Home
  By Author [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Title [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Language
all Classics books content using ISYS

Download this book: [ ASCII | HTML | PDF ]

Look for this book on Amazon


We have new books nearly every day.
If you would like a news letter once a week or once a month
fill out this form and we will give you a summary of the books for that week or month by email.

Title: Rafael Cordero - Elogio Póstumo
Author: Brau, Salvador
Language: Spanish
As this book started as an ASCII text book there are no pictures available.
Copyright Status: Not copyrighted in the United States. If you live elsewhere check the laws of your country before downloading this ebook. See comments about copyright issues at end of book.

*** Start of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Rafael Cordero - Elogio Póstumo" ***

This book is indexed by ISYS Web Indexing system to allow the reader find any word or number within the document.



produced from images generously made available by The
Internet Archive)



Notas del Transcriptor:

Texto en letras itálicas se denota con _líneas_ y texto enegrecido se
denota con =signos de igual=.

Errores obvios de imprenta han sido corregidos.

Páginas en blanco han sido eliminadas



  SALVADOR BRAU

  RAFAEL CORDERO

  ELOGIO PÓSTUMO

  con que se iniciara en el Ateneo Puertorriqueño la velada del 31 de
  octubre de 1891

  PUERTO RICO

  TIPOGRAFÍA DE ARTURO CORDOVA

  1891



  A LA MEMORIA

  DEL ACTO MERITÍSIMO REALIZADO POR LOS ILUSTRES REPÚBLICOS

  D. SEGUNDO RUIZ BELVIS, D. JOSÉ JULIAN ACOSTA Y D. FRANCISCO MARIANO
  QUIÑONES


  al solicitar de la Metrópoli, en noviembre de 1866, la reintegración
  de la raza negra en sus humanos derechos,

    consagro esta siempreviva, perfumada con las sublimes virtudes de un
    negro humanitario.


        Salvador Brau.


  Puerto Rico, octubre 31 de 1891



SEÑORES:


Una vez más nos congrega en este recinto consagrado á la cultura del
espíritu, el sentimiento de gratitud social. La Directiva del Ateneo ha
querido solemnizar con una fiesta literaria la instalación en sus
salones del retrato de un compatriota benemérito, el virtuoso Rafael
Cordero, legado á la contemplación de la posteridad por el pincel de
otro puertorriqueño distinguido y generoso: el señor don Francisco
Oller.

Ese retrato figurará dignamente, desde hoy, en la galería que ilustran
el Padre Rufo, Campeche, Tapia, Gautier Benítez, Corchado y Tavárez, y
en la que en breve ocupará puesto de honor el venerable Acosta, el grave
y experimentado maestro de cuya ausencia no nos hemos consolado todavía,
y cuya voz, muda para siempre, ha de apreciarse como nota de
deficiencia en este acto.

Afortunado iniciador, en las columnas de EL CLAMOR DEL PAÍS, del
propósito que hoy se traduce en hecho consumado, mediante popular
donativo que engrosaron con su óbolo todas las clases sociales del país
y algunos compatriotas residentes en la Metrópoli, complázcome en dar
voz al agradecimiento de que me reconozco deudor por tan eficacísima
cooperación.

Ese agradecimiento comprende á los respetables señores que forman la
Directiva del Ateneo y en especial á su Presidente, mi querido amigo don
Manuel Elzaburu, por la indiscutible acogida que prestaron al propósito,
apenas enunciado, identificándose en absoluto con la idea, como se ha
identificado su actual vicepresidente, el señor don Enrique Alvarez
Pérez, gustosísimo patrocinador de esta solemnidad.

Y fuerza es que haga extensivos esos sentimientos de gratitud á la
prensa periódica; á esa prensa en cuyas filas tengo el honor de militar
y cuyos órganos, sin distinción de escuela, han contribuido á mover los
entusiasmos públicos en pro de esta ofrenda, que á la virtud modesta y
al mérito reconocido consagramos, no por voluntad de uno, no por
sentimiento de varios, sino por sentimiento y voluntad de los elementos
individuales que constituyen nuestra sociedad, cuya alteza espiritual,
cuya fraternidad culta y vivificadora recibe espléndida sanción en estos
instantes.

