Home
  By Author [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Title [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Language
all Classics books content using ISYS

Download this book: [ ASCII | HTML | PDF ]

Look for this book on Amazon


We have new books nearly every day.
If you would like a news letter once a week or once a month
fill out this form and we will give you a summary of the books for that week or month by email.

Title: Historia de Venezuela, Tomo I
Author: Aguado, Pedro de
Language: Spanish
As this book started as an ASCII text book there are no pictures available.
Copyright Status: Not copyrighted in the United States. If you live elsewhere check the laws of your country before downloading this ebook. See comments about copyright issues at end of book.

*** Start of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Historia de Venezuela, Tomo I" ***

This book is indexed by ISYS Web Indexing system to allow the reader find any word or number within the document.



produced from images available at The Internet Archive)



Nota del transcriptor: En esta edición se han mantenido las convenciones
ortográficas del original, incluyendo las variadas normas de acentuación
presentes en el texto.



PUBLICACIONES DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA

HISTORIA

DE

VENEZUELA

POR

_FRAY PEDRO DE AGUADO_

CON PRÓLOGO, NOTAS Y APÉNDICES

POR

JERÓNIMO BÉCKER

Individuo de número de la Real Academia de la Historia.

TOMO I

MADRID

ESTABLECIMIENTO TIPOGRÁFICO DE JAIME RATÉS

Costanilla de San Pedro, número 6.

1918



PRÓLOGO


Publicada en dos volúmenes la primera parte del manuscrito del Padre
Pedro de Aguado, referente á la conquista y población de Santa Marta y
Nuevo Reino de Granada, estima la Real Academia de la Historia que,
perseverando en su propósito de sacar del olvido en que inmerecidamente
se encuentra uno de los más autorizados historiadores primitivos de
Indias, debe dar á la imprenta la segunda parte de dicho manuscrito,
consagrada por el autor al descubrimiento y fundación de la Gobernación
y Provincia de Venezuela.

Al hacerlo, la Real Academia de la Historia cree realizar una obra de
justicia, reivindicando para el Padre Aguado la gloria de haber sido la
fuente, por decirlo así, á que hubieron de recurrir todos los
historiadores posteriores de Venezuela para trazar el cuadro, bien
triste, por cierto, de los primeros pasos dados en el camino de la
civilización por aquella extensa, rica y variadísima comarca.

Oviedo y Baños, al que por algunos se ha considerado, con notoria
parcialidad, como el primero que dió á conocer de un modo detallado los
sucesos que, referentes á Venezuela, había apuntado en términos muy
generales Antonio de Herrera en sus _Décadas de Indias_, se sirvió
principalmente de las _Noticias históricas de la conquista de Tierra
Firme_ del Padre Pedro Simón; pero como ya se hizo notar tratando de la
_Historia de Santa Marta_, el Padre Simón, que no pudo ser testigo
presencial de la mayor parte de los sucesos que narra, confesó
honradamente que había utilizado mucho el manuscrito del Padre Aguado, y
comparando las obras de ambos franciscanos, se observa que no es
exagerada la confesión de aquél, sino pequeño tributo rendido á la
memoria del docto provincial de la de Santa Fe. De modo que al seguir el
método y orden y utilizar los informes de fray Pedro Simón, no hizo
Oviedo y Baños otra cosa que continuar por el camino que dejó trazado el
Padre Aguado.

Pero como fray Pedro Simón, si en unas partes copió al Padre Aguado, en
otras se limitó á extractar sus relatos, y como Oviedo y Baños, aunque
siguió á aquél, prescindió de no poco de lo consignado en _Noticias
historiales_, eliminando, según hizo notar el Sr. Fernández Duro, lo
referente á los descubrimientos y conquistas por el Orinoco y el Meta, á
los territorios de Paria, Cumaná, Guayana, isla de la Trinidad, Cubagua
y Cabo de la Vela, así como sucesos importantes ocurridos en la laguna
de Maracaibo, resulta la obra del historiador caraqueño mucho menos
completa que la del Padre Aguado. Estas deficiencias se acentúan en lo
relativo al estado del país, condición de los naturales y usos y
costumbres de los indios al verificarse la conquista, y en todo lo
referente á la descripción del terreno.

No es esto desconocer el mérito indudable de la labor realizada por
Oviedo y Baños, sino sencillamente restablecer con imparcialidad la
realidad de los hechos y dar á cada uno lo suyo. Escribiendo dos siglos
después que el Padre Aguado y siglo y medio más tarde que el Padre
Simón, Oviedo y Baños pudo utilizar elementos de información con los
cuales no pudieron contar aquéllos, y ampliar y completar su relato;
pero en el fondo, en lo esencial de cuanto se refiere á los orígenes de
la Gobernación de Venezuela, principio de la conquista y colonización,
aprovechó indirectamente, por intermedio del Padre Simón, el trabajo de
fray Pedro de Aguado.

Es, pues, este docto franciscano el primero, cronológicamente, de los
historiadores de la Gobernación de Venezuela, como es el primero de los
historiadores de Santa Marta y Nuevo Reino de Granada; y su relato, que
en todo lo que él pudo abarcar resulta el más detallado y completo,
tiene una autoridad de que carecen los demás: la autoridad de haber sido
el Padre Aguado testigo presencial de muchos de los sucesos que narra, y
de haber recogido las noticias de otros, de labios de los que fueron
actores ó espectadores de ellos; por lo cual, en múltiples ocasiones
consigna opuestas versiones acerca de un mismo hecho, dando con ello una
prueba de imparcialidad.

Si esto no fuese bastante para justificar el que la Real Academia de la
Historia desee dar á conocer íntegramente el manuscrito del Padre
Aguado, otras consideraciones de verdadero peso hacen indispensable la
publicación de la _Historia del descubrimiento y fundación de la
Gobernación y Provincia de Venezuela_.

Es la primera la de que hubo tal enlace entre la conquista y
colonización del Nuevo Reino de Granada y la conquista y colonización de
Venezuela, que muchas veces se confundieron, por lo cual la Historia de
las primeras se completa en la Historia de las otras. En muchos años no
hubo verdaderos límites entre una y otra Gobernación; ni se fijaron
oficialmente, ni cuando esto se hizo pasó de ser una demarcación vaga,
sin realidad ni eficacia, por efecto de no conocerse el terreno. Los
límites fueron surgiendo poco á poco, por virtud de múltiples
disposiciones; pero no existiendo en la época de la conquista, no puede
extrañar que, frecuentemente, los que salían de Santa Marta llegasen á
territorio de Venezuela, y que los que salían de Coro penetrasen en lo
que correspondía al Nuevo Reino. Además, unos y otros persiguieron
durante mucho tiempo aquella seductora fábula de _El Dorado_, que tanta
sangre hizo derramar y tantas vidas costó, y esta quimera contribuyó
también á confundir ambas empresas. De aquí que, para conocer por
completo la Historia de la conquista y colonización del Nuevo Reino de
Granada, sea indispensable conocer también la Historia de la conquista y
colonización de Venezuela, y que no sea posible darse cuenta exacta de
éstas sin estudiar al propio tiempo aquéllas. Así debió comprenderlo el
Padre Aguado, y por ello, sin duda, presenta en su manuscrito la
Historia de Venezuela como la segunda parte de la Historia de Santa
Marta y el Nuevo Reino, y claro es que no publicando aquélla resultaba
incompleta la publicación de ésta.

Además, y esta es la otra consideración á que antes se aludía, el
manuscrito de fray Pedro de Aguado ha sido publicado en América de un
modo incompleto y con numerosos errores. De la _Historia de Santa Marta
y Nuevo Reino de Granada_ se publicaron en Santa Fe de Bogotá, el año
1906, los nueve primeros libros de los diez y seis de que consta; pero
hecha la publicación por una copia indudablemente muy imperfecta, salió
aquélla con tantas omisiones y con tantas erratas, que no es posible
formar por esa edición juicio exacto de la labor del docto franciscano.
La segunda parte ha sido publicada en 1915 en Caracas, por disposición
del Gobierno del General Juan Vicente Gómez, bajo la inspección de la
Academia Nacional de la Historia de Venezuela. La copia del manuscrito
que sirvió para esta edición fue hecha en Madrid por el individuo del
Cuerpo facultativo de Archiveros, Bibliotecarios y Arqueólogos D. Rafael
Andrés y Alonso, y era, indudablemente, mucho mejor que aquella otra;
pero se resiente de no haberse fijado bien en el sentido de los párrafos
para la puntuación, por lo cual, siendo ésta un tanto caprichosa, muchos
períodos resultan ininteligibles; y esto, unido á que la corrección de
las pruebas no debió hacerse con el esmero debido, da por resultado que
la edición sea sumamente deficiente. La memoria del Padre Aguado y la
exactitud histórica demandaban de consuno que se hiciese una
reproducción exacta y fiel del manuscrito del docto franciscano; y esto
es lo que se ha propuesto la Real Academia de la Historia.

En esta edición se ha respetado escrupulosamente el original, no
tratando de corregir el estilo ni de enmendar errores del texto; pero
señalándolos y rectificándolos por medio de notas cuanto se ha creído
indispensable para la mejor inteligencia de aquél. Además, como esta
publicación no responde á un interés exclusivamente filológico, sino á
un propósito esencialmente de cultura histórica, al final de los
capítulos que lo exigen se han consignado ampliaciones y comentarios á
los asertos del Padre Aguado, utilizando para ello con preferencia
documentos de la época de la conquista y colonización, unos inéditos y
otros pocos conocidos.

Esa época entraña en Venezuela grandes enseñanzas, lo cual aumenta el
valor y la utilidad de la obra de fray Pedro Aguado, y en ella deben
fijarse muy especialmente cuantos censuran la labor colonial de España.

Durante diez y ocho años gobernaron en Venezuela los alemanes. Primero,
Ambrosio Alfinger; luego, Jorge de Spira y Federmann; después, Felipe
Huten, y, por último, Enrique Remboldt. En la historia de estos
gobernadores--si es que merecen este nombre, porque, en realidad, no
fueron más que unos aventureros de escasos alientos y de mediana
fortuna--no puede registrarse ninguna acción verdaderamente grande,
ninguna acción que recuerde siquiera el arrojo incomparable, la
temeridad, rayana en la locura, de Cortés, de Pizarro, de Ximénez de
Quesada, y de tantos otros españoles que lograron inmortalizar sus
nombres. En cambio, ¡cuánta inhumanidad, cuántos crímenes, cuánta
desolación y cuánta miseria señalaron su paso por el país! Acaso en
ninguna otra parte sufrieron tanto los indios, y acaso en ninguna se
derramó, oscuramente, sin gloria y sin provecho, tanta sangre española;
y, sin embargo, puede decirse, sin incurrir en exageración, que la
colonización de Venezuela no comenzó en realidad hasta que en 1546 llegó
á Coro por Gobernador el licenciado Juan Pérez de Tolosa, cuya labor,
desgraciadamente interrumpida bien pronto por la muerte, se continuó
bajo los gobiernos del licenciado Villacinda y de Gutierre de la Peña.
Más aún: durante la administración de los alemanes ni siquiera se logró
realizar de un modo efectivo la conquista, pues ésta la llevaron á cabo
luego capitanes españoles, como Diego García de Paredes, hijo del
_Sansón de Extremadura_, el mestizo Francisco Fajardo, Juan Rodríguez
Sánchez, Julián de Mendoza, Cristóbal Cobos y aquel Diego de Losada del
que con razón se ha dicho que fué uno de los capitanes más ilustres que
hubo en América en el siglo XVI.

Para todo el que estudie con ánimo desapasionado é imparcial la
conquista y colonización de Venezuela durante el período de los
gobernadores extranjeros, resulta evidente que la labor de los alemanes
adoleció de los mismos defectos, cuando menos, que la de los españoles,
pero que, en cambio, careció de la grandeza que hace de la de estos
últimos una verdadera epopeya. Es decir, que lo que hubo de censurable
en la acción de España en las Indias, no fué propio y peculiar de
nuestras ideas y de nuestro carácter, porque en los mismos errores
incurrieron los alemanes, y en los mismos habrían incurrido,
seguramente--y lo sucedido en otros países lo demuestra--hombres de
diversa nacionalidad; mientras que la grandeza épica de la conquista de
Méjico, del Perú, del Nuevo Reino de Granada, etc., esa es nota
especial, peculiarísima, de España; nota por nadie superada en empresas
semejantes, y aun cabe decir que por nadie igualada.

Semejantes enseñanzas importa mucho que sean divulgadas; y para
conseguirlo hace falta que se estudie en sus detalles la conquista y
colonización de Venezuela, especialmente en el período en que esta obra
fué dirigida por los alemanes.

Por todo ello entiende la Real Academia de la Historia que la
publicación de la segunda parte del manuscrito de fray Pedro de Aguado
responde á una triple finalidad: es un homenaje debido en justicia á la
memoria del docto franciscano; facilita y completa el conocimiento de la
Historia de la conquista y colonización del Nuevo Reino de Granada, tan
íntimamente enlazada con la de Venezuela, y entraña una gran lección
para los apasionados detractores de la obra colonial de España. No hace
falta más para justificar el acuerdo de la docta Corporación.

JERÓNIMO BÉCKER.



_SEGUNDA PARTE_

  _de la istoria que conpuso fray Pedro de Aguado, de la horden
    de San Francisco, de la obsservanzia, ministro prouincial
      de la prouincia Ssancta Fee, en el nuevo Reyno de
  Granada, Indias del mar Oçeano. En el cual se trata el descubrimiento
      y fundacion de la gouernacion y provincia de Uenencuela,
      con el descubrimiento de la isla Trenidad, y fundazion
         de la ciudad de Cartagena y su gouernacion, en
       Tierra Firme; con el alçamiento y tirania de Lope
            de Aguirre, traydor, hasta que fue muerto
             en la gouernacion de Uenencuela por los
               del campo del Rrey. Cventase todo
                el descursso del general Pedro
                  de Orssua, que fue muerto
                  por este traidor Aguirre
                       yendo en busca
                        de la tierra
                         que llaman
                           Dorado._

             _con licencia y privilegio real
               de Castilla y de las Indias._



EL RREY


Por quanto vos, fray Pedro de Aguado, frayle menor de la observancia de
la horden de San Françisco, nos abeis hecho relaçion que abeys conpuesto
vn libro entitulado el descubrimiento, paçificaçion y poblacion de las
provincias de Santa Marta y Nuebo Rreyno de Granada, de las nuestras
Indias del mar Oçeano, dividido en dos partes; obra de mucha curiosidad
y que en trazella[1] abiades pasado mucho trabajo, suplicandonos os
mandasemos dar pribilegio por algun tienpo para que ninguna persona si
no fueses vos o quien tuviese vuestro poder, no lo pudiesen ynprimir ni
vender en las nuestras Indias, o como la nuestra merced fuese; y
abiendose visto por los del nuestro Consejo de ellas, y el dicho
libro[2], atento a lo susodicho lo abemos tenido por bien; por ende, por
la presente damos licençia y facultad a bos, el dicho fray Pedro de
Aguado, para que por tienpo de diez años primeros siguientes que corran
y se cuenten desde el dia de la data desta nuestra çedula en adelante,
solamente vos o quien vuestro poder obiere y no otra persona alguna,
podays llevar el dicho libro a las dichas nuestras Indias, yslas y
Tierra firme del mar Oçeano, e ynprimille y vendelle en ellas; y
mandamos que en ello a bos o a quien[3] dicho vuestro poder obiere, no
se os ponga ynpedimento alguno; y que durante el dicho tienpo de los
dichos diez años, ninguna persona si no fueres vos el dicho fray Pedro
de Aguado y quien tuviese vuestro poder, no pueda ynprimir ni vender en
las dichas nuestras Indias ni en parte alguna de ellas el dicho libro,
so pena de perdimiento de los que ynprimieren o bendieren y de las
ynprentas, moldes y otros aparejos con que los ynprimieren, y demas de
ello çinquenta mill marabedis por cada vez a cada vno que lo contrario
hiziere, la mitad para nuestra Camara y fisco y la otra mitad para vos
el dicho fray Pedro de Aguado; y mandamos a los nuestros Visorreyes,
Presidentes y Oydores de las nuestras Abdiençias rreales de las dichas
nuestras Indias, yslas y Tierra firme del mar Oçeano y a qualesquier
nuestros Governadores de ellas que guarden y cumplan y hagan guardar y
cumplir esta nuestra çedula y lo en ella contenido, y contra su tenor y
forma no bayan ni pasen ni consientan yr ni pasar en manera alguna, y
executen y hagan executar la dicha pena en los que contra lo susodicho
fueren ó pasaren. Fecha en Lisboa, a tres de Setiembre de mil y
quinientos y ochenta y vn años.

YO EL RREY.



EL RREY


Por quanto por parte de vos, fray Pedro de Aguado, de la horden de San
Francisco, de la rregular observançia, nos a sido fecha rrelaçion[4] que
vos abiades conpuesto vn libro yntitulado _Primera y segunda parte del
descubrimiento, paçificaçion y poblaçion del Nuebo Rreyno de Granada de
las Indias_, el qual era muy vtil y provechoso; y atento al trabaxo que
en le hazer abiades pasado, nos suplicastes os mandasemos dar liçençia
para lo poder ynprimir, y prebiliego por tienpo de diez años, o como la
nuestra merced fuese; lo qual visto por los de nuestro Consejo y como
por su mandado se hizieron las diligencias que la prematica por nos
nuebamente hecha sobre la ynpresion de los libros dispone, y por os
hazer bien y merçed fue acordado que deviamos mandar dar esta nuestra
çedula para vos en la dicha rrazon, y nos tubimoslo por bien; y por la
presente os damos liçençia y facultad para que por tienpo de diez años
primeros siguientes, que corran y se cuenten desde el dia de la fecha
desta nuestra çedula, vos o la persona que vuestro poder tuviere, y no
otra persona alguna, podays ynprimir y bender el dicho libro que de suso
se haze mençion, y por la presente damos liçençia y facultad a quarquier
ynpresor destos nuestros Rreinos que vos nonbraredes para que por esta
bez lo pueda ynprimir, con que despues de ynpreso, antes que se venda lo
traygays al nuestro Consejo, juntamente con el original que en el se
vio, que ba rrubricado y firmado al cabo de Pedro Çapata del Marmol,
nuestro secretario de Camara, de los que en el nuestro Consejo rresiden,
para que se corrija con el y se os tase el preçio que por cada bolumen
obieredes de aber; y mandamos que durante el dicho tienpo persona
ninguna, sin vuestra liçençia, no lo pueda ynprimir ni vender, so pena
que el que lo ynprimiere o bendiere aya perdido y pierda todos y
qualesquier libros y moldes y aparejos que del tuviere, y mas yncurra en
pena de çinquenta mil maravedis por cada vez que lo contrario hiziere,
la qual dicha pena sea la terçia parte para el juez que lo sentençiare y
la otra terçia parte para la persona que lo denunçiare y la otra terçia
parte para nuestra Camara; y mandamos a los de nuestro Consejo,
Presidente y Oydores de las nuestras Avdiençias, Alcaldes, alguaziles de
la nuestra Casa-Corte, y Chancillerias, y a todos los Coregidores,
Asistentes, Governadores, Alcaldes mayores y hordinarios y otros Juezes
y Justiçias qualesquier de todas las çivdades, villas y lugares de los
nuestros Rreynos y Señorios, ansi a los que agora son como a los que
seran de aqui adelante, que vos guarden y cumplan esta nuestra Çedula y
merçed que ansi vos hazemos, y contra el tenor y forma de ella ni de lo
en ella contenido, vos no bayan ni pasen ni consientan yr ni pasar por
ninguno, so pena de la nuestra merced y de çien mil maravedis para
nuestra Camara; y fecha en Lisboa a seys dias del mes de Jullio de mil y
quinientos y ochenta y dos años.

YO EL REY.



PROLOGO AL LETOR


No deven ser olbidados por silençio los hechos y obras tan eroicas de
nuestros naturales españoles, en espeçial aquellos que para honrra y
gloria de Dios sean hechos, y como quiera que por la mayor parte sean
los honbres de flaca y fragil memoria, prouee nuestro Dios, con su
grande sabiduria, a mober los coraçones de algunos para que escriviendo
las tales obras y haziendo libros e historias, sean por esta manera
rreduzidos a la memoria, a lo qual con façilidad son mobidos por el
gusto y contento que dello rreçiben, por la memoria que dellos queda en
los libros que conponen de obras virtuosas y notables hechos pasados;
por que como dize Balerio, no ay humildad en el mundo, por grande que
sea, que no sea tocada de dulçura y contento, y porque la memoria de los
hechos y hazañas pasadas es vn exenplo para consultar las
verdaderas[5].

Tocado algun tanto del dicho dulçor, me puse a rrecupilar esta segunda
parte de mi Historia, en la qual se tratan y escriven los muchos
trabaxos, hanbres y muertes que nuestros españoles pasaron en los
descubrimientos de parte del nvebo mundo de Indias, donde no solo
mostraron sus ynbençibles esfuerços y fuertes animos españoles en
hanbres, desnudez, navfragios y calamidades que pasaron, mas tanbien en
gerras y batallas que con ynnumerables numeros de gentes tubieron,
siendo con grande pujanza acometidos con grandes victorias dellos
salieron con el fabor de aquel ynmenso Dios por cuyo amor deseando la
conversion de aquellas gentes tan barbaras y avmento de nuestra Santa Fe
catolica estos trabaxos tomaron[6].

Tratase del primer descubrimiento de Venençuela y su primer fundacion,
con todo lo en ella subçedido hasta la muerte del traydor Lope de
Aguirre, que en la çivdad de Barquiçimeto fue muerto y desbaratado[7].
Asi mesmo se trata el descubrimiento de la ysla Trinidad, con todo lo en
ella subçedido al capitan Antonio Sedeño, y la fundaçion de la
governaçion y çivdad de Cartagena, puesta y asentada en la costa del mar
Oceano, en Tierra Firme, con el discurso del governador Pedro de Orsua,
hasta que fue muerto por Lope de Aguirre y Don Hernando de Guzman en el
rrio Marañon; en el qual discurso se veran grandes crueldades, muertes y
rrobos que estos hizieron, hasta que fueron desbaratados en la
governaçion de Benençuela; a todo lo qual me a mobido y conbidado las
rrazones y cavsas que en mi prologo de la primera parte tengo dadas,
donde se podran ver.

Y asi del tienpo que en aquel trabaxo y en este pase, que algunos podra
pareçer no tan deçente a mi estado y profesion como lo fuera si en otras
Historias mas espirituales me ocupara, quedare escusado si con coraçones
sinçeros y desapasionados se mira, pues esto lo abia de hazer alguno, y
en ello abia mucho descuydo, a cuya cavsa quedara muy presto en
oscuridad de olbido, y fuera casi ynposible aberse la claridad tan
verdadera como en este tiempo yo he abido con tanto trabaxo quanto por
lo en la misma Istoria contenido podra ser visto y conocido.



LIBRO PRIMERO


     EN EL LIBRO PRIMERO SE QUENTA Y DA NOTIÇIA DEL PRINÇIPIO Y ORIGEN
     QUE[8] ESPAÑOLES TUBIERON EN LA GOVERNAÇION DE BENENÇUELA, Y QUAL
     FUE LA PRIMERA ÇIVDAD DESPAÑOLES QUE EN ELLA OBO, Y QUIEN LA FUNDO
     Y DE QUE SUERTE, Y COMO LOS BEZARES OBIERON AQUELLA GOBERNAÇION DEL
     ENPERADOR, Y QUIEN FUE EL PRIMER GOVERNADOR QUE A ELLA ENBIARON, Y
     COMO ESTE SU PRIMER GOBERNADOR SE PUSO A HAZER NVEBOS
     DESCUBRIMIENTOS, Y LA MALA FORTUNA QUE EN ELLOS OBO; Y DE COMO FUE
     MUERTO EN LA JORNADA O DESCUBRIMIENTO QUE HIZO A LAS PROVINÇIAS,
     DONDE ESTA POBLADA PANPLONA. TRATASE ASI MESMO DE LA LAGUNA DE
     MARACAYBO Y GENTES QUE EN ELLA ABITAN, Y DE VN PUEBLO DESPAÑOLES
     QUE ALLI QUEDO FUNDADO. DIZESE EN EL LA PERDIDA DE VN CAPITAN
     GASCUÑA CON SESENTA MIL PESOS, Y DE VN ESPAÑOL QUE ESCAPANDO DE LOS
     DE GASCUÑA BIVIO ENTRE YNDIOS ÇIERTO TIEMPO HASTA QUE SALIO DE
     ENTRE ELLOS.



CAPITULO PRIMERO

     En el qual se escribe el prinçipio que tubo la governaçion de
     Benençuela, y quales fueron los primeros españoles que la
     prinçipiaron.


Del descubrimiento y primera poblazon de la gobernaçion de Benençuela no
e hallado la claridad que quisiera y era justo para que la rrelaçion y
notiçia que desta governaçion escrivo fuera entera y mas a gusto de los
lectores, porque entiendo que a nuestros sucesores e ystoriadores que en
los siglos venideros nos subçedieren, no dexara de serles desgustoso
este defecto. Mas podran creer que no es culpa de mi parte, porque
çiertamente e puesto la diligencia a mi posible para saberlo muy de
rrayz, y solo e hallado que en el año de mil y quatroçientos y nobenta y
ocho, en el tercero viaje que Don Cristoval Colon hizo a las Indias,
quando enbocando por las bocas del Drago, que entre la ysla de la
Trinidad y Tierra Firme se hazen, vino a dar a Cumana y a la isla
Cubagua, donde hallo las pesquerias de las perlas, y costeando toda
aquella costa hazia el Poniente descubrio hasta el cabo de la Vela,
donde asi mesmo abia pesqueria de perlas; en esta navegaçion y
descubrimiento entro toda la costa de Venençuela, que es desde el puerto
y provincia de Caracas hasta la laguna de Maracaybo.

Despues desta primer vista no e hallado que otros españoles entrasen en
esta tierra de Venençuela, con armada ni sin ella, _hasta que despues
del año de mil y quinientos y veynte y çinco que fueron dados por
esclavos los yndios, y abia en la_[9] ysla Española muchos vezinos que
hazian armadas y pasaban a las demas yslas y a la costa de Tierra Firme
a hazer cabalgadas y entradas en las poblazones de los yndios y prender
los que podian y hazellos esclavos, que este era su prinçipal trato y
contrato. Entre estos mercaderes o tratantes era vn Juan de Ampres,
factor del Rrey en aquella ysla, el qual en este tiempo hizo çierta
gente para pasar adelante con su manera de trato. Dizese deste Juan de
Ampres que abiendo salido de Santo Domingo a hazer esclabos, que aporto
al golfo y costa de Venençuela adonde dizen el cabo de San Rroman, y se
metio en vn ancon que por cavsa deste promontorio o punta haze alli la
mar, en el qual estando surto y abiendo saltado en tierra, tubo notiçia
que en aquella tierra o provinçia estaba vn señor o prinçipal, de naçion
caquetio, que por la mayor parte suelen ser gente de muy buena disistion
e ynclinaçion y amigos de españoles. Este principal subjetaba y mandaba
toda aquella provinçia y era muy poderoso, y por este respecto muy
temido y avn tributado de todos sus çircumbezinos, con lo qual
façilmente los abia hecho creer que el era el avctor y hazedor de muchas
cosas que la tierra y elementos naturalmente produzen por la ordenaçion
divina, como son las llubias, granizos, truenos y relampagos y eladas y
secas; y como del caer estas cosas a sus tiempos dependen los buenos
temporales y frutificaçion de la tierra, y el tener sustento las gentes,
aquellos naturales temian con muy amedrentados animos el poder deste
prinçipal, y ansi quasi lo tenian por Dios, acatandolo y
rreberençiandolo con estremo grado, y procurando estar todos subjetos a
su voluntad en tanto grado que quando abia de yr fuera de su casa o
pueblo[10] algunas rrecreaciones o pasatiempos o a guerras, era llevado
por los mas prinçipales de sus subjetos, cargado en los hombros, en vn
genero de lecho que comunmente llaman hamaca, sin que ninguna distançia
del camino poca ni en mucha cantidad la caminase a pie ni en ningun
genero de jumentos, porque en esta tierra no los abia en aquel tiempo,
avnque agora, como adelante se vera, es muy abundante de todo genero de
ganados.

Juan de Ampres, sabida la grandeza deste señor, procuro tener comerçio y
trato con el, entendiendo que de su amistad le rredundaria mucho bien y
provecho a el y a sus compañeros, y asi tubo modos y maneras como este
prinçipal le viniese a bisitar y a ber, porque avnque estaba en su
tierra y era tan poderoso como se a dicho, y el Juan de Ampres de menos
gente y posible, quiso vsar del termino que siempre nuestros españoles
an vsado en las conquistas y descubrimientos, dando a entender a los
naturales, por muy poderosos y pujantes que sean, no tenellos ni
estimallos en nada, para por esta via ser mas estimados dellos; y asi
fue bisitado deste prinçipal, el qual hizo esta visita con tanto hornato
quanto pudo para que los españoles conoçiesen y viesen por aquello ser
mucho su poder y aber. Traxo algunas cosas de presente, asi de comidas
como de oro y mantas, lo qual rreçibio Juan de Ampres, y en
rremuneraçion dello le dio algunas cosas y rrescates despaña, que avnque
por los yndios y prinçipal fueron tenidas en mucho por ser muy nuebas a
ellos, soy çierto que nunca llegaron al preçio y valor de lo que le
presento este prinçipal, porque me çertificaron que pasaron de ocho mil
pesos de oro fino, sin las demas cosillas de mantas y comidas y otros
jugetes que los yndios suelen presentar.

Alli se hablaron y comunicaron por sus ynterpretes, y trataron de pazes
y amistades, la qual siempre hasta el dia de oy conservo este prinçipal
y sus sujetos; y avnque en diversas vezes le an dado ocasion de
quebralla, y avn an pasado por las demas tribulaçiones de ser saqueados
y rrobados de soldados y algunos dellos hechos conclabi[11], pero con
todo esto siempre an conservado la primera paz.

Determino de hazer alli rrancheria y asiento y de no dexar desierto
aquel sitio de españoles, pareçiendole seguro puerto para hazer sus
entradas en aquella tierra firme y pasar mas prosperamente adelante con
sus grangerias, y asi hasta oy no se despoblo, porque alli o cerca de
alli esta poblada la civdad que dizen de Coro, que fue la primera que en
aquella governaçion se poblo.

Este es el origen e prinçipio que tubo la governaçion de Venençuela, el
qual asi como en alguna manera fue ynfeliçe, haziendo esclabos los
naturales, asi el suceso della nunca a sido muy feliçe, porque con estar
en ella pobladas seys civdades, que son Coro, Burburata, la Balençia,
Baqueçimeto, el Tocuyo, Truxillo y otros dos pueblos que agora
nuebamente se an poblado en la provinçia de Caracas, no son bastantes
los quintos quel Rrey alli tiene para pagar los ofiçiales que
administran y goviernan aquella tierra espiritual y temporalmente, y
ansi cumple su Magestad los salarios que al Obispo y Governador da y a
los demas, de la rrenta que tiene en el Cabo de la Vela o Rrio de la
Hacha, ques donde sacan las perlas.

Y porque lo que aqui e apuntado en suma, se yra viendo por el discurso
de la presente Istoria, pasaremos adelante con los negocios de nuestra
governaçion de Veneçuela(A).



NOTAS AL CAPITULO I


(A) Poco precisos, como de meras referencias, son los informes del P.
Aguado acerca de las origenes de la Gobernación de Venezuela, y no del
todo exacto lo que se refiere á Juan de Ampies ó de Amprés.

No fué éste el primero á quien se autorizó para efectuar rescates en
dicha parte. Antes que á Ampies le fué otorgada al escribano de la
Audiencia y Chancilleria de Santo Domingo, Diego Caballero, licencia
real para que, bajo la inspección del Oidor de dicha Audiencia,
licenciado Jerónimo Lebron, aprestase, en el término de ocho meses, una
armada, y se dedicase con ella á rescatar en la parte de Tierra Firme
comprendida entre los Cabos de San Román y de la Vela, esto es, en una
extensión de unas cien leguas de costa[12].

Tuvo esto lugar en 1525; pero al año siguiente, acaso porque los
resultados obtenidos por Caballero no fuesen de gran provecho, el
almirante Don Diego Colón y el juez de residencia de la Española,
licenciado Rodrigo de Figueroa, concedieron al factor de dicha Isla,
Juan de Ampies, autorización, confirmada por el Emperador el mismo año,
para rescatar sin violencias en las islas comarcanas de «la Tierra firme
llamada Castilla del Oro y en los parajes de Coquibacoa y Sauca y
Paraguachoa», y «para poblar las dichas islas y las guardar de las
armadas que por ellas pasasen, é industriar (á los indios) en las cosas
de nuestra Santa Fe Católica»[13].

De modo que Ampies no fue á Venezuela por su sola voluntad y sin
autoridad alguna, como parece desprenderse del relato del P. Aguado,
sino con licencia real é investido de facultades para poblar y gobernar;
facultades de que hizo uso con sentido politico y humanitarios
sentimientos, protegiendo de modo resuelto á los indígenas y procurando
asi atraerlos y reducirlos.

El verdadero nombre del factor llamado por el P. Aguado Juan de Ampiés,
y por el P. de Simón Juan de Ampués, era Joan Dampies ó Joan de Ampies,
pues de estas dos maneras firmó en documentos que originales se
conservan en el Archivo de Indias, según hizo notar el Sr. Fernández
Duro.



CAPITULO SEGUNDO

     En el qual se escrive el prinçipio que tubo la çivdad de Coro, y
     como la gobernaçion fue dada a los Bezares por el Emperador.


Con el asiento que Juan de Ampres hizo en Venençuela y algunos rricos
rrescates y contratos que con los naturales tubo, se dibulgo luego fama
por todas las Indias y lugares poblados en aquel tiempo de españoles, de
la prosperidad de la tierra, a la cual acudieron gentes de todas partes,
vnos a conquistar y bivir por la soldadesca, y otros a hazer esclabos
los que tenian liçençia para ello, y otros a rrescatar y contratar con
los naturales, por lo qual en breve tiempo se rreformo la rrancheria e
alojamiento que alli abia tomado el factor Juan de Ampres, en tal manera
que ya pareçia mas rrepublica o çivdad que rrancheria; y ansi le dieron
dende a poco tiempo titulo de çivdad, y por ser aquella tierra llamada
Coro, fue asi mesmo la çivdad llamada Coro, sin tener mas fundación ni
origen del que abemos dicho; avnque luego que le dio la denominaçion de
çivdad el que gobernaba la gente que alli rresidia, que era el Juan de
Ampres, nombro sus alcaldes y rregidores que gobernasen y rrigiesen
aquella rrepublica(A), en la qual manera de govierno se sustento algun
tiempo, que fue lo que pudo tardar la nueba de la prosperidad de aquella
tierra en llegar a España a tiempo que el Emperador y Rrey Don Carlos
era llegado de Alemania, donde abia estado algunos dias procurando
mitigar y apagar las perniçiosas çentellas y avn abrasadoras llamas quel
Lutero, el año atras de veynte y vno derramaba y sembraba entre aquellas
gentes, y su benida fue a dar asiento de todo punto en las cosas del
govierno de los españoles, los quales avian estado fuera de la
tranquilidad y asiento que aquel Rreyno suele tener, por cavsa de las
Comunidades y alteraçiones que el mesmo año de veynte y vno se abian
engendrado entre ellos, por las opresiones y molestias que çiertos
governadores estrangeros quel Enperador abia dejado les hazian. En todo
lo qual y en la diligençia quel almirante Don Fadrique Enrriquez y el
conde estable Don Iñigo de Belasco, despues de aber rrompido y
desbaratado el exerçito de los comuneros, pusieron en echar y ahuyentar
a los françeses, que aprovechandose de la ocasion y tiempo de ver
ocupados a los españoles en las çebiles guerras que ente si tenian, se
abian entrado por el Rreyno de Nabarra y apoderadose de la mayor parte
del, se abia rregastado[14] mucha mas suma de dineros de la que las
rrentas del Enperador podian suplir; y no obstante estos gastos
rreferidos, sustentaba al presente, avnque avsente, la gerra y defensa
del Estado de Milan, donde en conpetencia del Rrey de Francia tenia su
exercito y campo, sustentandolo con superbas espensas y gastos que
semejantes miliçias traen consigo.

Y[15] avnque esta gerra le subçedio prosperamente al Emperador, porque
en ella su exercito desbarato al françes y prendio al rrey Françisco de
Françia y fue traydo a España por Don Carlos de Lanoy el año de veynte y
seys, no fue esta victoria bastante para rrecuperar y soldar los gastos
y daños pasados; y asi el Emperador se hallava a esta sazon con
nesçesidad de ser socorrido y faboreçido de dineros. Avn en el qual
tiempo era famosa la compañia o gran compañia que dezian de los Bezares,
po las grandes contrataçiones de mercadurias que en muchas partes del
mundo tenian, los quales, oyendo la fama de la prosperidad y rriquezas
desta provinçia de Coro o Benençuela que Juan de Ampres abia
descubierto, y sintiendo la neçesidad en que el Emperador estaba,
ofreçiendose a servirle con çierta cantidad de dineros porque les diese
la conquista y paçificaçion desta provinçia y les hiziese señores del
primer pueblo que poblasen, con doze leguas de termino a la rredonda, y
que pudiesen enbiar gobernadores ellos de su propia avtoridad, los
quales fuesen rreçebidos como si por el Rrey fuesen embiados y
nombrados.

El Emperador les conçedio, por rremediar alguna cosa su neçesidad y
falta de dineros, la governaçion con las condiciones que le pidieron los
Bezares, y conque para la paçificaçion y poblazon della no tuxesen otra
nacion de gente salvo españoles, y con que el oro y plata y otras cosas
que della sacasen fuesen llevadas a España y otras muchas condiciones y
posturas que cerca de la juridiçion y quintos rreales el Rrey les puso;
de lo qual les fueron luego libradas y dadas çedulas y provisiones
rreales, para que vsando dellas y de su juridiçion pudiesen embiar a
quien quisiesen por su Governador(B). Demas desto, el Emperador,
teniendo atençion a lo que Juan de Ampres abia gastado y trabaxado en
descubrir aquella tierra y sustentar aquella rrancheria, y a lo mucho
que en elle le abia servido, y al ymteres que dello al Rrey se le avia
seguido, le hizo merced de le dar vna ysla que oy es llamada de Coraçao,
en la qual abia poblazon de naturales, y al presente los ay, y por el
derecho deste Juan de Ampres la posee Vejarano, vezino de Santo Domingo,
y tiene della muy buen aprovechamiento de ganados de todas suertes que
alli cria, y otras grangerias a que los yndios le ayudan.

Esta esta ysla junto a esta provinçia y çivdad de Coro, obra de tres
leguas della, que tienen vn braço de mar que la divide de la tierra
firme. Es casi rredonda; tendra en contorno obra de quatro leguas. Los
naturales que en ella residen por la mayor parte son ladinos, que es
tanto como dezir españolados en la lengua. No tienen alli juez que los
tenga en justiçia, porque segun los pocos agravios que los vnos a los
otros se hazen, no lo an menester. Algunas vezes suele estar en ella vn
saçerdote que administra los sacramentos a estos yndios, a quien enbia y
paga su salario el que tiene aquel señorio; y quando ay entre ellos
alguna cosa que aberiguar, que como he dicho son bien pocos o ningunos,
este sacerdote los conçierta y aberigua(C).



NOTAS AL CAPÍTULO II


(A) No Coro, sino Santa Ana de Coro fué el nombre que recibió la ciudad
fundada por Ampies, el 26 de Julio de 1527, en la costa de Coriana ó
Curiana, junto al puerto llamado de la Vela.

El nombre de Coro, que según el P. Aguado recibió la ciudad por ser ese
el que tenia la tierra, fué tomado, según Castellano, del rio _Coro_ que
está inmediato; aunque Fernández Duro indica que ese nombre no es
indigena, porque _Coro_ llaman en Navarra á una vid de sarmiento
prolongado.

El haberse confundido el puerto de la Vela con el Cabo del mismo nombre
dió lugar á errores geográficos en la redacción de algunos documentos
oficiales; como de lo mismo fué también causa--añade Zaragoza[16]--la
indeterminación y las vacilaciones ó ignorancias en el señalamiento
exacto del punto que debia tenerse y entenderse por Cabo de la Vela,
entre los varios promontorios del terreno que, formando un gran Cabo
entre las depresiones del Este y Oeste de aquella costa, constituye lo
que hoy se llama Peninsula de la Guajira.

(B) La capitulación del Emperador con los alemanes acerca de la
conquista, población y gobernación de Venezuela, no tuvo lugar con los
Belzares ó Wolseres, sino con Enrique Einguer y Jerónimo Sayller.

Estos, antes de ultimar los tratos, y en virtud de permisos especiales,
enviaron sus agentes á las tierras que pretendian se les adjudicasen, y
una vez informados por éstos, llevaron adelante sus tratos con el
Emperador, y al propio tiempo se concertaron con Garcia de Lerma, que
habia sido nombrado Gobernador de Santa Marta y se encontraba bastante
apurado de recursos. En su virtud, el 28 de Marzo de 1523 se pactó
entre el Monarca y los alemanes una Capitulación, cuyos puntos
esenciales son los siguientes:

«El Rey.--Por quanto Enrique Einguer e Geronimo Sayller, alemanes,
nuestres vasallos, me hicisteis relacion que vosotros estais informados
que Nos mandamos a Garcia de Lerma vaya por nuestro gobernador a la
provincia de Santamarta, y porque vosotros teneis noticias de aquella
tierra y su comarca, y sabeis que los indios naturales della son
belicosos y flecheros, y una parte dellos estan rebelados juntamente con
ciertos cristianos y otras gentes que fueron en la muerte del gobernador
Bastida; e para pacificar la dicha tierra y reducirla a nuestro servicio
de manera que se haya el provecho que de ella se espera, hay necesidad
que el dicho Diego Garcia de Lerma vaya muy acompañado y en orden de
gente, armas y municiones y bastimentos, y de tal manera proveido que
pueda allanar y pacificar la dicha tierra y poblarla y castigar los
rebeldes y culpantes en el dicho levantamiento e muerte, para lo qual es
menester grandes gastos y dineros; y porque la empresa y poblacion de la
dicha tierra no se yerre ni aventure ni dilate, vosotros os ofreceis de
hacer una armada de cuatro navios o mas, con doscientos hombres o mas,
armados e avituallados por un año, con los quales el dicho gobernador
allanará la dicha tierra de Santamarta; y ansi mismo me hicisteis
relacion que junto a la dicha tierra de Santamarta y en la misma costa
está otra tierra ques del Cabo de la Vela y Golfo de Venezuela y el Cabo
de Sant Roman y otras tierras hasta el Cabo de Maracapana, que estan en
la misma conquista, en que se incluyen muchas tierras y provincias, la
qual tierra con la de Santamarta vosotros os ofreceis a pacificar y
poblar de los dichos hombres y mas otros ciento, que seran trescientos
por todos, muy bien proveidos y armados, como dicho es, todo a vuestra
costa y municion, sin que en ningun tiempo seamos obligados a vos pagar
ni a satisfacer los gastos que en ello fizieredes, mas de lo que en esta
capitulacion vos sera otorgado, y me suplicastes y pedistes por merced
vos hiziese merced de la dicha conquista y poblacion de las dichas
tierras, e vos hiziese y otorgase las mercedes y con las condiciones que
de yuso seran contenidas, sobre lo qual Yo mande tomar con vosotros el
asiento y capitulacion siguiente:

Primeramente, cumpliendo vos lo que de suso os ofreceis, de ir ó embiar
la dicha armada con el dicho nuestro Gobernador de Santamarta e
pacificando aquella como dicho es, vos doy licencia y facultad para que
vos o qualquier de vos, y en defecto de cualquier da vosotros Ambrosio
Alfinguer o Jorge Einguer, hermanos de vos el dicho Enrique, o qualquier
dellos, podais descubrir y conquistar y poblar las dichas tierras y
provincias que hay en la dicha costa, que comienza desde el Cabo de la
Vela, o del fin de los limites y términos de la dicha Gobernacion de
Santamarta, hasta Marcapana, leste oeste, norte sur, de la una mar a la
otra, con todas las islas que estan en la dicha costa, esceptuadas las
que estan encomendadas y tiene a su cargo el Factor Joan de Ampies, con
tanto que seais obligados de llevar, y lleveis, destos nuestros Reynos e
de fuera dellos, de las personas que no estan prohibidas para ir a
aquellas partes, a hacer la dicha poblacion y hacer en las dichas
tierras dos pueblos o mas, los que a vosotros pareciere y en los lugares
que vieredes que conviene; y que para cada una de las dichas poblaciones
lleveis a lo menos trescientos hombres, y hagais en la dicha tierra tres
fortalezas, todo lo que dicho es á vuestra costa y mincion; y seais
obligados a partir de España, con los dichos trescientos hombres, el
primero viaje dentro de un año de la fecha de esta capitulacion, y seais
obligados a hazer los dichos dos pueblos dentro de dos años despues de
llegados; y para todo esto deis la seguridad bastante que vos sera
señalada.

Otro si: que demas de los dichos trescientos hombres seais obligados a
pasar a las islas Española, Sant Juan y Cuba y a la dicha vuestra tierra
y a otras cualesquier partes de las nuestras Indias y Tierra Firme e a
las islas nuestras, dentro del dicho termino de los dichos dos años,
cinquenta alemanes naturales de Alemania, maestros mineros, a vuestra
costa, para que con su industria y saber se hallen las minas y veneros
del oro y plata y otros metales que oviere en las tierras e islas, e los
repartir por ellas como a vosotros pareciere ques mas provecho nuestro;
y que en el buen tratamiento, libertad y exencion que han de tener los
dichos alemanes, se guarde lo mismo que esta otorgado y concedido a los
mineros alemanes que residen en Galicia, en los mineros de aquel reino.

Y acatando vuestras personas y servicios y la voluntad con que os moveis
a hazer lo suso dicho, es nuestra merced y voluntad de vos hazer merced,
como por la presente vos la hago, para quel que de vosotros fuere a
hazer la dicha conquista y poblazon, todos los dias de vuestra vida
seais nuestro Governador y Capitan general de las dichas tierras que
ansi descubrieredes y poblardes, con salario en cada vn año por nuestro
Governador de doscientos mill maravedis, y por Capitan general cien mill
maravedis, y dello vos mandare dar nuestras cartas y provisiones, y si
por acaso vos, los dichos Einguer e Geronimo Sayller, no fueredes en
persona a lo suso dicho y embiardes a qualquiera de los dichos Ambrosio
de Alfinger e Jorge de Einguer a la dicha conquista y poblacion,
teniendo poder y nombramiento vuestro para ello, qualquier de los que
ansi nombrardes tenga e use los dichos titulos de Governador y Capitan
general el tiempo que vosotros quisieredes y por bien tuvieredes, no
estando ninguno de vosotros en la dicha tierra.

Ansi mismo vos hare merced, como por la presente vos la hago, del oficio
de nuestro Alguacil mayor de las dichas tierras, para vos y para
vuestros herederos y sucesores, para siempre jamas, sin que por ello vos
sea dado salario alguno mas de los derechos pertenecientes al oficio.

Ansimismo vos hare merced, como por la presente vos la hago, de las
tenencias de las dichas tres fortalezas que a vuestra costa os obligais
a hazer e hicieredes vosotros en las dichas tierras, por los dias de
vuestras vidas y de vuestros herederos para siempre jamas, quales
vosotros señalardes y quisierdes, con setenta y cinco mill maravedis de
salario en cada un año con cada una dellas, y dello vos mandare dar
provision patente con tanto que las dichas fortalezas se hagan, si
pareciere a vos y a los dichos nuestros oficiales de la dicha tierra que
hay necesidad dellas, y que sean tales quales convenga, a vista de los
dichos oficiales.

Otro si: acatando vuestras personas y servicios y lo que en la dicha
poblacion abeis de gastar, es mi merced y voluntad de vos hacer merced,
como por la presente vos la hago, del titulo y oficio de nuestro
Adelantado de las dichas tierras al uno de vosotros los dichos Enrrique
Einguer y Geronimo Sayller, qual entre vosotros fuere concertado, para
que aquel y sus herederos y sucesores, para siempre jamas, sea nuestro
Adelantado de las dichas tierras e islas, y dello vos mandase dar titulo
y provision en forma.

Ansi mismo, acatando la voluntad con que os moveis a nos servir en lo
suso dicho y el gasto que se os ofrece en ello; Quiero, y es mi
voluntad, que en todas las tierras que asi descubrieredes y poblaredes a
vuestra costa, segun y de la forma y manera a que de suso se contiene,
ayais y lleveis quatro por ciento de todo el provecho que en qualquier
manera se nos siguiere, para vosotros y para vuestros herederos y
sucesores para siempre jamas, sacado las costas y gastos que por nuestra
parte fueren hechas y se hizieren en conservacion y poblacion de la
dicha tierra en qualquier manera, y los salarios que mandaremos pagar,
asi a vosotros como a otras cualesquier personas y oficiales nuestros y
que para la dicha tierra en qualquier manera se proveyeren; pero no se
entiende que abeis de llevar parte de las alcabalas ni almojarifazgo, ni
penas de Camara, por que esto no es fruto de la tierra y ha de quedar
enteramente para Nos.

Item: por vos hacer merced, es mi merced y voluntad, que de los
mantenimientos destos Reynos que llevardes a las dichas tierras, no
pagueis derechos de almojarifazgo ni otros derechos algunos por todos
los dias de vuestra vida, no siendo para los vender, contratar ni
mercadear con ellos; pero si despues de llevados los vendieredes, que
despues que seais obligados a pagar los derechos de almojarifazgo.

Otro si: vos hago merced de doce leguas de quadra, de las que ansi
descubrieredes, para que tengais tierra con que grangear y labrar, no
siendo en lo mejor ni peor, esto a vista de vos y de los nuestros
oficiales que para la dicha tierra mandaremos proveer, para que sea
vuestra propia y de vuestros herederos y subcesores para siempre jamas,
sin juridicion civil ni criminal, ni otra cosa que a nos pertenezca como
a Reyes y Señores por razon de la suprema.

Y ansi mismo que vos dare licencia, como por la presente vos la doy,
para que de las nuestras islas Española, San Juan e Cuba y Santiago,
podais llevar a la dicha tierra caballos e yeguas e otros ganados que
quisieredes y por bien tuvieredes, sin que en ello vos sea puesto
embargo ni impedimento alguno.

Y porque nuestro principal deseo e intencion es que la dicha tierra se
pueble de cristianos, porque en ella se siembre y acreciente nuestra
santa fe catolica, y las gentes de aquellas partes sean atraidos,
convertidos a ella; digo, que por questo haya mas cumplido y breve efeto
a los vezinos que con vos, en este primero viaje o despues, a la dicha
tierra fueren a la poblar, es mi merced de les hacer las mercedes
siguientes:

Que los tres primeros años de la dicha poblacion, no se pague en la
dicha tierra a Nos, del oro de mina solamente mas del diezmo, y el
quinto año el noveno, y de ay venga avajando por este orden hasta quedar
en el quinto; y que de lo restante que se oviere, asi de rescate como en
otra qualquier manera, se nos pague el dicho nuestro quinto enteramente;
pero entiendase que de los rescates y servicios y otros provechos de la
tierra, dende luego havemos de llevar nuestro quinto como en las otras
partes.

Otro si: que a los primeros pobladores y conquistadores se les den sus
vecindades y dos caballerias de tierras y dos solares, y que cumplan la
dicha vecindad en quatro años questen y vivan en la dicha tierra, y
aquellos cumplidos lo puedan vender y hazer dello como de cosa suya.

Otro si: que los dichos vecinos que fueren a la dicha tierra el dicho
primer viaje, y despues ocho años luego siguientes, no paguen derechos
de almojarifazgo de los mantenimientos y provisiones que llevaren para
su casa.

Otro si: por hacer merced a vos y a las dichas gentes que a la dicha
tierra fueren, mando que por tiempo de los dichos ocho años no sean
obligados a no pagar cosa alguna de la sal que comieren e gastaren, de
la que en las dichas tierras oviere.

Otro si: vos doy licencia y facultad a vos y a los dichos pobladores
para que a los indios que fueren rebeldes, siendo amonestados y
requeridos, los podais tomar por esclavos, guardando cerca destos lo que
de yuso en esta nuestra capitulacion y asiento sera contenido, y las
otras instrucciones y provisiones nuestras que cerca dello mandaremos
dar; e desta manera, e guardando la dicha orden, los indios que tuvieren
o caciques y otras personas de la tierra por esclavos, pagandoselos a su
voluntad a vista de la justicia y beedores, y de los religiosos que con
vos iran, los podais tomar y comprar, siendo verdaderamente esclavos,
pagandonos el quinto de los dichos esclavos.

Otro si, digo, que porque la dicha tierra mejor y mas brevemente se
pueble, mandare hazer a las dichas tierras las mercedes que tenemos
hechas y tienen las otras tierras e islas que agora estan pobladas,
siendo convinientes a la dicha tierra y no contrarias, las quales luego
seais obligados a declarar, para proveer en ello.

Otro si: que por tiempo de seis años vos mandare dar lugar en las
nuestras atarazanas de Sevilla, en que tengais las cosas que se ovieren
de llevar y cargar para la dicha tierra, y vos dare licencia para que en
las islas de Tenerife podais cortar cien pinos de los que alli tenemos
nuestros, pudiendose dar sin perjuicio de tercero, para que hagais
dellos lo que quisieredes.

Y por que Nos, siendo informado de los males y desordenes que en
descubrimientos y poblaciones nuevas se han hecho y hazen, y para que
Nos con buena conciencia podamos dar licencia para lo poder hazer, para
remedio de lo qual, con acuerdo de los de nuestro Consejo y consulta
nuestra, esta ordenada y despachada una proposicion general de capitulos
sobre lo que vos habeis de guardar en la dicha poblacion y
descubrimiento, la qual aqui mandamos encorporar, en tenor de la qual es
esta que se sigue, que va en todas las capitulaciones adelante.

Por ende, por la presente, haziendo vosotros lo susodicho a vuestra
costa y segun y de la manera que de suso se contiene, y guardando y
cumpliendo lo contenido en la dicha provision que de suso va encorporada
e todas las otras instrucciones que adelante vos mandaremos dar, guardar
e hazer para la dicha tierra e para el buen tratamiento y conversion a
nuestra Santa fe catolica de los naturales della, digo y prometo que vos
sera guardada esta capitulacion y todo lo en ella contenido, en todo y
por todo, segun que de suso se contiene, e no lo haziendo ni cumpliendo
asi, Nos no seamos obligados a vos mandar guardar e cumplir lo susodicho
ni cosa alguna dello, antes vos mandaremos castigar y proceder contra
vosotros, como contra persona que no guarda y cumple y traspasa los
mandamientos de su Rey y Señor natural. Y de ello vos mando dar la
presente, firmada de mi nombre y refrendada de mi infrascrito
Secretario. Fecha en Madrid a veinte y siete dias del mes de Marzo de
mill e quinientos y veinte y ocho años.==Yo el Rey.==Refrendada del
Secretario Cobos, señalada del Obispo de Osma, y Beltran, y Ciudad
Rodrigo, y Manuel»[17].

Concertada esta capitulación, formalizaron sus tratos Garcia de Lerma,
como gobernador de Santa Marta, y Jerónimo Sayller, en representación de
los alemanes, cuyo concierto fué confirmado por S. M. en esta forma:

«El Rey.==Por quanto vos Geronimo Sayler, aleman, nuestro vasallo, e
vos Garcia de Lerma, nuestro criado y gentil hombre de nuestra casa e
nuestro governador e capitan general de la provincia de Santa Marta, nos
hace esta relacion, que bien sabiamos el asiento e capitulacion que vos
el dicho Geronimo Sayler e Enrique Eynguer, aleman, habiamos mandado
tomar sobre la poblacion y conquista de las tierras e provincias que
comienzan desde el Cabo de la Vela o del fin de los limites e terminos
de la dicha governacion de Santa Marta hasta Marcapana, este oeste norte
y sur de la una mar a la otra, con todas las islas que estan en aquella
costa ecebto las que estan encomendadas al factor Juan de Anpies, e de
lo que se ha de hacer en las dichas poblaciones e governacion; e aviades
tomado entre vosotros cierto asiento, en tenor del qual es este que se
sigue:

«Lo que se asienta entre Garcia de Lerma, governador de Santa Marta, e
Enrique Eynguer e Geronimo Sayler, alemanes, sobre conquistar e poblar
las tierras e provincias que ay desde la costa que comiença desde el
Cabo de la Vela, o del fin e limites e terminos de la dicha governacion
de Santa Marta hasta Marcapana, leste oeste norte y sur de la una mar a
la otra, con todas las islas que estan en la costa, segun e como lo
tenemos de su magestad, es lo siguiente:

»Primeramente, que por quanto el dicho Garcia de Lerma va por mandado de
su magestad por governador de Santa Marta, e para le pacificar e se
apoderar de la dicha tierra terna necesidad de gente e armase e
bastimentos, e lo mismo y mas sera menester para conquistar y poblar las
tierras y provincias que ay de la costa que comienza desde el Cabo de la
Vela o del fin e limites e terminos de la dicha governacion de Santa
Marta hasta Marcapana leste oeste norte y sur de la una mar a la otra,
con todas las islas que estan en la dicha costa, segun e como lo tenemos
de su magestad, lo igualado e asentado entre las dichas partes, que los
dichos Enrique e Geronimo compraran tres navios, o mas, los que bastaren
para enviar, y enviaran trescientos hombres del Andalucia y otras partes
destos reinos e fuera dellos que sean del señorio de su magestad,
proveidos e armados e bastecidos de lo necesario para el dicho viaje e
pacificacion, conquista e poblacion de las dichas tierras, a vista e
parecer del dicho Garcia de Lerma e de otra persona si los dichos
Geronimo e Enrique la quisieren poner e nombrar; en el qual proveimiento
e compra de los dichos navios e cosas de rescates para las dichas
tierras, se obligan los dichos Geronimo e Enrique de gastar hasta la
suma de seis mill ducados, los quales pornan de contado en la ciudad de
Sevilla en poder de Anrique Quisler, aleman, e le daran para ello sus
letras de cambio, para que le sean dados en dineros dentro de quarenta
dias de la fecha desta capitulacion e asiento.

»Iten, que los dichos trescientos hombres se tomen e pongan en la dicha
armada de mano e a voluntad de los dichos Enrique e Geronimo, o de la
persona quellos quisieren nombrar e señalar juntamente con el dicho
Garcia de Lerma, el qual tenga asimismo facultad para tomar e señalar el
solo cinquenta hombres de los dichos trescientos que han de ir en la
dicha armada.

»Iten, que los dichos Enrique Eynguer e Geronimo Sayler, ayan de nombrar
o nombren, si quisieren, los oficiales, y maestros y pilotos e
contramaestres de las dichas naos, y quel dicho Garcia de Lerma aya de
ir e vaya por capitan principal de la dicha armada; la qual es asentado
que aya de yr, e vaya derechamente a la dicha tierra de Santa Marta,
haciendo escala en Santo Domingo de la Ysla Española, tan solamente no
pueda estar ni este mas de cinquenta dias sino fuere con necesidad
urgente de toda la dicha armada, aprovada por los oficiales della, y
luego aya de continuar su viaje y derrota derecha a la dicha tierra de
Santa Marta.

»Iten, si quando llegare a la dicha tierra de Santa Marta la hallaren
pacifica, sin resistencia, que en tal caso el dicho Garcia de Lerma tan
solamente pueda sacar e saque de la dicha armada los dichos cinquenta
hombres y no mas, o dende abaxo, para quedar en la dicha Santa Marta, e
que no pueda salir a tierra, para quedar en ella, mas personas que las
dichas cinquenta, como dicho es; e si por caso la dicha Santa Marta
estuviese revelada, o de tal manera que conviniese o fuese menester que
mas gente de los dichos cinquenta hombres o todos trescientos saliesen
en tierra, para la allanar y apoderar en ella al dicho Garcia de Lerma,
que en tal caso, y no en otro alguno, lo pueda hacer e haga, con tanto
que acabada la dicha pacificacion se ayan de tornar a embarcar y
embarquen los dichos doscientos e cinquenta hombres para cumplir lo
contenido en el capitulo siguiente.

»Iten, que hallando pacifica la dicha Santa Marta, o despues de
pacificada como dicho es, luego, sin dilacion, la dicha armada aya de
yr, e baya con los dichos doscientos e cinquenta hombres o mas, los que
oviere y no menos, a conquistar e poblar las dichas tierras conforme al
asiento y capitulacion que los dichos Enrique y Geronimo han tomado y
hecho dello con su magestad.

»Iten, que quando los dichos cinquenta hombres quedaron en la dicha
Santa Marta con el dicho Garcia de Lerma, hallandola pacifica, o despues
de pacificada como dicho es, que en tal caso el dicho Garcia de Lerma
pueda tomar e tome, para conservacion de la dicha poblacion de la dicha
tierra, la sesta parte de todo el bastimento y mercaderia de rescate que
oviere quedado en la dicha armada al tiempo que oviere de salir e
saliere de la dicha Santa Marta a las dichas tierras, e si menos
hombres, de los dichos cinquenta, sacaren, que al respecto y no mas tome
dicho bastimento e rescate, e aunque mas personas quedasen, no puedan
tomar ni tomen mayor cantidad de la dicha sesta parte, como dicho es.

»Iten, quel dicho Garcia de Lerma, sea obligado de dar a la persona e
personas que llevaren cargo en la dicha armada, desde Santa Marta a las
otras tierras, todo el favor e ayuda que le fuere pedido e oviere
menester; e lo mismo sea obligado a hacer quando, despues de llegada la
dicha armada a las dichas tierras de Veneçuela e sus provincias fuere
requerido; e que siendo menester aya de ir e baya en persona con toda la
gente e armas e bastimento que pudiere, para la pacificacion e
conservacion de las dichas tierras.

»Iten, que los dichos Geronimo e Enrique, puedan juntamente ambos, e
cada uno dellos ir en persona en la dicha armada, e sino fueren nombrar
persona que en su lugar aya de tener cargo de llevar la dicha armada de
Santa Marta a las dichas tierras como capitan dellas, y despues de
llegado, aya de ser o sea governador e justicia mayor de todas las
dichas tierras de Veneçuela e sus provincias, e cumplir y ejecutar lo
contenido en la capitulacion hecha con su magestad cerca dello, y que la
capitania de la dicha tierra tenga el dicho Garcia de Lerma, con el
salario señalado para el dicho oficio de capitan, y que el salario de
governador lleven los dichos Enrique e Geronimo, o la persona quellos
nombraren; e quando qualquier dellos estuviere en persona en las dichas
tierras, ayan de tener e tengan ambos los dichos cargos de governador e
capitan, con sus salarios, y no el dicho Garcia de Lerma.

»Iten, por quanto, como dicho es, los dichos Enrique y Geronimo han de
poner los dichos seis mill ducados para la dicha armada, y della han de
quedar los dichos cinquenta hombres en la dicha Santa Marta, y la sesta
parte de los dichos mantenimientos y rescates, como se contiene en los
capitulos de suso escritos, es asentado entre las dichas partes, que de
todo el dicho gasto de la dicha armada se tenga quenta e razon por libro
que haga fee, conforme al memorial que para ello se dara firmado de
todos tres, e quel dicho Garcia de Lerma sea tenido e obligado e dende
agora se obliga de pagar a los dichos Enrique e Geronimo Sayler, o a
quien su poder oviere, el valor de la dicha sesta parte de los dichos
bastimentos e rescate, e gastos que toda la dicha armada en qualquier
maña oviere hecho e costado, ecebto el valor de los navios si aquellos
llegaren a salvamento a la dicha Santa Marta e saliesen seguros della;
pero si por caso, lo que Dios no quiera, se perdiesen o fuesen tomados
antes de llegar a la dicha Santa Marta, en tal caso tambien se obliga a
dicho Garcia de Lerma a pagar la sesta parte del valor de los dichos
navios, como lo ha de pagar de las otras cosas, como dicho es, lo qual
aya de pagar e pague en la dicha Santa Marta del primer oro, perlas e
otras cosas qualesquier que por razon del salario o rescate, o mineros o
cabalgadas o en otra qualquier maña el oviere en la dicha tierra o islas
o tierra firme del mar Oceano y le perteneciere, despues de tres meses
que sea llegado a la dicha tierra.

»Iten, por quanto los dichos Enrique e Geronimo tienen, como esta dicho,
capitulado con su magestad cerca de las dichas tierras, y estan a su
cargo de las conquistas a poblar, y el dicho Garcia de Lerma quiere
contribuir en todo el dicho gasto que para ello se ha de hacer, es
asentado entre las dichas partes, que si el dicho Garcia de Lerma, desde
el dia que la dicha armada llegase a la dicha Santa Marta en un año,
diere e pagare a los dichos Geronimo o Enrique, o a quien en poder
oviere en la dicha Santa Marta o en las dichas tierras, la quarta parte
de todo lo que la dicha armada oviere costado de primero coste, o
despues hasta el dia que oviere de hacer o hiciese la dicha paga; que en
tal caso el dicho Garcia de Lerma, pueda e aya de gozar e goze e
participe en la quarta parte de todo lo contenido en la dicha
capitulacion y llevar el provecho dello, por rata de la dicha cuarta
parte para si e para sus sucesores, ecebto en lo que toca a titulos de
governador e alcalde e alguacil mayor de las dichas tierras e
fortalezas della, porque estos oficios con sus salarios han de quedar
para los dichos Geronimo e Enrique e sus sucesores, por ser, como son
ellos, los que al presente ponen el gasto de toda la dicha armada: e si
por caso el dicho Garcia de Lerma pusiere en Sevilla o en Santo Domingo
o en Santa Marta, en bastimentos o en otras cosas necesarias e
provechosas a la dicha armada; que dello todo se tenga cuenta e razon
para quel valor dello se menoscabe de lo que asi oviere de dar e pagar
de la dicha sesta parte, que asi ha de quedar en la dicha Santa Marta.

»Iten, son contentos los dichos Geronimo e Enrique, que si el dicho
Garcia de Lerma en qualquier maña dejare la dicha governacion de Santa
Marta, que en tal caso, queriendo el, aya de tener e tenga el la
governacion e capitania general de las dichas tierras todos los dias de
su vida, y gozar el salario de uno de los dichos oficios, qual el mas
quisiere; que asi mismo aya de tener e tenga para si e para uno de sus
hijos y decendientes y herederos, perpetuamente, una tenencia de las
tres que en las dichas tierras se hicieren, e gozar del salario della.

»Iten, que los dichos Geronimo e Enrique puedan, con licencia de su
magestad, llevar negros esclavos para las minas e grangerias de la dicha
Santa Marta, y asi mismo los mineros de Alemania e de otras partes, e
aprovecharse de todo ello sin dar parte al dicho Garcia de Lerma,
ninguna, agora ni en tiempo alguno.

»Iten, que los dichos Enrique e Geronimo puedan libremente enviar sus
factores e criados a las dichas tierras, con sus mercaderias y cosas de
rescate, e contratar en todo ello libremente sin impedimento alguno.

»Iten, por la presente escritura, todos tres e cada uno dellos por lo
que le toca o atañe, prometen e se obligan con sus personas e bienes de
cumplir y executar con todo lo contenido en ella, e de no venir ni
pasar, agora ni en tiempo alguno, contra cosa alguna dello, so pena de
diez mil ducados, la mitad para la camara e fisco de su magestad e la
otra mitad para la parte ovediente; e la pena pagada o no, que todavia
sean obligados a cumplir lo contenido en esta capitulacion e asiento: E
asimismo dixeron, que suplicaban e suplican a su magestad, que lo mande
confirmar e aprovar, para que inviolablemente sea cumplido, e sus
justicias lo hagan asi guardar; especialmente a lo que toca en la paga
de la sesta parte que han de servir e que dar de la dicha armada en la
dicha Santa Marta, para que del provecho e salario o rescate e
fundimiento e otra qualquier cosa perteneciente al dicho Garcia de
Lerma, sean pagados e satisfechos, llana e enteramente, los dichos
Geronimo e Enrique, segun se contiene en los capitulos; e lo mismo se
entiende de lo demas que de la dicha armada se gastase en beneficio e
remedio e pacificacion de la dicha Santa Marta, como dicho es: de maña,
que si acaeciese que toda la dicha armada se consumiese e gastase en la
dicha Santa Marta, o qualquier parte della, que todo ello sea tenido e
obligado el dicho Garcia de Lerma a lo pagar enteramente, el solo, a los
dichos Enrique e Geronimo, de sus propios bienes que tiene o toviere
adelante, en qualquier maña.

»Lo qual todo, que dicho es e cada cosa dello, los dichos Geronimo
Sayler, por si y en nombre del dicho Enrique Eynguer, al qual e por el
qual se obligo de le hacer estar e pasar por lo de suso capitulado, so
la dicha pena de suso contenida, de la una parte el dicho Garcia de
Lerma, e de la otra parte, se obligaron de lo asi cumplir e tener, e
cumplir cada uno lo que es obligado, como de suso dice e se contiene; e
para ello obligaron sus personas e bienes muebles o raices, avidos e por
haber e dieron poder a qualesquiera justicias, para que por todo rigor
de derecho los costreingan e apremien a cumplir e guardar lo contenido
en esta escriptura; e renunciaron qualesquier leyes e fueros o derechos
que en su favor sean, que les no valan; e otorgaron en esta razon dos
escripturas de un tenor, para cada una de las partes la suya, que fueron
fechas e otorgadas en la Villa de Madrid, estando en ella su magestad e
su corte e Consejo, a primero dia del mes de Abril, año del nacimiento
de nuestro Salvador Jesucristo de mill e quinientos e veinte y ocho
años. Testigos que fueron presentes a lo que dicho es, Bernardino Oro, e
Luis de Soto, e Alonso de Avila escribano, estantes en la Corte, e
firmaronlo de sus nombres los dichos otorgantes en el registro desta
carta.==Garcia de Lerma, Geronimo Sayler.==E yo Pedro de Villaverde,
escribano de sus cesareas e catolicas magestades e su notario publico en
la su Corte y en todos los sus reinos e señorios, presente fuy a lo que
dicho es en uno con los dichos testigos e de otorgamiento del dicho
Geronimo Sayler por si y en nombre del dicho Enrique Eynguer, e del
dicho Garcia de Lerma, que yo conosco, esta carta fice escribir según
ante mi paso, e por ende fice aqui este mio signo a tal: en testimonio
de verdad--Pedro Villaverde, escribano.»

E por parte de vos, los dichos Garcia de Lerma e Geronimo Sayller me fue
suplicado e pedido por merced, mandasemos confirmar e aprovar el dicho
asiento, que de suso va incorporado, pues era servicio nuestro e bien de
las dichas tierras e provincias e de su poblacion, o como la nuestra
merced fuese: lo qual visto por los de mi Consejo de las Indias, fue
acordado que deviamos mandar dar esta nuestra carta en la dicha razon, e
yo tovelo por bien: por ende, por la presente, sin perjuycio nuestro e
de nuestra hacienda e de otro tercero alguno, confirmamos e aprovamos el
dicho asiento entre vosotros hecho, que de suso va incorporado, e lo
habemos por bien, e mandamos que se guarde e cumpla y execute lo en el
contenido, en todo e por todo, segun e como en el se contiene.

Fecha en Madrid a veinte y dos dias del mes de Abril de mill e
quinientos e veinte y ocho años: Con tanto que vos, el dicho García de
Lerma no salgais de la dicha vuestra governacion de Santa Marta a
entender en otra cosa fuera della.==Yo el Rey.==Refrendada del
Secretario Cobos.==Señalada del Obispo de Osma y Doctor Beltran y Obispo
de Ciudad Rodrigo y Licenciado Pedro Manuel.»

Dos años y medio después, el domingo 20 de Noviembre de 1530, Enrique
Einguer, por capitulación firmada en Augusta (Alemania), renunció y
traspasó en favor de Bartolomé y Antonio Belzar la parte que le
correspondía en la gobernación de Venezuela; y pocos meses después, en
17 de Febrero de 1531, Einguer y Sayller, con consentimiento de S. M.,
reiteraron esa renuncia y traspaso en favor de los Belzares. De modo que
Carlos I no pactó directamente con éstos, como afirma el P. Aguado, sino
que los últimos obtuvieron por mera acción y renuncia de aquéllos los
derechos que se desprendían de Real Cédula de 27 de Marzo de 1528.

(C) Necesario es hacer constar, para evitar errores y que se comprenda
bien lo que en pago de sus servicios y dispendios se dió á Juan de
Ampies, que entonces se consideraban aún como islas ciertas partes de la
Tierra Firme no bien exploradas todavia.



CAPITULO TRES

     Como los Bezares enbiaron Gobernador y gente a la gobernaçion de
     Benençuela, y de adonde tomo este nombre de Venençuela y la laguna
     de Maracaybo.


Luego, en el mismo tienpo y año quel Enperador dio esta governaçion a
los Bezares, ellos començaron a hazer nuebos gastos y espensas y juntar
gente y soldados para la poblazon desta provinçia, para el qual efecto
adereçaron quatro nabios de todo lo neçesario a semejante nabegaçion,
pertrechandolos y proveyendolos de muchos generos de armas de las que en
las gerras comunes se suelen vsar.

Metieron en ellos treçientos hombres que en el Andaluzia hizieron, y
navegando el rrio de Sevilla abaxo, llamado Guadalquebi, entraron con
prospero viento en el mar Oçeano: de la qual armada y gente estos
Bezares nombraron por capitan y su primer Gobernador de Venençuela o
Coro a vn caballero de su propia naçion, aleman, llamado miser Ambrosio
Delfin(A). Y porque pareçe confusion que sin dar mas claridad, a esta
provinçia la ayamos nombrado vnas vezes Coro y otras Venençuela, sera
bien cumplir con esta duda, para agora y para adelante, por que nadie se
halle perplexo açerca dello.

Junto a esta provinçia y poblazon de Coro esta vn lago, que asi de las
aguas que de las provinçias de Pamplona y Mérida, çivdades pobladas en
el Nuebo Rreyno, y de otras partes a estas çircumbezinas, corren y se
desaguan, como por la entrada que la mar tiene en este lago, a cavsa de
ser el sitio del mas baxo, se a hecho alli en tanta distancia que se
halla por cosa çierta tener noventa leguas de çircuyto o boxaçion. Este
lago a partes es hondable en tanta manera que pueden nabegar en el naos
de qualquier grandor, y por otras es muy terreno y de poca hondura. Toda
o[18] la mayor parte desta laguna esta poblada de muchos naturales, que
habitan y biven asi en el agua como en tierra. Las casas de los que
tienen sus habitaçiones en este lago son en esta manera: que mediante la
yndustria de que naturaleza les proveyo como a las demas gentes,
tuvieron tal arte y modo que hincando en el propio lago çiertos maderos
o palos gruesos por su horden y cubierto, ençima dellos fabrican sus
casas y moradas en tal forma que habitan en ellas sin que el agua del
lago ni la del çielo los dañe ni sea muy perjudiçial; y para el serviçio
y provision de lo que de la tierra an menester, vsan de aquel genero de
bateles o esquilfes que tan general es en las Indias, llamados canoas.

Este lago ni es todo dulçe ni es todo salado. Quando el biento se
ensoberbeçe corre en el mesmo genero de tormenta que en la mar. Mengua y
creçe, avnque no generalmente, mas que en las partes mas cercanas a la
mar. Es rredondo, algo prolongado hazia la culata, que es por donde
entran los rrios y aguas que baxan de Pamplona. Otros quieren deçir que
es esquinada o treangulada casi a manera de vn paño de tocar; pero lo
más çierto es lo primero. Tiene la boca algo angosta por espacio de dos
leguas, y algunos la hazen de dos bocas, la vna mayor que la otra. Tiene
peligrosa entrada. Pierdense en ella, y anse perdido algunos nabios, por
rrespeto de çierto ancon que de vna parte y otra haze la mar, en el qual
ancon o ensenada, por rrespecto de ser la tierra baxa, quando van
nabegando, entendiendo que nabegan seguramente no sienten su perdiçion
hasta hallarse encallados los nabios; y ansi los que son diestros en
esta nabegaçion se apartan todo lo que pueden desta laguna y de su
tierra.

Entrando, pues, españoles en ese lago hallaron esta nueba manera de
abitaçion y poblaçon de gentes que, como he dicho, habitaban en el agua;
y viendo la mucha similitud que esta gente en su habitaçion tenia a la
de Veneçia, çivdad poblada en los lagos y lagunas del mar Adriatico,
cuyos prinçipios fueron casi tan flacos como los que en este lago se
hallaron, porque con la gran destruyçion y rruyna que en tiempo del
Emperador Valentiniano hizo en Italia el tirano Atila, que fue año de
quatroçientos y çinquenta y quatro, çiertas gentes de vna provinçia
llamada Venençia, amedrentados de los estragos y crueldades deste
tirano, se rretiraron de la tierra firme y se pasaron a vnos pequeños
ysleos que en las lagunas dichas hazia la mar, en los quales estuvieron
rrecogidos y fortificados hasta que paso la persecuçion y tirania de
Atila; y viendo estas gentes la mucha seguridad y fortificaçion del
sitio que alli tenian, nvnca se mudaron ni quisieron yr de aquel lugar,
antes dende en adelante lo procuraron anplificar y tomar en si çierta
horden de govierno que hasta agora les dura y conserva y a traydo en la
prosperidad y sublime fama que al presente tiene. Y como el numero de
los moradores yva creçiendo, les era forçoso fundar y hazer sus casas en
la propia agua, y asi la mayor parte desta ynsine çivdad esta poblada en
el agua, y por ella con sus artifiçios y maravillosos ingenios, andan y
se tratan y comunican con mucha façilidad y sin ningun detrimento.

Y pareçiendoles, como he dicho, a los españoles que por habitar estos
yndios deste lago en el agua de la forma que e contado, eran en alguna
manera semejantes a los moradores de Venençia, pusieron por nombre a la
provincia Venençuela, y desta suerte se escurecio dende en adelante de
tener la provinçia nombre de Coro y quedarse con el solamente la çivdad,
y asi hasta este nuestro tiempo comunmente aquella Governaçion se a
llamado y llama la provinçia y Governaçion de Venençuela.

Y tanbien es de saber que este lago por quien nos emos alargado a contar
lo que de suso se a dicho, no tomo ni tiene la nonbradia de la provinçia
de Venençuela, que del o por el fue nombrada asi, mas es llamada la
laguna de Maracabo. Laguna, como es notorio, es bocablo vsado entre
españoles que significa congregaçion o ayuntamiento de aguas: Maracaybo
era nombre propio de un señor muy poderoso que en este lago rresidia o
bivia, que señoreaba y mandaba la mayor parte de las gentes que en ella
habitavan, cuyo nombre era tan celebre entre aquellos naturales que en
biendo o entrando donde ellos estaban españoles, luego les nombraban
Maracaybo, o señalaban, o daban a entender por señales su gran poder y
grandeza, y de aqui le quedo entre los españoles el nombre y sobre
nombre de la laguna de Maracayvo.

Pareçerle a al lector que e salido vn poco fuera del discurso deste
capitulo, y a mi parecer no e sino cumplido con vna parte de lo que
adelante me queda por decir tocante a esta laguna, pues para dar rrazon
y claridad de donde tomaron nombres la provincia de Venençuela y la
laguna de Maracaybo a sido menester la narraçion que e hecho.

Salido el governador Miçer Ambrosio del fin del rrio de Sevilla y
entrado en la mar Oçeano, como al prinçipio deste capitulo dixe, con sus
navios y gente navego prosperamente por su derrota y sin suçedelle cosa
notable aduersa ni prospera llego en breve tiempo al puerto y surgidero
de Coro, donde hallo a Juan de Ampres y a la demas gente de su
rrepublica, los quales viendo la pujanza de gente que consigo llevava
Miçer Ambrosio y las provisiones y çedulas quel Enperador le abia dado a
los Bezares para que fuesen governadores de aquella probinçia, lo
admitieron y obedeçieron y metieron en posesion della(B).



NOTAS AL CAPITULO III


(A) El P. Aguado incurre en el error, del que participó tambien
Fernández de Oviedo, de afirmar que Ambrosio de Alfinguer fue el primer
Gobernador de Venezuela nombrado por los Belzares.

Con dezir que Alfinguer llegó á la ciudad de Coro «en el año de la
encarnación de Nuestro Señor de mill y quinientos e veinte y nuebe»[19],
es decir, dos años antes de hacerse la cesión á favor de los Belzares,
queda destruido ese error.

Alfinguer recibió su nombramiento de Einguer y Sayller, y en Santo
Domingo le fueron entregadas, por mano de García de Lerma, las
provisiones reales para que pudiera ejercer sus funciones. Los Belzares
designaron para que los representase en Venezuela á Juan Siuser Jofer,
como luego se verá.

El verdadero nombre de Micer Ambrosio parece ser que era Ambrosio
Einguer, y que se le apellidó Alfinger por el pueblo de su naturaleza.
Micer Ambrosio era hermano de Enrique Einguer, según consta por la
capitulación que los alemanes otorgaron con el Emperador.

(B) Baralt, en su _Resumen de la Historia antigua de Venezuela_[20], de
acuerdo con lo afirmado por el licenciado Pérez de Tolosa en su
_Relación_, dice que vistos por Juan de Ampies los despachos imperiales
de que era portador Alfinguer, «les dió con resignación y modestia
entero cumplimiento», y poniendo en posesión del gobierno á aquellos
extranjeros, se retiró á la isla de Curazao y de allí á la capital de la
Española.

El licenciado Pérez de Tolosa, ocupándose de los primeros actos de
Alfinguer en su gobernación, escribe: «Llegado el dicho Ambrosio, y
sacados todos sus mantenimientos y aparejos á una casa de munición, se
dió á la gente todo lo necesario á muy justos precios, que en la
Española no se pudieran dar á tan bajos precios, eceto los caballos y
aderezos de la gineta que al parecer de la gente se dieron en subidos
precios; porque un caballo se daba por dozientos y mas pezos, y una
silla por cinquenta. Presuponga vuestra Alteza que la gente que llegó á
Venezuela fue tan pobre, que no tenian de que pagar esto al contado, y
para lo pagar y satisfazer se acordó y mandó por el dicho Gobernador,
que ninguno, por ninguna via, pudiese rescatar ni haber oro que no
trajese al montón, para satisfazer de los dichos mantenimientos y
hazienda que se les daba: y hase de presuponer que, ansimesmo, esta fue
la causa que no se hiziese repartimiento de la tierra, demas que se
dize, que hubo algunos españoles que fueron causa dello; dando á
entender al dicho Gobernador, que si la tierra repartiere no sería tan
señor ni tan obedescido como estandose por repartir.--Otros quieren
dezir, que se dejó de hazer el repartimiento hasta ver el fin de la
tierra, por tener lugar de escojer, en lo mejor, las doze leguas de que
se les haze merced por la capitulación á los adelantados. Como quiera
que fue(se), este fue el mayor error que se tubo á los principios, muy
grandecido á los fines, con total destruccion de todo lo descubierto, y
muerte de los más españoles que á la dicha provincia han ido, porque
segund fama comun pasan de quinientos cristianos los que en la dicha
provincia han fallecido hasta la ida del dicho licenciado Tolosa.»



CAPITULO QUATRO

     Como Miçer Ambrosio entro con gente en la laguna de Maracaybo y se
     alojo de la otra vanda de la laguna, donde despues llamaron el[21]
     pueblo de Maracaybo.


Como al prinçipio que el fator Juan de Ampres entro en esta provinçia de
Venençuela y hizo asiento en ella, segun se a dicho, se dibulgo y
estendio la fama por todas partes, asi de la rriqueza y prosperidad
desta tierra como de los muchos y domesticos naturales que en ella abia,
y en aquella sazon ninguna persona tenia consinada la defensa y amparo
de los naturales, y por otra parte estaba yntroduzida aquella costumbre
que en aquel tiempo abia de hazer los yndios esclavos, que fue prinçipal
destruyçion y desolaçion y rruyna de muchas provincias que muy pobladas
y abundantes de naturales que en aquella sazon abia junto a la mar del
norte, y las que no se despoblaron quedaron los naturales dellas tan
amaestrados en las cosas de la guerra y defensa suya, y con vn tan
arraygado odio y enemistad contra los españoles que se entiende que
permitieran morir todos antes que serles subjetos ni tributarios, a
cavsa de los eçesivos e yntolerables daños que en sus personas, hijos y
mugeres y haziendas rreçibieron; la qual enemistad y entrañable
aborreçimiento que de tan antiguo tienpo estos yndios tienen fixado en
sus entrañas, lo podemos ver con presente esperiençia en aquellas
provinçias de Caracas y toda aquella costa hasta la ysla Trinidad, donde
tanta cantidad despañoles an sido miserablemente muertos en bengança de
los daños que sus anteçesores en aquella costa hizieron.

La qual nueba de prosperidad y rriquezas hizo que muchas personas que
bivian deste trato de hazer esclabos, acudiesen a esta provinçia con su
çierta manera y deshorden que ellos en ello tenian, de tal suerte que en
el poco tiempo que obo desde que Juan de Ampres la descubrio hasta quel
gobernador Miçer Ambrosio vino a ella, que como he dicho fue el año de
veynte y seys(A), se dieron tanta priesa a hazer esclavos o despoblar
aquesta tierra, que casi en esta sazon que Miçer Ambrosio llego, se
hallavan muy pocos naturales çerca de Coro que les pudiesen dar a los
españoles el sustento que abian menester; y ansi le fue forçoso a Miçer
Ambrosio dar luego horden como salir con su gente deste pueblo de Coro a
buscar y descubrir tierras y provinçias donde pudiese poblar y
sustentarse.

A esta sazon tubo Miçer Ambrosio notiçia muy çierta de las muchas
rriquezas y grandes poblazones de yndios que en la laguna de Maracaybo
abia, por lo qual fue movido a tomar esta derrota y demanda antes que
otra ninguna, y aprestando luego las cosas necesarias a la navegaçion y
conquista de la laguna, haziendo adereçar vn nabio de los que consigo
abia traydo, y dos vergantines que con[22] toda brevedad alli hizo, los
quales luego encamino por mar que entrasen con alguna gente por la boca
de la laguna, y el, con toda la demas, se partio por tierra, dexando en
Coro alguna gente que abia caydo enferma y otros soldados y vezinos para
el sustento de aquel pueblo.

Puesto en camino Miçer Ambrosio, los soldados que con el yvan(B),
entendiendo[23] que lo que trabajasen o poblasen[24] abia de ser para
gente estranjera, y que la peor parte abia de ser y era para ellos,
jamas pretendian poblar ni hazer ningun benefiçio en los pueblos y
naturales que topaban, mas todo lo procuraban destruyr y arruynar a fin
de que aquellos señores extranjeros ni gozasen de lo quel Rrey les abia
dado ni de lo que les abia costado sus dineros ni menos de lo que ellos
descubriesen, y asi por doquiera que esta gente andubo y paso, hasta hoy
queda el rrastro.

Camino Micer Ambrosio con su gente derecho a la laguna de Maracaybo y
luego paso toda la gente de la otra parte de la laguna[25] ques hazia el
Cabo de la Bela, por que Coro esta desta otra parte de la laguna la
costa arriba, mas hazia el Oriente, y el Cabo de la Vela de la otra
parte, la costa abaxo hazia el Occidente; y alli hizo luego vna manera
de alojamiento, que comunmente llaman rrancheria, donde se alojo el y su
canpo, para de alli dar mejor orden en lo que se abia de hazer tocante
al descubrimiento y paçificaçion de aquella laguna y sus provincias. Y
porque consigo llevaba mugeres casadas y criaturas y otros generos de
carruaje que en semejantes jornadas cavsan estorvo y embaraço, con lo
qual siguio la diçiplina de los demas pobladores de Indias, que quando
asi van a poblar alguna provinçia lo primero que hazen en entrando en la
tierra que van a descubrir o poblar buscan vn sitio que este mas
encomedio, basteçido de agua y leña y tal que la gente que en el dexaren
se pueda defender de los naturales que les quisieren ofender, en el qual
hazen luego su alojamiento o rrancheria; haziendo çiertas maneras de
casas en que abitar el tiempo que alli estuvieren, que son vnos bohios
pequeños hechos de varas delgadas y paja, y hecho el alojamiento y
rrancheria donde puedan dexar el carruaje o fardaje y las otras cosas
que les son estorbo para el caminar y pelear, luego desde alli da horden
el capitan en embiar sus cavdillos y descubrir y paçificar, dexando
sienpre fortificado el alojamiento y rrancheria con guarniçion de
soldados, qual conbiene conforme a la calidad de la tierra y gente
della.

Pues en esta forma y por estos respectos hizo Miçer Ambrosio su
rrancheria de aquella parte de la laguna conjunta al agua, para de alli
hazer sus salidas y entradas y descubrimientos que por el agua y por
tierra fuesen menester, con yntento de en aviendo visto todo lo que en
aquel ancho lago avia y en la tierra que lo çercaba, si fuese cosa tal
qual el deseaba y por notiçia le abian dado, poblar vn pueblo o mas[26]
conforme a la dispusiçion y poblazon de la tierra y del agua y gozar de
aquella merçed quel Rrey abia hecho a los Bezares, que por governador le
abian enbiado.

Esta rrancheria o alojamiento que hizo Miçer Ambrosio permaneçio despues
por algunos años en forma de pueblo, y fue sustentado y habitado por
algunas gentes españolas, y llamado el pueblo de Maracaybo, y al
presente se tiene notiçia en aquella provinçia de Venençuela que en este
sitio ay grandes arboles de granadas y parras de España y otros muchos
generos de arboledas frutiferas de las de Indias que los españoles que
alli rresidieron abian plantado y cultivado, con que tenian particular
rrecreaçion, por lo qual y por la mucha abundançia de caça de conejos,
curies, venados y otros generos de monteria que por alli çerca abia y la
mucha abundançia de pescados y otras cosas que de la laguna tenian,
biven oy en aquesta Governaçion algunas personas con gran deseo de
bolver a rrehedificar la poblazon y a bivir en ella; y para promover los
animos y boluntades de otros, añaden otras muchas buenas propiedades a
este sitio o poblazon y a las provinçias a el comarcanas, que por no
tenellas por çiertas ni verdaderas no las digo.

El governador Don Pedro Ponçe de Leon dio la poblaçion y pacificaçion
desta laguna y de la tierra que de la parte del Cabo de la Vela ay, a vn
Alonso Pacheco, vezino de Trugillo, de la propia governaçion, el qual
hizo barcos y gente para entralla a poblar; y dire que le dio la
poblazon de la otra vanda de la laguna, porque hazia la parte donde esta
poblado Coro estan comarcanos o conjuntos a la misma laguna los pueblos
o çivdades de Merida, que es de la provinçia del Rreyno, y Trujillo, que
como he dicho, es de Venençuela, y los moradores destas dos çivdades
tienen subjetos y ocupados los naturales que hazia esta parte donde
ellos estan tiene esta laguna poblados asi en la tierra como en el agua
y les sirven y son sufraganeos[27], de todo lo qual mas por estenso
trataremos en su lugar de la fundaçion y origen de cada vna destas dos
çivdades.



NOTAS AL CAPITULO IV


(A) Afirma el P. Aguado que Alfinguer llegó á Coro el año de 1526.
Posible es que fuera en esta fecha, pero no como Gobernador, sino como
agente especial de los alemanes, para enterarse de la índole de la
tierra.

Fernández de Oviedo dice que llegó á su gobernación el 24 de Febrero de
1528, pero esto es un error, porque la capitulación del Emperador con
los alemanes Einguer y Sayller, por virtud de la cual les cometió la
conquista y gobernación de Venezuela, tiene fecha de 27 de Marzo de
1528.

Más exacto parece lo que dice el licenciado Tolosa, que Alfinguer llegó
á Coro en 1529.

Hay que tener también en cuenta que Ampies no fué á Venezuela hasta
1527.

(B) Según el licenciado Tolosa, acompañaban á Alfinguer en su expedición
á la laguna de Maracaybo ciento cincuenta hombres de á pie y de á
caballo.



CAPITULO ÇINCO

     En el qual se escrive como los españoles y Miçer Ambrosio, su
     capitan, anduvieron vn año descubriendo y conquistando la laguna de
     Maracaybo. Tratase de la forma de las canoas y sus rremos.


Dado el asiento que fue necesario y conbiniente, Miçer Ambrosio en su
alojamiento o rrancheria, luego començo a proseguir por agua y por
tierra su nuebo descubrimiento de la laguna de Maracaybo y sus
contornos, trayendo algunas vezes la gente dividida por la laguna y por
tierra, y otras vezes toda junta por el agua en dos vergantines y una
canoa, que segun figuran su grandeza es cosa de notar; y para que mejor
se pueda conprehender esto que por cosa notable quiero decir, es de
saber que, segun en otras partes desta ystoria por la mayor parte he
apuntado, todos los yndios de las Indias vsan de çierto genero de nave
pequeña, de un madero que los latinos llaman monoxilum, para nabegar por
los rrios y lagunas, y estas son llamadas por los españoles canoas, y
son de vn solo palo o madero, cabado a manera de vna artesa[28] o
dornajo, eceto que se le da o haze en el palo toda la concabidad o
gueso que se puede hazer, de suerte quel casco quede fornido para çufrir
la nabegacion, y vase ensangostando[29] de popa y proa como vn nabio
para ser mejor governada: y en estas navegan los yndios, bogando o
rremando, partidos en dos partes, vnos a la proa y otros a la popa,
partiendose por su horden, tantos a vn lado como al otro, y todo el
tiempo que ban rremando van los rremeros em pie, porque ni el espaçio y
gueco o grandor de la canoa da mas lugar ni entiendo que pudiese sufrir
otro genero de rremos de los que para este efecto los yndios an husado e
ynventado de su antiguo origen, los quales son poco menos que del
grandor del hombre o yndio que lo a de llevar. Lo que deste rremo entra
debaxo del agua es vna pala puntiaguda poco mas ancha que dos manos, muy
delgada por los lados y por medio mas fornida, con vna manera de lomo, y
todo lo que de alli para arriba, que es lo que cae fuera del agua, es
rredondo y tan grueso quanto puede ser empuñado del que lo a de mandar;
a la qual manera de rremos los españoles comunmente llaman canaletes,
que devio ser el nombre que los primeros españoles pusieron como en
otras cosas se a visto por esperiencia, pero los yndios en cada
provincia los llaman diferentemente vnos de otros.

Desta forma que he dicho que son las canoas tenía vna Miçer Ambrosio,
hecha de vn solo madero o arbol, sin añadidura ni compostura alguna, mas
de lo que en el propio palo se pudo cabar y labrar, en la qual cabian o
traya Miçer Ambrosio quarenta hombres de armada con seys caballos, y
algunos afirman que mas, pero esto basta y es cosa que se puede tener
por estraña y no vista hasta agora que en el gueco de vn solo arbol, en
la forma que este estaba labrado, nabegase tanta gente y caballos;
porque avnque en las primeras conquistas y descubrimientos de rrios
cavdalosos y lagos o lagunas que en muchas partes de las Indias an sido
andadas y descubiertas por españoles se a hallado grandisimo numero de
canoas de todas suertes y nunca jamas en sus prinçipios ni despues
mediante la yndustria de los españoles se a hallado ni hecho canoa que
sola çufra a llevar seguramente dos caballos y muy poca gente, ni que
con muchas partes llegase al grandor desta.

Los yndios de la laguna no temieron mucho esta entrada de Miçer
Ambrosio, asi por ser ellos en si gente muy atrevida y belicosa en el
agua, como porque antes desta entrada de Miçer Ambrosio abia por
ynfortunio entrado en esta laguna vn nabio despañoles en que yva el
Obispo de Santa Marta Don Juan de Calatayud, a quien los yndios
desbarataron y se çevaron en sangre despañoles. Deste Obispo se cuenta
que luego que entro en esta laguna los yndios, viendo cosa tan nveba y
nunca por ellos vista, se venian a los españoles casi simplemente, y
algunos españoles que ya conoçian el movimiento que los yndios suelen
tener y la buelta que dan, procuraban aprovecharse dellos en tanto que
aquella sinçeridad les turaba, por lo qual el Obispo rreprehendia
asperamente a los españoles y les dezia «dexadlos, no les hagays mal,
que son obejitas de Dios», procurando por todas vias que no rreçibiesen
ningun desabrimiento de los españoles.

Dende a poco tiempo los propios yndios bolvieron la hoja y vinieron con
mano armada a dar las graçias al Obispo por el benefiçio que les abia
hecho, y començaron a disparar en los españoles la flecheria que trayan,
y a herillos y maltratallos, y entre los que al prinçipio hirieron los
yndios fue al Obispo, el qual, viendose de aquella suerte, començo a
animar a los españoles con muy grandes bozes, diziendo: «a ellos,
hermanos, a ellos, que estos no son obejas de Dios, sino lobos de
Satanas». Mas con todo eso mataron alli los yndios a todos los mas
españoles, y quedaron tambien ympuestos[30] que despues no les pareçio
cosa nueba la entrada de Miçer Ambrosio, antes entendiendo que todos
abian de morir y quedar en su poder se les mostraban amigos, y despues
yntentaban sus acometimientos muy a su salvo contra los españoles, en
los quales vnas bezes salian descalabrados y otras[31] descalabraban, y
avn que las mas victorias quedaban y quedaron por nuestros españoles, no
dexaron de hazerles harto daño con la flecheria de que estos yndios
vsan, que es casi toda la mas de dientes de pescados de diversas
suertes.

Miçer Ambrosio, con los españoles, avnque a los prinçipios les pareçio
mucha gente y canoas que se les llegaban a dar guaçabara, no por eso
dexaron de proseguir su descubrimiento como lo llevaban començado.
Advierto de vna cosa, porque no me tengan por descuydado, y es que el
vocablo que el poco a dixe o nombre de guaçabara, generalmente se vsa
del en las Indias y se toma por qualquier rrecuentro que aya, asi por
tierra como por el agua, entre españoles e yndios y entre yndios y
españoles, ora cometan los vnos ora los otros, lo que no es en los
rrecuentros que se an abido contra tiranos y españoles y negros que en
estas partes se an alçado, y asi doquiera queste termino o bocablo yo
vsare, el lector entendera que es rrecuentro, acometimiento o batalla o
rrompimiento entre españoles e yndios.

En poco mas tiempo de vn año vio este governador con su gente toda la
mayor parte desta laguna de Maracaybo, navegandola y entrando en muchos
ancones y lagos y esteros donde los yndios tenian algunas poblazones
fortificadas y escondidas, y abia y hallose algun oro entre los
naturales, mas no era en tanta cantidad como los españoles y su
Governador quisieran, por lo qual, avnque abia cantidad de naturales,
acordaron de no hacer alli mas parada sino pasar adelante con su campo y
gente, por que avnque estos descubridores llevaban, a lo que mostraban,
voluntad de poblar donde obiese muchos naturales, su prinçipal yntento
era buscar mucho oro y no darse mucho por poblar, y ansi dieron la
buelta a rrecogerse a su rrancheria o alojamiento, trayendo consigo
todos los yndios que pudieron aver para enbiallos por esclabos a Coro y
sacar dellos algun dinero para rreformaçion de algunas cosas que abian
menester para proseguir su jornada, y espeçialmente de gente o soldados,
porque asi en guaçabaras y de heridos y flechazos de yndios como de
enfermedades que comunmente los primeros dias suelen dar a los que pasan
a Indias, se le abia muerto mucha gente a Miçer Ambrosio de la que
consigo abia llevado. Y tambien esta laguna y las tierras que la cercan
no son sanas, sino bien enfermas y de muy mala propiedad y costelaçion,
porque en nuestros tiempos an abaxado de Merida, civdad del Nuebo
Rreyno, algunos cavdillos con gente a descobrir puertos a esta laguna y
a procurar otros aprovechamientos, y por poco que en ella o en sus
rriberas y territorio se an entretenido, bultos[32] a su pueblo todos an
caydo enfermos de rrezias calenturas y algunos se an muerto, y los que
an escapado, por mucho tiempo no se les quitaba del rrostro vna color
casi amarilla que ponia admiraçion a los que los vian, y por esto
entiendo que sin[33] la gente que los yndios mataron e hirieron a Miçer
Ambrosio, que no dexarian de caer enfermos y morir otros muchos de
çiçiones[34] y llagas y otras enfermedades que en este lago y las
tierras a el comarcanas, que por la mayor parte son montuosas, que
solemos dezir arcabucosas, por los malos bapores que en todo ello se
engendran, pudieron los españoles adquirir, y con ello la muerte.



CAPITULO SEYS

     Como Miçer Ambrosio se partio con su gente de la laguna[35] por
     tierra y llego á las lagunas de Tamalameque, donde prendio el
     caçique y prinçipal de aquella tierra.


Buelto Miçer Ambrosio con sus bergantines o barcos y canoas a su
alojamiento o rrancheria de Maracaybo, dio luego horden en lo que se
debia hazer, para con brevedad proseguir su descubrimiento y llevar
adelante sus desinios, antes que por algun ynfortunio de los que la
fortuna suele oponer, fuese frustrado dellos. Enbio luego con toda
presteza los esclavos o yndios que de la laguna saco, y de lo proçedido
dellos le traxeron de rrescate algunas cosas de las que enbio a pedir, y
algunos españoles para la rreformaçion de su compañia; y para ir menos
ynpedido y no llevar consigo ningun genero de estorvo, acordo dexar en
aquel aloxamiento o rrancheria de Maracaybo, todos los hombres casados
con sus mugeres y los enfermos y otros que por diversos casos eran muy
ynpedidos para el vso de semejantes gerras, que entonces y avn agora,
por reboco[36], llamamos jornadas o descubrimientos; y dexandoles vn
sostituto o tiniente suyo que los tubiese en justiçia, con otros algunos
soldados sanos para que pudiesen los enfermos ser proveidos de la comida
que obiesen menester, se partio con todo el rrescate de la gente
atrabesando çierta serrania o cordillera que casi cerca (de) aquella
laguna por aquella parte que agora dezimos la cordillera del valle de
Vpar, por estar a la otra bertiente que corre al rrio grande de la
Magdalena un pueblo de españoles en vn balle dicho deste nombre. Este
rrio grande de la Magdalena es el rrio por do se descubrio el Nuebo
Rreyno de Granada, y por dondo oy suben los españoles y provisiones de
España aquel Rreyno, segun en otra parte se a dicho. Atrabesada esta
cordillera, Miçer Ambrosio, pasando por entre diversas poblazones y
gentes, fue a dar a las lagunas que oy se dicen de Tamalameque, por
llamarse el Señor o prinçipal que sujetaba los naturales que por alli
abia, deste nombre Tamalameque; y esta en esta provincia poblado,
rribera del rrio grande, vn pueblo despañoles que se llama deste mismo
nombre, la civdad de Tamalameque, que es sufraganeo a la governaçion de
Santa Marta.

Estas lagunas o laguna de Tamalameque es bien grande. Hazense en ella
algunas yslas que estaban pobladas. Congreganse aqui estas aguas por ser
la tierra baxa y estar en el paraje de la corriente y agua del rrio
grande, por lo qual no pueden correr ni escurrirse, vaguarse[37], los
rrios que a esta laguna vienen a dar. De donde ella prinçipalmente se
haze es el rrio de Çaçare, que viene del valle de Vpar, rrio caudaloso y
que nabegan por el canoas, y todas las aguas que de la cordillera corren
desde el valle de Upar hasta junto vna provinçia que dizen los Carateres
o despoblados, sufragana a la civdad de Panplona del Nuebo Rreyno, todas
se juntan aqui.

Llegado Miçer Anbrosio a esta provincia y lagunas de Tamalameque
hallola, como he dicho, muy poblada de mucha cantidad de naturales y muy
abundante de comida y de mucho oro que los yndios poseian. Estaba el
prinçipal o señor[38] poblado rribera desta laguna, en vn pueblo que la
vezindad del tomaba un quarto de legua; y avnque la poblazon era tan
grande, y otras muchas que a la rredonda abia y los naturales en mucha
cantidad, nunca se atreuio este prinçipal a esperar en su pueblo a los
españoles, por las nuebas que antes de ellos tenian y le abian dado
otros yndios sus vezinos, y asi se recogio con su hazienda y gentes a
una ysla que en la laguna estaba algo apartada de tierra, creyendo que
poniendo el en cobro todas las canoas y apartandolas de donde los
españoles las pudiesen aber, no tendrian modo como pasar a la ysla
adonde el estaba, por ser por alli algo hondable el lago. Mas los
españoles y su governador, viendo delante de sus ojos aquellas gentes, y
que casi les hazian cocos con las joyas y adereços de oro que sobre si
trayan, buscaban y baçilaban sobre que modo podrian tener para pasar
seguramente el agua y entrar en la ysla a despojar aquellos miserables
de sus tesoros; y podemos deçir questos yndios ellos mesmos se hazian la
gerra y se ponian açechanças, pues mostrando o haziendo ostentacion de
las joyas y oro que tenian a sus contrarios, les davan abilantez y
ponian espuelas a su codiçia, para que con mas calor procurasen de pasar
a donde ellos estaban, y al fin, despues de muchos acuerdos que sobre
ello el governador abia tenido, fue rresoluto en que todos los mas de a
caballo se echasen al agua en sus caballos y fuesen a dar en aquella
gente, que teniendose por muy seguros con la fortaleza de que
naturalmente estaba cercado aquel sitio, con las aguas que lo
fortificaban, no esperaban rrecibir ningun daño de los españoles ni
tenian pensamiento de mudarse ni apartarse de alli, antes, como he
dicho, casi ponian por señuelo el oro y rriquezas que tenian,
entendiendo con la bista de ello atormentar los codiciosos animos de los
españoles y su governador.

Determinados ya el governador y sus soldados de seguir la toma de aquel
ysleo con esta yndustria, rremitiendo el fin del susceso a lo que su
fortuna guiase, pusieron en obra su acuerdo, y cabalgando en sus
caballos hasta treinta españoles con sus armas, se arrojaron al agua, y
gobernando con los frenos los caballos y animandolos con las espuelas,
sin que ninguno dellos peligrase ni pereciese, pasaron nadando a la
ysla, donde los yndios, casi atonitos y sin sentido de ver aquella nueba
manera de nabegar de los españoles, se hallaban tan confusos entre si
que avnque tenian las armas en las manos, no vsaron de ellas con la
presteça que era rrazon para defender la entrada a los españoles, lo
qual pudieron hazer con façilidad por ser el sitio donde estaban
acomodado para ello.

Despues que en la ysla vieron a los españoles començaron a vsar de las
armas para ofendellos con el tumulto y alaridos con que todos
generalmente lo suelen hazer; mas como los españoles estaban ya en
tierra, donde podian aprovecharse de sus caballos y ser señores dellos,
començaron a correr y escaramuçear por entre los yndios, hiriendo a
todas partes, de suerte que sienpre los yvan ahuyentando y constriñendo
a que se rrecogiesen al agua, donde les era a los yndios el daño
doblado, porque como la laguna era honda y la gente mucha, cayan vnos
sobre otros, y el que no sabia nadar llevaba al hondo al que sabia, y
asi perecieron muchos, sin los que en tierra fueron muertos, y sin otras
muchas gentes de todo sexo que amedrentadas de ver la ferocidad de los
caballos y crueldad de los que los seguian, se arrojaban al agua a
guareçer en algunas canoas de las que por alli tenian.

Los españoles quedaron señores de la ysla y obieron preso al caçique o
señor de aquellas gentes que, como he dicho, se llamaba Tamalameque, con
otros algunos yndios prinçipales y mucha parte de sus riquezas y oro,
con que se pasaron muy contentos a donde el Governador estaba con la
demas gente mirando el suceso desta guaçabara, a quien entregaron luego
todo el despojo y presa que en ella se abia abido, que fue cantidad de
oro. Holgaronse todos con el buen suceso que alli abian tenido; pusieron
a rrecado el prinçipal Tamalameque, de quien esperaban aber gran suma de
oro por su rrescate, y hizieron asiento alli por algunos dias, asi
porque la gente descansase, como por la mucha rriqueza que desta
provinçia esperaban sacar, segun los buenos prinçipios que abian bisto y
despojo que en este primer reencuentro obieron.



CAPITULO SIETE

     Como estando los españoles divididos se juntaron mucha cantidad de
     yndios y binieron a sacar de poder de los españoles a su caçique, y
     como Miçer Anbrosio enbio a Gascuña a Coro por mas gente y
     soldados.


Dende[39] a pocos dias algunos soldados quisieron pasar adelante, sin
haçer en esta provinçia mucho asiento, mas Miçer Ambrosio, biendo la
fertilidad de la tierra y las muestras de oro que en aquellas primeras
vistas abia abido, considero que podia aber en esta provinçia alguna
parte de lo mucho que deseaba, y asi, con acuerdo de los mas, determino
entretenerse en esta provinçia algunos meses hasta ber y avn aber toda
la rriqueza que en la tierra abia, con la qual rresoluçion enbio luego
vn capitan o cavdillo con la mitad de la gente, que serian nobenta
honbres, a ber lo que abia en çiertas poblazones que çerca de alli
estaban, y el se quedo en su alojamiento con la demas gente y con el
caçique y los demas prinçipales.

Los yndios desta provinçia, viendo que mucha parte de la gente española
andaba fuera del canpo, pareçioles que era tienpo oportuno y que se les
ofreçia ocasion en que pudiesen rrecobrar a su caçique o señor, con lo
demas que en la guaçabara perdieron; y no perdiendo tienpo se conbocaron
y juntaron, según afirman personas que se hallaron presentes, mas de
diez mil yndios de gerra y bien adereçados, conforme a su vso y
costumbre de militar. Metidos en la cantidad de canoas que para tanta
gente era menester, se vinieron nabegando hazia el rreal de los
españoles; y segun pareçio despues, estos yndios, como abian visto yr
fuera los españoles que se a dicho, creyeron que en el alojamiento
quedaban muy pocos, a los quales façilmente desbaratarian y matarian; y
como saltando en tierra y llegando a donde el governador Miçer Ambrosio
estaba rrancheado, viesen la gente que con el estaba, se les mudo el
animo de tal suerte que jamas ninguno de ellos se atrevio a prinçipiar
la guaçabara ni acometer a los españoles, sino como honbres desatinados,
començaron a deçir que les diesen su caçique muy porfiadamente y con
muchas bozes. El Governador, conoçiendo la pusilanimidad y cobardia que
los yndios consigo trayan, mando a los españoles que se estuviesen
quedos, y no les consintio que moviesen las armas contra aquella
amedentrada gente, y al qual asi mesmo mando que dexasen luego las
armas, donde no que alli serian todos muertos por su gente. Y los
yndios, como estaban de suyo tan acobardados y perdido el animo, y de
nuebo los amenazaba Miçer Anbrosio, obedeçieron luego su mandado, y
soltandolas todos en el suelo, se rrindieron a boluntad y merced del
Governador. Dizen los que presentes se hallaron, como por cosa de
maravilla, que era tanta la cantidad de armas que estos yndios trayan,
que juntas y hecho vn monton, no se pareçia vn honbre de a caballo de la
otra parte. Yo no tengo esta maravilla por tal, pues sabemos que en la
Nueba España y en el Piru este ayuntamiento de armas, que aqui eran
arcos y flechas y macanas, alla era oro y plata; y en la Nueba España se
junto en la plaça vn monton de oro y plata que no se pareçian dos
honbres, el vno puesto de la vna parte y el otro de la otra; y en el
Piru fue de mucho mayor numero.

Mando Miçer Anbrosio a los yndios que se bolviesen, y que si querian
llevar o aber a su caçique, a quien benian a buscar, le traxesen çierta
cantidad de oro que el alli les señalo. Los yndios se bolvieron y fueron
paçificamente, sin hazer mas acometimiento ni daño en los españoles del
que se a dicho, dexando sus armas, que por hartos dias sirvieron de leña
para las coçinas de los españoles; y metiendose o enbarcandose en sus
canoas se bolvieron a sus poblazones.

La gente que abia ydo a descubrir, bolvio desde a pocos dias con algun
oro, que generalmente, en toda esta provinçia, lo tenian los yndios, y
oy dia lo tienen.

Estubose Miçer Ambrosio en esta rrancheria o alojamiento haziendo
entradas o correrias de vna parte a otra casi vn año, en el qual tiempo,
asi de lo que rranchearon y tomaron forçiblemente a los yndios como de
lo que les daban de presentes y el caçique dio por su rrescate, obieron
el gobernador y sus soldados mas de setenta mil pesos de buen oro. A
cabo deste tienpo, ya que estaba arruynado y corrido y esquilmado todo
lo que en esta provinçia de Tamalameque abia, acordo Miçer Anbrosio
pasar adelante con su descubrimiento y jornada, y pareciendole poca
gente la que tenia para tan larga entrada como se le ofrecia, porque de
la gente que de la laguna saco se le abian muerto, asi en la gerra como
de enfermedades, mucha parte de sus soldados(A), acordo enbiar vn
cavdillo con algunos soldados y alguna parte del oro que alli se abia
abido a Coro, para que juntase toda la mas gente que pudiese, dandoles
todo abio del oro que llevasen y con toda brevedad bolviesen y le
siguiesen por el rrastro y vestigio de la derrota que el de alli
tomaria. Y para este efecto nombro y señalo a vn capitan Gascunia o
Gascuña, natural de Arebalo(B), y le dio veynte y cinco soldados, y asi
los sesenta mil pesos, que era parte del oro que se abia abido en esta
provincia de Tamalameque, para que con aquella ostentacion y muestra de
rriqueza mobiese los animos de los soldados y los atraxese asi, para que
con mayor voluntad lo siguiesen.

Partiose Gascuña con la gente que le fue dada, la buelta de Coro y
provinçia de Venençuela, de cuyo viaje en el siguiente capitulo
trataremos largo, y el gobernador Miçer Ambrosio por entonçes se quedo
alli en el alojamiento y rrancheria de Tamalameque, y donde a poco
tiempo alço su canpo y siguio su[40] viaje y derrota en la forma que
adelante se dira.



NOTAS AL CAPÍTULO VII


(A) Según Oviedo y Baños, la falta de gente que obligó á Alfinger á
enviar por socorro á Coro, no fué debida exclusivamente á las muertes
por la guerra y enfermedades, de que habla el Padre Aguado, sino también
á que muchos soldados, descontentos, se habían retirado á Coro
fugitivos, «no pudiendo tolerar el áspero natural de Alfinger, ni el
modo tan extraño que tenia de gobernar, castigando por leves causas con
azotes, horcas y afrentas á muchos hombres de bien por mano de un
Francisco del Castillo, que era su maestre de campo, hombre cruel y de
malvada intención». (_Historia de Venezuela_, tomo I, cap. IV.)

(B) Gascunia, Gascuña ó Bascuña, le llama el Padre Aguado. Oviedo y
Baños le nombra Iñigo de Bascona; Fernández de Oviedo le apellida
Vascuña, y Castellanos, Vasconia.



CAPITULO OCHO

     En el qual se escrive como metiendose Gascuña por los despoblados y
     arcabucos de la culata de la laguna, perecio de hanbre el y todos
     los demas que con el yvan.


El capitan Gascuña o Bascuña puso en prosecucion el mandamiento del
gobernador, y tomando consigo el oro que se le abia dado, que como he
dicho, fueron sesenta mil pesos y sus veynte y cinco conpañeros
españoles, començo de caminar la buelta de Coro, por muy diferente
camino del que abia traydo con su Gobernador, porque como el paraje
donde a la sazon estaban era mas arriba de la culata de la laguna de
Maracaybo, pareçia por buena conjetura que atravesando o bojando[41] por
tierra la serrania que por alli abia, yr a salir de la otra vanda de la
laguna, sin tener neçesidad de atrabesar aquel ancho lago[42] ni
desandar el camino andado, que le parecia mas largo del que por donde
pensaba yr podia ser.

Estas consideraçiones les salieron muy al rrebes a Gascuña de lo quel
abia traçado, porque en apartandose del rreal luego atrabeso la
cordillera que entre la laguna de Maracaybo y el rrio grande de la
Magdalena esta, que es la que emos dicho llamarse la cordillera del
valle de Vpar, y trastornando la sierra a las bertientes de la laguna,
camino algunos dias por tierra alta avnque montuosa y mal poblada, y
avnque de los altos destas sierras vio Gascuña a toda la tierra que por
delante tenia, por la qual abia de atrabesar, era cubierta de muy altas
montañas y arcabucos y lo mas della tierra llana que por la mayor parte
suele estar anegada y cubierta de aguas, no considero el daño que de
seguir por alli su viaje le podia venir, mas entendiendo que todo seria
aconpanado de algunas raras poblazones, como en los altos de aquella
cordillera las abia, paso adelante con sus conpañeros, y caminando
algunos dias por despoblado, siguiendo la trabesia de la culata de la
laguna sin que ningun camino le guiase, apartaronse tanto de las
poblazones que a las espaldas dexaban, que quando quisieron bolver atras
no pudieron por rrespecto de que se le abia acabado la comida que
llevaban, y sin ningun reccurso de mantenimiento, con solo la esperança
de hallallo adelante, abian caminado çiertos dias con solo comer algunas
hojas silvestres que en aquellas montañas cojian. I como mientras mas
adelante caminaban mas la hambre los maltrataba, de tal suerte que no
solo no podian llevar sus armas mas casi ni avn menear sus personas,
consumidas las fuerças de hombre, acordaron poner o dexar el oro
escondido o enterrado en vna parte señalada, para que si saliesen a
poblazones despañoles o de yndios pudiesen bolver por ello.

Mas a estos soldados, y avn casi a los que con Miçer Ambrosio quedaron,
le fue este oro y rriquezas el açote y castigo que al consul Quinto
Cipion[43] y a sus comilitones les fueron el saco y rrobo que en Françia
hicieron, quando tomando y entrando por fuerça de armas a la çiudad de
Tolosa, no solo rrobaron lo que los del pueblo tenian, mas entraron en
el tenplo de Apolo, a quien aquellos çivdadanos servian con mucho
acatamiento, y saqueando el tenplo, como a las demás casas del pueblo,
rrobaron del ciento y diez mil libras de oro y çinco millones de libras
de plata, y así el consul Quinto Çipion, como todos los que partiçiparon
deste rrobo, murieron desastrada y miserablemente, segun que en su
Istoria mas largamente se rrefiere este caso.

Gascuña y su gente enterraron estos sesenta mil pesos al pie de vna
çeyva, arbol muy grande y señalado en aquella comarca, y casi dexando
sus coraçones alli soterrados con aquel metal, començaron á caminar por
aquellas montañas, a ver si podian hallar algun genero de comida de
qualquier suerte que fuese; y viendo que no lo hallavan y que las
naturales fuerças casi del todo les yvan faltando, començaron a matar
algunos yndios e yndias de las que consigo llevaban para comer de ellos,
ymitando en esto la brutalidad de los animales yrraçionales, que
faltandoles el vso de la rrazon, muchas veces muerden y comen los vnos
de[44] los otros, comian de aquellas carnes humanas tan sin asco ni
pabor como si se obieran criado en ello y para ello. Mas no es de
marabillar que honbres vsasen deste genero de crueldad por rremedio
contra las angustias de la hanbre, pues escriviendo Josepho en sus
Istorias, y lo rrefiere Evsebio en el terçero libro de la Istoria
eclesiastica, en el capitulo segundo, que tiniendo Tito cercado a
Jerusalen, y abiendola ya entrado o tomado, sobrevino tan grande hanbre
en la çivdad que vna muger que bivia rribera del rrio Jordan, de la
aldea de Benzob, llamada Maria, hija de Lazaro, muger rrica y de noble
linaje, hallandose en aquellos dias en Jerusalen, con vn cuchillo, por
su propia mano, degollo a su hijo, partiendolo por medio, puso luego la
mitad al fuego, y asandola, se la comio, y despues vino a comer la otra
mitad, cosa por cierto de grande admiracion y que parece escandalizar
solo el oyrlo. Yo, a lo menos, por tan castigo de Dios tengo la hanbre y
calamidad destos soldados, por los rrobos, fuerças y muertes y otras
crueldades e yncomodidades de que con los yndios abian vsado, como el
que vino sobre Jerusalem en los tiempos rreferidos de suso.

Viendose ya de todo faltos de rremedio y que las fuerças naturales los
desanparavan del todo y que ya no les abia quedado ningun yndio a quien
tan rrabiosamente pudiesen sepultar en sus entrañas para conservaçion de
ellas, començaron a esparçirse y dividirse por entre aquellas montañas
y arcabucos, donde la hanbre los consumio, asi al capitan como a todos
los mas de los soldados, de quien no se supo mas nueba, eceto quatro de
ellos que, o por ser mas animosos o mas rrobustos, pudieron conservar
mas tiempo las fuerças y el animo, los quales, caminando por donde su
ynfortunio los guiaba, fueron a dar a vn rrio que casi entra en la
laguna de aquella parte donde Merida esta poblada, rriberas del qual se
sentaron a descansar, porque les pareçio, por algunas señales que en el
vieron, que era rrio poblado y que navegaban yndios por el, con
esperança de que Dios encaminaria por alli alguna canoa de yndios, de
donde pudiesen aber con que rremediarse y sustentarse.



CAPITULO NUEBE

     En el qual se escribe el suceso de los quatro españoles que se
     apartaron de Gascuña.


Dende a poco tiempo que estos españoles pasaron a descansar rribera del
rrio, para soportar mejor el tormento de la hanbre con la esperança
dicha, açerto a pasar por alli vna canoa con yndios que yvan de vn
pueblo a otro, a los quales llamaron los españoles con señas que les
hizieron para que viniesen a donde ellos estaban. Los yndios se
acercaron a tierra por ver y conocer que nueba gente era aquella; mas no
se llegaron tanto que los españoles los pudiesen asir para matallos y
comellos, como despues lo pusieron por la obra, y viendo que los yndios
se llegavan rrecatadamente, solo les dieron a entender, con señales que
les hizieron, la neçesidad que padeçian, rrogandoles que les truxesen
alguna cosa de comer.

Los yndios, por el senblante o aspeto que en los españoles vieron,
entendieron lo que les pedian y abian menester, y asi se fueron el rrio
arriba a donde tenian su poblazon, y tomando la comida que les pareçio
que era bastante para tan poca gente, bolvieron a donde los españoles
estaban, los quales, como los vieron bolver, pareçiendoles que el
mantenimiento que podian traer seria poco, determinaron que se tomasen
los yndios y se matasen y asasen en barbacoas[45] para guardar y tener
de respecto para su comida. Los yndios llegaron sinçeramente, sin
rreçelo de rreçebir daño ninguno de los españoles, a quien con tan buena
voluntad trayan de comer, y saltaron en tierra, sacando el mayz y otras
rrayzes y legunbres que trayan. Los españoles, desque los vieron que les
pareçia que podian ser señores de ellos, cada vno echo mano de su yndio
para poner por obra lo que antes abian tratado, y como su flaqueza era
tanta y sus fuerças tan pocas, poca fuga fue menester para que los
yndios se soltasen de sus manos; y visto que los yndios se les yvan,
juntaronse todos a vno de los yndios, y asiendose del lo mataron y
despedaçaron muy liberalmente y asaron en barbacoa para su sustento.

Esto de asar[46] en barbacoa esta carne es vna costumbre casi general en
las Indias entre algunos yndios, los quales jamas acostumbran a salar
carne ni pescado, avnque tengan bundancia de sal, mas haziendo vnas
barbacoas que no sean muy altas del suelo, que son vnas estacas hincadas
en tierra, del altor que les pareçe, encima de las quales hazen vn
cañizo algo rralo de varas que llaman barbacoa, y alli ponen la carne a
asar y mucha candela debaxo, hasta que se consume todo el xugo y vmor y
queda del todo seca: y con esto se entretiene mucho tiempo la carne,
avnque sea de puerco, y el pescado y todas otras cosas que despues de
muertas se pueden corronper y dañar; y a falta de sal, los españoles, en
las jornadas y nuevas poblazones se aprovechan deste vso de los
naturales, y asi lo hizieron estos de quien al presente vamos hablando;
que muerto su yndio y hecho sacrifiçio del a su dios el vientre, lo
asaron en barbacoa por sus puestas[47], y luego alli comieron el
asadura, pies y manos, y el menudo, con tanta alegria como si fuera de
otro animal de los acostumbrados a comer entre cristianos.

Y rrecelandose que los yndios que se escaparon de sus manos no
conbocasen gente y viniesen sobre ellos, acordaron de yrse de donde
estaban, y asi començaron a caminar rribera arriba de aquel rrio todos
ellos, eceto vno llamado Françisco Martin, que por tener vna llaga en
vna pierna muy enconosa no pudo caminar y le fue forçoso quedarse alli;
y los demas, prosiguiendo su desesperado camino el rrio arriba,
padeçieron como todos los otros avian hecho y acabaron sus vidas con
bien largas y penosas muertes. Y porque en lo deste capitulo me queda y
en el siguiente, he de deçir el subçeso deste Françisco Martin, que por
la enfermedad de su pierna no pudo seguir a sus compañeros en la muerte
como los abia seguido en la bida, dire lo que este honbre hizo, antes de
llegar a este rrio.

Andaban sus compañeros y el tan acosados de la hanbre que se podia bien
dezir por ellos que rrabiaban de hanbre. Cupole a vn yndio que les abia
que dado la suerte del sacrifiçio, y asi lo sacrificaron y mataron,
dandole por sus propias manos la muerte, porque fuese mas açeto. Estando
haziendo puestas o pedaços el cuerpo muerto, para dar a cada vno su
parte, quitaron el mienbro genital, como cosa mas ynmunda, y echaronlo a
mal, lo qual, como biese este Françisco Martin arremetio a el y
alçandolo del suelo, sin esperar a ponello en el fuego se lo comio asi
crudo, como se abia quitado del cuerpo; que fue cosa por çierto, no de
honbre sino de mas que bruto y carniçero animal; y por esto no quento la
diligencia que todos ponian en que no se perdiese cosa ninguna de lo que
en vn cuerpo humano ay. La sangre no era menester llegalla al fuego,
porque en abriendo el muerto, con las manos la sacaban y se la bebian, y
avn como suelen deçir, se quedaban lambiendo las manos; y por no ser
molesto no quiero pasar adelante con estos abominables enxemplos de
crueldad.

Este honbre llamado Françisco Martin, permitiendolo Dios, para questos
castigos fuesen notorios, vino a escapar con la vida y a bolver a poder
y conpañia despañoles de la manera que por el discurso desta Istoria se
vera; mas para llegar a este tiempo paso muchos trances que tanbien ire
declarando. Viendose el triste solo en aquella playa o rribera donde sus
conpañeros lo abian dexado, acordo echarse el rrio abaxo, pareçiendole
que pues por alli nabegaban canoas, que no dexaria de aber algunas
poblazones donde, o le conservarian la bida o con mas brevedad lo
despenarian. Sabia nadar, y ayudandose de vn madero o palo grueso que
alli hallo, se hecho por el rrio abaxo, y giandolo sus hados fue a dar a
vna poblazon de yndios que en la rribera deste rrio estaba, gente de
buena dixistion o condiçion, los quales como lo biesen, admirados de ver
vn honbre barbado y tan blanco, cosa que ellos nunca abian hasta
entonces visto, lo tomaron y lo llevaron al caçique y señor de aquella
prouinçia, el qual, con la misma admiraçion que sus vasallos, lo mando
recojer y tener en su casa por cosa de grandeza, sin hazer ningun mal ni
consentir que se le hiziese por ninguno de sus subditos.



CAPITULO DIEZ

     Como prosiguiendo Miçer Ambrosio su jornada, paso por el rrio del
     Oro y provincia de Guane, y fue a salir a los paramos y tierras
     donde agora esta poblada la ciudad de Panplona.


En tanto questas cosas subçedieron al capitan Gascuña y a su gente, el
gobernador Miçer Ambrosio, despues de haberse entretenido algunos dias
en aquella provinçia de Tamalameque, porque el socorro que de Coro le
viniese y Gascuña le truxese, con más façilidad lo alcançase,
prosiguieron su viaje y descubrimiento por lo baxo de la cordillera ó
sierra[48] que confina con las rriberas del rrio grande, avnque algo
apartado del; porque se debe notar que por desta parte del rrio grande
por do Miçer Anbrosio caminava sienpre ay tierra llana entre el rrio y
la sierra que va casi subçesive hasta sus nacimientos, y esta serrania
que va sienpre á bista deste rrio grande, toda es rramos y gajes que
quiebran de la cordillera que desde Chile viene entera çiñendo y
rrodeando casi toda esta parte de Tierra Firme, donde está poblado el
Piru y Chile, los Charcas, Quito y Nuebo Rreyno, y la gobernaçion de
Venençuela, y otras gobernaçiones y provinçias, lo cual parece ques
diviso de la tierra de la Nueba España y Florida y esotros Rreynos que
de aquella parte están. Por la mucha angostura y estrechura que entre
estas provinçias hace la tierra, desde el Nombre de Dios, poblado en la
mar del Norte, a Panama, poblado en la mar del Sur, que de vn pueblo á
otro, o del vn mar al otro ay deziocho leguas, antes menos que mas, y
esta estrechura que aquí haze la tierra parece que divide estos dos
grandes Rreynos y provinçias, la vna de la otra, no embargante que toda
es Tierra Firme y que de Nueba España se pude yr a Piru y a Chile por
tierra y andar toda la rredondez de aquesta quarta parte del mundo,
desde la tierra que dizen del Labrador, que cae bien debaxo del Norte,
hasta el estrecho de Magallanes, que por el contrario esta ó cae casi
debaxo del Sur, que casi pareçe questas dos provinçias estan frontera la
vna de la otra metiendose el Oçeano mar en medio, que haze hazer a la
tierra vn ancon al Ocidente, cuyo rremate es el estrecho que he dicho,
donde esta poblado el Nombre de Dios y Panama.

Siguiendo Micer Ambrosio aquesta serrania, sin dexar el rrio grande que
llevaba a la mano derecha, camino algunos dias con buena esperança asi
de lo que adelante esperaba hallar como del socorro y a ayuda que con el
capitan Gascuña le abia de venir, y pasado algun intervalo de tienpo y
viendo la tardança del socorro, y que la tierra por donde yva era muy
enferma a cavsa de las ynundaçiones que el rrio grande por alli hazia,
con que se crian muchas sabandijas y mosquitos de todas suertes, que
les era a ellos plaga y muy pesada carga, aviendolos de sufrir por
fuerça, con cuyas picaduras se cavsaban llagas e hinchazones en las
piernas a los soldados y en las manos y en otras partes de sus cuerpos,
determino y acordo Miçer Anbrosio meterse en las sierras, porque
generalmente toda tierra alta en las Indias es mas sana que la baxa, y a
esta sazon estaba en el paraje de las provinçias donde agora esta
poblada Panplona; y poniendo en efecto sus desinios y determinaçion
començo a marchar con el campo y gente que hasta aqui le abia quedado,
por tierras muy asperas y faltas de comida, con que se les acreçento o
doblo el trabaxo a los españoles, y quedandose algunos que con la
flaqueça y falta de fuerças no podian subir la aspereça de las sierras
por los arcabucos y montañas, eran muertos de tigres y otros animales
que por estas tierras se crian, fue a salir Miçer Anbrosio a donde agora
dizen el rrio del Oro, que avnque esta çerca de la çivdad de Panplona es
termino de la çivdad de Velez, en cuyos vecinos estan encomendados los
naturales del, de quien trataremos mas particularmente a su tiempo.

