Home
  By Author [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Title [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Language
all Classics books content using ISYS

Download this book: [ ASCII | HTML | PDF ]

Look for this book on Amazon


We have new books nearly every day.
If you would like a news letter once a week or once a month
fill out this form and we will give you a summary of the books for that week or month by email.

Title: Novelas de Voltaire — Tomo Primero
Author: Voltaire, 1694-1778
Language: Spanish
As this book started as an ASCII text book there are no pictures available.
Copyright Status: Not copyrighted in the United States. If you live elsewhere check the laws of your country before downloading this ebook. See comments about copyright issues at end of book.

*** Start of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Novelas de Voltaire — Tomo Primero" ***

This book is indexed by ISYS Web Indexing system to allow the reader find any word or number within the document.



Novelas de Voltaire Tomo Primero



Contents:

  Como Anda el Mundo, Vision de Babuco
  Memnon, o La Cordura Humana
  Micromegas,
  Historia Filosofica
  Historia de un Buen Brama,
  Los Dos Consolados



COMO ANDA EL MUNDO, VISION DE BABUCO,

ESCRITA POR ÉL PROPIO.

Entre los genios que á los imperios del mundo presiden, ocupa Ituriel
uno de los primeros puestos, y tiene á su cargo el departamento de la
alta Asia. Baxó una mañana á la mansion del Escita Babuco, á orillas
del Oxô, y le dixo así: Babuco, los Persas han incurrido en nuestro
enojo por sus excesos y sus desvaríos, y ayer se celebró una junta de
genios de la alta Asia para decidir si habian de castigar ó destruir á
Persepolis. Vete á este pueblo, examínalo todo; me darás cuenta, y por
tu informe determinaré si he de castigar ó exterminar la ciudad. Yo,
señor, respondió humildemente Babuco, ni he estado nunca en Persia, ni
conozco en todo aquel imperio á ninguno. Mas vale así, dixo el ángel,
que no serás parcial. Del cielo recibiste sagacidad, y yo añado el don
de inspirar confianza: ve, mira, escucha, observa, y nada temas, que
en todas partes serás bien visto.

Montó pues Babuco en su camello, y se marchó con sus sirvientes. Al
cabo de algunas jornadas, encontró en los valles de Senaar el exército
persa que iba á pelear con el exército indio; y dirigiéndose á un
soldado que halló en un parage remoto, le preguntó qual era el motivo
de la guerra. Por los Dioses celestiales, que no lo sé, dixo el
soldado, ni me importa; mi oficio es matar ó que me maten para ganar
mi vida: servir aquí ó allí, es para mí todo uno; y aun puede ser que
me pase mañana al campo de los Indios, que dicen que dan á los
soldados cerca de media-dracma de cobre al dia mas que en este maldito
servicio de Persia. Si quereis saber porque pelean, hablad con mi
capitan. Babuco, despues de haber hecho un regalejo al soldado, entró
en el campo, y habiendo hecho conocimiento con el capitan le preguntó
el motivo de la guerra. ¿Cómo quereis que lo sepa yo? ¿y qué me
importa, sea el que quiera? Yo resido á doscientas leguas de distancia
de Persepolis; me dicen que se ha declarado la guerra, y al punto dexo
mi familia, y, como es costumbre, voy á buscar fortuna ó la muerte,
porque no tengo otra cosa que hacer. ¿Y vuestros camaradas, dixo
Babuco, no estan tampoco mas instruidos que vos? No, dixo el oficial:
solamente nuestros principales sátrapas son los que á punto fixo saben
porque nos degollamos.

Atónito Babuco se introduxo con los generales, y se insinuó en su
familiaridad. Al fin le dixo uno de ellos: La causa de la guerra que
asuela veinte años ha el Asia, procede en su orígen de una contienda
de un eunuco de una de las mugeres del gran rey de Persia, con un
oficinista del gran rey de las Indias. Tratábase de un derecho que
producia con corta diferencia un triésimo de darico; y como tanto el
primer ministro de Indias como el nuestio sustentáron con dignidad los
derechos de su amo respectivo, se inflamáron los ánimos, y saliéron á
campaña de cada parte un millon de soldados. Cada año es necesario
reclutar estos exércitos con quatrocientos mil hombres. Crecen las
muertes, los incendios, las ruinas y las talas; padece el universo, y
sigue la enemiga. Nuestro ministro y el de Indias protestan con mucha
freqüencia que no les mueve otra cosa que la felicidad del linage
humano; y á cada protesta se destruye alguna ciudad, ó se asuelan
algunas provincias.

Habiéndose al otro dia esparcido la voz de que se iba á firmar la paz,
dieron el general indio y el persa á toda priesa la batalla, que fue
sangrienta. Vió Babuco todos los yerros y todas las abominaciones que
se cometiéron, y fué testigo de las maquinaciones de los principales
sátrapas, que hiciéron quanto estuvo en su mano para que la perdiera
su general: vió oficiales muertos por su propia tropa; vió soldados
que acababan de matar á sus moribundos camaradas, por quitarles
algunos andrajos ensangrentados, rotos y cubiertos de inmundicia;
entró en los hospitales adonde llevaban á los heridos, que perecían
casi todos por la inhumana negligencia de los mismos que pagaba á peso
de oro el rey de Persia para que los socorriesen. ¿Son hombres estos,
exclamaba Babuco, ó son fieras? Ha, bien veo que ha de ser destruida
Persepolis.

Preocupado con esta idea pasó al campo de los Indios, donde, conforme
á lo que se le habia pronosticado, le recibiéron con tanto agasajo
como en el de los Persas, y donde presenció los mismos excesos que le
habian llenado de horror. Ha, ha, dixo para sí, si quiere el ángel
Ituriel exterminar á los Persas, también tiene que exterminar á los
Indios el ángel de las Indias. Habiéndose informado luego mas
menudamente de quanto en ambos exércitos habia sucedido, supo acciones
magnánimas, generosas y humanas, que le pasmáron y le embelesáron.
Inexplicables mortales, exclamó, ¿cómo podéis juntar con tanta torpeza
tanta elevacion, y tantas virtudes con tantos delitos?

Declaróse en breve la paz, y los caudillos de ambos exércitos, que por
solo su interes habian hecho verter la sangre de tantos semejantes
suyos, se fuéron á solicitar el premio á su corte respectiva, puesto
que ninguno habia ganado la victoria. Celebróse la paz en escritos
públicos que anunciaban el reyno de la virtud y de la felicidad en la
tierra. Loado sea Dios, dixo Babuco; Persepolis va á ser la mansion de
la mas acendrada inocencia, y no será destruida, como querian aquellos
malditos genios: vamos sin mas tardanza á ver esta capital del Asia.

Llegó á esta inmensa ciudad por la antigua entrada, aun sumida en la
barbarie, y que inspiraba asco por su rudo desaliño. Sentíase toda
esta porcion del pueblo del tiempo en que se habia edificado; que
hemos de confesar, sea qual fuere el empeño de exâltar lo antiguo á
costa de lo moderno, que en todas cosas las primeras pruebas siempre
son toscas.

Metióse Babuco entre una muchedumbre de gentío compuesto de quanto mas
puerco y mas feo en ámbos sexôs pueda hallarse, la qual entraba á toda
priesa en un obscuro y tenebroso recinto. El continuo zumbido, el
movimiento que notaba, y el dinero que en un platillo algunas personas
echaban, le dió á entender que estaba en un público mercado; pero
quando vió que muchas mugeres se hincaban de rodillas, mirando al
parecer á lo que tenian enfrente, y en realidad á los hombres de lado,
echó de ver que se hallaba en un templo. Unas voces ásperas,
carrasqueñas, desentonadas y gangosas hacian que en mal articulados
sonidos la bóveda resonara, parecidas á la voz de los animales
cerdudos que en las llanuras de la Mancha responden al corvo y agudo
instrumento que los llama. Tapábase los oídos; mas tuvo luego que
taparse ojos y narices, quando vió que entraban en el templo unos
zafios con palas y azadones. Levantaron estos una ancha piedra;
tiráron á mano derecha y á mano izquierda una tierra que exhalaba un
hedor intolerable; pusieron luego un muerto en el hueco que habían
hecho, y volviéron á sentar la piedra. ¡Con que entierran estas
gentes, exclamó Babuco, á sus muertos en los sitios mismos donde
adoran la divinidad! ¡con que estan empedrados con cadáveres sus
templos! Ya no me espanto de las pestilenciales dolencias que con
tanta freqüencia afligen á Persepolis; capaz es de envenenar todo el
globo terraqüeo la podredumbre de tantos muertos y de tantos vivos
apeñuscados en un mismo sitio. ¡Ha, qué sucio pueblo es Persepolis!
Sin duda que la quieren destruir los ángeles, para edificar otra
Ciudad mas hermosa, y poblarla de gentes mas aseadas, y que mejor
canten: la Providencia sabe lo que se hace; no nos metamos en quitarle
su idea.

Acercábase ya el sol á la mitad de su carrera, y tenia Babuco que ir á
comer al otro extremo del pueblo, á casa de una dama para quien le
habia dado carta de recomendacion su marido que era oficial en el
exército. Anduvo por mil y mil calles de Persepolis; vió otros templos
mas bien adornados, adonde concurria gente mas culta, y donde se oía
una harmónica música; reparó en fuentes públicas, que aunque
defectuosas hacian maravilloso efecto; vió frescas y amenas calles de
árboles, jardines donde se respiraban los mas exquisitos olores, y se
vían reunidas plantas de los mas remotos pueblos. Maravillóse al ver
magníficos puentes, puesto que estaban destinados á pasar un arroyuelo
que sin mojarse los piés se vadea las quatro quintas partes del año;
pasó por calles anchas y magníficas, llenas de palacios á una y otra
acera, y entró por fin en casa de la dama que con una sociedad de
personas decentes le esperaba á comer. Estaba su casa limpia y bien
adornada; la señora era moza, hermosa, discreta y cortés, y la
sociedad amable; y decia Babuco entre sí: Sin duda que habia perdido
el juicio el ángel Ituriel, quando queria destruir una ciudad tan
cumplida. Mas advirtió muy breve que la señora, que al principio le
habia pedido amorosamente nuevas de su marido, al fin de la comida
hablaba mas amorosamente á un mago mozo. Luego vió que un magistrado
delante de su propia muger hacia mil halagos á una viuda, la qual
estrechaba con una mano el cuello del magistrado, y daba la otra á un
mozo muy lindo y modesto. La primera que se levantó de la mesa fué la
muger del magistrado, que se encerró en un gabinete inmediato para
conferenciar con su director de almas, hombre eloqüentísimo, que con
tal energía hubo de discurrir con ella, que volvió abochornado el
rostro, humedecidos los ojos, la voz trémula, y los pasos vacilantes.

Babuco entónces se empezó á rezelar de que tenia razon el genio
Ituriel. Con el dote que tenia de grangearse la confianza, supo aquel
dia mismo los secretos de la dama, la qual le fió su cariño al mago
mozo, asegurándole que en todas las casas de Persepolis encontraria lo
mismo que en la suya habia visto. Infirió Babuco que no podia durar
semejante sociedad; que todas las casas habian de estar asoladas por
zelos, venganzas y rencillas; que sin cesar habian de verterse
lágrimas y sangre; que infaliblemente habian de matar los maridos á
los cortejos de sus mugeres, ó de ser muertos por ellos; finalmente
que hacia Ituriel muy bien en destruir de una vez un pueblo abandonado
á horrendos desórdenes.

Fuése despues de comer á uno de los mas soberbios templos de la
ciudad, y se sentó en medio de una muchedumbre de hombres y mugeres
que habian ido allí á matar el tiempo. Subió un mago á una máquina
alta, y discurrió largo tiempo acerca del vicio y la virtud; y
habiendo dividido en varias partes lo que no era menester dividir,
probó metódicamente las cosas mas claras, enseñó lo que sabia todo el
mundo, se exaltó sin motivo, y salió sudando y sin respiracion.
Despertóse entonces la gente, y creyó que habia asistido á una
instruccion. Babuco dixo: Este buen hombre ha hecho quanto ha podido
por fastidiar á doscientos ó trescientos conciudadanos suyos; pero su
intencion era buena, y esto no es motivo para destruir á Persepolis.

Lleváronle, al salir de esta asamblea, á que viera una fiesta pública
que se celebraba todos los dias del año en una especie de basílica, en
cuya parte interior se vía un palacio. Formaban tan hermoso
espectáculo las ciudadanas mas hermosas de Persepolis, y los
principales sátrapas colocados en órden, que al principio creyó Babuco
que se reducia á esto la fiesta. En breve se dexáron ver en el
vestíbulo de este palacio dos ó tres personas que parecian reyes y
reynas; su idioma era muy distinto del que estilaba el vulgo, y tenia
ritmo, harmonía y sublimidad. No se dormia nadie, que todos en alto
silencio escuchaban, y si le interrumpian, era para dar pruebas de
admiracion y ternura general; y con tan vivos y bien sentidos términos
se hablaba de las obligaciones de los reyes, del amor de la virtud, y
de los riesgos de las pasiones, que arrancáron lágrimas á Babuco: el
qual no dudó que fuesen los predicadores del imperio aquellos héroes y
heroinas y aquellos reyes y reynas que acababa de oir, y hasta hizo
propósito de persuadir á Ituriel que los viniese á escuchar, cierto de
que semejante espectáculo le reconciliaria con Persepolis para
siempre.

