Home
  By Author [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Title [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Language
all Classics books content using ISYS

Download this book: [ ASCII | HTML | PDF ]

Look for this book on Amazon


We have new books nearly every day.
If you would like a news letter once a week or once a month
fill out this form and we will give you a summary of the books for that week or month by email.

Title: La Caza de La Perdiz Con Escopeta, Al Vuelo y con Perro de Muestra
Author: Saurí, Manuel
Language: Spanish
As this book started as an ASCII text book there are no pictures available.
Copyright Status: Not copyrighted in the United States. If you live elsewhere check the laws of your country before downloading this ebook. See comments about copyright issues at end of book.

*** Start of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "La Caza de La Perdiz Con Escopeta, Al Vuelo y con Perro de Muestra" ***

This book is indexed by ISYS Web Indexing system to allow the reader find any word or number within the document.

AL VUELO Y CON PERRO DE MUESTRA***


the Google Books Library Project (http://books.google.com)



Note: Images of the original pages are available through
      the Google Books Library Project. See
      http://www.google.com/books?id=s3ECAAAAYAAJ


Nota del Transcriptor:

      Letras itálicas son denotadas con _líneas_.

      Las versalitas (letras mayúsculas de tamaño igual a las
      minúsculas) han sido sustituidas por letras mayúsculas
      de tamaño normal.

      Letras oscuras son denotadas con =signos de igual=.



LA CAZA DE LA PERDIZ

CON ESCOPETA, AL VUELO

Y CON

PERRO DE MUESTRA

por

MANUEL SAURÍ


   El que sabe cazar la perdiz al vuelo,
   con perro de muestra, debe cazar bien á
   todo, lo mismo ánade, codorniz ó becacina,
   que conejo, liebre ó jabalí, etc., etc.

   BARON DE CÓRTES, =Recuerdos de caza=.


Barcelona
Manuel Saurí, Editor
1877

Es propiedad del autor y editor.

Queda hecho el depósito en manos de los cazadores.

Barcelona.--Imprenta de la Viuda Miró y C.ª, Sobradiel, 10.--1877.



PRÓLOGO.

EL PORQUÉ DE LA OBRA.


He puesto este epígrafe al prólogo de mi _obra_, y creo no ando
acertado, pues antes debia preguntarme: ¿A qué escribir de caza despues
de publicado el libro: _Los cazadores_, parto del ingenio del fecundo
novelista Enrique Pérez Escrich, y el titulado: _Recuerdos de caza_,
escrito por el infatigable émulo de san Eustaquio, señor baron de
Córtes?

En esto está el _quid_ de mi osadía; y todo el que haya tenido la
fortuna de leer las producciones que acabo de citar, comprenderá el
móvil que me ha guiado al dar á la estampa estos apuntes, si es que se
toma el trabajo de leer mis dislates.

He dicho y adelante.



TRAJE DEL CAZADOR.


Aunque parezca secundario ocuparse del traje que debe usar el cazador,
únicamente me limitaré á encargar que éste sea sencillo y sin jactancia.
Interiormente llevará camiseta de franela, lo cual le evitará muchos
resfriados si tiene la prudencia de cambiarla al llegar de la cacería á
la casa ó parada. Esto prenda de ropa es más conveniente en verano,
aunque parezca improcedente por el excesivo calor que hace. Conviene
asimismo acostumbrarse al uso de la alpargata, llevando escarpines de
lana: el pié va resguardado y se pisa en blando; así se trepa mejor el
monte. En ciertos terrenos debe usarse el zapato claveteado, lo cual
evita resbalones; borceguíes y pantalon ancho, para que la rodilla
juegue con comodidad: el cuerpo abrigado con blusa ó chaqueta
desprovistas de aberturas, ojales y colgajos, ni tampoco conviene llevar
leontina en el reloj, pues todas estas cosas ofrecen el inconveniente de
que al hacer uso de la escopeta, se enredan con el pié de gato ó bien
con el disparador, y esto, además de interrumpir y hacer perder un
tiempo precioso para apuntar la pieza de caza, que se va sin poderla
saludar, tambien puede acarrear (punto importante que se debe evitar)
algun lance desagradable, tal como que se dispare la escopeta sin el
beneplácito del cazador. Lo cual, á más del susto que ocasiona, es
fuente de lamentables desgracias.

Las camisas se usarán anchas de cuello, sin pretensiones ni
ridiculeces, cubriéndose la cabeza con un sombrero ligero, de alas
regulares, item más, un pañuelo de seda sujeto en la sien; con lo que se
evitan los dolores reumáticos de cabeza, y es un gran preservativo
contra el frio. En época de calor debe evitarse que el sudor corra por
el rostro, cosa tan molesta.



LA ESCOPETA.


El arma es conveniente que sea de dos cañones, sistema Lafaucheux; su
peso poco más ó menos de seis libras y media á siete; inferior á este
peso tiene el inconveniente que al salir el tiro hace un pequeño
movimiento de vibracion y perjudica la seguridad del mismo, y de más
tambien fatiga demasiado al cazador, lo cual no hay que echar en saco
roto. El arma de dos cañones tiene la ventaja de poder efectuar lances
por duplicado. Muchas veces al primer tiro se yerra la pieza, y se
alcanza con el segundo; otras, despues de haber tirado arranca otra
pieza cercana y aún se mata, y además (esto es lo principal) el cazador
anda por esos mundos de Dios con más garantía contra cualquier
eventualidad: en toda querella que se suscite es más respetado.

Basta que el calibre de la escopeta coja el cartucho marca 16. Los
gallitos deben caer siempre á voluntad del cazador; así es que los
puntos han de estar si no al pelo, _entre col y col lechuga_.

Gastando 40 á 50 duros en una escopeta, se obtiene una buena arma de
caza; lo demás es cuestión de puro lujo, sin ninguna influencia en la
precision del tiro.



MUNICIONES.


La pólvora debe ser escogida, bastando con que el buen probador señale 5
grados. El cartucho se empleará de cartulina fina, para que entre y
salga sin necesidad de saca-cartuchos. Una vez haya servido, debe
tirarse, pues tiene sus inconvenientes el volver á usarlos. El plomo ó
sea los perdigones, en los meses de agosto, setiembre y octubre basta
emplearlos del número 6; en noviembre, diciembre, enero y febrero, entre
el 4 y el 5. En esta época del año la perdiz se tira á mayor distancia,
y como está en su apogeo, necesita el plomo mayor para hacerla dar la
voltereta.



PERRO PERDIGUERO.


El verdadero compañero del cazador es sin disputa el perro; por lo
tanto, debe buscarse dócil, obediente é inteligente. Sabido es que, como
aquél comparte las glorias y fatigas con tan leal _amigo_, los dos se
reparten cariñosamente el almuerzo, aunque sea á trueque de quedarse el
amo con apetito.

Las castas del perro _seter-pointers_ no han dado en nuestro país los
resultados que eran de esperar, de suerte que los cazadores hánse fijado
en los perros perdigueros, ampurdaneses, mallorquines y navarros, los
cuales han producido mejores resultados por su obediencia y por no
adelantarse tanto como los _seters_ y _pointers_. Como éstos recorren el
terreno que debe seguir el cazador, quítanle la ilusion al indicarle la
pista.

Hay perro (de castas cruzadas como el podenco-sabueso) que apenas tiene
facha de perdiguero, y sin embargo da buenos resultados, pero necesítase
mucho rigor para domarlos; una vez logrado esto, son incansables y
dóciles, y nunca se aspean.

Exigid del perro que tenga buenos vientos, firme muestra y blanda boca,
y con estas circunstancias, si el cazador sabe cazar y matar, de seguro
tendrá un excelente compañero que seguirá bien á un peon, y cobrará las
aliquebradas. En tal caso dejad para otros la casta y la hermosura, pues
esto es secundario.

Las perras son generalmente más dóciles y finas, pero tienen cierto
inconveniente que la naturaleza no ha querido evitar, por cuyo motivo
los cazadores prefieren el macho.

Es conveniente cortar el rabo al perro, pues al moverse agita las matas,
se estropea hasta el punto de ensangrentarse con los zarzales, echa á
perder las uvas y bate las mieses; si bien esta operacion de cortarles
el rabo les afea, porque no hay duda que es más bello y sublime cuando
está de muestra con la cola paralela al horizonte.

Se observará que cuando arquean el rabo los perros de raza pura, indica
liebre; un poco inclinado pero recto, conejo; con la punta al horizonte,
perdiz; recto y un poco levantado, codorniz. Al perro bien castizo le
repugna traer la becada, guiones, las pollas de agua, y sobre todo los
_sabocs_, y algunos hasta los palomos.

Hay cazador que para lograr un perro de _primo cartello_, págalo á
cualquier precio, creyendo que depende del can si mata más ó menos
perdices; y éste conoce á tal punto el cambio de dueño, que se han dado
casos de demostrar su agrado al nuevo amo abandonándole en el mismo
momento que se hace la prueba. Sobre esto pudiera llenar unas cuantas
cuartillas, mas sólo me limitaré á aconsejar que el que quiera un buen
perro _que se lo haga_.



MODO DE TIRAR A LAS PERDICES.


Esta es la parte más comprometida para dar una sucinta esplicacion del
modo cómo deben matarse al vuelo las perdices, por la sencilla razon de
que es difícil iniciar en el asunto á aquellos que no han tenido la
satisfaccion en su vida de matar media docena de perdices al vuelo.

El cazador que en sus correrías anuales puede contar con un promedio de
por cada tres tiros una perdiz, hay que proclamarle buen tirador. Aunque
en salidas determinadas cuente triunfos tales como hacer dar la
voltereta á todas las que tire, acontece asimismo (y bien á menudo) que
se dispara diez ó doce veces la escopeta y sólo se matan un par de
piezas, de manera que, por cálculo aproximado, á un buen tirador le sale
la proporcion mencionada.

Al arrancar del suelo y al echarse al vuelo la perdiz, el cazador debe
estar sereno, hacer una pequeña suspension y con ligereza echarse la
escopeta á la cara; seguir á la perdiz en su rápida carrera,
encañonarla, y cuando se interpone con el punto de la escopeta, entonces
sin calcular distancias debe efectuarse la presion del dedo sobre el
disparador; y seguro que obrando así cae la pieza.

La perdiz que marcha de frente ó sea de cola es la fácil de matar: las
que van atravesadas debe comprenderse la velocidad que llevan, para
apuntarlas á la cabeza, y haciendo un insignificante movimiento con el
brazo izquierdo (que es el timon), se las toma la delantera. Así hay
probabilidades de matarlas. Lo mismo requiere la perdiz que viene de
arriba ó sea de frente, é indispensablemente pasa por encima de la
cabeza del cazador: segun se presenta este lance, la regla mejor es
volverse rápidamente y tirar cuando haya pasado; no obrando así y
disparando cuando viene de frente, este tiro si se acierta es de
_chamba_, pues á veces se requiere tomarla un metro por delante y la
misma pieza acude á la muerte, dando un tumbo, y con la velocidad y el
choque de la caida, se abre.

