Home
  By Author [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Title [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Language
all Classics books content using ISYS

Download this book: [ ASCII | HTML | PDF ]

Look for this book on Amazon


We have new books nearly every day.
If you would like a news letter once a week or once a month
fill out this form and we will give you a summary of the books for that week or month by email.

Title: Historia de la Conquista de la Habana (1762)
Author: Guinteras, Pedro J.
Language: Spanish
As this book started as an ASCII text book there are no pictures available.
Copyright Status: Not copyrighted in the United States. If you live elsewhere check the laws of your country before downloading this ebook. See comments about copyright issues at end of book.

*** Start of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Historia de la Conquista de la Habana (1762)" ***

This book is indexed by ISYS Web Indexing system to allow the reader find any word or number within the document.



(This file was produced from images generously made


  Nota del Transcriptor:

  Errores obvios de imprenta han sido corregidos.

  Páginas en blanco han sido eliminadas.

  Letras itálicas son denotadas con _líneas_.

  Letras oscuras son denotadas con =signos de igual=.



  HISTORIA
  DE LA
  CONQUISTA DE LA HABANA.


  (1762)


  ESCRITA POR
  PEDRO J. GUITERAS.


  FILADELFIA:
  PARRY AND McMILLAN.
  1856.



Entered, according to the Act of Congress, in the year 1856, by

PEDRO J. GUITERAS,

in the Office of the Clerk of the District Court of the United States in
and for the Eastern District of Pennsylvania.


PHILADELPHIA: T. K. AND P. G. COLLINS, PRINTERS.



PROLOGO.


La conquista de la Habana por el conde de Albemarle en 1762, es el
asunto del presente libro. Despues del descubrimiento de la isla de Cuba
por el almirante Cristóbal Colon (1492) i de su fácil conquista por el
adelantado Diego Velasquez (1511), la historia de aquella hermosa
Antilla, si bien ennoblecida con los timbres que la alcanzaron sus
nuevos pobladores, saliendo a descubrir i conquistar el poderoso imperio
de Méjico i las vastas rejiones de la Florida, i luchando con los
piratas que por largo tiempo infestaron los mares del archipiélago
americano; no presenta ningun acontecimiento que haya tenido lugar en el
período de los dos siglos i medio, trascurridos despues de su
incorporacion a la corona de Castilla, tan digno de especial estudio
por sus efectos en la prosperidad de la isla como el de la conquista de
la Habana por los ingleses.

Este suceso hizo conocer mejor a la corte de Madrid la importancia de
aquella isla. A su restauracion, los primeros cuidados del gobierno
español fueron asegurarla contra cualquiera otra tentativa que pudiera
hacer Inglaterra en caso de un nuevo rompimiento de hostilidades, i la
plaza de la Habana se vió en pocos años defendida por una fuerte
guarnicion i un sistema de fortificaciones que la hicieron inespugnable.
Aunque con la lentitud, imperfeccion i dificultades propias de aquellos
tiempos, la isla esperimentó algunas reformas útiles en su policia i
gobierno interior, en su sistema de hacienda i comercio con la Península
i en la instruccion pública, que fueron el punto de partida para el
desarrollo que, aun no concluido el siglo XVIII, tuvieron su riqueza i
civilizacion en el memorable gobierno del jeneral Dn. Luis de las Casas.

Estas consideraciones son las que nos han movido a escribir la historia
de un suceso tan importante, aprovechandonos de las noticias que se
hallan en las siguientes obras de los escritores nacionales i
estranjeros que hemos podido consultar en este pais:--

     Rev. John Entick's General History of the Late War. London. 1772.

     Robert Beatson's Naval and Military Memoirs of Great Britain from
     1727 to 1783. London. 1804.

     Antonio Valdes. Historia de la Isla de Cuba. Habana. 1812.

     Memoirs of the Kings of Spain, of the House of Bourbon, from the
     accession of Philip V., to the death of Charles III. 1700-1788. By
     Wm. Coxe, London. 1813.

     Ensayo histórico de la Isla de Cuba. Por Dn. Jacobo de la Pezuela.
     Habana. 1842.

La esposicion de las causas que motivaron la guerra entre Inglaterra i
España está tomada de los escritores Coxe i Entick, particularmente del
primero, en cuya escelente obra encontrará el lector curioso de mayor
instruccion una noticia del estado político de España en aquellos
tiempos, que nosotros sentimos vernos obligados a ajustar a los límites
estrechos que permiten las proporciones de este libro. Entick i Beatson
nos han servido para ilustrar i completar la relacion de las operaciones
militares del sitio de la Habana que nos hacen los Sres. Valdes i
Pezuela en sus historias de la isla: tambien hemos consultado para esto
la coleccion del periódico "New York Gazette" de 1762 i 63, que se halla
en la biblioteca de "Filadelfia."

Habiendo sido mui corta la permanencia de los ingleses en la Habana i
continuado despues la isla bajo la dominacion de España, hemos creido
conveniente concluir con una noticia de las transacciones diplomáticas
que tuvieron lugar en 1763 para la restauracion de la Habana i con la
entrega de la ciudad, por via de complemento i persuadidos de dar con
esto una armonia necesaria a las partes de esta historia, que en rigor
no es otra cosa que un episodio interesante de la jeneral de Cuba: para
esto hemos consultado a los Sres. Coxe i Pezuela.



CAPITULO I.


El tratado conocido con el nombre de Pacto de familia, celebrado el 15
de agosto de 1761 entre los reyes Dn. Carlos III. de España i Luis XV.
de Francia, fué una alianza ofensiva i defensiva inspirada por los
vínculos de parentesco i amistad que unian a ambos soberanos, con el fin
de mantener las obligaciones que naturalmente se desprenden de estos
sentimientos, fundar un monumento estable i duradero de interes
recíproco que fuese la espresion de sus deseos i afianzar en bases
sólidas la prosperidad interior de los dos reinos i el predominio de la
casa de Borbon entre los príncipes de Europa.[1]

     [1] Entick's History of the Late War.

Consecuentes con el espíritu de esta alianza, ambos monarcas convinieron
en considerar en lo adelante como enemigo comun a todo gobierno que
declarase la guerra a cualquiera de los dos reinos i garantizarse
reciprocamente todos los dominios que poseyesen a la conclusion de la
guerra en que Francia se veia envuelta entónces; en prestarse mutuos
ausilios por mar i por tierra conforme a las reglas establecidas para
tales casos, i no dar oidos ni entrar en ningun arreglo con los enemigos
de ambas coronas sino de comun acuerdo, debiendo, tanto en paz como en
guerra, considerarse identificados los intereses de las dos naciones,
compensar sus pérdidas i dividirse sus adquisiciones respectivas i obrar
como si los dos pueblos fuesen uno solo rejido por un rei; en conceder a
los súbditos de ambos reinos en sus dominios de Europa el goce de los
mismos privilejios i esenciones que a los naturales de ellos, i no
admitir en la participacion del tratado sino a las potencias rejidas por
soberanos de la augusta casa de Borbon.[2]

     [2] Coxe's Memoirs of the Kings of Spain.

Para que mejor se comprendan los medios por los cuales Carlos III., fué
llevado a ligar los destinos de su reino con los de una nacion trabajada
entónces por una larga guerra con la primera potencia marítima de Europa
i a quebrantar la neutralidad que sabiamente habia proclamado su
antecesor, arrastrando a España a una guerra fácil de evitar con la Gran
Bretaña; será conveniente hacer aquí una reseña del estado político de
Europa a los principios del reinado de aquel monarca i referir las
causas que mas influyeron en fomentaren su ánimo las afecciones de su
amistad personal con el rei de Francia.

La elevacion de Carlos III. al trono de España se efectuó en una época
notable por el estado crítico en que se hallaba la Europa. El aspecto de
la guerra que Francia i Austria sostenian contra Inglaterra i Prusia
habia cambiado enteramente desde la subida de Guillermo Pitt al
ministerio. El espíritu de este grande hombre de estado parecia reanimar
con su actividad el valor decaido de los ingleses en todas las partes
del mundo. En lugar del sistema tímido adoptado por el ministro
anterior, Mr. Pitt abrazó la atrevida resolucion de emprender una
guerra ofensiva; i por una serie de rápidas i acertadas combinaciones,
el ejército anglo-prusiano, al mando del príncipe Federico de Brunswick
logró desalojar a los franceses de Hanover, Hesse i Brunswick i hacer
que se replegasen a la orilla opuesta del Main.

Confundidos e indignados, intentaron los franceses hacer un desembarco
en las costas de la misma Inglaterra, con el fin de llamar hácia aquella
parte la atencion del ejército que estaba en el continente; pero ya era
tarde para llevar a cabo con impunidad empresa tan desesperada. Una
escuadra poderosa al mando del almirante Rodney se presentó delante del
Havre de Gracia e hizo grande estrago en los trasportes i almacenes que
estaban allí reunidos, al mismo tiempo que otras fuerzas navales
superiores a las francesas bloqueaban los puertos de Dunquerque, Brest i
Tolon. La escuadra de M. de la Clue, habiendo salido de este último
puerto cuando una fuerte tempestad habia separado de sus estaciones a
los cruceros ingleses, fué perseguida i deshecha por Boscawen frente a
las costas de Portugal; aun mayor desgracia cupo a la grande armada de
Brest que mandaba M. Conflans, i la division de Dunquerque al mando del
emprendedor Thurst, fué atacada tambien cerca de Carrickfergus i
obligada a rendirse despues de un reñido combate. La pérdida de esta
última division completó el triunfo de la marina británica i la ruina
total de la francesa.[3]

     [3] Coxe's Memoirs of the Kings of Spain.

No ménos afortunados que en los mares, los ingleses se habian apoderado
del Senegal[4] i Goree[5] en Africa; en América eran dueños de
Luisburgo,[6] Quebec,[7] Montreal,[8] i la isla de la Guadalupe;[9]
Pondichery, última colonia francesa en la India,[10] estaba tambien en
su poder, i la conquista de Belleisle,[11] delante de las mismas costas
de Francia, interceptaba las comunicaciones con sus puertos de occidente
i ponia término a la invasion que amenazaba las islas británicas.

     [4] Mayo 1º de 1758.

     [5] Dic. 29 de 1758.

     [6] Julio 26 de 1758.

     [7] Set. 18 de 1759.

     [8] Set. 8 de 1760.

     [9] Mayo 2 de 1759.

     [10] Enero 16-1761.

     [11] Junio 7 de 1761.

Mientras tenian lugar estos sucesos ocurrió la muerte del pacífico rei
Dn. Fernando VI.,[12] i la corte de Versalles supo aprovechar una feliz
oportunidad de redoblar sus atenciones hácia el succesor de aquel
monarca en el trono español, el Sr. Dn. Carlos III., con motivo de las
dificultades que ofrecia la succesion a la corona de las Dos Sicilias.
El tratado de la Paz de Viena[13] habia asegurado esta corona en las
sienes Dn. Carlos, con la condicion de que siempre permaneceria separada
de la de España, i en su consecuencia, por un artículo del tratado de
Aquisgran[14] se habia estipulado que los ducados de Parma i Placencia
fuesen asignados a Dn. Felipe, pero que en el caso de subir Dn. Carlos
al trono por muerte de su hermano Dn. Fernando, el reino de las Dos
Sicilias pasarla a Dn. Felipe, los ducados de Parma i Guastalla
volverian entónces a la casa de Austria, i el ducado de Placencia, con
esclusion de la capital i todo el distrito allende el Nura, se
incorporaria al reino de Serdeña.[15]

     [12] Agosto 10 de 1759.

     [13] Octubre 3 de 1735.

     [14] 18 de octubre, de 1748.

     [15] Coxe's Memoirs of the Kings of Spain.

Dn. Carlos nunca quiso reconocer un tratado que tendia a identificar
los intereses de Austria i Serdeña en favor de la elevacion de Dn.
Felipe al trono de las Dos Sicilias, i a su advenimiento al de España
alteró enteramente este arreglo, aunque con el fundado temor de hallar
una grande oposicion a su deseo de transferir aquella corona a uno de
sus hijos. Por fortuna, el rei de Serdeña, que era el mas a propósito
para promover i escitar trastornos en Italia, carecia de medios para
emprender por sí solo una lucha contra Dn. Carlos, i las cortes de Viena
i Versalles, empeñadas en una guerra encarnizada, creyeron conveniente
halagar su voluntad. Se hizo pues, un convenio por el cual el duque de
Parma accedió a los deseos de Dn. Carlos, Austria renunció sus derechos
a los ducados i el rei de Serdeña se contentó con una compensacion en
dinero. En su consecuencia, habiendose declarado que su primojénito no
podia heredar por incapacidad mental, Dn. Carlos colocó en el trono de
las Dos Sicilias a su tercer hijo Dn. Fernando i declaró al segundo
príncipe de Asturias i su inmediato succesor a la corona de España.[16]

     [16] Coxe's Memoirs of the Kings of Spain.

Los intereses jenerales de la nacion ecsijian indudablemente del nuevo
rei que continuase la estricta neutralidad seguida por su hermano en la
guerra de Europa, de que tantos bienes habian reportado el comercio i
bienestar de los españoles; pero motivos personales de resentimiento
contra la Inglaterra i de estimacion i gratitud hácia Luis XV.
predominaban en su ánimo sobre la severa razon de estado i conveniencia
de sus súbditos. Dn. Carlos conservaba una invencible antipatia a los
ingleses por la manera imperiosa con que en 1742 se presentó en Nápoles
la escuadra del comodoro Martin para obligarlo a separarse de la causa
de los Borbones en la guerra de Italia i le hizo retirar las tropas que
habia reunido i firmar una declaratoria de neutralidad.[17] Los vínculos
de la sangre que siempre ejercieron en su ánimo una gran influencia, se
habian estrechado ahora con los buenos oficios de Luis XV. en el
reciente arreglo de la succesion de la corona de Nápoles. Uniase a todo
esto la constante correspondencia que mantenia con la corte de Francia
i sus partidarios, para que Dn. Carlos sintiese amargamente la
humillacion del tronco principal de su familia i el triunfo de las armas
de Inglaterra.

     [17] Beatson's Naval and Military Memoirs.

De esta disposicion i motivos sabian aprovecharse habilmente la corte de
Versalles i sus agentes i parciales. Hablaban de la risueña perspectiva
de cederle la isla de Menorca i de la esperanza de recobrar a Gibraltar;
pintaban a los ingleses como a los dominadores del oceano i enemigos
naturales de toda nacion marítima i comercial; conociendo las
prevenciones i desconfianza nacional respecto de las colonias, para
escitar los temores de Carlos III. sujerian la idea de que la
resistencia de la rival i enemiga de la casa de Borbon a convenir en un
arreglo pacífico podia nacer de una oculta intencion en Mr. Pitt de
apoderarse de las posesiones españolas de América, si en la guerra que
sostenia con Francia lograba conquistar las de la única nacion que
aliada con España podria contener sus miras ambiciosas sobre aquellos
remotos paises; hasta las desgracias esperimentadas en la guerra se
empleaban como armas para interesar los sentimientos de aquel príncipe
de la casa de Borbon i ofrecerle un motivo plausible de rompimiento con
Inglaterra.[18]

     [18] Coxe's Memoirs of the Kings of Spain.

Estas constantes escitaciones labraban tan profundamente el ánimo de
Carlos III., cuyos recelos i desconfianza crecian a medida que las
fuerzas británicas dilataban sus conquistas en la América francesa, que
habiendose visto Luis XV. obligado a entrar en negociaciones con
Inglaterra, no tuvo inconveniente en mantener una correspondencia
privada con este soberano sobre las proposiciones que debian hacerse i
prestarles su aprobacion; llevando su parcialidad i amor por la Francia,
hasta permitir o mas bien inducirla a unir sus pretensiones i
reclamaciones con las de España, i convenir, caso de rechazarlas el
ministro británico, en robustecer los intereses de ambas coronas por
medio de un pacto de familia.[19] Esta importante concesion fué la
primera que obtuvo de Carlos III. la corte de Versalles: veamos el uso
que hizo de ella el hábil ministro de Luis XV., el duque de Choiseul.

     [19] Ibid.

Las negociaciones se abrieron bajo de este supuesto. Se habia acordado
celebrar un congreso en Augsburgo para tener un arreglo con las diversas
potencias de Alemania i el Norte. Mr. Stanley fué enviado a Paris i el
conde de Bussy se presentó en Londres, i los artículos preliminares
fueron comunicados por ambos ministros. Los del conde de Bussy iban
acompañados de una memoria privada,[20] proponiendo que se terminasen
tambien las cuestiones pendientes entre Inglaterra i España, con el
aparente motivo de que se evitase una nueva guerra en Europa i América i
obtener la garantia de aquella última nacion en un tratado definitivo de
paz: la memoria concluia con la manifestacion de que si esas
reclamaciones pudiesen llegar a producir una guerra, el rei de Francia
se consideraria en el deber de tomar parte a favor de España.[21]

     [20] 23 de julio de 1761.

     [21] Coxe's Memoirs of the Kings of Spain.

Esta estraña interposicion de una potencia enemiga en cuestiones entre
dos reinos amigos i aliados fué rechazada con indignacion por el
ministro Pitt, a quien no se le ocultaban los motivos de una conducta
tan desusada en transacciones diplomáticas, asegurando a M. de Bussy que
S. M. B. jamas sufriria que la Francia interviniese de ninguna manera en
sus cuestiones con España i que el insistir en este particular seria
considerado como un insulto a su dignidad i una prueba de poca
sinceridad en la negociacion.[22] Entónces fué cuando Mr. Pitt dijo
aquellas palabras que tanto encendieron la cólera de Carlos III.:
"Bastante tiempo habrá de tratar de estas materias cuando la Torre de
Londres sea tomada con espada en mano."[23]

     [22] Coxe's Memoirs of the Kings of Spain.

     [23] Beatson's Naval and Military Memoirs.

La respuesta del ministro ingles fué seguida de una comunicacion al
conde de Bristol, embajador en la corte de Madrid, autorizandolo para
que declarase que la intervencion de Francia en las cuestiones
pendientes jamas facilitaria ningun arreglo satisfactorio con España,
sin embargo de la buena disposicion del rei a un convenio razonable i
justo; i como se hubiese hecho circular con estudio la procsimidad de
un rompimiento con Inglaterra, se le recomendaba ademas pidiese una
esplicacion categórica sobre los preparativos navales que se estaban
haciendo en la Península.[24]

     [24] Coxe's Memoirs of the Kings of Spain.

El resultado de esta nota revela claramente la disposicion i tendencias
de las dos cortes de Borbon. Dn. Ricardo Wall, ministro de Carlos III,
manifestó que la memoria de M. de Bussy se habia presentado con pleno
conocimiento de S. M. C. i que ninguna consideracion induciria a su
soberano a separarse de su union con las ideas de la corte de Francia,
ni a disuadir a ambos monarcas de darse mutuas pruebas de confianza i
perfecta armonia. Respecto de los preparativos en los puertos de España,
el ministro se espresó en términos satisfactorios, asegurando que la
disposicion del rei habia sido invariablemente cultivar i consolidar la
amistad que felizmente ecsistia con Inglaterra.

En el tiempo que trascurrió durante la entrega de una i otra
comunicacion, fué cuando se firmó el tratado del Pacto de familia,
inmediatamente despues de la contestacion dada por el jeneral Wall al
Lord Bristol.[25] Obligada España por este tratado a romper con la Gran
Bretaña, aguardaba solamente la llegada de los galeones de Sur-América i
el haber provehido a la seguridad de su comercio i territorio segun
requerian la naturaleza de su navegacion i el estado de sus posesiones
distantes, para hacer público el nuevo pacto i principiar las
hostilidades.[26]

     [25] Coxe's Memoirs of the Kings of Spain.

     [26] Entick's History of the Late War.



CAPITULO II.


Cuando el duque de Choiseul vió que podia ya contar con las fuerzas
adicionales con que le brindaba el Pacto de familia, interesado en
festinar el rompimiento entre España e Inglaterra, propendia por todos
los medios posibles a alimentar la mala disposicion de ánimo de Carlos
III. contra la implacable rival de la Francia; i al efecto, pensando
crear nuevas dificultades, hizo circular por las cortes de Europa
algunas especies relativas al tratado recien-concluido i sobre las
probabilidades de una guerra entre aquellas dos naciones.[27]

     [27] Entick's History of the Late War.

Sin embargo de esto, el ministro español hablaba aun en términos
conciliadores i pacíficos, aunque sin ocultar la estrecha union que
ecsistia entre ambas cortes. El mismo disimulo afectado se tenia en
Francia: una semana ántes de concluirse este célebre compromiso se
hicieron nuevas proposiciones a Inglaterra que diferian de las
anteriores en algunos particulares, sin mencionar las reclamaciones de
España; las cuales fueron contestadas con otras por parte de Mr.
Pitt.[28]

     [28] Coxe's Memoirs of the Kings of Spain.

La vijilancia de este ilustre diplomático descubrió el hilo del tratado
secreto durante esta aparente negociacion, ántes que llegase a Londres
la respuesta del ministro frances, i considerando el asunto como una
prueba concluyente de hostilidad rompió al punto las comunicaciones con
la corte de Versalles. Con aquella rapidez que caracteriza todos sus
actos, concibió el audaz pensamiento de anticiparse a los designios de
España declarándole la guerra, confiado en que podria destruir sus
medios de agresion i desconcertar sus futuros propósitos interceptando
la flota que aguardaba de América i apoderandose de sus colonias
principales. Su plan era, concluida la conquista de las Antillas
francesas, reforzar con tropas del Norte de América el ejército
vencedor, i caer sobre la Habana, que se hallaba mal defendida para
resistir un ataque inesperado, i despues invadir el istmo de Panamá:
ocupados de este modo los dos puntos que unen, el uno la posesion mas
importante de las colonias españolas, con su Metrópoli i el otro las
costas orientales i occidentales de la América del Sur; una segunda
espedicion llevaria las hostilidades a las islas Filipinas e
interceptaria las comunicaciones entre España i las opulentas rejiones
de la India.[29]

     [29] Coxe's Memoirs of the Kings of Spain.

Pero Mr. Pitt no podia presentar pruebas de la ecsistencia del tratado
bastante satisfactorias para vencer los escrúpulos de sus colegas, cuya
incredulidad se esforzaban éstos en abultar a causa de rivalidades
políticas. Indignado de esta oposicion, así como de los obstáculos que
ya otras veces le habian opuesto a sus proyectos, aquel ministro se
decidió a abandonar el timon del estado, no queriendo, segun él mismo
observó, "ser responsable de una política que no le era permitido
dirijir." S. M. B. aceptó su dimision i nombró para reemplazarlo al
conde de Egremont, aunque toda la influencia del gobierno estaba
concentrada en el conde de Bute. La repentina retirada de Mr. Pitt i el
deber que voluntariamente se impuso el nuevo ministerio de sostener el
principio en que fundó su oposicion a los proyectos de guerra concebidos
por él, no solo salvaron a España de un inminente peligro, sino que le
facilitaron el continuar su política contemporizadora hasta que pudiera
empezar las hostilidades con ventaja. La Corte de Madrid, pues, seguia
activando sus preparativos, i en el curso de las negociaciones
iba asumiendo gradualmente un tono mas severo de quejas i
recriminaciones.[30]

     [30] Coxe's Memoirs of the Kings of Spain.

Los acontecimientos subsecuentes justificaron la sabiduria i prevision
del célebre Pitt. Los ministros británicos, no obstante su impolítica
credulidad a las falaces protestas de España, se alarmaron al fin con el
aire de triunfo que ostentaba la corte de Versalles i con la actividad
de los preparativos en la península española, así como de las noticias
positivas que ya circulaban sobre la conclusion i términos del nuevo
pacto; i con la misma delicadeza, o mas bien timidez que hasta entónces
habian impropiamente adoptado como medio de dilacion, halagados por la
vana esperanza de estorbar por negociacion que España tomase parte en la
guerra i obtener una declaratoria justificativa del espíritu de
hostilidad al cual habia manifestado la corte de Londres una visible
repugnancia, comunicaron sus instrucciones al Lord Bristol para traer el
asunto a una conclusion final.

Ya para entónces tenia España una escuadra numerosa equipada i lista
para hacerse a la mar, habia reunido en Cádiz un ejército poderoso, la
ansiada flota se hallaba a cubierto de un golpe de mano i se habian
comunicado a las colonias las órdenes convenientes. El Jeneral Wall,
pues, léjos de dar satisfaccion a las esplicaciones que se le pedian, se
negó a contestar al embajador ingles i empezó a espresarse en un
lenguaje ménos equívoco sobre el estado de las relaciones con Francia.
"Ya es tiempo, dijo, de que abramos los ojos, i no toleremos que un
vecino, aliado, pariente i amigo sufra en adelante los peligros de
recibir una lei tan severa como la que quiere imponerle su altivo
vencedor." I añadió en seguida: "El rei de Francia, despues de comunicar
a S. M. los particulares mas minuciosos sobre la última negociacion, ha
resuelto publicar los términos mortificantes a que ha querido someterse
en obsequio de la paz, a fin de que se conozcan las ecsijencias
arbitrarias de Inglaterra, que han frustrado sus buenas intenciones por
amor de la humanidad." I como insistiese Lord Bristol en obtener una
respuesta terminante sobre el pacto de familia, el ministro se refirió
al embajador español, conde de Fuentes, diciendo habersele enviado
instrucciones sobre el particular, que debia poner en conocimiento del
conde de Egremont. Esta nota, escrita en un estilo lleno de la mas
desusada acrimonia, no fué comunicada al Lord Bristol, i en su
consecuencia, renovó éste sus instancias en un tono mas firme i
ecsijente en las dos entrevistas que tuvo con el Sr. Wall el 6 i 8 de
diciembre.

