Home
  By Author [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Title [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Language
all Classics books content using ISYS

Download this book: [ ASCII | HTML | PDF ]

Look for this book on Amazon


We have new books nearly every day.
If you would like a news letter once a week or once a month
fill out this form and we will give you a summary of the books for that week or month by email.

Title: Historia de la decadencia de España
Author: Castillo, Antonio Cánovas del
Language: Spanish
As this book started as an ASCII text book there are no pictures available.
Copyright Status: Not copyrighted in the United States. If you live elsewhere check the laws of your country before downloading this ebook. See comments about copyright issues at end of book.

*** Start of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Historia de la decadencia de España" ***

This book is indexed by ISYS Web Indexing system to allow the reader find any word or number within the document.



  Nota del Transcriptor:


  Se ha respetado la ortografía y la acentuación del original.

  Errores obvios de imprenta han sido corregidos.

  Páginas en blanco han sido eliminadas.

  Letras itálicas son denotadas con _líneas_.

  Las versalitas (letras mayúsculas de tamaño igual a las minúsculas)
  han sido sustituidas por letras mayúsculas de tamaño normal.



  HISTORIA

  DE

  LA DECADENCIA DE ESPAÑA

  desde el advenimiento de Felipe III al Trono

  HASTA LA MUERTE DE CARLOS II

  [Ilustración: Cánovas del Castillo]



  EL RETRATO DE CÁNOVAS

  POR MADRAZO

  Deseando avalorar la presente reimpresión, publicamos el retrato,
  verdaderamente magistral, de Cánovas, que empezó á dibujar el eminente
  pintor don Federico de Madrazo; pues aun no siendo, como no es, sino
  un ligero esbozo, hecho á dos tintas, resulta, sin disputa, el mejor,
  más parecido y más completo de todos los del autor, por reproducir y
  contener, no sólo sus más genuinos rasgos fisionómicos, sino la
  expresión completa de su espíritu y de su carácter.

  El original, de tamaño natural, lo posee y conserva como preciada
  reliquia el único hermano sobreviviente de Cánovas, y, con el tiempo,
  pasará, en calidad de donativo, al Museo Moderno.



  HISTORIA

  DE

  LA DECADENCIA DE ESPAÑA


  desde el advenimiento de Felipe III al Trono

  HASTA LA MUERTE DE CARLOS II

  POR EL EXCMO. SEÑOR

  D. ANTONIO CÁNOVAS DEL CASTILLO


  Director de la Real Academia de la Historia, individuo de número de la
  Española, de la de Bellas Artes de San Fernando, de la de Ciencias
  Morales y Políticas, etc., etc., etc.

  CABALLERO DE LA INSIGNE ORDEN DEL TOISÓN DE ORO


  SEGUNDA EDICIÓN, CON PRÓLOGO

  DEL EXCMO. SEÑOR

  D. JUAN PÉREZ DE GUZMÁN Y GALLO

  de la Real Academia de la Historia,

  CABALLERO GRAN CRUZ DEL MÉRITO MILITAR

  [Ilustración]


  MADRID

  LIBRERÍA GUTENBERG DE JOSÉ RUIZ, EDITOR

  Plaza de Santa Ana, 13

  1910



Madrid.--Imprenta de Fortanet, Libertad, 29.--Teléf.º 991.



_Al Excmo. é Ilmo. Señor_

_D. Serafín Estébanez Calderón_,

     Caballero Gran Cruz de la Real Orden Americana de Isabel la
     Católica, Comendador de la Real y distinguida de Carlos III,
     Académico de número de la Real Academia de la Historia, condecorado
     con la cruz de San Fernando de primera clase y otras varias de
     distinción, Ministro togado del Tribunal Supremo de Guerra y
     Marina, Senador del Reino, etc.


_Dedicar á Ud. la primera obra de alguna importancia que lleve mi nombre
es en mí obligación de tal naturaleza, que, con desconocerla, daría
sobrada ocasión á la censura de los buenos. No parece que cumpla
dedicándole la presente, porque es tal que más consigue con eso
autorizarse que declarar mi agradecimiento. Pero todo se remediará con
que usted ponga á cuenta de lo pequeño de la obra lo grande de la
voluntad mía; de ella por encarecimiento basta decir que es tanta cuanta
me cumple para que se iguale con mi obligación. Débole á Ud. los
principios, que será deberle los fines; débole cariño de padre más bien
que no de deudo; débole el tal cual acierto que haya en mi estilo, si lo
hay, ó si no harta lección y enseñanza para que lo hubiese, pues sólo
ha de achacarse á mi torpeza la falta. Y singularmente he de confesar
por de Ud. el amor á las cosas de España que en mí hay, fruto de sus
palabras y ejemplos, y que, después de haber llenado mi fantasía de
ilusiones dulcísimas durante los primeros años, aguardo que me acompañe
y aliente por todos los de mi vida. Tales cosas no exigen menor paga que
eterno agradecimiento, y bien puede servir en muestra del mío el que
haya aguardado para decirlo tan pública ocasión como esta, porque los
tramposos y escatimadores de beneficios antes los reconocen en tiempo y
lugar donde puedan ser lisonja que dañe y lastime que no donde puedan
ser cimiento de irrevocables deberes. Acepte, pues, la ofrenda esta,
aunque tan humilde, y apúntela en la cuenta de la gratitud, que es
cuenta que nunca se cierra en el concepto de su afectuoso sobrino_

                                      Antonio Cánovas del Castillo



[Ilustración]

  EL PRIMER LIBRO HISTÓRICO

  DEL

  Excmo. Sr. D. Antonio Cánovas del Castillo


I

Cábeme el honor, que ha de constituir línea de relieve en las obscuras
efemérides de mi vida, de ser el primero, que, lisonjeado por el
bondadoso encargo de sus más amantes deudos, logra poner su pluma al
frente del primer libro que, después de su muerte, se reimprime de la
inmensa y exquisita labor histórica de aquel insigne publicista, hombre
de Estado y altísima y universal inteligencia, que llenó, con los frutos
sazonados de ésta y con los actos ejecutivos de su política y poder, más
de la mitad del siglo antecedente en España, y que dejó ilustrado con
lauros inmortales á la admiración de la posteridad el encumbrado nombre
de D. ANTONIO CÁNOVAS DEL CASTILLO.

Reconozco la inferioridad de medios en que me hallo, para acometer una
empresa como esta, y que á algunos parecerá superflua, tratándose del
hombre insigne de que se trata. Pero aquel de sus deudos más próximos,
que sin atreverme á apellidar el más predilecto entre los suyos y que
hasta en el nombre con él más se identifica, obedeciendo á altas
consideraciones que el amor á su memoria le ha sugerido, y queriendo
rendir este tributo de su afecto inextinguible, de su respeto reverente
y de su admiración más entusiasta al que, sin dejar á los suyos más
timbres nobiliarios que su apellido glorioso, después de haber sido por
tanto tiempo el restaurador del Trono y de la dinastía, la columna de la
Regencia en la casi orfandad de la Corona, el árbitro de los destinos de
la Nación, el encumbrador de tantos otros y el objeto preclaro de la
admiración de todo el mundo, el _Excmo. Sr. D. Antonio Cánovas del
Castillo y Vallejo_, que une á los títulos de su elevada cuna y familia,
el honor de los laureles del arte, me hizo la honra de acudir á mi
amistad á comunicarme sus pensamientos y á invitarme á la asociación de
su obra; y yo, que sin ser tampoco de los agraciados con los favores de
la fortuna en los tiempos que tantos los alcanzaron, y que bajo todas
las vicisitudes de mi laboriosa carrera profesé incondicionalmente la
misma admiración, los mismos afectos hacia aquel hombre que en todas mis
producciones políticas apellidé sin duelo _monstruo de la naturaleza_, y
puse en la misma elevada jerarquía en los destinos de España, que en sus
respectivos países alcanzaron Cavour en Italia, Thiers en Francia, Deak
en Hungría, Bismarsk en Prusia y Disraeli en Inglaterra, no vacilé en
aprovechar disposición tan ingenua para arrojar todavía mi última corona
sobre la tierra que envuelve la sombra, acaso por muchos de sus más
favorecidos ya olvidada, de aquel hombre que simboliza con su hermosa
representación toda su época en España y fuera de ella, y que ocupará en
la Historia de la Patria el lugar sublime de todos los que en el campo
de la acción contribuyeron á sus grandezas y á su gloria.

El Sr. Cánovas del Castillo y Vallejo, el editor espléndido y el
impulsor de esta obra en honor del que llevó hasta el nombre, que de él
recibió en la pila del bautismo, y á quien, más que en los puestos de su
abandonada carrera política, le impulsó hacia las gustosas inclinaciones
del arte y del trabajo, que hoy constituyen su mayor satisfacción y su
orgullo, me decía:--«Mi tío no vinculó la propiedad de ninguna de sus
obras literarias á la parca fortuna que disfrutaba. Todas son del
público dominio y cualquiera editor lícitamente puede reproducir las que
quiera, atendiendo á su legítima especulación, no al honor y al nombre
del que las produjo. _La Historia de la decadencia de España desde el
advenimiento de Felipe III al trono hasta la muerte de Carlos II_, fué
el primer libro histórico serio que salió de su pluma y entregó á la
publicación, cuando el hervor de la sangre juvenil encendía las ideas
que después templaron el curso de la vida, la colosal profundidad de sus
estudios posteriores y la experiencia personal en los arcanos de los
oficios del Estado y de las imposiciones de la vida pública; y aunque
ninguna, como ésta, entre sus obras, rebosa aquella frescura de
imaginación y de ideas, aquel vigor de concepción y de crítica, aquel
desenfado y libertad de expresión con que la _Historia de la decadencia_
está escrita, cuando operada en el yunque de los sucesos y de los
estudios la gran evolución de su espíritu, que le condujo á sus puestos
eminentes y á sus más grandes producciones literarias, entregó á éstas
toda la honrada sinceridad de su alma, ansió recoger é inutilizar los
ejemplares de aquella obra ingenua de su juventud, y corregir en parte ó
tachar por capítulos enteros el pristino ejemplar que él conservaba. Aun
no pareciéndole esto bastante, después de rectificarse á sí propio en
aquel _Bosquejo histórico de la casa de Austria_, que escribió como un
avance á la obra fundamental que tenía proyectada sobre todo el
brillante período de los dos siglos que sobre el trono que ocuparon con
gloria inmarcesible los Reyes Católicos D. Fernando de Aragón y Doña
Isabel de Castilla tuvieron asiento los Reyes de la dinastía austriaca;
en todos sus trabajos especiales, y más que en ningún otro, en el que
tituló _Estudios del reinado de Felipe IV_, puso total empeño en
desautorizar muchas de las ideas, conceptos y juicios vertidos en la
_Historia de la decadencia_, la cual tal vez hubiera quedado enteramente
anulada en el largo catálogo de su vasta labor intelectual, si Dios le
hubiera concedido vida para llevar á cabo la que tenía dispuesta y
preparada con un lujo de documentación y una profusión bibliográfica,
que ni antes ningún otro escritor, ni en lo porvenir probablemente
ningún otro artífice de nuestra Historia nacional, logrará reunir y
organizar, al modo que él la había reunido y organizado en su ya
desgraciadamente deshecha Biblioteca. Después de estos avisos del propio
autor, una reproducción de la _Historia de la decadencia_ hecha por
cualquier editor especulador, sin una nota, sin un prólogo, sin algo que
encierre el pensamiento correctivo y la voluntad resuelta que aquel
tenía en la profunda rectificación que aquella obra merecía y
reclamaba, no podrá ser impedida por nuestra parte y no será, para los
que la adquieran y lean, la posesión del juicio histórico de D. ANTONIO
CÁNOVAS DEL CASTILLO sobre una época, á la que, por haber sido la más
gloriosa y la más crítica de nuestra Historia, él consagró la
preferencia de sus estudios en toda la intensidad de que eran capaces
sus grandes disposiciones naturales: y los conceptos que de su lectura
se formen y los testimonios que de sus textos puedan deducirse, no
encarnarán ciertamente ni su pensamiento verdadero, ni su completa
veracidad. Ante este temor y esta perspectiva, yo, que tanto le amé en
vida y tanto le venero en su recuerdo, quiero adelantarme, quiero
reproducir la obra en toda su integridad, como se halla en el ejemplar
que él tenía para sí y yo conservo, y quiero que usted me ayude á llevar
á la conciencia del lector lo que, en definitiva, su propio autor
pensaba de ella, y la preparación que tenía hecha para rectificarla de
una manera fundamental.»

No era posible renunciar á honor tan distinguido, aun reconociéndome sin
fuerzas adecuadas á la magnitud de lo que se me proponía, tratándose,
como se trataba, de una labor literaria de quien tan alto tenía colocado
su nombre en el mundo, como historiador y como hombre de Estado. Pero si
era demasiado para mis fuerzas atreverme á lanzar sobre ella juicios,
que solo he de fundamentar en declaraciones testimoniales de su mismo
autor, en cambio la _Historia de la decadencia_ que para sus más celosos
deudos se prestaba á estos respetabilísimos temores, tiene un lado de
adquirido y legítimo aplauso en su mera tentativa en el tiempo en que se
escribió, y este será el punto preferente de las líneas que aquí
escribo, después de dejar consignado el tributo de mi reconocimiento á
los que han querido distinguirme con esta honorífica preferencia.


II

Cuando en el primer tercio del siglo último apareció póstuma la
_Historia de la dominación de los árabes en España_ de nuestro laborioso
D. Juan Antonio Conde, un escritor italiano, que á par de Botta, La
Farina y Balbo, precedió á Cantú, dió simultáneamente á las prensas de
Milán y Nápoles una _Storia generale della Storia_, el Sr. GABRIELE
ROSA, en la que á sí mismo felicitábase, escribiendo con ocasión de la
publicación de aquella obra española: «_La storia sembra rivivere in
Spagna col secolo XIX. Era molto tempo che non ci accadeva incontrare un
scrittore grave di storia in quella terra, che gareggiò coll'Italia pel
primato storico dal 1500 al 1600_»[1]. Indudablemente la _Historia_ de
Conde, aunque los estudios orientales posteriores hallen en ella muchas
deficiencias y muchos errores, que no invalidan, sin embargo, el mérito
de su gallarda tentativa, merecía justamente el aplauso y la exhortación
que á la par argüía la juiciosa crítica del imparcial escritor italiano.
Los historiadores de España que abrieron al campo científico de esta
parte de la literatura un horizonte tan amplio como el que en la
península hermana magnificaban los florentinos Nicolás Maquiavello y
Francisco Guicciardini y el Obispo de Nocera, Paulo Jovio, con nuestro
Gonzalo Fernández de Oviedo, con nuestro Juan Ginés de Sepúlveda, con
nuestros Florián de Ocampo, Ambrosio de Morales, Jerónimo de Zurita y
Esteban de Garibay, y el más insigne de todos Juan de Mariana,
cualesquiera que fuesen las obras aisladas y peregrinas que de vez en
cuando produjera originalmente nuestra Minerva castellana más adelante,
desde la muerte de Felipe II, habían sufrido tan gran eclipse, que al
cabo de dos siglos bien podía arrancar de la pluma del Sr. Gabriele Rosa
la frase que queda estampada arriba la aparición de un libro de
tendencias tan especiales, como no se había intentado todavía otro en
Europa, en medio de los estudios preparatorios con que la erudición por
un lado, la teoría histórica por otro y la asociación de todas las
ciencias auxiliares, en definitiva, venían en todo este espacio de
tiempo fertilizando el campo común del conocimiento de los hechos
humanos, así generales, como particulares.

     [1] GABR. ROSA: _Storia generale della Storia_ (seconda edizione).
     Milano, Napoli, impr. Bernardoni, 1873, pág. 412.

Desde el comienzo del siglo XVII España pareció disgregarse de todo el
gran movimiento. Ampliando los términos de la crónica y la razón
teológica, ya por aquel tiempo Grocio, en Holanda, señalaba un progreso
considerable hacia la humanidad en las tradiciones históricas y en las
ciencias sociales con su nueva organización dada al derecho común de
gentes; Hobbes, en Inglaterra, en virtud de sus principios filosóficos y
confesionales, afirmaba el espíritu de independencia en la crítica
histórica; Strada, en Italia, generalizaba al interés de toda Europa los
movimientos insurgentes de Holanda y los Países Bajos, y Bollando
aportaba hasta los hechos menudos á la gran razón de los hechos
generales; mientras en nuestra Península, después que Cabrera de Córdoba
cerró el gran reinado de Felipe II y fray Prudencio de Sandoval hizo la
síntesis del Emperador-Rey Carlos V, los que se erigieron en narradores
de los sucesos del reinado de Felipe III y Felipe IV[2], ya dejáronse
inocular en el deletéreo virus de las pasiones políticas, interiores y
rivales, que derrocan y han derrocado siempre la unidad moral en que
descansa el poder de los más grandes imperios y empequeñece el espíritu
con que el caballero Gabriel Rosa, representó á los españoles
compartiendo de 1500 á 1600 el magisterio de la Historia por todo el
continente, enflaqueciendo á par la potencia universal de la nación, y
haciéndola tocar los últimos términos de su decadencia al poner Carlos
II con el de su vida fin al siglo XVII.

     [2] GIL GONZÁLEZ DÁVILA: _Historia de Felipe III_.--MARQUÉS
     VIRGILIO MALVEZZI: _Historia de Philippe III desde el año 1612
     hasta su muerte_.--BERNABÉ DE VIVANCO: _Historia del rey de España
     D. Felipe III desde el año 1578 hasta el de 1626_.--GONZALO
     CÉSPEDES Y MENESES: _Historia de Felipe IV, rey de las
     Españas_.--BERNABÉ Y FRANCISCO VIVANCO Ó MATÍAS DE NOVOA: _Historia
     de Felipe IV_.

En vano al ocurrir el cambio de dinastía, Ferreras, Belando y San Felipe
quisieron reanimar la llama, que encendida desde lejanos siglos, todavía
en la esfera de la historia, como arte, hicieron resplandecer por un
momento Melo y Solís: sus obras no revelaron las extinguidas llamaradas
del antiguo genio español; y aunque la vena fecunda de la erudición, por
una parte, comenzó á formar sus grandes colecciones documentarias, y
aunque la creación de las Academias aplicó, por otra, su poderosa
palanca al estímulo de los estudios preferidos, para hacer esculpir en
la conciencia de los pueblos que la _Historia_, como la Biblia, es el
libro sagrado de las naciones; y aunque unos con la sanidad de su
crítica, como Feijoo, y otros con el incansable afán en la exploración
de las príxtinas fuentes, como Florez y Risco, emprendieron un trabajo
eficacísimo de restauración, á que se asoció el Conde de Campomanes,
disponiendo y preparando la moción fecunda para una inmediata y enérgica
iniciativa, hasta que las influencias obstructoras que nos venían del
lado allá de los Pirineos no empezaron á ser combatidas para extirpar
las obsesiones de nuestros hombres de estudio, contrarrestándolas con
los vientos de otros cuadrantes, no se alcanzó intentar siquiera los
primeros ensayos que volvieran á ponernos en la corriente del movimiento
general. Esto ocurrió cuando la expulsión de nuestros jesuítas del
territorio nacional empujó aquellas falanges de hombres sabios y
virtuosos hacia las diversas comarcas de Italia, donde al respirar un
nuevo ambiente, surgieron nombres como el del Abate Juan Andrés, que,
desde Mantua, se halló capaz de hacerse narrador y censor de toda
literatura[3], y como el del Abate Juan Francisco Masdeu, que, proscrito
en Roma (1781), se atrevió á reseñar una _Historia crítica de España_,
dándole una forma distinta de la adoptada por sus antecesores y
manifestando en ella las miras extensas y filosóficas que á la sazón en
Inglaterra habían colocado tan alto los nombres de David Hume, Guillermo
Robertson y Eduardo Gibbon. Dado el espíritu restaurador nacional que en
España se había despertado desde el advenimiento de Carlos III al Trono,
y que heredaron con todo su entusiasmo su sucesor el vilipendiado Carlos
IV y todos sus ministros, no menos patriotas é ilustrados que los del
anterior reinado, indudablemente la Historia crítica nacional se habría
brillantemente inaugurado en nuestra nación desde el último tercio del
siglo XVIII, si la, para nuestros destinos é intereses, siempre fatídica
Francia no hubiera venido á oprimir de nuevo el espíritu nacional,
primero con su revolución odiosa y después con su odioso Napoleón.

     [3] _Dell'origine, progressi é stato attuale d'ogni letteratura._
     (Parma, 1782.)

La influencia de las nuevas ideas sugeridas por la revolución é
inmediatamente después por las napoleónicas contuvieron en toda Europa
el curso que los estudios históricos habían tomado en todo el siglo
XVIII; mas cuando á su vez sobrevino la reacción general contra
Napoleón, atizada en la misma Francia por el Vizconde de Chateaubriand
y José de Maistre, en Alemania por madama Staël y Federico Schlegel, en
Italia por Hugo Fóscolo y Carlos Botta, á los que casi continuamente
siguieron en Francia misma Agustín Thierry, Adolfo Thiers y Pedro
Francisco Guizot desde 1823, en Inglaterra Tomás Carlyle, Tomás Macauly
y Enrique Brougham, Jorge Niebürg en Dinamarca, Francisco Carlos de
Savigny y Carlos Ritter, precursores Ranke, Schlosser y Mommsem en
Alemania, Fétis en Bélgica y Washington Irving en la América del Norte,
España que parecía anhelar su asociación á aquel movimiento, sólo aportó
á él el nombre del ilustre Conde de Toreno, porque los escritores más
insignes que se afanaban por destacarse de la masa calenturienta que de
las luchas de la independencia se transportó en cuerpo y alma á las aún
más apasionadas y candentes de las civiles y políticas, eternos y
serviles enamorados de la erudición extranjera y hasta de la crítica
interesada de los extranjeros sobre nuestra propia Historia, diéronse
tristemente con el gran Lista á traducir á Segur, con el abate Muriel á
Coxe, con Alcalá Galiano á Dunham, y en vez de Historias Nacionales, se
lanzaron al estudio de las gentes multitud de obras extrañas que el más
vulgar sentido serio de la religión de la patria debió rechazar
abiertamente, para no abrir en la desorientada conciencia, hasta de la
juventud de las aulas, las brechas ominosas de los errores generales,
que todavía se hace tan difícil esclarecer y extirpar. Al aparecer,
todavía en 1844, el primero de los ocho volúmenes de que consta la
_Historia de España desde los tiempos primitivos hasta la mayoría de la
Reina Doña Isabel II, redactada y anotada con arreglo á la que escribió
en inglés el Doctor_ DUNHAM _por_ D. ANTONIO ALCALÁ GALIANO, así en el
prospecto como en la portada del libro, se ofreció la adición de una
_Reseña de los Historiadores españoles de más nota, por_ D. JUAN DONOSO
CORTÉS, que fué después Marqués de Valdegamas, y un _Discurso sobre la
Historia de nuestra nación, por_ D. FRANCISCO MARTÍNEZ DE LA ROSA. Ni
aquel aparato de bibliografía histórica nacional tan constantemente
prometido, ni aquel discurso sintético de la Historia de la Nación,
aparecieron nunca, á pesar de la respetabilidad incuestionable de los
dos nombres con que la promesa se autorizaba. Verdad es, que tanto
Donoso Cortés como Martínez de la Rosa, á haberse propuesto realizar lo
que ofrecieron, tal vez no lo hubieran cumplido como al honor de nuestra
Historia correspondía, pues ni la _Bibliografía histórica de España_ en
aquel tiempo, y ni aun ahora mismo, estaba suficientemente preparada
para emprender tal obra, ni Martínez de la Rosa se hallaba en posesión
de los vastos conocimientos necesarios para lanzarse á lo que á él le
tocaba. En 1847 se demostró esto, pues al tomar posesión el 28 de Mayo
de dicho año, de la silla que ocupó en la Real Academia de la Historia,
en el discurso que leyó titulado _Bosquejo histórico de la política de
España en tiempo de la dinastía austriaca_, á pesar de la vulgaridad de
su crítica y de la total carencia de elevación en sus conceptos y de
profundidad en la investigación, todas sus fuentes de inspiración fueron
por él tomadas, pidiendo una colaboración repugnante á la erudición de
los extraños, á Mignet y á Ranke, á Watson y Coxe, á Robertson y Dunham,
lo que probaba la carencia de estudios propios de que adolecía y la
insuficiencia de sus medios para intentar siquiera lo que había
prometido tres años antes al traducir á Dunham Alcalá Galiano.

Con todo, ya por aquel tiempo, otra ola de influencia más fecunda había
batido los términos de España, ya imitando iniciativas plausibles de
otros países, ya coincidiendo con ellas y de propia inspiración. Desde
el final del siglo XVII, Nicolás Antonio había demostrado la utilidad de
los inventarios bibliográficos de la Minerva nacional, á que se habían
añadido en el XVIII los de la Biblioteca rabínica y los de la Biblioteca
arábiga. Se habían formado al mismo tiempo colecciones valiosas de
crónicas de la Edad Media, de Tratados y de Concilios; y aunque fué casi
nulo el influjo de los que en la Historia, desde Herder (_Ideen über die
Philosophie und Geschichte der Menscheit; Idea de la filosofía de la
historia de la humanidad_), hasta Vico en su _Scienza nuova_ y Bunsen en
su _Gott in der Geschichte_: (_Dios en la Historia_), quisieron buscar
mejor la filosofía de los hechos que la demostración de la verdad de los
hechos mismos, pues Tapia que intentó una _Historia de la Civilización
de España_[4], y Martínez de la Rosa, que trató de renovar su _Bosquejo
histórico de la política de España_ (Madrid, 1857), fracasaron en sus
ensayos baladíes; sin embargo, la reacción de las reivindicaciones
históricas se impuso hasta sobre los que todavía aleteaban traduciendo
al castellano cualquier libro que sobre España apareciera en la
producción histórica de otros países, y haciendo, tal vez en nuestra
Península, la primera prueba de la originalidad, en 1836, el jefe del
_Archivo de la Corona de Aragón_, D. Próspero de Bofarull y de Mascaró,
al dar á las prensas de la Ciudad Condal _Los Condes de Barcelona
vindicados y cronología y genealogía de los Reyes de España_, dotó su
libro de tal copia de documentos concordados ó inéditos, que no pudo
menos de llamar la atención de los sabios dentro y fuera de nuestro
país.

     [4] _Historia de la civilización de España desde la invasión de los
     árabes hasta la época presente._ (Madrid, 1840).

Esta apelación á la restauración documental, á la vez prosperaba ó se
emprendía ya por todas partes. Inglaterra, á la que toda economía
científica debe tantos impulsos originales, había comenzado á publicar
la vasta serie de su _Calendar of State Pappiers_. En 1835 empezó á
aparecer en París, é impresa en su Imprenta Real, la hermosa _Collection
des documents inédites sur l'histoire de France_. En Turín, en 1836, se
fundó la _Comissione Reale di Storia_, y el mismo año, en Florencia, se
inauguró por Giuseppe Molini la publicación de los _Documenti di Storia
italiana, copiati sugli originali è per le più autografi esistenti á
Parigi_, y en 1839 Eugenio Alberi dió á la estampa, en Florencia
también, la primera serie de las _Relazioni degli Ambassiatori venete al
Senato_, que alcanzó hasta 1855, á la que siguieron de 1856 á 1858 las
de Nicoló Barazzi é Guglielmo Berchet, y de 1858 á 1860 las de Dominico
Caruti _sulla corte di Spagna_. Entre tanto, el _Archivio Storico
Italiano_, bajo la dirección de Francesco Palermo, editaba, en 1846, las
_Narrazioni é documenti sulla storia del Regno di Napoli del anno 1522
al 1667_, y en 1857 aparecía en Milán la _Racolta di cronisti é
documenti storici lombardi inéditi_, obras todas interesantes para los
historiadores españoles.

Pero donde este movimiento tan útil para nuestros estudios históricos
tomó más cuerpo fué en el seno de la _Société de l'Histoire de
Belgique_, desde 1841. Rompió en dicho año la marcha el archivero
general de dicho país Mr. Louis Gachard, con su _Lettre á Messieurs les
Questeurs de la Chambre de Representants sur le projet d'une collection
de documents concernants, les anciennes assemblées nationales de la
Belgique_. De este meritorio objeto se encumbró á todas las
particularidades salientes de la Historia moderna de su país, es decir,
durante el tiempo que prosperó bajo la dominación española. Vino en 1843
á desenvolver en Simancas una documentación tan varia y tan extensa que
espanta, y en 1847 ya daba fe de la fecundidad de sus trabajos,
publicando en Bruselas la _Correspondance de Guillaume le Taciturne,
Prince d'Orange_; y en 1848 la _Correspondance de Philippe II sur les
affaires des Pays Bas_; y en 1850 la _Correspondance du Duc d'Alba sur
le invasion du Comte Louis de Nassau en Frise en 1568, et les batailles
de Heyligerlie et de Gemmingen_; y en 1853 la _Correspondance
d'Alexandre Farnese, Prince de Parma, avec Philippe II dans les années
1578 á 1581_; y en 1855 las _Relations des ambassadeurs venitiens sur
Charles Quint et Philippe II_; y en 1859 la _Correspondance de Charles
Quint et d'Adrien VI_; y en 1867 la _Correspondance de Marguerite
d'Autriche, duchesse de Parma, avec Philippe II_, etc., etc.

Se ha dicho que para iniciar tan vastos trabajos vino á España á visitar
y explorar el _Archivo Histórico de Simancas_, en 1843, y hay necesidad
de apuntar aquí qué papel este Archivo comenzó á desempeñar también en
este movimiento que produjo el estímulo más activo en el de España desde
la muerte del rey Fernando VII. Á nuestra Real Academia de la Historia
pertenecen los primeros trabajos para recabar, como recabó de los
poderes públicos, desde 1833 las exenciones que se le concedieron y con
que comenzó su tenaz labor en pro de la resurrección de los estudios
históricos patrios. Y ¡cosa notable! los primeros en aprovecharse de
ella fueron los más distinguidos institutos de nuestro ejército, en los
que se encendió la emulación más viva para explorar las grandezas de su
historia respectiva. La primera Comisión militar que en 1843, en
Simancas, se entregó á los estudios históricos de su cuerpo fué la de
Ingenieros, y estuvo formada por D. José Aparicio y D. Luis Pascual
García; en 1844 fué en persona el conde de Cleonard, D. Serafín María de
Soto, á instruirse por sí y á sacar los elementos constitutivos de su
_Historia orgánica de las armas de Infantería y Caballería_. En 1845 se
presentó á los mismos fines, en Simancas, otra Comisión del Cuerpo de
Artillería, compuesta de D. Mario de la Sala, D. Rafael Biedma y D.
Ramón López de Arce. Siguió á ésta, en 1846, la de Infantería, de que
formaban parte D. Serafín Estébanez Calderón y D. José Ferrer de Couto,
teniendo por secretario de la misma al archivero del Ministerio de la
Guerra D. Manuel Juan Diana. Por último, en 1850, trabajó allí con la
misma fe la Comisión del arma de Caballería, presidida por el brigadier
don Manuel Arizcun con D. Manuel Rodríguez Labrador y D. Antonio López
Gijón, y en 1854 funcionó otra de Administración militar de que fué jefe
D. Antonio de Silva Bellagín.

Ya la reputación de las riquezas históricas y documentarias de Simancas
servían de poderoso acicate dentro y fuera de España para traer á las
puertas de la antigua fortaleza castellana un número considerable de
exploradores estudiosos. Entre los primeros que allí obtuvieron licencia
para practicar sus estudios, se contaban D. Luis López Ballesteros y D.
Pascual Gayangos, que trabajaron en sus salas en 1844; D. Miguel Salvá y
D. Antonio Ferrer del Río, que allí estuvieron gran parte del año 1845;
D. Pedro José Pidal, primer marqués de Pidal, en 1847, y otros hombres
ilustres del renacimiento histórico que vinieron después. De fuera de
España llegaron príncipes como el duque de Aumale, y otros extranjeros
distinguidísimos, entre los que se hicieron notar más el brasileño barón
Adolfo de Varnhagen; el director del Real Archivo de Bolonia, Sr. Carlos
Malagola; el ministro prusiano, barón Minutoli; el de Bélgica, conde
Vanderstraten; Leva, profesor de Historia de la Universidad de Padua; el
holandés Gustavo Bergenroth; el inglés, Mr. Samuel Rawson Gardiner; el
presidente de la Comisión Real de la Historia de Bélgica, barón Kervyn
de Lettenhave; el director de los Archivos de Varsovia, Adolfo Pawniski;
el profesor del de Palermo, Isidoro Carnés; el de la Universidad de
Burdeos, Mr. Combes, y una multitud de otros literatos distinguidos, de
los que al cabo ha resultado la falange numerosa de entusiastas
hispanistas que llenan el mundo con sus obras sobre hechos particulares
de la Historia de España, singularmente durante el reinado de la
dinastía austriaca. Por nuestra parte, en 1840, D. Miguel Salvá y el
Marqués de Miraflores, fundaron la _Colección de documentos inéditos
para la Historia de España_, y en 1847 en Cataluña, otro Bofarull, hijo
del primero, D. Manuel de Bofarull y Sartorio, fundó también la
_Colección de documentos inéditos del Archivo de la Corona de Aragón_,
cuyas publicaciones fueron recibidas como verdaderas palancas para la
promoción activa de los trabajos vindicatorios de nuestra Historia
Nacional.

Mas entre tanto, al mediar el siglo XIX en que apareció el libro
histórico del entonces joven publicista D. Antonio Cánovas del Castillo,
¿cual era el estado verdadero de nuestra Minerva histórica?


III

Al proponerse en el año de 1854 el gerente de la Sociedad editora de la
_Biblioteca Universal_, D. Ángel Fernández de los Ríos, publicar una
_Historia general de España_, á fin de vulgarizar su conocimiento, no
halló otra más adecuada al fin que perseguía, que la del P. Juan de
Mariana. Mas no alcanzando esta más que hasta la muerte del rey D.
Fernando de Aragón, llamado el Católico, á los principios del siglo XVI,
para completarla hasta nuestros días, vióse en la necesidad de unir á
aquélla la continuación que dejó escrita el P. Fr. José Manuel de
Miñana, fraile trinitario valenciano, que vivió de 1671 á 1730, la cual
solo abarcaba los reinados de aquella centuria, hasta el comienzo del
reinado de Felipe III[5], confiando el resto del reinado de la dinastía
austriaca al entonces joven batallador político, D. Antonio Cánovas del
Castillo, que acababa de dejar la dirección de un periódico de partido
que se tituló _La Patria_, órgano de aquellos moderados, avanzados y
disidentes, á quienes se dió el apellido de los _puritanos_ y que á la
sazón se hallaban comprometidos en la trama revolucionaria que estalló
en Julio de aquel mismo año; así como la del reinado de los Borbones de
la Casa de Francia, á este mismo escritor y á su amigo y condiscípulo
Don Joaquín Maldonado Macanaz. Otra obra histórica existía desde 1817,
que basada en la reproducción también de la siempre clásica del P. Juan
de Mariana, había sido proseguida, ilustrada y añadida con notas
críticas y tablas cronológicas que alcanzaban hasta la muerte del Carlos
III, y que llevaba en su portada el título de _Historia general de
España, compuesta, enmendada y añadida por el P._ JUAN DE MARIANA, _de
la Compañía de Jesús: ilustrada con notas históricas y críticas y nuevas
tablas cronológicas desde los tiempos más antiguos hasta la muerte del
Sr. Rey D. Carlos III, por el_ DR. D. JOSÉ SABAU Y BLANCO, Canónigo de
San Isidro (Madrid, 1817.--Imprenta de D. Lorenzo Núñez). Pero ni al
editor, ni á sus colaboradores pareció esta bien, sobre todo, porque en
las notas bibliográficas que Sabau puso al final de cada uno de los
períodos en que la dividió, desgraciadamente, resaltaba que toda, ó casi
toda su erudición histórica se fundaba en el concurso de la erudición ó
consulta de libros extranjeros. Limitándonos á los tres reinados de
Felipe III, Felipe IV y Carlos II, que son los que constituían el
período austriaco de que se encargó Cánovas del Castillo, los textos y
autoridades de que Sabau se había servido para formar sus _Tablas
cronológicas_ fueron, Gabriel Chapuis, Camboers, Greinstons, Leonard, La
Neuvil y Leclere para el primero; St Creux, La Cled, Burnet, Montglat,
Ramsay y Vertot para el segundo, y Riencourt, Brandt, Basnarg,
Jenquières, Lamberti y Abrigny para el último, y como la mayor parte de
estos autores eran, ó desconocidos, ó poco popularizados en España,
entre el corto número de los eruditos de entonces, cupo la sospecha de
que la obra total que Sabau daba por original y consecutiva de la de
Mariana, no era otra cosa sino una mera traducción francesa disfrazada.

     [5] Publicada por vez primera en una edición de la de Mariana en el
     Haya, el año 1733, en latín y la traducción castellana por D.
     Vicente Romero en otra de Lyon, de Francia, en 1737. Otra edición
     de la última se hizo en Madrid en 1804.

En realidad, el nuevo movimiento documental ó de archivo al empezar el
año de 1854 era todavía bastante incipiente para que sus frutos pudieran
derramar una nueva luz sobre los escritores españoles; y aunque D.
Modesto Lafuente había tenido la plausible arrogancia de intentar desde
1850 una nueva _Historia general de España, desde los tiempos más
remotos hasta nuestros días_, la empresa que acometió, y en diez y siete
años llevó á termino con impertérrita perseverancia, buena intención y
no escaso estudio, estaba muy á sus principios para que dejara de
ofrecer interés y oportunidad la que la casa editorial de la _Biblioteca
Universal_ había empezado á dar á luz y para la que había querido contar
como colaborador con uno de los jóvenes, que en pocos años, desde que
residía en Madrid, había universalmente conquistado una reputación de
docto y brillante escritor, temprano anuncio de lo que en el desarrollo
de su vida, siempre activa, había de llegar á ser en el palenque de la
inteligencia y en las supremas posiciones de la política.

Tenía D. Antonio Cánovas del Castillo veintiséis años de edad cuando
publicó como continuación de las obras de Mariana y Miñana, su _Historia
de la decadencia de España, desde el advenimiento de Felipe III al
trono, hasta la muerte de Carlos II_. Nacido y educado en Málaga, en 8
de Febrero de 1828, de diez y seis, en el de 1844, vino á Madrid,
huérfano de padre, á la continuación de sus estudios bajo los auspicios
de su próximo pariente, el escritor distinguidísimo D. Serafín Estébanez
Calderón. No tomó de éste ninguna de sus aficiones, aunque las encarnó
todas, porque en tan temprana edad ya constituían todas ellas la
ambiciosa inclinación de su espíritu. Estudió en las Academias de San
Isidro con Castelar, con Martos, con otros que también llegaron á ser
hombres insignes, y entre todos sostuvo siempre la noble emulación de la
superioridad en todas sus facultades. De diez y nueve años se inició en
los ensayos de la publicidad de sus precoces producciones literarias en
periódicos literarios, afamados, como el _Semanario Pintoresco Español_
y _El Conservador_, que tenía por únicos redactores á D. Joaquín
Francisco Pacheco, D. Antonio de los Ríos y Rosas, D. Nicomedes Pastor
Díaz y D. Francisco de Cárdenas. Y cuando en 1849, teniendo Cánovas
veintiún años, fundó Pacheco con el mismo Ríos y Rosas, con D. Antonio
Benavides y D. Fermín Gonzalo Morón, el periódico político _La Patria_,
dirigido á hacer la campaña de la fracción de los llamados _puritanos_
hacia la revolución de 1854, juntos entraron á colaborar en él como sus
más jóvenes redactores D. Eulogio Florentino Sanz y D. Antonio Cánovas
del Castillo. ¡Quién se había de figurar que un año después, al cumplir
este último veintidós de edad, había de ser designado por aquellos
publicistas tan esclarecidos para sustituir á Pacheco, nada menos que en
la dirección política de aquella publicación!

El trabajo periodístico desgasta aceleradamente las facultades é impide
la ampliación de los estudios profundos, pues no sólo el tiempo material
que en él se emplea no deja vacancia para nada, sino que á la vez
enajena el espíritu, cautivándole en una de las pasiones más vehementes
que ciegan el corazón del hombre: la pasión política; mas si _La Patria_
fué para el joven Cánovas del Castillo escuela absorbente de esta pasión
que le había de acompañar ya toda la vida, la vida reducida á dos únicos
años que aquel periódico disfrutó bajo su dirección, hasta 1852, no
coartó la inclinación poderosa del novel periodista á la instrucción y
al estudio. Acaso en él, el periodismo fué un acicate á su
sistematización, porque desde que se empeñó en sus luchas, refrenando
sus preferencias primeras á la poesía, al teatro, á las obras de
imaginación, le empujó al palenque de la historia, la maestra suprema de
la vida, en la cual los entendimientos políticos se adelgazan y
avaloran, abriéndoles el horizonte del mundo de la realidad y de la
experiencia en que toda la vida han de girar. Término crítico del paso
de unas inclinaciones á otras, luego que _La Patria_ dejó de publicarse
en 1852, fué su expedición á las montañas aragonesas, so pretexto de la
visita á un amigo de la infancia, y su concepción allí de su primera
obra seria literaria _La campana de Huesca_, en la que, dejando á la
imaginación correr por el campo romántico de la novela de entonces,
comenzó á sentir el freno poderoso de la Historia. En esta obra se
desplegaron instintivamente ya en él, cada una de las tres grandes
facultades en que durante todo el curso de su vida había de dar empleo á
la continua ebullición de su inteligencia calenturienta: la amena
literatura, la austera historia, la batalladora política. Las tres
pasiones á la vez le inundaban ya el alma, desde las discusiones
académicas de las aulas de San Isidro, desde las conversaciones
románticas de los amigos jóvenes del _Café de la Esmeralda_, desde las
ardientes lides de su primer ensayo del periodismo, desde el cual tan
temprano empezó á ocupar puesto en las maquinaciones secretas de los
hombres de partido que tan pronto se agitaban en las intrigas de corte ó
en las conjuras de club, como se preparaban para la acción del Gobierno
y las iniciativas de la legislación. ¿Qué era, pues, en este punto, á
los veintiséis años de edad Cánovas del Castillo?

¿Un literato? ¿Un periodista? ¿Un hombre político? Nada definida é
individualmente, y todo en conjunto. Era periodista apasionado, que se
ponía á escribir una historia con las ideas de partido de que se hallaba
ya llena su alma; un historiador de episodios de antiguos tiempos, que
con la imaginación exaltada trataba de convertir en novela; un joven de
acción, que en las reuniones de sus antiguos maestros del periodismo
tomaba parte en sus planes, se brindaba á secundarlos y apoyarlos, y
caminaba con ellos hacia una revolución, como se camina en compañía de
buenos amigos á los deleites de una romería. En esta edad y en esta
situación de mente y de espíritu emprendió en las vísperas de la
revolución de 1854 el joven Cánovas del Castillo la _Historia de la
decadencia de España, desde el advenimiento de Felipe III al trono,
hasta la muerte de Carlos II_.

Con solo echar una ojeada á las _Cuatro palabras_ que encabezan la obra
de entonces del autor, se profundizan bien cuáles eran, en realidad y
substancia, sus intenciones bajo el aspecto general y ulterior de su
trabajo.--«Hemos querido, dice, llenar en algo un vacío que se nota en
nuestra Historia, y es la descripción de nuestra decadencia, no menos
notable, no menos grande ni menos digna de estudio que la romana. Que no
lo hemos conseguido ya lo sabemos; pero puestos á la obra, debíamos
hacer de nuestra parte todo lo posible por conseguirlo. Nuestra
decadencia no sólo no está narrada hasta ahora sino que está ignorada,
obscurecida, envuelta en falsedades y calumnias de extranjeros y
nacionales; de aquéllos, como autores; de éstos, como imitadores ó
copistas. Sabau y Blanco hizo no más que recoger noticias de libros
extranjeros sin crítica, sin examen, con notoria precipitación é
injusticia y con manifiestos y continuos errores. Á este han seguido
después los más de los escritores nacionales. Los que mejor explican
nuestra decadencia son los dos extranjeros: Ranke y Weiss; pero ni uno
ni otro quisieron hacer historias sino más bien disertaciones, y además,
aunque ambos imparcialísimos, no son, al cabo, españoles, y su crítica
no puede siempre ser aceptada. Algo de esto puede decirse también de
nuestro buen amigo D. Adolfo de Castro, que ha escrito sobre la
decadencia de España, sin pretender hacer una Historia. De todo esto
nace el grande amor con que miramos la primera parte de nuestra tarea y
al extendernos más en ella de lo que, al parecer, exigía la buena
proporción del libro. Y al propio tiempo hemos procurado beber siempre
en fuentes originales y españolas; para ello no hemos perdonado medio en
el poco espacio de que hemos podido disponer. Los juicios, buenos ó
malos, son nuestros siempre; los hechos los hemos tomado donde hemos
podido hallarlos. No nos hemos fiado casi nunca de las versiones
extranjeras, porque, ante todo, hemos querido hacer un libro español y
para España, que era lo que hacía falta.»--Como se ve, la suprema
aspiración del joven Cánovas del Castillo, al escribir la _Historia de
la decadencia_, se concretaba: «primero, á llenar un vacío que, desde el
siglo XVII, como antes se ha apuntado, existía en España; segundo, á
rectificar los errores en que habían incurrido los que antes, nacionales
ó extranjeros, se habían propuesto la misma empresa, _no recibiendo para
ello más inspiración que la de las fuentes originales y españolas_;
tercero, á hacer un libro enteramente español y para España.» Ahora
bien, ¿cumplió el joven Cánovas todo lo que se prometió? ¿Pudo
cumplirlo?


IV

Al avance de los años y al avance de su encumbrada carrera, el libro de
la primera edad, _Historia de la decadencia de España_, en vez de caer
en absoluto olvido, como caen siempre los primeros defectuosos ensayos
de toda labor humana, trató de despertarlo la emulación política, cuando
el joven estudioso y apasionado de 1854 había alcanzado con su constante
esfuerzo la plenitud de sus facultades todas, la absoluta posesión de sí
mismo en sus ideas y en su conducta, la lenta y acabada instrucción que
sólo se alcanza en virtud de una labor continua y de una reflexión
intensa y el magisterio supremo con que la experiencia perfecciona y
hace más reverberantes las llamaradas del genio. El mismo autor de la
_Historia de la decadencia_, dilatados los horizontes de su crítica con
la vasta extensión de sus estudios, y después de haber intentado
esclarecer algunos puntos particulares de aquel mismo período de tiempo
á que él había aplicado las primeras atenciones de su inteligencia, se
reconcentró en sí mismo, y catorce años después de la publicación de
aquella obra, con motivo de la aparición de un _Diccionario de
Administración y Derecho_, que comenzaron á dar á luz en 1868 los
laboriosos jurisconsultos D. Estanislao Suárez Inclán y D. Francisco
Barca, con el título de AUSTRIA _(Casa de)_, facilitóles para su
inserción un breve _Bosquejo histórico de la Casa de Austria_, que, aun
no siendo más que el segundo avance para la labor de más dilatado
aliento que se reservaba para tiempos para él más sosegados y en que
pensó siempre con un amor infinito, no sólo presentaba un cuadro casi
completo y todo nuevo de aquellos dos siglos del reinado de aquella
dinastía que engrandeció el nombre y el poder de España, como jamás este
antiguo imperio se había hecho pesar en el mundo, y como probablemente
nunca más podrá hacerse sentir, sino que siendo en conjunto y en detalle
una completa rectificación de cuanto hasta entonces se había escrito
sobre tan memorable época de la supremacía española, así por escritores
extranjeros como nacionales, implicaba una rectificación aún más precisa
de sí mismo, corrigiendo fundamentalmente todos los errores de hechos,
de conceptos y de críticas en que, á causa de su juventud é
inexperiencia, de las pasiones políticas de que en 1854 estaban
apoderadas de su alma y de la falta de la documentación copiosa, que
hasta muchos años después, su constancia no logró reunir y consultar, la
_Historia de la decadencia_ había abundado, y que señalados por él mismo
poco después, eran rebuscados por los adversarios que la altura de las
posiciones que alcanzó le produjeron, á fin de recriminarle con el
enconado rencor, que es la musa perpetuamente inspiradora de la bacanal
de la política.

Aunque las leales rectificaciones del _Bosquejo histórico de la Casa de
Austria_, publicado en 1868, debieran haber bastado para ser admitidas
en buena cuenta por los hombres de reflexión y de estudio, como, en
efecto, lo fueron, todavía la rectitud del señor Cánovas del Castillo le
estrechó á insistir en la fe plena de su sinceración, y cuando en 1888,
haciendo otro avance sobre sus propósitos definitivos que la muerte
atajó, dió á la estampa en la _Colección de Autores Castellanos_ sus dos
volúmenes de _Estudios del reinado de Felipe IV_, se apresuró á decir
más abiertamente á sus lectores:--«Va para veinte años que en un
_Diccionario general de Política y Administración_, de que sólo se
publicaron pocas entregas, di á luz un extenso artículo, que se
encuadernó y distribuyó luego por separado, con el título de _Bosquejo
histórico de la Casa de Austria_. Corto fué el número de ejemplares de
esta obra; pero no tanto el de las personas que han deseado poseerlas
después. Alabada de otra parte con exceso por un académico francés, y
habiéndose comenzado á traducir y publicar espontáneamente por un
escritor de la propia nación, hube al fin de pensar que no era acaso
indigna de mayor publicidad que le había dado y de más esmerada atención
que le presté hasta entonces. Puse, pues, cuanto pude en juego para que
no continuase en Francia su publicación del modo que estaba, ofreciendo
corregirla y acrecentarla primero que se tradujera y diera allí del todo
á la imprenta, mientras que á los amigos que, por afición ó curiosidad
me la pedían, les anunciaba una próxima y mejor edición. Este propósito
no se ha cumplido todavía; pero espero en Dios que antes de mucho se ha
de cumplir. No cabe intentar un resumen exacto y substancioso de tan
larga é importante Historia, como la de la Casa de Austria en España,
_sin estudios preparatorios de mucha extensión_ que dejen detrás de sí
más ó menos completas monografías de sucesos particulares, y eso me ha
acontecido á mí precisamente con el _Bosquejo histórico_. Tuvo como base
aquella obra una continuación mía de la _Historia_ del P. Mariana,
_comenzada á escribir, por cierto, cuando no tenía concluídos mis
estudios de leyes_, é impresa con el _ambicioso_ título de _Historia de
la decadencia de España_: obra _incompletísima, por fuerza, y salpicada
de graves errores_, nacidos de no haber ejecutado por mi cuenta
investigaciones directas y formales, _sujetándome á lo impreso ya por
otros_ en cuanto á la exposición de los hechos. Pero como á estos
corresponden los juicios, naturalmente, _resultan también plagadas
dichas páginas de injusticias, que, no por ser comunes y andar todavía
acreditadas, han empeñado menos mi conciencia en desvirtuarlas después_,
tanto y más, que son argumentos y razones, _por medio de testimonios
fehacientes, y en virtud de un examen mucho más atento y profundo de
cosas y personas_. Logré, sin embargo, la buena dicha de que, _puestos
aparte mis errores parciales é involuntarios_, el concepto que en
conjunto formé de la Historia de España durante los siglos XVI y XVII,
ofrece el mismo que todavía abrigo, después de recoger harto mayor copia
de datos, de muchísimo más trabajo empleado en depurar la verdad, _y de
la superior experiencia que por necesidad han tenido que darme los años
y mi carrera misma, tan larga ya y accidentada_. Mas aquel casual
acierto _no bastó, ni podía bastar á mi probidad de historiador_, ya que
comencé tan temprano un oficio, que me han permitido largo tiempo
ejercitar bien poco las circunstancias. Natural era, pues, que en el
_Bosquejo histórico de la Casa de Austria_ aprovechase la ocasión, _que
esperaba y apetecía, para descargar mi conciencia, rectificando casi por
completo los errores é injusticias_ esenciales que mi _Historia de la
decadencia_ encerraba. Quedaron, sin embargo, en pie algunos trozos de
la mencionada obra, que pasaron á formar parte del _Bosquejo_, por
hallarse libres de _las manchas que quería borrar_, sirviéndole, como
acabo de decir, á mi nuevo trabajo de fecundamiento.» Á mayor
abundamiento, el ejemplar de la _Historia de la decadencia_ que el autor
conservaba en su biblioteca desde que la dió á luz, y que en la
actualidad la custodia como una reliquia su sobrino, el nuevo editor de
esta obra, está lleno de anotaciones marginales, de correcciones de
mayor ó menor importancia, y, sobre todo, tiene páginas enteras, pero
muchas páginas, cruzadas de lápiz de arriba abajo, como tachadas
íntegramente y á perpetuidad.

Se ha preguntado antes, y hay que contestar, á pesar de las explícitas
manifestaciones del autor, á estas preguntas: ¿Cumplió el joven Cánovas
al escribir y publicar en 1854 la _Historia de la decadencia_ todo lo
que se prometió en las cuatro palabras que le sirvieron de
_Introducción_? ¿Hubiera podido cumplirlo?

En los párrafos que se han citado de la Introducción á los _Estudios del
reinado de Felipe IV_, el mismo autor de la _Historia de la decadencia_
con la mayor ingenuidad confiesa que cuando la escribía en 1854, antes
de acabar su carrera de las leyes, los estudios de la Historia estaban
entre nosotros tan descuidados, que ni existían originales y
documentadas _monografías_ completas de sucesos particulares, ni mucho
menos colecciones de _documentos_ copiados de las fuentes originarias
entre nosotros de toda buena investigación. Él mismo no había
practicado esas investigaciones directas y formales, que no se
improvisan y que exigen que para hacerlas útiles y fértiles se las
consagre mucho tiempo, mucha paciencia y mucha atención. Creyendo, como
en el prólogo decía, haberse inspirado en libros que al parecer se
habían ilustrado con buenos datos de los archivos nacionales, halló
después que sus autores, en su mayor parte extranjeros, fundábanse en
otros archivos para ellos, al parecer, _nacionales_, que no eran los de
nuestra nación, y cuando más tarde tuvo ocasión de compulsar algunos de
estos documentos citados como procedentes principalmente de Simancas, en
Simancas adquirió, al par que el desengaño, la plena conciencia de la
frecuencia de la falsificación, ó cuando menos de encontrarlos
truncados, de manera, que al parecer testificaban lo contrario de lo que
en realidad debían testificar. ¿Cómo con tales instrumentos había de
poder cumplir lo que se había propuesto y deseaba más; esto es, _hacer
un libro español y para España_, que era, según su opinión, y opinión
muy acertada, lo que hacía falta? De defecto tan substancial, no podía
menos de emanar otro no menos enorme, el de la falsedad de los juicios
principalmente sobre los hechos particulares y sobre los personajes
salientes de la acción directiva que se reflejaba en los sucesos.
Cánovas, aun transcurridos más de treinta años, desde que apareció la
_Historia de la decadencia_, hasta que se dieron á luz sus _Estudios del
reinado de Felipe IV_, recababa el honor de no haberse equivocado, á
pesar de tamañas deficiencias, en la crítica general del período de
tiempo que en 1854 bosquejó, y cuyas tesis le sirvieron posteriormente
de fundamento para su _Bosquejo histórico de la Casa de Austria_ y aun
para sus últimos _Estudios_ sobre Felipe IV. Esto no sólo revela su gran
intuición inicial como futuro historiador, sino que, á decir verdad,
esto es lo que valorará siempre la _Historia de la decadencia_ aun sobre
las mismas condenaciones de su autor. Aunque su primera obra histórica
estuviera únicamente reducida á la hermosa _Introducción_ de que va
precedida y al _Epílogo_ que la cierra, resultaría siempre un trabajo
del mayor interés para nuestra Historia. El espíritu esencialmente
nacional que él quería que de su obra efluyese, efluye de sus juicios,
en efecto, con toda la intensidad que impuso andando los años, sobre
otros actos propios, cuando los sucesos accidentados de nuestras
convulsiones políticas encarnaron en él el papel del gran restaurador de
la Monarquía y de la Dinastía, el clausurador del largo litigio de
nuestras reformas jurídicas, políticas y sociales y el conciliador
potente de todos los intereses rivales por tanto tiempo en lucha y
produciendo á la integridad, á la economía y al progreso del país tan
hondos males. Su obra, además, tuvo otra importancia: la de despertar
entre los hombres de inteligencia el dormido amor de las cosas propias
posponiéndolas á las extranjeras, y la de haber iniciado los estudios de
regeneración y vindicación de la Historia nacional tan maltrecha desde
el fin del siglo XVI, y en cuya restauración habían fracasado hombres
tan insignes como el Conde de Campomanes en el siglo XVIII y Tapia,
Alcalá Galiano, Donoso Cortés y Martínez de la Rosa en el XIX.

Indudablemente ayudó á la acción de Cánovas á este respecto el estímulo
que en España promovió el ejemplo de los extranjeros que de lejanas
tierras vinieron á la consulta de nuestros archivos históricos,
principalmente los italianos y belgas. Resuelto á profundizar la época
más gloriosa que en la Historia ha alcanzado la Monarquía y el poder de
España, su primer movimiento fué la acaparación de libros que
constituyesen á la vez la Biblioteca especial del historiador y del
hombre de Estado é inmediatamente la inspección personal de los Archivos
Nacionales, públicos y privados, la revisión de los tesoros diplomáticos
y la selección de las series que habían de contribuir al esclarecimiento
general de los sucesos de España durante los siglos XVI y XVII, con la
razón política que los motivaron, con la discusión jurídica que los
debatió, y con los instrumentos armados que siempre resuelven los
conflictos de la toga y del gabinete. No existe ya esa Biblioteca, cuyo
conjunto solo, formaba la mayor aureola de un grande hombre de Estado y
de Gobierno, y cuya dispersión constituye un crimen de lesa nación para
los que, pudiendo, no la han evitado[6]. Más contrayéndonos á la obra
inicial de los trabajos históricos de Cánovas, no podrá nunca dejarse
de tener en cuenta qué edad tenía el autor cuando la escribió, en qué
ambiente de pasiones políticas se influía ya su espíritu, como precoz
colaborador de la revolución de 1854, que estalló poco después de la
aparición de su obra, qué elementos de ilustración documental aún le
ofrecía el atrasado movimiento en que en el curso de los estudios
históricos en Europa, después de la reacción contra Napoleón, España aun
se encontraba al mediar aquel siglo y la casi total falta de las
monografías particulares que tanto ayudan á los trabajos de índole
general. Cánovas, como también dejó anunciado en sus _cuatro palabras_
preliminares, no quiso al recibir el encargo que desempeñó, someterse á
una simple continuación cronológica de Mariana y Miñana. Su _Historia de
la decadencia_, escrita con mayor libertad, constituyó una verdadera
monografía, y singularizándose también en esto, invitaba á seguir su
ejemplo al corto número de los que sentían inclinación á los estudios
históricos, que en aquel tiempo solo se aprovechaban casi totalmente en
el sentido anecdótico para nutrir las creaciones románticas de nuestro
teatro renacido con Zorrilla, con Hartzenbuch, con García Gutiérrez y de
la novela principiante con Espronceda, con Eguilaz, con Navarro
Villoslada y con Fernández y González. Todos estos puntos de vista bajo
los cuales hay que juzgar la primera de las obras históricas de Cánovas,
la dan, en medio de sus defectos, una importancia considerable, sobre
todo, si se tiene presente que, con la única excepción del Duque de San
Miguel, que en 1844 ensayó una _Historia de Felipe II_ y del primer
Marqués de Pidal que en 1862 publicó la _Historia de las alteraciones de
Aragón_, durante este mismo reinado, de la escuela histórica que con su
_Historia de la decadencia de España_, fundó Cánovas á los veintiséis
años de edad, en 1854, salieron después los Rosell, los Janer, los
Galindo de Vera, los Manriques, los Barrantes, los Balaguer, los
Llorente, los Fernández Guerra, los Fabié, los Fernández Duro, los Rada
y Delgado, los Muñoz y Rivero y otros á quienes se deben muchos trabajos
serios de renovación.

     [6] La aleve muerte de Cánovas del Castillo en Santa Agueda no
     impidió que tuviera hecho testamento. Los que le trataban con
     intimidad hablaban de sus propósitos para que se perpetuara; pero,
     al morir, su Biblioteca como sus demás colecciones artísticas y
     suntuarias y sus bienes todos entraron en el haz común de los
     derechos de sus herederos legales. Desearon algunos de éstos que la
     Biblioteca se salvara íntegra, mediante su adquisición, por alguno
     de los Centros del Estado y principalmente por el Congreso de los
     Diputados, pues, como decimos, la Biblioteca de Cánovas en todas
     sus partes era la Biblioteca de un hombre de Estado. Interesáronse
     en que esta adquisición se llevase á cabo los jefes de todos los
     partidos y fracciones: Castelar, Sagasta, Pidal, Azcárraga,
     Silvela, Salmerón, Pi y Margall, Nocedal y Azcárate; pero era
     Presidente del Congreso el Sr. Romero Robledo, que se opuso
     terminantemente á la adquisición, pretextando que Cánovas no tenía
     más que libros incompletos ó de regalo, y el voto de Romero Robledo
     valió más por su posición accidental que el de los otros. Sobre la
     importancia de la _Biblioteca de Cánovas_, el autor de este trabajo
     publicó en _La España Moderna_, del 1.º de Octubre de 1907, un
     artículo que se titulaba _Cánovas del Castillo juzgado por sus
     libros_ (páginas 60 á 92). En él fué triste á su patriotismo
     declarar lo siguiente:--«Ni uno solo de estos 30.000 volúmenes fué
     adquirido sin que ocupase un lugar de eficacia en la inmensa
     variedad de asuntos que fueron objeto preciso de las meditaciones
     de aquella mente excepcionalmente constituída en la opulencia y
     universalidad de sus aptitudes. No es menester que estos asuntos se
     determinen parcialmente y se clasifiquen. Aun revueltos en
     tumultuosa confusión éstos treinta mil cuerpos de libros, su más
     ligero examen denuncia su respectiva individualidad dentro de una
     labor intelectual que á la vez comprendía todos los problemas de la
     nacionalidad española, con los antecedentes de su historia y las
     previsiones del porvenir, y todos los problemas que la ciencia, la
     política, el derecho y la evolución continua y acelerada de toda la
     sociedad humana contemporánea sin cesar pone sobre el tapete y
     somete á la resolución de los grandes pensadores y de los grandes
     estadistas» (pág. 63). «Por encima de toda otra condición de las
     que presumía ó que le caracterizaba en la generalidad de sus
     aptitudes, descuella en la Biblioteca de Cánovas, la del gran
     estadista: de tal manera que en nuestra historia no ha existido
     otra con que compararla que la que en el siglo XVII formó el Conde
     Duque de Olivares, con cuya grandeza de concepción y de miras,
     Cánovas del Castillo tuvo muchos puntos de semejanza» (página 67).
     «El palenque de la historia parecía la tribuna principal de Cánovas
     del Castillo. Y, en efecto, ¿cuál puede tener mayor importancia
     para un verdadero estadista? El camino que incesantemente trilla
     esta ciencia basta para imponer de las evoluciones y de las
     reformas del derecho, sobre todo en nuestro tiempo, en que las
     imposiciones de la vida internacional, en la creciente y estrecha
     oleada de las relaciones de los pueblos entre sí crea las
     inevitables exigencias de la equiparación legal entre todas las
     gentes, ejerciendo una influencia también ineludible en las
     legislaciones locales de todos los Estados. Pero en los pueblos de
     larga existencia histórica, la ciencia principal del hombre de
     Estado la constituye el más perfecto conocimiento de la historia de
     la nación que ha de regir, y en la cual, por encima de todos esos
     cosmopolitismos, la unidad invariable de todas las condiciones
     éticas y etnográficas, la perpetua imperturbabilidad de las
     vecindades con que ha de convivir, las tendencias no menos
     invariables á influirse mutuamente, ya en el sentido de la
     atracción, ya en el de la hostilidad más ó menos encubierta,
     establece una multitud de hechos que, aunque en sus caracteres
     exteriores ó circunstanciales puedan cambiar, en el fondo responden
     siempre á la unidad fundamental de estas tendencias» (pág. 72).
     «Nadie, como Cánovas, llegó á reunir tantas piezas marcadas de
     nuestra bibliografía histórica, de esas que han escapado á nuestras
     grandes Bibliotecas públicas, unas por ser rarísimas en extremo,
     otras por no haber llegado jamás á los umbrales de nuestra nación
     peninsular, por haber sido publicadas ya en lejanos y para siempre
     perdidos dominios españoles, ya por haber sido fruto de literaturas
     extranjeras y escritas en impugnación de derechos é intereses de
     España, y que, en suma, no arribaron á ella jamás. De estos
     peregrinos papeles, folletos y libros, la Biblioteca de Cánovas
     logró reunir un número extraordinario, cuya importancia se necesita
     poseer una gran cultura histórica y política para saber avalorar
     bien. No era que Cánovas se propusiera en su admirable colección
     histórica llegar á reunir, por reunir, todo lo que dijera á la
     historia general de la patria, ni al capricho de atesorar aquella
     catalogación que solo á fuerza de constancia puede llegar á
     perfeccionar un establecimiento perpetuo del Estado, como la Real
     Academia de la Historia ó la Biblioteca Nacional. En la adquisición
     de todos estos verdaderos tesoros de la Bibliografía histórica de
     España, predominaba en Cánovas, como en todo su inclinación á las
     materias de Estado, porque en aquellos libros, folletos y papeles,
     publicados en Roma, en París, en Viena, en Amsterdam, en Colonia,
     en Milán, en Turín, en Nápoles y Venecia, en Bruselas y Amberes,
     estaban representados cuantos hechos formaban el conjunto de
     nuestra historia en el tiempo en que España, en el supremo grado de
     la supremacía política de Europa, fué el árbitro de los destinos
     del mundo; y aunque él pensaba, como en varias de sus obras no se
     cansó de repetir, que nunca más se producirían circunstancias
     semejantes á las que confluyeron en los Estados de nuestra
     Península al declinar el siglo XV y durante los dos siguientes, los
     hombres que con sus armas, su gobierno y su política mantuvieron
     aquel emporio de grandeza por tan dilatado espacio de tiempo, esos
     hombres siempre permanecen vivos en el espíritu de nuestra raza, y
     aunque hubieran caído fatigados por sus propios esfuerzos y
     acosados por la conflagración universal contra ellos, en la
     postración y decadencia que desgraciadamente todavía nos debilita,
     _el estadista siempre debe contar con aquellas condiciones propias
     y con aquellas rivalidades agenas_, porque el deber de los que
     gobiernan, aun en períodos del mayor enervamiento, es procurar la
     recuperación de fuerzas y es conducir siempre á sus pueblos, como
     Moisés por el desierto, á las siempre esperadas tierras de
     promisión» (pág. 75 y 76). «Toda la política que ha producido
     nuestros desmembramientos territoriales, toda la política que nos
     ha conducido á la presente decadencia de que no nos podemos
     emancipar, toda la política que nos ata las manos para todo intento
     de resurrección, era la política que se estudiaba admirablemente en
     los preciosos conjuntos de los libros propios y extraños que
     Cánovas llegó á reunir en su biblioteca... Estos grupos son los que
     imponían su carácter á la biblioteca del Sr. Cánovas del Castillo,
     _que una vez deshecha y esparcida, probablemente ningún otro
     logrará reunir otra vez_».--PÉREZ DE GUZMÁN: _Cánovas del Castillo
     juzgado por sus libros._--_España Moderna_: 1.º Octubre
     1907.--Págs. 60 á 92.


V

No puede tratarse de la primera obra histórica de Cánovas del Castillo,
cuando tenía veintiséis años de edad, era estudiante de Derecho,
esgrimía como periodista la pluma en _La Patria_, y entraba en las
conjuraciones políticas que tenían por impulsores civiles á D. Joaquín
Francisco Pacheco y militares al general don Leopoldo O Donnell, conde
de Lucena, sin comparar su _Historia de la decadencia de España_ con las
obras que escribía, ó murió teniendo en proyecto, después de haber
pasado largos años entre los libros de superior Minerva, en los
Archivos, donde encontró las fuentes originales del desarrollo y verdad
de los sucesos, y en su mayor parte, vírgenes de nuestra Historia, y en
los altos puestos gubernativos del Estado, en la serena labor de las
Academias, en las disputadas discusiones del Parlamento y, por último,
en las supremas responsabilidades de la dirección y gobierno de la
Monarquía. Todas las audacias del corazón y la mente virgen de la
juventud, se templan con la batalla de los años, con las reflexiones del
estudio, con la penetración profunda y práctica en los misterios de la
alta política de gabinete y con el trato lleno de las exigencias de la
moderación más insistente en las relaciones de la política exterior. En
1854, á pesar de todas sus disposiciones naturales, verdaderamente
excepcionales, Cánovas del Castillo, abordando la Historia, no era más
que un literato precoz y un brillante periodista: de historiador, no
tenía sino una intuición suprema, la intuición del genio. Pero renuncie
á escribir de Historia el que carezca de esta intuición lenta y segura
del perfecto hombre de Estado. Cánovas, á pesar de la intuición suprema
de su juventud y de su genio, no fué un historiador perfecto, con todas
sus prendas personales y toda la vasta instrucción recibida, hasta que
se hizo y fué ese hombre completo de Estado. Esta, sin excepciones, es
una ley de la Naturaleza, tan inviolable como son todas las leyes
naturales. Cuando la Historia estaba en su cuna, aun sin pretender
convertir su observación en precepto, Polibio la consagró, siendo él
mismo ejemplo de ella[7]. El había sido capitán y hombre de Estado de la
liga aquea; él había viajado por Italia, por África, por España y por
las Galias, y en Roma estuvo en íntima relación con los personajes más
insignes de su tiempo. En estas expediciones para conocer mundo, estuvo
en posición de poder confrontar las condiciones de muchos y diversos
pueblos, penetrar el fondo de la política de cada uno y engalanarse con
todo el esplendente ropaje de la cultura griega y romana. El se halló en
medio de las ardientes luchas de los dos partidos políticos que se
agitaban en Grecia, el democrático, que fomentado por Filipo y por
Alejandro, y después por sus sucesores en Macedonia, alzóse con las
masas populares, y el aristocrático que, después de la guerra de Pirro,
imploraba socorros á Roma. Mas si en la Historia y su estudio fué en
donde encontró las enseñanzas para poder cumplir los deberes de las
posiciones que ocupó, hasta que en el manejo personal de los negocios de
la política perfeccionó su genio, y osó tomar la pluma de historiador,
con que ya le fué fácil adivinar que el porvenir inexorablemente era
para Roma, donde en medio de las contiendas que destrozaban su patria,
se desenvolvía poderosamente el concepto, el deseo y el poder para
alcanzar aquel dominio universal, que al cabo logró absorber en el poder
romano todos los poderes parciales que entre sí mismos se destruían. En
la _Historia de la decadencia_, de Cánovas, no había más que crítica,
porque no era más que una obra literaria, admirable como prodigio de
precocidad; pero ninguna _visión_ política. _La visión política del
porvenir_, con el ejemplo y la enseñanza de la Historia pasada, comenzó
á dibujarla en el _Bosquejo histórico de la Casa de Austria_; la amplió
aún más en sus _Estudios del reinado de Felipe IV_, donde el hombre de
Estado-historiador traspira por todas las líneas de la obra; asciende
algunos grados más en el prólogo que, cuando murió, tenía preparado para
la edición ya prevenida de las _Memorias militares de D. Jaime Miguel de
Guzmán Dávalos Spínola, marqués de la Mina_, sobre las guerras de
Cerdeña, Sicilia y Lombardía, durante los treinta y seis años primeros
del siglo XVIII, y hubiera llegado á toda la intensidad de las
_Historias romanas_ del gran historiador y hombre de Estado Polibio
Megalitano, si, como estaba en su pensamiento y como tenía dispuesto con
acopio de material que en España ningún otro escritor anterior había
logrado reunir tan vasto y tan ordenado, constituyendo su propia
biblioteca, de no haberle sido interrumpida la existencia por el más
abominable de los crímenes, se hubiese emancipado de la carga y el
trabajo asiduo del Gobierno, descargándolo en el más instruído de sus
discípulos, se hubiera aislado entre sus libros, sus documentos y la
energía de su voluntad, y hubiera dado triunfal cima á aquélla _Historia
general del reinado de la Casa de Austria en España_, desde los
casamientos de los hijos augustos de los Reyes Católicos D. Fernando de
Aragón y Doña Isabel de Castilla hasta la muerte de Carlos II, cuya
empeñada labor él la veía como el término más puro de los triunfos y de
la gloria de su vida. Para que su publicación fuese inmediata, ya bajo
su dirección, había hecho fundar aquella empresa del _Progreso
Editorial_, que en espléndidas monografías hábilmente distribuídas
únicamente entre individuos de número de la Real Academia de la
Historia, comenzó á dar á luz la _Historia General de España_,
enteramente rectificada y nutrida de la ilustración de los documentos
inéditos de nuestros Archivos nacionales, y en que tan brillante parte
tomaron Menéndez y Pelayo, que se reservó describir las fuentes de la
Historia y la introducción del cristianismo en España; Vilanova y Rada y
Delgado, que estudiaban las revoluciones geológicas que han formado el
suelo de la península ibérica; Coello, que emprendió su descripción
geográfica; Fernández y González, que había de remontarse á la noción de
los primeros pobladores históricos; Fernández Guerra é Hinojosa, á cuyo
cargo quedó la Historia de España desde la invasión de los pueblos
germánicos hasta la ruina de la monarquía visigótica; Codera, Riaño y
Saavedra, que habían de abarcar toda la dominación árabe; Madrazo, que
tomó para sí los principios de la reconquista; Colmeiro, que se limitó á
los reinados de los Reyes de Castilla, Aragón, Navarra y Portugal, desde
el de Alfonso VI hasta Alfonso XI de Castilla; Fabié y Catalina García,
que proseguían con los de D. Pedro I hasta el fin del siglo XV; Fita,
que se encargó de la historia de los judíos; Oliver, de la de los Reyes
Católicos D. Fernando y Doña Isabel; Pujol, que eligió la de Felipe V de
Borbón; Danvila, la de Carlos III, y Gómez de Arteche, la de Carlos IV y
Fernando VII. En este reparto fué en el que Cánovas guardó para sí la
_Historia de la Casa de Austria en España_, que había de ser el resumen
de todos los estudios de su vida, y lo que es más, _el programa de la
resurrección del porvenir_, con la que su mente, nutrida de la fe de la
patria, sin cesar soñaba.

     [7]: En su _Historia universal durante la República Romana_,
     Polibio escribía:--«[Greek: môdemian etoimoteran einai tois
     anthrôpois diorthôsin, tês tôn progenêmenôn prazeôn
     epistêmês.--alêthinôtatên men einai paideian kai gymnasian pros tas
     politikas prazeis, tên ek pês istorias mathêsin].»--lo que en
     castellano quiere decir que ninguna investigación resulta más
     conveniente á los hombres que la que conduce á la ciencia de los
     hechos pasados, y que para educar para los oficios de la política,
     ninguna disciplina, ningún ejercicio es más eficaz que el estudio
     de la Historia.--Véase en RUY BAMBA la _Introducción_ á la
     traducción de la _Historia_ de POLIBIO MEGALITANO.


VI

Este progreso en la conciencia histórica del autor de la _Historia de la
decadencia_, es uno de los fenómenos más dignos de estudio en la vida
literaria y política de Cánovas del Castillo. Para poder formar su
contraste en la sana balanza de la buena crítica, parece que
providencialmente confluye la división de la época respectiva en que
escribió cada una de las tres más importantes obras históricas que nos
ha dejado: _La Historia de la decadencia_, el _Bosquejo histórico de la
Casa de Austria_ y los _Estudios del reinado de Felipe IV_. La primera
es de su precoz juventud, de 1854, cuando no tenía veintiséis años, no
había acabado su carrera del Derecho y era periodista batallador en las
columnas de _La Patria_. El segundo, se publicó en 1869: es decir, á los
cuarenta y un años de su edad, cuando ya había desempeñado cargos
diplomáticos en Roma y superiores administrativos en el Ministerio de la
Gobernación, llevaba largo embate en las contiendas del Parlamento,
había sido ministro de la Corona, ocupaba sitiales en las Reales
Academias, y había practicado estudios históricos de personal
investigación en los Archivos públicos, como el _Asalto y saco de los
españoles en Roma_[8], _El barcho ó parque de Pavía_; la _Batalla de
Rocroy_[9], _Las relaciones de España y Roma en el siglo_ XVI[10] en
trabajos de _Revistas_, y en discursos académicos _La dominación
española en Italia_[11], la _Invasión de los moros africanos en nuestra
Península_[12] y otros semejantes. Por último, _Los estudios del
reinado de Felipe IV_ aparecieron en 1888, á los sesenta años de su
edad, á los trece de haber hecho la restauración de la Monarquía y de la
Dinastía en España, de ser el supremo director de la política española
dentro y fuera de la nación, y de hallarse en el apogeo de su poder, de
su saber y de su experiencia. En las tres obras históricas de 1854, de
1868 y de 1888, de necesidad se imponen, siendo unos mismos los grandes
actores de los sucesos que relatan, la repetición del juicio, no sobre
los hechos, sino sobre los personajes sobre quienes caía la
responsabilidad del tiempo, del éxito y de la Historia. Nudo de toda la
política de España durante el siglo de la decadencia, por toda la
extensión del XVII mas que ningunos otros personajes, son evidentemente
el rey Felipe IV y su gran ministro ó privado el Conde-Duque de
Olivares, D. Gaspar de Guzmán. Ante estas dos figuras sólo desempeñan un
papel secundario, las que las precedieron en el Trono ó en el Gobierno,
Felipe III y el duque de Lerma, D. Francisco Gómez de Sandoval y Rojas,
y las que le siguieron en análoga posición, la Reina Doña Mariana de
Austria con el P. Neïdthard y D. Fernando de Valenzuela, primer marqués
de Villasierra; Carlos II y D. Juan José de Austria, y sobre el fárrago
de sus ministros circunstanciales, sus dos mujeres, á quienes sobre él y
su Gobierno se atribuye una influencia determinante: Doña María Luisa de
Orleans y Doña María Ana de Neoburg. Pues bien: ni el Felipe IV de la
_Historia de la decadencia_ es el Felipe IV del _Bosquejo histórico_, ni
el Felipe IV de ésta y aquella obra el Felipe IV de los _Estudios
históricos_. Todavía esta diferencia de apreciación, de juicio y de
concepto se nota más en estas tres obras, cuando se trata del
Conde-Duque de Olivares. De haberse escrito para las monografías de la
_Historia general de España_, la que el Sr. Cánovas del Castillo se
reservó, hubiera aún pronunciado el juicio definitivo sobre aquel Rey y
aquel ministro, tan injusta é innoblemente vilipendiado durante tres
siglos, habiendo sido este con su monarca, los únicos espíritus
verdaderamente españoles que trabajaron cuanto pudieron por devolver á
España su esplendor empañado y por conservar su prestigio, su supremacía
y su poder: juicio definitivo que está aún por pronunciar, y que, muerto
Cánovas del Castillo, la vista angustiada no alcanza á ver el espíritu
suficientemente independiente é ilustrado que lo pueda consagrar.

     [8] _Del asalto y saco de Roma por los españoles._--(_La América_:
     1858).

     [9] _Del principio y fin que tuvo la supremacía militar de los
     españoles en Europa, con algunas particularidades de la batalla de
     Rocroy._--(_Revista de España_: tomo I.--1868).

     [10] _a_) Del principio de las diferencias entre Paulo IV y Felipe
     II y de las consultas y determinaciones que con ocasión de ellas
     hubo en España. _b_) De la reorganización y tratos del Papa Paulo
     IV con los franceses y motivos que alegó ó tuvo para indisponerse
     al propio tiempo con los españoles. _c_) De la guerra y paces entre
     Felipe II y el Papa con la conclusión del Pontificado de Paulo IV,
     los principios de Pío IV y las últimas consecuencias de todos los
     sucesos referidos.--(_Revista de España_: tomos II y III: 1868).

     [11] _De la dominación de los españoles en Italia._--Discurso de
     recepción en la Real Academia de la Historia, 20 mayo 1860.

     [12] _De las invasiones de los moros africanos en
     España._--Discurso en la Real Academia de la Historia, en la
     recepción de D. Emilio Lafuente Alcántara: 25 de enero de 1863.

Como Cánovas del Castillo fué siempre, desde su primera juventud, un
hombre de buena fe, ni en esto, ni en otros extremos que más adelante él
mismo condenó en sí mismo, siendo obra suya, no puede culpársele más que
de haber extremado en la _Historia de la decadencia_, tal vez la nota
adversa bajo la presión que en su espíritu juvenil ejercían las ideas
con que se aprontaba á colaborar ciegamente en una próxima revolución.
Pero considerando atentamente los medios de que disponía para formar y
escribir en su _Historia_ los juicios que emitió, no puede menos de
tenerse en cuenta, lo que antes se dijo, cuál era en general, el estado
de los estudios históricos en España, cuando él la escribió. Las
investigaciones reivindicatorias de los Archivos empezaban á
practicarse. Y todos los libros de que podíamos disponer, ó constituían
el inmenso bagaje con que la literatura francesa, hostil á la Casa de
Austria, había sustituído hacía dos siglos nuestra literatura histórica,
ó eran libros españoles solamente en el nombre, porque, ó estaban
servilmente traducidos del francés ó en libros franceses habían tomado
su inspiración, su espíritu y sus doctrinas, ó eran libros totalmente
extranjeros. No había otras fuentes á que acudir, y aunque Cánovas se
propuso hacer un libro español y para España, este deseo no podía
realizarse más que en las nobles ambiciones de una aspiración, entonces
sin realizar.

La exploración avanzaba siempre, y cuando los Archivos italianos nos
dieron á conocer las riquezas atesoradas en los de la Cancillería
véneta, con las informaciones de los embajadores de la República durante
los siglos XVI y XVII, á su explotación acudieron instantáneamente todos
los hombres estudiosos de Europa, creyendo haber encontrado el más
opulento filón de noticias y de verdad. Cánovas fué uno de los más
ansiosos de fomentar el prestigio de estas novedades, y las figuras de
los reinados de Felipe III y de Felipe IV, que retrató en su _Bosquejo
histórico_ de 1868, fueron tomadas con su característico calor de
entendimiento, de las _Relaciones_ de los Valaressos, de los Gritti, de
los Corder, de los Justiniani, etc., que aunque servían en España, eran
como los gobiernos todos de la Señoría, más amigos de Francia que de
nuestra Nación. También más tarde hubo que rectificar esto; y así, en
los _Estudios históricos_, las figuras mencionadas ya son las que se
acercan más á su realidad. Es verdad, que ya Cánovas no se inspiraba,
como en 1854, en los libros traducidos del francés, ni como en 1868, en
las _Relaciones_ interesadas de los embajadores vénetos. Su biblioteca
se había nutrido de una documentación sacada de los originales,
principalmente en Simancas, de la que los 15 volúmenes que tengo ante
los ojos, son un tesoro de revelaciones inéditas, con las cuales hay
bastante para escribir una _Historia_ nueva de lo que hasta aquí las
literaturas extranjeras, y, principalmente la francesa, nos han dado tan
adulterado. Su biblioteca se había nutrido también de toda ó de la mayor
parte de la bibliografía polemística del tiempo mismo en que se
efectuaron los sucesos políticos y militares de aquellos reinados, que
entran en el círculo de la decadencia, y el conocimiento profundo de
estas controversias en sus fondos originales, eran para él un nuevo
manantial de revelaciones que, hasta ahora nos habían sido completamente
desconocidas. Esta es la única literatura extranjera que el historiador
español, vindicador del honor de su patria, debe consultar, y
consultándola Cánovas en sus últimos trabajos que dejó, pudo
rectificarse noblemente á sí mismo, porque con estas rectificaciones, no
sólo hacía honor á la verdad, sino á la gloria de su patria y á la
justificación de los ilustres caracteres que más la sirvieron y con más
buena fe en aquel tiempo. Ya en 1883, al escribir otro de sus más
hermosos libros, _El Solitario y su tiempo_, con toda franqueza decía:
«Triste, pero honrado papel--permítaseme decirlo--, me ha tocado á mí en
lo referente á la Historia de España, que durante algunos años he
cultivado con cierto empeño. Nací, y he vivido entre españoles,
justamente soberbios de su grandeza antigua, pero poco curiosos por
inquirir y analizar los motivos que la originaron y las causas por qué
decayó tan brevemente; convencidos de que tal decaimiento es excepción y
natural estado de su grandeza, sin sospechar siquiera que á esta tierra,
ó á sus habitantes en general, se debe la inferioridad en que nos
hallamos ahora respecto á los demás pueblos numerosos y de límites
extensos; seguros, por último, de que _ciertos Reyes y ciertos
ministros, algunas instituciones y algunas leyes, eclesiásticas y
profanas, son las causas únicas del doloroso cambio de fortuna que
experimenta España_. Del poco tiempo que mi agitada vida me ha
consentido dedicar á los libros, he consagrado ya bastante á desvanecer
tales errores, y no sin éxito, pues las más de aquellas ideas mías, que
un día se tuvieron por paradojas, comienzan á hacerse vulgares, siendo
patrimonio común de todos, ó la mayor parte de mis puntos de vista sobre
la Historia de la Nación, que como tal no existe, sino desde que en
Carlos V se unieron con Castilla Aragón y Navarra.»--«Confiésolo sin
rebozo y hasta por deber riguroso de conciencia: _el motivo que me ha
impulsado á hacer de los estudios sobre la Casa de Austria en España, la
mayor ocupación literaria de mi vida posterior, consiste en el
remordimiento que quedó en mí de haber copiado con ligereza, y creído
sin bastante examen, muchas de las calumnias históricas que pesan sobre
los gobernantes españoles de la época, juzgándome más obligado que otros
á inquirir y buscar la verdad, con el fin_ DE DESMENTIRME _siempre que
lo mereciera, cual he desmentido ya frecuentemente y pienso también
desmentir cada día más á mis poco escrupulosos antecesores_»[13].

     [13] _Problemas contemporáneos_: tomo I.--_Introducción._

En contraposición con lo que la _Historia de la decadencia_ y de 1854 y
aun el _Bosquejo histórico_ de 1868 bajo la fe de los embajadores
vénetos, dijeron sobre el Conde-Duque de Olivares, véase como Cánovas
del Castillo le dibuja, en su monografía de su _Separación de Portugal_
inclusa en los _Estudios históricos_ de 1888.--«Era, dice, el
Conde-Duque de Olivares hombre de sanas intenciones, desinteresado,
sagaz, atento á los negocios, con corazón bastante grande para vencer
las dificultades ó afrontar sin miedo los mayores peligros.» Del Rey
Felipe IV veamos, á seguida, estos otros juicios: «La antigua leyenda
que le supone exclusivamente entregado á toros y cañas, comedias y
galanteos, tiene que recibir un golpe final y decisivo. Fué, en
realidad, Felipe IV muy aficionado á divertirse en la primera mitad de
su reinado, cuando todo le sonreía á primera vista y no había sonado la
hora suprema de los infortunios aún; pero nunca pensó en eso tan solo,
como _la falsa historia_ ha contado. Á los vencedores de Nordlingen y
aun en Fuenterrabía, érales, después de todo, lícito sentir alegrías y
frecuentar todavía diversiones. Por lo demás, preciso será que los más
incrédulos se convenzan también, si no quieren negar el testimonio
patente de documentos innumerables, ya en Simancas existentes, ya
detentados en París, de que ningún Monarca moderno, ni casi ningún
Ministro parlamentario, ha intervenido tanto _de su puño_ en los
expedientes, consultas y negociaciones como _el calumniado_ Felipe IV.
No fué, no, por andar en comedias, toros y cañas exclusivamente por lo
que se separó Portugal de España: esto resulta ya evidente. Muchos,
muchísimos otros motivos, y más graves, hubo para aquella nacional
desgracia y las demás que la acompañaron.»

Si la publicación de la _Historia de la decadencia_, con todos sus
defectos, tuvo el alto mérito de abrir horizonte nuevo de
investigaciones y de ideas nacionales á la generación contemporánea de
su autor que se consagró á los estudios históricos, las últimas obras de
Cánovas y sus últimos conceptos vertidos en ella, pronto lograron
fructuosos proselitismos. ¡Cuánto se ha disparatado sobre las causas de
nuestra decadencia en el siglo XVII! Pero el magisterio histórico de
Cánovas ha hecho á los nuevos críticos dirigir la mirada hacia otras
causas más fundamentales que las interiores en que la influencia de
fuera ha hecho por más de dos siglos envenenar nuestro espíritu
naturalmente pesimista y envidioso cuando tratamos de nosotros mismos.
No existía ya Cánovas del Castillo, cuando el más correcto pensador de
sus discípulos, D. Francisco Silvela, fué recibido el día 1.º de
Diciembre de 1901 como individuo de número de la Real Academia de la
Historia. Su discurso de recepción tenía por tema los _Matrimonios de
España y Francia en 1615_. Este discurso fué toda una reacción, la
reacción á que Cánovas tendía con su larga y concienzuda labor. La
rivalidad de Francia contra España, su penetración cautelosa en nuestra
nación por medio de sus matrimonios políticos y su característica
desenvoltura en las intrigas de gabinete y en las alianzas con que
siempre ha obtenido todas las ventajas que ha querido conseguir, forman
el nudo íntimo de toda la política de nuestra decadencia. Silvela lo
decía: «su propósito mediante los matrimonios reales de 1615, fué minar
el poder de España para despojarle de él é investirse ella de todo lo
que hiciera perder á nuestra Nación, y fué el trabajo tenaz de todo el
siglo XVII, hasta que al comenzar el XVIII se apoderó del Trono, nos
trajo su sangre á él, nos convirtió en casi una provincia francesa y nos
obligó á firmar aquel _Pacto de familia_ que extremó para siempre
nuestro ruina».


VII

Á pesar de los defectos que el mismo Cánovas del Castillo, hombre ya de
Estado y con una instrucción histórica y política que en España no ha
tenido quien le iguale, y acaso fuera de España, más que Thiers en
Francia, denunció en sus libros de la edad provecta, todavía la
_Historia de la decadencia_ sigue siendo libro único en el tema que
desenvuelve en la literatura histórica de nuestra patria. El _Bosquejo
histórico de la Casa de Austria_ no es más que un resumen, pero no una
historia, y en Lafuente la parte que comprende los reinados de Felipe
III, Felipe IV y Carlos II, adolece enteramente de los propios defectos
que la primera obra histórica de Cánovas. Aventaja ésta última también á
la de Lafuente en la forma literaria, que revela toda la frescura, toda
la espontaneidad y toda la viveza de que el espíritu de Cánovas del
Castillo estuvo dotado siempre, pero que, á semejanza de la planta
espléndida que se viste de pomposas flores ó de sazonados frutos, mas
cuya primera flor ó cuya primera poma aventaja á todas las demás en
robustez, belleza, dulzura y lozanía, la _Historia de la decadencia_
como primera flor de aquel ingenio, seduce con el vigor y frescura de
que hace y puede hacer gallardo alarde.

Se ha indicado repetidas veces en este proemio y crítica de tal obra,
que en su espíritu fué influída por las pasiones políticas en cuya
atmósfera entonces se sazonaba la actividad vertiginosa del
entendimiento y de la acción de su autor. El tiempo empaña la
trasparencia de las alusiones multiplicadas que, principalmente, al
emitir ciertos juicios sobre las desdichadas reinas Doña Mariana de
Austria y Doña María Ana de Neoburg, madre y segunda esposa
respectivamente del Rey Carlos II, se dirigieron entonces á las
combatidas autoridades augustas de las Reinas Doña María Cristina de
Borbón y Doña Isabel II. Hay que congratularse de que esas alusiones ya
solo pueden apercibirse por un corto número de entendimientos muy cultos
así en la historia del último siglo del reinado de los Austrias en
España, como en la historia íntima de aquel período demasiado revuelto
de nuestras revoluciones contemporáneas. Nadie como el mismo Cánovas se
lamentó después de aquellas dobles injusticias. Ni Doña Mariana de
Austria, durante su gobierno en la minoridad de Carlos II, fué la que
nos dejaron descrita los villanos partidarios de D. Juan de Austria, ni
Doña María Ana de Neoburg, la que dejaron á su gusto retratada para la
posteridad, primero los partidarios del cambio de dinastía, y después
los escritores franceses que se tomaron la interesada molestia de
sustituirnos en la redacción de nuestra propia historia. Pero si estas
figuras augustas de aquel siglo tan vilipendiadas fueron por los que
siempre han conspirado contra el honor y la grandeza de nuestra patria,
sosteniendo el espíritu de división ambiciosa que nos ha arruinado, que
nos arruina, que obstruye toda tentativa de resurrección nacional, no
menos injustamente infamadas quedaron las de los tiempos cercanos en
cuya desopinión y amarguras todos hemos tenido parte. Cánovas, hombre de
rectitud extrema, cuando se vió en sus altas posiciones de pie derecho
delante del espejo de la historia, no tomó la pluma para desdecirse,
como lo había hecho en sus juicios históricos sobre Felipe IV y el gran
Conde-Duque de Olivares; pero con actos de su poder volvió noblemente
por el honor de aquellas damas. La estatua á la Reina María Cristina que
se levantó en bronce en uno de los parajes más públicos de Madrid, dirá
á la posteridad que las vejaciones que en vida se cometieron contra su
nombre, fueron actos inicuos de la falta de honradez de los partidos
políticos exaltados. Por fortuna, repetimos, las alusiones vivas que
para los lectores de la _Historia de la decadencia_ en 1854 estaban
claras y fomentaban las iras de la revolución que estalló en Julio del
mismo año, son ya charadas y enigmas que el común de las gentes no
alcanza á descifrar.

Para reasumir: La _Historia de la decadencia de España desde el
advenimiento de Felipe III al trono hasta la muerte de Carlos II_, sigue
siendo todavía, desde la época en que se escribió, la única monografía
histórica que de aquel período de tiempo posee nuestra literatura. La
inspiró un alto sentimiento de ideas nacionales, y fué el modelo á que
en lo sucesivo se ajustaron todos los que, comprendiendo que la
_Historia general_ no puede escribirse mientras cada una de sus
particularidades, de sus personajes y de sus grandes sucesos no haya
sido estudiado bajo la ilustración del mayor número posible de
documentos, posteriormente se dedicaron á una labor que ha hecho
insignes los nombres de Rosell, Janer, Fernández Duro, Rodríguez Villa,
Muro, Martín Arrúe, general Fuentes y otros. No son los españoles tan
dados á los estudios históricos como los extranjeros, y da pena confesar
que el número de _hispanistas_ extraños que sin cesar enriquecen la
Minerva histórica española en todas las lenguas cultas que se hablan en
los dos mundos, sobrepuja de una manera desproporcionada al de los que
en España consagran sus talentos á esta parte principal de la cultura de
la nación. Uno de los últimos libros históricos sobre España, que este
mismo año ha aparecido en las prensas de Copenhague, ha sido el titulado
_Filip II af Spanien_ del sabio escritor danés CARL BRATLI. Este libro
va enriquecido con una extensa bibliografía de autores de todas las
lenguas que han escrito sobre Felipe II en los tiempos modernos. ¡Ciento
sesenta y nueve nombres de autores extranjeros están comprendidos en
esta bibliografía! ¡Los nuestros son solos treinta y cinco!: Barado,
Baquero Sáenz, Boronat y Barrachina, Cánovas del Castillo, el jesuíta P.
Cappa, Castro (D. Adolfo de), Cedillo (conde de), el jesuíta P. Coloma,
Danvila Burguero (Alfonso), Danvila Collado (Manuel), Estébanez
Calderón, Fernández Duro, Fernández Montaña, general Fuentes, Gayangos,
Gómez (Valentín), González (D. Tomás), Hinojosa (D. Ricardo), Janer,
Lafuente (D. Modesto), Lafuente (D. Vicente), Manrique, general Martín
Arrúe, el agustino P. Mateos, Menéndez y Pelayo, el agustino P. Montes,
Muro, Ortí y Lara, Picatoste, Pidal (marqués de), Rodríguez Villa,
Rosell, Sánchez (el presbítero D. Miguel) y San Miguel (duque de).
Entre los extranjeros se hacen inolvidables: Baumgarten (Munich),
Baumstark (Lieja), Bergenroth (Londres), Böhmer (Berlín), Boglietti
(Florencia), Bongi (Lucca), Borget (Bruselas), Bozzo (Palermo), Büdinger
(Viena), Cabié (Albi), Campori (Módena), Capefigue (París), Coxe W.
(Londres), Croze (París), Cunninghame Graham (Londres), Diedo (Milán),
Döllinger (Regensburg), Donais (Toulouse), Dumesnil (París), Du Prat
(marqués de) (París), Erslew (Copenhague), Esser (Copenhague), Fea
(Turín), Forneron (París), Froude (Berlín), Fruin (Gravenhage), Gachard
(Bruselas), Gams (Rogensburg), Gayarré (Nueva York), Gossard (Bruselas),
Grahl (Leipzig), Greppi (conde de) (Turín), Groen van Prinsterer
(Utrecht), Häbler (Berlín), Havemann (Gottinga), Helfferich (Berlín),
Herre (Leipzig), Hume (Martín) (Londres), Jurien de la Gravière (París),
Juste (Bruselas), Kervyn de Lettenhove (Brujas), Kretzschmar (Leipzig),
La Ferrière (París), Lassalle (Montanbau), Lea (Filadelfia), Marcks
(Estrasburgs), Mariéjol (París), Maurenbrecher (Berlín), Mignet (París),
Montplainchamp (Amsterdam), Morel Fatio (París), Motley (Londres), conde
de Moüy (París), Namèche (Lovaina), Nores (Florencia), Oliveira Martins
(Lisboa), Pellegrini (Lucca), Philippson (Berlín), Prescott (Londres),
Rachfahl (Munich), Ranke (Berlín), Raumer (Leipzig), Reiffenberg
(Bruselas), Reynier (París), Romain (París), Rousselot (París), Sarrazin
(Arras), Schäfer (Gütersloh), Schepeler (Leipzig), Schmidt (Berlín),
Stirling-Maxwel (Londres), Stübel (Viena), Teulet (París), Thomsen
(Copenhague), Tilton (Friburgo), Turba (Viena), barón de Viel-Castel
(París), Varnkönig (Stuttgart), Weiss (Pecis) y Wilkens (Gütersloh).

Como se ve, no van aquí citados todos los autores extranjeros de la
bibliografía de Felipe II publicada por Bratli; ¿pero los enumerados no
bastan para dar idea de lo que sobre España y de un solo reinado se
escribe del otro lado de nuestras fronteras de tierra y mar? Hay que
convenir en que, si toda esta bibliografía espléndida y numerosa es el
resultado del movimiento que hacia la investigación de las
documentaciones originales, principalmente en los archivos de Estado, se
inició desde el impulso que en toda Europa produjo la reacción contra la
literatura revolucionaria y bonapartista de Francia durante el breve
reinado de la casa de Orleans en este país, en lo que á España toca, fué
á Cánovas, desde tan juvenil edad, al que correspondió tomar sobre sí la
representación nacional de todo este movimiento. La _Historia de la
decadencia_, en realidad, fué su ensayo; pero ella le sirvió á él mismo
de acicate para sus posteriores exploraciones propias, á la vez que de
palanca para la escuela de prosélitos que de aquí surgió. Nuestras
siempre desoladoras divisiones y contiendas políticas han sido la causa
eficiente para que este movimiento regenerador se haya entibiado; pero
como cada día se siente más la necesidad de reanudarlo por nuestra misma
gloria y por nuestro propio estímulo, la semilla que se arrojó á la
tierra hace cerca de sesenta años, algún día ha de convertirse en
espigas de recompensa. Esa esperanza nos alienta á todos los que amamos
la patria por la patria; y cuando el vergel preparado se cubra de
flores, todos habrán de reconocer que el primero que hendió con su reja
la tierra esterilizada por la inercia de dos siglos fué el ilustre autor
de la _Historia de la decadencia de España_ en 1854.


                                      JUAN PÉREZ DE GUZMÁN Y GALLO.



           HISTORIA

              DE

    LA DECADENCIA DE ESPAÑA



[Ilustración]

  CUATRO PALABRAS

  Á LOS LECTORES


CREEMOS que un libro de esta clase necesita siempre de ciertas
explicaciones, y por eso nos determinamos á escribir estas líneas. De
otra suerte, nos expondríamos á que, sobre las censuras que merezca
verdaderamente, recayesen otras infundadas.

No faltará quien pregunte por qué hemos hecho dos obras separadas en
lugar de una sola, continuación de Mariana y Miñana[14]. Es muy
sencillo. Nosotros opinamos que la continuación de una obra debe á ella
semejarse; que no es continuación de una obra otra distinta en el
método, en el estilo, en el espíritu. No queremos con esto ofender á
nadie: decimos sólo la opinión que nos ha traído á proceder de diverso
modo que otras personas, alguna muy estimable. Porque habiendo de
escribir de otra suerte que Mariana y Miñana, verdadero continuador éste
de aquél, hemos aceptado la dificultad tal como se nos presentaba, y
hémosla resuelto haciendo un libro diferente en el nombre y la forma
como en todo lo demás tenía que serlo.

     [14] Cuando la empresa editorial que llevó el nombre de _Biblioteca
     Universal_ publicó en 1854 la _Historia General de España_, del P.
     JUAN DE MARIANA, ofreció en la portada del libro que esta Historia
     sería continuada hasta el año 1851. El P. MARIANA no llegó en su
     obra sino hasta la muerte del Rey Católico Fernando V en los
     primeros años del siglo XVI. Continuó su labor el P. FRAY JOSÉ DE
     MIÑANA: éste alcanzó en la suya desde el reinado de Carlos I de
     Austria hasta la muerte de Felipe II, y este trabajo fué una
     verdadera continuación del anterior. Mas el autor de la _Historia
     de la decadencia de España_, aunque tomando el hilo de su narración
     donde MIÑANA dejó la suya, alteró el método, el estilo y el
     espíritu de sus dos predecesores, y á justificar esto es á lo que
     se encamina esta advertencia preliminar á los lectores.--J. P. de
     G.

Otros habrá que extrañen el que no hayamos puesto más atención en lo
moderno que en lo antiguo, en la época de los Borbones[15] que en la
época de los príncipes austriacos. También hemos tenido para esto
razones propias. En primer lugar, hemos querido llenar en algo un vacío
que se nota en nuestra Historia, y es la descripción de nuestra
decadencia, no menos notable, no menos grande ni menos digna de estudio
que la romana. Que no lo hemos conseguido ya lo sabemos; pero puestos á
la obra, debíamos hacer de nuestra parte todo lo posible por
conseguirlo. Nuestra decadencia no sólo no está narrada hasta ahora sino
que está ignorada, obscurecida, envuelta en falsedades y calumnias de
extranjeros y nacionales; de aquéllos, como autores; de éstos, como
imitadores ó copistas. Sabau y Blanco hizo no más que recoger noticias
de libros extranjeros sin crítica, sin examen, con notoria precipitación
é injusticia y con manifiestos y continuos errores. Á este han seguido
después los más de los escritores nacionales. Los que mejor explican
nuestra decadencia son dos extranjeros: Ranke y Weiss; pero ni uno ni
otro quisieron hacer historias sino más bien disertaciones, y además,
aunque ambos imparcialísimos, no son, al cabo, españoles, y su crítica
no puede siempre ser aceptada. Algo de esto puede decirse también de
nuestro buen amigo D. Adolfo de Castro, que ha escrito sobre la
decadencia de España, sin pretender hacer una Historia. De todo esto
nace el grande amor con que miramos la primera parte de nuestra tarea y
el extendernos más en ella de lo que, al parecer, exigía la buena
proporción del libro. Y al propio tiempo para no ser tan largos en la
época de los Borbones, hemos tenido en cuenta que si la Historia próxima
ó contemporánea es siempre espinosa y casi pudiera decirse imposible,
señálase esto más á medida que se hace más detallada y minuciosa, porque
se tropieza con mayor número de personas y de simpatías ó antipatías
particulares. «Trabajo es--decía Quevedo--escribir de los modernos:
todos los hombres cometen errores; pocos, después de haber incurrido en
ellos, los quieren oir; conviene adularlos ó callar. El discurrir de sus
acciones es un querer enseñar más con el propio ejemplo que con el de
los otros.»

     [15] El autor de la _Historia de la decadencia de España_ era
     también el que había de escribir la del cambio dinástico de la Casa
     de Austria por la de Borbón; pero cuando terminó la primera el
     torrente de la vida política en que ya se había iniciado
     enteramente, le absorbió en medio de los acontecimientos que
     sucedieron á la revolución de julio de 1854; por esta razón, y para
     no aplazar la publicación comenzada, se encargó de escribir para
     esta obra el período de la Casa de Borbón, desde Felipe V hasta
     Isabel II. D. JOAQUÍN MALDONADO MACANAZ.--J. P. de G.

Por último, hemos procurado beber siempre en fuentes originales y
españolas; para ello no hemos perdonado medio en el poco espacio de que
hemos podido disponer. Los juicios, buenos ó malos, son nuestros
siempre; los hechos los hemos tomado donde hemos podido hallarlos. No
nos hemos fiado casi nunca de las versiones extranjeras, porque, ante
todo, hemos querido hacer un libro español y para España, que era lo que
hacía falta.

[Ilustración]



[Ilustración]

INTRODUCCIÓN


VAMOS á anudar la historia de nuestra nación en el punto mismo en que
comienza su decadencia. Mariana, que tomó su relación desde los tiempos
más remotos, pudo recoger en sus principios á la Monarquía, y seguirla
por los gloriosos caminos que la trajeron á la grandeza que alcanzó en
el reinado de los Reyes Católicos. No fué menor asunto el de Miñana, que
relató los hechos de Carlos V y los consejos y empresas de Felipe II.
Aquí llegó el astro de España á su apogeo. Nosotros hemos de contar
ahora cómo de tanta grandeza vinimos á humillación tan grande; cómo de
tan alto poderío, á tamaña impotencia, y de sucesos tan prósperos, á tan
inauditas desgracias como lloraron ojos españoles en los días de Carlos
II. Tarea ingrata y penosa, donde el amor patrio contiene ó corta los
vuelos de la fantasía; donde la razón se ofende y la fe se quebranta, y
el corazón se lastima. Con harto placer trocaríamos nuestra tarea por
las que llevaron á cabo Mariana y Miñana; pero quiso Dios que así como
es inferior nuestro juicio y estilo al de aquellos historiadores, así
fuesen menores los hombres y los sucesos que habían de ocupar nuestra
pluma.

Al acabar el siglo XVI, sentía la nación cierto cansancio disculpable en
lo grande de las obras que había ejecutado, y de las empresas que
durante el anterior había acometido. Pero era cansancio, no decadencia
aún lo que sentía. Si Dios hubiera concedido á Felipe II sucesores tan
grandes como eran los estados y los empeños de la Monarquía, hubiérase
conservado como estaba, y reparando y mejorando su constitución
lentamente con la facilidad de los tiempos, el desengaño de los sucesos
adversos y la enseñanza de los prósperos, quizá la hubieran alcanzado
nuestros ojos dominadora aún, y grande y temida. Ello es que era ya uno
el territorio de la Península después de tantos siglos de división y
desconcierto entre las diversas provincias. El turco, nuestro mortal
enemigo, estaba vencido y humillado. Aún la infantería de España no
había cejado jamás en los campos de batalla. Proseguíanse las conquistas
en África, y en América y Asia se adquirían cada día nuevos dominios y
nuevas minas ó mercancías preciosas con que reparar, á poco que se
acertase en los remedios, la penuria del erario y la pobreza de los
pueblos. Todavía en los consejos del mundo era la primera voz y más
sabia la de España. Todavía nuestros historiadores eran los más doctos y
más elegantes, y nuestros poetas y novelistas, y arquitectos y pintores
daban aún asombro á los presentes, esperando á que llegase el tiempo de
infundirlo en los venideros. Ciertamente, la Monarquía tenía ya dentro
de sí los gérmenes de corrupción que más tarde habían de destruirla, y
cierto es también que Felipe II había cometido no pocas faltas en su
reinado. Mas ha de tenerse en cuenta que aquellos gérmenes de corrupción
no habían sido antes sino principios de vida y engrandecimiento que eran
naturales en la Monarquía, y que lo mismo se advertían en ella cuando
comenzaron á reinar los Reyes Católicos que á la muerte de Felipe II. De
tales flaquezas se hallan en todos los imperios del mundo, y viven y
crecen, sin embargo, mientras hay manos hábiles que acudan á su
mantenimiento. Y no ha de olvidarse tampoco que si faltas cometió Felipe
II, faltas quizá mayores cometieron Fernando el Católico y el emperador
Carlos V, sin que se diga por eso que en su tiempo decayese España.

Pero el vulgo no acierta á comprender de qué manera las mismas causas
que produjeron engrandecimiento, pueden producir decadencia; de qué
manera las ideas y las instituciones y los hechos que fueron buenos para
crear, pueden servir también para destruir, trocados los hombres y las
ocasiones. Entonces se fijan los ojos en errores accidentales y faltas
más ó menos grandes, pero comunes y reparables al cabo, para explicar la
ruina de las naciones, como si con aquéllas y con éstas no hubiesen
coincidido las antiguas prosperidades, ó se encontrase gobierno antiguo
ó nuevo que no haya caído en tamaños desvaríos por glorioso y feliz que
lo muestre el éxito de sus empresas. Por eso ha habido quien achaque á
Felipe II nuestra decadencia, cuando más bien reforzó los resortes y
acrecentó las fuentes del poderío de España. No sean parte sus faltas
como hombre para negarle las prendas de Rey, que por desgracia no
aparecen reñidas como debieran estas cosas en el sombrío campo de la
historia. Y líbrenos Dios de disculpar las faltas ni de creerlas menores
porque las cometan los reyes, antes las tendremos siempre por más
grandes. Pero hay afectación ó ignorancia en las modernas escuelas, que,
dadas á explicar faltas ó crímenes políticos y á inquirir las razones
filosóficas con que se cometieron, cierran los ojos de espanto, y otra
cosa no ven ni examinan en los de Felipe II que no sea su ejecución. En
verdad que nosotros hemos sentido el llanto en los ojos al leer, pasados
tres siglos, la relación del tormento de Diego de Heredia, el noble
campeón de los fueros aragoneses; mas no hemos probado mayor dureza en
el alma al repasar con la memoria el triste fin de los _Girondinos_ en
Francia; y es que las grandes ideas, haciéndose absolutas y exclusivas
dentro del limitado entendimiento del hombre, traen consigo la
intolerancia, la cual engendra el crimen en todos los tiempos, y es
digna siempre de igual dolor y censura. Tales escritores se hallan, sin
embargo, que, ó bien legitiman ó bien disculpan los cadalsos
innumerables levantados en 1793, al paso que no hay anatema que no
fulminen contra las crueldades de la represión religiosa y política del
siglo XVI. Representante fué de ésta y encarnación de sus ideas y
sentimientos Felipe II. Y cierto que si se mira lo que hizo aquel
Monarca, por odioso que parezca á las veces, todavía no puede tomarse
por mejor ni más preferible lo que hicieron los filósofos
revolucionarios del siglo XVIII, ni siquiera lo que á los mismos
intentos religiosos y políticos que él, ejecutó en Inglaterra la
sanguinaria y deshonesta Isabel y en Francia el déspota y disoluto Luis
XIV. Absurdo parecerá á algunos; pero no vacilamos en sostener que
Felipe II, así por la austeridad inflexible que empleaba consigo propio
á la par que con los demás, como por el sacrificio continuo del
sentimiento á la idea, de la pasión al deber, que se advierte en toda su
vida, tiene más semejanza que con estos príncipes, con el primer Bruto
que condenó á muerte á sus hijos, y con aquel otro famoso que hirió en
César á su padre. Porque en Felipe, como en los héroes romanos, el
pensamiento y la creencia eran todo; nada los sentimientos y pasiones
dulces del alma; y tal era la causa de sus rigores.

No se han contentado, sin embargo, con encarecer su crueldad sus
enemigos, y ha habido aún quien de ineptitud le censure. Niegan el sol y
contradicen la evidencia los que ponen en duda la profunda comprensión y
sagacidad y prudencia del que llamaron los extranjeros _demonio del
mediodía_. Afortunado en unas empresas, infeliz en otras, como todos los
reyes de la tierra, ambicioso como sus antecesores y como todos los que
sienten en sí poder para adquirir y gozar aún más de lo que tienen y
gozan, fanático en materias religiosas como lo fué su padre y su abuelo
y lo fueron sus nietos, no desconoció, sin embargo, los flacos de la
Monarquía, ni despreció su cansancio cuando llegó á advertirlo, que son
las cosas porque más se le censura. Y de aquel hombre, que sabía cambiar
de conducta y modificar sus instintos á medida de la conveniencia como
ningún otro, puede creerse fundadamente que, á reinar en lugar de Felipe
III, no habría acometido empresas grandes, ni habría suscitado guerras,
ni habría hecho más que dar reposo al Estado y recoger sus esparcidas
fuerzas. No sólo la paz de Vervins, donde cedió sin ser vencido, lo
persuade; sino que la cesión que hizo de los estados de Flandes en favor
de su hija, casada con el príncipe Alberto, erigiéndoles bajo su
protección en estados independientes, lo pone en entera evidencia.
Aplicó á la Hacienda, á la Marina, al Ejército toda la atención que más
tarde han puesto en ello las demás naciones, comprendiendo que en esto
se cifra el poder del Estado. Y no fué culpa suya el que su Marina no se
enseñorease de los mares, asegurándonos el comercio del mundo y la
explotación de las minas de América; ni lo fué tanto como se supone el
que la Hacienda no quedase en próspera situación, dado que no la alcanzó
mejor en tiempo de sus antecesores. Aún el fanatismo religioso no le
impidió á Felipe cumplir con sus obligaciones de príncipe, acudiendo en
armas á Roma, cuando fué necesario, y manteniendo, si humilde y
respetuoso en las palabras, duro é inflexible en las obras, los derechos
de su potestad. Y ello es que si su hijo y sus nietos hubieran estudiado
en paz y en guerra sus lecciones, jamás Rocroy hubiera sido tumba de
nuestras banderas; jamás los protocolos de Nimega habrían afrentado á
nuestra diplomacia; jamás los embajadores de Luis XIV habrían ido en
corte extranjera delante de los de España.

La providencia dispuso otra cosa, y el cansancio de la nación se
convirtió en lenta y total ruina. Supieron los sucesores de Felipe II lo
que él había hecho en sus tiempos, y no lo que hubiera hecho en tales
ocasiones como ellos se encontraron. No alcanzó su sagacidad á descifrar
las miras políticas del rey prudente, y en lugar de imitar sus obras y
seguir sus pensamientos, como acaso pretendían, dieron al traste con
todos sus pensamientos y con todas sus obras. Entonces, los gérmenes de
destrucción, contenidos ó modificados por Fernando el Católico, por
Carlos V y por Felipe II, comenzaron á desenvolverse libremente en el
seno de la Monarquía, y emponzoñaron sus venas, y secaron su
pensamiento, y aniquilaron sus fuerzas. Y es indudable que si los Reyes
Católicos hubieran tenido los sucesores que tuvo Felipe II, habría
durado un siglo menos la prosperidad de España, y no habría sido jamás
lo que llegó á ser en la tierra.

Mas tiempo es de que hablemos de los gérmenes de corrupción que desde
los principios trajese en sí la Monarquía, puesto que su
desenvolvimiento lento y progresivo es precisamente la decadencia que
nos toca relatar. Ya que no pretendamos decirlo todo y explicar una por
una las causas que pudieran influir en los males de España durante
aquella aciaga época, ayudando á quitar de sus brazos la fuerza y el
acierto de sus pensamientos y empresas, trataremos de las principales,
de las más poderosas, de las que en sí pueden comprender y encerrar á
las otras.

Los más de nuestros historiadores han hablado de la exageración del
principio religioso en España con escaso juicio. Hija legítima era de
nuestra patria semejante exageración, si ya no es que digamos que fué su
madre. Ni podía ser de otra suerte. Una nación que peleó ochocientos
años contra hombres que profesaban distinta creencia, que llevaba la
cruz en todas sus banderas y miraba á la religión hermanada con todas
sus glorias; cuyo grito de guerra era un grito religioso; cuyos soldados
estaban hechos á ganar indulgencias en las batallas; á obtener
absolución de sus culpas muriendo en el campo; á sentir en su ayuda
espadas de santos; cuyos obispos y sacerdotes eran guerreros; cuyos
príncipes y princesas solían ser monjes, tenía necesariamente que
colocar sobre todos los intereses el interés de la cristiandad, y
anteponer la idea mística á toda idea política ó literaria. Y esa nación
misma, acostumbrada á defender su fe con las armas y á imponer con la
fuerza á los vencidos; acostumbrada á mirar en los infieles á su Dios
enemigos eternos, cuya muerte era no sólo lícita, sino loable, y cuya
vida era afrenta suya cuando no pecado, tenía que ser intolerante hasta
el extremo de constituir la Inquisición, y hasta el punto de
entrometerse en todas las guerras religiosas del mundo. Á la verdad,
tanto ha podido decirse que los reyes de España eran esclavos del
fanatismo de sus súbditos, como que éstos lo fuesen de la piedad
exagerada de sus monarcas, que es la opinión vulgar. Y ahora cúlpese
cuanto se quiera aquel fanatismo religioso por el cual hubo España, y
sin el cual no la habría; cúlpese el fanatismo que guió á los guerreros
cristianos desde la cueva de Covadonga y el monte Pano hasta las puertas
de la Alhambra; cúlpese á nuestra nación por lo que era, por lo que
debía ser, por lo que el tiempo y los sucesos mandaban que fuese.

Bien sabemos que en pocas naciones se había hablado y escrito con tanta
libertad y dureza sobre los desórdenes de la Iglesia como en España en
el siglo XVI. Famosas son, entre otras, las obras del arcipreste de
Hita, de Juan de Padilla y de Bartolomé de Torres Naharro, á quienes no
empescieron los hábitos sacerdotales para fulminar tremendos cargos
contra los clérigos y contra la misma corte de Roma. Mas nunca estas
censuras llegaron á lo sagrado del dogma y de la creencia, y en el
reinado de los Reyes Católicos y de sus sucesores, bien pudo decirse que
era España la nación donde más sólidos fundamentos tuviesen las
prácticas y las doctrinas de la Iglesia. Ni faltaron quejas y clamores
contra la Inquisición y aun contra las guerras religiosas; pero tales
protestas fueron á perderse en la opinión nacional severa y compacta,
que se alimentaba con recuerdos de victorias y venganzas contra los
infieles, y con propósitos y esperanzas de alcanzarlas nuevas. Harto se
dió á conocer esta saña contra los judíos que, ricos y opulentos, vivían
de muchos siglos antes confundidos con los cristianos, desempeñando
importantes empleos en los palacios de los reyes, y ejercitando el
comercio con tanta fortuna, que eran, como en casi todas las naciones de
aquella época, los que poseían las principales riquezas. El odio contra
la nación que había llevado al suplicio al Redentor del mundo, fué
profundo y general en el pueblo desde los principios de la Monarquía, y
la historia de los siglos medios muestra que eran tan perseguidos y
maltratados por el vulgo como los mismos musulmanes. En el fuero de los
muzárabes que dió el conquistador á los de Toledo, tratando de las
multas que habían de pagar los ladrones y homicidas, se exceptúan en
ellas los que no hubiesen cometido sino «furto ó muerte de judío ó
moro». Y el fuero de Sepúlveda, uno de los más humanos, tasa en sólo
cien maravedís el homicidio de judío. Pocos años después las calles de
Toledo se ensangrentaron con la muerte de centenares de aquellos
infelices, que el populacho desenfrenado inmoló sin motivo alguno, y
desde entonces hasta su expulsión apenas pudo la autoridad de los
monarcas refrenar los crueles intentos de sus vasallos contra la raza
aborrecida. Ni era en ellos el odio de sólo el vulgo; pues los grandes
de Castilla, puestos en armas en 1460 contra Enrique IV, propusieron
como una de las condiciones para dejarlas el «que echase de su servicio
y estados á los judíos». Otro tanto que en Castilla acontecía en Aragón
y en los demás reinos de España, y los Reyes Católicos, no bien tomada
Granada, acabaron con el poder de los musulmanes, dieron allí mismo un
edicto expulsándolos del reino, cumpliendo evidentemente con el deseo de
los grandes y de los pueblos, pero dando fatal precedente á la expulsión
que más tarde se verificó en los moriscos. No muchos años después de
aquel decreto terrible nació la reforma, y las doctrinas de Lutero y de
Calvino, contrarias á las antiguas prácticas de la Iglesia, no pudieron
menos de ser tan aborrecidas y menospreciadas en España como el
islamismo y el judaísmo. Hubo no pocos hombres de mérito, así
eclesiásticos como seculares, que se inficionaron con las doctrinas de
la herejía, tales como el doctor Egidio y el doctor Constantino, el
famoso Agustín de Cazalla y Casiodoro de Reina y Cipriano de Valera, y
otros que han dejado muchas obras esparcidas por países extraños y no
poca memoria de sus desdichas. Pero hombres tan grandes y más nos habían
dado los judíos, y no por eso se excusó su persecución ni pudo decirse
que la nación transigiese con ellos. Verdad es que se llegó á temer
tanto de los muy doctos, que solía decirse en España por encarecer á
alguno: «está en peligro de ser luterano». Mas no es menos cierto, sin
duda, que el mayor número de los sabios y doctores, y sobre todo la
gente común, apegada como siempre á las antiguas cosas, siguieron
ciegamente la doctrina católica. Cobró entonces más fuerza que nunca la
preocupación antigua de _limpieza de sangre_, ó sea la pretensión,
general en las familias españolas, de probar que ninguna de ellas se
había mezclado por matrimonio ó de otra manera con gente infiel y
herética. No se tardó en llamar _cara de hereje_ al feo y desalmado;
_hereje_, al mal intencionado y cruel; _hereje_, en fin, á todo el que
merecía por cualquier modo aborrecimiento ó menosprecio. Y las
demostraciones particulares correspondían muy bien, en tanto, á aquellas
otras de la opinión común ó nacional. Un doctor llamado Alonso Díaz vino
desde Roma á Ratisbona, donde se hallaba cierto hermano suyo, celosísimo
partidario de Lutero, pretendiendo apartarle de la predicación de tales
doctrinas, y no pudiendo conseguirlo de otra suerte, le mató con sus
manos. Y más adelante hubo un caballero en Valladolid que obtuvo por
merced del Santo Oficio que le dejasen cortar la leña y prender fuego en
la hoguera donde habían de arder dos hijas suyas, doncellas ambas y
hermosas, condenadas por heréticas. Tales sucesos traen al ánimo la
exacta idea de lo que se pensaba en España de los reformadores.

Y al llegar á este punto conviene que hagamos resaltar cierta
circunstancia tan notable como poco observada; y es que la ciencia
española de aquella época, lejos de defender la libertad del
entendimiento y de protestar contra la intolerancia y la exageración
del principio religioso, las ayudó en su obra. Es la filosofía madre y
generadora de toda la ciencia, y á cultivarla con mucha aplicación y
esmero se consagraron los españoles desde muy temprano. Pedro, _el
español_, fué el asombro de Italia á mediados del siglo XIII, y mereció
ser cantado del Dante. Raimundo Lull ó Lullio llenó con su nombre los
primeros años del siglo XIV, y dejó escritas una multitud de obras de
todo género, que fueron y son todavía estimadísimas de los sabios.
Matemático profundo, propendía al empirismo y á la observación y
experiencia, dejando sometido á reglas casi geométricas y mecánicas el
arte de pensar; y si las ciencias siguieran el camino que él las trazó
en sus obras, fueran harto mayores y más rápidos sus primeros pasos.
Pero su doctrina se perdió en el caos de doctrinas dogmáticas que
ocupaban las escasas escuelas de entonces. Juan Luis Vives vino después
de Lullio á sostener ya la necesidad del método empírico, y uno y otro
antes que el inglés _Bacon_ conocieron la imperfección de la filosofía
escolástica, y trataron de remediarla mejorando los estudios. Mas no era
tiempo aún de lograr semejante fruto. En vano Vives, en el tratado _De
corruptione artium et scientiarum_ y en el _De tradendis disciplinis_
esforzó sus argumentos para convencer á los sabios de su tiempo de los
errores de la dialéctica. En vano quiso sustituir á ella su método de
pensar, vicioso al cabo, pero más á propósito para ir desenvolviendo las
ciencias y la razón en su cuna. No alcanzó otra cosa sino la gloria,
mucho tiempo desconocida, de haber mostrado antes que algún otro á la
Europa el camino que vino á seguirse en adelante. Por lo pronto, el
escolasticismo y aristotelismo continuaron reinando en las escuelas, y,
sobre todo, en las de España produjeron copiosos frutos. Durante el
siglo XVI florecieron entre estos escolásticos Francisco Vitoria,
catedrático de Salamanca, que escribió un tratado sobre la potestad
eclesiástica y otro sobre la potestad civil, de donde Grocio tomó no
pocas de sus doctrinas; Domingo Yáñez, catedrático también de aquella
Universidad sapientísima, y el famoso Domingo de Soto, autor del tratado
_De justitia et jure_, aún hoy tenido en mucho por los jurisconsultos, y
de otros varios libros sobremanera apreciados por sus contemporáneos
dentro y fuera del reino. De los aristotélicos fué el más grande Juan
Ginés de Sepúlveda, traductor y anotador de las obras del maestro,
hombre de inflexible lógica y de vasta erudición y doctrina. Negar el
talento y la ciencia en tales escritores sería injusticia ó locura, y la
historia de la civilización humana habrá de reparar al cabo el olvido en
que les tiene, señalándoles alto puesto á todos ellos. Pero la índole
particular de una y otra filosofía produjo las extrañas resultas que
arriba indicamos.