Llegado aqui Miçer Ambrosio, traya su gente tan fatigada de hambre que
casi no podian caminar ni en aquella parte del rrio donde abian llegado
y estaban no abia poblaciones ningunas de yndios de do pudieran aber
algun rrecurso de comida; y porque caminando de aquella suerte era
acrecentar los trabajos a los soldados y ponerse en abentura de perderse
todos, como subçedio a los de Gascuña. Hallose cerca de vna çienaga o
lago pequeño que en aquella parte estaba, en el qual se criaban mucha
cantidad de caracoles, que fue vn particular rremedio para tolerar algo
su hambre, de que se sustentaron muchos días, porque proveyo Dios que
fuesen en tanta abundancia que bastasen alimentar toda la conpañia. Y de
alli evbio vn cavdillo llamado Esteban Martin con sesenta hombres de los
más sanos y en mejor dispusiçion para caminar, a que fuesen a descubrir
algunas poblazones, porque alli donde estaban abian hallado algunos
rrastros y bestigios de naturales que les abia dado esperança de
hallallos çerca de alli: y avn les abian puesto a todos animo con la
esperança que tenian para mejor caminar y seguir su descubrimiento.

Partiose Esteban Martin, y caminando a la provinçia de Guane, que esta
cercana al rrio del Oro y es sufragana a la çiudad de Velez, donde hallo
mucha cantidad de naturales y abundancia de comidas, y rreformandose
alli y descansando con sus compañeros, rrecogió la comida que pudo
llevar en las pieças o yndios que consigo traya y con otros que en esta
provinçia de Guane abia tomado, y dio la buelta a donde Miçer Ambrosio
abia quedado, llegando a cabo de veynte dias de como se aparto del, que
en todo este tiempo Miçer Ambrosio y los que con el quedaron no se
sustentaron ni comieron otra cosa mas de los caracoles que de la çienega
o lago que he dicho podian sacar.

Holgose el Gobernador y toda su gente de las buenas nuebas que le traya
Esteban Martin, y luego otro dia siguiente marcho con toda la gente
junta la buelta de Guane, por el camino que el cavdillo y gente que abia
enbiado descubrieron; y llegados a Guane se entretuvieron algunos dias a
descansar y rreformarse, por venir tan maltratados y cansados del camino
pasado quanto de lo dicho se puede colegir y conoçer. Desde esta
provinçia de Guane camino Miçer Ambrosio con toda su gente junta hazia
los paramos que agora son territorio de Panplona, tierra fria y poblada
de muchos naturales. Estos paramos fue por donde despues andubo Hernan
Perez de Quesada, hermano del adelantado Don Gonçalo Ximenez de Quesada,
que despues de descubierto y poblado el Nuebo Rreyno por el dicho
Adelantado, salio en descubrimiento de vna famosa notiçia que dezian de
la casa del Sol, y llego a estos paramos y poblazones mas de diez años
despues, y hallo los vestigios y rrastros desta gente de Miçer Ambrosio;
y rreconoçida la tierra por algunos que con el yvan de los que abian
escapado desta jornada de Miçer Ambrosio, dio la buelta y se torno al
Rreyno, de do abia salido, como de todo esto hemos tratado mas largo en
la Istoria del descubrimiento y paçificaçion del Nuebo Rreyno.

Entrado Miçer Ambrosio con su gente en los lugares dichos, hizo alli
algun asiento con el canpo para mejor rreconoçer la tierra, y ver y
determinar la derrota que abian de tomar, y hazer algunas correrias o
entradas a vna parte y a otra con sus cavdillos, para rreconoçidos los
alrrededores y las partes hazia donde se ynclinaba mas la poblazon de
los naturales, seguir lo que mas les conviniese.



CAPITULO ONZE

     En el qual se escribe como prosiguiendo Miçer Ambrosio su
     descubrimiento hazia la laguna, fue muerto de çiertas heridas que
     en vna guaçabara le dieron yndios.


Andando de estas poblazones y alojamiento donde Miçer Ambrosio estaba y
sus cavdillos, descubriendo a vna parte y a otra, y rreconoçiendo todas
las dispusiçiones de las tierras de que estaban çercados, pareçioles la
tierra de hazia el Rreyno que tenian al Sur, mas alta y mas quebrada y
menos poblada, y la tierra de hazia la parte de abaxo, al Nordeste, a do
las aguas yvan a la laguna de Maracaybo, mas apaçible y andadera y avn
mas poblada, por donde se ynclinaron mas a seguir la derrota o bia de
hazia la laguna, avnque por diferente camino del que abian traydo, que
no la del Rreyno. Y esto no fue porque entendiesen entonçes que aquella
derrota que tomaban era a la laguna, de do abian salido, por aber
rrodeado mucho camino, y en esto fue esta gente desgraçiada, y como
suelen deçir, de corta ventura; porque si siguieran su derrota como la
abian començado, entraban en el Rreyno, donde obieran las rriquezas que
despue obo el adelantado Ximenez, y poseyeran aquella tierra, que es
cierto que no estuvieron diez leguas de la primera gente mosca que
hazia aquella parte se dice chicamocha. Mas siguiendo su camino por
donde los guiaba su fortuna, pasaron vnos paramos que desde estas
poblazones ay, para yr al balle que agora los de Panplona llaman de
Rrabucha[49], en vn dia tan turbio y cargado de aguas y viento, que
generalmente puso en gran detrimento a toda la gente y conpañia, y
vbieran de pereçer alli de frio y elados, que ni con el caminar ni con
el arroparse podian rresistir la fresca[50] del paramo, y asi murieron
alli elados y enparamados mucha cantidad de yndios y algunos españoles y
caballos, que fue cosa açerbiçima ver como sin poderse socorrer vnos a
otros se quedaban muertos y riendose o rregañando los dientes.

Los que de la tempestad deste paramo escaparon, lo tubieron en mas que
aberse librado de las hambres y calamidades pasadas.

Entrando en el valle de Rabicha hallaronlo muy poblado y los naturales
del muy a punto de guerra, y asi el tienpo que por este valle y los a el
comarcanos andubo esta gente, nunca dexaron de rreçebir guaçabaras de
los naturales, que con buen animo les acometian; mas sienpre yvan con la
peor parte, porque como sus armas son tan flacas y sus animos tan
debiles acaboseles presto todo y rretiranse o rrecojense tan sin horden
que sienpre son mas mal tratados en los alcançes que les ban dando que
en disparate de sus guaçabaras.

Y antes que se pase esta ocasion, pues voy tratando destos naturales,
dire lo que hizieron, segun lo que se puede colegir, por permision
divina, con vn hombre ymitador de abominables crueldades con yndios.
Miçer Ambrosio traya este hombre por criado, que no le servia de otra
cosa sino de traer a cargo vna cadena, en la qual venian aprisionados
çierta cantidad de yndios que trayan cargado la muniçion y el demas
fardaje que era del rrancho y tienda del governador, y estan puestos por
tal horden con sus colleras al pescueço que avnque vayan caminando y
cargados, nunca se les quita la cadena; y como los yndios sientan
tanbien la hambre como los españoles e yvan cargados, cansabanse, y
faltandoles las fuerças, de flaqueza se cayan y sentaban en el camino.
Este alcayde o verdugo del demonio de Miçer Ambrosio, por no detenerse y
abrir la cadena y sacar el yndio que se cansaba, y por otros diabólicos
respetos que le mobian, cortabale luego la cabeça para quitallo de la
collera, y dexabaselo alli muerto. Y desta suerte se certifica aber
quitado la bida a muchos yndios; y como Dios nuestro Señor no consienta
que semejante tirania y crueldades queden sin exemplar castigo, subçedio
que en el valle de Rrabicha, de quien bamos tratando, salieron los
yndios vn dia a dar guaçabara a los españoles, y se açercaron tanto a
ellos que casi de entre las manos les tomaron los yndios a este verdugo,
criado de Miçer Ambrosio, y sin se lo poder quitar y estorvar los
españoles, alli delante de sus ojos le cortaron la cabeça a macanazos,
y dexando el cuerpo a bista de los españoles, se llevaron la cabeça
consigo en pago de quantas este miserable honbre abia quitado ynjusta y
cruelmente a los yndios:

El Gobernador con su gente siguio su descubrimiento, y saliendo deste
valle y pasando otras poblazones de yndios, fue a dar al balle que
dixeron de Miçer Ambrosio, que es el propio que agora dizen los de
Panplona, Chinacota, que es nombre propio de la tierra. Estaba este
valle muy poblado de naturales y era abundante de arboles, que avnque en
este tiempo se pareçe la prosperidad que entonçes pudo tener, por aberse
muerto y consumido por diversos rrespectos muchos naturales del. Alojose
Miçer Ambrosio en vna parte deste valle con su gente por ser
abazible[51] su estalaje, para de alli enbiar a descubrir lo que
adelante obiese. Los naturales, como vieron esta nueva gente en su
tierra y tenian ya por odidas notiçia de la mala vezindad que a do
quiera que llegaban hazian, dexaron sus casas desiertas, y rrecogiendose
con sus mugeres, hijos y haziendas a las montañas comarcanas, a ponello
todo en cobro, acordaron venir a berse con los españoles, y si pudiesen,
echallos de su tierra. Y subçedio quel dia questo obieron de hazer,
Miçer Ambrosio y Estevan Martin, su capitan o cavdillo, se apartaron
paseando fuera de su alojamiento descuydadamente, porque nvnca abian
visto ni oydo ningun rremor[52] de aquellos yndios, antes tenian
entendido que de miedo se abian ahuyentado por la notiçia que de ellos
les abian dado. Los yndios, con mano armada, les venian a dar guaçavara,
y los dos capitanes echaron mano a sus espadas, y teniendose con ellos
se defendieron balerosamente sin que los yndios les pudiesen echar mano,
antes hirieron y mataron muchos de ellos; y como Miçer Ambrosio no tenia
alli su sayo de armas con que mejor guardar su persona, rreçibio algunas
heridas de los yndios malas y peligrosas; y no hera esto tan lexos del
alojamiento que la gente que en el estava no oyeron la grita de los
yndios, y sospechando lo que era salieron a ellos y hallaron a su
governador con su conpañero rrebueltos con los yndios, como se a dicho,
y como acudieron alli luego todos los españoles, fueron los yndios
desbaratados y ahuyentados, avnque vitoriosos, que asi se puede decir,
pues de las heridas que dieron a Miçer Ambrosio murio dende a pocos
dias, y fue alli, en aquel valle[53], enterrado por los suyos, de donde
le quedo la nombradia y apellido del valle de Miçer Ambrosio, que hasta
oy tura(A).

De las proprias naturalezas destas provinçias y de las que en estas
comarcas de Panplona andubo esta gente, y de los yndios dellas, no trato
aqui por no ser este su lugar.



NOTAS AL CAPITULO XI


(A) El P. Aguado no resulta muy bien enterado en lo relativo á la labor
de Ambrosio Alfinger, por lo cual, para completar su relato, se
reproducen los siguientes párrafos de la mencionada _Relación_ del
licenciado Pérez de Tolosa.

«Habiendo reposado el dicho Ambrosio de Alfinguer con la dicha gente, en
la dicha ciudad de Coro, fue en descubrimiento de la laguna de
Maracaybo, con ciento y cincuenta hombres de pie y de caballo; dondes la
laguna se detuvo año y medio, poco más ó menos; poblo junto á la laguna
un lugar que se dixe Maracaybo. Dejole poblado de cinquenta ó sesenta
españoles, y volviose con muy poca gente á la ciudad de Coro, porque
mucha de la que llevó se le murió.

»En este comedio vinieron dos armadas; en la una de las quales vino un
Jorje Ynguer, con poder de Enrique Ynguer y Geronimo Sayler, y sin
provision real; este no fue obedecido ni recibido por Gobernador.
Después llegó otra armada de tres naos, con pasados de trezientos
hombres, y en ella venia un micer Juan Sinser-Jofer, el qual se nombraba
por Gobernador, con los mismos poderes y sin provision real. Fue
recibido este Micer Juan por Gobernador, por la justicia, regimiento y
oficiales, estando ausente el dicho Ambrosio de Alfinguer; el qual,
llegado en Coro dentro de quince dias, fue obedecido por Gobernador como
lo era de antes, y el dicho Juan Sinser-Jofer voluntariosamente quedó
sin la dicha gobernacion, y dende á tiempo quedó en Coro. Estas naos
trajeron muchas provisiones y mercadurias, las quales se vendieron á los
españoles, al fiado, en precios mas baratos que nunca han valido,
obligándose de dos en dos y tres en tres; en esta armada postrera
vinieron, asi mismo, treinta alemanes mineros, de los quales casi
ningunos viven. El dicho Ambrosio de Alfinguer trajo de la dicha entrada
siete mill pesos de oro de _chafalonia_, los quales se dieron al factor
de los Velzares, para en pago de la ropa y mantenimientos que en nombre
de república se tomaron, y fuese á curar de una enfermedad rezia que
traia de la entrada. Dejó por teniente á Niculao Fedreman, que habia
servido en compañia del difunto Jorje Ynguer, con que le mandó que no
saliese de la ciudad de Coro y treinta leguas á la redonda en
descubrimiento alguno. Partido que fue el dicho Ambrosio de Alfinguer á
Santo Domingo, el dicho Fredreman, ecediendo la comision que tenia, con
ciento y quinze hombres de pie y de caballo se metió la tierra adentro y
descubrió el valle de Bariquicimeto y de las Damas, y dió la vuelta para
Coro, donde halló ya de vuelta al dicho Ambrosio de Alfinguer; el qual
le prendió, y hecho proceso le dió un liviano castigo. Este Fedreman
trujo de la dicha entrada siete mill pesos de oro de _chafalonia_, en
nombre de toda la gente, los quales se dieron á los factores de los
Velzares para en quenta y parte de pago de lo que se debe en nombre de
república.

»Antes quel dicho Gobernador partiese para Santo Domingo, envió sesenta
hombres de pie y de caballo, con muchos mantenimientos á costa de los
Velzares, á socorrer el pueblo que dejaba en Maracaybo, porque dejó la
gente muy desnuda y necesitada; y con esta gente envió por teniente á un
Luis Gonçalez de Leyva, el qual, esta ida, hizo algunos esclavos, y
envio dos navios cargados, los quales se perdieron eceto uno que aportó
en la Isla de Cuba, de que se hizo alguno dinero; y con todo ello se
acudió al Factor de los Velzares. Estos esclavos, se dice que hizo el
dicho teniente Luis Gonçalez sobre haber fecho los requerimientos
contenidos en un capitulo de la capitulacion que con Enrique Inguer y
Gerónimo Sailer se hizo.

»Vuelto el dicho Ambrosio de Santo Domingo, partió para el dicho pueblo
de Maracaybo, y dejando aquel pueblo á recaudo, con ciento y sesenta
hombres de pie y de caballo fue en el descubrimiento de los Pacabueyes y
Rio Grande de Santa Marta, que es la mejor tierra que se ha descubierto
en esta gobernacion. Con el primer oro que alli hubo, que fueron, segun
dizen, hasta treinta mill pesos, parte dello fino y parte de
_chafalonia_, con todo ello envió al capitán Basconia, con veinte y
cinco hombres escojidos, de pie, dirigidos al Factor de los Velzares,
para que aquella moneda emplease en vestidos y provisiones. Este
capitán Basconia, con toda la gente se perdió, y el oro con ellos:
escapó solo un cristiano, que acaso se halló á cabo de tiempos entre los
indios haziendo vida de indio, el qual dió relación. Andando mas
adelante, descubriendo la tierra, se hubieron quarenta mill pesos de oro
de _chafalonia_; y de alli empezó á dar la vuelta hacia Coro.

»En este tiempo, subiendo por el dicho Rio Grande de Santa Marta arriba,
le llevó las provisiones de la gobernación, y la cesion y traspaso que
Enrique Inguer y Gerónimo Sayler hizieron á Bartolome y Antonio
Velzares; y prosiguiendo su camino para Coro, en los confines del Nuevo
Reyno, en el valle que se dice de Ambrosio, en una pelea que hubo con
los indios, fué herido en la garganta de una flecha, de que murió como
muy buen cristiano, ordenada su ánima y sus cosas: murió muy pobre y
bien quisto de la gente: era de gentil disposición y rostro, muy
españolado, templado en su comer y beber: á su principio se dize que fue
riguroso con la gente, y algunos ministros de justicia que tuvo causaron
que se afrentaran muchos españoles.»

Segun Oviedo y Baños, Alfinger fue sepultado «á seis ó siete leguas de
distancia de la ciudad de Pamplona, que despues poblo Pedro de Ursua,
cuyo sitio, por haber sido donde la muerte puso término á la bárbara
crueldad de aquel tirano, mantiene todavía el título de su nombre,
siendo comunmente conocido por el Valle de Micer Ambrosio, aunque el
coronista Herrera, contra la evidencia de una verdad tan clara, pone
esta muerte en Coro, por yerro conocido de las relaciones que le dieron
para formar su historia». (_Historia de Venezuela_, t. I, cap. VIII.)

Como se observa fácilmente, contrasta el juicio que Alfinger merece á
Pérez de Tolosa, con el que consignan los demás historiadores, y dada la
respetabilidad de aquél y el crédito que merecen sus informes, cabe
sospechar que los otros exageraron en sus relatos, dejándose llevar de
informes apasionados y parciales, dictados, tal vez, por la odiosidad
que producía su condición de extranjero. Del relato del Padre Aguado
puede deducirse que Micer Ambrosio comenzó portándose bien, pero que
luego dejó hacer á sus tenientes y soldados, naciendo de aquí su fama de
crueldad.



CAPITULO DOZE

     Como muerto Miçer Ambrosio fue eleto por capitan Juan de San
     Martin, y prosiguiendo su jornada fueron a dar donde Francisco
     Martin estava preso o cavtivo, y tomandolo consigo salieron a la
     civdad de Coro.


Muerto Miçer Ambrosio, no dexo de cavsar su muerte alguna discordia
entre sus soldados, porque como por su avsencia les era forçoso nombrar
capitan o persona que los tubiese y llevase en justiçia, pretendian
algunos este cargo, avnque no lo osaban publicar ni declararse en ello,
mas de estorvar la elacion que los mas querian hazer, y al fin, viendo
que de la tardança desta elacion y nombramiento se podia seguir entre
ellos mesmos perpetuas discordias que fueran cavsa de su final
destruyçion, avinieronse vn dia todos de conformidad, asi los que
pretendian el cargo como los que lo aborreçian, y nombraron por su
capitan, para seguir su[54] jornada, a Juan de San Martin(A), el qual
açeto el cargo y començo a proseguir su viaje por la propia derrota y
via que Miçer Ambrosio lo llevaba encaminado; y saliendo deste valle de
Chinacota o de Miçer Ambrosio, fue a dar consigo a donde agora dizen
los llanos de Cucuta, que son vnas tierras mal pobladas que agora
sirven de criaderos de ganados a los vezinos de Panplona y a los vezinos
de la billa de San Cristoval, por estar en medio de los confines destos
dos pueblos; y de aqui, teniendose a la mano derecha del rrio de
Panplona, que muy cavdaloso entra en la culata de la laguna de
Maracaybo, como antes de agora he dicho, fueron caminando a bista del
propio rrio hacia la laguna, porque siguiendo esta gente esta derrota
fueron a dar sin pensarlo a la provinçia donde estaba Francisco Martin,
soldado que escapo mediante su buena yndustria de los que se perdieron
con Gascuña.

Dire aqui lo que a este Françisco Martin le subçedio desde que entro en
poder de yndios hasta que fueron estos españoles a dar con el.

El caçique o señor de aquella provinçia, abiendo ya açetado en su
serviçio o en su casa a este Françisco Martin, como por cosa de
grandeza, para que fuese visto de todos sus sujetos, segun se a dicho,
tratabale bien y no consentia que se le hiziese mal ninguno, que era
harto buena propiedad para las demas gentes de las Indias, las quales
son en si tan crueles e ympias que avnque no coman carne humana no
pueden acabar consigo de tener bibo ningun prisionero español que a las
manos ayan.

Usando desta clemencia que he dicho, este prinçipal con este Françisco
Martin, los yndios y sujetos deste caçique, quando su señor se yva fuera
del pueblo, tenian por pasatiempo a este español, y vsando con el de
muchas maneras de juegos, le trataban muy mal: entre los quales dire
aqui vna bien mala burla. Atabanle estos barbaros dos cabuyas o cuerdas
a los pies y hazianle que saltase todo lo que pudiese, y en estando el
pobre honbre en el ayre tirabanle de los cordeles atras y hazianle dar
de hoçicos o de colodrillo en el suelo, y de quanto contento rreçebian
los yndios en ver esto entiendo que nuestro español tenia de daño y
tristeza. Y ciertamente el pobre honbre pereçiera en estos pasatiempos
sino fuera faboreçido de vna hija del propio señor ó caçique, que le era
afiçionada mediante aberse rrebuelto con ella carnalmente. Esta le
quitaba destos pasatiempos y otros semejantes con que los yndios se
holgaban; y conservandole la bida hizole que siguiese los trajes y
maneras de bivir de los yndios y que ymitase todo lo que viese, que con
esto contentaria al caçique su padre y a los demas yndios. El Francisco
Martin se dio tan buena maña que ni traya rropa sobre su cuerpo ni daba
lugar a que le naçiese pelo en la barba ni en las otras partes
ynferiores, y vsaba las armas y los otros exerçiçios y avn creo que
ydolatrias de los yndios y el comer hayo y cal, que es vna costunbre muy
general entre yndios y muy vsada; y avn despues de salido de entre estos
yndios lo vsaba muchas vezes, porque se le abian asentado y encaxado tan
bien las cosas de los yndios que el las tenia por naturales y ellas a el
por hijo; y finalmente, el salio tan buen mohan o fisico que dio a
entender a los yndios que sus curas eran sobrenaturales, y asi acudian a
el con los enfermos como si en el hallaran toda la sanidad que buscaban;
y visto esto, el caçique, y entendido el amor que su hija le tenia,
acordo de casallos, y puniendolo en efecto congrego sus gentes conforme
a su costunbre para celebrar bodas, a los quales pesaba de ello, por
pareçelles que abia de pretender el Françisco Martin mandallos, porque
antes deste tiempo abian visto en el señales de muy atrevido. Las bodas
se çelebraron, y dende en adelante començo nuestro desposado a mostrarse
mas grabe y hazerse temer de los yndios, y a seguir sus gerras y
parçialidades, y señalarse y abentajarse en las guerras que los yndios
de su pueblo tenian con otros, en manera que los mesmos naturales, de su
voluntad, le binieron a nonbrar por su capitan, con lo qual començo a
estremarse mas con los yndios y a querellos subjetar y gobernar
diferentemente de como solian en su antiguedad hazello.

Los yndios, por esto y por otros agrabios que este Françisco Martin les
hazia, secretamente se amotinaban contra el, y su muger, como era
enparentada, luego le daba abiso de ello, y el mediante alguna mas
yndustria que tenia de la que los yndios en semejantes hechos suelen
tener, los esperaba a que viniesen, y procurando ganalles por la mano en
el acometer los descomponia, y luego o mataba a los mullidores del motin
o los apaciguaba y contentaba; y con estos ymbustes y otros ardides de
que vsaba ya no abia quien osase tomar armas contra el, y asi bibia y
poseya paçificamente lo que tenia, y vnos por amor y otros por temor no
hazian los yndios mas de lo que el queria.

En efeto, este hombre, en todo y por todo, seguia todas las costumbres,
rritos y çerimonias de los yndios, y tubo dos o tres hijos en su muger,
por quien despues sospiraba. En esta bivienda bivio este hombre casi
tres años que obo desde que Gascuña se perdio con el oro hasta que la
gente que quedo de Miçer Ambrosio aportaron a esta provinçia, que es lo
que agora proseguiremos.

El capitan Juan de San Martin, con los demas soldados, fue caminando
algunos dias por la derrota que he dicho, y como esta era la primera vez
que los naturales que en las comarcas deste rrio de Panplona estaban
poblados, abian bisto gentes españolas y caballos, no osaban vsar de las
armas contra ellos ni resistilles el camino, como despues hizieron al
capitan Alonso Perez de Tolosa, hermano del governador Tolosa, que lo
hizieron bolver atras, segun que adelante contare en su lugar. Metido en
algunas jornadas el rrio abaxo el capitan Juan de San Martin con su
gente, reconocio la laguna de Maracaybo, y biendo quan cerca estaba de
Benençuela animose la gente por dar conclusion a su perigrinaçion, y
pasando adelante, ya que estaban junto a la propia laguna, hazia la
parte do esta poblada Merida, açercaronse a la provinçia y poblaron
donde estaba Françisco Martin convertido en yndio. Los yndios luego
dieron notiçia de como españoles se acercaban a su tierra. El Françisco
Martin, temiendose que por aquellas nvebas, de consentimiento de su
suegro no le hiziesen algun daño, dixoles que el era yndio y que
aquellos españoles lo trayan forçado o cautibo y quel se abia huydo de
ellos, que le diesen la gente de gerra que en el pueblo abia y que el
mataria a los españoles y los desbarataria. El cacique y los demas
sujetos, creyendo ser asi lo que su yerno decia, adereçaron sus armas y
gentes para yr a dar en los españoles, los quales ivan marchando hazia
aquella provinçia donde el Françisco Martin estaba, bien quitados de que
les subçediera tam bien aquella derrota, porque por ser por alli la
tierra de muchas montañas y muy anegadiza con dificultad pudieran atinar
a salir a donde pretendian, sino fuera abiendo muy buenas guias que
supieran la tierra y los llevaran por donde abian de yr, y para este
efeto y avn para traer a su amistad todas aquellas gentes que por alli
abia les aprobecho mucho el hallarse en esta tierra este español que
estaba ya tam bien ynstruto en la lengua de aquellos naturales, que con
façilidad, mediante el hablalla tambien, los atraya á lo que queria.

Visto por los yndios donde el Françisco Martin estaba que se acercaban a
su pueblo los españoles, determinaron salilles al encuentro, y llevando
por su capitan al tornadizo, le començaron a seguir con sus armas y
horden de pelear, el qual les iva dando la horden que abian de tener en
el acometer, y poniendolos en celada o enboscada, dandoles a entender
que aquel era el mejor modo de guerrear, se aparto de ellos con titulo
de que yva a espiar a los españoles, los quales venian bien çerca de
donde los yndios se abian puesto por consejo de Françisco Martin en
emboscada. Este español, segun la vsanza que de bibir entre los yndios
tenia, como ya he dicho, yva desnudo en carnes y enplumajado y
embixado, que es çierta manera de barniz con que se vntan quando an de
yr a semejantes lides y a otros pasatiempos, y con su arco y flechas en
las manos, el cabello largo, la barba pelada, y en el mienbro genital
puesto vn calabacillo pequeño, segun lo tenian de costumbre aquellos
yndios y todas las demas naciones que traya. Venia tan al natural yndio,
quanto se puede creer que lo estaba en ato[55] y costumbre; y
açercandose a los españoles y dandoles vista, ellos tuvieron por
temeridad y grande atrevimiento la de aquel honbre que siendo vno solo y
tiniendo ya noticia de como trataban los españoles a los yndios, se
viniese de mano armada a ellos; y porque semejante manera de
desverguença no quedase sin castigo determinaron de alançeallo[56] los
que delanteros venian; y viendo el Françisco Martin que los españoles
llevaban hazia el semblante de maltratallo, anticipose a hablalles,
diziendoles que no tenian para que aperçebirse contra el, porque era su
compañero y soldado de su compañia.

El capitan Juan de San Martin y los que alli junto con el venian,
admirados de oyr hablar aquel yndio en lengua española, casi se
turbaron, y rreparándose para entender mejor lo que les abia hablado, y
açercandose mas a ellos el Francisco Martin les declaro su caso por
estenso, quien era y el modo de su perdiçion, y la bivienda que tenia.
Los españoles luego rreconoçieron a este soldado, y admirados de la
forma que traya, se apearon y le cubrieron con algunos bestidos y con el
lloraron la perdida de sus compañeros con estremos de entrañable
sentimiento, y todos juntos se fueron a donde estaba la enboscada de los
yndios, a los quales hablo Françisco Martin dandoles a entender,
diferentemente de lo que antes les abia dicho, como aquellos españoles
eran sus hermanos, y que no les harian ningun daño ni mal tratamiento; y
confederados desta manera, se fueron al pueblo donde el prinçipal
estaba, el qual dio muestras de holgarse de la confederaçion y amistad
de los españoles, y hospedandolos amigablemente les proveyo de lo que
obieron menester para su sustento; los quales descansaron alli algunos
dias, donde fueron bien servidos asi destos yndios como de todos los
demas comarcanos, a quien el Françisco Martin traxo a la amistad y
gracia de los españoles, los quales, despues de estar algo rreformados
de los trabajos pasados, prosiguieron su viaje y derrota para Coro,
llevando consigo a Françisco Martin y buenas guias que les encaminaban
por caminos muy esconbrados de çienegas y anegadizos, que es lo que mas
pesadumbre les daba: y por do quiera que pasaban, mediante el faravte
que llevaban, les salian los yndios de paz y les hazian todo buen
ospedaje. Y despues de aber peregrinado por las partes dichas y pasado
los trabajos rreferidos y otros muchos que aqui no se cuentan, llegaron
estos españoles a Coro sin su governador y con perdida de la mayor parte
de sus conpañeros que abian salido con ellos, que quedaron muertos en
el discurso desta larga jornada; que desde la salida hasta la entrada en
Coro tardaron cinco años, sin hazerse mas fruto spiritual ni corporal
del que de todo lo dicho se puede presumir.

Avnque Miçer Ambrosio sienpre procuro que se hiziese buenos tratamientos
a los yndios, y no consintio que ningun soldado llevase yndio cargado ni
avn yndia que le moliese, a los prinçipios de su jornada, pero despues
todo el daño que podian hazian. Mando por edito público que todo el oro
que hallasen los soldados en poder de los yndios o en sus casas se lo
tomasen y quitasen so grabes penas[57] que para ello les ympuso; y por
otra parte mando tanbien por edicto publico que los soldados no
rrescatasen ninguna comida con los yndios a fin de que no fuesen
molestados de los soldados; hordenanzas, por cierto, muy de rreyr, que
por vna parte mandaba que les tomasen todo el oro que los yndios tenian,
y por otra que no les comprasen lo que abian menester y ellos quisiesen
de su boluntad vender. Yo entiendo que desta suerte devieron de ser
todas las demas constituciones y hordenamientos que en govierno y
jornada y gente este governador hizo, y asi obo el suçeso y fin de su
jornada que abemos contado.



NOTAS AL CAPÍTULO XII


(A) El licenciado Pérez de Tolosa, Castellanos y Oviedo y Baños, le
llaman Pedro de San Martin. El Padre Simón sigue en esto, como en casi
todo, al Padre Aguado.

Oviedo y Baños dice que á la muerte de Alfinger «empezaron á originarse
en aquel pequeño ejército disturbios y disensiones sobre quién le había
de suceder en el gobierno, y aunque los pretendientes eran muchos, por
voto de los más principales fué preferido á todos el factor Pedro de San
Martin; pero aunque las prendas de nobleza, prudencia y valor que lo
asistían lo hacían muy digno para las honras del empleo, no fué tan
acepto su nombramiento, que dejase de haber discordias y alborotos que
hubieran pasado á motines declarados si el capitán Juan de Villegas, con
su autoridad y aquella respetable veneración que se había granjeado en
la estimación de todos, no hubiera sacado la cara y tomado la mano á
sosegarlos».--(_Historia de Venezuela_, cap. IX.)



CAPITULO TREZE

     En el qual se escrive como el capitan Venegas, que abia quedado en
     el pueblo de Maracaybo, sabiendo la perdida del oro de Gascuña lo
     fue a buscar, y llevando por guia a Francisco Martin, donde se
     obiera de perder, y sin hallarlo se volvio a salir.


Llegada la gente de Miçer Ambrosio a Coro, cada qual procuro su descanso
y rremedio, que lo abian bien menester, segun salieron de trabajados y
mal tratados de la jornada; y los vezinos de Coro, sabido el subçeso del
capitan Gascuña, y como Francisco Martin venia y abia salido en cueros
de entre los yndios, mobidos de caridad y compasion, lo bistieron y
proveyeron abundantemente de rropas y caballos, por parecelles que mas
por hordenaçion divina que por potencia humana abia aquel hombre
escapado con la vida y salido de entre los barbaros. Procuraban saber
del si con facilidad se podia bolber a la parte donde se abia perdido
Gascuña, para procurar sacar aquel oro. Mas avnque Françisco Martin les
dezia que si, no por eso se atrevian a ponello en efeto, temiendo de
perderse como los demas; y como antes de agora he dicho, no fuese aquel
oro el oro tolosano, y asi lo dexaron[58] de yr a buscar los de Coro;
mas despues, como luego dire, no falto quien tomase aquella demanda sin
hacer ningun efecto en ella.

Deste Francisco Martin dire, que era tanto el amor que a la muger e
hijos que en su cavtividad obo tenia, que lamentaba y lloraba por ellos,
y procuraba vias y maneras como bolverse a ellos; que estaban en (el)
tan ympresas las çerimonias y costumbres de los yndios, que muchas
veces, por descuydo, vsaba de ellas entre los españoles; y avnque el
comer hayo[59] no lo vsaba por descuydo sino por vicio, y asi lo
acostumbro despues muchos tiempos[60] como los mismos yndios. Dicese que
fue tanto el deseo que en este hombre convertido en barbaro rreyno de
ver a su muger ynfiel y a sus hijos yndios, que procuro bolver a ellos,
y asi lo hizo, que desapareciendose de entre los cristianos, confiado en
su dispierta lengua y habla de yndio, se metio por entre los pueblos de
los yndios sin ningun temor y bolvio a donde abia vivido algunos años
gentilicamente, donde despues estubo cierto tiempo, hasta que acerto a
bolver gente española por aquella provinçia, y fue de ellos tomado y
sacado forçiblemente y contra su boluntad, y avn afirman que a estos
españoles se les huyo del camino y se torno entre sus parientes o de su
muger, y bolvieron otra vez a la propia provinçia, y lo tornaron a aber
a las manos, y lo sacaron con mas guarda y vigilancia, hasta que lo
bolvieron a Coro, y de alli lo encaminaron con çierto capitan al Nuevo
Rreyno de Granada, para alexallo y quitallo de aquella ocasion, donde
andubo y estubo despues mucho tiempo.

Pero antes questo le subcediese o hiziere Françisco Martin, vn capitan
Venegas, natural de Córdoba, a quien Miçer Ambrosio abia dexado por su
tiniente en el pueblo o rrancheria de Maracaybo, pretendiendo o deseando
que aquella rriqueza de oro que con tanto trabaxo de su persona y
rriesgo de su conçiencia abia abido su gobernador de la sustancia
temporal de aquellos miseros yndios de Tamalameque, por do abia andado,
no se perdiese y se aprovechase el de ella, atraxo asi a este Francisco
Martin y hizole grandes ofertas y promesas de que le gratificaria muy
bien se le llevaba a donde Gascuña se abia perdido y el oro se abia
enterrado, de lo cual le daria muy buena parte. Francisco Martin
confiado de su juyzio, avnque no deviera ser tan perfecto como el
presumia que era, dixole al Venegas, que el le guiaria y llevaria adonde
le pedia sin herrar punto. El teniente Venegas, con aquel deseo y
codiçia que de aber aquel oro tolosano tenia, junto sesenta honbres a
los quales tanbien hizo promesas de que partiçiparian de aquella
rriqueza; y partiendose con ellos del pueblo de Maracaybo, sin llevar
mas de vn caballo, y ese sin silla, para hazer ostentacion y muesta del
a los yndios que en gran manera temian a los caballos y a su furia, y
toda la gente a pie, y mal armados, se fue la buelta de Tamalameque,
guiandolos Françisco Martin, y de alli, rrebolviendo sobre la
cordillera, a tomar la derrota que Gascuña abia tomado, la atrabesaron y
boxaron a los propios arcabucos y montañas donde se perdio la gente; y
como las bueltas y guiñadas que de vna parte a otra abian dado por aquel
arcabuco fueron muchas y por muy deversas partes del, desatino la guia y
traxolos algunos dias de vna parte a otra y de otra a otra, y casi
estuvieron en el mismo rriesgo de perderse que Gascuña, lo qual visto
por el capitan Venegas, y que ya les començaba a aquexar la hambre y avn
a caer la gente enferma, con toda la mas presteza que pudo dio la buelta
por el propio camino por do abia entrado, lo que le fue façil de hazer,
porque como este tiniente tubiese ya mediana esperiençia en cosas de
descubrimientos de Indias, al tiempo que entraba por el arcabuco o
montaña yva señalando el camino con cortaduras que hazia en los arboles
por do pasaba, y como todo quedase señalado fuele muy ligero de atinar
por do abia entrado, y bolverse á salir, sin hazer ninguna cosa que le
aprovechase, y asi fue burlado de sus pensamientos.

Bolviose á su pueblo de Maracaybo, donde rresidio despues muchos dias,
hasta que despues, segun que adelante se dira, llego la gente de
Fedreman y llevo consigo toda la gente que en Maracaybo abia y despoblo
el pueblo.

Pero este tiniente y los que con el estaban grandisimo trabaxo en el
sustento deste pueblo de Maracaybo, porque como junto a el no obiese
ningunas poblazones de naturales eran forçados a yr a buscar la comida
muy lexos y a traella a cuestas los propios españoles, y despues a los
que la trayan se la quitaba la justiçia para partirla ygualmente con los
enfermos y otras gentes que en el pueblo quedaban, y avn salian al
camino a ver que no dexasen alguna cosa escondida: tanta era su
neçesidad y falta de comida. Ayudaba en esta sazon a sustentar este
pueblo el capitan Martinez, que despues fue con Fedreman al Nuevo
Rreyno, al qual, dandole este tiniente Venegas cierta gente y
vergantines y la canoa grande se andaba por la laguna de pueblo en
pueblo rrancheando los yndios y quitandoles lo que tenian y proveyendo
de quando en quando el pueblo de mayz, y el tenia su abitaçion a manera
de cosario pirrata en la provinçia de Guevara, y de alli salia con sus
vergantines a correr la laguna y rrobar a los navegantes que por alli
pasaban.



LIBRO SEGUNDO


     EN EL LIBRO SEGUNDO SE DIÇE COMO LOS BEZARES, SABIDA LA MUERTE DE
     MIÇER AMBROSIO, SU GOVERNADOR, TUVIERON PROVEYDO A NICOLAS
     FEDREMAN, AL QUAL RREBOCARON LA CONDUTA POR QUEXAS QUE DEL OBO Y
     PROVEYERON POR GOVERNADOR A JORGE ESPIRA, Y POR SU TINIENTE A
     FEDREMAN. VENIDOS A BENENÇUELA LOS DOS, CADA QUAL DE ELLOS YNTENTO
     VNA JORNADA POR SI, SALIENDO POR DIFERENTES DERROTAS O CAMINOS, Y
     DESPUES DE ABER LLEGADO POR LOS LLANOS ADELANTE JORGE ESPIRA A LOS
     CHOQUES, FUE FORÇADO A BOLVERSE CON PERDIDA DE MUCHA GENTE A CORO.
     FEDREMAN FUE LA BUELTA DEL CABO DE LA VELA, PASANDO LA LAGUNA DE
     MARACAYBO CON YNTENTO DE PROSEGUIR LA JORNADA QUE MIÇER AMBROSIO
     ABIA HERRADO DEL RREYNO, Y EN EL CAMINO ARREPINTIOSE Y PRENDIO AL
     CAPITAN RRIBERA, QUE CON GENTE ABIA SALIDO DE SANTA MARTA, Y DANDO
     LA BUELTA SOBRE LA LAGUNA DE MARACAYBO LA PASO Y RREBOLVIO SOBRE
     LOS LLANOS DE VENENÇUELA, PARA YR EN DEMANDA DE LA NOTIÇIA DE META.
     EN EL CAMINO TUBO NOTIÇIA COMO VENIA DESBARATADO JORGE ESPIRA,
     DIOLE DE YNDUSTRIA LADO Y APARTOSE DEL POR NO SER FORÇADO A ALGUNA
     ALTERAÇION, Y PROSIGUIO ADELANTE, HASTA QUE ENTRO EN EL NUEBO
     RREYNO DE GRANADA. JORGE ESPIRA, DESPUES DE ABER PASADO POR EL
     FEDREMAN, TUBO NOTIÇIA DE ELLO Y EMBIO TRAS DEL CIERTA GENTE PARA
     ABISALLE, LOS QUALES, NO PUDIENDO PASAR LOS RRIOS DE APURE Y
     ÇARARA, SE BOLVIERON A CORO, A DONDE HALLARON POR JUEZ DE
     RRESIDENCIA AL DOCTOR NAVARRO, DE SANTO DOMINGO, Y AL OBISPO
     BASTIDAS. QUEDO SUSPENSO JORGE ESPIRA DEL GOVIERNO, Y DENDE A POCO
     MURIO, Y NABARRO SE FUE A SANTO DOMINGO, CON TODO EL DISCURSO DE
     ENTRAMAS JORNADAS MUY COPIOSAMENTE ESCRITO.



CAPITULO PRIMERO

     Como por muerte de Miçer Ambrosio proveyeron los Bezares por
     governador de Venençuela a Jorge Espira, y por su tiniente a
     Nicolas Fedreman, y de su pasada a Indias.


Al tiempo y sazon que a la çiudad de Coro llego la nueba de la muerte de
Miçer Ambrosio, governador, y del mal suçeso de su jornada y
descubrimiento, hallose alli Nicolas Fedreman, el qual, como de antes
tubiese conocimiento particular con los Bezares, pareçiole oportuno
tiempo este para aber para si aquella governaçion de Benençuela, y
procurando algunas rricas joyas y pieças de oro, se fue a España, donde
a la sazon rresidian algunos de los de la conpañia que tenian cargo de
proveer los governadores de Benençuela, a los quales Nicolas Fedreman
procuro aplazer y contentar para ganalles la voluntad, dandoles algunas
dadivas de oro del que abia llevado, prefiriendose de servilles muy bien
en aquella governaçion si le daban el cargo del govierno de ella. Los
Bezares, viendo la platica y suerte de Fedreman, que era muy prinçipal y
de su propia naçion, y la buena horden y traça que daba en los negoçios
del govierno de aquella tierra, determinaron de encargarsela y hazello
governador de ella; y poniendolo en efeto, le dieron y libraron las
cedulas o provisiones de governador, con particular ynstrucçion de lo
que abia de hazer; y açetado el cargo por Nicolas Fedreman luego començo
a hazer gente para pasar y llevar consigo a Benençuela y tener copia de
conpañias de soldados con que hazer nuebos descubrimientos, con lo qual
se dibulgo y publico luego la nueba de como Fedreman tenia el govierno
de Benençuela, de que peso a ciertos soldados que de la propia provinçia
abian ydo a España y en la sazon dicha se hallaron en ella, y luego,
ayudados de la persuasion de otras personas que pretendian el propio
cargo, se fueron a los Bezares y les dixeron que no les conbenia ni era
provechoso que Fedreman fuese a governar aquella provinçia de
Benençuela, porque era de animo bullicioso y sobervio e yntolerable de
sufrir, y que con sus pesadas palabras maltrataba los soldados, y con
otros terminos muy extraños e ynsufribles de que vsaba era muy
aborrecido de toda la gente que en la governacion abia, y que lo mesmo
seria de los que llevase.

Con las persuasiones destos y de otros que, como he dicho, pretendian
este gobierno, mudaron façilmente los Bezares acuerdo, mobidos de temor
no fuese cavsa Fedreman de que obiese alguna alteraçion en la
gobernaçion, por donde le viniesen a perder, con lo que en ella tenian y
pretendian. Y pareçiendoles justas cavsas las que les daban, y el temor
que ellos abian conçebido, rrebocaron la conduta que de governador abian
dado a Fedreman, y dieronsela a Jorge Espira, caballero de su propia
naçion de Alemaña; y porque Nicolas Fedreman no quedase del todo
descontento y despojado de sus pensamientos, nombraronle por tiniente
general de Jorge Espira, casi dandoselo por acompañado en el gobierno,
confederandolos a entramos[61], de suerte que entre ellos nunca obiese
ninguna desconformidad, mas con que siempre tubiese la superioridad
Jorge Espira. Dixeronlos que pues la tierra de Benençuela era larga, que
bien podian entramos efetuar sus desinios y hazer por diferentes
derrotas jornadas y descubrimientos con que todos fuesen aprovechados y
su gobernaçion avmentada(A).

Con estos medios y otros que los Bezares entre Jorge Espira y Fedreman
pusieron, los confederaron y hermanaron de suerte que nunca mas
quebraron ni obo entro ellos ningun genero de discordia, mas acabando de
hazer la gente con toda diligencia en el Andaluzia y Rreyno de Murcia y
en otras partes despaña, juntaron quatroçientos honbres, gente muy
lucida, y en cinco nabios que adereçaron para su viaje salieron del rrio
de Sevilla, Guadalquebi, por el año de mil e quinientos y treynta y
tres; y entrando en la nabegaçion del mar Oçeano tomaron su derrota a
las yslas de Canaria, y antes de llegar a ellas, donde dizen el Golfo de
las Yeguas, que es donde por la mayor parte son desbaratados con adversa
fortuna las armadas que bienen a Indias por las grandes tenpestades que
alli se levantan, dioles tal tormenta que en breve tiempo arribaron a
San Lucas, donde estubieron hasta que la mar se apaziguo y abonanço el
tiempo; y tornando a proseguir su biaje por el Oçeano adelante, ya que
estaban a la bista de las yslas de Canaria, los torno a dar otra fortuna
y tormenta contraria de su nabegaçion, tan sobervia y rrezia, que
aquella propia noche que la tormenta les dio aporto la nao capitan a
Nuestra Señora de Rregla, y otra de las de la compañia, casi en el mesmo
tiempo fue a Caliz[62], que fue cosa que pareçe ynposible aberse podido
nabegar en tan poco tiempo, y los demas navios arfando y corriendo su
fortuna y alijando muchas cosas de las que trayan a la mar arribaron a
Caliz, y a cabo de poco tiempo fue alli junta toda el armada deste
governador Jorge Espira, y viendo muchos soldados que no les abia Dios
hecho pequeña merced en abellos librado de las tormentas pasadas, donde
por momentos se abian visto en punto de ser sumergidos en la mar y
muertos miserablemente, acordaron perder la señal, como suelen deçir, y
no tornar a entrar en la mar ni seguir el viaje, porque casi todos los
que se quedaron en Caliz desta vez, que serian dozientos honbres,
perdieron todo quanto en los nabios abian metido, asi de matalotaje como
de otros adereços que para sus personas llevaban.

El subçeso destas tormentas o ynfortunios de la mar, fue atribuydo a que
Dios nuestro Señor lo permitio asi por culpas y pecados de algunos que
en el armada yvan, entre los quales se hallo un sodomita que
acostumbraba a vsar aquel pecado en tierra, y avn no se sabe si lo vsaba
en la mar, y no nos devemos marabillar de que esta armada padeciese las
tormentas e ynfortunios dichos, sino como no fue tragada y asorbida de
la mar, pues nos es notorio el castigo que Dios nuestro Señor hizo en la
gentilidad de Sodoma y Mogorra[63] y los otros pueblos sus comarcanos,
como se le en el Genesis, capitulo dezinuebe, en el qual se trata que
con fuego y relanpagos del cielo fueron quemados y abrasados, y por
memoria deste castigo esta el sitio desta ciudad hecho vn lago o çienega
pesima e ynfrutuosa, y estara hasta la fin del mundo. Este malvado
cristiano despues de aber saltado en tierra desta segunda vez que
arribaron a Caliz, quiso rreynçidir en su maldad, y juntandose con otros
dos de su ofiçio obieron çierta pasion y rrenzilla en que el vno de los
tres fue muerto y a los dos prendieron, y sabida la cavsa de su
discordia fueron castigados y quemados conforme a las leyes del Rreyno.

I pareçiendoles a los que en el armada abian quedado que con aber sido
castigado este malaventurado se aplacaria la yra y castigo de Dios
contra ellos, tornaron a embarcarse y proseguir su viaje, y con buen
tiempo, sin ningun contraste de fortuna, llegaron a las yslas de
Canaria, ocho dias antes de Nabidad, donde se holgaron y rregoçijaron la
Pascua, y los governadores y sus capitanes procuraron en aquellas yslas
rrehacerse de gente, por aberseles quedado, como se ha dicho, la mitad
de la que abian juntado y trayan en Caliz. Juntaronseles alli dozientos
honbres, gente basta y grosera, y pasada la Pascua hizieron señal de
rrecoger o enbarcar la gente para pasar adelante, y saliendo con
prospero viento de las yslas de Canaria, caminaron sin suçedelles cosa
alguna hasta rreconoçer a San German, que es çierto promontorio o punta
de la ysla de Puerto Rrico, y pasando de alli adelante hacia Coro, se
les cayo en la mar un pagecillo o grumete que servia en el nabio, y sin
saber nadar fue sustentado sobre el agua en la mar hasta tanto quel
nabio en que yba, que con prospero viento y todas velas nabegaba, amayno
y ahecho el batel en la mar, que paso harto espaçio o yntervalo de
tiempo, y entrando gente en el bolvieron a buscar el muchacho buen rrato
atras, y hallaronlo encima del agua entretenido sin ser hundido; y
viendo que era cosa marabillosa el no aberse ahogado aquel moço, pues
sin tener con que se poder sustentar sobre el agua ni saber nadar, lo
abian hallado bibo, le preguntaron que modo abia vsado para no ahogarse,
el qual rrespondio quel era deboto de Nuestra Señora, y que al tiempo
que cayo inboco su nombre y se encomendo a ella, y que mediante esto
tubo entendido que no abia pereçido. Los marineros se bolvieron al nabio
con su paje, y dando todos gracias a Dios por el subçeso lo tubieron por
buen prodigio o señal. I prosiguiendo su viaje llegaron dende a dos[64]
dias de como esto les subçedio al puero[65] y çiudad de Coro, donde
desenbarcaron con mucho contento y alegria.

Y avnque esta narraçion o drigrision que en este capitulo he hecho no
era de mi Istoria, por ser todo ello cosas subçedidas fuera del Imperio
de las Indias, donde es mi prinçipal yntento tratar y dar cuenta de los
descubrimientos y poblazones y gerras en ellas suçedidas, elo tratado
porque estos dos capitanes o governadores, Jorge Espira y su teniente
Fedreman, hizieron dos jornadas diferentes la vna de la otra, y con
diferentes subçesos en la governaçion de Venençuela; y abiendo de tratar
de sus descubrimientos y conquistas, pareçiome que tanbien era rrazon
tratar de sus prinçipios, para mas claridad de lo que de ellos tengo
descrevir, y lo mesmo se entendera en lo demas que se hallare escrito en
esta Istoria que sea peregrino de las Indias(B).



NOTAS AL CAPÍTULO I


(A) Uno de los que más contribuyeron á que se revocase el nombramiento
de Fedreman fué el procurador Alonso de Lallana, el cual, durante la
larga expedición de Micer Ambrosio, había quedado gobernando en Coro en
unión de Luis González de Leyva. Lallana vino á España y ante el Consejo
de Indias informó malamente del proceder de Fedreman. Entonces los
Belzares designaron para Gobernador á Jorge de Spira ó Jorge Formut,
natural de Spira, pero dejando á Fedreman como teniente general de éste.

El verdadero nombre de Jorge Spira es, según una Cédula real, Jorge
Hohermut.

(B) Entre los que tomaron parte en esta expedición figuraron, según
Oviedo y Baños, Alonso Pacheco, natural de Talavera la Vieja, progenitor
de los caballeros de este apellido en la ciudad de Trujillo, y de los
Tomares en Caracas; Francisco Infante, natural de Toledo, de quien
descienden los caballeros Blancos Infantes de esta ciudad de Santiago;
Francisco de Madrid, natural de Villa-Castin, de cuyos méritos son
herederos los Villegas; Gonzalo Martel de Ayala, de quien quedó
descendencia en el Tocuyo; Montalvo de Lugo, natural de Salamanca, que
pasó después al Nuevo Reino, y desengañado con los reveses que le volvió
la fortuna, se volvió á España, á gozar con quietud de un mayorazgo que
había dejado en su patria; Francisco de Graterol, tronco de ilustres
familias; Damian del Barrio, natural del reino del Granada, cuyos
servicios en la América correspondieron á los que antes tenía obrados en
la Europa, habiéndose hallado en la memorable batalla de Pavía, en el
saco de Roma con el duque de Borbón y en otras célebres funciones de las
de más importancia en aquel tiempo: descienden de este caballero los
Parras, y Castillos de Barquisimeto; los Silvas de esta ciudad de
Santiago, y otras ilustres familias que tienen su asistencia en la
provincia.»



CAPITULO SEGUNDO

     En el qual se escriue como llegado a Coro Jorge Espira luego echo
     la gente la bia de los llanos, y el se fue tras de ella para
     descubrir aquella via, y como el teniente Fedreman se quedo en Coro
     para yr a Santo Domingo a hazer mas gente.


Llegado Jorge Espira a Coro, que fue por el año de treynta y quatro(A),
y viendo el mal adereço que en aquel pueblo abia para poderse detener ni
sustentar alli tanta gente como el abia traydo y los demas que en el
pueblo estaban, dio luego horden en adereçar su entrada, y porque los
nabios en que abia venido eran de vn flamenco vezino de San Lucar,
llamado Pero Marques, no fuesen sin alguna joya de la tierra, embio
çierta conpañia de soldados a vna provinçia de yndios dichos
pirahavas[66], ymfamados de gente yndomita y de mala digistion para con
españoles, y entiendo que lo deven ser, porque hasta el dia de hoy se
estan rrebeldes esos pocos que quedaron sin querer ninguna amistad ni
conformidad con los españoles que siempre an rresidido en Coro, y
trayendole çierta cantidad de yndios de la parte dicha, los hizo
esclavos y los entrego al señor de los nabios, y con esto los despacho
y se fueron la buelta despaña, y el se quedo aprestando con toda
diligençia para entrar la tierra adentro a seguir su nuebo
descubrimiento. Y porque como en el capitulo antes de este apunte, Jorge
Espira y Fedreman hizieron dos jornadas casi a vn mesmo tienpo, avnque
salieron por diferentes caminos, yremos tocando por su horden de cada
vno y del subçeso de su descubrimiento sin hazer ninguna distinçion en
sus Istorias, mas de dar entera notiçia de entrambos, avnque mezclada,
pero de suerte que se entienda.

Quiriendo, pues, salir de Coro Jorge Espira, como he dicho, a su
descubrimiento, de pareçer de algunos españoles platicos en la tierra y
diestros en la gerra de los yndios, a quien suelen llamar ysleños,
dividio su gente en dos partes, y la vna, que serian dozientos, con los
capitanes Cardenas y Martin Gonçalez y Micer Andrea, embio por las
sierras que entiendo ser lo que agora llaman las sierras de Carora, a
pie y sin caballos, por pareçelles que aquella tierra tenia dispusiçion
de muy aspera y que por ella no podian yr ni atrabesar los caballos; y
tanbien hizo esta division el gobernador Jorge Espira porque aquella
provinçia no la tenian por muy fertil, y si todos yvan juntos por vn
mesmo camino, yrian en abentura de padecer hanbre.

Encamino esta gente delante, y mandoles que le esperasen en saliendo a
los llanos, y el se quedo en Coro dando traça y horden como su tieniente
Fedreman se abiase para seguir su jornada. Conçertaron que Fedreman
fuese a Santo Domingo y tomase de los fatores de los Bezares todo lo
que obiese menester para caballos y abios de soldados, y haziendo toda
la mas gente que pudiese se bolviese a Coro, y con los soldados y
capitanes que alli le quedaban siguiese su jornada por de la otra parte
de la cordillera, que cae sobre los llanos de Venençuela, porque Jorge
Espira abia de yr bojando[67] la cordillera por la parte de los llanos,
y llevandola entramos capitanes en medio, verian mejor lo que en ella
abia, porque como en este tiempo no se abia visto lo que era la
cordillera, considerabanla muy angosta y estrecha, y en tal forma que la
podian tomar en medio los dos capitanes, lo qual era ymposible segun
adelante se podra ber; y dando Jorge Espira para todo lo dicho muy
cumplida ynstruccion y rrecavdos a Fedreman, se partio de Coro con el
rresto de la gente y con ochenta caballos, y tomando la derrota de la
Burburata por la rribera de la mar, prosiguio su camino a encontrarse
con la gente de a pie que de delante abia enbiado por las sierras, los
quales, como eran rrezien venidos de España y no hechos a aquel trabaxo,
y el tiempo ynbernizo y de muchas aguas, tenian por yntolerable aquella
manera de bivir y grangear la bida, y tambien, no obstante la pesadumbre
quel camino y el ynbierno les daba, los yndios naturales de las tierras
por do yvan les acometian muchas vezes dandoles guaçabaras, y procurando
estorvalles el pasaje, los peones lo hizieron tan bien que rresistiendo
a todas estas contrabersias, avnque trabajosamente, pasaron toda
aquella serrania, que serian sesenta leguas, y fueron a dar consigo a
vna provinçia llamada Burabre[68], que esta al prinçipio de los llanos y
a las espaldas de donde agora esta poblada en esta propia governaçion la
çiudad del Tocuyo, cuyos naturales eran en mucha cantidad y muy
belicosos, y gerreros en tanta manera que desde que esta gente española
de a pie entraron en su territorio hasta que los echaron y ahuyentaron
del, nunca çesaron de darles guaçabaras y alcançes, y avnque los
españoles tenian cantidad de arcabuzes, no les aprovechaban de ninguna
cosa, porque el tiempo era de aguas y los yndios estaban ya tan
amaestrados y diestros que nunca benian a berse con los españoles y
tener con ellos sus rrefriegas, sino era quando mas llovia, con que
salian vitoriosos.

Visto los españoles el daño que de los yndios rreçebian y el que la
hanbre les cavsaba, que no hallavan comida en aquella provincia por
tenella los naturales alçada y puesta en cobro, acordaron rretirarse y
bolver atras a encontrarse con el governador Jorge Espira y la demas
gente de a caballo que avn a esta sazon no abian llegado a donde ellos
estaban; y tomando por ynstrumento y amparo desta su tornabuelta la
escuridad de la noche, que para esto solo les era faborable, se
rretiraron y salieron de aquel sitio y poblazon donde estaban con la
mejor horden y silencio que pudieron para no ser sentidos de sus
enemigos, los quales cada dia se yban acreçentando y tomando mas
abilantez y osadia por no rrecebir ningun daño de los españoles, los
quales si mas tiempo alli estuvieran o permaneçieran, rreçibieran muy
gran daño de los naturales.

Rretirados los españoles, como esta dicho, se alexaron y apartaron lo
que pudieron destos naturales, de suerte que no pudiesen ser danificados
de ellos; y avnque abia pareçeres que no parasen hasta donde topasen a
su governador, los muchos heridos y enfermos que trayan no les dieron
lugar a que hiziesen tan larga via o rrebuelta como querian.
Rranchearonse o hizieron asiento en el desenbocadero que dizen de
Barquiçimeto, donde esperaron al governador Jorge Espira y a los que con
el yvan por la rribera de la costa, que con menos trabaxo que los de a
pie abian llevado, por llevar consigo todos los caballos e yr por tierra
mas apazible y andadera y de naturales mas domesticos.

Ya que los soldados de a pie y sus capitanes abian descansado en el
aloxamiento dicho del desenbocadero de Barquiçimeto, asomo el governador
a vista de ellos por vn alto, con que se alegraron y rregoçijaron y
alibiaron los enfermos, y juntos todos en aquel alojamiento, dieronse
largas noticias los vnos a los otros del suçeso de sus viajes, y cada
qual rrecontaba sus trabaxos por mayores, pasando el tiempo en esto en
tanto que el governador con sus consejeros daban horden en la derrota
que de alli adelante se abia de tomar, y en el modo que se abia de tener
para mejor descubrir e yr viendo la tierra.



NOTAS AL CAPITULO II


(A) Según el licenciado Pérez de Tolosa, no fué en 1534, como dice el P.
Aguado, sino en Enero de 1535, cuando Jorge de Spira llegó á Coro, con
provisiones de Su Majestad, para gobernar la provincia de Venezuela.

«Llevó consigo, añade la _Relación_, dos naos cargadas de muchos
mantenimientos y ropa, y otros dos navios cargados de caballos, á costa
de los Velzares; y llevó consigo nuevamente quatrocientos españoles;
diose toda esta dicha hazienda en precios moderados á la dicha gente y
bajose el precio en las sillas y caballos; conque de consentimiento de
Justicia, Regidores y Oficiales se hizo estatuto, que si alguno de los
que tomaban ropa muriese sin dejar de que pagar, se pagase lo que el tal
debia por la república y comun de toda la gente; no embargante que no se
halla que cosa destas se pagase en voz de república».



CAPITULO TRES

     En el qual se escrive como despues de junto Jorge Espira con su
     gente, paso adelante, hasta llegar a la poblazon de Chacarigva,
     donde tubieron el ynbierno.


Platicado el Governador con sus ysleños espirmentados sobre la derrota y
bia que abian de llevar, determinaron que debian seguir la bia de los
llanos, llevando la cordillera que a mano derecha tenian por guia, no
perdiendola de bista; y con esta determinaçion alço el Governador su
canpo y començo a marchar hazia las poblazones de Buravre, que es donde
abian hecho rretirar a los capitanes Cardenas y Martin Gonzalez y Miçer
Andrea[69] con la gente de a pie, cuyos moradores avn no abian dexado
las armas de las manos, antes como gente vitoriosa deseavan la buelta de
los españoles a su tierra, entendiendo desbaratallos y gozar de sus
despojos; y como entendian que no se abian alexado de ellas muchas
jornadas tenian puestas sus çentinelas y espias en partes altas, sobre
arboles, donde por mucha distançia pudiesen señorear con la vista los
caminos por do los españoles podian entrar en su tierra. Y como este
tienpo se acercase, y la gente del Governador llegase a vista de los
espias, ellas luego dieron aviso de ello a sus prinçipales y gente de
sus pueblos, los quales, juntandose en gran numero, porque era la tierra
muy poblada, muy regozijados y armados segun costumbre, salieron al
encuentro fuera de su pueblo a rrecebir a los españoles con las armas en
las manos, y no mirando en la gente y caballos que en el campo se abian
acreçentado, porque hasta entonçes estos yndios no abian visto caballos
ni sabian el daño que con ellos se hazia, arremetieron con buen animo a
los españoles, los quales venian aperçebidos para rreçebir y rresistir
el ympetu de los yndios, y rrebatiendo los españoles esta primer
arremetida de los yndios sin que les hiziesen daño alguno, salieron a
ellos los de a caballo y començaron a herir y alançear aquella gente
desnuda, avnque no de ánimo, de suerte que en breve espaçio los
desbarataron y constriñeron a que perdiendo su primer brio, bolviesen
las espaldas y cada qual procurase poner en salbo su persona, dexando
hecho muy poco daño en los españoles, mas de aber herido algunos
livianamente, de suerte que nadie peligro: solo mataron dos caballos.

El Governador, abida esta vitoria, se fue derecho a las poblazones de
los yndios y en ellas se alojo y estubo quinze dias, por aber en esta
sazon cargado las aguas de suerte que no se podia caminar.

Es toda esta tierra de los llanos en general muy abundante de caça de
venados, y como la yerba que en ella se cria son pajonales muy altos,
façilmente los alcançan los de a caballo y los alançean; y como estas
poblazones de Caravre no tenian la abundançia de comidas que para tanta
gente era menester, especialmente que, como he dicho, todos los yndios
fueron forçados algunos de a caballo yr alançear o caçar venados para
sustentarse y dar algun rrefresco a la gente que llevaban enferma, que
padeçian doblada neçesidad, entre los quales salio vno llamado Orejon, y
apartandose de sus conpañeros en seguiento[70] de vn benado, se alexo
tanto de ellos y del alojamiento, que despues de alcançar y matar el
venado, nunca pudo atinar a salir por do abia entrado en aquellos
llanos. Los demas españoles, sin poder matar ningun venado, por rrespeto
de estar la tierra muy harta de agua y no poder correr los caballos por
ella, se bolvieron al rreal, y echando menos al conpañero Orejon y dando
de ello notiçia al Governador, hizo sus diligençias mandando tirar
muchos arcabuzazos, para que con el estruendo de ellos pudiese atinar a
salir de donde estaba, y ninguna cosa aprovecho. Finalmente, el pobre
Orejon, español, se quedo en la canpiña o çabana aquella noche, y
abiendolo visto los yndios naturales andar desbariado y que se quedaba
alli aquella noche, se juntaron cantidad de ellos y fueron donde estaba
durmiendo, y sin que fuesen sentidos lo tomaron a manos y con su propia
espada le cortaron la cabeça. El caballo deste español andaba suelto, y
con el bulliçio de los yndios se espanto y se fue a donde estaban los
demas españoles alojados, de donde conjeturaron su mal subçeso.

El governador embio luego vn capitan con gente a buscar rrastro o
señales deste español entre los yndios, los quales dando en çierto lugar
o rrancheria donde muchos yndios estaban congregados y fortificados,
hallaron la espada del muerto y parte de la cabeça coçida para comer, y
el casco de ella adereçado para bever en el, y con esto no curaron de
buscar mas a su conpañero, sino prendiendo alguna gente de la que en
aquel lugar estaba hizieron el castigo o bengança de la muerte del
español, matando culpados y no culpados, a los vnos por lo que hizieron
y a los otros por que adelante no hiziesen daño(A).

Pasado esto y el tiempo dicho, se tubo notiçia de otra provinçia que mas
adelante estaba, llamada Chacarigua(B), de tierra mas alta y ayrosa y
abundante de comida, a la qual se fue luego el Governador con toda su
gente, y alojandose en ella en parte comoda, tubo alli el ynbierno, que
serian tres meses, donde se le murieron algunos españoles de los que
yvan enfermos, y algunos otros que costreñidos y forçados de la hambre a
buscar que comer, se yvan a pescar algo apartados del alojamiento, donde
eran miserablemente muertos de los yndios abitadores de aquella
provinçia y de tigeres[71], de los quales generalmente en todos estos
llanos, desde su prinçipio hasta el cabo, ay mucha abundançia, que an
hecho harto daño en españoles y en los propios naturales que por
aquellas comarcas abitan, hasta despoblar y arruynar muchos pueblos de
yndios, dexandolos desiertos e ynabitables.



NOTAS AL CAPITULO III


(A) El Padre Simón cuenta casi en los mismos términos la muerte de
Orejón y el castigo impuesto á los indios por Juan de Villegas, que fué,
según Oviedo y Baños, el capitán que envió Spira en busca de aquel
soldado, y cuyo nombre omite el Padre Aguado.

Una vez más se evidencia que el autor de las _Noticias historiales_ no
hizo más que seguir el relato del Padre Aguado, según el manuscrito de
éste, introduciendo pequeñas variantes.

(B) Como ocurre con la mayor parte de los nombres indios, los autores
denominan de diferentes maneras á esta provincia.

Chacarigua escribe el Padre Aguado; Acaricagua, el Padre Simón, y
Acarigua, Pérez de Tolosa y Oviedo y Baños.



CAPITULO QUARTO

     En el qual se escrive como Fedreman enbio gente la buelta del Cabo
     de la Vela, y el se fue a Santo Domingo a rrehazerse de mas
     soldados y caballos, y la prision que esta gente de Fedreman
     hizieron de çiertos soldados de Santa Marta y del capitan Rribera,
     que con ellos estaba.


En tanto que con los acaeçimientos dichos proseguia su descubrimiento
Jorge Espira, su tiniente Nicolas Fedreman dio prinçipio a su jornada y
descubrimiento por muy diferente camino del que abia dicho Jorge Espira,
y avn con muy diferente proposito, porque en juntando[72] que en Coro
pudo juntar, nombro por su alcalde mayor a Antonio de Chaves, y los
encamino la buelta de la laguna de Maracaybo, para que pasando y
atrabesando de la otra banda de aquel ancho lago, marchasen la buelta
del Cabo de la Vela, donde le esperasen, y el abia de acudir por mar con
la gente y caballos que en Santo Domingo, isla española, abia de hazer a
costa de los Bezares, conforme a la facultad que para ello le abia dado
Jorge Espira, su governador, y de alli proseguir su jornada por la
horden que se vera en el discurso desta Istoria.

Y con este conçierto y acuerdo el se embarco para Santo Domingo, y
Antonio de Chaves prosiguio su viaje con su gente, derecho a la laguna
de Maracaybo, donde ya estaba vn capitan llamado Martinez, que con el
nabio que Miçer Ambrosio metio en esta laguna, y la canoa grande de
quien abemos hecho mençion, y otros barcos sustentaba y proveya de
comidas la gente que Miçer Ambrosio abia dexado en su aloxamiento o
rrancheria, que ya a esta sazon tenian titulo de pueblo, y por tal se
sustentaban alli, avnque trabajosamente; y este Martinez corria toda la
laguna hasta la culata, con obra de sesenta honbres que consigo tenia, y
proveya, como he dicho, de mantenimientos a la gente del pueblo o
rrancheria, y el se aprovechaba de algun oro que rrancheaba o tomaba y
de algunas pieças de yndios e yndias que hazian esclavos. A este dio
abiso de sus desinios Fedreman, antes que se fuese a Santo Domingo,
mandandole que tubiese prebenido de comida aquel pueblo y alojamiento de
Maracaybo, para quando su gente llegase, y el estubiese a punto con sus
nabios y canoas para pasallos a todos de la otra parte de la laguna; y a
esta cavsa pasaron mucho mas trabaxo en esta sazon los soldados que con
Martinez estaban, por aber de prevenir y proveer de tanta comida como
para tanta gente era menester.

Llego el alcalde mayor, Chabes, a la laguna con la gente que a cargo
llevaba y hallo el pasaje puesto a punto y en pocos dias se hallaron de
la otra banda alojados en el pueblo de Maracaybo, donde se
entretubieron algunos dias, considerando la tardanza que el teniente
Fedreman abia de hazer en Santo Domingo, lo qual le fue cavsa de gran
calamidad y trabajo, porque como esta laguna y las provinçias comarcanas
al pueblo abia tantos años que sustentaban la gente que por alli andaba,
y abia sustentado la conpañia y gente de Miçer Ambrosio mucho tiempo,
como se a visto, ya no tenian ni hallavan mantenimientos ni vituallas en
tanta abundançia como de antes, y como en esta sazon cargo tanta gente
de golpe, faltaron tanbien de golpe los mantenimientos, y asi la hanbre
les fue causa de muchas enfermedades de que murio mucha gente; y por
otra parte los tigeres que en esta provinçia abia, andaban tan
encarniçados y cebados que hizieron muy grandes daños en los yndios que
estos españoles tenian en su serviçio, y en los propios españoles.

Viendo el alcalde mayor, Chabes, y los demas capitanes que con el venian
la mortandad y destruycion que en la gente abia sobrevenido,
determinaron salirse deste pueblo, y dividiendo la gente en tres partes
y encargandose della tres capitanes, salieron por diferentes caminos
para que mejor se pudiesen sustentar, mas con horden y conçierto de que,
para çierto tienpo, se hallasen juntos en el cabo de la Vela para
rreçebir a Nicolas Fedreman, que se entendia que para aquel tiempo que
señalaron abria ya llegado o llegaria de Santo Domingo.

En este mismo tiempo, siendo governador en Santa Marta el oydor o dotor
Infante por el Avdiençia de Santo Domingo, salieron de Santa Marta el
capitan Rribera y vn capitan Mendez, por su mandado, en vn nabio con
çinquenta de a pie y de a caballo, a hazer esclabos a la Rramada, que es
çierta provinçia que esta hazia la parte del Cabo de la Vela y
governaçion de Venenzuela, y llegados alli, y saltados en tierra,
tomaron algunos yndios e yndias, e haziendolos esclavos, los enbarcaron
en el navio y los enbiaron a Santo Domingo, y ellos se quedaron en
aquella provinçia como gente venturera, procurando aver algun oro por
fuerça o de grado entre los naturales de aquellas provinçias. Dende a
poco tiempo murio el capitan Mendez y quedo el govierno de la gente en
el capitan Rribera, el qual, por ympedimento de algunos rrios que con la
fuerça del ynbierno trayan mucha agua, no abia podido bolverse por
tierra a Santa Marta, avnque lo abia yntentado algunas vezes, y estando
alojado en la provinçia o junto al rrio de Macomite, el qual por ser
cavdaloso y venir muy creçido les abia ympedido la buelta y pasaje,
enbio obra de veynte hombres a buscar comida hazia la parte de la laguna
de Maracaybo, por donde la gente de Fedreman yva marchando, y de vna de
las compañias de Fedreman, que no lexos deste lugar estaba alojada, avia
a la propia saçon salido vna escuadra con veynte y cinco hombres a
buscar tanbien comida hazia Macomite, donde el capitan Rribera estaba
alojado, e yendo la escuadra de los de Fedreman, que se deçia Murçia,
marchando por vn camino que no devia ser muy esconbrado ni muy derecho,
oyo rruydo y estruendo que los soldados de Rribera yvan haziendo, y
rreparandose, y enboscandose con los soldados que con el yvan, llegaron
dos o tres de los soldados de Santa Marta muy descuydadamente, a los
quales tomo Murçia y desarmandolos los metio entre los suyos y espero
alli a los demas que deshordenadamente y apartados vnos de otros yvan
caminando, y como yvan llegando, sin hazer ningun alboroto, los rrecogia
y desarmaba hasta que los junto todos muy paçificamente y con ellos dio
la buelta a donde estaba o abia quedado su Capitan, el qual, sabida
aquella nueba y como por alli andaba gente de Santa Marta, procuro luego
rreduzir y juntar a si la otra gente de su compañia que andaba dividida
para mejor se sustentar, como se a dicho, y juntos todos los capitanes y
soldados de Fredeman, hordenaron de tratarse y hablarse con el capitan
Rribera, o por grado o por fuerça traello con toda su gente a su
conpañia, lo qual yntentado hizieron façilmente, porque viendose Rribera
con tan poca gente y que el tiempo le era contrario para poderse
rretirar y rrecoger hacia Santa Marta con los conpañeros que le
quedavan, acordo condeçender con aquel genero de violentos ruegos con
que era mas forçado que rrogado por los capitanes de Fedreman, y ansi se
junto con ellos, creyendo que façilmente le darian lugar a que se
bolviese a Santa Marta. Mas los capitanes de Fedreman y su alcalde
mayor, Chabes, no se hallaron con tal pareçer, antes determinaron de
tenello consigo a el y a toda su gente, hasta quel teniente Fedreman
viniese de Santo Domingo y el hiziese lo que quisiese de ellos, y con
este acuerdo se estuvieron todos juntos, pasando el ynbierno con harto
trabaxo y hambre.



CAPITULO ÇINCO

     Como, pasado el ynbierno, el governador Jorge Espira marcho hasta
     llegar a las rriberas del rrio Opia, donde torno a ynbernar, y como
     en el camino prendio a Francisco Velasco, con su teniente, y lo
     enbio a Coro, por çiertas palabras que dixo.


Ya quel alegre tienpo del verano le entraba a Jorge Espira y las aguas
se aplacaban, aprovechandose de la ocasion quel tiempo le ponia en las
manos, porque hasta entonçes, avnque por la hambre abia sido forçado a
mudarse de aquel aloxamiento de Acarigua, las aguas de que abia estado
çercado no le dexaban efetuar su voluntad, se mudo y paso mas adelante
con su gente y campo a vna provinçia llamada Amorodore, en la qual se
alojo y rrancheo para que la gente se rreformase de la hambre que trayan
de atras; porque como en esta provincia no se abia hecho daño ninguno,
hallaron en ella abundantemente de comer, y tanbien era grande
ynpedimento y estorvo al[73] caminar y asi porque por ser aquella tierra
llana avn no se abian escurrido ni enxigado[74] las aguas, se estuvo en
esta poblazon y alojamiento vn mes, donde los naturales de ella,
deseando echar de si tan malos guespedes como los españoles eran, por
los daños que en sus comidas y avn personas de ellos rreçebian,
convocandose y juntandose muchos yndios tomaron las armas en las manos
para echar de alli a los nuestros; mas ninguna cosa les presto, porque
dos vezes que acometieron a dar en sus enemigos fueron con mucha
façilidad rrebatidos y ahuyentados tan admedentradamente que nunca mas
osaron juntarse ni tomar las armas en las manos, antes apartandose todo
lo que podian de los españoles, les dexaban gozar con quietud de sus
casas y haziendas y de todo lo demas que entre manos tenian, en pago de
lo qual les abian muerto dos caballos.

Despues del tiempo dicho paso el Governador adelante con su gente,
prosiguiendo su descubrimiento por la halda de la sierra y cordillera,
que sienpre llevaba a mano derecha, y llego a otra provinçia de yndios
llamados Coyones, bien poblada, y la gente belicosa y gerrera y de buen
coraje en las guaçabaras, y de diferente lengua de la de atras. Alojose
en esta provinçia la gente española, y pretendiendo los naturales de
ella ganar mas honrra que los de atras, salieron de mano armada y con
buena horden acometieron a los nuestros, los quales, avnque estaban ya
puestos a punto para rreçebir a los enemigos, no dexaron de tardar en
desbaratallos, por ser gente que les turaba el brio algun tiempo, y
avnque fueron maltratados y desbaratados de los españoles, todabia les
pusieron en condiçion de matar al capitan Montalbo, al qual quitaron la
lança, y derribandolo del caballo se lo llevaban a manos bivo sino fuera
socorrido de algunos soldados que lo defendieron y quitaron de las
manos de los yndios. Hirieron y maltrataron a otros españoles, mas no
murio ninguno. Acometieron otras dos vezes estos yndios, y sienpre
fueron frustados de sus desinios con daño de sus personas.

De esta provinçia de Coyones paso adelante Jorge Espira con su gente y
llego a las provinçias y rrios que dizen de Varinas, que es a las
espaldas de donde esta agora poblada la çivdad de Merida del Nuebo
Rreyno. Alli se rrancheo y alojo el Governador con su compañia por
descubrir y ber si por alli çerca obiese entrada para atrabesar la
tierra. Estubo en este sitio o alojamiento muchos dias Jorge Espira, con
gran daño de su gente, porque se hallava poca comida y abia muchos
enfermos, que les era gran ynpedimento y estorvo para seguir su
descubrimiento y jornada con la diligencia neçesaria, de donde
rredundaba quel[75] Governador hiziese tantas paradas y sintiese la
gente tanto la hambre, de tal suerte que muchos dias se sustentaron con
solamente palmitos[76] y otras comidas silvestres y no conoçidas,
cavsadoras de mayores enfermedades y males. Y estando en esta neçesidad
tan extrema, tubo notiçia el Governador que en la sierra o cordillera se
hazian çiertos valles poblados de yndios, en que abria abundancia de
comida, el qual luego enbio a su teniente, llamado Françisco de
Velasco, con dozientos honbres y algunos caballos, y le mando que
llegase con los caballos hasta el pie de la sierra, y que quedandose el
en vnos poblezuelos de yndios que alli abia con alguna gente, embiase la
demas arriba a traer comida y le proveyesen de todo el mayz, yuca y
patata y sal que pudiesen, que era todo bien menester.

El teniente Françisco Velasco se partio con la gente, y llegando al pie
de la cordillera hizo lo quel Governador le abia mandado, quedandose el
alli con çinquenta honbres, y enbiando los demas a lo alto para el
efecto dicho con vn cavdillo llamado Nicolas de Palencia, los quales
caminando hallaron vn buhio rredondo muy grande, hecho en vn arcabuco o
montaña, en el qual abia mas de mil y quinientas hanegas de mayz; y
alegrandose los soldados con tan buen encuentro, pararon alli con el
serviçio de yndios e yndias que llevaban, de donde salian a correr los
pueblos y lugares de alrrededor, prendiendo alguna gente de la que por
alli abia, rrancheandoles esa miseria que tenian, donde obieron alguna
probision de sal, con que rrestavraron algun tanto la mucha falta que de
ello todos tenian; y enbiando deste buhio redondo la guente[77] que
pudieron cargada de mayz y otras rrayzes y sal, se quedaron los mas de
los soldados en guarda de aquel buhio, porque si lo desamparaban, los
yndios no los escondiesen el mayz.

El Françisco de Velasco holgose con el rrecado y comida que le abian
traydo de la sierra, y procuro que se llevasen dos o tres caminos de
comida a donde el Governador estaba con los enfermos, y procuro
yformarse de las graçias que Jorge Espira le daba por el socorro de la
comida que le abia enbiado, al qual dixeron que estaba algo quexoso por
lo poco que le abia llevado; y amohinandose el Velasco destas nuebas,
dixo: o cuerpo de tal con el Governador; pues boto a tal que si el tiene
alla çiento de capa blanca, yo tengo aca dozientos de capas negras; y
con esto rrecogio la gente y fuese donde Jorge Espira estava. Algunos
amigos del Gobernador les pareçio mal estas palabras del Françisco de
Velasco, y dando abiso dello al Gobernador le yndinaron contra el de tal
suerte que luego proçediendo contra Velasco lo prendio y aprisiono con
todo rrecado y hizo sus ynformaciones muy bastantes de lo que abia
dicho; y consultando el negocio con los capitanes y personas prinçipales
que en el canpo traya, las pidio pareçer de lo que se debia hazer, los
quales[78] acordaron que devia echar de si a Belasco, porque no obiese
tantos superiores. Visto esto y que ningun bien abian de cavsar al
tinienti, y asi, de pareçer de todos, acordo el Governador echar de si a
Belasco, embiandolo a Coro con toda la gente enferma que en el canpo
abia y algunos sanos para su rresguardo y custodia. Enbio asi mesmo vn
capitan con vna conpañia de soldados para que aconpañasen aquella gente
enferma y presa, hasta echallos fuera de las provincias que atras
quedaban, que eran de gente belicosa y guerrera, sin que reçibiesen
dellos ningun daño(A).

Hecho esto y bueltos los que aconpañaron al tiniente Velasco y enfermos,
prosiguio su descubrimiento el Governador con su gente los llanos
adelante, y como el tiempo era ya del todo enxuto y los rios venian muy
mansos, no se detenian en ninguna parte, antes caminaban con toda
ligereza, pasando por muchas provincias pobladas de gentes diferentes
vnas de otras y de diferentes lenguas y nombres, con todos los quales no
dexaron de tener algunos rrecuentros y guaçabaras, mas no de suerte que
les ynpidiesen el caminar. Llegaron a los rrios famosos por su grandeza,
llamados Apure y Zarara, y como era berano facilmente los pasaron,
porque la tierra es llana y ellos van derramados y estendidos y muy
sosegados y mansos; y sin estos, otros muchos rrios de mediana grandeza,
que tambien suelen ynpedir el pasaje a los descubridores, como son los
rrios Caçanare, de igual grandeza que los nombrados, y Pavxoto y
Çosubana[79] y el Temeri, y Guanaguanare, y Opia, y Haya, y Gravbiare, y
Papamene, todos estos que salen de la sierra y cordillera dicha, cuyos
nombres rreferidos son los propios que los naturales les tienen puestos.
Y caminando, ya quel ynbierno entraba, llegaron a vn rrio, llamado Opia,
a la rribera del qual abia algunas poblazones de yndios, donde pareçio
al Governador y a sus capitanes ser parte acomodada para tener y pasar
el ynvierno, por poderse proveer y sustentar de las comidas y
mantenimientos que los naturales destos pueblos tenian para su sustento,
y ansi hizieron su alojamiento y rrancheria en el mejor y mas alto sitio
que les pareçio destos lugares y pueblos que a la rribera del rrio Opia
estaban.



NOTAS AL CAPITULO V


(A) Oviedo y Baños, que en todo lo esencial de este relato sigue al
Padre Aguado, aunque sea por intermedio del Padre Simón, añade algunos
detalles:

«Estas palabras de Velasco--dice--y el modo con que las expresó su
sentimiento parecieron muy mal á cuantos las oyeron; y, ó fuese por
vengar alguna pasión ó desafecto, ó por la comun propensión de querer
muchos ganar gracias con los superiores, aunque sea á costa de los
créditos ajenos, no falto quien las pusiese en noticia del Gobernador,
acriminando la materia y subiendo de puntos el delito; de que, irritado
Spira, puso luego en prisiones á Velasco, y procediendo contra él por
vía jurídica, sustanciada la causa, se resolvió á cortarle la cabeza;
pero mediando la autoridad de Juan de Villegas, Damián del Barrio,
Alonso Pacheco y Juan Guevara, fué bastante la interposición de éstos
para que, templado el enojo del Gobernador, revocase la sentencia,
contentándose con remitirlo preso á Coro, y en su compañia toda la gente
enferma que llevaba», etc. (Tomo I, libro I, cap. XIII.)



CAPITULO SEYS

     Como el teniente Chaves llego al Cabo de la Vela y hallo alli al
     teniente Fedreman, que abia venido de Santo Domingo, y como el
     capitán Rribera y los demás soldados de Santa Marta fueron sueltos.


El rrio de Macomite, en cuyas rriberas la gente y capitanes del tiniente
Fedreman ynbernaron, abia ya baxado y el ynbierno çesado quando el
tiniente Chaves y los otros cavdillos determinaron pasar adelante con su
descubrimiento la bia del Cabo de la Bela; y dexando en aquel
aloxamiento o ynbernadero toda la gente enferma, porque no les fuese
estorvo ni ympedimento en su jornada, pasando el rrio Macomite
prosiguieron adelante y començaron a entrar entre algunas gentes
belicosas y desnvdas, salteadoras y vagabundas, las quales no abitaban
en poblazones ni en lugares conoçidos, sino metidos en montañas, ni
menos cultivaban las tierras para sustentarse, ni cojen ningun genero de
fruta de ellas, asi por ser, como he dicho, estas gentes enemigas del
trabajo, como por ser la tierra algo esteril; mas con todo eso no ay
campo que si lo cultiban no lleve fruto. El sustento y mantenimiento
destos yndios es carnes de benados, que ay por alli en abundancia, y
pescados, que en aquella comarca se toma mucho, y por pan comen çiertas
puches o maçamorras hechas de vna semilla muy menuda, como mostaza, que
la tierra por alli produze de suyo.

Estos yndios, avnque estan tan divididos, son en cantidad. Salieron
diversas vezes acometer a los españoles con muy buen brio, y como era
gente muy suelta y diestra en el gerrear, hizieronles poco daño los
nuestros y ganaron con ellos poca honrra, porque en vn rrecuentro o
guaçabara que tuvieron los vnos con los otros, perdieron los españoles
vn capitan llamado Abellaneda de Guzman, con otros seys soldados que, a
manos, bivos[80] les tomaron los yndios y les pusieron en condicion de
perder mas gente: y asi tubieron los nuestros por mas açertado el pasar
adelante que el pretender sujetar estas gentes, pues con ellas no se
podia ganar ninguna honrra ni avn hazienda, porque no tenian oro ni
otras rriquezas de que pudiesen ser aprevechados.

En esta propia jornada y descubrimiento hallaron estos descubridores en
la costa de la mar, quatro nabios de españoles hechos pedaços, y las
gentes de ellos tendidas por la playa y costa y arenales de la mar,
todos muertos, que pareçio aber pereçido de hambre y sed, sin que en
ellos obiese señal de abellos muerto ni llegado a ellos yndios, ni menos
pudieran atinar que gente fuese esta.

Pasados los españoles de las tierras de estos salteadores, y entrando
entre otra gente mas domestica, acordaron embiar por la gente enferma
que abian dexado en el alojamiento del rrio Macomite; y enbiando a la
ligera tres soldados buenos peones y atrevidos, que fueron Alonso de
Olalla y Alonso Martin de Quesada y Diego de Agudo, les mandaron que
fuesen á dar abiso á la gente enferma que se aperçibiesen y estubiesen a
punto para quando los caballos llegasen por ellos que luego se
partiesen. Estos tres soldados españoles[81], con solas sus personas,
espadas y rrodelas, se metieron temerariamente por entre las provinçias
dichas y por otras, aventurandose a ser presos de los yndios; y
queriendolos Dios guardar, pasaron sin rreçebir ningun daño y llegaron
al alojamiento donde abía quedado la gente enferma, de los quales
hallaron muy pocos bivos, que con las enfermedades y hambre y poco
rrefrigerio, todos los más se abian y estaban muertos en sus propios
lechos y hamacas, sin que los bivos, que eran bien pocos, los pudiesen
enterrar ni dar sepoltura, ni avn creo que vsar los vnos con los otros
de ninguna obra de misericordia. Los tres soldados quedaron admirados de
ver la mortandad que en el alojamiento hallaron, y los que estaban bivos
sintieron tanto plazer en bellos, que olvidados de sus enfermedades
saltaban de las camas a congratularse con ellos, dando no solo con
palabras muestras de su alegria, mas con abundançia de lagrimas que de
sus ojos bertian. Entre sanos y enfermos determinaron hazerse vn conbite
ó banquete para mejor celebrar su alegria y contento, y para efetuallo
mataron vn borrico pequeño que rremaneçio[82] en aquella rrancheria, y
con dos pares de bollos de mayz que á los tres soldados les abia sobrado
del matalotaje, a medio asar la carne, se sentaron a comer, por lo qual
entiendo que avn hasta agora no la an digirido algunos.

Con esta çena o conbite y con el contento dicho, se esforçaron los
enfermos y cobraron animo para mejor sufrir su calamidad, y de alli
adelante lo pasaron mejor, porque con algunos bledos que los soldados
que en socorro abian ydo les cojian y cozian de los que abia por alli
naçidos, se sustentaron hasta que llegaron los caballos, y subiendolos
en ellos caminaron a donde estaba la demas gente; y como estaban tan
debilitados y consumidos y los rregalos que se les hicieron fueron tan
pocos y el caminar a caballo suele matar los sanos quanto mas los
enfermos, se yvan muriendo por el camino hasta que llegaron á juntarse
con los demas españoles, donde esos pocos que bivos quedaron fueron
rreformados y curados, y dende a poco se partieron deste alojamiento
donde abian estado esperando los enfermos, y prosiguiendo su derrota
caminaron algunos dias trabajosamente, al cabo de los quales llegaron al
Cabo de la Bela, donde hallaron al tiniente Nicolas Fedreman, que era ya
llegado de Santo Domingo con ochenta honbres y cantidad de caballos y
comida que abia rrecogido de por alli çerca y el abia traydo de Santo
Domingo.

Alegraronse mucho todos estos capitanes y soldados de hallar alli a su
General, por el buen socorro que les tenia de comida y rropa para
bestirse. Fedreman, asi mesmo, se holgo de ber su gente, avnque no dexo
de sentir la mucha que le faltaba y se abia muerto. Luego, su tiniente o
alcalde mayor, Antoño de Chabes, le dio notiçia de como estaba con ellos
el capitan Rribera, que con çiertos soldados abia salido de Santa Marta
a hazer esclabos, como se a dicho, y que por hallallo en su juridiçion o
governaçion el los abia preso y los tenia alli para que hiziese dellos a
su voluntad. El gobernador Fedreman mando luego pareçer ante si el
capitan Rribera y a los demas soldados que con el salieron de Santa
Marta, y les hablo muy afablemente, ynduziendolos a que lo siguiesen de
su voluntad; en fin de lo qual les dixo que el tenia por señor y padre
al dotor Infante, governador de Santa Marta y Oydor de Santo Domingo,
por cuyo mandado abia venido alli, al qual no queria desgustar ni dar
ninguna pesadumbre; que avnque lo abian hecho mal en entrar a hazer
esclabos en aquella tierra, que era de su distrito, lo de hasta alli
pasase, y dende en adelante no lo hiziesen, sino que se rrecogiesen á su
governaçion, y si entre ellos avia algun soldado que de su voluntad
quisiese quedarse en su compañia que el se lo agradeçeria y tendria muy
particular quenta con su persona, y sino que ninguno quedase y fuesen
con la bendiçion de Dios, ofreçiendoles si abian menester algun abio o
socorro para su camino. El capitan Rribera y sus soldados tubieron en
mucho el parlamento que Fedreman les habia hecho, tan aconpañado de
buenos cunplimientos y amorosas palabras y ofreçimientos, qui si no lo
tubieran en aquel tiempo por cosa fea el no bolver a dar cuenta a sus
governadores, desde luego se quedaran con el; mas forçados desta
costunbre se despidieron y apartaron de Fedreman para yrse la buelta de
Santa Marta, eçeto tres soldados que vsando de su libertad no quisieron
seguir a su capitan Rribera y se quedaron alli con el general o tiniente
Fedreman, el qual se detubo en este alojamiento del Cabo de la Vela
algunos dias, yntentando, con çierto artifiçio de rrastros, si podia
sacar perlas de la mar, lo qual por entonçes fue de ningun efecto y fue
en bano su trabaxo. Mas agora entiendo que gozan de ello los vezinos del
rrio de la Hacha, que çerca deste Cabo de la Vela habitan, los quales an
sacado y sacan muy gran cantidad de perlas, de donde Fedreman no las
pudo sacar, el qual viendo quan mal le yva con la grangeria de las
perlas, determino dexalla y dar horden en la prosecuçion de su
descubrimiento y jornada, en la forma que adelante se dira.



CAPITULO SIETE

     En el qual se escriven algunas cosas de las que al governador Jorge
     Espira y a sus soldados les subçedio en el ynbernadero del rrio
     Opia, y como paso de alli adelante.


Con la fuga de las aguas del ynbierno creçio tanto el rrio de Opia, en
cuyas rriberas se abia alojado el governador Jorge Espira con sus
compañeros, que con su ynvndaçion cubrio muchas tierras comarcanas al
alojamiento, conque cavso muy gran daño a los españoles, que con esto
eran ynpedidos a no poder salir a poblazones apartadas a buscar comida,
y asi les sobrevino tan afligida hanbre que les cavsaba enfermedades y
otros daños con que eran muertos; y por otra parte eran danificados de
los tigeres, que como a lugar mas alto y seguro de las aguas, se abian
rrecogido muy gran cantidad de ellos a donde el rreal de los españoles
estaba alojado, que en pocos dias les abian llevado delante de los ojos
y avn casi de entre las manos muy gran cantidad de yndios e yndias
ladinos que les servian, y entre ellos algunos españoles; y entre otros
a quien esta desgraçia les subçedio fue a vn Manuel de Serpa, portuges,
que abiendo salido con otros conpañeros a coger cierta fruta, no muy
desbiado del alojamiento, llamada hobos, que era el prinçipal
mantenimiento con que se sustentaban los españoles, vn tigere llego
desvergonçadamente, y con su bruto y cruel atrevimiento, delante de los
demas españoles, le dio con las manos vn golpe o manotazo a este
portuges en la cabeça que la hizo pedaços, y pasando por entre los demas
el tigere armado o enrrizado, no obo quien osase herille ni hazelle mal
ninguno.

Trayan estos animales tan amedentrada toda la gente, que hasta los
caballos sentian el daño y no osaban salir ni apartarse del alojamiento
a paçer, por estar algunos heridos y lastimados de ellos; y las espias
que para rreguardo del campo se suelen poner en lugares acomodados para
ello y junto a los caminos por donde mas el peligro se teme, no daban
lugar los tigeres a que asi se hiziese ni se guardase en esto ni en
otras muchas cosas la diçiplina militar, mas ynterronpiendolo todo eran
cavsa que los que hazian la guardia y servian de espias y velas hiziesen
sus oficios encima de arboles muy altos, a donde avn del todo no se
tenian por seguros, segun las astucias y trayçiones de que vsa este
carnicero animal por aber y matar alguna persona.

Y viendo el governador la calamidad que su gente padeçia por falta de
comida, acordo que se hiziese vna balsa de maderos libianos para en ella
atrabesar el rrio de Opia y pasar a vn lugarejo que de la otra parte
estaba, a proveerse de alguna comida; y poniendo en efecto este acuerdo,
hizieron la balsa en quinze dias, bien grande, en que cabian buen golpe
de gente, la qual echaron en el agua y en ella entraron todos los
soldados que cupieron, y con su çierta manera de rremos y otros soldados
buenos nadadores, que yendo por el agua nadando tiravan con cabuyas o
sogas de la balsa para ayudalla a nabegar y pasalla de la otra banda,
començo a engolfarse en aquel ancho rrio; y llegando al medio de la
corriente y fuga del agua, fue façilmente desbaratado el govierno de la
nabegaçion, y llevandola el rrio con la corriente fueron todos los
españoles que en ella yvan puestos en condiçion de ser muertos; porque
los yndios que de la otra banda estaban, biendo que la yndustria de los
nuestros no abia sido tal que bastase a cortar por la corriente del agua
y asabesar[83] el rrio, antes abian sido señoreados y sojuzgados del,
llevandolos el agua por do abia querido, prestamente entraron en sus
canoas con sus rremos o canaletes y armas en las manos, y endereçando
las proas a la balsa partieron con animos de ganar vna buena vitoria y
aber en su poder toda la gente que en la balsa yva, si sus desinios no
fueran estorvados con la muerte de vn español de los que abian salido
nadando delante de la balsa, llamado Francisco de Caçeres, que en el
rrio toparon sobre el agua, los quales ocupandose y teniendose a dar la
muerte a este español, que con sumirse debaxo del agua muchas vezes los
entretubo muy gran rrato, hasta que la balsa de nuestros españoles, por
la propia agua y conbates del rrio, fue rrestituyda a tierra hazia la
parte donde estaban alojados los españoles, donde luego los que dentro
yvan, desanparandola, se metieron por la montaña adentro, huyendo cada
qual como podia, temiendo que avn por la tierra yrian con las canoas los
yndios bogando en su alcance, segun sacaron los animos amedrentados de
aquella tribulacion.

Acabados los yndios de dar la muerte a Françisco de Caçeres, soldado
afamado entre estas conpañias por su buen brio e yndustrias en cosas de
guerras, fueron en seguimiento de la balsa, la qual hallaron sin ninguna
gente, y llevandosela consigo se andaban rregocijando con ella por el
agua, trayendola de vna parte a otra, dando muy grandes muestras de
alegria, como gente que solo aquello tenian por entera vitoria, y que su
barbaridad no alcanço aprovecharse de tan buena ocasion como tuberon
para hazer mas daño en los nuestros y aber vna vitoria harto notable,
pues en ella abian a las manos los mas y mejores soldados de la
conpañia, con que quedaba todo el rresto de la gente perdida, por estar
muchos o los mas de ellos enfermos y no para tomar armas en las manos.

Con estos trabajos y otros que mi pluma calla por parecer yncreybles,
paso el ynbierno y las aguas afloxaron de suerte que vn poco mas arriba
del alojamiento, por çierto vado apaçible quel rrio Opia por aquella
parte hazia, lo pasaron los nuestros, y començaron a marchar por entre
gentes de diversas y diferentes lenguas, que por no tener ynterprete que
las entendiese para saber quales eran y los nombres de sus provinçias y
pueblos, no van aqui escritas en este discurso, que seria en el paraje
de los chiscas o laches, lamados[84] chita y el cucuy, por donde
despues se siguio el camino de la governaçion de Venençuela al Nuebo
Rreyno. Obieron estos españoles vn yndio que avnque escuramente era
entendido de çierto faravte que en el rreal trayan, el qual dio al
gobernador Jorge Espira muy entera rrelaçion del Nuebo Rreyno de
Granada, porque a esta sazon estaban en el paraje del, declarandoles muy
particularmente las muchas rriquezas que los naturales poseyan y los
muchos y grandes señores que en el abia con la muchedumbre de naturales,
y que la sal y mantas que por alli abian entre aquellos yndios de lo
llano por donde andaban, toda baxaba del Nuebo Reyno; dandoles tanbien a
entender que para señorear y sujetar tantos señores y naturales como en
aquella tierra abia, eran muy pocos los españoles que el alli abia
visto, prefiriendose este yndio a metellos en la tierra que les deçia, y
avn que en alguna manera hallavan los españoles por alli algunas señales
de lo que el yndio dezia, no del todo eran promobidos sus animos a
seguillo, pues lo guardaron tan floxamente que se les huyo vna noche, y
por huyrse el pobre yndio cayo de vna barranca abaxo en vn rrio que
cerca estaba, donde se mato y fue comido bien en breve de los peçes,
porque yendo otro dia a pescar al propio lugar vn español tomo vn peçe
creçido, en el buche del qual hallaron la natura y conpañones todo junto
deste yndio; y avnque despues, por persuasiones de algunos buenos
soldados, fue persuadido Jorge Espira á enbiar gente a descubrir este
Rreyno, y salieron al efeto çierta conpañia de soldados con vn Juan de
Villegas(A), que despues governo aquella provincia de Venençuela, no
hizieron cosa ninguna que les aprovechase; porque hallando la subida de
la sierra dificultosa para caballos, se bolvieron desde çiertos pueblos
que algo metidos en la cordillera estaban, donde tomaron cantidad de
mantas y sal de la que del Rreyno baxaba, y con esta su floxedad dexaron
casi como de entre las manos este pedaço de prospera tierra con que
despues con no menores trabaxos y calamidades de los que esta gente
paso, pero con mejor fortuna y mas ostinados animos, descubrieron por
muy diferente derrota de esta y conquistaron y sujetaron el tiniente
Gonçalo Ximenez de Quesada y sus comilitones, tres años despues del
acometimiento[85] de Jorge Espira, con que ylustraron y perpetuaron sus
buenos hechos y hazañas, y mereçio dignamente el teniente y general
Ximenez de Quesada ser Adelantado del Nuebo Rreyno, y sus soldados y
conpañeros en el trabaxo gozar de vna prospera quietud con que
descansadamente oy gozan de los frutos y esquilmos de aquella tierra,
justamente por ellos mereçidos.

Y desta propia adversa fortuna partiçipo Miçer Ambrosio, como en su
Istoria se trata[86], pues hallandose el año de veynte y nuebe, no diez
leguas ni avn ocho desta provinçia del Nuevo Reyno, por la parte por
donde al presente esta poblada la çivdad de Panplona, en el distrito del
propio Nuebo Rreyno, dexo de seguir su descubrimiento como lo llevaba
encaminado, y dando la buelta sobre mano izquierda, ynclinandose a
çiertas poblazones de gentes chitarera que de aquella parte abia, fue
dende a pocos dias muerto, y su gente se bolvio a la laguna de
Maracaybo, por diferente camino del que abia llevado, y de alli a Coro.



NOTAS AL CAPÍTULO VII


(A) Según Oviedo y Baños, acompañaron á Villegas cuarenta hombres, entre
los cuales iban Francisco Infante, Gonzalo Martel de Ayala, Francisco de
Madrid, Juan Cuaresma de Melo, Hernán Pérez de la Muela y Alonso de
Campos.

De este Juan de Villegas se ha de hablar largamente más adelante, pues
llegó á obtener la confianza de los Gobernadores, y aun á regir él mismo
la tierra, y entonces será ocasión de poner de manifiesto las
condiciones de éste hombre, tan duramente juzgado por algunos.



CAPITULO OTABO

     Como pasando adelante Jorge Espira con su gente dieron en vna
     poblazon que por su fortaleza llamaron Salsillas; y de çierta
     notiçia que tubieron de vn gran rrio, que presumieron ser el
     Marañon.


No paso el Governador con su gente por las tierras y poblazones que en
suma y algo escuramente rreferi en el capitulo antes deste, tan
pacificamente que no le matasen y descalabrasen y hiriesen algunos
soldados, de suerte que le fue necesario detenerse algunos dias adelante
de donde yntento entrar en el Nuebo Rreyno, hasta tanto que sus enfermos
tuviesen mejoria, y convaleçieron de tal manera que avnque
trabajosamente estuvieron para caminar, y pasando adelante con su largo
y trabajoso descubrimiento, con sobra de buena esperança, porque algunos
yndios que se abian tomado por las provinçias por do abian pasado,
astuta y malvadamente a fin de echar los españoles de sus tierras, y
conoçiendo en alguna manera, avnque barbaros y de rrusticos yngenios, la
pretension de los españoles, que era aber muchas rriquezas de oro y
plata, de lo qual, avnque aquellos barbaros careçian, no dexaban de
tener algun conocimiento de muy lexos, espeçialmente que el Governador
les mostraba algunas pieças que destos metales llevaba, y asi casi
todos los yndios pareçia que por abiso del demonio, estaban tan
conformes que vno de otro no discrepaba en dar muy buena rrelaçion y
notiçia al governador Jorge Espira de que adelante por la derrota que
yva hallaria tanta abundançia de aquellos preçiosisimos[87] metales que
cargarian muy muchos caballos dellos en llegando, y con esto, añadian
calidades de gentes vestidas de mucha grabedad y magestad que lo
poseian, y con otros falsos colores que a sus platicas daban, henchian
los animos de los soldados de vna tan buena y loca esperança, que çiegos
y llenos de codiçia, pasaban por muy yntolerables trabaxos, y no
estimando los que delante se les ofrecian, ni escarmentando, como suelen
decir, en cabeça agena, pues cada dia vian desminuir y apocar el numero
de la gente de su conpañia con miserables muertes que rrecebian, vnos de
hanbre, otros de cansados y trabajados, otros comidos y despedaçados de
brabos tigeres, y otros de diferentes generos de enfermedades que les
daba, mas vsando de sus ynbençibles animos, avnque temerariamente,
siempre proseguian adelante con su descubrimiento y jornada; y asi
dieron de rrepente y sin pensarlo, casi desaperçebidos de comidas, en
vna tierra algo aspera y quebraxosa, en parte montuosa y en partes
rrasa, de muy rrara poblazon y esteril de comidas, donde se tomaron
algunos yndios, los quales, siendo ynterrogados por sus faravtes, dieron
notiçia que çerca de alli, sobre la mano izquierda, estaba vn pueblo
grande, bien proveydo de mantenimientos y de otras cosas.

El Governador, con codiçia de ber y saber lo que era, si por ventura
fuese el prinçipio de la notiçia que de atras traya, hizo asentar su
canpo en la parte mas alta que le pareçio, y embiando vna buena conpañia
de soldados, de los mas dispuestos para ello, les dio naturales que los
guiasen por buen camino, los quales, apartandose algunas jornadas de la
demas gente, llegaron a vn cerro y poblado de crecidas montañas y
arcabucos, lo alto y cumbre del qual era rraso y llano, y en el estaba
vn lugar ó pueblo de hasta cien casas o buhios grandes, el qual demas de
la fortificaçion conque la naturaleza lo abia dotado, artifiçialmente,
por yndustria de los yndios y moradores de aquel pueblo, tenia hecho vn
palenque de gruesos troncos de palma, muy espinosos y puyosos, apretados
y abraçados vnos con otros, de mediana altura. Junto con esto y
alrrededor del mesmo palenque, tenia hechas muy hondas cabas, dentro de
las quales estavan hincadas muy largas y altas puyas, las puntas para
arriba, y cubiertas estas cabas muy sutilmente con muy delgadas varas y
tierra ençima, y sobre la tierra de las cabas sembradas algunas yervas
para mas disimulaçion, que ninguno que no lo obiera bisto pudiera
presumir que alli obiese aquellos hoyos, ni que gente de tan rrusticos
yngenios como son aquellos yndios tubiesen capaçidad para ynventar
semejante manera de fueça y custodia para su pueblo y personas.

Llegados nuestros españoles, como se a dicho, a bista deste pueblo y
palenque, luego que fueron juntos determinaron de arremeter y asaltallo,
porque la çerca no era muy alta, y como de tropel se fuesen llegando sin
mirar por do yvan, vno de los de la conpañia, llamado Migel Lorenço,
antiçipose de los demas quiriendose nombrar y ganar honrra; mas como no
mirase donde ponia los pies, fue engañado con el artifiçio e yngenio de
aquellos barbaros, y cayo dentro de vn hoyo de aquellos, y como los
demas viesen que el conpañero no pareçia, presumiendo el engaño que en
la tierra abia, se rrepararon y fueron llegando atentadamente hasta
donde el soldado se abia sumergido y hallandolo bivo, porque cayo casi
de lado entre las puyas y estacas del hoyo, no abia rreçebido lision
ninguna, y echandole çiertas varas largas en que se asiese, lo sacaron
con toda presteza del hoyo, sin que los yndios tubiesen lugar de tomar
las armas y ofendellos, pero avnque quando acudieron estaba ya fuera el
español, ellos començaron, desde lo alto del palenque a arrojar
ynomerable cantidad de flecheria, y muchas lanças y dardos, con que
hizieron rretirar a los españoles, y los arredraron del palenque,
hiriendoles algunos soldados, y sin rreçebir ellos daño alguno quedaron
vitoriosos, porque avnque los nuestros, aquel propio dia y otro despues,
diversas vezes, procuraron con buenos ardides asaltar el palenque,
fueron sienpre rrebatidos de los de dentro, sin poder hazer ningun daño
en ellos; y considerando quan fortaleçido estaba aquel pueblo, y que si
perseveraban en querello tomar su ostinaçion seria de ningun efeto, y
asi tenida por temeraria y loca, acordaron dexar aquel pueblo con su
vitoria, al qual por pareçelles con aquella manera de fortificaçion
ynespunable para las armas que tenian con que arruynallo, le pusieron
por nombre Salsillas, casi en memoria de la ynespunable fuerça de
Salsas, que en Cataluña esta.

Solamente obieron deste pueblo vna yndia con vna criatura de hasta siete
v ocho años, con la qual por presa de su trabaxo se bolbieron a donde
abia quedado su Governador alojado, sin llevar otro rrecurso ni
proveymiento de comida[88], que fue harto desconsuelo para todos. El
Governador tomo la yndia y con sus ynterpretes procuro ynquirir y saber
de ella si se hallaria por alli çerca comida alguna, la qual le
rrespondio que çiertas jornadas de alli abia mucha abundancia de mayz y
de otras cosas de comer, pero que abian de yr por vnas çienegas y
manglares, tierra muy mala y de perberso camino, y despues abian de
llegar a vn rrio muy cavdaloso, por el qual abian de yr en canoas a
donde la comida estaba. La neçesidad que de ella abia hizo que al
Governador no le pareçiese nada dificultoso este camino para sus
soldados. Luego mando aperçibir los que les pareçio, y dandoles por
cavdillo vno de aquellos capitanes y a la yndia para que los guiase, les
mando que fuesen a traer el bastimento que pudiesen, y que llevasen
atada y con todo rrecaudo aquella yndia que abian de llevar o llevaban
por guia, la qual si se les yva seria en baño su trabajo, y pondrian la
gente en rriesgo de pereçer de hanbre.

A este rrio de que esta yndia dio notiçia, algunos en aquel tiempo
quisieron afirmar que era el rrio Marañon, y no es de marabillar que lo
tratasen, pues entonçes no abia la claridad que del y de otros muchos
rrios muy cavdalosos agora ay; y mas lo çierto es que este rrio, que no
es el Marañon por donde baxo Orellana del Piru, y despues la gente de
Aguirre, porque desde este paraje hasta las provinçias de donde se
bolvio perdido este governador Jorge Espiro, ay muy grande ynstancia[89]
de tierra, y se pasan otros muchos rrios cavdalosos, que avnque todos se
juntasen no llegarian a hazer vn rrio que con alguna similitud pudiese
ser conparado con el Marañon. Demas desto, sin lo que este Governador
camino prolongando la sierra y cordillera que sobre mano derecha
llevaba, sin encontrar rrio que con su grandeza le ynpidiese el pasaje,
como el Marañon lo hiziera, casi por el mesmo camino caminaron despues
otros capitanes con numero de gentes, como fueron Hernan Perez de
Quesada, hermano del Adelantado del Nuebo Rreyno, que prolongando la
cordillera fue a salir a las espaldas de Pasto, segun en su Istoria se
dize; y despues del andubo Felipe de Vtre, que salio de la governaçion
de Venençuela, y despues Don Pedro de Silva, que salio del Nuebo Rreyno;
y con aber, como he dicho, mas claridad y pasado mas adelante deste
paraje de Jorge Espira, jamas ninguno se afirmo aber visto el rrio
Marañon para afirmarse en ello, mas de devisar desde lexos grandes aguas
que presumian ser el.

E querido dar aqui esta claridad y rrelaçion sobre este caso, porque
ninguno debe tener por çierta la opinion que algunos quieren sustentar
de que de[90] los Governadores y Capitanes que de Venençuela y de
Cobaagua salieron antiguamente a descubrir, obo algunos que llegaron a
las rriberas del rrio Marañon, tambien porque lo dicho es materia
conveniente a lo que en el capitulo siguiente tengo de tratar, y para
mas conprovaçion de mi opinion que es la que en el apuntare.



CAPITULO NUEBE

     En el qual se escrive çierta notiçia que vna yndia dio a Jorge
     Espira de que abia españoles perdidos cerca de donde estaba
     alojado, y como de aqui naçio la opinion de la gente perdida de
     Ordaz y lo del Dorado.


El cavdillo quel governador Jorge Espira enbiava a buscar comida, tomo
la yndia que para guya[91] le abia dado, y pretendiendo guardalla desde
luego con cuydado, atole vna cabuya o soga al pescueço por prision, que
es vna cosa muy vsada entre gentes de jornadas quando asi van en
descubrimientos. A los yndios que las van sirviendo y les llevan sus
cargas y comidas les ponen esta manera de prision, para que demas del
trabajo que llevan en yr cargados y fuera de sus casas y naturalezas,
vayan sujetos a vna perpetua servidumbre.

Viendose, pues, esta pobre yndia enlazada por el pescueço, començo a
quexarse de la crueldad y tirania que con ella vsaban estos españoles y
a dezir que a ella la abian tenido sujeta otros españoles, pero que no
lo abian hecho tan seberamente con ella ni la abian puesto aquella
manera de prision, antes despues de aberse servido libremente de ella el
tienpo que les pareçio, le abian dexado y enbiado con todo contento a
su casa. Y como el faravte o ynterprete diese notiçia desto que la yndia
abia dicho, cavsoles grande admiraçion y los hizo estar perplexos,
considerando que pudiese ser aquello, pues hasta entonçes nvnca por
aquella via abia pasado ninguna gente de ninguna parte a descubrir,
antes ellos eran los primeros descubridores de aquellas tierras.

Y con esta confusion, el Governador llamo a la yndia y le torno a
rrepreguntar lo que abia dicho, la qual, por el faravte o ynterprete,
rrespondio que çiertos honbres de la suerte y manera de los que alli
estaban, abian subido por el rrio arriba por donde ella los queria
llevar, y llegados aquel pueblo del palenque, que los españoles llamaron
Salsillas, se bolvieron, y que avnque en aquella sazon la prendieron
aquellos españoles, sin hazelle daño ninguno la abian sotado, por temor
de los quales aquellos yndios avian fortificado en aquella forma aquel
su pueblo, y que estaban diez jornadas de alli el rrio abaxo en vna
tierra de muchos pueblos de yndios, donde los cristianos tenian hecho
otro palenque fuerte en que se rrecogian y estaban fortificados contra
las asechanzas y calunias de los yndios naturales de aquelas tierras y
eran ya muy biejos, y que tenian muchos hijos ya grandes e yndias que
les servian, los quales no tenian para defensa de sus personas sino
solas dos espadas, y los demas vsaban las armas de la tierra, que eran
arcos y flechas, y que asi mesmo no tenian caballos, que en su lengua
llaman guabiares, mas que tenian perros, a quien llaman avres.

Esta rrelaçion y notiçia que esta yndia dio destos españoles mobio los
animos de muchos soldados a tener voluntad de yr en demanda de aquella
tierra y gente de quien les abia dado notiçia aquella barbara muger; mas
al gobernador Jorge Espira no le pareçio açertado viaje dexar de seguir
su descubrimiento por tierra e yr a meterse en la fortuna del agua por
dicho de vna ynfiel de menos verdad que fee, y asi con buenas rrazones
dio a entender a los suyos que debian de quitarse de aquel proposito, y
los animos que tan balerosamente querian emplear en seguir aquella
rrustica muger que por ventura pretendia metellos en donde pereçiesen,
los conservasen para la notiçia que casi entre las manos llevaban, por
la mucha çertidumbre que los naturales de atras les abian dado de las
rriquezas de adelante.

De estos propios soldados que aqui se hallaron con Jorge Espira an
querido y avn quieren afirmar que esta notiçia que con astuçia de aber
libertad les dio esta yndia de aber visto y conoçer españoles en aquella
tierra y estan en la parte dicha, es çierta y verdadera, y que es la
gente que Don Diego de Ordax perdio viniendo al Marañon; y lo que açerca
desta gente de Ordaz ay que saber yo lo tengo escrito en esta Istoria,
tratando de aquella propia jornada, y los propios soldados de Ordaz que
oy son bivos afirman que en el Marañon no se perdio ninguna gente de los
de su conpania, sino en vnos baxos. De los que alli se perdieron en el
propio batel de la nao escaparon çiertos soldados que dieron notiçia de
la perdiçion y anegaçion de los demas; y como en la propia parte trate,
esto de dezir que ay españoles en aquellas provinçias del Dorado o
sierras del Sur, es ynbençion sembrada mañosamente, para con esta color
persuadir a los governadores que consientan juntar gente para yr a
buscallos; de la qual fama y dibulgaçion tubo notiçia Su Magestad en
España el año de mil quinientos y çinquenta y nuebe, y embio vna çedula
rreal al Avdiençia del Nuebo Rreyno de Granada para que se ynformasen de
los naturales que gente españoles abia perdidos en aquellas provinçias
del Sur, y avnqne diligentemente lo procuraron, no hallaron ninguna
evidençia ni claridad de ello, y asi se dexo caer.

Porque es çierto que vn solo cristiano que Su Magestad entendiera que
abia en aquellas partes entre yndios, es tanto el entrañable amor que a
sus subditos y vasallos tenia y tiene, que sobre el libertarlo obiera
puesto toda la diligençia posible. Aliende desto, como poco a dixe, el
rrio Marañon esta tan desviado desta provinçia y paraje de donde voy
tratando quanto atras queda declarado. Luego sigese que avnque se obiera
perdido gente en el Marañon, que no podia aberse apartado tanto del, ni
metidose en la tierra, por ser los descubrimientos y conquistas de aquel
tienpo de tal condiçion que consumian en breve tienpo muy grandes
compañias de gentes. Y esto no lo digo porque por ello pretenda deshazer
la grandeza de la tierra que en aquellas del Sur ay, que llaman el
Dorado, porque yo por muy çierto tengo en este caso la comun opinion y
notiçia que siempre an dado los naturales, algun prinçipio de la qual
vio Felipe de Utre el año de quarenta y siete, quando salio herido y
casi huyendo y admirado y espantado de aquel prinçipio que vio el y los
que con el yvan, que los naturales vezinos de aquella tierra y amigos
suyos le vendieron por muy pequeña cosa en conparaçion de lo que
adelante abia, como en su lugar mas largo lo dire, tratando de su
jornada, y lo mesmo confirmo despues Don Pedro de Silba, que yendo con
vnos pocos compañeros enfermos y mal adereçados, vio vn prinçipio de
poblazones y gentes tan rricas y tantas que le fue neçesario sin dalles
ninguna pesadumbre, bolverse por do abia entrado, de lo qual tanbien en
su lugar dire como paso.

Y pues tantos testigos ay y de tanto credito, por muy çierto se puede
tener la feliçidad de aquella tierra; y porque sobre todo lo dicho
tocante al Dorado y a la gente de Ordas, se trata mas largo en la parte
rreferida, podre çesar aqui la platica, y avn rrogar a estos señores
governadores y sus soldados que se entretengan vn poco buscando que
comer en estos arcabucos, en tanto que rrecorremos la salida del
tiniente Fedreman del Cabo de la Vela em prosecucion de su jornada, y
declaramos algo del suçeso della.

Solo me rresta aqui dezir que los soldados y capitanes de Jorge Espira
se conformaron con la voluntad de su governador, y siguiendola no
curaron de tratar mas en lo que la yndia dezia, con proposito de seguir
su descubrimiento, como lo llevaban començado por la halda de la
cordillera del Rreyno.



CAPITULO DIEZ

     Como Fedreman partio del Cabo de la Bela y se metio la tierra
     adentro, donde torno a encontrar con el capitan Rribera y lo
     prendio a el y a sus soldados, y dio la vuelta a la laguna de
     Maracaybo por diferente camino.


En tanto que los trabaxos preferidos padeçia el governador Jorge Espira
y sus soldados, al teniente Fedreman no le subçedian sus cosas tan
prosperamente que no partiçipase de las mesmas calamidades e
ynfortunios[92]; porque despues de aber estado algunos dias en el Cabo
de la Bela, fueron rresolutos el y sus capitanes y gente que siguiesen
las pisadas y camino que Miçer Ambrosio abia llevado, porque en su
compañia abia algunos soldados de los que escaparon de aquella jornada,
que le certificaban que si llegaba al paraje donde Micer Ambrosio llego
y de alli proseguia adelante con su descubrimiento, que podia dar en
alguna tierra prospera y feliçe, por abelles pareçido en alguna manera
buena dispusiçion de tierra la de adelante hacia el Norte; avnque a
otros que con Miçer Ambrosio yvan les pareçio lo contrario, por la poca
voluntad que de pasar adelante tenian, afligidos de los grandes trabaxos
y neçesidades que abian pasado.

Y con esta determinaçion se partio Fedreman con toda su gente del Cabo
de la Vela, tomando la derrota y via del valle de Vpar, para de allí
ponerse en el camino que tenia pensado; y avnque en este viaje no fueron
perseguidos de naturales, fueronlo de enfermedades que començaron a dar
a los soldados en apartandose de la costa y frescura de la mar, porque
luego se metieron en vnas tierras y valles muy calidos y que careçian de
todo rrefresco y avn de comidas y de aguas, que era lo que mas
atormentaba la gente, porque como eran rreçien venidos de España y no
hechos a semejantes trabaxos, hanbres y sedes[93], facilmente eran
consumidos y muertos; y asi el tiniente yva cada dia perdiendo gente por
el camino sin podellos rremediar. Apartabanse algunos soldados a quien
la sed mas aquexaba a buscar agua, y engolfados la tierra adentro, que
por alli en algunas partes era muy llana, facilmente desatinaban y
perdian el tino, sin jamas poder açertar con el camino por do abian
entrado, y asi como locos se andaban de vna parte á otra, hasta que
vençidos de flaqueza y faltos de fuerça no se podian menear a vna parte
ni a otra, y alli donde esta triste boz les tomaba, alli se quedaban
mirlados y muertos; y de esta suerte le falto mucha gente a Fedreman,
sin poder el poner ningun rremedio en ello, porque si se detenia a
buscar los soldados que desta suerte se le perdian era poner en
condiçion de perder de todo punto su canpo, pues mientras mas se
detuviese por estas tierras calientes y secas, mas abia de cargar la sed
y enfermedades en su gente, y ansi, avnque cada dia le daban nuevas que
se le quedaba la gente perdida, pasaba de largo y disimulaba con ello,
porque, como he dicho, no podia ni le convenia hacer otra cosa, so pena
de perdello todo.

El capitan Rribera, que con sus cinquenta conpañeros se abia apartado en
el Cabo de la Bela de Fedreman para se yr a Santa Marta, de do abia
salido, prosiguiendo su viaje, le fue estorvado el pasaje por los yndios
de Chimila, pueblo çercano a la marina y a Santa Marta, porque
hiriendoles çiertos soldados en vna guaçabara que con ellos tuvieron,
les fue forçoso rretirarse de noche y bolver atras, por lo qual
determino el capitan Rribera de verse otra vez con Fedreman a fin de
rrogalle que si tenia algun nabio en la costa se lo vendiese para yr a
Santa Marta. Algunos soldados de los de Rribera quisieron estorvar estas
vistas, diziendo que si con Fedreman se tornaban a ber, que podria ser
constreñilles a que fuesen con el; mas Rribera como era hombre cabeçudo,
rrepudio el consejo que le daban, diziendo que no seria parte Fedreman
para estorvalle de hazer lo que quisiese, y con esta determinaçion llego
a encontrarse con Fedreman a tiempo que le abian ya faltado parte de sus
soldados y estaba con neçesidad de acreçentar su gente, y viendose los
dos Capitanes, façilmente se conçertaron, porque Fedreman, ofreciendose
de hacer todo plazer al capitan Rribera si de su voluntad le siguiese
con sus soldados, le persuadio por muchas vias y con muchos buenos
cunplimientos a ello, y viendo Rribera que si lo que Fedreman le rrogaba
no lo hacia de voluntad, lo abia de venir a hacer con biolencia y por
fuerça, acordo conplazer al tiniente Fedreman y condeçender con su
rruego, y asi le dio la palabra de no hazer mas de lo que quisiese. Esto
determinado, algunos soldados de los de Rribera, no pareçiendoles bien
tanta tardança como Rribera hazia en estarse alli con el tiniente
Fedreman, porque se deseaban bolverse a Santa Marta, fueronse a Fedreman
a preguntalle lo que estaba hecho y si los abia de dexar yr a Santa
Marta, el qual los remitio a su capitan Rribera, para que les diese la
respuesta dello, donde luego supieron lo que estaba determinado y
conçertado entre los dos capitanes, y para mas congratularse Rribera con
Fedreman y escusallo de culpa, hizo çierto escrito o petiçion diziendo
que el de su voluntad se metia debaxo de su vandera por estar en parte
donde podia ser desbaratado y maltratado de los naturales.

Algunos soldados de los que Rribera abia traydo, quisieron yntentar
nobedades, y començaron a mover los animos de muchas personas, para que
dexando la conpañia de Fedreman, se fuesen a Santa Marta; mas siendo
descubiertos de sus desinos y tratos, fueron frustados dellos, y algunos
castigados exemplarmente, porque el Alcalde mayor, Antonio de Chabes,
por consejo y mandado del teniente y capitan de dreman[94], ahorco dos
soldados de los de Santa Marta, que pareçian tener los animos mas
levantados y cavsar mas bulliçio en el canpo, y con todo este castigo y
la bigilançia que los capitanes de Fedreman ponian en guardar y mirar
que no se les fuesen los soldados que abian venido con el capitan
Rribera, se les fueron vna noche seys soldados, y echandolos menos otro
dia el capitan Fedreman[95] los enbio a buscar haziendo gracia y merced
de los caballos y rropas y presas y armas, y de todo lo demas que los
fugitivos llevaban a los que yvan en su alcançe y seguimiento, para que
con mas voluntad los siguiesen; y despues de aber caminado en su demanda
algunos dias, se bolvieron sin hazer ningun efeto, porque en el camino
perdieron el rrastro y no atinando la derrota que podian llevar fueron
burlados por las astuçias y buen ingenio de los fugitivos, los quales,
entendiendo que abia de salir gente en su alcançe, llegaron al rrio
llano y haziendo señal o rrastro de que abian pasado adelante, se
bolvieron al propio rrio y caminando por el agua del muy gran rrato, se
enboscaron y escondieron de suerte que, como he dicho, no pudieron ser
hallados de los que los buscaban, los quales se bolbieron sin la presa a
donde Fedreman estava, y los soldados de Santa Marta prosiguieron su
viaje, y pasando por muchas poblazones de naturales y gentes muy
belicosas, llegaron a Santa Marta, donde hallaron al Adelantado de
Canaria Don Pero Fernandez de Lugo, que abia rrezien llegado de España,
el qual, sabido lo que Fedreman abia hecho, le escrivio muy
comedidamente que se hiziesen buena vezindad y que le desocupase lo que
de su governacion le tenia ocupado.

Estas cartas, por mano de los naturales, de vnos en otros, fueron a
poder de Fedreman, el qual, sabida la pujanza de gente quel Adelantado
abia traydo despaña, camino luego con su canpo derecho al valle de Upar,
como yva, para segun se a dicho, seguir la derrota de Miçer Ambrosio y
entrar en el Rreyno. Mas como la joya y suerte del Nuebo Rreyno no
estaba guardada para estos gobernadores de Venençuela, que eran muy
amigos de derramar sangre humana y de oprimir los probezillos, en
llegando Fedreman al vallo de Upar mudo consejo con la ambiçion y deseo
que tenia de ser governador de Venençuela: porque pareçe ser que quando
salio de España los Bezares le dieron toda buena esperança de que tras
del le embiarian provisiones para que en el quedase el govierno de la
tierra, y con este deseo ymagino que ya estas provisiones quel esperaba
estarian en Coro, y asi, dexando el camino y derrota que llevaba, en la
qual no ynteresaba mas de ganar por la mano al licençiado Ximenez y
entrar mucho tiempo antes en el Nuebo Rreyno de Granada, dio la buelta
sobre la mano izquierda, acostandose a la laguna de Maracaybo, para
bolver a la rrancheria y puerto por do su gente abia pasado. Dividio su
gente por diversas partes para que mejor se pudiesen sustentar, y con
todo eso era tan mal poblada por alli la tierra como la de antes por do
abia pasado, y asi no menos hambres y neçesidades padeçieron en esta
torna buelta que en lo que atras quedava andado, con muertes de muchos
españoles.

En esta jornada se aparto vn capitan llamado Pedro de Linpias(A), a
quien cupo por suerte yr con çierta gente por la cordillera y serrania
que caen sobre la propria laguna, donde tomo cantidad de oro fundido y
alguno en polvo, de do quedo la noticia y fama que agora dizen de los
braços de herina, que es esto: y avnque despues lo an salido a buscar
algunos capitanes, nvnca an topado con ello. Es tierra de pocos
naturales, pero de muy rricas minas de oro debaxo de tierra. Y con la
horden dicha camino el canpo de Fedreman derecho a la laguna, donde
llego, con harto trabaxo y perdida de los suyos, al propio paso y lugar
de do antes abia partido Chabes con toda la gente, que era la rrancheria
y alojamiento do estuvo Miçer Ambrosio. Llegados alli hallaron mal
adereço para poder pasar la laguna, porque los bergantines y canoas todo
lo quemaron quando pasaron: solo les quedo para rremedio desta pasada,
sacar de la laguna las obras muertas del nabio que antes alli abian
tenido para su conquista y pasaje, que abiendole pegado fuego se habia
quemado todo lo que cay fuera del agua; y aderesçandolo lo mejor que
pudieron, pasaron todos de la otra parte de la laguna de Maracaybo,
donde se alojo el campo, en tanto que Fedreman, juntamente con su yda a
Coro, determinaba su viaje y la derrota que abia de tomar.



NOTAS AL CAPÍTULO X


(A) Pedro de Limpias y Sarmiento, que habia llegado con Ampiés á
Venezuela, y se distingió en las jornadas de Alfinger y Federmán, era un
hidalgo, natural de Burgos, según Castellanos, y montañés, según el
Padre Simón.

Tenía gran facilidad para aprender las lenguas de los indígenas, y esto
hizo doblemente valiosos sus servicios.

Como más adelante se dirá, acompañó á Huten en su expedición, pero
indispuesto con su jefe deslució su historia, haciéndose merecedor de
grave castigo, que no sufrió. Sirvió después á las órdenes de Carvajal,
y tomó parte en la jornada de Alonso Pérez de Tolosa.

Fué uno de los fundadores de Tocuyo, en el que se estableció.



CAPITULO ONZE

     En el qual se escribe vna guaçabara que los yndios dieron á los
     españoles, y el subceso de ella, y como pasando adelante y pasando
     por muchas poblazones y rrios cavdalosos, llegaron al rrio de
     Papamene.