La perdiz que, sorprendida entre el cazador y el perro, no le queda
fácil salida y empieza con aquel canto alarmante que aturde, llegando á
echar excrementos, y se remonta repullada, á ésta el cazador debe con
serenidad seguirla apuntando, y al hacer la suspension para extender el
vuelo en la direccion que se le antoja, entonces hay que disparar, pues
es la mejor oportunidad de matarla. El tiro es fácil.

Cuando el perro pone muestra, la satisfaccion es tan importante, que
afecta la parte física de un modo notable. El corazon late tan
agradablemente, que no se puede describir, y no recuerdo que tan
singular impresion me la haya evitado un segundo, dejando de imitar á
muchos que dan gritos al perro, y tocándole con el pié le excitan para
que rompa la muestra.

Este lance debe resolverse siempre por sí solo; y mientras se admira la
_sublimidad_ del perro, se va el cazador colocando de manera que pueda
tirar á la perdiz sin que le estorben los árboles. Ésta arranca de un
modo desesperado; el cazador, por poco que lo sea, goza y disfruta dando
_gusto al dedo_ á las mil maravillas, y debe matar la pieza. Es un caso
indispensable; el perro lo exige por la leccion que recibe, y el cazador
tiene un disgusto si la yerra: en todo el dia caza de mal humor, á no
ser que muy luego alcance victorioso desquite: de lo contrario pasa un
dia _de perros_.

Para tirar al vuelo á las perdices se necesita calma y serenidad. Los
grabados franceses nos quieren demostrar eso pintando á cazadores que
cuando les sale al vuelo una pieza, abren tranquilamente la caja del
rapé, toman un polvo, y luego apuntan y matan. Cualquier cazador
práctico comprenderá que ésta es la manera gráfica de demostrarle que no
debe precipitarse, pues la precipitacion es causa de que se vaya la
caza; sin embargo, es preciso un término medio. En nuestro país las
perdices no permiten tomar rapé, ni siquiera fumar en pipa.

Sucede al más _pintado_ que yerra la mejor pieza, y eso depende muchas
veces de estarse mirando la perdiz sin cuidar del guia de la escopeta,
que generalmente se dispara sin apuntar. Acontece lo expuesto cuando la
perdiz sale de sorpresa y se va desprevenido y absorto en _importantes_
meditaciones.

Tampoco debe olvidar el aficionado á caza que el apuntar bien depende
mucho del brazo izquierdo, el cual juega un principal papel en el _arte
de tirar con precision al vuelo_. Al colocar la escopeta á la espalda,
si bien este movimiento debe ser suave, en cambio requiérese soltura,
apoyando en seguida la cara á la culata para entreguardar bien al
encañonar la caza y seguir la rapidez y el más leve movimiento de la
pieza, haciendo importante papel el brazo izquierdo que acompaña el
encañoneo; y cuando el cazador comprende la oportunidad, entonces el
dedo cumple con su obligacion y se palpan los buenos resultados, pues
infaliblemente la pieza cae herida ó muerta. El disparador de la
escopeta debe siempre caer á voluntad del tirador; el inconveniente más
leve hace errar la caza, y no por ser un mal tirador sino por efectos
materiales del arma, que deben corregirse.

He cazado con amigos que no saben matar de otro modo que por medio del
tiro _á tenazon_, y no obstante, algunas veces me han dejado asombrado
por su destreza en despachar las piezas; pero confieso que jamás me han
satisfecho, y he tenido ocasion de manifestárselo. El aficionado
acostumbrado á esta clase de tiro, el dia que tiene la _buena_ hace
prodigios. Aún la perdiz no ha arrancado un metro del suelo, cuando ya
está tendida en él, y si la caza les sale de cerca la destrozan: como no
tienen espera, tiran aunque sea á cuatro pasos de distancia; si la pieza
recoge la _flor del tiro_, queda en disposicion de echarla al muladar.
Por lo demás, si tienen la _mala_, en una cacería de cinco ó seis dias
no matan ni una pieza, á pesar de ser los que tiran más. Atendido lo
cual aconsejo á todo cazador que se corrija de este _vicio_ y haga un
estudio para tirar despues de encañonear y seguir bien la pieza: si así
lo hace, encontrará un verdadero placer al matar en buena regla una
pieza de caza.



1.º DE AGOSTO.


Memorable fecha, y sin embargo para muchos pasa desapercibida, mientras
que los cazadores aguárdanla con tanta impaciencia, que casi raya en
locura. Se cuentan las semanas y hasta las horas que faltan para llegar
al dia ansiado, _el 1.º de agosto_, en que la ley de caza autoriza á los
españoles poder hacer uso del derecho que les ha estado vedado durante
cinco meses, prohibicion justa é indispensable para que las perdices
estén en amores y la naturaleza nos dé en cambio la fecundidad, es á
saber: que de un par de perdices salga un bando de 18 á 21.

El cazador deberia tener en su gabinete, entre los objetos de caza, un
cuadro adornado de precioso marco, destacándose en el fondo una
inscripcion en letras de oro que le recordara perennemente el dia 1.º de
agosto.

       *       *       *       *       *

No cabe duda que ese dia le tienen fijo en la memoria más de cien mil
españoles, si no todos cazadores, á lo menos muchos que creen serlo, por
el mero hecho de tener escopeta, perro y licencia de caza. Por mi parte
puedo afirmar que hace veinte años que en tal fecha no he faltado al
monte: pues se experimentan muchas impresiones, queriendo uno
multiplicarse para hacer _descubrimientos_; la imaginacion acude á todas
partes; se está cazando, pongo por caso en Moncada, se ha descubierto
el terreno, y uno dice para su coleto: «mejor me habria ido á la _Torre
dels frares_, allí dejé bastantes pares; pero... ¿y si me hubiese
dirigido á _Roca de droc_?... no, el tren sale demasiado tarde, y cuando
se llega al cazadero, ya molesta mucho el rubicundo Febo; además, habrán
ido los de Molins de Rey.» Por último, reflexiona que los puntos
mencionados debe reservarlos para otro dia, y caminando con calma en
busca de agua cristalina y alguna sombra, dispónese á ir pasando el dia
para no estropearse y _hacer piés_, preparándolos para las futuras
salidas, que deben ser, seguramente, de más provecho que las primeras.

Las perdices en el mes de agosto.--La caza de la perdiz en el mes de
agosto se diferencia completamente de las demás épocas del año. La ley
deberia, con rigor, á lo menos no permitir cazar hasta el 15 de dicho
mes. Si bien es verdad que por razon del clima hay comarcas en que las
perdices son más crecidas, como por ejemplo en el litoral, en cambio en
la alta montaña van muy atrasadas, hallándose muchas cluecas empollando
aún sus huevos: de ahí resulta que algunos cazadores inexpertos, cuando
el perro les queda de muestra y al salir la perdiz, que apenas se
remonta un palmo del suelo, le encajan el tiro, y pueden irse ufanos á
su casa con el trofeo de una clueca sin plumas en la panza, é
indirectamente dejando desamparadas á veinte ó más perdices que iban á
salir del huevo, lo cual causa un perjuicio irreparable y reprensible.

Basta ya de digresion, y volvamos al modo cómo deben cazarse las
perdices en agosto.

Mucha ventaja llevará el cazador y se ahorrará no pocas subidas y
bajadas, si muy temprano, antes de la salida del sol, se coloca en un
cerro. El canto del _perdigon_ bravo anuncia á los _perdigachos_ que se
han recodado y pasado á _joc_ la noche; mueven la cabeza y guiados por
la perdiz van subiendo al cerro, haciendo _piu_, _piu_, _piu_. Cuando
aperciba el cazador ese canto, debe huir del cerro y no volver á él
hasta que pasen á lo menos quince dias, pues las perdices que mataria
apenas tendrian el tamaño de las codornices: todo cazador decente debe
ir en busca de otro lance, y sólo le es permitido hacerlas volar para
saber si el bando está completo; ensayo muy peligroso, por lo que voy á
expresar. Cuando sale el bando ¿quién se detiene? es bastante difícil, y
esto produce consecuencias fatales.--Los _padres_, permítaseme la
expresion, en defensa de sus _hijuelos_ van _peonando_ y guiando el
bando adelante por la inseguridad que tienen en el vuelo de los
_pollitos_; el _perdigon_ con un movimiento rápido divide el bando, y la
perdiz con la otra mitad aproximadamente y á retaguardia, haciendo
_chac_, _chac_, _chac_, hasta que el perro se les viene encima; entonces
vuelan, y la pobre perdiz que en defensa de sus hijos quedó á
retaguardia, paga con la vida su amor filial. Cometida tal hazaña por el
cazador, muy fácil le es acabar con el bando, pues los jóvenes con su
_piu_, _piu_, se descubren muy fácilmente y se dejan matar á mansalva, y
las pocas que quedan echan de menos á la madre, de suerte que cuando
viene la noche (estas siempre son frias) mueren por faltarles el calor
natural que les da el regazo materno.

Este es uno de los inconvenientes que tiene el cazar la perdiz en la
época citada. Discutiendo algunas veces sobre si es mejor ó no que el
bando lleve el macho, sólo me han sostenido lo contrario los aficionados
al _reclamo_, pero jamás me han dado una razon sólida, mientras les he
podido objetar el auxiliar que es del bando el _perdigon_. Éste, en la
época del celo y en la de la cria, se defiende admirablemente del
gavilan, garzas, gaig, mochuelo, y hasta de los perros, saliendo casi
siempre victorioso cuando menos de las aves citadas, y en las demás
épocas del año se deja agarrar sin oponer la menor resistencia. ¡Lo que
puede el amor paternal!

Volviendo ahora á entrar en materia diré, que para cazar en el mes de
agosto se requiere una táctica generalmente diferente de las demás
épocas del año. En primer lugar, debe madrugarse mucho, ir ligero de
ropa, llevando siempre una camisa de repuesto en el zurron. Las perdices
se hallan en los cerros á la salida del sol, pero al cuarto de hora ya
descienden á las querencias, métense en los rastrojos y comen los granos
de trigo que despues de la siega han quedado desparramados por el suelo:
si por casualidad aún están en el campo las gavillas, de seguro que las
perdices se hallan cerca. Si se notan por el camino las señales que las
aves retozando han dejado en el suelo, el cazador puede hacerse cargo
por ellas si el bando está á punto de darle una leccion: se ha de fijar
en si hay excrementos, y si son tiernos, no debe moverse de aquella
querencia, porque en el alto (segun la hora), en el centro ó bajos
estarán las perdices. El perro principia á dar señales y sale el bando,
generalmente todas á la vez: entonces el cazador debe observar, primero
si están buenas para _apeonar_, luego contarlas aproximadamente, y
además, y esto es lo más esencial, comprender á dónde se dirigen. Una
vez echado el cálculo obsérvese bien el terreno (si es desconocido) para
poderlas salir de modo que vayan allá donde las destina aproximadamente
el cazador. El vuelo que han dado, de seguro es corto, pero hay que
tener presente que el poder que les falta en las alas, en cambio
súplenlo _peonando_, dándose el caso que muchas y muchas veces se pierda
el _bando_ entero, que no se hallan en ninguna parte aún viéndolas la
parada, y se pierden miserablemente las horas más frescas de la mañana
sin dar con ellas, resultando que en algunas ocasiones de _peon_ han
vuelto poco más ó menos de allí donde habian salido la primera vez.
Generalmente eso sucede cuando uno se empeña en querer saber más que el
perro: éste, por ejemplo, coge vientos, quiere inclinarse á los bajos, y
uno le llama arriba ó vice-versa; y, cuántas y cuántas veces por no
haber querido creer al perro, se ha ido una pieza que se la habria
tirado á _tout plaisir_, y uno se queda contemplando con un palmo de
narices y diciendo para sí: «¡qué mal has hecho en no seguir la
tendencia del perro!»