Concluida la fiesta, quiso visitar á la reyna principal que en aquel
hermoso palacio habia anunciado tan sublime y acendrada moral. Hizo
que le introduxeran en casa de su magestad; y le lleváron por una mala
escalerilla á un segundo piso, donde halló en un aposento pobremente
alhajado una muger mal vestida, que con noble y patético ademan le
dixo: Mi oficio no me da para vivir; uno de los príncipes que habeis
visto me ha hecho un hijo: estoy para parir: no tengo dinero, y sin
dinero todo parto es un mal parto. Babuco le dió cien daricos de oro,
diciendo: Si no hubiera cosas peores en la ciudad, poco motivo tuviera
Ituriel para estar tan enojado.

Fué de allí á pasar la tarde á las tiendas de mercaderes de
magnificencias superfluas. Llevóle un sugeto inteligente que se habia
hecho amigo suyo, compró lo que halló de su gusto, y con muchas
cortesías se lo vendiéron mucho mas caro de lo que valia. Quando hubo
vuelto á casa, le hizo ver su amigo que le habian estafado; y apuntó
Babuco en su libro de memoria el nombre del mercader, para que el dia
del castigo de la ciudad no le echara Ituriel en olvido. Estando
escribiendo, llamáron á la puerta, y entró el mercader que le traía á
Babuco su bolsillo que se habia dexado olvidado encima del mostrador.
¿Cómo es posible, dixo Babuco, que seais tan generoso y escrupuloso,
despues de haber tenido cara para venderme vuestras buxerías quatro
tanto mas de lo que valen? No hay en toda la ciudad, le respondió el
mercader, negociante ninguno algo conocido, que no hubiese venido á
traeros el bolsillo; mas quando os han dicho que os he vendido lo que
en mi tienda habeis comprado el quadruplo de su valor, os han
engañado, porque os lo he vendido diez veces mas de lo que ello vale;
y esto es tan cierto, que si dentro de un mes os quereis deshacer de
ello, no os darán ni el diezmo: y no hay empero cosa mas conforme á
razon, porque siendo el antojo de los hombres lo que da valor á estas
fruslerías, ese mismo antojo da de comer á cien obreros que empleo yo,
y á mí me da una casa bien puesta, un buen coche, y buenos caballos.
Este antojo es quien vivifica la industria, y mantiene el fino gusto,
la circulacion y la abundancia. A las naciones comarcanas les vendo
mucho mas caras que á vos esas mismas frioleras, y de este modo sirvo
con provecho al imperio. Paróse Babuco pensativo un, rato, y le borró
luego de su libro.

No sabiendo que pensar de Persepolis, se determinó á visitar á los
magos y á los literatos, lisonjeándose de que alcanzarian estos el
perdon de todo lo restante del pueblo, porque unos se aplican á la
sabiduría, y á la religion los otros. La mañana siguiente fué á
visitar un colegio de magos, y le confesó el archimandrita que tenia
trescientos mil escudos de renta por haber hecho voto de pobreza, y
que exercia una vasta jurisdiccion en virtud de otro voto de humildad.
Dicho esto, dexó á Babuco en manos de un aprendiz de mago, para que le
obsequiase.

Enseñábale este las preciosidades de esta casa de penitencia, quando
se esparció la voz de que traía comision de hacer reformas. Al punto
le diéron memoriales de cada una, que todos en sustancia venian á
decir: _Conservadnos á nosotros, y suprimid todos los demas_. Si daba
crédito á sus propias apologías, todas estas congregaciones eran
necesarias; si atendia á sus recíprocas acusaciones, todas merecian
ser destruidas. Pasmábase Babuco de que no hubiese ninguna que, por
edificar al universo, no quisiese ser árbitro de él. Presentósele
entónces un hombrecillo que era semi-mago, el qual le dixo: La grande
obra se va á cumplir, y Zerdust ha vuelto á la tierra; por tanto os
rogamos que nos ampareis contra el Gran Lama. ¿Con que contra el
pontífice monarca, respondió Babuco, que reside en el Tibet?--Contra
ese mismo.--¿Pues qué? le hacéis guerra, y alistais contra él un
exército?--No es eso; pero dice que el hombre es libre, y nosotros no
lo creemos: escribimos contra él libracos que no lee; y apénas si nos
ha oido mentar, puesto que nos acaba de condenar, como un propietario
que manda extirpar las orugas de su huerto. Asombróse Babuco de la
locura de hombres que profesan la sabiduría, de las marañas de los que
habian renunciado del mundo, de la ambicion y altiva codicia de los
que predicaban humildad y desinteres; y coligió que sobraban razones
valederas á Ituriel para destruir toda esta raza.

Retiróse á su casa, mandó que le compraran libros nuevos para calmar
su enfado, y convidó á comer á varios literatos para su recreo.
Llegáron mas del doble de los que habia llamado, como acuden las
avispas á la miel. No se daban vado estos gorreros á hablar y á
engullir, y elogiaban dos clases de hombres, los muertos y ellos
propios, mas nunca á sus coetáneos, exceptuando el amo de casa. Si
decia uno un dicho agudo, baxaban los demas los ojos, y se mordian la
lengua de sentimiento de no ser ellos los autores. Eran ménos
cautelosos que los magos porque no aspiraba su ambicion á tan altos
objetos, solicitando cada uno un empleo de sirviente y la reputacion
de grande hombre. Decíanse en su cara denuestos, que se les figuraban
agudos epigramas. Habíaseles traslucido algo de la comision de Babuco,
y uno de ellos en voz baxa le suplicó que exterminase á un autor que
no le habia dado suficientes elogios; otro lo pidió la pérdida de un
ciudadano que en sus comedias nunca se reía; y otro la extincion de la
academia, porque jamas habia podido conseguir ser su individuo.
Acabada la comida, se fueron solos todos, porque en toda esta caterva
no habia dos que se pudieran sufrir, ni se hablaban mas que en las
casas de los ricos que á su mesa los convidaban. Creyó Babuco que
poquísimo se perdia con que pereciese toda esta landre en la general
destruccion.

Apénas se zafó de ellos, se puso á leer algunos de los libros que
acababan de publicarse, y advirtió en ellos el carácter de sus
convidados. Indignáronle mas que todo las gacetillas de calumnias, y
los archivos de mal gusto dictados por la envidia, la hambre y la
torpeza; viles sátiras que respetan los buytres y despedazan las
palomas; novelas faltas de imaginacion, donde se ven mil retratos
ideales de sugetos que sus autores no conocen. Tiró al fuego todos
estos detestables escritos, y salió aquella tarde de casa, para ir al
paseo. Presentáronle á un literato anciano que no habia venido á
aumentar el número de sus pegotes. Esquivaba este la muchedumbre,
conocia á los hombres, sabia servirse de ellos, y se explicaba con
cordura. Hablóle Babuco con mucho sentimiento de quanto habia visto y
leido. Cosas muy despreciables habeis leido, le dixo el cuerdo
letrado; pero en todos tiempos y en todo pais es muy comun lo malo, y
rarísimo lo bueno. Habeis dado acogida en vuestra mesa á las heces de
la pedantería, porque en toda profesion lo que siempre se presenta con
mas descaro es lo que ménos merece salir á la plaza. Viven unos con
otros, sosegados y en el retiro, los verdaderos sabios, y aun no nos
faltan libros y autores que son acreedores á vuestra atencion.
Miéntras que estaba hablando, llegó otro literato, y fuéron sus
razonamientos tan instructivos y agradables, tan superiores á las
preocupaciones, y tan conformes con la virtud, que confesó Babuco que
nunca habia oido semejante cosa. Hombres son estos, decia para sí, á
quien no se atreverá el ángel Ituriel á hacer mal, á ménos que sea muy
despiadado.

No conservaba ménos enojo contra lo demas de la nacion, puesto que se
habia reconciliado con los literatos. Sois un extrangero, le dixo el
hombre juicioso que le hablaba, y se os presentan de tropel los
abusos, miéntras que se os esconde el bien oculto, y que no pocas
veces de estos mismos abusos resulta. Supo entónces que habia entre
los literatos muchos que no eran envidiosos, y hasta entre los magos
algunos que eran virtuosos. Al fin entendió que estos grandes cuerpos,
que con sus choques preparaban al parecer su ruina común, eran en la
realidad fundaciones provechosas; que cada asociacion de magos era un
freno para sus émulas; que si á veces estas diferian de opinion, todas
enseñaban una moral misma; que instruían el pueblo, y sujetas á las
leyes: semejantes á los preceptores que zelan los hijos de casa,
miéntras que á ellos los zela el amo. Trató á muchos, y encontró entre
ellos almas celestiales; y supo que entre aquellos mismos locos que
querian poner guerra al Gran Lama, habia varones eminentes. Sospechó
al cabo que podian ser lo mismo las costumbres de Persepolis que sus
edificios, que unos le habian parecido dignos de lástima, y otros le
habian sobrecogido en admiracion.

Dixo un dia al literato: Ahora conozco que los magos, que por tan
peligrosos habia tenido, pueden ser muy provechosos, especialmente
quando un prudente gobierno estorba que se grangeen sobrado influxo:
¿pero qué utilidades, pueden resultar de las colosales riquezas de los
asentistas y agentes del fisco? Aquel mismo dia vió que la opulencia
de estos, que tanto le habia repugnado, producia á veces mucho fruto,
porque habiendo necesitado dinero el soberano, halló en una hora por
su medio lo que por las vias ordinarias no hubiera en seis meses
encontrado; y se convenció de que estas pardas nubes, alimentadas con
el rocío de la tierra, le restituían en lluvias lo que de ellas
recibian: aparte de que los hijos de estos hombres nuevos, por lo
comun mas bien educados que los de las mas antiguas familias, valian
mucho mas que estos; porque tener por padre un buen calculador no
quita que sea uno juez recto, valiente soldado, ó hábil estadista.

Poco á poco perdonaba Babuco la codicia del asentista, que en la
realidad no es ni mas ni ménos codicioso que los demas, y que es
indispensable; disculpaba la locura de disipar su caudal por hacer la
guerra, que era orígen de tantas bélicas proezas; y perdonaba los
zelos de los literatos, entre quienes se hallaban sugetos que
ilustraban el mundo: se reconciliaba con los magos ambiciosos y
tramoyistas, que con pequeños vicios juntaban grandes virtudes; puesto
que le quedaban no pocos escrúpulos, especialmente sobre los galanteos
de las damas, y las horrendas conseqüencias que infaliblemente habian
de producir, y que le llenaban de horror y sustos.

Queriendo exâminar todos los estados, hizo que le llevaran á casa de
un ministro, y en el camino iba temblando de ver alguna muger
asesinada por su marido en presencia suya. Llegó á la antesala del
hombre de estado, y estuvo dos horas aguardando á que dixeran que
estaba allí, y otras dos despues que lo hubiéron dicho, haciendo en
este tiempo firmísimo propósito de recomendar al ministro y sus
insolentes concierges al enojo del ángel Ituriel. Estaba la antesala
atestada de damas de todas clases, de magos de todos colores, de
jueces, mercaderes, oficiales y pedantes, que todos estaban quejosos
del ministro. Decian el avariento y el logrero: No hay duda de que
roba este hombre las provincias; afeaba sus rarezas el extravagante;
decia el sensual que solo con sus gustos tenia cuenta; y esperaban las
mugeres que en breve le sustituiria otro ministro mas mozo.

Oía Babuco todas estas razones, y no pudo ménos de decir: ¡Qué hombre
tan dichoso es este! Todos sus enemigos los tiene en su antesala; su
potencia abruma á sus envidiosos, y mira á sus plantas á quantos le
detestan. Al fin entró en su gabinete, y vió á un viejecito agobiado
de años y quehaceres, pero vivo todavia, y muy inteligente. Gustóle
Babuco, y á Babuco le pareció un sugeto muy digno de estimacion. Fue
muy interesante la conferencia: el ministro le confesó que era el
hombre mas desgraciado; que le tenian por rico, y era pobre; que le
creían omnipotente, y para todo encontraba impedimentos; que todos sus
beneficios habian sido pagados con ingratitudes, y que en quarenta
años de continuas faenas habia tenido apénas un rato de satisfaccion.
Enternecióse Babuco, y dixo entre sí que si habia cometido algunos
yerros este hombre, y por ellos le queria castigar el ángel Ituriel,
bastaba con dexarle su cargo, sin exterminarle.

Estaba razonando con el ministro, quando entró desatentada la hermosa
dama en cuya casa habia comido Babuco, manifestando su rostro y sus
ojos los síntomas del dolor y el enojo. Prorumpió en amargas quejas
contra el hombre de estado; vertió lágrimas; se lamentó amargamente de
que hubieran negado á su marido un cargo á que podia aspirar por su
cuna, y de que le hacian acreedor sus heridas y servicios; y habló con
tanta energía, se quejó con tal gracia, desvaneció con tal maña los
reparos, con tal eloqüencia esforzó sus razones, que no salió del
gabinete hasta haber conseguido la fortuna de su marido.

Salió Babuco dándole la mano, y le dixo: ¿Es posible, señora, que os
hayais tomado tanto trabajo por un hombre que no quereis, y que tanto
teneis por que temer? ¿Cómo es eso que no le quiero? replicó la dama:
sabed que mi marido es el mejor amigo que tengo en este mundo, y que
sacrificaré por él todo quanto tengo, como no sea mi amante; lo mismo
que hiciera él, ménos sacrificar á su querida. Quiero que la
conozcais, que es una muy linda señora, muy discreta, y de excelente
genio; esta noche cenamos juntos con mi marido y mi amiguito el mago:
venid á participar nuestro gusto.