Abiendo ya asosegado Jorge Espira a su gente del alboroto que entre
ellos se abia levantado sobre yr en descubrimiento de las tierras y
españoles que por notiçia les abia dado aquella yndia de quien atras
queda largamente dicho, y estando casi de camino para pasar adelante,
fueron juntos y conbocados esos pocos naturales que por aquella comarca
abia, para acometer a los españoles y hazer en ellos el daño que
pudiesen; y poniendo en efeto su determinaçion, vinieron de mano armada
vn día muy de mañana, ya que quería amaneçer, que es la ora en que mas
comunmente los yndios suelen dar en los españoles, y llegando a donde
las velas o çentinelas estavan casi dormidas, arronjaron vna lança y
dieron a vno de los que velaban en la rrodela que se la pasaron y
juntamente con ella el cuerpo del que la tenia, que dende a poco murio
dello, y con esto fueron sentidos los yndios por los demas españoles,
los quales luego tomaron las armas para rresistir a sus contrarios; y
los adereços de guerra que trayan estos naturales eran muy creçidas
lanças de palma y rrodelas de anta y mucha cantidad de flecheria con
rreçios arcos y grandes hondas de las quales vsaban con mucha destreza;
eran muy çiertos en el golpe; trayan asi mesmo muy grandes ollas y
gruesas cabuyas o sogas para atar a los españoles y guisarlos y comellos
y celebrar vna muy buena comida, para el qual efecto trayan alli consigo
a sus mugeres con los adereços de coçinar.

Ya que abia entrado el dia començose a trabar la guaçabara o pelea entre
los vnos y los otros tan rreçiamente que casi estuvo por algun espaçio
dudosa la vitoria; porque demas de que los yndios eran briosos y muchos,
vsaban bien de todas sus armas, danificaban a los nuestros en gran
manera con las piedras que les arrojaban con las hondas, que al caballo
que vna vez açertaban con una piedra de las que tiraban nvnca mas lo
podian hazer arrancar contra los yndios; y como en estas guerras la
prinçipal fuerça sean los caballos, y los mas rrehusaban los encuentros
con el terror[97] de las piedras, daban mayor esperanza a los enemigos
de conseguir la victoria, y era tanta la fuerça e ynpetu con que estos
barbaros arrojaban vna piedra, que con ella quebraban vna rrodela hecha
de macanas o de dvelas, que es bien rrezia y fuerte.

Viendo los nuestros el vigor y rresistençia de los contrarios, y quan en
abentura estaba la vitoria desta guaçabara, enbio el governador Jorge
Espira çincuenta soldados de a pie y quinze de a caballo que rodeando
çierto trecho por detrás de vn monte o arcabuco pequeño que al vn lado
se hazia, fuesen y diesen en las espaldas a los contrarios, con que los
ahuyentasen, lo qual con la brevedad que el caso lo rrequeria fue hecho,
y dando por las espaldas ynopinadamente de los enemigos, fueron heridos
y muertos muchos de ellos, y como por ambas partes fuesen guerreados,
dexando las armas, se dieron a huyr con mucha soltura, y asi obieron la
bictoria los nuestros, avnque con algun daño que se recibio de heridas
que dieron a particulares soldados y a muchos yndios del serviçio de los
españoles, que tanbien salieron a la pelea.

Rrecogiose la gente, y porque los que salieron heridos fuesen curados y
no puestos en el trabaxo del camino tan presto[98], holgaron en este
alojamiento otros quinze dias mas, al cabo de los quales prosiguio el
Governador su descubrimiento por la halda de la sierra y fue a dar a vn
pueblo que llamo el pueblo de Nuestra Señora, por respeto de que en el
holgaron y estuvieron el dia de Nuestra Señora de Agosto, y este dia les
hizo el Governador vn conbite a todos los soldados en rregozijo de las
buenas nuebas que los yndios de aquel pueblo les daban de la prosperidad
de tierra y naturales y rriquezas que adelante dezian que abian a fin de
echar a los españoles de su tierra. Y aqui, asi mesmo, hizo esta gente
çierta promesa a Nuestra Señora porque les encaminase aquello que
deseaban.

Este pueblo de Nuestra Señora, cerca de donde al presente esta poblado
vn pueblo despañoles dicho San Juan de los Llanos, que por via del Nuebo
Rreyno poblo el capitan Avellaneda, es por donde despues vino a entrar
el tiniente Fedreman en el Nuebo Rreyno, como adelante diremos en esta
misma Istoria. Hallaron en este pueblo de Nuestra Señora vn buhio o casa
de admirable grandeza; tenia de largo dozientos pasos y cada frente dos
puertas grandes, y segun despues se supo, era este buhio tenplo de
aquellos barbaros, donde hazian sus sacrificios al sol, a quien tenían
por Dios, y en el tenían muchas donzellas recogidas, que eran ofreçidas
como en sacrificio de sus padres, con las quales estava vn yndio viejo,
que era como el sacerdote para aquellos ofrecimientos, el qual tenia
cargo de predicar aquellas mugeres lo que conforme a sus preçetos abian
de guardar. Tenian en este buhio cantidad de todo genero de
mantenimientos para el sustento de aquellas ençerradas donzellas.

Pasadas las fiestas y rregoçijos; que no debieron ser pocos los que se
hizieron con las buenas nuebas de la tierra de adelante, prosiguieron su
viaje, y al salir del pueblo de Nuestra Señora, ya que yvan marchando,
salieron á dar en los españoles cantidad de yndios de aquella provinçia,
los quales se abian juntado para dar en el alojamiento de los españoles
y alli danificarlos todo lo que pudiesen, porque les pareçia mal la
mucha tardança y entretenimiento que en su tierra hazian, y tan mal
libraron en este acometimiento del camino como libraran si en el
alojamiento acometieran; porque luego la gente que allí yva de a caballo
dio en ellos, y alançeando muchos de los que en la delantera yvan fueron
façilmente rrebatidos y desbaratados, de suerte que no tornaron a dar
mas desasosiego al canpo que caminaba.

Aquel dia propio fueron los nuestros a alojarse a vn lugar o pueblo que
estaria dos leguas del de Nuestra Señora, cuyos moradores abian sido
llamados y llevados para la guaçabara o pelea que con los españoles
tubieron; y como otro dia acudiesen a sus casas y alrrededor de ellas
encontrasen los caballos que andaban sueltos paçiendo, eran tan opresos
del temor que en la guaçabara del dia antes abian cobrado, que sin osar
ni poder bolber atras ni pasar adelante, se dexaban caer en el suelo y
metiendo las cabeças y rrostros entre la paja dexaban los cuerpos
descubiertos, como suele hazer la perdiz quando es perseguida del
caçador. Deste pueblo paso nuestra gente adelante en su descubrimiento,
y llegaron a vn rrio llamado Oriare o Oguape, rribera del qual avia
algunos naturales poblados, de lengua guati. Alojose el Governador en la
rribera deste rrio por yr algo creçido. Los naturales que de la otra
parte estaban contrataban con los nuestros, avnque no con mucha
seguridad, porque pasaban el rrio en canoas con algunas comidas, y
quando llegaban çerca de tierra dezian a los españoles que pusiesen el
rrescate a la lengua del agua y que se arredrasen afuera, y con esto
llegaban los yndios y tomando el rrescate que les daban, dexaban[99]
alli las comidas que trayan, y se bolvian sin querer mostrar su
conversaçion; y pareçeme que lo hazian astutamente, pues si cayan en
poder de aquella gente que venian hechos a tomar todo lo que abian
menester graçiosamente, se abia de hazer lo mismo con ellos, y avn si
pasaban sin derramamiento de sangre, seria muy gran merced que se les
hazia.

Estos yndios, pensando asonbrar a los nuestros, hazian en sus pueblos,
que estaban a la rribera de aquel rrio Ariare, muy grandes candelas o
fuegos toda la noche; y vna de las noches que alli estuvieron los
nuestros, de rrepente, alzaron los yndios muy gran grita y bozeria que
cavso alguna admiraçion entre los españoles, y procurando ynquirir y
saber que fuese la cavsa de aquel alboroto y grita, era que en aquella
sazon abia hecho eclise la luna, y conforme a las suprestiçiones questos
yndios vsan, tubieronlo por mal pronostico y señal, como que por aquel
eclibse les abia de sobrevenir hambre o mortandad, y para rremedio
destos males o en venganza del pronostico y señal que la luna les abia
dado, se ayraban y enojaban contra ella arrojandole muchos tizones, y
palos y piedras y otras cosas que a las manos abian. Con el mismo ynpetu
los prinçipales y señores, siguiendo la misma furia y suprestiçion de
sus subditos, tomaban las macanas, que son sus armas, y davan muy
grandes golpes en los arboles que topaban, en señal de vengança contra
la luna, y bolviendose a los yndios sus vasallos, los consolaban
diziendo que no temiesen las calamidades que rrepresentaban los
prodigios de la luna, que ellos lo rremediarian todo con grandes
sementeras que harian para su sustento y mantenimiento, y con esto se
aplacaron.

Los nuestros, buscando vado, pasaron el rrio muy apartados de la
poblazon dicha, y prosiguiendo su descubrimiento por la halda de la
cordillera que a mano derecha llevaban, fueron a dar a vna provinçia que
tiene vn rrio llamado Guavyare, y por la lengua de los naturales
Camicamares, cuyos naturales salieron al encuentro al Governador Jorge
Espira y a los suyos, por los quales[100] fueron façilmente desbaratados
y ahuyentados; y no deteniendose en esta provinçia prosiguieron adelante
y llegaron a vn pueblo de çierta gente llamados guayupes, cuyos
moradores esperaban a los nuestros en sus propias casas con las armas en
las manos; y para rrepresentar con mas feroçidad la brabeza de sus
personas, que eran muy creçidas, estaban todos vntados con el çumo de
çiertas mançanas que en comun llaman xaguas, con lo qual eran bueltos
muy negros. Estas xaguas es cosa muy vsada en las Indias, casi tanto
como la bixa, betun colorado de que tanbien, como en muchas partes desta
Istoria e tratado, vsan los yndios e yndias mucho.

Estaban estos barbaros desnudos, en cueros, para mejor vsar de la
ligereza de sus personas, y con esto se abian enborrachado con aquel
brebaje de que vsan todos los yndios en general, que es o de mayz o de
aquella rrayz llamada yuca; porque tenian estos yndios, y sin ellos
otros muchos, que saliendo borrachos a la guerra o pelea, llevan consigo
mas vigor y fuerza y coraje. Mas todas estas ynvençiones no les
aprovecharon cosa alguna, porque avnque en el primer acometimiento que
nuestros peones les hizieron se defendieron muy bien, luego que llegaron
los de a caballo fueron con façilidad rronpidos y desbaratados y puestos
en huyda. Los nuestros saquearon el pueblo, y alojaronse alli aquel dia,
y el siguiente se partieron para adelante, y en pocos dias llegaron a vn
rrio cavdaloso, llamado Papamene, que en lengua de aquellos naturales
quiere dezir rrio de plata, rribera del qual se alojaron para dar horden
en su pasaje y en buscar vado para ello y aber algunos yndios naturales
de por alli que los guiasen adelante.



CAPITULO DOZE

     Como teniendo Jorge Espira paz con los yndios del Papamene paso el
     rrio, y atrabesando la tierra deste nombre, fue a dar, con guias
     que de alli tomo, a los Choques, de donde embio vn cavdillo con
     gente a descubrir lo que adelante abia.


Alojado Jorge Espira rriberas del rrio Papamene, luego los naturales de
aquella provinçia, admirados de ver aquella nueba manera de gentes,
barbadas y bestidas y en toda manera de bivir muy diferentes de ellos,
començaron a çercar rrecatadamente a los nuestros, para mejor vellos y
rreconoçellos, lo qual visto por el governador, començo a llamallos por
señales que les hazia y por algunos ynterpretes que traya, que avnque
torpemente entendian en alguna manera aquella lengua. Los yndios,
entendiendo por las señas que veyan que los nuestros querian su amistad
y trato, tomaron la comunicaçion que les pareçio mas segura y de que
menos se podian aprovechar los españoles para rresistirles, y metiendose
gran cantidad de ellos en canoas, se vinieron por el rrio açercando a
donde estaban alojados los españoles, los quales no dexaban destar muy
rrecatados y sobre el aviso, viendo que los yndios abian vsado de
aquella destreza y que para venillos a ber se abian juntado mas de
treçientas canoas.

Començaronse a tratar los vnos con los otros por via de rrescate y
mercado, porque los yndios trayan cantidad de pescado asado en barbacoa
y otros generos de comidas de que ellos vsan, y a trueque dello pedian
de lo que los españoles trayan[101], y lo que mas les agradaba eran
cascabeles, por los quales daban mas que por otro ningun genero de
rrescate de los que los españoles trayan; y con este genero de contrato
vinieron los yndios a perder el temor y a darse mas a conversaçion con
los nuestros, de suerte que vinieron a saltar en tierra y a entrar muy
sin temor en el alojamiento de los españoles. Viendo esto el Governador,
procuro ynformarse destos yndios de la noticia que adelante avia o
tenian de gentes y oro, los quales como si estuvieran en los coraçones
de los nuestros, asi les pintaban por palabras lo que yvan a buscar,
diziendoles que en tiempos pasados sus mayores abian ydo a guerrear con
çiertas gentes que adelante de ellos estaban, de donde abian traydo gran
cantidad de oro y plata; y como era cosa que los españoles y su
Gobernador mucho deseaban aber, no pusieron ninguna duda en ello, mas
tomando de aquellos propios yndios quatro o çinco para guias y
lunbre[102] de aquella tierra, levantando sus tiendas pasaron el rrio de
Papamene, y caminando por donde los yndios les llevaban, fueron a dar a
vnas provinçias llamadas los Choques, tierra bien poblada avnque
arcabucosa y muy doblada y los naturales de ella muy belicosos e
yndomitos y de muy mala disistion[103] y condiçion y gente muy diestra y
animosa en el gerrear, y asi vsan de lanças muy largas de palma, a las
puntas de las quales tienen puesto vn pedaço de vna canilla de vn yndio,
muy delgada y afilada, y enxerida alli con hilo, con que hieren
rreziamente a sus contrarios. Vsan para su defensa de rrodelas de palo,
muy rrezias y muy ligeras, y en la manija de la rrodela traen sienpre
puesto vn pedaço de çierto genero caña que en esta tierra y en otras
muchas ay, y tan agudo como qualquiera nabaja, avnque no tan rrezio ni
tan turable, para en hiriendo el yndio degollallo y cortalle la cabeça.
Es gente que come carne humana toda ella en general, hasta las mugeres,
por lo qual se mueven grandes gerras entre si vnos con otros, y por
comerse no tienen ley el padre con el hijo y el marido con la muger.
Estan muy juntos los pueblos vnos con otros, pero fortaleçidos con
palenques de gruesos maderos por lo poco que entre ellos tura la
amistad. Al tiempo de yr a hazer sus sementeras llevan consigo sus
armas, y con la vna mano caban y en la otra tienen la lança y la
rrodela, porque como todos andan enemistados por sus continuas gerras en
ninguna parte tienen seguridad. Es tierra de muchas aguas y rrios y muy
humida y manantiales, y por esto mal sana para españoles(A).

Entrando Jorge Espira en esta provinçia de los Choques se alojo en la
parte mas comoda y descubierta que le pareçio, donde dende a poco
tiempo llegaron vnas yndias naturales de aquela provinçia, que trayan en
las manos çiertas vasijas de agua con vna manera de ysopos hechos de
cabuya, ques como cañamo, los quales mojandolos en el agua començaron a
asperjar a los cristianos, y descurriendo por todos con su manera de
salutaçion, luego les comencaron a labar los pies a algunos y beverse el
agua con que los lababan y comerse qualquier cosa que podian aber de las
vñas de los pies o carnosidad y otras inmundiçias que alli se suelen
criar o pelos que de la barba se les cayan, suprestiçion o çerimonia
bien sucia a mi parecer, y hecho esto, estas barbaras comencaron a
hablar muchas cosas en su lengua, de las quales los nuestros no pudieron
entender ningunas por falta de ynterpretes, porque los que del Papamene
avian sacado, en el camino se les abian huydo por negligençia de las
guardas que los trayan a cargo; y con esto se bolvieron a yr las yndias
por el camino por do avian venido y nunca mas bolvieron.

Los yndios desta provinçia, avnque entre si estavan discordes en esta
sazon, se confederaron para dar en los españoles, y tomando todos de
conformidad las armas, rrebolvieron con ellas sobre los nuestros,
teniendo por muy çierta la vitoria por la gran confianza que de si
tenian en casos de guerra. Mas en todo se hallaron burlados de sus
desinos, porque al acometer a los nuestros fueron dellos rebatidos, y
luego acudieron los de a caballo, y dando en ellos hirieron a muchos, y
fueron desbaratados y ahuyentados en breve espaçio de tiempo, y con no
salilles este acometimiento con la prosperidad que pensaron, nunca
dexavan de acometer a los nuestros y venir cada dia sobre el alojamiento
a dar gritos y desasosiegos y a hazer daño en los yndios del serviçio de
los españoles, porque poniendose los propios yndios choques en enboscada
çerca de donde estavan rrancheados los españoles, les tomaban algunas
pieças que salian del alojamiento a buscar agua, o leña y otras cosas
necesarias.

El Governador, queriendo saber que tierra era aquella y las poblazones
della, mando a vn su maese de canpo, llamado Estevan Martin, que con
çinquenta peones y quinze de a caballo saliese a bisitar y ver aquella
tierra y rreconoçer lo que en ella abia; y salido este capitan con la
gente que se le dio, nvnca se pudo apartar mucho del alojamiento, a
cavsa de los muchos manglares y otros estorvos que abia, por donde no
podian ni pudieron jamas pasar los caballos, que se les sumian casi
todos por entre las muchas rrayzes de arboles que sobre la haz de la
tierra abia, que son los llamados manglares y pantanos o tremadales, de
suerte que de toda ymposibilidad no podian llevar caballos, y asi se
bolvio Estevan Martin con la conpañia a donde el Governador estaba, y le
dio cuenta y rrazon del ympedimento que abia tenido para no pasar
adelante a hazer lo que le abia mandado; el qual torno a mandar al
propio capitan Estevan Martin que dexando los caballos fuese con
çinquenta compañeros y viese aquella tierra y lo que en ella abia.

El Estevan Martin era honbre vaquiano en las Indias, que es lo mesmo
que ysleño y de espiriença suficiente, y vno de los que escaparon de la
jornada de Miçer Ambrosio, el qual, como atentadamente abia considerado
la dispusiçion de aquella tierra y la desverguença y atrevimiento de los
naturales della, pesole de que el Governador tornase a mandar que fuese
con gente de a pie y sin caballos a vella, y tubo empacho de decirle al
Governador que no queria yr o que no convenia aquella yda, porque no
dixesen que lo hazia de flaqueza o temor. Solamente le dixo: vuestra
señoria, obstinado en su primer acuerdo, me manda yr entre gente tan
belicosa y gerrera como esta es y de sierra y montaña, y que comen carne
humana, y a pie y sin caballos; plega a Dios que bolvamos aca alguno de
los que alla vamos, porque yo por mi cuenta hallo que esta gente es mas
belicosa que otra alguna de quantas he visto ni andado, y que abremos
bien menester las manos. El Gobernador, pasando por lo que su maese de
canpo Estevan Martin abia dicho, torno a mandar que saliesen los que
estavan apercebidos, y que si no querian ber lo que en aquella tierra
abia, que apartandose de la poblazon de la provinçia de los Choques
donde estavan, pasasen a descubrir y ver lo que adelante abia; con lo
qual se despidio y aparto Esteban Martin con sus çinquenta compañeros, y
dexando las poblazones que çerca del alojamiento estaban, paso adelante
por tierra muy cerrada y sin caminos y por entre çienegas y arroyos que
fatigavan y afligian demasiadamente la gente que consigo llevaba,
lloviendoles muy continuos aguaceros de noche y de dia; y despues de
aber caminado tres o quatro dias con harto trabaxo, ya que estaban para
dar la buelta al rreal, por parecelles de ningun efeto ni provecho aquel
su caminar, deparoles su fortuna vna angosta senda o caminillo pequeño e
ynvsitado por el qual caminaron otros dos dias, y al tercero, ya tarde,
dieron en vnas labranças de yndios, y en vna tierra muy doblada y
quebrada y rrazonablemente poblada por los altos, donde encontraron vn
camino ancho y bien seguido, y caminando por el anduvieron toda aquella
noche baxando quebradas o arroyos muy hondos, y subiendo a lo alto. Ya
que era çerca del dia, llegaron junto á vn pueblo o lugar de hasta
treynta casas que en lo alto de vn çerro estaba fundado de tal suerte
que con las propias casas hazian o çercaban vna plaça de mediano
grandor, de condiçion que sino era por las propias moradas de los yndios
no se podia entrar en la plaça, y estas eran llanas a manera de rramada,
eçeto que a vn canto de cada buhio estava hecho vn rretrete o partadixo
para dormitorio de los moradores, y el rrestante estaba lleno de grandes
atanbores y otros ynstrumentos de que aquellos yndios vsaban.

El capitan Estevan Martin se detuvo antes de entrar en este pueblo por
poner en conçierto su gente, que como habia caminado toda la noche venia
algo desconçertada y avn cansada, y los yndios del serviçio y carruaje
que trayan muy entendido por el camino.



NOTAS AL CAPITULO XII


(A) «Acabada esta nación hay otra de indios que llaman _Choques_: estos
comen carne humana; no tratan ningund género de oro: comen arañas,
hormigas y culebras y todo género de ponzoñas: tienen razonables pueblos
en una tierra doblada de serrezuelas y montosa: es gente que pelean en
esquadron como soldados; su pelea es con rodelas de madera, bien hechas,
pintadas con soles y estrellas, con dardos; son demasiadamente diestros
destas armas, y quando vienen á buscar los españoles, vienen muy en
orden y paso á paso, y danse poco por los españoles, y como los de á
caballo rompen por ellos, que se veen quitados de su esquadrón,
facilmente los matan y desbaratan. Por esta nación de _Choques_ llegó
Felipe de Huten más adelante que el gobernador Jorge de Espira, y llegó
al rio Marañón, por donde del Perú bajó Orellana con dos bergantines.
Toda esta tierra que hay desde Bariquicimeto al dicho rio del Marañón es
tierra perdida, porque hay pocos indios, y los que hay pobres y huidos
por los montes á causa de los dapños de los españoles y gente de
guerra». (_Relación de las tierras y provincias de la Gobernación de
Venezuela, que es á cargo de los alemanes_, por el licenciado Juan Pérez
de Tolosa. _Colección Muñoz._)



CAPITULO TREZE

     En el qual se escrive la pelea que los españoles obieron con los
     yndios del pueblo que abian topado, y como rretirandose hazia el
     alojamiento, fueron tanbien acometidos y maltratados de otros
     yndios que en el camino avia.


Como los yndios del serviçio y carruaje que Estevan Martin llevaba
venian muy derramados, no se llegaron ni juntaron tan façilmente como el
cavdillo pretendia, el qual viendo que la luz del dia se açercaba, y
pareçiendole que era mejor ocasion y mas açertado dar en el pueblo con
el velamen y escuridad de la noche, dexo a Nicolas de Palençia, que
despues fue vezino en Panplona, en el Nuevo Rreino, para que rrecogiese
la gente que faltaba, y el con la mayor parte de los soldados que
llevaba, dio en el pueblo, moviendo algun tumulto y alboroto en las
primeras casas, porque como los moradores dellas sintiesen sobre si
gentes y armas extrangeras y eran heridos y maltratados de los
españoles, alcando sus bozes y griteria dieron á entender a los demas
del pueblo, el afliçion en que se vian y la entrada de los nuestros en
su tierra, y asi toda la otra gente del pueblo, tomando las armas en las
manos, acudieron aquella parte donde mas bulliçio abia, y dando en los
españoles que andaban algo derramados, los costriñeron y forçaron a que
se recogiesen a vn cuerpo y esquadron, con los quales pelearon buen
rrato sin que de ninguna parte se rreconociese ventaja ni el daño que se
hacia por la escuridad de la noche; y como los yndios tenian ventaja a
los nuestros en el conoçimiento del lugar y en el nvmero de gerreadores,
forçaronlos a que, desanparando de todo punto el pueblo en el qual avian
peleado gran rrato, se rretirasen fuera del a çierto sitio donde se
fortificaron y entretuvieron hasta que la demas gente que atras avia
quedado, llego, y en este tienpo ya los yndios avian lastimado y herido
algunos soldados y muerto algunos yndios ladinos de los que al prinçipio
llegaron, que se esparcieron por el pueblo a rranchear y hurtar lo que
abia, como por costumbre lo tenian, mas estos eran facilmente muertos de
los naturales con lanças que los atrabesaban por el cuerpo.

Juntos, pues, todos los españoles, rrecobraron el animo perdido, y dando
con muy buen brio y coraje en los yndios, los hizieron rretirar, avnque
con harto trabaxo y rriesgo, porque como las armas que aquellos barbaros
tenian eran lanças muy largas y rrodelas y peleavan a pie, quedo y con
buen conpas, con dificultad les podian entrar los nuestros, ni hazelles
daño, mas al fin, como he dicho, ellos hizieron rretirar a los yndios y
tornaron á ganar el pueblo y lugar que abian perdido, con lo qual los
yndios perdieron el animo y no apretaban a los nuestros con la furia que
de antes. Rreconocieron façilmente los españoles la floxedad de los
yndios y el poco brio con que peleaban, y aprovechandose de la ocasion
y no perdiendo punto, siguieron su vitoria, y avnque con trabaxo muy
grave los desbarataron y de todo punto los ahuyentaron y echaron del
pueblo.

Los barbaros, no apartandose mucho del lugar, pusieron las rrodelas
sobre las cabeças, porque llovia muy rreçiamente y siempre abia llovido
durante el tienpo de la guaçabara, y estuvieronse alli esperando a que
amaneçiese para rreconoçer y ver que genero de gentes eran las que con
tanto ympetu los abian echado de sus casas y pueblo. Los nuestros, para
poner mayor temor en los animos de los yndios y amedrentallos por todas
vias, y para señorear mejor aquel sitio, pusieron fuego al pueblo y
quemaronlo todo, sin que dexasen en pie mas de solas tres casas que
estaban algo desbiadas de las demas, en que guarecerse del agua y
alojarse el tiempo que alli estuviesen.

Llegado el dia, los yndios se estaban bien cerca de los españoles, como
antes lo abian hecho, con sus armas en las manos, sin moverse,
espantados y admirados de ver quan poca gente les abia hecho tanto daño.
A los nuestros no les pareçio bien la osadia destos barbaros, estarse
tan desvergonçadamente alli junto, y hablandoles con vn ynterprete que
trayan, que los entendia torpemente, les dixeron que si alli se detenian
mucho que verian el fin de sus vidas, porque demas de ser ellos gentes
que a otras muchas e ynvmerables naçiones abian sujetado y arruynado,
abian enbiado a llamar vn gran nvmero de compañeros que atras abian
dexado, los quales, llegados que fuesen, pensaban, no solo a ellos, mas
a todos los que en aquella provinçia obiese, destruyllos y asolallos.
Los yndios rrespondieron que a ningun genero ni nvmero de gentes temian,
porque ellos y los demas que en aquella provinçia bivian estaban hechos
a las armas y eran de animos ynbencibles, y que avnque por las continuas
gerras que entre si tenian, bivian discordes, que para aquel efeto se
confederarian, y que si entonces los españoles los vençiesen, creerian
que abian vençido y sujetado otras muchas gentes, como dezian, y que
dignamente mereçerian ser señores de ellos. Platica y rrespuesta fue
esta, por çierto, a mi parecer, bien semejante a la que vn capitan de
los misios, dio, en tiempo de Otaviano, emperador, a Conidio, su
capitan, que siendo enbiado con el exerçito a sujetar estas gentes que
(se) abian rrebelado, ya que los exerçitos de ambas partes estaban para
conbatirse, vn capitan de los misios, haciendo señal, mando callar a los
de su exerçito y preguntando en alta voz a los del exerçito rromano
«quien soys vosotros», le fue rrespondido: somos los rromanos, señores
de todas las gentes; rreplico el capitan de los misios: «asi será si a
nosotros nos sujetaredes y vencieredes».

Los nuestros ynçitaban a los yndios a pelear, mas ellos, no quiriendo
moverse de donde estavan, no hazian caso de lo que se les dezia, lo
qual, visto por los españoles, movieron sus armas contra los barbaros
para echallos de aquel sitio do estaban y hazellos cobrar temor, lo qual
fue de ningun efecto, porque esperando con obstinados animos los yndios
a los nuestros, sin haçer ningun movimiento del lugar donde estaban,
los rrebatieron sin rreçebir ningun daño[1], antes al tiempo del
acometer hirieron con sus largas lanças algunos de los nuestros; y
avnque diversas vezes los españoles yntentaron ahuyentar y echar estos
yndios de su presençia y castigallos de su rrustica desverguença con que
tan llegados á los nuestros estaban, nunca lo pudieron hazer; lo qual
visto por el cavdillo, pareçiendole que si muchos naturales de aquella
naçion se juntaban, façilmente los desbaratarian y matarian toda la
gente, porque aquellos pocos yndios los tenian como çercados, sin
dexallos yr a vna parte ni a otra[104], acordo rretirarse de noche,
porque estando a esta ora algo descuydados los enemigos que sobre si
tenian, pudiesen mas seguramente, bolviendoles las espaldas, caminar; y
aquella propia noche, despues del primer gallo, se retiraron por el
propio camino por do abian entrado, y fueron al tiempo que amaneçia a
dar a otro lugarejo que abia dexado atras, de hasta treynta casas, cuyos
moradores estavan ya abisados y convocados por parte de los del pueblo
de donde los nuestros se abian rretirado, para que tomasen las armas
contra ellos.

Y saliendo estos yndios de mano armada dieron en los españoles que yvan
marchando y cansados de los trabajos pasados, en tres partes, y
haziendoles desconçertar de la hordenança que llevaban, los costriñeron
a que divididos los españoles acometiesen a hazer rresistencia en los
yndios conforme a como les abian acometido, y asi los de la vanguardia,
que yvan subiendo vna questa hazia el pueblo de los yndios, se tuvieron
con los enemigos, hasta que matando algunos dellos los hizieron
desamparar el paso y el pueblo y rretirarse bien a lo largo. Las otras
dos partes de los españoles fueron tan apartadas y maltratadas de los
yndios que si no fueran socorridos de los que abian desbaratado al
primer esquadron de la vanguardia, pereçieran los vnos y los otros.
Salio herido desta rrefriega el cavdillo Estevan Martin, de siete
lançadas bien peligrosas, con las quales disimulo sin ser sentido de los
suyos porque no desmayasen, hasta que del todo fueran desbaratados los
yndios, y los españoles, avnque maltratados y muchos dellos muy mal
heridos, rrecogidos al pueblezuelo, donde cada vno mostraba los despojos
que de la guaçabara en el cuerpo abia sacado.

Los yndios de la tierra, al tiempo que acometieron a los españoles, les
abian tomado todo el carruaje y servicio y rropa que llevaban, y despues
de pasada la guaçabara y aber perdido la vitoria por no conocer la
ocasion y tiempo que para ello tuvieron, se venian çerca de donde los
españoles estaban rrecogidos, y haziendo muy menvdos pedaços toda la
rropa que abian tomado, lo ponian en las puntas de las lanças, y dando
muy grandes bozes, la arrojaban, hasta que desta suerte lo despendieron
todo, sin quedarse con cosa ninguna. Los nuestros curaron sus enfermos
o heridos lo mejor que pudieron, y deseando conservar sus vidas,
procuraban modo como rretirarse hazia donde el governador Jorge Espira
estaba, escapado de aquel rriesgo y notable peligro en que se veian;
porque ni eran parte para caminar seguramente ni para sustentarse alli
algun tiempo, ni entre ellos abia español que de noche se atreviese a
guiar por el camino por donde abian entrado. En esta rrefriega se dize
que abiendo llegado vn español, llamado Valdespina, mal herido, al
pueblo donde estaban rrecogidos los de la vanguardia, los dixo que su
capitan quedaba ya em poder de los yndios muy mal herido, e que en
aquella sazon seria ya muerto. Algunos de los que alli estaban se
afligieron demasiadamente, dando muestras de aber perdido el animo con
palabras flacas, diziendo que pues el capitan abian muerto, que tambien
a ellos matarian los yndios, a lo qual rreplico Nicolas de Palencia
rreprehendiendo su pusilanimidad con palabras asperas y eficaçes,
diziendo que el capitan no era mas que vno ni peleaba mas de por vno, e
ya que lo obiesen muerto ellos eran honbres para defenderse y ofender a
los enemigos, y que a esta sazon llego el cavdillo Estevan Martin
disimulando con las heridas que traya y rreprehendio a los que con la
nueba de su muerte abian desmayado, y enbio a socorrer la demas gente
como muy buen capitan; y fue çierto que los yndios lo tubieron en su
poder, y que mediante ser faboreçido de otro soldado escapo de sus
manos.

Estando, pues, en esta afliçion estos atribulados soldados, sin
esperança de ningun rremedio, fue abierta divinalmente la boca de vn
yndio ladino de los que alli abian escapado, el se prefirio de llevar de
noche a los españoles por el propio camino que abian traydo, al
alojamiento do estaba Jorge Espira. Fue esta voz del yndio ocasion de
mucho plazer a aquella atribulada gente, avnqne se hallaban apartados
del Governador mas de veynte leguas de muy mal camino, aspero y
çenagoso, y el tiempo muy metido en aguas, que casi no cesaba de llover
de noche ni de dia, y avnque los españoles que estaban sanos tenian,
como he dicho, grande voluntad de conservar sus vidas, desanimabalos muy
mucho aquel triste espetaculo que de muertos y heridos delante de si
tenian; porque algunos que por sus mortales y peligrosas heridas no
podian caminar, los abian de llevar en hamacas, cargados sobre sus
propios honbros, por aquella asperisima tierra, de noche y lloviendo,
con lo qual se les hazia mas dificultosa y dura la esperança de verse
fuera de aquel peligro en que estaban entre aquellos barbaros que no
çesaban de tenellos çercados y ponellos continuas açechanças. Estos
yndios eran tan bien de la propia naçion y generaçion de los choques,
donde Jorge Espira estaba alojado.



CAPITULO CATORZE

     En el qual se escrive como venida la noche los españoles se
     rretiraron, llevando a questas sus enfermos, algunos de los quales
     dexaron en el camino, y llegaron al alojamiento donde Jorge Espira
     avia quedado.


Estando perplexos los españoles con las consideraciones dichas esperando
la noche para con el amparo de la oscuridad y la guya que tenian, salir
como pudiesen de aquel pueblo, cada qual blasfemaba y maldezia la loca
determinaçion de aquel su Governador extrangero, que con ynconsiderada
obstinaçion los abia puesto en aquellos trabaxos, no dexandose rregir
por los que mas entendian de aquella horden y disciplina de guerra;
porque como se a dicho, Estevan Martin, a quien estos soldados tenian
por cavdillo, herido de crueles lançadas que los yndios le abian dado,
avia rrehusado la salida, y por lo que abia visto hazer a los naturales
y por la dispusiçion de la tierra y el tiempo que les era contrario,
pronostico su perdiçion y daño, y dandoselo a entender al governador
Jorge Espira, los abia hecho salir muy contra su voluntad aquella
jornada, y por eso puesto en la calamidad en que estavan.

Venida la noche la gente determino de con el trabaxo que se les ofreçia
rretirarse, y adereçando quatro hamacas en quatro palos, pusieron en
ellas quatro españoles que abian mal herido, que no podian caminar, y
cargandolos sobre los honbros, guiandolos el yndio ladino, comencaron a
caminar. Estos heridos que en hamacas se cargavan, eran el cavdillo o
capitan Estevan Martin y vn Valdespino[105] y otros dos españoles; y
para que con el silençio de la noche los yndios no entendiesen o
presumiesen que se abian rretirado los españoles, ataron vn perro que
consigo tenian en vno de los buhios donde estavan rrancheados, y como el
perro quedase y se viese solo no ceso de ladrar y avllar muy rreçiamente
toda la noche, con el qual estruendo o rruydo, avnque despues, el
siguiente dia, era ya tarde, siempre creyeron estarse los españoles
dentro, en los buhios.

Los nuestros caminaron toda aquella noche con sus enfermos cargados y
aconpañados de muy rreçios aguaçeros que les hazian sentir el trabajo
doblado. La tierra era aspera y doblada; los arroyos venian muy
creçidos, que casi los pasaban a nado, y con no parar toda la noche,
quando amaneçio se hallaron apartados poco mas espaçio de media legua de
do abian salido, y los soldados tan cansados y afliguidos del trabaxo
pasado de la noche, que con palabras asperas deçian que antes querian
pereçer y morir, y con la muerte dar fin a sus ynfortunios, que tolerar
ni sufrir aquella carga y trabaxos que llevaban, por lo qual entre todos
se tomo vna determinaçion no menos cruel que neçesaria a su salud, y
fue, que llevando consigo cargados al Capitan y al Valdespinosa[106], se
dexasen alli los otros dos soldados heridos, que por estar ya
infiçionados del frio y casi pasmados, no se tenia ninguna esperança de
su salud; y poniendo en execuçion esta su determinaçion, tomaron los dos
soldados y apartandolos buen trecho del camino, porque no fuesen
hallados de los yndios, les dixeron que en pasando los otros dos
enfermos vn rrio que çerca de alli estaba, bolverian por ellos. Los
soldados, sintiendo mas quel propio morir, aquella crueldad que en
dexallos en aquellas montañas con ellos se vsaba, y entendiendo que no
abian de bolver mas por ellos, solamente les dixeron con palabras muy
aconpañadas de lagrimas, que ellos bien entendian quan al cabo y en lo
vltimo de sus vidas estaban y lo poco que podian bivir; que solo les
pesaba de no hallarse al tiempo de su muerte entre cristianos, para con
mas animo pasar aquel transito; y con esto los dexaron con harta pena, y
apartandose dellos vinieron con los otros dos cargados a la orilla de vn
rrio cavdaloso, que pasaron por vnas puentes de bejucos bien peligrosas
y de gran rriesgo.

Pasado este rrio, luego alli, en su rribera, se alojaron los nuestros
para descansar del trabaxo pasado, porque estavan alli ya con alguna
seguridad de que los yndios no les podían hazer mucho daño, a cavsa de
que dexavan atras todas las poblazones de quien se temian. Pusieron sus
çentinelas y guardas de gran rrecado en las puentes, y estuvieronse
quedos hasta que escanpase, para poder hazer lumbre con que callentarse
y alegrarse, que de otra cosa no les podia aprovechar por no traer
consigo ninguna cosa de comer que tuviese necesidad de llegar al fuego.

Luego que pasaron este rrio, vn soldado llamado Pedro de la Torre, que
era muy buen peon, deseando la salud y rremedio de sus conpañeros, les
dixo que avnque desde donde estavan al alojamiento de Jorge Espira abia
çerca de veynte leguas, que le diesen licençia y quel se pondria en
aquel dia donde la demas gente estaba, y daria aviso para que les
enbiasen socorro y comida; y viendo todos lo que les ynportaba venilles
al camino algo que comer y quien les ayudase a llevar la carga de los
enfermos, le dieron liçençia a este Pedro de la Torre, el qual se dio
tanta priesa a caminar que aquel dia llego donde el Governador estaba y
le dio aviso de lo que pasaba: y poniendo en ello luego rremedio el
Governador mando adereçar para que otro dia saliesen soldados con comida
a rreçebir y faboreçer a los que escapando de las manos de los barbaros
por particular graçia que Dios les quiso hazer, yban con el trabaxo que
se a dicho; los quales descansando aquel dia rribera del rrio de las
puentes y tiniendo por particular comida y rrefrigerio vnos cuescos de
çiertas palmas silvestres que asandolos comian vn poco de tuetano que
dentro de si tenian, otro dia marcharon con sus enfermos a cuestas y
caminaron como dos leguas, y al tiempo que se rranchearon se les murio
Valdespina, vno de los dos que llevaban cargados, con que se les alivio
algo el trabaxo; y prosiguiendo su[107] poco a poco su camino,
salieronles al encuentro los soldados que Jorge Espira enbio con alguna
comida, con los quales se holgaron, y juntos todos llegaron en pocos
dias a donde su Governador estaba, que no poco le peso de ver la perdida
de los suyos, espeçialmente de ver quan mal herido venia el capitan
Estevan Martin, en cuya salud procuro el Governador poner todo el
rremedio posible; mas como las heridas eran tan peligrosas aprovecho
todo poco, porque dende a pocos dias murio, cuya muerte dio harta pena a
todos los del canpo generalmente, por ser esto honbre de prinçipal
yngenio y de mucha espiriençia en las cosas de Indias.

Estuvo en esta provinçia de los Choques Jorge Espira mas de vn año, sin
poder salir de ella a cavsa de las muchas aguas que continuamente caen
sin çesar, que casi pareçe que en esta tierra no se conoçe ni saben
quando es verano; en el qual tienpo se le murio y enfermo la mayor parte
de la gente, y cada dia se le morian, y asi mesmo los caballos, que como
no gozavan de ningun buen hervaje criaban dentro, en el buche, gran
cantidad de lonbrices que los matavan; y hazia tanta falta la muerte de
los caballos que despues de la perdida de los españoles no abia cosa que
mas se sintiese.



CAPITULO QUINZE

     En el qual se escrive como despues de aber Fedreman pasado la
     laguna se fue a Coro, y enbio toda la gente por la tierra alta, la
     via de las provinçias del Tocuyo, con el capitan Diego Martinez, y
     lo que en el camino le subcedio hasta llegar a Carora.


Engolfeme tan de golpe en los tristes espectaculos y subcesos[108] de la
jornada del governador Jorge Espira, que casi me abia olvidado de
proseguir adelante con lo que su teniente y su gente hizo despues de
pasada la laguna. Mas como esto no aya sido en mi mano claramente lo
podra ver el lector, pues no era justo dexar quebrado el hilo de la
Istoria en vn lugar tan calamitoso y donde la fortuna mas cruelmente
quiso mostrar su potencia y furia mutable contra aquella gente y de vna
bana esperança que les abia dado de rriquezas y prosperidades,
convertirsela en hanbres y enfermedades y muertes y otras adversidades e
ynfortunios, y al fin, sin dalles algun contento ni alegria despues en
ningun tiempo, les forço a que se bolviesen a do abian salido, como
adelante se vera.

El tiniente Fedreman, pasada su gente la laguna de Maracaybo, se
determino en que toda ella, con el capitan Diego Martinez, natural de
Valladolid, se fuesen por la tierra alta y serrania, llamadas las
provinçias de Carora, a dar al valle que dizen de Tacarigua, y que alli
lo esperase para juntandose el otra vez con su gente, meterse en los
llanos en demanda de la notizia de Meta; y avnque su governador Jorge
Espira abia llevado la misma derrota, hazia cuenta Fedreman que la
tierra era ancha y larga, y que en tomando çertidumbre del camino o
biaje que el Governador llevaba, apartarse el de sus pisadas y seguir
por otra derrota.

Apartose Fedreman con algunos de aquellos capitanes amigos suyos, y
fuese la bia de Coro, para ver si hallava la que pretendia y aver
algunos soldados y otros pertrechos de guerra, e yr despues por la via
de la mar en alcançe de su gente. El capitan Martinez prosiguio su
viaje, como le abia sido mandado por su General, caminando por lo alto,
con alguna falta de comida, que llevaba algo fatigada la gente.

Al prinçipio de entrar o caminar por esta serrania el capitan Martinez,
suçedio vn caso que por pareçerme de admiraçion lo pongo aqui. Entre los
otros soldados que en esta conpañia yvan abia vno, llamado Martin
Tinajero, natural de Ecija, honbre que al parecer esterior bivia bien y
cristianamente. Fue necesario apartarse vn cavdillo, llamado Hernando
Montero, con hasta veynte conpañeros a buscar comida, y fue vno dellos
este Martin Tinajero, al qual, en esta salida, le aquexo çierta
enfermedad que tenia, de que murio, y fue enterrado por sus conpañeros
en vn hoyo o concabidad que en ynbierno abia hecho el agua y cubierto
el cuerpo con tierra, y dexandolo asi se bolvieron con su provision o
mantenimiento al canpo; y dende a çiertos dias se ofreçio yr gente otra
vez aquella propia parte donde el cuerpo de Martin Tinajero estaba o
abia sido enterrado; y quiriendo ver los españoles si los yndios avian
andado con o lo abian desenterrado, hallaronlo que estava el cuerpo algo
descubierto y le salia vn çierto olor muy suave y agradable y con tanto
ynpetu que mas de çinquenta pasos a la rredonda ocupaba el campo, y
admirados de aquella maravilla se bolvieron sin llegar a el, por
questaba cubierto de vna gran multitud de abejas de las que crian miel,
y muchos, por lo que de aquel honbre conoçieron y por lo que despues en
su cuerpo muerto vieron, juzgaron ser algun bienaventurado; mas como
nuestros españoles y su Capitan y cavdillo llevaban los ojos puestos en
las rriquezas que deseaban aber, no curaron de examinar aquel caso ni
ver si eran dignos de llevar consigo aquel cuerpo o dalle eclesiastica
sepoltura; mas prosiguiendo su camino llegaron a çierta provinçia de
yndios cerca de Carora, carives o canibales, llamados jiraharas, gente
belicosa y gerrera, los quales, viendo que los españoles llevaban su
vanguardia endereçada a su pueblo, tomaron las armas, que eran arcos y
flechas, y saliendo al camino a rrecebir a los nuestros acometieron a
los de la vanguardia, a los quales pusieron en condiçion de
desbaratallos si no fueran con brevedad socoridos de los demas que atras
venian, con que rrebatieron a los yndios y los desbarataron y
ahuyentaron, matando muchos dellos. Los yndios hirieron algunos
españoles con rrecia furia y fuerça, avnque de las heridas no murio
ninguno. Dieron, entre otros flechazos, vno a vn Garcia Calvete, por vn
lagrimal de vn ojo, que le salio la flecha al colodrillo, y con estar en
lugar tan peligroso y pasada la flecha de parte a parte, no murio este
honbre, antes biviendo muchos dias, despues[109] vino a ser vezino en la
çiudad de Velez, del Nuebo Rreyno de Granada.

Desbaratados los carives, nuestros españoles se alojaron en su pueblo,
donde hallaron alguna provision de comida, porque jamas dexaron de
caminar con falta della. Los yndios, deseando vengarse de la ynjuria
rreçebida y echar de su pueblo y tierras a sus enemigos que en ella se
estavan, convocaron todos los naturales sus vezinos comarcanos, e
ynduçiendoles y rrogandoles que en su fabor quisiesen tomar las armas
contra los nuestros, los atraxeron a ello con algunas dadivas que les
dieron; y para con mas seguridad efetuar lo que pretendian, hordenaron
que los naturales de alli saliesen de paz a los españoles, y los demas
comarcanos estuviesen enboscados a la mira, y que quando oyesen el
rruydo que entre los yndios y los españoles se travaria, acudiesen en su
fabor, y abria lugar de destruyr del todo a los nuestros; y con este
conçierto se vinieron al rreal vna banda de aquellos barbaros, que
serian hasta quatroçientos, con algunas cosas de comer para los
españoles y vnos hazeçillos de paja dentro de los quales trayan
escondidas sus armas y flechas; y siendo esta traycion descubierta por
las lenguas que tenian, fueron los yndios castigados de su loco
atrevimiento, porque luego que los españoles entendieron la celada que
tenian y trayan hordenada, dieron en aquellos que en el pueblo estaban y
matando muchos dellos ahuyentaron a los demas, quedando en su poder
presos hasta ochenta de los mas prinçipales; y como los yndios que
estaban enboscados y a la mira, que serian mas de mil valientes
gandules, viesen y oyesen el tumulto y rruydo que en el alojamiento de
los españoles, adonde sus conpañeros estaban, avia, acudieron
prestamente con sus armas y hallaronlos desbaratados y muertos y presos
los que he dicho, y avnque acometieron con sus armas a los nuestros, fue
de ningun efecto su acometimiento, por estar ya los nuestros puestos en
horden de guerra y sin ningun temor, antes amenazaban a los yndios con
que darian en su presençia crueles muertes a los que tenian presos si
suspendiendo sus armas no se rretiravan con presteza.

Los yndios lo hizieron asi, que bolviendose a sus casas y pueblo
trataron luego del rrescate y libertad de sus prinçipales y compañeros,
lo qual concluso paso el capitan Martinez adelante con su gente, y
adelantandose el con treynta conpañeros vna jornada de los demas que la
yvan siguiendo, llego á vna provinçia de naturales que confinaban con
los de las provinçias de Carora, cuya gente era belicosisima y gerrrera,
los quales, luego que sintieron la poca gente que consigo llevaba el
capitan Martinez, se juntaron, y tomando las armas, que eran flecheria,
arcos y macanas, se vinieron para el en un pueblezuelo ó lugarejo do
estava alojado, lo qual, visto por el capitan Martinez y sus conpañeros,
armandose con las armas que acostumbraban pelear, salieron al encuentro
á los yndios, que serian mas de quatrocientos; y avnque a los prinçipios
se tuvieron con los enemigos, despues fueron constreñidos a rretirarse y
rrecojerse junto á vn gran buhio, donde se fortificaron y defendieron
valerosamente de aquellos barbaros que, con pretension de tomallos bibos
y a manos a todos, no se abian aprovechado de la ocasion que su fortuna
les puso en las manos. Rrecogidos los nuestros aquel lugar, trataron de
pazes con los yndios, para debaxo de ellas hazer algun exenplo de
crueldad con que atemorizar y estantar[110] a los demas y echallos de
sobre si. Fue, pues, el suceso que los yndios mas prinçipales, debaxo de
trato doble de amistad que los españoles les hizieron, llegaron a ellos
quietamente, avnque con las armas en las manos. El capitan Martinez se
metio con seys soldados armados en vn buhio grande que alli tenian por
rreparo, y dixo que los yndios que le quisiesen ver entrasen dentro para
hablalles, dexando los demas soldados en su guardia a la puerta.
Entraron de aquella canalla y rrustica gente como duzientos gandules con
todas sus armas. Martinez, y los que con el estaban, dando en estos
yndios que en el buhio abian entrado, los mataron a todos, sin que
ninguno escapase, lo qual, visto por los demas yndios que fuera abian
quedado, no osando detenerse mas alli, se rretiraron y fueron a sus
casas y dexaron libres á los españoles del cerco y tribulaçion en que
los tenian puestos, avnque algunos mal heridos.

Llegada toda la demas gente que atras venia, el capitan Martinez marcho
con todos juntos y entro en las provinçias de Carora, donde hallaron
muchos naturales ricos y de buena y afable condiçion para con los
nuestros, donde determino descansar y holgarse algunos dias, para que
así los españoles como los caballos se rreformasen de las hanbres y
trabajos que desde que se apartaron de la laguna hasta que llegaron a
estas provinçias de Carora, abian pasado.



CAPITULO DIEZ Y SEYS

     Como el capitan Martinez llego a las provinçias del Tocuyo, y dende
     a poco llego el general Fedreman, y paso adelante con su gente.
     Cuentase todo el discurso de su jornada, hasta que llegaron al
     pueblo que llamaron de la Poca verguenza.


El capitan Diego Martinez se estubo con la gente y conpañias de
Fedreman, holgando en las provinçias de Carora, dos meses, por ser la
tierra acomodada[111] para ello, despues de los quales, ya que la gente
y caballos se abian rreformado y holgado de los trabaxos pasados, se
movio con la conpañia para adelante, y habiendo algunos alborotos y
rrefriegas[112] de poca ynportançia con algunos naturales que por el
camino abia, vino a parar a çiertas provinçias llamadas del Tocuyo,
adonde agora esta poblada la çivdad del Tocuyo, en aquella governaçion
de Venençuela, tierra fertil y abundante de comidas y naturales.

Alojose la gente en el sitio de vn pueblo que pocos dias antes abian
quemado çiertos yndios serranos, llamados coyones, que abaxando de las
sierras y montañas donde tenian su abitaçion, gran numero de ellos, y
dando de rrepente en aquel pueblo, hizieron gran estrago en los
naturales, matando muchos dellos y llevando presas mugeres y otras
criaturas, pegaron fuego al pueblo y dexaronlo asolado y todo quemado. Y
porque sobre esto y sobre la llegada de la gente de Geronimo Ortal
con[113] los capitanes Alderete y Nieto a este alojamiento, y de çierta
guaçabara que a todos juntos les dieron los yndios coyones, y de todo lo
suçedido en esta rrancheria hasta que Alderete y Nieto se fueron o los
enbiaron a Coro, con la venida de Fedreman a su canpo, largamente trato
en esta Istoria, en lo que sobre las jornadas de Geronimo Hortal e
escrito en el libro quinto y sexto, en los capitulos ocho y nuebe[114],
solamente proseguire de aqui adelante con el descubrimiento y derrota
quel tiniente Fedreman, con toda la gente de su conpañia y la de
Cubaagua que truxeron los capitanes Nieto y Alderete, todos juntos, hizo
por los llanos de Venençuela adelante, por donde abia ydo descubriendo y
conquistando su governador Jorge Espira.

Aviendo, pues, el tiniente Fedreman acudido ya a tierra del Tocuyo,
donde su gente y la de Cubaagua estaban alojados, y enbiando o ydose a
la çiudad de Coro los capitanes Nieto y Alderete, que despues vino a ser
Adelantado de Chile, supo el general Fedreman como entre sus soldados
avia cantidad de oro que a los naturales de las provinçias por do
pasaron les avian tomado o rrancheado. Persuadioles a que se lo diesen
para enbiar a la costa por algunas cosas necesarias, y que si ellos
tuviesen neçesidad de algo para sus personas, lo diesen por memoria, que
del propio oro que daban se lo traerian. Los soldados, haziendo el
rruego del capitan, que en alguna manera era fuerça, le encargaron que
les hiziese comprar lo que ellos por sus memorias pedian; y enbiandolo
todo a Coro, se partio de aquel sitio del pueblo quemado, y atravesando
por las provinçias del Tocuyo, pobladas de muchos naturales, gente
cobarde y de poco animo, se paso al valle de Baraquecimeto, donde asi
mesmo esta poblado otro pueblo de cristianos llamado la Nueba Segobia de
Baraquecimeto, y por ser tierra ayrosa y algo mas sana quel de atras, y
bien proveyda de comidas, se estuvo y entretuvo en este valle algunos
dias, esperando lo que abia enbiado a buscar a Coro y las provisiones de
governador, que avn todavia rreynaba en el aquella codiçia y ambiçion de
governar solo; la qual esperança, demas de ser vana por jamas nunca
venir al efeto, fue cavsa de algunos daños en su canpo, porque como con
vil viçio avia despendido y gastado el alegre y enxuto tiempo del
verano, despues, frustado de sus desinios y enfadada la gente de estar
alli, començo a marchar hazia los llanos en fin del verano y prinçipio
del ynvierno, tiempo muy rrezio y cruel para los que abian de caminar y
seguir su descubrimiento, dividiendo su gente por sus partes, porque
mejor se sustentase hasta salir a los llanos, donde se abian de juntar.

El capitan Martinez fue con la vna parte de la gente por vnas provincias
de yndios llamados los gueros, y Fedreman fue por el desenbocadero de
Baraquecimeto, donde a pocos dias se juntaron en lo llano; y como
començando a marchar creçiese la fuga[115] del ynvierno, fuele forçoso a
Fedreman rretirarse de lo llano y bolverse a ynbernar a la sierra, lo
qual hizieron con gran trabaxo por estar ya algunos arroyos grandes
ocupados con la muchedumbre de agua que abia llovido. Bueltos a la
tierra hizieron su alojamiento en vna provinçia y poblazones de yndios
llamados coyones; y despues de dado asiento en las cosas necesarias,
Fedreman, que todavia bivia en el la esperança de verse governador, se
aparto con algunos soldados y bolvio al balle de Baraquicimeto y a otro
que esta cerca del, llamado el valle de las Damas, a ver si abian venido
o benian de Coro con los rrecavdos que esperaba, y no hallando ningun
rrastro ni señal dello, se bolvio a su alojamiento, donde hallo notiçia
que çierta gente enferma que el governador Jorge Espira abia enbiado de
adelante con su teniente o maese de campo Francisco de Velazquez, segun
queda atras dicho, estava cerca de alli; y luego, sin considerar los
estorvos e ynpedimentos de las aguas, que eran muchas, enbio a Pedro de
Limpias, su capitan, con çinquenta hombres, que los fuesen a buscar.
Limpias se aparto con sus compañeros del alojamiento y dexando la tierra
ynconsideradamente se metio por lo llano, engolfandose en aquellas
llanas campiñas o tierras, que en esta sazon mas estaban para nabegarse
que para caminarse; y como la tierra por do yva era despoblada y sin
ningunos naturales, fue su jornada de mayor trabajo y rriesgo, de mas de
ser ynvtil.

Acaboseles la comida que llevaba a Limpias y a sus compañeros, y quando
quisieron dar la buelta no pudieron caminar con la facilidad lo que
abian andado, porque como avia siempre llovido, abia el agua anegado mas
tierra, y asi no podian caminar sino muy poco y por rrodeos y desechos.
El rremedio que tuvieron para rrestavrar la falta de la comida fue vn
perro o galgo que consigo llevaban, que matando toda la carne de venados
que para el sustento de aquella compañia era menester, les dio a todos
de comer, hasta que despues de aber caminado muchos dias llegaron a
donde Fedreman, su general, estaba alojado, hallando nveba çierta de que
los españoles enfermos, en cuya busca abian salido, eran ya pasados la
via de Coro.

A esta sazon ya las aguas se aplacaban, por lo qual començo el tiniente
Fedreman a marchar hazia vn pueblo o provinçia de yndios donde los
naturales de atras le abian dicho que abian estado españoles, y llegando
a el y hallando los rrastros y vestigios de la gente de Jorge Espira, no
curo de detenerse ni perder mas tiempo ociosamente, y pasando adelante
camino muchos dias sin sucedelle cosa alguna notable, porque las
poblazones eran rraras, y como avian quedado amedrentados los naturales
de ellas de la gente y campo del governador Jorge Espira, que antes
avia pasado por aquella derrota, no osaban tomar las armas contra la
gente de Fedreman. Yendo, pues, Fedreman en su descubrimiento, llego a
vn pueblo de yndios que, por la cavsa que luego dire, fue llamado el
pueblo de la Poca Verguenza. Los moradores deste pueblo se estuvieron en
sus casas hasta que los españoles entraron, a quien el Teniente y
Capitan general abia mandado que ninguno se detuviese a rranchear en los
buhios o casas de los yndios, sino que si los naturales huyesen
siguiesen el alcance y prendiesen los que pudiesen, y si se defendiesen,
peleasen con ellos con el vigor que solian.

Fue, pues, el caso que como los yndios, desanparando sus casas y
haziendas, huyesen de ver entrar por su pueblo a los españoles, algunos
codiçiosos soldados, menospreçiando el mandato de su Capitan y contra
toda buena diciplina y horden de gerra, dexando de seguir el alcançe, se
metian por las casas de los yndios a rrobar y rranchear lo que en ellas
hallasen, a exemplo de los soldados de Sertorio, que teniendo preso al
magno Ponpeyo, en la batalla que junto al rrio Xuquer en España obieron
los dos, por rrobar los rricos adereços de plata que el caballo de
Ponpeyo traya, se les fue el prisionero de entre las manos y escapo con
la vida; y avnque esta batalla la vençiese de Sertorio, por quedar
Ponpeyo con la vida, por la deshordenada codicia de los soldados de
Sertorio, vinieron despues a matar a Sertorio y a destruylle su canpo y
a suçeder las demas gerras çeviles que entre Ponpeyo y Julio Çesar
subçedieron, porque de Sertorio defendia y era de la parte de Mario, en
cuyo lugar subçedio despues Julio Çesar, y Ponpeyo en el de Çilla. Y
como el capitan Fedreman viese lo que sus soldados hazian, bolviose a
ellos y dixoles: «o que poca verguença de soldados»[116]. Esta palabra
de Fedreman fue muy notada de los suyos, porque hasta este tiempo, antes
ni despues, jamas les abia dicho palabra descomedida[117] ni mal criada,
mas siempre los abia tratado con generosa y amigable afabilidad, y no
solo no se las abia el dicho, mas ni avn consentido que otros se las
dixese; y admirados los españoles de como su general se abia desmandado
esta vez, avnque con rrazon, a dezilles lo que les dixo, como cosa que
otra tal ni semejante jamas oyeron de su boca, llamaron a este pueblo el
pueblo de la Poca Verguença.

Los soldados que siguieron el alcance de los yndios tomaron algunos
varones y mugeres, y hallaron en este pueblo los nuestros mantas de
algodon bien hechas y en cantidad de panpanillas, que es çiertos paños
de algodon texidos por si, con que las mugeres cubren sus ynferiores
partes. Hallaron asi mesmo gran cantidad de hilo de algodon en muy
grandes obillos, que tenia harto que cargar vn honbre en vno de ellos, y
abundancia de comidas.

Holgo en este pueblo Fedreman con su gente algunos dias, porque yvan
cansados del camino pasado.



CAPITULO DIEZ Y SIETE

     En el qual se escrive como Jorge Espira se salio de los Choques y
     dio la buelta a Coro, y el teniente Fedreman paso adelante,
     prosiguiendo su jornada, y se aparto del camino por no encontrarse
     con Jorge Espira.


Viendo Jorge Espira que en la provinçia de los Choques, donde estaba
alojado, que la fortuna le abia burlado por mano de los naturales de
atras, los quales malvadamente y con cavtelosa yndustria avian
encaminado a los nuestros a aquella tierra donde vieron su factal
perdiçion, determino salirse della, lo qual hizo con muy gran trabajo,
porque como en el poco nvmero de gente que le abian quedado fuesen mas
los enfermos que los sanos, era mayor el trabaxo y mas creçida la
neçesidad y falta de comidas. Mas como honbres que para sufrir los
trabaxos y contrastes de fortuna no abian menester nueba diçiplina, pues
toda su jornada abia sido vna escuela dellos, dieron la buelta a Coro,
saliendose de aquella mala tierra y caminando algunos dias por la propia
derrota y camino que abia llevado.

Nvnca rreçibieron de los naturales ningun daño, porque como la tierra es
larga y ancha los yndios que estavan poblados en el parage o camino por
do avia ydo Jorge Espira, escarmentados y amedrentados de los daños que
abian rreçebido, dexando sus territorios y poblazones disiertas, se
pasaban a bivir a partes rremotas, apartandose del camino todo lo que
podian; y como por esta cavsa no hallasen por la via que caminaban
ningun genero de mantenimientos sino era acaso y de tarde en tarde, era
muy mayor la hanbre que padeçian, y asi se les yvan muriendo cada dia
los enfermos, y los sanos enfermando, entre los quales fueron los
capitanes Mulga y Çaballos[118] y Cardenas y Murçia de Rrondon, que fue
secretario del rrey de Françia, Francisco, al tiempo que estubo preso en
España. Este, se dize, que fue el que descubrio al Emperador el trato y
conçierto quel rrey Françisco tenia hecho para se yr de la prision en
que estaba y huyr despaña a Françia. Otros muchos caballeros y personas
prinçipales murieron en esta tornabuelta, que aqui no escrivo, sin la
soldadesca comun, que fue gran numero.

Caminando con esta calamidad llegaron a vn poblezuelo pequeño, cuyos
moradores se estaban en sus casas por no aber sentido la buelta de los
nuestros con tiempo; mas por tarde que lo sintieron tuvieron lugar de
ponerse en parte segura, porque yvan tan cansados y debilitados los
españoles que ni estaban para ofender ni defender ni seguir ningun
alcançe. Alojose en este pueblo Jorge Espira, donde hallo alguna
cantidad de patatas y yuca, que tuvieron que comer algunos dias que
alli se detuvieron porque descansase la gente; en el qual pueblo suçedio
que andando çiertos soldados alrrededor del, buscando algunas cosas de
las que los yndios suelen dexar escondidas quando van huyendo, hallaron
entre quatro soldados que yvan de camarada, vna criatura de hedad de vn
año que su madre abia dexado por guarecerse y escapar su persona y huyr
mas sin enbaraço. Estos soldados, al exenplo de los canibales o carives,
gente del Brasil que tienen por gran felicidad sustentarse de carne
humana, pareçiendoles que con aquella criatura mitigarian algun tanto el
furor de su deshordenada hanbre, la mataron, que segun pareçio estaba
muy gordita y de carnes muy mantecosas, como la leche de las mugeres las
suele criar, y comiendose luego el asadurica asada[119] sobre las ascuas
o brasas del fuego[120], pusieron su olla a cozer con la cabeça y manos
y pies y vna parte del cuerpo, de cuyo caldo o brodio[121] abian estos
carives soldados hecho ya sus migadas o sopas con aji, y como acaso
llegase por donde la olla se cozia vna yndia cristiana y ladina, y la
diese olor de lo que se coçia, llegose a ver lo que era, porque estavan
avsentes sus dueños, y hallando lo que dentro estava, dio dello aviso a
su amo, por donde se vino a divulgar esta maldad, de suerte que llego a
oydos del governador Jorge Espira, y evidentemente hallose claridad
dello, porque se tomo lo que en la olla estava coziendo, quiso castigar
con pena de muerte a los ynventores de aquella maldad, mas fue ynpedido
por rruegos de muchos y por la neçesidad que la gente llevaba, y asi no
les dio el castigo que dinamente mereçian, y camino el Governador
adelante, y acaso adoleçio vno de los quatro que fueron en matar y comer
aquella criatura; y çertifican personas que se hallaron presentes, que
estando en lo vltimo de su vida estuvo penando y vasqueando tres dias
sin poder morir, hasta que publicamente manifesto y confeso con lagrimas
y señales de exterior e ynterior arrepentimiento aquel delicto, y
acabado de hazer esto, murio. E apuntado esto aqui para que vean los que
son crueles y carniçeros e ymitadores de los abominables exemplos de
crueldad, que no solo en la otra vida seran castigados conforme a sus
maldades, pero que en esta veran el prinçipio de sus tormentos, como lo
vieron muchos yniquos y malos hombres, que por estar los libros llenos
de sus exemplos aqui no los rrefiero y nombro, y segun en otras partes
tengo rreferido, los que agora bivimos lo emos visto en algunas personas
que vsando con mas rrigor de crueldad del que es permitido a sus ofiçios
de soldado en las conquistas y paçificaciones de nvebas poblazones, se
an bañado no solo sus crueles espadas y manos y braços, como suelen
deçir, hasta el codo, pero lo ynterior de sus animos en sangre humana,
derramandola sin cavsa ni neçesidad, cuyas maldades ansi mesmo delante
de nuestros ojos an sido castigadas por permision divina, viniendo por
vias no pensadas a poder de yndios, donde an rreçebido crueles muertes,
y algunos an sido sepultados en las entrañas de los propios yndios en
vengança del daño que dellos rreçibieron.

Deste lugarejo, como he dicho, prosiguio Jorge Espira acercandose a los
cavdalosos rrios de Apure y Zarare, para donde asi mesmo su tiniente
Nicolas Fedreman, partiendo del pueblo de la Poca Verguença, despues de
aver descansado algunos dias, camino con toda su gente, y llegado que
fue a las rriberas de Apure, cuyos naçimientos son en las provinçias de
Merida, en las quebradas que llaman de Brabo, y por otro nombre
Aricagua, donde el propio rrio es llamado por los naturales Capuri, y
corronpido el bocablo por la diversidad de las lenguas, viene a llamarse
abaxo Apure[122](A).

Tuvo Fedreman notiçia por rrelaçion de los yndios de como Jorge Espira,
su governador, avia dado la buelta y se bolvia a Coro, y así mesmo a
esta sazon le llego vn capitan llamado Juan Gutierrez de Aguilon, con
quinze honbres, que desde Coro abia salido en su seguimiento para yrse
con el al descubrimiento y no le abia podido alcançar hasta este paraje.
Holgose Fedreman con la llegada destos soldados, por tener notiçia del
estado y subçeso de las cosas de Coro. Sabido de todo punto por el
teniente Fedreman que era çierta la buelta de su governador Jorge
Espira, aborreçiendo ver sobre si superior ni otro que mandase mas quel,
no curo de dar a sus soldados notiçia de ello, sino calladamente paso
los dos rrios de Apure y Zarare, donde perdio vn secretario suyo quel
ynpetu del agua llevo y ahogo. Dexando la derrota que por la halda de la
cordillera llevaba, y metiendose mañosamente por lo llano adelante, dio
lado al gobernador Jorge Espira para que sin que topase con el pasase
adelante la buelta de Coro, donde se yva Jorge Espira marchando con sus
continos trabaxos y pesada carga de gente enferma que consigo traya.
Llego a Çarare, y pasandolo trabaxosamente con buena esperança de tener
algun descanso y rrefrigerio en vnos pueblos de yndios caquetios que
entre los dos rrios Apure y Zarare estavan poblados, cuyos moradores
avian dexado de paz quando por alli pasaron y muy en amistad despañoles,
a los quales la gente de Fedreman abian ahuyentado y tomadoles sus
mujeres e hijos y lo que tenian, y convertido su amor en odio. Pues como
Jorge Espira llegase a estos pueblos y los hallase arruynados y los
yndios muy fugitivos y destruydas las comidas, procuro aber algunos y
preguntandoles la cavsa de su calamidad y el andar fuera de sus casas,
le dixeron como poco tiempo antes çierta gente abia pasado por alli que
les abia hecho los tratamientos dichos.

Jorge Espira, admirado de aquello, no curo de tenerse, mas luego
prosiguio su camino, y pasando el rrio Apure, de la otra vanda hallo la
rrancheria y alojamiento que la jente de Fedreman abian hecho pasando
por alli, y por los vestigios y rrastros colejian aber poco mas de
quinze dias que abian pasado los españoles o estado alli, sin saber
quienes fuesen. Y con este cuydado se daba Jorge Espira toda la priesa
que podia a caminar, por ver si hallase quien le diese entera rrelacion
de que jente fuese aquella que abia pasado; e yndo caminando llego al
rrio llamado Avre, y como fuese falto y neceçitado de comida, fuele
forçoso alojarse rriberas de aquel rrio para procurar alguna vitualla o
sustento para su gente, e yendo çiertos soldados a vnas poblazones de
yndios caquetios que çerca del alojamiento estavan, dieron en ellos, y
entre los demas naturales se tomo vna yndia ladina, que avia venido en
conpañia de Fedreman, la qual, por aver caydo enferma, la dexaron entre
aquellos yndios que abian quedado en su amistad; y como la yndia fuese
trayda ante el governador Jorge Espira, diole entera notiçia y rrelaçion
de como la gente que por alli abia pasado era Fedreman, su tiniente, con
los capitanes Linpias y Pinilla y Rribera y vn padre Rrequexada,
agustino, y otros muchos soldados, los quales yvan diçiendo yr en busca
del governador Jorge Espira; pero si Fedreman yva publicando esto, no
llevaba yntençion de cumplillo, pues quando supo que Jorge Espira se
açercaba a el se aparto de su enquentro, como se a dicho, y se metio por
lo llano.

El Governador estuvo perplexo algun tiempo en tomar determinaçion de lo
que haria, porque era persuadido a que bolviese siguiendo a Fedreman y
le tomase la gente, y con ella yntentase otro nuebo descubrimiento. Mas
considerando la poca gente y mal armada que consigo traya, y la mucha
que podia llevar Fedreman, pareçiole que era ponerse en las manos de su
tiniente o de su enemigo, para que del hiziese lo que quisiese, y asi se
detubo en las rriberas deste rrio Avre, hasta determinar cuerdamente lo
que devia hazer, y que a si y a sus soldados fuese mas sano.



NOTAS AL CAPÍTULO XVII


(A) Como una de tantas pruebas que podría ofrecerse á los que no tengan
ocasión de comparar la obra del P. Simón con la del P. Aguado, de que
aquél no hace más que seguir y copiar á éste, haremos notar lo
siguiente:

Escribe el P. Aguado:

«Donde el propio rio es llamado por los naturales Capuri, y corrompido
el vocablo por la diversidad de las lenguas, viene á llamarse abajo
Apure.»

Y dice el P. Simón:

«El nombre propio de este rio por los naturales es Capuri; pero
corrompido el vocablo por los trasiegos de unas á otras lenguas, le
llamaron Apure.»

El nombre de _Aricagua_, que, según el P. Aguado, tienen las quebradas
en que nace el Apure, es escrito de distintas maneras por los autores.
El P. Simón dice _Acaricagua_, y Pérez de Tolosa, _Acarigua_.



CAPITULO DIEZ Y OCHO

     Como el governador Jorge Espira, despues de aber enbiado gente en
     seguimiento de Fedreman, llego a Coro, donde hallo el govierno de
     la tierra en el doctor Nabarro, proveydo por el Avdiençia de Santo
     Domingo.


Despues de aver estado pocos dias Jorge Espira rriberas del rrio
Avro[123], fue rresoluto en enbiar alguna gente tras de Nicolas
Fedreman, su teniente, con nuebos poderes suyos para ganalle la
voluntad, porque ya que no era poderoso para subjetallo, pretendio por
maña hazer lo que no se atrevia con fuerças, y a que le abisasen que no
siguiese la derrota quel abia llevado, porque se perderia, sino que en
llegando al pueblo de Nuestra Señora procurase meterse en la sierra y
atravesar la cordillera, porque alli le abian dado çierta noticia los
yndios de mucha gente y oro, sobre lo qual le escrevia muy largamente; y
porque en aquel lugar do estavan alojados, rribera del rrio Avro, no
abia abundançia de comida para dar matalotaje a los que atras abian de
bolver, pasaron adelante a vnas provinçias abundantes de mantenimientos
de çiertos yndios llamados giraharas, poblados junto a la propia
cordillera, que ya trayan a mano yzquierda.

Estos giraharos estan poblados en tierra montuosa; es gente desnuda, muy
enemigos despañoles, grandes gerreros y salteadores. Vsan para la guerra
de vnas macanas muy grandes, ques vna arma de palma negra, que ellos se
aprovechan della como los españoles de vn montante. Vsan de arcos
grandes y anchos y muy rrezia flecheria, la qual tiran y abientan con
gran furia, de suerte que si açiertan con ello pasan vn hombre de parte
a parte. Es gente ydolatra y muy suprestiçiosa.

En esta provinçia hizo el governador Jorge Espira hazer matalotage para
los que abian de bolver en el alcançe de Fedreman, y mandando aperçebir
para este efecto treynta hombres, y entre ellos doze de a caballo, y por
su cavdillo a Felipe de Utre, caballero aleman de la propia casa de los
Bezares, que era su capitan de la guardia, los enbio con los despachos
dichos, y el prosiguio su camino, segun lo llevaba, por la falda de la
sierra, sin detenerse en ninguna parte mas de a tomar comida, hasta la
sierra que dizen de Coro, donde se detubo a rreformar los caballos y a
descansar algunos dias. Felipe de Utre con sus conpañeros camino hasta
Apure, donde le fue ynpedido el pasar adelante, porque como obiese
enpeçado a entrar el ynvierno, venia aquel poderoso rrio tan creçido,
que ecediendo sus hordinarios limites ynundaba grandisima legua y media
de tierra llana. Estuvose Phelipe Dutre esperando treynta dias a ber si
el rrio se aplacaba y le daba lugar para pasar; y como lo viese sienpre
estar en vn ser, dio la buelta camino de Coro en seguimiento de su
governador, al qual alcanço alojado y descansando en la sierra de Coro,
como se a dicho.

Ayrose Jorge Espira de que la quedada de Phelipe de Utre obiese sido sin
ningun effecto; mas sabido el contraste que para bolverse abian tenido,
mitigo su furor y determino llegar con brevedad a Coro. Los dias que
Jorge Espira se detuvo en esta sierra de Coro a descansar, fue por los
naturales della muy mal ospedado, porque jamas çesaban de ponersele
sobre algunos collados que sojuzgaban su alojamiento, y de alli los
flechaban y danificaban seguramente, sin poder rreçebir daño ninguno de
los nuestros; lo qual visto por Jorge Espira, determino armarles vna
çelada, y enbiando de noche çierta cantidad despañoles a que se
enboscasen en vnos arcabucos o montañas que en los collados donde los
yndios acostunbraban venir a flechar estavan, fueron façilmente
castigados aquellos barbaros de su loco atrevimiento, porque como otro
dia de mañana viniesen ynconsideradamente al lugar do solian flechar a
los nuestros, fueron por los del rreal movidas platicas con que los
descuydaron, y dando los españoles de la enboscada en ellos, fueron
muertos muchos y presos mas de treynta, de los quales empalo diez por
aquellos çerros para atemorizar la tierra. Castigo, çierto, abominable y
cruel y que por mano de cristianos no se abia de dar a ningunas gentes,
y a sido tan hordinario en algunas partes de Indias, que al que conforme
a ley natural defendia su patria, mereçiendo por ello antes premio que
pena, le davan tan de hordinario este castigo y pena de enpalado como si
ansi fuera justiçia. Esto esta ya estirpado y quitado por mano de
algunos cristianisimos juezes quel Rrey a enbiado a Indias, y
especialmente en las tierras sujetas al Nuebo Rreyno de Granada, donde,
como en su lugar mas largamente dire, se vsaba este genero de castigo en
los yndios por algunos ynconsiderados y crueles hombres; mas los
governadores y juezes supremos que en el Avdiençia de aquel Rreyno an
rresidido, an castigado y enmendado estos negoçios y otros muchos
tocantes al buen tratamiento y conservaçion de los naturales, de tal
suerte que pareçe ya aver llegado a aquella tierra vna hedad muy florida
y alegre para los naturales, lo qual no a sido en esta governaçion de
Venençuela, de quien al presente tratamos, que en algunos pueblos de
ella[124] no vsan de crueldades por no tener ya yndios en quien vsallos,
y donde los ay, andan los soldados tan encarniçados y çevados en
maltratallos que casi aposta les mueven ocasiones con que los yndios se
alçen para despues, con ese color, ylles a hazer gerra, y por castigo
juridico enpalallos y aperreallos o comellos[125] con perros como a
fieras, a ymitaçion de lo que Solimano, gran turco, hizo, casi en este
mismo tiempo, que seria por el año de treynta y seis, que enbiando los
Asapos y los Acarzis, contra çiertas gentes llamados los çimiriotos,
gentes que habitan en el monte de la Çimera, en tierra de Butintro,
hazia que a manera de monteros y corredores, anduviesen tras estas
desarmadas y desventuradas gentes y los matasen y diesen fin y cabo de
todos ellos, por çierto enojo que dellos vbo. I mientras Su Magestad
aquella Governaçion no la pusiere debaxo del Avdiençia del Nuebo Rreyno,
para que por mano de los juezes que en aquella Avdiençia rresiden, sean
visitados estos pueblos y quitados estos daños, no dexaran aquellos
miseros naturales de padeçer e yrse apocando.

Esto he dicho aqui porque se me ofreçio esta ocasión. Si en alguna
manera me he apartado de la Istoria, el lector con paçiençia tolere lo
que yo con ynadvertencia he hecho.

Despues de aver Jorge Espira amedrentado bien con el castigo que hizo,
no solo a los moradores de aquella provinçia donde estaba, mas a todos
sus circunvezinos, ya que su gente y caballos estaban algo descansados,
caminaron derechos a Coro, sin que otros yndios ningunos osasen tomar
armas contra ellos ni salilles al camino a hazer estorvo ni
desabrimiento. Despues de aver caminado algunos dias llego a la çivdad
de Coro Jorge Espira, donde hallo espirada su governacion y juridiçion,
y por governador della al doctor Navarro, vezino de Santo Domingo, a
quien el Avdiençia de aquella ysla abia proveydo por governador de
Venençuela, por aversele acabado a Jorge Espira el tiempo que traya
señalado en su conduta para governar. Entro en Coro Jorge Espira con
solos noventa hombres, pobres y flacos, y muy maltratados, al cabo de
quatro años que della salio con quatroçientos soldados bien adereçados.
Estuvo en Coro algunos dias Jorge Espira, donde era aborreçido de los
españoles, por no querer sufrir a ser governados por extrangeros; y como
le abian quitado y el no era parte a premiar a los soldados que
siguiesen su boluntad, estuvose en Coro como persona privada o
particular, donde como adelante diremos, murio(A).

Y porque primero que tome la mano em proseguir el suçeso de las cosas
desta governaçion estoy obligado, conforme a la horden que llevo, de dar
cuenta del rremate de la jornada de Nicolas Fedreman, que pasados los
rrios de Apure y Zarare se aparto de la cordillera y se metio en los
llanos, por no encontrar con su governador y por ybitar toda ocasion de
discordia y pasion como cuerdo y astuto capitan, proseguiremos con el
subçeso de su jornada en los siguientes capitulos, donde solamente
trataremos del, hasta que entro en el Rreyno y se junto con la gente del
licençiado don Gonzalo Ximenez de Quesada, tiniente del adelantado don
Pedro Fernandez de Lugo, y no mas, porque lo que de alli adelante le
subçedio queda escrito en la primera parte, en el descubrimiento del
Nuebo Rreyno.



NOTAS AL CAPÍTULO XVIII


(A) «Mientras Federman iba descubriendo hacia el Nuevo Reino y rehuyendo
el encuentro con Jorge de Espira, andaba éste en su «infelice jornada y
descubrimiento por los Llanos», durante la cual jornada, por haber
cumplido el término señalado á su gobernación, proveyó la Audiencia de
Santo Domingo, por Juez de residencia al Doctor Navarro, el cual al
regresar el de Espira á Coro le despojó del mando y le abandonó inerme á
los odios de sus soldados y aun á la malquerencia que los pobladores
españoles habían manifestado en todas formas á las hechuras de los
alemanes.»--Justo Zaragoza: _Memoria sobre la Península de la Guajira_.

Según Fernández de Oviedo, Espira llegó á Coro el 27 de Mayo de 1538,
con 110 hombres y 24 caballos, de los 261 soldados y 80 caballos que
llevó; y trajo 5.518 pesos de oro de la tierra, los cuales fundidos en
Coro, quedaron reducidos á 4.783 pesos. Deducidos los derechos del
fundidor y el quinto real, quedaron para los soldados sólo 1.262 pesos.
Estos, con 1.700 más del Gobernador, fueron enviados á Santo Domingo
para comprar caballos y otras cosas necesarias.--_Historia general y
natural de las Indias_, tomo II.



CAPITULO DIEZ Y NVEBE

     Como atrabesando çiertas çienegas el tiniente Fedreman con su
     gente, se torno a arrimar a la sierra, y prosiguiendo su jornada
     llego al pueblo de Nuestra Señora.


Segun atras queda dicho, como por no berse Fedreman con su governador
Jorge Espira dexase el camino de la sierra, pasados los rrios Apure y
Zarare, y se metiese por lo llano, dio en vnas çienegas o lagos de poca
agua, pero largos y dificultosos de pasar y atrabesar, por rrespeto de
ser ellos en si muy çenagosos y llenos de lama[127], de suerte que
pusieron en gran trabaxo asi a los soldados como a los caballos para
aber de salir de ellos. Estas çienegas eran llamadas en lengua de los
naturales gatry[128]: orillas estavan poblados Arechona y Caocao. Estos
naturales tenian pocas comidas de labor, por ser lo mas de sus
mantenimientos pescados que de aquellas çienegas pescaban, lo qual fue
cavsa de padecer muy gran hambre y neçesidad los españoles. Estos
yndios tenian alguna rropa de mantas rrazonable y cantidad de hilo de
todas colores, lo qual, con otras baratijas, escondian por librallo de
la abariçia de los soldados, entre algunos juncales y otros herbacales
que en aquellas çienegas se criavan; mas los soldados, que por rrobar y
exerçitar todo abariento acto ymitan los rrastreadores sabuesos, que por
el olor del ayre descubre la caça, por partes no pensadas, yvan a dar
con la miseria que los yndios tenian en el agua escondido y se lo
llevaban para sus menesteres.

Pasadas estas çienegas entraron luego en tierra enxuta, y engolfandose
por lo llano, en pocos dias perdieron de bista la sierra y cordillera,
que casi por guia y lumbre o farol de su derrota trayan, donde les falto
tan de golpe la comida que les puso en condiçion de pereçer todos de
hambre. Mas esta falta rremediaron los caballos, a los quales començo a
dar çierta enfermedad de que murieron muchos, y supliendo con la carne
de ellos la neçesidad de la comida, se alimentaron muchos dias, hasta
que llegaron a vn rrio algo angosto, pero muy hondable, en cuyas
rriberas abia grandes bestigios y señales de aber abido en otros tiempos
grandes poblazones. Alojose alli Fedreman con su conpañia, y luego enbio
vn capitan con gente a buscar comida por los alrrededores de aquella
provinçia, y hallaron, desbiado del rrio, algunos poblezuelos de yndios
con algunos mantenimientos: tomaron lo que abian menester y algunas
pieças de yndios e yndias naturales de aquellos lugares, y se bolvieron
a su alojamiento, donde deseando Fedreman saber la cavsa de la rruyna
de aquellos poblezuelos, que pareçia aber abido rribera deste rrio,
pregunto a los yndios que le abian traydo, la claridad del negocio, los
quales le dixeron que dentro, en aquel rrio en cuyas rriberas estaba
alojado, andaba vn animal feroz y brabo, que tenia diversas cabeças, que
matando algunos yndios abia sido cavsa que los demas se arredrasen y
apartasen de aquel lugar y sitio do estaban poblados. Desto no fueron
muy maravillados algunos soldados de Fedreman, que demas de aber oydo
todo el canpo los grandisimos bramidos que este animal dio estando
alojados rriberas de aquel rrio, lo vieron por sus propios ojos y
çertificaron ser vna muy espantable y fiera que juzgaban tener
dibersidad de cabeças, y vnos la tuvieron por sierpo y otros por
culebra.

Aqui le pareçio a Fedreman que su governador abia ya pasado adelante,
por lo qual determino tornarse arrimar á la sierra, y enbiando
delante[129] de si a Pedro de Linpias con alguna gente que fuese
descubriendo y a buscar algun lugar para ynbernar, porque ya se açercaba
el ymbierno, el se partio en su seguimiento con todo el rresto de la
gente. Pedro de Linpias camino lo que pudo, hasta llegar a vn rrio
llamado el Pavto, donde hallo cantidad de pueblos y abundançia de
comidas y sitio acomodado para tener el ynbierno; y de alli enbio ocho
soldados de los que consigo llevaba que bolviesen atras a dar mandado a
Fedreman, que poco a poco yva marchando con la otra gente, y por este
rrespeto se hallava en esta sazon desbiado algunas jornadas de donde
Limpias estaba. Los ocho soldados que con esta embaxada yvan,
apartandose del camino que abian traydo, dieron en vn poblezuelo donde
avia vnos pocos moradores, asalteandolo ahuyentaron a los yndios y ellos
tomaron lo quen el pueblo abia, que era algun oro y otras cosas de
rrescate y algunos yndios, y no quiriendo pasar de alli por temer que
abria adelante yndios que les danificasen o por no perder la presa que
en las manos tenian, se bolvieron vergonçosamente a donde estaba Pedro
de Linpias, el qual, como los viese yr sin llevar rrecado de lo que les
abia enbiado, disimulo con ellos y enbio otros ocho soldados al propio
effecto, los quales llegaron a donde toparon a Fedreman y dandole
noticia de a lo que yvan, todos juntos se bolvieron o vinieron em pocas
jornadas a donde Linpias estaba, el qual los salio a rreçebir al camino
a vn pueblo de yndios, dichos vacoa, donde supo el tiniente Fedreman el
cobarde hecho que los ocho soldados abian perpretado en bolverse del
camino. Hizo en ellos vn castigo exemplar, avnque no conforme a como su
covarde vileza merecia, que quitandoles todo lo que abian rrobado a los
yndios, asi oro como pieças de serviçio, lo dio todo a los otros ocho
soldados que en su lugar abian sucedido, y demas desto les dio por pena
que cada vno de ellos cargase en su caballo treynta jornadas vn enfermo
de los que en el canpo yvan que no tenian caballos.

Alojose Fedreman con su canpo en el alojamiento que Linpias le habia
señalado para ynbernar, y durante el tiempo del ynbierno enbio ciertas
esquadras con gente, que por aquel paraje viesen y descubriesen si se
podia atravesar la cordillera, para por alli entrar con toda la gente,
los quales fueron, y despues de aber andado algunos dias buscando esta
entrada, se bolvieron sin hallar la que buscaban, por ser alli la sierra
muy aspera y que por ninguna via se pueden meter caballos.

Paso el ynbierno sin sucedelles cosa prospera ni adversa, y luego que
enpeçaron a tener alguna rrareza las aguas, prosiguio su camino casi por
el propio que Jorge Espira abia llevado, llevando siempre la sierra a
mano derecha y caminando por la falda de ella. En este tiempo suçedio
que yendo el canpo marchando por vna canpiña rrasa, salio vn tigere[130]
desvergonçada y atrevidamente, y metiendose entre la gente que en el
batallon yva, con mas presteza de la que se puede pensar mato vn español
y tres pieças, yndios ladinos y cristianos, y como al alboroto acudiesen
muchos españoles de a pie y de a caballo, dexando el tigere hecho el
daño dicho, se aparto muy mansamente sin que ninguno le osase hazer mal,
porque no bolviese su encarniçada furia contra los demas que le
quisiesen ofender. Alojaronse alli çerca por dar sepoltura aquellos
cuerpos muertos, y obiera de ser en mas daño y ofensa suya, porque como
el tigere bolviese á buscar la presa que abia hecho y gente que abia
muerto, entrabaseles por el alojamiento a hazer otros muchos daños, lo
qual con continua bela y guardia que toda la noche tuvieron le
estorvaron.

Amaneçido, Fedreman camino con su gente, y dende a pocos dias llego al
rrio de Meta, cuyos naçimientos estan dos leguas de la civdad de Tunja,
en el Nvebo Rreyno de Granada, en el camino que de Tunja llevan a la
çivdad de Santa Fe. Llamose este rrio de Meta en sus nacimientos
Bajaca[131]. Rribera deste rrio de Meta se alojo Fedreman, donde
descanso algunos dias. Estan poblados muchos naturales rriberas del,
gente de buena digistion y amigables. Llegan a este paraje aquellos
grandes pescados dichos bufeos, que se crian en el mar Oçeano. Este rrio
se junta con el rrio Vrinoco, dozientas leguas apartados de la mar, y
ambos juntos, junto a la mar, son llamados el rrio de Vriaparia, de
quien adelante se trata.

Ay en estos llanos de Venençuela çierta nacion de yndios llamados
guashiguas[132], gente que no biven en pueblos ni son cultibadores ni
labradores ni tienen lugar señalado donde habitan: traen consigo vnas
tendezuelas hechas de algodon, en que se rrecogen de noche: sustentanse
de lo que salteando rroban y hurtan a las otras gentes mas nobles, a
ymitaçion de los haydones, famosos salteadores que rrobando y salteando
baxan por los bosques de Esclavonia y corren todas las tierras que por
aquellas provincias ay hasta los confines de Vngria haziendo estraños
daños y malefiçios a las otras gentes, tiniendo esto por prinçipal
ofiçio para su sustentaçion.

Estos guahiguas es gente muy ligera y suelta, tanto que con poca
delantera que a vn caballo lleven con dificultad les alcançan. Vsan de
çierto genero de ynstrumento, hecho a manera de fretales[133] de
cascabeles con que entran haziendo estruendo por los pueblos en donde
entran a rrobar. Entiendo que esta propia naçion de yndios son los que
por otro nombre, en estos propios llanos, llaman giraharas, que biven de
la propia manera que estos.

Despues de aber descansado Fedreman rribera del rrio Meta algunos dias,
paso adelante con su canpo, y marchando por la falda de la sierra llego
a la provinçia llamada de sus propios naturales Marvachare, que es donde
los de Jorge Espira dixeron el pueblo de Nuestra Señora, y esta gente de
Fedreman llamaron al pueblo de la Fragua, por aber alli armado una
fragua para adereçar çiertas herramientas. I todo esto es en el
territorio donde agora esta poblado el pueblo dicho San Juan de los
Llanos, ques del distrito del Nuebo Rreino de Granada, de quien en la
primera parte desta Historia queda escrito.



CAPITULO VEYNTE

     Como atrabesando Nicolas Fedreman desde el pueblo de Nuestra Señora
     la cordillera y sierra, entro en el Nuebo Rreyno de Granada.


Llegado el tiniente Nicolas Fedreman al pueblo Nuestra Señora, en la
parte que le pareçio mas acomodada hizo su alojamiento, y luego de
algunos yndios que alli se tomaron procuro ynformarse y saber que
dispusiçion de tierra y gente abia adelante por la falda de la
cordillera, por ver si le convenia pasar adelante, avnque tanbien
consideraba que pues Jorge Espira y sus soldados se avian buelto de
hazia aquella parte, como le davan claras señas el rrastro de su camino,
que no devia de aber ninguna buena tierra por aquella derrota. Los
yndios le dixeron claramente que no curase de pasar adelante sino que
por alli atrabesase la cordillera, donde daria en gente muy rrica.
Fedreman llevaba consigo los adereços de vna fragua, la qual mando armar
alli para adereçar las herramientas que traya gastadas y mal tratadas
del camino pasado, porque si se le ofreçiese abrir alguna montaña o
arcabuco se hallase en las manos con que hazello.

Hecho esto tomo consigo vna parte de su gente y algunos capitanes y
salio a buscar algunos naturales para mejor ynformarse dellos de la
notiçia y nveba que los yndios del pueblo de Nuestra Señora le davan, y
caminando tres dias dio en vna provinçia de yndios llamados operiguas,
al prinçipio de la qual hallo vn pueblo pequeño y rrecogido, fortificado
con vn rrezio y grueso palenque, cuyos moradores en sintiendo los
españoles se pusieron en arma defendiendo con obstinados animos sus
casas. Los nuestros hizieron todo su posible para asaltallo, mas nunca
pudieron hasta que llegandose a el mañosamente lo abrieron por vn lado
con las hachas y machetes que llevaban, y por vn portillo que le
hizieron entraron los españoles sin rreçebir mas daño de herillas vn
soldado a la entrada de vn flechazo. Llamaron a este pueblezuelo
Salsillas, por pareçelles rrezio el palenque. Este lugarejo es distinto
del que atras diximos que la gente de Jorge Espira no pudo asaltar y lo
llamaron tanbien Salsillas. Rrancheose lo que abia en el pueblo y
tomaronse algunos yndios, porque todos los mas huyeron quando vieron que
los españoles entraban ya en el palenque. Destos yndios que aqui se
tomaron torno Fedreman a ynformarse e ynquerir y saber lo que adelante
abia, los quales, confirmando lo que los de atras abian dicho, dandoles
nueba de mucha gente de naturales que poseyan grandes rriquezas, y
diziendoles que alli yvan muy pocos españoles, que bolviesen por los que
atras quedaban, y que ellos les meterian en la tierra.

Con esta buena nveba y gias que ya Fedreman tenia se bolvio a do estaba
su alojamiento a dar horden em partirse con toda su gente la sierra
adentro para atrabesar la cordillera, y llegado que fue hallo que la
gente estaban faltos de quien las llevasen sus cargas y lo que tenian,
porque se les abian huydo muchos yndios que hasta alli abian traydo; y
para rremediar esta neçesidad Fedreman enbio tres de sus capitanes con
gente por diversas partes a buscar yndios para el efeto dicho, y dende a
dos dias bolvieron los dos bien provehidos de naturales, y el otro, que
fue Pedro de Linpias, no le suçedio tanbien como a los demas, que fue
cavsa de no acudir tan presto, porque echandose el rrio Ariare abaxo, en
vn pueblo llamado de sus propios naturales Miyegua, y dando en el hallo
que los varones y gente para tomar armas no estavan alli, que eran ydos
a pescar, y ensartando en sus colleras algunas mugeres y de la gente mas
creçida que en el pueblo abia, dio la buelta hazia donde Fedreman
estaba, y como los yndios fuesen abisados deste saco que en sus mugeres
y hijos se abia dado, dexando la pesqueria tomaron las armas y vinieron
en seguimiento de Linpias y de sus conpañeros, los quales[134]
alcançaron a tiempo que por defecto del camino se abian apartado los
peones con la presa que llevaban de la gente de a caballo, y dando en
ellos los yndios los hizieron soltar la mas de la gente que los abian
preso, trabando con ellos guaçabara en la qual hirieron de vna lançada a
vn soldado, de que murio despues. Y como a esta grita acudiesen los de a
caballo, que no yvan muy desbiados, fueron los yndios forçados a huyr y
rretirarse al rrio, donde se arrojaron y guareçieron nadando. Todabia
se quedaron los españoles con parte de la presa, con la qual llegaron al
alojamiento; y acercandose el tienpo de la partida fueron rrepartidos
aquellos yndios e yndias que los capitanes abian traydo, entre todos los
del canpo para que les llevasen sus cargas, y los españoles casi
forçados a salir de alli porque les abian dado çierta enfermedad o rramo
de esquilençia[135] con que abian muerto algunos soldados e yndios
ladinos.

Enbio el teniente o capitan general desta gente, Fedreman, a Pedro de
Linpias delante con los gias, que fuese descubriendo y metiendose en la
sierra para atrabesalla. Linpias, tomando su vanguardia, camino por
donde las guias le llevaban, y vna jornada apartado del alojamiento del
pueblo de Nuestra Señora dio en vn rrio llamado el rrio de Tegua, a la
entrada del qual hallaron vn lugarejo de hasta diez v doze casas que el
dia antes sus propios moradores le abian pegado fuego porque no se
aprovechasen del los españoles, entre las çenizas del qual hallaron
alguna sal, que les dio mucho contento porque yvan muy faltos de ella, y
pasando adelante fueron a hazer noche a otro lugarejo apartado de alli
el propio rrio arriba, donde estando durmiendo los soldados y las
centinelas velando, llego vn tigere y tomo vna yndia de debaxo de la
hamaca o lecho de vn soldado, y sin ser poderosos todos los que alli
estavan para se la quitar, la llevo arrastrando para su sustento.

Otro dia prosiguiendo Linpias su descubrimiento, atrabesando por
diversos y frigidisimos paramos y sierras muy asperas y montuosas y muy
faltas de comida, donde padeçio muy extraños trabajos con los soldados
que con el yvan y perdio algunos de ellos, porque demas de la falta que
de comidas llevaban, les era forçoso abrir los arcabucos y caminos por
do abian de pasar cortando muy gruesos arboles y maderos que el tienpo
abia derribado y travesado por la via que llevaban, y cortando grandes
peñascos con picos y açadones para que pudiesen pasar los caballos, y
donde sus fuerças no bastaban a quebrantar las peñas para este efecto
sobre pujaba su yndustria, porque atando los caballos con sogas los
subian por lugares muy altos, y con estos trabajos y calamidades llego
Linpias a vna loma muy agria y aspera que tenia la paja muy creçida y
seca en lo alto, y por los lados eran despeñaderos, y el camino por do
abian de subir muy estrecho y aspero, de suerte que por ninguna manera
se podia con presteza abaxar por el; y los yndios, como viesen entrar a
los españoles, pegaron fuego por lo alto, y como el ayre viniese de
aquella parte donde el fuego se abia pegado, veniase con gran furia
açercando a los nuestros y cogiendolos en el lugar apretado que no
podian bolver atras con los caballos ni avn con las cargas, lo qual
bisto por Linpias, vsando con toda la presteza que pudo, echo vn contra
fuego, con el qual ataxo solamente el daño que los caballos abian de
rreçebir, que era despeñarse o quemarse, porque con su ynpetu el fuego
les quemo muchos yndios con las cargas y rropa que llevaban, y vn
español enfermo que yba cargado en vna hamaca fue dexado de los que le
llevaban por guareçer sus vidas y alli fue abrasado, y otro llamado
Bibanco, por antiguo temor que devia tener a este elemento y por no
morir en su poder, se arrojo del altura de aquella loma o sierra y quiso
mas morir despeñado y hecho pedaços que bibir con alguna señal defetuosa
que chamuscandole el fuego le podia hazer como a otros muchos hizo.

Pasado el ynpetu deste fuego, Linpias no curo de bolverse atras, mas
pasando adelante con su buen animo y mejor fortuna con yguales trabajos
que los de hasta alli, llego dende a pocos dias al valle de Fosca, donde
hallo alguna poblazon de yndios moscas, de los sujetos al Nuebo Rreyno,
y alguna comida, avnque poca, con que descanso algunos dias, y durante
este tiempo siempre el tiniente Fedreman le venia siguiendo con el
rresto de la gente, avnque apartadamente pero por sus propias pisadas,
gozando de las hanbres y neçesidades que los delanteros gozavan, pero no
de tanto trabajo, por hallar ya el camino, que era de montañas, abierto
y descubierto. De Fosca salio Pedro de Linpias a Pasca, otro
rrepartimiento del Nuevo Rreyno, donde hallo algun rrastro de caballos,
avnque dudoso, y como no tenia lengua o ynterprete que entendiese
aquellos naturales, no podia aver ninguna claridad de lo que pretendia,
y estando asi perplexo en Pasca rreçibio cartas del liçençiado Ximenez,
teniente del adelantado Don Pedro Fernandez de Lugo, que por la via de
Santa Marta y Rrio Grande de la Madalena abia entrado en aquella
tierra, en que le hazia saber como el estava alli poblado por Santa
Marta, y que le hiziese plazer de que se viesen. Linpias despacho luego
con brevedad algunos soldados a su general Fedreman, que en su
seguimiento yva con yndios cargados de comida, dandole aviso de lo que
pasaba, y asi mesmo enbio a vn Hernando Montero, a quien traya por su
escuadra, que fuese a verse con el liçençiado Ximenez, el qual fue muy
bien rreçebido de Ximenez, y para traello con mas façilidad á su amistad
y saber del lo que pretendia, diole vna cadena que traya al cuello, que
pesaba mas de çien castellanos; e ynformado de Montero de la gente que
era y de la manera que benian, enbio luego çiertas personas prinçipales
de su conpañia que fuesen a saludar de su parte al teniente Fedreman y
tratar como se viesen.

Quando estos legados del liçençiado Ximenez llegaron a Pasca, ya abia
llegado alli con el rresto de la gente Fedreman, que como en el camino
le llegaron las nuebas y cartas que le enbiaba Linpias, apresuro su
caminar y llego a Pasca con mas brevedad de la que pensaba; y como
llegaron a berse con Fedreman los legados del liçençiado Ximenez, segun
dixe, fueron por el muy bien rreçebidos y saludados, y luego se partio
al balle de Bogota, adonde el liçençiado Ximenez estaba alojado en el
sitio donde agora esta poblada la çivdad de Santa Fe, despues de aber
çinco años que su gente, que serian quatroçientos honbres, salieron de
Coro la buelta de la laguna de Maracaybo, hasta que entro en el Rreyno,
año de treynta y nuebe, con solos çien honbres.

Y porque el suçeso de las cosas de Nicolas Fedreman y de sus soldados y
capitanes, de este punto y avn desde vn poco mas atras, no perteneçen a
este lugar, çesa aqui su Istoria con deçir que despues, por ocasiones
que en el Nuebo Rreyno se ofreçieron, fue a España juntamente con el
liçençiado Ximenez y con el tiniente Benaleaçar, que a esta propia sazon
entro en el Rreyno por la via del Piru, y estando alla litigando sobre
no se que pretensiones, murio dende a poco tienpo que de las Indias
fue(A).

Proseguir sean de aqui adelante los demas suçesos de Benençuela, por la
horden que los llevan entablados.



NOTAS AL CAPÍTULO XX


(A) Es curioso conocer algo de lo ocurrido á Federman con los Belzares
después de su regreso á Europa, aunque no se sepa el desenlace de los
incidentes á que se alude.

En carta dirigida al Emperador por el licenciado Juan de Villalobos,
fiscal del Consejo de Indias, con fecha Madrid 13 de Septiembre de 1540,
se dice:

«Federman preso en Gante por los Belzares so color de un contrato para
les servir allá por 7 años de Factor de Mercaderias. Antes que á ellos
de cuenta, debe hacer residencia sobre las cosas de V. M. y ha de verse
en este Consejo asi lo que por los Belzares se le acusa de haber traido
más oro y piedras de las que ha registrado, como lo que Federman les
acusa de haber defraudado á V. M. en 200.000 ducados según me escribe, y
esta quizá es la causa de resistir los Belzares su venida aca, porque no
los descubra. Conviene además que venga aca para que informe los
secretos de la tierra.»

En otra carta dirigida también al Emperador por los del Consejo de
Indias (Conde D. G.ª Manrique, Dr. Beltrán, Dr. Bernal, Lic. Velázquez),
fechada en Madrid el 23 de Agosto de 1541, se lee:

«V. M. nos mandó escribir de Bruselas 21 Octubre 40 que á pedimento de
Bartolomé Belzar y Compañia habia sido preso Nicolás Federman por los
Juezes de la lei la villa de Gante, diciendo les devia cierta suma del
tiempo que fue Governador en Venezuela. Que Federman pidió se remitiese
la causa á este Consejo, lo que resistian los Belzares á titulo de que
se trataba de cumplir un contrato fecho en Augusta. Que V. M. lo remitió
al Consejo de Flandes, el que les dió ciertos términos, i pasados
insistió Federman se le tragese á su costa á este Consejo, do haria sus
provanzas i mostraría que los Belzares havian defraudado á V. M. en más
de 100.000 ducados. V. M. avocó á si la causa, dió á Federman termino de
9 meses para venir preso i hacer sus provanzas, i nos embió á mandar que
llegado Federman á esta Corte lo tuviésemos á recaudo i recibiésemos sus
provanzas, así en su defensa, como en la acusación que pone á los
Belzares: é oidas las partes consultásemos á V. M. Llegó Federman en 2
Febrero i tiene villa por carcel so fianza de 6.000 ducados, de más de
9093 escudos que le estan embargados en Amberes. Se ha seguido la causa,
i porque el Recetor destinado ha tenido otras ocupaciones no ha tomado
los testigos hasta poco ha. Insta Federman por plazo competente. Y
aunque los Belzares lo resisten, le prorogamos por el término dado al
Fiscal acerca del fraude de los 100.000 ducados que á costa de Federman
sigue contra los Belzares. Los 9 meses se cumplian en 14 Julio i se le
han prorogado otros 78 dias. El pido término ultramarino,
particularmente en la causa del fraude, porque se han de tomar
informaciones en Indias. V. M. disponga en esto. Al Consejo parece que
siendo cosa de tanta cantidad i calidad se de el término que se pide
para hacer las provanzas.»

(_Colección Muñoz._ Tomo LXXXIL)



CAPITULO VEYNTE Y VNO

     En el qual se escrive lo que despues suçedio a Jorge Espira en
     Coro, hasta que murio, y el rresto del govierno del doctor Nabarro.


Segun atras queda apuntado, durante el tiempo que Jorge Espira andaba en
su ynfeliçe jornada y descubrimiento por los llanos, se le cumplio el
termino de su conduta de governador, por lo qual[136] el Avdiençia de
Santo Domingo proveyo por juez de rresidençia al doctor Nabarro, vezino
de aquella ysla, con tiempo limitado, el qual cumpliendose çesaba su
juridiçion; y como quando Jorge Espira llego a Coro, desbaratado de su
jornada, hallase al doctor Nabarro que governaba, fue luego despojado de
todo su trono y aborreçido de los soldados que entrañablemente deseaban
echar de si aquella carga de governadores estrangeros; y asi, ayudandose
los españoles del fabor de Don Rodrigo de Bastidas(A), que aquella saçon
era obispo de Venençuela y estaba en Coro, pretendian que por ninguna
via le fuese por el juez de rresidençia encargado a Jorge Espira ninguna
conpañia de gente ni conduta para entrar la tierra adentro, porque
aviendose ofreçido en aquella sazon ocasion de yr a castigar vnos yndios
poblados hazia la boca de la laguna de Maracaybo por aver muerto çiertos
españoles, pretendia Jorge Espira llevar a cargo aquella jornada e yr
por capitan de ella para de alli hazer otro descubrimiento.

Y como los soldados lo contradixeron con el fabor del Obispo, que tenia
mucha mano en los negoçios de la gobernaçion, vso Jorge Espira de
maña[137] para efetuar sus desinos, y corronpiendo al Obispo con algunas
dadivas que le dio, le hizo bolver la hoja y tomar la demanda por el
contra los españoles, los quales estaban obstinados en aquella su
opinion: que avnque el Obispo en el pulpito dezia muchas palabras,
diziendo que era grande la maldad de la gente y soldadesca, que tiniendo
Rrey buscaban Rrey y tiniendo governador buscaban governador, con otras
muchas palabras y rrazones, no fue todo esto parte para convençellos, ni
hazelles que se bolviesen a meter debaxo del govierno de Jorge Espira; y
visto por el doctor Nabarro la obstinaçion de los españoles, enbio los
que alli pudo juntar, que serian ciento y tantos, con vn capitan de
naçion(B) a hazer el castigo a la parte dicha, los quales fueron y
prendiendo los culpados los enbiaron a Coro, donde el governador y juez
estaba, y ellos, deseando verse fuera de aquella governaçion, por ser la
juridiçion della subjeta a estranjeros, que procurando su particular
ynteres y provecho tenian sujetos y presos los codiciosos animos de los
españoles con mucha diversidad de fueros con que apremian la abariçia de
los menores y acreçentaban la suya, acordaron pasarse a las provinçias
de Cuba agua, que en esta sazon eran muy acompañadas de gentes españolas
que pasaban a ellas de Santo Domingo y de las otras yslas a hazer
esclavos y gozar de la rriqueza y pesqueria de perlas que en la ysla
Cubagua, cercana aquella provinçia abia, y por eso dicha deste nonbre,
se sacaba; y dexando hecho el castigo caminaron apartandose de la
poblazon de Coro, y entrando y metiendose en la sierra para por alli
atrabesar a Cuba agua.

Algunos soldados de flacos animos y fuerças, pareçiendoles dificultosa y
trabaxosa esta jornada, dexaban de seguir a sus conpañeros y se bolvian
a Coro, donde el Obispo Bastidas y Jorge Espira yncrepaban mucha culpa
al doctor Nabarro de la yda destos soldados, pareçiendoles que quedaba
aquella gobernaçion muy falta de gente para su defensa y para yntentar
nvebas jornadas. Nabarro, viendose fatigado de las bozes del Obispo y de
las que Jorje Espira y de los demas factores de los Bezares, determino
juntar la gente que pudo e yr en seguimiento y alcançe de aquellos
soldados, tomando su camino por la costa de la mar, via de Burburata,
para por alli, con mas presteza, salir a los balles de Barqueçimeto y el
Tocuyo, y tomalles la delantera.

Los soldados que por la sierra yvan, pasaron muchos trabaxos y rriesgos
de ser tomados a manos de los yndios por no llevar caballos, y al cabo
de çierto tienpo hallaron rrastro del doctor Nabarro, el qual abia ya
pasado[138] por alli, y metidos en vna poblazon de yndios llamados los
axaguas, donde tubo notiçia que estaban los fugitibos, los quales sin
saber del le abian harrado[139] en el camino. Dandole lado, de
Barquiçimeto se salieron los soldados fugitibos a lo llano por el
desenbocadero de Boravre, donde a tino tomaron la derrota que les
pareçio y fueron a parar a vn rrio llamado el Pao, en cuya rribera se
alojaron para rrehazerse de comida, que llevaban muy gran falta de ella.
El doctor Nabarro llevaba buenas lenguas o ynterpretes, con las quales
facilmente abia notiçia de los naturales por do pasaba, de la derrota y
camino que llevaban los fugitibos, y asi los yvan siguiendo casi por sus
propias pisadas, fueles alcançar en las rriberas del rrio Pao, donde,
como se a dicho, se abian alojado para buscar comida.

Llegado el doctor Nabarro con su gente, que serian sesenta honbres con
buenos adereços y caballos, al alojamiento de los fugitibos, no hallo en
el mas de a los enfermos, que los demas soldados se abian esparcido por
diversas partes a buscar comida; y como a la tarde fuesen juntos fueron
rreprehendidos asperamente por Nabarro de lo que abian yntentado hazer,
por avelle a el cargado el Obispo y Jorge Espira la culpa de su
alteraçion y movimiento. Los fugitibos le dixeron que ellos no se yvan
de aquella governaçion mas de por no estar debaxo del dominio de los
Bezares ni de sus estrangeros governadores, y que como la tierra obiera
de ser governada por naturales españoles que de entera voluntad
rresidieran en ella, pero que entendiese que por entonçes en ninguna
manera bolverian a Coro, y que si como fue el que vino en su seguimiento
y alcançe, obiera sido el governador Jorge Espira, que con vna miserable
y cruel muerte le dieran el castigo que su osadia y atrevimiento
mereçia. Viendo el doctor Nabarro la arrogançia con que estos desarmados
soldados hablavan, dixoles que se rreportasen y aderecasen, que avnque
no quisiesen abian de bolver con el a Coro. Los fugitivos, que serian
treynta, porque todos los demas se abian buelto del camino a Coro,
disimulando por entonçes su ynjuria, callaron, y tratando con el capitan
que ellos abian eleto, que se decia Pancorvo[140], lo que debian hazer,
dieron de noche en la gente de Nabarro y quitandoles las armas y
caballos que trayan y dexandolos desarmados, les hizieron perder el brio
y furia que trayan contra los desarmados fugitivos y estar sujetos a lo
que ellos quisiesen hazer.

Mudada desta suerte la fortuna de los fugitivos y de sus perseguidores,
fue conpelido el doctor Nabarro a sujetarse a ellos y pedilles
misericordia, rrogandoles muy ahincadamente que no le ynfamasen de
aquella suerte, mas que bolviendole sus armas y caballos se fuesen con
el a Coro, los quales, como faborecidos de su hado y fortuna vsasen bien
de la ocasion que entre las manos tenian, despidiendo al doctor Nabarro
y a su gente les bolvieron algunos caballos para que seguramente
pudiesen pasar por entre los yndios por do abian de bolver, y les
dixeron que no tratasen mas en la buelta, pues demas de ser de ningun
efecto, lo que sobre ello se dixese[141] era yncitar los animos de
algunos soldados que agrabiados estavan del Doctor y de otros de su
conpañia, a tomar vengança por sus propias manos de su adversario; y
visto esto, el Doctor, que sin animo ynjuriado no podia pareçer en Coro
ante el Obispo y los otros sus contrarios, pues demas de no aber hecho
ningun efecto su jornada abia sido tan vergonçosamente despojado de sus
caballos y armas, determino yrse con los fugitivos la buelta de Cuba
agua, los quales lo acetaron, haziendo que la demas gente se bolviesen
la buelta de Coro a dar noticia de lo que pasaba; avnque todos quisieran
yrse con los fugitivos la buelta de Cuba agua por salirse de la
mirable[142] Venençuela, no lo consintieron solo por evitar que en el
camino no se moviese entre ellos alguna discordia, eçeto a quatro
soldados de los del Doctor con quien tenian particular conocimiento y
amistad.

En este alojamiento del rrio Pao se apartaron las dos escuadras, los
vnos a Coro y los otros a Cubaagua, a donde fue el doctor Navarro. Los
de Coro se bolvieron por el camino por do abian ydo, sin les suçeder
ningun contraste, y los de Cubaagua, como abian de pasar por tierras
ynotas y no andadas de españoles hasta entonces, pasaron muy grandes
trabaxos, hanbres y neçesidades y rriesgos de ser diversas vezes tomados
a manos y muertos de belicosos y caribes yndios que por do pasaban
topaban, y rriesgos de rrios y tigeres que les comieron algunos
soldados, y de otros ynfortunios que semejantes jornadas traen consigo,
especialmente a tan poca gente como esta era. A cabo de aber caminado
algunos meses de la manera dicha, llegaron a la provinçia de Cubaagua,
donde descansaron.

El doctor Nabarro, buelto a Coro, dexo el gobierno de la tierra porque
se le abia ya cumplido el tiempo que traya limitado, y bolviose a Santo
Domingo, donde despues bivio mucho tiempo y murio alli.

En este mesmo tiempo le dio a Jorge Espira en Coro vna enfermedad, parte
de ella de enojo de verse despojado del govierno de la tierra, y parte
del quebrantamiento de los trabajos pasados, de que en pocos dias vino a
morir, avnque algunos ay que afirman aver Jorge Espira muerto en Santo
Domingo, aviendo ydo alla a procurar que se le bolviese el govierno. En
vna v otra parte, murio a esta sazon(C).



NOTAS AL CAPÍTULO XXI


(A) El obispo Bastidas era hijo del descubridor del mismo nombre,
gobernador que fué de Santa Marta, y de cuyos hechos se da cuenta en la
primera parte del manuscrito del Padre Aguado. (Véanse los capítulos I y
siguientes del libro I de la _Historia de Santa Marta y Nuevo Reino de
Granada_.)

(B) El capitán encargado de ir á castigar á los indios Saparas fué
Alonso de Navas, según Oviedo y Baños.

(C) Fernando de Oviedo, al dar cuenta de la muerte de Jorge de Espira,
añade:

«Haya Dios missericordia dél: que en verdad, aunque yo tracté poco su
persona, me pareçio que era dino del cargo que tenía, y que viviendo,
fuera Dios servido dél y Sus Magestades. Porque demas de ser prudente y
virtuoso, estaba en edad para poder trabaxar, y de los trabaxos passados
bien instruido, para comportar y proveer en los venideros. Su fin fué en
el mes de... del año próximo passado de mill e quinientos e quarenta.»

Amador de los Ríos, en nota á las anteriores líneas, dice:

«Aqui hay un claro en el códice, que se tiene presente, sin que sea
posible fijar ya el mes que Oviedo dejó en blanco. Sin embargo, por el
contexto de su narración puede deducirse que Espira hubo de fallecer á
fines de Octubre ó en los primeros días de Noviembre de 1540.»

Oviedo y Baños dice que Espira murió el 12 de Junio de dicho año, y D.
Justo Zaragoza, que el día 11.

Castellanos agrega que fué enterrado en el templo.

Acerca del sitio en que ocurrió la muerte de Jorge de Espira conviene
tener en cuenta que en carta de 20 de Diciembre de 1540, dirigida por
los Oidores de la Audiencia de Santo Domingo al Emperador, se dice:

«Por Octubre pasado supimos la muerte de Jorje d'Espira, Governador de
Venezuela, yendo de camino para descubrir la Casa del Sol i otras
provincias, para lo que havia embiado delante cerca de 100 hombres de
pie i cavallo, i que en Coro quedavan otros 100 hombres i 50 cavallos
para seguir á los demas, todos gente diestra. Que todo quedó en calma
por la muerte del Governador...» (_Colección Muñoz_, tomo LXXXII.)

De esta carta se deduce que Espira no pudo morir á fines de Octubre ó
principios de Noviembre, como dice Amador de los Ríos, ni en Junio, como
afirman Oviedo y Baños y Zaragoza. Si en Santo Domingo se supo la muerte
en Octubre, debió ocurrir á fines de Septiembre ó principios de Octubre
de 1540.



LIBRO TERCERO


EN EL LIBRO TERÇERO SE DA NOTIÇIA DE COMO BUELTO EL DOCTOR NABARRO A
SANTO DOMINGO EL AVDIENÇIA PROVEYO POR GOVERNADOR A DON RODRIGO DE
BASTIDAS, OBISPO DE VENENÇUELA, Y POR SU GENERAL A PHELIPE DE VTRE, EL
QUAL HIZO CIERTA GENTE Y ENTRO A DESCUBRIR LA TIERRA ADENTRO POR LOS
LLANOS, CON TODO LO SUBÇEDIDO EN SU JORNADA; Y DE COMO EN EL YNTERIN QUE
PHELIPE DUTRE ANDABA EN SU DESCUBRIMIENTO, EL RREY PROVEYO POR OBISPO DE
PUERTO RRICO A DON RODRIGO DE BASTIDAS, EL QUAL YENDOSE A SU OBISPADO,
DEXO POR TINIENTE A DIEGO DE BOYZA[143] Y ESTE QUIRIENDOSE YR, NOMBRO
POR ALCALDE MAYOR A VN FACTOR DE LOS BEZARES[144], DICHO ENRRIQUE
RREMBOL, EL QUAL MURIO DENDE A ÇIERTO TIEMPO, Y POR FIN DESTE PROVEYO EL
AVDIENÇIA POR GOVERNADOR DE VENEÇUELA Y JUEZ DE RRESIDENCIA DE CUBAAGUA,
AL LIÇENÇIADO FRIAS, FISCAL Y POR SU CAPITAN GENERAL A VN JUAN DE
CARAVAJAL, RRELATOR. EL FRIAS SE FUE A CUBAAGUA, A TOMAR RRESIDENCIA, Y
EL CARAVAJAL SE VINO A CORO, Y FALSANDO[145] LAS PROVISIONES QUE
LLEVABA, SE HIZO GOVERNADOR Y JUNTO ÇIERTA CANTIDAD DE GENTE ESPAÑOLA,
CON LA QUAL SE METIO LA TIERRA ADENTRO HASTA LAS PROVINÇIAS DEL TOCUYO,
DONDE SE ALOJO Y ESTUBO MUCHOS DIAS, EN LOS QUALES PHELIPE DUTRE DIO LA
BUELTA ALGO DESBARATADO Y LLEGO AL TOCUYO, DONDE HALLO A CARAVAJAL Y CON
EL TUBO ÇIERTAS RRENZILLAS, POR DONDE EL CARAVAJAL, MALVADAMENTE, LE
CORTO LA CABEÇA A EL Y A OTROS; Y DE COMO EN ESPAÑA FUE PROVEYDO EL
LIÇENÇIADO TOLOSA, EL QUAL VENIDO A VENENÇUELA Y SABIDO LO QUE CARAVAJAL
ABIA HECHO, ENTRO LA TIERRA ADENTRO Y LO PRENDIO Y HIZO JUSTICIA DEL; Y
DE COMO Y PORQUE EL RREY QUITO LA GOBERNAÇION A LOS BEZARES, Y EN QUE
TIEMPO; CON LA JORNADA QUE ALONSO PEREZ DE TOLOSA HIZO POR EL RRIO DE
APURE ARRIBA Y EL SUBÇESO DE ELLA, CON TODO EL DISCURSO DE GOVERNADORES
QUE HASTA NUESTRO TIENPO A ABIDO EN AQUELLA GOBERNAÇION, Y PUEBLOS QUE
EN ELLA SE AN POBLADO, CON SUS POBLADORES O FUNDADORES, CON LOS SUBÇESOS
DE CADA PUEBLO EN EL PROPIO CAPITULO HASTA NUESTRO TIENPO.



CAPITULO PRIMERO

     Como el Avdiençia de Santo Domingo proveyo por governadores de
     Venençuela al obispo Bastidas y a Phelipe Dutre, el qual junto
     gente y salio en demanda del Dorado.


Segun en el vltimo capitulo del presente libro[146] diximos, buelto el
doctor Nabarro a Santo Domingo y muerto Jorje Espira y entrado Fedreman
en el Nuebo Rreyno, quedo la governaçion de Venençuela sin governador,
por lo qual el Avdiençia de Santo Domingo proveyó luego por governador
de aquella provinçia a Don Rodrigo de Bastidas, obispo de ella, y por
capitan y tiniente general para que entendiese en las cosas de gerra y
nevos descubrimientos y en los negoçios criminales, a Phelipe Dutre,
cavallero aleman, devdo o de la casa de los Bezares, mançebo de
floreçiente edad, que abia andado con Jorje Espira en la jornada larga
de los llanos(A).

Llegadas las provisiones del Avdiençia a Coro, donde el obispo Bastidas
estaba, luego dio como buen prelado y governador horden qual convenia
para el buen govierno de aquella tierra y conservacion de los naturales,
avnque algunos quieren deçir aver hecho lo contrario, porque como en
aquella sazon obiese llegado el capitan Pedro de Linpias, que abia
abaxado del Nuebo Rreyno de Granada, a donde poco antes entro con el
tiniente Fedreman por la bia de los llanos de Venençuela, hizo el señor
Obispo çierta junta de soldados, bien adereçados, y entregandoselos a
este capitan Linpias, los enbio a la laguna de Maracaybo a que
rrancheasen y rrobasen todo el oro que pudiesen y tomasen todos los
yndios que hallasen para hazellos esclavos y de su balor pagar los
fletes de çiertos nabios que de Santo Domingo le abian enbiado con gente
y caballos para el sustento de aquella tierra.

Pedro de Linpias, tomando debaxo de su anparo la gente, que serian
sesenta soldados, y partiendose con ellos la buelta de la laguna, diose
tan buena maña, como hombre que ya otras vezes abia andado por alli, que
en breve tiempo tomo y aprisiono de aquellos miseros naturales mas de
quinientas personas de barones y mugeres; y dando la buelta con ellos a
Coro, las entrego al Obispo, el qual mas como merçenario que como
pastor, las mando marcar o herrar por esclabos, y enbarcandolas en los
nabios, fueron llevados en perpetua y miserable cavtibidad, a Santo
Domingo, donde todos pereçieron, pagando con la sangre de ynoçentes sus
profanidades y tramas.

Concluso esto, luego Phelipe Dutre, con la gente que por alli pudo
juntar, determino de hazer vna jornada o entrada por la propia parte por
do abia ydo Jorje Espira, pareçiendole que por el mal govierno de aquel
su governador, con quien el primero avia ydo, se abia quedado por
descubrir y ver la tierra, y como comunmente suele acaeçer entre los
soldados que de alguna jornada salen perdidos sin aber hecho ningun bien
effecto, que se levantan entre ellos opiniones soñadas o ymaginadas,
diziendo si por tal parte hizieramos o tomaramos tal derrota o
creyeramos a tales yndios o siguieramos a tales guyas, nvnca nos
perdieramos, y asi a este brioso mançebo se le ofreçian muchas
consideraçiones y casos subçedidos en la jornada a Jorje Espira, por
donde le pareçia que con aquella poca de esperiençia pasada era ya
sufiçiente para governar qualquier numero de gente y para estos pocos
soldados que tenia juntos o podia juntar, pasar mucho mas adelante de
donde su governador abia llegado. A esto se juntaba tanbien que como
Pedro de Linpias avia con Fedreman andado aquella derrota de los llanos
y abia estado en el Nuebo Rreyno de Granada, en donde se tenia gran
nueba y notiçia de çiertas provinçias hazia la parte del Sur, que
confronta con aquel Rreyno, que agora y avn entonçes llamavan el Dorado,
daba notiçia de ello y esperança de meter a Felipe Dutre y a los que con
el fuesen en la tierra rrica del Dorado, y como por su ançianidad y
mediana esperiençia en los negoçios de descubrimientos y jornadas era
persona de mucho credito, avmentaba el deseo de Felipe Dutre y la
codiçia el Obispo, que deseaba que durante el tiempo de su govierno se
hiziese alguna cosa notable o memorable.

Pues como el Governador y obispo y su capitan general fuesen de animos
tan conformes, mediante la diligençia que entramos pusieron, juntaron en
Coro çiento y veynte honbres bien adereçados de armas y caballos, entre
los quales era Linpias, de quien poco a trataba, y Bartolome Berçia,
hijo de Antonio Berça[147], vno de los de la conpañia y otros muchos
caballeros e hijos dalgo, con los quales salio Felipe Dutre de la çiudad
de Coro por el año de quarenta y dos; y enpeçando su jornada por el
camino de la costa, por ser mas breve a dar a Burburata y de alli al
desenbocadero de Barqueçimeto a salir a los llanos, camino con prospero
tiempo por la halda de la sierra, llevandola sienpre a la mano derecha,
como Jorje Espira y Fedreman abian hecho; y como los naturales de aquel
camino estavan ya amedrentados de las otras conpañias que antes avian
pasado, no curaban de salir a hazer gerra a esta gente de Felipe Dutre,
antes, segun en otra parte he dicho, dexando sus antiguos pueblos
desiertos, se yvan a bivir a lugares apartados de alli, por no rreçebir
mas daño del rreçebido; y avnque en el caminar por estos llanos Felipe
Dutre no tuvo con los naturales ningunas guaçabaras, no dexo de padeçer
las mesmas calamidades y persecuçiones de hanbres y tigeres, rrios y
aguas que los demas, ynvernando a sus tiempos y deteniendose en este
camino casi los propios dias que su governador se detuvo, siguiendo en
el, como e dicho, las propias pisadas de sus antecesores hasta llegar a
la provinçia del pueblo de Nuestra Señora, donde deteniendose alli para
ynbernar y tomar mas claridad de la provinçia del Dorado, hallo rrastro
y vestigios de Hernan Perez de Quesada, hermano del liçençiado Ximenez,
que despues fue Adelantado, que poco antes abia salido con doçientos
honbres del Nuebo Rreyno, y baxado a lo llano en demanda del Dorado,
donde Felipe Dutre estubo algun tiempo perplexo e yndeterminable sobre
si pasaria adelante siguiendo las pisadas de Hernan Perez, pareçiendole
que aquellos a quien la fortuna abia metido por diversos caminos en la
feliçidad y prosperidad de aquel Nuebo Rreyno, los llevaba tanbien por
aquella via a entregalles otras nuebas provinçias mexoradas y mas
prosperas que las que abian dexado de entre las manos, en donde en
alguna manera con el oro y rriquezas que alli tomaron abian puesto calor
a su abariçia y deshordenada codicia(B).

Mas esto no fue asi, porque mudando con mucha presteza la fortuna su
rrueda contra estos que del Rreyno abian salido en busca y demanda del
Dorado, los llevo a tierras muy asperas y dobladas[148] y pobladas de
muy altas montañas y arcabucos y desyertas de gentes naturales, donde
dandoles doblada adversidad que les abia dado de porperidad[149], les
hizo padeçer muy extraños trabaxos, y siendo los mas muertos
miserablemente, fueron vnos pocos que bivos escaparon a salir a las
espaldas de Pasto, en la governaçion de Popayan, segun se vera mas
largamente escrito en la primera parte desta Istoria, donde tratamos de
las jornadas que del Nuebo Rreyno se hizieron.

Porque consideraba, y con mucha rrazon, Felipe Dutre y sus capitanes,
que la gente que en el Nuebo Rreyno estaba no se moveria de aquella
prospera tierra si no fuese teniendo guias çiertas que sin andar
baçilando de vna parte a otra, les metiesen en el Dorado; y por estas
cavsas se determino de seguillos e yr en su alcançe, pareçiendole que
tierra donde tantas rriquezas y naturales abian dicho algunos yndios que
abia, que no seria tan corta ni angosta que el y sus soldados no
cupiesen en ella con los demas que delante yvan.



NOTAS AL CAPÍTULO I


(A) Lo que dice el Padre Aguado acerca de la sucesión en el gobierno de
Venezuela por muerte de Spira, discrepa grandemente de la versión que da
Fernandez de Oviedo.

«En la hora que aqui se supo (la muerte de Jorge de Spira)--escribe el
autor de la _Historia general y natural de las Indias_--por el señor
obispo Don Rodrigo de Bastidas, aunque avia poco que descansaba en su
casa de esta cibdad, como buen pastor espiritual y çeloso del serviçio
del Emperador, nuestro señor, determinó de yr en persona á aquella
tierra de su dioçesis y gobernaçion, y porque para ello desde antes
tenia poderes Reales, para que en defeto ó ausençia del gobernador
gobernasse é proveyesse todo lo que convinniesse. E assi partió desta
cibdad nuestra de Sancto Domingo quassi en fin de noviembre del mismo
año, muy bien acompañado de mas de çiento e çinqüenta hombres, y con
çiento y veynte caballos: y entre aquesta gente avia muchos hombres de
bien y gente diestra para la poblaçion y conquista de la tierra.