Perdidos los escolásticos en el laberinto sin salida de su dialéctica, y
aplicándola á asuntos de suyo tan sutiles como los teológicos, llegaron
á formar una _logomaquia_ perpetua en las escuelas, impidiendo que
dedicasen sus esfuerzos al estudio de las grandes verdades morales y
políticas. Achaque fué éste, que sintieron todas las escuelas del mundo
por aquel tiempo; pero como en ninguna de ellas hallase el
escolasticismo tanto cultivo y entusiasmo como en España, ni en otra
alguna parte se viese tan protegido y apoyado por el clero, aconteció
que aquí primero, allá después, se fueran disipando sus tinieblas, y
entre nosotros se hiciesen cada vez más densas é impenetrables. No era
más favorable la filosofía griega que lo fuera de por sí el
escolasticismo al principio de libertad y á la generación de las ideas
modernas. Formóse una amalgama extraña de la Providencia cristiana con
el fatalismo griego, de la moral de Jesús con la de Epicteto y los demás
estoicos, de las verdades del Calvario con las del Pórtico y la
Academia. Entonces, á impulso de las mismas ideas que precedieron y
protegieron acaso las tiranías de Filipo y de Tiberio y la esclavitud
romana y griega, se fueron desenvolviendo en lo íntimo del catolicismo
español, que de tan puro y severo se preciaba, principios esencialmente
paganos é hijos de la civilización idólatra. Halláronse en solemne
contradicción y lucha la idea cristiana en su pureza y la idea pagana en
su más franca y terminante expresión, cuando disputaron en Valladolid
sobre el tratamiento que había de darse á los indios conquistados, el
doctor Sepúlveda de una parte, y de otra el virtuoso obispo de Chiapa,
fray Bartolomé de las Casas. Aprobó el primero cuantas crueldades se
cometían con aquellos desdichados «por la rudeza de sus ingenios, decía,
que son de su natura gente servil y bárbara y por ende obligada á servir
á los de ingenio más elegante, como son los españoles.» Doctrina
enteramente aristotélica y sacada palabra por palabra del libro III de
la _Política_. Contestóle el padre Las Casas con la sencilla doctrina de
los cristianos de que Dios hizo hermanos á todos los hombres; ¡idea de
fecundidad inmensa, conquista la más alta que hayan hecho las ciencias
morales en el mundo! Pero fué en vano; la Filosofía tenía de su parte el
interés particular y el egoísmo, y la Iglesia, encerrada en el Estado y
confundida con él en deseos y conveniencias, no hizo lo que pudiera por
sacar triunfante la doctrina purísima de Las Casas. Así, Sepúlveda y su
filosofía pagana triunfaron, y los indios continuaron siendo tan
maltratados como al principio por los conquistadores. Viéronse al propio
tiempo predicadores y dogmatizantes invocando los principios estoicos de
Epicteto y proponiendo sus lecciones por modelo á los cristianos. La
idea de la servidumbre, tan opuesta al cristianismo, se fortificó así
entre nosotros, y con ella, como hermana y compañera, tuvo entrada en
todos los ánimos la justificación de la tiranía, cobrando más fuerza el
instinto de opresión al flaco y al vencido. Y lejos de recibir la nación
de la filosofía doctrinas de progreso y sentimientos de humanidad, no
recogió otra cosa que la resignación de los estoicos, cierto espíritu de
pequeñez, de nimiedad, de sofistería, producto de la lógica ergotizante,
y mayor suma de intolerancia, si cabe, que la que daba de sí el
catolicismo. Así fué también como llegaron tiempos en que Nicolás
Antonio pudo contar en España hasta doscientos catorce autores que
tratasen filosóficamente de la _Summa_ de Santo Tomás, y ciento
cincuenta que hubiesen hecho libros de enseñanza ó de texto para las
escuelas, encerrando en ellos las más altas materias de la filosofía,
sin que entre tantos se encontrara uno solo que haya influído después en
las ciencias, ni que lograse entonces contener la decadencia que á tan
tristes extremos iba llegando.

Sólo la exageración del principio religioso y esta filosofía ergotizante
tan bien anudada con ella, trajeron males capaces de trastornar
cualquier grandeza de monarquía: primero, la emigración de muchos miles
de moros y judíos y luteranos, expulsos ó perseguidos del Santo Oficio;
luego, la ruina, el envilecimiento y la destrucción de tantas familias
como vinieron á los _autos de fe_; además la parálisis de las ciencias y
su muerte lenta, pero completa, mientras por todas las naciones de
Europa, al calor de las disputas y de la libertad de pensamiento y de
controversia, nacían ideas fecundas, asomaban descubrimientos útiles y
desarrollábase lozana y gloriosamente el progreso humano; por último,
que fué lo más fatal, la transformación del carácter en la nación. Era
España joven, vigorosa, libre en el pensamiento, y en el obrar, franca,
entusiasta, alegre, aunque grave, dada á seguir los vuelos de la
fantasía y á obedecer á las inspiraciones de la voluntad, aunque piadosa
y prudente. Vino sobre ella una vejez temprana, contemplativa y
descontentadiza; vino una timidez penosa en el pensamiento y en las
determinaciones; vino un íntimo recelo de todas las cosas, que inclinaba
á las personas á desconfiar hasta de sí propias; vino la indiferencia
terrenal de quien no funda ilusiones sino sobre los bienes del otro
mundo; vino cierta melancolía antipática á las otras naciones, y enemiga
de adelantos; vino cierto espíritu de obediencia pasiva y de resignación
fatalista á cuanto parecía disposición del cielo que encadenó aquella
voluntad poderosa, que antes todo estorbo lo hallaba leve y toda
resistencia desproporcionada á sus fuerzas. Quedaron relegadas á lo más
hondo de los pechos para ser transmitidas secretamente de padres á hijos
aquellas antiguas y nobles cualidades del carácter de España; en las
obras, en las palabras fueron desapareciendo primero en el mayor número,
luego en el menor, por último en el limitado guarismo de almas
excepcionales y privilegiadas que Dios suele conceder á las naciones,
hasta borrarse del todo. Fué muy bien secundada la represión religiosa
por la represión política, y así pudo decirse que apenas quedaba un
español á la muerte de Carlos II.

Ni en el reinado de los Reyes Católicos ni en los del Emperador y de
Felipe II se sintió, sin embargo, tal decadencia de carácter. Y aunque á
la verdad, las persecuciones del Santo Oficio pesaron sobre casi todos
los hombres ilustres, perseguidos ó no, hubo, de todas suertes, en
tiempo de este último príncipe, médicos y matemáticos que levantasen las
ciencias; escritores satíricos que criticasen, hasta con licencia, las
costumbres del Clero y de los poderosos; jurisconsultos que profesasen
ideas muy libres y muy altas; canonistas que defendiesen con enérgica
franqueza los derechos del Estado; pensadores, en fin, que fuera de
España eran oídos con asombro en las cátedras de la orgullosa Sorbona y
en las Universidades de Italia y Alemania. Andrés Laguna, Hurtado de
Mendoza, Arias Montano, Melchor Cano, Garcilaso, fray Luis de León y
Herrera, escribieron en aquella era, y es harto conocido tal siglo por
el siglo de oro de nuestras letras, para que no pareciera ocioso el
citar otros nombres. Pero la Inquisición siguió adelante, y poco á poco
fué enroscándose, á manera de serpiente, en torno del pensamiento
español, hasta que, debajo del imperio de los sucesores de Felipe II,
estrechó su anillo tanto que lo ahogó en él y le dió muerte. Y cada vez
fué creciendo el empeño en mantener guerras religiosas, y las medidas de
intolerancia y de persecución fueron en aumento de tal modo, que
pudieran causar, por sí solas, la total ruina.

Los monarcas estuvieron ciegos, sobre este punto, como los pueblos: ni
los unos ni los otros conocieron el precipicio adonde aquel funesto
tribunal podía conducir á la Monarquía. Los Reyes Católicos habían
dejado que ardiesen los tesoros de la ciencia árabe que se hallaron en
la Alhambra; habían expulsado á los judíos, que tan buenos servicios
prestaran á la nación, sobre todo en la guerra de Granada; habían
permitido los bautismos forzosos de Cisneros, las hogueras de Lucero y
el enjuiciamiento del buen arzobispo Hernando de Talavera, confesor de
la Reina misma. Carlos V autorizó las mayores persecuciones contra sus
continuos y amigos, tildados por el Santo Oficio. Felipe II dejó luego
que se persiguiese á fray Luis de León y al grande arzobispo de Toledo
fray Bartolomé Carranza, y que se atreviese la Inquisición hasta á la
vida particular de los grandes y de los príncipes; dejó también que
alimentasen las santas hogueras millares de sus vasallos, y dijo,
tratándose de los de Flandes, aquella frase famosa: «Más quiero no
tenerlos, que tenerlos herejes». Tiempos habían de venir forzosamente en
que ni el Rey mismo estuviese seguro, como lo probó Carlos II en su
persona y en que un millón de pobladores inteligentes y laboriosos, la
flor de nuestras provincias meridionales y occidentales, tuviesen que
abandonar nuestro suelo, llevándose consigo los restos de nuestra
riqueza agrícola, industrial y comercial, y abriendo en el corazón de la
Monarquía tan honda llaga, que apenas han podido cauterizarla dos
siglos.

No menos funesto que el fanatismo religioso fué, para la Monarquía
española, el provincialismo, que es la falta de unidad civil y de unidad
política. La separación y discordancia de las diversas provincias de
España, se advierte en la Historia desde los primeros tiempos. Quizá la
tierra misma se prestó á ello, dando á cada localidad opuesto clima y
distintas producciones y poniendo entre ellas límites y fronteras
naturales; quizá ayudó eficazmente al establecimiento de colonias de
diversas naciones. La dominación romana impuso algo de unidad en la
Península, pero la invasión de las diversas naciones septentrionales,
que ocuparon diversas provincias, volvió á separar las partes mal unidas
y á dar á cada provincia distintas tradiciones y leyes. No bien
establecida la unidad por los godos en el reinado de Sisebuto, se perdió
en D. Rodrigo la Monarquía, y los moros, que ocuparon la mayor parte, no
tardaron en repartirse en muy distintas soberanías, al propio tiempo que
los cristianos, que huyendo de las desdichas del Guadalete se refugiaron
en las montañas, tomaban allí distintos jefes, lejos los unos de los
otros, sin poder comunicarse ni entenderse en la empresa común. Y muchas
dinastías y muchas leyes y muchas historias se formaron antes que el
valor y la fortuna pusiesen todos aquellos estados en manos de los Reyes
Católicos, menos la parte de Portugal, constituyéndose la Monarquía
española.

Pero, al entrar en ella, cada pueblo se conservó como era: con sus
mismos usos, con su propio carácter, con sus leyes, con sus tradiciones
diferentes y contrarias. Ni siquiera era igual la condición de todos los
Estados: los había de condición más y menos noble, más y menos
privilegiados; éstos, libres, y aquéllos, casi esclavos; como que la
unión había ido ejecutándose por muy diversos motivos, viniendo unos
pueblos voluntariamente, como pretenden los vascongados, y otros por
medio de matrimonios, como Castilla y León de una parte, y, de otra,
Aragón y Cataluña; tales como Valencia y Granada, que estaban pobladas
de moros todavía, por fuerza de armas; tales, mitad por derecho, mitad
por fuerza, como Navarra. Y no era esto sólo sino que, dentro de una
misma provincia, cada población tenía un fuero y cada clase una ley.
España presentaba, de esta suerte, un caos de derechos y de
obligaciones, de costumbres, de privilegios y de exenciones, más fácil
de concebir, que de analizar y poner en orden. Era imposible saber con
cuántos hombres y con cuánto dinero pudiese contar la Monarquía;
imposible enumerar sus fuerzas ni sus flaquezas; ni siquiera, en algunas
ocasiones, dónde estaban sus verdaderas ventajas ni sus peligros y
pérdidas. Para colmo de confusión, tuvo esta Monarquía, desde sus
principios y antes de fundarse, muchas posesiones y colonias
extranjeras. Trajo consigo el reino de Aragón á Sicilia y Cerdeña;
descubriéronse los dilatados imperios del Nuevo Mundo; Gonzalo de
Córdoba puso á Nápoles debajo de nuestras banderas; el casamiento de
Felipe el Hermoso con Doña Juana la Loca, nos dió los Países Bajos; al
cardenal Cisneros debimos algunas posesiones en África, y Carlos V
redujo á su obediencia el Milanesado. Al contemplar en los mapas tantos
y tan diversos países, se asombra el ánimo y no hay más que
exclamaciones líricas en los labios para celebrar la grandeza de España;
pero, á poco que la razón cobra su imperio, se trueca en pena el primer
contento. La situación de la verdadera Monarquía, de lo que era la
verdadera nación, repartida en tantos intereses y en tantos
pensamientos, no podía ser más peligrosa. Y la inmensa balumba de
posesiones y territorios que pesaban sobre aquella desconcertada
máquina, debía hacer temer desde el principio que, no acudiendo muy
eficazmente al remedio, viniesen las catástrofes que acontecieron al
cabo.

Á la verdad, la falta de unidad en las diversas partes de la Península,
que era lo primero que debía mirarse, parecía cosa de muy difícil
remedio y muy lento. No podían alterarse en un año aquellas costumbres
tan antiguas y tan diversas, aquellas leyes tan respetadas y tan
contrarias. Pero era preciso emprender la obra con resolución y
constancia si había de llegarse alguna vez á buen término.

Dos caminos se ofrecían. Era el uno igualar á todas las provincias en
derechos políticos, transportar lo bueno y ventajoso de estas á las
otras, y quitar de todas ellas los gravámenes inútiles y las cosas
dañosas al común. De este modo hubieran podido formarse más tarde unas
Cortes generales en España, en las cuales los brazos de Aragón y
Castilla, Navarra y Andalucía y Cataluña hubieran entrado con igualdad
de derechos y de influencia; y no hay duda de que aquel gran Congreso,
representando la libertad general del país, habría acabado por
establecer naturalmente y sin esfuerzo la unidad apetecida. Ninguna
provincia perdía nada con que las demás se igualasen á ella en libertad;
ninguna habría podido fundar agravios en que lo mejor y lo substancial
de sus instituciones se comunicase á las otras. Harto más difícil habría
sido el reunir en un solo Congreso á los brazos de todas las provincias
y el ir suprimiendo las malas instituciones y remediando los errores
añejos. Pero la fuerza del bien general y de la libertad de todos, tenía
que ser, por fuerza, tan grande, que poco á poco habría desaparecido
toda resistencia injusta y no fundada en razón ó conveniencia. La
libertad de todos, representada en estas Cortes generales de la
Monarquía, habría uniformado los nombres que tanta influencia suelen
tener en las cosas; habría creado un lenguaje político común, y antes de
mucho la legislación civil y criminal y los intereses y las aspiraciones
de todos hubieran venido juntándose y fundiéndose y creándose una nación
sola de tantas naciones diferentes. Teníamos, para favorecer esta
empresa, la unidad religiosa que nos costaba tanto, y no habría sido
difícil contar con el apoyo de la nobleza más ilustrada, de una parte,
y, de otra menos disconforme en su composición y más semejante aquí y
allá en derechos y en intereses, que no las municipalidades y los
pueblos. Así también el régimen representativo, por el cual hemos
trabajado tanto después y con tan poca fortuna, se habría encontrado por
sí mismo constituído en España.

Á ninguna nación le hubiera sido más fácil que á la nuestra su ejercicio
en aquella sazón, y acaso la Inglaterra misma, con su _Carta magna_,
hubiera tenido que imitar algo en nosotros, en lugar de tanto como
nosotros imitamos en ella. Había aquí ya costumbres públicas, pueblos
enseñados á entender en sus intereses y grandes que no sabían ceder al
trono en sus empeños; había leyes como aquella segunda del _Libro de las
leyes_, que decía: «Doncas faciendo derecho el Rey debe haber nomne de
Rey; et faciendo torto, pierde nomne de Rey. Onde los antigos dicen tal
proverbio: Rey seras si fecieres derecho é si non fecieres derecho, non
seras Rey»; y aquella otra del octavo Concilio Toledano: «é si alguno
dellos for cruel contra sus poblos, por braveza ó por cobdicia ó por
avaricia, sea escomungado»; había fueros como el de Sobrarbe, donde se
establecía «que Rey ninguno no oviese poder nunquas de facer cort sin
conseyllo de los ricos hombres naturales del Reyno, et ni con otro Rey ó
Reina guerra et paz ni tregoa»; había antecedentes de resistencia, como
aquellos de Epila y Olmedo. Y porque tales leyes y tal principio de
resistencia no engendrasen, por salvar la libertad, la anarquía,
teníamos un grande y general amor á la institución del trono, nunca
puesta en duda, nunca y en ninguna parte combatida hasta entonces, y
teníamos leyes que, así como las que arriba citamos, amonestaban á los
malos reyes ordenasen al pueblo completa y total obediencia á los
buenos. Ahí están las _Partidas_, declarando que los reyes que no fuesen
tiranos y no «tornasen el Sennorío que era derecho en torticero», son
«vicarios de Dios cada uno en su regno puestos sobre las gentes para
mantenerlas en justicia.» Sentados estaban los cimientos del régimen
representativo, sin que se echase alguno de menos: la libertad y el
orden, la resistencia y la obediencia, antítesis de difícil resolución
en una sola tesis general y fecunda, pero indispensable para que tal
régimen subsista.

Bien conocemos que era mucho pedir en los reyes de entonces el que
acometiesen con sinceridad y energía tal empresa. Pero si los reyes no
querían procurar la unidad de la Monarquía á costa de extender las
libertades y de cercenar su poderío, todavía contaban con otros medios
para traer á punto la unidad deseada.

Fuera de las sendas de la libertad había otro camino por donde llegar á
ella, harto contrario, aunque no de más fácil logro; y era nivelar todos
los derechos, no á medida del más alto, sino á medida del más bajo; era
quitarles á todos la libertad política y las exenciones civiles, y
dejarlos por igual sujetos á la voluntad del soberano. Así fué como la
Francia llegó al punto de unidad que siglos hace alcanza. Necesitábase
para ello emplear dentro del reino las fuerzas que se emplearon fuera, y
dedicar al logro de tan grande empresa toda la atención política y todo
el poder de la corona. No había que transigir con uno solo de los
privilegios, porque con eso desaparecía la autoridad y la fuerza de la
nivelación, al propio tiempo que se interrumpía la unidad misma. Un día
y otro, un año y otro empleados en esta tarea, y la ayuda de la
Inquisición y las sangrías que ocasionaban á las provincias las Américas
y las guerras extranjeras, habrían acabado por hacer posible semejante
empresa, que con ser mala en sus fines y en sus principios, que con ser
injusta, habría proporcionado algún beneficio á la Monarquía, trayéndole
la unidad: mas con lo que se hizo, ni se ganó la unidad ni se excusaron
tamaños males.

Hubo represión, hubo tiranía, hubo atentados contra la libertad antigua
de los ciudadanos y de los pueblos, mas no se logró por eso la unidad.
Hallaron los monarcas que, lo mismo en Aragón que en Castilla, cabezas
de la Monarquía, los grandes y los plebeyos estaban divididos desde muy
antiguo en enemistades y emulaciones. Miraban de reojo los grandes la
libertad que alcanzaban las ciudades, y los ciudadanos llevaban muy á
mal las exenciones y el poder de la nobleza, mayores en Aragón que en
Castilla, pero en ambas partes muy grandes. Comenzaron los monarcas á
excitar y aumentar aquella rivalidad, fundada en los diversos intereses
de las dos clases. Primero se concedieron fueros y cartas pueblas, no
con otro ánimo que con el de libertar á los pueblos de la tiranía de los
grandes; después se fué aumentando el poder del brazo popular en las
Cortes, hasta el punto de equilibrarse con su poder el poder del brazo
noble. Acostumbráronse por tal manera los pueblos á hallar protección en
el trono y á considerar como adversarios á los grandes y ricos-hombres;
y éstos, despreciando la enemistad de los pueblos, redoblaron sus abusos
y acrecentaron su soberbia. Declaráronse los pueblos por uno de los
bandos, y los grandes por otro en las discordias que hubo en Castilla
durante el siglo XV: los primeros se inclinaron á Doña Juana _la
Beltraneja_, y los segundos, á los Reyes Católicos; aquéllos tomaron la
parte de Felipe _el Hermoso_ contra su suegro D. Fernando, y estotros
sostuvieron á Don Fernando á todo trance. La muerte impensada de Felipe
dió al fin la victoria al suegro, y algunos grandes de los más soberbios
é independientes, de los que por sus padres y por sí propios habían
hecho temblar al trono en tantas ocasiones, hubieron de emigrar á
Flandes, y desde allí asistieron despechados al júbilo de sus
contrarios, que, como todos los que vencen, no sabían disfrutar de la
victoria sin abusar de ella. Vino Carlos de Austria á reinar, y aunque
los grandes vinieron con él y se agruparon en torno suyo, no lograron
reparar sus pérdidas, ni pudieron considerar la vuelta como victoria,
porque el poder que nace de la fuerza y de la ocasión sin fundamento
racional muy evidente, si una vez se pierde, no se recobra jamás: así ha
de decirse que entonces cayó la nobleza castellana. Pero no tardaron en
llegar los días de Villalar, y, peleando con todo su poder contra los
pueblos, tomó de su afrenta desdichada venganza. En vano el noble
Hurtado de Mendoza formuló la unión indispensable de nobles y plebeyos
en aquella sentencia enérgica que conservan sus manuscritos: «El clamor
de la injuria del pueblo despierta é incita á la venganza el ánimo de
los nobles.» Ya era tarde, y el poder real, apoyado por los grandes,
acabó en Castilla con las franquicias populares, lo mismo que á aquéllos
los habían humillado antes con el favor del pueblo.

Buen pago dió la corona á los grandes por tamaño servicio. Caliente
estaba aún la sangre de Villalar cuando en 1539 los echó Carlos V de las
Cortes de Toledo, porque se negaban á contribuir con pechos y tributos á
los gastos del Estado, alegando la exención de que disfrutaban, resto
injusto de la libertad antigua, y el pueblo más que nunca debió tomar
aquella humillación á propio desagravio.

Una cosa harto distinta había sucedido en Inglaterra. El rey Enrique I
tuvo ya que modificar muchas leyes de Guillermo el Conquistador,
hostigado por los nobles y los plebeyos coaligados. Fuése perfeccionando
sin sentir tal alianza durante los reinados de Enrique II y Ricardo
_corazón de león_, por manera que cuando Juan _sin tierra_ abusó de las
prerrogativas reales, pudo formarse contra él aquella confederación
general que le obligó á firmar en Runymede la _Carta de bosques_ y la
_Carta magna_, principios y aún hoy día fundamentos de la Constitución
inglesa.

Como en Castilla no se pudo llegar á tal concierto, se perdieron las
libertades. Mirándose aquí absolutos, puesto que no quedaba más que una
vana apariencia de libertad en las Cortes, los monarcas quisieron serlo
en todo y en todas partes; pero no supieron llevarlo á cabo. Cayeron los
privilegios del reino de Valencia casi al mismo tiempo que los de
Castilla, vencidas las facciones y bandos que allí se levantaron con
nombre de _germanías_. Y aunque las de Aragón, mal vistas y amenazadas
ya por Isabel la Católica, subsistieron más tiempo, vinieron á morir, en
fin, á manos de Felipe II, legítimo sucesor y continuador de la política
de aquella Reina, notándose en su perdición las mismas causas que se
vieron en Castilla, y, principalmente, el propio desconcierto y división
que allí hubo entre los grandes y los pueblos. Fomentó muy especialmente
la antigua discordia Felipe II antes de dar el golpe que meditaba á los
fueros aragoneses. Pretendían todavía los señores la _absoluta_, que así
se llamaba el derecho de bien, y _maltratar_ á los vasallos, y
ejercitábanlo de hecho con harta dureza. Insurreccionáronse por este
motivo contra el duque de Villahermosa sus vasallos los ribagorzanos, y
el Rey les hizo dar todo género de ayuda, excitando más que aplacando
los excesos que de una y otra parte se cometían. Lo propio aconteció con
otros, y hasta llegó á proteger el Rey á algunos vasallos que, cansados
de la tiranía del señor, se alzaron en armas y le dieron muerte. Así se
vió que, cuando llegada la ocasión acudieron los grandes á las armas,
apenas encontraron gente que viniese á servir debajo de sus banderas, y
los que vinieron depositaban muy poca confianza en ellos. Las
Universidades ó Municipios que regían las principales ciudades y villas
grandes á manera de señorío, tuvieron más fe en las seguridades que daba
el Rey que no en los reparos de la nobleza, que con harta razón no creía
en ellas. Sólo Zaragoza se puso en armas, y ella sola y los nobles
llevaron el castigo. Contra éstos no escasearon los suplicios, claros y
manifiestos unos, encubiertos otros, é ignorados hasta nuestros días, en
que se han abierto de repente los archivos que guardaban aquellos
dolorosos misterios.

No tuvieron mejor suerte que los aragoneses, ni en verdad la merecían,
los moriscos ó cristianos nuevos que poblaban algunas provincias. No
disfrutaban éstos de derechos políticos; pero los disfrutaban civiles de
mucha cuenta y exenciones que, en lugar de atraerles afrenta, les
proporcionaron mayor holgura y riqueza; como que á causa de ellos no
entendieron ni en las guerras, ni en la colonización inmensa que por
entonces empobrecieron y despoblaron las provincias del reino. Es
indudable que aquella gente de raza enemiga, de poco firmes creencias,
distinta de nosotros en usos y leyes, ofrecía muchos peligros, repartida
como estaba en las costas meridionales y occidentales del reino, donde
tras de no servir para defensa, brindaba con un apoyo probable, cuando
no cierto, á nuestros adversarios. Así que el alejarlos de los puertos y
lugares de desembarco, reemplazándolos en ellos por una población
enérgica y numerosa de cristianos viejos, habría sido determinación
prudente y que debió tomarse desde los principios. Mas era preciso al
propio tiempo con tolerancia en las cosas pequeñas y domésticas y con
rigor inflexible en las grandes y que tocasen á la seguridad del Estado,
ir dando tiempo á que nuestras costumbres fuesen las suyas y suyo de
corazón nuestro culto, como ya lo era el habla. Así había acontecido sin
afán y estrépito en otras provincias del reino que habían ocupado
también los moros, y donde ya en el siglo XVI apenas podía hallarse
rastro de ellos. No se hizo esto; antes con prohibiciones impertinentes
y odiosos mandatos contra sus costumbres y usos domésticos, se provocó
aquella rebelión de los Alpujarras que tanta sangre costó y tantas
pérdidas, dejando en el corazón de los vencidos la saña que á tales
extremos obligó en adelante. Y al propio tiempo que así se obraba en
Castilla, en Aragón y en contra de los moriscos, dejábanse intactos los
fueros de Cataluña, Portugal, Navarra y las Provincias Vascongadas, no
menos contrarios y enemigos de la unidad nacional que los que con tanto
empeño se habían suprimido. No había allí, ciertamente, las mismas
causas que en Aragón y Castilla para que la libertad se perdiese. Vióse
siempre en las Provincias Vascongadas la gente noble de la parte misma
que la plebeya; porque ni tuvo aquélla privilegios odiosos, ni ésta pudo
acopiar agravios, por consiguiente; y en Cataluña y Navarra, donde había
también harta desigualdad de condiciones, mostráronse todos unidos,
grandes y pequeños, para la defensa de los fueros. Pero ya que la obra
estaba comenzada, ya que en otras partes no los había, era flaqueza ó
error grave el dejarlos allí imperar y echando cada día más profundas
raíces, porque eso mataba la unidad pretendida y dejaba la llaga del
provincialismo ó _fuerismo_, tanto más exclusiva y privilegiada, cuanto
más profunda y peligrosa en el corazón de la Monarquía. Sobre todo, fué
notable lo de Portugal. Esta provincia, que por ser tan importante y por
tener menos vínculos con la Monarquía que ninguna otra, á causa de su
larga separación y de su unión tan inmediata, exigía más robustez que
ninguna en la administración y más fuerza en la autoridad, conservó
después de la conquista todas sus franquicias, aun aquéllas que
claramente favorecían su emancipación, como se vió por desdicha más
tarde. Y desde luego se advirtió, tanto en Portugal como en Cataluña,
Navarra y las Provincias Vascongadas, que fueron las provincias donde se
toleraron las antiguas franquicias, una cosa, para ellas de provecho y
honra, fatal para la unidad del Estado, que fué que al calor de la
libertad se conservó más entero y más firme el carácter individual que
en las demás partes de España. No tuvo medios para hacerse tan eficaz la
represión religiosa, ni dejaron nunca los ciudadanos de pensar y de
discurrir para atender á los intereses públicos, que en mucha parte les
estaban confiados; y así se hallaron todavía fuertes y enérgicos cuando
los castellanos y aragoneses habían caído ya de su antigua firmeza.
Error de aquellos tiempos que también tuvo influjo en las revueltas
posteriores. Todavía en Cataluña, Navarra y las Provincias Vascongadas
se nota cierta superioridad de carácter sobre el resto de España,
producto de la desigualdad de condiciones que entonces alcanzaron.

Comparando cosas tan contrarias y tan diversos modos de conducta,
llégase á dudar si el pensamiento de la unidad nacional tuvo cabida en
el ánimo de los grandes reyes del siglo de oro de nuestra política.
Diríase que obraron al azar y á medida del capricho momentáneo ó de las
necesidades del día. Pero lo más probable es que cuando el pensamiento
de la unidad estuviese en todos ellos, y principalmente en Felipe II,
distraídos con las empresas lejanas y las guerras extranjeras, no
acertaron á obrar con el concierto y la constancia que tamaño intento
requería. Fué que se dieron treguas á Cataluña y Portugal y las demás
provincias para que conservasen sus fueros, mientras venía la ocasión
oportuna de igualarlas con Aragón y Castilla. Y en esto precisamente
hallamos nueva falta, porque no había ningún interés que debiera
preferirse al de la unidad, ninguna cosa que debiera hacerse antes á
costa de dejarla á ella para después.

No era menos dificultoso, ni fué cosa en que se cometieron menos
errores, el conservar las inmensas posesiones que tenía España fuera de
la Península, principalmente en Europa. Natural era que se quisiera
conservar el gran dominio adquirido, porque eso aconsejaban la razón
política y el sentido común, enemigos ambos de las exageraciones
filantrópicas de nuestra Edad. Mas por lo mismo, para conservar tan gran
dominio era preciso saber preferir unos territorios á otros, unos
esenciales, otros accidentales: éstos, que redondeaban y afirmaban la
Monarquía; aquéllos, en que sólo podía hallar efímera gloria. Aún
convenía abandonar Estados que hubiesen de perjudicar á la conservación
de otros mayores, y dejar las empresas inútiles por las ciertas y de
seguro éxito. No desconocieron tales principios de buena política ni
Fernando V, ni Carlos V ni Felipe II; pero no supieron ponerlos en
práctica con oportuna constancia.

Fernando V se propuso y alcanzó, en compañía de su esposa la magnánima
Isabel, la grande obra de arrojar de España á los mahometanos, y más
tarde se apoderó, no bien halló pretexto para ello, del reino de
Navarra, que era una parte esencial y necesaria de la Monarquía
española. También se hizo restituir los condados de Rosellón y Cerdaña,
que de tiempo antes estaban empeñados en poder de la Francia, y que eran
esencialísimos para resguardar la Península por aquella parte y para
tener en respeto á nuestros turbulentos vecinos, poseyendo tal puerta
por donde invadir á mansalva su territorio. Pero apartó de su cauce la
política española, empleando en Nápoles y en las guerras de Italia las
sumas y soldados con que debió pesar en África. Cabalmente alcanzó
tiempos en que pudo hacerlo con ventaja, porque caídos los benimerines
en el Mogreb-el-acsa ó imperio de Marruecos, hubo allá una horrible
división y anarquía, que duró ochenta años, hasta la derrota de los
beni-wataces y la exaltación al trono de los sanguinarios xerifes.
Aprovecháronse de ella los portugueses; hicieron grandísimas conquistas
con ayuda de los mismos naturales, que á la sazón se alistaban sin
empacho debajo de las banderas cristianas; pero no supieron conservar lo
adquirido. Y Fernando el Católico, que tantos recursos tenía en sus
reinos, echados los moros de Granada, para hacerlas mayores y
conservarlas eternamente, descuidó de esta manera el constituir de nuevo
la España romana y goda, que pasando el estrecho tenía puestas sus
fronteras en el Atlas, límite que la Naturaleza al propio tiempo que la
Historia, nos tienen señalado. Grande error fué, que no disculparían ni
aun los empeños del descubrimiento y conquista del Nuevo Mundo.
Acometiéronse empresas parciales; tomáronse algunas plazas de la costa;
pero el error de Fernando V fué perpetuándose en los reinados sucesivos,
y después de no pequeños gastos y pérdidas de hombres y navíos, después
de muchas batallas ganadas y de harta sangre vertida en aquellos
arenales, no pudimos recobrar la España transfretana, y quedaron
nuestras costas y nuestros mares á merced de los piratas berberiscos,
que nos causaron gravísimos perjuicios los años adelante, todo por no
haber hecho á tiempo el esfuerzo que se requería, llevando de una vez
nuestras armas á aquellas regiones, donde de ir entonces todavía
estarían de seguro imperando. Arrastró á Fernando V el orgullo de
preponderar en Europa, y pudo más en él esto que no el útil de España.

Dejó también sembrada Fernando V copiosa cizaña con el matrimonio que
pactó entre su hija y Felipe el Hermoso, del cual nos vinieron los
Estados de Flandes. ¿Cómo era posible que Carlos V abandonase luego
fácilmente aquella herencia tan legítima de sus padres? Sostúvola, que
era ya grave error, y además cometió por su parte mayores faltas que
Fernando V: unas dictadas por el propio espíritu de preponderancia,
apoderándose de Milán, ni más ni menos que como aquél se había apoderado
de Nápoles; otras por la cualidad que tuvo de Emperador de Alemania.
Acrecentadas con esto sus fuerzas, se acrecentó su ambición
naturalmente, y además, teniendo que acudir á defender el Imperio,
empleó en ello parte de las fuerzas nacionales, desperdiciándolas: bien
que sea preciso convenir en que los alemanes tienen razón cuando se
quejan de que Carlos V no pareció más que Rey de España. La verdad es
que aquel Príncipe fué español en sus sentimientos, y lo fué en sus
conquistas, dejándolo todo á beneficio de España. Su falta estuvo en
que, deslumbrado con las grandes fuerzas de que á la sazón disponía,
llevó demasiado adelante sus pensamientos. No tuvo idea de lo que España
con sus fuerzas ordinarias podía sustentar, y de lo que particularmente
la convenía, y así le vemos no sólo desatender la conquista del
Mogreb-el-acsa, entreteniendo el ocio de sus armas cuando no eran
empleadas contra alemanes y franceses, ya en Argel y Túnez, ya en otras
expediciones menos importantes, sino dejar á la Francia vencida la
merindad de San Juan de Pie del Puerto que había pertenecido siempre al
reino de Navarra, tierra española. Más tarde, dió también la isla de
Malta á los caballeros de San Juan de Jerusalem, isla de suma
importancia para la dominación del Mediterráneo.

Felipe II conquistó á Portugal con ventaja tan grande de la Monarquía,
que basta con ello para que su memoria sea honrada en España. Hubo en
este Príncipe más idea que en otro alguno de nuestros verdaderos
intereses; pero de una parte se encontró ya planteados los más de los
errores nacionales por Fernando V y Carlos V, dueño á su pesar de
Nápoles y Milán y Flandes, Borgoña y Sicilia, y de otra, sus medidas y
sus nuevas empresas pecaron siempre ó de poco maduras ó de sobrado
grandes, por lo cual no sacó de las más el buen partido que se proponía.
Encadenado á la política de sus antecesores, no hizo más que aplicar á
ella todo lo grande de sus pensamientos y el impulso de su voluntad
invencible. De aquéllos y ésta tuvo sobradamente para cambiar de
política; pero era doloroso y ofensivo á su orgullo el cambio, y así
vino á tomar el verdadero camino demasiado tarde. ¿No había más que
abandonar la herencia de su padre y abuelo, los campos donde fueron las
hazañas de Gonzalo de Córdoba y de Antonio de Leiva? Felipe, en lugar de
retroceder luego, siguió adelante. Á la verdad, sus intentos contra los
ingleses no han de culparse porque salieron desgraciados, que el éxito
no da ni quita la razón á las cosas. Véase adonde la Inglaterra ha
llegado después, lo que ha sido para nosotros mientras hemos tenido
Américas y hemos tenido Marina, y acaso se encuentren justificados los
proyectos de aquel Monarca. Él, antes que Napoleón, acometió la grande
empresa de humillar al leopardo inglés en su guarida, y supo hacer más
para lograrlo; hasta el bloqueo continental, ese sueño magnífico del
capitán del siglo, fué imaginado por Felipe II, llevando para su
ejecución muy adelante los tratos. Pero en sus intentos contra la
Francia anduvo mucho menos acertado. Si en vez de poner en el trono de
Francia á una hija suya, hubiera intentado, prevaliéndose de las luchas
civiles, el desmembrar el territorio y extender lejos del Pirineo
nuestra frontera, con harto ahorro de dinero y de fatiga, lo habría
conseguido. Entonces la Francia no habría podido tomar sobre nosotros la
superioridad que tomó en adelante. Dueño como fué de Marsella y de otras
plazas importantes del Mediodía, fácil habría sido que nuestra nación se
estableciese allí de un modo duradero.

No desconoció Felipe tal sistema, pero comenzó á emplearlo tarde, cuando
ya su influencia y sus fuerzas estaban muy quebrantadas. Más diestro
anduvo Luis XIV, que abusando de la incapacidad de nuestros gobernantes
y del estado mísero de la nación, fué apoderándose, debajo de frívolos
pretextos, de tantas provincias nuestras; y luego que nos traía
despojados de todo lo que le convenía, fué cuando emprendió las
negociaciones para sentar á un príncipe de su sangre en el trono de
España. Y cierto que á Felipe II le habrían sido más fáciles que á Luis
XIV semejantes empresas, porque el monarca francés tuvo que acabar de
abrir con su espada nuestros aportillados baluartes, y tuvo que derramar
en el campo de batalla la poca sangre que quedaba en nuestras venas; mas
al Rey de España le tenían vendida la Francia los franceses á precio vil
de oro, duques y arzobispos, soldados y burgueses: de suerte que no
había más que tomar de ella al antojo. Algo alcanzamos al principio,
pero no lo que más convenía; Marsella era de mayor importancia que
Calais, que hubo al fin que entregar á los franceses, y cuatro plazas de
la parte del Rosellón valían más que muchas en Flandes, puesto que bien
se pudo preveer, aun queriendo sostenerlas entonces por honor ú orgullo,
que tarde ó temprano habían de perderse aquellas provincias.

Tales errores hicieron que el Imperio de España, que debía hallarse á la
muerte de Felipe II con fronteras seguras y ventajosas en las montañas
de África y en el corazón de la Francia; que debía ser señor del
Mediterráneo, poseyendo ambas orillas del estrecho de Gibraltar y el
puerto de Marsella, por lo menos, en la costa francesa, Sicilia,
Cerdeña, Malta y las Baleares, en medio del mar, y el gran puerto de
Nápoles, que al abrigo de tales puertos y fronteras debía parecer
invulnerable, fuese dificilísimo de defender y facilísimo para la
ofensa, débil y flaco por su grandeza misma.

Réstanos hablar de la despoblación y pobreza del reino y del desorden y
penuria de la hacienda pública, que con el fanatismo religioso y la
falta de unidad política, han de contarse también entre las causas que
influyeron en la ruina de nuestro poderío. No conviene tratar
separadamente de tales objetos, porque son por su índole tan semejantes
y caminan tan juntos en la Historia que, sin lo uno, difícilmente puede
comprenderse lo otro.

No hay datos que den á conocer cuál fuese el número de pobladores ni la
riqueza é industria que tuviese España durante los siglos medios.
Dividida en tantos reinos cristianos y moros, éstos bien y aquéllos mal
gobernados; pasando los territorios y provincias de unas manos á otras
con tanta frecuencia; no habiendo propiedad, ni dominio, ni nación, ni
gobierno seguro, es imposible, no sólo que tales datos los haya, sino
aun que á falta de ellos pueda formarse algún cálculo probable, ni en lo
particular ni en lo general de la nación. Pero sábese á ciencia cierta
que siempre fueron grandes los apuros en Castilla. Sólo D. Pedro _el
Cruel_ logró algún desahogo y acopio de dinero entre aquellos soberanos
de la Edad Media. Los gastos de la guerra continua contra los moros, las
donaciones de los reyes al Clero y á los grandes, la amortización y las
exenciones de pagar que de aquí nacían, y más que todo el natural atraso
y casi abandono de la Agricultura, del Comercio y las Artes que,
trayendo muy pobre al país, le imposibilitaban de conllevar grandes
tributos, eran los principales motivos. Alteróse el valor de la moneda
en casi todos los reinados, desde Fernando III hasta los Reyes
Católicos, y se contrataron muchos empréstitos; mas agravándose el mal
con tales remedios, encontraban los reyes mayores dificultades cada día
para atender á las crecientes necesidades del Estado. Así se puede creer
de Enrique III que no hallase con qué cenar cierta noche, como dicen las
consejas. Y, sin embargo, las Cortes de Castilla le dijeron á su hijo
Don Juan II, en 1447: «que non demandase ningunas cuantías de
maravedises, porque non pudiéndose soportar tales pedidos é monedas, se
iban los vasallos á poblar otras tierras é reinos». No por eso cesó el
fatal impuesto de la Alcabala ó 5 por 100 sobre la venta de mercaderías,
introducido en el reinado anterior, y en el siguiente se creó la renta
de Cruzada y la contribución llamada _paga del subsidio_. Y pensando
aliviar las miserias de los pueblos y ponerlos en estado de atender á
tales tributos, se dieron ya por entonces leyes suntuarias y se puso
tasa al precio de las cosas: mezquinos y falsos remedios, harto probados
después en los tiempos de decadencia de la dinastía austriaca.

Por esto, que pasaba en Castilla á principios del siglo XV, puede
colegirse cuán infundada sea la opinión de los que suponen muy
desahogado el Tesoro público y muy florecientes las Artes, el Comercio y
la Agricultura durante el siglo XVI. Verdaderamente, aunque no hubiese
datos ni documentos que contradijesen la opinión, el recto sentido
habría de desaprobarla. ¿Qué industria, ni qué comercio, ni qué
maravillas en la Agricultura podían alcanzar tales pueblos, que habían
vivido ocho siglos lidiando de provincia á provincia, de pueblo á
pueblo, de heredad á heredad? ¿Cómo habían de ser fabricantes ni
comerciantes hombres á quienes no daba descanso ni un solo día el
ejercicio de la espada? Antes que no caminos, y puertos, y máquinas, y
cosas de aquellas que se emplean en el tráfico y producción industrial,
mirábanse en España sendas naturales entorpecidas ó quebradas á intento,
á fin de estorbar los pasos, antiguos puentes derruidos, fortalezas
sembradas por llanos y montes y atestadas de instrumentos de guerra.
Parte de ello era obra de los moros, parte de los cristianos, ya de los
reyezuelos que ocupaban las distintas provincias, ya de los concejos
para defenderse de los ricos hombres. España era un campo de batalla, y
en tales campos no nacen ni se conservan las flores de la paz. Además de
estas razones de buena crítica, tenemos noticias de viandantes,
principalmente una muy detallada del veneciano _Navajero_, que prueban
que las Castillas, como Aragón y Navarra, á no dudarlo, eran ya al
empezar el siglo XVI tierras de abundancia estéril, provincias de poca
población, y pobres y mal cultivadas, por donde los rebaños merinos,
favorecidos del privilegio de la _Mesta_, y que formaban la base de
nuestro escaso comercio é industria, vagaban á su placer asolándolo
todo, como en los tiempos bárbaros y de continua guerra, en que ellos
eran la sola riqueza posible y provechosa. Y luego que la paz interior
pudo desarrollar entre nosotros las artes útiles, produciendo la
emulación y la concurrencia, nacieron ó se desarrollaron rápidamente
nuevas causas que apartaron á la nación del camino de la prosperidad.
Los judíos dejaron despobladas, según cierto analista, ciento setenta
mil casas, y salieron de estos reinos en número de cuatrocientos mil,
según unos, de ochocientos mil, según otros, aunque no falta también
quien rebaje á treinta y cuatro mil las familias, que podían componer
hasta ciento setenta mil almas; gran muchedumbre, de todos modos.
Vedóseles extraer oro ni plata, pero como se les permitiese llevar
consigo cualquiera otro género de mercaderías, y como no se les pudiese
impedir el uso de las letras de cambio, á que estaban muy habituados,
sacaron indudablemente inmenso caudal del reino. Fué grande también el
número de los emigrados por causa del Santo Oficio, y aun el de los
quemados y penitenciados se puede calcular en muchos millares, sacando
aquéllos del reino oro y plata en abundancia y perdiéndose en éstos
mucha gente laboriosa y útil, y, además, la tranquilidad y la confianza,
que son alma y vida del comercio y del trabajo. Y á la par consumieron
innumerables hombres tantas y tan sangrientas guerras, apartándose de
los oficios y producción en que se empleaban, al cebo de la gloria y del
honor muchos, y no pocos al de la ganancia que ofrecía el saco frecuente
de ciudades y la ruina de los países conquistados.

Pero, sobre todo, fué fatal á nuestra población y al espíritu de
laboriosidad y de producción el descubrimiento de América. Los españoles
que allá caminaron fueron tantos, que bastaron para poblar centenares de
ciudades y villas en aquel continente; y si vinieron en cambio grandes
conductas de oro y plata, ni fueron ciertamente tan grandes como se ha
supuesto, ni recompensaron los males que nacieron de ellas. Dió el
pronto enriquecimiento más y más crédito á la antigua preocupación
económica, que hacía cifrar en el oro y plata la prosperidad de las
naciones, primero en los gobernantes, luego en el pueblo. Ninguno viendo
volver poderosos en pocos años á los que fueron pobres y mendigos,
sujetaba sus pensamientos á ganar con lenta y penosa utilidad ó la
riqueza ó la subsistencia; y lo inesperado del acontecimiento y su
lejanía, daban aún estímulos á la sorpresa y valor á la fama para
encarecer y mentir, fingiendo montes, ríos y mares de plata y oro y
piedras preciosas con que la codicia despertaba á los más modestos y los
apartaba de su hogar y antiguas ocupaciones. Todo el que sentía en su
corazón sed de bienestar, de placer y de gloria; todo el que para
procurárselos amaba el trabajo y la fatiga; todos los emprendedores y
laboriosos y alentados salieron por tal manera de España; la mayor parte
al Nuevo Mundo, bastantes, como arriba indicamos, á las guerras de
África y Europa. Bien pudiera decirse que el quedar en España en tales
tiempos y con tan deslumbradoras esperanzas por fuera, era señal casi
segura de poquedad de ánimo, de imbecilidad ó pereza. Y cierto que no
eran los que tales cualidades poseían á propósito para continuar la
industria y el cultivo que hubiese, cuanto y más para adelantar en
ellos, como forzosamente había de suceder cuando nuestros frutos y
producciones hallasen mercados. El hecho fué que se abandonó todo género
de trabajo, viéndonos obligados antes de mucho á traer de países
extraños hasta los objetos más necesarios para el consumo, comprándolos
con los tesoros que venían de América, y por lo mismo ha podido decirse
con mucha razón que no fué España sino un puente para que éstos pasasen
seguros á otras naciones más laboriosas. Sólo en Segovia, Toledo,
Sevilla, Granada y Valencia se sabe que floreciesen algunas industrias,
y esas no tardaron en decaer completamente, contribuyendo con las
grandes causas que dejamos apuntadas otra, pequeña al parecer, grande en
realidad, que fué la introducción de nuevas modas, y, por consecuencia,
de distintas telas en los trajes. Eran sencillas las costumbres en esta
tierra de combates, y nuestros industriales sólo labraban sencillas
telas; la corte flamenca y alemana y el frecuente trato de los españoles
con aquellas naciones y con Italia trajo nuevas necesidades, y, por
consecuencia, nuevo género de consumo. ¿Y cómo había de acudir á él y de
luchar con los ricos tejidos de Flandes, ejecutando dentro de sí tales
cambios, una industria puesta en tan desfavorables condiciones como á la
sazón afligían á la de Castilla? No era posible.

El comercio era ya tan pobre, que apenas se halla en los siglos medios
el nombre de una plaza española que se contase entre las concurridas y
ricas del mundo. La exportación se reducía á algunas primeras materias,
y la importación no era bastante para satisfacer las necesidades del
país. Y siendo el mayor beneficio que nos brindase la América éste del
comercio, tampoco supimos aprovecharlo; planteóse un sistema inmenso de
monopolio que á un tiempo ataba los brazos de Europa y de América,
dañando tanto á la una como á la otra, sin favorecer á nadie en suma:
que es lo que suele suceder con tal género de errores. Á Carlos V se
atribuye, si no la invención, la ejecución de tal sistema, que fué y ha
sido después no sólo español, sino europeo; pero como nacido aquí, fué
aquí, sin duda, donde mayores males produjo. Todo se volvió
prohibiciones, todo trabas y dificultades al tráfico. El fisco tomó
oficiosamente á su cuidado la riqueza pública, y como sucederá siempre
que tal cosa se intente, en lugar de favorecerla, la ahogó en su cuna.
Entre otras cosas, se prohibió el hacer el comercio de América á los
extranjeros, y sólo pudo suceder que ni ellos ni nosotros lo
hiciésemos, que no establecer un privilegio en provecho nuestro como se
pretendía.

Al compás que el sistema prohibitivo de Carlos V echaba las hondas
raíces en que le vemos sostenerse todavía, brotaban preocupaciones
particulares no menos funestas que aquella otra gran preocupación
económica. Húbolas en todas partes; pero causas diversas, religiosas y
políticas, hicieron que ellas se afirmaran y duraran más que en alguna
otra en España. De ellas fué la amortización eclesiástica, tan combatida
por algunos fueros y leyes españolas de la Edad Media, tan favorecida
después por la devoción exagerada de los vasallos, la tolerancia de los
reyes y la codicia de los clérigos, y ahora más que nunca acrecentada.
No nos detendremos á examinar y encarecer los males de este género de
amortización; sabidos de todo el mundo, estudiados hasta la saciedad,
probados en la experiencia dolorosa de tantos años, no hay ya lugar á
disputas ni serias controversias sobre este punto. Será verdad que la
acumulación de capitales en manos de comerciantes, industriales ó
agricultores proporcione ventajas á las grandes empresas y acreciente la
producción en ocasiones; mas no lo es de seguro que tal acumulación
pueda haberla sin notorio perjuicio en manos de eclesiásticos. Lo mismo
podemos decir de los pequeños mayorazgos y vínculos con que la gente
común, émula en esto de los grandes, lo mismo que ellos habían sido
émulos de los reyes, ató la propiedad á los posesores y la apartó del
tráfico y negociaciones fructuosas, reduciéndola verdaderamente á la
condición de muerta, como decía su nombre. De tales preocupaciones fué
también, y acaso la más funesta, el juzgar impropios de la nobleza y la
hidalguía la profesión del comercio y de las artes útiles, lo cual
amortizó por sí solo los inmensos capitales que poseían los grandes é
hidalgos y otros muchos de personas ricas que, vendiéndose los títulos á
dinero, preferían comprarlos con él á emplearlos en cosa que les
deshonraba. Llegóse á tener por más digno el servir á las personas de
calidad que no el vivir con el trabajo propio en libertad y holgura.
Errores y preocupaciones todas que desde Carlos V han venido
perpetuándose con diversas formas hasta nuestros días.

Felipe II, lejos de retroceder en la obra de su padre, la llevó adelante
con su ordinaria tenacidad y empeño; unió el monopolio comercial á la
intolerancia política y religiosa: así fué la represión completa.
Prohibió la entrada de mercancías extranjeras, como si ya hubiera sido
posible estar sin ellas, y la salida del oro, como si pudiera
entretenerse á sus solas en nuestros mercados sin empleo alguno. Y es
que Felipe II, lo mismo que Carlos V, desconocieron los altos principios
que después ha desenvuelto la ciencia económica, y quiso la suerte que
ni siquiera por azar diesen con ellos, como aconteció en otras partes.
Porque á tientas fué; pero ello es que la paciente república de Holanda,
y la Inglaterra primero y luego la Francia dieron con ciertas verdades,
á las cuales debieron muchas ventajas. Como ejercitaban ya mucho la
industria; como no tenían por qué temer la competencia, sino más bien
por qué buscarla; como carecían de otro medio de proporcionarse el oro
que no fuese el cultivo de las artes mecánicas y el tráfico, á pesar de
los nuevos errores económicos y de las nuevas preocupaciones, no dejaron
de labrarse una prosperidad duradera, mientras que los españoles, sin
grande interés en la industria, sin medios de sostener por lo pronto
competencia alguna en los mercados, con oro en abundancia y esperanza de
tenerlo siempre y de tener más cada día, dejaban tal camino casi
completamente abandonado.

Y juntando con esto el atraso antiguo de la Agricultura, producido por
la guerra de ocho siglos, la falta de brazos que comenzaba á sentirse
por la expulsión de los judíos, las emigraciones voluntarias de los
moros, los destierros forzosos de muchos, las persecuciones del Santo
Oficio, la amortización civil y eclesiástica y el sinnúmero de soldados
que exigieron las dilatadas y sangrientas campañas del siglo XVI,
compréndese finalmente cuán pobres y tristes debían ser á últimos de él
aquellas provincias que estaban á la cabeza de tantos países y hacían de
centro, de alma, de señor de todos ellos. Hasta nuestros días no ha sido
puesta en su punto de verdad esta situación, obscurecida primero por los
cantos hiperbólicos de los poetas árabes, y después por el pomposo
patriotismo de los escritores castellanos. Aquéllos, comparando nuestra
tierra con el África, de donde solían venir, no podían menos de hallarla
muy bien cultivada y con grandes artes y comercio; y éstos, que por lo
común no habían salido de nuestra tierra, tampoco podían hallar en otra
ventaja alguna. Los extranjeros solían juzgarnos mejor en esta parte; y
los pocos que visitaron nuestro país durante el siglo XVI, están
conformes en que las Artes y la Agricultura y el interior del país
presentaban entonces el aspecto miserable que han presentado hasta
nuestros días.

Así la hacienda no pudo andar mejor en el siglo XVI de lo que anduvo en
los siglos medios; y acrecentándose cada vez más los empeños del Estado,
se ocasionaron no pocas cuitas. Los Reyes Católicos, no obstante que
incorporaron á la corona los maestrazgos, y que rescindieron muchas de
las donaciones de sus antecesores, y rescataron no poca hacienda
usurpada en otros reinados, murieron, primero el uno, el otro luego, sin
ver igualados los gastos con los ingresos. No osaron ellos acudir al
único remedio que pudiera traer provecho al Tesoro, y era obligar á
contribuir á la nobleza y al clero en igual proporción que á los
pecheros para los gastos del Estado. Mal era que, como la amortización
crecía de hora en hora, iba también de hora en hora aumentándose. Carlos
V osó llegar á él, pero no con la decisión y firmeza que convenía; de
modo que apenas pasó de intento. En tiempo de este Monarca comenzó á dar
al Tesoro algún rendimiento el _quinto_ impuesto sobre el producto de
las minas de América; ni tan grandes como se supuso, ni tampoco
bastantes para atender á los gastos de aquel belicoso reinado. Hay datos
para creer que en 1526 no montaron más estos rendimientos que unos cien
mil ducados. Fué preciso, pues, que Carlos V impusiese grandes tributos
á sus Estados, señaladamente á los de Flandes, que por su industria y
prosperidad estaban más para conllevarlos que los otros; causa de quejas
y reclamaciones por parte de los flamencos, que no poco influyeron en
los posteriores sucesos. Y vióse aquel Príncipe tan estrecho en
ocasiones, que llegó á contraer empréstitos muy crecidos y hasta
fabricar copia de moneda de mala ley en escudos castellanos, según
afirman graves autoridades.

Por lo mismo, al subir al trono Felipe II estaban las cosas de modo, que
su favorito Ruy Gómez de Silva hubo de decir á cierto enviado de nación
amiga, que hallaba el reino _sensa prattica_, _sensa soldati_, _sensa
dennari_, palabras que han conservado ciertas memorias contemporáneas.
Los usureros se llevaban ya buena parte de las rentas públicas. Todo lo
que hubieran costado de más la conquista de Granada, y la de Napóles, y
la de Navarra, y las guerras de África y de Alemania, se reunía á la
sazón en un capital inmenso que el Estado debía y que tiraba
crecidísimos intereses. Cierto embajador veneciano calculaba entonces
esta deuda en veinticinco millones de ducados. Aconsejáronle al rey
Felipe la bancarrota; aconsejáronle que fabricase moneda falsa;
aconsejáronle, en fin, cuantas medidas, malas ó buenas, pudo discurrir
la ciencia de los economistas de la época. Pero con practicarse algunos
de tales consejos no cesaron los apuros. Las flotas de América
comenzaron á venir ricamente cargadas; pero más en provecho de los
particulares que del Rey, y de todas suertes, no venían, como se ha
dicho, tantas barras de oro y plata, sino para ir á países extraños; con
que las provincias de España no estaban por eso más en estado de
soportar los tributos. Siguió la desigualdad en los contribuyentes; el
clero y la nobleza, que poseían lo más y lo mejor de la riqueza pública
sin acudir apenas á los gastos del Estado, y los míseros pecheros
arrastrando solos tan penosa carga. Y entre tanto el Rey necesitó dinero
para armar el ejército de San Quintín y de Gravelingas; necesitólo para
la guerra de Flandes, y para el equipo de la _Invencible_ y de la flota
que venció en Lepanto á los infieles; necesitólo, porque fuerza es
decir tales yerros, para crear las maravillas de El Escorial, que no
debiera en tiempos de tanta penuria, y para asoldar, que fué gasto menos
útil que crecido, á casi todos los príncipes y cardenales y hombres
influyentes, movidos solo de tal estímulo á secundar sus planes.
Inventáronse, entonces, impuestos sobre impuestos; las lanas
y las harinas y los objetos más necesarios al consumo fueron
extraordinariamente cargados; ideáronse servicios ordinarios y
extraordinarios, en alcabala y renta de millones. Y al propio tiempo se
dejaron de pagar muchos intereses en la deuda pública; se hicieron en
ella reducciones arbitrarias y, por tanto, injustas; se alteró, por fin,
como en tiempos antiguos, el valor de la moneda de oro, fatal recuerdo y
harto aprovechado en los reinados sucesivos, pesando tales disposiciones
sobre todas las provincias, y principalmente sobre Castilla, y
levantando grandes y justas quejas.

Fueron fundadísimas las de los particulares interesados en las flotas de
América, que por espacio de cinco años miraron sus caudales pasar á
manos del Rey, debajo de promesa de devolución, que bien sabían ellos
que no podían cumplirse, y de garantías ineficaces. Jamás el derecho de
propiedad padeció mayor insulto, ni fué más desconocido que con tal
despojo, solamente posible en tan despótico gobierno, como ya lo era el
de España. Y fué lo peor que tamañas exacciones no trajeron ventaja
alguna á la hacienda, ni por eso se vieron más desempeñadas las rentas,
ni mejor atendidas las cosas. «España, decía el maestro Gil González
Dávila, cabeza de tan dilatada monarquía, era la sola que por acudir á
la conservación de tanto mundo estaba pobre, y más en particular los
leales reinos de Castilla.» El mismo rey Felipe escribió en cierta
ocasión al sabio consejero de Castilla, D. Francisco de Garnica,
pidiéndole cierto parecer, estas palabras: «El remedio de lo que ahora
se trata, es el último que puede haber; si éste se desbarata, mirad lo
que con razón lo sentiré: viéndome de cuarenta y ocho años de edad y con
el príncipe de tres, dejándole la hacienda tan sin orden como hasta
aquí. Y demás de esto, qué vejez tendré; pues parece que ya la comienzo,
si paso de aquí adelante, con no ver un día con lo que tengo de vivir
otro.» Frases que bien denotan el cuidado que daban al rey Felipe los
negocios de hacienda; pero que no han de causar asombro si se considera
que ya por los tiempos de D. Alonso el Sabio y de Enrique III, solían
pronunciarlas los reyes, no menos tristes y melancólicas, con la propia
ocasión y estímulo. Con todo, fuerza es observar que á medida que
pasaban los años, juntándose apuros con apuros y acrecentándose los
presentes y próximos con los más antiguos y lejanos, el peso de las
deudas iba haciéndose más grande, y mayor cada día la pobreza del
Erario. Peor era la situación de la hacienda que á la muerte de Fernando
V, á la muerte de Carlos I; peor se mostró que á la muerte de éste, á la
muerte de Felipe II.

Con esto dejamos terminado nuestro objeto, que era señalar las causas
principales que influyeron en la decadencia y ruina de España. Las hemos
hallado en ella desde los primeros tiempos coincidiendo con nuestras
prosperidades. Hemos visto también que ninguno de los príncipes que
imperaron entre nosotros durante el siglo XVI acertó con los medios de
destruir ó de aminorar en tanto como se pudo las llagas de la
Monarquía.

Pero si aquellos grandes reyes no hicieron todo lo que debían, tuvieron
hartas prendas para esconderlas de modo que no apareciesen á los ojos
extranjeros. Ellos hicieron útil empleo las más veces del poder de la
nación, que era, á pesar de todo, muy grande, y aprovechándose de las
ventajas que ofrecía el espíritu de los naturales, su valor, su
sobriedad y el oro de América y la muchedumbre de sus fortalezas y
provincias, vivieron y murieron grandes reyes. No de otra manera la Roma
de Augusto escondía en su seno las flaquezas que vinieron á destruir el
imperio de Honorio. Es que como nada hay perfecto en este mundo y los
grandes imperios, por lo mismo que tienen mayores fuerzas, suelen tener
mayores enfermedades que otros, necesitan precisamente de príncipes
ilustres que los gobiernen. Tales fueron en España Fernando V, Carlos V
y Felipe II.

Tócanos decir, en adelante, cómo otros reyes más desidiosos y menos
inteligentes, entregados á vergonzosas tutelas, dejaron que los ocultos
males de la Monarquía saliesen á la faz del mundo y que llegaran á ser
inmensos é irremediables. Más de una vez la pluma ha de vacilar en el
propósito de seguir adelante, al inquirir y apuntar los hechos de esta
era desdichada; más de una vez el rubor ha de manchar nuestras mejillas
y la ira ha de agitar nuestro corazón. Míseros reyes y ministros torpes
que cometieron todas las faltas de sus antecesores y no supieron
estudiar ni imitar ninguno de sus aciertos; movidos, príncipes y
súbditos, no de erróneos pensamientos de religión ó de política, sino
de la pereza del ánimo ó del deleite del cuerpo, de lujuria, vanidad y
codicia. Bien ha sido hacer alto en la severa y noble relación de
Mariana y Miñana antes de pasar á referir cosas tan diversas y tan
inferiores. Sólo se echará ahora de menos la pluma con que pintó Tácito
las vilezas de Galba y de Vitelio y la decadencia de la virtud romana.

[Ilustración]



[Ilustración]

LIBRO PRIMERO

SUMARIO

     De 1598 á 1610.--Principios del reinado de D. Felipe III.--Grandeza
     de la Monarquía.--Carácter del Rey.--El duque de
     Lerma.--Destituciones y nombramientos.--D. Rodrigo Calderón.--El
     marqués de Villalonga.--Nuevo modo de
     administración.--Hacienda.--Política exterior.--Expedición de
     Irlanda.--Paz con Inglaterra.--Conspiraciones en Francia.--Italia:
     el Marquesado de Saluces, la Valtelina, Final, diferencias entre el
     Pontífice y Venecia.--Flandes: Gobierno del cardenal Andrea, Orsoy,
     Rimberg, los príncipes alemanes, Bomel, ejército de los príncipes,
     rota de la Caballería holandesa. Llegan á Flandes la infanta Clara
     Eugenia y el archiduque Alberto, su Gobierno, batalla funesta de
     las Dunas, sitio de Ostende, Spínola, sus primeras campañas, motín
     de los soldados, su castigo, guerra marítima, treguas.--Guerra con
     los infieles, el Archipiélago, Túnez, Arauco.


EL día 13 de Septiembre de 1598, en fin, las campanas de El Escorial
anunciaron á los labradores humildes del contorno que, en la obscuridad
y desnudez de una de sus celdas, acababa de morir Felipe II. Y al eco de
aquellos tañidos, comunicándose de gente en gente, se fueron
levantando, túmulos primero por el Rey difunto, luego tablados para
proclamar al Rey nuevo, por todos los reinos de la Península española,
por el Rosellón, Nápoles, Sicilia, Milán, Cerdeña, los Países Bajos, el
Franco Condado, las Islas Baleares, Canarias y Terceras, por las plazas
españolas ó tributarias de la costa septentrional de África, por Méjico,
el Perú, el Brasil, Nueva Granada, Chile y las provincias del Paraguay y
de la Plata, por Guinea, Angola, Bengala y Mozambique, donde tenían
grandes establecimientos los portugueses, por los reinos de Ormuz, de
Goa y de Cambaya, la costa de Malabar, Malaca, Macao, Ceylán, las
Molucas, las Filipinas y todas las Antillas.

Jamás en tantos y tan diversos países se han alzado preces por un Rey ni
se ha proclamado por tal á otro, ni antes ni después. La Monarquía
española era entonces la más extensa que haya habido en el mundo; y aun
cuando la población no fuese tanta como á tan dilatados dominios
correspondía, llegaba á nueve millones en sólo los reinos de Aragón y
Castilla, y era numerosa en Portugal, Flandes, los reinos de Italia y
las colonias, pobladas en pocos años de españoles.

Frisaba en los veintiún años el rey Felipe III cuando sucedió á su
padre. En tan corta edad pocos hombres habrían sido capaces de atender á
las vastas necesidades de la Monarquía; y el nuevo Príncipe no era de
ellos, por cierto. Tímido de natural, de fácil imaginación y frías
pasiones, criado luego en el retiro y las prácticas de devoción, sin
otra amistad y compañía que el conde de Lerma, que se amoldaba
mañosamente á sus gustos piadosos y los favorecía con su hacienda y
consejos, cuando llegó á verse en el trono fué su primer cuidado el
desprenderse del peso del Gobierno y depositarlo en los hombros del
favorito.

Cuéntase que Felipe II se quejó en muchas ocasiones de la incapacidad de
su hijo para el gobierno, principalmente con el archiduque Alberto, el
que casó con la infanta Isabel Clara Eugenia, que era su confidente y
amigo. También previó muy temprano que aquel conde de Lerma, á quien él
propio había designado para que entrase en la servidumbre del Príncipe,
vendría á ser con el tiempo el árbitro de España. Pero ni supo remediar
con una educación sabia los defectos naturales del hijo, ni logró privar
al favorito de su ascendiente sobre él, aunque llegó á intentarlo. Acaso
el ejemplo fatal del príncipe Carlos, acrecentando en el ánimo del Rey
los recelos naturales de su carácter, le movió á dar una educación
humilde y monacal á su hijo en los primeros años. Y cuando quiso que
comenzase á tomar parte en las deliberaciones y negocios del Estado,
para disponerle á las altas obligaciones que le esperaban en el mundo,
ya era tarde. Creó un Consejo de Estado, donde se examinaban dos veces
por semana los negocios más arduos, bajo la presidencia del Príncipe, y
ordenábale luego á éste que le hiciese relación de lo tratado, de la
resolución tomada y de las razones en que ella se fundaba. Pero el
Príncipe, tímido siempre y silencioso, ni dió nunca un parecer, ni supo
hacer relato alguno á su padre. Ni siquiera osó elegir esposa á su
gusto: mostráronle retratos de tres princesas, y apenas fijó en ellos
los ojos; aguardóse inútilmente su resolución, y al fin, muertas dos,
hubo de casarse con la tercera, que era Doña Margarita de Austria.
Casto, limosnero y devoto, dió á conocer el nuevo Príncipe desde los
principios que limitaba sus intentos á ser buen católico, y la muerte
le dió hartas treguas al Rey prudente para que viese desde su dolorosa
silla que el conde de Lerma venía á heredar sus pensamientos y sus obras
y á disfrutar de su poder. Húbolo de llorar, tanto porque sabía que los
favoritos, por buenos que fueran, habían de traer consigo la ruina del
Estado, como porque á su gran penetración no podía esconderse que el de
Lerma no era hombre de prendas ni de aptitud para tan alto empleo.

Era D. Francisco Gómez de Sandoval y Rojas, marqués de Denia y Conde á
la sazón de Lerma, palaciego hábil y hombre de negocios activo y
diestro, mas no profundo político, ni administrador inteligente como
España necesitaba. Ambicioso, desconfiado, suspicaz, poco cuidadoso de
la propia hacienda y largo en recoger la ajena, acostumbrado á los
medios pequeños y á las pequeñas cuestiones, no acertó á remediar uno
solo de los males de la Monarquía, ni hizo más que empeorarlos al mismo
tiempo en que favorecía pródigamente su casa y persona. Muy desde los
principios pudieron notarse tales calidades. Comenzó trocando su título
de Conde por el de Duque de Lerma. Luego echó del lado del rey á su
preceptor D. García de Loaisa, ahora Arzobispo de Toledo, y al
Inquisidor general D. Pedro Portocarrero, y muertos, uno primero,
después otro, por enfermedad de cólera y desengaños, puso en su tío don
Bernardo de Sandoval y Rojas entrambas dignidades. Los ministros de
Felipe II, Cristóbal de Moura, el conde de Chinchón y Francisco de
Idiáquez, hombres todos ellos de mejor ó peor ánimo, pero muy
experimentados en los negocios y muy útiles para el despacho, bien
dirigidos, fueron alejados de la corte con pretextos más ó menos
honrosos, y en su lugar entraron deudos del privado. Salváronse del
general naufragio Juan de Idiáquez y el marqués de Velada, mas por
encogimiento y poca estima, que no por virtud y fama; pero no Rodrigo
Vázquez, presidente del Consejo de Castilla, varón de virtud antigua,
aunque de corazón duro y severo, grande estorbo á liviandades. En lugar
de este entró el conde de Miranda, tibio defensor de los derechos de
aquel Consejo insigne, amigo del placer y del oro que lo proporciona,
hombre en todo á gusto del favorito.

Dió este en el arte, sobradamente cultivado después, de repartir los
empleos públicos por salario y paga de los servicios que á su persona se
prestaban, y así llenó con sus deudos y hechuras todos los virreinatos,
y puestos de importancia. Poco después comenzó á venderlos, é introdujo
aún la dañosa costumbre de conferirlos por gracia ó venta antes de que
vacasen, con que comenzaron á verse en cada uno dos dueños, el que lo
poseía y otro que esperaba á que este muriese para disfrutar de tan
extraño don ó mercancía. Por aquí comenzó la corrupción que á tan
lastimosos extremos llegó los años adelante. Á ejemplo de su principal,
los secretarios y ministros que lo servían, y señaladamente D. Rodrigo
Calderón, que de paje suyo llegó hasta á hacerse dueño de su confianza,
comenzaron á vender cuanto pasaba por sus manos. Cundió pronto el daño:
viéronse ministros que habían servido honradamente por largos años en el
reinado antecedente, hacerse culpables de todo género de cohechos y
desmanes. Fué notable entre otros el ejemplo del conde de Villalonga, D.
Pedro Franqueza, secretario del estado de Aragón, que en treinta y seis
años con Felipe II no tuvo nota, y metido luego al manejo de la hacienda
con D. Lorenzo Ramírez de Prado y otros favorecidos del duque de Lerma,
en poco tiempo llegaron á tanto sus concusiones y escándalos, que el
mismo Duque se espantó de ellos, prendióle, y hallándose contra él en su
proceso hasta cuatrocientos setenta y cuatro cargos, le dejó morir en la
cárcel. Publicáronse pragmáticas contra los cohechos que en el duque de
Lerma que las ordenaba eran hipocresías. El hecho era que los virreyes y
gobernadores de las provincias pagaban por llegar á serlo subsidios muy
gruesos al privado y sus amigos, y que las provincias mismas los pagaban
para obtener justicia, con que en todo intervino el oro en adelante. Y
entre tanto los cargos que podían acercar al Rey personas que no eran de
su devoción, suprimíalos el de Lerma ó los acumulaba en su persona, para
evitar que se le suscitasen émulos y oposiciones. Aun los Consejos del
reino comenzaron á estorbarle: el de Castilla, el de Hacienda, el de
Indias, el de la Guerra y los llamados de Italia, Flandes, Aragón, de
las Ordenes, de Inquisición y de Cruzada, á cuyo cargo estaba la
administración de los negocios públicos, principalmente en los cuatro
primeros, y la gobernación de las provincias; porque con el respeto que
inspiraban y la noble entereza de los magistrados que solían
componerlos, no era posible que él pudiese llevar á término ciertos
abusos y desmanes.

Entonces nació aquel sistema funesto de juntas particulares formadas
para resolver todos los negocios en que tenía interés el favorito, con
individuos sacados y escogidos en todos los Consejos de entre sus
criaturas, y los magistrados, pocos aún, que por flaqueza ó infamia
estaban á su devoción y mandado. No satisfecho aún con tal cúmulo de
poder y tanta independencia, puso impedimentos á la comunicación, antes
libre, de la familia real, no fuese que en ella se levantase alguno que
quisiera quitarle ó compartir el poder con él. Ofendióse tanto la vieja
emperatriz María, hermana de Felipe II y tía del príncipe reinante, que
estaba en Madrid en el convento de las Descalzas Reales, y comenzó á
mostrar su desagrado de tal suerte, que á creer algunas memorias del
tiempo, por huir de ella fué el trasladar la corte á Valladolid, como en
efecto se trasladó corriendo el año de 1600, y estuvo allí cinco años.
Sea de esto lo que quiera, ello es que la influencia del favorito no se
mermó en lo más mínimo con el despego de la familia real, y que llevó
sus celos y su audacia hasta el punto de señalar límites á las
relaciones del Rey con la Reina su esposa; hecho increíble en otro
ministro que el duque de Lerma y con otro Rey que Felipe III. Con esto y
con poner de confesor del Rey á un fray Gaspar de Córdoba, hombre de
vulgar inteligencia y bajos intentos, sin ambición ni destreza, aseguró
completamente su dominación; y así él solo desde su casa con sus
secretarios y ministros particulares, su favorito y corte, haciendo de
ella archivo de todos los papeles importantes, y palacio de todas las
solicitudes, comenzó á disponer del Estado á su antojo, mientras que el
Rey en el despacho no hacía más que practicar bien y minuciosamente sus
devociones.

Cuáles fuesen las conveniencias de la Monarquía, dejámoslo atrás
explicado. Era preciso sobre todo organizar la Hacienda, obra á la cual
había consagrado sus últimos años Felipe II, aunque no con mucho éxito
por las circunstancias que le acosaron. Y como principal remedio de la
penuria del Tesoro, y como fundamento de las mejoras que tanto
necesitaban la Agricultura y Comercio, y las atrasadas artes del país,
era indispensable el reposo, la paz que sabiamente buscó Felipe II en el
tratado de Vervins. Ni una cosa ni otra se supo alcanzar. Y malos
principios eran para lograr lo primero, el invertir en las fiestas que
se hicieron en Valencia al recibir á la reina Doña Margarita, que vino
por Italia á juntarse allí con su esposo, no menos que un millón de
ducados que hacían harta falta en Flandes y en otras partes, para
atender al Ejército y Armada, y más aún para pagar los préstamos y
deudas, que mientras más se dilataban más consumían las rentas de la
Monarquía. Desplegó además el duque de Lerma un lujo como de Monarca en
sus cosas propias, y muy grande también en las cosas del Estado, desde
los primeros años de su administración. Gastó él de por sí trescientos
mil ducados en Valencia, al propio tiempo que le hacía gastar un millón
al Erario, y envió desde luego gruesas sumas al Emperador y á otros
príncipes para prevenirlos en favor de su política.

Reuniéronse las Cortes de Castilla en el mismo año de 1598 en que
comenzó el nuevo reinado, y propúsose en ellas la gran estrechez y
empeño del real patrimonio, y en comprobación de lo mismo se presentaron
dos relaciones del valor de todas las rentas del reino, por donde se vió
que las fijas no pasaban de cuatro millones, y que las demás, que
estaban encabezadas y arrendadas, importaban cinco millones seiscientos
cuarenta y cinco mil seiscientos sesenta y ocho ducados. Unas y otras
estaban empeñadas y enajenadas, de suerte que no podía el Estado
valerse de ellas. Entonces se establecieron las _sisas_, que después
fueron conocidas con el nombre de _servicio de veinte y cuatro
millones_. Poco hubieron de arbitrar estas primeras Cortes para los
grandes gastos y prodigalidades del duque de Lerma, cuando en 1600 se
convocaron nuevas, las cuales consintieron en desembarazar y desempeñar
las rentas reales, tomando á cargo del reino un censo de siete millones
y doscientos mil ducados, y concediendo al propio tiempo un servicio de
diez y ocho millones de ducados en seis años, á tres por cada uno, para
pagar el principal é intereses de aquella deuda. Prefirió de esta suerte
el reino á admitir nuevos tributos ó á acrecentar los antiguos, el tomar
sobre sí las deudas de la Hacienda y desempeñarla, como con efecto se
desempeñó. Pero no se logró con esto el propósito; porque continuando la
mala administración de la Hacienda, hallóse esta de nuevo empeñada en
doce millones que se debían á hombres de negocios, los cuales tiraban
muy grandes intereses, sin contar las deudas de juros situados y
sueltos, con que fué preciso pedirles á las Cortes, otra vez reunidas en
1607, que otorgasen el servicio de millones para esto, y la paga de toda
la gente de guerra de dentro y fuera del reino, armada, fortificaciones
y gastos de la corte. También los procuradores vinieron en concederlo.
Así votaron diez y siete millones y medio en siete años, á dos y medio
por cada uno. Por último, á los judíos portugueses se les obligó á pagar
dos millones cuatrocientos mil cruzados, por manera de multa ó castigo
de sus apostasías.

Cargábanse los impuestos, parte sobre el consumo de ciertos artículos de
necesidad para la vida; parte en censos sobre los propios de los
pueblos: añadidos á los ordinarios y antiguos, que eran ya muy pesados,
causaron muchas lástimas y miserias en Castilla. No tuvieron mejor
suerte las demás provincias: en todas se impusieron más contribuciones
de las que buenamente podían soportar, añadiéndolas á las que ya pagaban
en los reinados anteriores. Sólo Vizcaya tuvo valor para resistir
(1601), y eso en mengua de la Monarquía, porque no se negó á pagar los
nuevos impuestos, alegando el interés común y general de los pueblos,
sino sólo sus propios fueros y exenciones. Cedió Felipe III á las
reclamaciones enérgicas de Vizcaya por consejos del favorito, y escribió
una carta á la provincia, revocando su determinación y confirmando todos
sus privilegios antiguos: que fué perder los recursos con que ya se
contaba y perder á la par mucha parte de su dignidad el Gobierno,
retardándose más y más la necesaria y deseada unidad de la Monarquía.

Mas no bastaron las nuevas contribuciones y recursos ordinarios para
apagar la sed del Tesoro, y lo demás que se imaginó fué de poca eficacia
y muy ruinoso. Alzóse el valor de la moneda de cobre (1603), lo cual
hizo que los comerciantes extranjeros se apresurasen á inundar de cobre
nuestros mercados, llevándose en cambio mayor cantidad de plata de la
que el cobre valía, con que se perdieron muchos millones en aquella
operación disparatada, además del crédito. Y no fué esto sólo, sino que
tal especie de moneda se acrecentó á punto de entorpecer las
transacciones. Durmióse tanto el Gobierno, que en vez de hacerlo
consumir, acrecentó las licencias de acuñarlo, y contempló impasible el
continuo arribo de bajeles que vaciaban en las costas españolas aquella
moneda vil de que venían cargados, retornando llenos del oro y plata de
América. Poco antes de esta alteración de la moneda, sonaron intentos
misteriosos sobre la plata labrada, que en gran copia tenían los
particulares y principalmente las iglesias, los cuales no llegaron á
realizarse (1602), pero pusieron en no poca tribulación y descontento
los ánimos. La expoliación y la violencia del fisco tocaba así ya en los
mayores extremos. El duque de Lerma no acertaba con otros medios para
llenar el vacío de las arcas públicas. Claramente se veía que el más
eficaz era la economía en los gastos y en la administración; pero esto
cabalmente no quería practicarlo el favorito. Así fué que desde los
primeros años del reinado de D. Felipe, que vamos relatando, la Hacienda
pública se vió en mayor pobreza que hubiera sentido hasta entonces.
Faltan documentos originales para determinar su verdadero estado; pero
en una memoria presentada al rey de Francia, Enrique IV, por sus espías
en España, cuando meditaba sus grandes proyectos de guerra contra la
casa de Austria, se leen datos curiosos, que si no del todo exactos,
puede creerse por el objeto que se acercaban bastante á la verdad.
Asegurábase que las rentas de la corona, prescindiendo de las de
Portugal, llegaban á quince millones seiscientos cuarenta y ocho mil
ducados; pero que en 1610 estaban ya todas empeñadas en ocho millones
trescientos ocho mil quinientos ducados, á pesar de los esfuerzos y
sacrificios de las Cortes de Castilla, que cada año concedían nuevos
subsidios. Las rentas de las Baleares, Nápoles, Milán, Sicilia y Flandes
no bastaban para su administración y defensa; y sólo las provincias de
España, y más que ninguna, Castilla, conllevaban aquella carga inmensa
capaz de agobiar á los países más prósperos.

Sin embargo, el duque de Lerma no hizo lo que debía por mantenernos en
el reposo á que prudentemente nos había traído Felipe II. Sin ser de
carácter tan emprendedor y belicoso como otros ministros que antes y
después tuvo por aquellos siglos la Monarquía, pagó también algún
tributo al orgullo nacional, y se lanzó sin reparo en nuevas
expediciones y aventuras. Para prolongar la lucha ya irrevocablemente
resuelta del catolicismo contra la reforma, continuó pagando las
pensiones cuantiosas que en tiempo de Felipe II recibían con el propio
objeto los católicos de Inglaterra y Alemania y los descontentos de
Francia. Aprobaba la política de la época, harto imbuída en las máximas
que reveló Maquiavelo, semejante sistema de hostilidades; y Felipe II lo
empleó contra sus enemigos políticos, como ellos lo emplearon contra él
en Flandes y en otras partes. Pero pasadas las ocasiones de guerra,
cuando la reforma estaba consumada en Inglaterra y Alemania, dada por
imposible su conversión por las armas y hecha la paz con Francia, ni
eran necesarias tales pensiones, ni parecía siquiera sensato el
continuarlas pagando. El duque de Lerma las mantuvo, sin embargo, como
estaban, porque aspiraba aún á levantar el catolicismo en Alemania y en
Inglaterra, á desmembrar cuando menos á la Francia y á dominar en
Italia. Por locos que parezcan tales pensamientos, no hay que culpar de
ellos al duque de Lerma solamente: justo es decir que dominaban en
muchas personas de cuenta, y en no poca parte del pueblo, que habiéndose
criado en las grandezas de Carlos V ó en las altas empresas de Felipe
II, juzgaban á la nación capaz de tanto todavía. Faltóle al favorito
firmeza de ánimo y una conciencia de su deber bastante ilustrada para no
ceder á las exigencias insensatas del orgullo nacional; que bien pudo
despreciar por esta parte sus murmuraciones, quien sabía despreciarlas
en cosas menos injustas, y que más herían su honra. Hubiérale ayudado en
ello el clamor de los muchos que ante todo pedían algún alivio en sus
miserias. Ni era aquella la ocasión de pensar en altas empresas, ni era
él hombre para llevarlas á cabo; y acontece en las cosas políticas que
lo que en tal hombre y en tal día es grande y digno de aplauso, ó cuando
menos de respeto, parece ridículo en otra ocasión y en otras manos.

Los temporales solamente pudieron impedir que la _Invencible_ destruyera
el poder del protestantismo inglés; mas las empresas que intentó contra
aquella nación el ministro de Felipe III llevaban la destrucción en sí
mismas y en su propia pequeñez é impotencia. Mandó una expedición en
favor de los católicos de Irlanda que estaban hacía tiempo en armas
contra la metrópoli (1602), donde apenas se contarían seis mil hombres
de desembarco gobernados de D. Juan del Águila, capitán criado en la
escuela del duque de Alba, y luego Maestro de campo debajo del príncipe
de Parma, valerosísimo y prudente. Desembarcó esta gente y se apoderó de
Baltimore y de Kinsale. Desde allí envió Águila un escuadrón de dos mil
españoles, al mando de su segundo Ocampo, á que se incorporase con las
fuerzas del conde de Tyron, caudillo principal de los rebeldes.
Hallábanse éstos muy disminuídos y desalentados con las derrotas que
habían padecido antes de llegar los españoles; de suerte que solo se
reunirían con los nuestros unos cuatro mil soldados. Montjoy, Virrey de
la isla, llegó con el ejército inglés y encontró al conde de Tyron y á
Ocampo no bien habían logrado reunirse. Trabóse al punto un combate, en
el cual los nuestros hicieron prodigios de valor y mantuvieron por largo
espacio indecisa la victoria: con todo fueron vencidos. Las tropas
allegadizas y tumultuarias de los irlandeses, con pocas armas y menos
disciplina, no supieron resistir y abandonaron el campo, y solo los
nuestros perdieron ya inútilmente más de dos mil doscientos hombres.
Ocampo y muchos de sus oficiales quedaron prisioneros. Á estas nuevas,
D. Juan del Águila, sitiado por mar y tierra, se vió con el resto de la
gente forzado á capitular. Estipuló ante todo el capitán español que se
daría una completa amnistía á los habitantes de Baltimore y de Kinsale
que habían prestado muy buena acogida á los nuestros; y luego que una
escuadra inglesa conduciría á España sus tropas con toda la artillería,
municiones y efectos desembarcados. Á todo accedió el Virrey, que,
habiendo visto pelear á los nuestros, contábase por feliz con que á tan
poca costa dejasen la tierra. El conde de Tyron tuvo entonces que
someterse á la reina Isabel; mas no juzgándose seguro en Inglaterra, fué
á acabar sus días en Roma.

Murió á poco Isabel de Inglaterra, y con su muerte abriéronse de nuevo
los tratos de paz tantas veces comenzados; mas ahora llegaron á
terminarse por la buena voluntad del rey Jacobo y de sus ministros que
en todo se pusieron de parte de España. Hubo primero que resolver
cuestiones de etiqueta muy graves para aquel tiempo. No sabiendo en qué
orden habían de sentarse los embajadores, se imaginó ponerlos en
derredor de una mesa redonda. La paz fué ventajosa, y aún por eso se
dijo que el rey Jacobo era de corazón católico, y que á sus ministros
para que favoreciesen nuestros intereses y la política de España, los
ganó el duque de Lerma con dinero. Si esto fué cierto, bien puede
causarnos maravilla la venalidad de los ministros extranjeros de aquel
tiempo, porque en todas partes hallaba nuestra política tales ayudas.
Añádese que el primer intento del duque de Lerma después de las paces,
fué incitar á la Inglaterra contra Francia, formando una liga con
aquella potencia para devolverle las provincias que había poseído en
otro tiempo y repartir el resto en varios dominios, los unos libres, los
otros dependientes de España. Sacrificábase aquí, si fué cierto, el
interés católico al gran interés político y de conservación de la
Monarquía, cosa rarísima verdaderamente en nuestra corte; pero la traza,
así como imaginada en los días de Felipe II y de la reina María, pudiera
haber sido de efecto, no podía serlo entonces de modo alguno, porque
Francia estaba ya libre de disensiones, y harto flaca España para
soportar los empeños de tamaña empresa. No se intentó al fin, acaso
porque no se prestase el pacífico Monarca inglés á entrar en la liga, y
comenzó el Duque á tramar conjuraciones dentro de Francia.

Descubrióse la más extensa y mejor combinada de ellas, á cuya cabeza
estaba el Mariscal de Byrón, uno de los mayores capitanes de Enrique IV,
y en la cual tomó parte muy principal el duque de Saboya. El Mariscal
fué condenado á muerte, y ejecutado en la Bastilla, y la conspiración
quedó frustrada. Fontenelles, de noble familia de Bretaña, tuvo después
la propia suerte por haber querido entregar el fuerte de Donarnenés á
España, y diez ó doce personas más de las principales de la provincia
fueron por el mismo motivo decapitadas. Ahora los intentos de nuestro
Gobierno se encaminaban principalmente á tomar á Marsella, cosa que tan
fácil hubiera sido en otras ocasiones; y si la conjuración del Mariscal
de Byrón hubiera alcanzado buen éxito, estaba ajustado que viniese á
nuestro poder. Frustrada aquella trama, se imaginó otra que no tuvo
mejor suerte. Luis de Alagón, barón de Mairargues, que mandaba las
galeras de Francia en el puerto de Marsella, y al propio tiempo era uno
de los magistrados municipales de aquella plaza, se ofreció á ponerla en
manos de los españoles. Supo también su intento el Gobierno francés, y
perdió la cabeza en el cadalso. Pero aun esto no contuvo la venalidad en
Francia: porque pocos días después fueron ajusticiados en Tolosa dos
hermanos que iban á entregar las plazas de Narbona y Leucata al
Gobernador del Rosellón. Empleó España sin fruto en tales intentos
crecidas cantidades, que vinieron á recargar dolorosamente el exhausto
Erario.

Algo mejor librados salieron en Italia los intereses políticos y
religiosos de nuestra corte, mas no por virtud del duque de Lerma. El
Papa Clemente VIII, nombrado árbitro por el tratado de Vervins entre
Francia y el duque de Saboya que pretendían á un tiempo el Marquesado de
Saluces (1601), adjudicó estos Estados al Duque, mediante alguna
indemnización al francés, merced al influjo de España que no quería que
por aquel territorio tuviese su rival entrada libre en Italia.

Quien tuvo la mayor parte en el buen éxito de tales negociaciones fué D.
Pedro Enríquez de Acebedo, conde de Fuentes, que del Gobierno de Flandes
había venido al de Milán. Era el Conde discípulo del duque de Alba[16].
Preciábase de tener sus mismos sentimientos y de observar la propia
disciplina que él. Sagaz, altivo y fastuoso, despreciador de todos los
hechos militares que no fuesen los suyos, y de otra nación ó potencia
que no fuese España, llegó á influir de un modo poderoso y decisivo en
los negocios de Italia. El echó allí los fundamentos de la política
hábil que, á pesar de todos los desaciertos y miserias de la corte,
mantuvo por España el Milanesado hasta la muerte de Carlos II. Fué el
primero en comprender la importancia de la Valtelina para la
conservación del Milanesado, porque ponía en comunicación esta provincia
con los Estados del Emperador, natural aliado y amigo de España.
Propuesto desde entonces á que fuese nuestro aquel territorio, levantó
un fuerte en los confines del Milanés y de la Valtelina, al que llamó de
su nombre, _fuerte de Fuentes_, y comenzó á ganarse los ánimos de los
naturales. No tardó en apoderarse del Marquesado de Final, poseído por
Alejandro Caretto, anciano octogenario que no dejaba sucesión. Á la
verdad, sobre estos Estados podía alegar ciertos derechos España; mas su
conveniencia y su fuerza fueron los verdaderos títulos en que se fundó
la conquista. El dominio de Final era también importante para la
conservación del Estado de Milán, porque en su puerto podían desembarcar
nuestras flotas y mantenerse, por él, á la par que por Mónaco, la
comunicación con España. Poco después estallaron grandes diferencias
entre el Pontífice Paulo V y la República Veneciana (1606), con motivo
de haber sometido aquélla á los tribunales civiles las causas de varios
eclesiásticos. Y llegando el asunto á trance de guerra, tomó nuestra
corte la defensa del Papa: previno el de Fuentes un ejército, y los
venecianos no osaron medirse con él y se avinieron con la corte de Roma.
Ningún suceso fué tan agradable como éste á los ojos del rey Felipe y
aun á los del vulgo, porque él hacía representar á la España el papel de
cabeza y amparo del catolicismo que tanto ambicionaba. Y, sin embargo,
dióse con él un ejemplo funesto, por dicha no repetido más tarde, que
fué sostener con las armas las pretensiones, no ya dogmáticas, sino
disciplinales de la corte de Roma, contribuyendo á que la potestad
temporal en una nación independiente quedase vencida por la potestad
espiritual, y no en discursos ni negociaciones, sino por medio de las
armas: hecho harto más católico que prudente ni político, á no ser que
fuera el propósito del hábil conde de Fuentes y del de Lerma, humillar á
los venecianos nuestros naturales enemigos.

     [16] BENTIVOGLIO, _Memorias_.

Mas el punto adonde mayormente inclinaba su atención la corte eran las
provincias de Flandes. Porque no obstante que el rey D. Felipe II había
cedido el dominio de aquellos Estados, de suerte que ya no componían
parte de la Monarquía, continuaba la guerra con la propia obstinación
que antes, mantenida de un lado por las provincias unidas con el nombre
ya de República de Holanda, y de otro por las armas españolas que
ocupaban aún las plazas y lugares en defensa y protección de los
derechos de la infanta Isabel Clara y del archiduque Alberto.
Malográronse con esto muchas de las esperanzas que había dejado nacer la
cesión de aquellos Estados, pues no parecía razón que por cosa que no
la pertenecía mantuviese la nación tan costosa guerra. Pero de una
parte los holandeses se mostraban tan soberbios y tan poco inclinados á
la paz, que parecía afrenta el dejar la guerra; de otra parte la manera
con que se había pactado la cesión, constituyéndonos en protectores de
la nueva soberanía y haciendo á esta feudataria de nuestra corona, nos
obligaba á su defensa; y, por último, y más que todo, el rey Felipe III,
lleno de religioso celo, y su ministro, arrastrado por temerarias miras
de engrandecimiento, ni querían ajustar paces con tan aborrecidos
herejes, ni renunciaban aún á avasallarlos, ni se prestaban de buena
voluntad á abandonar del todo aquellas provincias, contando con que si
no tenían sucesión los príncipes habían de volver á sus manos. Error
este notable, porque lo que se propuso sin duda Felipe II, y lo que
convenía á la nación, era apartarse de guerra tan inútil y costosa con
algún honroso motivo, y no podía haberlo mayor que aquel para lograr,
tarde ó temprano el intento. Fuera del país las tropas españolas y el
Archiduque y la Infanta entregados á sus fuerzas naturales, habrían
logrado sin duda mantenerse en él á la sombra del Rey de España y del
Emperador, haciendo treguas ó paces con los holandeses mucho antes que
se hicieron y quizás con más ventajas. No se siguió este buen consejo, y
vino á acontecer que la cesión no aprovechase de nada.

Mientras el Archiduque y la Infanta estaban en España se puso el
Gobierno de aquellos Estados á cargo del cardenal Andrea, hijo de la
casa de Austria y deudo de entrambos. Era el Cardenal hombre de no
escaso entendimiento y esfuerzo, y supo administrarlos con celo, ya que
no con mucha fortuna. Resolvióse bajo su consejo y mandó sujetar ó
castigar á las ciudades alemanas del Rhin que por ser protestantes
solían ofrecer ayuda y resguardo á los holandeses. El Almirante de
Aragón, don Francisco de Mendoza, hermano del duque del Infantado y
Capitán general de la Caballería, en quien recayó el mando del ejército,
pasada muestra de las tropas que montaban á 20.000 infantes y 2.500
caballos, tomó la vuelta de Güeldres, rindió á Orsoy y otros castillos
sin mucho trabajo, y de allí se fué á poner sitio en Rimberg, ciudad
importante y fortalecida. Plantáronse las baterías por tres partes y se
comenzó á batir la plaza con mucha furia, porque se temía que los
enemigos viniesen al socorro. No dió tiempo á tanto la defensa, porque
habiendo caído una bala de cañón en ciertos barriles de pólvora, se voló
toda con gran estrépito y muerte de muchos soldados y burgueses, lo cual
causó tal confusión y espanto, que al punto determinaron rendirse á
partido. Tomada Rimberg, guarneció el Almirante algunos lugares para
dejar afirmadas las espaldas, y en seguida pasó el Rhin con sus tropas.
Arrimóse á Wesel, ciudad imperial, pero herética, para poner en ella
guarnición; y los vecinos con gruesa contribución primero, y luego
restituyéndose falsamente al culto católico, obtuvieron que se
desistiese de tal intento. Después trató de acometer á Desborech; pero
el conde Mauricio, que acudió al socorro de aquella plaza, supo
estorbarlo. Más felices fueron los nuestros delante de Doetecon, villa
cercana y no tan fuerte, y eso que, al encaminarse allí la Caballería
española, recibió algún daño de los enemigos emboscados al paso. En
tanto el invierno venía ya bien entrado en aguas y fríos, de manera que
no se podía campear en aquel país. Esto y la falta de vituallas y
forrajes, determinó al Almirante á dar cuarteles á su ejército sin
hacer más daños en los contrarios. Fué, pues, la campaña por demás
infecunda y no conforme con las esperanzas que hubo al emprenderla.

Pero anduvo aún más desacertado el Almirante en el alojar el ejército
que en la campaña. Habíale mandado el cardenal Andrea que se alojase por
amor ó por fuerza en tierras de enemigos. Comprendiólo el Almirante, de
suerte que envió y distribuyó las tropas por Munster, Westfalia y otras
provincias de la jurisdicción del Imperio. Negábanse los naturales, como
era justo, á recibir á los españoles; mas éstos, en cumplimiento de las
órdenes de su general, se hicieron abrir á viva fuerza las puertas de
los lugares y se alojaron en las casas de los moradores. Quejáronse los
príncipes del Imperio, pusiéronse en armas las ciudades, y negaron los
naturales vituallas y auxilios de todo género, tratando á los nuestros
como enemigos; mas á medida de la necesidad y de los malos tratos que
padecían doblaban su rabia los soldados para usar del rigor,
pareciéndoles también, como dice un cronista, que no era ninguno el que
tenían con aquella gente bárbara y tan grandes herejes. Dióse ocasión á
que, acudiendo el conde Mauricio en socorro de algunas de las ciudades
imperiales, tuviesen que salir de ellas por fuerza las compañías
españolas. Los príncipes alemanes hablaban entre tanto de declarar la
guerra al Rey de España y de venir con ejércitos formados á echar al
Almirante de sus tierras. Calmaba sus ímpetus el Emperador, muy obligado
á la España. Procuraba también el cardenal Andrea sosegar á los pueblos
asegurándoles que pronto se retiraría de ellos el ejército; mas no por
eso se acalló el descontento que hubo de estallar más tarde en los
príncipes, y en los pueblos siguió produciendo grandes contiendas. La
gente española y alemana del ejército católico, mal pagada y peor
servida, no cesó en sacar contribuciones forzosas y en tomar cuanto les
faltaba de la hacienda de los naturales sin reparo alguno.

Al fin se pasó el invierno en tales trabajos, y en la primavera del año
siguiente volvió á ponerse el ejército en campaña. Antes el Cardenal
juntó dinero entre los mercaderes con que pagar á ciertos soldados que
había amotinados en Amberes y otras plazas, y procuró reunir cuanto
necesitaba el ejército para emprender de nuevo la guerra. Los enemigos
eran grandes y temibles. De una parte los holandeses mostrábanse más
obstinados y más poderosos que nunca en paz y en guerra. De otra parte,
los príncipes protestantes del Imperio, teniendo en el corazón los
pasados disgustos, no hacían más que allegar soldados y armas con que
daban á sospechar lo que hicieron más adelante; y además el Rey de
Francia, á pesar de las recientes paces, no cesaba de hostilizar debajo
de mano nuestras tierras, ya entrando en inteligencias con algunas
plazas del Artois para apoderarse por traición de ellas, ya atendiendo á
tomar también por inteligencia la plaza de Cambray, ya permitiendo que
hiciesen los enemigos grandes levas de gente en sus Estados, no tan
secretamente que no fuese sabido de todo el mundo, ya, en fin,
prestándoles grandes sumas de dinero y armas. Ni faltaban como siempre
socorros de Inglaterra á los holandeses tanto en hombres como en dinero.
Á todo había que atender y con pocos recursos, porque eran tardíos y no
suficientes los que dejaba venir de España la penuria de la Hacienda.
Malográronse los tratos que tenían los católicos para apoderarse de
algunas plazas rebeldes, y padecimos un descalabro antes de comenzar la
campaña. El conde de Busquoi, Gobernador de Emerique, habiendo caído en
una celada que le pusieron los enemigos, fué herido y preso con muerte
de los que le acompañaban.

Abrióse aquel año la campaña, partiéndose el ejército en dos trozos que
tomaron por uno y otro lado del Rhin: rindióse á poca costa el fuerte de
Crevecoeur. Era el intento amenazar con el uno el fuerte de Schenque que
el enemigo tenía muy fortificado, para coger más descuidada y
desguarnecida la isla de Bomel, situada entre el río Mosa ó Mosella y el
Wael, que era la verdadera empresa. Frustróse por decidia y mala
inteligencia de los capitanes católicos. No se pudo coger desprevenidos
á los contrarios como se pensaba, aunque bien se pudiera, y tuvo que
pasar todo el ejército á acometer formalmente la isla. Allí se mantuvo
un largo y sangriento sitio sin ventaja de una y otra parte. El conde
Mauricio con su ejército plantó sus cuarteles enfrente de la isla,
comunicándose con ella por medio de puentes. El cardenal Andrea con el
ejército de España tenía puesto el pie en la isla, pero sin poder llegar
á la villa, ni adelantar un paso en su expugnación, determinaron al fin
los nuestros hacer un fuerte en la isla de la parte donde, juntándose
los dos ríos, comienzan á formarla; que por hacer allí punta el terreno
daba mucha proporción para impedir con buenas baterías la navegación
provechosísima de los enemigos. Hízose el fuerte, lográndose esto al
menos de tan costosa empresa. Mientras se adelantaban las obras no
cesaban de acometerse los dos ejércitos, procurando cada uno sorprender
los cuarteles de los contrarios; mas de ambas partes en vano. Viéronse
con tal ocasión grandes hazañas. Algunas compañías españolas é italianas
acometieron con tanto esfuerzo un reducto de los contrarios, situado en
la misma isla de Bomel, que ya comenzaban éstos á desampararlo; mas
visto por el conde Mauricio mandó que se apartasen de la orilla los
bajeles que allí ofrecían retirada á sus soldados, con que los puso en
el estrecho de morir ó de conservar, como lo hicieron, el puesto. Y fué
famoso el hecho del sargento mayor Durango, que sorprendido con pocos
soldados españoles y algunos valones del grueso de los contrarios, á
tiempo en que se ocupaba en labrar un reducto, aunque muchos de los
suyos hubieron de pelear con los picos y palas con que trabajaban por no
hallar sazón para tomar las armas, mantuvo el puesto brazo á brazo y
dejó en él más enemigos muertos que eran en número sus soldados. Por
fin, no bien acabada la obra, el Cardenal gobernador tuvo que retirarse
de Bomel para atender á otros peligros más cercanos con mucha parte de
las fuerzas.

Habían al cabo juntado ejército los príncipes protestantes y acometido
con él á las guarniciones españolas que quedaron á la parte allá del
Rhin en tierra de la jurisdicción del Imperio, amenazando reunir sus
fuerzas con las del conde Mauricio, que si lo hicieran, llegara á ser
muy crítica la situación de los nuestros; mas no pudieron venir á punto.
Wesel, no bien se vió libre del temor de los españoles al abrigo del
ejército alemán, se apartó de nuevo del culto católico. Pero en tanto
este ejército que sitió á Rimberg fué de allí valerosamente rechazado
por un tercio que guarnecía la plaza, á pesar de estar amotinado y vivir
como solían vivir los soldados en tal ocasión con cierto género de
independencia. En seguida acometió el enemigo á Reez, defendida del
capitán D. Ramiro de Guzmán con poca gente; mas no alcanzó mejor
fortuna. Envió el Almirante de Aragón en socorro de la plaza á Andrés
Ortiz, capitán experimentado, el cual logró entrar en ella, y desde allí
hizo tales salidas, é imaginó tales acometimientos, que obligó á los
contrarios á alzar el cerco. Con esto abandonaron el campo los príncipes
confederados, y se retiraron á sus tierras con mengua de la reputación y
pérdida crecida en hombres y dinero. Sólo consiguieron que los nuestros,
por no irritarlos más y no estimularlos á nuevas empresas, dejasen á
Orsoy y otras pequeñas plazas de la jurisdicción del Imperio, que tenían
aún ocupadas.

Al retirarse la guarnición de Doetecon, que fué uno de los puntos
abandonados, pensaron los holandeses sorprenderla y destruirla, y
salieron contra ella con lo mejor de su Caballería. Dió esto ocasión á
una de las mayores derrotas que padecieron los holandeses en aquella
guerra. Porque sabido el caso por Juan Contreras Gamarra, Comisario
general, determinó salir contra ellos con algunas compañías de caballos,
dando aviso á Ambrosio Landriano, Teniente general de la Caballería,
para que con mayores fuerzas viniese á apoyarle en el trance. Divisó
Contreras á los contrarios en un paso estrecho donde no podían maniobrar
todos los caballos á un tiempo, y animando á los suyos se arrojó
impetuosamente sobre los que venían de vanguardia, matando y
desordenando cuanto se le puso delante. En esto los enemigos habían
logrado desenvolverse y mejorar de posición; pero fué tanto el espanto
que les causó el pelear bizarro de los nuestros, que, con ser doblado
número, no pudieron sus oficiales y capitanes traerlos á que hiciesen
buen rostro. Llegaba ya Landriano con más fuerzas, y sin esperar á
cruzar lanzas con él, se declararon los contrarios en total derrota.
Corría el Mosella no lejos del campo de batalla, y los jinetes enemigos,
desalentados, se arrojaron á esguazarlo sin tiento, con que fueron
muchos los ahogados y más los caballos y armas perdidas. De los vecinos
lugares salió alguna Infantería alemana en defensa de la Caballería
holandesa, mas fué acuchillada y deshecha. En suma, de toda la
Caballería enemiga muy pocos quedaron de servicio. Contreras, en quien
se desconoció la gloria del triunfo, volvió desabrido á España.
Aconteció este suceso á tiempo que el archiduque Alberto y la infanta
Isabel Clara Eugenia estaban ya en Flandes.

Dejó el cardenal Andrea el Gobierno, y el Archiduque y su esposa
comenzaron al punto á ejercerlo. Convocaron primero á los Estados ó
Cortes de la Nación para exigirles el juramento de obediencia, sobre lo
cual hubo no escasas dificultades. Pedían los naturales que antes de
prestar ellos el juramento de obediencia jurasen los príncipes conservar
sus privilegios, de los cuales era el poner todas las plazas y
fortalezas debajo de su mano, haciendo salir de ellas las tropas
extranjeras. Á esto no podían avenirse los príncipes, porque el Rey de
España no quería dejar las fortalezas ni abandonar del todo el dominio
del país, como arriba dijimos. Añadíase que las tropas allí levantadas
no eran muy de fiar en guerra como aquélla, sostenida entre provincias
hermanas, y así se resistió la pretensión hasta que cedieron los
Estados. Pasearon los príncipes todas las provincias de su Imperio,
tomando el juramento á cada una de ellas especialmente, y lograron con
buenas trazas que se les concediesen algunos subsidios.

Entonces el Archiduque volvió á poner los ojos en las necesidades de la
guerra. Eran éstas á la sazón muy grandes. Wachtendoch, plaza muy
fuerte, junto á Güeldres, fué sorprendida por el enemigo. Y sintiendo la
falta de pagas y la vecindad del invierno, los soldados del trozo de
ejército que estaba aún sobre Bomel se amotinaron en mucha parte. Como
estaban terminadas del todo las obras del fuerte, tomóse por buen
partido el retirar de allí el ejército, juzgando que no vendría con ello
algún daño; mas habiendo quedado de guarnición ciertas compañías de
valones, lo entregaron éstos á pocos días después al conde Mauricio por
gruesa suma de dinero. Rindióse también por tratos á los enemigos el
fuerte de Crevecoeur, guarnecido de alemanes y flamencos. Hechos que
daban más y más por imposible el fiar las plazas á otras guarniciones
que las españolas. Hallábanse algunas de éstas alteradas, y todas
descontentas por la misma falta de pagas; mas no se halló que ninguna de
ellas, aun peleando por causa extranjera, como ya á la sazón peleaban,
rindiese su puesto al enemigo. Contentábanse con sacar por fuerza del
país grandes tributos con que remediaban sus escaseces.

No tardó en ofrecerse una prueba solemne de la diferente condición de
nuestros soldados y los extraños en el suceso que ahora sobrevino.
Porque animados los holandeses con las recientes ventajas y con el
desconcierto de nuestra gente, reuniendo todas las fuerzas que pudieron
juntar, con gran priesa y esmero, salieron de sus puertos y
desembarcaron en un lugar no lejos de Gante, con ejército de más de
veintitrés mil hombres, el más poderoso que jamás hubiese llevado sus
banderas. Era su intento socorrer la guarnición de Ostende, harto
apurada de nuestros presidios, y tomar á Newport y otras plazas allí
cercanas, de suerte que quedara debajo de su dependencia aquella
provincia. Á la nueva de tal peligro, el Archiduque envió á requerir á
los soldados de aquí y allá amotinados en los presidios, que saliesen á
defender la tierra, manifestándoles el grande apuro en que se hallaba.
Negáronse los italianos y valones; prestáronse de muy buena voluntad los
españoles. Con ellos, principalmente, se compuso el ejército, que marchó
al punto la vuelta de Gante en busca del enemigo.

Allí se presentó delante de él la infanta doña Isabel Clara Eugenia, y
dió gracias á los soldados españoles por su leal comportamiento,
recordándoles que eso y más debían al nombre glorioso de su patria.
Enardecidos los viejos tercios con tal discurso, pidieron á voces que
sin más dilación se los encaminase al combate. Echaron delante los
amotinados, jurando lavar en sangre el pasado extravío. Tomaron al paso
el fuerte de Andemburg, que se rindió sin defensa. No anduvieron tan
presto en rendirse los del presidio de Suaesquerch, y antes que pudieran
meditar lo que les estaría mejor, fué asaltada la plaza y pasados todos
á cuchillo. Más adelante tropezaron los amotinados y vanguardia de los
nuestros con dos mil soldados escoceses y holandeses que enviaba ya el
conde Mauricio á ejecutar el socorro de Ostende, cerraron con ellos y no
dejaron hombre á vida en pocos instantes.

Sabido por los enemigos cómo avanzaba aquel impetuoso torrente,
determinaron evitar su furia embarcándose. Pero no les dieron tiempo los
nuestros, que sin descansar un momento llegaron á ponérseles delante.
Habían dejado atrás, para asegurar ciertos pasos, cuatro mil infantes y
los cañones al mando de D. Luis de Velasco, general de la Artillería, de
suerte que el total no pasaba de seis mil hombres de infantería con
seiscientos caballos. Dióles frente el conde Mauricio con diez y seis
mil infantes y dos mil seiscientos caballos, fortificados en siete dunas
ó colinas de arena puestas á la orilla del mar entre Newport y Ostende.
La Infantería ocupaba el centro formada en lo alto de las dunas. Los
flancos de la posición, que eran los espacios que se hallaban entre las
dunas y el mar, estaban defendidos de la Artillería, plantada también en
lo alto de éstas, señaladamente en las dos puestas á los extremos.
Además, la Caballería, partida en dos trozos al diestro y siniestro
lado, así como emboscada entre las dunas y el mar, cubría ventajosamente
al centro. Muchos de los capitanes españoles fueron de opinión que no se
empeñase la batalla. Proponían que haciendo alto el ejército, tomase
allí posiciones entre Ostende y el mar, de suerte que cerrase al enemigo
el camino de esta plaza fortísima, donde podría fácilmente embarcarse,
obligándole á pelear con manifiesta desventaja ó á embarcarse en la
playa abierta, donde no podría menos de ser destruído. No dió oídos á
aquel consejo prudente el ardor irreflexivo de los más, ni se quiso
esperar siquiera á que llegase D. Luis de Velasco con la gente que
quedaba atrás y la Artillería. Así, en aquel lugar donde pudo acaso
acabar la guerra con victoria nuestra, nacieron mayores desdichas para
en adelante y una fatal derrota. Era el ejército español menos de la
mitad en número que el de los contrarios. Hería el sol en lo más recio
del día y mortificaba mucho á nuestros soldados, que venían ya hartas
horas sin comer y con largo camino, después de haber asaltado plazas y
peleado á campo raso con numeroso escuadrón. Estaban los holandeses
descansados y en muy buenas posiciones fortalecidos, con la espalda á
las brisas frescas del mar. Con todo, se empeñó la batalla.

Á ella acudieron por el centro los seis mil hombres de infantería
española y extranjera, al mando del Archiduque mismo con Zapena, Villar,
Monroy y otros Maestres de campo muy nombrados, y embistieron con las
dunas, defendidas por más de diez y seis mil soldados. Era difícil el
asalto, porque las piernas de los que subían se enterraban en la arena,
de suerte que apenas podían ellos dar un paso, mientras que los que
estaban en lo alto disparaban la artillería á pie firme y hacían muy
ordenadamente sus fuegos. Tomóse, sin embargo, la más avanzada de las
dunas, y acometióse otra que era la mayor y mejor defendida. Allí
pelearon los nuestros pica á pica por espacio de una hora, y aunque tan
inferiores en número, lograron quitar algunos cañones á los contrarios y
poner de su parte las probabilidades del vencimiento. Pero entre tanto
nuestra Caballería, que acometió por los costados entre las faldas de
las dunas y el mar, fué puesta en derrota. El Almirante de Aragón,
Capitán general de nuevo de la Caballería, que entró por uno de los
costados, fué detenido por el fuego de la artillería enemiga, plantada
en la duna que allí hacía frente; y tal estrago hicieron las balas en
sus filas, que espantados los caballos y confundidos los jinetes, no
fué posible hacerlos pasar adelante. Al propio tiempo el comisario Pedro
Gallego, sucesor de Contreras, había acometido por el ala opuesta, y
saliendo contra él seiscientos corazas francesas que defendían aquel
costado, puestos en emboscada detrás de las dunas, destrozaron sus
compañías.

No se contentó con este triunfo el ímpetu de los franceses, y pasando
adelante vinieron á caer sobre el centro. En vano el capitán Rodrigo
Laso con dos solas compañías de caballos cerró con todo el escuadrón de
los enemigos; él fué derribado medio muerto y dispersada su escasa
gente. Entonces la Infantería española, que coronaba ya las dunas,
viendo tomada de los enemigos la retaguardia, se puso en retirada. Pero
al pie de las mismas posiciones que abandonaba fué acometida por los
triunfantes corazas franceses, mientras que los infantes enemigos
bajaban ordenadamente á acometerla por la espalda. No era posible la
defensa; los soldados bajaban sueltos y sin orden, como habían peleado
en lo alto. No se podía formar escuadrón que resistiese á los caballos
ni á los escuadrones de la infantería enemiga, y el campo se convirtió
entonces en una carnicería horrible, donde los infantes españoles uno á
uno peleaban por la vida y la honra. Ordenóse la retirada, que fué peor
que la batalla en aquel trance. El Archiduque, que no se había separado
un momento del combate, estuvo á punto de morir, y por defenderlo
cayeron á su lado los más esforzados de los españoles. Perdimos en esta
batalla dos mil quinientos hombres de escasos siete mil con que entramos
en ella, todos capitanes y soldados viejos, que no habían vuelto nunca
rostro al enemigo. Y sólo pudo servir de siniestro consuelo el que de
cerca de diez y nueve mil hombres de todas armas con que nos aguardó el
enemigo, seis mil quedaron en el campo. De entre los muertos merecieron
contarse los capitanes Andrés Ortiz, D. Ramiro de Guzmán, Ulloa, Dávila,
Ezpeleta y otros no menos valientes, y el Maestre de campo Zapena. Tal
fué la jornada de las Dunas (1600), la más funesta que hubiesen empeñado
hasta entonces las armas de España en los campos extranjeros. Perdióse,
como se ha visto, por sobra de valor y falta de cordura.

El conde Mauricio vió tan maltratada á su gente, que no se atrevió á
seguir el alcance, ni á emprender otra conquista que el sitio de
Newport, ciudad de poca fortaleza y arrimada al campo de batalla. Pero
ni aun esto pudo conseguir y tuvo que reembarcarse con tanta gente de
menos y sin ventaja alguna. Entre tanto, el Archiduque acudió á reparar
sus fuerzas. Diéronle los Estados dineros y auxilios, y con ellos los
soldados extranjeros amotinados en las plazas vinieron á partido.
Formóse un ejército numeroso; pero no hubo necesidad de él, porque ni de
una ni de otra parte se emprendió nada el resto de la campaña.

Á la siguiente, determinado el archiduque á reparar la derrota de las
Dunas con un hecho de cuenta, comenzó el sitio de Ostende. No bien
supieron esta empresa los holandeses, comenzaron á distraer la atención
de los nuestros con sitios y acometimientos. Pusiéronse sobre Rimberg y
la ganaron, á pesar de su esforzada defensa, porque el socorro llegó
tarde y no pudo aprovecharse. Con la misma felicidad ganaron á Grave,
valerosamente mantenida de los españoles, y la fortísima plaza de la
Esclusa, que sólo el hambre pudiera reducir á semejante extremo por
imprevisión de su Gobernador, que no supo abastecerla; y si no ganaron á
Bolduch fué porque acudió á socorrerla dos veces el Archiduque en
persona. Entre tanto se rindió Ostende. Contar las operaciones de este
sitio y los heroicos hechos de los españoles en él, sería larguísima
tarea y ajena de nuestro propósito. Era aquella plaza muy importante,
porque desde allí tenían los holandeses á toda la provincia de Flandes
en continuo respeto, y por eso estaba muy bien fortificada y guarnecida.
Habían suplicado los Estados de Flandes al Archiduque que de tal
padrastro los libertase, ofreciéndole para ello cuantos auxilios
necesitase. Comenzó el sitio el Archiduque en persona, y luego se
encargaron de él los mejores capitanes católicos, hasta que el marqués
de Spínola la rindió, mandando con el nombre de maestre de campo general
el ejército. Fueron varios los asaltos, muchas las salidas y
escaramuzas, inauditas las máquinas y trazas de que se valían los
sitiadores, y terrible el fuego de la artillería de los sitiados. El
conde Mauricio vino á alzar el cerco con una armada de seiscientos
bajeles y mucho ejército; pero los españoles no le dejaron desembarcar
en toda la costa, y tuvo que volverse á sus puertos con no poca pérdida
y mayor despecho. Al fin se dió un asalto general á la plaza (1604), en
el cual se ganó lo mejor de la ciudad, y ya no fué posible dilatar la
defensa. Perdieron los sitiadores cerca de cuarenta mil hombres en esta
empresa, y entre ellos seis Maestres de campo, los cuatro españoles, y
casi todos los coroneles y capitanes de los tercios: Monroy, Durango,
Castriz y otros muchos de los buenos y viejos soldados que sirvieron
con el duque de Alba. La plaza perdió siete gobernadores durante el
sitio y más de dos mil oficiales, con un número inmenso de ciudadanos y
de soldados, porque como tenía libre el mar, cada día entraban algunos
de refuerzo. Mantúvose con esta conquista el honor de nuestro nombre;
pero se desperdiciaron notables ocasiones, y hubo de nuestra parte tanta
ó más pérdida que ganancia, pues habiendo pretendido cerrar la entrada
de la provincia de Flandes á los enemigos, se abrieron ellos otras
puertas más fáciles, mientras era tomada Ostende.

Debiéronse muchas de las pérdidas al motín que se llamó de Ruremunda, el
más funesto de cuantos hubieran acontecido en aquellos Estados, donde
eran harto frecuentes por desgracia. Movidas algunas compañías italianas
y valonas de la falta de pagas, se encerraron en la ciudad de
Hoochstraet, negándose á servir como de costumbre é imponiendo
contribuciones al país. Con esto se malogró el socorro de Grave y se
perdió aquella plaza, é irritado el Archiduque los declaró por traidores
y envió ejército contra ellos. Pidieron auxilio los amotinados á los
holandeses; diéronselo, de manera que no fué posible rendirlos; y
juntándose en seguida con los enemigos, pelearon contra los nuestros en
diversos encuentros. Al fin hubo de avenirse con ellos el Archiduque,
por excusar mayor daño: malísimo precedente que sembró nuevos disgustos
para en adelante. En el ínterin se pasó toda la campaña sin que aquellas
gentes, que ya formaban un ejército con los muchos que se habían ido
agregando, sirviese, como debía, debajo de nuestras banderas. Así, no
lograron otra ventaja nuestras armas, fuera de la toma de Ostende, sino
la rota que dió el Gobernador de Bolduch á un buen escuadrón de
caballería enemiga que pasaba por sus términos. Concluída la campaña,
vino á España el marqués de Spínola á tratar de las cosas de la guerra,
donde fué muy bien recibido y asistido de cuanto solicitó para llevar
adelante la guerra.

Era este Marqués natural de Génova y hermano de Federico Spínola,
general de las galeras de España, el cual con ellas sirvió muy bien,
haciendo gran daño á los holandeses, hasta que, poco después de la
llegada de su hermano, murió en un combate naval que con ocho galeras
empeñó en aquellas costas contra dos galeras y tres grandes navíos
holandeses, quedando indecisa la victoria. Entró Ambrosio Spínola, que
así se llamaba el Marqués, en el servicio de España por recomendación de
Federico, y fué á Flandes gobernando diez mil italianos que levantó á su
costa. Allí dió tales muestras de su persona que se le encargó del sitio
de Ostende, prefiriéndole á muchos capitanes de más reputación que él; y
saliendo á punto con la empresa, se acrecentó su fama de manera que fué
nombrado ya para el mando de todo el ejército. Fué verdaderamente un
suceso afortunado la aparición de aquel general, que tuvo pocos rivales
en su siglo á tiempo en que escaseaban ya tanto en España. Con él salió
á campaña (1605) de vuelta de Madrid, llevando trece mil quinientos
infantes y tres mil caballos. Pasó el Rhin y entró en Frisa, burlando al
enemigo, que le creía ocupado en otra empresa, y allí se apoderó sin
mucha dificultad de Oldenzeil y de la importante plaza de Linghen,
metida muy adentro en el territorio enemigo.

Entre tanto los holandeses, que quisieron tomar á Amberes al
desprovisto, tuvieron que desistir de ello con no poca pérdida, y á los
españoles se les frustraron también las tentativas que hicieron para
apoderarse de Bergs y Grave. Pero el marqués de Spínola, alentado con
los buenos principios de la campaña, dejando muy guarnecido á Linghen
que ponía en contribución mucha parte de la Frisa, se vino á
Wachtendonock y la puso cerco. En vano quisieron socorrerla los
holandeses aprovechándose del descuido de los sitiadores: ochocientos
infantes y otros tantos caballos del ejército de España contuvieron
largas horas á todo su ejército á costa de prodigios de valor, y dieron
tiempo á que, acudiendo el Marqués con toda sus fuerzas, los obligase á
la retirada. Rindióse con esto la plaza, y en seguida fueron tomados
muchos castillos importantes, mientras los holandeses eran vencidos y
rechazados en Güeldres que quisieron tomar por sorpresa.

Mas eran escasas tales ventajas, porque la falta de dinero
imposibilitaba de tal modo el movimiento de los ejércitos y causaba
tales disgustos, que no podía llegarse á decisivas consecuencias. Lleno
de amor y entusiasmo á la causa de España, vino el noble Spínola otra
vez á Madrid á demandar socorros. No pudo hallarlo á crédito del Rey de
España, que á tan miserable estado habían llegado las cosas, y tuvo que
poner á prueba el suyo propio, con lo cual lo consiguió y volvió á
Flandes imaginando lograr en la siguiente campaña mayores triunfos. No
le salieron como pensaba sus proyectos; mas hizo con todo eso harto
gloriosa campaña. Halló que se habían malogrado durante su ausencia dos
sorpresas que se dieron á las plazas de Bredevord y la Esclusa, ambas
muy fuertes, y que sin duda se ganaran á obrar los nuestros con más
previsión y presteza. Ahora el Marqués dividió su ejército en dos
trozos, dando el mando de uno al conde de Busquoi, capitán de mucho
valor y experiencia, rescatado ya de sus prisiones, y conservando al
otro bajo su mano. Con estos dos ejércitos se debía obrar de manera que
pasando el Isel el uno, llegase hasta Utrecht, y el otro esguazando el
Wael se pusiese delante de Nimega, y que mientras éste contuviese al
enemigo, lograse aquél al improviso apoderarse de algunas de tales
plazas y sujetar las provincias confinantes, muy ricas y poco guardadas.
Pero los temporales fueron tan recios en aquel verano, que era imposible
vadear los ríos, ni echar puentes sobre ellos, ni correr siquiera por la
campiña. Sufrieron nuestros soldados con prodigiosa constancia el frío y
los ardores del sol que allí alternaban desconcertadamente, y las aguas
y la falta de bastimentos que se originaba, haciendo largas jornadas y
campañas por tierras inundadas sin carros ni artillería. Los enemigos,
que se mantenían á la defensiva, no padecían cosa alguna y se
fortificaban y prevenían nuestros intentos con sobrado espacio. Tomóse,
sin embargo, el castillo de Lochem y la plaza de Groll, y se emprendió
el sitio de Rimberg, tantas veces tomada y perdida, que á la sazón
defendían más de seis mil soldados asistidos de muchas vituallas y
artillería. Rindióse la plaza después de un porfiado sitio en presencia
del conde Mauricio, que con mayor ejército que el nuestro no supo
impedirlo. Pero no bien acabada esta empresa, hubo en nuestro ejército
un total desconcierto por la falta de pagas.

No bastando los recursos que trajo Spínola de España, amotináronse
muchos italianos y alemanes con los más de los soldados del país, y el
resto se mostraba gran descontento: hubo que deshacer el ejército y
repartir en diversos lugares la gente. Animados con esto los holandeses,
y viéndose con ejército de más de quince mil hombres sanos y bien
dispuestos, cayeron sobre Groll para recobrarla; pero el marqués
Spínola, reuniendo las fuerzas que pudo de entre la gente no amotinada,
fué sobre ellos y les obligó á alzar el cerco. Dió fin la campaña con la
sorpresa que lograron los enemigos en la plaza de Erquelens, saqueándola
y destruyéndola por no acertar á conservarla. Vióse claramente á pesar
de los temporales que estorbaron la ejecución del plan trazado por
nuestro general, que hubiéramos logrado nosotros no poca ventaja, á no
sobrevenir aquel nuevo motín que excedió ya á todos los conocidos, y fué
el último que hubiese en los Estados; porque irritado á lo sumo el
Archiduque, y convencido de que con perdonar á los culpables y
conservarlos debajo de sus banderas, después de pagados y satisfechos,
no hacía más que abrir la puerta á nuevas y más duras señales de
indisciplina, determinó tratar á éstos con ejemplar rigor. Pagóles
cuanto se les debía, que importó más de cuatrocientos mil escudos, y en
seguida publicó un bando señalándoles veinticuatro horas para dejar los
Estados, desterrándolos de ellos perpetuamente y de todos los dominios
de España bajo pena de la vida. Fueron muchos los que la perdieron,
porque siendo naturales del país costábales trabajo abandonarlo. Los
demás se derramaron por las provincias vecinas.