Porque no se trata de honrar la memoria de un compatriota favorecido con
la inspiración maravillosa del arte, decorado con los atributos
nobilísimos de la ciencia ó ceñido con los laureles de una popularidad
legítimamente adquirida en defensa de cívicos derechos. Se trata de un
artesano humildísimo; de un artesano procedente de esa raza laboriosa
privada hasta ayer de su libertad individual por errores que ha
rectificado la acción de los tiempos: se trata de un negro tabaquero. Y
cuando á ese negro humilde colocamos, en materia de veneración pública,
á la altura del doctor don Rufo Manuel Fernández, el canónigo gallego
para quien sólo bendiciones guarda nuestra historia regional, preciso
será reconocer la grandiosidad de los méritos del venerado, pero
reconociendo á la vez la transformación radical operada en nuestras
ideas sociales á impulsos del progreso avasallador.

No entraña este reconocimiento improbable suposición, Veinte y tres años
ha que un miembro de la Sociedad Económica de amigos del país--don José
Estéban Ramos--solicitó para el retrato del Maestro Rafael Cordero honor
análogo á éste que el Ateneo le acuerda, y la Sociedad Económica que
había adjudicado un premio pecuniario á la virtud del septuagenario
artesano; esa Sociedad que le había considerado acreedor al título de
_socio de mérito_, accedió á la solicitud.... dejando en suspenso sus
efectos.

Esto se explica por el estado social del país, del que necesariamente he
de ocuparme, siquiera á grandes rasgos, para demostrar á las
generaciones nuevas, á los conterráneos bisoños, á los huéspedes de la
víspera que sólo por referencias tradicionales ó históricas han de poder
apreciar la contextura étnica de nuestro regionalismo, cual es la
trascendencia de este acto, que patrocina el Ateneo, pero al que toda
esta brillante concurrencia presta cumplidísima cooperación.

       *       *       *       *       *

Desde los instaladores comienzos de la colonia subdividióse la sociedad
puertorriqueña en dos castas: blanca y negra; señora la una, sierva la
otra; oriunda aquella de las regiones hesperias, de antiguo vigorizadas
por el derecho romano y la moral evangélica; originaria la otra de esos
territorios africanos donde aún tropieza con obstáculos insuperables el
carro luminoso de la universal civilización. De esta última procedía el
Maestro Rafael.

Hijo de Lucas Cordero, artesano de esta capital, y de Rita Molina,
natural de Arecibo, por más que el estado matrimonial de éstos pruebe la
condición de _libres_ que les asistía, y que acaso disfrutaron sus
antecesores, es innegable que el prejuicio de casta debía subsistir para
ellos, puesto que doblemente cimentado se hallaba en general por las
leyes y las costumbres. Es por esto que ha de atribuirse al estado
social del país la dificultad ofrecida, en 1868, á la colocación del
retrato del obscuro menestral en la sala de sesiones de la Real
Sociedad Económica.

Y, sin embargo, es el medio social en que se dilatara la actividad
benéfica del Maestro Rafael, el que valora con opulentas cifras la
elevación apostólica de sus humanitarias virtudes.

Nació en octubre de 1790, es decir, veinte y cinco años después de haber
visitado á Puerto Rico, en calidad de Comisario régio, el mariscal de
campo don Alejandro O'Reylly y de haber consignado en la "Memoria acerca
de su visita" que en la isla había no más que dos escuelas: _una en
Puerto Rico y otra en San Germán, fuera de cuyos puntos pocas personas
sabían leer_. Entre esas pocas personas hay que colocar al maestro Lucas
y á su consorte que se ejercitaban, voluntaria y gratuitamente, en
transmitir sus escasos conocimientos á niños de ámbos sexos.

Podrá extrañarse por alguno que hallándose tan limitada, en 1790, la
instrucción primaria, entre las clases superiores de Puerto Rico,
existiesen negros aptos para transmitirla por espontáneo y caritativo
impulso; mas á esa extrañeza cabe responder, recordando que tampoco
había en la isla, por aquella época, escuelas de dibujo y pintura, y ya
las vírgenes de José Campeche, también sometido á las preocupaciones de
casta, alcanzaban notoriedad al pincel que debía perpetuar la memoria
del general don Ramón de Castro y la popular hazaña en que hubo de
figurar aquel caudillo.

Que las facultades naturales de la inteligencia necesitan factores
auxiliares para su desarrollo, es innegable. Donde hallaron ese auxilio
los padres de Rafael Cordero no lo dicen las crónicas; pero el hijo hubo
de encontrarlo en el hogar doméstico. Allí adquirió sus modestos
conocimientos y el hábito de transmitirlos; hábito que ejercitó con
verdadera vocación, conciliándolo con el oficio sedentario de tabaquero,
elegido para ganar el necesario sustento, y practicado asíduamente
durante su vida; aún después de haber sido nombrado, oficialmente,
_maestro incompleto_ en 1865, por hallarse comprendido en las
prescripciones del Decreto reformador de la enseñanza pública que
autorizara el general Messina.

