice, más que conmiseración. Si no puede estimarse del mismo
modo la práctica de sacar partido de los secretos de Estado, no por ello
debe juzgársele con demasiada severidad, porque el sentimiento harto
complejo que definimos por la palabra _patriotismo_, no había nacido en
el siglo XVI. No solamente el suelo, la raza, la nacionalidad, el medio,
no representaban en aquella época lo que hoy representan, sino que el
afecto á la patria se confundía entonces y aun se resumía en muchos
conceptos, en el de la persona del soberano. El proceder de Felipe II no
era de naturaleza para fortificar en su Ministro ese patriotismo
personal. Perseguido en tierra extranjera, Pérez se consideraba
desligado del juramento de fidelidad. Socorrido y protegido por Enrique
IV, se creía obligado, como en efecto lo estaba, á conducirse como
verdadero vasallo de éste, aun cuando las circunstancias del compromiso
que le ligaba al Rey de Francia tuvieran la consecuencia de ir
directamente contra los intereses de su antigua patria. Se cometería,
pues, un anacronismo calificando de traición la conducta política de
Pérez después de su salida de España. Permitido es lamentar que hombre
de tan notable inteligencia se viera llevado por la fuerza de los
acaecimientos á emplearla en beneficio de los enemigos de su país;
mas no hay razón con que condenarle en absoluto, porque no tenía
conciencia de los deberes que ni comprendían ni practicaban sus
contemporáneos[51].»

    [Nota 50: _Lettres d'Antonio Perez ecrits pendant son sejour en
    Angleterre et en France_, páginas 257 á 314.]

    [Nota 51: Morel Fatio, _loc. cit._, pág. 263.]

El contemporáneo Gregorio Letti hizo estudio especial del patriotismo en
España[52], que no abona semejantes consideraciones, sugeridas, bien se
ve, por el mismo espíritu de compasiva benevolencia que blandeaba en
Bermúdez de Castro y en M. Mignet la dureza del sentimiento de
justicia, á favor del atractivo que mantienen los escritos de aquel
maestro en las artes de la seducción y del artificio; acaso también por
influencia inadvertida de ideas en paralelo.

    [Nota 52: En la _Vita di D. Pietro Giron, Duca d'Ossuna._]

Contemporáneos de Antonio Pérez impuestos en sus más secretos manejos,
familiarizados con su conversación y confidencia, enemigos declarados de
España y de su Rey, le juzgaron de otro modo. ¿Daremos crédito, con
preferencia á las declaraciones de los antiguos, á la crítica más
ilustrada de los modernos, ó habrá todavía que dejar la decisión á
tribunal de _Más Señores_?

La prudencia no es opuesta á revista de autos; no vagará, no, la
exposición más completa, eslabonando por antecedentes las cartas de la
Colección Béthune (copiadas nuevamente de los originales con su misma
puntuación y ortografía), con las de la Colección Birch[53]; agregando
tal cual papel inédito; citando de los conocidos los precisos al
esclarecimiento tan sólo de lo que hizo Antonio Pérez fuera de España.

Manos á la obra.

    [Nota 53: En las _Memoirs of the reign of Queen Elisabeth_, antes
    citadas.]


I.

Vencida la insurrección de Aragón, andaba oculto por la frontera de
Francia Antonio Pérez, «como perro de fidelidad natural, que apaleado y
mal tratado de su señor ó de los de su casa, no sabe apartarse de sus
paredes[54].» Esperaba todavía que abriera Dios los ojos del
entendimiento á quien podía remediar su situación; pero en tanto se
aproximaban al último retiro de Sallent los soldados del ejército real,
que se tendrían por afortunados poniéndole la mano encima.

Decidido á franquear los Pirineos por recurso único de salvación,
despachó á su amigo Gil de Mesa con carta fechada á 18 de noviembre de
1591, en que pedía asilo y protección á Catalina de Borbón, hermana de
Enrique IV, en términos discretamente dirigidos á mover juntamente la
piedad y el interés de la Princesa de Bearn[55], y á medida de los
deseos y las necesidades del momento, respondió la política tanto como
la compasión á la demanda[56], brindándole acogida en Pau.

    [Nota 54: _Relaciones_, pág. 163. Edición de Ginebra, 1644. La misma
    de las citas de M. Mignet.]

    [Nota 55: La primera carta de la Colección Ochoa.]

    [Nota 56: _Relaciones_, páginas 167, 168.]

Allí se fraguó inmediatamente el intento de una invasión francesa que
atizara la llama de la guerra de Aragón, yendo á vanguardia Gil de Mesa,
Manuel Don Lope, los otros amigos y compañeros del emigrado, ya que él
de su persona no fuera de ayuda, por ser hombre delicado[57], ó más
propiamente dicho, por no ser hombre de armas tomar. La empresa fracasó,
volviendo á pasar los montes, desbaratados y corridos, los invasores,
con desencanto primero del instigador, consentido días antes hasta el
punto de responder con altivez y amenazar[58] á las insinuaciones
oficiosas de someterse á la autoridad de aquel amo de que se decía perro
fiel, apaleado.

    [Nota 57: _Relaciones_, páginas 167, 168.]

    [Nota 58: Colección Llorente. Cartas citadas por M. Mignet.]

Pensó M. Mignet que desconcertado el Rey Felipe II en la venganza con la
huída de Pérez; temeroso del mal que con la revelación de los secretos
de Estado fuera capaz de hacerle, procuró volviera á España con engaño,
fin de las referidas indicaciones; y ya que no lo consiguiera, intentó
matarlo, ganando á las personas menos sospechosas á su natural
suspicacia, como eran el genovés Mayorini, compañero de evasión, y el
aragonés Gaspar Burces, también fugitivo[59]. El literato francés se
fundaba en el dicho del mismo Pérez[60] y en algún precedente de
ofertas hechas para su captura cuando estuvo en Sallent[61], no
recordando, sin duda, otros de más importancia.

    [Nota 59: M. Mignet, _Antonio Pérez_. Edición de 1881, páginas 314 á
    317.]

    [Nota 60: _Relaciones_, páginas 169 á 173.]

    [Nota 61: Llorente, _Histoire critique de l'Inquisition_, tomo III,
    página 347.]

Sentenciado en rebeldía Antonio Pérez, el Capitán general de Aragón,
D. Alonso de Vargas, dió pregón en Zaragoza ofreciendo 6.000 ducados por
su persona, según uso jurídico que hoy todavía practica la culta
Inglaterra. La suma era más que suficiente para despertar la codicia de
aquéllos que en cualquier época y ocasión, desde la de Judas, hallan
buena la ganancia en mercadería de sangre ajena. Tal creyó Bermúdez de
Castro[62], y de creer es que Gaspar Burces, como cualquiera otro de los
que amagaron á la vida del prófugo, obedecían al interés del lucro
combinado con el de hacerse perdonar delitos propios, mientras que la
credulidad resiste cuentos como el de _la hermosaza_, _galanaza_,
_gentilaza_, _muy dama_, que, perdida de amor, vino á confesar á Pérez
la celada que le tendían[63], ó los más cautelosos en que atribuye el
interesado á D. Juan de Idiáquez y al Rey los intentos de borrarle de
la lista de los vivos, por mayor realce de aquellos relatos de
persecución nunca vista, de infortunios sin igual en _monstruo de la
fortuna_, que le servían de pasaporte y bordón de peregrino. El papel de
avisos enviados al Rey, que ahora sale á luz por vez primera[64],
servirá de esclarecimiento.

    [Nota 62: Bermúdez de Castro, _Antonio Pérez_, pág. 236.]

    [Nota 63: _Relaciones_, pág. 176. Mignet, pág. 313.]

    [Nota 64: Núm. 1.º de los que acompañan á esta investigación, en el
    Apéndice.]

De todos modos, temeroso de asechanzas, en el Bearn, Antonio Pérez[65],
nada tenía que hacer. Su actividad, su espíritu intrigante, su ambición,
y sobre todo el odio en que los otros estímulos se alimentaban,
necesitaba teatro de acción[66], y el examen de la política europea le
indicaba propicio á la satisfacción de la venganza el de Inglaterra.
Tomó, pues, desde luego el plan de ensayarlo[67], no sin aprovechar el
tránsito por Francia, porque el monarca Enrique IV, aunque de momento
tuviera harto que hacer con la Liga, tanto como Isabel de Inglaterra era
adversario tenaz de la política y del poder de Felipe II.

    [Nota 65: El mismo documento.]

    [Nota 66: Mignet, pág. 320.]

    [Nota 67: Documento citado, núm. 1.º]

Preparado el terreno por medio de carta fechada en Pau el 9 de diciembre
de 1591 y relación de los inconmensurables infortunios[68], acompañando
á la Princesa Catalina fué á encontrar al Rey en Tours, logrando largas
entrevistas, auxilio pecuniario y la aquiescencia de los proyectos que
iba madurando, por objetivo de intento. Enrique IV comprendió al punto
la utilidad que le reportarían gestiones encaminadas á dar unidad é
impulso á cualquier empresa contra España; recibiéndole, pues, desde
luego á su servicio, como maestro de lengua española[69], tomó á cargo
el viático hasta Londres, haciéndole acompañar por el Sr. Vidasme de
Chartres, portador de carta autógrafa en que hacía á la Reina Isabel
recomendación expresiva en punto á lo que podía prometerse de las
revelaciones del ex-Ministro, utilizadas las cuales en lo que conviniera
á sus intereses, pedía le despachara para emplearlo él con utilidad de
las dos coronas[70].

    [Nota 68: Colección Ochoa.]

    [Nota 69: Colección Ochoa, parte I, carta IV.]

    [Nota 70: _State paper office_: London. Reproducida por M. Mignet,
    página 321.]

Pérez, independientemente, había despachado por sí al precursor ó
heraldo de siempre, Gil de Mesa, con otra carta á la Reina Isabel,
repetición de los doloridos ayes de la persecución y la desventura,
petición de amparo y deseo encarecido de servirla[71].

    [Nota 71: Colección Ochoa, parte I, carta III.]

La primera noticia de la estancia en Inglaterra es la que da Bacon, de
haberle visitado el Conde de Essex en Simbury; de allí se trasladó á
Londres, alojándose en el palacio del mismo Conde, mientras se buscaba
la habitación que ocupó luego en casa del Maestrescuela de San
Pablo[72].

    [Nota 72: Birch, _Memoirs_, tomo I.]

Poco tiempo necesitó la penetración del ex-Secretario de Estado para
darse cuenta exacta de la política del reino, oyendo á uno de los que
más la influían. El Conde de Essex, joven, impetuoso, popular, favorito
de la Reina Isabel, en asuntos de gobierno tenía balanceada la
influencia por la circunspección de los Consejos del lord Tesorero
Cecil, barón de Burghley, antiguo y experimentado Ministro. Mientras el
primero, deseoso de fama, procuraba el principio de una campaña ofensiva
contra Felipe II, en estrecha unión con Francia, Cecil quería medir la
asistencia que se diera á Enrique IV, por las ventajas positivas que
produjera á cambio; y como precisamente por entonces, casi vencida la
Liga, había abjurado el Príncipe de Bearne, aspirando á concluir con la
conquista de la opinión lo que no había logrado del todo con las
conquistas de las armas, Burghley pensaba no haber razón que aconsejara
otros procedimientos que los apropiados á entretener la guerra en
Francia y en los Países Bajos, alejándola de Inglaterra.

La Reina se inclinaba decididamente á la política del Ministro, así por
la confianza que le merecía su saber, por tanto tiempo acreditado, como
por responder de momento á las condiciones de prudencia, circunspección
y economía de carácter propio. Antonio Pérez no tenía, pues, que
vacilar: el interés de Enrique IV, á quien ya servía; el que el rencor
le hacía mirar como personal suyo, estaban al lado del Conde ambicioso y
decidido.

Puesto el empeño en granjearse la amistad y el concepto del magnate, por
aquellos resortes flacos del corazón humano, fué dando interés á las
entrevistas frecuentes y largas que á solas tuvieron en el palacio de
Walsingham[73], hasta desarrollar por completo el plan que, hiriendo de
muerte al Monarca católico, procuraría al caudillo británico gloria
inmarcesible y cuantiosa riqueza[74].

    [Nota 73: Birch, tomo I, páginas 140 á 143.]

    [Nota 74: Idem.--Forneron, _Histoire de Philippe II_: París, 1882,
    tomo IV, pág. 265.]

Felipe II no había querido entender nunca que «el Príncipe que fuere
señor de la mar, será monarca y dueño de la tierra;» tenía en abandono
y sin defensa los puertos; flacas y necesitadas de todo las armadas,
incapaces por el número de cubrir el vasto imperio de las Indias
Orientales y Occidentales, y de asegurar la venida de los tesoros en que
consistía el secreto de su poder. El día que los tesoros faltaran,
faltaría necesariamente el nervio de la guerra: á impedir la llegada,
apoderándose de ellos, había de dirigirse, por consiguiente, el cálculo
del enemigo inteligente y activo, sin perjuicio de cualquier diversión
preparatoria de un golpe bien dirigido á la reputación del poderío.
Tanto más sensible y ruidoso sería este golpe, cuanto se aproximara más
al centro de los estados del Rey; cuando se diera en una de las ciudades
de la Península española, y la de Cádiz entre todas ofrecía
probabilidad; seguridad, podía decir, de éxito cumplido.

Ni Pérez carecía de elocuencia con que hacer de este discurso semilla
fructífera, ni le faltaban en toda especie datos estadísticos con que
mostrar la perspectiva de la cosecha. El Conde le fué escuchando con
agrado; acabó por aceptar completamente las ideas, estimándole oráculo
en negocios de España[75], y á seguida las insinuó en la corte,
manteniéndolas frente á la oposición de Burghley á empresas de
aventura.

    [Nota 75: Birch, obra citada.]

Con no ser nada escrupulosa la Reina Isabel, sentía repulsión por un
hombre que de tal manera se servía de los secretos de su amo: no había
sido bastante la carta autógrafa de Enrique IV para acordarle audiencia,
ni se la había dado el Lord tesorero, teniéndolo desde un principio,
naturalmente, por enemigo político y antipático agente, bien que no
desconocía ser muy capaz para su intento[76]. La insistencia del
favorito Conde alcanzó, no obstante, que franqueara Pérez las puertas
del palacio real, favor seguido de pensión anual de 130 libras[77],
dejando al tacto y la imaginación del insinuante emigrado mostrar su
reconocimiento y hacerse agradable á Isabel con la relación de aventuras
galantes y cuentos de la corte de España[78].

    [Nota 76: _A knave for his labour_. Birch, pág. 140.]

    [Nota 77: Birch, tomo I, pág. 193.]

    [Nota 78: Idem id.]

Así referidos en los documentos del archivo de Bacon los primeros pasos
de Antonio Pérez en Londres, debe rectificarse la relación que de los
mismos hizo Bermúdez de Castro. Por principio consigna este escritor que
Pérez se negó en París á admitir la pensión que le ofrecía Enrique IV;
que pasando á Londres rehusó igualmente, sin vacilar, la que la Reina
deseaba asignarle al dispensar señalado y obsequioso recibimiento á su
persona, asegurando que, aunque dispuesto á servir á tan generosa
protectora, conservaba esperanzas de arreglar en España sus negocios, y
no quería recayera en sus hijos la pena señalada por las leyes á los
pensionados de Reyes extranjeros sin licencia del propio.

Antonio Pérez ocultó por conveniencia la verdad del caso; al Rey de
Francia escribió «que le engañaban los que decían que gozaba pensión ni
socorro de un franco de Rey ni Reina desde que salió de España, sino del
pan que había comido de S. M. y de Madama su hermana. En el tiempo de
Inglaterra, de la liberalidad del Conde de Essex había vivido[79].»
Bermúdez de Castro lo creyó al pie de la letra, pues añade que, en vista
de sus razones, mandó Isabel al Conde de Essex que le alojase en su
ostentoso palacio, donde gozó de los placeres del favor y la opulencia.

    [Nota 79: Colección Ochoa, parte I, carta XIII.]

Gustaba Isabel (sigue diciendo) de escuchar anécdotas de la corte,
singularmente las de amores de Felipe II. El encanto particular de la
conversación del Ministro, los hábitos y pláticas, con el distintivo de
la elegancia, prestaban nuevo aliciente de curiosidad á los secretos
que poseía.[80]

Un tanto amengua luego tan brillante situación, contando cómo las damas
de Isabel le motejaban de traidor á su patria y á su señor con
manifestaciones de desagrado que hubieron de obligar á la Reina á
sincerarse de la acogida que tenía en palacio. «Mylores, dijo en
presencia de sus cortesanos; no os maravilléis de que honre á este
_traidor español_, porque guardo mucha obligación al Sr. Gonzalo Pérez,
su padre[81];» y obligada debía de estar, en efecto, al Secretario de
D. Felipe por las mortificaciones de que le libró reinando su hermana
María, esposa del Príncipe de España.

    [Nota 80: Bermúdez de Castro, pág. 250.]

    [Nota 81: Idem, pág. 257.]

Fuera de la corte no merecía mejor concepto Antonio Pérez. Si los
allegados al Conde de Essex seguían naturalmente el ejemplo del magnate,
los agasajos de uno de ellos, de Francisco Bacón, que le recibía á mesa
y mantel en Twickenham-Park, dieron origen á un testimonio irrecusable.
Lady Bacon escribía á su hijo Antonio estas frases:

«Lástima tengo de vuestro hermano, viendo que le acompaña en casa y en
el coche ese Pérez, sanguinario, vanidoso, profano, dilapidador[82].
Temo que semejante compañía desvíe la bendición del Señor Dios... Un
miserable como él[83] no puede llevar otra mira que vivir á expensas de
Francisco[84].»

    [Nota 82: That bloody Pérez... a proud, profane, costly fellow.]

    [Nota 83: Such wretches as hi is.]

    [Nota 84: Birch, tomo I, pág. 143, transcrita por Mignet, páginas
    329, 330. Lady Ann Bacon no era mujer vulgar: puritana influyente
    y literata, que poseía las lenguas griega, latina, italiana y
    francesa, se hizo principalmente notoria por las epístolas, que se
    imprimieron en colección, de la que está tomada la presente.]

Mas nada de esto quitaba al emigrado la satisfacción de ver en vías de
hecho los vengativos proyectos dirigidos contra la patria, ya que no de
otro modo pudiera alcanzar al objeto de la ira que le cegaba. En Walter
Raleigh, en Drake, en Hawkins, en todos aquellos corsarios ansiosos de
botín, tenía que hallar fáciles auxiliares; en el Conde de Essex estaba
asegurado el impulso[85]. Todavía tentaba la fidelidad de los
prisioneros españoles para que sirvieran de guías á las
expediciones[86], y desdichado el que, desechando las insinuaciones,
caía por su cuenta. Por semejante falta había conseguido que le
entregaran á un sargento de los de la Invencible, y teníalo en su casa
sometido al más bárbaro tratamiento sólo por el placer diabólico de
descargar en un español su encono.[87]

    [Nota 85: «El que dirige el Consejo es el Conde de Esez, que tanto
    trato tiene con la Reyna, y éste se gobierna mucho por Antonio
    Pérez.» _Avisos de Inglaterra. Arch. de Simancas. Estado. Flandes_,
    leg. 609. Cit. por Mignet, pág. 328.]

    [Nota 86: «Un soldado aragonés declaró que había estado dos veces
    (en Inglaterra) con Antonio Pérez y con otros dos aragoneses, uno de
    ellos hermano de D. Manuel Don Lope, que le persuadían se quedase
    con ellos y le harían dar una compañía, y no quiso.» _Docum. inéd.
    para la Hist. de Esp._, tomo XXXVI, pág. 332.]

    [Nota 87: Carta de un inglés confidente á D. Bernardino de Mendoza,
    Embajador de España en París, transmitida por éste al Rey: París,
    Arch. Nat., _Papiers de Simancas_, _K-1.598_, correspondiente á los
    años 1594-1596.]

Sin perjuicio de las gestiones activas, escribió por entonces las
_Relaciones_, bajo el nombre de _Rafael Peregrino_, no por ocultar el
suyo, transparente en las aventuras: por procurarle atractivo mayor en
la curiosidad de las gentes. «El libro estaba formado con habilidad y
soltura; es el estilo pesado para nosotros por la afectación continua de
que se reviste y los giros que le adornan; pero en su tiempo era un
modelo: la incesante digresión que rompe el hilo de las narraciones; las
sentencias que, como Tácito, derrama la obra; la abundancia de conceptos
y dulzura de las imágenes, encantaron á los hombres ilustrados[88].»
«Dispuesta con arte magistral la exposición de aventuras, cautivando la
benevolencia y la conmiseración en favor de su persona, hacía más odiosa
la de su ingrato é implacable perseguidor[89].»

    [Nota 88: Bermúdez de Castro.]

    [Nota 89: Mignet, pág. 330.]

Tradujo el libro al latín un español llamado Ciprián[90]; se tradujo
también al holandés[91], como arma política que avivara el sentimiento
de insurrección en las Provincias Unidas[92], destinando al mismo objeto
en Aragón otro libro titulado _Un pedazo de historia de lo sucedido en
Saragosa de Aragón á 24 de septiembre de 1591_. Ambos fueron amparados
por el Conde de Essex, y probablemente á su costa impresos, aunque la
voz pública admitiera por editora á la Reina[93].

    [Nota 90: Birch.]

    [Nota 91: _Cort-Begryp de stucken der geschiedenissen van Antonio
    Perez uit het Spaensch ghetoghen door Joost Byl_: Gravenhaghe, 1594.]

    [Nota 92: Mignet, pág. 331.]

    [Nota 93: «Antonio Pérez está muy estimado entre los del Consejo de
    la Reyna, y tenido por muy grande hombre de Estado, y les ha dado
    en sus demandas mucha satisfacción. Los libros que hizo fueron
    imprimidos á costa de la Reyna y han embiado un gran número dellos
    en Aragón para revolver aquel reyno.» _Avisos de Inglaterra. Arch.
    de Simancas. Estado. Flandes_, leg. 609. Cit. por Mignet, pág. 331.]

Las cartas de remisión con dedicatoria que envió Antonio Pérez á los
principales personajes de Inglaterra, Burghley, Lord Southampton, Lord
Montjoy, Lord Harris, Sir Robert Sidney, Sir Henry Unton, al mismo Conde
de Essex[94], dicen lo satisfecho que había quedado de sus obras, y
desautorizan otro de los conceptos de Bermúdez de Castro que debe
rectificarse.

    [Nota 94: Véanse en la Colección Ochoa.]

Consigna nuestro crítico que desde la llegada á Inglaterra usó Pérez
para cerrar las cartas un anillo romano, en cuya piedra estaba labrada
una virgen vestal con la lámpara encendida sobre la cabeza, y la
inscripción DUM CASTE, LUCEAM, queriendo manifestar de alegórico modo,
que sólo la reserva, la humildad y la modestia podrían libertar de
naufragio á los que, peregrinos como él, vagaban por tierras
extrañas[95]. La declaración es de Pérez mismo[96], y tan incierta como
las más que hacía.

    [Nota 95: Bermúdez de Castro, pág. 254.]

    [Nota 96: _Aphorismos de las Relaciones de Antonio Pérez, Monstruum
    Fortunæ_: París, sin año. 8.º]

Las cartas originales existentes en la Biblioteca Nacional de París,
cuyas copias acompañan á la presente exposición, conservan el sello de
lacre en que distintamente se ve _el laberinto cerrado_ y _el Minotauro
con el dedo en la boca_; emblemas que los señores ingleses atribuyeron
al orgullo y el peligro de sus funestos amores; simbolismo apropiado á
quien hacía del misterio condición utilitaria.

Á juicio de M. Mignet recreció la saña de Felipe II la aparición del
libro de las _Relaciones_, que por toda Europa denunciaba sus perfidias
y crueldades. El vengativo Monarca trató otra vez de deshacerse del
autor por medio de dos irlandeses pagados por el Conde de Fuentes para
matarle: les fueron ocupadas en Londres las cartas acusadoras, y
confesado el intento, sufrieron la última pena[97]. El Rey de España
fracasó igualmente en el empeño de despertar contra el proscripto los
recelos de la corte de Inglaterra[98].

    [Nota 97: Mignet, pág. 331.]

    [Nota 98: Idem, pág. 332.]

El propósito de asesinato hizo realmente mucho ruido por entonces en
Londres: varios historiadores, Birch, el mismo Pérez, lo consignan; pero
es asunto, lo mismo que el de otros intentos contra la vida de Isabel,
que dista mucho de la claridad y de las pruebas que harían falta á una
afirmación cual la hizo M. Mignet. Á los irlandeses se les ocuparon
papeles escritos en cifra en que únicamente aparecía evidente el nombre
de Antonio Pérez: lo que decían no llegó á saberse; las declaraciones de
los presos fueron contradictorias, si bien en el tormento acabaron _por
confesar_ haber sido despachados por el Conde de Fuentes con el fin de
dar muerte al refugiado[99].

    [Nota 99: Bermúdez de Castro, pág. 258.]

La segunda inculpación á Felipe II se apoya en basamento más flaco
todavía: en una carta escrita por el interesado al Conde de Essex[100],
y M. Mignet no paró mientes en que de palabra y por escrito repitió más
adelante en Francia que en la tierra de _Egipto_ (que así nombraba ya á
su patria) _los Faraones_ maquinaban sin cesar contra su crédito; con lo
que se viene á descubrir ser táctica practicada, así para disimulación
del doble juego de sus acciones, como al propósito de mantener en boga
la idea «de los peligros y rugidos con que le cercaba la
persecución[101].»

Así y todo, vivía en Inglaterra lo bastante bien para sentir que los
riesgos por aquella parte se acabaran. Llamado por Enrique IV el mismo
año de 1593, buscó en el mal estado de la salud, por causa de las penas
y los trabajos, excusa de demora[102]; dejó á favor de otros pretextos
que transcurriera todo el año de 1594, oponiendo, á nuevos mandatos
comunicados por el Embajador de Francia[103], protestas de adhesión, por
la que había de ser el Rey Enrique último de sus amores, pensando
descansar y morir á su lado[104], causas ó incidentes que fueron
entreteniendo el tiempo[105], y motivaron la embajada del Sr. Gil de
Mesa, encargado en ocasiones semejantes de decir de viva voz lo que no
era bueno quedara escrito[106]. Sólo cuando Enrique, declarada la guerra
á España, le escribió directamente con fecha 30 de abril, manifestando
el deseo de hablar de asuntos de importancia, á cuyo fin rogaba á la
Reina le consintiera hacer el viaje y al Conde de Essex que lo
facilitara[107], se resignó á emprender la marcha declarando, y esta vez
por escrito, al Conde, que separarse de él era tanto como morir, porque
á su lado vivía[108].

    [Nota 100: Birch, tomo I, pág. 237.]

    [Nota 101: Colección Ochoa, parte I, carta XIII.]

    [Nota 102: Idem id., carta V.]

    [Nota 103: Idem id., carta X.]

    [Nota 104: Idem id., carta V.]

    [Nota 105: Idem id., cartas VI y VII.]

    [Nota 106: Colección Ochoa, carta XI.]

    [Nota 107: Se halla esta carta en la Bibl. Nac. de París,
    _Fr-3.652_: la publicaron Bermúdez de Castro, pág. 259, y Mignet,
    pág. 332.]

    [Nota 108: Birch, tomo I, pág. 256.]

Otra carta por demás curiosa, enviada por aquel entonces á Bacon por
M. Standen[109], da á conocer las impresiones de despedida. Estando
comiendo, dice, con mylady Rich[110], el Sr. Pérez y Sir Nicolás
Clyfford, entró Sir Robert Sidney, determinando la asamblea que el
siguiente día fuera el Sr. Pérez con el Conde á la corte, y que después
se reuniera la compañía á comer en casa de Walsingham. También quedó
resuelto que no marcharía el señor Pérez, porque el Conde había
conseguido para su persona el mismo oficio que tienen los eunucos en
Turquía.

    [Nota 109: La copia Birch.]

    [Nota 110: Penélope, hermana del Conde de Essex, casada con Robert,
    Lord Rich, después Conde de Warwich.]

Sentía el Peregrino salir de Londres, á juicio de Bermúdez de Castro,
porque allí pasaba la vida lejos de los negocios, sin tentaciones para
su lealtad, y eso no había de sucederle en París, centro de intrigas
anti-españolas[111]. ¡Juicio bondadoso! Sentía salir de Londres
precisamente por ser el centro de maquinaciones anti-españolas que en
Francia no había medio de igualar, y salía por la voluntad decidida del
Conde de Essex de que allá le sirviera de instrumento, según le había
servido hasta entonces. Tres cartas de recomendación le precedían,
pidiendo el magnate inglés al Duque de Bouillon, á M. de Sancy y á
M. Beavois le Noele, Embajador que había sido de Francia en Londres, que
le ampararan y favorecieran. «Pues el Rey le ha llamado, escribía, es
cuestión de honra de S. M. que quede satisfecho del recibimiento que se
le haga; que no sólo se cuide de ponerle á cubierto de las asechanzas
del enemigo, sino que encuentre apoyo en el arreglo de sus negocios;
situación correspondiente á sus cualidades y méritos; empleo donde
ejercite las facultades de hombre especulativo y su gran habilidad en
la política. Sin estos cuidados harían su condición peor que la que
disfrutaba en Inglaterra, y deberían devolverlo á esta nación, que no
quería considerarle perdido para ella[112].»

    [Nota 111: Bermúdez de Castro, pág. 260.]

    [Nota 112: Birch, tomo I, pág. 267.]

Por efecto de mayor solicitud, si cabe, puso el Conde de Essex al lado
del proscripto, en clase de criado, ó más bien de secretario, á un joven
dependiente de la casa de Bacon, llamado Godfrey Aleyn, en razón á que
Antonio Pérez no conocía los idiomas inglés ni francés; y si bien se
hacía entender en castellano, lengua que por entonces poseía toda
persona bien educada en ambos reinos, acudiendo á la latina en casos
necesarios, era bueno tuviera á mano persona ejercitada en la escritura
usual. Godfrey tenía instrucción privada de comunicar todo cuanto
ocurriera á su nuevo amo: tal era la verdadera misión, á cuyo
cumplimiento se deben las noticias que irán apareciendo.

Antonio Pérez se despidió de la Reina, dejando en su mano un memorial
dictado en los términos conceptuosos de su estilo ordinario, y puesto en
francés por mano propia de Bacon[113]. Pedía en el documento que no
confiara á nadie su cifra y correspondencia secreta, haciendo en cambio
la promesa incalificable, que teniendo entendido iba á ser huésped del
Secretario de Estado, Villeroy, procuraría sacar partido de la
circunstancia en provecho del servicio de S. M.

    [Nota 113: Birch, tomo I, pág. 256. Acababa diciendo: «Pardonnez moi,
    pardonnez moi, Madame, car nul ne parle icy sinon le pauvre de
    l'imperatrice.»]

Isabel no dejó de fijar la atención en una oferta que transparentaba del
todo la moral del que la hacía[114].

También hizo Pérez memorial de despedida, escrito en latín, al Conde de
Essex, recomendándole no demorase la expedición convenida contra
Cádiz[115].

    [Nota 114: Birch, tomo I, pág. 265. Mignet, pág. 233.]

    [Nota 115: Birch, idem.]


II.

Las cartas de Godfrey Aleyn á Bacon empezaron desde el momento de la
partida de Inglaterra á narrar los sucesos. La primera, con fecha 2 de
agosto de 1595, avisaba la llegada á Dieppe, cuyo gobernador recibió á
Pérez con grandes atenciones.

Bermúdez de Castro confundió al funcionario con el Duque de Chartres:
era el Comendador de Chaste, vencido en la isla Tercera por D. Alvaro de
Bazán, que por entonces andaba en proyectos de expedición corsaria, por
su cuenta, á las Indias[116]; así podían serle de mucha utilidad la
presencia y las noticias del viajero; mas éste se aburría en una ciudad
en que apenas pudo saber algo de Flandes que comunicar á su buen amigo
al otro lado del Canal, y queriendo trasladarse á Ruan (_Rouen_), le
acompañó por el camino el referido gobernador, llevando escolta de 50
caballos[117].

    [Nota 116: V. _La Conquista de las Azores por D. Álvaro de Bazán_.]

    [Nota 117: Birch, tomo I, pág. 283.]

Halló en el Duque de Montpensier, que regía la plaza, acogida no menos
grata que en Dieppe; el Príncipe le salió al encuentro con 100 caballos;
le sentó á su mesa, procurando hacerle agradable la estancia, como el
Rey se lo mandaba, y confirmando las palabras tuvo Pérez carta datada en
Lyon á 26 de agosto en que el mismo Rey le daba bienvenida.

«Como pienso ponerme en camino, decía, no quiero tengáis la molestia de
pasar adelante, sino que me esperéis en _Rouen_. Hoy mismo escribo á mi
primo el Duque de Montpensier que os dispense las consideraciones
merecidas por vuestras virtudes, que yo siempre os he de dispensar. Sin
embargo, si preferís ir á París, lo dejo á vuestra decisión: allí
encontraréis en tal caso á mi primo el Príncipe de Conti, al Sr. de
Schomberg y á los de mi Consejo, que tienen prevención de recibiros y
acojeros como lo haría yo mismo.» Consolábale á seguida del accidente
mortal ocurrido al pobre D. Martín de Lanuza, recomendando se conformara
con la voluntad de Dios, en la seguridad de que la suya no había de
faltarle nunca[118].

    [Nota 118: La carta en el Museo Británico. Mignet, pág. 334.]

Satisfecho podía estar el Peregrino si no nublara un tanto los auspicios
favorables la diligencia del Sr. Gil de Mesa en comunicarle nuevas de
otro género. Habíale mostrado el Ministro Villeroy avisos de Flandes de
andar por París el señor de la Pinilla de Aragón, de quien se decía
haber tomado 6.000 ducados de oro á cuenta de la vida del fugitivo,
yendo en su compañía un fraile y un criado. Por otra parte, le
anunciaban, con referencia al gobernador del Havre, que cuando él
(Pérez) marchó á Inglaterra, un inglés llamado Burle propuso al dicho
gobernador ganarse 100.000 ducados si entregaba vivo al pasajero, ó
50.000 si quería darlo muerto; proposición que rechazó indignado.

Estas confidencias, nada á propósito para tranquilizar el ánimo en quien
no le tenía muy grande, templaron el deseo de encaminarse á París,
mientras no lo hiciera un cuerpo de tropa mandado por M. D'Incarville.
El mismo Duque de Montpensier le aconsejó esperar esta ocasión, y aun
agregó á la tropa varios oficiales del Rey que le dieran particular
escolta.

Llegado á la capital el 10 de septiembre, le visitaron los señores del
Consejo de Estado, confirmando las órdenes que del Rey tenían recibidas
para velar, sobre todo, por la seguridad. Preguntaron si conocía al
señor de la Pinilla; y como la respuesta fuera afirmativa, le
propusieron alojamiento en la Bastilla, por ser lugar fuerte en que
había perennemente guardia de soldados; pero si no le agradaba la
mansión, estaban dispuestos á poner en la casa que eligiera cuatro
guardias del Rey, que le custodiaran día y noche. Pérez optó por lo
último: la visita de la Bastilla hecha el mismo día no le había
satisfecho, y descansó en una posada elegida por M. D'Incarville. De
ella escribió al Conde de Essex los pormenores que van referidos; agregó
las noticias políticas que había recogido desde la separación, y
contestando las recibidas de Londres manifestó su aprobación, así
relativamente á los aprestos que se iban haciendo de la expedición
contra Cádiz, como á los más atrasados de la jornada de Drake á las
Indias. Sobre ésta en particular se extendía, tratando del partido que
podía obtenerse de los indígenas; materia dispuesta á la rebelión,
tanto por condición propia como por los agravios recibidos de los
españoles[119].