»Bien creo yo que si su persona de este perlado no entendiera en esta
armada, que no la ovieran tal los alemanes desde España sin despender
assaz millares de ducados, y con despendidos, no fuera la gente tan al
propósito. Y segund yo lo supe por carta del dicho señor obispo, fecha
en Coro á doce de diçiembre de mill é quinientos é quarenta, desde á
nueve días que partió de aqui llegó á aquella cibdad é á su Iglesia; é
luego eligió por capitán general á Felipe de Huten, caballero aleman,
persona noble y de buenas calidades, hasta en tanto que Su Magestad
Çessárea, á suplicación de los alemanes Valçares, á cuyo cargo está
aquella poblaçion é conquista, provea, ó confirme al que es dicho.

»Quando el obispo llegó con la armada que es dicho, halló en la tierra
dosçientos caballos otros, y mas de tresçientos hombres hábiles y hechos
á la tierra, y se espera que se ha de haçer mucho fructo. Dios lo guie á
su sancto serviçio y le dé entendimiento á aquel Pedro de Linpias, del
qual la historia ya ha hecho mençion, que sea buen adalid. Este estaba
aqui, porque avia venido con las cartas y dineros que Fedreman escribió;
y el señor obispo se le llevó consigo, como á hombre que se espera ser
útil en aquella conquista, assi porque es lengua y plático en aquella
tierra, como porque de su aviso ó de lo que ha visto en ella se tiene
mucha esperança, para las cosas del tiempo presente». (Obra citada, tomo
II, pág. 323).

Oviedo y Baños, siguiendo al P. Simón, coincide en lo esencial con el P.
Aguado, y se equivoca al decir que Linpias había regresado desde el
Nuevo Reino á Coro.

El obispo Bastidas tenia poderes de gobernador desde que se creyó que
Jorge de Spira habia muerto tierra adentro.

(B) Felipe de Huten, que así se llamaba, según las Cédulas reales, y no
de Urre, Ute, Utem, Uten ó Dute, como algunos le apellidan, salió de
Coro, para emprender su jornada, en el mes de Agosto de 1541.

Le acompañaban: como alcalde mayor para la jornada, un caballero de
Sevilla, llamado Rodrigo de Ribera, y como veedor, el contador Antonio
de Naveros.



CAPITULO SEGUNDO

     Como pasado el ynbierno, Felipe Dutre siguio a Hernan Perez hasta
     que por çiertos rrespectos se aparto de su bia, y por diferente
     camino, despues de aber ynvernado en el camino, se bolvio al pueblo
     de Nuestra Señora.


A la sazon quel ynvierno començo a aplacarse, ya estaba a punto Felipe
Dutre para partirse, porque le parecia que no era cosa acertada gastar
el tiempo en ningun ocioso entretenimiento, pues todo lo que Hernan
Perez y los que con el yvan le llevaban de delantera era en su
perjuyzio, por pareçelle que a la primera entrada siempre se suele mejor
gozar de las rriquezas de la tierra; y llevando consigo yndios que le
guiasen por el propio camino que Hernan Perez llevaba, se daba toda la
priesa que podia a caminar, hasta que llego a la provinçia del Papamene,
donde se allojo en vn pueblo de yndios en que abia alguna comida, para
descansar e ynformarse de la derrota que Hernan Perez llevaba, avnque
hasta este lugar no abia perdido el rrastro.

Esta provinçia del Papamene, segun muchos afirman, cae y esta a las
espaldas de la villa de Timana, poblada en los naçimientos del Rrio
Grande de la Magdalena. En este pueblo del Papamene obo Felipe Dutre vn
yndio prinçipal, natural de aquella provinçia, que pareçia ser señor y
bien acondicionado, y que en su lugar daba muestras de ser honbre de
verdad, de quien procuro ynformarse y saber si la demanda y notiçia que
Hernan Perez llevaba era çierta o no, y si la devia el seguir o
bolverse, sobre lo qual Felipe Dutre hizo a este yndio prinçipal muy
particulares preguntas con los ynterpretes y lenguas que tenia. El
caçique o prinçipal, entendido bien lo que se le preguntaba, rrespondio
que no le convenia seguir la derrota que llevaba, porque por alli no
abia ningunas poblazones de gentes que tubiesen oro, por ser todo
arcabucos y tierra muy mal poblada y muy aspera y quebrada, y que pocos
dias antes abian pasado por alli çierta cantidad despañoles o gente como
ellos y que todos se yvan muriendo por no hallar que comer y de otras
enfermedades que les daba, y que a lo que entendia por lengua de los
yndios sus vezinos, ya serian muertos todos o los mas, y que si Felipe
Dutre yva en busca de gentes naturales y oro, que atras los dexavan en
muy mucha cantidad, que si de alli querian bolverse quel los guiaria y
les llevaria a ella. Y para confirmaçion de lo que decia, saco çiertos
nisperos de oro y plata y dixo que aquelos abia traydo de la tierra quel
les abia dicho vn hermano suyo que pocos dias antes abia venido de alla;
y que para caminar por camino mas derecho desde alli donde estava, avian
de yr en demanda de vn pueblo de yndios llamado Macatoa, poblado en las
rriberas del rrio Guaynare, de la otra vanda del, en cuya demanda,
siempre que caminaban llevaban el pecho al 18 Oriente, ladeados vn poco
sobre el honbro izquierdo, ques aquella parte que los mareantes llaman
el sueste.

Felipe Dutre, avnque diversas vezes se ynformo deste principal, jamas lo
hallo variable en lo que deçia, no por eso le quiso dar credito,
creyendo que aquel barbaro lo hazia por desbiallo de la demanda que
llevaba Hernan Perez o de otra alguna rrica provinçia que debia estar
adelante, o de algunas poblazones de yndios amigos suyos que en aquel
camino devian estar, a fin de que ellos no fuesen a proveerse de lo
necesario, y asi prosiguio su camino por la bia que Hernan Perez
llevaba, llevando consigo al yndio prinçipal, prometiendole que dende a
pocos dias daria la buelta y yria con el a donde le decia. Y despues de
aber pasado ocho dias de aquellas montañas y sierras, viendo el
prinçipal quan obstinados yvan los españoles en seguir aquel perverso
camino que los llevaba al matadero, dexolos vna noche y bolviose a su
casa.

Los soldados, viendose metidos en aquellas montañas y que yvan
enfermando y faltos de comida, pesoles de que Felipe Dutre siguiese
aquella derrota y dexase de seguir la quel prinçipal les abia dicho, y
avn que daban muestras al capitan de seguir de malagana aquel
desesperado camino, ninguna cosa les prestaba, porque yva Felipe Dutre
tan metido y contumaz en seguir a Hernan Perez que casi con esta su loca
determinaçion daba a entender desear y buscar su propia perdiçion, como
los demas que yvan delante hizieron; pero al fin, despues que vio que
mientras mas seguia aquel camino mas se yva su gente atormentando y
enfermando y padeçiendo hanbres y neçesidades, dexolo de seguir y tubose
a mano izquierda, porque Hernan Perez sienpre yva caminando y teniendose
a mano derecha, y apartandose algunas jornadas por la bia de mano
izquierda que abia tomado, vio vna punta o rramo de la cordillera que se
metia gran trecho por los llanos adelante, que fue llamada la punta de
los Pardaos, y creyendo ser aquella distinta y apartada sierra de la por
donde yva, camino a gran priesa, con su gente, para ella, porque segun
siempre le abian dicho el Dorado estaba en otra cordillera distinta de
la por donde abia caminado hazia la parte del Sur, y des que çerca llego
rreconoçio como era la propia cordillera de mano derecha y que no se
rremataba alli, sino que yva dando la buelta sobre la misma mano
derecha.

A esta sazon entraba ya el ynbierno y con facilidad no podia bolver
atras, y asi le fue forçoso yrlo a tener a aquela parte de la cordillera
dicha de los Pardaos, tierra muy esteril y enferma y de muy pocos
naturales y esos tan brutos y bestiales en su manera de bivir que no ay
naçion en el mundo a quien en rrustiçidad y torpeza de juyzios se pueda
ygualar, por que ellos comen carne humana, culebras, sapos, arañas,
hormigas y quantos viles y suzios animales produze la tierra. Toman
estos yndios vn bollo de mayz algo tierno y ponense como osos ençima del
hormiguero, y moviendo rruydo para que las hormigas salgan, quantas
pueden aber juntan con el bollo o pan y alli las estan estruxando y
amasan y se las comen, cosa çierto jamas oyda hasta nuestros tienpos
que otras gentes hagan, y çierto que tierra que tan barbaras gentes, y
mas semejables a los brutos que otras ningunas, cria y sustenta, que no
puede produçir buenos ayres ni bapores, porque aqui enfermo toda la
gente a Felipe Dutre, y se paraban los soldados hipatos[150] y hinchados
y perdiendo sus naturales colores cobravan otras muy diferentes, casi
narangadas; pelavaseles el cabello, y en lugar de ello saliales
pestifera sarna, de que morian; y porque aqui no se dixese que todos los
duelos con pan etc., casi apenas hallavan que comer. Las mesmas
calamidades padeçian los caballos, que hinchandose a manera de
hidropicos y cayendoseles el pelo y cubriendose de sarna, eran muertos;
y con el gran deseo que de comer sal tenian en viendo qualquiera rropa
puesta al sol a enxugar arremetian a ella con feroçidad de brutos, y por
presto que sus dueños acudian les abia de quedar algo en la boca.

Con esta calamitosa adversidad pasaron el ynbierno en aquella punta de
tierra dicha de los Pardaos, el qual pasado dieron la buelta por
diferente camino del que llevaron, con perdida de algunos soldados que
se les abian muerto, y con trabaxo de muchos que trayan enfermos, hazia
el pueblo de Nuestra Señora, para dexar alli los enfermos, los quales no
se atrevia Felipe Dutre pasar adelante, por serle ynpedimento para
caminar y gerrear, y por no dexallos en tan mal sitio y lugar como era
el donde abia ynbernado, y por ser la tierra del pueblo de Nuestra
Señora tierra mas descubierta y sana, y de alli tornar a dar la buelta
sobre su notiçia con la gente questuviese para ello. Y caminando con no
menos trabaxos que a la yda llevaron, allego este capitan Felipe Dutre
al pueblo de Nuestra Señora, despues de aber casi vn año que del abia
salido en seguimiento de Hernan Perez, y alojandose alli para descansar
y rreformar su gente y dar con brevedad la buelta, fue de nuebo por el
movida platica de la notiçia quel prinçipal del Papamene le abia dado;
porque era este capitan tan animoso y deseoso de salir con algun buen
hecho, que con todos los trabaxos y calamidades pasadas no abia perdido
ninguna parte del brio con que salio de Coro, y ansi luego procuro aber
yndios de aquella provinçia del pueblo de Nuestra Señora para de nuebo
ynformarse dellos de la notiçia del Dorado, por ver si en alguna cosa
conformavan o concordaban con el yndio y principal de Papamene.



CAPITULO TRES

     En el qual se escriven los movimientos que en Coro suçedieron y vbo
     açerca del govierno de la tierra en el interin que Felipe Dutre
     andava en la jornada de suso rreferida.


Durante el tiempo que las cosas que de suso en suma hemos contado, le
suçedieron a Felipe Dutre en su jornada y descubrimiento y demanda del
Dorado, no dexaba de aber en Coro nuebos suçesos y movimientos, porque
proveyendo Su Magestad a Don Rrodrigo de Bastidas, obispo de Venenzuela,
por obispo de San Juan de Puerto Rrico, fuele forzoso dexar el cargo de
governador que tenia e yrse a su nuebo Obispado, y nombrando por su
tiniente general, para que por su avsençia tuviese en justizia la
tierra, a vn Diego de Boyça, castellano, comendador de la horden de
Cristo de Portugal, persona prinçipal y de buen linage y suerte, se fue
a Puerto Rrico(A).

Este tubo el govierno de aquella provinçia poco mas de vn año, sin hazer
ni suceder en su tiempo cosa digna de escrevirse; y quiriendose yr desta
tierra, por provision particular que para ello tubo de la Rreal
Avdiençia de Santo Domingo, nonbro por su alcalde mayor a vn factor de
los Bezares, llamado Miçer Anrrique, el qual deseaba grandemente
yntentar alguna cosa digna de memoria; y como en su tienpo[151] a Coro
Diego de Losada[152], que abia salido poco abia, perdido de la jornada
de Sedeño, donde abia andado por maese de canpo de Pedro de Rreynoso,
fue enbiado con beynte conpañeros por tierra la buelta de Cubagua a que
atraxese asi alguna gente de la mucha que alli abia perdida y ociosa,
para con ella hazer alguna nueba jornada o poblazon; porque como ya a
esta sazon Su Magestad, como cristianisimo rrey y enperador, obiese
quitado la grangeria de hazer esclavos los yndios, y los obiese puesto
en libertad, toda la gente que en aquella provinçia de Cubaagua bibian
deste trato, que era muy mucha, estaban suspensos sin saber a donde yr
ni tener ninguna manera de grangeria; y como Diego de Losada se açercase
a ellos ynduziendolos a que se entrasen en la juridiçion de Venençuela,
para alli hazer nuebas jornadas y descubrimientos, façilmente lo
hizieron y se le pasaron mas de noventa honbres, con los quales se
bolvio Losada, y Villegas su conpañero, a quien para el mesmo efecto
abia Miçer Anrrique dado ygual comision; y como por antigua costumbre
entre los que son yguales en juridiçion se halle pocas yguales la
condiçion o conformidad, naçio entre estos dos capitanes sobre el
mandar, algunas cosquillas que despues, durando por algun tienpo,
parieron diversidad de discordias.

Dieron la buelta, como dixe, con sus noventa conpañeros, hazia Coro,
para alli ordenar y hazer por mano del Alcalde mayor, lo que conviniese.
Detuvieronse algun tienpo en el camino, asi por ser largo como por los
muchos rrios y belicosos naturales que por el ay, de suerte que quando
llegaron a Coro hallaron ser ya muerto su alcalde mayor Miçer Anrrique,
por cuyo fin y muerte y por no aber noticia de Felipe Dutre, que abia
dias que andaba en su descubrimiento, el Avdiençia de Santo Domingo
nombro por governador de Veneçuela y juez de rresidencia de Cuba Agua al
liçençiado Frias, fiscal de aquella Avdiencia, que es el propio que fue
por juez de comision o de rresidençia contra Antonio Sedeño, governador
que fue de la Trinidad, a quien el propio Sedeño en tierra de Cuba Agua
desbarato y avn maltrato, segun adelante se dira; y por su capitan o
tiniente general nombraron a vn Francisco de Caravajal(B), que era
rrelator en la propia Avdiençia, y librandoles las provisiones de todo
ello, el liçenciado Frias se fue la buelta de Cuba Agua a tomar la
rresidencia, como le era mandado por el Avdiençia a çiertos españoles
que alli avian andado haziendo esclavos y otros agrabios a los yndios.

Françisco de Caravajal, con algunos soldados y gente que junto para los
descubrimientos que pretendia hazer, se vino la buelta de Venençuela, y
no pudiendo tomar puerto en Coro, fue a desenbarcar a Paraguana, que
estara quarenta leguas de Coro; y sabido por Villegas la llegada de
Caravajal, luego se partio a rreçebirle para tenelle propiçio y
favorable, y con mano agena perseguir a Losada, con quien ya tenia mas
clara enemistad. En todo se dio Villegas tan buena maña que atraxo al
Carabajal a ser su amigo, y metio todo el mal que pudo entre el y
Losada, por donde venido que fue Carabajal a Coro, vso de mañas con que
con buena color echo a Diego de Losada de la tierra, para que ni el
estorvase lo que pretendia hazer, ni con su presençia diese enojo a su
enemigo Villegas, porque como Diego de Losada era caballero de animo
rreposado y muy bien hablado, y por eso bien quisto de todos los que en
aquel pueblo rresidian, temiose Caravajal que en los bulliçios que el
pensaba yntentar, no ocurriese la gente a aquel caballero, que con sus
virtudes los tenia a todos subjetos a su querer, y tomandole por cabeça
destruyesen de todo punto sus desinos.

Ido Losada de Coro, luego Caravajal començo a juntar gente para yr la
tierra adentro a hazer nuebas poblazones y descubrimientos; y como los
soldados dixesen que no querian yr con el por no ser el governador sino
vn tiniente de limitada juridisçion, yntento vna maldad digna de grabe
castigo, y fue que tomando las provisiones que traya de tiniente y
mudando la sustançia de ellas en que dixesen governador, hizo
demostraçion de ellas a algunos amigos suyos para que dibulgasen y
dixesen como era governador nonbrado por el Avdiençia, y que por tal lo
podian tener, porque asi lo rrezaban y deçian las provisiones que abia
traydo. I como por faltar entre los que deseaban desconponer a
Carabajal, no tuviese ninguna contradiçion su falsedad, vso dende en
adelante de su juridiçion como governador, nonbrando por su tiniente a
Juan de Villegas, por aber sido su compliçe y conpañero en la falsedad.

Diose Carabajal toda la prisa que pudo en hazer y juntar gente para
hazer su jornada; y como algunos por no seguir aquel Governador, que les
pareçia que tiranicamente governaba, se avsentasen a los montes, eran
por el traydos y despojados de lo que poseyan, caballos y otras cosas, y
como desterrados por grabes delitos, eran echados de la tierra; y con
estas violençias y amenazas junto Carabajal vna buena conpañia de
duçientos hombres rrazonablemente adereçados. I porque quando el
liçençiado Frias biniese a Coro, no hallase armas ni gente con que
seguille, procuro que quedase aquel pueblo tan desproveydo de todo, que
saliendose del con su gente para su jornada lo dexo casi como si de
enemigos obiera sido saqueado y arruynado. Metiendose la tierra adentro
con su gente, fue a parar a las provinçias del Tocuyo, donde hizo su
alojamiento con proposito de paçificar aquella tierra y poblar en ella
los pueblos que le pareçiese.



NOTAS AL CAPITULO III


(A) Nombrado obispo de San Juan de Puerto Rico, Don Rodrigo de Bastidas
salio de Coro y se dirigió á Santo Domingo, á cuya ciudad llegó el
sábado 28 de Enero de 1542.

Por cierto que el Padre Aguado no se muestra muy benévolo con el obispo
Bastidas; pero Fernandez de Oviedo le juzga en estos términos:

«Hizo la reformaçión de la provinçia, y proveyó en ella lo que al
servicio de Dios y de Sus Magestades, y á la conservación de los indios
y su buen tractamiento, y al remedio de los conquistadores españoles
convino. Porque assi como fue llegado a la cibdad de Coro, sin descansar
dia ni hora, con mucha prudençia é prontitud, proveyó todo aquello quel
tiempo é oportunidad de las cosas dieron lugar é se pudo haçer, assi en
la reformaçión é visitaçion de las ánimas de los chripstianos é de su
Iglesia, como en el buen tractamiento é quietud de los indios que
estaban de paçes, y en el ornamento y nesçesidades de aquella
república.»

Este juicio de Fernández de Oviedo parece ajustarse al que generalmente
merecía entonces el obispo Bastidas, pues hay que tener en cuenta que el
nombramiento de éste para Puerto Rico, se hizo á instancias del Cabildo
de San Juan.

El chantre Juan de Cea, el arcediano Domingo García y el canónigo Juan
de Segura escribieron al Emperador en 15 de Enero de 1540 diciéndole:
«Ya otra vez suplicamos se nos enviase Obispo. Suplicamos sea Bastidas
el de Venezuela, utilísimo aquí por su persona y los bienes de su
patrimonio.» (_Colección Muñoz_, tomo LXXXII.)

Diego de Buiza ó Boica, á quien dejó encargada la gobernación el obispo
Bastidas, era castellano, aunque hijo de portugueses. Pérez de Tolosa
dice que era pariente del licenciado Guevara, oidor de la Audiencia de
la Española, y Oviedo y Baños le califica de «caballero de grandes
prendas y singular expediente para cualquier negocio».

(B) Aguado, y siguiendo á este, el P. Simón, le llaman Francisco
Carvajal; pero según Castellanos y Pérez de Tolosa, se llamaba Juan.

Era natural de Ponferrada y escribano de oficio.



CAPITULO QUATRO

     Como dexando Felipe Dutre los enfermos en el pueblo de Nuestra
     Señora, se partio con quarenta soldados en demanda del Dorado.
     Quentase lo que en el canpo le subçedio hasta llegar a çierta
     poblazon que estaba cerca de la tierra de los Omeguas.


Despues de aberse holgado y descansado algunos dias Felipe Dutre en el
pueblo de Nuestra Señora, y aberse bien ynformado de algunos yndios que
por alli se tomaron, si era çierta la notiçia del pueblo que en el
Papamene le abian dado a la[153] qual llamavan los naturales de aquel
pueblo Guagua, y los del Papamene, Omeguas, que casi corresponde con la
que Orsua tubo en el Marañon, llamada Omegua, hallando ser çierta y que
todabia le afirmavan y confirmaban la prosperidad de aquella tierra, dio
la buelta sobre la punta de los Pardos[154], de donde se abia rretirado
a dexar en buena parte sus enfermos y rreformar sus jumentos; y llevando
consigo quarenta hombres, y con ellos a Pedro de Linpias, que demas de
ser honbre venturoso y mañoso y de buen conoçimiento en cosas de yndios,
abiase dado a deprender las diferentes lenguas de aquellos barbaros,
las quales entendia medianamente, comenzo a seguir por la derrota que
los yndios le abian dicho, y avnque pasando por rraras poblazones,
sienpre de los yndios que podia aber se procuraba ynformar donde estaba
el pueblo llamado Macatoa, y si para yr a el llevaba buena derrota por
do yba. Los yndios, no apartandole ni estorvandole punto de su camino,
por pareçelles que yba a tierra donde mas no bolveria, y que con
miserables muertes que los omeguas les darian, se vengarian de los daños
que sus comarcanos y vezinos abian de españoles rreçebido, siempre les
encaminaban la bia derecha al rrio Guavyare, en cuyas rriberas estaba
poblado Macatoa, por quien yva preguntando. Caminando siempre por camino
llano, alto y enxuto que por pocas partes de aquellos llanos se suele
hallar ni se a hallado, sin suçedelles ningun contraste ni ynfortunio,
dieron dende algunos dias que abian caminado, en el rrio llamado
Guavyare, el qual es rrio cavdaloso y muy hondable y algo furioso y que
si no es en canoas o nadando no se puede pasar, lo qual tenian Felipe
Dutre y sus soldados neçesidad de hazer, porque de la otra vanda estaba
el pueblo en cuya demanda yva.

Andubieron algun rrato por las rriberas de Guavyare, buscando si
hallarian vado por do pasallo o yndios que los pasasen, y lo uno ni lo
otro pudieron topar, mas de solamente vn yndio que acaso andaba pescando
o mariscando por aquella rribera, al qual, despues de abelle preso, con
halagos que le hizieron y buenas palabras que le dixeron, le aplacaron
de la yra y coraje que en berse en poder de gentes para el tan
espantables, abia cobrado; y dandole a entender el poco daño que le
abian de hazer, le preguntaron a que parte estaba el pueblo llamado
Macatoa. El yndio, como era natural de por alli y sabia y conoçia bien
aquella tierra, luego les declaro muy por estenso lo que le preguntaban,
señalando la parte y lugar donde aquel pueblo caya y la poca distançia
que de alli estaba agua arriba, eçeto que se abia de pasar el rrio.
Felipe Dutre, confiandose en lo que la fortuna quisiese hazer, dio
algunos rregalos o rrescates a aquel yndio y persuadiole y rrogole que
fuese al pueblo Macatoa y que de su parte saludase al señor del y le
dixese que el, con aquellos soldados que alli tenia, yvan en demanda de
çiertas provinçias de mucha gente que le abian dicho que el sabia, para
yrse a ber con ellos; que tubiese por bien de rreçebir su amistad, que
el le seria perpetuo amigo y no consentiria que en sus tierras ni
basallos se hiziesen ningunos daños ni rrobos, y que no reynase en el ni
en sus yndios ningun temor de que por los suyos se les harian ningunos
malos tratamientos, ni se avsentasen de sus casas, y otras cosas para
atraer los animos de aquel yndio y señor de aquel pueblo y de sus
sujetos a su amistad y comunicaçion; porque como las crueldades de que
los españoles les solian hazer en aquellos tiempos bolavan y penetraban
a partes muy rremotas y apartadas, no dexaban los moradores deste rrio
de tener ya notiçia de la furia e ympetu en animos de los nuestros, y de
como sujetaban y arruynaban las tierras por do pasaban, y por esto le
convino a Felipe Dutre enbiar aquel mensajero con todos estos halagos y
muchos mas.

El yndio se fue con su enbaxada la buelta de Macatoa, y llegado alla la
debio de dar muy cumplida, segun pareçio, porque otro dia siguiente
vinieron a donde Felipe Dutre estaba noventa yndios en canoas
aconpañando a vn hijo del señor o principal de Macatoa, al qual su padre
enbiaba con la rrespuesta de la enbaxada que el dia antes abia llevado
el yndio. Los españoles, temiendo no fuese aquella gente de guerra que
benia a pelear con ellos, pusieronse a punto de guerra. Llegaron las
canoas a la parte de la rribera donde estavan alojados los españoles, y
saltando en tierra aquel barbaro que su padre enbiava por enbaxador
aconpañado de otros algunos yndios, pregunto en su lengua desde lexos
por el prinçipal o cabeça de los cristianos, y como fuese entendido lo
que deçia, salio a el Felipe Dutre aconpañado del capitan Linpias, que
entendia aquella lengua, y de otros algunos soldados; y como por lo que
se le dixo y enseño, el yndio conociese que Felipe Dutre era el capitan
de aquella gente, le hablo en su lengua desta manera: Ayer embiastes con
vno de los moradores destas rriberas que por aqui hallas a saludar a mi
padre, haziendole saber vuestra venida, conbidandole con vuestra
amistad, prefiriendoos a no danificar a el ni a sus sujetos, dandole a
entender que no es vuestro yntento mas de ynformaros y saber del que
gentes son las que abitan en las tierras comarcanas a çiertas sierras
que apartadas de aqui estan este rrio abaxo, en cuya demanda vays, y que
porque os encaminase a ellas le seriades muy gratos y le hariades todo
el benefiçio que pudiesedes, por todo lo qual se halla mi padre tan
devdor vuestro quanto yo no se dezir ni significaros, porque halla en
vosotros muy diferentes obras y palabras de las que algunas gentes le
abian dicho, significandole que herades vnos hombres terribles, feroçes,
crueles, enemigos de toda paz, amistad ni concordia, senbradores de
gerras, derramadores de sangre humana, y finalmente que toda vuestra
feliçidad era desasosegar con mil generos de crueldades a las miserables
gentes por do pasabades: enbiame a vosotros para que de su parte os de
la norabuena de vuestra venida y llegada, y que es muy contento de
açetar vuestra amistad, y no solo advertiros de lo que pretenderedes
saber del, mas tambien serviros con todo lo que fuere neçesario para
vuestro viaje, y daros guias que os guien y lleven por buen camino y en
breve tiempo: rruegoos que os paseys a aposentar a su casa y pueblo,
donde mejor os pueda servir y ver, y para este efecto vienen aqui estas
canoas que os pasaran de la otra parte deste rrio.

El general Felipe Dutre le rreplico con el ynterprete que le agradeçia
su enbaxada, y que en todo se rremitia a las obras que veria. Apartose
algo el General a tratar con los suyos lo quel yndio abia tratado y
dicho; y como los españoles sea gente tan rrecatada, no les pareçio que
aquella enbaxada traya la sinçeridad y llaneza que devia traer, sino que
debaxo della abia alguna çelada, y pareçioles que aquel dia no se pasase
el rrio Guavyare, porque era ya tarde y las canoas que trayan no eran
tantas que de vna vez pudiesen pasar todos, porque si divididos pasaban
era dalles materia y ocasion a los yndios para que si tenian pensada v
hordenada alguna traycion, la efetuasen, y yendo o pasando todos juntos
ya que algo obiese podrianse defender mejor. Felipe Dutre le dio por
rrespuesta aquel prinçipal que el ser ya tarde y aber pocas canoas para
el pasaje del rrio les era ynpedimento para que luego no se efetuase lo
que deçia açerca de que luego pasasen a la otra vanda; que se bolviese
en orabuena a donde su padre estaba, y que otro dia pasarian. El yndio
entendido lo que se abia dicho, dixo que por falta de pasaje no lo
dexasen, que el haria alli venir mas canoas, y ansi enbio luego vn yndio
que hizo venir alli otras tantas y mas que las que antes el abia traydo;
y visto los españoles la liberalidad del yndio, porque no pensasen que
de temor lo dexaban de hacer, se enbarcaron, y llevando los caballos a
nado pasaron todos juntos aquella tarde el rrio, y alli luego se
alojaron por pareçelles que no era ya ora de caminar ni llegar al pueblo
de Macatoa.

Al enbaxador o hijo del cacique le peso de que los españoles no
quisiesen pasar de alli, mas abisandoles que no fuesen el rrio abaxo,
donde podrian ser danificados de çiertas gentes que por alli habitaban,
se fueron a su pueblo a dar cuenta de lo subçedido a su cacique o
prinçipal.

Otro dia de mañana embio el señor de Macatoa çinquenta yndios cargados
de mayz y pescado y carnes de venado y caçabe a los españoles y a su
general, y les enbio a rrogar que se fuesen a descansar a su pueblo,
que se holgaria mucho de bellos alla; y como el General y los demas
tubiesen deseo de ver aquel prinçipal, luego se partieron todos juntos
para el pueblo de Macatoa, el qual hallaron desocupado de sus moradores
porque en el se alojasen los españoles, y toda la gente del pueblo, que
serian quatroçientos vezinos, se abian alojado vn tiro de arcabuz de
allí, rribera del rrio Guavyare, y admirados desta hazaña y liberalidad
le preguntaron al caçique o señor que como o porque abia desenbaraçado
su pueblo e ydose de sus casas a alojarse junto al rrio, el qual
rrespondio que conoçiendo la gran ventaja que los españoles les tenian
en personas y en balentias y en su manera de bivir y tratar y en todo lo
demas que hazian, hallavan no solo merecer y ser dignos de que ellos los
diesen sus propias casas en que se aposentasen, sino de que
perpetuamente les sirviesen.

Era este prinçipal vn yndio bien apersonado, de mediano cuerpo, y alegre
y liso de rrostro, de muy amigable y noble aspecto, no viejo, sino que
al pareçer tendria de treynta y seys o quarenta años. Sus yndios era
gente creçida y luçida, avnque desnuda, de naçion guaypes, que por otro
nonbre son dichos guayupes. Tenian estos yndios el pueblo linpio y bien
adereçado y muy proveydo de comidas de todas suertes, de las que ellos
vsaban, y muchas hamacas, en que los españoles durmiesen.

Felipe Dutre, con sus ynterpretes, luego tomo la mano en ynformarse
deste prinçipal y señor de Macatoa de la tierra del Dorado, en cuya
demanda yva, y en quatro dias que alli estuvo descansando, su prinçipal
exerçiçio era este, variando en sus preguntas, por ver si el yndio
variaba en sus rrespuestas; el qual deçia que junto a çierta cordillera
que en dias claros de alli se devisaba, abia grandisimas poblazones de
gentes muy rricas y que poseyan ynumerables rriquezas; que le pareçia
que no debia yr a ellas con tan poca gente como llevaba, porque por muy
balientes que fuesen, la muchedumbre de las gentes donde yvan los
consumirian y acabarian muy presto. El General, como yba determinado a
no dar la buelta sin ver el prinçipio de la tierra, pidio guias al
caçique para proseguir su viaje, el qual se las dio; porque para llegar
a otra poblazon de yndios amigos suyos abia çiertas jornadas de
despoblado, le dio otros muchos yndios cargados de comida para el
camino, con los quales se partieron los españoles, y siendo guiados por
vnas çabanas o campiñas rrasas y sin camino, porque de yndustria eran
llevados por alli, a fin de apartallos de çiertas poblazones que rribera
del rrio Guavyare abia, donde podian rreçebir daño. Y despues de aber
caminado nuebe dias de despoblados, llegaron çerca del pueblo amigo del
señor de Macatoa, a quien los nuestros yvan rrecomendados para que les
hiziesen buen ospedaje y los guiasen adelante. Las guias que los
españoles llevaban, ya que estubieron obra de dos tiros de arcabuz del
pueblo, de suerte que los moradores del se enpeçaban a alborotar para
tomar las armas, dexaron a los nuestros a que se alojasen alli donde
estaban, y ellos fueronse al pueblo a dar notiçia de la gente que era y
la derrota y demanda que llevaban, y a sosegar los alborotados animos de
aquellos barbaros que con la bista de los nuestros estaban ya con las
armas en las manos para salles[155] al encuentro.



CAPITULO ÇINCO

     En el qual se escrive como siendo guiado Felipe Dutre de çierto
     prinçipal del pueblo arriba dicho, llego al prinçipio de la tierra
     del Dorado, donde fue herido el y otro capitan, y de alli dio la
     buelta al pueblo de Nuestra Señora.


Dende a poco tiempo que las guyas estuvieron en aquel pueblo sosegando
la gente y dandoles cuenta del efecto a que los españoles yvan, se
bolvieron a donde Felipe Dutre estaba alojado, y le dixeron como dexaban
quieta aquella gente y al prinçipal o señor de aquel pueblo en su
amistad, y quel les daria guias y todo rrecado para proseguir su viaje
desde alli adelante hasta llegar a la tierra; y pues ellos no tenian mas
que hazer les dexase bolverse a su pueblo de Macatoa. El General les
agradeçio lo que abian hecho, y les dio liçençia que se bolviesen, los
quales luego lo hizieron.

Este propio dia le vino a bisitar el señor o cacique de aquel pueblo con
çiertos yndios cargados de comida y a saber mas por estenso los desinos
de los españoles, los quales les fueron muy particularmente declarados;
y entendiendolos el yndio mediante los ynterpretes que Felipe Dutre
llevaba, estando admirado y espantado de ver aquella nueba manera de
gente vestida y barbada y que caminaban en sus jumentos o caballos, de
cuya terrible vista no menos se marabillo, se dize que les cobro tanta
afiçion y amistad, que mostro gran pesar de vellos tan ostinados en
querer pasar adelante, porque le pareçia que no solo no serian parte
para bolver atras si vna bez entraban en aquella tierra en cuya demanda
yvan, pero que miserablemente abian de ser muertos y despojados de lo
que llevaban, por la belicosa gente de aquella provinçia. Dioles asi
mesmo entera rrelacion de la gente de aquella tierra, diziendo ser
ynumerable y gente vestida, y que vsaban traer cubiertas sus carnes y
que tenian çiertos animales que segun figuraron ser como las obejas que
los yndios del Piru tienen y tenian, y otros generos de abes como pavos
y gallinas de papadas; y algunos quisieron afirmar que les abian dado
por notiçia estos yndios que los otros del Dorado poseyan o tenian
çiertos animales creçidos que afirmaban ser camellos, mas esto no tiene
ninguna similitud ni aparençia de verdad. Lo que más contento a los
nuestros fue la mucha cantidad de oro que les deçian que tenian, y
pueblos muy rrecogidos; y visto por este prinçipal que sus persuasiones
no eran parte para estorvar a Felipe Dutre que no pasase adelante, dixo
que el en persona le llevaria y guiaria hasta el prinçipio de la tierra,
porque gustaba mucho este barbaro de ver andar los españoles encima de
los caballos y de belles guinetear y hazer mal, y por solo esto se movio
a aconpañallos por aquella llana tierra.

Despues de aber descansado Felipe Dutre con sus compañeros tres dias en
aquel alojamiento, se movio para pasar adelante, y llevando en su
conpañia aquel prinçipal, con obra de çien yndios que llevaban comida y
algunas baratijas de los españoles, caminaron çinco dias por muy
seguidos y anchos caminos, avnque por alli pareçia la tierra ynabitable,
y al vltimo dia, bien tenprano, dieron en vna caseria de hasta çinquenta
buhios, en los quales abia gente, y preguntado aquellos naturales que
quienes eran aquellos, dixeron que alli se rrecogian los yndios que
tenian cargo de guardar las labranças o sementeras de los pueblos de
adelante, los quales, en sintiendo los españoles, luego començaron a
huyr. Desde este lugar se dize que asi el General como todos los demas
que con el yvan, vian bien çerca vn pueblo de disforme grandeza, tanto,
que avnque estaban bien çerca no le vian el cabo, todo junto y puesto
por su horden, en medio del qual estaba vna casa que en grandeza y
altura sobrepujaba mucho a las otras; y preguntando a aquel prinçipal
que por guia llevaban, que casa fuese aquella tan señalada y eminente
entre las otras, rrespondio ser la casa del prinçipal o señor de aquel
pueblo, llamado Qvarica, el qual, avnque tenia çiertos simulacros o
ydolos de oro del grandor de muchachos, y vna muger, que era su diosa,
toda de oro, y poseya otras rriquezas, el y sus vasallos, que eran
muchos, abia mas adelante muy poco trecho otros prinçipales y señores
que en numero de basallos y en cantidad de rriquezas y de ganados
eçedan[156] a aquel y a su gente; y que avnque de alli para delante no
abian menester guyas que los guyasen, porque sienpre, si los dexaban
bivos, andarian y caminarian por grandes poblazones, pero que para mejor
se ynformar de la rriqueza de aquellos omeguas, que asi dixo llamarse
aquella gente, procurasen tomar vn yndio de los que de aquellos buhios
abian salido, para que mejor los advirtiese de todo, porque el se queria
bolver a su pueblo sin pasar de alli.

A esta sazon se hallaron a caballo el general Felipe Dutre y otros que
los tenian, y corriendo tras los yndios ninguno pudieron alcançar, eçeto
el General y vn capitan Artiaga, que yvan juntos y por llevar buenos
caballos yvan en alcançe de dos yndios que llevaban dos lanças o dardos
en las manos, los quales viendo que ya los dos de a caballo les yvan en
el alcançe, se bolvieron contra ellos y enpleando muy bien sus lanças
hirieron con ellas a los dos Capitanes en vn mesmo lugar, entre las
costillas debaxo del braço derecho, y quedando con esto vitoriosos, sin
rreçebir daño ninguno, se fueron derechos a su poblazon.

Juntose luego Felipe Dutre y Artiaga con la demas gente, los quales
viendo aquel desgraçiado subçeso, casi cortados, estaban perplexos e
yndeterminables en lo que harian. Asi mesmo, el caçique que los abia
guiado hasta alli, viendo el mal prinçipio que abian tenido, estaba
temeroso si acudirian luego las gentes de aquellas provinçias sobre el y
los españoles y los matarian a todos, y dezia que dignamente merecian
pereçer y ser muertos alli todos, pues menospreçiando su consejo y
pareçer se abian querido meter en aquella agonia y trabaxo.

Ya a esta sazon estaba en el pueblo grande que delante tenian la nueba
de como abian llegado alli los españoles, donde sonando grandisimos
estruendos de atambores y fotutos y alaridos de yndios, pareçia que
algun tempestuoso exercito se movia y venia sobre los nuestros. Con esto
luego[157] la noche, que fue como muro y defensa puesto para guarda y
amparo de los españoles e yndios que con ellos estaban; porque cargando
en hamacas los yndios amigos a los dos capitanes heridos, dieron la
buelta, caminando toda la noche y el dia siguiente sin parar hasta que
llegaron al pueblo de do abian salido, donde luego dieron horden en
curar los heridos que hasta entonçes no se abian curado. Hizo alli vn
soldado llamado Diego de Montes, natural de Madrid, vna cura çierto
buena para no ser hombre cursado en ello, la qual contare solo por la
delicada astuçia de que vso.

Como las heridas estaban entre las costillas y el no alcançase, por no
tener estudio ni esperiençia si[158], cayan mas altas o mas baxas de las
telas que comunmente llaman entrañas, los que no son zuruganos, tomo vn
yndio viejo y harto de bivir que alli le dieron en aquel pueblo, que
devia ser esclavo, y poniendolo ençima de vn caballo, hizo que otro con
una lança de yndios le hiriese con el propio acometimiento que al
General le abian hecho quando lo hirieron, vistiendole primero el sayo
de armas con que el propio General estaba vestido al tiempo que fue
herido, y metiendole la lança por el propio agugero del sayo fue el
yndio herido por la parte quel general, y apeandolo del caballo fue por
el Diego de Montes abierto y hecho del anotomia; y viendo que la herida
caya sobre las telas dichas, tomo sus dos enfermos y rrasgandoles las
heridas por lo largo de las costillas, los hizo çierto labatorio con que
meçiendolos de vna parte a otra segun suelen hazer a los odres para
lavallos, fueron limpios de mucha maleza que dentro tenian, y en breve
sanos[159]. Los yndios deste pueblo se admiraron y marabillaron mucho
asi de la horden y manera con que fueron curados como del sufrimiento y
confiança que tuvieron a sufrir aquella anotomia y cura, y les dixeron
que si muchos hombres trayan como aquellos, que bien podian entrar por
fuerça de armas en la tierras y poblazones que atras quedaban, los
quales, avnque los nuestros se rretiraron, no por eso se abian
sosegado[160], mas juntando cantidad de quinze mil yndios, que antes mas
que menos les pareçieron a los nuestros, vinieron en su seguimiento y
alcançe, de lo qual luego que se açercaron a donde los nuestros estaban,
tubo notiçia aquel prinçipal o caçique amigo, por lengua de sus sujetos
y labradores que por las campañas andaban y los abian bisto venir, y
dello dio abiso al general Felipe Dutre, y el, como estaba malo,
rremitio la horden de la guerra al capitan Linpias, honbre bien
afortunado en guaçaraba.

Este, como biese que los yndios omeguas que en su alcançe abian salido,
se le açercaban, puso los españoles armados en conçierto, y saliendo al
encuentro a los omeguas que benian divididos en diversos esquadrones y
armados con lanças y rrodelas, les arremetieron con muy buen animo con
la gente de a caballo, y avnque al primer ynpetu los yndios rrebatieron
a los nuestros, fue Nuestro Señor servido de favorecellos, porque de
otra suerte no eran parte para descomponer ni ahuyentar tanta cantidad
de gentes y tan bien armadas y belicosas. Torno Linpias, con sus treynta
y ocho conpañeros, arremeter contra aquellos barbaros, que por su
muchedumbre, les pareçia que tenian ya en las manos la victoria, y
rrompiendo por ellos començaron a lançeallos de vna parte y de otra y a
derribar y atropellar con los caballos mucha cantidad de ellos, sin que
los nuestros reçibiesen ningun daño; lo qual, visto por los omeguas,
començaron a perder el animo con que alli abian llegado, y con mas temor
de la feroçidad de los caballos que de los guinetes, començaron a
rretirarse muy desconçertadamente, y los nuestros a seguir su vitoria y
alcance para poner mayor temor en ellos; y asi los hizieron bolver
desbaratados a su pueblo, con perdida de mucha gente que asi en la
guaçabara como en el alcançe fueron muertos. Algunos dizen que en esta
guaçabara fue donde hirieron al capitan Artiaga, y no quando a Felipe
Dutre: que sea en la una o en la otra parte, no obo mas heridas en to
esto que las de los dos[161] capitanes.

En tanto que los nuestros y los omeguas peleaban, el caçique de aquel
pueblo y sus yndios, con las armas en las manos, estaban haziendo
guardia a Felipe Dutre, y desque bieron la bictoria que los nuestros
abian abido, fueron grandemente espantados de que tan poca gente obiese
desbaratado a tanta; y alabando la fortaleza de los nuestros les
tornaron a dezir que si se juntaban vn razonable numero de ellos, que
bien sujetarian a los omeguas y gozarian de sus rriquezas, que eran
muchas.

Pasados pocos dias, Felipe Dutre determino dar la buelta al pueblo de
Macatoa, y de alli al de Nuestra Señora; de lo qual peso harto al
prinçipal que mostraba desear que se estubiesen alli y comunicar con
ellos por deprender algunas cosas puliticas y provechosas para su bivir.
Mas desque vio que era asi la boluntad de los españoles, dioles la
comida que era menester e yndios para que la llevasen, y encaminolos por
do abian venido.

Felipe Dutre camino por los despoblados por do abia ydo, y como caminaba
sin camino y los yndios y guias que traya se le huyesen y le dexasen en
el camino, fue a salir a las rriberas del rrio Guayare, mas arriba de do
estaba el pueblo de Macatoa, y rreconoçiendo la tierra y paraje donde
estaba y que aquel pueblo quedaba atras, enbio a el a Pedro de Linpias
para que hiziese subir canoas el rrio arriba para que le pasasen de la
otra parte. Linpias lo hizo asi, que bolviendo otro dia con abundançia
de comida y canoas, paso el rrio Guavyare. Prosiguiendo su camino llego
al pueblo de Nuestra Señora, donde abia dexado sus enfermos, despues de
aber tres meses que se abia apartado e ydo en demanda del Dorado[162].



NOTAS AL CAPÍTULO V


(A) Muerto, como más adelante se dice, Felipe de Huten, perdiéronse con
él las noticias referentes al reino de los Omeguas, que después ha sido
buscado inútilmente; pero, según ha recordado el Sr. Fernández Duro, el
P. Gumilla refiere--invocando el testimonio del P. José Cabarte,
misionero que anduvo treinta años por el alto Orinoco, y el de un indio
bautizado por él mismo, el cual declaraba haber estado cautivo quince
años entre los Omaguas, Omeguas ó Enaguas--, que es fácil determinar el
itinerario que siguió Huten por las riberas del Guaviare, Ariari y
Orinoco. El referido indio, sin conocer una palabra de lengua española,
nombraba los sitios donde durmieron los expedicionarios los veintitrés
días que desde _el Dorado_ emplearon hasta las márgenes del Orinoco,
dándoles nombres castellanos que sólo ellos podían imponer, y refería
las mismas grandezas de los tesoros y multitud de gente que el cacique
de Macatoa contó á Huten.

La obra del P. Gumilla, _Historia Natural, Civil y Geográfica de las
Naciones situadas en las riberas del río Orinoco_, se publicó en
Barcelona en 1791.

No obstante lo dicho anteriormente, no vaciló Herrera, en sus _Décadas_,
en fijar la situación de los Omeguas. «Y á todo esto--dice--desde
Maracapana á Barquisimeto, se llama Nueva Andalucia, y en lengua de
indios, la Guayana, que contiene desde la Margarita hasta río
Marañon..... donde están los indios Omaguas, í Amigas con las Provincias
del _Dorado_ y otras.»



CAPITULO SEYS

     En el qual se escrive como Felipe Dutre salio del pueblo de Nuestra
     Señora en seguimiento de Pedro de Linpias, que con çierta cavtela
     se abia apartado, y se encontro con Françisco de Carabajal en las
     provinçias del Tocuyo.


Fue tanto el contento y alegria que la gente que Felipe Dutre dexo en el
pueblo de Nuestra Señora, rreçibio asi de ver bolver a su General y
conpañeros como de la grande y çierta notiçia que les trayan, que ya se
juzgaban por poseedores y señores de aquella prospera y rrica tierra,
espeçialmente que quando asi vienen algunos soldados de buscar alguna
nueba tierra o descubrimiento, sienpre acreçientan doblada fama de lo
que vieron, y para encareçer su trabajo arman vnas maquinas de cosas que
bieron y oyeron y les suçedieron, con que atraen façilmente a todas
gentes a que con muy yntrinsica afiçion deseen ya verse en aquella
tierra o el pie en el estribo para yr a ella, y cada qual se juzgaba por
bien abenturado en pareçelle que no podia dexar de verse poseerla.

Estos soldados y su capitan fueron burlados de sus propios deseos y
cobdiçia, porque no solo no bolvieron a poblar aquella tierra del
Dorado, mas entre ellos mesmos naçieron luego discordias por donde se
desbarataron y bolvieron sin conçierto, y avn su General fue muerto, por
ser despojado del derecho que a esta tierra tenia; porque pasa asi: que
como antes de agora e dicho, entre la demas gente llevaba Felipe Dutre a
Pedro de Linpias, a quien abia dado cargo de maese de canpo, y a
Bartolome Berzar, hijo de Antonio Berzar, a quien abia hecho capitan. Y
como estos fuesen cabeças en el canpo, y el vno fuese montañes y el otro
aleman, y entrambos pretendiesen mandar y ser rrespestados y supremos,
no se conformaban en nada, antes se llevaban mal y andaba entre ellos el
anbiçion de mandar el vno mas que el otro tan desulata[163], que casi se
hazian obras por do viniesen a rrompimiento; porque como el Bartolome
Berzar era de la naçion de Felipe Dutre y hijo o devdo de los
governadores de aquella tierra, era por el faboreçido, y ansi con su
calor cobraba brio para conpetir con Pedro de Linpias, el qual, como la
fortuna le ofreçiese ya ocasion y aparejo para apartarse con buena color
de la conpañia de Felipe Dutre y avn tomar vengança de los
desabrimientos que entre anbos capitanes se le abian hecho, trato que se
le diesen algunos conpañeros con que poder salir a Coro, para juntar
alguna buena conpañia de gente y armas y caballos y bolver con ello con
toda presteza a socorrelle para que todos juntos bolviesen de nuebo a
los omaguas, diziendoles que el bolver todos juntos a Coro era fatigar
los enfermos que abia, y que en el ynterin que el yva y bolvia
descansarian y se rreformarian asi los enfermos como todos los demas.

Este doble abiso o consejo de Pedro de Linpias les pareçio bien a Felipe
Dutre y a Bartolome Berzar y otros muchos, por lo qual le fue luego dada
liçençia y veynte conpañeros que con el saliesen a Coro, y el General
con la demas gente se quedo en el pueblo de Nuestra Señora descansando,
segun lo abian conçertado.

Pedro de Linpias, siguiendo su tornabuelta, se vino por el propio camino
por do abia ydo, hasta que llego a las propias provinçias del Tocuyo y
Barqueçimeto, donde hallo al nuevo governador, avnque con falso titulo,
Françisco de Caravajal, que poco abia que era llegado a aquellas
provincias, el qual procuro ante todas cosas ganar la boluntad y
conseguir su gracia para despues alcançar del lo que quisiese. Diole
cuenta de la nueba y rrica tierra que abian descubierto, y como venia a
buscar copia de soldados para bolver a ella, para el qual efecto quedaba
esperando Felipe Dutre con la demas gente en la parte dicha, y ençitando
al Caravajal que pues tenia abundancia de gente para hazer la jornada,
que tomase aquella ynpresa tan prospera y felice con la qual podria
ganar gran honrra y fama, demas de las muchas rriquezas que se podian
ynteresar; y que a Felipe Dutre, que pretendia el señorio de aquella
tierra, con enbialle preso a Coro a el y a sus conpañeros, façilmente lo
frustaria de sus desinos, pues para todo esto era poderoso con la gente
que tenia. Carabajal era algo anbiçioso y bulliçioso y façilmente fue
conduzido a fixar su animo, avnque malvadamente, en efetuar y poner por
obra aquellas cosas que Linpias le abia dicho.

Felipe Dutre y Bartolome Berzar, despues de partido y apartado Linpias
dellos, presumieron la maldad que traya pensada, por las pasiones
pasadas; y pareçiendoles que no podia ser pequeña la guerra que aquel
domestico enemigo les haria, ni façiles de rremediar los daños que les
cavsaria, con la presteza que el caso rrequeria se pusieron luego en
camino, caminando a las mayores jornadas que pudieron, por ver si en
alguna manera le podian alcançar; y como Linpias, vsando de la mesma
presteza no se abia detenido en el camino cosa alguna, fue de ningun
efecto la presteza o diligençia de que vso Felipe Dutre, el qual,
llegado que fue al desenbocadero de Barqueçimeto, tubo notiçia de los
yndios de como en la provinçia del Tocuyo estaban españoles, que era
Caravajal, y por no meterse ynconsideradamente entre gente que no
conoçia ni sabia si eran amigos o si enemigos, vsando de aviso de honbre
rrecatado y de guerra se alojo en (el) balle de Barquiçimeto, para de
alli rreconoçer que jente era la que estaba en el Tocuyo, y ver lo que
lo convenia.

Dende a pocos dias se vinieron a tratar los de Carabajal con los de
Felipe Dutre, y a aber entera notiçia los vnos de los otros, y a poner
la guarda neçesaria cada qual de los dos capitanes en su alojamiento y
gente. Pedro de Linpias no çesaba de poner calor, con el enojo y odio y
enemistad que a Felipe Dutre tenia, al[164] capitan Carabajal para que
lo prendiesen y persiguiese, pues tenia copia de abentajada gente; mas
Carabajal, como era honbre mañoso y de agudo yngenio, no queria poner
aquel negoçio en ventura de batalla, en donde la fortuna suele, por no
pensados modos, dar la victoria, no a los que en fuerças y muchedumbre
de gentes la tienen por çierta, sino aquellos que por ser pocos y tener
rreconoçidas claras ventajas en sus contrarios, procuran peleando con
osados animos, vender sus vidas a costa de mucha sangre que de sus
contrarios derraman, a donde suele esta bariable fortuna poner todas sus
fuerças, dandoles claros triunfos a quien no los pensaba gozar. Y asi
pretendia Carabajal, con mañas y simulaçiones, atraer a su alojamiento a
Felipe Dutre, para alli seguramente ser señor del y hazer lo que le
pareçiese.

De todas estas cosas era abisado Felipe Dutre por cartas de honbres que
en conpañia de Carabajal estaban, que aborreçian por todo estremo el
govierno de aquel honbre, tan malvadamente y por tan torpe modo
adquirido. Escrevianle tanbien que no desabraçase ni apartase de si
aquel titulo que tenia de general, ni se dexase governar ni subjetar de
Carabajal, porque si el Avdiençia de Santo Domingo algun nonbramiento
abia hecho de nuebos ofiçiales ó ministros de justicia, fue y era
entendiendo que el era muerto o perdido, y que asi no abia derogado sus
poderes, con lo qual hazian estar ostinado a Felipe Dutre en querer
mandar y governar aquella tierra con aquel rrançioso titulo que tenia;
avnque en tales tiempos mas firme titulo es y suele ser la fuerça del
exerçito que la abundançia y antiguedad de provisiones y poderes
rreales.

Finalmente, el Carabajal se dio tan buena horden en seguir sus ardides y
mañas, que eran como de honbre andaluz y rreformado en Indias, que hizo
entender y creer a Felipe Dutre que no se haria mas de lo quel quisiese
y hordenase, y que de conformidad se nonbrasen personas que biesen las
provisiones de entrambos y que estubiesen por lo que los arbritos
sentençiasen, o que ya questo no quisiese, que ambos de conformidad
governasen el campo y gente y juntos fuesen a poblar y conquistar el
Dorado.

Fue tan convençido y creydo Felipe Dutre desto que le deçia Carabajal,
que dexando su primera determinaçion, se levanto del alojamiento donde
estava y se metio y mezclo con su gente y soldados en la rrancheria y
alojamiento de Carabajal, con que se acabo de destruyr, segun luego se
vera.



CAPITULO SIETE

     En que se escrive çierta sediçion y alboroto que entre Caravajal y
     Felipe Dutre obo despues de aberse juntado.


Juntos los dos Capitanes o governadores, como los que terçiaban mal de
la vna y de la otra parte los tenian mas çerca, mas frequentemente los
yncitaban a enemistad y a que se danificasen el vno al otro; pero
Carabajal, como tubiese mas gente[165], avnque alguna della mas para
ofenderle que para defenderle, disimulando con las promesas y
ofreçimientos que a Felipe Dutre abia hecho, avnqve tratandolo
amigablemente, procuraba aber ocasion para prendello, porque aquel
caballero aleman, confuso de lo que abia hecho en juntarse con
Carabajal, andaba muy sobre el abiso aconpañado de sus familiares,
prevertiendo[166] y apartando toda ocasion que a Carabajal le pudiese
ser vtil y provechosa para efetuar sus desinos.

Fue, pues, el caso que como Carabajal no hallase comodidad para sin
notable escandalo y alboroto prender a Felipe Dutre, conbidole a comer
para si alli obiese ocasion y lugar, prenderle y hazer lo que
pretendia. Felipe de Vtre, porque no se presumiese del que le abia
faltado el animo y que por temor no queria açetar aquel cavteloso
conbite, que con falsa ostentacion de buena voluntad se le abia hecho,
conçedio a Caravajal lo que le rrogaba y fuese con el a comer, dexando
prevenido a Bartolome Berzar y a sus amigos que estubiesen sobre el
abiso[167] y con las armas en las manos para en oyendo algun bulliçio
acudir a defenderle; y el, como honbre que yva a comer con su enemigo,
llevaba en su persona gran abiso y rrecato y avn armas defensibles
encubiertas. Comieron y pasaron su conbite o cena sin que en el se
yntentase cosa alguna, porque Carabajal abia sido abisado de la gente
que Felipe Dutre dexaba prevenida. Levantados de la mesa, el aleman tomo
la mano en hablar, visto que todo estaba sosegado y que no se yntentaba
nada de lo quel pensaba, diziendo a Carabajal que pues ninguna cosa de
las que le abia prometido no cunplia ni queria hazer, antes
violentamente, mas con la fuerça de su gente que con el derecho ni
justiçia, que el se queria yr a Coro con sus soldados, para de alli yr a
dar cuenta al Avdiençia, que le abia enbiado, de lo que en la jornada
abia hecho. Carabajal le rreplico que bien podia yrse donde quisiese,
pero que la gente no la abia de llevar consigo ni se llamase dende en
adelante general ni tiniente, pues sus provisiones abian ya espirado y
estaban derrogadas, y que en aquella governaçion otro no tenia
juridiçion sino el a quien el Avdiencia abia enbiado por governador.

El capitan Felipe Dutre rreplico contradiziendo a Carabajal, y como las
voluntades destos dos capitanes estubiesen tan enfiçionadas y rrebueltas
para danificarse el vno al otro, fueron con[168] esta pequeña ocasion
tan ençendidos y abrasados en yra, aconpañada de asperas y sobradas
palabras, que ynçitaban cada qual a los suyos a que tomasen las armas
con que diese fin aquella su rrençilla y arraygada enemistad; y como
Bartolome Berzar estaba puesto a punto de parte de Felipe Dutre, en
oyendo las alteradas bozes que los dos daban, salio de donde estaba,
siguiendole los suyos, y con furia de aleman, que por estremo suele ser
muy sobervia y ciega, se fue derecho a Carabajal con el espada desnuda
para lo herir o matar: mas como algunos honbres nevtrales que alli
estavan, a los quales conforme a las leyes de Solon podian ser
justamente tenidos por ynfames y nunca admitidos a ningunos ofiçios ni
onores, se metiesen de por medio, rrepunaron la furia de Bartolome
Berzia[169] de suerte que no pudo efetuar lo que pensaba hazer. Y porque
mejor se entienda esto que dixe de las leyes de Solon, es de saber que
entre otras muchas que para el buen govierno de su rrepublica aquel
gentil hizo y ordeno, que fue vna que dezia, que si por algun caso
humano se levantase alguna sediçion o alboroto, el que en semejante caso
fuese favoreçedor de la vna parte y contrario de la otra, que este tal
yncurriese en las penas dichas, y no gozase de las preheminençias,
porque quiso mas buscar su probecho particular que el bien comun.

Era cosa de notar y avn de rreyr que en este sediçioso alboroto cada vna
de las partes se aprovechaba de la boz del Rrey, con la qual querian
fortificar sus pasiones; porque como los juezes españoles tienen por
costunbre, quando alguna sediçion se rrebuelve en que les hagan
rresistençia, pedir avxilio a los presentes, de qualquier condiçion que
sean, con deçir «aqui del rrey», y cada qual destos dos capitanes
apellidaba y pedia favor y ayuda para defenderse el vno del otro vsando
de las palabras rreferidas. Mas como ya los mas de los soldados
estubiesen determinados en sus voluntades de lo que abian de hazer, cada
qual se arrimaba al que tenia por amigo o al que pensaba seguir; y esto
no lo hizieron todos, porque muchos, estandose a la mira para despues
seguir al que la fortuna sustentase, no curaban de acudir a llamamiento
de ninguno de los capitanes, lo qual por entonçes hizo mas pujante la
parte de Felipe Dutre, porque como descubiertamente se llegasen todos
sus amigos y enemigos de Caravajal, pudiera facilmente triunfar de su
adversario, dandole por su mano la pena que sus desatinos mereçian. Mas
no quiriendo aber esta victoria con fama de tirano o traydor, por no
macular su persona y linaje, dexando con la vida a su contrario,
cabalgo en su caballo, y haziendo todos sus amigos lo mesmo, tomaron del
alojamiento de Carabajal las demas armas y caballos que les pareçio, y
apartandose de alli fueron a alojarse al balle de Quibor, que agora son
estancias del Tocuyo, para de alli dar mayor dolor con su presençia a su
enemigo; lo qual sabido por Carabajal, vsando de su yndustria conforme
al subçeso que fortuna abia guiado, vso de nuebas cavtelas para
rrecobrar los caballos y armas que Felipe Dutre y los suyos le abian
llevado; y echando algunos amigos suyos como echadizos, les dixo que
fuesen a Felipe Dutre y le significasen quan grabe delito era el que
abia cometido en alborotarse contra vn governador del Rrey y tomalle las
armas y caballos que tenian, por lo qual podia ser grabemente castigado
por el Avdiençia, y que lo mejor era que se tornase a confederar con
Caravajal y le bolviese sus armas y caballos, y quel Carabajal le
perdonase a el y a todos los demas como governador que era de aquella
tierra.

Trataronse estos negoçios con tanta eficaçia por los a quien fueron
cometidos, que façilmente atraxeron a Felipe Dutre a que los hiziese, y
sobre ello hizieron escrituras de conçierto y amistad y çiertas
capitulaçiones que llamaron de paz, y fueron firmadas por Juan de
Billegas, tiniente de Caravajal, que era vno de los que binieron a donde
Felipe Dutre estaba a tratar los conçiertos, y despues los firmo el
propio Carabajal, y asi le fueron bueltas las armas que se le tomaron y
caballos, no enbargante quel Felipe Dutre, abisado de los suyos que no
se fiase en cosa alguna de las cosas que Carabajal le prometiese ni
hiziese ningun conçierto con el, porque era honbre muy versuto y
cavteloso y que ninguna cosa hazia sino era con doblez.

Confirmada la paz y amistad de la suerte dicha entre los dos, Felipe
Dutre se partio mas descuydadamente de lo que debia la buelta de Coro,
caminando a pequeñas jornadas y muy sin horden ni conçierto, como honbre
que entendia no dexar a las espaldas enemigo astuto y vengativo, sino
cordial amigo.



CAPITULO OCHO

     Como Carabajal corto las cabeças a Felipe Dutre y a Bartolome
     Berzar y a otros.


Despues que Carabajal se vio apoderado en sus armas y caballos y tubo
nueba çierta que Filipe Dutre era partido de las çavanas de Quibor la
buelta de Coro, llamo e junto toda la gente que con el abia quedado, a
los que les hablo diziendoles que si eran españoles y en ellos rreynaba
la nobleza y valor de la gente española acostumbrada que suele tener por
natural[170], que no podian dexar de aver sentido entrañablemente la
afrenta e ynjuria que a todos generalmente abia hecho aquel mançebo
estranjero, faboreçido de algunos de su naçion, que con demasiada
sobervia se abian estremadamente señalado en despojalles de sus armas y
caballos, tomando para ello la boz de no se que mohoso titulo que dezia
tener de general, fundandose prinçipalmente en la potençia de sus amigos
y allegados, con los quales abian maculado a todos los que alli
quedaban, pues les abian tomado sus armas y caballos, y despues, por via
de afrentoso conçierto, bueltoselas casi dando a entender que no solo
les hazian merced de ellas, mas que avn tanbien de las vidas, y de lo
qual todo y de aberse descomedido y desvergonçado contra la persona
rreal, en cuyo lugar el asistia, no solo en sus animos yrian
rregozijandose, pero que se yrian jatando de ello y divulgandolo por
entre sus devdos y conoçidos, que seria abominaçion y gran bituperio
para todos ellos; y ansi los ynçitaba a que tubiesen conpasion de sus
propias honrras y no las dexasen asi estragar de gente estrangera, y que
tomando las armas en las manos y siguiendole, el los pondria en su poder
a Felipe Dutre y a Bartolome Berzar, alemanes, honbres sobervios y
escandalosos y que sin tener titulo se queria hazer señor de aquella
tierra y les abia tan malvada y traydoramente agrabiado, y que quando
ellos no quisiesen, como era rrazon y debian y eran obligados, dalle
avxilio y fabor como a su governador, para yr en su alcançe y
prendellos, que tienpo vendria en que serian castigados por ello, y que
porque no tubiesen escrupulo alguno en si el era governador o no de
aquella provinçia, viesen los titulos que dello tenia, de los quales les
hazia ostentaçion para que dello estuviesen mas satisfechos.

Vieronlos que alli estaban sellados con el sello rreal, y la letra,
avnque falsada[171], rrezaba a el nonbrandolo governador. Con esto y con
las disfraçadas amenazas que les hizo, y algunos que por la particular
enemistad tenian deseo de seguir y perseguir aquellos caballeros
alemanes y a los de su parcialidad, fueron mobidos sus animos a seguir
el querer de Caravajal y tomar las armas para seguille, el qual no fue
nada perezoso a ponello por la obra, porque cabalgando luego en su
caballo y puniendose en el camino, dio ocasion a que con brevedad le
siguiesen los demas, con determinada deliberaçion de aber entera
vengança de sus contrarios.

Fue, pues, el caso que caminando Carabajal, y la gente que con el yva, a
grandes jornadas, en breve alcanço Felipe Dutre y a sus conpañeros, que,
como he dicho, caminaban floxa y descuydadamente, los quales estaban ya
alojados a la barranca de vna quebrada honda; y como Carabajal con los
suyos llegase de rrepente y abian quedado las amistades hechas, avnque
fingidamente por parte del Carabajal, no obo cavsa que mobiese a Felipe
Dutre a tomar las armas, entendiendo, como he dicho, que las amistades
eran fixas. Mas desque Carabajal y los que con el yvan se obieron
apeado, prendieron con poco escandalo ni rresistençia a Felipe Dutre y a
Bartolome Berzar, y a vn Palençia, y a vn Rromero, y a otros, sosegando
con buenas palabras a los demas; y mandando a vn negro que como a
malhechores atase las manos a aquellos sus prisioneros, hizo que con vn
boto machete[172] les fuesen alli, en el suelo, cortadas las cabeças,
con barbara crueldad; porque como el cuchillo o machete con que aquella
injustiçia se executaba fuese gastado de servir y el en si muy grosero y
bastardo, ninguna cosa cortaba, sino haziendoles muchos pedaços los
pescueços y machucando y quebrando la carne y guesos (de) que estaban
conpuestos, les dava vnas crueles y penosas muertes, ynçitando y dando
calor a Carabajal para que con brevedad matase aquellos capitanes
emulos, Pedro de Linpias y vn Sebastian de Armaçea[173] y otros(A).

Hecho esto dio la buelta, como honbre vitorioso, Carabajal al Tocuyo,
bolviendo consigo a los mas de los que yvan con Felipe Dutre, y algunos
dexo que se fuesen a Coro a llevar las nuevas deste malvado y cruel
hecho; avnque otros afirman que no dexando ni consintiendo que ningun
soldado fuese a Coro a llevar esta nueba, se los bolvio todos consigo a
su alojamiento, con proposito[174] de aber entera vengança de todos
aquellos que mas abiertamente se abian mostrado contra el, a los quales
pensaba castigar con mucha severidad quando mas olvidados estuviesen del
suceso de aquel negocio, porque para tener mas biva la memoria de los
que le abian ofendido, para dellos aber entera vengança con crueles
generos de muertes que les pensaba dar, abia hecho vn padron o minuta de
todos, a ymitacion y exemplo del cruel enperador Comodo, que con el
animo de crueldad que entre los otros vicios en el rreynaba, hizo vn
memorial para matar a muchos principales de Rroma y de su Corte, y entre
ellos estaba su muy querida amiga Marcia, la qual, como por çierta
ocasion obiese el papel a las manos y viese la crueldad y maldad que
Comodo tenia ordenada, acordo ganalle por la mano, y con la presteza que
el negocio rrequeria, sin dar parte dello a algunos de los condenados,
le dio çierta ponçoña con que lo mato; y avnque en Carabajal no hizo
este propio efecto su memorial, a lo menos fue mucha parte para que se
le diese la muerte que despues se le dio, y solo se mostro rriguroso
mofaz[175] contra vn Pedro de San Martin, español amigo suyo que tenia
cargo de factor, porque viendo quan tiranicamente guyaba Carabajal sus
negocios y quan dañado tenia el animo contra muchos españoles y quan
çebado y presto estaba en hazer crueldades y en querer matar a muchos de
los que en el primer ynpetu abian quedado con las bidas, le yva a la
mano, rrefrenando sus severidades y desatinada crueldad, persuadiendole
a que no matase tanta gente como queria matar, pues mejor fama y loa se
adquiere con la misericordia y clemencia que con la crueldad y rrigor.
Mas como este violento y tirano Governador estaba tan ynpuesto en aber
entera bengança de los aquien abia tenido por contrarios, y para
conservaçion y sustentacion deste su mal pecho no faltasen sustentadores
y honbres que no menos malvados desinos tenian que el propio Carabajal,
persuadianle a que efetuase lo que San Martin con tanta ynstancia le
estorvaba, y ansi vino Carabajal a aboreçer de todo punto el amistad y
consejos de San Martin y a desechallo de si, rredarguyendole algunas
cosas falsamente opuestas, con la qual ocasion lo aparto de si y de su
gente, enbiandolo a Coro preso y desterrado, para que de alli lo
llevasen a Santo Domingo; porque a este perverso haziasele de mal matar
a San Martin, por pareçelle que con la muerte de aquel honbre que tan
amigo suyo abia sido, cobraria una notable y perpetua ynfamia con que
hiziese mas abominables sus malvados y crueles hechos, los quales queria
conservar con titulo y color honroso, diziendo que los abia hecho por la
fuerça e ynjuria y manifiesta afrenta que aquellos alemanes,
descomidiendose contra la persona rreal, a quien el rrepresentaba, le
abian hecho.



NOTAS AL CAPITULO VIII


(A) Los degollados por orden de Carvajal, además de Felipe de Huten,
fueron Bartolomé Velzar, Diego Romero y Gregorio de Palencia, al cual
apellidan otros Plasencia y Placencia.

La participación que en estos sucesos tuvo Pedro de Limpias,
abandonando, primero, á Felipe de Huten, y excitando después á Carvajal
para que prendiese y matase al joven caudillo alemán, empaña la justa
fama que como capitán había logrado aquél conquistar.

Un historiador moderno, el Sr. Navarro Lamarca (_Compendio de la
Historia general de América_, Buenos Aires, 1913, tomo II, pág. 178)
dice que Huten volvió á Coro para buscar refuerzos, y que al llegar allí
encontró el gobierno de Venezuela en manos del brutal soldado Carvajal,
que le hizo degollar sin formación de juicio. Ni Carvajal era soldado,
sino escribano de oficio y relator de la Audiencia de Santo Domingo, ni
Huten murió en Coro, sino cerca del Tocuyo, en el mismo sitio en que
después fué ahorcado su verdugo.



CAPITULO NUEBE

     Como por el Consejo Rreal de Indias fue proveydo por governador de
     Benençuela el liçençiado Juan Perez de Tolosa, el qual, viniendo a
     Venençuela, corto la cabeça a Carabajal, y como la gobernaçion fue
     quitada a los Bezares.


Carabajal, quando mas metido estava en sangre y mas cercano a poner por
obra sus ynicos disinos, fue frustado dellos, porque en el ynterin que
las cosas rrecontadas despues de la muerte del governador Jorge Espira
pasaban en Venençuela, fueron a España al Consejo Rreal de Indias y al
propio Enperador muy grandes y particulares quexas y rrelaçiones, asi de
la gran destruyçion que los governadores y factores de los Bezares abian
hecho en Venençuela en muchas provinçias de naturales, y avn todavia
hazian, haziendo esclavos los yndios y rrobandoles y rrancheandoles sus
haziendas, como de la grande opresion y fuerça que los españoles de
ellos rreçebian, teniendolos en perpetua servidumbre con titulo y color
de abelles dado fiadas algunas mercadurias y llevandolos forçiblemente a
las jornadas, donde por parte de los malos tratamientos que de los
capitanes rreçebian, eran miserablemente muertos; y demas desto nunca le
pagaban ni abian pagado al Rrey sus quintos ni cunplido las otras
capitulaciones que hizieron y pusieron, por lo qual determino de
quitalles el govierno de aquella tierra a los Bezares, que tan contra
justiçia administraban; y para este efecto y para tomar rresidençia en
toda aquella costa, desde el Cabo de la Bela hasta Cubaagua, nonbro por
juez y governador al liçençiado Juan Perez de Tolosa(A), el qual llegado
a la governaçion de Venençuela o a la civdad de Coro, casi a la propia
sazon que Carabajal mato a Felipe Dutre y a Bartolome Berzar y a los
demas, y hallando[176] en Coro al liçençiado Frias, que ya abia benido
de Cubaagua, tomandole rresidençia lo dio por buen juez y lo enbio a
Santo Domingo, donde luego, por soldados que se desgarraron y huyeron de
Carabajal, con temor que de morir a sus manos tuvieron, supo Tolosa las
nuebas crueldades y tiranias por el cometidas, avnque ya abia sabido de
la manera que abia entrado en Coro y lo que abia alli hecho, y la
violençia con que abia juntado la jente que consigo tenia.

Demas de lo dicho, fue hecha rrelaçion del gran rriesgo en que otros
muchos soldados que en poder de Carabajal abian quedado, estaban de ser
por el muertos, por el particular odio que con ellos tenia, por lo qual
fue yncitado el governador Tolosa a con mas brevedad partirse en demanda
de Carabajal con çierto numero de gentes que para el mesmo efecto abia
alli juntado el liçençiado Frias. Y llevando consigo buenas guias o
interpretes y mucha diligencia en que no se le diese abiso de su yda a
Carabajal, camino la buelta del Tocuyo a muy grandes jornadas, sin
detenerse en el camino cosa ninguna; y en todo se dio tan buena horden y
modo, que sin ser sentido amaneçio vn dia con su gente en el rrancho de
Carabajal, y çercandolo con todo cuydado fue por el preso y puesto en
seguras prisiones, con la guardia de soldados que se rrequeria; y porque
no sabia que tales fuesen las generales voluntades de todos los soldados
que con Carabajal estaban, ni si abria nuebos bulliçios por estar por
ventura todos conjurados, hizo llamamiento con mucha modestia de los que
en aquella sazon estaban con Carabajal, porque la mayor parte de ellos
abian ydo con vn capitan Juan de Ocanpo a descubrir çiertas poblazones o
provinçias de yndios cerca de alli; porque Carabajal, no abiendo querido
seguir su primer proposito y palabra que a Pedro de Linpias abia dado de
yr a poblar los omeguas o Dorado, que Felipe Dutre abia descubierto, por
pareçelle jornada muy larga y de mucho rriesgo y avn mal afortunada, por
averse perdido en ella tanta gente como se abia perdido, abia mudado
proposito y determinado entretenerse por alli algunos dias con su gente,
para despues hazer lo que la ocasion le ofreçiese.

Juntos, pues, los soldados que en el alojamiento o rrancheria de
Carabajal abia, Tolosa les mostro las provisiones que del Rrey traya y
les hablo eloquentemente, diziendoles que el efecto de su venida no era
ni abia sido para agrabiar a nadie, sino para dalles toda libertad y
contento, porque el Rrey no solo abia quitado la juridiçion a los
Bezares, como se a dicho, mas mando que ningunos soldados fuesen
detenidos por ninguna devda que les deviesen, y que ellos gozaban con
sosiego de todas las libertades que Su Majestad les daba, y que ninguno
se alborotase de ver que abia preso a Carabajal, pues lo abia hecho para
con mas quietud ser ynformado de do[177] que convenia al serviçio del
Rrey y de todos ellos; que si en el hallase cosa yndebida o yndina de su
persona y cargo, que el lo enbiaria al Audiençia, donde fuese oydo y
sentençiado.

Con estas y otras razones que Tolosa dixo y trato con los que alli
estaban, a los amigos de Carabajal y que deseaban su libertad, agrado y
contento, y a los demas dio buena esperança de lo que deseaban, y asi
todos de conformidad le rrespondieron que lo que Su Magestad abia hecho
en enbiarle a el por governador abia sido como de clementisimo
Enperador, y lo quel alli yntentaba y pensaba hazer eran cosas de
prudente y desapasionado governador; y asi tomaron las provisiones que
traya de governador, de las quales les hizo demostraçion, y con vna
antigua y virtuosa çerimonia que entre la gente española se acostunbra y
vsa en semejantes negoçios, las besaba cada qual de por si y las ponia o
tocaba sobre lo superior de su cabeça en señal de obediençia y de que
estaban y pasaban por lo que el Rrey por ellos les mandaba, y estarian
obedientes a lo que su governador hiziese y les mandase.

Con esto se sosegaron y apaziguaron todos, pero luego, con toda
presteza, el governador Tolosa mando a Diego de Losada, capitan que
consigo llevaba, fuese con alguna gente de la que consigo abia traydo,
la tierra adentro, a donde el capitan Juan de Ocanpo con el rresto de la
gente de Carabajal andaba, y llevase los trasvntos de las provisiones y
rrecavdos que abia traydo, los quales les enseñase a todos y
congregandolos con afabilidad les hablase mansamente, de suerte que los
animos de ningunos dellos no fuesen ençendidos a mover algun tumulto o
sediçion, dandoles a entender el efeto y cavsa de su venida, como era
mas para dalles contento y tranquilidad que desasosegallos ni
inquietallos; y en el caso hiziese aquello que como honbre del juyzio y
partes que Losada tenia, se esperaba, y con todos juntos se bolviese al
alojamiento del Tocuyo, donde le quedaba esperando con Carabajal y la
demas gente.

El capitan Losada se dio en todo lo que el Governador le encargo, tan
buena maña, que no solo todos de conformidad le obedecieron, mas dando
muestras de gran contento y alegria se juzgaban aber cobrado vn bien
abenturado y alegre tienpo, siendo libres de las tiranias y opresion de
Carabajal.

Buelto Losada al alojamiento del Tocuyo, con el capitan Juan de Ocampo y
la gente que con el andaba, y viendo el governador Tolosa las voluntades
que los mas tenian de pasar y estar por lo que el hiziese, y que daba
muestras de desear ver el castigo que las sediçiones y tiranias de
Carabajal mereçian, no quiso vsar de la presteza y rrigor que contra
los semejantes se suele vsar, para yvitar algun futuro escandalo que la
dilaçion de las cosas arduas suele traer consigo; y asi muy por los
terminos judiçiales, nombro o, como suelen deçir, crio su fiscal que de
parte de la justicia acusase a Carabajal de los delitos que tiranica y
malvadamente abia cometido; y concluyendo con el su proçeso o cavsa por
los terminos del derecho, vino a condenar a Carabajal a que fuese
arrastrado por los lugares mas publicos de aquel alojamiento y fuese
colgado de vna çeyba, arbol creçido que el propio Carabajal abia
conservado y no consentido que se cortarse para tenella por horca o
rrollo en que castigar los quel quisiese ajustiçiar, amenazando con el a
sus contrarios y a las personas con quien tenia particular odio, en lo
qual le suçedio a Carabajal lo propio que a Aman, privado del rrey
Asuero, que habiendo hecho vna horca en que Mardoqueo, tio de la rreyna
Ester, fuese ahorcado por odio que con el tenia, permitio Dios que en la
propia horca que Aman abia hecho para dar la muerte a Mardoqueo, alli
fuese el propio Aman ahorcado y no otro ninguno, como se quenta en el
libro de Hester, capitulo siete.

Mandando, pues, Tolosa que en este propio arbol çeyva, que por horca
tenia Carabajal señalado, fuese ahorcado, mando que despues de muerto
fuese hecho cuartos y puestos en quatro palos y partes publicas, para
exemplo y manifestaçion de su delito y castigo. Desta sentençia apelo
Carabajal para ante Su Magestad, alegando que por derechos rreales
estaba mandado que ningun governador fuese condenado a muerte sino por
el propio supremo y rreal Consejo de las Indias; y demas desto fue muy
rrogado Tolosa de todos los prinçipales que con el estaban, que no
executase aquella sentencia de su muerte en Caravajal; pero ninguna cosa
presto lo vno ni lo otro, porque costandole[178] claramente a Tolosa de
los delitos y maldades que abia acometido Carabajal, y que si dilataba
su muerte, segun era mañoso y cavteloso, podria atraer a si algunos
amigos que le soltasen y obiese algun nuebo bulliçio, con mayor daño del
pasado, hizo que con mucha brevedad, hallandosel presente, executase su
sentençia; y asi fue Carabajal sacado de la prision en que estaba,
arrastrando en la forma acostumbrada con que esta çerimonia de justiçia
se suele hazer en España, y siendo colgado del pescueço de la horca o
arbol en que fue mandado colgar, dieron fin sus dias y fueron castigadas
sus maldades. Mas fue cosa de notar y marabillar que luego que Carabajal
fue colgado y muerto en aquel arbol, con ser vno de los arboles que mas
viciosamente[179] se crian y mas sustentan el verdor, se[180] fue dende
en adelante secando y consumiendo hasta que no quedo memoria del. La
gente que con Tolosa estaba le rrogaron que no consintiese ni permitiese
que Carabajal ya muerto fuese hecho quartos, por no dar notiçia de su
muerte a los naturales, que sabiendola con mas rrazon abominarian a los
españoles y los tendrian por crueles que por misericordiosos ni mansos.
Tolosa les conçedio lo que en este caso le rrogaron, y asi fue enterrado
en vna hermita o yglesia que alli tenia hecha. Subcedio esto año de
quarenta y siete(B).



NOTAS AL CAPÍTULO IX


(A) En tanto que Carvajal llevaba á cabo los crímenes enumerados en los
capitulos precedentes, el licenciado Frias, que de Cubagua se había
trasladado á Coro en los comienzos de 1546, permanecía retraído y
temeroso de sufrir la misma suerte que Huten, sin atreverse á intentar
nada contra aquél, y deseando que llegase un nuevo gobernador.

No tardó esto en suceder, porque conociendo la Corte las tropelías de
Carvajal, y teniendo en cuenta el estado constante de perturbación en
que vivía Venezuela, decidió el Emperador declarar terminado el
arrendamiento ó capitulación de 27 de Marzo de 1528 á favor de los
alemanes, y enviar un español que restableciese en la mencionada
Gobernación los fueros de la desprestigiada autoridad. Así lo hizo,
designando para cumplir esa misión al licenciado Juan Pérez de Tolosa,
letrado vizcaíno, no segoviano, como dice Oviedo y Baños, y caballero de
gran prudencia, quien fué á Coro á mediados de 1546.

(B) La jornada contra Carvajal y la muerte de éste las refiere el mismo
Pérez de Tolosa en los siguientes términos:

«Desde la ciudad de Coro hize saber á vuestra Alteza mi llegada á esta
provincia de Venezuela, y de los desconciertos que en ella habian
pasado, y de como Juan de Carvajal, gobernador y capitán general
proveído por la Audiencia de la Española, había degollado á Felipe de
Huten y á Bartolomé Velzar y á Diego Romero y Gregorio de Plazencia,
capitanes y soldados desta provincia. Envié la información que dello se
pudo hazer, y enviado aquel despacho, con la gente que pude sacar de
Coro me partí en seguimiento del dicho Juan de Carvajal, y tomé el
camino de las montañas, pensando atajar camino, y sucedióme el camino
muy trabajoso por la braveza de la tierra y de los indios de las
montañas, que me dieron muchas guazabaras, yendome siguiendo de noche y
de dia hasta pasar á los Llanos que dicen de Carora: matáronme dos
caballos y fueron heridos cinco cristianos, aunque, bendito sea Dios,
ninguno peligró de muerte. Tardose en caminar estas montañas treinta
dias, y en los Llanos de Carora, que es una tierra fertil de caza de
venados, se rehizo la gente del cansancio que traia de las montañas, de
la falta de comida, que diez dias anduvieron sin que comiesen otras
cosas sino frutas silvestres, que en aquellas montañas hay en mucha
abundancia y mucha miel. En estos Llanos de Carora, que son diez y seis
leguas en largo y obra de seis en ancho, nos bastecimos de maiz é carne
de venados.

»Pasando adelante, á tres jornadas, una montaña entre dos rios,
encontramos diez y siete cristianos de á caballo que Juan de Carvajal,
siendo avisado de indios que le iban á buscar cristianos, enviaba á ver
que gente de cristianos era; y como yo iba muy sobre aviso, desde que
pasé los Llanos tomé la vanguardia con veinte y cinco soldados de pie y
de caballo, muy buenos isleños, y ellos venian algo derramados y sin
orden: dimosles tanta priesa en tomarles el vado que, aunque lo
quisieron hacer muchos, ni uno solo se nos escapó que no tomamos, y
mostradas las provisiones obedecieron luego y como leales vasallos de
vuestra Alteza de hazer todo lo que se les mandase: y ansi segui mi
camino con esta gente, que fué grand ayuda para lo que después medió.

»Fui avisado desta gente, que Carvajal habia salido con ellos cinco
leguas deste asiento, con otros sesenta de pie y de caballo, y que hasta
que ellos volviesen habia de aguardar alli; que es en un lugar que se
dice Quibure, donde hay unas grandes çabanas y caza de venados y
conejos, y que tenian pensamiento de suplicar de las provisiones que
viniesen y ponerse en resistencia contra qualquiera que las llevase,
para le quitar el cargo. Y para evitar escándalos y diferencias me fui
llegando á la ligera, dejando todo el servicio atrás de aquellas çabanas
de Quibure, con pensamiento de pasar adelante á este asiento y mostrar
las provisiones que traia, y hazerme mejor parte con la gente del
asiento. Y hizelo asi, é caminé toda la noche, dia de San Bartolomé, y
en viendo el alba entré en este asiento, al qual habia venido el mismo
Carvajal á ver una amiga que tenia; y asi le tomé y prendí estando muy
descuidado: y la gente del campo que con el estaba, estaba lo mismo, y
aunque turbados luego vinieron á hazer la obediencia, especialmente un
teniente suyo que se dice Juan de Villegas, buen isleño, antiguo en esta
provincia, y por seer contrario á las liviandades pasadas, la noche
antes habia determinado de le cortar la cabeza, y á otros siete ú ocho
gentiles hombres de este campo, y tenia ya preso á uno dellos. Tiénese
por averiguado que si no llegara yo á la sazón, que todos se hizieran
pedazos quantos estaban en este campo. Luego que prendí al dicho
Carvajal y á otros dos, envié á Diego de Losada, que conmigo vino en
esta jornada, que es un caballero de cerca de Benavente, muy esforzado,
isleño antiguo y diestro en la guerra de los indios, á la gente que
estaba en Quibure: la (cual) obedeció las provisiones, y todos con mucha
alegria vinieron á dar la obediencia.

»En este campo hay docientos y quince hombres, gente muy escogida: hay
entre ellos setenta de á caballo: habrá cient caballos, docientas
yeguas, trecientas vacas de vientre, quinientas ovejas y algunos
puercos: todos están muy pobres de vestidos; ningun oro alcanzan: están
muy desesperados y muy ganosos de dejar esta tierra; y sino fuera porque
Carvajal los prometió que los llevaría y pasaría al Nuebo Reyno con este
ganado, no se hubieran sustentado aquí, porque ellos se hubieran
amotinado y ido por partes á donde se les antojara, con gran dapno de
muchos dellos y de los indios por donde quiera que pasaran: todos ellos
están sosegados y con esperanza que vuestra Alteza dará licencia a su
salida y orden de su vida y aprovechamiento, de modo que sirvan á V. M.
En la verdad es una gente muy lucida y muy diestra en las cosas de las
Indias, y de mucha esperiencia de guerra, y si desta tierra salen, que
dará toda esta provincia desamparada, y dudo poderse sustentar la ciudad
de Coro, porque con las espaldas destos los indios comarcanos, que son
muy guerreros, atacan á los que allí están.»

       *       *       *       *       *

«Carvajal fue oido ordinariamente y concluso el pleito fue enviado, y en
él ejecutada la sentencia, segund parece por el traslado synado de sus
confisiones y sentencia, que con esta envio: otra sentencia corporal no
la hubo, ni se ejecutó porque solo él bastaba para inficionar más gente
de la que aqui estaba. Por el bien y concordia desta gente no convino
al servicio de vuestra Alteza que más se hiziese, y con lo hecho no hay
gente de más unión y conformidad, para lo que toca al servicio de su
Magestad, de la que aquí esta.»

(Carta de D. Juan Pérez de Tolosa al Rey, fechada en el Tocuyo el 15 de
Octubre de 1546.--_Biblioteca de la Academia de la Historia, Colección
Muñoz._)



CAPITULO DIEZ

     De los principios que tubo la çiudad del Tocuyo en la governaçion
     de Venençuela, y de como el governador Tolosa enbio a Alonso Perez
     de Tolosa, su hermano, con gente, a descubrir las Sierras Nebadas,
     donde oy esta poblada Merida, del Nuevo Rreyno.


Despues de aber el governador Tolosa muerto á Carabajal de la manera
dicha, luego procuro que aquel alojamiento donde Carabajal estaba, que
ya en alguna manera tenia forma de pueblo, se hiciese y perpetuase, para
que toda aquella gente española que alli estaba, por yr a buscar su
sustento a otras partes, no fuesen cavsa de mayores daños; y asi procuro
que se abezindasen y tomasen solares y estancias, y el nonbro y hizo
nombramiento de alcaldes y rregidores que tubiesen a cargo la
administraçion de la rrepublica, y dende en adelante se yntitulo çivdad;
y este es el fundamento y prinçipio de la çiudad del Tocuyo, famosa en
aquella governaçion por estos sus ynfeliçes prinçipios.

De la fundaçion deste pueblo lo que e hallado por mas çierta opinion,
avnque algunos la atribuyen al capitan Francisco de Carabajal, por aber
sido el propio pueblo el sitio de su alojamiento y aberse conservado y
permaneçido alli algunos dias, otros la atribuyen a Billegas, que se
hallo con Carabajal por su teniente y despues privo con Tolosa y fue
tanbien su teniente; y como en esto vaya poco, cada qual podra arrimarse
a quien tuviere el afiçion. Solo sobre el dire que segun pareçe, el
Tocuyo fue poblado el año de quarenta y siete, y aquel propio año fue
muerto Caravajal: yo tengo que la muerte de Caravajal fue primero que la
poblazon del Tocuyo, segun me an ynformado algunas personas que en
aquella tierra estan, y por esto me afirmo en mi opinion de que el
governador Tolosa la poblo, el qual asi mesmo rrepartió los naturales
que por alli çerca abia, entre los que quisieron ser vezinos y moradores
de la çivdad del Tocuyo. I porque la gente española que alli abia era
mucha, y todos no se podian sustentar en aquel pueblo, a persuasion de
algunas personas, hordeno el governador que vn hermano suyo, llamado
Alonso Perez de Tolosa, fuese con vna parte de la gente que alli abia, a
descubrir la provinçia de Sierras Nevadas, donde al presente esta
poblada la çiudad de Merida, del Nuebo Rreyno; avnque a[181] otros
ançianos, de los que en aquel tienpo se hallaron alli, çertifican que no
salio Alonso Perez de Tolosa con gente del Tocuyo a este efecto, sino
que persuadido e ynducido el Governador de vn Cristoval Rrodriguez, que
abia estado en el Rreyno, que se le seguiria aquella governaçion muy
gran provecho y vtilidad de que obiese camino por donde tratase y
comunicase los vezinos de ella con los del Rreyno, enbio a su hermano a
que descubriese este camino(A).

Que sea de la vna o de la otra manera, por comisión del Governador salio
del Tocuyo o çivdad nombrada, Alonso Perez de Tolosa, con çien honbres,
entre los quales yva el capitan Diego de Losada, mas por administrador y
governador de la persona del Alonso Perez que por soldado, porque como
este capitan era persona grabe y de mucha esperiencia en cosas de
Indias, fue por el propio Governador rrogado que fuese con su hermano,
para encaminalle y rregille, en lo que abia de hazer, dandole titulo de
maese de campo. Caminaron la bia del rrio del Tocuyo arriba çiertas
jornadas, y dexandolo a mano izquierda, atravesaron çierta serrania que
ay por alli, y fueron a dar a las bertientes de los llanos, a otro rrio
que en lengua de los yndios es llamado Çaçaribacoa, por do acabaron de
salir a lo llano. Este rrio entiendo ser el que agora comunmente llaman
Guanaguanare, por el qual acabaron de baxar a lo llano, por do caminaron
en seguimiento de su jornada; y en llegando en el paraje de las Sierras
Nevadas, que desde lo llano suven, quisieron los capitanes atrabesar
para con mas brevedad dar en la notiçia que yban a buscar, porque en
aquel tienpo y mucho despues no dexo de ser sobervia aquella notiçia,
hasta que despues, descubriendola y poblandola los del Rreyno el año de
çinquenta y ocho, vieron quan poca y miserable era.

No faltaron muchos soldados que con yntençion de açercarse al Rreyno,
para ver si se podian meter en el, contradixeron esta entrada y subida
por la Sierra Nevada, puniendo a ella muy grandes ynconvinientes, como
de çierto los abia, porque con aber ya cerca de diez años que esta
aquella provinçia poblada de españoles, los de Merida jamas por esta
parte por donde esta gente yntentaba subir, an podido bajar caballos a
lo llano por la aspereza y maleza de las sierras y estrechos caminos que
por alli ay, que avn con dificultad los caminan a pie. Paso la gente
adelante sin se detener en ninguna parte hasta llegar al rrio de Apure,
rribera del qual se alojaron; y como a los naturales que por alli abia
poblados les pareçiese poca gente aquella para la que otras vezes abian
visto pasar por alli, y demas deso los viesen estar con algun rreposo,
procuraron, como se suele deçir, tentarse las coraças, y juntandose
todos los naturales de aquella provinçia en conçierto y horden de
guerra, vinieron a dar muy de mañana sobre los españoles, los quales
como hasta entonçes no abian rreçebido ninguna alteraçion de los yndios,
estaban con mas descuydo del que se rrequeria y era permitido a gente
que estaba entre sus enemigos; lo qual obiera de ser cavsa de que
rreçibiesen algun notable daño; pero como todos los mas eran honbres ya
hechos a las alteraciones y tumultos con que los yndios suelen acometer
a sus enemigos, no se turbaron punto, mas tomando con toda presteza las
armas, los detuvieron, aunque con algun daño, porque los hirieron
algunos españoles y les mataron vn soldado, pero juntandose los mas de
los nuestros con sus armas en las manos facilmente fueron rrebatidos y
ahuyentados los yndios con harto daño que rreçibieron, porque demas de
los que coriendo sangre yvan heridos de los alcançes que hazian los de a
caballo, que entre yndios suelen ser los mas dañinos, quedaron
atualmente muertos mucha parte de aquellos barbaros, que con sus cuerpos
desnudos y rrusticas y flacas armas, les pareçia que por haber vsado de
aquella yndustria de tomar la mañana tenian ya la bitoria en casa; pero
ellos quedaron tan hostigados que no solo no bolvieron los propios
acometer a los nuestros, pero en mucha distançia de tierra que turaba la
gente de aquella naçion, no obo yndio que tomase armas en la mano ni avn
osase asomar a dar grita desde lo alto de los cerros, que es cosa muy
vsada entre ellos.

Descansaron en este alojamiento los españoles donde les fue dada esta
guaçavara algunos dias por curar sus heridos.



NOTAS AL CAPÍTULO X


(A) Sobre el objeto de la jornada de Alonso Pérez de Tolosa escribe el
Gobernador D. Juan Pérez de Tolosa, en carta al Rey, de 15 de Octubre de
1546, lo siguiente:

«Al valle de que hago relación, que es muy bueno, he enviado por
teniente mío y por capitán á Alonso Pérez de Tolosa, mi hermano, y á
Diego de Losada, maestre de campo, para que lo descubran y sepan lo que
es, con quarenta de á caballo y sesenta peones; y si en este valle se
hallan minas, esta tierra, con sola aquella parte, se remediará y terná
aparejo para las mejores poblaciones destas partes.»

En carta de 3 de Diciembre de dicho año añade sobre la misma jornada:

«Lo que de presente hay que avisar á vuestra Alteza, es que la gente
caminó por las montañas, y no pudiendo atravesarlas por su braveza,
vinieron á caer en los llanos de Acarigua, de que se haze mención en la
relación que á vuestra Alteza envié, por donde pasaron Jorge de Spira y
Felipe de Huten y todos los otros que han entrado á descubrir tierras.

»Escribiose mejor por el maestre de campo, que aquel era camino para el
Nuebo Rreyno, y que se temia que la gente se amotinara para ir allá, que
les diese licencia para ir por otra via á la culata que dizen de
Maracaybo, porque allí habría tierra donde la gente se podría
entretener; y porque su intención principal era ir á robar y destruir
indios; e aun la salida por allí la tenia mas cierta, segun fuí
informado de isleños esperimentados; porque su Magestad no es servido
que esto se haga, sino que se busque tierra comoda para que se haga
poblazón, envie á mandar que siguiesen su camino hasta dar en dos rios
muy grandes que hay en los Llanos, tierra de mucho mantenimiento, y que
yendo apegado á las montañas buscasen entrada para este valle que van á
buscar; que segund tengo relacion hay contratacion á este valle por dos
partes, por ciertas cargas de sal en grano que se han tomado en los
Llanos, que dizen los indios que la llevaban de la laguna de Maracaybo;
y deste valle dizen que salen los ríos de que se haze la Laguna de
Maracaybo, é que está cercado de muy bravas montañas: está la dificultad
en si podrán pasar los caballos, que sin ellos no se puede hazer
conquista. Mandoseles que si no se hallase pasada hasta los ríos, que se
volviesen á este asiento. La perpetuidad desta provincia está en
hallarse este valle, y que tenga minas de oro, porque sin estas no se
pueden sustentar cristianos en esta provincia, y mayormente gente tan
pobre y tan mísera.»



CAPITULO ONZE

     En el qual se escrive el fundamento y prinçipio de la çiudad de
     Burburata, de la governaçión y costa de Venençuela.


Tiniendo ya el liçençiado Tolosa la tierra y bulliçios de los españoles
todo asentado y sosegado, y abiendo enbiado a su hermano Alonso Perez de
Tolosa, como se a dicho, a poblar a Sierras Nevadas, pareçiole que era
bien acabar[182] de cumplir con lo que Su Magestad le abia encargado y
mandado, y asi se partio la buelta de Coro, para de alli yr al Cabo de
la Bela, a tomar rresidencia a las justiçias que en el rresidian,
dexando por su teniente en la çivdad del Tocuyo a Juan de Villegas, que
por conocimiento que de sus mayores tenia vino a tenerle por amigo y
hazer mucho caso del.

Aseme olvidado de declarar vn punto, el qual, avnque no sea deste lugar,
tomallo a el lector donde lo hallare.

Segun de lo que atras queda dicho consta y pareçe que este nonbre Tocuyo
era propio de los naturales, dado aquella provinçia donde Carabajal
estaba alojado, y como al tienpo que alli se rrancheo o alojo el
alojamiento se llamaba deste nombre la rrancheria del Tocuyo, despues,
quando se mudo en nombre de çivdad no obo ninguna ynovaçion en el
nombre, como comunmente en Indias lo suelen hazer los que pueblan
çivdades o billas, dandoles la nonbradia de sus propias patrias o
provincias o rreynos de donde son naturales, y asi se quedo este pueblo
con el nonbre de aquella provinçia, que era dicha Tocuyo.

Pasando adelante con nuestra Historia, como quedase Juan de Villegas
en[183] el cargo de tiniente de governador y aconpañado de mucha gente
que avn abian quedado en el Tocuyo, demas de los que estaban abezindados
y tenian yndios, determino ocupar en algo a los ociosos; y como el era
honbre que diversas vezes, por su antiguydad, abia andado aquellas
provinçias y tierras, por muchas partes tenian notiçia de que en la
provinçia de la Burburata abia algunos naturales donde se podian
sustentar y entretener parte de los españoles que con el estaban, y asi
enbio vn capitan, llamado Pedro Alvarez, con quarenta honbres, a poblar
aquella provinçia, el qual poblo en la costa de la mar el pueblo que
comunmente llaman de la Burburata; y avnquel capitan Pedro Alvarez, al
tienpo que lo poblo, es çierto que le puso otro nombre a similitud de
los despaña, este se perdio, e yo no he podido aber noticia del para
darla, mas de que, como e dicho, comunmente se llama la çiudad o pueblo
de la Burburata, por ser asi llamada antiguamente esta provinçia donde
esta poblado, de sus naturales y moradores(A).

El puerto maritimo deste pueblo es el mas frequentado y vsado en aquella
governaçion, y por donde se proveen los demas pueblos, que al presente
estan poblados la tierra adentro, de todas las cosas que se traen de
fuera para el sustento de sus personas y casas. Es pueblo bien proveydo,
avnque de mucha zozobra y trabajo, por aber contino de andar los
moradores del con las haziendas en los honbros, porque como alli no
tienen ningun genero de fortaleza para hazer rresistençia a los cosarios
françeses, que muy a menudo acuden a la costa de las Indias a rrobar, en
biendo qualquier nabio, luego son los pobres vezinos constreñidos a
tomar, como suelen deçir, faldas en çinta, y a meterse a manera de
fieras y salvajes por los montes y arcabucos a guareçer sus personas y
esa miseria que tienen.

En este pueblo fue a donde el traydor de Aguirre, despues de aber
arruynado la ysla Margarita, y hecho las severidades que en otra parte
yo trato, salto y obo lengua o notiçia de algunos portugueses y otros
malvados honbres, de la comodidad que tenia aquesta governaçion de
Venençuela para por ella pasar al Nuebo Rreyno de Granada, por estar la
tierra tan desproveyda de armas y gentes como estaba; y en el no dexo de
hazer su buena estrena con algunas crueldades de que vso, matando
algunas personas, asi de las que con el venian, como de otras que de la
tierra obo.

No trato aqui particularmente de la conquista y paçificaçion de los
naturales desta provinçia y pueblo de la Burburata, porque avnque en
aber la rrelaçion y notiçia dello e puesto toda la diligençia a mi
posible, no e podido tener della mas claridad de lo que he dicho.

Cae en la juridiçion y terminos deste pueblo las minas de oro dichas de
Burburata, donde se saca con esclavos y con yndios muy buen oro y subido
de quilates y muy alabado por los plateros para su officio por ser muy
dulce de labrar. Otra cosa notable no ay que a mi notiçia aya venido que
se pueda escrevir deste pueblo y provinçia de Burburata ni de sus
naturales, antiguos moradores y abitadores della, eçeto que pocos dias
a, atemorizados los vezinos de los continuos asaltos que los franceses
les dan, se quisieron pasar a bivir a la Nueba Balençia, que esta doze
leguas la tierra adentro y dexar o despoblar este pueblo, y por el
governador Don Pedro Ponce de Leon no les fue permitido, antes mando,
con graves penas, que lo sustentasen.

Es pueblo mal sano para los que nuebamente entran en el, que por sus
continuas calores y bapores que de algunas montañas que cerca de si
tienen salen, cavsan grandes çiçiones[184] y calenturas, y si no tienen
buen govierno y rregimiento en todo lo que se debe tener, facilmente son
consumidos. Es tierra muy dexativa, y lo mesmo tienen casi todos los
pueblos desta governaçion, porque todos ellos estan poblados en tierras
calientes y de no muy buenos ayres.



NOTAS AL CAPÍTULO XI


(A) En las cartas que Juan Pérez de Tolosa dirigió al Rey desde Coro en
8 de Julio de 1548 se dan, acerca del origen de la ciudad de Burburata,
interesantes noticias, que rectifican algunas de las consignadas por el
Padre Aguado.

Según las actas ó escrituras que inserta el Licenciado, la nueva ciudad
se fundó el 27 de Febrero de 1548, recibiendo por nombre el de Nuestra
Señora de la Concepción del puerto de Burburuata, y fué su fundador el
capitán Juan de Villegas, y no Pedro Alvarez, como afirma el Padre
Aguado. El Pedro Alvarez era teniente de veedor de S. M. en la jornada,
y firmó el acta de fundación como testigo en unión del capitán Luis de
Narváez, de Pablos ó Pedro Xuares (pues de las dos maneras se le llama
en dicho documento), alguacil mayor, de Juan Domínguez Antillano,
Gonzalo de los Rios, Sancho Briceño, Juan de Escalante y otros hasta el
número de cuarenta.

Pero el obispo de Coro Don Miguel Jerónimo Ballesteros, en carta al Rey
de 20 de Octubre de 1550, dice: «El licenciado de Tolosa envió á este
Juan de Villegas, con poder de teniente, para que poblase el puerto de
Burburuata: tomó posesión y no lo pobló, y después de muerto el
licenciado de Tolosa lo envió luego á poblar, y por caudillo á un Per
Alvarez, el qual hay informado ques hombre muy desasosegado y cruel
entre indios, y que por su cabsa se alzaron ciertos pueblos de indios en
la provincia de Maracapana, etc.»

De modo que bien pudiera tener razón el Padre Aguado.

Juan de Villegas fué á poblar, tomó posesión del terreno é hizo la
ceremonia de la fundación, pero nada más, y luego, el que realmente
pobló, fué Pedro Alvarez.



CAPITULO DOZE

     Como el capitán Alonso Perez de Tolosa, subiendo por el rrio de
     Apure arriba, fue a dar al valle de Santiago, donde agora esta la
     billa de San Cristobal, del Nuebo Rreyno, y de alli a los llanos de
     Ququta.


Bolviendo a la jornada y suceso de Alonso Perez de Tolosa, despues de
aber mejorado sus heridos[185] alço tiendas de las rriberas del rrio
Apure, donde estaba alojado, y prosiguiendo su descubrimiento, de comun
consentimiento, por el propio rrio de Apure arriba, y metidos en la
sierra, apartaronse del General o Capitan obra de quarenta honbres a
buscar comida, los quales llegaron a vn pueblo cuyos moradores estaban
puestos en arma, porque abian tenido notiçia de la yda de los españoles,
los quales, llegando a donde los yndios estaban, fueron por ellos con
las armas detenidos algun tanto, de suerte que no fue mucha la
rresistencia que les hizieron; porque avnque eran muchos en numero, los
nuestros fatigaronlos tanto que les hizieron dexar el sitio que tenian y
rrecojerse los vnos a sus casas y buhios y los otros a lo largo. Los
que en el pueblo se metieron defendieron sus buhios gran rrato, de
suerte que primero que los rrindiesen hirieron al capitan Rromero y a
otro soldado; pero al fin ellos fueron apretados de suerte que los
nuestros los obieron por prisioneros y les saquearon el lugar y les
hizieron otros muchos daños, y con la presa de yndios y mayz y otras
menudencias que estos quarenta soldados tomaron en este pueblo, se
bolvieron a juntar con la demas gente, que siempre yva marchando ó
caminando por las rriberas del rrio Apure, y andadas pocas jornadas,
fueron a dar a çierta naçion o pueblo de yndios llamados los Tororos,
poblados en la rribera del propio rrio Apure, de la otra parte, los
quales como viesen a los españoles que querian pasar el rrio para yr a
su pueblo, pusieronse en las rriberas o barrancas para estorvarselo; mas
como los nuestros, armados sobre sus caballos, pusiesen el pecho al agua
y lo atrabesasen y pasasen a la parte donde los yndios estaban, fueron
con mucha façilidad rrebatidos y quitados, no solo de las rriberas del
rrio, pero de su propio pueblo y lugar, metiendose y alojandose los
españoles en el, y saqueando y rrobando lo que en el abia.

Estuvieron alli descansando tres o quatro dias, en los quales dos
soldados españoles, no guiandose por prudençia sino por su deshordenada
cobdiçia, se apartaron de los demas a ver si hallarian algunas mantas v
oro v otras bujerias que los yndios suelen tener y los soldados
cobdiçiar, avnque sean de poca estimaçion, a los quales, como los yndios
viesen solos y apartados de los demas tanta distançia, arremetieron a
ellos, y el vno tomaron a manos y le dieron el pago que su neçio
atrevimiento mereçia con vna cruel muerte, y el otro, por ser mas ligero
y suelto, se escapó de sus manos y fue a parar a las de su general
Tolosa, el qual, por el desacato de aberse ydo sin licençia y sido cavsa
que matasen a su compañero, lo mando luego ahorcar; mas siendo rrogado
con mucha inportunidad de todos los del campo, fue forçado a dispensar
con el y comutalle la pena de muerte en otros trabaxos y exerçiçios
tocantes al benefiçio y serviçio comun.

Deste pueblo de los Tororos prosiguieron su viaje dexando el rrio de
Apure sobre la mano derecha que, como he dicho en otro lugar, tiene sus
naçimientos en las provinçias de Merida, y siguieron por otro rrio que
con este mesmo se junta, que baxa de las provinçias y valle de Santiago,
donde agora esta poblada la villa de San Cristoval, en el Nuebo Rreyno,
entre Panplona y Merida. Caminando por este rrio que es dicho, al valle
de Santiago[186] nuestros españoles, ya questaban çerca del propio
balle, les salieron a rreçibir, con las armas en las manos, muy gran
número de naturales del propio valle de Santiago, que tiniendo notiçia
de las nuebas gentes que hazia su tierra se azercaban, con determinaçion
de defenderles la entrada y rrebatillos si pudiesen, abian salidoles al
encuentro, vna jornada el rrio abaxo, por el angostura del. Mas despues
que çerca se vieron, admirados y espantados de ver la nueba manera de
gentes nunca por ellos vista, y los caballos y perros que llevaban,
fueron suspensos de tal suerte que ni para acometer ni para huyr les
quedo animo, a los quales los españoles arremetieron, y matando y
hiriendo muchos de ellos, forçaron a los demas a huyr y rretirarse hazia
sus casas, y aquel dia se alojaron çerca del propio valle de Santiago, y
otro dia entraron en el, dando de rrepente en vn pueblo que a la entrada
deste valle, sobre la mano derecha, estaba.

Hallaron los moradores del mas cuydados[187] de lo que pensaron; mas
ellos, viendo a los españoles, no fueron perezosos en tomar las armas,
con las quales procuraban defender su pueblo y echar del a los nuestros;
mas como sus armas fuesen flacas y sus cuerpos no tuviesen ningun amparo
ni defensa por andar desnudos, no fueron bastantes sus animos y brios a
rresistir ni tolerar los golpes de las espadas y armas de los españoles,
y asi, viendose maltratar tan cruelmente dellos, les dexaron libre el
pueblo y se rretiraron a las montañas que cerca estaban, donde se
manpararon[188] de la furia de sus enemigos, los quales se aposentaron
en el pueblo, saqueando y arruynando lo que en el abia; y de algunos
yndios que se tomaron tuvieron notiçia los nuestros de que mas arriba
estaba otra poblazon o pueblo grande, que era el que agora es por los de
la villa de San Cristoval llamado el pueblo de las Avyamas, por la mucha
abundançia que dellas avia en este pueblo[189] quando despues, el año de
cincuenta y nuebe, pasando el capitan Juan Maldonado, vezino de
Panplona, a las provinçias de Merida, estuvo con su gente alojado en el.
Pues a este pueblo de las Avyamas camino otro dia el capitan Tolosa,
haziendo la jornada de noche por ser menos sentido de los naturales, y
llegando al pueblo quando amanecia. Como ya los yndios tuviesen notiçia
de los españoles o de sus crueldades y los viesen entrar por sus
puertas, dieronse mas a huyr que a tomar las armas ni defenderse.

Deste pueblo de las Avyamas atrabesaron a vnas poblazones que estaban
frontero, de la otra banda del rrio de las Avyamas, en vnos altos cuyos
naturales se abian ahuyentado y dexado sus casas desiertas. Mas como los
españoles, poniendo toda diligençia por aber a las manos aquella gente
que dellos se abia avsentado temiendo sus crueldades y tiranias,
fueronlos a hallar en vnas escondidas rrancherias o alojamiento donde se
abian rrecojido con sus mujeres y hijos; y como ellos viesen que hasta
en aquel escondido lugar los avian ydo a buscar y a perseguir, tomaron
las armas y defendiendose[190] con animos obstinados[191], hirieron al
Capitan y a otros algunos soldados, con seys caballos que de las heridas
murieron; pero al fin, avnque vengados, fueron rrebatidos y desbaratados
los yndios, y sus alojamientos ganados y saqueados de los nuestros.
Abida esta victoria, los españoles se salieron de todo punto del valle
de Santiago, atrabesando por la loma que dizen del Viento, y fueron a
salir a los llanos que aora llaman de Ququta, donde los vecinos de
Panplona y San Cristoval crian sus ganados, por baxo de donde estan los
cortigos o casas y corrales de los ganados, en vnas poblazones de yndios
que oy en dia estan alli, sufraganas o subjetas a la villa de San
Cristoval. Llegados que fueron los nuestros a esta poblazon y primer
pueblo della, los yndios del se rrecogieron a vn buhio grande que tenian
casi a manera de fortaleza, con sus troneras o flechaderos, por donde
enpeçaron a disparar y tirar de su flecheria contra los españoles, y se
defendian tan obstinada y rreziamente, que sin ser rrendidos ni
danificados de los nuestros, los forçaron a que se rretirasen y
apartasen de su pueblo, con daño y perdida de algunos españoles y
caballos que murieron de los flechazos y heridas que de los yndios
rreçibieron; y marchando la gente y su capitan Tolosa, fueron desde este
pueblo al rrio que llamaron de las Batatas, que es el que los de
Panplona oy dizen el rrio de Çulia, y metiendose por la serrania
adelante hazia los carates o despoblados siete v ocho jornadas, la
aspereza y fragura de la tierra los forço a que se rretirasen y
bolviesen atras, al valle o provinçia de Ququta, donde se alojaron para
descansar algunos dias y rreformarse, que andaban ya muy trabajados y
cansados.



CAPITULO TREZE

     Como llegado el capitan Alonso Perez de Tolosa a la laguna, y no
     pudiendo pasar adelante, se bolvio al Tocuyo con mucho trabajo; y
     como el governador Tolosa murio.


Ya que algunos dias obieron descansado, el capitan Alonso Perez de
Tolosa y sus capitanes y soldados en el llano de Ququta, començaron a
caminar el valle abaxo, por las rriberas de los rrios de Panplona, hazia
la laguna de Maracaybo, que es donde los propios rrios van a parar; y
caminando muchos dias con varios subcesos de algunos belicosos yndios
por do pasaban, tiniendo con ellos algunos rrepiquetes[192] de poca
ynportançia avnque de algun rriesgo, por herille, como les hirieron,
algunos españoles, que de las heridas murieron, llegaron a los llanos
que dizen de la laguna, hazia la parte do esta poblada agora Merida,
poblados de naturales llamados bobures, que es gente mas domestica y
menos gerrera ni bulliçiosa que la que abita en las sierras comarcanas;
y marchando por aquellos llanos adelante, para bojando[193] aquella
parte de la laguna donde estaban, bolverse a Benençuela, pues no
hallaban tierra acomodada a su gusto para poblar[194], dieron de
rrepente en vn estero o çienega que quasi atravesaba todo lo llano, y de
ancho tendria media legua, la qual les fue ynpedimento y estorvo para no
poder pasar adelante ni hazer lo que pretendian; porque como este lago
fuese muy hondo y çenegoso no podian los caballos ni peones en ninguna
manera pasallo, avnque con mucha diligençia procuraron y buscaron si por
alguna parte deste lago abria algun bado que le diese lugar y aparejo
para pasallo. Gastaron y destruyeronse en ber si el agua del se abajaba
o amenguaba mas de seys meses, despues de los quales, viendo que su
estada alli era de ningun efecto, y la hanbre les yva ya maltratando,
por no tener ya comidas los naturales que por alli çerca abia, dieron la
buelta para salir por do abian entrado.

Enbio Tolosa delante a Pedro de Linpias, con beynte y tantos conpañeros,
para que a la ligera caminase a grandes jornadas, y fuese a dar mandado
al gobernador su hermano o a sus tinientes de su buelta, para que al
camino le saliesen con algun socorro de comidas v otras cosas; a los
quales luego, en apartandose del capitan Tolosa, les mataron a la
terçera jornada dos conpañeros; mas no por eso dexaron de proseguir su
viaje, y con gran trabajo y rriesgo llegaron al Tocuyo. Tolosa, con la
demas gente, prosiguio la salida luego tras de Linpias, pero como traya
mas gente, y casi toda enferma, sustentabase mas dificultosamente, y
ansi, yendo marchando, les fue forçoso apartarse del camino a tomar
comida a vn lugarejo de hasta seys casas o buhios, cuyos moradores,
avnque pocos, no desanpararon sus casas, mas defendiendolas con las
armas en las manos, rresistieron a los nuestros que no entrasen en
ellas; y como acaso hallasen los españoles vn buhio, apartado de los
otros, proveydo de mucha carne de puerco asada en barbacoa, y otras
cosas de comer, dexando de pelear con los enemigos que tenian presentes,
se yvan desordenamente, aflixidos de la hanbre, a aber parte de la
comida que en el buhio abia, sin tener cuenta con el daño que les podia
venir, la qual deshorden, como los yndios viesen, doblandoseles el
animo, salieron de su propio pueblo a echar a los españoles de donde
estaban encarniçados en la comida; y como los yndios diesen en ellos, al
primer encuentro o rrefriega mataron dos soldados, y les hizieran mas
daño si ellos, ençendidos con el temor de ser alli muertos de aquellos
barbaros, no tornaran a tomar las armas animosamente, y haziendo rrostro
a los yndios les rrebatieron y hizieron rrecoger a su pueblo, y
siguiendoles hasta dentro de sus casas, los forçaron a desanparallas y
huyr por guareçer las vidas, dexando a los nuestros el pueblo con lo que
en el abia, y tomando la comida que hallaron, que fue poca para lo que
abian menester, se bolvieron al camino, el qual prosiguieron muy
trabaxosamente a cavsa de ser tan grande la falta de comida que les
sobrevino, que en obra de diez leguas de camino se les quedaron veynte
y quatro soldados muertos de pura hanbre y falta de comida; con el qual
trabajo llegaron a Ququta, valle de las estançias o criaderos de ganados
de Panplona, y subiendo por aquel balle arriba a vnas poblazones que en
lo alto estan rrepartidas a vezinos de Panplona, para aber alli alguna
comida para su viaje y buelta, la qual tomaron, y rretirandose a lo
llano les vinieron los yndios dando grita y alcançe hasta que se
alexaron bien de su territorio y se metieron en lo llano de Ququta; y
con esta comida atravesaron el valle de Santiago, y sin detenerse en el
punto, se metieron por el rrio y angostura abaxo, por do fueron a dar al
rrio de Apure, donde se alojaron entre los dos rrios Apure y Zarare,
junto rriezuelo pequeño que entre los dos corre, llamado Choro[195].

En este alojamiento algunos soldados que tenian poca gana de bolver a
Benençuela, pidieron liçençia al capitan Tolosa para venirse al Rreyno,
el qual se la otorgo y dio, y juntandose treynta soldados desta opinion,
y entre ellos vn Pedro Alonso de los Hoyos por su cavdillo, que despues
fue poblador de Panplona, se vinieron perlongando la sierra[196] hasta
que llegaron al rrio de Çaçanare, que baxa a las espaldas de los laches
dichos Chita y Cocuy, y metiendose por este rrio de Çaçanare arriba,
caminaron hasta que hallaron sal y mantas de las del Rreyno, y
siguiendo el rrastro dello, no con zenzillos trabaxos, fueron a salir á
los pueblos dichos del Cucuy y Chita, que son en los terminos de Tunja,
del Nuebo Rreyno.

Hize aquesta particular mençion destos soldados, porque mediante el
descubrir ellos este camino tan çercano a Benençuela, se trato esta
Governaçion y aquel Rreyno, y fue proveydo de mucha abundançia de
ganados, de que tenia gran neçesidad, porque en aquella sazon abia muy
poco y balia a ecexivos preçios, y despues aca, por este propio camino,
y por otros que se an descubierto, se an metido ynfinitos ganados de
toda suerte, de do a benido a abundar la tierra del Rreyno de carnes,
avnque todavia no dexan de traer de la Governaçion.

El capitan Tolosa prosiguio luego su viaje, y pasando a Apure, por çerca
de lo llano, por mano de vnos caqetios yndios que le salieron de paz y
le proveyeron de comida, paso de largo sin detenerse en el camino, hasta
que llego al paraje de los rrios de Barinas, que es casi en el paraje de
las Sierras Nevadas de Merida; y siendole necesario enbiar a la Sierra
por comida para pasar adelante, fue a ello Diego de Losada, con quarenta
honbres, y metiendose en la Sierra con toda la gente que llevaba, se le
apartaron de los demas siete soldados, los quales fueron a dar a vn
buhio grande, donde hallaron vnas yndias y mayz y alguna sal, de la qual
tenian grande falta. Rregozigados los siete soldados con la buena
fortuna que les abia corrido en aver hallado aquella buena presa,
llegaron cantidad de yndios de guerra, y çercando el buhio, poniendo a
tres puertas que tenia muy buenas guardas de valientes yndios para que
los españoles no saliesen, yntentaron de poner fuego al buhio, y como la
paja no quisiese arder, tuvieron lugar los cercados de animarse y
aventurarse a salir, y rronpiendo y rrebatiendo las guardas que a la vna
puerta estaban, salieron todos fuerra y peleando animosamente con los
yndios que los tenian çercados, mataron algunos de ellos, con que los
demas huyeron. Los soldados cargaron luego de todo lo que pudieron
llevar, y dando buelta a donde Losada avia quedado, se bolvieron todos
juntos al lugar donde su general Tolosa los esperaba; y con la comida
que de Barinas sacaron caminaron todos juntos hasta llegar al Tocuyo, al
cabo de dos años y medio que del abian salido.

Hallaron que el governador Juan Perez de Tolosa era ya muerto, que murio
yendo la via del Cabo de la Vela a tomar rresidençia.

Governaba aquel pueblo del Tocuyo el mismo Juan de Villegas, a quien el
governador Tolosa abia dexado por tiniente.



NOTAS AL CAPITULO XIII


(A) La muerte del licenciado Juan Pérez de Tolosa debió tener lugar en
Enero ó Febrero de 1549, pues con fecha del 14 de Junio siguiente la
Audiencia de la Española expidió provisión de Gobernador y Capitán
general, con la cláusula de «hasta que Su Majestad provea», á favor de
Juan de Villegas.

Consta que la provisión se dió á pedimento de la Ciudad de Coro y demás
vecinos de la provincia.

Se cumplió en Coro el 27 de Marzo de 1550, siendo Teniente de Gobernador
Alonso Pérez de Tolosa; Alcaldes, Miguel de Barrientos y Antonio Col;
Regidores, el Tesorero Alonso Vázquez de Acuña, el Contador Antonio de
Naveros y Gutierre de la Peña.

En la ciudad de Nuestra Señora de la Concepción, del puerto de
Burburata, fué presentada la provisión el 26 de Mayo de 1550 por el
alguacil mayor, ante el veedor de S. M., Francisco de Madrid, y la
dieron cumplimiento el Capitán Per Alvarez y los pobladores.

En el Tocuyo se presentó el 7 de Septiembre, estando la mayor parte de
los españoles en la puerta de la iglesia, acabada la misa mayor.

(_Colección Muñoz_, tomo LXXXV.)

Zaragoza, en la _Memoria_ ya citada, dice que Pérez de Tolosa murió en
la ciudad del Rio de la Hacha en Enero de 1549.



CAPITULO CATORZE

     En el qual se escrive el descuydo que en Venençuela se a tenido y
     tiene de enseñar la dotrina a los yndios, y algunas cosas y
     propiedades de los llanos y halda de la cordillera.


Esta jornada de Alonso Perez de Tolosa entiendo aber sido la vltima que
de la provinçia de Venençuela se hizo e yntento por los llanos o para
los llanos a hazer descubrimientos y poblazones; porque como dende en
adelante los Bezares no tubieron juridiçion en ella, y por el mesmo caso
çesaron de enbiar factores con mercadurias, de las quales davan algun
abio a los soldados y fiandoles algunas cosas de tienda les forçaban a
que rresidiesen en la tierra, y sus governadores, con la codicia que
trayan de aber oro para rrestavraçion de sus gastos, luego hazian juntas
de gentes e yvan a vna parte y a otra a descubrir y ver si les abia
tornado a creçer la lana aquellas desventuradas obejas, y si no la
tenian, sus personas lo pagaban.

Los governadores que el Rrey a enbiado an sido muy moderados, y hallavan
la tierra tan gastada y cansada de la continua sujeçion y subsidio en
que los governadores alemanes la abian tenido, que en toda ella no abia
ya honbre que desease salir de vn miserable rrancho, avnque grande y
bien esconbrado, y dandose a criar ganados de vacas, obejas y yeguas,
por ser la tierra acomodada para ello, contentandose con solo el
esquilmo que del ganado abian, y porque por la falta que del oro tenian
no les acudian ningunas mercadurias de España, como eran paños y lienços
para su vestir. A ymitaçion de Noema, hermana de Tubal y de Tubalcayn,
ynbentora del hilar y texer y hazer rropa para que se cubriesen los
honbres y mugeres, ynventaron ellos entre si el texer y hilar, que
entiendo que fue la primera parte de las Indias donde honbres y mugeres
españoles lo vsaron de hilo de algodon, haziendo vnas telas de donde
cortaban camisas y jubones y todo genero de rropa blanca; y de la lana
hizieron cierta manera de paño de poca suerte[197], llamado xergilla,
para sayos y capas. Esto hazian en telares altos a vso de la demas gente
de Vropa; porque los yndios ninguna rropa que tenian la texian de la
suerte[198] que las naciones de Vropa hazen, sino muy diferentemente,
como en otro lugar se dira. Y asi, dende en adelante, como he dicho,
contentandose con esta pasadia[199], juzgavanse por tan bien aventurados
como los que poseyan las muchas rriquezas de Piru, se estaban en sus
pueblos y casas, gastando el tienpo en vil oçio, porque todas las otras
cosas que fuera del sustento de carne y lana abian menester, se las
abian de dar los yndios, asi el algodon o el hilo hilado como el mayz
para pan e yndias para molello y para las otras cosas.

Esto apunto[200] no para ynfamallos sino para yncrepallos de
descuydados, porque con aberse sustentado mas tienpo de veynte años con
el sudor y trabaxo de los yndios, avnque mediante su yndustria, entiendo
que no se a hallado hombre en toda la Governaçion que en la poblazon de
los yndios de su encomienda aya hecho Iglesia, ni an puesto la menor
diligençia del mundo en que siquiera supiesen que ay Dios, o siquiera
dezir Jesus v otra cosa que tuviese señal de aver estado alli
cristianos, para que pareçiese que en algo les pagaban aquellos
miserables sus trabajos. Ello es çierto gran lastima, de algunos
descuydados e ynconsiderados cristianos que, siquiera por via de platica
y rrazonamiento, como se paran a hablar con los yndios otras oçiosidades
y torpedades, no gastarian su conversaçion en cosas espirituales. El
yndio, el moro, el gentil, todas quantas naçiones abido en el mundo, que
çiegamente adoravan y tenian por dioses los simulacros y obras de sus
manos y de naturaleza, persuadian con mucha ynstançia a los con quien
trataban que creyesen en sus dioses y les hiziesen sacrifiçios, dandoles
a entender que los de las otras gentes eran dioses falsos y los suyos
verdaderos, y avn aca, en las Indias, pocos tiempos antes que los
españoles entrasen en Piru, rreynando en aquellos rreynos un barbaro
dicho Guaynecapa, con la anbiçion que de rreynar tenia, hizo gerra a
muchas gentes muy apartadas de sus rreynos y a todos los que sujetaba
les ynduzia y persuadia a que dexando su lengua materna y la ydolatria
de sus ymaginativos dioses, creyesen en los suyos, que el tenia por
verdaderos.

Verdaderamente ha sido tanto el descuydo que en esto an tenido los
españoles y cristianos que hasta aqui a abido en esta provinçia de
Benençuela, que no solo a los yndios de su rrepartimiento no les an dado
ningun genero de doctrina, pero ni avn a los que en sus propias casas y
de sus puertas adentro les servian; porque pasa en verdad lo que dire.
Al tienpo y sazon que Merida, çivdad en las provinçias de Sierra Nevada,
se poblo por el Nuebo Rreyno, asi mesmo se poblo o reedifico la çivdad
de Truxillo, en la provinçia de Cuycas, por Venençuela; y como los de
Merida tuviesen sacerdote que les administraba los Santos Sacramentos, y
los de Truxillo careçiesen deste benefiçio, a rruego del Obispo de
aquella Governaçion o de los propios vezinos, paso el cura de Merida a
confesar la gente que abia en Truxillo; y çertifica este saçerdote que
es honbre de fe y credito, que llegaron a sus pies a confesarse yndias e
yndios ladinos del serviçio de algunos de los que en aquel pueblo
estaban, que cortaban[201] y hablavan la lengua castellana tan
agudamente como sus amos, y por ventura mejor, porque algunos eran
portugeses, los quales yndios e yndias, con aver estado veynte años, y
mas tiempo, en conpañia y serviçio de aquellos cristianos, no solo no
sabian ninguna oraçion de las dominicales, pero ni avn hazer la señal de
la cruz, y mucho baptizados, y cristianos, y Maria, y Juana, y Catalina,
y vallos[202] yr a la Iglesia, y venir de la Iglesia, y otros actos y
çerimonias esteriores que avnque eran bien hechas, no se lo que
pareçerian en aquellos que no entendian ni sabian lo que hazian; y ansi
entiendo que divinalmente a de venir a ser castigada esta gente si en lo
dicho y en otros eçesos que en aquesta tierra se hazen no ay enmienda.

E salido un poco fuera del proposito con que enpeçe a escrevir este
capitulo; pero fue mi pluma rrodando de suerte que no puede dexar de
devertirme[203]. Pase este caso con los demas, y bolviendo a la materia
digo que por aber çesado, como çesaron, las jornadas destos llanos y que
nvnca mas se entro en ellos con junta de gente para largos
descubrimientos por via de Venençuela, sino fue para llevar ganados al
Nuebo Rreyno, çesara aqui la materia de tratar dellos en esta Istoria de
Venençuela, y por esto me quiero despedir con rrecontar algunas
particularidades que los soldados de aquel tiempo y que anduvieron en
algunas de las jornadas rreferidas, cuentan por abellos bisto por sus
propios ojos, sin enbargo de otras muchas que los españoles poblados en
la çivdad de San Juan de los Llanos an visto y sabido despues aca
mediante el trato que en los yndios que hazia aquella parte ay an tenido
y las buenas lenguas o interpretes de que an vsado, segun en su lugar
queda escrito y en diversos lugares desta Istoria e tocado.