En 1810, esto es con una anterioridad de treinta y cinco años á la
organización oficial de la enseñanza primaria, no abordada hasta 1845
por el Gobierno Superior de la isla, instaló su escuela de párvulos
gratuita el Maestro Rafael, manteniéndola, sin interrupción, hasta julio
de 1868 en que ocurrió su fallecimiento. Lectura, caligrafía, doctrina
cristiana y conocimientos numéricos comprendía el programa de aquella
escuela: programa reducidísimo, pero valioso por la conciencia que
presidía su aplicación.

--"Yo _tumbo_ el árbol y lo descortezo;--cuentan que solía decir--manos
más hábiles que las mías se encargarán de labrar la madera y darle
barníz."

¡En cincuenta y ocho años de magisterio, qué de árboles tan variados y
robustos descortezó!

Durante cincuenta y ocho años se agruparon al pié de aquella mesa de
tabaquero, convertida en cátedra de instrucción pública por la intuición
maravillosa de un espíritu privilegiado, generaciones sucesivas de
hombres que debían dar lustre á las letras patrias, elevarse á las altas
dignidades del sacerdocio y la milicia, conquistar puesto prominente en
las ciencias ó revestirse con el título de legisladores nacionales.

Las diversas aptitudes de esos hombres adquirieron cumplido desarrollo
en vastos círculos de enseñanza, pero la base fundamental de su
instrucción se inculcó bajo la férula del Maestro Rafael Cordero; bajo
la acción educadora de aquel rebenque á que ha consagrado filial
recuerdo el doctor don Francisco del Valle Atiles, uno de los más
jóvenes asistentes al aula.

¡Contraste singular el que ofrece ese rebenque simbólico á la
observación del analista! Porque el régimen de la colonia establecía la
pena de azotes como correctivo á la holganza ó los vicios del esclavo, y
era precisamente el azote la expresión suprema de la severidad escolar
que el Maestro Rafael dejaba sentir á sus discípulos rebeldes ó
desaplicados. El mismo castigo que excitaba el fomento de la riqueza
material en el ingenio, rebajando y encalleciendo el espíritu, daba
acicate, en el taller-escuela, á las facultades intelectuales tardas ó
adormecidas. ¡El azote que enseñaba al negro á cultivar la caña y á
cristalizar el azúcar, esgrimido por un negro, enseñaba al blanco á
deletrear el castellano y á balbucir el _Padre nuestro_!

Verdad que el rebenque del Maestro Rafael no abrió nunca sanguinoso
surco en las carnes de sus discípulos. Jamás hubo de formularse una
protesta paternal contra el rigor de aquellos castigos: léjos de ello, á
solicitar su aplicación solían acudir algunas madres obreras, á las
horas del aula, por consecuencia de grave rebeldía infantil ó pecaminoso
callejeo filial tras de las músicas militares ó de las distracciones más
peligrosas del _hoyuelo_ y la _raya_. Y es fama que, una vez formulada
la queja materna, con sumaria diligencia se substanciaba el proceso, y
ordenado el descenso de las menudas bragas ó el ascenso de la flotante
camisola del acusado, allí mismo, á claustro pleno, se le propinaba el
número de rebencazos determinados en la escala gradual establecida por
la trimurti pedagógica que compendiaba al legislador prudente, al juez
íntegro y al ejecutor de justicia metódico é impasible, en una sola
personalidad.

Es así que las azotainas del Maestro Rafael no trasponían los lindes de
la previsora rigidéz paternal, creciendo á compás de ellas el cariño de
sus alumnos de una y otra clase. Y digo de una y otra, porque en aquella
escuela de la calle de la Luna, se distribuía el gérmen fecundo de
cristiana enseñanza lo mismo al primogénito de un linajudo Oidor de la
Real Audiencia que al hijo de un rudo mozo de carga adscrito á las
faenas del muelle; así se educaba allí al descendiente de un Saint Just,
el veterano glorioso de Bailén, como al nieto desarrapado de lavandera
anónima.

El privilegio de la casta se anulaba democráticamente á los piés del
crucifijo que iluminaba con sus redentoras fulguraciones aquella pobre
escuela. El _sinite parvulos venire ad me_ del Evangelio nivelaba las
categorías sociales de la colonia, ante el ara de aquel santuario
reconstituido por la inspiración artística de Oller, en ese cuadro
ofrecido á la consideración pública, sin presentir acaso que trasladaba
al lienzo, con sus peculiarísimas tintas, no un episodio local, sino
accidente tan íntimo como extenso de nuestra regional historia.