La espontanea satisfaccion dada el primero de estos dias por el ministro
español sobre el lenguaje usado en sus conferencias anteriores revelaba
sus sentimientos particulares i que solo habia obedecido a la lei
severa que le imponian su carácter oficial i las órdenes terminantes del
rei. Nada dispuesto a comunicar la resolucion soberana al ministro
ingles, procuró emplear el tiempo en todo jénero de demostraciones
conciliadoras i atentas para ver si podia alejar un mal que temia i
deploraba. Despues de escuchar los argumentos de Lord Bristol con una
amabilidad que inspiraba confianza de un arreglo posible, dejó la
conclusion de aquel asunto importante para el segundo dia. Es probable
que esta corta dilacion le hiciese entretener la engañosa idea de que
pudiera efectuarse un cambio en la mente de Carlos III.; pero por
desgracia de España era ya inalterable la resolucion adoptada, i el Sr.
Wall recibió órdenes de usar un lenguaje acomodado a la crítica
situacion de las cosas.

En esta virtud, en la última conferencia con el embajador, manifestó,
"que las órdenes de S. M. eran de informarle que respecto del tratado e
intenciones de España, su despacho al conde de Fuentes era la única
respuesta que estaba autorizado a dar;" i como insistiese Lord Bristol
en una contestacion terminante i observase que "una negativa a
satisfacer a S. M. B. en este particular se consideraria como
equivalente a una declaracion de guerra," el Sr. Wall, con una emocion
que descubria sus sentimientos, esclamó: "I bien ¿tiene Vd. órdenes de
partir?" añadiendo a la respuesta afirmativa del embajador: "Esta
demanda es un ataque tan ofensivo a la dignidad del rei, que yo no me
atreveré a darle mi opinion en materia tan delicada."

Pero ansioso al mismo tiempo de aprovechar cualquier motivo de escusa o
dilacion, pidió que aquella declaratoria se le diese por escrito; mas
Lord Bristol escribió inmediatamente i puso en sus manos estas cortas
lineas. "¿La corte de Madrid piensa unirse a la de Versalles para obrar
hostilmente contra la Gran Bretaña, o de cualquier otro modo separarse
de su neutralidad? El reusar una respuesta categórica a esta pregunta se
tomará por una declaracion de guerra." Al recibirlas el jeneral Wall
despidió al Lord Bristol con marcadas espresiones de amistad i
sentimiento, i dos dias despues le comunicó por escrito la declaracion
hostil que evidentemente no tuvo valor de hacerle de palabra,
acompañándola de una carta confidencial espresiva de su pesar i
estimacion. El mismo dia se espidió una órden a las autoridades
competentes para detener i embargar los buques ingleses surtos en los
puertos de España; i Lord Bristol, despues de sufrir algunos embarazos i
aun insultos de parte de la corte, se retiró de Madrid.[31]

     [31] Coxe's Memoirs of the Kings of Spain.

Mientras esto ocurria en aquella capital, Londres era tambien teatro de
altercados políticos i presenciaba la final declaracion de guerra por
ambas partes. El 25 de diciembre entregó el conde de Fuentes el despacho
que tenia órden de comunicar a Lord Egremont, i en seguida hizo circular
una memoria que puede estimarse como un manifiesto al pueblo ingles. Al
mismo tiempo aparecia en Paris un estracto del tratado de 15 de agosto,
acompañado de observaciones que hacian pesar sobre Inglaterra la
responsabilidad de las nuevas hostilidades. El ministerio británico
respondió a la memoria del embajador español, usando de gran injenuidad
en probar que si algunos cargos merecia eran los de haberse dejado
engañar por las cortes de Borbon i permitido que España se pusiese bajo
un pié respetable de defensa.[32]

     [32] Diciembre 31 de 1761. Coxe's Memoirs of the Kings of Spain.

En su consecuencia el rei Jorje III. declaró la guerra a España el 4 de
enero de 1762, fundándose en la aprobacion del monarca español a la
memoria presentada por M. de Bussy en el curso de las últimas
negociaciones i en su negativa a dar esplicaciones satisfactorias sobre
sus preparativos hostiles i compromisos con Francia; i autorizó al
almirantazgo para espedir patentes de corso contra los súbditos
españoles.[33] Carlos III. por su parte, aunque el primero en romper las
hostilidades con la detencion de buques i restricciones impuestas a los
súbditos británicos, suspendió una declaracion formal hasta que
apareciese la de S. M. B.; i apoyando en un hecho que no era mas que el
efecto inevitable de su propia política, i en las miras ambiciosas del
gobierno ingles "que no reconocen otra lei que el engrandecimiento de su
nacion por tierra i el despotismo universal en el oceano,"[34] los
motivos de rompimiento que la corte de Londres habia tratado de impedir
por todos los medios posibles, respondió a la declaracion de Inglaterra
con la suya de 16 del mismo mes.[35]

     [33] Coxe's Memoirs of the Kings of Spain. Entick's Hist. of the
     Late War.

     [34] Declaracion de guerra, por Carlos III.

     [35] Entick's History of the Late War.



CAPITULO III.


Aunque la caida del ministerio Pitt habia producido una gran sensacion
en las cortes de Madrid i Versalles como un acontecimiento de feliz
augurio, sin embargo, la guerra continuaba en Alemania con écsito
contrario a las miras e intereses de Francia; Rusia, despues de la
muerte de la emperatriz Isabel, se habia vuelto de enemiga que era,
aliada de Inglaterra cuando Pedro III. ocupó el trono,[36] i su
succesora Catalina II. adoptó una política neutral;[37] el príncipe
Federico habia renovado las hostilidades contra los austriacos,[38] i
Suecia poco despues aceptaba un armisticio[39] que libertaba a la
Prusia de una invasion i la dejaba en aptitud de atacar la Franconia i
arrancar a la causa decadente de Austria los ausilios de la
confederacion jermánica.

     [36] Enero 5 de 1762.

     [37] Declaratoria del 17 de julio de 1762.

     [38] A mediados de abril de 1762.

     [39] Abril 7 de 1762.

España entró tambien en la arena para participar de los infortunios de
la Francia i esperimentar contratiempos no inferiores a los mas grandes
que hasta entónces habia sufrido bajo la dinastia de los Borbones. En la
situacion, fuerza, i aun en el carácter del pueblo ingles se habia
efectuado un cambio hasta entónces desconocido, a causa del órden,
armonia i regularidad introducidos por Mr. Pitt en todos los ramos del
cuerpo político, i las ruedas del gobierno seguian moviéndose con el
poderoso impulso que su jenio fecundo les habia dado durante su
administracion. Las conquistas hechas en el Norte de América i las
Indias occidentales fueron los primeros efectos de su prevision i
actividad i abrieron el campo a nuevos triunfos,[40] al mismo tiempo que
una serie de sucesos brillantes inspiraron al ejército i armada tal
entusiasmo i confianza, que las victorias i conquistas alcanzadas por
Inglaterra contra Francia i España en todo el curso de la guerra no
tienen igual en los anales de aquella nacion, habiendo elevado a una
altura superior la dignidad de la corona i consolidado sus intereses
comerciales en las cuatro partes del mundo.[41]

     [40] Coxe's Memoirs of the Kings of Spain.

     [41] Entick's History of the Late War.

Cuando el gobierno ingles se persuadió de que la guerra con España era
inevitable, determinó adoptar el plan que habia concebido Mr. Pitt i
aprovecharse del ejército que estaba en las Antillas para atacar a los
españoles en sus posesiones mas importantes. Este ejército habia sido
enviado a las órdenes del jeneral Monckton para apoderarse de las islas
francesas, a causa de haber empezado los franceses a poblar i
fortificar, con infraccion de los tratados, las neutrales del mar
Caribe, amenazando la importante colonia de Jamaica. La atencion se fijó
con este motivo en la plaza de la Habana considerada el puerto militar
de Nueva España; prometiéndose con esta conquista cerrar el paso del
oceano a los tesoros inagotables de la América española, abrir un
comercio libre a la navegacion inglesa en aquellos mares i amenazar las
otras Antillas i demas posesiones enemigas.[42] Los ingleses conocian
cuan valiosa era la posesion del puerto de la Habana: Cromwell pensó en
apoderarse de una de las grandes Antillas o de Cartajena, i a pesar de
hallarse en paz con España preparó una escuadra formidable, que mantuvo
por algun tiempo inquietos a los hombres de estado de Europa i concluyó
con la no esperada conquista de Jamaica en 1655,[43] i en la guerra que
sostuvieron con España algunos años ántes de tener lugar estos sucesos
habian hecho una tentativa para apoderarse de la Isla de Cuba, que
lograron hacer infructuosa el valor de sus naturales i las medidas
acertadas que adoptó el gobernador del distrito oriental.[44]

     [42] Beatson's Naval and Military Memoirs.

     [43] Hist. de la République d'Angleterre et de Cromwell. Par M.
     Guizot.

     [44] A mediados de julio de 1742 el almirante Vernon desembarcó en
     la bahia de Guantánamo con tres mil hombres i cerca de mil negros
     de Jamaica i se dirijió a Santiago de Cuba con ánimo de apoderarse
     de la ciudad. El gobernador, coronel Dn. Francisco Cajigal,
     aprovechando la buena disposicion del pais a ir a encontrar al
     enemigo, subdividió en pequeñas partidas la jente de que pudo
     disponer, mezclando la tropa que tenia con las milicias i pueblo
     armado, i no dejó reposar un momento a los ingleses, matándoles
     gran número de hombres. Disminuidas sus fuerzas en continuos
     encuentros parciales i a causa de los rigores del clima, el
     almirante Vernon se vió obligado a retirarse con el resto de su
     jente a Jamaica pocos dias despues de su desembarco en la isla,
     dejando en poder de Cajigal gran cantidad de provisiones i
     pertrechos de guerra.--PEZUELA, _Ensayo histórico_.

La ruptura con España volvió a ocupar ahora la atencion del gobierno
británico sobre un proyecto concebido para el caso de una guerra entre
ambas naciones. El honor de este proyecto se ha concedido al almirante
Knowles, aunque el adoptado en la invasion fué el del Lord Anson, primer
Lord del Almirantazgo. El almirante obtuvo permiso para presentar su
plan a S. A. R. el duque de Cumberland, quien le dispensó su aprobacion
i lo recomendó al ministerio; pero despues de ecsaminados los planos i
proyecto de espedicion, habiendo Lord Anson sometido a ecsámen un plan
formado por él mismo con datos notables por su esactitud, los ministros
adoptaron éste último i acordaron llevar a efecto la conquista de
Cuba.[45] Para distraer la atencion de los aliados sobre el verdadero
objeto de los preparativos de la espedicion, se hizo circular la voz de
que aquellas fuerzas se destinaban a Santo Domingo, dando vizos de
verdad el estar esta isla mas inmediata a la Martinica que la de Cuba i
pertenecer una parte de ella a España i la otra a Francia. La Gazeta de
Londres del 9 de enero corroboraba esta errada noticia, anunciando como
cosa corriente en los círculos de la corte que el ejército ingles se
destinaba a aquella Antilla.[46]

     [45] Beatson's Naval and Military Memoirs.

     [46] New York Gazette del 3 de abril de 1762.

Jorje III., como una muestra de atencion, autorizó al duque de
Cumberland para que nombrase los jefes que habian de llevar a cabo la
empresa, i S. A. elijió al teniente-jeneral Jorje Keppel, conde de
Albemarle para jeneral en jefe de las fuerzas de tierra i al almirante
Sir Jorje Pocock para el mando de la escuadra. Inmediatamente se
comunicaron órdenes al jeneral Monckton para que las fuerzas que habian
ido a la conquista de la Martinica i la Guadalupe estuviesen listas a la
llegada del almirante Pocock, i a las autoridades de Jamaica i del Norte
de América para que preparasen dos divisiones, una de dos mil hombres en
el primer punto i otra de cuatro mil en el segundo. Al mismo tiempo se
reunia en Portsmouth la escuadra i una fuerza de cuatro mil infantes. La
disposicion marcada de los ministros en favor de la paz retardó la
salida del ejército ingles hasta que la resolucion de España i Francia
de invadir el reino de Portugal no les dejó ya duda de que era imposible
todo acomodamiento con las potencias enemigas.

La escuadra salió de Spithead el 5 de marzo, compuesta de cuatro navios
de linea i una fragata, treinta trasportes con una division de cuatro
mil hombres, diez i nueve buques cargados de provisiones i nueve con
artilleria i pertrechos: el San Florentino i Burford se le reunió a la
vista de Plymouth con órden de acompañarla a una larga distancia hácia
el oeste. Durante la navegacion sobrevino una violenta tempestad que
separó todos los buques, i no volvió a reunirse la escuadra hasta el 20
de abril, cuando el Namur, que montaba el almirante, arribó a la Barbada
i encontró allí la mayor parte de sus buques. En esta isla recibió el
conde de Albemarle cartas del jeneral Monckton, informándole del buen
écsito de las armas británicas en la Martinica, cuya conquista acababa
de efectuarse por capitulacion; i con tan feliz augurio salió la
escuadra de la bahia de Carlisle el 24, i el 26 llegó a Cas des Navieres
en la isla recien-conquistada.[47]

     [47] Beatson's Naval and Military Memoirs.

El retardo que habia sufrido esta espedicion ántes de su salida de
Inglaterra i el que tuvo durante la navegacion, habian disminuido las
esperanzas concebidas al principio sobre su écsito en Cuba. Lo
adelantado de la estacion i el temor de que hubiese llegado allí la
noticia del rompimiento con España, dando tiempo al gobierno de la isla
a prepararse contra un ataque por parte de Inglaterra, causaba gran
inquietud al conde i al almirante. La espedicion habia logrado en su
travesia escapar de un encuentro con la escuadra de M. de Blenac,
compuesta de siete navios i cuatro fragatas, que habia salido de Brest
conduciendo una division de cincuenta i una compañias en ausilio de la
Martinica, fuerza demasiado poderosa para que hubiera podido resistirla
la del almirante Pocock, i que sin duda hubiera puesto fin a la
espedicion i quizá adornado algun puerto frances con los navios de
Inglaterra. Aun escapando de las garras de M. de Blenac, si la escuadra
francesa hubiera llegado a la Martinica ántes de rendirse, tales
combinaciones pudieran haber tenido lugar entre el almirante i el
gobernador de la isla contra el ejército del jeneral Monckton, que a la
llegada de Mr. Pocock ya las fuerzas inglesas de la Martinica no le
hubieran podido servir de ausilio eficaz para llevar a efecto los planes
de la corte de Londres contra Cuba. M. de Blenac llegó a la vista de la
Martinica pocos dias despues de la rendicion del Fort Royal, i habiendo
sabido por un pescador que la isla toda estaba en poder de los ingleses
desde el 14 de febrero hizo rumbo a Cabo Frances dejando libre el paso a
la escuadra del almirante Pocock. Pero el tiempo perdido era un mal que
podia producir grave daño i comprometer el écsito de la conquista de
Cuba, i toda la atencion del almirante se fijó en apresurar la salida
del ejército para su destino.[48]

     [48] Entick's General History.

Luego que la escuadra llegó a la Martinica el conde de Albemarle tomó el
mando en jefe de todas las fuerzas espedicionarias reunidas en aquella
isla, las cuales consistian en un ejército de doce mil hombres, que
despues se aumentó con mas de dos mil de los refuerzos enviados del
Norte de América i Jamaica. Dividiólo en cinco brigadas,[49] i ademas
formó dos cuerpos, compuestos el uno de cuatro compañias de infanteria
lijera pertenecientes a los rejimientos traidos de Inglaterra i un
batallon de granaderos al mando del coronel Guy Carleton, i el otro de
dos batallones de granaderos al mando del coronel Guillermo Howe; dió
órdenes tambien para que se comprasen sobre mil negros en la Martinica
i demas islas i que se incorporase una compañia que habia podido
formarse en Jamaica i seiscientos negros que estaban allí alquilados
para el servicio de las varias operaciones del ejército. La escuadra se
componia de diez i nueve navios i diez i ocho fragatas: el almirante
habia dado órden a Sir Jaime Douglas para que se le reuniera a la vista
del cabo Nicolas, en Santo Domingo.

     [49] Noticia del Estado-mayor i fuerzas terrestres de S. M. B. que
     tomaron parte en el sitio de la Habana al mando del jeneral conde
     de Albemarle.

     Estado-mayor. Teniente jeneral Jorje Augusto Elliott, segundo jefe.

     Mariscales de campo, Juan Lafaufille i el honorable Guillermo
     Keppel.

     Brigadieres, Guillermo Haviland, Francisco Grant, Juan Reid, Andres
     Lord Rollo i Hunt Walsh.

     Ayudante jeneral, Hon. coronel Guillermo Howe, segundo ayudante,
     teniente-coronel Dudley Ackland.

     Intendente de ejército, coronel Guy Carleton, subdelegado, mayor
     Nevinson Poole.

     Secretario del jeneral en jefe, teniente-coronel Juan Hale.

     Jefe de injenieros, teniente-coronel Patricio McKellar.

     Jefe del cuerpo de sanidad militar i primer facultativo del
     ejército, Sir Clifton Wintringham, subdelegado, Ricardo Hunck, i
     ademas tres médicos, cuatro cirujanos, cuatro boticarios i cuarenta
     i cuatro asistentes.

     Brigadas. La primera compuesta de 1840 plazas al mando del
     brigadier G. Haviland; la segunda de 2416 al mando del brigadier H.
     Walsh; la tercera de 2250 al mando del brigadier J. Reid; la cuarta
     de 2493 al mando del brigadier J. Grant, i la quinta de 2433 al
     mando del brigadier Lord Rollo.

     El cuerpo de artilleria, al mando del teniente coronel Alejandro
     Leith, se componia de 377 hombres, el de injenieros de 15 al mando
     del mayor P. McKellar, i los cuerpos voluntarios, compuestos de 217
     hombres, al mando del mayor Feronne.

     Estas fuerzas componen un total de doce mil cuarenta i un hombres,
     no incluyéndose en ellas los refuerzos que despues de empezado el
     sitio llegaron en diversas épocas del Norte de América i de
     Jamaica, ascendentes a mas de dos mil hombres.--BEATSON'S _Naval
     and Military Memoirs_.

Mas de un mes se pasó ántes que pudieran estar concluidos los
preparativos para hacerse a la vela. El 6 de mayo salió de la Martinica
el almirante Pocock en direccion del paso de la Mona donde se le reunió
el dia 8 la division del Capitan Hervey que estaba bloqueando la
escuadra del almirante Blenac en el Cabo Frances, el 17 llegaron a la
vista del cabo Nicolas i el 23 se incorporó la escuadra de Jamaica al
mando de Sir Jaime Douglas. Las fuerzas marítimas inglesas constaban,
con estas dos divisiones i la que llegó despues del Norte de América, de
cincuenta i tres buques de guerra de varias clases,[50] con una
tripulacion de diez mil ochocientos hombres,[51] i ademas de un gran
número de trasportes de tropas, municiones de boca i guerra, hospitales
i demas útiles, calculado en doscientos buques.[52] Entónces se resolvió
definitivamente el modo de conducir la espedicion contra la Habana.[53]

     [50] Beatson's Naval and Military Memoirs.

     [51] Valdes.

     [52] Pezuela. Ensayo histórico.

     [53] Noticia de la armada inglesa que concurrió a la toma de la
     Habana, al mando del almirante Sir Jorje Pocock, caballero de la
     órden del Baño.

     El navio almirante, Namur, de 90 cañones; el Cambridge de 80; el
     Valiant, Culloden, Temeraire, Dragon, Centaur i Dublin, de 74; el
     Marlborough i Temple, de 70; el Orford i Devonshire, de 66; el
     Belleisle, Edgar, Alcide, Hampton Court i Stirling Castle, de 64;
     el Pembroke, Rippon, Nottingham, Defiance e Intrepid, de 60; i el
     Centurion, Deptford, Sutherland i Hampshire, de 50: las fragatas
     Penzance, Dover i Enterprize, de 40; la Richmond i Alarm, de 32; la
     Echo, Lizard, Trent, Cerberus i Boreas, de 28; la Mercury de 24; la
     Rose, Portmahon, Fowey i Glasgow, de 20; i la Bonetta, Cygnet i
     Merlin, de 16; la goleta Porcupine, de 16; i la Barbadoes, Viper,
     Port Royal i Ferret, de 14; la goleta Lurcher de 14; i las
     bombardas Thunder, Grenada i Basilisk, de 8.--BEATSON'S _Naval and
     Military Memoirs_.

Dos medios se ofrecian a la eleccion del almirante. El mas fácil era
navegar a lo largo de la costa sur de la isla de Cuba hasta el paso de
la navegacion de los galeones, doblar el cabo de San Antonio i arribar
sobre la Habana. Aunque éste era el camino mas conocido i practicado en
aquellos mares, tenia el inconveniente de ser el mas largo; i viendo el
almirante el poco tiempo que le quedaba para conducir i desembarcar las
tropas, faltando poco mas de un mes para entablarse en los trópicos la
estacion de las aguas, prefirió el mas corto aunque el mas peligroso, i
resolvió navegar costeando el norte de la isla, paso intrincado de mas
de seiscientas millas de largo, conocido con el nombre de canal viejo de
Bahama. Así lograba llegar mas pronto i cortar la única via por donde
los franceses podrian desde Santo Domingo acudir en ausilio de la
Habana. Para evitar las desgracias que pudieran sobrevenir a la escuadra
en aquellos mares borrascosos i casi desconocidos entónces, envió al
capitan Elphinstone que esplorase con el Richmond la costa i navegacion,
i tomó todas las demas precauciones necesarias.[54] El 3 de junio
estando en cayo Sal el Echo i el Alarm que llevaban la delantera,
descubrieron cinco buques, que resultaron ser la fragata española Tétis
de diez i ocho cañones con sesenta i cinco hombres, i la Fénis de veinte
i dos con ciento setenta i cinco hombres, que iban convoyando hasta
Sagua un bergantin i dos goletas trasportes de maderas para el
astillero. Las dos fragatas inglesas les dieron caza, i despues de un
reñido combate se apoderaron de los buques de guerra i dos de los
trasportes, logrando escaparse una de las goletas. La escuadra no tuvo
otro encuentro ni ningun accidente durante su paso por el canal i el 5
se hallaba frente a Matanzas. El 6 por la mañana, estando a seis leguas
al este del puerto de la Habana, Mr. Pocock ordenó a la escuadra el
acercarse i dió sus instrucciones sobre el modo en que debia efectuarse
el desembarco del ejército, dejando para ello seis navios i algunas
fragatas al mando del Honorable comodoro Augusto Keppel. En seguida,
habiendo tripulado los botes de la escuadra, se hizo a la mar a las dos
de la tarde con trece navios, dos fragatas, dos bombardas i treinta i
seis trasportes, se acercó a la vista del puerto, que reconoció
detenidamente, i se situó a barlovento de la cuidad en espectativa de
la escuadra española.[55] Veamos cual era entónces el estado de la
Habana.

     [54] Beatson's Naval and Military Memoirs.

     [55] Beatson's Naval and Military Memoirs.



CAPITULO IV.


La isla de Cuba presenta por su configuracion una estension de
quinientas veinte leguas marítimas de costas, que la hacen a la vez
vecina de Haití i Jamaica, del estremo meridional de la Florida i de la
península de Yucatan, la parte mas oriental de Méjico. Su importancia
política no consiste solamente en la estension de su territorio, en la
fertilidad admirable de su suelo i en el poder de sus establecimientos
de marina militar, sino tambien i mas principalmente en las ventajas que
ofrece la posicion jeográfica de la Habana.

La parte septentrional del mar de las Antillas, conocida con el nombre
de Golfo de Méjico, forma una cuenca circular de mas de doscientas
cincuenta leguas de diámetro, i el litoral de la isla de Cuba entre el
cabo de San Antonio i la ciudad de Matanzas, a la desembocadura del
Canal viejo, cierra este golfo al sud-este, no dejando a las corrientes
oceánicas, llamadas Gulfstream, otras entradas que un estrecho al sur
entre el cabo de San Antonio i el cabo Catoche i hácia el norte el canal
de Bahama entre Bahia Honda i los bajos de la Florida. Cerca del estremo
norte de este litoral, donde se cruzan, por decirlo así, porcion de
grandes rutas al comercio del mundo, es precisamente donde se halla el
hermoso puerto de la Habana, fortificado a la vez por la naturaleza i el
arte. Su entrada es un canal de poco mas de media milla de largo i de
cerca de doscientas toesas de ancho, que abre el paso a una gran taza en
forma de óvalo, defendida de todos los vientos i capaz por su estension
i fondo de contener mil buques, la cual comunica con las tres ensenadas
de Regla, Guazabacoa i Atáres, en cuya última se encuentran manantiales
de agua dulce. En el meridiano de la Habana es donde se reunen las aguas
del golfo, las del Canal viejo i las del canal de Bahama: la direccion
contraria de las corrientes i las ajitaciones de la atmósfera,
sumamente violentas, dan a estos lugares sobre el límite estremo de la
zona equinocial un carácter particular i una importancia notable.[56]

     [56] Alexandre de Humboldt. Essai politique sur l'ile de Cuba.
     Paris: 1826.

A estas circunstancias de localidad debió la Habana su preponderancia
sobre las demas poblaciones de la isla desde su traslacion de la costa
del sur al antiguo puerto llamado de Carénas, en los primeros tiempos de
la conquista. A principios del siglo xvi habia empezado ya a hacerse por
el canal de Bahama el comercio i navegacion de los españoles, i el
puerto de la Habana les brindaba una escala segura en su regreso a
España i medios fáciles de refrescar sus víveres i aguadas. Ademas, los
mares de las Antillas se vieron entónces infestados de piratas ingleses
i franceses, que hacian grande estrago en las poblaciones de la banda
oriental, i los colonos españoles empezaron a emigrar a la Habana como
punto mas distante del teatro de aquellos atentados, aunque algunas
veces probó tambien esta ciudad sus amargas consecuencias.

A estas causas del temprano desarrollo de su poblacion se agregó tambien
la ventaja que sobre la ciudad de Santiago de Cuba, capital de la isla,
ofrecia a los gobernadores para mejor llevar a cabo los proyectos de
conquista en los dos continentes de América. Cuando Hernando de Soto se
encargó del gobierno de la isla en 1538, determinó pasar a la Habana,
por serle mas conveniente aquel punto para cumplir las órdenes del rei
relativas a la conquista de la Florida; i como hubiese ocurrido el que
un corsario frances habia incendiado la ciudad poco ántes de su llegada,
ordenó su reconstruccion i que se abriesen los cimientos del castillo
que aun ecsiste con el nombre de La Fuerza.