En estos llanos, desde el pueblo o çivdad del Tocuyo hasta la çivdad de
San Juan de los Llanos, poblada en el pueblo que comunmente emos llamado
de Nuestra Señora, ay de camino, por la falda de la Sierra, duzientas
leguas, antes mas que menos, en las quales caen los rrios que en
diversas partes desta Istoria emos nonbrado, en los quales los modernos
que por alli an caminado con ganados, an puesto diferentes nombres, como
a sido el rrio de Tapia y el rrio del Estribo, y otros, asi que no ay
para que rreferillos. Todos estos rrios son abundantisimos de muchos
generos y diversidades de peces, chicos y grandes y de todas suertes y
de muy diferentes formas y hechuras; y porque en este caso, si
particularmente yo vbiese de tratar de todos los generos y formas y
efectos de los peçes que en estos rrios se crian, seria ponerme a lo que
no puedo cumplir y caer en falta, solo dire del efecto de tres o quatro
peçes de diferentes formas y efectos, el vno de hechura vna morena[204]
de las que en la mar se suelen criar, tan largo como tres palmos, muy
mantecoso y grueso, de suerte que se aprovechan los yndios de su grosura
y manteca para algunos efectos y curas. Es de muy buen gusto en el
comer. Este peçe, en llegando a picar en el anzuelo tiene en si tal
propiedad que al pescador haze luego temblar y casi perder la color y
turbarse, y si muchos acuden a echar mano del todos tienblan. A los
prinçipios ponia en gran congoxa la operaçion deste peçe a los
españoles, por pensar que perpetuamente avian de quedar tenblando o les
abia de acudir aquella enfermedad, mas despues les perdieron el temor, y
avnque tenblavan, erales ocasion de rregoçixo a los que miraban. Hallose
en ellos el manati, pescado que se cria en el agua y paçe las yervas que
en las rriberas se crian; el cayman, hechura y forma de lagarto, que por
su feroçidad y bestial atrevimiento es muy temido, por los grandes daños
que en los honbres haze, mas que otro ningun animal de los que en el
agua se crian. Criase asi mesmo vn animalejo de hechura de vn benado,
que se sustenta o mantiene en tierra y abita en el agua; es patihendido
y estercola como venado; tiene el hoçico o cara de hechura como la
cabra, avnque mas chata; las orejas, pequeñas, como de lebrel; tiene
dientes y muelas altas y baxas, las piernas y braços cortos, ancho de
pecho y lomos, como vn berraco grande; la cola que casi solamente se
señala; el pelo muy corto y bermejo, comese su carne; es duro de cozer;
el gusto tiene de pescado: llaman los españoles a este animal Ancha; no
se aparta mucho de las rriberas de los rrios. Deste animal o pescado, yo
no he hallado que hasta nuestros tienpos se aya visto en otras partes,
porque este no es de la naturaleza o generaçion de otros animales
llamados Dantas, que tanbien los ay en estos llanos, que son de hechura
de mulas pequeñas, avnque patihendidos.

En el rrio llamado Pavta, afirman algunos aver visto dos sierpes de
mediano grandor.

En lo que toca a los animales de tierra pasaremos con la mesma brevedad
que en lo de los pescados. Ay tigeres muy dañinos, como atras se a
dicho; leones bermejos y muy cobardes; osos hormigueros, dantas,
venados; puercos monteses de dos suertes o maneras, vnos que son los que
llaman baquiras, que no andan en manadas sino apartados de dos en dos.
Ay conejos, liebres, curies, que son de hechura de rratones, eçeto que
no tienen rrabo; çierto genero de lagartos, que no son los que llaman
higuanas, que tienen buena comida; mayas, que es vn animalejo pequeño,
como vn guzque. Ay otros animales pequeños de hechura de vna zorra,
manchados de pardo y blanco y negro, llamados maspurite: este, si se ve
acosado de los perros, se haze mortezino, y si llegan a el vierte vna
orina de tan pesimo hedor que los aparta y arredra de si; hecha
espumarajos por la boca, y si algun español se allega a ellos y le mean
en la rropa, no es mas de provecho. Ay otro ynutil animal que los
españoles suelen llamar perico ligero: este es pardo, de hechura de vn
sapo, como tres o cuatro pies de largo, el pelo muy blondo[205]; da muy
grandes bozes, que casi en ellas ymita la boz de vn honbre que da bozes;
el humor deste animal es tan flematico que me pareçe que en vn dia no se
movera distançia de cinquenta pasos, porque el anda como lagarto, la
barriga arrastrando por el suelo, y muebe con tanta pesadunbre el braço
que quando muebe el pie o la pierna para pasar adelante a pasado grande
espaçio. Dizese de este perico ligero que con toda su torpedad se sube
muy poco a poco sobre un arbol a comer fruta y que, desque se harta, por
no atreverse a baxar por do subio, se dexa caer desde donde esta al
suelo sin rreçebir ningun daño: no se que para ninguna cosa sea
provechoso este torpe animal: aylo en muchas partes y provinçias
arcabucosas y calientes. Hallase en estos llanos vn animalejo pequeño,
del grandor de vn conejo, el pelo como de vn cordero manchado, las vnas
anchas y largas como de oso hormiguero; quando le fatigan metese en el
agua; con el pelo deste animalejo hecho çeniza y polvo se curan los
yndios, donde los ay, las bubas, que son muy enfermos de ellas.

He tratado aqui destos pocos animales por parecerme mas extraños y
mostruosos de otros muchos que en estos llanos ay muy diferentes de los
que en Evropa se crian; que por no tener en este lugar notiçia dellos no
lo trato. En el discurso desta Istoria no dexare de apuntar y deçir de
los que se me ofreciere, que como he dicho me ha pareçido que son
extraños y nunca bistos.

De arboles y abes y otras muchas cosas notables que por estos llanos ay
no se haze aqui memoria porque como no estan poblados despañoles ni avn
por ellos se sigue ningun camino del Rreyno a Venençuela no se puede
aber la notiçia de todo ello que en otras partes se tiene por estar
españoles en ellas que curiosamente los escudriñan. Tanbien digo que
muchas cosas asi de naturalezas de yndios como de cosas que la tierra
cria y produze que en toda la governaçion de Venençuela ay, no yran aqui
escritas por defecto de no hallar yo quien me diese claridad dellas; y
asi solamente tratare en lo que me queda por deçir de algunos pueblos
que en ella se an poblado y de los Governadores que en ella, desde
Tolosa hasta nuestro tiempo, suçedieron en el govierno de aquella
tierra, con lo que a nuestra notiçia obiere venido del fruto y vtilidad
que en ella hizieron.

En lo tocante a los llanos se me abia olvidado vn punto açerca de los
tiempos, y es que en aquellas tierras casi son diferentes los tenporales
de otras, porque el verano yncluye en si los meses de Otubre, Novienbre,
Dizienbre, Enero, Febrero, Março, avnque en estos meses no dexan de
acudir algunos prolixos aguaçeros. El ynvierno comiença por Abril, y
dura Mayo[206], Junio, Julio, Agosto y Setienbre, y estos son los
tiempos que an acostumbrado seguir los que por estos llanos an
caminado.



CAPITULO QUINCE

     En que se escrive la fundaçion y prinçipio de la Nueba Segovia, o
     por otro nombre llamada Barquiçimeto, en Venençuela.


Muerto el liçençiado Tolosa, segun se a dicho, Juan de Villegas se quedo
con el cargo de teniente del Tocuyo, y como los vezinos de aquel pueblo
deseasen tener o descubrir algunas minas de oro, para rremedio de sus
neçesidades, determino embiallas a buscar y descobrir, para el qual
efecto nombro por cavdillo a vn Damian del Barrio, y dandole para ello
çierta gente fue a las provinçias de Nirua, algo apartado del Tocuyo,
mas adelante del valle de Barquiçimeto, en donde Damian del Barrio hallo
o descubrio vn poco de oro de minas que al prinçipio tubo vna rrazonable
muestra; a las cuales minas llamo las minas de San Pedro(A); y dando de
ello aviso y notiçia al teniente Juan de Villegas, el asento alli su
rrancheria, con la gente que llevaba.

Sabido por Villegas las minas ser descubiertas, como sienpre estas cosas
traygan consigo vn hazellas[207] mas de lo que son, y rrepresentar
grosedades de oro y rriquezas, fue promovido a yllas a ver con alguna
gente de la sobrada que en el Tocuyo abia; y como viese que entre las
minas de San Pedro y el Tocuyo abia copia de naturales para poderse
sustentar entre ellos algunos españoles, acordo poblar vn pueblo, el
cual poblo rriberas del rrio Buria, y llamola Nueva Segovia, nonbrando
en el sus alcaldes y rregidores para la administraçion de la rrepublica
y justiçia hordinaria. Este pueblo fue poblado en la provinçia llamada
Barquiçimeto, por lo qual los españoles luego començaron a llamar a este
pueblo Segovia de Barquiçimeto, y despues, andando el tienpo, perdiose v
olbidose el nonbre Segovia y quedose el de Barquiçimeto, y asi oy
comunmente este pueblo es llamado Barquiçimeto.

Despues, en tienpo del governador Villasanda, hallandose los vezinos de
la Nueba Segovia enfermos en aquel sitio y lugar donde la avia poblado
Juan de Villegas, pidieron liçençia para mudarse a otra parte mas sana y
mejores ayres, la qual les fue conçedida por el governador Villasanda, y
mudandose de adonde estaban, se poblaron mas allegados al Tocuyo doze
leguas, donde los hallo Lope de Aguirre, traydor, al tienpo que entro en
aquella governaçion; y como entrando la tierra adentro Aguirre, la gente
deste pueblo de la Nueba Segovia o Barquiçimeto, temiendo las tiranias y
crueldades deste traydor, desanparasen el pueblo, y llevasen consigo lo
que tenian, enojado de ello Aguirre lo mando quemar y arruynar, y asi
fue asolada la mayor parte del, por lo qual los vezinos acordaron no
rreedificar alli sus casas, por estar aquel sitio algo abohado[208], y
mudaronle en tienpo de Pablos Collado, governador, a otro sitio, entre
los dos rrios llamados el Claro y el Turvio, donde hizieron sus casas de
nuebo: y como hollandose la tierra y levantandose algunos rreçios
vientos, anduviesen por el pueblo muy continuos e ynsufribles polvos,
que se leschava a perder la rropa y les cavsaba algunas enfermedades y
muy gran fastidio, despues que estuvieron alli algunos dias y fue ydo de
la tierra el governador Pablos Collado, que avia dado consentimiento en
este mudamiento del pueblo, acordaron mudarse a otra parte, en tienpo
que governaba aquella tierra vn caballero llamado Mançanedo, el qual les
dio liçençia para ello, y ellos lo mudaron y pasaron a la zabana alta de
Barquiçimeto, donde se dieron bista la gente del traydor Lope de Aguirre
con la del Rrey, y en[209] este lugar permaneçe oy; y nadie se deve
marabillar de que vna çivdad o rrepublica se aya mudado tantas vezes y
con tanta façilidad, porque como para hazerse vna casa de las en que
estos vezinos moravan no fuesen menester muchos materiales de cal,
piedra ni ladrillo, sino solamente varas de arcabuco y paja de la
çabana, con mucha façilidad harian y deshazian vna casa destas, y
tanbien porque[210] los oficiales y obreros que las avian de hazer les
costaban muy pocos dineros, que con[211] enbiar por ellos al
rrepartimiento les servian de bueyes para acarrear la madera y de
carpinteros para cortarla y de alvañires para hacer los demas edifiçios,
que si todo esto obira de costar dineros a buen seguro que no se mudaran
a menudo; y tanbien son tan mal edificadores en aquella Governaçion, que
en toda ella, avn en estos tienpos, ay muy rraras casas de piedra, y
esas solamente las ay en la çiudad del Tocuyo.

No eran ni son forçados a permaneçer en qualquier desgustoso sitio o
asiento, como lo an hecho los vezinos de Tunja del Nuebo Rreyno, que con
estar en vno de los mas desgustosos y frio y destenplado sitio que ay en
todo aquel Rreyno, solamente por aber edificado todos los mas vezinos
desde prinçipio muy suntuosas casas de piedra y tierra, les es forçoso
no mudarse de alli por no dexar perdido lo que les costo sus dineros, y
asi permaneçera aquella ciudad donde esta.

Estos fueron los prinçipios, medios y fines de la çivdad de la Nueba
Segovia. Su provinçia es tierra calida y no bien sana por la abundancia
de frutas que en ella se crian. Los vezinos comunmente se sustentan de
los ganados que crian, por tener tierras aparejadas para ello. Los
yndios les dan poco provecho, no mas de ayudalles a hazer las labranças
de mayz y dalles algun hilo de algodon. Ay personas en esta çivdad de
mediano posible, mediante algunos tratos a que se an dado, enbiando o
bendiendo sus ganados para el Rreyno. De las minas de San Pedro obieron
poco provecho, porque como luego se dira, se les alçaron çiertos
esclavos que en ellas tenian y binieron a perder los mas de ellos y
alçarse los yndios naturales de aquella provinçia donde las minas
estaban, los quales hasta este tienpo no an podido paçificar ni sujetar
de todo punto, avnque diversas vezes an ydo a ellos.

Esto solo se a podido escrebir de la poblazon y fundamento de la Nueba
Segovia de Barquiçimeto(B).



NOTAS AL CAPÍTULO XV


(A) Según algunos historiadores, á las minas que encontró Damián del
Barrio las pusieron por nombre el Real de Minas de San Felipe de Buria.

(B) La ciudad de Nueva Segovia de Barquisimeto, nombre debido á ser
Villegas natural de Segovia, en España, fué fundada á fines de Junio de
1552, siendo sus primeros pobladores Diego de Losada, Esteban Matheos,
Diego García de Paredes, Damián del Barrio, Pedro del Barrio, hijo del
anterior; Luis de Narváez, Gonzalo Martel, Juan de Quincoces de la
Llana, Francisco de Villegas, Melchor de Grubel[212], alemán, Cristóbal
de Antillano, Francisco López de Triana, Diego García, Hernando de
Madrid, Francisco Sánchez de Santa Olalla, Pedro Suárez del Castillo,
Basco Mosquera, Gonzalo de los Ríos, Bartolomé de Hermosilla, Pedro
Hernández, Pedro Suárez, Cristóbal López, Diego de Ortega, Esteban
Martín, Juan de Zamora, Juan Hidalgo, Pedro González, Juan García,
Sebastián González de Arévalo, Francisco Sánchez de Utrera, Cristóbal
Gómez, Diego Brabo, Diego de la Fuente, Francisco Tomás, Pedro Viltre,
alemán, Sancho Briceño, Jorge de Paz, Diego Matehos, Pedro Matehos,
Jorge Lans, Francisco Graterol y otros.

Villegas nombró por primeros Regidores á Gonzalo Martel de Ayala,
Francisco López de Triana, Cristóbal de Antillano, Diego García de
Paredes, Hernando de Madrid y Francisco Sánchez de Santa Olalla, y por
Escribano del Cabildo á Juan de Quincoces de la Llana, los cuales,
reunidos en Ayuntamiento, eligieron por primeros Alcaldes ordinarios á
Diego de Losada y Damián del Barrio, y por Procurador general á Pedro
Suárez del Castillo.

Felipe II concedió á Nueva Segovia, en 1592, el título de Muy Noble y
Leal, que le fué confirmado por Carlos II en 1687.



CAPITULO DEÇISEYS

     En el qual se escribe çierto alçamiento que los negros que andavan
     en las minas de Barquiçimeto hizieron, y como fueron desbaratados.


Dende a vn año o poco mas tienpo que la Nueba Segovia se poblo en su
primer sitio, los vezinos se dieron tan buena maña que entre todos
alcançaban mas de ochenta negros esclavos, los quales, con algunos
yndios labadores[213] y mineros que trayan en las minas de San Pedro
sacando oro, y con ellos tenian algunos españoles que llaman mineros,
los quales tenian cargo de rrecoxer el oro que se saca y tomar y
rregistrar las minas para sus amos, y açotar a los labadores sino sacan
mucho oro o les traen buen jornal.

Fue, pues, el caso que vn minero de Pedro de los Barrios, vezino de
Barquiçimeto, por cavsas que a ello le movieron, quiso castigar con
rrigor vn esclavo de los que a su cargo estaban, llamado Miguel, negro
muy ladino en la lengua castellana, y avn rresabido y entendido en
vellaquerias. Este esclavo, viendose en esta afliçion, determino no
obedeçer ni tener sufrimiento, mas[214] hallando alli a mano vna espada
se defendio del minero y se fue huyendo al monte, de donde
voluntariamente, con diabolica y depravada yntençion, començo a
persuadir a los demas esclavos a que dexando la servidunbre en que
estaban, tomasen la malvada libertad que el tenia vsurpada. Entre los
demas negros vbo algunos que menospreçiando los consejos y persuasiones
del fugitivo Migel, no quisieron hazer lo que les dezia y con mucha
ynstançia les persuadia, pero al fin bino a hallar hasta veynte negros
que quisieron seguir su opinion, los quales, juntandose con el, tomaron
las armas y vinieron a dar sobre los mineros españoles que en las minas
estaban, a los mas[215] de los quales prendieron y desarmaron, y dando
crueles muertes a los de quien abian rreçebido enojo, soltaron a los
demas, enbiandolos a dar mandado y aviso a los çivdadanos de
Barquiçimeto para que con las armas en las manos los esperasen, porque
determinaban yr a despojarles de su pueblo y haziendas y dalles crueles
muertes, tomando sus queridas mugeres para su serviçio.

Los çivdadanos de la Nueba Segobia, admirados de aquel suçeso, no
dexaron de temer y enbiar al Tocuyo a que les diesen avxilio y fabor,
pero no para que creyesen y entendiesen que en los esclavos alçados
rreynase tanto animo que osasen tomar las armas para benir sobre su
pueblo. Miguel y sus secaçes, luego que acabaron de aber vitoria contra
los mineros españoles y hazer lo que les pareçio de ellos, fueron, en
seguimiento de su maldad, a los lugares donde divididos en diversas
partes, andaban los demas negros labando o sacando oro, a los quales
constriñeron a que los siguiesen y se juntasen y congregasen con ellos;
y asi mesmo forçaron a otros muchos yndios ladinos que con ellos andavan
a las minas, de todos los quales hizo vna conpañia de hasta çiento y
ochenta personas, de las quales era tan acatado y rreverençiado y
estimado este nuestro tirano, que determino de hazerse rrey, y
puniendolo por la obra hizo que todos aquellos de su conpañia le
tuviesen y acatasen y nonbrasen como a tal, y dende en adelante no se
decia menos del señor rrey Migel, que creo que fue el primero que deste
nombre a abido en el mundo; y a vna negra, su mançeba, la rreyna
Guiomar, y asi mesmo tenia vn hijo que fue llamado prinçipe y jurado por
tal.

Hizo luego el negro rrey Migel sus ministros y ofiçiales de casa de
rrey; y vsando de toda potestad espiritual y tenporal, constituyo y
nonbro por obispo a vno de sus conpañeros que le pareçio mas sufiçiente
para ello, el qual, vsando de su malvada prelagia, hizo luego hazer
yglesia, y hazia congregar en ella aquellas sus rroñosas obejas. El rrey
Migel hordeno luego su pueblo, y mando hazer casas en que biviesen, como
honbre que pensaba permaneçer perpetuamente; y concluso lo que tocaba a
su rrepublica, mando adereçar armas para benir sobre el pueblo de la
Nueba Segovia o Barquiçimeto, las quales hizieron de los almocafres con
que sacaban oro, endereçandolos y enstando los[216] palos largos como
gorguzes[217] o dardos, y algunas espadas de las que abian tomado a los
españoles; y haziendo y tentar[218] de negro todos los yndios que
consigo tenia con zumo de xaguas, que como he dicho son vnas mançanas
que sirven para aquel efecto a los yndios, lo qual hizo para que el
numero de los negros pareçiese mayor y aquella conpañia mas
espantable[219], saco su gente de aquel pueblo o alojamiento que tenia
ya hecho, a los quales, avnque toscamente, ablavan ynçitandolos a que
con animos llevasen adelante su libertad, pues tan justamente la podian
procurar, porque aviendolos Dios criado libres, como a las demas gentes,
y siendo ellos de mejor condiçion que los yndios, los españoles
tiranicamente los tenian sujetos y puestos en perpetua servidumbre, y
que solamente en España tenian esta sugeçion en los de su naçion, y no
en otra parte ninguna, porque en Francia ni en Italia y Alemaña y en
otras partes del mundo, donde solo por las condiçiones de la gerra
quedaban los bençidos en alguna subjeçion y no eran los negros cavtibos;
y que si ellos peleasen con la estimaçion y brio que era rrazon, que les
daria la vitoria en las manos, porque demas de ser poco numero
despañoles el que en Barquiçimeto abia, estaban confiados en que no les
osarian acometer, y por eso descuydados de su llegada, y demas desto mal
provehidos de armas; y hallando en los suyos respuesta[220] de honbres
que deseaban berse ya con sus enemigos, siguio su camino.

Llego a Barquiçimeto, y dando en el pueblo por dos partes con su gente
dividida, entraba la negreria apellidando «viva el rrey Migel», poniendo
fuego a las primeras casas; y como los españoles, avnque se velavan,
estuviesen algo descuydados, quando acordaron a tomar las armas y
rretirar la negra comunidad, ya abian muerto a vn sacerdote y quemadoles
la yglesia y otras casas; pero al fin, juntandose los vezinos, que
serian quarenta, con las armas en las manos, acometieron con tanta furia
y brio a los negros, que huyendo algunos dellos y muchos de los yndios,
los rrebatieron y ahuyentaron, de suerte que los echaron fuera del
pueblo; y como çerca estuviesen algunas montañas, donde los negros se
rrecogieron y metieron, no pudieron los civdadanos y becinos aber entera
vitoria, y asi cada qual se rrecojio a su çivdad y rrepublica.

Los vezinos de Barquiçimeto, tan alborotados viendo el atrevimiento de
los esclavos, y que no abian ydo tan maltratados que no se pudiesen
tornar a juntar, pues el rrey les abia quedado bibo, enbiaron de nuebo a
pedir socorro al Tocuyo. El Cabildo del Tocuyo, biendo el daño que de
aquel alçamiento y junta de los negros tambien a ellos se les podia
seguir, como a sus vezinos, juntaron la gente que pudieron, y nonbrando
por capitan de ella a Diego de Losada, le enbiaron a Barquiçimeto, donde
tanbien le confirmaron en el cargo de capitan para contra el negro rrey
Migel; y dandole alli la mas gente que pudieron, entre vnos y otros se
juntaron çinquenta honbres, con los quales el capitan Losada salio de la
Nueva Segovia o[221] Barquiçimeto, y siguiendo con toda brevedad y
presteza su jornada, dio en el pueblo de los negros, sin que ellos
vbiesen sido abisados de su yda ni lo sintiesen hasta que estuvieron a
las puertas de sus casas o juntos en su pueblo.

Los negros, con toda presteza, tomaron las armas, y siguiendo a su negro
rrey Migel salieron al encuentro a los españoles, rresistiendoles con
coraje la entrada; mas fueron por los nuestros rrebatidos y hechos
rretirar a su pueblo, donde todavia los negros peleaban animosamente,
mas sienpre nuestros españoles yban ganando tierra, hasta que los
arrimaron a vna parte o lado del pueblo, donde fue mas porfiada la
pelea[222], animando Migel a los suyos con bozes y gritos que les daba,
no siendo el de los postreros en el esquadron; mas como por vno de los
españoles le fuese dada vna estocada de la qual cayo muerto en el
suelo(A), perdieron los suyos el animo con ver a rrey perdida la bida, y
començaron a afloxar en su pelea y a no menear las armas con el brio que
de antes, lo qual, bisto por los españoles, arremetieron a ellos con
gran ynpetu y furia, hiriendo y matando a muchos, con que los
desbarataron y pusieron en huyda y siguiendo el alcançe prendieron a
muchos, de suerte que por los pocos que bivos quedaron rreconoçieron
aber abido entera bitoria de los esclavos. La rreyna y el negrito
prinçipe, con sus damas, se estuvieron dentro en el pueblo a la mira,
sin hazer ningun movimiento, con la çierta esperança que tenian de la
bitoria. Alli fueron presas y bueltas a su primero cavtiverio, y los
nuestros se bolvieron a la çivdad de Barquiçimeto, de donde abian
salido.

Los yndios de la tierra, biendo como los negros abian sido desbaratados
de los españoles, juntaronse y dieron sobre los que quedaron bivos, y
matando algunos forçaron a los demas que se bolviesen a casa de sus
amos, donde fueron presos por la justiçia y castigados con las penas que
conforme a sus delitos mereçian.

He querido contar este alçamiento destos esclavos aqui, avnque no hera
negoçio anexo ni conçerniente a mi Istoria, ques de las conquistas y
descubrimientos, solo por aber sido vna de las cosas o acaeçimientos mas
notables que en esta Governaçion an sucedido, despues de lo de Aguirre.



NOTAS AL CAPITULO XVI


(A) Según Castellanos no fué de una estocada, sino de un tiro de
ballesta, de lo que murió el negro Miguel.

He aquí las palabras del autor de _Varones Ilustres de Indias_:

      «Arma Diego de Escorcha la ballesta
    que por blanco tomaba negra cara;
    en la cureña rasa tiene puesta
    con acerado hierro diestra jara;
    apunta como diestro ballestero
    para hacer su tiro más certero.
    Aunque tiene delante mucha gente,
    procura desarmar en el caudillo:
    la punteria fue tan excelente
    antes fue tal el golpe de la frente
    que traspasó tambien el colodrillo:
    la vista de Miguel quedó perdida
    quedando perdidoso de la vida.»

    (Elegia III, Canto IV.)



CAPITULO DIEZ Y SIETE

     De como fue proveydo por governador de Benençuela el liçençiado
     Villasanda, y de su govierno y muerte, y de la fundaçion y suçesos
     de vna billa poblada en el valle de San Pedro.


Por muerte del liçençiado Tolosa proveyo el Rrey por governador al
liçençiado Villasanda, el qual vino a la governaçion despues destar
poblada la Nueba Segovia y aver pasado el alçamiento y desbarate de los
negros que hemos contado. En tienpo deste governador obo pocas cosas de
que podamos dar notiçia, y asi sera breve el discurso de su tiempo(A).

Del govierno de su tienpo solamente ay que deçir el prinçipio que tuvo
vn lugar o billa de españoles, poblado en las minas de San Pedro, con
todo lo en el suçedido hasta este nuestro tienpo; y biniendo al caso,
pasa[223] desta manera: como la Nueba Segovia fuese mudada al sitio
donde la arruyno el traydor Aguirre, y por estar apartada mas distançia
de las minas de San Pedro, los naturales se rrebelaban cada dia y daban
en los mineros y lavadores y hazian en ellos algunos daños
ahuyentandolos de las minas; lo qual visto por los vezinos de aquella
çiudad acordaron que para que las minas estuviesen seguras, se poblase
en ellas vn lugar o billa despañoles, a los quales se les diese para
su[224] sustento los yndios que por alli abia, haziendo ellos dexaçion
de las encomiendas de yndios que se les abian dado en aquella parte; y
para que esto obiese effecto, lo comunicaron con su governador
Villasanda, el qual, pareçiendole que se devia hazer como los vezinos lo
pedian, enbio por persona o cavdillo que lo fuese a hazer a vn Diego de
Montes, honbre famoso en aquella Governaçion por su mucha esperiençia
del conoçimiento de yervas y otras cosas naturales, que era vezino del
propio pueblo de Barquiçimeto; el qual, juntando consigo quarenta
honbres españoles, se fue a la provinçia de las minas de San Pedro, a
donde lo primero que hizo fue hazer algunos daños y muertes en los
naturales, para espantallos y amedrentallos, a lo que llaman comunmente
castigo; y para hazer esto tomo por ocasion las muertes de çiertos
españoles y de çiertos negros que andavan a sacar oro, que los yndios
abian hecho para echallos de sobre si; y acabado el castigo o daños que
en[225] los yndios quisieron hazer, Diego de Montes miro la tierra como
honbre considerado, para en la parte o sitio mas acomodado poblar su
pueblo; y pareçiendole que era lugar conveniente para ello las rriberas
de vn rrio que çerca de las propias minas estaba, llamado el rrio de las
Palmas, poblo alli vna villa, a la qual nonbro la villa de las Palmas;
y pareçiendole que la tierra quedaba bastantemente castigada, y que los
yndios no yntentarian mas novedades, bolviose a Barquiçimeto, y tras del
los mas de los que consigo avia llevado, por ser vezinos de la propia
çivdad de Barquiçimeto, con lo qual quedaron tan pocos españoles en la
villa que casi no se atrevian a salir de sus casas, lo qual, visto por
los yndios, començaronse a juntar y a congregar para benir a dar sobre
el pueblo y villa y matar a los españoles que en el estaban, los quales
lo entendieron y coligeron por conjeturas que vieron, y temiendo no ser
muertos y desbaratados por las manos de aquellos barbaros, desanpararon
el lugar antes que los yndios los viniesen a çercar, y bolvieronse a la
çivdad de Barquiçimeto, y ansi quedo la billa despoblada dende a poco
tienpo que se poblo, en el propio año.

En el verano siguiente, los vezinos de Barquiçimeto, deseando que las
minas so sustentasen para poder sacar algun oro, eligeron de nuebo vn
capitan que bolviese a paçificar aquella provinçia y rredificar la
villa, y este fue vn Diego de Parada, natural del Almendralejo, el qual
fue con veynte y çinco honbres que junto, y entrando en la provinçia de
las minas de San Pedro, començo a mover gerra a los yndios y castigallos
de los bulliçios y alborotos que abian movido contra los españoles
primeros pobladores, porque adelante y porque despues no obiesen otros.
Y despues de pareçelle que tenia ya paçifica la tierra, poblo la villa
en el rrio que dizen de Nirua, y la nombro la villa de Nirva.

Sustentaronse estos españoles bien todo el tiempo que turo[226] el
verano, mas desque comenco a entrar el ynbierno los yndios se començavan
a ynquietar y alborotar, de suerte que constriñeron y forçaron a los
españoles a que desanparando su pueblo o billa, se rretirasen otra bez a
Barquiçimeto, los quales lo hizieron asi, y quedo despoblada segunda vez
y de segundo sitio aquella villa.

En este ynstante murio el governador Villasanda, y los vezinos de
Barquiçimeto, porque rreçebian daño de que los naturales de las minas de
San Pedro estuviesen alterados y no les consintiesen gozar de las minas,
de nuebo enbiaron gente a que los paçificasen y castigasen, y por
cavdillo de ella a vn capitan llamado Diego Rromero, el qual fue con
quarenta conpañeros, y andubo algunos dias en la provinçia haziendo
castigo e rruyna en los yndios y pueblos, y quando le pareçio que los
tenia ya domados y sujetos, dexo la gente alojada en las propias minas y
bolviose a dar cuenta de lo que abia hecho al cabildo que lo abia
enbiado, donde hallo quel Avdiençia de Santo Domingo abia proveydo por
governador de aquella provinçia a Gutierre de la Peña, que despues fue
general contra el traydor Aguirre; y dandole rrelaçion de lo que en la
provinçia abia hecho, el Governador le torno a enbiar y le dio comision
para que poblase y rrehedificase aquel pueblo o lugar en la mas
acomodada parte que le pareçiese.

Bolvioso el capitan Rromero con esta comision a las minas de San Pedro,
donde abia dexado la gente aloxada. Por entrar en aquella sazon el
ynbierno, y no ser tiempo de andar trastornando sierras ni caminando de
vna parte a otra, poblo en el propio alojamiento o rrancheria de las
minas de San Pedro, su villa, a la qual la nombro la Villa Rrica, porque
asi le fue mandado por el Governador; y estuvose alli aquel ynbierno y
algunos dias mas, hasta que en el Consejo rreal de Indias fue proveydo,
por muerte de Villasanda, el liçençiado Pablo Collado, el qual, viniendo
a la governacion de Benençuela y hallando los negoçios de la Villa en
este estado, mando al capitan Rromero que la mudase a donde quisiese, y
que en su memoria la llamase Nirva del Collado. Rromero, por conplazer a
Pablo Collado, mudo el lugar de donde estaba, y pasose con su Villa al
rrio de Nirva, donde Diego de Parada la abia poblado la segunda vez,
avnque no en el propio sitio, porque la asento en el paso del camino que
por aquel rrio llevan los vezinos de Barquiçimeto a la Nueba Valençia, y
alli estubo poblado mas tiempo de tres años, al cabo de los quales, por
la pobreza y miseria de la tierra y por la inquietud y rrebeliones de
los naturales, la tornaron a dexar los españoles y se torno a despoblar;
y despues, en tienpo que gobernaba la segunda vez esta provinçia el
liçençiado Bernaldez, se torno a rehedificar este pueblo, y estuvo
poblado çierto tiempo, al cabo del qual los naturales fatigaron tanto a
los españoles, que los mataron a su capitan, que se dezia Rramires, y
los forçaron a que, rretirandose y desamparando el pueblo, les dexasen
libre su tierra; y asi se an quedado libres de la servidumbre de los
españoles, que tantas vezes an yntentado tenellos sujetos.

Muerto Villasanda quedo el govierno de la tierra en las justiçias de los
pueblos, asta quel Avdiençia de Santo Domingo, segun poco a dixe,
proveyo por governador a Gutierre de la Peña, vezino de aquella propia
Governaçion.



NOTAS AL CAPITULO XVII


(A) Al gobernador que sucedió á Juan Pérez de Tolosa, le llama el Padre
Aguado el licenciado Villasanda. Castellanos dice que se llamaba Alonso
Arias de Villasinda, y otros le nombran Pedro de Villacinda.

Su breve gobierno duró de 1554 á 1556; sin embargo, según Castellanos,
Villasinda no murió hasta 1557.

Le sucedió interinamente, por acuerdo de la Audiencia de Santo Domingo,
Gutierre de la Peña, que había sido regidor en Coro.

De este Gutierre de la Peña había dicho el Obispo Ballesteros que «es
hombre muy desasosegado y de grande escándalo y que los pobres en esta
tierra pasan gran zozobra con él. Mató un hombre aquí, y á lo que dicen,
mal muerto y contra toda razón. Deste delito le dió por libre un
teniente, Juan de Villegas. Después acá ha cometido con los indios
naturales muchos delitos...»

Indudablemente, debe existir mucha exageración en estos asertos del
Prelado, contenidos en la carta que dirigió al Rey en 1550, pues de otra
suerte no se explica su nombramiento.



CAPITULO DEZIOCHO

     En el qual se escrive el prinçipio y fundaçion de la çivdad de
     Truxillo, de esta Governaçion, y algunas cosas de los yndios
     naturales della.


Porque tanbien, conforme a la horden que llevo en mi escrevir, es rrazon
que de notiçia y escriva aqui las cosas suçedidas en tiempo de[227] como
escrivo las acaeçidas quando ay esçeso de governadores, tratare el
prinçipio que en este tienpo tuvo la çivdad de Truxillo, que oy esta
poblada, y avnque por no rromper la materia de lo tocante a este pueblo,
como lo e hecho en los demas, prosigo con el discurso de los tienpos
asta lo presente, no por eso dexare de yr por si haziendo particular
mençion de los governadores, como hasta aqui lo e hecho.

Çerca de los terminos de la çivdad del Tocuyo abia vnas provinçias de
yndios llamados Cuycas, gente desnuda y que se sustentavan y bivian
pobremente, de los quales los vezinos y moradores desta çivdad tenian
notiçia, porque algunas vezes enbiaban algunos criados suyos con
rrescates a que comprasen hilo de algodon entre estos yndios para hazer
sus telas y socorrer a sus neçesidades, a quien ellos propios tenian por
rricos y prosperos por solo poseer vn poco de hilo y çierta manera de
cuentas blancas que llaman quitero; y pareçiendoles que poblandose
españoles entre estos cuycas abria mas comodidad para poder ellos
partiçipar a menos costa de aquellas miserias que los yndios cuycas
tenian, determinaron juntar todos los mas españoles que pudieron, y
nonbrando el Cabildo por capitan desta gente, para entrar en esta
provinçia, a Diego Garcia de Paredes, hijo natural del baliente capitan
Diego Garcia de Paredes, que en tiempo antiguo del emperador Don Carlos,
nuestro rrey de España, hizo por su persona famosos hechos en las gerras
que en aquel tiempo se siguieron en Italia y en otras partes, y le
dieron entera comision y juridiçion para que entrase en aquellas
provinçias cuycas y poblase.

Este Diego Garcia, con la gente que le dieron y el junto, se metio[228]
la tierra adentro, y por ser en este tienpo los yndios cuycas gente muy
domestica, andubo y paseo toda la provinçia con su gente sin ninguna
contraversion ni aber con los yndios naturales guaçabara y gerra y otros
alborotos que en semejantes entradas suelen haber; y buscando parte
acomodada para poblar, se subio a vna poblazon de yndios llamada
Esquque, que esta en vn lugar alto, a las bertientes del rrio Mitatan,
que tiene sus naçimientos en los paramos de Merida que llaman los
paramos de Tuerto, y pasa por el valle que dizen de Corpus Christi. Y
subido Diego Garcia con los españoles que consigo llevaba a este sitio,
aloxose en el y pareçiole lugar qual convenia para abitaçion de los
españoles. Poblo alli vn pueblo al qual llamo Trugillo: estubo en el
algunos dias despues de haber hecho repartimiento de los naturales que
en la provinçia abia, entre los que con el fueron. Se torno al Tocuyo a
dar cuenta de lo que abia hecho, y avn a holgarse(A).

En este tienpo que Diego Garcia estuvo ausente, algunos moçuelos de baxa
suerte y condiçion muy yndinados, desmandabanse a hazer algunas fuerças
y rrobos a los yndios, tomandoles las cuentas e hilo e quitero que
tenian, questo era toda su rriqueza; y hallandolos domesticos en que les
sufriesen esto se desmandaron a tomalles las mugeres e hijas, y a
fornicar con ellas tan desvergonçadamente quanto yo no se dezir, porque
delante de los propios yndios, maridos y padres, cometian estas
maldades. Los yndios, como naturalmente ninguna cosa amen mas que a sus
mugeres e hijos, ençendidos con mucha rrazon en ira y furor de barbaros,
tomaron las armas en las manos y mataron a todos aquellos que
malvadamente hazian estos ynsultos; y determinando que de todo punto en
su tierra no quedase generaçion de gente que tan disoluta y asolutamente
cometian aquellos pecados de ynfidelidad, quiriendo en esto ymitar al
furor que los rromanos[229] quisieron castigar la disoluçion de Sexto
Tarquino el mancebo, hijo del Rrey Tarquino, por cuya maldad no solo no
consintieron que en Rroma quedase honbre de aquel linaje pero ni avn que
se llamase Tarquino, fue de los rromanos aborreçido y conpelido a yrse a
bivir fuera de Rroma, tomaron las armas de conformidad estos barbaros.
Juntos muy gran numero de ellos, y puniendo cerco sobre el pueblo de los
españoles, los pusieron en tanto aprieto que si con brevedad no fueran
socorridos de su capitan Diego Garcia de Paredes, que dello fue abisado,
alli pereçieran; pero este solo hecho solo presto para rrefrenar el
ympetu de aquellos barbaros, de quien temian ser rendidos y
miserablemente muertos, porque permaneçiendo los yndios en su primer
ympetu, seguian con ostinados animos la gerra contra los españoles,
viniendo muy hordinariamente a dalles guaçabaras a su propio pueblo,
matandoles algunos soldados en ellas.

El capitan Diego Garcia de Paredes, viendo que le abian muerto algunos
de sus compañeros, y que los yndios ostinadamente permaneçian en su
opinion, y que para apartallos della no abia bastado las muchas bezes
que los abia rrompido y desbaratado con muertes de muchos de ellos, ni
las grandes ofertas y prometimientos que les abian hecho, determino
desanparar el pueblo y salirse de entre las ansias de aquella gente que
tan de veras procuraban de todo punto destruyllos y matallos; y
esperando para esto tienpo comodo, apresto vna noche toda su gente,
porque de otra manera no pudieran salir sin rrecebir algun notable daño.
Se rretiro y salio de aquel pueblo dexando en el gran cantidad de ganado
bacuno que los españoles abian llevado para su sustento y perpetuydad, y
se bolvio a la çivdad del Tocuyo, de donde abia salido.

La gente desta provinçia de Cuycas es, como he dicho, gente que anda
desnuda, creçida y muy luçida y bien agestada. Es ydolatra: tienen o
vsan de algunas figuras en que adoran, que llaman los españoles tunjos.
Lo questos yndios ofreçen en sus santuarios es hilo y quitero y otras
cuentas hechas de çierto genero de quentas de piedras algo verdes que
son de la generaçion de otras piedras que en esta provinçia y en la de
Merida ay, provechosas para el dolor de la yjada. Tanbien ofrecen sal y
algunas mantas pequeñas de poca estima questos yndios hazen. Sacrifican
venados en los santuarios, y ponen tanbien venados[230] todas quantas
cabeças pueden aber de benados, en tanta cantidad que entrando en vno
destos santuarios y tenplos, casi no veran otra cosa sino cabeças y
aspas[231] de venados. Husan estos yndios comer çeyvas, que son çiertas
almendras de la Nueba España, contrataçion principal.

Es esta provinçia de muy diferentes tenples, porque partiçipa de tierras
frias y de tierras muy tenpladas y de tierras muy calientes, y asi ay en
ella de las frutas y comidas que en todas estas diversidades de tierras
suelen aver. Es toda la mayor parte desta provinçia tierra rrasa,
doblada y avn a partes muy doblada quebrada[232]. Lo que della es
comarcana e mas conjunto a la laguna de Maracaybo es montuoso y
arcabucoso, y lo que cae asi mesmo sobre los llanos de Venenzuela,
porque entre estos dos mojones esta situada esta provinçia por las dos
partes, y por las otras dos tiene a las provinçias y terminos de la
çivdad de Merida del Nuebo Rreyno, y a la çiudad del Tocuyo de la propia
governaçion de Venenzuela.

No trato de la rreligion, çerimonias, costunbres y manera de bivir
destos yndios, porque como a poco questos yndios y este pueblo se
rreedifico no se a podido aber entera rrelaçion dello.

Ay en esta provinçia dos parçialidades de gentes: los vnos se dizen
cuycos, y los otros timotos. Los timotos es gente mas belicosa y gerrera
e yndomita, y caen hazia los confines de Merida, que la mayor parte
desta gente llamados timotos, sirven y son sufraganos a los vezinos de
Merida, y los cuycas caen hazia las otras tres partes. Es gente mas
mansa y domestica, segun he dicho, que los timotos. Todos estos pelean
generalmente con lanças y dardos y macanas. Es gente muy suelta y para
mucho trabaxo.

Despues questa primera bez echaron los españoles de su tierra, dieronse
a hazer vnos fuertes en que se rrecojen en tienpo de gerra y avn de paz,
los quales hazen en las mas asperas y agras cuchillas y lomas que pueden
hallar, cortandolas por las dos partes con vna ancha y honda çaba de
fosa; e por los dos lados procuran que sean muy pendientes, de suerte
que avnque por ellos quieran subir, en ninguna manera pueden. Tienen sus
puentes levadizos para entrar y salir por sobre las cabas, y alli dentro
tienen hechos sus buhios y casas, y metidos sus provisiones de bituallas
para sustentarse. An sido estos fuertes cavsa de multiplicarse las
discordias entre estos yndios y los españoles que despues fueron alli a
poblar, por rrecogerse a ellos muy a menudo.



NOTAS AL CAPITULO XVIII


(A) Trujillo, llamada por los antiguos la Ciudad portátil, por las
diferentes veces que hubo de ser mudada de lugar, fué fundada por Diego
de Paredes en 1556, y abandonada el año siguiente, por las causas que
indica el Padre Aguado.

En 1558 fué reedificada en el mismo lugar, aunque con el nombre de
Miravel, por Francisco Ruíz, al que acompañaban, según Oviedo y Baños,
Alonso Pacheco, Francisco Graterol, Bartolomé Escoto, Alonso Andrea de
Ledesma, Tomás de Ledesma, su hermano, Sancho Briceño, Gonzalo Osorio,
Francisco Infante, Francisco de la Bastida, Jerónimo de Carmona, Gaspar
Cornieles, Diego de la Peña, Juan de Segovia, Lucas Mejía, Agustín de la
Peña, Pedro Gómez Carrillo, Luis de Villegas, Juan de Aguirre, Juan de
Baena, Francisco Moreno, Gaspar de Lizana, Lope de Encira, Luis de
Castro, Juan Benítez, Francisco Terán, Andrés de San Juan, Vicente
Rivero, Juan de Miranda, Rodrigo Castaño, Francisco Xarana, Pedro García
Carrasco, Luís Quebradas, Juan de Bonilla, Herán Velázquez, Francisco
Palacios, Pedro González de Santa Cruz, Esteban de Viana, Gregorio
García y otros.

De esta población dice Oviedo y Baños que sus pobladores «tomaron por
Patrona á la Virgen de la Paz, y sólo por cumplimiento nombraban
autoridades, pues ni sabian lo que eran pleitos ni conocían la
discordia, y bastaba saber que eran naturales de Trujillo para que se
les considerase y tuviese por personas de noble trato, de natural afable
y de intención sana y recta».



CAPITULO DIEZ Y NVEBE

     En el qual se escribe los mudamientos y traslaçiones que esta
     çivdad de Truxillo a tenido hasta este tienpo, y mudanças del
     govierno de la Governaçion.


Quando Diego Garcia de Paredes salio de la provinçia de Cuycas y quedo
despoblada la çivdad de Truxillo, que el abia poblado, hallo en la
governaçion de Venenzuela a Gutierre de la Peña, que venia de Santo
Domingo proveydo por governador, por fin y muerte del liçençiado
Villasanda, segun atras queda apuntado, el qual, segun pareçe, no se
llevaba bien con el Diego Garçia de muchos dias atras que se abian
conoçido; porque como se hubiese despoblado la çiudad de Truxillo
determino el governador Peña de enbiarle a rrehedificar y este cargo no
se le quiso bolver a dar al mismo Diego Garcia, mas dioselo a vn
Francisco Martin, que era bezino de la propia çivdad del Tocuyo.

Este junto hasta çinquenta soldados, asi de los que primero abian sido
vezinos de la çivdad de Truxillo, como de otros que por alli pudo aber.

Apartandose del Tocuyo, se metio en el prinçipio de la provinçia de los
cuycos[233] a la parte de vn balle dicho de Tostos o de Bocono, porque
destas dos maneras fue llamado, y alli se aloxo y rrancheo con su gente,
para rreformar sus armas y hazellas de nuebo para la guarda de sus
personas, porque como los yndios abian quedado vitoriosos con la echada
de los españoles fuera de su tierra, temianse que les abian de rresistir
asperamente en la estrada y estorvar la rrehedificaçion del pueblo.

En esto mismo tiempo abia salido de la çivdad de Merida Juan Maldonado,
vezino de Panplona, con pocos mas de çinquenta hombres a descubrir esta
provinçia de Cuycas; y andando por ella biendola, acaso vn dia[234] se
aparto con obra de veynte soldados de la demas gente, y caminando
çiertas jornadas por diversas partes desta provinçia, bino a dar al
balle de Bocono, que el propio Maldonado llamo Tostos, por çierto pueblo
que en el abia deste nonbre; y como de rrepente biese estar aloxada la
gente de Françisco Rruyz[235] y topase dos honbres de los tocuyanos que
le dixesen lo que pasaba, no turbandose punto les dixo que dixesen a su
capitan que buscase otra tierra en que poblar, porque aquella el la
tenia por suya; y rrecogiendose con sus veynte conpañeros en vn
acomodado[236] para poder rresistir si los contrarios lo quisiesen
prender, enbio çierto enbaxador o mensajero para que de su parte
saludase a Françisco Rruyz y le dixese lo propio quel abia dicho a los
soldados que antes abia topado. El Françisco Rruyz, por el contrario,
enbio a dezir a Maldonado que le dexase su tierra, y pasaron otras
palabras que el que las quiera ver largamente escritas las hallara en lo
que yo escrivo sobre la poblazon de Merida. Aquella noche propia,
Françisco Rruyz enbio gente a que se metiesen en el sitio donde abia
estado poblada la civdad de Truxillo, porque hasta este punto no abia
tenido pensamiento de rrehedificar aquel pueblo. El capitan Maldonado,
asi mesmo, se rretiro hazia donde estaba la demas gente de su conpañia
aquella noche propia, y se junto con ella. Dende a dos dias el capitan
Françisco Rruyz, siguiendo luego tras los suyos con la demas gente, se
juntaron en la poblazon de Cuyque, en propio sitio donde abia sido
poblado Truxillo, que avn todabia estaban en pie muchas casas que los
yndios no abian querido quemar, y metiendose en ellas, luego el capitan
Françisco Rruyz poblo alli de nuebo su pueblo y rredifico el viejo,
llamandole la çivdad de Mirabel. Nonbro sus alcaldes y rregidores y hizo
las otras solenidades y çerimonias que en semejante caso se suelen
hazer: y avnque sin enbargo desto pudiera Maldonado echallo de la
tierra, o a lo menos constreñille a que se fuese, no lo quiso hazer,
mas desde a çierto tienpo y despues de aber pasado otras muchas cosas
que en la parte dicha se escriven, se bolvio a Merida con su gente, y
Françisco Rruyz con su pueblo de Mirabel y toda la provinçia su
serviçio[237], si el la pudiese sujetar, la qual luego rrepartio,
haziendo nuebas çedulas de encomiendas en los vezinos o españoles que
con el abian ydo, de los yndios que en aquella provinçia abia(A).

En tienpo deste governador Gutierre de la Peña entiendo[238] que tubo
prinçipio la conquista y poblazon de las provinçias de Caracas por los
Faxardos, mestizos hijos de vna yndia señora de aquella propia
provinçia[239].

Estando las cosas de la nueba çivdad de Mirabel en el estado que he
dicho, llego a la governaçion de Venençuela, proveydo, Pablos Collado,
por governador, que fue por el año de çinquenta y nuebe, proveydo por el
Rreal Consejo de Indias por muerte del liçençiado Villasanda, por quien
tanbien abia sido proveydo Gutierre de la Peña en Santo Domingo. Este
Pablos Collado, siendo ynformado del agrabio que á Diego Garçia se le
abia hecho en no dalle liçençia que bolviese a la reedificaçion de su
pueblo, rreboco todo lo que Françisco Rruyz abia hecho, y dio nuebos
poderes a Diego Garçia para que fuese a la provinçia de Cuycas y tomase
en si la gente española que en ella abia y tenia Françisco Rruyz y
rehedificase de nuebo su pueblo y hiziese nueba eleçion de alcaldes y
rregidores. Diego Garcia de Paredes lo hizo asi como le fue encargado y
el deseaba; y quitando el nonbre de Mirabel al pueblo le bolvio el de
Truxillo, que de antes se tenia, y avn creo que le añadio no se que[240]
a contemplacion de Pablos Collado.

En todo este tienpo los yndios no yntentaron a hazer ninguna novedad,
porque los mas de ellos estaban debaxo del anparo de los vezinos de
Merida, con quien ellos se hallaban muy bien por ser gente moderada en
el tratamiento de los yndios y que nunca les quitaban esa miseria que
tenian; mas despues que los meridianos[241] se apartaron de ellos y se
rrecoxieron con su capitan Maldonado a su çivdad, luego mobieron
bulliçios y escandalos, y se començavan a rebelar.

El sitio donde Truxillo estaba poblado era algo fastidioso para los
vezinos a cavsa de las aguas y grandes truenos que de hordinario acudian
sobre el, y asi procuraron mudarse deste sitio a otro que les pareçio
mejor, y con liçençia de su Governador y consentimiento de su capitan,
se mudaron y poblaron este pueblo en la cabeçada de vna canpiña o
çabana que estaba rribera del rrio Bocono, en el valle que dixe[242]
llamarse deste nombre, y tanbien Tostos, que parecia ser sitio mas
apazible para la bivienda de los españoles, avnque fuera de comarca para
el servirse de los yndios. Estuvieron en este sitio poblados algunos
dias, hasta que les falto y se avsento de ellos el capitan Diego Garçia,
que los conservaba en paz y amistad; y luego que Diego Garçia se aparto
de ellos y se fue a España a cosas que le convenia, començo a naçer
entre los vezinos domesticas discordias que los deprovaron[243] mucho.
Fue que los que antes tenian sus yndios junto a la primera poblazon y
sitio donde Truxillo fue poblado, començaron a proponer rrazones
trayendo por conpuestos argumentos y cavsas con que davan o querian dar
a entender ser cosa muy neçesaria que el pueblo se mudase desta su
fundaçion a donde primero estaba o por alli çerca; y sobre esto se
levantaron dos bandos y parcialidades que claramente punaba el vno
contra el otro, los vnos por mudarse y los otros porque no se mudasen.

En este ynter fueron quexas del governador Pablos Collado al Avdiençia
de Santo Domingo de poca ynportançia, por las quales façilmente se
movieron los concilianos de aquella Avdiençia a proveer juez que tomase
rresidencia a Pablos Collado, para el qual efecto nonbraron a vn
liçençiado Bernardez, que por sobrenonbre llaman _Ojo de plata_, por
tener en la vna cuenca que le falta vn ojo otro de plata. Este llego a
Benençuela, como he dicho, al tiempo que entre los vezinos de Truxillo
andaba ya muy ençendido el fuego de su enemistad y discordias; y
siendole hecha relaçion por algunos de los que deseaban mudar el pueblo
de donde estava, fue façilmente ynduzido a ello, porque obiese del
alguna nueba memoria, y asi les dio liçençia que mudasen el pueblo a
donde mejor les pareçiese y que lo llamase Trujillo de Medellin, por ser
el y sus padres de Medellin naturales. Los vezinos, vsando desta
comision, llevaron su pueblo con mucho contento de los que lo abian
yntentado y a pesar de los contrarios, a las rriberas del rrio Hitatan,
al contrario de donde solia estar en la primera fundaçion, en vna çabana
que llamaron algunos la çabana de los truenos, por vna gran tempestad
que vna noche, estando aloxado en ella el capitan Maldonado con su gente
hizo, poco mas de vna legua apartado del primer sitio o asiento donde
estubo poblado en Escuque.

Hizieron alli sus casas y su nueba rehedificaçion de Truxillo de
Medellin, donde tanbien permaneçieron muy poco tiempo, porque al cabo de
algunos dias acudieron tigeres al pueblo y gran cantidad de hormigas
caribes que les hazian muy gran daño, por lo qual determinaron de su
avtoridad mudarse de alli a donde lo pagasen todo junto, porque esta
considerada[244] gente, con su barbara ostinaçion, se querian andar a
manera de alarbes o perseguidos gitanos, con sus tiendas a cuestas, de
vna parte a otra, solo por quebrantar y danificar los vnos las opiniones
de los otros, asi los que fueron en que el pueblo no se mudase de las
rriberas de Bocono, su segunda fundaçion, a las rriberas de Mutatas, su
tercera fundaçion, fueron en mudarlo despues al propio rrio de Mutata
abaxo, casi quatro leguas, entre vnas montañas y arcabucos donde los
propios barbaros naturales de aquella provinçia jamas no an abitado por
la maleza de la tierra, y alli estan al presente, donde purgan bien su
liviandad y mudamiento; aunque lo mas lastan[245] los yndios que alli
les van a servir, porque o de enfermedad que les da o de tigeres que los
comen no pueden dexar de morir muy presto, y es tanta la estrechura del
sitio que no tienen donde hazer vn guerto ni soltar a paçer vn caballo
ni donde sustentar algun ganado junto al pueblo para su mantenimiento.
La carne fresca al segundo dia se les corronpe: si vn caballo sueltan
acaeçe no hallallo en vna semana y estar casi dentro en el pueblo por la
espesura de la montaña, y si obiese de deçir todos sus ynconvinientes y
malas propiedades no acabaria tan presto. De este sitio an yntentado
mudarse a otra parte, mas el que es al presente governador, que se dice
don Pedro Ponze de Leon, no les ha querido dar liçençia hasta que
personalmente vea los ynconvenientes que para ello ay; y esto creo que
se hara en su tienpo, por ser hombre tan cargado que le es muy
dificultoso el caminar, porque el Governador, ynformado de las
rrenzillas y pasiones que entre estos vezinos ay, como honbre cuerdo, a
ningunos de ellos quiere dar credito acerca destos negoçios, sino yllo
el a ver por su persona.

Esto es lo que ay que escrevir al presente acerca de la fundaçion de
Truxillo.



CAPITULO VEYNTE

     En el qual se escrive en suma lo suzedido en esta governaçion de
     Venençuela a Lope de Aguirre, traydor, y de su fin y muerte.


Aunque las trayçiones y crueldades que Lope de Aguirre, traydor, famoso
por su yniquisima y abominable severidad, hizo en esta governaçion de
Venençuela, con su fin y muerte, yo las escrivo en vn conpendio
particular que hize de todo lo suçedido en las Indias al governador
Pedro de Orsua, pareçiome rreferir aqui en suma todo lo que este traydor
hizo hasta su muerte y desbarate en Venençuela, por ser cosa que demas
de aver acaeçido en esta governaçion de quien particularmente voy
escriviendo, governaba tanbien la tierra el licençiado Pablos Collado,
de cuyo tienpo y govierno voy tratando.

Paso Lope de Aguirre con sus secaçes de la ysla Margarita, a donde
aporto luego que salio del Marañon a Tierra Firme, al puerto y pueblo de
la Burburata, por el mes de Agosto del año de mil y quinientos y sesenta
y vno; y como en el puerto ni en el pueblo no hallase quien le
rresistiese, apoderose en todo y estuvo çiertos dias domando yeguas y
potros para pasar adelante, y haziendo todos los daños que podia con
sus marañones en los ganados y otras haziendas que los vezinos por alli
tenian, donde estuvo algunos dias, al cabo de los quales determino
entrar la tierra adentro para colar de largo por la Governaçion y pasar
al Nuebo Rreyno de Granada, donde deseaba mucho verse con sus ministros;
y llevando la derrota o bia de la Nueba Balençia, llego a ella algo mal
dispuesto y enfermo, donde no hallando tanpoco, como en la Burburata,
quien le defendiese la entrada ni hiziese rresistençia, se apodero de
ella, y sus soldados començaron a buscar que rrobar y echar a perder, y
no dexaron de hallar algunas cosas, porque como los vezinos deste pueblo
fuesen tarde abisados y entendiesen quan a la puerta tenian el enemigo,
de priesa, con lo que pudieron llevar acuestas, se fueron a guareçer a
los montes o arcabucos, donde de todo punto no tuvieron la seguridad que
pensaban, porque la gente y soldados de Aguirre, esparziendose con su
deshordenada codiçia y costunbre, por muchas partes, a buscar que hurtar
y rrobar, dieron con algunas mugeres de vezinos prinçipales y las
traxeron a poder de su capitan.

A esta sazon ya el governador Pablos Collado, que rresidia en la çiudad
del Tocuyo, tenia notiçia de la llegada y entrada de el amotinado
Aguirre en su Governaçion, y de la derrota que llevaba, que era hazia
donde el estaba. Nonbro luego el Gobernador por[246] su capitan general
a Gutierre de la Peña, que abia sido governador antes del, y por maese
de canpo a Diego Garçia de Paredes, para que juntasen la gente que
pudiesen, y con ella, ya que no fuesen parte para desbaratar a Aguirre,
a lo menos hiziesen alguna ostentaçion, de suerte que no pasase tan
desvengonçadamente como pensaba; y juntamente con esto enbio a pedir
socorro al capitan Pedro Brabo de Molina, que por justiçia mayor asistia
en Merida, çivdad circunvezina a su gobernaçion, del distrito del
Rreyno; y con esto començo Gutierre de la Peña a hazer y juntar alguna
gente de la que en la Governaçion y pueblos al Tocuyo mas allegados
abia.

El traydor Aguirre, todo el tiempo que en la Nueba Valençia estubo,
siempre fue afligido de vna grabe enfermedad que le tuvo suspenso en vna
cama, donde los que despues aca se jatan que eran grandes servidores del
Rrey pudieron[247] muy seguramente atajar sus desinios y hazer çesar sus
crueldades con dalle vna muerte que ya que no fuera qual sus maldades la
mereçian, a lo menos con ella aseguraran sus propias vidas y avn
perpetuaran sus nombres con honrrosa loa, y no solo fueran perdonados de
sus herrores, pero gratificados muy cumplidamente como el ynclito rrey
Don Philipe lo acostunbra hazer. Mas que pedimos a esta obstinada
gente[248] en maldades y en seguir el traydor por gozar de sus tiranias
e libertad, que[249] enfermo como estaba, lo sacaron sobre sus honbros
en vna hamaca, de la propia Valençia, y lo llevaron algunas
jornadas[250] la via y camino de Barquiçimeto y el Tocuyo, a donde
llevaba la proa puesta para de alli pasar al Rreyno? Despues de dexar
destruyda la Nueba Balencia y rrobar quanto en sus comarcas pudieron
aber, açercandose Aguirre a la çivdad de Barquiçimeto, que en la manera
del caminar que llevaban estaba antepuesta a los del Tocuyo, los vezinos
de ella abian sacado sus mugeres y haziendas y puestolas en cobro en
lugares apartados, y ellos se avian juntado en conpañia de Gutierre de
la Peña, con otros muchos soldados que ya se le abian llegado[251].

Aguirre, con el caminar, mejoro de su enfermedad, y caminando a rratos
conçertada y desconçertadamente, llego sin que en el camino rreçibiese
ningun alboroto ni desasosiego, a la çivdad de Barquiçimeto, donde entro
con su gente puesta en ordenança y rrecatadamente, porque yendo
marchando abia visto algunos soldados de los del general Gutierre de la
Peña baxar de vn lugar alto que sobrepujaba el pueblo, al propio pueblo,
y temiose no obiese alguna çelada en el pueblo. Mas los soldados que del
general Peña abian abaxado, como eran pocos y mal armados y avn mal
adereçados, viendo la luçida gente que Aguirre traya y la copia de
arcabuzes, rretiraronse luego a lo alto, donde su General estaba a la
mira con el rresto de la gente. Aguirre, con tan poca rresistençia,
metiose en el pueblo, y para estar mas seguro alojose con su gente en vn
çercado de dos tapias en alto que a vna parte del pueblo estaba, al qual
llamaron el fuerte de Aguirre; y porque las demas casas no le fuesen
ocasion de rreçebir algun daño, por poder la gente del Rrey
encubiertamente llegarsele por alli a hazelle daño, mandolas quemar
todas, y entre ellas la Iglesia. Dende en adelante la gente del Rrey
procurava allegarsele a Aguirre a dalle algunas armas y desasosiegos,
llevando por cabeças y cavdillos en estos casos a los capitanes Diego
Garçia y a Pedro Brabo de Molina.

Y despues de aber estado Aguirre en su fuerte çiertos dias, ofreçiosele
ocasion para salir con toda su gente a lo alto de vna çabana o canpiña
donde el general Gutierre de la Peña estaba alosado con su gente, a
socorrer çiertos soldados suyos que la noche antes avian salido a
asaltar el canpo y gente del Rrey si la hallasen; porque como estos
soldados fuesen con la luz del dia vistos de vna conpañia de gente de a
caballo que con los capitanes Diego Garçia y Brabo los abian salido a
buscar, por aber tenido noticia de su salida, fueron constreñidos los
del traydor a rretirarse, y por el mesmo caso a ser socorridos de su
capitan, y asi mesmo la demas gente que abia quedado en el alojamiento
con el general Gutierre de la Peña y con el governador Pablos Collado,
saliendo a juntarse con el rresto de la gente que andaban fuera, fueron
a vn mesmo tienpo socorridos los vnos y los otros de sus generales.

Aguirre, viendo la bentaja que sus contrarios le tenian en andar todos
a caballo, rrecojiose con su gente a vn pantano o çienega que en aquel
llano se hazia, para que de alli, con su arcabuzeria, el pudiese dañar a
los de a caballo y ellos no a el ni a su gente. Y despues de aber pasado
algunos rrepiquetes de poca ynportançia y aversele pasado o huydo a
Aguirre vno de los suyos, llamado Diego Tirado, a la gente del Rrey, y
aber conoçido en los suyos vna floxedad y tibieza de suerte que no
vsaban de la arcabuzeria como podian, porque con tener a los del Rrey a
tiro de arcabuz no hirieron a ninguno, se rretiro con su gente hazia su
fuerte, y ençerrandose con ella quiso dar la buelta a la mar, asi porque
no le pareçia buen camino el que traya para el Rreyno, como porque
durante el tienpo que en el fuerte y pueblo de Barquiçimeto estubo, tubo
muy gran falta de comidas y mantenimientos, de suerte que fue forçado a
matar algunos de los jumentos que traya tan[252] flacos y llenos de
mataduras, y perros de todas suertes, para que su gente comiese. Y
viendo algunos o los mas de los soldados de Aguirre como su capitan
andaba baçilando y variando con su fortuna, la qual se le yva ya
ynclinando y bolviendo adversa, determinaron desanparalle y dexalle y
pasarse a la parte[253] del general y gente del Rrey; los quales lo
hizieron asi; y por el mesmo temor otros muchos y rrespetados y queridos
del Aguirre, y luego los muy amigos, de suerte que siguiendo casi vnos
tras otros dexaron a su capitan solo con solo vn conpañero llamado
Llamoso[254] que era capitan de la muniçion, pareçiendoles que con vsar
deste termino a que la pura hanbre les forço, eran dinos no solo del
perdon de sus maldades, mas de gratificadoras merçedes que por ello avn
el dia de oy algunos esperan rreçebir y avn juran que les son devidas de
derecho.

Diego Garçia de Paredes, maese de canpo que a esta sazon abia salido con
çierta gente a dar algun alboroto a la gente del Aguirre, como en el
camino topase aquella canalla y de fe doblada e ynçierta, y ellos le
çertificasen que Aguirre quedaba solo, fuese derecho al alojamiento y
fuerte donde el traydor estaba, y hallole que abia acabado de dar de
puñaladas a vna hija suya mestiza que consigo traya; porque como este
malvado fuese de su natural ynclinaçion tan cruel y derramador de sangre
humana, no fue parte el amor paterno para estorvarle e ynpedirle que
dexase de hazer con su propia hija la crueldad que con las demas gentes
vsaba, tomando por maxima para hazer aquella yniquisima maldad, dezir
que mas queria ver muerta su hija con sus manos que no que despues
del[255] muerto fuese, por la maldad de su padre, vituperada e
ynproperada de hija de vn traydor y por ventura dada a todos en comun
vso y desonra.

Diego Garçia de Paredes, no perdiendo la ocasion que presente tenia para
acreçentar su fama, dio luego la muerte Aguirre por mano de dos
soldados arcabuzeros del propio Aguirre, los quales tirandole, por
mandado del maese de canpo Diego Garçia, dos arcabuzazos, le dieron la
muerte, y luego le cortaron la cabeça. Y hecho esto llego el governador
Pablo Collado y el general Gutierre de la Peña y el capitan Brabo, con
toda la demas gente, y alli se apoderaron del despojo de Aguirre y de
las muniçiones y artilleria que alli abia; y el cuerpo de Aguirre,
despues de aber estado hollado vno o dos dias, fue hecho quartos y
puesto por los caminos en palos, y la cabeça llevada, por mandado del
governador Pablos Collado, al Tocuyo, y alli, en memoria deste hecho,
puesta en vna javla en la plaça.

De la gente de Aguirre, avnque abia muchos dinos de muy gran castigo, no
fue castigado ninguno por el Governador, por pareçelle que abian de
gozar de vn perdon general que el les abia dado a todos los que antes de
muerto el traydor se le pasasen. Solo an abido por castigo general y
particular toda esta gente de Aguirre, vna çedula que Su Magestad,
vsando de su natural clemençia, enbio el año de sesenta y dos, fecha en
Madrid, para que los enbiasen a España; pero ninguno va ni yra
perpetuamente, ni su maldad abra ningun castigo, y asi no es de
maravillar sino[256] como cada dia no ay motines en las Indias, pues
este[257] fue y paso sin ningun castigo, con aber sido el mas cruel de
los que en las Indias se an hecho, como se podra ver, segun e dicho,
largamente escrito en la parte alegada al prinçipio deste capitulo.

Y fue muerto y desbaratado este traydor en la çivdad de Barquiçimeto,
por el Governador y Capitanes dichos, a veynte y siete de Otubre de mil
y quinientos y sesenta y vn años, vispera de los bienaventurados San
Simon y Judas.

En este mismo tienpo fue muerto en esta Governaçion Juan Rrodriguez
Xuarez, natural de Merida en España, que fue el primer fundador de
Merida del Nuebo Reyno. Este Juan Rodriguez era vn honbre a quien los
yndios temian mucho por ser ynhumano con ellos: mataronle yndios caracas
saliendo de aquella provinçia a servir al Rrey contra el traydor
Aguirre. Dizese que fueron autores de la muerte los Faxardos, mestizos
que fueron primero pobladores de aquellas provinçias y pueblos que en
ellos se poblaron de españoles, a quien los yndios respetaban mucho por
contenplaçion de su señora, yndia prinçipal y madre de los Faxardos,
como en otra parte queda tocado; y estos, por envidia y avn temor que a
Juan Rodriguez tubieron, hizieron a los yndios que se congregasen y
saliesen al camino y lo matasen, como lo hizieron a el y a otros quatro
españoles que con el yvan, lo qual tambien tengo tocado algo mas largo
en la poblazon y suçesos de la çivdad de Merida, que este capitan
poblo.



CAPITULO VEYNTE Y VNO

     En el qual se escriven las muertes de los capitanes Luys de Narvaez
     y Garçia de Paredes, y la dispusiçion de Caracas.


Aunque atras queda apuntado en suma como por el Avdiençia de Santo
Domingo fue proveydo el liçençiado Bernardez para que tomase rresidencia
al liçençiado Pablo Collado, no a llegado su tanda hasta agora, por aber
en los capitulos pasados tratado particularmente de Pablo Collado, y lo
que alli toque de Bernardez fue para que el suçeso de las cosas de la
çivdad de Truxillo no fuese rrepartido en muchas partes, y por eso va
alli rreferido los nonbres de otros governadores.

Viniendo, pues, al proposito de nuestra Historia, despues de la muerte y
desbarate del traydor Aguirre, llego el liçençiado Bernardez a la
governaçion de Venençuela con sus provisiones de juez de rresidençia,
para que si hallase culpado en algo al governador Pablo Collado se
quedase el en el govierno de la tierra, y lo enbiase con su rresidençia
a España; y como todas las comisiones se den desta suerte, yo soy çierto
que al que da la rresidençia no le falten culpas, ni al que se la toma
diligençia para buscarselas y aponerselas[258].

Tomada la rresidencia a Pablo Collado fue enbiado a España, y el
liçençiado Bernardez se quedo por governador, el qual como en su tienpo
fuesen los pueblos que de españoles abia poblados en Caracas, puestos en
grande afliçion y trabaxo por los naturales de aquella provincia, fue
neçesitado a socorrellos, porque no se despoblasen; y avnque su deseo
fue bueno, la obra que hizo no solo fue de ningun efeçto, pero
perjudiçial, porque como para faboreçer aquellos trabaxados pueblos
nonbrase por capitan a vn Luys de Narvaez, natural de Antequera, este
hizo y junto çierta gente, que serian hasta sesenta honbres, para yr a
socorrer y rreformar los pueblos dichos; y como sin ningun horden ni
conçierto entrasen por las tierras de guerra donde los yndios eran
belicosos y briosos, caminando sin llevar a punto de pelear sus soldados
y las armas puestas a pique[259], porque los arcabuzes y otras
muniçiones que abian de yr en las manos y honbros de la gente que las
abia de mandar las llevaban liadas y atadas sobre las bestias de carga,
fue asaltada y acometida por los yndios su gente por diversas partes,
que yva muy esparzida, y como para rresistir a tan arrepentino
acometimiento no tuviesen ni les fuese dado lugar a desliar las cargas
para sacar las armas, y los mas de los soldados fuesen bisoños, que
comunmente llaman chapetones, y estos perdiesen el animo de solo ver el
alboroto y alarido de los yndios, antes que les hiziesen notable daño,
se dieron a huyr vergonçosamente, sin bastarlos a detener las
persuasiones y bozes de su capitan, que ençima de vn caballo andaba
haziendo la rresistencia que podia en los yndios, al qual hirieron de
diversos flechazos, de que murio alli propio; y como los yndios viesen
la pusilanimidad de los soldados, y quan çiega y temerariamente huyan
divididos, cada vno por su parte, seguianlos con animo y coraje, y como
los yvan alcançando, los yvan matando, que de todos no escaparon sino
dos o tres, que por ser buenas lenguas y buenos peones, y saber bien la
tierra, con gran trabaxo fueron a salir a vno de los pueblos que en la
propia provinçia estaba poblado, y otro portuges, que por su buena
fe[260] y brio salio a las partes de Barquicimeto, el qual, como viese
que los yndios que le yvan ya alcançando y que no podia escapar de sus
manos, se bolvio a ellos diziendoles en su propia lengua portugesa, como
si los yndios la entendieran y fueran espertos en ella, que no le
matasen, trayendoles a la memoria la muerte y llagas de nuestro
rredentor Jesucristo (termino de que vsan mucho en sus afliçiones), y
quel no habia venido a hazelles ningun daño, sino a ser su conpañero y
hermano, y otras rrazones para ynçitar los yndios a misericordia,
virtud entre ellos nunca vsada ni hallada. Y como aquellos barbaros no
curasen de lo quel portuges les decia, antes se allegasen a el con sus
macanas para herille y matarle, e[261] ya le obiesen alcançado vn golpe
con ellas, fue yndinado nuestro portuges contra los yndios, y echando
mano a vna espada que traya, començo a defenderse y avn herir en ellos,
de suerte que matando a tres o quatro de los que mas le perseguian,
fueron los demas forçados e ynduzidos a temor de la furia de aquel
honbre que con tanto valor y vigor de animo peleaba con ellos, el qual,
escapando de sus manos salio, como he dicho, a tierra de paz.

De toda la demas gente española e yndios e yndias, que era gran cantidad
la que llevaban para su serviçio, no escapo ninguno, mas[262] todos
fueron alli miserablemente muertos, y todo su bagaje y carruaje tomado
de[263] los yndios.

Los moradores de los pueblos de Caracas, sabida la vitoria que los
yndios abian abido, temieron grandemente su perdiçion, porque con la
victoria abida los yndios se empeçaban a juntar para yr a dar sobre
ellos, lo qual, como fue entendido y sabido por los españoles,
rretiraronse del pueblo de San Françisco, donde estaban, que asi se
dezia el que estaba poblado la tierra adentro, y rrecogieronse al pueblo
que en la costa de la mar de aquella provinçia abia poblado, en donde
asi mesmo temieron la fuga y junta de los yndios, y enbarcandose por la
mar se salieron de la tierra y se fueron a la Burburata y a la
Margarita[264].

Dende a poco tienpo aporto a este puerto y pueblo de Caracas el capitan
Diego Garçia de Paredes, que despues de aber muerto al traydor Aguirre
se fue a España, donde Su Magestad le hizo merçed de dalle la
governaçion de Popayan en gratificaçion de sus serviçios, para que fuese
governador de ella. Y como en aquella costa obiese algunos yndios muy
ladinos en la lengua española que conocian al Diego Garcia, el qual
creyo que la tierra estaba poblada de españoles y que en ella estaba el
capitan Luys de Narvaez, que era amigo suyo, de cuya muerte el no avia
sabido mas de como abia salido del Tocuyo para aquellas provinçias, fue
façilmente engañado por los yndios, los quales le dixeron que bien podia
saltar en tierra a descansar, en el ynter que ellos embiaban la tierra
adentro a hazer saber a Narvaez como el estaba alli. Y como el Diego
Garcia llanamente creyese lo que los yndios le dezian, salto en tierra
con algunos caballeros amigos suyos, para el efecto dicho. Los yndios,
para poder mejor efetuar su maldad, apartaronlos de la mar a dalles de
almorzar en vnos buhios do ellos abitaban, algo apartados del agua, y
como ya estuviese entre ellos tratada la horden del acometer y dar la
muerte a Diego Garçia y a los que con el estavan, y todos ocultamente
estuviesen con las armas en las manos, al tienpo que Diego Garçia y sus
conpañeros se pusieron a comer fueron de rrepente çercados de un grande
escuadron de yndios y enpeçados a flechar y a ser heridos, los quales
aprovechandose de las armas que consigo tenian començaron a yrse
rretirando hazia la mar y hiriendo en los yndios, los quales, como eran
muchos, sobrepujaban en fuerças a los briosos animos que estos
caballeros tenian, y asi los mataron a todos, que no escapo sino solo vn
marinero que con otros dos que con el batel avian quedado a la lengua
del agua, se fue huyendo del navio, con tales heridas que luego dellas
murio.

Deste Diego Garçia se dize que pudiera muy bien guareçer su persona y
escapar con la vida, pero porque no dixesen que huyendo vergonçosamente
abia dexado y puesto a sus compañeros en las manos de sus enemigos,
murio peleando como vn valiente capitan, donde antes que los yndios
acabasen de dar fin a sus dias, abia muerto y herido muchos de ellos,
con que antes que muriese tenia ya hecho a su anima el vengatibo
sacrifiçio que a manera de los gentiles acostumbran algunos florentinos
hazer a las animas de sus devdos muertos con las vidas de los que fueron
en matallos, procurandolos aber por qualquier preçio de dineros(A).



NOTAS AL CAPÍTULO XXI


(A) La misma versión que el Padre Aguado da Oviedo y Baños acerca de la
muerte de García de Paredes; pero Castellanos atribuye la desgracia al
deseo que tenía el citado capitán de ver á una Catalina de Miranda.

Sea como fuere, su muerte constituyó una verdadera desgracia, porque
Diego García de Paredes era uno de los capitanes más arrojados y más
entendidos que había en Indias. De él dice con razón Oviedo y Baños que
sus hazañas en las Indias siempre lo acreditaron por grande, pues se
preció en todas ocasiones de tan hijo en el valor como en la sangre de
aquel célebre español de su propio nombre cuyos arrestos fueron asombro
de Italia.



CAPITULO VEYNTE Y DOS

     En el qual se escrive el segundo govierno que en esta governaçion
     tuvo el liçençiado Bernardez, y como en su lugar suçedio Don Pedro
     Ponçe de Leon, en cuyo tiempo fueron rrehedificados y poblados los
     pueblos de Caracas.


Llegado al Rreal Consejo de Indias[266] el liçençiado Pablo Collado, los
señores de aquel Consejo proveyeron por governador de Benençuela a vn
caballero llamado Mançanedo, honbre ya mayor y que mas estaba para
descansar que para trabajar. Este bino a Venençuela, y tomando
rresidençia al liçençiado Bernardez lo enbio a Santo Domingo, y el se
quedo en su governaçion, donde por aber governado poco tienpo ay poco
que contar del, porque dende[267] a pocos dias le dio vna enfermedad de
que murio, aconpañando a esto la vejez, que fue mas çierta cavsa de su
muerte(A).

Governose la provinçia por ynterregnun a cada pueblo administrandola sus
alcaldes o consules, hasta que el Avdiencia de Santo Domingo tubo nueba
desta vacaçion y torno a proveer por governador al mismo liçençiado
Bernardez, que antes lo abia sido, el qual, despues de aber buelto a su
governaçion de Venençuela, quiso poblar y paçificar las provinçias de
Caracas por su persona y rreedificar aquellos pueblos que de antes, en
su tienpo, se abian despoblado, y poblar otros de nuebo, para el qual
efecto junto mas de cien honbres, avnque no todos para gerra, e por no
ser esperto ni esperimentado en las cosas de gerra, nonbro por su
general a Gutierre de la Peña, a quien Su Magestad, en gratificaçion de
lo que le sirvio contra el traydor de Lope de Aguirre, abia dada ya
titulo de mariscal con otras no se que preheminençias. Y partiendose
para las provinçias de Caracas, como los yndios andaban vitoriosos,
luego que sintieron que españoles entraban por su tierra, tomaron las
armas y muy atrevida y desvergonçadamente salieron al camino a
rresistilles; y como el General quisiese vsar con aquellos barbaros del
rrigor neçesario para ahuyentallos y hazelles cobrar miedo, erale
ynpedido y estorvado por el Gobernador, el qual no queria sino que
primero se les hiziesen algunos rrequerimientos y otros preanbulos de
poco momento para con aquellos barbaros, que en ninguna cosa se
goviernan por rrazon ni justiçia, ni entiendo que aya otra justificaçion
mas de la que con el rrigor de las armas se puede aber, y ponerse a
hazerles rrequerimientos, que esto que ellos[268] jamas lo entienden,
es, como suelen deçir, gastar palabras al ayre, y lo mas açertado es,
quando de hecho vn juez o capitan quiere entremeterse en lo que no
puede, tocante a hazer castigo en los yndios, es encargalles la
moderaçion en los eçesos, porque avnque diga que se hagan
rrequerimientos y que fueron rrebeldes los yndios y no quisieron
obedeçer ni entender lo que de parte de Su Magestad les dezian y
notificaban para justificaçion de los que los hazen, mal se les puede
atribuyr a los yndios aber yncurrido en estos crimenes, pues ni ellos,
como he dicho, entienden lo que son rrequerimientos ni para que efeto se
les hazen; solamente entienden el daño que ven presente, y ese procuran
rresistir con las armas. Y desgustado desto el general o mariscal
Gutierre de la Peña, acordo de dexar al Governador con su gente y
bolverse al Tocuyo.

Los soldados, viendo la mala horden que el Governador llevaba en aquella
gerra y que se ponian en evidente peligro de ser todos muertos,
començaron a seguirle con tibieza y a cunplir de mala gana sus
mandamientos, a fin de que se enfadase de ser çapitan y se bolviese a
ser governador, el qual lo hizo asi, que saliendose de la provinçia de
Caracas donde ya abia enpeçado a entrar, con la gente que abia llevado,
se bolvio a Barquiçimeto y al Tocuyo, donde rresidio hasta quel Consejo
Rreal de Indias, sabida la muerte del governador Mançanedo, proveyeron
en su lugar a Don Pedro Ponçe de Leon; el qual, venido a Benençuela,
tomo rresidençia al liçençiado Bernardez y enbiolo a España, y luego
procuro que las provinçias de Caracas se paçificasen y poblasen, por
estar ya tan desbergonçados aquellos yndios que salian a rrobar y a
saltear a los yndios domesticos que servian a los españoles, al qual
efeto enbio al capitan Diego de Losada con casi doçientos honbres, el
qual, a la entrada de la provinçia y conquista de ella bertio muy poca
sangre o ninguna de yndios, y luego poblo o rrehedifico los pueblos que
de antes estaban poblados, y al vno llamo Santiago de Leon, por rrespeto
del governador, que se deçia Don Pedro Ponçe de Leon, y al otro Nuestra
Señora de los Rremedios, y rrepartio la tierra entre algunos de los que
con el fueron(B).

En tienpo deste Governador, dia de Nuestra Señora de Septiembre, año de
sesenta y siete, çiertos nabios de françeses y escorçeses[269], que
andaban hechos cosarios en la costa de Venençuela, entraron en la çiudad
de Coro y la saquearon y rrobaron quanto en ella abia, porque tomando
descuydados a los vezinos del pueblo, solamente les dieron lugar a
algunos para que con sus mugeres se escapasen de sus manos, avnque no
dexaron de prender alguna parte de ellos. En la Iglesia y tenplo de la
civdad[270], hizieron el daño que pudieron, porque la parte de los
escorçeses eran luteranos, y asi todo aquello que hallavan catolico y
contrario de su seta lo echavan a perder, asi en libros como en
ymagenes. Estaban en esta sazon en esta çivdad de Coro el obispo de
Venençuela, Don fray Pedro de Agreda y el Governador, los quales asi
mesmo se escaparon por pies, avnque agenos. Desearon estos salteadores
aber a las manos estas dos personas costituydas en dinidad, mas para
vengarse de ellos que para aber sus rriquezas, y finalmente quisieron
quemar y asolar el pueblo y matar y llevarse consigo a los que alli
cavtibaron si no les davan por ello çierta cantidad de oro que pedian; y
al fin se obieron de conçertar y dieronles dos o tres mil pesos por el
rresgate de la gente y pueblo, demas, y allende del oro y otras muchas
joyas y rropas que rrobaron en el saco; y con esto se fueron aquellos
malvados cosarios, dexando tan arruynada la tierra quanto no podran
rrestavrar en mucho tienpo los vezinos que alli bivieren. El Obispo y el
Governador, pasada esta calamidad, se metieron la tierra adentro, para
bivir mas seguros.

Esto es lo que e podido rrecupilar de la provinçia de Venençuela hasta
este tienpo.

Otra çivdad ay poblada en esta Gorvernaçion, que esta doze leguas de
Burburata la tierra adentro, llamada la Nueba Balençia: no he hecho aqui
particular mençion de ella, como de las demas, por no aber abido
rrelaçion de ello(C).



NOTAS AL CAPÍTULO XXII


(A) D. Alonso de Manzanedo era hombre de bastante edad y de salud
quebrantada, por lo cual la mudanza de clima y los cuidados del
gobierno, aumentando sus achaques, le postraron bien pronto en la cama,
muriendo por Febrero de 1564, no de 1574, como por error material, sin
duda, dice Oviedo y Baños.

(B) No se conserva el acta de la fundación de la ciudad de _Santiago de
León de Caracas_, pero la opinión que parece más exacta es la de que el
trazo de la ciudad se hizo el 25 de Julio de 1567.

Losada señaló sitio para la iglesia, repartió solares á los vecinos y
nombró regidores á Lope de Benavides, Bartolomé de Almas, Martín
Fernández de Antequera y Sancho del Villar, y éstos, reunidos en
Cabildo, eligieron por primeros alcaldes á Gonzalo de Osorio, sobrino de
Losada, y á Francisco Infante.

La población, fundada en un hermoso valle, tan fértil como alegre, fué
creciendo poco á poco. En 1568 tenía unos 50 ó 60 vecinos; en 1593
llegaban á 400, con unos dos mil habitantes, y en tiempo del historiador
Oviedo (1723) habitaban la población de Caracas (sin contar la
innumerable gente del servicio) mil vecinos españoles y «entre ellos dos
títulos de Castilla que la ilustraban, y otros muchos caballeros de
conocidas prosapias».

Para más detalles vean la obra del P. Froilán de Rionegro, _El fundador
de Caracas Don Diego de Losada_, Caracas, 1914.

(C) _Nueva Valencia del Rey_ fué fundada en 1555 por Alonso Díaz Moreno,
á poco más de media legua de la famosa laguna de Tacarigua; pero el
primer auto de fundación lo dió Juan de Villegas, ante el escribano
público Francisco de San Juan, el 24 de Diciembre de 1547.

«Quienes deseen--escribe fray Froilán de Rionegro--gozar de un delicioso
panorama en Nueva Valencia del Rey, suban al cerro del Calvario al
declinar el sol, y podrán admirar el espléndido paisaje que forma la
Laguna, los montes y llanura; de paso visitar el pequeño monumento
dedicado por los descendientes españoles en honor de la Madre de
Dios.»



LIBRO QUARTO

     EN EL LIBRO QUARTO SE TRATA DEL PRIMER DESCUBRIMIENTO DE LA YSLA DE
     LA TRINIDAD, Y DE QUIEN LA DESCUBRIO, Y COMO LE FUE DADA POR
     GOVERNAÇION A ANTONIO SEDEÑO, CON TODO LO QUE EN ELLA LE SUÇEDIO, Y
     COMO EL EMPERADOR DON CARLOS DIO A DON DIEGO DE ORDAS VNA
     GOVERNAÇION EN EL RRIO MARAÑON, Y COMO DESPUES DE ABER PASADO
     MUCHOS TRABAXOS FUE PRESO POR PEDRO ORTIZ DE MATIENÇO, DESPUES DE
     LO QUAL FUE MUERTO ORDAS CON PONÇOÑA YENDO A ESPAÑA. ASI MESMO SE
     TRATA COMO SEDEÑO PRENDIO A ALONSO DE HERRERA Y A TODA LA GENTE QUE
     CON EL ESTABA EN PARIA.



CAPITULO PRIMERO

     Que trata de quien descubrio la ysla de la Trinidad y como se la
     proveyeron a Antonio Sedeño por governaçion, y como hizo gente en
     Puerto Rrico y se fue alla con dos nabios y con setenta honbres.


La ysla de la Trinidad, cercana a Tierra Firme, en el golfo y costa de
Uriaparia[271], fue descubierta por el esclarecido varon Don Cristoval
Colon en el primer descubrimiento de Tierra Firme, en el año de mil y
quatroçientos y noventa y siete; y porque el quererse poblar y
conquistar esta ysla por Antonio Sedeño fue origen de algunas gerras y
disensiones que entre españoles suçedieron, asi en la misma ysla como
en la Tierra Firme y punta de Uriaparia, se hace aqui particular mençion
de ella.

Fue, pues, el caso que estando Antonio Sedeño en la ysla de San Juan de
Puerto Rrico por contador de la Hazienda rreal, bibiendo prosperamente
con lo que Dios alli le abia dado, no contentandose con su mediano
estado y pasadia, quiriendo enprender cosas arduas para dexar alguna
particular memoria y acreçentando la de su noble linaje, mediante el
fabor que en Corte del Enperador tenia, yntento que se le diese la ysla
de la Trinidad por governaçion y adelantamiento para poblalla y
paçificalla. Su Magestad, deseando que los naturales de aquella ysla
viniesen en conocimiento de Dios nuestro Señor y entrasen en el gremio
de la Iglesia, dio la ysla por governaçion a Antonio Sedeño y lo hizo
Adelantado de ella. Los soliçitadores de Sedeño sacaron sus provisiones
y con toda brevedad se las enbiaron a Puerto Rrico, donde, como se a
dicho, rresidia. Rreçebidas por Antonio Sedeño, yendo con aquella ponpa
y titulo de Adelantado de la Trinidad, procuro luego poner en exeençion
su jornada, y puniendo toda diligençia en adereçar nabios y juntar gente
y hazer todos los pertrechos y adereços de guerra que eran neçesarios,
puso a punto dos carabelas, y juntando en ellas setenta honbres que abia
abido en aquella ysla, se partio para su provinçia y adelantamiento, con
vana esperança de verse[272] muy rrico y poderoso en breve tienpo.

Por el año de mil y quinientos y treynta llego a la ysla de la Trinidad,
y surgio con sus nabios hazia la parte de Tierra Firme, que es al medio
dia, por parecelle lugar mas acomodado asi por el abrigo que la mar
tiene y para que los vientos no lo alborotasen con la sobervia que en
otras partes, como por ser la ysla por aquella parte mas apazible y
mejor poblada y mas abundante de mantenimientos, y tanbien porque la
trabesia que por aquella parte abia de la ysla de la Trinidad a Tierra
Firme era muy poca, y si los yndios de la ysla les pusiesen en algun
aprieto, podrian con mas façilidad y brevedad y con pequeños barcos
pasarse a Paria; y segun lo afirman algunos, lo miro discretamente
Sedeño, porque conforme a lo que despues les suçedio, a no hallarse tan
cerca de Tierra Firme le danificaran los yndios y naturales de aquella
ysla mucho mas de lo que le danificaron.

Surtos los nabios, los yndios no se alborotaron mucho, porque como antes
abian bisto pasar por alli a Colon[273], y despues a otros, sin hazer
asiento ni escala en su tierra, creyeron que lo mismo abia de ser o
hazer Sedeño y los que con el yvan, los quales luego echando sus bateles
fuera, echaron de la gente que mas dispuesta y mejor armada trayan,
saltaron en tierra y con ellos salto su capitan Antoño Sedeño, llevando
consigo algunas cosas de rresgate, para con ello aplazer a los yndios y
contentallos.



CAPITULO SEGUNDO

     De como Sedeño, saltando en tierra de la ysla de la Trinidad, hizo
     vn palenque o fuerte de maderos, y las cavsas que a ello le
     movieron, y como los yndios se confederaron con Sedeño.


Saltando Antonio Sedeño, adelantado, en tierra de la Trinidad, los
yndios lo esperaron, los quales, como son amigos de novedades y Sedeño
abia sacado algunas cosas de España que dalles, mostraronse muy amigos,
especialmente vn prinçipal o señor llamado Chacomar, que alli junto
tenia su poblazon, el qual tenia gerras con los demas señores de la
ysla, y por tener ayuda y fabor para contra sus adversarios, se
confedero con los españoles con mas brevedad de la que los demas yndios
lo hizieron. Y aviendo rrepartido entre ellos cuentas marcandetas[274] y
abalorios y otras niñerias desta suerte, pareçiendoles aquellos barbaros
quel prinçipal fin de los españoles era venilles a dar aquellos
rrescates, dieron muchas mas muestras de alegria, y avnque no abia
ynterprete o lengua que los entendiesen, por señas daban a entender que
se holgavan mucho de que Sedeño y sus soldados y gente hiziesen asiento
alli.

Con esta manera de seguridad echo Sedeño toda su gente en tierra, no
desanparando los nabios por tener propincuo el rremedio si alguna
neçesidad le costriñese a buscallo; y en la mejor parte que le pareçio,
conjunta a la marina, asento su rreal, con proposito de con la brevedad
que pudiese entrar la tierra adentro a ber la ysla y naturales y
poblazones della.

Los yndios que mas çercanos estaban no dexaban de venir de hordinario a
ber a los españoles y caballos y perros y otras cosas que llevaban, para
ellos de grande admiraçion por no abellas visto ni oydo, y trayan y
proveyan de algunas comidas de la tierra a los españoles para su
sustento. Tanbien ocurrian otras muchas gentes de otras partes de la
ysla a ber los españoles con la fama que les yva de la nueba gente que
en su tierra abia entrado, avnque hasta entonçes no abian rreçebido
ninguna mala obra de sus nuebos guespedes.

Pasados algunos dias, viendo Antonio Sedeño la mucha cantidad de
naturales que le venian a bisitar, y que asi por la notiçia que de ellos
antes tenia como por el trato y aspeto de sus personas pareçian ser
belicosos, no tubo por seguro obstalaje[275] el suyo, por ser los
españoles pocos y algo visoños para el vso de la gerra de yndios; y con
este temor procuro, antes que la fortuna yntentase de darle algun
rrecuentro, de rrepararse lo mejor que pudiese, y con dadivas que dio a
los yndios que le venian a ber, y con ayuda del prinçipal, su amigo y
vezino Chacomar, hordeno y puso por obra de hazer vn çercado de maderos
gruesos muy juntos, que comunmente llaman palenque, para que estando
rrecojido alli con su gente, los yndios no fuesen parte para ofendelle
tan a su salvo como lo pudieran hazer sin este abrigo, y asi luego puso
por obra lo que tenia pensado y comunicado con sus soldados y capitanes;
y trabajando y puniendo la mano todos en ello, acabaron el palenque o
cercado en pocos dias, dentro del qual[276] con los mismos naturales y a
fuerça de dadivas que les daban, hizieron algunas casas de paja para su
abitaçion y morada, con lo qual[277] les pareçio, asi al capitan como a
los soldados, que seria parte para rresistir qualquier numero de yndios
que les viniesen a ofender, y avn de alli salir a rrecorrer la tierra y
pueblos comarcanos, para proveerse de lo que mas la neçesidad los
costriñese a buscar para su sustento.

Tuvieron muy grande alegria y contento asi el Governador como sus
soldados de verse mejorados en la tierra con la esta manera de fuerça, y
çierto tenian rrazon, porque segun los yndios de aquella ysla de su
propio natural son yndomitos y belicosos y amigos de efetuar qualquier
mal proposito que les ocurra[278] y las muchas y muy peligrosas armas
que tienen, si los nuestros no se anticiparan proveyendose con esta
manera de rreparo, sin duda en breve tienpo no quedara ninguno y fuera
ymposible escapar.



CAPITULO TERÇERO

     Como los yndios de la Trinidad se alçaron y rrebelaron y vinieron
     diversas vezes a dar en el rreal de los españoles.


Pasados algunos dias, como los yndios son amigos de que hordinariamente
les den y contribuyan, y a Antoño Sedeño se le abian acabado los
rrescates y dadivas con que los solia contentar, constreñido de la
neçesidad persuadia a los yndios a que le proveyesen de lo neçesario
para comer, conforme a los mantenimientos que los mismos yndios vsan y
crian, los quales, viendo que por lo que se les pedia no les abian de
dar ni pagar cosa alguna, acordaron alçarse y evitar y apartar el trato
y conversaçion que con los españoles tenian, y avn poner y hazer todo su
posible por desarraygarlos y echarlos de la tierra.

Los soldados, a quien la falta de la comida oprimia a que se desmandasen
a buscalla y tomalla como pudiesen, dieronse a hazer algunas salidas de
su fuerte y palenque e yr a los pueblos mas çercanos a proveerse de los
mantenimientos necesarios, el qual era algun mayz, yuca y patata y otras
ynvsitadas comidas para ellos. Desta suerte, y viendo los naturales que
ya sus guespedes los españoles se desmandavan a tomarles[279] las
comidas sin su voluntad y liçençia, començaron a tratar entre si de dar
horden como matallos o echallos de la tierra; y comunicandolo entre
todos los ysleños o naturales, que era harto numero de gente, lo
aprovaron por cosa açertada y conveniente[280], y con esta determinaçion
se previnieron luego de armas y de hazer muy fina y buena yerba, y todos
los pertrechos y adereços de guerra de que ellos suelen vsar, que no son
tan sinples ni senzillos como algunos an afirmado; porque la yerva de
que vsan tiene tal fuerça y vigor que, sin dar mortal herida con ella,
mas de rrasguñar el cuero de suerte que pueda tocar en sangre o que la
sangre toque en la yerva, no ay rremedio con que façilmente pueda
escapar, si no es que Dios, por su misericordia, los quiera librar, o
porque en este tienpo no se tenia casi esperiençia para atajar la furia
de la yerva, como en algunas partes despues aca se a hallado, segun en
algunos lugares desta mi Istoria lo escrivo; y con este genero de armas
mueren los heridos rrabiando y haziendose pedaços sus propias carnes.

Con esta perversa determinaçion procuraban los yndios venir a donde
estaban[281] los españoles a amedrentallos y alborotallos y a hazelles
el daño que pudiesen, hasta matallos o echallos de la tierra; y asi los
tenian todos los mas dias çercados, non sintiendo[282] que saliesen a
buscar comidas a la tierra adentro.

Los españoles, avnque eran pocos en numero para tanta multitud de yndios
como sobre ellos venian, vsando de los ynvençibles animos de que suelen
vsar, salian lo mejor armados que podian, y con los caballos que tenian,
y dando en los enemigos, los ahuyentaban y echavan de si, haziendoles
subir a los altos collados y sierras, donde por sus asperezas no podian
los caballos subir ni llegar; y vnas vezes danificando a los yndios, y
otras vezes los yndios a ellos, se sustentaron muchos dias dentro de
aquel fuerte, sin el qual rreparo en breve tienpo los naturales, por el
gran numero que de ellos se juntaba para las rrefriegas y çercos que a
los españoles hazian, los desbarataran y mataran; y con todo esto, en
las rrefriegas que los vnos con los otros tuvieron le mataron al
governador Antono Sedeño la mayor parte de sus soldados, no tanto con
las crueles heridas que les davan, quanto con la pestifera yerva que les
tocaban, y asi bivia con gran confusion de ver que su gente cada dia
eran menos y se disminuya con la gerra que los yndios le hazian sin
çesar; y porque no fuese sentido el daño que en los españoles los
yndomitos y pesimos naturales hazian, con aquel genero de armas,
procuraba Antonio Sedeño que los que mataban fuesen enterrados lo mas
ocultamente que ser pudiese, y no fuese sentido el daño que se les
hazia; con la qual yndustria desecharon de sobre si el continuo çerco
que los yndios les tenian puesto, los quales, creyendo que con sus armas
no hazian daño ninguno a los cristianos, y cansados y avn lastimados de
la guerra que muchos dias abian tenido, dexaron a los atribulados
españoles, y con proposito de rreformarse y juntar mas gente para
proseguir adelante, a[283] ber si podian acabar sus perversos vezinos se
rretiraron la tierra adentro.



CAPITULO QUARTO

     De vna guaçabara que dieron los[284] a Antonio Sedeño, donde
     acaeçio vn notable hecho de vna muger española.


No muchos dias despues subçedio que un yndio de los de aquella ysla, o
ynportunado de sus mayores, o el[285] por mostrarse mas atrevido que los
demas, baxo de la sierra a espiar y a ver si podia rreconoçer los
españoles que abia y lo que hazian, el qual, temerariamente, se metio en
medio del dia dentro del çercado o palenque; y como la gente estuviese
rreposando la siesta, no bio honbre ni persona alguna de quien pudiese
tener miedo, mas de vna muger española que con su marido avia venido en
conpañia del Governador, la qual estaba asentada a la puerta de su casa
o aposento labrando. El yndio se fue derecho a ella, y puniendosele
delante començo a jugar con ella o rretocalla y quitalle la labor de las
manos, la qual, viendo la atrevida desverguença de aquel barbaro, se
levanto, y tomando vn palo que çerca de si hallo, sin llamar avxilio de
su marido ni de otra persona alguna, dio tras del yndio y lo ahuyento y
hizo yr mas que de paso. El barbaro se salio sin rreçebir otro daño mas
del que esta muger le pudo hazer, que seria bien poco, y se fue y bolvio
por el camino por do abia abaxado, dando notiçia a sus mayores y
conpañeros de la poca rresistençia que abia hallado, y de la poca gente
que abia bisto, y animandolos a que se juntasen y diesen sobre los
españoles.

Con las nuebas que este yndio les dio y persuasion que les hizo, se
junto gran numero de gente, y al cabo de deçiseys dias vinieron por la
horden que acostumbraban, de noche, a çercar a los españoles en el
fuerte donde estaban, para ver si cojiendolos descuydadamente podian dar
fin a sus dias. Las velas que los españoles tenian puestas, sintiendo la
gente que a su fuerte se allegaba, dieron al arma. Los españoles se
levantaron con la presteza que la brevedad del negoçio rrequeria, y
armando esos pocos caballos que tenian, avnque la noche hazia algo
escura, salieron por no mostrarse covardes a enquentro a sus contrarios
y començaron a escaramuçar con ellos, y los yndios a defenderse de los
españoles.

El yndio que los dias antes abia benido a espiar, o afrentado y corrido
del daño que la muger española le abia hecho, o por buena voluntad que
le devio de cobrar, tomo a otros cinco conpañeros, y apartandose de la
demas gente de su esquadron, que por ser escuro no lo echaron de ver,
fueron por vna puerta falsa que el palenque tenia hazia la parte de la
mar, y hallandola abierta y sin ninguna rresistençia, se entraron dentro
y se fueron derechos a la casa y buhio donde abia sucedido al yndio los
rrequiebros con la muger española, la qual sintiendo el estruendo que
los yndios trayan y considerando el daño que podria ser o sobrevenille,
la qual es de creer que andando su marido y los demas españoles en la
pelea que andaban no estaria durmiendo, tomo vna espada que en su
aposento estaba y puniendose a los pechos el almohada de su cama, para
la defensa de las flechas, se llego a la puerta de la casa o buhio donde
bivia, y con animo mas varonil que de muger, defendio valerosamente a
aquellos iniques[286] barbaros que no le entrasen dentro, hiriendoles
con el espada tan diestra y animosamente que, avnque estuvieron alli mas
de tres oras haziendo todo su posible por ganar la puerta y entrar
dentro, jamas lo pudieron hazer, con sola la rresistençia que aquella
buena muger les hazia, avnque los barbaros procuraron ofendella con
mucha cantidad de flechas que le tiraron, las quales fue Dios servido
que hazian el golpe en la almohadilla que por rrodela o antepecho tenia,
y ansi nunca rreçibio ningun daño.

Estando en este aprieto, vn soldado de los que en la pelea o guaçaraba
de los yndios andaba con los demas españoles, rrecibio un flechazo
peligrosisimo, el qual con el estraño dolor y tormento que de la yerva
que la flecha tenia rrecibio, se rretiro a su fuerte tan fuera de tino,
que ni sabia ni veya por do venia, y con esta turbaçion y alteraçion
privado de su natural juyzio y sentidos, paso çerca de donde la española
estaba defendiendo su casa y persona de aquellos yndios, la qual, no
sabiendo ni creyendo la turbaçion y peligrosa herida que aquel español
llevaba, le començo a llamar, ymportunandole y rrogandole que la
faboreciese; pero como ni el sabia adonde yva ni quien le llamaba, por
el gran tormento de la yerba, se metio en vna concabidad que entre el
palenque y buhio donde la muger estaba abia, y arrimandose a los palos
del çercado murio tan miserablemente que sin caer en el suelo se quedo
arrimado al palenque, yerto, donde despues fue hallado.

Ya quel alva rrendia o amaneçia, los españoles que a caballo andaban
ahuyentaron los yndios y los hizieron rretirar la sierra arriba, avnque
con daño de algunos de sus conpañeros españoles, a quien con algunas
flechas enarboladas de aquella pestifera yerba, abian herido; y bueltos
a su fuerte y palenque, entraron gritando con la victoria que abian
abido: «Santiago, Santiago». Los yndios que tenian puesta en aprieto y
nunca podido rrendir ni vençer a nuestra española, sintiendo que los
españoles venian, desanpararon la casa y pusieronse en huyda. La muger,
viendose libre de aquellos barbaros que la abian querido prender y tomar
a manos, con la benida de los españoles fue tanto el plazer que sintio
que, como muchas vezes suele acaeçer con los dos estremos de plazer y
tristeza, se le cubrieron las telas del coraçon y cayo amorteçida en el
suelo. Los españoles llegaron, y como no la oyeron hablar sospecharon
que fuese muerta y llevada de algunos yndios, y entrando en su casa
hallaronla privada de sus sentidos, y por el poco sentimiento que hazia
creyeron que seria muerta, y alçandola del suelo y entendiendo el
desmayo que tenia, desde a poco[287] bolbio en si, donde començo a
quexarse de la ynumanidad que el español ya muerto avia vsado con ella
en no faboreçella, y andandolo a buscar, para rreprehendelle de su
crueldad y cobardia, lo hallaron muerto en la forma que esta dicho.

Fue tan baleroso este hecho desta varonil muger, que çierto es digno de
que se haga particular mençion de ella y de su nonbre, el qual quisiera
saber para estanparlo en este lugar con letras de oro.



CAPITULO QUINTO

     De como Antonio Sedeño, viendo su perdiçion, determino salirse de
     la Trinidad y pasarse a la punta o ancon de Uriaparia, y asi lo
     puso por obra.


Estaba Antonio Sedeño con gran temor, y no sin rrazon, de ver el fin y
rruyna suya y de sus soldados, porque con las continuas escaramuças,
rrecuentros ó[288] guaçabaras que con aquellos yndomitos barbaros abia
tenido, le abian faltado la mayor parte de ellos, muertos cruel y
miserablemente con la yerba de que eran heridos, y por el consiguiente
los caballos se le abian apocado, y avnque nunca le abia faltado el[289]
amistad del cacique y señor Chacomar, su vezino, no abia sido parte para
la rresistencia de la multitud de aquellos barbaros, porque el caçique
tenia poca gente, y ya que era sufiçiente para sustentar el amistad de
los cristianos, no era poderoso para rresistir a sus contrarios ni
estorvar sus perversos desinos y obras de ellos. Mas con todo esto no
dexaba de ser muy provechosa el amistad (de) este prinçipal a los
cristianos, que tan afligidamente se sustentavan, proveyendolos[290] de
algunas cosas neçesarias de comida, y dandoles abisos de lo que los
contrarios querian o determinaban hazer.

I andando el Governador considerando quan presta o propinqua tenia su
mala destruycion, procuraba atraher a su ymaginaçion todos los medios
que podia para tomar el mas conviniente a si y a su gente e yrse el a
Puerto Rrico a traer mas gente. Vnas veces le pareçia que era cosa
açertada dexar alli, en aquel fuerte, la gente e yrse el a Puerto Rrico
a traer mas gente, y a esto se le oponia el mal suceso que tendrian los
que alli quedasen, y quan perdidas o bendidas quedavan sus vidas. Otras
vezes le pareçia que era mal caso desanparar del todo la tierra, que
seria perder el titulo y merçed que Su Magestad le abia hecho de
Adelantado de la Trinidad, y que era gran verguença para el bolverse sin
efectuar cosa alguna. Y entre estas y otras consideraçiones le pareçio
que lo mas açertado seria pasarse con toda la gente que tenia a la costa
de Tierra Firme y provinçia o punta de Uriaparia, y alli hazer vna
fortaleza y dexar en ella la gente con el mas bastimento que pudiese, y
dar la buelta a Puerto Rrico con algunos de sus amigos y juntar de nuebo
la gente que pudiese para tornar a entrar en la Trinidad.

Y comunicandolo con los soldados que le abian quedado, por verse fuera
de tanto rriesgo como tenian, aprovaron y confirmaron el pareçer del
governador Sedeño; y puniendolo luego por la obra se enbarcaron en los
nabios que abian alli traydo, y desanparando el palenque o cercado que
tenian, se partieron de la Trinidad, despues de aber rresidido en ella
con la calamidad y trabajos y hanbres y neçesidades que Dios nuestro
Señor sabe, mucho tienpo[291], y rrogando al caçique su amigo que les
diesen algunos yndios para que les ayudasen a hazer la fortaleza que
pensaban hazer, llegaron el propio dia a la punta o ancon de Uriaparia,
donde desenbarcaron con harto contento por verse fuera del rriesgo con
que en la Trinidad bivian y abian rresidido.



CAPITULO SEYS

     Como Sedeño hizo vn fuerte en tierra de Paria, y dexando en el
     algunos soldados se fue a Puerto Rrico, y como los yndios Uriaparia
     se rrevelaron contra los españoles.


Saltada toda la gente de Sedeño en Paria, luego se ocuparon en ver y
saber qual seria el mas comodo lugar y sitio para fabricar y hazer la
fortaleza o fuerte que pretendian, y mirandolo diligentemente, en la
parte mas comoda que a todos pareçio, començaron a hazer su fortaleza de
piedra y tierra, con ayuda de los naturales e yndios amigos que truxeron
de la Trinidad, y con otros que de la propia provinçia y tierra de
tierra de Paria les abian benido a berlos, los quales, ynorando los
desinos e yntento de los españoles, façilmente les ayudaron a fabricar
lo que querian, porque es çierto que segun es de belicosa y atrevida
aquella gente de Paria y enemigos de gente que los pueda sujetar, si
entendieran[292] el proposito con que los españoles hazian la fortaleza,
no solo no les ayudaran mas procuraran[293] juntar todas sus fuerzas y
echar de la tierra o matar a los españoles; y no sin falta de mucho
trabajo que los españoles padeçieron en la obra, acabaron su fortaleza,
y para que los que en ella abian de quedar quedasen con bastantes
mantenimientos, de suerte que la neçesidad y falta de ellos no les
constriñese a yllo a buscar a las poblazones comarcanas, donde pudiesen
rreçebir daños o ser muertos de los naturales[294] hizo el governador
Sedeño con toda la gente con algunos rresgates que le abian quedado, y a
las vezes sin ellos, y por las demas vias que pudo, juntar en la
fortaleza gran cantidad de comida y bastimento para los que en ella
abian de quedar; y hecho esto determino de partirse, dexando en ella por
su teniente a Juan Gonzalez con hasta veinte y cinco honbres,
animandoles a que con toda constançia y fidelidad guardasen aquella
fortaleza que les dexaba a cargo y no la entregasen a ningun español o
governador que por alli viniese, porque su buelta con el socorro seria
con toda la brevedad posible; y con esto se enbarco y partio de sus
conpañeros y provinçia de Uriaparia y se fue la buelta de Puerto Rrico a
buscar y proveerse de mas gente.

Los de la fortaleza se conservaron algunos dias en amistad con los
yndios comarcanos, los quales quiriendo escudriñar o tentar las fuerças
de los españoles, se revelaron, y rrompiendo o quebrando la paz y
amistad que con ellos tenian, se començaron a yndinar los vnos a los
otros y a tratar que los españoles se estavan en su tierra y querian
bivir en ella; que antes que viniesen mas los echasen de alli o los
matasen y derribasen aquella casa o fuerte que tenian hecho, para que si
otros viniesen no hallasen donde rrecogerse ni albergarse, y con la
gerra que ellos les hiziesen no pararian y se yrian a otra parte. Y
viniendo todos los naturales de aquella provinçia en este mal proposito,
se juntaron y pusieron a punto de gerra y con sus armas enervoladas y
orden de gerra que ellos acostunbran, vinieron sobre los españoles, que
algo temerosos deste suçeso estavan y puestos en vela y mira, cerradas
sus puertas.

Los yndios les cercaron la fortaleza, y como no saben mas de pelear con
aquellas armas arroxadizas de[295] que vsan e tiran, no supieron como
entrar a los españoles ni escalalles su fuerte, y asi los tubieron
cercados algunos dias. Visto que su çerco era de ningun efecto, se
bolvieron a sus pueblos, y no dexaban de venir algunos dias a ver si los
españoles salian o se alexaban por algunas partes o poblazones a buscar
de comer, y asi se sustentaban con harto trabaxo los soldados, sin ser
señores de alargarse mucho de su fortaleza a buscar algunas cosas de que
tenian neçesidad, porque la comida se les yva acabando, y abian de ser
forçados a ylla a buscar y tomar, y enpeçaban ya a padeçer hanbre y a
comer muy limitadamente.



CAPITULO SIETE

     Como el enperador Don Carlos dio a Don Diego de Hordaz vna
     governaçion en el rrio Marañon, y su partida despaña hasta llegar
     al paraje o boca del rrio Marañon.


En este mismo tienpo, que seria por el año de treynta, Don Diego de
Hordaz, comendador de la horden de Santiago, y a lo que afirman de
sangre yllustre, abiendo ydo a los rreynos despaña de la conquista de la
Nueba España, donde se hallo por capitan con Hernando Cortes desde su
primer entrada y descubrimiento hasta que fue enbiada gente a España,
con los quales fue este caballero, con proposito de enprender alguna
cosa ardua con que esclarecer mas su nombre y dexar de si la memoria que
los demas pretenden[296].

Inquiriendo diligentemente que provinçias abia en este tienpo por
poblar, en que pudiese enplear su valor y aprovechar su persona, supo o
fue ynformado de personas que lo sabian, que la mejor demanda y de mas
provecho era el rrio Marañon, avnque en este tiempo llamaban el Marañon
otro rrio mas pequeño que esta mas adelante, que entra en la mar por
si, y el que agora llaman, llamaban entonces Mar dulce, y despues fue
llamado el rrio de Orillana. Otros afirman, y esto es lo mas çierto, que
este rrio que primero fue llamado Marañon, no le hay, o es el mismo que
agora llaman Marañon, que es por do baxo Orillana, y despues el ynfeliçe
traydor Lope de Aguirre. Este rrio fue descubierto por los Pinçones el
mil y quinientos menos vno; y avnque al prinçipio algunos afirmaron ser
muy rrico, devieron deçillo por conjeturas, o porque les pareçio que vn
rrio de tan grande boca y de tan grande ayuntamiento de aguas no podia
dexar de ser muy poblado y rrico; mas su opinion fue inçierta, pues
hasta oy no se a hallado en el cosa notable, porque Orillana, que fue el
primero que lo nabego dixo algunas cosas apocrifas y sin fundamento,
ynventadas solo para mover y atraer jente, asi para llevallos consigo a
descubrir la tierra, si alguna abia, lo qual confirmo despues la gente
que por este propio rrio abaxo amotinada de Piru con Lope de Aguirre;
los quales afirman no aber visto cosa notable en el prinçipio, medio ni
fin deste rrio, mas de que cerca de la boca o rremate del, de vna parte
y de otra, abia y vieron çierta serrania baxa y pelada, toda rrasa, en
la qual vieron cantidad de humos y gran aparençia de estar poblada[297].

Pues antes de Orillana y de Lope de Aguirre, pidio el comendador Diego
de Ordas al enperador Don Carlos, en el tienpo dicho, la conquista y
poblazon deste rrio Marañon. Su Magestad se la conçedio atento la
calidad de su persona y lo mucho que le abia servido en el
descubrimiento de la Nveva España, con titulo de Governador y adelantado
de todo lo que descubriese y poblase en este rrio y sus comarcas.

De la Nueba España llevo algunas rriquezas Don Diego de Hordas a España,
con las quales, y con la cociçia que los españoles suelen tener de subir
y valer mas, junto mil y dozientos honbres, y con ellos se partio de
España el año rreferido, en dos naos y vna carabela, y vino a las yslas
de Canaria, porque como es notorio, desdel primer descubridor de las
Indias hasta el vltimo navegador de aquella carrera, todos an llegado a
rreconoçer estas yslas y tomar puerto en la que mas çercana a si hallan,
por estar en el camino de su nabegaçion y rehaçerse en ellas de algunas
cosas neçesarias para su mantenimiento o matalotaje. La ysla donde Ordas
llego fue la de Tenerife, porque en aquel tienpo era, y avn agora[298]
la mas fuerte y abundante de comidas y mantenimientos que ninguna de las
otras. En esta ysla, en el puerto que dizen de Santa Cruz, estuvo Ordas
con su armada poco mas de dos meses, en el qual tienpo se rrehizo, asi
de gente como de otras cosas neçesarias a su navegaçion; y entre las
demas gentes que en esta ysla se le llego al comendador Ordas, fueros
vnos hidalgos, naturales de ella, llamados los Silvas, que se ofreçieron
a llevar çiertos nabios y gente a su costa para esta jornada, de los
quales mas particularmente dire adelante.

Viendo el comendador Ordas que se detenia o abia detenido mucho en esta
ysla de Tenerife, y que los Silbas no estaban del todo adereçados para
juntamente con el seguir el viaje, acordo dexallos adereçandose, para
que quando estuviesen de todo punto aprestados, fuesen en su
seguimiento, y asi les dixo como se queria partir y que la derrota que
llevaba seria a las yslas de Cabo Verde, porque tanbien en la primera
nabegacion de las Indias se yvan a rreconoçer estas yslas de Cabo Verde,
que son o eran del Rrey de Portugal, y de alli nabegan derecho al
Poniente, lo cual no se haze agora, porque se ataxa algun tanto de
camino, y que destas yslas yria derecho al cabo de San Agustin o a la
boca del rrio Marañon, donde los esperava hasta que fuesen llegados, y
juntos pusiesen en execuçion la jornada de tierra.

Los Silvas quedaron de hazello como el comendador de Ordas, en cuya
capitania y juridiçion se abian metido, les mandaba, y con esto, los
vnos se quedaron aprestando y los otros se hizieron a la bela; y
siguiendo su derrota y viaje de la suerte que he contado, llegaron al
rrio Marañon, y digo el rrio Marañon porque el agua dulce deste rrio
entra en la mar doze leguas, sin que el amargor y salobridad de la mar
la corronpa, y ansi, avnque metidos en los terminos maritimos que se
puede deçir que estaban en el rrio, en el qual no pudieron entrar a
cavsa de los muchos y grandes baxios que con la ynundaçion del rrio
hazia por alli la mar en tanto grado que por distançia de doze leguas
apartados de tierra tenia tan poco hondo la mar que se hallavan las naos
a tres braças y sin poder navegar si no era con su rriesgo, y por esta
cavsa le fue forçoso hazerse a la mar y navegar fuera de peligro y
rriesgo de los baxios.



CAPITULO OCHO

     De como la nao pequeña y la carabela de Hordas se perdieron a la
     boca del Marañon, y lo que açerca destos españoles perdidos se a
     tratado despues aca en el Nuebo Rreyno.


Estando esta armada de Hordas en el peligro y rriesgo que he dicho, por
hallarse tan lexos de tierra y tan en ella, a cavsa de la poca hondura
que la mar alli hazia, o con tormenta que sobrevino o con la turbaçion
que de verse en terminos de perderse tubieron los pilotos y capitanes de
la otra nao y carabela, se apartaron de su capitan y dexandose llevar de
los vientos y aguas, fueron a dar a vnos baxios o anegadizos que llaman
de Encima de Arnacos, donde viendose la gente sin ningun rremedio de
poderse guarecer, aprovechandose los que pudieron del vltimo que les
quedaba, se metieron en los bateles los que mediante su buena soliçitud
y diligençia pudieron caber en ellos, y pereçiendo todos los demas en
aquellos anegadizos, navegaron en demanda del ancon o golfo de Paria,
donde tenian entendido que estaria su capitan; e como para yr en demanda
deste golfo abian de nabegar otro mas peligroso, que era el donde
estaban, y los bateles no eran de tanto sustento y fundamento como para
sufrir semejantes males y carga se rrequeria, con pequeña tormenta
sorvio y trago la mar el vno de los bateles con la gente que en el yva,
sin escapar ninguno; y el otro batel, mas por milagro y voluntad divina
que por ser el parte para aberse de poderse escapar donde el otro se
avia perdido, aporto a la fortaleza de Paria, donde estava la gente de
Sedeño, donde dio esta notiçia de la nao pequeña y carabela en la forma
que e contado; açerca de lo qual ay otra y avn otras opiniones, y es que
al tienpo que esta armada llego çerca del Marañon, esta nao y carabela,
de quien se a contado como eran menores que la capitana y trayan menos
carga, sufrian nabegar en menos agua que la nao capitana, y ansi se
dexaron yr al amor del agua[299] y tienpo y fueron llegandose mas a
tierra o por el rrio adentro, adonde no fueron parte para bolver atras
quando quisieron y siendo arrebatados por los çafareos velozes[300] que
la mar con su creçiente hazia, fueron llevados forçiblemente el rrio
arriba, donde se tubo por çierto que la gente saltaria en tierra, y
aprovechandose del rremedio de las armas procurarian conservar sus vidas
entre los naturales que por alli hallasen.

Desta gente, conforme a este suçeso, se dize aber dado notiçia algunos
naturales comarcanos al Nuebo Rreyno de Granada que tratan y contratan
hazia esta parte que alli llaman las sierras del Sur y por otro nombre
el Dorado, diziendo que en estas sierras del Sur ay españoles o gente
barbada y vestida de la propia suerte y manera de los españoles, a los
quales el vulgo a llamado la gente perdida de Ordas, por los que en
estos dos nabios se perdieron, y podria ser que fuese cosa ynventada por
algunas personas á fin de que con esta color de dezir que en aquella
provinçia ay españoles perdidos, se de comision para yllos a buscar, e
yendolos a buscar, buscar la notiçia que de[301] rriquezas y naturales
sienpre se a dado deste Dorado o sierras del Sur; lo qual los que an
governado de contino an rrehusado, a fin de que por hazer bien a los
pocos perdidos a de rredundar daño a muchos otros, porque para hazerse
esta jornada forçosamente se a de juntar congregaçion de mas de
treçientos españoles, y para juntar estos podria ser despoblarse algunos
pueblos que estan poblados, y por ser pobres y de poco provecho, los que
en ellos rresiden son conpelidos de pura neçesidad a sustentallos, y
hallasen esta puerta abierta, avnque en duda y abentura, dexaron lo que
tienen y se yrian a buscar otra cosa mejor, y demas desto abian de
despoblar algunos pueblos de naturales que de fuerça o de grado llevaran
consigo, y este daño tarde o tenprano a de rreçebir el Nuebo Rreyno,
porque segun opinion de muchos y esperimentados conquistadores, y avn
por lo que palpablemente vemos por vista de ojos, esta jornada no se
puede hazer mejor ni a menos costa ni en mas breve tienpo ni con menos
rriesgo por ninguna parte de las hasta oy descubiertas ni pobladas como
por el Nuebo Rreyno, por estar tan çerca la vna provinçia de la otra y
tener el Nuebo Rreyno abundançia de las cosas neçesarias para jornadas y
buenas y çiertas guias y españoles que se hallaron con Phelipe Dutre al
principio desta notiçia, como en otra parte diremos.

Mas bolviendo a lo de los españoles de Ordas, como dixe, no tengo por
cosa çierta aver españoles en esta provinçia perdidos, y ser, como he
dicho, ynvençion de soldados; porque demas de lo que en contrario desta
opinion e rreferido ay otra que den todo en todo la rrepuna y
contradize, y es que el año de veynte y ocho, atravesando por los llanos
de Venençuela vn capitan que con çierta gente abia salido de Coro,
pueblo de la governaçion de Venençuela, a buscar y descubrir nvebas
tierras para poblallas[302], entre la gente que este capitan llevaba se
divulgo y derramo esta nueba de que de aquella vanda del Sur, que es,
como he dicho, lo que llaman el Dorado, abia españoles, y desde entonçes
dura esta fama hasta oy, sin mas claridad[303], pues las naos o gente de
Ordas se perdio el año de treynta, y esta fama tuvo origen el año de
veynte y ocho, que fue dos años antes que Ordas viniese al Marañon.
Sigese desto clara y evidentemente ser esta notiçia de españoles en las
sierras del Sur cosa fabulosa y soñada.



CAPITULO NUEBE

     Como escapando Ordas con su nao capitana de la fortuna del Marañon,
     entro en el golfo de Paria y se apodero del fuerte de Sedeño por
     mandado de Jeronimo Ortal.


Viendo el comendador Hordas el gran peligro y rriesgo en que estaba, por
no tener sufiçiente hondura alli la mar para nabegar, con la brevedad
que se rrequeria procuro hazerse a la mar, a lo qual le ayudo façilmente
el viento, que por permision divina en aquel punto se bolvio a tierra, y
haziendose a la mar tomo acuerdo con algunos de los que tenian notiçia
de aquella costa y tierra en lo que devian hazer, pues no eran parte
para entrar en el rrio Marañon a cavsa de no aber en algunas partes de
su entrada la hondura que para nabegar su nao se rrequeria. No falto
quien tubo notiçia de la tierra de Paria, cuya provinçia se afirma ser
muy poblada de naturales y rrica de oro y plata, y dando abiso dello al
Governador y de quan çerca estaba de alli y de su Governaçion, luego, de
comun consentimiento, tomaron la derrota para yr alla, y començando a
nabegar, no apartandose de vista de tierra por no engolfarse, sin aber
nabegado mucha distançia, permitieron sus hados, que en todo les eran
contrarios, que diese y encallase la nao en vn pequeña ysla o baxio que
por delante tenia, cuya playa, por ser arenosa o leganosa, no cavso la
total perdiçion desta nao y gente, los quales, viendose en este peligro
y que por rrazon de no aberse de rrepente la nao quebrado y hecho
pedaços, podrian ser rremediados, con toda diligencia salto toda la
gente en tierra, que serian seysçientos honbres, y alijando y echando
fuera quarenta caballos y otras muchas cargas que dentro tenia,
procuraron por todas las vias que pudieron sacar la nao sin lision
alguna de aquel peligro, y por mucha prisa que se dieron y diligençia
que pusieron, se estuvieron alli dos mareas sin poder mover la nao, y a
la tercera quiso Dios nuestro Señor, porque tanta gente no pereçiese,
que echando todos los remos que pudieron en el batel o fragata que la
nao traya para su serviçio, y atando la nao al batel y tirando con todo
el ynpetu y fuerça que pudieron poner en los rremos, sacaron la nao a lo
largo do podia navegar, y tornando a enbarcar los caballos y otras cosas
que abian sacado fuera, prosiguieron su viaje, y enbocando por las bocas
del Drago, que es vn estrecho y angostura que vna punta de la Trinidad
haze con otra de la Tierra Firme, entraron en el golfo de Paria, que es
vna concabidad que de mar se haze entre Tierra Firme de Paria y la ysla
de la Trinidad, el qual esta quasi cerrado, porque solas dos salidas que
tiene que, como he dicho, la vna es las bocas del Drago y la otra hazia
la parte de Cuba Agua, donde asimesmo otra punta de la ysla de la
Trinidad estrecha la mar con la Tierra Firme, son muy angostas y
estrechas, y avn esta salida que este golfo de Paria tiene hazia Cuba
Agua es de mas peligro y rriesgo que las bocas del Drago, por tener en
medio dos ysleos pequeños donde peligran muchas veces los nabegantes.

Entrado en este golfo el Comendador con su nao, echo de su gente en
tierra, a la parte de Paria, en vna provinçia de yndios llamada los
Açios, que por aber tratado antes con españoles no se açoraron ni
alborotaron con la llegada de la gente de Hordas, antes tratandose
amigablemente con ellos, les dieron a entender casi por señas como en
otra provinçia, que estaria ocho leguas de alli, llamada Turuquiare,
abia españoles.

Sabida por Don Diego de Ordas esta nueva, no dexo de alborotarse, por no
saber que jente fuese aquella y pareçelle que forçosamente abia de tener
controbersias sobre el poseer de aquella tierra, porque pretendia que ya
que por su contraria fortuna le abia salido ynçierta la jornada del
Marañon, yntroduzirse y meterse en aquella provinçia de Paria, diziendo
que entraba en los terminos y limites de su governaçion, y con esta
confianza vino a preguntar que jente estaria en donde los yndios dezian,
los quales le rrespondieron dandole a entender que seria hasta veynte
honbres, y que estavan en vna sola casa. Con esta nueba cobro mas
aliento el governador Hordas, y mandando adereçar çien honbres, les dio
por capitan a Geronimo Hortal, que despues, por muerte suya, vino a ser
Governador de Paria, a quien el traya por tesorero de la hazienda rreal
en su governaçion, mandandoles que diligente y cuerdamente fuesen a
donde los yndios dezian y viesen que jente era aquella y la
rreconoçiesen, y si fuesen parte para con poco tumulto, prendellos, y le
abisasen de ello.

Con estos honbres se enbarco Geronimo Ortal en el vergantin, y nabegando
hazia la fortaleza de Paria, llego a ella, donde no pequeño contento y
alegria rreçibieron los soldados que alli estavan, por ver españoles y
gente de su naçion con quien poder salir y escapar de la sujeçion que
los naturales de aquella provinçia tenian sobre ellos, que a no aber
tenido el rreparo y abrigo de aquella fragil casa y çercado de tapias
donde estaban rrecogidos, a quien tenian puesto nombre de fortaleza,
obiesen sido muchos dias antes muertos y desbaratados de los yndios,
avnque fuera mucha mas cantidad y con mejores adereços de armas que
ellos alli tenian.

Saltando en tierra Geronimo Ortal con su gente y viendo la poca gente
que en la fortaleza abia y quan descoloridos, flacos y maltratados
estaban, se entro, como suelen deçir, de rrondon en la fortaleza, y
preguntandoles la cavsa de su estada alli, y abida la rrespuesta de
ellos, se apodero en la fortaleza y en todo lo que en ella abia, y
despojando a Juan Gonçalez, a quien Antonio Sedeño abia dexado alli por
su tiniente o cavdillo, del poder y juridiçion que tenia, luego dio
abiso dello al comendador Ordas, que con la nao abia quedado atras, de
todo lo que pasaba y abia visto y hallado, a lo qual enbio el vergantin
en que el abia venido, con algunos soldados asi de los de Sedeño como de
los que con el abian venido.



CAPITULO DIEZ

     Como Hordas se ynformo, asi de los españoles de Sedeño como de los
     yndios de aquella tierra, si abia[304] por alli çerca alguna
     provinçia rrica, y lo que le rrespondieron, y lo quel hizo.