Si el cazador halla el bando en esta época, debe estar convencido de que
tirará, por lo cual es preciso ir con mucha calma y sin precipitacion,
observando el más leve movimiento del perro. Cuando se dispara y cae la
pieza, estarse quieto, que se va á disparar el otro cañon, y
efectivamente así sucede: las perdices ya no se levantan todas; al
segundo vuelo obsérvese bien que si la vez primera fueron quince, ahora
sólo han salido ocho ó nueve. ¿Dónde están las otras? Cargue el cazador
y tenga paciencia, llame al perro; quieto y cartuchos otra vez, faltan
seis ó siete perdices; calma, que son de usted, señor cazador. Siga
apuntando bien que matará; ha llegado su _cuarto de hora_, y verá V.
como á veinte ó treinta metros una de otra y dos á la vez y en un
pequeño círculo, dispara algunos tiros bien provechosos.--Cuando esté
persuadido el cazador de que en dicho terreno, ya por las que ha muerto
ó bien por las que ha errado, no queda ninguna, diríjase sin pérdida de
momento hácia donde se ha ido el resto del _bando_. ¡Cómo late el
corazon en el trayecto que media del punto donde han salido las perdices
al que se las ha visto parar! Usted echa sus cálculos: «he muerto
cuatro; vamos, esta mañana llegaré á seis, porque... ahora sabiendo
dónde están bien mataré un par.» Y así entretenido el cazador, sale de
la hondonada otra _bandada_ de perdices: fijándose en ellas, como es
natural, para ver á dónde se dirigen, una vez en autos debe hacer caso
omiso de ellas é ir siempre á las mismas del primer _bando_. Nunca ha de
ilusionarse el cazador por la abundancia: éstas ya las encontrará otro
dia. Valen más las menos, que se han de dejar _pisar_ la tercera vez que
se tienen en juego. Que haya tiento y se coloquen bien los piés;
domínese bien el terreno, no precipitarse, que cuando arranque la pieza
se cansará V. de apuntar, y al disparo mídase el terreno, que aún no hay
diez metros de distancia al sitio en que cayó.

El matar perdices en esta época, sobre todo al arranque del tercer
vuelo, es más fácil que tirar á las codornices, por ser mayor la pieza y
salir generalmente de cola y con poca velocidad: siga, pues, el cazador
el terreno con cuidado, y tire á todas; pero si observa que el perro
saca un palmo la lengua afuera gracias al calor, entonces conviene tocar
retirada, buscar plácida sombra, descansar media horita, fumar un
cigarrillo de papel y volver en seguida al mismo sitio, describir un
semicírculo, cruzarlo por derecha é izquierda, y se verá como el perro
vuelve á coger vientos. Con el tiempo trascurrrido las perdices se han
llamado unas á otras con sus cantos, han salido de su escondrijo, y el
perro las señala á las mil maravillas, recreándose el cazador tirando un
par de tiros. Se mira el reloj: son, por ejemplo, las diez; el sol
achicharra, apenas se mueve una hoja, y si se está cerca de la posada ó
hacienda, lo mejor es irse á casa á descansar: el perro se rehace y al
dia siguiente el cazador se encuentra más entero y dispuesto á volver á
la lid mejor que el dia anterior. El cazar requiere calma, pero en el
mes de agosto calma y astucia, saber serpentear los terrenos, buscar los
frescales, que es donde las perdices tienen querencia. Jamás se busque á
la parte que da el sol y sí en las umbrías, y en los viñedos frondosos,
y en los torrentes.

Todo lo que no sea seguir este consejo es perder el tiempo, atropellar
el perro y fatigarse inútilmente, y lo que se ha tomado como recreo,
sirve de molestia y puede acarrear una enfermedad.

La caza de la perdiz en esta época del año diferencíase completamente de
la de los demás meses. El _bando_ de perdices está siempre á la órden de
las _viejas_, y éstas comprenden hasta dónde llega el poder de sus
_hijuelos_ para el vuelo, y pocas veces intentan cruzar el sendero y van
quedándose á la misma ladera ó mano que se ha escogido para cazar; el
vuelo es tan corto que apenas alargan á 300 metros, pero en cambio
_peonando_ al tocar el suelo cambian de direccion tan fácilmente, que al
llegar al sitio donde se han visto echar, no se halla ninguna, y de
_peon_ han pasado la sierra y de otro vuelo se han quedado en una
querencia en direccion contraria, sucediendo que uno pierde el tiempo
tan _miserablemente_ en conjeturas, que la _rabieta_ va haciendo su
efecto y el aburrimiento se apodera del cazador y hasta del perro. Esta
es la parte _infeliz_ del cazador que ha trocado el bienestar de su casa
para ir á sudar el _kilo_ sin poder disparar la escopeta, abandonando
algunas veces quehaceres de importancia; pero tal es la _ley del
cazador_, y para llegar á matar algo en buena regla se necesita:
aficion, aficion, aficion.



SETIEMBRE.


Buena fecha, pero no la mejor. Si bien entran las perdices en la edad de
la _pubertad_ y dan _más juego_, aún no están del todo emancipadas de
quien les dió el sér, aún no han pasado la muda, no obstante de ser
todas _pintadas_, conservando tan sólo dos ó tres plumas en el arranque
de las alas, plumas que en Cataluña llamamos _mussolas_.

En esa época del año la perdiz satisface más los goces del cazador y el
perro las señala mejor, tal vez porque el terreno generalmente es más
fresco, por cuyo motivo nota más los rastros, quedando muy á menudo de
muestra. Ya las perdices han abandonado aquel canto tan empalagoso
_piu_, _piu_, _piu_, y principian á _hombrear_ imitando á las viejas,
pero sin poder dar aún sus _timbres_. Su carne ya no siente á hormigas y
á langostas; al contrario, en la época del año que nos ocupa es cuando
constituyen el mejor bocado, pudiendo recomendarse á toda persona falta
de apetito.

Para cazar las perdices en setiembre, si hay viñedos en el terreno que
se escoge, búsquelas siempre el cazador en dichos sitios, pues tienen
grande aficion á la uva. Jamás dejan aquel pasto, y como el sol aún
molesta con sus rayos, sucede que se mantienen quietas en los pámpanos.
Si se encuentran por primera vez en las viñas de diez á doce del dia,
esperan mucho, pero ya salidas de allí no vuelven aquel mismo dia,
hasta que las reclaman las viejas, yéndose á otras querencias.

En esa época ya intenta la perdiz pasar al vuelo una hondonada,
quedándose á la parte opuesta del cazador, y cuando se ve que trasponen
el cerro, hay que fijarse bien en la inclinación que escogen, pues la
buena vista ahorra muchos pasos inútiles, dando el resultado de abreviar
el tiempo, que en estas circunstancias es oro. Que ande ligero el
cazador, pero sin precipitarse, pues el pulso y los latidos del corazon
jamás han de ser más fuertes de lo natural, á fin de que al llegar el
ansiado momento se aprovechen los tiros y pueda hacerse doblete y hasta
carambola. El lance de la carambola es el que halaga más al cazador, y
motivo hay para ello. Muchos confunden con la carambola el matar una
pieza con cada cañon; la carambola es lo que saben y hacen con
frecuencia algunos buenos tiradores, es decir, arrancar al vuelo dos
perdices á la vez, yendo una por ejemplo hácia la derecha y la otra
hácia la izquierda. En este caso el cazador consumado ya comprende la
velocidad y alcance de entrambas, apunta á la que le parece más cercana
y sin precipitarse dispara; se vuelve, apunta á la otra, pero listo, y
dispara haciendo dar á las dos la voltereta, ó á lo menos así lo cree.
Entonces debe dirigir el perro á la aliquebrada ó que le parece que lo
está, para que la _cobre_, y si lo acierta, seguro que se cuelga las dos
perdices al zurron. Esta _suerte_ es la que requiere más serenidad y
calma, pues algunos con el goce que produce la carambola alborotan el
perro llamándole á derecha é izquierda, en cuyo caso hay bastantes
probabilidades de perder alguna de las piezas; y aun he visto á
cazadores perder las dos por ser aliquebradas y el perro de pocos
sentidos.

La carambola que acabo de explanar es la de más mérito, y se hacen
pocas, sobre todo en diciembre y enero. En setiembre es más fácil, pues
no es tan rápido el vuelo. Efectúanse otras carambolas, si bien no de
mérito superior. Cuando el _bando_ marcha describiendo un semicírculo, y
se les disparan de cola, los dos cañones, matándose dos piezas, esto
tambien se llama carambola; el cazador queda satisfecho y basta, porque
de todos modos son episodios que complacen.

Hay que perdonarme mis contínuas digresiones, pues son hijas del
entusiasmo que en mí produce el recuerdo de lances inolvidables.