Ocho días después le instalaron los del Consejo en una casa muy hermosa
que había pertenecido al Duque de Mercoeur, sin que tuviera que ocuparse
de nada; los guardias ofrecidos y el cocinero ocupaban sus respectivos
puestos. Hecho por su parte acatamiento á Madama Catalina, la hermana
del Rey, le llevó la Princesa en su carroza á ver la comedia, honra
(escribía á Essex) que había sorprendido á mucha gente y á él le daba
alegría y satisfacción[120].

Los términos de la carta suplirían por sí solos la última confesión,
según pintan las impresiones de la vanidad satisfecha; sólo que duraron
poco. La epístola inmediata trataba del complot descubierto contra su
vida; de la prisión del señor de la Pinilla; de la inquietud que sentía:
quisiera volver á Inglaterra, y no le vendrían mal algunos fondos[121].

    [Nota 119: Birch, tomo I, páginas 295, 297.]

    [Nota 120: Idem id.]

    [Nota 121: Idem id.]

El incidente de la prisión, que parecía justificar los temores y las
precauciones, requiere consideración un tanto detenida, empezando por la
narración de Bermúdez de Castro, que vale tanto como decir la que hizo
la pluma de Antonio Pérez.

D. Rodrigo de Mur, señor de la Pinilla, acompañado de un criado y de un
fraile vizcaíno, de nombre Mateo de Aguirre, aparecieron en París,
despachados por D. Juan de Idiáquez con expreso fin de matar al
ex-Secretario de D. Felipe. Tres veces en una noche intentó D. Rodrigo
penetrar en la casa del refugiado, pretextando necesidad de hablarle:
otras tantas le negaron acceso los suizos de guardia, y recelosos de la
insistencia le detuvieron en la última. Halláronle dos pistoletes
cargados cada uno con un par de balas encajadas en cera, por seguridad
de la puntería, y fuera de la ciudad le esperaba el criado con los
caballos. Ante el tribunal confesó _su traición_, por lo que fué
ajusticiado en la plaza de la Greve[122].

    [Nota 122: Bermúdez de Castro, pág. 264.]

La exposición de M. Mignet se parece mucho, como procedente del mismo
origen.

El Secretario Villeroy, lo propio que el Mariscal de la Force, tenían
avisos de España[123] anunciando que el Barón de la Pinilla, el mismo
que había tratado de prender á Pérez en Sallent, se había puesto en
camino en compañía de otros dos hombres, uno de ellos fraile disfrazado
de láico. Pinilla había recibido previamente 600 ducados de oro[124];
hizo en París los preparativos para escapar después del golpe; pero fué
detenido con uno de los cómplices, logrando el fraile ponerse en salvo.
En casa de Pinilla se encontraron dos pistoletes cargados con dos balas
cada uno: todo lo confesó en el tormento, de modo que, meses después,
fué ejecutado en la plaza de la Greve[125].

    [Nota 123: Antes habían dicho que de Flandes.]

    [Nota 124: Antes 6.000.]

    [Nota 125: Mignet, pág. 335.]

El escritor francés apoya la aseveración en el libro de las
_Relaciones_[126], en las cartas enviadas por el interesado al Conde de
Essex[127] y en la siguiente noticia de un diario de París:

    [Nota 126: _Relaciones_, páginas 179, 180.]

    [Nota 127: Birch, tomo I, páginas 282, 299, 402.]

«El viernes 19 fué ajusticiado un español en la plaza de Greve de París,
_convicto_ de haber querido matar á D. Peres, Secretario del Rey de
España, que sigue á la corte, siendo bien venido al lado de S. M., por
haberle descubierto muchos manejos del Rey de España contra su persona y
su Estado[128].»

    [Nota 128: L'Etoile, _Journal de Henri IV_. Collect. Petitot, tomo
    XLVII, pág. 151.]

Las pruebas no son de aquéllas que desvanecen dudas, no ya en asunto tan
grave para el desdichado D. Rodrigo de Mur, para la opinión del
Secretario de Estado D. Juan de Idiáquez, y por ende de su amo, sino
para cualquiera que interesara á la historia. Comparadas estas pruebas
entre sí, ponen en claro que el señor de la Pinilla fué á la casa de
Pérez, guardada por suizos; pidió á los mismos guardas entrada, é iba
desarmado, pues los pistoletes en la posada se encontraron, no en la
persona. Perspicaz sería el juez que con tales indicios descubrió
intento de asesinato y prevenciones de huída.

Hay más: la colección de documentos de Birch, citada por M. Mignet,
contiene algunos que valen la pena de registro. Uno dice que en el
momento de llegar Pérez de Inglaterra á Dieppe, recibió cartas que le
dirigía desde París el señor de la Pinilla[129]. El contenido de las
cartas no se expresa, y, sin embargo, tan vaga especie basta á la
persuasión de que D. Rodrigo no vino de España á París á objeto expreso
de encontrar á Antonio Pérez, pues que le precedió; al paso que
demuestra no tener propósito de recatarse, antes de anticipar el deseo,
acaso también la razón, de una entrevista.

    [Nota 129: Birch. Primera carta de Godfrey Aleyn á Bacon, fecha 2 de
    agosto 1595]

Otro papel, escrito por el Secretario de Antonio Pérez[130], refiriendo
la ejecución de Pinilla, consigna que hasta el momento del suplicio no
confesó otra cosa sino que había venido á tratar con su amo; lo mismo
que viene á declarar L'Etoile en el _Journal de Henri IV_, esto es, que
murió _convicto_.

    [Nota 130: Carta de Edward Yates á Bacon, fecha á 6 de febrero de
    1596.]

De qué iba á tratar; cuál era la comisión que de D. Juan Idiáquez se le
suponía; por qué con tanta insistencia pretendía una entrevista, podrá
entenderse por cartas cifradas que al mismo Secretario Idiáquez envió el
Encargado de Negocios de España, D. Diego de Ibarra, al tener noticia
inexacta de la llegada del proscripto. Decía:

«Antonio Pérez volvió de Inglaterra: no he olido lo que ha traído; pero
él se topó cerca de este lugar con el Duque de Guisa y le habló en sus
desventuras. Vea V. S. si con este hombre es menester hacer algo ó con
D. Martín de Lanuza, que también anda con el Príncipe de Bearne, y ha
llegado á las puertas de París, y dice desea reducirse. No se me ha
respondido á lo que avisé de D. Manuel de Portugal, que me había escrito
D. Martín de Guzpide, ni al particular deste pobre hombre, que muere de
hambre, y así en ninguna de las dos cosas he hecho nada. El D. Manuel
está con el de Bearne, y ha dicho á personas que me lo han dicho que
desea echarse á los pies de S. M., y está aguardando respuesta de lo que
de Roan se escribió. Aviso de todo á V. S. por si S. M. quisiere mandar
algo, lo pueda hacer á tiempo.
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

»Lo que me dijo el Duque de Guisa que le había pasado con Antonio Pérez,
no fué así: hase sabido después que está todavía en Inglaterra, y que
debió de ser alguno que se valió de su nombre[131].»

    [Nota 131: Carta cifrada, fecha en París á 14 de agosto de 1593:
    París, Arch. nat., _Papiers de Simancas_, _K-1.589_, _B-78_, piezas
    52 y 62.]

Con estos hechos, mientras las pruebas del proceso no aparezcan, hay,
pues, motivo para relegar el supuesto intento de D. Rodrigo de Mur, en
unión con el de los irlandeses de Londres y algunos más, á la categoría
de cuentos intencionados, con la presunción de que los ejemplares de
verdaderos atentados de la época servirían á la credulidad sin otro
examen.

Reanudando la ilación de los sucesos, como la guerra con España no
empezaba cual por allá desearan, llamó el Rey á Pérez á la ciudad de
Chauny, cerca de la Fere, cuyo cerco iba á poner, para consultarle el
plan de campaña por la parte de Flandes. La marcha de los sucesos le
tenía alarmado. Hízole entender el Peregrino que sin la cooperación
activa de Inglaterra, sin un acuerdo que aunara los esfuerzos contra el
enemigo común, difícilmente llegaría á contrarrestar el impulso dado
por el Conde de Fuentes metiéndose en Picardía y ganando una tras otra
las plazas de la Chapelle, Catelet y Dourlens. ¿Mas era acaso fácil
convencer á la Reina Isabel, alcanzar socorros de ella, cuando acababa
de retirar los que envió contra los españoles de Bretaña al verlos en
Brest, esto es, á las puertas de su casa?

Bien conocía Antonio Pérez la exactitud de la objeción, sintiendo en el
despecho _no estar debajo de tierra_ antes que ver á _la insolente
fortuna de Felipe_ sobreponiéndole á todos los enemigos, sin que sus
consejos fueran escuchados ni su residencia allí produjera fruto[132].
Debía de insistir, sin embargo, é insistía en inclinar al Rey de Francia
á dar nuevos pasos que movieran la voluntad de la inglesa, de _Juno_,
según la nombraba en la conversación confidencial, dando ejercicio á su
prurito de aplicar sobrenombres, mientras por el lado del favorito de la
Reina tiraba de los hilos de la intriga con que se tramara la misma
tela.

    [Nota 132: Carta de Pérez al Conde de Essex. Birch, tomo I.]

Enrique IV no podía desconocer la excelencia del pensamiento ni la
necesidad de acudir á realizarlo, empezando con el halago del consejero
y agente; no escaseó, en consecuencia, las honras en la palabra,
ofreciendo la dispensación de otras más efectivas, el collar de la
Orden del Espíritu Santo, por ejemplo.

Godfrey Aleyn, que oyó referir á su amo en la mesa las distinciones de
que había sido objeto, presumía que el Sr. Antonio las rehusaría sin más
excepción que la de la Orden, y esto si podía proporcionarse las prendas
que necesariamente deben de vestirse en la ceremonia. Hubiera rogado al
Conde de Essex que le ayudara al efecto, si no estuviera cohibido por la
consideración de los muchos favores recibidos. La celebración del
Capítulo era el día primero del año próximo; la nota de las prendas y de
su valor, pedida por curiosidad al sastre de S. M., adjunta[133].

    [Nota 133: Carta de Godfrey Aleyn á Bacon, de Chauny, noviembre.
    Colección Birch, tomo I.]

Sirviendo Pérez á dos señores, natural era que se creyera con derecho á
seguir disfrutando de las liberalidades del uno tanto como de las del
otro. El más cercano le tenía á su lado en público; salió con él por el
camino al marchar hacia la Fere, y dejándole en Chauny encomendó mucho á
Villeroy cuidase de su persona, acompañándole cuando hubiera de ir á San
Quintín, «porque no podía pasarse sin su compañía.» Todo esto era
altamente honorífico sin duda; mas no lo que esperaba el Sr. Antonio,
dándolo á entender, en ausencia del Soberano, con expresión repetida de
no ser para su genio el carácter de los franceses, entre los que no
creía podría vivir mucho tiempo, y menos en los mezquinos alojamientos
que le señalaban[134].

No lo dijo en balde: á los pocos días le instalaban en una de las
mejores casas de la ciudad; llegaba á sus manos oferta nueva del Rey de
conferirle las insignias de la orden consabida, con una plaza en el
Consejo privado y las rentas de la primera Abadía que vacara, en espera
de lo cual disfrutaría desde luego pensión de 4.000 escudos
anuales[135].

    [Nota 134: Carta de Godfrey á Bacon, de Chauny, noviembre. Colección
    Birch, tomo I.]

    [Nota 135: Idem, id.]

Por complemento escribió el Rey al Conde de Essex[136], agradeciendo
infinito lo que había hecho por Pérez, consejero digno de toda clase de
miramientos, que le era muy querido y agradable. Sentía no poderle dar
todo lo que deseara y él se merecía; aseguraba, sí, que participaría de
la miseria de Francia con la buena voluntad del que la regía.

    [Nota 136: Del Real á 4 de diciembre 1595. Colección Birch.]

El interesado, en vista de la gracia y pensión señalada por el Monarca,
_sin pedirla él_, hizo saber á Villeroy «que era perro y peregrino; pero
perro peregrino en la fidelidad[137].» Casi al mismo tiempo informaba á
su amigo el Conde de Essex de haberse interceptado cartas de España por
las cuales se venía en conocimiento de los proyectos del Conde de
Fuentes en Flandes, así como de las miras de _Nabucodonosor_, que á toda
prisa reunía ejército y armada. Desconfiando de los recursos de Enrique
IV para resistir, y aun de que en Inglaterra dieran á sus enemigos la
atención debida, le instigaba á despertar el espíritu público, temeroso
de que les ocurriera lo que á las vírgenes de la parábola del Evangelio,
que se acordaron tarde del aceite. El que espera siempre es vencido; de
los audaces que atacan es el lauro. Si no querían oirle, determinado
estaba á despedirse de Francia y de Inglaterra á la vez, al paso que
nada igualaría á su satisfacción estando al lado de amigos buenos que
con prudencia y energía siguieran sus advertencias[138].

    [Nota 137: Colección Ochoa, parte I, carta LIV.]

    [Nota 138: Antonio Pérez al Conde de Essex, fecha á 14 noviembre
    1595. Birch, tomo I, pág. 318.]

Repetíalas sin cesar, manifestando las cartas sucesivas por qué
procedimientos iba convenciendo al Rey de la necesidad de entenderse
directamente con el Conde de Essex, tan interesado en sus progresos;
utilizando avisos reservados de Flandes, de Venecia, de Milán, de la
corte de Madrid y de la misma de Francia; teniendo que reservar á veces
algunos de estos últimos, pareciéndole que no le agradaría á Enrique
saber que le eran conocidos. Recibíale el Monarca á todas horas, á
solas, aun estando en la cama, no sin inconvenientes; que empezaban á
manifestarse los celos de los palaciegos, y singularmente la envidia de
Villeroy, por más que procurara adormecerla con lisonjas[139]. Como
defensa, había manifestado al Rey que mal podría subsistir allí si á las
persecuciones y peligros de la triste fortuna se agregaba la
malquerencia de sus Ministros[140]: preciso sería, á falta de mayor
favor y amparo, que buscara otro retiro; idea que afligió mucho á
Enrique[141].

Lo que más costaba al consejero era contrarrestar el efecto de
insinuaciones que partían de elevadas personas, del Secretario de Estado
Villeroy entre ellas, en favor de la paz con España, recordada á cada
nueva victoria de las del Conde de Fuentes. Urgía influir en opuesto
sentido con el despacho de la expedición contra Cádiz, mucho más
habiendo llegado á París un agente de _Roberto el Diablo_ (Sir Robert
Cecil)[142].

    [Nota 139: V. en la Colección Ochoa las cartas al Sr. de Villaroel,
    XIX, XLVII, XLVIII, LI, LII, LIV, LXVI, LXVIII.]

    [Nota 140: Colección Ochoa, Cartas al Rey, VIII, LX.]

    [Nota 141: Antonio Pérez al Conde de Essex, diciembre de 1595.
    Colección Birch.]

    [Nota 142: Idem id.]

Un incidente imprevisto estuvo á punto de poner á Pérez en apuro. Bacon
abrió inadvertidamente una carta que Godfrey Aleyn (el criado suyo que
dió por amanuense ó secretario al amigo español) enviaba á su padre, y
despertando su atención que estuviera escrita en cifra, interpretó lo
que sigue:

Godfrey manifestaba propósito de no continuar mucho tiempo al lado de su
amo, vistas la inconstancia y rareza del carácter. No pudiendo sufrir
sus originalidades, á pesar de hacer cuanto estaba en su mano para
complacerle, aprovecharía una buena oportunidad tan luego como penetrara
ciertas cosas que empezaba á conocer y que podrían serle de mucho
provecho. Los trabajos de Pérez se encaminaban por todos lados á
conseguir Liga estrecha y fuerte entre Francia é Inglaterra contra el
Rey de España, convenciendo á las dos partes de que por tal medio lo
hundirían. Procuraba al mismo tiempo, por medio de la Reina, la soltura
de su mujer é hijos, detenidos en Madrid; pero tenía emulación con
M. Edmondes, agente especial del Conde de Essex, estorbándose uno al
otro: el Rey empezaba á cansarse de las singularidades de Pérez, y los
más de los hombres con que esperaba contar le enseñaban ya los dientes.

Se vino á descubrir por esta misiva que habiendo aprendido Godfrey al
lado del señor Antonio lo que valía un secreto, tomaba copia de las
cartas más importantes que se enviaban al Conde de Essex, y hacía que
fueran á manos del Rey de Escocia por conducto de su Embajador en París.
Essex, muy alarmado, previno incontinenti al corresponsal, dándole
tiempo de poner remedio, que fué el de su táctica probada. Anunció al
Rey otra tenebrosa traza de los Faraones de Egipto, enderezada á
perderle con la invención de cartas que pusieran en duda su lealtad, su
amor, su adhesión, etc. Después, manifestando á Godfrey que era preciso
enviar al Conde una clave nueva de escritura, comisión delicada que no
quería fiar á otra persona, le despachó para Inglaterra, donde en el
acto de poner el pie le echaron mano, encerrándole en la prisión de
Clink[143]. Le sustituyó Edward Yates, hombre de toda confianza, pagado
como el otro por el Conde, y exclusivamente destinado á transmitir los
despachos secretos que importaran á éste ó á la Reina[144].

    [Nota 143: Colección Birch.]

    [Nota 144: Idem.]

Hay que dejar aquí en suspenso los manejos secretos, hasta referir
someramente los efectos que producían en la política.

La Reina de Inglaterra, siguiendo los consejos de los Cecil, padre é
hijo, contrarios siempre á los del Conde de Essex, había negado á
Enrique IV la cooperación activa en la guerra, y este Rey insinuó por
medio de Embajador especial que, no contando más que con los recursos
propios, se vería en la precisión de aceptar paz honrosa con España.
Isabel, inquieta con las ventajas que en Francia iba consiguiendo el
Conde de Fuentes, recibió la declaración con doble sentimiento, y
comisionó inmediatamente á Sir Henri Unton para que con carácter de
Embajador sondeara en París la verdadera disposición del Rey, haciéndole
conocer la necesidad en que se veía el Gobierno de Inglaterra de proveer
á la propia seguridad, amenazada en aquella isla y en Irlanda. Si
Enrique IV se inclinaba en realidad á entenderse con Felipe II, el
Embajador debía procurar impedirlo con ofrecimiento de alianza y auxilio
efectivo: si en la indicación no había más que amenaza, ninguna
modificación se haría en la marcha de las relaciones; pero á estas
instrucciones oficiales opuso las suyas particulares el Conde de Essex,
seguro de verlas cumplidas, por lo mucho que Sir Unton le debía; y
contrariamente á lo que el Secretario de Estado le mandaba, había de
sostener al Soberano de Francia en la afirmación de no continuar la
guerra sin ayuda, aunque en público y como Embajador diera á entender
lo contrario.

Al mismo tiempo había de escribir Pérez cartas que se mostrarían á la
Reina, para que la coincidencia de sus informes y los del Embajador
influyera en el ánimo de Isabel. Las instrucciones del Conde decían:
«Antonio me escribirá, en carta que pueda enseñarse, que la llegada de
Sir Unton ha empeorado los negocios, y me preguntará por qué, conociendo
el carácter del Rey de Francia y los asuntos del reino, no me he opuesto
al envío del Embajador. Añadirá temores de que se haya dejado avanzar al
Rey hasta un punto de que no pueda ya retroceder[145].»

    [Nota 145: Colección Birch, tomo I, pág. 354.]

Sir Henri Unton desempeñó perfectamente su papel; el Rey conferenció con
Pérez, cuyas cartas completaron en Inglaterra el efecto de los despachos
del Embajador[146].

    [Nota 146: M. Mignet explana con bastante extensión estas intrigas,
    páginas 337 á 348.]

Empezaba en esto el año de 1596 con descontento del Peregrino, que vino
á mudar en pena, la falsa nueva de la muerte de Doña Juana Coello, su
mujer. Un caballero de la Cámara de D. Felipe escribió á Génova _dícese_
que se propagó de seguida por cosa cierta...[147]. Antonio Pérez mostró
gran sentimiento, escribiendo expresamente para el Conde de Essex
necrología latina[148], y otra castellana más extensa destinada al
público[149], por muestra de la inmensidad del infortunio. Gil de Mesa
fué en su nombre á noticiar á la Princesa Catalina de Borbón, al Rey, á
Villeroy la resolución de abandonar el mundo, entrando en religión;
propósito que parecía muy bien al Secretario de Estado. Probablemente
por vez primera se ofrecía con sinceridad á secundarle con su influencia
para entrar en situación en que _podría hacer su fortuna y la de sus
amigos_. No menos expresiva Madama de Borbón, prometió solicitar de su
hermano una mitra ó un capelo que le proporcionaran dignidad en el
estado religioso; por último, el Rey, después de enviar con pésame á
M. D'Incarville, le hacía saber que iban á extenderse las cédulas de
nombramiento de Consejero real, asignándole la sexta plaza; otra de
inclusión en la lista de los que habían de recibir la Orden del Espíritu
Santo, más la de Gentilhombre de Cámara en favor de Gil de Mesa[150].

    [Nota 147: Colección Ochoa, parte II, carta CXVI.]

    [Nota 148: Colección Birch, tomo I, pág. 366.]

    [Nota 149: Colección Ochoa, parte II, carta CXVII.]

    [Nota 150: Colección Birch. Cartas de Jacomo Bassadonua al Conde de
    Essex, enero de 1596.]

Como reflejo de la situación del ánimo, recrecido el odio con la
progresión de la desgracia, hacía para Essex estudio de los sucesos
políticos cuya fuerza obligaba al Rey á inclinarse cada vez más á la
paz. Instigábale más que nunca á que hiciera entender secretamente á
Isabel el peligro gravísimo que amagaba. El Papa trabajaba con
vehemencia; el Duque de Saboya no era obstáculo; la llegada á España de
la flota de galeones consentía el refuerzo de ejército y armada. ¡Qué
letargo el de Francia; qué negligencia en Inglaterra; qué dolor no haber
interceptado los tesoros de las Indias, siguiendo el plan que él mismo
entregó á la Reina! Sucumbiría en la empresa con la seguridad de no
haberse equivocado; y como los oprimidos infunden compasión y los
engañados risa, quería más ser objeto de piedad que de ridículo[151].

    [Nota 151: Antonio Pérez al Conde de Essex 18 de enero 1596.
    Colección Birch, tomo I, pág. 372.]

Trabajo le costaba discurrir sobre la ceguera del Gobierno inglés,
desacertado en todo; el Embajador Sir Henri Unton, cortés en invitarle á
su mesa, se reservaba de él y no se daba maña para influir con Enrique.
¡Ah! no querían ayudarle en la guerra _contra la bestia salvaje que se
proponía trastornar los fundamentos de la tierra y la fe de los
hombres_... no sabían gastar dinero sin dolor... tiempo llegaría de
lamentarlo[152].

    [Nota 152: Colección Birch, tomo I, páginas 373, 375.]

Por mortificación mayor sabía, gracias á los buenos oficios de
D. Cristóbal, el hijo menor del Prior de Ocrato, que un agente español en
Nantes decía sin reserva que había de morir antes de un mes, siendo cosa
notoria que un _D. Rodrigo de Martilos_ (_sic_) le asesinaría, como
también al Rey de Francia. Por absurdo que el aviso debiera parecer,
reprodujo en Antonio Pérez una de aquellas crisis temerosas alimentadas
por la suspicacia del carácter. Se creía blanco de la enemiga de los
Guisas por haber sacado á luz en las _Relaciones_ los proyectos de
confederación que formaron con D. Juan de Austria; presumía que la
envidia de Villeroy le armara alguna celada, llevando la desconfianza al
límite de entender que Gil de Mesa, su _alter ego_, le espiaba y vendía
al Rey, y que éste, para alcanzar arreglo ventajoso con España,
entregaría á D. Felipe la persona de su fugitivo secretario[153].

    [Nota 153: Cartas de Nanton al Conde de Essex, de Coucy, febrero y
    marzo 1596. Colección Birch, tomo I, pág. 433.]

Exasperado, insufrible en el trato, encerrado en la casa de Coucy,
negándose á ir con Enrique IV á la Fere, con pretexto de una caída sobre
el hielo, desataba la lengua contra la informalidad de los franceses,
que al parecer pretendían hacer con él lo que con un limón, que se
arroja después de exprimido, á más de entorpecer sus asuntos y retrasar
el pago de la pensión que le habían señalado[154]. De no cambiar de
sistema y seguir poniendo á prueba su paciencia, amenazaba con volverse
á Inglaterra, donde viviría con dignidad y sin peligro, ó á cualquier
parte, _á comer carbón_, antes que ser juguete de franceses, con ofertas
que rechazaba con más grandeza que le eran hechas[155].

Si conferenciaba con el Embajador inglés, las quejas y las amenazas eran
de otra naturaleza: entonces el lugar de retiro era Florencia ú
Holanda[156]; pero de cualquier modo, ni hablaba con sordos ni dejaba de
pensar en el alcance de lo que decía. El Embajador transmitía las
extravagancias, pero se allanaba á pagarle las deudas. Enrique IV no
sufría con paciencia las libertades que se iba tomando el español en su
presencia, enviándole no obstante la visita de Villeroy, y aun la de su
médico cuando pretextó la dolencia de la caída[157]. El Rey se le
quejaba de que tuviera á Inglaterra más afecto que á Francia; pedíale
_con abrazos y besos_ que no le dejara, asegurando que en ninguna parte
estaría más seguro que á su lado[158].

    [Nota 154: Colección Birch, tomo I, pág. 433.]

    [Nota 155: Idem id.]

    [Nota 156: Idem id.]

    [Nota 157: A la visita del médico alude en el documento XII del
    Apéndice. Tratan de ella también las cartas de Nanton. Colección
    Birch, tomo I, pág. 433.]

    [Nota 158: _Me amplecteas et osculans._ Antonio Pérez al Conde de
    Essex. Colección Birch.]

Otra más provechosa entrevista con la Princesa Catalina servía para
preguntarle si se daría por satisfecho con un Obispado como el de
Burdeos, por ejemplo, que valía 7.000 escudos anuales, con el número de
beneficios eclesiásticos suficientes para sostener la dignidad de
Cardenal, y con una guardia de seis ú ocho suizos que desvanecería todo
recelo de atentado contra su persona[159], mientras de la parte de allá
le anunciaban las cartas del Conde de Essex que, vencida por voluntad de
la Reina la oposición de los Cecil, estaba resuelto y en vías de
preparación el envío de una escuadra inglesa á las Indias, y el de la
expedición contra Cádiz[160].

    [Nota 159: Antonio Pérez al Conde de Essex. Colección Birch.]

    [Nota 160: El Conde de Essex á Antonio Pérez. Idem id.]

Acontecimiento inesperado, el asalto y captura de Calés (_Calais_) por
el ejército español de Flandes, vino á decidir otra de las negociaciones
en que andaba tan empeñado. El peligro de la vecindad se impuso á toda
otra consideración en la política de Isabel, y he aquí cómo Antonio
Pérez, acompañando al Duque de Bouillon y con plenos poderes para
negociar la alianza defensiva y ofensiva, se embarcó para volver á
Inglaterra.

Ahora sí, pensaba el Embajador, que podré buscar retiro en que pasar
tranquilo y sin peligros los días de vida que me queden, dejando á estas
naciones que gocen de su amor, después de haber hecho oficio de
sacerdote en la unión conyugal[161].

    [Nota 161: Colección Birch, tomo I, pág. 434.]

Encontró en Dover al Conde de Essex, que le consultó ciertos puntos de
la expedición de Cádiz, á la sazón muy adelantada en los preparativos;
encontró á Bacon constante en los amistosos sentimientos; en Londres
halló, en cambio, la más cruel de las mortificaciones.

La nueva del fracaso completo de aquella otra expedición costosa enviada
á las Indias, derrotada en Puerto-Rico, en Chagres, en Tierra firme,
deshecha al fin sobre la isla de Pinos por la armada española de
D. Bernardino de Avellaneda; la jornada que, según Pérez, había de llenar
las arcas de Inglaterra con los tesoros de Felipe II, y que en la
realidad costó la vida de los dos caudillos de mar más populares, sin
mención del desastre, impresionó á la Reina contra el consejero
insistente, en quien Lord Cobhan, Sir Robert Cecil y Henri Brook
descargaban el peso de la responsabilidad, ya que contra su parecer se
hizo. El mismo Conde de Essex, al ver el nublado, seguido de las quejas,
reclamaciones y exigencias impertinentes de Pérez, marchó á Plymouth,
haciéndolo por otro lado Bacon[162].

El tratado entre Inglaterra y Francia se firmó el 10 de mayo sin
intervención del oficioso Embajador, desatendido, profundamente
humillado en aquella corte de que hablaba sin cesar en París cuando
quería dar la medida de su influencia[163]. Dudando estuvo si volver á
Francia, donde sería patente el desengaño, ó buscar asilo nuevo entre
los rebeldes de los Países Bajos[164]; pero como lo segundo fuera
aventurado[165], desandó el camino de la Embajada, sin obtener la
atención siquiera de que le avisaran la salida de aquella armada de 150
velas, conductora del ejército que al mando de Essex había de atacar á
Cádiz[166], donde esperaban, por lo contrario, al iniciador de la
empresa[167].

    [Nota 162: Colección Birch, tomo I, páginas 466, 473, 486.]

    [Nota 163: Idem id., tomo II, páginas 3, 4.]

    [Nota 164: Colección Birch, tomo I, pág. 473.]

    [Nota 165: Parece que Pérez tuvo también idea de retirarse á Escocia
    y tentó el recibimiento en carta dirigida al Rey Jacobo VI, que
    se halla junta con la contestación de Sir T. Parry en el Museo
    Británico, Calígula, E-VII, según _The English Cyclopædia_: London,
    1857, art. Pérez.]

    [Nota 166: Apéndice, documento V.]

    [Nota 167: _Documentos relativos á la toma y saco de Cádiz por los
    ingleses. Colección de documentos inéd. para la Hist. de Esp._, tomo
    XXXVI.]


III.

En los momentos difíciles se acreditan las condiciones de los hombres.
El Peregrino, con su ordinaria sangre fría, se valió de la nueva de la
agresión inglesa para explicar en Francia la razón de no figurar su
personalidad en el tratado de alianza firmado en Londres, por aquéllas
que recomiendan la ocultación del maquinista al mover en el teatro los
hilos de mutación de las escenas, sin dejar de utilizar la noticia
simultáneamente contra el mal efecto que al otro lado del Canal había
causado, como dicho queda, la desdichada expedición de Drake. Al
felicitar oportunamente á la Reina Isabel, acompañaba protesta de su
constante adhesión, expresando que aún podría serle provechoso en otras
jornadas[168].

    [Nota 168: Colección Birch, junio 1596, tomo II, pág. 42.]

Así lo iba entendiendo el Conde de Essex desque en la victoria descubrió
la exactitud de los cálculos por donde se había alcanzado. Pérez era
ciertamente instrumento útil. Á fin de conservarlo le escribió, por
tanto, en 14 de septiembre de 1596, la carta más afectuosa, excusando
lo ocurrido; pidiendo _que no le condenara sin oirle_[169]; refiriendo,
en fin, los sucesos de la campaña; y como el Sr. Antonio no deseara otra
cosa, reanudada la correspondencia, mientras discurría por allá los
medios de seguir afligiendo á España, procuraba acá contener las
vacilaciones del Rey, sobre todo las que le llevaban á considerar las
ventajas de la paz.

    [Nota 169: _Ne desinas, Antoni, me amare, ne festines me inauditum
    condemnare. Attendi Essexi apologiam._ Birch, tomo II, pág. 143.]

De tomar esta resolución Enrique IV, inquieto como estaba con el triunfo
conseguido por los turcos contra el Emperador y dado á discurrir si era
llegado el caso de la unión de los Príncipes cristianos contra el
enemigo común, quedaba segada en flor la idea primordial de la triple
alianza contra España; anulada la sucesión de los proyectos belicosos. Á
toda costa, á costa de la prudencia, acudió Pérez contra el peligro,
avisándolo secretamente al Embajador de Inglaterra, á fin de que su
Gobierno lo desvíara[170], mientras que sin temor de colocarse en
oposición abierta con el Secretario de Estado, decía al Rey, en
presencia de aquél, que sólo un insensato sería capaz de hablarle de
transacciones humillantes[171].

    [Nota 170: Nanton al Conde de Essex, 28 de noviembre 1596. Colección
    Birch, tomo II.]

    [Nota 171: Nanton al Conde de Essex, 28 de noviembre 1596. Colección
    Birch, tomo III.]

Á todo esto se aproximaba el fin del año 1596, no habiendo pasado de
buenas palabras las ofertas de honras y beneficios; Antonio Pérez no era
todavía Caballero del Espíritu Santo, ni Obispo, ni más que pensionado
con demoras é intermitencias, sin que la táctica de lamentaciones y
amenazas de buscar nuevo amo, seguida siempre que las circunstancias la
recomendaban, diera el apetecido resultado. Se determinó, pues, á
formular por escrito una especie de _ultimatum_ que debían de apoyar
Juan de Vivonne, Marqués de Pisani, Embajador que había sido de Francia
en España por los años de 1572 á 1582, época en que cultivó la amistad
de Pérez, y el Duque de Montmorenci, Condestable de Francia, amigo de
ahora y protector decidido. El memorial[172] iba acompañado de una
especie de estipulación redactada sin miramientos por la pluma del
pretendiente. Tal debía de ser que no la admitió el Rey, observando que
era aquello proyecto de tratado más bien que súplica humilde[173]; lo
modificó naturalmente, con declaración de «que Antonio Pérez deseaba
servir á S. M. como vasallo y criado, presentándose desde luego como
tal,» haciendo las siguientes peticiones, por debajo de lo que el Rey
tenía ofrecido[174]:

    [Nota 172: Apéndice, documento VI.]

    [Nota 173: Nanton al Conde de Essex, 28 de diciembre 1596. Colección
    Birch, tomo II, pág. 239.]

    [Nota 174: Apéndice, documento VII.]

1.ª Que se le procurara el capelo de Cardenal, dado caso que hubiera
fallecido su mujer, aplicándolo á su hijo Gonzalo Pérez en el contrario,
con advertencia de no indicar á Su Santidad para quién se pretendía.

2.ª Que se le señalara renta de 12.000 escudos anuales en obispados,
abadías y beneficios eclesiásticos como fueren vacando, con autorización
de transmitirlos á sus hijos.

3.ª Que mientras no se completase dicha renta, aunque percibiera una
parte, siguiera cobrando la pensión de 4.000 escudos que le estaba
asignada, situándola en parte donde la cobrara con exactitud.

4.ª Que independientemente, mientras no se le completara la renta dicha,
se le darían cada año 2.000 escudos de ayuda de costa en avisos de
gracias que él tendría cuidado de buscar.

5.ª Que para habilitarse por de pronto en la situación de Consejero con
que le honraba S. M., se le dieran en el acto 2.000 escudos.

6.ª Que considerado el peligro que corría su vida por la persecución
del Rey de España, se pondrían á su disposición algunos suizos de la
guardia real.

7.ª Que si llegara á tratarse de paces entre Francia y España, se había
de procurar la libertad de su mujer é hijos, así como lo acostumbrado
respecto á bienes de vasallos retenidos por otro Príncipe.

8.ª Que por excusar pesadumbres tomara el Condestable de Francia á su
cargo, y en nombre de S. M., el cumplimiento de las cláusulas.

Todas, sin excepción, fueron acordadas, expresándose en el _asiento_ que
el Rey, siempre bondadoso con los afligidos, había acogido en su reino
al Sr. Antonio Pérez, atendiendo á las virtudes que le distinguían y á
los servicios que de él esperaba, y ahora recibía su fe y le acordaba
protección contra los que le perseguían.

Lo firmó en Ruan (_Rouen_) el 13 de enero de 1597 el Secretario de
Estado, de Neufville (Villeroy) por orden del Rey, confirmando la
ejecución el Condestable en 18 del mismo mes y año[175].

    [Nota 175: Apéndice, documento VII. M. Mignet lo ha puesto por nota
    en las páginas 355 y 356.]