Llevóse la dama consigo á Babuco, y el marido que estaba sumido en el
mas hondo dolor recibió á su muger con raptos de gratitud y alborozo,
dando mil abrazos á su muger, á su dama, al mago, y á Babuco. El
banquete le animáron el contento, las gracias y los donayres. Sabed,
le dixo la hermosa dama con quien cenaba, que las que á veces
califican de mugeres sin honra casi siempre poseen las virtudes de un
hombre honrado; y en prueba de ello, venid mañana á comer conmigo en
casa de la hermosa Teone. Algunas vestales viejas murmuran de ella,
pero mas obras de beneficencia hace ella sola que todas juntas las que
la muerden; no cometiera la mas leve injusticia por todos los
intereses del mundo; á su amante le da siempre consejos generosos;
solo su gloria la ocupa, y se sonrojaria él si en su presencia
malograra una sola ocasion de obrar bien; porque no hay mayor estímulo
para virtuosas acciones, que tener por juez y testigo de su conducta
una amada cuyo aprecio anhela uno á merecer.

No faltó Babuco á la cita, y vió una casa que era el emporio de los
placeres. En ellos reynaba Teone; con cada uno hablaba el idioma que
entendia: su natural entendimiento dexaba explayarse el de los demas;
agradaba casi sin querer; tan amable era como benéfica; y para dar mas
lustre á todas sus dotes, era muy hermosa.

Conoció Babuco, puesto que era Escita y enviado por un genio, que si
se detenia mas tiempo en Persepolis, le haria Teone olvidarse de
Ituriel. Cogia cariño á la ciudad cuyos vecinos eran afables, corteses
y benéficos, aunque murmuradores, insustanciales y vanidosos. Temia ya
que fuese condenada Persepolis, y hasta temia la cuenta que á dar iba.
Así para darla hizo lo siguiente: mandó al mejor estatuario del
pueblo, que le fundiera una estatua pequeña, compuesta de todos
metales, y de las tierras y piedras mas preciosas y mas viles; y se la
llevó á Ituriel. ¿Haréis pedazos, le dixo, esta linda estatua, porque
no es toda ella de oro y diamantes? Comprendió Ituriel el emblema, y
se determinó á no tratar ni siquiera de enmendar á Persepolis, y dexar
que anduviera el mundo como anda, diciendo: _Si no todo es bueno, á lo
ménos todo es tolerable_. Subsistió pues Persepolis; y Babuco estuvo
muy distante de quejarse, como hizo Jonas que se enfadó porque no fué
destruida Ninive. Verdad es que quien ha pasado tres dias en el
vientre de una ballena, no gasta tan buen humor como el que ha estado
en la ópera, en la comedia, y ha cenado con gente de fino trato.

_Fin de la vision de Babuco_.

       *       *       *       *       *



MEMNON,

ó LA CORDURA HUMANA.

Pusósele en la cabeza á Memnon un dia la desatinada idea de ser
completamente cuerdo: que pocos hombres hay á quien no haya pasado por
la cabeza semejante locura. Memnon discurria así: Para ser muy cuerdo,
y á conseqüencia muy feliz, basta con no dexarse arrastrar de las
pasiones: cosa muy fácil, como nadie ignora. Lo primero, nunca he de
querer á muger ninguna, y en viendo una beldad acabada diré en mi
interior: Un dia se ha de arrugar ese semblante; ese turgente y
redondo pecho se ha de tornar fofo y lacio; esa tan bien poblada
cabeza ha de quedarse calva: y me basta con mirarla desde ahora como
la he de ver entónces, para que esa linda cabeza no me haga perder la
mia.

Lo segundo, siempre seré sobrio, por mas que me tiente la golosina,
los exquisitos vinos, y el incentivo de la sociedad. Me figuraré las
resultas de la glotonería, la cabeza cargada, el estómago
descompuesto, perdida la razon, la salud y el tiempo; y así solo
comeré lo que necesite, disfrutaré sana salud, y tendré siempre claras
y luminosas las ideas. Cosa es esta tan fácil, que no es meritorio
salirse con ella.

Luego, continuaba Memnon, es necesario no descuidar su caudal: mis
deseos son moderados; tengo mi dinero que me produce buenos réditos y
con buenas fianzas en poder del tesorero general de Ninive, y me basta
para vivir sin depender de nadie, que es la mayor fortuna, porque
nunca me veré en la cruel precision de ir á besar manos de palaciegos;
á nadie tendré envidia, y de nadie seré envidiado: cosa no ménos
fácil. Amigos tengo, dixo en fin, y los conservaré, porque nunca les
haré mal tercio; no se enfadarán jamas conmigo, ni yo con ellos:
tampoco en esto se ofrece dificultad.

Formado así su planecico de moderacion dando paseos por su quarto, se
asomó Memnon á la ventana, y vió dos señoras que iban por unas calles
de plátanos, que inmediatas á su casa habia. Era vieja la una, y no la
aquejaba al parecer nada; la otra era moza, linda, y tenia trazas de
estar muy apesadumbrada: suspiraba, y lloraba, y eso mismo le daba mas
gracia. Movióse mucho nuestro sabio, no con la beldad de la dama
(porque estaba seguro de no rendirse á tal flaqueza), mas sí por el
desconsuelo en que la vía. Baxó, y se acercó á la Ninivita jóven, con
ánimo de darle prudentes consuelos. Contóle esta hermosa con la mas
ingenua y tierna expresion los perjuicios que le hacia un tio que no
tenia, con que artificio la habia privado de un caudal que nunca habia
poseido, y los temores que le causaban sus arrebatos. Vos me pareceis
hombre discreto, le dixo, y si me hiciérais el favor de venir hasta mi
casa, y exâminar mis asuntos, estoy cierta de que me sacaríais del
cruel apuro en que me veo. No tuvo reparo Memnon en acompañarla, para
examinar con madurez sus asuntos, y darle buenos consejos.

Llevóle la afligida señora á un retrete bien aromado, y le obligó con
mucha cortesía á sentarse en un muelle sofá, donde estaban las piernas
cruzadas uno enfrente de otro. Hablaba la dama con los ojos baxos; de
quando en quando se le iban las lágrimas, y quando los levantaba,
siempre topaba con las miradas del cuerdo Memnon. Eran sus razones
cariñosas en demasía, y mucho mas quando ámbos se miraban. Memnon
tomaba muy á pechos sus asuntos, y á cada instante crecia en él el
anhelo de servir á tan hermosa y desdichada persona. Con el calor de
la conversacion dexáron poco á poco de encontrarse uno enfrente de
otro, y de tener cruzadas las piernas, aconsejándola Memnon tan de
cerca, y siendo tan cariñosos sus consejos, que ni uno ni otro podian
hablar de asuntos, ni sabian donde estaban.

Estando en esto, llega, como ya el lector se ha podido imaginar, el
tío, el qual venia armado de punta en blanco; y lo primero que dixo
fué que iba á matar, como era justo, al sabio Memnon y á su sobrina; y
lo último, que podria perdonarlos, si le daban mucho dinero. Vióse
precisado Memnon á darle quanto tenia, y gracias á que en aquellos
venturosos tiempos no habia peores resultas que temer; que aun no
estaba descubierta la América, ni eran las hermosas damas afligidas
tan peligrosas como ahora.

Confuso y desesperado Memnon se volvió á su casa, donde encontró una
esquela convidándole á comer con unos amigos íntimos. Si me quedo solo
en casa, dixo, tendré preocupado el ánimo con mi triste aventura, no
comeré, y caeré malo; mas vale hacer una frugal comida con mis amigos
íntimos, y con su amena compañía olvidarme del disparate que esta
mañana he cometido. Fuése al convite; y viendo que estaba algo triste,
le obligáron á que bebiese para disipar su melancolía. El vino usado
con moderacion es medicina para el ánimo y para el cuerpo: así pensaba
el sabio Memnon, y se emborrachó. Propónenle jugar una mano de
sobremesa: un juego, donde se atraviesa poco, es una inocente
diversion. Juega, y le ganan quanto traía en el bolsillo, y quatro
veces mas sobre su palabra. Origínase una contienda sobre el juego,
irrítanse los ánimos, le tira uno de sus íntimos amigos á la cabeza un
cubilete que le saca un ojo, y traen á casa al sabio Memnon borracho,
sin dinero, y con un ojo ménos.

Habiendo dormido un poco el lobo, envia á su criado á casa del
tesorero general de rentas de Ninive, á que le diera dinero para pagar
á sus íntimos amigos; y le trae el criado la nueva de que aquella
mañana habia hecho una quiebra de mala fé su deudor, con la qual
dexaba por puertas á cien familias. Despechado Memnon se va á palacio
con un parche en el ojo y un memorial en la mano, pidiendo justicia al
rey del fallido; y encuentra en una sala á muchas damas, todas como
peonzas al reves, con elegantes tontillos de veinte piés de
circunferencia, y batas de treinta de cola. Una que le conocia algo,
dixo mirándole al soslayo: ¡Jesus, qué horror! Y otra que le conocia
mas: Buenas tardes, señor Memnon; de veras, señor Memnon que me alegro
mucho de veros: ¿cómo es que estais tuerto, señor Memnon? y dicho
esto, se fué sin aguardar respuesta. Agazapóse Memnon en un rincon,
esperando á poderse echar á los pies del monarca. Llegó su magestad,
besó Memnon tres veces el suelo, y le dió su memorial, que tomó el
soberano con mucha afabilidad, y se le alargó á uno de sus sátrapas,
para que le diera cuenta. Llama el sátrapa á Memnon aparte, y le dice
con tono de mofa y ademan de insulto: Donoso tuerto sois, pues os
atreveis á dar al rey un memorial que no ha pasado por mi mano, y
cometeis con eso el atentado de pedir justicia de un fallido muy
honrado, que está baxo mi amparo, y es sobrino de una doncella de
servicio de mi querida. No deis mas paso en el asunto, si no quereis
perder el ojo sano que os queda.

De esta suerte, habiendo Memnon renunciado por la mañana de mozas, de
comilonas, de juego, de contiendas, y sobretodo de palacio, ántes de
anochecer habia sido engañado y estafado por una herniosa dama, se
habia emborrachado, habia jugado, le habian sacado un ojo, y habia ido
á palacio donde se habian reido de él.

Confuso, absorto, y rendido al peso de su sentimiento, se volvia medio
muerto á su casa, y al ir á entrar, la encontró llena de alguaciles y
escribanos que cargaban con los muebles á nombre de sus acreedores.
Paróse casi sin sentido debaxo de un plátano, y se encuentra con la
linda dama de aquella mañana, que se andaba paseando con su amado tio,
y que no se pudo tener de risa al ver á Memnon con su parche. Cerró la
noche, y se acostó Memnon sobre un monton de paja, cerca de las
paredes de su casa: entróle calentura, se aletargó con la fuerza de
ella, y se le apareció en sueños un espíritu celestial; el qual era
resplandeciente como el Sol, y tenia seis hermosas alas, pero sin
piés, ni cabeza, ni cola, y no se parecia á cosa ninguna. ¿Quién eres?
le dixo Memnon. Tu genio bueno, le respondió. Pues vuélveme, repuso
Memnon, mi ojo, mi salud, mi caudal, mi cordura; y de seguida le contó
de qué modo todo lo habia perdido aquel dia. Aventuras son esas,
replicó el espíritu, que nunca suceden en el mundo donde nosotros
vivimos. ¿En qué mundo vivis? le dixo el hombre afligido. Mi patria,
respondió el genio, dista quinientos millones de leguas del Sol, y es
aquella estrellita junto á Sirio, que estás viendo desde aquí. ¡Lindo
pais! dixo Memnon. ¿Con que no teneis bribonas que engañan á los
hombres de bien, ni amigos íntimos que les estafan su dinero y les
sacan un ojo, ni deudores que quiebren, ni sátrapas que se rian de
vosotros quando os niegan justicia? No, le dixo el morador de la
estrella, nada de eso: no nos engañan las mugeres, porque no las hay;
no hacemos excesos de glotonería, porque no comemos; ni hay deudores
que quiebren, porque no tenemos plata ni oro; no nos pueden sacar los
ojos, porque no se parece nuestro cuerpo al vuestro; ni los sátrapas
cometen injusticias, porque todos somos iguales.

Díxole entónces Memnon: Señor ilustrísimo, ¿sin mozas y sin comer, en
qué pasais el tiempo? En cuidar, dixo el genio, de los demas globos
que estan á nuestro cargo, y yo soy venido á consolarte. ¡Ay! replicó
Memnon, ¿porqué no habéis venido la noche pasada, y me hubiérais
estorbado hacer tanto disparate? Porque estaba con Asan, tu hermano
mayor, le dixo el morador de los cielos, el qual es mas desventurado
que tú, habiendo su magestad el clemente rey de las Indias, en cuyo
palacio tiene la honra de estar empleado, mandádole sacar ámbos ojos
por una leve falta, y teniéndole en un calabozo, amarrado de piés y
manos. Pardios, exclamó Memnon, que estamos medrados con tener un
genio bueno en nuestra familia, si de dos hermanos uno está ciego, y
otro tuerto, uno acostado sobre paja, y otro en una cárcel. Tu suerte
se mudará, replicó el animal de la estrella: verdad es que toda la
vida serás tuerto; pero, como no sea eso, vivirás bastante feliz, con
tal que nunca hagas el desatinado propósito de ser completamente
cuerdo. ¿Con que eso es cosa que no es posible conseguir? replicó
Memnon arrancando un sollozo. Como no es posible, respondió el otro,
ser completamente inteligente, completamente fuerte, completamente
poderoso, ó completamente feliz. Nosotros mismos estamos muy distantes
de serlo; un globo hay á la verdad donde todo eso se encuentra; pero
todo va por grados en los cien mil millones de mundos sembrados en el
espacio. En el segundo hay ménos placer y ménos sabiduría que en el
primero; en el tercero ménos que en el segundo; y así se sigue hasta
el postrero, donde todo el mundo es enteramente loco. Mucho me temo,
dixo Memnon, que nuestro globo sea justamente esa casa de orates del
universo, que vos decis. No tanto como eso, dixo el espíritu, pero le
anda cerca; y es preciso que cada cosa ocupe su sitio señalado. En tal
caso, dixo Memnon, muy descaminados van ciertos poetas, y ciertos
filósofos, que dicen que _todo está bien_. Razon llevan, dixo el
filósofo del otro mundo, si contemplan la colocacion del universo
entero. ¡Ha! replicó el pobre Memnon, eso no lo creeré miéntras fuere
tuerto.