El ejemplo de Soto fué el oríjen de que el gobierno jeneral de la isla
se trasladase insensiblemente a la Habana. El doctor Gonzalo Perez de
Angulo fué el primero que residió allí durante casi todo su gobierno, i
los demas gobernadores siguieron la misma costumbre, llevados del
concurso i comercio de las flotas que diariamente progresaba; lo cual
contribuyó a fomentar la emigracion de una gran parte de los habitantes
de la isla, quienes corrian a establecerse en el distrito de la Habana.
Didicaronse al cultivo del tabaco i de la caña con el ausilio de algunos
negros que se habian introducido para reemplazar el trabajo de los
indios, i tambien a la cria caballar i de ganados en la cual hicieron
tales progresos que ya a mediados de aquel siglo proveian las
espediciones de Costa-firme i las tropas que salian a la conquista de
los dos continentes. De catorce o diez i seis mil almas que en 1580
habria quizá en la isla, la mayor parte se hallaban en la Habana i sus
inmediaciones.[57]

     [57] Valdes. Hist. de la I. de Cuba.

Estos adelantos movieron la voluntad soberana de Felipe II. a dictar
algunas providencias en honor de la Habana i para la seguridad i
bienestar de sus habitantes. En 1589 fué nombrado Capitan-jeneral de la
isla el maese-de-campo Juan de Tejada con órden de residir en el
castillo de la Fuerza, viniendo de este modo a decidirse la creacion de
la capitania jeneral con residencia en aquella ciudad. Tejada llevó
consigo al injeniero Juan Bautista Antoneli para que dirijiese la
construccion de los castillos del Morro i de la Punta que le habia
recomendado el rei, i durante su permanencia en la Habana se ocupó
tambien en los trabajos de la zanja que llevó algun tiempo su nombre i
hoi se conoce con el de la Zanja real. En el gobierno de Tejada se
aumentó hasta doce el número de rejidores del Ayuntamiento de aquella
capital, se le dió a la villa el nombre de ciudad, i por armas un escudo
con una corona en la parte superior i en sus cuarteles tres castillos de
plata en campo azul i una llave de oro, alusivo todo a los castillos de
la Fuerza, el Morro i la Punta i a ser tenida la Habana por el monarca
español como la llave de las Indias.

En 1634 se creó allí un tribunal de cuentas, pocos años despues se
concluyeron en la desembocadura de los rios Chorrera i Cojímar dos
torreones que defendian aquellos puntos avanzados de la capital, i como
estos fuertes hubiesen sido costeados por los vecinos de la ciudad, el
gobernador Dn. Alvaro de Luna i Sarmiento usó de la hidalga atencion de
confiar su defensa a tres compañias de naturales del pais, siendo ésta
la primera fuerza rejimentada que se organizó en la isla.

La pérdida de Jamaica llevó a Cuba en 1656 mas de ocho mil emigrados
españoles, haciendo subir su poblacion total a cuarenta mil almas. Como
la conquista de aquella isla por los ingleses sirviese de incentivo a
los piratas para emprender nuevas escursiones contra las colonias
españolas, formándose una liga entre los de Jamaica i los franceses de
la Tortuga i el Cabo frances se renovó la antigua disposicion de los
habitantes de la isla a establecerse en el distrito de la Habana, donde
la presencia de las autoridades superiores i el número i magnitud de las
fortificaciones les brindaban proteccion i garantias de seguridad. Esta
liga llegó a hacerse tan temible, que receloso Felipe IV. de que en
alguna de las frecuentes irrupciones que hacian los piratas pudiesen
unir todas sus fuerzas protejidos por el gobernador de Jamaica e
intentar un ataque formal para apoderarse de la Habana, quiso aumentar
sus medios de defensa, i al efecto dispuso que se murallase la ciudad;
salvándola con esta i otras prudentes precauciones, de los atentados i
crímenes horribles que esperimentaron despues Santiago de Cuba, San
Juan de los Remedios i Puerto Príncipe.

El gobernador Dn. Francisco Rodriguez de Ledesma continuó en 1670 las
obras de fortificacion de la Habana i levantó una escuadrilla que
protejiera las costas de la isla; pocos años despues se estableció el
protomedicato, i aquella capital vió en la creacion de la casa de
maternidad, abrirse en 1711 los cimientos de un instituto que honra la
memoria del piadoso obispo Dn. Fray Jerónimo de Valdes. Los monarcas
españoles continuaron dispensando su proteccion a la Habana, fijándose
principalmente en la defensa de su puerto por las ventajas que ofrecia
como punto militar: en 1724 o 25 se dispuso la construccion del
magnífico arsenal que tan gran número de buques de guerra ha dado a la
marina española; la Universidad, fundada el 5 de enero de 1728, obtuvo
la real aprobacion el 3 de setiembre del mismo año;[58] durante el
gobierno de Dn. Francisco Cajigal de la Vega se ensanchó la habitacion
de la Fuerza i la bateria de la Pastora recibió algunas mejoras que
perfeccionaron su construccion; i ultimamente, la traslacion de la
estasion de la Armada de barlovento de Veracruz a la Habana en 1748
decidió de la supremacia del antiguo puerto de Carénas sobre los demas
de la América española.[59]

     [58] Obras de Dn. José Antonio Saco. Nueva York.

     [59] Valdes. Hist. de la I. de Cuba.

Así que a las ventajas naturales con que la divina Providencia ha
querido favorecer a la ciudad de la Habana i a las disposiciones
acertadas de los reyes de España para protejerla contra la codicia de
las cortes rivales de Europa i las depredaciones de los piratas, debió
la capital de la isla de Cuba los progresos que en la época de la
invasion inglesa la colocaban en la lista de las primeras ciudades de
América; no solo por la escelencia de su posicion jeográfica, la
templanza de su clima, fertilidad de su suelo i seguridad de su puerto,
sino tambien por la belleza de su cacerio, la elegancia de sus edificios
públicos, la riqueza i adorno de sus templos, el número de sus
habitantes, la estension de su comercio i la importante defensa de su
guarnicion, armada naval i fortificaciones.

La ciudad está situada a los 23º 8´ 35´´ latitud norte i 84º 43´ 7´´, 5
lonjitud al oeste del meridiano de Paris,[60] en una hermosa i
pintoresca llanura al oeste de la entrada del puerto, i sus cercanias,
así como los pueblos inmediatos eran los mas ricos i mejor poblados de
la isla; el caserio ocupaba una estension de novecientas toesas de largo
i quinientas de ancho, era de un solo cuerpo, de silleria, de airosa
forma i en su conjunto de mui bella apariencia; i su poblacion se
componia de jentes las mas atentas i sociales de toda la América
española, mui dadas a imitar las costumbres i maneras francesas tanto en
sus trajes i conversacion, como en el buen gusto de su mesa i en el
adorno de sus casas. Contribuian a la hermosura de la ciudad once
iglesias i monasterios i dos grandes hospitales: las iglesias eran ricas
i magníficas, particularmente las de Recoletos, Santa Clara, San Agustin
i San Juan de Dios, cuyo interior estaba adornado con altares, lámparas
i candelabros de oro i plata de un gusto esquisito. Servia de punto de
reunion i lugar de recreo a los habaneros la plaza de Armas, rodeada
toda de casas de un frente uniforme; i la zanja real de Antoneli daba
paso a las aguas de la Chorrera para satisfacer las necesidades de la
ciudad i proveer al arsenal i la escuadra.[61] La poblacion de la Habana
i su distrito se calculaba entónces en setenta mil almas[62] i la del
resto de la isla quizá no escedia de sesenta mil.

     [60] Humboldt. Essai politique.

     [61] Beatson's Naval and Military Memoirs.

     [62] Pezuela. Ens. histórico.


El comercio de la Habana relativamente al que hacian los españoles con
América, era ya en aquella época mui considerable i el mayor de todos
los puertos de la isla. Ademas de surtir de mercancias a los pueblos del
interior i del litoral, esportaba gran número de cueros, estimados por
su escelente calidad, i tambien azúcar, tabaco i otros efectos. El
comercio de importacion se hacia por los buques matriculados de Cádiz i
Canarias, ademas del que se toleraba a los mercantes españoles que
comerciaban con los puertos del continente hispano-americano,
particularmente los que volvian de Cartajena, Porto-bello i Veracruz
para España, i entraban en la Habana a renovar sus provisiones, hacer
aguada i gozar de la conveniencia de salir con el convoi que en el mes
de setiembre regresaba a la Península con los galeones cargados con las
riquezas del Perú i Chile, i la flota con los tesoros de Nueva España.

La aglomeracion periódica de gran número de naves mercantes i de guerra
habia introducido en la Habana la costumbre de hacer una feria, durante
la cual reinaba una gran animacion en la ciudad; pues a la vez que
facilitaba las transaciones comerciales, servia de diversion i
pasatiempo a los marinos i navegantes, que aguardaban la salida del
convoi. En esa época se publicaba una órden prohibiendo bajo pena de la
vida que ninguna persona perteneciente a la escuadra se quedase a pasar
la noche en tierra, i todos se retiraban a bordo al disparar el cañonazo
que llamaban de aviso. Las provisiones eran entónces escesivamente
caras, i tan grande la circulacion de dinero, que ademas del precio
ordinario de los jornales se pagaba a cada esclavo jornalero un esceso
de cuadro pesos al dia a los varones i dos a las hembras.

Fácil es de suponer que una ciudad tan importante habia de estar bien
defendida. La entrada del puerto lo estaba por la parte del este por el
fuerte castillo del Morro, situado en una roca elevada, de forma
irregular algo semejante a un triángulo, en cuyos muros i baluartes
habia cuarenta cañones montados; por la bateria de los Doce Apóstoles,
llamada así por montar igual número de cañones de a 36, situada hácia el
interior del puerto en la parte baja de los baluartes del Morro que
miran al sud-oeste, casi al nivel del mar, i por la de la Divina Pastora
con 14 cañones a flor de agua, en un punto un poco mas elevado que la
anterior, haciendo frente a la puerta de la Punta. Hácia el oeste, en la
misma entrada del puerto i como a doscientas varas de esta puerta,
estaba el castillo de la Punta, de forma cuadrada, con cuatro baluartes
bien montados de artilleria, i en la misma direccion, ya en la ciudad,
el llamado la Fuerza con veinte i dos piezas, de igual forma i con el
mismo número de baluartes que el anterior, aunque no de construccion tan
sólida; el cual, ademas de ser la residencia ordinaria del gobernador,
servia de depósito a los caudales del rei. Entre ambos fuertes,
orillando la bahia, se estendian algunos baluartes mui bien artillados.

Las murallas corrian por la parte de tierra desde la puerta de la Punta
hasta el arsenal, revestidas de cantos labrados, con baluartes i
parapetos i un foso derrumbado por varios puntos i casi vuelto a cubrir,
particularmente detras de las puertas de la Punta i de Tierra, por donde
en caso de un sitio pudiera levantarse una trinchera i causar gran daño
a la plaza. Desde la primera a la segunda puerta mencionadas el terreno
se estiende con un ascenso suave, i en él se veian algunos jardines i
haciendas de pasto, cubiertas de innumerables palmares. Delante de la
puerta de Tierra habia un rebellin, i el cerro que desde allí se dilata
hasta el arsenal era el mas elevado de la ciudad i mas escabroso que el
del lado de la Punta. Tales eran las fortificaciones de la Habana en
aquella época, las mejores que tenia España en las Antillas i dignas de
la importancia de aquel puerto.

Pero aunque fuertes, tenian defectos de posicion que no podrian ménos de
producir grandes ventajas a cualquier enemigo que intentase apoderarse
de la plaza, pues tanto la ciudad como los fuertes estaban dominados por
muchas alturas de fácil acceso. Al este del puerto, el monte llamado la
Cabaña, donde despues se construyó el castillo que lleva su nombre,
domina en gran parte el Morro i enteramente la Punta, la Fuerza i toda
la parte nordeste de la ciudad, que como puede juzgarse por la
descripcion anterior, era la mejor fortificada. Al oeste de la poblacion
se estendia un suburbio llamado de Guadalupe, cuya iglesia estaba
situada en una eminencia a media milla de la puerta de Tierra, al mismo
nivel de ésta i mas alta que todas las demas fortificaciones en aquella
direccion: desde el lado del norte de esa eminencia podia flanquearse la
puerta de la Punta, i por el sud-este se dominaba la fábrica del
arsenal. La zanja real viene por la parte del norte a bajar al foso
cerca de la puerta de Tierra i de allí sigue hasta el arsenal, donde
hacia mover un molino de acerrar: a media milla de la iglesia
mencionada está el puente de Chavez, construido sobre un arroyo que va a
desaguar a la bahia, el cual sirve para unir el camino central de la
isla hasta Baracoa, i desde este puente al Lazareto hai solamente dos
millas con un cerro intermedio: una trinchera levantada entre estos dos
puntos cortaria la comunicacion de la Habana con el resto de la isla. De
estas observaciones se deducirá facilmente que aunque bien fortificada,
aquella ciudad no era inespugnable en los tiempos de la invasion
inglesa.[63]

     [63] Beatson's Naval and Military Memoirs.



CAPITULO V.


Cupole a España la desgracia de estar desempeñando el gobierno de la
isla en estas críticas circunstancias un jeneral poco apto para luchar
con la intelijencia militar del conde de Albemarle i salvarla contra los
medios poderosos que habian puesto en sus manos el ministerio ingles i
el feliz écsito de la conquista de la Martinica. Al encargar el gobierno
supremo al mariscal de campo Dn. Juan de Prado el mando de esta posesion
importante a fines de 1760, receloso de las miras de Cromwell i de las
tentativas hechas por el almirante Vernon en 1742, i viendo que la
atencion de las armas británicas se fijaba en hostilizar a los franceses
en sus colonias del mar Caribe, le encargó mui particularmente la
reparacion i fortificacion del recinto de la Habana i que tomase ántes
que todo el mayor empeño en levantar un castillo en las alturas de la
Cabaña, cuya necesidad habia manifestado su antecesor Cajigal:[64]
mantuvo ademas un ejército en la isla que al tiempo de la invasion era
de 4600 hombres, la estacion naval del puerto de la Habana se componia
de una escuadra de doce navios i cuatro fragatas a las órdenes del
marques del Real Trasporte, i confiado en lo fuerte de la plaza i aun
mas en el clima destructor de la isla, habia dispuesto que se guardasen
allí sus tesoros de América i que sirviese de almacen principal de sus
establecimientos militares i navales del Nuevo Mundo.[65]

     [64] Pezuela. Ens. histórico.

     [65] Coxe's Memoirs of the Kings of Spain.

Pero ni las recomendaciones del supremo gobierno, ni los fundados
temores que a principios de 1762 se tenian ya en la Habana de que los
ingleses preparaban un armamento para invadir la ciudad,[66] ni las
noticias de la conquista de la Martinica, donde se sabia estar el
jeneral Monckton con un ejército i escuadra poderosos,[67] pudieron
vencer la apatia del nuevo gobernador, i moverlo a poner la plaza en
estado de defensa contra cualquier ataque que pudiera sobrevenir en caso
de un rompimiento con Inglaterra. Las medidas adoptadas por el jeneral
Prado se circunscribieron a activar algunas obras útiles a la ciudad,
dictar providencias públicas i secretas para conocer el número de
hombres que habia en la isla capaces de tomar las armas, i celebrar
varias juntas con los jefes militares i oficiales de graduacion
residentes en la Habana, ausiliandose del consejo de los jenerales conde
de Superunda i Dn. Diego Tabáres, que accidentalmente se encontraban
allí de paso para España; sin que de estas juntas saliese nada de
consecuencia, ni jamas el gobernador se mostrase persuadido de los
riesgos probables de una invasion.[68]

     [66] Valdes. Hist. de la I. de Cuba.

     [67] Beatson's Naval and Military Memoirs.

     [68] Valdes. Hist. de la I. de Cuba.

Bien es verdad que varias causas contribuyeron a impedir que el jeneral
Prado cumpliese las órdenes soberanas en los primeros tiempos de su
gobierno. Encontrose sin recursos bastantes en la Habana para emprender
la costosa obra de las fortificaciones que se le habia encargado, i las
calamidades que abrumaron a la poblacion con el azote espantoso de la
fiebre amarilla en el verano de 1761, ocuparon su atencion i le
arrancaron gran número de brazos i otros medios con que hubiera podido
contar en circunstancias ménos azarosas.[69] Para cúmulo de males, el
buque conductor de los despachos del supremo gobierno a los gobernadores
de las Antillas informándoles de la declaracion de guerra entre
Inglaterra i España fué apresado por el patache del navio Dublin,
quedando aquellas autoridades ignorantes de todo lo que pasaba en
Europa; i el jeneral Prado llegó a tener noticias positivas de un
acontecimiento tan importante a mediados de marzo por una comunicacion
de M. de Blenac desde el Cabo frances, instruyendolo de la nueva alianza
entre España i Francia, i ofreciéndole las fuerzas de su mando para
ausiliarlo contra el enemigo comun de ambas naciones, ofrecimiento que
no creyó aquel conveniente aceptar, mui ajeno de sospecharse que la
Habana corriese ningun peligro. Cuenta Beatson que el jeneral Prado
participaba en tanto grado de las prevenciones nacionales contra los
estranjeros, que al recibir la carta de M. de Blenac, se volvió a los
que con él estaban, diciendo: "Con tanto gusto permitiria yo a nuestros
buenos aliados la entrada en el puerto, como a la misma escuadra del
almirante Pocock."[70]

     [69] Pezuela. Ens. histórico.

     [70] Beatson's Naval and Military Memoirs.

Estas consideraciones no podran sin embargo justificar la situacion en
que se encontraba la Habana al presentarse la escuadra inglesa a la
vista del puerto el 6 de junio, ni la incredulidad de Prado llevada al
estremo de haber pasado cerca de tres meses en una criminal inaccion
despues de las noticias recibidas de Haití. Era tal su tenacidad en
rechazar la idea de que los ingleses pudieran venir sobre una plaza que
él consideraba inespugnable, que despues de haberse presentado delante
de Cojímar, pasó al castillo del Morro aquella misma mañana a observar
sus movimientos, i como al volver a la Habana encontrase las tropas
sobre las armas por órden del teniente-rei, desaprobó su conducta i
dispuso que volviesen a sus cuarteles. Pocas horas despues avisaron del
Morro que los navios ingleses arribaban sobre la costa con evidentes
señales de intentar un desembarco, i entónces conoció el gobernador lo
que ya era una verdad para muchos.

La confusion natural a un pueblo que se vé sorprendido, desarmado i con
medios imperfectos de defensa para resistir a un enemigo poderoso,
sucedió a la inquieta duda que hasta entónces habia reinado, i el ruido
i estruendo de las campanas de los templos i la artilleria de los
fuertes aumentaban la consternacion del vecindario. Pero pronto el
sentimiento noble del patriotismo predominó i calmó los ánimos de
aquellos habitantes, i todos acudieron espontaneamente a la sala real a
aumentar el número de los combatientes, armados unos i otros en busca de
armas, ofreciendo a las autoridades el sacrificio de sus vidas en
defensa de la Grande Antilla.[71] Miembros todos de la gran familia
española, identificados con los estrechos vínculos de una misma
relijion, idioma i costumbres i rejidos i gobernados bajo iguales
principios de lejislacion civil i política, se veian allí el nervudo
viscaino, el grave navarro i el activo catalan, unidos con el culto
castellano, el andaluz alegre i el criollo de ojos centellantes,
rivalizando en el glorioso deseo de medir sus fuerzas con el enemigo,
castigar su arrojo i salvar aquella porcion de la patria comun del
riesgo inminente que la amenazaba.

     [71] Valdes. Hist. de la I. de Cuba.

Inmediatamente se formó un consejo de guerra presidido por el gobernador
Prado, compuesto del teniente-rei, sarjento mayor de la plaza, del
jeneral de marina, marques del Real Trasporte, intendente Dn. Lorenzo
Montalvo, i los capitanes de navio de los buques de la escuadra anclados
en el puerto: los jenerales conde de Superunda i Dn. Diego Tabáres,
invitados por el gobernador, accedieron a formar parte de este
consejo.[72] Conocidas las fuerzas de la guarnicion de la plaza, que
ascendian inclusos los enfermos a cerca de tres mil hombres con los
jefes i oficiales,[73] i ademas la marineria de la escuadra[74] que
serian mil doscientos hombres;[75] se acordó repartir al vecindario como
tres mil quinientos fusiles, muchos de ellos descompuestos, i algunas
carabinas, sables i bayonetas que se encontraron en la sala real;[76] de
este modo logró Prado reunir un ejército de cerca de siete mil hombres,
con una fuerza adicional de mil doscientos marineros, de la maestranza
que era mucha, i de los negros esclavos ofrecidos voluntariamente por
sus dueños, los cuales sirvieron de gran utilidad en las operaciones por
el lado de la bahia i en los trabajos de fortificacion.[77]

     [72] Pezuela. Ens. histórico.

     [73] Lista de los cuerpos i número de individuos que componian la
     guarnicion de la Habana, sin inclusion de los jefes i oficiales,
     segun el Sr. Pezuela. Rejimiento Fijo de la Habana, 856 plazas;
     rejimiento España, 481; Aragon, 265; cuerpo de artilleria, 104;
     dragones de Edimburgo, 160; soldados de marina, 750.

     [74] La escuadra surta en el puerto de la Habana se componia de
     seis navios de 70 cañones, Tigre, Reina, Soberano, Infante, Neptuno
     i Aquilon; el Asia de 64; i cinco de 60, América, Europa,
     Conquistador, San Jenaro i San Antonio.--ENTICK'S _Hist. of the
     Late War_.

     [75] Pezuela. Ensayo histórico.

     [76] Valdes. Hist. de la I. de Cuba.

     [77] Los autores que hemos consultado difieren todos en el número
     de las fuerzas españolas que tomaron parte en el sitio de la
     Habana.

     Mr. Beatson dice (tom. 2º, paj. 543) que pocos dias despues del
     desembarco de los ingleses, el jeneral Prado habia reunido "un
     ejército casi tan numeroso como el de los invasores." "La
     guarnicion de la Habana, continua, consistia entónces de:--

         9 escuadrones de caballeria, a saber: el
         de dragones de la Habana, cuatro del
         rejimiento dragones de Aragon i otros 4
         del de Edimburgo, con 20 hombres cada
         escuadron,                                         810

         Rejimiento infanteria de la Habana,          700
             Id.        id.    de España, 2 batall.  1400
             Id.        id.    de Aragon,    id.     1400

         3 compañias de artilleria,                   300  3800
                                                          ------
           Total de tropas regulares,                      4610

         Marineros i soldados de marina
         pertenecientes a la escuadra,                     9000
                                                          ------
         Total de fuerzas españolas en la Habana,        13,610
         Milicia i pueblo de color,                      14,000
                                                          ------
         Total,                                          27,610

     En las fuerzas de caballeria se ha cometido el error de invertir
     los dos primeros números, lo que da al total jeneral un aumento de
     630 hombres: hecha la correccion correspondiente, resulta que el
     número de hombres del ejército i milicias, con la escuadra i parte
     de pueblo que concurrió al sitio, fué, segun Mr. Beatson, de
     26,980.

     Mr. Coxe se ocupa principalmente en las transacciones diplomáticas
     que tuvieron lugar ántes i despues de la guerra, dando una
     importancia secundaria en su obra a las operaciones del sitio de la
     Habana: sin embargo, sus datos sobre las tropas regulares i la
     milicia se aprocsiman mucho a los de Mr. Beatson, aunque se
     refieren a toda la isla; pues dice que aquellas consistian en 4600
     hombres i la milicia en 13,000. (tom. 3º, pp. 270-271.)

     Los del Sr. Valdes son los siguientes: La tropa reglada se componia
     de cerca de 3000 hombres, sin incluir la marina; la maestranza era
     mucha i trabajó incesantemente en las obras de fortificacion; las
     milicias de blancos, pardos i morenos, agregando el paisanaje que
     acudió de varias partes de la isla, pasarian de 10,000 hombres;
     negros esclavos se trajeron muchos del campo (paj. 147).

     Segun el Sr. Pezuela, las tropas para la defensa de la Habana
     fueron (paj. 177) 2,146 hombres entre tropa regular i de marina, i
     al fin de su obra (paj. 625) dice que estas fuerzas con sus jefes i
     oficiales, sin escluir los enfermos, ascendian a 2,681, no formando
     parte de este total el rejimiento de dragones de Edimburgo "que
     apénas contaba (paj. 212) 300 plazas"; que en la escuadra anclada
     en el puerto habia (paj. 625) 1200 hombres, que no pudieron
     aplicarse a la defensa inmediata del recinto; que el número de los
     esclavos cedidos por los hacendados para las obras del sitio, casi
     todos desarmados, fué de 1400, o 1500, al cual deben agregarse 300
     que pertenecian al rei (paj. 183); i respecto de los milicianos,
     impugnando los datos de Mr. Turnbull que se hallan en un resúmen
     histórico anecso a su obra "Travels in the West: Cuba. London:
     1840," los cuales fueron sin duda copiados de Mr. Beatson, observa
     el Sr. Pezuela, que llegando apénas a 70,000 almas la poblacion de
     la Habana i su distrito en aquella época, no era factible que
     subiesen a 14,000 hombres los que se hallaban en estado de empuñar
     las armas (paj. 625), i mucho ménos no habiendo podido repartirse
     sino "unos 2,000 fusiles útiles, los únicos que se hallaron en el
     repuesto de la plaza, i algunas armas blancas" (paj. 177): asegura
     ademas (paj. 626) haberse acreditado en la causa de Prado, que la
     jente de campo i de color en las inmediaciones de la plaza nunca
     llegó a 3,000 hombres.