Volvamos, pues, á esas perdices que con su vuelo han traspuesto el cerro
y que el cazador hábil ha adivinado el sitio escogido para su descanso.
¿Le gustaria á V. que el puesto elegido fuese un pequeño torrente con
hermosa campiña en ambos lados y abundancia de piedras á mano? Seguro de
una contestacion afirmativa, allí coloco á mi cazador, quien antes de
llegar ya ve marcharse una perdiz. Mejor fuera que se hubiese esperado,
pero no debe hacerse caso, pues dicha perdiz iba de _peon_; hay otras.
Fíjese el cazador en la que ha tenido la poca vergüenza de marcharse sin
decir _adios_ y por lo tanto sin podérsela hacer los honores de
ordenanza. Se ve parar á alguna distancia en el mismo torrente, donde
hay un árbol como señal. Allí debe V. encaminarse, pero... el perro se
queda de muestra á la ladera de torrente; magnífico. Vuela una perdiz de
la parte opuesta; si es larga no la tire V.; observe y verá que poco más
ó menos va donde ha ido la primera, y con el ruido que mueve al marchar
salen tres ó cuatro del mismo lado donde está V.; estas son las que
olfateaba el perro. Ahora es ocasion de disparar la escopeta y de matar
ó dejar de matar; pero está V. en regla y debe seguir, pues faltan
otras. Eche V. alguna piedrecita, porque con el tiro las compañeras han
quedado aturdidas, esperando ocasion propicia para largarse; y como el
perro trabaja entusiasmado por los bajos del torrente, las perdices
salen de las matas, tan bajas que casi el perro las alcanza con el
hocico, y en ese estado arrancan con un miedo cerval. _Piñac_, _piñac_,
_piñac_, óyese momentáneamente. Estas perdices dan tiempo al cazador
para todo; para prepararse, apuntar bien y dar _gusto al dedo_. Cuando
se esté convencido de que todas han salido, hay que dirigirse sin
pérdida de momento hácia las que se han visto marchar al asomarse al
torrente, y de seguro se tirará bien á estas. Obrando así y con tino es
como se consigue buena provision de piezas. Cuando un _bando_ ha tenido
la _desgracia_ de elegir como guarida un torrente, no desperdicie la
ocasion el cazador afortunado que por allí transite, pues se divierte
envidiablemente un par de horas.

Todo cazador verdadero que se encuentra con un _bando_ de perdices y con
su buen cazar las conduzca á sitios que tienen _mataderos_, no debe
abandonarlas para ir en busca de otras, pues las que nuevamente halle le
harán luchar y perder un tiempo siempre precioso, además que no todos
los bandos obedecen al plan preconcebido por el cazador. Nunca hay que
olvidarse de las que todavía no han volado, pues siempre la _perezosa_
es el mejor tiro.



OCTUBRE Y NOVIEMBRE.


La mejor época del año para gozar cazando y matando perdices, es octubre
y noviembre. El calor ya no molesta, y el perro caza todo el dia
perfectamente. Si en ese tiempo el perro no rastrea bien y no encuentra
las aliquebradas, hay que deshacerse de él, pues es dar pan á quien no
lo merece.

En dichos meses el cazador se siente más ágil y las cuestas no son tan
_amargas_, pudiendo hacer bien ocho horas de jornada. La salida de casa
debe ser á las 8 y retirarse á las 5 de la tarde. Es muy importante
encontrar á la perdiz que ya haya comido, y esto se logra entrando de
lleno en el cazadero á las ocho de la mañana. Se caza á esa hora para
evitar las humedades que generalmente deja el rocío, y porque mientras
no estén secas las matas el perro siente muy poco.

Para cazar las perdices en esa época del año se requieren más
conocimientos, y el cazador consumado saca mucho partido de las que
encuentra, dándose juego todo el dia, pues ya las perdices que han
perdido el carácter de pollas, se fraccionan y van por su cuenta y
riesgo. De suerte que el cazador debe, despues de elegido el terreno,
formarse un plan y calcular bien las horas del dia que con su
conocimiento y destreza puede colocar las perdices en terrenos bien
escogidos de antemano para tirarles á su gusto y para que las salidas
sean mortales.

Ante todo ha de recorrer las mesetas de los cerros, buscar
minuciosamente los comederos y esquivar un poco en las laderas; lo cual
ahorra muchos pasos, bajadas y subidas, ahorro que no es de despreciar.

Supongamos que vayan saliendo perdices á medida que se ejecute ese
paseo; hay que despreciarlas y no impacientarse. Si tuviese el cazador
el mal gusto de correr tras ellas, echaria á perder la jornada. Siga,
pues, su tarea, que ya irán volando otras, como efectivamente sucede, y
una vez recorridos los cerros que el cazador se habia propuesto, siendo
poco más ó menos las diez de la mañana sin que se haya disparado un
tiro, entonces llama al perro, toma un bocadito, fuma un cigarrillo, y
mientras, se hace cargo del terreno, tranquilamente y sin olvidar el más
pequeño detalle. Luego se vuelve á emprender la marcha, desandando el
camino andado, tomando los senderos del promedio del cerro; de esta
suerte va indemnizándose el cazador del rato que ha estado sin tirar,
pues las perdices, escamadas de sus querencias, principian á resistir la
muestra del perro, saliendo una tras otra, y con tino y buena puntería,
el perro va trayendo las que se matan. A éste le da el cazador la tripa
de la perdiz, empero si caen muchas bajo el plomo de la escopeta no es
prudente regalar al perro con todas las tripas, pues les producen
indigestiones: de consiguiente se le distrae dándole un poquito de pan y
pasándole la mano cariñosamente por el lomo. El perro necesita ser bien
acariciado, porque todo lo comprende y cumple de este modo mejor, y está
á la obediencia de la más leve indicación del cazador.

Seguiremos, pues, tranquilamente el camino indicado, llamando al perro
si se adelanta: no conviene que vaya arrancando perdices si el cazador
no puede tirar. Si se conoce el terreno, casi todas han de oir silbar
los perdigones. Al encontrarse el cazador á ese punto de la cacería, no
le aconsejo el descanso, pero sí que no le abandone la calma: el
descanso no conviene, pues las perdices van saliendo de su asombro, y
algunas de peon, otras de un vuelo, huyen de la ladera en que se ha
propuesto cazarlas, perdiéndose inútilmente el tiempo empleado si se
dejan cuando están cansadas; del segundo ó tercer vuelo apenas queda
ninguna: de modo que la persecucion requiere actividad. Recórranse todas
las matas, y donde no se pueda bajar, se arroja alguna piedra. Cuando se
cree limpia materialmente la ladera, váyase en busca de las que se han
visto retroceder, con la seguridad de encontrarlas y tirar todos los
tiros á muestra del perro.

Si se observa que las perdices van de pecho á tomar los cerros, y son
por ejemplo las cuatro de la tarde, no hay que molestarse en
perseguirlas, pues poco daño se las hará. Por tanto, dejarse de nuevas
fatigas, y pausadamente abandónanse los bajos, se traspone la parte
opuesta de la senda que se ha seguido por la mañana, recogiéndose para
descansar y comer, que en ese caso bien necesitado está de reposo el
cazador.

De esta manera cazan las perdices los que se precian de cazar con arte,
esto es, tomando siempre los altos. Cuando á uno le da por ser
caprichoso y contra todas las reglas de la caza se empeña en principiar
la cacería por los bajos y hondonadas, aunque halle las perdices, éstas
se van de un vuelo á las cimas, y entonces poco daño se las hace. Sólo
se puede tomar el cazadero por la mano baja cuando sopla con fuerza el
viento, pues las perdices están á redoso; mas en este caso lo mejor es
no salir á caza, pues el perro tampoco apercibe nada y se pierde
miserablemente el tiempo.

En el mes de octubre prepara el cazador la diversion para el resto de la
temporada. En agosto descubre las crias, pero en octubre conoce ya
fijamente dónde escogen sus querencias y tambien dónde las ha de dar la
muerte. De manera que cuando hace el halagador descubrimiento de que en
tal ó cual comarca hay perdices, debe ir allí á estudiar sus vuelos, y
si los acierta, de fijo tiene asegurada una buena campaña de invierno.



DICIEMBRE Y ENERO.


Época poco agradable para dejar la cama; dias cortos, frios, lluviosos y
fuertes heladas. Apenas la perdiz nota el menor ruido, ya vuela; en
ninguna parte está bien. En este periodo del año come bellotas y las
carnes se le vuelven acorazadas. La pólvora debe ser de primera y el
perdigon granadito, número cinco. Se caza como se ha descrito
anteriormente, con la sola diferencia de que los vuelos de las perdices
son más largos y las horas de provecho de doce á dos de la tarde. Fuera
de estas apenas podrá el cazador disparar un tiro. Si ha helado y se
mantiene la escarcha, las perdices se encuentran en los raseros y
metidas en las hondonadas ó barrancos, al abrigo del cierzo. No obstante
estos inconvenientes, es la época del año en que queda más satisfecho el
cazador cuando mata una perdiz, puesto que están en toda su pujanza y
fuerza de vuelo: al momento de dar su tan acelerado brinco apenas dan
tiempo de seguirlas ni un segundo; al instante se hallan fuera del
alcance del tiro. Generalmente en estos meses la carambola está vedada
para el cazador. El que cuelga al morral media docena de perdices,
matadas en buena ley, se le puede con justicia darle el dictado de buen
cazador y tirador.



FEBRERO.


En este mes el cazador no debe desperdiciar un solo dia. ¡Cuántas
reflexiones acuden á la mente, y por cierto algunas muy tristes! Con los
años entra el cálculo; y ¿quién sabe? Aunque todavía no peinemos canas,
tal vez el año próximo habremos dejado de pertenecer al mundo de los
vivos. ¿Si será mi destino que por última vez recorra el monte en que me
encuentro? Mas, al diablo las ideas tétricas; todo en este mundo tiene
su lado malo. Ocupémonos, pues, de las agradables impresiones que se
experimentan cazando los _pares_.

La naturaleza, que anuncia la proximidad de la primavera y que en todo
es fecunda, hace que las perdices entren en amoríos y cada par se vaya
ya fijando en sitios á propósito para el logro tranquilo de su objeto.
El cazador hábil y que conoce lo que es el mundo, al internarse en un
valle observando minuciosamente el país que se propone recorrer, debe
echarse la cuenta del sitio que él escogeria si tuviese que requerir de
amores á alguna aldeanita, esto es, reservado y al abrigo de todo
airecillo, libre de visitas importunas. Aunque parezca extraño, en esos
sitios que tu imaginacion poetiza debes ir á sorprender á las enamoradas
perdices y darles cruel muerte, ó bien un susto mayúsculo. Esta es la
ley del mundo, no respetar ni aun las cosas más sagradas.

En esa época es muy fácil matar las perdices, porque resisten firmemente
la muestra del perro. La hembra vuela primero, y caso de que el cazador
la tire, no se mueva, pues aún falta el macho, el cual queda en el
terreno muy _preocupado_ buscando á su dulcinea: en este caso arranca
poco menos que de los piés; le apunta el cazador y casi casi puede decir
que el negocio es seguro. Por esta circunstancia es preciso, cuando sale
la perdiz, recorrer bien el terreno en un corto ruedo, y de fijo se mata
el macho. Si las dos salen á un tiempo, se observa que la hembra va con
la cabeza erguida y el macho la lleva baja, erizando las plumas y
dejando colgar un poco las alas. Si se fija bien el cazador, jamás se
equivocará tocante á este punto tan importante. Es preferible matar los
machos, que abundan.

¡Y cuántas veces se matan los dos! En tal caso, ¡qué alegría é impresion
más agradable! El cazador se cree un sér privilegiado; mira á derecha é
izquierda, todo ufano, pensando para sus adentros que nadie le aventaja
en eso de tirar bien. ¡Vana ilusion! lo que hace uno lo hacen cien mil,
pero no todos lo aprecian del mismo modo.