Habiendo jurado el cargo de Consejero, era asunto delicado comunicar al
Conde de Essex lo que pasaba en el Consejo: al efecto, convinieron los
interesados en que las cartas serían encomendadas á un criado de
confianza que personalmente las llevaría á Inglaterra, quemándolas
inmediatamente el Conde[176]. Por este medio propuso Antonio Pérez un
proyecto nuevo de gran importancia. Contaba con cuatro plazas y dos
puertos en el reino de Nápoles: con el beneplácito de la Reina y la
dirección del Conde de Essex, se comprometía á tomar la empresa á su
cuenta y riesgo, en la inteligencia de que la corona de Inglaterra no
aceptaria responsabilidad de ninguna clase hasta adquirir la certeza de
que él (Pérez) estaba en aptitud de hacer por sí solo la guerra al Rey
de España por uno ó dos años[177]. Demostrado esto, ofrecía dar á la
Reina Isabel la posesión y soberanía de dicho reino de Nápoles, poniendo
en sus manos las plazas y puertos de referencia; de modo que, enviando
allá una escuadra, entretenía la guerra lejos de su reino, y, por medio
de inteligencias con el turco, se molestaba al más temible enemigo. En
compensación no pedía más que la Reina ó el Conde adquirieran en Venecia
una casa de valor de 20 ó 30.000 ducados donde Antonio Pérez pudiera
dejar en completa seguridad á su mujer é hijos si perdía la vida en la
demanda; y como quedarían en rehenes sus dos hijos mayores y el título
de propiedad había de extenderse en nombre de la Reina para el caso
contrario, nada perdería de ningún modo[178].

    [Nota 176: Colección Birch, tomo II, pág. 244.]

    [Nota 177: Able to wage war against de king of Spain himself for a
    year or two. Colección Birch, tomo II, pág. 239.]

Á este proyecto presentó objeciones Nanton, haciendo ver las
dificultades de enviar una escuadra hasta el fondo del Mediterráneo, así
como la resistencia que los napolitanos opondrían á la religión
reformada, y molestado con la contradicción respondió el Sr. Antonio que
si la Reina no quería hacer el ensayo, _ella se lo perdía_[179].

Á Enrique IV propuso al mismo tiempo negociarle en Génova un empréstito
de 2.000.000 con tal que destinara de la suma 40.000 libras mensuales á
una invasión por el reino de Aragón[180]. En carta al Conde de Essex
decía que, animado el Rey con el buen resultado de la jornada de Cádiz,
era probable que se atreviera á tentar algo por ese lado y por el de
Milán. Entre tanto Inglaterra debería enviar un agente á Marruecos,
enmendando la falta de no haberlo hecho cuando la expedición de Cádiz,
porque desde allí hubieran ayudado[181]. Perdonaba y _miraba por encima
del hombro_ á los émulos que tanto le habían contrariado en Inglaterra,
esperando taparles la boca con el cumplimiento de sus vaticinios y con
el triunfo que también en Francia había conseguido sobre Villeroy, Saucy
y los compañeros que querían á toda costa impedir su entrada en el
Consejo real[182].

    [Nota 178: Able to wage war against de king of Spain himself for a
    year or two. Colección Birch, tomo II, pág. 239.]

    [Nota 179: Idem id.]

    [Nota 180: Idem id.]

    [Nota 181: Able to wage war against de king of Spain himself for a
    year or two. Colección Birch, tomo II, pág. 244.]

    [Nota 182: Idem id.]

Mal podía sospechar Antonio Pérez que, al escribir las impresiones del
orgullo satisfecho, un Capitán español iba á cambiarlas súbito,
apoderándose de la plaza de Amiens y del parque de artillería de
Francia, con un saco de nueces. Ocurrió el suceso el 11 de marzo de
1597, trastornando por completo los planes de Enrique IV: hubo de
reclamar de Inglaterra el auxilio convenido en el tratado de alianza,
sin que se lo dieran; cambiáronse las reclamaciones del caso,
agriándolas las embajadas especiales, de forma que decidió aceptar los
buenos oficios del Legado del Papa y negociar la paz con España tan
luego como recuperó la plaza.

Vanos fueron los supremos esfuerzos de Pérez para impedirlo: por más que
participara al Embajador de Inglaterra cuanto en la corte se pensaba, y
en su ayuda vinieran á París Sir Robert Cecil y Justino de Nassau, como
fracasara por entonces el Conde de Essex en la segunda jornada contra
los galeones de la plata y no compensara el daño que pudo hacer en las
Azores durante el verano de 1597[183], los gastos y averías del
armamento, el disgusto de la Reina Isabel y de sus consejeros, que daba
mayor tirantez á las relaciones, vino á hacer irrevocable la resolución
de Enrique IV; y lo que el intrigante consejero consiguió tan sólo,
resistiéndola indiscretamente, fué que, descubiertos los manejos, le
fuera cerrada la Cámara del Rey[184].

    [Nota 183: _Relacam do succedido na ilha de San Miguel sendo
    gobernador nella Gonzalo Vaz Covtinho, com armada real de Inglaterra,
    general Roberto de Bovers, Conde de Essexia, anno de 1597_: Lisboa,
    1597.]

    [Nota 184: Colección Birch, tomo II, pág. 286.]

Cambiando entonces de sistema, procuró como siempre sacar partido de las
circunstancias. Rechazó como novela inventada por sus enemigos la
acusación de confidencias á Inglaterra, enviando á Gil de Mesa á casa
del Condestable con una memoria en que decía, entre otras cosas propias
de su sin igual desenfado[185]:

    [Nota 185: Apéndice, documento XII.]

«Viniendo al punto presente de la calumnia que escribo á Inglaterra,
digo y suplico al señor Condestable que me haga la merced de pedir á
S. M. que mande averiguar esto, y siendo falso, como lo es, hacer la
demostración que es justa en mi satisfacción, y darme licencia que me
retire de sus reinos y de cortes de Príncipes, y de sus peligros y
juicios, antes que me acaben la salud y vida, ofresciendo, como ofresco
á S. M. que, bien ó mal tratado, mientras viviere y donde quiera que
viviere, le mantendré la fe y amor á su nombre y corona, de muy fiel
siervo.»

La salud dió por perdida desde el momento, á causa del disgusto; hízose
el malo[186], ocupando á los amigos en la distribución de lamentaciones
y cartas, y porque no se perdiera la ocasión empeñó á los más allegados
y á los más influyentes á fin de utilizar lo mismo que con tanto empeño
había querido deshacer. Antes de que se abrieran las negociaciones en
Vervins, había ya escrito repetidamente al Rey[187] se acordara de lo
que le tenía ofrecido en el asiento, y pusiera, por tanto, en el tratado
de paz un capítulo especial exigiendo la libertad de su mujer é hijos y
la devolución de bienes; á la Princesa Catalina rogaba influyera con
tesón en este resultado, y á Gabriela d'Estrées, Duquesa de Beaufort,
íntima de Enrique IV, encomendaba el asunto expresado, «que en las
grandes ocasiones se acude á los grandes santos[188].»

    [Nota 186: Mignet, pág. 362, con cita de _An historical view_, pág.
    19.]

    [Nota 187: Colección Ochoa, parte I, cartas LXIV, LXV.]

    [Nota 188: Colección Ochoa, parte I, carta LXIX.]

«Suplico á V. M., decía al primero, se acuerde de lo que por su grandeza
y benignidad me tiene ofrecido tocante á la redención de mi mujer é
hijos y á la restitución de mis bienes... Ya es llegada la hora y
coyuntura de mostrar V. M. su natural de piedad en el caso más piadoso
destos siglos, en el cumplimiento de su palabra real... Habrá V. M.
hecho una obra en gracia del cielo, en gloria suya con las gentes, en
mérito para con Dios... Porque el Rey de España pensaría que aquellos
artículos y promesas habían sido ceremonia, y lo recibiría como por
seguro y permisión de la ejecución de mi perdición.» Avisábale que
Felipe II había de poner por condición en el tratado el indulto del
Duque de Aumale, refugiado en Bruselas, y que nada más natural que
estipular en cambio el suyo.

¿Escuchó el Rey las súplicas? Si pudiera en algo darse crédito al mismo
Pérez, Enrique tomó con grandísimo empeño su causa: los
plenipotenciarios de Francia presentaron en Vervins la propuesta,
respondiendo los de España, Richardot y Tassis, que Antonio Pérez no era
emigrado político como el Duque de Aumale, sino fugitivo sentenciado
por la Inquisición[189].

    [Nota 189: Colección Ochoa. Cartas á un señor amigo, parte II, carta
    CXLVIII.]

Posible es que el Rey le dijera esto; mas por entonces no estaba
satisfecho del Consejero de modo que fuera á entorpecer por él las
negociaciones. M. Mignet, que examinó exprofeso las instrucciones y
despachos de los plenipotenciarios franceses Bellièvre y Sillery; no
sólo no encontró comprobación del interés que se les hubiera
encomendado, sino que, por el contrario, dió con la orden precisa de
rechazar en el tratado cuanto pudiera tener relación con el Duque de
Aumale. El nombre de éste figura en los protocolos por esta razón; el de
Antonio Pérez no se menciona siquiera, y el hecho es que en la paz de
Vervins, firmada el 2 de mayo de 1598, no se comprendió á ninguno de los
dos[190].

    [Nota 190: Cita en comprobación las _Mémoires de Bellièvre et de
    Sillery_: La Haye, 1696.]

Dos incidentes derivados del descubrimiento de las inteligencias de
Antonio merecen especial atención. El primero el de la propuesta de un
convenio nuevo que envió al Conde de Essex al darle cuenta de los
disgustos que había sufrido; consistía: 1.º, en la completa seguridad de
la persona que en lo sucesivo se encargara de llevar las cartas; 2.º,
que reuniendo el Conde todas las que tenía en su poder y las que poseía
Bacon, las quemaría, _sin lástima de las bellezas literarias_,
avisándole de su propia mano estar cumplida la destrucción; 3.º, que
había de asegurarle haría lo mismo con todas las cartas sucesivas, sin
mostrarlas á nadie más que á la Reina; 4.º, que si por resultado de la
correspondencia, contra lo que podía suponerse, llegaba á perder la
situación que tenía en Francia, volvería á tomarle el Conde bajo su
protección en Inglaterra. En postdata hacía saber hallarse necesitado de
alguna ayuda de costa[191].

    [Nota 191: Colección Birch, tomo II, pág. 314.]

El segundo curioso incidente consiste en el escrúpulo de conciencia que
llegó á sentir por la prosecución de estas inteligencias, que
consideraba «las de su verdadera vocación.» Un confesor italiano
desvaneció aquél, diciéndole que, por los deseos de venganza que
abrigaba contra su antiguo señor, pecaba mortalmente; pero que tratando,
como Consejero del Rey de Francia y como católico, del bien general de
Europa, considerados los fines que se proponía, su inteligencia con
Estados heréticos no sólo era excusable, sino altamente meritoria[192].

    [Nota 192: Nanton al Conde de Essex. Colección Birch, tomo II, pág.
    314.]


IV.

Después del tratado de paz de Vervins, son más escasas las noticias
auténticas del Peregrino. Por las que recogió Bermúdez de Castro,
aparece domiciliado en París, en trato íntimo con el Soberano, que
gustaba mucho de sus pláticas y le llamaba «su maestro de cuentos;»
obsequiado de los palaciegos y de los personajes de la alta nobleza, con
regalos y favores; siendo objeto de todas las conversaciones; en todas
partes buscado y atendido; pasando la vida entre festines; haciendo
ostentación de criados extranjeros y manifestaciones múltiples del
lujo[193].

    [Nota 193: Bermúdez de Castro, páginas 262, 263.]

Hay algo de verdad en la indicación general de la vida; hay no poca
exageración en cambio.

Se estableció en París y ocupó tres años una casa enfrente del hotel de
Borgoña, donde se representaban las comedias, y al lado del hotel
Mendoza, así llamado por un volteador de maroma que hacía notables
habilidades[194]. En la puerta estaban los suizos de la guardia real,
que le seguían por las calles, á uno y otro lado de la carroza,
preciándose de que ésta fuera _la más linda de la corte_[195], así como
de tener _metresa_[196].

No siempre recibía con puntualidad el importe de las pensiones, ni de
ordinario ganaba en actividad á los que avisaban primero las vacantes de
beneficios y gracias: harto se quejaba de ello[197]; con todo, lo que
percibía en Francia, junto con las liberalidades del Conde de Essex,
bastaba al sostenimiento de la situación de Ministro en que se había
colocado. Los Embajadores de Inglaterra y de Venecia, el Condestable, el
Marqués de Pisani, el Duque de Bouillon, con otros personajes, y más que
todos M. Zamet, el gran anfitrión de París, el confidente servicial de
Enrique IV, recibían asiduamente á Antonio Pérez, estimando el don, que
como pocos poseía, de hacerse escuchar en la mesa y salones, gracioso,
ocurrente y oportuno. Las anécdotas de la corte de España,
principalmente aquéllas amorosas en que hacía papel el Rey D. Felipe,
tenido por austero personaje, y tan sólo visto por el lado de la
política, interesaban vivísimamente al auditorio, pendiente de la
narración del ex-Secretario, no lerdo para presentar en semejantes
pláticas á _Nabucodonosor_ ó á la _bestia salvaje_, antes siguiendo el
plan de las _Relaciones_ de nombrarle en público _su amo_, que no era
óbice á las confidencias de interioridad, ejemplo aquélla de que _nunca
olió ni conoció diferencia de olores_[198].

    [Nota 194: Colección Ochoa, parte I, carta CXXXVIII.]

    [Nota 195: Apéndice, documento XLIV.]

    [Nota 196: Idem, documento XXVIII.]

    [Nota 197: Idem, documentos XI, XIII, XIV, XV, etc.]

    [Nota 198: Colección Ochoa, parte II, carta XXXI.]

Gozaba, pues, de estimación y aprecio en ciertos círculos de la
sociedad, sin ser por ello figura de primera notoriedad, cual admitió
Bermúdez de Castro. Las memorias de Sully, como las de Villeroy, tan
ricas en pormenores de la corte francesa por aquellos tiempos, no hacen
una sola vez mención de Antonio Pérez; y si no hay que olvidar que ambos
escritores y políticos le quisieron mal, no estaban en el mismo caso
Pierre de Lestoile ni Palma Cayet, cronistas minuciosos de las calles y
las ocurrencias, ni de Thou, Jean Choisnin, Claude Groulart, que
ilustraron las memorias del reinado sin dedicar dos líneas de escritura
al español refugiado.

En cuanto a Enrique IV, mirábale después del descubrimiento de los
manejos ingleses con prevención, y tras de la paz de Vervins como inútil
y aun perjudicial á sus intereses[199]. No era el Rey quien le llamara
_maestro de cuentos_: la frase debía proceder de un ofendido ó de un
chusco, á juzgar por la respuesta: «Que no es malo saber cuentos, pues
que enseñan entreteniendo; que cuando el que le criticaba supiera
muchos, sabría más que ignorándolos[200].» Sin embargo, los cuentos ó
las indiscreciones granjearon á Antonio Pérez enemigos mortales en las
familias de Guisa y de Montpensier, sin contar los de menos altura.

    [Nota 199: Mignet, páginas 360, 381.]

    [Nota 200: Colección Ochoa, parte I, carta XLI.]

En visitas, reclamaciones y banquetes, aparte de los quehaceres del
cargo oficial, pasaba efectivamente la mayor parte del día; alguna
distraía la audiencia de las muchas personas de cierto género que
acudían á su casa: aragoneses, italianos, portugueses, que tenían alguna
razón para esquivarse de la justicia; _foragidos_, en el concepto del
Embajador de España, con los que tenía constituído un centro de
conspiración permanente. De noche escribía[201] las sentenciosas obras.

Empezó publicando nueva edición corregida y aumentada de las
_Relaciones_, con dedicatoria al Rey Enrique IV, fechada en París á 24
de septiembre de 1598, y á poco aparecieron separadamente los
_Aphorismos de las Relaciones de Antonio Pérez, Monstruum Fortunæ_.
Quería dar á entender que la publicación se hizo contra su gusto, á
devoción de un gran personaje (el Rey), y que un curioso había sacado
los aforismos de todo el libro, «á imitación del Bitonto, que destiló á
Cornelio Tácito[202]:» ello es que remitió este libro á varios de sus
favorecedores y amigos[203], y que lo hizo también de la edición de Lyon
titulada «_Pedazos de historia ó Relaciones_, así llamadas por sus
autores los peregrinos. Retrato al vivo del natural de la Fortuna[204].»

El éxito le animó á dar sucesivamente á la estampa primera, segunda y
tercera serie de memoriales y cartas, excusando, sin necesidad, el
propósito de alimentar la curiosidad. Ya decía «que un amigo le arrebató
varias cartas, y por haberle agradado las ha hecho imprimir; temía que
lo mismo sucediera con unas ciento cincuenta más españolas y una
centuria de latinas que envió á Gil de Mesa á instancias de un gran
personaje[205].» Anunciaba á poco la aparición de las _Cartas españolas
y latinas, y aforismos_[206], diciendo luego: «Saltaron las cartas
españolas y latinas á mi desgusto[207].» «Un amigo se quiso meter á
hacer imprimir las cartas á devoción de un gran personaje: no lo ha
podido remediar[208].»

Enviando ejemplar al Duque de _Humayne_ (Du Maine), volvía á decir «que
un amigo había impreso las cartas á demanda de una dama aficionada á la
lengua española: el daño estaba hecho[209].» Á otro personaje confiaba
lo ocurrido por diferente modo: «Hacía él que un escribiente, antes de
cerrar las cartas, las fuera copiando en un libro. El que copiaba, las
iba copiando por sí también: curiosidad natural á criados. Á este tal
parecía que se las había sacado una dama. No le acontecería más[210].»

En la colección de las cartas andan revueltas, con las ahora citadas,
aquéllas con que remitía á Gil de Mesa la primera, la segunda y la
tercera parte, para que se encargara de la impresión[211], así como las
que le inspiraban el enojo de la corrección de pruebas y las demoras de
cajistas. Por lo demás, aun reservando las piezas demostrativas de que
«para morder no hay colmillo de jabalí que tal navajada dé como la
pluma[212],» razón sobrada tenía estando satisfecho de la acogida
otorgada por el público á sus obras, si «no había semana que no
acudieran á su posada de varias partes á preguntar si estaban ya
impresos los memoriales[213].»

«¿Qué culpa tengo yo, ponía, de que llamen por esas calles sentencias, y
doradas, aquellos aforismos de mis cartas?[214].»

«Pregúntanme si algunas cartas que andan entre las impresas con nombres
de otros, son en realidad de verdad mías ó de aquéllos. Porque el
estilo, quien quiera que leyere las unas y las otras con un poco de
atención, no le juzgará diferente, como ni una persona vestida de
máscara, por mucho que se quiera disfrazar, podrá dejar de ser
conoscido, yo diré francamente la verdad. Todas cuantas cartas andan en
nombre de otros con las mías, son desa mi pluma grosera, tal cual la que
me cupo por suerte. Lo mismo digo de cuanto anda en el libro de las
_Relaciones_, ó sea debajo del nombre de _El Curioso_ ó de cualquiera
otro, ó de la pluma arrojada, cual la mía vive, por muy ruín,
justamente[215].»

    [Nota 201: Apéndice, documento XXXII.]

    [Nota 202: Colección Ochoa, parte II, cartas XVIII y XIX.]

    [Nota 203: Apéndice, documentos XVI, XVII.]

    [Nota 204: Colección Ochoa, parte II, carta LXXXIX.]

    [Nota 205: Idem, parte II, carta CXIII.]

    [Nota 206: Idem, parte II, carta XVII.]

    [Nota 207: Idem, parte II, carta XVIII.]

    [Nota 208: Colección Ochoa, parte II, carta XIX.]

    [Nota 209: Idem, parte II, carta LXV.]

    [Nota 210: Idem, parte II, carta LXXXI.]

    [Nota 211: Idem, parte I, carta XLII y última carta; parte II, carta
    CXLVII.]

    [Nota 212: Idem, parte II, carta LXXXIII.]

    [Nota 213: Colección Ochoa, parte II, carta CXIV.]

    [Nota 214: Idem, parte II, carta CXIII.]

    [Nota 215: Idem, parte II, carta CXXIX.]

«Las cartas familiares y de amigo á amigo declaran más el natural que el
rostro propio á un fisiógnomo, y así las llamó no sé quién retrato del
ánimo[216].»

Han sido juzgadas con alguna variedad estas cartas, bien que
generalmente se reconozca su mérito. D. Eugenio de Ochoa, que las
reimprimió, pensaba que el escritor brilla más en ellas por la novedad
de los pensamientos y la valentía de los giros, que por la pureza y
corrección del lenguaje[217]; Bermúdez de Castro, en el supuesto de que
todos los personajes de la corte de Francia querían testimonio de su
estilo y de tener que poner en prensa el ingenio para discurrir
lisonjera y graciosamente sobre fútiles consultas, alaba al escritor
fácil y sentencioso, moralista divagador al gusto de la época,
entendiendo que por estar entonces menos formada la lengua francesa que
la nuestra, se enriqueció con los giros que introducía el español
proscripto[218].

    [Nota 216: Colección Ochoa, parte I, carta XCVI.]

    [Nota 217: Idem, introducción.]

    [Nota 218: Bermúdez de Castro.]

Reconocen efectivamente la influencia literatos de esta nación[219], por
más que alguno piense fuera en parte debido al favor que por entonces
gozaba en la corte y en la buena sociedad la lengua castellana[220],
al que se debió la publicación de varias ediciones en la misma en
que las cartas habían sido escritas[221], sin perjuicio de las
traducciones[222]. Ticknor estimaba las cartas por su variedad de
estilo, propias, castizas y muy interesantes[223]; Morel Fatio cree se
deben de poner en la literatura epistolar española al nivel de las del
autor del _Centón_ dicho de Cibdadreal[224]; no falta, sin embargo,
quien las encuentre un tanto cansadas (_tedious_)[225].

    [Nota 219: M. Philarète Chasles, _Antonio Pérez, Revue de
    Deux-Mondes_, tomo XXII, serie 4.ª: París, 1840, páginas 701 á 716.
    Dice: «L'éloquent exilé avait donné l'impulsion castellane a cet
    esprit français que le moindre souffle fait vibrer, et qui se laisse
    entrainer avec tant de facilité et de force vers des regions
    inconnues. Alors l'Espagnole Anne d'Autriche, épouse Louis XIII;
    tout devient espagnol en France. Perez vient d'ouvrir une voie
    nouvelle au mouvement rapide des esprits français... le refugié
    Perez fut évidemment l'initiateur de cette inondation espagnole dont
    Corneille fut le dieu... qui alla se perdre, non sans laisser des
    traces énergiques de son pasage, sous le trône de Louis XIV.»]

    [Nota 220: Pierre Larousse, _Grand Dictionnaire universel_, art.
    _Antonio Pérez_. Nous lui devons d'avoir introduit chez nous le goût
    de la litterature déja fort avancée de son pays.]

    [Nota 221: También se publicó en París, sin fecha, la primera
    centuria de cartas en latín; otra edición en Nuremberg en 1683.]

    [Nota 222: D'Alibrey tradujo al francés _Relaciones_ y _Memoriales_
    con el título de _OEuvres amoureuses et politiques d'Antonio Perez_:
    París, 1641, y un tomo de epístolas: París, 1638.]

    [Nota 223: _Hist. de la literatura española_, traducción de D. P. de
    Gayangos y D. E. de Vedia: Madrid, 1854, tomo III, pág. 365.]

    [Nota 224: _L'Espagne_, cit., pág. 264. En otro libro, _Études sur
    l'Espagne_, première serie, París, 1888, escribe: «Qui sait si
    Voiture et nos autres virtuoses dans l'art d'écrire une lettre ne
    lui doivent pas quelque chose?»]

    [Nota 225: _The Enciclopædia Britanica_: Edimburgh, 1885, art.
    _Antonio Pérez_.]

En más honda consideración se reconoce la exactitud con que el autor
definía las cartas familiares: en éstas se halla su retrato moral
pareciendo entre los rasgos, que si alguno excedía al de la
adulación[226], era el de la vanidad. Por ella no es mejor la colección
epistolar, limpia de las fútiles misivas á que Bermúdez de Castro se
refiere, que repiten unos mismos conceptos rebuscados; por ella no está
despojada de personales alabanzas, que por otro lado sirven grandemente
á la pintura: la del docto amigo á quien ruega «pase los ojos por los
renglones que le han caído de la pluma para esculpir en un reló
destinado á Gonzalo, su hijo[227];» la que anuncia un anillo de dos
rengleras de diamantes á su mujer[228]; la de los retratos que se manda
hacer[229].

    [Nota 226: Colección Ochoa, parte I, carta LXII.]

    [Nota 227: Idem, parte II, carta CXXXV.]

    [Nota 228: Idem, parte II, cartas CXLIV, CXLVI.]

    [Nota 229: Idem, parte I, carta CXVII; parte II, cartas CLVI, CLXI.]

Se ha atribuído injustamente al Peregrino otra obra literaria, cuya
malignidad tratando de supuestas inteligencias entre D. Juan de Austria
y el Duque de Guisa ó sobre la muerte del Príncipe D. Carlos, y cuya
complacencia en describir la agonía del Rey Felipe II, podían estimarse
en consonancia con las que trazaba la pluma aquélla, _más temible que
colmillo de jabalí_. La vanidad sirviera justamente para reconocer cuán
ajeno fué de tal escrito, si el estilo no lo dijera á primera vista. Se
habla en este libro con extrema parquedad de Antonio Pérez, y él no
sabía hacerlo, _por mucho que se quisiera disfrazar_.

La obra se titula _Breve compendio y elogio de la vida de el Rey Phelipe
segundo de España, por Antonio Pérez_, y de ella existen varias copias
manuscritas, habiéndolas en la Biblioteca Nacional de París y en el
Museo Británico de Londres. M. Mignet, que poseía una con otro título,
_Vida reservada del Señor Rey Phelipe 2.º, por Antonio Pérez_, no dudó
que el autor fuese realmente el ex-Secretario del Rey _elogiado_, y
transcribió la relación de los últimos momentos del Soberano, porque se
supiera que «la muerte no le quiso arrebatar antes de haberle hecho
sentir que los príncipes y monarcas de la tierra tienen tan miserables y
vergonzosas salidas de la vida como los pobres de ella. Ella le embistió
al fin con una asquerosa phitiriase con un ejército innumerable de
piojos...[230].»

    [Nota 230: Mignet, páginas 366, 370.]

En el Catálogo de manuscritos españoles de la Biblioteca Nacional de
París, formado por M. Morel Fatio (pág. 65, núm. 178), se explica cómo
el _Breve compendio_, atribuído á Antonio Pérez, es simplemente
traducción de un capítulo del libro primero de la _Histoire de France et
des choses memorables advenues aux provinces etrangères durant sept
années de paix, etc._, par Pierre Mathieu: París, 1606, en 4.º, tomo I,
páginas 35 á 148, versión española que publicó D. Antonio Valladares de
Sotomayor con título de _Vida interior del Rey D. Felipe II, atribuída
comunmente al Abad de San Real, y por algunos al célebre español Antonio
Pérez, su Secretario de Estado_: Madrid, 1788, en 8.º


V.

La muerte del Rey de España debía de influir en el ánimo de su
expatriado Ministro, mitigando cuando menos el odio personal en que
principalmente se inspiraban sus acciones. Teníale además probado la
experiencia que la medida de sus fuerzas no llenaba la del orgullo loco
con que se creyó capaz de luchar mano á mano frente al coloso de la
política; en Inglaterra como en Francia veía declinar de día en día las
estrellas de su reputación y su influencia, que formaban constelación
con la de la fortuna. En esta disposición, la idea de recobrar la
posicion antigua; el deseo de ver el cielo de la patria y el techo del
hogar, no ajeno á las almas más escépticas y depravadas, se iba
haciendo sentir en la suya.

Algún amigo oficioso hizo vibrar las sensaciones apoyadas con la falsa
nueva de haber recaído resolución importante por disposición
testamentaria de D. Felipe. «Corrió voz y aviso del testamento que
dejaba... con capítulo tocante _al descargo del alma_ en las cosas de
Antonio Pérez... Unos referían que había dejado orden que diesen luego
libertad á la mujer é hijos; que le restituyesen toda su hacienda, y aun
8.000 ducados de renta en satisfacción de lo padecido...[231].» Otros
hablaban de recomendación especial al Príncipe para emplear á Antonio
Pérez en Flandes ó en Italia...

¿Qué razón se opondría al regreso de Pérez, influyendo en el nuevo Rey
D. Francisco Gómez de Sandoval, Marqués de Denia, amigo de la juventud,
que le había visitado en la prisión arrostrando la cólera del
Soberano?[232]. Bien se podía saber que salió de España huyendo del
enojo de su Príncipe, sin haber cometido delito de felonía ni hecho cosa
contra la corona[233]; bien se podía juzgar que si había servido con
algún consejo ó advertimiento á reyes extraños, era obligado de las
circunstancias: ¿no es de ley natural servir al que da amparo?[234].»

    [Nota 231: Colección Ochoa, parte II, carta CXLVIII.]

    [Nota 232: Idem id.]

    [Nota 233: Idem id.]

El Sr. Antonio pensaba en aquellos días en admirable conformidad con
M. Morel Fatio en los presentes; los contemporáneos eran los que no la
tenían, por más que el natural piadoso de Felipe III le estimulase
doblemente á señalar su advenimiento con actos de clemencia y de
dulzura.

Habían transcurrido seis meses sin variación alguna: por fin, en abril
de 1599 se expidió la orden de libertad de Doña Juana Coello[235]; luego
la de sus hijos, con licencia de reclamar la restitución de 20.000
escudos distraídos de la renta eclesiástica que correspondía al mayor,
Gonzalo[236]; pero de Antonio Pérez nadie se acordaba. Aunque la entrada
del Rey en Zaragoza se solemnizara con el perdón de los proscriptos, la
libertad de los presos, el derribo de los padrones de infamia de los
caudillos de la revolución aragonesa[237], Antonio Pérez seguía
exceptuado, recibiendo mortificación y desengaño nuevo. «¡Ah! escribía,
á cabo de nueve años de prisiones han soltado á madre é hijos; pero se
les ha mandado que no puedan salir de España. Paresce cosa de rehenes
del tiempo de aquellos reyes moros; paresce que valgo algo, y no valgo
nada[238].»

Sin desesperar por esto, acudió á los resortes ejercitados del halago,
del ruego y de la amenaza, tocándolos á la vez en España y Francia. A la
primera envió sentidas cartas para el Ministro universal, entre ellas
una que había de enseñarle los medios de conservarse en el poder,
ampliando el texto de aquélla que figuraba en su colección de las
publicadas con epígrafe _Á un gran privado_[239].

    [Nota 234: Colección Ochoa, parte II, carta CXLVIII.]

    [Nota 235: Idem id. Cabrera de Córdoba refiere en las _Relaciones_
    que la mujer de Antonio Pérez fué puesta en libertad el 17 de abril
    de 1599; los hijos el 14 de agosto.]

    [Nota 236: Idem id.]

    [Nota 237: Idem id.]

    [Nota 238: Colección Ochoa, parte I, carta XXXII. Cabrera de Córdoba
    refiere en las _Relaciones_ que la mujer de Antonio Pérez fué
    puesta en libertad el 17 de abril de 1599: los hijos el 14 de
    agosto.]

    [Nota 239: Idem, parte II, carta XLI.]

La nueva se halla traducida al italiano por un anónimo que dice oyó
elogiar en Ferrara á Antonio Pérez como uno de los maestros en el arte
cortesano. Despertada su curiosidad, pudo procurarse noticias que
recopiló con el título de _Vita et qualitá di Anton Perez_; y
pareciéndole que la carta era joya preciosa, no sólo procedió á
traducirla, la estudió y comentó en volumen de 154 fojas. Existe copia
en el Museo Británico de Londres; otra en la Biblioteca Nacional de
París (_Fr-3.444_), ambas con título de _Lettera di Antonio Perez
scritta al Duca di Lerma circa il modo che si doueno gouernare li
fauoriti di Principi per conseruare la loro fortuna_[240].

    [Nota 240: En Italia incluyó Bulifon, en la colección titulada
    _Lettere memorabili_, tomo II, páginas 50 á 68, dos cartas de
    Antonio Pérez al Duque de Lerma.]

En lo de Francia, acudió al Condestable exponiendo que desde que estaba
en el reino, con haber tenido del Rey muchas promesas y las prendas
firmadas en Ruan, ninguna cosa se le había cumplido ni año había pasado
en que creciera en fortuna un dedo, sino menguado de día en día, y no
quería morir, que á los hijos y á él no les quedaba sino la vida para
ver más de lo visto[241]. Acompañaba memorial al Rey diciendo:

    [Nota 241: Apéndice, documento XVIII.]

«Que apretándole cada vez más las quejas de los suyos y los disfavores y
desconsuelos aquí, sin ser de ningún servicio, le era forzoso consignar
que en promesas de príncipes, fuera de lo que toca á su honra, era de
consideración excusar desengaño. Decíanle los suyos no menos sino que no
esperase verlos en Francia, y que se resolviera á que no lo tuvieran ni
por marido, ni por padre, ni por hombre de entrañas humanas ni
agradecidas á lo que habían padecido... Que pues aquí vivía inútil para
S. M., y el estado en que se hallaba era de tanto daño si le tomaba la
muerte dejándolos hijos de francés por el pan de la boca, le diera
licencia para irse á alguna ciudad neutral á donde probar si estaba en
esto el efecto de verse junto á los suyos[242].»

    [Nota 242: Apéndice, documento XIX.]

Algún efecto produjeron las últimas gestiones: el Conde de la Rochepot,
enviado como Embajador á España en 1600, recibió encargo de interesarse
por Pérez con la eficacia que acredita el siguiente párrafo de las
instrucciones:

«Cuidará particularmente de inquirir lo que podrá hacerse en favor del
Sr. Antonio Pérez, por la suerte del cual tiene gran compasión Su
Majestad, pues ha llegado á la desdicha en que se encuentra por
desgracia y no por malignidad. Se informará de la manera con que son
tratados la mujer é hijos, intercediendo por ellos á fin de conseguir
que se restituyan en totalidad los bienes pertenecientes al padre y á
los hijos, para que disfruten los beneficios de la paz y de la
recomendación de S. M.[243].»

    [Nota 243: _Memoirs_ de Duplessis Mornay: París, 1824, tomo IX,
    página 355, cit. por M. Mignet, pág. 365.]

Conocida la instrucción, decía la pluma incorregible del Peregrino:
«Este Rey está fuerte en no consentir á los franceses absentes gozar sus
casas y bienes si á Antonio Pérez no le dan su mujer, hijos y hacienda.
Quizá este mismo favor dañará, pero serán gloriosos daños. Del nuevo Rey
de España quiero esperar que imitará á David, _por no probar los azotes
de su reino por pecados ajenos_[244].»

    [Nota 244: Colección Ochoa, parte I, carta CXXVII.]

Debió de dañar en verdad, más que la recomendación, la advertencia; en
nada se alteró la resolución del Ministro de dejar las cosas como
estaban, mientras que la bilis del expatriado sufría alteraciones graves
al punto de obscurecer las dotes de hombre de negocios.

«Roni me trata mal, escribía al Condestable; el Rey manda que no me mude
mi pensión, y Roni no quiere: no entiendo; y si lo entendiendo, que si
me faltare el pan, buscaré un amo á quien servir, y esta licencia no me
la negará el Rey[245].»

    [Nota 245: Apéndice, documento XXX.]

Más agrio á medida que el tiempo trascurría, volvía á decir al
Condestable en 1604:

«Dijo el Rey á Roni que no me tocase en la consignación, y Roni no
quiere, y há tres meses que debo el pan que como. Pero más ha hecho el
Sr. Gil de Mesa hoy, que ha dicho á M. de la Varenne que, si el Rey no
quiere, que hable claro y no nos traiga engañados, que buscará Antonio
Pérez un amo á quien servir. Por cierto, chico estómago tiene la corona
de Francia si tan pequeña partida embaraza[246].»