     Ni el Sr. Pezuela, ni el Sr. Valdes nos dicen el número de hombres
     que habia en el arsenal, ni el de las tripulaciones de los 25
     buques mercantes surtos en el puerto, los cuales indudablemente
     tomaron parte en las operaciones del sitio i quizá incluye Mr.
     Beatson en los 9,000 marineros i soldados de la escuadra. Mr.
     Entick trae solamente las fuerzas que tomaron parte en algunas de
     las acciones parciales, i de sus datos no creemos posible sacar
     ningun cálculo del total de las que concurrieron a la defensa de la
     Plaza.

     Como nosotros creemos conveniente consignar en este libro todo lo
     que tienda a esclarecer los hechos principales que en él se
     refieren, aunque hemos admitido los datos del Sr. Pezuela bajo la
     fé de haberse "acreditado con toda evidencia i con documentos
     oficiales," en la causa del jeneral Prado, las fuerzas que
     guarnecian la plaza de la Habana "al ser atacada por la espedicion
     inglesa," i haber pasado por su vista "los documentos fehacientes
     de aquella época" respecto de la marineria de la escuadra i los
     negros cedidos por los hacendados (paj. 625); esperamos que se nos
     disculpará haber traido en esta nota los datos de otros autores, i
     aventurar algunas observaciones sobre asunto tan importante.

     La duda del Sr. Pezuela sobre los 14,000 hombres de milicia de que
     habla Mr. Beatson no nos parece fundada en razones bastante
     satisfactorias descansando en los datos parciales de la poblacion
     de la Habana i su distrito i en el número de armas repartidas i de
     voluntarios que se hubiese reunido a la vez en las cercanias de la
     ciudad; si consideramos que a la defensa de la plaza concurrieron
     voluntarios de otros pueblos de la isla, que muchos de ellos usaban
     solamente armas blancas, que hubo algunas partidas sueltas que sin
     duda no han figurado en los documentos oficiales, i que la defensa
     se llevó a tal estremo que segun el mismo Sr. Pezuela (paj. 199)
     "hasta el infeliz esclavo tomaba su puesto en las compañias de
     morenos." Lo de no haberse reunido nunca 3,000 voluntarios en las
     inmediaciones de la Habana está en contradiccion con la misma
     historia del Sr. Pezuela; pues en la distribucion de milicianos que
     se hizo el 7 i 8 de junio para cubrir solamente las playas de
     Cojímar i la Cabaña se destinaron 2,000 voluntarios al primer punto
     (paj. 180) i 1,000 al segundo (paj. 182). El Sr. Valdes dice (paj.
     112) que despues de haberse repartido al vecindario, el dia 6 de
     junio, los "3,500 fusiles, muchísimos descompuestos, algunas
     carabinas, sables i bayonetas,.... vinieron a quedar por último
     innumerables (vecinos de la Habana) desarmados."

     Si no hai error en el número de los 3,000 voluntarios que fueron
     destinados a Cojímar i la Cabaña, i en el de las fuerzas de
     ejército que en los mismos dias 7 i 8 pasaron a aquellos dos puntos
     i a las playas de San Lázaro i castillos del Morro i la Punta,
     admitiéndose la suposicion natural de que la Habana, Guanabacoa i
     el Castillo de la Fuerza no quedarian sin guarnicion el dia 8;
     permítasenos concluir esta nota manifestando que, por la idea que
     entre tanta variedad de datos en los autores consultados hemos
     podido formar en el asunto, las fuerzas que concurrieron a la
     defensa de la Habana durante todo el sitio debieron ser en nuestra
     humilde opinion mas bien las que calcula el Sr. Valdes, o los
     escritores estranjeros citados, que las consignadas por el Sr.
     Pezuela en su Ensayo histórico.

Como se presumiese que el enemigo intentaba efectuar un desembarco por
las playas entre Bacuranao i Cojímar i otro por la parte de la
Chorrera, se mandaron reforzar las guarniciones de los fuertes situados
en aquellos puntos: que una division de sobre tres mil hombres,
compuesta del rejimiento de Edimburgo i el resto de la caballeria de la
plaza, de varias compañias de infanteria del ejército i milicia i
algunos lanceros rurales al mando del coronel Dn. Carlos Caro, pasase a
defender la costa por la parte de Cojímar,[78] que el coronel Dn.
Alejandro Arroyo, con otra de tres compañias del rejimiento Fijo de la
Habana, algunos piquetes de otros cuerpos i doscientos hombres de
marina, cubriese la playa desde San Lázaro a la Chorrera: considerando
el consejo que la parte al este del puerto seria probablemente el punto
principal del ataque, acordó tambien poner en completo estado de defensa
los castillos del Morro i la Punta cuyo mando fué confiado a los
capitanes de navio Dn. Luis de Velasco i Dn. Manuel de Briceño, i que se
levantaran en las alturas de la Cabaña parapetos i baterias, se abriesen
fosos i se hiciesen otras varias obras importantes, mandando incendiar
todos los cacerios que podian comprometer su defensa. El capitan de
navio Dn. Juan Ignacio de Madariaga, en quien el jeneral Prado delegó
su autoridad para los demas puntos de la isla, fué encargado de dirijir
todas las operaciones esteriores por el lado del oeste de la ciudad,
mantener espeditas las comunicaciones i hostilizar al enemigo en el
campo.[79]

     [78] Valdes. Hist. de la I. de Cuba.

     [79] Pezuela. Ensayo histórico.



CAPITULO VI.


En la mañana del 7 de junio mandó el almirante Pocock embarcar en los
botes una parte de la marineria, finjiendo que iba a hacer un desembarco
como a cuatro millas al oeste de la Habana, con objeto de distraer la
atencion de los españoles, al mismo tiempo que el conde de Albemarle
desembarcaba el ejército entre Bacuranao i Cojímar a seis millas al este
del Morro, sin esperimentar ninguna resistencia. Ya en la playa el
ejército ingles, se presentó un cuerpo de tropas de la division del
coronel Caro hácia aquella parte de la costa, el cual fué inmediatamente
dispersado por los fuegos de las fragatas Mercury i Bonetta, que de
órden del comodoro Keppel empezaron a barrer la playa i bosques
inmediatos con bala i metralla; i habiéndosele opuesto al paso del rio
Cojímar una fuerza mayor, protejida por el castillo que defendia la
entrada, el navio Dragon, al mando del Honorable A. Hervey, se aprocsimó
i acalló inmediatamente los fuegos de aquel, con lo que el ejército pasó
el rio sin dificultad alguna.[80] El coronel Caro se replegó sobre la
villa de Guanabacoa en dos pequeñas columnas en que habia formado su
division, compuesta la una de la tropa de linea i ciento cincuenta
jinetes de Edimburgo i la otra de la milicia i voluntarios bajo sus
órdenes.[81] El conde de Albemarle descansó aquella noche en Cojímar;
mandó situar en el bosque inmediato varias guardias avanzadas para
evitar una sorpresa, i el ejército permaneció tendido a lo largo de la
playa.[82]

     [80] Carta del almirante Pocock al secretario del Almirantazgo,
     copiada por Beatson.

     [81] Pezuela. Ensayo histórico.

     [82] Beatson's Naval and Military Memoirs.

El dia siguiente al amanecer se movió el ejército en direccion de
Guanabacoa, mandado por el mismo jeneral en jefe, quien dió órden al
coronel Carleton de atravesar el bosque con mil doscientos hombres en
la misma direccion de la villa i cortar la retirada a un cuerpo de
tropas que estaba allí apostado. El coronel Caro salió de la villa con
ánimo de oponerse al enemigo: situó todas las milicias en posicion
ventajosa en lo alto de una loma protejidas por el escuadron de dragones
de Edimburgo, i dispuso que la caballeria voluntaria se colocase a
retaguardia, i que toda la tropa de linea se emboscase en un platanal
cercano.

Este plan i el número de hombres situados sobre la loma hicieron que el
coronel Carleton contuviese su marcha, i ocupando una fuerte posicion
envió a informar al jeneral de la fuerza de los españoles. El aviso del
coronel llegó cuando el ejército ingles avanzaba hácia la llanura,
separado del cuerpo de aquel solamente por el rio Cojímar. El conde de
Albemarle le envió órden terminante de atacar la division española, que
era el cuerpo de milicias, mientras él lo hacia tambien por el lado
opuesto en direccion contraria a Guanabacoa. No bien habia empezado el
coronel Carleton a ponerse en movimiento, cuando Caro mandó al capitan
Don Luis Basave que con treinta dragones i los voluntarios de
caballeria cargase la infanteria lijera enemiga situada a la derecha de
la division, prometiéndose reforzarlo con todos los demas jinetes en
caso necesario. Hízolo así Basave; pero fué rechazado por una vigorosa
descarga, dispersándose al punto el escuadron, i el coronel Caro viendo
el terror que habia sobrecojido al resto de su jente, dispuso la
retirada en direccion de la Habana, la cual ejecutó en buen órden.
Carleton se reunió al cuerpo del ejército, i el jeneral entró en
Guanabacoa i se apoderó de la villa, sin mas oposicion que el débil
ataque de Basave, que costó la vida a treinta hombres.[83]

     [83] Pezuela. Ens. histórico. Patrick McKellar. Diario del sitio de
     la Habana, que copia Beatson.

Esta ventaja, adquirida con tanta facilidad i a las pocas horas de haber
pisado el enemigo las playas de Cuba, llenaba de congoja al leal pueblo
de la Habana; i el consejo de guerra en lugar de alentar con medidas
acertadas el valor de aquellos habitantes, propendia mas que el enemigo
mismo a aumentar sus dudas i confusion. Diose órden para que
inmediatamente saliesen de la ciudad todas las mujeres i niños i los
relijiosos de ambos secsos protejidos por un piquete de cien hombres,
sin permitirseles los medios necesarios para la conducion de sus
equipajes, i tambien que fuese reducida a cenizas toda la barriada de
estramuros con el fin de despejar los aproches a la plaza. Así que la
matrona cubana, acostumbrada a las delicias i regalo de la paz i de la
vida doméstica, para quien el sonido de las campanas i el estruendo del
cañon habian sido siempre nuncios de un dia de regocijo i fiesta, se
veia ahora, envuelta en el torbellino de la guerra, arrancada de sus
hogares, separada de su esposo i de sus hijos, correr a sepultarse en
las profundas soledades de los bosques de su patria, sin mas proteccion
ni consuelos que los de la divina Providencia; mientras que los
defensores del pabellon de Castilla contemplaban desde los baluartes i
murallas a los objetos mas caros al alma atravesando las campiñas a pié
i desfallecidos i perderse de vista en las alturas del Cerro i loma de
Soto, al mismo tiempo que las llamas de estramuros destruian la fortuna
de innumerables familias.

Viendo el jeneral Prado que los progresos de los invasores aumentaban el
peligro por la parte del Morro, despues de la toma de Guanabacoa,
destacó al coronel Dn. Pedro Castejon con una fuerza de setecientos
cincuenta hombres de ejército i mil de milicias a cubrir las obras que
se estaban levantando en la interesante posicion de la Cabaña.[84] El
acierto i oportunidad de esta medida se notaron bien pronto; pues
aquella misma noche el jeneral ingles envió al coronel Howe con dos
batallones de granaderos por entre un bosque espeso inmediato a Cojímar
para que reconociera el castillo del Morro i asegurase la comunicacion
entre éste i el rio,[85] i como la guarnicion de la Cabaña descubriese
aquella fuerza cuando empezaba a subir el monte, la rechazó con una
descarga de fusileria i algunos cañonazos, i la obligó a retroceder
inmediatamente.[86] Mientras todos estos sucesos, el almirante Pocock se
mantenia con una parte de sus fuerzas navales a sotavento de la ciudad
para oponerse a cualquiera salida que intentase hacer la escuadra surta
en el puerto, i mandó que el Alarm i el Richmond se ocupasen en sondear
a lo largo de la costa por la parte del oeste mas inmediata al castillo
de la Punta.[87]

     [84] Pezuela. Ens. histórico.

     [85] McKellar. Diario del sitio de la Habana.

     [86] Pezuela. Ens. histórico.

     [87] McKellar. Diario del sitio de la Habana.

El jeneral Prado adoptó el 9 dos resoluciones que han sido consideradas
por todos los que han escrito sobre esta conquista como las que mas
influyeron en el triunfo de las armas británicas. Desde el principio de
la invasion habia preocupado a los miembros del consejo de guerra el
estraño temor de que el enemigo pudiera forzar la entrada del puerto,
cosa en que ciertamente jamas pensó el almirante ingles, que veia lo
angosto del canal i la resistencia invencible que opondrian contra tal
intento los fuertes i la escuadra.[88] Tales cuidados habian inducido al
gobernador a disponer desde el dia 7 que la boca del puerto fuese
cerrada con una cadena de gruesos maderos herrados i que ademas se
colocasen en el canal, asegurados con fuertes amarras, los navios
Neptuno, Europa i Asia; pero creyendose aun poco seguro con estas
inútiles precauciones, tuvo la rara idea de mandar echar a pique a la
entrada del canal dos de aquellos navios para inutilizar el paso, lo
cual se efectuó con tanta precipitacion i desórden que algunos de los
marineros de a bordo hubieron de ahogarse.[89] No satisfecho con una
medida que mas parecia inspirada por los mismos enemigos que por el
natural raciocinio de aquella junta,[90] tuvo Prado aquel dia el fatal
desacuerdo de mandar destruir la trinchera que con gran trabajo se habia
levantado en las alturas de la Cabaña, donde estaban ya montados nueve
cañones de a 18 en dos baterias que daban frente a los caminos de
Guanabacoa i Cojímar, haciendo bajar a la plaza la artilleria i que se
incendiasen las obras construidas de madera.[91]

     [88] Beatson's Naval and Military Memoirs.

     [89] Valdes. Hist. de la Isla de Cuba.

     [90] Pezuela. Ens. histórico.

     [91] Valdes. Hist. de la Isla de Cuba.

Estas medidas injustificables en militares de tan alta graduacion como
los que componian el consejo, produjeron un descontento jeneral en las
tropas i el pueblo i desalentaron el ánimo aun de los mas decididos
españoles, conociendo el aturdimiento de los miembros de aquella junta i
la incapacidad del gobernador: algunos llevaron su desconfianza hasta el
estremo de calificarlas actos de traicion, i la opinion mas jeneral se
fijó en que se trataba de abrir camino al rendimiento de la ciudad.[92]
El conde de Albemarle salió aquel mismo dia de Guanabacoa con todo el
ejército, dejando una guarnicion al mando del teniente-jeneral Elliott,
i acampó en los bosques entre Cojímar i el Morro.[93]

     [92] Valdes. Hist. de la Isla de Cuba.

     [93] McKellar. Diario del sitio de la Habana.

Bien pronto se tocaron los funestos efectos de las resoluciones
adoptadas por el jeneral Prado. No mas tarde que al siguiente dia,
habiendo Lord Albemarle comunicado al almirante ingles que pensaba
empeñar un ataque sobre la Cabaña, viendo éste que no tenia nada que
temer de la escuadra española encerrada en el puerto, pensó distraer la
atencion de la plaza hácia el oeste de la ciudad, para facilitar los
intentos de aquel por la parte del este. Al efecto dispuso que por la
tarde se acercasen a la costa los navios Belleisle i Nottingham al
mando de los capitanes Joseph Knight i F. Collingwood, i batiesen el
castillo de la Chorrera, i que las fragatas Cerberus, Mercury i Bonetta
i la goleta Lurcher se mantuviesen haciendo fuego contra el bosque
durante la noche; mientras que él en persona efectuaba un desembarco por
Punta Brava[94] con toda la marineria embarcada en los botes de la
escuadra.[95]

     [94] Pezuela. Ens. histórico.

     [95] McKellar. D. del sitio de la Habana.

El rejidor Dn. Luis de Aguiar, promovido recientemente a coronel de
milicias, estaba encargado de la defensa de la Chorrera i playas de San
Lázaro con solo alguna tropa rejimentada de milicias que apénas llegaba
a mil hombres, en reemplazo de la de ejército que a cargo del coronel
Arroyo cubria aquel punto i fué llamada a la plaza desde el dia
anterior. El débil torreon sostuvo todo el dia el ataque de los dos
navios con las escasas i bisoñas fuerzas del rejidor Aguiar hasta que se
le agotaron las municiones, i solamente despues de haber recibido
órdenes se retiró al dia siguiente causando gran daño al enemigo.[96]
Los milicianos probaron en esta accion que no cedian en valor i
disciplina a las mejores tropas del ejército, cuando estaban mandados
por jefes intelijentes i animosos, recobrando una reputacion que habian
comprometido en la defensa de Guanabacoa las poco acertadas
disposiciones del coronel Caro. El ejército improvisado por el almirante
avanzó hasta la loma de San Lázaro, donde levantaron trincheras e
hicieron un campamento. Durante toda la noche estuvieron bombardeando la
ciudad desde la ensenada de Taganana tres bombardas protejidas por los
navios Edgar i Stirling-Castle i la fragata Echo.

     [96] Valdes. Hist. de la Isla de Cuba.

Al mismo tiempo que los navios ingleses rompieron el fuego contra la
Chorrera, el coronel Carleton con la infanteria lijera i los granaderos
estacionados en Cojímar atacó la Cabaña,[97] i despues de varias
tentativas, en que fué rechazado por las baterias del Morro i por un
pequeño destacamento de milicias, enviado allí al mando del capitan Dn.
Pedro Morales cuando ya era imposible sostener la posicion, se apoderó
el 11 al mediodia del punto mas importante de la plaza con una pérdida
casi insignificante de su jente.[98]

     [97] McKellar. D. del sitio de la Habana.

     [98] Valdes. Hist de la I. de Cuba.

Prado conoció todo el valor que tenia la posicion de la Cabaña, cuando
los ingleses empezaron a hacer sus preparativos para rendir el Morro, i
se empeñó en desalojarlos de allí sacrificando gran número de jente, que
con mejor crédito de su honra hubiera sabido arriesgar sus vidas en
defenderla. En los capítulos siguientes se verá el mal écsito de sus
tentativas, i los efectos que produjo el no haber fijado aquel jeneral
toda su atencion en conservar aquella llave principal de la defensa de
la Habana.



CAPITULO VII.


Ya en posesion de la Cabaña, resolvió el Conde de Albemarle poner sitio
al castillo del Morro, i encargó su direccion al jeneral Guillermo
Keppel. Al efecto, habiendose verificado un reconocimiento minucioso de
esta fortaleza, se determinó, de acuerdo con la opinion del jefe de
injenieros, levantar una bateria de cañones a doscientos cincuenta pasos
del fuerte, que era la distancia mas inmediata a que podia construirse
quedando los obreros defendidos por el bosque, i dos mas para el uso de
cañones i morteros. Con el fin de desalojar del fondeadero los buques de
guerra que en combinacion con la guarnicion del Morro impedian que
progresasen las fortificaciones, se acordó una cuarta bateria de obuses
por la parte de la bahia.

Arduo empeño seria el referir aqui los trabajos que pasó el ejército
sitiador en los dias que duró la construccion de estas baterias a causa
de las dificultades casi invencibles que oponian a su intento la falta
absoluta de agua en las inmediaciones del monte, lo escabroso del
terreno i el sol abrasador del estio en aquellas ardientes rejiones,
teniendo que combatir al mismo tiempo con los sitiados que
constantemente se empeñaban en desalojarlos i destruir sus obras. Los
soldados perecian de sed, de calor i de fatiga, sin que bastasen todas
las medidas que se adoptaron para suavisar su situacion; i ciertamente
hubiera perecido todo el ejército a los rigores del clima i continuos
ataques de los españoles, si no lo hubiesen alentado la constancia
jenial del carácter ingles i la buena armonia que siempre reinó entre
los jefes i oficiales de las fuerzas de mar i tierra, quienes se
disputaban a porfia todos los medios de ausiliarse mutuamente.

El comodoro Keppel desde la desembocadura del Cojímar proveia el
ejército de agua i comestibles, hacia bajar a tierra la artilleria
necesaria para las baterias, abria nuevos caminos por entre bosques i
malezas para su conducion por un terreno erizado de rocas, i ayudaba a
la construccion de las fortificaciones con la jente de su escuadra.
Tambien el almirante Pocock envió desde la Chorrera dos morteros de la
bombarda Grenada i gran cantidad de materiales.[99]

     [99] McKellar. Diario del sitio de la Habana.

Las tropas de ejército i marina destinadas a sostener el campo i ayudar
a los del Morro, procuraron hostilizar constantemente al enemigo i
entorpecer sus progresos, logrando causarles mucho daño. El jeneral
Prado dispuso un ataque atrevido en el cual tomaron parte las tropas de
la plaza en combinacion con las del castillo i la escuadra. El coronel
Arroyo con seiscientos hombres de ejército desembarcó el 29 por la
bateria de la Pastora, al mismo tiempo que lo hacia por el horno de
Barba el teniente de navio Dn. Francisco del Corral con trescientos de
marina, llevando la difícil empresa de clavar la artilleria de la
Cabaña; pero no habiendo podido sorprender la guarnicion, ni concertar
el ataque simultaneo de ambas divisiones, la superioridad de las fuerzas
enemigas los obligó a retirarse con una pérdida considerable. La
division de Corral tuvo treinta muertos i cuarenta heridos, cayendo
prisionero el capitan Dn. Manuel de Frias; i la de Arroyo sufrió aun
mayores pérdidas por el arrojo con que los granaderos de Aragon se
empeñaron sobre las baterias, quedando muchos de ellos sin vida sobre
los mismos cañones enemigos.[100]

     [100] Valdes. Hist. de la I. de Cuba.

Receloso el conde de Albemarle de que pudiese repetirse esta tentativa
con mejor fortuna para las armas españolas, hizo apresurar la conclusion
de las fortificaciones, i el 30 fueron conducidos al campamento todas
las municiones i pertrechos necesarios i quedaron aquellas enteramente
listas para abrir sus fuegos contra el imponente castillo del Morro.
Constaban de una llamada Guillermo, situada hácia la parte izquierda del
campo, con cuatro cañones de a 24 i dos morteros de trece pulgadas;
otra, la Gran bateria, de ocho cañones i dos morteros de igual calibre
que la anterior, i una tercera, la paralela de Dixon o de la izquierda,
de dos morteros de diez pulgadas i doce mas pequeños; la bateria
construida sobre la playa era de dos morteros de trece pulgadas, uno de
diez i catorce mas pequeños; montando las cuatro un total de doce
cañones de a 24 i treinta i cinco morteros de varios calibres. El número
de cañones de que podia servirse el Morro por el frente de la Cabaña era
de diez i seis o diez i siete de bala de seis a doce libras i un mortero
de ocho pulgadas.[101]

     [101] McKellar. Diario del sitio de la Habana.

La mañana del 1º de julio empezaron las baterias enemigas a asestar sus
tiros contra el Morro, el cual contestó con igual brio. El fuego de los
ingleses fué mui superior al de los españoles en el curso jeneral de la
accion por ser sus fortificaciones mas consistentes que el débil
parapeto de mamposteria que cubria el Morro por aquella parte i tener
mayor número de hombres empleados en los cañones. En combinacion con las
fuerzas del campo, empezaron a batir el castillo los navios Cambridge,
Dragon i Marlborough a las órdenes del capitan Hervey, que
voluntariamente se ofreció a dirijir esta peligrosa operacion: el fuego
duró por el lado del mar desde las ocho de la mañana hasta las dos de la
tarde, sostenido por una i otra parte con el mismo calor, sin que
hubiese un momento de intermision. El Morro, situado sobre una roca
escarpada i alta, llevaba gran ventaja sobre los navios, cuya inmensa
artilleria apénas hizo mella en sus firmes baluartes, i ademas el fuego
de la Punta i de las baterias de la ciudad le ayudaban a batirlos
haciendoles un daño inmenso. El Cambridge, situado bajo la metralla del
castillo, fué el primero en quedar desmantelado i fuera de combate, i
poco despues se mandaron retirar los otros dos.

Esta atrevida accion, aunque sostenida por los ingleses a costa de gran
pérdida de jente les sirvió sin embargo de mucho para sus operaciones
por la parte de tierra, pues distraida la atencion de los sitiados, no
pudieron en todo este largo tiempo responder como quisieran a las
baterias de la Cabaña que hacian un fuego formidable i causaban gran
daño al castillo. Pero cuando el valiente Dn. Luis de Velasco acabó con
los navios i pudo acudir a la muralla de tierra, pronto ciñó su frente
una nueva corona de triunfo obligando a los ingleses a cesar el ataque.
Jamas, desde el principio de la invasion, habian éstos probado tan
heróico valor, i entónces empezaron a conocer que el ilustre defensor
del Morro era un adversario digno de las armas británicas. La pérdida de
ambas partes fué grande por el lado del campo; pero considerablemente
mayor que la de los españoles la de la escuadra inglesa en la accion
hácia la parte del mar, en la cual tuvieron cuarenta i dos hombres
muertos, entre ellos el capitan de navio Godfrey que mandaba el
Cambridge, i ciento cuarenta heridos.[102]

     [102] McKellar. Diario del sitio de la Habana.

Las baterias inglesas continuaron el fuego al dia siguiente con mejor
resultado que el anterior, logrando demoler el frente del castillo i
toda la bateria de aquella parte, que montaba ocho cañones; pero al
mediodia les fué forzoso suspender la accion por haber corrido peligro
de incendiarse la Gran bateria: no obstante esto, los fuegos del
castillo quedaron reducidos aquella tarde a solo dos cañones que
disparaban a largos intérvalos. A pesar de las precauciones tomadas,
cuando ya los enemigos la creyeron segura, se renovó el incendio con tal
violencia el dia tres a causa de la sequedad de las fajinas i el fuego
constante del fuerte, que no bastaron todos los medios empleados para
estinguirlo, i en pocas horas fué víctima de las llamas una obra en que
se habia empleado durante diez i siete dias el trabajo de mas de
quinientos hombres. Igual contratiempo ocurrió en las otras baterias las
dos noches siguientes, i con gran dificultad pudieron salvarse dos
troneras hácia el lado derecho i el espaldon de los morteros del lado
izquierdo, los cuales continuaron sirviendo, así como dos baterias a
barbeta, hasta que la artilleria del castillo inutilizó los primeros i
obligó a los enemigos a abandonar los segundos.[103]

     [103] McKellar. Diario del sitio de la Habana.