Mas en tanto los holandeses se mostraban ya cansados y abatidos con la
ventaja que por todas partes le llevaban los nuestros, y soportaban mal
el gran peso de la guerra. Á la verdad sus escuadras habían sido más
afortunadas que sus ejércitos en las últimas campañas. Una de ellas,
mandada por el almirante Heemskirck, logró destruir, aunque con muerte
de éste y mucha pérdida, en las aguas de Gibraltar, la que don Juan
Álvarez Dávila mandaba por nuestra parte, compuesta de veintiún bajeles;
y en las costas de Flandes y en las Indias Occidentales alcanzaron otras
ventajas, apoderándose de las Molucas. Pero, sin embargo, sus marinos
fueron derrotados delante de Malaca por don Alfonso Martín de Castro,
Virrey de Goa, y su general Pedro Blens fué rechazado en el ataque de
Mozambique y en otro que intentó al volver á Europa contra el fuerte de
la Mina, donde fué muerto con muchos de los suyos. Poco antes D. Luis
Fajardo quemó diez y nueve naves que llevaban su bandera en las salinas
del Arroyo, y las Molucas fueron también reconquistadas. De todas
suertes bien conocían ellos que no compensaban sus triunfos marítimos la
esterilidad de las campañas de tierra.

Aprovechóse el Archiduque de esta disposición de ánimo de los enemigos
para entablar preliminares de paz ó treguas. Dieron oídos los Estados de
Holanda á tales pláticas, y al fin se consiguió ajustar una suspensión
de armas primero, y luego una tregua por doce años (1699), ya que no fué
posible venir á tratos de duraderas y definitivas paces. En ellas
reconoció España á la Holanda como potencia independiente; cosa que se
procuró excusar con largas trazas, mas no fué posible. De esta manera
pudo darse por terminado lo principal de aquel empeño. Reconocíase ya
como imposible el sujetar de nuevo á nuestro dominio aquellas
provincias; cosa que bien pudiera estar averiguada de mucho antes, dada
la obstinación de los naturales, alimentada por las preocupaciones
religiosas y los auxilios constantes que de ingleses, franceses y
alemanes recibían, la multitud de plazas fuertes, la disposición del
terreno cortado por grandes ríos, por diques, por canales y obstáculos
de todo género, y la penuria de nuestra Hacienda, que privaba á los
ejércitos de las cosas más indispensables para la guerra; provocando al
propio tiempo frecuentes motines, principalmente entre la gente
extranjera y advenediza, sin honor y sin patria, que defendían por
dinero nuestra causa. Pero la fama de nuestras armas quedó ilesa, y
todavía para mirada con pavor en el mundo. Sólo que con la larga y
sangrienta guerra se iban agotando los capitanes viejos y los soldados
veteranos, y extinguiéndose con ellos el espíritu de la gloria antigua y
la experiencia tan costosamente adquirida; falta que no remediada á
tiempo, debía contribuir muy principalmente á nuestras futuras
desgracias.

Vióse con ocasión de estas treguas cuál fuese el espíritu de nuestra
nación todavía, porque no hubo alguno de los hechos escandalosos del
duque de Lerma, que levantase tantas murmuraciones en España como el
haberlas aconsejado y aceptado. Aquellas negociaciones, que pueden
mirarse como la obra más loable de su ministerio, fueron miradas con
disgusto por el Rey, que llevaba á mal que con tan grandes herejes se
hiciese trato alguno, y más aún por los pueblos, que sobre alegar la
propia causa de descontento, temían que con vernos ceder á la fortuna
parte de nuestras pretensiones, se entibiase el miedo de nuestro nombre
en el mundo.

Algo pudieron consolarse el Monarca y los súbditos de no haber sujetado
á los holandeses herejes con los triunfos obtenidos durante aquel
período contra otros enemigos de Dios. La guerra contra los berberiscos
y turcos se continuó con mucho empeño, peleando con gloria en todas
partes. Derrotó D. Nuño de Mendoza, Gobernador de Tánger y Arcila, á los
moros que iban á sitiar sus plazas. El marqués de Santa Cruz apresó con
sus navíos muchas embarcaciones turcas en el Archipiélago, y entró y dió
á saco las islas de Longo, Patmos, Zante, Durazzo y otras circunvecinas.
También el marqués de Villafranca, D. Pedro de Toledo, tomó once bajeles
de corsarios turcos en el Archipiélago. Pero quien ganó más gloria fué
D. Luis Fajardo, que salió de Cádiz con doce navíos, y después de
apoderarse de uno muy rico de los moros, llegó á la goleta de Túnez,
destruyó muchos bajeles turcos que estaban al abrigo de aquella
fortaleza, cogió mucho botín y ocasionó en la costa grandes daños.

En tanto en Asia, D. Felipe Brito, Gobernador de Siriam, deshizo las
naves del Sultán ó régulo de Astracán y se apoderó del reino de Pegú,
tomando por allí una extensión nuestros dominios verdaderamente inmensa,
y además en América sostuvimos larga y al fin afortunada guerra contra
los araucanos, tribu valentísima del reino de Chile, levantada en contra
de nuestra dominación. Fué el caudillo de ellos el famoso Caupolican; y
al principio vencieron algunas batallas, haciendo gran destrozo en los
nuestros, hasta que fué allá el marqués de Cañete, y con muerte de los
más redujo á los que quedaron á la esclavitud y puso paz en aquellas
apartadas provincias. Cantó esta guerra, como es sabido, con más color
de historia que de poema don Alonso de Ercilla.

[Ilustración]



[Ilustración]

LIBRO SEGUNDO

SUMARIO

     De 1610 á 1621.--Expulsión de los moriscos, sus principios y sus
     fines.--Guerra contra los infieles.--Francia: proyectos y muerte de
     Enrique IV.--Alemania: campaña de Spínola en el país de
     Julliers.--Italia: humillación del duque de Saboya, tramas de éste
     y de Venecia, sucesión del Monferrato, guerra con Saboya, batalla
     de Asti, Oneglia, tratado de Asti, batalla de Apertola, sitio de
     Vercelli, derrota de D. Sancho de Luna, Lesdiguières y el marqués
     de Villafranca, el duque de Osuna y el marqués de Bedmar, empresas
     de Osuna, los Uscoques, Venecia, combate naval en Gravosa, paz de
     Pavía, falsa conjuración y desgracia de Osuna.--España: últimos
     años de la privanza de Lerma, Calderón, Uceda, el P. Aliaga, el
     conde de Lemus, D. Francisco de Borja, caída del privado.--Guerra
     marítima: principio de la guerra de los treinta años, batalla de
     Praga.--Muerte de Felipe III.--Estado en que dejó la Monarquía.


LAS treguas con Holanda, vituperadas ó alabadas, ofrecieron al fin á
España el descanso de que tanta necesidad tenía: grande ocasión para
aprovecharla en aliviar la Hacienda pública, y en comenzar la obra de
reparación y regeneración indispensable, si había de contenerse la
decadencia del reino. No se emplearon en esto ciertamente los días de
tregua. El duque de Lerma continuaba por entonces disfrutando sin
contradicción del favor regio, y aumentaba su fausto y crecían para
sostenerlo sus cohechos. Daba soberbios banquetes, y celebraba en
fiestas públicas costosísimas los sucesos alegres de su familia, ni más
ni menos que se suelen celebrar los de las familias reales. El Rey
seguía orando, y él trabajando, sin saberlo acaso, por impericia ó
ambición en la ruina total del país. Ayudábale aquel don Rodrigo
Calderón, su privado; hombre de no escaso talento y astucia, pero más
fastuoso y codicioso aun que él, y que más adelante mostró peores mañas
y cualidades. Este, que era su confidente y consejero, ha de ser mirado
en todo como su cómplice.

Fué poco después de las treguas cuando se verificó el suceso más
desgraciado que hubiera presenciado España en muchos siglos. Corría aún
el año de 1609, y oíase gran rumor de armas en la Península, que parecía
desusado por la ocasión, puesto que no se hallaba enemigo en nuestras
fronteras. Carlos Doria, duque de Tursis, y el marqués de Santa Cruz,
nieto el uno del famoso Andrea, hijo el otro del grande Almirante de
Felipe II, y Villafranca, Fajardo y D. Octavio de Aragón, inclinaron las
proas de sus naves al mar de España. Los tercios viejos de Italia
dejaron apresuradamente sus costas. Tomáronse en lo interior grandes
precauciones militares, en especial por la parte de Granada y Valencia.
Formáronse ejércitos, nombráronse generales, y no parecía sino que
alguna invasión temible ó insurrección sangrienta iba á encender en
armas la Península. Y, sin embargo, todo estaba al parecer en paz.

Era que uno de los males más profundos de la Monarquía, nacido de su
propia constitución, y desconocido ó mal curado los años anteriores,
acababa de cegar los ojos de nuestros políticos, tratando de acudir al
reparo. Los moriscos que habitaban principalmente las costas orientales
y meridionales de la Península no cesaban de mantener inteligencias con
sus vecinos marroquíes y argelinos, y aun con el mismo Sultán de los
turcos. Tratados con rigor sobrado y notable injusticia, antes habían
aumentado que no disminuído los años el antiguo rencor á nuestra raza.
Después de pacificados por fuerza de armas, el odio había ido en aumento
cada día. No se devolvieron á los de Granada los bienes confiscados
durante la rebelión, ni siquiera á los que, lejos de la guerra, habían
sido encausados y desterrados solamente por precaución y sospechas.
Mantúvose en muchos el destierro que comenzaron á padecer entonces, y la
Inquisición redobló sus persecuciones contra todos ellos, mirándolos con
más prevención y con menos piedad que nunca. Huyeron algunos de los
moriscos á tierras extranjeras por no soportar tales rigores; pero lo
general de la raza oprimida, no pudiendo huir, comenzó á tramar
conspiraciones contra el Estado, poniéndose en comunicación y tratos con
varios príncipes enemigos nuestros, y principalmente con Enrique IV de
Francia, á quien llegaron á ofrecer, según se dijo, que seguirían bajo
su dominio la religión protestante, con tal de no ser católicos en
España.

Cuando los ingleses tomaron y saquearon á Cádiz, tuvo Felipe II temores
de un levantamiento general de los moriscos andaluces, cosa que acaso se
habría verificado á mantenerse algo más los extranjeros en aquella
plaza. Tratóse luego de que los marroquíes hiciesen un desembarco en la
Península, prometiéndoles que se alzarían ellos en su ayuda, y que
juntos acabarían con el poder español en su propio lecho. Pero Muley
Cidam, que gobernaba entonces en la ciudad y provincias de Marruecos,
tenía demasiado en que entender con sus contrarios los de Fez, por andar
á la sazón dividido el Imperio, y no pudo acudir como hubiera deseado en
socorro de sus hermanos: con esto hubo lugar á que la conjuración fuese
descubierta. Las cosas habían llegado, pues, á tal punto que necesitaban
de enérgico y pronto remedio. Si en tiempo de Fernando V se hubiera
comprendido cuanto importaba que aquella nación se hiciese una con la
nuestra y se hubieran tomado medidas adecuadas al caso en aquel reinado
y los posteriores, no hay duda, como atrás dejamos dicho, en que jamás
habrían llegado tan críticas circunstancias. Pero el mal estaba hecho, y
el remedio tenía de todas suertes que ser doloroso.

No tardó en imaginarse la expulsión, tan bien ensayada en los judíos, y
que desde los días de la conquista había tenido muchos partidarios; pero
se tropezaba con un obstáculo tan poderoso que pasaban años y años y no
podía llevarse á cabo. Eran vasallos muchos moriscos de ricos-hombres de
cuenta, principalmente en Valencia, donde se miraban más numerosos que
en otra alguna parte, fundándose en su vasallaje grandes fortunas. Así
fué que siempre que se pidió dictamen sobre el caso á los ricos-hombres
y barones, se halló que el mayor número contradecía la expulsión. Y si
los vasallos por serlo oponían tal dificultad, mayor la oponían los
moriscos que no eran vasallos y vivían opulentos y libres, atesorando
en sí las mayores riquezas. Estos tenían defensores asalariados entre
los poderosos de aquella corte de España, donde todo se lograba á la
sazón por salario ó precio, y aun al clero mismo que había de
endoctrinarlos ó vigilarlos ó solicitar su castigo, le traían en cierto
modo sobornado con los grandes diezmos y rentas que le proporcionaban.
Llegaban las riquezas hasta á librarlos de las garras de la Inquisición,
tolerándoles á ellos desmanes que el fuego y el hierro corregían tan
duramente en los demás españoles. Sábese que el conde de Orgaz era el
protector de los moriscos de Valencia, y recibía por ello cada un año
más de dos mil ducados; y en la corte de Roma lo era un cierto Quesada,
canónigo de Guadix, el cual cuidaba de que las disposiciones del
Pontífice no se ajustasen bien con las del Rey, á fin de estorbar unas y
otras, lo mismo que los protectores que estaban en Madrid cuidaban de
parar ó desvanecer cualquier intento que pudiera serles dañoso,
desmintiendo las traiciones de que se les acusaba y atribuyendo á
ignorancia sus malas obras. Sin embargo, las traiciones, aunque acaso
provocadas por nuestros rigores, eran evidentes; y sus obras eran más de
moros, que solo por fuerza aparecían cristianos, y de hombres sedientos
de venganza, que no de ignorantes. Los cristianos viejos que vivían en
sus comarcas no osaban salir de noche, y en las regaladas lunas de
verano, orillas del mar de Valencia, no era raro el hallar al hospedaje
y festejo de los moriscos cuadrillas de piratas argelinos y saletinos,
saqueando haciendas de cristianos, matándoles ó cautivándoles á
mansalva. Crecía con esto cada día el recelo en los nuestros y la cólera
y la audacia en los moriscos. Contábanse las casas de moriscos y
cristianos, y hallábase que las de aquéllos se aumentaban de año en año,
al paso que las de éstos mermaban. Veíase donde quiera armados á los
moriscos, y aunque se intentó por varios modos desarmarlos, no se halló
medio de ejecutarlo completamente. Todo esto obligó á tomar algunas
prevenciones, particularmente en Valencia, y cuando el duque de Lerma,
Conde entonces todavía, gobernaba en aquel reino corriendo los últimos
años de Felipe II, fundó la llamada milicia efectiva ó general,
compuesta de todos los cristianos aptos para la guerra, y que llegó á
ascender á diez mil infantes y muchos caballos, los cuales, en sus
casas, con lugares de reunión y plazas de armas preparados, con armas y
pertrechos, esperaban la hora del peligro para acudir á conjurarlo.

Pero tantas prevenciones no parecieron bastantes todavía. En 1602, el
Patriarca de Antioquía y Arzobispo de Valencia, D. Juan de Rivera,
escribió un papel al Rey proponiéndole francamente la expulsión; mas
pedida explicación de los medios con que había de ser ejecutada se halló
que el buen Prelado no entendía por moriscos sino á los de Castilla,
Aragón y Andalucía, porque los de Valencia, aunque más numerosos y
temibles que ningunos, juzgábalos necesarios para el sostenimiento de su
persona humilde y de su casa de Dios. Nada mas curioso que la
argumentación de aquel Prelado lleno de celo y deseoso de ver fuera de
España á los infieles; más no tan enemigo de su particular conveniencia
y comodidades que consintiera por tal celo y deseo en disminuir sus
rentas. Desechóse la distinción en la corte como era razón, viendo cuán
incompleto quedaba con ello el intento, y no faltaron personas que en
sendos libros la combatiesen. Tenía acaso más partidarios la opinión
mostrada en otro tiempo por el célebre Torquemada, de que en caso de
infidelidad de los moriscos á todos los mayores de edad debía pasárseles
á cuchillo, y á todos los menores repartirlos como esclavos; pero la que
prevalecía en los más prudentes era la de ejecutar la expulsión total,
echando de España á los moriscos de Valencia lo mismo que á los de
Castilla, Sierra Morena, Extremadura y riberas del Segre. Y cierto que
dada la expulsión no podía concebirse otra cosa.

Comenzó á formárseles un género de proceso secreto en la corte, oyendo
el Rey á todos los que alegaban contra ellos, y no dejando también de
oir á algunos de sus defensores, que, á más de los asalariados, hubo de
éstos algunos no desconfiados de su conversión y pacificación, como los
obispos de Segorbe y de Orihuela, mayormente el primero. Fué de los
enemigos más grandes de los moriscos el fraile Bleda, que escribió de
aquel suceso en su _Crónica_ de los moros, el cual por conseguir la
expulsión hizo tres viajes á Roma, y escribió libros y memoriales, é
hizo cuanto puede dictar el celo más desapiadado. Comprobóse que traían
inteligencia con Enrique IV de Francia, el cual, aunque cristianísimo,
no había titubeado en prestarles favor, bien que, como arriba indicamos,
se dijo que le habían ofrecido hacerse protestantes bajo su mano. Mas
puede creerse que quien los ayudaba con promesa de tan poco verosímil
cumplimiento, también los habría ayudado aún cuando renovaran los
tiempos de Taric-ben-Zeyyad y de Muza-ben-Nosseir y los desastres del
Guadalete. Al lado de estos cargos, verdaderamente graves, aparecieron
otros contra los tales moriscos, oídos entonces con horror en España.
Uno era que no criaban puercos, animales aborrecidos de Mahoma; otro
era, que cumpliendo á veces sus tratos mejor que los cristianos, no
convenía dejar en pie tan mal ejemplo, y que se notase que los nuestros
con ser en la fe antiguos eran menos honrados y virtuosos que los que
ahora acababan de recibirla y no estaban en ella muy seguros: ni fué
tampoco de los menores el suponer que en las misas ejecutaban socapa y á
escondidas de los cristianos, irreverentes demostraciones. No pudo
resistir más Felipe III: y como el duque de Lerma anduviese tan de
antiguo receloso de los moriscos acabó de decidirle en un todo. En 1606
era ya cosa resuelta la expulsión.

Dilatóse, sin embargo, tres años por los empeños en que andaba á la
sazón la Monarquía. Guardóse grande y maravilloso secreto sobre ello, y
fué de notar la conducta del duque del Infantado, posesor de la baronía
de Alberique y otras pobladas de moriscos y muy ricas á causa de ellos,
el cual, sabiendo lo que había de ejecutarse tan en daño suyo, como que
de un golpe iba á perder millares de vasallos y copiosísimas rentas, no
hizo movimiento alguno, ni se aprovechó de la noticia para negociar sus
intereses, tal como si estuviese ignorante de todo. No fueron tan
generosos otros señores, ricos-hombres y corporaciones interesadas en la
conservación de los moriscos.

Eran de los principales intereses los que se fundaban sobre los censos.
Había cristianos que vendían á los moriscos ropas y oro y alhajas de
mala ley al fiado, por mucho más precio de lo que valían y con crecida
usura; otros, que prestaban á las aljamas ó Universidades gruesas
cantidades al diez por ciento de usura, y de tales préstamos eran no
pocos para los mismos barones y señores de ellas; otros, en fin, que
tenían dinero consignado sobre casas y campos de propiedad de moriscos
particulares. Con el producto de tales censos vivía la mayor parte de la
nobleza, conventos, parroquias, cabildos y otra infinidad de gente
honrada del reino, las iglesias, colegiatas y catedrales. Y así fué que
el rumor de la expulsión llenó de espanto á todas las provincias donde
había moriscos y censos; y que muchos, no tan generosos como el duque
del Infantado, con noticia cabal del intento se apresuraron á negociar
sus créditos. No dió tiempo, sin embargo, el edicto para que pudieran
excusarse tales daños en los cristianos, ni tampoco para que los
moriscos ricos, que, aunque nada sabían, recelaban lo bastante para
desear convertir en dinero sus haciendas, pudieran ejecutarlo. Por
Agosto de 1609 se decretó la expulsión de los de Valencia, al propio
tiempo que se tomaban todas las medidas que parecieron necesarias para
ejecutarla.

Era Capitán general del reino de Valencia el marqués de Caracena, D.
Luis Carrillo de Toledo; enviósele por Maestre de campo general de las
armas á D. Agustín Mejía, soldado viejo de Flandes y castellano allí de
Amberes; aprestáronse las llamadas milicias generales, y acercáronse á
las fronteras de Valencia y Aragón los jinetes de Castilla; Doria y
Santa Cruz trajeron: el primero, en diez y seis galeras, el tercio de
Lombardía, mandado por D. Juan de Carmona con mil doscientos cincuenta
soldados efectivos; y el segundo, el de Nápoles, con dos mil setenta,
gobernados del Maestre de campo D. Sancho de Luna y Rojas. Las galeras
que tenía en Sicilia el duque de Osuna vinieron también, y eran nueve,
con D. Octavio de Aragón por general; bien que aquella armada estuviese
á las órdenes de don Pedro de Leiva y ochocientos hombres en nueve
compañías. D. Luis Fajardo, con catorce galeras de la carrera de Indias
y mil soldados, y el marqués de Villafranca, duque de Fernandina, D.
Pedro de Toledo, con las galeras de España, que eran veintiuna, y hasta
mil trescientos soldados también acudieron á la empresa. Fué el punto de
reunión de todas las armadas Mallorca, y desde allí se repartieron los
puestos. Los bajeles de España y los de Génova vinieron á cerrar la boca
de los Alfaques: los de Nápoles se apostaron en Denia, los de Sicilia en
Cartagena y en Alicante los de Indias. Desembarcaron las tropas,
repartiéndolas los capitanes en los puestos donde se creyó que pudieran
los moriscos fortificarse: D. Pedro de Toledo por la parte del Norte del
reino hacia Aragón, y D. Agustín Mejía por la del Sur hacia Murcia.
Luego se publicó el edicto en Valencia. Disponíase que dentro de tres
días de publicado el bando todos los moriscos saliesen de sus casas,
bajo pena de muerte, yendo adonde el Comisario real que se enviase á sus
comarcas les ordenara, para ser transportados á Berbería, llevando
consigo los bienes muebles que pudieran conducir por sí mismos.
Permitíase que en cada lugar quedasen seis personas para que conservasen
el cultivo del azúcar y las artes moriscas, y que quedasen también los
niños menores de cuatro años, con licencia de sus padres, para ser
criados entre los cristianos viejos, esto como favor singular. Luego se
les dieron sesenta días de término para disponer de sus bienes, muebles
y semovientes, y llevarse el producto, no en metales ni en letras de
cambio, sino en mercaderías, y éstas, compradas de los naturales de
estos reinos y no de otros, á no ser que prefiriesen dejar la mitad de
la hacienda para el Rey, en cuyo caso bien podían llevar consigo todo lo
prohibido en oro y plata y letras de cambio. Los bienes raíces fueron
sin excepción confiscados, tales eran las principales disposiciones.

Los moros, aterrados al principio con lo violento de tal resolución,
trataron al fin de defenderse y acudieron á las armas. Uno de ellos, por
nombre Turiji, persona principal del valle de Ayora, levantó banderas de
rebelión, y á poco un molinero de Guadalest llamado Milini,
insurreccionó también el valle de Alahuar, saqueando y destruyendo sin
piedad los pueblos de cristianos y matando á cuantos caían en sus manos.
Pero sin armas, sin enseñanza militar y cogidos al desprovisto, tuvieron
que ceder al fin á los aguerridos tercios de España y someterse á su
destino. No fué con todo sin algunos combates. Las cumbres de los
montes, los llanos y los caminos parecían cubiertos de ellos, que
corrían furiosos de acá para allá, á pie y á caballo, con armas y sin
ellas, comunicándose los acuerdos y animándose unos á otros. Hombres,
mujeres y ancianos, grandes y pequeños, se mostraban en el último punto
de la desesperación. Y no es decir que faltaran moriscos que tomasen la
expulsión á regocijo: habíalos, sin duda, tan celosos de la fe de Mahoma
y tan deseosos de salir entre cristianos, que no suspiraban por otra
cosa y que respondieron con gritos de júbilo al mandato de salir de
España. Pero éstos no eran los más, á lo que puede deducirse de los
hechos, sobre todo luego que llegó á susurrarse que no los recibían tan
bien en África como se esperaba.

Dió altas muestras de su sagacidad y talento el marqués de Villafranca,
duque de Fernandina, D. Pedro de Toledo, porque en la parte del reino
que él tomó á su cargo fueron tales sus disposiciones que no se oyó un
solo grito de rebelión. Pero el Maestre de campo, general D. Agustín
Mejía, anduvo algo más descuidado y dió tiempo á que Millini ó Mellini
por un lado, y Turigi por otro, se fortificasen y reunieran fuerzas que
llegaron á parecer temibles, aclamándose uno y otro por reyes en sus
comarcas. Entró D. Agustín Mejía en la sierra de Alahuar, llevando por
delante á las cuadrillas de moriscos rebelados en el contorno; tomó el
castillo de las Azavaras, en cuyo asalto dió heroica muestra del valor
de su persona D. Sancho de Luna; luego los moriscos guarecidos en las
peñas se pusieron al opósito del ejército, y hubo gran matanza de ellos
y alguna pérdida de los nuestros, pereciendo entre otros el reyezuelo
Mellini, con que los rebeldes pusieron en su lugar á un cierto Miguel
Piteo. Al fin, llegó D. Agustín Mejía con el tercio de Nápoles, el de
Sicilia y muchos soldados de milicias y particulares al castillo de
Polop, último asilo de los rebeldes: allí padecieron horrible hambre y
sed por no haber hecho provisión de nada, hasta que al cabo de nueve
días se rindieron á condición de salvar las vidas. Entre tanto Vicente
Turigi, que así se llamaba el reyezuelo de Ayora, reunió muchos moriscos
en la Muela de Cortés, lugar muy proporcionado para la defensa: salió á
reconocerlos el Gobernador de Játiva, D. Francisco Milán y Aragón, y
tuvo con ellos un encuentro, donde, peleando valerosísimamente, les
hizo mucho daño: luego D. Juan de Cardona, con su tercio de Lombardía y
milicias, vino á atacarlos en sus posiciones, y no osando aguardarlo, se
desbandaron, abandonando cuanto tenían y pereciendo los más de los que
allí se recogieron al filo de la espada, hombres, niños y mujeres.
Turigi, sin embargo, anduvo algún tiempo escondido por la ribera del
Júcar, hasta que al fin fué preso y ejecutado en Valencia, donde murió
como cristiano. Hubo á la par muchísimas muertes por todas partes entre
cristianos y moriscos, pretendiendo aquéllos robar á los que iban
pacíficamente á embarcarse, solícitos éstos en vengar su afrenta y daño.

Al cabo se completó la expulsión en Valencia, y en el año siguiente
(1610) fuéronse dando edictos y expulsando á los moriscos que quedaban
en las demás partes de España. De las costas de Valencia pasaron las
armadas á las de Cataluña y Aragón, y fué también D. Agustín Mejía;
salieron de allí los moriscos sin resistencia alguna, coadyuvando muy
eficazmente al logro de la empresa el Capitán general de Rosellón y
Cataluña, duque de Monteleón, y el Virrey de Aragón, don Gastón de
Moncada, marqués de Aitona. Á los de Extremadura los expulsó el
licenciado Gregorio López Madera; á los de Castilla, el conde de
Salazar, D. Bernardino de Velasco, y á los de las Andalucías, el duque
de San Germán, Capitán general de la provincia, sin que en parte alguna
se notase ya resistencia. Luego se hicieron indagaciones é inquisitorias
por las ciudades y campos para rebuscar á los pocos moriscos que habían
quedado escondidos; algunos fueron cazados en los montes, como fieras;
otros fueron atraídos con halagos y embarcados, y así acabó de
desarraigarse aquella raza triste de nuestro suelo. Á fines de 1610
podía reputarse por terminada la obra.

Tachóse de impolítico y de injusto el edicto en las naciones
extranjeras; tanto, que el cardenal Richelieu dijo de él que fué el
consejo más osado y bárbaro que hubiese visto el mundo. Sobre todo han
sido censuradas ciertas disposiciones derechamente encaminadas á
enriquecer la hacienda del Rey con los despojos, ó más bien la del duque
de Lerma y sus parciales. De cierto pueden considerarse aquellas medidas
como desacertadas y fatales para España. Aun en el trance extremo en que
estaban las cosas, aun siendo tan necesario el reprimir duramente á los
moriscos y siendo tan peligrosos á la Monarquía, pudiéronse hallar
expedientes que no causasen con su expulsión total tamaños males. Había
moriscos que profesaban sinceramente la religión católica, y tanto que
murieron como mártires por ella entre los de su nación. Los más de ellos
ignoraban ya la lengua y literatura árabe, y, por el contrario, hablaban
la lengua y dialectos de España como los mismos cristianos; escribían
libros que podían pasar por clásicos en nuestra literatura, y mostraban
gran conocimiento de nuestros escritores y de los escritores
greco-latinos, que andaban entonces en moda. Cursaban en nuestras
Universidades, aprendían nuestras artes, á la par que nos enseñaban las
suyas; y en sus gentilezas y bizarrías y hasta en la desenvoltura de sus
mujeres, más se parecían á los españoles que á los moros ó turcos, sus
hermanos. Aun los hubo tan apegados á nuestras cosas, que en el
destierro conservaron nuestra lengua y costumbres, y las guardaron por
mucho tiempo después, transmitiéndolas de sus personas á las de sus
descendientes en las muchas ciudades y villas que fundaron en África. Y
los más de ellos sentían tanto amor al suelo de España, que por no
dejarlo hicieron al Rey los ofrecimientos más extraordinarios, ya
prestándose á rescatar á todos los cautivos cristianos en Berbería, ya á
pagar las flotas y las guarniciones españolas de sus provincias.

Algo pudiera, por tanto, aprovecharse en tanta gente y tan diversa,
conservando en el reino á los que lo mereciesen, y expulsando con efecto
á los más indóciles y aun á los sospechosos de sedición, siendo cierto
que contendría á los que se quedasen el castigo de los que se iban. Lo
principal era apartarlos de las costas y meterlos en el interior de
España; y eso bien pudo hacerse con muchos, sin peligro alguno ni
dificultad muy grande, que yermos y tierras baldías que poblar no
faltaban ciertamente en nuestro suelo. Pero no se pensó en otra cosa que
en echarlos y en tomar sus despojos. Ni aun esto se logró como se
quería; antes bien, fueron ellos quien nos empobrecieron: unos,
llevándose, como los judíos, grandes letras de cambio; otros, que,
aprovechándose del permiso que se les dió de exportar oro y plata,
dejando la mitad para las arcas reales, pusieron en circulación inmensa
cantidad de moneda falsa y de falsas alhajas, y se llevaron consigo el
oro y plata de buena ley. No alcanzaron tampoco los moriscos el fruto de
este último engaño, por la ocasión disculpable. Muchos de los barcos que
habían de transportarlos, mal preparados y dispuestos y por demás
cargados, naufragaron, haciendo presa el mar de millares de cadáveres.
En muchos, no los naufragios, sino la crueldad y mala fe de los pilotos
y marineros causaron igual suerte, porque, deseosos de soltar pronto la
carga para tener tiempo de volver por otra, echaron al mar á los
moriscos que llevaban. Y aun no paraba aquí su desdicha, sino que, al
llegar luego á los puertos donde los dejaban, eran asesinados y
saqueados, por lo común, sin piedad alguna. En África mismo, viéndolos
los moros ignorantes de su lengua y de sus historias y devociones, y tan
distintos en usos, maneras é industrias, no quisieron ya reconocerlos
por hermanos, y robaron y despedazaron á la mayor parte.

Es imposible recordar los pormenores de aquella catástrofe sin sentir el
corazón oprimido y sin lamentar la suerte de tantos infelices hijos de
España, criados al fin á nuestro sol y alimentados en nuestros campos.
Pocos libraron su vida, menos aun las riquezas que poseyeron. Y no
fueron ellos solos los perjudicados, sino que de nuestra parte fué no
menor el daño y ruina. Las ricas y populosas costas de Valencia y
Granada quedaron entonces miserablemente perdidas; olvidóse casi la
industria, que solamente los moros ejercían; abandonáronse los campos
que ellos solos sabían cultivar; centenares de pueblos desiertos,
millares de casas derruídas, quedaron por señal de su partida. Calcúlase
de diversas maneras el número de los moros expulsados; pero pocos lo
bajan de un millón de personas de toda edad y sexo. Hecho verdaderamente
grande y admirable, á no ser tan infeliz para España.

No se sació con echar á los moriscos del reino la saña de los Ministros
de Felipe III. Pareció por un momento que se iba á resucitar la antigua
política de España, extendiendo nuestro poderío por las tierras
infieles, cosa que ofrecía más facilidad y menos gastos que las
empresas de Italia y de Flandes, y podía ser de mucho más provecho á la
Monarquía. Harto mejor campo era este para esgrimir las armas en defensa
de la religión y en contra de los enemigos de la fe. Y si, en efecto,
España hubiese consagrado todas sus fuerzas al África, todavía los males
de la expulsión de los moriscos no hubieran sido tan grandes, aunque
siempre hubieran sido de mal ejemplo y precedente aquellas muestras de
demasiado rigor para que los africanos se rindiesen á los nuestros sin
grande esfuerzo. Pero todo paró en la toma de Larache, por astucia, en
la de la Mamora, y en algunos arrebatos y empresas marítimas.

Ya en 1602 Carlos Doria había llevado una armada delante de Argel, que
acaso se hubiera apoderado de aquella plaza indefensa entonces, á no ser
deshecha por las tempestades, tan enemigas de España. Al ver lo
frecuente que eran tales desgracias en nuestra marina por aquellos
tiempos, sospéchase con fundamento que los bajeles españoles, aunque
mandados por hábiles y experimentados Generales y llenos de gente
valerosa, no estaban bien aparejados ni tripulados con buena marinería,
dado que las armadas inglesas y holandesas corrían en tanto los mares
con mucha mejor fortuna.

Encamináronse ahora, dejado lo de Argel, los intentos del Gobierno
español contra Larache. Era aquel puerto madriguera y abrigo de
corsarios berberiscos y saletinos, y de piratas holandeses, franceses é
ingleses, que desde allí tenían en continuo desasosiego nuestras costas.
Propuesto el apoderarse de la plaza, se aprovechó la ocasión de los
tratos que había movido de _proprio motu_ con nuestra Corte Muley Xeque,
Rey de Fez, que era quien la poseía, el cual estando en guerra
bravísima y larga con Muley Cidan, que gobernaba en Marruecos, deseaba
tener propicio al Rey de España, para hallar refugio en cualquier desmán
en sus Estados. Un cierto Juanetín Mortara, genovés avecindado en
África, fué el mensajero que escogió el moro para pedir el seguro, el
cual, ganado por nuestra Corte, trabajó con mucha astucia y acierto, y
con exposición notable de su persona en que el marroquí nos cediese á
Larache. Logróse después de muchas dificultades (1610), y de muchas idas
y venidas de nuestra armada á aquellas costas y un año de negociaciones;
pero no fué sin gastos, porque entre otros, hubo que darle á Muley Xeque
doscientos mil ducados en dinero y seis mil arcabuces. Manía singular
aquella de comprar aún lo que podía adquirirse por armas, porque á la
verdad era España en ellas todavía más rica y poderosa que no abundante
en dineros.

Más acierto hubo en la toma de la Mamora, donde, perdida Larache, habían
trasladado los piratas moros y cristianos su madriguera. Rindióla D.
Luis Fajardo, que salió de Cádiz (1614) para el caso con una armada de
noventa velas, cogiéndola al desprovisto y casi sin defensa; y el
Gobernador que allí quedó, Cristóbal de Lechuga, supo conservar la plaza
de modo que, aunque bien la acometieron los moros los años adelante, no
pudieron recobrarla.

No menos afortunado por mar que D. Luis Fajardo, se presentó el marqués
de Santa Cruz con su armada destinada á cruzar en las costas de Nápoles
delante de la Goleta de Túnez, quemó once naves que allí había al abrigo
de la fortaleza; y desembarcando luego en la isla de Querquenes la
saqueó, trayéndose mucho botín y número grande de cautivos, aunque no
sin pérdida, porque los moros obstinadamente defendieron sus puestos. Y
el duque de Osuna, Virrey á la sazón de Sicilia, donde comenzaba ya á
echar los cimientos de su fama, aprestó una armada en aquellos puertos,
la cual, viniendo á las costas berberiscas, echó gente á tierra en el
lugar de Circeli, y á pesar de la valiente defensa de los turcos que lo
defendían, lo entró á fuego y sangre, con muerte de más de doscientos de
ellos y poca pérdida de su parte.

Alentado Osuna con la gloria y provecho de este triunfo, juntó mayor
armada al mando de D. Octavio de Aragón, marino muy ejercitado. Navegó
este General á los mares de Levante; y encontrándose con diez galeras de
turcos algo separadas de una grande armada que tenían ya á punto
aquellos infieles, las combatió, y después de un recio combate tomó seis
sin que el grueso de las naves contrarias acudiera á estorbárselo, con
lo cual y otras presas que hizo se volvió á Palermo, rico y glorioso. No
tardó Osuna en ordenar otra vez á don Octavio que saliese al mar; habían
hecho los turcos un desembarco en Malta, y sabedor de ello el General de
los nuestros, llegó y atacó su escuadra anclada en las costas, echó á
pique unas galeras, apresó otras y obligó á los enemigos á embarcarse y
huir. En tanto don Juan Fajardo, D. Rodrigo de Silva y D. Pedro de Lara
hicieron muy ricas presas en los corsarios mahometanos, principalmente
el último, que, en dos naves marroquíes que rindió, halló más de tres
mil manuscritos árabes de filosofía, medicina, política y otras artes,
los cuales fueron traídos á la biblioteca del Escorial, donde algunos
se hallan todavía; y otros, los más, perecieron en el doloroso incendio
de 1674.

Mas siguió predominando en los consejos el interés de influir y dominar
en Europa; y cierto que á la sazón nos aquejaban aquí graves cuidados,
porque el rey de Francia, Enrique IV, no había cesado de hacer aprestos
de guerra desde la paz de Vervins, ni de procurarse alianzas, además de
ayudar á nuestros enemigos tanto al menos como nosotros ayudamos en la
ocasión á los suyos. Secundábale Sully, su gran privado, hombre de gran
capacidad y celo, al cual debió Francia la gran prosperidad en que se
halló los años adelante. Tanto el Rey como el Ministro aborrecían de
corazón á España, por el calor que había dado á la liga católica.
Alarmada nuestra Corte con los preparativos del francés, comenzó á
inquirir sus intentos para destruirlos antes de que llegasen á
ejecución. Trajeron en nuestro favor el oro y las promesas de alianza y
amparo, á casi todos los ministros de Enrique IV, y hasta la reina María
de Médicis y á María de Verneuil, querida del Monarca francés. Dícese
que éste no podía hacer cuajar sus proyectos, ni preparar ninguna trama
contra España sin que de nosotros fuese conocido el intento, por secreto
que pareciera. Pero á la verdad el de movernos ahora guerra no lo era ni
se cuidaba mucho Enrique IV de que lo fuese. En una conferencia con
nuestro embajador don Iñigo de Cárdenas, que fué á pedirle cuentas de
sus armamentos tan inesperados, exclamó lleno de cólera: «¿Quiere
vuestro Rey ser señor de todo el mundo? Pues yo tengo la mi espada en la
cinta tan larga como otra.» Á lo cual respondió D. Iñigo, con la
gravedad y nobleza que solían tener los ministros de Felipe II, que el
Rey de España no quería ser dueño del mundo, porque ya Dios le había
hecho señor de lo mejor de él; y que «sin meterse en el tamaño de las
espadas, era tal el de la espada de su Rey, que en Europa y las demás
partes del mundo podía sustentar lo que tenía y mantener su reputación
de modo que quien la provocase habría de sentirla.» Pasaron allí otras
razones tanto y más duras, y públicamente se hablaba ya del tiempo y el
modo con que Enrique IV había de invadir nuestras provincias de Flandes.

Indudablemente para el Monarca francés eran bastantes motivos de guerra
el odio que profesaba á España y el deseo de destruir nuestra
preponderancia en Europa; mas la Historia no puede callar un motivo
pueril propio de aquel Rey tan flaco con las mujeres, aunque dotado de
altas prendas y cualidades. El príncipe de Condé se había refugiado en
Bruselas con su mujer joven y hermosa de quien estaba locamente prendado
el rey Enrique. Hablando con nuestros embajadores apenas dejaba de
nombrar entre los negocios de Estado que lo traían descontento de
España, el que alejase aquél la mujer de sus manos, y hablaba en su
particular de ir á Bruselas y traérsela por fuerza de armas contra la
voluntad del esposo. En esto le sorprendió el puñal de Ravaillac, que le
quitó tales proyectos con la vida (1610). Aquel crimen fué sin duda útil
para España, puesto que con él quedó libre de tan peligroso enemigo; y
aun por eso sin duda hubo quien lo atribuyese á nuestras artes.
Calumniaron torpemente los que dejaron correr tales voces á nuestro buen
rey Felipe III, que era tal, que al decir de un embajador veneciano en
ciertos despachos á su Gobierno, «no habría hecho un pecado mortal por
todo el mundo». Ni los hechos del duque de Lerma autorizan á creer que
de por sí tramase tamaña alevosía, ni era fácil que sin conocimiento del
piadoso Rey la intentase. Á la verdad, el Gobierno español obedecía al
maquiavelismo indigno de la época, empleando las artes de la seducción
con harta frecuencia; mas no la usaban menos contra él los extranjeros,
aunque no con tanta fortuna, porque no se hallaban españoles que
hiciesen traición á su patria. Ni ha de ser razón ésta para que se
atribuya á nuestro Gobierno un crimen que pudo ser más ventajoso, y no
se imaginó en los días de Felipe II.

Descansó con la muerte de Enrique IV la política española por aquella
parte, y ya no se trató sino de aprovechar las circunstancias. Logró de
la reina regente, María de Médicis, D. Iñigo de Cárdenas, no sólo que
apartase al ministro Sully de los negocios, sino también que lo redujese
á prisión, libertándonos así de aquel otro enemigo. Y en seguida para
asegurarnos más se ajustó el matrimonio del príncipe de Asturias, don
Felipe, con Doña Isabel de Borbón, y el de la infanta Doña Ana de
Austria con el rey de Francia, Luis XIII. Casi al propio tiempo (1611)
murió de sobreparto la reina Doña Margarita de Austria, con gran
sentimiento de su esposo, que no quiso ya contraer segundas nupcias; y
los funerales de la Reina se confundieron con los festejos ruidosos que
produjeron los nuevos matrimonios, de que se esperaba por cierto más
felicidad que hubo.

Libre ya de temores el Gobierno español, se dispuso á ejecutar sus
intentos un tanto contenidos por atender á los proyectos del difunto
Enrique IV en Alemania é Italia. Eran los de Alemania poner en posesión
de los Estados de Cleves y de Julliers al conde Palatino de Neoburgo,
católico, contra las pretensiones del marqués de Brandeburgo,
protestante y enemigo de la casa de Austria. Habían convenido primero
aquellos Príncipes en repartirse amistosamente los Estados; pero como
suele suceder en tales transacciones, no tardaron uno y otro en acudir á
las armas. Vinieron los protestantes alemanes y el conde Mauricio de
Nasau con los holandeses al socorro del de Brandeburgo, y Spínola
recibió orden al punto de salir de Flandes á combatirlos y restituir á
Neoburgo los Estados. Reunió Spínola un ejército que se hizo subir á
treinta mil hombres, y con él sorprendió á Aix-la-Chapelle sin
resistencia; pasó luego el Rhin, y rindió á Orsoy sin dificultad, y
apareció delante de Wesel. Bien recordaban los moradores de aquella
ciudad herética los agravios que tenían hechos á los españoles,
sometiéndose á ellos cuando los miraban cercanos, y ultrajándolos y
persiguiendo el culto católico no bien los sentían apartados. Por lo
mismo resolvieron estorbarles la entrada, y opusieron tenacísima
resistencia; mas Spínola combatió la plaza de tal manera, que antes que
pudiera ser socorrida de los protestantes la obligó á rendirse.
Fortificóla más que estaba y puso allí guarnición muy crecida al mando
del marqués de Belveder D. Luis de Velasco. Ocupó luego otros lugares y
fortalezas, y se volvió á Flandes sin dar batalla, porque tenía órdenes
de evitarla.

En Italia fué á la sazón el principal intento de nuestra Corte tomar
venganza del duque de Saboya. Hacía tiempo que este Príncipe sentía
bullir en su cabeza el pensamiento de echar de Italia á los extranjeros,
formando con ella un reino para su casa. Públicamente se dejaba llamar
el _libertador de Italia_; y fuéralo acaso á tener tantas fuerzas como
voluntad y astucia. Por entonces, olvidando los beneficios que debía á
España, había ajustado un tratado que se llamó de Brusol con Enrique IV
para apoderarse del Milanés, mientras aquel Monarca ponía en práctica
por otro lado los intentos que contra nosotros meditaba. Ordenósele
deshacer su ejército, y el Duque se negó á ello con altivez. Entonces el
Gobernador de Milán recibió orden de invadir sus Estados. Anticipóse el
de Saboya, y entró con ejército en las tierras de España, juzgando acaso
que los venecianos y los franceses, viéndole tan empeñado, vendrían á
ayudarle en su empresa. Pero abandonado de ellos, y viendo ya sobre sí
al ejército español, se apresuró á ceder proponiendo la paz. Negósela el
Rey de España mientras no diese larga satisfacción de sus agravios,
mandando á su hijo primogénito á Madrid para que delante de toda la
Corte mostrase el arrepentimiento y enmienda del padre. No sin razón
tuvo por duras el de Saboya tales condiciones, y por no someterse á
ellas, imploró, no sólo el auxilio de Venecia, sino también el de
Francia y de los potentados de Italia. Pero Venecia no osó aún dar la
cara al peligro; la política francesa estaba vendida á nuestra Corte, y
los Príncipes italianos temían demasiado nuestro poder todavía para que
se determinasen á empuñar las armas, que era lo que requería el caso. Al
fin tuvo que prestarse á todo.

El príncipe Filiberto vino á Madrid (1611), y en pública audiencia dió
verbal satisfacción por las faltas de su padre; pero ni aun con eso se
contentó nuestra Corte. Exigióse que fuera por escrito: dictósele la
fórmula misma, que era harto humillante. El Príncipe consultó á su
padre, y hubo duda y vacilaciones sobre ello: al cabo triunfó la firmeza
de España. Aquel documento contenía la declaración más afrentosa que
Príncipe ó nación hayan hecho nunca. «Mi padre, decía Filiberto en tales
ó semejantes palabras, me envía aquí porque á él la edad y las
obligaciones no se lo consienten, á suplicar humildemente al Rey de
España que acepte el arrepentimiento y satisfacción que ofrece de sus
errores. No aceptaré yo á explicar el dolor que siente el ánimo de mi
padre al verse privado de la gracia del Rey, pues sólo habría de
demostrarlo no alzándome del suelo sin obtener el perdón que pido. Gran
muestra será de su piedad el perdonarle y mostrarse aún benévolo con una
casa que respeta en él á un tiempo señor y padre. Confiado en que lo
será el duque de Saboya, se pone enteramente á merced del Rey de España,
entregándose á su misericordia; y seguramente el perdón que ahora le
conceda, será un lazo de eterna duración con que él y yo y todos los de
nuestra casa quedaremos atados á su voluntad y servicio.» Concediósele
la paz al Duque después de tal declaración: y ¿cómo pudiera negársele?
Bien mostró España en esto su antigua soberbia, y sólo faltó que el
poder la acompañase para mantener tal superioridad perpetuamente.

Pero el duque Carlos Manuel, más airado que arrepentido con la pasada
humillación, no cejó un punto en sus proyectos de engrandecimiento.
Logró al fin atraerse los venecianos, inclinados ya á ello, porque hacía
tiempo que aquella república aspiraba á dominar sola en el Adriático, y
por tanto necesitaba enseñorearse de los puertos que en la Dalmacia,
Istria y Croacia poseía el archiduque Fernando de Austria como Rey de
Hungría, y al propio tiempo tenía pretensiones sobre muchas plazas de
Italia en tierra firme, que cerraban el camino de la ciudad de las
lagunas. Como las fuerzas de Saboya y Venecia no eran tan grandes como
sus intentos, comenzaron á teger una trama inmensa y á valerse de todas
las astucias y trazas imaginarias. Era España el principal estorbo que
tuviesen sus miras, porque su política era la más hábil, y su brazo el
más poderoso todavía, y contra ella se encaminaron los mayores
esfuerzos. Aguardaban para renovar la guerra una ocasión en que de
cierto Francia no pudiera abandonarlos á merced de España, llegando el
último trance: el de Saboya había de prestar las armas por lo pronto, y
el dinero Venecia.

Hallaron la ocasión apetecida en la sucesión del Monferrato (1613). Por
muerte del duque de Mantua, Francisco de Gonzaga, tales Estados
recayeron en María, nieta del de Saboya, nacida del matrimonio de aquél
con Margarita, hija de éste, más adelante virreina de Portugal, á la
cual y á sus descendientes les estaban adjudicados por manera de dote.
Pidió primero Carlos Manuel la tutela de la nieta, y no consintiendo en
que la tuviese el nuevo duque de Mantua, su tío, desembozó los planes, y
levantando tropas numerosas con el dinero de los venecianos, cayó á mano
armada sobre Monferrato y se apoderó de todas sus plazas, excepto de
Casal, que estaba bien guarnecida. España y el Imperio, alarmados, se
prepararon á un tiempo á desposeerle de su conquista; pero el
artificioso Duque hizo tanto, que ni una ni otra, envuelta en sus
intrigas, supieron qué hacer por algún espacio. Al cabo el Gabinete de
Madrid, que era el más perjudicado, se decidió á obrar, y el marqués de
Hinojosa, D. Juan de Mendoza, ahora Gobernador de Milán, antes soldado
de valor en Flandes, entró con las armas de España en el Monferrato.

Á orillas del río Versa se presentó por primera vez el enemigo, resuelto
á disputar el paso; pero los nuestros le desalojaron fácilmente (1615),
llevándole en retirada á la cordillera que se extiende por ellas hasta
la ciudad de Astí. Allí se empeñó la batalla. Sostúvola con valor el de
Saboya; pero no eran sus gentes para contener el ímpetu y la ordenanza
de nuestros tercios, y fueron al fin arrolladas y puestas en total
derrota y dispersión. Entre tanto, el marqués de Santa Cruz se acercó
con su escuadra á las costas enemigas y rindió á Oneglia, á pesar de su
esforzada defensa, y poco después la fortaleza de Marro. No se aprovechó
como debió y pudo el marqués de Hinojosa de estas victorias; y en vez de
acometer al punto las plazas fuertes que ocupaba el enemigo y señorearse
de ellas, mantuvo á su ejército largo mes y medio en las montañas
cercanas de Astí como en amago de la plaza, donde el calor y la falta de
víveres y hasta de agua potable debilitaron sus fuerzas sobremanera. Con
todo, el duque de Saboya, incapaz de resistir entonces, pidió la paz, y
el de Hinojosa se la concedió por mediación del marqués de Rambouillet,
embajador de Francia, y de los enviados de Venecia y del Papa. Firmóse
el tratado en Astí, estipulando en él que el duque de Saboya renunciaría
á tomar por armas el Monferrato, que devolvería cuanto hubiese ganado en
la guerra, poniendo en libertad á los prisioneros, y que España haría
otro tanto retirando sus tropas al milanés, mientras licenciaba las
suyas el saboyano.

Lo peor de este tratado fué que se puso su cumplimiento bajo la garantía
del mariscal de Lesdiguières y de los demás Gobernadores franceses de la
frontera, los cuales quedaban autorizados para entrar con las armas en
nuestro territorio á la menor infracción. Era sin duda esta condición
vergonzosa é inadmisible, y la sospecha de que lo que quería el saboyano
era tomar treguas para descansar y volver en mejor ocasión á la guerra,
hizo que más lo pareciese á muchos. Ello fué que la Corte la desaprobó,
y en lugar del marqués de Hinojosa, á quien trataban de inhábil unos, de
traidor otros, envió de Gobernador á Milán á D. Pedro de Toledo, marqués
de Villafranca, hombre de virtud antigua y de probado valor y destreza
en los hechos más memorables de su tiempo.

No bien llegó el nuevo Gobernador se puso en campo; pero la estación
estaba harto avanzada, y pronto las lluvias excesivas del otoño le
obligaron á aplazar sus empresas. Desde sus cuarteles de invierno movió
tratos con el duque de Nemours, de la casa de Saboya, que se hallaba
retirado en Francia y tenía de Carlos Manuel muchas quejas, ofreciéndole
la soberanía de aquellos Estados si por su parte nos ayudaba á la
conquista. La conducta del de Saboya justificaba sin duda el que los
españoles quisieran desposeerle de sus Estados, y harto más político era
en tal caso el ponerlos en mano amiga que no el guardarlos para
nosotros, cosa que los franceses jamás podían ver tranquilos, y tampoco
los Príncipes de Italia. Entró el duque de Nemours en tales intentos, y
reuniendo cuanta gente pudo de aventureros franceses y flamencos,
invadió la Saboya, mientras el marqués de Villafranca con el ejército
español invadía el Piamonte y se apoderaba de San Germán y otras plazas,
amenazando á Vercelli.

Á las nuevas de estos sucesos corrieron á juntarse con el duque de
Saboya muchos aventureros franceses enviados principalmente por el
mariscal de Lesdiguières, Gobernador por Francia del Delfinado,
protestante, antiguo consejero y amigo del difunto Enrique IV, y por
tales conceptos declarado enemigo de España. Con ellos y los suizos,
asoldados á costa de Venecia, y la gente levantada en sus propios
Estados, guarneció Carlos Manuel las plazas de la frontera por donde el
de Nemours ejecutó su invasión, y formó ejército bastante para salir al
encuentro del de España. Con éste caminaba el marqués de Villafranca la
vuelta de Vercelli resuelto á ponerla sitio. Hostigóla en su marcha el
saboyano, interceptándole los convoyes, cogiéndole los rezagados, y
causándole en pequeños choques alguna pérdida; mas el Marqués siguió
tranquilo su marcha esperando ocasión favorable de combatir. La halló al
adelantarse el Duque para entrar antes que él en el llano de Apertola, y
fingiendo que iba á tomar posiciones donde luego empeñar la batalla,
mientras el enemigo ponía en la vanguardia sus mejores tropas para
sostenerla, se arrojó impensadamente sobre la retaguardia con unos diez
mil infantes y algunos caballos que eran la flor de su ejército.
Aturdidas las tropas del Duque iban desfilando á la sazón por un bosque
pensando romper ellas las primeras el combate, no supieron resistir ni
retirarse en buena ordenanza, y á pesar de los esfuerzos de Carlos
Manuel y de sus capitanes se pusieron en abierta fuga, arrojando muchos
las armas y abandonando el bagaje y heridos. Á dicha vino la noche, y
con sus tinieblas impidió el alcance, que si no, así como fueron muchos
los prisioneros y muertos, fuera total la presa y ruina de aquel
ejército. Pero entre tanto Nemours no hizo por la opuesta frontera el
efecto que se esperaba. No se levantaron en su favor los naturales; no
pudo tomar por sorpresa ninguna plaza, porque todas estaban sobrado
prevenidas para el caso, y falto de dinero, de víveres y en soldados,
tuvo que entrarse de nuevo en Francia, desde donde se concertó con el de
Saboya.

Era ya en esto bien entrado el invierno; mas no por eso abandonaron el
campo los españoles y saboyanos, ni dilataron sus operaciones. Viéndose
Villafranca sin el opósito del ejército contrario, puso sitio á
Vercelli, como de antes traía pensado, y la rindió después de dos meses
de sitio, falta ya la plaza de víveres y municiones. El duque de Saboya
intentó en vano por dos veces socorrerla; mas la fortuna no le fué por
todas partes tan adversa. Su hijo Víctor Amadeo entró en tanto con
alguna gente en el principado neutral de Masserano, apoderándose de la
capital y de Cravecoeur, que tomó por asalto. Sabido esto por el marqués
de Villafranca, temiendo que la pérdida de esta última plaza le
impidiese rendir á Vercelli, envió por aquella parte contra el enemigo
al valeroso Maese de campo D. Sancho de Luna y Rojas, con algunas
compañías de infantes y caballos; pero atacado por fuerzas muy
superiores, quedó muerto en el campo con los más de los suyos. Antes de
que pudiera repararse tal descalabro, hubo de causarles mayores otro
acontecimiento, si inesperado de nuestra Corte, harto previsto del de
Saboya. No podían los franceses mirar indiferentes que los españoles,
con la rota de aquel Príncipe, se hiciesen señores de toda Italia. El
envilecimiento de su Gobierno, durante la menor edad del rey Luis XIII,
no le dejaba pensar en tales cosas; pero hubo quien pensase por él en
Francia, y se dispuso la expedición, alegando las condiciones del
tratado de Astí, que, verdaderamente no lo era, puesto que no había sido
aceptado de nuestra Corte. Fué el alma y ejecutor de todo el mariscal de
Lesdiguières, tan enemigo de España como dejamos dicho, el cual, con las
ventajas alcanzadas por los nuestros, á pesar de los encubiertos
auxilios que él prestaba á los contrarios, conoció que no era tiempo de
más espera. La confusión de Francia era tan grande á la sazón, que el
Mariscal pudo llevar á efecto sus pensamientos, contra el deseo primero,
y luego contra las órdenes terminantes de su Gobierno. Entró con ocho
mil hombres en Italia, y reuniendo sus fuerzas con las del príncipe
Víctor Amadeo, juntos rindieron á San Damián, más por astucia que por
armas, y luego entraron en Alba. Las órdenes imperiosas de su Corte
obligaron á Lesdiguières á volverse á Francia, y en seguida el marqués
de Villafranca, acudiendo á reparar las anteriores pérdidas, tras de
rendir á Vercelli, se apoderó de Soleri, Feliciano y todos los puestos
importantes de las riberas del río Tánaro. Y el duque de Saboya vió
entonces su perdición más que nunca cercana.

Habíanse reunido por azar en Italia tres españoles ilustres contra cuyo
valor y experiencia se estrellaban todos sus cálculos. El marqués de
Villafranca el uno, el duque de Osuna el otro, y el último el marqués
de Bedmar, embajador en Venecia. No tardó en ser conocida de ellos la
liga del Saboyano con Venecia y cuanto ayudaba á aquél esta República,
asegurándose que para tal guerra le había prestado hasta veintidós
millones de ducados, mientras divertía la atención de España y del
Imperio con sus empresas en la Croacia, Dalmacia é Istria. No es de
culpar, ciertamente, que Venecia hiciese por echar á los españoles de
Italia, lo mismo que el duque de Saboya, antes las historias italianas
habrán por eso de dispensarla elogios. Pero tampoco ha de vituperarse en
Villafranca, Osuna y Bedmar el pensamiento de aniquilarlos, quitándoles
los medios de dañar á su nación y á su patria: tal es la ley de las
cosas.

Encargóse de sujetar á la República el duque de Osuna, con noticia y
acuerdo del de Bedmar, para que no pudiera señorearse del Adriático ni
acudir al Saboyano. Era el duque de Osuna, D. Pedro Téllez Girón, el más
notable de aquellos tres ilustres españoles, y aun por eso le llamaban
ya el _Grande_. Su fama es tan singular, que no parece bien pasar
adelante sin dar cumplida cuenta de su persona. Nacido de tan noble
casa, fué en su juventud sobremanera disipado y revoltoso á punto de
caer en prisiones: de ellas se escapó á duras penas y pasó á Francia,
desde donde, sin prestar atención á los halagos de aquella Corte, caminó
á Flandes y sentó plaza de soldado en sus banderas. Distinguióse mucho
en el sitio de Ostende y en otras ocasiones, y en pocos años llenó de
heridas su cuerpo y se cubrió de gloria; mas dió tales muestras de
insubordinación y soberbia, que el archiduque Alberto pidió por merced
al Rey que de allí se lo sacase. Vuelto á Madrid acertó á ajustar el
matrimonio de su hijo mayor con una hija del duque de Uceda, primogénito
del de Lerma: de suerte que á la privanza del abuelo y al empeño del
padre de la desposada, debió Osuna ser nombrado para el virreinato de
Sicilia. Allí dió ya buenas muestras de su alta capacidad y de las
grandes cualidades que lo recomendaban y señalaban para el Gobierno.
Conociendo el flaco de que entonces adolecía nuestra Corte, fué su
primer objeto el procurarse oro; mas lo hizo de tal suerte que favoreció
al propio tiempo al país, granjeándose el amor y el entusiasmo de las
muchedumbres. Votó gustosamente por complacerle el Parlamento de Sicilia
grandes cantidades para el servicio del Rey, cosa difícil en aquella
provincia, y al propio tiempo votó una pensión muy crecida para el duque
de Uceda, que, como hijo del de Lerma, tuvo siempre gran poder é influjo
en la Corte, á título de favorecedor del reino, no siéndolo, en verdad,
sino del de Osuna. Mientras estuvo en aquel Gobierno no cesó de enviar
grandes cantidades á Uceda, que se asegura llegaron á dos millones de
ducados, y otras no mucho menores al Padre Fray Luis de Aliaga, cuando
fué ya confesor del Rey, á D. Rodrigo Calderón y á las demás personas
influyentes en la Corte. Ganó así bastante prestigio para ser elegido
Virrey de Nápoles; y dejando en Sicilia mucho sentimiento de su partida,
pasó allá, donde, viéndose con más poder, hizo subir más altos sus
pensamientos.

Formó una escuadra poderosa de los escasos y mal prevenidos bajeles
napolitanos, y un ejército temible de aquella nación y extranjeros, sin
contar los españoles que ya tenía, y los que, á la fama de su
esplendidez y generosidad, se le fueron allegando. Con estas fuerzas
hizo cruda guerra á los turcos y berberiscos, y limpió de piratas
aquellos mares, logrando por sus capitanes muchos triunfos. Fué el más
notable el que por este mismo tiempo que el Saboyano mantenía la guerra
en Lombardía, consiguió su teniente D. Francisco de Ribera contra los
turcos. Sabedor Osuna de que éstos disponían una armada de cien galeras
para venir contra las costas de Sicilia y Calabria, se aprestó como pudo
á la defensa, y envió á D. Francisco á que observase sus movimientos y
los comunicase con solo cinco galeras y un patache. Llegaron estas naves
á las costas enemigas, y pasaron tan adelante en la observación, que
dieron tiempo á los turcos para que, dándose á la vela en cincuenta y
cinco galeras que había ya aparejadas, viniesen á su encuentro. No era
posible excusar el combate, ni Ribera lo intentó tampoco. Allí, rodeado
de naves enemigas, metido en un círculo de fuego que formaba en derredor
suyo la numerosa escuadra turca, se mantuvo tres días peleando casi sin
descansar. Al amanecer del cuarto, se halló solo con sus naves y treinta
de turcos rendidas ó deshechas, y más de tres mil cadáveres de ellos que
flotaban sobre las aguas. El resto de la escuadra enemiga sin general,
porque quedaba también muerto, huía á lo lejos. Extendióse más y más con
esto la fama del gobierno de Osuna, y tembló toda la Italia amagada de
sus armas. Era el Duque altivo con los grandes, benévolo con los
pequeños, liberal y magnífico en todas sus cosas, verdadero ejemplar de
la antigua nobleza española, aquella que combatió en Olmedo y en Epila,
y luego, especialmente, mordaz, iracundo, no habiendo cosa mala que no
dijese, ni cosa buena que no hiciese: más capaz de sustentar cetro en
sus manos, que no de respetar otro, aunque fuese el de su propio Rey.
Llegaba en su ira á hablar en público, con poco respeto de Felipe, y aun
se añade que solía llamarle el _tambor mayor de la Monarquía_.
Deslucieron principalmente sus buenas cualidades la lascivia y la
codicia; pero éstas, á cuenta de las otras, perdonábaselas la
muchedumbre popular y era cada día más querido de ella. No había para él
ni leyes, ni tribunales, ni regalías: su voluntad era únicamente la que
regía, aunque fundada las más veces en la justicia; y como las leyes de
entonces estuviesen hechas más en ventaja y favor de las clases altas
que no de las bajas y plebeyas, todo lo que por este motivo era más
alabado del pueblo, venía á ser aborrecido de los nobles, de los
tribunales y clero. Pero él no reparaba en eso y seguía constante en su
camino, guiado solo por la sed de nombre y de gloria que le acosaba. Un
hombre de esta naturaleza no podía menos de simpatizar con los
patrióticos intentos del marqués de Villafranca. El de Bedmar, D.
Alfonso de la Cueva, no era indigno, ciertamente, de alternar con
aquellos dos hombres ilustres; antes los igualaba en muchas cosas, y en
astucia y destreza los superaba, ayudándoles en todo.

Comenzó Osuna por proteger á los Uscoques, que así se llamaba á los
habitantes de Segnia, ciudad y puerto de Croacia, hombres muy valerosos
y prácticos en el mar, que con continuas piraterías traían afligido el
comercio de Venecia. Éstos con tal ayuda causaron en los venecianos
infinitos daños, sin que ellos pudieran tomar venganza, aunque repetidas
veces lo intentaron. Envió luego al marqués de Villafranca un refuerzo
de seis mil buenos soldados, y sin miramiento ni consideración alguna
les hizo pasar desde Nápoles á Milán por las tierras de los demás
potentados de Italia, que, aunque lo resistieron, no osaron impedirlo
con las armas. Por último, desembozando ya sus intentos, mandó al
valeroso D. Francisco de Rivera que con su escuadra napolitana, tan rica
de triunfos, entrase en el Adriático. Bastó esto para que los venecianos
abandonasen sus empresas en las fronteras costas de Istria y, dejando
allí tranquilos á los imperiales, se recogiesen á las lagunas. El
espanto y la indignación fueron en los venecianos incomparables: miraban
ya como suyo aquel mar, y afrentábalos sobremanera ver en él ondear tan
soberbio el pabellón de España. Determinaron hacer un esfuerzo supremo
que restableciese su superioridad en aquellas aguas; armaron ochenta
bajeles, y con ellos fueron á buscar á los españoles. Á vista de
Gravosa, en Dalmacia, esperaron los nuestros á la armada de la República
con solo diez y ocho bajeles; pero eran de los mismos que con aquel D.
Francisco Rivera, que los mandaba, habían triunfado tantas veces de los
turcos. Pelearon ahora desesperadamente; y no les fué menos próspera la
fortuna, porque rompieron toda la armada veneciana y, á traer galeras
consigo, se la llevaran toda de remolque á Nápoles. Poco después,
nuestra armada, dueña del mar, tomó tres naves riquísimamente cargadas
con mercancías de Levante, en que iba empleado mucha parte del caudal de
la República. Desfalleció ésta á punto que ni su propia capital tenía
por segura, y suplicó al rey Felipe que la amparase contra aquel
poderoso vasallo, abandonando de todo punto la causa de Saboya. Por
esto y los triunfos de Villafranca era por lo que parecía ya tan
perdido.

Pero á tal punto las cosas, pasó de nuevo la frontera el mariscal
Lesdiguières, enviado ahora de su Corte, que, más avisada, ya atendía
por sí al grave peligro de que los españoles lo avasallasen todo en
Italia, si bien le ordenó que caminase lentamente, así como para amagar,
más bien que no para empeñar un combate. Lesdiguières, enemigo tan
encarnizado de nuestro nombre, se aprovechó de aquellas órdenes para
entrar repentinamente, y sorprendiendo á las guarniciones españolas de
la ribera del Tánaro, pasó á cuchillo cuatro ó cinco mil soldados antes
de que hubiese ocasión de prepararse contra su embestida. No tardó el
marqués de Villafranca, reforzado con la gente que le envió Osuna, en
acudir al remedio, y hubiera arrojado á Lesdiguières de Italia, según
eran de numerosas y aguerridas sus tropas, si el duque de Saboya,
viéndose sin soldados y sin el auxilio de Venecia y entregado su
territorio á dos ejércitos extranjeros, igualmente temibles para él, no
se hubiese apresurado á pedir la paz. Medió el Nuncio del Papa y medió
también Francia, que no aparecía en estos sucesos ni en paz ni en guerra
con nosotros, y al fin se ajustó en Pavía un tratado que comprendía
condiciones semejantes á las de Asti, mas no tan vergonzosas garantías
como en aquél se puso. Logramos también que el duque de Saboya y la
República de Venecia quedasen escarmentados y seguros de que por sí
solos no podían nada contra España. Venecia, principalmente, quedó muy
flaca y sin paciencia para soportar las humillaciones que de España
había recibido.

Para vengarse inventó aquella fábula famosa de tantos autores creída,
principalmente extranjeros. Supuso que entre el duque de Osuna, el
marqués de Villafranca y el de Bedmar, principalmente, se había formado
una conjuración horrible para sorprender la ciudad de Venecia, y con
muerte de su Senado y nobleza, reducirla al dominio español. La
verdadera trama era la suya para hacer odioso nuestro nombre en el
mundo. Publicáronse entonces detalles y pormenores muy minuciosos; hubo
dentro de Venecia no pocos suplicios de gente, por la mayor parte
extranjera y desconocida; dió el Senado de la República gracias á Dios
en los templos por haberla librado de tan grave peligro, y afectó, en
fin, todo lo necesario para que la fábula se creyese. Decíase que una
parte de las tropas de la República estaba ganada por el oro de Bedmar;
que lo estaban también algunos capitanes de mar y tierra; que no se
aguardaba más que una señal para poner en ejecución el proyecto, y que
para eso las escuadras de Osuna no se apartaban del Adriático, y el
ejército de Villafranca aparecía no lejos de las fronteras. Pero ello es
que la República no se quejó oficialmente á la Corte de Madrid, como
debiera, de semejante atentado, y que, registrados minuciosamente sus
archivos y los nuestros, no se ha hallado un solo documento que ofrezca
grande ó pequeña prueba.

El único efecto que se vió de nuestra parte fué la separación del
marqués de Bedmar de aquella embajada; pero no si no para darle mejor
puesto en Flandes, y fué condescendencia de nuestra Corte hecha para
evitar los continuos disgustos, que no podían ya menos de acontecer en
el estado de los ánimos. Poco después comenzó á correr otra voz, que
también tenía traza de inventada por los venecianos para cumplir en
todo su venganza, y era que el duque de Osuna quería levantarse con el
reino de Nápoles. Que el carácter del Duque se prestase á tal sospecha
no hay que dudarlo, y los hubo entre sus hechos que algo inclinan el
ánimo á darla crédito. Sus obras dentro y fuera de Nápoles eran de rey;
él hacía por sí guerras y treguas; él sentenciaba las causas sometidas á
los Tribunales reales; imponía tributos, suprimía los que le parecían
dañosos al pueblo, revocaba donaciones, tenía corte propia y escuadras y
ejércitos, que por sí solo disponía y gobernaba. Pero no pasó de ser un
rumor vago la acusación de que implorase la alianza de Francia y Venecia
para arrancar aquel reino á la corona de España, ni de su probado
patriotismo puede sin mayores indicios suponerse tamaña traición. Los
pocos Grandes de España que no habían humillado sus nombres en la
servidumbre del Monarca recordaban aún por aquel tiempo lo que había
sido en siglos anteriores; y Osuna parecía en Nápoles, no con mucha más
independencia y soberbia que su antecesor el marqués de Mondéjar y el
gran duque de Alba, y el famoso conde de Fuentes y el de Villafranca, y
el de Medinasidonia, que gobernó más tarde en Andalucía.

No obstante, la malicia de los extranjeros, harto acostumbrados á ver
traiciones en sus magnates, vendidos casi siempre por dinero á los
intereses de otras naciones, dió por indudable el propósito; y el odio
de algunos napolitanos descontentos, el clero, la nobleza y la
magistratura, principalmente, acogió apresuradamente la sospecha y
fulminó la acusación. Reunidos en un propósito los descontentos, y
contando con pretexto tan plausible, escribieron al cardenal D. Gaspar
de Borja, que estaba en Roma y era de las personas en quien más
confianza depositaba la Corte de España, rogándole que viniese con
sigilo á apoderarse del mando, so pena de perderse el reino. Vino el de
Borja, y fué de tal manera que no lo advirtió el duque de Osuna hasta
que estaba dentro de los castillos de Nápoles. Pusiéronse al punto de
parte del recién venido todos los nobles con sus gentes, los tribunales
y clero, con sus familiares y allegados, mas el pueblo permaneció fiel
al Virrey. Hubiera podido empeñarse una batalla de éxito, harto dudosa y
quizás funesta á los conjurados, si el Duque no se resignara á dejar el
mando y tornar á España. Prueba en su notorio valor y soberbia, de
singular patriotismo, y bastante para poner en duda la acusación que se
le hacía, si ya no fuera para calificarla de injusta. En tanto Saboya y
Venecia, particularmente la última, celebraron el suceso con
demostraciones de triunfo, indicio también no poco importante para
sospechar de dónde pudo venir la acusación contra Osuna.

Mas ya es razón de que, dejadas las cosas que pasaban por fuera de
España, veamos las que por dentro acontecían al propio tiempo. El duque
de Lerma, que desde antes de comenzar á reinar Felipe III fué su
consejero y el árbitro de sus determinaciones, había continuado muchos
años con el propio favor. Así todas las veces que hemos hablado hasta
aquí de los intentos de la Corte y del gobierno de España, debe
entenderse de los del duque de Lerma. No había mejorado de condición y
de conducta el favorito por virtud de los años; antes á medida que ellos
pasaban, iba aumentándose su codicia y su despilfarro, y ofreciendo
mayores pruebas de ineptitud. Enriquecióse con los despojos de los
moriscos y otros arbitrios, á punto de poder gastar cuatrocientos mil
ducados en las fiestas que se celebraron por el doble matrimonio del
Príncipe y de la Infanta de España, y de dedicar más de un millón á
obras pías. Sólo en donaciones adquirió más de cuarenta y cuatro
millones de ducados, según sus contemporáneos, aunque la cantidad es tal
que pudiera pasar por increíble. Contemporáneamente llegaba la Hacienda
á tal extremo de penuria, que no pudiera concebirlo la mente si no
hubiera sido mayor todavía en los siguientes reinados. Las rentas
estaban empeñadas por la mitad de su valor y debíanse crecidas
cantidades á usureros genoveses y de otras naciones, que consumían con
los intereses que sacaban del Estado el resto de ellas. Las plazas
fuertes se mostraban, por consecuencia, desmanteladas; los ejércitos,
mal pagados y descontentos; no se reponían los arsenales; no se
conservaba la marina; no podía emprenderse obra alguna de interés
público. El Duque ni se atrevía á aconsejar al Rey que impusiese nuevos
tributos, ni quería tampoco aminorar los gastos del Estado. En 1617
dieron las Cortes de Castilla los ordinarios diez y ocho millones, en
nueve años, á dos cada uno, sin que por eso se viese más desahogo en la
Hacienda.

Había sostenido el de Lerma la ruinosa guerra de Flandes, ni más ni
menos que si nos perteneciesen aún aquellos Estados; se había
entremetido sin necesidad forzosa en ciertos asuntos de Italia, y había
enviado desdichadas expediciones contra Argel y contra Irlanda,
levantado á precio de oro discordias en Francia y expulsado al propio
tiempo á los moriscos. Esta conducta varia del privado, ya buscando la
paz para España, ya lanzándola audazmente á descomunales empresas,
empujado por el orgullo nacional, fué censurada por el Papa Clemente
VIII en un dicho, que por lo oportuno merece mención histórica.
Representábale cierto fraile no poco favorecido del de Lerma cuán
conveniente parecía la expulsión de los moriscos, y mostraba recelos de
que sin ella se perdiese España, cuando le respondió el sagaz Pontífice:
«Si estando, como decís, de esa suerte oprimidos con tal freno y
rodeados de enemigos no hay quien se averigue con vosotros, ¿que sería
si os viéseis libres?» Y así era la verdad; que con tantos peligros y
dificultades como agobiaban á España, no dejaba de entremeterse en todo,
cosa que acrecentó mucho la pobreza y decaimiento del reino, sin darle
ninguna ventaja, ni aun aparente de gloria ó engrandecimiento.
Murmurábase por todas partes del Ministro; el clero y los grandes
plebeyos miraban de consuno en él la causa de todos los males, y
juzgaban que con solo perderle se remediarían: ilusión harto frecuente
en las naciones afligidas del yugo de un favorito ó de un mal ministro,
sin pensar en que tan fácil como es obrar el daño, tan difícil y lento
es el repararlo después de causado.

En fin, combatido por todas partes el Ministro, sintió vacilar su ánimo;
comprendió que no estaba lejos el día en que había de perder la gracia
del Rey, y temió que entonces se le sujetase á recio castigo. Para
evitarlo redobló sus cuidados, poniendo cerca de la persona del Rey, con
cargo de _sumiller de corps_, á su hijo el duque de Uceda, joven de
escaso mérito, más ducho ya en las intrigas y algo en negocios, y dotado
de algunas prendas de cortesano. Y habiendo ascendido al capelo el
maestro Javierre, confesor ahora del Rey, puso en tal lugar al Padre
Luis de Aliaga, que era confesor suyo, hombre al parecer de humildes
intentos, pero en verdad muy codicioso y soberbio. No tardó de esta
manera en haber tres favoritos á quien contentar en la Corte y á quien
dar mercedes, pues todos las admitían sin empacho del Rey y de los
particulares. Hubo muy luego quien prefiriese comprar por su dinero el
favor de Uceda y del Padre Aliaga, á gastarlo en favor y amparo del de
Lerma, como antes se solía, tal hemos visto que hizo el duque de Osuna.

No se descuidaba tampoco D. Rodrigo Calderón por su parte, que era acaso
el que tenía más talento de todos, y así la confusión de los negocios y
la inmoralidad de los gobernantes iban llegando al último punto. Mas
estando la influencia en tantas manos no podían menos de originarse
discordias, y con efecto se originaron muy pronto. El mozo Uceda comenzó
á disputarle á su padre la gracia del Rey, ayudado al principio del
confesor, que, como suele suceder en ánimos viles, cobró al viejo Duque
desde luego tanto odio como obligaciones le debía, tomando el beneficio
por ofensa de su vanidad, y la gratitud antigua por desmerecimiento de
su actual grandeza. La lucha entre el padre y el hijo fué larga, y de
ejemplo tan miserable, como penosa memoria. Pronto se vió estallar otra
entre Uceda y el confesor, que no quería compañero en la privanza, mas
concertáronse al fin viendo que separados no podían derribar al de
Lerma. Éste en tanto procuraba tenazmente defenderse. Puso en la cámara
del Rey á su sobrino el conde de Lemus y á D. Francisco de Borja,
también deudo suyo, para que combatiesen á su hijo y lo sostuviesen á
él en el mando. Pero ni uno ni otro supieron contrapesar el influjo de
Uceda y de Aliaga. Era el duque de Lerena ayo del príncipe de Asturias
D. Felipe, y aun siendo niño como era, propusiéronse Lemus y Borja darle
en él un apoyo que lo sostuviese, moviéndole con continuas alabanzas á
amarlo, al paso que desacreditaban al de Uceda. Súpolo éste, y entre él
y su confidente Aliaga lograron que D. Francisco de Borja fuese
honrosamente desterrado, dándole el virreinato de Aragón. Entonces el de
Lemus, dotado de no vulgar espíritu, fué á ver al Rey para rogarle que
de desterrar á Borja no le dejase á él en la corte: «idos adonde
quisiéreis»--le contestó Felipe--, y el Conde se retiró al punto á sus
haciendas, después de haber hecho los más generosos esfuerzos por salvar
á su tío el duque de Lerma, y con el dolor de que éste, lejos de
agradecérselo, llegase en los últimos días á dudar de su lealtad.

En tanto, en la opinión pública se mostraba de día en día mayor el odio
y mayor el esfuerzo para derribar el poder del viejo Duque, achacándole
todo lo que hacían entre muchos. Doblaban sus enemigos los esfuerzos,
multiplicaban las trazas y los expedientes y las intrigas, y aunque á
todo respondía el de Lerma, valiéndose de la maña y artificios de
Calderón, no dejaban de llevarle ventaja, porque con su largo gobierno
traía ya gastados todos los resortes de su poder y prestigio personal.
Sosteníale, sin embargo, en su puesto el cariño del Rey, que no se había
disminuído en lo más pequeño, y por lo mismo fué preciso que sus
adversarios inventasen algo para neutralizar tal influjo. Halló el Padre
Aliaga el remedio, que fué ya de por sí, ya por medio de frailes de su
confianza, el dejar entender al Rey en pláticas y confesiones, que
llamándole Dios á la gobernación del reino, era gran pecado dejarla en
manos de otro. Tal idea, imbuída en el ánimo devoto del Rey, se mantuvo
en él hasta su muerte, causándole vivísimos y extraños remordimientos.
Conoció el duque de Lerma que no podía resistir ya mucho tiempo, y para
procurarse un seguro en todo trance, pidió y obtuvo de Roma el capelo de
Cardenal. Verdad es que siempre manifestó alguna inclinación en todos
sus pesares á entrar en la vida religiosa, apartándose de las pompas del
mundo. Mas puesto en la pendiente, el capelo mismo apresuró su caída,
porque el Rey, con el respeto que su dignidad le inspiraba, no se
acomodaba á tratar con él de los negocios ni á ordenarle cosa alguna.

Á tal punto las cosas, hicieron un gran empuje sus enemigos, y lograron
por fin ponerle en tierra. Hallándose la Corte en El Escorial, le dió el
Rey en propia mano (1617) un papel donde le mandaba que se fuese á
Valladolid. Imploró entonces bajamente la piedad de sus enemigos y
señaladamente la de un cierto Padre Florencia á quien veneraba el Rey
mucho; mas no logró con sus bajezas sino menosprecio. Tuvo que partir,
aunque no sin consuelo, porque en el camino recibió todavía señaladas
muestras de la benevolencia del Soberano, que no había quitado de él ni
un punto del amor que le profesaba. Sin ser perverso el de Lerma, será
siempre uno de los ministros que con más razón censure la Historia. Su
defecto capital fué la codicia; pero ella dió ocasión á que incurriese
en faltas de todo género. Pocos defectos hay tan grandes ni tan viles en
los ministros como la codicia y la falta de pureza en el manejo de la
hacienda pública. Y el duque de Lerma, sobre ser tan señalado en esto,
alcanzó el privilegio triste de ser el primero que abriese en el
Gobierno tal camino, por desdicha seguido luego de tantos.

Siguiéronse á su caída míseros espectáculos de esos que tan comunes
suelen ser en los Gobiernos absolutos como el de España lo era. Los
vencedores saciaron la ira contra sus favorecidos y los pocos amigos que
le habían quedado. De ellos fué D. Rodrigo Calderón, marqués de
Siete-Iglesias, privado del privado; á este pusieron en prisiones y
comenzaron á formarle un proceso, que tuvo lastimoso fin en el reinado
siguiente. Hombre fué el D. Rodrigo de singular historia, y á quien es
imposible olvidar, tratando de los sucesos de esta época. En todos tuvo
muy gran parte, y en algunos de ellos la principal, puesto que desde el
tiempo en que logró el favor del duque de Lerma no se apartó de su lado,
dirigiendo ó encaminando todos sus negocios. Pueden atribuirse á D.
Rodrigo muchos hechos que corren á cargo del duque de Lerma. En codicia
y ambición no era menor, y superábale sin duda en orgullo. Señalóse
también en no reparar tanto como su favorecedor en derramar sangre, si
por acaso le convenía. Ordenó dar garrote sin proceso á un alguacil
llamado Ávila ó Avililla, y á un tal Francisco de Juara, porque no
revelase secretos suyos lo mandó asesinar, cosas ambas que alborotaron á
la Corte. Llegó á despachar con el Rey, y parecía más privado que el
mismo duque de Lerma. La reina Margarita vino á aborrecerle mortalmente
por desafueros, de donde emanó sin duda la acusación de que por él había
sido envenenada cuando murió de sobreparto, que fué tan anteriormente á
su caída. La Corte toda le detestaba; no tenía otro sostén ni apoyo
sino el duque de Lerma. Y, sin embargo, era tal, que comenzó á
desacreditarlo por celos de que se entregaba todo á un cierto criado
suyo, por nombre García Pareja, que á la verdad tuvo por entonces
sobrado influjo en los negocios públicos. Celos de favorito para los
cuales tampoco tenía razón alguna. Cuéntase que la primera vez que el
Duque Cardenal miró airado contra sí el semblante del Rey, fué por
excusar á D. Rodrigo; y era tanto el generoso afecto que le tenía, que
no lo desamparó por eso un momento. Cuando cayó él fué cuando D. Rodrigo
no pudo sostenerse más y vino al suelo, comenzando entonces á correr sus
desventuras.

No alteraron tales catástrofes la política de España, ni se mejoraron
por eso las rentas, ni hallaron algún remedio los males públicos, cosas,
si esperadas del vulgo, con razón calificadas de imposibles. Ya que no
tuviese Lerma sucesor en el cariño del Monarca, los tuvo más ó menos
ostensibles en el Gobierno, ni mejores por cierto, ni más hábiles que
él. Ni el duque de Uceda, ni D. Baltasar de Zúñiga, ayo ahora del
Príncipe, ni su confesor y los demás clérigos y devotos que le rodeaban,
supieron obtener ó aconsejar mejores cosas. Consultóse (1619) al Consejo
de Castilla y á varias personas graves, principalmente eclesiásticas,
sobre el remedio de los males de la Monarquía; pero en sus dictámenes no
se halló cosa de provecho, si no fué la idea de reducir el número de los
monasterios y dificultar las profesiones religiosas; y aun por eso no se
llevó á ejecución. Lo demás se redujo á arbitrios pueriles, y propios
solamente de las erradas miras económicas de aquel tiempo. Ganó en tanto
D. Juan Ronquillo en el mar de Filipinas una gran victoria naval á los
holandeses, que no obstante las treguas combatían nuestras colonias y
pirateaban en nuestros mares: tomóles ocho bajeles y degolló y aprisionó
á cuantos lo tripulaban. Las nuevas del suceso pudieron alegrar los
funerales de la antigua privanza. Fué no menos glorioso el suceso de
Adra, en las costas de Granada. Arribaron acá siete galeras de turcos, y
desembarcando quinientos hombres, acometieron la villa. Defendióla D.
Luis de Tovar con unos veinte soldados hasta morir en el trance con
ellos, y luego los vecinos recogidos en el castillo se sostuvieron
tanto, que dieron tiempo á que, acudiendo la caballería de la costa y
gente armada de las Alpujarras, tuvieran los enemigos que embarcarse con
mucha pérdida. Hízose célebre también por aquel tiempo la capitana _San
Julián_, que separada de una escuadra que iba á las Indias, se vió
acometida de cuatro navíos ingleses que andaban al pirateo. Mandaba la
nave D. Juan de Meneses, y supo pelear de tal manera, que después de dos
días de combate, obligó á los enemigos á huir muy maltratados. También
el marqués de Santa Cruz apresó delante de Barcelona dos grandes bajeles
de moros. Y por los mismos años (1617) ganaron en Italia y Alemania
ventajas y laureles las armas españolas, que fué nuevo motivo de orgullo
y consuelo.

Había sucedido D. Gómez Suárez de Figueroa, duque de Feria, al marqués
de Villafranca en el Gobierno de Milán. El nuevo Gobernador, hallando á
los habitantes de la Waltelina, que eran católicos, en abierta rebelión
contra sus señores los grisones, que al parecer querían imponerles el
calvinismo, se determinó á intervenir en la contienda, y fué de modo
que tomó para España aquel territorio. Hemos dicho en otra parte que era
de grande importancia para nosotros el poseerlo, porque ponía en
comunicación al milanés con los países hereditarios de la casa de
Austria, y que el conde de Fuentes, famoso Gobernador de aquel Estado,
había ya hecho mucho para ello, ganando los ánimos de los naturales y
acercando allá nuestras fuerzas. Con esto fuéle fácil ahora al duque de
Feria echar del territorio á los grisones, y al punto, para asegurarlo,
levantó en él fortalezas, de manera que los enemigos intentaron en vano
recobrarlo. Gran ventaja sin duda á poder conservarse. Mas lejos de
atender á aprovecharla y consolidarla, puso los ojos nuestra Corte en
nuevos intentos, que por mayores tuvieron desde el principio menos
fortuna. Había ya comenzado en Alemania la guerra de los treinta años
que tanto lugar ocupa en la Historia. Tiempo hacía que España era el
amparo del catolicismo alemán y el brazo derecho de los Emperadores:
desde los días de Carlos V y de la confesión de Augsburgo, no ocurrió
allí cosa en que no mediara nuestro nombre y nuestro poder. El espíritu
nacional, dominado siempre por el recuerdo de lo antiguo, y alimentado
por las predicaciones continuas del clero y los ejemplos de intolerancia
extrema del Tribunal del Santo Oficio, ya sabemos que no se mostraba
contrario á las guerras religiosas y á los sacrificios hechos en defensa
del catolicismo; antes bien, se solían mirar como necesarios y justos,
por más que doliese el soportarlos. Luego el poder de la policía
tradicional era tan grande que, como también dejamos indicado, muchos
españoles, y acaso el mayor número, aceptaban gustosos los más caros
proyectos de engrandecimiento, al paso que rechazaban las más prudentes
medidas, con tal que fuesen indicios de flaqueza en la Monarquía.

Bien se mostró esto en las treguas de Holanda, tan murmuradas y
censuradas, que no fueron de los menores cargos que se hicieron al duque
de Lerma y que ayudaron á su caída. Junto el interés religioso con el
interés político en la guerra de los treinta años, no era posible que
nosotros dejásemos de tomar en ella parte. Que el interés religioso nos
lo aconsejase, no ofrece duda ni necesita pruebas por consiguiente; pero
lo del interés político, no tan claro ni averiguado, necesita de
explicación oportuna. Había muerto en 1618 el emperador Matías sin dejar
hijos varones, y no teniéndolos tampoco sus hermanos, parecía fundado el
derecho del Rey de España, sobrino del emperador Maximiliano, á los
Estados hereditarios de la casa de Austria. Fernando II, que sucedió en
el Imperio, había sido antes elegido Rey por los habitantes de Bohemia,
sublevados contra el emperador Matías porque violaba sus antiguos fueros
y privilegios; pero no bien le vieron levantado á más alta dignidad,
mudaron de propósito y ofrecieron la corona á Federico, elector
Palatino. Naturalmente, Fernando de Austria desde los primeros días de
su exaltación al Imperio trató de recobrar aquellos Estados, antes
unidos á su casa; pero los protestantes alemanes que habían formado en
tiempo de su antecesor la llamada _Unión Evangélica_, para defenderse
contra las pretensiones, á la verdad muy grandes, de los católicos,
acudieron en socorro del príncipe Palatino, á la par que el Rey de
Inglaterra, su pariente, y el famoso Betlem Gabor, Príncipe de
Transilvania. No tuvo Fernando en este trance otro recurso que pedir
ayuda á los Príncipes católicos, y señaladamente al Rey de España, que
era tenido aún por el más poderoso, y cuya ayuda por los lazos de la
religión, la sangre y la política debía ser, como había sido en tantas
ocasiones, más sincera y eficaz que otra alguna. Pero no se prestó este
al socorro, sin pedir y pactar antes cierta compensación y paga. No
sabemos de documentos españoles que prueben este hecho; pero él está
atestiguado por el conde de Khevenhuller, Embajador del Imperio por
muchos años, y muy sabedor por lo mismo de las cosas de nuestra Corte,
en sus _Anales de Fernando II_. La compensación era por los derechos
importantes que tenía Felipe III á la corona de Hungría y de Bohemia, y
la paga por los grandes auxilios que había de dar en hombres y dineros.
En virtud de una y otra se firmó un tratado secreto, por el cual el
Emperador se obligó á ceder á España la parte de Austria llamada
_anterior_ ú _occidental_, siempre que llegase á poseer con nuestra
ayuda aquellos otros Estados.

No sería bastante el dicho de Khevenhuller para persuadirnos de que con
efecto hubo tal promesa ó pacto, si no lo viésemos confirmado por
anteriores y posteriores sucesos. Desde el tiempo de Felipe II y del
conde de Fuentes no había descansado un punto nuestra Corte en la
empresa de unir el Milanesado con las provincias de Flandes por medio de
los países hereditarios del Emperador. Y dados los derechos de Hungría y
de Bohemia y los apuros del Emperador, que era darnos la posibilidad de
hacer españoles los mismos países hereditarios, uniendo por tierras
nuestras las provincias de Italia y Flandes, ¿no parece natural que se
extendieran á tanto los intentos? No nos atrevemos á censurarlos de
locos, porque la ventaja que de su ejecución podía venir era tan grande,
que bien podía correrse por alcanzarla cualquier riesgo. Con la
situación de Francia, no favorable todavía para empeñar una guerra y la
alianza con el Emperador, que de todos modos era poderoso, no parecía el
éxito imposible. Difícil y costoso sí era; pero ¡cuántas cosas de igual
dificultad y costo no se habían acometido antes y se acometieron después
sin tan lisonjeras esperanzas ni interés de tanta monta! Lo que
merecería graves censuras sería que sin tamaño intento se hubiesen hecho
los sacrificios que se hicieron, y hubiésemos tomado sobre nuestros
hombros tan pesada carga, como llevamos, durante aquella guerra. El celo
religioso por sí solo no basta á explicarlo; y es menester juntar con
sus efectos los efectos de un plan político, para disculpar en la
penuria del Tesoro y en la falta de soldados que sentíamos, las campañas
del Palatinado y de la Alsacia y las expediciones de Spínola, del duque
de Feria y del cardenal Infante. Ellas no produjeron fruto alguno, y el
intento de la dominación en las provincias occidentales de Austria no
tuvo ejecución. Pero esto no persuade que no lo hubiera, ni debe ser
parte para desaprobarlo: ni España ni el Imperio pudieron imaginar que
la espada de Gustavo Adolfo pesase en la contienda.

Á comenzarla salieron de los Países Bajos ocho mil soldados, los cuales
se incorporaron con el ejército imperial que caminaba ya á encontrar al
del conde Palatino en el corazón de la Bohemia. Y entre tanto, para
matar en el origen y fuente el poder del Palatino, se determinó juntar
nuevo ejército en el Rhin que entrase á ocupar sus Estados de Alemania.
Pasó el río el marqués de Spínola con veintidós mil infantes y cuatro
mil caballos, dejando las armas en Flandes al cuidado de D. Iñigo de
Borja, y poniendo á la parte de Frisa y en defensa de las plazas
imperiales del Rhin, al marqués de Belveder, D. Luis de Velasco. Al
saber estas noticias la _Unión Evangélica_, levantó también un ejército
que se compuso de veinticuatro mil hombres al mando del marqués de
Auspach, con el cual creyó asegurar el Palatinado situándolo en
Oppenheim, por donde forzosamente tenían que pasar los nuestros. Burló
Spínola con su ordinario acierto los planes de los protestantes. Desde
Coblentza, tierra del arzobispado de Tréveris, se puso en camino para
Francfort, fingiendo que iba á acometer esta plaza, con lo cual atrajo
hacia allí al general enemigo, y entre tanto, con marcha rápida y
atrevida, se lanzó sobre Oppenheim, y, cogiéndola desprevenida, entróla
por asalto. Salvó de nuevo el Rhin, y ya sin obstáculo, entró en el
Palatinado, haciéndose dueño en breve tiempo de todo el país. En vano el
conde de Auspach, con ayuda de holandeses que trajo el conde Enrique de
Nassau, pretendió quitar á los nuestros las adquiridas ventajas, porque
ellos supieron hacer sus puestos inexpugnables á la _Unión Evangélica_.
Y en tanto, los imperiales, al mando del duque de Baviera, ganaron con
ayuda del refuerzo de España la famosa batalla de Praga, donde fué
completamente deshecho el ejército del elector Palatino, con pérdida de
más de diez mil hombres muertos y prisioneros, y toda la artillería y
bagajes. Pelearon allí valentísimamente el conde de Busquoi, flamenco
de nación, y el coronel de walones D. Cristóbal Verdugo, uno y capitanes
de España. Pareció por un momento que con tal victoria los intentos del
emperador Fernando II y del Rey de España no habían de hallar obstáculos
considerables. Halláronles, sin embargo, y España, sin provecho alguno,
tuvo que hacer grandes gastos y sacrificios los años adelante por haber
entrado en la empresa.

No tuvo tiempo de sentirlos Felipe III, porque á los 31 de Marzo de
1621, rindió su alma al Criador, siendo cuarenta y tres los años de su
edad y veintitrés los de su reinado. Hacía ya tiempo, que su salud,
frágil siempre, venía muy quebrantada. La desconfianza de su salvación y
el temor de las penas de la otra vida apresuraron acaso la muerte: tal
era de escrupulosa la conciencia de aquel buen Príncipe. Aquella idea
que el confesor Aliaga y los frailes sus secuaces, principalmente el
prior de San Lorenzo y un cierto P. Santa María, le habían infundido de
que Dios no podría perdonarle el haber entregado el gobierno de los
reinos que le dió á un favorito, si produjo la ruina del de Lerma como
se pretendía, causó también en el Rey horribles tormentos,
principalmente á la última hora de su vida. Murió pidiendo perdón á Dios
de no haber gobernado por su persona, y repitiendo con lastimosas voces:
«¡Ah, si Dios me diera vida cuán diferente gobernara!» Y por todo
consuelo el P. Florencia no supo más que recordarle cuántas veces le
había dicho que no cometería un pecado mortal por todo el mundo, y cómo
había sustentado las guerras de Alemania contra protestantes y había
echado de España á los moriscos. Alabóse en este Padre el que no se
hubiese aprovechado de aquella hora suprema para sacar alguna merced del
Rey; no fueron todos tan mirados, y entre otros el Padre Aliaga que le
sacó merced de cuatro mil ducados anuales por toda su vida, y el prior
de San Lorenzo del Escorial el obispado de Tuy. ¡Miserable y
desconsolador espectáculo el que ofreció por todos conceptos aquella
estancia de muerte! Forjó el Embajador francés Bassompierre un cuento
increíble, de esos de que tanto gustan los de su nación, suponiendo que
por etiqueta los grandes de su servidumbre no acudieron á quitar de su
lado cierto día un brasero que le ocasionó la muerte: ¡lástima que otros
historiadores hayan dado crédito á tales patrañas!

Así acabó Felipe III, Príncipe que dejó de ser Rey antes de empezar á
reinar. «En su corazón, dice el autor de los _Grandes anales de quince
días_, sólo existían la religión y la piedad: fué de costumbres tan
candorosas, que con su mirar daba tanta devoción como respeto: tan
virtuoso, que se podían esperar de la pureza de su espíritu tantos
milagros, como hazañas de su poder.» Mas con todo eso, ni fué el Rey que
España necesitaba, ni hizo otra cosa que empujarla poderosísimamente
hacia su ruina. El propio autor de los _Anales_ añade que muchos,
acordándose de su santidad, llamaban á los sucesos en la conservación de
la Monarquía milagro continuado: y lo fué sin duda muy raro. Acaso por
defuera se ostentaba el poder de España más extenso y grande que nunca;
pero en el interior se sentían ya los síntomas de la decadencia.

Sostuvo nuestro nombre en el mundo el espíritu antiguo de grandeza y la
costumbre de dominar y de vencer que guardaban en sus ánimos algunos
buenos capitanes y políticos españoles, más perseguidos y penados que
recompensados por ello. Vivióse en todo de lo pasado, y no pareció en
muchas ocasiones sino que el Estado se gobernase sólo, abandonados á su
arbitrio los Virreyes y Capitanes generales de las provincias y los
diplomáticos que representaban á la nación en Cortes extrañas. Incapaces
de comprender la política que conviniese á España en aquella era, el
duque de Lerma y los ministros que heredaron su influjo sólo por la
fuerza de la tradición fueron hábiles algunas veces y tuvieron
levantados pensamientos. Mas faltó en todo la oportunidad y el acierto
que únicamente se alcanza en el propio estudio y en el verdadero
conocimiento de las cosas. El Ejército y la Marina quedaban en mucho
peor estado que á la muerte de Felipe II; las artes y oficios mecánicos
más decaídos; había menos comercio é industria, y la agricultura
proporcionaba aun al labrador empobrecido menos ventajas. La
amortización de la propiedad tocó en este reinado los mayores extremos,
principalmente la eclesiástica, produciendo sus ordinarios males. Y no
era de los menores la desigualdad en el repartimiento de los tributos
que con ella venía. No montaban los donativos voluntarios del clero y la
nobleza tanto ni con mucho como debieran pagar por sus haciendas, y así
los pequeños propietarios cada año se sentían más decaídos. Con esto la
Hacienda, lejos de concertarse y mejorarse como se pudiera, dado que ni
se hicieron conquistas, ni á pesar de todo se mantuvieron grandes
guerras, se había dado un gran salto hacia el abismo en cuyos bordes la
dejó el Monarca anterior. La nobleza, vencida por Carlos V y sujeta y
oprimida por Felipe II, daba de sí á las veces altas muestras recordando
lo que había sido; pero en lo general puede decirse que no mejoró de
posición ni de fortuna. Aun las altas muestras de sí las daba la nobleza
fuera de España; porque aquí dentro no osaba mover la lengua, sino en
caballerescos galanteos, ni el brazo, sino en desafíos y aventuras.
Púsose en este reinado más cerca del trono que en el anterior; pero no
para que cobrase la dignidad antigua, sino para que le sirviese de
ornamento y de cómplice. Mejor estaba la grandeza recogida en sus
castillos ruinosos, murmurando de los ministros plebeyos de Felipe II,
que no autorizando con su asistencia las dilapidaciones de los favoritos
de su hijo, y acaso contribuyendo á ellas, cambiando sus títulos viejos
tan gloriosos, por títulos nuevos y dignidades de la Real Casa.

Las ciencias quedaban ya casi subyugadas á la teología y del todo
envueltas en las tinieblas del escolasticismo y aristotelismo. Fueron
los teólogos y filósofos de más nota, Ángel Manrique, llamado el Atlas,
por su vasta doctrina, natural de Burgos, hombre elocuentísimo y
catedrático de Salamanca; Marsilio Vázquez, Pedro de Oviedo, Gabriel
Vázquez, Baltasar Téllez, Francisco Suárez, Francisco de Toledo, Rodrigo
Arriaga, y, sobre todo, el ilustrísimo Juan Caramuel, uno de los
talentos más singulares que haya habido jamás, teólogo, filósofo y
orientalista. Todos ellos escribieron obras eruditísimas y de copiosa
doctrina, pero sin grande elevación ni libertad filosófica. Dos cosas
pueden llamar la atención en este punto, porque dan á entender en
nuestro concepto que ni aun del escolasticismo y aristotelismo se fiaba
ya la Inquisición española. Es la una, que no hubo filósofo alguno que
no fuese eclesiástico, como si el serlo no se les permitiese ya á los
legos. La otra es todavía más importante. Durante el reinado de Carlos V
y de Felipe II, sin contar los que dentro del reino se miraron con más ó
menos razón perseguidos, hubo algunos teólogos y filósofos que fueron á
profesar sus doctrinas en tierras extrañas; mas no parecía singular,
porque eran, por lo común, las que se iban, personas más ó menos
inficionadas en la herejía. Ahora se notaba ya que ni uno solo, aun
siendo muy buenos católicos, permanecía al fin en España, saliendo fuera
de ella con diversos pretextos á enseñar sus doctrinas y á publicar sus
obras. Fué á parar Marsillo Vázquez á Italia, y allí explicó filosofía
con mucha reputación en las Universidades de Florencia y Ferrara; Pedro
de Oviedo murió de Obispo en el Río de la Plata; Juan Caramuel, no bien
concluyó sus estudios en la Universidad de Alcalá, pasó á Flandes y
luego á Italia, donde tuvo que ver alguna cosa con el Sacro Colegio por
cierta obra suya calificada de dudosa en la fe; Francisco de Toledo
enseñó en Roma filosofía y teología, y fué nombrado por el Papa Gregorio
XIII censor de sus propias obras, que fué concederle una especie de
libertad de pensar exclusiva; Rodrigo de Arriaga, el más atrevido de
aquellos filósofos, fué á parar con sus lecciones y doctrina en Bohemia;
solo Ángel Manrique, Baltasar Téllez y el granadino Francisco Suárez,
metafísico profundo y de clarísimo estilo, autor del libro _De legibus_
y otros muchos, en los cuales estudió Vico un año entero la filosofía,
por ser los más famosos de su tiempo, murieron en la Península; pero aun
no en estos reinos, sino en Portugal, donde hubo siempre otro género de
libertad religiosa y civil que en Aragón y Castilla. Fueran tales hechos
para casuales demasiados en número, y bien pueden fundarse sobre ellos,
cuando no evidencias, por lo menos muy razonables sospechas. Y aun
pueden añadirle crédito algunos hechos que tuvieron lugar por entonces.
Fué el P. Juan de Mariana el último de los grandes pensadores que tuvo
España, y uno de los mayores de su siglo. Su historia, no desnuda
ciertamente de defectos, fué la primera que vió Europa después del
renacimiento de las letras que mereciera tal nombre, y los extranjeros,
tan parcos en alabar nuestros hombres y nuestras cosas, han tributado al
sabio jesuíta grandes homenajes de admiración y respeto. Permitiósele
escribir acerca de los Reyes con libertad, aun hoy tenida de muchos por
demasiada, porque entonces el sentimiento monárquico era tal, que no
había en ello el menor peligro, y más parecía entretenimiento que
doctrina el tratar de tales asuntos los sabios. Pero no bien trajo su
pensamiento á censurar moderadamente las cosas presentes ó á explicar
teorías de aplicación inmediata, fué rigurosamente perseguido,
ocasionándole grandes pesares. Tal aconteció al escribir el tratado
famoso sobre la _alteración de la moneda_, medida tan perjudicial de
aquel reinado. Los lazos de la represión estaban, pues, más estrechos
que nunca. Algunos años más, y doctrinas tales como las de Mariana en el
libro _De Rege_, ni por entretenimiento podrían ser enseñadas ni
defendidas. Argensola y el P. Sigüenza escribieron también en esta época
libros históricos notables por la belleza del estilo, mas no por la
crítica y filosofía de Mariana.

Pero en tanto que morían las ciencias, el ingenio español ofrecía
altísimas muestras de sí en otro género de letras. Sin más pretensión
aparente que el entretenimiento y recreo, dió á luz el inmortal
Cervantes su _Ingenioso Hidalgo_, maravillosa lucha y contraste de lo
real con lo imaginario, del mundo práctico con el mundo poético, de lo
sublime con lo ridículo; cuadro inmenso de costumbres que no pierde su
oportunidad con los siglos, símbolo eterno, libro, en fin, el más grande
de nuestra literatura y que apenas halla rivales en el mundo. Menos
afortunado en sus _novelas_, hízolas, sin embargo, dechado de estilo, y
alguna de ellas singularísima en la pintura de caracteres y costumbres.
Sus obras poéticas son las que menos boga han alcanzado; y aunque á la
verdad no la merecían muy grande, siempre es cierto que la reputación
del autor en otras cosas las ha perjudicado bastante. Floreció á la par
Balbuena, poeta de talento colosal, que tal vez hubiera parecido más
grande á tenerlo menor, y escribiendo con más estudio y en mejor ocasión
sus obras. En el _Bernardo_ dejó los trozos de poesía épica más
valientes que haya en castellano, envueltos en un fárrago de versos
insoportables, y en la _Grandeza Mejicana_ describió la _Primavera_ con
gran belleza en la dicción, y mucha novedad y galanura en los
pensamientos, á la par que con sus ordinarios defectos: también en el
_Siglo de oro_ dejó buenas églogas, aunque amaneradas y frías, como
solía ser siempre aquel género de poesía, imitación eterna de la
literatura latina. Con éstos ha de juntarse el nombre insigne de Lope de
Vega, monstruo de fecundidad y de imaginación que dió su nombre á mil
novecientas comedias, si no buenas todas, ninguna falta de belleza y de
ingenio, verdadero maestro del arte dramático en España, y harto
encarecido de propios y extraños, para que mucho nos detengamos en su
elogio. Fué época aquella gloriosa, en fin, y grande para las bellas
letras; pero no ha de atribuirse por ello honor alguno al Monarca ni á
sus Ministros. Era que todas las fuerzas intelectuales de la nación se
habían refugiado en la literatura, cerrado el camino de la Filosofía, de
la Historia y de las Ciencias físicas y matemáticas. Aún allí no habían
llevado sus armas la Inquisición y el escolasticismo, pero no andaban
muy lejos. La representación de las comedias, bien tolerada por Felipe
II, se vió ahora amenazada de muchos teólogos. Felipe III, aunque
asistió á algunas, y señaladamente á una que se representó en cierto
teatro mandado levantar por el duque de Lerma sobre las aguas del
Tormes, no gustaba mucho de ellas: acaso hubiera caído entonces el arte
dramático á no ser sostenido y defendido vigorosamente por otros
teólogos y frailes muy aficionados á tal espectáculo.

En suma, sólo puede decirse que merecieran favor al rey Felipe III las
costumbres privadas y el catolicismo. En su reinado no es posible
olvidar á los confesores, antes parece preciso irlos recordando á la par
de los ministros y capitanes. Acrecentáronse extraordinariamente los
monasterios, tanto en bienes como en número de religiosos, á pesar de
los clamores de las personas prudentes y en algún tiempo del mismo
Consejo de Castilla, y llegó al último punto la influencia del clero en
los pueblos. También se acrecentaron los santos, porque Roma, que tanto
partido sacaba de Felipe III, no regateaba en cambio las canonizaciones
y beatificaciones. Ni se echaron de menos los _autos_ de fe, siendo
entre todos notable el de 1610 en Logroño, donde fué quemada por bruja
confitente una cierta María de Zozaya, y diversamente castigadas por
igual delito ó por practicar distinto culto del católico, hasta otras
cincuenta y dos personas. Mas ello fué que con el predominio de la idea
religiosa, aunque produciendo tan dolorosos extremos á las veces, con
los ejemplos piadosos del Rey y con la hipócrita moderación de la Corte,
se logró que las costumbres públicas, lejos de decaer de como las había
dejado Felipe II, se mejorasen todavía. Quizás en ninguna época se han
visto en España tan pocos escándalos y crímenes como en este reinado, ni
en país alguno del mundo se han respetado más la moral y las
conveniencias sociales, obras todas de un rey cristiano. En cambio, la
moralidad de la administración y del gobierno padecieron gran mengua.
Salió á la plaza la lisonja poco sufrida de los reyes anteriores;
diéronse al envilecimiento los puestos que solía tener antes el mérito;
comenzaron las dádivas de todo género á hacer las veces del Consejo y á
producir persuasión en los ánimos; la vanidad y la codicia y la
abnegación se abrieron á todo camino, obras estas propias de un rey
inepto. Buen católico y mal rey, he aquí formulado el carácter de Felipe
III: lo que quiso ser y lo que fué para España.

[Ilustración]



[Ilustración]

LIBRO TERCERO

SUMARIO

     De 1621 á 1636.--Principios del reinado de Felipe IV.--Privanza de
     Olivares.--Autoridad anticipada.--Castigos y venganzas, el P.
     Aliaga, Calderón, Osuna, Uceda, el duque de Lerma.--Reformas en el
     Gobierno.--La moneda.--La Hacienda y las Cortes.--Disgustos en las
     de Cataluña y Castilla.--Empeños de la Monarquía.--Alemania:
     victoria en Hoecht.--Holanda: renuévase la guerra, rota de su
     escuadra en el estrecho de Gibraltar, muere el archiduque
     Alberto.--Genepp, Meurs, Berg-Op-Zoom, batalla gloriosa de Fleurus,
     sitio y toma de Breda.--Triunfos navales en América.--La
     Mamora.--Venida á España del Príncipe de Gales, negociaciones
     matrimoniales, guerra con Inglaterra, rota de los ingleses en
     Cádiz.--Italia: guerra de la Valtelina, sitio de Verrua,
     hostilidades entre Francia y España, paz de Monzón, armada á la
     Rochela.--Italia: sucesión del ducado de Mantua, sitio de Cazal;
     pasa allá Spínola; fuerzan los franceses el paso de Suza; levántase
     el sitio de Cazal; concierto de Suza; campaña de Richelieu; derrota
     de los saboyanos en Javennes; muerte del duque de Saboya; nuevo
     sitio de Cazal; mala defensa del puente de Cariñán; muerte de
     Ambrosio Spínola; tregua de Cazal, Quierasco.--Flandes: malos
     sucesos del conde de Berg.--Pérdidas marítimas.--Liga de
     Leipzig.--Campaña en el Rhin de Gustavo-Adolfo.--Oppenheim,
     Maguncia.--Funesta campaña del duque de Feria en la Alsacia; su
     muerte.--Flandes: vuelve á España la soberanía.--Traición del
     conde de Berg; gobierno del marqués de Santa Cruz; pérdidas;
     combate de Maestrik y gobierno de los cuatro generales; derrota de
     nuestra armada en Zelanda; gobierno de Lerma; muerte de la Infanta;
     gobierno del marqués de Aytona; sucesos varios; nómbrase al
     cardenal Infante D. Fernando, para el gobierno de los Estados; su
     carácter y cualidades; viene por Alemania con un ejército; batalla
     gloriosa de Nordlinghen. Francia declarada enemiga.--Algunas
     empresas de Asia y África.


DEJÓ el difunto Rey cinco hijos, y de ellos era Don Felipe IV el
primogénito, que le sucedió á la edad de diez y seis años, el cual
estaba casado desde los once con la princesa Doña Isabel de Borbón.
Viéronse al comenzar este reinado los mismos síntomas que cuando empezó
el anterior. La cámara del Príncipe estaba puesta desde 1615, y en ella
había entrado como Gentilhombre D. Gaspar de Guzmán, tercer conde de
Olivares, de noble casa y muy agraviada porque no se la hubiese
concedido aún grandeza de España. No se inclinaba el nuevo Rey en los
principios al Conde; amaba más á otros de su cámara; y sólo el duque de
Lerma, con su ojo perspicaz y ejercitado, acertó á comprender que en él
tenía sucesor y acaso rival temible. Quiso entonces apartarlo del
Príncipe, pero ya no pudo; y el Conde, disimulando mucho y alimentando á
su costa con su ingenio y arbitrios las pasiones voluptuosas del joven
Príncipe, no de otro modo que el de Lerma había alimentado la devoción
del padre, logró al fin la privanza que apetecía. Así, desde mucho antes
que muriese el rey D. Felipe III, sabíase en la corte y en todo el
mundo, quién había de ser el ministro y favorito de su sucesor, y el
árbitro de las cosas del Estado.

Dió muy pronto el de Olivares muestra de sí y de su valimiento. En los
últimos días del Rey difunto, los amigos del duque de Lerma, que estaba
retirado en su villa de este nombre, quisieron tentar por último á la
fortuna, mandándole venir á toda prisa. Parecía vivo todavía en aquel
Príncipe el cariño del Duque, y era de temer su llegada para muchos, aun
en aquel trance, sobre todo si prolongaba por azar la vida, que de ello
había, como siempre, alguna esperanza y duda. Pero como supo el caso
Olivares, determinó llevar á cabo uno de esos atrevimientos, que sólo en
el buen éxito pueden recibir aplauso, aun de parte de aquéllos que no
ven en las cosas sino la utilidad que proporcionan. Aconsejó al Príncipe
que ejerciendo jurisdicción anticipada enviase un mensaje al Duque
Cardenal, mandándole que se volviese á su villa de Lerma, sin llegar á
la corte. Hízolo el Príncipe; llegó el mensaje, y el de Lerma obedeció,
aunque notando que no tenía aún autoridad quien lo ordenaba. Tampoco
había muerto todavía Felipe III cuando Olivares le dijo públicamente al
duque de Uceda, su antecesor y rival: _ya todo es mío_. Y mostrólo muy
pronto, porque no eran pasados tres días de muerto Felipe III, cuando
desagraviándose á sí mismo del agravio que aquél le debía por no haberlo
querido hacer Grande, ni aun en los últimos días de su vida, hizo que el
nuevo Príncipe le dijese comiendo: _Conde de Olivares, cubríos_, con que
recibió la grandeza que ambicionaba.

Después de desagraviarse á sí mismo, aparentó el conde de Olivares que
iba á desagraviar á la nación de las ofensas que en ella habían hecho
los ministros y cortesanos de Felipe III. El primero que padeció sus
iras fué el P. Aliaga, confesor del Monarca difunto, al cual mandó salir
desterrado de la corte; tal merecía y mayor castigo aquel fraile
indigno, que vendía á precio de oro la influencia que ejercía en el
Monarca y que tanta parte tomaba en las intrigas cortesanas. Apresuróse
luego el proceso de D. Rodrigo Calderón, marqués de Siete Iglesias,
aquel amigo del duque de Lerma, que á poco de la caída de éste fué
puesto en prisiones. Acumuláronsele cargos gravísimos, algunos de ellos
justificados, otros no tanto, y en los cuales parecía que obraba más la
pasión que la verdad. Habíase hecho á todo el mundo odioso D. Rodrigo,
por su desmesurada soberbia, y así fué que en la ocasión no halló más
que acusadores y verdugos. Al fin, fué condenado á muerte y ejecutado en
la Plaza Mayor de Madrid. La noble entereza con que murió (1620)
disculpó en la opinión generosa del pueblo todos sus yerros. Por el
contrario, no faltó quien culpase al conde de Olivares de aquella
muerte, atribuyendo á impulsos de envidia antigua y de odio no vencido
con la ruina de D. Rodrigo, el que lo dejase ir al suplicio, cuando una
palabra suya podía salvarle. Dió calor á la sospecha el ver que al
propio tiempo que terminaba el proceso de Calderón, se comenzaban los de
tres duques y ministros famosos en el anterior reinado: el uno el de
Lerma, de Uceda el otro y otro el de Osuna. Y aunque las faltas de
Calderón mereciesen riguroso castigo, también causaba grima el ver que
sus acusadores adoleciesen de las mismas faltas que él, y el hallar en
sus mismos pasos ya al ministro que consentía ó acaso ordenaba su
muerte. Fué de esta manera de más escándalo que ejemplo el castigo de
Calderón, dado que antes se atribuyó á venganza, que no á justicia.

Los propios efectos se sintieron en la muchedumbre con la prisión del
gran duque de Osuna. Andaba éste por la corte desde 1620 en que vino de
Nápoles, suscitándose nuevas enemistades antes que no aplacando las
antiguas, con la soberbia de su condición y el lujo desmesurado de su
casa y persona. Públicamente se le acusaba en corrillos y papeles de
haberse enriquecido malamente en el gobierno de Nápoles, y el conde de
Villamediana le llegó á apellidar _ladrón_ en unas coplas. Despreciaba
el de Osuna tales murmuraciones y aun las alentaba cada día más con su
conducta; traía siempre detrás de sí veinte coches, donde iban multitud
de caballeros españoles y napolitanos, á quienes favorecía; cincuenta
capitanes y alféreces reformados, formaban la guardia de su casa y
caminaban en torno de su persona; los vestidos eran de telas extrañas y
costosísimas, sembrados de piedras preciosas. En una de las fiestas de
Madrid entró á justar en la Plaza Mayor con cien lacayos, vestidos de
azul y plata; no había ningún Príncipe ni Grande que le igualase en
magnificencia, dado que se allegaba la suya á la del Rey. Mientras vivió
Felipe III y el duque de Uceda, á quien tenía tan ganado por el
parentesco y dádivas, tuvo el Gobierno en las manos, la emulación no
pudo nada contra él; pero ahora se encargó de ser ministro de ella el
Conde-Duque.

Acaso se sentía éste más que ningún otro humillado con aquellos alardes
de grandeza. Halló que la nobleza y tribunales de Nápoles, habían hecho
una información contra Osuna, para justificar el haberlo desposeído del
virreinato y dádoselo al cardenal Borja sin órdenes de España;
presentaban documentos denunciando sediciosos intentos en el Duque, y
relataban multitud de injusticias y vejaciones. No necesitaba de más el
favorito para satisfacer sus iras en aquel rival aborrecido: decretó su
prisión y, luego, al punto, mandó que se le formase proceso. Recordó
entonces todo el mundo los notables servicios del Duque, y extrañando
que no se contentase con ellos, para descargo de sus faltas, entró luego
la piedad en el pueblo, loable sentimiento que siempre manifiesta el de
España, aunque perjudicialísimo en muchas ocasiones: así el castigo se
convirtió en descrédito de quien lo ordenaba. El Duque conllevó su
desgracia con notable entereza durante dos años y medio, que estuvo
prisionero primeramente en el castillo de la Alhameda, cuyos muros á
medio caer se levantan aún no lejos de la magnifica posesión que con
aquel nombre ahora tienen sus sucesores, y,[17] al fin, en Madrid, donde
murió más de saña y afectos vengativos, que no de enfermedad incurable.
Hombre memorable y que siempre ocupará lugar entre los buenos capitanes
y políticos españoles, dignísimo de otra suerte, dado que el mayor de
los delitos que se le atribuyeron, que fué el de pretender alzarse por
Rey en Nápoles, no pasó de sospecha, y más, sobrando razones para
recelar que aquella voz fuese esparcida y autorizada por los venecianos
con ánimo de perderle, en venganza de las humillaciones y daños que de
él habían recibido. Su muerte, aunque no tan desdichada, fué no menos
sentida que la de D. Rodrigo Calderón y con harto mayor justicia.

     [17] Deshechos posteriormente los Estados de la Casa ducal, esta
     preciosa posesión pertenece, al imprimirse segunda vez este libro,
     á los Sres. de Baüer.--(_N. del Ed._)

Salvó al de Lerma de correr los mismos pasos que Calderón y Osuna el
capelo cardenalicio que había tomado con tanta cordura antes de perder
la privanza, porque no osó el favorito tocar á su persona. Pero Uceda,
su hijo, que no tenía semejante defensa, cayó en poder de los Tribunales
del Conde-Duque; y sabe Dios adonde llegara al fin su castigo, si el Rey
no hubiese intervenido de repente y contra su costumbre en el asunto,
declarando por sí propio en una cédula que aquel ministro no había
faltado en cosa alguna á su deber y obligaciones. Épocas tristes
aquellas en que es de alabar la arbitraria resolución de un Príncipe que
arranca á un reo de manos de los Tribunales de justicia; mas tales
andaban ellos de honrados. Fuera, sin embargo, el castigo de Uceda, mal
hijo y peor ministro, sin cualidad ninguna que disculpase sus vicios,
menos sentido que el de los otros.

Aunque burlado Olivares en sus intentos contra estos dos ministros,
padre é hijo, no por eso dejó de mortificarlos, hasta que les originó la
muerte. El de Uceda, viéndose sin licencia para venir á la corte, y sin
poder ni valimento, murió de pesadumbre, y su padre no tardó en seguirle
al sepulcro. Porque Olivares, para completar la ruina de sus
antecesores, creó una Junta llamada de reformación de costumbres,
mandando que á todos los que eran y habían sido ministros desde el año
de 1603, se registrase la hacienda que poseían y la que habían
enajenado, bajo gravísimas penas: de manera que fuera conocida
fácilmente la parte del primer caudal y si había aumentado por medio
ilícito. Aplaudió el vulgo la determinación: muchos, viendo llevar tan
adelante los castigos y persecuciones de los malos ministros, decían
que, aunque á ser tan riguroso le moviese más el odio particular que
razón alguna de interés público, quien tales cosas ejecutaba con los
demás, no podía merecer nunca iguales censuras. Había también, ¡cosas
disculpables en las preocupaciones de la época!, quien creyese que por
aquel medio volverían á llenarse las arcas públicas. El suceso mostró
muy á las claras lo equivocado de tales conceptos. El duque de Lerma fué
condenado á pagar al fisco setenta y dos mil ducados anuales y el atraso
de veinte años por las rentas y riquezas adquiridas en su ministerio,
condena que no pudiendo sufrir el codicioso viejo, le hizo morir de pena
como su hijo; pero muchos que habían administrado mal las rentas,
enriqueciéndose en cohechos y desmanes, conservaron cuanto tenían, sólo
porque no hacían sombra á la privanza de Olivares. Y éste, aunque
algunos dicen que procuró menos por sí que sus antecesores, dió harta
ocasión en adelante á toda censura y castigo. El interés del momento
ciega á las veces los ojos de los pequeños ambiciosos, que no ven en el
poder la gloria y la satisfacción legítima del mando, sino sólo un
camino para hallar el placer y el deleite, y contentar á las pasiones
viles del alma; y á trueque de conseguir una cosa, no vacilan en sentar
precedentes que pueden serles de vergüenza y daño en lo futuro.

No contento, naturalmente Olivares con rebajar á los contrarios y
exterminarlos, cayendo en sus mismos errores, comenzó á elevar á otros
sin consideración alguna, procurando hacerse de clientela. Alzó varios
destierros de personas importantes que antes los padecían, y devolvió
algunas plazas y dignidades mal quitadas, robusteciendo con el
agradecimiento los muros de su poder. Entre otros, se levantó el
destierro y prisión que padecía D. Francisco de Quevedo, ya en obras
famoso, por su amistad con Osuna, y aun se le dió colocación en Palacio.
Pero los más de los destinos públicos los ocupó el Privado con sus
amigos personales. Con ellos compuso la regia servidumbre, despidiendo á
los que antes la formaban, y cuando ya no tenía destinos que dar allí,
determinó poner casa aparte al infante don Fernando, que por su corta
edad vivía aún con el Rey, su hermano, á fin de crearlos nuevos y
repartirlos de la propia suerte, como lo ejecutó con efecto. Quitó de
los Tribunales á muchos magistrados, porque alcanzaban reputación de
inflexibles; y de ellos fué el Presidente del Consejo de Castilla D.
Fernando de Acebedo, en cuyo lugar puso á D. Francisco de Contreras, uno
de los jueces de Calderón, que era de sus mayores amigos y parciales.
Sólo conservó en alto puesto á D. Baltasar de Zúñiga, por tío suyo y por
fingir también con eso que no quería ser solo en el mando. Era D.
Baltasar hombre de antigua carrera y muy práctico en los negocios; mas
como viejo y tío, afectaba algo de superioridad y entereza, que ofendía
la vanidad quebradiza del de Olivares. Murió á poco, y murió á tiempo
porque ya comenzaba á rugir la discordia entre ellos, y la perdición de
Zúñiga no parecía muy lejana.