Despachado el vergantin por Geronimo Ortal, con la nueba de lo que en la
fortaleza abia hallado, llego en breve a la nao, donde dio notiçia y
rrelaçion de todo lo que abia y pasaba al comendador Don Diego de
Hordas, el qual rreçibio muy gran contento en saber que no abia quien le
rresistiese ni defendiese la posision que de aquella tierra, a titulo de
governaçion suya, pensaba tomar; y no deteniendose ni perdiendo mas
tienpo, se hizo luego a la bela y se fue derecho a surgir al puerto ya
dicho de la fortaleza, y saltando en tierra con el rresto de la gente
que quedaba, mando luego pareçer ante si a Juan Gonzalez, teniente de
Antonio Sedeño, y a todos los mas de los soldados que alli con el abian
quedado, y fingiendose muy enojado los rreprehendio de palabra
asperamente, dandoles a entender que si la neçesidad que tubieron de
salirse de la Trinidad no les obiera costreñido a pasarse aquella
tierra y hazer aquella fortaleza, que los castigara con todo rrigor,
como a honbres que por via de ynjusta yntrusion se apoderaban y metian
de su avtoridad en governaçion y distrito ageno y que a el le estava
encargado y dado por Su Magestad, allende de la grabe pvniçion que
mereçian por averse tan temerariamente y con tan loca osadia metido tan
pocos soldados y tan mal adereçados entre tan gran numero de naturales
como en aquella provinçia abia y tan belicosos, donde por no ser ellos
parte para se defender ni sustentar ningun tienpo, obieran rreçebido con
crueles muertes que aquellos barbaros les dieran la pena de su
ynconsideraçion, cuyo justo castigo rredundara en daño de todos los
españoles y cristianos que despues llegaren a aquella provinçia, los
quales pudieran ser muertos y maltratados de los yndios por estar ya
ynpuestos en ello con las muertes que a ellos les obieran dado y otros
generos de crueldades que en ellos obiran exerçitado, y dando fin a su
platica les dixo como aquella tierra era suya y de su governaçion y que
el la venia a poblar y paçificar, y que si le quisiesen seguir en la
conquista y paçificaçion de ella, que les gratificaria a todos tan
particularmente como a los que con el venian, sin que en ello obiese
açetaçion[305] de personas, mas de que conforme a lo que cada vno
trabajase seria enteramente gratificado.

Y dando todos muestra, con alegres rrostros, de que le seguirian y
servirian con entera voluntad, çeso la platica, y luego el comendador o
governador Ordas començo a ynformarse de los españoles de Sedeño lo que
abian entendido o sabido en el tienpo que alli abian estado, de la gente
y rriqueza de aquella provinçia; los quales le rrespondieron abelles
dicho los yndios que por alli çerca estaban, con quien al prinçipio,
mediante los rresgates que les abian dado, abian tratado y conversado,
que en el rrio de Uriaparia, que estaba pocas leguas de alli, abia mucha
cantidad de naturales que poseyan mucho oro y otras rriquezas, lo qual
abian çertificado otros naturales de otras poblazones mas apartadas que
alli les abian benido a ver.

Sabido esto por Ordas luego procuro atraer a si de paz los naturales de
aquella provinçia, los quales façilmente vinieron, e ynformandose de
ellos açerca de la notiçia que los españoles le abian dado, le
rrespondieron y dixeron lo mesmo; y tiniendo por verdadero lo que le
dezian, luego procuro, con acuerdo de sus capitanes y prinçipales, dar
horden en lo que se devia adereçar y hazer para efetuar aquella jornada
y nabegaçion y conquista del rrio de Uriaparia[306]; y porque para hazer
esto se auia de detener algun tienpo en aquella provinçia y no traia
sufiçientes bituallas y bastimentos para la gente, acordo rrepartilla
toda la mas por los pueblos mas zercanos a la fortaleza y que estauan de
paz y en su amistad, para que alli se sustentasen a menos costa y
conseruasen el amistad de los yndios, y con su presençia les hiziesen
acudir con las cosas nezessarias a su auio, que hera traher madera para
hazer tres bergantines y otros barcos pequeños que façilmente pudiesen
nauegar por el rrio de Uriaparia, y para con ellos subir navegando la
nao lo que la pudiesen lleuar el rrio ariua.

Tambien se detubo aqui el comendador Hordas por esperar algunos dias a
uer si la nao y carauela quen la boca o uaxos del Marañon se auian
apartado del le acudian a buscar[307]; en el qual tienpo llego el batel
onde vuieron notiçia de su perdiçion en la forma que arriua queda
declarado; y porque atras dize que daria entera rrelaçion de los Siluas,
que quedaron haziendo gente que en Tenerife auian de ir en siguimiento
del gouernador, y estandose haziendo estos barcos y bergantines en la
fortaleza de Paria llegaron los dos hermanos, dellos tratare en el
siguiente capitulo, todo lo a hellos tocante hasta su muerte, porque
mejor se entienda estando escripto todo hello en vn capitulo solo que en
diferentes lugares de la Istoria donde pertenece escreuirse.



CAPITULO HONZE

     De como los Siluas, honbres naturales de la isla de Tenerife,
     siguieron al comendador Hordas, y el fin que ouieron por sus malas
     obras.


Al tiempo y sazón que el comendador Hordas llego a la isla de Tenerife,
salto en tierra[308] Alonso de Herrera, a quien el traia por su maese de
campo, para que como honbre practico en negoçios de miliçia y de
singular graçia para atraer a si los animos de los soldados por su
hauilidad[309] asi en el hablar como en tratar, juntase alguna jente; el
qual, entre otros vezinos y naturales con quien el alli trato y tubo
amistad, fueron estos Siluas, jente de mediana hazienda y linaje y
juueniles en la hedad y aun en el juizio, a los quales façilmente atrajo
a si Alonso de Herrera, para que deshaziendose del patrimonio y bienes
que alli tenian, los gastasen en armar vn nabio o los que pudiesen, y en
ellos metiesen los soldados y jente que hallasen, para yr con el
comendador Hordas en demanda de aquella rrica por fama e ynçierta
notiçia del Marañon, y con esto no solo adquiririan titulos de capitanes
y personas prinçipales y preheminentes, mas tenian[310] tanta mano en el
negoçio del gouierno de la jente y tierra que se descubriese y poblase,
como el propio gouernador; y poniendoles por delante demas de las
adulaciones dichas, las muchas rriquezas, aunque biolentamente auidas,
que en aquellos tiempos de las Indias se lleuauan a España, que aunque
no eran tantas ni tan licitamente auidas como las de estos tienpos,
parecian ser en tanto numero por ser la tierra nueuamente descubierta.

Determinados los Siluas de hazer lo que Alonso de Herrera les rrogaua,
pareçiendoles venilles muy bien y a pelo el negoçio, con vna ynçierta y
bana esperanza se deshizieron de los bienes y hazienda que en ella
tenian, y conprando vna nao y una carauela o nauio, comencaron a ponerse
a punto de proseguir y salir con su jornada adelante, conuocando y
atrayendo a su conpañia muchos amigos y conocidos de los que en aquella
ysla tenian, los quales con uer a estos bezinos deshazerse de sus
heredades y dejar la zierta y mediana pasedia[311] que tenian, por
meterse deuajo de lo que la fortuna con hellos quisiese guiar,
facilmente se despusieron a seguillos, y asi juntaron mas de doçientos
honbres.

Estando ya a punto estos capitanes con su jente y nauios para se partir
en segimiento de su capitan y gouernador, llego a la misma ysla de
Tenerife, al propio puerto de Santa Cruz, donde estauan surtos los
nauios de los Siluas, vn galeon de vn cauallero portugues cargado de
mercadurias y de otras cosas que para el sustento de aquella ysla se
traian, en el qual ansi mesmo venia vna donzella de poca hedad, hija o
parienta del señor del galeon. El que venia por maestre deste galeon, o
por enojo que de su dueño tuuo o por otra diabolica codizia que a ello
le mouio, trato con Gaspar de Silua, que hera hermano mayor de los tres,
que se apoderase en el galeon y en todo lo que en el estava y lo lleuase
consigo. Gaspar de Silua dexose facilmente venzer de su cudicia, y hizo
lo que el maestre del galeon le dezia, del qual apoderandose contra toda
rrazon y justizia; echo los demas que contra su opinion y boluntad
estauan en el y dioles en renconpensa la nao que tenia para su viaje,
que era ya bieja y maltratada con el mucho trauajo, y de lo que le
parecio paso al otro nauio que el antes tenia, en el qual pensaua
nauegar con la donzella que en el galeon auia benido. Rrepartiendo la
jente que alli tenia hecha en el galeon y nauio, metio a sus dos
hermanos, llamados Juan Gonzalez y Bartolome Gonzalez, en el galeon por
capitanes del y el se metio en la caravela.

Haziendose a la vela tomaron su derrota a las yslas de Cauo Uerde, como
el gouernador Hordas les auia mandado, a donde en pocos dias llegaron; y
saltando en tierra a tomar algun rrefresco para la mar, procuro
aprouecharse mas de lo que hera rrazon a jente de su nacion, rrouando
todos los ganados y otras cosas que pudo auer contra la boluntad de sus
dueños, y aun casi a manera de amotinado, rrouo y despojo algunos
portugueses que en la ysla a manos allo, todo lo que tenian, y
dejandolos despojados de sus haciendas se enuarco y prosigio su viaje,
en el qual porque[312] se efetuasen todos los generos de maldades, forzo
y corronpio a la donzella que en el galeon auia tomado con las otras
cosas.

El galeon hera mas ligero en el nauegar, y asi en el camino se adelanto,
y dejando atras a la carauela, en que yba Gaspar de Silua, se fue dando
vista al rrio Marañon y a los demas puertos que por alli auia, y biendo
quen todos hellos no auia rastro ni señal de los nauios del comendador
Hordas, enboco por las bocas del Drago, y fue derecho a dar al puerto de
Paria[313], donde hallo que estava surta la nao capitana. El Comendador
sintio muy gran alegria y contento de uer uenir la jente que atras auia
dejado, y haziendose su salua e manera de rreciuimiento los vnos a los
otros, surgio el galeon de los Siluas, y saltando en tierra fueron muy
bien rreceuidos de su Gouernador, y uiendo que tan bien proueidos
venian, aunque no sauia a cuya costa, y que no solo traian lo que auian
menester, mas otras muchas cosas para uender a los que en la tierra
estauan, se alegro muy mucho mas y les rrindio mas particularmente las
gracias, dandoles lizençia que[314] pudiesen bender lo que traian
sobrado como quisiesen.

Mas Dios nuestro señor, que no consiente que semejantes maldades pasen
ni queden sin castigo, permitio que dos soldados que en el galeon auian
venido, llamados Hernan Sanchez Morillo y Briorres, que no deuian de
auer sido consentidores en las maldades de los demas, dieron noticia al
gouernador Ordas de lo que los Siluas tan maluadamente auian hecho, ansi
en auerse alcado con el galeon y todo lo que en el venia, como el
corronpimiento y[315] fuerza de la donzella y rrouos echos en Cauo
Uerde, lo qual no curando disimular el Gouernador, antes procurando y
deseando que se les diese el castigo que semejantes negocios merezen,
mando luego a Gil Gonzalez de Auila, a quien el tenia por su alcalde
mayor, que prendiese a los dos hermanos que venian en el galeon y que
haziendo ynformacion sobre los crimenes de que le auian dado noticia,
hiziese justicia dellos y castigase a todos los mas culpados. El Alcalde
mayor puso luego por hobra lo que su Gouernador le mandaua, y auida
ynformacion bastante sobre hello, corto las cauezas a los dos hermanos
Juan y Bartolome Gonzalez, y afrento y acoto a otros participantes de
dichos delitos, a cada uno segun tenia la culpa[316]. Donde a pocos dias
llego a esta fortaleza Gaspar de Silua, el hermano mayor que auia
quedado atras, y allo que se auia ya partido el Comendador en demanda y
seguimiento de su jornada al rrio de Uriaparia, en cuya busca y alcanze
se fue luego, a los quales alcanco luego a la entrada del propio rrio
Uriaparia, mostrando mucha alegria con bozes y altilleria que solto de
su carauela, y se metio luego en vn esquiffe y se fue a la nao capitana
a uesar las manos al gouernador Ordas, el qual luego lo mando prender y
se hiziese justicia del como de sus hermanos, y lo lleuaron a enterrar a
una isleta pequeña que alli zerca hazia el rrio, llamada Peratabre, la
qual desde en adelante[317] se llamo la isla de Gaspar de Silua; y desta
suerte estos tres hermanos ouieron y rresciuieron la pena que su loco
atreuimiento e ynfames echos merescieron, participando del castigo y
pena todos los demas soldados y otras personas que auian sido
participantes de los delitos, cada qual segun tenia la culpa como arriua
rreferi[318].

Todos los vienes y mercadurias que estos Siluas rouaron, asi en el
galeon como en Cauo Verde, y los demas que ellos traian por suyos,
fueron secrestados[319] y bendidos y encargados a los que alli venian
por ofyciales del Rrey para quellos pusiesen en cobro.

De esto se puede conjeturar quan mas y mejor ouiera sido a estos Siluas
contentarse con su mediana pasedia[320] y no procurar o pretender por
ynciertas vias y medios adquerir vana honrra, especialmente siendo tan
ynciertos los vienes y prometimientos de la fortuna, pues como es
notorio, por vno que en las Indias suue y alcanza mayor dinidad y estado
y mas prosperidad de rriquezas, dezienden y se pierden diez de mayores
quilates que aquel que subio, como nos lo muestra la espirienzia de
muchos mayorazgos, que con bana esperanza de ser mas rricos, se an
desecho en España de sus patrimonios con que honrrosamente sustentauan
la memoria de sus mayores, y pasando a las Indias y perdiendo y gastando
el aparato que despaña sacaron, an uenido a morir miserable y
pauperrissimamente, y aun a muchos dellos en poder de yndios cariues y
de tigres y otros animales en cuyos bientres an sido sepultados,
caresciendo de la materna sepultura, y lo que mas es de sentir, de los
benefficios y sufraxios que en sus tierras se les hizieran, de que
pudieran gozar no siguiendo la banidad ni dejando lo cierto por lo
dudoso, como el bulgar rreflan dize.



CAPITULO DOZE

     Como Hordas partio de la fortaleza de Paria y entro por el rrio de
     Uriaparia arriua, y la gran mortandad que sobre su gente vino.


En hazer los vergantines y barcos nezesarios para la nauegacion del
rrio, se tardo y detubo el comendador Hordas en la fortaleza y su
prouincia, dos meses, a cano de los cuales, estando ya todas las cosas a
punto y los vareos echos, determino partirse con su jente y armada, y
porque los negocios de los descubrimientos y jornadas son tan varios e
ynciertos como por las espiriencias se auian bisto y cada día se been,
acordo el comendador Ordas dejar gente en aquella fortaleza, porque si
en el rrio se perdiesen y escapasen algunos soldados, hallasen a la mano
ausilio y fauor donde guarecerse y librarse y no fuesen de todo en todo
perdidos y destrocados; para el qual efecto aparto cincuenta honbres de
los que mas aptos le pareecieron para cufrir[321] el trauajo que alli se
auia de padezer, y dandoles por su caudillo o capitan a Martin
Niañez[322] Tafur, vno de los principales y señalados quel trai en su
canpo, que oy es vezino y biue en la ciudad de Tocaima, del Nueuo Rreino
de Granada, se partio de la fortaleza dejandoles ynstrucion de lo que
auian de hazer y el tiempo que lo auian desperar.

Otros dizen quel proposito de dexar Hordas en esta fortaleza esta jente
fue temiendose que auia de bolver Antonio Sedeño, de Puerto Rrico, con
alguna jente apoderarse en esta tierra de Paria y para que allase quien
se lo contradijese y rresistiese y si fuese nezesario le prendiesen y
quitasen la jente que trujese o hiciesen sobre hello lo que les
pareciese. Demas de lo dicho, ay otra opinion azerca desto, la qual
tengo yo por mas cierta, aunque todas juntas podian auer concurrido en
el gouernador Ordas, y es que al tiempo que el se partio de España dejo
en el rrio de Seuilla vna nao llamada Maestra y Capitana y a un capitan
para que hiziese ducientos honbres o los que pudiese y fuese en su
seguimiento y socorro, y para que si esta nao, en el ynter quel andana
en el rrio de Uriaparia, aportase por alli, tuuiese quien le diese auiso
y noticia de la derrota quel auia lleuado y acudiesen a donde el estaua
con la jente y nueuo rrefresco y socorro que le trajesen, dejo este
capitan con la jente dicha.

Sea como fuere, Martin Niañez Tafur quedo en la fortaleza de Paria con
sus cincuenta soldados, y el Gouernador se partio, como e dicho, con su
armada de naos y bergantines y se fue derecho a la uoca del rrio de
Uriaparia, por el qual comenzo a entrar nauegando con su armada; y
aunque tenia arta hondura y no mucha corriente para estoruar la
nauegacion de la nao capitana, hera el gran estoruo e ynpedimento la
falta de uiento maritimo, que todo lo mas del tienpo les hera calmo y si
corria les hera contrario: y ansi les fue forcoso de vsar de fuerca y
maña para cufrir[323] la falta del uiento y suuir la nao capitana por el
rrio arriua, que por aquellos sus principios, quanto a su entrada y
fines, quanto a su nascimiento, venia y estaua tan llano, ancho y
hondable y nauegable, que parescia a los ojos de los que lo mirauan que
casi no se mouia el agua. Echaron toda la gente que pudieron en los
vergantines y barcos de rremo que auian echo, y atando las popas dellos
desde la proa de la nao con diferentes maromas y guindaletas, lleuauanla
con muy gran trauajo de todos los que en la harmada yban, la nao
nauegando, supliendo con la fuerza de sus brazos la falta del viento.

Con esta nueua manera de nauegar, aunque destraño trauajo para los
soldados, yban suuiendo e metiendo la nao capitana el rrio adentro, tan
poco a poco que casi no la podian mouer por su grandeza y pesadunbre, y
tanbien por ques verisimil que qualquier nauio o nao nauega muy mas
pesadamente por las lagunas, rrios y aguas dulces que no por la mar, la
qual es mucha parte a que[324] con mas facilidad y lijereza se mueuan y
nauegen por ella los nauios, aunquesten muy cargados.

Este mesmo trauajo padezian los pobres españoles con el otro galeon
pequeño que los Siluas armaron en Tenerife, que tanbien lo traian alli
con los vastimentos y otras cosas necesarias que despaña auian traido
para auio de su jornada.

Antes que Hordas saliese de la fortaleza, entre las otras nueuas que les
dieron los naturales y cosas que le dijeron, fue como a la entrada del
rrio de Uriaparia estaua el pueblo y señor de Uriaparia[325]; y como
lleuase ya las señas desto, y hazia la parte do caya, tubose siempre a
aquella vanda con su armada, y nauegando hobra de cuarenta leguas[326]
que estaua este pueblo de Uriaparia el rrio arriua, fue tan grande el
trauajo que la jente padescio, asi en el llevar y suuir de la nao y
galeon el rrio arriua, como con enfermedades y hanvres que les
sobreuinieron de la rregion y constelacion de aquel rrio, quen la
distancia destas cuarenta leguas que trauajaron para llegar a Paria,
murieron y perecieron cuatrocientos soldados, poco mas o menos, y era
tan mala e pesima esta rregion y tan corrutos y enpezedores los aires y
bapores que en este rrio se conjelauan, que acontecia, en haziendose muy
poca sangre o en picando vn morciegalo, o de otra ocasion que se les
hiziese alguna pequeña llaga, luego les caia canzer, y ubo honbres que
en vna noche y un dia les consumia el canzer toda la pierna desde la
yngle asta la planta del pie, y ansi se ueian morir los vnos a los otros
con estas enfermedades y con hanbres que tuuieron, a causa destar por
alli la tierra muy anegada y cuuierta del rrio, y no poder yr los
uergantines a buscar comida a ninguna parte; y con todas estas
calamidades, muertes y hanbres y nescesidades, jamas se pudieron
persuadir a dejar de proseguir su biaje y jornada y boluersse a la
fortaleza de Paria a yntentar esta entrada por otra parte de menos
peligros y riesgos.



CAPITULO TREZE

     Como el comendador Ordaz llego con sus naos al pueblo de Paria y
     echo la jente en tierra, y los yndios les dieron de noche vna
     guacauara.


Con estos trauajos, perdidas[327] y menoscauo de su jente, llego el
comendador Ordaz con su armada al pueblo de Uriaparia, que estaua zerca
de la barranca del estero o anegadizos; que el rrio por alli es de tal
hondura que asta la propia barranca llegauan las naos nauegando[328].

Los naturales deste pueblo, aunque se espantaron y marauillaron de ver
aquellos nauios tan grandes y la nueua manera de jentes que hen ellos
venian, no quisieron ausentarse ni dejar su pueblo, confyados en su
mucho numero y balentia, porque hera este pueblo de quatrocientos buhios
ó cassas grandes y los yndios, flecheros y guerreros y muy belicosos, a
quien temian y rrespetauan por sus tiranias y atreuimientos todos sus
comarcanos.

El Comendador salto en tierra con toda su jente, y aunque la estraña
nezesidad que de mantenimientos lleuaua le obligaua a tomallos por la
uia que pudiese de aquel pueblo, no quiso, aunque dellos tenian los
yndios en mucha abundancia de todo jenero de pescado y legunbres, por no
dar ocasion a estos baruaros a que se desmandasen y quejasen del, y asi,
apartado del pueblo obra de vn tiro o dos de arcabuz, se alojo lo mejor
y mas seguramente que pudo y le parecio que conuenia, y luego, por via
de buenos medios y rrescates, comenco a tratar con los yndios y a
enduzirles a que le trujesen algunos mantenimientos para el sustento de
la jente, lo cual los yndios facilmente hazian, mediante la buena paga
de rrescates y cosas de Castilla que les dauan.

Pasado poco tiempo de como el Gouernador y su armada llego a este
pueblo, los yndios, como son tan mudables, quisieron acometer a los
españoles por tentar sus fuerzas y por uer quienes heran y si heran
belicosos como hellos; y para efetuar su proposito tomaron por ocasion
bastante el andar vnos puercos que el Gouernador auia llevado de España,
que serian asta treinta, machos y hembras, zerca de sus casas y
poblazon[329], y acordaron de matar vna noche todos los puercos y un
español que los guardaua, el qual, o por yndicios o por otras señales
que bio, colijio lo que querian hazer, y apartandose la propia noche de
donde traia su ganado, fue a dar auisso al Gouernador de lo que los
yndios querian hazer. El Gouernador, no sastifaciendose de lo que aquel
soldado dezia, creyendo que con el temor de uerse solo se le abria
representado aquello, envio diez soldados con sus armas a que
disimuladamente entendiesen lo que los yndios hazian, los quales auian
salido de mano armada a matar aquel que guardaua los puercos, y no lo
hallando se estuvieron quedos a uer si uoluia, y ellos en aquesto
estando, llegaron los diez soldados que por espias Ordaz ynuiaua, a los
quales rresciuieron con las harmas en las manos, y dando en ellos
mataron los cinco[330], y los otros, por ser mas lijeros o hallarse mas
apartados, se escaparon y dieron auiso del suceso al Comendador, el
qual, alborotandose con mas azeleracion de la que hera rrazon, sin
horden y conzierto de guerra, se partio luego con todos los que le
siguieron al pueblo de los yndios, para auer venganza de aquella ynjuria
y desacato echa a el y a su jente.

Los yndios, que aun no auian rresfriado el calor o animo quel vino les
auia puesto, porque, como es notorio, es general costunbre en todas las
Indias que cuando los yndios an de yr a hazer alguna guerra o dar alguna
batalla, que por otro nonbre llaman guazauera, los principales
sacrificios y horaciones que hazen para auer uitoria, es al dios Baco,
aforrandose con vnas coracinas de uino que hellos artificialmente hazen,
con lo qual, como honbres fuera de juizio, muchas veces pelean baliente
aunque desatinadamente; y como todauia tenian el ardor en el cuerpo,
llego el Comendador y los suyos a tiempo que rresciuieron de los yndios
mas daño que prouecho, porque se defendieron tan balientemente con su
flecheria, que hizieron mucho daño en la jente del Gouernador, y ellos
no rresciuieron ninguno, porque como hera de noche y los yndios peleauan
en su propio pueblo y tierra, sauian muy bien por donde avian de
acometer a los españoles, lo qual por el contrario les hera dañoso a los
cristianos, que no sauian por donde auian de trauesar ni arremeter, y
asi le fue forçoso al Gouernador rretirarse luego a la hora para no
rreceuir mas daño del rreceuido y bolverse a su alojamiento.

Los yndios, viendo rretirados a los españoles, y pareciendoles que la
uentaja que auian tenido se le auia dado la noche y escuridad della, y
que si el dia les tomaua alli podrian tornar a perder la uitoria y
honrra que auian ganado, con gran daño y perdida suya, luego, sin ser
sentidos de los españoles, enbarcaron por otra parte del estero o
cieniga sus mujeres e hijos y todas sus uaratijas, y porque con el
mantenimiento quen los buhios auia no les quedase ninguna cosa ni
sustento a los españoles, les pegaron a todos fuego, de suerte que
ninguna cosa que de prouecho fuese pudo quedar de toda quanta comida en
ellos auia, lo qual causo doblado dolor y hanbre en todo el alojamiento
de los españoles, por no tener por alli zerca ningun rrecurso ni de
donde poderse proueher de maiz y de otras comidas de la tierra, y asi en
el tienpo que en este pueblo estuuieron su principal sustento, y aun
todo, hera gran cantidad de pescado que alli se tomaua, con lo qual
pasauan y sustentauan la uida.

Azerca de la pelea que Ordaz tubo con los yndios, dizen otros españoles
de los que dello an dado noticia, que al tiempo que los diez soldados
que el Gouernador ynuio[331] por espias llegaron al pueblo, que los
yndios que ya estauan puestos en armas, alzaron muy gran grita, conforme
a su general costunbre, y dieron en los diez soldados, y que a estas
vozes y aluorotos acudio el gouernador Ordas que, como de suso[332] se a
dicho, estaua alojado hobra de un buen tiro de arcabuz del pueblo, con
la jente que le pudo seguir, los quales rresciuieron el daño que se a
dicho.

Como hello aya sido[333], el lo hizo ynconsideradamente y no conforme a
la horden y usos quen las Indias se tiene e semejantes tiempos y
ocasiones, y asi es culpado de todo el daño que aqui rresciuieron sus
soldados, asi de las heridas que los yndios les dieron como de la falta
de comidas y mantenimientos que tuuieron por auer quemado los yndios el
pueblo.



CAPITULO CATORZE

     Como dejando el comendador Ordas los enfermos en Paria con Gil
     Gonzales de Auila, se partio con la demas jente y fue al pueblo o
     prouincia de Carao, y de la noticia que tubo de Guayana.


Venido el dia y biendo el Gouernador que todos los buhios, con la comida
que hen ellos hauia, estauan quemados, y que alli no se podia sustentar
tanta jente, por estar lexos y apartados de las demas poblaçones de
yndios, acordo con la breuedad posible dar Lorden a su jornada para
pasar con ella adelante; y porque la carga de los enfermos que trai no
le fuese enojosa y estoruo para su biaje, acordo dejallos en aquel
sitio, haziendo vna trinchera a la rredonda del alojamiento para guarda
y rreparo de la jente; y dejando con los enfermos otros beinte y cinco
honbres que los guardasen y defendiesen, y por su caudillo a Gil
Gonzalez de Auila, se partio en los vergantines con el rresto de la
jente, que serian mas de quatrocientos honbres, dejando ansi mesmo en el
propio estero la nao capitana y el galeon, y se fue derecho a una
poblazon y prouincia questaua de la otra uanda del rrio, llamada Carao,
los naturales de la qual le rreciuieron amigablemente, proueyendolos de
las comidas y otras cosas para sustento, aunque algunos quieren dezir
que en este pueblo o prouincia de Carao fueron rresceuidos como
henemigos y les dieron los yndios dos guazauaras, y despues, viendo lo
poco que ganauan o auian ganado en ellas, procuraron aliarse y
confederarse con los españoles.

El Gouernador se estuuo en esta poblazon, rreformando, ziertos dias, en
los quales los yndios le dieron noticia de que zerca de su prouincia y
territorio auia otras de muchos naturales y rriquezas, y que si querian
yr a hellas, quellos les lleuarian a hellos y a todo su aparato. El
gouernador Hordas estaua perplejo en hello, porque le parescia que podia
ser mas cierta la noticia que los yndios le auian dado del rrio arriua,
que la que en aquel pueblo entonzes le dauan, y que lo podian hazer los
yndios por metellos la tierra adentro y hazelles algun daño; y como
todauia los yndios le ynportunasen[334] a que fuesen donde hellos les
dezian y querian lleuar, porque no le tuuiesen por pusilanime, acordo
hazer la espiriencia del negocio con rriesgo ajeno, y asi ynvio a Juan
Gonzalez, que hera el que Sedeño auia dejado en la fortaleza de Paria
con veinte honbres, a la noticia que aquellos yndios le dauan, la qual
hera lo que agora llaman Guayana, con yntencion y boluntad de que los
yndios le matasen, porque parecia que lo traia consigo con alguna
pesadunbre, temiendose que en bengarse del agrauio que le auia hecho en
quitalle la fortaleza, no conbocase o ynduciese algunos soldados para
que se bolviesen y lo dejasen.

El Juan Gonzalez, con otro animo e yntencion de la que su capitan
tenia[335], hacepto la jornada y se fue con sus conpañeros la tierra
adentro a do los yndios lo guiaron y lleuaron a las prouincias y rrica
noticia de Guayana, tierra muy poblada y apazifle y de ynumerables
rriquezas, cuyos naturales lo rreciuieron muy amigablemente y le
proueyeron de muchas comidas y algunos yndios que con el bolvieron; y
auiendo gastado en la yda y buelta espacio de veinte dias, llego a do
auia dejado a su Gouernador, el qual es de creher que no rreciuiera
tanto contento en belle como todos los demas del campo rresciuieron,
pues le auia ynuiado[336] a fyn de que lo matasen, y zierto lo tenian ya
por muerto; pero el boluio biuo y con muchas cargas de pescados y carne
de uenados, y con las buenas nueuas de la tierra que auia uisto, con
todo lo qual dio mas alegria de lo que se puede escreuir; y con todo
esto jamas quiso Ordas yr en demanda de esta tierra, sino seguir sus
primeros desinos, que eran suuir el rrio arriua.

Sobre esta entrada de este Juan Gonzalez en tierra de Guayana ay otras
dos maneras de opiniones, dichas asi mesmo por soldados que de la propia
jornada salieron. La una es, que dada esta noticia por estos yndios de
Carao, el Governador no osaua[337] e no queria enuiar jente a hella, y
viendo esto el Juan Gonzalez trato con el Gouernador le diese licencia
para con zierto principal de aquella prouincia yr a uer aquella tierra
que los yndios dezian, y el Gouernador, deseando que los yndios lo
matasen, le dio licencia, el qual fue con vn principal de aquella
provincia, y llegando a uista de la noticia que los yndios les dauan, le
salieron los naturales della de paz en cantidad, con abundancia de
comidas, y que de alli lo hizieron boluer, y buelto no dio rrelacion de
auer visto ninguna tierra ni prouincia que pareziese estar poblada ni
rrica. Lo otro que dizen es que estando el Gouernador para hazer
justicia deste Juan Gonzalez, a su pedimento y por rruego de muchos de
su canpo, en pena de su delito, le comuto la muerte en que se fuese como
desterrado a su auentura, a uiuir y estar con los yndios, y que yendo el
Juan Gonzalez, en cunplimiento de su destierro, se metio la tierra
adentro y fue a portar a vna prouincia muy poblada y de muchos naturales
y muy rricos de oro, los quales lo rreciuieron amigablemente, y dandole
algunas joyas le tornaron a ynuiar a su Capitan, y que el Juan Gonzalez,
por no dar ninguna alegria ni buena esperanza al Gouernador auia dado o
buelto las joyas a los yndios y se auia tornado desde a zierto tiempo a
donde estaua su capitan, al qual rrogaron todos los soldados que
perdonase a Juan Gonzalez, el qual lo hizo asi, pero con todo esto[338]
jamas le pudieron persuadir a que dejasen la derrota tan trauajosa que
llevauan agua arriua y se fuesen en demanda desta tierra que tan
ahincadamente les querian dar en las manos los yndios de aquella
prouincia; y asi mando aprestar su jente y bergantines, que ya estauan
descansados y rreformados por auer dias que auian alli rreposado, para
proseguir su contumaz opinion e yncierto biaje.



CAPITULO QUINZE

     Como el comendador Ordas salio con su jente de la prouincia de
     Carao y fue nauegando el rrio arriua a donde el propio rrio es
     llamado Urinoco.


Aprestada ya la jente y uergantines para partirse del pueblo o prouincia
de Carao, entendieronlo los naturales de aquella prouincia, los quales
deuajo de la paz y amistad que con los españoles tenian, quisieron vsar
de cierta manera de traicion, y cuando mas ocupados y eleuados
estuuiesen los españoles en aprestarse y aderezar las cossas nezesarias
para su nauegacion, dar sobre hellos rrepentinamente y matallos. Este
trato no fue tan oculto ni secreto que por ynsigneas y conjeturas que
los españoles vieron, presumieron el echo que los yndios pensauan, y
auiendo algunos a las manos, ynterrogandoles sobre el caso
disimuladamente, secretamente supieron y entendieron dellos lo que toda
la demas jente tenia hordenado, lo cual aueriguado y sauido por cosa
zierta por el comendador Ordas, determino no dejar aquellos yndios sin
el castigo que sus cogitaciones[339] merescian, y asi so color deuajo
de la amistad que con ellos tenia, los hizo llamar y parezer ante si y
entrar en su buhio, finxiendo que se queria ynformar dellos de algunas
cosas de ynportancia, dandoles algunos rrescates y otras cosas para con
mas facilidad engañallos y atrahellos sin rruido a lo que queria y
pretendia, de los quales metio en el buhio los mas de los que alli a
mano pudo auer, y por abreuiar con la egecucion de la injusticia y
destingir quales auian sido los mas culpados e ynuentores de la
traicion, y dar a cada uno el castigo segun tuuiese la culpa y uuiese
dilinquido, como todo buen juez lo deuia hazer, hizo pegar fuego al
buhio, y quemando todos los que dentro estauan, castigo con este
abominable jenero de pena y punicion a ynocentes y culpados, ymitando en
esto mas la crueldad e ynrrustica costunbre de los propios barbaros que
las leyes de equidad y costunbres que su Rrey y mayores sienpre an
vsado, castigando antes con clemencia semejantes delitos y perdonando
los culpados que poniendo[340] los ynozentes y sin culpa, como es cierto
que de todo jenero y condicion abria en estos que aqui se quemaron.

Y hecho esto, y sastifecho Ordas del motin de los yndios, puso en efeto
su partida, y enuarcando toda su jente en sus bergantines, comenzo a
nauegar el rrio arriua con ecesino trauajo de los proues soldados, por
que hellos heran rremeros, marineros y soldados, ansi para en el rrio
como para por tierra; y nauegando con este yntolerable trauajo corporal
que en suuir los bergantines tenian, al qual se les añadia la gran
hanbre que por la mucha falta de comida y rrara poblazon de naturales
que en aquella tierra auia pasauan. Sufriendolo y soportandolo con los
buenos animos con que todas las auesidades se vencen, llegaron a un
pueblo de yndios llamado Cabutu[341] que estaua poco menos de duzientas
leguas de la mar, arriua del qual atrauesaua el rrio una cinta o cingla
de peñas por deuajo del agua, de tal suerte que hazia correr el agua con
tanta furia que casi no podian mouer los uergantines hazia arriua; y
aunque con la falta de la comida yua la jente algo diuilitada, por pasar
adelante y uer si podian llegar a la noticia, procurauan, como suelen
dezir, sacar de flaqueza animos, y mostrando su poder contra la propia
naturaleza que aquella parte del rrio auia puesto aduersa a toda
nauegacion, la pasaron y nauegaron, como e dicho, a pura fuerza y con
ynjenios artificiales que para hello hizieron.

Esta cingla o cinta de peñas dizen que se causa y haze de un rrio que
junto a hella entra a este[342] de Uriaparia, hazia la mano derecha agua
arriua, que es llamado el rrio de Meta.

Pasado este tranze prosiguieron su uiaje con el acostunbrado trauajo, y
auiendo nauegado obra de zient leguas, toparon otro salto y estrechura
que el propio rrio hazia, por donde ni fuerza ni maña eran bastantes a
suuir por el arriua los uergantines. Visto por el Comendador el justo
ynpedimento que para adelante tenia, acordo tomar tierra y
rranchearse[343] hen ella para uer si podia hallar alguna claridad de la
noticia[344] que de auajo traia, y consultar y tratar con su jente lo
que se deuia hazer que mas conuiniente fuese a todos. En este
paraje[345] este rrio de Uriaparia auia ya perdido el nonbre, y segun
parescio por la lengua de los propios naturales que por aqui se tomaron,
dijeron llamarse Urinoco, y este nonbre Uricono viene corronpiendose
desde sus nascimientos, que esta a las espaldas del Nueuo Rreyno de
Granada, asta este paraje donde se llama Uricono, y auajo se llama
Uriaparia por respeto de aquel pueblo tan señalado de Uriaparia y jente
que auajo tiene, de que hemos escrito arriua; y esta costunbre de no
turar el nonbre de los rrios desde sus nascimientos hasta sus fines, es
muy general en todas las Indias, y en algunas partes de España, y en
todo el mundo.



CAPITULO DEZISEIS

     Como el gouernador Ordas salto en tierra de Urinoco y tuuo guerra
     con los yndios, los cuales le dieron noticia de la rriqueza de
     aquella tierra, por lo qual determino dar la buelta a la mar.


Auiendose llegado a una de las varrancas del rrio el Gouernador con su
armada, los yndios de la tierra, que no deuian estar muy lejos ni
descuidados, comenzaron a flechar y tirar de sus armas arrojadizas[346]
a los uergantines, para ofender y hazer mal aquella jente tan nueua para
ellos, y usando de bozes y otros ynstrumentos de que generalmente
acostunbran vsar[347] en semejantes actos. El Gouernador, viendo que
demas del atreuimiento que los yndios auian tenido en acometelle, con el
qual le auian dado muy justa ocasion para saltar en tierra a uengar sus
ynjuriales rracones, las[348] quales heran cosa muy necesaria y
conuiniente tomar algun yndio de aquellos para guia y claridad de lo que
pretendia sauer, lo mas apresurada y rrecatadamente que pudo llego sus
uergantines a tierra, y echando toda la mas de la jente, procuro
fortificarse de suerte que antes pudiese ofender que ser ofendido, y
con esto, Alonso de Herrera, su maese de canpo, que hera buen honbre de
a cauallo, puso muy gran diligencia en echar fuera los cauallos que
lleuauan para hen ellos mas a su salvo hazer la guerra, y con la
soueruia presencia de estos animales espantar y amedrentar los yndios,
los cuales, viendo que no auian sido parte para rresistir a los
españoles la entrada y saltada en su tierra, acordaron hazerle la guerra
en otra forma, y fue que, como toda aquella tierra zercana, adonde los
españoles auian saltado, era paja y heno, que por otro nonbre llaman
cauana, pusieron fuego a la rredonda, para con sus llamas y calor
ahuyentar los españoles, los cuales estauan ensillando sus cauallos y
armando sus personas para mas seguramente dar en los yndios; y uiendo el
fuego que sus contrarios auian puesto, vsaron de contra fuego, poniendo
ellos tanuien, por la parte dond estauan, fuego a la sauana, para que
yendo tras el por lo quemado llegasen a sus enemigos sin rreceuir daño
dellos ni de su fuego, porque con la mucha llama y humo no se ueian los
vnos a los otros.

Llegaron de rrepente los de a cauallo, con otros que de a pie los
siguieron, y dando en los yndios los ahuyentaron, hiriendo y alanceando
algunos dellos, de los cuales tomaron uiuos dos yndios para sauer dellos
donde estauan o que paraje de tierra era aquel, y si hera zierta la
noticia que de aquella tierra les auian dado los yndios de Paria; y
aunque no tenian ynterpretes quentendiesen aquella lengua y jentes, por
señales procuraron sauer y entender lo que deseauan.

Y entre las demas cosas que del yndio se ynformaron y supieron, fue
esto, aunque algunos quieren dezir que vno de los yndios, viendose en
poder de los españoles, con mas curiosidad de la que (de) vn baruaro
como este se esperaua, pregunto o por señas dio a entender a los
españoles que querian o que buscauan por aquella tierra donde asta
entonces jamas auian tenido noticia de españoles ni de jente de su jaez,
y por el Capitan y Gouernador le fue mostrado vn pedazo de hierro,
dandole a entender que uenian a buscar adonde auiesse mucho de aquello,
el qual yndio, uiendolo y mirandolo, dijo que por allí no auia semejante
metal ni cosa como la que se le enseñaua. Mostrole el Gobernador, o
hizole mostrar vna paila[349], dandole a entender que de aquel metal
buscauan; y tomandola el yndio en las manos, y rrefregandola oliola, y
como el laton tiene en si vn zierto hedor de herunbre, conocio no ser
oro y dijo que no auia de aquello por aquellas prouincias. Señalaronle y
mostraronle los cauallos, para sauer lo que dezia, y asi rrespondio, que
como los cauallos en aquella tierra no auia, pero que se criauan otros
mas pequeños, mas que no suuian los yndios hen ellos, los cuales eran
dantas[350]: generalmente las ay en todas las yndias.

Otras muchas cosas de España se les mostraron que no las suele auer en
semejantes partes de las Indias, donde nunca entraron españoles, y a
todo dijo que no auia, y a la fin le uinieron a mostrar vna sortija o
anillo de oro que el Gouernador traia en el dedo, y mirandola el yndio,
y conoziendo que hera oro despues de auelle estregado y olido, dijo que
de aquello auia mucho atras de una cordillera que a mano izquierda del
rrio se hazia, donde auia muy muchos yndios, cuyo señor hera vn yndio
tuerto muy baliente, al qual si prendian, podrian enchir los nauios que
traian de aquel metal; mas que les auisaua que para yr adonde aquel
señor estaua heran muy pocos cristianos; que sin llegar al pueblo del
principal auia muchos yndios, que los desuaratarian y matarian, y en
esto se afirmo mucho este yndio. Preguntaronle que si avia benados en
aquella tierra donde estaua aquel, e dijo que si, y que tanuien auia
otros como uenados en que andauan los yndios caualleros, los quales se
entiende ser ouejas de Piru. Enseñosele a este yndio vna uotija o vasija
bidriada de España, y zertifico y afirmo tener aquellos yndios tener
vasijas de la propia color y barro; y aunque despues sobre estas cosas
le fueron echas diferentes y barias preguntas por uer si discrepaua o
uariaua[351], jamas hizo diferencia de lo que dijo a lo que auia dicho
al principio azerca de esta noticia, por lo qual el Gouernador y su
jente la tuuieron por zierta, y ansi se les mouio los espiritus para yr
alla y auella o morir en la demanda.

Mas el Gouernador, a cuyo cargo estaua todo, no le parecia cosa
hazertada entrar tan pocos soldados como alli estauan, en vna noticia y
tierra de tanta jente, donde no solo auenturauan de que los matasen a
hellos, mas a todos los demas que (en) el pueblo y fortaleza de Paria
auian quedado; y tratando y comunicando sobre hello muchas vezes con sus
soldados y jente, a los mas les parecio que hera azertado acuerdo el que
su Gouernador tenia, porque demas de ser tan pocos como heran, no auian
de donde facilmente les pudiese uenir socorro, ni menos auia jente para
poder boluer el rrio auajo a dar auiso y mandado a la jente que auia
quedado en los lugares referidos y a la demas que despaña esperauan de
la nao Marineta; y que dando la buelta y juntando toda la jente y la
demas que de España viniese, con mas facilidad y mejor horden podrian
salir con su enpresa, yntentandola por tierra desde la costa de la mar
que por aquel tan trauajoso rrio de nauegar, asi por sus furiosas
corrientes como por la falta de comidas y naturales que por el auia, lo
cual se podria facilmente hazer por Cumana, donde a la sazon estaua vna
fortaleza con alguna jente española y les seria gran lunbre y guia para
seguir el uiaje de tierra. Y platicado esto, les parecio bien a todos, y
asi determino el Gouernador, dar la buelta con el rresto de la jente que
le auia quedado, que seria casi quatrocientos honbres.

Algunos quieren dezir que este parezer de boluerse desde aqui el
Gouernador y su armada, que los soldados dieron, fue mas por uerse fuera
del gouierno y jurisdicion de Don Diego de Ordas que no porque no fuesen
parte para dar vista a la tierra, porque pues heran pocos menos de
cuatrocientos honbres, claro esta que podrian llegar y uer qualquier
poblazon por grande que fuese; mas el Gouernador, con su grande
arrogancia y mala condicion tenia tan contra si a todos los mas del
canpo, que si no temieran la ynfamia y pena, hellos ovieran procurado su
livertad; auiendo el gouernador Ordas, con su seueridad, causado de que
muchos soldados, demas de ser opremidos del gran trauajo que pasauan y
les daua de la gran hanbre que padecian, e los trataua tan mal de
palabra, que perdiendo la consideracion cristiana que deuia tener, con
vn cierto genero de desesperacion se saliesen y huyesen de su conpañia y
se metiesen por los arcabucos y entre los pueblos de los baruaros, donde
es de creher que abrian y rreciuirian crueles y miserables muertes, y
muchos de los que alli estauan auian sufrido esta ynmensa soueruia y
mala condicion de este capitan, por no perder con las uidas las animas.

Estas y otras consideraciones tenian muy apartados los animos de muchos
soldados de seguir a este Gouernador, pareciendoles que si en tierra
rrica dauan, que seria mayor suplicion[352] y tirania, y asi aprouaron y
tuuieron por cosa azertada el dar la buelta a la costa, donde
facilmente, y por estar tan zerca de alli Cumana y la ysla de Cubagua,
en aquel tienpo florescientes de españoles por las muchas perlas que en
aquella costa se sacavan y esclauos que se hazian, se podrian salir y
quitar del dominio y mando de aquel su tan seuero Gouernador.



CAPITULO DIEZ Y SIETE

     De como Hordas con la jente que le quedo, dio la buelta el rrio
     auajo y llego al pueblo y fortaleza, donde hallo los españoles que
     auia dejado.


O por la determinacion del Gouernador o por la flojedad que en los
soldados auia para proseguir la jornada, por las causas ya dichas,
dieron la buelta contra toda rrazon y disciplina militar que en las
Indias, en semejantes jornadas, an acostunbrado los descubridores y
pobladores de ellas; pues tan a la mano tenian la tierra, estauan
obligados a darle uista, aunque no fuera mas de por uer si hera
verdadero o auia algunas ynsignias de ser uerdad lo quel yndio les auia
dicho, lo qual heran parte para hazer cinquenta honbres, quedando los
demas en guarda de los uergantines, y asi dejaron oscura aquella
noticia, pudiendo traher claridad de hella, lo qual a sido causa que
nunca mas se aya mouido ninguna persona a procurar esta jornada y
hazerla, y el trauajo de tanto tiempo como gastaron en suuir el rrio
arriua, a costa de tanto numero de españoles como en el murieron, fue
ynutil y sin ningun efeto, y a las veces el mucho deliberar[353] y
tardar en semejantes negocios rredunda en ynfamia del capitan y daño de
sus soldados, pues es de creher que como los auia lleuado hasta alli,
los podia lleuar lo poco que quedaua. Yo soy cierto que si tanto pesaran
en los prencipios de los descubrimientos de Piru y Nueua Espana y Nueuo
Reyno de Granada, Corthes y Pizarro y Jimenez de Quesada, los subcesos
del medio y fin de sus jornadas, que nunca salieran a luz con sus
enpresas; mas hellos, desechando los uarios parezeres de algunos
soldados, que con animos amedrentados les dauan, quisieron mas prouar
sus fuerzas y sauer y conozer lo que la fortuna les tenia guardado, que
yncauta y medrosamente dar la buelta de las puertas de sus casas, como
este capitan hizo; los quales fueron muchas vezes forcados a hello por
la gran multitud y poderio de sus contrarios que lo pretendian,
haziendoles grandes daños en sus propias personas, rresistiendoles por
todas las uias que pudieron, mas hellos, por no ser mal mirados con su
propia fortuna ni boluelle las espaldas al mejor tienpo, sacando fuerzas
de sus ynuencibles animos, poniendo, como suelen dezir, de todo punto el
pecho al agua, sujetaron y señorearon los largos rreynos, ynnumerables
jentes que oy posehen y rrijen y gouiernan nuestros Rreyes de Castilla,
quedandose hellos casi con solo el trauajo y rriesgo, como de sus
particulares Istorias y desta se puede uer mas largamente.

Y asi este gouernador Ordas y sus soldados lleuaron el pago que su
ynconstancia merecio por auelles faltado el animo al mejor tienpo, o
auerse querido gouernar tan cauezudamente; porque, como adelante se
uera, fueron desuaratados, y su capitan preso y muerto casi por esta
ocasion, y hasta oy biuen[354] miserablemente algunos soldados, y con
harto trauajo, por no auer querido conseguir ni hazer lo que heran
obligados, en dar vista a esta noticia, pues si la bieran hella les
pusiera animos para no rehusar el menor trauajo, que hera poblalla y
sustentalla.

Eme vn poco alargado en esto, porques de rezeuir pena[355] de los
honbres que rrepudian y desehan[356] su buena fortuna y por vna poca de
pasion, o por, como suelen dezir, quebrar vn ojo a su aduersario, se
quiebran a si entranbos.

Dada la buelta este Capitan con sus soldados, en breue tiempo llego al
pueblo de Uriaparia, donde auia dejado la nao y a Gil Gonzalez de Auila,
su alcalde mayor, con los enfermos, a los quales allo con arto rriesgo
de acauarse de perder, porque de los enfermos heran algunos ya muertos y
de los que quedaron sanos auian enfermado los otros, y la comida que les
auia quedado se les auia apocado y aun faltado del todo, y no heran
parte para ylla a buscar, de suerte que si los que suuieron el rrio
arriua sienpre travajaron, a los que en Paria quedaron nunca les sobro
descanso, con el temor de pereszer alli todos. Y esto fuera por su
culpa, porque bien pudieran, viendo su total perdicion, meterse en vna
de las naos y salir a la mar y irse a la poblazon de cristianos que mas
cerca estuuiese. Mas Gil Gonzalez de Auila nunca quiso, jamas,
venir[357] hen ello, por parescelle que le seria mal contado.

Don Diego de Ordas tomo luego todos los que en el puerto de Uriaparia
hallo, en sus uergantines, y de alli prosiguio adelante su uiaje, y fue
a la fortaleza de Paria que, como se a dicho, estaua en la costa de la
mar, apartada del rrio, donde, segun tengo rreferido, auia dejado a
Martin Niañez Tafur con cinquenta honbres en guarda della y de toda la
prouincia, a los quales hallo con arto travajos, aunque la buena
esperanza de que tendrian cada dia buenas nueuas del suceso y
descubrimiento que Hordas auia ydo a hazer el rrio arriua, viuian o
avian boluido con algun contento; mas desque lo vieron boluer perdido y
desuaratado, si se puede dezir, por su propia boluntad, comenzaron de
nueuo a sentir lo ya pasado y llorar el tiempo perdido, y asi, luego,
dejando aparte las opiniones que en semejantes sucesos se suelen mouer
por los soldados, «o si hizieramos esto, mas si hizieramos lo otro, si
el Gouernador creyera a fulano, si no fuera tan cavicudo[358] nunca nos
perdieramos», rresumiendose en que el daño y el buen consejo que le auia
anteceder, anuos llegan juntos, procurando dar luego horden en lo que se
deuia hazer para rremedio de tantos perdidos como alli estauan, y no
oluidando lo que al tiempo que dieron la buelta el rrio abajo trataron
hazerca de que se haria la jornada por Cumana, se mouio de nueuo la
platica, y pareciendoles el vltimo rremedio para cobrarse, biuieron hen
ello, aunque confusa y arrepentidamente de lo ya echo, los quales fueron
parte para estoruar el pasar adelante. El Gouernador dio ocasion para
que se bolviesen, y asi, viniendo todos en ello, dieron, o comenzaron a
dar horden en proseguir su uiaje para Cumana, por donde auian dentrar en
la noticia y tierra rrica que en el rrio les auian dado.



CAPITULO DIEZ Y OCHO

     Como dejando Hordas a Agustin Delgado con jente en la fortaleza de
     Paria, se paso con sus soldados a Cumana e Cubagua, donde fue preso
     por Pedro Hortiz de Matienco.


Andando ya toda la jente y aderezando su partida con determinacion de
hacer todo su posible por tierra, para descubrir y poblar aquella
prouincia, acordo el Gouernador dejar jente en la fortaleza, por no
perder la posesion de aquella tierra quel tenia por su gouernacion, o
porque si por alli llegase la nao Marieta que esperaua despaña, tuuiese
quien le diese auiso de lo que deuia hazer, o estarse alli y echar la
jente en tierra, y que sus soldados y capitanes tuuiesen lugar de hazer
lo que les pareciese, como en tierra de su gouernacion; porque se temio
que si llegando alli la nao y no hallando jente de la suya se pasase
adelante, que yendo a pasar a distrito y gouernacion agena, facilmente
seria desuaratada la jente, y los capitanes no tendrian jurisdicion
sobre los soldados, y asi no se podria aprouechar de hellos.

Con estos y otros motiuos, nonbro el Gouernador por capitan de la jente
que alli auia de quedar a Agustin Delgado, natural de las yslas de
Canaria, honbre animoso e ynjenioso para entre yndios; y dando
principio a su viaje, ynuio delante a Gil Gonzalez de Auila con toda la
mas de la jente que se fuese a Cumana y alli lo esperase; y dende a poco
se partio el con el rresto, a donde se juntaron para proseguir su
jornada, porque auia el quedado en la fortaleza acauando de rreformalla
y dejalla proueida y bastecida de mantenimiento, de suerte que la
necesidad no constriyese[359] a los que alli quedaban a illos a buscar
entre los yndios, donde por ser pocos fuesen muertos y desuaratados; lo
cual concluso se fue, como se a dicho, a Cumana, donde ya estaua Gil
Gonzalez de Auila con la mas de la jente, al qual auia ya desuaratado y
preso vn Pero Hortiz de Matienco, que era justicia mayor en la ysla de
Cuvagua, y despues de llegado el gouernador Ordas, tanuien los prendio
Pero Hortiz de Matienco e hizo del lo que adelante se uera, porque pasa
desta manera; que en aquella sazon en la isla de Cubagua auia cantidad
de españoles que alli rresidian del[360] prouecho de las perlas que de
la mar se sacauan y esclauos que en la Tierra firme de Cumana se
tomauan, questaua muy zercana esta isla, a los quales administraua y
tenia en justicia este Pero Ortiz de Matienco; y toda el agua que para
el ueuer y sustento de la jente que en la isla rresidia era nezesaria,
se traia de vna fuente o arroyo manantial que auia en tierra de Cumana,
junto a la mar, llamado Chinchiribiche, y por alli zerca no auia otra
agua de donde se sustentasen, por lo qual, y porque los naturales no
les enponzoñasen el agua o se la zegasen[361] o ensuziasen, los
españoles que en la isla rresidian auian echo vna fortaleza o casa
fuerte junto a la fuente o manantial, donde tenian de hordinario jente
que la guardase, por rrespeto de que si aquella fuente les faltava, o se
auia de despoblar la isla o auian de ir muy lejos por ella y con mucho
trauajo, y asi les hera forcoso guardar y conseruar esta fuente o rrio
de Cumana, aunque Francisco Lopez de Gomera en la Istoria general dize
que esta fortaleza de Cumana hizo Jacome Castellon el año de veinte e
tres yendo a pascificar y afirmar aquella prouincia por mandado del
Audiencia y Almirante de Santo Domingo; pero lo mas cierto es esto que
yo aqui e escrito.

Pues estando la jente de Hordas de partida en Paria, dos o tres soldados
de los que mas mal estauan con el ouieron vna piragua de nauegacion de
yndios y metiendose hen ella fueron a la isla de Cubagua, y, llegados,
para yndinar a la justicia y jente de Cubagua contra el gouernador
Ordas, les dijieron que pusiesen cobro en el agua y fortaleza de Cumana,
porque Don Diego de Hordas pensaua benir a ella con toda su jente y
apoderarse en la tierra y bendelles el agua muy vien vendida, lo qual
hera fazil, porque como de lo dicho se a uisto y colije, ni el
Gouernador ni ninguno de sus capitanes tal proposito tenia.

Sauido esto por los de Cuuagua luego se pusieron en harma para prender y
desuaratar a los de Hordas, y enuarcandose todos los mas de los que en
aquella isla estauan con muchos yndios amigos que de Cumana les auian
venido a uer, haziendoles entender, para mouellos a que tomasen las
armas contra la jente de Hordas, que yban a prender a otros españoles
como ellos, que andauan en deseruicio de su Rrey, y que demas desto
heran honbres que uiuian mal y sodomitas, el qual pecado aborrecen
grandemente aquellos yndios, con lo qual los yndios se prefirieron a
ayudalles, y pasando a Cumana y hallando descuidada la jente de Hordas
de semejante echo, facilmente los prendieron y desarmaron sin ninguna
rresistencia, y dende[362] a quinze dias llego el gouernador Hordas con
el rresto de la jente en vn[363] bergantin, al qual asi mesmo
desarmaron, y prendiendole le pusieron a todo rrecaudo.

Este desuarate de Hordas cuentan otros de otra manera, porque aunque a
pocos años que paso no dejan de uariar en el dar de la rrelacion; y
dizese que dada la horden que auia de dar Hordas en la jente que en la
fortaleza quedaua, el con toda la jente se partio para Cumana a
proseguir su jornada, y no creyendo que en Cuuagua se le atreuiera nadie
por la mucha jente que lleuaua, llego aquella isla a uerse con la
justicia y jentes della; y como de los soldados que Hordas lleuaua yban
muchos ynpuestos en hazelle el mal que pudiesen avellos el maltratado en
su gouernacion en la jornada del rrio de Uriaparia, en saltando en la
tierra se fueron y salieron de su conpañia todos los mas de sus
soldados que asta entonces no se auian osado mostrar contra el, y dando
y fyrmando sus quejas ante Pedro Hortiz de Matienzo, y prefiriendose de
ayudalle y fauorezerle para prender a Hordas, fue promouido Pedro Hortiz
de Matienco a prendello, y asi lo efetuo y puso por hobra, mediante los
muchos soldados que de la conpañia de Hordas se le auian ydo a quejar y
prometidole el ausilio y fauor para hello, lo qual hizo con
determinacion de ynuiallo o llevallo a Santo Domingo a la Audiencia
rreal, diziendo o propuniendo contra el Hordas quel lo auia preso porque
sin tener facultad del Rrey se le entraua en su gouernacion de Cumana y
Cuuagua y se le queria alzar con la fortaleza y rrio o fuente de Cumana,
y esto mas se entiende que lo hizo Pedro Hortiz de Matienco a fin de
desvaratando el por esta uia al comendador Ordas, hazer el despues esta
jornada que por Cumana queria hazer Ordas, que con celo de desagrauiar a
nadie.

Otros cuentan esta prision de Ordas que paso cassi de la propia manera
que vltimamente e dicho, mas no en Cuuagua, sino en Cumana, donde
llegado Ordas con toda su jente y hallando alli a Pedro Hortiz de
Matruenco con los que de Cuuagua auian ydo con el, todos los questauan
mal con Hordas, que hera la mayor parte de su jente, viendo el rrecurso
y anparo que en Matruenco podian tener, dejaron a su capitan Ordas y se
fueron a meter deuajo de la jurisdicion de Pedro Hortiz de Matruenco, el
qual viendo como sus propios soldados desanparauan a Hordas, lo prendio
y lleuo a Cuuagua preso.



CAPITULO DIEZ Y NUEVE

     Como Hordas y Pedro Hortiz de Matruenco fueron a Santo Domingo, y
     de alli a España, y en el camino fue muerto Hordas con ponzoña.


Preso Don Diego de Hordas por Pedro Hortiz de Matruenco, y su jente
desuaratada y arrepentida de lo ya echo, por uerse uiuir miserablemente
y corridos de la jente de Cuuagua, por lo que auian tan
ynconsideradamente hecho, desanparar[364] su gouernador y entregallo en
manos de su contrario, a quien, como es costunbre, ya que la traicion le
agrado, nunca le contentaron los hobradores della, determino de darse
priesa y avreuiar la salida de Cuuagua con el gouernador Ordas, porque
no se uiniesen a desuergonzar los soldados y quisiesen soltar a su
gouernador y a el prender, y nasciese dello algunas guerras ceuiles, por
donde uiniesen a destruirse y perderse asi el como los de su uando y los
demas sus contrarios; y poniendo en efecto la hobra se enuarco en vno de
los vergantines que alli tenia, con Don Diego de Ordas, para ir con el a
Santo Domingo a dar cuenta al Audiencia rreal de lo que auia echo.

Jeronimo Ortal y Alonso de Herrera, que heran de la parte de Don Diego
de Hordas, pareciendoles que no hera cosa justa dejar yr solo a su
Gouernador, se enuarcaron con el, y se fueron todos juntos a Santo
Domingo, donde llegados y auida por el Audiencia rrelacion o ynformacion
de lo que pasaua y cuan ynjusta y cautelosamente auia sido preso y
desuaratado Don Diego de Ordas, le rrestituyeron en su libertad,
mandandole y dandole licencia que se voluiese a su gouernacion y hiziese
lo que Su Magestad le auia mandado y conuiniese. Don Diego de Hordas, no
solo pretendia su liuertad, mas tanuien que fuese castigado Pedro Hortiz
de Matruenco del delito que auia cometido en prendello y le pagase los
daños perdidos[365] y menoscauos que de la ynjusta prision se le auian
seguido; lo qual el Audiencia no quiso hazer, y uiendo esto pidio
lizencia para ir a España ante el Rrey, y suplicando[366] que mandasen a
Pedro Hortiz que[367] tanuien fuese y paresciese con el en Corthe; y
que, pues, le rrestituia su gouernacion y jurisdicion, que el nonbraua
por su teniente della a Alonso de Herrera, a quien el queria ynuiar para
que conseruase y tubiese en justicia la jente y españoles que en Paria
auia quedado; que se le mandase dar prouision rreal para que lo
ouedeciesen y tuuiesen por tal. El Audiencia otorgo y concedio a Hordas
todo lo que pidio, el qual se partio, juntamente con Geronimo Ortal y
Pedro Hortiz de Matruenco en vn nauio para España; y Alonso de Herrera
se quedo en Santo Domingo aderecando su partida y jente que lleuar a
Paria.

Nauegando Hordas y Matruenco yua[368] muy temeroso de que su yda en
España le auia de suceder mal, por rrespeto de que Don Diego de Hordas
hera muy conocido y fauorecido en Corthe y[369] se allaua falto de
fauor, y temiase de algun graue castigo, por la qual ocasion deseaua y
procuraua por todas uias la muerte a Don Diego de Hordas, la qual en el
propio nauio le uino a dar, y fue de esta manera: que segun paresze,
estando Pedro Hortiz de Matruenco en la isla de Cuuagua, llego alli vn
jinoues, voticario, que traia zierto artificio para sacar perlas, y por
causas que al Pedro Hortiz le mouieron, tanvien lo desuarato y prendio
como a Ordas, y lo dejo rresidir alli, y al tienpo que tenia preso a Don
Diego de Ordaz le dijo a este uoticario que le hiziese plazer de hazer
tres pildoras o bocados ponzoñosos con que pudiese matar tres casiques o
principales de Tierra Firme de quien se temia que le andauan por hazer
mal o daño, y que porque no fuesen sentidos de sus suditos y se le
alcase y rreuelase toda la tierra, los queria matar disfrazadamente. El
uoticario, creyendo ser asi, le hizo los uocados que conuenian, los
quales Pedro Hortiz de Matruenco no dio por entonzes a Hordas,
temiendose ser descubierto o sentido o teniendo confianza que la
Audiencia de Santo Domingo daria por bueno y aprouaria todo lo quel auia
echo, y saliendole muy contrarios sus desineos y lleuandose todauia
consigo los vocados de poncoña que el uoticario le auia echo y dado en
Cuuagua, tomo forma y manera como darselos a comer disfrecadamente a Don
Diego de Hordas, el qual desde a muy poco tienpo cayo supitamente
muerto; aunque otros dizen que rreuento, lo qual yo no tengo por cierto,
porque si rreuentara era presuncion de que le auian dado poncoña, y asi,
sobre sospecha, pudieran prender a Pedro Hortiz de Matruenco y
descubrirse la maldad. Mas como es cosa tan hordinaria o que muchas
vezes acaeze el morir supitamente, no se presumio nada contra el que lo
auia muerto, y asi lo echaron al mar; y en auer sido Don Diego de Ordaz
muerto ynopinada y desastradamente, parecio ser permision divina y justo
castigo de su seueridad y arrogancia, con que auia sido causa que muchos
españoles, desesperados del trauajo y hanvre y malos tratamientos que
les hazia e la nauegacion del rrio Uriaparia, como atras se a contado,
desesperados se metiesen por montañas y arcabucos, donde miseravlemente
perescieron; y asi vino a ser sepultado en los vientres de los peces el
que fue causa y ocasion que sus proximos y hermanos, que por no sufrir
su yntolerable condicion el les dio por sepulcros los tigres, leones,
caimanes y otros fieros animales.

En esta sazon auia proueido Su Magestad vn juez de rresidencia para
Cubagua, y la nao que lo traia encontro en el camino con la nao en que
auia partido de Santo Domingo Don Diego de Ordas, y hablandose y
saludandose, se dieron noticia los vnos a los otros de la muerte de Don
Diego de Ordas, y la misma nueua se le dio a la jente que en la nao
Marineta venia despaña en socorro de Don Diego de Hordaz, de la qual se
a echo mencion atras; y sauiendo la jente de la nao Marieta la muerte
del Gouernador, se uinieron a Santo Domingo derecho, donde[370]
esparcieron y cado uno se fue por su parte, como ouejas sin pastor, y el
juez se fue derecho a Cuuagua, donde fue rreceuido de la jente que alli
estaua, sin contradicion alguna.



CAPITULO VEINTE

     Como teniendo Sedeño noticia de la muerte de Ordas se paso a
     Cuuagua y de alli a Paria, y lleuando consigo algunos de los
     soldados que en la fortaleza auia, se fue a la isla de la Trenidad;
     y de la llegada de Alonso de Herrera a la mesma isla de Cuuagua y
     despues a Paria.


La nueua que la nao Marieta trajo a Santo Domingo de la muerte del
gouernador Ordaz, paso luego a San Juan de Puerto Rrico, a donde estaua
Antonio Sedeño, governador de la Trenidad, el qual asta entonzes no se
avia mouido ni querido boluer a su gouernacion, asi porque no auia
hallado la copia de jente que para tornar a entrar en la isla de la
Trenidad y poblalla y sujetalla hera menester, como porque ya auia
tenido noticia de como Don Diego de Hordaz auia llegado a Paria y le
auia tomado toda la jente que en la fortaleza el auia dejado y se auia
apoderado en toda la tierra, por lo qual, aunque ajuntase alguna jente,
no seria parte para defenderse de Ordas ni de sus soldados.

Auida, pues, noticia de la muerte del gouernador Ordas y de como auia
sido desuaratado, y que la mas de la jente se estaua en Cuuagua, y que
asi mesmo auia quedado Agustin Delgado en la fortaleza de Paria con
algunos soldados, lo mas presto que pudo Antonio Sedeño se aderesco y
con algunos amigos se paso luego a la isla de Cuuagua, donde hallo al
juez de rresidencia que despaña auia uenido, y tratandose y uisitandose
entranbos, el gouernador Sedeño dio rrelacion al juez de Cuuagua, como
por merced y prouision rreal era gouernador y adelantado de la Trenidad,
y le rrogo e ynportuno que le diesse lizencia para sacar toda la jente
de Ordaz que en aquella isla auia, para con ella pasar a la Trenidad y
poblalla y pacificalla o hazer lo que pudiesse. El juez de Cuuagua
estuuo perplejo, sin querer condescender con lo que Sedeño le rrogaua,
con proposito de con aquella jente hazer el o enuiar a hazer algun
descubrimiento a Tierra Firme, y aunque sobre ello andauan terceros
rrogadores, jamas lo quiso hazer el juez.

Estando en estos tratos y contratos los de Cuuagua, llego Alonso de
Herrera, que uenia de Santo Domingo con prouisiones de teniente de
gouernador de la gouernacion de Ordas, al qual Antonio Sedeño pretendio
estoruar su jornada, rrogandole primero y persuadiendole[371] a que
dejase la jornada tan trauajosa que lleuaua y que se fuese con el a la
isla de la Trenidad y le haria su teniente general, poniendole por
delante la muerte de Don Diego de Ordas, y cuan poco le podria turar el
mandar, pues ya en España estaua la nueba de la muerte de su gouernador
Ordas, y de necesidad el Rrey auia de proueher a otro la merced de
aquella gouernacion. Ninguna de estas cosas fue parte para que Alonso
de Herrera dejase de proseguir su jornada, queriendo mas ser teniente y
señor en Paria, o como suelen decir alli, el primero, que en la isla
Trenidad, gouernacion de Sedeño, el segundo, y con esta determinacion
procuraua atraher a si algunos soldados y amigos viejos, para con ellos
pasar a la fortaleza de Paria; y lo mesmo hazia Antonio Sedeño para irse
a su gouernacion; sobre lo qual ouieron de uenir a uer palabras los dos
y amordazarse[372] de suerte que fue necesario que el Juez de Cubagua
entendiese hen ello, aprisionandolos en partes comodas, despues de lo
qual se dio tan buena maña Antonio Sedeño que al cauo hizo con el
Gouernador o Juez de Cubagua que lo soltase y le diese lizencia para que
se fuese a su gouernacion, y luego que la tuuo se partio con alguna
copia de soldados, y al salir de Cuuagua se anego vna piragua onde iuan
veinte honbres, los diez de los quales se haogaron, y los otros diez
salieron a nado a Tierra Firme, dondespues de auer pasado hartos tranzes
y trauajos, ouieron otra piragua de unos yndios pescadores y se paso a
la Trenidad y se fue derecho a la fortaleza de Paria, donde estaua
Agustin Delgado, por Don Diego de Hordaz, al qual hablo y persuadio que
dejase aquella fortaleza y que se fuese con el a la Trenidad, porque su
gouernador hera muerto y benia por theniente Alonso de Herrera, proueido
por Santo Domingo, que luego le auia de quitar el cargo, y que si el se
iua con la gente que alli tenia a la Trenidad, que el lo haria su
teniente, y asi el como todos los demas que en la fortaleza estauan, que
con el quisiesen yr, los gratificaria y daria muy largamente de comer.

Agustin Delgado dijo que lo trataria con los soldados y jente que con el
alli estaua y que lo que de comun pareezer y consentimiento se
determinase que aquello se haria, lo qual trato con toda la jente que
Delgado alli tenia, y nunca se conformaron en hazello por causas que a
hellos les mouieron, no enuargante que fueron persuadidos e ynportunados
a hello por Agustin Delgado, por algunos amigos suyos y por el propio
Sedeño.

Visto por Agustin Delgado los varios parezeres y opiniones de los
soldados, se determino de con los que le quisiesen seguir pasarse e yrse
con Sedeño a la Trenidad, y asi lo puso por la hobra, dejando por
caudillo de la jente que en la fortaleza quedaua, que serian asta veinte
e tres o veinte y cinco honbres, a un Bartolome Gonzalez, amigo o
conocido del Delgado, dejandole auisado que aunque Alonso de Herrera
viniese alli no le rreciuiesen sin dar dello primero auiso a Sedeño en
la Trenidad, haziendoles, para que lo cunpliesen, grandes amenazas, y
poniendoles temores de castigo sino lo cumpliesen, y juntamente con esto
los dejaron sin ninguna comida, porque la hanbre les forcasse a dejar la
fortaleza y seguilles.

Sedeño y los de su parezer y opinion se fueron a la isla de la Trenidad,
a dar prencipio a las cosas de su poblazon y pacificacion.

En tanto que estas cossas pasauan entre Sedeño y los de la fortaleza,
Alonso de Herrera alcanzo lizencia del Juez de Cuuagua para yrse a
Paria, y con quatro o cinco amigos se metio en vna piragua o canoa de
perlas que alli le dio vn conocido suyo, y se fue y paso a la fortaleza
de Paria, con confianza de que hallaria alli a Delgado y a toda la demas
jente que Hordas auia dejado; y llegado que fue a Paria, y hallando tan
mudados los negocios de como el los auia dejado; porque como los
questauan en la fortaleza auian quedado de mano de Sedeño y amenazados
si rresciuian a Alonso de Herrera o a otro algun juez que alli viniesen,
no se determinaron de rreceuir ni admitir Alonso de Herrera hasta uer si
tenia bastante rrecaudos para hello; el qual luego saco las prouisiones
rreales que en Santo Domingo le auian dado de theniente, y mostrolas a
Bartolome Gonzalez y a los demas que Sedeño auia alli dejado, los
quales, viendolas y parresciendoles que traia bastantes rrecaudos para
rresceuillo por teniente, lo admitieron por tal, y le dieron la
ouedienzia y lo metieron en posesion de la tierra y fortaleza y se lo
entregaron todo.



CAPITULO VEINTE Y UNO

     Como Sedeño prendio Alonso de Herrera y a los demas que con el
     estauan en Paria y los lleuo a la isla de la Trenidad, y como el
     Audiencia de Santo Domingo tuuo notizia dello y dio prouisiones
     para que lo soltasen.


Pocos dias pasaron despues que Alonso de Herrera se apodero en la
fortaleza de Paria, quando lo uino a sauer y entender el gouernador
Sedeño, questaua en la Trenidad entendiendo en las cosas tocantes a la
pascificacion y sustento de aquella tierra, lo qual le causo no poca
turuacion y alteracion, por parezerle que heran prencipios aquellos para
tornarse a desuaratar y que no ouiese su jornada el suceso y fin que el
pretendia, como ciertamente lo fue de la suerte que adelante se uera; y
usando de la breuedad quel negocio rrequeria, para que antes que Alonso
de Herrera le fuese fauor de alguna parte y tuuiese copia de jente con
que defenderse, luego yncontinente mando aderezar toda la mas de su
jente y se enbarco en vn nauio que alli tenia, y una noche atraueso
aquel golfo o brazo de mar que entre Paria y la Trenidad ay, y saltando
en tierra ante que amaneciese ni pudiesen ser sentidos, zercaron la
fortaleza de suerte que al tienpo que amanecio y los de dentro abrieron
las puertas, entro Sedeño con su jente de tropel, que serian de sesenta
honbres, y rrecojendo ante todas cosas las armas de los de dentro, los
prendio a todos sin ninguna rresistencia, por estar tan descuidados como
estauan desta uenida de Sedeño; y deseando el mismo Antonio Sedeño no
lleuar consigo Alonso de Herrera a la Trenidad, porque como hera persona
principal facilmente podria atraher a si los soldados y causar algun
alboroto o salirse con ellos de la tierra, le dijo quel le soltaria y
dejaria para que libremente se fuese a Cubagua o donde quisiese, con tal
aditamento, que le hiziesse juramento de que no bolueria mas aquella
fortaleza ni tierra de Paria.

Alonso de Herrera, viendo que si aquel juramento hazia questaua obligado
a cumplillo, rrespondio que no lo queria hazer ni juraria lo que le hera
pedido, aunque entendiese claramente que por hello auia destar toda su
uida en prision. De esta rrespuesta se indino tanto el gouernador
Sedeño, que luego lo comenco a molestar con prisiones y rregurosos
tratamientos, poniendole grillos a los pies y un zepo al pesquezo, con
yntencion de si por aquella via pudiese constriñir a Alonso de Herrera a
que hiziese el juramento que le pedia, el qual jamas lo quiso hazer.

Visto esto por Sedeño, y que si asi libremente lo dejaua v soltaua,
podria juntar jente y so color de boluer a Paria yria a donde el
estuuiese a uengarse, acordo lleuarselo consigo preso a la Trenidad, en
todo rrecaudo, de suerte que no se le pudiese soltar, y por entonzes
dejo sin jente e ynabitable la fortaleza.

Llegado Sedeño a la Trenidad, con esta vitoria, quiso mostrarse mas
rriguroso de lo que en semejantes lugares y tienpos es rrazon, y asi
puso en prision a Bartolome Gonzalez, que hera la persona que estaua por
caudillo en la fortaleza al tienpo que Alonso de Herrera entro en hella,
y a un sobrino de Diego de Hordaz, llamado Aluaro de Hordaz, y a otros
amigos y apaniaguados del governador Hordaz; y pareciendole que en el
auerse entrado Alonso de Herrera en la fortaleza auia auido alguna
traicion o auia sido corronpido el Bartolome Gonzalez con dadiuas para
ello, determino de dalle tormento[373] para sauer la uerdad, el cual se
los dio los mas rrezios e ynumanos que pudo, hasta que lo descoyunto; y
viendo que no hallaua ninguna claridad de lo que pretendia, ciego con
alguna demasiada hira, quiso ahorcar a Aluaro de Hordaz y a otros dos
hidalgos muy amigos del gouernador Hordaz. Este echo no les parecio vien
a los llegados[374] y consejeros de Antoño Sedeño, por lo qual le
persuadieron a que no lo hiziese, y asi le fueron a la mano y se lo
estoruaron y sosegaron al Gouernador, aunque no del todo, pues por vna
parte tenia guerra con los naturales de aquella tierra, y por otra auia
de estar sienpre recatado de los presos que consigo tenia.

En este tienpo azerto a llegar a esta isla de la Trenidad vn nauio de un
Sanabria, que por aquella costa de Paria andaua a rrescatar esclauos
conforme a la costunbre de aquel tienpo, y para que Antoño Sedeño no
tuuiese ocasion de hazelle alguna molestia si le hallaua en Paria
haziendo esclauos, aunque hera fuera de su gouernacion, fue a el y le
pidio lizencia para hello, el qual se la dio, con que no los conprase ni
rrescatasen de veinte y cinco años para uajo; e yendo a pedir esta
lizencia Sanabria, supo la prision de Alonso de Herrera, como auia
pasado, y despues de auer rescatado sus esclauos, dio la buelta a
Cuuagua, donde hizo rrelacion del suceso y prision de Alonso de Herrera,
con todo lo que sobre hello auia pasado, lo qual sauido por un Alonso de
Aguilar, que en aquella ysla rresidia, que hera muy grande amigo de
Herrera, luego yncontinente se partio para Santo Domingo, donde dio
rrelacion a la Audiencia rreal de todo lo que Antoño Sedeño auia echo
con Alonso de Herrera, y como lo tenia preso a el y todos sus amigos,
los maltrataua y auia maltratado[375]. El Audiencia, sauido este
atreuimiento dicho de Antoño Sedeño, luego dio prouisiones muy vastantes
para que el propio Aguilar fuese, y con vn escriuano notificasen a
Sedeño que soltase Alonso de Herrera y a todos los demas que tenia
presos, y a los que con el se quisiesen yr a su gouernacion, y se les
boluiese todo lo que se les auia tomado, asi de cauallos como de otras
armas y peltrechos de guerra, so[376] graues penas que para hello se le
ynponian; y rresciuidas sus prouisiones, Alonso de Aguilar, luego, sin
mas se detener, dio la buelta a Cuuagua, para de alli yr a la Trenidad
hazer soltar a su amigo Alonso de Herrera y a los demas presos.



CAPITULO VEINTE Y DOS

     De como Alonso de Aguilar fue á la isla de la Trenidad, y Sedeño no
     quiso ouedezer las prouisiones, antes lo quiso prender sobre ello.


O quanto puede y cuanta fuerza tiene la lei de amistad, pues a este
Alonso de Aguilar constriño dejar su casa, a poner en rriesgo su uida y
gastar su hazienda, a pasar la mar, a sufrir otros muchos trauajos y
rriesgos, solo por sacar a su amigo Alonso de Herrera de la ynjusta y
molesta prision en que Antoño Sedeño lo tenia; y asi se puso, despues de
tantos trauajos, en auentura de que el mismo Sedeño lo prendiese y
hiziese del lo mesmo que avia echo de Alonso de Herrera; porque pasa en
esta forma: que llegado que fue con las prouisiones a Cuuagua, luego sin
detenerse, busco y conboco algunos soldados amigos suyos, para que le
aconpañasen hasta la Trenidad; y metiendose con asta[377] ocho
conpañeros en vn uergantin, se fue derecho a donde Antoño Sedeño estaua,
vsando de un barbaro rigor con todos los que tenia presos, porque ni el
les daua de comer ni les queria dejar para que lo fuesen a buscar; y
asi, no solo les daua pena la prision en que estauan, mas les
atormentaua la hanbre que padezian.

Llegado Alonso de Aguilar a la Trenidad, luego salto en tierra con vn
escriuano que lleuaua a notificar las provisiones y rrecaudos que del
Audiencia auia lleuado, a Sedeño, el qual los rresciuio con alegria y
contento, no creyendo que fuesen aquel efeto, mas des que lo supo, fue
tan grande el enojo que tuuo y rresciuio del atreuimiento del Alonso de
Aguilar, que luego alli, yncontinente, le quito el escriuano que lleuaua
y lo prendio con aspero senblante, y no curando de ouedezer ni cunplir
lo que se le mandaua por el Audiencia, con aspera yra rrespondio que las
ouedecia, y cuanto a cunplir lo que se le mandaua, que no convenia ni
auia lugar, y disimulando su pasion, propuso de dar horden en como
prender a Alonso de Aguilar, y detenello alli hasta que a el le
paresciese, y asi acordo de conuidallo a comer, para que estando
comiendo mas seguramente lo prendiesen y sin aluoroto. El Alonso de
Aguilar sospecho la cautela: luego ymajino el modo que tendria en
escaparse, y no dando a entender que auia entendido cosa alguna de lo
que contra el se tratava, le rrogo al gouernador Antoño Sedeño que le
hiziese merced de dejar uer Alonso de Herrera, pues que no lo auian de
soltar como el Rrey mandaua, que le queria hablar antes de partirse.
Sedeño, por desimular mas sus desinios, dijo que le hablase en buena
hora, con tal que a hello se allase presente su theniente, el qual hera
muy grande amigo del Herrera y conpañero que auian andado juntos en
conpañia de Don Diego de Hordaz, y deuajo de esta amistad dio lugar a
que los dos amigos, Herrera y Aguilar, se hablasen en secreto. Aguilar
dijo a Herrera que ya ueia que Sedeño no lo queria soltar; que no auia
otro rremedio sino que vna noche el se procurase soltar y fuese a la
mar, que alli el lo rresciuiria y aria lo que hera obligado a su
amistad.

El Herrera quedo de hazer lo que pudiese por soltarse, pues a el le yua
mas que a ninguno; y con esto se boluieron a la posada de Sedeño, ya que
se hazia hora de comer, y estando puestas las mesas y llamados los
huespedes para sentarse, el Alonso de Aguilar finjio que queria
proueherse[378] y como alli no auia otro lugar sino el arcabuco o
montaña, entrose por el, y encuuiertamente y sin ser sentido ni uisto,
se fue a su uergantin, y despues de metido en el no curo de saltar mas
en tierra a esperar ni estar en arbitrio de lo que tan ynumano
gouernador como Sedeño quisiese hazer.

Sedeño estuuo esperando buen rrato a su huesped para comer, y desque uio
que se tardaua enbiolo a buscar, creyendo que le vuiese sucedido alguna
desgracia; mas Aguilar, viendo desde el bengartin que le buscauan, dio
uozes diziendo que no le buscasen, porque el se auia ydo a comer con sus
conpañeros por comer mas segura y descansadamente; que el no queria mas
tratos ni contratos con el gouernador Sedeño de que le diese su
escriuano, porque se queria boluer a Cuuagua. Sedeño, viendo cuan en
vano le auian salido sus desinos, turbose demasiadamente, entendiendo
quel no prender Aguilar le auia de ser dañoso, y rrespondio que la
necesidad que de jente tenia le constreñia a detener alli al escriuano;
que le perdonasse pues no se podia hazer otra cosa, y que ya uia la gran
falta que la jente tenia de comida, que le rrogava que fuese con su
bergantin al pueblo de Chacomar para que les trajesen algunas patatas y
casaue y otras comidas de la tierra, a lo qual rrespondio Aguilar que
hera contento de hazer lo que le rrogaua, pero que el era bisoño o
chapeton en el trato de aquella tierra; que enviase vna persona que
supiese tratar y rrescatar con los yndios. Sedeño se olgo con la
rrespuesta de Aguilar, y asi le ynuio para el efeto vn amigo suyo,
llamado Bartolome Gonzalez, que es el que hallo Hordas en la fortaleza
de Paria por Sedeño.

Y antes que pasemos adelante es de sauer que en esta sazon no estaua
toda la jente de Sedeño en la Trenidad, porque en el nauio que alli
tenian auia ydo Agustin Delgado a buscar comida con zierta jente a la
costa de Paria y auia lleuado consigo a un soldado llamado Andino, que
hera, o auia sido secretario de Alonso de Herrera, para hazer justizia
del, diciendo que este Andino auia persuadido a Herrera que fuese a
Paria e hiziese lo que hizo. Por esto y otros motiuos que el Agustin
Delgado tuuo afrento a este Andino o lo acoto alrrededor de la
fortaleza, y sauido por Sedeño como Delgado auia afrentado Andino,
temiose que si de alli escapaua los podria seguir o perseguir, y ansi le
ynuio desde la Trenidad vna botija bazia con solo vn cordel atado al
cuello, dandole a entender que lo ahorcase, lo qual alcanco y entendio
el Agustin Delgado, pero no lo efetuo, porque llego a la sazon a Paria
Alonso de Aguilar y Herrera que se lo estoruaron, como luego diremos, y
por esta caussa no se hallo presente Delgado a esto que auemos contado
que paso Aguilar con Sedeño, ni a todo lo demas que vamos diziendo, lo
qual le fue gran ayuda para que Herrera se soltase y Sedeño no prendiese
Aguilar; y es cierto que si Agustin Delgado con el nauio se hallara en
la Trenidad a la sazon que esto pasaua, Sedeño se uengaua a su boluntad
del Aguilar, y por uentura fueran los negocios mas malos y feos de lo
que fueron.



CAPITULO BEINTE Y TRES

     Como Alonso de Herrera se solto y libro de la prision en que Sedeño
     lo tenia, y se fue en el uergantin a Paria, adonde a la sazon
     estaua Agustin Delgado, y lo prendieron con los que hallaron en su
     conpañia.


En este tienpo que Antoño Sedeño estuuo en la Trenidad, que pasaron
algunos meses, no dejo de tener guazaueras y guerras con los yndios, los
quales le auian muerto en diferentes rreencuentros que tuuieron, mas de
veinte honbres, y los demas estauan tan amedrentados, asi de la mucha
multitud de yndios que cada dia bian sobre si, como por no ser parte
para yr por los pueblos comarcanos a buscar comida, las quales
necesariamente se auian de prouer de fuera de la tierra, que deseauan o
procurauan salirse de alli; y algunos quieren dezir que de uerse la
jente que alli tinia Sedeño tan opremidos y trauajados, en rriesgo de
caer cada dia en poder de sus enemigos, persuadieron e ynportunaron a
Sedeño que saliese de la tierra y fuese a rehazerse de mas jente o no
curase demas de aquella tierra, pues la jente de hella era tan yndomita
y pesima, y que esto le constriño y forco a Sedeño a salir de la
Trenidad. Mas conforme a lo que uamos tratando, yo no tengo por cierto
esto, sino que la jente de Ordas lo conpelieron a salirse, como luego se
uera.

Buelto que fue el uergantin de Alonso de Aguilar con la comida que auia
ydo a buscar a Chacomar, echola en tierra y rretubo en si a Bartolome
Gonzalez, que hera la persona e ynterprete que Sedeño le auia dado para
rrescatar la comida, enuiandole a dezir que no le daria su beedor, que
este cargo tenia Bartolome Gonzalez, si no le daua su escriuano; y de
camino enuio a dezir con vn esclauo negro que alli tenia Sedeño, que
hera o auia sido de Hordas, a Alonso de Herrera que procurase soltarse
aquella noche, porque el lo esperaria alli para rreceuillo, lo qual el
esclauo le dijo a Alonso de Herrera, y el lo procuro poner por la hobra,
como diremos.

Sauido por Sedeño la rretencion que Aguilar le auia echo de su beedor,
enbiole a rrogar que se lo soltase, sin querer el soltar el escriuano
que preso tenia, y uisto que no aprouechaua nada no curo de hablar mas
hen ello, procurando poner toda guarda y custodia en Alonso de Herrera
porque no se le fuese, al qual tenia con grillos y con diez honbres de
guarda, con que se aseguro Sedeño, creyendo que con tanta jente como
guardauan[379] Alonso de Herrera vsso de un ardid, que fue darse a
parlar y chocarrear con los que le guardaban a fin de desuelallos en el
primer cuarto, para que entrando mas la noche hellos fuesen bencidos
del sueño y se durmiesen todos y el tuuiese lugar de yrse; y auiendo
gastado en parlar mas de la media noche, las guardas todas se durmieron,
y Alonso de Herrera se descalco los grillos y poniendo vnos palos o
vancos en la hamaca donde durmia, porque si la meneasen la hallasen
pesada y creyesen que el estaua en hella, tomo vna ballesta de los que
lo guardauan, y se fue a la mar y se entro en el vergantin.

Viniendo el dia y hallando menos Sedeño a Herrera, luego echo toda su
jente para que lo buscasen por los arcabucos o palmares que por alli
auia, y asi mesmo enuio en vna canoa a su Alcalde mayor para que uiese
si estaua en el vergantin. Alonso de Aguilar y Herrera, viendo venir al
Alcalde mayor de Sedeño le dijeron que dejase la uara en la canoa y que
entrase en el vergantin a uer y hablar lo que quisiese, el qual lo hizo
asi, y despues de auerse hablado y saludado como amigos, Alonso de
Herrera le dijo que para que auia tomado aquel trauajo tan en bano, pues
sauia que no auia preso que suelto no se quisiese uer, y que las
ynumanidades y rrigores que con el auia vsado Sedeño que ya quel no
pudiese uengarsse por sus manos, quesperaua que del cielo le uendria el
castigo por su gran yngratitud, pues questando el preso y teniendo los
yndios zercado a Sedeño y su jente y a punto de matallos a todos, el se
auia soltado y caualgado en vn cauallo en pelo y tomado vna lanza y
ahuyentado los yndios y echadolos del zerco que les tenian puesto, y que
en pago desta buena hobra y seruicio le auia tornado a poner mas graues
y asperas prisiones que antes tenia; que pues en pago de tan vuena hobra
el le auia dado tan mala gratificacion, que no esperase ningun bien del
en rremuneracion de la seueridad que con el auia vsado y de la
arrogancia con que lo auia tratado.

Y sauida esta rrespuesta por Sedeño, temiendose no quedase hecho algun
concierto entre Alonso de Herrera y soldados amigos suyos que alli auian
quedado, que serian mas de treinta honbres, luego los prendio a todos e
hizo poner vna fragua en medio de la plaza o rrancheria, para hen ella,
con el trauajo de los propios soldados hazer copia de prisiones que
echalles y en que tenellos.

Alonso de Aguilar y Herrera se partieron luego y se fueron derechos a la
fortaleza de Paria, donde hallaron Agustin Delgado con algunos soldados
que queria ahorcar a Andino por la seña que Sedeño le auia ynbiado, y
prendiendo Agustin Delgado y a sus amigos dieron la uida al pobre
Andino, y ellos se apoderaron de nueuo otra vez en la fortaleza y en
todo lo que en ella auia.

Los soldados que Seseño auia preso, viendo que no les uastaua su hanbre
y nezesidad y trauajos y enfermedades que auian pasado, sino que de
nueuo los queria molestar con prisiones, rrogaron a un Moran, persona
principal y amigo de Sedeño, que le dijese que les vastaua la prision
que tenian o no poder salir de aquella isla donde auian pasado las
calamidades que hera notorio, sin que de nueuo los aprisionase, dando a
entender que de todo punto deseaua y pretendia su total perdicion y
muerte. Moran se junto con otro hidalgo que alli estaua por thesorero,
que se dezia Uillegas, y se fueron al gouernador Sedeño y le dijeron: la
amistad y boluntad que a Umd tenemos nos constriñe y oprime a dezille lo
que sentimos de lo que al presente haze y pretende hazer con los
soldados que tiene presos, lo qual no solo qualquier honbre de buen
juizio vera y colijera, mas todo baruaro que con algun belo de pasion no
tuviese zerrados los ojos del entendimiento, y dira que lo que Umd al
presente haze es fuera de toda la modestia que deue tener y beneuolencia
que esta obligado a usar, no solo con los de su nacion, mas con los
estranjeros y no conocidos, y asi parece crueldad ynumana que despues de
tantos trauajos como estos miserables honbres an padecido en ayudar a
sustentar a Umd en esta tierra, pasando los trauajos y necesidades que
es notorio, poniendo sus uidas en rriesgos de perdellas, en pago de todo
hellos sean puestos en tan asperas prisiones, para que ofreciendose
algun dia alguna rrepentina guacavera de estos yndios de esta tierra,
sean muertos cruelmente, no es cosa que conuiene pasar adelante con el
proposito que Umd. tiene; mas[380] soltandolos, con alagos y blanduras
de palabra atrahellos a si para que quando fuere menester pongas las
uidas por su gouernador.

A Sedeño nunca hablandaron nada[381] estas y otras palabras que le
dijeron, mas con animo seuero y ostinado les rrespondio que a los que
sienpre le auian sido amigos y se lo era, que el los auia tratado y
trataua como hermanos, y que a los demas no solo auian de ser tratados
del asperamente y mandados a coces y a puntillacos, mas que no los auia
de soltar de las prisiones en que estauan, sino para los oficios y obras
ciuiles que se ofreciesen, y que el pondria tanto rrecaudo de prisiones
en ellos, que aunque quisiesen no se soltasen. Viendo Moran y
Billagran[382] la obstinacion y crueldad del Gouernador lo dejaron sin
curar de gastar mas palabras y se fueron a sus posadas, harto
descontentos en ber que no auia podido acauar con Sedeño vna cossa tan
justa y caritativa como la que pedian.



CAPITULO VEINTE Y CUATRO

     Como los soldados que estauan en la isla de la Trenidad con Sedeño
     se amotinaron y lo prendieron y se fueron con el a Paria, donde
     Alonso de Herrera lo echo en prision, y como despues los propios
     soldados, amotinandose contra Herrera, soltaron a Sedeño y se
     fueron con el a Cubagua.


Los soldados que presos estauan, viendo que Moran, a quien auian
encargado que hablase a Sedeño, gouernador[383], no les voluia con
rrespuesta alguna, colegieron que no abria querido condecender con su
rruego, y asi acordaron tomar su liuertad con sus propias manos, porque
algunos de los questauan presos auian ya hablado y tratado con amigos
suyos que andauan sueltos, para que les ayudasen a soltarse si el
Gouernador de su boluntad no lo quisiese hazer; y a medio dia, en punto
que todos los mas estauan comiendo o rreposando, los presos, ayudandose
los vnos a los otros, se soltaron, y tomando algunas armas de las que
Sedeño tenia en deposito rrecojidas, salieron por el pueblo o rrancheria
dando uozes y diciendo «viua el Rrey que libertad nos a dado y el
Gouernador nos quiere hazer esclauos»; a los quales luego se ajuntaron
otros amigos y conpañeros y conocidos para salirse de la isla, porque
lo deseauan grandemente, a fin de uerse rredimidos de las uejaciones y
trauajos que alli pasauan; y con todos los que hen el camino se les
llegaron se fueron derechos a donde el gouernador Sedeño estaua, al qual
prendieron, y sin hazelle mas daño de despojalle de sus armas le
mandaron, por la uiolenta jurisdicion que hellos auian adquerido, que
tuuiese aquella su posada por carzel, so pena de la uida; sin auer entre
esta jente caueza que se señalase, sino que todos de una conformidad lo
hazian y mandauan, por no poder ya sufrir ni tolerar las crueldades de
Sedeño, el qual en este tranze nunca hallo amigo que por el boluiese ni
quisiese tomar la uoz para defendello; y asi determinaron de uenido que
fuesse el nauio que esperauan, enuarcasen en el y irse a Cuuagua o la
buelta de Paria o donde les pareciese.

Estando esta jente en esta sedicion y escandalo o rrebuelta, a cauo de
tres dias parecio la carauela de Sedeño, que uenia de la costa y
fortaleza de Paria con comida, la qual no auia topado en el camino el
bergantin de Aguilar y Herrera, y ansi los que hen ella venian ynorauan
lo que auia pasado, asi en la Trenidad como en Paria con Agustin
Delgado; y entendiendo el gouernador Sedeño que ya la carauela se
azercaua a tierra, procuro ponerse en parte do la uiese[384] y comenzo a
hazer señas con vn paño para que se boluiese y no llegase a tierra. Los
soldados, que no deseauan hazer daño ni mal a Sedeño, mas de salir de
catiuerio, le rogaron que se dejase de hazer lo que hazia y no
permitiese que la carauela se boluiese y pereziesen alli todos[385]. Los
que en la carauela uenian se azercaron a tierra sin auer entendido las
señales que por Sedeño se les auia echo; y desque los soldados la uieron
sueta[386] y al maestre en tierra, se metieron y apoderaron todos en
ella, rrogando al gouernador Sedeño que si se queria yr con ellos que lo
lleuarian; el qual, con vna loca obstinencia, menos preciado lo que los
soldados le ofrecian, dijo que se fuesen con Dios, que el, con los que
le quisiesen aconpañar, se quedaria alli, diciendo que los que le heran
y auian sido amigos se lo mostrasen en aquel trauajoso tiempo.

A esta opinion y boluntad de Sedeño correspondieron solamente seis
honbres amigos suyos, los cuales se le ofrecieron, que auiendo copia de
soldados para defenderse de los naturales, de aconpañarle y rresidir
alli con el. Sedeño se lo agradecio, y dijo a los demas que antes queria
con los seis conpañeros solos quedarse alli a su aventura, que ir en
conpañia de tan mala jente. Los soldados y amigos que alli se le auian
mostrado a Sedeño, pareciendoles que si conforme a lo que decia y
pretendia se quedauan alli, que de su propia boluntad se entregauan en
poder de los naturales baruaros de aquella isla para ser sacrificados
neciamente y ofrecidos a la muerte, y asi persuadieron a Sedeño que
dejase su loca y temeraria determinacion y se metiesen en su nauio y se
fuesen donde tuuiesen las vidas seguras; y asi, casi por fuerza, tomaron
a Sedeño y a[387] sus amigos y criados y lo metieron en el nauio, arto
contra su uoluntad; lo qual uisto por Sedeño y que le dejauan alli tres
cauallos que tenia de mucha estima, enuio a rrogar al casique Chacomar,
que hera su amigo y sienpre se auia conseruado en su amistad, que
lleuase los cauallos a su pueblo y los tuuiese y curase en el, y con
esto partieron de la Trenidad y se fueron derechos a Paria, ynorando que
Herrera estuuiese en ella; los cuales saltaron en tierra en la
fortaleza, y uiendoles Alonso de Herrera, vsando del propio rrigor que
con el se auia usado, prendio Antonio Sedeño y a sus amigos y criados, y
pusolos en prisiones dentro de la fortaleza, y todos los demas se
holgaron los vnos con los otros en uerse fuera de la sujecion y dominio
de Sedeño.

Alonso de Herrera se detuuo algun tienpo en esta fortaleza, rretiniendo
en ella los presos por uer si azerca de la gouernacion de Paria auia
alguna ynovacion de España o de Santo Domingo, para disponer de los
presos a boluntad del que uiniese y aun antes el pedir contra hellos lo
que le conuiniese; en el qual tiempo se ofrecio que ynbio ziertos
soldados a vna poblazon de cariues que estaua zerca de alli, los quales,
o por descuido suyo o por el animo e yndustria de los yndios, les
mataron ciertos españoles y los hizieron boluer casi vyendo, de lo qual
se hallaron corridos todos, y los mas soldados que desta jornadilla
escaparon, antes de llegar a la fortaleza se concertaron de soltar a
Sedeño y a sus amigos de las prisiones en que Herrera los tenia e yrse
con los que le quisiesen seguir a Cuuagua en vnas piraguas o canoas que
auian tomado en aquella poblazon de cariues, y llegados que fueron a la
fortaleza de Paria se fueron derechos Antonio Sedeño; y porque despues
de suelto con fauor de algunos allegados suyos no quisiese hazer nueuas
molestias a Alonso de Herrera y a sus amigos, rrecivieron del juramento,
antes de soltallo, que despues de suelto no haria ningun desabrimiento
ni descontento a Alonso de Herrera ni a los de su parcialidad, sino que
el, con los que lo quisiesen seguir, se yrian a la isla de Cuuagua, el
qual se lo prometio asi, y deuajo[388] deste presupuesto, le soltaron a
el y Agustin Delgado y a todos los demas questauan presos, los quales
luego, con los que les quisieron seguir, se enuarcaron en las piraguas y
canoas que auian traido de los cariues, y se fueron a Cuuagua, y de alli
se uoluio Antonio Sedeño a Puerto Rrico, donde sucedio vu caso vien
estraño, que por ser tal, lo pretendo escreuir en este libro.

Luego Alonso de Herrera, con los de su parcialidad, se quedaron en la
fortaleza de Paria esperando si uenia Gouernador o socorro para que
podiesen efetuar lo que tanto tiempo auia pretendido, que hera uer la
noticia que en aquella prouincia de Paria les auian dado.



CAPITULO VEINTE Y ZINCO

     En el qual se escriue la uenida de ziertos yndios cariues de la
     isla dominica[389] a la isla de San Joan de Puerto Rrico, y la
     prision que hen ella hizieron de Cristoual de Guzman y de muchos
     negros esclauos e yndios de su prouincia.


Porque uine a tratar de San Jhoan de Puertorrico por rrespeto de ser
Antoño Sedeño vezino y tesorero desta isla, contare vn caso[390]
acahecido hen ella el año de veinte y ocho, por la maldad y crueldad de
ziertos baruaros y naturales de la isla de la Dominica, que ecediendo a
todos sus pasados en osadia y atreuimiento y uigor de animos, juntaron
vna buena harmada de piraguas y metiendose hen ellas, a ymitacion de los
antiguos salteadores de Corinto, quebrantando los terminos de toda
amistad y conformidad y conseruacion de la umana vida, pasando de su
tierra a las islas comarcanas, puestas en el mar Mediterraneo, las
asaltaban y rrobauan, dando crueles y miserables muertes a los moradores
dellas.

Vinieron estos caribes navegando por el mar Oceano a saltar y rrobar en
esta isla de San Joan de Puertorrico; y para que mejor se entienda este
subceso y acaecimiento, es de saber que en esta prouincia e isla, en la
ciudad principal della, auia vn ciudadano principal, asi en hazienda
como en linaxe, llamado Cristoual de Guzman. Este tenia vn cortixo o
estancia en la cabeza de la isla, en donde dizen el Daguao, do auia gran
cantidad de esclauos y esclauas negros e yndios e indias que labrauan
las tierras y las cultibaban y sacaban oro de las minas que alli cerca
estaban; y auiendo ydo Cristoual de Guzman, como hombre curioso y
cuidadoso, a visitar su hazienda, la cual caia en la parte dicha, sobre
las rriberas del mar Oceano, apartado media legua, y estando alli sin
esperanca de ningun adberso subceso, porque como[391] en la isla no auia
ya naturales que estubiesen de guerra, sino todos pacificos y
domesticos, ni auia que temer ninguna cosa dañosa que se ubiese de
rreciuir por mano de enemigos, ni menos franceses[392], en aquel tiempo
no navegauan ni pasaban a rrobar a las Indias, y asi estaban y biuian
todos[393] en sus cortijos seguros de las asechancas y daños que en
otras partes, donde mas proximas tienen las ocaciones dichas se esperan
rreciuir; pues estando, como e dicho, Christoual de Guzman en esta su
estancia, de rrepente llegaron sobre el, un domingo de mañana, gran
cantidad de indios canibales o caribes, naturales de la isla de la
Dominica, tierra bien apartada y diuidida de la de San Joan por las
aguas del mar que en medio estan y otras muchas islas que se anteponen
entre las dos islas, los quales, aviendose metido con barbara temeridad
en navegar con tan pequeños esquilfes como son las piraguas, y meterse
en un golfo y mar tan inpestuoso como es el que atrabesaron y pasaron, y
llegando al puerto de aquella estancia del Daguao, estaua apartada la
distancia que poco a dixe, al quarto del alua, por no ser vistos ni
sentidos de la gente de la tierra, saltaron con las armas en las manos,
y saltando con brio de fuercas que, por la antigua enemistad que en el
linaxe humano tienen, se sustentan de cuerpos de hombres, aquel cortixo,
donde tan descuidados vibian de ver semejantes enemigos sobre si,
mataron cantidad de indios e indias y esclauos y esclauas, y como el
Cristoual de Guzman, a quien ellos deseaban tomar bibo y sin ninguna
lision, para tener larga ocasion de pasatiempo con el, se defendiese
valerosamente, fue herido de algunos flechazos, y con ellos constreñido
a rrendirse a los caribes y por ellos preso y metido en sus piraguas.

Tomaron biuos algunos indios e indias y negros y negras, a los cuales,
con los demas cuerpos muertos, con todo el demas despoxo que en el
cortijo pudieron auer, se enbarcaron y dieron la buelta a su tierra.

Partidos los caribes con este triste espectaculo, aunque para ellos de
gran alegria y contento, se fueron a vna isla que cerca del Daguao
estaua, dicha Bique, donde por pareselles lugar siguro tomaron puerto y
saltando en tierra comensaron a solemnizar su victoria, haziendo grandes
conbites y banquetes y comidas con la carne de los cuerpos muertos que
llebauan, los quales comian con tanto contento y alegria como si
naturalmente lo obiera el poderoso Dios criado para su sustento y
mantenimiento, acompañando sus cenas y comidas de muchos alegres cantos,
de que en semejantes regucijos suelen usar.

Y despues de auer estado en la isla de Bique quatro dias en estas
fiestas y rregucijos, despendiendo y comiendo la carne de los difuntos,
porque no se les dañase ni perdiese, se partieron llebando gran guardia
en los demas prisioneros viuos, y poniendo mucha diligencia en curar a
Cristoual de Guzman porque no se les muriese, no por compasion ni
amistad que con el tubiesen ni porque deseasen rrestaurarle la vida para
algun buen efecto, sino solo para, como e dicho, tener con el larga
materia y ocasion de pasatiempo; y caminando la uia de su tierra,
llegaron a la isla de Sancta Cruz, donde saltando en tierra para hazer
nuebos rregucijos, se detubieron seis dias, gastando el tiempo en comer
y beuer y cantar, para el qual efecto mataban con mucha ufania y alegria
y barbaras cirimonias algunos de aquellos indios y negros que llebavan
presos, bebiendoles la umana sangre caliente como la yban sacando de los
cuerpos, sin que consintiesen que una sola gota se perdiese; y partiendo
de la isla de Sancta Cruz, tocaron en la isla dicha la Virgen gorda,
donde asimismo saltaron en tierra para holgarse y hazer memoria de su
tropheo, y sacrificando a sus vientres de aquellas vidas y cuerpos
humanos que llevaban en prision, mataron algunos con la solemnidad
acostumbrada.

A esta sazon la ierba de las flechas con que auian herido a Cristoual de
Guzman auia hecho tal operacion que los caribes beian claramente que su
vida no tenia rremedio; y porque su muerte no careciese de la solemnidad
que las demas ni dejase de participar muy enteramente de su barbara
crueldad, tomaron a este cauallero y asparonlo o ataronlo a un arbol con
rrecios cordeles, y despojandolo de las bestiduras que llebaua, para que
mas escombrado y esento estuuiese el blanco o terrero, comencaron a
hazer sus bailes y rregucijos y musicas segun su barbara costumbre, y en
ellos, traiendo sus arcos y flechas en las manos, cada uno le tiraba de
suerte que aquella parte de su cuerpo que mas contento les daua, casi
sin perder tiro dispararonle muy gran cantidad de flecheria. Dizen unas
esclauas que estauan presentes, las cuales, como adelante se dira,
boluieron biuas a poder de españoles, que sufriendo con buen animo
Cristoual de Guzman la cruel muerte que le dauan estos caribes, ya que
estaua en lo ultimo de la uida, alco las manos y ojos al cielo dando
grandes muestras y señales de contricion y arrepentimiento, ynbocando el
augilio diuino, con las quales señales murio, no cesando en todo este
tiempo los crueles barbaros de arrojalle continuas flechas con que hazer
mas penosa su muerte, y de mayor pasatiempo y contento para ellos; y fue
cosa de marauillar que estos caribes no quisieron comer este cuerpo como
avian hecho a los demas, sino alli se lo dexaron a donde lo
martiricaron, y aunque aquellas esclauas que biuas estaban quisieron
cubrir el cuerpo muerto con arena, porque no fuese comido de aves o de
otras fieras, los indios se lo estoruaron, y aun sobrello las
maltrataron. I enbarcandose en sus piraguas, prosiguieron su camino y
llegaron a la Dominica, donde con nuebas juntas de jentes acabaron de
celebrar la victoria auida de Guzman y de su jente, matando algunos de
los prisioneros que les quedauan biuos, para comer y dar en el conbite y
borrachera.

Y porque ya que e dado noticia y rrelacion deste maluado hecho questos
crueles cariues hizieron, es bien que la de del castigo que sobre ellos
se hizo, aunque a costa de algunos españoles, prosiguiendo con la
materia adelante, lo qual no pensaua hazer por no gastar tiempo en estas
cosas, que parecen peregrinas y estranjeras de mistoria.



CAPITULO VEINTE Y SEIS

     Como los vezinos de San Juan de Puerto Rrico hizieron y juntaron
     gente, y nombrando capitan della a Juan de Yucar, pasaron[394] a la
     Dominica, donde comencaron a hazer en los indios castigo de la
     muerte de Guzman


Este cauallero, de cuya desgracia y subceso y terrible muerte auemos
tratado, hera casado en la propria isla y ciudad de San Juan de
Puertorrico con una señora noble en linaxe y costumbres, llamada Mayor
Vazquez, la qual, sabido el subceso de su marido, aunque no la cruel
muerte que se le auia dado, hizo el sentimiento que conforme a su
calidad y nobleza hera rrazon que hiziese, y aunque deseaua ir o enbiar
a ber y saber si su marido hera biuo o muerto, no lo hazia porque como
las viudas, aunque sean rricas, no alcancan tan enteramente lo que de
justicia les compete como los hombres si tienen el mismo pusible, herale
denegado el hazer junta de jente por la justicia para este efecto[395],
y asi le fue necesario enbiar a llamar un cuñado suyo, hermano del
proprio Guzman a España, fraile de la Orden de Sancto Domingo, llamado
frai Vicente de Guzman.

Este, sauida la tomada y captiberio que los caribes avian hecho de su
hermano, con toda la presteza que pudo, vino a Puertorrico, donde
procuro con el que gouernaua la tierra, que hera vn Francisco Manuel de
Olando, que hiziese vna buena armada para ir a saber el subceso de
aquella gente que los caribes avian lleuado, haziendose el gasto della
entre la muger de Guzman y la ciudad de Puertorrico; porque ya que los
obiesen muerto, como se presumia, podrian prender numero de aquellos
malhechores y traellos para esclauos, que en este tiempo se hazian, de
donde sacarian el gasto que en hazer la armada hiziesen.

Fueles otorgada la licencia, y juntaron ducientos hombres, y
enbarcandose en vna carabela y dos vergantines bien aderecados, y por
capitan general, nombrado por el cauildo, a Joan de Yucar, de nacion
nauarro, y fray Vicente con ellos, se fueron en demanda de la Dominica
por la misma derrota que los indios avian llevado. Fueles el tiempo muy
contrario, y por eso no solo se detubieron mucho tiempo, pero
dibidiendose en las refriegas de la mar los unos de los otros, fueron
aportar los vergantines en que iba la mayor parte de la gente con el
capitan y frai Vicente a la isla Guadalupe i la carauela a Mari Galante,
casi sin saber los unos de los otros. La gente de los vergantines, como
hera mucha, acauaron presto la comida, y como se detubieron en Guadalupe
sin hallar alli que comer, padescian muy grande nesesidad de hambre,
por lo qual determino el capitan Joan de Yucar meterse en vn barco e ir
a buscar la carabela con doze compañeros; y dejando por caudillo de la
gente a frai Vicente, se partio, y al primer bordo[396] que dio en
demanda de la carauela, dio con ella en Mari Galante, donde los que con
el yban satisficieron a la hambre que padecian, y se estubieron alli
algunos dias despues de los quales tomaron en el barco todo el
matalotaje y vituallas que pudieron, y dieron la vuelta a Guadalupe,
donde hallo el Capitan Joan de Yucar la gente como casi amotinada,
porque como con la hambre fuesen afligidos y costriñidos a buscar su
rremedio y dar horden en que no pereciesen sus vidas por falta de
comidas, concertaron algunos de aquellos soldados enbarcarse en los
bergantines y dar la buelta a Puertorrico; y como esto les fuese
estoruado y rresistido por el frai Vicente, que hera teniente, y por
algunos de su vando y opinion, moviese[397] entre ellos vna gran
sedicion y alboroto, de suerte que tomando las armas en las manos los
del uno y otro bando, comencaron a reñir su pendencia, menospreciando la
autoridad real del que los gouernaua, de suerte que fueron algunos de
los mouedores de este alboroto i escandalo heridos de cuchilladas que
les dieron; y si a esta sazon no llegara el capitan Joan de Yucar, que
lo mitiguo y apaçiguo, façilmente perecieran todos.

Luego que el Capitan puso paz entre sus soldados, aunque no de todo
punto, y obo rrepartido la comida que llebaua, se enbarco con toda la
gente en los vergantines y se boluio a Mari-Galante, y ajuntandose con
la carauela dexo en ella a frai Vicente con algunos soldados, y tomando
consigo toda la mas de la gente y armas, en los vergantines se fue la
buelta de la Dominica a poner en effecto su deseo, y aguardando a vista
della la obscuridad de la noche, para poder llegar a tierra sin ser
bisto de los naturales[398] le subcedio todo como quiso; porque como
despues de anochesido llegase a tierra con sus vergantines y echase un
soldado llamado Limon, muy diestro en conocer por las pisadas y
bestigios de los indios las bias de los pueblos, fue por este facilmente
descubierto el camino que iba a la poblazon de los indios, que no
estaban lejos de la mar, y hallado este rrastro, y siendo auisado dello
el capitan Joan de Yucar, luego salto en tierra con los mas de sus
soldados para hazer spaldas a Limon, que confiandose en su soltura y
ligereza, astutamente se desnudo en cueros, porque si fuese encontrado
de algunos indios no fuese estrañado; y siguiendo al camino y rrastros
que antes auia visto, camino la tierra adentro, solo y desnudo, obra de
media legua, donde hallo un pueblesuelo o lugarejo de quatro caneys, que
son vnos buhios o casas muy largos en que se rrecojen mucha jente a
biuir, cuyos moradores estaban, a lo que parecia, bien descuidados de
que en su tierra obiese gente estranjera; y dando Límon la buelta a
donde su capitan auia quedado, le dio noticia de lo que auia visto, el
qual luego se partio con su gente[399] puesta en concierto, y dando en
los buhios de los indios, prendio a todos los que en ellos estauan sin
que se les escapase mas de una sola persona, que serian ochenta presos,
y despues de auellas atado y puesto a rrecaudo, pregunto a un yndio de
aquellos que en este pueblo se tomaron, el capitan Joan de Yucar con vn
interprete que le hablaua, si hera biuo Cristoual de Guzman i que donde
estaua, el qual por dar contento a los españoles, y pareciendole que por
ello le soltarian, le rrespondio que hera biuo y estaua en un pueblo
cerca de alli.

El capitan para mas claridad del negocio, apartando aquel indio,
pregunto lo mismo a una yndia, la qual rrespondio que no curasen de
preguntar ni buscar aquel español, porque los indios que lo auian presso
lo auian muerto con gran rreguçixo y alegria en la isla llamada La
Virgen Gorda, y que uno dellos auia sido el proprio yndio que desia
questava vibo. Teniendo, pues, por mas cierta y verdadera esta
rrespuesta que la india auia dado que otra ninguna, no curo el Capitan
de hazer mas pesquisa ni inquisicion; mas un soldado que deuia tener
particular amistad con Cristoual de Guzman, ya difunto, queriendo hazer
sacrificio al anima de su amigo con la sangre de los que lo mataron,
alli, de rrepente, dio con el spada que en las manos tenia al rrendido y
atado indio, que dezian auer sido vno de los matadores, vna cuchillada
que le quito la cabeza de los hombros, y si le dexaran pasar adelante
con su olocausto, el sacrificara a las animas y cuerpos de todos los
indios e indias que presentes estauan, con que quedara tan ufano, que
sin dubda le paresciera con aquel exemplo de barbara cruel(dad) auia
librado de pena el anima de su amigo y puestola en perpetua gloria.

Mas no estaria[400] fuera de esta yniquisima opinion el capitan Joan de
Yucar, porque luego que le fue certificada la muerte de Guzman, dixo a
sus soldados que determinadamente hiziesen la guerra a aquellos yndios,
y que al que no pudiesen aber biuo para esclauo y aprouecharse del, le
dieren[401] la mas cruel muerte que les pareciese, y todo lo que
pudiesen destruir y arruinar lo destruyesen y arruinasen, de suerte que
con actual y exemplar castigo quedasen aquellas jentes con el pago que
su maldad y fiero atrebimiento merecian, y ellos quedasen con bastante
satisfacion de la injuria que abian rreciuido los ciudadanos de San Joan
de Puertorrico, a cuya tierra abian ido aquellos barbaros a hazer los
saltos y rrobos y muertes que les heran notorio; y con esto se procuro
ynformar de los indios que presos tenian donde avia poblacones de indios
para ir a ellas, los quales facilmente le dixeron que cerca de alli
estaua otro pueblesuelo de gente de su nacion y sus compañeros, los
quales tenian en su poder dos negras esclauas que auian tomado con la
demas gente en Puertorrico, y que demas de esto, otro dia siguiente
auian de llegar a aquel puerto donde los vergantines estauan, quatro
piraguas de indios que venian a holgarse y beuer con ellos de vnos
pueblos que estauan en aquella costa adlante.

Joan de Yucar, avida esta nueba, luego tomo vna determinacion de hombre
pratico, y enbiando quarenta hombres con vn capitan Diego Vazquez, les
mando que fuesen a dar en el pueblo donde dezian estar las negras; y
dexando en aquel proprio lugar la pressa que auian hecho de indios bien
atados y puestos a rrecaudo con gente y soldados que los guardasen, el
con el rresto de la gente, se fue con toda presteza a meter en los
vergantines, para antes que la luz del dia viniese, con que podian ser
vistos, ir y ponerse en salto o enboscarse en un promontorio o punta que
alli cerca hazia la tierra, por el qual avian de pasar las piraguas; y
en esto no fue nada perezoso, porque con ser bien cerca del dia quando
se partio del pueblesuelo donde auia hecho la pressa, antes que fuesen
bien esclaresido estaba ya puesto en la enboscada tras del promontorio.



CAPITULO VEINTE Y SIETE

     En que se escriue todo el demas subcesso que Joan de Yucar tubo en
     la Dominica con los yndios, y lo que Luis Martin Goual hizo en una
     caravela en que auia salido de Puertorrico.


El capitan Diego Vazquez con sus compañeros camino con tanta presteza al
pueblo donde las negras estauan, que antes que amaneçiese dio en el, y
hallando descuidados y dormidos aquellos miserables moradores,
facilmente los subjeto, y tomo muchos de ellos, y muchos mato a
cuchillo, y muchos quemo bibos en los buhios, que luego, poniendoles
fuego, arruino de suerte que en los miserables moradores de aquel
lugarejo exercito todos los generos de crueldad que pudo. Algunos de sus
soldados fueron heridos por mano de aquellos indios que, sintiendo el
tumulto que en su pueblo andaua, se lebantaron, y tomando las armas en
las manos, quisieron defender su patria y echar los enemigos della, los
quales, siendo cercados por los españoles, fueron miserablemente muertos
con los demas.

Hecho esto, los españoles tomaron las negras, de quien supieron muy por
estenso todo lo susodicho; y llebando a rrecaudo los indios e indias que
auian dejado biuos, dieron la buelta a donde estaua la otra pressa de
indios que en el primer pueblo de atras auian tomado y dexado.

El capitán Joan de Yucar, que estaua esperando tras del promontorio las
piraguas, no ubo el[402] menor subceso en su empresa, que Diego
Vazquez[403], aunque no de tanta sangre, porque como las piraguas
viniesen nabegando sin rrecelo ni sospecha de los que les estauan
esperando, al tiempo que doblaron el promontorio y enparejaron con la
enboscada, fueron con tanta presteza acometidos por los vergantines, y
como las piraguas biniesen cargadas y enbalumadas[404] de cosas de comer
y de beuer pertenecientes a sus rregucijos, no pudieron usar de la
presteza y ligereza que otras vezes, y asi fueron todas quatro tomadas
con la gente que en ellas venia, sin escapar mas de solamente seis
yndios, que atreviendose a su diestro nadar, se arronjaron a la mar, y
caminando gran trecho por debaxo del agua, fueron a salir a tierra donde
no podian rreçibir ningun daño de Joan de Yucar, el qual, temiendose que
aquellos yndios que se abian arroxado al agua no fuesen a dar mandado y
auiso a los pueblos comarcanos, navego con toda diligencia la costa
arriba, y dando en vn pueblo de yndios que estauan descuidados y
cubiertos con çierta rroca o peña alta, fueron presos y captibos por la
gente española obra de sesenta piezas de aquel pueblo, varones y
mugeres, y metidos a cuchillo con barbara crueldad, y queriendo el
capitan pasar adelante con su castigo y vengança, hallo que ya eran
sentidos y tenian los demas naturales auiso de la gente que en su tierra
andaua; y estandose en aquel aprieto donde auia hecho esta presa,
vinieron a el por tierra muy gran cantidad de naturales con las armas en
las manos, a vengar las muertes y daños hechos en sus compañeros y
hermanos, y apartandose los españoles con los vergantines de tierra, los
yndios començaron a flechalles y a tiralles flechas, aunque no les
hazian daño con ellas, y por el consiguiente, los españoles con el
artilleria que llebauan, tiraban a los yndios, pero en nada les dañaban
con ello.

El capitan Joan de Yucar, queriendo ber si podria hazer algun engaño a
aquellos barbaros, con que destruir algunos dellos, habloles desde la
mar con un dispierto interprete que traian, tratandoles de paçes y que
se diesen rrehenes los vnos a los otros y se concertasen. Los yndios
vinieron en ello, y enbiando a los vergantines quatro prinçipales, fue
por el Capitan preguntado a los españoles si auia algunos que en lugar
de aquellos yndios quisiesen yr a tierra; mas como todos conoçian quan
dubdosa fee y palabra hera la de aquellos barbaros, rreusaron la
ida[405] por rrehenes, sino fue Limon, de quien atras dijimos que con
solos los vestidos de que naturaleza le uistio fue a discubrir la
poblacon. Este, con otro uizcaino llamado Horozco, con animos
temerarios, acetaron el yr por rrehenes entre los yndios, de que no poco
despues se arrepintieron, porque como aquellos uaruaros los tuuiesen en
su poder y ellos sean en si gente desuergonzada y rrustica y sin ningun
jenero de miramientos ni comedimientos, llegauanse a estos dos españoles
y con uestial desenuoltura les llegauan con sus manos a tentar sus
uerguenzas y a uer la forma que tenian, y luego les ponian las manos en
las uaruas y les tirauan blandamente dellas, por uer si hera cossa
postiza; y para rregozijarse de todo punto jugauan con ellos a
pasa-gonzalo, dandoles buenos papirotes en las narices.

En estas cosas y otras semejantes pasaron el tiempo estos dos soldados
en el ynter quen poder de los yndios estuuieron, que serian dos oras,
que cierto para hellos fueron dos muy largos años. Dieronles de comer
los yndios, pero con tan mala salsa no podia hazer buen gusto la comida.

Pasadas estas cosas los españoles fueron bueltos a los vergantines y los
yndios a tierra: y como en estos tratos no hizieron ninguna cosa de las
que entranbas partes pretendian, que hera engañarse los vnos a los
otros, ceso entre hellos la guerra, con que otro dia se uinieron en
aquel propio lugar para de todo punto hazer fija e pacifica amistad;
pero estos uaruaros andauan haziendo estos entretenimientos con los
españoles por poner en cobro sus mugeres e hijos y uer si podian hazer
junta de mas jente para ofendelles.

El capitan, con su jente y presa, se partio luego a donde estaua
esperandolo Diego Uelazquez[1] con los demas compañeros e yndios que
auian cautiuado, y aquella noche propia se enuarcaron todos los que con
Velazquez[406] estauan con la presa que auian echo en aquella parte, y
poniendo las presas en horden y rrecaudo dentro de los vergantines, otro
dia de mañana, todos juntos, se uoluieron a tratar de las paces y
amistades quel dia antes auian quedado principiadas por el capitan Joan
de Yucar con los otros cariues; y como llegando a este puerto no hallase
ninguna jente ni pareciese en toda aquella costa, pasose adelante a un
puerto muy seguro y bueno, dicho el puerto del Azufre, donde auia vn
rrio llamado el rio Caliente; y como asi mesmo no hallase en el jente,
determino de saltar en tierra y entrar a la tierra adentro con sus
soldados, hazer todos los daños que pudiese en los yndios, y poniendolo
en efecto, tomo consigo ochenta hombres vien aderezados y los mas
belicosos y dispuestos para aquel travajo y guerra; y auiendo por alli
zerca vnos yndios que les dijeron y dieron rrelacion de donde estaua
rrecojida la jente de aquella prouincia, los lleuaron por guias, y
metiendose con ellos la tierra adentro, caminaron quatro dias, lleuando
sienpre Joan de Yucar delante de si, apartados distancia de vn tiro de
arcabuz, seis honbres que a manera de esploradores o espias fuesen
biendo y descubriendo lo que auia, en las quales jornadas allaron mas
de treinta lugares o pueblos de yndios sin ninguna jente, los quales
quemaron y arruinaron, y al quinto dia dieron los que yban adelante en
vn harroyo o quebrada de muy mal pasaje, de la otra uanda del qual, en
vna alta barranca, estauan rrecojidos y echos fuertes los yndios, con
sus mugeres e hijos, los quales auian ya sentido la ida de los españoles
en su busca, y estauan en aquel arroyo vna parte dellos puestos en
salto[407]; y como los seis esploradores españoles, por cierta sospecha
que del coracon, pronosticador de los malos sucesos, les uenia, temiesen
y rrehusasen la pasada de aquel arroyo, alcaron los ojos y bieron los
yndios que los estauan mirando desde su alojamiento; y queriendo
rretirarse para dar mandado al Capitan que tras dellos yba, fueron de
rrepente cercados por los cariues, que estauan puestos en çelada, los
quales alcaron las voces, pareciendoles que tenian ya segura aquella
presa; mas como el Capitan oyese la grita de los yndios, porque iua
caminando por montaña y podia oyrlos y no bellos, apresuro el paso con
su jente, y dando en los yndios de repente los rreuatio y aparto de
suerte que quitaron el cerco que tenian puesto a los seis soldados y se
juntaron todos, mas los yndios no se apartaron mucho de donde estauan,
antes peleando obstinadamente[408] ponian en condicion a los nuestros de
ser desvaratados y perdidos; pero como los españoles no diesen a
entender a sus enemigos que hen ellos auia flaqueza, y los vnos y los
otros sustentasen muy bien sus brios en pelear, cansaronse los yndios
primero, y suspendiendo sus armas y apartandose vn poco, dieron lugar a
los nuestros a que les boluiesen las espaldas con titulo de rretirarse,
porque el Capitan, viendo quan desiguales le heran los yndios en numero
y que peleauan por su libertad y por la defensa de sus personas y
mugeres e hijos, pareciale que no se podia auer ninguna honrrosa uitoria
con jente que a sus buenos brios aconpañauan y fauorescian tantas justas
condiciones, y a el y a los suyos contrarias, y asi, tomando el capitan
Joan de Yucar, con los mas balientes soldados, la rretroguardia, que en
aquel tiempo hera mas peligroso lugar, dieron la buelta hazia la mar.

Los yndios los siguieron con mucha lijereza, acometiendoles por muchas
partes, sin que pudiesen rreceuir daño ninguno de los nuestros; y
auiendo caminado dos leguas, los yndios dejaron el alcanze y se
uoluieron a su alojamiento, y los nuestros llegaron otro dia a la mar
dessanbridos[409] y fatigados del trauajo del camino, aunque con pocas
heridas, donde se estuuieron quatro dias descansando y holgando, en el
qual tiempo los yndios de la tierra juntaron algunas piraguas y
determinaron venir a dar en los españoles por tierra y por mar, y
poniendolo en efeto, vn dia, estando los nuestros descuidados, asomaron
por vna punta que la tierra alli se rrehazia, hobra de diez piraguas,
las quales, como por los nuestros fuesen bistos, presumieron lo que
hera, y quiriendo con toda presteza apartarse de tierra los vergantines
para hazersse a lo largo, fueron asaltados por los yndios que en un
pequeño montecillo, que vn tiro de ballesta de la mar auia, estauan
enboscados; y como el vergantin del capitan Joan de Yucar, con gran
presteza, cortase el pois[410] y se hiziese a lo largo, el otro
vergantin fue enuarazado por no vsar de la presteza que hera rrazon en
cortar su prois, y asi rreciuio notable daño, porque cayendo sobre hel
ynumerable multitud de flecheria y piedras que los yndios les tirauan,
les mataron beinte y cinco honbres, sin[411] otros muchos que les
hirieron.

Joan de Yucar, yendose a encontrar con las piraguas, fue dellas
rreceuido con mucho ynpetu, y peleando gran rrato los vnos con los
otros, despues de auerse echo daño de la una y de la otra parte, se
arredraron los piraguas y se hizieron a lo largo y dieron la buelta, y
como se uiesse libre de las piraguas el uergantin del capitan acudio
luego con toda presteza a socorrer a los del vergantin que auia quedado
en la costa, a quien los yndios no cesauan de ofender con sus continuas
flechas y piedras, y sacandolo de aquella aflecion dieron la buelta a
donde frai Vicente les estaua esperando con la carauela, echando cada
dia jente a la mar, porque como las flechas con que herian a los
españoles tenia muy penosa yerua, por pequeña que fuese la herida que
con hella davan, hera mortal, y ansi fueron pocos los que con la uida
escaparon de los heridos.

Juntaronse los uergantines con el fraile, y los de la caravela se fueron
a Tierra Firme a tomar yndios y hazellos esclauos, y los uergantines con
sus presas se voluieron a Puertorrico(A).

Casi en este mismo tiempo sucedio, yendo de esta isla de Puertorrico vna
carauela con esclauos y algunos españoles y mugueres[412] a Santo
Domingo, para de alli yrse a Piru, que yban hen ella ciertos flamencos,
vno de los quales hera un Luis de Longaual, y su muger malmasela[413]
Clareta, que decian ser deudos de Mingo Bal, cavallerico del emperador
Don Carlos Quinto, nuestro rrey. Estos salieron enojados y agrauiados de
Puertorrico porque entre el bulgo se auia dicho que no heran casados,
sino amanzeuados, y tomando por muy gran injuria esta bulgar opinion, se
iuan a Santo Domingo, para de alli yrse a España a quejar al Emperador;
y como los españoles que en la carauela yuan saltasen en tierra en la
isla llamada la Mona, para alli rrecrear sus personas y echasen todos
sus esclavos en tierra para el mesmo efeto, este Luis Mingobal determino
hazer vn auominable echo para en uenganza de su ynjuria, y fue que como
los españoles empezasen a rrecoxerse con sus esclavos al nauio, a la
segunda barcada, tomando las armas en las manos este furioso flamenco y
los demas de su nacion que con el estauan, que heran bien pocos,
quitaron el vatel a los marineros y comencando a herir en ellos los
mataron a todos, y los demas españoles y españolas que en el nauio auia,
sin dejar uiua criatura, ni negro alguno, ni perro ni gato, ni cosa uiua
que los españoles alli lleuasen, y entre los demas honbres y mugueres
mataron estos baruaros a vna donzella de noble linaje y muy hermosa que
se iua o la llevauan a casar a Santo Domingo.