    [Nota 246: Apéndice, documento XXXVI.]

Sin embargo, por un resto de consideración ó indulgencia solía Enrique
IV defender alguna vez á su Consejero de la malquerencia de Villeroy y
de Rosny; prueba esta carta dirigida al último:

«Antonio Pérez ha venido á darme gracias por los tres mil escudos que se
le han dado, y á suplicarme se extiendan á la cantidad de cuatro mil,
con el fin de que si llega á saberse en España no digan que recibe menos
que en los años anteriores. Así, por satisfacer la vanidad de este
hombre, os ruego se le complete la referida suma de cuatro mil
escudos[247].»

    [Nota 247: Mignet, pág. 383.]

De todos modos, empeoraban la situación crítica del proscripto el peso
de su inutilidad, la humillación del descrédito, la necesidad apremiante
de la subsistencia, instándole á redoblar las diligencias que le
abrieran la puerta del destierro. En los preliminares de paz entre
España é Inglaterra entrevió la ocasión de descorrer por sí mismo el
cerrojo, haciendo valer servicios é influencias que parecieran grandes,
y con la osadía que no le faltó nunca acometió el plan rápidamente
concebido.

En la preparación hay pormenores que no están suficientemente
esclarecidos. Birch[248] presumía que los artificios de la corte de
España, empleados para apartarle de Enrique IV, le engañaron; que
persona de la embajada de España en París, garantida por la palabra de
un Grande que pasaba por allí hacia Flandes, le aseguró, en el caso de
renunciar á la pensión que disfrutaba en Francia, que antes de seis
meses sería reintegrado en los bienes y honores que había tenido en su
país.

    [Nota 248: _Memoirs_, cit.]

Bermúdez de Castro, dando crédito en esto, como en otras cosas, al
interesado, consigna que el Conde de Miranda, Presidente del Consejo de
Castilla, declaró explícitamente á Doña Juana Coello que sólo dejando el
servicio del Rey de Francia podría abrigar esperanzas de acomodar
satisfactoriamente los asuntos. Con este conocimiento fué Antonio Pérez
á visitar al Embajador D. Baltasar de Zúñiga, quien no sólo aprobó los
consejos del Conde, sino que informó al Peregrino de los despachos del
Duque de Lerma, en los mismos términos concebidos[249].

    [Nota 249: Bermúdez de Castro, pág. 274.]

Hay pruebas fehacientes de la inexactitud de tal relato: podrían muy
bien, los que de veras se interesaban por la suerte del emigrado,
hacerle indicación de no ser su proceder el más á propósito para
alcanzar el olvido de los anteriores; porque ello es que al tiempo mismo
en que solicitaba con empeño y amenaza lo que creía pertenecerle, pasaba
por Consejero oficial del Rey de Francia; continuaba siendo confidente
secreto del de Inglaterra, dando á los Embajadores Winwood y Parry
avisos que ellos transmitían al Secretario de Estado Cecil[250], y
seguía reuniendo en su casa el foco de la conspiración de los refugiados
enemigos de España. Podría también ser cierto que las personas á quienes
Antonio Perez demandaba recomendación alimentaran vagamente sus
esperanzas, por no tener parte en el desengaño; todo cabe menos la idea
de que hubiera persona que intencionadamente se propusiera agravar un
estado que inspiraba conmiseración.

    [Nota 250: Ed. Sawyer, _Memorials of affaires of State in the reigns
    of Queen Elizabeth and James I_: London, 1725, tomo I, páginas 366 á
    407.--Birch, _Memoirs_, cit.--Mignet, pág. 384.]

Bermúdez de Castro agrega que con la intervención del Condestable de
Castilla, del Embajador de Venecia, del Cardenal Legado, se presentó á
Enrique IV, exponiendo humildemente su situación y suplicándole que,
alzando los juramentos, admitiese la renuncia de la pensión que gozaba.
Oyóle con calma el Rey y preguntóle si había reflexionado maduramente;
hízole mil ofertas para que no le dejase, y prometió pagarle el sueldo
en secreto si juzgaba que argüía infamia el público socorro. Aunque con
agradecimiento y respetuosa cortesía se mantuvo firme Antonio Pérez en
su resolución, é irritado el Monarca del desaire, declaró al Embajador
de España que el Ministro emigrado nada tenía ya que ver con su
servicio[251].

M. Mignet no ha encontrado indicio que acredite este incidente más que
los anteriores, ni en la Colección Birch se justifica tampoco: hay, como
se verá, documentos que en una parte lo contradicen.

Para apartarse de París, donde se ponía en duda su lealtad y la
sinceridad de sus deseos (continúa diciendo Bermúdez de Castro), pensó
marcharse á Venecia, entendiéndose con el Nuncio y con el cambista
Alejandro Teregli; pero renunció á este plan, porque se movieron tratos
para que se presentase en San Juan de Luz á una entrevista con los
comisionados del Santo Oficio. Deshecho también este proyecto, determinó
retirarse á Inglaterra á esperar su suerte á la sombra de sus antiguos
protectores[252].

    [Nota 251: Bermúdez de Castro, pág. 275.]

    [Nota 252: Idem, páginas 275 y 276.]

Lo de Venecia es evidentemente fantasía de aquéllas que continuamente
inventaba el autor de las _Relaciones_; no lo es menos el retiro
pensado en Inglaterra. ¡Protectores allí! Después de la desgracia y
suplicio del Conde de Essex, seguido de la muerte de Antonio Bacon, en
1601, no le quedaban más que enemigos. Así no pensaba en arrimo ni
sombra que le cobijara en las islas, sino en puente que desde ellas le
pasara á la corte de España. Con el Embajador Zúñiga y con el
Condestable de Castilla, contaba á ciencia cierta que habían de
encarecer el valor de su intervención en el tratado de paces, porque se
le acordara siquiera domiciliarse en Flandes al lado del segundo; por el
lado del Embajador de Inglaterra, Tomás Parry, se había provisto de
cartas para Cecil.

Completamente equivocado el Sr. Bermúdez de Castro, acaba el episodio
explicando que al despedirse Antonio Pérez de Enrique IV recibióle con
suma frialdad, pues sospechaba que iba á Londres con misión secreta del
Soberano español para concertar, de acuerdo con el Condestable de
Castilla, la paz entre ambos reinos (!), que en vano le protestó Manuel
Don Lope la verdad: no se desengañó hasta más tarde[253].

    [Nota 253: Bermúdez de Castro, pág. 276.]

Enrique IV sabía positivamente ser la intención de su ex-Consejero
insinuarse con el Rey Jacobo I, penetrar sus disposiciones y
comunicarlas al Condestable D. Juan de Velasco, que podría sacar
partido en beneficio de las negociaciones. Tan lo sabía, que lo advirtió
anticipadamente en carta personal á su Embajador en Londres, Conde de
Beaumont, escribiendo esta frase: «Cree hacerse el necesario y me parece
que se equivoca[254];» y antes lo había advertido su Ministro de Estado
M. de Villeroy diciendo: «Cuidado con Antonio Pérez, que nos ha
informado de su marcha, no vaya á sorprender, como se promete, á los
cortesanos y á las damas con las lisonjas y adulaciones de costumbre, y
dé á entender con motivo de las paces que ha prestado servicio de tal
naturaleza, que merece ser reintegrado en los bienes y honores que tuvo.
No he visto jamás en hombre impudencia, vanidad y desenfado como los
suyos... tened cuenta con todo lo que haga y diga, hasta en las menores
cosas, porque da contento al Rey saberlo, y me encarga os lo
recomiende[255].»

    [Nota 254: Enrique IV á M. de Beaumont, en 6 de marzo 1604.--Mignet,
    pág. 386.]

    [Nota 255: M. de Villeroy á M. de Beaumont, en 29 febrero
    1604.--Mignet, pág. 385.]

Los despachos atestiguan que el conocimiento de la persona era tan
exacto como el de las intenciones. No menos le conocían en Inglaterra.

Antes de desembarcar en la isla, recibió carta del Conde de Devonshire
haciéndole saber que el Rey no le acordaba licencia de entrar en sus
Estados _por tener de él muy mala opinión y merecer á lord Cecil odio y
desprecio_[256]. No había motivo para tenerse por lisonjeado; no se dió
tampoco por entendido: con la atrevida inconsideración genial puso pie
en tierra, avanzando hasta Canterbury, desde cuya ciudad escribió al Rey
larga carta en latín, manifestando la extrañeza que le había causado
recibir una orden inusitada en vez de los favores que se le habían hecho
esperar. Invocaba la autoridad del Embajador Parry, que le había dado
cartas, diciendo: «Por eso me dirijo á V. M. y apelo á su justicia,
poniendo por delante su nombre y palabra para que se sirva examinar con
prudencia, pesar y decidir si el punto á que han llegado las cosas,
según la ley natural, conviene á la Majestad real y es debido á un
extranjero no desconocido en el mundo y que se ha fiado en tal palabra.
Si por otro lado puede servir mi persona de obstáculo en los negocios
que actualmente se tratan, pues en tal caso, aunque yo no sea un Jonás
que haga alborotar la mar y los otros elementos, me retiraré á
cualquier rincón del reino bajo el favor y protección de V. M., que lo
consentirá, para que las gentes no se admiren y quieran saber por qué
sólo se niega á Antonio Pérez lo que á ningún desterrado ni á ningún
fugitivo en un reino libre y poderoso[257].»

    [Nota 256: His Majesty having a very ill opinion of him, and the
    lord Cecil both hating and despising him. Colección Birch, pág.
    142.--Carta de M. de Beaumont á M. de Villeroy de 29 febrero
    1604.--Mignet, pág. 386.]

    [Nota 257: M. Mignet inserta el texto íntegro en latín, pág. 388.]

La epístola produjo en Jacobo paroxismo de cólera; mesándose la
barba[258] tildó de animal á su Embajador en París[259] y reiteró la
orden que Pérez tuvo que cumplir, volviendo corrido al continente á
saber que sin su agencia ni concurso se había firmado el tratado de paz
en Londres en agosto de aquel año, 1604.

    [Nota 258: Falling into such a rage, that he tore his beard. Birch,
    pág. 142.]

    [Nota 259: M. de Beaumont á M. de Villeroy en 29 febrero
    1604.--Mignet, pág. 389.]

«Los ingleses nos han devuelto algo incivilmente á Antonio Pérez,
escribía Villeroy al Conde de Beaumont. Ahora pide al Rey, de limosna,
la pensión de 12.000 libras que le daba S. M. antes de marchar; pero le
conocemos y estimamos en lo que merece, como ahí y acaso más. Viene
contando que Cecil le ha jugado esta pasada, de acuerdo con el Embajador
de España, por la amistad que tuvo con el Conde de Essex: lo cierto es
que la adversidad no le ha enseñado á ser más cauto y prudente que el
auje[260].»

    [Nota 260: M. de Villeroy á M. de Beaumont en 9 de marzo de
    1604.--Mignet, pág. 389.]

No perdió momento Pérez, como Villeroy refiere, en el ensayo de
reconquistar el terreno perdido en Francia; por intermisión del
Condestable y embajada de Manuel Don Lope quiso justificar el viaje por
aventura arriesgada de necesidad, de la que volvía postrado con gran
calentura. Empezaba por pedir al Rey, con la disculpa, mandara le
admitieran en el Convento de San _Denis_, para que si muriese tuviera
cerca la sepultura, y por final ponía: «Con esta prueba, Syre, que he
hecho por mi mujer é hijos, habré cumplido con ellos y con estas
obligaciones generales y cristianas; y si á poco más que les daré de
término, que no pasarán de dos ó tres meses, para ver si me los quieren
dar, con que habré cumplido con todo, yo me resolveré á morir siervo de
V. M. en sus reinos, sin dejarme engañar más[261].»

Manuel Don Lope estaba encargado de encaminar la insinuación á favor de
memorandum trazado por la pluma del hábil intrigante, sin olvidar la
amenaza de buscar otro amo, testimonio de la penetración de
Villeroy[262].

    [Nota 261: Apéndice, documento XXXVIII.]

    [Nota 262: Idem, documento XXXIX.]

Sin perjuicio de estas diligencias, cumplía realmente el Sr. Antonio la
indicación puesta en la carta á Enrique IV de intentar otra prueba en
España, que sería la última. Comunicado el proyecto con D. Juan de
Velasco, ofrecía formalmente al Embajador de España servir de espía,
utilizando las relaciones que tenía en Francia, y comunicar los secretos
de la política de esta nación, estableciendo, por más seguridad, su
residencia en Besançon ó en Constanza, siempre que se le dieran 150
escudos al mes. D. Baltasar de Zúñiga se procuró informaciones, tuvo
varias conferencias con el pretendiente y hubo de dar curso á la
proposición, remitiéndola, con despacho suyo, al Duque de Lerma, que la
puso en trámite secreto del Consejo de Estado.

En tanto, no parece que logró Pérez la celda gratuita en San
Dionisio[263] ni en otro Convento de Bernardos[264], volviendo á París
al barrio de San Lázaro[265], vendidos los coches y mobiliario para
subsistir. Pudiera dar lo mismo por perdida la ilusión de pasar los
Pirineos á tener conocimiento de lo que en la corte de España ocurría.
En despacho al Embajador D. Baltasar de Zúñiga, de Valladolid á 10 de
junio de 1604, decía el Rey Don Felipe:

    [Nota 263: Apéndice, documentos XLIII y XLIV.]

    [Nota 264: Idem, documentos XLIV y XLV.]

    [Nota 265: Mignet, pág. 392.]

«Cuanto á lo que os dijo el Rey por Manuel Don Lope, será acertado que
pase en disimulación, pues la calidad de su delito no permite otra cosa,
y así daréis allá la salida que mejor os pareciere[266].»

    [Nota 266: Archivo Nacional de París, _Papiers de Simancas_,
    _K-1.451_, _A-58_, pág. 116.]

Es decir, que Enrique IV mostraba por un emigrado de la causa de Antonio
Pérez un interés que no era ya extensivo á éste, y que considerado sin
remisión el delito del subalterno, necesariamente se había de tener en
España igual, si no mayor rigor, con el jefe. De lo primero es
confirmación el proyecto de tratado definitivo de paz entregado en 31 de
agosto del propio año á M. Emery de Barrault, nuevo Embajador de Francia
en España, sin mención de Antonio Pérez[267]; de lo otro no deja duda la
plática que entre el otro Embajador, La Rochepot y el Duque de Lerma, se
verificó el mismo mes de agosto. Quejándose el de Lerma de muchas cosas
pasadas después de la paz de Vervins, en perjuicio de los juramentos
solemnes de conservarla, y enumerándolas, dijo: «Que Antonio Pérez y
otros españoles y portugueses se acogieron de muy poco acá á Francia, y
que tal manera de vivir cría muy gran desconfianza entre los dos Reyes é
impide una verdadera reconciliación tal cual está deseada.»

    [Nota 267: Biblioteca Nacional de París, Esp., 336, fol. 109.]

Contestó el Embajador «que Antonio Pérez y los demás acogidos á Francia,
á todos es muy manifiesto que eso fué en tiempo de la guerra y no
después de la paz hecha[268].»

    [Nota 268: Archivo Nacional de París, _Papiers de Simancas_,
    _K-1.593_, _B-81_, pág. 51. M. Mignet vió este documento: lo cita
    pág. 390.]

Pero un documento de mayor importancia, que no conocieron Bermúdez de
Castro ni Mignet, explica con mayor claridad por qué el Duque de Lerma
entretenía indefinidamente la solución tan esperada. La sección secreta
del Consejo de Estado había informado al Rey en estos términos:

«Señor: En la Junta de dos se vió una carta del Condestable de Castilla
para el Duque de Lerma, de 25 de julio, y la copia de un capítulo de
carta de D. Baltasar de Zúñiga para el Condestable, y en las dos hablan
de Antonio Pérez; y la substancia es que á Antonio Pérez se le dé algún
dinero por mano del Embajador, y que salga de allí y vaya á residir á
alguna parte neutral, donde dicen que podrá ser de provecho para las
materias de Francia cuando estuvieren en estado de poder negociar en él
las cosas de substancia, como si aquel Rey faltase, porque tiene
particular noticia de las cosas de çuiços y es estrecho amigo de
venecianos y ingleses, digo, de sus Embajadores, y del Condestable de
Francia y del Duque de Suessons [así], y que en Bisanson ó en Constancia
se le podrían dar 100 ó 150 escudos al mes por vía de la Embajada de
Francia; y la conveniencia de sacarle de Francia es por quitar que
portugueses, aragoneses y otros foragidos no acudan á él, sobre lo cual
se votó como se sigue.

»El Comendador mayor, que Antonio Pérez ha sido y es el que se sabe, y
de ninguna prudencia y consejo, y que muchas veces se ha maravillado de
que, tras tantos trabajos y en su edad, no se haya retirado á un rincón
á hacer penitencia de sus pecados, y que agora que se halla desvalido y
desfavorescido y desautorizado en Francia, mueve nuevas pláticas, y por
ventura fingidas, para engañar y poder deservir mejor, como lo ha hecho
siempre y se puede creer del acto que hizo de despedirse de aquel Rey, y
en ese color quiso ir á Ingalaterra, donde no tenía que hacer; y pues no
iba por cuenta y orden de V. M., se ha de creer que iba por la del Rey
de Francia, como se verifica, pues cuando el de Ingalaterra no le dió
entrada, se volvió á París y allí fué recibido; y habiéndole dejado de
admitir en su reino el de Ingalaterra, por tener respecto á V. M., le
podría dar mucho que pensar si agora le viese amparado de V. M., cuanto
más que el quererle guardar para cosas de Francia para adelante, se dice
como si Antonio Pérez no tuviese más años que el Rey de Francia, y por
lo menos confiesan las cartas que de presente no es de ningún fruto, y
en lo de adelante es muy dudoso todo lo que dél se puede esperar, aun
cuando de su fidelidad se pudiera tener certeza, y lo que se debe tener
está bien entendido; y entretenerle en çuiços de ninguna manera
convendría, pues se ha negociado con ellos cuanto se ha deseado, y
podría ser que allí hiciese, por lo menos, oficios por todos, y
revolviese lo que está bien asentado. Y yo no hallo que en Francia pueda
ser de daño, ni en ninguna parte de provecho para el servicio de Dios ni
de V. M., y que de los daños que hiciese en otras partes no habría
disculpa, pues no hay razón para prometerse dél mejores cosas que las
pasadas. Y que cuando se hubiese de hacer algo por él, sería
entretenerle en alguna isla remota, no para que haga algo, sino para que
se salve, y aun dará cuidado que allí no haga daño.

»El Conde de Miranda, que él ha sido el que ha hecho más oficios con
V. M. por la mujer y hijos de este hombre, para que V. M., apiadándose
de la grandeza de su necesidad, les hiciese la merced que les ha hecho;
pero que por el hombre no puede interceder, siendo el que ha sido y el
que es, y que si estuviera en un calabozo, por ventura se doliera dél; y
que lo que conviene para el ejemplo público y para todo, es que, si
puede ser habido, se castigue como obligan las leyes divinas y humanas,
pues ha sido infiel á Dios y á su Rey y Señor natural; y que aun cuando
entregara á V. M. dos ó tres fuerzas, no sabe si viniera en lo que se
propone, y tanto menos estando agora actualmente ofendiendo á ambas
Majestades; y que él se ve reducido á términos que ya el de Francia ni
nadie se fía dél, y que tanto más sería de mal ejemplo y consecuencia
que V. M. se sirviese ni fiase dél; y que aunque en los Reyes no ha de
haber rencor, han de ser constantes y firmes en favor de la justicia, y
que así en lo que se ha de poner la mira es en procurar de haberle á las
manos, porque la misericordia de los Reyes no ha de ser para tan malos y
perversos hombres; y que no es menos necesario que los Ministros
entiendan que si cayeren en semejantes delitos, no ha de haber
misericordia para ellos; y que á la mujer y hijos podrá V. M. hacerles
la merced y bien que fuere servido.

»El Comendador mayor de León añadió que D. Juan de Luna, castellano de
Milán, por un disgusto se fué á París, y que, aunque no hizo ningún
otro deservicio, se exceptuó en cédula aparte en las paces del año de
59, sin que S. M., que haya gloria, se dejase vencer por ninguna
consideración.--V. M. mandará lo que sea servido. En Valladolid á 30 de
agosto de 1604.--Rúbrica[269].»

    [Nota 269: Archivo Nacional de París, _Papiers de Simancas_,
    _K-1.593_, _B-81_, pág. 53.]

En Inglaterra, en Francia, en España, el juicio y la opinión de Antonio
Pérez eran, como se ve, de paridad nada envidiable: si el Gobierno, en
la última de estas naciones, en la patria del desdichado, dejaba sin
respuesta las súplicas; si las personas á quienes particularmente pedía
recomendación en su favor el proscripto ocultaban la verdad y
alimentaban vagamente la esperanza, á piadoso engaño, no á cruel
animosidad, obedecían.


VI.

En Francia se iban cerrando una tras otra las puertas que el español
suntuoso atravesaba al concurrir á los saraos y festines de los
cortesanos parisienses, imitadores de su Rey; el comensal picante, el
que un día por gala se decía _Antonio Pérez, mendigo en Francia_[270],
veía con espanto la horrible faz de la miseria, sin encontrar reparo
que le escudara; sordo el monarca á las súplicas, pretendía llegaran á
los personajes influyentes con agasajos de aquellas industrias españolas
de estimación galante. Se dedicó al adobo de pieles en ámbar con que
hacer guantes[271], á la preparación de perfumes y aun de mondadientes,
lisonjeando la vanidad incurable con ejemplos de mayor desventura.
«Dionisio el tirano, habiendo perdido su reino, dió en ser maestro de
escuela por pasar la pérdida mejor con oficio en algo semejante de
mandar y castigar; él daba en maestro de plumas por conservar los
dientes para morder como herido[272].

    [Nota 270: Carta á M. Jamet, Colección Ochoa, parte II, carta XCV.]

    [Nota 271: Apéndice, documento XXII.]

    [Nota 272: Colección Ochoa, parte II, carta LXXXIII--Apéndice,
    documentos XXXIV, XLVII.]

Había topado en sus destilaciones una agua de olor de la religión de los
ángeles. Entreteníase en esto por no destilar el juicio, por sustentar
el cuerpo...[273]; prevenía polvos, secreto de los que más valen agora
con las damas...[274].»

La necesidad le llevaba á _melancolizar_ filosóficamente en el solitario
albergue, señalando sus cartas, cual piedras miliarias, las etapas del
camino de la amargura. La envidia[275]; el corazón del hombre[276]; la
poca seguridad de los amigos[277]; el olvido[278]; la instabilidad de la
fortuna[279]; la soledad; la soledad, sobre todo, afligía al hombre que
con el bullicio y el enredo se alimentaba[280]. Con todo, como «la
nación española dentro de un asedio es la más paciente de todas, que en
esta opinión es tenida y los testimonios de historias lo confirman, no
había que pensar que á él le tomaran por hambre en el asedio de la
soledad[281].»

    [Nota 273: Colección Ochoa, parte I, carta CXXI.]

    [Nota 274: Idem, parte II, carta LXXVI.]

    [Nota 275: Idem, parte II, carta LXXIV.]

    [Nota 276: Colección Ochoa, parte II, cartas XXXIX, XL.]

    [Nota 277: Idem, parte I, carta CXXXVI; parte II, cartas LX, C.]

    [Nota 278: Idem, parte II, cartas XXXII, LXXIII.]

    [Nota 279: Idem, parte I, carta CXXXVIII.]

    [Nota 280: Parte II, cartas XXIX, XXX, XXXI, XXXV, LXXXVI, CX.
    Apéndice.]

    [Nota 281: Idem, parte II, carta LXXIII.]

Por la pensión del Rey de Francia acudió al Consejo de Estado[282] y al
Parlamento[283] sin resultado; por el perdón del de España visitaba á
cuantos caballeros de viso pasaban por París: al P. Antonio Crespo[284];
al P. Rengifo, de la Compañía de Jesús, confesor del Duque de
Feria[285]; á otros cuyos nombres calla[286], distribuyéndoles
generosamente ejemplares de sus obras y espantándose de que las
censuraran[287]. Le asombraba que entre españoles no se leyera con
calma, por ejemplo, la felicitación á Enrique IV por la victoria de
Amiens, victoria ganada á los españoles[288], mientras no recibió el
doloroso correctivo de la siguiente epístola:

    [Nota 282: Apéndice, documento LIV.]

    [Nota 283: Colección Ochoa, parte II, carta CXL.]

    [Nota 284: Idem, parte I, carta CXXX.]

    [Nota 285: Idem, parte I, cartas CXXIX, CXXXIII.]

    [Nota 286: Idem, parte II, cartas XX, XLIV.]

    [Nota 287: Colección Ochoa, parte II, carta CXXXI.]

    [Nota 288: Idem, parte I, carta LXIII.]

«Señor: V. md. debió de saber con cuánta lástima llegamos á este reino
de los trabajos que v. md. padesce fuera del nuestro; pero ha querido
quitárnosla con que veamos sus libros, que en ellos no cabe, y así se
los volvemos á v. md., á quien guarde Dios.--De la Posada, hoy
martes.--El Marqués de Cerralvo.--El Marqués de Tavara[289].»

    [Nota 289: Bermúdez de Castro, pág. 282.]

El primero de los firmantes escribió en una hoja blanca de las
_Relaciones_:

«Caminando en la lectura de este libro de v. md. con la indignación que
podía criar en un pecho leal y en una vena de mi sangre la descompostura
con que v. md. habla de las acciones de su Príncipe (y tal Príncipe), he
llegado hasta aquí, donde he hallado el discurso de esta autoridad con
que v. md. le remata, pues habiéndole escogido el que escribe el libro
para fin de él, parece que disculpa todo lo escrito, y en fe de que es
última voluntad merece que le pasemos por descargo de conciencia y
medio para perdón[290].»

    [Nota 290: Bermúdez de Castro, pág. 282.]

Acusaban todos á las libertades de la pluma sin decirle nada nuevo, que
«la experiencia le tenía enseñado que hiere más que la espada[291]:» ¿no
podrían con la pluma cauterizarse las heridas? Á la prueba se puso
escribiendo rápidamente un libro de la ciencia de gobierno, enderezado
al Duque de Lerma, con el título de _Norte de Príncipes, Virreis,
Presidentes, Consejeros, Gobernadores y advertimientos políticos sobre
lo público y particular de una Monarquía, importantísimos á los tales,
fundados en materia y razón de Estado y Gobierno_.

    [Nota 291: Colección Ochoa, parte I, carta CXXXVI.]

Hubo quien colgó al triste escritor la paternidad del _Elogio de Felipe
II_, por ser obra maligna; también ha habido quien se la niegue del
_Norte_, por tener mucho bueno. El error viene de otro libro muy
semejante que apareció más tarde bajo cubierta de _El conocimiento de
las naciones, que Antonio Pérez, Secretario de Estado de la Majestad de
Felipe II, escribió desde su prisión al Rey Felipe III después de haber
heredado, año de 1598_.

Se supo que este segundo libro había sido redactado por Baltasar Álamos
de Barrientos, demostrándolo D. J. M. Guardia al darlo á luz con el
título de _Antonio Pérez.--L'art de gouverner. Discours adressé a
Philippe III (1598), publié pour la première fois en espagnol et en
frances, etc., par J. M. Guardia_: _París_, 1867, en 8.º; y como
M. Morel Fatio encontrara en la Biblioteca Nacional de París manuscritos
de ambas producciones cuando formaba el catálogo de los españoles, á
continuación del membrete de la primera, ó sea el _Norte de Príncipes_,
escribió[292]:

    [Nota 292: _Catálogo de MSS. españoles_, pág. 31, núm. 89.]

«Este tratado, que, según ha demostrado M. J. M. Guardia, es debido á
Baltasar Álamos de Barrientos, se ha publicado con la siguiente portada:
_Norte de Príncipes, Virreyes, Presidentes y Gobernadores, y
advertencias políticas según lo público y particular de una Monarquía,
importantísimas á los tales, fundadas en materia y razón de Estado y
Gobierno. Escritas por Antonio Pérez, Secretario de Estado que fué del
Rey Católico D. Felipe, segundo de este nombre, para el uso del Duque de
Lerma, gran privado del Señor Rey D. Felipe III_: _Madrid_, 1778, en
8.º»

La equivocación no es extraña, porque son las dos obras muy semejantes:
podría decirse que, en opiniones, en sentencias, en conceptos completos,
son iguales, lo que se explica con poco favor de Barrientos, emigrado,
dependiente y amigo de Antonio Pérez, y que probablemente tuvo á la
vista el _Norte de Príncipes_ al escribir _El conocimiento de las
naciones_: así la justicia retributiva demanda que se reconozca á
Antonio Pérez, no sólo la redacción del primero, sino también el
espíritu, orden y forma del otro.

Respecto del primero, si no quedara en muchas cartas prueba de
autenticidad, la diera el estilo, que, bien decía el autor, no se
confunde con otro. Véase cómo empieza[293]:

    [Nota 293: Según el MS. de la Biblioteca Nacional de París, Esp.,
    366.]

«Yo, como vasallo desta corona y criado de V. E., en la voluntad al
menos, para merecer serlo en la obra, deseo dar alguna muestra de mi
servicio con que no parezca inútil del todo, y ésta que comienzo me
anima á seguridad que llevo de no perder, por el ánimo grande de V. E.,
y porque, según la opinión con que indignamente me persigue el mundo,
alabándome con exceso, quizá injustamente, pero para daño mío, que es
fortuna de desgraciados y alabanza propia de enemigos, y tiros
inexcusables los que se le hacen desta suerte, por mucho que me levante
y suba con mi discurso, no poderé ya caer en más abismo de miseria del
en que me hallo, pues aun lo bueno veo que me daña, que de lo malo no
es justo esperar provecho, y más, señor, que ha llegado á término que no
hay fruto mío, aunque parezca bueno, de que no tema que haya quien saque
veneno contra mí. La culpa entonces será suya, siendo obra de malos
médicos; pero ¿qué aprovecha si yo llevo la pena della con el estado en
que me hallo?»

La obra ha sido juzgada sin pasión[294], hallando que encierra doctrinas
útiles, morales, previsoras, algunas de las cuales se adelantan á la
época[295]; nada había que añadir sobre el particular en la presente
ligera exposición de hechos, si algunos de los consejos al privado de
Felipe III no estuvieran encarnados en la conducta del que lo había sido
de Felipe II.

    [Nota 294: Por Bermúdez de Castro y Mignet.]

    [Nota 295: Mignet, pág. 398.]

El primero, el que encabeza la parte destinada á la enseñanza política,
dice:

«El Príncipe que fuere señor de la mar, será monarca y dueño de la
tierra.»

Su amo no quiso estimar el aforismo; en Inglaterra asentó sus
fundamentos Antonio Pérez; quiso hacerlo igualmente en Francia, sin
hacerse oir de Enrique IV, y al recomendarlo por cuarta vez para su
patria, razonaba: «Porque Francia no tiene imperio en el mar, es poco
de temer, mayormente con la inconstancia y desasosiego de sus naturales.
Por este medio únicamente se puede refrenar á Inglaterra y á las
provincias rebeldes.»

La idea falsa de los tesoros de las Indias, censura con la notable
frase: «Las riquezas, el oro y la plata de las Indias trajeron consigo
este mal, para que podamos llorar, y con razón, si esto que llamamos
merced fuese castigo del cielo.»

Por distinto concepto se fija la atención en otra sentencia que le
sugiere el lujo: «Más quieren las mujeres parecer y ser malas, que no
pobres.»

¡Las mujeres! Pues ¿y los hombres? ¿Y el autor? ¿No ofrece él mismo
materia para dudar de la sinceridad de las declamaciones, entendiendo
que, _sitiado por hambre_, no estaba todavía rendido?

Su tenaz fortaleza requería aún la multiplicación de trincheras y
baterías que le pusieron la senectud, los achaques, la indigencia, los
dolores del alma, como el de la muerte de su hija Gregoria, pobre
inocente.

En 1606, cuando marchó con licencia el Embajador D. Baltasar de Zúñiga,
pidióle con lágrimas que hablara en su favor al Rey, y así hubo de
prometérselo por continuación de las gestiones anteriores, dejando en su
sér las esperanzas que, un año más tarde, pintaba esta carta al
Condestable de Francia:

«De mí no sé nada, sino que de cualquier manera, con la llegada de
D. Baltasar de Zúñiga, ó vuelta por mejor decir, espero alguna
resolución, y por lo menos desengaño, que éste es el término que he
puesto á este encanto, como lo escribí ayer al Rey Cristianísimo, con
que me echaré á vivir y morir sin más padescer los tormentos de
esperanzas humanas, que aunque las conozco y sus engaños, he tenido por
obligación hacer esta última prueba, porque vea el mundo que no quedó
por bizarría ni falta de todas justificaciones en cuanto á mí ha sido. Y
con esto entregaré á Dios el juicio último[296].»

    [Nota 296: Apéndice, documento LI.]

La última prueba del náufrago acompaña al último suspiro. D. Baltasar
volvió sin resolución ni desengaño, y en la ausencia había pasado el
suplicante de la estrechez á la miseria por más y más humildes
habitaciones en la calle del _Temple_ y _faubourg Saint-Victor_[297]. En
1608 se mudó á la calle _de la Cerisaie_, cerca del Arsenal y de la
iglesia de San Pablo; á ésta iba frecuentemente á demandar á Dios el
consuelo que los hombres le negaban[298], y en el tiempo que los
achaques y las oraciones no exigían, entretenía el espíritu ejercitando
la pluma siempre activa.

    [Nota 297: Mignet, pág. 396.]

    [Nota 298: Bermúdez de Castro, pág. 283.--Mignet, pág. 396.]

«Los papeles eran sus compañeros y entretenimiento ordinario: íbalos
recogiendo para dar una parte de los negocios grandes que habían pasado
por sus manos y por las de su padre...[299]. Se empleaba en revolver sus
historias y borradores... ¡qué bocados le traía al oído la
soledad![300].»

    [Nota 299: Colección Ochoa, parte II, carta CXLIX.]

    [Nota 300: Idem, parte II, carta XXIX.]

Momento pasajero de alegría tuvo al estrechar en los brazos á sus hijos
Gonzalo y Rafael, autorizados á visitarle. ¿Qué más? El Duque de Lerma
le enviaba testimonio de reconocimiento por el _Norte de Príncipes_ que
le había dedicado... y esperanzas, que corroboraba el nuevo Embajador
D. Pedro de Toledo. Decíanle que el Rey se encontraba animado de las
mejores disposiciones, que las de su valido eran conocidas; mas que no
podía exponerlas á choque con la Inquisición.

Confortado un tanto el ánimo con esto; asegurado del Embajador, que
quiso repasar y añadir de su mano alguna frase en la minuta, firmó á 9
de agosto de 1608 nueva carta al Duque:

«Apiádese V. E., yo le suplico muy humildemente, de mí y de los míos,
que si idolatré no lo hice sino necesitado y importunado grandemente
deste Rey, engañado él de mi poco valor y de su mucha piedad. Buena
prueba he dado con la obediencia con que dejé todo en mandándomelo,
metiéndome en mil peligros y aventuras con mucha incomodidad y pobreza
mía, no por el premio que podía esperar de tal Rey, sino por la
satisfacción de mi ánimo de haber cumplido con mi obligación, como lo he
declarado á D. Pedro de Toledo para que con brevedad procure el remedio,
porque no viva más tiempo _suspenso en este estado, miserable mucho y
peligroso más_, como él lo articularizará y calificará con las
particularidades y verdades que á la boca le he referido. Pero, señor,
como ningunos trabajos me pueden quitar el deseo de morir vasallo de
quien lo nací, paresce razonable que tal Rey, como yo lo espero, lo
permita, y que resista S. M. y V. E. á los que pretendieren impedir que
á este cuerpo, _que ya está hecho tierra como sin alma_, le recoja su
naturaleza para acabar sus días... Ha permitido V. E. que mis hijos
puedan haber visto el estado miserable en que estoy; yo le suplico
permita que la que los parió no cierre los ojos, pues por los años que
há que lloran merescen á lo menos que vean esto[301].»