No hallando ya quien le disputase el Poder, se puso á disfrutar
tranquilo de su fortuna. Y no pareciéndole ninguna casa acomodada á su
grandeza, vínose á vivir á Palacio, ocupando con mengua de la Familia
Real, menos cómodamente alojada, el cuarto que solían los Príncipes de
Asturias, donde Felipe IV había residido hasta la muerte de su padre.
Allí, siguiendo los pasos del de Lerma y acrecentando sus abusos, se
hacía traer todos los papeles importantes sacados de los archivos y
secretarías sin cuenta ni resguardo alguno; allí daba las audiencias que
antes solían los Reyes; despachaba con los ministros, dictaba órdenes á
los Consejos, y hacía todos los alardes de poder y mando que pudiera
siendo suya la corona. No tardó, como el de Lerma, en hacer sentir su
privanza á la Real Familia. Cobró, principalmente, aborrecimiento á los
dos infantes D. Carlos y D. Fernando, ambos muy queridos en la corte,
porque, dotados de noble espíritu, no llevaban con paciencia su dominio.
Y siempre será mengua de aquel favorito el haber procurado indisponer al
Rey con sus hermanos por bajos medios.

Á la verdad, en un principio mostrábase en los negocios públicos tan
solícito, como fué descuidado y flojo más tarde. Si no acertó con lo
bueno y lo útil, no fué por falta de arbitrios, que los tuvo y aplicó en
gran número, sino porque su inteligencia y desordenadas pasiones no le
dejaron ver más y mejor de lo que veía en las cosas. De todos los
arbitrios que imaginaba y de la situación de la Monarquía, dirigió al
Rey una _Memoria_ muy alabada entonces, donde hubo quien hallase
principios é ideas de gran político: la verdad era que ya había en la
nación, apartada por la Inquisición del estudio y de la meditación
verdaderamente filosófica, poquísimas personas capaces de juzgar bien en
tales materias. En cambio, pululaban los arbitristas, hombres
incansables que no cesaban de publicar peregrinos libros, donde se
proponían remedios á todas las necesidades y enfermedades públicas,
disparadamente chistosos, cuando no torpes y fatales. De éstos recogió
no pocas ideas el Conde-Duque y así fueron ellas. Determinó que los
servicios no se recompensasen más con donativos de dinero en cantidad de
maravedís ó ducados, como antes se solía hacer, sino que á cuenta de
ellos se repartiesen los honores y las dignidades, con que se evitaron
algunos gastos, pero se envilecieron las grandezas y las encomiendas á
fuerza de prodigarse; mal quizás tan grande como el que se trataba de
remediar, porque no viven menos las Monarquías con economía en el dinero
que con economía en las honras y dignidades. Siguióse la mala costumbre
introducida en el anterior reinado de crear para el conocimiento de
todos los negocios importantes juntas especiales compuestas de
individuos de diversos Consejos, y se introdujo otra peor todavía, que
era la de que los consejeros no deliberasen de viva voz, sino que cada
uno diese su dictamen por escrito al Rey; de forma, que pasando tales
papeles del Rey al favorito, no se determinaba cosa que éste no tuviese
por útil. Dióse también sucesión á los empleos antes de que vacasen
poniendo en cada uno dos dueños; pero algo se remediaron los daños de
esto último con repartirlos por merecimiento verdadero ó supuesto, y no
por dinero como al principio. Tratóse de acortar los términos de los
pleitos, que por lo largos y ruinosos eran de las principales causas de
decadencia en las familias que hubiese en el reino, entreteniendo con
ellos la esperanza muchos odios, alimentando la dilación muchas
disensiones, y fabricando los desengaños no pocas perdiciones de gente
hidalga y capaz, bien dirigidas y de altos servicios. Y por lograrlo
fácilmente, se redujo á la tercera parte el número, á la verdad
exorbitante que había de consejeros, escribanos, procuradores, alcaldes,
alguaciles y demás oficiales públicos. Fijóse, por último, un plazo,
dentro del cual los litigantes forasteros pudiesen solo residir en la
corte, y para evitarles la venida, se dispuso que los pleitos, aun los
privilegiados, se viesen ante las justicias ordinarias. También se mandó
á los señores de vasallos que residiesen en sus pueblos á fin de
aliviarlos en vez de oprimirlos. Prohibiéronse las emigraciones, aun
para las Américas, que era para donde más comúnmente se verificaban con
tanto daño de los reinos de la Península, que se miraban despoblados,
mas sin conocer que no hay otro remedio para evitar tales emigraciones,
sino ofrecer ventaja y buen gobierno á los pobladores para que no dejen
sus hogares; y, por último, se prohibieron algunas modas un tanto
costosas, que era pueril remedio y tan ineficaz como se halló luego.
Vióse á los alcaldes de casa y corte dar de rebato en las tiendas de
mercaderes y sacando todos los valones, zapatillas bordadas, almillas,
ligas, bandas, puntas, randas, abanicos, puños aderezados y otras galas
de mujeres á este modo prohibidas por sobrado ricas, hacer con todas
ellas ridículo _auto de fe_ en las calles de Madrid. Calculóse que había
cuello cuyo aderezo costaba al año seiscientos escudos y prohibióse tal
uso, dando el Rey y el favorito el ejemplo, que ellos creyeron glorioso,
de no llevar sino valonas sencillas. ¡Mezquinos ejemplos! Harto más
graves si no más oportunas fueron las medidas tomadas para desahogar la
Hacienda en sus apuros.

Rebajóse nuevamente el interés que del Erario tiraba la deuda conocida
con el nombre de juros reales, y se dió facultad á las Cortes para
conceder tributos sin permiso de las ciudades; con que ganados los
procuradores, no imposibles de ganar ya entonces, podía el Rey más
fácilmente sacar dinero de los pueblos. Ni una ni otra de estas medidas
sentó bien en la nación; pero se soportaron ambas, porque todo el mundo
conocía que el estado deplorable de la Hacienda pública exigía grandes
remedios. La moneda que tanto dió que hablar en el anterior reinado,
hubo también de ocupar en éste, desde los principios, la atención del
Gobierno y de la nación entera. Hizo el Conde-Duque que el Rey dictase
un decreto prohibiendo que se sacase del reino el oro y la plata y se
introdujese en él la moneda de vellón; poco después se mandó que el
trueco y reducción de la moneda de oro y plata á la de vellón no
excediese del diez por ciento. Pero esto no bastó para evitar que el
vellón sobrase en nuestros mercados, y en 1626 hubo que pregonar Real
cédula para que no labrase más moneda de vellón en veinte años. Todavía
sobraba esta moneda infeliz de tal suerte, que el año después se publicó
una pragmática famosa para su disminución, encomendando la obra á una
especie de Junta y Caja de amortización, al modo de las que después
hemos visto destinadas á la amortización de papel moneda, con el nombre
de _Diputación general del consumo_. Tratábase de ir recogiendo poco á
poco en las principales capitales del reino la moneda de vellón,
cambiándola por oro y plata, inutilizando una parte, y poniendo la
demás en su justo valor, alterado desde el tiempo de Felipe III. Mas sin
embargo de que esta Diputación hizo cuanto pudo, en 1628 hubo que
expedir nueva pragmática, rebajando ya violentamente la moneda de vellón
á la mitad de su valor y originándose con esto las pérdidas y quejas que
eran naturales. Así se pensaba entretener algún tiempo el oro y la plata
que á más andar desaparecía del reino; pero todo era en vano, y en el
propio año de 1628 hubo que mandar aún que la moneda de estos metales no
pasase de puerto alguno sin registrar, revocando la antigua que permitía
sacar moneda con obligación de volver mercaderías.

No alcanzó esta disposición más fortuna que las otras, y en adelante
todavía dió harto en que entender el arreglo de la moneda. Pero el caso
era, que en estos cambios y alteraciones, si los pueblos padecían mucho,
no dejaban de ganar los ministros. Era en todo con sus altas y bajas la
moneda, lo que por ventura ha sido la deuda del Estado en nuestro siglo.
Los favoritos y ministros codiciosos que por su posición tenían noticia
anticipada de las alteraciones, se aprovechaban de eso para expender ó
recoger moneda y cambiarla por más ó menos, según el caso, y así
realizaban inmensas y vergonzosas utilidades; todo en ruina de la nación
y más confusión y desbarate de la Hacienda pública.

Crecieron en tanto los tributos y fueron mayores que nunca desde los
principios de este reinado. Las Cortes de Castilla otorgaron en 1623
veinticuatro millones en cada doce años, por la manera misma con que fué
practicada la exacción en el anterior reinado, y perpetuándose tal
cantidad en los pedidos, tomó de ella esta contribución el nombre con
que fué en adelante conocida. Las de Aragón en 1627 ofrecieron dos mil
hombres armados y pagados por seis años; mil hombres pusieron también en
armas las de Valencia del mismo año: solo las de Cataluña se mostraron
parcas y desabridas. Ya en 1620 se había solicitado de aquella provincia
que diese cuenta de sus rentas y pagase el quinto; mas no se insistió
mucho en ello. Luego que entró á tratar de las cosas de la hacienda, el
Conde-Duque aconsejó al Rey que pidiese formalmente á Cataluña el quinto
de sus réditos; hízose la petición y respondió Barcelona que estaba
exenta por sus privilegios, mas en las Cortes de 1626 se esforzó la
pretensión, recordándose otra antigua de establecer allí la renta del
Escusado. Hubo disgustos, precursores de los que en los años venideros
trajeron tantas desdichas: exacerbáronse las pasiones á punto que el
conde de Santa Coloma y el duque de Cardona vinieron á las espadas en el
recinto mismo donde se celebraban las Cortes; y fué mucho que se pudiese
evitar mayor escándalo. Negábanse los brazos catalanes unidos á
introducir la alteración más pequeña en los antiguos privilegios de la
provincia, y no faltó quien previese ya todo lo que había de sobrevenir
de continuar en la demanda. El almirante de Castilla D. Juan Alfonso
Enríquez de Cabrera, duque de Medina de Ríoseco, hombre ilustre, nacido
para preveer y llorar las torpezas de aquella época sin poder
remediarlas, manifestó al Rey con noble libertad el peligro, lo cual le
trajo disgustos con el Conde-Duque, y el odio de éste que le acompañó
por toda su vida. Irritado el Rey con las penalidades que le costaba
sacar algún socorro y ayuda de los catalanes, dejó un día inpensadamente
á Barcelona y se vino á Madrid. Envió entonces Barcelona en su
seguimiento ciertos diputados que le alcanzaron todavía en el camino y
le ofrecieron cincuenta mil escudos. Volvió el Rey en 1632 á sentir
grandísimos apuros y á pedir nuevos tributos á las Cortes; negáronse las
de Castilla en Madrid á concederlos, pretextando que el dinero iba á
emplearse en pagar los ejércitos del Emperador: plausible pretexto y
muestra de fortaleza pocas veces repetida por los procuradores
castellanos en aquellos tiempos.

Las Cortes catalanas que el Rey en persona fué á abrir el propio año,
dejando para que las continuara, con permiso de la provincia, á su
hermano el infante don Fernando, se resistieron como siempre, á dar
tributos, habiendo nuevos empeños y disgustos por esta causa entre el
Almirante y el Conde-Duque. Por fin se lograron cuatrocientas cuatro mil
libras, muchísimo menos que se pretendía. Hizo éste que algún tiempo
después, se tornase á la pretensión primera de que Barcelona diese
cuenta de sus réditos para pagar el quinto al Erario. Negáronse los
catalanes más enérgicamente que nunca. El Virrey, que á la sazón era el
duque de Cardona, quiso registrar de por si los libros de la ciudad, á
fin de averiguar el importe de tales réditos: fortificáronse los
conselleres en la casa de la ciudad, donde el Virrey no osó acometerlos,
y el Conde-Duque y el Rey, enojados ya al último punto contra Barcelona,
determinaron trasladar la Audiencia á Gerona. Todo principios de lo que
sucedió más tarde.

No bastando, pues, los tributos concedidos por las Cortes, fué preciso
acudir á nuevos arbitrios, para llenar las arcas públicas. Pidiéronse
donativos á la nobleza y al clero que los hicieron cuantiosos: solo el
cardenal Borja envió de Roma quinientos mil ducados, y el clero dió
gratuitamente siete millones de tal moneda. Poco era esto para lo que se
necesitaba, y mediante una bula del Papa se obtuvieron del Estado
eclesiástico otros diez y nueve millones de ducados. Al propio tiempo se
creó (1632) la contribución conocida aún en nuestros días con el nombre
de lanzas y medias annatas. No se tardó en inventar otro servicio de
millones sobre consumos no gravados todavía, y que no podían mirarse
como de primera necesidad, el cual importaba dos millones y medio de
ducados en seis años. Las Cortes de Castilla lo concedieron al fin á
fuerza de importunaciones y halagos, mas no para socorrer al Emperador
de Alemania como se quiso antes, sino para atender á los gastos
interiores del Estado.

Pero con tantos arbitrios y derramas como dejamos enumerados no se logró
ver mejoría en el Erario, ni acrecentar las decaídas fuerzas de la
nación, ni remediar la despoblación y la ruina de las ciudades y de los
campos; antes visiblemente se miraban empeorar las cosas. El mal, como
venido de tan lejos y tan hondo, necesitaba de remedios, no tanto
heroicos y atrevidos, como bien meditados; de los cuales el primero y
más eficaz era la paz, según dejamos ya apuntado en el reinado
antecedente. Paz necesaria para que se disminuyesen los gastos públicos,
y para preparar el camino de otras disposiciones tenidas ya de todo el
mundo por indispensables, que restableciesen ó hicieran prosperar el
Comercio y la Agricultura é Industria. Mas en esto, cabalmente puso aún
menos atención el conde de Olivares que su antecesor el duque de Lerma.
Desde el principio hasta el fin de su privanza, no hizo Olivares otra
cosa que promover y sostener luchas desiguales, costosísimas y
sangrientas, despilfarrando en festines y obras de recreo lo que
quedaba, y los recursos mismos que pedían los ejércitos y la guerra. Así
en 1633, cuando nuestros ejércitos en Holanda y Alemania solicitaban
dinero de continuo y no se les enviaba por no haberlo; cuando por eso no
podían salir al mar las armadas; cuando el Emperador nos importunaba
más, pidiendo socorro y las Cortes de Castilla lo negaban y á las de
Cataluña se sacaban contribuciones tan mezquinas á tanta costa y con tan
grandes penalidades, vieron levantarse los madrileños los palacios y
jardines magníficos del Buen Retiro con gasto inmenso, porque ni el
terreno los consentía; obra tan deleitosa y tan alabada ahora, como
maldecida entonces por los hombres previsores y sensatos.

El de Olivares en tanto para no aparecer como autor de todo, aunque
verdaderamente lo fuese, encomendó á una junta de tres personas
autorizadas el examen de cuantos negocios había de despachar el Rey,
dando sobre ellos su dictamen. Y más tarde rogó el Rey en un papel, el
cual quedó por honra en su mayorazgo, que asistiese personalmente al
despacho de todo, y viese y dispusiese por sí las cosas. No faltó quien
tomase á moderación estos pasos, y con tales trazas, aunque corrieron
siempre hartas murmuraciones sobre su conducta, mucha parte del pueblo
no le quería mal en los principios y esperaba de él mejor fortuna.
Amábale sobre todo y cada día más el Rey, que depositaba en él toda su
confianza, no sólo en las cosas del Estado, sino en aquellas otras viles
que afrentan, más que á los reyes que las hacen, á los ministros que las
protegen y ayudan. Era Felipe IV muy dado á aventuras y galanteos, y
tanto que sólo en ellas ponía atención y cuidado. Los papeles y los
libros de la época lo pintan como liberal, generoso, valiente y no
desnudo de ingenio y de instrucción, gustándole mucho el trato de los
poetas y artistas, y aun la misma profesión de las Musas. Pero el caso
es que distraído en liviandades no hubo monarca más esclavo que él de
sus privados, ni aun su tímido y devoto padre.

El conde-duque D. Gaspar de Guzmán, que lo era único y absoluto y lo fué
por tantos años, no carecía ciertamente de talento, bien que no fuese
tanto como su vanidad; pero no tenía la sagacidad política, la profunda
comprensión, y la instrucción y vasta experiencia que necesitaba en tan
peligrosas circunstancias la Monarquía. Fué también más atento al
provecho propio y á contentar sus pasiones que al bien del Estado, cosa
harto común por desgracia en los ministros y privados, sobre todo, en
España y en aquellos tiempos. Con la grandeza de España, tomó para sí el
título de duque de San Lúcar, de donde le vino el ser Conde-Duque, y no
tardó en formarse copiosísimas rentas. Luego, á cambio sin duda de los
favores que á manos llenas recibía, dióle el ministro al Rey
gratuitamente el título de _Grande_, y fué vergüenza que éste llegase á
admitirlo como merecimiento, en lugar de despreciarle como lisonja.
Hecho en que harto se dieron á conocer entrambos, mostrando bien desde
los principios lo que de tal Príncipe y tal ministro podía esperar la
Monarquía.

Eran muy grandes sus empeños en 1621 al empezar el nuevo reinado.
Francia patrocinaba los intentos de los que pretendían la restitución de
la Valtelina á su primer estado, y á los grisones, sus anteriores
dueños, de cuyas manos la había quitado el duque de Feria, y también
ayudaban á ello los holandeses con dos regimientos pagados á su costa.
Faltaban cinco meses para cumplir las treguas ajustadas con éstos,
todavía tenidos por rebeldes, treguas tan mal vistas de la soberbia
española, que no hubo en catorce años, que duraron, quien quisiera
prohijar su negociación, excusándose todos unos con otros ministros y
embajadores y hasta el mismo príncipe Alberto. Continuaban conspirando
contra nuestro poder los venecianos, libres del meditado castigo del
otro reinado. Nápoles andaba á pleito con el Gobierno, y tenía en la
corte diputados representando agravios de los virreyes, sobre todo del
duque de Osuna, y en Sicilia estaban situadas por diferentes créditos
las rentas del Rey, sin haber de dónde costear la defensa del reino. La
Marina, que tanta gloria había alcanzado en el reinado de Felipe III,
siendo la principal defensa de la Monarquía, quedaba arruinada; la
armada del Océano constaba de solo siete navíos, y las galeras de España
que eran aún en menor número, apenas salían del puerto por desproveídas.
Las fuerzas de los protestantes alemanes, suscitadas de consuno contra
el Imperio y contra España que era su aliada; las de Inglaterra, más
quietas que seguras, mediante la plática de casamiento entre su príncipe
y la infanta Doña María, comenzadas en el reinado de Felipe III y que
ahora venían á formalizarse. Y entre tanto la Hacienda, tan afligida
como atrás dejamos explicado, consignada á deudas antecedentes por todo
el año de 1623, habiendo aún rentas sobre las que pesaban más largos
empeños, sin que las medidas del conde de Olivares fuesen eficaces para
traer los recursos que faltaban.

Á pesar de tan mala situación, el nuevo Gobierno no se arredró un punto;
y á la verdad la fortuna sonrió en los principios sus empresas. No
desalentados los protestantes alemanes con la pérdida de la batalla de
Praga, continuaron la guerra contra el Emperador y el Rey de España, y
éste por su parte no desistió de la alianza y de los empeños que con
aquél contrajo su padre. El conde de Tilly, general de los imperiales, y
D. Gonzalo Fernández de Córdova, hijo del duque de Sesa y biznieto del
Gran Capitán, que comenzaba entonces la carrera de las armas, atacaron
en Hoecht sobre el Meín á Cristiano de Brunswick y al conde de Mansfeldt
que mandaban á los protestantes (1622), y los pusieron en derrota;
arrojáronse los protestantes en confusión á pasar el río por un puente
que allí tenía, y hundiéndose éste al peso enorme, fueron muchos los que
se ahogaron y otros se salvaron á gran pena, de suerte que su pérdida
llegó á seis mil hombres entre muertos y prisioneros.

Cumpliéronse en esto las treguas con Holanda, y el archiduque Alberto
envió al punto mensajes á las provincias unidas en república,
ordenándolas que volviesen á su obediencia. Mandato ridículo, puesto que
era su inutilidad tan evidente. Habíase calculado, no se sabe cómo, que
aquella guerra costaba poco menos que la paz; erradísima cuenta, aunque
no se mirase más que la destrucción lenta, pero segura, de los pocos
ejércitos que quedaban á la Monarquía, sin que permitiese ya la
despoblación reponerlos y reparar sus pérdidas. No se pensó en esto; y
la guerra encendida del lado allá del Rhin se comunicó á esta otra
orilla pudiéndose considerar como una sola por los accidentes comunes y
porque los ejércitos ya acudían á una, ya acudían á la otra parte
indistintamente. Comenzaron las hostilidades por decomisarse en nuestros
puertos más de doscientos sesenta buques holandeses que comerciaban con
bandera alemana; pero ellos vengaron bien esta pérdida. Armaron
escuadras y corsarios que saquearon á Lima y el Callao; echaron allí á
fondo veintidós bajeles que llevaban nuestra bandera; rindieron y dieron
también á saco la ciudad de San Salvador en la bahía de Todos Santos,
cogiéndola desprevenida á semejante ataque, y causaron en las costas del
Brasil infinitos daños. Pero la fortuna no dejó de recompensarnos con
una gloriosa victoria habida al punto mismo en que se rompió la tregua.
D. Fadrique de Toledo, hijo del gran marqués de Villafranca y Capitán
general de la Armada del Océano, salió de Cádiz con siete navíos y dos
pataches, y hallando en el estrecho de Gibraltar una escuadra de hasta
treinta y un bajeles holandeses, peleó con ellos diez horas, tomó cinco,
echó tres á pique y obligó á las demás á huir con vergüenza. Fué grande
el valor con que pelearon los españoles en este trance, y señaladamente
el don Fadrique, el general Carlos Ibarra, Roque Centeno y otros
Maestres de campo y capitanes. En tanto el marqués de Spínola,
justísimamente honrado ahora con el título de marqués de Belvis ó los
Balbases, dejadas las cosas del lado allá del Rhin volvió á Flandes.

Halló moribundo al archiduque Alberto, que de allí á pocos días rindió
la vida, y así recayó sobre él todo el peso de los negocios, porque la
Infanta, que quedó de señora, no sabía más que llorar su pérdida. Sin
embargo, no tardó en poner á punto las cosas y entrar en campaña. Tomó á
Genep y Meurs y fué á acamparse delante de Burich. Era su intento atraer
á sí al príncipe Mauricio que mandaba á los holandeses, para que éste
dejase descubierta á Juliers, y no le salió mal la traza. Desguarneció
el holandés aquella fortaleza, y al punto Spínola envió allá al conde de
Berg que, plantando sus cuarteles y abriendo luego sus trincheras,
impidió el socorro y la rindió á los cinco meses de sitio. Spínola se
puso en tanto sobre Ber-op-Zoom, plaza importante de los contrarios;
pero acudiendo Mauricio al socorro, no pudo evitarse que metiera dentro
más número de soldados que tuviesen los sitiadores; con que hubo que
levantar el cerco cuarenta y seis días después de plantado el campo. Mas
este revés lo compensó con harta ventaja una dichosa victoria.

Mansfeldt, y el malvado Obispo de Halberstad, Cristian de Brunswick, dos
de los principales corifeos de los protestantes en Alemania, echados de
allí por los recientes triunfos del Emperador, acudieron á reforzar á
los holandeses. Salió á estorbarlo D. Gonzalo Fernández de Córdova, que
venía de vencerlos en Alemania. Los enemigos, pasado el Sambra, quemaron
con licenciosa crueldad las aldeas del contorno y cometieron infinitos
desórdenes; el número de su Caballería llegaba á seis mil soldados; el
de la Infantería no se supo bien; pero hubo quien lo estimase en ocho
mil. Aguardólos D. Gonzalo cinco leguas de Bruselas en los campos de
Fleurus, que caen en los confines de Bravante, y Namur con ocho mil
infantes y mil quinientos caballos; y allí empeñó la batalla. La noche
había sido tempestuosa, y los españoles, inferiores en número á sus
contrarios, estaban también más fatigados que ellos; con todo, nuestra
Infantería sostuvo con tal esfuerzo la carga de los numerosos caballos
enemigos, que los puso en derrota obligándolos á abandonar á los
infantes. Antes hubo algún desorden en el costado derecho de los
nuestros, porque el Maestre de campo D. Francisco Ibarra, que allí
mandaba con imprudente heroísmo, lejos de esperar á pie firme á los
caballos enemigos, salió precipitadamente á su encuentro. Remedióse por
virtud de nuestra Artillería, que hábilmente dirigió el capitán Oteiza;
huyeron los caballos y quedaron los infantes. Entonces cayó sobre estos
toda la furia de nuestra gente: murieron los más de los capitanes
españoles, pero no por eso cejaron los soldados, y animados del ejemplo
del General, rompieron también la Infantería enemiga y casi entera la
pasaron á cuchillo. Los pocos de los enemigos que se salvaron de esta
matanza, huyeron, dejando en el campo banderas, bagajes y artillería.
Murieron de ellos mil quinientos; de los nuestros el Maestre de campo
Ibarra y mucha gente de cuenta; los prisioneros no fueron muchos por la
furia de los vencedores; pero los hubo de valía. Tal fué la batalla de
Fleurus (1622), una de las gloriosas, que ganaron los españoles por el
esfuerzo con que pelearon y que fué de mucha reputación al joven
caudillo D. Gonzalo Fernández de Córdova. Duró cinco horas y media, y
fué el pelear con tal furia, que en el escuadrón de la Infantería
española no quedaron en pie más oficiales que el Maestre de campo Boquin
y el capitán Castel. Siguió D. Felipe de Silva, que mandaba nuestra
Caballería, el alcance de los enemigos, haciendo nuevos destrozos, y
cerca de Ham, en la frontera de Lieja, degolló el resto de los
fugitivos.

Recibiéronse con el júbilo natural en Bruselas las nuevas de estos
sucesos, y dieron aliento para continuar la guerra con los holandeses,
al paso que éstos sintieron profundamente aquel descalabro que venía tan
en su daño. Sin embargo, por falta de recursos no pudo Spínola darle á
la guerra poderoso impulso, y como los holandeses se mantenían á la
defensiva casi siempre, se continuó con tibieza en los dos años
sucesivos, limitándose todo á la empresa de Amberes que intentaron los
holandeses sin éxito alguno.

Al fin, comenzó el famoso sitio de Breda. Henchido de arrogancia Felipe
IV, como quien no había experimentado reveses todavía, ni escuchaba más
que lisonjas, escribió aquel mandato célebre: «Marqués de Spínola, tomad
á Breda», y no hubo más si no comenzar el sitio (1626), el cual pudo
compararse con el de Ostende, por lo largo y costoso. La guarnición era
tan numerosa, que llegó en ocasiones á cuarenta mil hombres; la
artillería mucha; terribles las fortificaciones; pero todo cedió á la
constancia y al valor de los españoles. En vano Mauricio de Nassau con
numeroso ejército pretendió obligarlos á levantar el cerco: frustrados
una vez y otra sus intentos, murió sin verlos logrados, y Breda se
rindió al fin á los dos meses de sitio. Sucedió á Mauricio en el mando
de los ejércitos enemigos su hijo Enrique de Nassau.

Con este suceso vinieron á juntarse, para desvanecer del todo á nuestra
Corte, los triunfos de D. Fadrique de Toledo en la América Meridional.
Corrió allá este General en demanda de los holandeses, que habían hecho
ya extensas y ricas conquistas en las Islas y Tierra Firme; recobró la
bahía de Todos Santos, Guayaquil y Puerto Rico, y con pérdida de todo,
los echó de aquellos países y de aquellas aguas. Fué también glorioso,
aunque no de mucho contento, el triunfo alcanzado por la armada de
Nápoles contra los piratas berberiscos. Salió contra ellos el conde de
Benavente, Virrey del reino, con quince galeras y los acometió con mucho
brío; pero atravesado por una bala en lo más recio, lidiando como quien
era, no le dió tiempo la muerte si no para que por señas ordenase
imperiosamente á sus oficiales que continuasen el combate. Continuólo,
en efecto, D. Francisco Manrique, en quien recayó el mando, y apresó al
fin toda la escuadra enemiga, menos la capitana, que el almirante turco
Azan hizo volar, por no rendirla. Con no menos fortuna peleó D. García
de Toledo con cuatro naves africanas, rindiéndolas cerca de Arcilla; y
los gobernadores de la plaza de África hicieron también por su parte
mucho daño en los piratas berberiscos, ahuyentándolos de delante de sus
muros, señaladamente D. Alonso de Contreras, que mandaba en la Mamora.
Aguó en parte la alegría el mal suceso de la _Esclusa_; envió Spínola al
conde de Horn á sorprender aquella plaza y no pudo lograrlo: antes se
retiró herido y con pérdida de cuatrocientos hombres. Mas de todas
suertes las cosas de la guerra estaban de buen aspecto hasta entonces.

Entre tanto, nuestra diplomacia andaba ocupada en una cuestión que tuvo
cierta importancia. Desde 1617 corrían pláticas entre la Corte de España
y la de Inglaterra sobre el matrimonio de la infanta Doña María, hermana
de Felipe IV, con el príncipe de Gales, hijo primogénito del rey
Jacobo. Siguiólas tibiamente Felipe III, cuyo espíritu devoto no
consentía que viese con buenos ojos á hija suya casada con un Príncipe
protestante. Pero no bien comenzó á reinar Felipe IV, vino á Madrid el
conde de Bristol, encargado de llevar á efecto aquella idea, y
comenzaron con calor las negociaciones. Solicitaba el inglés juntamente
con la mano de la Infanta, el que la España y el Emperador devolviesen
sus Estados al Conde Palatino, su deudo, el cual acababa de perderlos,
como fautor de la guerra de Alemania. En vano quiso el Rey de España
separar del todo entrambos asuntos; el Embajador inglés, fingiendo que
los separaba, los juntaba más cada día.

Por aquí comenzó el disgusto de nuestra Corte, tan predispuesta á mirar
mal el matrimonio por la diversa religión del de Gales; reclamó, por su
parte, cierta libertad para los católicos de Inglaterra, como condición
del matrimonio, y no alcanzó si no buenas palabras. Ni España cedía en
lo del Palatino, ni Inglaterra en lo de la libertad religiosa, y así
caminaban (1623) perezosamente los tratos, cuando, con sorpresa de
todos, el príncipe de Gales se presentó en Madrid de incógnito,
acompañado del marqués Bukingham, luego Duque del propio título.
Pasáronse en festejos y cumplimientos los primeros días: visitó el de
Gales á la Infanta, y parecía más dispuesto con su visita, que lo
estuviese antes á llevar á efecto el matrimonio. Mas nuestra Corte,
circunspecta y austera, no por eso apresuró las cosas. Consultósele al
Papa, y respondió bien; formáronse dos juntas, una de teólogos y otra de
ministros, y ambas fueron de favorable dictamen: y así se llegó á fijar
ya día para los desposorios. Pero á medida que más adelante llegaban
los tratos, más empeño manifestaban los ingleses en que se estipulase la
restitución del Palatinado, y más los españoles exigían que se
concediesen grandes y verdaderas ventajas á la iglesia católica en
Inglaterra. Así forcejearon por largo los negociadores, sin ceder ni
conceder unos ni otros. Jamás asunto matrimonial ha sido tratado con más
lentitud y estudio. Olivares puso en él una atención que con harta más
justicia reclamaban los apuros de la Monarquía. Hubo nimiedad y pequeñez
de miras por nuestra parte, y algo de malicia y doblez por parte de los
contrarios.

Al fin se rompieron los tratos. El príncipe de Gales se marchó de Madrid
con buen semblante, pero agraviado en lo íntimo del alma; y aunque dejó
poderes para continuar las negociaciones, no se volvió á hablar más de
ellas. No faltó quien alabase al de Olivares por haber evitado con
dilaciones y astucia la proyectada alianza, mas sin razón plausible. Si
la Infanta hubiera llegado á contraer matrimonio con el príncipe de
Gales, que luego fué Carlos I, la desdichada suerte de los esposos,
lejos de traernos ventajas, nos hubiera traído acaso más enemistades y
males. Pero como esto no se podía prever, contando con circunstancias
comunes y naturales, era desacierto notable el no aprovechar la alianza
de una nación que empezaba á llamarse dueña de los mares, exponiendo á
sus iras nuestro comercio y nuestras flotas, ya no seguras de los
holandeses.

Claros indicios de serlo se ofrecieron de allí á poco. Porque habiendo
muerto por entonces el rey Jacobo de Inglaterra, no bien se halló en el
trono Carlos I, su primera diligencia fué acudir al agravio que de parte
de España tenía. Entró en tratos con Francia, Holanda, Saboya y
venecianos para humillar nuestro poder, y envió una armada de ochenta
bajeles con el conde de Lest por general, á que se apoderase de Cádiz y
Lisboa y las saquease, destruyendo los bajeles allí surtos y robando la
flota que debía venir de América aquel año y se estaba esperando. Á la
verdad no salieron como pensaba estos intentos. Llegó la armada al
frente de Lisboa, y hallándola bien prevenida, siguió navegando la
vuelta de Cádiz. Echó el inglés diez mil hombres en tierra: ganó la
torre del Puntal defendida de quince soldados solamente, y dándose ya
por dueño de todo, se encaminó á la ciudad con escuadrón formado. Salió
á escaramucear con él D. Fernando Girón, fuera de la muralla, con
seiscientos españoles, tan valerosos, que al primer acontecimiento
desbarataron la vanguardia británica, matándola más de ochocientos
hombres. Retiróse luego; pero como supiesen los contrarios que ya acudía
al socorro el duque de Medinasidonia, Capitán general de Andalucía, con
la nobleza y gente de las ciudades circunvecinas y algunos soldados, no
atreviéndose á mantener el campo, se embarcaron precipitadamente (1625)
apartando de las costas sus naves. Con esto, el rey Carlos I se dió por
vengado, y no volvió á hostilizarnos: poco después se labraron
conciertos que nos libertasen de aquel nuevo enemigo, aunque, á decir
verdad, más bien nos le quitó de encima la revolución que ya comenzaba á
rugir en Inglaterra. Hubo también la fortuna de que á los pocos días de
rota la armada inglesa llegase la armada de la Plata con diez y seis
millones en moneda, sin tropezar con las naves contrarias. Nueva ocasión
de soberbia y desvanecimiento para nuestra Corte. Creíase poderosa
porque tenía capitanes y soldados heroicos, y tomaba por fuerza y vigor
del Estado lo que no era más que virtud y aliento de algunos individuos.
No estaba lejano el tiempo en que á estos los fuese consumiendo la
guerra, y en que se viesen en toda su desnudez las flaquezas.

Continuaron aún en Italia los prósperos sucesos. Dejamos al duque de
Feria ocupando el territorio de la Valtelina, levantando fuertes para
mantenerla á nuestra devoción, y á los grisones, sus antiguos dueños,
pugnando por recobrar lo perdido con ayuda de los holandeses y del Rey
de Francia. De la importancia de aquel territorio para asegurar la
dominación española en Italia no había que dudar, y aun por eso ponían
más empeño en quitarlo de nuestras manos los contrarios. Firmóse un
tratado en Madrid en 1621, en el cual se estipuló la restitución de la
Valtelina á los grisones: mas nuestra Corte no quiso cumplirle. Hízose
otro convenio en Roma, donde se estipuló que los fuertes levantados allí
por los españoles se pondrían en poder del Papa, el cual los mandaría
arrasar en seguida, y entonces fué Francia, gobernada ya por Richelieu,
la que se negó á cumplir lo pactado. Así fué que los españoles
entregaron realmente los fuertes al marqués de Bagni, Comandante de las
tropas del Papa; pero un ejército francés, al mando del marqués de
Croeuvres, pasó la frontera no bien se habían retirado los nuestros, y
tomó posesión de ellos, bien por flaqueza, bien por connivencia con las
guarniciones pontificias, como se sospechó fundadamente. Al propio
tiempo el duque de Saboya y los venecianos, tan antiguos enemigos de
España, recelosos también ahora de nuestros intentos por la ocupación
de la Valtelina, se aunaron con los franceses.

Coaligóse el duque de Feria para desbaratar aquella liga con las
repúblicas de Génova y de Luca, y los duques de Parma, Módena y Toscana;
y de una y otra parte comenzaron al punto las hostilidades. El duque de
Feria envió á D. Gonzalo Fernández de Córdova, que después de la
victoria de Fleurus había pasado á ocupar de nuevo los fuertes que no
hubiesen tomado aún los franceses, visto cuán mal guardados estaban de
las tropas pontificias. Entraron los españoles en Chiavena. Hubo á sus
puertas varios combates, en los cuales señalaron los nuestros su
valentía, fortificándose y peleando de manera que durante año y medio
mantuvieron el puesto, sin que de allí pudiera desalojarlos el marqués
de Croeuvres, á pesar de la superioridad de sus fuerzas, hasta que ellos
mismos se salieron, ajustada la paz. Entre tanto, otro ejército francés
de diez mil hombres, al mando de los mariscales de Lesdiguières y de
Crequi (1625), entró en Italia: unióseles con el suyo el duque de
Saboya, y con veintisiete mil hombres que entre unos y otros contaban,
invadieron el Genovesado, tanto para llamar por allí la atención de
España, como para castigar á aquella república por la fiel amistad que
nos tenía. Confiaban tanto los enemigos en sus fuerzas, que llegaron á
hablar de repartirse el Milanés y el Genovesado. El éxito no
correspondió á tan soberbias esperanzas. El príncipe del Piamonte tomó á
Siena y sitió á Savona: su padre, el duque de Saboya, derrotó en batalla
campal al ejército combinado de Génova, Parma y Módena con pérdida de
mil muertos y setecientos prisioneros; y el condestable de
Lesdiguières, después de seis semanas de sitio, rindió la importante
plaza de Gavi. Estremecióse la república de Génova viendo ya al enemigo
casi á sus puertas, y por un momento se juzgó perdida. Pero el duque de
Feria, hábil capitán no menos que buen político, no era hombre que
descuidara por su parte las cosas. Con los pocos recursos que se le
enviaron de España juntó un ejército de veintiocho mil hombres, y entró
en el Monferrato para cortar las comunicaciones y aun la retirada del
enemigo. Cayó al punto el desaliento, compañero inseparable de las
privaciones en la gente francesa, y ya no se pensó más en su campo sino
en dejar la campaña con menor daño y afrenta.

Á dicha entró entonces el marqués de Santa Cruz con su armada dentro del
puerto de Génova, limpiando de enemigos toda la Liguria marítima, y
alentados los republicanos con este socorro, salieron de sus muros y
recobraron todas las plazas que habían perdido, obligando también al
príncipe del Piamonte á levantar el sitio que tenía puesto á Savona. Y
desordenados del todo los franceses con tales sucesos, repasaron los
Alpes con no poca lesión de su orgullo. Pero no tardaron en volver al
socorro de Verrua. Tenía sitiada aquella plaza D. Gonzalo Fernández de
Córdova, y debajo de ella abrigaba el duque de Saboya el resto de su
ejército, metidos en fortísimos retrincheramientos. El forzar la plaza y
los retrincheramientos era muy difícil empresa; pero con todo eso no se
hubiera malogrado á no sobrevenir inopinados accidentes. Inundó el Pó
los campos vecinos de la plaza, y obligó á los españoles á abandonar sus
trincheras. Y en esto llegaron los franceses mandados por Lesdiguières,
Crequi y el mariscal de Vignoles, y aprovechándose de tales
circunstancias tomaron por asalto varios reductos donde apoyaban sus
líneas los españoles. Recobráronlos éstos con mucho valor, pero no fué
ya posible continuar el sitio, socorrida la plaza. Negociábase en tanto
entre nuestra Corte y la de Francia sin llegar muchos meses á concierto,
y era extraño de ver cómo entrambas naciones se hacían guerras y
trataban de paces, sin considerarse por eso como enemigas. Aun llegó á
acontecer que habiendo apresado los franceses tres naves españolas que
iban con socorros á Génova, navegando bajo el seguro de la paz á lo
largo de sus costas, ordenó el Rey de España que los bienes de los
comerciantes de aquella nación fueran confiscados en todos sus dominios;
medida á la cual respondió el de Francia confiscando en sus Estados las
haciendas y mercaderías de todos los españoles, portugueses, lombardos,
napolitanos y genoveses.

Y, sin embargo, ni España ni Francia se consideraban en estado de
guerra. Las últimas ventajas ganadas por los españoles trajeron al fin
moderadas pretensiones á los contrarios, y así se ajustó el tratado que
se llamó de Monzón (1626), en el cual quedó reconocida la libertad de la
Valtelina, que pudo en adelante elegir magistrados y disponer de todas
sus cosas sin más obligación que pagar un razonable tributo y reconocer
como soberanos á los grisones. No le salieron bien á la liga
franco-italiana sus intentos, porque dado que la Valtelina no quedara en
poder de nuestra Nación, todavía era de gran utilidad para nosotros el
verla poseída por católicos y tan agradecidos al favor de España.

Pero ni Venecia ni Saboya podían nada solas, y á Francia la obligó á
ceder la necesidad, porque á la sazón ardía toda en guerras civiles
entre el Rey y sus vasallos protestantes. Era la Rochela el refugio y
guarida del protestantismo francés, y para desarraigarlo y exterminarlo
parecía preciso rendir aquella plaza, empresa difícil por ser ella
fuerte de suyo, y porque los ingleses no dejaban de socorrerla con sus
armadas. Había también serios disgustos por entonces entre Luis XIII y
Carlos I de Inglaterra á causa del infeliz matrimonio de éste con la
princesa Enriqueta, hermana del Rey de Francia; cosa que más animaba al
inglés á dar ayuda á los rebeldes franceses. España, no bien satisfecha
de Inglaterra desde la empresa de Cádiz, se ofreció á hacer alianza con
el Monarca francés para vengar las mutuas injurias en formal guerra. No
aceptó Luis XIII, porque quería excusar en lo posible los empeños con
Inglaterra á fin de que, lejos de aumentar sus esfuerzos contra él, se
apartase del mantenimiento y defensa de la Rochela; mas como viese á los
bajeles ingleses á la boca de aquel puerto impidiendo á los suyos que lo
bloqueasen, solicitó al fin, con muchas instancias de nuestra Corte, que
enviase en su ayuda una armada. Oyó bien la propuesta Olivares, y
previniendo costosamente la del Océano, que mandaba el hábil general D.
Fadrique de Toledo, la envió á aquellos mares, bien que no fuese ya de
efecto, porque por lo avanzado del invierno las escuadras inglesas
estaban recogidas en sus puertos, y el Rey de Francia traía puestos á
los de la Rochela en el extremo de rendirse; con que al poco tiempo
tornaron los bajeles á anclar en nuestras costas. Hubo aduladores del
favorito que celebrasen la jornada; mas cierto que nada se ha hecho más
infeliz.

Estábase esperando la flota de América, que era el único recurso con que
contaba la Monarquía para atender á sus inmensos apuros de dinero;
sabíase que los holandeses la acechaban cuidadosamente para apoderarse
de ella, y en lugar de enviar la armada á buscarla y traerla segura á
nuestros puertos, se concertó aquella expedición inútil que, dejando sin
defensa nuestros mares, dió ocasión fácil á que lograsen los enemigos su
intento, apoderándose de la flota (1627) y de los cuantiosos caudales
que traía, no lejos de las Islas Terceras. Además, sucedió, como sucede
en todas las resoluciones mal imaginadas y ejecutadas, que ni los
franceses quedaron con agradecimiento, ni nosotros con ventaja.
Murmuraron que la armada se había enviado lentamente con todo intento
para que llegase tarde el socorro; y á la par los españoles comenzaron á
decir, por su parte, que el ministro francés, Richelieu, no solicitó la
armada si no para que, sobreviniendo el invierno, se destrozase en
aquellos mares del Norte tan procelosos, haciéndonos este daño, ya que
otros no le consentían las circunstancias. Quizás fuera más acertado en
los nuestros el decir que con esta traza burló la escasa previsión del
Conde-Duque, y atendió á privarnos de los caudales que venían de
América. De todas suertes, aquella expedición parece injustificable á
los ojos del recto juicio, porque á España no la convenía, por cierto,
que la Francia se desembarazase de las guerras civiles, sino más bien
que se entretuviese con ellas, y era imbécil contradicción el ayudar
allí á Luis XIII contra sus súbditos, cuando, por otra parte, no se
escasearon los manejos y el dinero á fin de lograr de éstos que aquí y
allá promoviesen sediciones. Cabalmente, por el propio tiempo se
abrieron tratos para ello con el duque de Rohan, caudillo de los
descontentos franceses, si no bien conocidos, no tan obscuros que no
haya razonables sospechas de que los hubo. Ni tardó España en recibir la
recompensa del auxilio que había dado á tanta costa á Luis XIII contra
los de la Rochela. Por aquellos mismos días ajustó aquel Monarca un
tratado con Holanda, donde se comprometió á pagarles gruesos subsidios
con tal que mantuviesen viva la guerra contra España. Y no tardó en
presentársele ocasión de mostrar más y más la mala voluntad que nos
tenía.

Habíase entrometido el conde de Olivares en otra cuestión en Italia, que
tuvo menos favorables resultas que aquella de la Valtelina, con motivo
de la sucesión del Ducado de Mantua. Pretendíanla el conde de Nevers
para su hijo primogénito, y César Gonzaga, duque de Guastalla, protegido
del Emperador. Cuál de los dos compitiese con más derecho es cosa que no
importa á nuestro propósito; porque, aunque aparentase Olivares la parte
del Emperador, no hay duda que su verdadero intento era tomar para
España lo mejor del territorio disputado. Dícese que ajustó para ello un
tratado con el duque de Saboya estipulando la reaparición del Monferrato
entre aquel Príncipe y España. El caso es que el Saboyano se puso de
nuestra parte en aquella ocasión, ó bien por el cebo de la ganancia, ó
porque con las anteriores derrotas creyese débiles para defender su
partido á los franceses. Y ello fué que á los principios, no rendida aún
la Rochela, hallaron el conde de Olivares y el duque de Saboya poco
estorbo á sus intentos.

Habíase quitado poco antes el gobierno de Milán al duque de Feria por
trazas de D. Gonzalo de Córdova, que quería sucederle, y lo logró en
efecto. Este General entró con el Ejército de España en el Monferrato y
se puso delante del Casal, la más importante de sus plazas, mientras los
saboyanos tomaban (1628) á Pontestura, Niza de la Palla y Alba. Al punto
el de Nevers pidió ayuda á Francia, que no pudo darle otra si no el
permiso de reclutar soldados en sus tierras; mas el Ejército así
levantado y compuesto de cerca de diez y seis mil hombres, al mando del
marqués de Uxelles, se dispersó al paso de los Alpes, sin llegar á poner
el pie en Italia. Con esto amenazaron ruina por un momento las cosas de
aquel Príncipe. Pero no bien libre del embarazo de la Rochela encaminó
Richelieu á Italia el ejército que había llevado á cabo la conquista,
persuadiendo al rey Luis XIII que él en persona fuera á mandarle, como
si se tratase de la salvación de su reino. Súpolo Olivares, y no fiando
ya tan grande empeño de D. Gonzalo de Córdova, aunque tan probado en
valor y militar experiencia, determinó reemplazarle por el más hábil,
sin duda, de nuestros capitanes, que era Ambrosio de Spínola, marqués de
Spínola y de los Balbases, el cual con tanto acierto y fortuna, como
antes hemos visto, estaba gobernando los ejércitos de Flandes. Envióle
órdenes para que dejara aparte aquella guerra y encomendándola á manos
menos expertas, acudiese él á Italia. No quiso Spínola ir allá sin pasar
antes por Madrid, donde pidió dineros para hacer la guerra con mejor
fortuna que en Flandes, y título de Vicario ó Gobernador absoluto de
aquellas provincias y ejércitos, para que en España con consultas,
informes y dilaciones no se estorbasen sus propósitos. Todo se le
ofreció; pero luego en nada de ello se vió cumplimiento, y aquel ilustre
capitán halló en Italia la misma imposibilidad que en Flandes para
humillar á nuestros enemigos.

Había comenzado las hostilidades el francés por exigir al duque de
Saboya que diese paso á su ejército para el Monferrato, donde Casal se
miraba reducida al último apuro; y como éste no le contestase sino
ambiguas palabras, determinó fiar el propósito á las manos. Las
gargantas de Suza, que era por donde mejor podían entrar en Italia los
franceses, estaban defendidas por tres recintos de fortificación y
algunos reductos, que guarnecían dos mil setecientos saboyanos mandados
por el mismo Duque y príncipe del Piamonte, su hijo. Llegaron delante de
ellas los franceses: acometieron el primer recinto los mariscales de
Crequi y de Basompière, y lo ganaron fácilmente, por no defenderlo como
debieran los saboyanos. Los otros dos recintos fueron luego abandonados
sin resistencia alguna. La rota de los saboyanos pareció completa, y los
franceses fueron con tal ímpetu tras ellos, que hicieron prisioneros al
mayor número, y tuvieron ya casi entre sus manos al Duque y á su hijo.
Entonces fué famoso el hecho de un capitán español, que á dicha se
hallaba entre los saboyanos, el cual, recogiendo algunos soldados, dió
cara á los franceses y detuvo á todo el ejército, lo bastante para que
el Duque y su hijo se pusiesen en salvo.

Los franceses entraron en seguida en Suza, y el Duque se apresuró á
ajustar paces con el vencedor, temiendo ya mayores daños: evacuó las
plazas que había ocupado en el Monferrato, y abrió los Alpes á los
franceses. Con esto D. Gonzalo de Córdova, que gobernaba todavía á los
nuestros, porque aún no era llegado Spínola, hubo de levantar el cerco
del Casal, culpado de tibio y poco diestro en los ataques, y los
franceses, logrado su objeto, repasaron los Alpes, dejando en resguardo
de aquella plaza un Cuerpo de tres mil quinientos hombres á las órdenes
de Toiras, capitán famoso por la constancia con que defendió la isla de
Rhé en la guerra contra los rocheleses. Firmóse en seguida un tratado
que se llamó de Suza, entre los caudillos de los ejércitos beligerantes,
por el cual se estipularon condiciones ventajosas al de Nevers y á
Francia; mas no fué de efecto alguno, porque habiendo llegado Spínola á
Italia, contando con su superior talento y fortuna, se determinó el
comenzar de nuevo las hostilidades. Envió para ello el Emperador dos
ejércitos á las órdenes de los condes de Merode y de Colalto: el uno á
invadir la Valtelina, el otro á conquistar el Mantuano, mientras que los
españoles se posesionaban de nuevo del Monferrato. Y el duque de Saboya,
viendo tan mejorada la parte de España y Austria, tornó á declararse por
nosotros, y se puso otra vez en campo.

Así la guerra comenzó nuevamente como si nada se hubiese pactado. Verdad
es que el concierto de Suza, mirado como vergonzoso en España y en el
Imperio, no fué ratificado, mas siempre es de notar la perfidia
diplomática de aquellos tiempos, porque así se hacían tratados, como se
rompían, sin otro norte que la conveniencia y el interés del momento.
Richelieu, que era el más pérfido de todos los diplomáticos, irritado
ahora con las Potencias aliadas contra el Mantuano, se determinó á pasar
él mismo á Italia mandando un ejército. Púsose delante de Pignerol,
plaza importante de la frontera de Saboya (1630), y la tomó en dos días.
Spínola, Colalto y el duque de Saboya reunieron sus fuerzas al saberlo,
para defender la línea del Pó, y detuvieron sus pasos, obligándole á
volverse á Francia. Pero no tardó en volver con el Rey mismo, y los
Generales franceses conquistaron en poco más de un mes toda la Saboya,
derrotando en Javennes al príncipe del Piamonte que mandaba las tropas
saboyanas é imperiales con horrible destrozo y mucha presa de armas y
banderas. Causó el dolor la muerte al duque de Saboya, Carlos Manuel,
hombre de larga y azarosa vida, que no hubo perfidia que no hiciese, ni
hazaña que le espantase, para echar de Italia á los extranjeros y
ponerla toda bajo su mano.

No en todas partes era tan desdichada la guerra: Felipe Spínola, hijo de
Ambrosio, se apoderó de Acqui, Ponzone, Roque-Vignal y Niza de la Palla,
y el padre ganó á Pontestuna y Rosignano, y cercó de nuevo á Casal.
Toiras, que la defendía, hizo algunas salidas contra los nuestros con
poca fortuna, y en una de ellas fué completamente derrotado, de suerte
que no volvió á salir de los muros de la ciudad. Pero en tanto el
ejército francés continuaba su marcha en demanda del Casal para levantar
el cerco. Llegaron delante del puente de Cariñán, defendido de tropas
saboyanas y españolas, donde se hallaba Felipe de Spínola y estaba
bastante fortificado; mas el ataque de los franceses fué impetuoso y la
defensa flaca, con que pareció vergonzoso al paso que lograron aquéllos.
No supo resistir el valeroso Ambrosio de Spínola á la pena de aquel
suceso; preguntó si su hijo quedaba muerto, herido ó prisionero, y
respondiéndole que no, perdió el juicio, no dijo ya palabra más, y
postrado en la cama murió «de los que no osaron morir», según la frase
elocuente de un autor contemporáneo. Singular muerte, que coronó
dignamente la vida de tan gran capitán, uno de los mejores de aquel
siglo, en que los hubo muy grandes.

Vino á sucederle el marqués de Santa Cruz, don Alvaro de Bazán, que pasó
con larga experiencia de mar á estrenarse sin alguna en los ejércitos de
tierra, y debajo de su mando se continuó el sitio del Casal. Habían
rendido los imperiales á Mantua á pesar del socorro de los venecianos,
poniendo en fuga al ejército de éstos, no lejos de Villabona, doble en
número y fuerzas. Junto ahora el ejército del marqués de Santa Cruz con
el del marqués de Colalto, eran superiores al enemigo que ya delante de
las líneas del Casal intentaba el socorro: de suerte que con esperanzas
de destruirlos, pedían á voces los nuestros que se empeñase la batalla.
Iban á cumplirse sus votos, cuando mediando el famoso Julio Mazzarino,
Nuncio del Papa, que comenzaba entonces su larga carrera, se ajustó una
tregua y suspensión de armas entre nuestros Generales y los contrarios,
censuradísima de los mejores capitanes y soldados españoles é
imperiales, que juzgaban que con ella se les quitaba de las manos
gloriosa victoria y presa segura; tregua á que siguió muy luego la paz
que ya todos anhelaban, espantado el Emperador con las victorias de
Gustavo Adolfo, la España falta de dinero con que continuar la guerra,
y la Francia amagada de nuevas guerras civiles. Firmóse primero en
Ratisbona, y como se ofreciesen algunas dificultades, se hicieron aún en
Quierasco dos tratados, que pusieron un término á la contienda. Ninguna
de las potencias beligerantes quedó satisfecha, aceptándolos todas ellas
por fuerza; pero es indudable que los franceses obtuvieron considerables
ventajas. Quedó Mantua por el conde de Nevers, su protegido, aunque
reconociendo el feudo del Emperador, y el duque de Saboya, aunque sin
conocimiento de España ni del Imperio, les dió la importante plaza de
Pignerol, que dejaba abiertas á sus armas las puertas de Italia.
Prestóse á esto el nuevo duque de Saboya, porque Francia se comprometió
por su parte á hacer que se le cediesen la ciudad de Alba y otras
pertenencias del Monferrato en los tratados pendientes á título de
indemnización por los derechos que pretendía tener á aquel Estado,
promesa á la verdad no bien cumplida: solamente España nada ganó en una
guerra en la cual había hecho no pequeños gastos y sacrificios.

No había sido por cierto de los menores el sacar de Flandes á Ambrosio
de Spínola, porque, aprovechándose de su ausencia los holandeses y de la
ineptitud del conde de Berg, flamenco de nación, á cuyo cargo quedó el
ejército, lograron sobre España grandes ventajas. Sorprendieron á Wesel,
que estaba á la sazón muy bien guarnecida y fortificada, sin que les
costase más que diez hombres la empresa; y de resultas de esta desgracia
hubo que abandonar á Amesfort, desde donde los nuestros traían puesto en
contribución el país hasta las mismas puertas de Amsterdam, dejando
también el sitio ya bien adelantado de Haltem, para poner de nuevo el
Issel entre nuestras banderas y las enemigas. Á la par con esto el
príncipe de Orange sitió á Boduch, tantas veces perdida y recobrada por
los españoles, ayudado de un cuerpo de tropas francesas que, al mando
del mariscal de Chatillón, servía en Holanda, con permiso de su Rey.
Resistió la guarnición cuatro meses y medio, pensando que sería
socorrida; pero viendo que el de Berg no venía, tuvo que darse á
partido.

Tal andaban por allí nuestras cosas, entre tanto que en Italia dejábamos
que nuestra antigua superioridad se olvidase con el tratado de Quierasco
que acabamos de mencionar, y que la mar, no más favorable que la tierra
por aquellos días, pusiese en mano de los holandeses, envalentonados con
la prosperidad de sus armas, la flota de Méjico, que quemaron después de
trasladar á sus naves ocho millones que traía. Apoderáronse también los
holandeses de Pernambuco, en el Brasil, no obstante la esforzada defensa
de D. Martín de Albuquerque, que allí mandaba con poca gente y armas.

Mas fuerza será que ahora principalmente nos fijemos en las orillas del
Rhin, donde más que en ninguna parte hallaba ocupación y cuidado la
Corte de España. El emperador Fernando II, vencedor del elector Palatino
y luego Rey de Dinamarca, que vino en su ayuda con alguno de los
príncipes protestantes del Imperio, había hecho sentir su triunfo más de
lo que fuera justo. Exasperados con esto los protestantes formaron una
liga llamada de _Leipzig_ para resistir y oponerse á sus violencias, y
como al propio tiempo moviesen guerra al Emperador los suecos con su
gran rey Gustavo Adolfo, se formaron entre unos y otros terribles
conciertos, que desde luego dejaron esperar efectos desastrosos para el
Imperio. Entonces Fernando II imploró más vivamente que nunca el auxilio
de España: decíase que Fernando obraba en todo á impulsos de nuestra
política; que en su enemiga á los protestantes no pensaba más que en
verlos aniquilados por todas partes; y verdaderamente España daba hartos
motivos para que semejante opinión se acreditase.

Ya hemos dicho que en nuestro concepto no era solamente celo católico lo
que movía á nuestra Corte, sino que con él se juntaban graves conciertos
políticos á que la lealtad española no quería faltar, aunque viese ya de
seguro que no habrían de proporcionarle ventajas, obrando de consuno
para precipitarla en los mayores extremos. Aconteció que en los mayores
apuros pasados el Emperador se hallase también en grande aprieto, porque
tenía sobre sí al Rey de Dinamarca y los Príncipes protestantes con él
coaligados. Escribió el Emperador á nuestra Corte pidiendo recursos, y
entonces fué cuando del dinero que acababa de dar el reino con tanto
trabajo y sacrificio para el objeto de levantar y mantener ejército que
defendiese nuestras fronteras, se le enviaron trescientos mil ducados y
cien mil más á su fiel amigo el duque de Baviera. Y esto á la par que de
nuestros soldados que tanta falta hacían en Flandes, se distraía no
pequeño número para guarnecer las plazas del Imperio y pelear contra sus
enemigos. Ahora, con la invasión de Gustavo Adolfo y la Liga protestante
de Leipzig fueron naturalmente mayores las exigencias y mayores los
sacrificios. Era aquel Monarca famoso ya por sus victorias en las
orillas del mar Báltico; irritado contra el Emperador, que había dado
auxilios á la Polonia contra él faltando á la fe de los tratados, y
luego había despedido desdeñosamente á sus embajadores, lleno de
ambición y de amor á la gloria, fiado en su espada y en su fortuna, se
determinó á invadir el Imperio. Contribuyó no poco á persuadirle á ello
el ministro francés Richelieu, que veía en él un enemigo temible para la
casa de Austria: no hubo intrigas, ni consejos, ni ofrecimientos de que
no se valiese, y al fin hizo con él verdadera y completa alianza en
1631, dándole crecidos subsidios para mantener la guerra. Halló también
Gustavo amigos y aliados en los Príncipes protestantes. Y con esto y su
ejército, que aunque no pasaba de quince mil hombres, era hermosísimo y
temible por la disciplina y valor tantas veces experimentados, consiguió
destruir en Leipzig los ejércitos del Imperio y enseñorearse luego de
mucha Alemania. Espantadas y previendo que los suecos llegarían á sus
puertas, las ciudades católicas del Rhin que no las tenían, pidieron y
obtuvieron guarniciones españolas, y algunos escuadrones más de los
nuestros pasaron á Flandes á recorrer aquellas orillas.

No tardó en presentarse en ellas Gustavo Adolfo. Púsose primero delante
de Maguncia, ciudad importantísima y señora de toda la comarca, por lo
cual tenía dentro dos mil soldados españoles que mandaba D. Felipe de
Silva; pero no era posible sin pasar el Rhin formalizar el sitio, y
aunque intentó hacerlo por Cassel, halló tan bien defendido el paso de
los españoles que no pudo lograrlo. Entonces tomó el camino de Berg para
buscar punto por donde lograr sin estorbo su intento. Tenían guardados
los españoles los pasos, y no hubiera podido llevar á ejecución su
intento á no ser tanta su temeridad y la de sus soldados. Pasó él mismo
cierto día con una barca á reconocer la orilla que ocupaban los
nuestros, donde, acometido, estuvo á punto de ser preso, y aún lo fuera,
sin duda alguna, á saberse quién era; mas como no pudo escapar, vuelto á
su campo, escogió trescientos hombres, los más valientes del ejército, y
al mando del conde de Brahe los envió en dos barcas á que tomasen pie en
la ribera opuesta. Acudieron á ellos los españoles, y hubo un combate
encarnizado y terrible, durante el cual pasó el Rey con doblado número
de gente; y los nuestros, ya inferiores, dejando muchos muertos en el
campo, tuvieron que meterse en Maguncia. Dió Gustavo Adolfo tanta
importancia á esta victoria, que levantó una columna en el campo para
que la perpetuase. En seguida fué sobre Oppenheim para quedar
desembarazado de estorbos antes de formalizar el cerco de Maguncia.
Había dentro de aquella plaza no más que quinientos españoles, los
cuales, entrada por asalto, pagaron todos con la vida el obstinado valor
con que se defendieron. Maguncia entonces fué inmediatamente acometida,
poniéndose á la orilla izquierda del Rhin los suecos, mientras el
landgrave de Hesse Cassel ocupaba la orilla derecha para impedir los
socorros. Defendiéronse los nuestros, aunque sin esperanzas algunas de
obtenerlos por espacio de cuatro días, haciendo grande estrago en los
contrarios; pero las fortificaciones no eran muy robustas, y no tardaron
en ver la brecha abierta y en disposición de ser asaltada, con que les
fué preciso capitular bajo honrosos partidos. Rendida Maguncia,
apoderáronse fácilmente los suecos de otros lugares, y pronto de las
plazas del Palatinado no quedó más que Franckenthal en poder de los
españoles. Cerca de esta plaza derrotaron aún los suecos algunas
compañías nuestras que iban de Flandes al socorro. Tras esto se
derramaron por ambas orillas del Rhin, ahuyentando fácilmente las
partidas y destacamentos de españoles que las guardaban (1632),
ayudándoles no poco en todo esto al decir de los historiadores alemanes,
el rigor de la estación, que enflaquecía á los nuestros y no estorbaba
en nada sus operaciones, como gente acostumbrada á más duro clima.

Ni pararon aquí los daños de aquel rigor de clima; mayores los padecimos
poco después. Porque irritada nuestra Corte contra los suecos, á la par
que importunada de los ruegos del Emperador, dió orden al duque de
Feria, Suárez de Figueroa (1635), que de nuevo gobernaba el Milanés,
para que dejando aquel Estado al cardenal Infante D. Fernando, hermano
del Rey, levantase un ejército y viniese con él á defender la Alsacia de
los suecos. Púsolo por obra el de Feria con actividad suma, y reuniendo
hasta catorce mil hombres italianos con algunos oficiales españoles,
pasó á Baviera y de allí á la Alsacia. Comenzó la campaña forzando á los
enemigos á levantar el sitio de Brissac, plaza importantísima y cuya
pérdida se tenía ya por cierta, y luego con no menor fortuna recobró á
Baldelsult, Lucemburg, Rienfert, Rutagran, y los echó de toda la Alsacia
obligando á huir al Rhingrave Oton Luis, que campaba triunfante por
aquel lado con las armas protestantes. Mas no se hicieron esperar mucho
los suecos, y acudiendo al opósito bajo las órdenes de Gustavo de Horn y
de Bickenfeld y en número muy superior al de los nuestros, hubo que
disponer la retirada. Aquí fué la desdicha, porque sobreviniendo los
grandes fríos del invierno, no pudo soportar la gente italiana, hecha á
mejor clima, las marchas y operaciones, y casi toda pereció sin pelear.
Fué tanto el dolor del hábil y pundonoroso General al verse sin
ejército, que aunque no podía atribuírsele alguna culpa, murió de
pesadumbre. ¡Pundonor extraordinario, el que todavía mostraban nuestros
capitanes!

Mientras esto pasaba del lado allá del Rhin, del lado de acá en las
provincias regadas por sus poderosos brazos, con nombre también de ríos,
dejábanse sentir nuevos descalabros. No había dejado el archiduque
Alberto sucesión de su matrimonio. Era desgracia para nosotros su
muerte, por ser el Archiduque buen capitán y hábil administrador, y
porque los flamencos, viendo en él á su señor natural, con mejor
voluntad le servían que á los españoles y á la misma Infanta. Y con la
falta de éste y de Ambrosio Spínola y la ineptitud probada del conde de
Berg, que mandaba el ejército, fueron las cosas de la guerra cada día de
mal en peor por aquella parte. Al fin la Infanta, llena de disgusto y
afanes, y creyendo interesar con esto más al Rey de España para que
enviase auxilios con qué continuar la guerra, se determinó á renunciar
la soberanía devolviéndola al Rey de España.

Admitió Felipe IV el partido, anticipándose sólo aquella carga, porque á
la verdad, muerta sin sucesión la Infanta, habría venido de todas
suertes á sus brazos. Pero ni antes ni después era prudencia que España
echase sobre sí el costoso mantenimiento de aquellas provincias tan
discretamente abandonadas por Felipe II, donde tanta sangre y tesoros
se consumían en balde. Alegábase en favor de esto una razón de algún
peso, y era que importaba retener á nuestros enemigos en aquel país
extraño al cabo, y lleno de plazas fuertes y defensas naturales, á fin
de que convirtiendo todas sus fuerzas contra nuestras fronteras, no
peligrasen las provincias septentrionales de la Península. Los
acontecimientos mostraron que nuestros enemigos, no por lo de Flandes
dejaban tranquilas nuestras fronteras, y que aquella razón plausible á
tener bastantes soldados y capitanes para mantener la guerra en ambas
partes, no lo era en modo alguno cuando no los había por la despoblación
y pobreza para guarnecer nuestras fortalezas. No dejaría quizás de
tenerse en cuenta la cesión del Austria occidental á nuestra corona,
antes pactada, que podría abrir por aquellas provincias segura
comunicación entre Italia y Flandes, cosa que hubiera hecho sin duda
mucho más fácil nuestra dominación en ambos países. Pero los
acontecimientos mostraban ya por demás que tal cesión no se llevaría á
cabo por falta de poder para merecerla y recabarla y era locura fiar en
ella. En todo la falta principal de nuestra Corte era el equivocar las
acciones. Acontecía de esta manera que las ideas más grandes y más
profundamente políticas, aprendidas en la escuela insigne de Fernando el
Católico y de Felipe II, eran las más fatales para la Monarquía. Quedó
en Flandes la infanta Isabel Clara por gobernadora, y lo fué hasta su
muerte.

Mas no bien supieron los flamencos que dejaban de ser independientes
volviendo á entrar en el dominio de España, quejosos é indignados
comenzaron á tramar conspiraciones. Púsose al frente de ellas el mismo
conde de Berg que gobernaba á la sazón los ejércitos, con el propósito
de hacer de aquellas provincias una república como la de Holanda. La
conspiración se frustró porque el conde de Archost, noble señor
flamenco, lo reveló todo á la Archiduquesa; mas no quiso decir, por más
instancias que se le hicieron, los nombres de los conjurados. Con todo
el de Berg, harto sospechoso ya, fué separado del mando, y en su lugar
entró el marqués de Santa Cruz, llamado de Italia. Poco faltó para que
todo se perdiese. Mientras duraban los tratos y la trama de rebelión,
entró el príncipe de Orange en la provincia de Güeldres, y se apoderó de
Venlóo en sesenta horas, y dos días después de Ruremunda con no mayor
dificultad. En seguida se puso delante de Maestrick. Defendióse
obstinadamente la plaza, y dió tiempo á que se tomasen las
determinaciones que lo estrecho del caso requería. Vino de Alemania el
conde Godofredo Enrique de Papenheim, ferocísimo soldado y uno de los
mejores capitanes del Emperador, al frente de un ejército de veinte mil
hombres, para socorrer á la Infanta gobernadora, y unido con el marqués
de Santa Cruz, puesto ya al frente de las armas españolas, acudieron
ambos á socorrer á Maestrick. Delante de aquella plaza se libró un
combate (1632), que debió tener provechosas resultas, según el número y
valor de los nuestros, y no las tuvo sino fatales. Determinóse atacar en
sus trincheras al ejército del Príncipe de Orange, hecho al cual debían
concurrir los imperiales y los españoles; pero divididos en pareceres, ó
celosos uno de otro, el conde de Papenheim y el marqués de Santa Cruz,
dejó éste á aquél torpemente que acometiese solo con sus tropas, de modo
que fué rechazado, dejando dos mil hombres en el campo. Maestrick se
rindió á consecuencia de esta batalla dos meses después de sitiada.
Papenheim con sus soldados se volvió á Alemania lleno de ira, y el
vencedor tomó en seguida á Limburgo, á Orsoy y á Vère, sin hallar apenas
resistencia. Señalábase públicamente como causa principal de tales
pérdidas al marqués de Santa Cruz, que dado al juego y los placeres no
ponía atención en las cosas de la guerra; además que no había mostrado
nunca mucha aptitud para mandar ejércitos.

Apartóle la Infanta del mando, y como no hubiese allí hombre de bastante
autoridad para tomarlo en su lugar, al fin se adoptó para remediar el
mal un pésimo partido, que fué distribuirle entre cuatro Maeses de campo
generales, que eran el duque de Lerma, nieto del famoso ministro, D.
Carlos Coloma, D. Gonzalo Fernández de Córdova y el marqués de Aytona,
de los cuales cada uno le ejercía una semana. Pronto se vió que con esta
disposición extraña, antes se embrollaban y empescían que no se
mejoraban las cosas. Equipóse á mucha costa una escuadra de noventa
velas, y al mando del conde Juan de Nassau se la destinó á cortar las
comunicaciones entre Holanda y Zelanda, rindiendo las islas pequeñas de
aquel mar. Pero atacada por los holandeses entre Vianen y Sttaueinse, de
las noventa naves setenta y seis fueron apresadas y las demás echadas á
pique, no salvándose más que once de cinco mil seiscientos hombres que
la tripulaban. Estaba equipada apresuradamente y con poco conocimiento,
de manera que ni eran buenos los bajeles ni las tripulaciones
ejercitadas.

Al saber tales desastres nuestra Corte, tan poco oportuna para comenzar
las guerras como para terminarlas, entró en deseos de paz ó nuevas
treguas con los holandeses. Moviéronse tratos y se continuaron en La
Haya por algunos meses, á punto que se creyó que llegarían á buen
término. Pero las intrigas de Richelieu, que quería mantener allí
ocupadas las fuerzas de España, mientras él maduraba las grandes
empresas que traía en la mente, lograron al cabo romper los tratos. En
el entretanto el príncipe de Orange rindió á Rimberg en diez y seis días
de sitio, plaza que más de una vez hemos visto ya ganada y perdida por
los españoles, y abrió trincheras delante de aquella Breda, tan
costosamente adquirida. La Infanta gobernadora y la Corte de España no
sabían acudir al reparo de estas cosas sino mudando las cabezas del
ejército. El marqués de Santa Cruz había vuelto ya á España, donde halló
recompensa á sus derrotas con el empleo de mayordomo mayor del Rey, que
se le dió, aunque no volvió más á hallarse en ejércitos de tierra. Y
dejando ahora el mando semanal de los Generales, entró solo á
desempeñarlo algunos días el duque de Lerma. Dió éste alguna muestra de
sí con la toma de Stevenswert, isla del Mosa, no poco importante, la
cual ganó pasando á caballo el río con sus soldados; mas no tardó en
sucederle el marqués de Aytona, D. Gastón de Moncada, antes Embajador en
el Imperio y Capitán general de Aragón, en aquel mando. Sitió el nuevo
General á Maestrick y se mantuvo dos meses delante de la plaza, hasta
que con noticia del apuro en que á Breda traía puesta el de Orange, se
levantó de allí para ir al socorro. No se atrevió á aguardarle el
príncipe de Orange y alzó sin pelear el campo.

En esto murió la Infanta gobernadora Doña Isabel Clara Eugenia, ya de
edad muy avanzada, llorada por sus virtudes y buen deseo de sus antiguos
vasallos y de los españoles, y el marqués de Aytona unió interinamente
con el de las armas, que ya tenía, el gobierno de todas las cosas del
Estado (1633). Durante el tiempo que estuvo en él, que no fué mucho,
entró Aytona en negociaciones con el príncipe Gastón de Orleans y con la
reina María de Médicis, que había venido á aquellos Estados huyendo de
la persecución de Richelieu. El objeto era que el Príncipe francés
levantase con dinero de España un ejército de franceses y alemanes y
entrase por él en Francia por una parte, mientras los españoles invadían
por otra el territorio, repartiéndose las conquistas. Era Gastón de
Orleans uno de los hombres más pérfidos de su siglo, y María Médicis
pecaba no poco de inconstante. Bien pronto se supo que Gastón mantenía
tratos á la par que con España con Richelieu, y él y la Reina salieron
de Flandes sin que surtiese efecto el tratado. Ni dejó Aytona el mando
sin lograr otra ventaja importante, y fué que la plaza de Filisbourg,
que los Generales suecos habían conquistado y puesto en son de depósito
en manos de franceses, viniese á poder de los nuestros por sorpresa.
Pero poco después el conde de Fontainay, Maestre de campo general, que
embistió valerosamente á Fort Philippine, á cuya defensa estaban los
holandeses, no pudo alcanzar su rendición, y con tales ventajas y
reveses, veíase claramente que todo se perdía, á no acudir eficazmente
al remedio. Por lo mismo desde la muerte de la infanta Clara Eugenia se
estaba tratando de enviar allá persona de autoridad que ocupase el
puesto.

Fijáronse los ojos de todos desde la muerte de la Infanta Doña Isabel
Clara Eugenia en el Cardenal infante don Fernando. Era éste el menor de
los tres hijos varones que habían quedado de Felipe III, Cardenal y
Arzobispo de Toledo desde sus primeros años, y de todos el de más valer,
aunque el segundo, D. Carlos, también alcanzó crédito de valeroso y
discreto. La muerte temprana de D. Carlos le dejó á solas entregado á
los recelos del Conde-Duque, que de uno y otro hermano había desconfiado
siempre mucho, procurando, como en otro lugar dejamos dicho,
indisponerlos con el Rey. No obstante éste que era de generoso ánimo,
aunque licencioso é indolente, no dejó nunca de parecer buen hermano. En
las Cortes de Barcelona de 1632 le vimos ya á D. Fernando ocupando el
lugar del rey D. Felipe: luego quedó allí de Virrey por algún tiempo,
mostrándose hábil y celoso, al propio tiempo que firme y severo, porque
habiendo pretendido cubrirse delante de su autoridad los concelleres de
Barcelona, no pudieron conseguirlo por más instancias que hicieron: cosa
que á la verdad acrecentó el enojo que entonces comenzaba de los
catalanes. Desde este virreinato pasó á Italia con ánimo ya de que le
sirviese de puente para Flandes; allí consiguió que se concertasen la
República de Génova y el duque de Saboya, cortando por entonces un
rompimiento funesto para la paz de Italia. Y hecha ya experiencia de su
persona y calidades con tales empleos, se determinó al fin enviarlo al
gobierno de Flandes (1634).

Pudiérase añadir á la experiencia que hubo de su aptitud una razón de
más peso entonces para explicar la causa de su nombramiento. El
Conde-Duque, que no había podido indisponerlo con su hermano, nada
deseaba tanto como arrojarle por cualquier motivo fuera de España. Para
ello no debía omitir medio alguno, y aunque era Cardenal y Arzobispo de
Toledo, persuadido también de que semejante ejercicio no correspondía á
su humor belicoso y ánimo levantado, se resolvió á destinarle á la
guerra. ¡Feliz recelo y persecución del Privado, que nos proporcionó un
General de tanto mérito y tan consumado político como el Cardenal
Infante! Acogió éste con entusiasmo el propósito: tenía veinticinco años
y amor grande á la gloria; por sus venas corría aún la sangre de Carlos
V, y en su mente se albergaba algo del espíritu de Felipe II: no podía
haberle dispensado mayor favor el Conde-Duque. Con su nombramiento
coincidió el deseo de reforzar poderosamente el ejército de Flandes, y
ordenósele recoger en Milán cuanta gente pudiese de españoles é
italianos y conducirla á Flandes, atravesando los países hereditarios
del Emperador. Hiciéronse tres tercios del viejo de Lombardía, núcleo y
cimiento siempre de los ejércitos que habían peleado con el Milanés y
sus fronteras: el uno de ellos quedó allá, y los otros dos con soldados
veteranos, criados en la escuela austera del conde de Fuentes, del
marqués de Villafranca y duque de Feria, tomaron con el Cardenal Infante
el camino de Flandes. Siguiéronle también algunos tercios italianos, y
buenos escuadrones de caballería napolitana y española acudieron al
propio objeto, formándose en todo un ejército de diez mil soldados,
resto glorioso de nuestra antigua pujanza en la guerra.

No había llegado este ejército á la mitad del camino cuando se presentó
una ocasión de que demostrasen, el General sus altas cualidades, y los
soldados, que no había decaído aún el valor de los españoles, y que si
eran pocos en número para atender á tan dilatada y larga defensa como
necesitaba la Monarquía, no se hallaba aún quien los superase en el
pelear en campo. Rogó el Emperador al Infante Cardenal que le ayudase á
desalojar á los suecos del Rhin, y como esto conviniese también á los
intentos de España, prestóse de buena voluntad á la empresa. Reunióse
entonces un poderoso ejército de españoles é imperiales, mandados los
primeros por el cardenal infante con Felipe Spínola, ahora marqués de
los Balbases, y el marqués de Leganés, Capitán general de la Caballería
de España; y los segundos, por el archiduque Fernando, rey de Hungría,
el duque de Babiera, Picolomini, Galas y Juan de Wert, además del duque
de Lorena que mandaba el cuerpo de tropas suyas aliadas del Imperio.
Este poderoso ejército ganó la batalla de Nordlinghen, principalmente
debido al valor de la Infantería española, y á su vista Ratisbona y
Donawerth cayeron sin poder resistir un punto, con lo que bien pronto
Nordlinghen, una de las fortalezas más temibles de la Suavia, se sintió
amenazada de igual suerte. Temieron los protestantes aquella pérdida, y
á evitarla acudieron el mariscal Gustavo de Horn con los suecos, y
Bernardo, duque de Sajonia Weimar con los alemanes, ambos famosísimos
Generales, trayendo en su compañía á Gratz y otros capitanes veteranos,
con toda la flor de los soldados de Gustavo Adolfo y de sus aliados.

Tomaron los enemigos un bosque defendido de los nuestros, y que abrigaba
nuestro campo y llegaron á ponérsele delante. Luego, habiendo no lejos
de Nordlinghen unas colinas que dominaban el campo católico, las cuales
cuando llegaron los enemigos á divisarlo estaban abandonadas, quiso el
de Horn apoderarse de ellas por sorpresa la noche que precedió á la
batalla, y á lograrlo pagaran los nuestros su descuido muy caro; pero
por lo áspero del terreno y el temporal que sobrevino, no pudiendo
apenas arrastrar la artillería ni mover la gente, llegaron tarde los
contrarios y hallaron ya reparada la falta, y muy bien fortificadas, en
pocas horas, las colinas. Sobre ellas se formó el ala izquierda de los
nuestros; tropas imperiales escogidas ocupaban las cimas, y á la
espalda, como en reserva, y para asegurarlas, se plantó un tercio de
Infantería española gobernada del Maese de campo general D. Martín de
Idiaquez. Á la derecha acudió Galas con la Caballería húngara y alemana,
y Leganés con la española y napolitana y un grueso de Infantería. En el
centro estaba el grueso de la Infantería alemana, italiana y lorenesa,
al mando del duque de Lorena y otros varios Generales. Los Príncipes
acudían aquí y allá estimulando el valor de los soldados. Comenzaron el
ataque los enemigos por nuestra ala izquierda que embistió Gratz con las
mejores tropas suecas y weimaresas: una lluvia espesísima que traída por
el viento azotaba los rostros de los imperiales, permitió á los enemigos
llegar sin ser vistos hasta el pie de las colinas: cegaron fácilmente
con fagina los fosos, y subieron intrépidamente á lo alto. Allí se
empeñó un furioso combate donde los suecos sostuvieron su antigua
reputación y la gloria del gran Gustavo, y los imperiales el nombre y la
gloria de su Soberano. Al fin, habiendo llegado gente de refresco en
ayuda de los suecos, los imperiales, que ya habían perdido y ganado una
vez las colinas, se pusieron en dispersión, arrojándose sobre la
Infantería española que estaba plantada á sus espaldas; mas ésta caló
las picas y recibió con ellas á los fugitivos, de modo que tuvieron que
volver el rostro de nuevo al enemigo. Poco habría durado, sin embargo,
el combate sí Idiaquez no hubiese movido su tercio en demanda de los
vencedores. Recibiéronle los suecos como gente acostumbrada á vencer
siempre, y alentada más y más con el reciente triunfo; pero los
españoles hicieron tanto que á hierro los llevaron hasta las faldas
opuestas de las colinas, poniéndoles en completa derrota. En vano acudió
Gustavo de Horn á restablecer el combate. Obstinados los enemigos en
recobrar las alturas, inmóviles los españoles en sus puestos sin vacilar
un punto en mantenerlos, se fué consumiendo la flor de la Infantería
sueca y alemana sin fruto alguno, muertos ó heridos todos los valientes
y desalentados y en desorden los otros. Siete veces llegó á tocar la
cima de la posición un regimiento alemán del duque de Weimar, y siete
veces cayó de ella vencido. Asombrados los extranjeros calificaron no de
valiente sino de heroica la resistencia de nuestro tercio, y ello es que
á sus plantas quedó rendida la gloria de aquellas armas que estaban
llenando el mundo. Mientras la derecha enemiga, empeñada contra nuestra
izquierda, corría tan mísera suerte, el duque de Sajonia Weimar, que
mandaba su izquierda, hizo ciar á Galas y al marqués de Leganés; mas
repuestos ellos le embistieron de modo que le pusieron en derrota.
Cubrióse de gloria en asombrosa carga la Caballería húngara y la
napolitana del ejército español; y el marqués de Leganés, que aunque con
el alto cargo de Capitán general de la Caballería hacía allí acaso sus
primeras armas, dió hartas muestras del valor de su persona, digno sin
duda de la casa de Guzmán, de donde era. Restablecióse algo la gente del
de Weimar; mas era inútil. La Infantería española todo lo había
arrollado por la izquierda; el centro traía puesto en grande aprieto al
de los enemigos, la derecha amagaba nuevo ataque, y desanimados ya por
todas partes alemanes y suecos, donde quiera humillados después de
tantas horas de lucha, acabaron por soltar las armas y huir
desordenadamente. Ocho mil cadáveres de ellos cubrían ya el campo; pero
aún la fuga les fué más costosa, porque Juan de Werth, que se encargó de
perseguirlos, degolló más de nueve mil en los campos de Nordlinghen y
Wurtemberg y Ulloa, adonde se acogieron las reliquias de aquel ejército,
vencedor hasta entonces en cien batallas (1634). Ochenta cañones,
trescientas banderas, cuatro mil carros de transporte y un número
crecido de prisioneros, fueron los trofeos de la victoria. Entre los
últimos se contaron el mismo Gustavo de Horn, Gratz y todos los
Generales; sólo el de Weimar logró recogerse en Francfort.

Las historias alemanas, aun las de los protestantes, conceden á nuestras
armas todo el honor de aquella célebre jornada. Quien más gloria ganó en
ella fué el Cardenal Infante, que aunque no peleó por su persona, echó
allí los cimientos de su fama militar por el buen acierto de sus
disposiciones y consejos. El marqués de Leganés, D. Diego Felipe de
Guzmán, primo del Conde-Duque, se dió á conocer por valentísimo; así
fuera tan hábil capitán en adelante como buen soldado. También se
hicieron notar el valeroso Maese de campo D. Martín de Idiaquez y D.
Pedro de Santa Cilia y Pax, mallorquín de larga y peregrina historia,
que mandaba una compañía de dragones, con la que hizo maravillas en la
batalla. Salvóse el Imperio, y se perdiera del todo la causa de los
protestantes sin el auxilio poderoso que Francia, declarada ya en formal
enemiga de la España cuando de tanto tiempo antes lo era simulada, no
hubiera venido á mezclarse en la contienda; acontecimiento que forma
época en la Historia de España, por lo cual requiere libro aparte.

Mas no hemos de terminar éste sin dar antes alguna cuenta de lo que
durante el período que acaba de terminar aconteció en las lejanas costas
de Asia y del Sur de África, que fué no poco digno de recuerdo. Llegaron
allá inopinadamente numerosas naves holandesas y causaron grandes daños
en el comercio que hacían los portugueses sujetos á nuestra corona, y no
contentos con eso animaron y excitaron á las reyes bárbaros, tributarios
de España, para que sacudiesen el yugo. Uno de ellos, por nombre
Chingulia, rey de Mombaza, se echó sobre los cristianos residentes en
sus Estados y los degolló despiadadamente. Envió el Virrey de Goa una
escuadra á castigarle, mas no pudiendo lograr su objeto en la primera
campaña, halló en la segunda que el bárbaro, destruídas las fortalezas y
arrasados los campos, se había retirado con todos sus vasallos y
riquezas al interior de la Arabia. Viendo los holandeses el buen éxito
de sus tentativas, mandaron ya formales escuadras á aquellos dominios.
Una de ellas se apoderó de una flota portuguesa que venía de China. Otra
dió auxilios eficaces á los habitantes de Ceilán para que se alzasen
contra España. Los portugueses que guarnecían esta isla eran tan pocos
en número que no pudieron mantener el campo y tuvieron que encerrarse en
la fortaleza de Colombo. Allí sostuvieron un sitio gloriosísimo, donde
faltos de todo, por no rendirse, llegaron á comer carne humana.
Socorrióles al fin el Virrey de Goa, enviando á D. Jorge de Almeida á
que echase á los enemigos de la isla con algunas naves. Después de
muchos trabajos llegó este General á Ceilán, reunió alguna gente y con
ella obró de manera que en pocos días logró que la bandera de España
volviese á flotar en todos los lugares de aquella remota tierra,
trayéndolos á la obediencia. Heroico capitán este D. Jorge y digno de
mejor suerte que la que tuvo, pues murió á poco olvidado y escarnecido,
así del Gobierno de España, como de los mismos á quienes con su valor
había salvado de segura pérdida.

[Ilustración]



[Ilustración]

LIBRO CUARTO

SUMARIO

     De 1636 á 1640.--La Monarquía francesa.--Cotejo con la
     española.--Pretextos para la guerra, prisión del elector de
     Tréveris, manifiesto del Rey de Francia; contestación; verdadera
     situación de la Monarquía.--Corrupción de los ejércitos y de la
     Corte; autos de fe, comedias, galanteos; el conde de Villamediana;
     principios de la guerra.--Flandes: batalla de Avein: pérdida de
     Tirlemont; sálvase Lovaina; tómase el fuerte de Schenk; irrupción
     en Picardía; toma de la Chappelle, Chatelet, Vervins, Noyon, Roye,
     Corbie; terror de París; retirada del ejército; piérdense las
     plazas conquistadas; censura de aquella disposición; atacan los
     enemigos el Franco-Condado; defensa heroica de Dola; pérdida de
     Breda y de Landecí; conquista de Roremunda; combates parciales;
     conquistas importantes de la Valette y del mariscal de Chatillon;
     Ham, Ivoy y otras plazas vienen á sus manos; socorro á Danvillers é
     inútil destrozo de franceses; batalla del Callao y rota de los
     holandeses; socorro glorioso de S. Omer; batalla y victoria de
     Thionville; pérdida de Hesdín; nuevos combates parciales; malogrado
     socorro y pérdida de Arras, empresas frustradas de los holandeses
     en Flandes; nota que les da el gobernador de Güeldres; horrible
     desolación del Franco-Condado por los franceses.--Italia: defensa
     gloriosa de Valencia de Pó; campaña del de Rohan en la Waltelina;
     derrota del conde Juan Cerbellón, campaña de Tessino; gran batalla
     indecisa; el duque de Parma, nuestro enemigo, pide la paz; combates
     parciales; liga con los Príncipes de Saboya; conquista de la mayor
     parte de las plazas del Ducado; toma de Turín; sitio de la
     ciudadela; tregua; combate en el Routa; derrota de Casal; pérdida
     de Turín. Pirineos: entrada en Gascuña; conquistas; retirada
     importuna; suceso desgraciado de Leucata; victoria de Fuenterrabía;
     pérdida de Opol de Sasas, su costosa reconquista, y rota de los
     franceses.--Guerra marítima: conquista de San Honorato y Santa
     Margarita; expedición de los enemigos contra Valencia; derrota de
     su armada; amagos del arzobispo de Burdeos contra las costas
     cantábricas, siempre frustrados; armada infelicísima de Oquendo;
     expedición del conde de la Torre al Brasil; derrota de su
     armada.--Situación miserable que ofrecía la nación á este punto;
     diversiones, desmoralización, confusión de ideas.


LA nación francesa, dividida en facciones y debilitada por las guerras
religiosas, apenas había tomado parte en los negocios de Europa por
cerca de un siglo. Enrique IV tuvo sin duda grandes pensamientos, mas no
llegó á ejecutarlos. Algunos han creído que uno de ellos era el fundar
la Monarquía universal, sueño político de la época; pero tal intento,
que pareciera temeridad en un Carlos V y en un Felipe II, habría
denotado manifiesta locura ó crasa ignorancia en el Monarca francés. No
contaba éste ni con tesoros para tanto, ni con ejércitos, ni con
capitanes, ni tenía, en fin, cosa alguna de cuanto pudo en otros dar
ocasión á tan alto intento. No ha faltado tampoco quien, con más razón
acaso, atribuya los propósitos del Monarca francés á locos impulsos de
lujuria, pasión que en él tanto imperaba: de esto dejamos ya hablado al
tratar de su suerte. Pero de todos modos cuando ella le sobrevino,
comenzaba ya á inquietar nuestro poderío, y á intervenir en las cosas de
Europa. Durante los primeros años de Luis XIII tampoco sonó la Francia
en cosa importante, porque los socorros que dió á Holanda y al duque de
Saboya, no fueron más que momentáneos y aun las más veces encubiertos.
Mas no bien entró Richelieu en los consejos de este Príncipe, cuando se
propuso darle en Europa á su nación la importancia que sin duda merecía
por el número de sus habitantes y lo dilatado de sus fronteras, ya que
por su poder y valor militar poco se hubiera señalado todavía. Pero la
Francia no podía levantarse ni tomar superioridad en Europa mientras
continuase imperando en ella y disponiendo de sus destinos la casa de
Austria; y de ésta el primero y más temible campeón era el Rey de
España.

Por lo mismo encaminó desde el principio Richelieu sus pensamientos á
destruir nuestra influencia y nuestro predominio. Hallábase á la sazón
Francia tan en la cima de su poder, como España en decadencia. Su
población, no repartida por dos mundos, como lo estaba la nuestra, sino
recogida en no muy ancho territorio; no diezmada como aquella por dos
siglos de guerra extranjera y de conquistas dilatadas, ni disminuída con
tales expulsiones como la de los judíos y la de los moriscos, era tres
veces mayor que la de España. Sus pueblos y sus campos habían padecido
grandes calamidades en las antiguas guerras extranjeras y en las civiles
de los últimos tiempos; pero no tanto ciertamente como en los ocho
siglos de la guerra mahometana padeció España; así ofrecían harto mejor
apariencia que los nuestros, hechos escombros y eriales. No habían
poseído los franceses minas de oro que los apartasen del cultivo de la
tierra y artes mecánicas, como á tan mal tiempo poseyó España; de modo
que no bien acabadas las guerras y las calamidades, viéronse florecer
entre ellos la agricultura é industria. La Corte, si no honrada, no era
cuando menos tan licenciosa que se enervase como la nuestra en los
placeres, gastando en ridículas prodigalidades el Tesoro público, que
por cierto estaba también más desembarazado que el nuestro desde el
tiempo del buen Enrique IV. Sully, su ministro, fué de los primeros en
conocer que no está tanto el beneficio del Tesoro en sacar mucho de los
pueblos como en sacarlo bien y sin mucho daño. De ciento cincuenta
millones de francos calculábase que sólo treinta entraban en el Tesoro;
los Gobernadores de las provincias no sólo imponían contribuciones para
el Rey, sino también para sí propios, y la deuda pública ascendía á
trescientos millones de francos. Á todo atendió Sully, si no siempre con
acierto, con constancia y desinterés, que es lo principal en estas
cosas. Hombre de costumbres puras y severas, pobre en el vestir, sobrio
y enemigo de placeres, naturaleza espartana de esas que Dios envía de
cuando en cuando á salvar á las naciones, acaso su desdén al lujo y á
los placeres causó el más grave de sus yerros, que fué olvidar la
industria y procurar que la agricultura fuera la única ocupación de los
franceses. Con todo eso pudo tanto su buena fe, que dejó la deuda casi
enjuta, disminuídos los impuestos, mejorados los caminos y
fortificaciones, y sobrantes en el Tesoro cincuenta millones de reales
de nuestra moneda, al salir del mando.

Y en verdad que por mala que dejase la hacienda española Felipe II, no
mucho mejor estaba la francesa después de la guerra de la liga: la deuda
misma era mayor, y la inmoralidad que allí había en la administración y
recaudación, ni de lejos era igualada en España. Un solo ministro
honrado y un período de paz no muy largo bastaron para obrar en Francia
mudanza tan grande, mientras en España cada día fueron empeorándose las
cosas. Algo se perdió de lo ganado en la hacienda pública durante la
minoría de Luis XIII; pero la misma impotencia en que se halló entonces
la Francia, conservándola en una paz completa, ofreció á su agricultura
mejoras, y dió aumento á su población y ensanche á la general riqueza. Y
fué de ver que contribuyese España á proporcionarle estas últimas
ventajas, haciendo tanto porque se mantuviese neutral, cuando más bien
la convenía pelear con la Francia, entonces que estaba flaca y mal
gobernada, que no después debajo de un Rey, unida y fuerte. Gran falta
de previsión política en nuestra Corte el retardar guerras que habían de
venir al cabo, desperdiciando la ocasión oportuna que ofrecía la menor
edad de Luis XIII, y á ser generosidad, generosidad impropia de un
gobierno sensato.

Todas estas causas hicieron que Francia se hallase más fuerte y más
próspera que nunca al empuñar Luis XIII las riendas del gobierno. Sólo
faltaba ya una mano diestra y poderosa que tomase el timón del Estado,
para que Francia sacase el partido que debía de su situación,
destruyendo la cizaña que aún quedase en ella y sembrando nuevas
semillas de poder, porque el Rey era inepto y descuidado. Entonces
apareció fatalmente Richelieu, hombre, como particular, odioso; grande,
como ministro, y de esos que saben levantar á las naciones ofendiendo y
maltratando á los individuos, cosa en muchas ocasiones indispensable.
Alcanzó Richelieu un conocimiento perfecto de Francia y del estado del
mundo, y especialmente de lo que era y podía España; porque desde el
tiempo de Enrique IV los Embajadores franceses no habían hecho más que
espiar nuestras flaquezas y delatarlas; de suerte que la pobreza de
nuestro Tesoro, la despoblación y la ruina de nuestros campos y cuantas
enfermedades aquejasen al decaído cuerpo de la Monarquía, eran más
conocidas en París que no en Madrid y en España. Comprendió entre otras
cosas Richelieu que el nombre de la nación no estaba sostenido en los
campos de batalla, sino por algunos soldados heroicos, reliquias de su
pasado. Y contando el número grande de los suyos paseaba á la par la
codiciosa vista por las dilatadas provincias que en Europa obedecían
nuestro cetro, mirándolas como presa fácil y deleitable despojo del que
primero supiera acudir al botín que se ofrecía. No ignoraba tampoco que
en los mismos reinos de la Península era fácil hacer presa, ó cuando
menos hallar muchos auxiliares y amigos con nombre y título de
independientes; porque si bien la lealtad española no permitía sospechar
que con dinero vendiesen los soldados á gentes extrañas provincias y
fortalezas, como tan frecuentemente se vió en otras naciones, y en
especial en Francia, estando la obra de la unidad nacional tan en los
principios, y teniéndose cada provincia por de distinto valer y origen,
si no por enemiga de las demás, podía preveerse sin grande esfuerzo que
estallasen al estímulo de los socorros de por fuera y de los apuros
interiores, insurrecciones como aquellas que estallaron con efecto,
dando de sí tan tristes muestras en Portugal y Cataluña. Y sin duda
contaba también el sagaz extranjero con la imbecilidad de nuestra
Corte, la lujuriosa indolencia del Rey y la vanidad inepta del Privado.

Mientras hubo asomos de guerra civil y hubo quien le disputase su poder
en la misma Francia, Richelieu disimuló sus proyectos y aun llevó con
paciencia los triunfos y la soberbia de sus contrarios, amenazándolos
tal vez para contenerlos, pero evitando siempre formales empeños.
Rematados los protestantes con la toma de la Rochela, separada la Reina
madre, á quien tenía por enemiga, del lado del Rey, y frustradas las
conspiraciones de los Príncipes y de los grandes vasallos disgustados
con lo omnipotente de su influjo, volvió los ojos al propósito de poner
en obra sus pensamientos. Antes refrenó aún la codicia despierta otra
vez de los recaudadores y Gobernadores, inclinó á la carrera de las
armas á la nobleza, separándola por fuerza de las intrigas, y estableció
una disciplina severísima en el ejército; por manera que luego se vió
que cuantos capitanes perdían una batalla ó una plaza, eran procesados y
por lo común condenados á muerte. Al propio tiempo puso los ojos en la
marina de guerra, y por primera vez armadas navales francesas se
mostraron poderosas en los mares. Preparado ya todo, no aguardaba más
que una ocasión oportuna para declararse, cuando la batalla de
Nordlinghen vino á darle á entender que no era tiempo de más espera;
porque si la causa protestante moría en Alemania, desembarazado el
Emperador de tan temible enemigo, acudiría al extremo en ayuda de
España, y esta desde luego con las triunfantes armas del Cardenal
Infante, podría lograr gloriosos y terribles efectos en Holanda, con
cuyo poder había él contado para conseguir más fácilmente sus intentos.

Pero la declaración formal de guerra que en 1636 hizo á Felipe IV Luis
XIII, ó más bien el cardenal duque de Richelieu, que con grandísima
habilidad regía allí las riendas del Gobierno, forma época en la
Historia de España. Pusóse á toda prisa á imaginar un pretexto, y no
tardó en hallarlo. Mantenía el Elector de Tréveris íntimos tratos con
los enemigos del Imperio y de la España, señaladamente con los
franceses, debajo de cuya protección había puesto su persona y Estados.
No era de respetar ciertamente tal protección, ni eso era costumbre en
los tiempos que corrían; y después de la victoria de Nordlinghen se
resolvió su castigo. Encomendóse al conde de Emden que gobernaba por
España el Luxemburgo, y saliendo de Lieja con tres mil soldados, entró
por sorpresa en Tréveris, destrozó la gente francesa que guarnecía los
muros, y trajo preso á Bruselas al Elector. Exigió Richelieu del
Cardenal Infante, que lo pusiese en libertad al punto; como éste se
negase á hacerlo mientras no recibiese órdenes de Madrid, envió un
heraldo á Bruselas á que de parte de Francia le declarase la guerra. Y
en seguida publicó un manifiesto enumerando largamente los propios
agravios y callando los que había recibido España, que no eran pocos,
como va ya mostrado en esta historia. Declaraba en él Luis XIII que
movía sus armas porque la ambición de España pasaba ya á oprimir
descubiertamente á los Príncipes aliados de su corona, y que después de
todos los esfuerzos que había hecho para desmembrarla, no había
encubierto el designio que tenía formado de atacarla á fuerza abierta,
al mismo tiempo que el mal estado de sus cosas debiera disuadirla;
añadía que España no había cesado del injusto deseo de usurpar los
Estados de sus vecinos para establecer el Estado de la Monarquía
universal á que aspiraba; alegaba en comprobación de esto la ocupación
de la Valtelina, la guerra de Mantua y la prisión del Elector de
Tréveris, y protestaba, en fin, que no obraba si no en virtud de la
propia seguridad y defensa. Respondieron á este papel en sendos libros
D. Francisco de Quevedo, el historiador Céspedes de Meneses y otros
varios teólogos y juristas, mostrando las quejas que de nuestra parte
había contra la Francia. Pero no era tanto ocasión de palabras como de
obras y fué preciso aprestarse á la guerra.

Cómo se hallaba á la sazón nuestro poder lo demuestran las páginas
antecedentes. No se había perdido nada de la herencia pingüe de Felipe
II; antes algunos territorios y derechos no poco importantes, habían
venido á hacer más ostentosa la apariencia de nuestro poderío. Pero los
males interiores del Estado habían corrido y aumentádose rápidamente en
los últimos años. Uno de ellos, sobre todo, fácil de prever y descuidado
como los otros, vino á mostrarse ahora, comenzando á dar amargos frutos.
Ya apenas había ejército que sustentase nuestro nombre. Devorados
lentamente por tantas y tan imprudentes guerras, quedaban solamente
algunos miles de valientes veteranos, pocos para luchar con la
muchedumbre de nuestros enemigos. Las nuevas levas, mal dispuestas y
peor ejecutadas, no podían llenar el vacío. Mas no era esto solo. Hasta
entonces se había conservado en Madrid cierta veneración á los
ejércitos, y había habido cierta severidad en repartir los mandos y
empleos de la milicia. La antigua disciplina y escuela de los ejércitos
de Felipe II se había conservado bastante bien durante el reinado de
Felipe III, y aun cuando desde que el Conde-Duque entró á gobernar las
cosas, se notaba síntomas de corrupción, no había llegado ésta á
producir hasta entonces todas sus consecuencias. Ya no se daba el mando
de los ejércitos al de más mérito, sino al más galán y al que más favor
alcanzaba del Conde-Duque; repartíanse sin tasa empleos y dignidades.
Con esto á un tiempo se destruía la autoridad del mando y de la
obediencia, se quitaba el estímulo de los antiguos escuadrones, y se
enflaquecía el poder de los nuevos. Así, aquel ejército formado en la
escuela del Gran Capitán, amaestrado después por el duque de Alba y
conservado por el de Fuentes de Val de Opero, había perdido su
organización robusta y mucha parte de sus tradiciones. Sólo en Flandes
podía decirse que hubiera ejército digno de España, aunque escasísimo en
fuerzas.

Continuaba al propio tiempo la penuria y la confusión en la moneda del
reinado anterior; por tal manera, que desde los primeros apuros de la
guerra se tomaron nuevas disposiciones sobre ella contrarias,
precipitadas y ruinosas. En 1636 se acordó que todo el vellón resellado
se recogiese otra vez, para que, vuelto á resellar, se triplicase su
valor, sin reparar en que poco antes se había bajado el de toda esta
moneda; alteróse el premio del cambio de la moneda de vellón por el de
oro y plata, imponiendo nada menos que pena de muerte á los que llevasen
más del señalado, y se prohibió la entrada del cobre en bruto en la
Península. Increíbles alteraciones y trastornos dictados por la
ignorancia y la codicia que causaron sin ventaja alguna del Tesoro,
horrendos males en la nación. Negábase todo el mundo á comprar y vender,
no sabiendo, en suma, el precio de las cosas, pues todo dependía de
tales alteraciones; interrumpíanse las transacciones sobre los objetos
de primera necesidad, que eran ya casi las únicas que se conocían;
pasaban días y días sin que á los pueblos viniese pan ó vino ó
legumbres, padeciéndose hambres y trabajos sin cuenta. Y en medio de
esto, aparecían triunfantes los usureros genoveses y franceses,
negociando con los ministros, y exprimiendo á los pueblos españoles,
para volverse cargados de oro á los suyos. Seguían á la par las rentas
empeñadas, y más cada día escasas para atender á las cargas públicas.
Las Cortes de Castilla, ó tímidas ó sobornadas, concedieron para los
primeros preparativos de la guerra un servicio de nueve millones de
ducados en plata por tres años. No tardó el Rey en pedir más, y se le
dieron arbitrios para pagar y mantener ocho mil soldados, lo cual se fué
prorrogando de año en año para siempre. Impúsose también un tanto por
ciento, que se llamó de extensión de las alcabalas: impuesto este ya tan
oneroso, que pesando sobre las compras y ventas, y habiéndose ido
lentamente acrecentando, traía aniquilado sin necesidad de otro arrimo
el comercio é industria. Establecióse por pragmática el papel sellado en
los tribunales seculares del reino, y cargáronse otros arbitrios sobre
las reliquias de la agricultura y comercio. Por último, se acudió al
medio de vender propiedades y establecimientos en Italia, recurso que,
bien empleado, podía ser de mucho provecho por las ricas heredades que
en todas partes tenía la corona. No había naves, ni armas, ni soldados
que oponer al gran poderío de la Francia, y eso podía justificar tamaños
esfuerzos y gravámenes; pero bien se vió que no eran tales objetos los
principales del Rey y de su favorito.

Por los mismos días en que se supo la declaración de guerra de la
Francia, celebráronse en Madrid los grandes festejos, que eran
ordinarios y en los cuales se gastaban sumas inmensas, siendo la ocasión
ahora el nacimiento de una Infanta. Y debieron reputarse por cortos y
por grande el fundamento, mirando los que se hicieron dos años después,
por haber sido elegido Rey de romanos Fernando, que lo era ya de Hungría
y de Bohemia, cuñado del nuestro. En celebrar tal acontecimiento y que
tan poco nos importaba, se gastaron nada menos que doce millones,
cantidad increíble á no estar bien atestiguado; duraron las fiestas
cuarenta y dos días; hubo toros, cañas, parejas, danzas, máscaras,
farsas, mogigangas y cuanto pueden inventar la satisfacción y el
contento. Por remate, se representó en la plaza pública una comedia
titulada _Don Quijote de la Mancha_, que, como advierte cierto
historiador, no pudo ser en la ocasión más oportuna. No eran, sin
embargo, indispensables los pretextos para tales fiestas; sin ellos
corríanse toros cada día, y había frecuentes justas y cañas. Refiérese
que en una de tales ocasiones se prendió fuego en la Plaza Mayor de
Madrid, ardiendo en gran parte, y como á pesar de eso hubiera en el
mismo lugar nuevas fiestas á los pocos días, se vió en medio de ellas
que de cierta casa de las quemadas salían aún torbellinos de humo.
Alborotóse el concurso, fué mucha la confusión, no pocos los heridos y
estropeados, mas el Rey ni aun se movió de su asiento. Hecho harto
loado de animoso por los aduladores viles de la época; que si lo era,
bien pudo emplearse en mejor ocasión é intento.

Á veces en lugar de toros y danzas había procesiones ostentosas, donde
el clero lucía sus inmensas riquezas. Ni dejaban de alternar con tales
regocijos los autos de fe y las fundaciones de monasterios. Asistió el
Rey con toda la Corte y gran séquito y fiesta al auto de fe que con
desusada pompa se celebró, corriendo el año de 1632 en la Plaza Mayor de
Madrid, donde fueron condenados á sentencia capital siete judíos y
salieron otros veintiséis penitenciados, por haberse descubierto que
tenían conciliábulos, donde secretamente practicaban sus devociones y
mofaban y escarnecían las imágenes; y no contento el celo del Rey con
tal demostración, fundó además un convento en el propio lugar donde los
judíos cometían sus profanaciones.

Pero las comedias eran lo que más ocupaba la atención de la Corte y del
pueblo. El amor á este género de espectáculos y al arte de componerlas
habían progresado en pocos años extraordinariamente, llegando de
amenazadas ó toleradas en tiempo de Felipe III, á ser ahora el encanto y
la ocupación de todo el mundo. La sed de placeres de Felipe IV y del
Conde-Duque dieron poderoso impulso á esta pasión de las comedias.
Representábanse ya donde quiera, hasta en los conventos más observantes.
Las representaban las principales damas de la Corte; componíanlas muchos
señores principales, y aun el mismo Rey las hacía, al decir de las
gentes, ocupación no tan loable como en los demás en personas que tales
y tan altos deberes tienen que cumplir en el mundo. No bastando los
corrales de la Cruz y del Príncipe, donde con poco aliño y arte, pero
con harto ingenio, se representaban comedias para entretener los ocios
de la muchedumbre y contentar su afición, levantábanse frecuentemente
tablados en las calles y plazas para representar, principalmente _autos
sacramentales_, los cuales eran acompañados con luces de cirios en medio
del día y todo el aparato de las funciones religiosas. El Rey acaso
asistía á las comedias de incógnito alguna vez en los mismos corrales
públicos; pero por lo común en las salas de sus palacios: á imitación
suya hubo Grandes y señores que labraron en su casa teatro propio. Quien
quisiere hallar á los caballeros de la Corte habíalos de buscar en tal
espectáculo, ó cuando no en los aposentos de los cómicos y bailarinas, y
en amistad y compañía con ellos, dando el Rey en tal desorden ejemplo y
pauta, pues corriendo el año de 1629 dió á luz un hijo suyo, que luego
se llamó D. Juan de Austria, una de las cómicas más aplaudidas, por
nombre María Calderón. Amores públicos y afrentosos para el trono, de
los cuales sólo la Calderona pareció avergonzada, puesto que fué á
acabar su vida en un convento.

De entre cómicos y cómicas no salían el Rey ni el favorito, sino para
entregarse á nuevos placeres en los jardines y estanques del Retiro,
llenos siempre de luminarias y máquinas costosísimas, ó para atentar en
lo obscuro de la noche á la honra de mujeres huérfanas quizás de los
soldados de Flandes, ó para manchar con escandalosas aventuras los
regios aposentos, cuando no lugares más sagrados. Acaso castigó Dios
como merecían las liviandades de Felipe con un misterioso y sangriento
suceso, que aunque no bien averiguado ni conocido, puso su propia honra
en lenguas del vulgo. Hecha la Corte un mar de galanteos, fué esmero y
porfía de los caballeros mostrar que eran altas y hermosas damas las que
servían. Uno de ellos, el conde de Villamediana, hombre agudo, lenguaraz
y atrevido, osó llevar por divisa en una de las fiestas de la Plaza
Mayor cierto número de reales de plata con estas letras: _son mis
amores_. Escandalizó la sospecha, pero más aún, el hecho de que mientras
los demás caballeros mozos obsequiaban á las damas de la Corte, el de
Villamediana sólo ofreciese sus homenajes á la reina Isabel de Borbón.
Comenzó á rugir la murmuración; oyóla ó sospechóla el Rey, y dió alguna
muestra de manifiesta ira: poco después unos enmascarados asesinaron al
conde de Villamediana en su propio coche. Creció con esto la murmuración
hasta producir deshonra, si justa ó injusta no se sabe. El hecho es que
por primera vez sintió tal mengua la corona de los Reyes Católicos.

Con tales y tan varios sucesos, con tanta confusión y escándalo,
distraídos los ánimos de los cortesanos y del pueblo, se oyeron en
Madrid sin pena ni alarma las nuevas de Richelieu, el cual, juntando con
el pensamiento la ejecución, enviaba un ejército numeroso á unirse con
el del príncipe de Orange para acabar de quitarnos los Países Bajos,
mientras otro con igual objeto caminaba ya hacia Italia. El Conde-Duque,
que era quien más atención debió poner en ello, había dado en mirar en
Richelieu un rival suyo y émulo de sus talentos, como si entre aquel
hombre perverso, pero grande, y él, cupiese comparación alguna; acaso no
imaginaba que Francia fuese rival verdadera y cuasi forzosa de España.
La idea de Felipe II de aniquilar ó de avasallar á aquella nación, no
era más que la expresión de nuestra primera necesidad política; porque
era evidente que el poderío de España no podía existir sin el
abatimiento de Francia, lo mismo que la supremacía de Francia á costa de
España tenía que levantarse en Europa. Pero el Conde-Duque, incapaz de
comprender en toda su extensión aquel pensamiento, miraba como enemiga á
la Francia por costumbre solo, y la guerra que iba á emprenderse como
otra cualquiera guerra. Esperábala hacía tiempo, y tanto, que tres años
antes había enviado emisarios á la frontera del Pirineo para que viesen
el estado en que se hallaban las plazas del enemigo y reconociesen todos
los pasos; mas no esperó nunca que aquello fuese un combate particular,
un duelo á muerte, del cual hubiese que salir triunfante ó completamente
rendido. Ni vió el Rey lo que no vió su favorito, ni las historias
recuerdan alguno que en aquella Corte estragada supiese toda la
importancia del nuevo acontecimiento. Así continuaron sin tregua los
placeres mezclados con sangrientos dramas; porque cada día un celoso
mataba un galán, y caballeros enamorados malgastaban en desafíos y
empresas pueriles la sangre que tanta falta iba á hacer en las
fronteras.

En tanto el primer ejército francés (1635) á las órdenes de los
mariscales de Brezé y de Chatillon, compuesto de más de veinticinco mil
hombres, caminaba la vuelta de Flandes. Envió á su encuentro el Cardenal
Infante, al príncipe Tomás de Saboya, que servía de tiempo antes en el
ejército de España, con diez mil infantes y dos mil caballos, á fin de
cerrarle el paso impidiéndole que se juntase con los holandeses.
Marchaban divididos los franceses en dos trozos, y el príncipe Tomás
imaginó atacarlos por separado, primero al uno y luego al otro, y de
igual á igual deshacerlos. Engañóse en sus medidas, y halló sobre sí á
todo el ejército contrario en Avein, junto á Lieja. No era posible
retroceder, y se comenzó la batalla. Mostróse al principio favorable á
los nuestros, á pesar de que no llegaban á ser la mitad en número que
los contrarios, por el certero fuego de nuestra Artillería. Con esto se
prolongó la lucha largas horas á costa de mucha sangre de ambas partes,
porque los nuestros, con la ventaja ganada, no querían ceder, ni menos
los enemigos, que se miraban tan superiores en número. Al fin, envueltos
los nuestros por todas partes y rendidos de tan desigual pelea, huyó
primero la Caballería, y luego la Infantería mercenaria, ó de naciones,
se puso en fuga. Quedaron en el campo dos tercios viejos, uno de
españoles, otro de italianos, los cuales, aunque desamparados y peleando
uno contra ciento, todavía sostuvieron por mucho tiempo el empuje de
todo el ejército enemigo hasta que cayó el último de los soldados. Así
fueron abatidas allí nuestras banderas, pero no humilladas. Dejamos en
el campo tres mil muertos, mil y ochocientos prisioneros y todo el
bagaje de artillería.

Las ventajas de un triunfo que tan poca gloria dejaba á los vencedores,
no fueron tampoco muy grandes. Juntóse á la verdad el ejército francés
con el del príncipe de Orange, como pretendía, y unos y otros, reunidos,
embistieron á Tirlemont y la tomaron por asalto, cometiendo inauditos
excesos, á pesar de la esforzada conducta de su Gobernador D. Francisco
de Vargas. De allí se dirigieron á Diest y Archost, plazas poco
importantes, y las tomaron; con que llenos de presunción osaron
amenazar á Bruselas. No tardaron en conocer la imposible ejecución de
aquel intento, y encaminándose á Lovaina, la pusieron cerco. Pero el
Cardenal Infante maniobró de tal suerte, que sin exponerse á los trances
de una batalla desigual, logró que levantasen los contrarios aquel cerco
á los diez días de haber abierto las trincheras, y sin que su ejército
padeciese daño. Introdujo socorros en la plaza, á punto que hizo la
expugnación imposible; cortó los víveres y las comunicaciones á los
enemigos, que comenzaron á tenerse más por sitiados que por sitiadores,
y viniendo en seguida sobre ellos las disensiones naturales en tales
casos, y las enfermedades que engendran las privaciones, al fin tuvieron
que separarse, quedando sólo en Flandes el mariscal de Brezé con ocho
mil soldados, porque los demás se volvieron á Francia. No se limitaron
los españoles á guardar sus plazas y deshacer sin combatir á los
enemigos, sino que llevaron á cabo una dichosa empresa. El fuerte de
Schenck, situado en la isla de Batavia que vienen á formar dos brazos
del Rhin, estaba á la sazón muy bien fortalecido, puesto que era uno de
los importantes que tenían los holandeses; pero no tan bien guardado,
porque mucha gente de la guarnición había salido á reforzar los
ejércitos. Apercibidos del caso los españoles que guarnecían á Güeldres,
determinaron tomarlo de improviso, y saliendo en número de quinientos
hombres escogidos, donde iban no pocos soldados flamencos, debajo del
mando de Jorge Esrholtz, capitán de esta nación, se abalanzaron á los
muros, y al tercer asalto, muerto el Gobernador, se enseñorearon de
ello, degollando la gente que los defendía. Sintieron profundamente
esta pérdida los contrarios, y con ella, desconcertados del todo sus
ejércitos, tomaron cuarteles de invierno muy disgustados, y achacándose
mutuamente los capitanes el mal éxito de aquella campaña comenzada con
fuerzas tan superiores y con tan favorables auspicios como la batalla de
Avein. Alababan todos al propio tiempo de acertada la conducta del
Cardenal Infante.

Al año siguiente (1636) fué todavía menos favorable la campaña á los
enemigos por aquella parte. Ocupáronla los holandeses con el sitio de la
fortaleza de Schenck, que así como fácilmente se les ganó, ahora, bien
guarnecida de los nuestros, no hallaban medio de recobrarla. No había
que temer de ellos por algún tiempo, según era su empeño, y según eran
las fuerzas de la plaza, que intentaran alguna otra empresa. Y dando por
bien empleada la pérdida de Schenck, que al fin se rindió á los nueve
meses de sitio, reunió en tanto el Cardenal Infante todas sus fuerzas
con las que el Emperador envió en su ayuda, y juntando un poderoso
ejército imaginó invadir á Francia. Componíase éste hasta de treinta mil
hombres de buenas tropas españolas, lorenesas y alemanas al mando de
Octavio Piccolomini de Aragón, general italiano, natural de Siena, y de
los que con más gloria habían mandado las tropas imperiales contra los
suecos; de Juan de Werth, de Carlos, duque de Lorena, Príncipe
feudatario de Francia, más que seguía alianza contra ella con España y
el Imperio, capitán de mucha sagacidad y esfuerzo, y del príncipe Tomás
de Saboya. Eran el ejército y los caudillos casi los mismos que
vencieron en Nordlighen y podían esperarse ahora de ellos no menores
efectos. Entraron nuestras banderas impetuosamente en la provincia de
Picardía, y se enseñorearon de la Chapêlle en seis días, y poco después
del Chatelet que aún se sostuvo menos; á la par que numerosas partidas
de Caballería, mandadas por capitanes intrépidos se extendían por toda
la Picardía y la Champagne, llevando por donde quiera el miedo y
estrago. En vano el conde de Soisons, que mandaba el ejército francés
presurosamente reunido, se opuso á la marcha triunfante de los nuestros.
No se atrevió á pelear á campo raso por sentirse inferior en fuerzas, y
siempre cejando delante de los españoles, los vió pasar tranquilamente
el Soma, y extenderse por la llanura que separa las aguas de este río de
las del Oise; Vervins, Noyon y Roye se rindieron en seguida con poca
defensa, y nuestros Generales llegaron sin más obstáculo delante de
Corbie. Defendiéronse los sitiados durante trece días; pero al fin,
faltos de socorro de por fuera, hubieron de rendirse á partido. Hubo
entonces un gran Consejo en nuestro campo para deliberar si convendría ó
no caer sobre París. No había almenas de por medio, ni ejércitos que lo
estorbasen, y no faltó quien se inclinase á ello; pero prevaleció el
parecer contrario, y dejando fortificada y guarnecida la plaza, aunque
no bien abastecida, se ordenó la retirada.

Hubo y ha habido después sobre tal determinación diversos conceptos.
Ello es que París estaba lleno de espanto; salíanse á millares los
habitantes de su recinto, y los que permanecían en él, ocultaban
cuidadosamente sus riquezas como si viesen ya en las puertas al ejército
vencedor. El Rey y el cardenal Richelieu dejaron también la capital,
decretando levas de gente muy grandes; creyóse que la perdición de
Francia era llegada, y la privanza de Richelieu estuvo para hundirse,
porque todos le miraban como causa de guerra hasta entonces tan
desdichada. Ni pudo desvanecer el pánico el ejército nuevamente
levantado; porque si bien llegaba á cincuenta mil hombres, como se
componía de artesanos de París y de gente allegadiza é inexperta en el
ejercicio de las armas, no podía medirse en campo con nuestros
aguerridos tercios y escuadrones. Mirando y considerando tales
circunstancias, parece desacertadísima la retirada que resolvieron
nuestros Generales. Si desde Corbie hubieran marchado rápidamente á
París apoderándose de aquella capital que no podía defenderse, Richelieu
habría caído indudablemente, y Luis XIII, ni muy firme ni muy belicoso,
se habría prestado de buena voluntad á ajustar las paces. Ni otra cosa
convenía en aquella ocasión á la Corte de España. Asustar á la Francia
con tal alarde de fuerza, conservar con él la fama de invencibles de
nuestras armas, y el prestigio de nuestro nombre, todavía muy grande en
los que no conocían nuestras flaquezas, obteniendo al propio tiempo la
paz, era un pensamiento militar y político tan alto, que podía
justificar sobradamente lo que hubiese en la expedición de arriesgado. Y
más que sin esto era de prever que ni los triunfos pasados ni el terror
infundido en los contrarios hubiesen de producir fruto alguno. Así
sucedió desdichadamente. No bien repasaron los nuestros el Soma,
sitiaron los enemigos á Corbie, y hallándola ya sin víveres ni
municiones de guerra, tuvo su Gobernador que capitular al mes de
bloqueo. Rindióse luego Roye, y poco á poco fuimos perdiendo todo lo
conquistado. Sin embargo, si no sacamos todas las ventajas que se
pudieran de aquella campaña, todavía debió de considerarse como
favorable, puesto que con tanta reputación la habíamos sostenido en el
territorio enemigo.

Habían en tanto los franceses invadido el Franco-Condado. Estaba aquella
provincia asegurada por tratados particulares de neutralidad, ajustados
entre España y Francia en tiempo de Felipe III; pero como fortificasen
los naturales algunos puestos, y tomasen algunas otras precauciones
legítimas é indispensables al comenzar tan empeñada guerra, diéronse los
franceses por libres de los pactos, y entrando en el país con ejército
de veinte mil hombres al mando del príncipe de Condé, pusieron sitio á
Dole, que era la principal de sus plazas. Mostraron los habitantes tanta
lealtad y amor á España, que aún hoy se conmueve el corazón al recordar
los sacrificios, inútiles al fin, que hicieron por nuestra causa. El
Arzobispo de aquella ciudad, bien que agobiado de los años, y el
Parlamento acudieron á la defensa y lograron meter en la plaza
abundantes provisiones, y hasta cinco mil paisanos que al punto
adiestraron en las armas los pocos oficiales españoles que allí había.
No quedó medio bárbaro de hostilidad que no empleasen los franceses para
rendir la lealtad de los de Dole; mas todo fué en vano por entonces.
Lanzaron multitud de bombas, y con ellas destruyeron la mayor parte de
los edificios, y además quemaron los campos y las poblaciones cercanas.
Pero perdieron más de tres mil hombres sin lograr aún aportillar la
plaza, y al cabo fuéles forzoso levantar el sitio cuando ya un trozo de
gente, enviado por el Cardenal Infante á socorrerla, estaba á punto de
lograr su intento. No fué más afortunado en el Rhin el ejército francés
destinado á atacar al Emperador, puesto que en las dos primeras campañas
no logró ventaja notable; antes padeció notablemente descalabros.

Mas Richelieu no era hombre á quien desanimasen los reveses. Formó al
abrirse la campaña de 1637 cuatro ejércitos, y con ellos embistió de
nuevo á un tiempo la Alsacia y el Luxemburgo, el Franco-Condado y las
plazas del lado de Picardía. Y á la par el príncipe de Orange, que
gobernaba á los holandeses, tomado ya Schenck, se puso más poderoso que
nunca en campaña. Eran las fuerzas del Cardenal Infante inferiorísimas á
las de los contrarios, de suerte que no podía sostener el campo, y los
imperiales que principalmente defendían la Alsacia, no estaban para
prestarle muy grande ayuda. Pidió con instancia á Madrid soldados y
dineros, y no pudo obtener unos ni otros, porque á la sazón ocupados el
Rey y el favorito en las grandes fiestas y mojigangas con que se
celebró, como arriba dijimos, la coronación del Rey de Hungría, no
estaban para pensar en armamentos ni en socorros; demás que los doce
millones que se habían gastado en ellas, eran el dinero que había. Falto
así de todo D. Fernando á todo suplió su esfuerzo, que sólo en él se
mostraba entonces digno de su raza, y mantuvo en tres campañas
designadísimas el honor de España.

Sitió el príncipe de Orange á Breda, y el cardenal la Valette se puso
delante de Landreci; y como el Infante no pudiese intentar el socorro á
campo raso por falta de fuerzas, una y otra plaza se rindieron, al cabo
de dos meses de sitio la primera, y quince días la segunda de trinchera
abierta. Dolorosas pérdidas, en especial la de Breda, cuya conquista
había costado millares de vidas y tesoros inmensos pocos años antes. No
se estuvo quedo, sin embargo, el valeroso Infante, y mientras los
enemigos expugnaban aquellas plazas, rindió por su parte á Roremunda y
Venlóo. Hubo también algunos combates parciales honrosísimos para los
españoles. D. Alvaro de Viveros, que mandaba trescientos artilleros, fué
sorprendido por mil cuatrocientos franceses, que gobernaba el coronel
Gassion, y peleó con ellos hasta que apenas le quedó hombre á vida,
causando entre los enemigos enorme estrago. Tributó el cardenal la
Valette á D. Alvaro de Viveros honrosas demostraciones cuando se lo
llevaron prisionero. Peleó con no menor esfuerzo D. Juan de Viveros, que
fué al socorro de la Chapelle, sitiada también por la Valette; mas no
pudo lograr su intento, y aunque él se retiró sin pérdida, rindióse la
plaza. Conquistó el mismo la Valette á Mobeuge y Barlemont; mas una y
otra plaza fueron recobradas por el Cardenal Infante, que ganó también
el castillo de Emeric.