Dizese que los que en tierra estauan bian a la muger de Mingobal con vna
espada en la mano dar el salto de vna parte a otra, ymitando la maluada
crueldad de su marido, tras las mugeres españolas que en el nauio
andauan vyendo de una parte a otra, y asi se hizieron a la bela con el
nauio y con los que en el auia.

Sauido por el Presidente y Arcouispo de Santo Domingo, que hera
Fuenmayor, enbio con ciertos nauios a buscar estos flamencos para
castigallos, y andando en busca dellos, llegaron a la costa de los
Lucayos, donde hallaron la caravela, que auia dado al traves, y en la
playa muchos rrastros de sangre y cauellos de jente que parecian auer
muerto alli. Presumiose que, por permision divina, dieron estos
flamencos en esta costa de los Lucayos, donde con crueles muertes que
los yndios les darian, pagaron su maluado echo y crueldad.

Los que en la isla de la Mona quedaron se estuuieron alli hasta que
pasando otra carauela por alli los rrecogio y lleuo consigo.



NOTAS AL CAPÍTULO XXVII


(A) En carta fechada en San Juan el 13 de Julio de 1534, y dirigida al
Emperador por los Oficiales reales de Puerto Rico, se dice:

«Estando para cerrar esta carta llegaron a este puerto un Vergantin e
una Carabela de seis navios que fueron en la dicha armada..... avemos
sabido como llegaron a la Dominica..... el capitan Joan de Ainar[414]
llegó en fin de Mayo..... i dentro 9 días que llegó quemó bien 14 ó 18
pueblos..... en los quales quemó, segun dicen, 100 bohios..... destruyó
las labranzas..... mató i prendió 100 i tantas ánimas..... tomó vivos
60, que en estos navios enbió. Los demas fueron muertos peleando.....
hubo otros muchos heridos, i todo lo demás que en la isla quedaron se
retruxieron á una sierra mui áspera donde no fue posible subirles sin
que rescibiesen mucho daño los spañoles, de los quales no murieron más
de 4 peleando..... quebráronles 9 piraguas grandes i 10 canoas, que
tenian aparejadas..... para venir á esta isla por..... Otubre, que es el
tiempo en que ellos navegan.» (_Colección Muñoz_, tomo LXXX.)



CAPITULO VEINTE Y OCHO

     Como los yndios de la Trenidad, por ynducimiento de Sedeño, pasaron
     a Paria a matar los españoles que alli auian quedado por Herrera, y
     lo que sobre hello paso.


Despues que los soldados, de su propia autoridad, como se a dicho,
soltaron Antoño Sedeño, no fue tan brebe su partida, que no tuuo lugar
de hablar asi a los yndios comarcanos como a los de la Trenidad, que con
lenguas que de su mano tenia[415] como alli se quedaua Alonso de Herrera
con vnos pocos de cristianos para rrouallos y hazelles mal, que mirasen
por si y si los pudiesen matar los matasen, porque el se holgaria dello.

Esto que Sedeño dijo a los yndios les quadro tan bien que desde luego
comenzaron a rreuelarse y conbocarse los vnos a los otros y a dalles la
priesa que pudieron; y si no fuera por dos principales o yndios que por
amigos o conpañeros tenian alli zerca, llamados Pedro Sanchez y Juan
Nico[416] que heran cristianos y amigos de cristianos, por esta
ocassion: que en tienpos pasados, nauios que auian llegado aquella
prouincia a hazer esclauos, auian tomado estos dos yndios y los auian
lleuado a Santo Domingo, a donde, despues de ser cristianos, el
Audiencia los mando poner en su liuertad y que fuesen rrestituidos a su
tierra, como lo fueron[417]. Estos yndios, que heran principales, y
sujetos por su rrespeto, tenian muy gran conuersacion con Alonso de
Herrera y sus conpañeros, y no solo venian hellos a donde estauan los
españoles, mas muchas vezes lleuauan a su poblazon a los cristianos para
que se holgasen y comiesen. Sucedio questando vn dia Alonso de Herrera
con toda su jente, que serian treinta honbres, en la poblazon destos
yndios, que por otro nonbre los llamauan los Pintados, paso cantidad de
yndios de la Trenidad en canoas o piraguas a pelear con los españoles y
a ver si los podian matar, que estauan zeuados por auer muerto
antes[418] otros españoles en tiempo de Sedeño. Los yndios amigos,
sauido la llegada de los carives de la Trenidad, dieron luego auiso a
los españoles dello, questauan, como se a dicho, holgandose en vn pueblo
de estos dos yndios, desuiados de la mar[419].

Los cariues auian llegado e saltado en otro pueblo de los propios
yndios, que estaua mas zercano a la mar, por que todos heran conocidos y
se tratauan los vnos con los otros.

Desta nueua se atemorizaron mucho los españoles, por allarse fuera de su
fortaleza y entre jente dudosa y que no sauian si los entregarian en
manos de sus enemigos. Como los yndios, entendiendo el temor que en los
cristianos rreynaua, los aseguraron y animaron diziendo que tuuiesen
hellos animo para matallos y que hellos los enborracharian y se saldrian
del pueblo con sus mugeres y hijos y los dejarian solos donde podrian
llegar y hazer lo que les conuiniese antes que fuesen sentidos por los
yndios y jente de la sierra, que tanuien heran cariues, y que desearian
matar a los españoles. Este concierto contra los yndios de la Trenidad
se efetuo al pie de la letra como se a contado, que despues de auellos
enborrachado, fueron los españoles y los mataron, con lo qual se
aseguraron por entonzes, y con esta vitoria, auida por mano ajena, se
boluieron a la fortaleza con el despojo de canoas y otras baratijas que
auian traido; y a cauo de pocos dias la falta de comida constriño a los
españoles a salir de la fortaleza y esparcirse por entre los yndios de
los principales ya nonbrados a sustentarse y comer, porque ni tenian con
que conprallo ni heran parte para tomallo por fuerca.

Sauido por los yndios de las sierras comarcanas como los españoles
andauan fuera de la fortaleza y derramados, determinaron de benir sobre
hellos y matallos, la qual determinacion no fue tan oculta que no la
entendiesen los yndios principales cristianos ya nonbrados, los quales
luego lo dijeron Alonsso de Herrera, el qual, con algunas dadiuas que
les dio, les persuadio a que les juntasen sus conpañeros y se los
trujesen y lleuasen a la fortaleza, porque como se a dicho, andauan algo
diuididos sustentandose. Los yndios lo hizieron asi como les fue rrogado
por Alonso de Herrera, y quando los de la sierra acudieron a hazer el
mal que pretendian, hallaronse burlados, por lo qual conuirtieron sus
armas contra los pueblos y gente de aquellos principales que dieron el
auisso a los españoles, los quales viendo que ni los españoles por ser
tan pocos les podian dar fauor ni ayudar ni hellos heran parte para
defenderse de los serranos, dejando su natural y tierra se metieron con
sus mugeres y hijos en canoas y se pasaron a uiuir a Aruaco.

Nuestros españoles quedaron demasiadamente desconsolados por uer que los
que asta alli les fauorecian y sustentauan se auian ydo a uiuir a otra
parte, cuyos pueblos los serranos destruyeron y talaron[420] de todo
punto, de forma que ninguna comida de que los españoles se pudiesen
aprouechar quedo hen ellos, por lo qual, por lo mucho que la hanbre les
apretaua, les fue necesario salir mas a lo largo a buscar comida a unos
pueblos de yndios que estauan algo mas apartados, donde o por no poder
pelear y defenderse o por ser muchos los yndios que sobre helios
vinieron, les mataron diez honbres, con que quedaron los demas tan
amedrentados que no sauian que se hazer, porque ni tenian con que salir
de la tierra ni modo como sustentarse hen ella, a la qual nesecidad Dios
nuestro Señor proueyo y rremedio en la manera que luego diremos.

Todos los quales subcesos que de suso se an contado, pasaron desde el
año de treinta hasta el de treinta y quatro, que es el año en que
sucedio lo que desde aqui para adelante se dira, y no se pusieron los
tienpos en que señaladamente sucedio cada cosa de las dichas por no
tener memoria dello los que lo uieron y se hallaron presentes a hello.



LIBRO QUINTO


     EN EL LIBRO QUINTO SE HAZE MENCION DE COMO, LLEGADO A ESPAÑA EL
     NAUIO EN QUE MURIO DON DIEGO DE HORDAS, GERONIMO ORTAL, QUE EN EL
     YBA, PIDIO LA GOUERNACION DE PARIA; FUELE DADA POR EL CONSEJO DE
     INDIAS; VINOSE A HELLA CON LA JENTE QUE PUDO HAZER, Y DEJO AL
     CAPITAN ALDERETE HAZIENDO MAS JENTE EN SEUILLA. LLEGADO JERONIMO
     ORTAL A PARIA, HALLO EN LA FORTALEZA A ALONSO DE HERRERA CON VNOS
     POCOS[421] CONPAÑEROS ANBRIENTOS Y AMEDRENTADOS. HORDENO LUEGO LA
     NAUEGACION DEL RRIO DE PARIA, TOMANDO POR BLANCO DE SU ENPRESA LA
     NOTICIA DE META. NONBRO POR SU CAPITAN GENERAL ALONSO DE HERRERA;
     DETUUOSE CIERTO TIEMPO EN PARIA, HAZIENDO BERGANTINES PARA LA
     NAUEGACION DEL RRIO. AL TIEMPO DE LA PARTIDA VINO LA NUEBA QUE EL
     CAPITAN ALDERETE AUIA LLEGADO CON CIERTA JENTE A LA ISLA DE
     CUBAGUA; ENCARGO EL PROSEGUIR LA JORNADA ALONSO DE HERRERA, Y EL
     FUESE A CUBAGUA A UERSE CON ALDERETE, CON PROPOSITO DE IR LUEGO EN
     SEGUIMIENTO DE ALONSO DE HERRERA Y DE LA DEMAS JENTE QUE CON EL
     QUEDAUAN, LOS QUALES SE PARTIERON DE PARIA Y ENTRARON POR EL RRIO
     DE URIA PARIA, NAUEGARON HASTA LAS JUNTAS DE META Y URIONOCO, Y
     SIGUIENDO EL RRIO DE META ARRIUA, AUIENDO NAUEGADO ALGUNOS DIAS POR
     EL, MURIO EL CAPITAN HERRERA DE CIERTOS FLECHAZOS. QUEDO POR
     CAPITAN DE LA JENTE ALUARO DE ORDAS, Y BIENDOSE TODOS TAN
     TRAUAJADOS Y SIN CAPITAN, DIERON LA BUELTA EL RRIO AUAJO, EN TIENPO
     QUE GERONIMO ORTAL, SU GOUERNADOR, ESTAUA EN LA ISLA DE LA
     TRENIDAD CASI DE CAMINO PARA IR EN SU SEGUIMIENTO, Y BINIERONSE A
     CUBAGUA. SAUIDO POR JERONIMO ORTAL LA PERDICION DE SU JENTE,
     DESESPERADO DE SALIR CON SU YNPRESA, SE PASO A TIERRA FIRME, DONDE
     ENPRENDIO NUEUAS COSAS, COMO EN EL LIBRO SESTO SE DIRA.



CAPITULO PRIMERO

     Como Geronimo Ortal pidio la gouernacion de Paria en España, y se
     le dio, e hizo e junto gente, y se uino con hella derecho a la
     fortaleza de Paria, donde estaua Alonso de Herrera.


Segun atras se dijo, al tiempo que el gouernador Don Diego de Hordas se
enuarco para España en Santo Domingo, se enuarco con el Jeronimo Ortal,
muy grande amigo suyo, y que en su propia conpañia auia benido de España
y le auia seguido y aconpañado en los trauajos y jornadas ya contadas.

Era este Jeronimo Ortal, valenciano, tenido por cauallero y de buena
parte, y que no le faltaua fauor ni aun dineros, segun algunos afirman;
el qual, viendo el suceso de la muerte de su gouernador Don Diego de
Hordas, propuso de procurar y auer la gouernacion, con yntento de bolver
a Paria y conseguir el descubrimiento de las rricas noticias que en el
rrio de Uriaparia le auian dado a Hordas, de todo lo qual el auia sido
testigo; y pareciale que como honbre que ya auia andado y nauegado el
rrio y tenia mucha noticia y espirienzia de las cossas del, que no podia
herrarse, sino que con poco trauajo sacaria a luz lo que con mucho no
auia podido auer su gouernador; y con este presupuesto llego a España,
donde, por ser, como se a dicho, cauallero y persona fauorecida y
enparentada, y que lleuaua[422] rrelacion y noticia de las cosas de
Paria, facilmente alcanco del enperador Don Carlos, rrey y señor
nuestro, la gouernacion como la pretendia, donde despues de avidas las
cedulas o prouisiones de la merced, se uerian derramar famas de
ynumerables rriquezas, de prosperas y pobladisimas tierras de apacibles
tenples, de agradables ayres, finalmente la pintaua a todos y a cada uno
conforme a como la queria ymaginar, vsando del rremedio engañoso con que
otros muchos an echo a ynumerables jentes dejar su natural y haziendas y
patrimonios y medianas pasedias y llevadolos al matadero o carnecerias,
donde de mill y mas españoles acontecia no quedar ni escapar ninguno(A).

Con este titulo de gouernador y alguna largueza de que uso y promesas
que hizo, junto en el Andaluzia ciento y sesenta honbres, con los quales
se enbarco en dos nauios y dejando en Seuilla un capitan suyo, llamado
Alderete, para que haziendo la jente que pudiese lo siguiese, se partio
para las Indias, tocando, como sienpre se a usado, en las yslas de
Canaria; y sin sucederle en el camino cosa notable bino derecho a
enbocar por la uoca del Drago.

Antes que de aqui pasemos quiero decir que en el llamar a esta entrada
del Golfo de Paria boca de Drago ay bariacion, porque vnos llaman boca
de Drago a la salida del Golfo de Paria, hazia Cubagua, y otros la
llaman a esta entrada boca de Drago, e yo en esto e seguido e sigo a
Gomara, que tratando del tercero uiaje que Colon hizo a las Indias, dize
quentro por esta angostura que la isla de la Trenidad haze con Tierra
Firme de Paria, de que arriua e tratado, y que por la mucha corriente de
la mar y angostura de tierra en la qual penso perderse, la llamo boca de
Drago, donde claro paresze no ser este nombre de la salida del Golfo.

Enbocando, como dije, Jeronimo Ortal por esta boca de Drago, despues de
auer dado uista a la jente de la Trenidad, se uino derecho al puerto y
fortaleza de Paria, donde allo Alonso de Herrera en la tribulacion y
aflicion que tengo dicho, con solos veinte conpañeros, con cuya llegada
se holgaron y alegraron tanto la jente de la fortaleza quanto hera
rrazon que se rregocijasen los que de cautiuos se beian libres[423]. El
mesmo contento rresciuio Gueronimo Ortal en hallalos alli, por tener
dellos claridad de las cosas de la tierra; porque aunque el sauia
hallado en aquella prouincia con Don Diego de Hordas y tenia noticia de
lo mas della, parecianle que los que alli auian rresedido tanto tiempo
sabrian mucho mas. Sintio grandemente Geronimo Hortal las diferencias y
alteraciones que auian tenido entre si Alonso de Herrera y Antonio
Sedeño, governador de la Trenidad, y mostro pesalle de no auer llegado a
tienpo que los hallara rrebueltos para uengar y satisfazer a sus
conpañeros de las ynjurias y agrauios que Sedeño y los suyos les auian
echo; y para no perder tienpo, luego comunico con Alonso de Herrera la
horden que deuian tener en hazer su jornada y descubrimiento, los quales
acordaron que se hiciese por el rrio de Paria arriua, no siguiendo la
derrota que Don Diego de Hordas auia lleuado sino la del rrio de Meta,
cuyo apellido y nonbre tenia la noticia que les auian dado, lo cual hera
ynposible descubrir hellos por aquella via, porque segun despues aca se
a uisto, esta noticia Meta hera el Nueuo Rreino de Granada, que despues,
por uia de Santa Marta y Rrio Grande de la Magdalena descubrio la jente
del Adelantado de Canaria.

Y porque del Nueuo Rreino nazia el rrio quentraua en Paria, por donde se
determinaua suuir Geronimo Hortal, se llama este rrio de Meta, no porque
pudiesen sauer la mucha distancia y trauajoso camino que era, mas de
que, como en el Nueuo Rreino auia mucho oro y se hazian muchas y muy
buenas mantas de algodon y mucha sal, el contrato desto corria a partes
muy rremotas y apartadas y de vnos en otros pasaua la noticia y
nonbradia de que las mantas, oro y sal lo tenia esta jente de Meta, por
cuya causa no fue mucho llegar a la costa de Paria, porque tanuien de
Coro, pueblo de la gouernacion de Venencuela, salieron algunos capitanes
en demanda desta noticia de Meta, que tan esparcida andaua entre las mas
lejas poblazones.

Por los rrespetos ya dichos, como en otra parte desta Istoria se uera,
tratando entre los dos el conseguir y efetuar su jornada por los rrios
de Paria y Meta, luego dieron horden en hazer bergantines para la
nauegacion del rrio, los quales luego se pusieron por hobra. Para que
con mas calor se efetuase la hobra de los bergantines y se aderecasen
las cosas necesarias a su jornada y uiaje, hizo su teniente y capitan
general Alonso de Herrera, que demas de ser honbre ya uaquiano y
esperimentado en las cosas de la guerra de Indias, hera de buen linaje y
de noble condicion y que todos le rrespetauan y amauan por su
fauilidad[424].

Entre las otras cosas que a Geronimo Ortal le dijeron los que en la
fortaleza estauan, fue que Antonio Sedeño auia dejado en la Trenidad
tres cauallos y otras muchas cosas de España en poder del principal y
casique llamado Chacomar, que siempre auia conseruado el amistad con los
cristianos. Aunque no tenia zertidunbre de si estarian uibos los
cauallos, por la falta y necesidad que dellos tenia, enuio ciertos
soldados y un español llamado Nieto, que entendia la lengua de aquella
jente, en vn nauio de los que el auia traido, para que les trujesen los
cauallos. Fue esta jente a la Trenidad y el ynterprete hablo al casique
diciendo que alli auia benido[425] vn hermano de Antoño Sedeño que
ynuiaua por los cauallos y por otras cosas que alli tenia. El cacique
estuuo rrehazio, pareciendole que no hera cosa azertada dar lo que
tenia en deposito a quien no se lo auia entregado, y al fin, con la
inportunacion de los que se lo yban a pedir, se lo dio, diciendole al
ynterprete: mira, Nieto, no querria que me mintieses y que ese
gouernador que dizes que te enuia por los cauallos no fuese hermano de
Sedeño; mas al fin bosotros sois cristianos y no me mentireis.

Bueltos los soldados con los cauallos en su nauio, se holgo mucho de
bellos, porque se los traian gordos y bien tratados, y los que el tenia
no estaban tales. Tanuien le ynbio el casique Chacomar con los cauallos,
de presente a Geronimo Ortal, algunas cosas de comer, con que se
holgaron todos, porque segun creo no les deuia de sobrar comida, por
estar la jente y pueblos comarcanos a la fortaleza faltos della a causa
de auer sustentado tanto tienpo toda la jente que alli auia estado y por
otras calamidades que abian sucedido en los naturales de aquella
comarca, como atras queda dicho.



NOTAS AL CAPITULO I


(A) Memorial de Jerónimo Artal (por Ortal ó Dortal) con las respuestas
del Consejo, según el extracto que inserta Muñoz en su _Colección_ (tomo
LXXX):

«Dice que fue al rio del Marañon con Ordas, donde ha estado mas de tres
años i «ha conocido que no hai mejor medio para poblar en la Tierra
firme e sin violencia de los naturales recibir provecho los españoles
que mediante contratación de rescate amigable: i esto se ha de hacer
desde fortalezas que se hagan en aquella tierra de trecho en trecho por
las provincias della, desde las quales sin rumor i con poca gente se
subjetará la tierra, i se sabran los secretos della, i se conseguirá
provecho harto más que por via de población de pueblos con mucha gente,
la qual, por socorrer su necesidad i conseguir aquello á que vienen de
España, que en su imaginación es harto más de lo que en la tierra
hallan, no se puede refrenar, de lo qual resulta en la mayor parte
oposición de los naturales porque se veen desposeer contra su voluntad
de lo que tienen».

»Que hará dos fortalezas, la primera dentro de dos años, otra en otros
dos, en el golfo de Paria, do pareciese más a proposito para dicha
contratación, i tendrá un clérigo para decir misa e instruir los
naturales.

»Llevará una caravela con 25 o 30 hombres i los rescates necesarios; i
tendrá un navio de remos, i en las fortalezas los hombres necesarios
para su defensa.

»Pide por límites para la contratación desde la punta del Gallo hasta la
boca del Drago inclusive, que serán veinte leguas de costa en el golfo
de Paria, i tierra adentro todos los ríos que acuden á dicho golfo, i
las provincias que por allí pueda contratar.

»Que en dichos límites se le nombre Alcaide de dichas fortalezas i
Justicia mayor. (R. _La governación i las fortalezas que hiciere dentro
de cuatro años con 200 ducados de los provechos de la tierra para el i
un heredero._)

»Salario por Justicia mayor. (_El secretario le dirá lo acordado._)

»Que pueda repartir los indios pacíficos. (_No ha lugar sino por via de
contratación._)

»Que pueda señalar solares i tierras á los que allí poblaren. (_Fecha._)

»Que pueda hacer guerra á caribes. (_Con la provisión de la Audiencia._)

»Que pueda rescatar oro, perlas, etc. (_El i los vecinos con voluntad de
los indios._)

»Pagará el 1/10 de quanto se hubiere. (_El 1/5._)

»Franqueza en quanto lleve para fortalezas, rescates, mantenimientos.
(_Por cinco años._)

»Provease veedor que tenga cuenta. (_S. M. proveerá._)»

       *       *       *       *       *

Carta al Emperador escrita por Francisco de Villanueva, Tesorero de
Paria, en 30 de Octubre de 1534:

«Llegué á dicha provincia en 13 de Octubre de 1534 con el Governador
Ortal, el qual trujo 150 hombres en dos navios, con bastimentos,
rescates i aparejos de guerra en mucha cantidad, médico, cirujano i dos
sacerdotes, todos buenos. Halló los indios de guerra i que hauian muerto
ciertos xripstianos, i 30 destos sanos i siete dolientes en una casa que
está en esta prouincia. Mañana 31 de Octubre parte á Cubagua á traer
ciertos vergantines i navios de remos para subir rio arriba, i deja aquí
casi acabados otros mui al propósito. Y va á traer 120 hombres que dejó
en vna nao en el rio de Sevilla, que por no estar despachada al tiempo
que se partió, no la trujo consigo, i saber ser venida á dicha isla.
Segun su buena diligencia i grandes nuevas de la tierra, i de la
cercanía del mar del Sur, espera hacer grandes servicios á V. M.»
(_Colección Muñoz_, tomo LXXX).

       *       *       *       *       *

«Información hecha en la Villavieja de San Miguel, de la provincia de
Paria, estando en la fortaleza de S. M..... en la costa de Tierra
firme..... á 23 de Octubre de 1534, ante Joanelo Risi, Alcalde en dicha
villa, á pedimento de Gerónimo d'Ortal, Governador del golfo de Paria.

»Refierese que habra ocho dias llegó alli Ortal con la nao San Sebastian
i la carabela San Anton y 140 hombres, armas, municiones, etc., habiendo
además dejado en San Lucar de Barrameda un galeon fletado en que le
deben venir más de otros cien hombres y habian de salir ocho dias
despues de él al cargo de Gerónimo Hernandez de Alderete. A todos ha
dado Ortal de comer y socorros. Trajo Ortal todo género de bastimentos,
artilleria, dos bergantines en ligazon, médico, cirujano, medicinas y
dos religiosos. Llegado á Paria halló á Alonso de Herrera (teniente en
nombre del difunto Ordas, con provisiones del Audiencia de la Española)
con sus dos Alcaldes, Regidores, etc., ante quienes presentó sus
provisiones y fueron obedecidas. Cuando llegó, habria 20 dias que se
habian alzado los naturales de la provincia, á causa que habiendo estado
preso alli Sedeño, Gobernador de la Trinidad, les mandó decir que el
teniente Herrera queria matarles ó tomarles con sus mugeres para
esclavos. Asi alzados mataron cuatro cristianos de dicha villa y puerto
de San Miguel de Paria: mataron además dos religiosos y cuatro
cristianos que habian venido en una piragua de Cubagua á dicha villa á
ocho leguas della estando de vuelta para la isla, y luego, pasando en un
piraguas--un testigo dice que eran 100 piraguas con gran cantidad de
indios caribes--por frente de la villa, mostraron á sus moradores, como
por burla, los hábitos de los frailes y los vestidos de los cristianos.

»Ortal, á un indio de paz que halló en la villa, enbió con vino,
bizcocho y otras cosas de rescate á Turpiari, principal cacique de esta
provincia, con mensaje de ser él venido de parte de S. M. á tener en paz
la tierra y castigar á quien mal en ella hiciese, con otras palabras de
halago para que viniese á él. Fue el indio con orden de volver á los
cuatro dias; y no parece habiendo pasado más de seis. Témese sea espia
de los otros indios, ó que no halló al cacique, ó que ni él ni indio
alguno quiere venir, porque después del levantamiento se han amontado y
quemado muchos de sus buhios y el pueblo do residia el cacique.»

(Véase la carta de Ortal al Emperador, que se inserta como Apéndice.)



CAPITULO SEGUNDO

     Como Geronimo Hortal se paso a Cubagua a juntar la jente que con el
     capitan Alderete auia llegado aquella isla, y Alonso de Herrera con
     la jente subio el rrio arriua y se alojo a inuernar y hazer vna
     barca en la prouincia de Carao.


Ya que los vergantines se yban acauando de hazer, le vino nueua a
Geronimo Hortal como Alderete, su capitan, auia llegado a la isla de
Cuuagua con ciento y cinquenta honbres y otros aderezos y municiones
para la jornada. De esta nueua resciuio muy gran contento Geronimo
Hortal y todos los que con el estauan, y luego se determino que Alonso
de Herrera con toda la jente que alli tenia, diese principio a la
jornada y comencase a suuir el rrio arriua, y el yrse a Cuuagua a uerse
con Alderete y rrecojer los soldados que traia y procurar juntar mas
para yr en seguimiento de Alonso de Herrera[426] dentro de seis meses,
alcanzallo e yrsse juntos, porque Alonso de Herrera se auia de yr poco a
poco y entretiniendo por el rrio ariua.

Determinado y acordado esto, se acauaron de todo punto los uergantines,
y Jeronimo Ortal dio todo poder Alonso de Herrera para rregir y gouernar
el armada y jente de mas del quel se tenia de teniente general, y nonbro
por alguacil mayor a Aluaro de Hordas, sobrino de Don Diego de Hordas, a
quien Sedeño quiso cortar la caueza, como en otra parte se dijo, y se
partio la buelta de Cubagua al efeto dicho.

Alonso de Herrera hizo luego aprestar y enbarcar su jente, y dejando en
la fortaleza de Paria veinte honbres de los mas ynauilitados para
trauajar, questuuiesen alli como guardas della, se partio con los
vergantines que auia echo y uno de los nauios que Ortal auia traido, el
qual no menos trauajo causo a sus soldados que la nao que Ordas auia
metido el rrio arriua, el qual hera tan dificultoso de lleuar que ni con
los uarcos a rremo ni con las velas lo podian hazer nauegar, y tomaron,
por vltimo rremedio, que vna ancora que el nauio traia la echauan atada
a un cable el rrio arriua todo lo que el cable alcanzaua, y luego
tirauan con el cabrestante, y desta suerte lleuaron el nauio asta el
pueblo de Vriaparia, en la qual distancia se tardaron harto tienpo con
tan ecesiuo trauajo quanto de semejante manera de nauegar se puede
ymaxinar que se padeceria. Demas de lo qual les falto la comida, como a
los demas que con Hordas auian por alli nauegado, y aunque en esta
jornada yban muchos de los que con Hordas auian padecido los trauajos
que arriua se an contado ni en caueza ajena ni en las suyas propias no
auian escarmentado; pues rremedio de hazer candela en que aderezar eso
poco que tenian de comer, no le hallaron en muchos dias por estar toda
la tierra anegada, que entraua entonzes el ynbierno. Mas de quando
topauan algunos troncones[427] o rraigones de arboles, que los auia por
alli muy grandes, juntauanse a ellos y encima hazian candela y
aderezauan lo que auia que aderezar para comer.

Llegados con tanta calamidad y trauajos al pueblo de Paria, donde auia
estado Hordas, hallaronle despoblado de poco tienpo y sin ninguna
comida, a causa de que ziertos yndios cariues salteadores, que por alli
zerca bivian, auian dado sobre la gente y naturales del pueblo, y auian
preso y muerto muchos dellos, se los auian comido[428], y los demas que
pudieren escapar, por no uenir a manos de tan crueles enemigos, se
pasaron a uiuir a otra parte. De mas de pretender proueherse de comida
en este pueblo de Paria, lleuaua yntencion el capitan Herrera de si
ouiese o hallase en el tanta abundanzia de comida como quando en el
entro Hordas, ynbernar alli, por no nauegar en tienpo de agua, y por
entretenerse hasta uer si durante el ynbierno venia su gouernador Ortal;
y despues que bio el mal aderezo que alli auia, pasose de la otra uanda
del rrio, a la prouincia de Carao, donde ansi mesmo antes auia estado
con Hordas, y saltando en tierra dejo vn Capitan con algunos soldados en
guarda de los uergantines, y el, con todos los demas soldados, se[429]
entro la tierra adentro en demanda del pueblo o poblazon de Carao,
questaua apartada del rrio dos leguas, y hallaronlo sin jente, aunque
uien proueido de labranzas de yuca, y maiz muy poco, porque en aquella
prouincia mas se dan los naturales por la yuca que por el maiz. Los
naturales se avian puesto en cobro por el temor que tenian a españoles,
por el daño que Hordas les auia echo al tienpo de su partida. Con tan
buen rrecurso y prouision de comida como hen este pueblo allo, Alonso de
Herrera acordo ynuernar en el por las causas dichas; y porque en los
uergantines que tenian echos no cauia bien toda la jente, ni aun se
podian lleuar en ellos los cauallos, acordo de hazer alli[430] vna barca
grande, llana, a manera de las cordouesas que andan por el rrio
Guadalqueui, y asi luego mando comenzar a serrar madera y poner las
manos en la hobra.

La jente estaua diuidida en dos partes, porque los vnos auitauan en el
pueblo de Carao con el capitan Herrera, guardando y haziendo y ajuntando
la comida, los otros rresedian en los varcos, guardandolos y continuando
la hobra de la uarca que tenian entre manos, mas cada dia yban los vnos
a donde estauan los otros; los que rresedian en el pueblo lleuauan del
casaue que hazian a los del rrio, y los del rrio ynuiauan a los del
pueblo pescado y tortugas y otras chucherias que del rrio sacauan; y
porque el camino por donde se tratauan les parecio algo largo para
andallo tan de hordinario, abrio el capitan otro por vna montaña y
sierra que entre medias de los dos alojamientos estaua, la qual, aunque
hera aspera, no dejaua de atajarse por hella parte del camino.



CAPITULO TERCERO

     En el qual se escriue como algunos principales vinieron de paz al
     alojamiento de Herrera, y como por traicion yntentaron pegar fuego
     a los buhios donde los españoles estauan alojados, y como fue
     descubierto y rremediado.


En este tiempo dos o tres señores o principales de aquella prouincia
vinieron, como suelen dezir, de paz, aunque su principal yntento fue uer
y conozer la jente española que alli auia, para si fuesen parte echallos
de su tierra. Alonso de Herrera los rresciuio amigablemente y les dio a
entender que su uenida ni estada alli[431] no era para danificalles ni
hazelles mal ninguno, mas de esperar a que pasase el ynuierno y
proueherse de alguna comida o matalotaje para su uiaje, despues de lo
qual se irian. Los yndios mostraron holgarse de la conpañia de los
españoles, aunque en lo ynterior no deuian de tener ningun contento,
pues los ueian señoreados en su tierra, casas y labranzas, y asi se
ofrecieron, aunque finxidamente, de guardar y conseruar el amistad y paz
con los españoles. Herrera les dijo que para que con mas breuedad el y
sus conpañeros se fuesen de su tierra y pueblos, que hellos y sus
súditos les ayudasen a hazer cazaue para su matalotaje, y que teniendo
la prouision de lo que para su uiaje y jornada auia menester, que aunque
no fuese vien salido el ynuierno, se irian el rrio arriua. Los yndios
respondieron que les placia de hazer lo que se les rrogaua, y asi lo
pusieron luego por la hobra. El capitan Alonso Herrera mando, so graves
penas, que no se les hiziese ningun daño a los casiques ni a sus
sujetos, y para que mas a rrecaudo estuuiese la comida que se hazia,
hizo desenbaracar vn buhio o casa de yndios que cerca donde posaua
estaua, y alli hazia poner o juntar todo el casaue que sus soldados, con
sus propias manos, hazian, y el que los yndios traian, no descuidandose
en el mirar por si y uiuir mas rrecatadamente que hasta alli, porque
deuajo de la finjida paz que le auian dado no le hiziesen alguna
traicion donde todos pereciesen; y biendo quan buena maña se dauan a
hazer este jenero de uitualla y que presto ternian[432] lo necesario
dello, mando a la jente que en el rrio rresedian que guardasen los
uergantines, y en la hobra de la varca que pusiesen en horden todos los
aderezos de fragua que lleuauan y labrasen las herramientas y clauazones
que para ajuntar y acauar la uarca eran nezesarios; y con estas maneras
de gastar el tiempo casi todos andauan ocupados y aun trauajados, porque
los mesmos soldados cortauan la madera para el uarco y la traian al
astillero y la labrauan, hazian el caruon para la fragua y lo cargauan,
majauan y martillauan, y yuan por la yuca a las labranzas,
arrancauanla, traianla a cuestas a su rreal, y por sus propias manos la
rrallauan, esprimian y aderezauan para hazer el casaue.

El mesmo trauajo tenian en proueherse de agua y leña, y con estar
ocupados en todos estos trauajos, no heran tan moderados que no hazian
algunos desabrimientos a los yndios de la tierra que de paz tenian y les
seruian, por donde deseasen echar los españoles de su tierra, los
quales, para no ser sentidos de lo que deseauan hazer, y porque para
echallos por fuerca de armas, hellos no heran parte ni hallauan ningun
descuido en los soldados, enuiaron ziertas noches vn yndio de los mas
valientes y osado quentre hellos auia a que con una flecha de fuego
tirada con un arco, pegase fuego al buhio donde los españoles juntauan
el casaue, para que pegadose el fuego en aquel buhio, se les quemase el
matalotaje y las demas casas que alli zerca estauan, y si la ocasion
fuese tal qual hellos deseauan, acudir con sus armas a dar en los
españoles, y si no, con aquel daño serian compelidos a yrse a otra
parte.

Esta ynvencion no la hizo el yndio a quien se cometio tan
yncuuiertamente que no fuese visto por las uelas que uelauan, porque al
tiempo que el yndio tiraba la flecha con el fuego desde lejos, yba
centellando, y acudiendo al buhio donde cayo o se hinco, uiose
claramente la traicion, de lo qual se enojo tanto el capitan Herrera que
determino de vengarse muy a su saluo, enuiando toda la mas de la jente
que alli tenia a los pueblos donde los yndios estauan descuidados por
pensar que no auian sido sentidos, para que, so color de yr a cojer yuca
para hazer casaue como otras uezes lo auian echo, prendiesen a todos
quantos en los pueblos allasen; y para mas descuidallos hizo que no
lleuasen harmas ningunas, lo qual pudiera causalle al capitan mas daño
del que pensaua hazer a los yndios si fueran redomados o guerreros.

Los soldados lo hizieron como su Capitan les mando, y prendiendo toda
quanta gente hallaron en el pueblo, asi uarones como mugeres, los
lleuaron a todos donde Alonso de Herrera auia quedado con otros pocos de
soldados[433], el qual, a los yndios que le parecio que heran para
guerrear y que si se soltauan le podrian danificar, pusolos en prisiones
de hierro, de suerte que no se podian yr, y a los demas ato con sogas
por el pescuezo, como se acostunbraua hazer en semejantes echos. La
jente que en esta ynjusta y cautelossa presa se tomo, pasaron de
trecientas personas, entre los quales auia un yndio estranjero, natural
de Aruaco, aunque muy amigo de estos y casado alli, de grandisima
dispusicion y fuercas y muy gentil presencia, el qual, al tiempo de la
toma, cupo en suerte a un valenciano no de menor dispusicion y fuercas
que el yndio, para que lo atase o amarrase como a los demas hazian. El
yndio se aprouechaua tan bien de sus fuercas que aunque despues llegaron
al efeto otros españoles no lo pudieron sujetar asta que con vn machete
que vno de los soldados lleuaua, le dieron dos o tres golpe en la
caueza, con que le aturdieron, y asi, casi sin sentido, lo aprisionaron
como pretendian.

Este yndio, traido al rreal descalabrado, y biendolo Herrera,
rreprehendio asperamente a los que lo avian echo y lo hizo soltar para
que se fuese o hiziese lo que quisiese, procurando primero curallo de
los golpes que en la caueza tenia. El yndio no consintio[434] que los
españoles le curasen, no fiandose de la cura que le podia hazer quien le
abia descalabrado; mas despues de auerse estado alli algunos dias, se
fue al pueblo y a su modo se curo, de suerte que sano en mas breue
tiempo que pudiera sanar si los españoles le curasen. Y aunque sano y en
su liuertad se uio, nunca dejo de uenir a uer a sus conpañeros y amigos
que presos estauan, trayendoles algunas cosas para su sustento; y con
esta libertad que tenia, lo mas del tiempo entendia en espiar y mirar el
modo que los españoles tenian en uelarse y guardarse y tratarse de la
vna rrancheria a la otra, para que juntando alguna jente yntentar de
soltar a sus conpañeros.



CAPITULO QUARTO

     Como el yndio Aruaco junto jente y se puso en enboscada para con
     ella librar a sus conpañeros, y lo que le sucedio y se hizo de los
     demas yndios presos.


Avnque no es cosa vssada mezclar los echos de los yndios que uoy[435]
con los trauajos que uoy narrando de los españoles, sumariamente dire lo
quel yndio descalabrado, de quien de suso hize mencion, hordeno e hizo
por libertar y sacar de prision a sus conpañeros y por ventura a su
muger, que con los demas presos debia destar.

Este Aruaco, andando con esta ansi[436] de liuertar a sus amigos, junto
entre todos los demas que por alli andauan libres y de las joyas que los
cautiuos tenian escondidos, cierta cantidad de oro, que hellos llamauan
vna haua, que hera vn zestillo pequeño, que no dejarian de cauer en el
mas de mill pesos, y fuese a la prouincia de Guayana, questaua pocas
jornadas de alli, que hera jente con quien los presos, en tienpo de su
liuertad, tenian contrato y conuersion[437], y hablo con el señor y
principal de aquella prouincia, y haziendole sauer el ynfortunio y
prision de sus conpañeros, y rrogandole[438] que le fauoreciese para
libertallos, pues todos heran amigos, y para que la jente fuese de mejor
gana le lleuaua aquel poco de oro que auia podido juntar de lo que les
quedo, que los cristianos lo tomaron, para ayuda a los gastos que en el
socorro se auia de hazer.

El principal rresiuio el presente, sin hazerse mucho de rrogar, y luego
conboco y junto su jente de guerra, que serian asta dos mill
galdules[439], y mandandoles tomar las armas, les dijo el efeto para que
los auia llamado, haziendoles que alli, en su presencia, hiziesen los
acometimientos y horden con que auian de pelear, los quales lo hizieron
con mucha grita y rregocijo, como jente que peleauan con sus propias
sonbras; y despues de conclusa la[440] rrepresentacion uebieron y
bailaron y cantaron conforme a la costumbre que en esto jeneralmente ay
en todo lo demas de las Indias, que quando an de ir a pelear se
enborrachan y hazen grandes bailes y cantos, y los enuio con Aruaco,
diziendoles que fuesen con el y lo ouedeciesen como a su capitan
general.

El yndio Aruaco se uino con su jente de guerra y se enbosco en vna
montaña por do atrauesaua el camino que los españoles lleuauan o seguian
desde su rreal a los uergantines y rrio, para que al tiempo que por
alli pasasen con las piezas e yndios que presos tenian cargados de la
comida, dar sobre hellos y matar los españoles que en su guarda fuessen
y soltar los yndios y dar luego en la demas jente y acaualla, lo qual
hizieran facilmente con esta horden que auia ynbentado si Dios
todopoderosso, por su misericordia, no permitiera que fueran
descuuiertos de esta manera[441]; segun la horden que el capitan auia
dado en su canpo, auia velas y rrondas de a cauallo, y al que le cauia
rrondar el quarto del alua estaua obligado a correr, despues de
amanecido, distancia de vn tiro de arcabuz al rrededor del sitio; y
auiendo salido vn Moran a cunplir con su obligacion, por auelle cauido
aquella noche la ronda, lleuaua vnos perros consigo, los quales
sintiendo el olor de los yndios que estauan en la enboscada, fueron
hazia el arcabuco, y sin osar entrar dentro, comenzaron a ladrar. El amo
se fue llegando a uer lo que hera, y ahotando[442] los perros entraron
en el arcabuco y descubriose la zelada. Los yndios, viendo que heran
sentidos, salieron tras del Moran, y tirandole muchas flechas le
constriñeron a que se rretirase a donde la demas jente estaua aderezando
de partirse con todos los yndios presos cargados de casauo para yr a los
uergantines y rrio, y auiendo de pasar por la enboscada de los yndios; y
se ouieran ya partido sino se lo estorvara el Capitan, que auia oydo el
rruido de los perros, y aunque enteramente no sauian ni pensauan lo que
hera, no consintio que saliesen hasta que el que rrondaua ouiese buelto,
el qual llego, como se a dicho, rretrayendose de los yndios y dando
alarma, con lo qual luego, con la breuedad que el caso rrequeria, se
armaron todos, asi de a pie como de a cauallo, y despues de auerseles
vien azercado los yndios, dieron en ellos hiriendo y alanceando los
auyentaron con arta perdida de muchos de hellos que mataron en el
alcance.

Solos dos españoles hieron[443] los yndios, y el vno fue el Capitan, que
auiendo dado a un yndio vna lancada por vna teta, que lo paso de a parte
a parte, el yndio disparo la flecha y le paso el sayo de armas y lo
hirio. Rrecojida la jente, de los heridos no peligro ninguno mas de
causarles gran dolor en todo el cuerpo las heridas, a causa destar las
flechas vntadas con aji cariue.

Auida esta uitoria, luego determino el Capitan de no detenerse alli mas
tiempo; y haziendo lleuar toda la comida que tenia a los uergantines, el
se rrecogio al rrio con toda la jente e yndios que tenia presos, a los
quales, en pago de su ospedaje, los enbarco en el nauio, para que con
cierta cantidad de oro que por alli abia rrecojido, los lleuasen a
Jeronimo Ortal a Cubagua para ayuda a rreazerse de mas jente. Los
yndios, viendose en el nauio deuajo de cuvierta y que los querian lleuar
fuera de su natural, acordaron prouar fortuna y uer si se podrian
soltar, y una noche, a media noche, alcaron la puerta del escutillon y
con el mayor silencio que pudieron se comencaron a salir vno a uno y
echarse al agua, y nadando se iuan hazia la tierra, y se ponian en
saluo. El que hazia la guardia e vela a este tiempo estaua durmiendo, y
quando acudio o sintio que los yndios se le salian eran ya huidos la
mayor parte de hellos, y tapando de nueuo la boca del escotillon llamo a
sus compañeros y dio noticia de lo sucedido; lo qual sauido por Alonso
de Herrera rresciuio harto enojo por la poca jente que le auia quedado,
y por que no se le fuese la que rrestaua mando luego partir el nauio con
cinco o seis españoles que con pena mando que fuesen en el, porque
tenian todos tan buena esperanza del suceso de su jornada que no querian
boluerse atras por hallarse presentes al entrar de la tierra y gozar de
las rriquezas que hellos mesmos se prometian.

El piloto de la carauela, al tiempo de su partida, manifesto al Capitan
que entre ciertos lebantiscos que en su campo estauan, se vsaua el
pecado de sodomia, que los castigase. Alonso de Herrera rresciuio su
declaracion sobre hello del piloto y lo ynbio luego y procuro averiguar
los que auian vsado y vsauan aquel nefando pecado: confesaron cinco
honbres, que dijeron ser ytalianos, entre los quales auia vno llamado
Joan Maria, natural de Florencia. Este prometia de dar al Capitan gran
suma de dineros porque lo soltase y no lo quemase: los demas, sus
conpañeros deste, afirmauan que podia dar lo que prometia y mucho mas,
por suceder, çomo sucedia, en la hazienda de vn tio suyo muy rrico que
no tenia otro heredero sino a el; mas el Capitan no se curo dello,
queriendo mas castigar aquel delito con la merescida pena que lleuar en
su conpañia quien lo ynficionasse y fuese para mas yndinacion y castigo
suyo y de su jente, y asi los quemo a todos.



CAPITULO QUINTO

     Como Alonso Herrera y los españoles que con el estauan, salieron de
     la prouincia de Carao y comenzaron su nauegacion y jornada el rrio
     ariua, y lo que les sucedio con ciertos cariues que en el camino
     toparon.


Era por prencipio del año de treinta y zinco quando de todo punto Alonso
de Herrera acauo de aderezarse para nauegar el rrio arriua en demanda de
su noticia de Meta. Enbarcada toda la jente y bastimentos, ansi en los
uergantines que de Paria auian sacado como en la uarca que en esta
prouincia hizo, comenzo a nauegar con vn genero de tormenta que, con la
marea y brisa que de la mar venia, le sobreuino y alcanço de tal suerte
que estuuieron en rriesgo de perderse en el rrio, porque con las muchas
olas que el uiento y la creciente de la marea leuantauan, se les enchian
los vergantines de agua, tanto que con dificultad y gran trauajo la
agotauan. Algunos no tuuieron este pronostico por uien de su jornada,
porque tanbien al tiempo que salieron de la fortaleza, en el Golfo de
Paria, les tomo otra tormenta donde pensaron perecer.

A bonanza del rrio sin perdida alguna su viaje prosiguieron con algun
descanso, por ayudalles mucho el uiento y nauegar los vergantines a uela
y sin necesidad de rremos. Toparon otro dia de como salieron de Carao,
dos piraguas de yndios cariues que uenian de saltear de los pueblos
comarcanos al rrio arriua. Fueron ciertos soldados en vna canoa de
perlas a tomar las piraguas. Los yndios, desque los uieron zerca,
arrojaronse al agua y dejaron las piraguas con lo que hen ellas traian,
que hera cantidad de quartos de yndios frescos y asados en barvacoa de
los pueblos que auian arruinado el rrio arriua. El Capitan tomo de las
piraguas lo que le pudo aprouechar y lo demas echo en el rrio y mando
quebrar las piraguas.

Prosiguio el armada su uiaje, e ya que hera tarde y que queria
anochezer, vieron cantidad de candelas el rrio arriua de yndios
questauan rranchados. Cudiciaronse los soldados a yr a ellas, por uer lo
que fuesse, y si hen ellas vuiese de que se aprouechar. El Capitan se lo
estoruaua diciendo que las lunbres que se ueian heran de cariues,
conpañeros de los demas cuyas canoas auian tomado aquel dia, con los
quales no podian ganar nada, sino auenturar a que le yriesen algun
honbre o cauallo y muriese rraviando. Los soldados todauia persuadian a
su capitan a yr a uer lo quen las candelas auia, por lo qual, despues de
rrancheados en tierra a la parte de donde las lunbres parescian, y
pasado buen rrato de la noche, Alonso de Herrera tomo consigo veinte
honbres con sus espadas y rrodelas y se fue derecho a donde las lunbres
estauan, y azercandose a hellas todo lo que pudo, conocio ser yndios
cariues, de los quales algunos dormian y otros andauan asando quartos de
yndios de los que auian tomado, y otros hazian barbacoas para asar sus
partes; y considerando el Capitan bien la jente que auia y el sitio y
alojamiento donde estauan, se boluio a sus uergantines sin ser sentido;
y para que el brio y boluntad que los soldados tenian de dar en aquellos
ynumanos yndios y desuaratallos se cunpliese, echo en tierra dos
cauallos y enuio con ellos treinta honbres que antes que amaneciese
tuuiesen tomada las espaldas a la parte de tierra a los yndios, para
quen llegandose con los uergantines por el rrio, los cojiesen en medio y
diesen en ellos a su uoluntad.

Amanecido, el Capitan se partio el rrio arriua en sus vergantines, y no
pudieron llegar tan en breue que ya los yndios no auian sentido a los
que por tierra auian ydo a tomalles las espaldas, con los quales se
comencaron a rreuoluer por las armas y ofenderse los vnos a los otros.
Los yndios heran tan diestros en su jenero de pelear y de tan buen animo
que tuuieron por pundonor no boluer las espaldas a sus contrarios, y asi
se trauo entre hellos vna bien rreñida guazauara, la qual tuuo asta que
la jente de los uergantines salto en tierra con su Capitan, y despues de
juntos todos los españoles peleauan los yndios con mas animo que de
antes, paresciendoles que si no hera benciendo o matando los cristianos
no tenian otro rremedio para escapar las uidas. En el conflicto de esta
guazabara dieron a vn soldado llamado Joan Fuerte, que rreside agora en
el Nueuo Rreyno, cinco flechazos, y pareciendoles a los yndios que con
tantas heridas le tenian muerto, corriendo arremetieron a el para
lleuarselo biuo, y el se dio tan buena maña que de mas de quinze yndios
que lo tenian asido se solto y saluo, por ser honbre de grandes fuercas.
El suceso desta guazauara fue que los yndios murieron todos hen ella,
que no escapo ninguno, ecepto dos, que el vno dellos rreseruaron para
que les guiase algunas poblazones de aquel rrio, y el otro con ciertas
heridas, se echo al rrio, donde a uista de todos le rrecoxio vn cayman y
lo metio deuajo del agua. De la parte de los cristianos quedaron heridos
seis honbres y un cauallo, de los quales murieron los tres.

Conclussa esta guazauara, los españoles se esparcieron por la canpiña,
asi por se rrecrear en uer tantos cuerpos muertos por sus manos, como
por buscar si hallarian algun oro y otras cosas de que se aprovechar, y
biendo la carneceria de yndios que aquellos cariues tenian alli para su
sustento. En el propio sitio donde los yndios cariues estauan
rrancheados, auia ziertos aruoles en los quales uieron estar cinco
yndios de los que aquellos cariues auian traido biuos asta halli, y los
tenian atados en lo alto de estos arboles para quando ouiesen comido los
que ya tenian muertos, matar estos, los quales, como fuesen vistos por
algunos soldados, creyendo estar sueltos, comencaronlos a llamar y hazer
señas para que se defendiesen, y como uiesen que no uajauan, suuieron
arriua y hallaronlos de la forma dicha, y soltandolos lleuaronlos a su
Capitan, el qual allo que uno de ellos hera hijo de un principal o señor
de cierto pueblo que estaua el rrio arriua, zerca del paso de Calaitu,
el qual conto al Capitan, por vn ynterprete, la forma que aquellos
cariues auian tenido en prendelle y cautiuallo a el y a otros muchos
yndios e yndias, estando sus padres fuera del pueblo, y prometiendo al
Capitan que si lo lleuaua a donde su padre estaua que les haria hazer
mucha cortesia y proueher de lo necesario para el uiaje.

En esta rrancheria de estos cariues se detuuo esta armada quatro dias,
asi por tener hen ella que comer del despojo de[444] los cariues traian
rrouado, como por tener necesidad de aderezar el timon de la barca
grande, que no podia nauegar.

Venian estos yndios cariues muy proueidos de hamacas de tela, de las
quales se tomaron muchas, y de gran cantidad de flecheria de todas
suertes para guerra y para caza y para pesqueria. La flecheria de la
guerra traian muy a rrecaudo y de suerte que no se les mojase, y las
demas no tan guardadas.



CAPITULO SEIS

     Como prosiguiendo su uiaje el rrio arriua los españoles, y pasando
     por el pueblo de Cabritu, llegaron al pueblo de donde heran los
     yndios que hallaron atados en los aruoles, y lo que alli les
     sucedio hasta pasar adelante.


Aderezado lo que auia que aderezar en la uarca, el Capitan se partio de
la rrancheria de los cariues con toda su armada y jente, los quales yban
con toda alegria y contento, asi porque con la brissa que corria heran
rreleuados de rremar, porque navegauan a la uela los uergantines, como
por no llouer y hazer tiempo enjuto y auer en el rrio muchas playas, en
las quales saltauan y hallauan gran cantidad de hueuos de tortugas
soterrados en el harena, y algunas de las propias tortugas, con que
allauan muy buen comer.

Con esta bonanza y contento nauegaron algunos dias asta uer llegado
zerca del pueblo de Cabritu, en cuya demanda por entonzes yuan, donde de
golpe les falto el uiento y se les apoco la comida, la qual se les daua
ya por rracion mas limitida[445] y corta que de antes, en tanta
estrechura que auia algunos soldados a quien se daua la rracion de vna
semana, y por ser tan poca se la comian de vna sentada; mas esta falta
suplias las ycoteas y huebos de tortugas que en las playas se tomauan,
como e dicho ya, y algun pescado que en algunos remansos que el rrio
hazia se pescaron.

Con este trauajo se llego al pueblo de Cabritu, el qual hallaron sin
naturales, los quales se auian ausentado porque como del tiempo que por
el paso Ordas auian conocido españoles, no curaron de esperallos y
tuuieron por mejor hazelles el pueblo franco que, poniendose en rriesgo
de ser muertos e presos, defendello. Perdieron el gozo de la llegada a
este pueblo los soldados con no hallar, como no hallaron en el, ninguna
comida ni labranzas ni otras cossas de sustento con que poder rremediar
su ynportuna hanbre. De dos cossas solamente hallaron abundancia, que
fueron, crisoles, que estos yndios hazian para uender a otros de la
tierra adentro para sus fundiciones de oro, segun se entendio de yndios
que despues se tomaron; lo otro heran morciegalos, que auia tantos y en
tanta cantidad, que hazian harto daño a los soldados. A una mulata que
en su conpañia lleuaua vn soldado, persiguieron tanto los morziegalos de
este pueblo, y la trataron y lastimaron tan malamente, que casi muerta y
sin sentido de desangrada por las muchas heridas que los morciegalos le
dieron, la lleuaron cargada a los uergantines, donde la curaron y boluio
en si.

Hallaron que la jente deste pueblo auia poco que se auian ausentado del.
El Capitan, deseando auer algunos yndios para ynformarsse dellos de lo
que le conuenia, tomo consigo hasta ochenta honbres y cinco cauallos, y
caminando en su busca, entro por algunas cienegas y anegadizos, que por
ser uerano tenian poca agua, y al cabo de dos dias dio en vn lugarejo de
hasta doze o treze casas. En ellas estauan las mugeres e hijos de los
dueños, los quales auian ydo a pescar. Toda esta jente la[446] mando
rrecojer el Capitan, con la comida que en el pueblo auia, que hera muy
poca para la que deseauan y era menester para satisfazer la hanbre que
tenian. La comida hera algun maiz y zierto genero de pan echo de
coracones de palmas, lo qual estos yndios de este pueblo tenian por
principal manjar y mantenimiento.

Los padres y maridos y otros deudos de los pressos y moradores de aquel
lugar, desque sintieron que los españoles se lo auian saqueado y les
tenian presa toda la jente, se juntaron para prouando su fortuna con sus
flacas armas y seuiles animos uer si podian liuertad, y auer su jente.
Vinieron en su horden de guerra a dar en los españoles, los quales[447]
fueron sentidos con tiempo, de suerte que tuuieron lugar de preuenir sus
armas, y saliendoles a el encuentro los desuarataron y ahuyentaron con
muertes de algunos yndios que muertos quedaron. A la buelta que el
Capitan voluia de ahuyentar los yndios, hallo a un español que encima de
un cauallo andaua corriendo alrrededor de un matorral donde se auian
rrecoxido cierto numero de yndios: dizese que este español no osaua
arremeter a los yndios y echallos de allí, mas preguntando[448] por el
Capitan lo que hazia, rrespondio que tenia alli zercados aquellos yndios
por tomarlos uibos. Al capitan le parecio que lo hazia de posilanime, y
rreprehendiendole de su poco animo y couardia arremetio a los yndios que
en el matorral estauan, y hiriendo dos dellos, los demas, dejando las
armas en el suelo, se le rrindieron y el los trajo consigo.

Recoxidos todos los españoles, despues de auer avido esta vitoria, y
durmiendo en aquel lugarejo aquella noche, se partieron otro dia,
cargando en los yndios e yndias que tenian toda la comida que auian
rrecoxido, y se fueron a los uergantines, y enuarcandose, caminaron el
rrio arriua siguiendo su derrota y jornada.

Entre otras cosas que se hallaron en el pueblo de Cabritu fueron vnas
calzas de rred y con los yvdos[449] muy gruesos, y preguntose a los
yndios que en aquella prouincia se tomaron que para que heran aquellas
calcas, dijeron que los yndios las vsauan para entrar en las cienigas,
porque unos pescados llamados cariues, que son muy atreuidos y hazen
pressa en qualquiera cosa que topen en el agua, no les mordiesen. Otras
cosas se les preguntaron á estos propios yndios, que no supieron dar
rrazon dellas.

De este pueblo de Cabritu prosiguio su uiaje el General en demanda del
pueblo do heran los yndios que los cariues auian tomado, de los quales
trayan consigo[450] que hallaron atados en lo alto de vnos aruoles,
entre los quales estaua el hijo del principal del pueblo que les
prometio de hazer con su padre que les hiciere toda cortesia, el qual,
rreconociendo la tierra por do yban, dijo como ya se azercaua su
poblazon y naturaleza y el señorio de su padre, al qual llegaron vn dia
ya tarde, por questaua este pueblo apartado del rrio como dos leguas, en
el qual no se hallaron al principal ni su jente o uasallos, que heran
ydos a sus contratos a pueblos circunbezinos: solamente auia las mujeres
y mochachos, que por no ser para caminar se estauan en su casa, los
quales no dejaron de sentir arto temor y pauor de uer la jente quen su
pueblo vian, nunca asta entonzes uista por ellos. Especialmente les
ponia admiracion y espanto el uer los cauallos[451], animales tan
feroces, que consigo los españoles lleuauan, porque por estar como e
dicho, aqueste pueblo apartado del rrio sacaron los cauallos de los
uergantines, y fueron aperceuidos para defenderse si los quisiesen
ofender.

El hijo del principal que los españoles lleuauan consigo, diose luego a
conozer entre la jente que en el pueblo auia, los quales, uiendole y
conociendole y dandoles el quenta de su uenida con aquella jente que lo
traian, se aseguraron y no se ausentaron, como los yndios de otras
partes auian echo, con temor de los españoles. Con esta seguridad las
yndias traxeron o dieron al Capitan de lo que tenian para que comiesen,
diciendo que por no estar alli su casique y maridos no les podian
proueher bastantemente de lo que auian menester. Admiraronse mucho de
uer la mucha agua que los cauallos ueuian, los quales por auer llegado a
aquel pueblo algo cansados y sedientos, fue mandado que les trujesen
agua[452] algunas yndias, las quales desque uieron lo mucho que auian
beuido, dijeron: si estos cauallos comen tanto como veuen, nosotras no
tenemos comida en nuestras casas para solo vno dellos, y si cada uno
destos honbres que vienen con los cauallos beuen otro tanto como estos
an ueuido, no ay jente en toda esta prouincia que los arte de agua.

Despues de auer descansado la jente, esparcieronse los soldados
alrrededor del pueblo por ver si auia algunas comidas, temiendo que no
bendria el casique tan en breue, o que ya que biniesen no sauian la
cortesia que les haria, pues por la mayor parte se gouiernan como tienen
el tenple. Hallaron en vnas cueuas o silos que los yndios tenian
cantidad de maiz, lo qual todo hizo el Capitan rrecojer para su
proueimiento y matalotaje.

Despues de auer estado en el pueblo quatro dias, asomo el señor o
principal, con hasta cien yndios, por una pequeña loma que zerca estaua,
y rreconociendo estar jente estranjera en su pueblo, aluorotose
demasiadamente y mandando a los suyos aprestar las armas, vinose
llegando[453] a su pueblo dando uozes y diziendo que jente podia ser la
de tan loco atreuimiento que estando el ausente ouiesen entrado en su
pueblo, y que menospreciando su persona y el castigo que les podia dar,
se estauan tan de asiento que aun biendolo venir no hazian muestra de se
ir; que si no querian ser todos muertos a sus manos que se fuesen con
breuedad, sin enojarle mas de lo que le tenian enojado, ni lleuarse cosa
alguna. El Capitan, con una lengua o ynterprete que tenia, que lo
entendia, le dio a entender la causa de su uenida alli y el poco daño
que el[454] pretendia hazer, con lo qual no se aplaco nada el casique,
mas apartandose vn poco de los suyos, se llego mas a los españoles
diziendo que se holgaua del seruicio que le auian echo en traherle a su
hijo, mas que no rreciuia ningun contento de que estuuiesen en su
pueblo; que si no queria que los echase con (las) armas que se fuesen y
saliesen luego. Como el Capitan le uio solo zerca de su jente,
paresciendo que con prehender aquel yngrato baruaro haria lo que
quisiese del y de los demas, hizo seña algunos de sus soldados, los
quales antes que el casique pudiesse dar la buelta a los suyos, le
prendieron, diciendole que si no queria pagar con la uida su loco
descomedimiento, que mandase a los suyos que dejando las armas viniesen
con vmildad ante el Capitan, trayendo de lo quen sus casas tuuiesen
para comer.

El casique, viendose preso y questaua en manos de los que le podian
quitalle o dalle la vida, y entendiendo de los suyos, por el aluoroto y
tumulto que entre si tenian, que querian mañerar[455] las armas contra
los cristianos, con grauedad de señor les hablo diciendo que no curasen
de efetuar lo que pretendian sino querian ver su fin, mas conformandose
con la voluntad de los que a el le auian sujetado ó preso, en continente
dejasen las armas y viniesen a ouidiencia con el mantenimiento que
pudiesen. Los yndios lo hicieron asi como les fue mandado, y aplacados
todos, el hijo del casique dio parte a su padre del ueneficio que los
españoles le auian echo en libralle de los vientres de los cariues y la
voluntad que tenian de no hazerle daño, y otras cosas con que lo aplaco
y atrajo a la amistad de los cristianos, a los quales hablo luego muy
mansamente, ofreciendose de hacer todo lo que el Capitan le mandase y
seruillo en todo lo que pudiese, y proueyendole de yndios que le
lleuasen la comida que tenian junta a los vergantines, se fue con ellos
asta el rrio, donde ofreciendose los vnos a los otros muy cunplidamente,
para si adelante se ofreciese ocasion de pasar o uoluer por alli, se
apartaron los vnos de los otros[456], el casique y su gente quedandose
en tierra, y el capitan Herrera y sus conpañeros prosiguiendo su viaje.



CAPITULO SIETE

     En el qual se escriue como prosiguiendo su uiaje Herrera y los
     demas españoles el rrio arriua, con grandes hanbres y trauajos,
     entraron por el rrio de Meta, padeciendo dobladas misserias.


Salidos del puerto y barranca do auian estado surtos, nauegaron algunos
dias en demanda del rrio de Meta, a quien yban buscando, los quales
fueron de grande aflicion y calamidad para nuestros españoles, porque
demas del trauajo que de llevar los uergantines a rremo tenian y
padecian, les aflixia mucho la hanbre, porque aunque avian sacado alguna
comida del pueblo del principal que tuuieron preso, no fue tanta
cantidad que les pudiese turar mucho tiempo, y ansi procuraban
aprouecharse de la pesqueria ansi con ancuelos como con otros artificios
que consigo lleuauan.

Entre algunas cosas que azerca de las pesquerias les acahecieron, dire
aqui dos o tres, por parezerme dinas de notar, a causa de la estrañeza y
estremo de los pescados[457] que en este opulento rrio ay.

Vn soldado llamado Nauida, estranjero, buen oficial de martillo de
yerro, deseando sacar algun pescado como los demas, para ayuda a su
sustento, echo vn anzuelo al agua y atose el cauo del cordel al braco,
porque no se le sacasen de las manos que no deuiera: asilo[458] vn
pescado o demonio el anzuelo, y tiro con tanto ynpetu que se lleuo tras
si el pescador y nunca mas lo pudieron ver, y asi fue echo mantenimiento
de peces el que pretendia mantenerse de ellos.

Otro soldado, despues de esto, llamado Joan de Auellaneda, que en el
Nuevo Rreyno poblo el pueblo que se llamo Sant Joan de los Llanos,
pretendiendo tanbien sacar algunos pezes para comer, echo al agua su
anzuelo, y no curandose de[459] fijar el cordel en ninguna parte por no
ymitar al soldado Navida a quien su propio anzuelo lo pesco, fuele
tomado el anzuelo de un pez de tanta furia que aun que el hizo lo que
pudo con sus fuerzas y llamo en su ayuda otros cinco o seis conpañeros,
los quales, todos juntos poniendo todas sus fuerzas de tirar del anzuelo
o cordel, jamas lo pudieron sacar, antes se lo lleuaua al agua tras si,
los quales temiendo el suceso del soldado rreferido, soltaron de todo
punto el cordel con arto daño suyo, porque de la fuerza que en tirar
hellos el pescado pusieron, quedaron tan lastimadas las manos y rasgadas
que por artos dias no se les sanaron las llagas ni aun quitaron las
señales. No se pudo ver ni conocer que jenero de pescado fuese este de
tanta fuerza.

Sacose por otros soldados vna manera de pescado estremado por su
propiedad nunca uisto asta entonzes, pero despues se hallaron de estos
peces en los rrios que por los llanos de Venencuela atrauiesan; y era
que asi como el soldado lo sacaua del agua, asi comenzaua a temblar,
casi a perder la fuerza del brazo y de todo el cuerpo, asta que lo
soltaua. Despues de puesto en tierra se llegaron muchos soldados a uer
aquella estrañeza, y meneandolo en tanto quel pez estaua viuo, ninguno
le tocaua o meneaua con alguna cossa quen la mano tuuiese, que no le
tenblase la mano y todo el braco, de suerte que casi no le quedaua
fuerza para tener nada en la mano, mas luego cesaua todo; y esto, como
he dicho, en tanto como esta uiuo, porque despues de muerto no tenia
ninguna uirtud ni ponzoña, antes lo comieron y lo hallaron de muy buen
comer y gusto.

Hera este peze de cuero y no de escama, de echura de vna anguilla, eceto
que la caueza y cuerpo tenia muy gorda y no tan largo como anguilla,
sino algo menor.

Con estos y otros acaecimientos de pescas y muertes de algunos soldados,
llegaron a do atrauiesa el rrio vna zingla[460] de peñas que esta zerca
del rrio de Meta, donde el Comendador Hordaz se uio en trauajo de suuir
y pasar por alli los uergantines, a causa de la gran corriente que las
peñas causavan; los quales no en menos trauajo pusieron esta flota de
Jeronimo Hortal o de Herrera su capitan, que auian puesto a los de
antes. Finalmente, trauajando todo lo que pudieron, suuieron los
uergantines. La uarca en que lleuauan los cauallos, por ser mayor y mas
pesada, no la podian passar, y estando en esta confusion, que no sauian
que rremedio se tener, rrefresco la brisa con tanto ympetu y tan de
rrepente, que lo que se tenia por ynposible lo uieron en un momento
efetuado.

Con este viento paso la uarca aquel rraudal; que no poco contento y
alegria causo a todos, por que les parecio que en auelles sobreuenido
tan buen suzesso en el subir de la varca, que todas las cosas del
descubrimiento o tierra que yban a buscar les sucederia muy
prosperamente.

Luego, pasados del rraudal[461], rreconocieron estar zerca de las juntas
de los dos rrios, Meta y Uriaparia, que alli se llamaua Urinoco. Este
Urinoco se llama Guavyari, como en la jornada de Hordas se dijo mas
largamente. Por señales muy particulares de algunos soldados de los que
antes auian andado por alli, vieron, que les doblo el contento, con el
qual disimularon harta parte de la hanbre que lleuauan, y ansi llegaron
a las juntas, donde se rregocijaron muy mucho y dijeron missa y dieron
gracias a Dios por auellos puesto en el rrio que deseauan; y porque si
Jeronimo Ortal viniese por alli con alguna jente, como auia prometido,
hallose[462] señal y rastro de su viaje y derrota, escriuieron ciertas
cartas y metieronlas en vn calauazo, y tapandolo con zera, porque no se
mojasen, lo pusieron en el braco de vna Cruz alta que, en vnas grandes
peñas que a las juntas de los dos rrios estauan, hizieron.

Por las cartas dauan auiso a Jeronimo Ortal del suceso de la jornada y
de la derrota que lleuauan, y con esto navegando por el rrio de Meta
arriua, se les yban acrecentando y doblando los trauajos donde mas
descanso pensauan tener.

Hera uerano y el rrio traia poca agua, y el uiento les hera contrario
sienpre; auia falta de comida, y auian de lleuar los uergantines a remo,
y por alli era la tierra de mas mala constelacion que la de auajo, con
lo qual enpezauan a enfermar los soldados y a murirse algunos.

Todas estas circunstancias los trayan tan acosados que deseauan, y aun
con animos flacos y locos auia algunos que le pedian a Dios que los
sacasen de aquellas calamidades y trauajos en questauan y los pusiese en
perpetuo cautiuerio y seruidunbre de moros, que les parecia que
livrarian mejor en la sujecion de los ynfieles que en los presentes
trauajos, que con sus propias manos auian tomado; y por pedir o desear
lo que no entendian, permitio Dios que luego viniesen las aguas y
creziesen los rrios, con que crezieron sus trauajos, porque esas pocas
playas que el rrio hazia, en que hallauan algun marisco y gueuos de
ycoteas, con que se sustentauan, se cubrieron con el agua, y asi les
falto de todo punto el rrecurso que en aquello tenian para ayudar a
pasar las hanbres, y aun para lleuar por ellas los uergantines a la
sirga[463]. Demas de esto, los rrecios aguazeros que les davan les
calavan asta las carnes, y en estando la rropa por enjugarse dos o tres
horas, luego criaua gusanos y se podria sin poder ser de prouecho.

Vltra de estos trauajos[464] aflixia mucho a los soldados la barca
grande, por ser tan pesada y cargada, y aun hera ocasion de que
enfermasen y muriesen, por lo qual rrepartiendo entre los uergantines lo
que la barca lleuaua, la dejaron por mandado de su capitan en vna isla
quel rrio hazia. Los demas vergantines ya no los podian lleuar a remo, y
asi por las uarrancas del rrio, que todas eran manglares y arcabuco, los
lleuavan tirando o a la sirga, y si acaso se soltaua o quebraua la soga
con que tirauan, en vn momento boluian atras lo quen dias auian
trauajado.

Despues de auer nauegado con este ecesiuo trauajo treinta dias por este
rrio de Meta, estando todauia el Capitan ostinado en proseguillo, y
uiendo que de todo punto le auia faltado la comida, paro en vna parte
que le parecio comoda para yr a buscar tierra en donde ynbernar, y
porque con la falta de la comida no desmayasen de todo punto los
soldados, mató vnas puercas que traia para criar y rrepartiolas entre
todos, con lo qual se animaron algo y se determinaron de no pasar de
alli por entonzes, mas uer y hazer lo que les conviniese.



CAPITULO OCHO

     En el qual se escriue como despues de auer ynvernado los españoles
     en las rriueras de Meta, fue muerto Alonso de Herrera, su capitan,
     en vna guazauara que los yndios le dieron.


Con la breuedad que se rrequeria, echo el Capitan Herrera su gente y
cauallos en tierra y mando aperceuir y aderezar los mas sanos y bien
dispuestos, y se partio con ellos en busca de alguna poblazon donde
pudiesen rremediar parte de sus trauajos con hallar que comer, que ya no
deseavan ni procurauan otra cosa.

Caminando con esta demanda, encontraron cierto numero de yndios
salteadores que atrauesauan por aquella tierra, los quales uiendo la
estrañeza de la gente española, tomaron las armas para ofendellos y
defenderse. Los soldados arremetieron a hellos, y haziendoles el daño
que pudieron, los ahuyentaron, forzandolos a que dejasen lo que rrovado
lleuauan.

Tomaronse en el alcanze dos yndios para claridad o guias de lo que yuan
buscando, a vno de los quales se le pregunto por señas donde auia
poblazon; dijo que el los lleuaria a hella. Trujolos engañados de vna
parte a otra ocho dias, sin lleuallos donde tuuiesen ningun descanso,
antes se les doblaua el trauajo con andar y no comer. Constriñeron al
yndio, con alguna corporal pena que le dieron, a que los desengañase y
lleuase a poblado. Entendiendo el yndio la causa de su aflicion, dijoles
que por aquella uanda no avia pueblos ni comida ninguna; que se[465]
pasasen de la otra uanda del rrio, donde se proueerian vastantemente de
lo necesario. El Capitan lo hizo assi, que boluiendose al rrio,
enbarcandose en los uergantines, se paso a la parte de la mano derecha
del rrio de Meta con toda su gente, y dejando los que le parecio en
guarda de los uergantines, se metio por do el yndio los guiaua, que
fueron vnos muy malos anegadizos, y despues de auellos pasado los trajo
algunos dias de una parte a otra sin hallar mas de un buhio despoblado,
sin gente ni comida.

Los que en guarda de los uergantines auian quedado, pareciendoles que su
Capitan con su yndiscreta determinacion, antes procuraua acauallos de
matar que rremediallos, estauan determinados de boluerse con los uarcos
el rrio auajo, lo qual auian dicho a algunos soldados de los que con
Herrera yban, dandoles a entender que si algunos dias se tardauan, que
no los hallarian donde los dejauan, pues no les quedauan que comer. Esto
se lo dijo a Alonso de Herrera, que se andaua tras la guia que lleuaua
buscando comida; y entendiendo el proposito con que auian quedado los
del rrio, dio con toda presteza la buelta y los hallo casi de camino
para partirse, que otro dia despues de como llego auian de nauegar el
rrio abajo.

Con su llegada todos se sogaron[466], y disimulando el Capitan no auer
entendido sus desinos, se paso otra uez de la otra uanda del rrio, y
castigando al yndio con la pena que por auellos traido burlados tantos
dias merecia, lo hizo ahorcar, al qual, por persuasiones que se yzieron
dandole a entender el ueneficio que de rreceuir el sacramento del
bautismo en semejante tiempo se le seguia, lo bautizaron pidiendolo y
consintiendolo el propio yndio, y luego lo ahorcaron, estando perniando
o basqueando, vn soldado, con baruara crueldad, le tiro vna jara y se la
enclauo por vn muslo, y con vn ynumano atreuimiento se llego al yndio
ahorcado y diciendo «perro, daca mi jara» y se la saco de donde la tenia
hincada; al qual soldado, no muchos dias despues, en la primer resfriega
que con yndios tuuieron, le fue dado vn flechazo por el propio lugar por
donde el le auia dado el jarazo al yndio ahorcado, del qual murio casi
rraviando o desesperado; lo qual se tuuo por permision diuina.

El capitan Alonso de Herrera torno a echar su gente en tierra, y dejando
en guarda de los uarcos los mas amigos y de quien mas confianza tenia,
tomo consigo a todos los demas, y metiendose la tierra adentro, despues
de auer caminado algunos dias, llegaron a un crescido arroyo que con
dificultad se podia pasar sin hazer puente, y como el trauajo de hazello
auia de cargar sobre todos, los soldados comenzaronse amotinar
secretamente, sin dallo a entender mas de que con vn secreto concierto
trataron de dar la buelta y dejar al capitan sino quisiese voluerse.
Entendio Alonso de Herrera la platica, y trauajando por su persona todo
lo que pudo y con el fauor de sus amigos, lo mas breuemente que pudieron
hizieron vna flaca puente por do pasaron todos aquel arroyato, y tomando
los de la otra uanda como en carzel o corral, Alonso de Herrera hizo
echar uando publico so pena de la uida ninguno tratase en boluerse; y
con esto ceso la platica por entonces.

Dende a dos o tres dias[467] hallaron cierta poblazon bien proueida de
comida, donde se holgaron y rregocijaron poco mas de dos meses, al cauo
de los quales les fue necesario diuidirse para yr a buscar donde estar
lo que del ynvierno quedava.

Estando diuididos por esta causa, que auia ydo vn caudillo con parte de
los soldados a buscar poblazon para el efecto dicho, los yndios de aquel
pueblo, sintiendo y biendo tan buena coyuntura, se juntaron hasta ciento
de hellos, vien armados, y viniendo sobre el Capitan y los que con el
auian quedado, les forcaron a tomar las armas, con los quales pelearon
vn buen rrato. Los yndios flecharon al capitan Alonso de Herrera de
quatro o cinco flechazos, y a otros cinco o seis españoles. Con todo
esto fueron desuaratados los yndios y muertos la mayor parte dellos.

Aluaro de Hordaz yba a cauallo en esta guazauara[468], y saliendo en
seguimiento de ciertos yndios que ya yuan de huida, se fue a buscar la
demas gente quel propio dia de madrugada auia salido de aquel sitio
donde les dieron la guazavara. Alcanzolos apartados buen rrato, y no
dando quenta del daño que sus conpañeros auian rreceuido mas que de la
guazauara que auian tenido, los hizo boluer a donde uieron y
rreconocieron su total perdicion por las peligrosas heridas de su
Capitan, el qual despues de auer rresceuido los santos sacramentos,
murio dende a siete dias[469] que le flecharon, dejando encargada la
gente a Aluaro de Hordas; y asi mesmo murieron todos demas que en la
guazauara fueron flechados, ecepto Aluaro de Hordaz, que aunque lo
flecharon deuio de ser con flecha sin yerua, y asi no murio.

Sintieron mucho los soldados la muerte de su Capitan, por auellos
tratado sienpre afable y comedidamente y estar muy bien quisto de todos,
y aunque por uerse quitados de tan ynsufribles trauajos deseauan
apartarse del, quisieran que este apartamiento fuera por otro modo y no
por este, que tanto dolor y lastima les causso.



CAPITULO NUEUE

     Como tomando Aluaro de Hordas a su cargo el gouierno de la gente,
     despues de aver echo vn parlamento a los soldados sobre lo que
     deuian hazer, dieron la vuelta el rrio abajo hasta llegar a
     Perataure.


Muerto Alonso Herrera de la manera dicha, y auiendo nonbrado por su
theniente a Aluaro de Hordas para que rrigiese y gouernase la gente y
canpo como le paresciese, los soldados pasaron por este nonbramiento sin
hazer hen ello ynouacion alguna por conoscer a Aluaro de Hordas, que de
mas de ser cauallero era muy afable y bien quisto de todos y honbre
prudente, entendido y de buen yngenio, el qual azeto el cargo porque le
parecio que rresceuian de ello contento los soldados y aun por mandar
antes que ser mandado; y pareciendole que el pretender pasar adelante
con la enpressa hera en vano, asi por la poca gente que auia, porque de
la gente y soldados que de Paria salieron a esta sacon ya no auia mas de
ochenta o nouenta, que todos los demas los auia consumido el rrio y
trauajos del, como por conozer de los soldados que aunque el lo quisiera
hazer, hellos se lo auian destoruar e ynpedir, y aun si les pareziese
forcallo a que se boluiese, por lo que antes que Alonso de Herrera
muriese auia entendido dellos y aun vistoles yntentar, acordo ganalles
por la mano, para con esta manera de anticipazion atrahellos mas a si y
tenellos mas propicios, sobre lo qual les hablo teniendolos a todos
juntos, poniendoles y trayendoles a la memoria, para consolarlos de su
perdizion, quantos enperadores, rreyes y grandes señores auian comenzado
descubrimientos y conquistas de tierras no uistas, conforme a la
potencia de sus estados, y despues de auer gastado mucha parte de sus
rriquezas y andado[470] lo mas del camino, dar buelta sin auer hecho
ninguna cosa memorable, con perdida de sus gentes y canpo; y que pues
esto auia pasado por personas tan poderosas y principales, que teniendo
ellos tan justas causas para no pasar de alli, no les seria cosa muy
afrentosa el bolverse, pues en todo les hera tan contraria la fortuna, a
la qual otros capitanes muy poderosos y briossos ejercitos no auian
podido rresistir ni tener de su uando por uia de fuerza, quanto mas vnos
soldados tan destrozados, trauajados y deuilitados como hellos estauan
de las hanbres, trauajos y calamidades que en aquella trauajosa y larga
nauegacion auian traido, donde se les auian muerto todos los mas de sus
conpañeros, y los pocos que presentes estauan auian quedado tales de los
trauajos pasados que poco numero de henemigos bastaua a destruillos de
todo punto; que para ultima rruina y perdicion suya auia sido Dios
seruido de quitalles el Capitan que asta alli, con discreta sagazidad,
los auia traido y gouernado tan afablemente, cuya muerte les hazia
tanta falta para pasar adelante quanto entre todos los presentes no
entendia que ouiese quien la pudiese suplir; que aunque los animos y
brios no estauan consumidos como las fuerzas, no hera bastante causa el
parecelles a todos que heran parte para entrar entre muchos enemigos,
proseguir su jornada, pues no todas uesces suplian los animos el defeto
de las fuerzas, sino quando la fortuna del Capitan o del exercito hera
tal que por el suceso de los acaecimientos se conocia claramente el
fauor de los hados, los quales son las principales fuerzas de los
ejercitos, y que todo esto conocia y auian conocido en contrario de si
mismos en todo el discurso de aquella su jornada; quel tenia por cosa
mas que temeraria el querer pasar de alli para arriua, como todos los
mas la mostrauan; que pues hellos no heran los primeros a quien la
fortuna auia derrivado y hecho voluer atras de sus buenos principios,
que no se les podian[471] seguir ninguna ynfamia en voluerse,
especialmente siendo el pasar adelante rremate y perdicion de todos los
que quedauan, y que podian llegar a parte donde ni pudiesen boluer atras
ni pasar adelante, dando por su parezer que pues todas las cossas les
heran contrarias, como por lo que auia dicho constaua y parescia, que se
voluiesen a buscar nueuas entradas donde pudiesen rrecuperar lo que allí
auian perdido, y que si algunos ouiese que les pareciese que se deuia
hazer lo contrario que lo dijesen, dando las causas en que fundauan su
parezer, y que lo que los mas acordasen aquello se efetuase, lo qual se
hiziese con brevedad, porque se proueyesen de comida con tienpo para
hazer lo que se determinase.

A todos les parecio que se deuia poner en hobra lo que Aluaro de Hordas
dezia, ansi por tan justas causas que para hello daua, como porque demas
de tenerlo los mas en voluntad, deseauan grandemente uerse fuera de
aquel tan enfermo[472] y trauajoso rrio, en parte donde pudiesen
descansar de los trauajos passados y rreformarse.

Rresulutos todos en el parezer del capitan, luego se proueyeron de
comida de algunas labrancas que no muchas jornadas de alli estavan, lo
qual yendo a traher, procuraron los yndios que lo auian senbrado,
defendersela; mas aunque flacos y enfermos los españoles lo hizieron tan
uien, que los yndios no les danificaron en cosa alguna, mas de hirilles
vn cauallo de dos que lleuauan solos, el cual dende a poco murio
rrauiando, y fue rrepartido y comido entre todos, y tomando el mayz que
pudieron y ouieron menester, dieron la buelta y se enbarcaron y
comenzaron a nauegar agua auajo.

Auiales quedado vn solo cauallo, el qual boluian consigo, y por dar
pesadunbre a los soldados del uergantin en que iua lo mataron de
conformidad, dando a entender a su Capitan que el se auia muerto.
Rresciuio enojo del matar del cauallo Aluaro de Hordas, y deseando
castigar al que lo auia echo, pero curo[473] aueriguallo y no pudo, y
asi lo rrepartio entre todos, que no les fue pequeña fiesta.

Lo que del rrio de Meta auian andado en treinta dias agua arriua, lo
uoluieron a desandar agua abajo en poco mas de un dia que tardaron en
llegar a las juntas de este rrio de Meta con el del Guayaure o Paria,
donde hallaron por la grande ynundacion de entranbos rrios, las altas
peñas donde auian dejado la cruz y las cartas de auiso que arriua dije,
todas cuuiertas de agua, que casi no conocian la tierra. Prosiguieron
con su vuelta por el rrio Uriaparia abajo, y ni curaron de tenerse en
ninguna parte ni en el camino se hallaron quien les estoruase el pasaje.
Para un solo soldado fue desgraciada la nauegacion del rrio auajo, que
de muy considerado perdio la vida, y fue de esta manera: este
desgraciado soldado venia sentado a la proa de vno de los uergantines,
el qual auia de pasar por junto a unas peñas que el rrio tenia
descuviertas, y con la furia que el uergantin lleuaua paresciale al
soldado que yva derecho a dar en las peñas, donde no podia dejar de
hazerse pedazos; y pretendiendo saluar la uida, se arroja del vergantin
a una de las peñas, la qual con la lama y umidad que sobre si tenia
estaua muy rresvalosa, y no obo puestos los pies sobre hella cuando
rresualando dio consigo en el rrio sin que mas paresciese. «El que
gouernaua el vergantin, gouerno tan bien que aunque aquel desgraciado
soldado le parescio que no podia escapar no rresciuio daño ninguno, y
el se quedo en el rrio» por la ocasion dicha[474].

Al cauo de quinze dias que dieron la vuelta, llegaron a la isla de
Gaspar de Silua o Perataure, que esta a la boca de este rrio de
Uriaparia, y lo que nauegando agua arriua anduvieron en cinco meses de
nauegacion, lo tornaron a desandar en solo quinze dias, sin otros treze
meses que en todo el descurso de la jornada gastaron, desde que salieron
de la fortaleza de Paria hasta esta llegada de Perataure, que por todos
fueron diez y ocho meses de jornada tan trauajosa quanto no se puede
encarezer por escrito.



CAPITULO DIEZ

     En el qual se escriue como Aluaro de Hordas y los demas españoles,
     despues de auer pasado gran tormenta en la mar, aportaron a la isla
     de Cubagua, y Jeronimo Hortal, questaua en la Trenidad a esta
     sazon, se paso a Tierra fyrme, al puerto de Naver, sauiendo la
     perdida de su gente.


Luego que allegaron a la isla de Perataure, como tenian tan propinqua la
nauegacion de la mar, la qual es mas peligrosa y fragosa a causa de los
grandes mouimientos y alteraciones que hen ella hazen los vientos, que
la de los rrios y nauegaciones de aguas dulzes, comenzaron aderecar sus
uergantines y a rreparallos de todo lo que tenian necesida de
aderezarse; y temiendose quen la fortaleza de Paria no estuuiese
Geronimo Hortal con gente para seguir su nauegacion y los hiziese boluer
otra vez a proseguir su jornada, acordaron no llegar a hella, y asi se
partieron la costa en la mano, en demanda de Cuuagua.

Yendo navegando les dio tan gran tormenta que a[475] uno de los
vergantines, cuyo arraiz hera vn Andino, dio con el en tierra, donde se
hizo pedazos, sin que peligrasse persona alguna. Los demas barcos yban
prosiguiendo su uiaje y sustentandose contra el biento lo mejor que
pudieron.

Vn soldado de los del uergantin quebrado, llamado Perdomo, buen peon y
nanador, lo mas presto que pudo se fue la costa auajo y comenco a dar
uozes a los uergantines que yvan nauegando. Fue oydo por vno dellos, y
rreparandose a uer lo que hera, el Perdomo se echo a la mar y nadando
llego al barco, que lo esperaua, y rrecogiendolo dentro, dio noticia de
la perdida de sus conpañeros; mas no pudieron alcanzar al uarco o
uergantin donde yba Aluaro de Hordas, y asi se ouieran de quedar
perdidos aquellos españoles si Dios no permitiera que la tormenta se les
boluiera con tienpo contrario, que los hizo a todos arriuar y boluer
otra vez a Perataure, donde supieron el suceso de la perdida del
uergantin de Andino.

Determino Aluaro de Hordas de quel vno de los uergantines fuese a la
costa donde estauan los españoles esperando su rremedio, que los
rrecoxiese y trujese.

En este tiempo, auiendose diuidido los perdidos a buscar comida o algun
marisco para comer, la costa adelante, los que auian quedado en el lugar
donde auian salido, aderezando o dando horden como de la propia madera
del uergantin quebrado hazer algun pequeño barco en que salir de alli,
vieron benir cinco piraguas de yndios hazia donde hellos estauan, que no
poco temor y alteracion los causo, por no tener armas con que ofender ni
defenderse, que por auerse descuidado y auellas dejado en la orilla de
la mar fueron cuuiertas con la creciente, y asi acordaron de meterse la
tierra adentro, en vnas montañas o arcabucos que zerca tenian, donde se
ascondieron. Los yndios llegaron con sus piraguas aquel lugar, y uiendo
que no auia quien les ofendiese, saltaron en tierra y tomaron lo que
mejor les parecio o todo lo que quisieron, y dieron la buelta,
prosiguiendo su uiaje.

Idos[476] los yndios, llego el uergantin quen busca de los perdidos
venia, y no allando alli a nadie nauego la costa auajo y uio a los que
andauan mariscando o buscando comida a la orilla de la mar, y
rrecogiendolos se uoluio a Perataure, donde auia quedado Aluaro de
Hordas. Dieronle rrelacion de la gente que faltaua, questaua escondida
por temor de los yndios, de lo qual rreciuio gran pesadunbre; y sabido
que las piraguas de los cariues auian llegado a la costa, determino de
yrlas a buscar el rrio arriua: puso en salto o enboscada con sus
uergantines en cierta parte del rrio, para si las piraguas pasasen,
tomallas. Quiso su fortuna que pasaron de noche, al tienpo que las uelas
se auian durmido, y quan oyeron el rruido de los rremos o canaletes, ya
las piraguas yban lejos; fueronlas siguiendo, y como hera de noche
houieronse de yr con su honrra, eceto vna que deuia de ser de mal
navegar, que se quedo trasera y por no ser tomada se metio entre vnos
manglares del rrio, donde todavia fue sentida por los españoles.
Tuuieronla zercada asta que fue de dia; e los yndios, entendiendolo,
saltaron en tierra y escaparon sin ser tomado ninguno.

Los de los uergantines tomaron la piragua y no hallaron en ella rrastro
de cristianos; porque si aquellos yndios cariues ouieran tomado los
españoles que faltavan, no dejaran de hallar algun quarto o sangre de
hellos; y asi Aluaro de Hordas perdio la sospecha de que fuesen muertos
y torno a ynviallos a buscar, a los quales allaron en el propio lugar
donde se perdieron, que auian salido del arcabuco.

Holgaronse los vnos con los otros de su rrestauracion, y juntaronse otra
buelta en la isla de Perataure. Tornaron a proseguir su uiaje para
Cubagua, y porque al tiempo de la tormenta ya dicha se aparto otro de
los vergantines, y asta entonzes nunca auian hallado rrastro ni tenido
nueuas del, acordo Aluaro de Hordas de ir a dar uista a la fortaleza de
Paria, por si auian aportado alli, y tanbien por uer si hallarian algun
rrecurso de comida, que ya no lleuauan ninguna.

Llegados a la fortaleza no hallaron mas que rrastro de auer estado en el
gente, lo qual les fue contento, por creher por aquella señal que no
serian perdidos sus conpañeros; mas el contento no fue tanto que vastase
a moderar el sentimiento que la hanbre les hazia tener, la qual
rremediaron en alguna parte con cierta cantidad de cueros de manati
podridos que allaron por el suelo o muladar, y con muchos bledos que en
aquel sitio auia, de los quales cojieron todos los que pudieron para
matalotaje, y aun de este jenero de comida no obo en tanta abundancia
que les vastasse a sastisfascer la hanbre que tenian. Mas[477] al fin
con ellos se sustentaron lo mas del tienpo que nauegaron, en el qual
nunca les dejo de sobrar ynfortunios y trauajos, asi de sospechas por
perderse de uista algunas ueces los vnos a los otros, como porque de
todo punto les faltase el comer en el camino, lo qual rremediauan con
llegarse algunas tardes a tierra y cojer algunas cosas de las que la mar
suele criar en sus rriueras.

Estando vna tarde Aluaro de Hordas surto en vn puerto buscando desta
comida que e dicho, llegaron dos barcos que yvan a donde estaua Geronimo
Ortal, a la Trenidad, con algunas cosas de prouision para su jornada, el
qual estaua halli rreaziendose y juntando su gente para yr en busca de
Alonso de Herrera el rrio arriua, y se auia rrecogido a aquella isla a
juntar su gente por rrespeto de que los yndios de Paria le auian
flechado ciertos soldados con yerua y lo auian echo salir de alli.

Los de los varcos, que yvan a donde Geronimo Hortal estaua, dieron a los
otros la comida que pudieron, y ovieron dellos rrelacion de la muerte de
Alonso de Herrera, y de todo el suceso de la jornada, y con esto se
apartaron los vnos de los otros los uergantines. Los dos dellos, que
heran en donde yua Aluaro de Hordas y otros, fueron a Cubagua, y el otro
vergantin, con vna piragua en que yvan ocho soldados, aporto a la isla
Margarita, donde les hizieron todo buen rreciuimiento y cortesia y les
dieron muy bien de comer; y dende[478] a pocos dias se tornaron a
enbarcar y se fueron a la isla de Cubagua, donde fue tanta la falta de
comida que auia que casi los propios uezinos no tenian que comer, y asi
los de los primeros vergantines, sino fueron algunos que tenian amigos
conocidos de tienpo uiejo, todos los demas se fueron a posar a la
yglesia, y los del otro uergantin, que despues llego por uia de la
Margarita, se aposentaron en el ospital, y de alli salian de noche a
pedir por Dios para su sustento, que lo tenian los mas por mayor genero
de calamidad y trauajo que todos los pasados juntos.

En este tienpo proueyo Dios de que el Sumo Pontifize concediese cierto
jubileo, con que despues de echas ciertas hobras santas y pias, diesen
de comer a tres pobres tres dias. Este jubileo, asi como fue vtil a las
animas de los vnos, asi fue confortatiuo a los cuerpos de los pobres,
que en aquellos dias comieron como conuidados del Padre Santo.

Llegados los uarcos a la Trenidad dieron auisso al Geronimo Ortal de la
perdida y buelta de su armada. Sintiolo mucho, y uiendo que con los que
alli consigo tenia no era parte para suuir el rrio de Paria arriua, ni
menos para sustentarse en aquella isla, saliose della con toda la gente
y vinose a Tierra firme, a vn puerto llamado Neveri, mas uajo del puerto
de Maracorpima; y dejando a rrecaudo la gente que alli tenia, paso a la
isla de Cubagua, a uer si podia atraer a si algunos de los soldados que
avian salido de Paria, para uoluer a conseguir su demanda de Meta. Mas
los soldados estauan tan escarmentados de los trauajos del rrio que
nunca jamas quisieron condezender con su peticion, sino fueron dos o
tres, que confiados de la mucha amistad que con Jeronimo Ortal tenian, y
por no andar limosneando en Cubagua, se voluieron o fueron con el a
Neveri, donde tenia la demas gente; y asi hago distencion en este lugar,
porque asi como se muda aqui la jornada y derrota de Paria, asi ay
nueuos[479] sucessos y acaecimientos, como en el siguiente libro se
uera.



LIBRO SEXTO

     EN EL LIBRO SEXTO CONTIENE[480] COMO PASADO JERONIMO ORTAL A TIERRA
     FIRME, SE DIO A HAZER ESCLAUOS, Y ENTRADOS LA TIERRA ADENTRO, EN EL
     QUAL TIENPO LLEGO Á LA PROPIA PROUINCIA VN CAPITAN BATISTA, ENUIADO
     POR ANTONIO SEDEÑO DESDE PUERTO RRICO, EL QUAL SE ENTRO A YNVERNAR
     LA TIERRA ADENTRO CON LA GENTE QUE TRAIA. HORTAL[481] TENIA POCA
     GENTE; YNUIO VN CAPITAN SUYO, LLAMADO NIETO A[482] A HAZER ESPALDAS
     A OTROS SOLDADOS QUE LA TIERRA ADENTRO ANDAUAN RRESCATANDO ZERCA DE
     DONDE ESTAUA ALOJADO EL CAPITAN BATISTA, EL QUAL ENOJADO DE QUE LA
     GENTE DE GERONIMO ORTAL SE LE AZERCASE TANTO, EMVIO ZIERTOS
     SOLDADOS SUYOS A QUE DESCONPUSIESEN Y DESARMASEN AL CAPITAN NIETO:
     HIZIERONLO ANSI. AFRENTADO DE ESTO, JERONIMO ORTAL Y LOS SUYOS
     FUERON A MARACAPANA, DONDE A LA SAZON AUIA LLEGADO EL CAPITAN
     RRODRIGO DE UEGA CON MAS GENTE, YNUIADA POR SEDEÑO. DIO HEN ELLOS
     ORTAL Y LOS SUYOS; DESARMARONLES Y QUITARONLES LOS CAUALLOS Y
     QUANTO TENIAN, Y LUEGO FUERON A DAR SOBRE EL CAPITAN BAUTISTA Y LOS
     SUYOS, A LOS QUALES ASI MESMO DESBARATARON. CON ESTAS VITORIAS SE
     HIZO DE GENTE Y ARMAS JERONIMO ORTAL, Y SE ENTRO EN LA TIERRA
     ADENTRO EN DEMANDA DE META, DONDE SUS PROPIOS SOLDADOS SE
     AMOTINARON CONTRA EL Y LE DESCONPUSIERON Y ENVIARON A LA COSTA, Y
     NONBRARON DOS CAPITANES QUE LOS RRIGIESEN Y GOUERNASEN.
     PROSIGUIERON[483] SU JORNADA; FUERON A DAR A LAS PROUINCIAS DEL
     TOCUYO Y BARQUISIMETO, DONDE HALLARON AL CAPITAN MARTINEZ CON LA
     GENTE DE FEDERMAN, POR EL QUAL FUERON LOS DOS CAPITANES DEPUESTOS
     DE SUS MANDOS Y ENVIADOS PRESOS A CORO, Y LA GENTE SE QUEDO CON
     FREDEMAN. HORTAL SE FUE A SANTO DOMINGO, DONDE DESPUES DE AVER
     TRAIDO CIERTOS JUECES SOBRE SUS NEGOCIOS A TIERRA FIRME, MURIO DE
     ENFERMEDAD QUE LE DIO.



CAPITULO PRIMERO

     En el qual se escriue como Jeronimo Hortal envio Augustin Delgado
     con gente hazer esclauos al pueblo del casique Guaramental, el qual
     se conuido con la paz y rreciuio amigablemente a los españoles.


Geronimo Hortal, viendose desanparado y aun negado de los suyos y que
tenia poca gente para salir con ninguna jornada que a lo largo
yntentase, acordo aprouecharse del rremedio que todos los mas en aquel
tienpo vsauan para remediar sus necesidades, que hera hazer esclauos,
para lo qual el tenia vna zedula del Enperador, que en aquellos tienpos
hera muy facil de alcanzar y dificil[484] de guardar, porque si los que
hazian los esclauos guardaran la horden o ynstruccion que el Rrey les
daua, que tuuiesen e hiziesen en el hazer de los esclauos, es uerisimo
que nunca se despoblaran ni arruinaran tantas prouincias como se
destruyeron con la ynsaciable cobdicia de las gentes que entonzes
pasauan a Indias; porque si el Rrey dezia podreis tener por esclauos
aquellos que los señores naturales de la tierra tienen por tales y os
uendieren, juntauanse los que heran en la consulta o conciliabulo y
dauan vn albazo[485] en vn pueblo y prendian al señor o casique y a
todos sus uasallos e despues de conocido quien hera el principal
dezianle que si se queria aber libre que les uendiese aquellos yndios
que en su pueblo auian tomado, que le darian tal y tal cosa. El señor o
casique, por uerse libre, deziales que los tomasen graciosamente, que el
no queria nada por ellos. Amedrentauanle o persuadianle para que
pareciendo[486] ante el juez o behedor que el Rrey tenia alli para
rregistrar los esclauos y ber que no vuiese fraude en el hazellos, el
qual muchas vezes hera hen ello, y que digese quel auia uendido aquella
gente a los cristianos. El casique lo hazia como los españoles se lo
pintauan, y asi se uoluia a su pueblo solo y desaconpañado, y quando
mucha cortesia le hazian, le dauan alguna de sus mugeres para
contentalle, y en pago de sus uasallos le dauan quatro niñerias, quen
España baldrian diez maravedis, y con estas cautelas y otras semejantes
es cosa averiguada que se hizieron todos los mas de los esclavos, y se
rrouaron y tomaron ynfinidad de haciendas; a los quales autores y
perpetradores de estos maluados echos se a uisto pagar sus engaños en
esta vida con miserables trauajos y muertes y en la otra estemos ciertos
que no quedaron sin el castigo que la grauedad de sus culpas y pecados
merecieron.

No digo esto por Jeronimo Ortal, el qual en parte hera tan buen
cristiano que por no consentir que se les hiciese agrauio a los yndios
ni se les rrouasen sus haciendas, procurauan los soldados y capitanes
que lleuaua que no saliese con ellos a ninguna parte de las adonde avian
de yr a hazer esclauos.

Estando, pues, Jeronimo Hortal en esta prouincia de Neueri,
sustentandose con este genero de aprouechamiento, tuuieron noticia de
algunos yndios comarcanos adonde el estaua, que por ser tan ladinos se
auian sustentado y conseruado en paz con los españoles, de que
ciertas[487] jornadas de alli estaua vn principal o señor muy poderoso,
de mucha gente y rriqueza, llamado Guaramental. Mouieronse los soldados
con mucha alegria, para ir a dar salto en aquella poblazon, mas el
Capitan estuuo perplejo en ello, por querer el yr en la demanda, lo qual
los soldados procurauan estorualle e ynpedille, sauiendo su condicion,
que les auia de yr a la mano en sus demasias; y asi le conuenzieron a
que se quedase en aquel sitio y enuiase con cinquenta honbres Augustin
Delgado, que hera tenido por honbre espirimentado en negocios de guerra,
por auerse hallado en algunas entradas de las que de las yslas de
Canaria suelen hazer a Uerueria y asi mesmo en las Indias en algunas
guazauaras y guerras entre yndios, donde se auia señalado por buen
soldado.

Este Agustin Delgado es el que Hordas dejo en la fortaleza de Paria, que
despues se confedero con Sedeño, como atras queda dicho, y conociendo
quan buen honbre hera para la guerra de yndios, lo auia atraido a si
Geronimo Hortal, y hera por el y por todos sus soldados tenido en mucho;
pues como e dicho, a persuacion de los soldados se cometio esta entrada
de Guaramental a Agustin Delgado, para que como capitan fuese con
aquella gente y hiziese lo que conuiniese.

El casique o señor Guaramental, teniendo noticia de como los españoles
yuan a su poblazon y prouincia, acordo ganalles por la mano, enseñado
del exenplo y deciplina con que beia biuir[488] a otros principales que
tenian y conseruauan el amistad de los españoles, y enuio mensajeros al
camino a Agustin Delgado con algunos presentes asi de oro como de otras
cosas de comida, rrogandole que le rreciuiese en su amistad, la qual el
le prometia de sustentar todo el tiempo que por alli anduuiese, y que se
fuese derecho a su pueblo con toda su gente, que el les proueheria de
todo lo necesario. De esta enbajada no se holgaron nada los soldados,
por zessar con hella la esecusion de sus desinios, que heran pura
codicia.

Al fin, el capitan Agustin Delgado, conformándose con lo que hera
rracon, rresciuio amigablemente el mensaje y enbajada del señor
Guaramental, dando por rrespuesta a sus criados que el haria todo lo que
su señor le ynuiaua a rrogar, y asi se fue pacificamente aposentar y
rranchear al pueblo de Guaramental, donde el señor o principal lo
rresciuio con toda alegria y aposento a el con todos los que con el yban
en vna rramada[489] que de las puertas adentro de su casa o zercado
tenia, en que holgadamente se aposentaron todos los españoles y sus
jumentos y seruicio.

Hera esta rramada de sola vn agua, echa asi a posta por rrespeto de
gozar del fresco entre dia, que el calor hera molesto y pesado.

Este cercado, donde este casique tenia esta rramada, hera de gran compas
y cuadrado, echo a manera de fuerza o fortaleza, y ciertamente entre
hellos hera tenido por cosa muy fuerte, porque todo el hera echo de
palos o arboles muy entretejidos y guarnecidos de crecidas espinas o
puntas muy delgadas, de que naturaleza los armo, con que tenian tan
fortificado aquel sitio que no hera parte ninguno arrimarse a el sin ser
lastimado de las puyas que todos los arboles tenian en si. Dentro de
este zercado tenia el casique o señor demas de las casas o buhios de su
morada, que en su especie heran muy principales, y dentro de estas casas
otros muchos aposentos, que heran como casas de despensa y prouision de
las cosas nezesarias para la guerra, asi de armas de todo genero,
conforme a su modo y usanza, como de bastimentos y bituallas de carne y
maiz y otras comidas de que hellos vsan, y uino echo de maiz y de yuca,
que es su principal sustento; de todo lo qual mando el casique o señor
Guaramental prouer bastantemente al capitan Agustin Delgado y los que
con el estauan, de suerte que sienpre les sobraua todo, porque no osauan
los yndios hazer otra cosa por conozer del senblante y gesto de los
soldados, y aun de su codicia, que deseauan que se les diese ocasion
para saquealles el pueblo y hazelles otros daños que en semejantes actos
se suelen rresceuir.



CAPITULO DOS

     En el qual se escriue como Agustin Delgado paso con los españoles y
     con muchos yndios amigos de Guaramental, a la poblazon de Arcupon,
     la qual rrouo y saqueo y arruino.


A cauo de ziertos dias que los españoles estuuieron en este pueblo de
Guaramental, aunque nunca les faltaua nada de lo nezesario para su
sustento, sienpre les sobraua la cudizia de lo superfluo, y uiendo que
por todas uias estauan opresos y atasados para, conforme a buena
disciplina, no hazer mal ni daño a esta gente en cuya poblazon estauan y
de cuya hazienda se sustentauan, dijeronle[490] al casique si en comarca
de sus terminos auia algunas poblacones de gente con quien el tuuiese
enemistad, que se lo digese, que hellos vengarian las ynjurias que le
ouiesen echo. El casique se holgo de la pregunta, porque en tienpos
pasados auia tenido guerras con cierto principal vezino suyo, llamado
Arcupon, en las quales le auian despojado de una alaguna[491] de
pesqueria, que el y sus pasados abian siempre tenido y poseydo para su
rrecreacion; y asi les dijo que zerca de alli estaua este casique
Arcupon, que hera su enemigo; que si querian yr que el les daria guias
que los lleuasen y gente de guerra que les ayudasen a pelear.

Los soldados, ynportunando a su Capitan que efetuase aquella jornada,
para que hellos ouiesen algun prouecho y rrestaurasen lo que auian
dejado de rranchear en aquel pueblo, azetaron y conzertaron la yda para
otro dia.

El casique Guaramental, de la gente que alli mas a mano hallo, junto
nueuecientos yndios de guerra, y sacando las armas necesarias de las
casas y buhios de deposito de municion que tenia, por su propia mano,
las rrepartio[492] entre su gente, a los quales con ciertas cerimonias
entre hellos vsadas, les hizo vn parlamento, mandandoles lo que auian de
hazer, y nonbrandoles vn capitan a quien auian de ouedecer, les mando
que fuesen con los españoles, y lo que su capitan Delgado les mandase,
aquello hiziesen.

Todos juntos se partieron ya que queria anochezer, por yr amanezer al
pueblo que yvan a saquear, para no ser sentidos, el qual estaua rriuera
de un rrio pequeño, llamado Dunare, viciosisimo[493] de todo genero de
arboles y frutas de Indias, fresco y de apacible y agradable tenple, y
muy proueido de todo genero de caza y pesqueria. Caminaron toda la
noche; al alua, ya que amanescia, dieron en el pueblo; hizieron el
estrago que pudieron, rrouando y matando, y es cierto que lo que tocase
a matar, mas daños y crueldades hazian los yndios amigos que lleuauan
que los españoles, porque son de su natural tan crueles los yndios, que
pocas ueces dejan con la uida a sus contrarios rrendidos, si no es
algunas criaturas de poca hedad, a quien hellos puedan criar y hacer a
sus costunbres; y si es de casta de españoles no ay perdonar, aunque
sean de teta, porque piensan que en creziendo los han de sujetar como
hicieron sus padres.

Saqueado este pueblo con harto daño de sus moradores y de su principal,
que en el saco fue muerto, entre otras piezas que en el se tomaron,
fueron quatro yndias de poca hedad y de estraña blancura, porque si su
traje y lenguas no lo denunciaran, fueran tenidas por españolas.
Preguntando si aquellas blancas mugeres heran de otra generacion alguna
zircunuecina a este pueblo, dijeron que no, mas que se auian criado tan
blancas por mucho encerramiento, que desque nacieron jamas les auia dado
el sol, y asi como animales noturnos en sacandolas a la claridad del
sol, se cubrian los ojos por no poder uer.

Ya que auia sa pagado[494] la furia y calamidad del saco de aqueste
pueblo, llegaron otros ochocientos yndios ynuiados de socorro en fauor
de los cristianos por el casique Guaramental. El capitan les dio
lizencia que rrouasen lo que por el pueblo auia quedado; y asi a estos
como a los que con el auian venido, los ynuio a su pueblo y prouincia,
porque lo que en aquel pueblo del casique Arcupon auian rrancheado no
hera tanto que pudiese mitigar alguna parte de la sedienta cudicia que
tenian.

Informose si por alli zerca auia otra alguna poblazon donde yr hazer
salto. Dieronle noticia que dos leguas de donde estaua auia otro pueblo
de un principal llamado Guere, de muchas rriquezas y gente. Despedidos
los yndios de Guaramental, los españoles y su capitan se partieron en
demanda de Guere, principal el qual tuvo noticia de la ida de los
españoles y enuio al camino tres v quatro capitanes suyos, ofreciendose
por amigo de los españoles y que se fuesen amigablemente a su pueblo,
donde les haria todos los rregalos que pudiese. El capitan Delgado oyo
la enbajada que los yndios le traian de su casique o señor Guere, y
contra voluntad y opinion de los soldados lo rrecibio en su amistad, y
se fue a su pueblo sin hazelle daño ninguno, y estuuo en el algunos dias
descansando. Siruieronle los yndios con todo lo que pudieron y tuuieron,
y sin hazelles ningun particular daño se uoluieron los españoles al
pueblo de Guaramental, donde hallaron tan proueido su alojamiento de
vituallas que auia para sustentarse quinientos españoles con su carruage
artos dias y aun meses.

Dende a pocos dias se salio deste pueblo de Guaramental Agustin Delgado
con sus conpañeros y dio la vuelta a donde su gouernador Geronimo Hortal
auia quedado, en Neueri, con algunas piezas de yndios e yndias que por
esclauos se auian tomado.



CAPITULO TERZERO

     En el qual se escriue como Antoño Sedeño tuuo en Puerto Rrico
     noticia de Meta, y junto gente y la ynuio con el capitan Batista a
     Maracapana, y como los soldados de Jeronimo Ortal se dieron a
     rrouar y hazer esclauos con mas libertad que de antes.


En tanto que las cossas ya contadas pasaron asi en la jornada del rrio
de Paria, como en la costa de Tierra Firme, Antonio Sedeño, que se auia
vuelto[495] a la isla de Puerto Rrico, nunca cesaua de ymaxinar y pensar
como podria juntar de nueuo gente para voluer a su gouernacion y
adelantamiento de la Trenidad, porque no hallaua soldados que en aquella
jornada le quisiesen seguir, asi por el gran temor que de los naturales
de la isla de la Trenidad tenian, como el poco prouecho que de hella
esperauan; de todo lo qual estaua muy infamada aquella tierra por los
que hen ella auian estado con el propio Sedeño; y despues de auer echado
artos balances sobre lo que deuia hazer, sucedio que entre otros
esclauos y esclauas que tenia, auidos de Tierra Firme, estaua vna yndia
que le dio muy grandes nueuas de la jornada de Meta y de sus rriquezas,
prometiendo de si fuesen con gente que vastase[496] rresistir los
naturales que por el camino auia, metellos en la rriqueza y prosperidad
de la tierra.

Esta nueua se comenzo a derramar por la isla, la qual mouio algunas
ociosas gentes a que persuadiesen a Antonio Sedeño hazer esta jornada,
el qual, pareciendole que no hera mala ocasion para poner en execucion
sus desinos, los quales heran de, so aquella color a que auia sido
persuadido, juntar la gente que pudiese y trahella a Tierra Firme, y de
alli buscar modo como lleuallos a La Trenidad, paso a Santo Domingo y
pidio licencia y facultad al Audiencia para poder pasar gente a Tierra
Firme, y hazer jornadas o entradas a poblar en las prouincias que
descubriese.

Concediosele esta licencia como la pidio, y con ella y la fama que la
yndia esclaua auia dado de Meta, comenco a juntar gente, la qual hizo en
breue tienpo; y por juntar todos los mas soldados que pudiese, despues
de auer juntado asta ciento y quarenta honbres y quarenta cauallos, los
ynuio en vna carauela, con el capitan Bautista, el qual, desenbarcando
en Maracapana, puerto de mar en Tierra Firme y muy nonbrado en estos
tiempos por la mucha y rrica gente que zerca del dizen que ay(A).

Jeronimo Ortal estaua rrancheado hobra de dos leguas de Maracapana, y
aunque supo la llegada del capitan Batista a Tierra Firme y tan cerca de
su alojamiento, no se aluoroto cosa ninguna, antes se comunico con el
amigablemente, y lo mismo hazia el capitan Bautista, pareciendoles a
entranbos que en tierra tan larga[497] y tan poblada no auia para que
mouer disinciones[498], pues todos podian poseher sin dagnificarse los
vnos a los otros.

Jeronimo Hortal acordo de entrarse la tierra adentro, como antes que el
capitan Bautista llegase tenia determinado, y poniendolo en efecto con
hasta setenta honbres, comenzo a caminar y llegar algunas poblazones
cuyos moradores heran tan uien acondicionados que procurando su amistad
le salian a rresceuir al camino de paz, la qual por todo estremo
aborrecian asi capitanes como soldados, por tener mas cierto el prouecho
de la dudosa guerra que el de la muy segura paz, y porque su pretension
y aprouechamiento hera hazer esclauos; y como las gentes donde los avian
de hacer salian de paz no consintia el Gouernador que a estos tales se
les hiziese ningun daño, por lo qual, como otra uez e dicho, aborrecian
todos la conpañia de Geronimo Ortal, y asi, despues de auer descansado
ciertos dias en vna poblazon que le par tenian, persuadieron a su
Gouernador, y aun casi le constriñeron a que se voluiese a su uiaje y
alojamiento que en la costa de la mar tenia, dejandoles por caueza y
capitan Augustin Delgado, que deuia de ser tan vuena conciencia qual
ellos la deseauan para estas sus jornadas.

Constreñido el Gouernador por esta uia, se uoluio con asta ocho
conpañeros a la costa.

Augustin Delgado y sus conpañeros, des que entendieron que ya estaua
Jeronimo Ortal y los que con el yvan, fuera del peligro, comencaron a
desmandarsse por las poblazones circunvezinas adonde hellos estauan
alojados, y a tuerto y a derecho, y que estuuiesen de paz o que no,
rrancheallos y rrouallos por fuerza, tanto que constriñeron a los yndios
con sus tiranias a que tomasen las armas para defenderse, lo qual
hizieron los naturales de un pueblo que los soldados quisieron
vltimamente rrouar y saquear, los quales, esperando a los españoles con
buena horden, les defendieron la entrada, mas al fin, como sus armas son
tan flacas, no uastaron hazer tanta rresistencia como quisieran;
contentaronse con que no les lleuaron gente ninguna, avnque les
saquearon el pueblo, y con todo les hirieron algunos españoles, con lo
qual y porque ya en los pueblos atras tenian hechas sus mangas y presas
en cautividad con esta peruersa guerra, mas de quinientas animas, dieron
la buelta a donde Jeronimo Ortal los estaua esperando junto a la mar, en
su antiguo alojamiento, y rresciuiendolos alegremente no curo de
preguntar la forma que auian tenido en hazer esclauos, porque le
aprouechaua poco, pues no era parte para rremediallo aunque quisiera, y
asi dio luego orden en como se herrasen para ante los ofiziales del
Rrey, que cobrauan los quintos rreales.

En esta sazon auia mercaderes que de Santo Domingo y Puerto Rrico y las
demas islas de barlovento tenian por granjeria de uenir en nauios a
costa de Tierra Firme a conprar esclauos a los españoles que hen ella
estauan de asiento, hurtandolos; y a la sazon que Agustin Delgado llego
con esta presa a donde su Gouernador estaua, llego tanbien vn navio de
una de las islas a quien vendieron todos los esclauos a trueco de
mercadurias y otras cosas de España y oro, a precio cada uno de diez
pesos. Heran en el vender los soldados y capitanes muy moderados; no
querian estremarse en los precios, porque acudiesen los mercaderes otro
dia, y porque la sangre ynocente que uendian les costaua aquellos poco
trauajo, aunque arto dolor, pues sino hera supliendolo la misericordia
diuina y muerte y pasion de nuestro Maestro y Rredentor Jesucristo, no
podian hellos satisfazer los grandes daños y muertes y rrouos y pecados
que con aquella manera de hazer esclauos cometian.



NOTAS AL CAPITULO III


(A) En carta dirigida al Procurador de Puerto Rico Asensio de
Villanueva, por Alonso de Molina, fecha 17 de Febrero de 1535, se dice:

«Con estas nuevas del Perú, i de otro viaje que se nos ha levantado aca
de Meta, que dicen que es allá en los confines de Pizarro, cuya enpresa
toma Antonio Sedeño, i va a entrar por junto a las perlas por un rio que
está abajo de la governación de Ortal, no hai persona que quiera parar
en esta isla. Está la cosa tan movida, que el mas viejo e mas cojo tiene
deseo de la jornada, e sino les fuesen a la mano lo dejarian todo e
irian el viaje».

En otra carta, dirigida á S. M. por el factor de Puerto Rico Baltasar de
Castro en 25 de Mayo de 1535, se dice:

«Esta isla cada dia se va despoblando.

Sedeño vino desbaratado de la Trinidad. Algunos de aquí intentaron
ayudarle para bolver con gente, i haviendo tenido noticia por indios que
por aquella costa de Cubagua, 200 leguas la tierra adentro, acia la
cunbre de la Sierra, hai una provincia con dos pueblos grandes llamados
Meta i Manta, riquisimos de oro, se allegó mas gente, i son 300 honbres
y 100 cavallos. Pero le obligan á ir á dicha provincia, nombrandole
capitan desta jornada, i no á la Trinidad.» (_Colección Muñoz_, t.
LXXX.)



CAPITULO QUARTO

     En el qual se escriue como el capitan Bautista se entro a ynvernar
     la tierra adentro donde desarmo e hizo cierto agrauio a unos
     soldados de Jeronimo Ortal[499], despues, en uenganza de esto,
     desarmo la gente que con el capitan Vega llego a Maracanpana.


En este tiempo ya se azercaua o entraua el ynvierno, por lo qual, y por
el poco rrecurso de comida que en el puerto de Maracapana tenia, el
capitan Batista y su gente acordo entrarsse a ynvernar la tierra adentro
y esperar hen ella a su gouernador Sedeño.

Hizolo asi, y partiendo con todo su canpo y gente de la costa de la mar,
se metio la tierra adentro, y pasando por el pueblo del casique
Guaramental, se fue alojar dos jornadas mas adelante, a la poblazon y
señorio de una yndia llamada Orocomay[500], donde procuraua sustentarse
con el menos perjuizio que podia asi de los yndios como de los españoles
de Jeronimo Ortal, que todauia se estaua aposentado e rrancheado en
Neueri con mucho trauajo, por auersele ido la mas de su gente, que no
le auian quedado mas de hasta treinta hombres, y esos se le ovieran ydo
si hallaran con quien, porque aunque[501] se auian conuidado al Bautista
de ylle a seruir, el no los auia querido rresceuir en su conpañia por no
desconponer a Jeronimo Hortal ni hazer cosa que sonase mal, con lo qual
auia[502] encunbrado grandemente su bondad, si despues no la deslustrara
con lo que hizo con el capitan Nieto, como luego se uera.

Estos pocos soldados que a Jeronimo Hortal le auian quedado, se
entretenian con la esperanza que su Gouernador les daua de que cada
dia[503] esperaua nueuos y cunplidos rrecaudos de España, con que
pensaua enprender nueuas jornadas, para las quales se le llegaria mas
gente de la quel auia menester, y que los que con el permaneziesen y
perseuerasen serian mejor galardonados; y para tener algun sustento y
entretenimiento andauan esparcidos algunos soldados por las poblacones
comarcanas que de paz estauan, rrescatando algunas comidas y esclauos; y
para que estos soldados que andauan en las poblazones de los yndios
rrescatando, estuuiesen mas seguros y no se les hiziese daño alguno,
mando Jeronimo Ortal a un soldado que tenia, que se decia el capitan
Nieto, con cinco o seis conpañeros, se fuese al pueblo de Guaramental y
estuuiese alli haziendo alto[504] a sus conpañeros.

Sauido por el capitan Batista esta estada del capitan Nieto en
Guaramental, mudado del primer proposito, deseando destruir de todo
punto a Geronimo Ortal, lo qual se crehe que no avia echo asta alli por
no estar aun bien cursado en las cosas de aquella tierra; y pareciendole
con loca presuncion que la estada de Nieto tan zercana a el hera en
uituperio y menosprecio suyo, o por otros secretos motiuos que deuia
tener, ynvio quarenta soldados que desarmasen al capitan Nieto y a los
que con el estauan y les quitasen vn caballo que tenian, a fin de que
por aquella uia amedrentar a Geronimo Ortal y los que con el estauan,
para que con temor de no uerse destruidos de todo punto, se saliesen de
la tierra.

Los soldados que el capitan Batista ynvio a desarmar a Nieto y a sus
conpañeros, lo hicieron como les fue mandado; que dando[505] al aluorada
en ellos, los tomaron casi durmiendo y les despojaron de sus pocas armas
que tenian y un cauallo con que se defendian, y dejandolos _yn puribus
naturalis_ se uoluieron con el flaco despojo a su Capitan, que lo tuuo
en tanto como si fuera las rriquezas de Salomon; y algunos soldados del
capitan Batista, no pareciendoles vien este echo, lo murmuraron y
trataron de suerte que uiniese a noticia de su Capitan, para que con
tienpo se aperciuiese, pues estaua claro que Geronimo Ortal auia de
procurar auer y tomar venganca de su enemigo; y aun no falto quien le
dijo que deuia asegurarse de todo punto prendiendo a Jeronimo Ortal y a
sus amigos y ponerlos en parte donde aunque quisiesen no pudiesen tomar
armas contra hellos. El capitan Batista y algunos amigos suyos se rieron
desas sus razones o auisos que sus soldados le dauan, diciendo lo poco
que podia hazer Jeronimo Ortal con tan pocos soldados como tenia, y esos
desauenidos, y menospreciado asi los auisos que le davan, como el temor
que devia tener a su enemigo ceso la platica, como cosa que no podia
auer efecto lo que los soldados tratauan o decian que haria Jeronimo
Ortal para satisfazerse.

Nieto y sus conpañeros luego dieron auiso a su Gouernador de la ynjuria
que se les auia echo deuajo de amistad, la qual cada soldado de los que
con Jeronimo Ortal estauan tomo por suya propia, con presupuesto de
vengalla como si a cada vno en particular se ouiera echo, y casi
alcanzaron a sauer el menosprecio y poco caso que de hellos hazian
Batista y su gente, que les puso espuelas para mejor procurar y auer
venganza.

Antonio Sedeño, que todauia se estaua en Puerto Rrico, enbio otra
carauela con ciento y cinquenta honbres y treinta cauallos, y por
capitan della a un Vega, los quales a la sazon que lo que auemos dicho
paso[506], dieron al traues en el puerto de Maracapana sin que
peligrasen ni perdiesen cosa alguna mas del casco del nauio[507].

La llegada desta gente del capitan Vega a Maracapana y su ynfortunio,
vino luego a noticia de Jeronimo Ortal, porque como se a dicho, desde
Neuey[508], donde Ortal estaua rrancheado, asta el puerto de Maracapana
no auia mas de dos leguas. Pareciole al gouernador Jeronimo Ortal, y al
capitan Agustin Delgado, y al capitan Nieto, y a otros amigos suyos, que
pues esta gente que con Uega auia llegado a Maracapana, y la del capitan
Batista, hera toda una y de un Gouernador[509], que deuian enpezar a
satisfazer su ynjuria en los rrecien allegados, pues estarian mas
descuidados. Esto parescio bien a todos y sin detenerse punto, con esas
pocas armas que tenian, se partieron para Maracapana, y llegando el
quarto del alua al lugar donde el capitan Vega y su gente estauan
alojados, dieron hen ellos sin ser sentidos, por estar las velas
durmiendo, y sin auer entre toda la gente de Uega honbre que tomase las
armas, eceto vn clerigo que consigo tenian, que procuro defenderse lo
que pudo, y como hera uno solo cansose presto; los demas, entendiendo
por el tumulto y rruido que hazian los que los prendieron, que hera
mucha mas copia de gente, temiendo ser muertos o maltratados, se dejaron
prender y despojar de todo lo que tenian, lo qual hicieron tan
cunplidamente los soldados y gente de Jeronimo Ortal que ni aun cuchillo
de escriuanias con que pudiesen[510] cortar la comida les dejaron, ni
otra cossa de que se pudiesen aprouechar; y sin hazelles otro ningun mal
tratamiento, porque ni yrieron ni mataron a ninguno, se bolvieron el
propio dia a su alojamiento de Neueri, a dar horden en lo que deuian
hazer, trayendo consigo todos los cavallos que el capitan Uega y su
gente auian traido de Puerto Rrico.



CAPITULO CINCO

     En el qual se escriue como Jeronimo Hortal, con la gente que tenia
     y alguna que se llego de la del capitan Vega, fue a dar sobre el
     capitan Batista[511] y lo prendio y desuarato y se vengo de la
     ynjuria que le auia echo.


Vuelto Jeronimo Ortal con su despojo a su alojamiento de Neueri, luego
comenco a tratar la horden que se deuia tener para yr a dar en el
capitan Batista y su gente y desuaratallos y auer[512] de hellos entera
uenganza de su ynjuria; y porque en el ynterin que se determinavan y
aprestavan no tuuiese auiso Bautista de lo sucedido al capitan Vega y a
su gente, puso guardas y zentinelas en los caminos por donde
forcosamente auian de pasar los que fuesen a dar el mandado, de tal
manera que ni los del vn capitan podian yr adonde los otros estauan, ni
por el contrario, sin ser tomados o sentidos, sino fuese por descuido o
negligencia de las guardas, los quales lo hicieron tan uien que en vnos
pocos dias que estuuieron guardando el pasage de los caminos, prendieron
casi treinta honbres de los del capitan Uega, que yvan a dar mandado al
capitan Batista, los quales por yr desarmados y no ser praticos en las
cosas de aquella tierra eran faciles de prender.

Jeronimo Hortal se apresto y aderezo lo mas en breue[513] que pudo; y
rrepartio los cauallos que auia tomado entre los que le parecio que los
sabrian mandar, y dando comision de su capitan general Agustin Delgado,
se partio para el señorio de la yndia Casica, donde el capitan Batista
estaua, y hallo en el camino las centinelas que auia puesto, con la
presa que auian tomado de soldados, a los quales persuadio y sujeto que
les siguieren en aquella jornada que yba hazer y serian bien
rremunerados, y si no quisiesen hazello de su uoluntad se boluiesen a la
cosa[514]. Los mas de los presos se olgaron de seguir a Jeronimo Hortal,
viendo quan fauorable se les mostraua la fortuna, y asi con estos como
con otros soldados que andauan esparcidos por aquellas poblazones de
yndios, junto el gouernador Ortal pocos mas de cinquenta honbres, y con
ellos, marchando por su[515] jornada apresuradas, llego zerca del
alojamiento del capitan Batista, y dando hen el de noche, lo hallo casi
despoblado, que no auia mas de ueinte honbres, que los demas, con su
Capitan, auian ydo la tierra adentro a buscar comida.

Prendieron a estos sin resistencia, por ser tan pocos, y saquearon todo
lo que en el alojamiento auia, y tomando noticia de la derrota que
Batista y los demas auian lleuado, luego, en amaneciendo, se partieron
con todo cuidado y diligencia, porque al tienpo que uieran el
alojamiento de Bautista se auia huido o escapado vn negro o esclauo, e
yva delante dellos a dar mandado a su capitan; y por ver si podian
alcanzar este esclauo, como porque Bautista no tuuiese lugar de rrecoger
su gente si la traian esparcida, caminauan todo lo que les hera posible,
y asi llegaron a un pueblo de vn yndio o principal cristiano y ladino,
donde creyeron estar el capitan Bautista, en el qual no hallaron mas de
solamente dos soldados que alli auian quedado en guarda de cierta comida
que el capitan Bautista dejo, y al negro o esclauo que auia salido a dar
el mandado, a los quales prendieron y dellos supieron como su Capitan,
con la demas gente, estaua tres jornadas de alli, y que los esperauan en
breue.

A esta sazon llego a este pueblo el casique o señor del, llamado Diego,
que auia ydo con el capitan Batista y uenia a uer a su mujer que lo auia
ynviado a llamar; el qual dio noticia a Jeronimo Hortal de como el
capitan Batista quedaua en donde los soldados auian dicho, y que en
boluiendo el luego bendrian Batista y su gente. Dixole Hortal al
principal como venia a prender a Batista, el qual mostro olgarse[516] de
hello, por auer rreceuido algunas pesadunbres del y de sus soldados; y
dende a dos dias, por tener ya a su mujer, a quien auia benido a
uisitar, buena, dijo a Jeronimo Ortal como se queria boluer a donde
Batista estaua. El Gouernador le dijo e ynstruyo en todo lo que auia de
hazer y decir, de forma que no se entendiese su estada alli, con
protestacion de si lo hazia asi galardonalle, y si por el contrario,
hazelle grandes daños.

El yndio se partio diziendo que haria todo lo que le hera mandado, y que
dende a dos dias seria alli la gente de Batista, al cauo de los quales
el Gouernador mando poner atalayas en parte comoda que pudiesen uer y
señorear el camino de mucha distancia; las quales dieron nueua, al
tienpo quel yndio dijo que vendrian, de como parescia gente o bajava por
vna pequeña sierra que zerca de alli estaua o se hazia.