_Fin de Memnon_.

       *       *       *       *       *



LOS DOS CONSOLADOS.

Decia un dia el gran filósofo Citofilo á una dama desconsolada, y que
tenia sobrado motivo para estarlo: Señora, la reyna de Inglaterra,
hija del gran Henrique quarto, no fué ménos desgraciada que vos: la
echáron de su reyno; se vió á pique de perecer en el océano en un
naufragio, y presenció la muerte del rey su esposo en un patíbulo.
Mucho lo siento, dixo la dama; y volvió á llorar sus desventuras
propias.

Acordaos, dixo Cilofilo, de María Estuardo, que estaba honradamente
prendada de un guapo músico que tenia excelente voz de sochantre. Su
marido mató al músico; y luego su buena amiga y pariente, la reyna
Isabel, que se decia doncella, le mandó cortar la cabeza en un
cadahalso colgado de luto, después de haberla tenido diez y ocho años
presa. ¡Cruel suceso! respondió la señora; y se entregó de nuevo á su
afliccion.

Bien habréis oido mentar, siguió el consolador, á la hermosa Juana de
Nápoles, que fué presa y ahorcada. Una idea confusa tengo de eso, dixo
la afligida.

Os contaré, añadió el otro, la aventura sucedida en mi tiempo de una
soberana destronada despues de cenar, y que ha muerto en una isla
desierta. Toda esa historia la sé, respondió la dama.

Pues os diré lo sucedido á otra gran princesa, mi discípula de
filosofía. Tenia su amante, como le tiene toda hermosa y gran
princesa: entró un dia su padre en su aposento, y cogió al amante con
el rostro encendido y los ojos que como dos carbunclos resplandecian,
y la princesa tambien con la cara muy encarnada. Disgustó tanto al
padre el rostro del mancebo, que le sacudió la mas enorme bofetada que
hasta el dia se ha pegado en toda su provincia. Cogió el amante las
tenazas, y rompió la cabeza al padre de la dama, que estuvo mucho
tiempo á la muerte, y aun tiene la señal de la herida: la princesa
desatentada se tiró por la ventana, y se estropeó una pierna, de modo
que aun el dia de hoy se le conoce que coxea, aunque tiene hermoso
cuerpo. Su amante fué condenado á muerte, por haber roto la cabeza á
tan alto príncipe. Ya podeis pensar en qué estado estaria la princesa,
quando sacaban á ahorcar á su amante; yo la iba á ver con freqüencia,
quando estaba ella en la cárcel, y siempre me hablaba de sus
desdichas.

¿Pues porqué no quereis que me duela yo de las mias? le dixo la dama.
Porque no es acertado dolerse de sus desgracias, y porque habiendo
habido tantas principales señoras tan desventuradas, no parece bien
que os desespereis. Contemplad á Hecuba, contemplad á Niobe. Ha, dixo
la señora, si hubiera vivido yo en aquel tiempo, ó en el de tantas
hermosas princesas, y para su consuelo les hubiérais contado mis
desdichas, ¿os habrian acaso escuchado?

Al dia siguiente perdió el filósofo á su hijo único, y faltó poco para
que se muriese de sentimiento. Mandó la señora hacer una lista de
todos los monarcas que habian perdido á sus hijos, y se la llevó al
filósofo, el qual la leyó, la encontró muy puntual, y siguió llorando.
Al cabo de tres meses se volviéron á ver, y se pasmáron de hallarse
muy contentos. Levantáron entónces una hermosa estatua al tiempo, con
este rótulo:

AL CONSOLADOR.

_Fin de los dos Consolados_.

        *       *       *       *       *



HISTORIA

DE LOS VIAGES

DE ESCARMENTADO,

ESCRITA POR ÉL PROPIO.

En la ciudad de Candía vine yo al mundo el año de 1600. Era su
gobernador mi padre, y me acuerdo que un poeta ménos que mediano,
aunque no fuese medianamente desaliñado su estilo, llamado Azarria,
hizo unas malas coplas en elogio mio, en las quales me calificaba de
descendiente de Minos en línea recta; mas habiendo luego quitado el
gobierno á mi padre, compuso otras en que me trataba de nieto de
Pasifae y su amante. Mal sugeto era de veras el tal Azarria, y el
bribon mas fastidioso que en toda la isla habia.

Quince años tenia quando me envió mi padre á estudiar á Roma, y yo
llegué con la esperanza de aprender todas las verdades, porque hasta
entónces me habian enseñado todo lo contrario de la verdad, según es
uso en este mundo, desde la China hasta los Alpes. Monsiñor Profondo,
á quien iba recomendado, era sugeto raro, y uno de los mas terribles
sabios que en el mundo habia. Quísome instruir en las categorías de
Aristóteles, y por poco me pone en la de sus gitones: de buena me
libré. Ví procesiones, exôrcismos, y no pocos robos. Decian, aunque
contra toda verdad, que la siñora Olimpia, dama muy prudente, vendia
ciertas cosas que no suelen venderse. De mi edad todo esto me parecia
muy gracioso. Ocurrióle á una señora moza, y de muy suave condicion,
llamada la siñora Fatelo, prendarse de mí: obsequiábanla el
reverendísimo padre Puñalini, y el reverendísimo padre Aconiti,
religiosos de una congregacion que ya no exîste, y los puso de acuerdo
á entrámbos dándome sus favores; pero me ví á peligro de ser
envenenado y excomulgado. Dexé á Roma muy satisfecho con la
arquitectura de San Pedro.

Viajé por Francia, donde reynaba á la sazon Luis el justo; y lo
primero que me preguntáron fué si queria para mi almuerzo un trozo del
mariscal de Ancre, que habia asado la gente, y le vendian muy barato á
los que querian comprar su carne para regalarse.

Era este estado un continuo teatro de guerras civiles, unas veces por
una plaza en el consejo, y otras por dos páginas de controversias
teológicas. Mas de sesenta años hacia que estaban asolados estos
hermosos climas por este volcan que unas veces se amortiguaba, y otras
ardia con violencia; y eso eran las libertades de la iglesia galicana.
¡Ay! dixe, este pueblo es de natural apacible: ¿quién le ha sacado así
de su índole? Dice chufletas, y hace el degüello de San Bartolomé.
¡Venturoso tiempo aquel en que no haga mas que decir donayres!

Pasé á Inglaterra, donde las mismas contiendas ocasionaban los mismos
horrores. Unos santos católicos, en obsequio de la iglesia, habian
determinado volar con pólvora el rey, la familia real, y todo el
parlamento, y librar la Inglaterra de tanto herege. Enseñáronme el
sitio donde habia hecho quemar á mas de quinientos de sus vasallos la
bienaventurada reyna María, hija de Henrique octavo; y me aseguró un
clérigo hiberno que fué accion de mucho mérito para con Dios: lo
primero porque los quemados eran todos ingleses, y lo segundo porque
nunca tomaban agua bendita, ni creían en la cueva de San Patricio;
pasmándose de que aun no hubiesen canonizado á la reyna María, bien
que abrigaba la esperanza de que no se tardaria en ponerla en los
altares, así que tuviera un poco de lugar el cardenal nepote.

Fuíme á Holanda, donde esperaba encontrar mas sosiego en un pueblo mas
flemático. Quando llegué á La Haya, estaban cortando la cabeza á un
anciano venerable, y era la cabeza calva del primer ministro
Barnevelt. Movido á compasion, pregunté qué delito era el suyo, y si
habia sido traydor al estado. Mucho peor que eso, me respondió un
predicante de capa negra; que es hombre que cree que puede uno
salvarse por sus buenas obras lo mismo que por la fé: y bien veis que
si se acreditaran semejantes opiniones, no podria subsistir la
república; por eso es menester leyes severas para poner freno á
escándalos tan horrorosos. Díxome luego suspirando un político
profundo: ¡Ha, señor! este buen tiempo no ha de durar siempre; este
pueblo se muestra tan zeloso por mero acaso: su verdadero carácter se
inclina al abominable dogma de la tolerancia, y un dia le abrazará;
cosa que me estremece. Yo empero, miéntras no llegaba esta fatal época
de indulgencia y moderacion, dexé á toda priesa un pais donde ningun
contento templaba su severidad, y me embarqué para España.

Estaba la corte en Sevilla, habian llegado los galeones, y en la mas
hermosa estacion del año todo respiraba abundancia y alegría. Al cabo
de una calle de naranjos y limones, ví un palenque inmenso rodeado de
gradas cubiertas de preciosos texidos. Baxo un soberbio dosel estaban
el rey, la reyna, los infantes y las infantas. Enfrente de la augusta
familia habia un trono todavía mas alto. Dixe, volviéndome á uno de
mis compañeros de viage: Como no esté aquel trono reservado para Dios,
no sé para quien pueda ser. Oyó un grave Español estas imprudentes
palabras, y me saliéron caras. Yo me figuraba que íbamos á ver un
torneo ó una corrida de toros, quando subió el Inquisidor general al
trono, y desde él bendixo al monarca y al pueblo.

Vino luego un exército de frayles en filas de dos en dos, blancos,
negros, pardos, calzados, descalzos, con barba, imberbes, con capilla
puntiaguda, y sin capilla; iba luego el verdugo; y detras, en medio de
alguaciles y duques, cerca de quarenta personas cubiertas con sacos
donde habia llamas y diablos pintados. Eran estos, ó judíos que se
habian empeñado en no renegar de Moisés, ó cristianos que se habían
casado con sus comadres, ó no habian sido devotos de Nuestra Señora de
Atocha, ó no habian querido dar dinero á los padres capuchinos.
Cantáronse unas devotísimas oraciones, y luego fuéron quemados vivos,
á fuego lento, todos los reos; con lo qual quedó muy edificada la
familia real.

Aquella noche, quando me iba á meter en la cama, entráron dos
familiares de la inquisicion, acompañados de una ronda bien armada;
diéronme un cariñoso abrazo, y me lleváron, sin hablarme palabra, á un
calabozo muy fresco, donde habia una esterilla para acostarse, y un
soberbio crucifixo. Aquí estuve seis semanas, pasadas las quales me
mandó á pedir por favor el señor inquisidor que me viese con él.
Estrechóme en sus brazos con paternal cariño, y me dixo que sentia muy
de veras que estuviese tan mal alojado, pero que estaban ocupados
todos los quartos de aquella santa casa, y que esperaba otra vez darme
mejor habitacion. Preguntóme luego con no ménos amor, si sabia porque
estaba allí. Respondí al varon santo, que sin duda por mis pecados.
Eso es, hijo mió: ¿pero por qué pecados? habladme sin rezelo. Por mas
que me mataba, no atinaba, hasta que la caridad del piadoso inquisidor
me dió alguna luz. Acordéme al fin de mis imprudentes palabras, y no
fuí condenado mas que á exercicios, la disciplina, y treinta mil
reales de multa. Lleváronme á dar las gracias al inquisidor general,
sugeto muy afable, que me preguntó que tal me habia parecido su
fiesta. Rospondíle que era deliciosísima, y fui á dar priesa á mis
compañeros á que saliésemos del pais, puesto que es tan ameno. Habian
estos tenido lugar para informarse de todas las grandes proezas
executadas por los Españoles en obsequio de la religion, y leido las
memorias del célebre obispo de Chiapa, donde cuenta que degolláron,
quemáron ó ahogáron unos diez millones de idólatras Americanos por
convertirlos á nuestra santa fé. Bien creo que pondera algo el obispo;
pero aunque se rebaxe la mitad de las víctimas, todavía queda
acreditado un zelo portentoso.

Atormentábame sin cesar el ardor de viajar, y estaba resuelto á
concluir mi peregrinacion de Europa por la Turquía. Encaminéme á esta,
con firme propósito de no decir otra vez mi parecer acerca de las
fiestas que viese. Estos Turcos, dixe á mis compañeros, son unos
paganos que no han recibido el santo bautismo, y sin duda han de ser
mas crueles que los santos inquisidores; callémonos pues, miéntras
vivamos entre Moros.