Pero al propio tiempo el ejército francés, que al mando del mariscal de
Chatillon había entrado en el Luxemburgo, hacía grandes progresos. En
pocos días ganó á Villaine, Dinant, Murnaux, Lupi y Ham. Puso luego
sitio á Ivoy, rindiéndola con no menor fortuna, y de allí se fué á
sitiar á Danvilliers, que se defendió valientemente por más de dos
meses. Acudieron al socorro de esta plaza los españoles que estaban de
guarnición en Arlon y Montmedi, y asaltando de noche el cuartel de
artillería de los sitiadores, donde estaba el conde de Polie, pasaron á
cuchillo á la mayor parte de los soldados, llevándose á los capitanes
prisioneros. Pero con todo continuó el asedio y tuvo que rendirse la
plaza. Pequeña recompensa fué de tanta pérdida el que los nuestros
recobrasen por sorpresa á Ivoy, degollando casi toda la guarnición
francesa que allí había. Era preciso acudir al socorro de esta
provincia, sin dejar por eso el propósito de la Valette, y contener al
propio tiempo los progresos del príncipe de Orange, que después de
tomada Breda, viéndose sin enemigos, recorría libremente la campaña y
amenazaba las plazas de Flandes. En tan crítica situación no desmintió
el infante D. Fernando su fama. Marchó contra el de Orange, y lo halló
retrincherado con sus holandeses entre los diques de Callao y de
Woerbroec en el Waes. No era su ejército mayor que el de los enemigos:
acometiólos, sin embargo, detrás de los reparos, peleó con ellos dos
días con tanto esfuerzo que, al fin, los rompió, matando mil doscientos
hombres y tomando dos mil quinientos prisioneros con cincuenta y tres
banderas, veintiocho cañones y ochenta y un barcos que tenían. Libre ya
de tal enemigo, dividió su corto ejército en dos trozos, y mientras con
el uno conquistaba la plaza de Kerpen sobre los holandeses y hacía
frente á la Valette, envió el otro al mando de Piccolomini á reforzar al
príncipe Tomás que gobernaba las armas en el Luxemburgo.

Sitiaba el mariscal de Chatillon, envanecido con sus anteriores
triunfos, la importante plaza de Saint Omer, escasamente guarnecida, y
los nuestros no habían podido hasta entonces socorrerla; mas con la
llegada de Piccolomini, el príncipe Tomás se resolvió á la empresa á
toda costa. Ejecutóla metiendo en la plaza dos mil soldados, y
deshaciendo en campo algunos regimientos franceses que quisieron
impedirlo. Y no contentos con esto, embistieron Piccolomini y el de
Saboya al grueso del ejército francés en sus mismas trincheras, tomaron
tres reductos de los que ceñían la plaza; introdujeron en ella más
socorros, y en cuatro días de sitio formal rindieron á la vista de los
enemigos el fuerte de Bac, muy bien fortalecido y guarnecido. No osaron
éstos venir á formal batalla, y levantaron el cerco con gran mengua y
daño. Perdióse en tanto la plaza de Chatelet, la última que nos quedaba
de la invasión del Cardenal Infante en Picardía; pero no era esta
pérdida tal que pudiese aguar el regocijo de la anterior victoria.
También levantaron los nuestros el sitio de Chateau-Cambresis al
aproximarse con muy superiores fuerzas el enemigo.

Mostróse aún más próspera la fortuna al comenzar la siguiente campaña,
que fué la de 1639. Recibió Piccolomini estrechas órdenes del Infante
para que volviese á juntarse con él, una vez logrado el socorro de Saint
Omer. Marchaba éste á ejecutarlo, cuando supo que el mariscal de
Feuquières sitiaba á Thionville, donde no había ni víveres, ni
municiones, ni soldados, ni siquiera gobernador que diese alguna orden
para la defensa. Con esto Piccolomini detuvo su marcha resuelto á dejar
libre y abastecida la plaza. Para estorbárselo salieron á él los
franceses en buen número, y le pusieron una celada; mas supo evitarla, y
cayendo sobre ellos cuando creían tenerle cogido en sus redes, les mató
tres mil hombres y puso en fuga á los demás que se le opusieron. Llegó
entonces sin obstáculo delante de las líneas de los franceses, y
hallólas ya bastante fortificadas, pero no por eso cejó en su empeño.
Lanzóse sobre una de las estancias, y la forzó fácilmente; con que pudo
entrar en la ciudad, y animado con tal triunfo, tornó á salir luego y
acometió de un golpe todas las que ocupaban los enemigos. No pudieron
los franceses resistir en ninguna de ellas el valor de los nuestros, y á
la primera acometida, abandonando cobardemente bagajes, artillería y
municiones, se pusieron en fuga, dejando once mil hombres muertos ó
prisioneros en el campo. De estos fué el mismo Feuquières, que á poco
murió de las heridas que recibió en la batalla.

Sitió en seguida Piccolomini á Mouzon creyendo ganarla al paso; pero
tuvo que levantar el cerco, porque se aproximaba el mariscal de
Chatillon al socorro, y porque el Cardenal Infante le instaba más cada
día para que volviese á incorporarse con él. Y era que como los enemigos
se mostraban tan superiores en número, no había medio de hacerles frente
en todas partes. La importante plaza de Hesdin había sido sitiada por el
Rey de Francia en persona con un poderoso ejército, mientras que los
españoles vencían en el Luxemburgo á los franceses. No pudo socorrerla
el Cardenal Infante con las escasísimas fuerzas que le quedaron, y
cuando volvió Piccolomini ya era tarde. Abierta la plaza por todas
partes y sin esperanzas de socorro, rindióse al segundo asalto. Allí dió
el Rey de Francia el bastón de mariscal á la Meilleraie, que había
dirigido el sitio, y lo dejó de comandante de su ejército, el cual se
dividió en dos trozos. Logró con el uno la Meilleraie cierta ventaja
contra un trozo de los nuestros, gobernado del conde de La Fontaine,
flamenco, y General de la Artillería, en el combate de San Nicolás, y
poco después en San Venant deshizo otro trozo de walones á servicio de
España. Entre tanto el mariscal de Chatillon con el resto de los
franceses volvió á tomar á Ivoy y arrasó sus fortificaciones. Pero en
cambio, los españoles hicieron levantar á los franceses los sitios de
Charlemont y Marienburg, destrozaron completamente su Caballería, y era
de todos modos vergonzoso lo poco que habían hecho con ejércitos tan
poderosos, y teniendo al frente un enemigo tan inferior en número. Mandó
Richelieu que á toda costa se tomase á Arrás, capital del Artois.
Reuniéronse para la empresa las reliquias de tres ejércitos enemigos y
se comenzó el sitio, extendiéndolo en diez leguas al contorno. Importaba
tanto la plaza, que el Cardenal Infante, juntas también todas sus
fuerzas y las del duque de Lorena, marchó al punto al socorro.
Sorprendió Lamboy, caballero liejés que mandaba nuestra Caballería,
varios convoyes, y hostigó de diversos modos á los sitiadores, pero sin
lograr sorprender sus líneas. Dióse luego en ellas un combate en que
disputándose la vanguardia españoles é italianos, hubo alguna confusión
y desconcierto de nuestra parte; con todo, al decir de los franceses,
hicieron prodigios de valor los nuestros, ganaron dos medias lunas é
hicieron gran mortandad en los contrarios; pero estaban muy bien
fortalecidas y defendidas por mayor número de tropas, de suerte que no
fué posible forzarlas todas. El duque de Lorena, que también se había
apoderado de uno de los cuarteles del enemigo, tuvo igualmente que
abandonarlo. Intentóse otra vez el socorro, pero no hubo lugar de
ejecutarlo, porque los burgueses, sin noticia de la guarnición, abrieron
las puertas, cogiéndola al descuido. Fueron allí generosos los
franceses; admirados de la valerosa defensa, concedieron á la
guarnición, que la alevosía de los vecinos había puesto en su mano,
todos los honores de la guerra.

Entretanto el príncipe de Orange había atacado á Flandes por diversas
partes, pero sin éxito alguno. Sitió los fuertes de San Donato y San
Job, y fué rechazado; quiso pasar el canal de Brujas, y no acertó á
conseguirlo. Entonces se embarcó y fué á caer sobre los fuertes de
Nassau y de Hulst; tomó el primero, pero del segundo le obligó á alzar
el cerco el Cardenal Infante, que volvía del malogrado socorro de Arras,
y en seguida tuvo que arrasar el otro por no poder sostenerlo. Otra
empresa intentó el holandés por Güeldres; desembarcó y se acercó á la
ciudad con ánimo de tomarla por sorpresa; pero saliendo de ella el
Gobernador, que era el Maestre de campo Pedro de la Costa, le degolló
seiscientos hombres y cogió cuatro piezas de artillería, haciéndole
retirar vergonzosamente. Con esto terminó aquella campaña en Flandes, no
ventajosa para nuestras armas porque no podía serlo, dada la
inferioridad de fuerzas y de recursos, y, sin embargo, muy memorable.

Pero entretenidos allí nuestros escasos ejércitos, no pudieron acudir á
la defensa del Franco-Condado. Odiaba más el francés á aquella provincia
que á otra alguna, por su lealtad á España. Entró el duque de
Longueville en ella con un ejército formidable; destrozó en Rotalier
algunas compañías españolas y los tercios que formaron apresuradamente
los naturales, mandadas las primeras por un cierto Gómez, y las segundas
por el barón de Wateville, y en seguida rindió fácilmente el flaco
castillo de Saint Amour y quemó otros varios. Acometió luego á
Lonsle-Sauliner y la tomó, y en aquel año, que fué el de 1637, y el
siguiente, asoló los campos y las ciudades abiertas con tanta crueldad,
que redujo á la miseria á todos los habitantes. Ayudóle el duque de
Weimar, que entró por tierra llana con otro ejército, y ambos
recorrieron el país como bandidos, sin acometer las plazas fuertes donde
se habían recogido los pocos españoles y soldados que allí había,
empleándose solamente en el saqueo y en el exterminio. Las historias no
hablan de invasión tan bárbara como ésta, si no es remontándose al siglo
V; todavía queda memoria de ella en aquel país, aunque sujeto tanto
tiempo hace al dominio francés. Continuáronse en 1639 y 1640 tales
campañas, tomando en ellas algunos fuertes y las plazas poco importantes
de Noseroy, Chatelvilain y Saint Cloud. Quedaron sólo por nosotros las
principales fortalezas, que eran Besanzon, Gray, Dola y Salins, donde no
se atrevieron á llegar los franceses. Y los naturales, entregados á la
saña de los enemigos, suplicaron reverentemente al rey Felipe, por medio
de su diputado en Madrid, que ó les enviase un ejército para su defensa
ó los desamparase del todo, cediendo su señorío á otra potencia.

En Italia no corría menos varia la fortuna. El duque de Saboya se
declaró desde el principio por Francia, y él y el de Parma ajustaron en
1636 un tratado con aquella potencia, que se firmó en Rivoli, para
despojar á los españoles del Milanesado. Los españoles en tanto pusieron
de su parte al duque de Módena, y de uno y otro bando se comenzaron al
punto las hostilidades. Era á la sazón gobernador del Milanesado Don
Diego Felipe de Guzmán, marqués de Leganés, conocido por el valor con
que peleó en la jornada de Nordlinghen. De parte de Francia vinieron los
Mariscales de Crequi y de Toiras con diez mil hombres á Italia, y juntas
sus fuerzas con las de los Duques, expugnaron fácilmente á Villata y
Candia, y sitiaron á Valencia del Pó. Defendióla heroicamente D. Martín
Galiano, que gobernaba á los españoles, y al cabo de seis semanas
tuvieron que levantar el campo muy disminuídos.

Amenazó en el ínterin Leganés los Estados del duque de Parma; hubo un
combate dudoso entre un Cuerpo de tropas españolas y modenesas, y otro
de franceses y parmesanos, en el cual unos y otros salieron con
descalabro, é irritado con esto el General español, se determinó á hacer
mayor esfuerzo todavía para castigar á aquel Príncipe. Pero entretanto
el duque de Rohan, encargado de conquistar la Valtelina, entró allá con
un ejército formado de franceses, suizos y grisones, y se apoderó en
poco tiempo de todo el valle y los condados de Bormio y de Chiavenas.
Acudieron al socorro los imperiales por la parte del Tirol, y en el
combate de Matz los rechazó con alguna pérdida, y encontrándose luego
con las tropas que al propio intento traía de Milán el conde Juan
Cerbellón, soldado milanés de mucha cuenta, las destrozó por dos veces
en Morbeigne y á orillas del lago de Como. Entonces el de Rohan adelantó
sus intentos á incorporarse con los confederados que acababan de
levantar el sitio de Valencia. Impidióle la ejecución el de Leganés,
poniéndose entre ambos trozos de enemigos con su ejército. El duque de
Rohan, privado de víveres y acosado por todas partes, hubo al fin de
recogerse de nuevo á los desfiladeros de la Valtelina, y libre ya de
este estorbo el de Leganés, puso toda su atención en el ejército de la
liga italiana, que amenazaba aún el Milanesado. Habían estallado entre
ellos las ordinarias diferencias que suelen entre Príncipes y capitanes
de distintas naciones y de opuestos intereses, por manera que los
españoles tuvieron tiempo de sobra para llegar antes de que hubiesen
logrado efecto notable. Tomaron los aliados ambas orillas del Tessino,
caminando los franceses por la una, y por la otra los saboyanos, con el
objeto de caer unidos sobre Milán. Apoderáronse del fuerte de
Fontanelle, aunque con muerte del mariscal de Toiras, uno de los mejores
capitanes franceses, y rompieron los acueductos que surtian á aquella
ciudad, con que hubo en ella algún espanto. Mas viéndolos separados por
el río, imaginó el de Leganés acometerlos por separado y destruirlos, y
juntando con la idea la obra, fué con D. Martín de Aragón, Capitán
general de la Caballería, hijo natural del conde de Luna, á acometer á
los franceses. Recibiéronle éstos con firmeza en los campos vecinos de
Buffarola, confiados en que el duque de Saboya vendría en su ayuda, y
que entre unos y otros oprimirían á los nuestros con la superioridad del
número. Así fué que unos esperando refuerzos, y otros temiendo que les
llegasen, pelearon con increíble obstinación durante diez y ocho horas
seguidas, sin que la noche separase á los combatientes.

Pero á este punto el valor español iba en aumento y el francés estaba ya
enflaquecido, de suerte que parecía nuestra la victoria. Hubiéralo sido,
sin duda, á no ser porque, con la duración de la batalla, tuvo tiempo
el duque de Saboya para echar un puente sobre el Tessino y venir sobre
los españoles. Entonces fué forzosa la retirada; mas la ejecutaron los
nuestros en tan buena ordenanza, que no dejaron en poder del enemigo ni
artillería, ni prisioneros, ni éste se atrevió á moverse de sus puestos.
De esta batalla, que se llamó del Tessino, se tuvieron ambas partes por
victoriosas, mas la gloria quedó por los de España, que hicieron tal
riza en los franceses que, pocos días después de la batalla, sin
intentar empresa alguna se volvieron al Piamonte. Con esto hubo más
quejas y más recriminaciones que nunca entre los aliados, y las cosas se
pusieron enteramente de nuestra parte.

En el invierno de 1637 se acuartelaron los españoles en el Placentino á
costa del duque de Parma, y este Príncipe, viéndose tan próximo á perder
sus Estados, se apresuró á pedir la paz, que no obtuvo de Leganés, sino
cediendo á España la fortaleza de Sabionetta. En tanto los grisones,
ofendidos de la vanidad francesa y de lo cara que les hacían pagar su
alianza, se concertaron con los españoles y los imperiales sobre la
Valtelina, expulsando de su territorio al duque de Rohan con su gente.
No quedaron satisfechos los antiguos deseos de España de poseer el
valle; pero siempre fué ventaja el cerrarles aquella puerta á los
franceses. Continuando la guerra contra el duque de Saboya, tomó el
marqués de Leganés á Niza de la Palla. Hubo dos encuentros entre las
tropas del Marqués y las del Duque, el uno en Rocca de Arasa, y en
Montbaldon el otro, donde se peleó con encarnizamiento, pero sin
consecuencia alguna. Así fué que el saboyano cantó la victoria; pero
con igual ó mayor razón pudieron cantarla los nuestros. Murió en esto
(1637) el Duque, dejando por heredero á un Príncipe de seis años, bajo
tutela de su madre Cristina, hermana del Rey de Francia.

Ocioso parece decir que la Regente se declaró contra España, como su
marido, ajustando un tratado de alianza ofensiva y defensiva con
nuestros enemigos. Hallábanse de nuestra parte los dos Príncipes de
Saboya, hermanos del Duque difunto, y tanto que el uno de ellos, Tomás,
mandaba ejército nuestro en Flandes. Discurrió el Conde-Duque oponer á
la regencia de la madre la de los hermanos; acogieron éstos con regocijo
el intento, y no fué mal recibido tampoco en los pueblos de Saboya,
disgustados del gobierno de Cristina, con lo cual el príncipe Tomás vino
de Flandes á Italia. Encontró allí al marqués de Leganés triunfante,
porque habiendo sitiado á Bremo la puso en pocos días á punto de
rendirse: acudió al socorro desde Turín, donde estaba el mariscal de
Crequi con el ejército francés, ya un tanto recobrado de los quebrantos
que había padecido en la campaña anterior, y pretendió forzar nuestras
líneas; pero al venir á reconocerlas cayó muerto de un cañonazo, con lo
cual quedaron desconcertados los suyos, retirándose él y capitulando la
plaza. Dividió nuestro ejército en dos trozos el de Leganés: entró con
uno de ellos por el Montferrato, y los Príncipes de Saboya entraron con
el otro por el Piamonte, reclamando la regencia del Ducado.

Habíase pactado en un convenio hecho en Vaíniero antes de comenzar la
campaña entre el príncipe Tomás y el marqués de Leganés, que las plazas
que opusieran resistencia y fueran tomadas por fuerza de armas,
quedarían en poder de España para siempre. Con esto fué más fácil la
conquista de algunas plazas, porque los Gobernadores saboyanos y
piamonteses, las rendían sin resistencia á los Príncipes pretensores de
la regencia. Así se tomó á Quierz, á Montcollier é Ivrea. D. Juan de
Garay rindió en tres asaltos á Verrua; el marqués de Leganés ganó en
persona á Crecentino, y el príncipe Tomás se apoderó de Chivas, por
sorpresa. Acudieron muchos saboyanos á alistarse debajo de las banderas
de los Príncipes, y así se mostraron tan poderosas nuestras armas que el
cardenal de la Valette que, muerto Crequi, había venido á mandar á los
franceses con las reliquias de su gente, hubo de encerrarse en Turín. No
se atrevieron á sitiarle allí los nuestros todavía, y revolviendo sobre
otras plazas menos importantes, ganaron en pocos días á Asti, Villanueva
de Asti, Churasco, Trusasco y otras muchas. El príncipe Tomás derrotó un
trozo de gente enemiga que pareció en campo, causándole de pérdida dos
mil hombres, y en seguida innumerables lugares y castillos vinieron á
nuestra obediencia. Trin, plaza fortísima de Piamonte, opuso mayor
resistencia; pero al fin la tomó por asalto á escala vista el marqués de
Leganés con muerte de muchos franceses. Montcalvo, Ponte Tuca, Saluces,
Coni y Villafranca cayeron también en nuestro poder. Richelieu, que
había mirado hasta entonces friamente las pérdidas de la Duquesa Regente
para obligarla á ponerse del todo en sus manos, viendo tan próxima su
total ruina, ajustó con ella un tratado y envió numerosas tropas á
socorrerla al mando del duque de Longueville. Alentado con estas nuevas
salió el cardenal la Valette de Turín, púsose sobre Chivas, y la tomó
sin que los españoles pudieran socorrerla, aunque lo intentaron, antes
con alguna pérdida hubieron de abandonar el empeño.

Pero entre tanto, el príncipe Tomás llevó á cabo otro de tanta ó mayor
importancia, que fué la toma de Turín. Acercóse de noche á la ciudad, y
aplicando un petardo á una de las puertas la rompió y entró con sus
tropas. No pudieron los contrarios oponerle resistencia alguna, porque
dentro de la ciudad tenía el Príncipe muchos parciales y aun algunos
soldados que acudieron á la señal en armas. La Duquesa Regente se
refugió medio desnuda en la ciudadela. Allí se fortificó con su gente
mientras llegaban los franceses al socorro. Vinieron éstos; pero vino
también el marqués de Leganés con todo el ejército español, y de una y
otra parte se comenzó el sitio, defendiendo los saboyanos y franceses la
ciudadela, y atacándola desde la ciudad y el campo los nuestros.
Esperábase la rendición, cuando por mediación del Nuncio del Papa,
Caffarelli, se ajustó una suspensión de armas de ochenta días entre
ambas partes. Mostró en ella el marqués de Leganés, que si tenía
grandísimo esfuerzo, dando con él ejemplo á sus soldados para vencer
algunas veces, tenía escasos talentos militares. Tal tregua no podía
traernos ventaja alguna, y, en cambio, daba espacio y lugar á los
franceses para reforzar y mejorar sus cosas. Desaprobóla el príncipe
Tomás, y con ocasión de ella nacieron diferencias entre éste y el
General español, no poco perjudiciales en adelante. Pronto se dejaron
ver las resultas.

Habiendo muerto en aquella sazón el cardenal de la Valette, vino el
conde de Harcourt á gobernar las armas francesas. Y no bien terminada
la tregua, se puso el nuevo General en campo, abasteció algunas plazas
de las que quedaban por él todavía, y rindió á Quierz, que era de mucha
utilidad para conservar la importante posesión de Chivas: en seguida se
fortificó no lejos de aquella plaza para aguardar refuerzos. Imaginaron
los nuestros cogerle allí entre dos ejércitos y destruirle, y al efecto
salió de Turín el príncipe Tomás con cinco mil hombres, y el de Leganés
con quince mil se adelantó á Quierz y tomó todos los puestos y
comunicaciones, de suerte que el enemigo parecía ya reducido á la mayor
escasez y miseria. Harcourt supo burlar á nuestros capitanes. Levantó su
campo una noche, y antes de amanecer se halló tan lejos de los españoles
que no era posible ya obligarle á que viniese á batalla. Mas como el río
Routa viniese muy crecido, tuvo el francés que detener la marcha para
fabricar un puente á la ligera, y entre tanto el príncipe Tomás se
apareció delante de su vanguardia con las tropas que traía, y algunas
compañías del marqués de Leganés se rozaron con su retaguardia,
comenzando á escaramucear. Harcourt, sin vacilar un punto, se arrojó
sobre las tropas del príncipe Tomás, compuestas de italianos parciales
suyos, nuevos é inexpertos en las armas, y las rompió al primer choque:
apresurando luego la construcción del puente, antes de que llegase el
grueso de los españoles, pasó el río y se escapó de nuestras manos
favorecido también de la noche.

Tal fué el último suceso de esta campaña, y en la de 1640, ya muy
reforzado el francés, comenzó el primero las hostilidades con mucha
furia, y rindió los castillos de Busque, Dronner y Brodel y la ciudad de
Revel. Tampoco los nuestros tardaron mucho en salir á campaña. Mientras
el príncipe Tomás proseguía el asedio de la ciudadela de Turín, sitió el
marqués de Leganés al Casal. Vino al socorro el conde de Harcourt, y
acometiendo á los españoles dentro de sus trincheras se trabó una
batalla terrible. Por tres veces rechazaron los nuestros á los enemigos;
pero á la cuarta penetraron éstos por el cuartel del Maestre de campo D.
Fernando del Pulgar. Leganés no acertó á tomar las medidas convenientes
en aquel trance, y todo el ejército fué forzado á retirarse con sumo
desorden, dejando mil prisioneros y muchos muertos, la artillería y caja
militar en poder del enemigo. La mala composición de aquel ejército, que
era ya de extranjeros en la mayor parte y soldados bisoños, excusa en
algún modo la derrota de Leganés; pero ella fué funestísima para
nuestras armas en Italia. Alentado el francés, cayó sobre Turín, y no
sólo metió socorro en la ciudadela, sino que sitió al príncipe Tomás
dentro de la ciudad. El marqués de Leganés se puso con su gente á los
pasos por donde podían venir á los franceses socorros, y en pocos días
los redujo á tal estado que apenas tenían que comer, siendo bastantes
los pasados y fugitivos. Con todo, Harcourt no cejó en su empeño, antes
bien se atrincheró en dos líneas fortísimas, la una que miraba á la
ciudad, la otra al campo de los españoles. Era de ver el revuelto
aparato y disposición de armas que allí había, porque el príncipe Tomás
sitiaba desde la ciudad á la ciudadela, y los enemigos sitiaban por
fuera á la ciudad, y el marqués de Leganés los asediaba luego á ellos
desde su campo. Pasaron días y días en este estado, hasta que al fin se
acabaron de todo punto las municiones y los víveres en la ciudad, y el
príncipe Tomás instó para que se le socorriese. Acometió el marqués de
Leganés las trincheras enemigas por una parte, mientras por otra iba á
ellas Carlos de la Gatta, buen capitán napolitano, y el príncipe Tomás
hacía una salida. Fué rechazado el Marqués, aunque peleó esforzadamente
como solía, y puesto que la Gatta rompiese la línea, fué para mayor
desdicha, porque no pudiendo pasar con él víveres ni municiones, no hizo
otra cosa que meter en la ciudad cerca de seis mil hombres más, los
cuales, no habiendo que comer, apresuraron la rendición.

Intentó todavía el príncipe Tomás romper en otra ocasión las líneas;
pero aunque peleó con desesperación no pudo lograrlo, y más que las
tropas del de Leganés que debían embestir por otro lado, mal dispuestas
y dirigidas, no llegaron á tiempo, con que fué inútil el combate. Al fin
capituló la plaza, saliendo la guarnición española y las tropas
italianas con todos los honores de la guerra. Crecieron con esto las
diferencias entre el príncipe Tomás y el marqués de Leganés, atribuyendo
á éste el primero, que á todo intento le hubiese dejado solo en las
salidas; entorpeciéronse las operaciones y todo llevaba traza de
perderse en un punto, cuando el Conde-Duque, por esta vez acertado,
aunque ya tarde, mandó venir á España al marqués de Leganés, dando el
gobierno de Milán al conde de Siruela, D. Juan Velasco de la Cueva.

No estaban quietas en tanto las fronteras del Pirineo. Concertó el
Virrey de Navarra, D. Francisco de Andía, marqués de Valparaíso, con el
Conde-Duque, el modo de ejecutar una diversión en Francia por aquella
parte. Era el Marqués más cortesano que capitán, y así fueron los
efectos. Bajó de improviso los Pirineos, seguido de algunos trozos de
gente mal armada, que á mucho dudar podía llamarse ejército. No lo
entendieron los franceses sino en ocasión que se hallaba ya destruyendo
y ocupando Siburo, San Juan de Luz, Socoa y la Tapida, lugares de la
Gascuña. Pudieron tomar á Bayona, según era el descuido de la provincia,
á no detener, sin razón plausible, su marcha con lo que se dió tiempo á
los franceses para volver sobre sí, y perseguido por ellos hubo de
tornarse á nuestra frontera, dejando guarnecidos y fortificados á gran
costa todos los puestos conquistados. Así se conservaron algunos días,
no hallándose los franceses con fuerzas para sitiarlos todavía, cuando
se determinó en Madrid el evacuarlos, y sin que nadie las embistiese ni
acosase, salieron de ellos las guarniciones apresuradamente, dejando
abandonada cantidad de víveres y municiones y perdido el dinero empleado
en la fortificación.

Asombra la poca cordura con que se encaminó toda aquella empresa; la
precipitación en comenzarla sin bastante fuerza para ello, y acaso más
la precipitación en dejarla tan sin motivo y con tanto daño. Dióse orden
poco después al Virrey de Cataluña, D. Enrique de Aragón, duque de
Cardona, para que dispusiese otra diversión por la parte del Langüedoc,
y reuniendo hasta dos mil infantes y dos mil caballos, la mayor parte
catalanes, con el conde Juan Cervellón, Maestre de campo general, venido
de Milán para el caso, se puso sitio á Leucata. Ya se daba la plaza por
rendida, cuando sobrevino el duque de Halluin, Federico de Schomberg,
que gobernaba á Langüedoc, con un ejército. Sorprendió el francés á los
nuestros en sus cuarteles, ya entrada la noche de un día en que iban á
cumplirse los veintinueve de sitio: huyeron al primer empuje de los
enemigos las milicias del Rey, que poco prácticas en tales trances,
apenas supieron ponerse en orden; sostuviéronse los tercios catalanes,
aunque también bisoños, y los jinetes de Castilla: el combate fué
sangriento y obstinado, y al fin unos y otros se retiraron teniéndose
por vencidos; los españoles fuera de las líneas que ocupaban, los
franceses á su campo. Mas el de Cardona sin reparar en el desconcierto
de los enemigos, que era casi tanto como el de los suyos, emprendió al
día siguiente su marcha hacia el Rosellón, abandonando la artillería y
bagaje, con que tuvo el suceso apariencias de completa derrota. Harto
compensó esta pérdida la victoria de Fuenterrabía, que fué de las más
gloriosas que hubieran alcanzado nuestras armas.

Para devolvernos Richelieu las entradas que habíamos hecho por el
Pirineo, envió acá un ejército de veinte mil infantes y dos mil caballos
á las órdenes del duque de Enghien y del de la Valette, los cuales
sentaron su campo delante de Fuenterrabía. Al propio tiempo, una
escuadra francesa, al mando del Arzobispo de Burdeos, vino á bloquear la
plaza. Defendióse muy bien la escasa guarnición que allí había; pero
pronto empezó á sentir la falta de vituallas, que ocasionaba el cerco
tan estrecho por mar como por la parte de tierra, y la rendición parecía
segura. Aumentó la probabilidad un funesto accidente. Catorce galeras y
otros cuatro bajeles equipados para meter socorro en la plaza, fueron
destruídos en la rada de Guetaria por la armada del Arzobispo. Con
todo, no desmayaron los sitiados, resueltos á defenderse hasta el último
trance. Las minas habían ya hecho practicable la brecha, y estaba á
punto de darse el asalto, solamente por negligencia diferido, cuando
llegó al socorro un ejército reunido costosamente, pues hasta de Flandes
vino gente para él y á las órdenes del esforzado Almirante de Castilla,
D. Juan Alonso Enríquez de Cabrera, duque de Medina de Río-Seco, y del
marqués de los Vélez, Virrey á la sazón de Navarra, asistidos de la
industria y valor de Carlos Caracciolo, marqués de Torrecusso, capitán
napolitano más valeroso que prudente, pero de mucha práctica en la
guerra y muy leal á su Rey y al servicio de España. No era nuestro
ejército tan lucido ni tan experimentado como el de los contrarios; pero
suplió el valor á todo. Mandaban los cuarteles franceses el de Enghien,
y el Arzobispo, que había ido á tomar parte en las operaciones con los
soldados de los bajeles. Acometiéronles los españoles con inaudito
esfuerzo, de tal manera que, sin poder resistirles, huyeron al primer
ímpetu los franceses, abandonando sus reductos. Forzó con su tercio el
marqués de Mortara los puestos que defendía el mariscal de la Force con
tres mil soldados, debiéndosele, por consiguiente, muy principal parte
del triunfo. Tal fué, que en un momento todo el ejército enemigo se
lanzó en precipitada fuga hacia el mar; cayeron más de ochocientos al
filo de la espada, y fueron más de dos mil los que se ahogaron antes de
ganar los bajeles, dejando en poder de los nuestros muchos prisioneros y
toda la artillería.

Pocos en todo fueron los que se salvaron, no parando de correr hasta
Bayona, y de los primeros el duque de Enghien, hijo del príncipe de
Condé, y los otros capitanes, que tuvieron más cuenta con la vida que no
con la honra que perdían. Levantóse allí la fama del gran Almirante de
Castilla, á punto de no ser más empleado en mucho tiempo, que tanto
pudieron la envidia y la emulación árbitras por entonces del Gobierno;
cubriéronse de gloria Mortara y Torrecusa, y con tales capitanes y
soldados, España se creyó todavía invencible.

Pero así como el suceso de Leucata puso aliento en los nuestros para el
socorro de Fuenterrabía, la afrenta que aquí padecieron los franceses,
los movió á emprender con más ahinco alguna cosa de importancia en
nuestras fronteras. Fióse el desagravio al mismo duque de Enghien, que
entró por el Rosellón con veinte y cuatro mil infantes y cuatro mil
caballos, repartidos en tres trozos, trayendo al duque de Halluin por
segundo en el mando. Acometieron el castillo de Opol, fortaleza algo
importante, que se rindió con poca defensa; de suerte que el Gobernador,
que era flamenco, pagó su flaqueza con la vida en Perpiñán. Entraron en
seguida en Rivas Altas, Claires y otros lugares abiertos; pusieron sitio
á Salsas, y corrieron el campo hasta Perpiñán. Dióles una rota D. Alvaro
de Quiñones, degollándoles un buen trozo de caballería con muchos
capitanes y personas de cuenta; pero ellos en tanto combatieron á Salsas
con mucha furia. Comenzóse á juntar el socorro en Cataluña esperando
todos que la plaza se sostendría largos meses; pero habiendo volado los
franceses algunas minas con mucho efecto y daño, rindióse el gobernador
Miguel Llorente Bravo, que hasta entonces se había mostrado valeroso,
con no poca afrenta. Fortificáronse allí los enemigos cuidadosamente, y
dieron el gobierno del presidio á Mr. de Espenan, capitán hábil y
esforzado. Las nuevas de este suceso conmovieron á toda España.
Decretáronse levas extraordinarias; recogióse de todas partes el dinero
que se pudo; excitóse el celo de los Grandes de Castilla para que
acudiesen á la defensa del reino y el de la provincia de Cataluña, llena
de patriótico ardor contra los franceses.

Fué noble el impulso y necesario, porque verdaderamente aquella era la
puerta de España; pero debió hacerse antes ó guardarlo para más tarde;
aquello, para evitar la pérdida, y esto para que no costase tanto el
cobro. Aconsejaban los prácticos que se dilatase la empresa por ser ya
los últimos meses del año; pero no se oyó el consejo. Encargóse á D.
Felipe de Spínola, hijo del célebre D. Ambrosio, y por su muerte,
marqués ahora de los Balbases, el mando del ejército que era muy grueso
para aquel tiempo, como que algunos lo hacen subir á veinticuatro mil
infantes y tres mil caballos, de ellos quince mil catalanes bisoños, y
el resto castellanos y extranjeros de los tercios de Mortara, Moles,
Molinghen, y otros, vencedores en Fuenterrabía: el todo más lucido que
robusto ni experimentado. El ejército francés, que estaba aún delante de
Salsas, se retiró al aproximarse los nuestros; con todo hubo un combate
entre alguna infantería suya y tropas nuestras bastante ventajoso.
Apretóse el cerco, y á la par comenzaron las enfermedades á hacer
estragos en el campo español. Las obras de sitio comenzaron de prisa;
pero las aguas las destruyeron de un golpe cuando estaban muy
adelantadas, y se pensó en rendir por hambre la plaza. Vino bien para
esto que el duque de San Jorge, hijo del marqués de Torrecusso, y don
Alvaro de Quiñones destrozasen en un encuentro un buen golpe de
caballería enemiga que andaba por aquellas inmediaciones atenta al
socorro; porque así, privados de él, fué á poco muy grande la escasez de
bastimentos en los defensores. Resolvióse entonces el duque de Enghien á
venir en persona á levantar el cerco, pero fué rechazado dos veces: la
una, más bien por un temporal horrendo que se declaró aquel día, que no
por nuestros soldados; la otra, á pica y espada. Asaltó en esta última
ocasión nuestras trincheras el de Enghien con seis mil soldados
escogidos, y aunque pelearon con mucho valor fueron rechazados con más,
y puestos en fuga, dejando mil trescientos cadáveres en el campo. Pero
entre tanto, de aquel ejército nuestro tan brillante, no quedaba apenas
la mitad, muertos el resto de las enfermedades y trabajos. Fué preciso
traer nuevas tropas de socorro, levantadas principalmente en Cataluña,
donde los naturales se aprestaron gustosísimos á la empresa, y con eso
los franceses, aunque de nuevo aparecieron en campo, no se atrevieron
más á dar batalla: con que tuvo que rendir la plaza su gobernador Mr. de
Espenan, después de haberla sostenido con todo género de salidas y
defensas; mas salió con los honores de la guerra. No les quedó tras esto
á los franceses por aquella parte otra fuerza que la de Opol, quizás
menospreciada, y el ejército español, sin acometer otra empresa, vino á
tomar cuarteles de invierno en el Rosellón y Cataluña.

Fué no menos empeñada y sostenida que la de tierra la guerra marítima,
dado que en el último término se nos mostrase más adversa la fortuna.
No bien se abrieron las hostilidades, una escuadra española, compuesta
de veintidós bajeles, al mando de D. García de Toledo, marqués de
Villafranca, duque de Fernandina, hijo del gran D. Pedro y hermano del
hábil almirante D. Fadrique, uno y otro difuntos, y al mando también del
marqués de Santa Cruz, entró en el golfo de León y se apoderó de las
islas de San Honorato y Santa Margarita, dejándolas guarnecidas y
fortalecidas, con lo cual las costas de Provenza quedaron á merced de
los españoles. Mantuvimos aquellos puestos no sin gloria ni ventaja;
pero al cabo, sobreviniendo la escuadra francesa que gobernaba el
Arzobispo de Burdeos con tropas que desembarcaron á las órdenes del
conde de Harcourt, perdiéronse ambas islas, bien defendida la de Santa
Margarita por su gobernador D. Miguel Pérez, y no rendida sino por falta
de socorros; cobardemente entregada la de San Honorato, sin espera ni
defensa bastante, por D. Juan Tamayo, que allí mandaba. Mientras
nuestros bajeles llevaban á cabo aquella conquista, los de Francia se
habían presentado delante del Grao de Valencia, desembarcando gente que
osó llegar hasta la ciudad y ponerla sitio. Volvía el marqués de Santa
Cruz con sus galeras de la expedición de Provenza, cuando supo estas
nuevas, y cayendo sobre los contrarios destruyó muchas de sus naves y
los forzó á reembarcarse con pérdida considerable.

Mas fortuna que por acá tuvo la marina francesa en las aguas de Génova,
donde hubo un reñido combate entre algunas galeras suyas y otras
nuestras, y quedó de su parte la ventaja. Destruyeron también la flota
dispuesta para el socorro de Fuenterrabía, como arriba dejamos dicho, y
de esta suerte pensaron olvidar la rota que les dió el de Santa Cruz
delante de Valencia. Pero no tardaron en tocar en ellos un nuevo
desengaño (1639) en las costas de Galicia. Determinado Richelieu á
divertir también nuestra atención por aquella parte, juntó una armada la
más poderosa que hasta entonces hubiese salido de los puertos franceses,
como que constaba de más de sesenta velas al mando del buen Arzobispo de
Burdeos, que del todo aparecía apartado de los asuntos eclesiásticos y
consagrado sólo al oficio del mar y de las armas. Presentóse esta
escuadra delante de la Coruña. Estaba cerrado el puerto con unas cadena
de mástiles gruesos, bien trincados con fuertes gumenas y argollas de
hierro que corrían de uno á otro de los dos castillos que la defendían;
afirmada toda la obra en grandes áncoras, y tomados todos los puestos y
bien guarnecida la costa. Cobró miedo el enemigo, y no osando acercarse,
se entretuvo tres días en disparar de lejos á la plaza y á la armada
allí surta que mandaba D. Lope de Hoces, sin efecto, antes con propio
daño. Luego desistiendo de aquel empeño, se arrimó al Ferrol y
desembarcó allí alguna gente, la cual, acometida al punto de los
nuestros, fué rechazada después de cuatro horas de cruel pelea, y al fin
tuvo que reembarcarse.

No le cupo más gloria al Arzobispo en la empresa de Laredo. Desembarcó
en aquella villa indefensa y dijo misa en su iglesia; pero no osó
acometer el ingenio ó fábrica de artillería que allí se miraba, donde
hubiera logrado gran presa, y se volvió á sus naves. Al saberlo el
Arzobispo de Burgos, recogió toda la gente que pudo y corrió al
encuentro del enemigo; que fuera de ver, si se encontraran, á tales
tiempos, tal batalla en los prelados. Pero el de Burdeos, después de
amagar también á Santander con poca fortuna, aunque allí dió á las
llamas los astilleros, se hizo á la vela para sus puertos, y
sobreviniendo tempestades, aquel gran armamento francés se deshizo por
si propio con mucha pérdida y ninguna ventaja.

Pronto habíamos de tener por venturosos á los franceses comparando su
fortuna marítima con la nuestra. Afrentada con los insultos que padecían
nuestras costas, determinó la Corte hacer un esfuerzo y traer armada al
mar que pusiese respeto en los contrarios. Tales providencias se
llegaron á tomar, que en breve tiempo se juntaron en la Coruña setenta
bajeles y de nueve á diez mil buenos soldados. Dióse el mando á D.
Antonio de Oquendo, marino antiguo y experimentado, disponiendo que la
jornada se hiciese en derechura á Flandes, navegando de tal manera, que
si en el pasaje se presentase alguna armada, se aventurase todo á
trueque de conseguir su ruina. Al medio mes de navegación llegaron los
españoles al Canal de la Mancha, y tropezando con la escuadra holandesa
que mandaba Tromp pelearon seis horas con ella, haciéndola retirar al
cabo para aparejarse á nueva batalla recibido el socorro que esperaba.
Vínole, con efecto, y holandeses y españoles pelearon de nuevo catorce
horas seguidas con ventaja de los nuestros, que forzaron á los enemigos
á recogerse en Calais. Pero eran grandes las averías y los heridos y
muertos del combate, y más aún apuraba á los nuestros la falta de
pólvora, de suerte que al fin tuvieron también que ampararse de las
Dunas en la costa de Inglaterra. Allí permanecieron muchos días antes de
lograr de los ingleses pólvora y socorro alguno; y entre tanto de todos
los puertos de Holanda salieron cuantos bajeles había disponibles, y
juntándoseles algunos franceses, bien prevenidos y municionados todos,
vinieron sobre la escuadra de España. Ascendió de esta suerte la
contraria á ciento diez naves con diez y ocho brulotes, los cuales
tomaron la boca del puerto para impedir que los nuestros saliesen. En
tal punto las cosas dispuso Oquendo enviar á Duquerque todo el caudal y
tropas de refuerzo que llevaba á Flandes, y lo logró sin ser sentido de
los holandeses. Reforzó también sus bajeles, despidiendo á muchos de los
que traía de transporte y contratados, y se aparejó á salir á pelear con
los enemigos, á pesar de verse tan inferior en fuerzas. Mas éstos
estaban ya de acuerdo con los ingleses, y al anochecer de cierto día en
que los españoles estaban surtiendo de pólvora los bajeles para salir al
mar sin sospechar algún peligro, se metieron dentro del mismo puerto.
Defendiéronse los nuestros con más valor que podía esperarse de la mala
prevención y descuido en que estaban, creyéndose en puerto amigo; pero
con todo eso perdimos la mayor parte de los bajeles, bien apresados,
bien quemados por los contrarios; de ellos fué el llamado _Santa
Teresa_, de ochenta cañones, que mandaba aquel D. López de Hoces,
capitán valerorísimo, con quinientos mosqueteros, la flor de España, y
ochocientos hombres de marinería. No se salvó en tal bajel un solo
hombre.

La escuadra inglesa que guardaba aquellas costas, hizo fuego sobre los
combatientes para que respetasen la neutralidad del puerto; pero lo hizo
de modo que no causaron daño en los holandeses, y en los nuestros lo
causaron inmenso. Quejáronse los españoles de traición y no sin motivo;
todos los documentos y pormenores persuaden que la hubo. Mas ello fué
que España perdió la mejor de sus naves, y entre más de catorce mil
muertos ó prisioneros, muchos de aquellos soldados viejos con que
contaba todavía para defender su suelo y sustentar su gloria. No mejor
suerte corrían al propio tiempo nuestra marina y nuestras cosas en las
costas del Brasil y de África.

Una escuadra holandesa de nueve bajeles embistió el fuerte de San Jorge
de la Mina, establecido por los portugueses en las costas de Guinea, y
lo rindió sin mucha dificultad. Quisieron luego los contrarios
apoderarse de otro que se nombraba Arzin; pero la conducta firme del
Gobernador los hizo desistir del propósito.

Mayores fueron en el Brasil las pérdidas, atacando aquellas provincias
los holandeses en diversas ocasiones, y causando siempre daños sin
cuento. Vencidos y echados de allí por D. Fadrique de Toledo, no
tardaron en venir á reparar el ultraje, y desembarcando numerosas
tropas, lograron en tres campañas, funestamente felices, traer á su
obediencia mucha parte del territorio, rompiendo diversas veces á las
tropas portuguesas que les salieron al paso. Tales triunfos movieron á
los enemigos á hacer mayor esfuerzo todavía para ganarlo todo de un
golpe, y enviaron allá al conde Mauricio de Nassau, deudo del de Orange,
con poderosa armada. Banjola, que mandaba á los nuestros, no bien supo
la llegada del conde Mauricio salió á ponérsele delante, pero no con más
fortuna que otras veces, porque la gente de indígenas y portugueses que
traía, poco diestra y valerosa, huyó en dos encuentros que hubo sin
disputar muy largamente la victoria. Con esto se apoderó Mauricio de
muchas plazas y llegó á sitiar á San Salvador; pero aquí no le salieron
como creía sus pensamientos, porque en una salida que hicieron los
defensores le mataron mucha gente y le forzaron á alzar el campo.

Con todo, aquellas cosas continuaron ofreciendo gran peligro, y nuestra
Corte, á pesar de sus apuros marítimos, determinó enviar allá gruesos
socorros. Juntóse una armada de cuarenta y seis bajeles con cinco mil
hombres de desembarco, y se puso al mando de D. Fernando Mascareñas,
conde de Torre. Navegó esta escuadra con mucha felicidad al principio;
pero á mitad del camino cayó la peste sobre las naves y murieron más de
tres mil hombres, quedando los demás extenuados. Hubo aún la desgracia
de que por haberse dado espera al desembarco, la armada se extraviase
por aquellos mares y estuviese algún tiempo sin poder arribar de nuevo.
De aquí nació que cuando D. Fernando Mascareñas, desembarcada la gente y
reunida la que allí quedaba se puso en campo, estuviese ya á la vista el
socorro de los holandeses que salió á las nuevas de nuestros armamentos.
Y á la verdad, mirábanse éstos tan disminuídos con las anteriores
campañas, que sin él no hubieran podido sostenerse un punto. Cuarenta y
uno fueron los bajeles de guerra que trajo el enemigo, y por general á
Guillermo Looff, hábil marinero. Salieron en busca de ellos los
nuestros, que no eran menos ni inferiores, al mando de Mascareñas y se
trabaron varios combates, en uno de los cuales el Almirante holandés
perdió la vida sin verse ventaja de una ni de otra parte. Pero Huighens,
en quien recayó el mando de la escuadra enemiga, sin perder aliento
provocó un combate decisivo, y en él después de largas horas de lucha,
fueron los nuestros completamente deshechos, aunque no sin gran pérdida
del enemigo. De toda aquella armada solamente seis bajeles volvieron á
España. Y cierto que serían de extrañar tan repetidos desastres en los
mares, si no se sospechase ya que consistían en la mala disposición de
las flotas. Armábanse de prisa, tripulábanse con soldados de tierra y
chusma ignorante, y los más de los bajeles no eran construídos para la
guerra, sino arrancados aquí y allá al comercio ó comprados y aun
alquilados á mercaderes extranjeros. Solo los navíos llamados de
Dunquerque, construídos para la defensa de aquellas costas, eran buenos
y los de Nápoles gloriosos desde la época del gran duque de Osuna. Naves
portuguesas, genovesas, algunas inglesas y pocas, muy pocas castellanas,
formaban principalmente en aquel tiempo las escuadras, que con tan poca
honra y fortuna paseaban nuestra bandera por los mares. Con la derrota
del Brasil y la que antes habíamos padecido en el Canal de la Mancha,
parecía aniquilado nuestro poder marítimo; y fué cosa de maravillar cómo
pudimos en adelante hallar bajeles todavía para defender nuestras costas
y aun para vencer en algunas ocasiones.

Imposible será referir aquellos accidentes de tan costosa y dilatada
guerra, sostenida á un tiempo en Europa, en las fronteras del Pirineo,
en Italia, Flandes, Alemania, el Franco-Condado y á la par en las demás
partes del mundo. Y en todas las costas y mares. Jamás alarde más grande
ni esfuerzo más desesperado hizo nación alguna, que éste que estaba
haciendo la Monarquía española, peleando por todos lados con tan
desiguales medios y armas; donde quiera imponiendo, aunque tan enferma,
respeto y espanto á sus enemigos. Pero se estaba ya en el año de 1640, y
el mal penetraba en el corazón; el incendio estaba ya encima; oíase el
chisporroteo de los combustibles; sentíanse las llamaradas, y el humo
ennegrecía el horizonte. La hora de la muerte era llegada para la
agonizante grandeza de España; sus cimientos estaban socabados del todo,
y una ráfaga de viento que pasase la haría desplomarse.

Y sin embargo, en Madrid no se notaba aún señal de temor ó de tristeza.
Celébranse no sólo cada victoria, sino cada rumor de ellas, verdadero ó
falso que corre, con los festejos de costumbre, y no pocas veces se
hacen sin pretexto alguno. De los más señalados fué uno en que hubo
cierta comedia de magia, ó más bien alegoría, con el título de la
_Circe_, invención de un tal Cosme Loti, la cual se representó sobre el
estanque grande del Retiro, con máquinas, tramoyas, luces y toldos,
fundados parte en el lecho mismo del estanque, parte sobre barcas que
iban á la par navegando. Yendo la representación á punto en que se
fingían tormentas, se levantó una tan verdadera, con tal torbellino de
viento, que lo desbarató todo y algunas personas peligraron de golpes y
caídas; mas con todo, no se desistió del espectáculo, y á pocos días
después tuvo lugar delante del Rey y la Corte primero, y luego delante
los Consejeros, comunidades religiosas y pueblo. Pero acrecentándose
cada día más la afición al arte dramático, donde más de continuo asistía
el pueblo era á los teatros ó corrales, y el Rey y los cortesanos,
principalmente, á las salas del Buen Retiro, donde se hacían algunas
improvisadas por los primeros poetas de la época, que allí mismo
tramaban el plan, y repartiéndose los papeles las ejecutaban ellos
propios siguiendo á su voluntad los diálogos.

Con tal género de ayuda no tardó el arte en ponerse en alto punto de
esplendor. Los antiguos corrales de la Cruz y del Príncipe se
convirtieron en teatros, para aquel siglo muy lujosos, y todo el
mecanismo de la imitación adelantaba diariamente, tocando en una
perfección hasta entonces desconocida en Europa. Los representantes, no
contentos con las ganancias que les ofrecía Madrid, se multiplicaban;
cruzaban continuamente los caminos, y desde las más grandes hasta las
más pequeñas poblaciones del reino veían levantarse telones, y
ejecutarse comedias, y bailes, y entremeses, y todo género de
espectáculos. Y al compás de esto, Lope de Vega, Calderón, Moreto,
Rojas, Alarcón, fray Gabriel Téllez, conocido por Tirso de Molina, Luis
Vélez de Guevara, Cubillo, Villaizan, Hurtado de Mendoza, Montalbán y
otros muchos de menor nombradía, produjeron obras innumerables, si
defectuosas en la disposición y forma y no pocas veces en el estilo,
maravillosas en la invención y en el enredo; llenas de altos
pensamientos, ricas en interés, en diálogos, en descripciones, en
ingeniosos recursos y en todos los prodigios de la fantasía. ¡Lástima
que tal arte y tales ingenios no floreciesen en tiempo de más ventura!
Porque es doloroso haber de apuntar afrentas de los hombres á quienes
agradecidos los poetas dramáticos tributaban tanto aplauso y lisonja;
haber de reputar por viles tal lisonja y aplauso; haber de condenar los
festejos que eran germen y vida del arte dramático; haber de baldonar al
Rey poeta y al ministro Mecenas por la misma atención, por el favor
mismo que tributaban á las obras y á los autores que tanta gloria nos
han dado en el mundo. Ojalá que el cielo hubiera dado tales ingenios en
los días de nuestra grandeza; ojalá hubiera infundido aquel amor al arte
en los altos Príncipes del siglo de oro de la Monarquía.

Mas ahora no la escena, ni el patio, ni los palcos, sino la frontera era
el lugar donde había de hallarse á los buenos; y no las flores del
Parnaso, sino el sangriento laurel de la victoria lo que debían de
apetecer los españoles. Cada cosa tiene su oportunidad y su tiempo. La
poesía de los vencidos es como el canto de la esclava, tal vez dulce,
pero vil; Esquilo no escribió tragedias sino después que á costa de su
sangre vió salvada á la Grecia en Platea; Corneille, Racine, Voltaire y
Moliere, vinieron á tiempo de añadir grandeza á la grandeza de nuestros
vencedores. Miserable espectáculo ofrecía Felipe IV, regocijado y
placentero mientras su hermano, el infante cardenal D. Fernando, rendido
el cuerpo de tan largas campañas y trabajos en Alemania y Flandes, y
acosado el ánimo de presentimientos y temores por la suerte de la
patria, se enflaquecía de hora en hora, y en tan florida edad inclinaba
ya el cuerpo al sepulcro. Faltábanle soldados al buen Infante, y al Rey
le sobraban representantes y truhanes; porque según dejó escrito uno de
ellos con imparcialidad notable, «como su vida era libre y apetecida de
gente moza, se aumentaban considerablemente cada día». No había dinero á
punto que el Rey se echó sobre la plata que trajo en 1639 la flota de
Indias, de propiedad de particulares, tomando la mitad para sí y pagando
de la otra mitad mucha parte en calderilla; despojo inicuo del cual se
habían dado ejemplos en tiempo de Felipe II, pero harto más reprensible
ahora, puesto que no se había de emplear en la defensa de la nación como
se empleó entonces, sino en pagar bacanales y fiestas.

Y en tal pobreza se labraba á mucha costa un teatro en el Buen Retiro,
donde se representasen comedias con más lujo que antes en los salones,
_obra grande_, según un autor contemporáneo. Allí, entre comediantes y
farsas y bailes, los reyes acabaron de perder su decoro y su virtud los
vasallos. Mostraba gusto la Reina de ver silbar las comedias, y por
agradarla el público vil de cortesanos, dió en silbarlas todas, malas y
buenas, con igual diligencia. Asímismo para que viese la Reina todo lo
que pasaba en las _cazuelas_ de los corrales ó teatros, se representaron
bien al vivo en el Buen Retiro, trayendo mujeres que se mesasen y
arañasen unas, que se diesen vayas ó insultos otras, y mosqueteros ó
truhanes que de propósito las enojasen. También se solían echar entre
ellas reptiles que las asustasen, y «ayudado esto, exclama un
contemporáneo, con libertad singular del son de silbatos, chiflos y
castradores, se hacía espectáculo más de gusto que de decadencia». En
esto había venido á parar la admirada gravedad de los Reyes de España.
Felipe, tan ceremonioso, tan absoluto, que se juzgaba un Dios levantado
sobre sus vasallos, tan avaro de sus respetos y autoridad que por
conservarlos había ya hecho derramar mucha sangre y debía hacerla
derramar á torrentes todavía, toleraba tales ruindades en presencia suya
y de su esposa é hijos, dando tales alas á los representantes que uno de
ellos, por nombre Juan Rana, que hacía de gracioso, osó mofar
públicamente por los afeites que usaban en el aliño del rostro, durante
una de las representaciones del Buen Retiro, á dos damas de las
principales de la Corte que allí asistían.

Tales liviandades, comunicándose á la nación, habían ya corrompido por
aquel tiempo las venerables costumbres de los antepasados. No había,
especialmente en Madrid, ni decoro, ni moralidad alguna; quedaba la
soberbia, quedaba el valor, quedaban los rasgos distintivos del antiguo
carácter español, es cierto, pero no las virtudes. Pintó D. Francisco de
Quevedo con exactitud los vicios de aquella época nefanda; no hay
ficción, no hay encarecimiento en sus descripciones. Tal franqueza no
podía pasar entonces sin castigo, y así los tuvo el gran poeta con
pretextos varios, entre los cuales hubo uno infame, que fué correr la
voz de que mantenía inteligencias con los franceses. La verdad era que
halló medio de poner ante los ojos del Rey un memorial en verso donde
apuntaba las desdichas de la república, señalando como principal causa
de ellas al Conde-Duque. Siguióle el aborrecimiento de éste hasta el
último día de su privanza; y así estuvo Quevedo en San Marcos de León
durante cerca de cuatro años, los dos de ellos metido en un subterráneo
cargado de cadenas y sin comunicación alguna. Aun fué merced que no le
degollasen, como al principio se creyó en Madrid, porque todo lo podía y
de todo era capaz el orgulloso privado. Pero mientras aquel temible
censor pagaba sus justas libertades, la Corte, los magistrados y los
funcionarios de todo género acrecentaban sus desórdenes, y al compás de
ellos hervía España, y principalmente Madrid, en riñas, robos y
asesinatos. Pagábanse aquí muertes y ejercitábase notoriamente el
oficio de matador; violábanse los conventos, saqueábanse iglesias,
galanteábanse en público monjas ni más ni menos que mujeres
particulares; eran diarios los desafíos, y las riñas, y asesinatos, y
venganzas.

Léense en los libros de la época continuas y horrendas tragedias, que
muestran no mucho más respeto á las cosas de Dios que á las cosas de los
hombres. Tal caballero rezando á la puerta de una iglesia, era acometido
de asesinos, robado y muerto; tal otro llevaba á confesar á su mujer
para quitarle al día siguiente la vida y que no se perdiese el alma, ya
que el cuerpo pensaba traerlo á tal extremo; éste, acometido de
facinerosos en la calle, se acogía debajo del palio del Santísimo, y
allí mismo era muerto; el otro se despertaba de noche al sentir
puñaladas en su almohada, y era que su propio ayo le erraba golpes
mortales, disparados por leve represión ú ofensa. Una compañía de
naturales de Antequera y los soldados del tercio de Madrid, estuvieron
batallando todo un día en Madrid por pequeña ocasión, y se dieron hasta
doce ó más acometidas en las calles, á pesar de haber sacado de una
iglesia el Santísimo Sacramento para aplacarlos. En Málaga, cierto
corregidor prendió por leve disgusto á un hombre principal, y sin forma
de proceso le hizo decapitar de noche, sin confesión y por un esclavo.
En quince días hubo, en Madrid solo, ciento diez muertos de hombres y
mujeres, muchas en personas principales. Hechos todos no de maravillar,
ciertamente, en otros países y épocas, donde se han visto iguales si no
mayores, pero increíbles en España, que tan severas costumbres había
heredado de Felipe II y Felipe III, trascurridos tan pocos años desde la
muerte del último Monarca, y estando al parecer más vivos que nunca la
fe, el culto católico y el influjo del clero.

Atribuíanse, por lo común, los crímenes á los soldados de los tercios
que se formaban para acudir al refuerzo de los ejércitos; y bien podía
ser, porque extenuadas y despobladas las provincias de la continua
guerra, agotados casi los hombres valerosos y de espíritu verdaderamente
guerrero, apenas acudía á ponerse debajo de las banderas sino gente
mezquina. Muchos venían á servir por engaño ó por fuerza, y por lo mismo
no tardaban en desertarse, y con temor del castigo echábanse luego á
vivir por malos modos. Otros viciosos y malvados se enganchaban en los
tercios mientras se formaban, y recibido el precio del enganche y las
pagas, desertábanse al salir á campaña, y se quedaban en la corte sin
otro ejercicio que el robo y los crímenes, hasta que de nuevo tornaban á
engancharse para volver otra vez á la deserción y mala vida que solían.
Á veces también formaban cuadrillas de malhechores en despoblado que
cometían inauditos desmanes. Mas no eran solo los soldados; tanto ó más
que ellos cometían los naturales de diversas provincias, y especialmente
los de Cataluña.

Allí corrían en cuadrillas, ó por quejosos de la autoridad ó
facinerosos, muchos hombres de valor y conocimiento en el terreno,
burlando las iras de las autoridades y justicias; llamaban á tal vida
_andar en trabajo_, y había entre ellos sus caudillos y capitanes. Tales
ó semejantes cuadrillas de forajidos se vieron en las llanuras de la
desierta Mancha. Y en tanto los Tribunales del reino tal vez ahorcaban
por precipitación á personas inocentes; y contra los grandes
criminales, ó bien sobornados, ó bien temerosos, mostrábanse muy
tibios. La Corte parecía menos firme todavía en castigar los delitos.
Perdonábanse los mayores, ó por la calidad de la persona, ó por la
utilidad solo que de ellos resultaba ó á precio de dinero y servicios, ó
por mero capricho del Príncipe y privados. Así se vió á D. Pedro de
Santa Cilia entrar con alto puesto á servir en los ejércitos y armadas
de España después de haber dado muerte por sus manos á su industria á
trescientos veinticinco personas. Era el D. Pedro, mallorquín, y
siguiendo los impulsos vengativos que asemejaban entonces sus paisanos á
los naturales de Córcega, determinó vengar la muerte de un hermano suyo
lanzándose á cometer tantas y tan crueles, en personas inocentes casi
siempre y á manera de bandido. Á dicha se hallaba en Madrid, cuando
sacaron de palacio un caballo que nadie osaba montar por su braveza;
ofrecióse hacerlo Santa Cilia, y lo ejecutó con tanta habilidad que
todos los presentes quedaron maravillados. Viólo también el Rey; mandóle
subir y que le contase su historia, y por último le perdonó y le admitió
á su servicio en gracia de su atrevimiento. Portóse luego Santa Cilia
como soldado y capitán de valor, señalándose en Nordlinghen y en otras
ocasiones; pero el número increíble de sus crímenes pedía á la verdad
otra enmienda y ejemplo de parte de los guardadores de la justicia.

La Inquisición misma, aunque tan severa, y tan entrometida siempre en
las cosas del Gobierno y justicia civil, pasaba por alto tales
desafueros, aun los que más cerca la tocaban, y no ponía atención ni
cuidado sino en los casos de herejía, y en los delitos cometidos contra
el culto ó contra los privados del Rey. Aun sorprende el ánimo la
facilidad con que corrían entonces libros llenos de ideas y palabras
obscenas que no se tolerarían en los tiempos modernos, siendo así que
tan rigurosa censura se ejercitaba contra los autores en todo lo tocante
á pensamientos religiosos y políticos. La desigualdad de los castigos
llegó á un punto, que repugna al sentido común, cuanto más al derecho.
Viéronse en los autos de fe, ó quemadas ó duramente castigadas muchas
personas por delitos como la bigamia, mientras corrían impunemente los
más atroces atentados. Cualquier palabra de doble sentido ó sospechosa
en materia de fe ó de culto, era castigada con más crueldad que el robo
de una monja ó la violación de unos votos; bien que esto último llegó
casi á tolerarse como cosa común. Era tan general la obcecación, que el
cronista D. José Pellicer y Tobar, en sus _Avisos_, después de narrar
los grandes peligros é infelicidades de aquel tiempo, exclama: «De
verdad una de las desdichas que se deben reparar con más atención y
lástima, es ver á España tan llena por todos lados de judíos enemigos de
nuestra santa fe católica.» ¡Singular advertencia cuando las fronteras,
la Hacienda, la Corte y las provincias se miraban de tal modo perdidas!
Así todo parecía ya degenerado; no había en España ni opinión verdadera,
ni juicios exactos, ni vínculo social que se mantuviese en la antigua
firmeza. Tan extraña confusión en las costumbres habían introducido las
liviandades de Felipe IV y de su privado.

Hacia los años de 1640 era Madrid, en suma, como un tiempo Roma, cabeza
extraviada y corazón corrompido de un cuerpo colosal, que por milagro se
mantenía en pie todavía; heredera de glorias y maestra de iniquidades y
torpezas; hija de héroes y madre de viles.



[Ilustración]

LIBRO QUINTO

SUMARIO

     1640.--Propósitos del Conde-Duque: motivos de la rebelión de
     Cataluña: sus principios: el conde de Santa Coloma y el marqués de
     los Balbases: alojamientos: reclamaciones del Principado: choques
     entre soldados y paisanos: rompe el pueblo de Barcelona las puertas
     de las cárceles: sedición del día del Corpus: matanza de
     castellanos y muerte del Virrey: el _Vía fora_.--Fiestas que entre
     tanto celebran en Madrid: amonestación de un labrador al
     Rey.--Virreinato del duque de Cardona: sucesos de Perpiñán:
     Virreinato de D. García Gil Manrique.--Prevenciones de
     guerra.--Sucesos del Rosellón.--Jura el Virreinato el marqués de
     los Vélez: primeras operaciones: disposiciones del Conde-Duque
     sobre Portugal: Suárez y Vasconcellos: el duque de Braganza:
     principios de la conjuración: Pinto de Ribeiro: torpezas del
     Conde-Duque: burla el de Braganza sus ardides: sublevación de
     Lisboa: hecho generoso del capitán Garcés: muerte de Vasconcellos:
     arresto de la Virreina: pérdida de la ciudadela y del castillo de
     San Juan.--Espanto en nuestra Corte: cómo dió Olivares al Rey
     aquella mala nueva: disensiones: conjuraciones del duque de
     Medinasidonia y del arzobispo de Braga: frústranse ambas:
     suplicios: muerte del aleve marqués de Ayamonte: se salva
     Medinasidonia: su reto al de Braganza.--Liga de la paz: batalla de
     Sidam.--Prevenciones de guerra: corrupción y torpezas.


DEJAMOS notado ya en otros lugares que los Monarcas y Ministros
infelices de estos tiempos que vamos narrando, hacían acaso más daño á
la Monarquía con sus buenos que con sus malos intentos. Y es que en las
cosas políticas no hay mayor yerro que trocar las ocasiones, y querer,
porque sólo un día fueron posibles, llevarlas cualquier otro á cabo
forzosamente. Harto se probó esta verdad en la expedición que envió
Felipe III contra Inglaterra y en sus proyectos contra Francia; más
todavía hubo de recibir más grande y triste prueba. Nada tan útil como
la unidad nacional y el pensamiento de reunir todas las fuerzas de la
Monarquía en un solo punto. Pero esto no era posible llevarlo á cabo de
pronto entre los azares y ocupaciones de las guerras extranjeras,
estando tan flaca como estaba á la sazón la cabeza de la Monarquía. Sin
embargo, tal era el Conde-Duque, que cabalmente eligió aquella ocasión
para traer á ejecución su propósito. Buena enseñanza del modo con que
tales cosas se ejecutan acababa de ofrecer en Francia Richelieu. Mantuvo
al principio la paz todo lo que pudo, aun sacrificando en ella el
orgullo francés; hizo alianzas extranjeras y organizó ejércitos y reunió
tesoros, y cuando tuvo á punto las cosas, comenzó á descargar golpes
certeros contra los protestantes, los grandes señores y las ciudades
indóciles y rebeldes. Así logró á todos rendirlos y reducirlos á la
obediencia del Monarca, en cuyo nombre gobernaba; y el astro de Francia,
después de algunos años de eclipse, apareció más brillante que nunca á
los ojos del mundo. No aprovechó la lección Olivares, que más que
estudiar en las obras de otro, pensaba poner las suyas de ejemplo á
todos: tal era su vanidad.

Á muy poco de encargarse del gobierno dirigió al Rey un papel sobre
ello; porque todas las cosas que él quería que le alabasen las ponía por
escrito. Apuntaba allí á más de las razones claras y obvias, que
persuadían la conveniencia de dar unidad á la nación, ciertos sofismas
como aquel de que, «si eran poderosos seis Príncipes moderados, pero
bien unidos, se considerase cuánto más lo podían ser, si se uniesen, los
muchos reinos de España, tanto mayores que los opuestos y tanto más
fáciles de ajustar, estando debajo de una obediencia que esos otros de
diversos dueños.» De tal manera equiparaba el favorito la alianza de
nuestras provincias entre sí con la de Francia, Suecia, Saboya, Holanda
y las demás naciones contra nosotros á la sazón conjuradas. Fué muy
alabado el papel de todas suertes, y se enviaron aquí y allá
comisionados que tratasen de ello: á Flandes fué el marqués de Leganés,
y á Portugal el de Castel-Rodrigo. Llamáronse también á la Corte
prelados y personas principales de diversas partes para discutir la
unión pretendida. Pero no se logró, porque no se podía lograr tan
fácilmente efecto alguno; y duraron los tratos hasta que comenzaron las
violencias á hacer sus veces, y saltaron de eso las consecuencias que
lloraron todos. Este paso de las negociaciones á las violencias tuvo por
causa en mucha parte los apuros del Erario y las necesidades de la
guerra. Pero es imposible olvidar que otras causas menos disculpables
influyeron también y no poco en su empleo. En esto como en todo la
Monarquía tuvo que llorar con la incapacidad política del Rey, la
vanidad funesta y la imprudencia del favorito y sus ministros.

Nació poderoso el deseo de humillar con la fuerza á los catalanes en las
Cortes celebradas en Barcelona en 1626. Ya en las de 1623 había quedado
disgustado el Rey por la poquedad de los subsidios y resistencia á
manifestar los libros y réditos; pero en estas de 1626, Felipe, al dejar
repentinamente á Barcelona, traía sin duda en su ánimo el propósito de
castigarles. Volvió, sin embargo, benévolamente en 1632 para dejar en su
lugar al infante D. Fernando; y quiso la desdicha que la antigua herida
de su agravio se la resucitase y exasperase con uno suyo el Conde-Duque.
Porque habiendo tenido cierto disgusto sobre el modo de tratar á los
catalanes con el noble Almirante de Castilla, que desde 1623 venía
proponiendo moderación en ello, la nobleza y pueblo de Barcelona, ó
sabedora del motivo, ó inclinándose más á éste, naturalmente, por ser de
la casa de Cabrera, tan respetada en el Principado, mostráronse
ostensiblemente en su favor y en contra del favorito. No era hombre
Olivares que perdonase las ofensas hechas á su vanidad; aumentó en sus
consejos el desabrimiento en el Rey, y con sus amenazas y palabras de
cólera dió lugar á que los ministros serviles que le servían comenzaran
á tratar con despego en las cosas á Cataluña. Principalmente el
protonotario de la corona de Aragón, D. Jerónimo de Villanueva, muy
favorecido de Olivares, puso á título de lisonja en completo olvido
todas las reclamaciones y negocios que de allí venían, tratando con
tanta dureza á los interesados, que llegaron á aborrecerle los catalanes
tanto ó más que al Conde-Duque, y fué acaso el mayor causante de los
excesos que cometieron. No estaban ellos á la verdad muy gustosos
tampoco desde las Cortes de 1623 y 1632. Inspiróle á aquel pueblo
varonil y laborioso desprecio y cólera la licenciosa Corte de Castilla;
ofendióle sobre manera la vanidad del Conde-Duque, su lujo y porte; y
luego no le agravió poco el que el infante D. Fernando, con notable
firmeza, pero acaso fuera de tiempo, negase el honor á sus conselleres
de que se cubriesen delante de él, según el antiguo usaje. Y notando al
propio tiempo la lentitud con que se despachaban sus negocios, y el
despego con que eran tratados en la Corte de Castilla, ellos, que nunca
habían mirado con buenos ojos su dependencia de otra provincia, que se
inclinaban poco en carácter, ideas y costumbres á los castellanos, y
negaban siempre á éstos otro nombre que el de extranjeros, comenzaron á
hacer acopio de ira y á espiar ocasiones de venganza. Siendo Virrey el
gran duque de Feria hubo una gran riña entre la armada de España anclada
en el puerto y los habitantes, donde llegaron éstos al extremo de
disparar contra las galeras la artillería de los muros, y cuando el
virrey Cardona quiso registrar por fuerza los archivos de la ciudad, y
los conselleres se fortificaron dentro de su palacio, negándose á
permitirlo, el pueblo se puso en armas, y fué ventura que no inundasen
ya en sangre las calles de la ciudad condal catalanes y castellanos. El
Rey, airado ya de todo punto, mandó que la Audiencia se trasladase á
Gerona; y los conselleres y Diputación, como si previesen el próximo
rompimiento, no cesaron desde entonces en reparar los muros, labrar
algunos más reparos y disponer como al descuido en la paz las cosas de
la guerra.

En tal punto las cosas, suscitóse la guerra del Rosellón; y la Corte
expidió dos edictos, imponiendo por el uno á Cataluña cierta
contribución no votada en Cortes, y por el otro expulsando á todos los
franceses del territorio; uno y otro contra los fueros de la provincia.
Recelosos los catalanes al ver aquellos principios, hicieron al punto en
Madrid reclamaciones, mas no fueron atendidas de modo alguno. Lo que el
Conde-Duque había ordenado sin obstáculo en otras provincias, quiso que
fuese también en Cataluña, porque como tenía en su pensamiento la
unidad, figurábase que no le faltaba otra cosa que demostrarla en las
obras; y las nuevas reclamaciones, sin obligarle á cambiar el fondo de
su propósito, le impulsaron á hacer más duras las formas, recordando
siempre su queja. Con todo, el patriotismo pudo tanto en los catalanes,
que cerrados los ojos á todo agravio, acudieron á la empresa de Leucata
y más á la recuperación de Salsas, donde se vió venir á toda su nobleza
con muchos soldados y caudales. Separado el duque de Cardona después de
aquella derrota de Leucata, vino á sucederle por virrey D. Dalmau de
Queralt, conde de Santa Coloma, querido del pueblo y la Corte. Hubo el
raro acierto de igualarle en mando durante el cerco de Salsas con el
Capitán general del ejército, que era el marqués de los Balbases; y
aunque este mando era más honorífico que otra cosa, obligó más á los
catalanes á servir con muy buena voluntad en la empresa.

No faltaron, sin embargo, disgustos ocasionados por la contrariedad de
caracteres entre los catalanes y el resto del ejército; durante la
campaña cerca de Colliure hubo un choque sangriento, y debajo de los
muros de Perpiñán se trabó una verdadera batalla, que duró seis horas,
con gran mortandad de ambas partes, siendo maravilloso que acertaran á
suspenderla los capitanes. Pero ello es que fueron inmensos los
servicios y sacrificios del Principado, tanto en hombres como en dineros
y que en Madrid no se mostró por eso el menor agradecimiento. Mirando el
Conde-Duque cuán poco habían insistido en la primera violación de sus
fueros y cuán de veras servían en aquella ocasión los catalanes, tomóles
por humildes, y dió por cierto que podría traerlos por fuerza á su
propósito, satisfaciendo al par sus mezquinas venganzas. Así, lejos de
enviar recompensas, envió amenazas y nuevos agravios. Durante el sitio
de Salsas, cuando más méritos estaban haciendo los catalanes, le
escribió al virrey Santa Coloma, sin motivo ni provocación alguna, que
si los privilegios del país podían avenirse con sus órdenes, los
respetase; pero que en el caso de que le empesciesen ó dilatasen el
éxito de las cosas, considerase al que los alegara como á enemigo de
Dios y del Rey, de su sangre y de la patria; añadiéndole que enviase á
todos los hombres capaces de trabajar ó de llevar armas al ejército, que
hasta á las mujeres empleara en el servicio, y que echase si era preciso
á los habitantes de sus hogares, para que los ocupasen los soldados. Y
no contento con esto, inclinó al Rey á que escribiese al propio Santa
Coloma, mandándole que domeñase con el rigor las libertades de los
funcionarios y pueblos de la provincia. Provocaciones y rigores casi
inconcebibles, cuando voluntariamente hacía tanto Cataluña, que era
imposible pedirla más, impropios además para empleados con españoles, y
más por hombres que tan flojamente se las habían con los extranjeros.

Era el Virrey catalán al cabo, y no podía prescindir de respetar por
costumbre los privilegios de sus paisanos. Dilatóse por su causa, antes
que por no ser necesario, el gran rigor que aconsejaba la Corte; pero
cuando llegó el trance de acuartelarse el ejército en Cataluña,
terminada la campaña, ya no pudo evitar los daños. Faltaron las pagas,
como acontecía de ordinario, á los soldados; y éstos, en mucha parte
extranjeros y acostumbrados á tomar por fuerza cuanto querían en Italia
y Flandes, donde por lo común habían servido, comenzaron á ejecutar
igual desorden en Cataluña. No acudió á reprimirlo como debiera el
marqués de los Balbases, Capitán general del ejército, porque como
extranjero, no tenía compasión á los naturales ni estaba acostumbrado á
hallar resistencias en el paisanaje de otras partes, equivocando él,
como los soldados y la propia Corte, al valeroso pueblo catalán con
otros viles que había conquistado. Cabalmente aquel paisanaje había
asistido en Leucata y Salsas y despreciaba á los soldados, teniéndose
por más valeroso que ellos, y habiéndolo mostrado, verdaderamente, en
muchas ocasiones, siendo ésta una de las causas de aborrecimiento y
menosprecio que por entonces traían conmovidos los ánimos. Combatíanle
en tanto al de Santa Coloma, de una parte el celo del servicio de su
Rey, y de otra la compasión de los naturales; dudaba y revolvía en su
mente diversos conceptos, pero no determinaba cosa alguna; y los
soldados, fortalecidos en su licencia por la permisión ó tolerancia que
traslucían, no había insultos que no hallasen lícitos, disculpándolos
todos con el hambre. Mas los catalanes, viendo que no se les hacía
justicia, vengativos y duros por naturaleza, y despreciando más que
temiendo á la soldadesca, no tardaron en comenzar á tomarla por sus
manos.

De pequeños principios fueron así formándose poco á poco grandes
tumultos. Quemaron los soldados del tercio napolitano de D. Leonardo de
Moles á Riu de Arenas, y Santa Coloma de Farnés tuvo luego igual suerte
en castigo de haber allí muerto algunos alojados. Al saberse estas
violencias, no ya el pueblo, sino la nobleza y el clero levantaron al
cielo sus quejas. Sólo el alojar el ejército en Cataluña era ya
manifiesta infracción de sus fueros; y habiendo enviado á Madrid doce
embajadores que reclamasen contra ella, no se les permitió entrar
siquiera, mandándoles que se detuviesen en Alcalá, donde estuvieron
muchos días. Entonces enviaron á dos frailes capuchinos para que
solicitasen que se oyese á los embajadores. Debieron aquéllos á sus
hábitos el llegar á la presencia del Rey, sin que pudiera estorbarlo el
favorito, y tanto dijeron, que lograron su propósito. Vinieron los
embajadores á la Corte y pusieron en manos del Rey un memorial, que por
lo descarado acabó de irritar los ánimos de la Corte, y por gran
sufrimiento no logró respuesta alguna. Y á la par Santa Coloma prohibió
en Barcelona que ningún abogado pudiese asistir á las causas ordinarias
que suscitaban los paisanos contra soldados, pensando sin duda refrenar
con esto la audacia del vulgo; lo que se logró fué que, hallando cerrado
los agraviados catalanes el camino de la justicia, acabáranse de
inclinar al propósito de defenderse brazo á brazo. Fueron como heraldos
y mensajeros de tal propósito á verse con el Virrey el diputado militar
Francisco de Tamarit, voz de la nobleza catalana, y poco después una
embajada de la ciudad de Barcelona. Representaron ofensas, pidieron
reparaciones y dejaron entrever amenazas. Mas era el conde de Santa
Coloma hombre aunque bien intencionado, un poco violento, como lo mostró
en las Cortes de 1626, donde puso mano á la espada contra el duque de
Cardona, y luego en el sitio de Salsas, donde por pequeña ocasión apaleó
á un tiempo al Maestre de campo Torrecuso y á su hijo el duque de San
Jorge, tan valerosos ambos; y ahora irritado con la libertad de los
catalanes, sin tener más en cuenta que era de ellos, ni reparar ya en
los privilegios de la provincia, redujo á prisión al diputado Tamarit y
á dos de los magistrados. Con esto parecieron muertas por un instante
las libertades y la resistencia de Cataluña. Juzgóse en Madrid que lo
estaban para siempre, y aplaudióse la determinación como esforzada, sin
ver el peligro que ofrecía los que podían remediarlo.

La última embajada había puesto en el Conde-Duque y en sus favorecidos
tanta ira, que se tenían por dichosos con imaginar tan inmediato
castigo. No faltaba, sin embargo, quien temiese de aquellos sucesos, y
alguno por cierto de quien menos pudiera esperarse. Tal era el marqués
de los Balbases, D. Felipe de Spínola, hombre ilustre solo por el
apellido de su padre, y cuya muerte aceleró, como se dijo, con la mala
defensa y fuga del puente de Cariñan. Había sido D. Felipe con su
tolerancia á sus soldados y con su desprecio á los catalanes, uno de los
mayores causantes de aquellas inquietudes, y después no había cesado de
aconsejar á la Corte que mantuviese sus disposiciones en Cataluña,
alimentando y albergando la gente de guerra á costa y cargo de los
naturales. No obstante, ahora, habiéndolo querido enviar allá para
comenzar la nueva campaña contra los franceses, no quiso hacerlo,
diciéndose públicamente que era porque temía el humor de los catalanes.
Vergonzosa conducta la del Marqués, que daba á los demás lecciones de
fiereza, cuando él no osaba mostrarla por su persona donde convenía, y
ejemplo elocuente á los príncipes que se fían de fieros y balandronadas
de cortesanos para ser agresivos é injustos. Los acontecimientos
mostraron muy pronto que si era vergonzoso el reparo del Marqués,
señalaba en él, sin embargo, más previsión que en los demás, pues
irritados al último punto los catalanes, acrecentando las injurias su
natural dureza y su antipatía á los castellanos, reunidos en un solo
pensamiento, como suele acontecer en ellos, no tardaron en declararse en
abierta rebeldía.

Rompió el vulgo de Barcelona tumultuosamente las cárceles, sacando de
ellas á Tamarit y los otros magistrados presos, teniendo que acogerse el
virrey Santa Coloma al amparo de las Atarazanas; y aunque se aplacó
aquel tumulto por mediación del mismo Tamarit y los magistrados,
alentáronse con la impunidad los descontentos, y creció su osadía con el
ensayo de la poca resistencia, á punto de inclinarlos á mayores
extremos. No se concibe cómo así la Corte, como el virrey Santa Coloma,
descuidaron meter en Barcelona, para su seguridad, una parte del
ejército que tan numeroso andaba en otros lugares; pero la Corte estaba
ciega en su imprevisión, y el Virrey, ó no pudo lograr el refuerzo, ó
se negó imprudentemente á pedirle, porque no pareciese flaqueza de su
persona. Grandísimo error en la autoridad que había tenido ya una vez
que desamparar su puesto, huyendo del vulgo amotinado, y que debía la
paz entonces á la influencia de los mismos á quienes él tenía en
prisiones. El hecho fué que los barceloneses, después del primer grito
que dieron de rebelión rompiendo las cárceles, la llevaron á funesto
término el día del Corpus del año 1640, sin que se hallase en la ciudad,
como sin duda pudiera hallarse, bastante gente del Rey para contenerla.

No se había tomado otra precaución que armar algunas compañías de
milicia del país, que en lugar de vencer el riesgo en la ocasión, lo
aumentaron, haciendo causa común con los rebeldes: nueva torpeza y
mayor, si cabe, que las otras. Comenzaron la sedición los segadores y
habitantes del llano de Barcelona, recogidos en la ciudad con el
pretexto de la fiesta; gente que, no teniendo nada que perder en ellas,
se ha hallado siempre mucho más temible en tales casos que los
moradores. La guardia del palacio del Virrey, viendo los primeros grupos
y oyendo las voces sediciosas, hizo fuego, que fué dar más ocasión que
remedio en el punto que estaban las cosas; cayó muerto un segador,
recogieron el cadáver sus compañeros, y lo pasearon por plazas y calles,
apellidando venganza. Desatado entonces el vulgo, empezó la matanza de
castellanos y naturales de otras provincias, y particularmente de los
que se empleaban en algún servicio del Rey, primero por las calles y
plazas, luego asaltando las casas y entrando en los aposentos á fuego y
sangre. Todo Barcelona ardió en un momento en confusión y estrago, y los
rebeldes, no hallando resistencia en ninguna parte, y más
envalentonados y más sedientos de sangre que nunca, llegaron á las
puertas del palacio del Virrey cargados de haces de leña para quemarle.
Este, sin otro amparo ya que su dignidad escarnecida, sin otra defensa
que la razón que juzgaba tener de su parte, sintió decaer su corazón y
ocupar el miedo lentamente el sitio donde se albergó hasta entonces la
ira. Rodeábanle los conselleres y magistrados de Barcelona, tan amigos
de la sedición como los que estaban ejerciéndolas en armas, aparentando
por decoro de sus cargos que la aborrecían, y proponiendo consejos y
arbitrios que bien pudieran tomarse por maliciosos estorbos y trazas de
evitar cualquiera ejecución acertada. Díjose que ellos jamás llegaron á
temer tanto del vulgo, habiendo mirado apaciblemente sus primeras
demostraciones; pero éste, una vez lanzado, rara vez para en lo justo.
Entraron las turbas en casa del Virrey, pidiendo á gritos su muerte;
salváronse como pudieron algunos de los oficiales reales, y los
conselleres y magistrados de la ciudad adularon á los delincuentes,
regocijándose ya con la victoria. Y en tanto Santa Coloma, encadenado
por su honra, retardó la fuga, hasta que vió sobre sí á los asesinos.
Salió entonces del palacio sin ser visto, y se metió en las Atarazanas;
luego, dejando aquel asilo con su hijo y algunos oficiales, acudió á
embarcarse en una galera genovesa que había en el puerto; pero no pudo
lograr sino salvar á su hijo, que le seguía, anteponiendo la vida de
éste á la suya propia, porque el esquife que le aguardaba, cañoneado
desde la ciudad por los rebeldes, advertidos ya del caso, no osó más
esperarle. Así la fortuna, ensañándose en aquel hombre más torpe que
criminal, le permitió salvar á su hijo y á los más de sus oficiales,
algunos despedidos por él antes, otros embarcados ahora, y no quiso
concederle á él la vida, y tuvieron tiempo y valor los del esquife para
salvarlos á todos menos al que más obligados estaban. Solo ya en la
playa y cierto en su perdición, echó á andar don Dalmau sin saber dónde
iba por las orillas del mar á las peñas de San Beltrán, camino de
Montjuich, donde rendido al miedo y la fatiga, cayó desmayado; y
llegando algunos de los muchos que le buscaban, fué muerto de cinco
heridas.

Mientras tan triste tragedia se representaba fuera de la ciudad, otras
tan horribles y más se representaban por dentro. Las iglesias fueron
violadas, y manchados los altares con sangre de los inocentes
castellanos que en ella buscaban asilo; no hubo de ellos quien conocido
librase la vida, y ni una de sus casas pudo escapar del saqueo. Tamarit
y los magistrados populares, llevados en hombros de la plebe y dueños,
al parecer, de la muchedumbre, no quisieron ó no pudieron, que es más
cierto, contener el estrago. Ni paró éste en Barcelona: Lérida,
Balaguer, Gerona y otros lugares no poco alborotados ya, siguieron
impetuosamente el movimiento matando ó saqueando cuanto encontraban con
el nombre de Castilla, y en Tortosa, fueron mayores que en ninguna parte
los escándalos. Al grito de _Vía fora_ eran acometidos los cuarteles
donde se alojaban los tercios y escuadrones del ejército real, y los
capitanes, dudosos y confundidos por lo impensado y lo inaudito del
suceso, ni acertaban á tratar á los naturales como hermanos y amigos, ni
á emplear las armas contra ellos con el rigor que ya convenía. Fueron
sorprendidos y degollados de esta manera cuatrocientos caballos que
mandaba D. Fernando Cherinos, y en Tortosa prisioneros ó dispersos tres
mil reclutas. Á duras penas se salvaron cuatro mil infantes y
novecientos caballos al mando de D. Juan de Arce, encaminándose al
Rosellón, haciendo mucho daño la soldadesca enfurecida en las comarcas
por donde se ejecutó la retirada; y D. Felipe Filangieri, que mandaba la
mayor parte de la caballería, pudo salvarla, entrándose con ella en
Aragón, á favor de la noche. Así, de todo aquel ejército, que ya que
había ocasionado con su alojamiento tan desdichada ruptura, podía, según
era su fuerza, haber mantenido el Principado, bajo la obediencia del
Rey, ó al menos las principales poblaciones y lugares, no quedó en
breves días un solo escuadrón en el territorio rebelde.

La mente, contristada con estos sucesos, se vuelve, naturalmente, á
Madrid para ver lo que aquí en tanto acontecía. Y halla que el
Conde-Duque en los propios días del estrago daba banquetes en el Buen
Retiro, donde casi todos los convidados quedaban borrachos, porque las
tazas con que se brindó eran muy capaces, según las palabras del
narrador; y halla al Conde-Duque camino de la Algaba á escoger toros
para festejar con una corrida á los mismos caballeros del banquete; y
halla á la Corte alegre con la fausta noticia de un auto de fe celebrado
en Zaragoza, donde fué azotado y condenado á galeras un mal caballero
que entretenía sus ocios en meter demonios en muchos lugares con quien
tenía aborrecimiento, endemoniando más de mil seiscientas personas de
esta manera, y halla, en fin, que el día de la matanza horrible de
Barcelona acompañó el Rey la procesión de Corpus con desusada gala por
la mañana, y por la tarde se representaron autos. Mas cuando llegaron
las nuevas de Barcelona, hubo en los buenos ciudadanos la mayor
confusión y lástima. El pueblo, hasta entonces deslumbrado con las
apariencias que se conservaban de grandeza, sintiendo ya perdición
cercana, comenzó á llorarla. Sólo el Rey y el favorito se negaban aún á
reconocer el daño. Felipe, por toda demostración de cuidado y riesgo,
asistió en persona al Consejo de Estado, donde el Conde-Duque hizo valer
desde el principio más bien la venganza que el remedio, añadiendo
obstáculos al acomodamiento de las cosas, sosteniendo públicamente que
no era decente amoldarse á la voluntad de hombres inquietos inficionados
en la desobediencia; y luego en su particular negando su gracia á los
que no se esforzaban mucho en calumniar ó denostar á los catalanes.
Continuáronse las procesiones ostentosas, y en la de octava del Corpus,
yendo también el Rey con toda la grandeza acompañándola, aconteció un
caso de risa y mofa en la Corte, de espanto y pena para las personas
prudentes, no indigno de memoria. Un labrador, vestido á la manera
humilde de los de su clase, saliendo de repente del concurso, se puso
delante del Rey, diciendo á grandes voces: «Al Rey todos le engañan;
señor, señor, esta Monarquía se va acabando y quien no lo remedia arderá
en los infiernos.» «Ese hombre debe de ser loco»--dijo el Rey,
desdeñosamente--. «Locos son los que no me creen»--replicó el labrador,
con acento solemne--; prendedme y matadme si queréis, que yo he de
deciros la verdad.» Y sin más fué retirado de allí por los soldados. Ni
siquiera la risa del suceso duró en la Corte más que una noche; pero en
el pueblo, afligido ya, no faltó quien tomase aquella voz por aviso del
cielo y fué largamente recordada. No era sino la voz de la razón y de la
lealtad, que echada de la Corte por la lisonja y la lujuria, se mostraba
y resplandecía en tan rústicos hábitos; no era aquel labrador sino un
sencillo castellano acostumbrado á practicar la virtud en sus hogares,
mientras en la Corte sólo tenían entrada los vicios, con valor en el
corazón para decir la verdad, cuando nadie osaba aquí desembozar la
mentira. ¡Inútil verdad por cierto!

No se tomó en muchos días determinación alguna sobre Cataluña, mas que
la de nombrar nuevo Virrey en la persona de D. Enrique de Aragón, duque
de Cardona, de ilustre casa y muy estimado en Cataluña, porque la vez
pasada que tuvo aquel cargo, halló medio de desempeñarlo, si no con
gloria, á gusto de sus paisanos. Por lo demás, entretúvose el
Conde-Duque en murmurar amenazas, al paso que los embajadores catalanes,
que estaban en Madrid todavía, le hacían protestas mejor dichas que
cumplidas. Y en lugar de atender la Corte á las cosas de Cataluña,
atendió aún á lidiar toros en la fiesta dada á Santa Ana, y corridas de
lanzas á la manera de África en la plaza de la Priora, al expurgatorio
público y solemne de libros hecho en aquellos días por la Inquisición, y
á procesiones brillantísimas en la iglesia de la Almudena, y otras,
donde llevaban estandartes y borlas los generales mismos que tanta falta
estaban haciendo en los ejércitos; todo como de ordinario y cual si nada
hubiese de infeliz.

En tanto desde el Ebro hasta las faldas septentrionales del Pirineo,
paseábase la rebelión triunfante y seguida unánimemente del clero,
nobleza y pueblo. Excomulgó el obispo de Gerona al tercio castellano de
Arce y al napolitano de Moles, uno y otro señalados en los desórdenes, y
que ahora, al mando del primero, se habían retirado hacia el Rosellón; y
las cuadrillas de rebeldes, alentadas con esta demostración del
sacerdocio, y queriendo santificar con ella su causa y tachar de impíos
á los castellanos, pintaron un Cristo crucificado en sus banderas. Arce,
con la infantería que llevaba, logró al fin recogerse al Rosellón, para
sentar allí sus cuarteles y esperar órdenes de la Corte; pero ni aun
esto pudo hacerse en sosiego. La fama del desorden de aquellos soldados
había llegado al Rosellón, como siempre, muy llena de exageraciones; los
habitantes de aquella provincia, acostumbrados á mirar como hermanos á
los catalanes, deploraban sus daños y aprobaban sus razones, y junto lo
uno con lo otro, hizo que en Perpiñán á Arce y á los suyos se les
cerrasen las puertas. Fué temeridad de los moradores, porque el
castillo, uno de los más fuertes de España, estaba muy guarnecido y con
mucha artillería, y dentro de él residía el marqués Cheli de René, que
mandaba la provincia; de suerte, que con el castillo y la gente que Arce
traía, era imposible la resistencia. Con todo, desecharon los partidos
que se les propusieron, y los soldados castellanos y napolitanos
entraron la ciudad por asalto, mientras que el castillo descargaba su
furia contra ella, dejándola en mucha parte asolada. Tras el triunfo
vino el saqueo: huyó la mayor parte de la población á los campos, y los
soldados, faltos al fin de todo en la ciudad, se derramaron por la
provincia, tratándola como tierra enemiga. En esto, el nuevo Virrey,
Cardona, habiendo logrado introducirse en Barcelona, templó con lo
agradable de su trato algo de los pasados enojos. Allí supo lo
acontecido en el Rosellón, y temiendo que con ello se acrecentase el
escándalo y el odio en Cataluña, pasó allá, prendió á los Maestres de
campo Arce y Moles, y empezó á admitir las quejas de los paisanos contra
los soldados, cosa prohibida por el Virrey Santa Coloma y que había
añadido tanta ocasión á los primeros tumultos.

Fueron universalmente aplaudidas estas disposiciones en el Rosellón y
Cataluña y calmaron mucho los ánimos; pero en Madrid el Conde-Duque las
recibió con sumo disgusto. Cada día más encolerizado con los catalanes,
deseoso de castigar su audacia y juzgándose con bastantes fuerzas para
el caso, vino á dar más calor á sus intentos el continente y palabras
sumisas de los embajadores catalanes, residentes aún en Madrid, que
públicamente pedían perdón por los pasados escándalos, y ofrecían la
enmienda, tomando por miedo de todo el Principado, lo que no era más que
arte ó templanza de ellos. Así, no bien supo las disposiciones de
Cardona, se apresuró á desaprobarlas. Faltóle tiempo á éste para sentir
la afrenta que se le hacía y para llorar las desdichas que se le
preparaban, porque en aquellos mismos días, cargado de años y de
pesares, bajó al sepulcro, y en su lugar se nombró al obispo de
Barcelona, D. García Gil Manrique, hombre docto y virtuoso, pero incapaz
por su ministerio y manso carácter para puesto tan difícil como era
entonces aquel Virreinato. Y bien puede decirse que no llegó á
desempeñarle, porque en Madrid se ordenó todo en lo sucesivo sin contar
con tal Virrey, y los catalanes no contaron con él para bien ni para mal
en cosa alguna. Á un tiempo en Madrid y en Barcelona se determinó fiar
el remedio á la fuerza. Convocó el favorito una Junta de ministros y
magistrados de aquellas mixtas que él solía hacer con individuos de los
diversos Consejos, y les propuso al cabo la resolución del negocio; pero
fué de manera que, aunque hubo quien manifestase que sólo con templanza
y buen gobierno podía sosegarse á Cataluña, él hizo triunfar la opinión
de la guerra y la violencia con el peso de la suya y el número mayor de
sus amigos. Resolvióse que el Rey saliese de Madrid para Cataluña, so
pretexto de hacer Cortes en la Corona aragonesa, y que llevara consigo
para ejercitar el imaginado rigor todos los tercios, compañías y
capitanes que se hallasen en España, así de gente veterana como de
milicia y nuevas levas, echando mano de la artillería de las plazas y de
las que tenían los señores en sus castillos, y formando de todo, el
ejército más poderoso que se pudiera. Fué nombrado después de muchas
dudas y pareceres por Capitán general del ejército D. Pedro Fajardo y
Zúñiga, marqués de los Vélez, soldado inexperto, aunque no falto de buen
deseo, con nombre de Virrey de Aragón primero, por respetos al obispo de
Barcelona; luego, quitando ya el reparo, con el de Virrey y Capitán
general del ejército y Principado.

No era éste, ciertamente, á propósito para mando tan grande, como lo
dejaron ver las resultas. Zaragoza fué señalada por plaza de armas, y se
mandó que las galeras de España se acercasen á las costas de Cataluña
para dar calor á las operaciones. No se estuvieron quietos los
catalanes al propio tiempo, sino que convocaron sus Cortes, llamando á
ellas á los grandes y obispos, y se propusieron francamente las medidas
necesarias para la defensa, dado que al fin no podía obtenerse la paz.
Allí, después de varios discursos discordes en la manera y objeto, se
siguió el parecer del diputado eclesiástico Pau Claris, canónigo de
Urgel, hombre, como suele haberlos en estos casos, turbulento, y á lo
que se sabe, de no muy honradas intenciones, y más deseoso de medrar en
la revuelta, que de servir á la patria: éste propuso la resistencia á
toda costa. Comenzaron, pues, á juntar ejércitos, á nombrar capitanes, á
señalar plazas de armas; enviaron una embajada á los aragoneses,
solicitando que como hermanos que eran, les ayudasen en la empresa; y,
por último, tomaron una resolución de todo punto indisculpable, aun en
los mayores extremos, que fué enviar embajadores al Rey de Francia
implorando su auxilio. No anhelaba otra cosa Richelieu, y acogiendo
alegremente al enviado de Cataluña, le ofreció armas y soldados para
sostenerse contra los castellanos, y luego ajustó un tratado con ella,
por el cual de una y otra parte se obligaron á no hacer paz sino de
mutuo consentimiento con el Rey Católico. Reconocíanse aún los catalanes
como vasallos de éste y mostrábanse propuestos sólo á defender sus
fueros, y era que los frenos de su lealtad y de su patriotismo no
estaban rotos del todo; pero bien podía sospecharse desde entonces que
agriados los ánimos con la guerra, se inclinasen al último rigor y
extremo. Aún contribuyó á ello astutamente Richelieu, no enviando por lo
pronto á Cataluña muchos capitanes y soldados, á fin de que sirviendo
de muestra de su poder, labrasen más deseos que satisfacción, haciendo
sentir la esperanza antes que no el alivio. Sin embargo, envió los
bastantes capitanes para que se les encargase del gobierno de todas las
plazas y fortalezas, y bastantes soldados para que adiestrasen á los
inexpertos catalanes en el ejercicio de las armas, y estorbasen á
nuestro ejército el pelear con gran ventaja en los campos de batalla,
siendo unos y otros de lo más escogido y valeroso que contase á la sazón
Francia, entre ellos M. de Espenan, el defensor de Salsas.

De tal aspecto de las cosas no había más que esperar desdichas; pero el
Conde-Duque las hizo aún muchísimo mayores que debieron y pudieron ser.
Ya que no había sabido valerse de la templanza y de la justicia, tampoco
supo cómo y cuándo emplear las armas para alcanzar su propósito.
Despacháronse órdenes á todos los capitanes de guerra de las costas y
fronteras del Principado, para que sin demora comenzasen las
hostilidades mientras llegaba el grueso del ejército que se estaba
formando. Entraron los soldados en Tortosa por industria y trato con los
naturales, suceso que dió á los nuestros esperanza, y desaliento á los
contrarios; pero no tardaron en sobrevenir reveses tales que hicieron
olvidar la adquirida ventaja. Había recaído el mando de las armas del
Rosellón en D. Juan de Garay, criado del duque de Feria, y de muy
humildes principios; Maestre de campo luego del tercio viejo de
Lombardía y Maestre de campo general, reputado de muy experto y
valiente, no tanto de capitán afortunado. Salió éste de Perpiñán con el
tercio de Arce y el de Moles, algunos caballos y artillería; llegó al
lugar de Milla y entrólo sin resistencia, y en seguida se puso sobre
ella que estaba en abierta insurrección. Defendióse briosamente aquella
pequeña plaza, y á punto que Garay tuvo que levantar el cerco y enviar á
Perpiñán por más gente y artillería, con cuyo refuerzo volvieron á
comenzarse el cerco y los ataques. Abierta la brecha, dióse un asalto en
el cual D. Juan de Garay, notando flojedad en los suyos, tomó con una
pica la delantera, acompañando con la voz el ejemplo; pero herido
gravemente, sus soldados se descompusieron y fué preciso ordenar la
retirada. Poco después recibió orden Garay de venir á Cataluña con
cuanta gente pudiese reunir, para juntarse con el ejército del marqués
de los Vélez; pero no quiso cumplir tal orden por no dejar la provincia
en manos de catalanes y franceses, y se embarcó sólo con alguna
artillería, dejando guarnecidas las plazas, á lo cual se debió que no se
perdiesen por lo pronto. Llenáronse de ardor los catalanes con estos
sucesos, teniéndose ya por invencibles, y el Conde-Duque, pareciéndole
aquella ocasión para ceder, movió nuevos tratos de paz, él que tanto la
había dificultado, por medio del nuncio apostólico monseñor
Aldobrandini, y de algunas personas de la nobleza catalana. Sin duda la
resistencia de los catalanes le cogió de improviso como todas las cosas.
Creyó que no osarían pueblos, al parecer inermes, contrarrestar su
tiranía, y que los lazos de la lealtad serían bastantes para atarlos al
carro de su insolente vanidad y de su codicia torpe; y lo poco que dejó
de perder con el engaño, vino con el desengaño á perderlo. Negáronse los
rebeldes, como era natural, á las proposiciones que ahora se les
hicieron, y no hubo más sino que ellos crecieron en osadía, y el Trono
y la autoridad decayeron en respeto. Entonces, yendo siempre de error en
error, y de flojedad en violencia, se redujo á prisión en Madrid á los
embajadores catalanes.

Reuníase al propio tiempo el ejército real con gran dificultad y trabajo
en las fronteras de Aragón y Cataluña. Los soldados de las nuevas levas,
no bien incorporados en las banderas, desertaban y se volvían á sus
pueblos; faltaban armas, carros y todo género de instrumentos de guerra,
porque con la larga paz de que las provincias de España habían
disfrutado, apenas se hallaba en ellas cosa alguna; pero al fin se logró
allegar gente bastante y acopiar todo lo necesario, y el ejército, desde
Zaragoza y Tortosa, se dispuso á entrar en Cataluña. Había propuesto
Garay que se invadiese el territorio catalán por el Rosellón, con lo
cual se cerraba la puerta al socorro de Francia, y éste era sin duda el
parecer más acertado, por lo cual, precisamente, no fué el que se
siguió, prefiriendo comenzar la campaña por la frontera aragonesa. Mas
todavía hubo antes de cruzar formalmente las armas, notables
demostraciones. Fué una, que el marqués de los Vélez se juró por Virrey
de Cataluña ante el obispo de Urgel y algunos otros catalanes fieles; y
como en el juramento se comprendió el no infringir los fueros de la
provincia, se añadió por esta vez que eso sería mientras ella no
obligase á infringirlos. Otra fué, de parte de los catalanes, porque
habiendo llegado el tiempo de elegir los conselleres ó magistrados de
Barcelona, como era costumbre que no se introdujesen los electos en el
nuevo mando sin la aprobación del Rey, despacharon un correo á la Corte,
de la misma suerte que lo hacían en los años de quietud, dando á
entender con esto todavía que no se desviaban por defenderse de la
obediencia soberana. Fundó en esto alguna esperanza de acomodamiento
nuestra Corte, suponiendo que los catalanes deseaban la sumisión, y sin
dificultad se confirmó la elección de aquellos magistrados; pero era
vana esperanza. Por último, los aragoneses, convidados por los catalanes
á la rebelión, no sólo se negaron á ello, sino que enviaron una embajada
á Barcelona, aconsejándoles que se sometiesen al Rey: ¡ocioso intento
también!

Luego, sin más tardanza, comenzaron las armas á hacer su oficio. Salió
D. Fernando de Tejada de Tortosa, en donde era gobernador, y embistió á
las cuadrillas catalanas fortificadas en las cercanías; desalojólas,
quemó la villa de Cherta y causó muchos daños en aquellos campos, y D.
Diego Guardiola entró á poco tiempo en el lugar de Tivenís sin
resistencia alguna; con lo cual y el perdón que se ofreció luego á los
que voluntariamente se sometieran, vinieron muchos lugares de la comarca
de Tortosa á la obediencia del Rey. Tras esto fueron enviados dos
capitanes á tomar algunos pasos de allí cerca, para que los enemigos no
pudiesen estorbar el movimiento del ejército. Y en seguida el marqués de
los Vélez, impaciente por ganar la gloria que esperaba, lleno de ardor y
de buena fe, pero tan poco previsor como de su poca práctica podía
esperarse, entró en el Principado, llevando consigo de Maestre de campo
general á Carlos Caracciolo, marqués de Torrecuso, muy honrado en el
socorro de Fuenterrabía, á D. Alvaro de Quiñones, al marqués de Cheli de
René y otros muchos capitanes de cuenta, con veintitrés mil infantes,
tres mil caballos y veinticuatro piezas de artillería, sin mirar que
eran ya principios de Diciembre, como dando por cierto que la
resistencia no obligaría á hacer largas ni dificultosas operaciones.

Pero en esto sobrevino un accidente á la Monarquía más grave desde el
principio que la insurrección de Cataluña, y al cabo de muchas más
funestas resultas. Á un tiempo casi llegó á Madrid la noticia de que el
ejército del marqués de los Vélez había comenzado sus operaciones, y la
de que el Reino de Portugal estaba alzado en armas, aclamando por Rey al
duque de Braganza. Otra consecuencia del descabellado pensamiento de
unidad que traía en la mente Olivares. Habían durado en Portugal los
tratos de unión más que en Cataluña y habían llegado más adelante.
Propúsose que las Cortes portuguesas fuesen unas con las de Castilla,
convocándose á éstas un cierto número de diputados de sus tres brazos.
Llegó á designarse al arzobispo de Evora para la presidencia del Consejo
que debía reemplazar al de Castilla, entendiendo en los asuntos de las
dos provincias. Llamóse á Madrid para tratar de esto á los nobles,
principales y prelados, caballeros y eclesiásticos de cuenta.
Celebráronse muchas conferencias, y hubo largas pláticas y discursos,
pero sin llegarse á determinar cosa alguna. Hallábanse los portugueses
poco gustosos con los castellanos para ello. Felipe III no estuvo sino
una sola vez en Portugal, y aún fuera mejor que no estuviera ninguna.
Trató el Rey con despego á aquellos orgullosos pueblos, y la grandeza
castellana, no ya con despego, sino con altivez é insolencia, y en
cambio Lisboa y los demás pueblos por donde pasó la Corte se mostraron
con ella muy desabridos. Aumentáronse con esto las antiguas antipatías
de pueblo á pueblo. En Portugal aborrecían francamente á los castellanos
por su soberbia, y en Castilla eran despreciados sobre manera los
portugueses. Como disfrutaban éstos de alguna más tolerancia religiosa,
eran tachados de impíos por el fanático pueblo, y más al ver que los
autos de fe, aunque frecuentes, no daban abasto al número de judíos
portugueses encausados por sus sacrilegios y doctrinas. De otra parte,
había por acá muchos portugueses que se dedicaban al tráfico y
negociaciones, logrando en ellas grandes productos, y enriqueciéndose
con préstamos y usuras al Gobierno y particulares: nueva causa de
envidia y aborrecimiento en los castellanos, siendo tan mala la
disposición de ánimos en unos y otros para intentar la unión pretendida.
Pero el Conde-Duque no reparó en nada, y al sentir los apuros de la
guerra comenzó á ordenar novedades nunca oídas en aquella Corona y á
sostenerlas con el rigor.

Los Ministros que entendían en las cosas de Portugal, Miguel de
Vasconcellos y Diego Suárez, eran á semejanza de aquel funesto
protonotario de la Corona de Aragón, D. Gerónimo de Villanueva, hechuras
y aduladores del Conde-Duque, vendidos á sus intereses y caprichos, y,
por tanto, universalmente aborrecidos de los naturales: en todas partes
los mismos yerros. Necesitóse dinero y gente, no se quiso acudir á las
Cortes portuguesas, tan parcas en conceder uno y otro, como todas las de
España, y sin tal requisito se mandó á los pueblos que aprontasen una
contribución crecida y que enviasen á Castilla mucho número de soldados.
Alborotóse Portugal con esta nueva. Llegó á tal extremo la oposición y
el odio á los castellanos, que hasta los curas y predicadores, después
de los sermones y misas, prescribían públicamente á sus agentes rezos y
plegarias para que Dios los librase de tal Gobierno. Alzáronse en poco
en encubierta rebelión, corriendo aún el año de 1636 muchos lugares de
los Algarbes, dando por causa el no pagar una nueva contribución de
cinco por ciento, impuesta sobre las rentas y mercaderías, y en Evora
principalmente llegaron los desórdenes á ofrecer cuidado. Sosegóse, sin
embargo, el tumulto, quedando satisfechos el Rey y los cortesanos, de
manera que el Consejo de Castilla primero, y luego los procuradores de
las Cortes de Castilla, tan vendidos por aquel tiempo al Poder,
propusieron al Rey en 1639 que atendiendo á los méritos de Olivares por
haber librado á Portugal de un levantamiento, conservándolo unido á
Castilla, al propio tiempo que por la disposición del socorro de
Fuenterrabía, se le hiciesen ciertas mercedes muy grandes. Accedió el
Rey á la súplica y se las hizo: ¡ridícula farsa urdida por el favorito,
y tan deshonrosa para el Consejo como para las Cortes! Pero Suárez y
Vasconcellos no tardaron en comunicar á Madrid que aquellas chispas no
eran hijas del acaso, sino un incendio oculto, que antes de mucho, sin
grandes y oportunos remedios, habría de abrasar todo Portugal: lo único
que faltó fué que acertasen con tales remedios.

Eran ambos Ministros de no vulgar talento y de historia tan singular,
que para el conocimiento de las cosas de aquel tiempo conviene dar
alguna razón de ella, Miguel de Vasconcellos fué hijo de un oidor de
Portugal, el cual, por ciertos arbitrios y remedios públicos que
imaginó, fué muy perseguido de sus conciudadanos, condenado á no tener
oficios en su familia hasta la cuarta generación, y al fin asesinado.
De resultas de esto se halló en su mocedad desamparado, sin otro arrimo
que el de una hermana que tenía soltera, y aún tachado, con razón ó sin
ella, de no muy sano en la fe. Acertó á casar esta hermana con Diego
Suárez, hombre entonces de alguna mejor fama, pero no de mucha más
fortuna; y unidos ya por los lazos de la amistad y de la sangre,
trataron de remediar sus miserias. Andaban á la sazón tan en boga en la
Corte de España los arbitristas y los arbitrios, que al Diego Suárez se
le ocurrió una singular idea, que fué pasar á ella con los borradores y
apuntes de aquellos que tan desdichada suerte habían acarreado al padre
de Vasconcellos. Consultólo con su cuñado, y éste, aprobando el plan, le
dió los papeles que poseía, aunque no sin pactar antes que las mercedes
obtenidas por tal medio se partirían entre ambos. Con esta recomendación
vino á Madrid, en efecto, el Suárez, y halló tanta gracia en el
Conde-Duque, que los arbitrios no se sabe si se aprovecharon; pero es
cierto que él se aprovechó muy bien de ellos, llegando á ser muy pronto
uno de los mayores validos del Conde-Duque y secretario de Estado de
Portugal, y el que despachaba en Madrid absolutamente todo lo que tocaba
á aquel Reino. Entonces, cumpliendo con el pacto antiguo, hizo también á
su cuñado Vasconcellos secretario de Estado, con la obligación de
residir en Lisboa. Así las cosas, pasaban de Vasconcellos á Suárez, y de
Suárez al Conde-Duque, repartiéndose entre los tres toda la autoridad y
ganancia, y principalmente entre estos últimos, que como más miserables
también abusaban más de su poder. Estaba de Virreina en Portugal Doña
Margarita de Saboya, duquesa viuda de Mantua, hija del turbulento
Víctor Manuel y muy diferente en sentimientos de su padre, porque amaba
sobremanera á los españoles y se desvivía por sus intereses. Era, en
suma, mujer de carácter firme y de no vulgar inteligencia; pero, á la
verdad, más parecía esclava que señora en aquel cargo. Vigilada y
estrechada por Vasconcellos y sus secuaces, veía pasar ante sus ojos los
mayores desórdenes; y aunque se quejase á la Corte con frecuencia, no
recibía de ella, por mano de Suárez sino desdeñosas respuestas. De esta
suerte, los escándalos de cohecho y de violencia fueron inauditos en
poco tiempo, y acabaron de hacer perder á los portugueses la paciencia.
Pero, como arriba dijimos, ya que fuesen perversos, no carecían de algún
talento ni Suárez ni Vasconcellos, y no tardaron, por tanto, en conocer
el peligro, acertando también que el duque de Braganza sería luego la
cabeza y el principio del daño. Entonces, con aviso de ellos, comenzaron
aquellos largos manejos con que Olivares procuró evitarlos, mostrando
más y más en esto su inhabilidad y torpeza.

Era el duque de Braganza nieto de la infanta Catalina, que contendió con
Felipe II sobre los derechos de la Corona portuguesa por ser hija de D.
Duarte, hermano de la emperatriz Isabel, madre del Rey de España.
Fundaba Doña Catalina su derecho en una ley del Reino que excluía á los
príncipes extranjeros del Trono; pero Felipe negaba con cierta razón que
pudiesen mirarse como tales en Portugal los Reyes de Castilla. Llegó el
asunto á trance de armas, y Felipe completó con el poder de las suyas lo
que pudiera faltarle á su derecho; venciendo al prior de Ocrato, que
osó contraponérsele en campo, sin que de parte de la infanta Catalina
hubiese el menor amago de rebelión ó resistencia. Á eso debieron ella y
su hijo el duque Teodosio permanecer en Portugal después que fué
provincia de España; así como el nieto, Duque á la sazón de Braganza;
descuido y error grave que apenas se explica en tan prudente Rey como
Felipe II. El duque Teodosio había alimentado siempre en el corazón un
odio invencible á los españoles y lo había legado á su hijo; pero éste
era de carácter pacífico y más dado á los placeres que á los negocios:
de suerte que aunque muy sagaz y astuto, parecía incapaz por indolencia
de meterse en ninguna empresa de importancia. Mas por desdicha estaba
casado con Doña Luisa de Guzmán, hermana del duque de Medinasidonia,
mujer altiva, ambiciosa, inteligente, ejemplar de aquellos que la
grandeza castellana engendraba aún de cuando en cuando, y que servían de
muestra de lo que habían sido en otros tiempos. Aquella mujer
castellana, y muy estimada en la Corte de Madrid y en la servidumbre de
los Reyes antes de su matrimonio, afrentada más bien que agradecida con
tal recuerdo, como suele verse en los soberbios, logró á su tiempo del
indolente marido que aprovechase la ocasión que se le ofrecía de
recuperar el poder y grandeza de sus mayores, ayudándole también muy
eficazmente á ponerlo por obra. Pero el principal agente de la
conspiración fué cierto Pinto Ribeyro, mayordomo de la casa de Braganza,
hombre de no vulgar ingenio, astuto, disimulado, lenguaraz y osado por
todo extremo, nacido para ser instrumento de grandes cosas y empresas.
Este comenzó á fraguar la conspiración con el mayor sigilo y con el más
refinado disimulo; de suerte que, á no estar tan cerca Vasconcellos, y
á no ser tan sagaz Suárez, se llevaran á efecto sin que nadie supiese
sus principios.

Retirado á sus haciendas riquísimas de Villaviciosa, no pensaba, al
parecer, el de Braganza en otra cosa que en sus cacerías, ni más la
Guzmán que en sus quehaceres domésticos. Mas no apartaban un punto su
atención del negocio, y allí recibían á sus ministros y cómplices, así
naturales como extranjeros, pues se sabe que los hubo franceses en
aquella época que ofrecieron para el levantamiento de Portugal naves,
soldados y todo género de auxilios, al propio tiempo que á los enviados
del Conde-Duque, que desde los alborotos de 1836 tampoco los perdió un
instante de vista. Hízole aquél capciosas preguntas sobre aquellos
acaecimientos, y más sospechoso que asegurado con sus investigaciones,
tomó la determinación de sacarlos de Portugal á toda costa, con todos
los nobles del país, no sin razón tachados de cómplices ó descontentos.
Valióse para ello de la insurrección de Cataluña, porque habiéndose
publicado que el Rey haría jornada á aquella provincia con pretexto de
que lo acompañase allá toda la nobleza de sus Reinos, mandó venir á
Madrid la de Portugal, en la cual era de los primeros el duque de
Braganza. Vinieron con efecto á Madrid hasta cincuenta prelados y
títulos portugueses, pero no el de Braganza, que se excusó con frívolas
razones, siendo él la persona que más se quería que viniese. Crecieron
con esto, como era natural, los temores de Suárez y Vasconcellos y las
sospechas de Olivares; y cuando todo el mundo esperaba alguna resolución
violenta y acomodada al caso, que no fuera difícil de traer entonces á
cumplimiento, salió de la Corte una disposición extraña, y á los ojos de
los pasados y presentes inexplicable, que fué ordenarle al Duque que en
saliendo de Villaviciosa fuese á residir cerca de Lisboa para atender á
la defensa de las costas de Portugal que se suponían amenazadas de
enemigos, con el mando absoluto de las armas y hasta veinte mil doblones
de ayuda de costa. El objeto, si lo hubo, no pudo ser otro que adormecer
al Duque y sus parciales con semejante muestra de confianza, haciéndoles
creer que nada se recelaba de ellos, á fin de ejecutar más á mansalva
cualquier resolución atrevida; pero era fácil de conocer tal objeto por
un lado, y por otro era aquello demás para hecho de burlas y con
cautela. Así fué que en el Duque y sus parciales, lejos de desvanecerse
con eso, se aumentaron los ya crecidos alientos y no pensaron más que en
aprovecharse de los medios que tan insensatamente se ponían en sus
manos. Vino el Duque á Lisboa, como se le ordenaba, tomó el mando de las
armas, guarneció con capitanes y soldados de su devoción los principales
lugares y fortalezas de la costa, y hasta en la misma ciudadela de
Lisboa metió guarnición de portugueses con la castellana que allí había;
así que halló sin pensarlo abiertas de par en par las puertas del Reino.

Al propio tiempo, por todas las ciudades por donde pasaba se mostraba
con regia pompa y triunfal aparato, hacía mercedes á los suyos,
castigaba con ocasión ó sin ella á los amigos y parciales de Castilla, y
engendraba esperanzas y ganaba simpatías. Hubo ciudad como Lisboa donde
se le recibió con igual júbilo y honras que si fuera ya persona real.
Atónita la Duquesa gobernadora y los ministros y personas fieles que
quedaban en Portugal á nuestra Corona, con tan impensados accidentes,
escribieron á Madrid, exponiendo con verdad y franqueza el estado de las
cosas, y anunciando la total perdición del Reino si pronto no se
deshacía lo hecho; mas Suárez no respondía sino con oráculos y enigmas,
y Vasconcellos se mostraba en Lisboa completamente seguro y satisfecho.
En tanto Olivares seguía larga y afectuosa correspondencia con el duque
de Braganza, ponderándole los servicios que estaba haciendo á la
Monarquía con su conducta, y estimulándole á que se preparase á hacerlos
mayores. Aún no se sabe bien cuáles fuesen en todo los ocultos intentos
del favorito y sus agentes. Los portugueses afirman que se trataba de
prenderle á toda costa; que se dió orden á D. Lope de Osorio, general de
la armada del Océano, para que conduciéndole á bordo con algún razonable
pretexto, lo redujese luego á prisiones y lo trajese á cualquiera de los
puertos de Galicia ó Andalucía; y que frustrado esto porque los
temporales deshicieron aquellos bajeles, se pretendía prenderle en uno
de los castillos que había de visitar por su nuevo oficio. Pero el hecho
fué que no se hizo nada de esto, y, por el contrario, cuando el
Conde-Duque creía tenerlo confiado y seguro, halló traza el de Braganza
para engañarle, harto más eficaz y menos expuesta, porque al tiempo
mismo en que le suponía más empeñado en conservar el mando, se volvió
voluntariamente á residir en Villaviciosa, enviando al ejército de
Cataluña cantidad considerable de sus vasallos y allegados, y quedándose
al parecer sin facultades y sin fuerzas.

Atribuyóse este paso á temor, que era lo que él quería, y desistiendo de
toda idea violenta y repentina, prosiguió la Corte por algún tiempo
negociando lentamente á fin de sacarle á él y á la nobleza de aquel
Reino, hasta que, cansada de nuevo de los subterfugios que empleaba sin
tasa, reducidos todos á negarse á la salida, expidió orden terminante
para que sin más dilaciones ni pretextos se pusiese en camino,
conminando al propio tiempo con pena de traición y confiscación de
bienes á todos los prelados, títulos y señores que no acudiesen á
Madrid, como por tres veces se les había ordenado, para acompañar la
jornada del Rey tantas veces alegada. No hizo esto más que apresurar el
estallido de la conjuración, y verdaderamente que para proceder así con
órdenes rigurosas y absolutas, más valiera emplearlas desde el
principio. Á la sazón, lo que el caso requería no eran órdenes tales,
sino prontos y vigorosos hechos; era preciso meter al punto en Portugal
un ejército, asegurar bien las fortalezas con nuevos alcaides y
guarniciones, sorprender al duque de Braganza y á los nobles que se
resistían á cumplir las órdenes, y hacerlos presos antes de que pudieran
ponerse en defensa; pensar, en fin, más en las obras que en las
palabras, y más en la ejecución que en el intento. Todo esto se
necesitaba para contener el mal; y aún se había también perdido tiempo
con no ejecutarlo desde los primeros días, puesto que las sospechas que
había bastaban ya para ello. Pero tal era aquí, como en todas partes, la
política del Conde-Duque orgullosa, tiránica, provocadora en la amenaza,
y flaca y tarda en el golpe; importuna en el rigor y en la tolerancia,
usando aquél antes de tiempo, y de ésta cuando ya la cuestión había
pasado. La desdichada política habíase ya probado en Italia, Flandes y
Cataluña, y ahora iba á confirmarse en Portugal con el mayor de todos
los desastres. Suárez y Vasconcellos, ó no atreviéndose á decir toda la
verdad, ó no queriendo ir contra los designios y proyectos del
Conde-Duque, por no descontentar su vanidad, ó fiando demasiado de su
habilidad y sus fuerzas para vencer en la ocasión, deseando acaso que
llegase para hacerse más necesarios y tomar mayor venganza en sus
enemigos, aunque fueron los primeros que advirtieron la conjuración y la
comunicaron, no hicieron nada al fin de lo que debía hacerse para
remediarla, ni, á lo que parece, comunicaron al Conde-Duque la final
situación de las cosas. Sólo la Infanta Gobernadora, atenta al peligro,
aconsejada del arzobispo de Braga y de algunos otros portugueses leales,
escribió ardientes cartas al Rey y al Conde-Duque, protestando que si
prontamente no se remediaban tan malas premisas, había de ser
consecuencia la total pérdida de aquel Reino.

Pero desdeñada por esto y aborrecida del Conde-Duque, no tuvo más que
esperar, satisfecha de su conducta, si no tranquila, á que se
representase aquella fatal tragedia. Llegó ésta en tanto sin ser
sospechada ni sentida; porque aunque se sabían los intentos, no pudo
descubrirse cuándo ni cómo sería la ejecución, hasta que se vieron los
efectos, guardando maravillosamente el secreto los conjurados. El duque
de Braganza, después de haberlos suscitado y movido secretamente con su
esposa, vaciló mucho todavía antes de dar la cara, declarándose por su
cabeza; sin embargo, hostigado por su esposa y por algunos prelados y
caballeros de los de su bando, cedió al cabo. Día 1.º de Diciembre
(1640), muy de mañana, se armaron los principales y más valerosos de los
conjurados, encaminándose al palacio de Lisboa, donde residía la Infanta
Gobernadora y Vasconcellos. Un pistoletazo disparado por Pinto de
Ribeyro fué la señal para el ataque. Había de guardia en Palacio un
trozo de gente castellana y otro de alemanes, y éstos y aquéllos,
sorprendidos, apenas hicieron resistencia. Cierto clérigo con un
crucifijo en la mano iba delante de las turbas y presentaba la sagrada
imagen á los soldados, de manera que algunos que quisieron defenderse no
pudieron por no herir en ella. Pinto entonces se dirigió con algunos de
su banda en busca de Vasconcellos; hallaron á la puerta de su cuarto al
corregidor de Lisboa, y dando gritos de «Viva el duque de Braganza»,
respondió el leal magistrado con vítores al Rey Felipe, por lo cual le
mataron al punto. Tropezaron en seguida con cierto Antonio Correa,
grande amigo de Vasconcellos, y también le dejaron por muerto; por
último, se presentaron á las puertas del aposento de aquél sedientos de
sangre.