Los pares no hacen los vuelos tan largos, y fijándose bien el cazador en
la direccion que toman á poca distancia del cerro que trasponen, allí se
hallarán. En la época que nos ocupa dejan mucho rastro, así es que el
perro guia perfectamente hácia el sitio de su querencia. Algunas veces,
de mí sé decir, sobre todo, que en el último tercio del mes de febrero
he perdonado á la hembra. ¿Y por qué? se me preguntará. Porque me acude
la idea de que en el terreno en que estoy dando la última mano, tal vez
faltaria el bando en agosto, y hay sitios tan privilegiados que es muy
sensible no queden en ellos perdices.

Todo cazador debe dar por religiosamente terminada la campaña de la
temporada, el último dia de febrero. Y supuesto que hemos llegado á él
en nuestra descripcion cinegética, pasemos ahora á exponer las reglas
generales y consejos que la experiencia nos ha sugerido.



VENTAJAS Y DESVENTAJAS DE CAZAR SOLO Ó ACOMPAÑADO.


Hasta el presente el lector-cazador habrá observado (y digo
lector-cazador porque al que no sea aficionado á la caza poco le
agradezco que fije la vista en mis apuntes), que únicamente me he
ocupado del modo de cazar cuando se va solo al monte en busca de
perdices.

Cazar solo, tiene el inconveniente de que uno se vuelve _salvaje_ é
insociable, pues esto de enmudecer todo el santo dia es muy poco
halagüeño. Sin embargo, el cazador se aburre, y no más, cuando
trascurren horas enteras sin ver una pieza; si salen éstas al paso, la
cosa varía de aspecto.

Fácil es suplir la soledad llevando un criado, quien además de cargar
con el peso, prepara el _gaudeamus_: con todo, no basta semejante
compañía, ya que la conversacion jamás puede elevarse á grande altura.

El mejor modo de cazar es con un compañero simpático, no formando los
dos más que una sola voluntad; y aunque al llegar á las posadas no se
hace la misma bromita que cuando van juntos varios, en cambio, cazando
bien pueden sacarse grandes ventajas de la expedicion si son dos los
tiradores. Ya en el terreno, el uno aguarda al otro, y se tiene ocasion
de admirar y aplaudir un buen tiro; además, se puede seguir con tiento
al perro que le rastrea un peon; se consulta el órden de caza, y dos
votos condescendientes no tardan en estar conformes, cediendo un poco
cada uno en sus pretensiones. ¿Sucede lo mismo siendo cinco ó seis
cazadores en el monte, aunque sea gran maestro y conocedor del terreno
el que guie la cacería? No, pues es muy difícil la _ciega_ obediencia á
la voz del _jefe_; á lo mejor uno se queda rezagado, al otro se le ha
dejado al tiempo de pasar un arroyo, otro no quiere cambiar de lado sin
consideracion al que todo el dia le ha tocado un mal sendero. Esto y
mucho más sucede cuando se caza con varios compañeros. ¿Y los perros? He
aquí otro inconveniente. Al primer tiro, caiga ó no caiga la pieza, dan
tal embestida que baten el terreno á doscientos metros de distancia, y
los cazadores, ya sea con el silbato ó bien á grandes voces, ó
llamándolos por su nombre les reprenden; de suerte que, tan bien
preparado queda el terreno, que ya puede estarse tranquilo el cazador,
liar un cigarrillo y fumárselo, despues de lo cual puede tambien pasarse
la escopeta al hombro y seguir andando; de seguro que no tendrá que
hacer uso de ella. Más extenso seria sobre este particular, pero
suponiendo que lo que acabo de manifestar está al alcance de cualquier
cazador experimentado, mis reflexiones sólo van dirigidas á los
importunos que quieren siempre salir á cazar formando guerrillas y órden
de parada.

El señor baron de Córtes trata del mismo asunto en sus _Recuerdos de
caza_, y si yo fuese á describir los inconvenientes que ofrece el cazar
cinco ó seis á _mano gallega_, convertiríame en plagiario de dicho
señor, además de que no sabria expresarlo con tanta lucidez.

Añadiré, para concluir, que todo el que tenga un buen perro no lo lleve
á ninguna cacería en que los compañeros pasen de tres, pues de seguro
que el can adquirirá resabios difíciles de remediar.



TERRENOS Y RECUERDOS AGRADABLES.


Todos los cazadores muestran preferencia y predileccion por aquellos
cazaderos donde más _víctimas_ han hecho. La caza de la perdiz en
Cataluña, generalmente, hácese por terrenos penosos y montes bastante
elevados. En este caso se encuentran las montañas de los alrededores de
Barcelona, y como tanto se ha ido poblando y la aficion á la caza va en
aumento, sucede que á los _domingueros_ les queda muy poco recurso para
cazar, resultando que muchos regresan á su casa sin haber podido
disparar la escopeta. Esta falta de caza motiva que gran número de
aficionados se metan en el ferro-carril, largándose en busca de mejor
fortuna, y sólo se detienen, ya sea entre Martorell y Gelida, ó bien
bajan en Molins de Rey y llegan hasta Vallirana, en cuyos puntos hay
excelentes cazaderos, pero muy quebrados; y como la caza se va
extinguiendo, ya por la grande aficion que se ha despertado, ya por la
poca vigilancia en dejar cazar en tiempo de veda y con ardides, esto
hace que las cacerías den muy pobres resultados, y que el que regresa á
su casa con un par de perdices se da por muy dichoso, pues ahora en los
terrenos indicados no siempre se mata.

Otros escogen la salida por la parte de Moncada, alargándose algunos
hasta Montmeló, cazando por Sant Fost, Martoreyas y Rexachs, terrenos
malos, si bien en ellos siempre hay perdices, y en el bosque y malezas
puede tirarse á alguna becada, las cuales huyen de las _vernedas_ cuando
hay fuertes heladas. El que tiene la voluntad de cazar en los
mencionados terrenos va mojado todo el dia, pues allí la neblina es muy
pertinaz. Si afortunadamente se logra hacer bajar las perdices hácia el
Besós, á pesar de que hay mucha maleza, puede dispararse con provecho
alguna vez la escopeta á muestra de perro. Esos terrenos son muy
penosos, ya por la topografía del país, así como por las humedades, por
cuyo motivo la experiencia aconseja no ir con frecuencia á dicho sitio.

Otro cazadero hay, tal vez el más predilecto por parte de las perdices
para hacer sus crias; refiérome al monte de Moncada, en cuyo cerro
descuellan las ruinas del ex-telégrafo y cuerpo de guardias. El cazador
barcelonés que no haya cazado en ese cerro, cuente que le falta algo por
ver, pues además de la perspectiva que desde él se descubre, hay ricos
manantiales de agua, inclusa la célebre _Font del ferro_, que da frente
al Besós, y por la parte opuesta la no menos renombrada _Font de mitja
Costa_ (hoy dia bastante abandonada), en cuyo sitio los cazadores han
echado muchas _chuletadas_. Tales son las ventajas que ofrece el cazar
en ese monte, porque si la caza no va bien, en cambio se indemniza con
el almuerzo y el bello panorama que disfruta la vista, olvidándose del
cansancio que produce la llegada hasta el _telégrafo_, por cuyo punto es
indispensable tomar la mano del cazadero, y de seguro que á la mañanita
siempre se encontrarán perdices, las cuales dan juego al cazador todo el
dia: hay sorpresas buenas y por la mano baja se caza bien.

Hoy dia tales salidas figuran en la categoría de las llamadas de
recurso, ya que los ferro-carriles han acortado prodigiosamente las
distancias, de suerte que los que pueden disponer de algun tiempo lo
emplean en ir en busca de cazaderos lejanos, ya sea al confin de la
provincia ó á otra lindante con la nuestra.

En las estaciones de Calaf, San Guim, Tárrega, no pasa tren sin que
bajen de él algunos cazadores procedentes de Barcelona. Los que se apean
en Calaf se dirigen á los cazaderos distantes tres ó cuatro leguas,
dándoles tales batidas en los primeros meses, que luego quedan pocas y
_escamadas_, por cuyo motivo se caza bien en Calonje, Prats de Rey,
Coletas, Torá, Biosca, etc.

Los que bajan en San Guim... ¡oh! esa ya es harina de otro costal. De
este punto y de su campiña hablaré apasionadamente, bien lo sé; pues se
me figura que voy á hacer el elogio de un hijo de mis entrañas. Con la
benevolencia del lector-cazador, que espero me conceda, me tomaré la
libertad de ser algo extenso en este párrafo. Es terreno aquel que
conozco palmo á palmo. Desde San Guim á Calaf, de la Rabasa á Cervera, y
por otro lado de Pujal y Santa Fé y de Rubiñan á Talavera, cuadrilátero
de diez leguas, hay un sinnúmero de cazaderos tan bellos y agradables,
que nada mejor puede exigir el cazador. La primera vez que cazé en dicho
sitio era bisoño en el arte, yendo agregado á la _cuadrilla_ de los
_cazadores de Gracia_, todos honrados menestrales. Agustin Cusí siempre
era el que llevaba la batuta en la cacería y merecia el puesto de
director, pues sabia cazar, y matar mejor, hallándose además dotado de
un conocimiento especial para decir: _allí están las perdices_. Este
buen amigo, sea por simpatía ó por lo que fuere (lo cual le agradezco
en el alma), dióme muy buenas lecciones, lástima que no las aprovechara.
Como por falta de salud tiempo hace que Cusí no puede salir á la caza,
han trascurrido algunos años desde que campo por mis respetos, pero de
mi pecho no se ha borrado el agradecimiento y el grato recuerdo de mi
excelente maestro.

El cazador que en San Guim pueda disponer de una semana _redonda_ cuenta
con grandes recursos, ya que cada dia le es dado cazar en terrenos
nuevos y de buenas querencias; y advertiremos á los de Madrid, por si
alguna vez quieren visitarnos, que aunque no podemos ofrecerles el
_Pardo_ ni _Viñuelas_, tenemos en cambio _La Panadella_, _El Bosch d'en
Carbasa_ y otros sitios. Aunque sea á riesgo de disgustar á algun amigo,
no puedo con aquello de _tente lengua_... dejar de mencionar como le es
fácil á uno gozar una semana enterita en San Guim, cazando cada dia en
terrenos diferentes.

El tren llega al medio dia, y por consiguiente, aunque se esté afanoso
de escopetear las perdices, por necesidad (bien que por poco tiempo) hay
que limitarse á cazar en los alrededores de la estacion, donde nunca
faltan un par de bandos que, tomándolas bien en mano, condúcelas el
cazador á las cercanías de Freixanet ó bien á San Domí, y aprovechando
los tiros aún se lleva uno señales de caza á la posada. He aquí poco más
ó menos lo que puede hacerse en la tarde del primer dia. Recomiendo á
los cazadores para alojarse, el _hostal_ situado á tiro de pistola de la
estacion, ó bien, no estando demasiado fatigados y con humor de andar un
cuarto de hora, se acomodarán bien y como en familia en casa Riera, de
Amorós, grupo de tres casas. Allí vamos á parar con mi amigo Suñol
(Paco), y es tanto el cariño que profesamos á los de la casa y éstos nos
corresponden tan bien, que solemos sacrificar el siguiente dia de
nuestro arribo, no acudiendo hasta el venidero á los cazaderos que _in
mente_ hemos destinado como teatro de nuestras _proezas_.