Con este ánimo iba; pero quedé atónito al ver en Turquía muchos mas
templos cristianos que en la isla donde habia nacido, y hasta crecidas
congregaciones de frayles, á quienes dexaban en paz rezar á la virgen
María, y maldecir á Mahoma, unos en griego, otros en latin, y otros en
armenio. ¡Qué honrada gente son los Turcos! exclamé. Los cristianos
griegos y los latinos eran irreconciliables enemigos en
Constantinopla, y se perseguían estos esclavos unos á otros como
perros que se muerden en la calle, y que separan á palos sus amos.
Entónces el gran visir protegia á los Griegos: el patriarca griego me
acusó de que habia cenado con el patriarca latino, y fui condenado por
el diván á cien palos en la planta de los pies, que rescaté á precio
de quinientos zequíes. Al otro dia ahorcáron al gran visir; y al
tercero su sucesor, que no fue ahorcado hasta de allí á un mes, me
condenó á la misma multa por haber cenado con el patriarca griego: de
suerte que me ví en la triste precision de no freqüentar la iglesia
griega ni la latina. Por consolarme arrendé una hermosa circasiana,
que era la mas cariñosa persona á solas con un hombre, y la mas devota
en la mezquita. Una noche, entre los suaves gustos de amor, exclamó
dándome un abrazo: _Alah, Ilah, Aláh_, que son las palabras
sacramentales de los Turcos; yo pensé que fuesen las del amor, y dixe
con mucho cariño: _Aláh, Ilah, Aláh_. Ha, dixo la mora, loado sea Dios
misericordioso; ya sois Turco. Respondíle que daba las gracias al
Señor que me habia dado fuerza para serlo, y creí que era muy dichoso.
Por la mañana vino á circuncidarme el iman; y poniendo yo alguna
dificultad, me propuso el cadí del barrio, hombre de buena
composicion, que me mandaria empalar. Por fin libré mi prepucio y mi
trasero por mil zequíes, y me escapé corriendo á Persia, resuelto á no
oir en Turquía misa griega ni latina, y á no decir nunca _Aláh, Ilah,
Aláh_ en los ratos de los gustos de amor.

Así que llegué á Ispahan, me preguntáron si era del partido del
carnero negro ó del carnero blanco. Respondí que lo mismo me daba uno
que otro, con tal que fuera tierno. Se ha de notar que todavía estaba
dividida la Persia en dos facciones, la del carnero negro y la del
blanco. Creyéron que hacia yo burla de ámbos partidos, y me encontré
en un terrible compromiso á la puerta misma de la ciudad, del qual
salí pagando una buena cantidad de zequíes, por no tener que ver con
carneros.

No paré hasta la China, donde llegué con un intérprete que me dixo que
era el pais donde se podia vivir alegre y libre: los Tártaros que le
habian invadido todo lo ponian á sangre y fuego, miéntras que los
reverendos padres jesuitas por una parte, y los reverendos padres
domínicos por otra, decian que ganaban almas para el cielo, sin que
nadie lo advirtiese. Nunca se han visto convertidores mas zelosos;
unos á otros se perseguían con el mas fervoroso ahinco, escribian á
Roma tomos enteros de calumnias, y se trataban de infieles y
prevaricadores por un alma. Habia entre ellos una horrorosa disputa
acerca del modo de hacer la cortesía; los jesuitas querian que los
Chinos saludaran á sus padres y madres á la moda de la China, y los
domínicos que fuera á la moda de Roma. Sucedióme que los jesuítas
creyéron que yo era un domínico, y le dixéron á Su Magestad Tártara
que era espía del Papa. Dió comision el consejo supremo á un primer
mandarín para que me arrestara; el qual mandó á un alguacil, que tenia
á sus órdenes quatro corchetes, que me prendiesen, y me atasen con
toda ceremonia. Conduxéronme, despues de ciento y quarenta
genuflexîones, ante Su Magestad, que me preguntó si era yo espía del
Papa, y si era cierto que hubiese de venir este príncipe en persona á
destronarle. Respondíle que el Papa era un clérigo de mas de setenta
años; que distaban sus estados mas de quatro mil leguas de los de su
Sacra Magestad Tártaro-China; que su exército era de dos mil soldados
que montaban la guardia con un para-aguas; que no destronaba á nadie,
y que podia Su Magestad dormir sin miedo. Esta fué la ménos fatal
aventura de mi vida, pues no hiciéron mas que enviarme á Macao, donde
me embarqué para Europa.

Fué preciso calafatear el navío en la costa de Golconda, y me
aproveché de la oportunidad para ver la corte del gran Aurengzeb, de
quien se contaban entónces mil portentos. Estaba este monarca en Deli,
y gocé el gusto imponderable de contemplarle facha á facha el dia de
la pomposa ceremonia en que recibió la celestial dádiva que le enviaba
el cherif de la Meca, y era la escoba con que se habia barrido la
santa casa, la _caaba_, la _belh-Alah_: escoba que es el símbolo que
alimpia todas las suciedades del alma. Parece que no la necesitaba
Aurengzeb, que era el varon mas religioso de todo el Indostan, puesto
que habia degollado á uno de sus hermanos, y dado veneno á su padre, y
habia hecho perecer en un patíbulo á veinte rajaes y otros tantos
omraes; pero no queria decir eso nada, y no se hablaba de otra cosa
que de su devocion, á la qual la de ningun otro era comparable, como
no fuese la de la sacra magestad, del serenísimo emperador de
Marruecos, Mulcy Ismael, el qual cortaba unas quantas cabezas todos
los viernes, despues de hacer oracion.

No articulé yo palabra, que me habian escarmentado los viages, y sabia
que no era juez competente para fallar entre estos dos augustos
soberanos. Confieso empero que un francés mozo, con quien estaba
alojado, faltó al respeto debido á los emperadores de Indias y de
Marruceos, diciendo con mucha imprudencia que en Europa habia
soberanos muy píos que gobernaban con acierto sus estados, y
freqüentaban tambien las iglesias, sin quitar por eso la vida á sus
padres y hermanos, ni cortar la cabeza á sus vasallos. Nuestro
intérprete dio cuenta en lengua india de las expresiones impías de
este mozo. Instruido yo con lo que en otras ocasiones me habia
sucedido, mandé ensillar mis camellos, y me fui con el francés. Luego
supe que aquella misma noche habian venido á prendernos los oficiales
del gran Aurengzeb; y no habiendo encontrado mas que al intérprete,
fue este ajusticiado en la plaza mayor, confesando sin lisonja todos
los palaciegos que era muy justa su muerte.

Quedábame por ver la Africa para disfrutar de todas las delicias de
nuestro hemisferio, y con efecto la ví. Unos corsarios negros
apresaron mi embarcacion. Quejóse amargamente mi patron, y les
preguntó por qué violaban las leyes de las naciones. Fuéle respondido
por el capitán negro: Vuestra nariz es larga, y la nuestra chata;
vuestro cabello es liso, y nuestra lana riza; vuestra cutis es de
color ceniciento, y la nuestra de color de ébano; por consiguiente, en
virtud de las sacrosantas leyes de naturaleza, siempre debemos ser
enemigos. En las ferias de Guinea nos compráis, como si fuéramos
acémilas, para forzarnos á que trabajemos en no sé qué faenas tan
penosas como ridiculas; á vergajazos nos haceis horadar los montes
para sacar una especie de polvo amarillo que para nada es bueno, y que
no vale, ni con mucha, un cebollino de Egipto. Así quando os
encontramos nosotros, y podemos mas, os obligamos á que labreis
nuestras tierras, y de lo contrario os cortamos las narices y las
orejas.

No habia réplica á tan discreto razonamiento. Fuí á labrar el campo de
una negra vieja por conservar mis orejas y mi nariz, y al cabo de un
año me rescatáron. Habiendo visto todo quanto bueno, hermoso y
admirable hay en la tierra, me determiné á no ver mas que mis dioses
penates: me casé en mi pais, fuí cornudo, y ví que era la mas grata
condicion de la vida humana.

_Fin de los viages de Escarmentado_.

       *       *      *       *       *



MICROMEGAS,

HISTORIA FILOSOFICA.

       *       *       *       *       *



CAPITULO PRIMERO.

_Viage de un morador del mundo de la estrella Sirio al planeta de
Saturno_.

Habia en uno de los planetas que giran en torno de la estrella llamada
Sirio, un mozo de mucho talento, á quien tuve la honra de conocer en
el postrer viage que hizo á nuestro mezquino hormiguero. Era su nombre
Micromegas, nombre que cae perfectamente á todo grande, y tenia ocho
leguas de alto; quiero decir veinte y quatro mil pasos geométricos de
cinco piés de rey.

Algún algebrista, casta de gente muy útil al público, tomará á este
paso de mi historia la pluma, y calculará que teniendo el Señor Don
Micromegas, morador del pais de Sirio, desde la planta de los piés al
colodrillo veinte y quatro mil pasos, que hacen ciento y veinte mil
piés de rey, y nosotros ciudadanos de la tierra no pasando por lo
común de cinco piés, y teniendo nuestro globo nueve mil leguas de
circunferencia, es absolutamente indispensable que el planeta dónde
nació nuestro héroe tenga cabalmente veinte y un millones y
seiscientas mil veces mas circunferencia que nuestra tierra. Pues no
hay cosa mas comun ni mas natural; y los estados de ciertos
principillos de Alemania ó de Italia, que pueden andarse en media
hora, comparados con la Turquía, la Rusia, ó la América española, son
una imágen, todavía muy distante de la realidad, de las diferencias
que ha establecido la naturaleza entre los seres.

Es la estatura de Su Excelencia la que llevamos dicha, de donde
colegirán todos nuestros pintores y escultores, que su cuerpo podia
tener unos cincuenta mil piés de rey de circunferencia, porque es muy
bien proporcionado. Su entendimiento es de los mas perspicaces que se
puedan ver; sabe una multitud de cosas, y algunas ha inventado: apénas
rayaba con los doscientos y cincuenta años, siendo estudiante en el
colegio de jesuitas de su planeta, como es allí estilo comun, adivinó
por la fuerza de su inteligencia mas de cincuenta proposiciones de
Euclides, que son diez y ocho mas que hizo Blas Pascal, el qual
habiendo adivinado, segun dice su hermana, treinta y dos jugando,
llegó á ser, andando los años, harto mediano geómetra, y malísimo
metafísico. De edad de quatrocientos y cincuenta años, que no hacia
mas que salir de la niñez, disecó unos insectos muy chicos que no
llegaban á cien piés de diámetro, y se escondían á los microscopios
ordinarios, y compuso acerca de ellos un libro muy curioso, pero que
le traxo no pocos disgustos. El muftí de su pais, no ménos cosquilloso
que ignorante, encontró en su libro proposiciones sospechosas,
mal-sonantes, temerarias, heréticas, _ó que olian á heregía_, y le
persiguió de muerte: tratábase de saber si la forma substancial de las
pulgas de Sirio era de la misma naturaleza que la de los caracoles.
Defendióse con mucha sal Micromegas; se declaráron las mugeres en su
favor, puesto que al cabo de doscientos y veinte años que habia durado
el pleyto, hizo el muftí condenar el libro por calificadores que ni le
habian leido, ni sabian leer, y fue desterrado de la corte el autor
por tiempo de ochocientos años.

No le afligió mucho el salir de una corte llena de enredos y chismes.
Compuso unas décimas muy graciosas contra el muftí, que á este no le
importáron un bledo, y se dedicó á viajar de planeta en planeta, para
acabar de perfeccionar su razon y su corazon, como dicen. Los que
están acostumbrados á caminar en coche de colleras, ó en silla de
posta, se pasmarán de los carruages de allá arriba, porque nosotros,
en nuestra pelota de cieno, no entendemos de otros estilos que los
nuestros. Sabia completamente las leyes de la gravitacion y de las
fuerzas atractivas y repulsivas nuestro caminante, y se valia de ellas
con tanto acierto, que ora montado en un rayo del sol, ora cabalgando
en un cometa, andaban de globo en globo él y sus sirvientes, lo mismo
que revolotea un paxarillo de rama en rama. En poco tiempo hubo
corrido la vía láctea; y siento tener que confesar que nunca pudo
columbrar, por entre las estrellas de que está sembrada, aquel
hermosísimo cielo empíreo, que con su anteojo de larga vista descubrió
el ilustre Derham, teniente cura [Footnote: Sabio Inglés, autor de la
Teología astronómica, y otras obras, en que se esfuerza á probar la
exîstencia de Dios por la contemplacion de las maravillas de la
naturaleza.]. No digo yo por eso que no le haya visto muy bien el
Señor Derham; Dios me libre de cometer tamaño yerro; mas al cabo
Micromegas se hallaba en el país, y era buen observador: yo no quiero
contradecir á nadie.

Despues de muchos viages llegó un dia Micromegas al globo de Saturno;
y si bien estaba acostumbrado á ver cosas nuevas, todavía le paró
confuso la pequeñez de aquel planeta y de sus moradores, y no pudo
ménos de soltar aquella sonrisa de superioridad que los mas cuerdos no
pueden contener á veces. Verdad es que no es Saturno mas grande que
novecientas veces la tierra, y los habitadores del pais son enanos de
unas dos mil varas, con corta diferencia, de estatura. Rióse al
principio de ellos con sus criados, como hace un músico italiano de la
música de Lulli, quando viene á Francia; mas era el Sirio hombre de
razon, y presto reconoció que podia muy bien un ser que piensa no
tener nada de ridículo, puesto que no pasara de seis mil piés su
estatura. Acostumbróse á los Saturninos, despues de haberlos pasmado,
y se hizo íntimo amigo del secretario de la academia de Saturno,
hombre de mucho talento, que á la verdad nada habia inventado, pero
que daba muy lindamente cuenta de las invenciones de los demas, y que
hacia regularmente coplas chicas y cálculos grandes. Pondré aquí, para
satisfaccion de mis lectores, una conversacion muy extraña que con el
señor secretario tuvo un dia Micromegas.