Hallábase á la sazón conversando con Vasconcellos D. Diego Garcés,
capitán de infantería española, el cual oyendo el rumor de las armas y
los gritos de los sediciosos, conociendo de qué se trataba, se arrojó á
la puerta para cerrarla con su espada y persona, y dar tiempo de
ocultarse al Ministro, llevado sólo de su generoso aliento, pues no le
debía obligaciones algunas. Allí se sostuvo largo espacio contra el
tropel de los conjurados, hasta que herido el brazo derecho, indefenso y
desfallecido, tuvo que tirarse por una ventana; premió Dios su buena
acción, no permitiendo que muriese de la caída. Luego los conjurados
entraron en el cuarto de Vasconcellos, y hallándole escondido en un
armario, le asesinaron con cien heridas, arrojando al punto su cadáver
por una ventana á la plaza de Palacio, donde le esperaba ya todo pueblo
congregado y sediento de sangre. Después por casi dos días estuvo
sirviendo el cadáver de aquel Ministro, soberbio y codicioso, de juguete
y de burla al pueblo, que no hubo afrenta ni vileza que en él no
cometiese. Subieron también los conjurados al cuarto de la Virreina, y
ésta, acompañada del arzobispo de Braga y de las damas, procuró aplacar
su ira; pero lejos de prestarla atención, la insultaron y amenazaron sin
respeto alguno. Dió en aquel trance la Virreina altas pruebas de
generosidad y de entereza; con pocos hombres como ella, Portugal hubiera
permanecido sujeto al Rey Felipe. Pero no halló á su lado en el peligro
más que al arzobispo de Braga, D. Sebastián de Mattos de Noronha, hombre
amantísimo de España, dotado de altas prendas, de inteligencia y de
carácter; y aunque ambos expusieron largamente la vida, debiéndola sólo
á ser mujer ella y él prelado, no alcanzaron fruto alguno. Uno y otro
fueron arrestados. Fuélo también el Maestre de campo general D. Diego de
Cárdenas, y en un momento la rebelión triunfante se extendió por todo
Lisboa sin hallar en ninguna parte resistencia.

Quedaban, sin embargo, por nosotros la ciudadela y el castillo de San
Juan, situado á la embocadura del Tajo, y á sostenerse no pudiera darse
aún por perdida Lisboa. Por lo mismo pusieron los rebeldes el mayor
empeño en su conquista: exigieron con amenazas de la Virreina una orden
para que los gobernadores abriesen sus puertas, y no pudieron
conseguirlo; entonces la anunciaron que de no dar tal orden degollarían
á todos los españoles que tenían en su poder, y con esto lograron que
sucumbiese á su demanda. Gobernaba en la ciudadela el Maestre de campo
general D. Luis del Campo, el cual, con poco acierto ó valor, hallándose
con más portugueses que castellanos bajo su mando, la rindió á los
conjurados, según previno forzadamente la Virreina; mas luego,
recobrado, pudieron tanto en él los remordimientos de su honor, que se
volvió loco y acabó sus días en el hospital de Toledo. No fué tan
pundonoroso el gobernador del castillo de San Juan, D. Fernando de la
Cueva. Tenía éste bajo su mando una guarnición compuesta de españoles
solamente, los cuales se ofrecieron á morir en la defensa sin cumplir el
mandato de entrega. Reunieron los conspiradores toda su gente
disponible, y con numerosa artillería vinieron á poner sitio á la
fortaleza, y el D. Fernando con su numerosa guarnición se mantuvo firme
algunos días, molestando con frecuentes salidas á los sitiadores. Mas
luego, vencido del oro, con flaqueza indigna de españoles, y apenas oída
hasta entonces, abrió las puertas al enemigo, vendiendo á sus soldados.
Era aquel traidor D. Fernando, natural de Jaén, y bien quisiéramos que
su nombre y patria no hubieran llegado á nosotros, ya que llegó su
odiosa alevosía.

No hubo ya resistencia en el resto del reino. Los Consejos y Tribunales
comenzaron al punto á despachar en cabeza del duque de Braganza, con el
nombre de Juan IV. Los magistrados y gobernadores de las ciudades se
apresuraron á prestar obediencia al nuevo Gobierno. No tardó el de
Braganza en venir á Lisboa y coronarse por Rey con Doña Luisa de
Guzmán, en medio de las aclamaciones del pueblo, que con eso pensaba ser
dichoso en adelante. Francia no dejó esperar mucho el socorro prometido,
ni tampoco los holandeses, enviando unos y otros á Portugal armas,
naves, capitanes y soldados que fuesen núcleo de los ejércitos de la
nueva corona. Y así se concluyó aquella revolución triste y funesta para
todos, españoles y portugueses. Vengaron éstos con ella las inmediatas
injurias del mal gobierno del Conde-Duque y sus ministros; pero fué á
costa de procurarse para siempre una decadencia total y una servidumbre
más odiosa y vil. Portugal no ha podido vivir desde entonces sino como
dependiente de otras potencias, principalmente de Inglaterra; y así su
nacionalidad, sus intereses y su gobierno han venido á ser esclavos de
verdaderos extranjeros codiciosos y soberbios. España á la par vió
deshecha con los frutos de aquella revolución la integridad de su
territorio: y sin más que eso pudo contarse por rebajada en su antigua
categoría é impedida de recobrar su grandeza. Al contemplar las
consecuencias de aquella separación desdichada, el ánimo se siente
inclinado á censurar duramente á los portugueses, que con tan mal
acuerdo convirtieron en castigo y humillación de toda España el merecido
castigo y ruina de un mal ministro y de dos miserables cómplices. Pero
la razón obliga también, no ya á censurar la conducta de éstos, sino á
maldecirla; que ellos con sus torpezas y sus crímenes fueron causa de
todo. No se puede exigir de los pueblos que pongan tanta prudencia y
cordura de su parte. Á los gobernantes es á quien toca tenerla: que aun
á los hombres más cuerdos y prudentes es locura querer obligarlos con
el espectáculo de miserias que ofrecen las revoluciones, á que soporten
todo género de opresión injusta; porque llega día de seguro en que
prefieren el mal venidero y endulzado con la venganza, al mal presente y
exasperado con el sufrimiento.

Cuando llegó á Madrid la noticia de este suceso, halló á la Corte
descansando, como solía, de unas fiestas de toros que se habían
celebrado en la plaza pequeña del Buen Retiro, toreando los principales
de la nobleza, para honrar á un Embajador de Dinamarca que acababa de
llegar á España y no había visto nunca tal espectáculo. Sin embargo, la
noticia del suceso produjo una impresión profunda en todos los ánimos.
Vióse entonces claramente que era ya inevitable la ruina de la Monarquía
con tal favorito. Públicamente se murmuraba de su conducta, acusándole
de imbécil é inepto, tanto como de vanidoso y tirano. Llenos de dolor
los Grandes y los plebeyos, rogaban á Dios ardientemente que los librase
de él; pero ninguno osaba dirigirse con súplicas al Monarca. Olivares
mismo sintió por primera vez abatido su ánimo, que pareció hasta
entonces incontrastable, más que por lo grande y fuerte, por lo
distraído y poco atento que se mostraba al bien ó al mal público.
Sospechóse que aun en esta ocasión, antes sentía el menoscabo en su
privanza que esperaba, que no la pérdida de tantos países y reinos como
acababan de perderse en un punto. Estuvo muchos días sin hacer pública
la noticia ni comunicársela al Rey, aunque toda la Corte en voz baja la
repetía. Al fin se determinó á decirlo al Rey, no fuese que otro alguno
se anticipase en ello y viniese á pararle mayor perjuicio; pero la
forma con que ejecutó su intento merece ser conocida. Es fama que
llegándose un día al indolente Felipe, con rostro alegre y confiado, le
dijo: «Señor, el duque de Braganza ha perdido el juicio. Acaba de
levantarse por rey de Portugal, y es demencia, que da á V. M. de sus
haciendas doce millones»[18]. No respondió el Rey más que estas
palabras: «Es menester poner remedio»; pero su frente se nubló y su
corazón comenzó á sentir remordimientos, de manera que no le aprovechó
al de Olivares la treta como pensaba.

     [18] ORTIZ: _Compendio Histórico_.

Pretendió en seguida deslumbrarle con nuevas fiestas y diversiones; pero
el pueblo, la nobleza, la Reina misma no daban ya lugar á ello. Un día
que salía á caza de lobos le gritó el gentío en las calles: «Señor,
señor, cazad franceses, que son los lobos que tenemos.» Defendíase el de
Olivares contra todos, sin haber desafuero que le empesciese, ni recurso
ó astucia á que no acudiera. Oprimió á la Reina privándola hasta de
tener comunicación con su esposo, y poniéndola su mujer al lado, que
vigilante y sagaz, no la dejaba tener pensamiento que no supiese el
Conde-Duque; hizo que el Presidente del Consejo de Castilla juntase á
todos los prelados de las religiones y les ordenase advertir á los
predicadores de su obediencia que en los sermones procurasen templar de
modo las palabras que no ofendiesen las materias del Gobierno, porque el
pueblo, afligido, no se desconsolase del todo; atendió también á
refrenar las murmuraciones de la Corte, y para ello prendió á un D. Juan
Pardo de Castro, que andaba muy metido entre los señores y Grandes,
porque hablaba mal de su privanza, y le nombró tales jueces, que de tres
dos le condenaron nada menos que á la pena de garrote por tan liviano
motivo, y sin duda lo pasara mal á no averiguarse que estaba casado con
una criada de la casa de cierto secretario del Rey; hecho no indigno de
recuerdo, porque con él se da á entender maravillosamente lo que era
entonces el gobierno de España en todas sus partes. Nada de esto bastó,
sin embargo, para detener ya la ruina del Conde-Duque; desde entonces,
aunque tarde á la verdad, pudo contarse por decretado.

El pueblo, como siempre, ciego en sus determinaciones y llevado de la
antigua antipatía, que así como los portugueses á los castellanos
profesaban éstos á aquéllos, al propio tiempo que maldecía al favorito,
desahogaba su ira en Madrid de una manera sangrienta. Porque habiéndose
susurrado que había portugueses que vitoreaban de noche por calles y
plazas al duque de Braganza, con ánimo sin duda de causar alarmas y de
insultar á los castellanos, la gente moza que andaba á tales horas
rondando amores, según el uso del tiempo, dió en entretener sus largos
ocios matando á cuantos hombres tropezaba de aquella nación, aunque
anduviesen tranquilos y sin hablar palabra. Ni tales excesos, que hubo
al cabo que reprimir severamente, se cometían sólo en la soledad de la
noche, pues no era raro hallar en medio del día caballeros portugueses y
castellanos acuchillándose por pequeña ocasión al parecer, pero en
realidad por la encendida cólera de las dos naciones. Mejor fuera
emplear la nuestra en la frontera de Portugal que no en aquellos trances
y empeños particulares; pero allí, que era donde importaba más la
premura, iban harto despacio las cosas.

El Conde-Duque, atento antes que todo á conservarse en el poder, no
pensó en muchos días en dar disposición alguna. Luego, reparados los
primeros golpes, recobró al ver amenazada su privanza la actividad y
fertilidad de los primeros días de su gobierno, y se puso á imaginar
arbitrios y remedios, que ojalá así fueran tan acertados y eficaces,
como fueron numerosos y varios. Mandó al marqués de los Vélez que
ocultase la noticia á su ejército á fin de que los portugueses que había
no desertasen y viniesen á engrosar las banderas del de Braganza; rogó
al Emperador de Alemania que prendiese allí á D. Duarte de Braganza, que
servía como general en sus ejércitos y era hermano del nuevo Rey de
Portugal, á fin de que no acudiese por su persona al servicio de éste;
hizo prender á algunos portugueses notables que servían en los ejércitos
ó en el Gobierno, y de ellos á D. Felipe de Silva, el vencedor de
Fleurus y Maguncia, que estaba aún en Flandes con reputación de gran
soldado; por fin, comenzó á fraguar una conspiración dentro de Portugal
con las pocas personas fieles que allí nos quedaban. Triviales é
injustas medidas las primeras, y aunque no descabellada la última, con
todo más propia para acompañada de otras que no para reducir á ella
todas las esperanzas; porque descubierta y frustrada, como era tan fácil
que sucediese, y con efecto sucedió, se había de perder un tiempo
precioso, dando con la espera más espacio á la insurrección para que
cobrase fuerza y aliento. Fué la cabeza y agente principal de este
intento aquel arzobispo de Braga, tan fiel á nuestra causa, y de quien
ya en otras ocasiones hemos hablado, y logró traer á su partido á
muchos Grandes y personas importantes del reino, al marqués de
Villarreal, al duque de Caminha, su hijo, el conde de Val de Reys, al de
Castañeira, al de Armamar y á Antonio Correa, aquél que dejaron por
muerto los conjurados á las puertas de Vasconcellos, con otras varias
personas y prelados. Fué tan adelante el intento, que se llegó hasta
señalar día para la ejecución, y según estaba todo concertado, hubiera
dado en que entender al de Braganza, á no ser porque un impensado
accidente descubrió el secreto.

Estaba de gobernador de las armas en Ayamonte y su frontera D. Francisco
de Guzmán, marqués de este título y, por tanto, de la casa de
Medinasidonia, muy relacionado con la de Braganza por la vecindad de
tierras y Estados que con ella tenía. Este, desde los principios de la
conjuración, faltando vilmente á lo que debía á su patria España y al
puesto de confianza que le estaba conferido, mantuvo inteligencias y
tratos con los fautores y caudillos de ella, mayormente con el duque de
Braganza y su esposa. Animado con el buen éxito de aquella conjuración,
intentó este marqués de Ayamonte, tan imbécil como malvado, suscitar
otra en las Andalucías, con el fin de hacer de ellas un reino y poner á
la cabeza al duque de Medinasidonia, su deudo, hermano de la nueva reina
de Portugal, y Gobernador y Capitán general de tales provincias. Tenía
el de Medinasidonia una ambición que no justificaban sus cualidades, y
más vanidad que abonasen sus servicios. Comunicóle el marqués de
Ayamonte sus propósitos, y ni más generoso ni más cuerdo que éste, se
prestó á dar su persona y nombre para la empresa. Jamás otra más
descabellada ha podido concebirse en el mundo, porque no hay tampoco
país donde haya habido siempre menos sentimientos de provincialismo y de
independencia; como que la población no venía de distinta raza de
Castilla, ni tenía diversas historias, ni costumbres distintas, ni leyes
diferentes, ni tradiciones, ni pretensiones, ni nada, en fin, de lo que
hizo que la de Portugal se sustrajese á la obediencia del Monarca
castellano, y que repugnasen su dominio Cataluña y otras provincias del
reino. Por el contrario, mirábase los naturales de Andalucía como
castellanos hijos de los conquistadores, y harto más atendían á
conservar puras las costumbres, la lengua y leyes de Castilla, para
denotar más y más su separación de los descendientes de los moros, muy
numerosos allí, naturalmente, que no á formar una nación independiente
entre las demás. Con todo, los tratos iban muy adelantados entre el de
Medinasidonia, el de Braganza y el de Ayamonte, cuando éste recibió de
Lisboa unos pliegos para la Corte de España, enviados á él sin duda en
la confianza que inspiraba su posición de gobernador de las armas
españolas y su noble cuna; abriólos y halló en ellos el secreto de la
conspiración urdida en Lisboa para restablecer allí nuestro gobierno.
Entonces puso el sello á su traición y maldad enviando los pliegos al
duque de Braganza. Prendieron allí al punto á todos los conjurados y
condenaron á muerte los más: de ellos fué el marqués de Villarreal, que
murió con noble y heroica entereza, aclamando hasta el último momento la
causa de España, y también el arzobispo de Braga, que aunque por su alto
carácter no pereció en público cadalso como los otros, apareció muerto
de allí á poco en la cárcel, y Antonio Correa, á quien no parece que
respetó la muerte el día de la rebelión, sino para hacer ahora más noble
su sacrificio en la horca. Víctimas de la buena causa, hijos leales de
una patria que los infamaba torpemente con el nombre de traidores, ellos
pagaron con su sangre la indolencia del débil Felipe y las torpezas de
su favorito, muriendo por España, que era morir á un tiempo por Portugal
y por Castilla. De resultas de esto mandó el de Braganza salir
precipitadamente de Portugal á la duquesa de Mantua, y poco después, por
un edicto echó á todos los castellanos del reino.

No tardó Dios en castigar la villana conducta del marqués de Ayamonte,
compensándose con su castigo el de los portugueses leales, y con el
descubrimiento de la insensata conspiración que tenía tramada, el de
aquella otra que por su causa acababa de frustrarse. Un castellano, por
nombre Sancho, prisionero en Lisboa, con algunos indicios que tuvo del
caso, acertó á ganarse la confianza de los traidores, y cuando tuvo en
sus manos las pruebas de todo, vino con ellas á Madrid y se las presentó
al Conde-Duque. Aturdióle á éste más aún que el de Portugal aquel
suceso, porque el duque de Medinasidonia era cabeza de la casa de
Guzmán, de donde él también venía, y tenían entre ambos no lejano
parentesco; además, que con aquella traición se empañaba el lustre de la
casa, que, cierto, era digna de otros descendentes, por su antigua
gloria. Revolvió en su mente mil pensamientos, y, al fin, determinó para
salvar al de Medinasidonia, castigar duramente á Ayamonte, como autor y
agente principal del concierto, y así se hizo. Vino á Madrid el duque de
Medinasidonia por encargo del Conde-Duque, pidió perdón al Monarca, y,
ayudado de aquél, que hizo lo que más pudo por servirle, consiguió que
se redujese el castigo á alguna multa y precauciones que se tomaron para
que no pudiese repetir el intento en adelante. Pero, en tanto, D. Gaspar
de Bracamonte, Maestre de campo, fué á Ayamonte y retiró del mando al
Marqués, prendióle, y encerrado en el Alcázar de Segovia, al cabo de
algún tiempo, murió, según la voz común, decapitado: merecidísimo y
justo castigo, si lo hubo, que sólo pudo mover á compasión por la
desigualdad que hubo entre su suerte y la del duque de Medinasidonia,
tanto ó más culpable.

Á la par, en Lisboa se hicieron públicas luminarias y festejos, y el de
Braganza y Doña Luisa de Guzmán admitieron parabienes y felicitaciones,
como dando por cierto que el hermano se había ya levantado por Rey en
las Andalucías. Súpolo el Conde-Duque, y aconsejó al de Medinasidonia
que para acallar el rumor común, que ya lo acusaba, y sincerarse del
todo á los ojos del Rey, desmintiese públicamente á su cuñado y lo
desafiase y retase á lidiar cuerpo á cuerpo con él. No supo negarle esta
satisfacción aquel señor, receloso aún de mayor castigo, y mandó fijar
carteles donde llamaba al campo al duque de Braganza, anunciando que lo
esperaría ochenta días en Valencia de Alcántara, situada entre Portugal
y Castilla, y declarándole aleve y cobarde si no asistía; por lo cual
ofrecía en tal caso al que le matase de cualquier modo su ciudad de
Sanlúcar, y al Gobernador y Alcalde portugués, que devolviese alguna
plaza importante al Rey de España, uno de los mejores lugares de sus
Estados. Fué tras esto el de Medinasidonia á Valencia de Alcántara con
D. Juan de Garay, y esperó allí algún tiempo, hasta que cansado de tan
inútil farsa, se volvió á Madrid, dejando al de Braganza triunfante en
Lisboa.

No lo estaban menos los catalanes, alentados con el ejemplo de los
portugueses, y conociendo que habrían de disminuirse las fuerzas del
Gobierno español repartiendo su atención en ambas fronteras, negáronse á
oir las nuevas proposiciones de acomodo y concierto que más ó menos
encubiertamente se les hicieron. Exigían ante todo la caída del
Conde-Duque, la renovación de todos los ministros que entendían en las
cosas de aquella provincia, y la exención de tributos por muchos años á
título de compensación ó desagravio, y esto los más prudentes; que
otros, acaso el mayor número, no querían prestarse de ninguna suerte á
los tratos, juzgando ya posible el hacerse independientes. Con tales
pensamientos en los catalanes, claro está que no podía practicarse
concierto alguno; pero, á la verdad, si los catalanes se mostraban
sobrado exigentes y rebeldes, tampoco el Conde-Duque hizo mucho por
aplacarles. Su vanidad era inflexible, y además de esto no tenía
bastante patriotismo en el alma para retirarse de los negocios, viendo
que estorbaba é impedía la concordia de que tanto necesitaba la
Monarquía.

Lo que hizo fué procurar devolver mal por mal á los enemigos, y darles
en su casa á los franceses el propio entretenimiento que ellos nos
ofrecían en la nuestra, ó, al menos, ayudaban poderosamente á
ofrecernos. Mas no le acompañó tampoco en esto la desgracia ó la
fortuna. Firmóse un tratado en Bruselas entre el Cardenal Infante de una
parte, y el conde de Soissons y el duque de Bouillon, Príncipe aquél de
sangre real, y éste general, bastante reputado, para echar á Richelieu
del Gobierno y terminar la guerra por tratos ventajosos á España: esta
fué la liga que se llamó _de la paz_. Los franceses aliados levantaron,
con dinero que se les dió del poquísimo que hubiese en Flandes para
atender á nuestros ejércitos, algunas tropas con las cuales se pusieron
sobre Sedán. Vino á juntarse con ellos, por mandato del Infante, Lamboy,
general de nuestra Caballería, con un buen trozo de soldados, y
tropezando con el ejército francés, que enviaba Richelieu á someter á
los insurrectos, al mando del mariscal de Chatillon, se empeñó entre
unos y otros la batalla. Rompió Lamboy con los nuestros la Infantería
enemiga, y el duque de Bouillon, con los suyos, deshizo cuanto se le
puso por delante, de modo que en breves momentos todo el ejército
enemigo se puso en fuga. Hubieran sido inmensas las ventajas de esta
victoria, á no ser porque el duque de Soissons cayó muerto de un
pistoletazo al alzarse la visera para ver mejor la fuga de los
contrarios: suceso de muy diversas maneras interpretado hasta ahora,
dado que no pocos se inclinan á considerarlo como un asesinato dispuesto
por Richelieu. De resultas de este accidente, el ejército de los
insurrectos, consternado, no acometió otra empresa que la toma de
Donchery, y como el Cardenal Infante llamase á Lamboy precipitadamente
para contrarrestar á los enemigos que sitiaban á Ayre, la liga se
deshizo sin otro efecto para nosotros que la pérdida del dinero empleado
y que se retardase el socorro de aquella plaza, por la ausencia de
Lamboy, más de lo que convenía, lo que contribuyó no poco á que se
frustrase. Poco después se ajustó en Madrid un nuevo tratado entre el
Conde-Duque y cierto emisario del duque de Orleans, hermano del Rey de
Francia, con iguales condiciones y el propio objeto que el anterior; mas
este no llegó á practicarse en lo más pequeño, porque fué descubierto
por Richelieu, y castigados con pena de muerte, fuera del Príncipe, los
verdaderos autores que eran Enrique de Effat, marqués de Cinq-Mars, gran
escudero del Monarca francés, y su amigo De Thou, hijo del historiador
de tal nombre.

Con esto quedamos reducidos al solo ejercicio y esperanza de las armas.
Ordenóse la formación de ejércitos en la frontera de Portugal, viniendo
el mando del principal con Badajoz por plaza de armas, D. Manuel de
Zúñiga y Fonseca, conde de Monterrey y de Fuentes, Virrey que había sido
de Nápoles y heredero del gran conde de Fuentes, pero no de sus
merecimientos ni de su gloria, hermano de la mujer del Conde-Duque, muy
intimado con él, y cómplice de sus liviandades, espléndido,
aficionadísimo á cómicos y comedias, á galanteos, á locuras, á
ostentaciones, tanto, que en sus jardines, situados en el Prado de
Madrid, asistieron los Reyes y la Corte á nocturnos festejos de los más
celebrados de la época: harto más á propósito para alternar en los
salones, que no en los campamentos y batallas. Negáronse muchos Maestres
de campo y Capitanes de los nombrados para mandar las tropas que se
juntasen á servir debajo de tal capitán, y así, todo fué desconcierto
desde el principio, y fuera mayor á no admitir el cargo de Maestre de
campo general don Juan de Garay, tan bien reputado entre la gente de
armas. Los otros trozos de ejército se mandaron formar en los confines
de Andalucía y de Galicia, más con intento de defender el territorio
que con el de hacer conquistas. Mas no había soldados con que llenar los
nuevos tercios, ni dinero con que levantarlos; todos los recursos
estaban de tal modo agotados con la formación del ejército de Cataluña,
que no se hallaba á la sazón ninguno que no fuese desusado y
extraordinario. Fueron llamados á la Corte todos los caballeros
hijosdalgo del reino, y se les propuso que acudiesen con armas y
caballos, según la antigua usanza, no practicada desde que terminó la
guerra con los moros, á servir al Rey y á la patria. Vinieron muchos;
pero fué lastimoso de ver el que antes de ofrecerse á servir los que
sirvieron, fuesen exigiendo hábitos y mercedes y ayudas de costa, sin
que ninguno se prestase por solo el deber y el patriotismo á salir á
campaña; conducta muy diversa de la antigua. Mejor obraron los Grandes,
aunque no hicieron todo lo que pudieron, levantando cada uno á su costa
una compañía de cien hombres. Los ministros de los diferentes Consejos
pagaron con poner cada uno en campo cuatro hombres armados, y de la
gente común muchos acudieron también al servicio, con promesa que se les
hizo de dar por recompensa títulos de hidalguía. Por último, se sacaron
á la venta en pública almoneda hasta quinientos hábitos de órdenes
militares, señalando á Madrid como patria común para hacer pruebas, á
fin de que no hubiese quien no pudiera hacerlas, calculándose en otros
tantos caballos efectivos y hasta un millón de ducados lo que produciría
tan extraña venta. Así, dondequiera se ve ya á la vanidad en lugar del
patriotismo, al interés personal haciendo olvidar al interés público,
dondequiera el decaimiento y la corrupción, fruto tardío, pero cierto,
de la liviandad de los Ministros y de la Corte, de la desconfianza del
Gobierno, del menosprecio de la equidad en la distribución de empleos y
honores, de la falta de justicia y de la ignorancia que cegaba los ojos
de todos los españoles. Es locura pensar que las naciones, por nobles
que sean, puedan levantarse á grandes intentos, hacer grandes
sacrificios, moverse á ciertos esfuerzos supremos oprimidas y
desconfiadas, sin fe en lo presente ni en lo futuro.

No había más que un modo de poner el patriotismo nacional á la altura de
la ocasión, y la ejecución de éste dependía de todo punto del Monarca.
Era preciso que apartase de sí al favorito y aun lo inmolase á la justa
saña de la nación: era preciso que abandonase los placeres y se
consagrase al trabajo; que comenzase á gobernar y á hacerlo todo por sí
mismo; que empuñara la espada de Fernando III y vistiese la armadura de
Alonso el Batallador; que fuese como Carlos V á los ejércitos y pelease
con ellos, y fuese con ellos á la victoria ó á la muerte. Entonces sí
que los hidalgos y los pecheros hubieran acudido á las banderas del Rey,
según la antigua usanza; entonces sí que el patriotismo nacional se
hubiera despertado dando copiosos frutos; entonces sí que del gran
pueblo que tal muestra dió luego de patriotismo en 1808, virgen á la
sazón, y de más virtud y esfuerzo, todavía hubiera podido esperarse con
fundamento la victoria y la salvación de la Monarquía. Hubieran muchos
dejado la parte de la rebelión, al ver castigado al mal Ministro; no
hubieran otros osado levantar las armas contra la persona del Rey, santa
y verdaderamente inviolable hasta allí para los españoles; hubieran los
más tibios cobrado valor, y hubieran cobrado los más enemigos respeto ó
miedo. Por tal modo salvó Enrique IV su trono y salvó á la Francia, y á
la sazón misma, sólo para procurar nuestra ruina, vimos á Luis XIII
forzar en persona las puertas de Italia, y asistir más tarde en las
tiendas de los sitiadores de Perpiñán. De esto se hizo algo en España;
pero se hizo mal y fuera de tiempo, que es casi tanto mal hacer como no
hacer nada. Fué Felipe al ejército de Cataluña, pero no á pelear, sino á
sentir de cerca afrentosas derrotas, y aumentar el menosprecio á su
persona y el odio á sus Ministros en los rebeldes. No fué á Portugal,
que era donde más falta hacía por lo pronto, y á tal punto descuidó
esto, que la reina Isabel, dándole vergonzosa enseñanza, llegó á pedirle
permiso, que no obtuvo, para ejecutarlo por su propia persona. Así,
pues, cuando separó de sí al favorito, y cuando se determinó á ver los
muros de Lérida coronados de franceses, ya no era tiempo para salvar á
la nación: su desmembración y ruina eran inevitables.

[Ilustración]



[Ilustración]

LIBRO SEXTO

SUMARIO

     De 1640 á 1643.--Guerra general.--Cataluña: toma de Perelló, de
     Coll de Balaguer, Cambrils, Salou, Villaseca y Tarragona.--Paso
     sangriento de Martorell; entrada en el llano de Barcelona; dase
     esta ciudad al Rey de Francia; dispónese á la resistencia; estado
     del ejército real; orden de ataque contra Montjuich; batalla y rota
     de los nuestros; muerte del duque de San Jorge; retirada á
     Tarragona; sitio de esta plaza; socorro por mar.--Rosellón:
     piérdese Elna; victoria de Argeles y socorro de la
     provincia.--Formación de nuevo ejército; hostilidades en la
     frontera de Aragón; Tamarit de Litera; sucesos del campo de
     Tarragona; victoria de Villalonga; parte el marqués de Pobar al
     socorro de Rosellón; su marcha y su derrota en Granada; pérdida de
     Colliure, Perpiñán y Salsas y toda la provincia.--Hostilidades por
     mar y tierra en Vinaroz.--Medidas extremas; armamento de nuevo
     ejército; sale el Rey á campaña; su conducta y la de la Reina;
     batalla de las _Horcas_; combate naval de Barcelona.--Portugal:
     rebatos y correrías por Extremadura, interpresa de Olivenza; otros
     sucesos á la parte de Castilla y Galicia.--Italia: pérdida de
     Montcalvo; sálvase Ivrea; Ceba, Mondovi y Coni perdidas; recóbrase
     Montcalvo; defección de los Príncipes de Saboya; grandes pérdidas;
     defección del Príncipe de Mónaco.--Flandes: sitio de Ayre y su
     conquista; muere el Cardenal Infante, reemplázale D. Francisco de
     Mello; victoria gloriosa de Honnecourt; derrota funesta de
     Rocroy.--Intrigas contra el Conde-Duque y su caída.


CON la sublevación de Cataluña y Portugal se abre, naturalmente, nuevo
período en la guerra. Si hasta ahora la hubimos sostenido con cierta
igualdad, ya no era posible; si hasta ahora la fortuna había repartido
sus favores entre las potencias beligerantes, en adelante llevaremos
siempre la peor parte. Dejamos narrados algunos encuentros y hechos que
fueron preludio y exordio de las campañas de Cataluña; dejamos á los
franceses enseñoreados de toda aquella provincia sin cosa alguna; y
dejamos, finalmente, al marqués de los Vélez caminando con todo el
ejército desde Tortosa tierra adelante por el Principado.

La primera conquista fué la de Perelló, pequeño pueblo, pero murado,
donde trece catalanes solos detuvieron heroicamente á todo el ejército
por un día entero, y más los detuvieran á no haber inteligencia con uno
de los vecinos. En seguida se encaminó el marqués de los Vélez al Coll
de Balaguer, punto áspero y difícil, y muy fortificado y guarnecido,
aunque sin arte, por los catalanes. Hicieron éstos resistencia; mas no
sabiendo aprovecharse de sus ventajas, fueron rotos y tomado el paso; y
algunos escuadrones de caballería, que con el conde de Zavallá, General
de ellos, vinieron al socorro desde Cambrils, fueron también deshechos.
Tomáronse al propio tiempo algunas torres y casas fuertes de la marina,
y el ejército, alegre con la facilidad de aquellos pequeños triunfos, se
entregó á los desórdenes de vencedor. Por su parte, los catalanes
intentaron envenenar unas lagunas cercanas del Coll; horrible intento, y
que, á poder lograrlo, causara infinitas muertes entre los nuestros.
Así, de uno y otro lado, la guerra iba exacerbando las pasiones más y
más cada día.

Llegaron al cabo los nuestros delante de Cambrils, primera plaza de
armas de los catalanes, y de las que tenían mejor fortificadas, puesta
en la plaza y campo de Tarragona. Hizo D. Alvaro de Quiñones mucho
estrago en sus escuadrones á las mismas puertas de la villa; tomóse á
viva fuerza un convento de las afueras, que defendieron celda por celda
los frailes; púsose por fin el cerco; batióse furiosamente, y al fin su
Gobernador, el barón de Rocafort, se entregó por capitulaciones. Pero al
salir los defensores hubo una alarma falsa: gritóse traición sin saber
quién ni por qué causa, y aprovechando la ocasión los soldados pasaron
más de setecientos de ellos al filo de la espada antes de que pudieran
contenerlos los capitanes. Reus y otros lugares ricos vinieron entonces
á la obediencia. Mas con todo faltaban vituallas y recursos, porque no
los dejaban venir de ninguna parte los miqueletes ó almogávares, gente
suelta, incansable, valerosa, que repartida en bandas de corto número,
con gran conocimiento del terreno y no menos astucia, iba siempre
delante, á las espaldas ó en los costados del ejército, acosándolo sin
cesar y matando, al propio tiempo que robaba los mantenimientos, todos
los dispersos y forrajeadores. Parecía conveniente apoderarse de un
puerto adonde pudiera venir fácilmente el socorro de la armada; y se
determinó caer al punto sobre Tarragona. Tomáronse Salou y Villaseca,
lugares y puestos bien fortificados, y allanado ya el camino, se
plantaron los cuarteles delante de aquella ciudad.

No hubo, sin embargo, que hacer uso de las armas, porque M. de Espenan,
que estaba dentro con mil caballos de su nación, juzgando imposible la
resistencia, capituló su salida, obligándose á no pelear más en
Cataluña, y los naturales tuvieron en seguida que rendirse á partido.
Cumplió de Espenan su promesa como bueno y salió de Cataluña con los
suyos, que fué gran ventaja para nuestro partido. Luego las armadas
entraron en Tarragona y algo aliviaron al ejército, pero no tanto como
se esperaba, por la tibieza de D. García de Toledo, marqués de
Villafranca, que los mandaba. Era éste harto menos capitán que fueron su
padre y hermano; mas en cambio les aventajaba á entrambos en presunción,
defecto común en las épocas viles y degradadas, donde faltando
verdaderos y públicos merecimientos, hay que fingirlos y afectarlos; y
no llevando á bien que ganase otro gloria á costa suya, tenía por más
honrado el dejar de servir á la patria, que no servirla dando reputación
al inexperto marqués de los Vélez. Con esto y con las numerosas
cuadrillas de miqueletes, que interceptaban y destruían todos los
convoyes y recursos, volvió á hallarse en grande necesidad el ejército.
Determinóse el marqués de los Vélez á salir de tal situación y á traer á
sus banderas el triunfo, encaminándose á Barcelona, cabeza y foco de la
rebelión. Ganó con mucha dificultad á Villafranca de Panadés y San
Sadurní; pero siguiendo su camino, halló cerrado el paso de Martorell
por los catalanes, con muchas trincheras y reductos, apoyados en
posiciones casi inaccesibles, defendidas por todos sus tercios y
escuadrones y gobernados del diputado militar Tamarit, y de los
franceses Seriñán y D'Aubigné.

Llegó allí el Marqués, y conociendo que no era posible la expugnación de
las fortificaciones por el frente, mandó al de Torrecuso que con un buen
trozo de gente pasase encubierto á coger por la espalda al enemigo, lo
cual hizo éste con mucha habilidad y presteza. Entonces los catalanes,
viéndose entre dos fuegos, espantados y confundidos se pusieron en
retirada y no pararon hasta Barcelona, en cuyos muros hallaron abrigo.
Entraron nuestros soldados en Martorell, de donde era cabalmente título
y señor el marqués de los Vélez, y todo lo llevaron á hierro y fuego,
como si se tratase de gente bárbara y extranjera; mas en verdad que los
catalanes no quedaban cortos en la venganza. El mencionado Margarit,
mezcla de entre capitán y facineroso, que mandaba algunas bandas de
ellos, entró por asalto en Constantí, donde estaban los enfermos y
heridos del ejército castellano, en número de más de cuatrocientos, y á
todos los hizo pedazos en los lechos mismos. Ni por una ni por otra
parte ponían de sí los capitanes cuanto debieran para contener tales
excesos; y así ellos incitaban cada vez más la ira y hacíase más
imposible la paz. Entró el ejército castellano después de asolada
Martorell en Molins de Rey, San Feliu, Esplugas y todos los pueblos del
contorno, hasta dar vista á Barcelona y sentar los cuarteles en Sans y
los demás pueblos de su amenísimo llano.

Desde allí el Marqués, antes de intentar cosa alguna contra la ciudad,
envió á ella un parlamentario, á fin de que les intimase de parte del
Rey la sumisión, ofreciendo en cambio clemencia. Negáronse los
catalanes, gente más obstinada aún en las derrotas que en el triunfo, y
de uno y otro lado se dispusieron á emplear las armas. Estaba dentro de
Barcelona por Ministro y caudillo principal de los franceses M. Du
Plessis, hombre sobremanera astuto y muy empapado en los pensamientos é
intenciones de Richelieu. Viendo tan apurados á los catalanes, que
teniendo á las puertas tan numeroso ejército no contaban con otra
esperanza que la de enterrarse honrosamente en los escombros de sus
murallas, comenzó á dar á entender astutamente, primero con
ambigüedades, luego al descubierto, que el Rey de Francia, si como
aliados les ayudaba en algo, como dueño emplearía en su servicio todas
las fuerzas que tenía. Representóles el poder del Rey Cristianísimo, su
bondad, su celo; pero más aún que tales encarecimientos, sirviéronle
para traer á los catalanes á su arbitrio los argumentos que públicamente
se hacían contra el rey Felipe y su Ministro, que sin mirar como propia
aquella tierra, la combatían y azotaban con armas tan formidables y
rigor tan desusado. No recordaban entonces los catalanes sus propios
excesos y culpas; atendían sólo á los rigores de sus contrarios, porque
achaque humano es el exigir que de parte del prójimo estén la prudencia
y la templanza en los trances violentos.

Y, á la verdad, no les faltaba á los catalanes alguna más razón que
suele haber en los que se hallan dominados de la ira, con que se
acrecentaba en este caso la saña; porque las torpezas del Conde-Duque y
de sus Ministros viles habían excusado todo género de razonable acomodo.
Pero de todas suertes fué lamentable y digno de eterna censura el que
tanto pudiese en ellos la pasión del momento, que prefiriéndola al
interés de la patria común, cediesen á las insinuaciones pérfidas de M.
Du Plessis, dándose por entero al Rey de Francia, y admitiéndole por
señor y Soberano. Hízose la proclamación solemne en Barcelona, y al
punto los franceses comenzaron á intervenir como naturales en las cosas
de la defensa. La noticia de este suceso encendió más y más la cólera en
el campo castellano; y aunque no faltaron diversos pareceres, por no
creer muchos que estuviesen después de los pasados trabajos en
disposición de emprender el sitio de Barcelona, se resolvió al fin
comenzar los ataques, fijándose todos los ojos en la toma del castillo
de Montjuich, como natural principio de la empresa. Esta montaña, que
domina á todo Barcelona y á la cual hace la posición esencialísima para
su defensa, había estado hasta aquellos tiempos sin fortificación
alguna; pero ahora, viendo los cabos catalanes el peligro de que la
ocupase el ejército real, levantaron en breves días en lo más eminente
un castillo en forma de cuadro, bastante fuerte, y lo artillaron y
guarnecieron muy bien con gente escogida de naturales y algunas
compañías de veteranos franceses. Probóse con esto que Barcelona no
puede estar sin aquel castillo, porque bien los ciudadanos para su
defensa, bien los enemigos para la ofensa, necesitan de él forzosamente.
Montjuich extiende su falda por una parte hasta el mar y por otra hasta
las murallas de Barcelona: la subida es escabrosa y larga, y á la sazón
estaba cortada con muchas zanjas, y defendida, sin la fortaleza mayor,
con muchas trincheras; de suerte que con esto y con estar tan cerca de
la ciudad, toda puesta en armas y asistida de no pocos capitanes y
soldados franceses, era de expugnación muy ardua. Pera el ardor de los
Vélez no reparó en nada. Todavía el ejército real, aunque muy disminuído
por la hambre, por la guerra y las enfermedades, y principalmente por
las guarniciones que iba dejando detrás, era numeroso; y aun contándose
en él mucha gente bisoña, tenía bastantes soldados viejos para ser
temible. Gobernábanlo, bajo las órdenes del marqués de los Vélez y de
Carlos Caracciolo, marqués de Torrecuso, su Maestre de campo general, D.
Juan de Garay, que acababa de llegar del Rosellón, el duque de San
Jorge, hijo de Torrecuso, el marqués Cheli de la Reina, D. Alvaro de
Quiñones y otros capitanes, de nota algunos, todos muy antiguos en el
ejercicio de las armas; y la artillería, con la desembarcada últimamente
del Rosellón, era buena y mucha. Pero había en el corazón de aquel
ejército un mal profundo, incurable, y era el poco acuerdo y división de
los capitanes, producido principalmente por el mando del marqués de los
Vélez.

Como este Marqués ignoraba el arte de la guerra y no sabía, por tanto,
proveer en ella lo que convenía; como no podía alegar grandes servicios
y menos en las armas, carecía de la autoridad necesaria para el mando, y
era incapaz de contener las pretensiones opuestas y exageradas de tantos
capitanes orgullosos con los servicios que habían prestado y que no
acertaban á igualar con el propio ningún merecimiento. Así acontecía que
el de los Vélez, ó no daba provisión alguna en las ocasiones más
críticas, ó si las daba eran olvidadas y contradichas de los capitanes,
que ni lo respetaban á él ni se guardaban entre sí respeto alguno; con
que no había quien mandase ni quien obedeciese, causa bastante para
perderse en las armas. Habíase advertido ya este mal en diversas
ocasiones durante aquella corta campaña; mas ahora delante de Barcelona
fué donde sirvió de ejemplo horrible de lo que la mala elección en el
general puede hacer en un ejército, por poderoso que sea.

Llegada la hora prefijada para el ataque de Montjuich, se puso en marcha
el ejército real, repartido de esta suerte: dos trozos de mosquetería,
cada uno de mil hombres escogidos al mando el uno, del conde de Tyron,
irlandés, y el otro al de D. Fernando de Ribera, Maestre de campo, se
encaminaron á subir la montaña donde aquella fortaleza está sentada,
aquél por el costado derecho, entre la campiña y la eminencia; éste por
el costado izquierdo, entre la eminencia y la ciudad: seguía luego por
el centro un escuadrón de ocho mil infantes, que se extendió en batalla
por el monte, como en reserva de los dos primeros escuadrones y lo
restante de la infantería se escuadronó haciendo frente á la ciudad. La
artillería y caballería, á los costados en los sitios más á propósito
que se hallaron, atendían á evitar la salida de los de la ciudad y la
retirada de los de Montjuich, gobernando toda la gente destinada contra
éstos Torrecuso, y lo que quedaba contra aquéllos D. Juan de Garay.
Mandaba dentro de Montjuich, por los catalanes, M. d'Auvigné, y en la
ciudad M. Du Plessis y el diputado militar Tamarit; y Seriñán, con la
caballería francesa y catalana, se apostó fuera de las puertas, en un
llano entre Montjuich y las murallas, al abrigo de las muchas baterías
con que éstas estaban coronadas.

Tal descripción se necesita para comprender el inopinado suceso que
allí hubo. Subieron á la eminencia los dos primeros escuadrones de
mosquetería destinados al asalto; pero llegaron muy fatigados y con
mucha pérdida por haber tenido que ir desalojando de las trincheras de
la cuesta á los enemigos. Puestos allí, sin embargo, no había más que
dar el asalto, que era éxito seguro; mas al intentarlo se notó el
inconcebible olvido de no haber traído escalas ni instrumentos algunos
para el caso; entonces envió á pedirlos Torrecusa al marqués Cheli, que
dirigía la artillería situada á la falda del monte, y la infantería, en
tanto, quedó formada enfrente de las murallas de la fortaleza y expuesta
á todo el fuego de las baterías enemigas. Pasaron horas y horas, y las
escalas no vinieron, y nuestra infantería aguardó con increíble valor,
sin perder terreno, cayendo sin defensa uno tras otro los más valientes
de los capitanes y soldados. Había comenzado el ataque á las nueve de la
mañana, y á las tres de la tarde continuaba todavía la matanza de los
nuestros, hecha á mansalva por los catalanes desde sus muros. Ya á esta
hora faltaba el aliento en los pechos más heroicos. Torrecuso, que era
el que tenía la mayor culpa del estrago con aquella imprevisión fatal,
corría de una en otra parte, desesperado, desatándose en injurias contra
Cheli, que le dejaba abandonado sin instrumentos ni escalas, y sin
recordar que él era aún más digno de ellas por no haber traído consigo
lo que convenía.

Mas en un punto quiso Dios que con el mayor castigo que pudiera recibir,
se le ocasionase también la total rota que temía. Estaba á la falda del
monte dando frente á la ciudad el duque de San Jorge, su hijo, con la
caballería del costado derecho; comenzaron los enemigos á molestarle con
escaramuzas de la caballería de Seriñán y alguna infantería que sacaron
fuera de las puertas emboscadas; y él, no escuchando más que la voz de
su valor, que era muy grande, determinó acometerlos y obligarlos á
refugiarse en la ciudad. Consultó su intento con D. Juan de Garay, que
mandaba las tropas de toda aquella parte, el cual, como soldado viejo,
le mandó que no se moviese de su puesto. Pero este género de órdenes no
hacían en aquel ejército efecto alguno: insistió el San Jorge; tomó
alguna infantería de la que estaba cercana y desalojó á los enemigos de
la emboscada; y luego, como se sintiese allí más molestado de los
enemigos del muro, despachando aviso á D. Alvaro de Quiñones, que
mandaba la caballería del costado izquierdo para que embistiera al
propio tiempo, se arrojó sobre la caballería enemiga debajo de sus
mismas baterías. No hizo caso el D. Alvaro del aviso de San Jorge y lo
dejó arrancar solo. Fué el ataque de éste tan temerario, que llegó á
azotar con su espada los mismos muros; pero allí, rodeados él y los
suyos por todas partes, combatidos á un tiempo de la caballería de
Seriñán y de la mosquetería de los muros, cayeron los más valientes,
desordenáronse los otros, y el duque de San Jorge quedó muerto
acribillado de heridas. Era mozo de valor heroico, aunque imprudente, y
á ejemplo de su padre, muy leal á la Corona de España.

Con este triunfo cobraron más brío los barceloneses, y haciéndoles señas
los de Montjuich de que les enviasen socorro, se determinaron á
enviarlo, y lo ejecutaron á punto que ya los españoles que coronaban la
cima del monte no podían sostenerse. Entonces los del socorro y
defensores hicieron una salida, y aunque pocos en número, como estaban
de refresco y hallaron tan desalentados á los nuestros, arrollaron
fácilmente á los primeros, y los otros ya sin más espera se dejaron caer
en derrota desde la cima á la falda del monte. Fué fatalidad que
Torrecuso supiese en aquel momento mismo que Dios le había castigado de
su imprevisión con la muerte del hijo, y en lugar de dictar alguna
disposición ó concierto, se entregó á los mayores extremos de
desesperación, sin cuidar de su vida ni de la de los otros. En tanto los
catalanes bajaban del monte degollando y sembrando de cadáveres el
suelo, sin hallar en ninguna parte resistencia, trayendo á los nuestros
en total dispersión. Debióse á D. Juan de Garay que todo el ejército no
se perdiese aquel día. Con sin par destreza, recogió á los fugitivos,
reanimó á las tropas que no habían entrado en combate y dispuso la
retirada á Tarragona, sin que el marqués de los Vélez, que ignoraba casi
todos los accidentes de la batalla, supiese otra cosa en aquel trance
que llorar su desdicha, enviando en el instante á Madrid la dimisión de
su empleo. Tal fué la jornada de Montjuich, que nos costó dos mil
soldados de los mejores que á la sazón hubiese en nuestras banderas.

Con la noticia de este suceso y la obediencia prestada en Barcelona al
Rey de Francia, se determinó Richelieu á enviar considerables fuerzas á
Cataluña, viendo que aquél era entonces el punto más vulnerable de
España. Nombró por general del ejército á M. de la Motte Hodancourt, y
envió tropas, que formaron con algunas catalanas un ejército de nueve
mil infantes y dos mil quinientos caballos, el cual se puso en marcha
para Tarragona, donde los nuestros estaban retirados, al propio tiempo
que el Arzobispo de Burdeos con una armada cerraba la boca de aquel
puerto. Ascendía la gente nuestra á poco más de catorce mil hombres,
restos de veintitrés mil con que se comenzó la campaña, y había venido á
mandarlos después de la dimisión y salida del marqués de los Vélez,
Federico Colona, condestable de Nápoles y príncipe de Buttera, que se
hallaba de Virrey en Valencia, reemplazándole allí el marqués de
Leganés, que acababa de llegar de Italia. Quedaron bajo las órdenes del
de Buttera el marqués de Torrecuso y D. Alvaro de Quiñones, porque D.
Juan de Garay, á quien tanto se debió en la retirada de Montjuich, había
ido ya á servir bajo la conducta del conde de Monterrey en el ejército
formado en las fronteras de Portugal.

Era el nuevo General no mucho más hábil que el marqués de los Vélez y
algo más indócil; de suerte que no quería escuchar consejo alguno de los
que sabían más que él en materia de armas; así acabó de traer al último
extremo al ejército; porque dado que en los primeros impulsos de la
retirada fuera conveniente meterse en Tarragona, debió luego salir de
ella el ejército, dejándola bien guarnecida y provista: donde no había
de verse forzosamente lo que sucedió, y fué que, levantado en armas todo
el país, fortificados todos los pasos y las plazas entre Tarragona y las
fronteras de Aragón y Valencia con un ejército al frente y una escuadra
en el mar, había de quedar el ejército encerrado y reducido á la última
extremidad de la miseria y el hambre. Pronto se hicieron sentir tales
efectos. Los enemigos, después de algunos choques parciales sin
consecuencia, se apoderaron de Reus, de Constantí, de Salou y los demás
lugares del campo de Tarragona, y acampados á media legua de la plaza,
la apretaron, de suerte que de un día á otro se esperaba ya la rendición
del ejército. Para colmo de desgracias, la poca autoridad y destreza del
General no tardó en engendrar las naturales discordias de los nuestros;
y por otra parte, entrando las enfermedades en la plaza, postraron al
mayor número de los capitanes, y entre otros al mismo príncipe de
Buttera. Sólo Torrecuso conservó alientos para el mando, y acaso si él
hubiera sido General no habrían venido á tal punto las cosas, porque
era, á pesar de sus yerros, el más diestro de los capitanes que
tuviésemos en aquel ejército. Dió orden el Conde-Duque al de Villafranca
para que acudiese con su armada, que estaba en Valencia, al socorro.
Dudó y temió mucho éste por hallarse con pocas fuerzas; pero al fin se
determinó á intentarlo, y entrando valerosamente en el puerto de
Tarragona con cuarenta galeras y algunos buques menores, á pesar de la
escuadra del Arzobispo, metió algunos víveres. Mas éstos fueron
destruídos en parte por el fuego de los franceses, y en parte consumidos
por la gente de la armada, que separada sin pensar del resto cuando se
retiraba, tuvo que recogerse al puerto; de modo que al poco tiempo se
encontró el ejército en los mismos apuros que antes. Entonces la Corte
determinó hacer un esfuerzo supremo para enseñorearse del mar, mientras
que por tierra se esforzaba también en juntar ejércitos que bastasen á
ahuyentar á los enemigos.

Reunióse una armada poderosísima, compuesta de casi todos los bajeles
armados que llevaban entonces nuestras banderas. Vinieron los bajeles de
Dunquerque, gobernados por el almirante Francisco Feijóo, los
napolitanos del duque de Nájera, los bergantines y galeras mallorquinas
de aquel famoso D. Pedro Santa Cilia, las napolitanas de D. Melchor de
Borja, las genovesas de Juanetín Doria y algunas toscanas, y juntándose
con la armada del de Villafranca y Fernandina, compusieron entre todos
treinta y un navíos, veintinueve galeras, catorce bergantines y otros
cincuenta buques menores. Constaba la armada francesa de treinta navíos,
diez y nueve galeras y muchos bergantines y buques menores; pero no
osando esperar á la nuestra, entró el socorro sin obstáculo; bien que
fué muy sentido en Madrid el que no se la obligase á entrar en combate.
El ejército cuando llegó el socorro se hallaba ya muy disminuído, y casi
acabado por las enfermedades y el hambre, con muerte de muchos
capitanes. Entre ellos murió á los pocos días el mismo general D.
Fadrique de Colona, príncipe de Buttera, á quien no le dió la suerte ni
una sola ocasión en que justificase la torpe elección que de él hizo el
Conde-Duque. Sucedióle interinamente el marqués de Hinojosa, mientras se
nombraba otro que lo reemplazara.

Entonces Richelieu, para conquistar el Rosellón, envió allá un ejército
al mando de Condé, que se apoderó de Elna, mal defendida por los
soldados walones que la guarnecían. Y más cuidadoso de ganar aquella
provincia, que sabía que podría conservar, que no á Cataluña, cuya
pérdida tenía al fin por inevitable, metió en ella nuevas tropas y
generales, ordenando también que de los ejércitos de Cataluña una parte
se acercase al Pirineo para dar calor á la meditada conquista, y otra
se quedase en observación de Tarragona y la frontera de Aragón. Había
ido á mandar las armas en Rosellón por nuestra parte el marqués de
Mortara, D. Juan Orozco Manrique de Lara, soldado de glorioso nombre
desde la victoria de Fuenterrabía; y aunque entresacando guarniciones de
las plazas había logrado formar un pequeño ejército, se hallaba sin
fuerza para contrarrestar al enemigo. Dió orden nuestra Corte al marqués
de Torrecuso para que de los soldados de las galeras formase tercios, y
con ellos y alguna gente de la que estaba en Tarragona, con pocos
caballos, se embarcase en la armada y fuese á prestar socorro al de
Mortara. Con esta orden desembarcó Torrecuso en Rosas; pasó el Tech, con
el agua hasta el cuello; caminó sin descanso, cargados los soldados con
las municiones y víveres á la espalda y ahuyentó á los trozos de gente
enemiga que le salieron al paso.

El mariscal de Brezé, nombrado á la sazón lugarteniente de Cataluña por
el Rey de Francia, y los cabos catalanes, noticiosos de su intento,
estaban ya fortificados en el paso de Argeles con seis mil infantes y
mil doscientos caballos, alargando sus trincheras hasta el mar para
detenerlo. Sorprendió Torrecuso durante la noche las centinelas
enemigas, entró en uno de sus cuarteles y lo desbarató; de manera que
halló, libre el paso, como quería, y habiendo avisado su llegada al de
Mortara, que estaba en Perpiñán, vino éste á juntársele con su gente.
Aún el mariscal de Brezé quiso impedir esta reunión, y en el momento de
verificarse atacó á Mortara furiosamente y logró desordenarlo un tanto;
pero no pudo impedir que Torrecuso con su ejército viniese á
incorporarse con él, reuniendo entre ambos siete mil infantes y
seiscientos caballos. Entonces se empeñó una recia batalla: la
caballería de los enemigos era doble que la nuestra, y la infantería,
con la que acudió de los contornos al oir el fuego, era igual; pero
Torrecuso y Mortara hicieron de modo que los enemigos fueron obligados á
retirarse, dejándoles dueños del campo. Honrada acción, que recordó al
mundo cuanto podía esperarse aún de los ejércitos españoles bien
dirigidos. Fueron bastante provechosas las resultas. Rindióse luego
Argeles y muchos lugares del Rosellón, y entre otros el de Santa María,
que era muy importante, cayó en poder de los nuestros; metiéronse en
Perpiñán provisiones de boca y guerra para un largo sitio y se reforzó
la guarnición de Coliure. Hecho esto, como si no hubiera más peligro que
temer, en obediencia sin duda de las órdenes de la Corte, se embarcó
Torrecuso con una parte del ejército que había llevado y se vino á
Tarragona; y de allí á Madrid, cuando era más necesario en Cataluña.
Quedó gobernando las armas en Perpiñán el marqués de Flores Dávila; en
Coliure ó Colibre, el marqués de Mortara, y en Salsas, D. Benito de
Quiroga, todos con buenas guarniciones, pero sin ejército bastante para
correr el campo. Por lo mismo, no tardaron los franceses en recobrar á
Santa María y amenazar de nuevo toda la provincia. Entretanto se formaba
á toda prisa en Aragón un ejército que fuese á reforzar las reliquias de
los Vélez, aún acuarteladas en Tarragona. Eligióse para el mando al
marqués de Pobar, hijo primogénito del difunto duque de Cardona, joven
sin ningún conocimiento en las armas, ni experiencia en el mando, que no
tenía otros méritos que los de su familia y los de su lealtad,
verdaderamente acrisolada, con cuyo nombramiento desacertadísimo se
prepararon desde luego nuevos desastres. Fuése formando el nuevo
ejército con las tropas que había de antemano reunidas en aquella
frontera, principalmente extranjeras, y algunas nuevamente levantadas en
el reino, que acudieron de varias partes.

Á la verdad, el proyecto de formar un ejército en Aragón que sirviese de
reserva al que mandó el marqués de los Vélez y divirtiese por aquella
parte al enemigo, no era nuevo. No bien el de los Vélez cambió su nombre
de Virrey de Aragón por el de Virrey de Cataluña, y vino á sucederle en
aquel puesto el duque de Nochera, gran señor napolitano, comenzó éste á
juntar soldados, amagando á los pueblos fronterizos de Cataluña; pero de
una parte su humor extraño, y de otra la insubordinación de los
capitanes que tenía á sus órdenes, le impidieron salir formalmente á
campaña y hacer la división que estaba determinada. Fué esta la causa
principal de que á poco se le separase del mando y se le encerrase en
una fortaleza, donde murió, sucediéndole el marqués de Tavara en el
mando, y en el ínterin fueron los enemigos quienes intentaron por
aquella parte divertir la atención de los nuestros. M. de San Pol
gobernaba en Lérida: reunió un grueso de catalanes y cayó sobre Tamarit
de Litera, villa situada en la ribera del Cinca, donde se alojaban
algunos tercios navarros destinados ya al proyectado ejército.
Sorprendióla; degolló alguna gente; hizo bastantes prisioneros y se
volvió sin que la gente que salió de Fraga en su persecución pudiera
alcanzarle. Tomaron también los catalanes la villa de Orta, que estaba
fortificada, sin que los nuestros pudiesen socorrerla. Hubo reposo en
aquella frontera mientras duró el bloqueo de Tarragona; pero forzado La
Motte á levantarlo y falto de dinero para pagar sus tropas, se acercó de
nuevo á Tamarit de Litera, y entrando en ella como amigo, la saqueó
luego horriblemente.

Algo pudiera remediar de este daño D. Francisco de Toralto y Aragón,
luego Marqués de este título, que mandaba un trozo de cerca de cinco mil
hombres en la ribera del Cinca; pero no quiso, para castigar á los de
Litera de haber recibido como amigos á los franceses. Lo que hizo para
vengar el insulto fué enviar uno de sus capitanes á que tomase la villa
de Almenara, donde tenían guarnición los enemigos; mas no pudo
conseguirlo, aunque lo intentó por dos veces. Tan tibiamente corrían las
cosas cuando el D. Pedro de Aragón, marqués de Pobar, vino á Aragón á
formar el ejército destinado al socorro de Tarragona. Costóle mucho
trabajo ordenarlo, y al fin, apretándole la Corte para que marchase, con
seis mil infantes y mil doscientos caballos que tenía reunidos, pasó los
confines de Aragón y entró en Cataluña.

Dejamos mandando por muerte del de Buttera las tropas de Tarragona al
marqués de la Hinojosa, más conocido por este título, que tenía de su
esposa, que por el conde de Aguilar y Sr. de Cameros, que era el propio,
capitán no vulgar, aunque un tanto corrompido por la vanidad y la
envidia, pasiones viles de la época. Á pesar del mal estado de sus
tropas, no bien se alzó el bloqueo, mientras los generales enemigos se
encaminaban al Rosellón y á la frontera aragonesa, salió de Tarragona,
tomó á Reus y la Selva, rindió en Alcover un tercio de catalanes,
apoderándose de la villa, y se enseñoreó de casi todos los lugares de
aquel campo. Alentado con estas ventajas se acercó al Vendrell, donde
tenían sus almacenes los catalanes, y embistiendo la villa por dos
partes, después de cuatro horas de combate la entró sin mucha pérdida.
Ganó en seguida á Vallmol; y estando para emprender nuevas conquistas
fué acometido sobre la ermita de Villalonga por el general francés La
Motte-Hadancourt, que acudió al opósito de sus empresas, y venía
observándole y espiando la ocasión favorable de acometerle. Hubo un
combate sangriento, porque los franceses eran doblados en número que los
nuestros; pero al fin fueron rotos con mucha gloria de nuestra parte y
pérdida de cuatrocientos hombres en los enemigos. Después de esta
victoria se rindieron algunos castillos, nidos funestos de almogávares.

Ya en esto el marqués de Pobar con su ejército había pasado el Segre por
el lugar de Escarpe, apoderándose de la villa, y encaminándose á
Sarroca, rindió el lugar y no el castillo, por carecer de artillería.
Con esto y haber tomado el de Aguilar é Hinojosa el castillo de
Constantí y el Coll de la Alforja, pasando en aquél á cuchillo á toda la
guarnición por no querer darse á partido, y dando éste á las llamas por
la obstinación de sus moradores, se pusieron en comunicación los dos
ejércitos. Mas, juntos los generales, no tardaron en suscitarse entre
ellos grandes contiendas, principalmente sobre la materia de mando, no
queriendo ni uno ni otro reconocer superior. Careciendo de órdenes
suficientes para resolver el caso, hubo que consultar á Madrid, cuando
todo debió estar provisto de antemano, y mientras venía la contestación
se desaprovecharon las ocasiones de lograr algunas ventajas con aquellos
ejércitos, que reunidos y reforzados con la gente que trajo de Rosellón
Torrecuso, formaban un grueso considerable. Llegó la resolución de
Madrid, y fué tal, que más descompuso que acomodó á los generales; nueva
dificultad para las operaciones, viniendo la mayor parte de la culpa del
de Hinojosa, pues el marqués de Pobar á todo se prestaba dócilmente. No
hubo más medio que sacar de Cataluña á uno de los dos generales, y
cierto que no pudo ser peor el modo y la ocasión que se eligió para
ello.

Habían los franceses invadido el Rosellón de nuevo, como arriba
indicamos, con más fuerzas que nunca, no bien se retiró Torrecuso. Era
tan fácil de prever esto, que no se comprende cómo nuestra Corte pudo
ordenar la retirada; pero aún es menos fácil de comprender el modo con
que ahora acudió al remedio. Ordenóse al marqués de Pobar que recogiendo
hasta dos mil corazas y mil dragones, se encaminase desde Tarragona al
Rosellón. La distancia entre estos parajes llega á cincuenta leguas de
tierra, todo á la sazón poblado de castillos y pueblos fortificados, con
muchas plazas fuertes é innumerables cuadrillas de almogávares y
miqueletes, sin contar el ejército enemigo del mando de La
Motte-Hodancourt, situado en Montblanch en acecho de las operaciones de
los nuestros. Desde luego todos los capitanes experimentados dieron la
empresa por imposible, y el marqués de Pobar envió á la Corte para que
lo representase á D. Martín de Mójica, su Maestre de campo general,
proponiendo que se embarcaría en Tarragona y haría el socorro por mar,
como lo hizo Torrecuso; fácil intento, por andar señoras de él nuestras
armadas. Mas no se dió oídos en la Corte al enviado del de Pobar y fuéle
preciso á éste ejecutar el mandato. Púsose en marcha con su caballería,
que era el mayor número de corazas, y como tal, doblemente pesada é
impropia para hacer tan difícil marcha por tierra de enemigos. Debía el
marqués de Hinojosa proteger el movimiento del de Pobar, amagando hacia
el Coll de Cabra á los franceses, para que viniendo sobre él dejasen al
otro libre el paso; mas no quiso ó no supo ejecutarlo, ó lo que es muy
probable, no logró que los capitanes enemigos, prácticos en la guerra,
se separasen de su principal intento. El hecho fué que éstos ocuparon
todos los pasos. La Motte-Hodancourt, desde Montblanch, comenzó á
picarle la retaguardia. Se levantaron los somatenes en toda la comarca,
y los caudillos más osados y prácticos de los almogávares ocuparon con
sus gavillas los caminos por donde forzosamente tenía que pasar el
ejército. Así, desde el primer día de su marcha nuestros soldados no
descansaron un momento, siempre hostigados y perseguidos, y lo que es
peor, sin víveres, ni agua, ni forraje. Todo estaba seco, todo exhausto,
todo desierto á su paso, y sólo los alaridos de los almogávares venían á
recordarles espantosamente que iban caminando por lugares habitados.
Dejábanles pasar, sin embargo, tranquilamente sin emplear las armas;
pero no era sino con intento de traerlos más adentro, cerrándoles la
retirada.

Llegaron de esta suerte por el Coll de Balaguer hasta Villafranca del
Panadés y Esparraguera, pasando tres leguas distante de Barcelona. Allí
ya supieron que el enemigo venía sobre ellos por todas partes; que los
pasos estaban completamente cerrados y que era imposible de todo punto
seguir adelante; y habido consejo de los capitanes, convencido el de
Pobar de que había hecho todo lo humanamente posible por obedecer á la
Corte y que era delirio pensar en ejecutarlo, ordenó la retirada. Fué ya
á deshora. La Motte-Hodancourt se echó con todas sus fuerzas sobre la
retaguardia, que gobernaban Frey Vicencio Gamarra y D. Antonio Pellicer.
Eran los nuestros quinientos caballos; los contrarios ochocientos y
además quinientos mosqueteros catalanes: rompieron los caballos
españoles á estos mosqueteros; pero embestidos luego por la caballería
enemiga tan superior, sucumbieron, no sin pelear valerosísimamente,
quedando prisioneros los capitanes y muchos soldados. En seguida, no
queriendo aún aventurar el francés un combate general, se puso á seguir
á los nuestros sin perderles ya de vista un instante.

Apresuraban el paso los españoles; pero más aún lo apresuraban los
enemigos, y principalmente los del país, como más prácticos y más hechos
á la fatiga. No había infantería con que ir apartando los almogaváres de
los caminos, porque los dragones, desmontados, no bastaban para
semejante servicio; los caballos, faltos de forraje y sedientos, caían
aquí y allá muertos ó rendidos, y los jinetes, no más afortunados,
apenas podían llevar sobre sí el peso de las armas. Hogueras encendidas
por los catalanes en lo alto de los montes iban avisando al país que se
pusiese en armas, ocultando los víveres y las provisiones; y en tanto
los franceses no dejaban de distinguirse al lejos un solo punto,
amagando la batalla. Al fin, un día que nuestros infelices soldados
habían corrido veinte horas seguidas sin comer ellos ni los caballos,
vagando de acá para allá, y hallándose al fin en el punto de donde
salieron, que era el lugar de Granata, media legua de Villafranca,
engañados por sus guías y sin acertar con el camino, hallando algunas
provisiones, hicieron alto un momento para cobrar fuerzas y seguir la
marcha. Mas no le dieron tiempo los contrarios: en el mismo punto
cayeron sobre ellos franceses y almogávares en muchedumbre, y
hallándoles desmontados á los más y á todos desfallecidos, sin cruzar la
espada ni hallar la menor resistencia, hicieron á generales y soldados
prisioneros, sin escapar alguno[19].

     [19] FELÍU DE LA PEÑA: _Anales de Cataluña_.

Causó tal desastre en Madrid horrendo espanto; culpábase al General,
pero no era sino el Conde-Duque quien tenía la culpa de todo, por la
elección que en él hizo y más aún por su absurdo mandato. Era el D.
Pedro de Aragón, marqués de Pobar, poco capitán, como tan inexperto en
tal ejercicio; pero nunca desmintió en sus intenciones lo honrado de su
cuna, y parece aún respetable en su desdicha. Malogrado con este suceso
el socorro del Rosellón, no tardaron en venir de allí mayores desastres,
perdiéndose para siempre toda la provincia. Un ejército francés,
compuesto de más de veinticinco mil hombres, mandado por los Mariscales
de Schomberg y de la Meillerai, sitió sucesivamente á Colliure, á
Perpiñán y Salsas, que eran las plazas que defendían la provincia,
viniendo el mismo cardenal Richelieu con el rey Luis á los campamentos
para dar mayor estímulo á los soldados. Colliure, donde estaba el de
Mortara, se defendió valerosamente. La guarnición peleó varias veces con
los franceses fuera de los muros, y en una de ellas entró uno de los
cuarteles, y tomó y clavó seis piezas de artillería, haciendo gran
destrozo en los enemigos. Logró éste al fin ocupar la plaza; pero el
castillo, que era lo principal, quedó por los nuestros, hasta que luego,
falto de agua á causa de haber destruído las bombas la cisterna, se
rindió bajo honrosas condiciones, saliendo el marqués de Mortara con sus
soldados para Fuenterrabía.

Perpiñán tuvo también que rendirse al cabo de tres meses de trinchera
abierta y más de estrecho bloqueo, por falta de bastimentos, no sin
consumir antes la guarnición todos los animales que se hallaron en la
plaza, el pergamino, la lana y hasta algunos cadáveres, quedando
reducida de tres mil hombres de que contaba á solos quinientos. Portóse
como quien era el marqués de Flores Dávila, que allí mandaba, y bajo su
mando, D. Antonio Caballero de Illescas comenzó á acreditarse de capitán
esforzado. Perdióse con la plaza el mejor arsenal que entonces hubiera
en España, tan falta de pertrechos y armas, pasando de veinte mil las de
fuego que allí se contaban. Poco después entregó á Salsas sin mucha
espera su gobernador D. Benito de Quiroga, pretextando falta de
recursos. Tras esto se dieron todas las demás villas y lugares, y el
Rosellón quedó hecho provincia francesa. Mientras esto pasaba del lado
allá del Pirineo, fueron muy varios del lado acá los accidentes de la
guerra, y si no tan desdichados, no tampoco muy favorables. Peleóse
heroicamente en Tortosa, porque habiendo intentado apoderarse de esta
plaza importantísima el mariscal de La Motte-Hodancourt, después de la
destrucción del ejército del marqués de Pobar, fué derrotado, en tres
asaltos consecutivos que dió, por su gobernador Bartolomé de Medina,
asistiendo hasta las mujeres á las murallas: tanto era por España el
amor de los moradores. Buen desengaño llevó también el francés en la
villa de Tamarit de Litera; pues escarmentados los moradores con el
saqueo horrible que ejecutó en ellos cuando como amigo lo recibieron en
la villa, defendieron esta vez la entrada con tal esfuerzo, que no la
logró sino á costa de muchas vidas, y aun así no pudo rendir á algunos
de ellos que se encerraron en la torre: en cambio se apoderó de Monzón,
defendida por D. Martín de Azlor, por falta de víveres, amenazando las
provincias aragonesas.

Al propio tiempo D. Vicente de Aragón, enviado á la Conca de Tremp para
promover algún favorable levantamiento entre los vasallos de su casa,
tuvo que retirarse sin fruto alguno. Mil caballos franceses llegaron
hasta dar vista á Vinaroz y llenaron de terror toda la comarca hasta
Valencia; y el mismo La Motte-Hodancourt hizo una correría por el
condado de Ribagorza con casi todo su ejército, aunque fué resistido de
tal manera por los paisanos aragoneses, que tuvo que tornarse sin botín
y con pérdida. También los navíos españoles de la escuadra de
Dunquerque, que al mando del Almirante Feijóo estaban en las costas de
Vinaroz desde que se deshizo la gran armada que hubo el año antes,
pelearon con un trozo de armada francesa, y echaron á pique algunos
buques y maltrataron otros después de diez horas de combate; pero
acudiendo el resto de los bajeles enemigos, que eran muchos, tuvieron
los nuestros que recogerse al puerto, y quedaron dueños del mar los
franceses. Por tierra no había otro ejército que oponerles sino el del
marqués de la Hinojosa, encerrado de nuevo en Tarragona y su campo; y
aunque no dejaba su General de molestar á los enemigos con frecuentes
algaradas y escaramuzas, todavía eran éstas insuficientes para traer
alguna ventaja importante. En una de tales algaradas destrozaron los
nuestros mil quinientos franceses y catalanes, degollando mucha parte,
haciendo muchos prisioneros y tomando una gruesa cantidad de dinero que
iban escoltando. Descubrióse por aquellos días en Tarragona una
conspiración urdida por los frailes carmelitas descalzos para entregar
la plaza al enemigo, los cuales se defendieron hasta morir los más en
sus celdas cuando se les quiso prender. Pero ya en esto los franceses y
catalanes, triunfantes en el Rosellón y en Cataluña, amenazaban por toda
la frontera penetrar en el corazón de la Monarquía.

Clamaban los leales aragoneses, clamaban los valencianos, clamaba el
mismo pueblo de Madrid porque el Rey saliese al opósito de los enemigos;
sabíase que sólo alrededor de su persona podían ya juntarse ejércitos
tan numerosos como se necesitaban; sabíase que sólo su presencia era
capaz de infundir respeto en los rebeldes y de alentar á los leales;
teníanse, en fin, las mayores esperanzas en aquella jornada, pedida,
solicitada por todos desde el primer grito de rebelión que hubo en
Cataluña, y ahora por la Reina misma y los principales señores de la
Corte. Sólo el Conde-Duque se oponía á ella, temiendo que viendo de
cerca las cosas sospechase el Rey su ineptitud para el mando, y que con
el trato de los generales y las libertades que ofrece la campaña, tomase
afición á otras personas que él, ó despertase de su ceguedad y letargo.
Pero no pudiendo resistir al clamor de tantos, dispuso en fin la
jornada; que para ser como el Conde-Duque hizo que fuera, más valía que
no se hubiese ejecutado.

Convocóse de nuevo á todos los caballeros, hijosdalgos y nobles á fuero
de España para que saliesen con el Rey al ejército, ordenando que los
hijosdalgos llamados de privilegio que no asistiesen lo perdieran por su
vida, que los dichos de sangre no pudiesen gozar en ningún lugar del
reino oficio de tales ni tener hábitos en las órdenes, y que en los
libros de cabildo y Ayuntamiento se apuntasen los nombres de los que
habían cumplido con su obligación y de los que habían faltado á ella
para que en todo tiempo constase. Mandóse al propio tiempo que no se
diese licencia á los soldados, que se castigase severamente á los que
huyesen de sus compañías para sentar plaza de nuevo, y que se
registrasen todas las armas ofensivas y defensivas que poseyesen los
moradores, así naturales como extranjeros, so grandes penas, sin duda
con el fin de tomarlas para los ejércitos si hiciesen falta. Por último,
se hicieron tales levas y enganches y requisas, que en Madrid,
particularmente, no hubo en muchos días quien desempeñase ciertos
oficios, ni quedó caballo en coche ó caballeriza.

Todo era menester y ojalá que con más rigor se hubiese celado el
cumplimiento de las órdenes. Pero faltaba dinero para todo, y el Rey
tuvo que rogar á los Grandes que hiciese cada uno un donativo para los
gastos, según el patriotismo y riqueza de cada cual, por cuyo medio se
juntó algún tesoro. Señalóse entre todos los Grandes el almirante de
Castilla, Enríquez de Cabrera, el mismo que ganó la victoria de
Fuenterrabía, olvidado del Conde-Duque por sus grandes merecimientos, el
cual rogó al Rey que le diese permiso para enajenar su mayorazgo y
destinar todo el producto al servicio de la patria. No se le dió; de
suerte que no pasó de generoso el ofrecimiento del Almirante, que con
esto añadió un título más á los muchos de patriotismo y de gloria que ya
llevaba sobre su persona y nombre. Luego el Rey, con el dinero y gente
reunidos, comenzó su jornada: salió de Madrid, llegó á Aranjuez, y no
sin detenerse algunos días en aquellas delicias, pasó á Cuenca, donde
también gastó mucho tiempo en placeres y festejos con que el Conde-Duque
procuraba todavía deslumbrarle. Por fin, después de detenerse aún
bastante en Molina de Aragón, llegó á Zaragoza. Al propio tiempo, aunque
muchos títulos y Grandes, ó tibios patricios, ó sobrado airados contra
el Conde-Duque, dejaron de concurrir á la jornada, con sus gentes se
formó en el Ebro el nuevo ejército de hasta diez y ocho mil infantes y
seis mil caballos, número grande después de tantos desastres, con
veintidós piezas de artillería sacadas del castillo de la Aljafería,
donde estaban para tener en respeto á la ciudad desde el tiempo de
Felipe II, y algunas otras que quedaban en los tercios.

Llamóse para que mandase todas estas fuerzas al marqués de Leganés, que
estaba de gobernador en Valencia; porque aunque muchos, recordando sus
campañas de Italia, murmuraban que no convenía, amábale el Conde-Duque
sobremanera, y esa era entonces razón que se prefería á todo. Por
Maestre de campo general de aquel ejército fué Torrecuso, que era acaso
más capaz que el de Leganés para mandarlo. Hubo esperanzas de que podría
hacerse una campaña ventajosa. Á la par que el ejército, habíase
equipado en Cádiz una armada compuesta de treinta y tres navíos de
guerra, seis de fuego y cuarenta buques menores con nueve mil hombres de
tripulación, la cual, reuniéndose con las galeras y los navíos de
Dunquerque y Nápoles, que eran veinte, se presentó poderosísima en las
costas de Cataluña á echar de ellas á los franceses y dar calor á las
operaciones de tierra, mandada por el duque de Ciudad Real, separado ya
del mando el duque de Fernandina, y aun alejado de la corte y preso el
genovés Juanetín Doria por los enemigos á causa de haber naufragado en
sus costas: de esta suerte, tanto por mar como por tierra nos hallamos
iguales ó mayores en poder á los catalanes y franceses coaligados. Pero
no quiso Dios, ó no permitieron las más veces los desaciertos del
Conde-Duque que las imaginadas esperanzas se realizasen. El Rey no pasó
de Zaragoza, preso casi en sus aposentos por el Conde-Duque, y no se
mostró una vez siquiera al ejército, con vergüenza de la Corona y mengua
de la persona del Rey, públicamente motejado de cobarde. Allí se
entretenía Felipe en ver jugar á la pelota y en pasear en el río,
mientras por mar y por tierra se jugaba á los trances inciertos de la
guerra la suerte de la Monarquía.

Algo mejor se conducía que él la reina Isabel, que durante su ausencia
había quedado de gobernadora en Madrid. Recorría los cuarteles; animaba
á los soldados que iban á salir á campaña; vigilaba y apresuraba la
organización de los tercios y compañías que se hacían en Madrid para el
refuerzo de Cataluña, y buscaba dinero á toda costa. Entonces fué cuando
D. Manuel Cortizos de Villasante, rico negociante de Madrid, á quien la
Reina fué en persona á pedirle dinero sobre sus joyas, se negó
hidalgamente á recibirlas, y sin alguna garantía la entregó hasta
ochocientos mil escudos para que los enviase al ejército, que era
entregarlos para no obtener más el cobro; acción loable y que honró
tanto al vasallo como á la Reina.

Era el intento partir en dos trozos el ejército de Cataluña, el uno
compuesto de las tropas que defendieron á Colliure, traídas por Mortara,
y otras al mando de Torrecuso; y el otro trozo al del Capitán general
marqués de Leganés, el cual debía bloquear á Lérida, mientras aquéllos
iban al socorro del Rosellón. Pero sabida la rendición de Perpiñán y
Salsas y la pérdida de toda la provincia, se puso toda la atención en
Lérida. Salió el de Leganés propuesto á sitiarla con el ejército entero:
ganó el lugar de Aytona; pasó el Segre y fué á sentar su campo delante
de Lérida en el llano dicho de las _Horcas_. Halló ya al mariscal de La
Motte al amparo de los muros con hasta dos mil infantes y tres mil
caballos franceses y catalanes, fortificado en unas alturas que caen
poco distantes de la ciudad. No era posible emprender el sitio sin
desalojarlo, y por lo mismo no se dilató el ataque, mas fué con poca
fortuna.

Pecaba el de Leganés de soberbio, y con su experiencia de la guerra
despreciaba todo otro consejo y opinión que no fuese la suya, y más que
teniendo tan por amigo al Conde-Duque, no reparaba en respeto alguno;
por lo cual se condujo de tal suerte con Torrecuso, que al fin tuvo éste
que abandonarle, viniéndose á Zaragoza con el Rey. Solía decir que
renunciaría á la conquista de Francia si hubiera de hacerla por los
consejos de un italiano. Con esto, mandaba solo el Marqués cuando se
empeñó la batalla. Comenzóla Don Rodrigo de Herrera, Comisario general
de la caballería, apoderándose con trescientos jinetes de una de las
colinas y de una batería puesta en ella por los contrarios; pero
acudiendo al refuerzo de éstos nuevas tropas, no tardaron en rechazar á
los españoles. Entonces se hizo el combate general en toda la línea del
enemigo, atacada vigorosamente por los nuestros, desde las diez de la
mañana hasta bien anochecido, pero sin fruto alguno. Los franceses, como
inferiores en número, no osaron tomar la ofensiva, y los españoles no
supieron aprovecharse de sus fuerzas. Cometiéronse grandes desaciertos:
ninguno supo á quién mandar ni á quién obedecer; todo era confusión,
todo dar y deshacer órdenes; así se pasaron las horas, perdimos
quinientos hombres muertos y muchos heridos, y llegada la noche se
ordenó la retirada. No puede decirse que padeciéramos una derrota,
porque tomamos tres cañones al enemigo, que no pudo quitárnoslos, ni osó
luego perseguirnos, y porque el enemigo estaba fortificado y en lugar
eminente; pero siempre fué desventaja notable el haber de renunciar al
propósito de tomar á Lérida. Ni fué esto lo peor; sino que el ejército,
metido de nuevo en sus cuarteles, se fué lentamente disipando; de
suerte que al comenzar la siguiente campaña, de aquellos veinticuatro
mil hombres apenas cinco mil quedaron en armas.

Acusóse también por ello al de Leganés, diciendo unos que no sabía
mantener en los soldados la disciplina, y otros, menos piadosos aún, que
los afligía con hambre continua, á fin de saciar á su costa la codicia
desordenada que en él se había despertado. Pasión indigna de su valor,
que sin duda lo tenía Leganés. También fué reprensible la vanidad con
que se dió por vencedor de la batalla de Lérida, logrando engañar al
principio al Rey; pero no tardó en venir el desengaño; y reunidas todas
sus culpas, á pesar del parentesco y amistad del Conde-Duque, fué
separado del mando y confinado á Ocaña, donde comenzó á formársele
proceso por su conducta. Enseguida, avergonzado del espectáculo que
estaba allí ofreciendo, se volvió el Rey á Madrid. Y entretanto la
escuadra española, al mando del duque de Ciudad Real, queriendo ir al
socorro del Rosellón, había pasado por delante de Barcelona, donde
estaba M. de Brezé con la francesa, compuesta de cincuenta y nueve
bajeles y veinte galeras, por habérsele incorporado la que mandó el
Arzobispo de Burdeos, igual en poder á la nuestra. Salió Brezé del
puerto, formó sus bajeles en línea y se empeñó un combate que duró todo
el día, sin que la victoria se decidiese por alguna de las partes: al
día siguiente volvieron á encontrarse también sin ventaja, quemándose y
perdiéndose algunos bajeles, y quedando tan maltratadas ambas, que ni
los españoles pudieron llegar al Rosellón, volviéndose á las Baleares,
ni pudieron los franceses en mucho tiempo salir de Barcelona. Después
de esta batalla, ni por mar ni por tierra volvió á emprenderse nada en
mucho tiempo.

El conde de Monterrey, con D. Juan de Garay por Maestre de campo
general, acabó de reunir en tanto su ejército en la frontera portuguesa.
Pero como ni el estruendo de las armas pudiera hacerle olvidar sus
comedias y lascivias, las operaciones de aquel General fueron muy
lentas. Envió partidas ó escuadrones que hiciesen correrías desde Mérida
y Badajoz, donde tenía acuarteladas sus tropas, á Olivenza y Elvas,
haciendo algunos daños, sin que los enemigos, faltos al principio de
toda ordenanza y disciplina, osasen oponerse á campo raso. Mas su
principal ocupación fué mover tratos en las plazas para que las
entregasen los moradores. Adelantólos en Olivenza, y aún se creyó que
llegaría á rendirse la plaza, para lo cual fué á presentarse delante de
sus muros D. Juan de Garay con un buen trozo de gente; pero llegando más
tarde de lo convenido, descubrióse en tanto la trama y se frustró.
Entonces el de Monterrey en venganza hizo quemar y talar todos aquellos
confines y campañas, robándolo y abrasándolo todo, y los portugueses en
cambio entraron en Galicia en número de más de seis mil hombres para
arrasar el país. Salió á ellos D. Benito de Abraldes con poca gente, los
detuvo y dió tiempo á que, llegando tropas de refuerzo, los pusiesen en
fuga, persiguiéndolos hasta muy adentro de sus tierras. Intentó de nuevo
el conde de Monterrey tomar á Olivenza de rebato, encomendándose la
facción á D. José de Pulgar, hombre poco afortunado, el cual llegó de
noche delante de los muros, y errando el petardo con que pensaba forzar
la puerta, fué sentido y derrotado con pérdida de doscientos hombres.

No se tardó en acometer de nuevo á Olivenza, pero no con más fortuna, y
en el ínterin los portugueses rindieron y saquearon á Valverde,
valentísimamente defendida por D. Juan de Tarrasa, y entrando más
adentro en la sierra, se apoderaron del lugar de Seijas con su castillo,
bastante bien guarnecido. Hubo también no lejos de Olivenza un choque
entre D. Juan de Garay y Antonio Gallo, portugués, en el cual uno y otro
se atribuyeron jactanciosamente la victoria, y el Prior de Navarra, que
mandaba en Galicia, obligó á retirarse á un Cuerpo muy numeroso de
portugueses, que al mando de D. Manuel Téllez de Meneses y Don Diego de
Pereira, entró á correr aquella provincia, sosteniendo algunos choques
parciales con ellos en que hubo pocas pérdidas de ambas partes.

Estos fueron los hechos más brillantes de aquella guerra, reduciéndose
todo lo demás á feroces correrías donde unos y otros quemaban sin piedad
los pueblos, talaban los campos y degollaban á los habitantes con el
mayor encarnizamiento. Los capitanes de uno y otro bando dejaban casi
siempre á los contrarios hacer impunemente tales correrías, ó si acudían
al reparo, era por lo común sobrado tarde. Al fin nuestra Corte, que era
quien perdía con aquella inacción, porque en el ínterin los portugueses
se fortificaban más y más, recibiendo tropas y auxilios de las naciones
extranjeras y organizando su gobierno y ejércitos, determinó separar del
mando de las armas al conde de Monterrey, y en su lugar envió al de
Santisteban, que no mucho más experimentado y con tan insignificante
fuerza como componía aquel ejército, no alcanzó tampoco ventaja. De nada
sirvió la asistencia y práctica de D. Juan de Garay. El cardenal
Spínola, que fué á Galicia á juntarse con el Prior de Navarra, no hizo
tampoco más que él, ni el duque de Alba, que estaba á la parte de Ciudad
Rodrigo, logró ejecutar cosa digna de su nombre. Todo se volvía cambiar
de caudillos en aquella frontera; todo repartir trozos é imaginar
acometimientos; pero la verdad era que no se hacía nada de provecho, ni
eran las fuerzas tampoco para que se hiciese.

Por este tiempo ya todas las posesiones portuguesas en América, África y
Asia habían reconocido por Rey al duque de Braganza. Gobernadas por
portugueses, y no habiendo en ellas más que tropas portuguesas que las
defendieran, unas primero, otras después, se fueron alzando contra
España sin resistencia alguna: Ormuz, Goa, Pernambuco, el Brasil, tan
azotado de los holandeses, Angola y las Islas Terceras: sólo Ceuta quedó
en nuestro poder por lealtad del Gobernador el marqués de Torresvedras
al Rey de España. Pudo decirse que sólo por mar nos sonrió la fortuna
contra portugueses, porque habiendo encontrado el duque de Ciudad Real
con la armada de España á una holandesa que había venido en ayuda de
ellos, la derrotó, echándola algunos navíos á pique y obligándola á
refugiarse en sus puertos: fué este combate á la vista del Cabo de San
Vicente.

Italia era teatro al propio tiempo de nuevos contratiempos. Había
reemplazado al marqués de Leganés en el gobierno de Milán el conde de
Siruela, D. Juan Velasco de la Cueva, otro de los privados del
Conde-Duque, al cual, ya que no tuviese grandes méritos, no le faltaba
alguna sagacidad y prudencia; mas quiso la suerte que desde el primer
día se continuase la mala inteligencia con el príncipe Tomás de Saboya,
no habiendo cosa al fin en que los españoles y el saboyano estuviesen de
acuerdo. Sitió el conde de Harcourt á Montcalvo y la tomó, y en seguida
se puso sobre Ivrea. Defendiéronse valientemente los sitiados,
rechazando en varios asaltos á los franceses, y en tanto el príncipe
Tomás y el conde de Siruela acudieron á levantar el cerco. Hubo un
choque empeñado entre los sitiadores y las tropas del príncipe Tomás,
mas sin efecto alguno, y negándose Siruela á comprometer una batalla
general, discurrieron los aliados para llamar la atención del enemigo
ponerse delante de Chivas. No se les malogró el intento; porque apenas
lo supo Harcourt, alzándose de sobre Ivrea vino al punto al socorro, y
los nuestros, que no pretendían otra cosa, se retiraron sin que el
enemigo pudiese obligarlos á venir á la batalla. En seguida rindió
Harcourt el castillo y villa de Ceba y la plaza de Mondovi, y luego se
puso sobre Coni, plazas de las más importantes del territorio, y á pesar
de los esfuerzos de nuestros generales, la tomó á los cuarenta y seis
días de trinchera abierta, mientras los españoles sitiaban á Montcalvo.
Acudió el francés al socorro de esta última plaza y no pudo conseguirlo,
con que tuvo que rendirse á nuestras armas; mas poco después, falto el
de Siruela de soldados, sacó la guarnición y demolió las
fortificaciones. Al propio tiempo el príncipe Tomás, que quiso
sorprender á Querasco, fué rechazado con alguna pérdida. Con esto
terminó la campaña de 1641 por aquella parte, quedando más enconados
que nunca el conde de Siruela y los príncipes de Saboya.

Enviaron éstos á Madrid Embajadores á quejarse al Rey de la conducta de
los Ministros españoles, y hubo varias conferencias y tratos; pero en el
ínterin se compusieron ímpesada y cautelosamente con la Corte de Francia
y la regente de Saboya y volvieron contra nosotros sus armas. Dió esto
ocasión sobrada para que se sospechase que algunas de sus quejas contra
los españoles y sus Embajadas, tenían por objeto ocultar el intento de
la defección, y hacerla más dañosa. La verdad era, que muerto el conde
de Soissons, en la batalla de Sedán, la princesa de Cariñán, su hermana,
mujer del príncipe Tomás, que estaba á la sazón en Madrid, tenía á sus
bienes pretensiones, las cuales no parecía que pudieran hacerse valer
sin reconciliarse con los franceses. Además, tanto Tomás como su hermano
Mauricio, viendo claramente perdida la grandeza de España, más querían
ser ingratos que víctimas.

De todos modos, el suceso no pudo sernos más funesto. Estuvo oculto el
Tratado bastante tiempo para que los príncipes de Saboya pudiesen ir
sacando astutamente las guarniciones españolas de la mayor parte de las
plazas, y con efecto lo consiguieron, no sospechándose aún su
deslealtad, y cuando fué pública, reunido el príncipe Tomás con los
generales franceses, tomaron á Niza de la Palla, Verrua, Crecentino y
Tortona, valerosísimamente defendida esta última plaza de los nuestros,
primero en el recinto de ella, luego en el castillo. Era tan importante,
que el conde de Siruela no quiso dejarla perdida, y como vió que los
franceses y saboyanos se habían retirado del sitio, llegó allí con sus
tropas, hizo reparar las líneas de circunvalación, y se fortificó en
ella. Acudieron al socorro el príncipe Tomás y el conde Du Plessis que
entonces gobernaba á los franceses; mas vieron tan bien dispuestos
nuestros cuarteles, que no osaron acometerlos, y la plaza se rindió á
los cuatro meses de sitio. Dejó así con honra el de Siruela el mando,
que desde Flandes vino á recoger el marqués de Velada D. Antonio Sánchez
de Ávila, tornándose á España. Ni fué la defección de los saboyanos la
única que padeciésemos entonces en Italia.

Desde el tiempo de Carlos V tenían los españoles guarnición en Mónaco,
cabeza del Principado de este nombre, y puerto, aunque pequeño,
esencialísimo para la navegación de España á Italia y para el socorro de
aquellos Estados, mucho más habiéndose dejado perder el de Final, que
con este objeto tomó el gran conde de Fuentes. Era ahora príncipe de
Mónaco D. Honorato Grimaldi, príncipe de Carpiñano, ricamente heredado
en Nápoles y Milán, y hasta entonces leal vasallo de España; y viendo
tan decaídas las cosas de España, abrió las puertas de la ciudad á los
franceses. Los soldados españoles del presidio, aunque sorprendidos con
aquella traición impensada, y sueltos y desarmados, no dejaron de
defenderse por eso, muriendo muchos antes de abandonar la plaza, entre
otros el capitán Esporrin, natural de Jaca, que los mandaba, peleando
gloriosamente por su persona; mas al fin tuvieron que ceder. Pérdida
también muy sensible y de mucha consecuencia para en adelante.

Volvíanse en esto todos los ojos y todas las esperanzas de España á
Flandes. Allí era donde estaban recogidas las reliquias de los temibles
tercios de Carlos V y de Felipe II; allí donde se conservaba la antigua
escuela militar, el antiguo estímulo y hasta la antigua gloria; y allí,
por último, estaba el hombre de más mérito que quedase en la Monarquía:
el Cardenal Infante. Formóse aquel ejército con los mejores tercios
españoles que pasaron de Italia al mando del duque de Alba casi ochenta
años antes, y habíase luego repuesto con la gente vieja de Nápoles,
Sicilia y Lombardía, y con los tercios que trajo el Infante cuando vino
á los Estados y vencieron en Nortlinghen. Durante tan largo espacio de
años mantúvose peleando y venciendo casi siempre en batalla, muriendo
hoy uno, luego otro al filo de la espada, todos los capitanes y
soldados, y rellenándolos lenta y perezosamente tal ó cual aventurero
impaciente, tal otro perseguido en la Patria por pendenciero y retador,
muchos sedientos de gloria, y no pocos sin familia ni hogar, ganosos de
fortuna. Conforme iban llegando de España los bisoños, recogíanles los
antiguos cabos, adiestrábanles y les enseñaban los severos principios de
aquella milicia, y así todos se hacían unos á poco tiempo, y parecían
los tercios de ahora los mismos que vencieron en Mulberg y en Pavía.

Ni era su general indigno de los de aquella época de gloria, ni sus
capitanes, el conde de la Fontaine, el duque de Alburquerque y otros
desmerecían de los primeros. Aguardábase por lo mismo en España que con
poderosas diversiones por aquella parte se llamase de tal modo la
atención de los franceses, que no pudieran acudir con fuerzas muy
grandes á Cataluña y á Portugal é Italia. Y cierto que á los principios
bien pudieron dar aliento á tales esperanzas, porque fueron muy
gloriosos. Mas aconteció lo que entonces acontecía ya en todo, que al
paso que los extranjeros reparaban fácilmente sus pérdidas, nosotros no
podíamos sobrellevar las nuestras, porque nuestros grandes capitanes no
hallaban sucesores ni reemplazo los valientes soldados: así todo lo
ganado á mucha pena en largo tiempo y con grandes triunfos, perdíase de
un golpe en una sola derrota. No había, como solía suceder, recursos ni
dinero para comenzar nuevas campañas después de aquélla que concluyó con
la toma de Arras por los franceses. La gente estaba desnuda y falta de
todo; mas el Cardenal Infante, con su buen gobierno, logró recoger
subsidios de los pueblos, y hubo capitanes, como el duque de
Alburquerque, que con patriótico desprendimiento vistieron á su costa
los tercios y sacrificaron la propia hacienda para mantener la campaña.
Comenzáronla los enemigos coaligados sitiando el mariscal de la
Meillerie la importante plaza de Ayre, y el de Orange la de Genep. El
conde de la Fontaine, Maestre de campo general, con un trozo de
españoles se opuso á este último; pero no pudo salvar á Genep, y Ayre se
rindió también, aunque después de defenderse valerosísimamente. En esta
ocasión dió una muestra insigne de sus talentos militares el Cardenal
Infante.

No teniendo reunido bastante ejército para el socorro, se estuvo
apostado en las inmediaciones mientras duró el asedio, esperando
refuerzos, y llegando tarde con ellos el barón de Lamboy, no pudo
impedir la rendición de la plaza. Los enemigos antes de alzarse de su
campo fortificado quisieron, naturalmente, dejar aprovisionada la plaza,
y para eso enviaron por un gran convoy; mas el Cardenal Infante maniobró
de suerte que se puso entre el campo francés y el convoy, tomando por
asalto la importante villa de Liliers y enseñoreándose de todo el país.
Entonces los franceses se vieron forzados á dejar sus líneas separándose
como media legua para salvar el convoy, y el Infante, que no deseaba
otra cosa, se metió rápidamente en ellas, sin que pudiesen ya
estorbárselo. Allí, fortificado en los mismos reductos y baterías de los
franceses, que no habían tenido tiempo de deshacerlos todavía, sitió de
nuevo la plaza, la cual, no provista de municiones ni bastimentos, tuvo
que rendirse. En vano los enemigos, burlados tan extrañamente y
reforzados con numerosas tropas que trajo el mariscal de Brezé al de la
Meillerie, intentaron forzar las líneas que ocupaba el Cardenal Infante;
habíanlas ellos tan cuidadosamente fortificado antes, que ahora á su
abrigo fueron invulnerables los nuestros.

Pero esta fué la única hazaña del Cardenal Infante; ni siquiera tuvo la
satisfacción de ver rendida la plaza tan hábilmente ganada. Su salud, ya
decadente con tantas fatigas y trabajos, acabó de llevar el último golpe
con unas malignas tercianas que le acometieron en el campamento, y tuvo
que dejarlo y retirarse á Bruselas, donde murió á poco tiempo de padecer
penoso, llorado del ejército y del país por sus buenas cualidades, y muy
sentido en España, aunque no tanto como merecía lo grande de la pérdida.
Su cadáver vino al Escorial, donde reposa entre sus antepasados. Desde
la muerte de Ambrosio de Spínola no había habido otra tan irreparable y
tan dolorosa. Hábil político y capitán valiente y diestro, tenía también
el Cardenal Infante muy alto patriotismo y una abnegación y dignidad que
comenzaban á echarse harto de menos en la corrompida Corte de España.
Así, cuando se habla de las desdichas de estos años fatales, es
imposible dejar de contar entre las mayores su muerte. Ella fué también
anuncio y preludio de otras que remataron nuestra ruina. Sucedió en el
Gobierno una Junta compuesta de D. Francisco de Mello, conde de Azumar,
del marqués de Velada, del conde de la Fontaine, D. Andrés Cantelmo, que
eran los primeros jefes de las armas, y el Arzobispo de Malinas, hasta
que sabido el suceso en nuestra Corte se nombró por Gobernador único de
los Estados mientras iba persona real que lo reemplazase, al de Azumar,
D. Francisco de Mello.

Era este de noble familia portuguesa, y acaso de las honradas de aquel
reino; mas no debía andar sobrado de fortuna, y muy joven aún, se vino á
la corte de España para obtenerla. Aquí contrajo amistad muy estrecha
con Olivares, y cuando murió Felipe III, no bien comenzada la privanza
de aquel Ministro, fué ya nombrado Gentilhombre del Rey. Mantúvose por
acá muchos años sin obtener empleo, hasta que por los de 1639 fué
enviado al virreinato de Sicilia, cargo harto mayor que sus servicios y
merecimientos. Sobrevino allí á poco la rebelión de Portugal, y Mello
permaneció fiel á España, y tantas fueron las demostraciones de su
lealtad, que al tiempo mismo en que los demás portugueses, por bien
reputados que estuviesen, eran cuidadosamente vigilados, cuando no
perseguidos, él recibió el mando de la Alsacia, y el cargo de
plenipotenciario en Alemania. De estos empleos, sin experiencia alguna
de ejércitos, fué traído por el favor solo del Conde-Duque al difícil
gobierno de los de Flandes.

Fueron los principios de este General tan prósperos, como desdichados
los fines. Tomó el mando del ejército delante de Ayre, y en sus manos se
rindió la plaza. Para divertirlo de aquel asedio entró aún la Meillerie
por Arras; apoderóse de Lens y Villeta, villa de poca defensa; pasó á la
Bassée, puesto importantísimo para cubrir el país de Lila, que á la
sazón se estaba fortificando, y por no hallarse acabadas las
fortificaciones no se había plantado en ella la artillería; así la tomó
en pocos días, con que corrió todo el país. Adelantóse hasta Lila, y
acometió dos veces los Burgos, de donde fué rechazado por hallarse allí
ya tres mil infantes, con dos mil caballos que habían salido de las
líneas de Ayre. Entonces M. de la Meillerie escribió al magistrado
pidiendo neutralidad; pero los ciudadanos se mostraron muy fieles, con
lo cual se retiró de allí y acometió á Armentieres, desde donde, si la
tomaba, podía cortar los víveres al sitio de Ayre, y penetrar en el país
hasta Brujas: fué también rechazado. Volvió á dar vista á Lila, y luego
se retiró quemando y destruyendo todo aquel país hermosísimo. No pudo
sufrir más el de Azumar, y adelantó un Cuerpo de doce mil hombres para
salir al apósito. El enemigo fué á sitiar á Bapaume, y en su seguimiento
fué Mello esperando alguna buena ocasión para romperle. Entre tanto Ayre
pidió capitulación, y con esto terminó la campaña. En la siguiente, que
comenzó muy temprano, Mello envió al conde de la Fontaine delante de
Lens y la tomó, y después recobró también á la Bassée. Vinieron al
socorro de esta plaza los mariscales d'Harcourt y de Grammont, que
mandaban ahora las tropas francesas; mas no pudieron lograr su objeto, y
permanecieron acampados y fortificados á orillas del río Escalda junto á
Honnecourt, en paraje y manera que parecía inexpugnable. El Escalda los
espaldaba, y extendiéndose por uno de sus costados, daba lugar á que
este fuese defendido por un bajel anclado; el otro costado estaba
apoyado en un bosque; el frente lo defendían tres buenos baluartes y una
trinchera y foso que saliendo del río con media pica de ancho, volvía á
entrar en él, dejando encerrado en su arco el campo francés.

Supo D. Francisco de Mello maniobrar entonces diestramente; envió hacia
Hesdin un destacamento de tropas; con lo cual Harcourt, para precaver
algún golpe de mano, salió de las fortificaciones con mucha parte de sus
fuerzas, dejando dentro al conde de Guiche, conocido por el mariscal
Grammont, con el resto, que serían hasta doce mil hombres. Luego al
punto embistió las líneas enemigas con veinte mil soldados. El duque de
Alburquerque tomó con su tercio los baluartes y la artillería, á pesar
de una resistencia desesperada, y el marqués de Velada, que mandaba la
caballería nuestra, deshizo al salir de las líneas la de los contrarios;
con que después de seis horas de combate fueron estos derrotados dentro
de las fortificaciones que juzgaban inexpugnables, y puestos en total
fuga y dispersión, dejando en el campo dos mil quinientos muertos, tres
mil prisioneros, toda la artillería y bagaje, la caja militar que tenía
cien mil escudos, y todas las banderas y estandartes, entre otros el
llamado de San Remigio, que era el blanco y no se había perdido nunca, y
la bandera de la coronelia del Delfín, las cuales fueron colgadas en los
templos de España. Grammont huyó seguido de muy pocos, y no paró hasta
Quintín.

Fué gloriosísima esta batalla, y más porque siendo tanto el estrago de
los enemigos, no pasó nuestra pérdida de doscientos muertos y pocos
heridos; pero no tan fecunda como debía esperarse, porque en todo el
resto de la campaña no se hizo otra cosa que vagar por uno y otro lado y
hacer algunas incursiones por el territorio enemigo, fatigándose y
disminuyéndose las tropas con inútiles marchas. Atribuyóse esto á la
división que hubo entre los capitanes españoles, que no tenían á Mello,
falto de autoridad y de antiguos servicios, todo el respeto que
debieran. Pretendió acaso remediarlo la Corte enviándole á Mello en
recompensa de la victoria de Honnecourt, con título de marqués de
Tordelaguna, grandeza de España para su casa, y al propio tiempo le
instó para que hiciese diversión bastante á sacar á los franceses de
Cataluña.

Con estas victorias, para la campaña de 1643 se hicieron los mayores
preparativos. Juntáronse hasta veinte mil infantes y seis mil caballos,
los mejores de Flandes, en los cuales iba casi toda la gente española
que había en los Estados. Dividió el de Tordelaguna y Azumar su ejército
en dos trozos, y dejando como en reserva el uno de seis mil hombres á
Beck, Coronel de alemanes, que desde la humilde condición de cosaco
había llegado á aquel punto por sus servicios y virtud militar se
adelantó con el otro, donde había hasta diez y ocho mil infantes y sobre
dos mil caballos, llevando al conde de la Fontaine por Maestre de campo
general, y al duque de Alburquerque, D. Francisco de la Cueva, por
General de la caballería, ausente el marqués de Velada para el gobierno
de Milán; y entrando en la provincia de Champagne puso cerco á Rocroy.
Acababa de ser nombrado por los franceses gobernador de esta provincia
el gran príncipe de Condé, todavía duque de Enghien, joven de veintidós
años, muy deseoso de vengar la vergüenza que había hecho recaer sobre su
casa la fuga de Fuenterrabía, y bajo su mando estaban los generales de
l'Hopital, de Gassion, de Espanau y de la Ferté Semetièrre, con diez y
siete mil infantes y tres mil caballos. No bien supo Condé que el
marqués de Tordelaguna, D. Francisco de Mello, sitiaba á Rocroy, se
determinó á rechazarle de allí á toda costa, á pesar de que los viejos
Mariscales que tenía á sus órdenes calificaban de temerario el intento.
Eralo sin duda, y á no ser por las grandes faltas que cometieron los
nuestros, la ruina del ejército francés hubiera sido completa, como lo
fué la de los españoles.

Está Rocroy situada en medio de una llanura, rodeada de bosques y
pantanos, sin otra puerta ó entrada que un peligroso desfiladero: con
sólo guardar éste por algunas compañías de soldados, era imposible el
paso y el socorro intentado por los enemigos. Pero Tordelaguna, que
quería la batalla, y que ensoberbecido con sus anteriores ventajas,
menospreciaba imprudentemente á los contrarios, les dejó entrar en la
llanura pacíficamente, sin tomar otra precaución que la de ordenar á
Beck que viniese en su ayuda con la reserva. No faltó luego quien le
aconsejase que fortificase ligeramente su campo; pero Mello tampoco
quiso dar oídos á consejo tan prudente; antes se salió de él y formó su
ejército en batalla. Levantábase un tanto la llanura por la parte de la
ciudad que ocupaban los españoles; descendía luego suavemente, y volvía
á levantarse por la parte del desfiladero adonde estaban los franceses.
De ellos á nosotros corría uno de tantos bosques como por allí había,
el cual, comenzando no lejos de la derecha de los franceses, terminaba á
la izquierda de nuestro campo. Mello hizo ocupar este bosque por una
manga de mil mosqueteros, y al duque Alburquerque D. Francisco de la
Cueva, le dió el mando del ala izquierda que en él se apoyaba con buena
parte de la caballería y la infantería italiana y walona; en el centro,
y allí donde más se alzaba el terreno por nuestra parte, plantó el
grueso de la mejor infantería española, gobernada de aquel conde de la
Fontaine, Maestre de campo general, con la artillería; y en el ala
derecha se puso él propio con el resto de la caballería, y alguna
infantería española y extranjera. El duque de Enghien dió frente á los
nuestros á la otra parte alta de la llanura, poniendo al mariscal
d'Espenan, aquél que defendió á Salsas, en el centro con el grueso de la
infantería francesa y mercenaria; el ala izquierda opuesta á Mello la
fió á los mariscales de l'Hopital y de la Ferté: y en el ala derecha
contra Alburquerque se colocó él mismo con Gassion, distribuyendo entre
las dos alas su numerosa y escogida caballería. Á la espalda dejó en
reserva, con buen número de tropas, al Barón de Sirot, soldado de mucha
nota. Ambos generales ardían en deseos de venir á las manos: Mello, sin
embargo, aguardaba á que llegase Beck con la reserva para comenzarla, y
aun por eso quizás no había cuidado de dejar alguna gente á la espalda
en su orden de batalla: mas el de Enghien, advirtiendo el propósito de
su enemigo, se apresuró á venir á las manos.

Día 19 de Mayo, al amanecer, se rompió el fuego: comenzólo Enghien
embistiendo poderosamente el bosque donde apoyaba sus escuadrones
Alburquerque, que era la llave de nuestra posición; por lo mismo
debieron sostenerlo los nuestros hasta el último extremo, pero no se
hizo, y después de una sangrienta escaramuza, nuestros mosqueteros
fueron de allí desalojados. Entonces Enghien avanzó con toda su ala
formada en batalla; pero la espesura del bosque desordenaba su gente, y
para evitarlo hubo de acudir á una traza de más efecto que la que
imaginó en un principio. Mientras él continuaba avanzando con la primera
línea de sus escuadrones á lo largo del bosque, ordenó al mariscal
Gassion que recorriese la segunda, y rodeando con ella el bosque mismo,
vino á caer por el otro lado sobre los nuestros. Ejecutólo Gassion con
notable presteza y arrojo; halló desprevenido al de Alburquerque, que
solo atendía al ataque de Enghien, y aprovechándose de la sorpresa
deshizo en pocos momentos nuestra caballería. En vano Alburquerque
acudió ya al reparo peleando bien por su persona: fué herido y obligado
á retirarse: con que dejó expuestos á la furia de los caballos enemigos
los tercios walones é italianos, que no tardaron en tomar la fuga. Entre
tanto los mariscales de l'Hopital y de la Ferté habían embestido nuestra
izquierda con mucho denuedo; pero saliendo contra ellos D. Francisco de
Mello deshizo sus caballos y acuchilló sus infantes, y preso la Ferté y
herido l'Hopital, todo se lo llevó por delante en completa derrota.

Hasta aquí la batalla estaba igual por ambas partes: los escuadrones que
componían el centro en uno y otro ejército, no se habían embestido
todavía: de las alas una por cada parte quedaba deshecha. Pero entonces
cabalmente se vió la diferencia de talento en los caudillos. Mello con
su caballería no pensaba más que en perseguir á los fugitivos juzgando
ganada la batalla, cuando tropezó con el escuadrón de la reserva que
traía Sirot, á cuyo abrigo comenzaron á recogerse las reliquias del ala
izquierda enemiga. Trabóse un reñido combate, y entre tanto el de
Enghien, sabido el destrozo de su ala, repartió acertadamente su gente
en dos Cuerpos; con el uno envió á Gassion por detrás de nuestro mismo
centro á embestir á la infantería vencedora de Mello, y con el otro fué
él propio á sostener á Sirot con nuestra triunfante caballería. Esta,
gobernada del mismo Mello, se sostuvo bien al principio, pero acometida
por fuerzas tan superiores, no tardó en dispersarse, sin que el General
fuese de los últimos que apelasen á la fuga. La infantería por tan
breves momentos vencedora, fué acuchillada sin piedad á un tiempo por
Gassion que la cogió por la espalda, y por Enghien y Sirot y toda la
caballería francesa. Allí murieron muchos, pocos huyeron, algunos se
recogieron confusamente al centro donde estaba el grueso de la
infantería española, altas las picas, preparados los mosquetes y
arcabuces, inmóvil é intacta todavía. El conde de la Fontaine, lorenés,
ganó aquel día incomparable prez y gloria. Doblado al peso de los años,
y enfermo y desfallecido, se había hecho traer en silla de manos, no
queriendo en tal ocasión desamparar á los viejos tercios, que tantas
veces había acompañado á la pelea. Desde allí vió los varios trances de
la batalla sin poder obrar nada, porque d'Espenan, aunque no osaba
acometerle, le amenazaba sin cesar con iguales ó mayores fuerzas, y
descomponer su ordenanza habría sido entregar sus infantes al hierro de
los caballos enemigos en un momento vencedores. Lo que hizo fué recoger
y amparar á los infantes fugitivos que acudieron á sus escuadrones y
ordenar á éstos en cuatro frentes: los mosqueteros y arcabuceros en las
primeras filas; las picas detrás, y en el centro del cuadro que se
formaba, los cañones: de modo que, abriéndose á cada momento los
soldados, pudieran disparar sobre seguro los nuestros. No tardó Enghien,
recogida su caballería y ordenada, en caer sobre el centro. Serenos é
inmóviles los infantes españoles, la dejaron llegar á cincuenta pasos, y
allí dispararon sobre ella tal rociada de balas, que la hicieron volver
las espaldas con no menos precipitación que venía á dar la acometida.
Volvió Enghien á cargar dos veces más, y ambas fué rechazado de la
propia suerte con horrible estrago, sin que se notase en los nuestros
señal de desorden ó recelo. Entonces todo el ejército enemigo vino á
cercar el cuadro, azotándole con la artillería, combatiéndole con
furiosos asaltos, y hallando desesperada resistencia.

Prolongóse aquel desigual combate mucho tiempo, consumiéndose poco á
poco los infantes españoles, mas sin ceder un punto, y acrecentándose
cada momento la saña del enemigo al ver que un trozo de infantería
desamparado de todo el ejército osase disputarle la victoria. Al cabo,
abiertos ya por todas partes los escuadrones, flacos y rendidos, algunos
capitanes españoles pidieron capitular. Adelantábase el de Enghien á oir
sus proposiciones, cuando otros de los nuestros, ó no queriendo
capitular aún en tal extremo, ó interpretando mal el movimiento del
general enemigo, y suponiendo que venía á embestirles de nuevo,
dispararon su arcabucería. Gritóse traición por ambas partes y de nuevo
se comenzó el combate, aunque ya más bien podría llamarse matanza. La
caballería francesa, hallando claras las filas, vacíos los puestos de
soldados y llenos de cadáveres, penetró al fin en el cuadro y hubieron
de lidiar los nuestros, sueltos y sin orden, uno contra veinte, no ya
por la victoria ó por la vida, sino sólo por la reputación de su nombre.
Cayó el conde de la Fontaine de su silla despedazado de heridas, y
pisotearon sus venerables canas los escuadrones franceses; cayó el
valiente Maestre de campo Don Iñigo de Velandia y casi todos los
capitanes. El de Enghien corría de acá para allá, conteniendo la saña de
sus soldados, por salvar las pocas vidas que quedaban de aquellos
valientes españoles; mas como ellos no querían ya las vidas y peleaban
valerosamente por dondequiera espantando aún á sus enemigos, no hallaban
piedad alguna. Sin embargo, logró salvar el de Enghien al Maestre de
campo D. Jaime de Castellví y algunos soldados de nota, todos heridos
ya, ó sin fuerza para mover el hierro. En esto asombró á los franceses
el espectáculo de uno de los tercios, que formado el cuadro de por sí:
peleaba con tanta bizarría y resolución como si entonces comenzase la
batalla. La comandaba el conde de Villalva D. Bernardino de Ayala, noble
caballero enviado á servir en Flandes por castigo, de los más valerosos
que hubiese entonces en aquellas provincias. En vano los franceses
acometieron una vez y otra aquel tercio invencible: murió Villalva,
murieron casi todos los capitanes, y no por eso cejaron los soldados. La
artillería francesa inundó de sangre el reducido ámbito que ocupaba el
tercio; mas no pudo romper sus frentes. Bramaban de cólera los enemigos
al contemplar que un puñado de hombres osase disputarles todavía tan
gloriosa victoria; redoblaban á cada momento sus esfuerzos, y siempre en
balde. Al fin el de Enghien, joven y valeroso, admirando el valor de
aquellos viejos soldados, que no sabían dar la espalda al enemigo, ni
rendir las espadas heredadas de los vencedores de Ceriñola y San
Quintín, les ofreció honrosos y nunca oídos conciertos, que fué que
saliesen del campo con los honores mismos con que suelen salir las
guarniciones de las fortalezas, y que libres y con armas fueran puestos
en tierra española. Con tales condiciones no pudieron negarse á
capitular. Creyóse al principio que los franceses los traerían á
Fuenterrabía para cumplir los pactos; pero sin duda les pareció menos
peligroso dejarlos en Flandes que ponerlos á punto de reforzar nuestras
armas en Cataluña, y allí los dejaron. Años adelante, aquel tercio era
conocido aún en Flandes, por memoria de su hazaña, con el nombre de
_Tercio de la Sangre_.

Mucha derramaron en aquella ocasión los enemigos; y tanta ó más los
nuestros. Dejamos ocho mil muertos en el campo; los prisioneros llegaron
á seis mil, casi todos extranjeros; veinticuatro cañones, las banderas,
bagajes y cajas militares. Muy pocos pudieron salvarse al amparo de
Beck, que llegó con sus tropas al campo de batalla cuando acababa de
capitular el último tercio. Mello se refugió avergonzado en Bruselas.
Allí acabó la infantería española que había fatigado á la tierra y
encadenado los ejércitos de todo el mundo por cerca de dos siglos. Acabó
con tanta gloria, que aún los franceses recuerdan con admiración la
respuesta de uno de los capitanes españoles prisioneros, al cual
preguntándole por el número de soldados que tenía su tercio, contestó
friamente: «Contad los muertos.» La ineptitud de Mello, la flaqueza de
nuestra caballería, y aún la poca resistencia que allí tuvieron los
tercios italianos y walones, nos arrancaron la victoria que el valor de
nuestra vieja infantería hubiera hecho indudable. No contemos más desde
este día á España entre las grandes naciones militares: era Roma y va á
ser Cartago: manos mercenarias la defenderán casi siempre en adelante
(1643).

Llegó á Madrid esta nueva infausta á poco de caer de su privanza el
Conde-Duque y cuando la Corte se hallaba aún tan regocijada con tal
suceso, que no tuvo espacio para llorarla como debía. No habían desdicho
las últimas medidas del favorito del resto de su administración, que
toda se volvía imaginar arbitrios buenos ó malos, aplicando sin cordura
los malos y dejando de aplicar los mejores. Todavía en 1642, meses antes
de su caída, hizo publicar una pragmática, bajando el valor de la moneda
de vellón, que él mismo había hecho subir en 1636: de modo que las
piezas de seis maravedís valiesen uno solo, con que hubo tal confusión y
espanto, que apenas se hallaba de comer en Madrid mismo. Algo menos
infeliz anduvo al querer llamar de nuevo á los judíos; pero no era él
hombre de llevar á cabo tamaña empresa, y así fué que con sólo haber
puesto la Inquisición mal ceño, desistió del propósito; ni era esto
tampoco, verdaderamente, para ejecutarlo de pronto, ni para atender á
males tan inmediatos y urgentes. Los soldados, testigos de su flojedad y
del papel indigno que hacía representar al Rey en paz y en guerra,
llegaron á aborrecerle mortalmente, y estando en Molina de Aragón con el
Rey, de una compañía que hizo salva al pasar su coche, salió una bala,
que hirió dentro de él al enano con que entretenía sus ocios y penas, y
puso á riesgo su persona, sin que pudiera averiguarse el autor de tal
hecho.

No lo odiaban menos en la Corte, donde hubo ya una conjuración para
matarle en los primeros años de su privanza, que no tuvo efecto. Cada
día su altanería y sus injusticias le atraían nuevos enemigos, y pronto
se formó de ellos una especie de partido ó bandería muy poderosa que sin
descanso trabajaba en su daño. Á la cabeza de este partido estaba la
misma reina Doña Isabel de Borbón. Era diestra aquella mujer, como
criada en la Corte de María de Médicis, orgullosa además y dominante de
suyo, no podía llevar con paciencia el poco respeto del Conde-Duque, y
desde los principios habíase propuesto derribarle de la privanza, siendo
el no haberlo conseguido sino al cabo de tanto tiempo grandísima muestra
de las profundas raíces con que la tenía afirmada en el corazón del Rey.
Como tenía puesta cerca de la Reina, para vigilarla, á su mujer, Doña
Inés de Zúñiga, dama de no vulgar talento y completamente imbuída en los
intentos de su esposo, ésta, ejerciendo en Palacio y en el cuarto real
una opresión verdaderamente insoportable, tratando de igual á igual á
las Princesas, como la de Mantua y la de Cariñán, y aún poniéndose en
las ocasiones delante de ellas, y echando ó intimidando á todas las
demás señoras de la Corte, le ayudó mucho á parar y deshacer los golpes
y manejos de sus enemigos. Pero la Reina, más irritada á medida que se
sentía más oprimida y con menos influencia sobre su marido, estuvo
acechando cuidadosamente la ocasión de castigarle. Ofreciéronsela
cumplida los recientes desastres, y más que otro alguno el de la pérdida
de Portugal, que tan profunda impresión hizo en el ánimo del Rey.
Indignada la Reina lo propio que los Grandes y todo el pueblo con
aquella nueva y triste muestra de la ineptitud del favorito, y alentada
con la desconfianza con que comenzaba á oir su esposo los consejos que
aquél le daba, apresuró y redobló las hostilidades. Ella fué
principalmente quien inclinó al Rey á que hiciese la jornada de
Cataluña, á fin de que viese por sus mismos ojos el estado de las cosas.

De vuelta en Madrid se atrevió ya á representarle con vivos colores los
desaciertos y maldades del Conde-Duque, y aun mostrándole un día al
príncipe don Baltasar, su primogénito, dijo con lágrimas que por causa
de tal ministro había de llegar un día en que se viese reducido á la
condición de caballero particular. Á este tiempo ya los Grandes no
asistían á Palacio ni al servicio del Rey: el clero, el pueblo, todo el
mundo, conjurado contra el favorito, ayudaba invisiblemente á la Reina.
Dos mujeres vinieron aún á secundarla más activamente, concertando con
ella sus planes. La una fué Doña Ana de Guevara, ama del Rey, á la cual
amaba él sobremanera, y que muy ofendida de la mujer del Conde-Duque por
haberla alejado de Palacio, acechó la ocasión de hablarle á solas, y le
dijo contra ella y su marido cuanto la pudo dictar la sed de venganza,
ayudada de la razón y de la verdad. La otra fué Doña Margarita de
Saboya, duquesa de Mantua, que echada de Portugal se vino á Ocaña, y
desde allí, viendo que el Conde-Duque la dejaba abandonada sin enviarle
siquiera para su sustento, se presentó de improviso en la corte; y
aunque el favorito hizo mucho porque no viese al Rey, ella, por medio de
la Reina, supo lograrlo, y demostrarle con copiosas noticias que sólo á
aquél y á sus allegados y amigos debía atribuir la pérdida de la Corona
portuguesa. Honrada y prudente mujer era esta Doña Margarita, y digna de
mejores tratamientos que los que empleó con ella el Conde-Duque. También
contribuyeron á desengañar al Rey su maestro fray D. Galcerán Albanell,
Arzobispo de Granada, y el conde del Castrillo, Presidente del Consejo
de Hacienda, al cual respetaba mucho el Monarca: el primero por medio de
una carta muy libre, donde le decía claramente todo lo vergonzoso de su
conducta, y el otro por servir á la Reina con oportunas y bien
encaminadas indicaciones y discursos. Por último, se unía á éstos el
marqués de Grana Carreto, enviado del Emperador, que, por lo que
importaba á su Soberano, miraba con dolor la ruina de España. Tanto fué
menester para derrocar aquella privanza; y aun derrocándola era de
deplorar el que fuera el consejo y respeto de personas particulares,
pocas bien intencionadas, muchas sin más deseo que el de la personal
venganza, antes que no las grandes faltas del favorito y desdichas de la
Monarquía lo que moviese su caída. Males que se remedian de tal modo, no
pueden decirse remediados, sino más bien aplazados; porque en el género
de gobierno ó en el estado de cosas en que tal suceda, ellos han de
repetirse de seguro muchas más veces.

Por fin, el favorito conoció que era inútil la resistencia, y rendido de
tan larga lucha y queriendo hacer menos dolorosa su caída, pidió al Rey
licencia para retirarse de los negocios. Fuéle negada por dos veces; mas
cuando comenzaba quizás con eso á dar entrada en su pecho á la
esperanza, recibió un billete escrito de propia mano de Felipe, mediado
Enero de 1643, mandándole que no se entrometiese más en el Gobierno, y
que se retirase á Loeches hasta que otra cosa dispusiese: de allí fué
luego á residir en la ciudad de Toro. Mostró el Conde-Duque gran
entereza en este golpe de la fortuna, que bien pudo contarlo por blando
según era lo que merecían sus faltas. Á la verdad, el Rey anduvo con él
muy benévolo en las últimas disposiciones: mandó que se le dejase
registrar y romper todos los papeles que quisiera y pudieran
perjudicarle; escribió á los Consejos honrándole mucho, y diciendo que
le apartaba de los negocios por las repetidas instancias que le había
hecho pidiendo licencia, y que no era sino para tomar sobre sí el
Gobierno sin fiarlo de otro alguno; y habiendo indicado el Presidente de
Hacienda, Castrillo, que ciertas urgencias del Estado no podían cubrirse
sin echar mano de una gran cantidad de plata venida de América para el
Conde-Duque, se negó á aceptar el remedio, antes mandó que se le pagasen
puntualmente sus sueldos. No fué tal benevolencia aprobada. El pueblo
acechó en numerosas turbas la hora de salir de Palacio el favorito, y
acaso le matara á no tomar él el buen partido de ejecutarlo oculto y
disfrazado; pero algunos de sus coches, donde por un momento se creyó
que iba, fueron apedreados. Frustrado su intento, corrieron las turbas
por las calles victoreando á todas las personas que habían tenido parte
en la caída del privado. Estas solicitaban á la par su castigo,
alternando en todos, con el regocijo, el deseo de venganza que les
aquejaba.