El capitan Alderete hera honbre espirimentado en el arte militar
conforme a la usanza que entre gente española se acostunbra, y por
rreconozer por el horden que traian si auian sido auisados o no, pues
estaua cierto que si tenian auiso que auian de uenir en hordenanza y si
no como solian, se[517] suuio en lo alto de vn buhio o cassa de aquel
pueblo y uio que bajando la gente a lo llano de la cuesta por do
decendian, se juntauan y rrepresavan, que lo tuuo por señal de hordenar
su esquadron; y la ocasion desto fue que al pie de aquella questa
hallaran el clerigo del capitan Vega, que les yba a dar mandado y auiso
del suceso de su capitan y gente, el qual clerigo auia ydo por diferente
camino del que la gente de Jeronimo Hortal auia lleuado, y asi no supo
dar rracon de adonde estauan, mas antes descuido y aseguro, sin saber
lo que se hazia, al capitan Bautista, diciendo que quedauan muy atras
sus contrarios y que por mucha priesa que se diesen no se uerian en tres
dias.

Los soldados de Bautista, sauido el suceso y despojo de sus conpañeros,
comenzaron a blasonar y a mofar de los contrarios tratando contra hellos
los uituperios que les parecio, como gente que estaua segura de no uerse
con ellos tan presto, e ya que se uiesen, los tenian en tan poco que no
pensauan usar de armas contra ellos, y asi, con la desorden que antes
traian prosiguieron su camino hazia el pueblo donde estaua Jeronimo
Ortal con su gente puesta a punto y enboscada para dar a sus contrarios.
Rreconocio Alderete la deshorden que traian, y asi lo tubo en poco, y
dijo que gente tan desuaratada como aquella venia, sin sangre se uencia.
Es de sauer que por delante deste pueblo, hazia la parte do uenia el
capitan Bautista y su gente, auia vna zeja pequeña de rrobledal, que
hera lo que cubria el pueblo, que los que de aquella vanda venian no lo
podian uer asta estar en el, y asi no podia la gente de Bautista deuisar
ni sauer si auia gente en aquel pueblo o no.

Dos soldados, peones de los del capitan Bautista, se adelantaron y
entraron en vna plaza que el pueblo hazia, con sendas vallestas deuajo
del brazo y sendas jaras en las manos, y como no uieron gente ninguna
naturales del pueblo ni a los conpañeros que auian dejado en guarda del
maiz, comencaron a tañer o tocar con las jaras en las ballestas,
diciendo casi por donaire coche, coche, que en lenguaje de aquella
tierra hera como decir: aqui no puede auer si no uenados. Estando con
esto descuidados, vieron rrastro de los de a cauallo y admirandose
dello, sin poder uir fueron tomados y desarmados y puestos a rrecaudo.
Luego llego el clerigo al pueblo, cauallero en vn cauallo y una adarga y
una lanza. Salio a el Agustin Delgado, y sin hazelle mal, de un
recatonazo que le dio, le derriuo del cauallo auajo y lo desarmo, y dio
sus armas y cauallo a otro soldado, y pareciendoles ser ya sentidos,
salieron de la enboscada y comenzaron a prender los desordenados y
descuidados soldados que marchando venian.

El capitan Bautista sintio el alboroto, y al primero que vio fue al
capitan Nieto, a quien el auia desarmado, y enderezando sus palabras
contra el, dijo a uoces a Nieto: soldados, matadmelo. A esta coyuntura
llego el capitan Agustin Delgado, que con ciertos conpañeros auia salido
por otra parte del rrobledal, e yendose para el capitan Batista, que con
buen senblante le espero para conuatirse con el, le dio vna lanzada en
vn brazo que se lo paso y lo derriuo del cauallo, y alli lo prendio. Los
soldados que junto a Bautista uenian, viendo a su Capitan caido, y
teniendolo por muerto, dieron la vuelta rretirandose hazia los que atras
venian, y dandoles noticia de lo sucedido a su Capitan, se comenzaron a
esparcir mas de lo que uenian, y a meterse por arroyos y arcabucos a
esconder, y los de Jeronimo Ortal en su seguimiento, a muchos de los
quales aprendian y desarmauan.

Entre estos soldados de Bautista auia vn honbre muy rrobusto de cuerpo
y fuerzas y que por auer seguido la uaqueria hera tenido por rrecio
honbre de a cauallo, y con los demas yva en huida con su cauallo, lanza
y adarga, en cuyo seguimiento yva solo el capitan Agustin Delgado, y
como el uaquero se uiese solo y al Delgado tras si, boluio las rriendas
a su caballo diciendo al capitan Delgado: mucho e deseado uerme solo
contigo, y en esta forma; el Delgado le dijo que aquel hera tienpo y
lugar comodo para efetuar lo que quisiese, pues la ocasion les yncitaua
a hello, y con esto comenzaron a escaramucear con sus armas y cauallos,
en la qual escaramuza el Delgado dio al vaquero vn golpe con el cuento o
rrecaton de la lanza, por no matallo, que lo derriuo en el suelo y alli
lo desarmo y dio el cauallo y armas a vno de sus soldados que zerca
venia, y unos vyendo y otros rrindiendose y otros siendo presos por
fuerza, fue desuaratada la conpañia y gente del capitan Bautista de la
forma dicha, con que el pago su atreuida y loca demasia de que auia
usado con el capitan Nieto, y sus soldados perdieron la furia y brio con
que blasonauan en ausencia de sus contrarios.

De otros dos desuaratos nacio vn comun rrefran en aquella prouincia que
tura asta este tienpo, y es que, como a esta gente de Sedeño les sucedio
tan mal y fueron desuaratados y rrendidos de tan poca gente, quedaron
ynfamados, no solo de mal afortunados, pero de couardes, apocados y
auichilados[518], por lo cual, quando de ay adelante se hallaua vn
soldado que, o por serle contraria la fortuna y por ser el para poco y
de poco animo, le sucedia mal sus negocios, se dezia del: es un pecador
de los de Sedeño, y oy en dia, como e dicho, se dize a los tales.



CAPITULO SEIS

     Como Jeronimo Ortal, despidiendo al capitan Bautista y a los que
     heran de su opinion, se metio con los que le quisieron seguir la
     tierra adentro, en demanda de Meta, y como fue muerto Agustin
     Delgado de un flechazo.


Avida esta uitoria, Geronimo Ortal se rrecoxio con todos los prisioneros
y despojo al pueblo del principal Diego, y poniendo la guarda quera
razon en los uencidos, descanso aquella noche con demasiado contento,
por estar bastantemente satisfecho de su ynjuria.

Algunos soldados de los de Bautista, que en el conflito de la batalla se
auian escondido en arroyos y arcabucos zercanos, por gozar de la
clemencia y misericordia, se uinieron de su voluntad a presentar ante
Jeronimo Ortal. De toda la gente de Bautista solamente escaparon asta
veinte honbres que en cauallos, vyendo, se fueron a la costa, donde
estaua la gente del capitan Vega; y aunque Gironimo Hortal ynbio tras
ellos para los prender y auer cunplida uitoria, porque no ouiese quien
contra el se rrehiziese, pero no pudieron ser auidos ni alcancados.

Otro dia siguiente el Gouernador junto toda la gente del capitan
Bautista, y dandoles noticia de la jornada y derrota que pensaua seguir
la tierra adentro, les dijo que a todos los que con el quisiesen yr les
volveria todas sus armas y cauallos y lo demas que se les ouiese tomado,
y que serian galardonados tan por entero en la tierra que descubriesen y
poblasen como los demas que sienpre le auian seguido, y que los que se
quisiesen voluer a la costa, que les daria licencia para hello, pero que
no les pensaua voluer cosa alguna de lo que se les auia tomado. Todos
los mas de los soldados de Bautista se declararon y ofrecieron de yr con
Jeronimo Ortal, y los demas con su capitan Bautista fueron despedidos y
enviados desnudos y despojados y con sendas uaras en las manos a guisa
de rrendidos.

Hallose Jeronimo Ortal con mas de ciento y cinquenta honbres, a los
quales declaro particularmente su yntencion, y les dijo como queria yr
por tierra y proseguir su jornada e yr en demanda de Meta, pues Dios
auia sido seruido de dalle tan buen aparejo de gente y armas. Los
capitanes y soldados todos vinieron hen ello y desde luego se pusieron a
punto de caminar y comenzaron a entrar la tierra adentro, marchando
siempre casi al Poniente.

Pasados algunos dias de camino sin sucedelles cosa notable, llegaron a
una poblazon rrala y algo llana, donde los moradores de temor nunca
esperaron. Entraron los soldados hen ella y buscaron si auia que pillar
y no hallaron mas de comida enterrada en algunas vasijas deuajo de la
tierra, y alojose el Gouernador en la mejor parte que les parecio.
Pasados pocos dias que en esta poblazon estauan descansando, vajo vn
yndio por vna loma o cuchilla auajo hazia el rreal con vn arco y
flechas en la mano. Hallose mas a punto de salir a tomar aquel yndio el
capitan Agustin Delgado, por tener su cauallo ensillado, lo qual sienpre
el tenia de costunbre andando en tierra de guerra, y caualgando salio a
tomar el yndio, el qual sin hazer ninguna manera de defensa ni
rresistencia se uino con el capitan Delgado, que delante de si lo traia
sin auelle quitado las armas por ver su mansedunbre. Viniendo marchando
el capitan Delgado con su yndio delante de si, asomo otro yndio de la
propia prouincia por la loma por donde yndio ya dicho auia uajado, y
caminando anzia el rreal de los cristianos venia dando muy grandes vozes
en su lengua, hablando con el yndio que Delgado traya delante de si, y
diciendole que donde se sufria que un honbre se dejase prender de otro
honbre y lleuar cautivo a miserable seruidumbre; que arto mejor le fuera
defendiendose morir, que como couarde dejarse prender del que lo
lleuava; que estuuiese cierto que si de la prision en que yva escapaua y
uenia entre sus deudos y naturales, que todos le auian de consumir la
uida con la mas cruel muerte que pudiesen ynuentar.

Indinado con estas uozes el yndio preso, puso vna de las flechas que
lleuaua en el arco y en alcando y apuntando se uoluio para Agustin
Delgado a disparar en el la flecha. El Delgado puso las piernas al
cauallo, que estaua amaestrado en aquello, porque hera usanza de los que
hazian esclauos en yendo en alcanze de algun yndio y llegando zerca
rrepararse el cauallo para tomallo de los cauellos sin hazelle mal
ninguno. Esta maestria rredundo en daño del Agustin Delgado, porque como
el cauallo se rreparo, el yndio enbevio la flecha en el arco y apunto al
rrostro del jinete, el qual se adargo con la rrodela, y biendolo el
yndio adargado, acometio a tirar la flecha al pecho del cauallo: acudio
alli el capitan Delgado a cubrir con la adarga; el yndio, uiendo el
rrostro descuuierto, torno a suuir el arco y disparando con toda
presteza e ynpetu, dio con la flecha al capitan Delgado entre los ojos o
entre las cejas, que le llego a la tela de los sesos. La herida fue
mortal, y asi la sintio como tal, y despues de auerse confesado murio
aquel propio dia. En la noche, el yndio que lo hirio y el que se lo
aconsejo pagaron el daño con las uidas, que con muchas heridas que les
dieron les fueron alli quitadas.

Sintio Jeronimo Ortal mucho la muerte deste Capitan, porque demas de ser
tan buen Capitan y soldado como se ha dicho, hera gran parte para que al
Gouernador se le tuviese el rrespeto y acatamiento que hera rrazon y que
todos lo ouedeciesen, y tanbien para que Jeronimo Ortal tratase con los
soldados y capitanes afable y generosamente; todo lo qual se perdio con
su muerte, y comenzaron los soldados y capitanes a menospreciar a su
Gouernador y tenello en poco, que fue causa de grandes tumultus, como
adelante se uera.



CAPITULO SIETE

     Como los españoles que con Geronimo Ortal yban, se amotinaron por
     ynducimiento de Escalante, y lo desconpusieron del cargo de
     Gouernador y lo enuiaron a la costa, y nombraron ciertos Diputados
     que los gouernassen.


Deste pueblo se partio Geronimo Ortal con harta tristeza por la muerte
de su capitan Delgado, que le hazia mucha falta; y caminando algunos
dias en demanda de su noticia de Meta, no curo hazer asiento en ninguna
parte, porque se le azercaua ya el ynvierno y si no hera en prouincia
bien proueida de comida, no le convenia parar.

Entre la demas gente que consigo lleuaua, hera un Escalante, que lleuaua
cargo y titulo de veedor del Rrey; honbre belicoso, enuidioso,
fascinoroso y reuoltoso, el qual, por auer tenido ciertas mohinas y
desabrimientos con el Gouernador, no solo no se trauava[519] ni
comunicaua con el, mas procuraba ynfamalle y desacreditalle con los
soldados y capitanes, por uer si le podia derriuar del trono y señorio
de gouernador, y para con buen color descubrir la intencion mala y
entrañas dañadas que tenia, mouio platica entre los capitanes y personas
principales del canpo que no ostante que Geronimo Ortal gouernaua
tiranicamente por no tener, como no tenia, poderes sufizientes para
gouernar aquella gente, vsurpaua y rrouaua los quintos y cosas
pertenecientes al Rrey, lo qual no solo a el como beedor, pero a todos
los del campo, les hera dado demandar quenta de las cosas que
pertenezian a su Rey y Señor, demas que era tan pesado y molesto a los
naturales por do pasauan que secretamente les rrouaba todas las
rriquezas que tenian, y se alzaua y quedaua con hellas, lo qual todo
vltra[520] de la maldad que contra su Rrey se cometia, como esta
rreferido, en no acudille con los quintos, todo[521] lo que a los yndios
tomaua o hellos le dauan, pertenescia asi a capitanes como a soldados,
pues todos lo trauajauan, y que solamente para atajar tan grande maldad
y tan en perjuicio de todos, el no pretendia ni queria mas de que se le
diese vn aconpañado a Geronimo Ortal para en solos aquellos negocios del
oro.

Con estas y otras platicas y persuaciones procuraua Escalante yndinar y
prouocar a los capitanes y soldados contra su Gouernador, lo qual fuera
poca parte si el propio Geronimo Ortal no se echara a perder con vna ley
y hordenanza que hizo, aunque principalmente la yndignacion y
conspiracion de este veedor[522] fue despues y el todo de su daño y mala
hordenanza, hera que porque la gente sienpre se rrancheava entre
poblacones de enemigos, los quales suelen en tienpos mas seguros tomar
las armas y benir sobre los españoles, y auia algunos soldados tan
descuidados quen rrancheandose o alojandose luego soltauan los cauallos
en que auian de pelear, y quando con la rrepentina necesidad heran
menester no facilmente los podian auer; que qualquier soldado que por
tres uezes le fuese hallado suelto su cauallo, se lo quitasen y diesen a
otro para que usase del en la guerra; y con esta hordenanza y con el
contino ahinco que Escalante lleuaua en mouer los animos de los
capitanes y soldados contra su Gouernador entro el ynvierno y se fueron
alojar a un pueblo llamado Timeviron, donde de nueuo y con mas ahinco
que solia, perseueraua Escalante en su mal proposito.

Los capitanes Alderete y Nieto, aunque heran muy grandes amigos del
Gouernador, y se presumia que antes le fauorecerian que le serian
contrarios, cada uno de ellos, pretendiendo ser el aconpañado, dieron
buena esperanza al veedor en lo que pretendia y hurdia; e estando en
este pueblo dicho, vn alguazil del canpo, con cudicia de rrestaurar por
la lei echa vn cauallo que a el como al primer quebrantador se le auia
quitado, procuro prendar el de otro soldado que en el campo era
fauorescido de particulares amigos, al qual[523], conforme a la
hordenanza, auia hallado suelto otras dos uezes, y esta hera la tercera.
El dueño del cauallo salio al camino, rogando al Alguazil que le dejase
su cauallo, el qual pretendiendo rrecuperar su daño con perdida ajena,
no curo de hazer lo que le rrogauan. Salio o llego a esta sazon otro
soldado llamado Machin Donate, que despues fue muerto en Muso, en el
Nueuo Rreyno, y casi por fuerza quito el cauallo al Alguazil,
denostrandolo[524] y uituperandolo de aquella manera de rrovo.

A estas contiendas salio el Maese de Canpo del Gouernador, que hera
Aluaro de Ordas, el qual tuvo preso a Sedeño en la Trenidad, dando voces
y diziendo que heran mas que descomedidos los que asi tratavan a los
alguaciles del Rrey. El Machin Donate le rreplico que fuese vien hablado
y no se descomidiese porque le pesaria. El Maese de Canpo se fue
llegando a el para le prender, apellidando la voz del Rrey; Machin echo
mano a su espada, y lo desuio de si con vna estocada que le tiro, la
qual se enbarazo en vn jubon estofado de nudillo[525], de los de
Nicaragua, que Hordas lleuaua vestido. A estas uozes y tomulto ninguno
salia en fauor de la justicia, sino fue el propio Gouernador que se uino
con asperas palabras contra el Machin Donate, y con la espada que en la
mano traia le tiro vna cuchillada. El Machin Donate le rrespondio de
palabra que no tirase otra porque le rresponderia con las mesmas
palabras. Viendo el Gouernador el atreuimiento de este soldado y que
nadie le salia a fauorezer, rreportose considerando lo que podría ser y
volviose a su propio aposento.

En yendose de alli el Gouernador salio Escalante con ciertos amigos
suyos, diciendo a voces: uiua el Rrey, que no an de ser sus uasallos tan
mal tratados como lo son de Geronimo Ortal sin tener poder para hello.
Tras del salieron los demas conspirados[526] con sus armas,
fauoresciendo las palabras y partido del veedor, al qual luego se
juntaron los capitanes Alderete y Nieto, y haziendo entre si un
conciliabulo priuaron a Geronimo Ortal de su oficio, y dieron el cargo
de gouernar y rregir la gente a zinco principales que lo deseauan.

A Geronimo Ortal y a su maestre de campo Aluaro de Hordas les mandaron
que se fuesen aposentar en vnos buhios o casas que, hobra de un tiro de
arcabuz, estauan apartados del alojamiento principal, asta tanto que
hellos acordasen y determinasen lo que sobre todo se deuia hazer. Con
ellos se fueron otros tres o quatro amigos suyos, personas principales a
quien auia parescido muy mal lo que se auia echo. Los amotinados o
conspirados o cauezas de este motin, no acauauan de determinarse en lo
que deuian hazer, porque algunos heran de parecer que los matasen y
otros que no, sino que los ynuiasen a la costa.

En tanto que la cosa estaua asi yndecisa, algunos amigos de Geronimo
Ortal y de Aluaro de Hordas, que serian asta treinta honbres, les
ynuiaron a dezir secretamente que saliesen con sus baras y que hellos se
mostrarian en su fauor y harian lo que conuiniese, y con quitar a tres v
quatro las cauezas se asegurarian las demas. Faltole el animo de todo
punto a Geronimo Hortal, y nunca se determino de hazello, por tomar[527]
de las guardas o centinelas que entre sus aposentos y la rrancheria y
alojamiento de los conspirados estauan.

Los diputados en el gouierno de aquella gente, temiendo de algun secreto
trato, como este lo era, abreuiaron con su determinacion y juntaron toda
la gente del canpo, a los quales el Escalante hizo vn largo
rrazonamiento, ynfamando en el de tirano al gouernador Hortal, que
vsurpaua los quintos rreales y el sudor de los soldados, y que mas
seruicio seria de Dios y del Rrey la administracion de justicia que
hellos de su mano pondrian, que no la uiolenta y tiranica que con
Geronimo Ortal tenian; y dando fin a su platica dijo que los que fuesen
de su parezer que fuese despojado de la uara Geronimo Ortal y enuiado a
la costa, lo dijesen ante vn escribano que alli tenia.

Estando o auiendo concluido esta platica Escalante, vn soldado llamado
Francisco Martin que por atalaya tenian puesto sobre vn aruol para uer
si uenian yndios, dijo a uozes que le diesen por testimonio como el no
hera de opinion que le quitasen el cargo al Gouernador ni lo ynuiasen a
la costa. El Escalante, oyendo el atreuimiento con que el soldado auia
hablado, y temiendose de alli no tomasen osadia otros para decir lo
mismo, mando que le tirasen vna jara y lo matasen, lo qual, aunque no se
hizo, puso tanto temor en los que querian o pensauan declararse por el
Gouernador que no osaron, y asi pasaron todos por lo quel Escalante
decia, y dandole hasta ocho conpañeros y tres cauallos y dos machos en
que lleuasen la comida, lo despojaron de todo punto de su trono, asi a
Geronimo Ortal como a Aluaro de Hordas y los ynuiaron a la costa.



CAPITULO OCHO

     Como los españoles de Geronimo Ortal, siendo gouernados por solo
     dos diputados, en quien auian rresumido el gouierno, fueron a salir
     al Tocuyo, tierra de Venencuela.


Despachado y partido Jeronimo Ortal para la costa, priuado de su oficio
por sus propios soldados, luego otro dia siguiente los deputados y
cauezas del canpo, pareciendoles que el gouierno de tan poca gente,
rrepartida entre tantas cauezas, hera negocio de gran confusion y que
nunca se hazertaria en cosa que conuiniese, pues cada uno auia de
pretender sustentar su parecer y salir con su opinion, acordaron que la
jurisdiccion de los cinco diputados se rresumiesen en solo dos, que
tuuiesen igual jurisdiccion, y asi nombraron por capitanes y
gouernadores del canpo a los capitanes Alderete y Nieto, a quien dieron
poder para rregir y gouernar y castigar. A unos les parecia bien y a
otros mal, mas no auia ninguno que osase hablar ni descubrir lo que en
el pecho tenia en contraria opinion de lo echo.

Este pueblo donde todas estas cosas sucedieron, que dije llamarse
Timeviron, hera muy acosado y seguido de tigres, los quales andauan tan
ceuados quen medio del dia entrauan en el rreal y les tomauan las
piezas de servicio, por lo qual fueron constreñidos a dejar este
alojamiento y buscar otro de menos perjuicio, lo qual hazian con muy
gran pesadunbre, por ser todauia ynuierno, en el qual tienpo les hera
tan peligroso el caminar que asi por los muchos y rrecios aguazeros que
de hordinario caian en el tienpo ynbernizo, como por las grandes e
ynpestuosas abenidas que los muy pequeños arroyos traian consigo, que
ponian en arto detrimento y rriesgo a los caminantes.

El ynuierno, en esta tierra, no solo es uariavle del de España, si no
tanbien del de otras partes de las Yndias, y es ynuierno desde Mayo asta
Otubre, y berano, por el contrario, desde Nouiembre asta Abril.

Salieron del alojamiento y poblazon dicha, y caminando en pocos dias
llegaron a otro pueblo de mucha comida, aunque toda estaua uerde, por lo
qual, y porque sus dueños no la uiniesen a coxer, los capitanes pusieron
en las labrancas algunos soldados que las guardasen.

Luego que a este pueblo llegaron cayo enfermo de muy rrepentino y no
sauido mal, el mollidor del motin, Escalante, el qual, asi como en la
uida estuuo ostinado en mal hazer, asi lo estuuo en mal morir, porque
aunque fue persuadido a que se confesase o hiziese lo que hera obligado
como cristiano, jamas lo quiso hazer, y asi murio dejando mal opinion de
si, y aun se tuuo por uerdadera señal de auello Dios ynmortal castigado
con esto por el motin que vrdio contra el proue gouernador Jeronimo
Hortal.

En esta sacon ciertos soldados, no pareciendoles bien la manera del
gouernar de los nueuos gouernadores, quisieronse ajuntar para yrse a la
costa, coligiendo de lo que veian que auia de parar en mal la jornada.
Fueron descuuiertos, y hechas las aueriguaciones por los jueces ó
diputados, y al que ynvento o concerto la yda le cortaron vn pie. Vsaron
desta uenivolencia por no caer en opinion de seueros.

Pasado el ynuierno prosiguieron su jornada en demanda de Meta. Caminaron
algunos dias sin sucederles cosa notable, al cauo de los quales llegaron
a una habra que la cordillera hazia, de la qual salia vn pequeño rrio.
Marcharon por el arriua, que yua poblado, y andando los soldados
rrancheando lo que allauan por las casas de los yndios, hallaron algunos
clavos de herrar y otras cosas de españoles, que les puso grande
admiracion, por parecelles que no hera posible auer llegado por alli
españoles ni auellos tan zerca que pudiesen auer de hellos los yndios
aquellas cosas. Con esta confusion no dejaron de marchar asta llegar a
la abra o valle que la sierra hazia, de donde el rrio salia.

Llegados a este valle, entre ciertos soldados vbo cierta pendencia y
pasion de que se amohino o desabrio[528] vn Perdomo, y pidiendo licencia
para uoluerse a la costa con ueinte conpañeros, se la dieron, y porque a
los demas no se les antojase hazer lo mesmo, pusieron pena de cien
azotes los capitanes a qualquier otro soldado que sin su licencia se
fuese. Ya que el Pordomo y sus conpañeros auian salido de la
rrancheria, antojose a un ynorante soldado yrse tras hellos, y uiendolo
los capitanes y sauiendo del el proposito que lleuaua, por poner pauor a
los demas executaron en este la pena por mano de un esclauo, y despues
de acotado le dieron licencia para que se fuese. Este Perdomo es el que,
quando se perdio el uergantin de los de Aluaro de Herrera, a la salida
del rrio Uriaparia, se echo a nado en alcanze de los que yvan nauegando.

Prosiguio el[529] canpo su uiaje, y pasando la habra, dieron en otro
ualle mas llano y apacible: atrauesauan dos rrios, el vno turuio y el
otro claro, entre los quales se rrancheron, y desde alli, por ser la
tierra poblada, salian soldados a hazer correrias y a rrecoger lo que
podian. Entre otros saltos que hicieron, dieron en vna rrancheria o
rrecogimiento de mugeres que poseian mucho oro, lo qual auian ganado con
sus cuerpos, porque con aquel oficio se sustentauan, y les hera
permitido, como a las donzellas[530] de la isla de Chipre, a quien sus
antiguos[531] permitian que los dotes con que se auian de casar los
ganasen primero con sus cuerpos, y para aquel vso tenian en la rriuera
de la mar vn lugar señalado donde se congregauan y las allauan los que
dellas querian gozar; y demas del oro que a estas mugeres les tomaron,
nunca dejauan de hallar, en otras correrias y salidas que hazian,
algunas joyuelas de oro y unos calabazuelos echos de oro fino, en que
los yndios metian sus genitales mienbros para trahellos alli cuuiertos.

Caminaron algunos dias por este ualle, y salidos del dieron en otro muy
mas llano y mas apacible y bien poblado; y por no tener guias ni
leguas[532] quentendiesen la gente de aquel valle, porque los soldados
no tomaban alguna, no sauian adonde estauan[533]. Auiendo salido vn
caudillo con gente a buscar que rranchear, hallo rrastro de cauallos muy
fresco; dio auiso dello a sus capitanes, los quales luego marcharon
adelante hazia donde su caudillo estaua, el qual, yendo siguiendo el
rrastro de los cauallos, uio y rreconocio la rrancheria y alojamiento de
gente española que en las prouincias del Tocuyo estaua, que hera el
capitan Martinez con la gente de Frederman.

Dio este caudillo auisso de lo que auia uisto a sus capitanes, los
quales, estando perplejos en lo que pudiese ser, no sauian que
determinacion se tomar, porque se temian no fuese Sedeño o algun juez
que a pedimento de Geronimo Ortal se ouiese dado en Santo Domingo. Al
fin se determinaron de dar hen ellos o entrar de mano armada, y si no
fuesen quien hellos pensauan, dejallos. Con esta determinacion y la
horden que los capitanes dieron, se entraron por el canpo y alojamiento
del capitan Martinez, casi sin ser sentidos, y rreconociendo ser gente
de Venencuela, no curaron de tomar armas contra hellos, aunque otros
dizen que no osaron. No dejo de auer algun escandalo o alboroto entro
los vnos y los otros, mas luego se mitigo sin sangre.

Diuidieronse o apartaronse los capitanes, cada qual con su gente, y
alojaronse apartados los unos de los otros, con rrecelo cada qual de su
contrario, poniendo y teniendo velas y zentinelas entre los dos
alojamientos.



CAPITULO NONO

     En el qual se escriue como los de Venencuela quitaron la gente a
     Nieto y Alderete y los ynviaron presos a Coro.


Sosegadas ya las dos campañas[534] desta su primera uista y rrancheadas
como se a dicho, apartados el uno del otro, ni el capitan Martinez se
fiaua de los capitanes Alderete y Nieto ni los capitanes Alderete y
Nieto se fiauan del capitan Martinez, y asi cada qual tenia en su
alojamiento y gente la guarda y uela que hera rrazon.

La sospecha del capitan Martinez hera tener por ynposible auer
atrauesado los dos capitanes con tan poca gente como alli de presente
tenian, tanta distancia de tierra y tan poblada como atras auian dejado,
y asi le parecia que el auer llegado de aquella suerte a su alojamiento
los dos capitanes con hasta sesenta honbres que traian, era zelada, y
aquellos solamente venian por espias, y que atras deuian quedar algun
grueso exercito con su Gouernador Geronimo Hortal, de quien el auia
antes tenido noticia, y asi hizo luego juntar toda su gente que a esta
sazon estaua diuidida en dos partes. Los de Cuvagua, que heran los de
Hortal, ansi mesmo, uiendo que el capitan Martinez juntaua toda su
gente, temieron que fuese para dar sobre hellos y dessarmallos o azelles
otro agrauio alguno, aprouechandose desto del vulgar o castellano
proueruio que dize que quien a las echas, a las sospechas[535].

Estando en esta perplexidad, sin alcanzar ni sauer los vnos la
determinacion ni cogitaciones de los otros, ofrecioseles a todos de
rrepente tomar las armas, con que se confederaron y declararon, y fue
desta manera: que aquel sitio donde entranuos Capitanes estauan
alojados, hera asiento de un pueblo y poblacon a quien pocos dias antes
cierta nacion de yndios serranos, llamados cayones, auian destruido y
arruinado y muerto y auyentado los moradores del. Estos coyones o gente
serrana, viendo que en el sitio del pueblo que hellos auian destruido
auia gente, creyendo que los propios moradores a quien hellos poco antes
auian destruido y auyentado, se auian vuelto a rrehazer y rreformar en
su propio pueblo y en menosprecio suyo, tomaron las armas para tornar a
dar en ellos y destruillos de todo punto; y para que no fuesen sentidos
ni uistos, abrieron camino diferente por vna montaña espessa por donde
no se presumia que pudiese caminar gente; y llegando de rrepente al
pueblo que hellos auian destruido, donde los dos Capitanes estauan
alojados, les forzaron a tomar a todos las armas para defenderse, los
quales salieron tan conformes a dar en los yndios coyones, que aunque
el numero de los yndios hera en muy gran cantidad, y sus armas harto
perjudiciales, fueron en breue desuaratados y auyentados y muchos dellos
muertos.

Con esta uitoria se uoluieron casi juntos y en conformidad los
españoles, soldados y capitanes, donde declarandose y hablandose mas
particularmente los vnos a los otros, perdieron del todo las sospechas
que antes tenian. Y segun algunos me contaron, el capitan Martinez,
sauida la manera como aquellos capitanes Nieto y Alderete se auian
apoderado de aquella gente que consigo traian y despojado a Jeronimo
Hortal de su gouierno, tomo la gente en si y aprisiono a los capitanes y
algunos so dados que le parecio algo velicosos o facinerosos, y
tomandoles el oro y otras rriquezas que traian, los ynbio presos con vn
capitan Beteta y con ciertos amigos y personas de confianza a la ciudad
de Coro, donde a la sacon estaua su general Federman; adonde llegados, y
sauida la ocasion de su prision, a los capitanes Nieto y Alderete, con
los mas culpados, enbio Ferderman a Santo Domingo, y algunos dejo alli
en Coro, y el se partio luego para las prouincias de Barquecimeto y el
Tocuyo, donde estaua esperando el capitan Martinez, con toda la gente de
entranuos canpos para proseguir su jornada.

Y segun la noticia que los propios de Alderete y Nieto dan, dizen que
sus capitanes Alderete y Nieto nunca oso prenderlos el capitan Martinez,
aunque tenia pujanza y aparejo para hello; mas de como supo el modo y
suceso de todo lo acaecido y echo con Geronimo Hortal y en toda la
jornada de los de Cubagua, dio auiso dello a su capitan general Federman
a Coro, el qual, como lo supo, se partio yncontinente, que abria setenta
leguas de alli a donde estaua su gente, y llegado que fue a su
alojamiento, supo mas por estenso todo lo sucedido, y llamando a los
capitanes Nieto y Alderete les persuadio a que con los que les quisiesen
seguir se fuesen a la costa; y que con esta manera de comedimiento los
propios capitanes, de su voluntad, dejaron la gente y con algunos amigos
suyos se fueron a Coro.

Que sea de la una o de la otra manera, hellos fueron despojados de su
trono, aunque no castigados coforme a su maldad, y el capitan Federman
se quedo con toda la gente para proseguir su jornada, de la qual en esta
Istoria y parte se haze particular y larga rrelacion.

Por auer precedido[536] de diferente y distinto principio que el
presente a donde me rremito, del fin y acabamiento de estos dos
capitanes Alderete y Nieto, no he hallado quien me diese noticia; por
eso no lo digo aqui, que hera lugar acomodado para hello, mas prosiguire
con lo sucedido a Geronimo Hortal sumariamente hasta que murio, aunque
por hazer esto en este lugar, creo tengo de ynterromper la horden del
suceso de los negocios, la qual es ynposible guardarse por ser tantos y
tan uarios los acaecimientos y suscesos en vn mismo tiempo.



CAPITULO DIEZ

     Como Geronimo Ortal, pasando por mucha gente de guerra, llego a la
     costa, donde fue seguido de la gente de Sedeño, y escapandose de
     sus manos se enbarco en vna canoa o piragua y se fueron a Cubagua,
     y de alli a Santo Domingo, donde murio.


Despojado de su trono Geronimo Ortal, con esa poca conpañia que los
diputados le dieron se vino marchando a la costa.

Marauillarse an algunos como los naturales por do pasaua, biendole yr
tan desaconpañado[537], no le matauan. A esto me paresce que, como los
yndios de su natural son muy timidos, y que si no es deuajo de consulta
muy pensada pocas uezes toman las armas, y como Geronimo Ortal y los que
con el yvan nunca parauan en poblazon alguna, no les dauan lugar a los
yndios que se determinasen en lo que avian de hazer, y asi, caminando
apriesa y pasando de noche algunos peligrosos pasos de gente belicosa,
se acerco a las provincias comarcanas a la mar, donde andaua la gente de
los capitanes Bautista y Uega, los quales, por noticia que los yndios
les dieron, supieron como Geronimo Ortal boluia, y deseando auello a
las manos para uengarse del, pusieron sus espias y guardas en las partes
que les parecio conuiniente para hello.

Geronimo Ortal, como honbre que sauia la tierra y teraya[538] a sus
contrarios, diose tan buena maña, que tomando por caminos ocultos se
escapo dellos y llego a la mar, donde hallo vna canoa en la qual al
momento se enbarco, y el enbarcado en ella, la gente de los capitanes,
que por auer sido auisados de su pasada adelante venian en su
seguimiento, y apartando de tierra la canoa los dejo burlados a todos
los que en su alcance vinieron, con harto deseo de auello a las manos.
Ciertamente si lo prendieran no dejaran de excutar en el todos los
generos de crueldades que pudieran, y aun les pareciera que no quedauan
vengados de las injurias y daños que del auian rresceuido.

En esta sazon sucedio que el capitan Rreynoso, que estaua la tierra
adentro, en vn pueblo de yndios llamado Juaurare, como por lengua de los
yndios supiese que Geronimo Ortal auia pasado hazia la costa, ynuio vn
soldado portugues que con el estaua, buen peon, que se dezia Pinto, para
que fuese a dar auiso a los capitanes Uega y Bautista, que estauan junto
a la mar, de la salida de Ortal y lo prendiesen, ynorando quellos lo
supiesen. Yendo, pues, este soldado caminando llego a una poblazon
llamada Cumanagoto, donde tomo para su conpañia vn hijo de un principal
de aquella tierra, llamado Rrimarima, y pasando adelante llego a un rrio
que nonbrauan Neueri, el qual por ser caudaloso no se podia pasar, si no
hera en canoa, el qual el alli no tenia, por lo qual mando al yndio que
consigo lleuaua que pasase a nado el rrio y de la otra uanda, en cierto
pueblo de yndios que cerca de alli estaua de paz, ouiese vna canoa para
pasar.

El yndio rrehuso el pasage del rrio, temiendo los muchos lagartos o
caimanes que en el auia, pero como el español le constriñese a que se
echase al agua y le trajese la canoa para su pasaje, tomando[539] el
yndio vn machete que lleuaua y pusolo en la cinta en vn cordel que
lleuaua atado al cuerpo, a manera de pretina, y arrojose al agua y fue
nadando asta que hizo pie de la otra parte, y a la sazon quel yndio se
enhesto[540] en el agua sobre los pies, llego un caiman a echarle mano
para comerselo, pero el yndio no turuandose, a punto, con demasiado
animo, estendio el brazo yzquierdo para que en el hiziese presa
elagarto; como la hizo, y tomando con la mano derecha el machete, le dio
vn rrecio golpe en la caveza, con que le hizo soltar la presa, y como
del golpe fue el caiman herido y uertia sangre en el agua, al olor della
llego otro caiman y asiendose con el herido comencaron a pelear en el
agua el uno con el otro, por donde el yndio tubo lugar de ponerse en
saluo, que fue gran bentura, porque en los que una vez hazen presa
estos lagartos pocos sueltan.

Geronimo Ortal se paso a Cubagua y de alli a Santo Domingo, a donde se
quejo ante el Audiencia rreal de que la gente de Sedeño le vsurpauan su
gouernacion, y no de lo que el les auia usurpado. El Audiencia proueyo
sobre hello vn juez, que fue el llicenciado Frias, fiscal de aquella
Chancilleria, de cuyo susceso se dira adelante por estenso, aunque aqui,
para copia de lo que voy diciendo, digo que paso Frias a Maracapana
sobre los negocios que le fueron cometidos el Audiencia, fue preso y
desuaratado por[541] Antoño Sedeño, de lo qual tuuo noticia el
Audiencia, y sobre hello y lo demas enuiaron al llicenciado Castañeda,
el qual vino con gente, y enuio vn capitan suyo la tierra adentro en
seguimiento de Sedeño. Voluiose el capitan de Castañeda sin efetuar cosa
alguna, aunque saco de prision al llicenciado Frias y a otros.

El llicenciado Castañeda, enojado destos sucesos con Geronimo Ortal,
porque decia que lo auia engañado, aunque otros dizen que por quedarse
con la gouernacion, lo prendio y lo ynbio a Santo Domingo[542], donde de
nuevo se quejo del Castañeda Geronimo Ortal. El Audiencia, viendo los
malos sucesos que todos sus jueces auian, no curo de ynviar otro, mas
de ynuiar a llamar al llicenciado Castañeda que se boluiese a Santo
Domingo.

Geronimo Ortal estaua pobre, y por no tener posible quedosse en Santo
Domingo, donde le dio vna enfermedad de que murio de su muerte natural.
Hera honbre de buen cuerpo y gesto, y afable en el tratar y hablar y de
noble condicion: solo fue notado de honbre algo apretado y escaso con
sus soldados, que le deslustraua mucho las otras buenas partes que
tenia; de donde hera natural, creo lo tengo dicho atras, que hera de
Caragoza, en el rreyno de Aragon.

E aqui conclusa la uida e Istoria de Geronimo Ortal, aunque, como e
dicho, en lo que toca en los sucesos de los jueces, que en este Capitulo
apunte, pretendo dar entera y larga rrelacion en el siguiente libro,
donde tratare todo lo sucedido[543] Antonio Sedeño desde que salto en
Maracapana hasta que murio, y despues de muerto, lo acaecido a sus
capitanes, como en el siguiente epitomio[544] en suma se uera.



LIBRO SÉPTIMO

     EN EL LIBRO SEPTIMO SE DIZE LA UENIDA DE ANTOÑO SEDEÑO A
     MARACAPANA, Y COMO SE PROCURAUA ENTRETENER EN TODAS LAS PROUINCIAS
     DE AQUELLA COSTA, POR VER SI PODIA POR ALGUNA UIA YNDUCIR A SUS
     SOLDADOS A QUE SE FUESEN A LA ISLA DE LA TRENIDAD, EN EL QUAL
     TIENPO GERONIMO ORTAL PASO A SANTO DOMINGO A QUEJARSE DE SEDEÑO
     ANTE LA AUDIENCIA, PORQUE LE VSURPAUA SU JURISDICION, A CUYO
     PEDIMENTO FUE PROUEIDO JUEZ VN LICENCIADO FRIAS, E YENDO EN
     CUNPLIMIENTO DE SU COMISION, FUE DESUARATADO Y PRESO POR ANTOÑO
     SEDEÑO Y LOS SUYOS, DESPUES DE LO QUAL ANTOÑO SEDEÑO SE METIO LA
     TIERRA ADENTRO EN DEMANDA DE META. MURIO EN EL CAMINO[545]. LOS
     SOLDADOS ELEGIERON POR SU CAPITAN A PEDRO DE RREINOSO, EL QUAL,
     YENDO MARCHANDO, FUE ALCANCADO DE UN CAPITAN QUE EN SU SEGUIMIENTO
     YUA POR MANDADO DE OTRO JUEZ QUE EL AUDIENCIA, SAUIENDO LA PRISION
     DEL LLICENCIADO FRIAS, AUIA YNUIADO. FUERON CONFORMADOS LOS DOS
     CAPITANES, Y EL QUE YBA EN SEGUIMIENTO DE SEDEÑO SE UOLUIO A LA MAR
     CON EL JUEZ FRIAS Y OTROS ALGUNOS PRESOS. PEDRO DE RREINOSO
     PROSIGUIO SU JORNADA, EN EL DISCURSO DE LA QUAL CONSPIRARON O SE
     AMOTINARON[546] CIERTOS DE SU CANPO CONTRA EL, POR LO QUAL Y POR
     OTRAS OCASIONES QUE SE LE OFRECIERON, FUE FORCOSO DAR LA VUELTA, Y
     FUE A PARAR, DIUIDIDO SU CANPO, A LAS PROUINCIAS DEL TOCUYO Y
     BARAQUISIMETO, DONDE HALLO VN CAPITAN MONTALUO, QUE LE QUITO LA
     GENTE, Y ASI VUO[547] FIN LOS VALANCES DE SEDEÑO. QUENTANSE ALGUNAS
     PROPIEDADES Y NATURALEZAS DE LOS YNDIOS POR DO ANDUUIERON.



CAPITULO PRIMERO

     Como Antoño Sedeño paso a Maracapana, y con la gente que alli hallo
     se metio en la tierra adentro; y como el llicenciado Frias, juez
     proueido contra el en Santo Domingo, fue en su seguimiento, con
     gente, y Sedeño los prendio y desuarato.


Pasada la calamidad que sobre los capitanes Vega y Bautista vino por
mano de Jeronimo Ortal y los suyos, segun atras queda escrito, cuya
caussa fue el descomedimiento y atreuimiento del capitan Bautista, todos
los soldados y capitanes que auian sido despojados y rrouados con este
titulo de uenganza, se rrecogieron y juntaron para que ya que no tenian
armas con que ofender ni defenderse, con el aparencia de ser muchos y
estar juntos, podrian sustentarse y auer o sacar de los yndios
mantenimientos asta que viniese su gouernador Antoño Sedeño, al qual,
cada dia, esperauan. En el qual tienpo, como atras queda dicho, paso
Jeronimo Ortal despoxado de los suyos, y poco despues llego Antoño
Sedeño a Maracapana con cantidad de soldados, cauallos, esclauos y otras
prouisiones y municiones necesarias a su jornada, y disimulando con buen
animo la ofensa quen los suyos a el se le auia echo, comenzo a hazer
algunas entradas la tierra adentro y a tomar por esclauos yndios, y
bender y usar de alguna manera de entretenimiento, ocupando el tienpo en
las prouincias y poblacones de Mauyare, cuyo señor y principal,
Alboligoto, en cuyas personas y haciendas los soldados vsauan de todos
los generos de propiedad que podian, rouando, forzando, cautiuando.

Con todo esto desimulaua y pasaua Antoño Sedeño, a fin de que los
soldados, o hartos destar alli o con temor de los yndios, condezendiesen
con su uoluntad, la qual hellos entendian bien que hera yrse con toda la
gente a la isla de la Trenidad á poblalla y pazificalla, por tenella el
por gouernacion; el qual proposito sienpre, desde que comenco a juntar
esta gente, auia tenido Antoño Sedeño, como en otra parte queda
rreferido.

Y uiendo que ningun ardid ni cautela ni buen comedimiento ni
yndicimiento bastaua a mouer a los soldados que dejasen aquella tierra y
se fuessen con el a la Trenidad, dispidiendo del toda esta su
esperanza[548], con la mejor horden que pudo se metio la tierra adentro,
obra de sesenta leguas, comenzando ya a proseguir su derrota en demanda
de los nacimientos de Meta, que hera la noticia que en Puerto Rrico le
auia dado la yndia esclaua y la que la gente de Hortal lleuaua.

En este tienpo llego a la ysla de Cubagua el llicenciado Frias con las
comisiones quel Audiencia le auia dado para entender en los negocios de
entre Geronimo Ortal y Antoño Sedeño, y hazer sobre hello lo que fuesse
justicia y le paresciese.

Tuuo noticia en esta isla de como Antoño Sedeño se auia entrado la
tierra adentro, y paresciendole que solo no hera parte para pasar seguro
por las poblacones que en el camino auia, junto ochenta honbres, y
pasando con ellos a la costa de Tierra Firme, nonvro por su capitan a un
cauallero llamado Don Diego de Sandoual, y comenzo a marchar por la
derrota que Antoño Sedeño auia lleuado; y llegando a la prouincia de
Cumanagoto, vn señor o casique de aquella tierra, queriendo sauer el
uiaje que el llicenciado Frias y los suyos lleuauan, le pregunto al
propio llicenciado que a donde yuan con aquella gente; el qual, dandole
a entender su jornada, rrespondio como yua a prender a Sedeño y trahello
en ciertas cadenas que le mostro. El baruaro replico diciendo: pues con
que as de prender a Sedeño? El Juez, mostrandole las armas que lleuaba,
que hera la uara de justicia, le dijo que con aquella vara. El
principal, casi como haciendo burla de lo quel llicenciado Frias le auia
dicho, y conociendo los brios y aun los pensamientos de Sedeño y su
gente, se rrio y le dijo: muy necio uas, mal conoces a Sedeño y sus
soldados, que tienen las lanzas muy largas y los coracones muy grandes;
entiendo que te an de descalabrar, porque son hombres muy valientes.
Riosse el llicenciado Frias de lo quel Principal le decia, no
considerando que la anvicion de mandar haze perder la lealtad, y
paresciendole que a la uara y voz del Rrey, y como hera rrazon, no abria
lanza enhiesta, y asi, con esta confianza y con mas descuido del que
hera rrazon, paso adelante en seguimiento y busca de Antoño Sedeño, al
qual hallo rrancheado y alojado en la otra uanda de un rrio crescido que
esta entre el Cejo y Canima.

Aquel dia no pudo el llicenciado Frias pasar adelante con su gente, por
selles estoruo e ynpedimento la creciente del rrio que por delante
tenia, y alojose en vna vega que el rrio en aquel lugar hazia. Sedeño, o
por conjeturas o por auiso de los yndios, supo el efeto de la ida de
aquella gente que en su seguimiento y alcanze yua, y aunque ynoraua
quien fuese el juez, y como el estaua muy bien quisto con los suyos, con
pocas persuaciones los conuencio que no ouedeciessen ningun juez que
sobre ellos uiniese, pues los auia de despojar de lo que tenian, y por
uentura hazelles otras molestias y malos tratamientos, y usando de
presteza en su determinacion, como honbres que sauian mejor aquella
tierra y los uados de aquel rrio que los que en su busca yuan, aquella
propia noche pasaron los mas de hellos casi a nado a la otra parte del
rrio donde estaua alojado y aun descuidado el llicenciado Frias con su
gente; dieron en hellos los de Sedeño, y desarmandolos y despojandolos
de quanto lleuauan, prendieron al llicenciado Frias y a su capitan
Sandoual y al alguazil y escriuano y a otros quatro o cinco honbres
principales, con los quales vsando de todos generos de descomedimientos,
afrentando y maltratando sus personas de palabra y obra, que si no fue
dejalles con la uida, otra cortesia no les hizieron, la qual tuuieran
hellos por mejor perder que padezer lo que padezieron por mano destos.

A todos los demas soldados que con el llicenciado Frias auian ydo los
despojaron de todos los uestidos que sobre si traian, y desnudos, en
carnes, con bordones en las manos, los ynuiaron por do auian venido,
para que se boluiesen a la costa. Crueldad cierto mas que de tiranos,
pues con los de su propia nacion se ouieron tan rrigurosa y cruelmente.



CAPITULO SEGUNDO

     En el qual se escriuen algunas costunbres y zerimonias de los
     yndios y naturales de Cumana y Cubagua y de otras prouinzias á
     estas sufraganeas.


Por que me voy apartando de la costa de la mar y podria ser tan presto
no voluer a hella, si alguna forzosa ocasion a hello no me constriñere,
quiero aqui hazer vna digrecion de las costunbres y otras vsanzas de los
yndios destas prouincias de Maracapana y Cubagua, aunque no sera tan
cumplida como yo quisiera, a causa de que los que en aquel tienpo
andauan por ellas, mas curiosidad y diligencia ponian en como se auian
de aprouechar de las haziendas y personas de aquellos naturales, que en
enmendar y rreparar sus costunbres, y tanvien porque quanto turaron que
no se acauaron de destruir aquellas prouincias tanto tienpo y no mas obo
españoles en ellas, y asi no puede auer en lo tocante a las naturalezas
de estos yndios la claridad que en otras prouincias que se an conseruado
y sustentado hasta nuestros tienpos, de algunas de las quales se ueran
hartas cosas de notar escudriñadas con curiosidad y agudeza para
admiracion nuestra.

Estas dos prouincias que arriua nonbre, de Cubagua y Maracapana,
encierran en si otras muchas de diferentes nonbres, como son
Cumanagosto, Chacopata, Piritu, Paragoto, Chaigoto, Cherigoto y otras
muchas poblacones que por no ser molesto no digo, en las quales hera
tanto el numero de los naturales y poblazones, que afirman los que en su
prosperidad los uieron que auia en ellas ynumerables naturales. De estas
gentes algunas auia, que ya no podemos dezir que aya, que comian[549]
carne vmana por uenganza o rrito o grandeza de alguna uitoria que auian
auido, y no la comian de todo genero de yndios, sino de algun señor o
principal que en la guerra hazertauan a prender, como por espiriencia lo
uio la gente de Geronimo Hortal quando auiendo ydo con ciertos yndios
del señor Guaramental a saquear vn pueblo de unos contrarios y bezinos
suyos, en el saco ouieron los yndios vn principal, al qual trajeron ante
su cacique o señor, y despues de auer dicho ciertos rrazonamientos en su
lengua al preso y ciertas cirimonias que acostunbrauan hazer, los yndios
mas principales se llegauan a el y biuo como estaua le yban cortando los
mienbros y otros pedazos de su cuerpo, asta que con aquel tormento lo
mataron, y sacandole el asadura, envijadas las uocas por mayor grandeza,
la rrepartieron entre hellos y se la comieron. En solo en este acto y
zerimonia suelen comer estos yndios y otros de esta prouincia esta parte
del cuerpo vmano y no otro ninguno.

Otra parcialidad de las propias prouincias, como heran los de Cherigoto
y Paragoto y Pitagotaro, la comen por uicio, pudiendose pasar sin hella
por ser gente muy proueida de todo genero de comidas, asi de carnes
monteses como de pesquerias y mantenimientos de la tierra y todo genero
de aues. Tenian por costunbre de hazerse muy grandes conuites los vnos a
los otros, que comunmente entre españoles llaman borracheras: hazian hen
ellas muy grandes gastos; dauanse entre hellos muy grandes dadiuas y
presentes, conforme al posible que cada uno tenia. Vsauan de medicos que
los curasen, a los quales llamauan Picache[550]. Hera costunbre y lei
guardada entre hellos que el medico auia de dar sano al enfermo que
entre manos tomaua y se le pagaua muy vien su trauajo, donde no, si el
enfermo moria, el medico pagaua con la uida; costunbre por cierto que si
entre nosotros se guardara yo fio que vuiera cesado la medezina, por no
obligarse ni sugetarse los medicos a tanto como esto, y an por uentura
ouiera auido menos ynconuinientes y aun menos enfermedades, segun la
opinion de algunos, porque a las uezes algunos desordenados rregimientos
que los medicos dan son causa de mayores enfermedades. Estos medicos o
piaches tenian su particular trato y pacto con el demonio.

Vn honbre que yo conosci, que andaba por estas provincias mucho tienpo,
me certifico que estando el escondado[551] en vn buhio sin ser uisto
del medico o piache, entro este ministro a hablar con el demonio, a
quien el no pudo uer, y que los oyo hablar el vno con el otro en lengua
de yndios y de pajaros y en otras formas y maneras que el no pudo
entender. Otros mucho auido que me an zertificado auer uisto a los
mohanes o xeques de los yndios hablar con el demonio, a quien hellos
jamas an podido uer, mas de oylle hablar con los xeques, y por esto me
pareze que se puede dar algun credito a lo demas.

Y acostunbrauan los señores de aquellas prouincias dar a los capitanes
españoles presentes de oro y esclauos que abian en las guerras que con
otros sus comarcanos tenian; y si los españoles o capitanes no querian
rresceuir los presentes que les dauan, enojauanse muy de ueras con ellos
y decian que se declarasen por sus enemigos; mas yo se cierto que pocos
auia de no querer rresceuir las dadiuas de los yndios.

El numero de mugeres que cada casique tenia no me lo supieron dezir, mas
de que cada uno tenia muchas, y entre aquellas vna mas principal a quien
todas las demas respetauan, y ouedecian.

A los señores que son superiores y mas principales en las prouincias, se
les hazia guardia cada noche en sus propios[552] zercados, queran muy
sontuosos y grandes, y hechos de grandes arboles, con quatro puertas, en
cada quadra la suya, de la forma y echura que el zercado de Guaramental
que hen el libro pasado tratamos, y con las mismas provisiones y
despensas. La guardia se hazia con seiscientos yndios de guerra, que los
trecientos uelauan la media noche y los otros trecientos la otra media;
y esto vsauan los yndios especialmente quando andauan españoles en sus
prouincias. El Capitan a quien le cauia la vela si hazia falta hen ello
pagaua con la uida, y sus hijos y mujer quedauan por esclauos del
casique o señor. A los yndios no se les hazia castigo alguno.

Azerca del suceder o heredar de los Estados es la costunbre estraña de
otras partes, porque en esta tierra los heredauan el hijo menor de la
principal muger, y no el mayor ni el segundo ni ninguno de los otros; y
si el menor muriere antes de heredar el siguiente hijo heredaua.

Tenian los señores sus sotos e coto de caza y lagunas de pesqueria, y
qualquier particular que hen ellos entraua a pescar o a cazar tenia pena
de muerte, y sus uienes perdidos y confiscados y sus hijos y mugeres
esclauos del casique. Si los señores yban algunas guerras peleauan
personalmente, teniendo por su escudo y anparo tres o cuatro yndios, por
entre los quales disparauan sus flechas, y aunque sobre estos yndios que
estauan por escudo de su casique caian mucho numero de flechas no se
auian de menear ni mudar sino si halli los matauan alli se abian destar.
Eran muy temidos, acatados y rreuerenciados los principales y señores de
sus sujetos, y aun muy amados y queridos dellos. En los mortuorios de
los casiques ó señores se usauan los rritos y zerimonias que dire.
Tomauan el cuerpo del casique muerto, y enbijanuanlo todo, que es dalle
color o untallo con vn betun colorado de que generalmente todos los
yndios de las Indias vsan, y conponienlo de todas las joyas de oro y
quentas que en uida tenian de mas estima y balor, y asentabanlo sobre
una barnacoa o cañizo que tenian o le hazian a posta, y luego le ponian
fuego por deuajo tenpladamente, de suerte que se yua consumiendo el vmor
del cuerpo y no quemando, y alli lo tenian asta que se acauaua de tostar
y secar muy bien, lo qual turaua algunos dias, en los quales ocurrian
todos los suditos del señor y moradores circunvezinos a dar el pesame a
la madre o parientes del muerto; en el qual tienpo tenia por ofizio vna
yndia bieja de salir a la plaza o sitio donde el cuerpo del casique
estaua secando, conpuesta de ciertas sartas de corales a manera de
pretales de cascaueles, y con vn paso y senblante triste, al son que los
cascaneles hazia, cantaua con triste canto las proecas y valentias que
en su uida hizo el muerto, unas vezes sacando a uista de todos el arco
con que peleaua, otras las flechas, otras la macana, otras la lanza, y
asi discurria por todo lo que auia que sacar, no callando en sus
lamentables endechas las fiestas, conuites y rregocijos y otras cosas
que a hella le parecian que heran grandeza de señor; lo qual turaua,
como e dicho, el tienpo que se tardaua en consumir la umidad del cuerpo,
y aun la carne, hasta quedar los guesos solos; e ya que no abia mas que
el fuego por gastar, linpiaua muy bien los guesos de la seca carnosidad
que encima les quedaua, y untandolos con uija, metianlos en vn cataure
o zestillo y colgauanlos en la cunbrera de su buhio.

Para este dia de esta vltima cerimonia, los parientes del muerto tenian
aderezado muy largamente de comer y beuer a su modo de todos los generos
de comida que podian auer de los que hellos vsauan; y en vna plaza donde
se auia echo las antecedentes zirimonias, tendian en el suelo muy gran
cantidad de tortas de casaue y sobre hellas muchas pressas de venado
asado en baruacoa, y sentandose por su horden, los principales primero,
comian y beuian y aun se enborrachauan muy bien, y conclusa la comida se
concluye el llanto y tristeza y cada qual se boluia a su casa, y si en
el ynterin que se hazian las zerimonias dichas en el casique, llegaua
algun español y les tomaua de las joyas que el muerto tenia sobre si, no
osauan contradecirselo aunque pudiesen, antes con muy grandes rruegos se
lo tornauan a comprar como si no fuera suyo, y le dauan por ello mas de
lo que valia por parezelles que yria descontento el muerto sin su
hazienda y joyas.



CAPITULO TERCERO

     Como Antoño Sedeño, prosiguiendo su jornada, marcho la tierra
     adentro y murio, y en su lugar fueron nonbrados por los soldados
     Rreynoso y Losada para el govierno de la gente.


Acauado el disuarate del llicenciado Frias y su gente, Antoño Sedeño se
quedo con el juez y con su capitan Sandoual y con los otros principales
que tenian en prisiones, y a la demas gentalla[553] como dije, los ynuio
desnudos a la costa, que fue gran uentura no matallos yndios[554], a lo
menos vsaron con hellos los uarbaros naturales de aquellas prouincias de
mas uezindad que sus propios hermanos y como señores, y aun deuio de ser
la yntencion de Sedeño entregar estos soldados a los yndios para que los
matasen, pues los ynbiaua de la forma dicha y sin armas, porque no se
tuuiese en Cubagua noticia de la tirania de quel auia usado con el juez
que el Audiencia rreal auia ynuiado; y luego[555] se apresto Sedeño con
su gente para meterse o caminar la tierra adentro, a partes donde no lo
pudiesen facilmente hallar aunque lo buscasen, y aunquestaua tan
confiado en sus capitanes y soldados y gente que consigo lleuaua, que
todos moririan en su defenssa y pondrian por el la uida, no quiso
ponerse en semejante condicion, pues podia la fortuna en un punto mouer
los animos de todos a que si uiesen zerca de si algun canpo que en
fuercas y poder se les ygualase, amenazandolos con la ynfamia de
traicion y tirania, totalmente lo desanpararian por conseruar en sus
personas esta honrra de lealtad de su condicion.

Era tan largo y generoso Antoño Sedeño, que con la mucha y desmedida
largueza que en el dar con todos generalmente vsaua, que no auia soldado
que no lo tuuiese en las entrañas y le paresciese que hera poco perder
la uida por el, porque le acontecio[556] vn solo capote con que andaua
cuuierto, quitarselo dencima y dallo a vn soldado que con necesidad le
pedia una camisa o rropa uieja para cubrir y abrigar sus carnes del
frio. Mas la consideracion que con todo esto tubo Sedeño, no fue tan en
vano como algunos parescera, porque aunque dadiuas quebrantan peñas, la
honrra y el temor propio puede mucho mas que todas las dadiuas, pues en
nuestro tienpo, pocos años a vimos que Francisco Hernandez Giron,
aviendo de comun consentimiento de algunas rrepublicas y gentes que se
le llegaron en las prouincias del Cuzco, tomando las armas contra su
Rrey y señor y usando de todas las[557] y franquezas que otro Capitan
de su posible podia vsar, sus mas principales amigos, temiendo perder
las uidas y queriendo rrestaurar las honrras, las quales les heran
prometidas de parte del Rrey, le negaron y desmanpararon[558] quando mas
prospero estaua, y asi fue desuaratado y muerto.

Sedeño, como honbre auisado y bien considerado, cogitaua todas las cosas
rreferidas, y asi, no queriendo esperar mas en aquella prouincia, por no
uer otra vez rrostro a rrostro gente del Rrey, se metio la tierra
adentro, con proposito de buscar y descubrir las prouincias de Meta, que
siendo tal como se decian, no dexaria de ser perdonado del delito
cometido; pero todos sus desinios fueron ataxados con que despues de
auer caminado con su canpo y gente algunos dias en demanda de su noticia
de Meta, permitio Dios que muriese hinchado de ciertas yeruas poncoñosas
que una esclaua suya le auia dado, y tan pauperrimo que con auer poseido
arta cantidad de bienes tenporales, no le hallaron vna sauana con que
podello enterrar; y aunque algunos tuuieron a gran uirtud esto, los que
bien lo miraren hallaron que fue prodigalidad, porque el auerse tan
largamente con los soldados Sedeño no manaua de caridad sino de anuicion
y codizia de mandar, para con aquella su largueza atrahellos a si y
lleuallos a tierras rremotas y apartadas donde pudiese ser señor
absoluto dellos; y esto la yspiriencia nos lo mostro en el propio, pues
vn poco de tienpo que estubo en la isla Trenidad, en dos uezes con
algunos soldados, se auia y ouo tan rrigurosa y asperamente con ellos,
que la vna uez se amotinaron contra hel, y la otra le dieron ocasion a
que se saliese de la isla por uerse fuera de su mando.

Murio en vn balle o prouincia que se dezia o dijo de Tiznados, nonbre
puesto por los españoles a causa de que las gentes de aquella prouincia
todos traian los rrostros pintados de ciertas sajaduras que hen ellos se
hazian, haziendose y sacandose alguna sangre, sobre la qual ponian tizne
o carbon molido y zumo de yerua mora, y quedaban las pinturas señaladas
sienpre. Desta manera de galania usan algunas naciones de galanias[559]
de moros de la costa de Uerueria, y aun de la tierra adentro de azerca.

Muerto Sedeño, luego los Capitanes y soldados determinaron de hazer
junta y elegir caueza o capitan que los rrigiese y gouernasen. Venian
entre las demas gentes dos caualleros de solar conocidos, que aunque
manceuos y de poca hedad, sus uirtudes obligaron a toda la conpañia que
los nonbrasen por cavezas. El vno hera Pedro de Rreynoso, hijo del señor
de Autillo[560], en Castilla la Vieja, y el otro Diego de Losada, hijo
del señor del Rreinegro. Al Rreynoso, por ser de mas hedad, nonbraron
por su Capitan general, y a Diego de Losada pos Maestre de Canpo.
Acetaron los cargos por auer sido elegidos de comun consentimiento, y
comencaronlos a vsar en gracia y amistad de todos, y gouernando
prudentemente su canpo, despues de auer descansado algunos dias en el
lugar donde Antoño Sedeño murio, prosiguieron su jornada con proposito
de dar fin a hella o perder en la demanda las uidas(A).



NOTAS AL CAPITULO III


(A) Diego de Losada, al que algunos han creído gallego, era hijo segundo
del señor de Ríonegro, y nació en el pueblo de este nombre, en una casa
situada frente al santuario de Nuestra Señora de Carballeda, en la
provincia de Zamora; pero no se tienen noticias de su juventud, y hasta
se desconoce quiénes fueron sus padres, pues no ha podido averiguarlo su
biógrafo, el capuchino fray Froilán de Rionegro, el cual, eu su obra _El
fundador de Caracas Don Diego de Losada_ (Caracas, 1914), tiene que
entregarse á conjeturas acerca de la ascendencia del ilustre caudillo.

No se sabe por qué se hallaba en Puerto Rico cuando Sedeño alistó gente
para la jornada de la Trinidad; lo cierto es que formó parte de los
soldados que á las órdenes del capitán Bautista se embarcaron para ir á
explorar el río Meta, y que á la muerte de Sedeño, siendo aún joven, fué
elegido por los propios soldados como uno de sus caudillos. Demuestra
esto la fama que ya habia adquirido, y, en efecto, todos los
historiadores le hacen objeto de grandes elogios.

Castellanos, en sus _Varones ilustres_ le llama

      «Capitán valeroso y esforzado
    Varón en guerra y paz de gran recato
    Gran hombre de á caballo y agraciado.»

Oviedo y Baños escribe que «fué de gallarda disposición y amable trato,
muy reposado y medido en sus acciones, de una conversación muy agradable
y naturalmente cortesano, propiedades que le granjearon siempre la dicha
de ser bien quisto». Pérez de Tolosa, al hablar de él, dice «es un
caballero de cerca de Benavente, muy esforzado», y en nuestros días,
Serrano y Sanz lo ha calificado de uno de los capitanes más ilustres que
hubo en América en el siglo XVI.

Como más adelante se ha de hablar más largamente de Don Diego de Losada,
al dar cuenta de la fundación de Santiago de León de Caracas, y de cómo,
tras grandes esfuerzos, sometió á los yndios capitaneados por el heroico
Guaicaipuro, sirvan estas lineas como antecedentes de lo que en su lugar
se dirá.



CAPITULO QUARTO

     En el qual se escriue como el Audiencia de Santo Domingo, teniendo
     noticia de lo que Sedeño hizo con el llicenciado Frias, proveyo al
     llicenciado Castañeda que lo siguiese y prendiese, y lo queste
     llicenciado Castañeda hizo en la jornada. Cuentase algunas
     costumbres de ciertos yndios por do el capitan Rreynoso paso.


En tanto que lo dicho paso en el canpo de Sedeño, los soldados del
llicenciado Frias salieron a Maracapana y de alli pasaron a Cubagua,
donde dieron noticia de lo que les auia sucedido con Sedeño. La justicia
de Cubagua luego, temiendose que Sedeño con los suyos no ouiesen
conspirado y biniesen sobre hellos, viuiendo[561] con cuidado, dieron
luego auiso a la Audiencia rreal de Santo Domingo de lo que pasaua.

Sintieron el Presidente y Oidores en el grado que hera rrazon, el
agrauio que a su juez se le auia echo, y luego, con toda presteza y
diligencia, nonbraron otro juez que fuese sobre Antoño Sedeño, que fue
el llicenciado Castañeda, al qual mandaron que solamente con vn
escriuano y un alguazil fuese donde Sedeño estaua y lo prendiese y
hiziese justicia de los culpados, considerando que si de aquella suerte
no heran ouedecidas las prouisiones[562] que hellos ynbiauan, que deuian
andar fuera del seruicio del Rrey Sedeño y los que le seguian, y
teniendo rrespuesta dello rremitillo a las armas y castigallos como a
rreueldes.

El llicenciado Castañeda se fue a Cubagua y alli se ynformo de la
derrota que Sedeño auia lleuado, y sauiendo que se auia entrado la
tierra adentro no curo de seguille, asi por no ponerse en el riesgo que
el llicenciado Frias se avia puesto, como por no tener ni hallar la
copia de gente que le parescia que hera nezesaria para rresistir a
Sedeño si fuese menester, y asi paso a Maracapana con vnos pocos
soldados, de donde ynuio en seguimiento y alcanze de Sedeño, para que le
notificasen las prouisiones de laudiencia, a un Capitan llamado Juan de
Yucar con asta veinte conpañeros, los quales metiendose por el rrastro y
camino que Sedeño y su gente «auian lleuado, caminando por las propias
jornadas, fueron alcanzar el canpo de Sedeño»[563] que ya hera muerto,
al rrio de Nirua, que cae en la gouernacion de Benencuela, entre
Uarquesimeto y la Ualencia, donde despues se descubrieron minas de oro y
se poblo la Villarrica, que tuuo otros muchos nonbres y mudamientos.

Como al tienpo que el capitan Joan de Yucar alcanzo esta gente hera
muerto su capitan Sedeño, nunca vbo ningun alboroto ni descomedimiento
de los que vuiera si su capitan fuera uibo; mas los que gouernaban el
canpo, no perdiendo nada de su punto ni jurisdiccion, rresciueron
amigablemente al capitan Joan de Yucar y a los que con el yban, y como
demas destos todos los soldados estauan bien en aquella sazon con el
Rreynoso, y deseauan pasar adelante con su demanda, no obo ningun
alboroto ni rremouimiento de quererse boluer atras, porque como algunos
soldados estuuieran de opinion de no pasar adelante, no dejaron de tener
algunas diferencias, aunque saue Dios quien lleuara la peor parte, y sin
pasar de alli se confederaron y concertaron el Juan de Yucar y Rreynoso,
que pues Sedeño, contra quien benia era muerto y los soldados lleuauan
intencion de seruir al Rrey en aquel descubrimiento que entre manos
llevauan o tenian, que se boluiese[564] a la costa el capitan Juan de
Yucar con sus soldados y con el llicenciado Frias y con los demas
forcados.

Hicolo asi Juan de Yucar, que desde alli dio la vuelta, y Rreynoso con
su canpo se quedo en aquel propio rrio ynuernando.

Vuelto el capitan Joan de Yucar a la costa, y sauido por el llicenciado
Castañeda como hera muerto Sedeño, y como aquella gente lleuaua a cargo
el capitan Rreynoso y quan pacificos yban todos y quan sin pensamiento
de hazer cossa que no deuiesen o contra el seruicio del Rrey,
arrepintiose por no auer el ydo al negocio y juntar alguna gente y
salir en seguimiento de Pedro de Rreynoso, para como juez a quien el
negocio estaua cometido, tomar en si toda la gente y hazerse gouernador
y proseguir la jornada; y porque, para hazer esto, le hera algun
ynpedimento Jeronimo Ortal, que alli auia venido con el llicenciado
Castañeda, procedio contra el, diciendo que auia engañado al Audiencia y
que auia asaltado y rrouado los capitanes y gente de Sedeño, y con estas
ocasiones lo prendio y enuio a Santo Domingo, el qual, yendo ante el
Audiencia, hizo rrelacion de los desinios e yntencion del llicenciado
Castañeda, los quales savidos por el Audiencia, luego a la hora enuiaron
por el y se hallo y fue quitado de sus pensamientos, como en otra parte
atras dije.

Pasado el ynuierno, los capitanes Rreynoso y Losada comenzaron a marchar
con su canpo, y dende a pocos dias[565], vna esquadra llamado Pedro de
Cazeres[566], que yua descubriendo delante, topo el rrastro de la gente
de Fredeman, que estuvo poco antes rrancheada en la prouincia del
Tocuyo; y sin dar parte a nadie, desimuladamente, dio noticia de lo que
auia visto a Rreinoso, el qual, como no lleuaua ningunos poderes de
Rrey, mas de la elecion que los soldados auian echo, temiose que si
encontraban con la gente del rrastro que auia uisto Cazeres, que seria
despojado de su trono[567] con el maese de canpo Diego de Losada, que
apartandose de la sierra por donde yva el rrastro de Frederman, se diese
guiñada y se metiese por los llanos; y todo esto hazia el capitan
Rreynoso por consejo y astucia de Pedro de Cazeres, que hera honbre
entremetido y entendido.

Este Cazeres es vn viejo tullido y enfermo, a quien Lope de Aguirre,
viendo que las enfermedades que tenia y la trauajosa uejez no uastauan a
consumir sus dias, hizo con maluadas entrañas, a sus ministros que se la
quitasen.

Apartados de la sierra y metidos por lo llano, despues de auer caminado
algunos dias con arto trauajo y necesidad, asi por el fastidioso calor
que por aquellas uajas y ahogadas tierras ay, ques grandisimo, como por
las rralas poblazones que se hallauan, llegaron a un rrio caudaloso que
algunos quisieron dezir, y asi lo afirmaron, quera uno de los bracos del
rrio de Uriaparia, al qual pasaron con arto trauajo, y caminando por las
tierras que por delante tenian, hallavan cantidad de gentes estrañas por
la brutalidad con que biuian, vien semejantes aquellas nueuas gentes
pocas[568] uistas y descubiertas en la Nuruega, llamados pimeos y
etrofagos, que son gentes que se sustentan y matienen de pezes y su
nonbre propio lo significa assi; porque ni hellos tenian casas donde se
rrecogian ni labranzas ni otro genero de mantenimientos mas de unas
rraizes delgadas como el dedo y ñudosas como rraizes de cañas, las
quales secan al sol y muelenlas y hazen dellas cierta harina y
rrebueluenla con harina que tanvien hazen de pescado, y destas dos
harinas hazen ciertos vollos y puches con que se sustentan.

Es tanta la abundancia que de pescado tienen estos yndios, que esto les
haze viuir tan ociosamente, porque de ynuierno se anega casi toda la mas
de aquella tierra, y es tan grande la abundancia de pescado que en este
tienpo se cria en los anegadizos, que quando viene el verano lo que
toman basta a sustentallos en la forma dicha; y es tal la calidad y
constelacion de esta tierra que algunas lagunas, despues de secas y
consumida el agua de la az de la tierra, cauando los yndios a medio
estado y mas hondo tornan hallar agua donde hallan y toman mucho
pescado, como son armadillos y anguillas muy gruesas y otros generos de
peces, cosa que ciertamente paresce yncreyble.

Tienen estos yndios cantidad de vnos perrillos pequeños que avllan y no
ladran, que los españoles comen y llaman mayas; tienen buen comer; no
los desuellan, sino pelanlos como lechones, y hazense dellos gustosas
cenas. Hazen estos yndios azeite de la grasa del pescado, lo qual
guardan para untarse el cuerpo y comer con ello mahamorras. No tienen
sal de la mar, ecepto de una quen muchas partes vsan los yndios hazer de
ceniza de cogollos de palma, y es vna sal que rresquema y amarga, casi a
manera de salitre, y es muy blanca: hazen della panecillos pequeños de
la forma de la uasija en que los cuajan.

De ynuierno se rrecoje esta gente a lugares altos que por alli zerca ay,
en el qual tienpo es su abrigo vnos pequeñuelos pabellones[569] en que
apenas cauen el marido y la muger; y durante este tienpo de ynuierno se
sustentan del mataloje[570] que de las harinas de pescado y rraices que
dije, an podido hazer en el tienpo del uerano, de lo qual entonzes
gastan hellos muy poco por guardallo para el ynuierno, y todo lo que
comen es pescado fresco.

Es esta gente de cuerpos muy crecidos y morenos muy mucho por andar
desnudos y al sol, que en esta parte arde y quema en gran manera. Las
mugeres ansi mismo andan desnudas: solamente las dos partes de sus
cuerpos mas vergonzossas train cuuiertas con vna panpanilla de anchor de
tres dedos. Vsan arcos de palo y flechas y macanas en las guerras que
unos con otros trahen; y aunque en los lugares altos ay muchos uenados,
no se dan nada por ellos los yndios, porque no los comen, y si los matan
es solamente por rrecreacion o pasatienpo y para prouecharse de los
cueros para dormir.

No se alcancaron a sauer otras particularidades azerca de los rritos y
zerimonias de estos yndios, por yr la gente tan de pasada y con deseo de
pasar aquella pesima tierra antes que entrase el ynuierno.



CAPITULO QUINTO

     En el qual se escriue como yendo Rreinoso en seguimiento de su
     jornada se le amotino la mayor parte de la gente, de suerte que
     uino a pelear con ella y los uencio.


Pasadas estas prouincias de gente y tierra tan desesperada por su
esterilidad, en las quales padecio mucho trauajo toda la gente por la
falta de la comida, llegaron a otras prouincias de gente que, aunque
heran tan baruaras como los de atras, tenian casas en que uiuian y
labrauan y cultiuauan la tierra de que se sustentauan, en donde
determinaron de descansar algunos dias para rrehazer sus personas y
jumentos de la hanbre y trauajos pasados.

E ya questauan algo rreformados acordo el capitan de alli ynuiar[571] a
descubrir por la derrota que lleuaban, soldados a la lijera. Por no
afligir toda la gente junta enviose vna esquadra con asta veinte
honbres, los quales despues de auer caminado por tierra llana algunos
dias, con arta falta de comida por no topar poblacones en los quales no
comian sino hera carne de uenado asada, sin otra ayuda de costa llegaron
a un caudaloso rrio, que como las gentes no estauan diestras en aquella
tierra, no tenian noticia de los rrios que de las sierras bajan por
aquellos llanos, no pudieron rreconozer que rrio fuese aquel, aunque
algunos obo que quisieron decir que hera el rrio Marañon; mas yo duda
pongo en ello, porque de otros que an ydo en demanda de algunas
prouincias hazia la parte del rrio Marañon y an caminado por tierras
altas, nunca an podido llegar a vello: pero de este rrio se puede
piadosamente crer ser el que oy comunmente llaman el Guauyare, que tiene
sus nacimientos cerca de la ciudad que llaman San Juan de los Llanos,
prouincia del Nueuo Rreino.

A la orilla o playa de este rrio hallaron vn yndio viejo, que estaua en
guarda de vna canoa muy grande y bien labrada, al qual, por señas, le
preguntaron por gente y poblazones, y el entendiendo lo que se le
preguntaua, señalo y dio a entender que en vna baja serrania que el rrio
abajo se hazia, auia gran numero de gente; y con esto, y sin cosa de
comer se uoluio la esquadra y los soldados por su camino, a donde estaua
su capitan con la demas gente y canpo, para moverse de alli en demanda
de aquella serrania; y auiendo ynuiado adelante a Diego de Losada,
maestre de su canpo, con asta treinta conpañeros e segun en su
descubrimiento lo usavan o avian vsado, mouiose cierta sedicion o
orgullo[572] entre algunos capitanes o personas principales del canpo,
que rreuestidos de una peruersa ynvidia, y deseando quitar los mandos al
Capitan y Maese de canpo, decian que aquella serrania heran anegadicos,
y que lleuallos alli hera lleuallos a la carneceria, y que de ser
gouernados por mocos de poca espirienzia abian de uenirsse a perderse;
todo lo qual nascia de enuidia, pareciendoles que si dauan en alguna
rrica prouincia, que les hera a hellos cosa afrentosa rreceuir mercedes
de aquellos caualleros manceuos.

Esta mormuracion no fue tan corruta[573] que uiniese a oidos de Pedro de
Rreynoso, mas de para promouer a los soldados a que uiniesen en lo que
hellos querian hazer. Los mullidores[574] de estas platicas heran el
capitan Alonso Aluarez Guerrero y el capitan Aduca y el capitan Pedro
Copete y el capitan Garcia de Montaluo y el capitan y el capitan y el
capitan, que entre diez honbres que alli yvan deuian ser los cinco
honbres capitanes, los quales la noche antes que Pedro de Rreinoso se
partio, convocaron y juntaron todos sus amigos con los mas que asi
pudieron atraher, sin hazer mal ninguno a su General ni a otra persona,
tomaron todos los cauallos que ouieron menester y fueronse a dar sobre
Diego de Losada que estaria tres leguas de alli, al qual hallando
descuidado de semejante suceso le quitaron los cauallos y armas, y los
que heran de su opinion, para luego que amaneciese hazer lo que les
pareciese.

Pedro de Rreinoso, sauido y uisto los echos por estos Capitanes y sus
secaces, junto los amigos que con el auian quedado para tomar acuerdo en
lo que deuian hazer, y a todos les parecio que vsando de presteza
saliesen luego en su seguimiento, y si no ouiesen los capitanes y sus
secaces desuaratado a Losada, juntarse ian[575] o harian lo que la
ocasion les mostrase, y si lo ouiesen desuaratado, tanuien harian lo que
conuiniese.

Partiose luego Rreynoso con hasta treze honbres de a cauallo y treinta y
cinco peones, y caminando a todo andar, llego al alojamiento donde los
capitanes estauan que auian desarmado a Diego de Losada, y hallolos
puestos en arma, porque segun paresze, tenia puestas centinelas en el
camino, que les dieron auisso de como en su seguimiento venia Rreinoso y
el rresto de la gente, los quales, aunque sintieron que heran sentidos
de sus contrarios y que estauan puestos en arma, arremitieron
temerariamente, por ser sus contrarios casi docientos honbres y ellos
asta cinquenta.

Al arremeter la gente de los capitanes amotinados, derrocaron vn soldado
llamado Labrador, que en las armas y el cauallo les parecio ser el
capitan Rreinoso, porque a esta ora au no hera uien de dia, y ansi
comenzaron a cantar uitoria los de Rreynoso, quen las uozes con que su
capitan los animaua, conocieron no auello perdido. Rresistian con tan
buenos animos y fuercas el ynpetu de sus contrarios que despues de auer
herido en ellos y peleado buen rrato, los constriñeron a huir, porque la
gente que entre hellos estaua del capitan Losada les ponia doblado miedo
y les hacia que considerasen no tener las espaldas seguras.

Auyentados y desvaratados la gente de este motin, luego alli fueron
presos los tres Capitanes o cauezas, que heran Guerrero y Copete y
Montaluo. A los dos, Copete y Guerrero, luego yncontinente les cortaron
las cauezas, y al Montaluo no, por yntercesion de Diego de Losada, y aun
segun la venibolencia del capitan Rreynoso, si los dos tan de rrepente
no fueran muertos tan uien fueran perdonados, como lo fueron todos los
demas soldados y capitanes, que no se hizo mas castigo ni daño hen ellos
de que en el conflito de la batalla rresciuieron, en el qual murieron
mas de treinta españoles.

Fauorescio en este suceso mucho la fortuna a Pedro de Rreinoso, porque
parece cosa ynfalible[576] que solos cinquenta honbres, y esos mal
aderecados, fuesen parte para desuaratar tan de rrepente y en tan breue
espacio a ducientos honbres que tanbien heran españoles como hellos y
estauan puestos en arma y aduertidos de la llegada de sus contrarios.
Podian estos amotinados capitanes y soldados, si les preguntaran como
abian sido rronpidos[577] y desuaratados de tan poca gente, rresponder
lo que Parturo rreza[578] de Persia respondio, siendo reprehendido de
los suyos, pero estando en su propio rreyno, convidaua con la paz a
Trajano, que le uenia a hazer guerra, diciendo a los que le notauan de
couarde y pusilanime: si fuese la guerra de Ejercito al Ejercito no
temerian los partos a los rromanos; mas peleamos con el Euperador
Trajano, al qual dieron los dioses tan gran fortuna que sobrepuja toda
nuestra potencia; y ciertamente dijo Parturo lo que por esperiencia en
nuestros tiempos emos uisto que haciamos[579] en la guerra la buena
fortuna y uentura del capitan que la mucha copia de gente, pues sin esta
se a uisto en las Indias otras muchas veces Capitanes amotinados y no
amotinados, desvaratar y arruinar con pocos conpañeros grandes conpañias
de gentes de sus propias naciones y por uentura mejor aderecados y
pertrechados de armas que hellos.

Mas como en estos casos la fortuna es tan mudable, pocas uezes tura en
conpañia de los que vna uez fauoreze, si no es para ponellos en cunbre
donde derriuandolos pueda dejallos tan frustados y deshechos de sus
rriquezas y potencias que antes quieran el vmilde ouedescer que el
souervio mandar; como lo hizo Diocleciano, enperador, que con poseer
aquella suprema dignidad, entendiendo el engaño que en hella auia, y el
fin que muchos de sus predescesores auian auido por mano de la fortuna,
rrenuncio y dejo el ynperio en manos del Cesar que auia nonbrado y tomo
vida priuada y sosegada, de la qual jamas se quiso desabrazar[580],
aunque muchas vezes fue rrogado que boluiese al ynperio. E dicho esto,
porque, aunque en este rrecuentro tuuo Rreynoso tanta ventura como se a
uisto, no quiso pasar con sus fauores la fortuna adelante, mas dejandolo
con la miel en la boca vino a derriuallo como luego se dirá.



CAPITULO SESTO

     En el qual se escriue lo demas que le sucedio á Rreinoso con los
     soldados asta boluerse al Tocuyo, tierra de Venencuela.


Pascifica y sosegada ya la gente con el poco castigo y perdon general,
no quedaron tan asentados como hera razon, lo qual fue causa de nueuos
bullicios, porque como todauia pretendiese Pedro de Rreinoso pasar
adelante con su jornada e vr a uer la tierra e serrania que por delante
tenia, algunos hermanos, deudos y amigos de los muertos le ponian
sospecha por la tristeza de sus rrostros de que mouieran nueuos
bullicios para uenganza de sus capitanes muertos, por lo qual estubo
algun tienpo perplejo Rreinoso en lo que deuia hazer, porque le parecia
que quitar las uidas a quien ya auia perdonado y hazer de nuebo el
castigo que conuenia para su seguridad, que hera negocio que a su onor
no conuenia y que seria contada por gran seueridad. Por otra parte, se
temia que si con la demas gente lleuaua estos honbres, que seria yr
sujeto a nueuas reueliones, y an aun[581] a que le quitasen la uida a el
y a sus amigos y redundasen otros daños mayores que los pasados, por lo
qual determino de tomar vn medio entre estos estremos, y fue juntar
todas aquellas personas de quien el tenia sospecha y se temia, y
diziendoles claramente la sospecha que de lleuallos en su conpañia
tenia, y como por rruegos de los de su canpo no auia usado con ellos de
ningun rrigor, les persuadio a que tomando sus haziendas y lo que mas
ouiesen menester para el camino, se uoluiesen a la mar, por quel queria
quedar con quietud y sosiego y sin ninguna sospecha de sus soldados.

A quien les fue dicho esto se holgaron de que se les diese y ofreciese
lizencia para uolverse sin pedilla ellos, porque ziertamente tenian por
gran sucedio[582] verse gouernar y rregir por mano de quien tanto
aborrecian, y asi luego se pusieron en camino, con lo qual Rreinoso,
pareciendole que de todo punto auia linpiado su gente, comenzo a
perceuir sus soldados para caminar, y estando ya de camino, vna noche o
dos antes que se partiesen, vn soldado llamado Hontiveros, conuoco y
junto ciertos amigos para yrse en seguimiento de los que auian buelto a
la mar; y juntando consigo asta treinta honbres se aparto de Rreinoso y
se fue tras los otros que yban como desterrados caminando la uia de la
mar.

Amanescido que fue, echo menos Rreinoso a Hontiueros y a los demas que
le auian seguido, y temiose no fuese trato y concierto de los unos o de
los otros para juntarse y benir a dar sobre el, y asi se puso luego en
arma, viuiendo con el cuidado que se rrequeria, asta que por estenso
supo la derrota que abian lleuado.

Viendo la demas gente los sucesos y controuersias que en tan poco tienpo
les auia sucedido, rresfriaronse los demas, y perdiendo[583] las
voluntades que de querer pasar adelante tenian, y asi comenzaron a
persuadir a su capitan Pedro de Rreinoso a que dejase de seguir su
jornada y diesse la buelta atras. Pesole desta determinacion de la gente
a Rreynoso, y quisiera no uenir hen ella, sino seguir su opinion con
pasar adelante: mas mirando los ynconuinientes que dello se siguirian,
paresciole que hera mejor hazer de grado lo que por uentura le auian de
hazer efetuar de fuerza, y aun podria ser con daño de su persona, y asi,
por contentar a todos los que a hello le forzauan, dio la buelta mas de
ciento y cincuenta leguas, con tanto travajo, hanbres y nezesidades y
muertes de españoles quanto yo no se decir; y si trauajosa fue la
entrada, no fue mas descansada la vuelta. Solamente tuuo de uentaja
desandar en mas breue tienpo lo quen mucho auian andado.

Bueltos y llegados a la cordillera o sierras, entraua ya el ynvierno y
erales necesario parar sin caminar, para lo qual conzertaron que porque
aquella tierra hera de pocas uituallas y asi[584] toda la gente
ynbernaua junta podria en breue acauarseles la comida y peligrar todos,
que se diuidiese la gente en dos partes y que Pedro de Rreinoso,
general, con la una, tomase la derrota que mejor le pareciese y buscase
sitio y prouincia asignada para aquel efeto, y que Diego de Losada,
maese de canpo, con la otra parte de la gente, hiziese lo mesmo.

Apartandose con este concierto los dos capitanes, Pedro de Rreinoso
camino lo que pudo, y sin poder hallar lugar comodo donde ynbernar, vino
a dar a la prouincia de Baraquisimeto, donde hallo a un capitan llamado
Montaluo de Lugo con cierta gente, que iua en seguimiento de Federman y
de otros capitanes que auian salido la buelta de los Llanos arrimados a
la cordillera. Este Montaluo de Lugo fue el que con su gente, salido de
esta prouincia, fue a parar al Nueuo Rreino de Granada, donde poco antes
auia llegado Niculas Federman con su gente y la de Sedeño.

Llegado Rreinoso a donde Montaluo de Lugo estaua, y sauido por el la
manera de su uenida y el suceso de la jornada de Sedeño, prendio al
capitan Rreinoso y enbiolo preso a Coro, que hera ciudad que en aquel
tienpo estaua poblada, sin conpañera, para que de alli lo ynbiasen preso
a Santo Domingo, a que diese quenta de su jornada al Audiencia rreal, lo
qual se efetuo asi; y pasado Rreinoso en Santo Domingo, como hera de
buen linaje no le falto abrigo, porque alli le casaron honrradamente,
donde uiuio mucho tienpo despues y murio, y la mas de su gente se fue
con Montaluo de Lugo, y todos juntos, como e dicho, salieron al Nueuo
Rreino de Granada, de los quales y de su suceso, se dize en la Istoria
del Nueuo Rreyno.

El capitan Losada ynuerno en vn pueblo o prouincia de yndios uien
proueidos de comida, llamado Curbaquiua; y pasado el ynuierno se uoluio
a Maracapana por donde auia entrado la tierra adentro, y alli se desyzo
y desuarato su gente y el se paso a Coro, donde en aquella governacion,
siruiendo al Rrey y haziendo algunas jornadas y entradas señaladas, como
en algunas partes desta Istoria se uera, biuio mucho tienpo
trauajosamente hasta que murio en la prouincia de los yndios llamados
caracas.



APÉNDICES



APÉNDICE I

     Provisión de la Audiencia de la Española, dada por los Oidores
     Fuenmayor, Guazo, Infante y Vadillo, en 4 de Mayo de 1534[585].


Parecieron ante el Audiencia Luis G. de Leyva i Antonio de la Llana,
procuradores de Venezuela, presentando una provanza sobre «los males,
injusticias, agravios i estorsiones que el Governador Alfinger, difunto,
e Bartolome de Santillana, su teniente, havian hecho. Y otra sobre que
el Teniente queria irse secretamente de la provincia. Parecio tambien
Pedro Jacome Ganzio, en nombre de los alemanes Governadores, exponiendo
los alborotos de Venezuela despues de la muerte de Alfinger, por querer
cada (uno) su Governador i quitar la vara a Santillana, siendo los
principales para ello los Oficiales reales i Francisco Gallego, Alcalde
de Coro, quienes le prendieron con mucho alboroto (tomando todo el oro
que Alfinguer i la gente que con el fue a la entrada donde murió), le
metieron en carcel obscura con muchas prisiones i alli le tuvieron más
de un año, i nombraron en su lugar al Factor Sant Martin, etc. Todos
pedian justicia.--Provee el Audiencia que el Obispo Bastidas vaya, tome
en si la Governacion i ordene quanto convenga, tanto sobre cristianos
como sobre indios, i dege Teniente a quien mejor le pareciere.

En Coro, a 27 de Junio de 1534, juntos en Cabildo en la Iglesia, Pedro
de San Martín, Alcalde ordinario factor i Veedor i Regidor, Estevan
Mateos, Alcalde ordinario i Regidor, Contador Naveros, Regidor; Antonio
Orejon, procurador general; Juan de Villegas, escrivano, se presentó la
provisión, se obedeció, i luego se pregonó.

(Extracto en la _Colección Muñoz_, tomo LXXX.)



APÉNDICE II

     Carta de Jerónimo de Ortal al Emperador, fechada en Cubagua á 24 de
     Diciembre de 1534.


S. C. C. M.--Gerónimo de Ortal a quien V. M. mandó que le viniese a
servir de Governador en el golfo de Paria e otras provincias, humilmente
besa los pies de V. M. i dice que de la isla de Tenerife hizo saber á V.
M. su partida en seguimiento de la jornada de que salió Despaña i dio
relación por aquella de la gente que en dos navios llebava, i plugo a
Nuestro Señor que, partido de la dicha isla sin nafragio ni escándalo
ninguno, llegó á reconocer en veinte i seis dias el rio Dusce, que es
ocho grados del norte en la costa de la tierra firme, e podia haver
hasta el golfo de Paria cinquenta leguas, i asi, costeando la tierra,
vino a la isla de la Trenidad, ques casi a la entrada del golfo, i
costeo mucha parte de la dicha isla por haver noticia i lengua de donde
estava Antonio Sedeño con pocos cristianos, que a la dicha isla vino
puede hacer año e medio, i no se dejó de hacer toda la diligencia que se
pudo, porque supo por cartas i nueva cierta en la Cibdad de Sevilla que
el dicho Antonio Sedeño estava en la dicha isla con algun trabajo i
rriesgo de su persona i de los pocos que alli estavan, i esto procurava
viendo que era servicio de V. M. ver los dichos cristianos i segun la
nescesidad en que estovieran detenerse alli para los ayudar e sacar del
trabajo en que estovieran, lo que por cierto el procuró de haver lengua
dellos i costeó la dicha isla, que poca le quedo por ver i nenguna razon
ni lengua pudo haver dellos, hasta que llegó en el dicho golfo de Paria,
i surto en el ante la fortaleza que alli estava, supo de ciertos
cristianos que alli halló, de que adelante dará á V. M. razon dellos,
como el dicho Antonio Sedeño podia haver cinquenta dias que dejó la isla
de la Trenidad por no se poder sustentar en ella i los indios dalle
mucha priesa e havello muerto en veces ciertos cristianos, i ansi se
vino al golfo de Paria a la dicha fortaleza, que podia haver hasta doce
leguas de donde el tenia su asiento, i en ella supo que podia haver
treinta dias que se havia ido de alli con un navio pequeño a la isla de
San Juan, con hasta veinte i cinco hombres que sacó de la Trenidad,
porque los demas que en ella tenia se le havian ido i dejádole por la
poca posivilidad que el tenia en la isla e que la isla era mui recia e
segund lo que ha visto della i la relacion que se tiene de los muchos
indios que hay que seria menester trecientos españoles i en ellos gente
de cavallo para la conquistar de lo que le peso mucho porque estando la
dicha isla de la Trenidad con cristianos poblada los de la provincia de
Paria i de las otras provincias la tierra adentro estovieram mas quietos
e reposados lo que no han hecho como adelante V. M. verá.

El saltó en tierra en el golfo i halló en aquella fortaleza, que es una
casa de tapias no bien reparada, sino que por no le quitar el nombre no
digo á V. M. quatro paredes de tierra caida, a un Alonso de Herrera con
hasta treinta e cinco hombres entre dolientes i sanos, el qual tenia
cargo de la justicia de alli porque fue teniente del governador Diego de
Ordas, difunto, a quien V. M. tenia por Governador en aquella tierra, e
ansi a el como a los otros les hizo saber a lo que V. M. le embiava
aquellas partes, e desde a dos dias que fue llegado tomó la vara de la
justicia, aunque no dejo de creer por lo que adelante V. M. vera, segun
aquella gente estava enseñoreada i sin cabesza i las muchas desórdenes
que en aquella tierra se han hecho, como da la tierra señal dello i de
lo poco quel a estado en ella, ha visto i sabido si tuvieran posivilidad
i el no viniera con ciento i cinquenta hombres de guerra como alli puso
no toviera a mucho que esperaran otro mandamiento de V. M. i el tomó
como he dicho la justicia i procuró de saber lo que se havia hecho en
esta absencia, i ha visto tantos malos recaudos que acordándose como
dejó la tierra i la halla le duele el alma acordarse dello, porque como
V. M. sabrá por las informaciones que con esta van cerradas y selladas,
está la tierra alzada i tan de guerra como si nunca fuese hollada de
cristianos, de los quales movimientos han suscedido muertes de
cristianos i de Religiosos mas de los que fuera razon, i todos estos
acaescimientos han sido despues que Antonio Sedeño dejó la isla de la
Trenidad i se vino al dicho golfo i por pendencias viejas que el Alonso
de Herrera, que alli estava por teniente, i el tenían, vinieron a no
entender los unos ni los otros sino en prenderse las personas i hacerse
mill desaguisados e dar ocasion a los indios a se desmandar i hacer lo
que V. M. verá por las dichas informaciones, de lo que por cierto V. M.
ha sido mui des servido, i si el hoviera llegado a tiempo, porque esto
fue dos meses antes que el llegase, pudiera ser que lo hoviera todo
destorvado i dado orden en que V. M. se sirviera i embiara a cada uno
dellos a dar descuento de sus culpas ante V. M., porque Antonio Sedeño
tenia poca necesidad de ir aquella provincia, a mas de que en ella le
favoresciesen en sus nescesidades como se havia hecho, i no a ser señor
della i de la justicia, i tambien el otro que en ella estava pudiera
guardalla sin escandalo de la tierra e otras cosas excesivas a que dava
lugar e pudiera escusar, ya el dapno está hecho como V. M. verá i tengo
por inposible poder remediarse a buenas, sino con un muy recio castigo
en los indios por los atrevimientos e cosas de hecho que han pasado,
porque el en los pocos dias que alla a estado, que ha sido casi un mes,
ha procurado con dádivas e buenas obras i soltando algunos indios que
halló presos de la tierra, atraerlos al servicio de V. M. i a sido todo,
i lo vee, trabajo escusado segund están predestinados. Da quenta á V. M.
para que de alla se mande lo que tiene de hacer, i en este medio se
governara lo mejor que pudiere i supiere, encomendandolo siempre a
Nuestro Señor, que el penso venir aquella tierra de pax como siempre lo
ha estado i tener en ella las espaldas seguras para saber los secreptos
de la tierra a dentro que no son sino mui grandes como V. M. vera, i
hallolo todo al contrario teniendo la guerra sin la poder escusar dentro
en las puertas.

Y visto el estado en que estava toda la tierra e haviendo noticia que
mucha parte de la gente della estava absentada i que se ivan a la
provincia de Viaparii, ques 50 leguas de un rio arriva que tenian de pax
con mala intencion para la hacer de guerra como ellos estavan le
parescio que comvenia darse mucha priesa i embiar a alguna gente a la
dicha provincia a hazer asiento en ellas por evitar que los indios no
hiciesen lo que estos del golfo, i tambien que para saber los secretos
de la tierra era por alli el camino e ansi dio toda la diligencia que
pudo e fue posible en efetuarlo que dice porque dentro de veinte e cinco
dias que poco mas estuvo en el golfo, hizo 4 vergantines, al proposito
de la entrada del rio e con ellos e con una caravela en que fueron 6
cavallos, despacho un capitan con 160 hombres para que fuesen a la dicha
provincia de Viaparii a saz bien mantenidos de viscochos e harinas e
otras cosas de Castilla e con una estrucion de lo que devian de hacer
hasta que el llegase, e estando para despachar la dicha armada, llego un
vergantin de la isla de Cuvagua que puede estar 40 leguas del dicho
golfo, a le dar aviso como el capitan Alderete, a quien el dejo en San
Lucar casi despachado para venir en su seguimiento, era llegado a la
dicha isla con un galeon e le traia en el 130 hombres de guerra; e para
los recoger e dar orden en otras cosas que cumplian al servicio de V.
M. en la dicha isla, haviendo dejado la orden nescesaria ansi a los que
ivan el rio arriva como a los que quedavan en la fortaleza, el vino a
esta isla de Cuvagua en donde agora esta, i fue a 13 dias de Noviembre,
en donde hallo al dicho Capitan con la gente que tiene dicha, tan buena
e tan bien armada que no piensa haver salido para este efecto mejor
Despaña, e todos hovieron mucho placer de le ver, porque estos desta
isla no han dejado siempre ni dexan sino se les fuese a la mano de
destorvar como hicieron en lo pasado a Diego de Ordas los que vinieron a
servir a V. M. el entiende en hacer navios e aparejar todo lo nescesario
e tiene comprados en la isla de la Margarita ciertas yeguas e cavallos
para la jornada, aunque no se hace a poca costa en esta tierra, para ir
a se juntar con toda la gente que para esta jornada ha traido Despaña i
piensa en breve tiempo que se ha de hacer a V. M. tanto servicio como
nadie lo haya hecho en estas partes por el grande aparejo e nuevas que
de la tierra se tiene i segund son i tiene indios que le lleban a ello,
i tiene por cierto que quando andovieron con Diego de Ordas difunto por
el rio no se estuvo 150 leguas de donde el capitan Pizarro hallo a
Javaliba, porque los mismos indios que dice dan nuevas del por oidas de
otros indios i de los hermanos que mato por tiranizarlos e señorearlos;
e de los indios que V. M. le mando recoger en esta isla para lenguas dos
dellos, que son carivees, dicen todo esto e mas que ellos son de la
provincia de Meta a donde le han de llebar, i dan tanta relacion de oro
i lo que hacen del despues que los sacan de una sierra, que paresceria
a la clara todo el oro del Peru venir de esta parte, e ansi en toda esta
isla i con los Piloctos que el trajo tanteando hasta donde llegaron por
el rio arriva, que bien fueron 200 leguas, lo mas de ello al sudueste en
demanda desta Meta e por vajar el agua tan de golpe no fue en su mano
poder llegar a ella, e segund por donde corrieron i de donde se bolvio
por la vaja del agua se hallaron devajo de la quinoncial en dos grados
de la vanda del norte, i estando Pizarro en siete grados de la quinocial
como dicen de donde ellos llegaron corriendo por tierra norte sur, no
estarian los unos de los otros 150 leguas, i tienese por cierto que la
grandeza del oro esta devajo de la quinocial i haver llegado ellos tan
cerca della les hace creer ser verdad lo que estos indios dicen i
corresponde ansi lo que de la Española escriven: e tambien todos los
indios desta costa de Tierra firme dan grandes nuevas de ello. Los que
vinieron en esta jornada son 300 hombres e 20 de cavallo, toda gente
lucida, i de hecho el se partira de esta isla en fin del mes de Enero
derechamente a Viaparii a juntarse con la otra gente para que placiendo
a Nuestro Señor en principio de Mayo que el agua esta mas crescida, i
tura cinco meses antes que torne a bajar se encomenzara la jornada i con
el ayuda de Nuestro Señor salidos de Viaparii en 25 dias le dicen las
lenguas e guias que le pornan en la misma Meta, porque todos los navios
que el lleba, que piensa seran hasta nueve o diez, son todos de remos i
en ellos van los cavallos, i los navios son tan sotiles i bervos de arte
que hallando algund mal paso que les pudiese estorvar, se podian llebar
sin trabajo por tierra hasta pasarlo, i si correspondiere la tierra con
las nuevas que se da dellas que se tienen por ciertas, no se entendera
sino en horadar la tierra i salir a esta vanda del norte de la Tierra
firme para que por aca sea el tracto e no por el rio por donde agora lo
van a descubrir, i no se deja de creher segund Pilotos que por el camino
que el agora va se han de descubrir mui grandes secreptos de que V. M.
ha de ser mui servido, i siempre terna cuidado de hacer saber a V. M. lo
que suscediere en la jornada.

Nuestro Señor la S. C. C. M. por luengos tiempos guarde con
acrescentamientos de mas reynos e señorios. De Cuvagua 24 de Diciembre
de 1534 años: de la S. C. C. M. humilimo siervo i vasallo que sus
inperiales pies i manos besa: Geronimo Dortal.

(_Colección Muñoz_, tomo LXXX.)



APÉNDICE III

     Carta del Obispo Bastidas al Emperador, fecha en Santo Domingo á 20
     de Enero de 1535.


S. C. C. M.--Desta Cibdad de Santo Domingo escrevi a V. M. mi partida
para la provincia de Venezuela en cumplimiento del mando de V. M., i de
la dicha provincia de la Cibdad de Coro escrevi mi llegada i como el
Presidente e Oidores desta Real Abdiencia me havian encargado en tanto
que en aquella provincia estoviese, toviese a cargo la Governacion della
e quando me viniese, dejase en ella un juez de Governacion qual me
paresciese que asi convenia al servicio de V. M. i bien e pacificacion e
quietud de la jente que en ella reside, fasta en tanto que V. M. en ello
proveyese, como a V. M. constara por el trasunto de la provision que
para ello se dio la qual consta a V. M. embio.

Yo estove en este viaje seis meses i entendi en pacificar e poner en
toda quietud la jente de aquella conquista, la qual estava al tiempo que
alli llegue mui alterada, a cabsa que los oficiales de V. M. que en la
dicha provincia residen, dizen que havian fecho que un Francisco
Gallego, que para ello hicieron Alcalde Ordinario, prendiese a un
Bartolome de Santillana, Teniente que era de Governador por Ambrosio de
Alfinger difunto, diciendo que ellos i los pobladores de la dicha
provincia eran mal tratados e molestados del dicho Bartolome de
Santillana, i tambien porque al tiempo que esto se hizo era muerto el
dicho Governador en la entrada que havia fecho, i creian que por ser
muertos sus poderes eran espirados: al qual Santillana halle preso i sus
bienes secrestados, e como digo la jente toda mui alterada i puesta en
parcialidades, entre las quales i en todos los mas de la dicha Cibdad e
provincia, ovo muchos pleitos e devates, los quales procure con todas
mis fuerzas de los pacificar. Lo qual se hizo mui en servicio de Dios
Nuestro Señor i de V. M. para lo qual fue nescesario que los dichos
Bartolome de Santillana e Francisco Gallego saliesen de la tierra e
viniesen remitidos a esta su Real Abdiencia, a los quales tuve con todo
lo contra ellos prozesado en estado de publicacion, i los oficiales
quedaron en la dicha provincia encarzelados para que en esta su Real
Abdiencia se vean i determinen sus cabsas, lo qual remiti e hize
conforme a la provision que para la dicha Governacion se me dio, e asi
los presente.

Dende la Cibdad de Coro escrevi a V. M. dandole razon de la dicha Cibdad
e provincia, i de todo lo demas que V. M. por su Real cedula me mando le
informase, lo qual pienso mediante Dios V. M. havra visto.

Yo determine de me venir a esta Cibdad por me allar algo indispuesto i
con temor de no adolecer, porque en la dicha tierra no havia ningund
refrijerio, sino estrema necesidad de todas cosas e grand pobreza, i
tambien porque tenia nescedad[586] de dar la vuelta a esta Isla por
sustentar este pobre patrimonio, asta en tanto que V. M. mande ver e
determinar el pleito que traemos mi madre e yo con el Fiscal de V. M.
sobre los gastos que mi padre hizo en la conquista de Santa Marta, a
cuya cabsa tenemos envarazado todo el dicho patrimonio. Suplico a V. M.
lo mande ver i determinar con brevedad para que yo mas libre a V. M.
servir pueda, i tambien porque al presente no hay nescesidad de la
residencia de mi persona, porque todos estan a punto de se mudar de la
dicha Cibdad e seguir descubrimiento en la dicha tierra, porque es
imposible alli poderse sustentar, lo qual todos aguardavan a que les
viniese Governador i socorro de jente i cavallos.

Antes que de alla partiese provei de juez de governacion al tesorero
Alonso Vazquez de Acuña, conforme a la provision e comision que se me
dio: el qual es mui criado e servidor de V. M. i asi mesmo lo son el
Contador Antonio de Naveros i el Factor Pedro de San Martin, con mui
entero zelo i verdadera voluntad segund me parecio, i en todo lo que
alli subcedio siempre tovieron respeto al servicio de V. M. i a la
pacificacion de la tierra i bien de los pobladores i naturales della.

Por Teniente de la protesion de los indios deje a mi Provisor, por ser
como es persona de ispiriencia, i que siempre se ha allado en la tierra
despues que se poblo, el qual creo que lo ejercitara con toda fidelidad,
porque en lo de asta aqui los naturales han seido del Governador i jente
mui mal tratados i molestados, a cuya cabsa han venido en mui grande
diminucion, i para que de todo punto no se acaven, es mui nescesario que
V. M. les mande mui de fecho sean favorescido, porque en verdad todos
los que yo vide es mui buena jente, domesticos i dispuestos para que en
ellos imprima qualquier virtud, lo qual en ellos ha de imprimir por
buenos tratamientos i no por otros medios, no les faltando en lo que se
les prometiese.

Deje fecha una buena Iglesia de paja conforme a la dispusicion de la
tierra i proveido todo lo nescesario lo mijor que yo pude; mediante Dios
en teniendo nueva de a donde sentare la jente de echo i nueva del
descubrimiento, dare luego la buelta a la dicha Governacion i Obispado,
porque certifico a V. M. que en mi vida hize jornada en que mas
consolacion i contentamiento recibiese que en haver ido alla, i desee
mucho que oviera manera para que yo alli pudiera residir i estar, lo
qual espero en Dios Nuestro Señor que en breve sera, si el Governador i
jente que biene en ello buena maña se dan, i no delante de lo pasado que
es lastima de ver los excesivos gastos i cosas sin proposito que los
Velsares en esta conquista han echo i todo sin fruto fasta oy, puesto
que la esperanza que tienen los que alli residen es mui grande, como V.
M. dello esta ya avisado.

A la sazon que yo de Coro parti, se tovo nueva como los Velsares
enviavan nueva armada e socorro a aquella jente e Governacion, con lo
qual todos recibieron mucha alegria, como personas que pensavan ser
redemidas de sus travajos i especialmente con que tovieron nueva que les
venia por Governador Nicolao Fedreman, al qual ellos todos deseavan les
viniese i no otro ningund estranjero: a tanto que yo me espantava del
contentamiento i deseo que de la persona deste mostravan, diciendo que
este era persona calificada para alli, e que en el tiempo que alli
estovo se señalo mui bien. Solamente tenia cierta difiriencia con el
Contador, i no obstante el desavrimiento que entre los dos havia, decia
el dicho Contador que para ver de ser estranjero el Governador que este
era el mas conviniente. El qual dicho Fedreman es venido al presente a
esta Cibdad sin la dicha governacion, i dizen que viene por Governador
en la dicha armada un aleman que se dice Jorje Espira, de lo qual en
verdad rescibi mui gran pena, por no me parescer conviniente al servicio
de V. M. no perjudicando su persona salvo porque la jente de la dicha
Governacion, segund yo realmente dellos supe, han de recibir mucha pena
en venirles estranjero por Governador i a quien no conoscen ni
espiriencia de la tierra tiene, que ynporta mucho especialmente estando
con tanto deseo del dicho Fedreman i con tenerle visto i conoscido,
porque en una entrada que hizo en la dicha tierra a donde fue por
Capitan General, aprovo mui bien, i conbiene al servicio de V. M. segund
lo que yo en este caso alcanzo, que V. M. deve proveer con toda
brevedad quel dicho Nicolao Fedreman sea el Governador i Capitan
general i no otro estranjero, lo qual certifico a V. M. segund que de la
jente que alli reside supe i alcanze, a este desean mas que a otro
ninguno i el zelo del buen subceso de aquella tierra, me mueve a
significar esto a V. M.

Por la carta que a V. M. escrevi dende Coro, le suplique me hiziese
merced de me mandar dar el salario que se da al Governador de aquella
provincia el tiempo que a mi cargo estovo la dicha Governacion, que
fueron los dichos seis meses en el viaje i estada, teniendo V. M.
respecto a los gastos que yo en el dicho viaje hizo, e asi mismo se me
señale salario con la protesion de los Indios e merced, i suelta de los
doscientos e treinta e tres ducados que V. M. me hizo merced de me
mandar prestar para la espedicion de mis bulas, porque yo certifico a V.
M. que en la estada e visitacion que hize en la Isla de San Juan por
mandado de V. M. i en el dicho viaje de Venezuela he gastado de mi
patrimonio mas de mil castellanos, i con tener havito episcopal e ser
pobre padezco estrema nescesidad, especialmente que no me puedo escusar
de gasto con tener la casa que en esta Cibdad de Santo Domingo tengo de
madre i hermanos i deudos, e con pagar grandes debdas que me quedaron de
mi padre subcedidas en la conquista de Santa Marta.

Yo vide los libros tocantes a la hacienda de V. M. como Governador para
ver al recabdo que avia en ellos, i en lo que me parecio ser necesario
dar aviso a sus oficiales para el buen recabdo della, lo hize de la
mijor manera que yo alcanze e comvenia e fue nescesario asi lo hazer,
porque ellos no tenian tanta ispiriencia como se requiere. Lo mismo se
hizo en otras muchas cosas tocantes al Real servicio de V. M. e bien e
conservacion e abmento de aquella tierra, de lo qual tenian arta
nescesidad.

En dos pueblos que en la dicha Governacion hay quedan trescientos
españoles, entre los quales hay mas de los treinta casados con sus
mujeres i hijos, toda jente mui de bien e para mucho, porque de ellos se
pueden sacar doscientos hombres de guerra, tan buenos i para tanto como
los puede haver en todo lo descuvierto destas partes, avituados a mui
escesivos travajos e que siempre han tenido estremas nescesidades i
estan mui adebdados a los Velsares de cosas que les han dado para se
sustentar en la tierra.

Paresceme que V. M. debe proivir que ningun aleman pase en aquella
conquista, mas de la persona del Governador ya que haya de ser aleman, i
especialmente seyendo personas de poca calidad, porque se averigua haver
havido en aquella provincia algunos que han tenido opiniones del ereje
Martin Leulterio. Los quales todos son muertos en la entrada que hizo
Ambrosio de Alfinguer Governador ellos e todos sus bienes. No se
procedio contra ellos ecepto contra un Maestre Juan Flamenco inficionado
de la dicha lepra, al qual prendi o hize contra el proceso, e lo remiti
al Obispo de San Juan como Inquisidor general que se dize ser destas
partes. El trasunto del dicho prozeso embio con esta a V. M. para que lo
mande ver o remitir al Consejo de la Santa Inquisicion: i en esto
suplico a V. M. en breve i en particular me mande dar aviso de lo que
manda que se haga e yo devo hazer.

V. M. me hizo merced de retencion del Deanasgo desta Iglesia de Santo
Domingo para ayuda a mi sustentacion, i me dio su Real cedula para que
en el entretanto que yo residiese en mi Obispado, el Cabildo desta
Iglesia me acudiese con los frutos del, los quales me lo cercenan algo i
me quitan muchas ovensiones, i estando en esta Cibdad me compelen a que
yo siempre resida en la Iglesia, lo qual es en perjuicio de la abtoridad
Obispal, i ellos como sean mancevos e no de mucha calidad movidos de
codizia lo hazen: a V. M. suplico por su Real cedula les mande en esto
de la residencia se tenga conmigo alguna templanza, atento a la dignidad
episcopal e a lo mucho que en esta Iglesia he servido e quand antiguo en
ella soy, porque el Deanasgo me vale ciento e cinquenta castellanos, e
de ovensiones otros treinta o quarenta, e yo los destrivuyo desta
manera: los ciento doy a la Fabrica de la dicha Iglesia, cada un año
para el edeficio de una Capilla que en ella fago, i treinta a un
Capellan que en ella reside, e otros mas de veinte en obras pias que en
la dicha Iglesia se gastan, i en hazer decir la salve todos los sabados
del año de canto de organo, i estos Beneficiados no tienen respeto a que
se gastan en esto, sino a sus propios intereses, lo qual yo no hago con
sobra de riqueza sino conponerme como estoy con mucha nescesidad.

No doy aviso a V. M. de casa desta Isla porque esta Real Abdiencia e
Oficiales la da, e porque no tengo comision de V. M. para lo poder
hazer, en lo que se ofrece que yo pueda hazer tocante al Real servicio
de V. M. lo hago como su verdadero criado e continuo Capellan.

Nuestro Señor guarde e prospere la S. S. C. R. M. de V. M. con muchos
años de vida, e con abmento de muchos mas reinos e señorios a su santo
servicio. Desta Cibdad de Santo Domingo, puerto de la isla Española, a
20 de Enero de 1535 años.--De V. S. S. C. M.--Continuo Capellan que S.
P. besa.--El Obispo Bastidas.

(_Colección Muñoz_, tomo LXXX).



APÉNDICE IV

     Carta de Fray Tomás, obispo de Cartagena, al Emperador; fecha:
     Cartagena, 7 de Mayo de 1535.


Dice que V. M. le mandó ir a residir con cargo de protector de los
indios, i le dijo a el i al Obispo de Panamá en presencia del Cardenal
de Sigüenza, el comendador mayor Cobos, i otros: _Mirad que os he echado
aquellas animas a cuestas, parad mientes que deis cuenta dellas a Dios,
i me descargueis a mi._ Para descargarse dira lo que ha oido i visto en
algo más de dos meses que llegó. «La mayor parte de la tierra está
alzada, i los indios mui escandalizados a cabsa de las crueldades.....
de los cristianos, los quales por donde quiera que van queman con sus
pies las yerbas i la tierra por do pasan, i ensangrientan sus manos
matando i partiendo por medio niños, ahorcando indios, cortando manos, i
asando algunos indios i indias, o porque los llevan por guias i les
yerran el camino, o porque no les dicen donde hallarán oro, que este es
su apellido, i no el de Dios i de V. M. Y ansi se despuebla toda esta
tierra; que no hai en ella sino muy poquitos pueblos de indios que esten
de paz: i aun estos cada dia viendo las opresiones..... de los
cristianos..... se revelan, que ni los unos ni los otros pueden oir el
nombre de cristiano, mas de demonios o basiliscos. Son tan grandes las
severidades i malos egemplos que los cristianos les iacen i les dan, que
con gran dificultad se convertiran a la santa fe católica. No han cesado
los cristianos hasta agora de traer indios i indias niños i niñas
quantos pueden haver por todas las poblazones donde andan, vendiendoles
aqui a mercaderes, los quales los llevan i embian a Santo Domingo para
bolverlos a vender..... Heles ido agora a la mano, que muchos que han
traido no se los he consentido vender: de lo qual..... todos..... estan
mui despechados..... Si estas cosas..... no se remedian..... quedará
toda esta tierra despoblada de indios, como lo está la Española donde se
contaron dos cuentos de animas quando alli entró el Almirante, y no se
hallarán agora 200 indios..... En Santa Marta i toda esta costa de
tierra firme pasa lo mesmo. Y no hai necesidad de abrir la puerta a que
muchos cristianos vengan, antes hai necesidad de sacar..... muchos de
los que hai porque ellos estan perdidos i mueren de hambre, i ansi para
sustentarse roban las haciendas i comidas de los indios; i ansi ellos
como los indios perecen de hambre, en tanta manera que muchos cristianos
son muertos por los caminos, i en los arcabucos..... no hay quien pueda
sufrir el mal olor de los cuerpos muertos.»

Cerca del hacienda de V. M. _unusquisque quaesit quae sua sunt_. Se
necesita de Oficiales fieles aora mas «por haverse descubierto
grandisima riqueza de inumerables sepulturas de los indios del rio del
Cenú, de algunas dellas diz que han sacado mas 15000 pesos d'oro
finisimo, i que en 20 años no se acabará de sacar el oro dellas. Alli
comen a los indios todos sus mantenimientos por sustentarse cristianos i
sus negros, i asi andan los indios del Cenú huidos i.....

En el culto divino no faltan clerigos y frailes. Con menos havia
bastantes siendo escogidos, i sacar los discolos. Hasta aora los
clerigos han sido mercenarios, cuidadosos mas de sus bolsas que del bien
espiritual. La autoridad eclesiastica no se conoce en esta tierra.
Reprender los latrocinios, usuras i amancebamientos publicos aun con
indias no baptizadas, i otros enormes vicios de que está llena la
tierra, parece cosa insolita i nueva. Las censuras de nada aprovechan.
Hasta los Oficiales de V. M., Tesorero i Contador i las justicias, que
segun los Canones deven ser el brazo que favorezca a la Iglesia,
favorecen y amparan a los malos, i «entonces piensan haver hecho alguna
grande hazaña, i haverse mostrado mui grandes servidores de V. M.....
quando han hecho algun desacato á la Iglesia». Dicen que es tierra
nueva, i que logros, usuras, amancebamientos etc deben sufrirse. Hai
gran necesidad de poner remedio, «i es _periculum in mora_, por los
muchos conversos que hai en estas partes i malos cristianos, i asi no
faltan muchos errores i heregias. El dicho Obispo ha encomenzado a
prender i castigar algunos delinquentes; i si oviese desman en dar el
ayuda necesaria, estos i otros consortes quedarian mui favorecidos, i
nacerles yan alas por su mal».

El Obispo «no ha hecho la ereccion de la Iglesia, ni vee agora razon
para hacella, porque en toda esta provincia no hai ganados ni labranzas
ni otras crianzas de que pagar diezmos..... ni los havra de aqui a
muchos años. Antes teme, segun la priesa se dan los cristianos a
maltratar los indios, que toda esta tierra se havra de despoblar».....
Si esto Dios permite, suplica se le admita renuncia deste Obispado para
ir a un Monasterio de su Orden de los que Fray Domingo de Betanços ha
hecho en Nueva España, donde pueda con un conpañero predicar aquellas
animas.

La carestia de la tierra es tal que un huevo vale medio real, un pollo
un ducado, una gallina dos pesos, la bota de harina 25, de vino 50: esto
en Cartagena. En el Cenu, un queso 40 pesos, un pernil de tocino 50. Por
Obispado i protector de indios se le dan 300.000 maravedises, con lo
qual no puede sustentar a si i dos frailes que trajo consigo. Necesita
1500 pesos. Tiene tambien consigo un clerigo doto i virtuoso, llamado
Alonso Gallinato, i pide se le nombre Arcediano desta Iglesia para
quando se haga la ereccion. La Catedral se duda si se hará en el Cenú ó
en Uraba, porque aquí, en este pueblo de Calamar, donde al presente
están (Governador y Obispo), en el puerto de Cartagena no ha disposicion
para pueblo grande, i menos para Iglesia catedral.

(Extracto en la _Colección Muñoz_, tomo LXXX.)



APÉNDICE V

     Carta al Emperador de los oficiales de Coro Alonso Vázquez de Acuña
     tesorero; Pedro de San Martin, factor, y Antonio de Naveros,
     contador; fecha: Coro, 11 de Septiembre de 1535.


Escrivimos en los navios en que vino el Governador Espira, que uno
partió en 15 de Abril. Por haver mucha gente aqui, i tardar los navios
que se esperavan de Santo Domingo, temiendo el hambre salió el
Governador en 15 de Mayo para seguir por do descubrió Nicolas Federman;
llevó 400 hombres, 90 cavallos i muy buenas guias i lenguas. Dejó aqui
por su teniente general á Federman, quien repartió la comarca en los que
quedaron, i luego enbio la más gente sobre Don Marcos, cacique alzado
desdel tiempo del teniente Santillana, salvo quando estuvo aqui el
obispo, que bino unos dias i bolvió alzarse, ni quiso venir llamado
repetidas veces, i últimamente por Espira, que le llamó con muchos
cumplimientos con todos los principales caciques de los caquetios para
que bolviese a su pueblo. Halláronlo muerto, i apoderado de la tierra y
alzado a Don Juan, hijo de Managuare, el cacique de Coro, quien havia
llamado una Cacica que fue muger de su padre, para casarse con ella.
Estando juntos los indios haciendo sus borracheras para el casamiento,
dieron sobrellos los cristianos, se les huyo Don Juan, la cacica i su
gente, ella se puso en libertad, dellos se tomaron algunos naborias.
Descubrióse tierra de mucha población i comida, pero como de gente
alzada, un rancho aca i otro allá, todos con la ropa al hombro.

Vinieron los dos navios de Santo Domingo, el uno en 25 de Julio, el otro
en 9 de Agosto. En este uino el veedor Pedro de San Martin con socorro
de alguna gente i 60 cauallos. Socorro i mantenimiento vinieron á muy
buen tiempo.

Federman se aparejava para ir á poblar en el Cabo de la Vela, i luego
visitar los Pacabueyes i Zendaguas, i pasar el rio grande en demanda de
las minas, i con el socorro hará mejor su viaje. Llevará 200 hombres i
70 cavallos. Ha de estar en Cabo de la Vela á primeros de Diciembre, i
al mismo tiempo alli estos dos navios que han de llevar carga de Santo
Domingo allá por cuenta desta república. Por Enero será Federman en el
rio, ques el mejor tiempo para pasarlo. Lleva al tesorero Acuña i
tenientes de los otros oficiales.

Nosotros quedaremos aquí con 150 hombres, algunos casados, cojos i
dolientes, i 20 cavallos, hasta que venido Espira resuelva el sitio
deste pueblo. Despachó Federman mas de dos tercios de la gente, i el con
la resta partirá por todo Setiembre al pueblo de Maracaibo, do le
esperan.

Pedro de San Martin ha traido las cédulas que Alonso de la Llana,
procurador desta, ganó en Corte á favor de los conquistadores i
pobladores, el que temeroso de los que aqui goviernan, se las entregó en
Santo Domingo. Notificaronse á Federman, que todas ofreció cumplirlas,
ecepto la tocante á la capitanía general, de que suplicó. Este título es
con el que oprimen la gente i la tienen tan sujeta, i de aí han venido
todas las roturas que ha havido i habra. Hágase cumplir la Cédula.

Dicen de algunas competencias con los Fatores de los Belzares sobre el
cobrar de los amojarifazgos, i sobre avaliaciones. Estos Factores
proveian de todo, fiavan á precios subidos, tenian adeudados á todos, i
sobre ello fraudes y competencias. Mandó el Rei que avaliaciones i
cobranzas de almojarifazgos se hiciesen como en la Española i aora
empiezan los oficiales á poner orden, que jamas huvo desde el primer
navio que fue á la tierra i en el Alfinger, desde cuyo tiempo dicen que
enbien cuenta de las rentas reales.

(Extracto en la _Colección Muñoz_, tomo LXXX.)



APÉNDICE VI

     Carta de los Oficiales Francisco de Castellanos y Francisco de
     Lerma á la Emperatriz; fecha: Nueva Cádiz, 5 de Mayo de 1536.


Ortal vino sobre cierta gente que Sedeño enbio a esta Tierra firme para
entrar a descubrir. Tomola en términos desta Ciudad i á media noche les
tomó 23 cavallos i todas las armas, i se fue tierra adentro, donde a
otro Capitan de Sedeño tomó 30 cavallos, algunos negros i la ropa i
armas que traian; i á la gente enbió desnuda á la costa i al Capitan
herido de dos lanzadas, porque no quisieron ir con él. Los que esperan
brevemente á Sedeño que ya tiene en la costa de Maracapana sobre 200
hombres para ir contra Ortal a recobrar sus 50 cavallos i los negros. De
la gente de Sedeño fueron hasta 20 con Ortal, i este llevará por todo
120 españoles i 55 cavallos.

Estas rebueltas traen mucho perjuicio a esta isla, cuyos vecinos en el
presente trabajo de no sacar perlas, por estar acotados los ostiales
hasta el septiembre, suelen ayudarse rescatando con los indios de Tierra
firme, i aora, atemorizados de los Governadores, andan alzados, no
quieren conversar con españoles, ni hazer labranzas de do rescatavamos
mantenimientos, que era lo principal a causa de la esterilidad desta
isla.

Ortal va quemando pueblos, porque Sedeño no pueda seguirle por falta de
mantenimientos. Ha herrado muchos indios, con lo que ha acabado de hazer
la tierra de guerra.

(_Respuesta._--A Sedeño que venga en persona á esta Corte, i su gente si
quiere estese en la tierra. Al Audiencia que se lo haga notificar, i si
no viniere en el primer navio, enbienle preso. A Artal[587] adviertasele
lo que se dice, i apercibimiento.)

(Extracto de Muñoz en su _Colección_, tomo LXXX.)



APÉNDICE VII

     Carta del Obispo de Coro Don Miguel Jerónimo Ballesteros al Rey de
     España, dándole cuenta de haber tomado posesión de su mitra, y de
     cómo encontró su Obispado, en 20 de Octubre de 1550[588].


S. C. C. M.--De Cartagena escribí á V. M. en veinte é cinco de Febrero
de quarenta y siete, como me partía de ahí á ocho días, por tierra, á
Santa Marta, para de allí seguir mi viaje á Venezuela, con intento de ir
al Cabo de la Vela, y hacer lo que V. M. por la elección me mandaba;
pues por ella me nombraba Obispo de alli. Dende á dos dias llegó el
Obispo de Santa Marta, que venia de se consagrar del Perú, y me dijo que
el Cabo de la Vela era de su Obispado. Por no tener con él diferencias,
acordé despensar las bulas, para ver lo que Su Santidad y V. M. me
mandaban, y en esto tuve aviso que V. M., sabida mi pobreza, me hizo
merced de enviar por las bulas. Como fueron venidas me partí para esta
provincia de Venezuela, y en la navegacion tuve muchos trabajos y
peligros de franceses, como creo escribiría á V. M. el Licenciado
Miguel Diaz de Armendariz, que en Santa Marta me vido enfermo y socorrió
para me curar.--De allí fuí al Rio de la Hacha, y en una canoa vine á
esta ciudad de Coro.

Manda V. M. que el salario que se me hizo merced se pague desde que
llegué á esta Gobernación. Las mercedes que (á) V. M. suplico son, que
me mande _tesitar_ siete años questuve en Cartagena, y dos que ha que
llegué, con el tiempo que tardé de Cartagena en llegar aquí; y de la
visita, confio en Dios, será á V. M. manifiesto y á los de su Real
Consejo á quien he servido; y V. M. me hará mayores mercedes que
mandándome pagar mi salario desde doze de Noviembre de quarenta y seis,
que me fleté la primera vez.

En tres de Abril de quarenta y nueve llegué á esta provincia de
Venezuela, y porque V. M. me mandó, por su Real Cédula fecha en Alcalá
de Henares á veinte y ocho de Diciembre de quarenta y siete, diese á V.
M. relación de lo que en la tierra habia, parescer de lo que más al
servicio de V. M. y bien della convenia; para la dar, como soy obligado,
convino que primero viese y me informase de las cosas de la tierra.

Hallé la Cibdad de Coro, ques en la costa, con hasta quarenta vecinos
muy pobres y algunos enfermos; y otro pueblo está la tierra adentro,
ciento é veinte leguas de la mar, que se dice el Tocuyo, con hasta cien
españoles; y otro pueblo nuevamente se pobló por comisión del Licenciado
Tolosa, que se dice Borburuata, setenta leguas de la cibdad de Coro, la
costa arriba.

En el pueblo de Coro hay una iglesia de paja, de las mejores de Tierra
firme: sirven en ella dos clérigos; el uno dellos es el chantre de la
dicha Iglesia, que se llama Juan Rodriguez de Robledo, con voz de
Provisor, que usaba en todos los casos que se ofrecian daba los cargos
episcopales, por virtud de los cuales asolvia y asolvian. Estoy dello
maravillado, porque un hombre solo no es Cabildo para por via de Sede
vacante prove