CAPITULO II.

_Conversacion del morador de Sirio con el de Saturno_.

Acostóse Su Excelencia, acercóse á su rostro el secretario, y dixo
Micromegas: Confesemos que es muy varia la naturaleza. Verdad es, dixo
el Saturnino; es la naturaleza como un jardin, cuyas flores.... Ha,
dixo el otro, dexaos de jardinerías. Pues es, siguió el secretario,
como una reunion de rubias y pelinegras, cuyos atavíos..... ¿Qué me
importan vuestras pelinegras? interrumpió el otro. O bien como una
galería de quadros, cuyas imágenes...... No, Señor, no, replicó el
caminante, la naturaleza es como la naturaleza. ¿A qué diablos andais
buscando esas comparaciones? Por recrearos, respondió el secretario.
Si no quiero yo que me recreen, lo que quiero es que me instruyan,
repuso el caminante. Decidme lo primero quantos sentidos tienen los
hombres de vuestro globo. Nada mas que setenta y dos, dixo el
académico, y todos los dias nos lamentamos de tanta escasez; que
nuestra imaginacion se dexa atras nuestras necesidades, y nos parece
que con nuestros setenta y dos sentidos, nuestro anulo, y nuestras
cinco lunas, no tenemos lo suficiente; y es cierto que no obstante
nuestra mucha curiosidad y las pasiones que de nuestros setenta y dos
sentidos son hijas, nos sobra tiempo para aburrirnos. Bien lo creo,
dixo Micromegas, porque en nuestro globo tenemos cerca de mil
sentidos, y todavía nos quedan no sé qué vagos deseos, no sé qué
inquietud, que sin cesar nos avisa que somos chica cosa, y que hay
otros seres mucho mas perfectos. He hecho algunos viages, y he visto
otros mortales muy inferiores á nosotros, y otros que nos son muy
superiores; mas ningunos he visto que no tengan mas deseos que
verdaderas necesidades, y mas necesidades que satisfacciones. Acaso
llegaré un dia á un pais donde nada haga falta, pero hasta ahora no he
podido saber del tal pais. Echáronse entónces á formar conjeturas el
Saturnino y el Sirio; pero despues de muchos raciocinios no ménos
ingeniosos que inciertos, fué forzoso volver á sentar hechos. ¿Quanto
tiempo vivís? dixo el Sirio. Ha, muy poco, replicó el hombrecillo de
Saturno. Lo mismo sucede en nuestro pais, dixo el Sirio, siempre nos
estamos quejando de la cortedad de la vida. Menester es que sea esta
universal pension de la naturaleza. ¡Ay! nuestra vida, dixo el
Saturnino, se ciñe á quinientas revoluciones solares (que vienen á ser
quince mil años, ó cerca de ellos, contando como nosotros). Ya veis
que eso casi es morirse así que uno nace: es nuestra exîstencia un
punto, nuestra vida un momento, nuestro globo un átomo; y apénas
empieza uno á instruirse algo, quando le arrebata la muerte, ántes de
adquirir experiencia. Yo por mí no me atrevo á formar proyecto
ninguno, y me encuentro como la gota de agua en el inmenso océano; y
lo que mas sonroxo me causa en vuestra presencia, es contemplar quan
ridícula figura hago en este mundo. Replicóle Micromegas: Si no
fuérais filósofo, tendria, rezelo de desconsolaros, diciéndoos que es
nuestra vida setecientas veces mas dilatada que la vuestra; pero bien
sabeis que quando se ha de restituir el cuerpo á los elementos, y
reanimar baxo distinta forma la naturaleza, que es lo que llaman
morir; quando es llegado, digo, este momento de metamorfósis, poco
importa haber vivido una eternidad ó un dia solo, que uno y otro es lo
mismo. Yo he estado en paises donde viven las gentes mil veces mas que
en el mio, y he visto que todavía se quejaban; pero en todas partes se
encuentran sugetos de razon, que saben resignarse, y dar gracias al
autor de la naturaleza, el qual con una especie de maravillosa
uniformidad ha esparcido en el universo las variedades con una
profusion infinita. Así por exemplo, todos los seres que piensan son
diferentes, y todos se parecen en el don de pensar y desear. En todas
partes es la materia extensa, pero en cada globo tiene propiedades
distintas. ¿Quantas de estas propiedades tiene vuestra materia? Si
hablais de las propiedades sin las quales creemos que no pudiera
subsistir nuestro globo como él es, dixo el Saturnino, no pasan de
trescientas, conviene á saber la extension, la impenetrabilidad, la
mobililad, la gravitacion, la divisibilidad, etc. Sin duda, replicó el
caminante, que basta ese corto número para el plan del criador en
vuestra estrecha habitacion, y en todas cosas adoro su sabiduría,
porque si en todas veo diferencias, tambien contemplo en todas
proporciones. Vuestro globo es chico, y tambien lo son sus moradores;
teneis pocas sensaciones, y goza vuestra materia de pocas propiedades:
todo eso es disposicion de la Providencia. ¿De qué color es vuestro
sol bien exâminado? Blanquecino muy ceniciento, dixo el Saturnino, y
quando dividimos uno de sus rayos, hallamos que tiene siete colores.
El nuestro tira á encarnado, dixo el Sirio, y tenemos treinta y nueve
colores primitivos. En todos quantos he exâminado, no he hallado un
sol que se parezca á otro, como no se vé en vuestro planeta una cara
que no se diferencie de todas las demás.

Despues de otras muchas qüestiones análogas, se informó de quantas
substancias distintas se conocian en Saturno, y le fué respondido que
habia hasta unas treinta: Dios, el espacio, la materia, los seres
extensos que sienten, los seres extensos que sienten y piensan, los
seres que piensan y no son extensos, los que se penetran, y los que no
se penetran, etc. El Sirio, en cuyo planeta hay trescientas, y que
habia en sus viages descubierto hasta tres mil, dexó  extraordina-
riamente asombrado al filósofo de Saturno. Finalmente, habiéndose
comunicado uno á otro casi todo quanto sabian y muchas cosas que no
sabian, y habiendo discurrido por espacio de toda una revolucion
solar, se determináron á hacer juntos un corto viage filosófico.



CAPITULO III.

_Viage de los dos habitantes de Sirio y Saturno_

Ya estaban para embarcarse nuestros dos caminantes en la atmósfera de
Saturno con muy decente provision de instrumentos de matemáticas,
quando la dama del Saturnino, que lo supo, le vino á dar amargas
quejas. Era esta una morenita muy agraciada, que no tenia mas que mil
y quinientas varas de estatura, pero que con sus gracias reparaba lo
chico de su cuerpo. ¡Ha cruel! exclamó, despues que te he resistido
mil y quinientos años, quando apénas me habia rendido, no habiendo
pasado arriba de cien años en tus brazos, ¡me abandonas por irte á
viajar con un gigante del otro mundo! Anda, que no eres mas que un
curioso, y nunca has estado enamorado; que si fueras Saturnino
legítimo, mas constante serias. ¿Adonde vas? ¿qué quieres? ménos
errantes son que tú nuestras cinco lunas, y ménos mudable nuestro
anulo. Esto se acabó; nunca mas he de querer. Abrazóla el filósofo,
lloró con ella, puesto que filósofo; y la dama, despues de haberse
desmayado, se fué á consolar con un petimetre.

Partiéronse nuestros dos curiosos, y saltáron primero al anulo que
encontráron muy aplastado, como lo ha adivinado un ilustre habitante
de nuestro glóbulo; y desde allí anduviéron de luna en luna. Pasó un
cometa por junto á la última, y se tiráron á él con sus sirvientes y
sus instrumentos. Apénas hubiéron andado ciento y cincuenta millones
de leguas, se topáron con los satélites de Júpiter. Apeáronse en este
planeta, donde se detuviéron un año, y aprendiéron secretos muy
curiosos, que se habrian dado á la imprenta, si no hubiese sido por
los señores inquisidores que han encontrado proposiciones algo duras
de tragar; pero yo logré leer el manuscrito en la biblioteca del
Ilustrísimo Señor Arzobispo de ... que me permitió registrar sus
libros, con toda la generosidad y bondad que á tan ilustre prelado
caracterizan.

Volvamos empero á nuestros caminantes. Al salir de Júpiter,
atravesáron un espacio de cerca de cien millones de leguas, y
costeáron el planeta Marte, el qual, como todos saben, es cinco veces
mas pequeño que nuestro glóbulo; y viéron dos lunas que sirven á este
planeta, y no han podido descubrir nuestros astrónomos. Bien sé que el
abate Ximenez escribirá con mucho donayre contra la existencia de
dichas lunas, mas yo apelo á los que discurren por analogía; todos
excelentes filósofos que saben muy bien que no le seria posible á
Marte vivir sin dos lunas á lo ménos, estando tan distante del sol.
Sea como fuere, á nuestros caminantes les pareció cosa tan chica, que
se temiéron no hallar posada cómoda, y pasáron adelante como hacen dos
caminantes quando topan con una mala venta en despoblado, y siguen
hasta el pueblo inmediato. Pero luego se arrepintiéron el Sirio y su
compañero, que anduviéron un largo espacio sin hallar albergue. Al
cabo columbráron una lucecilla, que era la tierra, y que pareció muy
mezquina cosa á gentes que venian de Júpiter. No obstante, rezelando
arrepentirse otra vez, se determináron á desembarcar en ella. Pasáron
á la cola del cometa, y hallando una aurora boreal á mano, se metiéron
dentro, y aportáron en tierra á la orilla septentrional del mar
Báltico, á cinco de Julio de mil setecientos treinta y siete.



CAPITULO IV.

_Que da cuenta de lo que les sucedió en el globo de la tierra_.

Habiendo descansado un poco, se almorzáron dos montañas que les
guisáron sus criados con mucho aseo. Quisiéron luego reconocer el
mezquino pais donde se hallaban, y se dirigiéron de Norte á Sur. Cada
paso ordinario del Sirio y su familia era de unos treinta mil piés de
rey: seguíale de léjos el enano de Saturno, que perdia el aliento,
porque tenia que dar doce pasos miéntras alargaba el otro la pierna,
casi como un perrillo faldero que sigue, si se me permite la
comparacion, á un capitán de guardias del rey de Prusia.

Como andaban de priesa estos extrangeros, diéron la vuelta al globo en
treinta y seis horas: verdad es que el sol, ó por mejor decir la
tierra, hace el mismo viage en un dia; pero hemos de reparar que es
cosa mas fácil girar sobre su exe que anclar á pié. Volviéron al cabo
al sitio donde etaban primero, habiendo visto la balsa, casi
imperceptible para ellos, que llaman el Mediterráneo, y el otro
estanque chico que con nombre de grande Océano rodea nuestra
madriguera; al enano le daba el agua á media pierna, y apénas si se
habia mojado el otro los talones. Fuéron y viniéron arriba y abaxo,
haciendo quanto podian por averiguar si estaba ó no habitado este
globo: baxáronse, acostáronse, tentáron por todas partes; pero eran
tan desproporcionados sus ojos y manos con los mezquinos seres que
andan arrastrando acá baxo, que no tuviéron la mas leve sensacion por
donde pudiesen caer en sospecha de que exîstimos nosotros y nuestros
hermanos los demas moradores de este globo.

El enano, que á veces fallaba con alguna precipitacion, decidió luego
que no habia vivientes en la tierra, y su razon primera fué que no
habia visto ninguno. Micromegas le dió á entender con mucha urbanidad,
que no era fundada la conseqüencia; porque, le dixo, con vuestros ojos
tan chicos no veis ciertas estrellas de quinquagésima magnitud, que
distingo yo con mucha claridad. ¿Colegis por eso que no haya tales
estrellas? Si lo he tentado todo, dixo el enano. ¿Y si no habeis
sentido lo que hay? dixo el otro. Si está tan mal compaginado este
globo, replicó el enano; si es tan irregular, y de una configuracion
que parece tan ridicula, que todo él se me figura un caos. ¿No veis
esos arroyuelos, que ninguno corre derecho; esos estanques que ni son
redondos, ni quadrados, ni ovalados, ni de figura regular ninguna;
todos esos granillos puntiagudos de que está erizado, y se me han
entrado en los piés? (y queria hablar de las montañas). ¿No notais la
forma de todo el globo, aplastado por los polos, y girando en torno
del sol con tan desconcertada direccion, que por necesidad los climas
de ámbos polos han de estar incultos? Lo que me fuerza á creer de
veras que no hay vivientes en él, es que ninguno que tuviese razon
querria habitarle. ¿Qué importa? dixo Micromegas, acaso no tienen
sentido comun los habitantes, pero al cabo no es de presumir que se
haya hecho esto sin algun fin. Decis que aquí todo os parece
irregular, porque está todo tirado á cordel en Júpiter y Saturno. Pues
por esa misma razon acaso hay aquí algo de confusion. ¿No os he dicho
ya que siempre habia notado variedad en mis viages? Replicó el
Saturnino á estas razones, y no se hubiera concluido la disputa, si en
el calor de ella no hubiese roto Micromegas el hilo de su collar de
diamantes, y caídose estos; que eran unos brillantes muy lindos,
aunque pequeñitos y desiguales, que los mas gruesos pesaban
quatrocientas libras, y cincuenta los mas menudos. Cogió el enano
algunos, y arrimándoselos á los ojos vió que del modo que estaban
abrillantados, eran microscopios excelentes: cogió pues un microscopio
chico de ciento y sesenta piés de diámetro, y se le aplicó á un ojo,
miéntras que se servia Micromegas de otro de dos mil y quinientos
piés. Al principio no viéron nada con ellos, puesto que eran
aventajados; fué preciso ponerse en la posicion que se requeria. Al
cabo vió el morador de Saturno una cosa imperceptible que se meneaba
entre dos aguas en el mar Báltico, y era una ballena: púsola
bonitamente encima del dedo, y colocándola en la uña del pulgar, se la
enseñó al Sirio, que por la segunda vez se echó á reir de la enorme
pequeñez de los moradores de nuestro globo. Convencido el Saturnino de
que estaba habitado nuestro mundo, se imaginó luego que solo por
ballenas lo estaba; y como era gran discurridor, quiso adivinar de
donde venia el movimiento á un átomo tan ruin, y si tenia ideas,
voluntad y libre albedrío. Micromegas no sabia que pensar; mas
habiendo exâminado con mucha paciencia el animal, sacó de su exâmen
que no podia residir un alma en cuerpo tan chico. Inclinábanse pues
nuestros dos caminantes á creer que no hay razon en nuestra
habitacion, quando, con el auxîlio del microscopio, distinguiéron otro
bulto mas grueso que una ballena, que en el mar Báltico andaba
fluctuando. Ya sabemos que hácia aquella época volvia del círculo
polar una bandada de filósofos, que habian ido á hacer observaciones
en que nadie hasta entónces habia pensado. Traxéron los papeles
públicos que habia zozobrado su embarcacion en las costas de Botnia, y
que les habia costado mucho trabajo el salir á salvamento; pero nunca
se sabe en este mundo lo que hay por debaxo de cuerda. Yo voy á contar
con ingenuidad el suceso, sin quitar ni añadir nada: esfuerzo que de
parte de un historiador es sobremanera meritorio.