El empezar de nuevo estas obras era empresa sumamente penosa, por
haberse aumentado cada dia i complicado los trabajos del sitio de una
manera insoportable. Los rigores del clima se hacian sentir cada vez mas
con la falta absoluta de las lluvias en los últimos veinte dias i con el
desarrollo de enfermedades adquiridas por la tropa durante su
permanencia en la Martinica: la necesidad de continuar el sitio i las
pérdidas sufridas en el ejército habian duplicado el trabajo de los
pocos que aun conservaban algunas fuerzas i podian llenar sus deberes.
Por este tiempo sobre cinco mil soldados i tres mil marineros se
hallaban postrados en el campo i los hospitales, la pésima calidad de
las provisiones ecsasperaba las enfermedades, i la falta de agua era de
todos sus sufrimientos el mayor i el que mas aniquilaba aquel ejército.
La necesidad de acudir a proveerse de ella a una gran distancia i el no
hallar siempre la bastante a saciar su sed los desesperaba en sus vanos
esfuerzos. Sobre todos estos contratiempos veia el conde de Albemarle
que se acercaba la estacion del otoño sin tener probabilidad de rendir
el fuerte i la plaza, i temia que si llegaba a desarrollarse una de las
tempestades tan comunes en aquellas costas, la escuadra estaba espuesta
a una ruina casi inevitable; i entónces, perdida tan necesaria
asistencia en el estado del ejército, no le quedaria otro recurso que
levantar el sitio. Esta situacion en lugar de abatir el ánimo de aquel
ilustre jeneral i al almirante Pocock, sirvió solamente para encender
mas sus nobles deseos de llevar a término feliz la conquista que se les
habia encomendado, i su prestijio i valor infundieron nueva vida en las
tropas i las animaron a emprender trabajos increibles.

La esperiencia habia demostrado que los sitiadores habian cometido una
falta grave tanto en levantar la Gran bateria demasiado cerca del Morro,
cuanto en creer que éste se rendirla en el momento en que lograsen
inutilizar toda su artilleria, cosa que suponian efectuar facilmente con
aquella: esta falta costó la vida a gran número de hombres. Verificado
un nuevo reconocimiento, el jeneral Keppel resolvió alterar el plan de
las fortificaciones, i dispuso que las baterias fuesen construidas a
doble distancia del Morro que las recien-incendiadas, cambiando ademas
la de morteros de la paralela izquierda en una de cañones i haciendo
otras reformas que ecsijian los fuegos de la ciudad i de la Punta, los
de la escuadra surta en el puerto i las baterias flotantes de los
sitiados.[104]

     [104] McKellar. Diario del sitio de la Habana.

El 9 por la mañana tenian los ingleses doce cañones montados i algunos
morteros, i el 11 constaban ya las baterias de diez i ocho cañones. En
este dia volvió a empezar el fuego con buen écsito por parte de los
sitiadores, i fué contestado del castillo con ocho o nueve que tenian
montados: aquellos tuvieron tres cañones fuera de uso i por la tarde se
les volvieron a incendiar los merlones de la bateria principal i
estendiendose el fuego de la derecha a la izquierda los consumió todos
sin que fuese posible evitarlo. A pesar de este contratiempo las
baterias tuvieron el 14 veinte cañones montados, estando reducidos los
del castillo a cinco o seis la mañana de aquel dia i a dos por la tarde:
todo el lienzo de las murallas presentaba del lado de la Cabaña el
aspecto mas ruinoso, i el 15 al anochecer quedaron desmontados los
cañones de aquel frente. Los sitiados, no obstante los repetidos ataques
del enemigo i su crítica situacion, parecian resueltos a disputar el
terreno con heróico valor hasta haber disparado el último tiro: gran
ausilio era para aquel fuerte el tener francas las comunicaciones con la
ciudad i la escuadra, que lo suplian de hombres i artilleria i reparaban
constantemente las pérdidas causadas por los ataques de los
sitiadores.[105]

     [105] Entick's History of the Late War.

El 16 se vió obligado a bajar a la ciudad Dn. Luis de Velasco
quebrantado de fatiga i sintiendo agudos dolores, a causa de un fuerte
golpe que habia recibido en la espalda; i como lo acompañase su segundo
Dn. Bartolomé Montes, quedó de gobernador del castillo Dn. Francisco de
Medina.[106] En este mismo dia dispuso el conde de Albemarle que la
guarnicion de Guanabacoa se replegase sobre el campamento intermedio de
Cojímar i la Cabaña.[107]

     [106] Valdes. Hist. de la I. de Cuba.

     [107] Pezuela. Ens. histórico.



CAPITULO VIII.


Disgustada la guarnicion con la ausencia de Velasco i repugnando el
paisanaje ir a morir infructuosamente bajo las órdenes de otro jefe que
el que por su heroismo habia llegado a ecsitar la admiracion de los
mismos contrarios, apénas si dió señales el Morro de estar defendido en
todo aquel dia i el siguiente. Viendo éstos la inaccion de los
españoles, aunque sin conocer la verdadera causa, empezaron a poner en
uso los grandes preparativos que por algunos dias los habian traido
ocupados, para adelantar sus obras sobre el fuerte i apresurar su
rendicion.[108]

     [108] Valdes. Historia de la Isla de Cuba.

Comenzaron pues, el 17 el hornillo de una mina en direccion de una
pequeña bateria en el ángulo del caballero de la mar, aunque las gruesas
raices de un inmenso tronco que hallaron al paso les impidieron seguir
adelante aquel dia.[109] El jeneral Prado tuvo noticia de esta mina por
un desertor irlandes, i mandó injenieros a reconocer aquel punto: éstos
opinaron que no era posible hacer una contramina, por ser el terreno de
roca viva i faltar los instrumentos necesarios para aquella operacion, i
solo se remedió el mal con una cortadura que los injenieros consideraron
suficiente para disminuir los efectos de la esplosion.[110] El 18 por la
noche habian logrado adelantar la mina dos terceras partes de la
distancia i situar un campamento a la orilla del bosque hácia el estremo
del baluarte; i el 19 se apoderaron del camino cubierto delante de la
punta del baluarte de la derecha i principiaron otra mina a lo largo de
él hácia el frente derecho, donde formaron otro campamento.

     [109] McKellar. D. del sitio de la Habana.

     [110] Pezuela. Ensayo histórico.

Los mineros estaban ya el 20 debajo de la cortina del orejon de la mar,
único punto por donde era posible seguir los trabajos de la mina al pié
de la muralla, por ser el foso del frente que mira a la Cabaña de
sesenta pies desde el principio de la contraescarpa i de éstos mas de
cuarenta profundizaban en las rocas. Por fortuna de los mineros habia
una punta saliente al estremo del baluarte, que servia para cerrar el
foso i prevenir cualquier sorpresa por la parte del puerto, i por allí
saltaron con alguna dificultad al pié de la muralla, cosa que no
hubieran podido alcanzar por ninguna otra parte sino valiendose de
escaleras de cuerda, operacion penosa i de mucho peligro. Era aquel pico
tan angosto que no habia posibilidad de defender el paso contra el fuego
del flanco opuesto; pero se resolvieron aun a riesgo de la vida i
lograron salvarlo a costa de la de solos tres o cuatro. Los que
trabajaban por la parte esterior del camino cubierto empezaron aquella
tarde a cavar un pozo con el fin de poder desplomar la contraescarpa i
cubrir el foso en caso necesario, i continuaron minando a lo largo del
glácis, apoderandose de un cañon que tenian los sitiados en el ángulo
saliente: estos mineros i zapadores encontraron grandes dificultades a
causa de las rocas con que tropezaban a cada paso, cuya remocion les
costaba mucho tiempo i trabajo.[111]

     [111] McKellar. Diario del sitio de la Habana.

En el castillo se habia animado un poco la guarnicion con la vuelta de
Montes el 19, ya graduado de teniente coronel i encargado del mando de
la compañia de alternacion, la cual se componia de tropas de todos los
cuerpos que guarnecian el fuerte. Los enemigos, que habian logrado
acercarse por el baluarte de Pina, tenian al abrigo de las peñas un
destacamento de sobre cincuenta hombres haciendoles un fuego continuo de
fusil, i contra éste mantenia el castillo aquella compañia escojida en
punto avanzado sobre la estacada. Las bombas i granadas hacian sobre
ella un estrago espantoso: este punto costaba a los sitiados porcion de
vidas, i la guarnicion empezó a clamar por salir al campo donde pudiera
batirse con ventaja. Sabido esto, determinó Prado dar un golpe de mano
con tropas de la ciudad ayudadas de los fuertes, i probar de reducir a
los ingleses a levantar el sitio.[112]

     [112] Valdes. Hist. de la I. de Cuba.

Aun sin este motivo era ya evidente que el Morro no podria sostenerse
muchos dias en el estado ruinoso en que se hallaba, si se le abandonaba
a sus medios de defensa solamente, contra el aparato de baterias
concluidas en la Cabaña i el progreso inevitable de las minas inglesas.
Muchas veces habia recomendado Velasco que se le ayudase por el campo
con tropas de la ciudad,[113] haciendo ver al consejo que la defensa del
castillo era imposible si no se destruian las obras con que el enemigo
desmoronaba las murallas i baluartes. Al fin la necesidad movió a Prado
a hacer ya tarde lo que la prudencia de aquel célebre capitan le
aconsejaba desde los principios con esperanzas de mas feliz resultado:
acordose una sorpresa contra la Cabaña para desalojar a los enemigos de
sus campamentos, inutilizarles sus cañones e incendiar todas sus
baterias.

     [113] Valdes. Hist. de la I. de Cuba.

Cerca de las cuatro de la mañana del 22 desembarcaron por la bateria de
la Pastora sobre mil quinientos hombres formados en tres divisiones[114]
al mando de Dn. Juan Benito Lujan.[115] La primera se adelantó desde un
banco de arena que estaba detras de la bateria, i fué detenida por una
avanzada de treinta hombres que al mando del capitan Stuart los
entretuvo cerca de una hora sosteniendo un vivo fuego, hasta que
llegaron cien zapadores en su ausilio i despues el tercer batallon de
Americanos del rei, i obligaron a los españoles a retirarse con gran
precipitacion, haciendo en ellos una horrible matanza: algunos pudieron
llegar a los botes para volverse a la Habana, pero muchos se arrojaron
al mar i mas de ciento cincuenta se ahogaron; ademas, el baluarte oeste
de la Punta, las lineas i flancos de la entrada i los buques del puerto
hacian al mismo tiempo un fuego vivísimo sobre aquel punto sin que los
contuviera el ver que sacrificaban a sus mismos compañeros con tal de
destruir a los ingleses vencedores del campo. La segunda division se
apresuró a salir por el ángulo saliente del Morro para atacar sobre el
glácis a los zapadores i al destacamento emboscado que los defendia;
pero fueron rechazados en poco tiempo. La tercera llegó tarde al antiguo
reducto que destruyeron los españoles ántes de abandonar la Cabaña a los
principios de la invasion, i encontrando a los enemigos preparados a
recibirlos se retiró por donde mismo habia venido sin disparar una bala.
La guarnicion de la plaza permaneció en continuo movimiento durante el
ataque i algunos se embarcaron en botes para ayudar a sus compañeros;
pero conocieron que todo esfuerzo era inútil i que solo corrian a su
propia perdicion, i desistieron de acercarse a la Cabaña. La pérdida de
los españoles fué de cuatrocientos hombres entre muertos i ahogados,
ademas de un gran número de heridos: los ingleses tuvieron noventa entre
muertos i heridos.[116]

     [114] Entick's History of the Late War.

     [115] Valdes. Hist. de la I. de Cuba.

     [116] Entick's History of the Late War.

A haber logrado los españoles el objeto que se habian propuesto, no cabe
duda de que los enemigos hubieran levantado el sitio inmediatamente i
reembarcadose en la escuadra para la Martinica o sus colonias del Norte
de América. El daño causado por el primer incendio de las baterias i los
trabajos sufridos en su reciente reedificacion tenian al ejército i
armada aniquilados de fatiga; las enfermedades i escasez de recursos los
diezmaban en los hospitales; nada se sabia de la division que se
esperaba de New York con refuerzos. Si la fortuna se hubiera mostrado
propicia a los españoles en este último arrojo de valor, mui pocos
oficiales se hubieran atrevido a proponer la construccion de nuevas
fortificaciones, i ninguno de ellos alimentado las esperanzas de un
écsito feliz en los grandes sucesos que tuvieron lugar mas adelante para
honor i reputacion de aquel ejército i gloria inmarcesible de las armas
británicas.[117]

     [117] McKellar. D. del sitio de la Habana.

Pero los medios de ejecucion estuvieron mui distantes de corresponder a
la idea que inspiró al consejo. La mala estrella que guiaba al jeneral
Prado en este desventurado sitio lo llevó esta vez a cometer errores de
gran magnitud. En lugar de escojer tropas de linea aguerridas,
acostumbradas a la disciplina i evoluciones militares, para que pudieran
con buen écsito llevar a cabo el ataque de unas baterias situadas en
posiciones ventajosas i defendidas por un ejército que acababa de
efectuar la conquista de las Antillas francesas, mandó Prado que
saliesen al campo mil milicianos recien-llegados los mas del
interior[118] i sobre quinientos pardos i morenos de la Habana,[119]
deseosos todos de pelear i mui ajenos de sospecharse que los habian de
enviar a morir miserablemente en pago del noble espíritu que los animaba
de ser útiles a su pais i defenderlo contra la invasion estranjera:
aunque no habia temores de que el enemigo pudiese intentar ningun ataque
sobre la ciudad, la desidia criminal del gobernador llegó hasta no
agregar a aquella fuerza ninguna tropa de la guarnicion; i para colmo de
desaciertos diole en el Sr. Lujan un jefe incapaz de mandarla, pues su
turbacion i falta de disposiciones comprometieron desde sus principios
el resultado de una empresa tan bien meditada.[120] Así que en la
tregua que se acordó para enterrar los cadáveres, celebrando los
soldados ingleses la intrepidez con que los tierradentros habian
avanzado por la cuesta de la Gran bateria, decian que los españoles eran
valientes pero que no tenian jefes que supiesen mandarlos.[121]

     [118] Pezuela. Ens. histórico.

     [119] Valdes. Hist. de la Isla de Cuba.

     [120] Entick's Hist. of the Late War. G. C. Journal of an officer,
     de que copia Entick un estracto relativo a esta accion.

     [121] Valdes. Hist. de la Isla de Cuba.

No fueron éstos los únicos cubanos que probaron su valor en el campo del
este: distinguiéronse tambien durante el sitio algunos vecinos i
naturales de Guanabacoa. Ademas del alcalde mayor provincial Dn. José
Antonio Gomez, a quien el Sr. Pezuela llama "el valiente partidario" i
dice que fué uno de los jefes de milicias,[122] i del teniente Dn. Diego
Ruiz, que segun Valdes, "perdió la vida en el empeño de atacar una
partida ventajosa a la suya,"[123] merece una mencion especial el
guerrillero Pepe Antonio, cuya memoria conservan aun los habitantes de
aquella villa. Este animoso criollo llegó a adquirir una gran reputacion
en el ejército español i a hacerse temible entre los mismos ingleses.
Como buen conocedor de los intrincados montes i espesos bosques de
Guanabacoa, acosaba por todas partes las avanzadas enemigas i los
piquetes que salian del campamento o bajaban de la escuadra para proveer
al ejército de víveres i municiones, logrando frecuentemente batirlos,
dispersarlos i hacerles gran número de prisioneros. Sus hechos de arrojo
i valor llegaron a hacerlo tan popular que logró con sus propios
esfuerzos reunir una partida de trescientos hombres, compuesta de los
guajiros mas valientes de aquellas campiñas, los cuales armó i equipó
con los despojos cojidos al enemigo. Si en lugar de contener en su
gloriosa carrera a este bravo guerrillero, se le hubieran dispensado la
proteccion i consideraciones a que se habia hecho acreedor,
probablemente hubiera engrosado su ya numerosa partida i causado inmenso
daño a las tropas inglesas; pero el Coronel Caro, que tan mal habia
probado por aquellos montes cuando con fuerzas superiores tuvo el
encargo de embarazar el desembarco del conde de Albemarle, ahora
cometió la grave falta de llamar a Pepe Antonio a Jesus del Monte,
quitarle lo mejor de su jente, tratarlo con una aspereza poco digna de
sus méritos i afearle acciones que todos aplaudian con entusiasmo. Esta
injusta i cruel conducta de Caro hizo tanto efecto en el ánimo de aquel
buen patriota, que viéndose humillado i sin medios de ser útil a su
pais, murió de pesadumbre a los cinco dias de habersele quitado el mando
de una fuerza creada, armada i organizada sin ausilio alguno estraño i
con solo su valor e intrepidez.[124]

     [122] Pezuela. Ens. histórico.

     [123] Valdes. Hist. de la Isla de Cuba.

     [124] Valdes. Hist. de la Isla de Cuba.



CAPITULO IX.


La situacion en que habia quedado el Morro despues de la tentativa del
22, i el abatimiento i disgusto de la tropa obligaron a Velasco, ya mui
repuesto de sus males, a apresurar su vuelta, i el 24 se encargó otra
vez del mando de la fortaleza, llevando consigo a su amigo i compañero
de armas el marques Gonzales, que voluntariamente se brindó a compartir
con él los riesgos de una defensa desesperada. La guarnicion, relevada
con tropas de la ciudad i aumentada hasta ochocientos hombres, teniendo
a su frente al ídolo del ejército, olvidó el estado crítico del fuerte i
desplegó gran actividad en la reparacion de sus murallas i baluartes i
en batir las fortificaciones del campo enemigo.[125]

     [125] Pezuela. Ensayo histórico.

Pero éste tenia ya demasiado adelantados sus preparativos para el ataque
de la fortaleza: sus baterias tanto por el frente del Morro como por la
parte de la bahia, estaban concluidas, la fragata española Perla, que
por muchos dias habia estado haciendo gran daño a los sitiadores por el
lado del oeste desde la entrada de la bahia cerca del caballero de la
mar, habia sido echada a pique el 26 por un obus de la bateria Dixon, i
las minas amenazaban desplomar el castillo. Para colmo de males, el dia
28 llegó el brigadier Burton con parte de la primera division de las
tropas del Norte de América convoyadas por el navio Intrepide, i la
llegada de esta fuerza de refresco en tan críticas circunstancias
reanimó el espíritu abatido del ejército i avivó en todos el deseo de
llevar a cabo una conquista tan dilatada i penosa. La division del
brigadier Burton salió del puerto de New York el 11 de junio, i el 24 de
julio naufragaron en Cayo Confite, cuatro trasportes i el navio
Chesterfield que venian en el convoi, los cuales se vió aquel obligado a
dejar allí: el Intrepide tuvo la fortuna de encontrar el 25 la fragata
Richmond que estaba a la mira del convoi, la cual inmediatamente que
supo la ocurrencia hizo rumbo para aquel cayo, i despues el almirante
Pocock envió otros buques de guerra para conducir los náufragos a la
Habana.[126]

     [126] McKellar. D. del sitio de la Habana.

El conde de Albemarle conociendo el valor heróico de Velasco i
apreciando la noble resolucion que lo alentaba a sacrificar su vida
entre las ruinas del desmoronado castillo ántes que rendirse, le
escribió pintándole con con franqueza digna de un enemigo jeneroso la
verdadera situacion de las cosas i toma inevitable del fuerte,
invitándolo en nombre de la humanidad, que le imponia el deber de salvar
la vida de sus soldados i la suya propia, a evitar el gran número de
víctimas que habian de perecer en el asalto, i dejando a su voluntad las
condiciones que gustase estipular para rendir el fuerte.

"Del esfuerzo del rendido jeneralmente labra el vencedor sus triunfos,
le decia Albemarle, i a proporcion de la resistencia que sostiene es
aplaudido el ajente que la conquista. Ni V. S. puede ascender a mas en
su defensa, ni yo llegar a merecer ménos con motivo de sus glorias. El
aspirar con la muerte a mas distinguidos aplausos es usurparle a su
soberano de un tan ilustre capitan, i a mi de la complacencia de
conocerle: en lo primero interesa V. S. con su conservacion las
reflecsiones de su monarca; i en lo segundo consagra V. S. a mi gusto la
dulce idea que me ha formado la esperanza de tratarle, amarle i
servirle. Estoi persuadido de que si el rei católico fuera testigo de
cuanto V. S. ha actuado, desde el dia que rompí el sitio, seria el
primero que le mandaria capitular, sin que le estimulase otro objeto,
que preservar tan ilustre i distinguido oficial. Los hombres como V. S.
no deben por ningun caso esponerse al riesgo de una bala cuando no
depende del riesgo el todo de la monarquia: conózcame V. S. i hallará
verificado cuanto llevo espuesto, en cuya consequencia espero en todo
mañana ver a V. S. i darle un abrazo, para lo cual dicte V. S. en las
capitulaciones todos los artículos que le sujiera el honor que
corresponde a su persona i a las de su guarnicion."

Velasco conocia mui bien que el Morro era la única esperanza de la plaza
i que tomado, la pérdida de la ciudad era inevitable, i apreciando la
distincion que se hacia de su valor i capacidad confiándole su defensa,
decia al conde: "Este castillo que por fortuna defiendo, es limitadísimo
asunto para que la fama lo coloque en el número de las heróicas
conquistas que V. E. ha conseguido, mas ya que mi destino me puso en él
me es preciso seguir el término de mi fortuna, i dejar a el arbitrio de
sus acasos la decision." Refiriendose a la obligacion que el deber
militar le imponia de sostener aquella defensa hasta el último trance de
su vida, continuaba: "No aspiro a inmortalizar mi nombre, solo deseo
derramar el postrer aliento en defensa de mi soberano, no teniendo
pequeña parte en este estímulo la honra de la nacion, i amor a la
patria." A la hidalga propuesta de que dictase los términos en que debia
rendir el fuerte, respondia con igual cortesia: "Los tratados de
capitulaciones que V. E. me manda formar con las ventajas que me
produzca el honor es uno de los muchos rasgos brillantes, que V. E.
dispensa a sus cuasi prisioneros, manifestando su escelente bizarria,
que superadas del enemigo las armas, quedan las suyas rendidas de los
que supieron contrastarlas: de esto i mucho mas es digno el que sostiene
con aquellas circunstancias la causa de su soberano." Y por último
concluye su contestacion así: "No hallando término que una la solicitud
de V. E. i la mia, quedo con el dolor de que sea en este caso preferente
al deseo de servirle la última determinacion de las armas."[127]

     [127] Valdes. Hist. de la I. de Cuba.

El fuego de los españoles contra el campamento ingles que habia
continuado con ardor desde la vuelta de Velasco, se renovó el 30 a las
dos de la mañana por la parte del ángulo del caballero de la mar, con
ánimo de impedir los trabajos de los zapadores i mineros. Como medio mas
eficaz de alcanzar su objeto, habian situado dos lanchas i una bateria
flotante en la bahia con órden de hacer fuego dentro del foso, lo cual
ejecutaron con descargas de fusileria i metralla. Los ingleses acudieron
prontamente por el baluarte del oeste i empeñaron un ataque tan terrible
sobre las lanchas i la bateria, que obligaron a los españoles a
retirarse, i las obras fueron concluidas a pocas horas sin mas
interrupcion.[128]

     [128] McKellar. D. del sitio de la Habana.

Listo ya todo en el campo ingles, dispuso el jeneral Keppel empezar
inmediatamente el ataque del castillo, encargando el asalto al teniente
coronel Stuart con seiscientos cincuenta hombres de los regimientos
Royals, Marksmen, el 35º, el 90º, i el de Sappers. Al mediodia, estando
Dn. Bartolomé Montes en la bateria de San Nicolas reconociendo por órden
de Velasco una fragata de guerra inglesa que se habia acercado por
aquella parte, sintió el estruendo causado por la esplosion de las minas
que tenian los ingleses en el ángulo del caballero de la mar i en el
camino cubierto, i vió sepultarse entre las ruinas del primero las
centinelas avanzadas i los marineros que defendian el orejon de la mar.
Este suceso cojió enteramente de sorpresa a la tropa, que estaba tomando
el rancho en las casamatas. Al momento envió Montes un recado a Velasco
con el capitan Dn. Lorenzo de Milla intruyendolo de lo que pasaba, i
pronto llegó allí vestido de petiuniforme i ceñida la espada el valiente
gobernador, quien viendo los efectos de la esplosion, retrocedió al
Morrillo i mandó recojer todas las escalas de cabo o que las cortasen a
fin de que la guarnicion se mantuviese firme en la defensa del fuerte.
Pero no bien habia dejado Velasco aquel punto para dirijirse al baluarte
de la bandera, cuando el piquete que dejaba a la espalda, en lugar de
obedecer sus órdenes, se arrojó por las escalas a las embarcaciones que
estaban atracadas junto al Morrillo i se pasó a la Punta.