Al otro dia ya uno puede tomar por el monte dejando á su espalda el
pueblo de Freixanet y dando la cara á Cervera. A simple vista el cazador
quedará sorprendido del hermoso terreno que pisa, querencioso para la
caza. A ambos lados, montañas de tres horas de extension, en medio de
fértil valle cubierto de campos de trigo, viñedos y alguna que otra
hortaliza. Si bien en este terreno las perdices se van largas, se las
conduce á las últimas estribaciones del monte, ó sea en los bajos, y
como siempre ahí es donde se las hace daño, aconsejamos al cazador que
al término de esta jornada, agradabilísima por los lances que
sucesivamente se presentan, descanse y pida asilo en Montpalau,
pueblecito situado en una eminencia. Allí moran los Vilaplana, sencillos
labradores que se desviven por dar buena pitanza y mejor cama á todos
los cazadores que se presentan. Si durante esta jornada, como es muy
probable, sólo se ha logrado recorrer una parte del cazadero, conviene
emplear el dia siguiente para batir el resto. Al salir del pueblo se
irán siguiendo los montes que quedan á la izquierda, y corriéndose
siempre hácia Cervera, se van llevando las perdices adelante; al tercer
vuelo intentan éstas retroceder para volver á sus querencias, y entonces
es cuando se las castiga. Semejante cacería concluye siempre á medio
dia, enfrente del pueblo de Santa Fé; y á la sazon ha de calcular el
cazador si le conviene retroceder por los bajos hasta el punto de
partida, ó atravesar la hondonada y cazar de regreso en la solana que
hay entre Santa Fé, Vergós y Altadill. Para esta parte de la cacería
casi más vale emplear otra jornada, pero si los cazadores son dos ó tres
y saben cazar, aunque hay pocas perdices se las conduce bien y se las
escopetea mucho. El monte presenta infinitas sesgaduras y hay bastantes
matas, por cuyo motivo la caza resiste bien la muestra del perro. El
término de esta jornada es Altadill, pueblecito de cuatro casas paralelo
al norte de Montpalau y que sólo dista un cuarto de hora de él.

El siguiente dia se toman providencias para cambiar de cazadero; y éste
debe ser el de _La Aygua escampada_, distante una legua escasa del
pueblo de Montpalau, y como por lo regular el término de la cacería es
_Timó_, la experiencia aconseja que el cazador se encamine al _Mas d' en
Jaumet_, situado á la derecha de la carretera y dos horas lejos de
Cervera y quince minutos de _Timó_. La cacería ha de principiar por la
mañana, en las estribaciones del pueblo de la Rabasa, y desde este punto
ya el cazador sabe lo que debe hacer todo el dia. Descúbrese á la
izquierda otro pueblo, el de Montbrió, y en los cerros de la derecha
pasa el tren de Zaragoza, donde está emplazada la via. A lo lejos se
divisa _Timó_, rodeado de montecillos cubiertos de matas de tomillo, y
si las perdices vánse por aquel lado, se las zurra de lo lindo, pues
esperan mucho. Los terrenos que acabo de describir llevan el nombre de
_Aygua escampada_. Los montes tienen bastante base, pero escasos
desaguaderos, por cuyo motivo las lluvias se han abierto cauces, y sin
ser quebrado el terreno se hace penoso para el cazador á causa de las
muchas subidas y bajadas; mas, si se logra meter las perdices en estos
sitios, arrancan todas arrepulladas y se las tira bien. En los terrenos
que acabo de citar, aunque no he hablado de la liebre, por no ser este
mi objeto, las hay abundantes y se tiran bien, no pasándose dia que no
se vean cuatro ó cinco, lo cual presta nuevo aliciente al cazador que se
mete por tales andurriales.

Penetremos ya en el célebre _Mas d'en Jaumet_ y vamos á ver cómo nos
trata la Antonia, á quien han dejado sola, pues su hija (Antonieta)
enlazóse con un rico propietario dels Hostalets, pueblo que dista media
hora del _Mas_. La casa está que ni pintada para los cazadores:
espaciosa sala, buenas alcobas y camas blandas, mesa muy regular, pues
hasta saben presentar un buen puchero, alimento muy conveniente al
cazador para reponerse de las fatigas del dia. De esta casa, cuya _fama
voló algun dia por el mundo de los cazadores_ (estilo cajetillesco), van
desapareciendo sus antiguos dueños, á medida que va ausentándose la caza
de sus contornos. Muchos cazadores han dejado de frecuentarla por lo
tristes que allí se hallan, y sólo impenitentes, tales como mis amigos y
excelentes cazadores Suñol (Paco), el _rebelde_ Vilaseca y un _servidor
de ustedes_, acudimos allí con frecuencia, pues conocemos bien las
querencias de la caza y el sitio en que podremos matar las piezas, con
la certeza de asegurar hasta el número de disparos que debemos efectuar
segun el punto adonde conduzcamos las perdices.

Mas, al pensar el cazador que quince años atrás siempre se llevaba en
movimiento una cincuentena de perdices, mientras que ahora en llegando á
noviembre cuando se encuentra un bando de seis ó siete es un
acontecimiento, apenas tiene calma para escuchar á los idiotas pastores
y rabadanes que dicen: Este año á lo menos hemos cogido en el término de
Montbrió unos _cuatrocientos huevos_ y más de veinte _hembras en sus
nidos, con el lazo_ (histórico). Y no se crea que se necesita mucho
tiempo para recorrer el término citado, pues basta media hora escasa.
Sólo cito á Montbrió como ejemplo; los pastores se alaban en todas
partes de hacer lo mismo, aunque esté presente el alcalde del pueblo, y
hasta se lo contarán á la primera pareja de la guardia civil que
encuentren.

Abandonemos, pues, el _hostal d'en Jaumet_ con el corazon dolorido por
no poderlo visitar más á menudo, ya que en sus alrededores falta el
principal aliciente del cazador, la caza, y emprendamos la jornada
llamada de la _Carretera_ hasta la Panadella.

Esta cacería, constitúyela el terreno _mejor del mundo_. Figuraos (me
dirijo al cazador que no haya estado) una red de montecillos (tal vez
ascienden á cien), que un par de cazadores inteligentes recorren en una
jornada: cada uno de estos montes forma una pequeña meseta donde
juguetean las perdices comiendo alguna bellota, al par que con el paso
de las carretas que transitan á doscientos metros de allí se entretienen
y acechan los excrementos que van dejando las caballerías en el camino,
pues esas aves son aficionadas al grano que encuentran entre el
estiércol. Serpentea la carretera por entre dichos montecillos, y desde
la Panadella, ya provincia de Lérida, hasta Cervera, forma un plano
inclinado encajonado entre dos angostos rierales, que llevaron la
desolacion á Tárrega, en setiembre del 74, hinchados por las grandes
lluvias de aquellos dias. El cazador que sabe lo que hacen las perdices
en estos terrenos, ha de seguir por la mañana los lindes de la
carretera, si bien son tan querenciosas de dichos sitios las aves, que
hay dia que de arriba á abajo se pierde el tiempo sin poderse salir de
allí, y esto trabajándolas bien, en cuyo caso lo que más disgusta son
los testigos, pues para cazar cómodamente se necesita estar solo.

Cuando las perdices atraviesan al vuelo la carretera, no hay que
molestarse en perseguirlas. El cazador que conoce este juego debe cazar
de modo que las obligue á quedarse en la misma ladera, y que de ésta
pasen á los bajos de Palamós, preciosa ribera de zanjas: allí quedan
pegadas como con obleas y por la tarde reciben una zurra de padre y
señor mio.

En todas estas cacerías conviene ir acompañado de un mozo que cargue con
las liebres, pues éstas se matan á menudo: hay bastantes, salen bien y
en limpio.

Podria contar muchos lances de las liebres que se encuentran en este
terreno, pero ya he manifestado que me apartaria del objeto de este
libro. Diré sí, para inteligencia de los aficionados, que se matan en
abundancia.

Hora es ya de regresar al punto de donde salimos al emprender nuestra
cacería, es decir, San Guim, y entremos otra vez en casa Riera de
Amorós, donde seremos recibidos con agrado.

El cazador, cazando cuatro dias seguidos ya tiene suficiente, máxime
cuando uno observa que el perro sigue aspeado y casi de mala gana,
pero... queda otro terreno que todo conocedor de él no puede dejar de
recorrer; me refiero al célebre _Bosch d'en Carbasa_, llano de mas de
una legua en cuadro, donde se encuentran buenos bandos de perdices,
liebres y en invierno becadas. En ese terreno se fusilan muchos árboles,
aunque las perdices arranquen de cerca, pues es tal la espesura de la
arboleda que sólo se las tira bien aprovechando un claro. Conviene,
pues, dar una fuerte batida y cruzar por todos lados para sacarlas de la
dehesa y llevarlas á los márgenes de los montes vecinos, ya que allí se
dejan parar por el perro. Demos fin á este capítulo, porque nos llaman
otros asuntos _importantes_ relativos al noble arte cinegético.



CAZAR DE MALA LEY.


Los verdaderos cazadores dicen que caza de mala ley todo aquel que va
con el _reclamo_ y forma con el ramaje un _tollo_, y en el cerro ó en
sitio á propósito para su objeto emplaza su _jaula_, y con el
_cuchichí_, _cuchichí_ atrae al perdigon, dejándole muerto en el
terreno.

Este modo de cazar tan en boga en Madrid, segun nos describe el señor
Escrich en su obra _Los Cazadores_, donde aparecen las maravillas de sus
reclamos _Chaparro_ y _D. Juan_, me ha hecho en verdad muy poca gracia.
El mal ejemplo es contagioso, y si éste dimana de un cazador aficionado
á la escopeta y al perro, aún es menos excusable. No basta citar en
apoyo del _reclamo_ la obra _Arte de cazar la perdiz_, impresa en
Sevilla en 1855, en la cual, fundándose su autor en que todos los
cazadores son unos _traidores_, declara que cualquier medio empleado
para matar la caza es justificable. Si este argumento se pusiera en
práctica, no habria caza posible; el _reclamo_ tampoco serviria. Era lo
que bastaba para concluir con toda clase de volatería, en cuyo caso la
escopeta podria emplearse en cazar ranas y murciélagos, que bien valdria
la pena de tirar á estos dos bichos á falta de cosa mejor.

En Cataluña hay poca aficion al _reclamo_, pero los que así cazan no
llevan el título de cazadores, y hasta en su propia casa ocultan el
_arma-farol_ homicida si ven entrar un cazador de escopeta; les
avergüenza su método de caza. En Cataluña sólo van al monte á fijar el
reclamo los _cazadores_ panzudos.