Si Castrillo, con sus malévolas insinuaciones intentó en vano
despojarle de sus haberes, otros de sus enemigos no tardaron en lograr
que á su mujer se la separase también del servicio de la Reina,
mortificándola antes con continuos desaires, y que á su hijo D. Enrique
de Guzmán, se le quitase la asistencia del Rey, desterrándole como á él
de la corte. Creció con el tiempo y la seguridad de que era ya imposible
su vuelta, el rencor y la saña contra el Conde-Duque. No ya solo sus
enemigos, sino sus antiguos amigos y aduladores, como suele acontecer á
los ministros caídos, censuraban agriamente su conducta, abriéndose
entonces á la verdad los ojos que el interés y la cobardía tuvieron
tantos años cerrados. Comenzaron también á escribirse papeles en contra
del privado, y hubo uno en pro que debía ser de persona bien agraviada
en la mudanza, con lo cual el Rey prohibió severamente semejante
polémica, y castigó con graves penas á los que intervinieron en ella.
Dios sabe adonde hubieran ido á parar las cosas, porque el Rey,
continuamente acosado por todas partes de voces que pedían venganza, y
persuadido ya de todas sus faltas, comenzaba á mirarle con odio, cuando
la muerte vino á libertar al favorito de persecuciones. Sobrevínole en
la ciudad de Toro, donde residía ejerciendo el cargo de regidor, por
efecto de su despecho y amargura, antes que de enfermedad alguna, porque
tenía más de altivez que no de conformidad la entereza que mostraba.
Díjose que expiró perdido el juicio, por haber recibido del Rey una
carta en que le decía estas palabras: «si he de reinar yo, y mi hijo se
ha de coronar, será preciso que entregue vuestra cabeza á mis vasallos
que á una voz la piden todos y es preciso no disgustarles más.» Y sea ó
no esta particularidad cierta, el hecho es que el Rey no andaba ya muy
lejos de tales pensamientos, y que si la muerte fué justa en D. Rodrigo
Calderón, debía parecer en él pequeño castigo. Acusábanle con razón de
haber sido la causa principal de que se perdiesen en Oriente, Ormuz,
Goa, Fernambuco y todas las colonias portuguesas, el Brasil, las Islas
Terceras, el Reino de Portugal, el Rosellón, todo el Ducado de Borgoña á
excepción de cuatro plazas, la gran fortaleza de Arras, muchas en el
Luxemburgo, Brunswick, en la Alsacia, y los derechos é influjo del
Ducado de Mantua, que eran las mermas de dominios que ya á la sazón
tenía España. Asímismo se le acusaba de haber perdido más de doscientos
ochenta navíos en los mares, de haber sacado de las entrañas de la
tierra y del corazón de los vasallos medias anatas, papel sellado,
alcabalas y otras cosas innumerables por él imaginadas hasta ciento diez
y seis millones de doblones de oro: parte gastado inútilmente en
ejércitos y armadas perdidas; parte distribuído entre Virreyes,
Gobernadores, Capitanes generales y otros ministros, todos criaturas
suyas, ya por sangre ó por servil dependencia; parte acopiado en su
propio bolsillo y casa. Lo de los gastos inútiles en ejércitos y armadas
pruébanlo bien todas las campañas. Lo distribuído entre parientes y
servidores no tiene tampoco duda, viéndose siempre al Conde-Duque no
fiar de otros que de ellos los lucros: de modo que al mirarlo asociado
con alguno en el Poder, hay que recordar que fué su tío D. Baltasar de
Zúñiga, ó bien su primo D. Diego Felipe de Guzmán, marqués de Leganés,
en quien, cuando estaba á su lado, descargaba una parte de los negocios
públicos. Al inquirir quién gobernaba en Nápoles, hállase al conde de
Monterrey, su cuñado, ó al duque de Medina de las Torres, su yerno; al
nombrar al Virrey de Milán, tropiézase con el mismo marqués de Leganés,
su primo, y lo propio al tratar de Cataluña; en el Generalísimo de la
frontera de Portugal se encuentra otra vez á Monterrey, y fué mucho que
desde la asistencia de Palacio, adonde ya veía á su hijo, el bastardo D.
Enrique, mozo disoluto y sin autoridad ni talentos, no pasase á ocupar
la presidencia del Consejo de Indias, que ya estaba para él dispuesta.

Siendo el conde-duque Guzmán y su mujer Zúñiga, Zúñigas y Guzmanes, se
vieron casi solos en los altos empleos, exceptuando algún Velasco, por
ser su abuelo materno de aquella casa y tener casado á su hijo con mujer
de ella. El resto de los destinos que no pudo llenar con sus parientes,
fué para sus viles aduladores, Jerónimo de Villanueva el protonotario de
Aragón, Diego Suárez, Miguel de Vasconcellos, secretarios de Portugal, y
algunos otros. Hasta su asesor en la privanza, D. Luis de Haro, no
hubiera llegado á serlo sin ser sobrino suyo, porque sólo á eso debió la
entrada en la Corte y la amistad del Rey; si bien cuando llegó á notar
sus adelantos le aborreció sobremanera y comenzó también á preparar su
ruina. Y en cuanto á los medros de su persona y casa particular, fueron
inmensos. Su orgullo, que nunca le faltó, no consentía en él como en el
duque de Lerma, que admitiese regalos ó donativos de particulares como
en compra y paga de favores; pero supo obtener empleos y sueldos y
comodidades que le produjesen con menos vergüenza tantos ó más
beneficios. Primeramente obtuvo un privilegio para gozar encomiendas en
todas las Ordenes militares, teniendo solamente la cruz de Alcántara,
por lo cual gozaba cuarenta y dos mil ducados; luego se hizo declarar
Camarero mayor del Rey, oficio no conocido desde el tiempo de Carlos V,
del cual sacaba diez y ocho mil ducados; también tomó para sí el cargo
de Caballerizo mayor, que daba veintiocho mil ducados; el de Sumiller de
Corps, doce mil, y el puesto de Canciller de las Indias, que montaba
cuarenta y ocho mil, todos en producto anual. Mas no era esto lo mayor,
sino que cuando partían los galeones de Sevilla y Lisboa, hacía cargar
cantidades exorbitantes de vino, aguardiente y trigo recogido en sus
haciendas; y como tenía para sí los puertos francos, vendía tales
géneros á precio muy subido; con lo cual y la carga de retorno, ganaba
cada año en el trato hasta doscientos mil ducados. Además hizo que el
Rey le cediese la villa de San Lucar la Mayor, con título de Duque, que
en alcabalas y derechos valía cincuenta mil ducados. Y no contento con
esto, sacó para su mujer la merced de Camarera mayor de la Reina y el
cargo de aya del Príncipe, con salario de cuarenta y ocho mil ducados
por ambos conceptos[20]. De este modo ascendían las ganancias que
anualmente obtenía por su privanza á cerca de cuatrocientos cincuenta
mil ducados, cantidad bastante para mantener un ejército, y que él
derrochaba inútilmente en festines y locuras.

     [20] _Semanario Erudito._

Así, por todos estos conceptos, fué el Conde-Duque de Olivares, el
ministro más funesto y de odiosa memoria que haya tenido jamás España,
donde tantos se han hecho dignos de censura. Y eso que como hombre, ni
por su inteligencia ni por su carácter puede decirse que fuera un hombre
vil como otros, no tan funestos como él, lo han sido.



[Ilustración]

LIBRO SÉPTIMO

SUMARIO

     De 1643 á 1648.--Sucesos que siguen á la caída del
     Conde-Duque.--Cataluña: nuevo ejército y sale el Rey á él; campaña
     de D. Felipe de Silva y toma de Monzón; vuelve á Cataluña el Rey;
     batalla gloriosa de Lérida, y rendición de esta plaza y de
     Balaguer; retíranse del servicio Silva y Garay; D. Andrea de
     Cantelmo; defensa esforzada de Tarragona.--Portugal: batalla de
     Montijo y toma de algunos lugares; sucesos de la frontera de
     Ciudad-Rodrigo.--Socorro de Orán y combate naval de
     Cartagena.--Italia: pérdida de San Ya.--Flandes: gloriosa batalla
     de Tutelinghen; pérdida de Grawelingas y del Saxo de Gante.--Muerte
     de la reina Doña Isabel de Borbón; privanza de D. Luis de Haro;
     estado de la Corte por estos años; prohibición de las comedias; D.
     Juan de Austria.--Italia: Expedición de los franceses á Toscana;
     combate naval; nueva expedición; insurrección de Sicilia;
     principios de la rebelión de Nápoles; el duque de Arcos;
     Masaniello; refúgiase el Virrey á Castelnovo; combates y
     conciertos; muerte de Masaniello; nuevas rebeliones; Toralto;
     llegada de D. Juan de Austria; nuevos combates; propósitos del
     Arzobispo; muerte de Toralto; Jenaro Annese; llegada del duque de
     Guisa y de la armada de Francia; combate naval y retírase aquélla;
     torpezas del de Guisa; separación del duque de Arcos; D. Juan de
     Austria y el conde de Oñate en el Virreinato; combate general y
     término de la rebelión; prisión de Guisa; muerte de Jenaro Annese;
     Portolongone y Piombino recobradas; guerra con el Modenés; batalla
     de Bozzolo; combate de Cremona; conquistas en el Modenés y sumisión
     del Duque.--Cataluña: pérdida de Rosas; batalla funesta de
     Balaguer; encuentros parciales y pérdida de la plaza; sitio de
     Lérida; vuelve el Rey á Cataluña; fuerza el marqués de Leganés las
     líneas de Lérida; nuevo sitio de esta plaza y afrenta de Enghien;
     operaciones de Enghien y Aytona; pérdida de Tortosa; recóbranse
     algunas plazas; victoria de D. Juan de Garay no lejos de Santa
     Coloma; toma de Castellbó y victoria delante de sus muros;
     situación de Cataluña; tratos de los naturales con nuestros
     capitanes; campaña de Mortara; Flix y Tortosa rendidas; llegada de
     Mortara á Barcelona, sitio y toma de la plaza; pacificación casi
     completa en Cataluña.--Portugal: empresa de Olivenza
     frustrada.--Flandes: piérdense Mardik, Ulhiz, Courtray y otras
     plazas; combate de Rethel; pérdida de Dunquerque y de Venló; el
     archiduque Leopoldo; toma y batalla de Lens; disturbios con
     Francia; paz con Holanda; estado de nuestra Corte; permítense de
     nuevo las comedias; nuevo matrimonio del Rey; proyectos de unión
     con Portugal y de regicidio.


SIGUIÓ á la caída del Conde-Duque un período de esperanza para la
desalentada nación española. El vulgo, como suele, y como ya lo había
demostrado á la caída del duque de Lerma, pensaba que con sólo la
perdición de aquella persona aborrecible se remediarían todos sus males.
Los más sensatos fundaban su esperanza en el arrepentimiento del Rey,
pensando que en adelante se aplicaría de todo punto á los negocios,
dejado del ocio y liviandades que hasta entonces le habían impedido
cuidar de sus pueblos. Los oprimidos antes, ahora mostraban buen rostro,
mirando satisfecha su venganza. Los que antes disfrutaban favor, también
ponían ahora buen semblante á las cosas á fin de que no se les tachara
de fieles amigos del Ministro caído. Vino la ordinaria ganancia de unos
y pérdida de otros, que seguía á la ruina de cada favorito; volvió D.
Francisco de Quevedo á la corte de vuelta de su largo cautiverio de
León; restituyóse su generalato de la mar al marqués de Villafranca;
salió de sus prisiones aquel buen capitán portugués D. Felipe de Silva,
que andaba en ellas por sospecha de su lealtad, y tan favorecido del
Rey, que le dió el mando del ejército de Cataluña, vacante por la
separación del marqués de Leganés y á éste, en cambio, se le continuó el
proceso detenido por respetos al Conde-Duque. También el duque de Medina
de las Torres, D. Ramiro Núñez de Guzmán, fué separado del gobierno de
Nápoles. Había enviado aquel reino á Madrid á uno de sus Grandes con
quejas del de Medina y pidiendo nuevo Virrey; pero á causa del
parentesco de éste con el Conde-Duque, no pudo conseguir el Embajador en
largos días, ni ver al Rey, ni que siquiera le dejasen entrar en
Palacio. Ahora, con la caída del favorito, el napolitano explicó el
objeto de su embajada, y se ordenó la destitución de D. Ramiro, enviando
en su lugar al buen almirante de Castilla, D. Juan Alfonso Enríquez de
Cabrera, nombramiento acertadísimo y que reparaba una de las injusticias
más grandes de aquellos tiempos; porque el Almirante, olvidado y sin
empleo, era, como en otras partes dejamos dicho, hombre de gran mérito,
sin duda de los que más lo tenían á la sazón en España.

Como éstas se tomaron otras medidas, ni todas justas, ni injustas todas,
pero unas que otras aplaudidas del mismo modo. Aumentaba el regocijo y
la esperanza el ver muy mudadas las cosas de Francia. Había muerto pocos
días antes de la caída del Conde-Duque el cardenal de Richelieu, y
pocos días después Luis XIII, quedando por gobernadora de aquel reino,
con un Príncipe de cinco años, la reina Doña Ana de Austria, hermana de
Felipe IV. La ocasión parecía acomodada para hacer próspera guerra ó
ventajosas paces; porque de una parte Francia no podía tardar en
mostrarse más flaca que antes, por las discordias que habían de nacer
forzosamente, y de otra, la Reina Gobernadora, tan unida á España por
los lazos de la sangre y de la patria, no parecía natural que nos
hiciese tan calculada y terrible hostilidad como Luis XIII ó más bien su
ministro Richelieu. Indudablemente esto último era digno de tenerse en
cuenta. La paz había llegado á hacerse tan necesaria, que sin ella se
disolvía inevitablemente la Monarquía. Muchas victorias contra la
Francia no nos habrían sido en aquellos tiempos tan provechosas como una
paz honrosa que á cambio de la de Flandes, si era preciso, nos hubiese
dejado el Rosellón y Cataluña, y libres las fuerzas para embestir á
Portugal. Acaso Ana de Austria hubiera obtenido de su hermano el rey
Felipe un tratado de paz de esta especie; y lo que es más, que fielmente
lo cumpliera y no diese ayuda alguna al duque de Braganza para
mantenerse en el Trono. Pero ciegos siempre los cortesanos que rodeaban
al Rey, deslumbrado éste todavía con el esplendor de su Trono,
recordando aún la Grandeza antigua, más para desearla y afectarla, que
no para imitarla y alcanzarla, determinaron aprovecharse de la ocasión,
no para hacer buena paz, sino para hacer con más ventaja que antes la
guerra, abriendo un nuevo período en aquella lucha terrible. Así, nada
se hizo por nuestra parte en las conferencias abiertas en Munster entre
las potencias beligerantes para obtener la paz general que más tarde se
llamó de Westfalia.

De que la guerra nos ofreciese ventajas, mal presagio era la batalla
funesta de Rocroy, ganada por los franceses cinco días después de la
muerte de Luis XIII. Y no debían esperarse muy grandes errores que
aprovechar del gobierno de Ana de Austria, mujer de alma española, como
era su cuna, magnánima y fuerte, y que tenía por favorito al cardenal
Mazzarino, sobrado conocido de los españoles, á cuyo servicio había
estado en los principios de su carrera después de sus estudios hechos en
la Universidad de Salamanca, y el cual había dado muestras de su gran
habilidad al servicio ya de Francia en los negocios de Italia,
causándonos muchos perjuicios el, por todos conceptos, digno sucesor de
Richelieu. Debiéronse al principio algunas ventajas, tanto á la
intervención del Rey en los negocios, y al aliento y estímulo que con
ella inspiraba, cuanto á los disturbios que, en efecto, estallaron en
Francia entre Mazzarino y sus rivales; y mayores se lograran si fueran
más y más continuados los aciertos. Pero el Rey no estaba acostumbrado
al trabajo; agobiábale la pereza; picábanle siempre las antiguas
pasiones: así es que antes de un año comenzó á dejar alguna parte del
peso de los negocios en D. Luis de Haro, hijo del marqués del Carpio,
sobrino del conde-duque de Olivares, hombre mucho más honrado y de harto
mejor deseo é intenciones que su tío, pero de muy escasa instrucción y
talento. Había contribuído también en algo á la caída de éste, á quien
debía su favor, pero del cual estaba temiendo ya algún efecto de celos
con que le quitase más de un golpe que le hubiese dado; y era por esta
circunstancia y sus buenos modos estimado generalmente.

Lo primero que acordó el Rey fué salir de Madrid para Cataluña. Pero era
preciso reunir para ello soldados con que acudir allí honrosamente sin
desatender por eso el resto, principalmente Portugal, que estaba
clamando socorro, pues los portugueses adelantaban ya su audacia á hacer
conquistas en Castilla. Aún llegó á dudarse si convendría más que el Rey
saliese para Portugal que para Cataluña; pero al fin se resolvió lo
segundo. Y en verdad que atentamente miradas las cosas, no se sabe decir
qué hubiera sido más ventajoso al presente; porque ya en los últimos
desastres los franceses y catalanes estaban tan envalentonados que
amenazaban por Aragón, donde no había plazas fuertes, meterse en el
corazón de la Monarquía. Sin duda fuera lo mejor que el Rey, activo y
esforzado, hubiera sabido acudir, ya á una parte, ya á otra, no parando
en ninguna más que lo necesario para dar aliento á los unos y temor á
los otros. Tiempos eran de penalidad y de fatiga, y ningún recurso
ordinario podía bastar á todo. Mas ya que el Rey no acudiese á Portugal
en persona, atendió á aumentar el ejército que allí había al propio
tiempo que el de Cataluña, aunque inclinando á esta parte las mayores
fuerzas. Fué Torrecusso á Nápoles, su patria, y obtuvo allá hasta cuatro
mil napolitanos; el marqués de Villasor trajo un buen tercio de Cerdeña,
y así todas las provincias ofrecieron á porfía número de soldados:
Aragón cuatro mil; dos mil Valencia; otros dos mil Andalucía, que con
mil quinientos walones, mil borgoñeses y los dos mil quinientos
valientes españoles que habían de venir por Francia, según lo pactado
en Rocroy, debían formar en solo Cataluña un ejército de más de
veinticuatro mil hombres. Pero como suele suceder en tales cálculos, no
llegó á juntarse tanto número.

Al mismo tiempo se ordenó á todas las milicias de Andalucía y
Extremadura que acudiesen á la frontera de Portugal, y á los Grandes que
tenían por allí Estados, que llevasen á todos sus vasallos con armas,
aunque por tal concepto no pasaría el refuerzo del ejército de tres mil
hombres. Vino bien para mover esta gente y comenzar las nuevas campañas
la llegada feliz de las flotas de Méjico, ricamente cargadas, y luego la
de los galeones con no menor riqueza. Las Cortes de Castilla concedieron
la prolongación de los arbitrios antiguos, mas no pudieron imponerlos
nuevos. Valencia se prestó á pagar, armar y vestir por seis años los dos
mil soldados que daba; y en Nápoles se impuso un tributo sobre el
consumo de harinas, que produjo mucho disgusto, y tuvo no escasa parte
en los sucesos que sobrevinieron. Con lo cual se vió ya algún dinero en
la Corte, porque al fin del año 1643 era tal la penuria, que Pellicer en
sus _Avisos_ escribió cierto día desde Madrid estas palabras de
elocuente significación: «Aquí nadie cobra ni paga.» Tal era la Corte,
fuerza es decirlo una vez más, que tan descomunal guerra estaba
sosteniendo por todo el mundo. El Rey salió de Madrid muy á la ligera, y
por Alcalá llegó á Tarazona, acompañándole algunos señores principales:
no tantos como la vez anterior; porque entonces se pudo ver que con sus
etiquetas y vanidades eran más de estorbo que de otra cosa. Dejó
encargado el mando á la Reina y ordenóla muchas devociones, como para
aplacar la cólera de Dios que contra él debía estar ofendido.

Halló á su llegada que La Motte se había apoderado de la villa y
castillo de Estadilla, cerca de Barbastro, donde había muy buenas
fortificaciones, por cuyo medio tenía el paso abierto para echarse sobre
aquella ciudad y aun sobre la misma Zaragoza. Nuestro ejército, reunido
en la frontera, aunque ya á punto de salir á campaña, no lo hizo en
algún tiempo por falta de víveres y por mal concierto de los capitanes.
Sin embargo, no dejó de haber choques parciales. La Motte Hodancourt,
tomada Estadilla, partió su gente en dos trozos: con el uno quiso tomar
á Barbastro, mas se lo estorbó saliéndole al opósito D. Felipe de Silva;
con el otro atacó el castillo de Benabarre, y también fué rechazado.
Poco después el marqués de Mortara, nombrado Capitán general de la
caballería del ejército, pasó el Cinca, que venía muy crecido, con sus
tenientes D. Fernando de Tejada y D. Alvaro de Quiñones, y dando en un
cuartel de infantería que los enemigos tenían establecido al amparo de
los muros de Lérida, derrotó de cinco á seis mil hombres que allí había,
matando mil quinientos y trayéndose hasta mil prisioneros con botín
considerable. Por la parte de Tarragona no se intentó en tanto cosa
alguna; porque el conde de Aguilar, marqués de la Hinojosa, había
muerto, y el célebre Maestre de campo D. Juan de Arce, que fué á
reemplazarle, lo mismo; con que la plaza quedó sin General mucho tiempo,
y contemporáneamente sin víveres apenas ni soldados. Pero en la campiña
de Rosas el Gobernador de aquella plaza, D. Diego Caballero de Illescas,
deshizo hasta trescientos jinetes enemigos, trayéndose el mayor número
de caballos y jinetes prisioneros.

Eran estos buenos preludios de la campaña que iba á comenzarse. Para
ella se hizo á Barbastro plaza de armas de nuestro ejército. Tenía el
mando supremo Don Felipe de Silva, como Capitán general de las armas; D.
Juan de Garay vino de Portugal nuevamente á ser Maestre de campo
general; el marqués de Mortara siguió en el gobierno de la caballería, y
el napolitano, D. Jerónimo de Tuttavilla, tuvo el de la artillería. En
Tarragona entró á gobernar el marqués de Toralto y príncipe de Massa, D.
Francisco Toralto y Aragón, vuelto de las prisiones de Francia, donde
estuvo desde la derrota del ejército del marqués de Pobar. Dispuestas
las cosas, se comenzaron las operaciones con la empresa de Flix, plaza
importante de la Castellanía de Amposta, intentada por D. Juan Garay sin
fruto alguno; porque hallándola muy prevenida, se volvió sin empeñar
combate. También se frustró la sorpresa de Miravet. Luego D. Felipe de
Silva, desde las cercanías de Barbastro, se adelantó con ocho mil
infantes, tres mil seiscientos caballos y veinte cañones, que eran las
fuerzas que hasta entonces tenía, con ánimo de embestir á Balaguer; mas
no pudiendo esguazar el río Noguera, determinó caer sobre Monzón. Al
pasar por delante de Lérida halló á la caballería enemiga gobernada del
propio La Motte; acometióla con la suya y la obligó á meterse al amparo
de los muros; y sin más dificultad se puso sobre Monzón y comenzó á
combatirla. Vino al socorro el francés, pero no pudo lograrlo, y la
plaza se rindió á los cuarenta días de sitio.

Entretanto, el valeroso Gobernador de Rosas, Don Diego Caballero,
después de causar infinitos daños en el territorio ocupado por los
enemigos, con mucha pérdida de éstos, intentó entrar por inteligencia en
Cadaqués, pero no pudo conseguirlo. Cuatro bajeles que le llevaban
socorros fueron rendidos por la armada francesa de Brezé. Poco después
vino á las aguas de Barcelona la de España, mandada aún por el duque de
Ciudad-Real, con las galeras á cargo otra vez de Fernandina, y hubo una
nueva batalla tan ineficaz como otras anteriores, donde fué poquísima la
pérdida de ambas partes. Con esto se terminó la campaña y volvió á
Madrid el Rey. Mas á la siguiente, que fué la de 1644, volvió á
encaminarse el Rey á Aragón, y cerca de Barbastro pasó revista al
ejército, fuerte de nueve mil infantes y cuatro mil caballos, con diez y
seis cañones, presentándose por la única vez de su vida con el hábito de
soldado, al modo de su abuelo D. Felipe II, que nunca se presentó más
que una vez en San Quintín; nunca su padre. Luego marchó D. Felipe de
Silva con las tropas, entró en el lugar de Farfaña, y desde allí plantó
los reales delante de Lérida, á una y otra orilla del Segre, que lame
sus muros. Era la plaza tan importante, que los caudillos franceses y
catalanes no tardaron en venir al socorro, trayendo el mariscal de La
Motte Hodancourt el mando supremo, con siete mil infantes y dos mil
caballos. Salió á ellos D. Felipe de Silva con cuatro mil infantes
viejos y tres mil caballos, dejando la demás gente guarneciendo los
cuarteles, y á campo raso les ofreció la batalla. Aceptáronla los
enemigos, que no venían á otra cosa, y se empeñó por ambas partes con
mucha furia. No pudieron los nuestros romper el ala derecha, y se llegó
á desesperar de la victoria porque el ala izquierda parecía más fuerte;
con todo, ésta fué envuelta y deshecha en poco tiempo por los
escuadrones de nuestra caballería, que arrollaron á la carrera á la
caballería francesa, y cayendo en seguida sobre el centro hízose total
la derrota. Fué dicha de ellos el que á tal punto hiciesen valerosa
salida de la plaza hasta seiscientos hombres, los cuales, destrozando la
gente nuestra que guarnecía el puente del Segre por donde se comunicaban
nuestros cuarteles, dieron ocasión y espacio á que algunos de los
vencidos se recogiesen en los muros y otros se salvasen. No obstante la
victoria fué para nuestras armas muy gloriosa y completa: dejaron los
contrarios en el campo dos mil muertos y tres mil prisioneros, con
catorce cañones y todo el bagaje, y la dispersión fué tal que apenas mil
de ellos llegaron á Cervera. Interceptó en seguida un convoy que querían
meter los enemigos en la plaza, y ésta tuvo que rendirse después de un
horrible bombardeo. El Rey, que estaba en Fraga, vino entonces á Lérida
y entró en triunfo. Acompañábale el conde de Monterrey, único de los
favorecidos del Conde-Duque que se conservase en la gracia del Príncipe,
y tan envidioso como inepto, no había cesado de sembrar desconfianzas de
D. Felipe de Silva durante el sitio, pretendiendo dar lecciones en cosas
en que se había mostrado tan torpe; con lo que éste, logrado el triunfo,
se negó á continuar en el mando por más instancias que se le hicieron.
Portóse noblemente D. Felipe, y aunque no es de aplaudir que dejase el
servicio de la patria por particulares sentimientos, dió con ello
merecida lección al Rey que no acababa de salir del yugo de los
cortesanos, gente vil, y enemiga entonces como siempre de todo mérito.
Poco antes había pedido su licencia y retirádose del servicio D. Juan de
Garay: la ocasión fué el haber pedido un título y no concedérselo:
reprensible motivo es el que prefiriese su sentimiento á sus deberes;
pero no disculpable severidad en el gobierno que tantos títulos repartía
entonces sin merecimiento alguno.

Los frutos de la victoria de Lérida fueron además de la toma de esta
plaza, que Solsona, lo mismo que Balaguer y Agramunt, viniesen á la
obediencia. Sucedió en el mando al vencedor D. Felipe de Silva, D.
Andrea de Cantelmo, italiano de aquellos valerosos, que unidos bajo un
cetro con los españoles, peleaban con ellos y por ellos en todos los
campos de batalla adonde asistiesen nuestras banderas. Sin embargo,
aunque leal y de buenas partes, habiendo desempeñado en Flandes el cargo
de Maestre de campo general, y sido uno de los Gobernadores de aquellos
Estados después de la muerte del Cardenal Infante, no tenía ganada mucha
gloria militar, ni acertó á ganarla en Cataluña. Fué desde Lérida con un
trozo del ejército á ponerse sobre la villa de Ager, y la tomó á pesar
de la defensa desesperada que en ella hizo el caudillo catalán D. José
Zacosta, y como Agramunt estuviese en la obediencia del Rey, acercándose
los franceses á recuperarla, se vieron acometidos y puestos en derrota
por dos de nuestros tercios que ya había allí acuartelados. Para vengar
tantos descalabros reunió La Motte Hodancourt al improviso toda la gente
que pudo, y con doce mil hombres y gran tren de artillería se presentó
delante de Tarragona, mientras el marqués de Brezé cerraba con una
armada la boca del puerto. Dióla en cuarenta días que allí se mantuvo
trece ataques y uno general en que llegó á apoderarse de la torre del
muelle; disparó contra los muros hasta siete mil cañonazos, y abrió
muchas brechas en el recinto de la plaza. Pero el marqués de Toralto que
allí mandaba, con algunos de los mejores tercios que quedaban de
infantería española, rechazó todos los ataques, reparó las brechas,
llenó de cadáveres enemigos los fosos, y aún hizo salidas con que causó
daño inmenso en los sitiadores. Avergonzado el General francés, no sabía
ya que partido tomar contra aquella resistencia desesperada, cuando supo
que D. Andrea de Cantelmo con el ejército español de diez mil infantes y
dos mil seiscientos caballos venía por tierra al socorro, y por mar
aquel Carlos Doria, padre de Juanetín y duque de Tursis, que mandaba las
galeras de Nápoles: con esto alzó el cerco después de haber perdido
inútilmente más de tres mil soldados. Esta rota le costó el empleo á La
Motte, que fué separado.

Fué esta campaña de 1644 la primera que tal pudo llamarse en Portugal
después de cuatro años que la insurrección caminaba triunfante. Ya por
este tiempo habían acudido á las banderas de los portugueses multitud de
aventureros franceses y holandeses y aun regimientos enteros: tenían ya
armas, instrucción, capitanes y cuanto se necesita para la guerra.
Nombrado el marqués de Torrecusso por Capitán general de nuestras armas
en aquellas fronteras en lugar del conde de Santisteban, llegó allá y
reunió de la gente antigua que había y la mejor de las milicias que
acudieron, un ejército pequeñísimo para las empresas que se esperaban,
pero valeroso y robusto; porque el nuevo General pensaba con razón que
era preferible poca gente y buena á mucha tumultuaria sin disciplina ni
aliento. Mandaba la caballería el Barón de Molinghen, belga, que á poco
tomó el cargo de Maestre de campo general; D. Dionisio de Guzmán la
artillería. Reformó Torrecusso las costumbres de los soldados,
restableció la disciplina, y luego comenzó las operaciones. Ya los
portugueses, tomada Valverde, osaban amenazar á Badajoz. Comenzó el de
Torrecusso por hacer en su territorio tal correría, que tomó y trajo
consigo hasta dos mil cabezas de ganado. Vengáronse los portugueses
quemando un lugar llamado la Zarza, y el de Torrecusso hizo quemar á
Villamayor, que era de ellos. Tomaron también los portugueses á Montijo
y Membrillo y saquearon ambas poblaciones. Luego, adelantando sus
intentos, se fueron á poner sobre la plaza de Alburquerque. Socorrióla á
tiempo Torrecusso, y además, para quebrantar la audacia de los
contrarios, no pudiendo él asistir, ordenó al buen Barón de Molinghen
que á toda costa les diese batalla.

Día del Corpus de aquel año, á las puertas de Montijo, se encontraron
ambos ejércitos. Montaba el de los portugueses á ocho mil hombres de
todas armas con seis piezas de artillería; el de los españoles sólo se
componía de cuatro mil infantes, mil setecientos caballos y dos cañones.
Mandaba á los portugueses el general Matías de Alburquerque: su
infantería ocupaba el centro, y la caballería los costados, puesta al
derecho la portuguesa y al izquierdo la de auxiliares extranjeros.
Molinghen comenzó el combate; rompió nuestra caballería á la extranjera
que cubría el ala izquierda de los portugueses, y acudiendo parte de la
de éstos, que defendía el ala derecha, al socorro, fué también deshecha:
entonces el centro fué acometido por todas partes y envuelto de manera
que en un momento se puso en derrota. Matías de Alburquerque,
aprovechándose sin embargo de la codicia de los nuestros que se
entregaron al despojo y presa de los vencidos, logró ordenar la
retirada, saliendo con honra del campo. Quedaron de los portugueses tres
mil doscientos hombres en él y seiscientos prisioneros: nuestra pérdida
no pasó de quinientos muertos y trescientos heridos, muchos de ellos
personas y capitanes principales. Cantaron los portugueses la victoria,
mas sólo por no desalentar á los pueblos: la verdad fué que la victoria,
infeliz para ambas naciones hermanas, quedó aquella vez por Castilla.
Que cierto puede decirse de pocas en aquella guerra. Tras esto rindió
Torrecusso á Serpa y Alconchel, que á poco vino á perderse, y á
Villanueva de Barcarota y otros lugares poco importantes, mas no á
Elvas, aunque llegó á amagarla. Entre tanto el duque de Alba, que
mandaba en la frontera de Ciudad-Rodrigo, contenía aunque sin recursos á
los enemigos por aquella parte. Habiéndose acercado un grueso de ellos á
la villa de Alberguería, no lograron efecto alguno, valiéndose el
capitán nuestro que allí estaba de una industria no conocida por allí
hasta entonces, que fué cargar los cañones con balas de mosquetes, con
que los enemigos, imaginando por el número de las balas, que había
dentro mucha gente, se retiraron, siendo así que la guarnición era muy
flaca. Sucedió en el mando al de Alba D. Fernando Tejada, el cual, como
muy experimentado en la guerra, tendió una emboscada á la guarnición de
Almeida, en la cual murieron ciento y quedaron sesenta prisioneros.

Tales fueron los frutos de la campaña. El único descalabro que
padecieron nuestras armas por estas partes de España, fué en el mar y
después de un suceso dichoso. Porque habiendo sitiado los moros á Orán ó
solicitados de nuestros enemigos ó sabedores de los apuros de la
Monarquía, fué enviado allá al socorro un trozo de nuestra armada al
mando del general D. Martín Carlos de Mencos, y lo logró de manera que
los infieles, rechazados ya en varios asaltos, tuvieron que levantar el
sitio; mas á la vuelta fueron acometidos nuestros bajeles enfrente de
Cartagena por la armada de Francia que mandaba el marqués de Brezé, y
después de un furioso combate en que pelearon los nuestros con gran
valor, tuvimos dos navíos quemados, otros dos echados á pique y uno
presa de los contrarios.

Las cosas de Italia no iban bien en tanto, pero tampoco ofrecían grandes
disgustos. Rindió el príncipe Tomás de Saboya, nombrado Capitán general
de las armas francesas, la plaza de Trin, que poseían los nuestros en el
Piamonte, después de cincuenta días de sitio. El marqués de Velada, que
había reemplazado en el mando al conde de Siruela, comenzó por demoler
el fuerte de Sandoval levantado por el gran conde de Fuentes, cerca de
Vercelli, por ahorrar la costa de mantenerlo: medida con razón
censurada, porque habiéndose de devolver aquella plaza que era de Saboya
en cualquiera paz, habíamos de quedar por allí sin alguna defensa. Luego
sorprendió el castillo de Astí, que fué recobrado por el príncipe Tomás
al poco tiempo y el propio Príncipe rindió á San Yá después de un largo
asedio.

En Flandes, después de la rota de Rocroy, pareció que los enemigos iban
á apoderarse de los Estados. El duque de Enghien entró en el Haynaut,
tomó algunos fuertes, y adelantó partidas hasta las mismas puertas de
Bruselas. Luego, dispuestas todas las cosas, se puso delante de
Thionville, plaza importantísima porque dominaba el Mosa, cubría á Metz
y abría á los franceses el camino del electorado de Tréveris. La defensa
de la plaza no pudo ser más esforzada por parte de los españoles; pero
al fin, falta de socorro, tuvo que rendirse con honrosos partidos.
Clamaron los Estados porque se sacase de allí al marqués de Tordelaguna,
á quien acusaban de tamañas desgracias, y nuestra Corte vacilando en el
sucesor, envió por lo pronto al conde de Piccolomini, duque de Amalfi, á
gobernar las armas. Pero entre tanto se logró un triunfo que si no puede
decirse que se debiera á Mello, no dejó de servirle de algún mérito.
Había invadido la Alsacia un ejército francés de diez y ocho mil hombres
al mando del general Rantzau, en el cual se contaban muchos generales
franceses de fama como Schomberg y Sirot, con el intento de expulsar de
aquella provincia á los alemanes y españoles. El duque de Lorena, Mercy
y Juan de Wert, que mandaban el ejército imperial y las tropas españolas
de la provincia, determinaron salirles al encuentro y pelear con ellos
sin demora; y D. Francisco de Mello, que supo el trance que se preparaba
y de cuanta importancia habían de ser sus resultas para la Flandes
española, envió de refuerzo dos mil caballos nuestros y dos mil infantes
á cargo del Comisario general de la caballería de Alsacia D. Juan de
Vivero. Halló nuestra gente al ejército enemigo acampado en los
alrededores de Tutelinghen y de improviso cayó sobre él. Ya estaban los
escuadrones de caballería española y alemana en medio del campo, ya eran
dueños del parque de artillería, y todavía Rantzau no sabía á qué
atenerse ignorando la ocasión del tumulto. Así la rota fué completa;
quedó preso Rantzau con todos los generales, coroneles y capitanes,
cuarenta y siete banderas, veintiséis estandartes, catorce cañones y dos
morteros, que era toda la artillería, municiones, carros y bagajes. Los
muertos no fueron muchos, porque la embestida fué tan repentina y tan
vigorosa, que los franceses acobardados, apenas osaron ponerse en
defensa; los heridos fueron más, y sobre todo los prisioneros y
dispersos, á punto que de diez y ocho mil, apenas dos mil soldados se
salvaron. Debióse lo principal del suceso al General de la caballería D.
Juan de Vivero, que con los coroneles Vera, Villar y otros extranjeros
de su mando, penetró en el campo enemigo no bien dada la señal del
combate. Dió este hecho reputación á nuestra caballería; levantándose
sobre la de la infantería, que, aniquilada en Rocroy, no acertaba ya con
nueva gente á hacer nada importante, y como al propio tiempo en Cataluña
se mostrase la caballería superior á la infantería, vino á resultar un
cambio total en el género de reputación de nuestras armas, cambio no
dichoso por cierto. El triunfo de Tutelinghen hubiera producido copiosos
frutos en Alemania y en Flandes, á no andar flojos los nuestros y muy
activos los enemigos. Estrechóse con él la alianza entre los holandeses
y franceses, y unos y otros pusieron mayores fuerzas que nunca en
campaña.

El duque de Orleans, con un ejército poderoso, donde iban por tenientes
suyos los Mariscales de la Meilleraie y de Gassion, se puso delante de
Gravelingas, mientras una armada holandesa establecía el bloqueo.
Mandaba en la plaza el Maestre de campo D. Fernando de Solís; y aunque,
ó por su culpa ó por culpa de nuestros generales, la guarnición no
pasaría de mil quinientos hombres, cuando debiera ser doble en número, y
así constaba en los asientos de España, fué la defensa bizarra,
rechazando en cuatro asaltos á los franceses con horrible pérdida. Mas
al fin, reducidos los nuestros á la tercera parte, y viendo aportillados
por todas partes los muros, se rindió con honrosos partidos. Acudieron
al socorro Piccolomini, que acababa de llegar á Flandes, y el mismo D.
Francisco de Mello, con el conde Fuensaldaña y todas las fuerzas
disponibles, mas no pudieron conseguirlo. Y entre tanto, el Príncipe de
Orange, viendo desguarnecidas con aquel socorro nuestras fronteras,
invadió el territorio, tomó tres fuertes nuestros poco importantes y el
llamado de San Esteban, y logró circunvalar de esta vez el Saxo de
Gante. Habíalo intentado ya antes, y estorbádoselo D. Francisco de
Mello: ahora lo consiguió sin dificultad alguna. La plaza era pequeña,
pero importantísima, porque desde allí se podía inundar á mansalva con
los diques toda la campiña de Gante, y por estar á corta distancia de
esta ciudad y de Amberes, abriendo puerta á todo el Brabante: era muy
fuerte, pero guarnecida por solo trescientos hombres. Logró el Sargento
mayor Espinosa, mozo muy alentado, meterse en la plaza con novecientos
hombres, rompiendo las líneas enemigas, y esto prolongó la defensa por
algún tiempo; pero al cabo de seis semanas tuvo que rendirse la plaza,
no pudiendo tampoco socorrerla el marqués de Tordelaguna, D. Francisco
de Mello. Suceso funestísimo que terminó la desgraciada campaña de 1644
por aquella parte, y que puso en horrible descrédito á Mello, á quien
públicamente insultaban los naturales acusándolo de flojo é inepto. Su
mujer, dama orgullosa, acabó de concitar contra él todas las iras, y al
fin el Rey, aunque con honrosas distinciones, se vió obligado á
separarlo del mando.

Á fines de este año murió la Reina Doña Isabel de Borbón. El Rey, que
había ido á Aragón con intento de que jurasen los brazos del Reino por
heredero al príncipe D. Baltasar, y á preparar las cosas de la nueva
campaña, volvió á Madrid y manifestó sentirlo sobre manera. Ya por este
tiempo estaba del todo declarada la privanza de D. Luis de Haro. Hubo
asomos de disgusto y de resistencia en los Grandes á reconocerla; y aun
llegaron á escribirse graves disertaciones, discutiendo la cuestión de
si el Rey debía ó no tener favoritos. Las costumbres no habían mejorado
por parte de los Tribunales y gente del Gobierno. La Universidad de
Salamanca quiso trasladarse á Palencia por no poder más soportar los
desafueros que allí se ejecutaban en sus estudiantes. Hubo _auto de fe_
en Valladolid, donde murió quemado D. Francisco de Vera, noble
caballero, acusado por su propio hermano de negar algunos artículos de
la fe: y en Córdoba y otras ciudades habíalos á la par como siempre.
Quemáronse públicamente en Madrid monederos falsos, y hombres acusados
de pecado nefando y multiplicáronse los desafíos y las quiebras de
negociantes.

Entre los hechos escandalosos, lo fué sobre manera la prisión y causa de
D. Jerónimo de Villanueva, aquel famoso protonotario de Aragón amigo del
Conde-Duque que tanto contribuyó á las revueltas de Cataluña, secretario
de Estado de Flandes y España, por cuya mano habían corrido los mayores
asuntos de la Monarquía; y las de Doña Teresa Valle de la Cerda,
abadesa del convento de San Plácido, de Madrid, y tres de sus
religiosas, ejecutadas y seguidas por el tribunal de la Inquisición. Amó
D. Jerónimo á la Doña Teresa en sus mocedades, y tanto que estuvieron
para contraer matrimonio. Arrepintióse ella inesperadamente de aquel
trato, y sin que bastasen á disuadirla algunos ruegos, determinó meterse
monja. Entonces D. Jerónimo, ó con su solo caudal ó con el suyo y el de
su amada junto, edificó aquel convento, de donde ella fué abadesa, y al
lado una gran casa que él habitaba. Visitaba frecuentemente el convento
D. Jerónimo en compañía del Conde-Duque, y esto y la proximidad de la
casa al convento, y los pasados amores, hicieron rugir á la murmuración
sacrílegas y misteriosas historias. Al fin la Inquisición tomó parte, y
aunque nada resultó, á lo que parece de los procesos que se formaron,
fué acontecimiento que produjo doloroso escándalo. Tal sucede en los
tiempos de depravación, donde la murmuración halla pretextos continuos:
perviértese la opinión, dáse crédito á todo, porque todo se ve posible,
y padecen tanto la moral y las costumbres con la verdad como con la
sospecha.

Seguían los jueces, perezosos ó pervertidos como antes, de modo que sólo
podía decirse que entendían en dar tormento, el cual aplicaban con
horrible dureza. Padeciólo inocente Alonso Cano, el célebre artista, por
haber hallado á su mujer muerta en el lecho, asesinada en su ausencia.
Señalábase por la crueldad en esto de dar tormento, cierto alcalde de
Corte llamado D. Pedro de Amezqueta, que apenas dió uno que no originase
muerte. No cesaban las procesiones y funciones de iglesias, y alguna vez
aún solía haber toros y fiestas. Pero no obstante, habíase aminorado
notablemente el deseo de este género de entretenimiento.

Ahito el Rey de placeres y liviandades, y lleno acaso de remordimientos,
no ponía tanta atención en ello; y la muerte de su mujer, á la cual en
los últimos tiempos había vuelto todo su cariño, y la de su hijo, el
príncipe D. Baltasar, acabaron de inclinar su corazón á la melancolía.
Sintieron las comedias los primeros efectos de esta nueva disposición de
ánimo del Rey. Diéronse ya en 1644, antes de la muerte de la Reina, unas
leyes, por las cuales se prohibía que pudieran componerse ni
representarse de otros argumentos que de vidas y hechos de santos; que
hubiese cómicas que no fuesen casadas, y que los señores de la Corte
pudiesen visitar á las comediantas arriba de dos veces: dictadas unas
por la ignorancia y la hipocresía, ridículas otras y completamente
ineficaces. Si algo había de prohibirse por profano é indigno, eran
cabalmente las comedias de santos. Y no podía disculparse en el Rey y
sus Consejeros que pasasen de la vida de comediantes que ellos propios
con mengua de sus altos empleos hacían, á suprimir las comedias: lo
único grande y la única recompensa, pequeña á la verdad, que nos hubiese
quedado de tanta pérdida y desdicha, como aquella alegre y poética Corte
nos había traído.

Muerta la Reina se puso ya en tela de juicio, como lo estuvo en los días
de Felipe III, si eran ó no lícitas y convenientes las comedias; hubo
papeles en pro y en contra, y al fin se suspendieron por dictamen del
Consejo de Castilla, «hasta que Dios se sirva, decía, dar fin á las
guerras tan vecinas con que Castilla se halla». Graves palabras y
dictamen, que mirando la ocasión en que se dijeron, no pueden
censurarse aún por los que más amen el divino arte dramático. Agravada
luego la tristeza del Rey con la muerte de D. Baltasar, heredero
presunto de la Corona, estuvieron suspensas las comedias por entonces.
Por estos mismos años, llegado á mayor edad, fué reconocido por hijo del
Rey, D. Juan Antonio de Austria, tenido en la famosa comedianta, llamada
la Calderona. Púsosele casa en 1644; hízosele prior de San Juan, y
comenzó á imaginarse qué cargo correspondería á su afición y nacimiento.
Pronto se notó en él amor á las armas: quísosele hacer gobernador de
Flandes, ó darle mando en los ejércitos de España; pero al fin se
prefirió la marina. Fué nombrado, por tanto, Generalísimo de la mar,
dándole por segundo á Carlos Doria, con otros capitanes antiguos y
experimentados.

Nuevos vaivenes y borrascas se preparaban en tanto á dar el último golpe
á nuestro poderío, agotando del todo nuestras fuerzas. Y eso que no
podemos decir que en tales borrascas y combates no nos ayudase la
fortuna; por el contrario, ella, declarándose muchas veces por nosotros,
hizo aún dudar al mundo, si era ó no España todavía la nación potente de
Felipe II. Faltan por ver prodigios del valor español; aun hay que ver
cómo defienden piedra á piedra la grande herencia de sus padres por
dentro y por fuera contrastada, los nobles hijos de Aragón y Castilla, á
pesar de todas las faltas de su Gobierno. En Italia el príncipe Tomás se
apoderó de Roca de Vigevano; mas recobráronla los españoles el año
siguiente, y rindieron á Niza de la Palla, logrando mantener en el
Piamonte la guerra que los enemigos querían traer al Milanesado. Viendo
el Gobierno francés cuán poco adelantaba por aquella parte, imaginó
embestir á Nápoles, donde el príncipe Tomás tenía algunos parciales, y
donde había al parecer menos defensa. Para preparar el camino salió de
las costas de Provenza una escuadra francesa al mando del duque de
Brezé, compuesta de treinta y cinco naves, diez galeras y sesenta buques
menores; tomó á su bordo al príncipe Tomás, con ocho mil soldados, y
desembarcándolos en la playa de Siena, se apoderaron de Telamon y de los
fuertes de Salinas y San Stephan, lugares descuidados y no bien
provistos. Luego llegaron delante de Orbitello, plaza fuerte y defendida
con buena guarnición por aquel valeroso Carlos la Gatta, que tan nobles
pruebas dió de sí en el sitio de Turín.

Era Virrey de Nápoles el duque de Arcos; porque ya el ilustre almirante
de Castilla, por causas que luego apuntaremos, había dejado aquel
Gobierno, tornándose á España. No bien supo el de Arcos el sitio de
Orbitello, levantó tropas, y con copia de bastimentos y dinero las envió
en siete bajeles al socorro, el cual se logró felizmente. No fué tan
afortunado otro socorro que envió el de Arcos á los pocos días en buques
pequeños, porque sorprendidos por la armada de Brezé, que había quedado
á la mira de las costas, fueron destrozados. Pero en esto, sabido el
caso en España, se juntaron apresuradamente algunas galeras al mando de
Don Diego Pimentel, hijo del conde de Benavente, las cuales, reunidas
con las napolitanas, compusieron una armada de sesenta y cinco velas y
diez barcos de fuego ó brulotes. Dió vista esta escuadra á la francesa
en las costas de Toscana y al punto se trabó el combate, que duró tres
días, aunque no con mucha furia; nosotros perdimos un brulote, que se
incendió por sí mismo; los enemigos una nave gruesa y el Almirante, que
murió de un cañonazo, con lo cual se dieron por vencidos y se alejaron á
toda vela de aquellos mares, dejando triunfantes nuestras banderas. Mas
aunque algunos de nuestros bajeles llegaron á la costa, no hallaron
medios de enviar socorros á la plaza, cerrada completamente por los
sitiadores, y así se temía su pérdida.

Desplegó el de Arcos una actividad loable; juntó un grueso de infantería
que envió por mar á aquellas costas, y otro de caballería, por tierra y
á dobles marchas; y todo el ejército lo puso á las órdenes del marqués
de Torrecusso. Habíase este General retirado á Nápoles después de la
batalla de Montijo; y cierto que la elección del Virrey no podía ser más
acertada. Justificóla Torrecusso forzando valerosamente las líneas del
príncipe Tomás delante de Orbitello, y poniendo en completa fuga á sus
tropas. Ganó mucha gloria Carlos La Gatta, que en una salida deshizo
todos los trabajos de los sitiadores, que estaban casi terminados,
obligándolos á emprenderlos de nuevo. Quitó Mazzarino el mando de los
ejércitos franceses al príncipe Tomás de resultas de este desastre, y
envió una nueva expedición á aquellas costas, en naves francesas y
algunas portuguesas, con un ejército al mando de los mariscales de La
Meilleraie y de Plessis, el cual se apoderó de Piombino, que pertenecía
á un pariente del Pontífice, por castigar á éste de cierto desaire que
al Ministro francés había hecho. Luego los dos Mariscales desembarcaron
en la isla de Elba y se apoderaron en veinte días de Portolongone,
poseído por los españoles. Y parte de la armada que los trajo á aquellas
costas adelantó su osadía hasta mostrarse amenazadora en el Golfo de
Nápoles. Salieron á ella los bajeles españoles, que por acaso había en
el puerto, y los napolitanos, tripulados por la nobleza de la ciudad, y
no se dudaba del triunfo, cuando una calma repentina impidió el combate,
y á favor de las sombras huyeron luego los franceses para evitarlo.

Piombino y Portolongone iban á caer en manos de los españoles de nuevo,
cuando impensados sucesos vinieron á trastornar todas las cosas. Fué el
primero el alboroto ocurrido en Sicilia á principios de 1647. Estaban
los pueblos de aquella isla muy cargados de tributos, como todos los de
la Monarquía. Las últimas empresas de los franceses en las costas de
Toscana habían obligado al Virrey, que era el marqués de los Vélez, tan
desgraciado en Cataluña, á reunir á toda prisa hombres y dinero con que
defender sus costas, y atender al socorro de Nápoles y Toscana, y por lo
mismo había acrecentado las derramas y había hecho levas considerables
con gran disgusto del pueblo. Aconteció en tan mala ocasión una
extraordinaria sequía, y con ella se declaró el hambre en toda Sicilia.
No faltaba más para traer al último punto de la desesperación á los
naturales. Incierto y confuso, y poco diestro, como siempre, el de los
Vélez, oyendo el clamor del pueblo y temiendo ya sus excesos con el
pasado escarmiento, comenzó á imaginar remedios para atajar el daño, y
no se le ocurrió otro mejor que prohibir á los panaderos que subiesen el
precio del pan, con pena de muerte. Retiráronse de tan peligroso
ejercicio los panaderos; creció la miseria; aumentóse el desconcierto y,
por último, impulsados por la desesperación, tomaron las armas
tumultuariamente los naturales de Palermo, y acaudillados por un cierto
Tomás Alesio, artesano, quemaron y saquearon las casas de los usureros y
recaudadores, y las de los nobles y amigos del Virrey, abrieron las
cárceles, y durante tres días fué dueña de aquella capital la anarquía.
No hizo nada el de los Vélez para reprimirla: refugiado en las galeras
desde los primeros instantes, no supo más que ceder á todo cuanto quiso
solicitar de él la muchedumbre. Abolió las gabelas, devolvió al pueblo
sus privilegios y concedió un perdón general á todos los culpables. Las
turbas, insaciables, como siempre, no se contentaron con eso y
continuaron los desórdenes en Palermo y luego en toda Sicilia, llegando
á haber en las principales ciudades como Siracusa, Agrigento y Catania,
barruntos de sacudir el dominio de España, dándose á los franceses. Pero
Mesina se mantuvo fiel, y el mismo pueblo de Palermo hizo pedazos al
_Strático_, que era el primer funcionario de la ciudad, por tachársele
de agente de los franceses. Además, los varones ó señores feudales, de
origen catalán en mucha parte, parciales de España y enemigos del
pueblo, se pusieron del lado del Virrey, y así se logró atajar por
entonces la insurrección, que muy amenazadora se presentaba. Harto
peores resultas y cuidado ofreció el disgusto de Nápoles, que comenzó á
mostrarse por los mismos días.

Era ésta de las provincias extranjeras de la Monarquía la más fiel y la
que más había hecho en todas ocasiones por España. Sus ejércitos y sus
armadas, lo mismo que sus tesoros, no se habían escaseado jamás: con los
españoles se habían empleado copiosamente en las campañas que en el
Nuevo y Viejo mundo había sostenido la Monarquía desde principios del
siglo XVI. Sujetos sus soldados á la severa disciplina española, pronto
adquirían la propia intrepidez, la misma firmeza, el mismo deseo de
gloria que los tercios nacionales, á punto de no distinguirlos en las
batallas. Napolitanos fueron muchos de los mejores capitanes que antes y
después tuvo España; napolitanos muchos de los bajeles que tanta gloria
dieron á nuestro pabellón en el Mediterráneo. Apenas puede decirse que
las diversas provincias de España se tuvieran por tan españolas como
aquella Nápoles, conquistada por la fuerza y sin otra razón ni derecho
poseída. Aun por eso había menos cuidado en guardar aquel reino que
ningún otro, y á principios de 1647 no pasaban de dos mil los soldados
españoles que guarnecían todo aquel reino.

Pero á medida que Nápoles contribuía tanto á mantener el Estado, los
Ministros de Felipe IV, como suele suceder, redoblaban sus exigencias.
Así, en los veinte últimos años solamente, se calculaba en cincuenta mil
hombres, número desproporcionado para aquella edad, y en ochenta
millones de ducados lo que se había sacado de Nápoles para las guerras.
Esto y la mala administración del reino, singularmente en los últimos
años, lo habían traído á lamentable pobreza. Ni el conde de Monterrey,
ni el duque de Medina de las Torres, deudos del de Olivares, que allí
fueron Virreyes uno tras otro, pensaron en más que en esquilmar á los
pueblos, y no ya sólo para servir y auxiliar á España, sino para
enriquecerse ellos propios y contentar la codicia de sus favorecedores.
Así andaban entonces todas las cosas. El pueblo napolitano, ligero é
inflamable, aunque dado á la obediencia y leal á España, no podía ya
menos de murmurar altamente del Gobierno, y aumentándose cada día la
despoblación y la miseria, íbanse también aumentando las quejas, hasta
el punto de producir profundo y general descontento. Y cierto que no era
de despreciar éste: ya una vez lo había demostrado en tiempo de Carlos
V, con motivo del establecimiento de la Inquisición, y hubo que
renunciar á ello: después, en diversas ocasiones, había aparecido
terrible.

Ni faltaba entre la muchedumbre quien se inclinase á la emancipación y á
echar del reino á los españoles por cualquier modo, para darse á los
franceses; y aunque estos reformadores fuesen pocos y flacos, todavía
eran de precaver sus intentos y de repararlos con tiempo. Mas los
Ministros y los Virreyes españoles no pusieron en nada de esto la
atención más pequeña. Funestas y más tempranas habrían sido las
resultas, á no mediar una circunstancia tan favorable para los españoles
como desfavorable para la rebelión, y era la división entre nobles y
plebeyos. Tal división, que perdió las libertades de Aragón y Castilla,
mientras la unión conservaba las de las Provincias Vascongadas, y que
daba vida á la insurrección de Cataluña, y facilitaba la desdichada
emancipación de Portugal, era antigua en Nápoles. Vióse de ella una
muestra durante el virreinato del gran duque de Osuna. No pudieron
conllevar los nobles que fuera tan querido del pueblo, el cual no le
amaba tanto sino porque lo creía enemigo de los nobles: lograron éstos
desposeerle del virreinato, y aquél estuvo para tomar las armas en su
defensa, no dependiendo quizás, sino de Osuna que no lo hiciese. Pero si
esto retardó la rebelión y sacó al fin triunfante de ella nuestras
banderas, no pudo impedirla ni estorbar sus excesos, que fueron luego
tan horribles. Previóla el Almirante de Castilla, Enríquez de Cabrera,
sucesor del de Medina de las Torres, que ya había sabido preveer la de
Cataluña quince años antes que aconteciese, y desde el primer momento,
comenzó á mejorar y moralizar la administración, y escribió á Madrid
representando el peligro y la imposibilidad de sobrecargar á Nápoles con
nuevas derramas y contribuciones, avisando al propio tiempo como buen
soldado, que no eran bastantes las guarniciones españolas que allí había
para mantener la obediencia, si el descontento llegaba á estallar en
armas. Pero en Madrid, con la ordinaria imprevisión y el orgullo
insensato de siempre, no se dieron oídos á sus avisos; antes, como en
otro tiempo por los de Cataluña, se le tachó ahora de apocado y débil, á
él que era de los poquísimos capitanes y Ministros de corazón heroico
que aún tenía España. Entonces el Almirante, afligido por los nuevos
males que miraba venir sobre la patria, hizo renuncia de su cargo,
diciendo: «que no quería que en sus manos se rompiese aquel tan hermoso
cristal que se le había confiado.»

Vino el Almirante á España, y en su lugar fué don Rodrigo Ponce de León,
duque de Arcos. Tenía este hombre reputación de inflexible, y era, por
tanto, muy estimado en la Corte, que miraba en esta la mayor de las
cualidades para el gobierno de los pueblos; mas aún se equivocaba en
ello, porque el de Arcos antes podía contarse por duro que no por
inflexible, como se le suponía. Era de esos Ministros á quienes jamás
les ve la sonrisa el humilde ó inerme; y delante del fuerte y del armado
dejan escapar viles lágrimas: frecuentes en todos tiempos, más en los de
decadencia, y propios siempre para ocasionar desdichas.

Tales fueron todos los que intervinieron en los principios de la
rebelión de Cataluña. La inflexibilidad del carácter donde hay que
ponerla á prueba es en los momentos de peligro ó de desgracia, y harto
más resplandece en la autoridad vencida, que sabe morir sin ser indigna,
que no en la autoridad triunfante y segura que oprime y tiraniza á
mansalva. Buen español sí era el de Arcos, como lo demostró en la
embestida de los franceses; probó hasta el punto de no tener dinero con
qué volver á España cuando fué separado del virreinato; inteligencia no
le faltaba y menos astucia; pero por las calidades que dejamos
indicadas, no era sino el peor Virrey que pudiera ir á la sazón á
Nápoles. No bien llegó allá tuvo que imponer un nuevo tributo para
atender á los gastos de la defensa contra los franceses, y en mal hora
se le ocurrió que fuese sobre el consumo de la fruta, porque tales
tributos son los más dolorosos siempre, y más debía serlo aquél y en
Nápoles donde la gente común no tomaba apenas otro alimento. Tratóse,
viéndose el disgusto general, de abolirlo después de establecido; mas
aunque se inventaron para ello varios recursos, no se ejecutó al cabo
ninguno. Siguió el impuesto sobre la fruta, y con él de día en día fué
aumentándose el disgusto hasta parar en cólera y desesperación.

Llegaron las cosas al punto en que sólo falta una cabeza para dar
principio á los tumultos, y ésta, como suele suceder, no tardó en
presentarse. Fué este caudillo Tomás Aniello de Amalfi, conocido
vulgarmente por Masaniello, joven de veintisiete años, y de oficio
vendedor de pescado. Desabrido como todo el vulgo con el impuesto sobre
la fruta, tuvo además otro motivo para inclinarse á tomar parte en la
rebelión: su mujer, á quien él amaba en extremo, fué presa por los
aduaneros de la ciudad al querer introducir furtivamente una poca de
harina, género también gravado con molesto tributo. De aquí nació que
Masaniello se hiciese notar entre los más ardientes instigadores de la
sublevación. Comenzó ésta por un altercado entre los rústicos que traían
la fruta al mercado y algunos revendedores, sobre quién hubiese de pagar
el impuesto: intervinieron los recaudadores, y acalorándose los ánimos
cayeron algunas piedras sobre ellos; la primera disparada por
Masaniello, con que comenzó á cobrar autoridad entre el vulgo. Luego,
subiéndose el propio Masaniello sobre un banco, pronunció las siguientes
palabras que vinieron á ser el grito de guerra de la insurrección:
«_¡Viva Dios! ¡Viva la Virgen del Carmen! ¡Viva el Papa! ¡Viva el Rey de
España! ¡Viva la abundancia! ¡Muera el mal Gobierno! ¡Fuera la gabela!_»
Y poco después el populacho desenfrenado, dando suelta á su cólera,
corría por todas partes, echaba las campanas á vuelo y quemaba las
casillas de los recaudadores de tributos. Por último, sin objeto, sin
idea fija, sin jefe aún reconocido, se lanzó al Palacio del Virrey.

Hacía días que el duque de Arcos estaba avisado del mal estado del
pueblo; sabía lo exaltado de las conversaciones, lo aventurado de los
intentos, la ira y la saña que germinaban en él. Pero no se dignó de
abrir entrada en su alma al recelo: creía imposible que contra autoridad
como la suya intentase nada el pueblo, y además tenía por infalibles
remedios para atajar la sublevación si venía, los grillos y los dogales
de la justicia. No cuidó de reforzar la guarnición de Nápoles, ni tomó
precaución alguna de resistencia. Mas cuando vió desde sus balcones
cómo desembocaban las turbas en la plaza de su Palacio, en qué número,
con qué alaridos, con cuáles demostraciones de saña, toda la confianza
antigua desapareció de un golpe, convirtiéndose en lo que suelen
confianzas tan insensatas, en miedo. Si en aquel punto hubiese parecido
tan animoso como antes se mostraba; si hubiera acertado á ser en trance
de armas tan resuelto como era en el despacho pacífico de los negocios,
todavía la rebelión hubiera podido contenerse. Montando á caballo,
llamando á sí las tropas españolas y tudescas, convocando á los nobles
de la ciudad, irreconciliables enemigos de la plebe, y atrincherándose
en el Palacio ó saliendo valerosamente al encuentro de los rebeldes,
estos hubieran sido indudablemente deshechos, faltos de armas, de
organización, de caudillo, de todo lo necesario para el combate. Pero D.
Rodrigo, con mengua y escarnio de su reputación de inflexible, y con
afrenta de sus heroicos mayores, no supo más que temblar en la ocasión;
dejó al populacho que rompiese las puertas, que invadiese los salones y
se apoderase de su persona, soportando insultos y sujetándose á los más
vergonzosos tratamientos. Al fin, merced á la astucia del Arzobispo de
Nápoles, el Cardenal Filomarino, muy respetado del pueblo, pudo huir y
refugiarse en el castillo de San Telmo, de donde luego disfrazado pasó
al de Castelnovo, cuyo alcaide era D. Nicolás de Vargas Machuca, muy
buen soldado y de familia de ellos. Allí poco á poco se fueron
recogiendo los principales señores y caballeros.

El pueblo en tanto, aclamó por su caudillo á Masianello, que se había
distinguido entre todos por su ardor y arrojo, y á quien favorecían con
sus simpatías algunos de los demagogos más furiosos, entre otros un
cierto Julio Genovino, anciano octogenario y sagaz que tuvo no poca
parte en los posteriores sucesos. Soltáronse los presos de las cárceles,
saqueáronse las armerías, formáronse pelotones diversos de gente armada,
y pronto el número de los sublevados tocó, si es que no pasó, el número
de cien mil hombres. Luego fueron quemadas las casas de los principales
arrendadores de contribuciones y amigos del Virrey. Pero era tanto el
amor de aquella gente á España; era tal aún su respeto á la Corona, que
cuando en medio del saqueo encontraban retratos de Felipe IV y de sus
antecesores, apartábanlos con mucho cuidado, improvisaban doseles en las
esquinas, y allí los colocaban con fervientes aclamaciones. Sus
caudillos y tribunos improvisados no cesaban de predicar obediencia y
respeto al Rey de España, limitándose á censurar el mal Gobierno.

No se sabe que fueran perseguidos en el primer tumulto los españoles
domiciliados; antes la furia común descargó principalmente sobre los
Ministros y logreros napolitanos que tiranizaban y robaban á sus
hermanos bajo el amparo de los Virreyes. El actual, D. Rodrigo Ponce de
León, desde Castelnovo comenzó á negociar con el pueblo, pensando
recobrar por maña lo que por fuerza había perdido; mas éste se negó á
todo concierto que no fuese la abolición completa de los impuestos sobre
consumos. No se hizo esperar el empleo de las armas: dentro de San
Lorenzo, que era una especie de Casa Consistorial, en un torreón muy
fuerte, había un depósito de artillería y guarnición de cuarenta
soldados españoles. Acometió aquel puesto Masianello con hasta diez mil
hombres ya bien armados y un cañón, y después de tres horas de mortífero
combate tuvieron aquellos valientes, reducidos á mucho menos número, que
rendirse á partido. Tras esto acometieron y deshicieron los sublevados
algunas compañías de españoles y tudescos que acudían de diversas partes
al refuerzo de la gente del Virrey. Éste en tanto, no desalentado con
los primeros desaires que había recibido del pueblo, movió nuevos tratos
con él, y mediando el arzobispo Filomarino, con indecible constancia
entonces, logróse llegar á concierto. Mas como algunos forajidos,
instigados por uno de los grandes señores enemigos de la rebelión
intentasen matar á Masianello durante la ceremonia donde habían de
jurarse los pactos, el pueblo, furioso, los hizo pedazos, y derramándose
por la ciudad cometió ya infinitos excesos contra todo género de
personas, abandonándose por el pronto toda idea de acomodo.

Al fin, las exhortaciones de Filomarino y el haber ganado con dinero ó
promesas el favor de Julio Genovino, aquel octogenario que en los
principios de la sublevación había figurado tanto, fueron parte para
lograr nuevo concierto, que por esta vez llegó á ejecución. Pero fué
inútil. La verdad era que en el punto en que estaban las cosas, como
siempre que el vulgo ha llegado á triunfar de las autoridades y del
Gobierno, no había más que ceder del todo ó recobrar con la fuerza lo
perdido. Las concesiones, utilísimas y loables para evitar y precaver,
no lo son para sosegar y vencer á los que ya han ejercitado el valor del
brazo y probado con él que son capaces de obtener por sí lo mismo que
quieren concederles otros.

Bien hubiera hecho el duque de Arcos en oir las quejas de aquel pueblo
leal, que no pedía más que pan y frutas con que entretener las vidas y
ganar tesoros que ofrecer á España. Ya que de las quejas había pasado el
pueblo á las armas, no era ocasión sino de sustentar con honra la
autoridad y de hacer respetar el mando. Mas el de Arcos, como antes el
de Olivares cuando la insurrección de Cataluña, presuntuoso y terco, más
bien que no firme, aguardó para ceder la peor de las ocasiones.
Consintió en que se levantasen todos los nuevos impuestos, en que se
aboliesen las gabelas, no conocidas en tiempo de Carlos V, y aun no fué
esto lo más malo, por cierto, sino que compartió con el miserable
Masianello el gobierno, le dió tratamiento de Grande, puso á sus órdenes
las galeras con que Juanetín Doria, rescatado ya de sus prisiones, había
venido á socorrerle, dejando el crucero de aquellos mares que le estaba
encomendado é hizo que su guardia le prestase iguales honores que á él.
Su esposa, Grande de España, prostituyó la dignidad de su clase, hasta
el punto de tratar familiarmente con la mujer del vendedor de pescados,
poco antes presa por el contrabando de harina en que la sorprendieron
los aduaneros. Llegó la vileza del de Arcos hasta á limpiarle el sudor
del rostro, adulando bajamente á Masianello delante del pueblo. Entonces
se vió una cosa prodigiosa para el común de las gentes, de clara
explicación para los que estudian los misterios de la naturaleza humana.

Masianello, el pobre vendedor de pescado, nacido era la abyección y
criado entre el vulgo más soez del mercado de Nápoles, se mostró
intrépido, generoso y hasta inteligente, mientras solamente se trató de
combatir, mientras no hizo más que ser el primero en las
determinaciones y en los peligros, cubierto de harapos, apellidado sólo
por su nombre vil. Pero no bien trocó los harapos por un vestido de
riquísima plata, que el Arzobispo le obligó á tomar por cierto; no bien
notó los honores que le dispensaba la guardia del Virrey; no bien entró
en los salones perfumados de éste, sintió sus adulaciones y vislumbró
todo el poder, sintió pasiones desconocidas, y se trocó en otro hombre.
Tuvo recelos de que le matasen y sacrificó á tal recelo centenares de
víctimas; tuvo sed de sangre, sed de mando, sed de oro; derribó cabezas
por capricho sólo y como para convencerse de que tenía poder para tanto;
imaginó construirse un soberbio palacio; celebró banquetes magníficos;
corría las calles á caballo con la espada desnuda afrentando á cuantos
encontraba y vino al fin á parar en demente. El pueblo, que le
idolatraba, llegó á aborrecerle con aquellas demostraciones, y
aprovechándose de esto unos asesinos, enviados por el duque de Arcos sin
duda, le sorprendieron en un convento y allí mismo acabaron con su vida.
Entonces el pueblo bajo insultó su cadáver y lo arrastró en triunfo como
días antes había arrastrado tantos por mera indicación de Masianello.
Así acabó el imperio de aquel hombre singular, que aunque sólo duró
nueve días, merece años de meditación y estudio, por las grandes
lecciones que ofrece y los notables ejemplos que propone. ¿Llegó á
pensar en levantar un Trono? No se sabe, ni es fácil decidirlo: la
verdad es que rechazó las proposiciones que le hicieron mensajeros
franceses que llegaron pronto á la ciudad para sacar partido de tales
sucesos, y que hasta el último punto aparentó ser súbdito leal del Rey
de España. Creyó el Virrey restablecida con esto la autoridad y
sosegadas las cosas, y aun volvió á morar en su palacio y á gobernar
desde allí como antes; pero hubo nueva ocasión de conocer cuán cierto es
que contra un pueblo que toma una vez las armas y sale triunfante, no
bastan ya concesiones y conciertos, y que es preciso, ó sujetarse á él
en un todo, ó imponerle de nuevo con la fuerza el respeto perdido.

Pocas horas después de la muerte de Masianello ya había encontrado el
pueblo nuevo motivo para renovar los pasados excesos; ya se lloraba
aquella muerte como una gran desdicha, y los mismos quizás que habían
arrastrado su cadáver por el cieno de las calles, se apresuraban á
recogerle y á honrarle de mil maneras. No faltó quien le tuviese por
santo y por mártir; pocos dejaron de celebrarle como á héroe, y el
Virrey tuvo que refugiarse de nuevo á Castelnovo. Volvió á aplacarse el
tumulto, pero no por eso cesaron los excesos: cada día se cometían
nuevos atentados; cada día eran mayores las exigencias, hasta que por
fin se declaró de nuevo abierta insurrección. Aún el motivo no está bien
conocido; pero el espíritu de revuelta, las pasiones desenfrenadas
antes, mal avenidas ahora con el orden, las artes de los revoltosos de
profesión, deseosos de medrar en las revueltas, y acaso las de los
emisarios franceses, pueden explicar los acontecimientos que
sobrevinieron. De repente el pueblo, guiado sin concierto por varios
caudillos, se arrojó cierto día sobre algunos puestos militares y los
forzó fácilmente; estableció baterías que dominaban los castillos de
Castelnovo y San Telmo; atacó la plaza de Palacio á mano armada, y,
como hiciese fuego para defenderla la guardia tudesca, comenzó por todas
partes un combate sangriento y una matanza horrible de españoles,
tudescos y nobles napolitanos, sin perdonar edad ni sexo.

Lograron el primer día las turbas con lo inopinado del ataque grandes
ventajas, y al siguiente pensaron en elegir un caudillo de experiencia y
valor que los mandase. Fijáronse todos los ojos en el noble Carlos La
Gatta, el cual se negó á ello resueltamente, con singular lealtad y
ánimo; y en seguida propusieron el cargo al marqués D. Francisco Toralto
ó Toralto de Aragón, príncipe de Massa y Maestre de campo general, bien
conocido por la honrosa defensa que había hecho de Tarragón. El Príncipe
se resistió al principio con noble entereza á condescender con los
deseos del pueblo; pero llevado del amor de su mujer, que estaba en
poder de los sublevados, por una parte, y creyendo por otra atajar la
sublevación con el nombre y autoridad de caudillo que le daban, se
prestó al fin á ello. Era Toralto honrado y leal, mas desprovisto de las
altas cualidades de carácter que dan al hombre la conciencia y el
gobierno exclusivo de sí mismo, encadenándolo, según sea, al deber, al
deleite ó á la conveniencia. Naturaleza de aquéllas que hacen el mal
obrando bien y que se envilecen con nobles propósitos y acciones. Su
nombre quedó infamado para siempre; mas á la verdad no era tan digno de
desprecio como de lástima. Púsose el nuevo General en comunicación con
el buen Arzobispo, que no dejaba un punto de trabajar en demanda de la
paz, y con el Virrey, desbaratando con astucia los intentos de sus
mismos subordinados y avisando á los españoles cuanto pudiera
importarles.

Todo el reino, harto conmovido ya con los anteriores sucesos, se declaró
ahora en rebelión; y la capital, amaestrada en ellos, hizo su rebelión
más terrible que nunca. Impacientes por pelear los caudillos del
tumulto, sin aguardar órdenes de Toralto, embistieron formalmente el
palacio donde se había fortificado el tercio viejo de napolitanos,
mandados por D. Próspero Tuttavilla, soldado de valor, y á pesar de su
esforzada defensa, les pusieron á poco en cuidado. Entonces el Virrey
desde Castelnovo rompió el fuego contra la ciudad, haciendo señal para
que lo imitase al castillo de San Telmo. Contestaron los rebeldes con su
artillería, y se trabó un combate encarnizado, durante el cual cierto
Andrea Pólito, audacísimo caudillo de las turbas, llegó á poner, con una
mina que abrió diestramente, en no poco apuro á la fortaleza de San
Telmo. Gobernaba en ella D. Martín Galiano, aquel valeroso defensor de
Valencia del Pó, en el Milanés, contra franceses y saboyanos, y á éste
se debió que Pólito no lograse al punto su intento, interviniendo
también Toralto sagazmente, de modo que se paralizasen los trabajos de
la mina.

Hubo tras esto nuevas capitulaciones y algunas horas de reposo, cuando
se avistó la armada española de D. Juan de Austria y del viejo Carlos
Doria, enviada de España, no bien se supieron acá tan graves
acontecimientos, la cual se componía de veintidós galeras, doce naves
gruesas y catorce buques menores. Traía esta armada á su bordo tres
tercios de españoles y uno de napolitanos, recogidos en el ejército de
Cataluña, donde se contarían hasta tres mil quinientos infantes.

Dió la venida del socorro sospechas y recelos á los sublevados, y valor
y soberbia al Virrey, para que unos y otros de consuno quebrantasen las
capitulaciones. Imaginóse un ataque general á todos los puntos ocupados
por los rebeldes, para restablecer por la fuerza la autoridad del Rey; y
el de Arcos y D. Juan de Austria de consuno tomaron todas las
disposiciones. Á un tiempo rompieron el fuego sobre la ciudad los
castillos y lugares fuertes guarnecidos de los nuestros y los bajeles de
la armada, mientras la gente de desembarco emprendía en diversos trozos
el ataque de algunos puestos enemigos. Mas el populacho, ordenado y
dirigido por muchos soldados viejos italianos, de los licenciados que
habían servido debajo de nuestras banderas, animado ya descaradamente
por algunos agentes de Francia, y hasta por una parte de la gente de
Iglesia, principalmente los frailes capuchinos que predicaban la
rebelión abiertamente, armado todo, con copiosa artillería, y reforzado
con las turbas más desaforadas de las provincias y no pocos bandidos,
opuso tenacísima defensa. Toralto, aunque luchando hasta el último
instante por lograr un acomodamiento, llegado el caso, sirvió á la
sublevación con una lealtad funesta. Sus hábiles disposiciones y el
número de su gente, que pasaba ya mucho de cien mil hombres,
contrapuestos á nuestras escasas guarniciones y columnas, dieron á la
rebelión notorias ventajas. Peleóse muchos días sin fortuna, perdiéndose
algunos puestos, cuyas guarniciones pagaban con la vida lo heroico de la
resistencia. Logró Toralto que en medio de la pelea y á pesar de sus
ventajas, propusiesen los rebeldes una tregua; y el de Arcos, tomándolo
á flaqueza de los contrarios, no quiso aceptarla. Mas continuándose el
combate y viendo que á cada momento perdían terreno los nuestros, rebajó
de nuevo su altivez y propuso á Toralto la tregua que antes había
rehusado, implorando también humildemente la intercesión del Arzobispo,
que de la propia suerte había desairado poco antes. Negóse Toralto y
negóse ya el pueblo á escuchar las voces de concierto, y más que aquel
estaba ya muy sospechado de amigo de los españoles y vigilado muy de
cerca por sus propios parciales, y el Arzobispo, indignado con el
anterior desaire, no quiso tampoco mediar ahora con su influjo siempre
poderoso. Aun llevó el Prelado tan lejos su indignación, que llegó á
concebir el intento insensato y traidor de tomar aquel reino para el
Papa aprovechándose de la revuelta: cosa indigna no menos que de su
talento, del elevado carácter que antes había mostrado. Sin embargo, no
por eso fué estéril la idea que germinaba ya en todos los caudillos de
la sublevación; pronto dieron un _manifiesto_ á Europa declarándose
independientes de España. No sorprendió esto á nadie, porque á tal punto
habían venido las cosas, que aquello no era más que formular
explícitamente lo que de hecho parecía.

Prosiguiéronse las hostilidades y como atacasen los rebeldes
furiosamente un convento defendido por los nuestros y que era muy
importante para el triunfo, habiendo estallado una mina dirigida por D.
Francisco Toralto con más daño de los suyos que no de los nuestros, el
pueblo harto receloso ya comenzó á apellidar traición, si con razón ó
sin ella se ignora, y pasando pronto de las palabras á las obras, hizo
pedazos al desventurado caballero. Así acabó su extraña y contradictoria
conducta el príncipe Toralto de Aragón.

Nombraron en seguida las turbas por generalísimo en lugar suyo á un
cierto Jenaro Annesio, de oficio maestro arcabucero, hombre zafio,
ignorantísimo y cobarde, muy conocido ya en las anteriores revueltas;
mas el gobierno verdadero de las armas lo pusieron en el Maestre de
campo Brancaccio, soldado antiguo que había servido con venecianos y fué
siempre muy ardiente enemigo de España. Habían los nobles, entre tanto,
levantado tropas en la campiña, principalmente de caballería, formando
en Aversa un pequeño ejército, el cual fué á mandar de parte del Virrey
el general Tuttavilla; con tales fuerzas corrían los nuestros los
alrededores de Nápoles y traían bloqueada á la ciudad. Salió contra
ellos Jaime Rosso, caudillo popular, animoso y entendido en la guerra,
con muchedumbre de gente armada: comenzó por atacar unas casas
valerosamente defendidas por el capitán Ignacio Retes con cincuenta
españoles, y luego, acudiendo al socorro Tuttavilla, se empeñó un
combate general, en el cual llevaron al fin la peor parte los que
seguían nuestras banderas. Resarciéronse bien de esta pérdida tanto
Tuttavilla como los nobles napolitanos, destrozando en muchos encuentros
parciales á los amotinados y estrechándolos á punto que Nápoles entera
comenzó á sentirse aquejada del hambre. Annesio y Brancaccio no lograron
ventaja alguna dentro de la ciudad, y así la causa de los rebeldes
volvió á hallarse un tanto decaída. Tornáronse á entablar negociaciones
de paz, pero el duque de Arcos ni el pueblo mostraron propósito de
arreglar las cosas. Y en esto la rebelión entró casi impensadamente en
su último período, en el que más peligro parecía ofrecer para nosotros;
y lejos de eso, nos proporcionó la recuperación de todo y una completa
victoria.

Fué el caso que Enrique de Lorena, duque de Guisa, de la casa de
Francia, descendiente por línea femenina de Renato de Anjou, y por tal
título no destituído de pretensiones á la Corona napolitana, después de
largas y laboriosas negociaciones con los caudillos del pueblo, llegó á
Nápoles por mar burlando la vigilancia de nuestros bajeles, y se puso al
frente de la rebelión, cesando el villano Jenaro Annesio en el cargo y
empleo de generalísimo que tenía. El monarca francés, que había pensado
en apropiarse aquel reino, no vió con buenos ojos la empresa de Guisa;
con todo se inclinó á enviarle una armada, esperando acaso convertir en
su provecho el socorro. Con esto el de Guisa y los napolitanos se
juzgaban ya triunfantes, y proclamaron solemnemente la república
napolitana. Vióse en la ceremonia al arzobispo Filomarino, olvidando su
antigua dignidad y constancia por los desaires del de Arcos, bendecir la
espada del nuevo caudillo. Y éste, queriendo acabar pronto su obra ó dar
señalada muestra de su valor, no bien se puso al frente del pueblo, dió
rabiosa embestida á uno de los puestos españoles; pero fué rechazado con
gran pérdida. No mucha más fortuna tuvo en el campo. Porque habiéndose
puesto delante de Aversa, plaza de armas de Tuttavilla y los señores
napolitanos, con buen golpe de infantes y caballos y artillería,
salieron á él hasta mil quinientos caballos de los nuestros, y hubo un
combate sangriento, no lejos del puente de Fignano, en el cual, aunque
peleó valerosísimamente de su persona, fué obligado á cejar, dejando á
los nuestros la victoria.

Llegó en esto la armada francesa al mando del duque de Richelieu,
compuesta de veintinueve naves gruesas y cinco barcas de fuego con hasta
cuatro mil hombres de desembarco. Reunióse diestramente la española
diseminada por aquellas costas; reparóse lo mejor que pudo,
aprovechando la indecisión de los enemigos, y luego fué con ella D. Juan
de Austria á presentarles batalla, la cual duró seis horas con mucha
furia, mas sin tener éxito decisivo. Comprendió, sin embargo, el de
Richelieu que para desalojar á los españoles de aquellos mares era
preciso arriesgar mucho, y no pareciéndole la ganancia en proporción del
riesgo, puesto que veía al duque de Guisa apoderado de todo, desabrido
también con éste que, lleno de soberbia, y temeroso ya de que Francia
quisiese quitarle el fruto de la victoria, no le prestaba atención
alguna, sin empeñar de nuevo la batalla, se hizo á la vela, tornándose á
las costas de Francia.

No sintió tanto como debía este suceso el duque de Guisa, cada vez más
desvanecido con sus grandezas. El barón de Módena, su teniente, después
de un largo bloqueo, obligó á salir de Aversa á Tuttavilla con la gente
de la nobleza napolitana, refugiándose en Capua, por no ser socorrida
aquella plaza, causa de disgustos entre el General y la nobleza, con que
algunos caudillos populares lograron ciertas ventajas contra los
nuestros. Pero el Virrey, quitando el mando á Tuttavilla para que no se
aumentasen los disgustos entre él y los nobles, envió en su lugar al
valeroso y experimentado Maestre de campo Luis Poderico, el cual supo
resarcirse de tales pérdidas. Ardía la guerra civil en las provincias,
por tal manera causando infinitos males; y en la ciudad, notando el
desvanecimiento del de Guisa y sus licenciosas costumbres, recordando
los más con amor el gobierno de España, comenzó á advertirse
favorabilísimo disgusto. Ayudaron también á ello poderosamente las
intrigas y manejos del de Arcos, que era en tal género de hostilidades
muy diestro; con que en público aparecían ya hartas señales de
decaimiento en la rebelión. Fué á tiempo que por nuestra parte se tomó
una medida, de mucho antes solicitada, sin la cual no podía haber
concierto alguno, y era la destitución del duque de Arcos.

Tomó el gobierno D. Juan de Austria, apoyándose en los poderes que le
envió su padre para componer aquellos desdichados disturbios, y con
parecer y opinión de un consejo de capitanes, entró él mismo á ejercer
el mando. Portóse en él con prudencia superior á sus años, que no
pasaban entonces de diez y ocho, dejando entrever de sí mayores
esperanzas que frutos dió en adelante. Mas no quiso la Corte dar entera
aprobación á un hecho, ilegal al cabo, y sin reprender á D. Juan de
Austria, confirió el Virreinato al conde de Oñate, D. Iñigo Vélez de
Guevara, hombre de largos servicios y de verdadera severidad y destreza,
Embajador á la sazón en Roma y antes en el Imperio por muchos años,
donde contribuyó sobremanera á desbaratar los planes de Gustavo Adolfo,
y luego la conspiración de Walstein, haciendo representar á nuestra
diplomacia importantísimo papel en todos aquellos acontecimientos.
Tiempo había que la Corte de España no hacía nombramiento más acertado,
puesto que sólo el del buen Almirante pudiera compararse con éste.
Desplegó el nuevo Virrey una actividad prodigiosa: empleó de tal manera
sus agentes y confidencias, que desacreditó en breves días al de Guisa;
puso de su parte á varios caudillos populares, y no menos hábil guerrero
que negociador, trajo á perfecta ordenanza las armas. Ya D. Juan de
Austria en el corto tiempo que desempeñó el Virreinato había
escarmentado al enemigo durísimamente, mediado el mes de Febrero de
1647, donde el ataque fué general á todos los puntos, guarnecidos de los
nuestros y por todas las fuerzas de dentro y fuera de la ciudad con que
pudiese contar la rebelión. Peleóse desesperadamente, menudeando los
asaltos, y asordando el aire por todo un día y parte de la noche el
fuego de la artillería; pero los españoles mostraron tan heroico
esfuerzo á confesión de sus propios enemigos, que peleando uno contra
diez sostuvieron todos sus puestos sin perder uno solo. Ahora, bajo el
gobierno del de Oñate, lo que habían dejado por hacer las negociaciones,
lo hicieron las armas de un golpe.

Ya el pueblo murmuraba continuamente del duque de Guisa; ya éste había
tenido que castigar con la muerte á algunos conspiradores, con que se
atrajo mucho odio de la plebe; ya se notaban síntomas evidentes de su
perdición, cuando el ligero y vano Príncipe imaginó el mayor de sus
desaciertos, que fué salir de la ciudad con hasta cinco mil hombres de
sus mejores tropas y muchas barcas armadas con el propósito de embestir
la isla de Nisida, á fin de asegurarse en ella un fondeadero. No pudiera
desear más el conde de Oñate. Pronto, como el relámpago, se aprestó á
aprovecharse de su ausencia, embistiendo las trincheras y los puestos de
los amotinados, que aunque abandonados ya de toda la gente que tenía que
perder en la ciudad y con el desabrimiento del de Guisa, todavía en
mucho número se mantenían en armas, bien hallados con aquel estado de
cosas que les proporcionaba vivir holgadamente sin trabajo ni miseria,
satisfaciendo todo género de gustos y licencias, sin miedo de represión
ó castigo. Mirábase, pues, reducida la rebelión á los díscolos y
malvados de condición; pero éstos eran cabalmente los que la habían
comenzado y los más temibles. Ordenó Oñate las cosas de esta manera: sus
tropas disponibles, guarnecidos los castillos, no pasarían en todo de
tres mil españoles, tudescos y napolitanos, y eso porque de la península
y de Sicilia habían venido algunas de refuerzo; sin embargo era número
pequeñísimo para tan grande empresa, pues todavía era más que
sextuplicado el de los contrarios.

Lo que sí sobraban eran capitanes de fama. Además de D. Juan de Austria
y el conde de Oñate, hallábanse allí el marqués de Torrecusso, que, como
soldado leal, dejó su retiro de nuevo y vino á ponerse á las órdenes del
Virrey; D. Dionisio de Guzmán, aquel su teniente que se halló con él en
Portugal; el nombrado D. Carlos de La Gatta; el barón de Batteville,
noble borgoñón, consejero del Príncipe y militar muy aventajado, que
había dirigido la defensa de los puestos españoles desde que llegó á
aquellas costas la armada; el general Tuttavilla, vuelto del mando de
los Nobles, donde había sido reemplazado por Poderico. Contábanse
también muchos Maestres de campo y Capitanes de cuenta: Monroy, Biedma,
Vargas, D. Diego de Portugal y el marqués de Peñalba, noble portugués
partidario de España; Visconti, el príncipe de Torella, Caraffa y muchos
que fuera ocioso enumerar.

Distribuyóse en tales capitanes la escasa gente, y á un tiempo se
arrojaron sobre los puestos enemigos. Sorprendidos éstos y confusos,
apenas osaron hacer resistencia; y los que la hicieron fueron
instantáneamente desordenados. En esto los vecinos pacíficos de la
ciudad, cansados de tantos desastres, llenaron los balcones y las
calles, aclamando con entusiastas voces al Rey de España, y los
rebeldes, perdido del todo el ánimo, depusieron aquí y allá las armas,
hasta someterse al vencedor. No abusó Oñate de la victoria, dando en el
propio instante un indulto general; y en un momento la ciudad se halló
tan tranquila como si nada hubiese acontecido en ella, y dada toda á
regocijos y festejos. Así terminó aquella rebelión famosa que no llegó á
contar ocho meses de duración, y que en tan breve espacio corrió por
tantos y tan diversos trances y sucesos. El duque de Guisa supo lo
acontecido por el rumor de las campanas y del regocijo de Nápoles. Sus
tropas se dispersaron al punto, y él mismo fué preso por la gente de
Luis Poderico y conducido á Capua al intentar la fuga. Quiso el severo
conde de Oñate cortarle la cabeza, y sin duda lo hiciera á no mediar
benignamente D. Juan de Austria; por lo cual fué enviado á España
cautivo. Pocos días después todas las provincias conmovidas é
insurrectas se habían sometido al gobierno del Virrey. Quiso Jenaro
Annesio, mal contento con la vida particular que traía, con sus miserias
y harapos urdir nueva trama; pero fué descubierto y pagó con la vida. Y
en seguida el Virrey se dedicó á cicatrizar las llagas de las pasadas
revueltas. Viendo que no podía conseguirlo del todo sin echar á los
franceses de los lugares que habían ocupado en Toscana para hostilizar á
Nápoles, reunió la gente que halló disponible y la puso á las órdenes de
D. Juan de Austria, el cual con ella y la armada recobró á Piombino para
devolverla á su señor; y luego á Portolongone en la isla de Elba,
después de cuarenta y siete días de sitio, restableciendo allí el
antiguo presidio de españoles.

No andaban quietas entretanto las demás partes de Italia. En Milán,
separado el marqués de Velada, que tan poco hizo, vino el mando de
aquellas armas á poder del condestable de Castilla D. Bernardino
Fernández de Velasco. Francisco, duque de Módena, aliado hasta entonces
de España, no bien miró perdida á Portolongone y á Piombino en manos de
los franceses, ó temiendo ver invadidos sus Estados, é importunado por
su hermano el cardenal de Este, parcial de Francia, se separó de nuestra
alianza y ajustó una solemne defensiva y ofensiva con aquella potencia.
Esto dió nuevos cuidados á nuestras armas en el Milanés. Fué el
Condestable en busca del Duque, reforzado ya con un cuerpo numeroso de
franceses; hallóle no lejos del lugar de Bazzolo, y allí se empeñó una
batalla larga y porfiada. Rompieron los nuestros la infantería enemiga,
y por tres veces deshicieron su caballería. Lograron ellos rehacerse,
principalmente por el esfuerzo de un regimiento de suizos que estaba
debajo de sus banderas; mas al fin la victoria quedó por los españoles.
Dióse esta batalla al terminarse la campaña de 1647, y en la siguiente
rindieron los nuestros á Niza de la Palla, tantas veces tomada y
perdida.

En esto se confirmó el cargo de Virrey de Milán al marqués de Caracena,
deudo del nuevo favorito Don Luis de Haro, General de caballería en
Flandes y antes de la de aquel mismo Estado. Tuvo éste poca fortuna á
los principios, aunque era capitán muy reputado. El duque de Módena y el
mariscal de Plessis-Plaslin vinieron á atacarle en un campo
fortificado, no lejos de Cremona, donde se había apostado para proteger
aquella plaza, amenazada de los enemigos, siendo harto inferior en
fuerzas para parecer en campo abierto. Trabóse un reñido combate, en el
cual fueron forzados los retrincheramientos, por los flancos que
defendían soldados italianos y suizos á sueldo de España, con gran
pérdida nuestra, aunque no fué mucho menor la de los enemigos. Pusieron
éstos en seguida sitio á la plaza; pero Caracena, no desalentado con el
anterior descalabro, se mantuvo cerca de la plaza, prestándola
continuamente socorros; de modo que después de dos meses de sitio
tuvieron que alzar el cerco los franceses y modeneses sin fruto alguno.
Desanimados aquéllos, y faltos de todo, se retiraron á poco, dejando al
de Módena reducido á sus solas fuerzas. Entonces Caracena entró á la
siguiente campaña (1649) en el Modenés, y rindió á Pompanasco, Gualteri
y Castelnovo, y lo ocupó todo, obligando al Duque á pedir por
misericordia la paz, que le fué concedida á condición de admitir
guarnición en Correggio. Recobróse con esto la reputación del de
Caracena, y aunque falto de dinero y soldados no pudo emprender grandes
operaciones, con todo, recobró á Trin de los saboyanos, y luego, en
unión con el duque de Mantua, á la sazón nuestro aliado, sorprendió la
ciudad de Casal, y rindió con estrecho bloqueo su fortísima ciudadela,
puestos de los más importantes de Italia. Así, á pesar de las
escasísimas fuerzas con que contábamos para resistir á tantos enemigos
como nos embestían por aquella parte, se conservó la superioridad de
nuestras armas en el Milanés y sus fronteras.

Harto más larga y sangrienta todavía que la sublevación de Nápoles
había sido la de Cataluña, y de más grandes consecuencias, tanto por el
carácter de los naturales, mucho más duro y tenaz, como por los mayores
auxilios que habían recibido de Francia, debajo de cuyo vasallaje los
había puesto el despecho. Pero verdaderamente en el fin y término, ya en
que lo demás anduviesen tan diversas, se asemejaron mucho ambas
sublevaciones. Las causas fueron unas, y el suceso tan impensado
también, que apenas podían creer los ojos lo que veían, hallando
tranquilos y obedientes á los catalanes á tan poca costa, después de tan
sangrientos esfuerzos, ardiendo sus ciudades y sus campos en regocijos,
resonando, por donde tantas maldiciones antes, ahora vivas y
aclamaciones ardientes al Rey de España.

Ya á principios de 1645 el tiempo y los sucesos habían ido trayendo en
los ánimos de los naturales singulares mudanzas. De una parte la caída
del Conde-Duque, la prisión del Protonotario, el haber dejado el
servicio de España el marqués de los Balbases, la muerte de Arce y de
Moles, Maestres de campo, que ocasionaron mucha parte de la furia de
aquel pueblo, y la total mudanza de Ministros y capitanes, habían
borrado los odios de los catalanes, inclinándolos á someterse á su
antigua ley y patria; de otra, la soberbia y mala conducta de los
franceses, gente extranjera al fin, y que trataba á los catalanes como
vasallos, habían dado calor á semejante inclinación, convirtiéndola en
deseo. Desconfiaban los franceses de los catalanes, y éstos aborrecían á
los franceses: aquéllos habían admitido los fueros y privilegios para
facilitar el dominio que de otra suerte no habrían adquirido; éstos,
conociendo el espíritu dominante de sus nuevos señores, recelaban de
continuo, y sin causa, á veces, los creían amenazados. Juntóse á todo el
natural de los catalanes, impaciente, duro y enemigo del que manda,
quienquiera que sea. Cuentan de algún catalán que huyendo de Tarragona,
poseída por los españoles, porque no le ahorcasen como á confidente de
los franceses, fué ahorcado por éstos á poco en Barcelona como
confidente de los españoles. Á tal punto las cosas, se abrió (1645) la
campaña.

Había nombrado el Rey por su lugarteniente y Capitán general de
Cataluña, ejércitos y galeras al desdichado marqués de Tordelaguna, D.
Francisco de Mello; pero más para que con su autoridad dispusiese las
cosas de la guerra, que no para que tomase el mando de las armas. De
todas suertes el nombramiento no fué acertado; y sólo pudo disculparlo
la misma insignificancia á que el D. Francisco se redujo, haciendo que
apenas sonase su nombre. Al mismo tiempo, la Motte Hodancourt,
aborrecido de los catalanes y censurado del Gobierno francés por sus
derrotas, fué también separado, entrando en su lugar el conde de
Harcourt. Reunió éste un poderoso ejército con la gente que trajo de
Francia y la que ya había en el Principado, y no pudiendo más tolerar
las hostilidades que desde Rosas hacía D. Diego Caballero, que allí
gobernaba, determinó poner sitio á la plaza. Ejecutólo por orden suya el
conde de Plessis-Praslin, mientras él se oponía á nuestro ejército,
mandado aún por D. Andrea Cantemo. La plaza se defendió muy bien, y D.
Diego hizo muchas salidas, rechazó un grande asalto, y apuró todos los
recursos del arte; mas tuvo al fin que rendirse dos meses después de
comenzado el sitio. Luego el de Harcourt determinó sitiar á Balaguer.
Acudió al opósito Don Andrea con el marqués de Mortara por su segundo;
fortificó el puente de Camarasa, y ocupó la orilla derecha del Segre, á
fin de impedir el paso al enemigo. Pero este logró forzar el puente con
un trozo de los suyos, y con otro, pasando el río por un puente de
cuerdas, se fortificó en cierta montaña eminente, á la orilla que
defendían los españoles. Embistió D. Andrea la montaña, y logró
apoderarse de los primeros puestos; pero volvió á perderlos, y tuvo que
retirarse. No obstante, impidió que el grueso de los enemigos, que
todavía no había pasado, atravesase el río, obligándole á dar una gran
vuelta para esguazar el Noguera y entrar con todas sus fuerzas, ya
reunidas en el llano de Llorens, inmediato á Balaguer. Allí D. Andrea
les salió al encuentro: embistiéronse los ejércitos y pelearon
sangrientamente dos horas, inclinándose ya á un lado ya á otro la
victoria; pero al fin Harcourt logró desordenar nuestros escuadrones.
Mortara, el duque de Lorenzana que allí venía, y otros capitanes fueron
hechos prisioneros, y D. Andrea, con el resto del ejército, se retiró
apresuradamente.

Entonces Balaguer fué embestida. Salió D. Francisco de Mello de su
inacción y dispuso el socorro por sí mismo; mas no se logró, aunque hubo
en Ager un reñido encuentro, y otro donde fué herido Cantelmo. Con esto,
se rindió Balaguer, y Harcourt, alentado, comenzó la siguiente campaña
por el sitio de Lérida. Siete meses estuvo allí con diez y ocho mil
infantes, cuatro mil caballos y veinte y seis cañones; pero la plaza se
defendió de manera que no pudo adelantar un paso. Nada hizo para
salvarla D. Francisco de Mello. Tuvo el Rey que acudir en persona,
juntando todas las fuerzas españolas de Aragón y Cataluña en un regular
ejército; á su frente el marqués de Leganés, nombrado en lugar de
Cantelmo, con el duque del Infantado bajo su mando, se apostó en las
cercanías de la plaza, teniendo como sitiado al francés dentro de su
propio campo. Hubo varias escaramuzas favorables á nuestras armas, y en
una de ellas logró Leganés romper las líneas por la parte de Villanoveta
y meter abundantes socorros en la plaza, con lo cual los franceses,
temiendo que les cortasen la retirada y desesperando del éxito,
levantaron el cerco, dejándose en el campo toda la artillería y
municiones y la mitad de su gente. Este fué el único hecho de la campaña
de 1646, desalentados los franceses para emprender nuevas operaciones, y
falto de recursos nuestro ejército para prevalerse de su estado.

Irritado Mazzarino quitó á Harcourt el mando, y con un florido ejército
envió al duque de Enghien, vencedor de Rocroy, á que en la campaña de
1647 sitiase de nuevo á Lérida. Era Gobernador de la plaza el portugués
D. Gregorio Brito, que la defendió antes y supo ahora también defenderla
con tal esfuerzo y haciendo tan valerosas salidas que á los cuarenta
días de ataques continuos hubo de levantar Enghien el cerco, ni más ni
menos que Harcourt lo hubiera hecho, sin que el socorro levantado en
Castilla y que traían el mismo D. Luis de Haro con el joven marqués de
Aytona, Maestre de campo y otros capitanes, fuera necesario emplearlo. Y
fué más vergonzoso el suceso para Enghien por la confianza vana con que
emprendió el sitio al son de violines y músicas, y los jactanciosos
ofrecimientos que hizo á su corte. Así aquellas orillas fértiles del
Segre, y aquellos muros de la vieja Lérida, vieron en poco tiempo tres
ejércitos franceses deshechos, mandados por los primeros capitanes de su
nación. Enghien ó Condé, alzado el cerco de Lérida, no osó acometer
ninguna otra empresa.

Por entonces terminó su carrera D. Diego Felipe de Guzmán, marqués de
Leganés, lleno de glorias, á pesar de sus faltas; retiróse del mando del
ejército muy trabajado de enfermedades, y murió á poco.

Antes que él había ya muerto D. Felipe de Silva. Recayó entonces el
mando de las armas en el joven marqués de Aytona, el cual no hizo cosa
notable. Tenía doce mil infantes y tres mil quinientos caballos, número
capaz de cualquier empresa. Llegó al lugar de las Borjas y le puso
cerco; mas viniendo el príncipe de Condé contra él se retiró lentamente.
Persiguiólo Condé sin empeño; tuvieron algunas escaramuzas los ejércitos
en la huerta de Lérida, y al fin los nuestros fueron á meterse en un
campo fortificado, entre aquella plaza y Gardeny, y el de Condé en otro
que sentó hacia Vimbodi, sin venir á batalla. Y mientras los ejércitos
principales estaban así en la inacción, de una y otra parte se acometían
diversas empresas con varia fortuna. Tomaron los franceses á Mollerusa,
á pesar del auxilio que enviaron los españoles, y éstos no pudieron
rendir á Montblanch, ni á Flix, ni á Miravet, y sí el puente de Termas,
poco después perdido. También amagaron los nuestros á Constantí y á
Salou, ocupados del enemigo, y éste se apoderó de Ager. Mas con todo
eso, la ventaja estaba de parte de los españoles con las victorias
obtenidas delante de Lérida. Irritado al último punto Mazzarino, y
teniendo que disponer de Condé para la guerra de Flandes, envió con
nuevas fuerzas á Cataluña al mariscal de Schomberg. Fué éste más
afortunado que sus antecesores, pues en ocho días rindieron sus armas á
Tortosa. Quiso D. Francisco de Mello dar aquí nuevas muestras de su
persona, y reuniendo alguna gente acudió á socorrer la plaza; pero el
francés le obligó á retirarse sin efecto alguno. En cambio, D. Francisco
Tuttavilla, gobernador de Tarragona, ganó á Montblanch, Salou y
Constantí.

Fué preciso para hallar general que supiese mandar el ejército de
Cataluña sacar con grandes súplicas de su retiro á D. Juan de Garay,
substituyéndolo á Aytona. Juntó D. Juan un trozo de ejército de hasta
siete mil infantes y tres mil caballos, y se puso en marcha hacia
Barcelona. Llegó hasta Villafranca de Panadés sin obstáculo, y como su
intento no era otro que el de mostrar á aquellos naturales el poder de
las armas del Rey, se puso luego en retirada. Salieron á estorbársela
los franceses y catalanes, superiores en número, al mando de MM. de
Marsín y de Crequi: hubo discordia entre estos dos generales, y no
supieron hacer valer el número; y Garay, aprovechándose diestramente de
su desconcierto, destrozó la caballería francesa, que mandaba Crequi,
matándole y tomándole trescientos caballos, y obligó al resto del
ejército enemigo á recogerse en sus cuarteles, después de lo cual se
volvió tranquilo á Lérida. En tanto los enemigos intentaron sorprender á
Tarragona, vistiéndose como paisanos catalanes con acémilas de harina;
mas, dentro ya algunos de los muros, fueron descubiertos y dados á
hierro ó prisiones.

Más afortunados los nuestros, de Lérida bajaron á poner sitio á Castel
Lleó, y la tomaron con pactos. Hizo sitiar de nuevo aquella pequeña
plaza el duque de Vandome, que había sucedido á Schomberg en el mando de
Cataluña por los franceses. Aprovecháronla bien sus tropas, mientras el
de Vandome desde Balaguer alentaba la empresa; pero llegó el socorro de
Lérida; nuestros soldados rompieron violentamente las líneas, forzaron
el campo y pusieron en derrota cuanto se puso por delante de sus armas.
Poco después los naturales de la villa de Falset entregaron los muros á
unas galeras de España, que por acaso habían arribado á sus playas; mas
no tardó en recobrarla Vandome.

Eran tales sucesos poco importantes y decisivos; pero por parte de los
Ministros y capitanes españoles muy bien imaginados. Á la sazón no
convenía ya hacer dura y sangrienta guerra en aquel territorio; el
tiempo había de hacer más que las armas. Toda Cataluña andaba revuelta
en celos, odios y discordias entre catalanes y franceses, haciendo los
primeros contra éstos más que hicieron contra los españoles. Mazzarino,
para hacer sentir la falta de su amparo y protección, no enviaba ya
bastantes fuerzas y abandonaba á los naturales su defensa; mas éstos,
lejos de amilanarse por ello, despreciaban en voz alta á sus
protectores. Hijos de España, con hábitos y costumbres más ó menos
extraños, pero españoles al cabo, aquellos nobles moradores no podían ya
resistir la dominación extranjera. Suspiraban por su antiguo gobierno,
por las antiguas cosas; y aunque no fué disculpable en ellos el darse á
los extranjeros, mostrábanse con su arrepentimiento antes dignos de
lástima que de ira. Algunos tributos impuestos entonces exaltaron más
los ánimos. Y dando los franceses en formar procesos, ejecutar
suplicios, fulminar destierros y confiscar haciendas, acabaron de
perder á los pocos que el interés conservaba en su partido.

La dureza del natural, el odio al ejercicio del mando, el amor á la
libertad, todo se suscitó entonces poderosamente en los corazones
catalanes, juntándose con el patriotismo para ponerlos de nuestra parte.
Viendo cuán grandes eran sus males presentes, olvidaron de todo punto
los pasados. Lección elocuente que nunca deben olvidar los pueblos que
rompen con sus hermanos y se entregan á razas extranjeras por motivos de
cólera ó disgusto. Nunca pueblos hermanos se separarán sin que tarde ó
temprano sientan la pena, ya sea involuntaria la separación, ya dictada
por fuerza de enemigos. Las nacionalidades son como las familias; jamás
la división de sus miembros puede traer otra cosa que empequeñecimiento
y vergüenza, y los extraños que se entrometen en ellas, no vienen más
que á ser cizaña, y en vez de protectores, verdugos.

Ahora los catalanes, arrepentidos, mostraban de mil maneras sus
sentimientos. Pronto algunos de los principales abrieron tratos con el
Gobierno español por medio de D. Baltasar Pantoja, que había sucedido á
Brito en el mando de Lérida. Á estas nuevas el Rey y don Luis de Haro,
llenos de gozo, determinaron obrar activamente. Dispúsose primero que la
armada de España, gobernada á la sazón por el duque de Alburquerque,
vuelto del mando de la caballería de Flandes, cruzase por delante de
Barcelona al mismo tiempo que el ejército insultaba sus mismos muros.
Llegóse á esperar luego que los moradores abrirían sus puertas á la
gente de desembarco de la armada, que iba ya bien prevenida para eso; y
aunque no se logró, porque descubierto el trato de los franceses,
fueron presos (1656) los que teníamos en inteligencia con nosotros, no
por eso cesaron las idas y venidas y hablas de concierto. Al fin,
pareciendo que sería lo más breve, y viendo cuán falto de enemigos
andaba el Principado, se determinó el sitio de Barcelona. Retirado por
última vez de las armas D. Juan de Garay, fióse la empresa como Virrey y
Capitán general al buen marqués de Mortara, D. Juan Orozco Manrique de
Lara, rescatado ya de sus prisiones, y tan práctico de aquella guerra; y
al mismo tiempo se envió orden á D. Juan de Austria, Capitán general de
todas las armadas marítimas que estaban en Sicilia, para que acudiese á
la empresa, mandando levantar gente en Alemania y reunir la de todas
partes que se pudiese.

Salió de Lérida Mortara con seis mil infantes y tres mil caballos, donde
se contaban muchos catalanes voluntarios. Sitió la importante villa de
Flix, tantas veces acometida en vano, y la rindió sin que el de Vandome
pudiera estorbarlo. Juntáronse entonces hasta tres mil catalanes más con
Mortara, y con ellos y su gente fué á ponerse sobre Miravet y la rindió
y luego sobre Tortosa. Quiso Vandome salvar la plaza; pero no osando
venir á batalla, se contentó con permanecer en las inmediaciones. No se
empleó mejor el socorro de la mar que el socorro de tierra. Traíalo en
cuatro navíos el mariscal de Ligni; mas Alburquerque, que con seis
galeras ocupaba ya la embocadura del Ebro, los embistió y apresó después
de un reñido combate. Falta entonces de víveres, hubo de rendirse
Tortosa. La retirada de Vandome y la de la guarnición que capituló en la
plaza fueron verdaderamente desastrosas; por dondequiera que pasaban
iban sobre los alojamientos ó sobre cualquiera ocasión liviana,
encendiéndose en discordias los naturales con los soldados, pereciendo
tantos de éstos, que antes de llegar á Barcelona se halló Vandome sin
ejército.

En el ínterin, el de Mortara se engrosaba cada día con voluntarios
catalanes, y además recibió hasta tres mil quinientos alemanes de
refuerzo por Tarragona, con que principiada la primavera de 1651, se
juzgó ya bastante fuerte para sentar sus reales delante de Barcelona. No
pasaban, sin embargo, sus soldados de once mil hombres, número
insuficiente para rendir tan numerosa población, y más recordando el
ejemplo del marqués de los Vélez, que con más de doblado número no
acertó á conseguirlo. Pero á la verdad, la situación de las cosas era
harto diferente. En Barcelona misma se victoreaba públicamente al Rey de
España, y se daban _mueras_ á los franceses; y los magistrados de
aquella capital estaban de tal manera, que habiéndoles representado
algunos síndicos de los lugares comarcanos los excesos que cometían los
franceses, es fama que respondieron:--«¿Por qué no los degolláis á
todos?»--Género de consejo, antes seguido que esperado en Cataluña, en
las ocasiones. No por eso dejó Barcelona de aprestarse á la defensa: de
una parte, los franceses, que no pudieron detener la marcha del ejército
español reducidos á sus solas fuerzas, pusieron el mayor empeño en
conservar á Barcelona, y de otra, el gobernador de las armas catalanas,
D. José Margarit, aquel capitán de almogávares, y tenacísimo enemigo de
la madre patria, y los caudillos de los tercios y gente armada no se
prestaban á los deseos de lo general del pueblo. El de Mortara con su
ejército, donde venían el Condestable de Castilla y el barón de Sabac y
otros capitanes, pasó á Santa Coloma, deshizo un trozo de caballos
franceses, y de allí fué al llano de Tarragona donde se juntó con D.
Juan de Austria, que ya había arribado de Sicilia. Luego, por la orilla
del mar se encaminó á Llobregat. Allí había una torre fortificada, cuya
expugnación causó algún trabajo; pero se ganó, y el ejército, tomando
ordenadamente á la izquierda, por debajo de las verdes montañas que
coronan el llano de Barcelona, pasó de Esplugas al monasterio antiguo de
Pedralves; y desde él á Sarriá, y siempre costeando las faldas hasta San
Andrés, donde se pasó el campo. Extendiéronse los cuarteles desde San
Andrés al mar, y se esparció la caballería por el llano á fin de que no
entrasen bastimentos ni socorro en la ciudad. Mr. Marsín, encargado de
defenderla por Mazzarino, se marchó á Francia, ó bien desesperado ó bien
arrastrado de sus intereses particulares, y la diputación de Barcelona,
que por causa de la peste que reinó en ella se había salido á Manresa,
no quiso volver á encerrarse en los muros. Ante el mayor número de sus
Ministros abrió tratos con los del Rey. Pero Margarit y los soldados
siguieron obstinados en la defensa; y como á pesar de nuestra caballería
por la parte del Llobregat entrasen todo género de bastimentos, no
mostraban el menor miedo del sitio. Al fin Mortara determinó partir su
ejército en dos trozos: al uno dejó en San Andrés, al otro puso en Sanz,
cerrando así los dos extremos de las montañas, y de uno á otro campo por
la falda de estas dejó vagar la caballería. Además D. Juan de Austria
con los duques de Tursi y de Alburquerque cerraba el puerto con veinte
bajeles, con lo cual comenzaron á faltar los víveres en la plaza que
era lo que Mortara quería, puesto que no se hallaba con bastante poder
para entrarla por fuerza.

Comenzaron á fabricar los barceloneses un fuerte sobre Santa Madrona
para dominar el camino de Sanz; pero fué conquistado por los nuestros
antes de estar acabado. Luego, para que impidiesen los nuestros la
comunicación de Barcelona con Montjuich, construyeron otro fuerte los
defensores entre aquel castillo y la plaza, el cual no pudo ganarse
aunque se intentó repetidamente. Dieron una embestida los catalanes de
Montjuich á nuestros cuarteles de la parte de Sanz, y la gente nuestra
de esta parte intentó un asalto al castillo, en el cual fué rechazada.
Luego por muchos días se divirtieron unos y otros en dispararse
cañonazos sin fruto. Mas en esto la corte de Francia ordenó á Mr. de la
Motte Hodancourt que con cuatro mil infantes y dos mil quinientos
caballos bajase desde el Rosellón al socorro. Estuvo La Motte algunos
días por los contornos amagando ó combatiendo parcialmente sin poder
venir á batalla por la inferioridad de sus fuerzas, hasta que por fin
una noche, después de una vigorosa escaramuza, logró abrirse paso con
tres regimientos de infantería y seiscientos caballos por el centro del
llano donde no teníamos puestos ni cuarteles. Dió esto aliento á
Margarit y La Motte para hacer varias salidas contra nuestros reductos y
cuarteles. En una de ellas llegaron á tomar _el fuerte de los Reyes_,
que Mortara había mandado edificar en la colina de Montjuich para
oponerlo á la fortaleza enemiga; pero al fin fué recobrado por los
nuestros, y en todas las demás ocasiones fueron rechazados los
contrarios. Con esto el hambre comenzó á hacer estragos en Barcelona.
Apareció en sus aguas una armada francesa gobernada de Mr. de la
Ferriére, cargada de bastimentos, pero no osando medirse con la de D.
Juan de Austria y Alburquerque, superior en número, se retiró de nuevo á
los puertos de Francia.

La parte de tierra estaba no menos guardada que la del mar por los
nuestros. Concertáronse los de adentro con algunos caudillos almogávares
de la montaña, y en un día señalado aparecieron éstos con un convoy por
la parte de Sarriá, y salieron de la ciudad á ampararlos numerosas
fuerzas. Hubo un reñido combate, y ya parecía logrado el intento, cuando
acudiendo más gente nuestra de los cuarteles, fueron rechazados los
almogávares y los escuadrones de la ciudad muy derrotados. Ya no había
esperanza de socorro, y el hambre arreciaba por momentos su furia: fué
error de Mortara el dar en tales circunstancias una embestida á
Montjuich y á los baluartes y puertas de la ciudad, donde padecimos sin
fruto alguna pérdida. La plaza no podía ya defenderse, y tuvo que
ofrecer capitulaciones. Tuvo el buen acierto D. Luis de Haro de
aconsejar al Rey que ofreciese amnistía completa á los catalanes después
de este suceso, sin exceptuar más que á Margarit y algún otro de los
tenaces de aquella rebeldía, que ya podía llamarse traición en adelante.
Y esto acabó de dar á la entrega de la ciudad toda la apariencia de un
triunfo para los naturales, en lugar de ser una humillación ó desdicha.

Entregóse Barcelona á merced del Rey, y éste en cambio la otorgó todos
sus privilegios antiguos, y en un momento se vieron trocadas todas las
cosas, y Cataluña entera ardió en fiestas y alegrías. No se había
rendido aún Barcelona, cuando Mongat y su castillo, sitiados desde
aquella plaza misma, fueron ocupadas por las tropas del Rey: luego
muchos lugares del llano de Vich, vinieron voluntariamente á la
obediencia. La guarnición de Lérida, de acuerdo con los moradores,
recobró á Balaguer de los franceses, por sorpresa. Los diputados
catalanes que no habían querido entrar en Barcelona, congregaron los
brazos de la provincia en Manresa, y de acuerdo con ellos dieron al Rey
aquella villa y á Cardona, Solsona y muchos más lugares. No tardó
Mortara, separándose momentáneamente de las líneas, en ocupar á Mataró,
y á las nuevas de la rendición de Barcelona, Gerona, y todos los lugares
de la marina y Ampurdán menos Rosas, volvieron á restablecer el Gobierno
de España. Solo la villa de Blanes se resistió y fué dada al saco en
castigo. Desde entonces pudo ya considerarse Cataluña vuelta á España.
El marqués de Mortara, D. Juan Orozco Manrique de Lara, ganó en ello una
de las-glorias más motivadas de aquel siglo y Cataluña quedó tan enemiga
de los franceses como lo mostró en calificadas ocasiones más adelante,
alguna no venturosa ni loable por cierto.

Mas si la insurrección de Sicilia se había atajado, si la de Nápoles al
fin había cedido á nuestra constancia ó á nuestra fortuna, si la de
Cataluña se había terminado dichosamente, la de Portugal, que era la que
más importaba vencer, mostrábase triunfante y más y más potente de hora
en hora. Después de la batalla de Montijo, el marqués de Torrecusso se
retiró á Napóles como atrás hemos visto, disgustado del mando y
persuadido de la inutilidad de emprender con tan escasas fuerzas y
recursos campaña alguna. Entonces se dió el Gobierno del ejército al
marqués de Leganés, mandando sobreseer en su proceso; porque á la
verdad, aun dadas las grandes faltas de aquel General, todavía era por
el esfuerzo de su persona y por la experiencia que tenía en las armas,
de los mejores y aun de los pocos de que para tal ocasión pudiera
echarse mano. Empleóse el Marqués con sus tropas en arrasar quintas,
molinos, aldeas y puentes: luego, reunidas todas las fuerzas que pudo, y
que montarían á tres mil caballos con siete ú ocho mil malos infantes,
emprendió el sitio de Olivenza. Llegó á apoderarse de algunos baluartes
y á penetrar en la ciudad; pero volvió á perderlos por la defensa
heroica de los portugueses y la mala calidad de la gente nuestra: de
modo que tuvo que alzar el cerco sin fruto alguno. Siguióse de una y
otra parte la guerra de correrías y desolaciones, hasta que muerto D.
Andrea Cantelmo, con retención del mando supremo de aquel ejército, fué
á gobernar el de Cataluña, donde con más fortuna que por acá, hizo
levantar el cerco de Lérida á los franceses. Quedó mandando el ejército
el valiente barón de Molinghen, á quien se debía la gloria de Montijo,
Maestre de campo general del ejército; mas no hubo en su tiempo
hostilidad notable. Retirado y muerto al poco tiempo Leganés, se dió ya
el mando de las armas de Extremadura á D. Francisco Tuttavilla, duque de
San Germán, que estaba en Cataluña. No se lograron por eso mayores
ventajas, y ni de una ni de otra parte se reunió ejército bastante para
hacer verdaderamente la guerra.

Por este tiempo, en Flandes se habían pretendido remediar los males
traídos por los pasados desaciertos, enviando en lugar del marqués de
Tordelaguna, don Francisco de Mello, varios caudillos de nombre que se
repartiesen el mando. Así se vió pasar allá á D. Octavio Piccolomini y
Aragón, natural de Siena, Conde primero de su nombre y luego hecho por
el Rey de España duque de Amalfi, en recompensa de la victoria de
Thionville. Era ya éste muy conocido en los ejércitos de España y más en
los del Imperio, del cual fué uno de los principales sostenedores en la
sangrienta lucha con los suecos. Con él servían el conde de Fuensaldaña,
D. Alonso Pérez de Vivero, que comenzaba entonces á ser conocido en los
ejércitos, el general flamenco Beck, y el marqués de Caracena, D. Luis
de Benavides, General entonces de la caballería, puesto en lugar de
Alburquerque, y Lamboy, aquel buen capitán liejés, que de antiguo
peleaba debajo de nuestras banderas. Con éstos hay que juntar al duque
de Lorena, nuestro aliado, que como Príncipe y señor de un ejército que
tenía á nuestra devoción, era el que más autoridad alcanzaba. Tantos y
tan calificados capitanes sin ejércitos bastantes que mandar, sin
sujeción unos á otros, lejos de traer ventajas, ocasionaban con sus
disturbios confusión y pérdidas.

El duque de Orleans, con un poderoso ejército francés, comenzó la
campaña de 1645, y aprovechándose de tales disturbios y de la ordinaria
falta de recursos, obtuvo considerables ventajas. Púsose sobre Mardik
mientras el almirante Tromp, holandés, con treinta bajeles impedía por
mar los socorros, y ganó la plaza á los veinte días de sitio. En seguida
fué sobre Bourboug y la ganó del mismo modo en breve tiempo. Con mayor
rapidez todavía ocupó á Bethune, Saint Venant y Armentières, plazas casi
abiertas, por sí ó sus tenientes Gassion y Rantzau. Entre tanto, Hultz
vino á poder del príncipe de Orange. No acertaron nuestros capitanes,
aunque juntos reunían bajo sus órdenes cerca de veinticinco mil
combatientes, á socorrer ninguna de estas plazas; y así, aun cuando
todas ellas se defendieron con esfuerzo, no pudieron salvarse. Pero
Lamboy recobró á Mardik por sorpresa, sin perder más que diez hombres,
cuando tantos y tantos días había costado tomarla á los franceses, y
Montcasel y otros lugares importantes vinieron á nuestras manos. El
duque de Orleans y sus tenientes entraron entonces en la idea de llegar
hasta Amberes ó Gante, y para facilitar su intento emprendieron el sitio
de Courtray. El duque de Lorena y Caracena vinieron á apostarse en las
cercanías de la plaza, y desde allí con frecuentes ataques y
hostilidades dificultaron los trabajos; pero con todo la plaza ofrecía
poca defensa, y Delliponti, su Gobernador, tuvo que rendirla á los trece
días de abiertas las trincheras.

De Courtray fué el de Orleans á recobrar á Mardik, y lo consiguió á
pesar del glorioso denuedo con que D. Fernando de Solís, el mismo que
había defendido á Gravelinas, mantuvo el puesto, y á pesar de Caracena y
de Lamboy, que acudieron prestamente al socorro. Y entre tanto Longwy,
única plaza que quedaba al duque de Lorena, nuestro aliado en sus
Estados, cayó en poder de los franceses. Sucedió en esto al de Orleans
en el mando, el príncipe de Condé. Comenzó este general por rendir á
Furnes, donde sólo había de guarnición entonces ciento cincuenta
españoles; y en seguida fué á caer sobre Dunquerque. Era esta plaza una
de las más importantes de Flandes, famoso puerto sobre el mar de
Inglaterra, donde se formaban y reparaban nuestras armadas, donde se
abrigaban nuestros corsarios, y por donde nos comunicábamos con aquellos
Estados. Mas con toda su importancia estaba Dunquerque menos que
medianamente fortificada y provista. La guarnición sí era buena y estaba
mandada por el marqués de Leyden, valeroso soldado; mas, falta de otras
cosas la plaza, no era posible dilatar mucho la defensa. Por lo mismo se
puso el mayor empeño en el socorro, y el conde de Piccolomini fué á él
con todas las fuerzas que pudo. Pero las de los franceses eran muy
superiores para que pudiera forzar sus líneas, y como el almirante Tromp
con la armada holandesa era dueño del mar, no hubo medios de prolongar
más que diez y ocho días la defensa, rindiéndose el marqués de Leyden,
su Gobernador, bajo honrosos partidos.