La mina de la contraescarpa habia hecho poco daño al castillo, pero la
del baluarte desplomó dos lienzos de la bateria i abrió una brecha que
el jeneral Keppel i el jefe de injenieros reconocieron i creyeron
practicable. Al punto subió el teniente Carlos Forbes con su piquete de
Royals i formó en el tope de la brecha, desalojando de las murallas a
los españoles, que mas que en resistirlos pensaban en abandonar el
castillo; logrando bajar por las mismas escalas del Morrillo toda la
marineria, los artilleros de brigada i algunos otros, i arrojarse fuera
del Morro. Esta cobarde desercion abatió el ánimo de las demas tropas,
quienes, desoyendo la voz de sus oficiales, se ocultaron en las
trincheras i al abrigo de los blindajes que se habian colocado para
defensa de las bombas enemigas. Los soldados de Mr. Forbes, reforzados
con otros muchos que habian logrado penetrar en el castillo, avanzaron
hasta la cresta de una rampa que conducia a la bateria baja de San
Nicolas, donde se habia hecho una cortadura con sacos de tierra, cuyo
paso intentó disputarles el Sr. Montes con su compañia de alternacion
que cubria otra cortadura al pié de la misma rampa; pero fué rechazado.
Los enemigos se adelantaron con igual écsito hasta la cortadura que
habia dejado Montes, defendida con dos cañones de a 24 por el teniente
de artilleria de marina Dn. Fernando de Párraga, el cual resistió
valerosamente el ímpetu de los ingleses con solos trece hombres de su
rejimiento, quienes vendieron caras sus vidas, quedando allí todos
inmolados con su valiente oficial: ejemplo glorioso, por desgracia no
imitado sino por mui pocos de sus compañeros.

Entre tanto el invicto Velasco, dejando la defensa de las avenidas a
cargo de los bizarros oficiales Montes i el Marques Gonzalez, se ocupaba
en animar i ordenar a sus bravos soldados en la bandera i en las tres
cortaduras que habia en aquella cortina, infundiéndoles valor con su
serenidad, aunque atormentado quizá con el triste presentimiento de que
la pérdida del castillo era inevitable. Los enemigos se habian aumentado
considerablemente, entrandose por el caballero de la mar i la cortina
del medio que daba paso al baluarte de tierra: los valientes Royals de
Mr. Forbes, unidos con las compañias de los tenientes Nuguent del
rejimiento número 9º, i Holroyd del 19º habian avanzado hácia las tres
cortaduras i logrado, despues de un combate sangriento, arrollar a los
españoles, i se precipitaban hácia la bandera, tal vez con el intento
jeneroso de persuadir a Velasco a que se rindiese i conservase su
preciosa vida para acciones de guerra mas afortunadas.

Pero ya era demasiado tarde. Cuando aquel capitan jamas vencido, animaba
a los de las cortaduras a resistir hasta el último trance, una bala
enemiga le atravesó el pecho dejándolo herido mortalmente, i fué
retirado al cuerpo de guardia. El marques Gonzalez empeñado con heróico
valor en defender la trinchera, recibió casi al mismo tiempo dos heridas
i espiró abrazado a la bandera; i el Sr. Montes se vió obligado a dejar
el lugar de la accion herido gravemente en un brazo. Sin jefes ya ni
fuerzas para combatir los pocos valientes que allí quedaban, el jeneral
Keppel, que habia llegado con jente de refresco i estaba en posesion de
la bateria de San Nicolas, se adelantó con los suyos i plantó el
pabellon británico en las almenas del castillo, anunciando al consejo de
guerra que habia perdido la segunda llave de la defensa de la ciudad, i
que la hora se acercaba en que verian tambien ondear en sus murallas el
pabellon que acababa de plantar sobre la tumba gloriosa de tantos
valientes, dignos de mejores jefes.[129]

     [129] McKellar. D. del sitio de la Habana.--B. Montes. Relacion de
     la toma del Morro, copiada por Valdes.

El jeneral ingles, acompañado de todos sus oficiales, pasó en seguida a
ver a Velasco i tributarle todas las atenciones i honores
correspondientes a su mérito. Habiendo manifestado deseos de que se le
trasladase a la Habana para ser curado de su herida, fué acompañado
hasta la ciudad por un coronel ingles. Al dia siguiente murió este héroe
ilustre, modelo de lealtad, de valor, i subordinacion militar, sentido
universalmente de los españoles i de todo el ejército enemigo, i
admirado de cuantos fueron testigos de sus hazañas i glorioso fin:
hiciéronsele todos los honores fúnebres que permitia el estado de la
ciudad, i el conde de Albemarle pagó un noble tributo de respeto a su
memoria, suspendiendo aquel dia las hostilidades i contestando en el
campamento la descarga hecha en la ciudad en honor del héroe.[130] Aquel
mismo dia tuvo el jeneral Prado la atencion de enviar un parlamentario
al conde para darle gracias por los cuidados i distinciones usadas con
Velasco i pedirle el cadáver del marques Gonzalez, el cual no pudo
encontrarse en el arruinado castillo.[131] Cuando el rei Dn. Carlos III.
tuvo noticia de la defensa hecha por Dn. Luis de Velasco, quiso
demostrar a la nacion el alto aprecio que hacia de su valor, i concedió
a su primojénito la noblesa de España con el título de Visconde del
Morro, disponiendo ademas que perpetuamente hubiese un buque con su
nombre en la armada española.[132]

     [130] Pezuela. Ens. histórico.

     [131] New York Gazette del 9 de set. 1762.

     [132] Beatson's Naval and Military Memoirs.

A la historia de Cuba pertenece de derecho el grato deber de trasmitir
en sus pájinas la memoria de Velasco a las jeneraciones venideras. Por
dos sendas diversas caminan al templo de la inmortalidad aquellos que
siguen la penosa carrera de las armas. La una sembrada con el laurel
glorioso del triunfo, derrama su luz radiante sobre la frente del
orgulloso conquistador; la otra erizada de espinas, corona con las
pálidas sombras de la muerte las sienes del héroe sacrificado en las
aras de la patria. El primero salva el espacio que lo separa de la
gloria entre el aplauso de sus compatriotas, i a veces entre las
lágrimas de los pueblos sojuzgados; el segundo baja a la tumba
acompañado de la admiracion i bendiciones de la humanidad. A Velasco le
estuvo reservado atravesar la ménos brillante aunque la mas meritoria a
los ojos de los hombres: él probó sus leales i patrióticos sentimientos
con el valor i abnegacion de los mártires, enseñó con el ejemplo la
leccion severa del poder que tienen en los ánimos esforzados los
principios del deber i del honor, i defendió el castillo del Morro hasta
ecsalar el último aliento ántes que rendirlo a los enemigos de su pais.
La historia de Cuba conservará siempre el heroismo de su muerte como uno
de los timbres mas gloriosos de su corona nacional.

En al asalto del 30 tuvieron los españoles una pérdida de setecientos
seis hombres entre muertos, heridos i prisioneros, i los ingleses
cuarenta i dos entre muertos i heridos.[133] El sitio del castillo duró
cuarenta i cuatro dias, i en todo este tiempo murieron mas de mil
españoles del ejército i milicias i mas de dos mil ingleses,[134]
incluyendo en este número los que sucumbieron de enfermedades i a los
rigores del clima.

     [133] McKellar. Diario del sitio de la Habana.

     [134] Pezuela. Ensayo histórico.



CAPITULO X.


No ménos afortunados por la parte del oeste, los ingleses habian logrado
estender su campamento hasta Jesus del Monte, el Cerro i la Cruz del
Padre,[135] merced al error capital cometido por el gobernador Prado de
reducir la escuadra española a una completa inaccion en el puerto de la
Habana.

     [135] Pezuela. Ens. histórico.

Despues de la heróica aunque inútil defensa del torreon de la Chorrera,
que hizo el 10 de junio el rejidor Aguiar, los enemigos acamparon en la
loma de Aróstegui, donde hoi se levanta el poderoso castillo del
Príncipe; i habiendo Prado dispuesto el dia 13 que el navio Asia fuese
echado a pique en el mismo lugar que el Neptuno i Europa,[136] el
almirante Pocock, mas seguro aun de que el puerto estaba enteramente
cerrado, pudo desentenderse del bloqueo de aquel punto importante, i
dando órden de que cuatro navios continuasen cruzando a lo largo de la
costa, acudió con lo demas de su escuadra en ausilio de aquel ejército.
Al efecto dispuso que ochocientos hombres de marina fuesen rejimentados
formando dos batallones al mando de los mayores Campbell i Collins, i
los incorporó a una division compuesta de dos batallones de granaderos i
trecientos hombres de infanteria lijera que Lord Albemarle habia enviado
al mando del coronel Howe para sostener la posicion de la Chorrera i
entretener a los sitiados por aquella parte; i ademas hizo desembarcar
dos morteros i toda la artilleria que se creyó necesaria para las
baterias que en Taganana i otros puntos se habian mandado construir con
la idea de estrechar mas el sitio de la ciudad.[137] Con estas fuerzas i
el ausilio que le prestaba la escuadra, pudo el coronel Howe estender
sus posiciones a San Antonio, estancia de Jústiz i Puentes Grandes,
desde donde salian varios piquetes a recorrer los pueblos del Quemado,
Jesus del Monte i Guajai en busca de provisiones para el ejército.[138]
Dos de los navios que estaban cruzando a sotavento de la Habana, el
Hampton Court i el Defiance, hallándose el 28 de junio a la vista del
Mariel, descubrieron ancladas en el puerto las fragatas españolas
Venganza de 26 cañones i Marte de 18, i despues de un corto ataque las
apresó el Defiance, habiendo encontrado en ellas solo veinte hombres por
haberse internado toda la demas tripulacion.[139]

     [136] Pezuela. Ens. histórico.

     [137] McKellar. Diario del sitio de la Habana.

     [138] Pezuela. Ens. histórico.

     [139] Beatson's Naval and Military Memoirs.

Una de las disposiciones mas acertadas que adoptó el jeneral Prado fué
la de conceder grado de coroneles a los rejidores Aguiar, Aguirre i Dn.
Laureano Chacon, cuando éstos ofrecieron sus vidas en defensa de la
patria, i ponerlos al frente de las milicias del pais, en lugar de
darles jefes del ejército i sujetarlas a la severa diciplina de una
organizacion militar. Mientras el ilustre Velasco luchaba con valor
heróico por la parte del este, aquellos briosos cubanos se distinguian
por el lado opuesto de la ciudad, logrando contener las correrias i
hostilidades del enemigo i saliendo con honor en varios encuentros que
tuvieron: a la intrepidez i valor de las milicias que mandaban se debió
el que la ciudad no fuera cercada por aquella parte i cortadas las
comunicaciones con el resto de la isla.

Situose Dn. Luis de Aguiar en el Horcon i desde allí contuvo el progreso
del ejército ingles, obligándolo a retirarse de todos los puntos a donde
intentó avanzar, haciéndole casi siempre prisioneros. Viendo Aguiar el
daño que causaba la bateria de Taganana, los acometió en sus trincheras
la noche del 18 de julio; i aquellas jentes, nunca acostumbradas al
estruendo de la guerra, hicieron una gran mortandad en las aguerridas
tropas británicas, forzándolas a emprender la fuga, les clavaron todos
los cañones i les tomaron diez i ocho prisioneros, que envió el rejidor
a la ciudad con los trofeos de esta accion. El jeneral Prado concedió la
libertad en nombre del rei católico a ciento cuatro esclavos que
tomaron parte en ella.

El Sr. Chacon ocupó con sus milicianos el Jubajai, cuatro leguas al
oeste, i desde allí impidió que los ingleses penetrasen hasta los ricos
pueblos de Santiago i el Bejucal de que intentaban apoderarse para
surtir de carnes i viandas al ejército, tomando muchas veces la
iniciativa i hostilizándolos con ventaja en sus mismas posiciones.
Respecto del rejidor Aguirre, dice el Sr. Pezuela que compartió con sus
dos compañeros el mando de las milicias, pero ni él ni Valdes refieren
ninguna accion particular en que se hubiese distinguido.

A los rejidores Aguiar i Chacon, i quizá tambien a Aguirre, así como al
coronel Caro que cubria los pueblos de Jesus del Monte i San Juan, se
debió el que la ciudad no hubiese sido asaltada por la parte de tierra;
pero teniendo este último la penosa órden de irse retirando a medida que
avanzase el enemigo, a escepcion de algunos encuentros afortunados del
coronel Gutierrez, toda la gloria de las armas españolas en aquella
dilatada e importantísima posicion se debió al valor e intrepidez de las
milicias que mandaron Aguiar i Chacon, bajo cuyas órdenes se reunió
mucha juventud del pais procurando señalarse en los empeños mas
aventurados.[140]

     [140] Valdes. Hist. de la I. de Cuba.

Sin embargo de todos estos patrióticos esfuerzos, despues que la toma
del Morro habia hecho a los ingleses dueños de las alturas que dominan
la Punta i la Fuerza, i que por la parte del oeste habian estendido su
campo hasta Jesus del Monte, el Cerro i la Cruz del Padre, la situacion
de la ciudad era crítica en estremo. Podian emprender forzar la entrada
del puerto con su escuadra, protejidos por los fuegos del Morro, i
debilitar los medios de resistencia de los españoles por el lado del
este, i las fuerzas del coronel Howe, reforzadas con la primera division
que habia llegado de New York el 28, daban señales de querer circunvalar
la plaza i la escuadra por el campo del oeste, situando en la Cruz del
Padre o en las posiciones inmediatas alguna division que enlazase sus
fuegos con los de la Cabaña i San Lázaro.[141]

     [141] Pezuela. Ens. histórico.

Para prevenir ambos males dispuso el gobernador que la artilleria de la
Punta i la Fuerza, secundada por el navio Aquilon i dos fragatas de
guerra, se dirijiese contra el Morro hasta conseguir su demolicion, la
cual se obtuvo en parte a las ocho horas de empezado el ataque: el fuego
duró desde el último de julio hasta el 3 de agosto. En la loma de Soto,
donde hoi está el castillo de Atáres, se levantó en mui pocos dias una
bateria de seis cañones de a 24 i cuatro de a 16. Ademas, con el fin de
aumentar la escasa guarnicion que habia en la Habana, se hicieron
retirar al recinto todos los destacamentos de tropa veterana, situados
fuera de la plaza, esceptuando los dragones que siguieron cubriendo las
inmediaciones i causando algun daño al enemigo: aun con este refuerzo la
guarnicion no escedió de mil doscientos soldados i trescientos vecinos.

Sin duda que el consejo no hubiera dilatado la rendicion de la ciudad,
sacrificando la vida i propiedades del ejército i de los vecinos de la
Habana con una inútil defensa, a no haber contado con otros medios que
los escasos de que podia disponer en tan apuradas circunstancias.
Alentábalo la firme resistencia del vecindario a toda idea de capitular,
la buena disposicion de la tropa i los ausilios de jente i municiones
que venian del interior. El 5 de agosto llegaron doscientos doce fusiles
i algunas municiones enviadas de Santiago de Cuba, quinientos fusiles
mas se recibieron de Jagua el 9, i el 10, mil quinientos; los guajiros
introducian diariamente en la ciudad con riesgo de su vida, sus frutos i
ganados para el abastecimiento de sus defensores; i se habian tenido
noticias del gobernador de Cuba anunciando la pronta marcha de una
espedicion de mil hombres entre tropa i voluntarios de aquella ciudad i
de la parte española de Santo Domingo. Todo esto hacia esperar que si se
lograba mantener la ciudad algunos dias mas podria mejorar la crítica
situacion en que se hallaban los sitiados i verse en estado de obligar a
los ingleses, faltos de víveres i acosados por el vómito negro, a
levantar el sitio no obstante las ventajas adquiridas sobre la
plaza.[142] Pero todas estas halagüeñas esperanzas se desvanecieron con
las medidas que adoptó el conde de Albemarle i la actividad i
perseverancia del ejército invasor; i la Habana se vió forzada a
capitular a los pocos dias de la toma del Morro.

     [142] Pezuela. Ens. histórico.

Dueño el jeneral ingles de esta importante fortaleza, empezó a hacer de
ella el mejor uso que la fué posible en el estado ruinoso en que se
hallaba: dispuso que las baterias de la Cabaña hiciesen fuego sobre la
ciudad i la bombardeasen; i conociendo la resistencia de los españoles a
rendirse, empezó a prepararse para reducir la plaza al último estremo.
En su consecuencia dió órdenes al jeneral Keppel para que, por un plan
propuesto por el jefe de injenieros, mandase construir siete baterias
que se estendiesen desde la Pastora hasta la cruz de la Cabaña, i en
seguida trasladó el cuartel jeneral[143] al campo del oeste. Allí
practicó un reconocimiento minucioso de la calzada de San Lázaro i la
Punta dando las disposiciones necesarias para levantar un reducto cerca
de esta fortaleza i mandó reforzar los puestos avanzados de Jesus del
Monte i las avenidas del Cerro. En medio de estos trabajos tuvieron los
ingleses la fortuna de recibir los refuerzos que esperaban de New York,
i los náufragos de la division del brigadier Burton, i reparar así las
pérdidas de jente que estaban sufriendo: la fragata Echo i la bombarda
Thunder regresaron el 2 con la segunda division de trasportes que habia
salido de aquella ciudad el 30 de junio; i el 8 llegaron las fragatas
Richmond, Lizard i Enterprize i la goleta Porcupine, trayendo parte de
la tripulacion i de la tropa que habia naufragado en Cayo Confite.[144]

     [143] El 5 de agosto.

     [144] Durante la travesia, este último convoi, estando el 21 de
     julio prócsimo a pasar por entre la isla Mayaguana i el norte de
     los Caicos, encontró al caer de la tarde una escuadra francesa,
     compuesta de dos navios, tres fragatas i seis buques de la clase de
     bergantines i goletas: los navios i fragatas le dieron caza, i se
     apoderaron de cinco trasportes con quinientos hombres de tropa que
     llevaban; i hubieran apresado todo el convoi i trasportes a no
     haber sobrevenido la noche i haber facilitado la huida de los demas
     buques.--BEATSON'S _Naval and Military Memoirs. New York Gazette_,
     del 9 de setiembre de 1762.


En medio de esta actividad en ambos campamentos ingleses, la guarnicion
de la plaza se mantenia vijilante i animada de una confianza que cada
dia se debilitaba mas en su gobernador. El fuego de los españoles era
vivo i bien dirijido, tanto por la parte del este como por la del campo:
las fortalezas i baluartes continuaron sus ataques por la bahia, i el
navio Aquilon estuvo haciendo fuego hasta el 3 que dos obuses de la
Cabaña le cansaron grave daño i lo obligaron a desalojar el punto con
gran precipitacion: habiendo observado el jeneral Prado que los enemigos
hacian preparativos para combinar una accion por la parte del oeste i
que habian destacado tropas por el camino que conduce a la Punta para
protejer el reducto que estaban construyendo, mandó al amanecer del 10
hacer un vivo fuego de cañon que barriese toda la playa inmediata.[145]

     [145] McKellar. Diario del sitio de la Habana.

Pocas horas despues aparecieron descubiertas las baterias de la Cabaña,
amenazando destruir la ciudad i todas las fortificaciones que defendian
el puerto, i el ejército del oeste continuaba sus movimientos con
evidentes señales de secundar el ataque. Antes de empezar la accion,
Lord Albemarle, usando de un proceder mui distinto del que pocos dias
ántes le habia merecido el héroe del Morro, se contentó solamente con
enviar al jeneral Prado uno de sus ayudantes con una carta informándole
del peligro cierto que corria la ciudad e intimándole la rendicion,[146]
i dió órden a aquel de amenazarlo, si persistia en una resistencia
inútil, de entrar en ella i tratar a los vencidos con todo el rigor de
las leyes militares.[147]

     [146] McKellar. D. del sitio de la Habana.

     [147] Pezuela. Ens. histórico.

Despues de seis horas de conferencias en el consejo, el jeneral Prado se
decidió a tentar una vez mas la suerte de las armas, sacrificando al
pundonor militar las convicciones de algunos miembros de aquella junta
que veian inevitable la pérdida de la ciudad, i quizá sus propias
convicciones; i el parlamentario volvió con una respuesta mui cortes i
propia del valor personal de Prado, manifestando al conde de Albemarle
que estaba resuelto a defender la plaza hasta morir en sus ruinas.
Observa Mr. Entick,[148] que el jeneral español, despues de mantener la
bandera de parlamento flameando por tan largo tiempo en el campo, no
usó de una atencion conforme con tan bizarra respuesta, mandando renovar
el fuego ántes que el ayudante ingles hubiese recorrido dos tercios del
campo, a su vuelta de la Habana.

     [148] History of the Late War.



CAPITULO XI.


En consecuencia de la resolucion de Prado, aun no habian los primeros
albores del dia empezado a platear el azul profundo del cielo en la
mañana del 11 de agosto, cuando el Lord Albemarle seguido de sus
ayudantes subió a las alturas de la Cabaña, no para admirar las bellezas
prodijiosas con que la divina Providencia ha querido dotar la naturaleza
de Cuba, sino a satisfacerse de si las órdenes dadas el dia anterior
habian sido cumplidas. En lugar de parar su atencion en la bella armonia
de aquel cielo riquísimo de estrellas, adornado con los matices de oro i
púrpura de que se viste la risueña aurora en las mañanas serenas del
estio i de contemplar el suave murmullo de la rica vejetacion de aquella
tierra, la innumerable variedad de sus árboles i plantas i la belleza
de sus bosques i prados, su espíritu preocupado de ideas de guerra i
destruccion no daba lugar a los sentidos para otras impresiones que las
del aparato de las máquinas de fuego, el movimiento de las tropas i el
desórden aparente de un campamento prócsimo a hacer desaparecer en pocas
horas de sobre la faz de la tierra la hermosa capital de Cuba que
envuelta aun en los misterios de las sombras, se levantaba a los pies de
aquel altivo monte.

Sus leales habitantes, ajenos del peligro inminente que los amenazaba,
confiaban a su valor el écsito de la accion prócsima a empezar, mui
distantes de creer los que velaban libres i seguros, que estaba cercano
el momento en que se verian vencidos, desarmados i a la merced de sus
enemigos. El consejo, despues de haberse retirado el dia anterior bien
tarde de la noche, estaba reunido desde mui temprano en el hospicio de
San Isidoro, i el jeneral Prado habia salido de allí a recorrer el
glácis i animar el pueblo de una perseverancia que ya en él habia
empezado a decaer, viendo los imponentes aprestos del ejército ingles i
el mal estado de la plaza.

Las campanas de los templos acababan de llamar a los fieles a la oracion
matutina, i los habaneros habian dirijido sus preces i encomendado sus
vidas i la libertad de la patria al supremo Dispensador de todos los
bienes, cuando a los primeros rayos del sol se descubrieron las baterias
que se estendian desde el Morro por toda la altura de la Cabaña, i
empezaron a abrir sus fuegos sobre la plaza en combinacion con el campo
del oeste i una division de cinco navios de la escuadra, los cuales
fueron contestados en todos los puntos por la artilleria de los
baluartes i castillos.

Pero la ventaja del enemigo, tanto en sus posiciones como en el uso de
la artilleria, se hizo sentir bien pronto: los fuegos de la Punta fueron
apagados entre nueve i diez, quedando reducidos a dos cañones que desde
el baluarte del norte disparaban de tarde en tarde, i como a la una se
vió a la guarnicion abandonar el castillo i correr a esconderse en la
ciudad; la Fuerza sufrió gran daño en sus defensores i murallas con el
incesante cañoneo de la Cabaña,[149] i la ciudad estaba medio destruida
por mas de seis mil bombas que habian sido lanzadas desde ambos
campamentos ingleses durante la accion i en los dias anteriores.[150]

     [149] McKellar. Diario del sitio de la Habana.

     [150] Pezuela. Ens. histórico.

Despues de este último esfuerzo ya no quedó duda alguna de que si se
persistia en la resistencia, la ciudad quedaria reducida en pocas horas
mas a escombros i ruinas, i sus leales habitantes serian en breve
víctimas de la cuchilla enemiga. El jeneral Prado resolvió pues,
capitular, i a las dos de la tarde aparecieron en toda la muralla i
baluartes de la plaza i en el navio almirante banderas de parlamento,
novedad que no esperaba la jente del pais, a lo ménos con tanta
prontitud, pues los rejidores pasaron a inquirir el intento de aquella
demostracion.[151] Al mismo instante cesó el fuego por ambas partes, el
gobernador dirijió una carta al conde de Albemarle manifestándole que
habia creido conveniente alterar su resolucion i pidiéndole una tregua
corta para presentarle los artículos de capitulacion bajo los cuales
entregaria la ciudad,[152] a lo cual accedió el conde; i al dia
siguiente el sarjento mayor Dn. Antonio Ramírez Estenoz pasó al campo
enemigo, autorizado con plenos poderes del jeneral Prado i el marques
del Real Trasporte, para presentar al conde de Albemarle los artículos
de capitulacion i convenir en el modo de entregar la ciudad.[153]

     [151] Valdes. Hist. de la Isla de Cuba.

     [152] Carta del jeneral Dn. Juan de Prado al Conde de Albemarle.
     Creo de mi deber el prestar oido a los humanos ofrecimientos que V.
     E. me hace en su carta de ayer, a consecuencia del deseo de los
     vecinos de esta ciudad que tanto han sufrido las miserias de la
     guerra. Por consiguiente, he resuelto alterar la resolucion que
     manifesté a V. E. haber tomado de sostener la plaza hasta el último
     estremo. Espero que V. E. convendrá en una cesasion de hostilidades
     por 24 horas, en cuyo tiempo no se llevaran a efecto ningunas obras
     de fortificacion en la ciudad, a fin de preparar i someter al
     ecsámen de V. E. los artículos de capitulacion con que estoi pronto
     a rendir la plaza.

     Esta carta es una traduccion de la que se publicó en ingles en el
     New York Gazette del 9 de setiembre de 1762.

     [153] Pezuela. Ens. histórico.

El Sor. Ramírez de Estenoz estuvo en conferencias con el almirante
Pocock, encargado por el jeneral ingles, i regresó a la Habana al
anochecer del mismo dia con las respuestas que aparecen al final de cada
uno de los artículos de la capitulacion; i despues de algunas
dificultades sobre la entrega de la escuadra i buques mercantes, por los
cuales hicieron el jeneral Prado i el marques del Real Trasporte varias
proposiciones de gran cuenta, i de tratarse sobre si el puerto de la
Habana permaneceria neutral durante la guerra,[154] en cuya discusion se
pasó todo el dia 12 i gran parte del 13, oponiéndose a convenir en ambos
particulares el jeneral i el almirante ingles; vinieron a un acuerdo
definitivo el 13, en que fueron firmados i sellados los artículos de la
capitulacion.[155]

     [154] Pezuela. Ens. histórico.