    [Nota 301: Bermúdez de Castro, pág. 393. Las frases de letra cursiva
    son las añadidas por D. Pedro de Toledo.]

Rafael Pérez fué portador de esta carta[302] porque fuera mejor
recibida; Gonzalo continuó algún tiempo más al lado de su padre,
haciendo las diligencias que ya no podía el septuagenario intentar por
sí mismo; diligencias penosas de que da idea esta otra carta dirigida al
Condestable de Francia:

    [Nota 302: Birch.]

«Yo he enviado hoy á mi hijo á hablar á Mos de Villarroel, y hale
respondido con mucho favor y gracia, que esta mañana habló al Rey y que
le respondió que era necesario que V. E. y él se hallasen con S. M.
juntos para resolver esto... Resta, señor, agora que V. E. acabe de sus
manos con Mos de Villarroel este milagro, que mi corta ventura es tal,
que milagro es menester para resolución que haya de ser en mi favor. Y
porque yo creo que mi hijo no debe de haberse dado á entender á V. E.
con la vergüenza que ha conoscido en mí de llegar á tal atrevimiento
como á pedir pan á V. E. sobre tanto favor y favores como le debo,
suplico á V. E. que me socorra con alguna limosna de su liberalidad y
piedad natural, para esperar esta resolución de S. M.[303].»

    [Nota 303: Apéndice, documento LVII.]

M. Morel Fatio ha encontrado declaración por la que consta, con fecha 31
de diciembre de 1609, haber recibido Antonio Pérez del Tesorero del Rey
la cantidad de 3.600 libras _por la pensión que S. M. le acordaba en el
presente año_[304]. En vista del documento, piensa el mismo Sr. Morel
Fatio que se engañó M. Mignet al afirmar que la pensión no fué
devuelta[305]; pero habiendo sido necesario _un milagro_ para conseguir
este socorro que pronto liquidarían los acreedores, no parece que el
engañado fuera M. Mignet. Si la pensión corriera, no hubiera escrito
Pérez al Embajador D. Pedro de Toledo, á poco:

    [Nota 304: Apéndice, documento LVIII.]

    [Nota 305: Morel Fatio, _L'Espagne_, pág. 297.]

«Estoy en el extremo último con haber ya agotado á mis amigos que me
socorrían y con no saber dónde hallar el pan de mañana[306].»

Bermúdez de Castro formuló suposición, también errónea, al referir
ocurrencias posteriores. «Sea que no le descubriese, como esperaba
(dice) secretos de la corte francesa; sea que tuviera malas noticias de
su lealtad, la buena disposición de D. Pedro de Toledo por Antonio Pérez
cesó repentinamente; llególe casi á echar de su casa, rogándole en seco
tono que no le importunase con sus súplicas, y al presentarse otro día
D. Gonzalo con un billete de su padre, delante del Embajador de Austria
se lo devolvió sin abrirlo[307].»

    [Nota 306: Bermúdez de Castro, pág. 394.]

    [Nota 307: Idem, pág. 281.]

Pues que D. Pedro de Toledo seguía diciéndole que no dependía de la
voluntad del Rey ni de la de su Ministro una gracia opuesta á las
atribuciones del Santo Oficio[308], sabiendo bien á qué atenerse,
evidentemente esquivaba la ocasión de destruir las ilusiones del pobre
anciano, restringidas al único pensamiento de dejar los huesos en tierra
española. Con toda probabilidad, la insistente recomendación del
Embajador cuando marchó llevándola Gonzalo Pérez le valdría reprimenda;
prefirió, sin embargo, á comunicarla, cerrar la puerta á la importunidad
del ruego: procedió piadosamente.

    [Nota 308: Bermúdez de Castro, pág. 279.]

Corría el año de 1610 cuando mano alevosa cortó el hilo de la vida de
Enrique IV, aunque tibio, protector todavía del proscripto; y como
produjera la ocurrencia embajada extraordinaria de España confiada al
Duque de Feria, acudió ansioso buscando la nueva que esperaba. El Duque
no había recibido órdenes que le concernieran[309].

    [Nota 309: Hállanse en el Archivo Nacional de París, _K-1.593_,
    _B-81_, las instrucciones generales y las reservadas que recibió en
    esta ocasión el Duque de Feria. Había de hablar de la protección
    dada al Príncipe de Condé y de los oficios hechos con él para que se
    reconciliase con su Rey. De Antonio Pérez ni una palabra.]

Quedaba todavía un recurso, el último: el Tribunal de la Inquisición.
Gonzalo Pérez emprendió viaje á Roma con recomendaciones del Nuncio
para interesar al Papa; Antonio escribió á Fr. Francisco de Sosa,
General de la Orden de religiosos observantes, Obispo de Canarias y
Consejero del Santo Oficio, para que le alcanzara salvoconducto con que
presentarse voluntariamente en las cárceles del Tribunal á la defensa de
su causa, y con su aquiescencia dirigió memorial al Consejo en 22 de
septiembre de 1611. Por entonces ni aun á la iglesia le consentían ir
los achaques; pasaba el día rezando en el oratorio instalado en su casa
con licencia del Pontífice, que le había acordado además absolución de
las censuras en que pudiera haber incurrido en sus relaciones con
heréticos[310]. Antes de llegar la contestación de la instancia cayó
gravemente enfermo, y sintiéndose á las puertas de la muerte dictó á Gil
de Mesa esta declaración[311]:

    [Nota 310: Llorente, _Histoire critique de l'Inquisition_, tomo III,
    página 360.]

    [Nota 311: Bermúdez de Castro, pág. 285.]

«Por el paso en que estoy, y por la cuenta que voy á dar á Dios, declaro
y juro que he vivido siempre y muero como fiel y católico cristiano, y
de esto hago á Dios testigo. Y confieso á mi Rey y señor natural, y á
todas las coronas y reinos que posee, que jamás fuí sino fiel servidor y
vasallo suyo; de lo cual podrán ser buenos testigos el señor Condestable
de Castilla y su sobrino el Sr. D. Baltasar de Zúñiga, que me lo oyeron
decir diversas veces en los discursos largos que tuvieron conmigo, y los
ofrecimientos que muchas é infinitas veces hice de retirarme á donde me
mandase mi Rey á vivir y morir como fiel y leal vasallo. Y ahora
últimamente, por mano del propio Gil de Mesa y de otro mi confidente, he
escrito cartas al Supremo Consejo de la Inquisición, y al ilustrísimo
Cardenal de Toledo, Inquisidor general, al señor Obispo de Canarias,
ofreciéndoles que me presentaría al dicho Santo Oficio para justificarme
de la acusación que en él me había sido puesta; y para esto les pedí
salvoconducto, y que me presentaría donde me fuese mandado y señalado,
como el dicho señor Obispo podrá atestiguar. Y por ser ésta la verdad,
digo que si muero en este reino y amparo desta corona, ha sido á más no
poder, y por la necesidad en que me ha puesto la violencia de mis
trabajos, asegurando al mundo toda esta verdad, y suplicando á mi Rey y
señor natural que con su gran clemencia y piedad se acuerde de los
servicios hechos por mi padre á la Majestad del suyo y á la de su
abuelo, para que por ellos merezcan mi mujer é hijos, huérfanos y
desamparados, que se les haga alguna merced, y que éstos, afligidos y
miserables, no pierdan, por haber acabado su padre en reinos extraños,
la gracia y favor que merecen por fieles y leales vasallos, á los cuales
mando que vivan y mueran en la ley de tales. Y sin poder decir más, lo
firmo de mi mano y nombre en París á 3 de noviembre de 1611.»

Pocas horas después, auxiliado por Fray Andrés Garín, de la Orden de
Santo Domingo, espiró[312], cerrándole los ojos los fidelísimos amigos
Gil de Mesa y Manuel Don Lope, que acompañaron el cuerpo, seguidos de
algunos mendigos con hachas, hasta la iglesia del Convento de los
Celestinos, donde fué sepultado. En toda probabilidad, ellos pondrían el
epitafio que subsistió hasta el derribo del edificio, á fines del siglo
pasado[313]:

HIC JACET

  illustrissimus D. Antonius Perez,
  olim Philippo II, hispaniarum regi,
      a secretioribus consiliis,
cujus odium male auspicatum effugiens,
  ad Henricum IV, galliarum regem,
      invictissimum se contulit,
  ejusque beneficentiam expertus est,
demum parisiis diem clausit extremum
      anno salutis MDCXI.

    [Nota 312: Llorente, _Histoire critique de l'Inquisition_, tomo III,
    página 360.--Bermúdez de Castro, pág. 286.]

    [Nota 313: Mignet, pág. 403.]

No consignaron que contaba setenta y dos de edad.

M. Birch[314] transmitió el rumor de la época de haber ido á poder del
Ministro Villeroy los papeles del Peregrino, y de haber sido quemados
por consideración á España. Llorente dió noticia de algunos documentos
existentes en el Tribunal de la Inquisición con motivo de la demanda que
en rehabilitación de su memoria presentaron en 21 de febrero de 1612 los
seis hijos de Antonio Pérez. Estos documentos eran[315]:

    [Nota 314: _Memoirs_, cit.]

    [Nota 315: _Histoire critique de l'Inquisition d'Espagne par Jean
    Antoine Llorente, traduite de l'espagnol sur le manuscrit et
    sous les yeux de l'auteur par Alexis Pellier_, segunda edición:
    París, 1816, tomo III, páginas 356 á 412.]

1. Certificado de la Facultad de Teología de la Sorbona, expedido por su
Secretario en 3 de septiembre de 1603, atestando la pureza de la
doctrina católica de Antonio Pérez.

2. Breve de Su Santidad de 26 de junio de 1607, dado á ruego de Antonio
Pérez, absolviéndole _ad cautelam_ de las censuras en que hubiera podido
incurrir por el comercio que había tenido con heréticos, aunque no
hubiera dejado de ser católico.

3. Testamento de Antonio Pérez, otorgado en París el 29 de octubre de
1611, haciendo profesión de fe católica, mandando se enterrara su
cuerpo en la iglesia del Convento de los Celestinos, y que se celebraran
misas por el reposo de su alma.

4. Información hecha en París á principios de febrero de 1612 ante el
Auditor de la Nunciatura eclesiástica, á petición de Gil de Mesa,
español, Gentilhombre de la casa del Rey de Francia, y su Chambelán,
compatriota, amigo, pariente y ejecutor testamentario de Antonio Pérez,
en que declararon el Vicario de la parroquia de San Pablo; otro clérigo;
Fr. Andrés Garín, religioso de la Orden de Santo Domingo; Manuel Don
Lope, noble de Zaragoza; Alejandro Toregli, banquero de París, natural
de Luca, y otros testigos.

Todos dan fe de que, de tiempo atrás, Pérez hacía en París vida no sólo
católica, sino ejemplar, frecuentando los Sacramentos de la Penitencia y
de la Eucaristía en su parroquia de San Pablo y en las iglesias de los
Celestinos y de Santo Domingo. Que tres años antes de morir, por no
permitirle la debilidad de las piernas asistir al templo, instaló
oratorio en su casa de la calle de la Cerisaye, obtenida autorización
para ello, para oir misa y recibir los Sacramentos. Que en la última
enfermedad se confesó y recibió absolución de Fr. Andrés Garín, uno de
los testigos, el cual no se apartó de la casa en aquellos días; le
administró el Viático con permiso del cura de la parroquia; asistió á
la Extremaunción, y le ayudó á morir, formando convencimiento de haber
finado santamente en el Señor por la piedad y devoción.

Otros tres testigos dijeron haberle oído muchas veces manifestar deseos
de regresar á España con el fin de acreditar la pureza de sus creencias,
y que durante la enfermedad se afligía de no haber podido realizar el
propósito y desvanecer la nota de infamia que pesaría sobre su mujer é
hijos, manifestando, sin embargo, que esta desgracia no le impediría
morir buen católico, como siempre lo había sido.

Manuel Don Lope declaró por sí haberle oído frecuentemente sorprenderse
de que los protestantes, estando tan versados en la Santa Escritura,
predicaran errores que la palabra de Dios destruía, lo que le hacía
pensar que los enseñaban no creyéndolos. El testigo recordaba también
que, hablando con el difunto de diferentes cosas, le había dicho que
muchas personas eran de parecer que él, Antonio Pérez, debiera haber
aceptado la pensión de doce mil libras que el Rey Enrique IV quería
otorgarle en consideración á su edad, enfermedades y falta de medios de
subsistencia, y que Pérez había respondido que no se arrepentía, así
faltaran á la palabra que le dieron, antes, por el contrario, que si
todavía le hicieran la misma proposición segunda vez, la rehusaría con
objeto de probar la verdad con que tantas veces había hecho
manifestación de fidelidad al Rey de España, su soberano, y con la
esperanza de que con tal proceder alcanzaría su gracia. Que en medio del
infortunio había tenido al menos el consuelo de advertir que el ilustre
Condestable de Castilla, D. Baltasar de Zúñiga, Embajador de España en
Francia, y Ángelo Badoer, Nuncio de Venecia, no habían olvidado la
manera de conducirse con ellos en este delicado asunto. Por último, que
con las manos juntas se confiaba en Dios todopoderoso y en la gracia de
su soberano.

5. Cartas auténticas de Monseñor Roberto, Obispo y Nuncio de Su Santidad
en París, fecha 6 de febrero de 1612, acreditando que conoció bien á
Antonio Pérez y le acordó permiso para tener oratorio en su casa,
teniendo certeza de haberse servido de él hasta la última enfermedad.
Dice poder dar testimonio de los sentimientos piadosos, de devoción y de
amor á la religión católica en que murió, así como de que le oyó
lamentarse muchas veces de no tener salvoconducto del Rey Católico para
entrar en España sin peligro y presentarse ante el Santo Oficio, objeto
constante de sus votos.

6. Declaración hecha á la hora de la muerte, escrita al dictado por Gil
de Mesa y firmada de su mano. (La que antes se inserta.)

Otra declaración contenida en escrito inédito, lleva más allá de este
mundo las noticias del ex-Secretario. Dice así[316]:

    [Nota 316: Debo esta curiosa noticia á la buena amistad del Sr. Don
    Justo Zaragoza, que la encontró en la Biblioteca de S. M. el Rey,
    Sala 2, Est. O, Plut. 3.]

«En la Historia de la vida, virtudes y milagros de la Benerable Madre
Ana de San Bartolomé, conpañera yseparable de la Santa Madre Theresa de
Jhs., Propagadora insigne de la reformacion de las Carmelitas descalzas
y Priora del Monasterio de Amberes, dedicada á la Serenísima Señora Doña
Isavel Clara Eugenia, infanta de España, por el Maestro Fray Chrisóstomo
Henrriquez, Coronista general de la Orden de San Bernardo en Bruselas;
en el capítulo nobeno, en la plana folio 619, calificando la vida,
muerte y salvacion del Secretario Antonio Perez, siendo entonces esta
Madre Abadesa de Fonte Ebrando, que es un lugar poco más de dos leguas
de Tours, en Francia, dice lo siguiente, que para aprobacion de sus
escritos un curioso lo copió de dicho libro y puso aquí para
calificarlos y que se haga dellos la estimacion que se deve:

»Un dia de la Octava del Santíssimo Sacramento la mostró el Señor mucha
gracia y la conbidava á que pidiesse algo; y estando recogida en esta
vission, vió delante de sí tres personas: la una era una hermana suya,
la otra un Primo y la otra Antonio Perez, Secretario del Cathólico y
prudente Rey Don Phelipe segundo.

»No la dió á entender el Señor que estubiessen en algun aprieto; pero
ella, biendo la ocassion presente y considerando el ofrecimiento que la
havia hecho de que la concederia lo que le pidiesse, le tomó la palabra
y le pidió la salvacion de aquellas tres personas, señal bien evidente
de su grande caridad, pues no pide para sí gracias y favores,
mostrándose solícita de la salud de las almas más que de sí misma.
Agradóle á Christo peticion tan ajustada con su Divina voluntad, y ansí
se la concedió con mucho gusto.

»Dentro de poco tiempo recibió cartas en que le avisavan que su hermana
havia caido en una agua y se havia ahogado, y fué el mismo dia en que se
le avia aparecido. El otro Primo suyo murió de calenturas, tambien el
mismo dia. El Secretario Antonio Perez, despues de varios tranzes, de
peligros grandíssimos y mil persecuciones con que pareze quiso mostrar
la fortuna que levanta á la cumbre de la privanza á los que fian en el
valor de Príncipes para derrivarlos en un avismo de miserias, murió en
París; pero con tales demostraciones de piedad y christiandad, que bien
pudieran conocer todos se cumplia con él lo que la Benerable Madre havia
alcanzado del Señor. Lo que ella dize hablando dél, en esta ocasion, es
esto: Murió con señales muy ciertas de su salvacion, reciviendo á menudo
los Sacramentos, con el confesor siempre á su lado; y el dia que murió
se puso de rodillas con un ímpetu de amor de Dios, y ansí se quedó como
digo, con señales grandes de su salvacion. Dichosíssimo quien tubo fin
tan venturoso: importa poco no conservasse en la privanza de los Reyes,
quando, despues de muchas desgracias, se biene á alcanzar la verdadera
dicha, que consiste en ir á gozar de la gloria eterna.

»Más dichoso fué este cavallero en haver conocido á nuestra Benerable
Madre Ana, aunque pobre y humilde en quanto al mundo, que en haver
tenido entrada con los mayores Príncipes de Europa. Ella, quando le
conoció y trató en París, le cobró tanto amor, que estando ausente le
alcanzó de Dios la salvacion de su alma, que es lo más que nos puede dar
Dios, pues anssí se nos da asimismo. Los Reyes, aunque muchos favores le
ofrecieron, pero sólo le dieron disfavores.

»Fué Antonio Perez hombre agudo de ingenio, pero desgraciado; mui
principal y noble, de que en mi Monasterio Real de Huerta, depositario
de la Nobleza de Castilla, Aragon, Navarra y otras partes, ay
testimonios graves. Pero lo principal es la seguridad que nos dexó esta
Santa Madre de que está en el cielo.»

Una estrella de la política francesa, que alboreaba justamente en el
ocaso de ésta española, trazó en pocos rasgos, con alguna pasión y poca
exactitud, juicio[317] que agregar al de los coetáneos lord Cecil, de
Inglaterra; Villeroy, de Francia; el Conde de Miranda y el Comendador
mayor de León, de España.

    [Nota 317: _Memoirs de Richelieu_, lib. III, 1611.]

«La muerte de Antonio Pérez, acaecida en noviembre, escribía, me ofrece
materia para ejemplo de la fragilidad de la privanza de los Reyes, de la
instabilidad de la fortuna, del odio implacable de los españoles y de la
humanidad de Francia con los extranjeros. Había gobernado al Rey Felipe
II, su señor, Príncipe tenido por prudente y constante en las
decisiones; cayó, no obstante, de su crédito, sin ser culpable, en
opinión común.

»En las cámaras de los Reyes hay escollos mucho más peligrosos que los
negocios de Estado, por graves que éstos sean, sobre todo en aquellas
intrigas en que intervienen mujeres ó en las que toma parte la pasión
de los monarcas[318].

    [Nota 318: Antonio Pérez había dicho: «Aquí son los bajíos de la
    bajeza humana; aquí es menester grande tiento, y navegar con la
    sonda en la mano.» Colección Ochoa, _Carta á un gran privado_.]

»Antonio Pérez lo experimentó: mujeres fueron causa de todas sus
desdichas. Haciendo su amo excepción de la firmeza en cuanto á la
benevolencia, la ejercitó en el odio hasta la muerte. El privado había
subido á la cúspide de los honores y grandezas: todo lo perdió en un
instante con la gracia del Rey, que aprisionó á sus hijos con el fin de
que no le asistieran.

»Emigrado en Francia en el período álgido de las guerras civiles, no
fueron obstáculo las circunstancias para que el Rey le recibiera
humanamente, dándole medios de vivir con desahogo á favor de pensión de
4.000 escudos, que siempre le fué bien pagada.

»En España no podían sufrir el bienestar de que disfrutaba; atentaron á
su vida enviando dos hombres que se la quitaran, en vista de lo cual,
por garantía en lo sucesivo, comisionó el Rey á dos suizos de su guardia
personal, que le seguían por la ciudad á las portezuelas de la carroza,
y cuidaban de que ninguna persona desconocida tuviera acceso á la casa.

»Entonces discurrieron los españoles otros procedimientos que llegaran
al propósito no alcanzado por la violencia: se le ofreció, por conducto
de persona de la Embajada, que su amo le restituiría los bienes, siempre
que renunciara la pensión y saliera de Francia. El Condestable de
Castilla confirmó la oferta al pasar por París; y como la esperanza del
deseo suele cegar, renunció, en efecto, despidiéndose de S. M., que
procuró disuadirle y le predijo había de arrepentirse. Marchó, no
obstante, á Inglaterra, lugar que le habían designado; mas apenas llegó
á Douvres se le prohibió pasar adelante, por ruego y amenaza del
Embajador de España. El pobre hombre volvió á Francia y no se atrevió á
presentarse ante el Rey, ya que parecía haber desairado su favor y
consejo; sin embargo, compadecido el Soberano de la miseria en que
estaba, sufriendo incomodidades después de enajenar el mobiliario, si no
lo consideró como antes, no dejó de disponer que se le diera algún
socorro con que subvenir á lo más preciso.

«Habíanle tenido en España por hombre de juicio y de cabeza, mientras
llevaba el cargo de Secretario de Estado; en Francia no se le estimó en
tanto por la ordinaria presunción de los de su país que, llevada al
extremo, tiene algo de locura, á juicio de las demás naciones.»

Años adelante, alcanzando el que esto escribió la madurez del talento;
Duque, Cardenal, Ministro, gran Ministro; queriendo llevar al
convencimiento de su Rey la opinión de ser indispensable á su poder la
organización de la marina de guerra, decía[319]:

    [Nota 319: _Maximes d'Etat ou testament politique d'Armand du
    Plessis, Cardinal Duc de Richelieu_: París, 1764, tomo II, sección
    V, pág. 109.]

«Cuando Antonio Pérez fué acogido en Francia por el Rey vuestro padre, y
por atenuar su miseria le acordó pensión, deseando el extranjero
acreditar el reconocimiento de los beneficios recibidos y ofrecer
testimonio de que no por desgraciado era ingrato, dió al mismo Rey tres
avisos que no son de poca consideración: ROMA, CONSEJO Y MAR. La
advertencia del anciano español, consumado en asuntos de Estado, no ha
de considerarse tanto por la autoridad del que lo daba, como por su
propio peso.»

Es de recordar que decía Brantome al Rey Carlos IX:

«Si les rois, vos prédécesseurs, enssent fait cas de la marine comme de
la terre, vous auriez pent-être encore Gênes, l'Etat de Milan et le
royaume de Naples. L'Espagnol les a conservés plutôt par les moyens de
la mer que de la terre.»

En los tiempos modernos, M. Mignet condensa y acaba su juicio de esta
guisa:

«Antonio Pérez, sin llegar á la talla de los grandes Ministros de Felipe
II; del imperioso Cardenal Espinosa, del diestro Ruy Gómez, del altanero
Duque de Alba ó del discreto Granvela, poseyó un tiempo el favor del
Rey, figurando como personaje el más influyente de la Monarquía
española. Escaló el poder con harta facilidad para saber conservarlo.
Ministro por herencia, fué aventurero de afición. Apasionado, ávido,
disipador, violento, artificioso, indiscreto, corrompido, introdujo el
desarreglo de su conducta en una corte de exterioridad severa; agitó con
la intriga el ánimo de un Príncipe amante de la dignidad mesurada; hirió
con la rivalidad de los amores y la audacia de los actos á un amo
hipócrita, vengativo y absoluto. Aunque conociera bien al que servía;
aunque poseyera el secreto de sus pasiones, de su terrible disimulo, de
la suspicacia de su poder, por la que la confianza había de ser
instable; aunque supiera que Felipe II había matado al Cardenal Espinosa
con una palabra, que alejó al Duque de Alba por la rigidez, que sólo por
consumada habilidad y condescendencia se mantuvo á su lado Ruy Gómez
hasta el fin, se atrevió á engañarle y se perdió. En la desesperada
lucha á que le arrastraron las faltas y las demasías, desplegó recursos
de ingenio tan varios y tal energía de carácter; tan oprimido, tan
elocuente, tan patético se mostró, que fué objeto de universal simpatía.
Empero los defectos mismos que causaron su ruína en España, le
desacreditaron en Inglaterra y Francia. Siempre igual, aun la desgracia
tornó antipática, muriendo abandonado y pobre.

»Hay que condenar á la personalidad, á la vez desordenada y atractiva,
sagaz é inconsiderada, de ingenio agradable y de carácter ligero, rica
de actividad, de imaginación, de vanidad, de pasión, de intriga; hay, no
obstante, algo que conmueve en ciertos de sus sentimientos y en la
magnitud de sus desdichas.»

En las historias de la época, tales como las de Herrera, Cabrera de
Córdoba, Argensola, Babia; en los diccionarios biográficos ó
bibliográficos, agregando á los ya citados los de Baena, Latassa,
Moreri, Didot, Bouillet, Michaud, se encuentran conceptos varios[320]
oscilando entre estos extremos.

    [Nota 320: No parecerá temeridad adjudicar á Antonio Pérez la
    alusión de un concienzudo y benévolo historiador que escribe:
    «_Philippe II a été bien des fois trahi: ce sont surtout des
    traîtres qui nou sont crayonné son portrait._» Le Vice-Amiral Jurien
    de la Gravière, _Les chevaliers de Malte et la Marine de Philippe
    II_: París, 1887, pág. 146.]

Antonio Pérez mató un hombre por obedecer á Felipe II; quitó al Rey su
querida; sublevó una provincia; luchó cinco años con tan temible
soberano; escribió relación de su vida, tan verdadera y profunda como
las inexorables memorias del Duque de Saint-Simon[321].

    [Nota 321: Philarete Chasles, _Antonio Pérez, Revue de Deux-Mondes_,
    citada.]

Antonio Pérez alcanzó fama literaria casi exclusivamente debida al
interés de sus desgracias personales[322].

    [Nota 322: _The Enciclopædia Britanica, Antonio Pérez_, cit.]

Tenaz, perverso, infatigable, intrigante siempre y en todas partes,
dando á conocer los puntos vulnerables de su patria, fué su papel en la
historia el del parricida[323].

    [Nota 323: J. M. Dargaud, _Histoire d'Elisabeth d'Angleterre_: París,
    1866, 8.º]

De la comparación de todos los artículos, por lo general apasionados ó
ligeros, nada se deduce que esencialmente altere lo que dicho queda
acerca de la vida de Antonio Pérez fuera de España. Aparece, en cambio,
la evidencia moral y consoladora de no empecer á la execración perpetua
del mayor de los crímenes la compasión del delincuente, y de cumplirse
en todos los tiempos la sentencia que la pluma del Peregrino mismo dejó
escrita. El traidor es limón que, una vez exprimido, se arroja.



DOCUMENTOS

[Nota del transcriptor: Algunos de los encabezamientos de las cartas
van precedidos de una cruz, indicada como [cruz].]


I.

     _Los papeles y cartas que truxo Miguel Igun sobre cosas de Francia
     recibidas en Valladolid a 29 de junio de 1592._

     Lo que se a podido entender de bearne por cosa cierta es q. antonyo
     perez está en pau con don martin de la nuça y manuel don lope y
     christobal frontin y juan francisco mayorin, todos los cuales están
     con el dicho antonio perez, y estando comiendo la princesa estaban
     con ella, la cual tenia plática con antonyo perez en tanto q. la
     comida duró, porq. el personado que se enbió estubo ally presente
     en tanto q. la comida duró, porq. tenia q. tratar con la princesa
     acerca de las Rentas del condado de bigorra, q. es vso en aquella
     tierra comer en público y todos los q. tienen q. negociar entran en
     la sala q. comen.

     gil de mesa no estaba ally y sentiende aydo Al príncipe de bearne y
     asta yngalaterra, q. a muchos dias falta, como se berá por vna
     carta q. traigo dantonyo perez, q. escribió a vno de Çaragoça
     llamado Marco de Arayz, quera criado de don diego de Eredia, q.
     está preso en Çaragoça, datada de 29 de mayo, q. cuando partió le
     dijo yba la buelta de bayona, pero despues acá se sabe pasó donde
     está dicho, como por la larga ausencia se bee, siendo de quien mas
     antonyo perez se fia, y el q. es causa de todos los males sucedidos
     en aragon.

     Sábese cierto que antonyo perez tiene despacho de pasaportes para
     irse a yngalaterra y q. a de berse con el principe de bearne, sino
     que no osa salir de pau, porq. a entendido q. por orden del capitan
     general y trato del de gabin, que está preso en el condado de
     bigorra, en el castillo de lorda, en compañía de don diego de
     Eredia, ermano del gusticia de las montañas daragon, q. abia
     personas grabes q. se ofrecian a entregarle con cantidad de dinero,
     de manera q. estando advertido de todas estas cosas y diligencias
     q. en este caso se an echo, como de las personas q. lo querian acer
     y entregar con la ausencia de la princesa, las cuales diré de boca
     quienes dicen q. eran, q. son de las mas grabes de la tierra, porq.
     se trata saldrá presto de bearne para casarse con el conde de
     fueson, y así se cree q. si la princesa sale y el no ba a
     ingalaterra, se saldrá de pau y porná en nabarreus y en la villa de
     bayona, para la seguridad de su persona.

     El onbre q. fue a pau, q. se trata muy amenudo con don martin de la
     nuça, y preguntándole de sus cosas en lestado q. estaban, porq.
     muchas beces q. suele yr a pau ablan siempre destas cosas, y
     preguntando del estado en q. estaban, le respondió q. no le podia
     decir nada dellas asta daora, mas de q. la princesa lo tenia
     entretenido a El y a los demás dándoles muchas esperanças de parte
     de su Ermano, como de la suya, mostrándoles muy amenudo cosas del
     príncipe su Ermano por las cuales encomienda a su Ermana mucho la
     persona dantonyo perez y de todos los demás caballeros questaban
     con El, y q. les asegurase que si el Rey despaña les abia tomado
     sus aciendas, que El tenia para ellos, q. es todo lo q. del dicho
     don martin se a podido descubrir y entender.

            *       *       *       *       *

     Marco de Arayz, criado de don diego deredia, questá preso en
     Çaragoça, le dejado en vn castillo del señor de maulion, donde bibe
     su madre madama de maulion, q. abrá como tres meses q. bino vyendo
     de catalunia, de acia taragona, y pasó el puerto de Salat, q.
     siendo camino por esta casa llegó allí muy malo, y esta señora,
     ques muy caritatiba, le yço quedar á curarse, donde yo tengo
     grandísima amistad de mas de beinte años, q. yendo a besitarle y
     darle el pésame de la muerte de su hijo mosiur de maulion, le allé
     allí al dicho Arayz, y por la primera bista no me quiso decir quién
     era, y bolbiendo quince dias despues a demandar unos dineros q.
     dicha señora me debia, me dijo ella misma cómo el español q. estaba
     en su casa abia recibido vna carta dantonyo perez, y que se queria
     ir en bearne, pero q. ella abia entendido le querian estrosar en el
     camino, no muy lejos de su casa, porq. decian traia todo su jibon
     lleno de doblones, y tubo abiso desto, y así no le habia dejado
     partir, porq. le pesara mucho saliendo de su casa se le hiciera
     agrabio, y que así le abia Rogado estubiese en ella todo el tiempo
     q. quisiese, y me Rogó yo se lo digese de su parte, y le quitase de
     la boluntad de yr en bearne, q. si lo acia tomaria muy mal camino,
     y q. si era buen católico no lo debia dacer, porq. iria a tierra
     donde no se ejercita de ninguna manera vna Religion católica, sino
     la seta de los Erejes luteranos, y q. para la seguridad de su
     persona en ninguna parte lo estaria mas q. en su casa. Yo con esta
     ocasion entré en plática con el mas q. la primera bez, y me enseñó
     la carta que habia escrito antonio perez en lausencia de gil de
     mesa, q. despues yo tube orden de cobrarla despues daber yo partido
     porq. no tubiese sospecha de mí, que me la enbiaron á la villa de
     salinas, donde aguardé dos dias solo por eso, a legua y media del
     castillo, ques de la manera que la e cobrado, dicha carta.

     E pasado muchas cosas con el dicho Marco de Arayz, q. sabe muchas
     cosas de todo lo que en Çaragoça a pasado, porq. era el que mas
     amenudo besitaba adantonio perez estando preso, de quien su amo don
     diego deredia acia mucha confianza. Yo le puse en Razon, y solo q.
     su Mag. le perdonase, tubiendo seguridad desto, le aria aser
     cualquier cosa q. se le ordenase por el serbicio de su Mag., y así
     bolví tercera bez, estando para partir y le dije benia por un mes ó
     seis semanas asta çaragoça y q. si queria dase noticia al general
     dél y de lo q. me abia ofrecido acer, q. lo aria, y me dijo le
     aria muy grande placer, y así le anuncié y puse grande esperança de
     su Remedio.--VS. podrá ber si este puede serbir de algo q. fues de
     ynportancia y q. despues daberlo echo se le perdonase y no antes,
     que si la metá de lo que dice puede acer, ace, importará arto mas
     perdonarle q. dejarlo de acer, q. no es de los beinte y dos, sino
     de los ciento y tantos de la postrer lista. VS. me mande su
     parecer, para q. no pareciendo serbirse dél no lo tenga mas en
     esperanças, q. yo allaré salida para responderle de q. por aora no
     se quier tratar de nada asta acabadas las cortes de aragon.

Arch. Nat. de París, _Papiers de Simancas_, _K-1.592_, _B-81_, pág. 48.


II.

        Il.^mo Sr.

     Dipoi di visitar a V. S. Ill.^ma, et renderle gratie de li molti,
     et continui fauori che mi fá, et ralegrarmi de la confirmacione di
     Paris, et de la altre noue. Voleua dar conto a V. S. Ill.^ma di tre
     cose, che ho intesso. Le due non di tanta consideratione, pero la
     Terza, di molta, al manco degna di saperla il nro. Re, et e,
     certissima, et saputa in gran secreto.

     La Terza diró prima, quella e, che il Re Cath.^co ha fatto far
     secreta offerta a la Rep.^ca di Venegia di Lx Galere per la sua
     diffessa sempre che il Turco inuadera li soy Statti, et il
     Imbassator che ha fatto la offerta, li ha detto queste parole al
     fine, _che non trouaranno nisnu amico tale come lei_. Questo, e
     certo.

     La altra e che ha auuto gelosia di auerse la Rp.^ca valuto di
     questo Regno per grani.

     Le altra, che il Papa voleua imponere vna noua X^ma sopra li
     Ecclesiastici veneciani per aiutar al imp.^or, e la Rep.^ca non lo
     ha voluto consentir.

     Il discurso di queste cose lasso per altra occasione che bene, et
     assay e che dir.

     De V. S. Ill.^ma--_Ant. Pz._

     (Sobrescrito.) Al Ill.^mo Sr. mi Sr. Mylord Imbassator.

     (De mano ajena.) 1594.

Colec. Morel Fatio, I.--Cree fuera dirigida al Embajador de Francia en
Londres, que sería probablemente Jean de la Fin, pues éste residió en la
corte de Isabel hasta octubre de 1594.--Biblioteca Nacional de París,
MS., Esp., 336, fol. 91.


III.

        Muy Ill.^e Sr.