Si, señores; bueno es decirlo á los que tengan motivo para ignorarlo. En
materia de igualdad cristiana, la escuela del Maestro Rafael puede
considerarse como tipo modelo de todas las de su época en Puerto Rico.
El régimen de la colonia que autorizaba la servidumbre corporal de los
obreros de color, no negaba el beneficio de la instrucción á los
manumisos. A los bancos de las rudimentarias escuelas públicas no
llegaban las subdivisiones de casta: blancos y negros, confundidos,
aprendían el catecismo y la gramática; y tal exactitud entraña esta
afirmación, que no necesito rebuscar mucho en los rincones de la
memoria, para encontrar el nombre de algunos descendientes de esclavos á
quienes tuve por condiscípulos en la escuela de mi pueblo natal, en el
período comprendido desde 1849 á 1854.

Igual solidaridad enlazaba las aspiraciones del estudio que la
disciplina escolar, y las distinciones estimuladoras que la Academia
Real de buenas letras concedía anualmente, influidas eran por las
pruebas de exámen no por el _pigmentum_ que coloraba la epidérmis de los
alumnos.

El período estudiantil terminaba; el niño, transformado en hombre,
lanzábase á los combates de la vida, ocupando el sitio que la suerte le
concediera: el menestral empuñaba el tirapiés ó la garlopa, el doctor se
ajustaba la muceta, ascendia al altar el sacerdote, el militar se
ufanaba con el áureo uniforme; las divisorias líneas sociales se
mantenían escrupulosamente; pero detrás de ellas sentíase aletear el
espíritu de confraternidad, generado sobre los deslucidos bancos
escolares al amparo de la religión y de las leyes.

En la escuela de Rafael Cordero debió acentuarse ese fenómeno por la
condición individual del maestro, que él supo mantener dentro de
estrechísimos límites, obedeciendo á la sencilléz exquisita de sus
sentimientos, informados por la más ardiente caridad.

El ejercicio de esa virtud humanitaria compendia la vida de Cordero con
exclusivismo absoluto, blanqueando su téz de ébano con las nitideces del
lirio; de ese lirio de nuestras sabanas incultas, que brota con
espontaneidad inconsciente, embelleciendo los cardos que le constriñen
y embalsamando el aire que le azotó.

Casto y sobrio, laborioso y humilde, austero y benévolo, ese obrero de
mano callosa y alma de ángel antepone el bien de sus semejantes á todos
los mundanos afectos. La Sociedad Económica le adjudica en un certámen
de la virtud premio de cien pesos; él, que no cuenta con otros recursos
materiales para subsistir que su modesta labor de tabaquero, rechaza el
premio; obligado á aceptarlo, distribuye la mitad entre sus alumnos
menesterosos de ropa y de libros, y riega la otra mitad, como semilla de
bendiciones, entre pordioseros, convocados por medio de sus discípulos,
convidados á aquel sublime banquete de la caridad.

Su jornal es mezquino y con él ha de atender al cuidado de hermana
infelíz privada de razón, que no se siente con valor para confiar á la
beneficencia oficial. El presupuesto familiar, sobrado exíguo, se
constriñe aún más por esas exigencias fraternales y no puede tolerar
extraordinarios dispendios; sin embargo, acierta un mendigo famélico á
implorar alimento en aquella escuela á horas del desayuno, y el
maestro, juzgando mezquina su colación para dos, la adjudica toda al
necesitado.

Un dia llega á manos de Cordero el título de _Maestro imcompleto_ que le
concede el Gobierno, con la asignación de quince pesos mensuales. Ya es
funcionario municipal, después de haberlo sido voluntario y gratuito
durante cincuenta y cinco años. El cambio no le altera; acepta la
asignación, merced á las reflexiones de los amigos que le recuerdan su
ancianidad; pero mantiene inalterables sus hábitos, sin modificar
siquiera la sencilla vestimenta, sólo engalanada con la chaqueta de
menestral al asistir al templo, admitiendo entonces, como testimonio de
religioso respeto, lo que, como prenda innecesaria, rechazaba en los
demás actos de la vida común.

Tales eran los ejemplos prácticos que á sus discípulos ofrecía el
Maestro Rafael. Con los _árboles humanos_ que así descortezó, se
labraron en Europa médicos, abogados, literatos, profesores en ciencias,
sacerdotes, hacendistas y militares. Y él los veía regresar á la tierra
nativa, con la dulce satisfacción del padre que se goza en el adelanto
de sus hijos, pero sin mostrar envanecimientos por su obra; tratándolos
con afecto análogo al de aquellas nodrizas esclavas que nos tutearon en
la cuna cuando niños, y _niños_ siguieron llamándonos respetuosamente, á
pesar de nuestros cabellos grises.