     [155] Entick's Hist. of the Late War.--McKellar. Diario del sitio
     de la Habana.

La ciudad con todas sus fortalezas, los buques de guerra i mercantes
surtos en el puerto, la artilleria i municiones de boca i guerra, i los
caudales reales así como los pertenecientes al comercio de Cádiz serian
entregados a las tropas de S. M. B. La guarnicion de la ciudad i la del
castillo de la Punta saldrian con todos los honores de la guerra i se
embarcarian con la tripulacion de la escuadra en buques ingleses para
uno de los puertos mas inmediatos de España. Los súbditos españoles que
quisieran retirarse del pais podrian hacerlo, vendiendo libremente sus
bienes i trasladándose a su costa a donde tuviesen por conveniente. La
religión católica, apostólico-romana seria respetada, sin molestar en su
culto público ni privado a los naturales del pais, i las autoridades
inglesas conservarian los fueros, derechos i privilejios de la
iglesia.[156]

     [156] _Artículos de la capitulacion acordada entre S. S. E. E. Sir
     George Pocock, caballero de la órden del Baño i el conde de
     Albemarle, comandantes jenerales de la escuadra i ejército de S. M.
     Británica, por una parte; i por la otra S. S. E. E. el marques del
     Real Trasporte, comandante en jefe de la escuadra de S. M. Católica
     i D. Juan de Prado, gobernador de la Habana, para la entrega de la
     ciudad i todas sus dependencias, en que se comprenderan todos los
     buques españoles ecsistentes en el puerto._

     ARTÍCULO PRELIMINAR. El castillo de la Punta i la puerta de Tierra
     se entregaran a las tropas de S. M. Británica, mañana 13 de agosto
     a las doce del dia, a caja hora se espera que los artículos
     siguientes de capitulacion esten ya firmados i ratificados.

     ARTÍCULO I. La guarnicion compuesta de las tropas de infantería,
     artilleria i dragones, con las diferentes milicias de los otros
     pueblos de esta Isla, saldrán marchando por la puerta de Tierra, el
     20 del corriente (siempre que dentro de este término no se reciban
     ausilios suficientes para levantar el sitio) con todos los honores
     militares, armas al hombro, tambor batiente, banderas desplegadas,
     seis piezas de campaña con doce balas cada una i otros tantos
     cartuchos para cada soldado, llevando consigo los rejimientos su
     caja militar, i el gobernador seis carros cubiertos que no se
     rejistrarán bajo ningun pretesto.

     _Contestacion._--La guarnicion compuesta de las tropas de linea i
     los dragones desmontados (dejando los caballos para el servicio de
     S. M. Británica) en consideracion a la vigorosa i bizarra defensa
     que hizo del castillo del Morro i plaza de la Habana, saldrá
     marchando por la puerta de la Punta con dos piezas de artilleria,
     seis tiros para cada cañon, e igual número de cartuchos para cada
     soldado, tambor batiente, banderas desplegados i todos los honores
     de la guerra. Se niega la caja militar, al gobernador se le
     permitiran cuantas lanchas sean necesarias a trasportar su equipaje
     i demas efectos al navio que se le destine. Las milicias de dentro
     i fuera de la ciudad, entregaran sus armas mas al comisario de S.
     M. Británica que se nombre para recibirlas.

     ARTÍCULO II. Que a la guarnicion dicha se le permitirá sacar fuera
     de esta ciudad todos sus caudales, efectos i equipajes i
     trasportarse con ellos a otro punto de la Isla, para cuyo fin se
     permitirá que entren libremente en la referida ciudad todas las
     carretas i recuas que sean necesarias. Debiéndose entender que este
     artículo incluye i comprende a todos los demas oficiales
     dependientes de S. M. empleados en la administracion de Justicia,
     intendente de marina, comisario de guerra i tesorero jeneral, a
     quienes se les deja la eleccion de quedarse o de salir de la
     ciudad.

     _Contestacion._--A los oficiales de la referida guarnicion se les
     permitirá llevar todos sus caudales i efectos particulares, a bordo
     de los buques que se proveeran por cuenta de S. M. Británica, para
     conducirlos al puerto mas inmediato de la Península. El intendente
     de marina, comisario de guerra i demas que estaban empleados en la
     administracion i manejo de las rentas de S. M. luego que hayan
     rendido sus cuentas podran salir de la Isla si les acomodase.

     ARTÍCULO III. Las tropas de marina i la tripulacion de los buques
     que estan en el puerto i que han servido en tierra, tendran a su
     salida los mismos honores que la guarnicion de la ciudad, i con
     ellos pasaran a bordo de los dichos buques, para que juntamente con
     el jeneral D. Gutierrez de Hevia, marques del Real Trasporte,
     comandante en jefe de las fuerzas navales de S. M. Católica en
     estas Américas, se hagan a la vela en los mencionados buques, luego
     que el puerto esté espedito, con todos sus caudales i efectos,
     dirijiéndose a cualquier otro lugar del dominio de España,
     comprometidos por lo tanto, a que durante la navegacion al punto
     que designen, no atacaran a ninguna escuadra o buque suelto
     perteneciente a S. M. Británica o a sus aliados, ni tampoco a las
     embarcaciones mercantes de sus vasallos; i del mismo modo no seran
     ellos atacados por ninguna escuadra o buque suelto perteneciente a
     S. M. Británica o a sus aliados. Tambien podran embarcarse en
     dichos buques con las tropas ya mencionadas, sus oficiales i
     pertenencias, los caudales i demas efectos que ecsisten en la
     ciudad, propios de S. M. Católica, i asimismo el equipaje i
     efectos, en especies de oro i plata pertenecientes al referido
     marques i a los otros empleados en las diversas dependencias de la
     marina; concediéndoles al mismo tiempo cuanto sea necesario a
     protejerlos; tanto a ellos como a los buques, que seran habilitados
     i provistos de todo en los almacenes de S. M. Católica al precio
     del pais.

     _Contestacion._--El marques del Real Trasporte con los oficiales,
     tropa i marineros, considerados como parte de la guarnicion seran
     tratados en todos respetos lo mismo que aquella. Todos los buques
     ecsistentes en el puerto de la Habana, i todos los caudales i
     efectos pertenecientes a S. M. Católica, se entregaran a las
     personal que Sir George Pocock i el conde de Albemarle nombren para
     recibirlos.

     ARTÍCULO IV. Que toda la artilleria, pertrechos, municiones i
     víveres que corresponden a S. M. Católica, escepto aquellos
     pertenecientes a la escuadra i son bien conocidos, se hará con
     escrupuloso inventario a presencia de cuatro personas súbditos del
     rei de España que nombrará el gobernador por su parte, i de otras
     cuatro súbditos de S. M. Británica que elejirá el Exmo. Sr. conde
     de Albemarle; las cuales tomarán posesion de todo hasta que ambos
     soberanos determinen otra cosa.

     _Contestacion._--Toda la artilleria, armas de diversas clases,
     municiones i pertrechos navales, sin reserva, se entregaran a las
     personas que para recibirlos nombren Sir George Pocock i el conde
     de Albemarle.

     ARTÍCULO V. Que como por un mero accidente se hallan en esta ciudad
     el Exmo. Sr. conde de Superunda, teniente jeneral de los reales
     ejércitos de S. M. Católica, i ex-virei del Perú, i D. Diego
     Tabáres, mariscal de campo de los reales ejércitos de S. M.,
     ex-gobernador de Cartajena, ambos en su regreso a España, estos
     caballeros i sus familias seran comprendidos en la presente
     capitulacion, permitiendoseles pasar los equipajes i demas efectos
     de su pertenencia, dándoles tambien buques que los trasporten a
     España.

     _Contestacion._--El conde de Superunda, teniente jeneral de los
     reales ejércitos de S. M. Católica i ex-virei del Perú i D. Diego
     Tabáres, caballero de la órden de Santiago, mariscal de campo i
     ex-gobernador de Cartajena, se trasportaran a la península cuando
     quieran i les convenga, en los buques mas cómodos que puedan
     tenerse, conforme a su rango, a la dignidad i carácter de tan
     nobles personajes, con todos sus efectos, caudales i
     acompañamiento.

     ARTÍCULO VI. Que la relijion católica, apostólico-romana se
     mantendrá, i conservará, de la misma manera i forma que hasta aquí
     ha sido en todos los dominios de S. M. Católica, sin poner la mas
     mínima restriccion a ninguno de los cultos públicos que actualmente
     celebran los ritos de la iglesia i se ejecutan dentro i fuera de
     sus templos, a los cuales, como tambien a los dias solemnes que
     ellos señalan se les guardará la veneracion que siempre; i que el
     cuerpo eclesiástico, los conventos, monasterios, hospitales,
     universidades, colejios i hermandades quedaran en el pleno goce de
     sus derechos juntamente con sus bienes i rentas en la misma manera
     que hasta ahora.

     _Contestacion._--Concedido.

     ARTÍCULO VII. Que al obispo de Cuba se le conservaran todos sus
     derechos, privilejios i prerogativas que como a tal dignidad le
     corresponden para la direccion e instruccion espiritual de los
     católicos, nombrando los curas i demas ministros eclesiásticos, con
     anecsa jurisdiccion sobre ellos segun la ha tenido hasta ahora, i
     facultad de percibir todas las rentas i productos dentro de su
     obispado; cuyos privilejios seran tambien estensivos a los demas
     eclesiásticos en la parte que les corresponden.

     _Contestacion._--Concedido, con la reserva de que el nombramiento
     de los presbíteros i demas individuos de la iglesia se hará con la
     aprobacion del gobernador de S. M. B.

     ARTÍCULO VIII. Que dentro de los monasterios de los relijiosos de
     ambos secsos se observará i mantendrá el mismo gobierno interior
     que hasta ahora, bajo la subordinacion de sus verdaderos prelados
     segun sus institutos particulares, sin hacer ninguna novedad o
     variacion.

     _Contestacion._--Concedido.

     ARTÍCULO IX. Que del mismo modo que los efectos i caudales de la
     pertenencia de S. M. Católica ecsistentes en esta ciudad deben
     embarcarse en la escuadra que tenemos en el puerto para
     trasportarlos a España, tambien se hará con todo el tabaco
     correspondiente al rei; a quien le será permitido, aun en tiempo de
     guerra, hacer compras de este jénero en el distrito sujeto a S. M.
     Británica, a los precios establecidos, concediendo su libre
     esportacion a la Península en buques españoles o estranjeros; para
     lo cual, así como para su recibo, guarda i conservacion, se
     mantendran i poseeran los almacenes i demas edificios que estan
     destinados a ello, acordando al mismo tiempo que hayan de
     permanecer aqui cuantos empleados sean necesarios al efecto.

     _Contestacion._--Negado.

     ARTÍCULO X. Que en consideracion a que este puerto está situado
     naturalmente para alivio de aquellos que navegan por esta parte del
     mundo, se reputará i tendrá por lo tanto neutral a los vasallos de
     S. M. Católica, a quienes les será permitido entrar i salir
     libremente, refrescar víveres i recorrer sus buques, pagando por
     cada cosa los precios corrientes; sin que puedan ser molestados ni
     interrumpidos en su navegacion por ningun buque perteneciente a S.
     M. Británica, sus vasallos o aliados, desde el cabo Catoche en la
     costa de Campeche i el de San Antonio a sotavento de esta Isla, ni
     tampoco desde los cayos de la Tortuga a este puerto, i desde él
     hasta llegar a los 33 grados de latitud norte; todo esto mientras
     ambas Majestades determinen otra cosa.

     _Contestacion._--Negado.

     ARTÍCULO XI. Que a todos los habitantes de esta ciudad, así
     europeos como naturales, se dejará en la libre posesion i manejo de
     aquellos empléos i oficios que poseen por compra, como tambien sus
     fincas i demas bienes raices o de cualquiera clase que fuesen, sin
     estar obligados a responder de ningun otro modo que como lo hacian
     a S. M. Católica.

     _Contestacion._--Concedido, i se les permitirá continuar en el goce
     de sus empléos de propiedad mientras se comporten dignamente.

     ARTÍCULO XII. Que los tales empleados tendran i conservaran
     aquellos derechos i privilejios que hasta ahora han gozado, i que
     seran gobernados en nombre de S. M. Británica bajo las mismas
     leyes, administracion de justicia i condiciones que lo hacian en el
     dominio de España, en todos sentidos, nombrando sus jueces i
     ministros de justicia, segun es de uso i costumbre.

     _Contestacion._--Concedido.

     ARTÍCULO XIII. Que a cualesquiera de los dichos habitantes de esta
     ciudad que no quieran quedarse en ella, se les permitirá, sacar sus
     propiedades i riquezas en la especie que sea mas cómoda, disponer
     de sus fincas o dejarlas en administracion, i trasportarse con su
     dinero al punto que sea de su voluntad en otros dominios de S. M.
     Católica; concediéndoles cuatro años para efectuarlo i buques que
     los conduzcan, ya sean fletados o comprados, con los
     correspondientes pasaportes i licencia para llevar armas contra
     moros i turcos, estipulando espresamente que no haran uso de ellas
     contra los vasallos de S. M. Británica o sus aliados, que no
     deberan insultarlos ni abandonarlos, i que tanto en éste como en
     los dos artículos antecedentes ha de entenderse que se comprende e
     incluye a todos los ministros o empleados de S. M. Católica, así
     civiles como militares de tierra i mar que estan casados i
     establecidos con familias i fincas en esta ciudad, a fin de que
     tengan los mismos privilejios que los demas habitantes.

     _Contestacion._--A los habitantes se les permitirá disponer i
     llevar sus propiedades a cualquiera parte de los dominios de España
     en buques costeados por ellos, despachandoseles los
     correspondientes pasaportes. I entiéndase que con los empleados que
     tienen bienes en esta Isla, se tendran las mismas consideraciones
     acordadas para los demas habitantes.

     ARTÍCULO XIV. Que a estos vecinos no se les causará ningun
     perjuicio ni demostracion odiosa por haber tomado las armas, a cuyo
     deber los llamó su fidelidad, su carácter de milicianos i la
     urjencia de la guerra; prohibiendo que las tropas inglesas los
     molesten ni saqueen, sino que por el contrario gocen completamente
     todos los derechos i prerogativas que los demas vasallos de S. M.
     Británica, permitiendoseles sin impedimento ni restriccion alguna
     volver del campo a la ciudad con sus familias, equipajes i
     propiedades, adonde se marcharon a virtud de esta invasion; los
     cuales deben comprenderse en los presentes artículos, i que a
     ninguno de ellos se les gravará con alojamiento de tropas en sus
     casas, debiéndolo hacer éstas en los cuarteles particulares como se
     ha practicado durante el gobierno de España.

     _Contestacion._--Concedido, con la escepcion de que en los casos de
     necesidad el alojamiento de las tropas quedará a la voluntad del
     gobernador. Todos los esclavos del rei se entregaran a las personas
     que se nombren para recibirlos.

     ARTÍCULO XV. Que las mercaderías detenidas en esta ciudad
     correspondientes a los comerciantes de Cádiz, que han venido aquí
     en diversos buques de rejistros, en las cuales estan interesadas
     todas las naciones europeas, se permitiran salir con los mismos
     buques de rejistros, dando pasaportes a los sobrecargos de ellos,
     para que en el viaje no sean insultados ni detenidos.

     _Contestacion._--Negado.

     ARTÍCULO XVI. Que tanto a los empleados civiles como a los demas
     que han tenido a su cargo por S. M. Católica la administracion i
     distribucion del real tesoro u otro cualquier destino de igual
     naturaleza, se les permitirá retener i conservar todos aquellos
     papeles que digan con el descargo de sus deberes, llevándolos
     consigo a España para ese objeto, i lo mismo se entenderá con los
     directores de la real compañía establecida en esta plaza.

     _Contestacion._--Todos los papeles se entregaran a los secretarios
     de los jefes de mar i tierra para que sean ecsaminados, devolviendo
     a los empleados de S. M. Católica aquellos que no se crean
     necesarios para el gobierno de la Isla.

     ARTÍCULO XVII. Que los protocolos públicos quedaran al cuidado de
     los mismos ministros que los tienen, prohibiendo la estraccion de
     ningun documento para evitar pérdidas, que serian de gran
     perjuicio, no solo al público en jeneral sino tambien a muchas
     personas en particular.

     _Contestacion._--Ya se ha dicho en el artículo anterior.

     ARTÍCULO XVIII. Que los oficiales i soldados que estan enfermos en
     el hospital seran tratados de la misma manera que los de la
     guarnicion, dándoseles cabalgadura o buques, luego que se hallen
     recobrados, para trasportarse al lugar que vaya aquella, con todo
     lo necesario para su seguridad i subsistencia durante el viaje,
     proveyéndolos mientras tanto de los alimentos i medicinas que se
     requieran, comprendiéndose a todos los demas de su dependencia que
     estan inclusos en esta capitulacion que podran quedarse o irse
     segun les convenga.

     _Contestacion._--Concedido; dejando el gobernador comisarios que
     les suministren alimentos, medicinas, facultativos i demas que
     necesiten por cuenta de S. M. Católica, mientras esten en el
     hospital.

     ARTÍCULO XIX. Que todos los prisioneros hechos por una i otra parte
     desde el 6 de junio que se presentó la escuadra inglesa delante de
     este puerto, se devolverán reciprocamente sin ecsijir rescate de
     ninguna especie, dándose el término de dos meses, o ántes si es
     posible, para hacer venir aquellos que se mandaron a otras
     poblaciones del interior por no haber aquí lugares propios i
     seguros.

     _Contestacion._--Este artículo no puede concluirse hasta que no se
     entreguen los prisioneros ingleses.

     ARTÍCULO XX. Que tan luego como esten canjeados los artículos de
     esta capitulacion i dados los rehenes por ambas partes para su
     cumplimiento, se entregará la puerta de Tierra a las tropas de S.
     M. Británica, en que pondran una guardia, reservándose otra puerta
     la guarnicion hasta haber evacuado la plaza, sirviéndose disponer
     entónces el Exmo. Sr. conde de Albemarle que vengan algunos
     soldados a custodiar las iglesias, conventos, tesorerías i otros
     lugares de importancia.

     _Contestacion._--Concedido por lo que respecta a las salvaguardias
     para seguridad de las iglesias, conventos, i otros lugares. Lo
     demas ya queda contestado en el artículo preliminar.

     ARTÍCULO XXI. Que al gobernador i comandante en jefe de esta
     escuadra se les permitirá despachar un correo para dar aviso a S.
     M. Católica de la presente ocurrencia, al cual se le concederá
     pasaporte de seguridad para el viaje.

     _Contestacion._--Como las tropas deben enviarse a la Península,
     parece escusado el despacho de un correo.

     ARTÍCULO XXII. Que las tropas del castillo de la Punta tendran los
     mismos honores que la guarnicion de la ciudad marchando por una de
     las brechas mas practicables.

     _Contestacion._--Concedido.

     ARTÍCULO XXIII.--Que esta capitulacion deberá entenderse
     francamente sin interpretacion de ninguna clase, ni represalias so
     pretesto de no haberse cumplido con lo estipulado en ella.

     _Contestacion._--Concedido.

         Albemarle.--G. Pocock.--El Marques del Real Trasporte.--Juan de
         Prado.--Cuartel jeneral cerca de la Habana, 12 de agosto de
         1762.

            --PEZUELA, _Ens. Hist._

En virtud de esta capitulacion, el dia 14 a las diez de la mañana el
jeneral Keppel al mando de quinientos hombres pasó a posesionarse del
castillo de la Punta i al mediodia de la puerta i baluarte inmediatos,
el coronel Howe tomó posesion el mismo dia de la puerta de Tierra con
dos batallones de granaderos, habiendo evacuado estos puntos las tropas
españolas, i por la tarde hizo su entrada en la ciudad el conde de
Albemarle a la cabeza de su ejército,[157] admirando la lealtad de
aquellos habitantes al soberano español en la espresion de dolor con
que veian penetrar por sus calles desiertas i sus derruidos edificios
los macilentos i estropeados restos de la hueste vencedora i ondear por
primera vez en sus baluartes i castillos otra bandera que la que
siempre fué en sus corazones el símbolo de su oríjen i nacionalidad.

     [157] McKellar. D. del sitio de la Habana.

El intendente de marina Dn. Lorenzo Montalvo fué encargado de hacer el
15 entrega de los buques de guerra, almacenes i efectos de mar i tierra
que eran propiedad de la corona, triste comisión que fué dulcificada
con la mas honrosa i agradable de permanecer en la Habana cuidando de
las personas e intereses de los heridos i súbditos españoles a quienes
circunstancias particulares no permitieron regresar a España.

Dos fragatas de guerra salieron a tomar posesion de Matanzas, i otros
buques fueron enviados con el mismo objeto al Mariel: tambien marchó el
15 i 16 un fuerte destacamento a los pueblos de Santiago, el Bejucal i
Managua, donde se habian retirado desde el principio del sitio el obispo
Dn. Pedro Agustin Morel, las comunidades relijiosas i muchas familias,
quienes regresaron despues a la ciudad.[158] Todas estas poblaciones
reconocieron a Jorje III. de Inglaterra: el resto de la isla permaneció
sujeto al gobernador español de Santiago de Cuba; no habiendo podido
concluir su conquista el conde de Albemarle por haber tenido que dar
cumplimiento a órdenes que tenia del ministro de enviar a New York una
parte del escaso ejército que habia quedado bajo su mando, i haberse
disminuido considerablemente la escuadra con la vuelta del almirante a
Inglaterra.[159]

     [158] Pezuela. Ens. histórico.

     [159] El 19 de agosto, cuando aun no estaban embarcadas las tropas
     españolas de la guarnicion, salieron de la Habana para New York
     catorce trasportes, i otros catorce el 21 con el rejimiento del
     jeneral Monckton, número 17º, i dos batallones de los rejimientos
     Royal Highlanders i Montgomery, convoyados por el navio Intrepide i
     la goleta Porcupine. New York Gazette del 9 de setiembre de
     1762.--Sir Jorje Pocock entregó al comodoro Keppel el mando de la
     escuadra el 3 de noviembre, i salió para Inglaterra en el Namur,
     Culloden, Temple, Devonshire, i Marlborough, el Infante, San
     Jenaro, Asuncion, i algunas otras presas españolas, i sobre
     cincuenta trasportes.--BEATSON'S _Naval and Military Memoirs_.

La salida de las tropas españolas se efectuó el 24, embarcándose por la
puerta de la Punta en trasportes preparados por el almirante ingles,
siete jefes, diez i siete capitanes, sesenta subalternos i ochocientos
cuarenta i cinco soldados; i el 30 se hicieron a la vela juntamente con
las autoridades i empleados de la ciudad, cuyo número, inclusas sus
familias i criados, fué de cincuenta i siete personas.[160] Al jeneral
Prado i su familia se les destinó un navio para regresar a España,[161]
lo que efectuaron poco ántes que el ejército i empleados, así como el
conde de Superunda i Dn. Diego Tabáres.[162]

     [160] Beatson's Naval and Military Memoirs.

     [161] Valdes. Hist. de la I. de Cuba.

     [162] Pezuela. Ens. histórico.

Era el jeneral Dn. Juan de Prado un sujeto de valor personal
jeneralmente reconocido en el ejército español, de una lealtad
acrisolada, recto en sus principios i honrado en sus acciones; pero
falto de actividad, escaso de recursos naturales, limitado en el
conocimiento del arte de la guerra i sin práctica de mandos superiores,
sus planes carecieron de base i firmeza en todo el tiempo que duró el
sitio, viéndose obligado a alterarlos a cada paso segun que hacia fuerza
en él la opinion de cualquiera de los miembros del consejo.

Así que los movimientos del ejército ingles desvanecieron su tenaz
confianza con el desembarco en las playas de Cojímar, forzado a tomar
medidas que no estaban al alcance de su capacidad i a crear recursos
estraordinarios de defensa se enervó su enerjia natural i resolucion,
abrumolo a todas horas el peso de la responsabilidad que cargaba sobre
sus hombros, i en medio de su confusion i aturdimiento comunicó a sus
medidas un carácter de indecision i debilidad i cayó en errores i
desaciertos mui ajenos de sus puras intenciones i patrióticos
sentimientos. Encerró la escuadra en el puerto abriendo recursos al
enemigo para estrechar el sitio de la ciudad, abandonó el punto mas
importante de defensa para verse despues en la precision de emplear
inutilmente el nervio del ejército en remediar las funestas
consecuencias de tal medida, faltole tacto en la distribucion de las
fuerzas de su mando esponiendo los cuerpos de milicias al fuego de los
ingleses en las acciones mas críticas en lugar de protejerlos i
alentarlos con la diciplina de los batallones rejimentados i tuvo la
mala fortuna de preferir a los oficiales de marina para el mando del
ejército i fortalezas, aunque todos ellos probaron su lealtad i valor en
un grado eminente. Esta injusta preferencia, con agravio de los
oficiales de infanteria que estaban en las filas de la guarnicion,
encendió los odios que siempre han ecsistido en las diversas armas del
ejército español por espíritu de cuerpo i disgustó a las tropas, que no
obstante dieron pruebas repetidas de estar animadas de los mejores
deseos en la defensa de la ciudad.

En tiempos normales su carácter afable i conciliador, su integridad i
honradez i el noble deseo que lo animaba de distinguirse en el mando que
le habia confiado su rei, hubieran hecho del gobierno del jeneral Prado
uno de los mas tranquilos i prósperos que hasta entónces habia tenido
aquel hermoso pais. En el consejo de jenerales que se formó en España
para ecsaminar la conducta de las autoridades superiores i demas jefes
que tomaron parte en la defensa de la Habana, el cual fué presidido por
el célebre ministro conde de Aranda, se pronunció sentencia de muerte
contra Prado; pero el rei usó de clemencia con el infortunado jeneral i
le conmutó la pena en confinamiento perpetuo. El conde de Superunda i
Dn. Diego Tabáres, virei del Perú el uno i gobernador el otro de
Cartajena, volvian a España concluidos sus gobiernos cuando la invasion
del conde de Albemarle los sorprendió en la Habana, i habian asistido al
consejo, tomando solo una parte pasiva i empleando sus conocimientos i
esperiencia en ilustrar los acuerdos de aquella junta para el mejor
acierto en las operaciones militares del sitio.[163]

     [163] Pezuela. Ens. histórico.