No compensó ciertamente esta pérdida el descalabro del príncipe de
Orange, que tuvo que levantar sin fruto el sitio que había puesto á
Venló, y así á principios de 1647 estaba á punto de hundirse del todo
nuestro dominio en Flandes, al peso de las armas aliadas de holandeses y
franceses. Comprendió la Corte de España que ahora, como después de la
muerte de la infanta Isabel Clara, el número y la división de los
Generales tenía mucha parte en las derrotas, y resolvió enviar allí
persona de autoridad y carácter que fuese bastante á desempeñar el mando
supremo. Pusiéronse los ojos en el archiduque Leopoldo, creyendo que de
esta manera se lograría alguna ayuda del Emperador, su hermano, además
que el Archiduque había dado á conocer ya ciertas prendas militares.
Diósele el Gobierno de Flandes en los mismos términos en que lo había
tenido el Cardenal Infante D. Fernando, y al punto vino á tomar
posesión de su cargo. Su primera empresa, pasada muestra de las tropas y
reunidos á sus órdenes los capitanes, fué el sitio de Armentières, que
ganó en catorce días de sitio, y luego rindió á Landresi. En cambio, los
franceses tomaron á Dixmunda, la Bassé, Lens, donde el mariscal Gassion,
uno de sus mejores capitanes, fué herido de muerte, y luego á Iprés,
plaza no poco importante. Recobró á Dixmunda el Archiduque, sorprendió
luego á Courtray, y obligó á rendirse, dos días después á la ciudadela,
mientras el francés Rantzau hacía en vano un amago sobre Ostende; y se
apoderó de nuevo de la plaza de Lens: por manera que logró equilibrar
las ventajas de los enemigos. Mas al día siguiente de tomada la plaza se
presentó el ejército francés mandado por el príncipe de Condé, y los
mariscales de Granmont y de Chatillon, que venían á socorrerla. Dió esto
ocasión á una batalla desgraciadísima para España. Al ver á los
franceses el Archiduque tomó ventajosas posiciones sobre ciertas
eminencias de no fácil acceso, aguardando á que ellos comenzasen el
combate. No lo comenzaron, y los dos ejércitos se estuvieron observando
todo un día.

Al siguiente el príncipe de Condé, no osando embestir á los nuestros en
sus posiciones, emprendió la retirada. Entonces el Archiduque, lleno de
ardor y deseoso de venir á las manos, ordenó al general Beck, que
mandaba la caballería, que fuese á embestir la de los contrarios que iba
de retaguardia, mientras él bajaba de sus posiciones con todo el
ejército á la llanura que al pie de ellas se dilataba. Hízolo aquel
capitán con tanto esfuerzo, que la destrozó en un instante. El pavor
fué grande en los franceses y tanto, que el príncipe de Condé,
determinado ya á dar la batalla, cuando vió bajar al llano á los
nuestros, dudó si podría continuarla después de tal descalabro. Pero
desvanecido el Archiduque con el triunfo y pensando arrollarlo todo de
la propia manera, encaminó á toda prisa, sin orden ni concierto, su
ejército á atacar al de los franceses. Estos ya no pudiendo excusar la
batalla, y viendo que el desorden de los nuestros los favorecía sobre
manera, se repartieron los puestos en un momento é hicieron alto. Traían
los soldados españoles el ala derecha de nuestro ejército, los alemanes
é italianos el ala izquierda y centro de batalla, y como con la prisa
del caminar tras de los franceses unos tercios y escuadrones se hubiesen
adelantado á otros, haciendo los franceses alto inopinadamente, tuvieron
que comenzar la batalla conforme iban llegando sin detenerse á reponer
su ordenanza. Aprovechándose de esto los enemigos, acometieron
furiosamente; rompieron el ala izquierda en breve tiempo y luego el
centro: la derecha, por donde venían los españoles, no se sostuvo mucho
tampoco, porque la caballería estaba armada de largos mosquetes, y
aunque su primera descarga fué mortífera, luego no pudo resistir á la de
los enemigos, que la embistió espada en mano. Ordenó entonces el
Archiduque la retirada, que se hizo con el mayor desorden, dejando en el
campo la artillería y bagajes, muchas banderas, tres mil muertos y cinco
mil prisioneros: la pérdida de los contrarios, entre heridos y muertos,
no bajó de dos mil hombres.

Hubiera traído este desastre grandes desdichas á no ser por las
discordias que distraían por entonces la atención de la Corte de
Francia. La Reina Regente, Doña Ana de Austria, tenía puesta toda su
confianza en el cardenal Mazzarino, de tal modo, que él dirigía á su
antojo los negocios públicos. Era aquel Cardenal, hombre muy diestro y
digno de suceder á Richelieu en el Gobierno; pero como italiano no
estaba bien visto del pueblo francés, que, sin agradecerle las ventajas
que él proporcionaba, le achacaba todos sus males. Eran los principales
que Francia padecía los que originaba la penuria del Tesoro, consumido
también por la larga guerra: aumentábanse diariamente las
contribuciones, y con ellas como siempre las vejaciones. Juntóse con el
clamor del pueblo la mala voluntad que tenían los grandes señores á
Mazzarino, los unos sus émulos, los otros resentidos de él porque no
satisfacía sus pretensiones. El Parlamento de París y el Obispo
coadjutor, Gondí, comenzaron también á hostilizar de diversos modos al
Ministro, y por hostilizarle á él, á hostilizar á la misma Reina
Regente. Al fin estallaron tumultos, levantáronse barricadas, la Reina y
el Ministro salieron de París, y un ejército, al mando del príncipe de
Condé, bloqueó por algunos días aquella capital. Compusiéronse las
diferencias, pero de nuevo volvieron á estallar y con más fuerza. El
príncipe de Condé fué preso, y el vizconde de Turena, su amigo, ilustre
ya en los ejércitos de Alemania, se salió de la corte y vino á Flandes á
ofrecer sus servicios á los españoles. Ajustóse un tratado entre el
archiduque Leopoldo y los _honderos_ (frondeurs) que así se llamaba el
partido contrario á Mazzarino, por el cual unos y otros se
comprometieron á no hacer paces sin razonables ventajas. Y así fué como
la victoria de Lens quedó sin producir algún fruto á los franceses.

No pudo prevalerse el Archiduque tanto como pudiera de la disposición de
las cosas por falta de hombres y dineros como siempre; pero con todo no
dejó de conseguir algunos triunfos. Reuniendo hasta quince mil hombres
todavía, se puso en marcha hacia París para socorrer á los insurrectos;
mas al llegar á Amiens, tuvo noticia de que éstos andaban ya en
negociaciones con Mazzarino, y se volvió á Flandes. Dióle ocasión de
acertar aquella desconfianza de los enemigos, porque de ir á París no
hubiera conseguido nada probablemente, si no era facilitar el que la
Corte transigiese con sus enemigos, y en Flandes podía aprovechar, como
aprovechó, las distracciones de los enemigos. Fué sobre Iprés y la
recobró en tres semanas; ganó á Saint Venant y la Motte y otros muchos
lugares, y acudiendo al socorro de Cambray, logró introducirlo á tiempo;
por manera que el conde de Harcourt, con un poderoso ejército, donde se
hallaba el mismo cardenal Mazzarino para dar calor á la empresa, tuvo
que alzar el cerco. Ocuparon también los nuestros dentro de Francia, las
plazas del Chatelet y de la Chapelle, y aunque el vizconde de Turena y
el conde de Fuensaldaña tuvieron que levantar el sitio de Guisa, Rethel
y Montsón y Bourg, en Guyenne, cayeron también en nuestro poder. Rethel,
sitiada por el mariscal de Plessis-Praslin y defendida por el italiano
Delliponti, no tardó en volver á manos de los contrarios, rindiéndose el
Gobernador, seis días antes de lo que tenía ofrecido á nuestros
Generales. Estos, entre los cuales venía Turena, se aproximaron al
socorro, y hallaron ya rendida la plaza. Empeñóse entonces un combate
poco sangriento, en el cual unos y otros se dieron por vencedores. El
ala izquierda de los nuestros, que gobernaba Turena, rompió la derecha
enemiga; pero nuestra derecha fué puesta en derrota. Esto hizo que no
quedara bien declarado el triunfo. Mas ello fué, que en seguida Furnes y
Berg-Saint Vinaox cedieron á las armas españolas, y luego la fortísima
plaza de Gravelingas, que el Archiduque rindió en persona, con más de
dos meses de sitio. Tras esto abandonaron á Mardik los enemigos, y la
gran plaza de Dunquerque fué embestida, la cual tuvo que capitular á los
treinta y nueve días de sitio en manos del archiduque Leopoldo, falta de
socorros. En esto fué declarado mayor de edad el rey Luis XIV; mas no
por eso cesaron las turbulencias, como veremos en el libro siguiente, y,
por lo pronto, ya que Turena volviérase á servir á su patria, vino á
entregarse á los españoles y á ofrecerles sus servicios el famoso
príncipe de Condé, tan funesto para nosotros en Rocroy y en Lens.

Así terminó por la parte de Flandes la campaña de 1652, que fué aquélla
en que se rindió Barcelona, y Cataluña sacudió el yugo de los franceses,
uniéndose de nuevo con la madre patria y más estrechamente que nunca. Ya
por ahora, las cosas de la guerra presentaban por aquí y por allá
distinto aspecto del que presentaban antes. Á mediados de 1647 los
holandeses, viendo en tanto poder á los franceses por sus fronteras,
hicieron proposiciones de paz, que fueron aceptadas, reconociéndose de
nuevo y explícitamente la soberanía de aquella república, y ajustando
pactos de navegación y comercio. Desde entonces comenzó un nuevo género
de relaciones entre España y Holanda. Después de haber peleado tan
largos años una y otra generación, después de haber satisfecho con tanta
sangre el odio encendido por las pasiones religiosas, el interés
político pudo tanto ahora, que las dos naciones se reconciliaron y
llegaron, no sólo á pelear juntas en las batallas, sino á llorar
juntamente sus pérdidas respectivas y á celebrar mutuamente sus
triunfos. Por lo pronto, no hubo más que paz, y paz sincera; pero los
acontecimientos no tardaron en traer lo demás.

Ratificóse la paz en Munster el año siguiente de 1648, en cuya ciudad y
en Osnabruch se trató al mismo tiempo la paz famosa conocida con el
título de paz de Westfalia, por pertenecer aquellas dos ciudades á la
provincia de este nombre, la cual puso término á la guerra de los
treinta años, haciendo soltar las armas á Francia y á Suecia, y al
Emperador y los Príncipes protestantes, que con tanto encarnizamiento se
disputaban el dominio de Alemania. Y cierto que si D. Luis de Haro
mereció alabanzas por las paces hechas con Holanda, que nos eran tan
necesarias como inútil nos era la guerra, no pudo decirse lo mismo
tocante á su conducta en estas paces generales, de donde á solicitud de
Francia y de la misma Suecia quedó España excluída. No obró lealmente el
Emperador con España, que puesto que tanto la debía, á punto que sin
ella hubiera sucumbido á manos de sus enemigos, no debió abandonarnos,
como nosotros no lo habíamos abandonado á él en los días de peligro, y
jamás debió hacer paces sin contar con que nuestros intereses quedasen
antes á salvo. ¿Qué habría sido del Imperio si España cuando vió llegar
á Alemania las terribles armas de Gustavo Adolfo y deshechos todos los
ejércitos austriacos, hubiese prescindido de los tratados y ajustado por
su parte la paz? Sólo una lealtad desconocida en la diplomacia la
mantuvo firme en tan costosa alianza, aun teniéndola ya por inútil para
sí, y esto, sin duda, merecía otro pago. Buena era la lección para no
perdida en adelante. Pero por lo mismo que nuestros enemigos ponían
tanto cuidado en dejarnos solos en la contienda, debió ser mayor el
empeño de nuestros políticos en que no se cumpliesen sus deseos. La
soberbia era allí extemporánea é inútil; no había la menor probabilidad
de que pudiésemos luchar solos contra Portugal y Francia. Verdad es que
como el intento de Mazzarino era desmembrar nuestros dominios, se negó
siempre á abrir conciertos que no tuviesen por base condiciones para
nosotros desventajosas. Pero por mucho que lo fueran no lo serían más
que las de la paz de los Pirineos que se ajustó más tarde; porque de una
parte, el tratar de nuestros intereses al mismo tiempo que los del
Imperio y de los de tantas potencias, naturalmente había de ofrecer
facilidades para llegar á razonables conciertos, y de otra, Francia,
contando aún con el Emperador por enemigo, á la par que España, no podía
aparecer tan superior y tan soberbia como peleando con España sola, y,
por tanto, no podía tener tan descomedidas exigencias. Acaso D. Luis de
Haro confiaba en las turbulencias que estallaron en Francia por aquel
propio tiempo, de las cuales dejamos dada noticia, para no prestarse á
dolorosos sacrificios. No reparaba el Ministro en que tales turbulencias
nunca podían dar el fruto copiosísimo de las nuestras, porque allí no
peleaban más que cabezas con cabezas, caudillos con caudillos, seguidos
de plebe, sin odio ni saña, que miraba la revuelta como un
entretenimiento, y más bien seguía en ella por deseo de novedades y
pueril juguetonería, que no por algún grave interés ú opinión política.
Aun por eso se dió el nombre á aquella guerra civil de guerra de _la
honda_, el mismo con que se conocían las lides y encuentros que en los
arrabales de París solían sostener á pedradas los muchachos de la plebe.
Así que para empresas de importancia, tales aliados, como los honderos,
no podían traernos utilidad alguna. Dábannos caudillos; pero el dinero y
los soldados teníamos que ponerlos nosotros, y eso equivalía poco más ó
menos á pelear solos.

Si se nos hubiera ofrecido ocasión de levantar en Francia tal guerra
como la de Cataluña, tal rebelión como la de Portugal, tales alborotos
como los de Nápoles y Messina, donde el enemigo había encontrado
soldados y dineros nuestros para combatirnos, sin poner hartas veces de
su parte sino los caudillos, y tal vez nada, pudiéramos y debiéramos
continuar la guerra seguros de resarcir las pasadas pérdidas. De estas
diversiones y sublevaciones poderosas y verdaderas fueron las de los
calvinistas en Francia, y la de los católicos en Inglaterra, que bien
dirigidas hubieran podido servir de mucho en otro tiempo. Dejó el
tratado de Munster ofendido á la par que á España al duque de Lorena, el
cual continuó peleando con nosotros contra los franceses. Así siguió por
algunos años más el estado de guerra que debió abandonarse en tiempo de
Felipe III, y que, sin embargo, había ido conservándose día tras día
para devorarnos enteramente. Hemos dicho en otras ocasiones que era
ocasión de ceder algo ó mucho para no perderlo todo: ceder, como cedió
Francia vencida por Carlos V, provincias enteras, ceder, como acababa de
hacerlo el Emperador, después de treinta años de lucha encarnizada. Con
tal de conservar el Rosellón, que eso sí debía conservarse á toda costa,
con tal de reunir fuerzas bastantes para recuperar á Portugal, Flandes y
el Franco-Condado, ya inevitablemente perdidos, bien podían darse en
todo ó en parte por precio de la paz.

En el ínterin volvía el Rey á sus antiguas costumbres, aunque ya sin
ardor, porque la edad tenía algo entibiados sus gustos y pasiones.
Notábase en él la propia indolencia, la indiferencia misma que antes: no
oía, no quería oir hablar de los negocios públicos. No tardaron en
volver las comedias: resucitólas el pertenecer los teatros á los
Hospitales que contaban con sus productos para atender á sus necesidades
piadosas, y aunque con ciertas restricciones, comenzaron á aparecer en
todas partes, y señaladamente en Madrid, seis años después de haber sido
suspendidas. Ni eran las comedias los únicos entretenimientos del Rey y
de la Corte; volvieron con aquel género de espectáculos todos los que
antes andaban en uso, suspendidos por el luto de la reina Isabel y del
Príncipe. Para que nada faltase al cambio, dispuso el Rey contraer
nuevas nupcias, que estuvieron, por cierto, para serle fatales.

Bien puede servir el suceso que vamos á narrar para comprender cuánto
hubiese decaído en España en pocos años el respeto de los Monarcas. De
seguro no hubo nadie en los tiempos de Felipe II y Felipe III que soñase
matar al Rey, aun de los más agraviados: el libro _de Rege_, de Mariana,
donde se admite con ciertas condiciones la justicia del regicidio, mas
confirma que no combate esta opinión. Tales doctrinas no habrían podido
tolerarse ni aun en el tiempo y forma con que se toleraron, si hubiese
habido en la nación algo que pudiese corresponder á ellas con hechos y
obras. Por lo mismo que era el regicidio un género de _utopía_, una cosa
inconcebible á los ojos de los españoles, pudo el P. Mariana asentarlo
como doctrina. Pero ahora ya no sólo lo veremos posible, sino que traído
á punto de ejecución, evitándolo la casualidad y la fuerza, que no la
voluntad de los que se lo proponían. Verdad es que si tal crimen hubiera
podido ser en alguna ocasión disculpable, tal vez en ésta lo hubiera
sido, porque si jamás un homicidio ha podido disculparse por las
necesidades ó las conveniencias políticas, disculpa podía haber en ésta
en que movía á los fautores una alta idea de patriotismo. Fué el caso de
esta manera:

No habiendo quedado de la reina Doña Isabel de Borbón otro fruto que la
infanta Doña María Teresa, muerto el príncipe D. Baltasar, era ella la
heredera de la Corona. Muchos portugueses conocedores del verdadero
interés de la nación, y no pocos españoles, imaginaron que para unir de
nuevo los dos reinos y reconstituir la unidad de la Monarquía se diese
la mano de la princesa á D. Teodosio, hijo y heredero del duque de
Braganza, de hecho ya Rey de Portugal. Era el pensamiento magnífico, y
el más oportuno que en tales circunstancias pudiera ofrecerse para el
remedio del mayor mal de la Monarquía. Comprendiólo el de Braganza, y
por su parte no puso obstáculo alguno, antes trabajó con afán por hacer
partido á D. Teodosio en España, si hemos de dar crédito á algunos de
sus biógrafos; y aun entró en negociaciones muy serias con algunos de
nuestros Grandes y personas principales. Pero Felipe IV, ó no acertó á
comprender lo noble y grande de la idea, ó no halló en su ánimo
bastante abnegación para dejar por señor de todos sus Estados á un hijo
de su rival y enemigo el de Braganza. Sólo una de las dos cosas podía
ser, porque ciertamente la nación no tenía que temer nada de la nueva
dinastía, y aun puede decirse que ella era ventajosa para todos, y muy á
propósito para que la unión fuera en adelante más firme y más sincera
que nunca. No podían temer los portugueses que un Príncipe de su raza
los menospreciase, como decían de los monarcas austriacos; ni las demás
provincias de la Monarquía, que formaban un cuerpo de nación tantas
veces mayor y más poblado que el Portugal, podían temer de modo alguno
que éste adquiriese una superioridad ó señorío dañoso. Si alguna vez
Portugal y Castilla con Aragón se juntaran de nuevo y para siempre,
realizando las miras de la Providencia que hizo tales pueblos hermanos,
sería de esa manera; viniendo una dinastía portuguesa á sentarse en el
Trono español.

Felipe IV no sólo no dió entrada á tal pensamiento en su ánimo, sino que
accediendo á la súplica de las Cortes de Castilla que le pidieron que
contrajese matrimonio, lo ajustó en 1647 con su sobrina Doña Mariana de
Austria. Habían solicitado las Cortes el matrimonio, no mirando más que
el interés de dejar varón que empuñase el Cetro más adelante, sin
reparar en la posibilidad y la conveniencia de pacificar á Portugal por
tal modo. Sintieron profundamente esta determinación, que podía echar
por tierra todos sus planes, los castellanos y portugueses interesados
en que la unión se llevase adelante, y algunos de ellos con exagerado
patriotismo, sin reparar en lo odioso del medio, tramaron una
conspiración para asesinar al rey Felipe, robar á la Princesa y casarla
en seguida con el príncipe D. Teodosio de Braganza. Los principales eran
Don Carlos Padilla, Maestre de campo que había sido en Cataluña, D.
Rodrigo de Silva, duque de Híjar, Don Pedro de Silva y Domingo Cabral.
Una carta de Don Carlos Padilla á un hermano suyo que servía en las
armas de Milán, venida por azar á poder del Gobierno, fué el hilo por
donde se descubrió la trama. Todos ellos fueron presos, dióseles
tormento, y convencidos del hecho, D. Pedro de Silva, marqués de la Vega
de Sagra y D. Carlos Padilla fueron degollados en la Plaza Mayor de
Madrid. Domingo Cabral murió en la cárcel. Los demás cómplices
padecieron menores castigos, y el duque de Híjar, que era de los más
culpados, no fué condenado sino á cárcel perpetua y á pagar diez mil
ducados de multa (1648). Justos aunque sensibles castigos por el noble
móvil que guiaba á los delincuentes.

[Ilustración]



[Ilustración]

LIBRO OCTAVO

SUMARIO

     De 1648 á 1665.--Fines del reinado de Felipe IV.--Cataluña:
     inteligencias con los del Rosellón; virreinato de D. Juan de
     Austria; pérdida de Figueras; defensa heroica y socorro de Gerona;
     pérdida de Villafranca de Conflans; pérdida de Puigcerdá; socorro
     malogrado de Castellón de Ampurias; pérdida de Sobrona, victoria
     delante de esta plaza; combate naval en Barcelona; toma de Berga y
     gloriosa victoria delante de sus muros; nuevo virreinato de
     Mortara; Castelfollit en nuestro poder; victoria al paso de Fluviá;
     toma de Camprodón y batalla gloriosa del Ter.--Italia: nuevas
     tentativas del duque de Guisa; batalla de la Roqueta; nueva guerra
     con el Modenés; toma de Reggio de Correggio; pérdida de Valencia
     del Pó.--Flandes: el príncipe de Condé en nuestro campo;
     sublevaciones en Francia; toma de Rocroy; prisión del duque de
     Lorena; sitio de Arraz; fuerzan los franceses nuestras líneas;
     entra Don Juan de Austria en el Gobierno; rota de los franceses en
     Valenciennes; sucesos de Inglaterra; negociaciones con Cromwel;
     muerte de Aschau; insultos á nuestro Embajador; guerra con los
     ingleses; pérdida de Mardik; sitio de Dunquerque; batalla segunda
     de las Dunas y pérdida de la plaza; Gravelingas, Oudenarde y otras
     muchas se rinden al enemigo; rinden los ingleses nuestras flotas en
     América; negociaciones y paz de los Pirineos; matrimonio de la
     infanta Doña María Teresa con Luis XIV.--Portugal: sitian á Badajoz
     los enemigos; va al socorro D. Luis de Haro; derrota de D. Luis en
     Ervás; campañas del marqués de Viana en Galicia; vuélvense contra
     Portugal todas las fuerzas; D. Juan de Austria viene á intentar la
     reconquista; disposiciones de una y otra parte; toma D. Juan muchas
     plazas pequeñas, y entra en Germeña y en Evora; retirada de esta
     plaza y batalla llamada de Estremoz; piérdese todo lo ganado;
     campaña del duque de Osuna por Ciudad-Rodrigo; es derrotado por los
     portugueses; entra el marqués de Caravaca en el mando; pierde la
     batalla de Montesclaros ó de Villaviciosa; sentimiento del Rey;
     conjuración del marqués de Heliche; disputa de los embajadores en
     Londres; afrentas; muerte del Rey y principales disposiciones de su
     testamento; juicio de su reinado y resumen de los males que causó á
     la Monarquía.


LLEGAN por fin los últimos años de la vida de Felipe IV, y con ellos los
fines de la guerra con Francia, la paz de los Pirineos, los desastres de
Portugal, que afirmaron la Corona de aquel reino en las sienes del de
Braganza, las humillaciones de España en las negociaciones y cortes
extranjeras. Sucesos, si no más temibles, más vergonzosos que nunca
comprende este nuevo período.

Continuaron en tanto, á pesar de la sumisión de los naturales, las
hostilidades en Cataluña. Suplicaron los del Rosellón al Rey que hiciese
un esfuerzo para recobrar aquella provincia como había recobrado la de
Cataluña, asegurándole que allí estaban los ánimos no menos propensos
que aquí á volver á la obediencia. Llegó el caso de prestarse por sí
sola á la recuperación de Cataluña, con tal que se la ayudase con
caballería, que era lo que le faltaba. Y el Rey y sus Ministros, tímidos
é irresolutos, no osaron acometer una empresa tan importante, y que la
ayuda de los naturales, deseosos de volver á juntarse con la madre
patria, hacía tan fácil. Dejó el de Mortara el virreinato al comenzar
la campaña de 1653, y entró en él D. Juan de Austria mientras casi todo
el ejército que había obrado la recuperación era destinado á Portugal.
Comenzáronla los franceses entrando de nuevo con un cuerpo volante de
soldados y miqueletes que llegó hasta el llano de Vich; pero fueron
rechazados por D. Gabriel Llupiá con algunos soldados y buen golpe de
paisanos. Luego el mariscal de Hocquincourt con el traidor Margarit, un
tal D. José Ardenas y el capitán Manuel Aux, bien señalado en las
pasadas revueltas, entró por el Portus, mandando catorce mil infantes y
cuatro mil caballos. Pensaban que Cataluña al verlos se levantaría de
nuevo en armas contra su natural Gobierno; pero erraron completamente el
cálculo. Sólo los forajidos, acosados por la justicia, se juntaron con
los franceses, aunque á la verdad no en corto número, porque nunca lo
hubo por desgracia de tales gentes en el Principado. Señalóse en su odio
contra los españoles además de Margarit, Aux y Ardenas, un cierto
Segarra, gran forajido. Pero el grueso de la población tomó
valerosamente la parte de España.

Dos tercios formados para defender á Barcelona durante el sitio,
vinieron á ponerse á las órdenes de Don Juan con otros muchos soldados y
capitanes que estuvieron peleando contra España. Tomaron los franceses
algunos lugares y á Figueras no sin pérdida, y luego pusieron sitio á
Gerona. Allí estaba lo mejor de nuestro ejército con el Condestable de
Castilla, General de la caballería, el barón de Sabac, el marqués de
Sierra y D. Juan Palavicino, sus principales capitanes; y llegando los
franceses de improviso se hallaron encerrados. Defendiéronse
heroicamente ayudados por los vecinos, hombres y mujeres que á porfía se
prestaban á coronar los muros: rechazaron á los franceses de sus
brechas, y teniéndolos setenta días sin adelantar un paso, dieron tiempo
á D. Juan de Austria para que desde Barcelona, juntando ejército
bastante, viniese al socorro. Compúsolo de catalanes, voluntarios casi
todos, con alguna infantería napolitana acabada de desembarcar y algunos
escuadrones de caballería vieja, y el total no pasaba de cinco mil
infantes y mil quinientos caballos. Con todo, bastóle esta gente para
llegar delante de Gerona y romper un trozo de enemigos que le salió al
encuentro; y como la guarnición de la plaza hiziese una salida oportuna,
diéronse las manos los españoles de dentro y de fuera y se logró el
socorro, viéndose forzados á retirarse los contrarios. Señalóse en
aquella ocasión D. Francisco de Velasco, hermano del Condestable, que
quedó pasado por el pecho de un mosquetazo y quebrado un brazo,
cumpliendo con su obligación largamente. Recobráronse luego Castellón de
Ampurias y Figueras. Disolvióse el ejército catalán después de tales
victorias, con lo cual los enemigos pudieron de allí á poco entrar otra
vez en el Principado y correr la tierra hasta Gerona sin obstáculo
alguno. Pero de todos modos hizo mala campaña Hocquincourt, que perdió
mucha gente en Gerona y más en la retirada, sin poder ganar una plaza
importante ni conservar siquiera los pequeñas lugares donde entró. Á la
campaña siguiente, destinado Hocquincourt á Flandes, entró á gobernar á
los franceses el príncipe de Conti.

Este había ya aparecido en la parte de Conflans con cuatro mil infantes
y mil quinientos caballos: tomó por asalto á Villafranca de Conflans,
pasando á cuchillo la mayor parte de su guarnición, que se defendió
hasta el último punto, y luego emprendió el sitio de Puigcerdá.
Quisieron los nuestros distraerle del intento y amagaron á Rosas; dejó
el de Conti con efecto á Puigcerdá y fué á socorrer esta última plaza,
mas en el camino fueron destrozadas sus tropas por las partidas de
naturales apostadas en los desfiladeros; sin embargo, llegó delante de
Rosas y obligó á los nuestros á retirarse con premura. Dió ocasión el no
haber ejército á que los enemigos osasen insultar las murallas de
Barcelona pasando por delante de ellas, aunque sin fruto. De nuevo se
pusieron sobre Puigcerdá, que tenía dos mil hombres de guarnición, y se
defendió muy bien al principio; pero muerto de un cañonazo su
gobernador, D. Pedro Valenzuela, se dió á partido.

Pugnaba en tanto D. Juan de Austria por juntar ejército que oponer al
enemigo; y aunque Cataluña puso mucho de su parte, no lo hubo bastante
para dar batalla á los franceses. Con esto D. Juan salió de Barcelona y
estuvo observándoles algunos días; luego guarneció las plazas más
importantes y se recogió, sin hacer nada, á la capital. En tanto el
enemigo entró en la Seo de Urgel, que halló indefensa, en Berga y
Camprodón. Púsose también sobre Vich; pero los miqueletes catalanes le
tomaron de tal suerte los pasos, impidiéndole los mantenimientos, que
hubo de alzar el campo. Luego reforzado recorrió el Ampurdán y sitió á
Cadaqués, que estaba ya bloqueado por algunos bajeles; rindióla, y desde
allí fué sobre Castellón de Ampurias. Había logrado D. Juan levantar ya
en la provincia algunos tercios, y con la escasa caballería y gente
veterana con que contaba se propuso librar esta plaza; ya estaba cerca
cuando cayó en una emboscada que le tenían dispuesta los enemigos;
trabóse con igual valor el combate, pero sobreviniendo el grueso de los
contrarios, tuvo D. Juan, inferior en poderío, que retirarse á Palamós,
y Castellón fué perdida. Apoderóse D. Juan de Bañolas; pero el francés
se resarció con usura, entrando en Solsona, que halló desguarnecida.
Mandaba en esta ocasión D. Manuel de Aux, llevando consigo todos los
soldados viejos de aquella provincia que no habían desamparado las
banderas extranjeras, y luego quedó con ellos de presidio. No tardó D.
Juan en mandar un trozo de gente á que le asediasen; acudieron á
socorrerle, cuando ya estaba apretado, mil quinientos caballos franceses
y algunos infantes, y D. Juan, que estaba en Vich, envió su caballería,
que mandaba D. Diego Caballero de Illescas á estorbar el intento.
Viéronse entrambas fuerzas delante de Solsona, pelearon y hubo muchos
muertos y heridos; pero los contrarios debieron padecer mucho más y
quedar derrotados, porque se recogieron á un bosque cercano, y de allí,
desistiendo del socorro, pasaron á Berga. Luego el de Conti se puso
sobre Palamós para divertirnos de lo de Solsona, sitiándola por mar y
tierra; pero sobreviniendo nuestra armada al mando del marqués de Santa
Cruz con veinte bajeles y treinta galeras, hubo de alzar el sitio. Tomó
no obstante algunos lugares mientras nuestra armada ocupaba las islas
Medas.

Tropezó esta armada delante de Barcelona con una francesa que traía el
duque de Vandoma para visitar aquellas costas y sublevarlas de nuevo;
dióse un combate que duró todo el día, donde ambas partes se
atribuyeron la victoria, y los franceses se retiraron á sus puertos y
los nuestros á Cartagena. Entre tanto don José Galcerán de Pinós, noble
caudillo catalán, se apoderó de Berga; vinieron los franceses á
recobrarla, y la defendió su alcaide Juan Miró valerosamente, dando
tiempo á que Pinós con mil infantes y mil cuatrocientos caballos, á
cargo de D. Diego Caballero, acudiese en su auxilio. El enemigo, tomada
ya la villa, aprovechó la ocasión de poner la conquista del castillo,
ocupado aún de Miró y los suyos, á trance de batalla. Mandábalos el
catalán D. José Ardenas. Su infantería ocupó ciertas colinas ventajosas,
y la caballería quedó en un llano de poca extensión metido entre unos
barrancos; una ermita enlazaba á la infantería y la caballería
protegiendo á ésta. La infantería catalana, mandada por Pinós, ganó las
colinas al enemigo y se comunicó con el castillo. D. Diego Caballero con
la caballería, al amparo de algunas mangas de walones, logró doblar los
barrancos, entrar en el llano donde estaba la enemiga y deshacerla;
luego la guarnición del castillo cayó sobre la villa, y la rota de los
franceses fué completa. Casi toda su infantería quedó prisionera y entre
todos bien perderían mil quinientos soldados con el bagaje y artillería.
Salvóse milagrosamente D. José Ardenas, retirándose por los montes
seguido de pocos. Sabida esta victoria por D. Juan salió de Barcelona, y
reforzando aquel pequeño ejército con mil quinientos infantes sacados de
las galeras, asedió formalmente á Solsona, descuidada hasta allí por
unos y por otros á causa de los diversos accidentes de la guerra, y la
tomó sin grande esfuerzo.

En esto fué nombrado D. Juan de Austria para el gobierno de Flandes, y
el virreinato de Cataluña tornó al ilustre Mortara. Ahuyentó el marqués
del Ampurdán á los franceses, tomando todos los lugares de aquellos
contornos menos Rosas, y D. Diego Caballero y el conde de Humanes con un
trozo de ejército fueron á ponerse sobre la Seo de Urgel; pero ó bien
por desorden de ellos, ó bien por no atreverse á esperar al enemigo que
venía superior en fuerzas, levantaron el sitio. En tanto el duque de
Candale, francés, y Margarit entraron en Blanes y en muchos lugares
abiertos, é insultaron de nuevo al llano de Barcelona. El gobernador
francés de Castellfollit vendió por dinero aquella plaza al rey Felipe,
y un golpe de gente catalana recobró á Blanes. Sitió el de Candale á
Castellfollit deseoso de castigar al Gobernador y de recobrar la plaza;
socorrióla D. Próspero Tuttavilla con escogido escuadrón de caballos, no
sin pérdida del enemigo, y en su retirada al paso del Fluviá fueron
acometidos los franceses por Mortara con el grueso de sus fuerzas, y
obligados á echar al río dos cañones que llevaban, perdieron muchísima
gente dispersa. En seguida D. Próspero Tuttavilla acometió el castillo
de Camprodón; acudió á socorrerlo Mr. de Santonné con buen golpe de
infantes y caballos, y á una legua de aquella plaza tuvo lugar un
combate, en el cual los enemigos fueron destrozados con pérdida de
quinientos hombres, muriendo no pocos y calificados de nuestra gente.
Con esto se rindió Camprodón; pero no tardó en sitiarla de nuevo Mr. de
Santonné con más de cinco mil infantes y tres mil caballos.

Reunió entonces Mortara los tercios catalanes, la infantería de las
galeras al mando de D. Melchor de la Cueva, el tercio de la guardia que
allí estaba á cargo de D. Juan Salamanqués, un tercio valenciano y otro
navarro y hasta dos mil quinientos caballos al mando de D. Diego
Caballero, y con esta gente se presentó delante de los enemigos.
Salieron ellos á esperarle en un llano que baña el caudaloso Ter.
Trabóse la batalla, en la cual nuestras dos alas envolvieron las de los
enemigos; pero antes aún de que esto se verificase, ya don Diego
Caballero había esguazado el río con sus caballos, y cogiendo por la
espalda al enemigo, había destrozado cuanto se le había puesto delante,
forzando, espada en mano, las líneas y entrando á degüello los cuarteles
que habían quedado bien guarnecidos. Con esto fué completa la victoria,
perdiendo el enemigo hasta mil quinientos prisioneros, las banderas y
artillería. Fué tan brillante acción la última de la guerra por aquellas
partes. Sostúvose tibiamente porque Francia, no contando ya con el favor
de los pueblos, juzgaba inútil el esforzarse; y España, escudada con la
fidelidad de la provincia, no tenía miedo del enemigo. Así fué que en
lugar de enviar á Cataluña nuevas tropas se enviaron á Portugal, Italia
y Flandes las que permitieron reunir los tiempos tan estrechos. Fué
gloriosísima sin embargo la conducta de nuestras armas, catalanas en la
mayor parte, durante estas últimas campañas, poniendo casi siempre de
nuestro lado la victoria. Así anduvieran nuestras cosas por todas
partes.

Pero en Italia, Portugal y Flandes no era buena la fortuna. En Italia se
mostró varia. Por el lado de Nápoles hubo un nuevo amago del duque de
Guisa, no menos funesto para él que el anterior. Habíase librado éste á
ruegos de D. Juan de Austria de la pública muerte que le preparaba el
buen conde de Oñate por castigo, y conducido á España fué encerrado en
el Alcázar de Segovia. De allí se escapó disfrazado: pero no pudo ganar
á Francia, y preso de nuevo en Vizcaya fué restituido á sus prisiones.

Pasara allí el resto de su vida, si el príncipe de Condé no hubiera
interpuesto su favor y súplicas con el Rey de España, cuando vino á
nuestro servicio. Creyóse acaso que aumentaría el partido de los
Príncipes contra Mazzarino; pero el de Guisa, ingrato al de Condé, se
puso de parte del Ministro, é ingrato al Rey de España que le dió la
libertad cuando tenía derecho para quitarle la vida, comenzó á solicitar
ayuda y protección para volver á Nápoles. Hizo entonces Mazzarino
equipar una armada de cuarenta bajeles, y pensando vengarse del aliento
que daba España á sus enemigos personales, envió en ella al duque de
Guisa á las playas napolitanas, con armas y soldados. Llegó esta armada
delante de Castelmare y hallándola desprovista, sin esfuerzo alguno cayó
en sus manos. Al saber la venida de los franceses, conmoviéronse los
Abruzzos, y las cuadrillas de bandidos que recorren siempre aquellas
comarcas, se engrosaron grandemente á punto de causar serios temores.
Pero el Virrey que, vuelto Oñate á España era el conde del Castrillo,
obró con actividad y acierto. Reunió la infantería española y la
caballería napolitana, y caminó apresuradamente á Castelmare. Salió el
de Guisa al encuentro lleno de presunción, y hubo á las puertas de la
ciudad un combate, en el cual los enemigos fueron completamente
derrotados: de suerte que apenas pudieron reembarcarse al abrigo de los
muros. Luego se hicieron á la vela los bajeles franceses, y el de
Castrillo sosegó fácilmente los revueltos ánimos de los naturales de
los Abruzzos, y volvió á poner en paz todo el territorio.

Á principios de 1653 entró el mariscal Grancey en el Piamonte con un
ejército, y juntándose con las tropas del duque de Saboya, fueron en
busca del Gobernador de Milán que lo era aún el marqués de Caracena, don
Luis de Benavides, con el fin de provocarle á batalla. Halláronle cuando
éste entendía en esguazar el Tánaro por la Roquetta, y al punto le
embistieron. Eran los dos ejércitos casi iguales en número; peleóse casi
todo un día, y con tanto escarnizamiento, que los regimientos suizos que
traían los franceses, faltos ya de balas, cargaron sus armas con los
botones de hierro de sus vestidos; mas al fin los franceses, que habían
venido á provocar la batalla, tuvieron con su retirada que confesar la
derrota. Perdimos nosotros poca gente, mucha los aliados. En seguida el
vencedor Caracena, amagando antes algunas plazas del enemigo, tomó
cuarteles de invierno. No osaron los franceses emprender nada en la
siguiente campaña; pero en la de 1655 volvieron á alimentar grandes
esperanzas. El duque de Módena, Francisco de Este, obligado poco antes á
pedir misericordia á España, no pudiendo llevar con paciencia la altivez
de Caracena, volvió á empuñar las armas. Envió Mazzarino en su ayuda al
príncipe Tomás con un trozo de ejército. Mas no bien supo el de Caracena
la determinación del Modenés, entró en sus estados con respetables
fuerzas, tomó á Reggio y luego se puso sobre Berzello.

No hallaron el duque de Módena y el príncipe Tomás otra traza para
libertar esta última plaza, sino el poner sitio por su parte á Pavía,
plaza de extrema importancia en el Milanés. Lisonjeábanse ya de
conquistarla, compensando con esta sola ventaja cualquiera pérdida que
tuviesen, cuando apareció Caracena; y cortando los víveres á los
enemigos y acosándolos de continuo, les obligó á levantar el asedio,
disminuídos ellos, él sin pérdida notable. Luego para desquitarse de no
haber tomado á Berzello, redujo á Correggio á nuestra obediencia. Con
esto el marqués de Caracena aumentó su reputación sobremanera; y como la
Corte pusiera mayor atención en Flandes que en ninguna otra parte, le
envió allá, trayendo de allí en cambio para gobernar estas armas al
conde de Fuensaldaña. No era el nuevo general, ni muy antiguo, ni muy
experimentado en las armas, ni los sucesos le daban por muy afortunado
tampoco; pero poseía cierta firmeza de carácter y habilidad, y estaba
sobre todo en Madrid bien visto, cualidad bastante á la sazón para
desempeñar cualquier cargo.

Fueron á decir verdad, no desafortunadas sus operaciones. En un
encuentro empeñado rompió buena parte de las tropas de Módena; mas el
Duque, con los nuevos refuerzos que le enviaron los franceses al mando
del duque de Mercoeur, que vino á reemplazar al príncipe Tomás de
Saboya, muerto en aquellos días, juntando hasta catorce mil hombres, fué
con ellos sobre Valencia del Pó. Defendióse ochenta días la plaza; pero
tuvo al fin que rendirse, porque Fuensaldaña no pudo socorrerla, aunque
lo intentó por dos veces, y á pesar de haber obtenido notables ventajas
á campo raso contra las tropas modenesas que acudían al cerco, no logró
levantarle. Recibió Fuensaldaña algunos refuerzos del Emperador; mas la
falta de dinero, y por consecuencia de pagas y bastimentos, impidió
sacar provecho alguno. Sitió á Valencia del Pó y no pudo recobrarla,
porque acudieron al socorro los enemigos; mas en cambio impidió á éstos,
mandados por el Modenés y el príncipe de Conti, con varias y acertadas
combinaciones, que se apoderasen de Niza de la Palla, sitiada todo un
mes por ellos. Rindieron sin embargo á Mortara y los pequeños fuertes de
Varas y de Novi, y Fuensaldaña no pudo apoderarse de Borzello que de
nuevo tenía sitiada. Así hallaron por allí la paz nuestras armas.
Fuensaldaña, á pesar de que no cesaba de suplicar al Rey que hiciese la
paz á toda costa, dando sino el Milanés por perdido, supo mantener con
su firmeza por aquellas partes, no sólo nuestro dominio, sino también el
respeto de nuestras armas.

Mas donde verdaderamente lucharon con encarnizamiento durante el último
período de la guerra españoles y franceses, fué en las provincias de
Flandes y no poco en el interior de la misma Francia, al calor de las
disensiones. Allí fueron varios y continuos los sucesos, no pocas las
complicaciones; y para tratar de todo ello es preciso explicar y relatar
algunas cosas, que, tanto en España, como en Francia, ocuparon por largo
tiempo la atención de los Ministros y diplomáticos. Dejamos al príncipe
de Condé en Flandes, y en unión con nuestros capitanes. Dióle la Corte
de España, deseando utilizar sus talentos, título de Generalísimo y
tales consideraciones como obtenía el mismo archiduque Leopoldo. Puesto
al frente de un trozo de nuestro ejército con algunos regimientos
levantados por él para servir á su patria, y que ahora seguían su
bandera, recobró á Rethel y tomó á San Menehould dentro del territorio
francés.

Desquitóse de estas pérdidas Luis XIV, recobrando la importante plaza de
Bourg en Guyenne, mal defendida por D. José de Osorio que allí mandaba y
reduciendo á su obediencia á Burdeos, puesto en armas por el príncipe de
Conti, al calor de una armada que al mando del barón de Batteville y del
marqués de Santa Cruz se dejó ver á la embocadura del Garona. Teníamos
ocupados muchos puestos á la embocadura del río y sin duda no cediera la
ciudad de Burdeos al enemigo si Lormont que la aseguraba, no hubiera
sido vendida á Mazzarino por la guarnición irlandesa que allí tenía
España. Con Burdeos tornaron á obedecer á su rey Livourne, Perigueux y
otras plazas, no poco revueltas también por aquellos días, en las
provincias occidentales de Francia. Al Oriente por la parte de Flandes,
el príncipe de Condé, el conde de Fuensaldaña, y el duque de Lorena,
salieron á campaña con hasta veinticinco mil hombres, recorrieron las
riberas del Soma y sitiaron la plaza de Rocroy, de funesta memoria;
guardaron esta vez los desfiladeros vecinos de forma que no pudiese
venir el socorro, y por fin la rindieron. Poco faltó para que se
malograse esta empresa por la discordia que sobrevino entre el Príncipe
y el de Fuensaldaña. Acudió á componerlos, desde Bruselas, el mismo
archiduque Leopoldo, y no tardó en disputarle el de Condé con el título
de Generalísimo, que tenía ciertas preeminencias, por manera que tomó
aún mayores proporciones la discordia. Medió el duque de Lorena y se
terminaron las diferencias; pero á los pocos días fué preso el propio
Duque y enviado á España.

Ocasionó esto grande y más peligrosa discordia; algunos regimientos
loreneses se pasaron á los franceses; muchos soldados y capitanes
sueltos hicieron lo mismo, y del resto de las tropas auxiliares del
Duque se confiaba tan poco que apenas se sacó de ellas partido alguno.
Sin embargo, continuaron al servicio de España gobernadas por Francisco,
hermano del duque Carlos. Acusaban al Duque de mantener inteligencias
con Francia, y de andar en tratos de paz con aquella potencia; mas esto
no estuvo nunca bien justificado. Y cierto que la conducta del duque
Carlos no era para engendrar tales sospechas; él había abandonado el
partido de Francia por el partido de la casa de Austria; la había
servido eficazmente por su persona y con sus súbditos contra todo género
de enemigos, y había empleado en su provecho sus talentos militares, que
eran grandes y la sangre de sus soldados; había perdido por ella su
hacienda y estados. Ni el Imperio antes ni ahora España, tuvieran
mejores aliados, y principalmente esta última, por la cual, aun viéndola
en tanta decadencia, luchaba heroicamente en Flandes. Dícese que entibió
su ardor en los últimos tiempos; mas para olvidar tantos servicios y
castigarle tan duramente, era preciso que más que tibieza se advirtiera
en él clara defección. Y aun así y todo sería de dudar si á un Príncipe
soberano, aliado nuestro, y no vasallo ni feudatario, podíamos sin
justicia castigarle porque se fuese de nuestro partido. Mas el hecho fué
que Fuensaldaña, en quien descansaba entonces nuestra Corte todos los
negocios de Flandes, recibió órdenes reservadas para ejecutar la
prisión; que la hizo con gran sigilo, sin que el Archiduque pusiera de
su parte más que la confirmación de tal medida, y que vino á España,
donde, encerrado en el Alcázar de Toledo, estuvo maldiciendo nuestra
ingratitud hasta la conclusión de la paz.

Entre tanto se perdió Stenay, una de las plazas rebeldes contra el Rey
de Francia por el lado de Flandes. Para distraer á los franceses de
aquel sitio se emprendió el de Arras, que nos fué muy funesto por la
división de los capitanes y el desorden del ejército, de ella y la
prisión del de Lorena ocasionado. Era el ejército de hasta doce mil
infantes y diez mil caballos. Mandábanlo el archiduque Leopoldo y el
príncipe de Condé, los cuales atacaron tan mal la plaza, que en
cincuenta días no lograron aportillar los muros. Su línea de cinco
leguas de circuito tardó tanto en cerrarse, que hubo tiempo de sobra
para que las abasteciesen los franceses y reforzasen su guarnición.
Luego los mariscales de Turena y de la Ferté, con diez y ocho mil
hombres escasos, acudieron á levantar el cerco, situándose á media legua
de la plaza. Propusieron unos capitanes ir á atacarlos, otros mantenerse
en las líneas; y el ejército francés recibió, al mando del mariscal de
Hocquincourt, un gran refuerzo. Todavía era posible sorprender á este
último por tener separado su campo del de Turena con notoria
imprudencia; mas no pudieron ponerse de acuerdo tampoco nuestros
capitanes. Pasaron días, nuestro ejército se desatentó y se debilitó
sobremanera, y al fin Turena, bien tomadas sus disposiciones, embistió
por todas partes nuestros cuarteles. Fué forzado casi sin defensa el
cuartel de los loreneses, y con muy poca el de españoles, que mandaba D.
Fernando de Solís, y se comunicaron los enemigos con la plaza; entonces
el Archiduque con algunos cabos y poca gente se retiró á Douay; el
príncipe de Condé con el General de la caballería española y la mayor
parte del ejército se vino en buen orden á Cambray, y Francisco de
Lorena amaneció en Valenciennes fugitivo. Perdióse la artillería y
bagajes. Consecuencia de este descalabro fué el que Turena recobrase en
Francia á Quesnoy, la Chapelle y otras plazas, y rindiese, á pesar de su
esforzada defensa, la importante plaza de Landrecy, sin que el príncipe
de Condé pudiera recobrar lo perdido.

Acabó de disgustar también aquel revés al archiduque Leopoldo, harto
disgustado ya con la falta de recursos y con la confianza que la Corte
de Madrid hacía en Fuensaldaña, el cual gobernaba verdaderamente todas
las cosas en mengua suya, y solicitó que se le dispensase del cargo.
Eran entonces los principios del año de 1653, y nuestra Corte, viendo
cuán poco adelantaba con la alianza de Condé y sus parciales,
atribuyendo no sin razón mucha parte al poco concierto de los generales,
oyó bien la solicitud del Archiduque y determinó enviarle sucesor
apartando de allí á la par al conde de Fuensaldaña, ya mal visto de
muchos. Habíase granjeado el archiduque Leopoldo el amor de los pueblos,
que habían de sentir naturalmente su ausencia; necesitábase reemplazarle
con persona de autoridad bastante para que no se le echase tanto de
menos, y al propio tiempo era evidente que, sin autoridad y sin
conocimiento de las armas, no podía haber gobernador que bien lo fuera
donde estaba el príncipe Condé. Todo esto hizo recaer la elección en D.
Juan de Austria, que estaba casi ocioso en Cataluña.

Fué con efecto D. Juan á desempeñar su cargo, no sin padecer antes en la
mar muchos azares, y con él, para acompañarle en el mando, se destinó al
marqués de Caracena D. Luis de Benavides, entrando en lugar de este á
gobernar á Milán el conde de Fuensaldaña, como atrás hemos visto. Dieron
los nuevos capitanes en Flandes excelente comienzo á su Gobierno.
Sitiaban los mariscales de Turena y de Ferté la gran plaza de
Valenciennes con un ejército de treinta mil hombre y mucha y buena
artillería: defendíala D. Francisco de Meneses, su Gobernador, con
extraordinario esfuerzo, de manera que los enemigos no adelantaban un
punto. Pero sin embargo, D. Juan de Austria con Caracena y el príncipe
de Condé, determinaron socorrerla, y lo ejecutaron felicísimamente.
Estaban los Mariscales franceses acampados, el uno en una y el otro en
otra de las orillas del Escalda, que baña la ciudad, á fin de
estrecharla por todas partes. D. Juan y el de Condé rompieron las
exclusas en Bouchain, é inundaron ambas riberas del río, de suerte que
no era posible caminar por ellas. Al mismo tiempo se pusieron en marcha
por terreno seco hacia el cuartel del mariscal de la Ferté: llegaron
sonada la media noche y lo embistieron, de manera que en un momento lo
arrollaron todo, poniendo á los franceses en completa derrota.

Tuvo el marqués de Caracena la gloria de ser el primero que plantase
nuestro estandarte sobre las trincheras enemigas. No pudo Turena enviar
á su compañero refuerzo alguno, porque no consentía el paso de los
infantes y caballos la inundación de la ribera, y así todo el trozo de
ejército de la Ferté fué destruído. Siete mil cadáveres quedaron en el
campo de batalla, y cuatro mil prisioneros, entre los cuales se contaban
el mismo la Ferté, y hasta sesenta y siete capitanes de menor cuenta;
todo el bagaje, artillería y banderas vinieron á poder nuestro. Turena
entonces tuvo que alzar el cerco y retirarse en buena ordenanza. Fué el
fruto de esta victoria la toma de Condé, con lo cual se terminó la
campaña de 1656. Para la siguiente tuvieron ya que luchar D. Juan de
Austria y Condé con un nuevo enemigo. Este era Cromwel, protector de la
República de Inglaterra.

Aquel príncipe de Gales, que estuvo para ser cuñado de Felipe IV, tan
rencoroso con España siendo ya Rey, había muerto en un cadalso á manos
de sus propios vasallos, con el nombre de Carlos I. El pueblo inglés,
puesto en armas contra su Rey, después de vencerle y degollarle, depuso
sus iras y se entregó á merced de aquel afortunado aventurero. Cromwel
fué más tirano que nunca lo hubiese sido Carlos I, y el pueblo, como
suele suceder, llevó ahora con paciencia cosas mayores que las que antes
pusieron las armas en sus manos. Europa, ocupada en aquellas
encarnizadas luchas entre católicos y protestantes, entre la casa de
Austria y sus enemigos, no prestó grande atención en los principios á
aquellas turbulencias; aun hubo naciones, como Francia, que
contribuyeron á exacerbarlas para tener distraída á Inglaterra y otras,
como España, que celebraban en secreto las amarguras del rey Carlos,
recordando las ofensas que le debían. Ni aun llegado el trance de la
muerte de aquel desdichado Príncipe, lloraron los demás Príncipes tanto
como debieran el ejemplo fatal que se ofrecía á los pueblos, y la
lección que acababa de escribirse en la historia, atentos sólo á lo
presente. Ciegos con sus odios, y desvanecidos con sus empeños, antes se
pararon á ver el partido que podían sacar de tal acontecimiento, que no
las consecuencias que de él habían de deducir y recoger los tiempos
futuros. Así unas primero, otras después, todas las Potencias fueron
reconociendo á la República inglesa.

Señalóse España por haber sido en esto la primera. Verdaderamente en el
punto en que estaban las cosas, luchando á solas contra Francia y
Portugal, la alianza de los ingleses podía reputarse, no sólo por útil,
sino aun por necesaria. Imaginó D. Luis de Haro aprovechar el despego
con que en los días que siguieron á la muerte de Carlos I miraban todas
las naciones á Cromwel para solicitar su alianza, y por lo mismo se
apresuró á reconocerlo. No se descuidaron Portugal y Francia en entablar
iguales negociaciones, y entonces el astuto Cromwel comenzó á prevalerse
del deseo de tales Potencias para entretenerlas á un tiempo, hoy dando,
mañana quitando esperanzas, ya inclinándose á una, ya á otra, con el
objeto de sacar más ventajas de su alianza. Hubo, pues, en Londres, una
larga lucha diplomática, en la cual el marqués de Leyden y D. Alonso de
Cárdenas, Embajadores nuestros, ordinario el uno, el otro
extraordinario, hicieron desesperados esfuerzos por traer al astuto
protector al partido de España, y aun pudiera decirse que humillantes.
Mas en tanto que se afanaban por lograr la amistad del protector,
aconteció en Madrid un desagradable suceso.

Fué el caso, que habiendo enviado Cromwel á nuestra Corte con título de
residente á Antonio Ascham, uno de los más decididos parlamentarios y
parcial suyo, al día siguiente de su llegada fué asesinado en su propia
casa por cierto inglés realista, de los acogidos á nuestro suelo,
queriendo castigar en él la parte que había tomado con su voz y voto en
el suplicio de Carlos I. Sintiólo mucho nuestra Corte, y titubeó algún
tiempo entre la aprobación que el hecho de aquel realista le merecía y
la amistad de Cromwel, deseando hallar medio de conciliar ambos afectos:
para ello se dió tiempo al agresor á que se acogiera en sagrado, y luego
se dieron órdenes rigurosas á un alcalde de Corte de que lo redujese á
prisiones. No entendió el alcalde las ocultas miras de la Corte, y lleno
de indiscreto celo puso tales asechanzas al inglés y se valió de tales
amaños, que logró sacarlo del sagrado, poniéndolo á disposición de los
Tribunales. Entonces estos no pudieron menos de condenarle á muerte; y
la Corte, aunque llena de dolor, no tuvo aliento para renunciar á la
amistad de Cromwel, y dejó ejecutar la sentencia castigando
indirectamente al alcalde. Pero Cromwel, lejos de contentarse con tan
dolorosa satisfacción, no dejó de hacer cargos á nuestra Corte sobre la
muerte de Ascham, y no tardó en urdir contra nosotros una trama
miserable.

Era costumbre en Londres, que á la entrada de cada nuevo Embajador
asistiesen los coches y séquito de los demás Embajadores para honrarle;
y en tales casos se seguía en la colocación de los diversos carruajes el
orden de dignidad y grandeza que alcanzaban las naciones; de modo que
hasta entonces los de España habían ido siempre delante de los de
Francia. Llegó á Londres un Embajador de Suecia: salieron como siempre á
recibirle los carruajes de los demás, y caminando el del Embajador de
España como de costumbre, se le interpuso el carruaje del francés y pasó
adelante. Al punto los españoles de la servidumbre del Embajador
pusieron mano á las espadas y obligaron á los franceses á volver á su
puesto. Pero Cromwel, de acuerdo ya con ellos, tenía apostados por
aquellas inmediaciones un trozo de soldados, los cuales acudieron al
rumor de la pendencia, y so pretexto de poner en paz á españoles y
franceses, dejaron á éstos que pasasen delante. El asunto, aunque
parecía trivial y pequeño, no era sino de grande importancia en aquellos
tiempos de etiqueta diplomática, y el marqués de Leyden, hombre de gran
valor y carácter, que como General de la mar había ya defendido una vez
á Dunquerque de los franceses, se quejó duramente á Cromwel; mas no
obtuvo satisfacción alguna, y poco después, desesperando de lograr nada,
se volvió á Flandes.

No tardó en seguirle D. Alfonso de Cárdenas; porque Cromwel, quitándose
al fin la máscara, ajustó un tratado con Mazzarino, por el cual se
comprometió á declarar la guerra á España, embistiéndola con todas sus
fuerzas marítimas, y á dar seis mil hombres al Rey de Francia para
sitiar de nuevo á Dunquerque, plaza que tomada, debería quedar á
disposición de Inglaterra. No faltó allá durante las negociaciones quien
representase á Cromwel como más favorable á la nación la alianza de
España que no la francesa, á fin de mantener el equilibrio entre las dos
Potencias; pero el protector, con funesta sagacidad, se empeñó en
ponerse en contra nuestra. Decía con razón que Francia no tenía
colonias, ni navegación, ni comercio que pudiera ser presa de la armada
inglesa como tenía España; que la guerra contra Francia podía ser muy
gloriosa á Inglaterra, pero que no la proporcionaría provecho alguno, y
que la rica y abandonada herencia de España, con poca dificultad y
coste, si bien con menos gloria, estaba convidando al saqueo. No bien
fué conocido el Tratado, mandó Felipe IV que todas las mercadurías y
buques ingleses que hubiese en sus reinos, fuesen confiscados; pérdida
inmensa para aquella nación, y medida, si no justa porque no podía serlo
tal despojo, osada al menos y proporcionada al género de hostilidades y
daños que de Cromwel podían temerse. Este ordenó equipar al punto
armadas que atacasen á nuestras colonias y persiguiesen á nuestros
buques en todos los mares; pero en Flandes fué donde se sintieron los
mayores golpes.

Vinieron en los principios de 1657 á reforzar el ejército del mariscal
de Turena seis mil ingleses escogidos de los veteranos de la revolución,
al mando del coronel general Renols, caudillo muy nombrado en la guerra
civil. Ya D. Juan de Austria y el príncipe de Condé habían recobrado á
San Guillain, y forzado al enemigo á alzar el sitio de Cambray. Juzgóse
que la primera empresa de los enemigos aliados sería el sitio de
Dunquerque, y por lo mismo se metió Condé dentro de la plaza con
numerosa guarnición y escogida. Tal era en verdad el intento de Turena;
pero no osó, al saber las prevenciones, llevarlo á cabo, y fué á ponerse
sobre Bourbourg, plaza pequeña y mal defendida que rindió en horas. De
allí fué á San Venant y la tomó, y luego precisó á los nuestros á
levantar el campo de delante de Ardres; por último, sitió á Mardik,
fortalecida y guardada por los españoles, tomóla en ocho días, y la puso
en manos de los ingleses mientras que cumplía el Tratado rindiendo á
Dunquerque.

Ni tardó en conseguir esto con la ayuda poderosa de Inglaterra. Mediado
el año de 1658, una armada inglesa de veinte navíos de guerra cercó la
boca del puerto de Dunquerque, y seis mil ingleses más, también
escogidos y veteranos, al mando de milord Lokart, vinieron de Inglaterra
á reforzar el ejército de Turena. Repartiéronse luego los cuarteles, y
pronto estuvo aquella ciudad estrechamente sitiada por mar y tierra,
viniendo al campo el mismo Luis XIV para alentar á sus soldados. En
tanto halló medio el de Leyden, antes Embajador en Inglaterra, para
atravesar las líneas enemigas con alguna gente y socorros, y atendió con
mucho acierto y valor á defender la plaza. Los sitiadores metidos entre
ella y Furnes y Bergues y Niwport, que estaban en nuestro poder, no
podían recibir los bastimentos sino por la parte del mar; de modo que su
posición era peligrosa. D. Juan de Austria y Condé, con hasta quince mil
hombres, vinieron á agravarla, presentándose por el camino de Furnes
hacia las Dunas, distantes como tres cuartos de legua del campo; venían
con ellos el marqués de Caracena, el mariscal de Hocquincourt, del
partido de los Príncipes y el duque de York, hijo del desventurado
Carlos I, hermano del pretendiente Carlos II, y luego infeliz Rey de
Inglaterra, que estando al servicio de Francia se había pasado al de
España por causa de la liga ajustada entre aquella Potencia y Cromwel,
obteniendo de nuestra Corte el título de Capitán general de la armada
del Océano. Tal ejército y con tales capitanes, dejaba esperar que al
enemigo se le frustraría el intento de apoderarse de la plaza; mas no
sucedió así por desgracia. No creyeron ni D. Juan ni Condé que el
ejército anglo-francés viniese á ofrecerles batalla; porque encerrado
como estaba entre ciudades nuestras, una rota le habría traído á
perdición completa. Por otra parte, no tenían ellos todas sus fuerzas;
faltaba la artillería que habían dejado muy atrás por acudir más pronto,
y no poca parte de la infantería: por manera que á la sazón eran muy
superiores los anglo-franceses. Así, pues, no imaginando que los otros
viniesen á atacarlos, ni queriendo ejecutarlo ellos hasta tener
dispuestas todas sus cosas, estuvieron nuestros Generales dos ó tres
días sin emprender cosa de importancia, ocupados sólo en hacer
reconocimientos y facciones.

Uno de tales reconocimientos le costó la vida al mariscal
d'Hocquincourt. Mas Turena, que sabía que don Juan y Condé aguardaban
refuerzos, que no tenían artillería, y que eran entonces muy inferiores
en número, aprovechó hábilmente los momentos, y al amanecer de un día,
cuando nadie lo esperaba en nuestro campo, vino sobre él en orden de
batalla. Formóse apresuradamente nuestro ejército, apoyando su derecha
en aquellas mismas Dunas, tan fatales ya otra vez para nuestras
banderas, extendiendo el centro y ala izquierda por las arenosas
llanuras, testigos medio siglo antes de la rota gloriosa de nuestras
armas. Mandaba la derecha, D. Juan de Austria con los españoles; la
izquierda, el príncipe de Condé con sus regimientos propios y otras
tropas extranjeras, y éstas componían también el centro.

El marqués de Castelnau con los franceses, y milord Lokart, con la vieja
infantería inglesa, embistieron las Dunas, que eran, como hoy se dice,
la llave de la posición de los nuestros: defendiéronla los españoles con
valor; pero fué inútil, porque en la playa que se extendía entre las
Dunas y el mar no se había puesto alguna guarda, á causa de estar muy
alta la marea cuando se formó el ejército en batalla, y ahora bajando
la marea dejó abierto allí bastante espacio para que pasase un Cuerpo de
caballería francesa, el cual, cogiendo por la espalda á los españoles,
los puso en derrota. Deshechos éstos, lo demás del ejército no pensó ya
más que en huir, dejando tres mil hombres muertos en el campo, más en la
fuga que en la batalla, y muchos prisioneros. Debieron el triunfo los
enemigos á la infantería inglesa, si es que puede decirse que alguno
ganara allí la gloria; la verdad es que con la imprevisión de D. Juan de
Austria en no guardar la playa ó caleta entre el mar y las Dunas no
había lucha posible, era inevitable la derrota de nuestro campo.
Vergonzosa derrota esta segunda de las Dunas, y harto diferente de la
primera donde el honor quedó por los vencidos.

De resultas de ellas tuvo que capitular Dunquerque, mas no antes de que
muriese de sus heridas el valeroso marqués de Leyden; pasó á manos de
los ingleses, según lo pactado, y Link, Dixmunda, Gravelinas, Furnes,
Oudenarde, Ypré y otras plazas importantes abrieron luego sus puertas,
sin hacer las más resistencia al enemigo. Estos fueron los últimos
sucesos de aquella guerra en Flandes. D. Juan de Austria, aunque tan
culpado en aquella derrota, fué llamado á España para mandar el ejército
de Portugal, y en su lugar vino al Gobierno de Flandes el archiduque
Sigismundo, con gente de refuerzo que enviaba el Emperador; mas no hubo
ocasión de probar al nuevo capitán, terminada ya la guerra.

Una armada inglesa en tanto, compuesta de diez y siete bajeles de guerra
y muchos de transporte, con buenas tropas, al mando del almirante Pen y
del general Venables, se presentó delante de la isla de Santo Domingo.
Hecho el desembarco, la gente inglesa se dirigió á la capital; mas en el
camino fué detenida por los españoles que á toda prisa acudieron á la
defensa; y cincuenta mosqueteros, apostados en un bosque, hicieron de
modo que la pusieron en desorden, obligándola á retirarse á sus bajeles,
con pérdida de seiscientos muertos, trescientos heridos y doscientos
prisioneros. Pen y Venables, avergonzados y temerosos de volver á la
presencia de Cromwel con el cuento de tan impensada desdicha,
determinaron intentar nueva empresa, que fué harto más feliz para ellos.
Llegaron delante de la Jamaica, que estaba completamente desguarnecida y
sin armas, desembarcaron pacíficamente, y tomaron posesión de la isla.
Amagaron luego los ingleses á Cuba y Tierra-firme, sin fruto alguno.
Pero el almirante Blake, con una armada poderosa, vino á esperar delante
de nuestras costas los galeones del Perú, ricamente cargados como
siempre, mediado el otoño de 1656; y uno de sus segundos, Stayner, con
siete bajeles que mandaba, hallándolos en número de cuatro con otras
tres naves, á vista de la playa de Sanlúcar, que ya saludaban gozosos
después de tan largo y peligroso viaje, embistió furiosamente con ellos,
logrando tomar, después de una esforzada defensa, el que mandaba don
Luis de Hoyos, perdiéndose además dos de las naves en el combate.

Habíase formado en Cádiz apresuradamente una armada á cargo de D. Pablo
de Contreras para salir á buscar los galeones; pero se le dieron tales
órdenes de excusar la batalla, que por no desobedecerlas no pudo evitar
la pérdida. Fuera mejor para esto no disponer tal armada. Al año
siguiente, en la bahía de Santa Cruz de Tenerife, acometieron Blake y
Stayner otra vez á los galeones, y defendiéndose heroicamente sus
tripulaciones, diéronlos al fuego antes que rendirlos, perdiéndose las
riquezas y muchos hombres. No pudimos vengar estos daños de los
ingleses, y la muerte de Cromwell terminó dichosamente tales
hostilidades casi al propio tiempo que, abiertas de buena fe entre
España y Francia las negociaciones para la paz, se ajustó ésta con el
nombre de _Paz de los Pirineos_, acabándose aquella lucha tremenda y
decisiva que había durado veinticinco años.

Ya la Francia la deseaba, si no tanto como España, bastante al menos
para que corriendo el año de 1656 entablase en Madrid tratos que no
llegaron á buen término por ciertas condiciones que parecieron
inadmisibles. La principal era el matrimonio de la infanta María Teresa,
hija mayor de Felipe y heredera de la Corona, con el joven rey Luis XIV,
con lo cual se habrían juntado en una las Coronas de Francia y España.
No quiso Felipe IV dar oídos á semejante pretensión; antes pretendía
casarla con el archiduque Leopoldo de Hungría, que fué luego Emperador,
imaginando acaso reunir de nuevo el Imperio con España. Verdaderamente
el primer matrimonio era inadmisible. España no podía ni quería unirse
con Francia, que mucho más poblada y más próspera no habría tardado en
dominarla y convertirla en una de sus provincias; ni había apariencias
de que la Europa, que á tan duras penas consintió luego en que un
Príncipe francés viniese á ceñir esta Corona, tolerase unión semejante á
ningún precio. Pero el intento de reconstituir la colosal herencia de
Carlos V, juntando otra vez la Corona imperial con la católica, no era
menos aventurado, y señalaba bien á las claras cuánto el espíritu de
familia mantenido y avivado por el matrimonio de Mariana de Austria
imperaba en Felipe. Ello fué que el no haber obtenido Luis XIV la
Infanta por esposa prolongó dos años la guerra. Pero habiendo dado á luz
la reina Doña Mariana á fines de 1658 un hijo, el cual tuvo por nombre
D. Felipe y murió más tarde sin llegar á heredar la Corona y
desvanecidos por lo pronto los temores de unión de las dos Coronas,
volvieron á entablarse los tratos.

Acogiólos Francia con favor, porque su tesoro estaba de todo punto
exhausto, y muerto Cromwell no podía contar con la alianza de
Inglaterra, al paso que Holanda, los Príncipes alemanes y los potentados
del Imperio comenzaban á mirar su grandeza con la misma envidia y recelo
con que habían mirado la de España. Temió agotar sus fuerzas y exponerse
á perder todo lo ganado, y se apresuró á ceder algo discretamente. Así
se hubiera hecho en España cuando era tiempo de hacerlo. Ahora si
Francia necesitaba de la paz, júzguese cuánto la necesitaríamos
nosotros: estábamos ya sin aliento, sin vida; no quedaba sangre en
nuestras venas, ni oro en nuestras arcas, semejante la nave del Estado á
aquéllas desarboladas y sin timón, que sin poder moverse para esta ó la
otra parte, ni mantenerse fijas en un punto, son en el Océano miserable
juguete de los vientos y ludibrio de las olas. Tres meses duraron las
negociaciones para la paz entre D. Luis de Haro, Marqués ya del Carpio
por muerte de su padre, y conde-duque de Olivares por herencia del tío,
y el cardenal Julio Mazzarino, que á tan justo título podía jactarse de
haber dado cima á la obra de Richelieu. Fué el lugar de ellas una
casilla de madera construída de por mitad en una isla del Bidasoa,
llamada de los _Faisanes_, media legua de Irún, en la raya de España y
Francia, y que se supuso que pertenecía á ambas Coronas. Concertáronse
las negociaciones en ciento veinticuatro artículos que forman aquella
paz famosa de los Pirineos, tan importante en la historia de España. Por
ella cedimos á Francia, en el condado de Artoys, las ciudades de Arras,
Hesdin, Bapaume, Bethune, Liliers, Lens, el condado de Saint Pol,
Terouane, Pas y, en fin, toda la provincia menos Saint Omer y Ayre con
sus dependencias: en Flandes á Gravelingas, con los fuertes de la
Esclusa, de Felipe y de Tuttin, á Bourboug y Saint Venant; en el Haynaut
á Landrecy y Quesnoy; en el Luxemburgo á Thionville, Montmedi,
Dambilliers, Ivoy, Chavancy y Merville, y además Avennes, Filipeville y
Mariembourg. Por la parte de España cedimos también los condados de
Rosellón y Conflent ó Conflans, señalando por límites entre las dos
naciones la cima de los montes Pirineos; de modo que todo lo del lado de
acá quedase á España, y todo lo del lado de allá á Francia. Obligámonos
á restituir á Rocroy, Chatelet y Limchamp, plazas conquistadas en
Francia durante el último período de la guerra. Con estas pérdidas hay
que juntar la de Dunquerque, que tenía cedida Luis XIV á los ingleses.
Francia nos devolvió á cambio de estas cesiones el condado de Charolois
y las plazas de Borgoña, en Flandes Oudenarde, Dixmunde, Fournes,
Nerville sur la Lys, Menin, Commine, la Bassé, Bergues, Saint-Vinos y
otros fuertes y lugares sin importancia; en Italia á Mortara y Valencia
del Pó; en Cataluña á Rosas, Cadaqués, Urgel, la Bastida, Ripoll y el
condado de Cerdania.

No es fácil suponer ahora qué mayores ventajas pudieran obtenerse del
Tratado; quizá Francia persistiría en conservar las conquistas con que
más podía perjudicarnos, negándose á devolver las plazas y territorios
que más nos conviniesen. Pero hay harta ocasión á recelar que faltó
acierto en las negociaciones. Jamás pudiendo debimos abandonar el
Rosellón, y á cambio bien pudiera darse doble territorio en Flandes, con
que la Francia ganara más y nosotros perderíamos menos. El interés de
Francia, si la inclinaba á poner en el Pirineo su frontera meridional,
tanto ó más pudiera inclinarla á extenderse hacia el Rhin, que es su
natural frontera por la parte de Oriente y la más necesitada de defensa;
porque si detrás del Pirineo está España, detrás del Rhin está todo el
continente. Parece, pues, que si D. Luis de Haro hubiera sabido traer á
su pensamiento tales ideas, con más ó menos costa se hubiera alcanzado
algún concierto menos desfavorable. Ni fué el de ceder el Rosellón el
único yerro que se cometió en el Tratado: de las mismas plazas de
Flandes se cedieron también muchas de las más importantes, y se
recuperaron otras que no lo eran tanto y que desde luego podían darse
por perdidas. Acaso Mazzarino, hablando como vencedor al de Haro, le
forzó á aceptar aquella repartición absurda de plazas que nos daba las
del Franco Condado, aisladas é indefendibles de todo punto en la guerra,
al propio tiempo que nos quitaba tantas otras enclavadas en nuestras
provincias é indispensables para su mantenimiento.

Lo mismo este yerro que el anterior engendran naturalmente la sospecha
de que tanto como la mala fortuna de la guerra, nos perjudicó en el
Tratado la ineptitud de D. Luis de Haro. Tras de no tener este Ministro
suficiente talento para comprender los grandes y verdaderos intereses
políticos de España, era muy ignorante y de todo punto desconocía los
territorios y localidades. Así todo se le volvía, según cuentan, dar
largas á las negociaciones, poner estorbos, negar las cosas más
sencillas y desconfiar de Mazzarino. Éste, por el contrario, con alta
idea de las cosas de Estado y especial de los intereses y conveniencias
presentes y futuras de Francia, poseía además perfecto y minucioso
conocimiento de las plazas y territorios y de su importancia militar y
política. Sagaz y diestro á maravilla, sabía afectar indiferencia por
las cosas que más deseaba, y empeñarse en pequeñeces que el nuevo
conde-duque de Olivares le disputaba tenacísimamente; cedía luego, y á
la sombra de la aparente derrota, ganaba verdaderos y ricos triunfos.
Tal retrato hacen las historias de la época de los dos negociadores, y
cierto que confirma completamente nuestras sospechas: quizá perdió
España, como arriba decimos, tanto como por las armas en las
negociaciones del Tratado.

No salieron tampoco muy bien librados nuestros aliados el duque de
Lorena y el príncipe de Condé. El primero, preso ya en España por
desconfianza de su persona, y, por tanto, flojamente apoyado de nuestra
Corte, tuvo que demoler sus fortalezas y ceder buena parte de sus
Estados al Rey de Francia, quedando sujeto á más duro feudo que nunca:
en cambio recobró la libertad. El de Condé, aunque hidalgamente
defendido por D. Luis de Haro que quiso hasta hacerlo Príncipe
soberano, dándole algunas plazas en los Países Bajos, fué combatido de
tal manera por Mazzarino, su particular enemigo y émulo, que al fin tuvo
que consentir en humillarse al Rey y al Cardenal, pidiendo perdón de sus
últimos hechos. Y aun porque no perdiese sus dignidades y bienes hubimos
de dar la plaza de Avennes y sacar la guarnición española de Julliers
con otros partidos.

Más felices fueron naturalmente los aliados de Francia. Al duque de
Saboya tuvimos que restituirle á Vercelli y el lugar de Cencho; el
príncipe de Mónaco, Grimaldi, quedó libre del presidio español que
oprimía sus Estados desde el tiempo de Carlos V, y obtuvo que se le
devolviesen todos los bienes que en Nápoles y el Milanés se le habían
confiscado; el duque de Módena obtuvo que saliese de Correggio la
guarnición que allí solía haber de españoles. Sólo Portugal quedó en
abandono de todos los aliados de Francia, y eso en los protocolos, que
en la realidad fué luego otra cosa. Hizo Felipe IV este abandono,
condición indispensable de la paz, no sin razón por cierto. En vano el
francés propuso los más ventajosos partidos, llegando hasta á
comprometerse á devolver á España todas las conquistas hechas en la
guerra, con tal que el reino de Portugal fuese reconocido como
independiente. Felipe y D. Luis de Haro fueron inflexibles en este
punto, y Mazzarino tuvo que abandonar Portugal á su suerte en el
Tratado, declarando que lo hacía por no perpetuar la guerra, pues era
inevitable, de insistir en tal condición, el rompimiento de las
negociaciones. Sólo pudo recabar Luis XIV una amnistía completa para
todos los que hubiesen intervenido en los sucesos de Portugal,
semejante á la que acababa de concederse á los catalanes, con tal que
viniesen voluntariamente á la obediencia. Lástima que tal empeño en
recuperar á Portugal no se hubiese puesto antes, y que luego no se
hubiese llevado á cabo con más acierto y fortuna. Por último, se pactó
en el Tratado el matrimonio de Luis XIV con la infanta Doña María
Teresa, que era como la base y el sello de todo; ajustándose al propio
tiempo un convenio particular para las bodas, en el cual la Infanta
renunció completamente por sí y sus descendientes á la sucesión de la
Corona de España: renuncia que no tuvo efecto en adelante, y convenio
que sirvió para encender luego en España aquella larga y funesta guerra,
que trajo á un nieto de Luis XIV al Trono español.

Firmada y ratificada la paz de los Pirineos, y hechos los truecos de
plazas y satisfechas las más de las condiciones, se pensó en llevar
adelante el matrimonio. Vino el duque de Grammont á Madrid á pedir á la
Princesa; partió luego nuestro Rey con ella á la frontera francesa;
hiciéronse los desposorios en San Sebastián, representando el marqués
del Carpio y conde-duque de Olivares la persona de Luis XIV; entregóse
la Princesa á su marido en la raya de Francia, y allí mismo
conferenciaron privadamente Felipe y Ana de Austria. Solemne conferencia
aquella de los dos hermanos separados por tantos años, y, por tantos
aún, irreconciliables enemigos. Uno y otro tenían que referirse largos
disgustos, causados los más por el vicio de la galantería, que fué en
Ana de Austria como en Felipe muy poderoso. Amada por Richelieu, por
Mazzarino y por muchos de los principales señores de la Corte de
Francia, despreciando á unos, correspondiendo á otros, y engendrando con
ésto y aquéllo despechos y envidias, puede decirse que en todas las
turbulencias que afligieron á Francia durante su Regencia, tuvieron muy
principal parte tales aventuras. Pero Ana tuvo bastante discreción para
no entregar por afición el Poder sino á un hombre de alta capacidad como
Mazzarino, y Felipe lo entregó á confidentes y terceros indignos de
regir tan gran Nación como España. Así ésta perdió tanto con Felipe; y
Francia ganó tanto con Ana de Austria. Harto diferente en costumbres de
su padre y tía fué la infanta Doña María Teresa, que dió España á Luis
XIV en garantía de la paz. Cuéntase que este Príncipe licencioso dijo al
saber su temprana muerte: «es el primer pesar que me ha dado».
Separáronse las dos Cortes del Bidasoa, dejando consumado un matrimonio
que tan inmenso influjo había de tener en la suerte de España. Á D. Luis
de Haro, por la parte principal que había tenido en todos aquellos
sucesos, se le dió el título de la Paz, antes y después llevado por
otros.

Mas entre tanto que se continuaba y traía á término la guerra con
Francia, no estaba en abandono la de Portugal. Habíase puesto al fin,
después de diez y ocho años de inercia, la merecida atención en las
cosas de allá; pero fué tan tarde, que parecía todo inútil. Lo que había
que hacer ya no era una guerra de recuperación, sino de conquista;
porque al cabo de diez y ocho años el partido de España se había
desvanecido del todo, los Grandes se habían acostumbrado á obedecer á la
nueva dinastía, el pueblo la amaba ya y la miraba como suya, todas las
fuerzas del Reino estaban reunidas en derredor del Trono y tenía este
ya ejércitos de soldados viejos, armada y alianzas muy fructuosas con
Holanda, Inglaterra y Francia. Estaban, pues, totalmente mudadas las
cosas: y aun cuando el honor exigiese continuar la guerra y hacerla
formalmente, bien podía recelarse la inutilidad del empeño.

Si nosotros hubiésemos gobernado bien aquellos pueblos; si hubieran
estado unidos con nosotros por vínculos de amor ó de costumbres, como á
pesar de todo lo estaban los de Cataluña; si aquéllos como éstos
hubieran caído bajo una mano extranjera ó tiránica que los oprimiese más
con menos derecho, habrían podido fundarse razonables esperanzas en el
tiempo, esperando que la rebelión se confundiese á sí misma. Pero
Portugal no dejó de considerarse apenas como extranjero: había sido, si
no tan mal gobernado como el resto de la Monarquía, bastante al menos
para el vulgo, ignorante de los altos intereses que conciliaba la unión,
y los nobles, apasionados en sus agravios, pudieron desear ardientemente
el restablecimiento de las antiguas cosas: había sido, finalmente,
gobernado por el de Braganza, con dulzura y prudencia, ya que no con
grande acierto. La misma guerra que habíamos hecho en la frontera, toda
de saqueos, de robos y de exterminio, había acrecentado sobremanera el
odio de aquella nación á la nuestra, inclinándola más y más al partido
de la independencia.

Corría el año de 1658 cuando se imaginó hacer contra Portugal grandes
esfuerzos, y ya á esta sazón el duque de Braganza, Juan IV, y su hijo
Teodosio, eran muertos, sucediendo en el Trono D. Alonso, mozo de
estragadísimas costumbres y flaco juicio. Quiso Dios que ni aún esta
incapacidad del nuevo Rey viniese en provecho de España; y eso por causa
de una española, que fué aquella funesta Doña Luisa de Guzmán, mujer del
duque Juan de Braganza y madre de D. Alonso. Era aquella mujer entonces
quien con más bríos llevaba el nombre glorioso de Guzmán: ella impulsó á
su marido á levantarse en el Trono, y ahora sostuvo en él su hijo cuando
parecía que iba á desplomarse. Así fué que aun el calor que tomó ahora
la guerra, no partió tanto de España como de la altivez y atrevimiento
con que osó aquella dama amenazar nuestro territorio. Juntando un
ejército de hasta catorce mil infantes y tres mil caballos, con veinte
cañones y dos morteros, al mando de Juan Méndez de Vasconcellos, uno de
sus mayores privados y generales, emprendió el sitio de Badajoz. Pareció
increíble en Madrid el propósito, y se dudó por muchos días, hasta que
llegaron las nuevas de que las trincheras estaban abiertas y estrechado
el cerco. Metióse dentro de la plaza á abastecerla don Francisco
Tuttavilla, duque de San Germán, Capitán general de la frontera, con el
Maestre de campo general D. Diego Caballero de Illescas; eran el General
de la caballería D. Pedro Téllez Girón, ahora duque de Osuna, hijo del
que llamaron el Grande, y el General de la artillería D. Gaspar de la
Cueva, hermano del duque de Alburquerque. Comenzaron los portugueses por
embestir el fuerte de San Cristóbal á cierta distancia de la ciudad, de
donde fueron rechazados por el marqués de Lanzarote, D. Diego Paniagua y
Zúñiga, que allí mandaba. El de San Germán, logrando meter en la plaza
hasta cinco mil buenos infantes, se salió fuera á proporcionar el
socorro, dejando por Gobernador al Maestre de campo Móxica. Acometieron
furiosamente los portugueses; pero los de dentro rechazaron todos los
ataques y les obligaron á convertir el sitio en bloqueo. Y en tanto en
Madrid, cerciorada del caso nuestra Corte, avergonzada del atrevimiento
de los portugueses, y viendo que si Badajoz caía en sus manos, podían
penetrar sin estorbo hasta el corazón de Castilla, se determinó acudir
pronta y poderosamente al reparo. Hubo un Consejo, en el cual no
faltaron personas que opinasen porque el Rey saliese á campaña, entrando
en Portugal con el ejército; opúsose á ello el marqués del Carpio, D.
Luis de Haro, y más aún la propia indolencia del Rey; de suerte que se
desechó aquello que, ahora como antes, era lo más acertado.

Era D. Luis de Haro, aunque no mal intencionado, como sabemos,
celosísimo de su autoridad y receloso; recordaba que la salida del Rey
al ejército de Cataluña, fué de las mayores causas que hubo para que su
tío el Conde-Duque perdiera la privanza, y más que él tenía ya contra sí
á la reina Doña Mariana, como aquel tuvo contra sí á la reina Doña
Isabel. Tales motivos le hicieron opinar porque el Rey no fuese al
ejército; y prevaleciendo su parecer, se ofreció él mismo á acudir á la
empresa, aunque nunca hubiese andado en ejércitos ni entendiese de
gobernarlos. Consintió el Rey en el propósito del Méndez de Haro, y éste
comenzó á toda prisa á juntar fuerzas; y como no reparaba en los medios
ni en la calidad de la gente, sacándola por fuerza de los cortijos de
Castilla, sin darla ninguna orden ni enseñanza, pronto tuvo bajo sus
órdenes hasta ocho mil infantes y cuatro mil caballos, con los cuales se
juntaron luego dos mil caballos que sacó de la plaza el duque de San
Germán para atender al socorro. Marchó este ejército la vuelta de
Badajoz; mas se encontró al llegar con que el enemigo, no osando
esperar, había alzado el cerco, hallándose tan disminuído que apenas
contaba ya con once mil combatientes. Entonces el del Carpio y Olivares,
achacando á propia gloria lo que era efecto de la buena defensa de la
plaza y de los padecimientos de los sitiadores, cobró alientos para
pasar la frontera y poner sitio á la plaza de Elvas.

Defendióla vigorosamente su gobernador Sancho Manuel durante mes y
medio, y dió tiempo á que con mucho trabajo juntasen los portugueses
nuevo ejército al mando del conde de Castañeda. Estaban las líneas de
Elvas regularmente fortificadas en cuatro cuarteles y sostenidas por
algunos reductos. Llegó á ellas el de Castañeda igual en infantería,
menor en caballería; pues sólo contaba con dos mil y quinientos jinetes,
y las embistió al alba de cierto día cuando los nuestros no esperaban
que osase allí acometerlo, y disputaban sobre si convenía ó no salir á
esperarlo. Estaba todo tan mal dispuesto, que mientras el grueso de la
infantería campaba al costado izquierdo, al costado derecho por donde se
dejó ver el enemigo no había más que veinte hombres en un gran fuerte y
hasta ciento cincuenta más á tiro de mosquete; en cambio, ostentábanse
numerosos los escuadrones de caballería. Al descubrir á los portugueses
sobre las trincheras fué cuando se envió por infantería; pero aún ésta
no se había puesto en movimiento, cuando ya los portugueses, arrollando
fácilmente á los veinte hombres del fuerte, habían tomado posesión de él
y de todas las trincheras de aquella parte. En vano el duque de San
Germán, á quien tocaba el puesto, quiso defenderlo; no teniendo con
quien, sólo logró que al primer encuentro lo hiriesen de un mosquetazo
en la cabeza con que lo derribaron. Acudió también el de Osuna con la
caballería; pero ésta era inútil para echar á los portugueses de
nuestros mismos reductos y líneas donde estaban situados. Entonces todo
fué confusión en nuestro campo; D. Luis Méndez de Haro, no bien oyó el
estruendo de la artillería, con proceder indigno de su noble raza, tomó
la fuga abandonándolo todo hasta los papeles del Ministerio; y aunque el
duque de Osuna, la Cueva, Móxica y los demás capitanes rechazaron en el
costado derecho á los portugueses y prolongaron por siete horas la
pelea, no pudieron ya mantener firmes sus escuadrones desconcertados,
sin plan ni aliento, y tuvieron que retirarse al fin con apariencias de
fuga (1659), dejando en el campo la artillería, bagajes y banderas,
cuatro mil muertos y hasta dos mil prisioneros. Debióse al valor del
Maestre de campo D. Rodrigo Móxica que se pudiera salvar alguna gente en
escuadrón formado. El y Osuna y otros cumplieron largamente con sus
obligaciones.

Debió una rota de tal naturaleza hacer morir de vergüenza al Ministro y
de cólera al Rey; mas ni uno ni otro hicieron demostración de cólera ó
de vergüenza. El privado no cayó de la gracia del Rey; y tanto fué así,
que inmediatamente le nombró para hacer aquellas paces de los Pirineos,
donde anduvo, como dejamos dicho, no más acertado que en lo de Elvas.
Menos desgraciada que por la parte de Extremadura fué por la parte de
Galicia la campaña de 1659, y aun pudiera decirse que gloriosa. El
marqués de Viana mandaba por aquella parte un pequeño ejército, que no
llegaría á cinco mil hombres, teniendo por Maestre de campo general á D.
Baltasar Pantoja y otros capitanes de cuenta á sus órdenes. Con estas
fuerzas pasó el Miño, no lejos de Valencia, y plantó del lado allá sus
cuarteles. Y habiéndole embestido el conde de Castel Melhor con fuerzas
portuguesas, que serían á poco más ó menos como las suyas, peleó dos
veces esforzadamente, principalmente la última, en que los contrarios
fueron rotos y obligados á refugiarse en las montañas de Coura.
Diéronnos estas ventajas el castillo de Lampella, situado en la misma
ribera del Miño, que en pocos días capituló; luego la importante plaza
de Monzao, defendida valerosamente por los portugueses durante cuatro
meses de asedio, y, por último, Salvatierra y el fuerte de Portello,
tomado por sorpresa. Hizo el de Viana estas conquistas contra la opinión
de la Corte, que, asustada con el suceso de Elvas, le ordenaba la
retirada. Pero no bien se supieron en Madrid, para darlas más
importancias y hacer olvidar lo de Elvas, se restableció el antiguo
Consejo de Portugal, suprimido ya por inútil, así como si de nuevo
tuviese que gobernar aquel reino. ¡Ridícula jactancia! En tanto no se
abrieron otras campañas, esperando á que llegase á España D. Juan de
Austria, llamado de Flandes después de la derrota de las Dunas, y
tomando el mando de un poderoso ejército nuevamente reunido, rematase de
verdad la conquista. Vana esperanza la que se edificaba sobre tal
caudillo, que tan pocas muestras había dado de ser el gran capitán que
necesitaba la empresa; pero como había asistido á la recuperación de
Nápoles y Cerdeña, se juzgó que en Portugal había de acompañarle la
misma suerte. Y como anduviesen ya muy adelantadas las negociaciones de
paz, se aguardó á terminarlas para disponer de todas las fuerzas.

Al fin en 1661 se resolvió hacer el esfuerzo final y supremo. Faltaba,
como siempre dinero, y como tantas veces, se determinó buscarlo
alterando el valor de la moneda, no escarmentados los Ministros con
tantos desengaños. La alteración que ahora se imaginó fué la más extraña
del mundo; porque consistía en repartir en cuatro cada pieza de cobre de
dos maravedís, y darle valor de ocho á cada trozo, echándole la cuarta
parte de plata. Hízose la mezcla, perdióse en ella cantidad de plata,
falsificóse al punto mucha de aquella moneda, echándola en lugar de
plata estaño, hubo la ordinaria confusión y carestía, perdióse mucho y
no se ganó nada; de suerte que se prepararon las cosas de la guerra con
la mayor escasez y penuria. Al mismo tiempo la mala suerte de nuestras
armas en los últimos años hacía pensar á la sazón en la necesidad de
reformar los ejércitos y mejorarlos antes de salir con ellos á campaña.

Así como en otros tiempos hervían los arbitristas financieros,
proponiendo delirios y cosas que parecían de burlas, á no andar escritas
en libros serios, sin poner en olvido la Hacienda, dedicábanse ahora los
ingenios arbitristas á curar los males de la milicia española,
pretendiendo cada cual con sus consejos hacerla invencible. Mas no
adoptándose ninguno de los buenos pensamientos que por acaso se
ocurrían, y afirmándose los errores que venían destruyendo de mucho
tiempo antes nuestra milicia, vino á suceder que cada día tuviese España
peores ejércitos.

El principal, destinado ahora contra Portugal, que había de entrar por
Extremadura al mando de D. Juan de Austria, con D. Diego Caballero de
Illescas por Maestre de campo general, D. Diego Correa por General de la
caballería, y Luis Poderico, el napolitano, y otros capitanes de nombre,
se componía de ocho mil novecientos infantes y cuatro mil novecientos
caballos. Mucha parte de los soldados eran alemanes, walones é
italianos, traídos de Flandes ó de Italia, ó levantados de nuevo en
aquellas provincias y en Alemania. Sólo en la caballería se hallaba
número considerable de españoles, porque en ella, contra el sentir de
los antiguos capitanes y las antiguas experiencias, se cifraba el nombre
escaso de nuestras armas, perdido del todo el de nuestra temible y
famosa infantería. Era la causa de que hubiese ahora en el ejército
muchos extranjeros, que D. Juan de Austria, incapaz de comprender las
buenas y las malas cualidades del soldado español, y por lo tanto
incapaz de remediar las malas, achacando á los españoles la pérdida de
batallas que él con su torpeza había perdido, traía á éstos
desacreditados en la Corte, sustentando que no había en sus pechos
bastante aliento, ni bastante robustez en sus brazos para el ejercicio
de las armas. Cosa increíble que tal hubiera quien pensase de la nación
que fué durante siglo y medio el terror del mundo por solo el valor de
sus armas; que hizo con sus almogávares temblar á Constantinopla,
conquistando la Grecia, que redujo á Sicilia, Nápoles y Cerdeña por
virtud del hierro y de la sangre de sus hijos, que contó entre sus
soldados á los de Hernán Cortés y á los del Gran Capitán, cuya
infantería no halló gente alemana que no devorase en Rávena, ni
esguízaros que pudieran resistirla en Pavía, ni franceses en San
Quintín, ni suecos en Nordlinghen que supieran disputarle el campo. Y
que tal se dijera cuando apenas eran pasados veinticinco años de aquella
última batalla tan gloriosa, y donde tan alto y tan superior al de todas
las demás naciones se señaló el valor de España; cuando quedaba todavía
alguno que otro soldado heroico de aquellos que vencieron en gloria á
sus vencedores mismos en los campos de Rocroy. «Hijos espurios--exclama
el marqués de Buscayolo, sabio escritor y valeroso capitán italiano--;
hijos--dice--espurios y monstruosos de España, que miden los ánimos
ajenos por su flaqueza, reprueban la suposición fundamental de mis
proposiciones con acusar de viles é impropios para armas tan esforzadas
sus nacionales. ¿Acaso estos últimos diez años han podido quitar las
inmemoriales, ingénitas y siempre continuadas leyes de la generosidad
española? No; que no obra tan precipitadamente la naturaleza. Son
argumentos de la ferocidad y menosprecio de la muerte que persevera en
los ánimos españoles las riñas y pendencias de las calles, pues ninguna
nación las ejerce con mayores bríos, particularmente con espadas y
rodelas. Es necesario referir las calamidades de la Monarquía á otras
causas.»[21] Y tenía razón el ilustre italiano, y bien pudieron
ocurrírsele al D. Juan de Austria las propias reflexiones al ver tanto
valor mal gastado en este género de combates, y tan poco empleado en las
fronteras; y al ver cuán deshechos andaban los antiguos tercios, cuán
perdida la disciplina, cuán olvidado el buen concierto y arte de los
ejércitos. Generales como él, sin otra prenda que el valor de un buen
soldado y el ser hijo del Rey, capitanes elegidos, no en alguna escuela
militar ó después de largos servicios, sino buscados al improviso entre
los fanfarrones y acuchilladores de profesión de la corte, confundiendo
el valor personal con el conjunto de dotes y calidades necesarias para
el mando, ó acaso tomados entre los amigos y clientes de los cortesanos,
sin tener para nada en cuenta su aptitud ó capacidad, soldados sin
instrucción ni práctica, enganchados en la más vil chusma ó
tumultuariamente recogidos en los campos de Castilla, no podían componer
ejércitos que sostuviesen el honor de nuestro nombre. Hubiéranse
restablecido las antiguas costumbres militares, la antigua honra, el
antiguo estímulo, la antigua severidad en repartir los empleos y en
distribuir las recompensas, y la infantería de España hubiera tornado á
ser lo que fué, y en vez de avergonzar á D. Juan de Austria por su
flaqueza, hubiera debido él avergonzarse de mandar con tan pocos títulos
tan noble gente.

     [21] Opúsculos del MARQUÉS DE BUSCAYOLO.

El segundo ejército de los destinados á recuperar á Portugal se puso á
la parte de Castilla. Dióse el mando al duque de Osuna, D. Pedro Téllez
Girón, con don Juan Salamanqués por Maestre de campo general. El número
pasaría de cinco mil infantes y mil caballos, una sexta parte soldados,
los otros paisanos de la comarca, quitados como se solía hacer, entre
pastores y villanos. El tercer ejército, que era el de la parte de
Galicia, quedó como estaba, á cargo del marqués de Viana, Capitán
general de aquel reino, con la misma gente ó poco más ó menos que tuvo
en las anteriores campañas. Debía el primer ejército emprender la
conquista, mientras los otros hacían diversiones cada uno por su parte,
sin meterse en grandes empeños. Juntóse además una pequeña armada con
los pocos bajeles que quedaban, cuyo mando se dió al duque de Veraguas
para que tomase la mar é impidiese los socorros, dando calor á la par á
cualquier movimiento favorable que pudiera declararse por dentro del
reino. Así dispuestas las cosas, se comenzó la campaña. Pero antes Doña
Luisa de Guzmán, espantada de tales preparativos, juzgándose
verdaderamente abandonada de las demás naciones por las paces de Munster
y de los Pirineos, propuso á nuestra Corte partidos de avenencia y
concierto. Dicen algunos que estos partidos no parecieron admisibles por
muy soberbios; mas otros afirman, por el contrario, que hizo
proposiciones verdaderamente humildísimas y demasiadas. Aveníase según
éstos á reconocer al reino de Portugal como feudatario de Castilla,
pagando cada año por feudo gruesas sumas, naves y gente de guerra. No
siendo admitido, añádese que propuso otro más ventajoso, y fué ceder á
Castilla todo el reino, quedándose solo con el rincón de Algarbe. Pero
ni aun esto fué admitido; tanta se supone que era la confianza que había
en la reconquista, contentándose nuestra Corte con ofrecer que
devolvería á la casa de Braganza sus bienes y el Virreinato perpetuo de
Portugal.

No parecen probables tales propuestas de parte de la esforzada Doña
Luisa; y ello es que no tardó en renunciar á toda plática de paz.
Estaban los ingleses ya aliados con ella, y no tardaron en estrechar más
y más esta alianza por el matrimonio del nuevo rey Carlos II repuesto
en el trono de su padre después de la muerte de Cromwel, con su hija
Doña Catalina; y los franceses, deseosos de quitarnos la fuerza de la
unidad sin acordarse de lo prometido en los tratados ni tener cuenta con
los juramentos y compromisos tan cercanos, vinieron á asegurarla bajo
mano que no la abandonarían nunca. Permitiéronla en seguida levantar
regimientos enteros de sus naturales cada una de estas naciones,
enviándole á porfía oficiales y dinero; Francia al mariscal de
Schomberg, uno de sus mayores generales, para que tomase el mando de las
armas, con hasta doscientos oficiales y sargentos veteranos que
disciplinasen las tropas, cuatrocientos jinetes, y poco después
seiscientas mil libras de socorro; Inglaterra tres mil infantes, mil
jinetes veteranos y armas y bajeles. Bien que ésta última exigió en pago
que se le entregase á Tánger, como lo hizo en efecto la de Braganza
contra la voluntad de los vecinos; de suerte que tuvo que valerse de
aleves medios, y entre otros el de hacer caer en una emboscada de moros
á los más de aquellos que resistían la entrega.

Mal principio fué de las hostilidades el suceso de la armada del duque
de Veraguas, que fué destruída por una tempestad en las costas de
Andalucía antes de que pudiera hacer efecto alguno. D. Juan de Austria
en tanto con el ejército español entró en Portugal, rindiendo y
guarneciendo la pequeña plaza de Arronches. D. Diego Caballero recobró
en la frontera de Castilla la de Alconchel, y asoló la comarca por la
parte de Zafra; pero no se hizo más en aquella campaña por haberla
comenzado muy tarde. En 1662 entró D. Juan á sangre y fuego por el mismo
territorio. El ejército enemigo, inferior en fuerzas, no quiso venir á
batalla, y se mantuvo fortificado á vista de Estremoz, y D. Juan entró
por fuerza, y quemó á Villabom, tomó á Borba por asalto, y mandó ahorcar
al Gobernador, y en seguida emprendió el sitio de Xermeña. Esta plaza,
muy bien situada en una altura sobre el Guadiana, con buenas
fortificaciones y guarnición, se defendió esforzadamente; pero al cabo
de muchos días de sitio hubo de rendirse á partido sin que el conde de
Marialva y Schomberg, que mandaban el ejército de los contrarios,
osasen, aunque lo amagaron y publicaron, intentar el socorro.

Viéronse aún en este sitio algunas muestras del antiguo valor de los
tercios de España. Dado un asalto general á la plaza, los italianos
llegaron á las fortificaciones y supieron mantenerse valerosísimamente
en ellas; pero los españoles no fueron tan afortunados, y rechazados por
el enemigo, después de un sangriento combate, tuvieron que recogerse á
sus cuarteles. Entonces, los Maestres de campo y capitanes de nuestros
tercios y los soldados mismos, llenos de vergüenza al ver que los
italianos hubiesen hecho más que ellos, rogaron á D. Juan que les dejase
repetir el asalto, y no al amparo de la obscuridad como solía ejecutarse
este género de empresas para aminorar el riesgo, sino á la luz del sol,
donde pudiera ser más público su desagravio y más peligroso el trance.
Accedió D. Juan á la súplica, y al rayar el sol en el mediodía, subieron
nuestros tercios al asalto, y á costa de muchísimas vidas, con gran
valor y constancia se alojaron en el mismo lugar que los italianos.
Bizarría loable; pero lastimosa, porque se perdieron muchos valientes
cuyas vidas hubieran protegido las sombras, de darse el asalto como
correspondía. D. Diego Caballero asoló con su caballería, durante el
sitio, muchos lugares de enemigos, les causó infinitos daños, y rompió
algunos de sus escuadrones. Veyros, Fonteyra, Monforte y Azumar, cabeza
del condado de D. Francisco de Melo, ya difunto, vinieron á nuestro
poder sin resistencia: el Gobernador de Unguela, aunque hizo grandes
alardes de fiereza, se dejó sorprender sin algún esfuerzo; el de Ocrato
se defendió valerosamente, y de orden de D. Juan fué ahorcado como
rebelde.

Dieron los frutos de esta campaña mayores ánimos para la siguiente, y D.
Juan de Austria, con hasta doce mil infantes, seis mil caballos y
veinticuatro cañones la comenzó por el sitio de la importante plaza de
Evora. El enemigo, con once mil infantes y más de seis mil caballos,
número poco más ó menos igual al nuestro, se acercó con el intento de
hacer levantar el sitio; pero cuando llegó á avistar nuestras líneas
halló ya la plaza rendida. Un trozo de españoles se apoderó casi al
propio tiempo de Alcázar de la Sal, á poca distancia de Setubal.
Espantóse Lisboa, fué grande el terror en todo el reino, y por un
momento creyóse Portugal perdido, porque no había plaza que oponernos
hasta la misma capital. Entonces la de Guzmán dió orden á sus generales
de que nos diesen batalla á todo trance. Retirábase D. Juan á Badajoz
dejando ya guarnecida á Evora, no osando con ejército al frente igual en
fuerzas sitiar otra plaza, cuando orillas del río Degeba se encontró con
los enemigos y hubo un choque sin importancia, después del cual los
nuestros continuaron su retirada y los portugueses los siguieron
ansiosos por venir á formal batalla. No pudiendo excusarla don Juan se
empeñó al fin no lejos de Estremoz, junto al lugar de Ameyxial, una hora
antes de ponerse el sol. Ocupaba nuestra infantería unas colinas por en
medio de las cuales corría un canal ó valle angosto; allí puso D. Juan
la caballería y detrás el bagaje, y al pie de las colinas de uno y otro
lado del canal plantó sus cañones. Atacaron primero los contrarios, y de
una y otra parte se comenzó á pelear ferozmente con notable ventaja de
los enemigos, mas sin declararse del todo la victoria, hasta que la
noche que andaba tan cerca separó á los combatientes. Pero al amanecer
del siguiente día hallaron los portugueses por suyo el campo; el
ejército español había desaparecido. «Portugal en Evora, dice un papel
de aquel tiempo[22], destruyó la flor de España, lo mejor de Flandes, lo
lucido de Milán, lo escogido de Nápoles y lo granado de Extremadura.
Vergonzosamente se retiró S. A., dejando ocho millones que costó la
empresa, ocho mil muertos, seis mil prisioneros, cuatro mil caballos,
veinticuatro piezas de artillería; y lo más lastimoso fué, que de ciento
veinte títulos y cabos no escaparon sino cinco. Germán y D. Diego
Caballero ¿por qué huyeron dejando el estandarte de su Príncipe?»
Huyeron como huyó allí todo el mundo, porque estaba contra nosotros la
fortuna. D. Juan, aunque es cierto que no supo disponer las cosas como
capitán, se mostró pródigo de su persona, entrando pica en mano por los
enemigos á pie, porque ya le habían muerto dos caballos, y peleando
largo rato sin acordarse que ya casi nadie quedaba á su lado. Entonces
debió arrepentirse de haber fiado tanto de extranjeros, porque de ellos
era, como dijimos, gran parte de aquel ejército que huía de los enemigos
en tan breve tiempo de pelea favorecido de las tinieblas; y los que allí
mejor pelearon, fueron los hidalgos y títulos de Castilla, muriendo ó
sucumbiendo con honra.

     [22] _Semanario erudito._

Dió al enemigo la victoria el valor de la veterana infantería inglesa
enviada en ayuda de Portugal, criada en los campos de batalla de la
revolución y en los sitios de Flandes. Su pérdida llegó á cinco mil
hombres, y recordando la poca duración de la batalla, espanta el gran
número de muertos de una y otra parte.

Al punto se rindió Evora (1663), y luego otros lugares de los que
poseían los nuestros, y á la siguiente campaña osaron los enemigos
sitiarnos á Valencia de Alcántara. La plaza era flaca por sus
fortificaciones, pero defendida por D. Juan de Ayala Mejía, capitán muy
valeroso, con buena guarnición de españoles, el cual hizo tan heroica
defensa, que mató en salidas y asaltos más de mil hombres á los
enemigos, y se sostuvo hasta que, falto de municiones y sin ser
socorrido, tuvo que rendirse á honrados partidos. Propúsose librar á
esta plaza el General de la caballería D. Diego Correa, mas no pudo
lograrlo. Y en seguida, casi todos los puestos pequeños que habíamos
conquistado en Portugal, tuvimos que abandonarlos.

Mientras por la parte de Extremadura y el Alemtejo se peleaba con tan
poca fortuna, ofrecíannos las demás fronteras, mezclados con tal cual
ventaja, nuevos desengaños. El marqués de Viana entró por la parte de
Galicia en la provincia de Entre Duero y Miño y sitió la plaza de
Valencia del Miño; pero no pudo tomarla, porque el conde de Prado, que
mandaba á los portugueses con igual número de fuerzas, no le perdió un
momento de vista, apostándose en las inmediaciones de su campo; dióle
una embestida en la cual logró desordenar nuestra caballería; pero fué
rechazado con pérdida, y, sin embargo, al cabo de algunos días fué
preciso levantar el cerco volviendo á Galicia. Sucedió en el mando de
las tropas al marqués de Viana el Arzobispo de Santiago, D. Pedro de
Acuña, y por su orden tomó el Maestre de campo, general Pantoja, á
Castel-Lindoso, plaza bastante fortificada; bien que se perdió á poco
tiempo, sin que por aquel lado ocurriese cosa notable. Mas activo el
duque de Osuna, entró desde Ciudad-Rodrigo por la provincia de Beira, se
apoderó del fuerte de Valdemula por asalto, rindió el castillo de
Alberguería, y saqueó los pueblos del contorno, principalmente Soto,
Nava, Cuadra de San Pedro, Lajuncia, Malpartida, Vervenosa, Almosala y
Matadelobos, en la campaña de 1661. Vengóse el conde de Villaflor, D.
Juan Manuel, que mandaba la provincia de Beira por los portugueses,
haciendo en las tierras de Castilla mucho daño. Nada hizo el de Osuna en
la campaña de 1662 sino tomar la villa de Escallón; pero en la siguiente
no cesó de hacer diversiones al enemigo. Intentó sorprender á Almeida
por Escalada; y aunque no pudo conseguirlo, como le embistiesen la
retirada cerca de doce mil portugueses que habían acudido tanto de
aquella provincia como de la de Alemtejo y Miño, no obstante que se
hallaba con la mitad de fuerza, los rompió completamente con mucha
gloria suya y pérdida de los contrarios. Dióle aliento esta victoria
para emprender el sitio de Castel-Rodrigo. Llevó para la empresa tres
mil quinientos infantes, setecientos caballos y nueve cañones, é iban
en su compañía además de D. Juan Salamanqués, D. Antonio de Issassi,
Teniente general de la caballería, y el marqués de Buscayolo, que servía
con no menos valor que inteligencia. Salió de Almeida á estorbarles la
marcha Jacobo de Magalhaes con un buen trozo de caballos y algunos
infantes; pero D. Antonio de Issassi cerró con ellos de manera que los
forzó á ampararse de nuevo en sus muros; con esto se emprendió ya sin
obstáculo el sitio de Castel-Rodrigo, abrióse brecha, y se dispuso el
asalto.

Entonces se vió un suceso digno, aunque tan vergonzoso de ser
puntualmente recordado, porque explica cual andaban entonces nuestros
ejércitos. Defendíanse muy flojamente los de la plaza, y tanto que con
solo algunos disparos de artillería y el fuego de nuestros tiradores,
desampararon la brecha dejándola libre y abierta. Comenzó á subir á ella
el Maestre de campo D. Juan Flores con su tercio castellano; mas al
coronarla el Maestre con sus oficiales, se encontraron con que así como
por delante no veían enemigos, tampoco veían á sus soldados que habían
hecho alto al pie sin atreverse á dar un paso. Llamáronlos á ellos los
capitanes, pero fué en vano; no pudieron conseguir de aquella vil gente
que entrase por la brecha; y algunos más determinados que comenzaron á
subir para juntarse con sus oficiales, huyeron bien pronto al ver
reventar por allí cerca ciertas granadas disparadas de nuestro mismo
campo. Bramaban de vergüenza los oficiales, estimulaban á su gente por
todos los medios posibles; ruegos, amenazas, todo lo emplearon, y al
cabo de dos horas de inútil esfuerzo, tuvieron que ordenar la retirada
sin poder dar valor á aquellos villanos traídos de repente á formar
tercios desde sus rústicos y pacíficos ejercicios, ajenos al pundonor de
las armas y temerosos de un género de peligro enteramente desconocido
para ellos. No hubo tiempo para remediar aunque se pudiera tal
vergüenza, porque el Gobernador de Almeida, Jacobo Magalhaes, llegó al
día siguiente al socorro de la plaza con cuatro mil infantes y unos
seiscientos caballos y fué preciso levantar el sitio.

Á campo abierto nos esperaba mayor vergüenza todavía. Provocónos el
enemigo á batalla y fué preciso aceptarla. Formóse nuestro ejército en
lo alto de unas colinas que hacían un llano, donde podía jugar
cómodamente la caballería; el lado izquierdo apoyado en tres setos, y el
derecho inaccesible; por el frente corría un arroyo con un desfiladero
capaz solo de un hombre, y donde más de dos, para la subida. En esta
conformidad no podía dudarse de la victoria al parecer, porque la
posición de nuestro ejército era de las más fuertes. Embistió el enemigo
nuestra izquierda con su caballería, donde estaba el marqués de
Buscayolo con buena manga de mosqueteros al abrigo de los setos, y fué
rechazado con gran rociada de balas. Entonces rompió el fuego con su
mosquetería, mas desde tan lejos, que no pudo ofender á nuestros
escuadrones. Sin embargo, no puede decirse que improviso temor ocupase á
los infantes castellanos; no hay palabra con que explicarlo. Como si les
hubiera dado orden de arrojar las armas y huir en oyendo la primera
carga, así se pusieron en fuga repentinamente y sin ocasión,
atropellando á los oficiales y cabos que quisieron detenerlos. La
caballería, viéndose abandonada de la infantería, desapareció en un
instante. Quedó el de Osuna y quedaron todos los capitanes tan confusos
como quien despertando de un sueño profundo en que le parecía ver
numeroso ejército, al abrir los ojos se hallase solo. Y en tanto la
caballería portuguesa cargó á toda rienda para aprovecharse de aquella
impensada victoria; quedó preso el Teniente general de la caballería, D.
Antonio de Issassi, con otros muchos oficiales y hasta cuatrocientos
soldados; los muertos y heridos no llegarían en todos á cien hombres
(1663). Perdióse la artillería, el bagaje y todo, principalmente la
honra, y dispersos y acobardados llegaron á Ciudad-Rodrigo los capitanes
y el resto de la gente.

Esta derrota y la de Estremoz costaron los empleos á los dos Generales:
á D. Juan de Austria se le admitió la renuncia que hizo del mando del
ejército, ordenándole que se retirase á Consuegra, y el duque de Osuna
fué también separado. Quejábase el primero de que no se le enviaba el
dinero y los recursos que necesitaba para la guerra, por artes de la
reina Doña Mariana, que mirando ya en él un enemigo para el día en que
faltase su esposo, no quería que ganase la gloria de la recuperación de
Portugal. Y fuese esto verdaderamente, ó fuese solo amor exagerado á su
patria alemana, ello es que mientras el ejército de D. Juan carecía de
todo en Portugal, se enviaron al Emperador grandes donativos de dinero
para levantar tropas contra el turco que amenazaba, según decían, entrar
en armas en el imperio; y aún se obligó nuestra Corte á enviarle diez y
ocho mil hombres de socorro ó á dar bastante dinero para levantarlos y
mantenerlos en Alemania. Obligación necia, reprensible y casi indigna de
crédito, á no estar bien atestiguada. El duque de Osuna se quejaba de
que se le hubiera entregado á tales juntas de villanos sin dinero
tampoco ni recursos, comprometiendo el crédito de su valor y de su casa,
y no tardaron sus quejas en ser castigadas condenándole á estar preso y
á pagar cien mil ducados de multa por las contribuciones indebidas que
para mantener su hambrienta gente había sacado de los pueblos; bien que
fué absuelto. Lleno de noble pundonor el de Osuna, pidió al Rey que pues
era tan desgraciado como General, le dejara servir con una pica entre
soldados; mas no se le permitió tampoco. Soldado muy valiente y señor
muy amante de su patria fué este duque de Osuna.

Llamóse de Flandes al marqués de Caracena, D. Luis de Benavides y
Carrillo de Toledo, para mandar el nuevo ejército que había de formarse.
Vinieron de Flandes é Italia los restos de los tercios viejos, dejando
aquellas provincias sin defensa apenas. Juntáronse cuantos soldados
había disponibles en la Península, y de todo se hizo un ejército de once
mil infantes, ocho mil caballos y diez y seis piezas de artillería;
último ejército temible que pudiese reunir por aquellos tiempos España.
Por Maestre de campo general quedó D. Diego Caballero de Illescas;
mandaba la caballería española D. Diego Correa, la extranjera el
príncipe de Parma, Alejandro Farnesio, y un cierto D. Luis Ferrer la
artillería. Era el marqués de Caracena hombre de gran valor como todos
los capitanes que entonces hubiese en España, pero de más reputación que
talentos militares; habíase conducido medianamente en Italia, y luego en
Flandes se había opuesto á algunas de las disposiciones que nos habían
sido tan funestas; esto y la amistad de D. Luis de Haro, que mientras
vivió no dejó de loarlo en la Corte, fué causa de que se echase mano de
él en tales circunstancias, mirándole como el salvador de la patria.

No justificó ciertamente el de Caracena tales esperanzas. Salió de
Badajoz con su gente y fué á ponerse sobre Villaviciosa; tomóse la
ciudad, pero no el castillo; y cuando se trataba de la expugnación, el
marqués de Marialva y el conde de Schomberg que mandaban á los
portugueses, aparecieron determinados á hacernos levantar el cerco. No
hubieron de esforzarse mucho, porque Caracena, lleno de vanidad, deseaba
tanto la batalla, que solía decir que antepondría siempre la
incertidumbre de ella á la cierta conquista de Villaviciosa. Apenas
avistó á los enemigos, contra el parecer de los más expertos capitanes
que opinaban que los esperase en sus posiciones, que eran tales que no
podían menos de proporcionarle la victoria, alzó el campo y fué á
encontrarlos. Hallólos cerca de un lugar llamado Montes-claros, media
legua de Villaviciosa, muy superiores en infantería, pues subía la suya
á doce mil hombres, cuando la nuestra con la que había quedado al
resguardo de las líneas, no pasaba allí de seis mil; inferiores en
caballería. Pero tenían los enemigos tomado ya tal puesto, que no pudo
obrar nada nuestra caballería y solo la infantería se arrojó al combate
contra el número doble de los enemigos. No hubo más que una descarga, y
en seguida se arrojaron unos y otros á pelear pica á pica. Componíase la
infantería contraria de portugueses, franceses é ingleses; la nuestra de
italianos, alemanes y españoles, y de una y otra parte se peleó con
tanto furor, que los nuestros quitaron dos veces el puesto al enemigo, y
éstos por otras dos veces lo recobraron, hasta que después de siete
horas de pelea, viendo el de Caracena que iba consumiéndose sin fruto su
gente, ordenó la retirada. Hízola en muy buen orden, sin que los
enemigos, por miedo de su caballería, tan numerosa y casi intacta,
osasen de perseguirle; pero tuvo que abandonar casi toda la artillería
por no poder arrastrarla, y la mayor parte del bagaje. Dejamos cuatro
mil hombres en el campo muertos y heridos, no siendo mucho menor el
número en los enemigos, y hartos prisioneros, entre los cuales se contó
el Capitán general de la caballería española D. Diego Correa. Caracena
con el resto del ejército se retiró á Badajoz (1665), desde donde
solicitó refuerzos, diciendo que el éxito de la batalla era tal, que de
enviárselos nunca había sido más fácil aquella conquista. Arranque de
vanidad ridículo, aunque fué verdad que los enemigos quedaron casi tan
destrozados como nosotros en la batalla.

Por los propios días salieron de Cádiz algunos bajeles contra las costas
portuguesas al mando del duque de Aveiro, uno de los Grandes más
poderosos de Lisboa que acababa de venirse á nuestro partido, y no logró
otro efecto que la conquista del islote de Berlinga, y la del fuerte de
Baleyers, siendo rechazado delante de Sagres. Se había pretendido formar
una armada respetable haciendo un tratado con cierto comerciante de
Génova llamado Hipólito Centurione, que por subido precio debía
facilitarnos á punto de guerra los bajeles; mas el Gobierno de aquella
república no quiso consentir el armamento, previendo ya las desdichas
que había de acarrearle su fidelidad á España.

Estos sucesos llenaron de profunda tristeza el corazón de Felipe IV.
Aleccionado al fin por la experiencia, comprendió que en Estremoz y
Villaviciosa había perdido definitivamente el trono de Portugal. Así fué
que al recibir la nueva de esta última batalla, dijo con acento
doloroso: «hágase la voluntad de Dios», y cayó acongojado. Ya su edad de
sesenta años no le permitía desvanecer las inquietudes del ánimo; y
asomaron en él de pronto los desempeños y remordimientos de la vida
pasada, más poderosos que nunca. Si otras veces halló medio de olvidar
las desdichas, si halló placeres y deleites con que perturbar sus
sentidos, ya el cansancio de los años le ofrecía desnudo el dolor, al
paso que le velaba el consuelo. En vano se amontonaban á sus ojos los
placeres. Corriendo el año de 1657 le dió el marqués de Heliche una
comedia en la Zarzuela que costó diez y seis mil ducados; hubo luego una
comida de mil platos. «Para que el gusano de seda no se muera al
encapotarse el cielo y echar bravatas así de los truenos como de los
rayos que arroja, el remedio único es tocar guitarras, sonar adufes,
repicar sonajas y usar de todos los instrumentos alegres que usan los
hombres para entretenerse: esto acontece con el Rey.» Tal decía, con
harta verdad y menosprecio de Felipe, el autor de los _Avisos_ inéditos,
D. Gerónimo de Barrionuevo. Ni ya tenía queridas, ni tenía siquiera
amigos. D. Luis de Haro, en quien puso algo del grande amor que tuvo al
Conde-Duque, depositando en él sus confianzas, había muerto en 1661, y
ni D. Baltasar Moscoso, Arzobispo de Toledo, ni el duque de Medina de
las Torres, ni el viejo conde del Castrillo, D. García de Avellaneda,
que se repartieron el despacho de los negocios después de la muerte de
Haro, llegaron tan adentro en su confianza que pudieran aliviarle como
él en aquellas horas de remordimientos y de melancolía.

Acrecentóle esta no poco la conducta del hijo primogénito de su último
amigo D. Luis de Haro, que era el marqués de Heliche, D. Gaspar de Haro
y Guzmán, joven de harta más ambición que talento, de vida desordenada y
licenciosa, dado á maneras y costumbres extranjeras, y despreciador de
las nuestras, el cual, resentido malamente porque no hubiese recaído en
su persona la privanza del padre, ofreció por aquellos años una prueba
más de cuán puerilmente jactancioso fuera decir que la tierra de España
no hubiese criado hasta nuestra edad regicidas. Propúsose matar al Rey
con todos los de su séquito cuando asistiese en el teatro del Buen
Retiro, del cual era ó había sido director hasta entonces; y al efecto
compró á precio de oro ciertos asesinos que escondiesen debajo del
pavimento un barril de pólvora para ponerle fuego durante el
espectáculo. Logrado por los asesinos el poner á punto el barril, todo
lo demás era de ejecución no ardua; de modo que sin duda hubiera llegado
á término la trama, á no descubrirla uno de los iniciados en ella.
Fueron al punto presos todos los culpables, y, averiguado el caso,
pagaron con la vida su crimen algunos de ellos. Pero el Marqués, que era
el más criminal de todos y el que mayor castigo debía tener, no padeció
otra pena que la de estar detenido algunos meses, porque el Rey, más
aquejado de dolor que de cólera, le perdonó en memoria de su padre
(1663). El Marqués agradecido, y avergonzado, se fué al ejército,
sentando plaza de soldado particular, donde con gloriosos servicios lavó
algo la mengua que había hecho recaer sobre su persona el haber
intentado tan gran crimen por tan liviano motivo[23]. Mas el Rey que
había visto contra sí la sangre de su amigo y que en pocos años había
mirado tramarse dos conjuraciones contra su vida en la nación más amante
de sus Reyes que hubiese habido en el mundo, tuvo ocasión de contemplar
claramente y de llorar con muy amargas lágrimas el triste estado á que
habían traído los ánimos y voluntades de sus vasallos los desórdenes y
liviandades de su tiempo, en que él, ó por lo que toleró ó por lo que
hizo, había tenido harta parte.

     [23] _Deleite de la Discreción._

Ofrecierónsele por los mismos días otras ocasiones de mirar que si él
había perdido en el respeto y amor de los vasallos, no había perdido
menos en el respeto y consideración del mundo; y de que si decaídas
dejaba las virtudes dentro del reino, no dejaba menos decaída la fama
por fuera. Era cuando heredó el trono todavía el primer príncipe de la
tierra, y apenas podía ya contarse entre los segundos; mortificación
para él, tan orgulloso, muy horrible. Hemos visto antes con qué
artificios indignos logró Cromwell que el séquito de un Embajador
francés pasase por delante del séquito del de España. Después de tal
acaecimiento, los Embajadores españoles en Londres, no contando con la
buena voluntad de aquella Corte, se abstuvieron de enviar coches y
séquito á ninguna de tales ceremonias, y como se declarase poco después
la guerra entre Inglaterra y España, no acabándose hasta 1660, en que
muerto Cromwell, subió Carlos II al trono de sus mayores, tampoco hubo
muchas ocasiones de que tal abstención se notara. Pero no bien
restablecido Carlos II, hallándose en Londres por Embajador nuestro el
barón de Batteville, ocurrió la entrada de otro Embajador. Había
concertado, á lo que parece, Batteville con el conde de Soissons, primer
Embajador francés, con quien concurrió en aquella Corte, que tendría la
preferencia el primero que llegase á la ceremonia, retirándose el otro;
mas el conde de Estrées que sucedió al de Soissons, no quiso pasar por
tal concierto y anunció su propósito de tomar la delantera. Entonces
Batteville, ofendido, y no queriendo ceder á la imperiosa pretensión del
francés, envió su séquito á la recepción del Embajador sueco, preparado
para cualquier accidente. Los tirantes de los coches dispuso que fuesen
cadenas de hierro, y los cocheros y lacayos todos iban armados. Llegados
así á la ceremonia, los cocheros del conde de Estrées movieron sus
caballos á pasar por delante de los de Batteville; pero los cocheros y
lacayos de éste se arrojaron sobre los franceses, hirieron y mataron á
algunos, desjarretaron sus caballos, cortaron los tirantes de sus
coches, y luego tomaron el puesto que les correspondía. No bien supo el
suceso el joven Luis XIV, cuando lleno de ira mandó salir de París el
conde de Fuensaldaña, nuestro Embajador, llamó al suyo en Madrid,
prohibió el paso por el reino al marqués de Caracena que venía de
Flandes, y exigió imperiosamente de nuestra Corte que reprobase la
conducta de Batteville y declarase que los Embajadores de Francia debían
tener la preferencia sobre los de España.

Ofendióse justamente de la demanda la soberbia española, y entonces se
hubieran celebrado los funerales á la paz de Irún ó de los Pirineos, á
no hallarnos tan desprovistos de todo para comenzar de nuevo la guerra;
pero cabalmente por entonces la retirada funesta de Evora nos traía más
miserables que nunca. Hubo que ceder, y cedió Felipe IV con lágrimas en
los ojos, separ