     Mos de Beaumond me ha confirmado el lugar en que biuo en la gracia
     VS., que es muy conforme á lo que VS. me ha assegurado por su
     carta: a que he ya respondido. Pero las cosas de consuelo, y
     contentamiento, mill vezes que se oygan recrean. Consuélame mucho
     del modo con que pudiera llegar a ver a V. S., y a presentármele,
     que essa voluntad y piedad la veo fundada en su Gentil natural; que
     sino yo temiera del desengaño quando V. S. me conozca. De my, de my
     partida, del desseo q. tengo de llegar a los Reales pies de Su M.^d
     he Supplicado a Mos de Beaumond q. haga relacion a V. S. Cuya Muy
     Ill.^e persona y Estado Nro. S. Guarde y prospere como dessea.

     De Londres á xj. de enero de 1595.

     Muy Ill.^e Sr.--Besa las manos de V. S., su muy seruy.^r--_Ant.
     Perez_.

     (Sobrescrito.) Al Muy Ill.^e Sr. mi Sr. Mos de Neufville, S.^o
     destado del Rey Christia.^mo

Colec. Morel Fatio, núm. IV. Nota que Mos de Beaumond era sin duda
Charles du Plessis, señor de Liancour y Conde de Beaumont.--Neufville,
Nicolás Neufville de Villeroy. Bibl. Nac. de París, Esp., 336, fol. 93.

En la Colec. Ochoa hay varias cartas dirigidas al mismo personaje con
nombre de Mos de Villarroel y en tono de intimidad que indica la
continuación de las relaciones.


IV.

        Ex.^mo Sr.

     El saber lo que passa por el Mundo de mas del entretenimiento,
     commun gusto de todos, á las Personas que tienen la mano, y la
     auctoridad en el timon del gouierno, suele ser de algun momento,
     pues los mejores consejos nascen de la noticia de las cosas. Por
     esso embio esso q. he tenido de Genoua del amigo que suele
     escriuirme. Tambien lo escribió por buscar ocasion de hablar con V.
     Ex.^a y aunq. fuesse de alguna pessadumbre, q. no lo creo de V.
     Ex.^a, déuese dessimular al sediento de consuelo, como hazen las
     fuentes, q. no cessan de correr por mucho q. se beua dellas.

     De V. Ex.^a sieruo.--_Antonio Perez_.

     A iiijº de Junio.

     (En la cubierta.) Al Condestable de Francia mi Señor.

Enrique de Damville, Duque de Montmorenci, hombre de habilidad en
negocios públicos, aunque no sabía escribir, prestó importantes
servicios á Enrique IV, que los recompensó confiriéndole en 1593 la
dignidad de Condestable de Francia de que antes había estado investido
su padre Ana de Montmorenci. Fué protector constante del emigrado
español, y murió poco después que él, en 1614, á los setenta años de
edad.

Bibl. Nac. de París, Fr., 3.652, fol. 39. Colec. Morel Fatio, núm. XLIX.


V.

        Ex.^mo S.^r

     Acaban de llegar cartas de Mylord de Essex de xij deste a Mylord
     Rotelan (yo no las tengo), por las quales escriue lo siguiente. Q.
     se embarcaua para una jornada a España. General de mar y tierra el
     dicho Conde. Con 18 naues de la Reyna, 25 de los Estados, y otro
     número de particulares. Mucha nobleza consigo. Las demás
     particularidades sabré. A su Mag.^d se lo ha ydo a referir Enrique
     Dauerso, Caballero inglés, q. su Mag.^d conoce. Por esto no voy yo.
     Pero he querido auisárselo a V. Ex.^a--_A. Pz._

Bibl. Nac. de París., Esp., 3.652, fol. 134. Colección Morel Fatio, núm.
V.


VI.

     Lo que Antonio Perez Supplica y aduierte de mas de presentar la
     Memoria q. va con esta de lo que ha podido saber para parte del
     cumplimiento de lo que ha pedido es.

     Que su Mag. le haga merced de lo q. en la Memoria se contiene, en
     principio y muestra de que le quiere plantar de veras y de rayz en
     su seruiçio.

     Item, que su Mag. cometa a alguna persona platica de estas cosas,
     q. busque la forma en que se pueda cumplir lo de mas. Declarándole
     ser su voluntad verdadera q. aquello aya effecto. Porque de otra
     manera será cansar a Su Mag. y andar Ant. Perez arrastrando sin
     llegar nunca al fin q. pretende de alguna resolucion (desseo justo
     deuido á qualquier negociante, quanto mas a vn Peregrino, viejo,
     con muger, con siete Hijos, con tantas prendas en poder de otro
     Príncipe). Al fin, digo que pretende, _que es, ó ser de su Mag. ó
     suyo_, y esto con breuedad por las muchas consideraciones ya
     declaradas. Y aun por lo que toca a la auctoridad de Su Mag., que
     no piense el mundo que lo demas era mas expediente para passar
     tiempo, q. para llegar a execucion y effecto, cosa que Ant. Perez
     está obligado a obuiar.

     Item supp.^ca q. el señor Condestable tenga la mano sobrello, porq.
     de otra manera Ant. Perez alça la mano, y se dará por respondido.

     Item dize, Que de tal manera pide esto y que Su Mag. cometa a la
     tal persona el cumplimiento del memorial q. ha dado, que el dicho
     Antonio Perez no tenga q. acudir a ministro ninguno, sino al Sr.
     Condestable y a la tal persona por los despachos para la execucion.
     Porq. si no se despachase todo ello como cosa del serui.^o de su
     Mag. y por orden suya, seria entrar Ant. Perez en los Labyrinthos
     de dificultades acostumbradas de Ministros en quebrantamiento y
     corrimiento de Antonio Perez sin fructo otro alguno. Cosa que no
     sufre esta demanda y las causas de ella. Differente mucho todo
     esto, que las gracias q. vn vassallo pide, y recibe de gracia--_A.
     P.^z_

     (En la cubierta.) Memoria de Antonio Pérez al señor Condestable.

Bibl. Nac. de París, Fr., 3.652, folios 112 á 113. En la Colec. Morel
Fatio, núm. V.


VII.

     Que Antonio Perez dessea, como siempre lo ha assegurado, seruir a
     su Mag.^d como vassallo, y criado, que él se le presenta por tal.
     Presente, que ha reseruado siempre a su Mag.^d hasta tal punto,
     como el de la obediencia a su mandamiento.

     Que non paresca atreuimiento llegar a supplicar a su Mag.^d las
     cosas particulares que aquí porná, pues la prenda que él da de
     Fidelidad de Vassallo y Criado, considerada su fortuna pressente, y
     Passada, y las prendas de su muger, si biue, y Hijos, q.^e tiene
     Captiuos; y las otras fortunas y bienes y Hacienda, y la
     satisfaccion q.^e deue dar a todo esto, y al mundo en tal
     resolucion (No menos que de perder esperança y cerrar puerta a todo
     aquello q.^e a vna sola muerte puede esperar la redemption dello)
     le disculpará deste attrevimiento. Demas, que no se porná aquy sino
     menos de lo prometido de la Graçia de su Mag.^d otras vezes.

     Viniendo pues a lo particular dize:

     Primeramente que sobre todo, como de mas valor q.^e todo, su Mag.^d
     reciua debaxo de su protection, y amparo, pues es la prinçipal
     defensa, y seguro, q. ha menester su fortuna, y la persecuçion tan
     notoria de vn Príncipe tan grande, que las gentes vean, que su
     mag.^d le mira con ojos de particular graçia y favor.

     Que su mag.^d se sirua, de procurarle con effecto capello de
     Cardenal para su persona siendo muerta su muger, o para don Gonzalo
     Perez su Hijo, y que desde luego se pida a su Sancti.^d, y que su
     Mag.^d lo reserve en su Pecho para quien su Mag.^d le Quiere.

     Que le den doce mil escudos de renta por la graçia de su Mag.^d en
     obispados, o Abbadías, y Beneficios Ecclesiásticos como fueren
     vacando desde luego, con permision que los Pueda regresar en sus
     Hijos.

     Que hasta tanto, q. se cumpliere la dicha cantidad de renta, aunque
     se le dé alguna parte de ella, se continue la pension de quatro
     mill escudos, que agora tiene, mandado q. se consignen en parte que
     con effecto los cobre.

     Que demas desto entre año, hasta que se le haya hecho la merced de
     renta ecclesiástica dicha, se le den dos mil escudos de ayuda de
     costa cada año en auisos de Graçias que él terna cuydado de buscar.

     Que por estar agora tan gastado y para componerse en el grado de
     criado, y consejero, con que le ha querido su Mag.^d honrrar, se le
     den dos mill escudos de ayuda de costa al pressente.

     Que considerando el gran peligro que corre su vida por la
     persecucion del Rey de España contra su persona, se le dé alguno,
     o, algunos suyços de los de la guarda de su Mag.^d para su
     seguridad, y respecto del que maquinare contra él.

     Que si se viniere a tratar de Pazes entre esta Corona, y la de
     España, su Mag. procure la redemption de su muger y hijos y haga lo
     que se acostumbra en tales casos por vassallos, y bienes dellos
     retenidos de otro Príncipe.

     Que para todo esto y por excusar las pessadumbres que cada dia se
     pueden ofrescer, El Ex.^mo Sr. Condestable tome a su cargo en
     nombre de su mag.^d El Cumplimiento y Execution de todo esto.

     En Ruan a Primero de henero 1597.

     (En la cubierta, letra de A. Perez.) Copia del assiento de Su m.^d
     con Antonio Perez en Ruan a 13 de En.^o 1597.

     Sin esta capitulacion ay lo q. el Sr. Condestable le prometió en
     nombre de su m.^d con palabra de cauallero de ser fiador de lo que
     le offrescia.

Bibl. Nac. de París. Hállase original en el mencionado volumen de la
Colec. Béthune, Fr., 3.652, folios 3-4, y hay copia en la Colec.
Fontaineu, Fr., _T-440_. En la Morel Fatio tiene núm. VI.


TEXTO FRANCÉS, EN RESPUESTA.

Le Roy qui habonde en toute bonté enuers les affliges A tres volontiers
recuilly en son Royaume le Sr. Antonio Perez pour les vertus qui
l'accompagnent et les serviçes que Sa Maj. espera de luy Au moyen de
quoy Sa Maj. accepte aussy tres volontiers sa foy et luy accorde sa
Royale Protection contre ceulx qui le persécutent.

Sa Maj. lui procurere de bon cueur le chappeu de Cardinal pour luy si sa
femme est morte, sinon pour son fils et en ecrire au S.^r de Luxembourg
affin quil en parle a Notre S.^t Pere.

Le Roy aure egard aussy de le pourveoir de bénefices et dignités en
l'eglise jusques a la concurrence de la somme de douze mil escus de
Reuenu par an auec permision de les rèsigner a ses enfans.

Quoy attendant Sa Maj. entend quil coutinne a estre payé de la pension
de quatre mil escus par au quelle luy a accordée & quil en soit si bien
assigné quil puisse tirer la commodité que Sa Maj. entend.

Se presentant occasions & moyens de gratifier le Sr. Perez de la ds.
somme Sa Maj. les embrassere volontiers.

Sera commandé a ceulx de son conseil de finances d aduiser sil y aure
moyen de secourir le ds. Perez de quelque somme d argent pour lui ayder
a mettre sus son aequipage.

Sera commandé au Cappitain des Suysses de la Garde de Sa Maj. ou a ses
liutenents de faire tenir ordinairement vng ou deux soldats suysses pres
la personne du ds. Perez pour prendre Garde a la sureté d Icelle.

Ces accordé articles ont eté respondus a Roan par le commandement du
Roy. Mr. le Connestable pric. le 13 de Janvier 1597. Signé. Neufville.

Monseigneur le Connestable connoisant les vertus & merites du ds. seig.
Perez & sur l'assurance quil luy a donee de son affection et fidelité au
service de Sa Maj. Scachant aussi combien elle l'ayme & estime luy offre
de semployer volontiers de tout Son pouuoir en toutes ses affaires & a
toutes ocasions & dapporter tout ce qui dependra de sa priere &
solicitacion soit enuers Sa Maj. & ceulx de son conseil pour
lacomplissament des presents articles. En foy de quoy il a signe la
prte. response a Ruan le 18 Januier 1597.


VIII.

        [cruz] Señor.

     Por estar el Sr. Gil de Mesa enfermo, doy á V. m. esta pessadumbre.
     Yo le sup.^co sepa del señor Condestable, mi Señor, que como a tal
     le amo, y reverencio, a que hora será seruido, que yo le pueda yr a
     besar las manos con menos incomodidad suya[324]. Que por estar yo
     malo hago esta preuencion, q. sino fuera esto, como vno de los
     seruidores de su casa, me fuera ay a esperar hora y a entretenerme
     ay como criado suyo.

     Besa las manos de V. m.--_Ant. Perez_.

     (En la cubierta.) Le Seig.^r Anthoine de Perez. Janvier.

Bibl. Nac. de París, Fr., 3.652, fol. 32. Colección Morel Fatio, núm.
XLVI.

    [Nota 324: (En el margen.) O hoy, ó mañana: q. quando su Ex.^a se
    retira a la tarde, si fuere mas apropósito, yo yré.]


IX.

        Ex.^mo Sr.

     Vn Peregrino, que salió de su patria en cueros, no puede dar don
     sino de cuero. Esto será disculpa de mi altreuimiento en embiar a
     V. Ex.^a Essa bota, o, borracha, q. llaman y vsan en España para
     regalo adobada allá con ambar, que me truxo El Sr. Jacome Marenco.
     Y sy V. Ex.^a mandare que yo vaya a hazer la salua, yo yré.

     De V. Ex.^a muy humilde y obligado seruidor.--_Ant. Perez_.

     (En la cubierta.) Al Ex.^mo Sr. el Condestable mi S.^or

Bibl. Nac. de París, Fr., 3.652, fol. 37. Colección Morel Fatio, núm.
XLVII. Pone por nota esta oportuna y curiosa referencia, tomada de una
carta dirigida en 1596 desde St. Omer á D. Pedro Espíndola, en Madrid.

«En Madrid se husan unas botas o borrachas adressadas con solo ambar y
tambien unos toneles, que yo los tengo por mejores y duran más, que no
caven mas de dos pottes, pero no tienen otra cosa ninguna que hambar
grisa sin almiscle. Sy pudiessedes traherme una seria para my muy gran
regalo, porque el almiscle y lalgalia me hace mal a la cabeça, y el
hambar mucho bien; y como teneis tantes (sic) señores y señoras que os
favorescen, podriedes pedir una y trahermela. Y sy os paresciere a
propósito pedirla a my Señora la Condesa de Fuentes, o a my Señora la
princesa de Ascoli, me remito: yo os assiguro que seria para my un gran
presente. Ally he visto unos barrillejos de las Indias muy lindos, y
aunque sea de un pote o hacerle hacer y adressar a posta, porque el
ambar me dicen se mete en las costuras del barril y, no se como, que
dura muchos años. El Conde de Arembergue tiene uno y Coloma otro, que
creo costaron allí cada uno veinte escudos con la boca de plata y
serrada con tornillo.»

Bibl. Nac. de París, Esp., 336, fol. 194.

Con vino de España y aceitunas de Sevilla solía responder el Peregrino á
las finezas que recibía. Véanse en la Colec. Ochoa las cartas de
remisión á M. Zamet y á otras personas, entre ellas la 95 de la parte I.


X.

        [cruz] Señor.

     Agora q. son las vj de la tarde, 30 deste, me dan la carta de v.
     md. sobre lo que el Sr. de Villaroel le encomendó que me escriviese
     cerca de aquel _don diego de Robles, y Veray, y Aragon_, y a la
     misma hora me pongo a responder. Y aunque V. m. ha dicho todo lo
     que yo se, por lo que se deue a la obediencia digo.

     En Ruan me embió el S.^r Condestable con un S.^o suyo vn consejero
     con vna carta deste don diego, muy larga, para my.* Y despues Su
     Mag.^d le dixo al mismo Consejero, q. me hablasse, y a my q. le
     oyesse. La carta contenia vna larga Historia, o fábula de vn
     casamiento suyo intentado con vna doña Tal de Osorio. A El no le
     conozco. El escriuia q. El a my sy. Pero a los que tienen tales
     lugares les succede lo q. a los predicadores, q. los conoscen
     muchos, y ellos no a tantos. A la Señora conozco, q. es de las q.
     facilm.^te aurá buscado un estudiante moço, y loco, q. no los
     quieren con cuidados. Dixe entonces, lo q. diré agora. Que me
     parescia maraña todo, o, para hallar pan en Francia, sy se venia
     huydo por alguna occasion, o, para intentar algo. Q. locos tambien
     buscarán ya en Egipto para las cosas q. maquinan, q. cuerdos no los
     hallarán. Q. con todo esso me parescia bien oyrle, q la oreja no se
     gasta por oyr, como otros instrumentos. Pero q. no llegase a la
     presencia del Rey, y aun dixe q. allá le oyese el yerno del
     Condestable (q. ya entendia yo que auia entrado en fran.^a), y q.
     conforme a lo que dixesse, se hiziesse. Pero sy no quiere hablar
     allá, a la buen hora venga, q. el Sr. de Villarroel le sabrá oyr, y
     conocer luego en el ayre, como tan buen cazador de cosas d'Estado.

     Esto es lo que se me offresce. Dios Guarde a V. m. De París el dia
     q he dicho.

     De V. m.--_Ant. Perez_.

     (Al margen.)* Esta carta dexé yo en poder del S.^o del S.^r
     Condestable.

     (Sobrescrito.) Al Sr. Gil de Mesa.--En su mano.

Bibl. Nac. de París, Esp., 336, fol. 23. Colección Morel Fatio, núm.
XLIV.


XI.

     Conosco, Señor, que yo no valgo la mayor parte del fauor y gracia
     que V. M.^d me hace y el Sennor Jacome Marenco, y mis demandas
     hallan en V. M.^d Este conoscimiento es el vltimo agradescimiento
     que puede prestar vn tronco tan inútil como yo. Quanto a la paga de
     la pension no cansaré a V. M.^d, pues lo escribo al Sennor de
     Villaroel. Beso á V. M.^d sus reales pies por las dos gracias de
     los dos breuetes que V. M.^d me ha echo; pero porque de ninguno
     dellos podré en muchos dias sacar soccorro presente, como lo son
     mis necesid. Supplico muy hulmilmente a V. M.^d y a su liberalidad
     natural me haga lo que pido, por esse placer, en cambio de la de
     los _euentes_, que será para mi necesidad remedio y m.^d muy
     grande. Quanto a la vacante de M. de Meos, veo lo que V. M.^d se a
     dignado responder con tanto fauor, que por auer llegado otro antes,
     no ha hauido lugar. Pensar, señor, que yo podré nunca llegar a
     tiempo es donaire; siempre seré el postrero en auisos como en
     méritos, y assy suplico a V. M.^d mande a las personas por cuya
     mano passan estas prouisiones, que lo que de aquí adelante vacare
     de Abadías y beneficios ecclesiásticos hasta la quantidad que V.
     M.^d me ha offrescido, se reserue para Anthonio Peres y para el
     complimiento que V. M.^d le tiene offrescido, porque de otra manera
     nunca llegará la hora en que yo la gose, y si el hauer pedido
     alguno a V. M.^d lo que agora ha vacado, antes que llegasse mi
     auiso, ha sido causa de que no me haya hecho V. M.^d la merced. Mas
     bastante podrá parescer al que llegase primero en lo que adelante
     vacare, el hauerlo prometido V. M.^d, pues excede el cumplimiento
     de palabra dada de vn tan gran Rey a qualquier demanda, y más dada
     a un peregrino que ha entregado a V. M.^d y a su seruicio su fe y
     libertad, prendas que en mi estado y fortuna suffren a cualquier
     consideracion y sentimiento, de las que escriuo al Señor de
     Villars. En fin, Señor, yo suplico a V. M.^d mande que no me den a
     my causa de darle pesadumbre por el cumplimiento de las mercedes
     que V. M.^d me ha hecho, que esto es lo que siento a par de muerte,
     y dexar de acudir á V. M.^d my Rey ya y Señor, seria dejarme morir,
     y offensa de desconfiança a V. M.^d, que es lo que más offende a
     Dios y que offenderia a V. M.^d, que representa su lugar en tierra.
     Sieruo de V. M.^d--_Ant. Perez._

Esta carta no es original, sino copia sacada por amanuense italiano, al
parecer.

_Jacome Marenco_, caballero genovés, agente de negocios, amigo y
corresponsal de Antonio Pérez, á cuyas gestiones debió, en parte, ser
nombrado luego cónsul de Francia en Génova.

_Villarroel_: Nicolás de Neufville, señor de Villeroy, consejero y
secretario de Estado de Enrique IV, como antes se ha dicho.

Bibl. Nac. de París, Fr., 3.652, fol. 35: en la Colec. Morel Fatio, núm.
VII. Presume estar escrita á mediados de 1597 por la alusión al Obispado
de Meaux que vacó á principios de este año y fué proveída en 13 de
julio.


XII.

     _Para hablar al Señor Condestable a... de noviembre 1597._

     _Lo que se dice que yo he escripto a Inglaterra de Paris_[325].

     Lo que se puede juzgar por otras cosas q. se han entendido, que yo
     comuniqué al señor Condestable, sin saber aún de esto nada.

     Dexando lo del médico de Ruan, y dexado quien le embió pagado para
     conturbar mi crédito (testigo su Mag.^d q. me dió el auiso en Cusy,
     quando me vino por su gran Piedad y Humanidad a visitar).

     Vengo á un punto muy considerable: es a saber, lo q. vn ministro
     dixo a Virginio Ursino, segun él refirió, tratando de aquellos sus
     designios.

     Que eran grandes los officios q. se hacian con el Rey por Príncipes
     de fuera, para q. no se fiase de mí; pero q. Su Mag.^d estaba ya
     desengañado.

     Pero la impression de todo esto se vee: En la sequedad: En el
     recato de my: En la diminucion de fauores: En el oluido del
     cumplimiento de las cosas offrescidas. No buelvo al primer fauor
     concedido, mas de en quanto fué el Primero, y dado para quiebra y
     nota. Lo del Consejo, dado de Su Mag.^d de su propio motu y
     election, sin demanda mia, q. no soy tan confiado q. tal pidiera.
     Honor q. no ha sido sino para nota y grillos. Y porque se vea la
     diminucion de que trato, Acuérdese su Mag.^d del fauor q. me hizo
     en Consejo en Amiens, en presencia del Sr. Conde de San Pol y de
     Mosiur Le Grande, y de otros. Y que sobre esto se diga por alguno,
     y se vea, q. es Título ad honores. No: que mi fortuna, por
     perseguida q. sea, my natural, los lugares q. yo he tenido acerca
     de Príncipes, los favores mismos q. su Mag.^d me ha hecho, me
     accusarian de hombre de poco, sy mi ánimo se conhortase a biuir
     disminuido en ninguna parte, demas del riesgo y peligro nueuo en q.
     entraria mi vida sobre tal menoscabo.

     Pues en las mercedes prometidas: Bien se vee que da esto su parte
     de testimonio: Pues en las Abbadías y beneficios ecclesiásticos que
     han vacado, y dádose a quien no ha lleuado el auiso, no ha habido
     memoria de my. A lo cual corresponde lo q. el otro dixo, q. no
     tenia q. esperar más y q. aun mirasse cómo conseruaua lo que tenia.

     Que ansy, viniendo al punto presente de la calumnia, que escriuo a
     Inglaterra, digo y sup.^co al Señor Condestable q. me haga tanta
     merced de pedir a su Mag.^d Que mande aueriguar esto, y siendo
     falso, como lo es, hazer la demostracion q. es justa en mi
     satisfaccion; y darme licencia q. me retire de sus Reynos, y de
     Cortes de Príncipes, y de sus peligros y juicios, antes que me
     acaben la salud y vida. Offresciendo, como offrezco a su Mag.^d
     que, bien ó mal tratado, mientras biuiere y donde quiera que
     biuiere, le manterné la fee y Amor a su nombre y corona, de muy
     fiel sieruo. Como debido al Amor q. su Mag.^d de su propio natural
     me ha mostrado siempre; y a la cierta creencia y confianca de mi
     ánimo q. estos officios contra my, no son gratos a su Mag.^d, sino
     a la inuidia. No digan luego, como suelen algunos, que valo yo,
     para q. aya q. inuidiar en mi? Es muy gran verdad: Nada: Tay soy:
     yo lo conozco. Pero es destino de mi Fortuna la Persecucion: Bien
     se vee, pues en tales cosas me roen: Enemigo que se ha de vencer
     huyendo, y huyrle los q. tienen corta la vida, y la ventura, y las
     esperanzas.

                                                  _A. Pz._

     En fin, Señor: Pues la Malicia no me dexa gozar de la Presencia de
     su Mag.^d (q. tenia yo por mi elemento) con quietud: Que harto lo
     procuraua yo con biuir mudo y sordo y ciego. Pido a su Mag.^d lo q.
     le pido, porq. ya que no me dexan biuir de acá ni de allá, me dexen
     morir a lo menos con sossiego. Consejo de necessidad, Pues tales
     officios no dizen otro, sino q. no me canse en buscar, ni esperar
     otra cosa.

                                                  _A. Pz._

     (En la cubierta.) Memoria al Sr. Gil de Mesa para hablar al Sr.
     Condestable.

Bibl. Nac. de París, Fr., 3.652, folios 14-15. Colección Morel Fatio,
núm. VIII. Supone que Mosiur Le Grand fuera el caballerizo mayor (Grand
écuyer) Roger de St. Lary, Duque de Bellegard. En la Colec. Ochoa hay
carta dirigida á _Monsieur el Grande_ (la 70 de la parte I), y tanto las
Memorias de Sully como las de Villerroy hablan de un Mr. _Le Grand_, por
cuya influencia otorgó el Rey la mitra de Burdeos, que pretendía Antonio
Pérez.

    [Nota 325: Está subrayado.]


XIII.

     Ex.^mo Señor. Perdone V. Ex.^a el atreuimiento del presente. Que si
     el mismo tuuiera sentido, de verguença no llegara a su presencia.
     Pues del señor Gil de Mesa, yo creo, que por lo mismo quisiera
     auer llevado puesta vna máscara. No por cubrir lo moreno, que aunq.
     su gesto, por su natural, y mi coraçon por su mala fortuna son de
     vna misma color, Dios en lo moreno halló la Hermosura, q. le
     contentó.

     Y en él, y en my, por negros, y inútiles q. nos pinten, hallará V.
     Ex.^a, y del Rey abaxo, quien nos prouare, la Hermosura verdadera:
     que es mucha Fidelidad, y Amor. Diga la Malicia lo q. quisiere.

     Pero porq. yo estoy resuelto de no biuir subjecto a dichos ni
     hechos de nadie, ny a mudanças de extremo a extremo, ny perder mi
     libertad, q. es lo que solo me ha quedado. Pido á V. Ex.^a q. me
     procure resolucion presta. Que resuelto estoy de no consentir más
     q. me acaben la vida en tal vida, que se me va consumiendo a vista
     de ojos, inútilmente para su Mag.^d y para my. Antes mendigo de
     puerta en puerta. Assy lo diga V. Ex.^a al Rey; yo se lo supp.^co.

     Ex.^mo Sr. muy Humilde seruy.^or de V. Ex.^a--_Ant. Perez_.

     A 29 de noui.^e 1597.

     (En la cubierta) Al Ex.^mo señor El Condestable de Francia, mi
     señor.--En su mano.

Bibl. Nac. de París, Fr., 3.652, fol. 101. Colección Morel Fatio, núm.
IX.


XIV.

        Ex.^mo señor.

     El S.^r Gil de Mesa dirá a V. Ex.^a las diligencias q. se han hecho
     para saber de aquella hacienda, y lo q. hasta agora se ha podido
     saber. El mismo supplicará a V. Ex.^a en su nombre y mio por su
     fauor para q. el S.^r Jacome Marenco sea despachado, que por estar
     malo de la gota no va en persona, y por boluer a su casa dessea
     resolucion de lo q. Su Mag.^d es seruido, y por auer venido por
     mandado de su Mag.^d seria justo q. buelua satisfecho, ya q. no ha
     quedado por él, el fructo de los seruicios q. ha offrescido a su
     Mag.^d

     De V. Ex.^a Muy humilde, y obligado Serui.^or--_Ant. Perez_.

     (Sobrescrito.) Al Ex.^mo S.^r El Condestable mi S.^r

Bibl. Nac. de París, Fr., 3.652, fol. 108. Colección Morel Fatio, núm.
LII.


XV.

        Sire.

     Antonio Perez dize, que el fauor que V. Mag.^d le ha hecho en esta
     occasion presente es en tal grado, q. casi le yguala la
     indignacion, q. el enojo ha descuuierto contra él agora de nueuo,
     tan fresco como el primer dia. Que porque seria hacer grande
     offensa a la Piedad de V. Mag.^d, q. se diga q. nada le iguala,
     habla desta manera: Sy no es necessario q. assy sea, para q. ella
     se descubra en su ygual contrario.

     Dize mas, Que siente muy en el alma q. en tiempo en q. se habia de
     ocupar todo en dar muestra a V. Mag.^d del reconoscimiento de tanto
     fauor (q. todo lo q. el vale no podria seruir sino de una pequeña
     centella de su agradescimiento) se ocupe en suplicar por mas y mas
     mercedes. Pero q. presupuesto q. la clemencia de V. Mag.^d ha
     descubierto tanto rigor, q. se puede muy bien juzgar q. su vida y
     persona quedan en mayor riesgo y peligro q. jamas tras esta prueua
     por la nota, y encuentro que reciue el Rigor de la Piedad, le es
     forzoso sup.^car a V. Mag.^d que llegue al cabo el negocio en esta
     coyuntura. Porque passada sin auer conseguido effecto será mas
     cierta y presta su perdicion.

     Y que demas desto se sepa desde luego la resolucion que V. Mag.^d
     será seruido tomar en la seguridad de su vida y en el estado que su
     persona ha de tener, visto este desengaño (Estado muy differente q.
     el pasado) para q. el Enojo se temple, siendo por las
     demostraciones del fauor de V. Mag.^d en lo que estimará mi
     perdicion.

     Mucho pido a ojos de quien mirare lo poco q. valgo; pero no a los
     de quien considerare las prendas que V. Mag.^d ha metido ya, y q.
     ya es llegada la hora de affirmar de assiento en el seruicio de V.
     Mag.^d o retirarme a un rincon a morir mi muerte natural (caudal
     último que me queda que escapar de la Persecucion) lexos del
     commercio y trato del Enojo q. me persigue. Bastante y patente
     causa para que Ant. Perez sea disculpado de llegar a esto.

     A 18 de junio 1598.

                                                  _Ant. Perez._

     (En la cubierta.) Antonio Perez, y rúbrica.

Bibl. Nac. de París, Fr., 3.652, fol. 9. Colección Morel Fatio, núm. X.


XVI.

        Ex.^mo Sr.

     En las perdidas tan grandes, y tan lastimosas, como la que V. Ex.^a
     ha hecho, no han de acudir Los que mucho aman, y deuen con otra
     consolacion, sino con ayudar a sentirlas, y llorarlas.

     A esto huuiera yo ydo sino huuiera sabido del sentimiento de V.
     Ex.^a ser tan grande, que excede a la obligacion q. tiene a no
     macerarse de manera, q. ponga en aventura su salud, y vida. Vida de
     tanta importancia para la criança de essos Angeles, para darles
     compañeros, porq. no dependa de tan pocos pinpollos la posteridad
     de tal renombre: para el bien público, para el beneficio de sus
     seruidores. Consideraciones todas, q. no pueden dexar de vencer a
     tan justo dolor sin offensas de Dios.

     Embio a V. Ex.^a esse libro de mis prisiones q. ha salido agora. En
     esta occasion le embio, como el músico, q. canta canciones al
     propósito del estado, y humor del oyente.

     Ex.^mo Sr. De V. Ex.^a muy humilde serui.^or--_Ant. Perez._

     (En la cubierta.) Al Ex.^mo Sr. Condestable de Francia, mi Sr.


XVII.

        Ill.^e Sr.

     Supp.^co a V. m. dé essa carta, y libro al S.^r Condestable en la
     occasion que le paresciere mas a propósito, certificándole, que no
     ay en Francia persona a quien yo ceda en sentimiento, y dolor de
     sus dolores, y pérdidas. Esta es verdad del Alma, y yo no he ydo en
     persona a hazer este officio por no embaraçar ay en tal tristeza. Y
     pienso q. su Ex.^a no atribuirá a otra causa el no auer acudido con
     mis lágrimas.

     A V. m. le terné vn libro para quando en buen hora venga por acá,
     en demostracion de mi amor, y por lo q. veo q. ama la lengua
     española.

     Serui.^or de V. m.--_Ant. Perez._

     (Sobrescrito.) Al Ill.^e S.^r el S.^r Maridat, Secret.^o del
     Condestable de Francia.

Estas dos cartas XVI y XVII aluden á la muerte de la mujer del
Condestable Montmorency, que ocurrió repentinamente el año 1598. Sally
trata del suceso en el capítulo XCI de sus Memorias ó _Royales
Oeconomies_, y de lo mucho que daban que hablar las circunstancias. El
vulgo suponía que el diablo se había llevado á esta señora, aventajada
discípula suya en las artes mágicas. Dejó dos hijas: los ángeles _con
tan pocos pimpollos_ de la carta.

El libro de las prisiones _que ha salido agora_, ha de ser el de la
edición hecha en París con el título de _Aphorismos de las Relaciones de
Antonio Pérez, Monstruum Fortunæ_, que tiene en la portada viñeta de la
divisa del laberinto cerrado, y el Minotauro, en 8.º menor, sin año,
pero con dedicatoria al Rey Enrique IV, fecha en París á 24 de
septiembre de 1598. Contiene el volumen las _Relaciones_ y _Memoriales_,
algunas cartas, y los dichos aforismos.

Hay otra edición, hecha después de su muerte, en que está cambiado el
orden de las piezas correspondientes del libro. La portada reza _Retrato
al vivo del natvral de la fortvna de Ant. Perez, Fama meliore, quam
Fortuna_. Viñeta (una prisión subterránea llena de grillos, cadenas,
candados). _En Rhodanvsia. Á costa de Ambrosio Trauersanis_, MDCXXV, 8.º

Ambas cartas XVI y XVII se hallan en la Colección Ochoa, pág. 481,
números 79 y 80, corregidas de estilo; en la Colec. Morel Fatio con los
números XI y XII, anotando en la primera que Louise de Budos, segunda
mujer del Condestable, falleció en Chantilly el 26 de septiembre de
1598. Las cartas originales se hallan en el referido volumen de la Bibl.
Nac., Fr., 3.652, folios 20 y 131.


XVIII.

        Ex.^mo Sr.

     V. Ex.^a es testigo de los meses que ha q. le di parte de lo q.
     contiene esse Memorial, y Mos de Frene lo es q. se la di de todo
     aquello. Desde que estoy en Francia, con auer tenido de su Mag.^d
     muchas promessas de favores y mds. y sobre todas ellas las prendas
     por escripto que V. Ex.^a sabe, firmadas en Ruan de Mos de
     Villaroel por mandado de su Mag.^d y con firma de V. Ex.^a ninguna
     cosa se me ha cumplido, ni ningun año ha passado en q. aya crescido
     mi Fortuna vn dedo (cosa S.^r de gran consideracion á qualquier
     juizio humano), sino mengvado de dia en dia. Por el seruicio desse
     Rey, a quien amo, padesceré mucho mas q. esto, pero no
     interueniendo este, no quiero morir, q. no les queda a mis hijos ni
     a mi esperança en Dios sino la vida, para ver mas de lo q. he
     visto. Sup.^co a V. Ex.^a pida a Su Mag.^d me mande responder con
     breuedad a esse papel, y q. por su gran Piedad, y por la q. se deve
     a Peregrinos no permita que me sea differida la respuesta.

     De V. Ex.^a sieruo.--_Ant. Perez._

     (Sobrescrito.) Mem.^al a Su M.^d y al Sr. Condestable.