CAPITULO XII.


La conquista de la Habana fué un acontecimiento mui feliz para el
ejército i armada inglesa. La oportunidad de su rendicion salvó a uno i
otra de una ruina segura, pues era imposible que hubiese podido
continuar por muchos mas dias el sitio en una época del año en que el
escesivo calor, las fuertes lluvias estacionales i las enfermedades
propias del clima hubieran pronto destruido el ejército mas poderoso, no
teniendo donde guarecerse i estando rendido de fatiga i falto de los
recursos mas esenciales a la vida. Algunos miles de hombres yacian
aniquilados en los campamentos i la escuadra por falta de alimento, i
las enfermedades tropicales se habian cebado tan cruelmente en el
ejército que al tiempo de la capitulacion no habia mas de dos mil
quinientos hombres aptos para el servicio.

Bajo el aspecto militar, ella fué la mas grande i en sus consecuencias
la mas decisiva de cuantas hicieron los ingleses en el trascurso de la
guerra, i en ninguna de las campañas militares que tuvieron lugar en las
diversas partes donde pelearon las armas británicas, resplandeció tanto
como en el sitio de la Habana la superior intelijencia militar de los
jefes i oficiales jenerales, ni el valor, serenidad i perseverancia de
las tropas. Esta importante adquisicion reune en sí misma todas las
ventajas que pueden obtenerse en la guerra: un triunfo de armas de la
clase mas elevada i cuyos efectos sobre la escuadra española
equivalieron a una gran victoria naval, pues ademas de los buques
apresados en Cayo Sal i bahia del Mariel, cayeron en poder de los
conquistadores nueve navios i uno mas que estaba en grada i todos los
utensilios del arsenal.[164]

     [164] Entick's History of the Late War.

Los ingleses no solo encontraron allí consuelo en sus necesidades i
gloria militar, sino tambien grandes riquezas. Ademas de los cañones,
provisiones de guerra i otros efectos que habia en gran abundancia, el
botin ascendió a tanto como hubiera producido una fuerte contribucion
sobre la ciudad: veinte i cinco buques mercantes,[165] varios grandes
almacenes llenos de valores inmensos i cerca de tres millones de pesos
cayeron en su poder.[166] Estos fondos fueron repartidos con tan parcial
desproporcion entre las varias clases del ejército i armada, que hubo
multiplicadas quejas i vivos resentimientos por parte de la tropa i
marineria.[167] Pero mas que todo esto, el gobierno británico estaba en
posesion de un puerto que ponia en sus manos el destino de los pueblos
de Europa contra las tentativas de la casa de Borbon rebeladas en el
funesto Pacto de familia: porque Cuba podia con razon considerarse la
llave de aquellos tesoros del Nuevo Mundo, que debian servir de recurso
principal a España i Francia para continuar una guerra cuyo objeto era
destruir toda potencia que se opusiese a su ambicion, intereses i
voluntad.[168]

     [165] Entick's History of the Late War.

     [166] Lista de los cañones, morteros i municiones de guerra
     encontrados en la ciudad de la Habana i en los castillos del Morro
     i la Punta el 14 de agosto de 1762. 104 cañones i 9 morteros de
     bronce, i 250 cañones i 2 morteros de hierro de varios calibres;
     4,157 fusiles; 460 bombas vacías; 16,401 balas de cañon; 30
     quintales de balas de fusil i 125,000 cartuchos; 500 granadas de
     mano; 533 quintales de pólvora, i gran cantidad de otros efectos de
     guerra.

     El botin, con esclusion del tesoro real, consistió en 5,841 cajas
     de azúcar; 3,384 sacos, i 3 cascos de cacao; 123 serones de corteza
     peruviana; 8,363 cueros al pelo, i 3,900 curtidos; 475 tercios de
     tabaco, i 4,876 sacos de rapé; 59,213 piezas de palo de Campeche;
     2,003 de palo de tinte; 78 piezas de madera de construccion; 8
     tablones de cedro; 7 sacos de cochinilla; i 2 cascos de conchas de
     carei.--BEATSON'S _Naval and Military Memoirs_.

     [167] Segun Beatson, en el resúmen de los dividendos hecho de este
     botin resulta que el conde de Albemarle i el almirante Pocock
     recibieron cada uno £122,697.10.6; cada jefe inmediato
     £24,539.10.1; los mayores jenerales £6,816.10.6½; los brigadieres
     £1,947.11.7; los capitanes de navio £1,600.10.10; i las demas
     clases en igual proporcion; correspondiendo a cada soldado
     solamente £4.1.8½; i a cada marinero £3.14.9¾.

     [168] Entick's Hist. of the Late War.

El efecto que produjo, tanto en la corte como en el pueblo ingles, la
noticia de este acontecimiento se encuentra pintado con esactos colores
en los documentos oficiales de aquella época. En una representacion que
la municipalidad de Londres dirijió con tal motivo al rei, manifiesta
aquel cuerpo que la conquista de la Habana podia considerarse como el
medio mas seguro de destruir los proyectos de la casa de Borbon, i
ofrece asistir al trono de la manera mas eficaz, hasta que los enemigos
de la nacion se viesen forzados a oir las proposiciones de paz que el
monarca considerase compatibles con el triunfo de las armas británicas i
el comercio i navegacion de sus súbditos. "El Ayuntamiento, dice, se
detiene con el mayor placer a considerar el alto precio e importancia de
una conquista obtenida con la adquisicion de inmensas riquezas i la
ruina irreparable del poder comercial i marítimo de España."[169] El rei
en su discurso de apertura, al informar al parlamento de la toma de la
Habana, dice: "Una plaza de la mas alta importancia para España;" i en
sus peticiones congratulatorias, la cámara de los lores la llama "el
baluarte de las colonias españolas," i la de representantes, despues de
hacer mencion del feliz écsito de la guerra en la Martinica, añade: "i
la mas gloriosa e importante conquista de la Habana."[170]

     [169] Entick's Hist. of the Late War.

     [170] New York Gazette, del 27 de enero 1763.

Aun no habian trascurrido dos meses de esta conquista cuando los
ingleses se apoderaron tambien de la ciudad de Manila, capital de la
isla de Luzon, una de las Filipinas, plaza no ménos importante en el
este que lo es la Habana en el oeste: la ciudad se libertó de ser
destruida mediante una suma de cuatro millones de pesos, i el botin fué
de varios buques i una cantidad considerable de municiones.

La única compensacion que tuvo España por estas grandes pérdidas fué la
toma de la colonia del Sacramento, objeto por largo tiempo de cuestiones
con Portugal, con la que se hizo dueño de veinte i seis buques ingleses
cargados de mercancias i pertrechos de guerra por valor de cerca de
veinte millones de pesos. Los esfuerzos hechos en Portugal no fueron
bastantes a reparar las pérdidas de los españoles en América i Asia,
aunque el estado de aquel reino al tiempo de la invasion les habia
despertado halagüeñas esperanzas de una fácil conquista: despues de
alcanzar los aliados ventajas considerables, el ejército anglo-lucitano
logró hacerlos retirar a las fronteras de España en el mes de octubre a
esperar refuerzos de Francia.

Aunque el cúmulo de tantas desgracias no habia podido abatir el espíritu
de la magnánima nacion española, las últimas pérdidas habian agotado los
recursos de las dos coronas aliadas. España se veia privada de sus
grandes tesoros de América, cortadas las comunicaciones con sus
colonias, arruinada su marina, i su ejército disminuido i desalentado
con el écsito de una infructuosa i larga campaña emprendida con la plena
confianza de obtener un feliz resultado: Francia, amenazada por un
enemigo estranjero, fatigada de invasiones repetidas, destruido su
comercio i prócsima a una bancarrota, ecsecraba la alianza de Austria
como una calamidad pública, i hasta la de España, aunque cimentada en
los vínculos de la sangre i mas conforme con los sentimientos
nacionales, era considerada como un mal mas bien que como una
conveniencia.[171]

     [171] Coxe's Memoirs of the Kings of Spain.

En tan crítica situacion las cortes de Madrid i Versalles solicitaron la
paz con un empeño i sinceridad iguales a sus infortunios. Felizmente el
ministerio del conde de Egremont sostenia la guerra forzado por el
espíritu de agresion de los soberanos aliados, i habia apurado las
fuerzas i recursos de la nacion en escarmentar a los enemigos del poder
marítimo i comercial de Inglaterra, con el fin de obligarlos a suscribir
a una paz jeneral que terminase todas las cuestiones pendientes entre
las tres principales potencias belijerantes, mas bien que halagado por
la ambicion de conquistar las ricas colonias de las Antillas para la
corona de la gran Bretaña. Si el célebre Pitt hubiera continuado al
frente del gavinete, probablemente la guerra se hubiera dilatado algun
tiempo mas, hallando su penetracion i jenio fecundo medios eficaces de
conocer el verdadero estado de los enemigos i sacar de él mayores
ventajas para su pais; i de seguro que no se hubiera dicho al
concluirse las hostilidades, lo que del conde de Egremont decia
disgustado el pueblo de Londres despues de firmados los artículos
preliminares en Fontainebleau, que aquel tratado habia hecho bueno el
refran ingles de que Inglaterra pierde siempre por negociacion lo que
sus hijos ganan con la espada.[172]

     [172] Coxe's Memoirs of the Kings of Spain.--Entick's Hist. of the
     Late War.

Despues de una correspondencia entre las cortes de Inglaterra i Francia,
se convino en el mes de agosto en el nombramiento de embajadores para
arreglar los preliminares de paz, i al efecto el duque de Bedford salió
de Londres para Paris el 5 de setiembre i el 10 llegó a Londres el duque
de Nivernois. La eleccion de estos dos personajes, los mas distinguidos
de la nobleza de ambos paises, demostró las pacíficas intenciones de los
dos gobiernos: el marques de Grimaldi, embajador español en la corte de
Francia, recibió plenos poderes para representar los intereses políticos
de su nacion en el tratado.

Los puntos principales que habian ajitado largas cuestiones en las tres
cortes i al fin provocado aquella guerra, quedaron arreglados sin gran
dificultad; i para allanar inconvenientes a la conclusion definitiva del
tratado de paz, se acordó que las cuestiones pendientes entre Austria i
Prusia fuesen asunto de conferencias entre aquellas cortes.[173]

     [173] Coxe's Memoirs of the Kings of Spain.



CAPITULO XIII.


Los artículos preliminares se firmaron en Fontainebleau el 3 de
noviembre de 1762, i el 10 de febrero del siguiente año se concluyó el
tratado definitivo de paz i amistad entre Inglaterra, Francia i España,
conocido con el nombre de la Paz de Paris.

Segun él Francia cede a Inglaterra inmensos territorios en América i
Asia, en Africa el Senegal, se obliga a no mantener guarnicion en
Bengala i a poner a Dunquerque bajo el pié estipulado en la paz de
Aquisgran i otros tratados; i Inglaterra restituye Belleisle, la
Martinica, Guadalupe i otras conquistas hechas a la Francia. Inglaterra
conviene en restituir a España la Habana i cualquiera otra posesion que
hubiese caido en poder de las armas británicas; i España renuncia el
derecho que tenga o pueda tener a pescar en la isla de Terranova,
reconoce el de los súbditos británicos a cortar el palo de Campeche en
la bahia de Honduras i otras partes de sus dominios, i cede a favor de
Inglaterra la Florida con el fuerte de San Agustin i la bahia de
Panzacola, así como todas sus posesiones en el continente del Norte de
América al este i sud-este del Misisipí. Ademas el ejército
franco-hispano deberá evacuar el territorio portugues, i la colonia del
Sacramento será devuelta a S. M. F.[174]

     [174] Coxe's Memoirs of the Kings of Spain. Entick's Hist. of the
     Late War.

     Este tratado consta de 27 artículos, de los cuales los relativos a
     S. M. C. con respecto a América son los siguientes:

     Art. XVIII. S. M. C. desiste por sí i sus succesores de toda
     pretension que pueda tener en favor de los naturales de Guipuzcoa o
     cualesquiera otros súbditos españoles al derecho de pescar en las
     inmediaciones de la isla de Terranova.

     Art. XIX. El rei de la Gran Bretaña devolverá a S. M. C. todo el
     territorio que ha conquistado en la isla de Cuba, con las
     fortalezas de la Habana i las demas de la isla que estuviesen en su
     poder, las cuales entregará en el mismo estado en que se hallaban
     al apoderarse de ellas las armas inglesas; con tal de que los
     súbditos de S. M. B. que se hubiesen establecido en aquella isla o
     que tuviesen en ella intereses que arreglar, puedan libremente
     vender sus tierras o haciendas, realizar sus negocios, cobrar sus
     deudas, sacar del pais todos sus efectos i salir de él en buques
     que les será permitido enviar allí al efecto: con el bien entendido
     de que dichos buques serviran solamente para este fin, i que los
     súbditos británicos no seran molestados, mientras permanezcan en la
     isla, por sus opiniones relijiosas ni por ningun otro motivo,
     escepto por deudas o por alguna accion criminal. Para lo acordado
     anteriormente se concede a los súbditos de S. M. B. el término de
     18 meses, que empezaran a correr i contarse desde el canje de la
     ratificacion de este tratado: i como la libertad concedida a los
     súbditos británicos para trasladar sus personas e intereses en
     buques de su nacion puede ser causa de que se cometan abusos si no
     se tomasen precauciones para evitarlos, S. S. M. M. C. i B. han
     convenido espresamente en que el número de buques ingleses que será
     permitido enviar a la isla de Cuba se limitará, así como el número
     de toneladas de cada uno, que deberan ir en lastre, salir todos a
     un mismo tiempo i hacer un solo viaje, debiendo embarcarse a la vez
     todos los efectos de propiedad inglesa. Tambien se ha convenido en
     que S. M. C. facilitará los pasaportes necesarios para el viaje de
     estos buques, i que para mayor seguridad se permitirá enviar a
     bordo de cada uno de ellos a su llegada a las costas o puertos de
     aquella isla dos guardas españoles que lo visiten, con autoridad
     para confiscar cualesquiera mercancias que en él se encontrasen.

     Art. XX. En virtud de la restitucion estipulada en el artículo
     anterior, S. M. C. cede i garantiza a S. M. B. la plena posesion de
     la Florida, con el fuerte de San Agustin i la bahia de Panzacola,
     así como todo lo que España posee en el continente del Norte de
     América hácia la parte del este o sud-este del rio Misisipí, i en
     jeneral todo lo que depende de aquellos paises i tierra, con la
     soberania, propiedad, posesion, i cuantos derechos, adquiridos por
     tratados o en cualquiera otra forma, S. M. C. i la corona de España
     hayan disfrutado i tenido hasta ahora sobre dichos paises, tierras
     i lugares, i sus habitantes: así que, S. M. C. cede i transfiere el
     todo de ellos a S. M. B. i a la corona de la Gran Bretaña, i S. M.
     B. conviene por su parte de la manera i en la forma mas amplias, en
     conceder a los habitantes de aquellos paises, cedidos por el
     presente tratado, el uso libre de la relijion católica: i en su
     consecuencia, dará las órdenes mas terminantes i efectivas para que
     sus nuevos súbditos católico-romanos puedan practicar el culto de
     su relijion conforme a los ritos de la iglesia romana hasta donde
     lo permitan las leyes de la Gran Bretaña; i conviene ademas en que
     los españoles i demas súbditos de S. M. C. residentes en aquellos
     paises que lo solicitasen, puedan retirarse de ellos segura i
     libremente para ir a donde quisiesen, permitiendoseles vender sus
     haciendas con tal de que sea a súbditos de S. M. B. i sacar del
     pais sus efectos así como sus personas, sin ser molestados en su
     emigracion por ningun motivo ni pretesto, salvo por deudas o
     acciones criminales. Para llevar a cabo lo dicho anteriormente se
     concede el término de 18 meses, que empezará a contarse desde el
     dia del canje de la ratificacion de este tratado. Tambien queda
     estipulado que S. M. C. podrá disponer lo conveniente para el
     embarque i salida de todos los efectos que le pertenezcan, bien sea
     artilleria o cualquiera otra cosa.

     Art. XXI. Las tropas francesas i españolas evacuaran sin ninguna
     reserva todos los territorios, distritos, pueblos, lugares i
     castillos que hubiesen conquistado en Europa pertenecientes a S. M.
     F., i los restauraran en el mismo estado en que se hallaban al
     tiempo de su conquista, i con la misma artilleria i municiones que
     tenian: respecto de las colonias portuguesas en América, Africa o
     en las Indias orientales, si hubiese ocurrido algun cambio en
     ellas, será todo restaurado bajo el mismo pié que ántes i en
     conformidad con los tratados anteriores entre las cortes de
     Francia, España i Portugal, subsistentes ántes de la guerra actual.

     Art. XXIII. Todos los paises i territorios que puedan haber sido
     conquistados en cualquiera parte del mundo por las armas de S. S.
     M. M. B. i F., así como por las de S. S. M. M. C^{ma}. i C., no
     incluidos en el presente tratado, bien con el título de cesiones o
     con el de restituciones, seran restaurados sin dificultad ni
     compensacion alguna.--_Traducido de Entick._

Luis XV. indemnizó a España de sus pérdidas de territorio cediéndole la
Luisiana i Nueva Orleans por un convenio particular que tuvo con Carlos
III., ántes de firmarse este tratado, dando así una prueba a su fiel
aliado, dice la noticia publicada en Madrid,[175] de la sinceridad,
desinteres i pureza de sentimientos que lo animaban por conservar una
estrecha union con S. M. C.[176]

     [175] 7 de diciembre de 1762.

     [176] New York Gazette del 7 de abril de 1763.

Carlos III., creyó conveniente hacer una demostracion de la importancia
que daba a la restauracion de la Habana, i quiso que aquel acto fuese
revestido de gran solemnidad i aparato. Al efecto nombró para el
gobierno superior de la isla a uno de los nobles de mas elevado carácter
i jerarquia en la nacion, el teniente jeneral Dn. Ambrosio Fúnes
Villalpando, conde de Ricla i grande de España de primera clase; el
cargo de inspector jeneral fué concedido al mariscal de campo Dn.
Alejandro O'Reilly, i para la organizacion que debia darse al ejército i
los nuevos trabajos de fortificacion resueltos por el rei, se destinaron
a la Habana los brigadieres Dn. Silvestre Abarca i Dn. Pascual Jiménes
de Cisnéros, i otros varios jefes i oficiales facultativos de inferior
rango en la milicia.

El nuevo capitan jeneral llegó a la Habana el primero de julio con
cuatro navios de guerra i algunos trasportes, que traian a su bordo una
division de cerca de dos mil doscientos hombres de todas armas, un
numeroso tren de artilleria i varios efectos de guerra. Estas fuerzas
así como algunas otras que de órden del supremo gobierno fueron enviadas
de Méjico i Costa-firme, se acantonaron en el vecino pueblo de Regla
mientras se acordaba el dia de la entrada del conde de Ricla en la
ciudad.

La mañana del 6 de julio en que debia hacerse la entrega de la Habana,
amaneció aquella capital vestida de ricas colgaduras de variados
colores, las calles se veian cubiertas de jentes que corrian gozosas a
ocupar las avenidas del camino que conduce a Regla, i toda la poblacion
demostraba la ansiedad con que esperaba el momento de ver entre sus
muros al representante del monarca español i tremolar en sus baluartes
arruinados el pabellon nacional. Pronto se llenaron sus patrióticos
deseos: el conde de Ricla, acompañado del jeneral O'Reilly, los
brigadieres Abarca i Cisnéros, los jefes i oficiales de estado mayor i
lo mas granado de la poblacion, hizo su entrada pública en la ciudad,
seguido de todas las tropas del ejército i de un inmenso concurso, i
tomó el mando de la isla en nombre de S. M. C. en medio de innumerables
vítores i al estruendo del cañon que saludaba el restablecimiento de la
autoridad de los reyes de España en la posesion mas preciosa de sus
vastas provincias de América. Por la noche se iluminó la ciudad, i hubo
espléndidos bailes i fiestas en toda la poblacion así como en Regla i
Guanabacoa por espacio de muchos dias.

La Habana i sus pueblos inmediatos permanecieron bajo la dominacion
inglesa por cerca de once meses, durante los cuales el conde de
Albemarle i su succesor el Honorable Guillermo Keppel procuraron en vano
captarse la estimacion de los naturales del pais con la afabilidad de su
trato, el desinteres i templanza de su gobierno i la mas ríjida
severidad en la diciplina del ejército.

"Los ingleses, dice el Sr. Pezuela,[177] no alteraron el réjimen
gubernativo del pueblo, ni cambiaron su municipalidad, ni destituyeron a
los mas de los empleados civiles. Por el contrario, Albemarle, desde que
tomó posesion de la plaza, nombró por su teniente gobernador civil al
rejidor Dn. Sebastian Peñalver, abogado de luces; por suplente de éste
al alférez real Dn. Gonzalo Oquendo, i por juez civil ordinario de la
Habana a Dn. Pedro Calvo de la Puerta, alguacil mayor, propietario
honrado i de buen nombre. Estos tres municipales, a fuerza de cordura,
de desinteres i de imparcialidad, hicieron ménos pesado el yugo
estranjero. Albemarle i Keppel dieron mas de una prueba de su horror al
coecho i artificios del foro. Entre otros testimonios lo acreditó
esencialmente un público edicto[178] en que se prohibia hacer dádivas ni
regalias de ninguna especie al gobernador principal ni demas autoridades
inferiores, considerando tan servil costumbre como un medio de
corrupcion. A pesar de tan justos procederes, no se calmaba la aversion
profunda que al ingles marcaban todas las clases: la mayor parte de las
familias a quienes su profesion i fortuna permitian ausentarse, fijaron
su residencia en sus haciendas. Los guajiros i vendedores de artículos
de diario consumo se retraian de acudir al mercado, i muchas veces las
tropas invasoras hubieron de racionarse con subsistencias enviadas de
Charleston i de Jamaica."

     [177] Ensayo histórico.

     [178] Noviembre 4 de 1762.

A pesar de la humanidad i cordura que en jeneral sirvieron de base al
gobierno conquistador, las esacciones que tuvieron que hacer efectivas
por prescripcion del gavinete ingles sobre el vecindario, la mitra, los
monasterios i parroquias, el celo desplegado por el obispo en favor de
los intereses e inmunidades de la iglesia, la lealtad heróica de algunos
cubanos de alta posicion que reusaron presentarse a reconocer la
autoridad de Jorje III., i la irritacion del pueblo contra el ejército
ingles, obligaron al conde de Albemarle i su succesor a adoptar algunas
veces medidas rigurosas i violentas. El venerable obispo fué desterrado
a la Florida en el mes de noviembre i permaneció allí hasta mayo de 1763
que se le permitió regresar a la Habana; varios hacendados fueron
procesados i perseguidos, i debieron el sobreseimiento de sus causas i
la conservacion de sus bienes al influjo del habanero Dn. Lorenzo
Montalvo, de quien hacia grande aprecio el conde; i hubo algunos
individuos que subieron al patíbulo por haber muerto en el campo a
muchos soldados ingleses.[179] Fuera de estos casos particulares, que
ciertamente la mayor parte de ellos honra a los naturales del pais, si
se atiende al noble espíritu de amor al soberano español i a la
independencia nacional que los inspiraba, la conducta de las autoridades
inglesas fué en su sistema jeneral conforme al carácter conciliador,
humano i liberal de aquella nacion i a las ideas avanzadas de gobierno
que resplandecen en la constitucion británica i que estaban ya entónces
establecidas en sus nacientes colonias del Norte de América.

     [179] Pezuela. Ens. histórico.--Valdes. Hist. de la I. de Cuba.

El jeneral Sir Guillermo Keppel hizo embarcar sus tropas la tarde del
mismo dia 6 a bordo de los buques ingleses, i el 7 dejó una ciudad[180]
que habia gobernado con las dificultades i sinsabores propios de una
dominacion precaria i violenta, llevando pruebas inequívocas del amor i
lealtad de los habitantes de la Habana a su patria i a su rei en los
trasportes de gozo con que vieron restablecido el gobierno del Sr. Dn.
Carlos III. en toda la Isla de Cuba.

     [180] Pezuela. Ens. histórico.


FIN.





*** End of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Historia de la Conquista de la Habana (1762)" ***

Doctrine Publishing Corporation provides digitized public domain materials.
Public domain books belong to the public and we are merely their custodians.
This effort is time consuming and expensive, so in order to keep providing
this resource, we have taken steps to prevent abuse by commercial parties,
including placing technical restrictions on automated querying.

We also ask that you:

+ Make non-commercial use of the files We designed Doctrine Publishing
Corporation's ISYS search for use by individuals, and we request that you
use these files for personal, non-commercial purposes.

+ Refrain from automated querying Do not send automated queries of any sort
to Doctrine Publishing's system: If you are conducting research on machine
translation, optical character recognition or other areas where access to a
large amount of text is helpful, please contact us. We encourage the use of
public domain materials for these purposes and may be able to help.

+ Keep it legal -  Whatever your use, remember that you are responsible for
ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just because
we believe a book is in the public domain for users in the United States,
that the work is also in the public domain for users in other countries.
Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we
can't offer guidance on whether any specific use of any specific book is
allowed. Please do not assume that a book's appearance in Doctrine Publishing
ISYS search  means it can be used in any manner anywhere in the world.
Copyright infringement liability can be quite severe.

About ISYS® Search Software
Established in 1988, ISYS Search Software is a global supplier of enterprise
search solutions for business and government.  The company's award-winning
software suite offers a broad range of search, navigation and discovery
solutions for desktop search, intranet search, SharePoint search and embedded
search applications.  ISYS has been deployed by thousands of organizations
operating in a variety of industries, including government, legal, law
enforcement, financial services, healthcare and recruitment.



Home