CAPITULO V.

_Experiencias y raciocinios de ámbos caminantes_.

Tendió Micromegas con mucho tiento la mano al sitio donde se vía el
objeto, y alargando y encogiendo los dedos de miedo de equivocarse, y
abriéndolos luego y cerrándolos, agarró con mucha maña el navío donde
iban estos señores, y se le puso sobre la uña, sin apretarle mucho,
por no estruxarle. Hete aquí un animal muy distinto del otro, dixo el
enano de Saturno; y el Sirio puso el pretenso animal en la palma de la
mano. Los pasageros y marineros de la tripulacióon, que se creían
arrebatados por un huracán, y que pensaban haber barado en un baxío,
estan todos en movimiento; cogen los marineros toneles de vino, los
tiran á la mano de Micromegas, y ellos se tiran despues; agarran los
geómetras de sus quartos de círculo, sus sectores, y sus muchachas
laponas, y se apean en los dedos del Sirio: por fin tanto se afanáron,
que sintió que se meneaba una cosa que le escarabajeaba en los dedos,
y era un garrote con un hierro á la punta que le clavaban hasta un pié
en el dedo índice: esta picazon le hizo creer que habia salido algo
del cuerpo del animalejo que en la mano tenia; mas no pudo sospechar
al principio otra cosa, pues su microscopio, que apénas bastaba para
distinguir un navío de una ballena, no podia hacer visible un
entecillo tan imperceptible como un hombre. No quiero zaherir aquí la
vanidad de ninguno; pero ruego á la gente vanagloriosa que paren la
consideracion en este lugar, y contemplen que suponiendo la estatura
ordinaria de un hombre de cinco piés de rey, no hacemos mas bulto en
la tierra que el que en una bola de diez piés de circunferencia
hiciera un animal que tuviese un seiscientos mil avos de pulgada de
alto. Figurémonos una substancia que pudiera llevar el globo
terraqúüeo en la mano, y que tuviese órganos análogos á los nuestros,
y es cosa muy factible que haya muchas de estas substancias; y
colijamos que es lo que de las funciones de guerra, en que hemos
ganado dos ó tres lugarejos que luego ha sido fuerza restituir,
pensarian.

No me queda duda de que si algun capitán de granaderos leyere esta
obra, haga á su tropa que se ponga gorras dos piés mas altas; pero le
advierto que, por mas que haga, siempre serán él y sus soldados unos
infinitamente pequeños.

¡Qué maravillosa maña hubo de necesitar nuestro filósofo de Sirio para
atinar á columbrar los átomos de que acabo de hablar! Quando
Leuwenhoek y Hartsoeker viéron, ó creyéron que vian, por la vez
primera, la simiente de que somos formados, no fué, ni con mucho, tan
asombroso su descubrimiento. ¡Qué gusto el de Micromegas quando vió
estas maquinillas menearse, quando examinó sus movimientos todos, y
siguió todas sus operaciones! ¡Cómo clamaba! ¡con qué júbilo alargó á
su compañero de viage uno de sus microscopios! Viéndolos estoy, decian
ámbos juntos; contemplad como se cargan, como se baxan y se alzan. Así
decian, y les temblaban las manos de gozo de ver objetos tan nuevos, y
de temor de perderlos de vista. Pasando el Saturnino de un extremo de
confianza al opuesto de credulidad, se figuró que los estaba viendo
ocupados en la propagacion. Ha, dixo el Saturnino, cogida tengo la
naturaleza "con las manos en la masa." Engañábanle empero las
apariencias, y así sucede muy freqüentemente, quando uno usa y quando
no usa microscopios.



CAPITULO VI.

_De lo que les aconteció con unos hombres_.

Muy mejor observador Micromegas que su enano, vió claramente que se
hablaban los átomos, y se lo hizo notar á su compañero, el qual con la
vergüenza de haberse engañado acerca del artículo de la generacion, no
quiso creer que semejante especie de bichos se pudieran comunicar
ideas. Tenia el don de lenguas no ménos que el Sirio; y no oyendo
hablar á nuestros átomos, suponia que no hablaban: y luego ¿cómo
habian de tener los órganos de la voz unos entes tan imperceptibles,
ni qué se habian de decir? Para hablar es indispensable pensar; y si
pensaban, tenian algo que equivalia al alma: y atribuir una cosa
equivalente al alma á especie tan ruin, se le hacia mucho disparate.
Díxole el Sirio: ¿Pues no creíais, poco hace, que se estaban
enamorando? ¿pensais que enamora nadie sin pensar, y sin hablar
palabra, ó á lo ménos sin darse á entender? ¿ó suponeis que es cosa
mas fácil hacer un chiquillo que un silogismo? A mí uno y otro me
parecen impenetrables misterios. No me atrevo ya, dixo el enano, á
creer ni á negar cosa ninguna; procuremos examinar estos insectos, y
discurrirémos luego. ¡Que me place! respondió Micromegas; y sacando
unas tixeras, se cortó las uñas, y con lo que cortó de la uña de su
dedo pulgar hizo al punto una especie de bocina grande, como un embudo
inmenso, y puso el cañon al oido: la circunferencia del embudo cogia
el navío y toda su tripulacion, y la mas débil voz se introducia en
las fibras circulares de la uña, de suerte que, merced de su
industria, el filósofo de allá arriba oyó perfectamente el zumbido de
nuestros insectos de acá abaxo, y en pocas horas logró distinguir las
palabras, y entender al cabo el francés. Lo mismo hizo el enano,
aunque no con tanta facilidad. Crecia por puntos el asombro de los dos
viageros, al oir unos aradores hablar con bastante razon, y les
parecia inexplicable este juego de la naturaleza. Bien se discurre que
se morian el enano y el Sirio de deseos de entablar conversacion con
los átomos; mas se temia el enano que su tenante voz, y mas aun la de
Micromegas, atronara á los aradores sin que la oyesen. Tratáron, pues
de disminuir su fuerza, y para ello se pusiéron en la boca unos
mondadientes muy menudos, cuya punta muy afilada iba á parar junto al
navío. Puso el Sirio al enano sobre sus rodillas, y encima de una uña
el navío con la tripulacion; baxó la cabeza y habló muy quedo, y
despues de todas estas precauciones y otras muchas mas, dixo lo
siguiente: Invisibles insectos que la diestra del Criador se plugo en
producir en el abismo de los infinitamente pequeños, yo le bendigo
porque se dignó manifestarme impenetrables secretos. Acaso nadie se
dignará de miraros en mi corte, pero yo á nadie desprecio, y os brindo
con mi proteccion.

Si ha habido asombros en el mundo, ninguno ha llegado al de los que
estas razones oyéron decir, sin poder atinar de donde salian. Rezó el
capellan las preces de conjuros, votáron y renegáron los marineros, y
fraguáron un sistema los filósofos del navío; pero, por mas sistemas
que imagináron, no les fué posible atinar quien era el que les
hablaba. Entónces les contó en breves palabras el enano de Saturno,
que tenia ménos recia la voz que Micromegas, con que gente estaban
hablando, y su viage de Saturno: les informó de quien era el señor
Micromegas, y habiéndose compadecido de que fueran tan chicos, les
preguntó si habian vivido siempre en un estado tan rayano de la nada,
y qué era lo que hacian en un globo que al parecer era peculio de
ballenas; si eran dichosos, si tenian alma, si multiplicaban, y otras
mil preguntas de este jaez.

Enojado de que dudasen si tenia alma, un raciocinador de la banda, mas
osado que los demas, observó al interlocutor con unas pínulas
adaptadas á un quarto de círculo, midió dos triángulos, y al tercero
le dixo así: ¿Con que creeis, señor caballero, que porque teneis dos
mil varas de piés á cabeza, sois algun?... ¡Dos mil varas! exclamó el
enano, pues no se equivoca ni en una pulgada. ¡Con que me ha medido
este átomo! ¡con que es geómetra, y sabe mi tamaño; y yo que no le
puedo ver sin auxîlio de un microscopio, no sé aun el suyo! Si, que os
he medido, dixo el físico, y tambien mediré al gigante compañero
vuestro. Admitióse la propuesta, y se acostó Su Excelencia por el
suelo, porque estando en pié su cabeza era muy mas alta que las nubes;
y nuestros filósofos le plantáron un árbol muy grande en cierto sitio
que Torres ó Quevedo hubiera nombrado por su nombre, pero que yo no me
atrevo á mentar, por el mucho respeto que tengo á las damas; y luego
por una serie de triángulos, conexôs unos con otros, coligiéron que la
persona que median era un mancebito de ciento y veinte mil piés de
rey.

Prorumpió entónces Micromegas en estas razones: Ya veo que nunca se
han de juzgar las cosas por su aparente magnitud. O Dios, que diste la
inteligencia á unas substancias que tan despreciables parecen, lo
infinitamente pequeño no cuesta mas á tu omnipotencia que lo
infinitamente grande; y si es dable que haya otros seres mas chicos
que estos, acaso tendrán una inteligencia superior á la de aquellos
inmensos animales que he visto en el cielo, y que con un pié cubririan
el globo entero donde ahora me encuentro.

Respondióle uno de los filósofos que bien podia creer, sin que le
quedase duda, que habia seres inteligentes mucho mas chicos que el
hombre, y le contó, no las fábulas que nos ha dexado Virgilio sobre
las abejas, sino lo que Swammerdam ha descubierto, y lo que ha
disecado Reaumur. Instruyóle luego de que hay animales que son, con
respecto á las abejas, lo que son las abejas con respecto al hombre, y
lo que era el Sirio propio con respecto á aquellos animales tan
corpulentos de que hablaba, y lo que son estos grandes animales con
respecto á otras substancias ante las quales parecen imperceptibles
átomos. Poco á poco fué haciéndose interesante la conversacion, y dixo
así Micromegas.



CAPITULO VII.

_Conversacion con los hombres_.

O átomos inteligentes, en quien se plugo el eterno Ser en manifestar
su arte y su potencia, sin duda que en vuestro globo disfrutais
contentos purísimos; pues teniendo tan poca materia y pareciendo todos
espíritu, debeis emplear vuestra vida en amar y pensar, que es la
verdadera vida de los espíritus. En parte ninguna he visto la
verdadera felicidad, mas estoy cierto de que esta es su mansion.
Encogiéronse de hombros al oir este razonamiento los filósofos todos;
y mas ingenuo uno de ellos confesó sinceramente que, exceptuando un
cortísimo número de moradores poquisimo apreciados, todo lo demas es
una cáfila de locos, de perversos y desdichados. Mas materia tenemos,
dixo, de la que es menester para obrar mal, si procede el mal de la
materia, y mas inteligencia, si proviene de la inteligencia. ¿Sabeis
por exemplo que á la hora esta cien mil locos de nuestra especie, que
llevan sombreros, estan matando á otros cien mil animales cubiertos de
un turbante, ó muriendo á sus manos, y que así es estilo en toda la
tierra, de tiempo inmemorial acá? Horrorizóse el Sirio, y preguntó el
motivo de tan horribles contiendas entre animalejos tan ruines.
Trátase, dixo el filósofo, de unos pedacillos de tierra tamaños como
vuestro pié, y no porque ni uno de los millones de hombres que pierden
la vida solicite un terron siquiera de dicho pedazo; que se trata de
saber si ha de pertenecer á cierto hombre que llaman Sultan, ó á otro
que apellidan César, no sé por qué. Ninguno de los dos ha visto ni
verá nunca el rinconcillo de tierra que está en litigio; ni ménos casi
ninguno de los animales que recíprocamente se asesinan ha visto
tampoco al animal por quien asesina.