Bibl. Nac. de París, Fr., 3.652, fol. 68. Colección Morel Fatio, núm.
XLVIII.


XIX.

     Syre.--Ant. Perez dize, que los dias passados dió quenta a V.
     Mag.^d de los auisos que tenia de España, y muchos antes la auia
     dado al Sr. Condestable, con lo demas que aquy dirá. Que
     apretándole cada dia mas las quexas de los suyos, y los disfauores
     y desconsuelos de aquí, sin ser de ningun seruicio a V. Mag.^d, le
     es forzoso llegar a estos últimos tranzes, por no acabar la vida
     en este estado.

     Dize pues que lo que los suyos le escriven, son muchas quexas de su
     mujer y hijos, _como su Mag. mismo lo ha tenido por auiso_, de su
     oluido dellos; de lo poco que veen de señal del fauor que tanto les
     he auisado y encarescido de su Mg.^d Christi.^ma

     Dicen demas, Que siendo esto quanto a esta parte los deuo auer
     engañado en lo demas _de fauores y mercedes prometidas_, pues si
     tal fuera verdad, y mas por capitulacion y decretos tan en forma
     como los he auisado, era imposible, que sino por mi, por la
     auctoridad del mismo príncipe, no se hubieran cumplido en tantos
     años, siquiera por el exemplo y consequencia. Que en promesas de
     Príncipes, es de consideracion grande, fuera de lo que toca a su
     honrra escusar el escarmiento y desengaño de otros. Pero que
     auiendo dexado _llegar las cosas a tal punto sin hallarme prendado,
     dizen_ este es el remate en que vienen a parar madre y hijos.
     Dizen, digo, no menos sino que no espere jamas ver ny muger ni
     hijos en Francia: Que aun para escreuirme mi muger pedia licencia,
     y aun no la tenia. Y que assy sobreste fundamento me resuelua syno
     quiero verlos ny gozarlos, ni que me vean de sus ojos, que me
     resuelua dizen, a que no me tengan ny por marido ny por padre, ny
     por honbre de entrañas humanas ni agradescidas a lo que han
     padescido por mi, y a que digan que el Ayre de Francia, y la dulce
     Francia, como allá suelen dezir, me han hechizado, como a Ulixes
     la otra Circe. Que si esto no es, y los amo, que salga de aquí para
     hacer la prueua de sy está en esto el encanto y misterio de vernos
     juntos, posponiendo no solo esperanzas passadas, pero effectos
     presentes y bienes de Fortuna, a la ley y obligacion natural, y que
     por el pan de la boca no los dexe hijos de Francés, si me tomare la
     muerte en vltima ruyna suya, por las mismas leyes del Reyno.

     Que esto passa: Que agora diré yo a su Mag.^d lo que se me
     offresce; a que sup.^co me de el oydo attencto; para que mi demanda
     y justas consideraciones hallen lugar en el ánimo de su Mag.^d y
     ceuen en la Piedad natural.

     Que digo, Syre, que mi amor a su persona Real y seruicio es todo el
     que debo á la obligacion del amparo y seguro que he tenido debaxo
     de su protection, Que siempre le he deseado seruir, a lo menos
     valer para ello. Que por inutil no ha podido passar de desseo mi
     agradescimiento. Y que pues aqy biuo inutil para su Mag.^d y este
     estado en que me hallo es de tanto daño para mis hijos tomándome en
     él la muerte, y con los disfauores y desconsuelos que padezco me
     podrá durar poco la vida, y a padres y a hijos no les queda sino mi
     vida para ver el fin de mi Fortuna. Me es fuerza de llegar a
     sup.^car a su Mag.^d como le sup.^co muy humildemente, _me de
     licencia para irme a alguna cibdad neutral adonde prouar si está en
     esto el effecto de verme junto con mi muger y hijos_.

     Que si su Mag.^d quisiere que yo vaya y esté adonde pienso hazer la
     prueua que digo, debaxo de su protection y nombre, presto estoy a
     obedescer y a darle satisfaccion, assy en esto como en el disponer
     despues de mi persona, precediendo entonces para ello las prendas y
     demonstraciones q. meresce tal ofrescimiento y las que merescerá el
     cumplimiento del.--_Ant. Perez._

Bibl. Nac. de París, Fr., 3.652, fols. 6 y 7. Colección Morel Fatio,
núm. XIII.--Supone éste que la carta fué escrita después de firmada la
paz de Vervins (quedando defraudadas las esperanzas de Pérez) y antes de
poner en libertad á su mujer, lo que ocurrió á principios de abril de
1599.


XX.

        Ill.^e Sr.

     El Sr. Condestable mandó al Sr. Gil de Mesa, que embiássemos a V.
     m. al Perfumador Portugués. Llámase Manuel Mendez: es muy Honrrado
     y singular en su arte. Si el S.^r Condestable le quisiere ver, y q.
     le bese las manos, V. m. me haga md. de presentársele, y darnos El
     despacho de criado de su Ex.^a

     Pluguiesse a dios yo supiera alguna arte para tener luego título de
     su tal artífice. Pero soy tan inábil, q. no se ninguna Arte, sino
     amar, pero en esto pienso q. soy singular, y assy me quedará lugar
     en essa casa y título de sieruo de su Ex.^a y de enamorado de Tal
     Señor, y de tan singular trato en fauorescer los q. se le
     encomiendan.

     Seru.^or de V. m.--_Ant. Perez._

     (De letra ajena.) Maridat, Mars 1599.

Bibl. Nac. de París, Fr., 3.652, fol. 117. Colección Morel Fatio, núm.
XIV.


XXI.

        Ill.^e S.^r

     Diga V. m. a mi S.^r Condestable, q. acabo de tener cartas con
     auiso de Seuilla de xxiiijº del passado, q. dizen, que los
     flamencos fortifican en la Gran Canaria: (assy lo dixo ayer El
     príncipe de Oranges).

     Iten q. auian compuéstose con las villas de mas de las islas a 10
     mill y a 12 mill y a 20 mill escudos por villa porq. no las
     saqueasen, q. El saco de la Canaria mayor valdria 300 mill escudos.

     Q. El Adelantado estaua En Cadiz con 40 galeras y 40 Galeones, y
     otro número de nauíos menores, y q. partia con todo a las Islas de
     Canaria, pero q. a primero de Agosto no eran partidas. De suerte
     que no deue de ser verdad auer venido a Estos mares, sino
     dissimulacion, para desmentir la yda a las Islas, el pedir puerto,
     y vituallas en los puertos de Francia.

     Io q. tengo auiso a quien deuo por mi Señor, Cuyo soy sieruo, y de
     V. m. Serui.^or--_Ant. Perez._

     A la tarde yré a besar las manos de su Ex.^a por quedar consolado
     con su bendicion en su absencia.

     (Sobrescrito.) Al Ill.^e S.^r mi S.^r Maridat, Secret.^o del Ex.^mo
     Condestable.

Trata de la expedición que hizo á Canarias el General holandés Peter
Vander Does con 71 naves y 8.000 hombres, año 1599. Aunque efectivamente
saquearon en algunas de las islas, embarcando hasta las campanas, no
alcanzó la ganancia á costear la jornada, ni el daño que hicieron á
compensar las pérdidas propias. Murieron de enfermedad el General, todos
los capitanes, menos dos, y las tres cuartas partes de la gente; de modo
que á duras penas volvieron los bajeles á Holanda. Así lo cuenta Palma
Cayet.

_El Adelantado_: D. Martín de Padilla, Conde de Santa Gadea, Capitán
general del mar Océano.

Bibl. Nac. de París, Fr., 3.652, fol. 119. Colección Morel Fatio, núm.
XV.


XXII.

     Ex.^mo Sr.--Por amor de Dios q. V. Ex.^a me perdone. Mas pido, q.
     no diga a nadie mi atreuimiento, q. el es tal q. V. Ex.^a le deue
     callar por su auctoridad.--Es S.^r q. yo veo q. nunca trae V. Ex.^a
     guantes de ambar, sino de los delgadillos de cabrito.--Prueue V.
     Ex.^a le supp.^co Essos, que yo hago aderezçar a _mi modo
     antiguo_[326], que tienen no se q. de Hidalgo, y con ser limpios
     conseruan bien las manos, y manos q. se emplean en El bien público,
     y en el de los q. se le encomiendan con tanta entereza, y limpieza,
     deuen ser estimadas, y conseruadas por muchos años de vida.

     Assy sea amen, amen.

     De V. Ex.^a sieruo.--_Ant. Perez._

     (En la cubierta) Al Ex.^mo S. El Condestable de Francia mi Señor.
     Octubre 1599.

Los guantes de piel de perro adobados con ámbar, de fabricación
española, debían de ser por entonces artículo muy estimado: Antonio
Pérez los ofrecía con encarecimiento, lo mismo en Inglaterra que en
Francia, á los más altos personajes, como don estimable, y échase de ver
cuánto lo era por la carta 145, parte II de la Colección Ochoa, en que
avisa á su mujer el envío de dos docenas desde París, con encargo de
distribuirlos, diciendo: que aunque pareciera cosa rara enviar de
Francia á España guantes, lo hacía por haberlos fabricado bajo su
dirección un guantero llamado Alexandre, tan acreditado ya, que era
menester entrarle pidiendo _guantes de Antonio Pérez_. En otra carta
habla de los ensayos que hizo primeramente para el adobo en ámbar de las
pieles de perro, cuyas primicias dedicó al Condestable. Introdujo, pues,
en Francia una nueva industria que era especial de nuestra Península.

Bibl. Nac. de París, Fr., 3.652, fol. 99. Colección Morel Fatio, núm.
XVI.

    [Nota 326: Subrayado en la carta, y al margen de la frase dice:
    _Fuera vanidad, q. soy español_.]


XXIII.

        [cruz] Ex.^mo S.^r

     A tanta merced, a tantas muestras de la gracia en q. biuo de V.
     Ex.^a, que quiere que diga? Enmudeceré, y daré de aquellas voces,
     que los mudos dan con aquella ansia de no poderse explicar. Que
     quiere V. Ex.^a que haga? A V. Ex.^a acudiré, q. me redima desta
     obligacion. Pero no Señor. Que es para mí dulce seruidumbre. En
     essa quiero biuir, y morir captiuo. Diré pues q. V. Excelencia
     llueue todos essos fauores en possession suya, y q. es posseedor
     por derecho suyo, y justo de esta alma, y persona.

     Señor, veo el fin q. han tenido todos aquellos conciertos; El que
     suelen tener conciertos humanos. Adonde vaya a dar todo esto, no es
     tan fácil de juzgar, como de temer. Plegue a dios no sean las
     cabeças de Hydra, q. de vna que se piensa cortar salgan siete.

     Sup.^co a V. Ex.^a que entre estas y estas attienda a conseruar su
     salud por el bien público y particular. Que los Reyes no la pueden
     dar, aunque la puedan quitar con diffauores, jurisdiction que
     tienen en ánimos pequeños: que los grandes estómagos dixeren veneno
     como vianda ordinaria. Tambien sup.^co por la vianda de mi vida,
     por alguna respiracion de su memoria de quando en quando. Que la
     respiracion de los absentes es la memoria de los q. aman.

     A 16 de Ag.^o

     Sieruo de V. Ex.^a muy humilde.--_Ant. Perez._

     (Sobrescrito.) Al Ex.^mo S.^r El Condestable de Francia mi señor,
     1600.

Publicada en la Colec. Ochoa, pág. 495, con variantes y fecha 10 de
noviembre de 1601.

La original, Bibl. Nac. de París, Fr., 3.652, folio 151. Colec. Morel
Fatio, núm. XVII.


XXIV.

        Ill.^e S.^r

     No se me canse V. m. con mis importunidades. Fuy ayer a ver la
     presencia del Sr. Condestable, no le hallé; boluime, porq. ando con
     vn desconcierto de estómago. Por el mismo no voy hoy. Mañana, aunq.
     no quiera mi salud yré por biuir, y hoy tambien me tienen mis
     amigos occupado, que me han venido a ver. No quiero respuesta, sino
     que V. m. me ame y tenga por su serui.^or--_Ant. Perez._

     (De mano ajena.) Maridat, Déc. 1601.

Bibl. Nac. de París, Fr., 3.652, fol. 129. Colección Morel Fatio, núm.
XIX.


XXV.

     Ilustre Sr.--Como ya soy Inutil para tratar en amores propios,
     trato de los agenos, q. sin vnos, o otros no se biuir, como las
     Putas, q. cuando no son de prouecho para sy, se hazen alcaguetas de
     otras, por vltimo entretenimiento.

     Esta es la caussa porq. embio a V. m. essa carta, para q. se la lea
     al Sr. Condestable muy a solas, q. es del q. V. m. verá escripta
     sobre aquel fracaso de amores de Bearne con aquella dama, de los
     quales amores yo hazia memoria anoche a su Ex.^a, como inutil que
     no tiene q. tratar de cosas de mas substancia. Pero grandeza es de
     Grandes Señores entre perros de caça, sustentar otros inútiles,
     cual yo, pero Perro en la fidelidad, y aun en los colmillos, para
     morder en serui.^o de su señor.

     De V. m.--_Ant. Perez._

     (En la cubierta.) Al Ill.^e Sr. de Maridat, Primer Secretario del
     Condestable de Francia, Déc. 1601.

Bibl. Nac. de París, Fr., 3.652, fol. 123. Tal carta no acredita en
ninguno de los conceptos la delicadeza del que la escribía, y, sin
embargo, el más grosero de ellos está repetido en las que dió al
público. De la Colección Ochoa, la 122, parte II, dirigida _A un
ministro del Rey, de los supremos_, dice: «Ya que no tengo colmillos, me
entretengo en asegurar el gusto de mi amigo; paradero de malas mujeres,
dar en alcahuetas cuando mas no pueden.»

La 98, parte II, _A un gentil hombre amigo_, anuncia: «Vino Madama...
Con la ocasion (que vale mucho no perderlas) pude entrar por la rotura
del guante. No mas: hola, tiento; que ya se iba a arrojar la malicia a
su centro; que no hay ocasion, por segura que parezca para el mas, que
no sea peligrosa; y no quiero mas pleitos por princesas. Convida a
nuestra señoría a comer mañana: en su nombre se lo escribo.»

Otra, la 14, parte II, _A un gentil hombre veneciano_, expresa:

«Suplico á V. Sria. se esfuerce a estar bueno para mañana, que le iré a
tomar en el coche, y pues V. Sria. me ha hecho alcahuete de su negocio,
sufra que lo sea del gusto de nuestro amigo, que debe querer regalarnos
en su casa, adonde entiendo que concurren algunas damas á lo mismo; a lo
menos nos llevaremos la recreacion de la vista y sacaremos la boca dulce
de las salutaciones desta tierra, que si en Italia y en España saludan
con, _beso las manos_, de palabra, acá con beso la boca, de obra; y
V. Sria. sentirá _qui vir sies_, y yo quizá me menearé en el sepulcro
deste ruin pellejo, donde vivo sepultado, y por ruin que es, y la
fortuna mia, no queria salir dél tan presto. De paso diré á V. Sria. lo
que se me ha ofrescido a la consideracion, de la causa de este modo de
salutaciones, y porque no se use entre los nuestros; y no hallo otras,
sino que la frialdad destas provincias ha menester mas fuego que el
ordinario para moverse, y que el calor de mi tierra y otras tales no lo
sufriria; antes seria ocasion de mil incendios y desconciertos; a lo
menos, de que a pocas salutaciones se hallasen las damas sin labios,
como el perro de Alcibiades, y sin lengua los hombres, en venganza.»

También repite en otras cartas los sustantivos que hoy parecen mal
sonantes; al referir _A un Consejero de Estado_ el cuento de la dama de
Toledo (parte II, cartas 156 y 157), pone: «Llegó con ella hasta la
puerta del jardin y despidiola con la puta vieja de la madre, que en
todo este tiempo no hizo otro oficio que de estatua ó sombra de pintura
de aquellas de Ticiano.» Pero la frase estaba, no sólo admitida por
entonces, sino tenida por graciosa: díganlo los _Diálogos de Villalobos_
y _El Quijote_. Respecto de la otra, bastará recordar el _Enigma del
guarda-infante, ó sea del alcahuete en la Academia burlesca del Buen
Retiro_.


XXVI.

        [cruz] Ill.^e S.^r

     Esta mañana fuy a ver al mi S.^r El Condestable, no le pude hablar.
     Sup.^co a V. m. me lo haga de saber si al leuantar a la mañana será
     buen hora, porq. tengo vn pecadillo q. confessarle, que confessores
     ay del Coraçon, como del Alma. Y no voy esta noche por no
     acostumbrar a tan ordinario regalo a mi estómago.

     De V. m.--_Ant. Perez._

     (Sobrescrito.) Al Ill.^e S.^r mi S.^r Maridat.

Bibl. Nac. de París, Fr., 3.652, fol. 146. Colección Morel Fatio, núm.
LVII.


XXVII.

        [cruz] Ill.^e S.^r

     Suplico a V. m. me auise si es verdad q. se va hoy El S.^r
     Condestable, porq. me lo han dicho, y yo por mi catarro no he ydo
     estos dias a besarle las manos. Tambien supp.^co a V. m. en mi
     nombre pida a su Ex.^a vna gracia. Que pida de veras a Madama de
     Angulema q.^e despache con todo fauor al aduogado M.^r Guidemeau,
     q. me importa q. conozca q. le vale algo mi medio.

     De V. m. muy seru.^or--_Ant. Perez._

     A Mosieur.--Mosieur Maridat.

Bibl. Nac. de París, Fr., 3.652, fol. 144. Colección Morel Fatio, núm.
LV.


XXVIII.

     Exmo. Sr.--No escriuia yo a V. Ex.^a para obligarle a respuesta, q.
     bien me conozco, sino para consolarme, y regalarme, de que biuo
     bien necesitado, y mas en absencia de V. Ex.^a--Del amigo Lercazo
     he tenido auiso, aunq. viejo, pero aquella dama mia le queria oyr
     muy gratamente, de manera q. hallo memoria en absentes, y V.
     Excelencia no se escandalizará q. yo tenga alguna metresa, q. de la
     vida passada me quedó no saber biuir sin alguna.

     A la vista lo demas.

     De V. Ex.^a Sieruo.--_Ant. Perez._

     (En la cubierta.) Al Ex.^mo S. mi S.^r El Condestable.

Bibl. Nac. de París, Fr., 3.652, fol. 97. Colección Morel Fatio, núm.
LI.

Aun á los vicios extendió la vanidad _el Peregrino_, aludiendo
frecuentemente á los favores que tenía recibidos ó recibía de las damas.
En las cartas con tanta fruición preparadas para la imprenta, no sentía
empacho repitiendo, como en la presente, que ha hecho vida licenciosa.
_Nunca me miró dama dos veces que no la siguiera y buscase_, dice á
M. Gondi (Colec. Ochoa, parte I, carta 102), y con el pie en la sepultura,
rayando en los setenta años, escribe todavía (idem, parte II, carta
122): «Doña Juana (su esposa) me ha enviado dos manguitos de ambar,
encaresciéndome ser de lo muy lindo, y adobados en su presencia.
Enviamelos con condicion que yo use del uno en estos frios de Francia, y
que el otro no le dé á dama del cuerpo, _temiéndose que aun me dura mi
mala costumbre_.»

«Una dama y un Rey me lastimaron y perdieron» explica á una señora
(idem, parte I, carta 69), hiriendo á la Princesa de Eboli no menos
claramente que en la declaración de vivir en París al lado del hotel de
Mendoza, _sin haber buscado tal posada por la vecindad del nombre_
(idem, parte I, carta 138), ó en la ya citada (parte II, 98), _no quiero
más pleitos por Princesas_.


XXIX.

        [cruz] Ill.^e S.^r

     Sea la buelta del mi S.^r El Condestable muy en buen hora. No voy
     al punto a besarle las manos, porq. me tiene trauado vna Tos de vn
     catarro terrible, y hoy hago vna medicina contra él. Entretanto
     presenteme en Spru V. m. á su Ex.^a (cuyo medio me es gratismo). Y
     assy añado aquy, que sup.^co a V. m. q. guarde, y de su mano me dé
     aquella carta q. le embié de los amores de Bearne, sin q. nadie,
     sepa della[327]. Digo ni mi mano yzquierda, q. la derecha la embio;
     y Huelgo algunas vezes, _q. la vna no sepa lo q. la otra
     haze_[328], como dize nro. prouerbio. Sabe V. m. la causa? sino, yo
     se la diré, porque cada mano cae a su lado, y no sabe la vna, quién
     está al lado de la otra.

     No se ria V. m. de mis deuaneos de viejo, y diga al S.^r
     Condestable, q. si le paresciere q. caduco, q. me perdone su
     Prudencia.

     Muy serui.^or de V. m.--_Ant. Perez._

     (Sobrescrito.) A Mosieur.--Mosieur Maridat--En su mano.

     (De otra letra.) Decemb. 1601.

Bibl. Nac. de París, Fr., 3.652, fol. 138. Colección Morel Fatio, núm.
XXI. Véase la carta anterior núm. XXV.

    [Nota 327: (Al margen) Y aunq. si para gusto fuere menester allá, la
    dexaré.]

    [Nota 328: Subrayado.]


XXX.

        Illt.^e S.^r

     Sup.^co a V. m. presente mi humilde reuerencia al señor
     Condestable, y le diga, que con su absencia se me va secando el
     alma, y q. si mucho tarda podré dezir lo de Job, _simane me
     quæsierit, non subsistam_. Que Roni me trata mal, q. el Rey manda
     q. no me mude mi pension, q. Roni no quiere. Que no entiendo y si
     lo entiendo. Que si me faltare el pan buscaré un amo aquien seruir
     en Francia. Q. esta licencia no me la negará el Rey. Y con esto no
     creo que me faltará alguno q. me reciba por criado, aunq. inútil,
     q. a fee que si agora le tuuiera, que yo le tomara.

     Mas le diga V. m. q. diera por su oydo por vn quarto de hora para
     mi consuelo, vna gran cosa y para algo q. reyr. Que lo guardaré
     para la vista, que viandas ay q. fiambres se comen, y se conseruan
     con la pimienta. Esta la tiene.

     V. m. me ame como a consieruo y a serui.^or Suyo.--_Ant. Perez._

     A x de Março.

     (Sobrescrito.) Al Ill.^e S.^r mi S.^r Mos de Maridat, Primer
     Secretario del Condestable de Francia. (León.)

     Esta tenia escripta y despues he querido regalarme con mi S.^r

Bibl. Nac. de París, Fr., 3.652, fol. 121. Colección Morel Fatio, núm.
LIV.


XXXI.

        [cruz] Ill.^e S.^r

     Diga V. m. al mi S.^r el Condestable, q. soy espía de sus venidas,
     y q. assy he sabido q. venia a comer aquy.

     Lo q. ay de nuevo en su absencia, es, que anoche tuue cartas de
     auisos de Flandes, q. dizen que espera el Archiduq.^e q. le
     embiaran 12 galeras y 4 mill soldados, con dos mill forzados para
     ellas.

     Añade vna cosa el auiso, q. tambien 14 mill hombres, y El duq.^e de
     Parma por Capitan General. Por esto lo auiso principalmente, Porq.
     si esto fuesse verdad creeria algo de passada en Italia del Rey de
     España.

     Otros pecadillos y auisos tengo, q. diré yo a boca a Su Ex.^a, q.
     por de poca substancia no cargo este papel.

     He ay las 3 cartas.

     Muy serui.^or de V. m.--_Ant. Perez._

     Y no creo que se aurá oluidado V. m. de decir el quento del duque
     de Sessa, de quan alto tienen las damas de Palacio aquel negocio.

     (En el sobrescrito, de mano ajena.) Maridat, Febvrier 1602.

Bibl. Nac. de París, Fr., 3.652, fol. 133. El cuento del Duque de Sessa
está referido en la Colección Ochoa, carta dirigida á Francisco Lercano,
parte II, núm. 48. Colec. Morel Fatio, número XXII.


XXXII.

        Ex.^mo Sr.

     Acabando de cenar me dió un lacayo de V. Ex.^a su despacho, y auré
     de tornar a començar esta carta, pues no supe de la primera vez.
     Digo, pues, que acabándome con no cenar, ni comer, porq. no me
     sustenta este pan material, me llegó la carta de V. Ex.^a, q.^e es
     mi pan del alma, y del cuerpo por el consiguiente. De suerte q. V.
     Ex.^a me sustenta absente, como presente. El no responderme V.
     Ex.^a a lo de Mos de Bullon, sobre q. escriuí a Mos de Maridat, me
     es respuesta, porq. entiendo q. callando me otorga V. Ex.^a su
     fauor, y obrando me responde.

     De V. Ex.^a sieruo.--_Ant. Perez._

     Sr., escríuenme de Ruan, q. el Adelantado de Castilla murió
     súbitamente en el puerto de Sta. María. Poco tiempo para cuentos
     largos.

     (En el sobrescrito.) Al Condestable de Francia, mi S.

Bibl. Nac. de París, Fr., 3.652, fol. 61. Ocupado durante el día, y de
bien temprano, en visitas y pretensiones, dedicaba parte de la noche á
los trabajos literarios: dícelo con retruécano en otra carta (la 80,
parte II, Colec. Ochoa), escribiendo á Manuel Don Lope que sus horas
para escribir disparates á los amigos son las de sobrecena: «La causa,
porque como no cómo cuando cómo, sino cuando cómo de la vianda del
alma, que es tratar con los amigos, hácenme hastío todas las demas
viandas.»

Colec. Morel Fatio, núm. XXIII. Anota que _Mos de Bullon_ hace
referencia á Henri de la Tour, Vizconde de Turenne, Duque de Bouillon,
después de la muerte de su mujer, Carlota de la Marck.

_Murió súbitamente el Adelantado de Castilla._ Murió en el Puerto de
Santa María el 20 de mayo de 1602. Según Garma, _Teatro universal de
España_, tomo IV, pág. 73, le sobrevino un accidente, sin preceder otra
indisposición. Mandáronle sangrar los médicos, y con la sangría se quedó
muerto. Cabrera de Córdova noticia también la muerte en las
_Relaciones_, pág. 143.


XXXIII.

        Ill.^e S.^r

     Aunq. no parezco por allá 3 días ha (tres mill me parescen a mí),
     biuo, pero con vn catarro tal, q. no me dexa salir de la cámara.
     Sup.^co a V. m. lo diga al S.^r nro. El Condestable, porq. no
     piense q. soy muerto, q. de otra manera no faltara mi fee a su
     serui.^o y amor.

     De V. m.--_Ant. Perez._

     (Sobrescrito.) A Mos.^r-Mosieur Maridat.

     Octobre 1602.

Bibl. Nac. de París, Fr., 3.652, fol. 140. Colección Morel Fatio, núm.
XXIV.


XXXIV.

        Ex.^mo Sr.

     Ay va el Papel, q. papel blanco valdria mas mio, q. escripto,
     porque mi pluma no sabe dezir sino disparates.

     Los cueros de perro van tambien, y mire V. Ex.^a que es medicina
     fiel, porq. es de Perro, y el Perro es la Hyeroglífica de la
     fidelidad, de que biue stéril el syglo: y por esso se ha de estimar
     El Perro serui.^or q. se topare.

     Perro de V. Ex.^a--_A. Perez._

     Febvrier 1603.

Bibl. Nac. de París, Fr., 3.652, fol. 94. Abusaba Antonio Pérez del
símil del perro, que sin duda le había caído en gracia. Tan repetida
como en estas cartas íntimas se ve la _hieroglífica_ de la fidelidad en
las impresas de la Colec. Ochoa, suscribiéndose _perro desollado_ de my
lady Rich (parte I, carta 22); _perro y servidor_ de Mad Knolles (parte
I, carta 24); _perro y peregrino, pero perro peregrino en la fidelidad_
de M. de Villeroy (parte I, carta 54), y así de otros, no dejando de
saber que el perro fiel lame la mano del amo que le castiga.

Consecuente en la alusión á lo canino, no habla menos en las cartas de
dentelladas. «Los dientes, escribía al Duque de Espernón (parte II,
carta 107), son para morder de venganza y para morder de amor.» En otra
(parte II, carta 116) expresa que «un escribiente copiaba sus cartas
para darlas a una dama aficionada a la lengua española. Cosa singular
que dama se aficione a la lengua, siendo la parte del hombre que mas
aborrescen ellas, así por ser el secreto, que ellas tanto aman, enemigo
de la lengua, como porque obras buscan ellas y no palabras; quizá
porque, segun dicen, _li fatti sonno maschi, le parole femine_; quizá de
allí viene que la vez que cojen una lengua entre dientes, la muerden,
como víbora rabiosa.»


XXXV.

        [cruz] Señor.

     Suplique V. m. en mi nombre al Sr. Condestable por vna carta de
     fauor suya en fauor de la persona, y en la sustancia de lo q. va en
     esta memoria, que es vn estudiante honrrado, y q. me le ha
     encomendado persona grave desta vniversidad.

     Tambien diga V. m. al Sr. Condestable q. pienso ser allá vn dia
     desta semana, porq. he tenido cartas de España, y me instan mucho a
     q. llegue con breuedad a gozar de la permision q. su Mag.^d me ha
     dado por su benignidad y real ánimo, y mas le diga V. m. q. si no
     hallare posada, le suplicare me mande dar vna camera en su casa de
     Fontanableau, q. quanto menor será meyor por el tiempo, y q.^e cama
     yo me la terné.

     Nuestro S.^r guarde a V. m., de paris a primero de nouiembre 1603.

     De V. m.--_Ant. Perez._

     (Sobrescrito) A Monsieur.--Monsieur Maridat, premier Segretaire de
     mons.^r le Conestable.--A Fontainebleau.

Esta carta es de mano ajena.

Bibl. Nac. de París, Fr., 3.652, fol 150. Colección Morel Fatio, núm.
XXVI.


XXXVI.

        Ex.^mo Sr.

     Como los enamorados, q. se entretienen en desgustos en absencia de
     lo q. aman, assy yo hallo alguna satisfaccion de ser mal tratado en
     absencia de V. Ex.^a

     A V. Ex.^a dixo el Rey ay lo q. V. Ex.^a me refirió. A Mr. Zamet,
     q. dixesse a Roni q. no me tocase en la consignacion de mi pension.
     A Mr. de Frene lo mismo. Al Sr. Gil de Mesa, dándole un papel mio
     sobrello, _yo lo quiero assy, yo lo mandaré_. A mí antenoche lo
     mismo. Y Roni no quiere. Y ha tres meses q. deuo el pan q. como.
     Pues más ha hecho el Sr. Gil de Mesa hoy, q. ha dicho a M.^s de la
     Varena, q. si el Rey no quiere, q. hable claro, y no nos traigan
     engañados (victoria no grande para un gran Rey), y q. buscará Ant.
     Perez vn amo a quien seruir. Dixo que se lo diria al Rey. Por
     cierto, chico estómago tiene la Corona de Fran.^a si tan pequeña
     partida embaraça.

     Venga V. Ex.^a y búsqueme un amo, si no meresciere yo seruir a V.
     Ex.^a y comer su pan como criado.

     Pero quiera V. Ex.^a o no quiera, Sieruo suyo soy, y será.--_Ant.
     Perez._

     (Sobrescrito.) Al Ex.^mo Sr. El Condestable de Francia mi S.^r

     Febrier 1604.

Bibl. Nac. de París, Fr., 3.652, fol. 63. _Roni_: Maximiliano de
Béthune, Señor ó Barón de Rosny, más adelante Duque de Sully, Ministro
de Hacienda de Enrique IV.

Sebastián _Zamet_, ó Zametto, italiano, zapatero de Catalina de Médicis,
por la protección de ésta y sus condiciones de intrigante, llegó á ser
de los más ricos capitalistas de Francia, confidente de Enrique IV, á
quien prestaba servicios de complacencia. Fabricó hotel magnífico, rue
de Cérisaie, cerca del Arsenal; daba en él suntuosos banquetes.

_M. de Frene_, Felipe de Canaye, Señor de Fresnes, Embajador de Francia
en Madrid por los años de 1589. Es probable que se relacionara entonces
con Antonio Pérez.

Colec. Morel Fatio, núm. XVIII.


XXXVII.

        Ex.^mo Sr.

     El S.^r Manuel don Lope aurá dicho a V.^a Ex.^a mis auenturas, y
     pues es padre no se marauillará de que vna persona se auenture
     tanto por tales prendas, pero dexo esto agora y vengo al punto en
     que estoy. He llegado aquí muy malo, y quedo en la cama con gran
     calentura. Sup.^co á su Mag.^d lo que por esa carta. Si el Sr.
     Manuel don Lope no estuuiere ay, a V. Ex.^a pido se la dé, y me
     alcance el tal fauor, y de qualquier manera, q. esté ó no esté, me
     fauoresca en él, y con breuedad, _que lo pide mi estado_[329].

     _De V. Ex.^a muy humilde serui.^or_--_Ant. Perez._

     (Sobrescrito.) Al Ex.^mo S.^r mi Señor el Condestable de Francia.

     Mars 1604

Bibl. Nac. de París, Fr., 3.652, fol. 103. Colección Morel Fatio, núm.
XXVII.

    [Nota 329: Sólo las palabras de letra cursiva son de mano del que
    firma.]


XXXVIII.

     Syre.--Ya V. M.^d ha sabido mis auenturas por relacion del Sr.
     Manuel don Lope. Auenturas a que necesitan Muger, y Hijos, y el
     Amor natural; y q. disculpan tambien. Yo he llegado aquy a Sandinis
     muy malo, y tal que quedo con gran calentura. Sup.^co a V. M.^d, a
     su natural Piedad digo, q. con ella lo quiero auer, me haga merced
     de mandar escriuir al Prior de esta Abbadía, que me recoja en ella
     para q. me cure, pues no estoy para passar casi de una casa a otra,
     ó para q. si muriese, tenga cerca la sepultura, y algun amigo al
     lado. Con esta Prueua, Syre, q. he hecho por mi muger y Hijos,
     auré cumplido con ellos, y con estas obligaciones generales, y
     Christianas, y si a pocas horas más que les daré de término, que no
     passarán de dos ó tres meses, para ver si me los quieren dar, con
     q. auré cumplido con todo, yo me resolueré a morir sieruo de V.
     M.^d en sus Reynos, sin cansarme más por ellos, por los Hijos digo,
     ni dejarme engañar más.

     Sieruo de V. M.^d--_Ant. Perez._

     Por la breuedad sup.^co a V. M.^d

     (En la cubierta.) Al Rey mi señor.

Bibl. Nac. de París, Fr., 3.652, fol. 2. Compréndese bien que
_Sandinis_, á donde llegó muy malo, es _Saint Denis_. Colec. Morel
Fatio, número XXVIII.


XXXIX.

        M. don lope.

     Que el estado en q. tiene sus cosas, no suffre palabras.

     La calidad, valía, Amigos de M. d. l. Ho todos esto.

     El conocimiento de lo de acá... de considerar estas dos partes para
     la resolucion.

     Que es fuerça llegar al corte en esta cura, ó

     Darle licencia que se acomode, ó

     Atarle luego con lo prometido, y

     Él se contentará con la mitad.

     Qual convenga más. Su Mag.^d como Rey, pues este punto es del
     officio, lo entenderá mejor.

     Que si manda dirá my poco juicio.

     Que no le deje yr, q. le accomode de su mano y poder. Por el
     prouecho que podrá haber. Por escusar el que podrá causar allá. Por
     lo que se animarán otros con el exemplo. Pues ny sin exemplos, ny
     contra ellos no hay arte que obre cosa de prouecho. Por el juicio
     que harán de la prudencia.

     Que no le engañen consejos de ánimos miserables y sin noticia de
     tales accidentes. Que vn hombre puede valer más que su pesso de
     oro.

        Draques.

     La Razon natural.

     Que yo no valgo para dar consejo, por mi natural, inclinado a curar
     la enfermedad, no el gusto. Médicos q. no se estiman en pequeñas
     enfermedades, ny a los principios, y que en las grandes se buscan
     con corrimiento y las más veces sin prouecho.