_Alejandro_ llamaba el Maestro Rafael al biógrafo de Campeche y de
Power; _Román_ decíale al futuro constituyente de 1869, tratándolos á
ellos y á sus demás discípulos, con la misma familiar sencilléz que los
tratara en la escuela. Y ellos le correspondían con tan filial respeto,
que aún se recuerda al coronel Espino, prescidiendo de su militar
temperamento y de su autoritarismo de corregidor, para contestar
al--"_¡Adiós Cayetano!_" del anciano obrero, llevando la mano al
jipijapa y repitiéndo la frase sacramental de la escuela:--_La
bendición, maestro_.

¡Qué de recuerdos no surgirían en la mente del veterano _cristino_,
evocados por esa frase cabalística! ¡Dejadme á mi vez que los evoque!
¡Evocadlos también vosotros, viajeros de la vida que doblásteis ya _el
cabo de las tormentas!_ Repasad las notas íntimas de vuestro libro de
memorias, y no vacileis en reconstruir con ellas todo el pasado
colonial, con sus errores, tristezas, olvidos, soledades y desconsuelos,
pues que por sobre aquel montón de cenizas destella, y destellará
siempre, el sentimiento de concordia que vivificó á nuestra sociedad y
que tuvo en el Maestro Rafael acabadísimo intérprete.

Asistidos de ese sentimiento, bien pudieron los ilustres informadores de
1866 reclamar de la hidalga Metrópoli la dignificación del trabajo en
nuestra colonia, reivindicando para toda la raza negra los derechos
naturales inherentes á la humana personalidad.

Es por ese sentimiento, tan arraigado en Puerto Rico, que se explica el
éxito maravilloso obtenido por aquel Decreto redentor de 1873 que
inmortaliza á la Asamblea Nacional española y que sólo cánticos de
júbilo y religiosas preces de gratitud despertara en nuestro pueblo.

Esa concordia en las voluntades, esa harmonía en los afectos, esa
reciprocidad en los servicios, esos respetos mútuos que fincan su
abolengo en las necesidades impuestas á los viejos colonos de esta
comarca por el aislamiento social á que se vieron reducidos, ha llegado
á constituir cualidad característica de nuestro temperamento, espíritu
peculiar y propio de la región, aliento de gigante que la confortó en
los dias de prueba y la condujo al grado de desenvolvimiento culto que
hoy muestra y de que este acto da cumplida fé.

Procuremos cultivar esos afectos; esforcémonos en hacerlos reverdecer;
¡qué no mueran, no! ya que gracias á ellos la historia de Puerto Rico,
que no enrojece sus páginas con los nombres de un _Toussaint_ ó de un
_Dessalines_, se ilumina con los destellos del espíritu bienhechor de un
Rafael Cordero.





*** End of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Rafael Cordero - Elogio Póstumo" ***

Doctrine Publishing Corporation provides digitized public domain materials.
Public domain books belong to the public and we are merely their custodians.
This effort is time consuming and expensive, so in order to keep providing
this resource, we have taken steps to prevent abuse by commercial parties,
including placing technical restrictions on automated querying.

We also ask that you:

+ Make non-commercial use of the files We designed Doctrine Publishing
Corporation's ISYS search for use by individuals, and we request that you
use these files for personal, non-commercial purposes.

+ Refrain from automated querying Do not send automated queries of any sort
to Doctrine Publishing's system: If you are conducting research on machine
translation, optical character recognition or other areas where access to a
large amount of text is helpful, please contact us. We encourage the use of
public domain materials for these purposes and may be able to help.

+ Keep it legal -  Whatever your use, remember that you are responsible for
ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just because
we believe a book is in the public domain for users in the United States,
that the work is also in the public domain for users in other countries.
Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we
can't offer guidance on whether any specific use of any specific book is
allowed. Please do not assume that a book's appearance in Doctrine Publishing
ISYS search  means it can be used in any manner anywhere in the world.
Copyright infringement liability can be quite severe.

About ISYS® Search Software
Established in 1988, ISYS Search Software is a global supplier of enterprise
search solutions for business and government.  The company's award-winning
software suite offers a broad range of search, navigation and discovery
solutions for desktop search, intranet search, SharePoint search and embedded
search applications.  ISYS has been deployed by thousands of organizations
operating in a variety of industries, including government, legal, law
enforcement, financial services, healthcare and recruitment.



Home