¡Desventurados! exclamó indignado el Sirio: ¿cómo es posible imaginar
tan furioso frenesí? Arranques me vienen de dar tres pasos, y con tres
patadas estruxar todo ese hormiguero de ridículos asesinos. No os
toméis ese trabajo, le respondiéron, que sobrado se afanan ellos en
labrar su ruina. Sabed que dentro de diez años no quedará en vida el
diezmo de estos miserables; y que, aun sin sacar la espada, casi todos
se los lleva la hambre, la fatiga, ó la destemplanza, aparte de que no
son ellos los que merecen castigo, sino los ociosos despiadados, que
metidos en su gabinete mandan, miéntras digieren la comida, degollar
un millon de hombres, y dan luego solemnes acciones de gracias á Dios.
Sentíase el caminante movido á piedad del mezquino linage humano, en
el qual tantas contradicciones descubria. Siendo vosotros, dixo á
estos señores, del corto número de sabios que sin duda á nadie matan
por dinero, os ruego que me digais quales son vuestras ocupaciones.
Disecamos moscas, respondió el filósofo, medimos líneas, combinamos
números, estamos conformes acerca de dos ó tres puntos que entendemos,
y divididos sobre dos ó tres mil que no entendemos. Ocurrióles al
Sirio y al Saturnino hacer preguntas á los átomos pensadores, para
saber sobre qué estaban acordes. ¿Qué distancia hay, dixo este, desde
la estrella de la Canícula hasta la grande de Géminis? Respondiéronle
todos juntos: Treinta y dos grados y medio.--¿Quanto dista de aquí la
luna?--Sesenta semi-diámetros de la tierra.--¿Quanto pesa vuestro
ayre? Creía haberlos cogido; pero todos le dixéron que pesaba
novecientas veces ménos que el mismo volumen del agua mas ligera, y
diez y nueve mil veces ménos que el oro. Atónito el enanillo de
Saturno con sus respuestas, estaba tentado á creer que eran mágicos
aquellos mismos á quienes un quarto de hora ántes les habia negado la
inteligencia.

Díxoles finalmente Micromegas: Una vez que tan puntualmente sabeis lo
que hay fuera de vosotros, sin duda que mejor todavía sabréis lo que
hay dentro: decidme pues qué cosa es vuestra alma, y cómo se forman
vuestras ideas. Los filósofos habláron todos á la par, como ántes,
pero todos fuéron de distinto parecer. Citó el mas anciano á
Aristóteles, otro pronunció el nombre de Descartes, este el de
Malebranche, aquel el de Leibnitz, y el de Locke otro. El anciano
peripatético dixo con toda confianza: El alma es una _entelechîa_, una
razon en virtud de la qual tiene la potencia de ser lo que es; así lo
dice expresamente Aristóteles, pág. 633 de la edicion del Louvre:
_Entelexeia esti_, etc. No entiendo el griego, dixo el gigante. Ni yo
tampoco, respondió el arador filosófico. ¿Pues á qué citais, replicó
el Sirio, á ese Aristóteles en griego? Porque lo que uno no entiende,
repuso el sabio, lo ha de citar en lengua que no sabe.

Tomó el hilo el cartesiano, y dixo: Es el alma un espíritu puro que en
el vientre de su madre ha recibido todas las ideas metafísicas, y que
así que sale de él se vé precisada á ir á la escuela, y aprender de
nuevo lo que tan bien sabia y que nunca volverá á saber. Pues estás
medrado, respondió el animal de ocho leguas, con que supiera tanto tu
alma quando estabas en el vientre de tu madre, si habia de ser tan
ignorante quando fueras tú hombre con barba. ¿Y qué entiendes por
espíritu? ¿Qué es lo que me preguntais? dixo el discurridor, no tengo
idea ninguna de él: dicen que lo que no es materia.--¿Y sabes lo que
es materia? Eso sí, respondió el hombre. Esa piedra por exemplo es
parda, y de tal figura, tiene tres dimensiones, y es grave y
divisible. Así es, dixo el Sirio; ¿pero esa cosa que te parece
divisible, grave y parda, me dirás qué es? Algunos atributos vés, pero
¿el sosten de estos atributos le conoces? No, dixo el otro. Luego no
sabes qué cosa sea la materia.

Dirigiéndose entónces el señor Micromegas á otro sabio que encima de
su dedo pulgar tenia, le preguntó qué era su alma, y qué hacia. Cosa
ninguna, respondió el filósofo malebranchista; Dios es quien lo hace
todo por mí; en él lo veo todo, en él lo hago todo, y él es quien todo
lo hace sin cooperacion mia. Tanto monta no exîstir, replicó el
filósofo de Sirio. ¿Y tú, amigo, le dixo á un leibniziano que allí
estaba, qué dices? ¿qué es tu alma? Un puntero de relox, dixo el
leibniziano, que señala las horas miéntras las toca mi cuerpo; ó bien,
si os parece, el alma las toca miéntras el cuerpo las señala; ó mi
alma es el espejo del universo, y mi cuerpo el marco del espejo: todo
esto es claro.

Estábalos oyendo un sectario de Locke, y quando le tocó hablar, dixo:
Yo no sé como pienso, lo que sé es que nunca he pensado como no sea
por medio de mis sentidos. Que haya substancias inmateriales é
inteligentes, no pongo duda; pero que no pueda Dios comunicar la
inteligencia á la materia, eso lo dudo mucho. Respeto el eterno poder,
y sé que no me compete limitarle; no afirmo nada, y me ciño á creer
que hay muchas mas cosas posibles de lo que se piensa.

Sonrióse el animal de Sirio, y le pareció que no era este el ménos
cuerdo; y si no hubiera sido por la mucha desproporcion, hubiera dado
un abrazo el enano de Saturno al sectario de Locke. Por desgracia se
encontraba en la banda, un animalucho con un bonete en la cabeza, que
cortando el hilo á todos los filósofos dixo que él sabia el secreto,
que se hallaba en la Suma de Santo Tomas; y mirando de pies á cabeza á
los dos moradores celestes, les sustentó que sus personas, sus mundos,
sus soles y sus estrellas, todo habia sido criado para el hombre. Al
oir tal sandez, nuestros dos caminantes hubiéron de caerse uno sobre
otro, pereciéndose de aquella inextinguible risa que, segun Hornero,
cupo en suerte á los Dioses; iba y venia su barriga y sus espaldas, y
en estas idas y venidas se cayó el navio de la uña del Sirio en el
bolsillo de los calzones del Saturnino. Buscáronle ámbos mucho tiempo;
al cabo topáron la tripulacion, y la metiéron en el navio lo mejor que
pudiéron. Cogió el Sirio á los aradorcillos, y les habló con mucha
afabilidad, puesto que estaba algo mohino de ver que unos
infinitamente pequeños tuvieran una vanidad casi infinitamente grande.
Prometióles que compondria un libro de filosofía escrito de letra muy
menuda para su uso, y que en él verian el porque de todas las cosas; y
con efecto ántes de irse les dió el prometido libro, que lleváron á la
academia de ciencias de Paris. Mas quando le abrió el secretario, se
halló con que estaba todo en blanco, y dixo: _ha, ya me lo presumia
yo_.

_Fin de la historia de Micromegas_.

       *       *       *       *       *



HISTORIA

DE UN BUEN BRAMA.

En mis viages encontré un brama anciano, sugeto muy cuerdo, instruido
y discreto, y con esto rico, cosa que le hacia mas cuerdo; porque,
como no le faltaba nada, no necesitaba engañar á nadie. Gobernaban su
familia tres mugeres muy hermosas, cuyo esposo era; y quando no se
recreaba con sus mugeres, se ocupaba en filosofar. Vivia junto á su
casa que era hermosa, bien alhajada y con amenos jardines, una India
vieja, beata, tonta, y muy pobre.

Díxome un dia el brama: Quisiera no haber nacido. Preguntéle porque, y
me respondió: Quarenta años ha que estoy estudiando, y todos quarenta
los he perdido; enseño á los demas, y lo ignoro todo. Este estado me
tiene tan aburrido y tan descontento, que no puedo aguantar la vida:
he nacido, vivo en el tiempo, y no sé qué cosa es el tiempo; me hallo
en un punto entre dos eternidades, como dicen nuestros sabios, y no
tengo idea de la eternidad; consto de materia, pienso, y nunca he
podido averiguar la causa eficiente del pensamiento; ignoro si es mi
entendimiento una mera facultad, como la de andar y digerir, y si
pienso con mi cabeza lo mismo que palpo con mis manos. No solamente
ignoro el principio de mis pensamientos, mas también se me esconde
igualmente el de mis movimientos: no sé porque exîsto, y no obstante
todos los dias me hacen preguntas sobre todos estos puntos; y como
tengo que responder por precision y no sé qué decir, hablo mucho, y
despues de haber hablado me quedo avergonzado y confuso de mí propio.
Peor es todavía quando me preguntan si Brama fué producido por Visnú,
ó si ámbos son eternos. A Dios pongo por testigo de que no lo sé, y
bien se echa de ver en mis respuestas. Reverendo padre, me dicen,
explicadme como el mal inunda la tierra entera. Tan adelantado estoy
yo como los que me hacen esta pregunta: unas veces les digo que todo
está perfectísimo; pero los que han perdido sus caudales y sus
miembros en la guerra no lo quieren creer, ni yo tampoco, y me vuelvo
á mi casa abrumado de mi curiosidad y mi ignorancia. Leo nuestros
libros antiguos, y me ofuscan mas las tinieblas. Hablo con mis
compañeros: unos me aconsejan que disfrute de la vida, y me ría de la
gente; otros creen que saben algo, y se descarrian en sus desatinos; y
todo aumenta la angustia que padezco. Muchas veces estoy á pique de
desesperarme, contemplando que al cabo de todas mis investigaciones no
sé ni de donde vengo, ni qué soy, ni adonde iré, ni qué he de ser.

Causóme lástima de veras el estado de este buen hombre, que no habia
otro de mas razon, ni mas ingenuo; y me convencí de que eso mas era
desdichado que mas entendimiento tenia, y era mas sensible.

Aquel mismo dia visité á la vieja vecina suya, y le pregunté si se
habia apesadumbrado alguna vez por no saber qué era su alma; y ni
siquiera entendió mi pregunta. Ni un instante en toda su vida habia
reflexîonado en uno de los puntos que tanto atormentaban al brama;
creía con toda su alma en las transformaciones de Visnú, y se tenia
por la mas dichosa muger, con tal que de quando en quando tuviese agua
del Ganges para bañarse.

Atónito de la felicidad de esta pobre muger, me volví á ver con mi
filósofo, y le dixe: ¿No teneis vergüenza de vuestra desdicha, quando
á la puerta de vuestra casa hay una vieja autómata que en nada piensa,
y vive contentísima? Razon teneis, me respondió; y cien veces he dicho
para mí, que seria muy feliz si fuera tan tonto como mi vecina, mas no
quiero gozar semejante felicidad.

Mas golpe me dió esta respuesta del brama, que todo quanto primero me
habia dicho; y exâminándome á mí propio, ví que efectivamente no
quisiera yo ser feliz á trueque de ser un majadero. Propuse el caso á
varios filósofos, y todos fuéron de mi parecer. No obstante, decia yo
entre mí, rara contradiccion es pensar así, porque al cabo lo que
importa es ser feliz, y nada monta tener entendimiento, ó ser necio.
Mas digo: los que viven satisfechos con su suerte bien ciertos estan
de que viven satisfechos; y los que discurren no lo estan de que
discurren bien. Luego cosa es clara, añadia yo, que debiera uno
escoger no tener migaja de razon, si en algo contribuye la razon á
nuestra infelicidad. Todo el mundo fué de mi mismo dictámen, mas
ninguno hubo que quisiese entrar en el ajuste de volverse tonto por
vivir contento. De aquí saco que si hacemos mucho aprecio de la
felicidad, mas aprecio hacemos todavía de la razon. Mas,
reflexîonándolo bien, parece que preferir la razon á la felicidad, es
garrafal desatino. ¿Pues cómo hemos de explicar esta contradiccion? Lo
mismo que todas las demas, y seria el cuento de nunca acabar.

_Fin de la historia de un buen Brama_.





*** End of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Novelas de Voltaire — Tomo Primero" ***

Doctrine Publishing Corporation provides digitized public domain materials.
Public domain books belong to the public and we are merely their custodians.
This effort is time consuming and expensive, so in order to keep providing
this resource, we have taken steps to prevent abuse by commercial parties,
including placing technical restrictions on automated querying.

We also ask that you:

+ Make non-commercial use of the files We designed Doctrine Publishing
Corporation's ISYS search for use by individuals, and we request that you
use these files for personal, non-commercial purposes.

+ Refrain from automated querying Do not send automated queries of any sort
to Doctrine Publishing's system: If you are conducting research on machine
translation, optical character recognition or other areas where access to a
large amount of text is helpful, please contact us. We encourage the use of
public domain materials for these purposes and may be able to help.

+ Keep it legal -  Whatever your use, remember that you are responsible for
ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just because
we believe a book is in the public domain for users in the United States,
that the work is also in the public domain for users in other countries.
Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we
can't offer guidance on whether any specific use of any specific book is
allowed. Please do not assume that a book's appearance in Doctrine Publishing
ISYS search  means it can be used in any manner anywhere in the world.
Copyright infringement liability can be quite severe.

About ISYS® Search Software
Established in 1988, ISYS Search Software is a global supplier of enterprise
search solutions for business and government.  The company's award-winning
software suite offers a broad range of search, navigation and discovery
solutions for desktop search, intranet search, SharePoint search and embedded
search applications.  ISYS has been deployed by thousands of organizations
operating in a variety of industries, including government, legal, law
enforcement, financial services, healthcare and recruitment.



Home