     Que la Razon de Estado nunca se midió a medida de ynterés, sino de
     conveniencia. Daño que corren Reyes que posseen dentro de vn cerco
     su grandeza. Con otro segundo, que tengan por Estado el dinero.

     Contrario effecto obra en los Reyes que tienen varios Reinos, y de
     varias naciones, que tengan por _Estado_ a los hombres y no el
     dinero; pues más Reynos se perdieron por falta de hombres que de
     dinero.

     Que ningun Rio llegó a gran Grandeza por sí solo; arroyos auenidas,
     rios pequeños otros los hicieron grandes. Como pequeños, y a
     poderse vadear, aun el Danubio sangrándole, como dizen. Propio
     exemplo del crescer y menguar de los reynos, el natural de los
     rios.

     Dixe vadear, porque la estimacion de los Reyes es el Fondo de los
     rios, y si la pierden los vadeará á pié enxuto cada qual.

Bibl. Nac. de París, Fr., 3.652, fol. 115. Esta minuta de mano de
Antonio Pérez, para memoria de lo que Manuel Don Lope había de razonar
al Rey, está escrita en dos columnas y separados los párrafos por rayas
de tinta que cortan toda la columna para darles más relieve é irlos
tomando de memoria. El de _Draques_ es significativo.

El símil del Danubio y el de los ríos que se vadean están aprovechados
en la carta 134, parte II de la Colec. Ochoa.

Colec. Morel Fatio, núm. LIII.


XL.

        [cruz] Ill.^e S.^r

     Sup.^co a V. m. diga al my señor El Condestable, que yo soy el q.
     hieren, y matan de los que salen en desafíos, pues me cuesta no
     poder llegarme a su vista, con los diablos de las querelas que
     llueuen. Y que si fuera vn Rodamonte, hiciera vn desafío campal con
     su cartel muy en forma, a todos los que auian de salir a desafíos
     para que no huuiesse mas querelas, o yo muriesse de vna vez, que
     aunq. estoy acostumbrado a morir muchas, Esta muerte la siento mas
     que todas las otras.

     De V. m.--_Ant. Perez._

Bibl. Nac. de París, Fr., 3.652, fol. 146. Empezaban los desaires y los
desprecios á amargar la vida del emigrado. Hay otra carta (la 36, parte
I de la Colec. Ochoa), en que hace también fieros, contando que tiene á
la cabecera dos espadas, una damasquina y otra escocesa, _que no se ciñe
ya armas ordinarias_. No hay, sin embargo, constancia de que pusiera á
prueba el temple; antes abundan otras de que era, más que de manos,
suelto de lengua, _teniendo experiencia de cortar la pluma más que las
espadas_. (Colec. Ochoa, parte I, carta 136.)


XLI.

        Ex.^mo S.^r y mio.

     V. Ex.^a perdone el respecto deuido a la Grandeza, q. no ay
     enamorado, q. aunq. sea un Pastor, q. si se vee delante de su dama,
     sea quan gran señora quisiere, q. no salga de los Términos del
     respecto, y q. no le diga amores como a vn igual. Tal puede el
     amor, q. iguale lo baxo con lo mas Alto. Perdone pues V. Ex.^a la
     entrada de la carta con lo q. he dicho y conq. digo verdad del
     alma.

     V. Ex.^a mi señor, (q. allí me bueluo) me ha dado salud al ánimo, y
     al cuerpo con su visita, y carta q. me ha traydo este Gentil
     hombre suyo, para esperar llegar resuscitado, y biuo a su
     presencia, q. sabe Dios, q. lo desseo sobre todos los desseos de
     consuelo de Francia. El S.^r Angelo Badrero podrá bien testificar
     desto, como él a mí de quan biuo halla en V. Ex.^a su amor, y
     fauor, deuido a la passion con q. le he amado, y reuerenciado
     siempre, q. será el mismo mientras biuiere, como de V. Ex.^a sieruo
     Fiel su _Ant. Perez_.

     (Sobrescrito.) Al Ex.^mo S.^r el Condestable de Francia mi Señor.

     Avril 1604.

Bibl. Nac. de París, Fr., 3.652, fol. 110. Colección Morel Fatio, núm.
XXIX.--_Angelo Badrero_, Angelo Badoer, Embajador de Venecia en París.


XLII.

        Ex.^mo S.^r

     Hame hecho V. Ex.^a gran regalo, (término de viejo solitario) con
     la merced de la carta para el obpo. de Bologna. Espero q. hará lo
     q. V. Excelencia le pide, sino es porq. ande el cielo estos meses
     retrógrado en todo lo que me conuiene, y desseo.

     Desseo verme cerca de V. Ex.^a para en algunos ratos entregarle
     este pecho, y depositarle en esse oydo, y Amor, como en Ærario de
     mi alma.

     He hecho a Charles, lacayo de V. Ex.^a q él mismo lleue la carta al
     obpo. diciendo q. V. Excelencia se lo ha mandado, assy veré lo q.
     responde. Entre tanto hago estos renglones, porq. no suffre mi
     agradescimiento dilacion alguna en responder a tanta obligacion.
     Haga el obpo. lo que mandare, q. las obligaciones no dependen de
     los sucessos, sino del Amor de quien haze lo q. se le pide.

     De V. Ex.^a Sieruo del Alma.--_Ant. Perez._

     (En la cubierta.) Al Ex.^mo S.^r mi señor El Condestable de
     Francia.

     Sep. 1604.

Bibl. Nac. de París, Fr., 3.652, fol. 28. Colección Morel Fatio, núm.
XXX. Duda éste si se trata del Obispo de Boulogne, Claude d'Ormy, ó del
Obispo de Boloña, Alfonso Paleoti: á mi juicio se alude al primero y á
la facultad que tendría de dar alojamiento gratuito en alguna abadía de
su jurisdicción, acaso la de Saint Denis, donde Antonio Pérez quería
refugiarse.


XLIII.

        Ill.^e S.^r

     Ya sé q. la gracia, como la limosna, viue del ánimo. Pero no hay
     nadie q. no mire con buenos ojos a la mano q. da lo q. le manda El
     coraçon. Assy yo, aunq. me proceda del fauor, y gracia del S.^r
     Condestable la merced que su Excelencia me ha hecho en escribir lo
     que le supliqué al obpo. de Bologna, conozco q. Essa mano, que
     mueue la pluma q. escriuió la carta, me ha puesto en oblig.^on por
     esso doy a v. m. las gracias, digo por esta parte, y le pido q. me
     ame, como solia, q. yo el mismo soy, q. nunca me mudo, sino para
     mas amar. A Dios.

     a vj de otubre 1604.

     Serui.^r de V. m.--_Ant. Perez._

     (Sobrescrito.) A Mos.^r--Mos.^r Maridat Primer S.^o de Mons.^r El
     Condestable.

     No sé lo qué responde el obpo. Si no es bueno, sup.^co a V. m.
     procure se le apriete. Si lo es, me lo auise. Yo no he querido, por
     el respeto, abrir la carta, q. esto aprendí del trato con Reyes y
     príncipes.

Bibl. Nac. de París, Fr., 3.652, fol. 127. Colección Morel Fatio, núm.
XXXI.


XLIV.

        Ex.^mo S.^r

     Sepa V. Ex.^a q. despues q. El obpo. de Bologna respondió a V.
     Ex.^a Me vino a ver con la mas extrauagante Consideracion sobre el
     alojarme en su casa, y por mi din.^o, como suelen estar otros (esto
     es verdad) q. se puede imaginar, tal q. no la quiero fiar a pluma,
     yo la diré a V. Ex.^a a boca.

     Al fin de la plática, viendo q. yo no queria q. por respecto mio él
     padesciese ningun daño, dixo, que le embiasse allá vn hombre mio,
     q. veria de accomodarme. Hízole mostrar lo que bastaba para
     dezirme, q. no lo tomase. Con esto ha cessado aquella comodidad.

     V. Ex.^a me haga md. de mandar que se calle esto hasta q. yo le
     bese las manos. Sup.^{co}lo, y que a él no le hable mas en esto.

     He buscado en otra casa de religiosos. He hallado en los
     Bernardinos un religioso q. es El Prouisor de la casa, El principal
     de la casa, Vassallo de V. Ex.^a natural de Memorancy. Ha
     offrescido de acomodarme muy bien allí.

     Sup.^co a V. Ex.^a le escriua luego, q. lo haga, y q. V. Ex.^a será
     seruido en ello, por ser yo mas suyo q. los nacidos en Memorancy,
     ni en Chantilly, que aunq. esté lexos, mas q. san Martin, yo lo
     haré cerca con mi carroça, la mas linda de la corte, porq. me ha
     embiado mi muger vna joya.

     Pero, ola, Señor, q. la carroça es mejor q. la primera, y sé q. a
     V. Ex.^a le contentará la hechura.

     Y perdon pido a Essa Grandeza q. le escriua tales baxezas. El Amor
     es la causa, q. es atreuido.

     De V. Ex.^a sieruo.--_Ant. Perez._

     A xj de Octubre.

     (En la cubierta.) Al Ex.^mo Sr. mi señor Condestable de Francia.

     Septiembre 1604.

Bibl. Nac. de París, Fr., 3.652, fol. 22. Colección Morel Fatio, núm.
XXXII.


XLV.

     Mi S.^r Maridat.--V. m. me la haga q. solo su Ex.^a vea essa carta
     por la primera parte. Tambien q. con la mayor brevedad posible
     embie la carta q. pido para el Prouisor de los Bernardinos,
     vassallo de su Ex.^a, conforme a lo q. pido en mi carta

     De V. m. muy serui.^or--_Ant. Perez._

     Embíeme V. m., le sup.^co El sobrescripto en blanco, a lo menos q.
     se pueda poner acá su nombre propio del Prouisor.

     (Sobrescrito.) A Mos.^r--Mos.^r Maridat, S.^o Primero del
     Condestable de Francia.

     El Conserge del S.^r Condestable se encarga deste despacho. Sup.^co
     a V. m. me embie por alguno la respuesta porq. venga presto.

Bibl. Nac de París, Fr., 3.652, fol. 142. Colección Morel Fatio, núm.
XXXIII.


XLVI.

        Ex.^mo Sr.

     Ya comienço a gozar de provechos de mi casa nueua, q. Estando
     anoche a la ventana passó vn criado de V. Ex.^a por aquí, y vn
     lacayo suyo. Al lacayo rogué q boluiese. Doile estos renglones para
     dezirle lo dicho. Y más, q. a vno q. ama no ay nada lexos, pero q.
     se regala en acercarse quanto más, más.

     De Fran.^co Lercaço tengo algo.

     A la vista todo, y El alma q. dentro, y fuera es de V.^a
     Ex.^a--_Ant. Perez._

     (Sobrescrito) Al Ex.^mo Sr. Condestable Francia, mi S.

Bibl. Nac. de París, Fr., 3.652, fol. 90. Colección Morel Fatio, núm.
L.


XLVII.

        Ex.^mo Sr.

     Supp.^co a V. Ex.^a se acuerde de pensar un poco en si seria bien
     hazer algun officio en las cosas mias y de mi Hijo, q. penden en
     Roma, con el nuevo Papa, tan afficionado a esta Mag.^d, del tiempo
     q. fué aquy Legado, y tan obligado agora en su Eleccion.

     O sy será bien no mouer agora nada hasta ver que viene de mi muger,
     q. en tantas esperanzas me entretiene, pues aún no está tan cerca
     la partida de Mos de Neuers.

     Embio a V. Ex.^a vnos guantes de Perro, mucho más delgados, y más
     anchos, q. los q. le lleué la otra noche. Y crea V. Ex.^a q. de mi
     sangre y pellejo haria yo medicina para su salud. Pero el pellejo
     está muy arrugado de viejo, y de desnudo de carne, y es grossero
     como su dueño: y la sangre tostada de la Melancholía de mi fortuna.
     Condiciones no a propósito para esa indisposicion.

     Señor, Señor, si mis señoras la Condesa de Ubernia, y duquesa de
     Ventador auisasen a V. Ex.^a q.^e les he embiado de aquellos
     guantecillos, y q. a Madama la Condesa he escripto vn papel con
     ellos, lleno de Amores, séanme ellos mismos testigos q. no son sino
     amores del Alma, q. merescen premio, no castigo.

     De V. Ex.^a sieruo y Boticario.--_Ant. Perez._

     A v de Mayo. 1605.

     (Sobrescrito.) Al Condestable de Francia, mi señor.

Bibl. Nac. de París, Fr., 3.652, fol. 66. La Condesa _de Ubernia_ y la
Duquesa _de Ventador_, hijas del Condestable; _los ángeles de pocos
pimpollos_ de la carta XVI. El papel lleno de amores es la 8, parte II,
Colec. Ochoa.

_Boticario_ es otra de las palabras de que sacó partido Antonio Pérez en
el tiempo en que se dedicó á rectificar áloes, adobar con ámbar, hacer
pastillas, polvos y aguas de olor: si los boticarios de París lo
supiesen (dice, parte II, carta 117), se conjurarían contra él, por
usurpador del oficio. Por servir á Mad. Andraga, se había hecho
boticario (parte II, carta 76); boticario se había hecho por servir á un
veneciano, _siendo oficio que si la fortuna le apretara más, no
ejercería aunque le faltase pan; tan enemigo era de misturas y
composturas, que él era real en todo, ó sea natural_ (parte I, carta
116).

Parece deducirse de los ensayos y agasajos á que los destinaba, que la
industria de perfumería, como la de los guantes, estaba por entonces más
adelantada en España que en Francia, viniendo en cierto modo á
acreditarlo un despacho del Rey Felipe III al Embajador D. Baltasar de
Zúñiga en el año 1604, recomendándole cuide mucho de que no se abran en
la frontera dos baúles _con cosas de olor_ que envía á la Infanta su
hermana (Arch. Nat. de París, _Papiers de Simancas_, _K-1.451_, _A-58_,
pág. 112).

Esta carta XLVII tiene en la Colec. Morel Fatio el núm. XXXV, y anota el
colector que el nuevo Papa de referencia era León XI, elegido el 1.º de
abril de 1605, muerto el 27 del mismo mes. Las damas, Carlota de
Montmorenci, mujer de Carlos de Valois, Conde de Auvergne, y Margarita
de Montmorenci, casada con Anne de Lévis, Duque de Ventadour.


XLVIII.

        Ex.^mo Sr.

     No se puede ya sufrir tanto silencio, que me quedaré hecho vna
     statua, quando no me cate, pues la memoria de V. Ex.^a me sustenta
     biuo. Escriuí a V. Ex.^a los otros dias con vn Gentilhombre suyo.
     Que aya llegado a sus manos mi papel, me basta, pues en el no
     responderme hallaré beneficio, como en el responderme. Tal fuerza
     tiene, y hace el Amor entero: Que el q. ama halle conueniencia y
     beneficio en lo q. su Señor haze, sea lo q. fuere.

     M.^r Le Mestre de V. Ex.^a me ha venido a ver antes de su partida
     para V. Ex.^a Ha sido para mí gran consolacion ver q. me tengan sus
     criados de V. Ex.^a por tan sieruo suyo, q. me visiten como a tal.
     Tal, cierto, soy: y me honrro, y honrraré dello; y para despues de
     muerto lo dexará testificado mi pluma, como lo ha començado a
     hazer, sabiendo ella q. satisfaze y descarga en ello a su dueño.

     No le desagradará a V. Ex.^a este reconoscimiento, pues es el q.
     más agrada a Dios. Y los Dioses de la Tierra, los Príncipes y
     Grandes, digo, deuen imitarle en esto.

     Grandes llamo no solo en el grado, sino en el ánimo, que estos
     tales son los verdaderos Grandes. Que de Príncipes, Grandes, Señor,
     se han visto, aunq. no los deue de auer agora (no sé si me engaño),
     q. toda su grandeza de Reinos, y poderío, no los pudo hazer, ny aun
     parescer grandes. Tal poder tiene el natural de vn Hombre, q.
     contraste, que resista, q. vença a todas las obligaciones de ser
     grande en sus acciones, y q. ni aquellas, ni los medios de q. la
     fortuna los enrriquezió para honrrarse, y hazerse gloriosos, ayan
     bastado a obrar tal effecto en ellos, como ni la falta de
     nascimiento, ny de fortuna, ni de grados, ni de possibilidad en
     otros, para q. no sean honrrosos, y parezcan grandes. Esso nos
     puede señalar tambien aquel aparescerse dios en la zarza, para q.
     no tuuiessen los pequeños por desconfiados de tal Huesped; para q.
     por el consiguiente tambien, y mejor creamos, q. el ánimo,
     descendencia de dios, puede ser Grande en el chico como en el
     Grande.

     Señor, perdon de tales disparates, que la Melancholía nunca
     concibió ni parió otro parto; y ninguna mayor q. la q. engendra a
     vn enamorado la absencia de su amado.

     Perdon tambien a estos amores, que en los Cantares nos los enseñó
     dios, y pues él se requiebra con su alma, y quiere q. su alma se
     requiebre con él con tan suaues y tiernos amores, y requiebros como
     aquellos, no le harán hastío a V. Excelencia estos mis amores, pues
     son del Alma, y salen de lo mas profundo della. Y si V. Ex.^a
     viesse vn papel largo que tengo debaxo de mi tapete, adonde me
     pongo a melancolizar, y a hablar con mis Señores, y amigos en su
     absencia, veria ally su nombre, y como por dias y horas voy
     apuntando el curso de lo que se offresce. A los ojos se lo mostraré
     al portador desta. V. Ex.^a venga, y lo verá, y oyrá vna confission
     general. Pero lo q. hace al caso, venga V. Ex.^a a resuscitar a los
     suyos: Buelua al cuerpo del bien público, porque biue, como sin
     alma, sin V. Ex.^a No soy yo solo el q. lo digo, q. personas
     graues, que biuen lexos de la inuidia, y de aquel barrio del
     infierno, lo gimen, lo braman, me preguntan de su venida.

     Es verdad, Señor, q. alguna absencia suele aprouechar, para mas
     conoscimiento del valor de vno, para toque de los amigos, para
     prueua de los no tales: al tono de lo q. dizen, q. la Mala fortuna
     descubre los amigos y la Buena encubre enemigos: y la Absencia obra
     algunas vezes algo de lo q. digo: Pero, señor, no tanta Absencia,
     q. se hará cargo de Consciencia.

     Dios trayga a V. Ex.^a con bien, como se lo dessea su
     sieruo.--_Ant. Perez._

     A iiij de Sept.^e

     (En la cubierta.) Al Ex.^mo Sr. El Condestable de Francia mi Señor.

        Señor.

     Es carta para rato ocioso, q. no contiene sino consuelo mio.

     Octobre 1605.

Bibl. Nac. de París, Fr., 3.652, fol. 25. Publicada en la Colec. Ochoa,
pág. 508, muy variada en estilo y sin fecha; en la de Morel Fatio,
número XXXVI.


XLIX.

        Ex.^mo S.^r

     Mos de Fosussa me haze md. de lleuar estos renglones. Señor de que
     V. Ex.^a biua con la salud que se nos quenta, biuimos los suyos,
     como con el Alma propia. Yo como vno dellos y de los mas suyos
     rebiuiré con tales nueuas, de una gran enfermedad en q. cay en
     partiéndose V. Excelencia, qual dirá el Portador desta. Que si
     dizen que vn Hombre es a otro dios, _Homo homini deus_, bien podré
     yo dezir, q. es el alma de mi persona, y vida la salud y gracia de
     quien yo sobre todos estimo y amo. Este es V. Ex.^a y

     Su sieruo muy humilde.--_Ant. Perez._

     a jx de Octubre.

     Sup.^co a V. Ex.^a lo q. dirá Mos de Fosusa, es vna carta para el
     Gran Maestre de Malta. Por memoria seruirá la copia de la del Rey
     q. a mi intercesion ha dado. Pero sup.^co por la breuedad, y a M.^r
     Maridat, El Cuydado.

     (Sobrescrito.) Al Condestable de Francia mi Señor.

     Octobre 1606.

Bibl. Nac. de París, Fr., 3.652, fol. 104. Colección Morel Fatio, núm.
XXXVII. _Mos de Fosussa_, Pedro II de Montmorency, Marqués de Thury,
Barón de Tosseux.


L.

        [cruz] Ill.^e S.^r

     No sean las mançanas de Tántalo, Tener aquy a mi S.^r El
     Condestable, y no alcanzar vn bocado. Pero ya me dixo ayer por vn
     Gentilhombre suyo, que las noches podria yr a beuer como solia. Y
     sábeme su Ex.^a la necessidad, porq. muero de sed dessa beuida de
     su presencia, y me huelgo, q. me trate como a Murciégalo, de mas q.
     mi dia, y sol, es la vista de quien amo, q. el Amor es como
     Carbunco, q. se haze luz en lo obscuro.

     Tengo pecados q. confesar, tambien, y para pecados, y pecadores son
     las noches.

     No sé si el concurso de gentes me dexará comenzar Esta noche. Con
     todo esso aportaré allá a la tarde y entretanto me regalo con V. m.
     Como el Mercurio de mi Júpiter, q. para esto escriuo esto, y no
     para obligar a V. m. a respuesta.

     Serui.^or de V. m. mucho.--_Ant. Perez._

     No es burla, q. como enamorado me he vestido hoy galan, del
     contento de tener aquy a mi Mæcenas: q. no ama el alma, q. no lo
     descubre de fuera. Respecto, no Amores.

     (En el sobrescrito.) Al Ill.^e s.^r el S.^r de Maridat, Primer
     Secretario del Condestable de Francia.

     (De mano ajena.) Nov. (la cifra es dudosa: parece 1601 ó 1607).

Bibl. Nac. de París, Fr., 3.652, fol. 123. Está publicada en la Colec.
Ochoa, con varias correcciones y sin la postdata, pág. 509. En la de
Morel Fatio, núm. XXXVII duplicado.


LI.

        Ex.^mo S.^r

     No se marauillará V. Ex.^a de q. no aya respondido á su carta en
     respuesta de la merced que por mia yo habia sup.^do a V. Ex.^a por
     el Sr. Julio César, si considerase q. los muertos ni escriuen ni
     hablan. Tal he estado tres meses há. Agora que comienço a mouerme
     quise occupar todo el aliento q. he cobrado en esta mano, para q.
     diga esto, y quanto me animó su carta de V. Ex.^a, q. sin duda
     aquellos fauores me han conseruado y retenido, hasta q. estos ojos
     bueluan a ver a V. Excelencia.

     Por la m.^d q. V. Ex.^a me haze en lo de M.^r Julio César beso mill
     vezes las manos, pluguiera a Dios hubiera llegado, q. me he hallado
     solo, y agora en la conualescencia mucho mas.

     Si V. Ex.^a no huuiese de venir tan presto, como lo temo, y
     conueniendo a la salud de V. Excelencia no dejar essos ayres, lo
     tomaré en paciencia, que no será poco forzar mi consuelo a ello.
     Sup.^co a V. Ex.^a mande sea despachado quanto mas presto.

     Mill mudanças aurá entendido V. Ex.^a de España por allá, pues acá
     han llegado con muchas particularidades, que ponen espanto aun a
     los que conoscen las mudanças de Cortes de Príncipes, y de sus
     rebueltas quando mas dormidos paresce q. Están. No es para papel
     dezir mas sobresto.

     Al Sr. Zamet dí las saludes de parte de V. Excelencia; de mí no sé
     nada sino q. de cualquier manera con la llegada de don Baltasar de
     Çúñiga, o buelta por mejor dezir, espero alguna resolucion, y por
     lo menos desengaño, y este el término q. he puesto a este encanto,
     como lo escriuí ayer al Rey Christir.^mo, como q. me echaré a biuir
     y morir sin mas padescer los tormentos de Esperança humana q.
     aunque las conozco, y sus engaños, he tenido por obligacion hacer
     esta última prueua, porque vea el mundo q. no quedó por bizarría ni
     falta de todas justificaciones en quanto en mí ha sido. Y con esto
     entregaré á Dios el juicio último.

     El Guarde la Ex.^a persona de V. Ex.^a como yo deseo. De París á 26
     de Abril, 1607.

     De V. Ex.^a Sieruo perpetuo.--_Ant. Perez._

     (En la cubierta.) Al Ex.^mo Sr. El Condestable, mi Señor.

Bibl. Nac. de París, Fr., 3.652, fol. 11. Colección Morel Fatio, núm.
XXXIX. Las mudanzas de España que ponen espanto, aluden á los escritos
que circularon contra la corrupción del Gobierno y de la corte,
dirigidos singularmente á la censura del tráfico que hacían Pedro
Franqueza y Rodrigo Calderón, hechuras del de Lerma.


LII.

        Ex.^mo S.^r

     Dios guarde a V. Ex.^a muchos años, q. tal consuelo me ha dado con
     su carta de iij deste uiéndole acercársenos, conq. nos alcançará
     mejor a los suyos el ayre fresco de su fauor, y gracia. Que si el
     cuerpo se refresca, y recrea en estos soles y calores con el fresco
     del Ayre elementar, las Almas en el calor, y estío de sus
     afflictiones, y en la confusion de no saber ya que hazerse, rebiuen
     con la communicacion de sus Protectores, Ayre y respiracion
     verdadera, mas delicado, y suave para las almas, q. essotro commun
     para los cuerpos.

     Ea pues, señor, porq. yo no pueda dizir lo q. la Magdalena a su
     señor, y nro. _domine si fuisses hic, frater meus non fuisset
     mortus_: Porque anda muy apretado, y cerca de la Huessa su Sieruo
     de V. Ex.^a--_Ant. Perez._

     Lunes a iiij de Agosto 1608.

     (Sobrescrito.) Al Ex.^mo Sr. El Condestable de Francia mi S.^r

Bibl. Nac. de París, Fr., 3.652, fol. 106. Colección Morel Fatio, núm.
XL.


LIII.

        Ex.^mo S.^r

     La causa deste papel es sup.^ar a V. Ex.^a q. escriua vna carta a
     Mos de Souray Gouernador de Mos.^r El Delphin en fauor de esse
     criado mio, q. se ha visto en presencia de V. E.^a algunas vezes.
     Téngole obligacion del tiempo de mis grandes enfermedades, en q. me
     siruió con mucho cuydado, y trabajo. Desde entonces le offrescí el
     fauor de V. Ex.^a para cuando se pusiese la casa a M.^r el Delphin.
     Llega hoy su Al.^a aquí y dízeme q. luego se le pone casa. Sup.^co
     a V. Ex.^a le mande escriuir una carta tal q. él entienda q. no es
     cumplimiento sino cosa en q. V. Ex.^a reciuirá seruicio, como por
     cosa propia, que le accomode en seru.^o de su Al.^a en off.^o qual
     le parescerá apropósito.

     Esto sup.^co a V. Ex.^a como quien le es Sieruo del alma.--_Ant.
     Perez._

     Diciembre 1608.

     (Sobrescrito.) Al Condestable de Francia mi señor.

Bibl. Nac. de París, Fr., 3.652. Colec. Morel Fatio, núm. XLI. _Mos de
Souray_, Gilles de Souvré, Marqués de Courtenvaux.


LIV.

        Sacro ac Ills.^mo Priuato Consilio.

                                                  _Ant. Perez._

     Cum ex infirmitate jaceam in lecto, nec possim hac de caussa
     personaliter comparere ante vos Ills.^mi viri ausus sum hæc verba
     ad vos mittere, preter sententiam vnius ex grauioribus causidicis
     totius curiæ Parisiensis ne mutus Judicer. Scilicet debere ante
     poni sacro isti priuato consilio in reuocatione legum Galliæ quam
     continent litteræ Regis in fauorem de Piraneau, reuocari etiam
     gratiam factam peregrino viuenti sub custodia, & protectione
     christianiss. Mag.^tes Sciente tota Europa. Semper que fuisse
     habitam in summo pretio dignitatem regiam in promissis prestandis,
     saltem satisfaciendis quando aliquid forte contra leges
     promisserunt.

     Quanto magis in gratia contra leges reuocanda? Illud etiam me nolle
     litigare, consulto tamen prius rege a sacro suo consilio, si adhuc
     intercedat vltima & absoluta illius voluntas, sed ei cedere & que
     liberaliter mihi concessit liberaliter illi redere. Sed humiliter
     peto, vt hec mea berba referantur regi, sicut ille alter, qui
     prouocauit a Cesare dormiente ad Cesarem non dormientem: a Rege non
     bene informato ad Regem bene informatum. Credibile est enim tantum
     Regem rationem, Justitiam, suamque authoritatem antepositurum
     voluntati propie, nedum a liene.

                                                  _Ant. Perez._

     (En la cubierta.) Sacro ac Ills.^mo Consilio.

                                                  _Ant. Perez._

Bibl. Nac. de París, Fr., 3.652, fol. 18. Colección Morel Fatio, núm.
XLV.


LV.

        Ex.^mo S.^r

     Sea V. Ex.^a muy bien venido, y Sant Elmo para mí como lo ha sido
     siempre, El q. se aparesce a los nauegantes en las tormentas. El
     portador desta dirá a V. Ex.^a el estado en q. estoy. Yo diré aquí
     q. Esperando de dia en dia la venida de V. Ex.^a y llegada a
     Fontanableo, tiene allá algunos dias há vn despacho mio para V.
     Ex.^a el señor Gil de Mesa. El dará quenta de los señores q. han
     tomado a cargo fauorescerme con su Magestad o pedirle licencia q.
     Ellos me ayuden. Pero con la fuerça de la presencia de V. Ex.^a
     espero yo El buen effecto. Tambien tiene a cargo el Sr. Gil de Mesa
     de sup.^car a V. Ex.^a por su fauor para esse criado mio, q. ya q.
     no le puedo pagar el buen serui.^o q. le deuo sino por medio del
     fauor de V. Ex.^a, no puedo dexar de tornar vna y otra vez é
     importunarle q. le fauorezca para que alcance algun lugar, y
     comodidad en la casa de M.^r el delphin. Esto sup.^co yo a V. Ex.^a
     cuyo sieruo, y muy Humilde es--_Ant. Perez._

     (Sobrescrito.) Al Condestable de Francia mi señor.

     Juing 1609.

Bibl. Nac. de París, Fr., 3.652, fol. 96. Colección Morel Fatio, núm.
XLII.


LVI.

     Mos.^r El q. ésta ha dado a V. S. (Pierres mi criado) bien
     conoscido en essa casa, me ha dicho el fauor q. ha hallado en V. S.
     y q. vltimamente le aconsejó q. acudiesse a essa Real casa despues
     de llegada su Ex.^a a ella, El va, V. S. le fauorezca con nro.
     S.^r El Condestable en su deseo, en mi nombre, y con el amor q.
     siempre ha mostrado a Su serui.^or--_Ant. Perez._

     (Sobrescrito.) A Mos.^r--Mos.^r Castillon, Primer S.^o del
     Condestable mi Sr.

     (De mano ajena.) Juillet 1609.

Bibl. Nac. de París, Fr., 3.652, fol 136. Colección Morel Fatio, núm.
XLIII.


LVII.

        Ex.^mo Sr.

     Yo he embiado a mi Hijo a hablar a Mos de Villarroel y hale
     respondido con mucho fauor, y gracia, Que esta mañana habló al Rey,
     y q. le respondió, que era necessario, que V. Ex.^a, y él (mos de
     Villarroel) se hallassen con su Mag.^d juntos para resoluer esto:
     como su Mag.^d lo auia dicho a V. Ex.^a

     Mas dize Mos de Villarroel, q. él hablaria a V. Ex.^a, y le daria
     quenta desto, para q. se concluyesse ya este negocio, y, Señor,
     pues su Magestad tiene tan en la memoria, lo q. concertó con V.
     Ex.^a (_Vos mon compere, y Mos de Villarroel, y mue resolueremos
     esto_), señal es que V. Ex.^a y su fauor le tiene tan bien
     dispuesto, que ha obrado este respecto a V. Ex.^a demas de su
     dignidad y auctoridad.

     Resta, Señor, agora, q. V. Ex.^a acabe de su mano con Mos de
     Villarroel este milagro, que mi corta ventura es tal, que milagro
     es menester para resolucion q. aya de ser en mi fauor.

     Y porq. yo creo, q. mi hijo no deue de auerse dado a entender a V.
     Ex.^a con la verguença q. ha conoscido en my de llegar a tal
     atreuimiento, como a pedir pan a V. Ex.^a sobre tanto fauor, y
     fauores, como le deuo. Supp.^co a V. Ex.^a q. me socorra con alguna
     limosna de su liberalidad y Piedad natural, para esperar esta
     resolucion de su Magestad.

     De V. Ex.^a sieruo.--_Ant. Perez._

     (Sin sobrescrito.)

Bibl. Nac. de París, Fr., 3.652, fol. 30. Efectivamente usaba Enrique IV
con el Condestable del calificativo de _Compadre_ aun en documentos
oficiales. La forma en que Antonio Pérez reproduce la frase del Rey y la
alteración de los apellidos que cita en las cartas, no indican que
hiciera progresos en el conocimiento de la lengua francesa.

Colec. Morel Fatio, núm. XXXIV. Estima, de acuerdo con M. Mignet, que
fué escrita esta carta después del regreso de Antonio Pérez de
Inglaterra, probablemente en 1605. Pues que dice el texto haber hablado
_su hijo_ el mismo día con Villarroel, como se sabe la fecha en que
Gonzalo Pérez tuvo licencia para dirigirse á Roma, pasando por París,
hay que atenerse á este dato y ponerla en 1609.


LVIII.

     Nous domp Anthonio Perez confessons auoir receu comptant de M.^r
     Raymon Phelypeaux, con.^er du Roy en son Conseil d'estat et
     tresorier de son espargne, _la Somme de trois mil six cens liures_
     a nous ordonnee par ledit S.^r pour la pention qu'il plaist a sa
     m.^té nous donner durant la presente année De laquelle somme de
     III.^m VI.^c l. nous nous tenons content et bien payé et en
     quictons ledit S.^r Phelypeaux, tresorier de l'espargne de nostre
     main, le dernier jour de decembre mil six cens neuf.--_Ant. Perez._

Bibl. Nac. de París, _Cabinet des titres, Pièces originales, Dossier
Perez_. Morel Fatio, Collección, pág. 297.



     _Este libro se acabó de imprimir
           en Madrid, en casa de
            Manuel Tello, el día
               9 de diciembre
                 del año de
                   1890._





*** End of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Estudios históricos del reinado de Felipe II" ***

Doctrine Publishing Corporation provides digitized public domain materials.
Public domain books belong to the public and we are merely their custodians.
This effort is time consuming and expensive, so in order to keep providing
this resource, we have taken steps to prevent abuse by commercial parties,
including placing technical restrictions on automated querying.

We also ask that you:

+ Make non-commercial use of the files We designed Doctrine Publishing
Corporation's ISYS search for use by individuals, and we request that you
use these files for personal, non-commercial purposes.

+ Refrain from automated querying Do not send automated queries of any sort
to Doctrine Publishing's system: If you are conducting research on machine
translation, optical character recognition or other areas where access to a
large amount of text is helpful, please contact us. We encourage the use of
public domain materials for these purposes and may be able to help.

+ Keep it legal -  Whatever your use, remember that you are responsible for
ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just because
we believe a book is in the public domain for users in the United States,
that the work is also in the public domain for users in other countries.
Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we
can't offer guidance on whether any specific use of any specific book is
allowed. Please do not assume that a book's appearance in Doctrine Publishing
ISYS search  means it can be used in any manner anywhere in the world.
Copyright infringement liability can be quite severe.

About ISYS® Search Software
Established in 1988, ISYS Search Software is a global supplier of enterprise
search solutions for business and government.  The company's award-winning
software suite offers a broad range of search, navigation and discovery
solutions for desktop search, intranet search, SharePoint search and embedded
search applications.  ISYS has been deployed by thousands of organizations
operating in a variety of industries, including government, legal, law
enforcement, financial services, healthcare and recruitment.



Home