Otros medios muy repugnantes se emplean para exterminar la caza, tales
como los _lazos_, el _caldero_ y _cerquilla_, la _rameta_ y las
_corridas_ que la dan en varias comarcas, cuyo nombre es _á la
cansada_..... pero todos los que emplean estos ardides, son conocidos
entre los cazadores, con el nombre de _rateros_.

Si los gobernadores de provincia pudiesen ocuparse más de la
administracion, pasando severas circulares á los alcaldes de los pueblos
para que denunciaran estos abusos á cuantos faltan á la ley de caza, no
tendríamos que deplorar su completo exterminio. El mal es grave, y urge
poner coto á tantos desmanes.

Hace tiempo sólo se pide la licencia de caza á la vista de Barcelona. En
los demás puntos nadie repara quien lleva escopeta y á lo que va. De
seguir así, la caza en España sólo será un recuerdo legendario.



NUESTROS CAZADORES.


Es justo que dedique un capítulo de mi _obrita_ como recuerdo á nuestros
émulos de san Eustaquio. Los viejos cazadores de esta provincia van
desapareciendo para no volver. La sencillez de sus costumbres, la poca
importancia que daban al mérito y fama que en su tiempo conquistaran de
excelentes cazadores, sus escopetas de chispa, los cañones Ripollenses,
de los _tres sietes_, sus cacerías en los alrededores de Barcelona, la
mortandad de perdices que continuamente hacian en lo que hoy llamamos el
_Putxet_[1], sus salidas á los fosos de las murallas con traillas de
perros, matando á la sazon más conejos allí donde ahora se levantan los
mejores edificios de la capital, que actualmente en cualquiera salida á
la distancia de veinte y cinco kilómetros, todo esto es digno de
recordacion. ¡Y con cuánto placer se escuchan aún tan agradables
conversaciones! ¿Quién no se deleita al oirles? Aún quedan restos de tan
honrosa pléyade, disminuida por los achaques y la vejez, abriéndose paso
los contemporáneos, para quienes se ha simplificado mucho la diversion,
merced á los últimos adelantos, y sobre todo á las vías férreas, que
permiten recorrer en poco tiempo la provincia de uno á otro confin.

     [1] Pueblo situado á cuatro kilómetros de Barcelona.

Entre nosotros viven los Mateus, los Angladas, los Anfruns, los Torras,
los Sandiumenges, los Martorells, los Suñols y muchos otros tan diestros
como los mencionados, cuya aficion á la caza raya en delirio,
lamentándose de verla desaparecer por las causas indicadas.

Lástima es que habiendo tanta predileccion en Barcelona por el ejercicio
de la caza, carezcan los cazadores de un punto de reunion. Años atrás se
abrió un casino con el objeto de hablar de cacerías y hasta para
reclamar colectivamente sobre cualquiera infraccion de la ley de caza;
pero... tuvo que cerrarse por algunas pequeñeces y miserias. Resultado
de esto es, que el que quiere saber algo de las salidas debe acudir á
los establecimientos de los amigos Anfruns y Maciá, y allí siempre se
coge algo al vuelo.

Algun tiempo servian para el caso algunos establecimientos; pero como la
política lo invade todo, ésta tiene siempre la palabra, y los cazadores
que no están por _música_, poco á poco han dejado de frecuentar aquellos
centros.

Esto ha contribuido á que el noble arte de la caza se haya elevado á
poca altura en Barcelona y á que muchas de las buenas cacerías que
todavía se llevan á cabo pasen completamente desapercibidas para el
_mercado_ de los cazadores.



MÁXIMAS Y CONSEJOS.


Los cañones de la escopeta deben mirar siempre al cielo.

       *       *       *       *       *

Aunque se tenga la seguridad de que está descargada la escopeta, cuando
se está en actitud de descanso jamás deben apoyarse los codos en la boca
de los cañones, ni dirigirlos nunca en direccion á ningun compañero.

       *       *       *       *       *

Si una pieza marcha en direccion á algun punto que haya la más remota
probabilidad de hacer daño, no se le tira.

       *       *       *       *       *

En los sitios de pasos peligrosos para las caidas, se pondrá el
disparador de la escopeta al _seguro_.

       *       *       *       *       *

Antes de pasar los umbrales de tu casa ó la de cualquiera, se descargará
la escopeta.

       *       *       *       *       *

Buscarás la caza en verano en los umbriles, y en invierno en las
solanas.

       *       *       *       *       *

Se cazará siempre contra el viento, para evitar que la caza se aperciba
de las pisadas del cazador y ser más favorable al perro que recibe los
vientos de ella.

       *       *       *       *       *

Si te has propuesto cazar varios dias seguidos, el primer dia debes
retirarte temprano, para acostumbrarte á la fatiga.

       *       *       *       *       *

No bebas mucha agua, pues hasta cierto punto ésta no apaga la sed, y sí
quita las ganas de andar. Lo mejor es _tragos_ de _vino aguado_.

       *       *       *       *       *

Cuando yerres muchas piezas, entonces descansa un poco, y de este modo
la excitacion se calma y se tira mejor.

       *       *       *       *       *

La caza cansada es la que se debe perseguir. No tengas capricho de ir en
busca de nueva.

       *       *       *       *       *

Cuando obsequies á algun amigo á cacería, en terreno desconocido para
él, cédele siempre los sitios de preferencia.

       *       *       *       *       *

En las cacerías se conoce la buena educacion de las personas.

       *       *       *       *       *

Cuando se vaya á alguna cacería en compañía de varios amigos y se
pregunte al regreso por quién ha muerto más ó menos piezas, la
contestacion debe ser: _tantas piezas en total_.

Jamás lleves al entrar en los pueblos la caza colgada fuera del morral,
pues hace muy _niño_.

       *       *       *       *       *

Si no quieres _deshonrar_ el buen nombre de cazador, no debes, en
cualquier caso que te encuentres, comprar ninguna pieza de caza.

       *       *       *       *       *

No creas que sean buenos cazadores los que todos los dias cambian de
escopeta y perro.

       *       *       *       *       *

Cazador que use anteojos, pocas perdices matará.

       *       *       *       *       *

No lleves el perro perdiguero en las cacerías de conejos.

       *       *       *       *       *

Si en algo estimas el perro, no lo prestes á nadie.

       *       *       *       *       *

Si alguna vez tienes alguna querella en el monte por asunto de caza,
transige siempre á favor del dueño ó colono.

       *       *       *       *       *

Siguiendo las máximas y consejos indicados, puedes lanzarte por esos
mundos de Dios, amigo cazador, con toda la tranquilidad y satisfaccion
que requiere el cazar, con escopeta, al vuelo y perro de muestra.



EPÍLOGO

Dedicado al Teniente general D. Lorenzo Milans del Bosch.


Escrita la presente obrita ó lo que quiera llamarse, llega á mis manos
el libro que V. acaba de publicar, titulado: _La Caza. Utilidad de su
conservacion._ Doy á V. la más cordial enhorabuena por su nueva
elucubracion y por el fin laudable que en ella se propone, es á saber:
la conservacion de la caza por medio de una ley previsora que evite su
exterminio.

Cuando leí el libro _Los Cazadores_, su autor D. Enrique Pérez Escrich,
admiré el gracejo con que está escrito; mas ¡con cuánta amargura víle
hacer la apología de los reclamos y dar á los que los usan el título de
cazadores! En mi concepto los tales no son más que unos _fusileros_.

Despues el señor baron de Córtes, en su libro _Recuerdos de caza_, sale
indirectamente á la defensa del cazador de buena ley, es decir, con
escopeta, al vuelo y perro de muestra, y por deferencia (no puede ser
otra cosa) transige con el reclamo; empero á condicion y como recurso de
la edad madura, pues parece que al señor baron ya le fatigan los
_repechos_. Con todo, estoy convencido, atendida la valía de ese
cazador, que no _deshonrará_ las glorias conquistadas en su larga
carrera cinegética.

Su libro, señor Milans, vale mucho, y los cazadores lo han de reconocer
así. La caza va desapareciendo de nuestras fértiles comarcas, siendo
tanto lo que se abusa en el asunto que, como dice V. muy bien, ésta
pronto será un mito.

Mientras se permita á los pastores llevar perros de sentido para que á
lo mejor se dirijan á la yacija de la liebre y la devoren los gazapos, ó
destrocen las polladas de las perdices, y que los _rabadanes_ cojan los
huevos comiéndoselos en tortilla; mientras por las fiestas mayores de
los pueblos de corto vecindario se tolere que la juventud se reuna y
tome posiciones en las eminencias, y, _allá va, allá viene_, cansen á
las perdices cogiendo de una vez dos ó trescientas, para con su producto
pagar el gasto de la fiesta, presidida siempre por el señor alcalde;
mientras en Cataluña, y sobre todo en la Segarra, haya tantos
_ramalistas_ que á mansalva y á engaño, de un tiro maten diez ó doce
perdices; mientras en los pueblos de Levante se vean tantos _ñiñoleros_
que á montones las estrangulan; mientras haya el _caldero_, y la
_linterna_ y la jaula con el _reclamo_, y pueda salir éste en pleno dia
á vista y paciencia de las autoridades de la capital de España; mientras
existan gobernadores de provincia que telegrafien porque en tal ó cual
sitio se ha extraviado un reclamo; mientras un propietario con su
jaulita y el _cuchichí_ pueda atraer á su propiedad caza que no le
pertenece y matarla en cualquier época del año; mientras á los
indivíduos del somaten se les permita sin licencia de caza piratear por
todos los montes; mientras... ¡esta es la gorda!... anuncien los
papeles públicos que en marzo, abril, mayo, junio y julio, _el señor
presidente del Consejo de ministros, etc., con el conde tal ó cual y el
ex-ministro de esa ó de aquella procedencia han salido á cazar á los
montes de_...; mientras vea V. todo eso, inútil que se canse en escribir
libros para la conservacion de la caza. Si se aplicara la ley
principiando por los de arriba y por los que han de dar buen ejemplo, no
dude V. que los de abajo cumplirian mejor.

Mi humilde opinion es que basta la ley que hoy rige en la materia, con
tal de que se cumpliera.

La que V. propone limita la época de caza á cinco meses, y de aprobarse
¿sabe V. lo que sucederia? Que los cazadores que observamos
estrictamente la ley, haríamos inútilmente el sacrificio de dos meses,
mientras que los _rateros de monte_, el uno por ser propietario, el otro
porque la caza _se le come la sembradura_ (éste la extermina en caso
necesario hasta con estrignina), el de más allá para venderla, la
perseguirian lo mismo que ahora.

V. no ignora, mi general, que en nuestro querido país sacan en las
fondas perdices cluecas en el mes de mayo, y en julio perdices pollas,
lo cual consideramos los españoles bocado delicado, sin rechazarlo
enérgicamente. Así pues, mientras miremos la cosa con tanta calma y no
se respete la ley, sino que, al contrario, hasta por lujo se infrinja;
mientras, repito, no se ponga un correctivo á todo esto, sostendré que
la ley de caza que rige es buena y retebuena, siempre que se cumplan sus
artículos, y en este caso, yo ó cualquiera, sin ser cazador de fama ni
mucho menos, como los Pepe Real, Ahumada y otros, admitiria por mi
cuenta, en compañía de mi _Pito_, el noble desafío con que les brinda V.
de matar, en noviembre del 77 y en campo libre, las seis perdices que V.
les propone.

Dispense V. mi osadía, señor Milans, en dedicarle este epílogo. Si es de
su agrado, quedará muy satisfecho,

       Su paisano Q. B. S. M.
       Manuel Saurí.

  Barcelona 15 de diciembre de 1876.


FIN.



ÍNDICE.


                                                             Págs.

  PRÓLOGO.--El porqué de la obra.                                5

  Traje del cazador.                                             7

  La escopeta.                                                   9

  Municiones.                                                   10

  Perro perdiguero.                                             11

  Modo de tirar á las perdices.                                 13

  1.º de Agosto.                                                17

  Setiembre.                                                    25

  Octubre y noviembre.                                          29

  Diciembre y enero.                                            33

  Febrero.                                                      34

  Ventajas y desventajas de cazar solo ó acompañado.            37

  Terrenos y recuerdos agradables.                              39

  Cazar de mala ley.                                            49

  Nuestros cazadores.                                           51

  Máximas y consejos.                                           53

  EPÍLOGO.--Dedicado al Teniente general D. Lorenzo
  Milans del Bosch.                                             56


FIN DEL ÍNDICE.



MANUEL SAURÍ, EDITOR. BARCELONA.

EXTRACTO DEL CATÁLOGO.


=El pastelero moderno=.--NOVÍSIMO MANUAL DE PASTELERÍA. El más completo
de los publicados hasta el dia. COMPRENDE las fórmulas más usuales para
la confeccion de toda clase de pastelería, tanto francesa como italiana,
española, inglesa y alemana, y el MODO DE COCER LOS PASTELES SIN HORNO.
Libro de suma utilidad PARA PASTELEROS Y FAMILIAS. Escrito por una
notabilidad en el arte.--=Mil fórmulas para pasteles y 100 grabados.= Un
t. 8.º mayor, 12 reales.

=Arte de hacer vinos.= Manual Teórico y Práctico del arte de cultivar
las viñas, el cultivo y abono de las tierras, eleccion y plantacion de
las cepas, sus enfermedades y modo de curarlas; de la poda y cava; modo
de hacer el vino natural y artificial, etc., por D. Nicolás de
Bustamante.--Un tomo en 4.º con una lámina, 12 reales.

=Las plantas industriales.= Tratado curioso del cultivo y
aprovechamiento de las plantas testiles, oleaginosas, tintóreas y otras
que son objeto de la industria; por varios agrónomos. Obra de sumo
interés para los tejedores, estampadores, tintoreros y pintores; para
los fabricantes de aceites, vinos, aguardientes, licores, sidras, y en
fin, para los cosecheros ó cultivadores de dichas plantas.--Un tomo en
8.º mayor, 12 reales.

=Manual del diamantísta y del platero.= Tratado de las piedras
preciosas, finas é imitadas, de los metales, su aleacion, esmalte,
soldadura y demás procedimientos relativos á estas artes; segunda
edicion. Un tomo en 8.º mayor, 10 reales.

=Manual completo del tintorero.= Obra teórica y práctica puesta al
alcance de los tintoreros, quitamanchas y toda clase de personas, por A.
D. Vergnaud; segunda edicion, refundida y considerablemente aumentada
segun los adelantos del dia. Un tomo en 8.º mayor, con láminas, 20 rs.

=Manual para construir toda clase de relojes de sol=, por J. de Arfe,
adicionado con un tratado de los relojes de sol horizontales,
verticales, laterales. Ilustrado con 28 grabados intercalados en el
texto para su mejor inteligencia; segunda edicion. Un tomo en 8.º mayor,
4 rs.

=Manual completo del encuadernador y rayador.= Nueva edicion corregida y
aumentada, con láminas. Un tomo en 8.º, 14 rs.

=Fábulas de Esopo=, corregidas y aumentadas con las de otros famosos
autores. Nueva edicion con grabados _sui generis_. Un tomo en 8.º, 5 rs.

=Historia de la vida y hechos= y astucias sutilísimas del rústico
Bertoldo, la de Bertoldino su hijo, y la de Cacaseno su nieto. Nueva
edicion con grabados _sui generis_. Un tomo en 8.º, 6 rs.

=El Buffon de los niños.= Compendio de Historia Natural. Arreglado para
la enseñanza pública y adoptado en clase de premio, por D. M. Pons y
Fuster; tercera edicion con más de cien grabados, 10 rs.

=El oráculo de Napoleon=, ó sea _El libro de los destinos_. Un tomo en
4.º, quinta edicion con una gran lámina, 10 rs.

=Libro del destino=, del amor y de la fortuna. Un tomo en 16.º, 4 rs.

=El oráculo de las señoras y señoritas=, consejero del bello sexo. Rica
impresion en 8.º mayor, 8 rs.

=El talisman de los sueños y de visiones nocturnas=, por Miguel
Nostradamus, famoso astrólogo: tercera edicion. Un tomo en 8.º, 6 rs.

=Juegos de manos= ó sea arte de hacer diabluras, por Minguet, con
grabados. Un tomo en 8.º, 4 rs.

=Flores de invierno=; coleccion de juegos de manos. Un tomo en 8.º con
grabados, 8 rs.

=El libro negro= ó la mágia, ciencias ocultas, explicaciones de célebres
talismanes, el arte de adivinar por los naipes y el de ECHAR LAS CARTAS,
llave de sueños é infinidad de grabados: séptima edicion. Un tomo en
8.º, 10 rs.

=Nuevo arte de cocina=, teórico práctico, adicionado con un tratado de
hacer conservas y en forma de apéndice. El Manual del licorista, por D.
Juan Altimira: sexta edicion. Un tomo en 16.º, 6 rs.

=El lenguaje de las flores y el de las frutas.= Un tomo en 8.º mayor,
con grabados y cromos, 10 rs.

=Secretos de la naturaleza=, por Jerónimo Cortés. Nueva edicion
refundida y aumentada. Un tomo en 8.º can grabados, 4 rs.

=Ramillete de felicitaciones=, para todas las ocurrencias de la vida:
novena edicion. Un tomo en 16.º, 4 rs.

=Cria del conejo doméstico.= Sistema celular, con ahorro de tiempo y
dinero segun experiencia de muchos años, por Manuel Martorell y Peña.
Segunda edicion aumentada. Un cuaderno con láminas, 4 rs.

=El estado interesante.= Manual de la mujer embarazada, remedios fáciles
y seguros para corregir las afecciones del embarazo, por el Doctor D.
Antonio Pons y Codinach, segunda edicion, 4 rs.

=Manual de la madre de familia.= Contiene: afecciones propias de la
mujer embarazada y medios de remediarlos, con arreglo al sistema
homeopático. Consejos á las madres. Enfermedades de los niños de pecho,
y su tratamiento por el mismo sistema, por D. Pedro M. Brun, licenciado
en medicina y cirugia. 1 tomo en 16.º 4 rs.

=Tesoro de juegos de sociedad.= Contiene las reglas y leyes de más de
treinta juegos permitidos en toda clase de sociedades, casinos,
reuniones particulares y cafés. El tresillo, billar, ajedrez, whist,
dómino, lotería, chaquete, damas, solo, cuidadela, malilla, ecarté,
batalla, báciga, etc., etc. Segunda edicion corregida y aumentada, 6 rs.

=Libro de chistes=, chascarrillos y bromazos. Un tomo en 16.º, con
grabados, 4 rs.

ENCICLOPEDIA HIGIÉNICA DE LA BELLEZA. =Fisiología descriptiva de las
treinta bellezas de la mujer.= Análisis histórico de sus cualidades
físicas y morales, sus perfecciones é imperfecciones, temperamentos,
fisonomías, carácteres, consejos higiénicos para conservar la salud y la
hermosura, cuidados del tocador, y ramillete de fórmulas de perfumería
higiénica. Obra escrita en francés por el célebre médico é higienista A.
Debay; traduccion de Mariano Blanch. Un tomo en 4.º, magnífica
impresion, 14 rs.

=Víctor Hugo=.--ÚLTIMO DIA DE UN SENTENCIADO Á MUERTE.--_El reo de
muerte_ y _El verdugo_, por Espronceda. Un tomo 8.º mayor, 4 rs.

=Víctor Hugo=.--HOMBRES CÉLEBRES. _Mirabèau_. _Voltaire_. _Lamennais_.
_Imbert._ _Galloix_. _Lord Byron_. _Valter Scott_. Un tomo en 8.º mayor,
4 rs.

=Víctor Hugo=.--EL AÑO TERRIBLE. 1 tomo en 8.º mayor, 8 rs.



      *      *      *      *      *      *



Nota del Transcriptor:

Errores obvios de imprenta han sido corregidos.

Páginas en blanco han sido eliminadas.





*** End of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "La Caza de La Perdiz Con Escopeta, Al Vuelo y con Perro de Muestra" ***

Doctrine Publishing Corporation provides digitized public domain materials.
Public domain books belong to the public and we are merely their custodians.
This effort is time consuming and expensive, so in order to keep providing
this resource, we have taken steps to prevent abuse by commercial parties,
including placing technical restrictions on automated querying.

We also ask that you:

+ Make non-commercial use of the files We designed Doctrine Publishing
Corporation's ISYS search for use by individuals, and we request that you
use these files for personal, non-commercial purposes.

+ Refrain from automated querying Do not send automated queries of any sort
to Doctrine Publishing's system: If you are conducting research on machine
translation, optical character recognition or other areas where access to a
large amount of text is helpful, please contact us. We encourage the use of
public domain materials for these purposes and may be able to help.

+ Keep it legal -  Whatever your use, remember that you are responsible for
ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just because
we believe a book is in the public domain for users in the United States,
that the work is also in the public domain for users in other countries.
Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we
can't offer guidance on whether any specific use of any specific book is
allowed. Please do not assume that a book's appearance in Doctrine Publishing
ISYS search  means it can be used in any manner anywhere in the world.
Copyright infringement liability can be quite severe.

About ISYS® Search Software
Established in 1988, ISYS Search Software is a global supplier of enterprise
search solutions for business and government.  The company's award-winning
software suite offers a broad range of search, navigation and discovery
solutions for desktop search, intranet search, SharePoint search and embedded
search applications.  ISYS has been deployed by thousands of organizations
operating in a variety of industries, including government, legal, law
enforcement, financial services, healthcare and recruitment.



Home